/ / Language: Español / Genre:thriller

Cuenta atrás

Iris Johansen

La vida de Jane MacGuire parece cambiar para siempre en un segundo cuando, en un secuestro aparentemente azaroso, su amigo de la infancia pierde la vida y mientras Jane trata de salvar la suya, escucha una frase inquietante: «No la mates, imbécil. No nos sirve muerta». De pronto, comienza a sospechar que ella era el verdadero objetivo del ataque. ¿Por qué la buscan? ¿Qué quieren de ella? A partir de ese momento Jane se ve envuelta en una terrible carrera contra el tiempo y ni siquiera su padre adoptivo, Joe Quinn, de la policía de Atlanta, podrá ayudarla. Finalmente, se ve obligada a aceptar la ayuda de Mark Trevor, un atractivo estafador por quien Jane tuvo una atracción en el pasado ¿o no? Mark está allí, dispuesto a cooperar -quién sabe por qué oscuras razones- y ambos emprenden una travesía hacia Nápoles, perseguidos por un asesino obsesionado por un misterio de dos mil años de antigüedad que puede conmocionar al mundo entero.

Iris Johansen

Cuenta atrás

Eve Duncan, 9

© Copyright 2005 by Johansen Publishing LLLP

© 2009 de la traducción by Martín R-Courel Ginzo

Capítulo 1

Aberdeen, Escocia

Tenía que encontrar la clave.

La habitación del hotel estaba a oscuras, pero no encendió la luz. Leonard le había dicho que Trevor y Bartlett solían permanecer en el restaurante durante una hora, aunque no podía fiarse de eso. Con los años, Grozak había llegado a conocer a aquel hijo de puta, y sabía que el instinto de Trevor seguía siendo tan agudo como cuando era mercenario en Colombia.

Así que se daría diez minutos como máximo y saldría de allí.

Recorrió toda la habitación con su linterna de bolsillo. Una pieza impersonal y anodina, como la mayoría de las habitaciones de hotel.

Primero, los cajones de la cómoda.

Atravesó con rapidez el cuarto hasta el mueble y empezó a registrar los cajones.

Nada.

Se dirigió al armario empotrado, sacó la bolsa de viaje de tela y la registró a toda prisa.

Nada.

Le quedaban cinco minutos para largarse.

Fue hasta la mesilla de noche y abrió el cajón. Una libreta y un boli.

Tenía que encontrar la clave, el talón de Aquiles. Todo el mundo tenía uno.

Había que probar en el cuarto de baño.

Nada en los cajones.

El neceser.

¡Eureka!

Quizá.

Sí. En el fondo del neceser había una pequeña y gastada carpeta de piel.

Fotos de una mujer. Notas. Recortes de periódicos con la foto de la misma mujer. La decepción se apoderó de él. Nada sobre la Pista de MacDuff. Nada sobre el oro. Allí no había nada que realmente le sirviera de ayuda. ¡Mierda!, había esperado que fuera…

Un momento. La cara de la mujer le resultaba tremendamente familiar…

No había tiempo para leerlos.

Sacó su cámara digital y empezó a hacer fotos. Tenía que enviar las fotos a Reilly y demostrarle que quizá tuviera la munición que necesitaba para controlar a Trevor.

Pero podría no ser suficiente para él. Un registro más de la habitación y la bolsa de tela…

El sobado cuaderno de dibujo con las esquinas dobladas estaba bajo el cartón protector del fondo de la bolsa.

Nada de valor, probablemente. Lo hojeó rápidamente. Caras. Nada excepto caras. No debería haber estado más tiempo del previsto. Trevor llegaría de un momento a otro. Nada excepto un puñado de bocetos de niños y ancianos y de aquel bastardo…

¡Dios!

¡Bingo!

Se metió el cuaderno de dibujo debajo del brazo y se dirigió a la puerta, rebosante de un júbilo embriagador. Casi deseó haberse dado de bruces con Trevor en el pasillo, y así tener la oportunidad de matar a aquel hijo de puta. No, aquello lo arruinaría todo.

¡Por fin tenía a Trevor!

La alarma estaba vibrando en el bolsillo de Trevor.

Trevor se puso en tensión.

– Hijo de puta.

– ¿Qué sucede? -preguntó Bartlett.

– Tal vez nada. Hay alguien en mi habitación del hotel. -Arrojó algún dinero sobre la mesa y se levantó-. Podría ser la camarera abriéndome la cama.

– Pero no lo crees, ¿verdad? -Bartlett lo siguió desde el comedor hasta el ascensor-. ¿Grozak?

– Ya veremos.

– ¿Una trampa?

– No es probable. Desea verme muerto, pero desea aún más el oro. Es probable que esté intentando encontrar un mapa o cualquier otra información a la que poder echarle el guante.

– Pero tú nunca dejarías nada de valor allí.

– Él no puede estar seguro de eso. -Se paró en el exterior de la puerta y sacó su pistola-. Quédate aquí.

– Sin problema. Si te matan, alguien tiene que llamar a gritos a la policía, y asumiré esa responsabilidad. Pero si es la camarera, puede que se nos pida que abandonemos este domicilio.

– No es la camarera. La habitación está a oscuras.

– Entonces, quizá debería…

Trevor abrió la puerta de una patada, se lanzó como una flecha hacia un lado y se tiró al suelo.

Ningún disparo. Ningún movimiento.

Se arrastró hasta detrás del sofá y esperó a que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad.

Nada.

Levantó la mano y encendió la lámpara situada en el extremo de la mesa, junto al sofá.

La habitación estaba vacía.

– ¿Puedo entrar? -gritó Bartlett desde el pasillo-. Me siento un poco solo aquí fuera.

– Quédate ahí un minuto. Quiero asegurarme… -Comprobó el armario empotrado, y luego el baño-. Entra.

– Bien. Fue interesante observarte entrando como una exhalación en la habitación, igual que Clint Eastwood en cualquiera de las películas de Harry el Sucio. -Bartlett entró cautelosamente en la habitación-. Aunque en realidad no sé por qué arriesgo mi valioso cuello contigo, cuando podría estar a salvo en Londres. -Echó un vistazo por la habitación-. Me parece que todo está bien. ¿Te estás poniendo paranoico, Trevor? Puede que ese artilugio que llevas tenga un cortocircuito.

– Tal vez. -Trevor echó un vistazo por los cajones-. No, parte de la ropa ha sido movida.

– ¿Cómo puedes saberlo? A mí me parece que está ordenada.

– Puedo. -Se dirigió al cuarto de baño. La bolsa de aseo estaba casi en la misma posición en que la había dejado.

Casi.

¡Mierda!

Descorrió la cremallera. La funda de piel seguía allí. Era del mismo negro que el fondo de la bolsa y podría haber pasado desapercibida.

– ¿Trevor?

– Estaré contigo en un minuto. -Abrió lentamente la funda y examinó los artículos, y luego las fotos. Ella lo miraba desde la foto con la mirada desafiante que Trevor tan bien conocía. Tal vez Grozak no la hubiera visto; o tal vez no le habría dado importancia, aunque así fuera.

¿Pero podía permitirse Trevor poner en peligro la vida de ella sobre la base de esa posibilidad?

Se dirigió rápidamente al armario empotrado, sacó la bolsa de tela de un tirón y arrancó el cartón de la base.

Había desaparecido.

¡Mierda!

Universidad de Harvard

– ¡Eh!, pensaba que te ibas a poner a estudiar para ese examen final. Jane levantó la mirada del cuaderno de dibujo para ver a su compañera de cuarto, Pat Hersey, entrar dando saltos en la habitación.

– Tengo que darme un respiro. Me lo estaba tomando demasiado en serio para mantener la cabeza despejada. Dibujar me relaja.

– También te relajarías si durmieras. -Pat sonrió-. Y no habrías tenido que estudiar tanto, si no te hubieras pasado la mitad de la noche haciendo de niñera.

– Mike necesitaba a alguien con quien hablar. -Jane torció el gesto-. Se moría de miedo ante la idea de no aprobar el examen y decepcionar a todos.

– Entonces, debería de haber estado estudiando, en lugar de llorar en tu hombro.

Jane sabía que Pat tenía razón, y la noche anterior había tenido momentos exasperación e impaciencia.

– Está acostumbrado a acudir a mí cuando tiene problemas. Nos conocemos desde que éramos niños.

– Y tú eres demasiado blanda para despacharlo.

– No soy blanda.

– Excepto con la gente que te preocupa. Fíjate en mí. Me has sacado de unos cuantos aprietos desde que empezamos a compartir la habitación.

– Nada serio.

– Lo eran para mí. -Se acercó a Jane con aire despreocupado y echó un vistazo al boceto-. ¡Dios bendito!, lo estás dibujando otra vez.

Jane ignoró el comentario.

– ¿Has tenido una buena carrera?

– Superé mi distancia en un kilómetro y medio. -Pat se desplomó sobre una silla y empezó a desatarse las zapatillas de correr-. Deberías haber venido conmigo. No me resulta divertido correr sola. Desearía tener la satisfacción de dejarte atrás.

– No tengo tiempo. -Jane concluyó el boceto con tres rasgos audaces-. Ya te lo dije, tengo que estudiar para mi examen final de química.

– Sí, eso es lo que me dijiste. -Pat sonrió mientras se sacaba las zapatillas con sendos puntapiés-. Pero aquí estás, dibujando de nuevo al señor Maravilloso.

– Créeme, no tiene nada de maravilloso. -Cerró el cuaderno de golpe-. Y sin duda alguna no es el tipo de hombre que una llevaría a casa para que conociera a mamá y a papá.

– ¿Una oveja negra? Excitante.

– Eso sólo ocurre en las telenovelas. En la vida real, no son más que un gran problema.

Pat torció el gesto.

– Pareces una hastiada mujer del mundo. ¡Por Dios!, tienes veintiún años.

– No estoy hastiada. El hastío es para la gente que no tiene la imaginación suficiente para hacer que la vida siga siendo interesante. Pero he aprendido a ver la diferencia entre enigmático y problemático.

– Podría aprender a vivir con esa clase de problema si va en un envoltorio tan atractivo. Es guapísimo. Una especie de cruce entre Brad Pitt y Russell Crowe. A ti también te lo debe de parecer, o de lo contrario no estarías pintando su cara a todas horas.

Jane se encogió de hombros.

– Es interesante. Encuentro algo nuevo en su cara cada vez que lo dibujo. Esa es la razón de que lo utilice como distracción.

– ¿Sabes?, la verdad es que me gustan esos bocetos. No sé por qué no le has hecho un retrato de cuerpo entero. Sería mucho mejor que el que hiciste de la anciana y que ganó aquel premio.

Jane sonrió.

– No creo que el jurado estuviera de acuerdo contigo.

– Oh, no te estoy criticando. El otro retrato era magnífico. Aunque por otra parte, tú siempre eres magnífica. Algún día serás famosa.

Jane chasqueó la lengua.

– Quizá si viviera tanto como la abuela Moses. Soy demasiado práctica. No tengo temperamento artístico.

– Siempre te burlas de ti misma, pero te he visto cuando trabajas. Te abstraes… -Inclinó la cabeza-. Me he estado preguntando por qué no admites que te aguarda un futuro fantástico. Me llevó algún tiempo, pero al final lo averigüé.

– ¿De veras? Estoy impaciente por oír tu contribución al respecto.

– No seas sarcástica. A veces puedo ser perspicaz. Y he llegado a la conclusión de que, por algún motivo, tienes miedo de alcanzar el éxito. Tal vez pienses que no te lo mereces.

– ¿Que qué?

– No estoy diciendo que no tengas confianza en ti misma. Sólo creo que no estás todo lo segura de tu talento que deberías estar ¡Por Dios!, ganaste uno de los concursos más prestigiosos del país. Eso debería decirte algo.

– Me dice que a los jueces les gustó mi estilo. El arte es algo subjetivo. Si hubiera sido otra la composición del jurado, puede que no me hubiera ido tan bien. -Se encogió de hombros-. Y no habría pasado nada. Pinto lo que quiero y a quien quiero. Me produce placer. No siento la necesidad de superar a nadie.

– ¿No la sientes?

– No, no la siento, señorita Freud. Así que echa el freno.

– Lo que tú digas. -Pat seguía mirando fijamente el boceto-. ¿Dijiste que era un viejo amigo?

¿Amigo? De ninguna manera. La relación entre ambos había sido demasiado voluble como para incluir la amistad.

– No, dije que lo conocí hace años. ¿No deberías darte una ducha?

Pat se rió entre dientes.

– ¿Estoy pisando terreno privado otra vez? Lo siento, es mi naturaleza de metomentodo. Es consecuencia de haber vivido en una ciudad pequeña toda mi vida. -Se puso en pie y se estiró-. Tienes que admitir que la mayor parte del tiempo me contengo.

Jane sonrió al tiempo que meneaba la cabeza.

– Cuando estás dormida.

– Bueno, no te debe de importar demasiado. Llevas dos años compartiendo habitación conmigo y nunca me has puesto arsénico en el café.

– Todavía podría ocurrir.

– Ca, ya te has acostumbrado a mí. En realidad, nos complementamos. Tú eres comedida, trabajadora, responsable y apasionada. Yo soy abierta, perezosa, mal criada y una picaflor social.

– Por eso tienes una nota media de notable.

– Bueno, también soy competitiva, y tú me estimulas. Esa es la razón de que no busque una compañera de cuarto que sea tan fiestera como yo. -Se sacó la camiseta por la cabeza-. Además, espero que el señor Maravilloso haga acto de presencia, para poder seducirlo.

– Te llevarás un chasco. No va a aparecer. Probablemente ni se acuerde de que estoy viva, y a estas alturas para mí no es más que una cara interesante.

– Me aseguraría de que me recordara. ¿Cómo dijiste que se llamaba?

Jane sonrió con socarronería.

– Señor Maravilloso. ¿Cómo, si no?

– No, en serio. Sé que me lo dijiste, pero…

– Trevor. Mark Trevor.

– Eso es. -Pat se dirigió al baño-. Trevor…

Jane bajó la mirada hacia el cuaderno de dibujo. Resultaba curioso que Pat se volviera a centrar de repente en Trevor. A pesar de lo que había dicho, por lo general respetaba la intimidad de Jane, y con anterioridad había retrocedido, cuando había visto que Jane se retraía después de que le hubiera preguntando por él.

