/ / Language: Español / Genre:sf_history, / Series: Temerario

El dragón de su Majestad

Naomi Novik

Vuela a lomos de un dragón y combate en la fuerza aérea más poderosa de la Historia. El capitán Will Laurence sella su destino al capturar el precioso cargamento de la fragata Amitié. El tesoro es un huevo de dragón imperial, regalo del emperador chino a Napoleón. Cuando la fantástica criatura salga del cascarón, elegirá al capitán como su criador. Éste pronto descubrirá que entrenarlo es una aventura fascinante y juntos protagonizarán momentos decisivos en la Historia de Europa…

Naomi Novik

El dragón de su Majestad

Para Charles, sine qua non.

Agradecimientos

En primer lugar, y por encima de todo, debo especial gratitud a los lectores del borrador, que vieron evolucionar Temerario desde el primer al último capítulo, y que me prestaron no sólo una atención entusiasta, sino una ingente cantidad de buenos consejos: Holly Benton, Dana Dupont, Doris Egan, Diana Fox, Laura Kanis, Shelley Mitchell, L. Salom, Micole Sudberg y Rebecca Tushnet; y a Francesca Coppa, por ser la primera en decirme que lo hiciera. Gracias también a Sara Rosenbaum y a todos los demás partícipes de la weblog que me hicieron sugerencias para el título.

Me considero afortunada por haber contado con la ayuda de una agente maravillosa, Cynthia Manson, que es también una amiga, y el asesoramiento de no uno, sino dos magníficos editores: Betsy Mitchell, en Del Rey, y Jane Johnson, en Harper Collins, Inglaterra. Muchos otros amigos y lectores me dieron ánimos y consejos a lo largo del camino, y ayudaron desde todo tipo de pequeñas sugerencias hasta a localizar términos de época. Me gustaría poder enumerarlos a todos, pero tendrán que conformarse con un agradecimiento sincero, pero no detallado. También me gustaría dar las gracias a varias personas que hicieron lo indecible para ayudarme en mi búsqueda: Susan Palmer del Soane Museum de Londres, Fiona Murray y el personal voluntario del George House en Edimburgo, y Helen Roche del Merrion Hotel de Dublín.

Para mi madre, mi padre y Sonia, con todo mi amor y gratitud.

Por último, y el más importante, dedico este libro a mi esposo, Charles, que me ha dado tantos dones que ni siquiera puedo mencionarlos todos, el primero y el mejor de todos el de la alegría.

Primera Parte

Capítulo 1

El navío francés cabeceaba en el oleaje picado. Su cubierta estaba resbaladiza a causa de la sangre. Un golpe de mar podía derribar a cualquier marino con la misma facilidad que un disparo intencionado. En el fragor de la batalla, Laurence no tuvo tiempo para sorprenderse de la notable resistencia del enemigo pero, a pesar del brutal aturdimiento en el ardor del combate, la confusión de espadas y el humo de las pistolas, se percató de la honda angustia del rostro del capitán francés mientras animaba a voz en grito a los suyos.

Después de aquello, aún pasó un breve lapso de tiempo hasta que se encontraron en cubierta y el hombre le entregó la espada a regañadientes. Hizo ademán de cerrar la mano sobre la hoja en el último momento, como si tuviera intención de retirarla. Laurence alzó la vista para asegurarse de que habían arriado el pabellón y entonces aceptó el acero con un asentimiento mudo. No hablaba francés, y un cruce de palabras más formal le hubiera obligado a esperar a que estuviera presente el tercer teniente, un joven que en aquel momento se hallaba bajo cubierta para asegurar la artillería francesa. Los franceses supervivientes se dejaron caer literalmente en sus puestos en cuanto cesaron las hostilidades. Laurence se percató de que eran menos de lo que cabía esperar en una fragata de treinta y seis cañones, y de que parecían enfermos y demacrados.

Muchos de ellos yacían muertos o agonizantes en la cubierta. Sacudió la cabeza a la vista de aquel despilfarro de vidas y dirigió una mirada de reprobación al capitán francés. Nunca debería haber presentado batalla. Dejando a un lado el simple hecho de que, en el mejor de los casos, el Reliant aventajaba ligeramente en cañones y hombres al Amitié, era obvio que la enfermedad o el hambre habían diezmado la tripulación. Para empezar, las velas que tenía sobre la cabeza eran un triste enredo, y aquello no era resultado de la batalla, sino de la tormenta que acababa de pasar esa misma mañana. Ni siquiera habían conseguido disparar una andanada antes de que el Reliant se hubiera acercado y los hubiera abordado. El capitán estaba manifiestamente afectado por la derrota, pero no era un hombre joven que se dejase llevar por la fogosidad. Debería haber hecho lo mejor para su tripulación en lugar de empujarla a un combate perdido de antemano.

—Señor Riley —llamó Laurence para atraer la atención de su alférez—, que nuestros hombres lleven abajo a los heridos. —Enganchó al cinto el sable del capitán francés. No creía que aquel hombre se mereciera la cortesía de que se lo devolviera, aunque lo habitual hubiera sido hacerlo así—. Haga venir al señor Wells.

—Muy bien, señor —respondió Riley mientras se volvía para dar las órdenes pertinentes.

Laurence anduvo hacia la balaustrada para mirar hacia abajo y evaluar los daños que había sufrido el casco. Parecía razonablemente intacto. Había ordenado a sus hombres que no dispararan por debajo de la línea de flotación. Pensó con satisfacción que no tendría por qué haber dificultad alguna en llevarlo a puerto.

Los cabellos se le habían soltado de la pequeña coleta y le cayeron sobre los ojos al agacharse a mirar. Los apartó con gesto impaciente cuando alzó la cabeza, dejando rastros de sangre en la frente y en el pelo descolorido por el sol; esto, añadido a los anchos hombros y la mirada severa, le confería una apariencia fiera de la que él no era consciente mientras inspeccionaba la nave apresada, una apariencia completamente opuesta a la habitual amabilidad de sus facciones.

Wells subió en respuesta a la llamada del capitán y llegó a su altura.

—Señor —dijo sin esperar a que le dirigiera la palabra—, le pido perdón, señor, pero el teniente Gibbs dice que hay algo raro en la bodega.

—¿Sí? Iré a mirar —respondió Laurence—. A ver si consigue que este caballero se comprometa a no intentar nada, ni él ni sus hombres, para poder dejarlos en libertad bajo palabra. —Señaló al capitán francés—. De lo contrario, los encerraremos.

Éste no respondió de forma inmediata; miró a sus hombres con gesto abatido. Les haría mucho bien poder permanecer en la cubierta inferior y cualquier recuperación de la nave era prácticamente imposible en las circunstancias actuales. Aun así, vaciló, flaqueó y al fin farfulló: «Je me rends»1, con un aspecto todavía más desdichado.

Laurence le dirigió una breve señal de asentimiento.

—Puede volver a su camarote —le dijo a Wells; luego, se volvió para bajar a la bodega—. Tora, ¿me acompaña? Perfecto.

Descendió con Riley pegado a los talones y encontró al primer teniente esperándole. El rostro orondo de Gibbs aún relucía por el sudor y la emoción. Sería él quien llevaría la presa a puerto y lo más probable es que asumiera también el cargo de capitán cuando la hubieran acondicionado para ser una fragata inglesa. Eso complacía sólo a medias a Laurence. Aunque Gibbs se había desenvuelto competentemente, era un oficial impuesto por el Almirantazgo y nunca habían llegado a intimar. Hubiera preferido a Riley en lugar del primer teniente y, si hubiera estado en su mano, sería Riley quien conseguiría ahora ese ascenso. Así era la naturaleza del servicio y no envidiaba la buena suerte de Gibbs pero, aun así, no se alegraba con el mismo entusiasmo que si hubiera visto a Tom conseguir su propio barco.

—Muy bien, ¿qué ocurre aquí?— preguntó Laurence a continuación.

La marinería se apiñaba alrededor de una mampara extrañamente orientada hacia el área de popa de la bodega, descuidando la tarea de catalogar los pertrechos de la nave apresada.

—Señor —contestó Gibbs—, haga el favor de venir por aquí. Abrid paso ahí delante —ordenó.

Cuando se apartaron los marinos, Laurence vio una entrada situada en un tabique que habían levantado en la parte posterior de la bodega hacía poco tiempo, ya que la madera era notablemente más ligera que la de los tablones circundantes.

Después de agacharse para cruzar la puerta baja, se encontró en una pequeña cámara de apariencia extraña. Habían reforzado las paredes con metal de verdad, lo cual había añadido a la nave un peso enorme e innecesario, y habían acolchado el suelo con lonas viejas. Además, en un rincón, había una pequeña estufa de carbón apagada en aquel momento. El único objeto guardado en el interior de la cámara era un gran cajón de embalaje —que, a simple vista, tendría la altura y anchura de la cintura de un hombre— amarrado al suelo por medio de gruesas guindalezas sujetas a anillos metálicos.

Laurence no pudo reprimir la más vivida curiosidad, la cual le venció después de intentar resistirse durante un momento. Apretó el paso y dijo:

—Señor Gibbs, creo que deberíamos echar un vistazo ahí dentro.

La tapa del cajón estaba concienzudamente asegurada con clavos, pero al fin cedió al empuje de varios voluntariosos marineros. La levantaron haciendo palanca y quitaron la parte superior del embalaje. Fueron muchos quienes estiraron el cuello al mismo tiempo para ver el contenido.

Nadie habló. Laurence contempló en silencio la centelleante curvatura de la cascara del huevo que sobresalía del montón de paja. Resultaba difícil de creer.

—Haga llegar al señor Pollitt la orden de que baje —ordenó al fin; la voz sonó sólo un poco tensa—. Señor Riley, cerciórese de que esas cuerdas son lo bastante seguras, por favor.

Riley no contestó de inmediato, estaba demasiado atareado mirando. Luego, prestó atención de repente y respondió con premura:

—Sí, señor.

A continuación se agachó para comprobar las sujeciones.

Laurence se acercó y bajó la vista para contemplar el huevo. No cabía duda alguna en cuanto a su naturaleza, aunque no era capaz de asegurarlo por su propia inexperiencia. Una vez pasada la sorpresa del primer momento, extendió la mano con vacilación y acarició la superficie con cautela; era lisa y dura al tacto. La retiró casi de inmediato para no arriesgarse a sufrir algún daño.

El señor Pollitt descendió a la bodega con su habitual torpeza, aferrando con ambas manos los laterales de la escalera, en los que dejó sus huellas impresas en sangre. No era marinero; se había hecho cirujano cuando frisaba los cuarenta después de sufrir alguna decepción en tierra que nunca había querido aclarar. No obstante, era un hombre magnífico, muy apreciado por la tripulación a pesar de que su mano no era la más firme en la mesa de operaciones.

—¿Sí, señor? —dijo. Entonces, vio el huevo—. ¡Padre Nuestro que estás en los cielos!

—Entonces, ¿es un huevo de dragón? —preguntó Laurence, esforzándose para refrenar una nota de triunfo en la voz.

—Oh, sí, sin duda, capitán. Sólo el tamaño ya lo demuestra. —El señor Pollitt se secó las manos en el mandil y se puso a quitar más paja de la parte superior del cajón en un intento de ver cuánto medía—. Caramba, está bastante endurecido. ¿En qué estarían pensando para estar tan lejos de tierra?

Las últimas palabras no parecían muy halagüeñas, por lo que Laurence preguntó con acritud:

—¿Endurecido? ¿Qué significa eso?

—Pues que pronto va a salir del cascarón. Tendré que consultar mis libros para asegurarme, pero creo que el Bestiario de Badke establece con rotundidad que la cría romperá el cascarón en la semana siguiente a que éste se haya endurecido del todo. ¡Qué espécimen tan espléndido! He de traer mi cinta métrica.

Se marchó con denodado afán. Laurence intercambió una mirada con Gibbs y Riley, y de inmediato los tres se reunieron lejos de los perseverantes espectadores para poder hablar sin ser oídos.

—¿Dirían ustedes que estamos al menos a tres semanas de Madeira si soplan vientos favorables?

—Como mínimo, señor —dijo Gibbs con un asentimiento.

—No logro imaginarme cómo vinieron aquí con él —repuso Riley—. ¿Qué se propone hacer, señor?

La satisfacción inicial de Laurence se iba convirtiendo poco a poco en consternación conforme comprendía la dificultad propia de la situación. Contempló el huevo con mirada ausente. Relucía con el acogedor lustre del mármol incluso a la tenue luz del farol.

—Que me zurzan si lo sé, Tom, pero supongo que voy a devolverle el sable al capitán francés. Después de todo, no me sorprende que luchara con tanto encono.

Pero sí sabía qué hacer, por supuesto; sólo había una posible solución, desagradable se mirara como se mirase. Laurence contempló con gesto pensativo cómo trasladaban el huevo, aún en el cajón, a bordo del Reliant; era el único hombre de semblante adusto, además de los oficiales franceses, a quienes había concedido libertad de movimiento en el alcázar, desde cuya barandilla contemplaban con desánimo el lento transbordo. Los marineros que los rodeaban esbozaban sonrisas de regodeo y reinaba un gran júbilo entre los tripulantes ociosos, que, de forma innecesaria, pedían precaución a gritos y daban consejos al sudoroso grupo de hombres que se ocupaba propiamente de la operación de traslado.

Laurence se despidió de Gibbs en cuanto el huevo estuvo instalado a salvo en la cubierta del Reliant.

—Le voy a confiar a los presos. No tiene sentido darles ninguna oportunidad de que intenten recuperar el huevo —dijo—. Naveguemos juntos mientras sea posible. No obstante, si nos separásemos, nos reuniremos en Madeira. Mis más sinceras felicitaciones, capitán —añadió al tiempo que estrechaba la mano de Gibbs.

—Gracias, señor. Soy del mismo parecer y le agradezco mucho…

En ese momento le falló a Gibbs la elocuencia, que, por otro lado, nunca tuvo en demasía. Desistió y sólo fue capaz de quedarse delante de Laurence con una gran sonrisa en los labios mientras todos le daban los parabienes.

Las naves se habían mantenido un costado junto al otro durante el traslado del cajón, por lo que Laurence no tuvo que subir a un bote, sino que saltó aprovechando la cresta de una ola. Riley y el resto de los oficiales ya habían regresado al Reliant. Dio orden de largar trapo y se fue directamente abajo para enfrentarse al problema en privado.

Pero durante la noche no se le presentó ninguna alternativa menos ardua. A la mañana siguiente cedió ante lo inevitable e impartió órdenes; al poco, los guardiamarinas y tenientes del barco se apiñaron en el camarote, acicalados y nerviosos, vistiendo sus mejores galas. Aquel tipo de convocatoria general no tenía precedentes y el camarote del capitán era demasiado pequeño para albergarlos a todos con comodidad. Laurence vio ansiedad en muchos rostros, fruto de algún remordimiento, sin duda, y curiosidad en otros. Sólo Riley parecía preocupado, tal vez porque sospechaba las intenciones de Laurence.

El capitán se aclaró la garganta. Se había quedado de pie después de ordenar el escritorio y retirar la silla para que hubiera más espacio; no obstante, había dejado el tintero y la pluma, así como varias cuartillas de papel que ahora reposaban detrás de él, encima del antepecho de las ventanas de popa.

—Caballeros, a estas alturas todos ustedes saben que hemos encontrado un huevo de dragón a bordo de la nave apresada. El señor Pollitt lo ha identificado con toda seguridad.

Se levantó una oleada de sonrisas y codazos furtivos.

—¡Felicidades, señor! —celebró con voz aguda el pequeño guardiamarina Battersea.

Un sordo ruido de satisfacción se extendió por la estancia. Laurence torció el gesto. Comprendía su alborozo, y lo hubiera compartido si las circunstancias hubieran sido sólo un poco diferentes. El huevo debería de valer mil veces su peso en oro una vez que lo hubiera llevado intacto a tierra; todos los tripulantes del barco recibirían su parte del botín, y él, como capitán, se llevaría la parte de más valor.

El capitán francés había arrojado por la borda el diario del Amitié, pero sus marineros habían sido menos discretos que los oficiales y a través de sus quejas Wells pudo conocer con toda claridad las causas que retrasaron la llegada al puerto: fiebres entre la dotación, total ausencia de viento en la zona de las calmas ecuatoriales durante casi un mes, una gotera en los tanques de agua que había menguado las reservas y, por último, la galerna que también ellos habían tenido que capear recientemente. Había sido una concatenación de hechos desafortunados, y Laurence era consciente de que la naturaleza supersticiosa de sus hombres se agitaría ante la idea de llevar el huevo, que, sin lugar a dudas, consideraban el causante de todo, a bordo del Reliant.

Por supuesto, procuraría que la tripulación lo ignorase; cuanto menos se supiera del largo rosario de desastres que había sufrido el Amitié, mejor. Por eso, después de que se hiciera el silencio de nuevo, se limitó a decir:

—Por desgracia, la presa ha tenido un viaje realmente malo. Esperaban haber llegado a puerto hace un mes, si no antes, y el retraso ha hecho que cuanto concierne al huevo sea más apremiante.

La perplejidad y la incomprensión presidían la mayoría de los rostros, aunque comenzaban a extenderse las miradas de preocupación, por lo que zanjó el asunto afirmando:

—En resumen, el dragón está a punto de romper el huevo, caballeros.

Se oyó otro murmullo, esta vez de decepción, e incluso unas pocas protestas en voz baja. Por lo general, hubiera tomado nota de los infractores para darles una leve reprimenda pero, tal y como estaban las cosas, lo dejó pasar. Pronto iban a tener más motivos de queja. Por el momento, no habían comprendido el significado de sus palabras; simplemente habían pensado que eso supondría una reducción del botín al pasar de un huevo intacto a lo que pagarían por un dragoncillo sin adiestrar, mucho menos valioso.

—Tal vez no todos ustedes sean conscientes —dijo al tiempo que silenciaba los susurros con una mirada— de que Inglaterra se encuentra en una situación grave en lo que se refiere a la Fuerza Aérea. Por supuesto, somos más hábiles y somos capaces de sobrevolar cualquier otro país, pero los franceses doblan nuestro número de crías y resulta innegable que tienen más variedad de especies. Un dragón correctamente enjaezado nos resulta más valioso que una nave de primera clase con cien cañones, incluso un simple Tanator Amarillo o un Winchester de tres toneladas. El señor Pollitt cree que esta cría es un espécimen de primera a juzgar por el tamaño y el color del huevo, y muy probablemente se trate de una de las especies grandes, que son muy raras.

—¡Vaya! —exclamó el guardiamarina Carver con tono horrorizado, como si hubiera comprendido el significado de las palabras de Laurence.

Se puso colorado de inmediato, cuando todas las miradas se clavaron en él, y cerró la boca.

Laurence ignoró la interrupción. Riley se cuidaría de retirarle el grog a Carver durante una semana sin necesidad de que él se lo ordenara. Al menos, la exclamación había predispuesto a los demás.

—Es nuestro deber intentar al menos ponerle un arnés al animal —informó—. Confío, caballeros, en que todos los aquí presentes estén dispuestos a cumplir su deber con Inglaterra. La Fuerza Aérea no es la clase de vida para la que ninguno de nosotros hemos sido educados, pero tampoco la Armada es una sinecura, y no hay ni uno solo de ustedes que no comprenda que es un servicio duro.

—Señor —intervino el teniente Fanshawe con ansiedad; era un joven de muy buena familia, hijo de un conde—, cuando dice «nosotros», esto… ¿Se refiere a todos nosotros?

Enfatizó la palabra todos con una insinuación claramente egoísta y Laurence notó cómo su rostro enrojecía de ira mientras contestaba con brusquedad:

—Todos, señor Fanshawe, ¡ya lo creo! A menos que haya aquí alguien que sea demasiado cobarde para hacer el intento, y en tal caso ese caballero podrá explicarse ante una corte marcial cuando desembarquemos en Madeira.

Recorrió la sala con una mirada de enojo y nadie más se atrevió a sostenerla ni protestar.

Era el que más furioso estaba de todos porque comprendía aquel sentimiento, él mismo lo compartía. Sin duda, ningún hombre crecía con la esperanza de convertirse en aviador, y odiaba tener que pedir a sus oficiales que afrontaran ese destino. Después de todo, aquello suponía el final de cualquier semejanza con una vida normal. No se parecía a la Marina, donde se podía conducir la nave de regreso, devolverla a la Armada y quedarse en tierra, independientemente de que te gustase o no.

No se podía dejar un dragón en un muelle o permitirle deambular suelto ni siquiera en tiempos de paz, y para impedir que un animal adulto de veinte toneladas campara a sus anchas se necesitaba casi la plena atención de un aviador y un equipo de asistentes. Además, el empleo de la fuerza era inútil con los dragones, que eran muy melindrosos con sus cuidadores; algunos no admitían cambio alguno, ni siquiera aunque acabaran de romper el huevo, y ninguno después de haberse alimentado por primera vez. Era posible retener a un dragón salvaje en los lugares de cría gracias al continuo suministro de comida, compañeros y un refugio cómodo, pero no se les podía mantener al aire libre ni tampoco hablarían con los hombres.

Por eso, si un recién salido del cascarón consentía que alguien le pusiera un arnés, el deber le vinculaba con el animal para siempre. Un aviador no podía administrar ninguna clase de patrimonio ni formar una familia ni entrar en sociedad en grado alguno. Vivían como hombres excluidos y en buena medida fuera del alcance de la ley, ya que resultaba imposible castigar al aviador sin perder así la posibilidad de emplear al dragón. En tiempos de paz, vivían en una suerte de escandaloso y atroz libertinaje en pequeños enclaves, por lo general situados en los lugares más remotos e inhóspitos de Gran Bretaña, donde al menos se les podía conceder cierta libertad a los dragones. Aunque se honraba a los hombres de la Fuerza Aérea sin cuestionar su valor y su entrega al deber, la perspectiva de entrar en sus filas no resultaba atractiva para ningún caballero que se hubiera educado en una sociedad respetable.

No obstante, ellos procedían de buenas familias, eran hijos de caballeros que comenzaron su adiestramiento en la Armada a los siete años; además, el que otra persona distinta a los oficiales de la Fuerza Aérea intentara poner el arnés al dragón constituía un insulto intolerable. Si había que pedir a uno que asumiera el riesgo, debía pedírselo a todos. Aun así, le hubiera gustado librar a Carver de todo aquello, y lo hubiera hecho si Fanshawe no hubiera hablado de forma tan improcedente, ya que sabía que el muchacho padecía de vértigo, lo cual suponía un grave impedimento para un aviador. Pero la lastimosa petición había creado una atmósfera en la que esa exclusión hubiera parecido favoritismo, y eso no era posible.

Inspiró hondo, aún hirviendo de rabia, y volvió a hablar:

—Ninguno de los aquí presentes ha sido entrenado para ese cometido, por lo que el único medio justo de encomendar esa tarea es echarlo a suertes. Naturalmente, todos los caballeros con familia están excusados. Señor Pollitt —ordenó al cirujano, que tenía esposa y cuatro hijos en Derbyshire—, usted extraerá por nosotros el nombre del elegido. Caballeros, escriban su nombre en uno de esos trozos de papel y métanlo en esta bolsa.

Predicando con el ejemplo, Laurence rasgó un trozo de cuartilla con su nombre escrito, lo dobló y lo introdujo en la bolsita.

Riley se adelantó de inmediato y los demás le imitaron obedientemente. Fanshawe escribió su nombre con pulso tembloroso y la cara colorada bajo la fría mirada de Laurence. Carver, sin embargo, escribió con resolución a pesar de la palidez de sus mejillas. El último fue Battersea, que, a diferencia de la práctica totalidad de sus compañeros, se descuidó en el momento de rasgar el papel, de modo que su trozo era inusualmente grande. El capitán llegó a oír el susurro de Carver:

—¿No se hacen famosos los jinetes de dragón?

Laurence sacudió levemente la cabeza ante la irreflexión de la juventud; sin embargo, sería mucho mejor que el elegido fuera uno de los oficiales jóvenes, ya que la adaptación sería más fácil. Aun así, resultaría duro ver cómo uno de los muchachos se sacrificaba en cumplimiento de la tarea y él tendría que afrontar la indignación de la familia. Pero eso mismo valdría para cualquiera de los presentes, él mismo incluido.

No conseguía reprimir del todo sus propios temores ahora que se aproximaba el momento crucial, aunque había hecho todo lo posible para no considerar las consecuencias desde una perspectiva egoísta. Un trocito de papel podría significar el hundimiento de su carrera, la perturbación de su vida, la desgracia a los ojos de su padre y, también, había que pensar en Edith Galman, pero no quedaría nadie si empezaba a excusar a sus hombres por algún vínculo en formación, en vez de por una atadura legal. En todo caso, no se imaginaba excluyéndose de esta selección por ningún motivo; no podía pedir a sus hombres que afrontaran aquello y excluirse él mismo.

Le tendió la bolsa al señor Pollitt e hizo un esfuerzo para permanecer en posición de descanso sin parecer preocupado, sujetándose las manos detrás de la espalda sin apretar demasiado. El cirujano agitó la saca dos veces, introdujo la mano sin mirar y extrajo una hoja doblada. Laurence se avergonzó de la sensación de profundo alivio incluso antes de que se leyera el nombre, el pliego elegido estaba doblado una vez más que el suyo.

La emoción duró sólo un momento.

—Jonathan Carver —leyó Pollitt.

Se escuchó resoplar con estrépito a Fanshawe y el suspiro de Battersea, mientras Laurence inclinaba la cabeza sin dejar de maldecir a Fanshawe en silencio. Carver era un oficial muy prometedor y lo más probable es que fuera un negado en la Fuerza Aérea.

—Bueno, ahí está —dijo; no había nada que pudiera hacer—. Señor Carver, queda relevado de sus deberes habituales hasta la eclosión. En vez de eso, se va a instruir con el señor Pollitt sobre el proceso que se ha de seguir para enjaezar al dragón.

—Señor, sí, señor —respondió el muchacho con un hilo de voz.

—Caballeros, retírense. Señor Fanshawe, deseo hablar con usted a solas. Señor Riley, tome el mando en cubierta.

Riley rozó el sombrero y los demás desfilaron detrás de él. Fanshawe permaneció rígido y pálido, con las manos firmemente apretadas detrás de la espalda. Tragó saliva. La prominente nuez subía y bajaba de forma ostensible. Laurence le hizo esperar sudando hasta que su ayudante colocó en su sitio todos los muebles del camarote; luego se sentó y le contempló desde su puesto oficial, entronizado delante de los ventanales de popa.

—Bueno —dijo—, ahora me gustaría que me explicara a qué se refería exactamente cuando ha hecho ese comentario, señor Fanshawe.

—Eh, no quise decir nada, señor —contestó el interpelado—. Es lo que se dice sobre los aviadores, señor…

Se le trabó la lengua y se detuvo ante el fulgor cada vez más agresivo de los ojos de Laurence.

—Me importa un bledo lo que digan, señor Fanshawe —replicó con frialdad—. Los aviadores son el escudo de Inglaterra desde el aire, como la Armada lo es por mar. Podrá criticarlos cuando haya conseguido al menos la mitad de sus logros. Hará las guardias del señor Carver y realizará tanto el trabajo de él como el suyo. Le retiro su ración de grog hasta nueva orden. Informe al oficial de intendencia. Puede retirarse.

A pesar de sus palabras, dio vueltas por el camarote después de la marcha de Fanshawe. Se había mostrado severo, y con toda razón, ya que era impropio hablar de esa forma de un compañero, y más aún insinuar que se le debería excluir a causa de su noble linaje, pero sin duda era un sacrificio, y le remordía profundamente la conciencia cada vez que pensaba en el aspecto del rostro de Carver. Se reprochó sus propios sentimientos de alivio; había condenado al muchacho a un destino que él mismo no deseaba afrontar.

Intentó consolarse con la idea de que aún existía la posibilidad de que el dragón rechazara a Carver, que carecía de adiestramiento, y rehusara el arnés. Entonces ya no habría reproche posible y podría repartir el botín con la conciencia tranquila. El dragón continuaría siendo de un valor incalculable para Inglaterra incluso aunque sólo pudiera emplearse en la cría, y habérselo arrebatado a Francia ya constituiría una victoria en sí misma. Personalmente, estaría más que satisfecho con aquella resolución, aunque el sentido del deber le obligaba a hacer cuanto estuviera en su mano para conseguir que ocurriera de otra forma.

La semana siguiente transcurrió con inquietud. Resultaba imposible no percibir la ansiedad de Carver, en especial a medida que pasaban los días y el arnés que el armero se esforzaba en hacer empezaba a cobrar forma reconocible, así como la desdicha de sus amigos y los servidores de los cañones, ya que era un tipo popular y su problema de vértigo no era ningún secreto. El señor Pollitt era el único que estaba de buen humor, pues desconocía el ambiente que reinaba a bordo y estaba muy interesado en el proceso de ponerle los arreos al dragón. Pasó mucho tiempo inspeccionando el huevo, hasta el extremo de comer y dormir junto al cajón de embalaje en el cuarto de oficiales, para gran disgusto de los oficiales que dormían allí: roncaba profundamente y las literas ya estaban atestadas. Pollitt no se enteró de la silenciosa desaprobación y continuó velando hasta la mañana en que con una lamentable falta de compasión anunció con júbilo la aparición de las primeras grietas.

Laurence ordenó que subieran a cubierta el huevo sin el cajón. Encima de un par de armarios unidos, le habían preparado un colchón hecho de lona y relleno de paja, y sobre él pusieron el huevo con sumo cuidado. El señor Rabson, el armero, subió el arnés. Era un modelo provisional de correas de cuero sujeto por docenas de hebillas, ya que él no tenía suficientes conocimientos acerca de las medidas que tenían los dragones para hacerlo exacto. Se hizo a un lado y permaneció a la espera con el arnés preparado mientras Carver se situaba delante del huevo. Laurence ordenó a la marinería que despejara el área circundante para dejar más espacio; la mayoría se subió a las jarcias o encima del tejado de la camareta alta, el mejor lugar para contemplar el proceso.

Era un día de sol radiante y tal vez el calor y la luz dieran fuerzas al dragón, tanto tiempo confinado, porque el huevo comenzó a resquebrajarse con más intensidad en cuanto lo depositaron en cubierta. Hubo una oleada de inquietud y bulliciosos susurros en lo alto, que Laurence prefirió ignorar, y algunos gritos sofocados la primera vez que se pudo atisbar lo que sucedía en el interior cuando asomó la punta de un ala y las garras buscaron a tientas otra grieta diferente por la que salir.

Todo terminó de repente. El cascarón se rompió casi por el medio y las dos mitades salieron disparadas sobre la cubierta, como si compartieran la impaciencia del ocupante. El pequeño dragón emergió de entre los fragmentos y trozos del cascarón y se agitó sobre el colchón con vigor. La mucosidad del interior aún le cubría y brillaba húmedo y lustroso a la luz del sol. El cuerpo era completamente negro del hocico a la cola. Una expresión de asombro recorrió las filas de la tripulación cuando desplegó las alas de seis nervaduras, igual que las varillas del abanico de una dama, cuya parte inferior estaba moteada de manchas ovaladas de color gris y resplandeciente azul oscuro.

El propio Laurence estaba impresionado. Nunca antes había presenciado una eclosión, aunque había estado en varias acciones de vuelo y presenciado varios ataques de apoyo protagonizados por dragones adultos de la Fuerza Aérea. Le faltaban los conocimientos necesarios para identificar la especie, pero sin duda ésta era extremadamente extraña. No recordaba haber visto un dragón negro en ningún bando y le parecía bastante grande para ser un recién nacido. Todo lo cual hacía que el asunto fuera más urgente.

—Señor Carver —dijo—, cuando esté listo…

El interpelado, extremadamente pálido, avanzó hacia la criatura con la mano extendida temblando de forma ostensible:

—Dragón bueno —empezó; las palabras parecían más una pregunta que una afirmación—. Dragón bonito.

El dragoncillo no le prestó la más mínima atención. Estaba ocupado examinándose y quitándose con sumo cuidado los restos del cascarón adheridos a la piel. Aunque no alcanzaba el tamaño de un perro grande, las cinco impresionantes uñas de cada garra medían más de dos centímetros de largo; Carver las miró con ansiedad y se detuvo a un brazo de distancia, donde continuó esperando en silencio. La criatura siguió ignorándolo, y al final, el oficial volvió la cabeza y lanzó una ansiosa mirada de súplica hacia donde se encontraban Laurence y el señor Pollitt.

—Quizá si volviera a hablarle… —apuntó el señor Pollitt de forma dubitativa.

—Inténtelo, por favor, señor Carver —le aconsejó Laurence.

El muchacho asintió, pero cuando se volvió, el dragón ya se le había adelantado, había bajado de un salto de la colchoneta y había pasado junto a él dando saltos. Carver se dio la vuelta con la mano aún extendida y una expresión de sorpresa que casi resultaba cómica mientras los demás oficiales, que se habían acercado entusiasmados por la rotura del cascarón, retrocedían alarmados.

—¡Permanezcan en sus puestos! —ordenó Laurence bruscamente—. Señor Riley, vigile la bodega.

Riley asintió y se colocó delante de la apertura para evitar que el pequeño dragón bajara, pero la criatura, en lugar de ir hacia allí, se giró para explorar la cubierta; al caminar, metía y sacaba una larga y estrecha lengua bífida con la que rozaba todo cuanto se hallaba a su alcance y miraba a su alrededor dando muestras evidentes de curiosidad y perspicacia. Continuó ignorando a Carver a pesar de los repetidos intentos de éste de llamar su atención, y mostraba el mismo desinterés por los demás oficiales. Aunque de vez en cuando se levantaba sobre las dos patas traseras para examinar más de cerca un rostro, se comportó igual que cuando examinaba una polea o el reloj de arena colgante: lo miraba con curiosidad, pero sin inmutarse.

A Laurence se le cayó el alma a los pies. A él precisamente no le podían culpar de que el joven dragón mostrase inclinación alguna por un oficial de la Marina sin adiestrar, pero era un verdadero revés haber permitido que, recién salido del cascarón, se asilvestrara un dragón tan poco común. Habían dispuesto todo en función de lo que todo el mundo sabía, fragmentos de los libros de Pollitt y los recuerdos difusos de una eclosión que éste había observado en una ocasión. Ahora, Laurence temía que se hubieran saltado algún paso esencial. Ciertamente, le resultaba anómalo que la criatura fuera capaz de hablar de inmediato, recién salida del huevo. No habían encontrado en los libros ninguna referencia que describiera una invitación específica ni una treta que lo indujera a hablar, pero sin duda le culparían, y se culparía, si se acababa descubriendo que había omitido algo.

El murmullo de las conversaciones aumentó cuando los oficiales y marineros sintieron que había pasado el gran momento. Pronto debería rendirse y pensar en confinar al animal para impedir que se fuera volando después de haberle dado de comer. El dragoncillo, que seguía explorando, se acercó hasta él y se sentó sobre los cuartos traseros para mirarlo de forma inquisitiva. Laurence bajó la vista sin disimular el pesar y la consternación.

El dragón parpadeó delante de él. Laurence se percató de que la criatura tenía los ojos de un profundo azul y las pupilas rasgadas. Entonces, el dragón le preguntó:

—¿Por qué ponéis mala cara?

Enseguida se hizo un silencio absoluto. A Laurence le resultó difícil no quedarse boquiabierto delante de la criatura. Carver, que hasta ese momento se había considerado indultado, permaneció anonadado detrás del animal y cruzó una mirada desesperada con Laurence, pero recuperó el coraje y se adelantó un paso, listo para dirigirse al dragón una vez más.

Laurence miró a la criatura y al chico lívido y asustado; luego, suspiró y dijo al dragón:

—Os pido perdón, ha sido sin querer. Me llamo Will Laurence, ¿y vos?

Ningún castigo hubiera logrado contener el murmullo de estupefacción que se levantó en cubierta. El pequeño dragón no pareció percatarse, la pregunta le dejó confuso durante unos momentos, y luego, con aire descontento, replicó:

—No tengo nombre.

Laurence había leído el suficiente número de libros de Pollitt como para saber qué debía responder.

—¿Os puedo dar uno? —le preguntó ceremoniosamente.

La criatura, que a juzgar por la voz era sin lugar a dudas un macho, volvió a examinar al marino, se entretuvo rascándose una zona en apariencia impecable de la espalda y luego repuso con poco convincente indiferencia:

—Si os place…

Laurence se quedó con la mente en blanco. No tenía la más mínima idea de cómo enjaezarlo —más allá de hacer cuanto estuviera en su mano y esperar a ver qué ocurría— ni cuál podría ser un nombre apropiado para un dragón. Después de un atroz momento de pánico, sin saber cómo, su mente relacionó dragones con naves y espetó:

—Temerario.

La elegancia con la que se movía el dragón le había recordado la botadura de un majestuoso acorazado que había visto muchos años atrás.

Se maldijo en silencio por no haber previsto aquella eventualidad, pero ya lo había soltado, y al menos era un nombre honorable. Después de todo, él era un hombre de la Armada y sólo valía para… En aquel momento interrumpió el hilo de sus pensamientos y contempló al joven dragón con creciente temor. Ya no pertenecía a la Armada, por supuesto; no con un dragón, y no podría desatar ese nudo en el momento en que la criatura aceptara el arnés.

El dragón, que obviamente no percibía ninguno de aquellos sentimientos, dijo:

—¿Temerario? Sí. Me llamo Temerario.

Asintió inclinando la cabeza con un extraño movimiento al final del largo cuello y dijo con mayor urgencia:

—Tengo hambre.

Si no lo refrenaban, el dragón recién nacido echaría a volar inmediatamente después de que le hubieran dado de comer. La criatura sólo sería controlable, y útil en batalla, si se la llegaba a persuadir de que aceptara de manera voluntaria que lo enjaezaran. Rabson seguía de pie, consternado, boquiabierto, sin acercarse con el arnés. Laurence tuvo que hacerle señas para que acudiera. Le sudaban las palmas de las manos, y el metal y el cuero se le resbalaban cuando Rabson se lo entregó. Lo sujetó con firmeza y, recordando en el último momento el nuevo nombre, dijo:

—Temerario, ¿serías tan amable de dejar que te pusiera esto? Luego, ya podremos irnos de la cubierta y traerte algo para comer.

El animal examinó el arnés que Laurence sostenía delante de él y sacó la fina lengua, con la que recorrió el equipo para reconocerlo.

—De acuerdo —dijo, y permaneció a la expectativa.

Laurence se arrodilló con resolución, sin pensar en nada más que su inmediata tarea, y abrochó con torpeza las correas y hebillas, pasándolas con cuidado sobre el cuerpo liso y caliente, procurando no obstaculizar las alas.

La cincha más amplia recorría la parte central del cuerpo, justo detrás de las patas delanteras, y se abrochaba debajo del vientre. Estaba cosida transversalmente a dos gruesas correas que corrían por las ijadas del dragón y el fornido pecho. Luego, daba la vuelta por debajo de los cuartos traseros y por debajo de la cola. Sobre las correas habían enhebrado varias lazadas pequeñas que se abrochaban alrededor de las piernas y la base del cuello y la cola para mantener fijo el arnés, y varias cintas más estrechas y finas lo sujetaban por el lomo.

El complejo ensamblaje requería bastante atención, algo que Laurence agradecía en grado sumo, ya que así podía sumergirse en esa tarea sin pensar en nada más. Mientras trabajaba, notó lo sorprendentemente finas que eran las escamas al tacto; había supuesto que los bordes metálicos cortarían.

—Señor Rabson, tenga la bondad de traerme un poco más de lona para envolver esas hebillas —dijo sin volverse.

Todo terminó poco después. El arnés y las envolturas blancas de las hebillas recortadas contra el pulcro cuerpo oscuro no quedaban bien ni hacían juego, pero Temerario no se quejó ni siquiera de la cadena —hecha de forma apresurada— que iba del arnés a un poste y estiró el cuello con avidez hacia la tina repleta de humeante carne roja recién troceada que Laurence había ordenado traer.

El joven dragón no era un comensal mañoso ni limpio. Arrancaba grandes trozos de carne a mordiscos y los tragaba enteros, desparramando sobre la cubierta sangre y pedacitos de carne; también pareció saborear con especial deleite los intestinos. Laurence permaneció bien lejos de aquella carnicería después de haberla observado de refilón durante unos breves momentos con una mezcla de náusea y admiración. La pregunta de Riley le trajo de nuevo a la realidad de la situación.

—¿Ordeno que los hombres rompan filas, señor?

Se volvió y miró a su teniente. Entonces, ante la mirada consternada de los guardiamarinas —ninguno de los cuales había despegado los labios ni se había movido desde la eclosión—, comprendió de pronto que aquello había sucedido hacía menos de media hora. El reloj de arena se había vaciado. Resultaba difícil de creer, y más aún asumir plenamente que ahora se había comprometido y, difícil o no, debía afrontarlo. Laurence supuso que debía renunciar a su rango hasta que llegaran a tierra; no existía normativa alguna que regulara una situación como aquélla. Pero si lo hacía, sin duda un nuevo capitán lo reemplazaría en cuanto llegaran a Madeira, y entonces Riley nunca conseguiría la promoción. Laurence no volvería a estar en posición de ayudarle.

—Señor Riley, la situación es delicada, sin duda —dijo armándose de valor; no estaba dispuesto a arruinar la carrera de su alférez por cobardía—. Creo que, por el bien del barco, debo dejarle a cargo del mismo de inmediato. Voy a necesitar consagrar casi toda mi atención a Temerario y no la puedo repartir.

—¡Vaya, señor! —se lamentó Riley sin protestar; resultaba evidente que había pensado lo mismo.

No obstante, su pena era manifiestamente sincera. Había navegado con Laurence durante años y había ascendido de simple guardiamarina a teniente sirviendo a sus órdenes. No sólo eran amigos, también eran camaradas.

—No nos comportemos como plañideras, Tom —atajó Laurence en voz baja y de forma más informal mientras dirigía una mirada de aviso hacia donde Temerario se estaba atracando.

La inteligencia de un dragón resultaba un misterio para los hombres consagrados al estudio de esas criaturas, y él no tenía ni idea de lo que era capaz de oír y comprender, pero pensaba que sería mejor evitar el riesgo de ofenderle. Alzó la voz una octava más y agregó:

—Estoy seguro de que lo hará a la perfección, capitán.

Después de suspirar profundamente, se quitó las doradas charreteras. Las había sujetado con firmeza; no era rico cuando había sido nombrado capitán y aún recordaba aquellos días en que tenía que cambiarlas de una chaqueta a otra. Aunque tal vez no fuera del todo apropiado entregarle a Riley el símbolo del rango sin confirmación del Almirantazgo, Laurence sabía que era necesario remarcar el cambio de poder de manera visible. Deslizó la charretera izquierda en su bolsillo y fijó la derecha en el hombro de Riley. Aunque fuera capitán, sólo podría llevar una hasta que tuviera tres años de antigüedad. La piel blanca y pecosa de Riley se puso colorada, se sentía feliz ante esta inesperada promoción a pesar de las circunstancias. Parecía que deseaba decir algo y no encontraba las palabras.

—Señor Wells —indicó Laurence al tiempo que lanzaba una mirada elocuente; ya que había empezado, quería hacerlo como Dios manda.

El tercer teniente dio un respingo y luego dijo con voz débil:

—Hurra por el capitán Riley.

Se alzó una ovación, escasa al principio, pero nítida y clara a la tercera vez. Riley era un oficial extremadamente competente y capaz, incluso para hacer frente a aquella espantosa situación.

Riley había controlado su vergüenza cuando los vítores acabaron y agregó:

—Y hurra también por Temerario, muchachos.

Los vítores ahora fueron a voz en grito, aunque con menor entusiasmo. Laurence estrechó la mano de Riley para dar por concluido el asunto.

A esas alturas, el dragón había terminado de comer y se había subido a un armario desde la barandilla para extender las alas al sol, plegándolas y desplegándolas sin cesar, pero miró a su alrededor con interés cuando oyó jalear su nombre. Laurence se colocó a su lado, era un buen pretexto para dejar a Riley la tarea de establecer su autoridad y permitir que la nave recuperara la normalidad.

—¿Por qué arman ese jaleo? —preguntó el dragón, que hizo sonar la cadena antes de que Laurence le respondiera—. ¿Vas a quitarme esto? Ahora me gustaría volar.

El marino vaciló. La descripción de la ceremonia del enjaezado del libro del señor Pollitt no mencionaba qué hacer una vez se había puesto el arnés al dragón y éste había empezado a hablar. En cierto modo, había dado por supuesto que Temerario se limitaría a quedarse donde estaba sin discutir más.

—Si no te importa, tal vez debamos dejarlo para otro momento —contemporizó—. Ya ves, estamos lejos de la costa y puede que no encontraras el camino de vuelta si te alejaras volando.

—Ah —respondió la criatura asomando el cuello por encima de la barandilla. El Reliant avanzaba a unos ocho nudos con viento favorable del oeste, y el agua revuelta, coronada de espuma blanca, se alejaba por ambos costados—. ¿Dónde estamos?

—En el mar. —Laurence se acomodó junto a él en el armario—. Estamos en el océano Atlántico, a unas dos semanas de tierra. Masterson —añadió a la vez que llamaba la atención de uno de los marineros ociosos que permanecían mirándolos embobados sin demasiada sutileza—, haga el favor de traerme un cubo de agua y algunos trapos.

Una vez que se los trajeron, intentó por todos los medios quitar los restos de la comida de su reluciente cuerpo. El dragón permitió que le limpiara con evidente placer y luego, agradecido, frotó con la cabeza la mano de Laurence, que se descubrió sonriéndole de forma involuntaria y acariciándole la piel oscura y caliente. Temerario se acomodó, escondió la cabeza en el regazo de Laurence y se durmió.

—Señor —dijo Riley, que se había acercado con sigilo—, le voy a dejar el camarote. No tendría sentido hacerlo de otro modo estando él —le indicó, haciendo referencia al dragón—. ¿Desea que alguien le ayude a llevarlo abajo?

—Gracias, Tom, pero no. Por el momento, me encuentro muy cómodo aquí fuera. Es mejor que no lo movamos mucho a menos que sea necesario. —Luego, demasiado tarde ya, se le ocurrió que a Riley tener al antiguo capitán en cubierta no le facilitaba las cosas. Aun así, prefería no trasladar al dragón dormido, por lo que añadió—: Le quedaría muy agradecido si ordenara que alguien me trajera un libro, tal vez uno de los del señor Pollitt.

Pronunció esas palabras en la creencia de que esto serviría tanto para mantenerle entretenido como para no parecer que estaba allí observándolos.

Temerario no despertó hasta que el sol se ocultó en el horizonte. Laurence dormitaba encima de un libro que describía los hábitos de los dragones de un modo francamente aburrido. La criatura le tocó la mejilla con el redondeado hocico para despertarlo y anunció:

—Vuelvo a tener hambre.

Laurence ya había reevaluado las reservas de la nave antes de la eclosión, pero debía revisar su estimación ahora que había visto a Temerario devorar, con huesos y todo, lo que quedaba de la cabra y dos pollos sacrificados apresuradamente. Hasta el momento, el dragón había consumido en dos ingestas el peso de su cuerpo en comida. Ya parecía haber crecido algo y movía la cabeza con ansiedad en busca de más alimento.

Laurence mantuvo una reunión urgente y privada con Riley y el cocinero de la nave. Si era necesario, podía llamar al Amitiéy hacer uso de las reservas del barco, que disponía de más de las que necesitaba para llegar a Madeira, ya que los infortunios acaecidos habían mermado de modo considerable el número de tripulantes. Sin embargo, andaban escasos de carne en salazón, y la situación del Reliant no era mucho mejor. A ese ritmo, Temerario devoraría toda la carne fresca en una semana, y Laurence ignoraba si un dragón comería carne curada o si, por el contrario, la sal no le sentaría bien.

—¿Come pescado? —sugirió el cocinero—. Tengo un atún estupendo, lo he pescado esta misma mañana, señor. Pensaba prepararlo para vuestra cena. Eh, esto, yo…

Se detuvo con torpeza, mirando a uno y otro lado, al antiguo y al nuevo capitán, sin saber a quién dirigirse como su superior.

—Si le parece bien, debemos hacer el intento, señor —dijo Riley, mirando a Laurence y sin prestar atención al cocinero.

—Gracias, capitán —contestó Laurence—. Se lo podemos ofrecer. Imagino que nos dirá si es o no de su gusto.

Temerario contempló el pescado con recelo y a continuación lo mordisqueó. Poco después se lo tragó entero de golpe. Debía de pesar cinco kilos y medio. Se relamió y dijo:

—Es muy crujiente, pero me gusta mucho.

Luego, un eructo suyo sobresaltó a los marinos y a él mismo.

—Bueno —comentó Laurence mientras estiraba el brazo para alcanzar el trapo de nuevo—, eso es realmente alentador. Capitán, tal vez podamos preservar el buey unos días más si fuera posible poner a pescar a unos cuantos hombres.

Más tarde hizo bajar a Temerario. La escalera presentó algunos problemas y al final hubo que bajarlo a pulso mediante un juego de poleas fijadas al arnés. El dragón olfateó con suma curiosidad el escritorio y la mesa, y asomó la cabeza por los ventanales para ver la estela del Reliant. Habían colocado el cojín de la incubación en un catre colgante que tenía dos veces su tamaño, cerca del de Laurence, al que saltó fácilmente desde el suelo.

Casi de inmediato, los somnolientos ojos del animal se cerraron por completo. Entonces, Laurence, libre de sus deberes y sin que pudiera ser visto por la tripulación, se dejó caer en la silla y se puso a contemplar al dragón dormido como a un instrumento del destino.

Dos hermanos y tres sobrinos mediaban entre él y la herencia paterna. Había invertido su propio capital en fondos, cuya administración no exigía esfuerzo alguno. Esa parte al menos no presentaba mayores dificultades. Había permanecido impertérrito en la cofa en una veintena de batallas y no se había mareado a pesar de haberse quedado en cubierta en plena galerna. No iba a amedrentarse por tener a bordo un dragón.

Pero, por lo demás, era un caballero, hijo de un caballero. Aunque se había embarcado a la edad de doce años, había tenido la suerte de servir en buques de guerra de primera o segunda categoría a las órdenes de capitanes adinerados que proporcionaban a sus oficiales finas viandas en la mesa y entretenimiento con regularidad. Le encantaba hacer vida social. Sus pasatiempos favoritos eran conversar, bailar y las amigables partidas de cartas. Cuando pensaba que jamás podría volver a ir a la ópera, sentía la urgencia manifiesta de arrojar por la ventana el catre con su ocupante.

Intentó no oír la voz de su padre en la cabeza, tachándole de imbécil. Se esforzó por no imaginar qué pensaría Edith cuando se enterara. Ni siquiera podía escribirle para informarla. Aunque se consideraba comprometido hasta cierto punto, no habían establecido ningún acuerdo formal debido en primer lugar a su falta de capital y más recientemente a su prolongada ausencia de Inglaterra.

Le había ido bien acumulando su parte en los botines de las naves apresadas, lo bastante para superar el primer problema, y lo más probable es que ya se hubiera formalizado el compromiso si hubiera pasado algún tiempo en tierra durante los últimos cuatro años. Le rondaba por la mente pedir un breve permiso para ir a Inglaterra al final de aquel periplo. Resultaba difícil desembarcar voluntariamente cuando no tenía la seguridad de conseguir después el mando de otra nave, y no era un candidato tan bueno como para suponer que Edith le iba a esperar, desdeñando a todos los demás aspirantes por la simple fuerza de un acuerdo medio en broma entre un joven de trece años y una niña de nueve.

Ahora sus perspectivas habían empeorado. No tenía la menor idea de cómo y dónde podría vivir como aviador ni la clase de hogar que podría ofrecer a una esposa. La familia de Edith podría oponerse si no lo hacía ella misma; sin duda, aquello no encajaba en lo que ella esperaba. Puede que la esposa de un oficial de la Armada debiera tener serenidad para encarar las frecuentes ausencias de su marido, pero no tenía que abandonar su casa e irse a vivir en algún lugar de la remota espesura cada vez que aparecía su marido, con un dragón a la puerta de casa y un montón de tipos rudos como única compañía.

Siempre había albergado en secreto el sueño de tener una casa propia, había imaginado los detalles durante las largas y solitarias noches en alta mar. Por supuesto, sería más pequeña que la mansión en la que había crecido, pero elegante, llevada por una esposa a quien pudiera confiar tanto la gestión de sus asuntos como la educación de los hijos; un refugio cómodo cuando estuviera en tierra y un cálido recuerdo al navegar.

Todos sus sentimientos clamaban ante el sacrificio de su sueño. A tenor de las circunstancias, ni siquiera estaba seguro de poder hacer una oferta honorable que Edith fuera incapaz de rechazar. El cortejo de cualquier otra mujer quedaba descartado; ninguna con el suficiente sentido común y personalidad entregaría a sabiendas su afecto a un aviador, a menos que fuera de las que preferían tener a un marido ausente y displicente que dejara la administración de la hacienda en sus manos, y vivir separadas de él aun cuando viviera en Inglaterra. Un arreglo de ese tipo no le atraía lo más mínimo.

El dragón dormido, que no paraba de dar vueltas en el catre y de vez en cuando movía la cola de forma inconsciente, constituía un sustituto muy pobre de un hogar y un amor. Laurence se incorporó y se dirigió hacia las ventanas de popa para contemplar la estela del Reliant, una corriente de espuma blanca a la luz de los faroles que surgía de debajo de la nave. Ver el flujo y reflujo de la marea resultaba agradablemente adormecedor.

Giles, el mayordomo, le trajo la cena con gran estrépito de platos y tenedores, procurando mantenerse bien alejado del catre del dragón. Las manos le temblaban mientras colocaba la bandeja. Laurence le despidió nada más servir la cena y suspiró débilmente cuando se hubo ido. Tenía pensado pedirle que le acompañara, en el supuesto de que un aviador pudiera tener un sirviente, pero no le servía de nada una persona a la que le aterraban estas criaturas. Tener cerca un rostro conocido hubiera sido de ayuda.

Comió una cena frugal, deprisa y sin compañía. Sólo se componía de carne de ternera en salmuera con un vaso de vino, ya que Temerario había devorado todo el pescado. En cualquier caso, tenía poco apetito. Más tarde, intentó escribir algunas cartas, pero resultó inútil. Su mente divagaba por lúgubres derroteros y debía esforzarse para concentrarse en cada línea. Al final, se rindió; se asomó para decirle a Giles que no cenaría nada más y se encaramó a su propia litera. Temerario se movió y se acurrucó más entre la ropa del catre. Después de un breve debate interior, lleno de resentimiento y encono, Laurence extendió el brazo y le cubrió mejor; el aire nocturno era algo frío. Luego se durmió con el sonido de la respiración profunda y acompasada del dragón, similar al subir y bajar de un fuelle.

Capítulo 2

A la mañana siguiente, Laurence se despertó con el ruido que hacía Temerario revolviéndose en el catre; se había enredado con la tela por dos veces al intentar bajar al suelo. Laurence tuvo que descolgarlo para desenredarlo. La criatura rompió la tela desenrollada para salir siseando con indignación. Hubo que arreglarle y acariciarle para atemperar su mal humor, igual que a un gato ofendido, y entonces volvió a sentir apetito.

Por fortuna, los marineros habían tenido tiempo de pescar. Les había sonreído la suerte: habían conseguido dieciocho kilos de atún para el dragón, y aún quedaban huevos para el desayuno de Laurence, por lo que reservaron las gallinas para otro día. Temerario se las arregló para devorarlo todo y entonces, sintiéndose demasiado pesado para volver al catre, se dejó raer hinchado sobre el suelo, donde se durmió.

El resto de la semana transcurrió de forma similar. El dragón dormía excepto si estaba comiendo, y tragaba y crecía a una velocidad alarmante. Al final de la semana, ya no pudo permanecer bajo cubierta por más tiempo, ya que Laurence albergaba el creciente temor de que llegara a ser imposible sacarlo de la nave. Temerario ya pesaba más que un caballo de tiro y del hocico a la cola medía más que el bote del barco. Después de estimar su futuro crecimiento, resolvieron llevar a proa los víveres y ponerlo en cubierta, en popa, como contrapeso.

El traslado se hizo justo a tiempo. El dragón consiguió salir fuera del camarote con muchísima dificultad, con las alas fuertemente encogidas. Según las medidas tomadas por el señor Pollitt, había crecido treinta centímetros de diámetro de la noche a la mañana. Afortunadamente, cuando descansó en popa, su corpachón no obstaculizó el camino en exceso, y allí dormitó durante la mayor parte del día, agitando la cola de forma ocasional y estirándose un poco cuando la marinería se veía obligada a subir gateando por encima de él para poder hacer su trabajo.

Por la noche, Laurence durmió junto a él en cubierta, considerando que aquél era su sitio. No le suponía grandes penalidades cuando el tiempo era bueno. La comida le preocupaba cada vez más; deberían sacrificar al buey en un par de días, pero él devoraría eso y todo el pescado que consiguieran. El dragón podría acabar con todos los víveres de a bordo antes de que llegaran a tierra si su apetito seguía creciendo a ese ritmo, incluso aunque estuviera dispuesto a comer carne en salmuera. Tenía la impresión de que iba a resultar difícil imponerle raciones más pequeñas, y, en cualquier caso, eso supondría poner en peligro a la dotación. A pesar de que habían enjaezado a Temerario y, al menos en teoría, estaba domesticado, incluso en aquellos tiempos un dragón salvaje que se hubiera escapado del lugar de cría podía —y de vez en cuando así lo hacían— comerse a un hombre si no se le ofrecía nada más apetitoso. Y nadie había pasado por alto las miradas hambrientas del dragón.

Cuando la brisa cambió por vez primera a mediados de la segunda semana, Laurence lo sintió de forma inconsciente y se despertó antes del alba, unas horas antes de que empezase a llover. No se veían por ningún lado las luces de posición del Amitié. Las naves se habían separado durante la noche bajo el creciente viento. El cielo apenas clareó al amanecer y enseguida los primeros goterones comenzaron a golpetear contra las velas.

Laurence sabía que no debía hacer nada; si Riley tenía que dar órdenes alguna vez, era ahora. Se ocupó de mantener a la criatura tranquila y evitar que distrajera a los hombres. Le resultó difícil, ya que la lluvia despertó una gran curiosidad en el dragón, que mantuvo las alas extendidas para sentir en ellas el impacto de las gotas.

Ni el trueno ni el relámpago lo asustaron.

—¿Qué es eso? ¿Cómo funciona? —se limitó a preguntar, y se sintió decepcionado cuando Laurence no le dio una explicación—. Podríamos ir a echar un vistazo —sugirió, volviendo a desplegar las alas, sólo en parte, y dando un paso hacia la barandilla de popa.

Laurence se asustó. La criatura no había hecho intentos de volar después de aquel del primer día, ya que comer le preocupaba más, y aunque habían agrandado el arnés tres veces, nunca habían cambiado la cadena por otra más resistente. Ahora advirtió que los eslabones de hierro estaban tensos y empezaban a abrirse sin que el dragón apenas hubiera forzado la cadena.

—Ahora no, Temerario. Debemos dejar que los demás trabajen y observar desde aquí —contestó al tiempo que aferraba la correa lateral del arnés más cercana y trababa el brazo izquierdo, aunque comprendió, cuando ya era tarde, que su peso ya no iba a ser un impedimento para que echase a volar.

Al menos, si estaban juntos en el aire, podría convencer finalmente al dragón de que regresara a la nave. Aunque también se podía caer. Desechó el pensamiento en cuanto se le ocurrió.

Aunque pesaroso, gracias a Dios, Temerario se acomodó de nuevo y volvió a contemplar el cielo. Laurence miraba a su alrededor con la pretensión de pedir una cadena más fuerte, pero la tripulación estaba ocupada y no podía interrumpir su trabajo. En cualquier caso, se preguntaba si habría a bordo alguna que fuera algo más que un estorbo inútil. De pronto, había tomado conciencia de que el hombro de Temerario le sacaba cerca de treinta centímetros y que las patas traseras, no hacía mucho delicadas como el talle de una dama, ahora eran más gruesas que su muslo.

Riley daba órdenes a gritos a través de una bocina. Laurence hizo todo lo posible por no oírlas. No podía intervenir y sería desagradable escuchar alguna orden que no le gustase. Los hombres ya habían sobrevivido a terribles tormentas y conocían bien su trabajo. Afortunadamente, el viento no soplaba en sentido contrarío, por lo que podían avanzar por delante del temporal, y habían recogido correctamente los juanetes de los mástiles. Todo iba bien por el momento, y más o menos seguían dirigiéndose hacia el este. Pero una impenetrable cortina de agua emborronaba el mundo y acortaba distancias con el Reliant.

La tromba de agua impactó contra la cubierta con el estrépito de una salva de cañonazos y le empapó el cuerpo de inmediato a pesar del chubasquero y el sueste[1]. Temerario resopló y sacudió la cabeza como si fuera un perro, despidiendo agua por todas partes, y se escondió y acurrucó debajo de sus alas, que había abierto a toda prisa. Laurence, todavía arropado contra el costado y aferrando el arnés, se encontró también a cubierto por aquella cúpula viviente. Resultaba extremadamente raro sentirse tan a gusto en el corazón de la tormenta. Aún podía atisbar a través de los huecos que dejaban las alas y sentía en el rostro una gélida salpicadura.

—El hombre que me trajo el tiburón ha caído al agua —anunció el dragón en ese momento.

Laurence siguió la dirección de la mirada de Temerario. A través de la tupida cortina del aguacero vio el borrón rojiblanco de una camisa a popa y un brazo agitándose a unos setenta grados a babor. Se trataba de Gordon, uno de los marineros que había ayudado en la pesca.

—¡Hombre al agua! —gritó al tiempo que hacía bocina con las manos para hacerse oír mejor, y señaló a la figura que se debatía en las olas.

Riley le dedicó una mirada angustiada. Arrojaron unos cuantos cabos, pero el marinero ya se hallaba demasiado lejos. La tormenta los empujaba y no existía la más mínima posibilidad de salvarlo con los botes.

—Se encuentra demasiado lejos para que lleguen los cabos —apuntó Temerario—. Iré por él.

Laurence se encontró colgando en el aire antes de poder oponerse. La cadena rota pendía libre del cuello del dragón junto a él. La atrapó con el brazo libre cuando se acercó y la anudó alrededor de las correas del arnés varias veces para impedir que sacudiera y golpeara el costado de Temerario como si fuera un látigo. Luego, se asió con todas las fuerzas en un intento de salvarse mientras las piernas colgaban en el aire sin otra cosa abajo que el océano, que le esperaba en el caso de soltarse.

El instinto los había empujado a lo alto, pero tal vez no fuera adecuado permanecer ahí. Temerario se veía forzado a alejarse hacia el este de la nave. Continuó luchando de frente contra el vendaval. Se produjo un espantoso momento de vértigo cuando dieron un tumbo al soplar una fuerte ráfaga de viento y, por un instante, Laurence creyó que estaban irremediablemente perdidos y que iban a caer sobre las olas.

—Con el viento —rugió con toda la potencia de que fue capaz su voz, muy desarrollada después de dieciocho años en el mar, con la esperanza de que Temerario pudiera oírle—. ¡Vuela a favor del viento, maldita sea!

Se le tensaron los músculos del cuello mientras Temerario se enderezaba y giraba rumbo este. De repente, la lluvia dejó de golpear el rostro del marino. Volaban a favor del viento a una velocidad vertiginosa. Laurence abrió la boca para respirar, los ojos le lloraban de lo deprisa que iban y tuvo que cerrarlos. Aquello superaba la experiencia de permanecer en el puente a una velocidad de diez nudos, suponía la misma diferencia que podía haber entre esta situación y encontrarse en el campo en un día tranquilo y soleado. Una risa alocada pugnaba por salir de su garganta, como la de un niño, hasta el punto de que apenas fue capaz de sofocarla para pensar con cordura.

—No nos podemos acercar a él en línea recta —gritó—. Debes ceñir por… Debes ir primero hacia el norte y luego hacia el sur, ¿lo entiendes, Temerario?

Si el dragón respondió, el viento se llevó la réplica, pero parecía haber captado la idea. De pronto, se orientó hacia el norte con las alas ahuecadas para recoger el viento; a Laurence le dio un vuelco el estómago similar al que sentía cuando navegaba en un bote de remos en medio de una fuerte marejada. La lluvia y el viento continuaban castigándolos, pero no con tanta dureza como antes. Temerario cambió de dirección y viró con la misma suavidad que un bote, zigzagueando en el aire y volviendo de forma gradual hacia el oeste.

A Laurence le ardían los brazos. Afianzó el derecho en la correa del pecho y abrió la mano para concederle un descanso. Vio a Gordon debatiéndose a lo lejos, primero cuando se acercaron y luego cuando pasaron por encima del barco. Por fortuna, el marinero sabía nadar un poco y, a pesar de la furia de la lluvia y el viento, la marejada no era tan fuerte como para arrastrarlo al fondo. Laurence contempló dubitativo las garras del dragón. Eran enormes. Si pretendía recoger a Gordon, la maniobra tenía las mismas posibilidades de matarlo que de salvarlo. Laurence tendría que posicionarse de forma que fuera él quien sujetara al desdichado marinero.

—Temerario, voy a recogerle. Espera a que esté listo, luego baja todo lo que puedas —gritó.

A continuación, descendió por el arnés despacio y con cuidado hasta colgar del vientre, sin dejar de mantener cruzado un brazo en una correa durante cada movimiento. Fue un avance aterrador, pero las cosas fueron más fáciles cuando llegó al vientre, ya que el cuerpo de Temerario le escudaba del viento y la lluvia. Se colgó de la amplia cincha que corría por la cintura del dragón. Por poco, daba de sí lo suficiente. Introdujo las piernas entre la cincha y el vientre del dragón una a una para poder tener libres ambas manos; luego, palmeó la ijada del dragón.

Temerario cayó en picado, como un águila. Laurence osciló al bajar, confiando en el acierto de la criatura, y levantó dos surcos en la superficie del agua durante un par de metros antes de alcanzar la ropa empapada y el cuerpo del marino. Lo agarró a ciegas nada más tocarlo y Gordon se aferró a él a su vez. El dragón volvió a ganar altura y se alejó con un furioso batir de alas; por fortuna, ahora podían avanzar a favor del viento, no contra él. El lastre de Gordon se hacía pesado en los brazos, hombros y muslos de Laurence, que tenía todos los músculos en tensión. La cincha le apretaba con tanta fuerza en las pantorrillas que ya no sentía las piernas por debajo de la rodilla, y tenía la desagradable sensación de que la sangre de todo el cuerpo se dirigía directamente al cerebro. Colgaron dando bandazos a uno y otro lado como un péndulo mientras el dragón regresaba al barco raudo como una flecha. Entonces, el mundo se inclinó peligrosamente a su alrededor.

Cayeron sobre la cubierta en un amasijo e hicieron estremecerse la nave. Temerario permaneció en pie de forma precaria sobre las patas traseras en un intento de plegar las alas y retirarlas del viento al tiempo que mantenía el equilibrio con los dos hombres colgando de la cincha del vientre. Gordon se soltó y se escabulló aterrado, dejando que Laurence se desatara por su cuenta mientras Temerario parecía a punto de caerle encima de un momento a otro. Los dedos agarrotados no eran capaces de soltar las hebillas, pero de repente apareció Wells cuchillo en mano y cortó la cincha.

Las piernas golpearon pesadamente en el suelo y sintió que la sangre volvía a circular por ellas. Asimismo, Temerario apoyó las cuatro patas junto a él, haciendo temblar toda la cubierta. Laurence yació de bruces jadeando, sin que por el momento le preocupara que la lluvia lo alcanzara de lleno. Los músculos se negaban a responderle. Wells vaciló. Laurence le indicó por señas que regresara a su trabajo y forcejeó por ponerse en pie. Las piernas le sostuvieron y el hormigueo producido al recuperar la circulación disminuyó cuando comenzó a andar.

El vendaval seguía soplando, pero la nave se había estabilizado y se deslizaba azotada por el viento con el velamen de las gavias cobrado con rizos, y en cubierta la sensación de caos había disminuido. Laurence dejó de prestar atención a la destreza de Riley con sentimientos enfrentados de orgullo y pesar, para convencer al dragón de que retrocediera hacia el centro de la popa de manera que su peso no desnivelase el barco. Lo consiguió justo a tiempo. Temerario bostezó de forma descomunal y escondió la cabeza bajo el ala, dispuesto a dormir sin que por una vez formulara su habitual petición de comida. Laurence se dejó caer lentamente en cubierta y se apoyó en el costado del dragón. El cuerpo le seguía doliendo profundamente a causa del esfuerzo.

Se mantuvo despierto por unos breves momentos más. Sentía la necesidad de hablar aunque notara la lengua espesa y adormecida a causa de la fatiga.

—Temerario —le llamó—, eso ha estado muy bien. Te has comportado con mucho valor.

El dragón asomó la cabeza y lo contempló, la línea de los ojos creció hasta ovalarse:

—Ah —dijo, parecía un poco inseguro.

Laurence tuvo que reconocer con una punzada de culpabilidad que apenas había dedicado una palabra amable al joven dragón. En cierto modo, podía ser cierto que toda su vida se hubiera desmoronado por culpa de la criatura, pero ésta sólo seguía su instinto y hacer sufrir al animal por ello no era nada noble.

Pero en ese momento estaba demasiado cansado para desagraviarlo de mejor modo que repetir:

—Muy bien hecho.

Le palmeó el negro y pulido lomo. Aquel gesto pareció funcionar, ya que, aunque no dijo nada más, Temerario se movió un poco y con timidez se aovilló en torno a Laurence, desplegando parcialmente un ala para protegerle de la lluvia. La furia de la tormenta quedó amortiguada bajo aquel dosel, y Laurence notó los fuertes latidos de su corazón en la mejilla. Al poco, se sintió confortado por el calor que desprendía el cuerpo del dragón; de pronto, cayó al suelo y se quedó dormido.

—¿De verdad cree que es seguro? —preguntó Riley con ansiedad—. Señor, estoy convencido de que podríamos coser una red. Tal vez sería mejor no seguir con esto. Laurence movió todo su peso y lo descargó sobre las correas que le envolvían cómodamente muslos y pantorrillas. No cedieron, ni tampoco la parte principal del arnés y se mantuvo equilibrado en su posición en lo alto del lomo de Temerario, justo detrás de las alas.

—No, eso no va a funcionar, y usted lo sabe. Esta nave no es un pesquero y no le sobran hombres. Podría suceder fácilmente que uno de estos días nos encontrásemos con un navío francés y, en ese caso, ¿dónde íbamos a estar?

Se inclinó hacia delante y dio unas palmaditas en el cuello del dragón, que había vuelto la cabeza hacia atrás para observar la reunión con interés.

—¿Estás preparado? ¿Nos podemos ir ya? —preguntó mientras apoyaba los cuartos delanteros en la barandilla. Los músculos ya se tensaban debajo de la piel lisa y en el tono de voz se evidenciaba una nota de impaciencia.

—¡Apártese, Tom! —exclamó Laurence apresuradamente mientras soltaba la cadena y sostenía la correa del cuello—. Muy bien, Temerario, vamos…

Estuvieron en el aire de un solo salto. Las anchas alas describieron grandes arcos a ambos lados del jinete y el corpachón se estiró y salió disparado hacia el cielo como una flecha. Laurence miró hacia abajo desde el hombro de Temerario. El Reliant ya había quedado reducido al tamaño de un juguete de niño que cabeceaba solitario en la vasta extensión del océano; incluso alcanzó a ver el Amitié a unos treinta kilómetros al este. El viento era fortísimo, pero las cinchas resistieron y de nuevo se encontró sonriendo como un idiota y comprendió que era incapaz de reprimirse.

—Seguiremos rumbo oeste, Temerario —dijo Laurence a voz en grito.

No deseaba acercarse demasiado a tierra y arriesgarse a un posible encuentro con una patrulla francesa. Una cincha rodeaba la parte más estrecha del cuello de Temerario por debajo de la cabeza, una cincha a la que habían sujetado las riendas para que Laurence pudiera indicar la dirección con mayor facilidad. En ese momento, consultó la brújula que había atado a la palma de la mano y dio un tirón a la rienda derecha. El dragón dejó de subir y giró de buen grado para estabilizarse después. Era un día límpido y despejado, con un moderado oleaje. Temerario batía las alas con menos rapidez ahora que no necesitaba ascender, pero devoraban los kilómetros incluso a ese ritmo y ya habían perdido de vista el Reliant y el Amitié.

—Ahí veo uno —anunció Temerario.

Bajaron en picado a mayor velocidad. Laurence sujetó las riendas con fuerza y contuvo un grito. No era lógico sentir un júbilo tan infantil. La distancia le indicó el alcance de la vista del dragón. Era una maravilla que avistara a las presas desde tan lejos. Apenas había pensado en ello cuando se produjo una enorme salpicadura. Temerario volvía a remontar vuelo chorreando agua y con una marsopa forcejeando en las garras.

Otro nuevo motivo de asombro: Temerario se detuvo y se mantuvo inmóvil en el aire para comer mientras batía las alas en perpendicular al cuerpo en arcos giratorios. Laurence no tenía ni idea de que los dragones pudieran llevar a cabo una maniobra semejante. No resultaba cómoda, ya que el dragón no era muy preciso en el control y oscilaba en el aire de forma errática, pero demostró ser muy práctica. Otro pez emergió a la superficie para alimentarse de los desechos conforme el dragón esparcía restos de visceras sobre el océano y cuando terminó con la marsopa pudo atrapar de inmediato a dos grandes atunes, uno con cada pata, a los que también devoró, antes de dar cuenta de un enorme pez espada.

Después de haber metido el brazo debajo de la cincha del cuello para no salir disparado, Laurence quedó libre de mirar a su alrededor y saborear la sensación de ser el amo de todo el océano, ya que no se avistaba a otra criatura ni otra nave. No pudo evitar enorgullecerse por el éxito de la operación y la emoción de volar era extraordinaria. Se sentía completamente feliz siempre y cuando no pensara en el precio que había tenido que pagar por ello.

Temerario tragó el último trozo del pez espada y descartó la parte superior de las mandíbulas, puntiaguda y afilada, después de examinarla con curiosidad.

Cuando terminó de esparcir restos de visceras sobre el océano, mientras batía las alas para ganar altura en el cielo, anunció:

—Estoy lleno. ¿Volamos un poco más?

Era una sugerencia tentadora, pero llevaban más de una hora en el aire y Laurence ignoraba cuál era la resistencia del animal.

—Volvamos al Reliant. Si te apetece, podremos volar un poco alrededor de la nave —contestó con pesar.

Entonces, sobrevolaron el océano a baja altura, cerca de las olas con las que el dragón jugueteaba alegremente de vez en cuando; las salpicaduras de agua le humedecían el rostro; el mundo parecía un borrón a aquella velocidad, salvo por la perenne presencia del dragón entre sus piernas. Sorbió grandes bocanadas de aire salado y se dejó llevar por el simple placer, deteniéndose sólo de forma ocasional para tirar de las riendas después de haber consultado la brújula, hasta que al fin regresaron al Reliant.

Finalmente, Temerario anunció que volvía a tener sueño, por lo que aterrizaron, aunque en esta ocasión todo fue mucho más elegante y la nave no se alteró, salvo por el hecho de que la línea de flotación se hundió un poco más en el agua. Laurence desató las correas de las piernas y descendió. Se sorprendió al comprobar lo dolorido que se sentía, pero comprendió de inmediato que era perfectamente normal que fuera así después de tanto montar. Riley acudió veloz a su encuentro con el alivio escrito con claridad en el rostro. Laurence asintió con la cabeza para tranquilizarlo.

—No hay de qué inquietarse. Se comportó magníficamente y me parece que no debe preocuparse de alimentarlo en el futuro. Nos las arreglamos bastante bien —dijo mientras acariciaba el costado del dragón.

Temerario, ya amodorrado, abrió un ojo e hizo un ruido sordo de complacencia antes de volver a cerrarlo otra vez.

—Me alegro mucho de oírlo —respondió Riley—, y no sólo porque esta noche tendremos una cena decente. Adoptamos la precaución de continuar con nuestros esfuerzos de conseguir comida en vuestra ausencia y tenemos un delicioso rodaballo que ahora podremos destinar a nuestra mesa. Con su consentimiento, tal vez invite a algunos miembros del comedor de oficiales.

—¡Por supuesto, con mucho gusto! —repuso Laurence, que estiraba las piernas para aliviar el agarrotamiento.

Había insistido en abandonar el camarote principal en cuanto Temerario se trasladó a la cubierta. Riley había accedido al fin, pero compensaba el sentimiento de culpabilidad por haber desalojado a su antiguo capitán invitándole a cenar prácticamente todas las noches. La tormenta había interrumpido esta costumbre, pero aunque se la hubieran saltado ayer, pretendían retomarla aquella noche.

Fue una cena opípara y alegre, en especial después de que la botella hubiera circulado unas cuantas veces y el guardiamarina más joven hubiera bebido lo suficiente para perder los modales en la mesa. Laurence tenía el don de la facilidad de palabra y su mesa siempre había sido un lugar alegre para los oficiales; las cosas continuaron igual: él y Riley estaban fraguando una verdadera amistad ahora que la barrera del rango había desaparecido.

Una reunión de aquella naturaleza tenía un marcado sabor informal, por lo que cuando Carver vio que era el único que había terminado, después de haber devorado su pudín más deprisa que sus superiores, se atrevió a dirigirse directamente a Laurence preguntando con timidez:

—Señor, si me permite el atrevimiento de preguntarle, ¿es cierto que los dragones pueden escupir fuego?

Laurence, muy a gusto después de haberse dado un festín de pasta de ciruelas, regada por varios vasos de buen Riesling, acogió la pregunta con buen humor.

—Eso depende de la raza, señor Carver —respondió al tiempo que depositaba el vaso en la mesa—. Sin embargo, tengo entendido que es una habilidad extremadamente inusual. Sólo he visto un caso con mis propios ojos: un dragón turco en la batalla del Nilo, y le puedo asegurar que me alegré muchísimo de que los turcos se hubieran puesto de nuestra parte cuando los vi en acción.

Todos los oficiales de la mesa se estremecieron y asintieron. Había pocas cosas más peligrosas para una embarcación que un fuego descontrolado en cubierta.

—Me hallaba a bordo del Goliath —dijo Laurence—. No estábamos ni a un kilómetro de distancia del Orient cuando la criatura se acercó como una antorcha. Habíamos barrido a cañonazos la nave enemiga y prácticamente habíamos liquidado a todos los tiradores de las cofas, por lo que el dragón pudo destruir el barco a placer.

Se sumió en el silencio al recordarlo: todas las velas ardían dejando un rastro de espeso humo negro; el gran alado de colores naranja y negro flotó suspendido en el aire y vertió más y más llamaradas por las fauces; sólo la explosión ahogó al fin el tremendo estruendo; el silencio había imperado durante cerca de un día después de todo aquello. Había estado una vez en Roma siendo niño y había visto en el Vaticano una representación del infierno por Miguel Ángel en la que los dragones quemaban con su fuego las almas de los condenados. Aquello se había parecido mucho.

Reinó un momento de silencio absoluto durante el cual la imaginación dibujó la escena para quienes no habían estado presentes. El señor Pollitt se aclaró la garganta y dijo:

—Por fortuna, creo que la habilidad para escupir veneno o ácido es más común entre ellos, y no es que no sean armas formidables por derecho propio.

—Dios santo, sí —contestó Wells a eso—. He visto cómo el ácido de dragón corroía toda la vela mayor en menos de un minuto, pero aun así, no le prendería fuego a la santabárbara ni la embarcación saltaría en pedazos bajo los pies.

—¿ Temerario va a ser capaz de hacer eso? —preguntó Battersea, con los ojos abiertos como platos al oír esas historias.

Laurence dio un respingo. Se sentaba a la derecha de Riley, parecía que era él quien había invitado a cenar a los oficiales y, por un momento, casi había olvidado que era un huésped en su antiguo camarote y a bordo de su antigua nave.

Por fortuna, el señor Pollitt respondió y le concedió un momento para ocultar su confusión.

—Debemos esperar a desembarcar para identificarlo correctamente y responder a esa pregunta, ya que su raza es una de las que no describen mis libros. Incluso aunque sea de la especie adecuada, lo más probable es que no manifieste esa habilidad hasta que haya terminado de crecer, lo cual no va a suceder en meses venideros.

—¡Gracias a Dios! —exclamó Riley levantando carcajadas de asentimiento.

Laurence se las arregló para sonreír y levantar un vaso en honor a Temerario con los demás comensales.

Más tarde, después de haber dado las buenas noches en el camarote, Laurence caminó con paso vacilante hacia la popa, donde el dragón yacía con solitario esplendor, ya que la tripulación había abandonado aquella parte de la cubierta conforme él había ido creciendo. Temerario abrió un ojo centelleante cuando Laurence se aproximó y alzó un ala invitándole a acercarse. Al marino le sorprendió el gesto, pero recogió su camastro y se sentó sobre él, apoyando la espalda sobre la ijada del dragón, que creó un espacio cálido y abrigado a su alrededor cuando volvió a bajar el ala.

—¿Crees que seré capaz de lanzar llamas o escupir veneno? —preguntó Temerario—. No estoy seguro de que sea así. Lo he intentado, pero no soplo más que aire.

—¿Nos has oído hablar? —preguntó Laurence, sobresaltado.

Los ventanales de popa habían permanecido abiertos y la conversación podría haber sido perfectamente audible desde cubierta, pero no sabía por qué no había caído en la cuenta de que el animal pudiera estar a la escucha.

—Sí —afirmó Temerario—. La parte que has contado de la batalla era muy emocionante. ¿Has tomado parte en muchas?

—Bueno, supongo —repuso— que no más que muchos otros compañeros.

Eso no era del todo cierto. Había participado en un número inusualmente grande de acciones de guerra, lo cual le había valido para figurar en la lista de ascensos a una edad bastante temprana, y se le consideraba un aguerrido capitán.

—Y así fue como te encontramos a ti cuando eras sólo un huevo. Estabas a bordo de una nave cuando la abordamos —añadió mientras señalaba al Amitié con el brazo, cuyos faroles de popa podían verse en aquel momento como dos puntos a babor.

Temerario contempló la nave con interés.

—¿Me obtuvisteis en una batalla? No lo sabía. —La información parecía complacerle—. ¿Nos veremos pronto en otra? Me gustaría contemplar una; estoy seguro de que podría ayudar incluso aunque todavía no sea capaz de lanzar llamaradas por la boca.

Laurence sonrió ante su entusiasmo. Los dragones tenían fama de poseer un espíritu belicoso; en parte, era eso lo que los hacía tan valiosos en la guerra.

—Lo más probable es que no una vez hayamos llegado a puerto, pero me atrevería a decir que luego las vamos a ver de sobra. Inglaterra tiene pocos dragones, así que lo más probable es que nos convoquen para los grandes momentos en cuanto seas adulto —respondió.

Contempló la cabeza de Temerario, que en ese momento apartaba la vista del mar. Aliviado de la acuciante preocupación de alimentarlo, Laurence podía pensar de otra manera sobre toda la fuerza que albergaban aquellos ijares; ya había igualado el tamaño de los adultos de otras especies y, a su parecer totalmente inexperto, de forma muy rápida. Su recurso iba a ser inestimable para la Fuerza Aérea y para Inglaterra, vomitara fuego o no. En su fuero interno pensó, no sin orgullo, que no existía riesgo alguno de que Temerario resultara ser asustadizo; si le aguardaba una tarea arriesgada, difícilmente hubiera podido pedir un compañero mejor.

—Cuéntame algo más de la batalla del Nilo —pidió Temerario al tiempo que bajaba la mirada—. ¿Fue sólo entre tu barco, el otro y el dragón?

—Oh, no. Participaron trece naves de guerra por nuestro lado apoyadas por ocho dragones de la Tercera División de la Fuerza Aérea y otros cuatro de los turcos —respondió Laurence—. Los franceses tenían diecisiete y catorce respectivamente, por lo que nos superaban en número, pero la estrategia del almirante Nelson los sorprendió por completo…

Temerario agachó la cabeza y se aovilló más cerca del marino, mientras escuchaba con los enormes ojos centelleando en la oscuridad, y de ese modo siguieron hablando en voz baja hasta bien entrada la noche.

Capítulo 3

Después de que el vendaval hubiera acelerado su avance, llegaron a Funchal un día antes de las tres semanas inicialmente previstas por Laurence. El dragón, situado en la popa, lo miraba todo con avidez desde el momento en que avistaron la isla. En tierra, causó sensación de inmediato; por lo general, no se veía atracar en el embarcadero a dragones a bordo de una pequeña fragata. Había una reducida multitud de espectadores congregados en los muelles cuando entraron en el puerto, aunque de ningún modo se acercaron demasiado a la embarcación.

El buque insignia del almirante Croft estaba en el puerto. El Reliant navegaba de forma nominal bajo sus órdenes. Riley y Laurence habían acordado en privado que los dos juntos le pondrían al comente de lo insólito de la situación. El Commendable envió un mensaje transmitido mediante banderas de señales: «Capitán, acuda a informar», casi al mismo tiempo que echaban el ancla. Laurence se detuvo sólo un instante para hablar con Temerario, a quien aleccionó con inquietud:

—Recuerda, debes permanecer a bordo hasta mi regreso.

Aunque Temerario jamás le iba a desobedecer de forma voluntaria, cualquier novedad interesante le podía distraer y Laurence no confiaba en que el dragón fuese a permanecer en la nave cuando le estaba esperando todo un nuevo mundo por explorar.

—Te prometo que sobrevolaremos toda la isla a mi vuelta. Mira todo lo que quieras. Entretanto, el señor Wells te va a traer una ternera fresca y algún cordero, que nunca los has probado.

Temerario suspiró levemente, pero inclinó la cabeza.

—De acuerdo, pero date prisa —replicó—. Me gustaría volar hasta esas montañas y comerme uno de ésos —agregó sin perder de vista a los caballos de tiro de un carruaje cercano.

Los corceles patearon el suelo nerviosamente como si hubieran oído y entendido a la perfección sus palabras.

—Ah, no, Temerario. No puedes comerte cualquier cosa que veas en las calles —dijo Laurence alarmado—. Wells te traerá algo enseguida.

Atrajo la atención del tercer teniente, a quien le transmitió la urgencia de la situación; después de una última mirada dubitativa, bajó por la plancha y se reunió con Riley.

El almirante Croft los aguardaba con impaciencia. Al parecer, había oído parte del revuelo. Era un hombre alto y llamativo, especialmente por la notoria cicatriz y la mano falsa sujeta al muñón del brazo izquierdo; los dedos de hierro se movían gracias a una serie de muelles y gatillos. Había perdido la extremidad poco antes de su promoción al Almirantazgo, y había ganado mucho peso desde aquel momento. No se levantó cuando entraron en el gran camarote, se limitó a fruncir el ceño e indicar que se sentaran en las sillas con un movimiento del brazo.

—Muy bien, Laurence, explíquese. Supongo que todo este alboroto guarda relación con ese dragón salvaje que tiene ahí abajo.

—Señor, ese dragón se llama Temerario, y no es salvaje —contestó Laurence—. Ayer hizo tres semanas desde que apresamos una nave francesa, el Amitié. Encontramos un huevo en su bodega. Nuestro cirujano tiene ciertas nociones de dracología, fue él quien nos avisó de que iba a eclosionar en breve, por lo que fuimos capaces de arreglarlo… Es decir, le puse el arnés.

Croft se levantó de un repentino salto y miró a Laurence con los ojos entrecerrados, y luego a Riley; sólo entonces se percató del cambio de uniforme.

—¿Qué? ¿Por su cuenta y riesgo? Y, por tanto, usted… Cielo santo, ¿por qué no encomendó esa tarea a uno de los guardiamarinas? —exigió saber—. Esto es llevar el deber muy lejos, Laurence. Que un oficial de la Armada elija pasar a la Fuerza Aérea es un asunto delicado.

—Señor, mis oficiales y yo lo echamos a suertes —continuó Laurence, conteniendo un estallido de indignación. No albergaba deseo alguno de que lo alabaran por su sacrificio, pero que le reprendieran por ello era pasarse de la raya—. Confío en que nadie cuestione mi dedicación al servicio. Sentí que sólo podría ser justo si también yo compartía el riesgo y no eludí esa posibilidad, aunque, llegado el momento, mi papeleta no salió elegida. El dragón estableció un vínculo conmigo, y no podíamos permitirnos el lujo de que rehusara el arnés de la mano de otro.

—¡Caray! —exclamó Croft, que se dejó caer sobre la silla con expresión huraña.

Golpeteó la palma de metal de la izquierda con los dedos de la derecha en un tic nervioso y permaneció sentado en un mutismo absoluto a excepción del débil tintineo de las uñas al entrechocar con el hierro. Transcurrieron largos minutos durante los que Laurence alternó entre imaginar el millar de desastres que Temerario podría ocasionar en su ausencia y la preocupación por lo que Croft pudiera hacer con el Reliant y Riley.

Al fin, el almirante dio un respingo, como si despertara, y agitó la mano buena.

—Bueno, de todos modos, debe de ser un buen botín. Difícilmente van a dar menos por una criatura domesticada que por una salvaje —concluyó—. En cuanto a la fragata francesa, supongo que será una nave de guerra, no un mercante, ¿verdad? En fin, parece tener muchas posibilidades. Estoy seguro de que la podremos aprovechar —agregó; al parecer había recuperado el buen humor.

Laurence se percató con una mezcla de alivio e irritación de que aquel hombre sólo había estado haciendo un cálculo mental de a cuánto ascendería su parte.

—Desde luego, señor. Es una nave en muy buen estado. Tiene treinta y seis cañones —apuntó con amabilidad mientras se callaba unas cuantas cosas que le podría haber dicho.

Nunca más iba a tener que informar a aquel hombre, pero el futuro de Riley seguía en el aire.

—¡Mmm! Ha cumplido con su deber, Laurence, estoy seguro, aunque perderle es una pena. Espero que le guste ser aviador —comentó Croft en un tono que daba a entender que suponía justo lo contrario—. No tenemos ninguna división de la Fuerza Aérea en la zona, y el buque correo sólo viene una vez por semana. Imagino que tendrá que llevarlo a Gibraltar.

—Sí, señor. Pero ese viaje deberá esperar hasta que sea adulto. Es capaz de permanecer en el aire alrededor de una hora, pero no me gustaría arriesgarlo a hacer un viaje largo, aún no —contestó Laurence con determinación—, y entretanto deberemos alimentarlo. Sólo hemos conseguido llegar tan lejos gracias a la pesca y, por supuesto, no puede cazar aquí.

—En fin, Laurence, eso no es problema de la Armada, seguro —replicó Croft; pero antes de que Laurence contestara, el almirante comprendió lo mal que sonaban sus palabras y lo arregló—. Sin embargo, hablaré con el gobernador. Estoy convencido de que se nos ocurrirá algo. Bueno, ahora debemos pensar qué hacer con el Reliant y, por supuesto, con el Amitié.

—Me gustaría señalar que el señor Riley ha estado al mando del Reliant desde que enjaecé al dragón y que lo ha gobernado excepcionalmente bien, trayéndolo sano y salvo a puerto a pesar de un vendaval de dos días —dijo Laurence—. Y también combatió con gran valor en la captura de la presa.

—Oh, sí, estoy seguro, estoy seguro —repuso Croft mientras volvía mover los dedos—. ¿A quién ha puesto al mando del Amitié?

—A mi teniente primero, Gibbs —respondió.

—Sí, por supuesto —repuso Croft—. Bueno, usted mismo debe comprender que sería excesivo por su parte pretender colocar en ese puesto a su teniente primero y a su alférez de navío. No hay tantas buenas fragatas disponibles.

Laurence se contuvo a duras penas. Su superior estaba buscando a todas luces algún pretexto para quedarse con un chollo y concederlo a alguno de sus propios favoritos.

—Señor —replicó con frialdad—, no entiendo sus palabras. Espero que no esté sugiriendo que asumí la tarea de poner el arnés con el fin de generar una vacante. Le aseguro que mi único motivo fue lograr para Inglaterra un dragón muy valioso. Esperaba que Sus Señorías lo vieran de esa forma.

Insistió tanto como le fue posible a la hora de poner de manifiesto su propio sacrificio, bastante más de lo que le hubiera apetecido de no estar en juego el bienestar de Riley. Pero surtió efecto. El recordatorio y la alusión al Almirantazgo hicieron mella en Croft; al menos, carraspeó, canturreó, dio marcha atrás y los despidió sin mencionar otra vez la idea de privar a Riley del mando.

—Señor, estoy en deuda con usted —dijo Riley mientras caminaban juntos de vuelta al barco—. Sólo espero que no vaya a tener dificultades por haberle presionado de esa forma. Supongo que debe de tener mucha influencia.

En aquel momento, Laurence apenas cabía en sí de alivio, ya que habían llegado a la dársena del Reliant y el dragón aún seguía sentado en la popa del barco; en ese instante, se parecía a un matarife ensangrentado y la zona circundante al morro era más roja que negra. El gentío de observadores se había dispersado en su totalidad.

—Si hay algo de bueno en todo este asunto, es que ya no voy a tener que preocuparme mucho de las influencias. Dudo que representen mucha diferencia para un aviador —contestó—. Haga el favor de no preocuparse por mí. ¿Le importaría que fuéramos un poco más deprisa? Creo que ya ha terminado de comer.

Volar ayudó mucho a atemperarle los nervios. Era imposible permanecer enojado mientras toda la isla de Madeira se extendía ante él, el viento le alborotaba los cabellos y Temerario señalaba con excitación nuevos objetos de interés: animales, casas, carretas, árboles, rocas y cualquier cosa a la que le pusiera la vista encima. Desde hacía poco, había desarrollado una postura para volar con la cabeza vuelta parcialmente hacia atrás para poder hablar con Laurence incluso mientras volaban. De mutuo acuerdo, aterrizó en un camino vacío que discurría a lo largo del borde de un profundo valle; un denso banco de nubes se deslizaba por las verdes laderas del sur, ciñéndose al suelo de un modo muy peculiar, y se sentó a contemplar fascinado aquel movimiento.

Laurence desmontó. Todavía se estaba habituando a volar y le alegraba poder estirar las piernas después de una hora en el aire. Caminó por los alrededores durante un buen rato, disfrutando del paisaje. Pensó que al día siguiente se llevaría algo para comer y beber durante el vuelo. Le hubiera gustado tener ahora un bocadillo y un vaso de vino.

—Me gustaría comerme otro de esos corderos —dijo Temerario como si se hiciera eco de los pensamientos del jinete—. Son muy apetitosos. ¿Me puedo comer esos de ahí? Parecen incluso más grandes.

Un magnífico rebaño de ovejas pacía plácidamente en el extremo opuesto del valle, unas manchas blancas recortadas contra el verde.

—No, Temerario. Son ovejas, añojos —le contradijo Laurence—. No son tan buenos, y creo que son propiedad de alguien, por lo que no podemos llevárnoslos. Pero si te apetece venir aquí mañana, veré si puedo llegar a un acuerdo con el pastor para que te aparte uno.

—Me resulta muy extraño que el océano esté lleno de criaturas que uno puede comer a voluntad mientras que en la tierra parece que siempre hay que hablar con alguien —repuso Temerario, decepcionado—. No parece justo. Después de todo, el dueño no se las está comiendo y yo tengo hambre.

—A este paso, me temo que cualquier día van a arrestarme por enseñarte ideas sediciosas —comentó Laurence, divertido—. Pareces un verdadero revolucionario. Sólo debes pensar que tal vez el propietario del rebaño es el mismo tipo a quien le vamos a pedir que nos dé un cordero para tu cena de esta noche. Difícilmente podrá hacerlo si le robamos sus ovejas.

—Me gustaría comerme un buen cordero ahora —murmuró Temerario, pero no fue por ningún animal del rebaño y en vez de eso volvió a examinar el cielo—. ¿Me dejas que subamos por encima de esas nubes? Me gustaría ver por qué se mueven de esa forma.

Laurence contempló la ladera envuelta en un velo de nubes con gesto dubitativo, pero le disgustaba decirle «no» al dragón cuando no resultaba necesario; hacerlo ya era imprescindible con demasiada frecuencia.

—Podemos intentarlo si te apetece —contestó—, pero parece un poco arriesgado. Podríamos chocar fácilmente con la ladera de la montaña.

—Vale, aterrizaré debajo de las nubes y luego podemos subir a pie —dijo Temerario mientras se acuclillaba y bajaba el cuello hasta la altura del suelo para que el piloto pudiera volver a subir—. En cualquier caso, va a ser muy interesante.

Resultaba un poco extraño avanzar a pie en compañía de un dragón, y más aún dejarlo atrás; un paso de Temerario equivalía a diez de Laurence, pero el animal avanzaba despacio, interesado en mirar a uno y otro lado para comparar el nivel de la capa de nubes que cubría el suelo. Al final, Laurence se adelantó un poco y se dejó caer sobre la ladera para esperarle. Estaba muy a gusto a pesar de la densa niebla gracias a las gruesas ropas y el sobretodo impermeable que había aprendido a llevar siempre que volaba.

El dragón prosiguió subiendo a rastras y muy despacio por la colina. Interrumpía el escrutinio de las nubes una y otra vez para mirar una flor o un guijarro. Para sorpresa del jinete, se detuvo en un punto y sacó del suelo una piedra pequeña que llevó a Laurence —empujándola con la punta de la garra, ya que era demasiado pequeña para que la pudiera atrapar— con aparente entusiasmo.

Laurence la sopesó. Tenía casi el tamaño de su puño. Sin duda, resultaba curiosa: era pirita incluida en cristal de roca.

—¿Cómo has podido verla? —preguntó con interés; le dio la vuelta con las manos y la frotó para quitarle la suciedad.

—Sobresalía un poco del suelo y era brillante —explicó Temerario—. ¿Es oro? Me gusta su aspecto.

—No, es sólo pirita, pero es muy hermosa, ¿verdad? Supongo que eres una de esas criaturas acaparadoras —comentó Laurence mientras alzaba los ojos para mirar con afecto a Temerario. Muchos dragones sentían una fascinación innata por las joyas y los metales preciosos—. Me temo que no soy lo bastante rico para ser tu compañero y que no voy a poder darte un montón de oro sobre el que dormir.

—Te prefiero a ti antes que al montón de oro, incluso aunque sea muy cómodo dormir encima —replicó Temerario—. No me importa dormir en la cubierta.

Lo dijo con absoluta normalidad, no había el más mínimo indicio de que pretendiera hacer un cumplido. A continuación, siguió mirando las nubes. Laurence permaneció mirando hacia atrás con una sensación de asombro y extraordinario placer. Apenas podía concebir un sentimiento similar. El único paralelismo imaginable de su vida anterior sería que el Reliant hablara y le dijera que le había encantado tenerle como capitán. Un orgullo y afecto de inconcebible intensidad le embargaron, así como una intensa determinación de demostrar ser merecedor del elogio.

—Me temo que no puedo ayudarle, señor —contestó el anciano mientras se rascaba detrás de la oreja y se enderezaba tras el pesado libro que tenía delante de él—. Poseo una docena de libros sobre razas dragontinas y no puedo encontrarlo en ninguno de ellos. ¿Es posible que cambie la pigmentación cuando sea adulto?

Laurence torció el gesto. Aquél era el tercer naturalista que había consultado en la semana siguiente a la llegada a Madeira y ninguno de ellos había sido capaz de darle la más mínima ayuda al determinar la raza de Temerario.

—Sin embargo —continuó el librero—, puedo darle alguna esperanza. Sir Edward Howe, de la Royal Society, se encuentra en la isla tomando las aguas. Acudió a mi tienda la semana pasada. Creo que se ha instalado en Porto Moniz, en el extremo noroeste de la isla. Estoy convencido de que será capaz de identificar a su dragón. Ha escrito varias monografías sobre especies inusuales de América y Oriente.

—Muchas gracias, de verdad. Me alegra oírlo —respondió Laurence, radiante ante estas noticias.

El nombre de sir Edward le resultaba familiar. Se habían encontrado un par de veces en Londres, por lo que ni siquiera tendría que esforzarse en ser presentado.

Salió a la calle de buen humor, con un buen mapa de la isla y un libro de mineralogía para Temerario. Era un día estupendo y en ese momento el dragón permanecía tumbado en el prado que le habían reservado a cierta distancia de las afueras de la ciudad, tomando el sol después de un prolongado festín.

El gobernador había sido más complaciente que el almirante Croft, tal vez a causa de la ansiedad de la población al saber de la presencia en el centro del puerto de un dragón hambriento con demasiada frecuencia, y había abierto el tesoro público para alimentar a Temerario con una regular provisión de ovejas y reses. Éste se mostraba nada descontento ante el cambio de dicta, y continuaba creciendo. Era demasiado grande para caber en la popa del Reliant y prometía superar el tamaño de la embarcación. Laurence había alquilado una casita junto al campo a un módico precio, dado el súbito desinterés del propietario para quedarse por los alrededores. Los dos se encontraban de lo más tranquilos.

Lamentaba haber tenido que renunciar a la vida de a bordo cuando tenía tiempo de pensar en ello, pero ejercitar a Temerario exigía mucho trabajo y siempre podía acudir a la ciudad para las comidas. A menudo se reunía con Riley o algunos de sus oficiales; también había en la villa algunos otros conocidos de la Armada, por lo que era rara la tarde que pasaba solo. Las noches también le resultaban cómodas, incluso aunque estaba obligado a regresar pronto a la casa la debido a la distancia. Había encontrado un sirviente local, Fernáo, un hombre completamente adusto y taciturno al que no le asustaba el dragón y que sabía preparar un desayuno y una cena aceptables.

Por lo general, Temerario dormía durante las horas de más calor mientras él se iba y se despertaba de nuevo al ponerse el sol; después de la cena, Laurence acudía a sentarse fuera y leía para él a la luz de un farol. Nunca había sido aficionado a la lectura, pero Temerario disfrutaba tanto de los libros que resultaba contagioso; Laurence sólo podía pensar en el probable placer del dragón con el nuevo libro, que profundizaba con detalle en las gemas y su extracción, a pesar de que el tema no le interesaba nada. No era la clase de vida que había esperado llevar, pero no había sufrido en modo alguno por su cambio de estatus, al menos por el momento, y el dragón se estaba revelando como una compañía singularmente buena.

Laurence se detuvo en una taberna y escribió una rápida nota a sir Edward en la que incluía su dirección, le explicaba con brevedad sus actuales circunstancias y le pedía permiso para visitarle. Escribió la dirección de Porto Moniz y luego la envió con el chico de correo, añadiendo media corona para que fuera más deprisa. Podía haber sobrevolado la isla con mucha mayor rapidez, por supuesto, pero no le apetecía caerle encima a alguien sin previo aviso con un dragón a la zaga. Podía esperar, aún le quedaba al menos una semana de libertad antes de que llegara una respuesta de Gibraltar con instrucciones sobre cómo presentarse al servicio.

Pero al día siguiente se esperaba al barco correo y eso le recordó que había omitido el cumplimiento de un deber: todavía no había escrito a su padre. No podía permitir que sus padres se enteraran de su nueva situación por boca de terceros o en las noticias de la Gazette, que seguramente lo publicaría; a regañadientes, se acomodó para escribir esa ineludible carta con una cafetera de café recién hecho.

No se le ocurría cómo explicarlo. Lord Allendale no era un padre particularmente cariñoso y sí de trato puntilloso. Apenas consideraba la Armada y el Ejército como alternativas a la Iglesia para un hijo menor echado a perder. Hubiera sentido tanto rechazo al saber que su hijo se alistaba en la Fuerza Aérea como si éste se hubiera rebajado a ser comerciante; no lo aprobaría ni le compadecería. Era muy consciente de que su progenitor y él discrepaban en el cumplimiento del deber. Por supuesto, su padre diría que el deber que tenía con su apellido era mantenerse bien lejos del dragón y desechar la infeliz idea de servir en la Fuerza Aérea.

Le asustaba más la reacción materna, ya que su madre le profesaba un sincero afecto y la noticia iba a hacerla muy desdichada. Además, ella también mantenía una relación muy cordial con lady Galman y lo que dijera en la carta llegaría a oídos de Edith. Pero no podía escribir en términos que la tranquilizaran sin provocar la ira extrema de su padre, por lo que se contentó con redactar una nota rebuscada y formal que exponía los hechos sin ningún tipo de aderezo y evitó cualquier expresión que pudiera interpretarse como una queja. Debía hacerlo de ese modo. Selló la carta poco satisfecho antes de entregarla en mano en el puesto de correos.

Regresó al hotel en el que había alquilado una habitación después de haber concluido aquella ingrata tarea. Había invitado a comer a Riley, Gibbs y otros conocidos en compensación por su hospitalidad de los primeros días. Aún no eran las dos y las tiendas estaban abiertas. Contempló los escaparates mientras caminaba para distraerse de sus elucubraciones en cuanto a la reacción de su familia y amigos más cercanos, y se detuvo ante el pequeño establecimiento de un prestamista.

La cadena dorada era ridículamente pesada. Se trataba de la clase de objeto que ninguna mujer llevaría y resultaba demasiado chillona para un hombre. Tenía unos gruesos eslabones cuadrados con discos llanos de los que pendían perlas diminutas de forma alterna. Pero supuso que debía de ser cara sólo por el metal y las gemas, probablemente más de lo que se podía permitir, ya que gastaba con cautela ahora que no tenía la perspectiva futura de ingresar su parte por las naves apresadas. En cualquier caso, entró a preguntar. En efecto, era muy cara.

—Sin embargo, señor, ¿tal vez le valdría eso? —sugirió el propietario mientras ofrecía otra cadena; se parecía mucho a la anterior, sólo que sin discos, y con los eslabones más delgados.

Costaba casi la mitad que la primera; seguía siendo cara, pero la aceptó y luego se sintió un poco más tonto al hacerlo.

De todos modos, aquella noche se la regaló a Temerario y le sorprendió un poco la jovialidad con la que éste la recibió. El dragón sujetó con firmeza la cadena y no la soltó bajo ningún concepto. Mientras Laurence le leía, la mantuvo al reflejo de la vela y la ponía en la dirección de la luz para admirar el destello del oro y las perlas. Cuando al fin se durmió, la conservó entrelazada entre las garras y al día siguiente obligó a Laurence a sujetarla bien al arnés antes de dar su consentimiento a volar.

Esta peculiar reacción hizo que recibiera con más alegría la cálida invitación de sir Edward, que le esperaba al volver del vuelo matinal. Fernáo salió a entregarle la nota al prado en cuanto aterrizaron y Laurence se la leyó al dragón en voz alta. El caballero los recibiría en cualquier momento que desearan acudir; le podrían encontrar a orillas del mar, cerca de las pozas que se formaban durante la bajamar.

—No estoy cansado —aseguró Temerario; sentía tanta curiosidad como Laurence por saber cuál era su raza—. Si quieres, podemos ir ahora mismo.

Había desarrollado una resistencia cada vez mayor. Laurence resolvió que podían pararse y descansar con tranquilidad si era necesario y volvió a encaramarse al arnés sin ni siquiera haberse cambiado de ropa. Temerario efectuó un esfuerzo inusual y la isla pasó fugazmente gracias al enérgico movimiento de sus alas mientras Laurence se pegaba a su cuello y entrecerraba los ojos a causa del viento.

Descendieron en espiral hacia la costa menos de una hora después de la salida y espantaron a los bañistas y vendedores de playa al aterrizar sobre la rocosa orilla. El aviador miró a su espalda consternado durante un instante, pero luego torció el gesto; si eran tan necios como para imaginar que un dragón debidamente enjaezado les iba a hacer algún daño, era culpa suya. Palmeó el cuello de Temerario mientras se desataba y se deslizaba hacia el suelo.

—Voy a ver si consigo encontrar a sir Edward. Quédate aquí.

—Lo haré —contestó el dragón distraídamente, quien ya estaba escudriñando con interés las profundas pozas rocosas de la orilla, que tenían extraños afloramientos de roca y aguas transparentes.

No resultó difícil localizar a sir Edward, que había observado al gentío dándose a la fuga y se aproximaba ya hacia él. Laurence recorrió cuatrocientos metros y no veía a nadie más. Se estrecharon las manos e intercambiaron las cortesías de rigor, pero ambos estaban impacientes por ir al asunto que realmente tenían entre manos. Sir Edward asintió con entusiasmo en cuanto Laurence aventuró la idea de caminar hacia donde se encontraba Temerario.

—Un nombre precioso y poco habitual —comentó sir Edward mientras andaban; sin saberlo, hizo que a Laurence se le encogiera el corazón—. A la mayoría les dan extravagantes nombres en latín, pero la mayoría de los aviadores que ponen el arnés a un dragón son mucho más jóvenes que usted y muestran cierta tendencia a darse humos. Resulta ridículo llamar Imperatorius a una criatura de dos toneladas. Vaya, Laurence, ¿cómo le ha enseñado a nadar?

Laurence miró sobresaltado y luego contempló la escena fijamente. En su ausencia, Temerario se había adentrado en las aguas y ahora estaba chapoteando.

—Cielos, no. Nunca le he enseñado a hacerlo —explicó—. ¿Cómo sé que no se va a hundir? ¡Temerario, sal del agua! —le llamó, algo angustiado.

Sir Edward contempló con interés al dragón mientras nadaba hacia ellos y regresaba a la orilla.

—¡Extraordinario! Supongo que las bolsas pulmonares que les permiten volar convierten a un dragón en un elemento flotante por naturaleza y al haber crecido en el océano, como es su caso, tal vez no ha desarrollado un temor natural al agua.

Aquella mención anatómica era un nuevo fragmento de información para Laurence, pero se guardó para un momento posterior las preguntas que de inmediato se le ocurrieron al ver que el dragón se les unía.

—Temerario, te presento a sir Edward Howe —dijo Laurence.

—Hola —saludó Temerario mientras miraba hacia abajo con el mismo interés con el que le observaban—. Encantado de conocerte. ¿Me puedes decir a qué raza pertenezco?

Sir Edward no pareció desconcertarse por aquella aproximación tan directa e hizo una reverencia en respuesta.

—Espero ser capaz de darte alguna información, por supuesto. ¿Puedo pedirte que seas tan amable de alejarte de la orilla, tal vez junto a ese árbol que ves por ahí, y estirar las alas para que podamos examinar mejor toda tu figura?

Temerario se dirigió hacia allí de buen grado y sir Edward observó sus movimientos.

—Mmm. La forma en que sostiene la cola es muy rara y nada frecuente. Laurence, ¿dijo usted que el huevo se encontró en Brasil?

—Me temo que no puedo dar una respuesta exacta a eso —repuso Laurence al tiempo que estudiaba la cola del dragón sin ver nada inusual, aunque, por supuesto, él carecía de una base real sobre la que comparar. Temerario llevaba la cola erguida, lejos del suelo, y fustigaba el aire con elegancia al caminar—. Lo tomamos de una nave francesa que había recalado en Río de Janeiro muy recientemente a juzgar por las marcas de algunos de los toneles de agua, pero no puedo añadir nada más. Tiraron por la borda los diarios cuando los apresamos, y el capitán, por supuesto, se negó a revelarnos información alguna sobre el lugar donde se había descubierto el huevo, pero presumo que no debía de provenir de mucho más lejos dada la duración del viaje.

—Eso, sin lugar a dudas, es cierto —repuso sir Edward—. Hay algunas subespecies cuyos huevos tardan en madurar más de diez años, aunque la media normal son veinte meses. ¡Cielo santo!

Temerario acababa de desplegar las alas, que aún chorreaban agua.

—¿Sí? —preguntó Laurence expectante.

—Laurence, ¡Dios mío! Mire esas alas… —chilló sir Edward, que echó a correr literalmente por la orilla en dirección al dragón.

Laurence parpadeó y fue tras él, pero sólo lo alcanzó cuando estaba junto al costado del animal. Sir Edward acariciaba con delicadeza una de las seis nervaduras que dividían en partes las alas de Temerario, contemplándola con verdadera avidez. El dragón había estirado la cabeza para mirar, pero por lo demás permanecía inmóvil, sin importarle al parecer que alguien le tocara el ala.

—Entonces, ¿lo ha reconocido? —tanteó Laurence a sir Edward, que parecía notoriamente abrumado.

—¿Reconocerlo? Os aseguro que no, en el sentido que no había visto antes a ninguno de esta raza. A lo sumo habrá tres hombres en Europa que lo hayan hecho, pero me ha bastado una mirada para contar con suficiente material con que poder dirigirme a la Royal Sociery —respondió—. Las alas y el número de garras son irrefutables. Es un Imperial Chino, aunque no sabría decir con certeza de qué linaje. Vaya, Laurence, ¡menuda captura ha hecho!

El aludido contempló divertido las alas. Hasta ese momento no había reparado en que las nervaduras eran poco corrientes ni en las cinco garras de cada pata.

—¿Un Imperial? —repitió con una sonrisa vacilante.

Por un momento, se preguntó si sir Edward le estaba tomando el pelo. Los chinos habían criado dragones durante miles de años antes de que los romanos domesticaran las razas salvajes de Europa. Eran extraordinariamente celosos de su trabajo y rara vez permitían que abandonaran el país ni siquiera especimenes adultos de razas menores. Resultaba absurdo pensar que los franceses hubieran cruzado el océano Atlántico con un huevo de Imperial Chino en una fragata de treinta y seis cañones.

—¿Es una buena especie? —preguntó Temerario—. ¿Podré lanzar fuego por la boca?

—Adorable criatura, es la mejor de entre todas las especies posibles; sólo los Celestiales son más excepcionales y valiosos. Supongo que los franceses te hubieran empleado contra nosotros después de haberte enjaezado, por lo que podemos congratularnos de que no estés con ellos —dijo sir Edward—. Pero, aunque no lo descarto, me parece poco probable que seas capaz de arrojar fuego. Los chinos crían dragones ante todo por su inteligencia y armonía. Han alcanzado una superioridad aérea tan abrumadora que no necesitan buscar ese tipo de habilidades en sus linajes. Entre las especies orientales, los dragones japoneses son los que probablemente tengan más capacidades ofensivas especiales.

—Pues vaya… —contestó el dragón con desánimo.

—Temerario, no seas tonto. Estas noticias son más impresionantes de lo que nadie podía imaginar —le reprochó Laurence, que al fin empezaba a comprender; aquello había ido demasiado lejos para ser un chiste; no se pudo contener y preguntó—: ¿Está usted seguro?

—Sí —aseguró sir Edward mientras volvía a examinar las alas—. Basta observar la delicadeza de las membranas, la consistencia del color por todo el cuerpo y la coincidencia entre el color de los ojos y las manchas. Debería de haberme dado cuenta de que era un Imperial Chino de inmediato. Es imposible que proceda de la selva y no hay criador europeo capaz de conseguir un resultado tan exquisito —agregó—. Eso explica también lo de su capacidad para nadar. Si no recuerdo mal, los animales chinos sienten a menudo una gran inclinación por el agua.

—Un Imperial —murmuró Laurence mientras acariciaba maravillado la ijada de Temerario—. Es increíble. Tendrían que haberle enviado en un convoy, escoltado por la mitad de su flota, o enviar a un cuidador, en lugar de hacer lo contrario.

—Tal vez ignoraban qué se traían entre manos —repuso el caballero—. Los huevos de dragones chinos son notablemente difíciles de clasificar por la apariencia, si exceptuamos su textura de excelente porcelana. Por cierto, ¿no habrá guardado por un casual la cáscara del huevo? —preguntó.

—Yo no, pero tal vez algunos de mis marinos hayan guardado algún trozo —contestó Laurence—. Estaré encantado de hacer algunas indagaciones. Estoy en deuda con usted.

—En absoluto, soy yo quien queda muy obligado. ¡Pensar que he visto y he hablado con un Imperial Chino! —se inclinó ante Temerario—. En eso, seré único entre los ingleses, si bien es cierto que el conde de La Perouse reflejó en sus diarios que había hablado con uno en Corea, en el palacio del rey.

—Me gustaría leer eso —intervino Temerario—. Laurence, ¿puedes conseguir una copia?

—Lo intentaré, por supuesto —respondió el aviador—. Señor, le quedaría muy agradecido si me recomendara algunos textos de mi interés. Me alegraría obtener cualquier información de los hábitos y comportamientos de la especie.

—Bueno, me temo que escasean las fuentes valiosas. En breve, imagino que se va a convertir usted en el mayor experto de Europa —contestó sir Edward—, pero le prepararé una lista, por descontado, y poseo varios libros de texto que me encantaría prestaros, incluyendo los diarios de La Perouse. Si a Temerario no le importa aguardar aquí, podríamos regresar andando a mi hotel y recogerlos. Me temo que no iba a estar demasiado cómodo dentro de la villa.

—No me importa en absoluto. Seguiré nadando —respondió el dragón.

Después de haber tomado el té con sir Edward y haber recogido muchos libros en préstamo, Laurence encontró en la aldea a un pastor dispuesto a aceptar su dinero, de modo que podría dar de comer a Temerario antes de emprender el viaje de regreso. Sin embargo, se vio obligado a arrastrar a la oveja hasta la orilla él solo mientras el animal no dejaba de balar e intentaba alejarse mucho antes de que Temerario fuera visible. Tuvo que terminar llevándola a la fuerza y el animal se tomó cumplida venganza al defecarle encima antes de lanzarlo al fin frente al impaciente dragón.

Se lavó la piel y restregó la ropa con agua de mar lo mejor que pudo mientras Temerario se daba un festín. Luego, dejó a secar al sol sobre una roca las prendas húmedas mientras los dos se daban un baño. Laurence no era un buen nadador, pero podía adentrarse en aguas más profundas, donde el dragón podía nadar, siempre que lo tuviera cerca para agarrarse a él. El placer de Temerario en el agua resultaba contagioso y al final también Laurence se dejó llevar por las ganas de jugar, salpicándole y sumergiéndose debajo del agua para reaparecer frente a la otra ijada.

El agua estaba deliciosamente cálida y había muchas rocas salientes hasta las que podía llegar para descansar, algunas lo bastante grandes para que cupieran los dos. Habían transcurrido varias horas y el sol se hundía rápidamente en el horizonte cuando al fin condujo al dragón a la orilla. Sentía una alegría culpable por haber causado la ausencia de los demás bañistas. Le hubiera avergonzado que le vieran retozar como un chiquillo.

El sol les calentaba la espalda mientras cruzaban la isla de vuelta a Funchal, ambos desbordantes de satisfacción, con los valiosos libros envueltos en hule y sujetos con correas al arnés.

—Esta noche te leeré algunos pasajes de los diarios de La Perouse —anunciaba Laurence cuando una fuerte llamada de corneta que sonaba delante de ellos le interrumpió.

Temerario se sorprendió tanto que se detuvo en el aire y permaneció suspendido durante un momento. Luego, bramó en respuesta a esa llamada extraña y poco nítida. Se lanzó hacia delante y enseguida Laurence vio el origen del reclamo: un dragón gris claro moteado de manchas blancas en el vientre y estrías blancas en las alas, apenas visible en el manto de nubes. Estaba a bastante altura por encima de ellos.

Bajó en picado a toda velocidad y se puso en paralelo. Laurence vio que era más pequeño que Temerario, incluso al tamaño actual de éste, aunque se deslizaba en el aire más tiempo con un único batir de alas. El jinete lucía un uniforme de cuero gris a juego con la piel del dragón y una gruesa capucha. Se desabrochó varios broches de la misma y la retiró de forma que colgó sobre los hombros.

—Capitán James, a lomos de Volatilus, del servicio de reparto de despachos —se presentó, mirando a Laurence con abierta curiosidad.

Laurence vaciló. Esperaba una respuesta, por supuesto, pero dudaba sobre la forma correcta de presentarse, ya que oficialmente aún no le habían dado de baja en la Armada ni tampoco reclutado en la Fuerza Aérea.

—Capitán Laurence de la Armada de Su Majestad —contestó, aunque luego agregó—: a lomos de Temerario. En este momento estoy pendiente de destino. ¿Se dirige a Funchal?

—¿La Armada…? Sí, allí voy; y después de esa presentación espero que usted también —dijo James; tenía un rostro grande y agradable, pero la respuesta de Laurence le había hecho torcer el gesto—. ¿Qué tiempo tiene el joven dragón? ¿Dónde lo obtuvo?

—Llevo tres semanas y cinco días fuera del cascarón, y Laurence me ganó en una batalla —se adelantó a responder Temerario que, dirigiéndose al otro dragón, preguntó—: ¿Cómo conociste a James?

Volatilus abrió y cerró varias veces sus grandes ojos de color azul lechoso y dijo con voz clara:

—¡Me empollaron! ¡Nací de un huevo!

—¿Sí? —exclamó Temerario con aire vacilante, y volvió la cabeza hacia Laurence con aspecto sorprendido.

Rápidamente, éste negó con la cabeza para hacer que callara.

—Señor, podré responderle mejor en el suelo si desea preguntarme algo —replicó Laurence con cierta frialdad; había una nota autoritaria en la voz de aquel hombre que no le era agradable—. Temerario y yo debemos permanecer a las afueras del pueblo. ¿Le importaría acompañarme o le seguimos a su campo de aterrizaje?

James seguía mirando con sorpresa a Temerario y respondió a Laurence con algo más de calidez.

—Déjenos ir al suyo. En cuanto aterrice oficialmente, van a asediarme todos los que quieren enviar paquetes y no podremos hablar.

—Muy bien. Es un campo al suroeste de la ciudad —dijo Laurence—. Temerario, abre la marcha, por favor.

El dragón gris no tuvo dificultad alguna en seguirle, aunque Laurence llegó a pensar que Temerario intentaba distanciarlo en secreto. Era evidente que habían criado bien a Volatilus y habían tenido éxito en lograr que fuera veloz. Los criadores ingleses estaban muy capacitados para obtener resultados específicos con sus escasas especies, pero habían sacrificado la inteligencia de éstas en el proceso.

Tomaron tierra juntos levantando mugidos de ansiedad entre el ganado que habían enviado para la cena de Temerario.

—Temerario, pórtate bien con él —instruyó Laurence en voz baja—. Algunos dragones son cortos de entendederas, igual que las personas. Acuérdate de Bill Swallow, del Reliant.

—Ah, sí —replicó Temerario hablando también en voz baja—. Ahora lo comprendo. Seré prudente. ¿Crees que le gustaría comerse una de mis vacas?

—¿Querría comer algo? —le preguntó Laurence a James cuando ambos hubieron desmontado y se encontraron en el suelo—. Temerario ya ha comido esta tarde y podrían compartir una vaca.

—Vaya, es muy amable de su parte —contestó James, relajando su prevención de forma ostensible—. Estoy seguro de que te encantaría, ¿verdad, pozo sin fondo? —continuó afectuosamente mientras palmeaba el cuello de Volatilus.

—¡Vacas! —exclamó Volatilus, abriendo los ojos como platos.

—Acompáñame a elegir una. Podemos comer aquí —dijo Temerario al pequeño dragón gris, y se sentó para aferrar un par de vacas por encima del muro del redil.

Las depositó en una zona despejada del herboso campo y Volatilus trotó con entusiasmo para compartirlas cuando Temerario le hizo señas para que acudiera.

—Es extraordinariamente generoso por su parte y por la de su dragón —comentó James mientras Laurence le conducía a la casita—. Jamás he visto compartir comida a ninguno de los dragones grandes. ¿De qué raza es?

—No soy un experto en la materia, y nos llegó sin acreditación alguna de su origen, pero hoy mismo sir Edward Howe lo acaba de identificar como un Imperial —confesó Laurence con cierta vergüenza; parecía como si quisiera restarle importancia, pero por supuesto, era el hecho objetivo, y no podía eludir decírselo a la gente.

James trastabilló en el umbral al oír las noticias y estuvo a punto de caer encima de Fernáo.

—¿Está…? ¡Cielo santo, no bromea! —exclamó mientras recuperaba el equilibrio y entregaba al criado su sobretodo—. Pero ¿cómo lo encontró? ¿Cómo logró enjaezarlo?

Al anfitrión ni se le había pasado por la cabeza que el huésped pudiera interrogarle de esa manera, pero ocultó su parecer desfavorable sobre los modales de James. Seguramente, las circunstancias justificaban cierto margen de flexibilidad.

—Se lo contaré encantado —respondió mientras indicaba al invitado la dirección del salón—. De hecho, me gustaría oír su consejo sobre cómo he de proceder. ¿Le apetece un poco de té?

—Sí, aunque preferiría café si tiene —dijo James, que acercó un sillón al fuego y se retrepó en él, colgando una pierna del brazo—. Caray, es estupendo sentarse un minuto. Llevábamos siete horas de vuelo.

—¿Siete horas? Debe de estar destrozado —comentó Laurence sorprendido—. No tenía ni idea de que podían estar en el aire tanto tiempo.

—¡Válgame Dios! He soportado vuelos de catorce horas —dijo James—, aunque no lo intentaría con vuestro dragón. Si hace buen tiempo, Volly puede aguantar en el cielo batiendo las alas una sola vez por hora. —Dio un enorme bostezo—. Sin moverse, lo digo en serio. Aunque eso no vale con las corrientes de aire que soplan sobre el océano.

Fernáo acudió con café y té y se lo sirvió. Laurence describió brevemente la adquisición y el enjaezado de Temerario. James le escuchó con manifiesto asombro mientras se tomaba cinco tazas de café y devoraba dos platos de sandwiches.

—Como puede ver, soy algo parecido a una baja. El almirante Croft ha escrito un despacho al mando de la Fuerza Aérea de Gibraltar pidiendo instrucciones en lo que concierne a mi situación, las cuales espero que transporte usted, pero confieso —terminó— que agradecería si me dijera usted algo que me permitiera hacerme una idea de lo que me aguarda.

—Me temo que le pregunta a la persona equivocada —confesó James de buen humor después de haber vaciado una sexta taza—. Nunca he oído nada parecido a vuestra historia, y no le puedo dar otro consejo experto que el de que entrenen. Me asignaron al servicio de correos desde que tenía doce años y llevo a lomos de Volatilus desde los catorce, pero usted, a lomos de esa preciosidad, va a estar en lo más duro del combate. No obstante —agregó—, voy a acortar su espera. Me iré a toda prisa a la pista de aterrizaje, recogeré el correo y entregaré el despacho de su almirante hacia la noche. No me sorprendería que mañana, antes de la hora del almuerzo, tenga a un subcomandante pendiente de usted.

—¿Cómo?, ¿un sub qué…? —preguntó Laurence, forzado a preguntar con desesperación.

Con todo el café que había consumido, el habla de James se había avivado.

—Subcomandante —repitió James—. Aún no es aviador. Casi olvido que no estoy hablando con uno.

—Gracias, es un bonito cumplido —dijo Laurence, aunque en su fuero interno deseó que su interlocutor se hubiera esforzado más en recordarlo—, pero ¿no irá a volar esta noche, verdad?

—Por supuesto. No es necesario hacer noche aquí con este tiempo. Esos cafés me han devuelto la vida y Volly podría ir y volver volando a China después de comerse esa vaca. De todos modos, tendremos un lecho mejor en Gibraltar. Me marcho.

Después de efectuar aquel comentario, tomó el sobretodo del gabinete y salió del salón a grandes pasos, silbando, mientras Laurence, sorprendido, vaciló y lo acompañó con retraso.

Volly acudió junto a su jinete de un par de saltos, farfullando con excitación sobre vacas y «Temer», que era lo mejor que lograba pronunciar el nombre de Temerario. James lo acarició y subió encima.

—Gracias de nuevo. Os veré en alguna de mis rondas si entrenáis en Gibraltar —se despidió mientras agitaba una mano.

Sus figuras se empequeñecieron en el cielo crepuscular en medio del aleteo de unas alas grises.

—Le hizo muy feliz comerse la vaca —informó Temerario después de un momento mientras miraba a lo alto cerca de Laurence.

El antiguo marino se rió ante la parquedad del elogio y estiró la mano para frotar con suavidad el cuello.

—Lamento que tu primer encuentro con otro dragón no haya sido muy afortunado —dijo—. Pero él y James van a llevar a Gibraltar un mensaje del almirante Croft en que se nos menciona y en uno o dos días espero que te encuentres con otros que resulten más agradables.

Sin embargo, parecía que James no había exagerado en su estimación. Laurence acababa de salir hacia la ciudad cuando una gran sombra sobrevoló el puerto y al alzar la mirada descubrió a una enorme criatura de piel rojiza y dorada que pasaba por encima de su cabeza y tomaba tierra en el campo de aterrizaje sito en el extrarradio de la ciudad. Se dirigió de inmediato al Commendable con la esperanza de que hubiera algún mensaje para él y poco después, a mitad de camino, lo encontró un joven guardiamarina sin aliento que le informó de que el almirante Croft le había mandado llamar.

Dos aviadores le esperaban en el camarote de Croft: el capitán Portland, un hombre alto, enjuto, de facciones severas y nariz parecida a la de una tortuga «pico de halcón», lo que le hacía guardar cierta semejanza con un dragón, y el teniente Dayes, un joven de apenas veinte años, con una larga coleta pelirroja, cejas a juego y expresión poco amigable. La actitud distante estaba a la altura de la reputación de los aviadores y, a diferencia de Laurence, ninguno de los dos hizo ademán de saludarle con una inclinación.

—Bueno, Laurence, es un tipo muy afortunado —empezó Croft tan pronto como las forzadas presentaciones hubieron terminado—. Después de todo, vamos a tenerle de vuelta en el Reliant.

Laurence, que aún estaba evaluando a los aviadores, se detuvo al oír esto y dijo:

—¿Cómo dice?

Portland lanzó a Croft una mirada desdeñosa, ya que el comentario que terminaba de hacer había sido poco diplomático, si no ofensivo.

—Ha prestado un valioso servicio a la Fuerza Aérea, sin duda —dijo con fría formalidad mientras se volvía hacia Laurence—, pero espero no tener que pedirle que preste ese servicio por más tiempo. El teniente Dayes ha venido a relevarle.

Laurence miró confuso a Dayes, quien le devolvió la mirada con un punto de hostilidad en los ojos.

—Señor —dijo hablando con lentitud; pensaba con dificultad—. Tenía entendido que no se podía relevar al cuidador de un dragón; que debía estar presente desde el momento de la rotura del huevo. ¿Estoy equivocado?

—En circunstancias normales, tiene razón y es lo deseable —respondió Portland—. Sin embargo, en ocasiones el cuidador muere, por herida o enfermedad, y en más de la mitad de los casos somos capaces de convencer al dragón de que acepte a otro nuevo. En este caso, espero conseguirlo y que la juventud de Temerario —prosiguió, arrastrando el nombre con leve aire de disgusto— facilite el reemplazo.

—Ya veo —contestó Laurence.

No consiguió pronunciar ni una palabra más. Tres semanas atrás, la noticia le hubiera producido el mayor de los júbilos; ahora, por extraño que pareciera, le entristecía.

—Le estamos agradecidos, por supuesto —añadió Portland, tal vez sintiendo que necesitaba una respuesta más amable—, pero al dragón le irá mucho mejor en manos de un aviador adiestrado y estoy seguro de que la Armada no va a estar dispuesta a perder a un oficial tan abnegado.

—Es usted muy amable, señor —replicó Laurence ceremoniosamente con una inclinación de cabeza.

El cumplido no había sido espontáneo, pero vio que había hecho con sinceridad el resto de un comentario que tenía toda la sensatez del mundo. Sin duda, Temerario estaría mejor en manos de un aviador adiestrado, alguien que supiera manejarlo de forma adecuada, de igual modo que una nave estaría mejor en manos de un auténtico marino. Que Temerario hubiera acabado con él había sido un puro accidente y ahora que conocía la verdadera naturaleza del dragón, era aún más obvio que éste merecía un compañero con el mismo grado de destreza.

—Prefiere a un hombre entrenado en ese puesto, es lógico, claro, y me alegro de haberle sido de utilidad. ¿He de llevar al señor Dayes junto a Temerario ahora?

—¡No! —exclamó Dayes con acritud, sólo para enmudecer ante la mirada de Portland.

—No, gracias, capitán —respondió Portland con más amabilidad—. Al contrario, preferimos proceder exactamente como si el cuidador del dragón hubiera muerto para mantener el procedimiento lo más parecido a los métodos fijos que hemos aplicado para que la criatura se acostumbre al nuevo cuidador. Sería mejor que el dragón no volviera a verle nunca más.

Aquello supuso un revés. Laurence estuvo a punto de discutir, pero al final se calló y se limitó a hacer otra reverencia. Su único deber era retirarse si eso iba a facilitar el proceso de transición.

Aun así, era muy desagradable pensar que no iba a volver a ver a Temerario. Era su deber no despedirse ni pronunciar unas últimas palabras amables, sino limitarse a retirarse como un desertor. El pesar le abrumaba cuando abandonó el Commendable, y no se había disipado por la tarde. Se iba a reunir con Riley y Wells para cenar, que ya le esperaban en el salón del hotel cuando llegó. Hizo un esfuerzo por sonreír y dijo:

—Bueno, caballeros, después de todo, parece que no se van a librar de mí.

Parecían sorprendidos. Poco después, le felicitaron con entusiasmo y brindaron por su libertad.

—Son las mejores noticias que he oído en la última quincena —aseguró Riley al tiempo que alzaba la copa—. A su salud, señor.

Estaba claro que se comportaba con total sinceridad, a pesar de que lo más probable era que su regreso le costara el ascenso. A Laurence le afectó sumamente. Tomar conciencia de su sincera amistad alivió un poco el pesar y fue capaz de devolver el brindis con ademanes muy similares a los que acostumbraba.

—Parece que llevaron el asunto de forma más bien extraña —comentó Wells algo más tarde, frunciendo el ceño cuando Laurence contó el encuentro con una breve descripción—. Casi parece un insulto para usted, señor, y también para la Armada, como si un oficial de la Marina no fuera lo bastante bueno para ellos.

—No, no del todo —dijo Laurence, aunque en su fuero interno no se sentía muy convencido de su interpretación—. Estoy seguro de que tanto a ellos como a la Fuerza Aérea les preocupaba Temerario, y con toda razón. No se puede esperar que les entusiasme la idea de tener a un novato a lomos de una criatura tan valiosa. A nosotros también nos gusta ver a un oficial de la Armada impartir órdenes en un buque de primera.

Lo dijo tal y como lo creía, pero eso no le consolaba demasiado. A pesar de la excelente compañía y la buena comida, tomó conciencia del dolor de la separación a medida que avanzaba la velada; ya se había convertido en un hábito arraigado pasar las noches leyendo con Temerario, o hablando con él, o durmiendo a su lado, y aquella interrupción era dolorosa. Era consciente de que no estaba ocultando adecuadamente sus sentimientos. Riley y Wells le dirigían miradas ansiosas y hablaban más para cubrir sus silencios, pero no conseguía fingir el despliegue de júbilo que los hubiera tranquilizado.

Les habían servido el pudín y mientras Laurence se esforzaba por tomar un poco, un muchacho acudió a la carrera con una nota del capitán Portland para él en la que le pedía que acudiera a la casita a la mayor brevedad. Laurence se levantó de la mesa de un salto, se excusó con una explicación de pocas palabras y se precipitó a la calle sin esperarse a recoger el sobretodo. La noche de Madeira era cálida y no le importaba ir sin él, en especial después de haber caminado a buen paso durante unos minutos. Cuando, sofocado, llegó a la casita de las afueras, le hubiera gustado tener una excusa para quitarse el pañuelo de lazo que llevaba en el cuello.

Las luces interiores estaban encendidas. Le había ofrecido el uso de la casa al capitán Portland para comodidad suya, y la de Dayes al estar cerca del campo. Entró cuando Fernáo le abrió la puerta y encontró a Dayes sentado a la mesa con el rostro entre las manos, rodeado por varios jóvenes que lucían el uniforme de la Fuerza Aérea mientras Portland permanecía junto a la chimenea, contemplando el fuego con rígida expresión de reproche.

—¿Ha ocurrido algo? —inquirió Laurence—. ¿Está enfermo Temerario?

—No —replicó Portland con aspereza—. Se ha negado a aceptar el reemplazo.

De pronto, Dayes se levantó bruscamente de la mesa y avanzó un paso hacia Laurence.

—¡Es intolerable! Un Imperial en manos de un zoquete sin formación de la Armada, un auténtico bobo… —gritó.

Sus amigos le contuvieron antes de que dijera otra inconveniencia, pero la expresión seguía siendo terriblemente ofensiva, y de inmediato Laurence echó mano a la empuñadura de su sable.

—Señor, defiéndase —dijo airadamente—, esto es demasiado.

—Alto ahí. No hay duelos en la Fuerza Aérea —dijo Portland—. Andrews, por amor de Dios, llévale a la cama y adminístrale un poco de láudano.

El joven que aferraba el brazo izquierdo de Dayes asintió y en compañía de los otros tres arrastró fuera de la estancia al teniente, que no dejó de forcejear, y dejaron solos a Laurence y Portland, además de Fernáo, que permanecía con rostro inexpresivo en un rincón, sosteniendo una bandeja con una licorera de oporto.

Laurence giró sobre sus talones en dirección a Portland.

—No puede esperar que un caballero tolere un comentario como ése.

—La vida de un aviador no le pertenece del todo. No puede permitirse arriesgarla sin sentido —replicó con voz cansina—. No hay duelos en la Fuerza Aérea.

La repetida afirmación tenía el marchamo de ley, y Laurence se vio obligado a ver un sentido de justicia en ella. Su mano se relajó mínimamente, aunque el arrebol de la ira no abandonó su rostro.

—En ese caso, señor, él ha de disculparse ante mí y la Armada. Era un comentario indignante.

—Y supongo —repuso Portland— que usted jamás ha efectuado ni escuchado comentarios igualmente ultrajantes, pero referidos a los aviadores o la Fuerza Aérea.

Laurence enmudeció ante la manifiesta amargura de la voz de Portland. Jamás se le había ocurrido que seguramente los aviadores oían ese tipo de comentarios y les ofendían. Ahora caía en la cuenta de lo violento que debía de ser aquel resentimiento, dado que el código del Cuerpo ni siquiera les permitía responder.

—Capitán —dijo al fin, con más sosiego—, si esa clase de comentarios se han hecho en mi presencia, le aseguro que nunca he sido responsable de los mismos y me he manifestado contra ellos con la mayor contundencia posible. Jamás he oído de buen grado palabras despectivas contra ninguna división de las Fuerzas Armadas de Su Majestad, ni lo haré.

Ahora le tocó el turno de callar a Portland, que finalmente, aunque a regañadientes, dijo:

—Le he acusado de manera injusta. Me disculpo. Espero que también Dayes le presente sus disculpas cuando se encuentre menos consternado. No hubiera hablado de ese modo de no haber sufrido una decepción tan amarga.

—Deduzco de sus palabras que conocía el riesgo —aventuró Laurence—. No debería haber albergado unas expectativas tan elevadas. Seguramente esperaba tener éxito con un dragón recién salido del cascarón.

—Aceptó el riesgo —replicó Portland—. Ha empleado su derecho a un ascenso. No se le permitirá hacer otro intento a menos que se gane otra oportunidad bajo fuego enemigo, y eso es poco probable.

De modo que Dayes se encontraba en la misma posición que Riley había ocupado antes del último viaje, salvo que tal vez tuviera incluso menos oportunidad dado lo poco numerosos que eran los dragones en Inglaterra. Seguía sin poder perdonar el insulto, pero comprendía mejor la emoción y no podía sino compadecer al pobre diablo, que, al fin y al cabo, sólo era un muchacho.

—Entiendo. Estaré encantado de aceptar una disculpa —dijo; no se podía permitir llegar más lejos.

Portland parecía tranquilizado.

—Me alegro de oír eso —admitió—. Ahora creo que sería mejor que fuera a hablar con Temerario. Le ha echado de menos y creo que no le ha complacido que le pidieran que aceptara a un sustituto. Espero que mañana hablemos de nuevo. No hemos tocado su dormitorio, por lo que no necesita cambiar de habitación.

Laurence necesitaba algo de ánimo mientras, momentos después, se dirigía dando grandes zancadas hacia el campo. Pudo distinguir la mole de Temerario a la luz de la media luna conforme se acercaba. El dragón permanecía aovillado sobre sí mismo y casi inmóvil.

—Temerario —le llamó mientras cruzaba la puerta.

La orgullosa cabeza se levantó de inmediato.

—¿Laurence?

Era doloroso oír aquella nota de duda en su voz.

—Sí, aquí estoy —contestó Laurence, que cruzaba el campo en dirección al dragón a tanta velocidad que al final casi corría.

Temerario dobló las patas delanteras y le rodeó con las alas estrechándole con cuidado mientras entonaba un débil y profundo canturreo. Laurence le acarició el reluciente hocico.

—Dijo que no te gustaban los dragones y que querías volver a tu barco. —Temerario hablaba muy despacio—. Dijo que volabas conmigo sólo en cumplimiento del deber.

Laurence se quedó sin aliento de la rabia. La hubiera emprendido a puñetazo limpio con Dayes de haberlo tenido delante.

—Mentía, Temerario —aseguró con dificultad, medio ahogado por la rabia.

—Sí, eso pensé —dijo el dragón—, pero no era agradable de oír, e intentó tirar de mi cadena. Eso me enfureció. No se marchó hasta que le expulsé y entonces seguías sin venir. Pensé que él te impedía acercarte, pero no sabía dónde ir en tu busca.

Laurence se inclinó hacia delante y frotó la suave y cálida piel contra su mejilla.

—Lo siento mucho. Me persuadieron para que dejara de cuidarte y él tuviera la oportunidad de hacerlo por tu propio bien, pero debería haber adivinado la clase de tipo que era.

Temerario se mantuvo en silencio durante varios minutos mientras permanecían cómodamente juntos. Luego dijo:

—Laurence, supongo que ya soy demasiado grande para estar a bordo de una nave.

—Sí, mucho, salvo para un barco de transporte de dragones —contestó el marino ladeando el rostro, perplejo por la pregunta.

—Permitiré que alguien me monte si deseas volver a tu barco —aseguró Temerario—, pero a él no, por haberme mentido. No te obligaré a quedarte.

Laurence se quedó petrificado durante unos instantes con las manos aún en la cabeza de Temerario y el cálido aliento del dragón envolviéndole.

—No, compañero —repuso al fin en voz baja, consciente de que no decía más que la verdad—. Te prefiero a ti antes que a cualquier nave de la Armada.

Segunda Parte

Capítulo 4

—No, saca más el pecho, como yo.

Laetificat se puso en cuclillas e hizo una demostración. La enorme circunferencia de la panza de color rojo y oro aumentó cuando inspiró.

Temerario imitó el movimiento. Su dilatación fue visualmente menos espectacular al carecer de marcas tan vividas y, por supuesto, al pesar una quinta parte de lo que pesaba la hembra de Cobre Regio, pero esta vez consiguió proferir un rugido mucho más fuerte.

—Listo —dijo complacido mientras volvía a apoyarse sobre las cuatro patas.

Las vacas recorrían el redil despavoridas.

—Mucho mejor —concedió Laetificat, que rozó con suavidad el lomo de Temerario en señal de aprobación—. Practica a la hora de las comidas. Te ayudará a mejorar tu capacidad pulmonar.

—Supongo que ya no es noticia lo mucho que lo necesitamos a tenor de cómo se desarrollan los acontecimientos. —Portland se volvió hacia Laurence. Ambos se hallaban junto a un lateral del campo, donde no llegaría el ensordecedor estruendo que los dragones estaban a punto de provocar—. La mayor parte de los dragones de Bonaparte se encuentran estacionados a lo largo del Rin, y él, por supuesto, ha estado muy ocupado en Italia. Eso y nuestro bloqueo naval es lo único que frena la invasión, pero ya nos podemos despedir del bloqueo sobre Toulon si resuelve las cosas satisfactoriamente en el continente y libera unas cuantas divisiones. No tenemos suficientes dragones en el Mediterráneo para proteger a la flota de Nelson, que deberá retirarse, y entonces Villeneuve irá directo hacia el canal de la Mancha.

Laurence asintió con gravedad. Había leído las noticias de los movimientos de Bonaparte con gran alarma desde que el Reliant había atracado.

—Sé que Nelson ha intentado atraer a la flota francesa a una batalla, pero Villeneuve, sin ser marino, tampoco es tonto. Un bombardeo aéreo es la única esperanza de hacerle salir de ese puerto seguro.

—Eso significa que no hay esperanza, no con las fuerzas que podemos brindarle en este momento —dijo Portland—. La División Local tiene un par de Lárganos capaces de llevarlo a cabo, pero no podemos prescindir de ellos: Bonaparte cruzaría el estrecho de inmediato.

—¿No valdría un bombardeo convencional?

—No es lo bastante preciso a tanta distancia, y los franceses han infestado Toulon de cañones con metralla envenenada. Los aviadores no valdrían ni un chelín si acercasen las monturas a esas fortificaciones. —Portland negó con la cabeza—. No, pero se está adiestrando a un joven Largado y si Temerario fuera tan amable de darse prisa en crecer, entonces, tal vez podrían los dos juntos sustituir a Excidium y Mortiferus en el canal de la Mancha dentro de poco, y puede que sólo necesitáramos a uno de los dos para Toulon.

—Estoy seguro de que hará todo lo posible por complacerle —contestó Laurence echando una mirada al dragón en cuestión, que iba por su segunda vaca—, y puede decirse lo mismo de mí. Sé que no soy el hombre que desearía para este puesto ni puedo rebatir el argumento de que prefiera a un aviador experimentado en un puesto tan decisivo, pero espero que mi experiencia naval demuestre no ser del todo inútil en este campo.

Portland suspiró y contempló el paisaje.

—Carajo. —Era una respuesta extraña, pero Portland parecía más preocupado que enojado. Después de unos momentos añadió—: Es un hecho insoslayable: usted no es un aviador; ya sería bastante difícil si fuera una mera cuestión de destreza o conocimientos, pero… —se calló.

A juzgar por el tono, Laurence no creyó que se refiriera al coraje. Esta mañana le había tratado de forma más amistosa. Por ahora, tenía la impresión de que los aviadores eran un grupo muy cerrado y sus fríos modales desaparecían una vez que habían aceptado a alguien dentro del grupo, por lo que no se ofendió y dijo:

—Señor, no logro imaginar dónde más cree que puede residir el problema.

—No, no puede —replicó Portland, reservado—. Bueno, no voy a buscarme complicaciones. Tal vez decidan enviarle a un lugar totalmente diferente, no a Loch Laggan, pero me estoy anticipando. La realidad es que usted y Temerario deben llegar a Inglaterra para su entrenamiento lo antes posible. Una vez allí, el Mando Aéreo decidirá la mejor forma de ocuparse de usted.

—Pero ¿puede alcanzar Inglaterra desde aquí sin ningún lugar en el que detenerse a lo largo de todo el camino? —inquirió Laurence, que, preocupado por Temerario, desvió su atención—. Hay más de mil quinientos kilómetros y lo máximo que ha volado es de un extremo a otro de la isla.

—Son casi dos mil kilómetros, y no: jamás lo arriesgaríamos —contestó Portland—. Viene hacia aquí un transporte desde Nueva Escocia. Un par de dragones se unieron a nuestra división hace tres días, por lo que tenemos la posición del transporte bien fijada. Creo que se halla a unos ciento cincuenta kilómetros de distancia. Os escoltaremos. Si Temerario se cansa, Laetificat puede sostenerlo el tiempo necesario para que recupere el aliento.

Laurence se tranquilizó al oír el plan propuesto, pero la conversación le hizo tomar consciencia de lo incómoda que iba a ser su situación hasta que corrigiera su ignorancia. No tenía forma de juzgar por sí mismo si Portland había despejado sus temores. Ciento cincuenta kilómetros seguía siendo una distancia considerable, y recorrerla les llevaría tres horas o más; pero, al menos, confiaba en poder manejarlo. Hacía poco, el día que habían visitado a sir Edward, habían sobrevolado la isla tres veces sin que, al finalizar, Temerario pareciera fatigado.

—¿Cuándo propone salir?

—Cuanto antes, mejor. Después de todo, el transporte se aleja de nosotros —respondió Portland—. ¿Podría estar listo en media hora?

Laurence le clavó los ojos.

—Eso creo si envío de vuelta mis cosas al Reliant para su transporte —contestó Laurence de forma dubitativa.

—No veo por qué ha de hacerlo. Laet puede llevar cualquier cosa que usted tenga. No vamos a poner ningún lastre a Temerario.

—No, me refería a que no he empacado mis bártulos —precisó Laurence—. Estoy acostumbrado a esperar a la marea. Veo que voy a tener que moverme un poco más acorde con el mundo a partir de ahora.

Portland seguía teniendo un aspecto perplejo y contempló sin disimulo el baúl de marino que Laurence había movido cuando entró en su habitación. No había tenido tiempo para llenar ni la mitad. Se interrumpió en la tarea de colocar un par de mantas con el fin de que ocuparan el espacio vacío de la parte superior.

—¿Algo va mal? —preguntó bajando la mirada.

El cofre no era tan grande como para pensar que le diera algún problema a Laetificat.

—No me maravilla que necesitase ese tiempo. ¿Siempre empaca con tanto esmero? —inquirió Portland—. ¿No podría limitarse a meter las demás cosas en bolsas? Se sujetan con más facilidad.

Laurence se tragó la primera respuesta; ya no necesitaba preguntarse por qué los aviadores lucían vestidos arrugados. Había imaginado que se debía a alguna maniobra avanzada de vuelo.

—No, gracias. Fernáo va a llevar mis restantes cosas al Reliant y me las podré arreglar a la perfección con lo que tengo aquí —respondió mientras terminaba de colocar las mantas; las fijó empujándolas hacia abajo apresuradamente y luego cerró el baúl.

—¡Hecho! Estoy a su disposición.

Portland llamó a un par de guardiadragones para que llevaran el baúl. Laurence los siguió al exterior y presenció por vez primera el funcionamiento de toda una dotación aérea. Desde un lateral, Temerario y él observaron con interés cómo Laetificat aguantaba pacientemente en pie a la nube de alféreces, que subía y bajaba por sus ijadas a toda prisa, con la misma facilidad con la que colgaba debajo de su vientre o se encaramaba a la espalda. Los jóvenes levantaron dos recintos de lona, uno arriba y otro abajo, similares a pequeñas tiendas con los lados en talud construidas con muchas finas tiras metálicas flexibles. Los paneles frontales que formaban el cuerpo de la tienda eran largos e inclinados, evidentemente para presentar la menor resistencia posible al viento, y los laterales y el dorso estaban hechos con redes.

Todos los alféreces parecían tener menos de doce años mientras que los guardiadragones eran de mayor edad, lo mismo que los guardiamarinas a bordo de una nave, y los cuatro mayores acudieron tambaleándose bajo el peso de una cadena cubierta de cuero firmemente ceñido que arrastraron delante de Laetificat. El dragón la alzó y la colocó sobre su lomo, enfrente de la tienda, y los alféreces se apresuraron a asegurar el resto del arnés con multitud de cinchas y cadenas más pequeñas.

Usando esa cincha, colgaron una especie de coy confeccionado con eslabones de cadenas debajo del vientre de Laetificat, en cuyo interior vio su propio baúl zarandeado junto a un grupo de otras bolsas y paquetes. Se estremeció por la forma irregular en que estaban estibando el equipaje, por lo que agradeció doblemente el cuidado con el que lo había empaquetado. Estaba seguro de que aunque el baúl diera mil vueltas no se iba a abrir y sus cosas no caerían en un completo caos.

Una enorme almohadilla de piel y lana, tal vez del grosor del brazo de un hombre, yacía en lo más alto; entonces alzaron los bordes del coy y los abrocharon al arnés lo más holgadamente posible, extendiendo el peso de los contenidos y acercándolos tanto como se pudo al vientre del dragón. Laurence experimentó una sensación de insatisfacción ante tales medidas. En su fuero interno se propuso encontrar una disposición mejor para Temerario cuando llegara el momento.

Sin embargo, el proceso ofrecía una ventaja significativa sobre los preparativos navales: se invirtieron quince minutos desde el principio al final, y después se vio a un dragón que lucía todo el liviano equipo de servicio. Laetificat se encabritó sobre las patas traseras, sacudió las alas y las batió media docena de veces. Levantó un vendaval tan fuerte que hizo tambalear a Laurence, pero el equipaje ensamblado no se movió de forma apreciable.

—Todo está bien sujeto —afirmó Laetificat mientras se dejaba caer de nuevo sobre las cuatro patas.

El suelo tembló a causa del impacto.

—Vigías a bordo —ordenó Portland.

Cuatro alféreces subieron y tomaron posiciones en los hombros y las caderas, arriba y abajo, enganchándose ellos mismos al arnés.

—¡Ventreros y lomeros, a bordo!

Treparon dos grupos de ocho guardiadragones, uno se dirigió al receptáculo de arriba y el otro al de abajo. Laurence se sorprendió al percibir la gran capacidad de ambos recintos, parecían pequeños sólo en comparación con el inmenso tamaño de Laetificat.

Los siguientes en seguir a la tripulación fueron una docena de fusileros, que habían permanecido revisando y cargando las armas mientras el resto instalaba el equipamiento. Laurence se percató de que los conducía el teniente Dayes y torció el gesto. Con las prisas, se había olvidado de aquel tipo. No se había disculpado y ahora lo más probable era que no volvieran a verse uno a otro durante mucho tiempo. Tal vez eso fuera lo mejor. Laurence no estaba muy seguro de poder aceptar la disculpa después de haber escuchado el relato de Temerario y, como era imposible desafiar a un compañero, la situación hubiera sido de lo más incómoda, por decirlo con suavidad.

Portland anduvo una vuelta completa repasando los flancos y el vientre del dragón después de que hubieran subido los fusileros.

—Muy bien, ¡personal de tierra, suban a bordo!

El puñado de hombres restantes subió por las jarcias de la panza del dragón y se ataron al arnés. Sólo entonces subió Portland en persona. Laetificat lo alzó directamente. Repitió la inspección en lo alto, desenvolviéndose por el arnés con la misma facilidad que los pequeños alféreces y al final se dirigió a su posición en la base del cuello del dragón.

—Creo que estamos preparados. ¿Capitán Laurence?

Tardíamente comprendió que seguía en tierra. El proceso le había interesado tanto que no había montado. Se dio la vuelta, pero Temerario extendió una pata con cuidado y lo izó a bordo, imitando la acción de Laetificat, antes de que tuviera ocasión de encaramarse al arnés. Laurence sonrió para sí y palmeó el cuello del dragón.

—Gracias, Temerario —dijo sujetándose al arnés. Portland había dictaminado, aunque con aire de desaprobación, que aquel arnés improvisado era adecuado para el viaje. Le llamó—: Estamos listos, señor.

Laurence asintió. Temerario se preparó y saltó, y el mundo se disipó debajo de ellos.

El Mando Aéreo estaba situado en la campiña al sureste de Chatham, lo bastante cerca de Londres para permitir las consultas diarias con el Almirantazgo y la Oficina de Guerra. Había sido una hora de cómodo vuelo desde Dover, con los ondulantes campos verdes que tan bien conocía extendidos a sus pies como si fuera un tablero de ajedrez y en lontananza Londres, una púrpura e imprecisa insinuación de torres.

No le convocaron a las oficinas hasta la mañana siguiente, a pesar de que los despachos a Inglaterra le habían precedido hacía mucho tiempo y debían de aguardarle. Incluso después, le tuvieron esperando delante de la puerta del despacho del almirante Powys durante cerca de dos horas. No se pudo contener cuando aquélla se abrió al fin y su mirada pasó del almirante Powys al almirante Bowden, sentado a la derecha del escritorio. Fuera, en el vestíbulo de la entrada, no se oían con claridad las palabras, aunque sí se escuchaban las fuertes voces. Bowden estaba colorado y tenía cara de pocos amigos.

—Sí, capitán Laurence, entre —invitó el almirante, moviendo una mano de dedos regordetes—. ¡Qué magnífico aspecto tiene Temerario! Lo he visto comer esta mañana y diría que ya debe de andar cerca de las nueve toneladas. Merece los mayores elogios. ¿Y lo alimentó exclusivamente de pescado las dos primeras semanas y también durante el transporte? Sorprendente, sorprendente. Debemos considerar la posibilidad de corregir la dieta general.

—Ya, ya. Eso no viene al caso —interrumpió Bowden con impaciencia.

Powys le frunció el ceño y continuó, quizás algo más efusivamente.

—En cualquier caso, está preparado sin duda alguna para comenzar a entrenarse y, por supuesto, debemos hacer cuanto esté en nuestras manos para que alcance usted el nivel necesario. Le confirmamos el rango, por descontado. De todos modos, se le hubiera nombrado capitán al ser un cuidador, pero va a tener que hacer un gran esfuerzo. Diez años de entrenamiento no se logran en un día.

Laurence hizo una reverencia y contestó con reserva:

—Temerario y yo estamos a su servicio, señor.

Percibía en ambos hombres la misma extraña contención mostrada por Portland acerca de su adiestramiento. Se le habían ocurrido muchas posibles explicaciones, casi todas poco gratas, durante las dos semanas que había pasado a bordo del transporte. Se podría forzar fácilmente a un niño de siete años a aceptar un tratamiento que un adulto jamás toleraría; después de todo, se le había sacado del hogar antes de que se formara de verdad su carácter, lo cual, por supuesto, los aviadores consideraban requisito indispensable después de haberlo sufrido ellos mismos. No se le ocurría otra razón por la que se mostraran tan evasivos sobre el tema.

Se le cayó el alma a los pies cuando Powys dijo: —En fin. Le vamos a enviar a Loch Laggan. Resulta innegable que es el lugar idóneo para usted.

Aquél era el lugar que Portland, mostrándose muy ansioso, le había mencionado.

—No podemos desperdiciar un instante en prepararles para el deber —prosiguió Powys—, y no me sorprendería que Temerario alcanzase el peso para un combate de verdad a finales del verano.

—Señor, disculpe. Nunca he oído hablar de ese lugar. ¿Me equivoco al pensar que está en Escocia? —preguntó Laurence con la esperanza de sonsacarle a Powys.

—Sí. Se encuentra en el condado de Inverness. Es uno de los centros secretos más grandes y no hay duda de que es el mejor para un entrenamiento intensivo —explicó Powys—. El teniente Greene le aguarda fuera: él le mostrará el camino y le señalará un refugio para pernoctar a lo largo de la ruta. Estoy seguro de que no va a tener ninguna dificultad en alcanzar el lugar.