– Deja ya de analizar. -Pat asomó la cabeza por la puerta del baño-. Puedo oír girar los engranajes incluso por encima del ruido de la ducha. Acabo de decidir que tengo que ocuparme de ti y encontrarte un tío cachas que te folle y te haga liberar toda esa tensión acumulada que estás almacenando. Últimamente has estado viviendo como una monja. Ese tal Trevor parece un buen candidato.

Jane negó con la cabeza.

Pat torció el gesto.

– Tozuda. Bueno, entonces pasaré de él y seguiré con los talentos locales. -Volvió a desaparecer dentro del baño.

¿Pasar de Trevor? No era probable, pensó Jane. Había intentado ignorarlo durante los últimos cuatro años, ocasionalmente con éxito. Sin embargo, él siempre había permanecido en un segundo plano, esperando a colarse en su conciencia. Esa era la razón de que hubiera empezado a dibujar su cara hacía tres años. Una vez que terminaba el dibujo, podía olvidarlo de nuevo durante un tiempo y seguir con su vida.

Y era una buena vida, plena, con muchas cosas por hacer, y por supuesto nada vacía. No lo necesitaba. Estaba cumpliendo sus objetivos, y la única razón para que permaneciera el recuerdo de Trevor era las dramáticas circunstancias en las que transcurrió el tiempo que habían pasado juntos. Tal vez a Pat pudieran resultarles enigmáticas las ovejas negras, pero su amiga había crecido entre algodones y no era consciente de cuánto…

Su móvil sonó.

La estaban siguiendo.

Jane miró por encima del hombro.

No había nadie.

Al menos nadie sospechoso. Un par de estudiantes de la universidad que habían salido a pasárselo bien paseaban por la calle y observaban a una chica que acababa de bajar del autobús. Nadie más. Nadie que se interesara en ella. Debía de estar volviéndose paranoica.

¡Y una mierda! Todavía conservaba sus instintos de niña de la calle y confiaba en ellos. Alguien la había estado siguiendo.

De acuerdo, podía ser cualquiera. En aquel vecindario había bares en todas las manzanas que daban servicio a los universitarios que acudían en bandadas desde todos los campus de los alrededores. Quizás alguno había advertido que estaba sola, había concentrado su atención en ella durante unos minutos como polvo en ciernes, y luego había perdido el interés y vuelto a escabullirse dentro del bar.

Como iba a hacer ella.

Lanzó una mirada a las luces de neón del edificio que tenía delante. ¿El Gallo Rojo? ¡Oh, por Dios, Mike! Si se iba coger una cruda, al menos podría haber escogido un bar cuyo propietario tuviera algo de originalidad.

Eso era esperar demasiado. Incluso cuando Mike no era presa del pánico, no era ni selectivo ni crítico. Era evidente que esa noche tanto le daba que el lugar se llamara La Taberna de las Gotas de Rocío, siempre que le sirvieran la suficiente cerveza. Por lo general ella habría optado por dejarle cometer sus propios errores y que aprendiera de ellos, pero le había prometido a Sandra que lo ayudaría a instalarse.

Y el chaval sólo tenía dieciocho años, ¡maldición!

Así que tenía que sacarlo de allí, llevarlo de vuelta a su habitación y conseguir que se despejara lo suficiente para meterle algo de sentido común en la mollera.

Abrió la puerta, y el ruido, el olor a cerveza y el tumulto la agredieron de inmediato. Escudriñó el local, y al final localizó a Mike y a su compañero de habitación, Paul Donnell, en una mesa al otro lado del bar. Avanzó con rapidez hacia ellos. De lejos, Paul parecía sobrio, pero era evidente que Mike tenía una tajada soberana. Apenas era capaz de mantenerse sentado en la silla.

– Jane. -Paul se levantó-. Esto sí que es una sorpresa. Creía que no ibas de bares.

– Y no voy. -Y para Paul no era ninguna sorpresa. Le había telefoneado hacía treinta minutos para decirle que Mike estaba deprimido y en vías de acabar como una cuba. Pero si quería proteger su relación con Mike fingiendo que él no le había dicho nada, por ella no había inconveniente. Nunca le había importado mucho Paul. Tenía demasiada labia y era demasiado frío para su gusto, aunque era evidente que estaba preocupado por Mike-. Excepto cuando Mike se comporta como un idiota. Vamos, Mike, salgamos de aquí.

Mike levantó la vista hacia ella medio adormilado.

– No puedo. Sigo lo bastante sobrio para pensar.

– Apenas. -Jane lanzó una mirada a Paul-. Paga la cuenta, y me reúno contigo en la puerta.

– No voy a ir -dijo Mike-. Estoy feliz aquí. Si consigo beber una cerveza más, Paul prometió cacarear como un gallo. Un gallo rojo…

Paul arqueó las cejas y miró a Jane.

– Lamento hacerte pasar por esto. Como sólo llevamos compartiendo cuarto unos cuantos meses, a mí no me escucha. Pero siempre está hablando de ti; pensé que no te importaría si…

– No pasa nada. Estoy acostumbrada. Nos criamos juntos, y he estado cuidando de él desde que tenía seis años.

– ¿No sois parientes?

Ella negó con la cabeza.

– A él lo adoptó la madre de la mujer que me recogió y me crió. Es un chico encantador cuando no se siente tan condenadamente inseguro, pero hay ocasiones en que me gustaría sacudirle.

– Sé indulgente con él. Padece un caso severo de nerviosismo. -Paul se dirigió hacia la barra-. Pagaré la cuenta.

¿Indulgente con él? Si Ron y Sandra Fitzgerald no hubieran sido tan indulgentes con Mike, éste no habría olvidado lo que había aprendido en Luther Street y estaría más capacitado para enfrentarse al mundo real, pensó Jane con exasperación.

– ¿Estás furiosa conmigo? -preguntó Mike con aire taciturno-. No te enfades conmigo, Jane.

– Por supuesto que estoy furiosa… -Él la estaba mirando como un cachorro maltratado, y no pudo terminar-. Mike, ¿por qué te estás haciendo esto?

– Estás enfadada conmigo. Decepcionada.

– Escúchame. No estoy decepcionada. Porque sé que lo harás estupendamente en cuanto logres superar esto. Venga, salgamos de aquí y vayamos a algún lugar donde podamos hablar.

– Hablemos aquí. Te invitaré a una copa.

– Mike. No quiero… -Era inútil. La persuasión estaba fracasando. Tenía que sacarlo de allí de la forma que pudiera-. Levántate. -Jane dio un paso hacia la mesa-. Ahora. O te cogeré como un bombero y te sacaré de aquí sobre mis hombros. Sabes que puedo hacerlo, Mike.

Mike la miró de hito en hito, horrorizado.

– No me harías eso. Se reirían todos de mí.

– Me trae sin cuidado que todos esos perdedores se rían de ti. Deberían estar estudiando para sus exámenes, en lugar de poner en maceración sus cerebros. Igual que tú.

– No importa. -Mike meneó tristemente la cabeza-. Catearé de todos modos. Nunca debí haber venido aquí. Ron y Sandra se equivocaron. Jamás podré graduarme en una de las mejores universidades del país.

– La universidad jamás te habría aceptado, si no hubieran creído que podías conseguirlo. Lo hiciste muy bien en el instituto. Esto no es diferente, si te esfuerzas. -Jane suspiró cuando se dio cuenta de que no conseguía llegar a él a través de aquella bruma alcohólica-. Hablaremos después. Ponte de pie.

– No.

– Mike. -Se inclinó para poder mirarlo directamente a los ojos-. Le prometí a Sandra que cuidaría de ti. Eso implica no permitir que empieces tu primer año como un borrachín o que acabes en la cárcel por beber sin tener edad. ¿Y mantengo mis promesas?

Él asintió con la cabeza.

– Pero no deberías haber prometido… Ya no soy un niño.

– Entonces, no actúes como si lo fueras. Tienes dos minutos más antes de que te haga parecer el gilipollas que estás siendo.

Mike abrió los ojos desmesuradamente con inquietud, y se levantó de un salto.

– ¡Maldita seas, Jane! No soy…

– Cállate. -Jane lo cogió del brazo y lo empujó hacia la puerta-. No me siento muy cariñosa contigo en estos momentos. Mañana tengo un examen final, y tendré que estudiar hasta el amanecer para recuperar este tiempo.

– ¿Por qué? -preguntó Mike con tristeza-. Sacarías un sobresaliente de todas las maneras. Algunas personas lo hacen. Otras, no.

– Eso son chorradas. Y una excusa bastante lastimosa para comportarse como un vago.

Mike negó con la cabeza.

– Paul y yo hablamos de ello. No es justo. Tú lo tienes todo. Dentro de unos meses habrás terminado la carrera con matrícula de honor, y harás que Eve y Joe se sientan orgullosos. Yo tendré suerte si consigo llegar a ser el último de mi clase.

– Deja de lloriquear. -Abrió la puerta y lo empujó fuera del bar-. Ni siquiera llegarás a terminar el primer trimestre, si no entras en vereda.

– Eso es lo que dijo Paul.

– Entonces, deberías prestar más atención. -Jane vio a Paul parado en la acera y le preguntó-. ¿Dónde tiene aparcado el coche?

– En el callejón, a la vuelta de la esquina. Cuando llegamos, estaban ocupadas todas las plazas de aparcamiento. ¿Necesitas ayuda con él?

– No, si es capaz de caminar -dijo Jane con gravedad-. Espero que le quitaras las llaves del coche.

– ¿Qué clase de amigo sería si no lo hiciera? -Se metió la mano en el bolsillo y le entregó las llaves-. ¿Quieres que lleve tu coche de vuelta a la facultad?

Jane asintió con la cabeza, sacó las llaves del bolso y se las entregó.

– Está dos manzanas más allá. Un Toyota Corolla marrón.

– Se buscó dos trabajos y se lo compró ella. -Mike meneó la cabeza-. La maravillosa y genial Jane. Es la estrella. ¿No te lo he contado, Paul? Todo el mundo está orgulloso de Jane…

– Vamos. -Ella lo agarró del brazo-. Ya te mostraré lo maravillosa que soy. Tendrás suerte si no te noqueo antes de que lleguemos a la residencia. Nos vemos allí, Paul.

– De acuerdo. -Paul giró en redondo y se alejó por la calle.

– La maravillosa Jane…

– Cállate. No voy a permitir que me culpes a mí de tu falta de determinación. Te ayudaré, pero tú eres el responsable de tu vida, como yo lo soy de la mía.

– Eso ya lo sé.

– Ahora mismo no sabes nada de nada. Escucha, Mike, los dos nos criamos en la calle, pero tuvimos suerte. Se nos ha dado la oportunidad de levantarnos.

– No soy lo bastante inteligente. Paul tiene razón…

– Estás hecho un auténtico lío. -El callejón se abría poco más adelante. Cerró la mano con fuerza sobre la llave para pulsar el botón de apertura y empujó a Mike hacia su Saturn-. Ni siquiera eres capaz de recordar lo que…

Una sombra. Saltando hacia delante. Los brazos levantados.

Empujó instintivamente a Mike hacia un lado y se agachó.

¡Qué dolor!

En el hombro, no en la cabeza, adonde iba dirigido el golpe.

Giró en redondo y le dio una patada en el estómago.

Él sujeto gruñó y se retorció.

Jane le soltó una patada en la entrepierna y escuchó con satisfacción feroz el aullido desesperado de dolor del sujeto.

– Bastardo. -Jane dio un paso hacia él-. No puedes…

Una bala silbó junto a su oreja.

Mike soltó un grito.

¡Dios mío! No había visto ninguna arma.

No, su agresor seguía doblado por la cintura, gruñendo de dolor. Había alguien más en el callejón.

Y Mike se estaba a punto de desplomarse.

Tenía que sacarlo de allí.

Abrió la puerta del Saturn y empujó al chico al asiento del acompañante.

Otra sombra echó a correr hacia ella desde el fondo del callejón cuando rodeaba el coche hacia el asiento del conductor.

Otro disparo.

– No la mates, imbécil. No nos sirve muerta.

– El chico ya debe de estar muerto. No voy a dejar testigos.

La voz procedía justo de delante de ella.

Tenía que deslumbrarlo.

Jane encendió las luces largas mientras arrancaba el coche. Y se agachó en el momento en que la bala hacía añicos el parabrisas.

Los neumáticos chirriaron cuando pisó a fondo acelerador y salió reculando del callejón.

– Jane…

Miró a Mike y el corazón le dio un vuelco. Su pecho… Sangre. Muchísima sangre.

– No pasa nada, Mike. Te vas a poner bien.

– N-no quiero morir.

– Te voy a llevar a urgencias ahora mismo. No vas a morir.

– Estoy asustado.

– Yo no. -¡Joder!, estaba mintiendo. Estaba aterrorizada, pero no podía dejar que él se diera cuenta-. Porque no hay motivo para estarlo. Saldrás de esta.

– ¿Por qué? -susurró Mike-. ¿Por qué han…? ¿Por dinero? Deberías habérselo dado. No quiero morir.

– No me pidieron dinero. -Tragó saliva. No podía ponerse a llorar en ese momento. Tenía que parar en la cuneta e intentar detener aquella hemorragia, y luego llévalo a urgencias-. Aguanta, Mike. Confía en mí. Te vas a recuperar del todo.

– Pro… prométeme. -Se estaba desplomando hacia adelante en el asiento-. No quiero…

– ¿Señorita MacGuire?

¿Un médico?

Jane levantó rápidamente la mirada hacia el cuarentón alto que estaba en la puerta de la sala de espera.

– ¿Cómo está?

– Lo siento. No soy médico. Soy el detective Lee Manning. Tengo que hacerle algunas preguntas.

– Más tarde -dijo ella con aspereza. Ojalá pudiera dejar de temblar. ¡Dios mío!, estaba asustada-. Estoy esperando a…

– Los médicos se están ocupando de su amigo. Es una operación difícil. Tardarán un rato en salir a hablar con usted.

– Eso es lo que me dijeron, pero han pasado más de cuatro horas, ¡joder! Nadie me ha dicho una palabra desde que se lo llevaron.

– Los quirófanos son unos lugares muy concurridos. -Se dirigió hacia ella-. Y me temo que necesitamos que nos cuente lo que sucedió. Apareció aquí con una víctima que tiene una herida de arma de fuego y tenemos que averiguar que ha ocurrido. Cuanto más esperemos, más posibilidades tenemos de no poder detener al agresor.

– Ya les dije lo que ocurrió cuando traje a Mike al hospital.

– Cuéntemelo otra vez. ¿Dice que el robo no parecía ser el motivo?