Era una orden bastante clara de que se retirase y supo que no debía formular nuevas preguntas. En todo caso, tenía una petición más urgente, por lo que dijo:

—Hablaré con el teniente, señor, pero, si no tiene inconveniente, me gustaría detenerme a pasar la noche en la casa que mi familia tiene en el condado de Nottingham. Hay espacio de sobra para Temerario y podremos ofrecerle un ciervo como cena.

En aquella época del año, sus padres estarían allí, y los Galman se encontraban a menudo en el país, de modo que tendría una oportunidad de ver a Edith, aunque fuera por poco tiempo.

—Sin duda, ¡cómo no! —contestó Powys—. Lamento no poder concederle un permiso más largo; se lo merece, pero creo que no debemos perder tiempo. Una semana podría marcar una diferencia decisiva.

—Gracias, señor. Lo entiendo perfectamente —respondió Laurence, antes de saludar con una inclinación de cabeza y marcharse.

Inició los preparativos en cuanto el teniente Greene le proveyó de un excelente mapa en el que figuraba la ruta. Se había pasado bastante tiempo en Dover en busca de sombrereras livianas. Creía que la forma cilíndrica se ajustaría mejor al cuerpo de Temerario y ahora iba a transferir sus pertenencias a las mismas. Sabía que constituía una imagen poco habitual llevar una docena de cajas más adecuadas para los sombreros de las damas que para Temerario. No logró contener cierta sensación de suficiencia una vez que las hubo sujetado a la panza de Temerario y vio lo poco que alteraban su contorno.

—Resultan bastante cómodas y apenas las noto —aseguró el dragón, al tiempo que se alzaba sobre las patas traseras y aleteaba varias veces para cerciorarse de que estaban bien sujetas, tal y como había hecho Laetificat en Madeira—. ¿No podríamos conseguir uno de esos entoldados? Desviaría el viento y montar resultaría mucho más cómodo.

—No tengo ni idea de cómo armarlo —contestó Laurence, sonriendo ante su preocupación—, pero estaré bien. No tendré frío con este sobretodo de cuero que me han proporcionado.

—En cualquier caso, ha de esperar a disponer del arnés adecuado. Los entoldados requieren mosquetones de cierre. Ya está casi listo para partir, ¿no, Laurence? —Bowden se les había acercado y se incorporó a la conversación sin previo aviso. Se reunió con Laurence, que estaba de pie frente al pecho de Temerario, y se agachó levemente para examinar las sombrereras—. Mmm, ya veo que se inclina por subvertir todas nuestras costumbres a su conveniencia.

—No, señor, espero que no —repuso Laurence, refrenando el genio. No servía de mucho marcar las distancias con aquel hombre, ya que era uno de los comandantes de grado superior de la Fuerza Aérea y bien podría tener algo que decir sobre los futuros destinos de Temerario—, pero mi baúl de marino era difícil de llevar y me parecía que las sombrereras eran el mejor sustituto posible a tan corto plazo.

—Servirán —admitió Bowden, envarándose—. Espero que se libre de su forma de pensar de marino con la misma facilidad que del baúl, Laurence. Ahora, es usted un aviador.

—Lo soy, señor, y de buen grado, pero no puedo fingir que pretendo desprenderme de los hábitos y la forma de ser de toda una vida. Lo intente o no, dudo incluso que eso sea posible.

Por fortuna, Bowden no se enojó, aunque movió la cabeza.

—No, no lo es, y así lo dije… En fin. He venido a aclarar algo. Comprenderá que no debe comentar ningún aspecto de su adiestramiento con nadie que no forme parte de la Fuerza Aérea. Su Majestad considera apropiado que utilicemos el cerebro para lograr el mayor rendimiento posible en el servicio, pero nos disgusta tomar en consideración las opiniones de quienes no pertenecen al cuerpo. ¿Me he explicado con claridad?

—Completamente —contestó de manera forzada. La peculiar orden parecía confirmar sus peores sospechas, pero resultaba difícil formular alguna objeción si ninguno de ellos se abría y hablaba con claridad; era exasperante—. Señor —dijo mientras se devanaba los sesos para intentar sonsacarle de nuevo—, le quedaría muy agradecido si fuera tan amable de decirme qué hace del centro de Escocia un lugar tan apropiado para mi entrenamiento; de ese modo sabría qué esperar.

—Se le ha ordenado ir allí. Eso es lo que convierte al lugar en el único apropiado —contestó Bowden con acritud. Luego pareció sosegarse, ya que añadió con tono menos áspero—: El director de entrenamiento de Laguán está especialmente capacitado para adiestrar con rapidez a cuidadores novatos.

—¿Novatos? —repitió Laurence, mirándolo sin comprender—. Creía que un aviador se incorporaba al servicio a los siete años. No querrá decir que los niños empiezan a cuidar a los dragones a esa edad…

—No, por supuesto que no —dijo Bowden—, pero usted no es el primer cuidador que viene de fuera de nuestras filas o sin tanto entrenamiento como el que podríamos ofrecer. De vez en cuando un dragón recién salido del huevo sufre un ataque de mal humor y hemos de aceptar a cualquier voluntario. —Soltó una risotada—. Los dragones son criaturas extrañas, no hay forma de entenderlos. Algunos incluso les toman cariño a oficiales de la Marina.

Dio una palmada a la ijada de Temerario y se marchó tan inopinadamente como había aparecido, sin una palabra de despedida, pero en apariencia de mejor humor, y dejando a Laurence casi tan desconcertado como antes.

El vuelo al condado de Nottingham duró varias horas y le concedió el lujo de disfrutar de más tiempo libre del que esperaba disponer en Escocia. Prefería no imaginar qué era lo que Bowden, Powys y Portland esperaban que rechazara intensamente, y aún menos suponer, lo que tendría que hacer si descubría que la situación era insostenible.

Había tenido una única experiencia verdaderamente desagradable a lo largo de su carrera en la Armada, a los diecisiete años, cuando al poco de ser nombrado teniente, le habían asignado al Shorwise a las órdenes del capitán Barstowe, un hombre bastante mayor, una reliquia de los viejos tiempos de la Armada, cuando no se exigía que los oficiales fueran también caballeros. Barstowe era el hijo de un mercader de escasa riqueza y una mujer de menos reputación. Se había embarcado siendo niño en uno de los barcos de su padre y había perseverado hasta entrar en la Armada como gaviero. Hizo gala de un gran valor en la batalla y demostró tener buena cabeza para los números, lo cual le valió la primera promoción a sobrecargo y luego a teniente, y gracias a un golpe de suerte incluso llegó a capitán de fragata, pero jamás perdió la ordinariez de sus orígenes.

Y lo que era peor, Barstowe era consciente de no saber desenvolverse en sociedad y albergaba resentimiento hacia quienes, en su mente, le hacían sentir esa carencia. No era un resentimiento inmerecido, pues había muchos oficiales que le miraban con recelo y murmuraban de él, pero el trato fácil y desenvuelto de Laurence constituía un insulto intencionado y no tuvo misericordia a la hora de castigarle. El capitán murió de neumonía a los tres meses de viaje. Probablemente, eso había salvado la vida a Laurence, y al menos, le había liberado del continuo agotamiento, consecuencia de hacer dobles y triples guardias, una dieta a base de galleta y agua y el riesgo que entrañaba tener que dar órdenes a los encargados de los cañones, los peores tripulantes, los más torpes.

Laurence aún sentía un terror atávico cuando pensaba en la experiencia. No estaba preparado en lo más mínimo para obedecer a otro hombre de aquellas características y veía una indirecta en las ominosas palabras de Bowden sobre el hecho de que la Fuerza Aérea aceptaría a cualquiera que tomara un dragón recién salido del huevo, en el sentido de que su entrenador o tal vez sus compañeros de adiestramiento se parecieran a Barstowe. Era cierto que ya no tenía diecisiete años ni estaba indefenso, pero ahora debía tomar en consideración los intereses de Temerario y el deber que compartían.

De forma involuntaria, las manos sujetaron con más fuerza las riendas; Temerario le buscó con la vista y preguntó:

—¿Te encuentras bien, Laurence? Estás muy callado.

—Perdona, tenía la mente en otro sitio —contestó el jinete al tiempo que palmeaba el cuello del dragón—. No es nada. ¿No estás cansado? ¿Te apetece que nos detengamos a descansar un poco?

—No, no estoy cansado, pero me estás mintiendo. Tu voz suena muy desdichada —repuso Temerario con ansiedad—. ¿No es bueno que vayamos a empezar a entrenar o echas de menos tu nave?

—Veo que empiezo a ser transparente para ti —comentó Laurence arrepentido—. No, no añoro para nada mi nave, pero he de admitir que me preocupa un poco lo relativo a nuestro adiestramiento. Powys y Bowden se han comportado de forma muy extraña al respecto, y no estoy seguro de qué clase de recepción nos aguarda en Escocia ni si nos gustará.

—Si no queremos, siempre podemos volver a irnos, ¿no? —replicó Temerario.

—No es tan fácil. Ya sabes, no somos libres —respondió Laurence—. Soy un oficial del rey y tú eres un dragón del rey. No podemos hacer lo que nos plazca.

—No conozco al rey, y no le pertenezco como si fuera una oveja —contestó Temerario—. Si le pertenezco a alguien, es a ti, y tú a mí. No voy a quedarme en Escocia si eres desgraciado allí.

—¡Vaya por Dios! —exclamó Laurence.

No era la primera vez que el dragón mostraba una inquietante tendencia a la independencia, que parecía ir en aumento a medida que crecía y empezaba a pasar despierto la mayor parte del tiempo. El propio Laurence no estaba muy interesado en filosofía política y descubría con tristeza que era desconcertante tener que idear explicaciones para lo que tan natural y obvio le resultaba.

—No es exactamente un tema de propiedad, pero le hemos prometido nuestra lealtad. Además —añadió—, lo íbamos a pasar mal para alimentarte si la Corona no paga la cuenta.

—Las vacas son muy sabrosas, pero no me importa comer pescado —dijo Temerario—. Tal vez debiéramos apoderarnos de un barco grande, como el del transporte, y regresar al mar.

Laurence se rió de la idea.

—¿Debo convertirme en un pirata del rey e ir saqueando las Antillas hasta llenar un refugio con el oro arrebatado para ti a las naves mercantes?

Acarició el cuello de Temerario.

—Parece emocionante —contestó el dragón; era obvio que la posibilidad había estimulado su imaginación—. ¿No podemos hacerlo?

—No. Hemos nacido demasiado tarde. Ya no hay piratas. Los españoles quemaron a la última banda de piratas fuera de la isla Tortuga el siglo pasado. Ahora solo hay unas pocas naves independientes o tripulaciones de dragones a lo sumo, y ésos siempre corren peligro de que los derriben. No te gustaría luchar por pura codicia, de veras. No es lo mismo que hacerlo cumpliendo tu deber con el rey y tu país, con el convencimiento de que estás protegiendo Inglaterra.

—¿Necesita que la protejan? —inquirió Temerario mirando hacia abajo—. Todo está en calma hasta donde alcanza la vista.

—Sí, porque es tarea nuestra y de la Armada hacer que sea así —contestó Laurence—. Los franceses cruzarían el canal de la Mancha si no hiciéramos nuestro trabajo. Están ahí, al este, no muy lejos, y Bonaparte dispone de un ejército de cien mil hombres a la espera de cruzarlo en cuanto se lo permitamos. De ahí que debamos cumplir nuestro deber. Ocurre lo mismo con los marineros del Reliant: el barco no navegaría si hicieran siempre su capricho.

En respuesta a esto, Temerario rumió para sus adentros al tiempo que emitía un sonido gutural desde lo más profundo. Laurence sintió la vibración a través de su propio cuerpo. El ritmo del dragón se aminoró ligeramente. Planeó sin batir alas durante un tiempo y luego volvió a aletear para recuperar altura, subiendo en espiral antes de estabilizarse otra vez. Aquella forma de volar se asemejaba bastante a alguien que pasea impaciente de un lado para otro. El dragón se volvió hacia él de nuevo.

—Laurence, he estado pensando… Si debemos dirigirnos a Loch Laggan, no hay que tomar ninguna decisión ahora, ya que no sabemos qué es lo que puede ir mal allí, y ahora no podemos pensar en nada. No deberías preocuparte hasta que hayamos llegado y veamos cómo están las cosas.

—Amigo, es un consejo excelente y lo tendré en cuenta —contestó Laurence, aunque luego añadió—: pero no estoy seguro de conseguirlo. Se me hace difícil no pensar en nada.

—Podrías volver a contarme historias de la Armada, sobre cómo sir Francis Drake y Conflagrada destruyeron a la flota española —sugirió Temerario.

—¿Otra vez? Bueno, pero a este paso empezaré a dudar de tu memoria.

—Recuerdo la historia perfectamente —replicó el dragón, indignado—, pero me gusta oírte contarla.

El resto del vuelo transcurrió sin que volviera a tener un momento libre para preocuparse. Temerario le obligaba a repetir sus fragmentos favoritos y le formulaba preguntas sobre dragones y naves a las que ni siquiera un erudito podría haber respondido, al menos a juicio de Laurence. Finalmente, se acercaron a la mansión familiar en Wollaton Hall a última hora de la tarde; el crepúsculo brillaba en los numerosos ventanales.

Con las pupilas muy dilatadas, Temerario sobrevoló en círculos la casa un par de veces, alejado de posibles curiosos. Laurence miró hacia abajo e hizo recuento de las ventanas iluminadas y comprendió que la casa no podía estar vacía. Había dado por hecho que sí lo estaría, pues la temporada aún estaba en su apogeo en Londres, pero ahora ya era demasiado tarde para buscar otro lugar para el dragón.

—Temerario, ha de haber un prado vacío ahí abajo, a la derecha, detrás de los establos.

—Sí, lo rodea una cerca —contestó el dragón después de mirar—. ¿Aterrizo ahí?

—Sí, te lo ruego. Me temo que debo pedirte que te quedes ahí. A los caballos les va a dar un ataque si te ven rondar cerca de los establos.

Después de que Temerario tomara tierra, Laurence se bajó, le acarició el cálido hocico y le dijo, como disculpándose:

—Me las arreglaré para traerte algo de comida en cuanto haya hablado con mis padres, si es que de verdad están en casa, pero eso puede llevarme un tiempo.

—No necesitas darme de cenar esta noche. Me alimenté bien antes de salir y tengo sueño. Me comeré alguno de esos venados de ahí por la mañana —respondió Temerario mientras se tumbaba y curvaba la cola alrededor de las piernas—. Deberías quedarte dentro. Aquí hace más frío que en Madeira y no quiero que enfermes.

—Resulta muy curioso que una criatura de seis semanas juegue a ser la niñera —repuso Laurence, divertido; incluso mientras hablaba, le costaba creer que Temerario fuera tan joven.

En muchos aspectos, el dragón parecía totalmente maduro desde que salió del huevo, y desde la eclosión había absorbido enseñanzas del mundo circundante con tal entusiasmo que las lagunas de su conocimiento desaparecían a una velocidad asombrosa. No lo consideraba ya una criatura de la que se sentía responsable, sino más bien un amigo íntimo, el más apreciado, alguien con cuyo apoyo se podía contar sin vacilación. Al contemplar al dragón, ya adormecido, perdía parte del miedo al adiestramiento y desterró a Barstowe de su mente como si fuera una pesadilla. Lo más seguro era que no les aguardara nada que no pudieran afrontar juntos.

Pero tenía que enfrentarse solo a su familia. Se acercó a la casa desde los establos y verificó que la primera impresión aérea había sido correcta: el salón estaba intensamente iluminado y se veía luz de velas en muchos de los dormitorios. Era una reunión social de varios días a pesar de la época del año.

Envió a un lacayo para informar a su padre de que estaba en casa y subió a su habitación por la escalera de atrás para cambiarse. Le hubiera gustado darse un baño, pero creía que debía bajar pronto para ser cortés, cualquier otra cosa se podría interpretar como un intento de eludir la situación. Se conformó con lavarse la cara y las manos en la jofaina. Por fortuna, había traído el uniforme de gala. Su imagen en el espejo le resultaba extraña. Llevaba la nueva chaqueta de color verde botella de la Fuerza Aérea con las barras doradas en lugar de las charreteras, que había adquirido en Dover. Una parte la habían confeccionado para otro hombre y permaneció a la espera mientras se lo ajustaban apresuradamente, aunque de hecho le sentaba bastante bien.

Además de sus padres, se había reunido en el salón más de una docena de personas. La frívola conversación se apagó en cuanto él entró para continuar luego en cuchicheos que le siguieron a través de la sala. Su madre acudió a su encuentro con el rostro sereno pero la expresión petrificada; notó lo tensa que estaba cuando se inclinó para besarle en la mejilla.

—Lamento aparecer de esta guisa sin avisar —se disculpó—. No esperaba encontrar a nadie en casa. Sólo me voy a quedar esta noche, salgo hacia Escocia por la mañana.

—¡Oh, cuánto lo lamento, cielo! Estamos muy contentos de tenerte aquí, aunque sea por tan poco tiempo —dijo—. ¿Conoces a miss Montagu?

Los invitados eran en su mayoría amigos de toda la vida de sus padres a quienes no conocía demasiado bien, pero tal y como había sospechado que podría suceder, todos sus vecinos habían asistido a la fiesta, y Edith Galman había acudido con sus padres. No estaba seguro de si alegrarse o lamentarlo. Sentía que debía alegrarse de verla, ya que de otro modo la oportunidad hubiera tardado mucho en presentarse. Las miradas que le lanzaban todos los huéspedes, profundamente incómodos, daban la sensación de chismorreo soterrado y se sintió totalmente incapaz de enfrentarse a la joven en un escenario tan público.

La expresión de Edith cuando se había inclinado para besarle la mano no revelaba indicio alguno de sus sentimientos. Por temperamento, no se alteraba con facilidad, y si las noticias de su llegada la habían perturbado, ya había recuperado el aplomo.

—Me alegro de verte, Will —dijo llena de calma.

Aunque no descubrió ninguna nota de afecto en su voz, al menos tampoco parecía enojada ni ofendida.

Por desgracia, no tuvo ocasión de conversar con ella en privado de manera inmediata, ya que había trabado conversación con Bertram Woolvey y le dio la espalda en cuanto terminaron de saludarse con sus acostumbrados buenos modales. Woolvey le saludó amablemente con la cabeza, pero no hizo ademán de cederle su lugar. Aunque sus padres se movían en los mismos círculos, Woolvey era el único heredero de su progenitor, de modo que no necesitaba dedicarse a ningún tipo de ocupación. Pasaba el tiempo cazando en la campiña o arriesgando grandes sumas en el juego, ya que en modo alguno se sentía atraído por la política. Laurence encontraba su conversación aburrida y jamás habían sido amigos.

En cualquier caso, no podía dejar de presentar sus respetos al resto de los invitados. Resultó difícil encontrar miradas francas y ecuánimes, y lejos de una buena acogida, lo único con lo que se encontró fue con la reprobación de muchos y la lástima de otros. El peor momento con diferencia se produjo al llegar a la mesa donde su padre jugaba al whist. Lord Allendale miró la chaqueta de su hijo con manifiesta desaprobación y no le dirigió la palabra.

El incómodo silencio que se hizo en aquel rincón de la habitación resultó muy violento. Su madre lo salvó al pedirle que fuera el cuarto jugador en otra mesa Se sentó agradecido y se zambulló en las complejidades de la partida. Sus compañeros de mesa eran caballeros mayores, lord Calman y otros dos amigos y aliados políticos de su padre. Se consagraron al juego y no le importunaron con ninguna conversación que rebasara lo correcto.

No pudo evitar mirar de soslayo a Edith de vez en cuando, aunque no logró oír el sonido de su voz. Woolvey continuaba monopolizando su compañía, y no sintió sino desagrado al ver lo mucho que se inclinaba sobre ella y que le hablaba tan de cerca. Lord Galman consiguió con tacto que se centrara en las cartas para evitar que su distracción los demorara de nuevo Laurence se disculpó avergonzado con los jugadores e inclinó la cabeza para examinar la mano de naipes.

—Supongo que se dirigirá a Loch Laggan —dijo el almirante McKinnon, concediéndole unos momentos para retomar el hilo del juego—. De niño, viví no muy lejos de allí y un amigo mío reside cerca del pueblo. Solía ver los vuelos por encima de nuestras cabezas.

—Sí, señor. Nos entrenamos allí —contestó Laurence mientras descartaba una carta.

El vizconde Hale, a su izquierda, continuó el juego, y lord Galman se hizo con la baza.

—La gente de allí es un poco rara. La mitad del pueblo entra en el Cuerpo. Los lugareños suben, pero los aviadores no bajan, excepto alguna vez, cuando van al pub a ver a alguna de las chicas. Al menos, es más fácil que en el mar. Ja, ja!

Después de haber efectuado aquel grosero comentario, McKinnon recordó de pronto la presencia de Laurence. Miró de reojo con cierta vergüenza para ver si alguna de las damas lo había captado y abandonó el tema.

Woolvey llevó a Edith a la cena. Laurence estorbaba en aquella mesa con su presencia, por lo que tuvo que sentarse en el extremo opuesto, donde tuvo el dolor de verlos conversar sin el placer de participar. Miss Montagu, sentada a su derecha, estaba muy guapa, pero tenía aspecto malhumorado y lo desatendió hastla llegar casi a la grosería al dirigirle exclusivamente la palabra al caballero que estaba al otro lado, un renombrado tahúr a quien Laurence conocía más por su reputación que como persona.

Ser rechazado de esa manera suponía una experiencia nueva y desagradable para él. Sabía que ya no era un hombre casadero, pero no había esperado que esto repercutiera de manera tan negativa en la acogida que se le había dispensado, y resultaba especialmente vergonzoso descubrir que valía menos que un manirroto de aspecto abotargado y con el rostro rubicundo salpicado de pecas. El vizconde Hale, sentado a su derecha, sólo se interesaba en su comida, por lo que Laurence se encontró sentado en medio de un silencio casi absoluto.

Al no estar inmerso en una conversación, resultaba aún más desagradable no tener más alternativa que escuchar a Woolvey hablar largo y tendido, y con escasa precisión, sobre el estado de la guerra y la preparación de Inglaterra para la invasión. Woolvey se mostró ridículamente entusiasta mientras hablaba de cómo la milicia le iba a dar una lección a Bonaparte si se atrevía a cruzar con su ejército. Laurence se vio obligado a clavar la vista en el plato para ocultar su expresión. ¿La milicia obligando a retirarse a Napoleón, el dueño y señor de Europa, con cien mil hombres a su disposición? ¡Qué disparate! Por supuesto, era la clara muestra de insensatez que fomentaba la Oficina de Guerra para mantener alta la moral, pero resultaba sumamente desagradable ver a Edith escuchar con aprobación semejante discurso.

Laurence sospechaba que ella mantenía el rostro vuelto de forma intencionada. No se esforzaba en que sus miradas se encontrasen, eso desde luego. La mayor parte del tiempo permaneció atento al plato, comiendo de forma mecánica y sumiéndose en un desacostumbrado silencio. La cena se hizo interminable; menos mal que su padre se levantó poco después de que las damas los hubieran dejado y de inmediato Laurence vio en el regreso al salón la ocasión de excusarse ante su madre y escaparse, alegando el pretexto del viaje que le aguardaba.

Pero uno de los criados, sin aliento, le alcanzó en los aledaños de la puerta de su dormitorio: su padre quería verle en la biblioteca. Laurence vaciló. Podía darle una excusa y posponer la entrevista, pero no tenía sentido demorar lo inevitable. Volvió a bajar la escalera, aunque muy despacio, y dejó la mano sobre la puerta demasiado tiempo, hasta que una de las doncellas se acercó. Ya no pudo seguir jugando a hacerse el cobarde, de modo que empujó la puerta, ésta se abrió y él entró.

—Su llegada me asombra —dijo lord Allendale en cuanto se cerró la puerta, sin intercambiar el más mínimo cumplido de rigor—. Me asombra de verdad. ¿Qué pretendía viniendo aquí?

Laurence se envaró, pero respondió con serenidad:

—Sólo pretendía hacer una pausa en mi viaje. Voy de camino a mi próximo destino. No tenía idea de que estuvieran aquí, señor, ni de que tuvieran huéspedes. Lamento mucho haber irrumpido sin avisarlos.

—Ya veo. ¿Creía que nos íbamos a quedar en Londres después de que la noticia nos hubiera convertido en la atracción del momento, en un espectáculo? Desde luego que se va a su siguiente destino, aquí no se queda.

Examinó con desdén la chaqueta de Laurence, que enseguida se sintió tan desastrado y sucio como en las inspecciones que, siendo niño, tuvo que soportar cuando acababa de entrar después de jugar en los jardines.

—No me voy a molestar en reprochártelo. Sabe perfectamente lo que pienso de todo este asunto, por lo que no le voy a abrumar. Muy bien. Le agradecería, señor, que en lo sucesivo evitara esta casa y nuestra residencia de Londres, si es que se puede permitir abandonar la cría de animales el tiempo suficiente como para poner un pie en la ciudad.

Laurence sintió que le embargaba una gran indiferencia. De pronto, se notó muy cansado y le faltó ánimo para discutir. Su propia voz parecía sonar muy lejana y no había emoción alguna en nada de lo que decía:

—Muy bien, señor. Me iré ahora mismo.

Tendría que llevar a Temerario a dormir a algún prado comunal, a pesar de que, sin duda, asustaría al ganado del pueblo. Por la mañana le compraría unas cuantas ovejas pagadas de su propio bolsillo, en el caso de que fuera posible; de lo contrario, le pediría que volara aun teniendo hambre. Ya se las arreglarían.

—No seas absurdo —replicó lord Allendale—. No te estoy repudiando, no lo mereces, pero he elegido no representar un melodrama para que se rían todos. Pasarás aquí la noche y te irás por la mañana, tal y como anunciaste. Eso será lo mejor. Me parece innecesario decir nada más. Puedes irte.

Laurence subió las escaleras lo más deprisa que pudo; se sentía como si se hubiera librado de una carga después de cerrar la puerta de su dormitorio tras de sí. Tenía la intención de llamar para que le prepararan un baño, pero se sentía incapaz de hablar con nadie, ni aunque fuera una doncella o un criado. Lo único que quería era estar a solas y en silencio. No iba a soportar otra comida protocolaria con invitados ni a hablar más con su padre, que ni siquiera en la campiña se levantaba antes de las once.

Contempló la cama durante un prolongado momento; luego, sacó de pronto una vieja levita y unos gastados pantalones del ropero, se los puso en lugar de su traje de etiqueta y salió al exterior. Temerario ya dormía, bien aovillado sobre sí mismo, pero entreabrió un ojo antes de que Laurence pudiera escabullirse y alzó el ala en un gesto instintivo de bienvenida. Laurence había tomado una manta en los establos. Se puso tan cómodo y abrigado como le fue posible, estirado sobre la enorme pata delantera del dragón.

—¿Va todo bien? —preguntó bajito Temerario mientras rodeaba a Laurence con la otra pata en un gesto protector, y le cubría con las alas parcialmente desplegadas para protegerle—. Algo te aflige. ¿Nos vamos ahora mismo?

La idea era tentadora, pero no tenía sentido. Lo mejor que podían hacer ambos era pasar una noche tranquila y desayunar por la mañana; en cualquier caso, no se iba a ir de tapadillo, como si hubiera cometido alguna indignidad.

—No, no —dijo Laurence, que le acarició hasta que volvió a plegar las alas—. No es preciso, te lo aseguro. Sólo he tenido unas palabras con mi padre.

Él enmudeció. No debía revolver los recuerdos de la entrevista ni la fría despedida de su padre. Encorvó los hombros.

—¿Se ha enfadado por nuestra llegada? —preguntó el dragón.

Esta muestra de rápida comprensión por parte de Temerario y la preocupación que mostraba su voz fueron como un tónico para su fatiga y su desdicha, y consiguieron que hablara con más franqueza de la que pretendía.

—En el fondo, es una vieja disputa —dijo—. Él hubiera deseado que yo entrara en la Iglesia, como mi hermano. Jamás consideró que la Armada fuera una ocupación honorable.

—En ese caso, ¿ser aviador es peor? —inquirió Temerario, ahora demasiado perceptivo—. ¿Es por eso por lo que no querías dejar la Armada?

—A sus ojos, quizá la Fuerza Aérea sea peor, pero no a los míos. También tiene grandes compensaciones. —Estiró el brazo para acariciar el hocico de Temerario, que le devolvió la caricia con cariño—. Lo cierto es que nunca aprobó la carrera que elegí. Me tuve que escapar de casa cuando era crío para que me dejara embarcarme. No puedo permitir que su voluntad me gobierne, porque entiendo mi deber de una forma diferente a la suya.

Temerario resopló. Su cálido aliento levantó pequeñas estelas de humo en el frío aire de la noche.

—Pero ¿no va a dejarte dormir dentro?

—Ah, no —repuso Laurence, que sintió cierta vergüenza al confesar la debilidad que le había llevado a buscar consuelo en el dragón—. Es que… prefería estar contigo a tener que dormir solo.

A Temerario le chocó la respuesta.

—A condición de que te abrigues —repuso mientras volvía a tumbarse con cuidado y adelantaba ligeramente las alas para protegerse ambos del viento.

—Estoy muy a gusto. Te ruego que no te preocupes —contestó Laurence mientras se estiraba sobre la enorme y firme pata y se envolvía con la manta—. Buenas noches, amigo.

Se sintió repentinamente agotado, pero era un cansancio físico. Aquel doloroso hastío que se le metía en los huesos había desaparecido.

Abrió los ojos a primera hora de la mañana, cuando las tripas de Temerario sonaron con la suficiente fuerza como para despertar a ambos.

—Vaya, tengo hambre —comentó el dragón mientras se incorporaba con ojos brillantes y miraba con avidez la manada de ciervos que pululaba nerviosamente en el parque, apiñada contra el muro más lejano.

Laurence descendió de la pata y después de dar una última palmadita en la ijada, dijo:

—Te dejo para que vayas por tu desayuno y yo haré lo mismo con el mío.

No estaba presentable pero, por fortuna, los invitados no se habían levantado tan temprano, y alcanzó su dormitorio sin encontrarse a nadie; de lo contrario hubiera aumentado aún más su descrédito.

Se aseó con brío, se puso la ropa de vuelo mientras un sirviente volvía a empaquetar la única bolsa de su equipaje y descendió tan pronto como consideró que la hora era aceptable. Las criadas aún estaban sacando del aparador los primeros platos del desayuno y acababan de colocar la cafetera en la mesa. Esperaba evitar a todos los invitados pero, para su sorpresa, Edith ya se hallaba en la mesa del desayuno a pesar de no ser madrugadora.

Su rostro estaba aparentemente en calma, la ropa impoluta y el dorado pelo sedoso sujeto en un recogido, pero las manos crispadas en el vientre la delataban. No había tomado nada de comida, sólo una taza de té que descansaba intacta enfrente de ella.

—Buenos días —saludó con una alegría que sonaba a falsa; miró a los sirvientes mientras hablaba—. ¿Te sirvo?

—Gracias —contestó con la única posible respuesta y se sentó junto a ella.

Le sirvió un café y le añadió media cucharada de azúcar y otra de crema, exactamente como a él le gustaba. Permanecieron sentados juntos muy envarados sin comer ni hablar hasta que los criados terminaron los preparativos y abandonaron la habitación.

—Esperaba tener la ocasión de hablar contigo antes de que te fueras —dijo en voz baja mientras al fin le miraba—. ¡Cuánto lo siento, Will! Supongo que no había otra alternativa.

Necesitó unos instantes para comprender que se refería al asunto del enjaezado del dragón. A pesar de la ansiedad que sentía por lo del adiestramiento, ya no consideraba su nueva situación como un mal.

—No. Mi deber estaba claro —respondió de forma tajante.

Podía tolerar las críticas de su padre sobre ese tema, pero no lo aceptaría de nadie más.

Aunque, llegado el momento, Edith se limitó a asentir y dijo:

—Supe que tenía que ser algo parecido en cuanto me enteré.

Volvió a agachar la cabeza e inmovilizó las manos, que había estado retorciendo sin sosiego.

—Mis sentimientos siguen siendo los mismos a pesar de las circunstancias —dijo al fin Laurence, cuando estuvo claro que ella no iba a decir nada más. Aunque su respuesta había evidenciado la falta de afecto, no quería, sin embargo, que más adelante Edith le reprochara que no había sido fiel a su palabra; iba a dejar que fuera ella quien pusiera fin a su acuerdo—. Si los tuyos han cambiado, basta una palabra tuya para que me calle.

No pudo evitar guardarle rencor incluso mientras le hacía el ofrecimiento, y detectó en su propia voz una desacostumbrada frialdad; era un tono poco habitual para una proposición.

Ella respiró de forma acelerada, sobresaltada, y replicó casi con fiereza:

—¿Cómo me puedes hablar así? —Se sintió esperanzado durante un instante, aunque luego Edith continuó para decir—: ¿He sido interesada? ¿Te he reprochado que hayas seguido la forma de vida que habías elegido con todos los peligros y molestias que conlleva? Si hubieras entrado en la Iglesia, no hay duda de que ya te habrías establecido para vivir bien. A estas alturas ya podríamos estar cómodamente juntos en nuestra propia casa, con hijos, y no habría tenido que pasar tantas horas temiendo por ti, mientras estabas lejos, en el mar.

Habló muy deprisa, con más sentimiento del que Laurence estaba acostumbrado a ver en ella y con las mejillas arreboladas. Había mucha razón en sus palabras, no podía dejar de reconocerlo, y se avergonzó de su propio resentimiento. Casi había empezado a extender la mano hacia ella cuando Edith ya proseguía hablando:

—No me he quejado, ¿verdad? He aguardado, he sido paciente, pero he esperado para algo mejor que una vida solitaria, lejos de la compañía de todos mis amigos y de mi familia, con poco más que una pequeña parte de tu atención. Mis sentimientos son los mismos de siempre, pero no soy tan imprudente ni tan sentimental como para aceptar que voy a estar sola ante cada dificultad.

Se detuvo llegado a este punto.

—Perdóname —dijo Laurence, apesadumbrado. Cada palabra parecía un reproche cuando se había complacido en pensar en sí mismo como el maltratado—. No debería haber hablado así, Edith. Hubiera sido mejor que te hubiera pedido perdón por haberte puesto en una situación tan espantosa. —Se levantó de la mesa e hizo una reverencia; no podía seguir allí junto a ella, por supuesto—. He de pedirte que me disculpes. Acepta mis mejores deseos para tu felicidad.

Ella también se levantó, negando con la cabeza.

—No, debes quedarte y terminar el desayuno —dijo—. Tienes un largo viaje por delante. No tengo nada de apetito. No, te lo aseguro. Me voy.

Le alargó la mano y le dedicó una sonrisa trémula. Él pensó que Edith quería despedirse de forma educada, pero si era ésa su intención, le falló en el último momento cuando dijo con un hilo de voz:

—Te ruego que no pienses mal de mí.

Salió de la sala lo más deprisa posible.

No tenía de qué preocuparse. Laurence no podía pensar mal de Edith; al contrario, se sentía culpable por haberse dirigido a ella con frialdad aunque sólo fuera por un momento y por haber fracasado en sus obligaciones hacia ella. El compromiso se había cerrado entre la hija de un caballero con una respetable dote y un oficial de la Armada con escasas expectativas pero interesantes posibilidades. Sus propios actos habían aminorado su posición y era innegable que casi todo el mundo discrepaba sobre el valor que él otorgaba al deber en aquel asunto.

Y no era poco razonable al pedir más de lo que un aviador le podía dar. Le bastaba con pensar en el grado de atención y afecto que Temerario le exigía para comprender lo poco que podía ofrecer a una esposa, incluso en aquellas raras ocasiones en que estuviera de permiso. Había sido muy egoísta al proponerle nada a Edith, al pedir que sacrificara su propia felicidad a su comodidad.

Le quedaba poco ánimo y menos apetito para desayunar, pero no quería tener que detenerse durante el viaje, por lo que llenó su plato y se obligó a comer. No permaneció solo durante mucho tiempo. Muy poco después de que Edith se hubiera marchado, miss Montagu bajó las escaleras vistiendo un traje de montar demasiado elegante, más propio de un paseo a medio galope por Londres que para cazar por la campiña, pero que, a cambio, realzaba su figura. Sonreía cuando entró en la habitación, expresión que se torció en cuanto vio que él era el único que estaba allí. Se sentó en el otro extremo de la mesa. Al poco, Woolvey, también vestido para montar a caballo, se reunió con ella. Laurence los saludó con una inclinación de cabeza por estricta cortesía y no prestó atención a su frívolaa conversación.

Su madre bajó cuando él ya había terminado de desayunar. Mostraba signos de haberse vestido de modo apresurado y tenía ojeras de cansancio debajo de los ojos. Ella le miró a la cara con ansiedad y su hijo le sonrió con la esperanza de tranquilizarla, aunque sin éxito, comprobó. En el rostro de Laurence se reflejaban la desdicha y la cautela con las que denodadamente se había protegido contra la desaprobación paterna y la curiosidad de la concurrencia.

—He de marcharme enseguida. ¿Vienes a conocer a Temerario? —le preguntó; de ese modo, al menos dispondrían de unos pocos minutos para pasear.

—¿Temerario? —repitió lady Allendale sin comprender—. William, no querrás decir que has traído aquí tu dragón, ¿verdad? Cielo santo, ¿dónde está?

—Claro que está aquí. ¿De qué otro modo podría viajar? Le he dejado fuera, detrás de los establos, en el prado de los potros —respondió Laurence—. Ahora habrá terminado de comer. Le he autorizado a comerse un ciervo.

—¡Vaya! —exclamó miss Montagu, que estaba escuchando. Parecía obvio que la curiosidad había modificado sus objeciones respecto a la compañía de un aviador—. Nunca he visto un dragón. ¿Os puedo acompañar? ¡Sería todo un acontecimiento para mí!

Era imposible negarse, aunque le hubiera gustado hacerlo, por lo que después de llamar para que le trajeran el equipaje, acompañados también por Woolvey, los tres salieron juntos hacia la pradera. Temerario permanecía acuclillado contemplando cómo la niebla matutina se levantaba del campo. Incluso a una considerable distancia, su figura surgió imponente, recortada contra el frío cielo gris.

Laurence se detuvo durante unos instantes para recoger un balde y trapos de los establos y luego condujo a sus acompañantes, poco dispuestos de repente a juzgar por las escasas ganas con que Woolvey y miss Montagu arrastraban los pies. Su madre también estaba asustada, pero no lo demostraba, salvo por el hecho de apretar con más fuerza de lo normal el brazo de Laurence. Retrocedió varios pasos cuando se acercó a las ijadas de Temerario.

El dragón examinó a los desconocidos con interés mientras agachaba la cabeza para que Laurence le lavara. Tenía el morro ensangrentado con los restos del ciervo y abrió las fauces para que Laurence pudiera limpiarle la sangre de las comisuras de la boca. Había tres o cuatro astas en el suelo.

—Intenté lavarme en aquella laguna, pero es demasiado poco profunda y el barro me llegaba enseguida a la nariz —dijo el animal en tono de disculpa.

—¡Vaya, habla! —exclamó miss Montagu mientras se colgaba del brazo de Woolvey.

Ambos habían retrocedido varios pasos a la vista de las hileras de centelleantes dientes blancos. Los afilados incisivos del dragón ya eran mayores que el puño de un hombre.

Temerario se sorprendió al principio, pero luego sus pupilas se ensancharon y respondió con amabilidad.

—Sí, hablo. —Luego se dirigió a Laurence—. ¿Crees que le gustaría montar en mi lomo y ver los alrededores?

Laurence no pudo reprimir un destello de malicia.

—Estoy seguro de que sí. Adelante, miss Montagu, por favor. Veo que usted no es de esas personas apocadas que temen a los dragones.

—No, no —respondió retrocediendo muy pálida—, ya he abusado demasiado del tiempo del señor Woolvey. Debemos ir a montar.

Woolvey tartamudeó unas excusas igual de transparentes, y de inmediato se alejaron juntos, tropezando en su prisa por alejarse.

Temerario pestañeó levemente sorprendido.

—Vaya, estaban asustados —comentó—. Al principio pensé que ella era corta de entendederas, como Volly. No lo entiendo. Ellos no son vacas, y de todos modos acabo de comer.

Laurence ocultó para sí la sensación de victoria e hizo avanzar a su madre.

—No tengas ningún miedo. No hay motivo alguno —le dijo con suavidad—. Temerario, te presento a mi madre, lady Allendale.

—Una madre… Eso es especial, ¿verdad? —contestó Temerario mientras agachaba la cabeza para mirarla más de cerca—. Me siento honrado de conocerte.

Laurence guió la mano de su madre hacia el hocico de Temerario. Ella comenzó a acariciarlo con más confianza después de la primera tentativa de tocar la cálida piel.

—¡Caramba! El placer es mío —contestó—. ¡Qué suave! Jamás lo hubiera pensado.

Temerario emitió un ruido sordo de complacencia ante el cumplido y la caricia. Laurence los miró a los dos con buena parte de su alegría recuperada. Pensó en lo poco que debía importarle el resto del mundo cuando estaba seguro de la buena opinión de quienes más valoraba y en la certeza de estar cumpliendo con su deber.

—Temerario es un Imperial Chino —le explicó a su madre sin ocultar su orgullo—, una de las razas menos comunes. El único de toda Europa.

—¿De verdad? Es magnífico, cielo. Recuerdo haber oído en alguna ocasión que los dragones chinos son algo muy poco frecuentes —dijo, pero seguía mirando a su hijo con ansiedad, con una pregunta muda en los ojos.

—Sí —dijo Laurence en un intento de contestarla—. Me considero muy afortunado, te lo prometo. Tal vez algún día podamos ir a volar juntos tú y yo, cuando dispongamos de más tiempo —agregó—. Es algo extraordinario. No hay nada comparable.

—¿Volar? ¡Ni lo sueñes! —respondió ella con indignación, aunque en su interior parecía satisfecha—. Sabes perfectamente que ni siquiera soy capaz de sostenerme encima de un caballo. No sé, no estoy segura. ¿Qué iba a hacer encima de un dragón?

—Irías sujeta con correas, como voy yo —le explicó Laurence—. Temerario no es un caballo, no intentaría tirarte.

—Desde luego que no —intervino Temerario con total seriedad—, y si te cayeras, me atrevo a decir que te podría recoger.

Tal vez aquél no fuera el comentario más tranquilizador, pero el deseo de agradar era muy obvio y lady Atiéndale le sonrió de todos modos.

—¡Qué amable! No tenía ni idea de que los dragones fueran tan instruidos —dijo—. Cuidarás mucho de William, ¿verdad? Siempre me ha dado el doble de quebraderos de cabeza que el resto de mis hijos, y siempre anda metiéndose en líos.

Laurence se indignó un poco al oír que le describían de esa manera y que Temerario se viera obligado a responder:

—Te lo prometo, nunca dejaré que le causen ningún daño.

—Veo que he esperado demasiado; de un momento a otro me vais a envolver entre algodones y vais a darme de comer gachas —replicó mientras se inclinaba para besar a su madre en la mejilla—. Madre, puedes escribirme a la dirección de la Fuerza Aérea en la base de Loch Laggan, en Escocia. Es el sitio en que recibiremos la instrucción. Temerario, ¿puedes sentarte sobre las patas traseras? Voy a poner otra vez esta sombrerera.

—¿No puedes sacar ese libro de Duncan? —inquirió Temerario mientras se alzaba—. Ese de El tridente naval. Nunca has terminado de leerme la batalla del Glorioso Primero. Me la podrías leer de camino…

—¿Te lee? —preguntó lady Allendale a Temerario, divertida.

—Sí. Como ves, no puedo sostener los libros por mi cuenta ni volver las hojas demasiado bien, ya que son demasiado pequeños —contestó Temerario.

—La estás malinterpretando. Únicamente le sorprende el hecho de que me hayan persuadido para que abra un libro. Siempre intentó que me sentara a leer cuando era niño —intervino Laurence al tiempo que removía las otras sombrereras para encontrar el volumen— Te sorprendería saber en qué intelectual me he convertido, madre. Es insaciable. Estoy listo, Temerario.

Ella rompió a reír y retrocedió hasta el borde del campo mientras el dragón subía a Laurence. Se puso la mano encima de los ojos a modo de visera y se quedó observándolos mientras subían en el cielo. Era una figura diminuta que se empequeñecía con cada batir de las grandes alas, y luego los jardines y las torres de la casa se perdieron detrás de la curva de una colina.

Capítulo 5

El cielo de Loch Laggan rebosaba de nubes de color gris que volaban a baja altura y se reflejaban en las oscuras aguas del lago. La primavera aún no había llegado; una capa de hielo y nieve cubría la orilla, que aún conservaba las ondulaciones de arena amarillenta de una marea otoñal. La mañana, fría y despejada, olía a pino y madera recién cortada del bosque. Un camino de grava subía serpenteando desde la orilla septentrional del lago hacia el complejo de la base, y Temerario giró para seguirlo por el cerro.

Varios enormes barracones de madera estaban dispuestos unos junto a otros cerca de la cima hasta formar en una zona despejada un cuadrángulo abierto por delante; la mitad parecían establos. Había hombres trabajando con metal y cuero, se trataba obviamente del personal de tierra, responsable del mantenimiento del equipo de los aviadores. Ninguno de ellos alzó los ojos para mirar dos veces la sombra del dragón mientras cruzaba sobre su lugar de trabajo ni cuando Temerario sobrevoló el cuartel general.

El edificio principal era una de esas fortificaciones de aspecto medieval: cuatro torres desnudas unidas por gruesos muros de piedra que abarcaban un enorme patio por delante y una imponente casona achaparrada que se hundía directamente en la cima de la montaña y parecía provenir de ella. El patio estaba lleno hasta los topes. Un joven ejemplar de Cobre Regio, que doblaba el tamaño de Temerario, dormitaba despatarrado sobre las losas; justo detrás, sesteaban un par de Winchesters de colores marrón y púrpura, más pequeños aún que Volatilus. Tres Tanatores Amarillos de tamaño medio se apiñaban en un amasijo en el lado opuesto del patio, sus costados de estrías blancas subían y bajaban de forma acompasada.

Al desmontar, Laurence descubrió la razón por la que los dragones habían elegido ese sitio para descansar: las losas estaban calientes, como si las caldearan desde abajo. Temerario ronroneó de placer y se estiró sobre las piedras junto a los Tanatores en cuanto Laurence terminó de descargar.

Un par de sirvientes habían acudido a su encuentro y tomaron el equipaje de sus manos. Le condujeron a la parte posterior del edificio a través de un angosto corredor oscuro que olía a moho hasta desembocar en otro patio abierto que salía de la ladera de la montaña y terminaba sin ningún tipo de barandilla, cortado a pico hacia otro valle con pequeñas zonas nevadas. Había cinco dragones en el aire dando media vuelta en elegante formación, como una bandada de pájaros. En cabeza iba un Largario, reconocible al instante por las franjas blanquinegras que delimitaban sus puntiagudas alas naranjas, que a lo largo de su considerable longitud se iban oscureciendo hasta llegar a un azul intenso. Había una pareja de Tanatores a los flancos y al final volaban como si estuvieran anclados a ellos un Cobre Gris y ala derecha un dragón gris plateado moteado de manchas azules y negras, cuya raza Laurence no identificó de inmediato.

Aunque batían las alas a diferente ritmo, apenas cambiaron sus posiciones relativas hasta que el oficial de señales del Largario ondeó una bandera. Entonces, dejaron de aletear y, moviéndose con la gracia de unas bailarinas, invirtieron el sentido, de forma que el Largario pasó a ocupar el último lugar. En respuesta a otra señal que no vio, todos echaron las alas hacia atrás y avanzaron en vuelo invertido para realizar un rizo perfecto y volver a la formación original. Laurence vio enseguida que la maniobra hacía que la pasada del Largario cerca del suelo durase más tiempo y, entretanto, permanecía bajo la protección de la formación. El animal era la mayor amenaza ofensiva del grupo.

—Nitidus, aún haces muy despacio el rizo de la pasada. Prueba a cambiar a un ritmo de seis aleteos durante el mismo.

Por encima de su cabeza llegaba una voz grave y rotunda de dragón. Laurence se giró y a la derecha del patio vio encaramado a un afloramiento rocoso a un dragón de tonalidades doradas con las manchas de color verde claro de un Tanator y el borde de las alas de intenso naranja. No llevaba ni jinete ni arnés, a menos que mereciera tal nombre el enorme anillo dorado del cuello tachonado de piedras redondeadas de color verde.

Laurence le clavó los ojos. Lejos, en el valle, el ala repetía el movimiento del rizo.

—Mejor —gritó el dragón con aprobación. Luego ladeó la cabeza y miró hacia abajo—. ¿Capitán Laurence? El almirante Powys me anunció su llegada. Llega en buen momento. Soy Celeritas, el director de prácticas de la base.

Extendió las alas para impulsarse y luego se dejó caer con facilidad hacia el patio.

Laurence saludó de forma maquinal con una inclinación de cabeza. Celeritas era un dragón de peso medio que tal vez alcanzaría la cuarta parte del tamaño de un Cobre Regio y era más pequeño que Temerario en su actual estadio infantil.

—Mmm —musitó mientras bajaba la cabeza para examinar a Laurence de cerca—. Tiene bastantes más años que la mayoría de los cuidadores, pero a menudo eso resulta bueno cuando debemos apresurarnos con un dragón joven, como me parece que es el caso de Temerario.

Alzó la cabeza y volvió a dirigirse a grito pelado hacia el valle.

—Lily, acuérdate de mantener el cuello recto en el rizo. —Se volvió hacia Laurence—. Vamos a ver. Tengo entendido que no ha demostrado ninguna capacidad ofensiva especial.

—No, señor —la respuesta y el tratamiento salieron de forma automática, el tono y la actitud eran acordes al rango declarado por el dragón, un hábito que había continuado, para su sorpresa—. Sir Edward Howe, que ha identificado su especie, era de la opinión de que resulta altamente improbable que las desarrollara, aunque no lo descartaba…

—Sí, sí —le interrumpió Celeritas—. He leído la obra de sir Edward. Es un experto en razas orientales y en esa materia confío en su juicio más que en el mío. Es una pena, ya que nos hubiera venido muy bien uno de esos escupidores de veneno o lanzatrombas. Nos hubiera sido muy útil contra un Flamme-de-Gloire francés. Pero tengo entendido que tiene cuerpo para el combate pesado, ¿no?

—En la actualidad, ronda las nueve toneladas, y eso que eclosionó apenas hace seis semanas —respondió Laurence.

—Bien, eso es estupendo. Podría doblar ese peso —dijo Celeritas. Se frotó la frente con el lado de una garra con gesto pensativo—. Bueno. Todo es como me han dicho. Excelente. Vamos a emparejar a Temerario con Maximus, el Cobre Regio que en estos momentos se adiestra aquí. Los dos juntos servirán de refuerzo libre a la formación en arco de Lily, que es la Largario de ahí arriba. —Indicó con un gesto a la formación que describía vueltas en el valle; Laurence, todavía atónito, se dio la vuelta para mirarla. El dragón prosiguió—: Por supuesto, he de ver a Temerario antes de determinar el plan específico de vuestra instrucción, pero necesito finalizar este entrenamiento y, de todos modos, no le va a ser posible demostrar ninguna de sus habilidades después del viaje. Pida al teniente Granby que le muestre el lugar y le guíe a los lugares de alimentación de los dragones. Lo encontrará en el club de oficiales. Vuelva mañana con Temerario una hora después del alba.

Aquello era una orden que exigía un acuse de recibo, por lo que Laurence ocultó su frialdad detrás del formalismo y contestó:

—Muy bien, señor.

Por fortuna, Celeritas no pareció percatarse, pues ya volvía a su altísimo mirador.

Laurence se alegraba de no saber la ubicación del club de oficiales. Tuvo la impresión de que se acostumbraría más fácilmente a una semana de silencio para poner en orden sus pensamientos que a los quince minutos de ajetreo que le llevó encontrar a un criado que le indicara la dirección correcta. Ahora le venía a la mente todo cuanto había oído sobre los dragones: que no servían de nada sin sus cuidadores, que un dragón sin enjaezar sólo valía para la cría. Ahora ya no le sorprendía nada aquella inquietud por parte de los aviadores. ¿Qué pensaría la gente si se enterara de que una de las criaturas, en teoría controlada por ellos, era quien entrenaba e impartía órdenes?

Por supuesto, considerado desde una perspectiva racional, Temerario le había dado pruebas de inteligencia e independencia desde hacía mucho. Pero éstas se habían desarrollado de forma gradual con el paso del tiempo, y había llegado a pensar de él que era un caso único sin extender dicha conclusión al resto de los dragones. Después de la primera sorpresa, aceptó la idea de tener a un dragón como instructor sin demasiada dificultad pero, sin duda, crearía un escándalo de dimensiones colosales entre quienes no habían gozado de esa experiencia personal.

No había pasado mucho tiempo desde que, poco antes de que la Revolución francesa volviera a sumir a Europa en la guerra, se formulara al gobierno la propuesta de sacrificar a todos los dragones desenjaezados en vez de obligar al erario público a soportar el gasto de alimentarlos para la crianza. El fundamento de esta posición se basaba en que no eran necesarios en aquel momento y que lo más probable fuera que la obstinación por mantener a dragones sin domesticar sólo perjudicase a los linajes de combate. El Parlamento había calculado un ahorro estimado en más de diez millones de libras anuales y la idea se sopesó muy seriamente hasta que se desestimó de repente sin dar ninguna explicación pública. Sin embargo, se rumoreaba que todos los almirantes de la Fuerza Aérea destinados en Londres se le habían echado encima al primer ministro y le habían informado de que la Fuerza Aérea en bloque se amotinaría si se aprobaba aquella ley.

Había oído antes esa historia sin creérsela, no en cuanto a la propuesta sino a la simple idea de que altos oficiales —en realidad, cualquier oficial— se comportaran de esa manera. La propuesta siempre le había parecido mal concebida, pero sólo era otra más de esas estupideces con poca visión de futuro tan comunes entre los burócratas, que preferían ahorrar diez chelines en lona de vela y arriesgar todo un barco valorado en seis mil libras. Ahora valoraba su propia indiferencia con un sentimiento de mortificación. Por supuesto que se hubieran amotinado.

Traspasó la entrada al club de oficiales sin prestar atención, aún sumido en sus pensamientos, y sólo atrapó la pelota que pasaba volando junto a su cabeza gracias a sus reflejos. Un grito en el que se entremezclaban júbilo y protesta se alzó de inmediato.

—Era un tanto claro. ¡Él no es de vuestro equipo! —se quejó un joven de pelo intensamente rubio que apenas acababa de abandonar la infancia.

—Tonterías, Martin. Claro que lo es, ¿verdad? —preguntó otro de los participantes, que acudió a recoger la pelota con una sonrisa de oreja a oreja.

Era un tipo alto y larguirucho de pelo oscuro y pómulos quemados por el sol.

—Eso parece —respondió Laurence divertido mientras le entregaba la pelota.

Estaba un poco sorprendido de encontrarse a un grupo de oficiales muy desaliñados practicando juegos de niños en el interior. Él iba vestido más formalmente que el resto por el solo hecho de llevar la chaqueta y el pañuelo de lazo del cuello; un par de ellos incluso se habían quitado del todo las camisetas. Habían empujado los muebles sin orden ni concierto a los rincones de la habitación y habían enrollado la alfombra para apartarla en una esquina.

—Teniente John Granby, pendiente de asignar —se presentó el hombre de pelo oscuro—. ¿Acaba de llegar?

—Sí. Capitán Will Laurence, de Temerario —contestó Laurence.

Se sobresaltó y se consternó al ver cómo la sonrisa desaparecía del rostro de Granby y se desvanecía la abierta simpatía.

—¡El Imperial!

El grito fue casi generalizado y al instante la mitad de los muchachos y hombres de la habitación desaparecieron para lanzarse como locos hacia el patio. Laurence, desconcertado, pestañeó detrás de ellos.

—¡No se preocupe! —El joven de pelo amarillo se acercó a presentarse e intentó tranquilizar a Laurence al verle alarmado—. Todos sabemos perfectamente que no se debe molestar a un dragón. Sólo han ido a echar una ojeada, aunque podría tener algún problema con los cadetes. Pululan por aquí alrededor de una docena y parece que les han encomendado la misión de hacernos la vida imposible. Soy el guardiadragón Ezekiah Martin. Ahora que le he dicho mi nombre, agradecería que lo olvidara.

Resultaba evidente que el modo de tratarse entre ellos era informal, por lo que Laurence difícilmente podía ofenderse, aunque no fuera ni de lejos algo a lo que estuviera acostumbrado.

—Gracias por el aviso. Iré a comprobar que Temerario no les molesta a ellos —contestó.

Le alivió no ver indicio alguno de la actitud de disgusto de Granby en el saludo de Martin. Deseó poder pedirle al más amistoso de los dos que le guiara. Sin embargo, no albergaba propósito alguno de desobedecer órdenes, ni siquiera las de un dragón, por lo que se volvió hacia Granby y le dijo ceremoniosamente:

—Celeritas me ha remitido a usted para que me muestre el lugar. ¿Sería tan amable…?

—Cómo no —respondió Granby intentando imitar su formalidad, que en él sonaba artificial y acartonada—. Por aquí, si hace el favor.

Laurence agradeció que Martin se uniera a ellos mientras Granby subía primero las escaleras. La fácil conversación del guardiadragón, que no decaía ni un segundo, hizo la atmósfera mucho menos incómoda.

—De modo que usted es el tipo de la Armada que robó un Imperial de las garras de los franceses. Cielos, es una historia famosa. Los gabachos aún deben de estar tirándose de los pelos y rechinando los dientes —comentó Martin exultante de alegría—. Tengo entendido que le arrebató el huevo a una nave de cien cañones. ¿Duró mucho la batalla?

—Me temo que las habladurías han magnificado mucho mis logros —respondió Laurence—. El Amitié no era un buque de guerra de primera, sino una fragata de treinta y seis cañones, y la mayoría de su dotación se estaba muriendo de sed. Su capitán ofreció una heroica resistencia, pero no tuvo ninguna oportunidad. La mala suerte y las inclemencias hicieron el trabajo por nosotros. Sólo puedo reclamar como mérito mío haber tenido suerte.

—¡Vaya! En fin, tener suerte tampoco es desdeñable. No llegaríamos muy lejos de no ser por ella —siguió hablando Martin—. ¡Pero bueno! ¿Os han puesto en esta esquina? El viento va a estar ululando a todas horas.

Laurence entró en la habitación circular de la torre y contempló complacido su nuevo alojamiento. A un hombre acostumbrado a lo limitado del camarote de un barco le parecía espacioso, y las grandes ventanas curvas, un gran lujo. Daban al lago, donde había comenzado a caer una fina lluvia. Un olor a frío y humedad entró de golpe cuando las abrió; no era tan diferente al del mar, a excepción de la ausencia de sal.

Habían apilado de cualquier manera las sombrereras debajo del guardarropa. Miró dentro con cierta preocupación, pero habían sacado sus cosas con bastante cuidado. Además de la sencilla pero espaciosa cama, completaban el mobiliario un escritorio y una silla.

—Me resulta perfectamente tranquila. Estoy seguro de que estaré muy cómodo —dijo mientras desabrochaba el tahalí y depositaba la espada encima de la cama.

No se sentía cómodo desprendiéndose de la chaqueta, pero al menos así tendría un aire más informal.

—¿Debo mostrarle ahora la zona de alimentación? —inquirió Granby con fría formalidad; era su primera aportación a la conversación desde que habían abandonado el club.

—Primero debemos enseñarle los baños y el comedor —intervino Martin—. Los baños son algo digno de ver —agregó dirigiéndose a Laurence—. Ya sabe, los construyeron los romanos. Son la razón por la que todos estamos aquí.

—Gracias, me encantaría verlos —respondió; no podía decir otra cosa sin pecar de grosero, aunque le hubiera encantado perder de vista al mal dispuesto teniente.

Granby podía ser maleducado, pero Laurence no albergaba la intención de caer en la misma conducta.

Cruzaron el comedor de camino. Martin, sin cesar su parloteo, le contó que los capitanes y los tenientes cenaban en la mesa redonda más pequeña mientras que los guardiadragones y los alféreces lo hacían en otra mayor de forma rectangular.

—Gracias a Dios, los cadetes entran y comen antes, ya que el resto nos moriríamos de hambre si tuviéramos que oírles berrear durante toda la comida. El personal de tierra cena después —concluyó.

—¿Nunca hacen las comidas por separado? —preguntó Laurence.

Un comedor común resultaba bastante extraño para los oficiales. Pensó con nostalgia que iba a echar de menos invitar a los amigos a su mesa. Había sido uno de sus mayores placeres, y más aún desde que ganaba suficiente dinero con las capturas de naves y podía permitírselo.

—Se envía una bandeja a quien enferma, por supuesto —respondió Martin—. ¿Tiene apetito? Supongo que no ha comido. Eh, Tolly —gritó. Un sirviente que cruzaba la habitación llevando un montón de manteles se volvió para mirarlos. Enarcó una ceja—. Este es el capitán Laurence. Acaba de aterrizar. ¿Puedes conseguirle algo o ha de esperar hasta la cena?

—No, no, gracias. No tengo hambre. Hablaba por pura curiosidad —dijo Laurence.

—Oh, no es problema —dijo el hombre respondiéndole directamente—. Me atrevería a decir que uno de los cocineros puede cortar un par de rebanadas y servirle algunas patatas. Le preguntaré a Nan. Está en la habitación de la torre del piso tercero, ¿verdad?

Saludó con la cabeza y continuó su camino sin esperar siquiera una respuesta.

—¡Listo! Tolly cuidará de usted —aseguró Martin, evidentemente sin tener la menor conciencia de haber hecho nada fuera de lo normal—. Es el mejor de todos. Jenkins nunca está dispuesto a hacer un favor y Marvell lo hubiera hecho, pero se habría estado quejando tanto tiempo que desearíais no habérselo pedido.

—Imagino que será difícil encontrar criados a quienes no les asusten los dragones —aventuró Laurence.

Empezaba a amoldarse al estilo informal que tenían los aviadores de dirigirse unos a otros, pero descubrir un grado de confraternización tan similar con un sirviente le había desconcertado de nuevo.

—Oh, no. Todos han nacido y crecido en los pueblos de los alrededores, por lo que están acostumbrados a los dragones y a nosotros —explicó Martin mientras cruzaban el gran salón—. Supongo que Tolly lleva trabajando aquí desde que era un crío. No se inmutaría delante de un Cobre Regio enrabietado.

Una puerta de metal cerraba la escalera que descendía hacia los baños; una ráfaga de aire caliente y húmedo salió y se convirtió en vapor en el frío moderado del pasillo cuando Granby la abrió de un tirón. Laurence siguió a los otros por la angosta escalera de caracol. Después de cuatro vueltas, desembocó abruptamente en una gran habitación con pocos muebles y baldas de piedra que sobresalían de las paredes en las que había pinturas desvaídas y desconchadas en algunas partes, evidentes reliquias de la época romana. En un costado había montones de mantas de lino; en el de enfrente, unos cuantos montones de ropas desechadas.

—Deje sus cosas en las baldas —animó Martin—. Los baños son un circuito, por lo que volveremos aquí al salir.

El y Granby ya se estaban quitando la ropa.

—¿Tenemos tiempo para bañarnos ahora? —preguntó Laurence un poco receloso.

Martin se detuvo en su intento de quitarse las botas.

—Esto sólo era un paseo, ¿no, Granby? No es como si hubiera necesidad de apresurarse. La cena no se va a servir hasta dentro de unas horas.

—A menos que tenga algo urgente que atender —dijo Granby a Laurence de forma tan poco cortés que Martin los miró sorprendido, como si acabara de darse cuenta en ese momento de la tensión existente entre ellos.

Laurence frunció los labios y se tragó unas duras palabras. No podía controlar a todos los aviadores hostiles a un miembro de la Armada, y en cierto modo comprendía el resentimiento. Tendría que salir adelante igual que si fuera un guardiadragón recién llegado a bordo.

—No, en absoluto —fue todo lo que dijo.

Laurence los imitó, salvo que dispuso las ropas con más cuidado en dos ordenados montones y depositó la chaqueta encima de ambos en lugar de arrugarla al doblarla, aunque no estaba muy seguro de por qué se tenían que desnudar para recorrer los baños.

Luego, salieron de la sala hacia la izquierda por un pasillo al término del cual cruzaron otra puerta metálica. Vio que servía para desvestirse en cuanto la traspasaron. La habitación siguiente estaba tan llena de vapor que apenas podía ver a más de un brazo de distancia, y nada más entrar empezó a chorrear. La chaqueta y las botas se hubieran estropeado y todo lo demás se hubiera empapado de haber entrado vestido. El efecto del vapor sobre la piel desnuda era muy agradable, le faltaba poco para quemar, y los músculos se relajaban después del largo viaje de una forma muy confortable.

La estancia estaba enlosada, con bancos que salían de la pared a intervalos regulares. Había unos pocos hombres más tumbados en medio del vapor. Granby y Martin saludaron a un par con sendos asentimientos de cabeza mientras se dirigían a la estancia oscura del fondo. Era una sala más calurosa, pero se trataba de un calor seco, y una piscina recorría la práctica totalidad de su extensión.

—Ahora estamos debajo del patio —dijo Martin a la vez que señalaba con el dedo— y por este motivo la Fuerza Aérea posee este lugar.

Había profundos nichos a lo largo del gran muro a intervalos regulares. Un enrejado de hierro forjado los separaba del resto de la habitación, dejándolos no obstante a la vista. La mitad de los huecos estaban vacíos, pero los demás estaban acolchados con telas; cada uno de estos nichos contenía un único y enorme huevo.

—Ya sabe, hay que mantenerlos calientes; ya que no podemos tener a los dragones ocupados en empollar los huevos, les permitimos que los entierren cerca de volcanes y otros lugares similares, tal y como harían si vivieran en la naturaleza.

—¿Y no hay espacio para hacer una cámara separada para ellos? —inquirió Laurence, sorprendido.

—Naturalmente que lo hay —espetó Granby con brusquedad.

Martin le lanzó una mirada e intervino veloz, antes de que Laurence pudiera reaccionar.

—Como ve, todos entramos y salimos de aquí bastante a menudo —dijo apresuradamente—, por lo que podemos darnos cuenta de si alguno de los huevos comienza a parecer un poquito más duro.

Laurence, que aún seguía conteniendo su mal humor, dejó pasar el comentario de Granby y asintió a Martin con un movimiento de cabeza. Había leído en los libros de sir Edward cuan impredecible era un dragón recién salido del huevo. Los criadores eran capaces de acortar muy poco el proceso de la incubación, que llevaba meses, o años en el caso de las especies más grandes, incluso a pesar de conocerlas de antemano.

—Creemos que el Caza Alado de ahí podría eclosionar pronto, eso sería memorable —continuó Martin mientras señalaba con el dedo un huevo dorado oscuro moteado de lunares de amarillo más brillante y contornos débilmente perlados—. Ése es el que puso Obversaria, la dragona insignia del canal de la Mancha. Fui alférez de banderas con ella nada más terminar mi adiestramiento. No hay criatura de su clase que la iguale en las maniobras.

Los dos aviadores contemplaron los huevos con expresiones de ansia y nostalgia. Cada uno de aquellos huevos representaba una rara posibilidad de promoción, incluso más insegura que el favor del Almirantazgo, que se podía buscar con halagos o ganar por el valor demostrado en el campo de batalla.

—¿Ha servido a bordo de muchos dragones? —le preguntó Laurence a Martin.

—Sólo en Obversaria y luego en Inlacrimas, que resultó herido en una escaramuza sobre el canal hace un mes, y aquí estoy, en tierra —contestó Martin—, pero se habrá recuperado para el servicio en un mes y obtuve un ascenso sirviendo a bordo de él, por lo que no me puedo quejar. Me acaban de hacer guardiadragón. Y Granby ha estado con más. Cuatro, ¿no es verdad? ¿Con quién estuviste antes de Laetificat?

—Excursius, Fluitare y Actionis —respondió Granby, escueto.

El primer nombre bastó. Laurence comprendió al fin y su rostro se endureció. Aquel tipo era probablemente amigo del teniente Dayes; en cualquier caso, ambos habían sido el equivalente a camaradas de a bordo hasta hacía poco y ahora le resultaba claro que el comportamiento ofensivo de Granby no respondía al resentimiento general de un aviador hacia un miembro de la Armada, sino también a una cuestión personal y, de ese modo, era una extensión del insulto original de Dayes.

Laurence estaba lejos de tolerar cualquier desaire por tal causa.

—Continuemos, caballeros —dijo con brusquedad.

No permitió nuevos retrasos durante el resto de la visita y dejó que Martin llevara el peso de la conversación como hasta el momento sin responder nada que revelase información alguna. Volvieron al vestidor tras completar el circuito de las termas y, después de que se hubieron vestido, Laurence dijo con voz tranquila pero firme:

—Señor Granby, ahora me va a llevar a la zona de alimentación y luego podrá irse. —Debía dejarle claro a aquel joven que no iba a tolerar la falta de respeto. Tendría que frenar a Granby si cometía otra tontería, y era mucho mejor que eso ocurriera en privado—. Señor Martin, le quedo muy agradecido por su compañía y sus explicaciones. Han sido de lo más valioso.

—No hay nada que agradecer —respondió Martin mirando alternativamente a Laurence y Granby con desconfianza, como si temiera que fuera a pasar algo si los dejaba a solas, pero Laurence había dejado clara su indirecta y, a pesar de la informalidad, Martin apreció que tenía casi la fuerza de una orden—. Supongo que los veré a los dos en la cena. Hasta entonces.

Laurence continuó en silencio junto a Granby hacia el área de alimentación, o más bien a un saliente desde el que se divisaba el final del valle de adiestramiento. La boca de aquel callejón sin salida natural se veía en el lejano confín del valle y Laurence alcanzaba a ver a varios pastores trabajando. Granby le explicó con voz inexpresiva que, cuando se les hacían señales desde el saliente, éstos recogían el número aproximado de animales para cada dragón y los enviaban al valle, donde cada uno los podía cazar y comer en tanto en cuanto no se desarrollara ningún vuelo de entrenamiento.

—Es bastante sencillo, o eso espero —dijo Granby, concluyendo con un tono que resultaba harto desagradable, otro paso más allá de la raya, tal y como había temido Laurence.

—Señor —le corrigió Laurence en voz baja. Granby parpadeó confuso durante un momento y Laurence repitió—: Es bastante sencillo, señor.

Esperaba que supusiera un aviso para Granby de cara a futuras faltas de respeto, pero de forma casi inconcebible, el teniente le replicó:

—No estamos en ningún acto oficial, sea lo que sea a lo que estuviera acostumbrado en la Armada.

—Estoy acostumbrado a la cortesía. Donde no la recibo, insisto al menos en obtener el respeto debido al rango —contestó Laurence sin contener ya su mal genio; lanzó una mirada feroz a Granby y sintió que le subían los colores—. Va a corregir el tratamiento de inmediato, teniente Granby, o por Dios que haré que le degraden por insubordinación. Dudo que la Fuerza Aérea se lo tome tan a la ligera a la luz de lo que se podría deducir de su comportamiento.

Granby se puso muy pálido. El arrebol sobresalió por encima de la piel quemada por el sol de los pómulos.

—Sí, señor —dijo, y de pronto se puso en posición de firmes.

—Retírese, teniente —ordenó de inmediato, y se dio la vuelta para mirar el campo con los brazos sujetos a la espalda mientras Granby se alejaba.

No quería ni volver a ver a aquel tipo.

Cuando se le pasó el arrebato de justa cólera, se sintió fatigado y abatido por haber sido tratado de semejante forma. Además, ahora debía atenerse a las consecuencias que sabía que traería el haber reprendido a aquel hombre. En el primer instante de su encuentro, Granby le había parecido bastante amigable y simpático por naturaleza, e incluso aunque no lo fuera, seguía siendo un aviador y él, un intruso. Los compañeros de Granby le apoyarían, por descontado, y su hostilidad hacia él haría más desagradable su situación.

Pero no había alternativa, no se podía tolerar una manifiesta falta de respeto, y Granby sabía perfectamente que su comportamiento era inaceptable. Laurence seguía alicaído cuando regresó al interior. Su humor mejoró sólo cuando descubrió al entrar al patio que Temerario se había despertado y le esperaba.

—Lamento haberte abandonado durante tanto tiempo —dijo Laurence al tiempo que se apoyaba contra su ijada y le daba unas palmadas, más para confortarse a sí mismo que para contentar al dragón—. ¿Te has aburrido mucho?

—No, en absoluto —dijo Temerario—. Se acercó mucha gente y estuvieron hablando conmigo. Algunos me tomaron medidas para un nuevo arnés. También he estado hablando con Maximus y me ha dicho que vamos a practicar juntos.

Laurence saludó con una inclinación de cabeza al Cobre Regio, que momentáneamente había abierto un ojo soñoliento al oír mencionar su nombre y que de inmediato lo volvió a cerrar.

—¿Tienes hambre? —preguntó Laurence después de volverse hacia Temerario—. Debemos levantarnos a primera hora para volar para Celeritas, el director de prácticas de la base —agregó—. Lo más probable es que no tengas tiempo de desayunar por la mañana.

—Sí, me gustaría comer —contestó Temerario, que no parecía nada sorprendido por tener a un dragón como director de prácticas.

Laurence se sintió un poco absurdo por su primera reacción de sorpresa ante la pragmática respuesta del dragón. Temerario, por supuesto, no veía nada extraño en aquello.

No se molestó en atarse del todo al arnés para el corto trayecto hasta el saliente, donde desmontó para permitir a Temerario cazar sin pasajero. El sencillo placer de verle remontar el vuelo y lanzarse en picado con tanta gracilidad le fue de gran ayuda para sosegar los pensamientos de Laurence. No importaba cómo reaccionaran los aviadores ante él, su posición estaba tan segura como ningún capitán de barco podía esperar. Había tenido experiencia a la hora de enfrentarse a hombres mal predispuestos si su tripulación llegaba a ese extremo, y el ejemplo de Martin al menos demostraba que no todos los oficiales iban a tener prejuicios contra él desde el principio.

Había otro motivo de consuelo. Laurence escuchó un murmullo entusiasta mientras Temerario caía en picado y levantaba del suelo una pesada vaca de pelaje enmarañado para luego sentarse a comérsela. Alzó la vista y vio asomar una hilera de pequeñas cabezas en las ventanas superiores.

—Ése es el Imperial, ¿verdad, señor? —le preguntó uno de los muchachos de pelo color arena y cara redonda.

—Sí, ése es Temerario —respondió.

Laurence siempre se había esforzado en la educación de los jóvenes a su cargo, lo que había permitido que su nave fuera considerada un lugar excelente para cualquier rapazuelo. Procedía de una familia numerosa y había tenido muchos camaradas en la Marina, por lo que había gozado de mucho trato con niños, con buenos resultados en su mayoría. A diferencia de muchos adultos, no se sentía del todo a disgusto en su compañía, incluso aunque fueran más jóvenes que la mayoría de sus guardiamarinas.

—¡Mira, mira, fantástico! —gritó otro más pequeño de pelo negro mientras señalaba con el dedo.

Temerario volaba casi rozando el suelo y recogía las tres ovejas que habían liberado para él antes de detenerse para volver a comer.

—Me atrevería a decir que tenéis más experiencia sobre el vuelo de dragones que yo. ¿Demuestra habilidad?

—Oh, sí —fue la respuesta general y entusiasta—. Los acorrala en un abrir y cerrar de ojos —contestó el muchacho de pelo color arena adoptando un tono profesional—, y se despliega bien, sin malgastar un batido de alas. Caray, es estupendo —agregó recuperando su condición de niño pequeño cuando el dragón echó las alas hacia atrás para atrapar la última vaca.

—Señor, aún no ha elegido a sus mensajeros, ¿verdad? —preguntó expectante el muchacho de pelo negro, lo cual despertó un clamor entre los demás.

Todos pregonaron su valía para que Laurence tuviera información suficiente cuando pidiera que asignaran a la tripulación del dragón a los cadetes más idóneos.

—No, e imagino que lo haré siguiendo el consejo de vuestros instructores —contestó con simulada severidad—, por lo que me atrevería a decir que deberíais prestarles toda vuestra atención en las próximas semanas. Listo, ¿ya has saciado el apetito? —preguntó cuando Temerario se reunió con él en el saliente, aterrizando al borde del mismo con un perfecto equilibrio.

—Oh, sí. Estaban muy ricas, pero estoy todo manchado de sangre. ¿Podemos ir a que me laves?

Laurence se dio cuenta tarde de que habían omitido ese detalle en la visita. Alzó la vista hacia los muchachos.

—Caballeros, he de pedirles una dirección para poder llevarle al lago a que se bañe.

Todos le clavaron las miradas con ojos redondos como platos.

—Nunca he oído que un dragón se bañe —apuntó uno.

—¿Se imagina intentando lavar a un Regio? —agregó el de pelo color arena—. Llevaría siglos. Por lo general, se lamen los hocicos y se limpian las garras, como los gatos.

—Eso no suena demasiado bien. Me gusta estar aseado aunque lleve mucho trabajo —dijo Temerario, que miraba a Laurence con desasosiego.

El contuvo una exclamación y dijo con serenidad:

—Lleva mucho trabajo, sin duda, pero así son muchas de las cosas que hay que hacer. Iremos al lago enseguida. Aguarda sólo un momento, Temerario. Voy a buscar algunos trapos.

—¡Yo le traigo algunos!

El chico de pelo color arena desapareció de las ventanas y el resto lo siguió de inmediato. Cinco minutos escasos más tarde, media docena de ellos irrumpió en el saliente con un montón de trapos mal doblados de cuya procedencia Laurence sospechó.

Los aceptó de todos modos y les dio las gracias con gravedad antes de encaramarse encima del dragón, tomó nota mentalmente del muchacho de pelo color arena. Tenía la clase de iniciativa que a él le gustaba y le pareció un oficial en potencia.

—Mañana podríamos traer nuestros arneses de fusilero para subir a bordo y ayudar —añadió el muchacho con expresión demasiado candida.

Laurence le observó y se preguntó si debería poner lieno a aquel desparpajo, pero en el fondo le encantaba su entusiasmo, por lo que se contentó con responder con voz firme:

—Ya veremos.

Permanecieron observando en el saliente. Laurence vio sus ávidos rostros hasta que el dragón giró al llegar al castillo y los perdió de vista. Una vez en el lago, dejó que Temerario nadara para limpiarse la mayor parte de la sangre y luego lo secó con especial mimo. Para un hombre que había crecido pisando cubiertas fregadas a diario con arena resultaba vergonzoso que los aviadores dejaran que los dragones se limpiaran ellos mismos.

—Temerario, ¿te rozan? —preguntó al tiempo que tocaba las cinchas.

—Ahora menos —respondió volviéndose para mirar—. Mi piel se endurece cada vez más, y las muevo un poco cuando me molestan. Entonces, noto el alivio enseguida.

—Amigo, me he cubierto de oprobio —dijo Laurence—. Nunca debí dejártelo puesto. De ahora en adelante, no lo llevarás ni un instante más de lo necesario para que volemos juntos.

—Pero ¿no son obligatorias, como tus ropas? —inquirió el dragón—. No quisiera que nadie pensara que no estoy educado.