– No pidieron dinero. Querían… No sé lo que querían. Dijeron algo acerca de que la chica no les servía muerta. Refiriéndose a mí, supongo.

– ¿Una violación?

– No lo sé.

– Es posible. ¿Un secuestro? ¿Tienen sus padres mucho dinero?

– Soy huérfana, pero he vivido con Eve Duncan y Joe Quinn desde que era niña. Joe es policía, como usted, aunque tiene algunas rentas. Eve es escultora forense, y hace más trabajos benéficos que profesionales.

– Eve Duncan… He oído hablar de ella. -El detective se volvió cuando otro hombre entró en la sala llevando una taza de poliestireno llena de humeante café-. Este es el sargento Ken Fox. Pensó que tal vez necesitaría un estimulante.

– Encantado de conocerla, señora. -Fox le ofreció la taza con una sonrisa de cumplido-. Es un café solo, pero será un placer traerle otro con crema de leche, si lo prefiere.

– ¿Están jugando al poli bueno y el poli malo conmigo? No dará resultado. -Pero cogió la taza de café. Lo necesitaba-. Como le decía, me crié con un poli.

– Eso debe haberle venido muy bien esta noche -dijo Manning-. Se hace difícil creer que fuera capaz de escapar ilesa en aquel callejón.

– Crea lo que quiera. -Le dio un sorbo al café-. Pero averigüen con los médicos si Mike va a vivir. Esas enfermeras no han hecho más que decirme todo tipo de palabras tranquilizadoras sin comprometerse a nada, pero no sé si creerlas. Ellos hablarán con ustedes. De eso estoy segura.

– Creen que el muchacho tiene una buena posibilidad.

– ¿Sólo una?

– Le dispararon en el pecho, y ha perdido mucha sangre.

– Lo sé. -Jane se humedeció los labios-. Intenté detener la hemorragia.

– Hizo un buen trabajo. Los médicos dicen que puede que le haya salvado la vida. ¿Cómo sabía lo que había que hacer?

– Seguí un cursillo de primeros auxilios hace años. Viene muy bien. A veces voy a lugares siniestrados con mi amiga Sarah Logan, que se dedica al rescate con perros.

– Parece ser muy habilidosa.

Jane se puso tensa.

– ¿Está siendo sarcástico? Ahora mismo no necesito este tipo de rollo. Sé que tiene un trabajo que hacer, pero eche el freno.

– No era mi intención intimidarla. -Manning hizo una mueca-. ¡Por dios!, está usted a la defensiva.

– Acaban de dispararle a mi amigo. Creo que tengo derecho a estar a la defensiva.

– ¡Eh!, nosotros somos los buenos.

– A veces resulta difícil de decir. -Jane le lanzó una mirada gélida-. Y todavía no me han enseñado sus credenciales. Veámoslas.

– Perdón. -Manning se metió la mano en el bolsillo y sacó su cartera-. Ha sido culpa mía. Muéstrale la tuya, Fox.

Jane examinó las dos identificaciones con atención, antes de devolvérselas.

– De acuerdo. Acabemos con esto rápidamente. Haré una declaración formal más tarde, pero esto es lo que necesitan saber ahora mismo. Aquel callejón estaba demasiado oscuro para que pudiera identificar al primer hombre que nos atacó. Pero cuando encendí los faros, alcancé a ver al hombre que disparó a Mike.

– ¿Podrá reconocerlo?

– Oh, sí. -Torció la boca-. Sin problema. No lo voy a olvidar. Jamás. Concédanme unas cuantas horas después de que acabe con este infierno, y les proporcionaré un retrato robot.

– ¿Es artista?

– Se me da muy bien dibujar. Y tengo cierta facilidad para el retrato. He hecho retratos robot para la policía de Atlanta con anterioridad, y no se han quejado. -Dio otro sorbo al café-. Compruébelo con ellos, si no me creen.

– La creo -dijo Fox-. Eso será de una gran ayuda. Pero sólo lo vio durante un instante. Sería difícil recordar lo suficiente para…

– Lo recordaré. -Se volvió a recostar cansinamente en el sillón-. Miren, haré todo lo que esté en mis manos para ayudar. Quiero atrapar a ese bastardo. No sé de qué demonios va todo esto, pero Mike no se merece que le ocurra esto. He conocido a algunas personas que sí se merecían que les pegaran un tiro. -Se estremeció-. Pero no a Mike. ¿Les importa ir a ver si hay alguna…?

– No hay noticias. -La cara de Joe Quinn tenía una expresión adusta cuando entró en la sala de espera-. Pregunté nada más llegar aquí.

– Joe. -Jane se levantó de un salto y atravesó la sala corriendo hacia él-. Gracias a Dios que estás aquí. Esas enfermeras prácticamente me han estado dando palmaditas en la cabeza. No me dirán nada. Me tratan como a una niña.

– Dios no lo quiera. ¿No saben que tienes veintiún años, camino de los cien?-. La abrazó, y luego se volvió hacia los dos detectives-. Detective Joe Quinn. La enfermera jefe me ha dicho que son de la policía local, ¿no?

Manning asintió con la cabeza.

– Manning, y este es el sargento Fox. Como es natural, tenemos que hacerle algunas preguntas a la señorita. Lo entiende, ¿verdad?

– Lo que entiendo es que la van a dejar tranquila ahora misma. No está bajo sospecha, ¿verdad?

Manning negó con la cabeza.

– Si fue ella quien le disparó, entonces se tomó muchísimas molestias para mantenerlo vivo después.

– Ella lo ha estado protegiendo toda su vida. Es imposible que le disparara. Denle la oportunidad de que se recupere, y ya colaborará más tarde.

– Eso nos has dicho -respondió Manning-. Estábamos a punto de irnos cuando llegó. Sólo hacemos nuestro trabajo.

Jane estaba cansada de tratar con ellos.

– ¿Dónde está Eve, Joe? ¿Y cómo has llegado aquí tan pronto?

– Alquilé un reactor en cuanto llamaste, y Eve y yo nos adelantamos. Sandra viene en avión desde Nueva Orleáns, donde estaba pasando las vacaciones. Eve se ha quedado en el aeropuerto a esperar su vuelo y traerla hasta aquí. Sandra casi se ha derrumbado.

– Le prometí que cuidaría de él. -Jane sintió el escozor de las lágrimas en los ojos-. Y no lo hice, Joe. No sé lo que ocurrió. Todo salió mal.

– Hiciste todo lo que pudiste.

– No me digas eso. No lo hice.

– De acuerdo, aunque Sandra no tenía ningún derecho a endilgarte ese tipo de responsabilidad.

– Es la madre de Eve. Quiere a Mike. ¡Joder!, yo quiero a Mike. Lo habría hecho de todas las maneras.

– Esperaremos en el vestíbulo -dijo el sargento Fox-. Siempre que esté preparada para hacer una declaración, señorita MacGuire.

– Esperen un minuto. Iré con ustedes -dijo Joe-. Quiero hablar con ustedes sobre la investigación. -Se volvió hacia Jane-. Vuelvo enseguida. Sólo quiero ponerme al día, y luego volveré al mostrador de las enfermeras y veré si puede conseguir más información sobre Mike.

– Iré contigo.

Joe negó con la cabeza.

– Estás alterada, y se nota. Contigo se andarán con pies de plomo. Déjamelo a mí. Enseguida vuelvo contigo.

– No quiero sentarme… -Jane se detuvo. Joe tenía razón. Se secó las mejillas húmedas con el dorso de la mano. No podía evitar llorar, ¡mierda!-. Date prisa, Joe.

– Me la daré. -Le rozó la frente con los labios-. No hiciste nada malo, Jane.

– No es cierto -respondió ella con voz trémula-. No lo salvé. Nada podría ser peor que eso.

* * *

Capítulo 2

Bueno, ¿qué saben de esos hijos de puta? -preguntó Joe en cuanto salió de la sala-. ¿Algún testigo que los viera largarse de aquel callejón?

Manning negó con la cabeza.

– Todavía no ha aparecido nadie. Ni siquiera estamos seguros de que no fueran más de dos hombres.

– Fantástico.

– Mire, hacemos todo lo que podemos. Esta es una ciudad universitaria, y vamos a tener a todos los padres de todos los alumnos pegados al culo en cuanto se enteren de esto.

– Eso es lo que deberían hacer.

– La señorita MacGuire se ofreció a hacernos un retrato de la cara de uno de los agresores. ¿Será de fiar?

Joe asintió con la cabeza de manera cortante.

– Si ella lo vio, les será de utilidad. Es condenadamente buena.

Fox levantó una ceja.

– ¿No estará siendo parcial?

– Decididamente. Hasta el tuétano. Pero sigue siendo verdad. La he visto hacer retratos de gente a la que había visto sólo un instante mientras estaba sometida a una presión extrema, y eran absolutamente correctos hasta el último detalle.

– El motivo parece algo oscuro. ¿Tiene usted tanto dinero como para tentar a cualquiera a cometer un secuestro?

– No soy un Rockefeller ni un Dupont, pero tengo una situación desahogada. -Se encogió de hombros-. ¿Quién cono sabe cuánto dinero sería necesario para eso? He conocido drogadictos que le habrían cortado el cuello a su madre por diez pavos. -Miró su reloj. Eve debería estar ya en camino con su madre. ¡Dios!, había confiado en tener algo que decirles-. ¿Qué hay de las huellas de neumáticos? ¿Algún indicio de ADN?

– La policía científica va a examinar el callejón con lupa. -Manning miró por encima del hombro hacia la sala de espera-. Es una chica dura.

– Puede apostar a que sí. -Dura, leal, cariñosa, y ¡mierda!, ya había tenido suficientes problemas en su vida sin necesidad de que le ocurriera aquello.

– ¿La adoptaron?

Joe asintió con la cabeza.

– Lleva con nosotros desde que tenía diez años. Antes de eso estuvo en una docena de establecimientos de acogida, y prácticamente se crió en las calles.

– Pero ha llevado una vida desahogada desde que está con ustedes.

– Siempre que llame vida desahogada a trabajar cada hora que tenía libre para pagarse la universidad. Jane no coge nada que no pueda pagar.

– Ojalá pudiera decir eso de mi hijo. -Fox tenía la frente arrugada-. Ella me resulta… familiar. Me recuerda a alguien. Tiene un nosequé en la cara…

¡Oh, joder!, ya volvía a salir aquello de nuevo.

– Tiene razón. Es condenadamente guapa. -Joe cambió de tema-. Lo cual nos lleva de nuevo a otro posible motivo-. ¿Violación? ¿Trata de blancas?

– Estamos comprobando con los de antivicio todos los informes…

– ¡Mierda! -Las puertas del ascensor se abrieron, y Joe vio salir a Eve y a Sandra-. Miren, ahí está la madre de Mike Fitzgerald. Tengo que llevarla a ella y a Eve con Jane. Pero le prometí a la chica noticias sobre Mike. ¿Serían tan amables de intentar sonsacar a unas de esas enfermeras, a ver si hay alguna novedad?

– Claro. Lo haré -dijo Manning mientras empezaba a andar H por el pasillo-. Vuelva y ocúpese de su familia.

– Gallito bastardo. Durante un minuto tuve la sensación de estar siendo sometido a un interrogatorio. No sé si yo podría mantener la cabeza en la investigación, si mi familia estuviera involucrada -dijo Manning mientras se dirigían a la sala de enfermeras-. Y no cabe duda de que se preocupa por la chica.

– Sí. -Fox seguía con el entrecejo arrugado, pensando-. Protector de cojones. ¿Quién dijiste qué…? -De repente chasqueó los dedos-. ¡Eve Duncan!

– ¿Qué?

– Ella dijo que vivía con Eve Duncan.

– ¿Y?.

– Qué ya sé a quién me recuerda la chica.

– ¿Duncan?

– No, hace un año vi un programa en el Discovery Channel sobre una de las reconstrucciones que Duncan hizo de una actriz enterrada en las ruinas de Herculano hace dos mil años. Al menos se suponía que era ella, aunque había una especie de gran investigación relacionada con… -Meneó la cabeza-. No soy capaz de acordarme. Tendré que volver y comprobarlo. Todo lo que recuerdo es que en su momento hubo un gran revuelo.

– Te estás yendo por las ramas. ¿A quién te recuerda Jane MacGuire?

Manning le lanzó una mirada de sorpresa.

– No me estoy yendo por las ramas. Era la reconstrucción. Es idéntica a aquella mujer de la que se suponía que Eve Duncan estaba haciendo la reconstrucción. -Titubeó, intentando recordar un nombre-. Cira.

Cira.

El nombre hizo que Manning también se acordara. Le vino un vago recuerdo de una estatua y su reconstrucción, puestas una al lado de la otra, en un periódico.

– Qué conveniente. Puede entonces que Duncan no sea tan buena en su trabajo como ella… -Se interrumpió cuando la puerta del quirófano se abrió y dos médicos vestidos de verde salieron con aire resuelto-. Parece que quizá no tengamos que sonsacar a nadie. La operación debe de haber terminado.

Cuando Joe, Eve y Sandra entraron en la sala de espera, Jane pensó que Sandra tenía un aspecto espantoso. Demacrada, pálida y veinte años más vieja que cuando la había visto hacía un mes.

– No lo entiendo. -Sandra se quedó mirando a Jane de forma acusadora-. ¿Qué sucedió?

– Ya te conté lo que ocurrió. -Eve aferró el brazo de Sandra para sujetarla-. Jane no sabe más de lo que sabemos nosotros.

– Tiene que saber más. Estaba allí. -Apretó los labios-. ¿Y qué demonios estabas haciendo en aquel callejón detrás de un bar con mi hijo, Jane? Deberías haber sabido que podían estar merodeando todo tipo de drogadictos y criminales…

– Tranquila, Sandra -dijo Eve en voz baja-. Estoy segura de que ella tiene una explicación. No es culpa suya que…

– No me importa de quién es la culpa. Quiero respuestas. -Las lágrimas empezaron a caerle por las mejillas-. Y me prometió que…

– Lo intenté. -Jane cerró los puños en los costados-. No sabía… Pensé que estaba haciendo lo correcto, Sandra.

– Es sólo un niño -dijo Sandra-. Mi niño. Llegó a mí después de estar con aquella horrible madre y se convirtió en mío. No debería haberle ocurrido esto. Esto no debería habernos ocurrido.

– Lo sé. -A Jane le tembló la voz-. Yo también lo quiero. Siempre ha sido como un hermano pequeño para mí. Siempre he intentado cuidar de él.