—Te pondré una gran cadena alrededor del cuello, y eso servirá —contestó a Temerario al pensar en el collar de oro que lucía Celeritas—. No voy a hacerte sufrir por una costumbre que hasta donde logro entender es pura pereza. Y tengo intención de quejarme en términos enérgicos al próximo almirante que vea.

Cumplió lo dicho y le quitó el arnés a Temerario en cuanto aterrizaron en el patio. El dragón miró con cierto nerviosismo a los demás dragones, que los habían observado con interés desde el momento en que regresaron, con Temerario aún goteando agua del lago. Ninguno de ellos parecía sorprendido, sólo curioso. Temerario se relajó por completo y se tumbó sobre las cálidas losas después de que Laurence le quitara la cadena de oro y perlas y la envolviera en torno a una de sus garras, como si fuera un anillo.

—Es más agradable no llevarlo puesto. No me había dado cuenta de cuánto molestaba —le confesó a Laurence en voz baja.

Se rascó en un punto oscuro de su pelaje donde el roce de una hebilla había aplastado varias escamas hasta hacer una callosidad.

Laurence se entretuvo limpiando el arnés y lo acarició en señal de disculpa.

—Te pido perdón —dijo con remordimiento mientras miraba la zona irritada—. Voy a intentar encontrar un emplasto para esas marcas.

—Yo también me quiero quitar el mío —gorjeó de repente uno de los Winchesters, que bajó de un salto del lomo de Maximus para aterrizar delante de Laurence—. ¿Lo hará usted?, por favor.

Laurence vaciló. No le parecía correcto tocar la criatura de otro hombre.

—Creo que el único que te lo puede quitar es tu cuidador —respondió—. No deseo ofenderle.

—No viene desde hace tres días —explicó el Winchester con voz triste y dejó caer la cabeza.

El Winchester tenía el tamaño de un par de caballos de tiro y su hombro apenas si sobresalía por encima de la cabeza de Laurence. Al examinarlo más de cerca, vio en la piel marcas con regueros de sangre seca. Su arnés, a diferencia del de otros dragones, no parecía especialmente limpio ni bien cuidado; había manchas y remiendos muy toscos.

—Acércate y deja que te eche un vistazo —dijo Laurence en voz baja mientras retomaba los trapos, aún húmedos con el agua del lago, y comenzó a limpiar al pequeño dragón.

—Gracias —dijo el Winchester mientras se inclinaba felizmente hacia la tela. Luego, añadió con timidez—: Me llamo Levitas.

—Yo soy Laurence, y él, Temerario.

—Laurence es mi capitán —dijo Temerario con un dejo de beligerancia en el tono de su voz y enfatizando el posesivo.

Laurence alzó los ojos hacia él con sorpresa e interrumpió el proceso de limpieza para dar una palmada al costado de Temerario, que se dejó caer y contempló con los ojos entrecerrados cómo el antiguo marino terminaba de limpiar al pequeño dragón.

—¿Quieres que averigüe qué le ha pasado a tu cuidador? —le preguntó a Levitas con una última palmada—. Tal vez no se sienta bien, pero estoy seguro de que se recuperará pronto.

—Oh, no creo que esté enfermo —contestó Levita con aquella misma tristeza—. Pero la limpieza hace que ya me sienta mucho mejor —agregó mientras frotaba la cabeza contra el hombro de Laurence en gesto de gratitud.

Temerario emitió un murmullo de desaprobación y dobló las garras contra la piedra. Levitas voló directamente detrás de Maximus con un grito de alarma y se acurrucó de nuevo junto al otro Winchester. Laurence se volvió hacia Temerario y le dijo bajito:

—Vamos, ¿por qué esos celos? No te va a molestar que le limpie un poco cuando su cuidador no lo atiende.

—Eres mío —dijo con obstinación Temerario. Después de un momento, sin embargo, escondió la cabeza como si estuviera avergonzado y añadió con un hilo de voz—: Él sería más fácil de limpiar.

—No dejaría un centímetro de tu piel sin limpiar aunque tuvieras dos veces el tamaño de Laetificat —dijo Laurence—, pero tal vez vea mañana si a alguno de los chicos le gustaría lavarle.

—Oh, eso estaría bien —dijo Temerario, animándose—. No termino de comprender por qué no ha acudido su cuidador. Tú nunca te ausentarías tanto tiempo, ¿verdad?

—Nunca, a menos que me retuvieran por la fuerza —dijo Laurence.

Él mismo no lo entendía. Le parecía plausible que el hombre que enjaezaba a una criatura corta de luces no encontrara intelectualmente satisfactoria su compañía, pero lo menos que hubiera esperado era el afecto sencillo con el que James trataba a Volatilus, y aunque más pequeño, Levitas era sin lugar a dudas más inteligente que Volly. Tal vez eso explicara que hubiera menos hombres entregados al trabajo entre los aviadores que en las demás ramas del servicio, aunque dada la escasez de animales, era una verdadera lástima ver a un dragón reducido al abandono, lo cual forzosamente debía de afectar al rendimiento del animal.

Laurence se llevó consigo el arnés fuera del patio del castillo y se dirigió hacia uno de los grandes galpones donde trabajaba el personal de mantenimiento. Varios hombres seguían sentados enfrente de los barracones, fumando cómodamente, a pesar de ser ya última hora del día. Lo miraron con curiosidad, sin saludarlo, pero tampoco con una actitud hostil.

—Ah, usted debe de ser el cuidador de Temerario —dijo uno de ellos mientras extendía la mano para recoger el arnés—. ¿Se ha roto? Tendremos preparado un arnés como Dios manda para su dragón en unos cuantos días, pero entretanto lo podemos remendar.

—No, sólo necesita una limpieza —repuso Laurence.

—Aún no tiene un encargado de arneses. No nos pueden asignar como vuestro personal de tierra hasta que sepamos cómo se va a entrenar el dragón —explicó el hombre—, pero nos haremos cargo. Hollin, limpia un poco eso, ¿de acuerdo? —gritó para atraer la atención de otro hombre más joven que trabajaba una pequeña pieza de cuero dentro del barracón.

Hollin salió limpiándose la grasa en el mandil y tomó el arnés con unas manazas de apariencia capacitada.

—Enseguida lo tendrá. ¿Me dará algún problema el animal cuando se lo vuelva a poner?

—Eso no va a ser necesario, gracias. Está más cómodo sin arnés. Limítese a dejarlo junto a él —contestó Laurence con voz firme, ignorando las miradas que se ganaba con esas palabras—. Ah, el arnés de Levitas requiere también atención.

—¿Levitas? Bueno, hombre, yo diría que es su capitán quien debe hablar del tema con su tripulación —apuntó el primer hombre mientras chupaba la pipa con gesto pensativo.

Aquello era totalmente cierto. No obstante, era una respuesta decepcionante. Laurence dirigió una mirada prolongada y gélida, y dejó que el silencio hablara por él. El hombre se removió al sentirse algo incómodo bajo el escrutinio de aquella mirada.

—Si hay que reprenderles para que hagan su trabajo, se hace. Creía que tener la certeza de que el bienestar de un dragón corre peligro bastaría para que cualquier miembro de la Fuerza Aérea procurara remediar esa situación.

—Yo me encargaré cuando deje el arnés junto a Temerario —contestó apresuradamente Hollín—. No me importa. Es tan pequeño que lo haré en un periquete.

—Gracias, señor Hollín. Me alegra ver que no estaba en un error —dijo Laurence, que se dio la vuelta para regresar al castillo.

Escuchó murmurar a sus espaldas:

—Es una verdadera fiera. No me gustaría formar parte de su tripulación.

Oír ese comentario no resultaba nada agradable. Nunca le habían considerado un capitán duro y se enorgullecía de que su tripulación hubiera acatado sus órdenes más por respeto que por el miedo o la mano dura. La mayoría de su dotación estaba integrada por voluntarios.

También era consciente de que él había tenido su parte de culpa. En verdad, se había pasado de la raya al hablar con tal dureza del capitán de Levitas, y éste tendría todo el derecho del mundo a quejarse, pero Laurence no se arrepentía. Había desatendido a Levitas de forma flagrante y no había forma de conciliar su sentido del deber con dejar al animal abandonado en su malestar. Por una vez, la informalidad de la Fuerza Aérea podría jugar a su favor. La insinuación no se tomaría como una interferencia directa ni como un verdadero ultraje si había un poco de suerte, algo que hubiera sucedido si siguiera en la Armada.

No había tenido un primer día muy prometedor. Se sentía cansado y desanimado. No había nada realmente inaceptable como había temido, nada tan malo que resultara insoportable, pero tampoco nada fácil ni familiar. No podía sino añorar las reconfortantes restricciones de la Armada que habían rodeado toda su vida, y albergó el deseo imposible de que él y Temerario pudieran volver a la cubierta del Reliant, con el vasto océano a su alrededor.

Capítulo 6

Le despertó el sol que entraba a raudales por las ventanas de la pared este. El olvidado plato frío le estaba esperando la noche anterior cuando al fin había subido a su dormitorio. Al parecer, Tolly había sido fiel a su palabra. Un par de moscas se habían posado sobre la comida, pero aquello no era nada para un marino. Laurence las había espantado de un manotazo y se había comido hasta las migajas. Sólo pretendía descansar un rato antes de la cena y de darse un baño. Se pasó casi un minuto parpadeando y mirando al techo antes de darse cuenta de que se le había hecho tarde.

Entonces, se acordó del adiestramiento y se incorporó con urgencia. Se había dormido con la camisa y los pantalones de montar puestos, pero por fortuna tenía una muda de cada, y su chaqueta estaba razonablemente limpia. Tenía que acordarse de encontrar un sastre en la zona al que le pudiera encargar otra. Se debatió un poco al ponérselas sin ayuda de un criado, pero se las arregló y se sintió presentable cuando descendió al fin.

La mesa de oficiales de alto rango estaba casi vacía. Granby no se encontraba allí, pero notó el efecto de su presencia en las miradas de soslayo de dos jóvenes que se sentaban juntos en la esquina desocupada de la mesa. Casi en un extremo de la habitación, un hombretón rechoncho de rostro rubicundo, sin chaqueta, comía a buen ritmo un plato lleno de huevos, morcilla y tocino. Laurence, con aire de inseguridad, miró a su alrededor en busca de un aparador.

—Buenos días, capitán. ¿Café o té? —preguntó Tolly, que estaba pegado a él, sosteniendo una tetera y una cafetera a la altura de su codo.

—Café, gracias —contestó Laurence con gratitud. Vació la taza y la extendió para que le sirviera más sin darle tiempo a que se alejara—. ¿Nos servimos nosotros mismos? —le preguntó.

—No. Ahí viene Lacey con huevos y tocino para usted. Si le apetece algo más, sólo tiene que pedirlo —respondió Tolly, que siguió su camino.

La sirvienta llevaba un grueso vestido hilado a mano. Dijo «buenos días», y a Laurence le pareció tan agradable ver un rostro amistoso que se descubrió devolviendo el saludo. Llevaba un plato tan caliente que humeaba, y no le importaron nada las convenciones sociales en cuanto probó el espléndido tocino, curado de una forma inusual y muy sabroso. Las yemas de los huevos eran de un naranja casi resplandeciente. Comió a toda prisa, con un ojo puesto en las áreas del suelo iluminadas por los haces de luz que penetraban por las altas ventanas.

—No se vaya a atragantar —dijo el hombre regordete, que le miró de arriba abajo—. Tolly, más té —bramó. Su voz era tan potente como para hacerse oír en medio de una tormenta—. ¿Es usted Laurence? —quiso saber mientras volvían a llenarle la taza.

El interpelado terminó de tragar y contestó:

—Sí, señor, pero usted me lleva ventaja…

—Me llamo Berkley —dijo el otro—. Escuche un momento, ¿qué clase de tonterías le está metiendo a su dragón en la cabeza? Mi Maximus ha estado rezongando toda la mañana algo de que quería bañarse y de que le quitara el arnés. Todo estupideces…

—No lo veo de ese modo, señor. Para mí, eso es preocuparme por la comodidad de mi dragón —contestó Laurence en voz baja, sujetando con fuerza los cubiertos.

Berkley le devolvió una mirada iracunda.

—¡Anda! Maldita sea, ¿sugiere que desatiendo a Maximus? Nadie ha lavado jamás a los dragones. No les importa ir un poco sucios, para eso tienen esa piel…

Laurence contuvo el genio y la lengua. Sin embargo, había perdido el apetito, por lo que depositó en la mesa cuchillo y tenedor.

—Evidentemente, su dragón está en desacuerdo. ¿Se considera usted mejor juez que él para determinar lo que le desagrada?

Berkley le puso cara de pocos amigos y luego soltó una risotada.

—Bueno, es usted un verdadero escupefuegos, no cabe duda. ¡Y yo que pensaba que los tipos de la Armada eran todos tan estirados y prudentes! —Vació la taza de té y se levantó de la mesa—. Le veré más tarde. Celeritas quiere evaluar cómo vuelan juntos Maximus y Temerario.

Saludó con un asentimiento, al parecer con sincera simpatía, y se marchó.

Laurence se quedó un poco perplejo ante aquel cambio de humor tan brusco. Entonces, se dio cuenta de que se iba a retrasar y no quiso dedicar más tiempo al incidente. Temerario le aguardaba con impaciencia. Laurence pagó entonces el precio de su virtud al tener que ponerle de nuevo el arnés, y estuvo a punto de llegar con retraso al patio a pesar de la ayuda de dos miembros del personal de tierra a los que hizo acudir.

Celeritas aún no había llegado al patio cuando ellos aterrizaron, pero poco después de su entrada, Laurence vio emerger al dragón de las aberturas talladas en la pared del risco. Evidentemente, aquéllos eran aposentos privados, tal vez para los dragones de más edad o mayor reputación. Celeritas desplegó las alas y sobrevoló el patio para aterrizar limpiamente sobre las patas traseras. Examinó a Temerario con gesto pensativo.

—Mmm. Sí, excelente capacidad torácica. Aspira, por favor. Sí, sí. —Se apoyó sobre las cuatro patas—. Vamos a ver… Déjame echarte un vistazo. Da dos vueltas completas al valle, la primera vuelta en horizontal y la segunda en vuelo invertido. Ve a un ritmo cómodo. Pretendo evaluar tu forma de volar, no tu velocidad.

Le empujó con la cabeza con suavidad y Temerario saltó hacia atrás para subir a lo alto rápidamente.

—Con cuidado —gritó Laurence a la vez que daba un tirón a las riendas para recordárselo. Temerario voló a un ritmo más moderado a regañadientes. Planeó con facilidad para hacer los giros y luego los rizos. Celeritas lo llamó cuando regresaban de dar la segunda vuelta—. Ahora hazlo de nuevo, pero deprisa.

Laurence se pegó al cuello de Temerario cuando empezó a batir las alas a un ritmo frenético. Al pasar, el viento le silbó en los oídos con fuerza. Iba más rápido de lo que habían volado jamás, y resultaba estimulante. No pudo evitar proferir un pequeño chillido al oído del dragón cuando entraron en la curva a toda velocidad.

Se dirigieron de regreso al patio una vez completada la segunda vuelta. La respiración de Temerario apenas se había acelerado, pero un bramido estruendoso y repentino llegó de lo alto, y una enorme sombra negra les cayó encima cuando habían cruzado la mitad del valle. Laurence alzó la vista alarmado y vio a Maximus lanzándose en picado hacia su trayectoria de tal modo que creyó que les iba a embestir. Temerario se tensó y se detuvo bruscamente para mantenerse suspendido en el aire. Maximus pasó volando cerca de ellos para remontar el vuelo otra vez cuando estaba rozando el suelo.

—¿Qué diablos pretendía con eso, Berkley? —rugió Laurence con toda la fuerza de sus pulmones mientras se alzaba sobre el arnés. Estaba hecho un basilisco y agitaba las manos con que sujetaba las riendas—. Señor, va a explicarse ahora mismo o…

—¡Dios mío! ¿Cómo ha hecho eso? —le contestó Berkley con total normalidad, aunque a Laurence no le parecía haber hecho nada fuera de lo corriente. Maximus seguía volando con calma de vuelta al patio—. Celeritas, ¿has visto eso?

—Sí. Haz el favor de venir y aterrizar, Temerario —dijo Celeritas, llamándole desde el patio—. Se le han echado encima cumpliendo órdenes, capitán. No se sulfure —le explicó a Laurence en cuanto Temerario aterrizó limpiamente en el borde—. Es de vital importancia verificar la reacción natural de un dragón cuando se le sorprende desde arriba, desde donde no podemos ver. A menudo, es un instinto que no se puede superar con ningún tipo de entrenamiento.

Laurence seguía aún bastante agitado, al igual que Temerario, quien le dijo a Celeritas con tono de reproche:

—Ha sido muy desagradable.

—Sí, lo sé. También me lo hicieron a mí cuando comencé a entrenar —intervino Maximus con tono jovial, sin señal de arrepentirse—. ¿Cómo has conseguido quedarte suspendido en el aire de esa manera?

—Ni lo he pensado —respondió Temerario, que se había aplacado un poco—. Supongo que me limité a batir las alas de otro modo.

Laurence acarició el cuello de su dragón para confortarlo mientras Celeritas examinaba de cerca la articulación de sus alas.

—Había asumido que se trataba de una habilidad normal, señor. Entonces, ¿es algo inhabitual? —preguntó Laurence.

—Sólo en el sentido de que es la única vez que lo he visto en mis doscientos años de experiencia —contestó secamente Celeritas mientras volvía a sentarse—. Un Caza Alado puede describir círculos cerrados, pero no mantenerse inmóvil en el aire de esa manera. —Se rascó la frente—. Hay que pensar la forma de darle utilidad a esa habilidad; al menos podremos convertirte en un bombardero infalible.

Cuando entraron a cenar, Laurence y Berkley seguían hablando del asunto y de cómo abordar el modo de ajustar los movimientos de Temerario y de Maximus. Celeritas los había tenido trabajando el resto del día, explorando las capacidades de maniobra de Temerario y haciendo que ambos dragones se marcasen el ritmo el uno al otro. Laurence ya sabía que Temerario era extraordinariamente rápido y habilidoso en el aire, por supuesto, pero resultó un gran placer y una satisfacción oírselo decir a Celeritas y ver con qué facilidad dejaba atrás a Maximus, de más edad y envergadura.

Celeritas había sugerido que incluso sería posible doblar la velocidad de vuelo de Temerario si conservaba la maniobrabilidad al crecer, que tal vez fuera capaz de salir de la formación y hacer una carrera en solitario para bombardear y volver a su posición a tiempo para efectuar un segundo vuelo con el resto de los dragones.

Berkley y Maximus se habían encargado de mantener a Temerario volando en círculos alrededor de ellos durante bastante tiempo. Los Cobres Regios eran los dragones de primer orden de la Fuerza Aérea, y Temerario jamás igualaría a Maximus en fuerza pura y potencia, sin duda, por lo que no había ninguna justificación para tener celos. De todos modos, Laurence se inclinaba a interpretar la ausencia de hostilidad como una victoria después de la tensión del primer día. El propio Berkley gastaba un humor extraño; era algo mayor para ser un capitán recién nombrado y se comportaba de forma peculiar, normalmente con una imperturbabilidad extrema, rota por ocasionales estallidos.

Pero a pesar de su peculiar forma de ser, parecía un oficial serio y entregado a su trabajo, y bastante amigable. De pronto, mientras se sentaban en la mesa vacía a la espera de que se le unieran los demás oficiales, le dijo a Laurence:

—Va a tener que enfrentarse a los celos, por supuesto, ya que no ha tenido que esperar para obtener una recompensa como todos los demás. Me pasé seis años esperando a Maximus. Ha merecido la pena, pero de seguir él en el cascarón, no sé si hubiera sido capaz de no odiarle al verle hacer cabriolas en un Imperial delante de mis narices.

—¿Esperar? —preguntó Laurence—. ¿Le asignaron a Maximus antes de que eclosionara?

—Desde el momento en que el huevo estuvo lo bastante frío para poder tocarlo —contestó Berkley—. Tenemos cuatro o cinco ejemplares de Cobre Regio por generación. La Fuerza Aérea no deja al azar quién se ocupa de ellos. Estaba en tierra cuando dije «Sí, gracias», y me senté aquí a contemplar el huevo y dar clase a esos rapaces con la esperanza de que no tardara demasiado en salir, y vaya si tardó, por Dios.

Berkley soltó una risotada y vació su vaso de vino.Laurence ya se había formado una alta opinión de la destreza de Berkley en el aire después de su mañana de trabajo, y parecía en verdad la clase de tipo a quien se le puede confiar un dragón poco común y valioso. No había duda de que sentía un gran afecto por Maximus y lo demostraba de un modo campechano. Al separarse de Maximus y Temerario en el patio, Laurence no pudo evitar oír que le decía:

—Supongo que no me vas a dejar en paz hasta que te haya quitado el arnés también, ¡diantre! —exclamó mientras ordenaba a la dotación de tierra que se encargara de ello.

Maximus estuvo a punto de derribarlo al tocarle para hacerle una caricia.

Los demás oficiales comenzaron a desfilar por la habitación. Casi todos eran más jóvenes que él y Berkley. Sus voces alegres y agudas llenaron rápidamente de bullicio el salón. Laurence estuvo un poco tenso al principio, pero sus miedos no se materializaron. Unos cuantos tenientes lo miraron con desconfianza y Granby se sentó lo más lejos posible, pero otros muchos le prestaron muy poca atención.

Un hombre alto, rubio y de nariz aguileña dijo en voz baja:

—Con su permiso, señor.

Se deslizó en el asiento contiguo al de Laurence. Aunque en la cena todos los oficiales de alto rango llevaban chaquetas y lazos de nudo, el recién llegado contrastaba de manera notable por lucir un lazo hecho con esmero y la chaqueta sin arrugas.

—Capitán Jeremy Rankin a su servicio —dijo cortesmente al tiempo que le tendía la mano—. Creo que no nos conocemos.

—No. Llegué ayer mismo. Soy el capitán Will Laurence, a su servicio —respondió Laurence.

Rankin estrechaba la mano con fuerza y se comportaba de manera agradable y natural. Laurence encontró muy grato conversar con él y no se sorprendió al saber que era uno de los hijos del conde de Kensington.

—Mi familia siempre ha enviado al tercer hijo a la Fuerza Aérea, y en los viejos tiempos, antes de que se constituyese el Cuerpo, cuando los dragones estaban reservados a la Corona, el bisabuelo de mi bisabuelo acostumbraba a enviar a dos hijos —le explicó Rankin—. Por eso, no tengo dificultades en ir a casa. Seguimos manteniendo una pequeña base para las escalas. Iba allí a menudo, incluso durante mi adiestramiento. Es una ventaja. Me gustaría que tuviéramos más aviadores —agregó en voz baja, mirando alrededor de la mesa.

Laurence no deseaba decir nada que se pudiera interpretar como una crítica. Rankin podía insinuarlo al ser uno de ellos; sin embargo, si él hacía un comentario, sólo podría considerarse ofensivo.

—Debe de ser duro para los niños dejar el hogar a una edad tan temprana —repuso con más tacto—. En la Armada, nosotros… Es decir, la Armada no admite muchachos hasta los doce años, e incluso entonces se les envía a tierra entre viajes y pasan un tiempo en casa. ¿Ya usted qué le parece, señor? —añadió, volviéndose a Berkley.

—Mmm —respondió Berkley mientras tragaba. Dirigió una mirada algo dura a Rankin antes de responder a Laurence—. No sabría decirle. Supongo que berrean un poco, pero se acaban acostumbrando y los tenemos todo el día de un lado para otro para que no sientan nostalgia de sus hogares.

Volvió a concentrar su atención en la comida sin hacer intento alguno de mantener viva la conversación y Laurence tuvo que volverse y continuar su discusión con Rankin.

—Llego tarde… ¡Vaya!

Era un joven espigado cuya voz aún no había cambiado, aunque era alto para su edad, quien se acercaba con prisa a la mesa presentando cierto desaliño. La mitad de su melena pelirroja se había salido de la trenza. Se detuvo de forma brusca al borde de la mesa; luego tomó asiento al otro lado de Rankin con lentitud y a regañadientes ya que aquél era el único sitio vacío. Era capitán a pesar de su juventud. Lucía una chaqueta con dos barras doradas en los hombros.

—¡Anda, Catherine! No, no, llegas a tiempo. Permíteme que te escancie un poco de vino —dijo Rankin.

Aunque ya había mirado al muchacho con sorpresa, Laurence pensó que había oído mal. Luego comprobó que no era así. El muchacho era en realidad una joven dama. Laurence miró a su alrededor sin comprender: no parecía preocuparle a nadie y desde luego no era un secreto. Rankin se dirigía a ella con amabilidad y tonos formales, sirviéndole de las fuentes.

—Permitid que os presente —agregó Rankin, volviéndose hacia el marino—. Capitán Laurence, de Temerario, miss… Oh, no, lo olvidaba, es decir, capitana Catherine Harcourt, de… esto… Lily.

—Hola —murmuró la joven sin levantar la vista.

Laurence notó cómo le enrojecían las mejillas. Ella se sentaba ahí con unos pantalones de amazona que mostraban la forma de sus piernas y una blusa sujeta sólo por un lazo en el cuello. Fijó su mirada en el recatado cogote de la joven y consiguió decir:

—A su servicio, miss Harcourt.

Al menos, sus palabras le hicieron alzar la cabeza.

—No: es capitana Harcourt —puntualizó.

Era pálida, y esa blancura exponía muy a la vista una miríada de pecas, pero estaba claramente resuelta a defender sus derechos. Lanzó a Rankin una mirada desafiante mientras hablaba.

Laurence había utilizado el tratamiento de forma automática, sin intención de ofender, aunque según parecía lo había hecho.

—Le pido perdón, capitana —apostilló de inmediato al tiempo que inclinaba la cabeza en señal de disculpa. Sin embargo, resultaba verdaderamente difícil dirigirse a ella de aquella forma; al pronunciarlo, el título se trababa en la lengua y le resultaba extraño. Temía que hubiera sonado forzado y artificioso—. No pretendía faltarle al respeto.

Ahora identificaba también el nombre del dragón. Aunque había muchas más consideraciones que hacer en lo concerniente a la inusual jornada de ayer, le vino a la mente aquel detalle y dijo con cortesía:

—Creo que tiene una dragona Largario.

—Sí, ésa es mi Lily —contestó.

—Tal vez no esté al tanto, capitán Laurence, de que los Lárganos no aceptan cuidadores masculinos. Es una de esas raras singularidades suyas, a las cuales debemos estarles agradecidos, de lo contrario nos veríamos privados de tan encantadora compañía —dijo Rankin mientras hacía un gesto de asentimiento a la chica.

Había un timbre irónico en su voz que hizo torcer el gesto a Laurence. Era evidente que la joven se hallaba muy a disgusto y Rankin la hacía sentir peor. Había vuelto a agachar la cabeza y miraba su plato con los labios exangües y fruncidos por el descontento.

—Hace falta mucho valor por su parte para asumir tal deber, m… capitana Harcourt. Un vaso… esto es, un vaso a su salud —dijo Laurence, que después de corregirse en el último momento, hizo el brindis y tomó un sorbito.

No le parecía apropiado obligar a beber una copa entera de vino a una chiquilla.

—No más que el de cualquier otra persona —contestó en un hilo de voz; luego, con cierto retraso, tomó su propia copa y la alzó en correspondencia—. A la vuestra, quería decir.

Repitió en su fuero interno el nombre y el rango de la muchacha. Sería de mala educación volver a equivocarse de nuevo después de que ya le habían corregido una vez, pero era muy extraño que aún no confiara enteramente en sí mismo. Procuró mirarle sólo al rostro, y nada más. Le ayudaba un poco a cumplir ese propósito su aspecto aniñado, con el pelo recogido y tirante, así como las ropas masculinas que le habían llevado a confusión en un primer momento. Supuso que eso se debía a que se la obligaba a ir vestida de hombre, aunque eso no sólo le parecía vergonzoso, sino también ilegal.

Le hubiera gustado hablarle, aunque hubiera sido difícil no formularle preguntas, pero no podía llevar una conversación paralela a la de Rankin. Se permitió maravillarse en privado de sus propios pensamientos. Resultaba sorprendente pensar que todos los Lárganos estaban capitaneados por mujeres. Después de estudiar la menuda figura de la muchacha, se preguntó cómo soportaba el trabajo. Él mismo se encontraba maltrecho y fatigado después de todo un día de vuelo, y aunque quizás un arnés adecuado disminuiría los esguinces, le resultaba difícil creer que una mujer se las pudiera arreglar un día tras otro. Aquello era una crueldad pero, por supuesto, no se podía prescindir de los Lárganos. Eran probablemente los dragones ingleses más letales, sólo comparables con los Cobres Regios, y sin ellos las defensas aéreas de Inglaterra serían terriblemente vulnerables.

Su primera cena pasó de forma mucho más grata de lo esperado con aquella curiosidad ocupando su mente y la cortés conversación de Rankin. Se levantó de la mesa animado, a pesar de que la capitana Harcourt y Berkley se habían mostrado silenciosos y poco comunicativos durante toda la cena. Cuando ya estaban de pie, Rankin se volvió hacia él y le preguntó:

—Si no tiene ningún otro compromiso, ¿puedo invitarle a que se reúna conmigo en el club de oficiales para jugar una partida de ajedrez? Pocas veces tengo la oportunidad de jugar una partida, y confieso que he esperado con impaciencia aprovechar la ocasión desde que usted mencionó que jugaba.

—Le agradezco la invitación, y me supondría un gran placer también —contestó Laurence—, pero he de pedirle que me excuse por el momento. Debo ver a Temerario, y luego he prometido leerle.

—¿Leerle? —repitió Rankin con una expresión de diversión que no ocultaba su sorpresa ante semejante idea—. Su dedicación es admirable y totalmente natural en un cuidador novato. Sin embargo, permítame asegurarle que la mayoría de los dragones son capaces de arreglárselas por su cuenta. Conozco la costumbre de varios de nuestros compañeros capitanes de pasar mucho tiempo libre con sus monturas; me disgustaría que, siguiendo su ejemplo, llegara a considerarlo una necesidad o un deber por el que deba renunciar al placer de la compañía humana.

—Le agradezco la gentileza de su preocupación, pero le aseguro que se equivoca en mi caso —repuso Laurence—. Por mi parte, no podría desear mejor compañía que la de Temerario, y soy yo quien ha escogido mi compromiso con él, pero me encantaría reunirme con usted esta noche más tarde, a menos que deba levantarse pronto.

—Me alegra oír ambas cosas —respondió Rankin—. En cuanto a mi horario, en absoluto. No me estoy entrenando, por supuesto, sólo estoy aquí como mensajero, por lo que no necesito tener un horario de estudiante. Me avergüenza admitir que la mayoría de los días no se me ve el pelo por aquí abajo hasta poco antes del mediodía pero, por otra parte, eso me garantiza el placer de verle a usted esta noche.

Se separaron después de estas palabras y Laurence salió en busca de Temerario. Le divirtió sorprender acechando por la puerta del comedor a tres cadetes, el de pelo de color arena y otros dos, cada uno aferrando con firmeza un puñado de trapos blancos limpios.

—Señor —dijo el chico saltando en cuanto vio salir a Laurence—. ¿Va a necesitar más trapos para Temerario? —preguntó ansiosamente—. Pensamos que tal vez sí, de modo que trajimos algunos cuando le vimos comer.

—Un momento, Roland. ¿Qué crees que haces merodeando por ahí? —Tolly, que sacaba una carga de platos sucios del comedor, se detuvo a mirar a los muchachos que abordaban a Laurence—. Haríais mejor en no molestar a un capitán.

—No le molesto, ¿verdad? —preguntó el niño al tiempo que miraba esperanzado a Laurence—. Sólo pensé que tal vez le pudiéramos ayudar un poco. Después de todo, el dragón es muy grande, y Morgan, Dyer y yo tenemos nuestros cintos con mosquetones de muelle. Nos podemos anclar sin ningún tipo de problema —continuó muy serio mientras desplegaba un extraño arnés de cuya existencia Laurence no se había percatado antes.

Se trataba de un grueso cinto de cuero firmemente sujeto a la cintura con un par de correas que terminaban en lo que a primera vista parecía ser un gran eslabón de cadena hecho de acero. En un examen más detenido, Laurence vio que tenía una parte que se podía cerrar, por lo que el eslabón abierto se podía enganchar a cualquier cosa.

Irguiéndose, Laurence dijo:

—No creo que podáis sujetaros a las cinchas con esto, ya que Temerario aún no tiene un arnés de verdad. Sin embargo —agregó, ocultando una sonrisa al ver sus rostros alicaídos—, acompañadme y veremos qué se puede hacer. Gracias, Tolly —dijo, e hizo una señal con la cabeza al criado—. Los podré controlar.

Tolly no se molestó en ocultar una ancha sonrisa al oír aquello.

—Tiene razón —contestó, y continuó con sus quehaceres.

—Roland, ¿verdad? —le preguntó al muchacho mientras continuaba caminando hacia el patio con los tres niños al trote para seguir su paso.

—Sí, señor, la cadete Emily Roland a su servicio. —Se volvió hacia sus compañeros, ignorando de ese modo alegremente la sorpresa del rostro de Laurence—. Y éstos son Andrew Morgan y Peter Dyer. Todos llevamos tres años aquí.

—Sí, es cierto. A todos nos gustaría ayudar —afirmó Morgan.

Dyer, de menor edad que los otros dos y con ojos redondeados, se limitó a asentir.

—Muy bien —consiguió decir Laurence mientras lanzaba una mirada furtiva a la chica, que llevaba cortado el pelo estilo tazón, igual que el de los chicos; era baja y tenía una constitución robusta; su voz apenas era más aguda que las de los otros, por lo que su equivocación era lógica.

Ahora que disponía de un momento para meditarlo, tenía todo el sentido del mundo. La Fuerza Aérea entrenaría a unas cuantas chicas, por supuesto, en previsión de necesitarlas cuando los Largarios salieran del cascarón, y probablemente la capitana Harcourt era el fruto de aquel adiestramiento, pero no pudo evitar preguntarse qué clase de padres entregarían a una niña a la tierna edad de diez años a los rigores del servicio.

Salieron al patio, donde se encontraron con una escena de estruendosa actividad. Una gran confusión de alas y voces de dragón llenaban el aire. La mayoría, si no todos los dragones, acababa de llegar de alimentarse y en ese momento eran atendidos por su personal, muy ocupado limpiando los arneses. A pesar de las palabras de Rankin, Laurence apenas vio un dragón al que su capitán no estuviera acariciando la cabeza o habiéndole. Evidentemente, aquél era el interludio habitual que los dragones y sus cuidadores tenían de asueto.

No vio a Temerario al primer golpe de vista. Después de buscarlo en el atestado patio durante unos segundos, comprendió que se había tumbado fuera de los muros, probablemente con el fin de evitar el ajetreo y el estrépito. Antes de salir en su busca, Laurence enseñó Levitas a los cadetes. El pequeño dragón se había aovillado solo dentro de los muros del patio y contemplaba al resto de los dragones con sus oficiales. Aún llevaba arnés, pero éste tenía mucho mejor aspecto que el día anterior. Parecía que le habían sacado la mugre y lo habían frotado con aceite para que fuera más fino y flexible, y los aros metálicos de las cinchas estaban brillantemente pulidos.

Laurence intuyó que los aros tenían el propósito de ofrecer a los mosquetones un lugar al que engancharse. Aunque Levitas era pequeño en comparación con Temerario, seguía siendo una criatura enorme y Laurence estimó que podría soportar fácilmente el peso de los tres cadetes para el corto trayecto. Al dragón, impaciente y feliz por la atención recibida, los ojos le relucieron cuando Laurence formuló la sugerencia.

—Oh, sí, os puedo llevar sin problema —dijo mientras miraba a los tres cadetes, que le devolvieron la mirada con no menos entusiasmo.

Los tres se encaramaron con la agilidad de las ardillas y cada uno se sujetó de dos aros separados con un movimiento obviamente bien estudiado.

Laurence dio unos tirones a las correas para comprobarlas. Parecían bastante seguras.

—Muy bien, Levitas. Llévalos a la orilla. Temerario y yo nos reuniremos contigo enseguida —dijo a la vez que palmeaba la ijada del dragón.

Una vez que se alejaron, Laurence zigzagueó entre los demás dragones y se abrió camino hacia la puerta. Se detuvo en cuanto vio a Temerario; aunque costaba creerlo, el dragón tenía aspecto alicaído y guardaba una notoria diferencia con la actitud feliz que tenía al finalizar el trabajo de la mañana. Laurence acudió rápido a su lado:

—¿No te sientes bien? —le preguntó mientras examinaba las quijadas. El dragón estaba manchado de sangre y con restos de comida como siempre, parecía haber comido bien—. ¿Te ha sentado mal la cena?

—No, me encuentro perfectamente —respondió Temerario—. Es sólo que… Laurence, soy un dragón de verdad, ¿no?

Laurence le clavó los ojos. La nota de incertidumbre en la voz de Temerario era totalmente nueva.

—Tan verdadero como cualquier otro dragón de este mundo. ¿Qué diablos te hace preguntarme eso? ¿Alguien te ha soltado alguna inconveniencia al respecto?

Le invadió una ola de cólera sólo con pensarlo. Los aviadores podrían mirarle con recelo y decirle lo que les apeteciera, pero no iba a tolerar que nadie hiciera comentarios sobre Temerario.

—Oh, no —contestó Temerario, pero habló de tal forma que le hizo dudar—. Nadie ha sido cruel conmigo, pero no han podido evitar darse cuenta todos, mientras estábamos comiendo, de que no me parezco mucho al resto. Los demás tienen una piel de colores más brillantes que los míos, y sus alas no tienen tantas nervaduras. Además, todos tienen esa especie de caballón a lo largo de sus espaldas mientras que la mía es plana, y tengo más garras en las patas. —Se volvió y se examinó mientras enumeraba las diferencias—. Por eso, me miran de forma un poco rara, pero todos se han mostrado correctos. Supongo que eso es porque soy un dragón chino, ¿no?

—Sí, cierto. Recuerda siempre que los chinos se cuentan entre los criadores más reputados del mundo —contestó Laurence con firmeza—. En todo caso, los demás deberían mirarte como su ideal, y no al revés. Te ruego que no dudes de ti ni por un momento. Limítate a tener en cuenta lo bien que Celeritas habló de tu vuelo esta mañana.

—Pero no arrojo fuego ni escupo ácido —repuso Temerario, tumbándose otra vez, aún con cierto aire de decepción—, y no soy tan grande como Maximus. —Permaneció en silencio durante un momento y luego agregó—: Él y Lily comieron primero, los demás tuvimos que esperar a que terminaran y entonces se nos permitió cazar en grupo.

Laurence torció el gesto. No se le había ocurrido que hubiera una jerarquía entre los propios dragones.

—Amigo, jamás ha habido un dragón de tu especie en Inglaterra, por lo que aún no se ha establecido tu valía —contestó en un intento de hallar una explicación que consolara al dragón—. Además, tal vez guarde alguna relación con el rango de los capitanes: debes recordar que tengo menos antigüedad que el resto.

—Eso es una estupidez. Eres mayor que ellos y cuentas con mucha experiencia —replicó Temerario, cuyo descontento quedó ahogado por la idea de que fuera un desaire hacia Laurence—. Tú has ganado batallas y la mayoría de ellos siguen entrenando.

—Sí, pero eso era en alta mar; las cosas son muy diferentes en el aire —le atajó Laurence—, aunque es muy cierto que la antigüedad y el rango no garantizan ni la sabiduría ni la educación. Te ruego que no lo tomes como algo personal. Estoy seguro de que recibirás el reconocimiento que mereces cuando llevemos uno o dos años de servicio, pero por el momento, ¿has comido bastante? De lo contrario, podemos regresar a la zona de alimentación.

—No, la comida no escaseaba —contestó el dragón—. Logré atrapar a todos los animales que me apetecieron, y los demás no se interpusieron en mi camino en modo alguno.

Se sumió en silencio, aún con el ánimo sombrío. Laurence le dijo:

—Venga, vamos a darte un baño.

El dragón se entusiasmó ante la perspectiva, y su ánimo mejoró de manera notable después de pasar casi una hora jugando con Levitas en el lago y dejar que los cadetes le frotaran. Después, se acurrucó felizmente junto a Laurence en el cálido patio donde se sentaron juntos a leer. En apariencia, el dragón estaba mucho más alegre, pero Laurence aún veía que el animal observaba la cadena de oro y joyas y la tocaba con la punta de la lengua, un gesto que empezaba a reconocer como un signo de querer obtener respuestas. Intentó introducir afecto en su voz al leer y le acarició la pata delantera sobre la que estaba cómodamente sentado.

Mantuvo el gesto preocupado cuando aquella misma noche, más tarde, entró en el club de oficiales, lo cual fue en parte una ayuda, ya que el momentáneo silencio reinante en la habitación al entrar le molestó bastante menos de lo que lo hubiera hecho de otro modo. Granby permanecía en pie junto al pianoforte cercano a la puerta. Se llevó la mano a la frente de forma harto elocuente al saludarle y dijo «señor» cuando Laurence entró.

Había en su voz una peculiar nota de insolencia a duras penas contenida. Laurence eligió responder como si el saludo hubiera sido sincero y contestó «señor Granby» de buenos modos, con un asentimiento que hizo extensivo a toda la sala, y continuó caminando todo lo rápido que la prisa podía justificar. Rankin leía un periódico sentado junto a una mesita en un rincón de la estancia, al fondo. Laurence se reunió con él y poco después ambos habían preparado el tablero de ajedrez que Rankin bajó de una balda.

El zumbido de la conversación ya se había reanudado. Laurence observó la habitación entre movimiento y movimiento de piezas hasta donde le era posible sin llamar la atención. Ahora que prestaba más interés, también aquí vio a unas cuantas mujeres oficiales diseminadas entre el gentío. Su presencia no parecía imponer compostura a la mayoría de los asistentes. La conversación, aunque de tono afable, no era del todo refinada, y las interrupciones hacían que fuese ruidosa y confusa.

No obstante, había un claro sentido de compañerismo por doquier y no pudo evitar sentir un poco el deseo de pertenecer al grupo, cuya exclusión se debía en parte a ellos y en parte a él mismo al considerar que no encajaba allí, lo que le produjo una sensación de soledad, pero la superó fácilmente casi de inmediato; un capitán de la Armada debía estar acostumbrado a una existencia solitaria y a menudo sin la camaradería que él tenía con Temerario. Ahora, también podía buscar la compañía de Rankin. Volvió a concentrar su atención en el tablero sin mirar de nuevo a los demás.

Tal vez Rankin estuviera algo desentrenado, pero no le faltaba habilidad, y estaban bastante parejos, porque aquel juego no era uno de los pasatiempos favoritos de Laurence. Mientras jugaban, Laurence mencionó a su compañero que le preocupaba Temerario. Rankin le escuchó con pena y dijo:

—Es realmente vergonzoso que no le hayan dado preferencia a él. Es como se comportan en estado salvaje. Las especies más letales exigen los primeros frutos de la caza y las más débiles ceden. Lo más probable es que deba hacerse valer ante los otros para que le muestren más respeto.

—¿Se refiere a que realice algún tipo de desafío? Seguramente, eso no sea una buena política —respondió Laurence, alarmado por la idea misma; había oído las viejas historias de dragones salvajes luchando entre ellos y matándose unos a otros en tales duelos—. ¿Dejar que peleen con desesperación animales de tanto valor por tal nimiedad?

—Casi nunca degenera en una pelea de verdad. Conocen las posibilidades del otro. Le prometo que en cuanto se sienta seguro de su fortaleza, ni lo tolerará ni encontrará gran resistencia —sentenció Rankin.

Laurence no podía confiar mucho en aquello. Estaba seguro de que no era la falta de valor lo que impedía a Temerario imponerse a los demás, sino una sensibilidad más delicada, la misma que, por desgracia, le permitía sentir la falta de aprobación de los demás dragones.

—Me gustaría encontrar algún otro medio para tranquilizarle —repuso Laurence con tristeza.

Veía que en lo sucesivo cada comida iba a ser fuente de nuevo descontento para Temerario; no se podía evitar, a menos que le alimentara a horarios diferentes, y esto sólo le haría sentirse más aislado de los demás.

—Bueno, regálele alguna chuchería y se calmará —dijo Rankin—. Resulta sorprendente cómo les devuelve el ánimo; siempre que mi animal se enfurruña, le entrego una bagatela e inmediatamente todo vuelve a ser dicha, igual que una amante temperamental.

Laurence no logró reprimir una sonrisa ante lo absurdo de la jocosa comparación; luego, ya hablando en serio, dijo:

—Da la casualidad de que me proponía traerle un collar como el de Celeritas, creo que le haría muy feliz; pero supongo que no hay sitio alguno por los alrededores donde se pueda encargar esa clase de artículos.

—En todo caso, le puedo ofrecer un remedio para eso. Voy a Edimburgo con regularidad debido a mis obligaciones como correo; allí hay varios joyeros excelentes, algunos de los cuales incluso disponen de objetos ya preparados para dragones, debido a la abundancia en el norte de bases que se hallan a un vuelo de distancia. Estaré encantado de llevarle allí si desea acompañarme —dijo Rankin—. Mi próximo vuelo será este sábado, y le puedo traer de vuelta perfectamente a la hora de la cena si partimos por la mañana.

—Gracias, se lo agradezco mucho —contestó Laurence, sorprendido y agradecido a un tiempo—. Presentaré una petición de permiso a Celeritas.

El dragón instructor torció el gesto ante la petición que le formuló a la mañana siguiente y se aproximó a mirarle de cerca.

—¿Desea ir con el capitán Rankin? Bueno, éste va a ser el último día libre que tenga en mucho tiempo, porque ha de estar presente, y lo estará, cada segundo de los vuelos de entrenamiento de Temerario.

Se había mostrado casi violento en su reacción. Su vehemencia sorprendió a Laurence.

—Le aseguro que no tengo ninguna objeción —dijo mientras se preguntaba con asombro si el director de prácticas creía que pretendía eludir sus deberes—. Sin duda, no lo imaginaba de otra forma. Soy perfectamente consciente de la urgencia del entrenamiento. Si mi ausencia va a causar alguna dificultad, le ruego que no vacile en rechazar la petición.

Cualquiera que fuera el origen de su inicial desaprobación, aquella afirmación aplacó a Celeritas.

—Da la casualidad de que el personal de tierra va a necesitar un día para ajustar el nuevo equipo a Temerario y estará listo aproximadamente para esa fecha —comentó con tono menos severo—. Supongo que podemos prescindir de usted siempre y cuando Temerario no se ponga muy melindroso en cuanto a que le enjaecen sin estar usted presente; entonces, podrá ir a esa última excursión.

Temerario le aseguró a Laurence que no le importaba, por lo que el plan se hizo firme y, a partir de ese momento, el aviador pasó la mayor parte de las pocas tardes que quedaban tomándole medidas del cuello y también al de Maximus, al suponer que las dimensiones actuales del Cobre Regio podrían ser una buena referencia para las que Temerario podría alcanzar en el futuro. Fingió ante éste que todo aquello era para el arnés, porque quería que el regalo fuera una sorpresa y que al verlo se le pasara parte de aquella callada aflicción que aún perduraba, apagando el buen humor que solía tener.

Rankin miraba divertido los apuntes y dibujos de Laurence. Los dos tenían por costumbre jugar juntos al ajedrez por las noches y sentarse juntos durante las comidas. Por ahora, Laurence mantenía poca conversación con los demás aviadores. Lo lamentaba, pero veía poco sentido a intentarlo, ya que se sentía cómodo con su situación actual y, por otro lado, carecía de cualquier tipo de invitación. Le resultaba claro que Rankin estaba tan excluido de la vida social de los aviadores como él, quizás a causa de la elegancia de sus modales, y si ambos eran igual que dos parias por el mismo motivo, al menos podrían tener el placer de la compañía mutua como compensación.

Él y Berkley se encontraban durante el desayuno y en los entrenamientos todos los días. Siguió considerando al otro capitán un aviador astuto y un estratega del aire, pero permanecía en silencio tanto en la comida como en presencia de compañía. Laurence tampoco estaba seguro de desear alcanzar cierta intimidad con aquel hombre o de si un gesto en esa dirección sería bienvenido, por lo que se contentaba con ser educado y discutir de asuntos técnicos. Por ahora, se conocían de unos pocos días, sobraría el tiempo para tomarle mejor la medida al carácter de ese hombre.

Se había armado de valor para reaccionar debidamente ante su próximo encuentro con la capitana Harcourt, pero ella se mostraba tímida en su compañía, por lo que la veía casi siempre a distancia, aunque Temerario pronto estuvo volando en compañía de su dragón, Lily. Sin embargo, una mañana ella se encontraba sentada a la mesa cuando Laurence llegó a desayunar y, deseando mantener una conversación normal, le preguntó por qué había llamado Lily a su dragón, creyendo que podría ser un apodo, como el de Volly. Se sonrojó intensamente y contestó con frialdad:

—Me gusta el nombre. ¿Y cómo se le ocurrió el nombre de Temerario, si se puede saber?

—Para ser totalmente sincero, no tenía ni idea de cómo dar un nombre adecuado a un dragón ni había forma de poder averiguarlo en aquel momento —respondió Laurence, que tenía la impresión de haber cometido una equivocación; nadie había mencionado el nombre poco corriente del dragón hasta ese momento, y sólo ahora que ella le había empujado a hacer lo mismo supuso que tal vez había tocado alguna fibra sensible de la joven—. Lo llamé así en honor a un barco, el primer Téméraire capturado a los franceses. El único actualmente en servicio es una nave de noventa y ocho cañones y tres cubiertas, uno de nuestros mejores barcos de combate.

Pareció más relajada después de que él hubo hecho aquella confesión y dijo con más franqueza:

—Como ha revelado tanto, no me importa admitir que sucedió algo parecido en mi caso. No se esperaba que Lily eclosionara como pronto hasta al cabo de cinco años, y no sabía nada de nombres. Me despertaron en mitad de la noche en la base de Edimburgo y me hicieron volar en cuanto el huevo endureció. Apenas había conseguido llegar a las termas antes de que rompiera el cascarón. Me quedé boquiabierta cuando se me invitó a darle un nombre y, simplemente, no se me ocurrió ningún otro.

—Es un nombre precioso y le cuadra a la perfección, Catherine —intervino Rankin mientras se sentaba con ellos a la mesa—. Buenos días, Laurence. ¿Ha leído el periódico? Lord Pugh finalmente ha conseguido casar a su hija. Ferrold debe de estar pelado.

Aquel pequeño cotilleo se refería a personas que Harcourt no conocía de nada y la dejó fuera de la conversación. Sin embargo, antes de que Laurence pudiera cambiar de tema, ella se disculpó y se escabulló de la mesa. Perdía así la oportunidad de propiciar la relación entre ellos.

Los pocos días restantes de la semana previa a la excursión transcurrieron rápidamente. El entrenamiento consistió en todavía más pruebas sobre las habilidades voladoras de Temerario y probar de qué modo él y Maximus podían volar en la formación, que giraba en torno a Lily. Celeritas les había hecho dar incontables vueltas alrededor del valle de adiestramiento, otras intentando reducir el número de aleteos, otras intentando aumentar la velocidad, y siempre manteniéndolos alineados unos a otros. Pasaron una mañana memorable en vuelo invertido, cabeza abajo, al final de la cual Laurence se encontró mareado y colorado. El corpulento Berkley echaba chispas cuando bajó tambaleándose de lomos de Maximus después de la última vuelta, y Laurence se adelantó de un salto para facilitarle bajar al suelo cuando le fallaron las piernas.

—Gracias —dijo mientras tomaba el vaso de brandy que le ofreció Laurence, y lo sorbió; entretanto, Laurence se soltó el lazo del cuello.

—Lamento tener que someterlos a tanta presión —se disculpó Celeritas cuando Berkley aún no había dejado de jadear y seguía colorado—. Habitualmente, estas pruebas durarían en torno a medio mes. Tal vez les esté presionando demasiado al ir tan deprisa.

—Tonterías, me habré recuperado en un santiamén —replicó Berkley de inmediato—. Sé perfectamente que no podemos desperdiciar ni un segundo, Celeritas, así que no se retrase por mi culpa.

—Laurence, ¿por qué hay asuntos tan urgentes? —le preguntó Temerario aquella tarde después de haber comido, mientras volvían a tumbarse juntos fuera de los muros del patio para leer—. ¿Va a haber una gran batalla pronto? ¿Nos van a necesitar?

Laurence cerró el libro, dejando un dedo entre las páginas para indicar el lugar donde se había quedado.

—No. Siento decepcionarte, pero estamos demasiado verdes como para que nos destinen al lugar de mayor acción. Aun así, lo más probable es que lord Nelson no sea capaz de destruir la flota francesa sin la ayuda de una formación de Largarios, en este momento estacionados en Inglaterra. Nuestra tarea consistirá en reemplazarlos para que se puedan ir. Se va a producir una batalla realmente importante, y te aseguro que nuestra participación no va a ser de menor importancia aunque no intervengamos en ella de manera directa.

—Sí, aunque no parece muy emocionante —contestó Temerario—, pero tal vez Francia nos invada. —Parecía más esperanzado que cualquier otra cosa—. ¿Tendremos que luchar en ese caso?

—Esperemos que no —repuso Laurence—. Si Nelson destruye la flota francesa, echaría por tierra cualquier oportunidad de que el ejército de Bonaparte cruzase el canal de la Mancha. Aunque he oído decir que tiene miles de barcos para transportar a sus hombres, son sólo transportes, y la Armada los hundiría a cientos si intentaran cruzar sin la protección de la flota.

Temerario suspiró y metió la cabeza entre las dos patas delanteras.

—Vaya —dijo.

Laurence se echó a reír y le acarició el hocico.

—¡Menuda sed de sangre! —exclamó divertido—. No temas. Te prometo que vamos a ver mucha acción en cuanto haya concluido el adiestramiento. Para empezar, se está produciendo un gran número de escaramuzas sobre el canal, y luego, tal vez nos envíen en apoyo de alguna operación naval o a hostigar el transporte marítimo por nuestra cuenta.

Aquellas palabras alentaron mucho a Temerario, que, habiendo recuperado ya el buen humor, prestó atención al libro de nuevo.

Maximus y él pasaron el viernes haciendo una prueba de resistencia para determinar cuánto tiempo aguantaban en el aire. Los miembros más lentos de la formación iban a ser los dos ejemplares de Tanator Amarillo, por lo que, para la prueba, tanto Temerario como Maximus debían ajustar a ellos su ritmo, así que estuvieron dando vueltas y más vueltas alrededor del valle en un círculo sin fin mientras encima de ellos el resto de la formación llevaba a cabo las maniobras bajo la supervisión de Celeritas.

Una lluvia constante desdibujaba todo el paisaje de abajo en un monótono manto gris y hacía la tarea más aburrida. Temerario volvía la cabeza a menudo para preguntar de modo lastimero cuánto tiempo llevaban volando; por lo general, Laurence se veía obligado a informarle de que apenas había transcurrido un cuarto de hora desde la última vez que lo preguntó. Al menos él podía contemplar las vueltas y las bajadas en picado de la formación, cuyos vividos colores destacaban contra el pálido gris del cielo. El pobre Temerario, en cambio, debía tener recta la cabeza y aguantarla de forma lo más estable posible para mantener una postura de vuelo aerodinámica.

El ritmo de Maximus comenzó a decaer después de unas tres horas; cada vez aleteaba con mayor lentitud y avanzaba con la cabeza gacha. Berkley le hizo regresar y Temerario se quedó dando vueltas, completamente en solitario. El resto de la formación descendió al suelo describiendo una espiral. Laurence vio a los dragones saludar a Maximus con asentimientos de cabeza en señal de respeto. A semejante distancia no entendía las palabras, pero era obvio que todos los dragones conversaban animadamente entre ellos mientras sus capitanes se arremolinaban en torno a Celeritas para estudiar la valoración de sus movimientos. Temerario también los vio, emitió un débil suspiro, pero no dijo nada. Laurence se inclinó hacia delante y le acarició el cuello; se prometió traerle la más elegante de las joyas que encontrara en todo Edimburgo aunque tuviera que dejarse la mitad de su capital en el empeño.

Al día siguiente, Laurence salió hacia el patio a primera hora de la mañana para despedirse de Temerario antes de partir con Rankin. Se detuvo en seco al salir del vestíbulo. Un pequeño grupo del personal de tierra le ponía a Levitas el equipo. Rankin leía un periódico delante de él sin prestar apenas atención al proceso.

—Hola, Laurence —le saludó el pequeño dragón con júbilo—. Mira, éste es mi capitán. ¡Ha venido! Hoy volamos a Edimburgo.

—¿Ha hablado con él? —le preguntó Rankin al tiempo que alzaba la vista—. Veo que no exageraba, que disfruta en verdad de la compañía de los dragones. Espero que no acabe aburriéndose —continuó, dirigiéndose a Levitas—. Hoy me vas a llevar a mí y al capitán Laurence. Debes esforzarte por demostrarle lo veloz que eres.

—Lo haré, lo prometo —respondió enseguida el dragón, subiendo y bajando la cabeza con ansiedad.

Laurence dio una respuesta cortés y se encaminó a toda prisa hacia Temerario para ocultar su malestar. No sabía qué hacer. No había ninguna forma posible de evitar el viaje sin mostrarse verdaderamente insultante, pero se sentía casi enfermo. Durante los últimos días había comprobado en suficientes ocasiones la tristeza y desatención de Levitas. El pequeño dragón esperaba con ansiedad a un cuidador que no aparecía, y si él o el arnés había gozado de algo más que una limpieza por encima se debía a que Laurence había animado a los cadetes a verle y le había pedido a Hollín que continuara ocupándose del arnés. Descubrir que Rankin era el único responsable de semejante negligencia era decepcionantemente amargo; ver a Levitas pagar la mínima y fría atención de su jinete con tal servilismo y gratitud, penoso.

Al darse cuenta de la negligencia con que se ocupaba de su dragón, los comentarios de Rankin sobre los dragones tomaban un cariz de desdén que a oídos de un aviador sólo podían resultar extraños y desagradables. Su aislamiento entre sus compañeros oficiales era también un indicativo del buen juicio de los cuidadores. Cuando se presentaban, todos los demás aviadores tenían el nombre de su dragón en la punta de la lengua. Sólo Rankin había considerado más importante el apellido de la familia, dejando que Laurence averiguara por accidente que Levitas le estaba asignado. Pero él no se había dado cuenta de nada, y ahora se encontraba con que, de la forma más insospechada, había fomentado la amistad de un hombre al que jamás podría respetar.

Dio unas palmadas a Temerario y le susurró unas palabras tranquilizadoras dedicadas casi todas a su propio consuelo.

—Laurence, ¿qué te pasa? —preguntó preocupado el dragón, interesándose amablemente—. No tienes buen aspecto.

—Me encuentro muy bien, te lo aseguro —contestó, haciendo un esfuerzo para parecer normal—. ¿Estás totalmente convencido de que no te importa que me vaya? —inquirió con una débil esperanza.

—En absoluto. Estarás de vuelta por la noche, ¿verdad? —preguntó Temerario—. Ahora que hemos terminado de leer a Duncan, esperaba que tal vez me leyeras algo más sobre matemáticas. Se me ocurrió que sería interesante que me explicaras cómo podías determinar la posición cuando navegabas solo durante mucho tiempo gracias a la hora y algunas ecuaciones.

Laurence, que había entendido a duras penas los conceptos básicos de la trigonometría, abandonaría encantado el tema de las matemáticas.

—¡Faltaría más! Si quieres… —contestó, procurando que no se le notara la consternación en la voz—, pero se me había ocurrido que tal vez disfrutarías leyendo algo sobre dragones chinos.

—Ah, sí, eso también sería estupendo. Podemos leer eso a continuación —dijo Temerario—. Es realmente maravilloso la cantidad de libros que hay, y sobre tantas materias.

Si daba al dragón algo en lo que pensar y le quitaba la pena, estaba dispuesto a llegar hasta donde se lo permitiera su deficiente latín y leerle la versión original de los Principia Mathematica; por ello, se limitó a suspirar en su fuero interno.

—De acuerdo, entonces te voy a dejar en manos de la tripulación de tierra. Ahora la veo llegar.

Hollin lideraba el grupo. El joven había reparado tan bien el arnés de Temerario y había atendido a Levitas con tan buena voluntad que Laurence había hablado de él a Celeritas y le había pedido que le asignaran como jefe de los asistentes en tierra de Temerario. Le complacía que se lo hubieran concedido, ya que aquel paso suponía un avance de cierto significado donde antes había habido cierta incertidumbre. Saludó al joven con un asentimiento y le preguntó:

—Señor Hollin, ¿sería tan amable de presentarme al resto de los hombres?

Después de que se presentaran todos, Laurence repitió en silencio sus nombres hasta memorizarlos. Cruzó con ellos sus miradas uno a uno de forma intencionada y luego dijo con voz firme:

—Estoy seguro de que Temerario no os va a causar ninguna dificultad, pero confío en que le consultéis a la hora de efectuar los ajustes. Temerario, te pido que no vaciles en informar a estos hombres si notas la menor molestia o limitación de movimientos.

El caso de Levitas le había demostrado la evidencia de que algunos miembros del personal de asistencia podían descuidar el equipo del dragón asignado si el capitán no estaba atento; de hecho, poco más se podía esperar. Aunque no temía una posible negligencia de Hollín, quería advertir al resto de los hombres que no iba a tolerar ningún tipo de descuido en lo que concernía a Temerario. Si esa severidad le granjeaba la reputación de ser un capitán duro, que así fuera. Tal vez lo era en comparación con otros aviadores. No iba a renunciar a lo que consideraba su deber en aras de que le apreciaran más.

Le llegó un murmullo de «Muy bien» y «Lo que usted diga» como respuesta. Se las arregló para ignorar las cejas enarcadas y el intercambio de miradas.

—En ese caso, adelante —dijo con un asentimiento final.

Se alejó para unirse a Rankin con no poca renuencia.

Había desaparecido todo el gozo del viaje. Resultó extremadamente desagradable mantenerse al margen mientras Rankin se dirigía a Levitas con brusquedad y le ordenaba que se agachara de forma muy incómoda para que ellos subieran a bordo. Laurence se encaramó lo más deprisa que pudo e hizo todo lo posible por sentarse donde su peso causara menos dificultad al dragón.

Al menos, el vuelo fue breve. Levitas era muy rápido y el suelo pasó a sus pies a un ritmo increíble. Se alegró de que la velocidad de crucero hiciera prácticamente imposible la conversación y se las arregló para dar respuestas breves a los pocos comentarios que Rankin se aventuró a gritar. Aterrizaron en menos de dos horas desde la salida en un gran puesto amurallado que se extendía a la vista del imponente castillo de Edimburgo.

—Quédate aquí en silencio. Que a mi vuelta no me entere de que has molestado al personal de la base —ordenó con acritud Rankin a Levitas después de desmontar. Ató las riendas del arnés a un poste, como si el dragón fuera un caballo al que hubiera que amarrar—. Comerás cuando regresemos a Loch Laggan.

—No deseo molestaros y puedo esperar a comer, pero tengo un poco de sed —dijo el dragón en voz baja—. He intentado volar lo más rápido posible —agregó.

—El viaje ha sido muy rápido, Levitas, y te lo agradezco. Te darán de beber, por supuesto —intervino Laurence; aquello era más de lo que podía soportar—. ¡Eh, ustedes! —llamó a los miembros del personal de tierra que haraganeaban al borde del claro, ninguno de los cuales se había movido cuando aterrizó Levitas—. Traigan un bebedero ahora mismo y échenle un vistazo al arnés ya que se acercan.

Los hombres le miraron sorprendidos, pero se pusieron a trabajar ante la dura mirada de Laurence. Rankin no puso objeción alguna, aunque mientras subían la escalinata de la base y se adentraban hacia las calles de la ciudad le dijo:

—Veo que es demasiado bondadoso con los dragones. No me sorprende mucho al ser lo habitual entre los aviadores, pero he de decirle que considero bastante más adecuadas las medidas disciplinarias que los mimos que se ven tan a menudo. Levitas, por ejemplo, debe estar listo para un vuelo largo y peligroso. Por su bien, debe estar acostumbrado a vivir sin ellos.

Laurence advirtió lo embarazoso de la situación. Era el invitado de Rankin y tenía que volver a volar con él por la tarde. De todos modos, no se pudo contener y le contestó:

—No voy a ocultar mi afecto hacia todos los dragones. Hasta donde llega mi experiencia, los he encontrado agradables por igual y dignos de respeto. Sin embargo, estoy totalmente en desacuerdo con usted en que proporcionarles un cuidado habitual y razonable sea consentirlos en modo alguno. Siempre he considerado que los hombres soportan mejor las penurias y las penalidades cuando es necesario si previamente no se les ha sometido a ellas sin necesidad.

—Bueno, pero los dragones no son hombres, ya lo sabe. En todo caso, no voy a discutir con usted —dijo Rankin dándose por vencido.

Contra toda lógica, aquello hizo que Laurence se enojara más. Podría haber sido un hombre obcecado en una postura si hubiera estado dispuesto a defender su posición, pero era obvio que no era así. Rankin sólo tenía en consideración su propia comodidad y aquellos comentarios eran meros pretextos para justificar la negligencia con que se comportaba.

Laurence ya no soportaba la compañía de aquel aristócrata por más tiempo. Por fortuna, habían llegado a un cruce en el que sus caminos divergían. Rankin, debía efectuar su ronda por las oficinas militares de la ciudad; acordaron reunirse de nuevo en la base antes de salir y él se escabulló con sumo gusto.

Vagabundeó por la ciudad sin rumbo ni propósito durante la siguiente hora, sin más fin que aclarar su mente y sosegarse. No existía forma evidente de mejorar la situación de Levitas, y Rankin se había acostumbrado a la desaprobación. Entonces, recordó el silencio de Berkley, la evidente incomodidad de Harcourt, la forma en que le evitaban los demás aviadores y la desaprobación de Celeritas. Resultaba muy desagradable pensar que a sus ojos parecía un manifiesto partidario de Rankin y que aprobaba el comportamiento del aristócrata al haberse mostrado tanto en su compañía.

Esa era una de las razones por las que se había ganado las miradas despectivas de los demás oficiales. De nada servía decir que no lo sabía: debía haberlo sabido. En lugar de molestarse en aprender los métodos de sus nuevos compañeros de armas, se había arrojado felizmente a la compañía del único al que esquivaban y miraban con desaprobación. Resultaba difícil excusarse diciendo que no había tenido en cuenta una opinión unánime.

Se calmó con dificultad. No podía deshacer con facilidad el daño ocasionado durante unos días de irreflexión, pero podía y debía cambiar de comportamiento en lo sucesivo. Demostraría que no aprobaba ni practicaba aquella clase de negligencia si dejaba patente en cada momento su dedicación y esfuerzo a las necesidades de Temerario. Por cortesía y deferencia a aquellos aviadores con los que entrenaba, como Berkley y los demás capitanes de la formación, dejaría claro que ya no frecuentaba a Rankin. Poner en práctica esas medidas exigiría mucho tiempo hasta que lograra reparar su reputación, pero era todo cuanto podía hacer. Lo mejor era que las aplicara de inmediato y se preparara para mantenerlas durante mucho tiempo una vez tomadas.

Después de haberse dejado abrumar por sus recriminaciones, recobró la compostura y se apresuró hacia las oficinas del Royal Bank. Sus banqueros habituales en Londres eran los Drummonds, pero había escrito al agente que le gestionaba el cobro de las primas por los barcos capturados para que le remitieran su parte del Amitiéa Edimburgo en cuanto supo que lo iban a destinar a Loch Laggan. Comprobó que habían recibido sus instrucciones y las habían obedecido, ya que lo condujeron a un despacho privado en cuanto se identificó y le saludaron con especial calidez.

El señor Donnellson, el banquero, respondió encantado a sus preguntas. Su parte del Amitié incluía una prima por Temerario del mismo importe que si se hubiera capturado un huevo sin eclosionar de la misma raza.

—La cifra exacta resultaba difícil de determinar, ya que ignoramos cuánto pagaron por el huevo los franceses, pero al menos se ha equiparado al valor de un huevo de Cobre Regio y me alegra informarle de que su veinticinco por ciento asciende a casi catorce mil libras —concluyó, dejando mudo a Laurence.

Después de haberse tomado un vaso de excelente brandy, Laurence vio detrás de aquella extraordinaria cifra el interesado esfuerzo del almirante Croft, pero difícilmente podía objetar algo. Después de una breve deliberación, firmó una autorización para que el banco invirtiera la mitad del dinero en fondos públicos y estrechó la mano del señor Donnellson con entusiasmo. Se llevó un buen puñado de billetes de banco y oro, así como una carta de crédito generosamente ofrecida para demostrar ante los comerciantes cuál era su capital. Aquellas buenas nuevas le devolvieron el ánimo en cierta medida y le permitieron comprar una gran cantidad de libros y examinar varias alhajas de gran valor, mientras imaginaba la felicidad de Temerario al recibir ambas cosas.

Al fin, se decidió por un amplio colgante de platino parecido a un peto, tachonado de zafiros alrededor de una única y enorme perla. La pieza estaba diseñada para abrocharla alrededor del cuello del dragón con una cadena que se podía alargar cuando creciera Temerario. El precio era exorbitante, pero aunque suponía un derroche de dinero, firmó el cheque impávido y luego esperó a que un muchacho certificara el importe en el banco para poderse llevar de inmediato la pieza envuelta, no sin ciertas dificultades debido al peso.

Dirigió sus pasos directamente al puesto aéreo, a pesar de que faltaba una hora para el momento concertado del encuentro. Levitas continuaba desatendido en la misma polvorienta pista de aterrizaje con la cola enroscada a su alrededor. Parecía cansado y solitario. Había un rebaño de ovejas encerradas en un redil contiguo al puesto. Laurence ordenó que mataran una y se la llevaran al dragón, con quien se sentó y habló en voz baja hasta la vuelta de Rankin.

El viaje de regreso fue algo más lento que el de la ida. Rankin habló con frialdad al dragón cuando tomaron tierra. Laurence colmó de elogios y palmadas a Levitas, sin importarle ya que pudiera parecer maleducado al hacerlo. No sirvió de mucho, y se sintió abatido al ver al pequeño Winchester acurrucarse silencioso en un rincón del patio después de que su cuidador hubiera entrado en el edificio. El Mando Aéreo había entregado Levitas a Rankin y Laurence carecía de autoridad para corregir al aviador, que tenía más rango que él.

El nuevo arnés de Temerario estaba cuidadosamente colocado sobre un par de bancos junto a un lateral del patio. La amplia abrazadera del cuello lucía su nombre con remaches de plata. El dragón volvía a estar sentado fuera, mirando el tranquilo valle del lago, que gradualmente se sumía en sombras conforme el sol vespertino se hundía en el oeste. Tenía ojos pensativos y un poco tristes. Laurence acudió a su lado de inmediato con los pesados paquetes.

El júbilo de Temerario al ver el colgante fue tan grande que sólo verlo le levantó también los ánimos al propio Laurence. El platino relucía deslumbrante sobre su piel oscura. Una vez que lo tuvo puesto, lo ladeó con un golpe de la pata derecha para contemplar la gran perla con enorme satisfacción. Sus pupilas se ensancharon enormemente para poder examinarla mejor.

—Me encantan las perlas, Laurence —dijo, acariciándole con agradecimiento—. Son preciosas, pero ¿no son demasiado caras?

—Cada penique invertido merece la pena por verte tan guapo —le aseguró Laurence; lo que realmente quería decir es que cada penique merecía la pena por verle feliz—. Me han entregado mi parte por la captura del Amitié, por lo que voy bien de dinero. La verdad es que todo esto es por ti, ya sabes, la mayor parte procede de la prima por haber arrebatado tu huevo a los franceses.

—Bueno, no tuve nada que ver, aunque me alegra mucho que fuera así —contestó Temerario—. Estoy seguro de que ningún capitán francés me hubiera gustado la mitad que tú. Laurence, qué contento estoy; ninguno de los dragones tiene nada que sea tan bonito.

Se abrazó a Laurence con un hondo suspiro de satisfacción.

Laurence se subió al pliegue del codo de una pata y se sentó a darle unas palmaditas y disfrutar de cómo Temerario se regodeaba con su pendiente. Por supuesto, algún aviador francés tendría ahora a Temerario si la fragata no se hubiera retrasado y la hubieran apresado. Laurence no se había detenido a pensar hasta entonces en lo que podría haber sucedido. Lo más probable es que aquel piloto estuviera maldiciendo la buena suerte que él había tenido. Sin duda, los franceses ya se habían enterado de la captura del huevo aun cuando ignorasen que del mismo había salido un Imperial y que lo habían enjaezado con éxito.

Alzó la vista para contemplar al dragón, que no dejaba de pavonearse, y sintió cómo se aliviaba el pesar y la ansiedad. En comparación con aquel infeliz aviador, no se podía quejar de lo que le había deparado aquel giro del destino.

—También te he traído algunos libros —anunció—. ¿Empiezo a leerte algo de Newton? He encontrado una traducción de su libro sobre principios matemáticos, aunque ya te aviso de que lo más probable es que sea incapaz de encontrar sentido alguno a lo que lea. Nunca se me dieron bien las matemáticas más allá de lo que mis profesores consiguieron hacerme comprender para la navegación.

—Por favor, lee —le animó Temerario, que apartó la vista de su nuevo tesoro durante un instante—. Estoy seguro de que juntos podremos desentrañar las dificultades, sean las que sean.

Capítulo 7

A la mañana siguiente, Laurence se levantó temprano y desayunó solo para disponer de un poco de tiempo antes del comienzo de los entrenamientos. La noche anterior había examinado con detenimiento el nuevo arnés, estudiando cada puntada, comprobando si estaba bien hecha o no, y revisando cada una de las sólidas anillas. Temerario le había asegurado también que el nuevo equipo era muy cómodo y que los operarios habían atendido con sumo celo sus deseos. Se sentía obligado a tener un detalle, por lo que había hecho algunos cálculos y ahora se dirigía hacia los talleres.

Hollin ya se había levantado y estaba trabajando en su compartimiento. Salió en cuanto atisbo a Laurence.

—Buenos días, señor. Espero que no haya ningún problema con el arnés —dijo el joven.

—No, al contrario. He de felicitarles encarecidamente a usted y sus colegas —respondió Laurence—. Tiene un aspecto espléndido y Temerario me ha dicho que se siente muy a gusto con él. Gracias. Haga el favor de decirles a todos de mi parte que he añadido a sus pagas media corona de mi peculio para cada uno.

—¡Caray! Es muy amable de su parte, señor —contestó Hollin, que parecía sorprendido y feliz de oírlo.

Esa reacción complació a Laurence. Una ración extra de ron o de grog no era una recompensa deseable para unos hombres que podían comprar bebidas en la villa a pie del valle, y se pagaba mejor a los aviadores y soldados que a los marineros, por lo que le había dado vueltas a la cantidad adecuada de la gratificación. Deseaba recompensar su diligencia sin dar la impresión de que compraba la lealtad de sus hombres.

—También quería felicitarle a usted personalmente —añadió Laurence, ahora más relajado—. El arnés de Levitas tiene ahora un aspecto mucho mejor y el dragón parece más cómodo. Estoy en deuda con usted, sé que no era su obligación.

—No importa —dijo Hollin, que sonreía de oreja a oreja—. El animalito se sintió tan feliz que me alegré de haberlo hecho. Le echaré un ojo de vez en cuando para asegurarme de que sigue en buen estado. Me parece que está un poco solo —agregó.

Laurence nunca iba a ir tan lejos como para criticar a un oficial delante de un operario. Se contentó con limitarse a decir:

—Creo que está verdaderamente agradecido por la atención y me alegraría que os encargarais cuando tuvierais tiempo.

Aquél fue el último momento que tuvo para preocuparse de Levitas o de cualquier otra cosa que no fueran las tareas que debían realizar de inmediato. Celeritas había quedado satisfecho al comprobar la capacidad voladora de Temerario y el entrenamiento en serio comenzó ahora que el dragón disponía de su estupendo arnés nuevo. Desde el primer día, Laurence se marchaba a la cama tambaleándose nada más cenar y los criados le despertaban con la primera luz del alba. Apenas disfrutaba de una conversación en la mesa durante las comidas y pasaba todos los momentos libres sesteando al sol junto al dragón o sudando con el calor de las termas.

Celeritas era inmisericorde e incansable. Repitieron un sinnúmero de veces los movimientos de giro o la pauta de los descensos abruptos y las caídas en picado; luego realizaban vuelos cortos a toda velocidad durante los cuales los ventreros hacían prácticas de tiro sobre objetivos colocados en el suelo del valle. Se sucedieron largas horas de prácticas de artillería hasta que Temerario fue capaz de oír una descarga cerrada de ocho rifles detrás de los oídos sin parpadear; ya no se movía con brusquedad cuando la tripulación o los fusileros maniobraban y se encaramaban a él o el arnés se movía, y terminaba el día de trabajo con otra larga sesión para aumentar su resistencia, que le obligaba a dar más y más vueltas hasta que casi llegó a duplicar el tiempo que podía pasar en el aire a máxima velocidad.

Incluso cuando Temerario se desplomaba jadeante en el patio de entrenamiento para recuperar el aliento, el director de prácticas obligaba a Laurence a realizar movimientos en el arnés, a lomos del dragón, y en las anillas que había en la pared del risco para aumentar su habilidad en una tarea que otros aviadores llevaban haciendo desde sus primeros años en el servicio. No difería tanto de moverse en las cofas durante un temporal si uno se imaginaba que estaba a bordo de una nave que se desplazaba a una velocidad de cincuenta kilómetros por hora y que podía volverse de costado o bocabajo en cualquier momento. Las manos se le resbalaban constantemente durante la primera semana, y hubiera caído a plomo y se hubiera matado una docena de veces sin la ayuda de un par de mocetones.

El viejo capitán Joulson los tomaba a su cargo para instruirles en la señalización aérea en cuanto salían del entrenamiento diario de vuelo. Había muchas señales generales de comunicación con banderas y bengalas comunes con las de la Armada, por lo que Laurence no tuvo dificultad alguna con las más básicas, pero la necesidad de una rápida coordinación entre dragones en vuelo hacía impracticable la técnica habitual de deletrear los mensajes. Como resultado, existía una lista infinita de señales más grandes, algunas de las cuales requerían hasta seis banderas, y debía memorizarlas todas, ya que un capitán no podía confiar exclusivamente en su alférez de banderas: una señal vista y ejecutada una centésima antes podía significar la diferencia entre la victoria y la derrota. El oficial de señales era una simple salvaguarda, su deber consistía más en enviar las señales a Laurence y llamar su atención sobre otras nuevas en el fragor del combate, que en ser la única fuente de traducción.

Para vergüenza de Laurence, Temerario demostró ser más rápido que él a la hora de aprender las señales. Incluso Joulson estaba más que desconcertado ante el rendimiento del dragón.

—Y eso que ya es mayor para aprenderlas —le dijo a Laurence—. Por lo general, solemos empezar con las banderas el mismo día que rompen el cascarón. No me pareció oportuno revelarlo antes para no desalentarle, pero esperaba tener un montón de problemas. Lamentablemente, un dragón pequeño pasa muchos apuros con las últimas señales si es un poco lento y no se las ha aprendido todas al final de la quinta o sexta semana. Pero Temerario ya tiene más edad y las ha aprendido con la misma facilidad que si acabara de eclosionar.

Pero aunque el dragón no pasara apuros, el esfuerzo de memorización y repetición era aún más agotador que las restantes actividades físicas. De esta guisa transcurrieron cinco semanas de riguroso trabajo sin ni siquiera descansar los domingos. Hicieron progresos junto a Maximus y Berkley en maniobras más complejas que las que habían aprendido antes de poder unirse a la formación. Los dragones siguieron creciendo muchísimo durante todo ese tiempo. Al final de ese período, Maximus casi había alcanzado su tamaño adulto. Temerario apenas llegaba a la altura de un hombre, salvo en la cruz, aunque era mucho más enjuto, y concentraba su crecimiento en la corpulencia y el desarrollo de las alas más que en la altura.

No obstante, estaba bellamente proporcionado. Su cola era larga y grácil; las alas hacían juego con el cuerpo y parecían tener el tamaño idóneo cuando las desplegaba; sus colores se habían intensificado, la negra piel se había endurecido, salvo en el hocico, y era más lustrosa, y el azul y gris claro de los bordes de las alas se había extendido y había adquirido un toque opalino. A juicio de Laurence —parcial, por supuesto—, era el dragón más agraciado de toda la base, incluso sin la gran perla reluciente que lucía sobre el pecho.

El constante ajetreo y el rápido crecimiento habían suavizado, al menos temporalmente, la tristeza de Temerario. Ningún dragón era más largo que él, salvo Maximus; superaba incluso a Lily, a pesar de que ésta seguía teniendo una envergadura mayor. Aunque no se hizo valer ni los alimentadores le concedieron preferencia alguna, Laurence tuvo ocasión de ver que la mayoría de los restantes dragones le cedía el paso a la hora de comer, y aunque no se hallara en términos demasiado amistosos con alguno de ellos, estaba demasiado ocupado como para prestarles atención; en buena medida, algo muy similar a lo que le ocurría a Laurence con el resto de los aviadores.

La mayor parte del tiempo se hacían compañía el uno al otro y rara vez se separaban, excepto para comer y dormir. En verdad, Laurence sentía poca necesidad de otra compañía. Sin duda, le alegraba bastante ese pretexto, que le permitía evitar casi por completo compartir las veladas con Rankin. Aunque, con reserva, cruzaba palabras con él en todas las ocasiones en que le era imposible evitarlo, y sentía que al menos había frenado su amistad si no la había deshecho del todo. Al menos, la relación de Temerario y Laurence con Maximus y Berkley se estrechó, lo cual impedía que estuvieran totalmente aislados entre sus compañeros, aunque Temerario continuó prefiriendo dormir fuera, en el campo, en lugar de en el patio con los demás dragones.

Les habían asignado la tripulación de tierra para Temerario. Además de Hollín como jefe, Pratt y Bell, armero y curtidor respectivamente, formaban el núcleo junto a Calloway, el soldado de artillería. Muchos dragones no tenían más dotación, pero los maestros le fueron concediendo a regañadientes más asistentes cuando continuó creciendo; primero uno y luego otro, hasta que la dotación de Temerario tuvo sólo unos pocos hombres menos que la de Maximus. El encargado del arnés respondía al nombre de Fellowes. Era un hombre silencioso, pero digno de confianza, con unos diez años de experiencia en el puesto y mucha mano izquierda a la hora de conseguir hombres adicionales que no eran de la Fuerza Aérea. Se las ingenió para conseguir ocho hombres para atender el arnés, ya que los del Cuerpo no querían servir con Temerario bajo ningún concepto porque Laurence insistía en que siempre que fuera posible el dragón no llevara puesto el equipo, por lo que le debían quitar y poner el arnés con más frecuencia que a los demás dragones.

A excepción de estos hombres, el resto de la dotación de Temerario estaba compuesta en su totalidad por oficiales, hijos de caballeros, e incluso los operarios venían avalados por los oficiales o por sus compañeros. A Laurence le costó acostumbrarse a dar órdenes a aquellos diez novatos en lugar de a marinos avezados. En la Fuerza Aérea no había vestigio alguno de la brutal disciplina del contramaestre, no se podía azotar ni amedrentar a esos hombres; el máximo castigo era la expulsión. Laurence no podía negar que aquello le gustaba más, aunque se sentía desleal al admitir cualquier fallo de la Armada, incluso aunque lo hiciera en su fuero interno.

Como había supuesto, los oficiales no tenían defectos de gravedad o, al menos, no más que en su experiencia anterior. La mitad de los fusileros eran guardiadragones totalmente inexpertos que apenas diferenciaban la boca del rifle de la culata. Sin embargo, parecían bastante voluntariosos y se superaban con rapidez. Collins era demasiado entusiasta, pero tenía buen ojo; si Fonnel y Dunne seguían teniendo problemas a la hora de acertar al blanco, al menos recargaban con notoria rapidez. Su teniente, Riggs, resultaba un tanto lamentable; era un tipo nervioso, precipitado, y además gritaba al cometer pequeños errores, pero disparaba bien y conocía el oficio, aunque Laurence hubiera preferido a un hombre con más aplomo para guiar a los demás. No obstante, no podía elegir libremente a su equipo; Riggs tenía jerarquía y se había distinguido en el servicio, por lo que al menos se merecía el puesto, aspecto que lo hacía superior a unos cuantos oficiales con los que Laurence se había visto obligado a servir en la Armada.

Todavía no se había designado a la tripulación aérea permanente, los ventreros y lomeros que se responsabilizaban del equipo de Temerario durante el vuelo, así como los oficiales de mayor rango y los vigías. Se daría una oportunidad de conseguir un puesto en Temerario a la mayoría de oficiales subalternos de la base actualmente sin destino durante el curso de su adiestramiento, antes de que se hiciera la asignación definitiva. Celeritas le había explicado que ésa era una práctica muy extendida para asegurar que los aviadores sirvieran en el mayor número posible de dragones diferentes, ya que las técnicas variaban muchísimo de una especie a otra. Martin lo había hecho bien en su ciclo y Laurence albergaba la esperanza de que el joven guardiadragon consiguiera un puesto permanente bajo su mando. Otros jóvenes prometedores también se habían recomendado a sí mismos.

La única cuestión preocupante de verdad era la del teniente primero. Los tres primeros candidatos asignados le habían decepcionado; todos eran adecuados, pero ninguno le había dado la impresión de tener verdadero talento, y por el bien de Temerario, más que por el suyo, se mostraba quisquilloso. Lo más desagradable era que le habían asignado a Granby en su turno, y aunque el teniente desempeñaba todos sus deberes a la perfección, siempre se dirigía a Laurence como «señor», mostrando así su animadversión cada vez que cumplía órdenes. Era un contraste tan evidente con la conducta de los demás oficiales que hacía sentir incómodos a todos. Laurence no podía sino pensar con pena en Tom Riley.

Dejando a un lado ese aspecto, estaba satisfecho, aunque cada vez sentía más deseos de realizar maniobras de instrucción. Por fortuna, Celeritas había dictaminado que Temerario y Maximus estaban ya casi preparados para unirse a la formación. Sólo faltaban por dominar las últimas maniobras complejas, en las que se volaba completamente bocabajo. Ambos dragones se encontraban en mitad de estas prácticas cuando Temerario comentó a Laurence:

—Por ahí viene Volly, se dirige directo hacia nosotros.

Laurence ladeó la cabeza para ver una pequeña mota gris que aleteaba en su rápido camino hacia la base.

Volly penetró directamente en el valle y tomó tierra en el patio de entrenamiento —una violación de las reglas del puesto mientras se desarrollaba una práctica— y el capitán James bajó de la espalda del dragón de un salto para hablar con Celeritas. Interesado, Temerario se enderezó y permaneció suspendido en el aire para observar, zarandeando a toda la dotación a excepción de Laurence, que para entonces ya se había acostumbrado a ese movimiento. Maximus siguió volando un poco más, hasta que se dio cuenta de que estaba solo; entonces, dio la vuelta y voló de regreso a pesar de los gritos de protesta de Berkley.

—¿Qué se supone que pasa? —preguntó Maximus con voz sorda; al ser incapaz de mantenerse en el aire, debía volar en círculos.

—Escucha, torpón —gritó Berkley—, ya te lo dirán si es de tu incumbencia. ¿Vas a regresar a las maniobras?

—No lo sé. Tal vez deberíamos preguntar a Volly —contestó Temerario—. Y ya no tiene sentido que sigamos ejercitando los movimientos, ya nos los sabemos todos —agregó.

Sonó tan obstinado que Laurence se sobresaltó. Se inclinó hacia delante con cara de pocos amigos, pero Celeritas los llamó urgentemente antes de que pudiera hablar.

—Ha habido una gran batalla en el mar del Norte, a las afueras de Aberdeen —informó sin más preámbulos en cuanto aterrizaron—. Varios dragones del puesto de Edimburgo respondieron a las señales de socorro de la ciudad. Aunque han repelido el ataque francés, Victoriatus ha resultado herido. Se encuentra muy débil y tiene dificultades para mantenerse en el aire. Vosotros dos sois lo bastante grandes para ayudarle a sostenerse y traerle con más rapidez. Volatilus y el capitán James os guiarán. Id enseguida.

Volly tomó la delantera y salió volando a una velocidad de vértigo, dejándoles atrás con suma facilidad. Se mantenía al alcance de la vista a duras penas. Maximus ni siquiera podía mantener el ritmo de Temerario; sin embargo, valiéndose de banderas de señales y unos cuantos gritos precipitados a través de las bocinas, Berkley y Laurence acordaron que el Imperial Chino se adelantaría y su tripulación iría enviando señales luminosas regulares para guiar a Maximus.

Temerario se lanzó a tumba abierta en cuanto se acordó el plan. En opinión de Laurence iba demasiado deprisa. Aberdeen estaba a poco menos de doscientos kilómetros y los otros dragones irían hacia ellos, acortando así la distancia que los separaba. Aun así, iban a tener que ser capaces de volar la misma distancia para traer a Victoriatus, e incluso aunque sobrevolaran tierra firme y no el océano, no podrían aterrizar y descansar con el dragón herido reposando sobre ellos, ya que no lograrían hacerlo despegar después. Iba a ser necesario moderar la velocidad.

Laurence lanzó una mirada al cronómetro sujeto al arnés del dragón y esperó a que la manecilla del minuto cambiara para empezar a contar los golpes de ala. Veinticinco nudos. Demasiado deprisa.

—Temerario —le llamó—, tómatelo con calma, por favor. Tenemos mucho trabajo por delante.

—No estoy cansado en absoluto —respondió el dragón, pese a lo cual redujo la velocidad.

Laurence consiguió fijar la nueva marcha en quince nudos, un buen ritmo que Temerario podía mantener casi de manera indefinida.

—Pasen la orden de que quiero ver al señor Granby —dijo Laurence; poco después, el teniente, que soltó los mosquetones rápidamente para poder avanzar, se encaramó a la base del cuello de Temerario—. En su opinión, ¿cuál es la velocidad máxima a la que pueden traer al dragón herido? —le preguntó Laurence.

Por una vez, Granby no respondió con fría formalidad, sino pensativamente. Todos los aviadores se mostraban muy circunspectos en cuanto se mencionaba que un dragón estaba herido.

—Victoriatus es un Parnasiano —dijo—. Un dragón de peso medio bastante grande, más pesado que un Tanator. El puesto de Edimburgo no tiene dragones de combate pesado, por lo que los que le traen deben de ser también de peso medio. No pueden avanzar a más de veinte kilómetros por hora.

Laurence se detuvo para convertir los kilómetros en nudos y hacerse una idea. Luego asintió. En tal caso, Temerario doblaba esa velocidad. Si se tenía en cuenta la velocidad de Volly al traer el mensaje, les quedaban unas tres horas antes de que hubiera que empezar a buscar al otro grupo.

—Muy bien. También podemos aprovechar el tiempo. Haga que lomeros y ventreros intercambien su posición para entrenar. Luego, creo que vamos a hacer unas prácticas de tiro.

Se sentía bastante tranquilo y se arrellanó en su asiento. Se percató de la excitación de Temerario por el débil temblor que palpitaba en la parte posterior de su cuello. En cierto modo, era la primera acción de combate del dragón, por supuesto. Laurence le acarició la protuberancia del lomo con suavidad. Ordenó intercambiar de posición a los fusileros y se volvió para observar los movimientos que había mandado. Por orden, un lomero descendía hacia el entoldado inferior a la par que un ventrero subía al superior por el otro costado, de forma que los pesos respectivos de ambos se equilibraban. Cuando un hombre culminaba el ascenso, se aseguraba en su posición y daba un tirón a la correa indicadora, que alternaba secciones blancas y negras, para que avanzara un tramo. Poco después, volvía a avanzar otro tramo, lo que indicaba que el hombre que había descendido también se había sujetado. Todo se desarrolló sin complicaciones. En ese momento, Temerario llevaba tres guardiadragones en los entoldados superior e inferior, el intercambio les llevó menos de cinco minutos en total.

—Señor Alien —dijo Laurence con brusquedad llamando al orden, por descuidar su deber de vigilar a los demás hombres en su tarea, a uno de los vigías, el cadete de más edad, al que pronto ascenderían a alférez—. ¿Me podría decir quién está ahora arriba, por el noroeste? No, no se vuelva a mirar. Debe ser capaz de responder a esa pregunta en el momento que se le formula. Hablaré con su instructor, ¡ponga cuidado en su trabajo!

Los fusileros ocuparon sus posiciones y Laurence asintió con la cabeza para que Granby diera la orden. Quienes estaban en el lomo del dragón empezaron a arrojar los finos discos de cerámica empleados como blancos y los tiradores se turnaban al disparar intentando alcanzarlos en el aire al pasar. Laurence observó y frunció el ceño.

—Señor Granby, señor Riggs, he contado doce aciertos de los veinte discos. ¿Coincide esa cifra con sus cuentas…? Caballeros, espero que no sea necesario recordarles que esto no valdrá contra los tiradores de élite franceses. Empecemos de nuevo a un ritmo más lento. Buscamos primero la precisión; luego, la velocidad. Señor Collins, haga el favor de no apresurarse tanto.

Los tuvo disparando durante casi una hora y luego puso a la dotación a efectuar los complicados ajustes del arnés propios de cuando estallaba una tormenta durante el vuelo. Después de eso, él mismo descendió para observar a los hombres situados debajo mientras volvían a disponer el equipo para el buen tiempo. No llevaban pescantes a bordo, por lo que no les pudo ordenar que hicieran prácticas de acomodación en las grupas para desmontar todo el equipo, y pensó que lo hubieran hecho igual de bien incluso con el equipo adicional.

Temerario se volvía de vez en cuando para seguir cada maniobra con ojos relucientes, pero la mayor parte del trayecto estuvo abstraído. Ganaba o perdía altura para aprovechar las corrientes más idóneas, que le permitían avanzar con algún esporádico aleteo, lo suficiente para mantener el vuelo. Laurence colocó la mano sobre los grandes y nudosos músculos del cuello de Temerario y percibió la suavidad con la que se movían, como si debajo de la piel hubiera aceite. No sintió la tentación de distraerlo hablando por ser innecesario. Sin necesidad de palabras, sabía que Temerario compartía su satisfacción de encauzar al fin el entrenamiento conjunto hacia un objetivo real. Hasta ahora, que de nuevo se veía ocupado en el servicio activo, Laurence no había comprendido del todo su propia y callada frustración por haber sido degradado de oficial en activo a mero cadete.

Las tres horas transcurrieron deprisa según el cronómetro. Era el momento de prepararse para ayudar al dragón herido. Maximus estaba quizás a una media hora detrás de ellos, por lo que Temerario tendría que cargar con Victoriatus sólo hasta que el Cobre Regio les diera alcance.

—Señor Granby —dijo Laurence mientras se sujetaba de nuevo en su posición en la base del cuello—, despejemos el lomo. Que bajen todos los hombres, salvo el oficial de señales y los vigías de delante.

—Muy bien, señor —asintió Granby, y de inmediato se volvió para organizado todo.

Laurence le vio trabajar con una mezcla de satisfacción e irritación. Por vez primera en la última semana, Granby llevaba a cabo sus obligaciones sin ese aire de envaramiento y resentimiento, y Laurence notaba fácilmente los efectos: aumentaba la velocidad de casi todas las operaciones; ahora se corregían una miríada de pequeños defectos en la ubicación y posicionamiento de la dotación en el arnés, que no había percibido antes por su inexperiencia; la atmósfera entre los hombres se relajó. Así era como un buen teniente primero facilitaba la vida de la tripulación, y Granby estaba demostrando en esta ocasión que era perfectamente capaz de hacerlo, lo cual hacía más lamentable su actitud.

Volatilus dio la vuelta y regresó volando hacia ellos poco antes de que terminaran de despejar la parte superior. James se estiró e hizo bocina con las manos para informar a Laurence:

—¡Los he avistado! ¡Dos puntos hacia el norte, doce grados por debajo! —Enfatizaba los números con gestos de la mano mientras hablaba—. Vas a tener que bajar para luego volver a subir a su altura, ya que dudo que el dragón herido pueda elevarse más.

—Muy bien —contestó Laurence a través de la bocina, y ordenó al alférez de banderas que lo confirmara con las mismas.

Temerario se había hecho demasiado grande para que Volly pudiera acercarse lo suficiente para una comunicación verbal inteligible.

El dragón se curvó para lanzarse en picado a una rápida indicación de Laurence, que muy pronto vio en el horizonte una mota que creció enseguida hasta convertirse en un grupo de dragones. Se identificaba a Victoriatus en el acto. Era con diferencia más grande que cualquiera de los dos Tanatores que se esforzaban por mantenerlo en el aire. Aunque la tripulación ya había aplicado gruesos vendajes a las heridas, la sangre los había empapado y mostraba las marcas de éstas, donde era evidente que el dragón había recibido los golpes de los alados franceses. Las propias garras del Parnasiano eran inusualmente largas y estaban ensangrentadas, al igual que las mandíbulas. Los dragones más pequeños que volaban debajo iban atestados y encima de la criatura herida no había nadie, salvo el capitán y tal vez media docena de hombres.

—Señal: «porteadores preparados para apartarse» —ordenó Laurence; el joven alférez de banderas ondeó los coloridos banderines en una rápida secuencia y obtuvo una pronta respuesta.

Temerario ya había volado alrededor del grupo y se había posicionado adecuadamente. Ahora se hallaba justo debajo y detrás del segundo dragón que soportaba el peso.

—Temerario, ¿estás preparado? —gritó Laurence.

Habían practicado aquella maniobra en los entrenamientos, pero iba a ser inusualmente difícil llevarla a cabo allí. El dragón herido apenas batía las alas y tenía los ojos entrecerrados de dolor y fatiga. Los dos dragones de apoyo estaban también extenuados. Tendrían que apartarse con suavidad y Temerario debía situarse allí a la velocidad de un rayo para impedir que Victoriatus se desplomase en una caída mortal imposible de evitar.

—Sí, démonos prisa, por favor. Parecen demasiado cansados —respondió Temerario mirando hacia atrás.

Temerario ya estaba preparado y había igualado el ritmo de los otros dos dragones; no se ganaba nada por esperar más.

—Señal: «intercambio en la posición delantera» —indicó.

Flamearon las banderas y llegó la confirmación. Entonces aparecieron banderas rojas a ambos costados de la parte delantera de los dragones de apoyo que luego fueron sustituidas por otras verdes.

La retaguardia del dragón bajaba rápidamente y se salía de la formación cuando Temerario entró a fondo, pero el dragón de delante fue un poco lento y batió las alas con torpeza, por lo que Victoriatus comenzó a caer sobre el Tanator que intentaba descender para hacer sitio a su sustituto.

—¡En picado, maldita sea, baja en picado! —bramó Laurence lo más alto que pudo.

La cola del Tanator golpeaba como un látigo y estaba demasiado cerca de la cabeza de Temerario, de modo que no le podían reemplazar.

El Tanator terminó la maniobra y se limitó a plegar las alas, por lo que se apartó cayendo a plomo.

—Temerario, has de levantar un poco a Victoriatus para poder avanzar —gritó Laurence de nuevo, pegado contra el cuello del dragón.

El Parnasiano había apoyado los cuartos traseros sobre la cruz de Temerario en lugar de sujetarse más atrás, y la gran panza estaba a menos de un metro por encima. El dragón malherido mantenía la distancia a duras penas con las fuerzas menguadas.

Temerario cabeceó para indicar que había escuchado y comprendido la orden de Laurence. Batió las alas deprisa para subir en ángulo empujando al derrengado dragón hacia arriba y hacia atrás y luego, por pura fuerza, cerrar las alas de repente. Desplegó las alas otra vez después de una breve pero vertiginosa caída. Con un único gran empujón, Temerario consiguió situarse de forma adecuada y Victoriatus cayó pesadamente sobre ellos de nuevo.

Laurence tuvo un momento de respiro, y entonces Temerario aulló de dolor. Se volvió y contempló aterrado cómo Victoriatus, confuso y dolorido, hundía y removía las garras en el lomo y los ijares del Imperial. Arriba, apagados, escuchó los gritos del otro capitán. Victoriatus se detuvo, pero Temerario ya sangraba y algunas cinchas del arnés estaban cortadas y flameaban al viento.

Estaban perdiendo altura con gran rapidez. Temerario forcejeaba por mantenerse en vuelo bajo el peso del otro dragón. Laurence luchaba contra los mosquetones que le sujetaban mientras ordenaba a voz en grito al alférez de banderas que informara a los hombres de debajo. El muchacho descendió dificultosamente una parte del camino y ondeó como un poseso la bandera rojiblanca. Un momento después, vio agradecido cómo Granby y otros dos hombres trepaban para vendar las heridas, llegando a los cortes más profundos más deprisa de lo que él hubiera sido capaz. Acarició a Temerario y lo tranquilizó mientras se esforzaba para que no se le quebrara la voz. Temerario no podía desperdiciar fuerzas volviéndose para contestarle y continuó su batir de alas con bravura, aunque mantenía la cabeza gacha a causa del esfuerzo.

—No son profundas —gritó Granby desde donde trabajaban para cubrir las desgarraduras.

Laurence pudo respirar y empezó a pensar con claridad. El arnés se movía sobre el lomo del dragón. Además de una parte poco importante del aparejo, la cincha mayor del cuello estaba casi cortada, sostenida sólo por los alambres interiores, pero el cuero estaba seccionado y se precipitarían al vacío tan pronto como los cables se debilitaran bajo el peso de todos los hombres y el equipo.

—Todos vosotros —ordenó a los vigías y al alférez de banderas; los tres muchachos eran los únicos que quedaban arriba, además de él mismo— quitaos los arneses y pasádmelos. Sujetaos con fuerza al arnés principal y meted por dentro brazos y piernas.

El cuero de los arneses personales era grueso, sólidamente cosido y bien engrasado. Los mosquetones eran de acero sólido, no tan fuerte como el arnés principal, pero casi.

Se puso los tres arneses en el brazo y, por la cincha que recorría el lomo, trepó a la parte más ancha de los hombros. Granby y los dos guardiadragones seguían trabajando en las heridas de la ijada de Temerario. Le dedicaron una mirada confusa y Laurence comprendió que no veían la cercana cincha seccionada, oculta por la pata delantera de Temerario. En cualquier caso, no quedaba tiempo para pedirles ayuda; la cincha comenzaba a deshacerse muy deprisa.

No se podía acercar de forma normal. Sin duda, la cincha del lomo se rompería de inmediato si intentaba apoyar su peso en cualquiera de las anillas que pendían de ella. Moviéndose lo más deprisa que podía bajo el rugiente azote del viento, enganchó dos de los arneses con los mosquetones y luego hizo una lazada alrededor de la cincha.

—Temerario, muévete lo menos posible al volar —gritó.

Luego, colgando de los extremos de los arneses, abrió sus propios mosquetones y se encaramó cautelosamente hacia los hombros, sin otra seguridad que la fuerza con la que agarraba el cuero.

Granby le gritaba algo, pero el viento se llevó sus palabras sin que lograra distinguirlas. Laurence intentó mantener la vista fija en las correas. El suelo de debajo tenía el precioso verdor de comienzos de la primavera; aunque resultara extraño, era bucólico y estaba en silencio: volaban lo bastante bajo como para que viera las ovejas como puntitos blancos. Ahora tenía las correas al alcance de la mano. Con pulso tembloroso, abrochó el primer mosquetón abierto del tercer arnés en la anilla que había encima del corte y el segundo en la de debajo. Tensó las correas echando el cuerpo hacia atrás y apoyando en ellas su peso hasta donde se atrevía. Le dolían los brazos y temblaba como si fuera presa de una fiebre alta. Centímetro a centímetro, tensó el pequeño arnés hasta que al fin la separación entre los mosquetones tuvo el mismo tamaño que la zona cortada de la cincha y soportó buena parte de su peso. El cuero dejó de deshilacharse.

Alzó la vista y vio a Granby trepando lentamente en su dirección. Las anillas chasqueaban bajo su peso. La tensión no era un peligro tan inmediato ahora que había puesto el arnés en su sitio, por lo que Laurence no le hizo señales de que se alejara y se limitó a decir a voz en grito:

—Llame al señor Fellowes.

Después de hacer llamar al encargado del arnés, señaló el lugar a Granby, que abrió unos ojos como platos cuando cruzó la pata delantera y vio la cincha rota.

La deslumbrante luz del sol le dio de lleno en el rostro cuando Granby se volvió para hacer señales de petición de ayuda a los ventreros. Encima de ellos, Victoriatus daba bandazos mientras las alas le temblaban. Su pecho cayó pesadamente sobre la espalda de Temerario, que se tambaleó en el aire, con un hombro desequilibrado a causa del golpe. Laurence se estaba resbalando a lo largo de las cintas de los arneses unidos, ya que las palmas húmedas le impedían agarrarse bien. El mundo verde daba vueltas a sus pies y su presa sobre las correas empezaba a fallar al tener las manos cansadas y resbaladizas a causa del sudor.

—¡Laurence, aguanta! —gritó Temerario con la cabeza vuelta para mirarle.

Los músculos y las articulaciones de las alas empezaron a moverse mientras se preparaba para atrapar al aviador en el aire.

—No debes dejar caer al dragón —gritó Laurence aterrado. Temerario sólo le podía atrapar si dejaba caer a Victoriatus de su espalda y enviaba al Parnasiano a su muerte—. ¡No debes hacerlo, Temerario!

—¡Laurence! —gritó el dragón con las garras flexionadas, los ojos abiertos y afligidos y moviendo la cabeza de un lado a otro en señal de negación.

Laurence supo que no tenía intención de obedecer. Se afanó por sujetarse a las correas de cuero e intentó subir. No era sólo su vida la que estaba en juego si se caía, sino las del dragón herido y todos los tripulantes a bordo del mismo.

Granby apareció de pronto para sujetar el arnés de Laurence con ambas manos.

—Acóplese a mí —gritó.

Laurence vio de inmediato a qué se refería. Aferrándose todavía a los arneses unidos con una mano, cerró sus mosquetones sueltos a las anillas del arnés de Granby y luego se agarró a las correas que cruzaban el pecho de éste. Entonces, los guardiadragones los alcanzaron y enseguida numerosas manos firmes sujetaron y subieron a Laurence y Granby hasta el arnés principal. Sostuvieron a Laurence hasta un lugar donde pudo asegurar sus mosquetones a las anillas adecuadas.

Apenas era capaz de respirar aún, pero se apoderó de la bocina y gritó con urgencia.

—Todo está en orden.

Su voz apenas se oyó. Respiró hondo y volvió a intentarlo, esta vez con voz más clara:

—Estoy bien, Temerario. Sigue volando.

Los tensos músculos que había debajo de él se relajaron lentamente y el dragón volvió a aletear, recuperando un poco de la altura que habían perdido. Todo el proceso había durado alrededor de unos quince minutos, pero sentía un tembleque tal que parecía que había hecho frente a una galerna de tres días en cubierta, y el corazón le palpitaba desbocado a punto de salírsele del pecho.

Granby y los guardiadragones tampoco parecían mucho más serenos.

—Bien hecho, caballeros —les dijo Laurence en cuanto confió en que no se le iba a quebrar la voz—. Dejemos espacio para que trabaje el señor Fellowes. Señor Granby, haga el favor de enviar a alguien al capitán de Victoriatus para saber qué ayuda nos pueden prestar. Hemos de adoptar todas las precauciones posibles para evitar nuevos sustos.

Le miraron boquiabiertos durante unos instantes. Granby fue el primero en poner en orden las ideas y comenzó a dar órdenes. Para cuando Laurence, con suma cautela, se hubo abierto camino de vuelta a su puesto en la base del cuello de Temerario, los guardiadragones ya habían envuelto con vendas las garras de Victoriatus para evitar que volviera a herir al Imperial y Maximus apareció en lontananza, apresurándose a prestar su ayuda.

El resto del vuelo transcurrió sin acontecimientos dignos de mención, siempre y cuando se considerase normal el esfuerzo de llevar por el aire a un dragón casi inconsciente. Los cirujanos acudieron apresuradamente para examinar a Victoriatus y a Temerario en cuanto depositaron sano y salvo al primero en el suelo del patio. Para gran alivio de Laurence, los cortes resultaron ser en efecto de poca profundidad. Los limpiaron y examinaron para luego diagnosticarlos de poca gravedad y colocar encima unas gasas sueltas para impedir que se irritara la piel herida. Luego, dejaron libre a Temerario y a Laurence le dijeron que el dragón durmiera y comiese lo que quisiera durante una semana.

No era la mejor vía para conseguir unos pocos días de asueto, pero agradecieron infinitamente el respiro. De inmediato, Laurence llevó andando al animal a un claro despejado cercano a la base, sin querer forzarle a que hiciera otro vuelo en el aire. Aunque el claro se encontraba en la cima de la montaña, no estaba a demasiada altura, y lo cubría una capa de suave hierba verde. Estaba orientado al sur y lo bañaba el sol casi todo el día. Allí durmieron los dos desde aquella tarde hasta última hora del día siguiente. Laurence permaneció tendido sobre el lomo caliente de Temerario hasta que el hambre los despertó a ambos.

—Me siento mucho mejor. Estoy seguro de que puedo cazar casi con toda normalidad —dijo Temerario.

El aviador no quiso ni oír hablar de ello; en su lugar, anduvo de vuelta a los talleres y movilizó a toda la dotación de tierra. En muy poco tiempo, condujeron a un pequeño grupo de ganado desde el redil y lo sacrificaron. El dragón se comió hasta el último trozo de carne y luego se fue directamente a dormir de nuevo.

Con cierta inseguridad, Laurence le pidió a Hollín que hiciera que los criados le llevaran algo de comida. Se sentía muy incómodo por tener que pedirle al joven un favor personal, pero era reacio a dejar a Temerario solo. Hollín no se ofendió, pero volvió con el teniente Granby, Riggs y otro par de tenientes.

—Debería ir a comer algo caliente y darse un baño, y luego dormir en su propia cama —dijo Granby en voz baja después de haber hecho señal a los otros para que aguardaran a cierta distancia—. Está cubierto de sangre de la cabeza a los pies y aún no hace tiempo como para dormir a la intemperie sin poner en riesgo su salud. Los demás oficiales y yo nos turnaremos para velarlo. Le iremos a buscar si despierta o sobreviene algún cambio.

Laurence pestañeó y se miró a sí mismo. No se había percatado de que tenía las ropas salpicadas y bañadas por sangre de dragón, casi negra. Se pasó la mano por el rostro sin afeitar. Estaba claro que estaba dando una imagen bastante poco presentable. Alzó la mirada hacia el dragón, que permanecía totalmente ignorante de cuanto sucedía a su alrededor. Las ijadas subían y bajaban con un estruendo bajo y acompasado.

—Diría que está en lo cierto —contestó—. De acuerdo, y muchas gracias —agregó.

Granby asintió. Laurence se dirigió de regreso al castillo después de echar una última ojeada a Temerario que seguía durmiendo. Ahora que era consciente, tenía una desagradable sensación de suciedad y sudor por todo el cuerpo. El lujo de un baño diario lo había reblandecido. Se detuvo en su habitación lo justo para cambiar sus ropas manchadas por otras nuevas y se dirigió directamente a las termas.

Era poco después de comer, y muchos oficiales tenían el hábito de bañarse a esa hora. Después de que se hubiera dado un rápido chapuzón en la piscina, descubrió que la sauna estaba repleta, pero varias personas le hicieron sitio en cuanto entró. Aceptó con mucho gusto el espacio despejado y devolvió los asentimientos de saludo antes de dejarse caer. Estaba tan cansado que sólo después de haber cerrado los ojos en medio del gozoso calor cayó en la cuenta de que las atenciones habían sido inesperadas y deliberadas. Estuvo a punto de ponerse en pie de un salto a causa de la sorpresa.

—Buen vuelo, excelente vuelo —le dijo Celeritas aquella tarde con tono de aprobación cuando acudió a informarle con retraso—. No, no ha de disculparse por llegar tarde. El teniente Granby me ha dado una explicación preliminar; con eso y el informe del capitán Berkley sé perfectamente qué ha pasado. Preferimos capitanes más preocupados por su dragón que por nuestra burocracia. Confío en que Temerario se encuentre bien.

—Gracias, señor, sí —respondió Laurence agradecido—. Los cirujanos me dijeron que no había motivo de alarma y él asegura que se encuentra bastante cómodo. ¿Manda algo mientras dure su convalecencia?

—Nada, salvo que lo mantenga con la mente ocupada, lo cual puede resultar todo un desafío —dijo Celeritas con un bufido que Laurence interpretó como una risita—. Bueno, eso no es del todo cierto. Tengo una tarea para usted. En cuanto Temerario se haya recobrado, él y Maximus se incorporarán inmediatamente a la formación de Lily. No hacen sino llegar malas noticias de la guerra, y la última ha sido la peor. Villeneuve y su flota han salido de Toulon aprovechando la cobertura que le proporcionó una incursión aérea contra la flota de Nelson. Hemos perdido su rastro. No podemos esperar más a tenor de las circunstancias y esta semana está ya pérdida. Por consiguiente, es hora de que nombre la tripulación de vuelo de Temerario, y me gustaría oír sus peticiones. Considere a los hombres que han servido a sus órdenes durante estas últimas semanas y mañana discutiremos el asunto.

Después de aquello y sumido en sus pensamientos, Laurence anduvo a paso lento hasta las inmediaciones del claro. Había pedido una tienda a la dotación de tierra y se la habían traído, además de una manta. Pensó que estaría más cómodo una vez que la hubiera armado junto a Temerario, ya que le gustaba más esa idea que pasar toda la noche alejado de él. Se encontró al dragón durmiendo aún, plácidamente. La carne circundante a la zona vendada estaba cálida al tacto, pero no febril.

Después de haber quedado satisfecho a ese respecto, Laurence dijo:

—Deseo hablar con usted, señor Granby. —Lo llevó a un aparte a escasa distancia—. Celeritas me ha pedido que le dé los nombres de mis oficiales —anunció sin quitar los ojos de encima a Granby. El joven enrojeció y bajó la vista. Laurence prosiguió—: No le voy a poner en el brete de rehusar un puesto. Ignoro qué significa en la Fuerza Aérea, pero sé que en la Armada sería una seria mancha en contra suya. Si va a tener la más mínima objeción, hable con franqueza y eso zanjará el asunto.

—Señor —comenzó Granby. Entonces, se calló bruscamente. Parecía consternado. Había empleado el término demasiado a menudo con velada insolencia. Volvió a empezar—. Capitán, soy consciente de que he hecho muy poco para merecer esa consideración. Sólo puedo decir que estaría encantado de aceptar la oportunidad si está dispuesto a pasar por alto mi anterior comportamiento.

El discurso parecía un poco forzado en sus labios, como si necesitara ensayarlo.

El aviador asintió satisfecho. Su decisión era repentina. No estaba del todo seguro, a pesar de las recientes hazañas de Granby, de exponerse a soportar a alguien que se había comportado con tan poco respeto a su persona de no ser por el bien de Temerario. Pero Laurence había decidido asumir el riesgo porque Granby era notoriamente el mejor de los posibles candidatos. La respuesta le complacía mucho. Era bastante sincera y respetuosa, aunque la hubiera expresado con cierta torpeza.

—Muy bien —se limitó a contestar.

Habían comenzado a caminar otra vez cuando Granby dijo de repente:

—¡Maldita sea! Tal vez no sea capaz de decirlo de la forma adecuada, pero no es mi deseo dejar las cosas así. He de decirle cuánto lo lamento. Sé que me he comportado como un necio.

Esa franqueza sorprendió a Laurence, aunque no le desagradó. Jamás hubiera rechazado una disculpa ofrecida con tanta sinceridad y sentimiento como se evidenciaban en el tono de Granby.

—Me alegra poder aceptar su disculpa —contestó en voz baja, pero con verdadero afecto—. Por mi parte, le aseguro que todo está olvidado. Espero que en lo sucesivo seamos mejores compañeros de armas que hasta ahora.

Se detuvieron y estrecharon las manos. Granby parecía aliviado y feliz al mismo tiempo. Cuando Laurence le tanteó con cautela para que le recomendara otros oficiales, le respondió con gran entusiasmo mientras recorrían el camino de regreso al lado de Temerario.

Capítulo 8

Temerario empezó a quejarse y quiso bañarse de nuevo incluso antes de que le quitaran las vendas. Se le formaron costras en las heridas, que empezaron a sanar durante el fin de semana, y los cirujanos le dieron de alta a regañadientes. Después de haber reunido a los que ya consideraba como sus cadetes, Laurence salió hacia el patio, donde Temerario estaba a la espera de que le quitaran el arnés, y lo encontró hablando con la Largario, a cuya formación iban a incorporarse.

—¿Te duele al escupirlo? —preguntó Temerario con mucha curiosidad.

Laurence vio a Temerario inspeccionar las huecas protuberancias óseas que la dragona tenía a ambos lados de la mandíbula, por donde aparentemente expulsaba el ácido.

—No, apenas si lo siento —contestó Lily—. Sólo lo expulso al agachar la cabeza, por lo que tampoco puedo salpicarme, aunque, por supuesto, todos vosotros debéis tener cuidado cuando volamos en formación.

La dragona llevaba recogidas a la espalda las alas de color café con pliegues traslúcidos azules y naranjas que se montaban unos sobre otros. Sólo los extremos blanquinegros destacaban recortados contra sus ijares. Las pupilas de los ojos eran rasgadas, como las de Temerario, pero de un amarillo anaranjado. Las protuberancias óseas al descubierto le conferían una apariencia muy feroz, aunque ella permanecía pacientemente en pie mientras su tripulación de tierra se encaramaba con cierta dificultad para limpiar y pulir con gran esmero hasta el último rincón del arnés. La capitana Harcourt caminaba de un lado para otro a su alrededor e inspeccionaba el trabajo.

Lily bajó los ojos para mirar a Laurence cuando se colocó junto a Temerario. Algo parecido a la alarma daba un aspecto torvo a su mirada, pero la dragona sólo sentía curiosidad.

—¿Eres el capitán de Temerario? Catherine, ¿no vamos a acompañarlos al lago? No estoy segura de querer entrar en el agua, pero me gustaría verlo.

—¿Ir al lago?

La sugerencia hizo que la capitana Harcourt dejara de examinar el arnés y mirara a Laurence con manifiesto asombro.

—Sí, voy a llevar a Temerario al lago para que se bañe —explicó él con voz firme—. Señor Hollin, haga el favor de usar el arnés ligero y compruebe si es posible no aparejarlo para que las correas no presionen las heridas.

El aludido estaba limpiando el arnés de Levitas, que acababa de regresar de comer.

—¿Nos acompañas? —preguntó Hollin a Levitas—. En ese caso, señor —agregó, dirigiéndose a Laurence—, tal vez no fuera necesario enjaezar a Temerario.

—Me encantaría —contestó Levitas al tiempo que miraba expectante a Laurence, como si pidiera permiso.

—Gracias, Levitas —dijo Laurence por toda respuesta—. Es una solución excelente, caballeros. Levitas va a llevarlos en esta ocasión —anunció a los cadetes. Hacía mucho que había dejado de intentar variar el tratamiento en atención a Roland. Resultaba más sencillo dirigirse a ella igual que a los demás, dado que, dijera lo que dijese, parecía perfectamente capaz de sentirse incluida—. Temerario, ¿monto con ellos o me llevas tú?

—Te llevo yo, por supuesto —contestó el dragón.

Laurence asintió.

—Señor Hollin, ¿tiene otra ocupación? Su ayuda resultaría útil, y Levitas le puede llevar si Temerario carga conmigo.

—¡Vaya! Me encantaría, señor, pero no tengo arnés —contestó Hollin mientras miraba a Levitas—. Nunca he volado, quiero decir, no sin los avíos de la tripulación de tierra, claro, aunque supongo que puedo improvisar algo con los que no están en uso si me concede un momento.

Mientras Hollin trataba de equiparse, Maximus descendió sobre el patio. El suelo tembló cuando él aterrizó.

—¿Estás listo? —preguntó el dragón a Temerario, que parecía complacido.

Berkley estaba a lomos de Maximus junto a un par de guardiadragones.

—Lleva quejándose tanto tiempo que he cedido —dijo Berkley en respuesta a la mirada inquisitiva y divertida de Laurence—. ¡Dragones nadando! Una idea de lo más estúpida si quiere saber mi opinión, una gran tontería. —Golpeó cariñosamente la cruz del dragón, desdiciendo sus palabras.

—Nosotras también vamos —anunció Lily.

La dragona y la capitana Harcourt habían mantenido una discusión en privado mientras se reunía el resto del grupo. Luego, el animal levantó en vilo a la capitana hasta dejarla en el arnés. Temerario recogió a Laurence con cuidado. A pesar de las grandes garras, Laurence no se preocupó lo más mínimo. Estaba muy cómodo entre sus curvos dedos; se sentaba en la palma y estaba tan protegido como si estuviera dentro de una caja metálica.

Cuando llegaron a la orilla, sólo Temerario se dirigió directamente a las aguas profundas y comenzó a nadar. Maximus se aproximó con timidez a las zonas poco profundas, pero no fue más allá de donde hacía pie. Lily permaneció en la orilla mirando y olfateando el agua, pero sin entrar. Levitas, tal y como acostumbraba, levantó primero olas cerca de la orilla y enseguida salió disparado, salpicando y agitándose como un loco con los ojos cerrados con fuerza, hasta llegar a aguas profundas, donde comenzó a chapotear con entusiasmo.

—Nosotros no tenemos que entrar con ellos, ¿verdad? —inquirió uno de los guardiadragones de Berkley con cierta nota de alarma en la voz.

—No, ni siquiera contemplarlo de cerca —respondió Laurence—. La nieve fundida de la montaña llega a este lago y nos íbamos a amoratar de frío en cuestión de segundos. Pero la natación se lleva la mayor parte de la sangre y los restos de la comida y será mucho más fácil limpiarlos después de que se hayan empapado un poco.

—Mmm —dijo Lily al oír aquello, y se deslizó en el agua muy lentamente.

—¿Estás segura de que el agua no está demasiado fría para ti, cielo? —preguntó la capitana a sus espaldas—. Nunca se ha sabido de un dragón que haya contraído las fiebres palúdicas, por lo que supongo que la pregunta está fuera de lugar —les dijo a Laurence y Berkley.

—No, el frío sólo los despierta a menos que sean temperaturas por debajo de cero, por las que tampoco se preocupen —contestó Berkley, que luego alzó la voz hasta bramar—: Maximus, grandísimo cobarde, entra de una vez si es lo que pretendes. No voy a quedarme aquí todo el día.

—No tengo miedo —replicó Maximus indignado, y arremetió hacia delante, levantando una gran ola de agua que inmediatamente se tragó a Levitas y bañó a Temerario.

Levitas resurgió barbotando y Temerario bufó y hundió la cabeza en el agua para salpicar a Maximus. En cuestión de segundos, los dos se enzarzaron en una batalla campal que fue un buen intento para que las aguas del lago parecieran las del océano Atlántico en plena tormenta.

Levitas salió revoloteando del lago y goteó agua helada sobre todos los aviadores que estaban a la espera. Hollín y los cadetes se pusieron a secarle. El pequeño dragón dijo:

—Me encanta nadar. Gracias por dejarme venir de nuevo.

—No veo por qué no puedes venir tan a menudo como desees —le replicó Laurence, que, al mirar a Berkley y Harcourt, observó que ambos estaban pendientes de sus asuntos y que ninguno de los dos parecía dispuesto a preocuparse del tema lo más mínimo ni tomar en cuenta su oficiosa injerencia.

Lily se había adentrado lo suficiente para que las aguas la cubrieran casi por completo, o al menos tanto como su flotabilidad natural le permitía. Se mantuvo bien alejada de las salpicaduras del par de dragones más jóvenes y se frotó la piel con la cabeza. A continuación, más interesada en la higiene que en la natación, salió y ronroneó de placer cuando Harcourt y los cadetes comenzaron a limpiar las manchas que ella les indicaba.

Maximus y Temerario se cansaron finalmente y también salieron para que los secaran. Maximus requirió el máximo esfuerzo de Berkley y sus guardiadragones, dos hombres hechos y derechos. Los cadetes se encaramaron al lomo de Temerario mientras Laurence frotaba la delicada piel de su hocico. No pudo reprimir una sonrisa al oír refunfuñar a Berkley sobre el tamaño de su dragón.

Dejó el trabajo por un momento simplemente para disfrutar de la escena. Temerario hablaba con los demás dragones de buen grado, con ojos relucientes y la cabeza erguida con orgullo, sin indicios ya de que dudara de sí mismo. Incluso aunque aquella variopinta y extraña compañía no tenía nada que ver con lo que había querido para sí, aquella camaradería natural le reconfortó. Era consciente de haberse probado a sí mismo y haber ayudado a Temerario a obrar de igual modo, y de la profunda satisfacción de haber encontrado un lugar auténtico y digno para ambos.

El júbilo duró hasta que regresaron al patio. Rankin se hallaba en un lateral del mismo. Vestía un traje de aviador y se golpeaba la pierna con las correas de su arnés personal con evidente irritación. Levitas dio un pequeño salto de alarma al aterrizar.

—¿Qué te propones al irte volando de esa manera? —espetó Rankin sin esperar siquiera a que Hollín y los cadetes se bajaran—. Cuando no estés comiendo, tienes que estar aquí a la espera, ¿comprendido? ¿Y quién les ha dicho a ustedes que podían montar en él?

—Levitas fue sumamente amable al hacerme el favor de llevarlos, capitán Rankin —dijo Laurence, que salió de entre la dotación de Temerario y habló con brusquedad para distraer la atención del hombre—. Sólo hemos bajado al lago, y nos podían haber hecho una señal en cualquier momento.

—No voy a preocuparme de andar corriendo detrás de un encargado de señales para tener disponible mi dragón, capitán Laurence. Le agradecería que se preocupara de su propio animal y me dejara a mí el mío —repuso Rankin fríamente. Luego, dirigiéndose a Levitas, agregó—: Supongo que ahora estarás empapado, ¿no?

—No, no. Estoy casi seco, seguro. No tardaré mucho en estarlo del todo, lo prometo —dijo Levitas, que se encorvó sobre sí mismo hasta empequeñecerse.

—Esperemos que así sea —dijo Rankin—. Agáchate, deprisa. Y en cuanto a todos vosotros, ¡permaneced lejos de él a partir de ahora! —les dijo a los cadetes mientras se encamaraba a su posición haciendo a un lado a Hollin de un empellón.

Laurence se quedó observando al Winchester mientras éste se alejaba volando con Rankin montado sobre su lomo. Berkley y la capitana Harcourt permanecieron en silencio, igual que los demás dragones. De pronto, Lily ladeó la cabeza y profirió un airado siseo. Sólo cayeron unas gotas de ácido, pero crepitaron y humearon sobre la piedra, dejando un profundo boquete negro.

—¡Lily! —le reprendió la capitana Harcourt, pero había cierto alivio en su voz por el hecho de romper el silencio—. Peck, trae un poco de aceite para el arnés —ordenó a un miembro de la tripulación de tierra de Lily mientras descendía. Lo vertió con prodigalidad sobre las gotas de ácido hasta que dejaron de humear—. Listo, cubridlas con un poco de arena y mañana ya será seguro lavarlas.

Laurence también agradeció aquella pequeña interrupción. No confiaba en sí mismo lo suficiente como para hablar de inmediato. Temerario le acarició con el hocico con suavidad y los cadetes le miraron preocupados.

—No debería haberlo sugerido, señor —dijo Hollín—. Por descontado, le pediré perdón a usted y al capitán Rankin.

—En absoluto, señor Hollin —contestó Laurence. Oyó su propia voz, fría y muy severa, por lo que intentó mitigar el efecto causado al añadir—: Nada de cuanto ha hecho está mal.

—No veo razón alguna por la que debamos permanecer lejos de Levitas —susurró Roland.

Laurence no vaciló ni un segundo en responder. Fue algo tan intenso y automático como su propia e inútil ira contra Rankin.

—Señorita Roland, un superior jerárquico le ha dado una orden. Si ése no es motivo suficiente, se ha equivocado de trabajo —replicó con brusquedad—. Que no vuelva a escucharle otro comentario de ese tipo. Hagan el favor de llevar esos trapos a la lavandería ahora mismo. Si me disculpan, caballeros, iré a dar un paseo antes de la cena —agregó dirigiéndose a los demás.

Temerario era demasiado grande para deslizarse detrás de él con éxito, por lo que el dragón recurrió a sobrepasarle volando y esperarle en el primer claro que había junto al camino. Laurence estaba convencido de que deseaba estar solo, pero descubrió que se alegraba de entrar en el círculo de las patas del dragón y apoyarse sobre su cálido corpachón, escuchando el palpitar casi musical y la continua reverberación de su respiración. Le entraron unas ganas terribles de llamar a Rankin.

—No sé por qué lo soporta. Aunque es pequeño, sigue siendo más grande que Rankin —dijo Temerario tiempo después.

—¿Por qué lo soportas tú cuando te pido que te pongas el arnés y realices algunas maniobras peligrosas? —le contestó Laurence—. Es su deber y su costumbre. Le han educado para obedecer y ha sufrido ese tratamiento desde que salió del huevo. Lo más probable es que no se le ocurra otra alternativa.

—Pero te ve a ti y a los demás capitanes. A nadie se le trata de ese modo —replicó Temerario. Abrió surcos en el suelo al flexionar las garras—. No te obedezco porque sea un hábito y no sea capaz de pensar por mí mismo. Lo hago porque sé que mereces esa obediencia. Nunca me tratarías con crueldad ni me pedirías que hiciera algo peligroso o desagradable sin motivo.

—No, no sin motivo —admitió el aviador—, pero tenemos un trabajo duro, amigo mío, y a veces debemos estar dispuestos a soportar mucho —vaciló, pero luego añadió con tacto—: Quería hablar contigo de ello, Temerario. Has de prometerme que en el futuro no antepondrás mi vida a todo lo demás. Seguramente sabías que Victoriatus es más necesario que yo para la Fuerza Aérea, incluso aunque no tuviéramos en cuenta a la tripulación. Nunca deberías haber contemplado la posibilidad de arriesgar sus vidas para salvar la mía.

Temerario se enroscó aún más cerca de él y dijo:

—No, Laurence, no puedo prometerte tal cosa. Lo siento, pero no te voy a mentir. No podía haberte dejado caer. Tal vez valores sus vidas más que la tuya, pero yo no, ya que tú eres más valioso para mí que todos los demás. No te obedeceré en tal caso. Y en lo que se refiere al deber no me preocupa mucho el concepto, ya que cuanto más sé de él, menos me interesa.

Laurence no estaba demasiado seguro sobre cómo responder a aquello. No podía negar cuánto significaba para él lo mucho que le valoraba Temerario, aunque también resultaba alarmante que el dragón expresara sin rodeos que seguiría o no sus órdenes en función de su propio criterio. Laurence confiaba mucho en ese juicio, pero volvía a sentir que no había hecho el suficiente esfuerzo para enseñar al dragón el valor de la disciplina ni el deber.

—Desearía saber explicártelo correctamente —dijo con cierta desesperación—. Tal vez encuentre algunos libros sobre el tema.

—Ya imagino —contestó el dragón, que por una vez se mostraba dubitativo sobre la lectura de un libro—. Dudo que haya algo que me persuada de comportarme de otra manera. En todo caso, preferiría evitar que volviera a suceder. Fue terrible y temía no ser capaz de recogerte.

Laurence podía sonreír a esas palabras.

—Al menos en ese punto estamos de acuerdo, y te prometo con mucho gusto que haré todo lo posible para evitar que se repita.

Roland acudió corriendo en su busca a la mañana siguiente. Laurence había dormido junto a Temerario en la pequeña tienda.

—Celeritas os quiere ver, señor —anunció la niña, que volvió al castillo junto a él, después de que se hubiera puesto la chaqueta y anudado el lazo del cuello. Temerario le despidió adormilado, sin apenas abrir un ojo antes de volver a dormirse. Mientras caminaban, Roland aventuró—: ¿Sigue enfadado conmigo, capitán?

—¿Qué? —preguntó él, mirándola sin comprender. Entonces, se acordó y le respondió—: No, Roland. No estoy enfadado contigo. Espero que hayas comprendido por qué te equivocaste al hablar de ese modo.

—Sí —le contestó la cadete. El aviador fue capaz de ignorar la poca convicción con la que lo decía—. No le he hablado a Levitas, pero no he podido evitar ver el mal aspecto que tiene esta mañana.

Laurence lanzó una mirada al Winchester mientras cruzaban el patio. Levitas se había aovillado en una esquina al fondo del patio, lejos de los demás dragones, y no dormía a pesar de lo temprano de la hora, sino que miraba el suelo con desánimo. Laurence desvió la mirada, no había nada que hacer.

—Retírate, Roland —ordenó Celeritas cuando ella llevó al aviador a su presencia—. Capitán, lamento haberle hecho llamar a primera hora. Antes que nada, ¿cree que Temerario se ha recuperado lo suficiente para reanudar el entrenamiento?

—Eso creo, señor. Se está recuperando con suma rapidez y ayer bajó al lago y regresó sin dificultad —contestó Laurence.

—Bien, bien. —Celeritas enmudeció, después suspiró y agregó—: Capitán, me veo obligado a ordenarle que no vuelva a entrometerse en lo que a Levitas concierne.

Laurence sintió cómo le ardían las mejillas. De modo que Rankin se había quejado de él. Aun así, era lo menos que se merecía. Él jamás hubiera tolerado una intervención oficiosa en el gobierno de su nave ni en el manejo de Temerario. Aquello no había estado bien, con independencia de las justificaciones que se diera a sí mismo, y la ira quedó subsumida bajo la vergüenza.

—Señor, le pido perdón por haberle puesto en el compromiso de tener que decírmelo. Le aseguro que el problema no se presentará de nuevo.

Celeritas bufó. Después de haber pronunciado la reprimenda, no parecía poner mucho empeño en reforzarla.

—No me dé garantías. Se rebajaría ante mis ojos si las diera con sinceridad —contestó—. Es una gran pena y tengo tanta culpa como los demás. Cuando fui incapaz de soportar más a Rankin, el Mando Aéreo pensó que él podría actuar como mensajero y le envió un Winchester. No me decidí a hablar contra él por consideración a su abuelo a pesar de saber que hubiera sido lo mejor.

Se sintió reconfortado cuando se suavizó la reprimenda y sintió curiosidad al comprender que Celeritas sugería que tampoco le soportaba. Seguramente, el Mando Aéreo nunca hubiera impuesto como aviador de un dragón tan extraordinario como el director de prácticas a un tipo como Rankin.

—¿Conoció bien a su abuelo? —preguntó Laurence, incapaz de resistirse a formular una pregunta de prueba.

—Fue mi primer cuidador, y también su hijo sirvió conmigo —contestó Celeritas lacónicamente al tiempo que apartaba el rostro y dejaba caer la cabeza. Se recuperó después de un momento y añadió—: Bueno, yo tenía esperanzas en el chico, pero la madre insistió en que no creciera aquí y su familia le inculcó ideas extrañas. Nunca debería haber sido aviador, y menos aún capitán. Pero ahora lo es, y se quedará mientras Levitas le obedezca. No puedo permitir que interfiera. Imagine lo que ocurriría si se dejara a unos oficiales inmiscuirse en los animales de otros. Los tenientes desesperados por llegar a capitán apenas podrían resistir la tentación de acaramelar a cualquier dragón que no estuviera del todo satisfecho. Eso sería el caos.

Laurence agachó la cabeza.

—Lo entiendo perfectamente, señor.

—En cualquier caso, le voy a dar asuntos más urgentes que atender. Hoy vamos a empezar la integración de Temerario en la formación de Lily —dijo Celeritas—. Vaya en su busca. Los otros estarán aquí dentro de poco.

Laurence caminó de regreso muy pensativo. Siempre supo, por supuesto, que las razas de mayor tamaño sobrevivían a sus cuidadores siempre que no los mataran en el combate. No había ponderado que eso dejaba a los dragones solos y sin compañero después ni había pensado cómo éstos o el Mando Aéreo resolvían la situación. Por supuesto, el interés de Inglaterra era que el dragón continuara en activo con un nuevo cuidador, y no pudo evitar el pensamiento de que de ese modo, con la mente ocupada en otros deberes, el animal sería más feliz y se evitaría la clase de pesar que estaba claro que Celeritas aún sentía.

Miró al dormido Temerario con preocupación una vez que regresó al claro. Les quedaban muchos años por delante y los caprichos de la guerra podían hacer baladíes todas aquellas preguntas, pero la felicidad futura del dragón era su responsabilidad, y con diferencia, más pesada que cualquier propiedad. En algún momento no demasiado lejano tendría que considerar qué previsiones tomaba para asegurar su futuro. Quizás un primer teniente bien elegido podría ocupar su lugar cuando el dragón se hiciera a la idea con el transcurso de los años.

—Temerario —le llamó, acariciando el hocico del dragón, que abrió los ojos y profirió un sonido sordo.

—Estoy despierto. ¿Volvemos a volar hoy? —preguntó mientras alzaba la cabeza, bostezaba al cielo y movía un poco las alas.

—Sí, amigo —contestó el aviador—. Vamos, debemos ponerte el arnés de nuevo. Estoy seguro de que el señor Hollin nos lo habrá preparado.

Habitualmente, la formación volaba en una cuña que recordaba mucho a una bandada migratoria de ocas con Lily en cabeza. Messoria e Immortalis, los Tanatores Amarillos, proporcionaban el obstáculo físico que impedía un ataque de cerca contra Lily mientras que Dulcia, un Cobre Gris más pequeño y ágil, y Nitidus, un Azul de Pascal, defendían los extremos. Todos ellos eran dragones adultos y, salvo Lily, tenían experiencia en el combate. Se les había elegido para aquella vital formación con el fin de apoyar a la joven e inexperta Largario, y sus capitanes y tripulaciones se sentían con razón orgullosos de su habilidad.

Laurence tuvo motivos para agradecer el incesante trabajo y las repeticiones del último mes y medio. Si las maniobras que habían practicado durante tanto tiempo no se hubieran convertido ahora en una segunda naturaleza para Temerario y Maximus, jamás hubieran podido igualar las estudiadas acrobacias, realizadas sin esfuerzo aparente, de los demás. Habían situado a los dos dragones más grandes de modo que formaran una segunda fila detrás de Lily, cerrando la formación con forma de triángulo. En batalla, su tarea sería rechazar cualquier intento de romper la formación, defenderla del ataque de otros dragones de combate pesado y acarrear el peso de las bombas que sus tripulaciones arrojarían sobre los objetivos ya debilitados por el ácido de Lily.

Laurence se alegró al ver que los otros dragones admitían plenamente a Temerario en la formación, aunque ninguno de los dragones adultos tenía ni la energía ni las ganas para jugar fuera del trabajo. La mayor parte del tiempo haraganeaban durante las escasas horas de ocio y se limitaban a entretenerse contemplando con condescendencia cómo hablaban Temerario, Lily y Maximus, y, de vez en cuando, cómo jugaban al corre que te pillo en el aire. Por su parte, Laurence también se sentía mucho mejor acogido entre los demás aviadores y descubrió que, sin haberlo advertido, se había acomodado a la informalidad de sus costumbres. La primera vez que se encontró dirigiéndose a la capitana Harcourt como simplemente «Harcourt» en una deliberación posterior al entrenamiento, ni siquiera se dio cuenta hasta al cabo de un rato.

Los capitanes y los tenientes primeros acostumbraban a mantener debates de estrategia y táctica a la hora de las comidas o a última hora de la noche, después de que los dragones se hubieran dormido. Rara vez le pedían opinión durante estas conversaciones, pero no le afectaba demasiado, ya que, aunque comenzaba a dominar los principios de la guerra aérea, se seguía considerando un neófito en el tema y difícilmente se podía ofender porque los aviadores hicieran lo mismo. Se mantenía en silencio y no intentaba pronunciarse en las conversaciones, salvo cuando podía contribuir con alguna información sobre las habilidades singulares de Temerario; prefería escuchar con el propósito de aprender.

De vez en cuando, la conversación giraba hacia el tema más general de la guerra. Estaban en un lugar apartado y la información tenía varias semanas de desfase, por lo que era difícil resistirse a la tentación de especular. Laurence se unió a los pilotos una velada en la que Sutton dijo:

—La maldita flota francesa podría estar en cualquier lugar. —Sutton era el capitán de Messoria y el más curtido de todos, un veterano de cuatro guerras muy dado al pesimismo y a un lenguaje subido de tono—. Ahora, se han escabullido de Toulon y por lo que sabemos esos bastardos ya deben de estar de camino hacia el canal. No me sorprendería encontrar mañana a un ejército invasor a nuestras puertas.

Laurence difícilmente podía dejar pasar por alto esas palabras y dijo al sentarse:

—Les aseguro que se equivocan. Villeneuve y su flota han zarpado de Toulon, sí, pero no se trata de ninguna operación de envergadura, sólo de huir. Nelson ha estado siguiéndole sin parar todo el camino.

—Caramba, ¿tiene noticias, Laurence? —preguntó Chenery, el capitán de Dulcía, levantando la vista de una desganada partida a las veintiuna que estaban jugando él y Little, el capitán de Immortalis.

—He tenido cartas, sí, y una de ellas la remitía el capitán Riley, del Reliant —contestó Laurence—. Navega con la flota de Nelson. Han cruzado el Atlántico en pos de Villeneuve y me cuenta que lord Nelson tiene esperanzas de alcanzar a los franceses en las Antillas.

—¡Vaya, y nosotros aquí, sin tener ni idea de lo que está pasando! —exclamó Chenery—. Por el amor de Dios, vaya a buscar esas cartas y léanoslas. No es de recibo que se calle todo esto y nos deje a todos en la ignorancia.

Habló con demasiado entusiasmo como para ofender a Laurence, que, al comprobar que los demás capitanes se mostraban del mismo parecer, envió un criado a su habitación para traerle el montoncito de cartas enviadas por los antiguos camaradas de la Marina. Se vio obligado a omitir varios pasajes en los que le compadecían por el cambio de estatus, pero se las arregló para saltárselos con bastante soltura y todos oyeron con gran curiosidad los fragmentos y retazos de noticias.

—De modo que Villeneuve tiene diecisiete naves por las doce de Nelson, ¿no? —dijo Sutton—. Entonces, dudo que ese tío vaya a correr mucho, pero ¿qué ocurre si da la vuelta? Nelson no puede contar con ningún apoyo aéreo al cruzar el Atlántico a esa velocidad, no hay transporte de dragones que aguante ese ritmo ni tenemos animales estacionados en las Antillas.

—Me atrevería a decir que la flota puede frenarle aun disponiendo de menos naves —insistió Laurence con ánimo—. Acuérdese del Nilo, señor, y de la batalla del cabo de San Vicente antes de eso. Hemos estado en desventaja numérica a menudo y el saldo ha sido victorioso.

Se contuvo con cierta dificultad y calló en ese momento. No deseaba parecer demasiado entusiasta.

Los demás sonrieron, pero no con condescendencia, y Little dijo con sus ademanes sosegados:

—En ese caso, debemos esperar que Nelson pueda acabar con ellos. Lo triste del asunto es que estamos en un terrible peligro mientras la flota francesa siga intacta de alguna forma. La Armada no va a poder atraparlos siempre y Napoleón sólo necesita controlar el canal de la Mancha durante dos días, tal vez tres, para conducir a su ejército al otro lado.

Era un pensamiento amenazador e hizo mella en el ánimo de todos. Berkley rompió al fin el subsiguiente silencio con un gruñido, se llevó un vaso de vino a los labios y lo vació.

—Podéis seguir aquí sentados viéndolo todo negro. Yo me voy a la cama —anunció—. Tenemos mucho trabajo como para imaginar más problemas.

—Y yo he de levantarme a primera hora —dijo Harcourt poniéndose en pie—. Celeritas quiere que Lily practique el lanzamiento de ácido sobre objetivos por la mañana, antes de las maniobras.

—Sí, todos debemos irnos a dormir —concluyó Sutton—. En cualquier caso, lo mejor que podemos hacer es mantener el orden en esa formación. Estad seguros de que llamarán a una de las formaciones de Lárganos si se presenta la oportunidad de aplastar la flota de Bonaparte, y será una de las nuestras o de las dos de Dover.

El grupo se deshizo y Laurence subió pensativo a su habitación en la torre. Un Largario podía lanzar ácido con una enorme puntería. El primer día de entrenamiento había visto a Lily destruir blancos de un simple y rápido salivazo desde unos ciento veinte metros. No había cañón en tierra capaz de disparar a tanta altura. Los cañones de pimienta podían dificultar su tarea, pero el único peligro real vendría del aire: ella sería el objetivo de todos los dragones enemigos y la formación era una unidad destinada a protegerla. Laurence se daba cuenta perfectamente de que el grupo sería una formidable amenaza en cualquier campo de batalla y la perspectiva de aportar mucho a la salvaguardia de Inglaterra le insuflaba renovado interés en el trabajo.

Por desgracia, a medida que pasaban las semanas veía con mayor claridad que a Temerario le resultaba difícil mantener la concentración. El primer requisito del vuelo en formación era la precisión y el mantenimiento de la posición relativa de uno respecto a los demás. Temerario se veía limitado ahora que volaba con el grupo y pronto comenzó a sentir la restricción al tener mucha más velocidad y maniobrabilidad que la media. Una tarde, Laurence no pudo evitar oírle preguntar a Messoria:

—¿Hacéis algo más interesante que volar?

Messoria era una dragona curtida de treinta años con muchas y grandes cicatrices de combate que la convertían en objeto de admiración. Soltó una risotada indulgente y le contestó:

—Lo interesante no tiene por qué ser bueno. Resulta difícil hallar algo interesante en mitad de una batalla. No temas, te acostumbrarás.

Temerario suspiró y volvió al trabajo sin proferir nada similar a una queja, pero, aunque nunca fallaba a la hora de responder a una petición o llevar a cabo un esfuerzo, no estaba muy entusiasmado y Laurence no podía dejar de preocuparse. Hizo todo lo posible por consolar al dragón y proporcionarle otros temas que atrajeran su interés. Continuaron practicando el hábito de leer juntos y Temerario escuchaba con gran atención cada artículo matemático o científico que Laurence conseguía encontrar. Los entendía sin dificultad y el aviador se encontraba en la extraña posición de hacer que el dragón le explicara lo que él acababa de leer en voz alta.

Una semana después de haber reanudado las maniobras les llegó un paquete postal de sir Edward Howe, que resultó de gran utilidad. Venía dirigido enigmáticamente a Temerario, a quien le entusiasmó recibir correo para él. Laurence lo desempaquetó para el dragón y halló un magnífico libro recién publicado de historias sobre dragones orientales traducido por el propio sabio.

Temerario dictó una elegante nota de agradecimiento a la cual Laurence añadió el suyo. Los cuentos de dragones orientales resultaron ser el plato final de cada día. Leyeran lo que leyesen, siempre terminaban con una de aquellas historias. Incluso después de haberlas leído todas, al dragón le hacía muy feliz releerlas de nuevo, aunque de forma ocasional pedía alguna en concreto de sus favoritas, como la historia de Emperador Amarillo de China, el primer dragón Celestial, cuyos servicios permitieron la instauración de la dinastía Han, o la de Raijin, el dragón japonés que rechazó la flota de Kublai Khan cuando ésta intentaba la invasión de la isla nación. Esta última le gustaba en particular a causa del paralelismo existente con Inglaterra, amenazada por la Grande Armée de Napoleón al otro lado del canal.

También escuchaba con aire soñador la historia de Xiao Sheng, el ministro del emperador, que se tragó la perla del tesoro de un dragón y se convirtió él mismo en dragón. Laurence no comprendió la especial atención que Temerario mostraba hacia la historia hasta que el dragón preguntó:

—Supongo que eso no es real, ¿verdad? ¿No hay forma de que los hombres se conviertan en dragones ni a la inversa?

—No, me temo que no —respondió el aviador lentamente; la idea de que a Temerario le gustara cambiar le afligía, ya que al hacerlo sugería una desdicha muy profunda.

Pero el dragón se limitó a suspirar y dijo:

—En fin, eso me parecía, aunque hubiera sido agradable ser capaz de leer y escribir por mi cuenta cuando quisiera y también que tú pudieras volar junto a mí.

Laurence rió tranquilizado.

—Lamento de verdad que no sea posible semejante placer, pero incluso aunque lo fuera, a juzgar por el cuento, el proceso no parece muy cómodo ni reversible.

—No, y no me gustaría nada dejar de volar, ni siquiera por la lectura —apostilló Temerario—. Además, es muy agradable tenerte a ti para que me leas. ¿Me lees una más? ¿Puede ser la del dragón que inventó la lluvia durante la sequía tomando agua del océano?

Las historias eran mitos, obviamente, pero la traducción de sir Edward incluía un buen número de anotaciones en las que se describían las bases reales de las leyendas de conformidad al conocimiento moderno más avanzado. Laurence sospechaba que quizás estuvieran levemente exageradas. Sir Edward sentía demasiado entusiasmo por los dragones orientales, pero las leyendas cumplieron su propósito de forma admirable. Las historias fantásticas sólo consiguieron que Temerario se empeñara en demostrar unos méritos similares y le llevaron a preocuparse más por los entrenamientos.

El libro resultó útil por otra razón. La apariencia de Temerario empezó a diferir aún más de la de los demás dragones poco después de recibir el paquete. Le salieron unos finos tirabuzones alrededor de las fauces y una gorguera de delicado tejido ondulado que se desplegaba entre los flexibles cuernos alrededor del rostro. Todo ello le confería un aspecto serio y espectacular, aunque no desfavorecedor, pero resultaba innegable que su apariencia difería cada vez más de la del resto, e indudablemente Temerario se hubiera sentido desdichado de nuevo al verse con un aspecto que lo separaba aún más de sus compañeros, de no haber sido por el hermoso frontispicio del libro de sir Edward, un grabado de Emperador Amarillo en el que se mostraba a aquel gran dragón luciendo el mismo tipo de gorguera.

Seguía sintiendo ansiedad ante el cambio de su apariencia y Laurence le sorprendió examinando su reflejo en la superficie del lago poco después de que hubiera aparecido la gorguera. Volvía la cabeza a uno y otro lado y entrecerraba los ojos para verse a él y a la gorguera desde diferentes ángulos.

—Vamos, vas a hacer creer a todos que eres un vanidoso —le regañó Laurence mientras le acariciaba las ondulantes vellosidades de las fauces—. De verdad, te sientan muy bien. Haz el favor de no pensar más en eso.

Temerario profirió un ruidito de sobresalto y se inclinó hacia la zona acariciada.

—Es una sensación extraña —afirmó.

—¿Te hago daño? ¿Son demasiado sensibles?

Inquieto, Laurence se detuvo automáticamente. Aunque no le había dicho nada a Temerario, al leer los cuentos se había percatado de que los dragones chinos, al menos los Imperiales y los Celestiales, no parecían entrar demasiado en combate, excepto en los grandes momentos de crisis entre sus países. Parecían más afamados por su belleza y sabiduría, y si los chinos cruzaban a los dragones primando aquellas cualidades, no había que descartar que las vellosidades fueran una zona de tal sensibilidad que las convirtiera en un punto vulnerable en la batalla.

El dragón le empujó suavemente y contestó:

—No, no duelen. ¿Lo puedes seguir haciendo? —Temerario emitió un sonido inusual, similar a un ronroneo, y se estremeció del hocico a la cola—. Me parece que me gusta bastante —añadió con la mirada cada vez más pérdida y los ojos entrecerrados.

—Ay, Dios. —El aviador apartó la mano de inmediato y miró a su alrededor terriblemente avergonzado. Por fortuna, no había ningún otro dragón ni aviador en ese momento—. Lo mejor será que hable enseguida con Celeritas. Creo que vas a entrar en celo por primera vez. Tendría que haberlo comprendido cuando te salieron las vellosidades; eso debe de significar que ya te has desarrollado del todo.

—Ah, muy bien —Temerario parpadeó—. Pero ¿tienes que pararte? —preguntó lastimeramente.

—Es una noticia excelente —dijo Celeritas cuando Laurence le transmitió la información—. Aún no le podemos cruzar, ya que no podemos prescindir de él tanto tiempo, pero aun así estoy muy contento. Siempre me preocupo cuando envío a la batalla a un dragón inmaduro. Informaré a los criadores para que piensen en el mejor de los potenciales cruces posibles. La adición de sangre de Imperial Chino a nuestros linajes sólo puede generar grandes mejoras.

—¿Hay algo para calmarlo…? —Laurence se calló al no estar seguro de la manera de formular la pregunta sin resultar atrevido.

—Ya lo veremos, pero creo que no debe preocuparse —contestó Celeritas secamente—. No nos parecemos a los perros ni a los caballos. Somos capaces de controlarnos, al menos tanto como vosotros los humanos.

Laurence se sintió aliviado. Había temido que a Temerario le resultara difícil estar en compañía de Lily, Messoria u otras dragonas, mientras que Dulcía seguramente era demasiado pequeña como para atraerle como compañera. Pero Temerario no expresó interés en ninguna de ellas. Laurence se aventuró a preguntarle un par de veces de forma indirecta y el dragón parecía más que nada desconcertado ante la idea.

Siguieron los cambios, sin duda, algunos de los cuales se hicieron perceptibles de forma gradual. Lo primero de todo, Laurence se percató de que la mayoría de las mañanas el dragón se despertaba sin necesidad de que le avisaran. También cambiaron sus costumbres alimenticias: comía con menor frecuencia, pero en mayor cantidad y de forma voluntaria podía estar dos o tres días sin probar bocado.

Laurence estaba un tanto preocupado por que Temerario pasara hambre para evitar la desagradable situación de que no le dieran preferencia al comer o tener que soportar las miradas de soslayo de los demás dragones ante su nueva apariencia. Sin embargo, todos sus miedos se desvanecieron drásticamente apenas un mes después de que le hubiera crecido la gorguera. Acababa de aterrizar con Temerario en la zona de alimentación y permaneció atento, lejos de la masa de dragones congregados, cuando llamaron a Lily y Maximus a los campos. En esta ocasión invitaron a otro dragón con ellos, un recién llegado de una raza que Laurence no conocía. Tenía unas alas marfileñas veteadas y marcadas venas naranjas y amarillas con un toque marrón entreverado muy próximo al marfil translúcido, pero no era de mayor tamaño que Temerario.

Los demás dragones de la base se apartaron y los vieron alejarse, pero de forma inesperada, Temerario profirió un ruido sordo y bajo, que ni siquiera llegaba a ser un gruñido, desde lo más profundo de la garganta, lo más parecido que se puede imaginar al croar de una rana toro de unas doce toneladas, y saltó detrás de ellos sin que le invitaran.

Laurence no vio los rostros de los pastores al estar demasiado lejos la hondonada, pero se movieron alrededor de la cerca como si estuvieran desconcertados. Sin embargo, resultaba evidente que a ninguno le apetecía intentar ahuyentar a Temerario, lo cual tampoco resultaba sorprendente al considerar que ya había hundido las fauces en su primera vaca. Lily y Maximus no hicieron objeción alguna, y el dragón nuevo ni siquiera notó el cambio, por supuesto. Un momento después, los pastores soltaron otra media docena de animales en la zona, para que los cuatro dragones comieran hasta saciarse.

—Es un ejemplar magníficamente proporcionado. Es suyo ¿verdad?

Laurence se volvió para encontrarse con que le hablaba un extranjero que vestía unos pantalones de gruesa lana y una sencilla chaqueta de civil, ambas con motivos de dragones salteados. Era un aviador, sin duda, y un oficial también a juzgar por el porte y los modos de caballero, pero hablaba con marcado acento francés. Laurence se quedó sin habla al verlo.

El francés no estaba solo. Le acompañaba Sutton, que entonces se adelantó para efectuar las presentaciones. El francés se llamaba Choiseul.

—Llegué de Austria la pasada noche con Praecursoris —dijo Choiseul, que señaló con un gesto al dragón marmóreo que comía con delicadeza un cordero abajo, en el valle, al tiempo que evitaba limpiamente el surtidor de sangre de la tercera víctima de Maximus.

—Nos ha traído buenas noticias, aunque él les pone mala cara —informó Sutton—. Austria se está movilizando y va a enfrentarse a Bonaparte de nuevo. Me atrevería a decir que muy pronto va a tener que fijar en ellos su atención en vez de en el canal.

—No deseo en modo alguno poner freno a sus esperanzas y me desolaría darles innecesarias preocupaciones, pero no voy a decir que confíe mucho en sus posibilidades. No deseo parecer ingrato. El ejército austriaco fue bastante generoso al proporcionarnos asilo político a mí y a Praecursoris durante la Revolución, y he contraído con ellos una profunda deuda, pero los archiduques son necios y no van a prestar oído a los pocos generales competentes que les quedan. ¿El archiduque Fernando luchando contra el genio de Marengo y Egipto? Es un absurdo.

—Yo no diría que Marengo fue una batalla tan bien dirigida, en absoluto —intervino Sutton—. Hubiéramos visto un final muy diferente si los austriacos hubieran hecho avanzar a tiempo a la Segunda División aérea desde Verona. Fue más suerte que otra cosa.

Laurence no se consideraba lo bastante ducho en estrategia terrestre para ofrecer una opinión propia, pero las palabras de Sutton tenían pinta de ser una fanfarronada. En cualquier caso, él respetaba la buena suerte, y Bonaparte parecía atraerla más que ningún otro general.

Choiseul por su parte esbozó una imperceptible sonrisa y no contradijo a Sutton, se limitó a decir:

—Tal vez mis temores sean excesivos. Aun así, es el miedo el que nos ha traído hasta aquí, ya que nuestra posición en un Imperio austriaco derrotado sería insostenible. Hay muchos antiguos camaradas míos que me la tienen jurada por haberme llevado un dragón tan valioso como Praecursoris —explicó en respuesta a la pregunta que había implícita en la mirada de Laurence—. Los amigos me han avisado de que Bonaparte se propone exigir nuestra entrega como cláusula de cualquier tratado que se vaya a cerrar con el fin de acusarnos de traición. Por eso, hemos tenido que escapar de nuevo y ahora nos ponemos en vuestras manos confiando en la generosidad inglesa.