– Y has cuidado de él -dijo Joe-. Sandra está alterada, o se acordaría de todas las veces que lo has sacado de apuros y has hecho que siguiera el buen camino.

– Hablas como si fuera un mal muchacho -retrucó Sandra-. A veces no ha pensado, pero todos los niños tienen momentos en los que…

– Es un chico fantástico. -Jane se acercó un paso. Quiso extender la mano y tocarla, consolarla, pero Sandra se puso en tensión, y Jane se detuvo-. Es inteligente y encantador, y…

– ¿Quinn? -Manning estaba en la entrada-. La operación ha terminado, y el doctor Benjamin viene hacia aquí para hablar con todos ustedes. Fox y yo nos pondremos en contacto con usted más tarde.

El detective procuró no mirar a nadie excepto a Joe, evitando los ojos de los demás, lo cual no le pasó desapercibido a Jane.

¡Oh, Dios mío!

– ¿Mike? -susurró Sandra-. ¿Mike? -Había interpretado la actitud de Manning de la misma manera que lo había hecho Jane, y sus ojos se abrieron desmesuradamente de espanto.

– El doctor hablará con ustedes. -Manning se dio la vuelta rápidamente y salió de la sala, cruzándose con el cirujano al marcharse.

La expresión del doctor Benjamin era seria y compasiva… y triste.

– No -susurró Jane-. No. No. No.

– Lo siento -dijo el médico-. No sé cómo decirles cuánto…

Sandra lanzó un grito.

– Está muerto, Trevor -dijo Bartlett-. El chico murió en la mesa de operaciones.

– ¡Mierda! -Aquel era el peor panorama de una situación ya de por sí mala-. ¿Cuándo?

– Hace dos horas. Acaban de irse del hospital. Jane tenía un aspecto horrible.

Trevor soltó una palabrota.

– ¿Están Quinn y Eve con ella?

– Sí, aparecieron en el hospital poco antes de que el chico muriera.

Entonces, Jane tenía al menos el apoyo y protección de su familia.

– ¿Sabes cuándo va a ser el funeral?

– ¡Eh!, que acaba de ocurrir. Y me dijiste que vigilara, pero que no me pusiera en contacto con ella.

– Averígualo.

– ¿Vas a ir al funeral?

– Aún no lo sé.

– ¿Quieres que vuelva a la Pista?

– ¡Joder, no! Quédate aquí y no la pierdas de vista. Ahora es más vulnerable que nunca.

– ¿Crees que fue Grozak?

– Es muy probable. La coincidencia es demasiado grande para conformarse. Querían a Jane, y el muchacho se puso en medio.

– Es una pena. -El tono de Bartlett era de pesadumbre-. No sabes cuánto siento haberle fallado. No tenía ni idea. Ocurrió tan deprisa. Desapareció con el chico en el callejón, y lo siguiente que supe fue que el coche salía a la calle haciendo un ruido infernal.

– No fue culpa tuya. Ni siquiera estábamos seguros de que Grozak estuviera en la escena. No habías visto ningún indicio sospechoso.

– Es una pena -repitió Bartlett-. La vida es preciosa, y era muy joven.

– Igual que Jane. Y no quiero que Grozak le ponga las manos encima. Vigílala.

– Sabes que lo haré. Pero no soy lo bastante competente para manejar a tipos como Grozak, si la situación se pone difícil. Como sabes, tengo una mente prodigiosa, pero carezco de un adiestramiento letal. Deberías mandar a Brenner o ir tú mismo.

– Brenner está en Denver.

– Entonces no tienes elección, ¿verdad? -preguntó Bartlett-. Tendrás que ponerte en contacto con ella y decírselo.

– ¿Y permitir que Grozak sepa que sus suposiciones eran ciertas? De ninguna manera. Puede que se dejara llevar por un presentimiento cuando envió a sus hombres a Harvard. No quiero confirmar nada que le indicara que Jane puede ser importante para el oro de Cira.

– Una jugada bastante dura para tratarse sólo de un presentimiento. Ha matado a Mike Fitzgerald.

– No demasiado dura para Grozak. Lo he visto degollar a un hombre que le había pisado sin querer. Puede que sea el hijo de puta más sanguinario con el que me haya cruzado jamás. Pero esto ha sido demasiado tosco. Quienquiera que disparara al chico actuó a tontas y a locas y reveló sus intenciones. Probablemente fuera Leonard, y apostaría a que Grozak no ordenó la muerte. Lo más probable es que Leonard la cagara.

– Entonces quizá se eche para atrás, ahora que Jane está protegida y rodeada de su familia.

– Tal vez. -Confiaba en que Bartlett tuviera razón, pero no podía contar con ello-. O tal vez no. Pégate a ella como su sombra. -Descolgó el teléfono y se recostó en el sillón. ¡Joder!, había confiado en que el chico saliera adelante. No sólo porque matar a un inocente no era juego limpio, sino porque Jane no necesitaba otra cicatriz. Había recibido suficientes heridas mientras crecía en los barrios bajos para que le durasen toda una vida. No es que ella hubiera hablado alguna vez sobre su infancia. El tiempo que habían pasado juntos había estado demasiado marcado por los recelos para que hubiera habido confidencias; demasiados recelos para cualquier intercambio personal normal. Aunque nada de lo que había habido entre ellos cuatro años atrás había sido normal. Había sido estimulante, aterrador, inquietante y… sensual. ¡Hostias, sí!, sensual. Los recuerdos que él había reprimido concienzudamente empezaron a aflorar, y su cuerpo se tensó, reaccionando como si ella estuviera delante de él, en lugar de estar en aquella ciudad universitaria a cientos de kilómetros de distancia.

Envió aquellos recuerdos de vuelta a su lugar de procedencia; aquel era el peor momento posible para permitir que el sexo entrara en escena. No sólo para él, sino para Jane MacGuire.

Si pudiera mantenerla a distancia, eso aumentaría las posibilidades de Jane de sobrevivir.

– Ahora está durmiendo. -Eve salió al salón desde la habitación del hotel y cerró la puerta con cuidado-. El doctor le ha dado un sedante lo bastante fuerte para dejar fuera de combate a un elefante.

– El único problema con eso es que tendrá que volver a enfrentarse a todo cuando se despierte -dijo Jane-. Sabía que esto le sentaría mal, pero no tenía ni idea de que se derrumbaría. Desde que era niña, siempre me pareció que ella era casi tan fuerte como tú.

– Y es fuerte. Consiguió desengancharse de las drogas y me ayudó a superar la pesadilla del asesinato de mi Bonnie. Construyó una nueva vida y un nuevo matrimonio sin ninguna ayuda, y luego sobrevivió al divorcio con Ron. -Eve se frotó la sien-. Pero la pérdida de un hijo puede destruirlo todo. A mí casi me destruyó.

– ¿Dónde está Joe?

– Está haciendo los preparativos para el funeral. Sandra quiere llevarse a Mike a casa, a Atlanta. Nos vamos mañana por la tarde.

– Iré con vosotros. ¿Te quedas con ella esta noche?

Eve asintió con la cabeza.

– Quiero estar aquí cuando se despierte. Puede que no duerma tan bien como esperamos.

– O podría tener pesadillas -añadió Jane cansinamente-. Pero la que parece estar despierta es la pesadilla. No me puedo creer lo que ha ocurrido. No me puedo creer que Mike esté… -Tuvo que interrumpirse porque se le quebró la voz. Empezó de nuevo un instante después-. A veces la vida no tiene lógica. Lo tenía todo para vivir. ¿Por qué…? -Se detuvo de nuevo-. ¡Mierda!, le mentí. Estaba tan asustado. Le dije que confiara en mí, que me aseguraría de que estuviera bien. Y me creyó.

– Y eso lo consoló. No sabías que era mentira. En cierto sentido, era más una oración. -Eve se recostó en el sillón-. Me alegro de que estuvieras allí para asistirlo. Cuando parte del dolor desaparezca, Sandra también se alegrará. Sabe lo mucho que le importabas a Mike y cuanto lo ayudaste.

– Quizá él no sintiera realmente… Cuando fui a buscarlo anoche, dijo algunas cosas que… Mike no era el chico más seguro del mundo, y a veces era dura con él.

– Y eras maravillosa con él el noventa por ciento del tiempo. Así que deja de darle vueltas a lo que podría haber sido. Nunca se gana nada con eso. Piensa en los buenos momentos.

– En este momento es difícil. De lo único que puedo acordarme es de ese bastardo disparando a Mike. Puede que fuera culpa mía. Actúe instintivamente cuando me atacó. Quizá, si no hubiera ofrecido resistencia, puede que nos hubiera robado y punto. Mike me preguntó que por qué no le había dado el dinero. El tipo ese no me pidió dinero, pero tal vez, si le hubiera dado la oportunidad de…

– Dijiste que el otro hombre había dicho algo acerca de coger a la chica. Eso no tiene pinta de ser un robo.

– No, tienes razón. No estoy pensando con claridad. -Empujó cansinamente la silla hacia atrás y se levantó-. A lo mejor tenían en mente una violación o un secuestro, como dijo Manning. ¿Quién diablos lo puede saber? -Se dirigió a la puerta-. Voy a volver a la residencia a hacer el equipaje. Nos vemos mañana por la mañana. Llámame, si me necesitas.

– Lo que necesito es que recuerdes las cosas buenas de los años que pasaste con Mike.

– Lo intentaré. -Se detuvo y miró por encima del hombro-. ¿Sabes de lo que más me acuerdo? De cuando, estando juntos de niños, Mike se marchó de casa y se escondió en un callejón a pocas manzanas de su casa. Su madre era una prostituta, y ya sabes lo mala que era con Mike siempre que su padre iba a casa. Yo le llevaba comida, y por la noche me escabullía de casa e iba a hacerle compañía. Él sólo tenía seis años y por la noche se asustaba. Se asustaba mucho. Pero la cosa mejoraba cuando yo estaba allí. Le contaba cuentos, y él… -¡Dios!, volvía a no poder hablar-. Y él se quedaba dormido. -Abrió la puerta-. Y ahora ya no se va a despertar nunca más.

– No puede ir, Trevor -dijo Venable con brusquedad-. Ni siquiera sabe que fuera Grozak.

– Fue Grozak.

– No puede estar seguro de eso.

– No le estoy pidiendo permiso, Venable. Le dije lo que tenía que hacer y tuve la cortesía de informarle de que había un problema. Si decido que es lo mejor, iré.

– Lo que está haciendo ahí es más esencial. ¿Por qué echarlo a perder por la posibilidad de que Grozak estuviera involucrado? A veces creo que Sabot tiene razón y que Grozak no va a ser capaz de lograr eso de todas maneras. Es un sujeto despiadado, aunque sin duda alguna insignificante.

– Le dije que creía que Thomas Reilly podría estar involucrado. Eso hace que la situación adquiera un cariz completamente diferente.

– Y se basa en la pura deducción. No hay pruebas. Y ella no es importante. No se puede arriesgar a poner en peligro…

– Haga su trabajo. Yo decidiré lo que es importante. -Colgó.

¡Joder!, Venable podía llegar a ser difícil. Trevor habría preferido haberle ocultado todo lo concerniente a Jane. No podía hacer eso. En una operación tan delicada, tener a uno de los integrantes dando tumbos por ahí sumido en la ignorancia sería una insensatez, cuando no un suicidio. Aunque no hubiera tomado una decisión sobre si dejar el trabajo de allí, en la Pista de MacDuff, tenía que hacer que Venable le cubriera las espaldas.

Se levantó y recorrió el pasillo en dirección al estudio que Mario estaba utilizando. Mario ya se había ido al dormitorio anejo, y Trevor atravesó el estudio hasta pararse delante de la estatua de Cira. La luz de la luna entraba a raudales en la habitación e iluminaba los rasgos del busto. Nunca se cansaba de mirarla. Los pómulos altos, las cejas arqueadas que se parecían un poco a las de Audrey Hepburn, la encantadora curva y la sensualidad de la boca. Una mujer hermosa, cuyo atractivo radicaba más en la fuerza y personalidad de su espíritu que en sus rasgos.

Jane

Sonrió al pensar en lo furiosa que se pondría por compararla con Cira. Ella se había resistido a ello demasiado tiempo. Y no era cierto, en realidad. El parecido estaba allí, aunque desde que había conocido a Jane, ya no veía a Cira cuando miraba la estatua: era a Jane, viva, vibrante e inteligente.

Su sonrisa se desvaneció. Y aquella franqueza podía ser el peor enemigo de ella en ese momento. Jane sólo conocía una manera de actuar, y era actuar con resolución, saltando por encima de todos los obstáculos. No se conformaría con sentarse y esperar a que la policía encontrara las pistas para resolver la muerte de Fitzgerald.

Tocó la mejilla de la estatua y sintió la suavidad y el frío bajo su dedo. Ojalá en ese momento siguiera pensando en la estatua como en Cira.

Suave y fría.

Sin vida…

Su teléfono sonó. ¿Venable otra vez?

– Trevor. Soy Thomas Reilly.

Trevor se puso tenso.

– No nos conocemos, pero creo que probablemente haya oído hablar de mí. Tenemos un interés común. Estuvimos a punto de encontrarnos varias veces en Herculano hace años, cuando ambos andábamos detrás de ese interés común.

– ¿Qué es lo que quiere, Reilly?

– Lo que ambos queremos. Pero yo seré el primero en conseguirlo, porque lo quiero más que usted o que cualquier otro. He estado estudiando su historial, y parece tener una veta de blandura, un cierto idealismo que nunca le habría supuesto. Puede incluso que esté dispuesto a cederme el oro.

– Siga soñando.

– Como es natural, estaría dispuesto a dejar que se llevara un porcentaje.

– Cuánta amabilidad. ¿Y qué pasa con Grozak?

– Por desgracia, mi amigo Grozak anda dando palos de ciego, y siento la necesidad de tener un respaldo.

– Así que lo está traicionando.

– Eso depende de usted. Negociaré con quienquiera que pueda suministrarme lo que deseo. Es probable incluso que le cuente a Grozak que me he puesto en contacto con usted, a fin de fomentar un poco la competencia.

– Usted quiere el oro.

– Sí.

– Todavía no lo tengo. Y no se lo daría, aunque lo tuviera.

– Diría que tiene una oportunidad excelente para encontrarlo. Pero el oro no es todo lo que quiero.

– La estatua de Cira, ¿no? No puede tenerla.

– Bueno, la tendré. Me pertenece. Usted me la robó cuando estaba intentando comprársela a aquel traficante. Lo tendré todo.