Era un hombre de verbo fácil y agradable, pero las profundas arrugas que le surcaban el rostro revelaban su infortunio. Laurence le miró con compasión. Había conocido a esa clase de oficiales franceses con anterioridad, marinos que habían huido de Francia después de la Revolución para languidecer en las costas inglesas. Laurence intuía que la posición de estos hombres era más triste y amarga que la de los nobles desposeídos que simplemente habían huido para salvar la vida, ya que experimentaban todo el dolor de sentarse ociosos mientras su país estaba en guerra. Cada victoria que se celebraba en Inglaterra era una terrible pérdida para su propia flota.

—Claro, es raro que seamos hospitalarios a la hora de alojar a un Chanson-de-Guerre como aquél —intervino Sutton, lanzando una de sus toscas puyas con la mejor intención—. Después de todo, tenemos tantos dragones de combate pesado que no sé cómo vamos a hacer sitio a otro, en especial si es tan bueno, veterano y bien entrenado.

Choiseul hizo una leve reverencia de agradecimiento y miró a su dragón con afecto.

—Acepto con mucho gusto los cumplidos sobre Praecursoris, pero ya disponen aquí de algunos animales magníficos. Ese Cobre Regio tiene un aspecto fabuloso y a juzgar por los cuernos aún no ha terminado de crecer, y su dragón, capitán Laurence, lo más probable es que sea una nueva raza. No he visto ninguno como él.

—No, ni es probable que vuelva a verlo —contestó Sutton— a menos que dé media vuelta al mundo.

—Es un Imperial, señor, una especie china —respondió Laurence, dubitativo entre el deseo de no lucirse y el innegable placer de hacerlo.

La reacción del atónito Choiseul, aunque bien contenida, resultó altamente satisfactoria, pero entonces Laurence tuvo que explicar las circunstancias de la adquisición de Temerario y no logró evitar cierta incomodidad al describir la exitosa captura de una nave francesa y un huevo francés a los franceses.

Pero Choiseul estaba claramente acostumbrado a la situación y escuchó la historia con al menos cierta apariencia de complacencia, sin efectuar ningún comentario. Aunque Sutton se inclinaba a detenerse en la pérdida de los franceses con cierta suficiencia, Laurence se apresuró a preguntarle al recién llegado qué iba a hacer en la base.

—Tengo entendido que aquí se entrena un ala y que Praecursoris y yo nos vamos a incorporar a las maniobras. Creo que nuestros servicios pueden ser de ayuda cuando las circunstancias lo permitan. Celeritas también espera que Praecursoris sea de ayuda en los entrenamientos de vuelo en formación de vuestros animales más grandes. Llevamos volando así casi catorce años, siempre hemos volado así.

Un estrepitoso batir de alas interrumpió la conversación cuando los pastores llamaron al resto de los dragones para que se alimentaran en los campos de caza ahora que los cuatro primeros habían terminado. Temerario y Praecursoris habían intentado aterrizar en el mismo afloramiento rocoso, que era cómodo y estaba muy cerca. Laurence se sorprendió al ver a Temerario enseñando los dientes y la gorguera hacia el dragón adulto.

—Le ruego que me perdone —dijo Laurence precipitadamente, y se apresuró a encontrar otro lugar para luego llamar a su dragón.

Vio con alivio cómo Temerario daba la vuelta y acudía a su reclamo.

—Tenías que llamarme ahora… —le reprochó Temerario al tiempo que lanzaba una mirada a Praecursoris con los ojos entrecerrados.

El dragón nuevo había ocupado ahora la posición objeto de disputa y hablaba en voz baja con Choiseul.

—Aquí son invitados. Ceder el paso es cuestión de cortesía —le explicó Laurence—. No tenía ni idea de que te tomaras tan a pecho el orden de preferencia, amigo.

Temerario hundió las garras en el suelo delante de él y levantó surcos en el mismo. Luego, contestó:

—No es más grande que yo. Tampoco es un Largarío, por lo que no escupe veneno, ni hay dragones en Inglaterra que echen fuego por la boca. No veo nada en que me supere.

—No te supera en nada, en absoluto —admitió Laurence mientras le acariciaba una de las patas delanteras, que el dragón mantenía en tensión—. La preferencia es una mera cuestión de formalidad, y estás en tu perfecto derecho de comer con los otros. Sin embargo, te pido que no te pongas pendenciero. Han escapado de Europa huyendo de Bonaparte.

—¿Sí? —La gorguera de Temerario se fue plegando poco a poco alrededor de su cuello y Temerario miró al otro dragón con renovado interés—. Pero hablan francés. ¿Por qué temen a Bonaparte si son franceses?

—Son monárquicos, leales a la dinastía Borbón —dijo Laurence—. Supongo que escaparon de Francia antes de que los jacobinos acabaran con el rey. Me temo que el Terror reinó allí durante un tiempo, y aunque Bonaparte al menos ya no anda cortando cuellos en la guillotina, para los monárquicos no es mucho mejor que los jacobinos. Te aseguro que le desprecian todavía más que nosotros.

—Bueno, lo siento si he sido descortés —murmuró Temerario, que se fue por Praecursoris para hablar con él y, para asombro de Laurence, le dijo—: Veuillez m’excuser, si je vous ai dérangé[2].

Praecursoris se giró.

—Mais non, pas du tout[3] —respondió gentilmente, e hizo una inclinación de cabeza; luego, agregó—: Permettez que je vous présente Choiseul, mon capitaine[4].

—Et voici Laurence, le mien[5] —contestó Temerario—. Laurence, haz una reverencia, por favor —agregó el dragón hablando en voz baja cuando el aviador se le quedó mirando petrificado.

El aviador bajó la rodilla. No interrumpió el formal intercambio de frases, pero le consumía la curiosidad y en cuanto bajaron volando al lago para que el dragón se bañara quiso saber:

—¿Cómo diablos has aprendido a hablar francés?

Temerario volvió la cabeza.

—¿Qué quieres decir? ¿Es extraño hablar francés? Es muy fácil.

—Bueno —repuso Laurence—, es un fenómeno bastante peculiar, ya que hasta ahora no habías oído ni una palabra de francés. De mí no, desde luego, que me puedo considerar afortunado si soy capaz de decir bonjour sin avergonzarme.

—No me sorprende que hable francés —admitió Celeritas cuando Laurence se lo comentó aquella tarde en el campo de entrenamiento—, pero sí no habérselo oído antes. ¿Quiere decir que no habló en francés después de que rompió el cascarón? ¿Habló en inglés directamente?

—Pues, sí —respondió Laurence—. Admito nuestra sorpresa general, pero sólo porque empezara a hablar tan pronto. ¿Es insólito?

—Que hable, no. Aprendemos el lenguaje a través de la cáscara del huevo —le explicó Celeritas—. Estuvo a bordo de una nave francesa durante los meses previos a la eclosión, por lo que no me sorprende nada que conozca ese idioma. Me choca más que sea capaz de hablar inglés después de una sola semana a bordo del Reliant. ¿Se desenvolvía con fluidez?

—Desde el primer momento —contestó Laurence, complacido de la nueva evidencia de los dones únicos de Temerario—. Nunca dejas de sorprenderme, amigo —añadió dirigiéndose al dragón mientras le palmeaba el cuello.

Temerario se hinchó de satisfacción.

Sin embargo, el Imperial continuó mostrándose un poco quisquilloso, en especial en lo que concernía a Praecursoris. No se trataba de una abierta animosidad ni tampoco una especial hostilidad, pero se conducía con la intención manifiesta de demostrar que era tan bueno como el dragón veterano, en especial una vez que Celeritas incluyó al Chanson-de-Guerre en las maniobras.

Laurence se complacía en secreto al ver la fluidez y gracilidad de los movimientos de Temerario en el aire, Praecursoris no tanto; pero la experiencia del dragón y de su capitán pesaban mucho, y los dos conocían y dominaban ya muchas de las maniobras. El interés de Temerario en el trabajo creció de forma considerable. En algunas ocasiones, Laurence salía de comer y encontraba al dragón sobrevolando el lago, practicando las maniobras que antes había encontrado tan aburridas, y en más de una ocasión le pidió que sacrificaran una parte del tiempo de lectura para realizar un trabajo adicional. Se hubiera obligado a entrenar hasta la extenuación todos los días si Laurence no le hubiera contenido.

Al final, Laurence fue en busca de Celeritas para pedirle consejo. Albergaba la esperanza de que existiera una forma de aminorar la intensidad del esfuerzo, o tal vez de persuadir al director de prácticas para que separase a los dos dragones, pero aquél, después de escuchar sus objeciones, repuso con calma:

—Capitán Laurence, le preocupa la felicidad de su dragón, y así es como debe ser, pero ha de pensar primero en su adiestramiento y las necesidades de la Fuerza Aérea. ¿Me va a rebatir que no ha progresado más deprisa y que ha alcanzado niveles de destreza mayores desde la llegada de Praecursoris?

Laurence se le quedó mirando fijamente. La idea de que Celeritas hubiera promovido de manera intencionada la rivalidad entre los dragones para estimular a Temerario resultó primero asombrosa y luego casi ofensiva.

—Señor, Temerario siempre ha dado buen rendimiento, se ha esforzado todo lo que ha podido —comenzó a replicar con enojo.

Sólo se detuvo cuando Celeritas le interrumpió con una risotada.

—Alto ahí, capitán —dijo con tono brusco pero divertido—. No le estoy insultando. Lo cierto es que es un dragón demasiado listo para ser un combatiente de formación ideal. Si la situación fuera diferente, le haríamos líder de formación o un luchador independiente, y lo haría muy bien. Pero tal y como están las cosas, y dado su peso, debemos ponerle en la formación, y eso implica que ha de conocer las maniobras al dedillo. Son muy simples y no bastan para retener su atención. No ocurre muy a menudo, pero lo he visto antes y los signos son inconfundibles.

Por desgracia, Laurence no podía replicar a esa argumentación. Los comentarios de Celeritas eran perfectamente ciertos. Al ver al aviador sumido en el silencio, el director de prácticas continuó:

—Esa rivalidad añade el suficiente sabor para que se sobreponga al lógico aburrimiento que, en breve, se hubiera convertido en frustración. Aliéntele, alábele, que se sepa querido por usted y de ese modo las rencillas con otro macho no le van a afectar. A su edad, es muy natural, y es mejor que se enemiste con Praecursoris y no con Maximus. Praecursoris tiene la edad suficiente para no tomarse el asunto en serio.

Laurence no compartía ese optimismo. Celeritas no había visto hasta qué punto se inquietaba Temerario. Por otra parte, tampoco podía negar que el egoísmo motivaba sus comentarios: le desagradaba ver a Temerario ser tan duro consigo mismo. Pero todos debían ser duros, absolutamente todos.

Allí, en aquella helada pradera septentrional, era demasiado fácil olvidar que Inglaterra estaba en grave peligro. De acuerdo con los partes, Villeneuve y la Armada francesa andaban sueltos. Nelson les había ido dando caza durante todo el camino hacia las Antillas, sólo para ver cómo los esquivaba de nuevo, y ahora los buscaba desesperadamente por el océano Atlántico. Sin duda, la intención de Villeneuve era reunirse con la flota a las afueras de Brest y a continuación intentar apoderarse del estrecho de Dover. Bonaparte tenía un gran número de transportes en cada puerto a lo largo de la costa francesa, a la espera de abrir una brecha en las defensas del canal para hacer cruzar un numeroso ejército de invasión.

Laurence había servido en las tareas de bloqueo durante largos meses y sabía bien lo difícil que resultaba mantener la disciplina durante interminables y monótonos días sin ver al enemigo. Las distracciones —disfrutar de más compañía, un paisaje más amplio, libros y juegos— hacían el deber de entrenar mucho más llevadero, pero ahora sabía que en su camino había tanta insidia como aburrimiento.

Por eso, se limitó a saludar con una reverencia y despedirse diciendo:

—Comprendo su plan, señor. Gracias por la explicación.

No obstante, regresó junto a Temerario decidido a poner freno a aquel entrenamiento casi obsesivo y, si era posible, hallar medios alternativos para distraer su interés de las maniobras.

Fueron estas circunstancias las que le dieron la idea de explicar a Temerario tácticas de formación. El aviador lo hizo más pensando en el interés del dragón que en el suyo propio, con la esperanza de proporcionar un mayor interés intelectual a las maniobras, pero Temerario comprendió las lecciones con facilidad y enseguida las clases se convirtieron en verdaderos debates, tan útiles para uno como para otro, y compensaban sobradamente su falta de participación en las discusiones que los capitanes mantenían.

Aprovechando la inusitada capacidad voladora de Temerario, se embarcaron juntos en la preparación de una serie de maniobras propias que pudieran encajar con el ritmo más lento y metódico de la formación. El propio Celeritas había mencionado el ensayo de esa clase de estrategias, pero las apremiantes necesidades de la formación le habían forzado a relegar el plan a un futuro todavía sin determinar.

Laurence rescató una vieja mesa de vuelo en un desván, recabó la ayuda de Hollin para reparar la pata rota y la llevó al claro reservado a Temerario bajo la atenta mirada del dragón. Era una especie de gran diorama fijado sobre un tablero con un entramado en lo alto. Laurence no disponía de un juego adecuado de dragones a escala para situar sobre la mesa, pero los sustituyó atando tallas y trozos de madera coloreados a los zarcillos de la celosía, de modo que fueran capaces de representar posiciones en tres dimensiones para que el otro las comprendiera y evaluara.

Desde el principio, Temerario desplegó una rápida comprensión de los movimientos aéreos. Era capaz de descubrir enseguida si la maniobra era o no factible, y de no serlo, describía los movimientos necesarios para que lo fuera. La inspiración inicial de cada nueva maniobra era del dragón en la mayor parte de los casos. Laurence, por su lado, tenía más en cuenta la eficacia militar de las diferentes posiciones, y sugería aquellas modificaciones que ayudaban a administrar mejor la fuerza que debía utilizarse en cada ocasión.

Eran unas discusiones animadas, de las que se oían, y llamaron la atención del resto de su tripulación. Granby pidió tímidamente permiso para asistir y en cuanto Laurence se lo concedió, le siguió el segundo teniente, Evans, y muchos de los guardiadragones. Sus años de entrenamiento y experiencia les proporcionaron un poso de conocimiento del que tanto Laurence como Temerario carecían, y sus sugerencias refinaron más y más el plan.

—Señor, los demás me han pedido que le proponga que probemos algunas de las nuevas maniobras —le dijo Granby a las pocas semanas de haberse incorporado al proyecto—. No nos importaría nada dedicar nuestras tardes al trabajo. Sería triste no poder demostrar lo que el dragón puede hacer.

Laurence se sintió profundamente conmovido, no sólo por el entusiasmo de los oficiales, sino al ver que tanto Granby como la tripulación sentían el mismo deseo de ver que se reconocía la valía de Temerario. Se alegró mucho de encontrar a otros que estaban tan orgullosos del dragón como él mismo.

—Tal vez sea posible si tenemos suficientes tripulantes mañana por la tarde —contestó Laurence.

Todos los oficiales, cada uno en compañía de tres o más mensajeros, se hallaban presentes diez minutos antes de la hora. Laurence los miró con un ligero desconcierto mientras bajaba de su vuelo diario al lago. Entonces, al tenerlos a todos formados y a la espera, se percató de que la dotación de vuelo vestía el uniforme completo incluso en aquel improvisado ejercicio. Era habitual ver a las otras tripulaciones sin las chaquetas ni los lazos anudados al cuello, en especial después del calor de los últimos días. No pudo evitar considerarlo un halago a su propio hábito.

El señor Hollín y la dotación de tierra también esperaban preparados. Incluso Temerario era capaz de estarse quieto en medio de tanto entusiasmo. Enseguida le pusieron el arnés reglamentario de combate y la dotación de vuelo subió en tropel.

—Todos a bordo y sujetos, señor —informó Granby mientras se sentaba en su posición de despegue sobre el hombro derecho de Temerario.

—Muy bien. Temerario, vamos a comenzar haciendo dos veces el vuelo de patrulla normal para tiempo despejado —dijo Laurence—. Luego, a mi señal, cambiaremos a la versión modificada.

El dragón asintió con ojos centelleantes y se lanzó a los cielos. Era la más sencilla de las nuevas maniobras y Temerario apenas tuvo dificultad en realizarla. Laurence vio enseguida su principal inconveniente cuando el dragón salió de la última vuelta en espiral y regresó a la posición normal, a la que estaba acostumbrada la tripulación. Los fusileros habían errado al menos la mitad de los blancos y las ijadas de Temerario estaban manchadas allí donde los sacos de ceniza, que en las maniobras representaban a las bombas, habían golpeado al dragón en lugar de caer.

—Bien, señor Granby, nos queda mucho trabajo por delante antes de poder hacer una demostración encomiable —dijo Laurence.

Granby asintió con pesar, y luego sugirió:

—Sin duda, señor. Tal vez si volara un poco más despacio al principio…

—Creo que probablemente también deberíamos sincronizar nuestras reacciones —comentó al estudiar los regueros de cenizas—. No podemos arrojar bombas mientras describe esos rápidos giros, por lo que si nos es imposible trabajar a un ritmo constante, debemos esperar y lanzar los simulacros de bomba de una sola andanada en los momentos en que él esté nivelado. El mayor riesgo que podemos correr es no acertarle al objetivo, y ese riesgo se puede asumir, pero el otro, no.

Temerario describió una vuelta sencilla en el aire mientras los lomeros y ventreros ajustaban a toda prisa el equipo de bombardeo. En esta ocasión, cuando repitieron la maniobra, Laurence vio caer los sacos sin marcas apreciables en los ijares de Temerario. Los fusileros, que aprovechaban los momentos de vuelo nivelado para disparar, también mejoraron su registro y después de media docena de repeticiones Laurence estuvo muy satisfecho de los resultados.

—Cuando logremos arrojar toda la carga de bombas y alcancemos en torno a un ochenta por ciento de aciertos al disparar, consideraré que nuestro trabajo, esto y las otras cuatro maniobras nuevas, merece la atención de Celeritas —concluyó después de que todos hubieron descendido y la dotación de tierra le quitara el arnés al dragón y le limpiara la suciedad del pelaje—. Y me parece una meta perfectamente alcanzable. Los felicito a todos ustedes, caballeros, por un comportamiento tan ejemplar.

Antes, se había mostrado poco dado a prodigar elogios, ya que no deseaba dar la sensación de querer ganarse el favor de la tripulación, pero ahora difícilmente se podía sentir más eufórico y le complacía ver la sincera respuesta de sus oficiales a la prueba. Todos por igual tenían deseos de continuar, de modo que, después de otras cuatro semanas de práctica, Laurence empezó a pensar de verdad que estaban listos para realizar una demostración ante un mayor número de espectadores; entonces, la decisión se le fue de las manos.

—La variante de vuelo de ayer por la tarde era muy interesante, capitán —le dijo Celeritas al final de la jornada matutina cuando los dragones de la formación tomaron tierra y desembarcaron las tripulaciones—. Permítanos verle volar mañana en formación.

Dicho esto, asintió con la cabeza y les ordenó retirarse. Laurence salió para reunir a su tripulación y a Temerario para una apresurada práctica final.

Al término de la jornada, después de que los demás hubieran vuelto a la base, él y Laurence se sentaron sin hablar en la oscuridad, demasiado extenuados para hacer otra cosa que no fuera descansar el uno junto al otro, y entonces el dragón mostró esa tendencia a preocuparse que le caracterizara.

—Venga, tranquilízate —le animó Laurence—. Mañana lo vas a hacer muy bien. Dominas todas las maniobras de principio a fin. Sólo hemos de ir despacio para que la tripulación dé la talla.

—No me preocupa el vuelo de mañana, pero ¿qué ocurre si Celeritas no aprueba las maniobras? —preguntó Temerario—. Habremos malgastado todo nuestro tiempo para nada.

—Jamás nos hubiera pedido una demostración si pensara que las maniobras son una completa insensatez —contestó el aviador—, y en cualquier caso no hemos desperdiciado nuestro tiempo en absoluto. Todos los miembros de la tripulación han aprendido mejor su cometido porque han tenido que prestar más atención y sopesar más el alcance de sus maniobras, e incluso aunque Celeritas lo desaprobara todo, seguiría considerando que hemos invertido provechosamente todas estas tardes.

Al menos, aquellas palabras hicieron desaparecer los temores del dragón y permitieron que éste se durmiera. El mismo se quedó dormido junto a Temerario. No sintió frío; aunque era a primeros de septiembre, todavía persistía el calor del verano. A pesar de lo mucho que sus palabras habían conseguido tranquilizar a Temerario, él estaba despierto y alerta con las primeras luces del alba y sentía una opresión en el pecho que no lograba disipar. La mayoría de su tripulación acudió a desayunar tan pronto como él, por lo que tuvo que detenerse a hablar con varios y comer con apetito, aunque por su gusto no hubiera tomado más que una taza de café.

Al llegar al patio de adiestramiento, encontró a Temerario luciendo su equipo e inspeccionando el valle con la mirada. Daba coletazos al aire con inquietud. Celeritas no había llegado todavía. Transcurrieron quince minutos antes de que apareciera el primer dragón de la formación y para ese momento Laurence ya se había acercado a Temerario y a la tripulación para sobrevolar la zona. Los alféreces y guardiadragones más jóvenes tenían una particular tendencia a gritar, por lo que tuvo a los miembros de la dotación intercambiando sus posiciones para aplacar sus nervios.

Cuando aterrizó Dulcía, y Maximus detrás de ella, toda la formación estuvo reunida al fin. Laurence hizo regresar a Temerario al patio, pero Celeritas seguía sin aparecer. Lily bostezaba de forma ostensible. Praecursoris hablaba en voz baja con Nitidus, el Azul de Pascal, que también hablaba francés, ya que habían comprado el huevo a un criadero francés muchos años antes del comienzo de la guerra, cuando las relaciones eran lo bastantes amistosas para permitir ese tipo de intercambios. Temerario seguía teniendo enfilado a Praecursoris, pero por una vez, a Laurence no le preocupaba si eso servía para distraerle.

Atisbo un reluciente aleteo y, al alzar la mirada, vio a Celeritas descender para aterrizar, mientras en lontananza las menguantes figuras de varios Winchester y Abadejos Grises se alejaban rápidamente en diferentes direcciones. A menor altura, dos Tanatores se dirigían hacia el sur en compañía de Victoriatus, aunque la convalecencia del herido Parnasiano no había terminado del todo. Antes de que Celeritas tocase el suelo, los dragones se sentaron alerta sobre las patas traseras, las voces de los capitanes se apagaron y las tripulaciones se sumieron en un silencio expectante.

—Han alcanzado a Villeneuve y su flota —anunció Celeritas alzando la voz para hacerse oír por encima de la algarabía—. La han acorralado en el puerto de Cádiz junto a la Armada española.

Conforme hablaba, los criados aparecían corriendo por el pasillo, acarreando bolsas llenas y cajas. Se apresuraban a realizar la tarea incluso las doncellas y los cocineros. Temerario se incorporó sobre las cuatro patas sin que nadie se lo hubiera ordenado, tal y como hicieron los demás dragones. Las dotaciones de tierra ya estaban desenrollando las telas de los entoldados del vientre y subían a los animales para armarlos.

—Han enviado a Mortiferus a Cádiz. La formación de Lily debe ir al canal de la Mancha de inmediato para reemplazarlo. Capitana Harcourt —dijo Celeritas volviéndose a ella—, Excidium continúa allí y goza de ochenta años de experiencia. Usted y Lily deberán entrenar con él cada segundo libre que tengan. Por el momentó, le entrego el mando de la formación al capitán Sutton. Esta decisión no obedece a una valoración de su trabajo, sino a la brevedad de su entrenamiento. Debemos contar con la mayor experiencia posible en ese puesto.

Lo más habitual era que el capitán del dragón jefe de una formación fuera también el comandante, en buena parte porque ese dragón tenía que empezar todas las maniobras, pero Harcourt asintió sin dar muestras de sentirse ofendida:

—Sí, sin duda —contestó con voz aguda.

Laurence le dedicó una rápida mirada de compasión. Lily había roto el huevo inesperadamente pronto y Harcourt había alcanzado el rango de capitán sin apenas haber concluido su propio adiestramiento. Ésta podría ser su primera misión de guerra, y era posible que lo fuera.

Celeritas le hizo una señal de aprobación con la cabeza.

—Capitán Sutton, usted, por supuesto, consultará con la capitana Harcourt hasta donde sea posible.

—Por supuesto —contestó Sutton, que saludó a la capitana con una inclinación desde su posición en el lomo de Messoria.

Los equipajes ya estaban bien sujetos. Celeritas se tomó unos momentos para inspeccionar cada uno de los arneses.

—¡Comprobad las cargas! Maximus, empieza tú.

Uno por uno, los dragones se alzaron sobre los cuartos traseros. El viento azotó el patio mientras batían las alas y se agitaban para comprobar si había cinchas sueltas. Se dejaron caer uno tras otro e informaron:

—Todo está bien sujeto.

—Dotaciones de tierra, ¡suban a bordo! —ordenó Celeritas.

Laurence estuvo observando mientras Hollín y sus hombres se apresuraban a alcanzar el aparejo del vientre y se amarraban con correas, listos para un vuelo de larga duración. Desde abajo le hicieron la señal de que estaban preparados y él asintió a su oficial de banderas, Turner, quien alzó la banderola verde. Las dotaciones de Maximus y Praecursoris hicieron lo mismo apenas un segundo después. Los dragones mas pequeños ya los aguardaban.

Celeritas se sentó sobre los cuartos traseros, mirándolos a todos y luego se limitó a desear: —Buen vuelo.

No hubo nada más, ninguna otra ceremonia ni preparativo alguno. El alférez de banderas del capitán Sutton alzó la bandera de «formación, gane altura» y Temerario saltó hacia el cielo con los demás para ocupar su posición al lado de Maximus. Soplaba viento del noroeste, casi directamente desde sus espaldas, y subieron cruzando la capa de nubes. Lejos, al este, Laurence atisbo la luz del sol cabrilleando sobre las aguas del océano.

Tercera Parte

Capitulo 9

La bala de fusil pasó tan cerca de la cabeza de Laurence que le despeinó; a su espalda sonó el estruendo de la descarga de réplica y Temerario hirió al dragón francés al pasar, acuchillando la piel de intenso color azul con cortes profundos, a la vez que regateaba con gracia para evitar las garras del adversario.

—A juzgar por el colorido, parece un Fleur-de-Nuit, señor —gritó Granby con el viento alborotándole el cabello, mientras el dragón azul se zafaba con un bramido y giraba para situarse en posición antes de intentar otro ataque contra la formación.

La dotación del dragón francés se deslizó desde el lomo hacia abajo para restañar la sangre, aunque las heridas no le habían dejado incapaz de volar.

Laurence asintió.

—Bien. ¡Señor Martin! —llamó ahora en voz más alta—, prepare la bengala, les vamos a dar algo que ver en la próxima pasada.

La raza francesa era de complexión pesada y fuerte, además de peligrosa, pero se trataba de animales nocturnos por naturaleza y sus ojos eran muy sensibles a los ramalazos repentinos de luz brillante.

—Señor Turner, dé la señal de bengala, por favor.

Llegó la rápida confirmación del alférez de señales de Messoria. El mismo Tanator Amarillo estaba enfrascado en el intento de rechazar el enérgico ataque de un peso medio francés contra el frente de la formación. Laurence se inclinó y palmeó el cuello de Temerario para llamar su atención.

—Vamos a darle al Fleur-de-Nuit una buena dosis de luz de bengala —gritó—. Manten la posición y espera la señal.

—Sí, estoy preparado —contestó Temerario, con una profunda nota de excitación vibrando en su voz; de hecho, casi temblaba.

—Procura ser cuidadoso —no pudo evitar añadir Laurence, ya que, a tenor de las numerosas cicatrices, el dragón francés era uno de los más veteranos y no quería que Temerario resultara herido por un exceso de confianza.

El Fleur-de-Nuit enfiló hacia su posición e intentó situarse entre Temerario y Nitidus con un claro objetivo: dividir la formación y herir a un dragón u otro en el proceso. Eso dejaría expuesta a Lily a un ataque desde la retaguardia en una pasada posterior. Sutton estaba ya señalando una nueva maniobra, que los obligaría a virar y le abriría a Lily un nuevo ángulo de ataque contra el Fleur-de-Nuit, sin duda el mayor de los asaltantes franceses, pero antes de que se pudiera llevar a cabo, primero habría que rechazar esta acometida.

—¡Todos preparados, tened lista la bengala! —dijo Laurence, que se servía de la bocina para amplificar su voz y hacer llegar sus órdenes mientras la enorme criatura azul y negra se abalanzaba sobre ellos.

La velocidad del combate era mucho mayor de lo que nunca antes había experimentado. En la Armada, un intercambio de fuego podía durar un mínimo de cinco minutos. En el aire, una pasada había terminado en menos de uno, y la segunda se producía casi de inmediato. En este momento, el dragón francés se le echaba encima en un ángulo que le acercaba más a Nitidus; al parecer, no deseaba tener nuevos encuentros con las garras de Temerario. El pequeño Azul de Pascal no podría mantener su posición contra aquella gran masa.

—¡Todo a estribor, vamos a acercarnos! —gritó a Temerario.

El animal respondió al instante; sus grandes alas negras los hicieron girar e inclinarse hacia el Fleur-de-Nuit, y Temerario se acercó con más rapidez de lo que un dragón de combate pesado normal habría sido capaz. El enorme dragón enemigo se volvió para mirarlos de forma instintiva. En ese momento, cuando captó un atisbo de los pálidos ojos blancos, el aviador gritó:

—¡Prended la bengala!

Apenas pudo cerrar sus propios ojos a tiempo; el brillante destello fue visible incluso a través de sus párpados y el Fleur-de-Nuit bramó de dolor. Laurence volvió a abrir los ojos para encontrar a Temerario acuchillando con fiereza al otro dragón, clavando profundamente las garras en su vientre, mientras sus fusileros hacían trizas a los ventreros del otro lado.

—Temerario, manten la posición —le pidió Laurence, viendo que corría peligro de caer, llevado por su entusiasmo por acabar con el dragón enemigo.

Temerario dio un respiro, batió las alas de forma aturullada y se apresuró a ocupar su posición en la formación. El alférez de señales de Sutton alzó la bandera verde y todos ellos viraron en un rizo cerrado como si fueran un solo cuerpo, mientras Lily abría ya las quijadas y siseaba. El Fleur-de-Nuit aún volaba a ciegas y vertía sangre al aire mientras su tripulación intentaba alejarle.

—¡Enemigo arriba!, ¡enemigo arriba!

El vigía de estribor de Maximus señalaba frenéticamente hacia arriba. Mientras aún resonaba en sus oídos el chillido del muchacho, les sacudió los tímpanos un rugido sordo y ensordecedor como el trueno que sofocó el grito de aviso: un Grand Chevalier caía en picado sobre ellos. El pálido vientre del dragón le había permitido pasar inadvertido en la densa capa de nubes, por lo que los vigías no le habían visto. Ahora se precipitaba sobre Lily con las grandes fauces completamente abiertas. Doblaba a ésta en tamaño e incluso sobrepasaba en peso a Maximus.

Laurence se sobresaltó cuando vio caer de pronto a Messoria y a Immortalis, y se dio cuenta un poco más tarde de que era el acto reflejo del que Celeritas le había hablado hacía tiempo: una reacción que tenía lugar cuando se les atacaba desde arriba. Nitidus había dado una brusca sacudida a sus alas, pero se había recuperado y Dulcía había conseguido mantener la posición, aunque Maximus había arrancado velozmente y rebasado a los otros. La misma Lily, alarmada, había comenzado a girar por instinto. La formación se había disuelto en el caos, dejándola expuesta por completo.

—¡Preparad todas las armas! ¡Ve derecho por él! —rugió, señalando frenéticamente a Temerario la posición del dragón francés.

La orden resultó innecesaria, ya que, tras haberse quedado detenido en el aire un momento, Temerario ya se había lanzado en defensa de Lily. El Chevalier estaba demasiado cerca para poder rechazarle por completo, pero si ellos conseguían golpearle antes de que él se hiciera con Lily, podrían salvarla de un asalto fatal, y darle ocasión de contraatacar.

Los otros cuatro dragones franceses atacaban de nuevo. Temerario aceleró con súbita velocidad y por poco consiguió pasar ante las zarpas estiradas de un Pécheur-Couronné para colisionar con todas sus garras extendidas contra la gran bestia francesa, que en ese momento hería a Lily en el lomo.

La dragona se retorció y bramó de dolor y rabia; los tres alados estaban ahora enredados y batían las alas con furia en direcciones opuestas, desgarrando y cortando. Lily no podía escupir ácido hacia arriba; tenían que conseguir liberarla de alguna manera, pero Temerario era demasiado pequeño en comparación con el Chevalier. Entretanto, Laurence veía cómo las enormes garras del dragón se hundían profundamente en la carne de Lily, incluso a pesar de que su tripulación respondía golpeando con hachas las garras, duras como el hierro.

—Arroje allí arriba una bomba —ordenó Laurence con brusquedad a Granby.

Debían probar suerte y arrojar una bomba al aparejo del vientre del Chevalier, a pesar del riesgo de errar y terminar hiriendo sin querer a Lily o a Temerario, que continuaba lanzando zarpazos con pasión ciega mientras los ijares se le dilataban en el esfuerzo por tomar aliento; bramaba con tanta fuerza que su cuerpo vibraba y a Laurence incluso le dolían los oídos. El Chevalier temblaba por el dolor, y en algún lugar, al otro lado, Maximus bramaba también, bloqueado a la vista de Laurence por la masa del dragón francés. El ataque empezaba a surtir efecto: el Chevalier rugía con voz profunda y ronca y sus garras soltaron la presa.

—¡Sepáralo! —gritó Laurence—. ¡Temerario, sepáralo, colócate entre él y Lily!

En respuesta, Temerario se soltó a su vez y se dejó caer. Lily gemía, derramando sangre, y perdía altura con rapidez. No bastaba haber conseguido sacarse de encima al Chevalier, los otros dragones eran un peligro igual de grande para ella hasta que pudiera volver a colocarse en posición de combate. Laurence oyó a la capitana Harcourt dar órdenes, aunque no pudo entender las palabras; súbitamente, el aparejo del vientre de Lily cayó como una gran red que se hundió en las nubes. Las bombas, los suministros y el equipaje se precipitaron dando vueltas y se desvanecieron en las aguas del canal; la tripulación se sujetaba ahora al arnés principal en vez de al aparejo.

Aligerada de esta manera, Lily se estremeció e hizo un titánico esfuerzo para volver a batir las alas y subir hacia el cielo. Le estaban envolviendo las heridas en vendas blancas, pero incluso a esta distancia, Laurence podía ver que requerían puntos. Maximus mantenía entretenido al Chevalier, pero el Pécheur-Couronné y el Fleur-de-Nuit bajaban en una pequeña formación de cuña con los otros pesos medios franceses, listos para atacar a Lily otra vez. Temerario mantuvo su posición justo sobre Lily y siseaba de forma amenazante con las ensangrentadas garras flexionadas, pero la dragona ganaba altura muy despacio.

La batalla había degenerado en una melé salvaje, pero ahora los otros dragones británicos, aunque no mantenían orden de ningún tipo, se habían recuperado de su sorpresa inicial. Harcourt estaba ocupada por completo con las dificultades de Lily, y el último dragón francés, un Pécheur-Rayé, luchaba con Messoria un poco más abajo. Los franceses habían identificado con claridad a Sutton como comandante de la formación e intentaban mantenerle apartado de la batalla, una estrategia que, lamentablemente, Laurence tuvo que admirar. Él carecía de autoridad para asumir el mando, ya que era el capitán más joven del grupo, pero sin duda había que hacer algo.

—Turner —tronó, llamando la atención de su alférez de banderas, mientras los otros dragones británicos estaban ya girando y en movimiento antes de que él diera alguna orden.

—Hay una señal, señor: «formad alrededor del líder» —dijo el interpelado al tiempo que señalaba con el brazo extendido.

Laurence miró hacia atrás y vio a Praecursoris describiendo una curva hacia el lugar habitual de Maximus con las banderas de señales ondeando. Choiseul y el gran dragón se habían adelantado al no verse limitados por el ritmo de la formación, pero seguramente sus vigías habían visto la batalla y volvían ahora. Laurence palmeó la cruz de Temerario para llamar su atención hacia la señal.

—Ya lo veo —indicó el dragón, que batió las alas hacia atrás y se colocó en su posición habitual.

Ondeó otra señal, y Laurence hizo que el dragón ganara altura y se acercara a los demás. Nitidus también se ciñó más al grupo y juntos rellenaron el hueco de la formación, donde, en otras circunstancias, hubiera estado Messoria. Apareció la siguiente señal: «formación, subid en grupo». Lily recobró los ánimos al verse rodeada de los otros dragones y fue capaz de batir las alas con más energía: al fin había dejado de sangrar. El trío de dragones franceses se había separado; sin duda, no podían esperar tener éxito con una carga colectiva, al menos no en una carga frontal hacia las mandíbulas de Lily; la formación iba a llegar a la altura del Chevalier en un momento.

La señal flameó de nuevo: «Maximus, suéltate». Éste seguía enzarzado en una pelea cuerpo a cuerpo con el Chevalier, y los disparos de los fusileros resonaban con estrépito por ambos lados. El gran Cobre Regio propinó un tajo final con las garras y empujó a su enemigo, aunque lo hizo un instante antes de lo debido, porque la formación aún no se había elevado lo suficiente y se necesitaban todavía algunos momentos más para que Lily fuera capaz de golpear.

La tripulación del Chevalier se dio cuenta ahora del nuevo peligro e hizo retroceder al gran dragón en medio de un inmenso griterío. Aunque sangraba por muchas heridas, el dragón francés era tan grande que éstas no le dificultaban en exceso, y todavía era más capaz de elevarse que la malherida Lily. Después de un momento, Choiseul envió la señal «formación, mantenga la altitud», y renunciaron a la persecución.

A lo lejos, los dragones franceses se acercaron unos a otros en un grupo poco compacto y giraban mientras consideraban su próximo ataque, pero entonces todos dieron media vuelta al unísono y volaron rápidamente hacia el noreste; incluso el Pécheur-Rayé se soltó de Messoria. Los vigías de Temerario gritaban y señalaban hacia el sur. Cuando Laurence miró a su espalda, vio a diez dragones que se dirigían hacia ellos a gran velocidad, con las banderas británicas ondeando en el Largario que lideraba la formación.

El Largario era Excidium, sin duda; él y su formación los acompañaron el resto del viaje hasta la base de Dover y los dos ejemplares pesados de Abrojo Espinoso se turnaron en la tarea de apoyar a Lily por el camino. La dragona avanzaba a un ritmo razonable, pero llevaba la cabeza gacha e hizo un aterrizaje bastante brusco. Las patas le temblaban tanto que la dotación consiguió saltar del arnés poco antes de que se desplomara en el suelo. El rostro de la capitana Harcourt estaba inundado de lágrimas; lloraba sin reparo alguno mientras corría hasta la cabeza de Lily. Permaneció acariciándola y musitando dulces palabras de ánimo mientras los cirujanos realizaban su trabajo.

Laurence ordenó a Temerario que tomara tierra en el extremo de la pista de aterrizaje de la base con el fin de que los dragones heridos dispusieran de más espacio. En el curso de la batalla, Maximus, Immortalis y Messoria habían recibido heridas dolorosas, aunque no realmente serias, nada en comparación con las que había sufrido Lily, cuyos débiles gemidos de dolor apenas eran audibles. Laurence reprimió un estremecimiento y palmeó de nuevo las elegantes líneas del cuello de Temerario; le estaba profundamente agradecido a su rapidez y gracilidad, que le habían evitado el destino de los otros.

—Señor Granby, descarguemos pronto. Luego, si le place, veamos qué podemos hacer para acomodar a la tripulación de Lily; tengo la impresión de que no les ha quedado nada de equipaje.

—Muy bien, señor —contestó Granby, que giró para dar las órdenes enseguida.

Llevó varias horas acomodar a los dragones, descargarlos y alimentarlos. Por fortuna, la base era enorme, abarcaba un terreno de casi cien acres que incluía los pastos del ganado y no hubo ninguna dificultad para encontrar un claro grande y cómodo para Temerario. Éste aún temblaba por la excitación de haber asistido a su primera batalla y por la profunda tensión sufrida por el bienestar de Lily. Fue la primera vez que comió sin apetito y Laurence al final dio orden de retirar los restos de las reses.

—Podemos cazar mañana —le explicó al dragón—. No es preciso que comas a la fuerza.

—Gracias. Lo cierto es que en este momento no tengo demasiado apetito —reconoció Temerario, que apoyó la cabeza en el suelo con cuidado.

Permaneció tranquilo mientras le limpiaban hasta que los tripulantes se fueron y lo dejaron a solas con Laurence. Sus ojos estaban cerrados y apenas se le veían unas ranuras, y durante un momento Laurence se preguntó si se había quedado dormido; entonces los abrió un poco más y preguntó bajito:

—Laurence, ¿siempre es así después de una batalla?

Laurence no necesitó preguntar a qué se refería; la tristeza y la pena del dragón eran evidentes. Resultaba difícil tener claro qué contestar. Deseaba tranquilizarlo a toda costa, pero también él se sentía todavía tenso y airado, y aunque la sensación le era familiar, su persistencia, no. Había tomado parte en muchos lances bélicos no menos letales y peligrosos, pero este último había diferido de los anteriores en un aspecto crucial: cuando el enemigo cargó hacia ellos, no amenazaban a su barco, sino a su dragón, que ya era para él la criatura más querida del mundo. Tampoco podía contemplar las heridas de Lily o de Maximus o cualquier otro integrante de la formación con distancia; aunque no se trataba de Temerario, eran auténticos camaradas de armas. No era lo mismo, en absoluto, y el ataque por sorpresa le había pillado sin haber sido capaz aún de hacerse a la idea de ello.

—Me temo que en muchas ocasiones suele ser más difícil después, en especial cuando un amigo ha resultado herido o ha muerto —respondió al fin—. He de reconocer que esta acción es especialmente difícil de soportar, ya que por nuestra parte no había nada que ganar, ni tampoco lo buscábamos.

—Sí, eso es cierto —comentó el dragón, con el collar colgando suelto en torno al cuello— Ayudaría poder pensar que hemos peleado tan duro y que Lily ha resultado herida por una causa, pero ellos acudieron a abatirnos y ni siquiera fuimos capaces de protegernos.

—Eso no es del todo cierto, tú protegiste a Lily —le contradijo Laurence—. Míralo de este modo: los franceses efectuaron un ataque muy inteligente y habilidoso. Nos tomaron por sorpresa con una fuerza que nos igualaba en número, pero nos aventajaba en experiencia. Los derrotamos y los rechazamos. Eso es algo de lo que enorgullecerse, ¿no?

—Supongo que sí —contestó Temerario, acomodando los hombros mientras se relajaba; luego, añadió—: Sólo deseo que Lily se recupere.

—Esperemos que así sea. Ten la certeza de que se hará todo lo humanamente posible por ella —contestó Laurence al tiempo que le acariciaba el hocico—. Ahora, venga, debes estar cansado, ¿no quieres dormir un poco? ¿Te leo algo?

—Dudo que pueda dormir —contestó Temerario—, pero sí me gustaría que me leyeras. Voy a tumbarme aquí tranquilo y así descanso.

Bostezó en cuanto terminó de hablar y se quedó dormido antes de que a Laurence le diera tiempo de tomar el libro. El tiempo había cambiado al fin, y las cálidas y cadenciosas espiraciones de su nariz levantaban pequeñas nubéculas en el aire frío.

Laurence le dejó dormido y se encaminó deprisa hacia los cuarteles generales de la base. Linternas colgadas iluminaban el camino que atravesaba los campos de los dragones, aunque más adelante se podían ver las luces de las ventanas. Un viento de levante traía el aire salado desde el puerto, mezclado con el olor cúprico de los cálidos dragones, que apenas percibía de tan familiar que le resultaba. En el segundo piso tenía una habitación caldeada, con una ventana que daba a los jardines traseros. Ya habían desempaquetado su equipaje. Miró los trajes arrugados con pesar; era evidente que los criados de la base tenían los mismos conocimientos en empaquetado que los aviadores.

A pesar de lo tardío de la hora, oyó un gran alboroto de voces exaltadas cuando se acercó al comedor de los oficiales de mayor rango. Los otros capitanes de la formación estaban reunidos en torno a la gran mesa donde apenas habían probado bocado.

—¿Se sabe algo de Lily? —preguntó mientras tomaba la silla vacía entre Berkley y el capitán de Dulcía, Chenery.

Únicamente faltaban la capitana Harcourt y el capitán Little, de Immortalis.

—La ha rajado hasta llegar al hueso, el muy cobarde, eso es todo lo que sabemos —dijo Chenery—. Todavía la están cosiendo, pero no ha querido comer nada.

Laurence sabía que eso era una mala señal; los dragones heridos solían tener un apetito voraz, a menos que sintieran un dolor muy grande.

—¿Y Maximus y Messoria? —preguntó, mirando hacia Berkley y Sutton.

—Maximus ha comido bien, y ya se ha dormido —dijo Berkley. Su rostro habitualmente plácido parecía demacrado y ojeroso, y tenía una línea de sangre reseca que comenzaba en la frente y se adentraba en su hirsuto cabello—. Estuviste muy rápido hoy, Laurence, si no habríamos perdido a Lily.

—No lo suficiente —respondió Laurence con un hilo de voz, adelantándose al murmullo de asentimiento.

No tenía el más mínimo deseo de que le alabaran por el trabajo de aquella jornada, aunque se sentía orgulloso de lo que Temerario había hecho.

—Más rápido que el resto de nosotros —admitió Sutton antes de vaciar el vaso de vino, que, a juzgar por la apariencia de sus mejillas y su nariz, no había sido el primero—. Nos pillaron totalmente desprevenidos, desde luego, malditos gabachos. Me gustaría saber qué demonios estaban haciendo ahí de patrulla.

—La ruta de Laggan a Dover no es precisamente un secreto, Sutton —dijo Little, acercándose. Todos movieron sus sillas para hacerle un hueco al fondo de la mesa—, A propósito, Immortalis está estable y ahora come, y ya que mencionamos el tema, pásame ese pollo de ahí.

Arrancó un muslo con las manos y se lo comió con avidez.

Al verle, Laurence notó los primeros pinchazos del hambre. Los otros capitanes parecían sentir lo mismo, porque reinó un profundo silencio en los siguientes diez minutos mientras se pasaban los platos y se concentraban en la comida. Ninguno de ellos había probado bocado desde aquel apresurado desayuno antes del amanecer en el puesto cercano a Middlesbrough. El vino no era demasiado bueno, pero de todos modos Laurence bebió varios vasos.

—Imagino que han estado merodeando entre Felixtowe y Dover sólo para ver si se nos podían echar encima —dijo Little al cabo del rato, limpiándose la boca para continuar con la idea que había apuntado—. Por el amor de Dios, no me veréis llevar a Immortalis otra vez a esa altura… Desde este momento nos tocará ir pegados a tierra, a menos que vayamos buscando batalla.

—Llevas razón —dijo Chenery, asintiendo de corazón—. Hola, Choiseul, toma asiento.

Se apartó un poco más para que el recién llegado pudiera sentarse con ellos.

—Señores, me siento feliz de comunicarles que Lily ha empezado a comer, acabo de dejarla con la capitana Harcourt —informó mientras alzaba una copa—. ¿Puedo proponer un brindis a su salud?

—Bien, bien —dijo Sutton, rellenándose la suya.

Todos se unieron al brindis y se escuchó un suspiro colectivo de alivio.

—De modo que aquí están todos. ¿Comiendo, supongo? Bien, muy bien.

Se trataba del almirante Lenton, comandante en jefe de la División del Canal y de todos aquellos dragones que se encontraban en la base de Dover, que llegaba para reunirse con ellos.

—No, se lo ruego, no se levanten —dijo con impaciencia, al ver cómo Laurence y Choiseul comenzaban a alzarse y los otros les seguían un poco después—. Después del día que han tenido, ¡por todos los cielos! Páseme esa botella, Sutton. ¿De modo que ya saben todos que Lily ha comenzado a comer? Así es, los cirujanos creen que podrá empezar a volar distancias cortas en un par de semanas, en tanto que ustedes les han dado un buen vapuleo, al menos a un par de sus animales de combate pesado. Caballeros, ¡un brindis por su formación!

Laurence notaba que la tensión y la intranquilidad empezaban a ceder. Suponía un gran alivio saber que Lily y los otros estaban fuera de peligro, y el vino había soltado el duro nudo que se le había formado en la garganta. Los otros parecían sentirse del mismo modo y la conversación se hizo plana y fragmentaria. Muchos ya sólo asentían por encima de sus copas.

—Estoy casi seguro de que el Grand Chevalier era Triumphalis —le decía en voz baja Choiseul al almirante Lenton—. Lo he visto antes, y es uno de los luchadores más peligrosos de Francia. Supongo que se hallaba en la base de Dijon, cerca del Rin, cuando Praecursoris y yo abandonamos Austria. Debo expresarle, señor, que eso confirma mis peores temores: Bonaparte no le habría enviado aquí si no confiara por completo en su victoria sobre Austria, y estoy seguro de que hay más dragones franceses de camino en apoyo de Villeneuve.

—Antes sólo me inclinaba a estar de acuerdo con usted, capitán, pero ahora lo estoy por completo —contestó Lenton—, pero de momento lo único que podemos hacer es esperar que Mortiferus alcance a la flota de Nelson antes de que los dragones franceses lleguen en apoyo de la de Villeneuve para que el comodoro pueda hacer el trabajo. No podemos prescindir de Excidium si no disponemos de Lily. No me sorprendería que ése fuera el propósito de este ataque, ésa es la astucia con la que piensa ese maldito emperador corso.

Laurence ni siquiera era capaz de pensar en el Reliant, que quizás estuviera en estos momentos bajo la amenaza de un ataque aéreo francés a gran escala, así como los otros barcos de la gran flota que normalmente bloqueaba Cádiz. Allí se encontraban buena parte de sus amigos y conocidos. Tendría lugar una gran batalla naval incluso aunque los dragones franceses no llegaran los primeros, y ¿a cuántos de ellos perdería sin haber vuelto a oírles pronunciar una palabra? Había estado tan ocupado en esos últimos meses que no le había dedicado demasiado tiempo a la correspondencia, y ahora lamentaba en el alma tan negligente actitud.

—¿Ha llegado algún despacho del bloqueo de Cádiz? —preguntó—. ¿Se ha producido allí alguna acción?

—No que yo sepa —dijo Lenton—.Ah, claro, ya veo, usted es nuestro chico de la Armada, ¿no? Bueno, aquellos de ustedes cuyo dragón no esté herido, y mientras se recuperan los demás, comenzarán a patrullar sobre la flota del canal. Podrán aterrizar de vez en cuando en el buque insignia para enterarse de las noticias. Nuestros combatientes estarán endemoniadamente contentos de verlos, no hemos podido apartar a nadie de su trabajo durante el tiempo suficiente para enviarles el correo desde hace un mes.

—Entonces, ¿quiere que estemos listos mañana? —preguntó Chenery, reprimiendo sin conseguirlo un bostezo.

—No, puedo concederles un día. Vean cómo están sus dragones y disfruten del descanso mientras dure —contestó Lenton, con una risa aguda, parecida a un rebuzno—. Les tendré a todos fuera de la cama al alba de pasado mañana.

Al día siguiente, Temerario durmió profundamente hasta bien entrada la mañana, lo cual permitió a Laurence ocuparse de sus cosas durante algunas horas después del desayuno. Se encontró con Berkley en la mesa, y caminaron juntos para ver a Maximus. El Cobre Regio todavía estaba comiendo una procesión continua de ovejas recién sacrificadas que tragaba una detrás de otra. Con la boca llena, emitió un mudo y sordo saludo de bienvenida cuando se acercaron al claro.

Berkley sacó una botella de un vino bastante malo, y se bebió la mayor parte en tanto que Laurence, por pura cortesía, daba pequeños sorbos de su vaso mientras comentaban la batalla otra vez, para lo cual trazaron diagramas en el polvo del suelo y emplearon guijarros para representar a los dragones.

—Si pudiéramos conseguirlo, nos vendría bien incorporar un dragón ligero a la formación, un Abadejo Gris. Situado en lo alto, desempeñaría funciones de vigía —sostuvo Berkley, sentándose pesadamente sobre una roca—. Éste es el problema de que todos nuestros dragones sean tan jóvenes; cuando les entra el pánico a los grandes, los más pequeños se sobresaltan aunque estén más al tanto de lo que pasa.

—Espero que esta escaramuza sirva al menos para que adquieran cierta experiencia a la hora de controlar el miedo —dijo Laurence—. En otras circunstancias, los franceses no deberían contar con tener unas condiciones tan propicias. Nunca hubieran conseguido emboscarnos sin la capa de nubes.

—Señores, ¿están reflexionando sobre la disposición de vuelo de ayer? —Choiseul pasaba por allí hacia los cuarteles; se les reunió y se agachó junto al diagrama—. Lamento mucho no haber llegado al comienzo.

Su abrigo estaba lleno de polvo y el pañuelo de cuello muy manchado de sudor; parecía como si no se hubiera cambiado de ropa desde el día anterior y una fina red de venas rojas se extendía por el blanco de sus ojos. Se frotó la cara mientras miraba atentamente el dibujo.

—¿Ha estado en pie toda la noche? —preguntó Laurence.

Choiseul sacudió la cabeza.

—No, aunque me he turnado con Catherine… con Harcourt… para atender a Lily y poder dormir un poco; de otro modo, ella no habría descansado.

El francés cerró los ojos con un enorme bostezo y casi se cayó.

—Mera —dijo, agradeciendo la mano firme de Laurence, que le sujetó, y se levantó lentamente hasta ponerse de pie—. Siento verme obligado a dejarles. Debo llevarle algo de comida a Catherine.

—Procure descansar un poco —le aconsejó Laurence—. Yo se la llevaré. Temerario está dormido, y yo no tengo nada que hacer.

Harcourt, pálida a causa de la ansiedad, estaba ya levantada y bastante despierta, dando órdenes a la tripulación y alimentando a Lily con trozos de filete de buey aún humeantes, que le daba con su propia mano, sin parar de musitar palabras de ánimo. Laurence le había traído un poco de pan con tocino; ella pretendió tomar el sandwich con las manos ensangrentadas, ya que no quería interrumpir lo que hacía, pero él logró con paciencia que se aseara un poco y comiera mientras la reemplazaba un miembro de su tripulación. Lily continuó comiendo con un ojo dorado puesto en Harcourt, para asegurarse de que no se iba.

Choiseul regresó antes de que a la aviadora le quedara poco para terminar, sin el pañuelo ni el abrigo y con un criado tras él que traía un tazón de café, fuerte y caliente.

—Su teniente le anda buscando, Laurence; Temerario ha comenzado a desperezarse —dijo, dejándose caer pesadamente al lado de la aviadora—. No consigo dormirme; el café me ha sentado bien.

—Gracias, Jean Paul, le agradecería mucho que me hiciera compañía si no está demasiado cansado —respondió ella, casi apurando ya su segunda taza—. Procure no entretenerse mucho, Laurence: estoy segura de que Temerario debe de sentirse angustiado. Le agradezco mucho que haya venido.

Laurence se despidió de ellos con una leve inclinación. Se sintió incómodo por primera vez desde que había empezado a tratar con Harcourt. Ella se había reclinado, al parecer sin darse cuenta, contra el hombro de Choiseul, y él la miraba sin disimular su afecto. A la postre, era bastante joven y no pudo evitar echar de menos la ausencia de una buena carabina.

Se consoló al pensar que no iba a ocurrir nada estando Lily y toda la dotación presentes, incluso aunque ninguno de los dos estuviera molido, como era el caso. De todos modos, en las actuales circunstancias, no podía quedarse allí. Se encaminó a toda prisa hacia el claro donde se hallaba Temerario.

Pasó el resto del día gratamente sumido en la holgazanería, cómodamente sentado en su lugar habitual en el pliegue del codo de la pata delantera de Temerario, escribiendo cartas. Había mantenido una extensa correspondencia con sus conocidos durante su estancia en alta mar, al disponer de muchas horas sin nada que hacer, y ahora muchos de ellos eran devotos corresponsales. También su madre se había aficionado a escribirle cartas rápidas y escuetas, evidentemente sin el conocimiento de su padre; al menos no habían sido franqueadas, por lo que no le quedaba otro remedio que pagar por el franqueo al recibirlas.

Temerario se había atiborrado para compensar la falta de apetito de la noche anterior. Ahora atendía a las cartas que Laurence escribía y le dictaba sus propias contribuciones, enviando saludos a lady Allendale y a Riley.

—No te olvides de decirle al capitán Riley que le dé mis mejores deseos a la tripulación del Reliant —dijo—. Parece que ha pasado tanto tiempo, Laurence, ¿no te parece? No he tomado pescado desde hace meses.

Laurence sonrió ante esta peculiar forma de medir el paso del tiempo.

—Han ocurrido muchas cosas, eso es cierto. Me resulta extraño pensar que aún no ha transcurrido un año —comentó mientras sellaba el sobre y escribía la dirección—. Sólo espero que estén todos bien.

Aquélla era la última misiva y, con satisfacción, la puso sobre una pila bastante grande; ahora se sentía mucho mejor consigo mismo.

—Roland —llamó. Ella se aproximó corriendo desde el lugar donde los cadetes estaban jugando a las tabas—. Ve y entrega esto en el despacho de correos —le ordenó mientras le entregaba el montón.

—Señor —dijo ella con cierto nerviosismo al recoger las cartas—. Cuando termine, ¿puedo tomarme libre la tarde?

A él le asombró la petición. Varios alféreces y suboficiales habían efectuado la misma solicitud y estaba seguro de que deseaban ese permiso para visitar la ciudad, pero se le antojaba absurda la idea de que una cadete de diez años vagabundeara por Dover, incluso aunque no se hubiera tratado de una chica.

—¿Es para irte tú sola, o irás con alguno de los otros? —preguntó, pensando que quizá la habría invitado alguno de los oficiales mayores para una excursión respetable.

—No, señor, sólo yo —contestó ella.

Parecía tan esperanzada que, por un momento, Laurence pensó concedérselo e incluso llevarla él mismo, pero no quería dejar solo a Temerario para que le diera vueltas a lo acaecido el día anterior.

—Quizás en otro momento, Roland —replicó con delicadeza—. A partir de ahora, vamos a pasar mucho tiempo en Dover, y te prometo que habrá otras oportunidades.

—¡Vaya! —exclamó ella, alicaída—. Sí, señor.

Se alejó con el ánimo tan decaído que Laurence se sintió culpable. Temerario la observó marcharse e inquirió:

—Laurence, ¿hay algo que sea particularmente interesante en Dover, tanto que debamos ir a verlo? Mucha gente de nuestra tripulación se está preparando para hacer una visita.

—Bueno… —repuso Laurence. Se sentía bastante incómodo ante la perspectiva de tener que explicarle que la principal atracción de la ciudad consistía en las prostitutas y el licor barato del puerto. Probó suerte—. Bien, en una ciudad hay mucha gente y se ofrecen algunos entretenimientos de una cierta intimidad.

—¿Te refieres a algo parecido a los libros? —preguntó Temerario—. Aunque yo nunca he visto leer a Dunne o a Collins, parecían muy excitados con la perspectiva de la visita. No hablaron de otra cosa en toda la tarde de ayer.

Laurence maldijo silenciosamente a los dos desafortunados suboficiales por complicarle tanto la tarea y empezó ya a planear la larga lista de encargos de ambos durante la próxima semana con ánimo vengativo.

—También hay conciertos y teatro —continuó sin convicción, pero esto ya era llevar el disimulo demasiado lejos. Le desagradaba el hedor de la mentira y no soportaba la idea de engañar al dragón, que después de todo, ya estaba bastante crecido—. Aunque me temo que algunos van allí a beber y mantener contactos con compañías poco recomendables —aseguró con más franqueza.

—Ah, quieres decir con prostitutas —apostilló Temerario, sorprendiendo tanto al aviador que éste estuvo a punto de caerse—. Ignoraba que las hubiera también en las ciudades, pero ahora lo entiendo.

—¿Dónde diablos has oído hablar de ellas? —preguntó Laurence, tranquilizándose; ahora que se veía aliviado de la tarea de explicárselo, se sintió ofendido irracionalmente por el hecho de que alguien más hubiera decidido ilustrar a Temerario.

—Bueno, Vindicatus me lo contó en Loch Laggan, porque yo me preguntaba por qué bajaban al pueblo los oficiales si ellos no tenían allí familia —contestó Temerario—. Sin embargo, tú nunca fuiste, ¿estás seguro de que no te habría gustado? —añadió, casi esperanzado.

—Mi querido amigo, no digas esas cosas —replicó Laurence, ruborizándose y sacudiendo la cabeza de las risotadas a la vez—. No es un tema de conversación respetable, en absoluto, y si no se puede evitar que los hombres abandonen el hábito, al menos no se les debe estimular. Voy a hablar con Dunne y Collins, desde luego; no deberían alardear de ello, especialmente donde puedan oírles los jóvenes alféreces.

—No lo entiendo —dijo Temerario—. Vindicatus sostenía que realmente era algo beneficioso para los hombres, e incluso deseable, ya que, de otra manera, se empeñarían en casarse y esto sí que no parecía nada aconsejable. Aunque, si tú lo desearas mucho, de verdad, supongo que a mí no me importaría.

El dragón pronunció la última parte de su discurso con una falta de sinceridad evidente, mirando a Laurence de reojo, como si quisiera comprobar el efecto causado por su propuesta.

La vergüenza y las risas de Laurence desaparecieron de repente.

—Me temo que te han dado una información algo incompleta —dijo amablemente—. Perdóname, debería haberte hablado antes de estos temas. Te ruego que no te inquietes: tú eres mi primera preocupación y siempre lo serás, incluso si me casara alguna vez, y dudo que lo haga.

Se detuvo un momento para sopesar si abundar en el tema preocuparía aún más a Temerario, pero al final decidió que si tenía que equivocarse en algo, mejor que fuera por mostrar exceso de confianza y añadió:

—Antes de que te conociera hubo algo parecido a un cierto entendimiento entre una dama y yo, pero después, ella me ha dejado en libertad.

—¿Te refieres a que te ha rechazado? —dijo Temerario, totalmente indignado, de modo que así demostraba que los dragones podían expresar el rechazo de la misma manera que los hombres—. Lo siento muchísimo, Laurence, y si algún día quieres casarte, estoy seguro de que podrás encontrar a alguien mucho mejor.

—Eso suena muy halagador, pero te aseguro que no tengo el menor deseo de buscar una sustituta —comentó Laurence.

Temerario agachó un poco la cabeza y no puso más reparos; en realidad, parecía bastante complacido.

—Pero Laurence… —comenzó, para pararse luego—. Si no es un tema apropiado, ¿eso quiere decir que no debería hablar de él nunca más?

—Debes procurar no mencionarlo cuando estemos en compañía de otras personas, pero siempre debes hablarme de lo que quieras —dijo Laurence.

—Sólo estoy siendo algo curioso pero, si eso es todo lo que hay en Dover… —replicó Temerario—, la cadete Roland parece demasiado joven para andar con prostitutas, ¿no crees?

—Estoy empezando a sentir la necesidad de beber un vaso de vino para tomar fuerzas si vamos a seguir con esta conversación —contestó Laurence con aspecto compungido.

Por fortuna, Temerario se dio por satisfecho con algunas explicaciones adicionales sobre lo que eran los conciertos, el teatro y otras atracciones de la ciudad. Centró su atención de buen grado en la discusión sobre la ruta más adecuada para su patrulla, que un mensajero había traído esa mañana, e incluso preguntó sobre la posibilidad de tomar algo de pescado para cenar. Laurence estaba contento de verle con el ánimo tan recuperado después de los desgraciados acontecimientos del día anterior y acababa de decidir que, si Temerario no ponía ninguna objeción, llevaría a Roland a la ciudad de todos modos. Cuando la vio regresar, iba en compañía de otro capitán: una mujer.

Permanecía sentado sobre la pata delantera de Temerario cuando tuvo repentina conciencia de cuan desarreglado iba. Se deslizó apresuradamente al lado opuesto para que el cuerpo de Temerario le ocultara por completo. Aunque no dispuso de tiempo para ponerse la chaqueta que colgaba de la rama de un árbol a una cierta distancia, sí consiguió remeterse la camisa dentro de los pantalones y se anudó el pañuelo a toda prisa alrededor del cuello.

Se acercó para saludarlas con una reverencia y estuvo a punto de trastabillar cuando la pudo ver con claridad, ya que, aunque no era poco agraciada, el rostro estaba marcado por una grave herida, una cicatriz que sólo podía haber hecho una espada. El ojo izquierdo daba la sensación de estar un poco caído en la esquina externa, ya que la hoja parecía haber errado por poco y a partir de ahí, la carne mostraba un surco bermejo e hinchado que recorría toda la cara y se desvanecía en una fina cicatriz blanca al cruzar el cuello. La mujer tendría aproximadamente su edad, tal vez un poco más, la cicatriz hacía difícil saberlo; pero de cualquier modo, lucía las triples barras que la identificaban como un capitán de alto rango, incluso llevaba una pequeña medalla de oro del Nilo en la solapa de su abrigo.

—Laurence, ¿no es así? —afirmó sin esperar ningún tipo de presentación mientras él aún luchaba para ocultar su sorpresa—. Soy Jane Roland, la capitana de Excidium; me gustaría que me concediera el favor personal de llevarme a Emily esta tarde, si ella no tiene nada pendiente que hacer…

Miró con intención hacia los cadetes y alféreces que haraganeaban por allí; hablaba con tono sarcástico y parecía claramente ofendida.

—Le pido perdón —rogó Laurence, dándose cuenta de su error—. Creía que ella quería quedarse libre para ir a visitar la ciudad. No sabía que… —Apenas pudo detenerse en este punto antes de decir algo inconveniente; estaba bastante seguro de que eran madre e hija, no sólo debido al apellido, sino también por un cierto parecido en los rasgos y la expresión, aunque sencillamente le costaba asumirlo—. Por supuesto que puede llevársela —finalizó en lugar de continuar con el pensamiento anterior.

Al escuchar su explicación, la capitana Roland se relajó de pronto.

—¡Ja! Ya veo, en menudas diabluras habrá pensado usted que iba a meterse —comentó, al tiempo que soltaba una risa campechana y poco femenina—. Bien, le prometo que no dejaré que se desmande y la tendré aquí de vuelta a las ocho de la tarde. Gracias. Excidium y yo no la hemos visto en casi un año y corremos el riesgo de olvidar cómo es.

Laurence volvió a inclinarse y las vio marchar. Emily se esforzaba para mantener la zancada masculina de su madre, hablando todo el tiempo con una excitación y entusiasmo evidentes, y despidiéndose con la mano de sus amigos mientras se marchaba. Mirándolas alejarse, Laurence se sintió un poco estúpido; había terminado por acostumbrarse a la capitana Harcourt, y debería haber sido capaz de llegar por sí solo a la conclusión natural de que eran madre e hija. Después de todo, Excidium era otro Largario y, posiblemente, también habría insistido en tener una capitana, tal como había hecho Lily, y con todos sus años de servicio, su capitán apenas podría haber evitado el combate. Aun así, Laurence tuvo que reconocer que estaba sorprendido, incluso algo aturdido, al ver una mujer tan atrevida. Harcourt, su otro ejemplo de una capitana, era, sin duda, femenina, pero también bastante joven y consciente de su reciente promoción, por lo cual aún no se sentía segura.

Con el tema de su matrimonio todavía fresco en la mente después de la conversación con Temerario, no pudo evitar preguntarse por el padre de Emily. Si el matrimonio era un asunto incómodo para un aviador, parecía casi inconcebible en el caso de una mujer. Lo único que se le ocurría era que Emily fuera una hija ilegítima pero, tan pronto la idea surgió en su mente, se reprendió a sí mismo por pensar así de una mujer tan perfectamente respetable como la que acababa de encontrar.

Sin embargo, llegado el momento, aquella intuición se vería confirmada.

La capitana le había invitado a reunirse con ella para una cena a última hora en el club de oficiales cuando volvió con Emily. Tras unos cuantos vasos de vino, él no había sido capaz de resistirse a la idea de hacer una pregunta tentativa sobre la salud del padre de Emily, a lo que la capitana respondió:

—Me temo que no tengo la más ligera idea, no le he visto desde hace diez años. Ya sabe, no es como si estuviéramos casados. Dudo siquiera que sepa el nombre de Emily.

No parecía sentir el menor asomo de culpa y, después de todo, Laurence ya se había percatado de que una situación de mayor legitimidad habría resultado imposible. Sin embargo, se sentía incómodo; por suerte ella se dio cuenta y, lejos de tomárselo a mal, dijo con tono amable:

—Juraría que nuestra forma de vida le resulta incómoda, pero se puede casar si lo desea. Nadie tomará represalias contra usted por ese motivo en la Fuerza Aérea. El único problema es lo duro que resulta para la esposa ocupar siempre un papel secundario a favor de un dragón. En lo que a mí se refiere, nunca he echado nada de menos; no habría querido tener hijos de no ser por el bien de Excidium, aunque Emily es un encanto y me siento feliz por haberla tenido. Aunque claro, fue un triste inconveniente, por todo lo que lo rodeaba.

—¿Emily le sucederá como capitana de Excidium? —preguntó Laurence—. Me gustaría preguntarle si los dragones, al menos los muy longevos, se heredan de este modo.

—Cuando podemos arreglarlo, sí. Mire, reaccionan muy mal ante la pérdida del cuidador y se muestran más proclives a aceptar a uno nuevo si es alguien con quien han mantenido cierta relación o con quien sientan que comparten su pérdida —contestó ella—. De ese modo, nos criamos igual que ellos. Espero que algún día le pidan que tenga usted un par de hijos para la Fuerza Aérea.

—¡Santo cielo! —exclamó él, sorprendido por la ocurrencia.

Desde el mismo momento del rechazo de Edith, había descartado tener hijos igual que había hecho con sus planes de boda, y seguía con la misma intención ahora que era consciente de las objeciones de Temerario al respecto. No podía imaginarse cómo resolver el dilema.

—Supongo que ha resultado algo chocante para usted, pobre hombre. Lo siento. Me ofrecería yo misma, pero debe esperar al menos hasta que el dragón tenga diez años, y de todos modos, ahora no estoy disponible.

Laurence necesitó un momento para comprender lo que ella quería decir y entonces aferró la copa de vino con mano temblorosa e intentó por todos los medios ocultar su rostro detrás de ella. Sintió cómo el arrebol le subía por las mejillas a pesar de que puso todo su empeño en evitarlo.

—Muy amable —dijo, hablando desde dentro de la copa, abochornado, entre la mortificación y la carcajada.

Nunca se hubiera imaginado que recibiría tal oferta, aunque sólo se la hubieran hecho a medias.

—Catherine podrá servirle entonces, supongo —continuó Roland, empleando aún aquel apabullante tono práctico—. Ella lo hará muy bien, estoy segura; podrían tener uno para Lily y otro para Temerario.

—¡Gracias! —contestó él, con firmeza, pero intentando cambiar el tema por todos los medios—. ¿Puedo ofrecerle algo para beber?

—Oh, sí, un oporto me iría muy bien, gracias —respondió ella.

En este momento él estaba ya más allá del aturdimiento, y cuando volvió con los dos vasos, la capitana le ofreció un cigarro ya encendido; Laurence lo compartió encantado con ella.

Ambos estuvieron charlando varias horas más, hasta quedarse los últimos en el club y que los criados dejaran ver intencionadamente sus bostezos. Subieron juntos las escaleras.

—Tampoco es tan tarde —comentó ella, mirando al precioso gran reloj que había al final del rellano superior—. ¿Estás muy cansado? Podríamos echar una o dos manos de naipes en mis habitaciones.

A estas alturas Laurence se sentía tan cómodo con ella que no pensó que la sugerencia encubriera nada. Cuando al fin la dejó, mucho más tarde, para volver a sus propias habitaciones, un criado que bajaba por el vestíbulo se le quedó mirando; sólo entonces consideró lo inapropiado de su comportamiento y sintió ciertos escrúpulos. Pero el daño, si había cometido alguno, ya estaba hecho; se lo sacó de la cabeza y se fue a la cama de una vez.

Capítulo 10

Laurence tenía ya experiencia suficiente para no sorprenderse cuando, a la mañana siguiente, descubrió que lo ocurrido la última noche no había suscitado ningún comentario. En vez de eso, la capitana Roland le saludó efusivamente en el desayuno y les presentó a sus tenientes como si no hubiera pasado nada entre ellos. Después, salieron juntos para ver a sus respectivos dragones.

Tras contemplar cómo Temerario daba cuenta a su vez de un contundente desayuno, Laurence se tomó un rato para reprender en privado a Collins y Dunne por su indiscreción. No pretendía comportarse como un capitán puritano ni predicar templanza y castidad a todas horas, pero no le parecía mojigatería desear que los oficiales más veteranos dieran buen ejemplo a los jóvenes.

—Si su idea es seguir frecuentando esas compañías, les diré esto: no voy a consentir que se conviertan en unos putañeros e inculquen a los alféreces y cadetes la idea de que es así como deben comportarse —los amonestó mientras los dos guardiadragones se movían inquietos en el sitio.

Dunne incluso abrió la boca y por un momento pareció a punto de protestar, pero la gélida mirada de Laurence le hizo reprimir su comentario. No podía permitirse tal grado de insubordinación.

Tras terminar el sermón y despacharlos de vuelta a sus tareas, Laurence descubrió que él también sentía cierta desazón al recordar que su comportamiento de la noche anterior no había sido del todo irreprochable. Se consoló a sí mismo diciéndose que Roland era oficial y colega. Su compañía no podía compararse a la de unas prostitutas, y además ellos no habían dado un espectáculo público, lo cual era la clave del asunto. Sin embargo, su propio razonamiento le sonaba un tanto falso, así que se alegró de la distracción que el trabajo suponía. Emily y los otros dos mensajeros aguardaban ya al lado de Temerario con las pesadas sacas del correo acumulado para la flota que llevaba a cabo el bloqueo.

El gran poder de la flota británica hacía que las naves del bloqueo se encontraran en un extraño aislamiento. En contadas ocasiones había que enviar a un dragón para que les ayudara. Salvo los mensajes y suministros más urgentes, una fragata se encargaba de brindarles lo necesario, y debido a eso apenas tenían ocasión de escuchar noticias recientes o recibir el correo. Los franceses podían tener veintiuna naves en Brest, pero no se atrevían a salir para enfrentarse con los marineros ingleses, mucho más experimentados. Sin apoyo naval, los franceses no podían arriesgarse a un bombardeo ni siquiera con un ala pesada de combate, pues en las cofas había francotiradores preparados a todas horas, y los arpones y los cañones de pimienta estaban siempre listos en cubierta. De vez en cuando se producía un ataque de noche, pero normalmente lo llevaba a cabo un solo dragón de raza nocturna y en esas circunstancias los fusileros solían arreglárselas bien. Incluso en el caso de que llegaran a lanzar un ataque masivo, los dragones que patrullaban al norte podían divisar fácilmente una bengala de aviso.

El almirante Lenton había decidido reorganizar a todos los dragones de la formación de Lily que aún seguían ilesos y asignarles misiones cada día según las necesidades, con la idea de mantenerlos ocupados y a la vez patrullar un área más extensa. Aquel día había ordenado que Temerario volara en cabeza, con Nitidus y Dulcia a sus flancos. Tenían que seguir el rastro de la formación de Excidium en el primer tramo de la patrulla del canal y después escindirse de ella para hacer una pasada sobre el escuadrón principal de la flota del canal, que en aquellos momentos acababa de salir de Ushant y estaba bloqueando el puerto francés de Brest.

El aire de la mañana era tan claro y fresco que no se había levantado niebla: el cielo brillaba con nitidez y debajo de él las aguas se veían casi negras. Mientras entornaba los ojos para no deslumhrarse, sentía envidia de los alféreces y los guardiadragones, que se estaban untando polvo de galena negro bajo los ojos; como jefe de la vanguardia, él estaría al mando del pequeño grupo mientras siguieran separados de los demás, y era muy probable que al posarse en el buque insignia le ordenaran presentarse ante el almirante lord Gardner.

Gracias al buen tiempo, fue un vuelo agradable, aunque no del todo tranquilo. Una vez sobre mar abierto, las corrientes de aire variaban de forma impredecible y Temerario obedecía un instinto inconsciente que le llevaba a elevarse y dejarse caer para aprovechar las mejores rachas de viento. Después de una hora de patrulla, llegaron al punto donde debían separarse. La capitana Roland se despidió de ellos con la mano mientras Temerario viraba hacia el sur y adelantaba a Excidium. El sol estaba casi sobre sus cabezas y su luz rielaba sobre el océano.

—Laurence, ya veo los barcos delante de nosotros —dijo Temerario después de una media hora.

Laurence tomó el telescopio, pero tuvo que hacerse sombra con la mano y entrecerrar los ojos contra el sol para distinguir las velas sobre el agua.

—Bien divisado —respondió Laurence, y añadió—: Por favor, señor Turner, hágales la señal confidencial.

El alférez de señales empezó a levantar en orden las banderas que los identificarían como una patrulla inglesa. En su caso, gracias al aspecto inconfundible de Temerario, se trataba de una mera formalidad.

Los avistaron e identificaron poco después. La nave insignia británica disparó una elegante salva de nueve cañonazos, tal vez más de los que, en estricta justicia, le correspondían a Temerario, pues no era el jefe oficial de formación. Mas se debiera a un malentendido o a simple generosidad, a Laurence le complació aquel detalle, y ordenó a los fusileros que dispararan una salva de respuesta mientras planeaban sobre los barcos.

La flota ofrecía una vista impresionante. Las goletas surcaban las olas arremolinándose alrededor de la nave insignia para recoger el correo, mientras que los grandes barcos de guerra orzaban hacia el viento norte para mantener sus posiciones. Sus velas blancas se perfilaban brillantes sobre el agua y en cada palo mayor ondeaba una gallarda exhibición de colores. Laurence no resistió la tentación de asomarse sobre el hombro de Temerario, y se inclinó tanto que tensó las correas del mosquetón.

—Una señal del buque insignia, señor —dijo Turner, mientras se acercaban para que los otros pudieran leer las banderas—. Quieren que el capitán suba a bordo cuando nos posemos.

Laurence asintió. Esperaba aquello.

—Devuelva acuse de recibo, señor Turner. Señor Granby, creo que vamos a dar una pasada hacia el sur sobre el resto de la flota mientras hacen los preparativos.

La tripulación del Hibernia y del vecino Agincourt había empezado a botar las plataformas flotantes que luego atarían entre sí para formar una superficie de aterrizaje para los dragones. Una pequeña goleta se movía entre ellas, recogiendo las sogas de remolque. Laurence sabía por experiencia que aquella operación requería cierto tiempo y que no se iba a acelerar por el hecho de que los dragones sobrevolaran directamente la zona.

Una vez completada la pasada, volvieron para comprobar que las plataformas ya estaban listas.

—Que suban los hombres de abajo, señor Granby —ordenó Laurence.

Los tripulantes del pescante inferior se apresuraron a trepar al lomo de Temerario. Los pocos marineros que aún quedaban sobre la plataforma la despejaron cuando el dragón descendió, seguido de cerca por Nitidus y Dulcia. El armazón de madera se balanceó y su línea de flotación bajó al recibir el enorme peso de Temerario, pero las cuerdas aguantaron. Nitidus y Dulcia se posaron en las esquinas opuestas una vez que Temerario terminó de acomodarse, y Laurence desmontó de su lomo.