– ¿Todo?

– Quiero algo más. Y le haré una propuesta…

– Era Joe Quinn desde el aeropuerto -dijo Manning mientras colgaba el teléfono-. Quiere protección para Jane MacGuire cuando vuelva a la facultad después del funeral.

– ¿Y vas a solicitarla? -preguntó Fox mientras se retrepaba en la silla del despacho.

– Por supuesto que voy a solicitarla. -Manning meneó la cabeza-. Pero después del recorte presupuestario, el capitán se va a poner como una moto, a menos que pueda demostrarle que hay un motivo indudable. ¿Podemos establecer alguna relación con aquel caso sobre el que dijiste que habías leído en Internet?

– Tal vez. Veamos… -Fox se inclinó hacia delante y tecleó la clave de acceso a su ordenador-. Encontré este viejo artículo periodístico cuando volvimos a la comisaría desde el hospital. Es interesante, aunque no creo que vayamos a encontrar ninguna conexión con nadie con inclinaciones homicidas. A menos que estemos hablando de fantasmas. -Pulsó la tecla para abrir el artículo, y luego giró el ordenador portátil sobre la mesa para que Manning pudiera leerlo-. Según parece, este asesino en serie, Aldo Manza, tuvo un padre que se obsesionó con una actriz que había vivido hace dos mil años, en la época de la erupción del Vesubio que destruyó Herculano y Pompeya. El padre era un arqueólogo que no le hacía ascos a vender objetos ilegales y que encontró la estatua de una actriz, Cira, en las ruinas de Herculano.

– ¿Y?

– Aldo desarrolló la misma obsesión. No podía soportar dejar viva ninguna mujer que guardara el menor parecido con la estatua de Cira que poseía su padre. Las perseguía y les fileteaba la cara antes de matarlas.

– Bastardo sanguinario. ¿Y dices que Jane MacGuire se parece a esa tal Cira?

Fox asintió con la cabeza.

– Es clavada. Esa es la razón de que se convirtiera en blanco.

– ¿La acechó?

– Sí. Aunque Eve Duncan y Quinn consiguieron cambiar las tornas para él. Le tendieron una trampa en los túneles que discurren bajo Herculano. Duncan reconstruyó la cara de una de las calaveras que los científicos encontraron en el puerto de Herculano, e hicieron correr la voz de que se trataba de la cabeza de Cira. No lo era, por supuesto. Era una falsificación deliberada hecha por Duncan. La verdadera cabeza no se parecía en nada a Cira. Aunque la combinación de la cabeza y la presencia de Jane MacGuire hizo que Aldo se acercara lo suficiente para que pudieran eliminarlo.

– ¿Está muerto?

– Y bien muerto. Como su padre.

– ¿Algún pariente que pudiera querer vengarse?

– ¿No lo habría intentado antes de ahora? Han pasado cuatro años.

Manning arrugó el entrecejo.

– Quizá. -Estaba leyendo el artículo. Todo cuadraba con lo descrito por Fox, pero había una frase que le intrigaba-. Dices que Duncan, Quinn, la chica y un tal Mark Trevor estaban en el lugar. ¿Quién es Mark Trevor?

Fox negó con la cabeza.

– He tenido acceso a otro par de artículos más, y alguno lo menciona. Ninguna de las demás personas presentes en aquel túnel hizo ningún comentario acerca de él. Es evidente que estuvo en el lugar, pero lo abandonó antes de que tanto la policía como los medios de comunicación lo entrevistaran. Un artículo señala que había indicios de que tuviera un pasado delictivo.

– ¿Y sin embargo Quinn lo estaba protegiendo por algún motivo?

– No diría eso. Simplemente, no habló de él.

– Pero si Trevor estuviera implicado en el asesinato de Fitzgerald, no entiendo que Quinn no nos lo ofreciera. Es muy protector con la chica. ¿Hay algún antecedente de Trevor?

– Puede.

– ¿A qué te refieres? O lo hay o no lo hay.

– Parece que no puedo acceder a la base de datos adecuada. Me rechaza.

– Eso es una locura. Sigue intentándolo.

Fox asintió con la cabeza mientras volvía a darle la vuelta al ordenador portátil para ponérselo frente a él.

– Pero has dicho que no crees que Quinn fuera a proteger a Trevor, si sospechara de él. ¿Por qué malgastar el tiempo?

– Porque siempre existe la posibilidad de que Quinn pudiera querer dejarnos fuera de esto y rebanarle el cuello a Trevor él mismo.

– Es un poli, ¡por amor de Dios! No haría tal cosa.

– ¿No? ¿Cómo te sentirías tú, si fuera tu hijo, Fox?

Lake Cottage

Atlanta, Georgia

– ¿Qué estás haciendo aquí fuera en el porche en mitad de la noche? -preguntó Eve mientras subía los escalones.

– No podía dormir. -Jane empujó a un lado a su perro, Toby, para hacerle sitio a Eve en el escalón superior-. Pensé que te quedarías con Sandra en su piso.

– Eso tenía previsto, pero apareció Ron y sentí que estaba de más. Puede que estén divorciados, pero los dos querían a Mike. Me alegra que esté allí por ella.

Jane asintió con la cabeza.

– Me acuerdo de todas las excursiones de pesca a las que llevó a Mike cuando era niño. ¿Va a ir mañana al funeral?

– Hoy -le corrigió Eve-. Probablemente. ¿Se ha acostado Joe?

– Sí. Él tampoco te esperaba. Deberías dormir algo. Va a ser un día complicado. -Miró hacia el lago-. Un día de pesadilla.

– También para ti. Ha sido una pesadilla desde que te reuniste con Mike en aquel bar. -Hizo una pausa-. ¿Sigues teniendo esos sueños con Cira?

Jane se volvió para mirarla, sobresaltada.

– ¿Qué? ¿De dónde sale eso?

Eve se encogió de hombros.

– Pesadillas. Se me ocurrió de repente.

– ¿Ahora? Han pasado cuatro años, y jamás has mencionado nada al respecto.

– Eso no significa que no haya pensado en ello, Jane. Se me ocurrió que sería mejor que olvidáramos todo lo relacionado con aquella época.

– Eso no es fácil de conseguir.

– Por supuesto -dijo Eve con sequedad-. Ya has participado en tres viajes de estudio arqueológicos a Herculano desde que entraste en Harvard.

Jane acarició cariñosamente la cabeza de Toby.

– Nunca me has preguntado por ello.

– Habría sido darle demasiada importancia a algo que quería que borraras de tu memoria. Lo cual no impedía que lo odiara. No quería que desperdiciaras tu juventud persiguiendo una obsesión.

– Eso no es una obse… Bueno, tal vez lo sea. Sólo sé que tengo que informarme sobre Cira. Tengo que saber si estaba viva o murió cuando el volcán entró en erupción.

– ¿Por qué? Eso ocurrió hace dos mil años, ¡caray!

– Sabes por qué. Tenía mi rostro. O yo tengo el suyo. Lo que sea.

– Y estuviste soñando con ella durante semanas, antes de que realmente supieras que existió.

– Probablemente lo leyera en algún sitio.

– Pero no has podido verificarlo.

– Eso no significa que no ocurriera. -Jane torció el gesto-. Esa explicación me gusta más que cualquiera de esas extravagantes gilipolleces sobre videncias.

– No me has respondido. ¿Has soñado con ella?

– No. ¿Satisfecha?

– A medias. -Eve guardó silencio durante un instante-. ¿Has estado en contacto con Mark Trevor?

– ¿Qué es esto? ¿El adivina adivinanza?

– Soy yo, que te quiero y me aseguro de que estés bien.

– Estoy bien. Y no he hablado con Trevor desde aquella noche que se fue de Nápoles hace cuatro años.

– Pensé que podrías haberte tropezado con él en una de esas excavaciones.

– Él jamás se rebajaría a ensuciarse las manos con los estudiantes en prácticas de campo. Sabe donde están enterrados esos pergaminos, ¡maldita sea! -Trevor había estado involucrado en el contrabando de objetos de la antigua Roma cuando un profesor de dudosa reputación especializado en el mundo antiguo, y su hijo, Aldo, se pusieron en contacto con él. Los tres descubrieron una biblioteca en un túnel que partía de la villa de Julius Precebio, uno de los ciudadanos importantes de la antigua ciudad. Resultó que la biblioteca albergaba una cierta cantidad de tubos de bronce conteniendo unos pergaminos de valor incalculable, los cuales se habían salvado de la corriente de lava que destruyó la villa. Muchos de los pergaminos estaban dedicados a describir a la amante de Julius, Cira, que había sido una estrella rutilante del teatro de Herculano. Aldo y su padre había volado el túnel para matar a todos los que tenían conocimiento de su ubicación, incluido Trevor. Pero éste había conseguido escapar-. Trevor fue el que camufló el sitio después del hundimiento. No quiere que nadie encuentre el túnel antes de que pueda volver y hacerse con aquel arcón de oro que Julius mencionaba en los pergaminos.

– Puede que ya lo haya encontrado.

– Puede. -Jane se había hecho la misma pregunta a menudo, pero había seguido buscando-. Pero tengo un presentimiento… No sé. Tengo que seguir buscando. ¡Caray!, debería ser yo quien encontrara esos pergaminos. Me lo merezco. Fui yo la que tuvo a aquel loco detrás de mí intentando filetearme la cara porque me parecía a Cira.

– Entonces, ¿por qué no te enfrentas a Trevor y consigues que te diga donde están?

– Convencer a Trevor de que haga algo es imposible. Quiere el oro, y cree que se lo merece después de perder a su amigo Pietro en aquel túnel. Además, ¿cómo se supone que voy a encontrarlo, cuando la Interpol no fue capaz de seguirle el rastro?

– Me dio la impresión de que él podría haberse puesto en contacto contigo cuando estuviste allí.

– No. -En la primera expedición Jane se había resistido a aquel pensamiento irracional durante todo el tiempo que estuvo en Herculano. Se había sorprendido mirando por encima del hombro, recordando la voz de Trevor, resistiéndose a la sensación de que él aparecería a la vuelta de la esquina, en la habitación contigua, en cualquier parte… cerca-. No era probable que se mantuviera en contacto. Yo sólo tenía diecisiete años, y él creía que era demasiado joven para ser interesante.

– Diecisiete y él treinta -dijo Eve-. Y Trevor no era idiota.

– Te sorprenderías.

– Nada de lo que Trevor hiciera me sorprendería. Es único en su especie.

El tono de Eve fue casi afectuoso, se percató Jane.

– Te gustaba.

– Me salvó la vida. Y salvó a Joe. Y a ti. Es difícil que te desagrade un hombre que ha acumulado esa clase de méritos. Eso no significa que esté de acuerdo con él. Puede que su inteligencia sea algo fuera de lo común, y sin duda tiene algo. Pero es un contrabandista, un timador y sabe Dios qué más.

– ¿Que qué más? Ha tenido cuatro años para meterse en todo tipo de actividades nefandas.

– Al menos no lo defiendes.

– De ninguna manera. Probablemente sea el hombre más genial que haya conocido jamás, y sería capaz de convencer a los pájaros de que abandonaran los árboles. Aparte de eso, es un enigma, domina todas las formas de violencia y es adicto a caminar por la cuerda floja. Ninguna de esas cualidades tiende a suscitar las simpatías de una mujer práctica y testaruda como yo.

– Mujer… -Eve menó la cabeza con tristeza-. Todavía sigo viéndote como a una niña.

– Entonces será así como me quede. -Jane apoyó la cabeza en el hombro de Eve-. Seré lo que quieras que sea. Lo que sea.

– Sólo quiero que seas feliz. -Rozó la frente de Jane con los labios-. Y que no desperdicies tu vida persiguiendo a una mujer que lleva muerta dos mil años.

– No desperdicio mi vida. Sólo tengo que encontrar la respuesta a mis preguntas antes de que pueda desentenderme del asunto.

Eve guardo silencio durante un instante.

– Puede que tengas razón. Tal vez esté equivocada al querer enterrar el pasado. Quizá hubiera sido más saludable dejar que fueras tras ello.

– Deja de culparte. Jamás me dijiste nada cuando volví a Herculano.

Eve miró fijamente hacia el lago.

– No, nunca te dije nada.

– Y no es como si estuviera dedicando todo mi tiempo a Cira. He ganado un par de concursos, he estado en varias misiones de rescate con Sarah y he continuado con mis estudios. -Levantó la vista con una sonrisa-. Y no he estado pensado en ningún irresponsable como Mark Trevor. Todo me va de maravilla.

– Sí, te va de maravilla. -Eve se estiró y se levantó-. Y quiero que sigas así. Hablaremos más después del funeral. -Se dirigió hacia la puerta-. Las dos deberíamos dormir un poco. Le dije a Sandra que la recogeríamos a las once.

– Entraré enseguida. Quiero quedarme aquí fuera con Toby un rato. -Le dio un achuchón al perro-. ¡Dios mío!, lo extraño cuando estoy en la universidad. -Hizo una pausa-. ¿Por qué ha tenido que suceder ahora este infortunio, Eve?

– No lo sé. -Abrió la puerta mosquitera-. Mike. Que crimen más horrible y absurdo. Supongo que ha hecho que me acuerde de Aldo y de su fijación por Cira, y de todos aquellos asesinatos… y de la manera en que te acechó. Puede que el asesinato de Mike también tenga algo que ver contigo.

– Puede que no. No sabemos nada con seguridad.

– No, no lo sabemos. -La puerta se cerró tras ella.

Era extraño que Eve hubiera relacionado el asesinato de Mike con aquella angustiosa época en Herculano. O quizá no tan extraño. Ella, Joe, Eve y Trevor se habían unido en una empresa común para acabar con aquel monstruo, Aldo, y luego lo habían superado. ¿Cómo, si no, se podía olvidar realmente el recuerdo de una experiencia así y salir ileso? Ella y Trevor habían estado tan íntimamente unidos, que había tenido la sensación de conocerlo de toda la vida. No le había importado que su pasado fuera turbio o que fuera absolutamente despiadado e interesado. A ella la había impulsado su instinto de conservación, y a Trevor lo había guiado la codicia y la venganza. Sin embargo, se habían unido para hacer el trabajo.

Se acabó el pensar en él. Hablar con Eve sobre Trevor había provocado que se agolpara en su cabeza una avalancha de recuerdos. Lo había relegado con firmeza a lo más profundo de su conciencia, y sólo lo sacaba a su conveniencia. De esa manera conservaba el control, algo que jamás había conseguido hacer cuando estaba con él.