—Mensajeros, lleven el correo —ordenó, y él mismo tomó el sobre sellado que contenía los despachos enviados por el almirante Lenton al almirante Gardner.

Laurence trepó con facilidad hasta la cubierta de la goleta que le aguardaba, mientras los mensajeros Roland, Dyer y Morgan se apresuraban a entregar las sacas con el correo a los marineros que estiraban las manos sobre la borda. Laurence se dirigió a popa. Temerario se había repantigado sobre la plataforma para no desequilibrarla. Su cabeza descansaba sobre el borde de la tablazón, muy cerca de la goleta, para gran inquietud de los marineros.

—Volveré enseguida —le dijo Laurence—. Si necesitas algo, haz el favor de decírselo al teniente Granby.

—De acuerdo, aunque no creo que me haga falta nada. Estoy perfectamente —respondió Temerario ante las miradas perplejas de los tripulantes de la goleta, que aún se asombraron más cuando añadió—: Pero después me gustaría ir de pesca. He visto unos atunes enormes mientras veníamos.

La goleta era un barco elegante, de líneas afiladas. Le llevó hasta el Hibernia a un ritmo que, en otros tiempos, habría considerado el summum de la velocidad. Ahora, asomado sobre el bauprés y corriendo en las alas del viento, Laurence apenas notaba la brisa que soplaba en su rostro.

Habían tendido una guindola junto al costado del Hibernia, pero Laurence la desdeñó. Aún no había perdido su equilibrio de marino, y en cualquier caso escalar por la borda no representaba ninguna dificultad para él. El capitán Bedford estaba esperando para saludarle. Cuando Laurence saltó a bordo se quedó sorprendido, pues ambos habían servido juntos en el Goliath, en el Nilo.

—¡Dios santo, Laurence! No tenía ni idea de que estabas aquí, en el canal —le dijo, olvidándose de formalidades y recibiéndole con un efusivo apretón de manos—. ¿Así que ésa es tu bestia? —preguntó, mirando a Temerario, cuya mole no era mucho menor que la de un barco de setenta y cuatro cañones como el Agincourt, que asomaba por detrás del hombro de Bedford—. Tenía entendido que salió del huevo hace sólo seis meses.

Laurence no pudo evitar pavonearse. Esperaba que no se le notara mucho cuando respondió:

—Sí, ése es Temerario. Aún no tiene ocho meses, pero ya casi ha alcanzado su tamaño de adulto.

Se reprimió a duras penas para no alardear más. Estaba convencido de que no había nada más irritante que esos tipos que no dejaban de presumir de la belleza de sus amantes o la inteligencia de sus niños. En cualquier caso, Temerario no necesitaba alabanzas: a ningún observador le resultaba indiferente su figura elegante y distinguida.

—Oh, ya veo —dijo Bedford, contemplándole con gesto divertido. En ese momento, el teniente que había a su lado carraspeó. Bedford le miró de soslayo y después dijo—: Perdón. Me ha sorprendido tanto verle que le estoy entreteniendo aquí de pie, señor Laurence. Por favor, venga por aquí. Lord Gardner quiere verle.

El almirante lord Gardner llevaba poco tiempo al mando de las fuerzas del canal, un puesto que había ocupado tras el retiro de Cornwallis. La presión de suceder a un líder de tanto éxito en un cargo tan comprometido le estaba pasando factura. Unos años antes, Laurence había servido como teniente en la flota del canal. Aunque nunca los habían presentado formalmente, Laurence, que había visto al almirante en varias ocasiones, observó que había huellas de envejecimiento en su rostro.

—Ya veo. Laurence, ¿no es así? —dijo Gardner una vez que los presentó su asistente, y después musitó unas palabras que Laurence no alcanzó a escuchar—. Por favor, siéntese. He de leer estos despachos cuanto antes, y después escribiré una nota para que se la lleve a Lenton de mi parte —añadió, rompiendo el sello y estudiando su contenido.

Lord Gardner se dedicó a gruñir y asentir para sí mientras leía los mensajes. La aguzada vista de Laurence captó el momento en que el almirante llegaba al relato de la última escaramuza.

—Bien, Laurence, supongo que ya ha recibido una buena dosis de acción —dijo, apartando al fin los papeles—. Espero que les haya venido bien a todos para acostumbrarse. Creo que no pasará mucho tiempo sin que nos den alguna otra sorpresa. Por cierto, quiero que se lo diga a Lenton de mi parte. Me he dedicado a mandar de patrulla costera a todos los bergantines, corbetas y goletas que me he atrevido a poner en peligro, y gracias a eso sé que en las afueras de Cherburgo los franceses están atareados como abejas en una colmena. No podemos precisar aún lo que están haciendo, pero lo más fácil es que se trate de preparativos para la invasión. Y, a juzgar por su actividad, pretenden hacerlo pronto.

—Pero Bonaparte no puede tener más noticias de la flota de Cádiz que nosotros… —apuntó Laurence, inquieto por la información que acababa de oír.

El grado de confianza que tales preparativos auguraban era aterrador, y aunque Bonaparte sin duda era arrogante, su arrogancia casi siempre tenía fundamento.

—De los hechos más inmediatos, no. Ahora, gracias a Dios, estoy seguro de eso. Usted me ha traído la confirmación de que nuestros correos han estado yendo y viniendo con regularidad —dijo Gardner, tabaleando sobre el haz de papeles que reposaba sobre la mesa—. Sin embargo, Bonaparte no puede ser tan insensato de pensar que puede cruzar sin la flota, y eso sugiere que espera su llegada a no mucho tardar.

Laurence asintió. Esas expectativas podían ser infundadas o demasiado optimistas, pero el hecho de que Bonaparte las albergara significaba que un peligro inminente se cernía sobre la flota de Nelson.

Gardner selló el fajo con los mensajes de respuesta y se lo tendió a Laurence.

—Tome. Le estoy muy agradecido por esto, Laurence, y también por traernos el correo. Ahora supongo que querrá comer con nosotros, junto con sus colegas capitanes —dijo, levantándose de la mesa—. Creo que el capitán Briggs, del Agincourt, también se unirá a nosotros.

Toda una vida de adiestramiento naval había inculcado en Laurence el precepto de que una invitación de un oficial superior equivalía a una orden. Aunque Gardner ya no era su superior en sentido estricto, ni se le pasó por la cabeza la idea de rechazarla, pero no dejaba de inquietarse un poco por Temerario, y aún más por Nitidus. El Azul de Pascal era una criatura nerviosa que en circunstancias ordinarias requería grandes dosis de cuidados por parte del capitán Warren. Laurence estaba seguro de que Nitidus sufría una gran ansiedad ante la perspectiva de quedarse a bordo de aquella plataforma flotante improvisada, lejos de su cuidador y de cualquier oficial por encima del rango de teniente.

Y sin embargo, los dragones esperaban en condiciones similares en muchas ocasiones. Si la amenaza de un ataque aéreo contra la flota hubiera sido más grave, varios de ellos habrían tenido que permanecer estacionados a todas horas sobre las plataformas mientras sus capitanes se reunían con los oficiales navales para trazar planes. A Laurence no le gustaba someter a los dragones a esa espera por un motivo tan fútil como una cita para comer; pero honradamente, tampoco podía asegurar que existiera ningún peligro real para ellos.

—Señor, nada me complacería más, y estoy seguro de que hablo también en nombre de los capitanes Warren y Chenery —contestó.

No había nada más que hacer. De hecho, Gardner ni siquiera esperó su respuesta y se fue hacia la puerta para llamar a su teniente.

Sin embargo, el único que acudió en respuesta a las banderas que les invitaron a comer fue Chenery, que traía con él disculpas sinceras y a la vez algo tibias.

—Nitidus se pone muy nervioso si se queda solo, por lo que Warren ha pensado que era mejor quedarse con él —fue la única explicación que, en tono jovial, le ofreció a Gardner.

No parecía consciente de que estaba saltándose los modales reglamentarios.

Laurence hizo una mueca para sí al notar las miradas perplejas y un tanto ofendidas provocadas por las palabras de Chenery, no sólo en Gardner, sino también en su ayudante y los demás capitanes. Aunque al mismo tiempo se sintió aliviado por Nitidus. Sin embargo, la comida ya había empezado con un incidente embarazoso, y así continuó.

Era obvio que el almirante se sentía agobiado pensando en su tarea, de modo que hacía largas pausas entre comentario y comentario. En la mesa habría reinado un espeso silencio de no ser porque Chenery se comportaba de su forma habitual. Con su buen humor y su facilidad para trabar diálogo, hablaba con toda libertad, saltándose las convenciones navales que reservaban a lord Gardner la iniciativa de la conversación.

Cuando Chenery les dirigía la palabra, los oficiales navales hacían una pausa intencionada, le respondían por fin de la forma más escueta posible y enseguida abandonaban el tema. Al principio Laurence se sintió incómodo por Chenery, pero después empezó a sentirse enojado. Debería estar claro, incluso para el más quisquilloso, que Chenery desconocía aquellas normas y que los temas que elegía eran inofensivos. A Laurence le parecía que asentarse en aquel silencio tétrico y acusador era una falta de educación mucho más grave.

Chenery no pudo evitar reparar en la fría respuesta que recibían sus palabras. No obstante, parecía más perplejo que ofendido, aunque aquello no podía durar. Cuando, inasequible al desaliento, probó a iniciar una nueva conversación, Laurence le respondió de forma deliberada. Los dos discutieron entre ellos durante varios minutos, hasta que Gardner, apartando por un momento sus escrúpulos, levantó la mirada y aportó un comentario. De este modo, la conversación recibió su bendición, y los demás oficiales se unieron por fin a ella. Laurence hizo un gran esfuerzo y mantuvo el tema vivo durante el resto de la comida.

Lo que debería haber sido un placer se convirtió así en un trabajo. Laurence se sintió aliviado cuando quitaron la mesa y se les invitó a subir a cubierta para tomar café y fumar unos puros. Tomando su taza, se acercó a la borda de estribor para disfrutar de mejor vista de la plataforma flotante. Temerario dormía plácidamente, con el sol reflejándose en sus escamas, una de las patas delanteras colgando sobre el agua, y Nitidus y Dulcia recostados sobre él.

Bedford se le acercó y miró a los dragones en lo que Laurence consideró una silenciosa muestra de camaradería. Pero, tras unos instantes, dijo:

—Supongo que es un animal muy valioso y que hemos de estar contentos por tenerlo con nosotros, pero es abrumador pensar que está encadenado a una vida y a una compañía como ésas.

Durante unos momentos, a Laurence le faltó la elocuencia necesaria para contestar a aquel comentario tan preñado de lástima. Media docena de respuestas se agolparon en sus labios. Respiró hondo con tal intensidad que la garganta le tembló, y después dijo con voz baja y brutal:

—Señor, no permitiré que me hable en esos términos, ya sea refiriéndose a Temerario o a mis colegas. Me asombra que piense usted que esa forma de hablar es aceptable.

Su vehemencia hizo que Bedford diera un paso atrás. Laurence se volvió y dejó su taza de café tintineando sobre la bandeja del camarero.

—Señor, creo que debemos partir —le dijo a Gardner, controlando el tono de su voz—. Como ésta es la primera vez que Temerario vuela siguiendo este rumbo, es mejor que volvamos antes de que oscurezca.

—Desde luego —repuso Gardner, tendiéndole la mano—. Vaya con Dios, capitán. Espero volver a verle pronto.

Pese a las excusas de Laurence, no estuvieron de vuelta en la base hasta después de anochecer. Tras ver cómo Temerario atrapaba unos cuantos atunes de gran tamaño, Nitidus y Dulcia manifestaron deseos de probar también ellos con la pesca, mientras que Temerario se mostraba más que contento de proseguir con su exhibición. Los tripulantes más jóvenes no estaban del todo preparados para la experiencia de ir a bordo de un dragón en plena cacería. Pero después de la primera bajada en picado se acostumbraron a la sensación, cesaron en sus gritos de pavor y no tardaron en tomarse todo aquello como un juego.

Laurence descubrió que ni su mal humor era capaz de sobreponerse al entusiasmo de los muchachos, que gritaban como locos cada vez que Temerario levantaba el vuelo con otro atún retorciéndose entre sus garras. Algunos de ellos incluso le pidieron permiso para descolgarse por los costados del dragón y así zambullirse cuando Temerario capturaba a su presa.

El vuelo de regreso a la costa fue algo más lento, pues Temerario se había atiborrado de atún. Mientras canturreaba feliz y satisfecho, volvió la cabeza y, con un brillo de agradecimiento en los ojos, le dijo a Laurence:

—¿No te parece que ha sido un día agradable? Hacía mucho tiempo que no teníamos un vuelo tan espléndido como éste.

Laurence descubrió que su enojo se había esfumado, por lo que no necesitó disimularlo al responder.

Las lámparas de la base empezaban a encenderse como enormes luciérnagas que se recortaban contra las oscuras siluetas de las arboledas dispersas, y la dotación de tierra movía sus antorchas entre ellas al tiempo que Temerario descendía al suelo. La mayoría de los oficiales jóvenes seguían empapados y empezaron a tiritar cuando se deslizaron a tierra por los costados del cálido corpachón del dragón. Laurence les dio permiso para que se retiraran a descansar y se quedó de guardia junto al propio Temerario, mientras los asistentes terminaban de desenganchar los arneses. Hollin le dirigió una mirada de reproche cuando los hombres le trajeron las cinchas del cuello y los hombros, que estaban incrustadas de escamas, espinas y entrañas de pez, y que ya empezaban a oler mal.

Temerario estaba tan contento y bien alimentado que Laurence no se molestó en pedir disculpas. Tan sólo dijo en tono alegre:

—Me temo que por nuestra culpa tendrá un trabajo muy pesado, señor Hollin, pero al menos no habrá que darle de comer esta noche.

—Sí, señor —dijo Hollin, en tono fúnebre, y organizó a sus hombres para la tarea.

Tras quitarle el arnés, los miembros del equipo limpiaron la piel del dragón. Habían desarrollado la técnica de pasarse cubos en cadena como una brigada de bomberos para lavarlo después de las comidas. Más tarde, Temerario dio un enorme bostezo, eructó y se tumbó en el suelo con una expresión tan plácida que Laurence se rió al verlo.

—Tengo que ir a entregar estos despachos —dijo—. ¿Vas a dormir, o quieres que te lea esta noche?

—Perdóname, Laurence, pero creo que tengo demasiado sueño —respondió Temerario, bostezando de nuevo—. Me es difícil entender a Laplace incluso cuando estoy muy espabilado, y no quiero correr el riesgo de perderme algo.

Como Laurence ya tenía bastantes problemas leyendo el francés en el que estaba redactado el tratado sobre mecánica celeste de Laplace y pronunciándolo de forma que Temerario lo entendiese —y eso que no hacía el menor esfuerzo por captar los principios que él mismo leía en voz alta—, aceptó las palabras del dragón de buen grado.

—Muy bien, amigo mío. En ese caso, te veré por la mañana —accedió, y se quedó acariciando la nariz de Temerario hasta que los ojos del dragón se cerraron y su pausada respiración reveló que se había quedado profundamente dormido.

Al recibir los despachos y el mensaje de viva voz, el almirante Lenton frunció el ceño con preocupación.

—Esto no me gusta nada, nada —dijo—. Así que Bonaparte está trabajando tierra adentro… Laurence, ¿cree que puede estar construyendo más barcos en la costa para agregarlos a su flota sin nuestro conocimiento?

—Tal vez consiga fabricar algunas naves de transporte toscas, señor, pero nunca buques de guerra —repuso Laurence enseguida, muy convencido—. Y ya dispone de transportes grandes y en abundancia en todos los puertos de la costa. Me cuesta imaginar que pueda querer más.

—Y todo eso es en las cercanías de Cherburgo, no de Calais, aunque la distancia es mayor y nuestra flota está más cerca. No lo entiendo, pero Gardner tiene razón: estoy convencido de que Bonaparte planea alguna jugada, pero no podrá llevarla a cabo hasta que su armada llegue.

Lenton se puso en pie de repente y salió de la oficina. Sin saber muy bien si debía considerar que con aquel gesto le había despedido, Laurence le siguió. Así atravesaron el cuartel general, salieron al exterior y llegaron al claro donde Lily convalecía tendida en el suelo.

La capitana Harcourt estaba sentada junto a la cabeza de su dragona y le acariciaba todo el rato la pata delantera. Choiseul estaba con ella y leía en voz baja para ambos. El dolor seguía nublando los ojos de Lily. Pero había una señal más esperanzadora: era evidente que Lily había comido, ya que los asistentes aún estaban limpiando una gran pila de huesos reducidos a astillas.

Choiseul apartó la mirada del libro y, después de susurrar algo al oído de Harcourt, acudió junto a ellos.

—Está casi dormida. Les ruego que no la despierten —dijo en tono muy suave.

Lenton asintió e indicó con una seña a Choiseul y Laurence que se apartaran unos pasos con él.

—¿Qué tal se recupera? —preguntó.

—Según los médicos, muy bien, señor. Dicen que su curación está siendo todo lo rápida que cabía esperar —respondió Choiseul—. Catherine no se ha apartado de su lado.

—Estupendo —dijo Lenton—. En ese caso, serán tres semanas, si es que el cálculo inicial sigue siendo acertado. Bien, caballeros, he cambiado de opinión. En vez de hacer que Temerario se turne con Praecursoris, voy a enviarlo a patrullar todos los días. Usted no necesita esa experiencia, Choiseul, pero Temerario sí. Tendrá que ejercitar a Praecursoris por su cuenta.

Choiseul hizo una reverencia. Si estaba en desacuerdo, no dio muestra de ello.

—Me complace servirle en lo que pueda, señor. Tan sólo tiene que indicarme la forma.

Lenton asintió.

—Por ahora, quédese con Harcourt todo el tiempo posible. Estoy seguro de que usted sabe bien lo que es tener una bestia herida —dijo.

Choiseul volvió con Harcourt y Lily, que se había quedado dormida. Lenton, frunciendo el ceño por algún pensamiento privado, se alejó con Laurence.

—Laurence —dijo—, quiero que practique maniobras de formación con Nitidus y Dulcia mientras patrulla. Sé que no ha recibido entrenamiento en formaciones reducidas, pero Warren y Chenery le pueden ayudar. Si es necesario, quiero que Temerario sepa dirigir a un par de combatientes ligeros para luchar por separado del grupo.

—Muy bien, señor —dijo Laurence, un tanto perplejo.

Estaba ávido por pedir una explicación, y le resultaba difícil reprimir la curiosidad.

Llegaron al claro de Excidium, que se estaba adormilando. La capitana Roland conversaba con la dotación de tierra mientras inspeccionaba una pieza del arnés. Los saludó inclinando la cabeza y se unió a ellos en su paseo de regreso al cuartel.

—Roland, ¿puede arreglárselas sin Auctoritas ni Crescendium? —le espetó Lenton.

Ella enarcó una ceja.

—Si tengo que hacerlo, claro que sí —repuso—. ¿De qué se trata?

A Lenton no pareció molestarle aquella pregunta tan directa.

—Tenemos que pensar en enviar a Excidium a Cádiz en cuanto Lily empiece a volar bien —contestó—. No estoy dispuesto a dejar que el reino se pierda por no tener un dragón en el sitio apropiado. Aquí, con la ayuda de la flota del canal y las baterías costeras, podemos resistir las incursiones aéreas durante mucho tiempo. En cambio, no debemos permitir que la flota enemiga escape.

Si Lenton se decidía a alejar a Excidium y a su formación, su ausencia dejaría el canal vulnerable a los ataques aéreos. Pero si las flotas francesa y española escapaban de Cádiz, acudían al norte y se unían a las naves amarradas en Brest y Calais, la ventaja, aunque tan sólo durara un día, sería lo bastante avasalladora para que Napoleón se decidiese a embarcar su ejército de invasión.

Laurence no envidiaba la responsabilidad de Lenton. No sabía si las divisiones aéreas de Bonaparte estaban a medio camino de Cádiz por tierra o seguían aún en la frontera austríaca, por lo que su decisión sólo podía basarse en conjeturas. Aun así, tenía que tomarla, aunque fuese eligiendo no hacer nada, y era obvio que Lenton estaba dispuesto a arriesgarse.

Ahora era evidente el sentido de las órdenes que Temerario había recibido. El almirante quería tener a mano una segunda formación, aunque fuese pequeña, y hubiese recibido un entrenamiento incompleto. Laurence creía recordar que Auctoritas y Crescendium, del grupo de apoyo de Excidium, eran dragones de combate de peso medio. Quizá Lenton pretendía combinarlos con Temerario para convertirlos a los tres en una fuerza de choque con capacidad de maniobra.

—Tratar de superar en astucia a Bonaparte. La idea hace que se me hiele la sangre en las venas —dijo la capitana Roland, haciendo eco de los sentimientos de Laurence—. Pero estaremos listos para partir en cuanto usted lo ordene. Y mientras nos quede tiempo, haré maniobras de vuelo sin Auctor ni Cressy.

—Bien, póngase a ello —dijo Lenton, mientras subían las escaleras que llevaban al vestíbulo—. Ahora he de dejarles. Por desgracia, aún tengo que leer diez despachos más. Buenas noches, señores.

—Buenas noches, Lenton —dijo Roland, que se estiró y bostezó una vez se hubo ido el almirante—. Bueno, volar en formación puede ser mortalmente aburrido si no se introducen cambios de vez en cuando, del tipo que sean. ¿Qué le parece si cenamos algo?

Tomaron sopa y pan tostado, y también queso azul de Stilton con oporto, y después volvieron a la habitación de Roland para jugar al piquet. Tras unas cuantas manos y un rato de conversación superficial, ella, con la primera nota de timidez que Laurence había escuchado en su voz, le preguntó:

—Laurence, ¿me permite un atrevimiento?

Él se quedó mirándola de hito en hito, pues Roland nunca dudaba a la hora de tomar la iniciativa en cualquier materia.

—Desde luego —respondió, tratando de imaginar qué iba a pedirle Roland.

De pronto fue consciente de lo que les rodeaba: la cama grande y arrugada, a menos de diez pasos; el cuello abierto del camisón que ella se había puesto cuando entraron en la alcoba, después de quitarse la chaqueta y los calzones detrás de un biombo. Laurence bajó la vista hacia sus cartas. El rostro le ardía y las manos le temblaban un poco.

—Si tiene alguna reticencia, le ruego que me lo diga cuanto antes —añadió.

—No —se apresuró a responder Laurence—. Me encantará complacerla. Estoy seguro —añadió con retraso al darse cuenta de que ella aún no le había preguntado nada.

—Es muy amable —dijo ella. Su cara se iluminó con una sonrisa amplia, aunque algo torcida, pues la comisura derecha de su boca se levantaba más que la parte quemada que tenía a la izquierda. Después prosiguió—: Le agradecería que me dijera con total sinceridad qué opina del trabajo de Emily, y de su interés por esta forma de vida.

Laurence se concentró para no ruborizarse, pues se había imaginado lo que no era, mientras ella añadía:

—Ya sé que es una ruindad pedirle que me hable mal de ella, pero he comprobado más de una vez lo que sucede cuando se confía demasiado en la herencia familiar sin un entrenamiento adecuado. Si tiene algún motivo para dudar de que esté capacitada, le ruego que me lo diga ahora que aún queda tiempo para poner una solución.

Ahora su desazón era evidente. Al pensar en Rankin y el trato tan indigno que le daba a Levitas, Laurence se puso en el lugar de Roland. La empatia le ayudó a sobreponerse de la situación tan embarazosa en que él mismo se había metido.

—Le puedo jurar que hablaría con franqueza si apreciara señales de algo así. De hecho, jamás la habría elegido como mensajera si no me sintiera seguro de que es una muchacha de fiar y está consagrada a su deber. Sin duda, es joven, pero también prometedora.

Roland resopló, se retrepó en la silla y dejó caer las cartas, sin molestarse en fingir que les estaba prestando atención.

—Dios, cuánto me alivia oírle decir eso —dijo—. Yo también esperaba lo mismo, pero he descubierto que en este asunto no puedo confiar en mí misma —se rió, desahogada, y se levantó a buscar otra botella de vino en el escritorio.

Laurence le tendió el vaso para que se lo llenara.

—Por el éxito de Emily —brindó, y ambos bebieron.

Después, ella se acercó, le quitó el vaso de la mano y le besó. Ciertamente, Laurence se había equivocado de medio a medio: en este asunto, Roland no mostró la menor vacilación.

Capítulo 11

Laurence no pudo evitar una mueca al ver el descuido con el que Jane sacaba sus cosas del guardarropa y las arrojaba sobre la cama en un confuso montón.

—¿Puedo ayudarte? —le preguntó por fin, desesperado, al tiempo que se apoderaba de su equipaje—. No, te lo ruego, permíteme este atrevimiento. Mientras yo hago esto puedes estudiar el itinerario de vuelo —añadió.

—Gracias, Laurence, eres muy amable. —Ella lo dejó y se sentó con sus mapas—. Será un vuelo sencillo, espero —añadió mientras se dedicaba a garabatear cálculos y mover las piezas de madera con las que representaba las naves de transporte dispersas que proporcionarían a Excidium y a su formación lugares de descanso en su viaje a Cádiz—. Si el tiempo sigue igual, deberíamos llegar allí en menos de dos semanas.

La situación era apremiante, por lo que los dragones no iban a viajar a bordo de un solo transporte. El plan era volar de un transporte a otro, usando las corrientes y el viento para intentar vaticinar sus posiciones.

Laurence asintió con cierta gravedad. Sólo faltaba un día para octubre, y en aquella época del año lo más probable era que el tiempo cambiara. En tal caso, la capitana tendría que enfrentarse con una alternativa muy peligrosa: encontrar un transporte que bien podía haberse desviado de su curso, o buscar refugio tierra adentro, delante mismo de la artillería española. Eso, por supuesto, dando por sentado que una tormenta no rompiera la formación. A veces un ventarrón o un relámpago podían derribar a un dragón; si caía sobre un mar picado, era probable que se ahogara con toda la tripulación.

Pero no había alternativa. Lily se había recuperado con gran rapidez en las últimas semanas. De hecho, la víspera había guiado a la formación durante una patrulla completa y había aterrizado sin dolores ni rigidez. Lenton la había examinado, había intercambiado unas cuantas palabras con ella y con la capitana Harcourt, y después había acudido directamente a entregar a Jane las órdenes para ir a Cádiz. Laurence ya se lo esperaba, desde luego; pero no podía evitar sentirse preocupado tanto por los dragones que iban a partir como por los que iban a permanecer en la base.

—Ya está, esto servirá —dijo ella, y tras terminar con la carta de navegación soltó la pluma.

Laurence levantó la vista del equipaje, sorprendido. Se hallaba tan absorto en sus pensamientos que había estado empacando de forma mecánica, sin reparar en lo que hacía. Ahora se dio cuenta de que llevaba callado cerca de veinte minutos y de que tenía en las manos un corsé de Jane. Se apresuró a meterlo en la pequeña maleta, encima de las demás cosas que había guardado meticulosamente, y cerró la tapa.

La luz del sol empezaba a entrar por la ventana. El tiempo se les acababa.

—No estés tan serio, Laurence. He hecho el vuelo a Gibraltar una docena de veces —dijo Jane a la vez que le daba un sonoro beso—. Me temo que aquí lo vais a pasar peor. Cuando sepan que hemos partido intentarán jugaros alguna mala pasada.

—Confío plenamente en ti —dijo Laurence, tocando la campanilla para avisar a los sirvientes—. Sólo espero que no nos hayamos equivocado.

Era la peor crítica que se atrevería a hacerle a Lenton, sobre todo en un asunto en el que no podía ser imparcial. Con todo, tenía la sensación de que, aunque no tuviera un motivo personal para oponerse a que Excidium y su formación corrieran peligro, le habría seguido preocupando la falta de información sobre el enemigo.

Tres días antes, Volly había llegado con un informe plagado de malas noticias. Un puñado de dragones franceses había llegado a Cádiz. Bastaban para evitar que Mortiferus obligara a salir a la flota, pero no eran ni la décima parte de los dragones apostados a lo largo del Rin. Para mayor inquietud de Laurence, aunque todos los dragones ligeros y rápidos que no servían como mensajeros estaban siendo empleados en labores de exploración y espionaje, el mando inglés aún no había averiguado nada más sobre los preparativos de Bonaparte al otro lado del canal.

Caminó con Roland hasta el claro de Excidium y la vio embarcar. Era curioso, pero tenía la impresión de que debería sentir algo más. Habría preferido pegarse un tiro en la cabeza antes de permitir que Edith afrontara el peligro mientras él se quedaba atrás, y sin embargo era capaz de despedirse de Roland sin sentir más congoja que cuando le decía adiós a cualquier otro camarada. Ella, una vez embarcada su tripulación, le lanzó un beso amistoso desde el lomo de Excidium.

—Te veré dentro de pocos meses, estoy segura. O incluso antes, si conseguimos sacar a los franchutes del puerto —le dijo—. Que tengas vientos propicios, y no dejes que Emily se desmande.

Laurence la saludó con la mano.

—¡Buena suerte! —exclamó, y se quedó mirando cómo Excidium batía sus enormes alas y alzaba el vuelo.

Los demás dragones de la formación despegaron para unirse a él, hasta que todos se perdieron más allá de la vista hacia el sur.

Aunque seguían vigilando con cautela los cielos del canal, las primeras semanas después de la partida de Excidium fueron tranquilas y no se produjeron ataques aéreos. Según Lenton, los franceses creían que Excidium aún seguía en la base, lo que los hacía más reacios a emprender cualquier aventura.

—Cuanto más tiempo hagamos que lo crean, mejor —les confío a los capitanes en una reunión tras otra patrulla sin incidentes—. Aparte de que eso nos beneficia a nosotros, conviene que ignoren que hay otra formación acercándose a su preciosa flota de Cádiz.

Todos se sintieron muy aliviados al saber que Excidium había llegado a salvo, noticia que les trajo Volly casi dos semanas después de su partida.

—Cuando partí, ya habían entrado en acción —les dijo el capitán James a los demás capitanes al día siguiente, mientras tomaba un rápido desayuno antes de emprender el viaje de regreso—. Se pueden oír los alaridos de los españoles a kilómetros de distancia. Sus naves mercantes se desintegran bajo las llamas de un dragón tan rápido como cualquier barco de guerra, al igual que sus casas y sus tiendas. Creo que no tardarán en abrir fuego contra los franceses si Villeneuve no aparece pronto, sean aliados o no.

El ambiente se relajó tras estas noticias alentadoras. Lenton acortó un poco las patrullas y les concedió unas horas de asueto: un descanso bien acogido por unos hombres que llevaban tiempo trabajando a un ritmo frenético. Los más dinámicos fueron a la ciudad, pero la mayoría aprovechó para dormir un poco, al igual que hicieron sus exhaustos dragones.

Laurence aprovechó la ocasión para disfrutar con Temerario de una velada tranquila. Se quedaron levantados juntos hasta bien entrada la noche, leyendo a la luz de las linternas. Laurence se quedó adormilado y se despertó poco después de que saliera la luna. La cabeza de Temerario se recortaba oscura sobre el cielo iluminado, con una mirada inquisitiva hacia el norte del claro.

—¿Pasa algo? —preguntó Laurence.

Al enderezarse en el asiento, pudo escuchar débilmente un sonido extraño y agudo.

Pero mientras ambos prestaban atención para escucharlo, se interrumpió.

—Laurence, creo que es Lily —dijo Temerario, poniendo el cuello rígido.

Laurence bajó al suelo al instante.

—Quédate aquí. Volveré lo más rápido que pueda —dijo, y Temerario asintió sin apartar la mirada.

Los senderos que recorrían la base estaban desiertos y sin iluminar. La formación de Excidium había partido, todos los dragones ligeros estaban fuera en misiones de exploración, y la noche era tan fría que hasta los asistentes más dedicados a su trabajo se habían retirado a los barracones. El suelo se había congelado tres días antes y estaba tan duro y compacto que los tacones de Laurence resonaban como un tambor hueco al caminar.

No había nadie en el claro de Lily. Se oía a lo lejos un tenue murmullo que provenía de los barracones; Laurence alcanzó a vislumbrar entre los árboles la luz de sus ventanas. No había nadie junto a los edificios. La propia Lily estaba agazapada e inmóvil. Los ojos de la dragona, amarillos y rodeados por un borde rojo, permanecían abiertos mientras clavaba las garras silenciosamente en el suelo. Laurence oyó voces que cuchicheaban, y también el gemido de alguien que lloraba. Se preguntó si estaba violando la intimidad de alguien, pero la zozobra de Lily era tan evidente que se decidió a entrar en el claro, mientras llamaba en voz alta:

—¿Harcourt? ¿Está usted ahí?

—No siga —le llegó la voz de Choiseul, baja y áspera.

Laurence rodeó la cabeza de Lily y una terrible sorpresa le hizo quedarse clavado en el sitio. Choiseul tenía agarrada a Harcourt por el brazo, y en su rostro se leía un gesto de absoluta desesperación.

—No haga ruido, Laurence —le advirtió. Sostenía una espada en la mano. Detrás de él, Laurence pudo ver a un joven guardiadragón tendido en el suelo, con manchas de sangre oscura que empezaban a extenderse por la parte posterior de su chaqueta—. No haga el menor ruido.

—Dios santo, ¿se puede saber qué pretende? —dijo Laurence—. Harcourt, ¿está bien?

—Ha matado a Wilpoys —dijo ella con voz confusa, tambaleándose en el sitio. Cuando la luz de la antorcha le iluminó el rostro, Laurence vio que tenía una contusión que le cubría media frente y empezaba ya a amoratarse—. No se preocupe por mí, Laurence. Tiene que buscar ayuda: ¡quiere hacerle daño a Lily!

—No, nunca, nunca —dijo Choiseul—. No pretendo hacerle daño ni a ella ni a ti, Catherine, lo juro. Pero si usted se interpone, Laurence, no respondo de mis actos. No haga nada.

Choiseul levantó la espada. En su filo, no muy lejos del cuello de Harcourt, brillaba la sangre. Lily volvió a emitir aquel sonido tenue y fantasmal, un gemido agudo que rechinaba en los oídos. Choiseul estaba pálido, su rostro adquiría un tinte verdoso a la luz y parecía lo bastante desesperado para hacer cualquier cosa. Laurence se quedó donde estaba, esperando a que llegara su oportunidad.

Choiseul le miró en silencio durante un rato, hasta que se convenció de que Laurence no pretendía irse. Después dijo:

—Vamos a ir todos juntos hasta donde está Praecursoris. Lily, tú te quedarás aquí, y cuando veas que estamos en el aire nos seguirás. Te prometo que Catherine no sufrirá ningún daño mientras tú obedezcas.

—¡Tú, miserable! ¡Cobarde, perro traidor! —estalló Harcourt—. ¿Piensas que voy a ir a Francia contigo para lamerle las botas a Bonaparte? ¿Cuánto tiempo llevas planeando esto?

La joven luchó por apartarse del francés, aunque apenas se tenía en pie, pero Choiseul la sacudió y a punto estuvo de hacerle caer al suelo.

Lily soltó un gruñido, se incorporó a medias y desplegó las alas. Laurence pudo ver el ácido negro que brillaba en los bordes de sus espuelas de hueso.

—¡Catherine! —siseó con un silbido que sonó distorsionado a través de sus dientes.

—¡Silencio! ¡Ya basta! —dijo Choiseul, que tiró de Harcourt para acercarla a él y le inmovilizó los brazos. En la otra mano seguía aferrando la espada, mientras Laurence, que acechaba su oportunidad, no dejaba de vigilarla—. Tú nos seguirás, Lily. Vas a hacer lo que te he dicho. Ahora nos vamos. Usted diríjase hacia allí, monsieur.

Choiseul le señaló la dirección con la punta de la espada. Pero en vez de darse la vuelta, Laurence fue caminando de espaldas hasta que, al llegar bajo la sombra de los árboles, refrenó aún más su paso. De esa manera, sin saberlo, Choiseul se acercó a él más de lo que era su intención.

Hubo unos segundos de lucha salvaje, cuerpo a cuerpo. Después, los tres cayeron en un lío de brazos y piernas, la espada voló por los aires y Harcourt quedó apretujada entre los dos hombres. El golpe contra el suelo fue duro, pero Choiseul había quedado debajo y por un momento Laurence se vio en ventaja. Sin embargo, tuvo que sacrificarla y apartarse un poco para que Harcourt quedara libre y el francés no pudiera hacerle daño. En cuanto la joven se quitó de en medio, Choiseul descargó su puño en el rostro de Laurence y lo derribó.

Rodaron por el suelo, golpeándose como podían mientras, sin dejar de pelear, ambos trataban de llegar a la espada. Choiseul tenía una complexión fuerte y era más alto, y aunque Laurence poseía mucha más experiencia en el combate cuerpo a cuerpo, el peso del francés empezaba a inclinar la balanza. Lily bramaba con rugidos estridentes y a lo lejos ya se oían voces acercándose, lo que hizo que Choiseul sacara nuevas fuerzas de su propia desesperación. El francés hundió el puño en el estómago de Laurence y se abalanzó hacia la espada mientras su rival se acurrucaba jadeando de dolor.

Entonces un rugido ensordecedor se cernió sobre ellos. El suelo retembló, las ramas cayeron en medio de una lluvia de hojas secas y agujas de pino, y un árbol gigantesco y centenario fue arrancado de raíz ante sus ojos. Temerario estaba sobre ellos, apartando con sus terribles golpes los árboles que los cubrían. Luego sonó otro bramido, esta vez de Praecursoris, y Laurence entrevio las alas marmóreas del dragón francés acercándose en la oscuridad. Temerario se retorció sobre sí mismo y extendió las garras para enfrentarse a él. Laurence logró levantarse y se arrojó sobre el francés, al que consiguió derribar recurriendo a todo su peso. Aunque sentía náuseas tras el puñetazo, siguió peleando, espoleado por el peligro que corría su dragón.

Choiseul consiguió ponerse encima de él, apoyó el brazo contra la garganta de Laurence y apretó con fuerza. Laurence se estaba ahogando, pero captó de refilón un movimiento borroso, y de pronto Choiseul se desplomó, flácido. Harcourt había cogido una barra de hierro de entre los aparejos de Lily y había golpeado al francés en la nuca.

La capitana estaba a punto de desmayarse por el esfuerzo, mientras Lily trataba de abrirse paso entre los árboles para llegar hasta ella. Sin embargo, en el claro ya se había congregado una multitud, y no faltaron manos para ayudar a Laurence a incorporarse.

—Vigilen a ese hombre y traigan antorchas —ordenó Laurence—. Y busquen también una bocina y a alguien que tenga buenos pulmones. ¡Rápido, maldita sea! —exclamó, pues sobre sus cabezas Temerario y Praecursoris seguían volando en círculos el uno alrededor del otro, amenazándose mutuamente con las garras.

El primer teniente de Harcourt era un hombre de pecho amplio y una voz tan potente que no necesitaba bocina. En cuanto comprendió lo que estaba pasando, se llevó las manos a la boca a modo de altavoz y llamó a gritos a Praecursoris. El gran dragón francés se retiró de la pelea y durante unos instantes voló en círculos mientras veía con desesperación cómo amarraban a Choiseul. Después agachó la cabeza y volvió al suelo, mientras Temerario revoloteaba sobre él sin dejar de vigilarlo hasta que tomó tierra.

Maximus dormía no muy lejos de allí, y Berkley había acudido al claro al oír los ruidos. Tomando entonces el control de la situación, ordenó a un grupo de hombres que encadenaran a Praecursoris y a otros que llevaran a Harcourt y Choiseul al médico; por último, otros recibieron el encargo de llevarse al pobre Wilpoys para enterrarlo.

—No, gracias, puedo arreglármelas —respondió Laurence, apartando las manos voluntariosas que también querían llevárselo a él.

Mientras terminaba de recuperar el aliento, caminó lentamente hacia el claro donde Temerario había aterrizado junto a Lily, para reconfortar a ambos dragones y tratar de tranquilizarlos.

Choiseul siguió inconsciente la mayor parte del día, y cuando despertó tenía la lengua de trapo y no se entendía lo que decía. Pero a la mañana siguiente, nuevamente dueño de sus actos, se negó a contestar a ninguna pregunta.

Todos los demás dragones habían formado un círculo alrededor de Praecursorís y le habían ordenado que se quedara en el suelo, so pena de matar a Choiseul. Una amenaza a su cuidador era lo único que podía retener a un dragón contra su voluntad, y los mismos medios con los que Choiseul había intentado obligar a Lily a que desertara a Francia estaban siendo ahora empleados contra él. Praecursorís no hizo ningún intento de desobedecer la orden, sino que se acurrucó miserablemente bajo sus cadenas sin comer nada, limitándose a emitir de vez en cuando un débil gemido.

—Harcourt —dijo Lenton cuando entró por fin en el comedor, donde se habían congregado todos a la espera de noticias—. De veras que lo siento, pero he de pedirle que lo intente. Choiseul no quiere hablar con nadie, pero aunque no tenga más honor que una rata, debe pensar que le debe a usted una explicación. ¿Está dispuesta a interrogarle?

Ella asintió, y después apuró su vaso. Pero su cara seguía tan pálida que Laurence le preguntó en voz baja:

—¿Quiere que la acompañe?

—Sí, si no le molesta —se apresuró a responder ella, agradecida.

Laurence la siguió hasta la celda pequeña y oscura donde habían encarcelado a Choiseul. El francés era incapaz de sostenerle la mirada ni hablar con ella. Tan sólo meneó la cabeza y se estremeció, e incluso empezó a sollozar mientras la capitana le hacía preguntas con voz vacilante.

—¡Oh, maldita sea! —estalló Harcourt por fin, hirviendo de furia—. ¿Cómo… cómo has podido tener corazón para hacerme esto? Todo lo que me dijiste era mentira. Dime: ¿fuiste tú quien planeó esa emboscada cuando veníamos hacia aquí? ¡Dímelo!

Su voz estaba a punto de quebrarse. Choiseul, con la cara tapada con las manos, se levantó y gritó a Laurence:

—¡Por el amor de Dios, sáquela de aquí! Le diré todo lo que quiera, pero llévesela. —Después, volvió a desplomarse.

A Laurence no le apetecía en absoluto ser su interrogador, pero tampoco quería prolongar sin necesidad el sufrimiento de Harcourt. Cuando la tocó en el hombro, ella huyó de la celda al instante. Al capitán le resultó muy desagradable tener que hacerle preguntas a Choiseul, y aún más enterarse de que había sido un traidor desde que llegó de Austria.

—Ya veo lo que piensa de mí —añadió Choiseul, percibiendo el gesto de disgusto de Laurence—. Está en su derecho, pero debe saber que no tenía más alternativa.

Hasta entonces Laurence se había limitado estrictamente a hacer preguntas, pero aquel patético intento de excusarse hizo que la sangre le hirviera en las venas. Sin poder reprimir su desprecio, dijo:

—Podía elegir ser honrado. Podía elegir cumplir con su deber en el puesto que tanto nos suplicó.

Choiseul soltó una carcajada en la que no había rastro de alegría.

—Tiene razón. Pero ¿qué ocurrirá en navidades cuando Bonaparte entre en Londres? No hace falta que me mire de esa manera. Estoy convencido de que va a ocurrir como le digo, pero le aseguro que, si hubiese creído que alguno de mis actos podía evitarlo, habría obrado en consecuencia.

—En lugar de eso, se ha convertido usted en traidor por partida doble y ha ayudado a Bonaparte, mientras que su primera traición podría haber tenido excusa si se hubiese mantenido fiel a sus propios principios —dijo Laurence.

La certeza de Choiseul sobre lo que iba a ocurrir le había llenado de inquietud, aunque se guardó mucho de permitir que se le notara.

—Ah, los principios —dijo Choiseul. Su jactancia le había abandonado, y ahora sólo parecía resignado y exhausto—. Francia no está tan corta de bestias como ustedes, y Bonaparte ya ha ejecutado a varios dragones por traición. ¿Qué importan los principios cuando la sombra de la guillotina se cierne sobre Praecursoris? ¿Dónde podía llevarlo? ¿A Rusia? El me sobrevivirá dos siglos, y ya sabe usted cómo tratan allí a los dragones. En cuanto a volar con él a América, me resultaba prácticamente imposible sin un barco de transporte. Mi única esperanza era el perdón, y Bonaparte me lo ofreció, aunque a cambio de un precio.

—Se refiere a Lily —atajó Laurence, con voz fría.

Para su sorpresa, Choiseul negó con la cabeza.

—No, su precio no era el dragón de Catherine, sino el de usted. —Ante el gesto inexpresivo de Laurence, añadió—: El trono imperial mandó a Bonaparte aquel huevo chino como presente. Él me envió para que lo recuperara. No sabía que Temerario ya había eclosionado. —Choiseul se encogió de hombros y extendió las manos con las palmas abiertas—. Pensé que tal vez si lo mataba…

Laurence le golpeó de lleno en la cara, con tal fuerza que derribó al francés sobre el suelo de piedra de la celda y la silla se volcó con estrépito. Choiseul tosió y su labio se manchó de sangre. El guardián abrió la puerta y se asomó al interior.

—¿Va todo bien, señor? —preguntó, mirando directamente a Laurence y sin prestarle la menor atención a la herida de Choiseul.

—Sí. Puede irse —respondió Laurence con voz terminante, y cuando la puerta volvió a cerrarse se limpió la sangre de la mano con el pañuelo.

En circunstancias normales se sentiría avergonzado de haber pegado a un prisionero, pero en aquel momento no albergaba el menor remordimiento. El corazón aún le seguía latiendo como un tambor.

Choiseul enderezó su silla con parsimonia y volvió a sentarse. En voz más baja, dijo:

—Lo siento. Al final no tuve valor para hacerlo, y pensé que a cambio… —dijo, pero se interrumpió al ver que el rostro de Laurence recobraba el color.

La idea de que durante todos esos meses la traición hubiese acechado tan de cerca a Temerario y de que se había salvado tan sólo por el repentino remordimiento de conciencia de Choiseul bastaba para helarle la sangre en las venas. Laurence dijo con desprecio:

—A cambio intentó usted seducir y raptar a una chica que apenas acaba de dejar atrás sus años de escuela.

Choiseul no replicó. De hecho, Laurence era incapaz de imaginar qué podría haber alegado en su defensa. Tras una pausa momentánea, añadió:

—Ya no puede seguir fingiendo que tiene honor. Dígame qué planea Bonaparte, y tal vez Lenton ordene que envíen a Praecursoris a los campos de cría de Terranova. Eso, si es cierto que el motivo de sus actos ha sido salvarle la vida a su dragón, y no conservar su miserable pellejo.

Choiseul palideció, pero intentó defenderse:

—Apenas sé nada, pero se lo contaré todo si Lenton me da su palabra.

—No —repuso Laurence—. Lo único que puede hacer es confesar y esperar una clemencia que no se merece. No pienso negociar con usted.

Choiseul agachó la cabeza. Cuando habló, lo hizo con la voz rota, tan bajo que Laurence tuvo que aguzar el oído para escucharle.

—No sé qué pretende exactamente Bonaparte. Pero sí que quería que yo contribuyera a debilitar esta base en particular, haciendo que enviaran al Mediterráneo tantos dragones como fuera posible.

Laurence sintió que el alma se le venía a los pies. Aquel objetivo, al menos, se había cumplido con brillantez.

—¿Tiene algún medio para conseguir que su flota escape de Cádiz? —preguntó—. ¿Acaso imagina que puede traer aquí sus barcos sin enfrentarse con Nelson?

—¿Cree que Bonaparte confía en mí? —dijo Choiseul, sin levantar la mirada—. Para él también soy un traidor. Se me indicó qué misión debía llevar a cabo, y nada más.

Tras unas cuantas preguntas, Laurence se convenció de que era cierto que Choiseul no sabía nada más. Salió de la estancia sintiéndose a la vez sucio y alarmado, y se presentó al momento ante Lenton.

Las noticias cayeron como una pesada mortaja sobre toda la base. Los capitanes no habían difundido los detalles, pero hasta el más humilde de los cadetes o de los asistentes de tierra sabía que una sombra se cernía sobre ellos. Choiseul había calculado bien el momento de su ataque: el mensajero no regresaría hasta dentro de seis días, y después harían falta dos semanas o más para que al menos parte de las fuerzas del Mediterráneo estuviera de vuelta en el canal. Ya se habían solicitado refuerzos de las milicias y de varios destacamentos de la Armada, que llegarían en el plazo de unos días para situar más baterías de artillería a lo largo de la costa.

Laurence, que tenía aún más motivos de inquietud que los demás, habló con Granby y Hollín para que extremaran las medidas de protección sobre Temerario. Si Bonaparte estaba tan celoso porque le hubieran arrebatado aquel regalo personal, era probable que enviase a otro agente, más dispuesto esta vez a matar a un dragón que ya no podía reclamar como suyo.

—Debes prometerme que tendrás cuidado —le dijo también a Temerario—. No comas nada a no ser que alguno de nosotros esté cerca y dé su aprobación. Si alguien a quien yo no te haya presentado intenta acercarse a ti, no se lo permitas bajo ningún concepto, aunque para ello tengas que levantar el vuelo hasta otro claro.

—Tendré cuidado, Laurence, te lo prometo —dijo Temerario—. Aun así, no entiendo por qué el emperador de Francia quiere verme muerto. ¿En qué mejorará eso su situación? Lo mejor que puede hacer es pedirles otro huevo a los chinos.

—Amigo mío, es muy difícil que ellos accedan a entregarle un segundo huevo cuando los franceses extraviaron el primero de mala manera mientras lo tenían bajo su custodia —repuso Laurence—. La verdad es que sigue intrigándome que le dieran tan siquiera ese huevo. Bonaparte debe de tener a un genio de la diplomacia en la corte china. Me imagino que se siente herido en su orgullo al pensar que un humilde capitán inglés ocupa el lugar que él mismo pretendía para sí.

Temerario resopló con desdén.

—Estoy seguro de que, aunque hubiese salido del huevo en Francia, Bonaparte no me habría caído bien —dijo—. Tengo entendido que es una persona muy desagradable.

—Oh, no sabría decirlo. Se cuentan muchas cosas sobre su soberbia, pero no se puede negar que se trata de un gran hombre, aunque también sea un tirano —admitió Laurence a regañadientes; habría preferido convencerse a sí mismo de que Bonaparte no era más que un demente.

Lenton ordenó que a partir de aquel momento sólo patrullara a la vez la mitad de la formación, mientras el resto de hombres y bestias permanecían en la base para entrenamiento de combate intensivo. Al amparo de la noche, varios dragones de refuerzo llegaron volando en secreto desde los refugios de Inverness y Edimburgo, incluyendo a Victoriatus, el Parnasiano al que habían rescatado anteriormente; un hecho que ahora a Laurence se le antojaba muy lejano en el tiempo. Su capitán, Richard Clark, tuvo el detalle de acudir a saludarles a él y a Temerario.

—Espero que me disculpe por no haberle presentado antes mi gratitud y mis respetos —dijo—. Confieso que en Laggan apenas pensé en otra cosa que en la recuperación de Victoriatus. Después nos volvieron a embarcar sin previo aviso, y creo que a usted también le pasó lo mismo.

Laurence le estrechó la mano efusivamente.

—Olvídese de eso, por favor —dijo—. Espero que su dragón se haya recuperado ya.

—Por completo, gracias al cielo. Y, además, justo a tiempo —añadió Clark en tono sombrío—. Por lo que sé, el asalto se espera en cualquier momento.

La espera hacía los días dolorosamente largos, pero el ataque no se producía. Llegaron a la base tres Winchesters más para reforzar a los exploradores, pero cuando regresaban de sus peligrosas expediciones a las costas francesas, todos ellos informaban de que había patrullas pesadas en la costa enemiga día y noche: no había forma de penetrar tierra adentro para obtener más información.

Entre los dragones exploradores se encontraba Levitas, pero la base era lo bastante grande y Laurence no tenía por qué ver demasiado a Rankin, algo que agradecía. Intentaba no ver las señales de aquellos maltratos que ya no podía aliviar. Presentía que no sería capaz de visitar al pequeño dragón sin provocar un altercado con Rankin que sería desastroso para la moral de todo el puesto. Sin embargo, llegó a un compromiso con su conciencia y no dijo nada cuando, a la mañana siguiente, muy temprano, vio cómo Hollín volvía al claro de Temerario con un cubo lleno de trapos sucios y expresión culpable.

Los ánimos se helaron en el campamento cuando llegó la noche del domingo. Había pasado la primera semana de espera y Volatilus no había llegado en la fecha prevista. Hacía buen tiempo y no había razones para aquella demora. Pasaron dos días más, y después un tercero, pero el dragón seguía sin aparecer. Laurence intentaba no mirar al cielo, y fingía no ver que sus hombres hacían lo mismo, hasta que esa noche encontró a Emily fuera del claro, llorando quedamente. La muchacha se había escabullido lejos de los barracones para tener algo de intimidad.

Estaba muy avergonzada de que la hubieran sorprendido, y fingió que le había entrado arenilla en los ojos. Laurence se la llevó a sus aposentos e hizo que le trajeran chocolate caliente. Después le dijo:

—Yo tenía dos años más que usted cuando me hice por primera vez a la mar, y me dedicaba a llorar una noche por semana. —Emily parecía tan escéptica ante su relato que Laurence soltó una carcajada—. No, no me estoy inventando esto por ayudarla —dijo—. Cuando sea capitana y descubra que uno de sus cadetes atraviesa una situación parecida, me imagino que le contará lo mismo que yo acabo de contarle a usted.

—No estoy asustada —dijo ella. El efecto combinado del cansancio y el chocolate hacían que estuviera soñolienta y con la guardia baja—. Sé que Excidium nunca permitirá que le pase nada a mi madre. Es el mejor dragón de toda Europa… —Se espabiló al reparar en aquel desliz y añadió a toda prisa—. Aunque Temerario es casi tan bueno como él, claro.

Laurence asintió con gravedad.

—Temerario es mucho más joven. Tal vez algún día, cuando tenga más experiencia, iguale a Excidium.

—Sí, así es —dijo ella, muy aliviada.

Laurence disimuló una sonrisa.

Cinco minutos después Emily se había quedado dormida. La dejó allí, en su cama, y se fue a dormir con Temerario.

—¡Laurence! ¡Laurence!

Se revolvió y parpadeó mirando hacia arriba. Temerario le estaba dando empujoncitos para despertarlo, aunque el cielo aún estaba oscuro. Laurence fue vagamente consciente de un rugido bajo, una multitud de voces y después el seco restallido de un disparo. Se puso en pie al instante. En el claro no había nadie de la dotación, ni tampoco ninguno de sus oficiales.

—¿Qué está pasando? —preguntó Temerario, levantándose y desplegando las alas mientras Laurence bajaba al suelo—. ¿Nos están atacando? No veo ningún dragón en el aire.

—¡Señor, señor! —Morgan llegaba corriendo al claro y el ímpetu y las prisas casi le hicieron trastabillar—. ¡Ha llegado Volly, señor! ¡Se ha producido una gran batalla, y Napoleón ha resultado muerto!

—¡Oh! ¿Eso quiere decir que la guerra ha terminado ya? —preguntó Temerario, decepcionado—. Aún no he participado en ninguna batalla de verdad.

—Tal vez las noticias han crecido como una bola de nieve según las iban contando. Me sorprendería enterarme de que Bonaparte está realmente muerto —dijo Laurence. Pero había identificado el rugido como gritos de alegría, así que las noticias debían de ser buenas, aunque no llegaran a un calibre tan descabellado—. Morgan, vaya a despertar al señor Hollin y a los asistentes de tierra, pídales disculpas de mi parte por la hora y dígales que traigan el desayuno a Temerario. Amigo mío —añadió, dirigiéndose al dragón—, voy a averiguar lo que pueda. Volveré con noticias lo antes posible.

—Sí, por favor. Date prisa —contestó Temerario en tono apremiante al tiempo que se erguía sobre las patas traseras para asomarse por encima de los árboles y ver qué estaba pasando.

En el cuartel general se habían encendido muchas luces. Volly estaba sentado en la plaza de armas, delante del edificio, desgarrando hambriento el cuerpo de una oveja. Mientras, un par de asistentes del servicio de mensajeros mantenían a raya a la multitud que se estaba congregando desde los barracones. Algunos oficiales jóvenes de la Armada y la milicia disparaban sus armas, llevados por la emoción, y Laurence se vio oblgado a abrirse paso prácticamente a empujones para lograr acercarse hasta las puertas.

El despacho de Lenton se encontraba cerrado, pero el capitán James estaba sentado en el club de oficiales, comiendo casi con tanta voracidad como su dragón. El resto de los capitanes lo rodeaban, escuchando las noticias.

—Nelson me ordenó que esperara. Dijo que saldría del puerto antes de que me diera tiempo a trazar otro circuito —explicaba James con voz amortiguada, pues tenía la boca llena de tostada. Mientras, Sutton intentaba dibujar la escena en una hoja de papel—. Yo no le creí del todo, pero lo cierto es que el domingo por la mañana los franceses salieron, y el lunes temprano nos topamos con ellos en el cabo de Trafalgar.

James se bebió de golpe una taza de café, mientras toda la compañía aguardaba impaciente a que terminase. Después apartó el plato por un instante para tomar el papel de Sutton.

—A ver —dijo, y dibujó unos círculos pequeños para señalar las posiciones de cada nave—. Veintisiete y doce dragones de los nuestros, contra treinta y tres y diez de ellos.

—¿En dos columnas? ¿Rompieron sus líneas dos veces? —preguntó Laurence, estudiando con satisfacción el diagrama.

Era el tipo de estrategia capaz de desorganizar a los franceses, pues sus tripulaciones, mal entrenadas, difícilmente podrían haber rehecho la formación.

—¿Cómo? Ah, ya, los barcos. Sí, estaban a barlovento con Excidium y Laetificat, y a sotavento con Mortiferus —dijo James—. En la vanguardia tuvieron que bregar duro, os lo aseguro. Las nubes de humo eran tan densas que no conseguía distinguir los mástiles desde arriba. En un momento dado di por seguro que la Victona había estallado. Los españoles habían enviado contra ella a uno de esos pequeños dragones Flecha de Fuego, y venía a tal velocidad que los cañones no podían repelerlo. La Victoria ya tenía todas las velas en llamas cuando Laetificat lo hizo huir con el rabo entre las piernas.

—¿Cuáles han sido nuestras pérdidas? —preguntó Warren; y su voz calmada penetró como un cuchillo entre la emoción y el ardor de los hombres.

James meneó la cabeza.

—Fue un auténtico baño de sangre, no exagero —respondió en tono sombrío—. Estimo unas bajas cercanas al millar de hombres, y el pobre Nelson ha estado a un tris de morir: el dragón de fuego prendió una de las velas de la Victoria, que le cayó encima cuando estaba en el alcázar. Un par de tipos rápidos de mente le echaron un barril de agua encima, pero según dicen las medallas se le han fundido sobre la piel, así que a partir de ahora tendrá que llevarlas encima a todas horas.

—Mil hombres… Que Dios los acoja —dijo Warren.

Las conversaciones cesaron. Después se reanudaron, y aunque al principio sonaban un tanto apagadas, la emoción y la alegría se sobrepusieron paulatinamente a otras emociones que tal vez habrían sido más apropiadas para aquel momento.

—Espero que me disculpen, caballeros —dijo Laurence, casi a gritos, pues las voces habían vuelto a subir de tono, lo que le impedía por el momento recopilar más información—. Le he prometido a Temerario que volvería enseguida. James, supongo que los informes sobre el fallecimiento de Bonaparte son falsos.

—Sí, y es una pena. A menos que haya sufrido una apoplejía al recibir las noticias —respondió James, lo que provocó una gran carcajada en todos que, siguiendo la progresión general, se convirtió en una ronda de Corazón de roble; el himno oficial de la Armada británica acompañó a Laurence mientras salía por la puerta y después por toda la base, ya que los hombres del exterior se unieron al canto.

Cuando el sol se levantó, el refugio estaba medio vacío. Casi nadie había podido dormir. Era inevitable que el estado de ánimo dominante fuera una alegría que rozaba el punto de la histeria, pues los nervios que habían llegado al límite de la tensión se habían relajado de golpe. Lenton ni siquiera intentó llamar al orden a los hombres, e hizo la vista gorda cuando salieron de la base para desparramarse por la ciudad, llevar las buenas noticias a aquellos que aún no las habían escuchado y entremezclar sus voces con el regocijo general.

—Sea cual sea el plan de invasión que Bonaparte tenía planeado, seguro que esto le ha puesto fin —dijo Chenery esa misma tarde, exultante. Estaban juntos en la balconada y observaban cómo los hombres que regresaban se apiñaban en una confusa multitud en el patio de armas. Todos estaban borrachos, pero demasiado felices para organizar peleas, y de cuando en cuando se oían retazos de canciones que llegaban flotando hasta ellos—. ¡Cómo me gustaría verle la cara!

—Creo que le hemos estado otorgando demasiado crédito —dijo Lenton. Sus mejillas estaban coloradas por el oporto y por la satisfacción, y razones tenía: su decisión de enviar a Excidium se había demostrado acertada y había contribuido de forma material a la victoria—. Ahora veo claro que no entiende la Armada tan bien como el Ejército o la Fuerza Aérea. Hasta un civil se daría cuenta de que treinta y tres buques de guerra no tienen excusa alguna para sufrir una derrota tan aplastante contra veintisiete.

—Pero ¿cómo es posible que sus divisiones aéreas hayan tardado tanto tiempo en alcanzarlos? —preguntó Harcourt—. Sólo había diez dragones, y por lo que ha dicho James, más de la mitad eran españoles. Eso no supone ni la décima parte del contingente que Bonaparte tenía en Austria. ¿Y si al final no llegó a desplazarlos del Rin?

—Tengo entendido que el paso sobre los Pirineos es muy difícil, aunque nunca lo he comprobado por mí mismo —apuntó Chenery—, pero lo más probable es que Bonaparte no haya llegado a enviarlos al creer que Villeneuve ya contaba con todas las fuerzas que necesitaba. Esos dragones deben de haber pasado todos estos meses en sus bases, cebándose y haraganeando. Sin duda, todo este tiempo ha estado convencido de que Villeneuve atravesaría las líneas de Nelson, perdiendo a lo sumo una o dos naves. Y mientras, nosotros esperándolos todos los días, preguntándonos dónde estaban y mordiéndonos las uñas sin ningún motivo.

—Y ahora su ejército no puede cruzar el canal —concluyó Harcourt.

—Citando a lord St. Vincent, «no digo que no puedan venir, pero al menos no podrán hacerlo por mar» —dijo Chenery con una sonrisa—. Si Bonaparte piensa tomar Inglaterra con cuarenta dragones y sus dotaciones, podemos invitarle a que lo intente y pruebe el sabor de los cañones que han instalado los chicos de la milicia. Sería una pena desperdiciar un trabajo tan duro.

—Confieso que no me importaría darle otro correctivo a ese bergante —dijo Lenton—, pero dudo que sea tan insensato. Nos contentaremos con haber cumplido con nuestro deber y les dejaremos a los austríacos la gloria de acabar con él. Sus esperanzas de invasión se han terminado. —Apuró el resto de su oporto y dijo de repente—: Me temo que no podemos aplazarlo más. Ya no necesitamos a Choiseul.

En el silencio que se hizo entre ellos, la respiración contenida de Harcourt era casi un sollozo. Pero la capitana no hizo ninguna objeción y preguntó con voz admirablemente firme:

—¿Ha decidido usted qué va a hacer con Praecursoris?

—Lo enviaremos a Terranova, si es que él quiere ir. Necesitan otro semental para completar su dotación, y no puede decirse que ese dragón se haya comportado de forma depravada —dijo Lenton—. La culpa ha sido de Choiseul, no suya —meneó la cabeza—. Es una lástima, desde luego. Todas nuestras bestias estarán deprimidas unos cuantos días, pero no podemos hacer otra cosa. Lo mejor es terminar cuanto antes. Mañana por la mañana.

Le concedieron a Choiseul unos momentos con Praecursoris. El gran dragón estaba prácticamente cubierto de cadenas y Maximus y Temerario le vigilaban de cerca, uno a cada lado. Laurence sentía cómo los escalofríos recorrían el cuerpo de Temerario mientras aguantaba en su desagradable misión de guardia, obligado a observar mientras Praecursoris movía la cabeza a uno y otro lado en señal de negativa y Choiseul hacía un intento desesperado de convencerle para que aceptara el refugio que le ofrecía Lenton. Al fin, el dragón agachó su enorme cabeza como si asintiera y Choiseul se acercó a él para apretar la mejilla contra la suave superficie de su nariz.

Después, los guardias se adelantaron. Praecursoris trató de arañarlos con sus garras, pero la maraña de cadenas le mantuvo a raya. Cuando se llevaron a Choiseul, el dragón chilló. Era un sonido espantoso. Temerario se encorvó, se apartó desplegando las alas y emitió un débil gemido. Laurence se acercó a él y se abrazó a su cuello, acariciándolo una y otra vez.

—No mires, amigo mío —dijo, luchando para pronunciar aquellas palabras pese al nudo que tenía en la garganta—. Todo habrá terminado dentro de un momento.

Praecursoris chilló una vez más, ya al final. Después se desplomó pesadamente, como si toda su fuerza vital hubiera abandonado su cuerpo. Lenton les hizo una señal para indicarles que podían irse, y Laurence tocó el costado de Temerario.

—Vamonos lejos de aquí —dijo, y el dragón voló lejos del patíbulo, batiendo las alas sobre el mar límpido y vacío.

—Laurence, ¿puedo traer a Maximus y a Lily? —preguntó Berkley con su habitual tosquedad, tras abordarle sin previo aviso—. Su claro es lo bastante grande para todos, creo yo.

Laurence levantó la cabeza y lo miró sin comprender. Temerario seguía acurrucado, con la cabeza escondida entre las alas, y no había forma de consolarle. Habían volado durante horas, sólo ellos dos y el océano bajo sus pies, hasta que Laurence le suplicó que regresaran a tierra, por miedo a que el vuelo dejara completamente exhausto al dragón. Él mismo se sentía enfermo y dolorido, como si tuviera fiebre. Había asistido antes a otras ejecuciones, una lúgubre realidad de la vida naval, y Choiseul se merecía aquel destino mucho más que otros hombres a los que Laurence había visto balancearse al extremo de una soga. Ni él mismo sabía decir por qué sentía tanta congoja.

—Como quieras —dijo sin entusiasmo, agachando la cabeza de nuevo.

Ni siquiera levantó la mirada cuando el batir de las alas y el juego de sombras le avisaron de que Maximus estaba sobre el claro, tapando el sol con su enorme masa hasta que aterrizó pesadamente junto a Temerario. Lily llegó después. Los dos se acurrucaron sobre el cuerpo de Temerario. Pasados unos momentos, éste se desenroscó lo suficiente como para entrelazarse en un abrazo más estrecho con los otros dos, y Lily desplegó sus grandes alas sobre los tres.

Berkley llevó a Harcourt junto a Laurence, que estaba apoyado en el costado de Temerario, y la empujó para que se sentara sin que ella opusiera resistencia. Después acomodó con torpeza su fornido corpachón frente a ellos y les pasó una botella oscura. Laurence la agarró y bebió sin curiosidad. Era ron fuerte y sin aguar. No había probado bocado en todo el día, así que el ron se le subió a la cabeza enseguida; Laurence agradeció que aquel licor embotara sus emociones.

Pasado un rato, Harcourt empezó a sollozar. Cuando estiró el brazo para agarrar su hombro, Laurence se horrorizó al descubrir que él también tenía la cara húmeda.

—Era un traidor, nada más que un embustero y un ladrón —dijo Harcourt, enjugándose las lágrimas con el dorso de la mano—. No lo siento en lo más mínimo. No, no lo siento en absoluto —insistió, aunque hablaba con esfuerzo, como si tratara de convencerse a sí misma.

Berkley le volvió a pasar la botella.

—No es por él. Esa maldita sabandija se lo merecía —dijo—. Usted lo siente por su dragón, lo mismo que ellos. Ya saben, los dragones no entienden demasiado de reyes ni naciones. Praecursoris no tenía ni puñetera idea de lo que pasaba, sólo iba adonde le decía Choiseul.

—Dígame —saltó de repente Laurence—. ¿De verdad Bonaparte habría sido capaz de ejecutar al dragón por alta traición?

—Es bastante probable. Los continentales lo hacen de cuando en cuando. Más por meter miedo a los jinetes que porque les echen la culpa a las bestias —respondió Berkley.

Laurence lamentó haberlo preguntado y enterarse de que Choiseul le había dicho la verdad al menos en eso.

—Seguramente la Fuerza Aérea le habría garantizado refugio en las colonias de haberlo pedido —dijo, enojado—. Seguía sin tener excusa. Él quería recuperar su posición en Francia. Para ello, estaba dispuesto a arriesgar la vida de Praecursoris, pues también nosotros podríamos haber condenado a muerte a su dragón.

Berkley sacudió la cabeza.

—Sabe que andamos demasiado cortos de sementales para hacer eso —dijo—. No es que disculpe a ese tipo. Es probable que tenga usted razón. Él creía que Bonaparte nos iba a aplastar, y no le apetecía irse a vivir a las colonias. —Berkley se encogió de hombros—. Aun así, ha sido muy duro para el dragón. Él no ha hecho nada malo.

—Eso no es cierto. Sí que lo ha hecho —dijo inesperadamente Temerario, y los tres levantaron la mirada hacia él. Maximus y Lily también irguieron sus cabezas para escucharle—. Choiseul no podía obligarle a huir de Francia ni a venir aquí para hacernos daño. Yo no creo que fuera menos culpable que él, en absoluto.

—Es probable que no entendiera lo que le pedía Choiseul —aventuró Harcourt para rebatir aquel argumento.

Temerario dijo:

—Entonces debería haberse negado hasta entenderlo. Praecursoris no es tan simple como Volly. Podría haber salvado la vida de su jinete, y también su propio honor. A mí me avergonzaría dejar que ejecutasen a mi cuidador y que a mí, siendo culpable de lo mismo, me dejaran con vida —y añadió en tono venenoso, azotando el aire con su cola—: En cualquier caso, no permitiría que nadie ejecutara a Laurence. Que alguien lo intente si quiere.

Maximus y Lily emitieron un grave gruñido de asentimiento.

—Yo nunca dejaré que Berkley cometa una traición. Nunca —dijo Maximus—. Pero si llega a hacerlo, pisotearé a quien intente ahorcarlo.

—Yo creo que me limitaría a coger a Catherine y llevármela lejos —intervino Lily—. Pero a lo mejor a Praecursoris le habría gustado hacer lo mismo. Supongo que no podía romper esas cadenas. Es más pequeño que vosotros dos y no puede escupir fuego. Además, sólo era uno, y estaba vigilado. Yo no sé lo que habría hecho en su lugar de no haber podido escapar.

Lily terminó de hablar con voz suave. Los tres volvieron a abatir sus cuellos con renovada tristeza y se acurrucaron juntos, hasta que Temerario se enderezó y dijo en un arrebato de decisión:

—Os diré lo que haremos. Si alguna vez necesitas rescatar a Catherine, o tú, Maximus, tienes que salvar a Berkley, yo os ayudaré, y vosotros haréis lo mismo por mí. Así no tendremos que preocuparnos. No creo que nadie sea capaz de detenernos a los tres juntos, al menos no antes de que consigamos escapar.

Los tres parecieron inmensamente contentos por tan magnífico plan. Laurence se arrepintió de haber bebido tanto ron, pues era incapaz de expresar de forma apropiada la protesta que creía que debía formular cuanto antes.

Por suerte, Berkley acudió en su ayuda:

—Dejad eso ya, malditos conspiradores. Sólo conseguiréis que nos ahorquen mucho antes. ¿No queréis comer algo? Nosotros no vamos a probar bocado hasta que vosotros lo hagáis, y ya que os preocupa tanto protegernos, podéis empezar por salvarnos de morir de hambre.

—No creo que estés en peligro de morir de inanición —repuso Maximus—. El médico te dijo hace sólo dos semanas que estás demasiado gordo.

—¡Maldito diablo! —dijo Berkley, enderezándose indignado.

Maximus bufó, divertido por haber logrado provocar a su cuidador, pero poco después los tres dragones se dejaron convencer para comer algo, y Maximus y Lily regresaron a sus propios claros para ser alimentados.

—Sigo sintiéndolo por Praecursoris, aunque haya actuado mal —comentó Temerario cuando terminó de comer—. No entiendo por qué no podían dejar que Choiseul se fuera a las colonias con él.

—Las acciones como ésas deben tener un precio. De lo contrario, los hombres las cometerían más a menudo. En cualquier caso, merecía ser castigado por lo que hizo —dijo Laurence, que se había despejado gracias a la comida y el café cargado—. Choiseul pretendía que Lily sufriera lo mismo que está sufriendo ahora Praecursoris. Imagínate que los franceses me hicieran prisionero y, para salvarme la vida, te obligaran a volar para ellos contra tus antiguos amigos y camaradas.

—Sí, ya lo veo —dijo Temerario, aunque en tono insatisfecho—. Aun así, me sigue pareciendo que podían haberlo castigado de otra forma. ¿No habría sido mejor tenerlo prisionero y obligar a Praecursoris a volar para nosotros?

—Veo que tienes un agudo sentido de la justicia —apuntó Laurence—, pero me temo que la traición no puede recibir un castigo más leve. Es un crimen tan despreciable que no se puede sancionar sólo encarcelando al culpable.

—Sin embargo, a Praecursoris no le van a castigar de la misma forma porque no resulta práctico, ya que se le necesita como semental, ¿no es así? —dijo Temerario.

Laurence pensó en ello, pero no encontró una respuesta.

—Supongo que, para ser sinceros, como nosotros mismos somos cuidadores no nos gusta la idea de condenar a muerte a un dragón, así que hemos encontrado una excusa para dejarlo con vida —dijo por fin—. Y como nuestras leyes están hechas para hombres, quizá no sea del todo justo aplicárselas a un dragón.

—Oh, en eso sí que estoy de acuerdo —reconoció Temerario—. Algunas leyes que conozco tienen muy poco sentido y, si no fuera por complacerte a ti, no sé si las obedecería. Me parece que si queréis aplicarnos vuestras leyes, lo más razonable sería consultarnos sobre ellas. Pero por lo que me has leído sobre el Parlamento, creo que nunca han invitado a acudir a ningún dragón.

—Lo próximo que harás será negarte a pagar impuestos si no te dejan votar y arrojar un cargamento de té a las aguas del puerto —bromeó Laurence—. Veo que tienes un alma jacobina, así que me temo que debo renunciar a cuidarte. Lo único que puedo hacer es lavarme las manos y negar mi responsabilidad.

Capítulo 12

A la mañana siguiente, Praecursoris ya se había ido. Lo enviaron a un transporte de dragones que zarpaba desde Portsmouth hacia la pequeña base de Nueva Escocia, desde donde lo llevarían a Terranova. Allí, por último, sería confinado en un criadero de reciente construcción. Laurence había procurado evitar ver de nuevo al afligido dragón, y la noche anterior había mantenido en vela a Temerario para asegurarse de que estuviese dormido cuando se produjera la partida.

Lenton había elegido el momento con sabiduría. El regocijo general por la victoria de Trafalgar aún duraba, y eso servía para contrarrestar de alguna manera las desdichas privadas. Ese mismo día los carteles anunciaron que en la desembocadura del Támesis se iba a celebrar un espectáculo de fuegos artificiales. Lily, Temerario y Maximus, los dragones más jóvenes de la base y, por tanto, los más afectados por lo ocurrido, fueron enviados como observadores por orden de Lenton.

Mientras presenciaba aquella brillante exhibición que alumbraba el cielo y escuchaba la música que llegaba desde las barcazas surcando el agua, Laurence se sintió muy agradecido a Lenton por lo acertado de su decisión. Los ojos de Temerario estaban dilatados de la emoción. Los brillantes estallidos de colores se reflejaban en sus pupilas y en sus escamas, y el dragón ladeaba la cabeza a uno y otro lado para oír con más claridad. Mientras volvían a la base sólo habló de la música, las explosiones y los fuegos.

—Entonces, ¿eso es un concierto como los de Dover? —preguntó—. Laurence, ¿no podemos volver otro día y ponernos un poco más cerca? Puedo sentarme muy callado para no molestar a nadie.

—Me temo que unos fuegos artificiales como ésos son para ocasiones especiales. En los conciertos normales sólo hay música —dijo Laurence, evitando una respuesta directa.

De sobra se imaginaba cómo reaccionarían los habitantes de la ciudad si un dragón aparecía entre ellos para asistir a un concierto.

—Oh —dijo Temerario, aunque no por eso se desanimó—. Aun así, me gustaría mucho ir. Esta noche no he podido oír la música demasiado bien.

—No sé si en la ciudad podrían construir algún alojamiento adecuado —respondió Laurence, a regañadientes. Pero por suerte tuvo una inspiración repentina y añadió—: A lo mejor puedo contratar a unos músicos para que vengan a la base y toquen para vosotros. Ésa sería una solución mucho más cómoda.

—Sí, es cierto, sería magnífico —dijo Temerario, emocionado.

Después, en cuanto aterrizaron todos, comunicó la idea a Maximus y Lily, que se mostraron tan interesados como él.

—Maldita sea, Laurence, debería aprender a decir que no —protestó Berkley—. Siempre nos está metiendo en líos absurdos. Ahora, a ver si algún músico quiere venir aquí, sea por dinero o por amor al arte.

—Por amor al arte tal vez no. Pero estoy seguro de que, a cambio de la paga de una semana y una buena comida, la mayor parte de los músicos se dejaría convencer para tocar en un manicomio —dijo Laurence.

—Me parece una buena idea —dijo Harcourt—. A mí también me gustaría. Sólo he ido a un concierto una vez, cuando tenía dieciséis años. Me tuve que poner una falda, y cuando no había pasado ni media hora, un tipo asqueroso se sentó a mi lado y empezó a susurrarme groserías, hasta que tuve que tirarle un puchero de café caliente entre las piernas. Me chafó el concierto, y eso que él salió corriendo de allí.

—¡Dios santo, Harcourt! Si alguna vez se me ocurre ofenderla, me aseguraré antes de que no tenga nada caliente a mano —dijo Berkley, mientras Laurence se debatía entre dos sensaciones desagradables, pensando en el insulto que había sufrido Harcourt y también en cómo había reaccionado en aquella ocasión.

—Bueno, hubiera podido pegarle, pero para eso habría tenido que levantarme. No tienen ni idea de lo difícil que es colocarte bien la falda cuando te sientas. La primera vez tardé cinco minutos en hacerlo —dijo ella, en tono razonable—, así que no me apetecía repetirlo todo de nuevo. En ese momento llegó el camarero, y pensé que eso sería más fácil, y además se trataba de una reacción más apropiada para una chica.

Todavía algo pálido por imaginarse la escena, Laurence les dio las buenas noches y se llevó a Temerario para que descansara. Volvió a dormir junto al dragón, en la pequeña tienda de campaña, aunque estaba convencido de que Temerario ya había superado su trauma. Como recompensa, a la mañana siguiente le despertó muy temprano. Temerario asomó uno de sus enormes ojos dentro de la tienda y le preguntó a Laurence si no le importaría ir a Dover para organizar el concierto ese mismo día.

—Me gustaría seguir durmiendo hasta una hora civilizada, pero como es evidente que eso es imposible, le puedo pedir permiso a Lenton —dijo Laurence, bostezando y arrastrándose fuera de la tienda—. ¿Te importa que desayune primero?

—Oh, claro que no —respondió Temerario con magnanimidad.

Rezongando un poco, Laurence se puso la chaqueta y caminó de vuelta al cuartel. Cuando se encontraba a medio camino del edificio, estuvo a punto de chocar con Morgan, que venía corriendo a buscarle. Laurence lo sujetó para que no se cayera y el muchacho, jadeante de emoción, le dijo:

—Señor, el almirante Lenton quiere verle. Y también ha ordenado que Temerario se ponga el arnés de combate.

—Muy bien —dijo Laurence, disimulando su sorpresa—. Vaya a decirles al teniente Granby y al señor Hollín que se presenten enseguida, y después siga las instrucciones del teniente Granby. No hable de esto con nadie más.

—A la orden, señor —dijo el chico, y se fue hacia los barracones corriendo como una exhalación.

Laurence aceleró el paso.

—Entre, Laurence —respondió Lenton cuando llamó a la puerta.

Al parecer, todos los capitanes de la base estaban reunidos en su despacho. Para sorpresa de Laurence, Rankin estaba sentado de cara a los demás, junto al escritorio de Lenton. Por acuerdo tácito, ambos habían evitado dirigirse la palabra desde que el aristócrata llegó, trasladado de Loch Laggan. Laurence no sabía nada de sus actividades ni de las de Levitas. Era evidente que debían de ser más peligrosas de lo que había imaginado: un vendaje ensangrentado rodeaba el muslo de Rankin, y su ropa también estaba manchada. Su rostro afilado estaba pálido y tenía un rictus de dolor.

Lenton esperó a que la puerta se cerrara tras los últimos rezagados, y después empezó en tono sombrío:

—Es probable que ya se hayan dado cuenta, caballeros. Nos hemos apresurado al celebrar la victoria. El capitán Rankin acaba de regresar de un vuelo sobre la costa. Ha conseguido infiltrarse tras la frontera enemiga y ha podido ver en qué anda trabajando ese maldito corso. Pueden verlo por ustedes mismos.

Lenton deslizó sobre la mesa una hoja de papel, manchada de polvo y gotas de sangre, que aun así no impedían ver un elegante dibujo trazado con precisión por la mano de Rankin. Laurence frunció el ceño, tratando de adivinar qué era aquello. Parecía un buque de guerra, pero no tenía balaustrada en la cubierta superior, ni tampoco mástiles. Había unas gruesas vigas de extraño aspecto que sobresalían por ambos costados a proa y a popa, y no tenía portillas para los cañones.

—¿Para qué es esto? —preguntó Chenery, dando la vuelta al papel—. Pensaba que ya tenía barcos de sobra.

—Tal vez quedará más claro si les explico que había dragones transportando estas cosas sobre el suelo —dijo Rankin.

Laurence lo comprendió al momento. Las vigas estaban diseñadas para ofrecer un asidero a los dragones. Napoleón pretendía hacer volar a sus tropas por encima de los cañones de la Armada, mientras la mayor parte de la Fuerza Aérea inglesa seguía ocupada en el Mediterráneo.

Lenton dijo:

—No estamos seguros de cuántos hombres puede transportar cada uno…

—Discúlpeme, señor. ¿Puedo preguntar qué eslora tienen esas embarcaciones? —le interrumpió Laurence—. ¿El dibujo está a escala?

—Según mi apreciación, sí —dijo Rankin—. El que he visto suspendido en el aire llevaba dos Tanatores a cada lado, y entre ambos había sitio de sobra. Tal vez mida unos setenta metros de proa a popa.

—Entonces deben de tener tres cubiertas en el interior —concluyó Laurence con voz seria—. Si han instalado hamacas, cada uno puede alojar a dos mil hombres para un trayecto corto, siempre que no lleven provisiones.

Un murmullo de alarma recorrió la sala. Lenton dijo:

—Menos de dos horas para cruzar en cada viaje, incluso en el caso de que partan desde Cherburgo. Y Bonaparte tiene sesenta dragones, o más.

—¡Dios santo! ¡Puede hacer que aterricen cincuenta mil hombres antes de media mañana! —dijo un capitán al que Laurence no conocía, un hombre que había llegado hacía poco tiempo.

Todos estaban haciendo el mismo cálculo. Era imposible no echar un vistazo a la habitación y calcular las fuerzas de su propio bando: menos de veinte hombres, y la cuarta parte de ellos capitanes de mensajeros y exploradores cuyas bestias servirían de poco en combate.

—Pero debe de ser casi imposible manejar esta cosa en el aire. Además, ¿pueden los dragones levantar tanto peso? —preguntó Sutton, estudiando con atención el diseño.

—Probablemente los ha hecho construir con madera ligera. Al fin y al cabo, sólo tienen que durar un día, y no tienen por qué ser estancos —repuso Laurence—. Bonaparte tan sólo necesita que sople viento del este. Con esa forma tan estrecha deben de ofrecer muy poca resistencia. Pero serán muy vulnerables en el aire, y es de suponer que Excidium y Mortiferus vienen ya de regreso…

—Aún están a cuatro días de aquí, en el mejor de los casos, y Bonaparte ha de saberlo tan bien como nosotros —dijo Lenton—. Ha sacrificado prácticamente toda su flota y también la flota española para librarse de la presencia de nuestros dragones. No desperdiciará la oportunidad.

Todos captaron la verdad evidente de aquellas palabras. Un silencio grave y expectante cayó sobre la sala. Lenton bajó la mirada hacia su escritorio y después se puso en pie, con una lentitud que no le era propia. Laurence reparó por primera vez en lo canoso y ralo que tenía el cabello.

—Caballeros —se dirigió a ellos Lenton en tono formal—, hoy sopla viento del norte, así que, si Bonaparte prefiere esperar un viento más propicio, aún disponemos de un período de gracia. Todos nuestros exploradores patrullarán por turnos los alrededores de Cherburgo. Así al menos podremos recibir aviso con una hora de antelación. No es necesario decir que la superioridad numérica del enemigo será abrumadora. Haremos todo lo que podamos, y si no conseguimos detenerlos, al menos los retrasaremos.

Nadie habló. Después de unos instantes, el almirante añadió:

—Necesitaremos a todas las bestias pesadas o medianas. Actuarán de forma independiente y su misión será destruir las naves de transporte. Chenery, Warren, ustedes dos formarán con Lily a media ala, y dos de nuestros exploradores ocuparán los extremos. Capitana Harcourt, sin duda Bonaparte reservará algunos dragones para la defensa. Su misión será mantenerlos ocupados lo mejor que pueda.

—Sí, señor —respondió ella, mientras los demás asentían.

Lenton respiró hondo y se frotó la cara.

—No tengo nada más que decir, caballeros. Hagan preparativos.

No tenía sentido ocultárselo a los hombres. Los franceses habían estado a punto de capturar a Rankin en el viaje de vuelta y sabían ya que su secreto había salido a la luz. Con voz calmada, Laurence informó a sus tenientes y acto seguido les ordenó que hicieran su trabajo. Pudo ver cómo la noticia corría por las filas: los hombres se inclinaban para escuchar a los demás, sus gestos se endurecían al comprender lo que pasaba y las conversaciones insustanciales y cotidianas de cada mañana se interrumpían al momento. Laurence se sintió orgulloso al comprobar que incluso los oficiales más jóvenes se tomaban la situación con gran coraje y volvían al trabajo.

Aparte de las prácticas, era la primera vez que Temerario iba a utilizar el equipo completo de combate pesado. Para patrullar se usaba un correaje mucho más ligero, y en el enfrentamiento anterior el dragón llevaba puesto el arnés de viaje. Temerario se dejó hacer, muy tieso y sin moverse. Tan sólo giró la cabeza para observar emocionado cómo los hombres le ajustaban un arnés de cuero más pesado, con remaches triples, y empezaban a enganchar los enormes paneles de eslabones trenzados que le servirían de armadura.

Laurence llevó a cabo su propia inspección del equipo, y sólo entonces se dio cuenta de que Hollín no estaba a la vista. Registró tres veces todo el claro antes de aceptar que realmente no estaba allí. Llamó al armero Pratt, que dejó de trabajar con las grandes placas protectoras que cubrirían el pecho y los hombros de Temerario durante la batalla para presentarse ante él.

—¿Dónde está el señor Hollin? —preguntó Laurence.

—Vaya, creo que no le he visto esta mañana, señor —contestó Pratt, rascándose la cabeza—. Pero anoche sí que estaba.

—Muy bien —dijo Laurence, despachándole—. Roland, Dyer, Morgan —llamó, y cuando los tres mensajeros acudieron, les ordenó—: Intenten localizar al señor Hollín y díganle que le espero aquí enseguida, por favor.

—Sí, señor —respondieron casi al unísono, y tras una breve deliberación entre ellos, se alejaron corriendo en distintas direcciones.

Laurence siguió supervisando el trabajo de sus hombres, con el ceño fruncido. Se sentía atónito y disgustado al descubrir que Hollín había abandonado su puesto, y más aún dadas las circunstancias. Pensó que tal vez se había puesto enfermo y había acudido al médico. Parecía la única excusa posible, pero en ese caso seguramente se lo habría contado a sus compañeros. Pasó más de una hora. Temerario ya tenía puesto todo el equipo y los miembros de la dotación practicaban maniobras de abordaje bajo la severa mirada del teniente Granby, cuando la joven Roland llegó corriendo al claro.

—Señor —dijo, jadeando y con gesto poco feliz—. El señor Hollín está con Levitas, por favor, no se enfade —dijo de un tirón, sin tomar aliento.

—Ah —dijo Laurence, un tanto abochornado. No podía admitir ante Roland que había estado haciendo la vista gorda con las visitas de Hollín, así que era natural que ella fuese reacia a delatar a un compañero aviador—. Tendrá que responder por ello, pero eso puede esperar. Vaya a decirle que se requiere su presencia enseguida.

—Señor, ya se lo he dicho, pero me ha contestado que no puede dejar a Levitas. También me ha dicho que viniera enseguida para decirle a usted que le pide que vaya a verle, si es posible —dijo ella a toda velocidad, y después se le quedó mirando nerviosa para ver cómo se tomaba aquella insubordinación.

Laurence la miró fijamente. No se explicaba el porqué de aquella insólita respuesta, pero tras reflexionar un instante, y conociendo la forma de ser de Hollín, se decidió.

—Señor Granby —dijo en voz alta—, debo ausentarme un momento. Lo dejo todo en sus manos. Roland, quédese aquí y venga a avisarme si pasa cualquier cosa —le dijo a la mensajera.

Caminó con paso rápido, sin saber si debía enfadarse o preocuparse, reacio a exponerse a una nueva queja de Rankin, y aún más en las circunstancias presentes. Nadie podía negar que el hombre acababa de cumplir su deber con valentía, y ofenderle directamente después de aquello sería una grosería enorme. Pero al mismo tiempo, mientras seguía las indicaciones que le había dado Roland, Laurence no podía evitar sentir un gran enojo hacia él.

El claro en el que se encontraba Levitas era pequeño y estaba muy cerca del cuartel general, pues sin duda Rankin lo había escogido pensando en su propia comodidad y no en la del dragón. El suelo estaba muy descuidado, y cuando Laurence vio a Levitas descubrió que estaba tendido sobre un círculo de arena pelada y tenía la cabeza apoyada en el regazo de Hollín.

—Bien, señor Hollin, ¿se puede saber qué pasa? —preguntó Laurence, en tono agudo e irritado. Después, al rodear el cuerpo del dragón, comprobó que tenía el costado y el vientre cubiertos de vendas empapadas de sangre negruzca. Desde el otro lado, no las había visto—. Dios mío —se le escapó.

Al escuchar a Laurence, Levitas entreabrió los ojos y los volvió hacia él con esperanza. Su mirada era vidriosa y brillante de dolor, pero pasado un instante, con un destello de reconocimiento, el pequeño dragón suspiró y los cerró de nuevo, sin pronunciar palabra.

—Señor —dijo Hollín—. Lo siento, sé que tengo mis propios deberes, pero no podía abandonarlo. El médico se ha ido. Dice que ya no puede hacer nada más por él y que no durará mucho. Aquí no hay nadie, ni siquiera alguien que pueda traer agua. —Hollin hizo una pausa y luego repitió—: No podía abandonarlo.

Laurence se arrodilló junto a él y puso la mano en la cabeza de Levitas, rozándola apenas por temor a hacerle más daño aún.

—No —dijo—. Claro que no.

Se alegró de estar tan cerca del cuartel general. Había unos asistentes haraganeando junto a la puerta y comentando las noticias, así que los envió para que ayudaran a Hollin. Rankin se encontraba en el club de oficiales, donde era fácil de localizar. Estaba bebiendo vino, tenía mucho mejor color y se había cambiado las ropas manchadas de sangre por otras limpias. Lenton y dos capitanes exploradores estaban sentados con él, discutiendo las mejores posiciones para defender la costa.

Laurence se acercó y dijo con voz serena:

—Si puede andar, póngase de pie. De lo contrario, le llevaré yo mismo.

Rankin dejó el vaso en la mesa y le miró con ojos gélidos.

—¿Puede repetirlo, por favor? —dijo—. Supongo que está volviendo a entrometerse, como…

Sin prestarle atención, Laurence agarró el respaldo de su silla y empujó. Rankin cayó hacia delante, manoteando para tratar de sujetarse al suelo. Laurence le asió por el cuello de la chaqueta y tiró de él para ponerlo en pie, haciendo caso omiso de sus quejas de dolor.

—Laurence, ¿se puede saber qué…? —dijo Lenton, levantándose con gesto atónito.

—Levitas se está muriendo. El capitán Rankin desea despedirse de él —dijo Laurence, mirando a los ojos a Lenton mientras sujetaba a Rankin del brazo y del cuello—. Le ruega que le disculpe, señor.

Los demás capitanes, que se habían incorporado a medias de sus sillas, se le quedaron mirando. Lenton observó a Rankin y después volvió a sentarse con toda la intención.

—Muy bien —dijo, extendiendo la mano para agarrar la botella.

Los otros capitanes se sentaron también con gesto parsimonioso.

Rankin caminó a trompicones, sin intentar librarse de la presa de Laurence, aunque ofreció una débil resistencia por el camino. Al borde del claro, Laurence se detuvo y le miró de frente.

—Va a ser generoso con él, ¿me entiende? —le dijo—. Le va a dedicar todas las alabanzas que se merecía y que nunca le dijo. Va a decirle que ha sido bravo y leal, y mucho mejor compañero de lo que usted se merece.

Rankin no decía nada, sólo miraba a Laurence como si se tratara de un lunático peligroso. Laurence le zarandeó de nuevo.

—Por Dios, va a hacer esto y mucho más, y rece para que me dé por satisfecho con eso —concluyó en tono salvaje y tiró de él.

Hollín seguía sentado, con la cabeza de Levitas en el regazo y un cubo a su lado. Estaba escurriendo agua de un trapo limpio en la boca entreabierta del dragón. Miró a Rankin sin molestarse en disimular su desprecio, pero después se inclinó sobre el dragón y dijo:

—Levitas, mira quién ha venido.

Levitas abrió los ojos, pero ya los tenía lechosos y no podía ver.

—¿Mi capitán? —dijo en tono inseguro.

Laurence empujó a Rankin y le obligó a arrodillarse sin miramientos. Rankin jadeó y se apretó el muslo, pero dijo:

—Sí, estoy aquí. —Levantó la mirada hacia Laurence, tragó saliva y añadió con torpeza— Has sido muy valiente.

No había nada de natural ni de sincero en su voz, que no podía sonar más forzada. Pero Levitas sólo respondió, muy suavemente:

—Has venido…

Después lamió las gotas de agua que tenía en la comisura de la boca. La sangre seguía manando perezosa, lo bastante espesa para diferenciar los vendajes de ambos: los de Rankin estaban relucientes, y los del dragón, negros. Rankin se removió inquieto. Se estaba empapando las calzas y las medias, pero miró de nuevo a Laurence y renunció a levantarse.

Levitas suspiró tenuemente, y después incluso el débil movimiento de sus costados cesó. La mano encallecida de Hollín le cerró los ojos.

Los dedos de Laurence seguían apretando el cogote de Rankin. Ahora le soltó por fin. Su rabia había desaparecido, sustituida por un silencioso aborrecimiento.

—Vayase —dijo—. Nosotros, los que le apreciábamos, nos encargaremos de todo, no usted. —Cuando Rankin salió del claro, ni se molestó en mirarle—. No puedo quedarme —le dijo a Hollín con voz queda—. ¿Puede arreglárselas usted?

—Sí —dijo Hollin, acariciando la pequeña cabeza—. Con una batalla inminente no se puede hacer gran cosa, pero me aseguraré de que se lo lleven y lo entierren como es debido. Gracias, señor. Esto ha significado mucho para él.

—Más de lo que debería —repuso Laurence.

Durante un rato se quedó mirando a Levitas. Después, se dirigió al cuartel general y se presentó ante el almirante Lenton.

—¿Y bien? —preguntó Lenton, ceñudo, cuando Laurence entró en su despacho.

—Señor, pido disculpas por mi comportamiento —dijo Laurence—. Aceptaré de buen grado las medidas que usted juzgue oportuno tomar.

—No, no, ¿de qué me está hablando? Me refería a Levitas —dijo Lenton, impaciente.

Laurence hizo una pausa, y después dijo:

—Ha muerto. Ha sufrido mucho, pero al menos al final se fue en paz.

Lenton meneó la cabeza.

—Es una verdadera lástima —dijo, sirviendo sendas copas de brandy para él y para Laurence. Apuró su propia bebida de dos tragos y después exhaló un profundo suspiro—. Y el momento más desafortunado para que Rankin quede descabalgado —añadió—. En Chatham tenemos un Winchester que está a punto de eclosionar, antes de lo previsto. A juzgar por el endurecimiento de la cascara, puede hacerlo en cualquier momento. He estado bregando para encontrar a alguien que pueda llegar a tiempo, sea digno de ese puesto y no le importe ser asignado a un Winchester. Ahora Rankin ha quedado libre y el hecho de haber traído la información le ha convertido en un héroe. Si no le envío a él y la bestia acaba sin arnés, tendremos que soportar las airadas protestas de toda su condenada familia, y probablemente una interpelación en el Parlamento.

—Preferiría ver a un dragón muerto antes que en sus manos —dijo Laurence, dejando su vaso con brusquedad—. Señor, si quiere a un hombre que honre al Cuerpo, envíe al señor Hollín. Apostaría mi propia vida por él.

—¿Cómo? ¿El jefe de su dotación de tierra? —Lenton frunció el ceño, pensativo—. Es una idea, si es que de verdad lo considera apropiado para el puesto. Él no pensará que perjudica su carrera dando ese paso. Supongo que no es un caballero…

—No, señor, a no ser que por caballero se refiera usted a un hombre de honor y no a uno de alcurnia.

Lenton soltó un bufido.

—Bueno, no somos tan quisquillosos como para perder el tiempo pensando en eso —dijo—. Lo más probable es que Hollin responda bien. Si es que cuando se abra el huevo no estamos todos muertos o nos han hecho prisioneros.

Cuando Laurence le relevó de sus deberes, Hollin le miró con los ojos muy abiertos y preguntó con voz algo trémula:

—¿Mi propio dragón?

Tuvo que darse la vuelta y esconder la cara. Laurence fingió no darse cuenta.

—Señor, no sé cómo darle las gracias —dijo Hollin en susurros, para evitar que se le quebrara la voz.

—He prometido que honrará usted al Cuerpo. Procure no dejarme por mentiroso, y con eso quedaré satisfecho —repuso Laurence, tendiéndole la mano—. Debe partir cuanto antes. La eclosión se espera en cualquier momento. Hay un carruaje esperando para llevarlo a Chatham.

Con aspecto aturdido, Hollin estrechó la mano de Laurence, recogió la bolsa en la que sus compañeros del equipo de tierra habían empaquetado a toda prisa sus escasas pertenencias, y después dejó que el joven Dyer lo llevara hasta el carruaje que ya le estaba esperando. El personal no hacía más que sonreír y saludarle a su paso. Hollin tuvo que estrechar muchas manos, hasta que Laurence, temiendo que no llegara a ponerse en camino nunca, puso a todos a trabajar.

—Caballeros, el viento sigue soplando del norte —informó—. Vamos a quitarle algo de blindaje a Temerario para pasar la noche.

Temerario le vio irse con cierta tristeza.

—Estoy muy contento de que ese nuevo dragón esté con él, y no con Rankin. Pero ojalá le hubieran entregado antes a Levitas. A lo mejor Hollin habría evitado que muriera —le comentó a Laurence, mientras el personal trabajaba en él.

—No podemos saber lo que habría sucedido —dijo Laurence—, pero no estoy muy seguro de que Levitas hubiese sido feliz con el cambio. Hasta el último momento, lo único que quiso era el cariño de Rankin, por extraño que pueda parecer.

Esa noche, Laurence volvió a dormir con Temerario, refugiado entre sus brazos y envuelto en varias mantas de lana para protegerse de la escarcha de la madrugada. Despertó antes de que asomaran las primeras luces y descubrió que los árboles inclinaban sus copas desnudas alejándolas de la aurora: se había levantado un viento del este que soplaba desde Francia.

—Temerario —llamó con voz queda.

La enorme cabeza se alzó sobre él para olisquear el aire.

—El viento ha cambiado —anunció el dragón, y dobló el cuello para acariciar a su cuidador.

Laurence se permitió el lujo de descansar cinco minutos más, tumbado al calor de los brazos del dragón y con las manos apoyadas en las escamas suaves y estrechas de su nariz.

—Espero no haberte dado nunca motivo para ser infeliz, amigo mío.

—Nunca, Laurence —le respondió Temerario, en voz muy baja.

En cuanto Laurence hizo sonar la campana, la dotación de tierra acudió a toda prisa desde sus barracones. Habían dejado la armadura de cadenas en el claro, debajo de una lona, y Temerario había dormido por esta vez con el arnés pesado. No tardaron en equipar al dragón, mientras que al otro lado del calvero Granby revisaba las correas y mosquetones de cada hombre. Laurence dejó que le pasara la inspección a él también, y después se tomó unos instantes para limpiar y recargar sus pistolas y ceñirse la espada.

El cielo se veía frío y despejado, salvo por algunas nubes grises que desfilaban como sombras. Aún no había llegado ninguna orden. A petición de Laurence, Temerario lo encaramó sobre su hombro y se puso de pie sobre los cuartos traseros. Más allá de los árboles, el aviador alcanzó a ver la oscura línea del océano y las naves que se mecían en el puerto. Un viento fresco y salado azotó su cara.

—Gracias, Temerario —dijo, y el dragón volvió a ponerlo en el suelo—. Señor Granby, embarque a la tripulación —ordenó.

Cuando Temerario alzó el vuelo, el equipo de tierra le dedicó un ruidoso saludo más parecido a un rugido que a una aclamación. Laurence lo escuchó repetido a lo largo de toda la base conforme las demás bestias batían las alas hacia el cielo. Maximus, con su brillo entre rojizo y dorado, era una presencia enorme y deslumbrante que empequeñecía a los demás. Victoriatus y Lily también destacaban entre la multitud de pequeños Tanatores Amarillos.

La bandera de Lenton ondeaba sobre su dragona Obversaria, la Ninfálida Dorada. Tan sólo era un poco mayor que los Segadores, pero atravesó la multitud de dragones y se puso en cabeza con fácil elegancia, haciendo girar las alas casi de la misma forma que Temerario. Como a los dragones más grandes se les había ordenado actuar por su cuenta, Temerario no tenía por qué mantener la velocidad del resto de la formación, y no tardó en hacerse sitio junto a la cuña que encabezaba aquella fuerza.

El viento frío y húmedo azotaba sus rostros, y el grave silbido de su vuelo arrastraba lejos los demás ruidos, salvo los crujidos del arnés y el restallido coriáceo de las alas de Temerario, que en cada batida sonaban como una vela henchida por el viento. Nada más rompía el forzado y pesado silencio de la tripulación. Ya estaban a la vista del enemigo: a aquella distancia, los dragones franceses parecían una bandada de gaviotas o de pequeños gorriones, tal era su número y con tal sincronía aleteaban.

Los franceses mantenían una altura considerable, a unos trescientos metros sobre la superficie del agua, lejos del alcance de los cañones de pimienta más potentes. Bajo ellos se extendía una formación de velas blancas, hermosa e inútil: la flota del canal. Muchos barcos que habían probado fortuna en vano con sus disparos se veían coronados por guirnaldas de humo. La mayoría de las naves había tomado posiciones cerca de tierra, pese al terrible peligro que suponía acercarse tanto a una costa que quedaba a resguardo del viento. Así, si los franceses se veían obligados a tomar tierra junto al borde de los acantilados, aún podrían quedar a tiro de los largos cañones de la Armada, aunque fuera por un breve lapso.

Excidium, Mortiferus y sus respectivas formaciones volvían de Trafalgar a una velocidad frenética, pero nadie esperaba que llegaran antes del fin de la semana. No había un solo hombre entre ellos que no supiera al dedillo los números del contingente que los franceses podían reunir contra ellos. Racionalmente nunca habían tenido motivo para la esperanza.

Aun así, era muy diferente ver cómo esos minino se convertían en alas y carne. Había doce transportes de madera ligera como los que había descubierto Rankin, cada uno llevado por cuatro dragones y defendido por otros tantos. En la guerra moderna, Laurence no había oído hablar nunca de una fuerza tan numerosa. Aquellas cifras eran más típicas de las cotizadas, cuando los dragones eran más pequeños y la tierra más silvestre, por lo que resultaba más fácil alimentarlos.

Al pensar en eso, Laurence se volvió hacia Granby y le dijo en tono tranquilo, lo bastante alto para que su voz llegara a los hombres:

—Alimentar a tantos dragones juntos requiere una logística que sólo puede ser viable durante un período de tiempo muy corto. Bonaparte tardará en intentarlo de nuevo.

Granby le miró durante unos instantes y después, con un respingo, se apresuró a contestar:

—Así es. Tiene usted razón. ¿No deberíamos permitir a los hombres un poco de ejercicio? Creo que disponemos de al menos media hora de gracia antes de encontrarnos con ellos.

—Muy bien —dijo Laurence, poniéndose en pie.

Aunque el viento soplaba con fuerza, apuntalado en sus correas se pudo dar la vuelta. A los hombres no les gustaba demasiado toparse con su mirada, pero lo cierto fue que causó efecto. Los hombros se irguieron y los susurros cesaron. Ninguno de ellos quería mostrar miedo o desánimo ante los ojos de su capitán.

—Señor Johns, cambio de posiciones, por favor —ordenó Granby por la bocina.

Al momento, los hombres del lomo y del vientre se apresuraron a intercambiar posiciones bajo la dirección de los tenientes. La dotación entró en calor al recibir el mordisco del viento y los rostros parecieron un poco menos atribulados. Tan cerca de otras tripulaciones no podían dedicarse a prácticas de artillería con fuego real; pero con un despliegue de energía encomiable, el teniente Riggs hizo que sus fusileros dispararan cartuchos de fogueo para soltar los dedos. Dunne tenía unas manos largas y finas, que ahora se veían blancas de frío. Mientras se esforzaba por recargar, el cuerno de pólvora se le resbaló de los dedos y estuvo a punto de caer por el costado del dragón. Collins consiguió recuperarlo inclinándose casi en ángulo recto fuera de la espalda de Temerario, apenas sujeto por una cuerda.

Al oír los disparos, Temerario volvió la cabeza para mirar, pero después la enderezó de nuevo sin mayor comentario. Volaba con facilidad, a un ritmo que podría haber sostenido durante casi un día entero. Su respiración no era trabajosa, ni siquiera se había acelerado. Su único problema era el exceso de entusiasmo: al ver a los dragones franceses más de cerca, se dejó llevar por la emoción y aceleró de golpe su vuelo. Pero un toque de la mano de Laurence le hizo retroceder de vuelta a la formación.

Los defensores franceses habían formado en una línea de batalla muy difusa. Los dragones más grandes volaban arriba y los más pequeños abajo, en una masa rápida y cambiante, formando un muro que protegía a las naves de transporte y a sus porteadores. Laurence pensó que si conseguían abrir brecha en aquella línea aún tendrían alguna esperanza. Los porteadores, la mayoría de los cuales eran Pécheur-Rayé, una raza de tamaño mediano, estaban haciendo un gran esfuerzo. Sobrellevar la carga desacostumbrada sin duda hacía mella en el, y Laurence estaba convencido de que serían vulnerable ante un ataque.

Pero contaban con veintitrés dragones contra los cuarenta y tantos defensores franceses, y casi una cuarta parte de la fuerza inglesa estaba compuesta por Abadejos Grises y Winchesters, que no eran rivales contra los dragones pesados de combate. Atravesar su línea se antojaba casi imposible, y en caso de conseguirlo, los atacantes se encontrarían aislados y serían vulnerables a su vez.

A lomos de Obversaria, Lenton desplegó las banderas que daban la señal para atacar: «entablar contacto con el enemigo». Laurence sintió que el corazón se le aceleraba, con ese temblor nervioso que sólo desaparecería tras los primeros momentos del combate. Tomó la bocina y dijo:

—Elige tu objetivo, Temerario. Si consigues llevarnos hasta uno de esos transportes, mejor que mejor.

En la confusión de aquella enorme multitud de dragones, confiaba en el instinto de Temerario más que en el suyo propio. Si había algún hueco en la línea francesa, Laurence estaba seguro de que Temerario lo vería.

Por toda respuesta, el dragón se dirigió de inmediato contra uno de los transportes más apartados del centro de la formación, como si tuviera la intención de ir directamente a por él. Después, de repente, plegó las alas de golpe y se lanzó en picado, y los tres dragones franceses que habían cerrado filas frente a él se lanzaron en su persecución. Girando las alas, Temerario se detuvo a mitad de su vuelo mientras los otros tres pasaban de largo como una exhalación. Con apenas unas batidas de sus poderosas alas, el dragón empezó a subir, derecho hacia el vientre desprotegido del primer transporte, por el lado de babor. Laurence comprobó que la bestia de aquel flanco, una pequeña hembra Pécheur-Rayé, estaba visiblemente cansada y aleteaba con gran esfuerzo, aunque aún seguía manteniendo un ritmo regular.

—¡Bombas preparadas! —gritó Laurence.

En el momento en que Temerario hacía una pasada junto a la Pécheur-Rayé y lanzaba un zarpazo contra el costado de la dragona francesa, los tripulantes arrojaron sus bombas sobre la cubierta del transporte. Sobre el lomo de la Pécheur sonó una detonación, y Laurence oyó un grito a sus espaldas. Collins levantó los brazos al cielo y quedó colgando inerte de su arnés, mientras su fusil caía a las aguas que se extendían bajo ellos. Momentos más tarde, su cuerpo lo siguió: estaba muerto, y alguien había cortado sus correas.

En el transporte no había cañones, pero su cubierta había sido construida con la inclinación de un tejado. Tres de las bombas rodaron antes de estallar, dejando un reguero de humo mientras caían sin haber cumplido si misión. Sin embargo, dos explotaron a tiempo. La nave entera se balanceó en el aire cuando la conmoción hizo que la Pécheur perdiera el ritmo por un instante, lo que abrió una serie de boquetes en la tablazón del transporte. Laurence tuvo un atisbo de una cara pálida que le miraba desde el interior, manchada de polvo y con un gesto de terror inhumano. Después, Temerario viró hacia un lado y se apartó de allí.

Había sangre que caía goteando de algún lugar, un chorro fino y negro. Laurence se inclinó para comprobarlo, pero no vio ninguna herida. Temerario estaba volando bien.

—¡Granby! —gritó, señalando a la sangre.

—¡Es de sus garras! ¡De la otra bestia! —le gritó Granby un momento después, y Laurence asintió.

Pero no hubo ocasión para hacer una segunda pasada. Dos dragones franceses venían directamente hacia ellos. Temerario batió las alas y se elevó hacia el cielo a toda velocidad, seguido por las bestias enemigas. Ya habían visto su truco y se acercaron a él a un ritmo más precavido para no pasarse de largo.

—¡Media vuelta, directo hacia abajo y a por ellos! —le indicó Laurence a Temerario.

—¡Armas preparadas! —gritó Riggs a su espalda.

Temerario expelió una profunda bocanada y giró en redondo a mitad del vuelo. Sin tener que luchar ya contra la gravedad, se precipitó en picado hacia los dragones franceses con un feroz rugido. Su tremendo volumen hizo vibrar los huesos de Laurence, a pesar del ulular del viento en su rostro. El dragón que iba delante retrocedió con un chillido y enredó sus alas contra la cabeza del segundo.

Temerario pasó volando entre ambos, atravesando la humareda acre de los disparos enemigos, mientras los fusiles ingleses ladraban su respuesta. Varios de los adversarios muertos ya tenían las correas cortadas y se precipitaban al vacío. Temerario lanzó un zarpazo al pasar y abrió una herida en el costado del segundo dragón. Un chorro de sangre salpicó los pantalones de Laurence, que sintió su contacto cálido y febril contra la piel.

Mientras se alejaban, sus dos atacantes seguían esforzándose por enderezarse. El primero estaba volando muy mal y emitía agudos chillidos de dolor. Laurence miró hacia atrás y vio cómo el dragón volvía grupas hacia Francia: con tal superioridad numérica, los aviadores de Bonaparte no tenían por qué exigir más a los dragones heridos.

—¡Bravo! —dijo Laurence, incapaz de reprimir la alegría.

Su orgullo era evidente en su tono de voz, por absurdo que fuese permitirse esos sentimientos en el apogeo de una batalla tan desesperada. Tras él, los tripulantes prorrumpieron en vítores cuando el segundo dragón francés se alejó para buscar a otro adversario, sin atreverse a atacar él solo a Temerario. Éste se dirigió de nuevo hacia su objetivo original, irguiendo la cabeza con orgullo: por el momento, no había sufrido ni un rasguño.

Messoria, su compañera de formación, estaba atacando al transporte. La dragona y Sutton, su cuidador, habían adquirido una gran astucia tras treinta años de servicio, y la habían aprovechado para abrirse paso a través de la línea de batalla y proseguir el ataque contra la Pécheur que, herida por Temerario, estaba ya debilitada. Una pareja de Pou-de-Ciels, de menor tamaño, estaba defendiendo a la Pécheur. Juntos superaban el peso de Messoria, pero ella estaba recurriendo a todos los trucos que conocía y trataba de atraerlos para abrir un hueco por el que lanzarse contra la dragona francesa. De la cubierta del transporte salía más humo: era evidente que la tripulación de Sutton había conseguido alcanzarlo con unas cuantas bombas más.

Cuando se acercaron a Messoria, Sutton les indicó desde su lomo la maniobra «flanquear a babor». Messoria atacó a los dos defensores para atraer su atención, mientras Temerario se lanzaba hacia delante y clavaba sus garras en el costado de la Pécheur, haciendo un ruido espantoso al desgarrar los eslabones de su armadura. La sangre brotó negra. La dragona rugió e instintivamente trató de arañar a Temerario en defensa propia, lo que hizo que una de sus patas delanteras soltara la barra. El transporte estaba asegurado al cuerpo del dragón por gruesas cadenas, pero aun así se escoró visiblemente hacia abajo, y Laurence oyó gritar a los hombres que iban dentro.

Temerario aleteó con rapidez y esquivó el golpe con un movimiento poco elegante, pero eficaz, sin apartarse apenas de la dragona. Sus zarpas volvieron a desgarrar la armadura y a herir a la Pécheur.

—¡Lanzad una andanada! —rugió Bellows, y los fusileros acribillaron cruelmente la espalda de la bestia.

Laurence vio cómo un oficial francés apuntaba a la cabeza de Temerario. Disparó sus pistolas, y al segundo disparo el francés cayó agarrándose la pierna.

—¡Señor, permiso para abordar! —le dijo Granby.

Los tripulantes y fusileros que viajaban en la parte superior de la Pécheur habían sufrido severas pérdidas. Su espalda estaba prácticamente despejada y la oportunidad era ideal. Granby ya estaba preparado con una docena de hombres, todos ellos con las espadas desenvainadas y las manos listas para abrir sus mosquetones.

Aquélla era la posibilidad que más horrorizaba a Laurence. Con una profunda desconfianza, dio la orden a Temerario e hizo que se pusiera junto al costado de la dragona francesa.

—¡Al abordaje! —gritó.

Al hacerle a Granby la señal de que tenía permiso para la maniobra, sintió cómo el estómago se le encogía. Nada podría haber sido más desagradable que ver cómo sus hombres llevaban a cabo aquel terrorífico salto sin arnés y se arrojaban de frente hacia los enemigos, mientras él mismo tenía que permanecer en su puesto.

Un terrible alarido sonó cerca de ellos. Lily acababa de rociar con ácido el hocico de un dragón francés, y éste, frenético de dolor, se estaba clavando sus propias garras, tirando de la carne primero a un lado y luego a otro. Temerario encorvó los hombros en un gesto de compasión, al igual que la Pécheur. El propio Laurence dio un respingo al escuchar aquel sonido insoportable. Después el chillido se interrumpió de súbito. Un alivio deprimente: el capitán había reptado por el cuello para hundir una bala en la cabeza de su propio dragón y no tener que contemplar cómo la criatura agonizaba lentamente mientras el ácido le corroía el cráneo y se abría paso hasta el cerebro. Muchos de sus tripulantes habían saltado a otros dragones para salvarse; algunos de ellos incluso se habían lanzado sobre la espalda de Lily. Pero el capitán había sacrificado su oportunidad de hacerlo. Laurence vio cómo resbalaba por el costado del dragón y ambos se precipitaban juntos hacia el océano.

Se obligó a apartarse de la horrible fascinación de aquel espectáculo. La sangrienta lucha que se libraba sobre la espalda de la Pécheur se estaba inclinando a favor de los ingleses, y Laurence pudo ver cómo dos de sus guardiadragones trabajaban sobre las cadenas que aseguraban el transporte a la dragona. Pero los problemas de la Pécheur no habían pasado inadvertidos: otro dragón francés se acercaba a ellos a gran velocidad, y un puñado de hombres extraordinariamente valerosos había salido por los agujeros del transporte dañado y trepaba por las cadenas para llegar a la espalda de la Pécheur y ayudar a los suyos. Bajo la mirada de Laurence, dos de ellos resbalaron sobre la cubierta inclinada y cayeron al vacío. Pero había más de una docena intentándolo, y si llegaban a su objetivo, las tornas de la batalla se volverían contra Granby y sus hombres.

En ese momento Messoria dejó escapar un largo y penetrante gemido de dolor. Laurence oyó cómo Sutton gritaba:

—¡Retrocede!

Messoria tenía un profundo corte en el esternón, del que manaba sangre oscura, y en el flanco se veía otra herida que ya le estaban cubriendo con vendas blancas. La dragona se dejó caer y viró, alejándose de allí y dejando a sus anchas a los dos Pou-de-Ciels que habían luchado contra ella. Aunque eran mucho más pequeños que Temerario, éste no podía enfrentarse a la Pécheur si le atacaban desde dos direcciones a la vez. Laurence debía elegir entre ordenar el regreso del equipo de abordaje o abandonarlos a su suerte y rezar para que se apoderaran de la Pécheur y se aseguraran de su rendición capturando con vida a su capitán.

—¡Granby! —gritó Laurence.

El teniente, sangrando por un corte en la cara, miró a su alrededor. Al ver la posición de Temerario, asintió con la cabeza y les hizo un gesto para que se alejaran. Laurence tocó el costado de su dragón y le dio una orden. Tras un último zarpazo que dejó al descubierto los blancos huesos del flanco de la Pécheur, Temerario giró en el aire para alejarse y, cuando cobró cierta distancia, se quedó sobrevolando a la dragona para permitir que los tripulantes vieran lo que pasaba. En lugar de perseguirle, las dos bestias más pequeñas se quedaron revoloteando cerca de la dragona. No se atrevían a acercarse lo suficiente para lanzar a sus hombres sobre Temerario, pues éste podía aplastarlos fácilmente si se ponían en una situación tan arriesgada.

Pero el propio Temerario también estaba corriendo cierto peligro. Los fusileros y la mitad de los tripulantes de la parte inferior habían saltado en el grupo de abordaje. Un riesgo que merecía la pena, pues si se apoderaban de la Pécheur, el transporte no podría seguir adelante: lo más probable era que, si la nave no caía, al menos los tres dragones se vieran forzados a regresar a Francia. Pero eso significaba que ahora Temerario estaba corto de personal y que ellos mismos eran vulnerables a un abordaje. No podían arriesgarse a otro combate cuerpo a cuerpo.

El grupo de abordaje estaba haciendo firmes progresos en su lucha contra los últimos hombres que resistían a bordo de la dragona, y sin duda conseguiría apoderarse de ella antes de que los hombres del transporte llegaran. Uno de los Pou-de-Ciels se lanzó sobre ellos y trató de colocarse al lado de la Pécheur.

—¡A por ellos! —exclamó Laurence.

Temerario se lanzó en picado, usando uñas y dientes como un rastrillo y obligando a la bestia más pequeña a retirarse a toda prisa. Laurence tuvo que ordenar a Temerario que se alejara de nuevo, pero había sido suficiente. Los franceses habían perdido su oportunidad y, mientras, la Pécheur estaba lanzando un grito de alarma y retorciendo la cabeza, pues Granby, en pie sobre el cuello de la dragona francesa, estaba apuntando con su pistola a la cabeza del hombre. Habían capturado al capitán.

A una orden de Granby, sus hombres soltaron las cadenas de la Pécheur y obligaron a la dragona prisionera a dirigirse a Dover. La bestia volaba despacio y de mala gana, y a cada momento volvía la cabeza, preocupada por su capitán. Pero se alejó de allí, mientras el transporte colgaba terriblemente escorado y los tres porteadores que aún quedaban luchaban desesperados por aguantar su peso.

Laurence tuvo poco tiempo para disfrutar del triunfo. Dos dragones de refresco bajaban en picado hacia ellos: un Petit Chevalier considerablemente más grande que Temerario, a pesar de su nombre, y un Pécheur-Couronné de peso medio que se apresuró a aferrar la barra de soporte que había quedado libre. Los hombres que seguían encaramados en el tejado arrojaron las cadenas sueltas a los tripulantes de los dragones de refresco, y unos momentos después el transporte enderezó su posición y reanudó su camino.

Los Pou-de-Ciels cargaban contra ellos de nuevo desde direcciones opuestas, mientras el Petit Chevalier maniobraba en ángulo para rodearlos por detrás. Su posición era muy expuesta y a cada momento se volvía más desesperada.

—¡Retirada, Temerario! —ordenó Laurence, por más amarga que aquella orden resultara.

Temerario giró y se apartó al instante, pero los dragones que lo perseguían le ganaron distancia. Llevaba peleando cerca de media hora y empezaba a estar cansado.

Actuando coordinados, los dos Pou-de-Ciels trataban de conducir a Temerario hacia el gran dragón, interponiéndose en su trayectoria para reducir su velocidad. De repente, el Petit Chevalier dio un terrible acelerón, y cuando pasó junto a Temerario un puñado de hombres saltó sobre él.

—¡Cuidado! ¡Nos abordan! —gritó el teniente Johns con su áspera voz de barítono.

Temerario volvió la vista, alarmado. El miedo le dio energías renovadas y consiguió distanciar a sus perseguidores. El Chevalier quedó rezagado, y cuando Temerario lanzó un zarpazo que alcanzó a uno de los Pou-de-Ciels, éstos también abandonaron la caza.

No obstante, ocho hombres habían saltado sobre su lomo y se habían asegurado a él. Con gesto torvo, Laurence recargó sus pistolas, las enganchó en el cinturón, aflojó las correas de su mosquetón y se puso de pie. Los cinco tripulantes superiores bajo el mando del teniente Johns trataban de contener a los atacantes en la parte central del lomo de Temerario. Laurence se dirigió hacia allí lo más rápido que se atrevió. Su primer disparo salió desviado, pero el segundo alcanzó a un francés en pleno pecho. El hombre cayó escupiendo sangre y su cuerpo colgó flácido del arnés.

Lo que vino a continuación fue un combate a espada, encarnizado y frenético. El cielo desfilaba tan rápido a su lado que Laurence sólo veía a los hombres que tenía delante. Un teniente francés estaba en pie frente a él. Cuando el hombre vio sus galones dorados, le apuntó con la pistola. Laurence apenas pudo oír lo que trataba de decirle. En cualquier caso, sin prestarle atención, le quitó la pistola con el brazo que empuñaba la espada y le dio un culatazo en la sien. El teniente se desplomó. El hombre que estaba tras él se abalanzó sobre Laurence, pero la corriente de aire que provocaba su movimiento soplaba en su contra, y su estocada apenas consiguió penetrar en la chaqueta de cuero de éste.

Laurence cortó las correas del arnés de su enemigo y lo arrojó al vacío de una patada. Después miró a su alrededor en busca de más atacantes. Por suerte, los otros estaban muertos y desarmados; de los suyos sólo habían caído Challoner y Wright, aparte del teniente Johns, que colgaba de sus mosquetones mientras la sangre manaba a borbotones por una herida de bala en pleno pecho. Antes de que pudieran atenderle, se quedó inmóvil con un último estertor.

Laurence se inclinó sobre Johns, cerró sus ojos, que se habían quedado fijos, y después se colgó la espada del cinturón.

—Señor Martin, tome el mando aquí arriba y actúe como teniente. Quite de en medio todos esos cadáveres.

—Sí, señor —contestó Martin, jadeando. Tenía un tajo en la mejilla, y la sangre había salpicado de rojo sus cabellos rubios—. ¿Qué tal está su brazo, Laurence?

El aludido lo comprobó. Por el desgarrón de l;i chaqueta salía un poco de sangre, pero podía mover bien el brazo y no sentía ninguna debilidad.

—Es sólo un arañazo. Ya me lo vendo yo.

Gateó sobre un cadáver, volvió a su puesto en el cuello del dragón y se aseguró apretando las correas. Después se quitó la corbata y la usó para vendar la herida.

—¡Hemos repelido el abordaje! —informó.

Los hombros de Temerario se relajaron tras la tensión nerviosa que habían sufrido. El dragón se había alejado del centro de la lucha, como era preceptivo al ser abordado. Ahora se dio la vuelta, y cuando Laurence alzó la mirada pudo contemplar en toda su extensión el campo de batalla allí donde el humo y las alas de los dragones no lo ocultaban.

Todos los transportes, salvo tres, estaban a salvo de los ataques ingleses. Los defensores franceses se habían empleado a fondo con los británicos. Lily volaba prácticamente sola, tan sólo acompañada por Nitidus, y no veía por ningún lado a los demás miembros de su formación. Buscó a Maximus con la mirada y lo encontró luchando enconadamente con su viejo enemigo, el Grand Chevalier. Los dos meses transcurridos se notaban en el cuerpo de Maximus, que, en estos momentos, casi había alcanzado su tamaño definitivo. Ambos se habían enzarzado en un enfrentamiento terrible y brutal.

Los sonidos de la batalla llegaban amortiguados por la distancia, aunque desde su posición se oía con toda claridad un ruido más peligroso: el del impacto de las olas rompiendo al pie de los acantilados blancos. Se habían acercado tanto a la playa que se podían ver las levitas rojas y blancas de los soldados formados en tierra firme. Aún no era mediodía.

De pronto, una falange de seis dragones pesados salió de entre las líneas francesas y se dirigió a la costa. Bramaban con toda la potencia de sus pulmones mientras sus tripulaciones arrojaban bombas. Las delgadas líneas de casacas rojas flaquearon de inmediato y la masa de milicianos casi rompió la línea por el centro. Los hombres caían de rodillas y se cubrían las cabezas con los brazos, aunque apenas habían sufrido daño alguno. Dispararon una docena de tiros a la buena de dios; «disparos perdidos», pensó Laurence con desesperación, de modo que el transporte principal pudo descender casi sin oposición.

Los cuatro dragones de tiro se acercaron más unos a otros y volaron en grupo cerrado directamente encima del transporte. Dejaron que la quilla del navio abriera en el suelo una amplia zanja con el impulso de su propia velocidad para que le sirviera de acomodo en tierra. Los soldados británicos de las primeras filas alzaron las armas cuando una inmensa nube de polvo les golpeó los rostros y entonces, de pronto, casi más de la mitad cayeron muertos. Toda la parte frontal del transporte se desplomó al suelo como la puerta de un granero y desde el interior dispararon una descarga cerrada de fusilería que acribilló a las primeras líneas inglesas.

Se oyó un grito de «Vive l’Empereur!» mientras la infantería francesa salía del humo en tropel. Eran más de mil hombres, que llevaban con ellos un par de cañones de dieciocho libras. Formaron en líneas para proteger los cañones mientras los artilleros aprestaban las cargas. Los casacas rojas respondieron con otra descarga cerrada y pocos momentos después la milicia disparó por su parte otra andanada con escasa puntería. Sin embargo, los franceses eran veteranos endurecidos. Aunque sucumbían por docenas, las filas se cerraron con firmeza para rellenar los huecos y los soldados mantuvieron la posición.

Los cuatro dragones de tiro del transporte soltaron sus cadenas y, libres de ese estorbo, se elevaron de nuevo para incorporarse a la lucha contra las fuerzas británicas, ahora en una inferioridad más acusada. En breve, aterrizaría otro transporte bajo la protección de sus compañeros, más reforzada, y los dragones de tiro de ese transporte se unirían a la batalla aérea y empeorarían más la situación.

Maximus rugió con furia, se desenganchó de las garras del Grand Chevalier y lanzó un ataque desesperado contra el segundo transporte cuando éste comenzaba a descender. Actuó sin preparación ni maniobras previas, simplemente volando hacia abajo. Dos dragones más pequeños intentaron cortarle el paso, pero él se había lanzado en picado con todo su empeño y, aunque al pasar recibió algunos embates de sus garras y dientes, los apartó a un lado por pura fuerza. Uno sólo recibió un golpe de refilón, pero el otro, un Honneur-d’Or a rayas rojas y azules, se estrelló contra los acantilados y una de las alas le quedó inutilizada. Intentó aferrarse con desesperación a la irregular pared de piedra, levantando rocas y nubes de polvo a su alrededor en el intento de sujetarse y subir hasta alcanzar terreno firme.

Una fragata ligera de veinticuatro cañones y poco calado se había atrevido a permanecer cerca de la costa. Ahora aprovechó la circunstancia y disparó una doble andanada con todos sus cañones de una banda, que sonaron como un trueno, antes de que el dragón consiguiera asirse al borde del acantilado. Los gritos del dragón francés sólo se oyeron una vez por encima del fragor del combate; luego, cayó deshecho. El despiadado oleaje empujó los cadáveres del animal y de su tripulación contra las rocas.

Alzándose por encima de todos, Maximus había aterrizado sobre el segundo transporte y daba fuertes tirones a las cadenas que lo sostenían. El peso añadido era excesivo para que los dragones de tiro pudieran aguantarlo, pero lucharon con denuedo. Realizaron un gran esfuerzo coordinado, gracias al cual lograron mantener el transporte sobre el borde del acantilado hasta que al fin se rompieron las sujeciones. El casco de madera se desplomó desde de unos siete metros de altura y estalló contra el suelo como si fuera un huevo a causa del impacto. Hombres y armas de fuego salieron despedidos por todos lados, pero como la caída no había sido demasiado fuerte, los supervivientes se incorporaron casi al momento y se vieron a salvo, detrás de las posiciones francesas ya consolidadas.

Maximus, por su parte, había aterrizado pesadamente detrás de las líneas británicas. Los costados le humeaban en el aire frío, sangraba con profusión por más de una docena de heridas, y las alas le colgaban hasta el suelo. Se esforzó por volver a batirlas en un infructuoso intento de despegar, y cayó sobre la grupa con todas las extremidades temblorosas.

Los franceses tenían ya en tierra tres o cuatro mil hombres y cinco cañones; las tropas británicas contaban con veinte mil efectivos, pero en su mayor parte eran milicianos poco dispuestos a atacar de frente con todos esos dragones pululando en el alto; muchos intentaban huir ya en aquellos momentos. Si el comandante francés tenía una pizca de sentido común, esperaría a que llegaran tres o cuatro transportes más a lo sumo antes de lanzar una carga. Si sus soldados sobrepasaban los emplazamientos de los cañones enemigos, podrían volver la artillería contra los dragones británicos, lo cual permitiría el acceso de los demás transportes de forma definitiva.

—Laurence —dijo Temerario, volviéndose hacia él—. Hay dos más de esos navios a punto de aterrizar.

—Sí —contestó el interpelado en voz baja—. Debemos intentar detenerlos; la batalla en tierra estará perdida si aterrizan.

Temerario se quedó callado un momento, mientras cambiaba su itinerario de vuelo en un ángulo que le permitiera situarse delante del transporte más adelantado; entonces, preguntó:

—Laurence, ¿no podemos ganar, verdad?

Los dos vigías delanteros, unos alféreces muy jóvenes, también estaban a la escucha, así que Laurence tuvo que hablar tanto para él como para ellos.

—Quizá no de manera definitiva —contestó—, pero seguramente podemos hacer lo suficiente para ayudar a proteger Inglaterra. La milicia los podrá contener durante cierto tiempo si los obligamos a aterrizar de uno en uno o en peores posiciones.

Temerario asintió, pero Laurence creyó que había captado lo que él no había expresado con palabras: que la batalla estaba perdida, y que incluso aquello no pasaba de ser una maniobra simbólica.

—Y aun así, hemos de intentarlo o estaríamos dejando a nuestros amigos luchando a solas —replicó Temerario—. Creo que te referías a esto cuando hablabas de «deber» durante todo este tiempo; ahora lo entiendo, en su mayor parte al menos.

—Sí —reconoció Laurence, con la garganta dolorida.

Habían adelantado a los transportes y ahora sobrevolaban tierra firme. Allí abajo, la milicia parecía un borroso mar carmesí. Temerario dio la vuelta para recibir de frente al primero de los transportes; apenas hubo tiempo suficiente de que Laurence pusiera su mano en el cuello de Temerario en signo de silenciosa compenetración.

La visión de la costa había insuflado coraje a los dragones franceses, tanto que habían aumentado su velocidad. Dos Pécheur lideraban el transporte. Eran aproximadamente del mismo tamaño que Temerario y seguían ilesos. Laurence confió a su dragón la decisión de elegir el rival y recargó sus pistolas.

Temerario se detuvo y permaneció suspendido en el aire delante de los dragones que se acercaban. Desplegó las alas como si intentara bloquearles el paso, y la gorguera se alzó de forma instintiva, con la palmeada piel gris translúcida a la luz del sol. Mientras tomaba aliento, experimentó un estremecimiento lento y profundo a lo largo de todo el cuerpo y sus costados se hincharon aún más contra los enormes costillares, realzando el contorno de los huesos. Su piel tenía un aspecto muy tirante, tanto que Laurence empezó a alarmarse; sentía el aire moviéndose debajo, creando ecos resonantes en las cámaras de los pulmones de Temerario.

La carne del dragón parecía emitir una sorda reverberación, como el retumbar de un tambor o un latido.

—Temerario —le llamó Laurence, o al menos lo intentó, ya que ni siquiera oía su voz.

Sintió cómo un tremendo temblor recorría el cuerpo del dragón, que en ese movimiento había contenido del todo el aliento. Acto seguido, abrió las mandíbulas y profirió un rugido que era más pura fuerza que sonido, una terrible onda sonora tan grande que parecía distorsionar el aire delante de él.

Una neblina repentina cegó al aviador. Luego, cuando se aclaró la visión, no comprendió la escena que se presentaba ante sus ojos. Frente a ellos, el transporte temblaba como si lo hubiera barrido una andanada de cañonazos de la banda de un barco. La madera ligera se astillaba igual que si hubiera soportado el fuego de los cañones, y los hombres y las armas se precipitaban hacia el oleaje espumoso al pie de los acantilados. Le dolían la mandíbula y los oídos como si le hubieran propinado un golpe en la cabeza, y el cuerpo de Temerario todavía temblaba bajo sus piernas.

—Laurence, me temo que he sido yo quien ha provocado eso —dijo Temerario.

Su voz sonaba más sorprendida que complacida. También Laurence compartía sus sentimientos, por lo que ni siquiera tuvo voz para contestar.

Los cuatro dragones seguían atados aún a las bordas del destrozado transporte, el primer dragón de estribor sangraba por los orificios nasales, ahogándose y bramando de dolor. La tripulación se deshizo de las cadenas y arrojó lejos los fragmentos en un rápido intento de salvar a la criatura, que consiguió recorrer a duras penas los últimos trescientos metros y aterrizar detrás de las líneas francesas. El capitán y la tripulación se bajaron de inmediato mientras el dragón herido se acurrucaba, quejándose al tiempo que se tocaba la cabeza con la pata.

Después de esto, se elevó un clamor salvaje desde las filas británicas a la vez que se producía una descarga de fusilería procedente de las francesas: los soldados en tierra disparaban a Temerario.

—Señor, estamos al alcance de aquellos cañones si los recargan a tiempo —advirtió Martin con una nota de urgencia en la voz.

Temerario lo oyó y se precipitó como un dardo sobre el agua, alejándose por un momento de su alcance, y se quedó suspendido en el aire. La avanzada francesa se vio frenada por un momento, con algunos de los soldados aturullados, recelando de acercarse y tan confusos como Temerario y Laurence. Sin embargo, esto iba a durar poco, ya que los capitanes franceses en el aire terminarían dándose cuenta, o al menos recobrarían la calma. Incluso podrían planear un ataque concertado sobre Temerario y hacerle caer. Les quedaba muy poco tiempo para aprovechar la sorpresa.

—Temerario —dijo con voz apremiante—, vuela más bajo e intenta si puedes golpearles desde abajo, a la altura del acantilado. Señor Turner —añadió volviéndose hacia el oficial de señales—. Deles un disparo de aviso a esos barcos de ahí abajo y muéstreles la señal de «comprometer al enemigo en lucha a corta distancia», creo que entenderán lo que quiero decir.

—Lo intentaré —respondió Temerario con cierta inseguridad.

Luego, voló más bajo, mientras volvía a concentrarse para realizar esa tremenda aspiración de aire.

Esta vez se situó bajo la parte inferior de otro de los transportes que aún se encontraban por encima del agua, y curvando la cabeza hacia arriba, rugió de nuevo. La distancia era mayor y el navio no resultó totalmente destruido, pero sufrió grandes grietas en las planchas del casco. Los cuatro dragones que lo llevaban tuvieron que emplearse de forma desesperada en evitar que reventara durante todo el resto del camino.

Una formación francesa en forma de punta de flecha encabezada por el Grand Chevalier, al que seguían seis dragones pesados, se lanzó a por ellos. Temerario se alejó a gran velocidad y cuando Laurence le avisó, perdió altura hasta volar a ras del mar, donde aguardaban media docena de fragatas y tres buques de línea. Cuando pasaron por encima de ellos, los cañones pesados lanzaron una retumbante andanada por la borda, un cañón tras otro, dispersando a los dragones franceses en una confusión frenética mientras intentaban evitar la metralla y las balas de cañón.

—Ahora, rápido, a por el siguiente —instó Laurence a Temerario, aunque la orden apenas fue necesaria; Temerario ya había girado sobre sí mismo.

Se situó justo sobre la parte inferior del siguiente transporte en línea, el más grande de todos. Lo sostenían cuatro dragones pesados, y las enseñas de las águilas doradas flameaban en la cubierta.

—Ésas son las banderas imperiales, ¿no? —preguntó Temerario, volviendo la cabeza hacia atrás—. ¿Está ahí Bonaparte?

—Más bien será uno de sus mariscales —gritó Laurence contra el viento, aunque de cualquier modo, también se sentía terriblemente alborotado.

Los defensores recuperaban otra vez la formación a mayor altura, preparados para perseguirles de nuevo, aunque Temerario batió las alas con denuedo y consiguió distanciarlos. Este transporte de mayor tamaño estaba hecho de madera más recia, por lo que no se rompió con la misma facilidad que los anteriores, pero aun así, la madera estalló con el sonido de un disparo y las astillas saltaron por doquier.

Temerario se lanzó en picado con el propósito de efectuar una segunda pasada. De pronto, vio que Lily volaba a un lado y Obversaria al otro, mientras Benton gritaba a voz en cuello a través de su bocina:

—¡Ve a por ellos, directamente a por ellos, nosotros nos haremos cargo de estos malditos granujas!

Los otros dos giraron para interceptar a los defensores franceses que volvían en persecución de Temerario, pero cuando éste comenzaba el ascenso, el transporte dañado cambió su rumbo. Los cuatro dragones que lo acarreaban giraron a la vez y lo apartaron de la lucha. Todos los transportes que se encontraban aún sobre el campo de batalla se retiraron también y se dieron la vuelta para emprender el largo y penoso viaje de retirada hacia Francia.

Epílogo

—Laurence, sé buen chico y tráeme un vaso de vino —pidió Jane Roland en cuanto se dejó caer en la silla contigua a la suya sin preocuparse por arrugar la falda—. Me basta y sobra con bailar dos canciones. No pienso levantarme de esta mesa hasta que sea la hora de irme.

—¿No preferirías irte ya? —le preguntó él a la par que se levantaba—. Me encantaría llevarte.

—Si insinúas que me muevo con tal torpeza vestida así que me consideras incapaz de andar cuatrocientos metros sin caerme, dilo, y entonces te atizaré en la cabeza con este encantador bolso —dijo con una profunda carcajada—. No me he puesto mis mejores galas para estropearlas y luego escabullirme tan pronto. Dentro de una semana, Excidium y yo volveremos a Dover, y sólo Dios sabe cuánto tiempo va a transcurrir antes de que asista a otro baile, y mucho menos a uno que, supuestamente, se celebra en nuestro honor.

—Yo vendré a buscaros y os llevaré —contestó Chennery, quien también se levantó de su silla—. Si no nos van a dar de comer más que estos bocaditos franceses, voy a traer más.

—¡Eso, eso! —apuntó Berkley—. Trae la fuente.

Se abrió paso entre las mesas hasta llegar al tremendo gentío, que había crecido enormemente a medida que pasaba el tiempo. La sociedad londinense estaba a punto de alcanzar el delirio después de la alegría de las victorias de Trafalgar y Dover, y en ese momento sentía tanto entusiasmo por los aviadores como desdén había sentido en el pasado. La chaqueta y las barras le granjearon bastantes sonrisas e invitaciones al pasar, que Laurence aprovechó para conseguir un vaso de vino sin demasiada dificultad. Renunció a llevarse un cigarro para él a regañadientes. Hubiera sido el colmo de la mala educación permitirse ese capricho cuando Roland y Harcourt no podían fumar. En vez de eso, tomó un segundo vaso de vino al suponer que a alguno de los que se sentaban a la mesa le apetecería.

Por suerte, tenía ambas manos ocupadas y forzosamente sólo podía saludar con una inclinación de cabeza cuando se dirigía de vuelta a la mesa.

—Capitán Laurence —dijo miss Montagu, que le sonrió con bastante más simpatía de la que le había mostrado en la casa de sus padres; parecía decepcionada al no poder ofrecerle su mano—. ¡Cuánto me alegra volver a verle! Han pasado siglos desde que estuvimos juntos en Wollaton Hall. ¿Cómo está el querido Temerario? Se me encogió el corazón cuando me enteré de las noticias. Estaba segura de que usted estaba en lo más reñido de la batalla, y, por supuesto, allí estaba.

—El se encuentra muy bien, gracias —contestó Laurence con la mayor amabilidad posible.

El «querido Temerario» se hallaba extremadamente dolorido, pero no iba a comportarse de manera abiertamente grosera con una mujer a la que había conocido como huésped de sus padres, incluso aunque la aprobación social que había merecido tras la batalla no había suavizado la postura de su padre; carecía de sentido agravar la disputa y tal vez poner a su madre en una situación más comprometida sin necesidad.

—¿Puedo presentarle a lord Winsdale? —inquirió al tiempo que se volvía hacia su acompañante—. Éste es el capitán Laurence. —En voz baja, tanto que Laurence apenas la podía oír, agregó—: Ya sabes, es el hijo de lord Allendale.

—Por supuesto, por supuesto —dijo Winsdale, asintiendo levemente con la cabeza en lo que en su opinión debía ser una muestra de enorme condescendencia—. Es usted el hombre del momento, Laurence. Se habla muy bien de usted. Todos debemos considerarnos muy afortunados de que consiguiera hacerse con ese animal para Inglaterra.

—Sus palabras son muy amables, Winsdale —respondió, tratándole de igual a igual—. Deben disculparme, el vino se va a calentar enseguida.

Miss Montagu difícilmente podía pasar por alto el tono tajante de su voz. Pareció enfadarse durante un momento, pero luego respondió con súbita dulzura:

—¡Por supuesto! Tal vez vaya a ver a miss Galman, ¿puede llevarle mis saludos? ¡Ay, qué tonta soy! Ya debería llamarla señora Woolvey, y además, ahora no se encuentra en la ciudad, ¿verdad?

La contempló con desagrado y se maravilló que la combinación de intuición y maldad de la joven le hubiera permitido descubrir la verdad de la antigua relación entre Edith y él.

—No. Tengo entendido que ella y su marido se encuentran en la actualidad al noroeste de Inglaterra, en Lake District —contestó él, e hizo una reverencia al alejarse, profundamente agradecido de que no hubiera tenido la oportunidad de sorprenderle con la noticia.

Su madre le había puesto al corriente del enlace en una carta que le había enviado poco después de la batalla y que recibió cuando aún estaba en Dover. Después de anunciarle el compromiso, le había escrito: «Espero que mis palabras no te causen mucho pesar. Sé que la has admirado durante mucho tiempo y siempre la he considerado un verdadero encanto, aunque su decisión en este asunto me parece un error».

El verdadero golpe se había producido mucho antes de la llegada de la carta. La noticia del matrimonio de Edith con otro hombre no suponía una sorpresa para Laurence, quien había sido capaz de tranquilizar a su madre sin faltar a la verdad. Es más, no cuestionaba el criterio de Edith. Mirando hacia atrás, veía lo desastroso que el matrimonio hubiera sido para ambas partes. No había dispuesto de tiempo para pensar en ella en los últimos nueve meses, ni tampoco antes. No existía motivo alguno para creer que Woolvey no fuera a ser un buen marido, cosa que él mismo no podía ser, sin duda, y creía que, si volvía a verla, sería perfectamente capaz de desearle que fuera feliz.

Pero las insinuaciones de miss Montagu le habían irritado y sus facciones se habían vuelto algo adustas. Jane debió de darse cuenta, ya que tomó los vasos y le dijo:

—Has estado mucho tiempo por ahí. ¿Te han molestado? No les hagas caso. Ve a dar una vuelta, ve a ver cómo se divierte Temerario. Eso te mejorará el humor.

La idea le atrajo enormemente.

—Creo que voy a hacerlo, con vuestro permiso —dijo saludando a la concurrencia.

—Échale un ojo a Maximus por mí, mira a ver si quiere algo más para cenar —gritó Berkley a sus espaldas.

—¡Y a Lily! —añadió Harcourt, que luego miró con aire de culpabilidad al resto de los invitados de las mesas próximas por si alguno la había oído.

Por supuesto, los participantes en la fiesta no se habían dado cuenta de que las mujeres que estaban en compañía de los aviadores eran ellas mismas capitanas, y daban por sentado que se trataba de sus esposas. Las cicatrices del rostro de Roland habían atraído unas cuantas miradas de sorpresa que ella había ignorado con absoluta naturalidad.

Laurence buscó el camino de salida al aire libre y dejó que la mesa volviera a su vehemente y bulliciosa conversación. Hacía tiempo que la ciudad había invadido el antiguo puesto cerca de Londres y la Fuerza Aérea lo había abandonado, y ahora servía sólo para el uso de los mensajeros. No obstante, lo habían reclamado para la ocasión y se había erigido un gran pabellón en la ribera norte, donde antaño estuvo el cuartel general.

A petición de los aviadores, los músicos se habían situado al borde mismo del pabellón, donde los dragones podían reunirse y asomarse. Al principio, la perspectiva los había atemorizado y se sentaron al borde de las sillas, listos para huir, pero conforme pasaba la velada, los dragones resultaron ser una audiencia mucho más agradecida que el ruidoso gentío de la alta sociedad, y la vanidad de los intérpretes poco a poco disipó su miedo. Al llegar, descubrió que el primer violinista se había desentendido totalmente de la orquesta e interpretaba para los dragones fragmentos de diferentes estilos de una forma pedagógica con el fin de mostrar a éstos la obra de diferentes compositores.

Maximus y Lily se hallaban entre el grupo de los interesados que escuchaban con fascinación y formulaban un sinnúmero de preguntas. Laurence vio después de un momento, no sin cierta sorpresa, que Temerario se había aovillado en un claro a cierta distancia de un lateral del pabellón, lejos de los otros, y conversaba con un caballero cuyo rostro no podía ver.

Eludió al grupo y se aproximó pronunciando en voz baja el nombre de su dragón. El hombre se dio la vuelta al oírle. Laurence dio un respingo de sorpresa al reconocer a sir Edward Howe y se apresuró a ir a su encuentro para saludarle.

—Me alegro mucho de verle, señor —dijo Laurence mientras le estrechaba la mano—. Ignoraba que hubiera vuelto a Londres, aunque lo primero que hice al llegar fue preguntar por usted.

—Estaba en Irlanda cuando me enteré de las noticias. Acabo de venir a Londres —respondió sir Edward; sólo entonces se percató Laurence de que el caballero aún vestía ropas de viaje y calzaba unas botas polvorientas—. Espero que sepa disculparme. Abusé de nuestra relación y acudí aquí a pesar de no tener una invitación formal, con la esperanza de hablar con usted. Cuando he visto la multitud que había en el interior, he pensado que sería mejor venir y aguardar junto a Temerario a que usted apareciera en vez de intentar encontrarle ahí dentro.

—Sin duda, estoy en deuda con usted por soportar tantos inconvenientes —repuso Laurence—. Confieso que tenía muchas ganas de charlar con usted desde que descubrimos la habilidad de Temerario, ya que imagino que ésa es la noticia que le ha hecho venir. Todo lo que sabe decirnos es que la sensación es la misma que la de proferir un bramido. Ni imaginábamos que un simple sonido podría producir un efecto tan extraordinario, y ninguno de nosotros había oído jamás algo parecido.

—No, no lo habían oído —confirmó sir Edward—. Laurence… —Se calló y lanzó una mirada a la multitud de dragones que había entre ellos y el pabellón, que proferían un murmullo de aprobación ahora que se acercaba el final de la primera actuación—. ¿Podríamos hablar en algún otro sitio con más privacidad?

—Si desea estar en un lugar más tranquilo, siempre podemos ir a mi propio claro —sugirió Temerario—. Estaré encantado de llevarles a los dos; volar hasta allí sólo será un momento.

—Tal vez eso sería lo mejor, si no tiene nada que objetar —respondió sir Edward. Temerario los tomó con cuidado con las patas delanteras y los depositó en un claro abandonado antes de tumbarse cómodamente—. He de pedirle perdón por causarle esta molestia e interrumpirle la velada —dijo luego sir Edward.

—Señor, le aseguro que, en este caso, me alegra que me haya interrumpido —contestó Laurence, que estaba impaciente por enterarse de lo que sir Edward pudiera saber. No había desaparecido de su ánimo la preocupación ante la aparición de un posible agente de Napoleón, tal vez incluso había aumentado después de la victoria—. Le ruego que no se preocupe a ese respecto.

—No le voy a mantener en ascuas por más tiempo —dijo sir Edward—. Aunque no pretendo comprender siquiera los principios mecánicos a los que se debe la habilidad de Temerario, los libros han descrito esos efectos, por lo que puedo identificarlo para usted. Los chinos, y en especial los japoneses, lo denominan «viento divino». Me temo que esto le dice poco más de lo que ya sabía, visto lo visto, pero lo realmente importante reside en esto: se trata de una habilidad única y sólo una raza, sólo una, la posee, la de los Celestiales.

El nombre flotó suspendido en el aire durante una eternidad. Laurence no supo qué pensar en un primer momento. El dragón los miraba a ambos con aire vacilante.

—¿Hay mucha diferencia con un Imperial? —preguntó—. ¿No son chinas ambas razas?

—Mucha, mucha diferencia —Contestó sir Edward—. Los dragones Imperiales son realmente escasos, pero los Celestiales sólo se entregan a los mismísimos emperadores o a familiares muy cercanos. Me sorprendería que hubiera más de un centenar en todo el mundo.

—A los mismísimos emperadores —repitió Laurence maravillado, y lentamente empezó a comprender—. No tendría que saber esto, señor, pero atrapamos a un espía francés en la base de Dover poco antes de la batalla. Nos reveló que el huevo de Temerario no estaba destinado solamente para Francia, sino para Bonaparte en persona.

Sir Edward asintió con la cabeza.

—Esas noticias no me sorprenden nada. El Senado aprobó la coronación de Bonaparte como emperador el pasado mes de mayo. El momento de vuestro encuentro con la embarcación francesa sugiere que los chinos le enviaron el huevo en cuanto se enteraron. No logro imaginar por qué tendrían que darle semejante presente. Ellos mismos no han mostrado ninguna señal de alianza con Francia, pero la coincidencia de fechas es demasiado exacta para que exista otra explicación…

—… Y si sabían algo del momento en que se esperaba la eclosión, eso bien podría explicar también la forma de transportarlo —concluyó Laurence por él—. Siete meses de China a Francia doblando el cabo de Hornos… Los franceses sólo podían tener esperanzas de conseguirlo con una veloz fragata sin tener en cuenta el riesgo que con ello corrían.

—Laurence —repuso sir Edward con acusada tristeza—, he de pedirle de todo corazón que me perdone por inducirle a un error. No puedo alegar el pretexto de la ignorancia. He leído descripciones de Celestiales y he visto numerosos dibujos de ellos. Simplemente, jamás se me ocurrió que con la madurez desarrollara la gorguera y los tirabuzones. El cuerpo y la forma de las alas de los Celestiales son iguales a los de los Imperiales.

—No le dé vueltas, por favor. No hay nada que disculpar —respondió el aviador—. Eso apenas hubiera supuesto mucha diferencia en el entrenamiento y, al fin y al cabo, hemos sabido de su habilidad en el momento más oportuno. —Alzó el rostro hacia el dragón para sonreírle y le acarició la reluciente pata delantera mientras Temerario demostraba su acuerdo resoplando jubiloso—. Bueno, amigo, eres un Celestial. No debería sorprenderme tanto. No me maravilla que Bonaparte se llevara semejante disgusto por perderte.

—Imagino que seguirá furioso —comentó sir Edward—, y lo que es peor, tal vez se nos echen encima los chinos cuando se enteren. Se muestran terriblemente quisquillosos allí donde el prestigio del emperador se pueda ver en entredicho, y no cabe la menor duda de que les va a molestar ver a un oficial británico de servicio en posesión de uno de sus tesoros.

—No veo por qué el asunto les preocupa lo más mínimo a ellos ni a Napoleón —intervino Temerario irritado—. Ya no estoy en el huevo y no me preocupa que Laurence no sea emperador. Derrotamos a Napoleón en batalla y le hicimos huir a pesar de que él sí lo es. No veo que haya nada especialmente interesante en ese título.

—No te inquietes, amigo. Carecen de base sobre la que presentar una protesta —intervino Laurence—. No te tomamos de una embarcación china, que sin ninguna duda hubiera sido una nave neutral, sino de un buque de guerra francés. Fueron ellos quienes eligieron entregar tu huevo a nuestro enemigo y tú eres una captura totalmente legal.

—Me alegra oír eso —dijo sir Edward, aunque parecía dubitativo—. Puede que opten por discrepar a ese respecto, ya que valoran en muy poco las leyes de los demás países, y en nada con lo que ellos consideran un comportamiento adecuado. ¿Tiene alguna idea de cuál es su postura respecto a nosotros?

—Es posible que metan un poco de ruido, supongo —respondió Laurence con inseguridad—. Sé que no tienen una Armada digna de tal nombre, pero se oye hablar mucho de sus dragones. Informaré de estas noticias al almirante Lenton. Estoy seguro de que él sabrá mejor que yo cómo resolver cualquier posible diferencia de opinión que surja sobre la materia.

Desde lo alto provino un apresurado batir de alas y el suelo tembló con el golpe. Maximus acababa de regresar volando a su propio claro, a escasa distancia de allí. Laurence podía entrever su piel roja y dorada entre los árboles. Varios dragones más pequeños los sobrevolaron en su viaje de regreso a sus respectivos lugares de descanso. Parecía evidente que el baile había finalizado y Laurence comprendió, a juzgar por lo bajo que ardía la llama de sus faroles, que se había hecho muy tarde.

—Debe de estar fatigado después de su viaje —dijo, volviéndose hacia sir Edward—. He contraído una gran deuda con usted, señor, por haberme traído esa información. ¿Puedo pedir un favor más? ¿Comería conmigo mañana? No quiero que permanezca por más tiempo aquí con el frío que hace, pero le confieso que tengo muchas preguntas, y me encantaría que me enseñara algo más sobre los Celestiales.

—El placer será mío —respondió sir Edward, que hizo una reverencia a Laurence y a Temerario. Se anticipó cuando el aviador hizo ademán de acompañarle—. No, gracias. Puedo encontrar la salida por mis propios medios. Crecí en Londres y vagabundeaba por estos alrededores cuando era un joven que soñaba con dragones. Si bien sólo lleva aquí unos cuantos días, me atrevería a decir que conozco el lugar mejor que usted.

Se despidió de ellos después de haber convenido los detalles de la cita.

Laurence había planeado pasar la noche en un hotel cercano en el que la capitana Roland había alquilado una habitación, pero descubrió que no le apetecía abandonar la compañía del dragón, por lo que en lugar de irse, buscó algunas viejas mantas en el establo que empleaba la dotación de tierra y se preparó un polvoriento nido en las patas del animal, con la chaqueta enrollada a modo de almohada. Le presentaría sus disculpas a Jane por la mañana. Ella lo entendería.

—Laurence, ¿cómo es China? —preguntó Temerario despreocupadamente después de que se hubieran tumbado ambos, con las alas del dragón protegiéndolos del viento invernal.

—Nunca he estado allí, amigo, sólo en la India —contestó—, pero tengo entendido que es un país maravilloso. Es la nación más antigua del mundo, ya lo sabes; es incluso anterior a Roma, y, sin lugar a dudas, sus dragones son los mejores de la tierra —agregó.

Vio cómo Temerario se henchía de satisfacción.

—Bueno, tal vez podamos visitarla alguna vez, cuando acabe la guerra y hayamos ganado. Me gustaría conocer a otro Celestial algún día —dijo el dragón—, pero eso que hicieron de enviarme a Napoleón fue una soberana estupidez. No voy a dejar que nadie te aparte de mí.

—Ni yo, amigo —respondió Laurence al tiempo que sonreía.

A pesar de todas las complicaciones que él sabía que se podrían producir si China presentaba una queja, en el fondo de su corazón compartía la simplicidad del punto de vista de Temerario. Casi de inmediato se quedó dormido, confiado en la seguridad del palpitar cadencioso, profundo y acompasado del corazón del dragón, tan parecido al infinito sonido del mar.