¿Y qué cabía esperar? A la sazón ella sólo tenía diecisiete años, y él casi treinta, y una experiencia de mil demonios. Lo había manejado muy bien, si se tenía en cuenta el cataclismo emocional por el que ella había pasado en aquel tiempo.

Se levantó y se dirigió a la puerta. Tenía que olvidar a Trevor y a Cira; ya no pertenecían a su vida. Tenía que concentrarse en su familia y en el esfuerzo que iba necesitar hacer para superar ese día.

* * *

Capítulo 3

Odiaba los funerales, pensó Jane mientras miraba como atontada el féretro. Quienquiera que pensara que eran una especie de catarsis debía de estar chiflado. Era doloroso de principio a fin, y ella no era capaz de apreciar ninguna curación derivada de este ritual. Se había despedido a su manera de Mike durante los tres días transcurridos desde aquel absurdo asesinato. Estaba allí sólo por Sandra.

Y Sandra parecía que iba a derrumbarse de un momento a otro y no prestaba atención a nadie. Eve estaba a su lado, aunque probablemente Sandra ni siquiera supiera que estaba allí. Varios de los amigos de Mike se habían congregado junto a la tumba. Jane conocía a algunos: Jimmy Carver, Denise Roberts y Paul Donnell. La compañera de habitación de Jane, Pat, también había cogido un vuelo para acudir al funeral, y parecía extrañamente solemne. Bonito detalle por su parte el haber ido. Bonito detalle por parte de todos.

Unos pocos minutos más y podrían marcharse del cementerio. Unos minutos que parecieron durar toda una vida.

Y la ceremonia tocó a su fin.

Jane se adelantó para arrojar su rosa sobre el féretro.

– ¿Puedo hacer algo? -le preguntó Pat a Jane cuanto ésta se alejó de la tumba-. Se supone que tengo que volver a la facultad, pero si me necesitas, te echaré un cable.

Jane negó con la cabeza.

– Vete. No te necesito. Te veré mañana, o quizá pasado.

Pat torció el gesto.

– Debería haberlo sabido. No necesitas a nadie. Siempre estás dispuesta a asumir responsabilidades cuando estoy en un aprieto, pero que no quiera Dios que intente devolverte el favor. ¿Alguna vez has pensado que me sentiría bien por estar en el lado del que da?

– No tienes ni idea de lo mucho que me has dado ya. -Jane tragó saliva para aflojar el nudo que tenía en la garganta-. Debería habértelo dicho. A veces, me resulta difícil… Cuando te conocí, era tan seria y responsable que ni siquiera era capaz de pensar en relajarme y pasarlo bien. Tú me has enseñado que divertirse no es un delito, y que se puede obtener placer de algunas situaciones bastante extrañas.

Pat sonrió.

– ¿Te refieres a como cuando nos quedamos atrapadas en el coche en medio de aquella tormenta de nieve, porque tuviste que ir a recogerme por haber bebido demasiado? Poco placer hubo en ello. Me las hiciste pasar canutas.

– Te lo merecías. Pero incluso de aquel fiasco tendremos buenos recuerdos. Cantamos canciones idiotas y hablamos durante horas mientras esperábamos a que fueran a rescatarnos. Eso… me enriqueció. Tú me enriqueciste.

Pat guardó silencio durante un instante.

– Creo que se me está haciendo un nudo en la garganta. Tengo que salir de aquí. -Le dio un rápido abrazo a Jane-. Hasta mañana.

Jane se la quedó mirando mientras se alejaba. Pat era casi tan torpe para expresar sus sentimientos a las personas amadas como Jane. Era extraño que compartieran aquella reserva, cuando eran tan diferentes en otros aspectos. A Pat la habían pillado desprevenida las palabras de Jane en ese momento tan delicado. Y había sido a causa de la profunda tristeza de la ocasión que las palabras habían salido atropelladamente de los labios de Jane. Había perdido a un amigo, y deseaba con todo su corazón haber sido capaz de decirle lo mucho que él significaba para ella. No iba a cometer el mismo error otra vez.

– Jane. -Paul Donnell se había parado a su lado, con la cara pálida-. Lo siento. No tuve ocasión de hablar contigo antes, pero quiero que sepas cuánto… No te imaginas cuánto lamento no haber regresado al coche con vosotros la otra noche. No pensé… Espero que no me culpes por…

– No culpo a nadie excepto al bastardo que asesinó a Mike. ¿Y cómo podías saber lo que ocurriría?

Paul asintió rápida y entrecortadamente con la cabeza.

– Es cierto. No podía saberlo, pero no obstante, lamento… Mike era mi amigo. Jamás quise que le ocurriera algo. Sólo deseaba decirte que… -Se apartó-. Sólo quería decir que lo siento.

Jane lo observó mientras se alejaba. Estaba afectado de verdad. Lo bastante como para que contrastar con la fachada de superficialidad que solía adoptar. Tal vez él y Mike hubieran sido más íntimos de lo que ella había pensado. O quizá se sentía culpable por no haber estado allí, cuando Mike lo había necesitado. Tuvo una idea. O acaso se trataba…

– Vamos, Jane. -Joe estaba a su lado, cogiéndola del brazo-. Te llevaré de vuelta a la casa de campo.

– De acuerdo. -Jane negó de repente con la cabeza-. No, tengo que ir al aeropuerto. Voy a despedirme de Sandra, y luego volveré a la universidad. Hay algo que tengo que hacer allí.

– Jane, tómate unos días libres. Necesitas…

– Hay algo que tengo que hacer. -Se alejó-. Estaré bien, Joe.

– Y un cuerno lo estarás. Ya no lo estás ahora. Mira, Sandra está afectada. No te culpa realmente a ti. No tendría lógica.

– Me culpa -añadió ella con tristeza-. Ahora mismo culpa a todos y a todo. Ni siquiera soporta mirarme. Sé que no quiere herirme, pero no puede evitarlo. Su mundo está del revés. Tú y Eve tenéis que consolarla, y es mejor que yo no ande por medio.

– Ella no es la única que necesita consuelo -masculló Joe-. Nos necesitas, ¡caray!

– Ya os tengo. Siempre estáis conmigo. -Intentó sonreír-. No necesito teneros en la misma habitación ni cogiéndome la mano. En este momento creo que Sandra sí. Te llamaré en cuanto llegue a la residencia, ¿de acuerdo?

– No. Pero supongo que tendré que estarlo. No vas a dar tu brazo a torcer. -Apretó los labios-. Pero no voy a permitir que vuelvas allí sin protección. He contratado a un detective para que te proteja hasta que la investigación de Manning descubra un motivo para la agresión. Te estará esperando en tu residencia cuando llegues allí.

– No me importa. Si eso te hace sentir mejor.

– Tienes toda la razón en que eso me hace sentir mejor. -Le abrió la puerta del coche para que entrara-. Nadie te va a hacer daño.

Demasiado tarde; ya estaba herida. No podría borrar la imagen de Mike tumbado en aquel coche, con la sangre saliéndole a borbotes del pecho y suplicándole que lo ayudara.

Notó el escozor en los ojos. En ese momento, no. No podía empezar a llorar de nuevo en ese momento.

El tiempo de las lágrimas se había acabado.

– Paul.

Paul Donnell se puso tenso y se giró cuando estaba subiendo las escaleras que conducían a su residencia.

– ¿Jane? -Sonrió-. ¿Qué estás haciendo aquí? Pensaba que te habrías quedado en Atlanta. ¿Puedo ayudarte?

– Creo que sí. -Alargó la mano y abrió la puerta del acompañante de su coche-. Entra.

La sonrisa de Paul se desvaneció.

– Me temo que me pillas en un mal momento. Voy retrasado con los deberes, ya que tuve que sacar tiempo para ir al funeral. Qué te parece si te llamo mañana.

– Qué te parece si entras en el coche -le dijo Jane en tono cortante-. No juegues conmigo, Paul. ¿Quieres hablar conmigo o prefieres hacerlo con la policía?

– Eso suena a amenaza. Ya estoy bastante afectado por haber perdido a mi amigo, y no necesito…

– ¿Era tu amigo? ¿Y traicionas a los amigos, Paul?

Él se humedeció los labios.

– No sé a qué te refieres.

– ¿Quieres que me explique? ¿Quieres que salga de este coche y lo proclame a gritos, para que todo el mundo en el campus pueda oírme? Lo haré, Mike debe de haberte dicho que no tengo ni un pelo de tímida.

Paul guardó silencio durante un instante.

– Sí, me lo dijo.

– Te hizo muchas confidencias. Porque confiaba en ti. Mike era vulnerable para cualquiera que pensara que era su amigo.

– Yo era su amigo. Me ofende que tú…

Jane abrió la puerta del conductor y empezó a salir del coche.

– ¡No! -Paul rodeó el coche a zancadas-. Si no eres razonable, tendré que…

– No soy razonable. -Jane echó el seguro de las puertas tan pronto Paul entró en el coche, y arrancó-. Estoy furiosa, y quiero respuestas.

– No tienes motivos para estar furiosa conmigo. -Paul hizo una pausa-. ¿Qué es lo que crees que hice exactamente?

– Creo que le tendiste una trampa a Mike. -Jane apretó el volante con las manos-. Creo que te dedicaste comerle el tarro, hasta que estuvo tan deprimido y asustado que hiciste con él lo que quisiste. Creo que lo emborrachaste, y que luego me llamaste. Creo que sabías que alguien nos estaba esperando en aquel callejón.

– Gilipolleces. Mira, sé que Mike dijo algunas cosas extrañas aquella noche, pero estaba borracho.

– Eso es lo que yo creía, hasta que todo adquirió sentido después del funeral, y me puse a preguntarme por qué estabas tan nervioso. Había sitio de sobra para aparcar en aquella calle. ¿Por qué arriesgarse a que la grúa se llevara el coche por aparcar en el callejón?

– No había sitio para aparcar cuando llegamos allí.

– Cuando llegué hoy al aeropuerto, me dirigí directamente a El Gallo Rojo, y le pregunté al camarero. Dijo que había sido una noche tranquila, y que había sitio de sobra en la calle cuanto comenzó su turno a la siete. Vosotros llegasteis allí a las siete y cuarto, ¿no es así?

– No estoy seguro.

– Eso es lo que dijo el camarero.

– Para en el arcén. No tengo por qué aguantar esto.

– Sí, sí que tienes. -Pero Jane se detuvo en un lado de la calle y apagó el motor-. Habla conmigo. ¿Quién te pagó para que le tendieras una trampa a Mike?

– Nadie.

– ¿Entonces lo hiciste tú porque le guardabas rencor?

– Por supuesto que no.

– Entonces volvamos a empezar desde cero.

– No tengo nada que ver con todo esto.

– Y una mierda. -Jane lo miró fijamente a los ojos-. Estabas muerto de miedo. Casi lo pude oler en el cementerio. No estabas apenado; estabas adoptando una fachada, porque tenías miedo de que alguien pudiera sospechar la verdad.

Paul desvió la mirada.

– La policía no lo cree así.

– Lo creerán, cuando tenga una conversación con ellos. Soy hija de un poli; eso es casi como ser de la familia. Prestarán atención cuando les pida que te investiguen más detenidamente.

– No encontrarán nada. Ni que fuera un delincuente juvenil. Procedo de una buena familia.

– Y yo provengo de los barrios más asquerosos de Atlanta, donde las putas, los proxenetas y toda clase de escoria camina por la calle. Por eso puedo reconocer la escoria cuando la veo.

– Déjame salir del coche.

– Cuando me digas quién te pagó y por qué.

Paul apretó los labios.

– No eres más que una mujer. Podría obligarte a abrir esta puerta en el momento que lo decida. Sólo estoy apaciguándote.

– Soy una mujer criada por un poli que sirvió en los cuerpos especiales de la Armada, y que quiso que fuera capaz de mantenerme a salvo por mis propios medios. La primera norma de Joe fue: no desperdicies tu tiempo, si te atacan. Da por sentado que te van a matar y actúa en consecuencia: mátalos.

– Estás faroleando.

– Te estoy contando como son las cosas. Fuiste tú, el que me amenazaste. Lo único que quiero ahora mismo es información.

– No vas a conseguirla. ¿Crees que no sé que vas a ir corriendo a la policía? -le espetó-. Y no fue culpa mía. Nada fue culpa mía.

Una grieta en la coraza.

– Nadie se lo va a creer, si no vas a la policía y confiesas.

– ¿Confesar? Son los delincuentes los que confiesan. Yo no he hecho nada delictivo. No lo sabía. -La miró con nerviosismo-. Y les diré que has mentido, si les dices que yo…

– ¿Qué es lo que no sabías?

Paul guardó silencio. Sin embargo, Jane podía sentir su terror; casi estaba allí. Tenía que presionarlo un poco más.

– Fuiste cómplice del asesinato. Te encerrarán y tirarán la llave. ¿O este Estado tiene pena de muerte?

– Zorra.

Desmoronamiento. Había que presionar con más fuerza.

– Iré a la policía directamente desde aquí. Probablemente te detengan dentro de unas horas. Si me dices lo que quiero saber, dejaré que te entregues tú mismo e intentes salir de esta como puedas.

– No es culpa mía. Se suponía que no tenía que ocurrir nada. Dijeron que sólo querían hablar contigo y que tú no estabas cooperando.

– ¿Quién quería hablar conmigo?

Paul no respondió.

– ¿Quién?

– No lo sé. Leonard… No lo recuerdo.

– ¿Era Leonard el nombre de pila o el apellido?

– Ya te lo he dicho… No lo sé. El apellido. Si es que era su verdadero apellido.

– ¿Por qué habrías de dudarlo?

– No sé, hasta… Yo no quería que Mike muriese… No quería hacer daño a nadie.

– ¿Sabes el nombre de pila de Leonard?

Guardó silencio durante un momento.

– Ryan.

– ¿Cuál era el nombre del otro hombre?

– No tengo ni idea. Nunca me presentó. Leonard fue el único que habló.

– ¿Dónde los encontraste?

– No los encontré, exactamente. Yo estaba sentado en un bar hace unas semanas, y ellos se sentaron y empezaron a hablar. Yo necesitaba el dinero, y ellos me prometieron que todo iría bien. Todo lo que tenía que hacer era asegurarme de que fueras al callejón para que pudieran hablar contigo.

– Y eso no era difícil, ¿verdad? Dado que Mike era tan fácil de manejar. Sólo había que tirar de unas cuantas cuerdas, y él se pondría a bailar.

– Me gustaba Mike. No quería hacerle daño.

– Pues se lo hiciste. Hiciste que se sintiera un incompetente, y luego le tendiste una trampa.

– Necesitaba el dinero. Harvard es caro, y mis padres apenas pueden permitirse pagar la matrícula. Estaba viviendo como un indigente.

– ¿No pensaste en conseguir un trabajo?

– ¿Como tú? -preguntó agriamente-. Tan perfecta. Mike odiaba eso de ti.

No debía permitir que notara lo que dolía aquella pulla.

– ¿Cómo podemos encontrar a ese tal Ryan Leonard?

Paul se encogió de hombros.

– No tengo ni idea. Me dieron la mitad del dinero cuando acepté hacerlo, y dejaron un sobre con el resto del dinero en mi apartado de correos cuando les llamé y les dije que te llevaría a El Gallo Rojo aquella noche. No he tenido noticias de ellos desde entonces.

– ¿Sigues teniendo el sobre?

Él asintió con la cabeza.

– No me he gastado el dinero. Sigue en el sobre. Después de que Mike fuera… Estaba tan asustado, que ni siquiera lo ingresé en el banco. Pensé que podría parecer comprometedor, si tenía que ir a la policía. Pero no tiene ninguna dirección. Es sólo un sobre en blanco.

– ¿Dónde está?

– En mi habitación de la residencia.

– ¿Dónde?

– En mi libro de literatura inglesa.

– ¿Y viste al otro hombre aquella noche?

– Ya te dije que sí. ¿Por qué?

– Porque yo sólo vi a uno. Necesito una descripción.

– ¿Ahora?

– No, ahora no. -Ya no soportaba más. Quitó el seguro de la puerta-. Largo. Te doy dos horas para que vayas a la comisaría e intentes convencerles de lo inocente que eres. Si huyes, haré que te persigan. -Apretó los labios-. Y yo también te perseguiré.

– No soy idiota. Me entregaré. No es que te tenga miedo; simplemente es lo más inteligente. -Salió del coche. Su miedo se estaba desvaneciendo, y sonrió con un poquito de bravuconería-. No me pasará nada. Puede que todo se arregle con un acuerdo con el fiscal. Lo tengo todo a mi favor. Soy joven e inteligente, y creerán que solo soy un buen chico que cometió un error de juicio.

A Jane le entraron ganas de vomitar. ¡Dios bendito!, podría estar en lo cierto.

– Dime: ¿por cuántas monedas, Paul?

– ¿Qué dices?

– ¿Qué cuánto te pagaron?

– Diez mil cuando acepté. Y otros diez cuando tendí la trampa.

– ¿Y en ningún momento te preguntaste por qué gastarían esa cantidad de dinero sólo por hablar conmigo?

– No era asunto mío. Si querían aflojar esa pasta… -Se calló cuando la miró a los ojos-. ¡Al diablo! -Giró sobre sus talones y se fue caminando por la calle a grandes zancadas.

¡Dios mío!, es un chulo. A Jane le entraron ganas de acelerar y atropellar a aquel cabrón. Había traicionado a su amigo, y lo único que le preocupaba era salvar su cuello. Apoyó la cabeza en el volante durante un instante, intentando recobrar la compostura.

Luego, arrancó el coche y buscó a tientas el teléfono. Joe contestó al segundo tono.

– Quiero que hagas algo por mí. -Miró fijamente a Paul mientras doblaba la esquina-. Paul Donnell va a entregarse a la policía dentro de dos horas.

– ¿Qué?

– Le tendió una trampa a Mike. Cobró veinte mil dólares por conseguir que Mike me llevara a aquel callejón. -Interrumpió a Joe cuando éste empezó a maldecir-. Dice que le aseguraron que sólo querían hablar conmigo. Aceptó el dinero y no hizo preguntas. Le importaba un comino.

– Hijo de puta.

– Sí. Dice que el nombre del hombre que le dio el dinero era Ryan Leonard y que no sabe nada más acerca de él. No se enteró del nombre del segundo hombre, pero lo vio lo bastante cerca para darme una descripción. Quiero que llames a Manning y le digas que consiga esa descripción antes de que Donnell intente utilizarla como medio para negociar con el fiscal. Es capaz de eso.

– Hecho. ¿Algo más?

– Dile a Manning que no se lo ponga fácil. -La voz le temblaba-. Puede que no haya apretado aquel gatillo, pero es tan culpable como el que lo hizo. No quiero que se vaya de rositas.

– Estoy sorprendido de que consiguieras hacerlo hablar.

– Yo también. Pero ya estaba asustado, y me aproveché. Voy de camino a su residencia para coger el sobre del último pago que le hizo Leonard. Se me acaba de ocurrir que podría decidir volver sobre sus pasos y coger el dinero y utilizarlo para su defensa.

– Deja que lo haga la policía. Podría haber huellas.

– Tendré cuidado. Pero la policía tiene demasiadas cortapisas. Podrían tardar demasiado en conseguir una orden para registrar su habitación, y de ninguna manera voy a dejar que ponga sus manos en ese dinero. Tengo que irme. Te llamaré más tarde, Joe. -Colgó el teléfono antes de que Joe pudiera discutir con ella.

Se alejó del bordillo, hizo un giro para cambiar de sentido y se puso en camino de nuevo hacia la residencia.

Zorra. Puta.

Paul Donnell hervía de ira mientras corría por la calle.

Siempre le habían desagradado las mujeres autoritarias, y Jane MacGuire era un ejemplo de primera calidad de todo lo que odiaba. ¡Qué lástima que Leonard no se hubiera ocupado de ella en aquel callejón!

Tenía que calmarse. Cuando hablara con la policía, tendría que parecer desconsolado aunque sincero, y culparse sólo a sí mismo. Podía manejar aquello. Podía ser muy convincente y tenía que poner a trabajar todas sus habilidades. Llamaría a su padre para que le consiguiera un abogado que se reuniera con él en la comisaría. Había leído demasiado sobre condenas debidas a aquellas primeras entrevistas con la policía. Sería respetuoso, pero le diría a aquellos pies planos que le habían aconsejado que consiguiera un abogado.

Sí, esa era la estrategia. Pero los abogados costaban dinero, y no estaba dispuesto a confiar en un abogado de oficio. Tendría el mejor, y eso exigiría…

Unos faros.

Echó un vistazo detrás de él. No, no era aquella zorra persiguiéndolo. Aquel era un coche más grande, los haces de los faros perforaban la oscuridad de la tranquila calle residencial. Dejó de mirar y aceleró el paso. Debía moverse deprisa y llegar a aquella comisaría, no fuera a ser que aquella zorra decidiera incumplir su palabra e irles a visitar antes de que él pudiera hacer su entrada. La creía muy capaz de…

Luz. Iluminándolo por completo. El estruendo de un motor acelerado.

¿Qué coño…?

Jane aparcó delante de la residencia y se bajó de un salto del coche.

No debería ser demasiado difícil entrar en la habitación de Paul, pensó mientras se dirigía rápidamente hacia la escalera. Había visitado a Mike en numerosas ocasiones, y si los de seguridad le preguntaban, podría decirles que se había dejado algo en la habitación y que quería recuperarlo. Si aquello no funcionaba, lo intentaría mediante…

– Jane.

Se puso tensa. No. Se lo estaba imaginando… No podía ser él.

Se dio la vuelta lentamente.

Trevor.

Iba vestido con unos vaqueros y un jersey verde oscuro, y tenía el mismo aspecto que el día que lo dejó en el aeropuerto, hacía cuatro años.

Trevor sonrió.

– Ha pasado mucho tiempo. ¿Me has echado de menos?

Aquello la sacó de su sorpresa de golpe. Asno arrogante.

– En absoluto. ¿Qué estás haciendo aquí?

La sonrisa de Trevor se desvaneció.

– Créeme, habría preferido mantenerme lejos de ti. No ha sido posible.

– Has hecho un buen trabajo al respecto estos últimos cuatro años. -No debería haber dicho eso. Parecía un reproche, y lo último que Jane deseaba es que él pensara que le preocupaba que la hubiera o no olvidado-. Igual que yo. Ya es agua pasada.

– Ojalá pudiera decir lo mismo. -Trevor apretó los labios-. Tenemos que hablar. Mi coche está aparcado en esta misma manzana. Ven conmigo.

Jane no se movió.

– Tengo algo que hacer. Llámame más tarde.

Él negó con la cabeza.

– Ahora.

Jane empezó a subir los escalones.

– Vete al diablo.

– Averiguarás más viniendo conmigo que de ese sobre en la habitación de Donnell.

Jane se puso tensa, y se volvió lentamente hacia él.

– ¿Cómo sabías que iba a buscar…?

– Ven conmigo. -Empezó a caminar por la calle-. Haré que Bartlett vigile la residencia para asegurarnos de que Donnell no vuelve a por el dinero.

– ¿Bartlett está aquí?

– Está esperando en el coche. -Trevor lanzó una mirada por encima del hombro-. Confías en Bartlett aunque no confías en mí.

Jane estaba intentando aclarar sus ideas.

– ¿Sabes que mi amigo Mike ha sido asesinado?

– Sí, lo siento. Sé que estabais muy unidos.

– ¿Y cómo supiste lo que ha ocurrido esta noche con Donnell?

– Hice que Bartlett pusiera un micrófono en tu coche.

– ¿Cómo?

– Y en tu habitación de la residencia. -Sonrió-. ¿Eso te enfurece lo suficiente para que me sigas y me montes la bronca?

– Sí. -Jane bajó los escalones-. Tienes toda la razón cuando dices que me enfurece.

– Bien. -Trevor avanzó por la calle-. Entonces, ven conmigo y te concederé los primeros cinco minutos para que me eches un rapapolvo.

¿Rapapolvo? Lo que quería era matarlo. Era exactamente el mismo. Totalmente seguro de sí mismo, de una desenvoltura absoluta y sin la más mínima preocupación por otros planes que no fueran los suyos.

– Estás pensando cosas malas de mí -murmuró él-. Puedo sentir las vibraciones. La verdad es que deberías darme tiempo para explicarme, antes de que te enfurezcas.

– Acabas de decirme que has puesto un micrófono en mi coche.

– Se hizo con la mejor de las intenciones. -Se paró delante de un Lexus azul-. Bartlett, tengo que hablar contigo. Vigila la residencia de Donnell y avísame si aparee.

Bartlett asintió con la cabeza mientras salía del coche.

– Es un placer. -Sonrió a Jane-. Me alegra volver a verte. Siento que sea en estas circunstancias tan tristes.

– Estoy de acuerdo. Puesto que es evidente que estabas muy ocupado poniendo micrófonos en mi coche y en mi habitación.

Bartlett lanzó una penetrante mirada de reproche a Trevor.

– ¿Era realmente necesario contarle eso?

– Sí. Dale las llaves de tu coche, Jane. Puede continuar perfectamente con la labor de vigilancia estando cómodo.

Jane hizo ademán de negarse, y entonces se encontró con los ojos negros y amables de Bartlett, que siempre le habían recordado los de Winnie the Pooh. Era inútil enfadarse con Bartlett; sólo había estado cumpliendo las órdenes de Trevor. Le lanzó las llaves del coche.

– No deberías haberlo hecho, Bartlett.

– Pensé que era lo mejor. Quizá me equivocara.

– Te equivocaste. -Jane se metió en el asiento del acompañante-. Y si regresa, no permitas que Donnell entre en esa residencia.

– Sabes que no se me da bien la violencia, Jane -añadió él con seriedad-. Aunque estoy seguro de que te lo comunicaré de inmediato.

Jane lo vio alejarse mientras Trevor se metía en el asiento del conductor.

– No deberías haberlo involucrado. Él no es un delincuente.

– ¿Cómo lo sabes? Han pasado cuatro años, y ha estado asociado conmigo. Puede que lo haya corrompido con mis malas artes.

– No todo el mundo es corrompible. -Aunque las posibilidades de cualquiera de poder resistirse a Trevor, si éste decidía ejercer aquel magnetismo e inteligencia que la había atraído hacia él, eran escasas. Era un encantador de serpientes, capaz de convencer a cualquiera de que lo negro era blanco. Lo había visto enredar las situaciones a su conveniencia durante aquellas semanas que habían estado juntos, y conocía la fuerza deslumbrante de su elocuencia-. Y te gusta Bartlett. No lo respetarías si pudieras convertirlo en un hombre servil.

Trevor se rió entre dientes.

– Tienes razón. Pero no hay ningún peligro de que Bartlett se convierta en un ser servil. Tiene demasiado carácter.

– ¿Cómo lo convenciste para que pusiera un micrófono en mi coche?

– Le dije que eso contribuiría a tu seguridad. -Su sonrisa se esfumó-. Aunque no esperaba que abordaras a Donnell. Eso podría haber sido peligroso. Un hombre desesperado es siempre imprevisible.

– Estaba asustado. Te darías cuenta.

– Se sabe de hombres asustados que han reaccionado atacando.

– Él no, y ya se ha acabado. No es asunto tuyo. -Volvió la cara hacia él-. ¿O sí? Dijiste que podrías decirme más que ese sobre. Hazlo.

– El nombre del otro hombre probablemente sea Dennis Wharton. Suele trabajar con Leonard.

– ¿Cómo lo sabes?

– Me crucé con él en el pasado.

– ¿Entonces por qué no le dijiste a la policía que sabías quién mató a Mike?

– No quería que huyeran.

– ¿Por qué no?

– Los quiero para mí -dijo sencillamente-. La policía no siempre es eficaz. No quería arriesgarme a que Leonard y Wharton tuvieran otra oportunidad contigo.

– ¿Y pensaste que lo intentarían?

– Mientras la situación no sea demasiado arriesgada. La policía no está haciendo muchos progresos. Apostaría a que esos dos harán al menos un intento más, antes de que envíen a otro a culminar el trabajo.

– ¿Quién lo va a enviar?

Trevor negó con la cabeza.

– En serio, Jane, no te lo puedo contar todo. Entonces me quedaría sin bazas para negociar.

– ¿Por qué me perseguían?

– Creen que eres un valioso activo en el juego.

– ¿Juego? -Jane cerró las manos con fuerza-. Eso no fue ningún juego. Mike murió en aquel callejón.

– Lo siento -dijo Trevor con dulzura-. No creo que tuvieran intención de matarlo. Fue un accidente.

– Eso no es ningún consuelo. ¿Y cómo sabes que no tenían intención de que ocurriera? ¿Qué tienes tú que ver con todo esto?

– Todo. Probablemente sea culpa mía.

– ¿Qué?

– Debería haber venido antes. Confiaba en estar equivocado y que no hubiera efectos colaterales, así que en su lugar envié a Bartlett. Debería haberte arropado y llevado conmigo.

– No tiene ningún sentido lo que dices. ¿De qué va todo esto?

– De Cira.

Jane se quedó petrificada.

– ¿Qué?

– O para ser más exactos: del oro de Cira.

Ella lo miró de hito en hito, estupefacta.

– Un cofre lleno de oro de unos dos mil años de antigüedad. Sólo esto lo haría excepcionalmente valioso. Y el hecho de que Julius Precebio se lo diera a su amante, Cira, contribuiría aun más al halo de misterio.

– ¿Lo encontraste?

– No, pero estoy sobre la pista. Por desgracia, hay otras personas que saben que le sigo el rastro y que están buscando la manera de conseguir una ventaja. -Inclinó la cabeza hacia ella-. Y la encontraron.

– ¿Yo?

– ¿Quién si no?

– ¿Por qué habrían de creer…?

Trevor apartó la mirada de ella.

– Apostaría a que suponen que podrías ser mi talón de Aquiles.

– ¿Por qué?

– ¿Quizá por nuestro pasado? La vez que estuvimos juntos en Herculano recibió una publicidad bastante notable.

– Eso es ridículo. Tú no tienes ningún talón de Aquiles.

Trevor se encogió de hombros.

– Como te decía, están buscando obtener una ventaja. Nunca dije que la encontraran. Pero no quería venir aquí por miedo a que pareciera confirmar que tenían razón, así que envié a Bartlett.

– Y utilizaron a Mike para llegar a mí -dijo ella débilmente-. Y a ese condenado oro.

– Sí.

– ¡Malditos sean! -Guardó silencio durante un instante-. ¡Maldito seas tú!

– Ya sabía que pensarías eso. Pero ya no hay nada que pueda hacer, salvo controlar los daños.

– El daño ya está hecho.

– Puede que eso sólo sea el comienzo. Utilizaron a Mike Fitzgerald para llegar a ti. ¿Quién te dice que no utilizarán a alguien más que te importe?

La mirada de Jane salió desviada hacia su cara como una flecha.

– ¿Eve? ¿Joe?

– Bingo. Irías a cualquier parte, harías lo que fuera por ellos.

– Nadie le vas a hacer daño -dijo ella con fiereza.

– Entonces, tu mejor apuesta es evitar que se involucren en lo más mínimo. Aleja el peligro de ellos, y ve a algún lugar donde estés a salvo.

– ¿Y dónde está ese lugar? -preguntó ella con sarcasmo.

– Conmigo. Te mantendré a salvo, y no tendrás que preocuparte por estar a miles de kilómetros de distancia.

– Me importan un bledo tus malditas preocupaciones. Me mantendré a salvo por mis propios medios. Nunca debiste haber… -Se calló cuando su teléfono sonó. Miró el identificador de llamadas-. Es Joe.

– Donnell está muerto -le dijo Joe cuando descolgó-. Y la policía quiere hablar contigo.

– ¿Muerto? -Se quedó paralizada-. ¿De qué estás hablando? No puede estar muerto. -Vio que Trevor se ponía tenso-. Acabo de estar con él hace poco más de una hora.

– ¿Dónde?

– Lo dejé en mi coche en una de las calles secundarias a unos seis kilómetros de aquí. -Intentó recordar el nombre de la calle-. No recuerdo en cuál. No presté mucha atención.

– A Donnell lo mató un conductor que se dio a la fuga en Justine Street. Hubo un testigo, un vecino de una de las casas que vio cómo un coche de color claro se subía a la acera y lo atropellaba.

– Así que no fue ningún accidente.

– No es probable. Después de atropellado, el conductor reculó para volver a pasarle por encima.

– ¿Cogió el testigo la matrícula?

– No. El muchacho se había tomado un par de copas y estaba como una cuba. Tuvo suerte de poder marcar el número de la policía e informar de lo que había visto. ¿Dónde estás? Enviaré a Manning para que te recoja y hagas una declaración.

Jane seguía sin poder creérselo.

– Lo han matado…

– De eso es de lo que tienes que convencer a Manning.

– ¿A qué te refieres?

– Lo mató un sedán de color claro. Tú conduces un Toyota Corolla claro. Donnell había admitido ante ti haber sido cómplice de la muerte de Mike. Tú acababas de volver del funeral de tu amigo y estabas comprensiblemente irritada.

– Pero llamaste a Manning y le dijiste que Donnell iba a ir a entregarse voluntariamente.

– Y que estabas preocupada porque pudiera escapar. Suma dos y dos, Jane. ¿Acaso no es razonable que pudieras haber cambiado de idea y vuelto para tomarte la justicia por tu mano?

– No. -De repente le vino a la memoria el instante en que había pensado realmente lo mucho que le gustaría atropellar a aquel chulo hijo de puta-. Podría haber tenido la tentación, pero no soy idiota.

– Y los convencerás de que no lo hiciste. Te llevará algún tiempo, pero lo conseguirás. Haré que un abogado se reúna contigo en la comisaría, y yo mismo me presentaré allí antes de dos horas.

– ¡Por Dios!, ¿de verdad piensas que me van a acusar?

– No quiero correr el riesgo sin estar preparado. ¿Dónde estás ahora?

– Sigo en la residencia de Donnell.

– Quédate ahí. -Joe colgó el teléfono.

Jane apretó lentamente el botón de desconexión.

– ¿Donnell está muerto? -preguntó Trevor.

– Lo atropellaron y se dieron a la fuga. Un sedán de color claro. -Meneó la cabeza-. Es una locura. Joe cree que pueden acusarme.

– No. -Trevor arrancó el motor y se alejó de la acera-. Eso no va a ocurrir.

– ¿Adónde vas? Joe me dijo que me quedara aquí hasta que Manning…

– Y estoy seguro de que lo hizo con la mejor de sus intenciones, pero de ninguna manera voy a arriesgarme a que te metan en la cárcel, siquiera sea temporalmente. Hay demasiadas maneras de llegar hasta los detenidos. -Avanzó hasta ponerse a la altura de Bartlett, que estaba sentado en el coche de Jane-. Sal. Nos vamos al aeropuerto.

– Y un cuerno vamos -dijo Jane-. Yo no voy a ninguna parte contigo.

– Vas a ir al aeropuerto -dijo Trevor mientras Bartlett se metía de un salto en el asiento trasero-. Una vez allí, es cosa tuya. Pero podrías considerar que Donnell fue asesinado para eliminar a un posible testigo. Eso te dará algún indicio de la magnitud de lo que está en juego. Tanto Mike Fitzgerald como Mike Donnell han caído, y sólo eran unos actores secundarios. Por otro lado, tú eres el objetivo primordial. Y Eve y Joe pueden ser incluidos entre las prioridades, si andas cerca de ellos. ¿Cómo vas a cuidar de ellos, si estás encerrada?

– No hay ninguna seguridad de que me vayan a encerrar. Si examinan mi coche, no encontrarán ningún daño.

– Pero podrían incautarse de él para someterlo a una prueba en profundidad. Y podrían retenerte temporalmente hasta que quedaras limpia de sospecha. ¿Y estás dispuesta a correr ese riesgo? Piensa en ello. -Apretó el acelerador-. Házmelo saber cuando lleguemos al aeropuerto.

* * *

Capítulo 4

¿Este es el aeropuerto? -Jane enarcó las cejas cuando Trevor salió de la carretera secundaria en las afueras de Boston y se detuvo junto a un gran hangar.

– No dije que fuera un aeropuerto importante. -Salió del coche-. Pero te garantizo que es un aeropuerto muy privado.

– En otras palabras, que estás aquí ilegalmente.

– Era necesario. Cuando supe que tenía que venir, tuve que hacerlo rápidamente y sin ser visto.

– No tenías por qué venir. Lo escogiste tú.

– Sí, todo esto va de elecciones. -Se quedó allí parado, observándola-. ¿Tengo que tomar las tuyas?

– No. -Pero Jane salió lentamente del coche-. No creo que corra ningún peligro de ser detenida. Creo que me estás contando una chorrada para convencerme de que haga lo que quieres. Manning se habría limitado a tomarme declaración y a enviarme a casa.

– Posiblemente.

– Le diré a Brenner que estamos listos para despegar -dijo Bartlett mientras bajaba del asiento trasero y sonreía a Jane-. Adiós, Jane. Espero que no decidas abandonarnos. Te he echado de menos.

Jane no respondió y se limitó a observarlo mientras Bartlett cruzaba corriendo el asfalto hacia el reactor privado estacionado en la pista de aterrizaje. Hasta ese momento no se había dado cuenta de que ella también había echado de menos a Bartlett. Bajito, regordete, con aquella radiante sonrisa que irradiaba calidez y una especie de inocente alegría de vivir, era un espécimen totalmente único.

– ¿Se volvió a casar?

– No, quizá decidiera que ya era suficiente. -Trevor sonrió-. O quizá te ha estado esperando. Siempre le gustaste.

– Tendría que ponerme a la cola. Todas las mujeres sienten debilidad por Bartlett. Incluso Eve.

– ¿Cómo está Eve?

– No muy bien. Manejar el dolor de su madre y el suyo propio es bastante duro. Por lo demás, sigue igual. -Jane era incapaz de apartar la vista del avión que estaba en la pista de aterrizaje. Bartlett había desaparecido en su interior, y ella pudo distinguir vagamente a dos figuras en la cabina del piloto-. ¿Quién es Brenner? ¿El piloto?

– Sí, entre otras cosas. Es un australiano que recluté para que me facilitara algunos asuntos.

– ¿Trabaja para ti?

– ¡Dios mío, no! Ese arrogante bastardo trabaja para él. Pero en su infinita sabiduría ha decidido dejarme dirigir el cotarro.

– ¿Qué cotarro?

Él no respondió.

– ¿Vienes conmigo?

– ¿Adónde?

– A Aberdeen.

– ¿Qué? -Jane abrió los ojos como platos-. ¿A Escocia?

Trevor sonrió débilmente.

– ¿Esperabas que a Nápoles?

– Dijiste que estabas sobre la pista del oro de Cira. Ese cofre estaba en aquel túnel de las afueras de Herculano.

– Podríamos ir de visita allí más adelante. Ahora mismo, vamos a Aberdeen.

– ¿Por qué?

– ¿Vas a venir?

– Respóndeme.

Trevor guardó silencio.

– ¡Maldito seas! Mike murió porque querías ese oro. Merezco saber qué está ocurriendo.

– Pero en ese caso podría no conseguir lo que quiero de ti. Y ya sabes el egoísta hijo de puta que soy.

– Al ciento por ciento. Pero ¿por qué habría de darte algo que quisieras?

– ¿Porque sabes que quiero que sigas viva?

– Ya no sé nada sobre ti. Ha pasado mucho tiempo.

– Cierto. -Trevor inclinó la cabeza, reflexionando-. Entonces ¿Por qué puedo darte algo que has estado buscando?

– No quiero ese oro.

– No. -Sonrió-. Pero darías cualquier cosa por echarles un vistazo a los pergaminos de Precebio de aquella biblioteca que descubrimos en el túnel, en las afueras de su villa. Y vaya que la darías. De verdad que los pergaminos te fascinarían.

Jane se puso tensa.

– ¿Los pergaminos?

– ¿No fue a eso para lo que volviste a Herculano? No te presentaste voluntaria para excavar en la misma ciudad. Trabajaste en las afueras de Herculano, en el campo. ¿Te decepcionó no haber encontrado jamás el túnel?

– Decepción, no sorpresa. Me dijiste que, después del hundimiento, lo camuflarías tan bien que nadie sería capaz de encontrarlo. -El tono de su voz era reflexivo, mientras su mirada escrutaba la cara de Trevor-. ¿Volviste y te abriste paso hasta aquella biblioteca?

Él asintió con la cabeza.

– Y salí con los pergaminos que Precebio escribió sobre Cira.

La excitación hizo presa en Jane.

– ¿Todos?

– Todos. Había leído aproximadamente la mitad antes de la explosión que provocó el hundimiento. El resto tuvo que ser manipulado con cuidado para evitar que sufrieran cualquier daño, antes de que los pudiera hacer traducir.

– ¿Pero has hecho que los tradujeran?

Trevor sonrió.

– Lo he hecho.

– ¿Y qué decían?

– Léelos tú misma. -Se dio la vuelta y se dirigió al avión-. Hay algunas sorpresas…

– ¿Me estás mintiendo?

Trevor le echó un vistazo por encima del hombro.

– Supongo que me merezco que sospeches de mí. Como sabes, soy muy capaz de mentir. Forma parte del juego.

– ¿Estás mintiendo?

La miró fijamente a los ojos, y su sonrisa burlona se esfumó.

– No a ti. A ti, jamás. -Y desapareció en el interior del avión.

– Es dura de pelar. -Bartlett salió de la cabina del piloto cuando Trevor entró en el avión-. ¿Viene con nosotros?

– Sí, dile a Brenner que se prepare para despegar.

Bartlett miró con escepticismo hacia Jane, que seguía parada junto al coche.

– No se ha movido.

– Va a venir.

– ¿Cómo puedes estar seguro?

No estaba seguro. No había manera de estar seguro con alguien tan tozudo como Jane. Había hecho todo lo que estaba en sus manos para convencerla, pero su éxito dependía de lo bien que la hubiera calado.

– Le hice una oferta que es incapaz de rechazar. Quiere al asesino de Mike Fitzgerald y sabe que sé algo sobre él que ella no sabe. Y está tan desesperada por averiguar qué es lo que hay en esos pergaminos, que se le hace la boca agua. Le he puesto ambas cosas delante de las narices como si fueran unas sabrosas zanahorias.

– ¿Y si te equivocas? ¿Y si se da la vuelta y se marcha?

Trevor apretó los labios.

– Entonces iré tras ella, la noquearé y la subiré al avión. De una u otra manera, viene.

Bartlett soltó un ligero silbido.

– No me gustaría estar en tu pellejo cuando se despertara.

– Ni a mí. Pero por ningún motivo la dejaré donde no pueda protegerla. Hay demasiadas variables que manejar aquí y ahora.

– Joe Quinn puede protegerla.

– Y lo intentará, aunque Eve siempre es lo primero para él. Necesito a Jane para conseguir la máxima prioridad.

Bartlett dejó de mirar a Jane para observar a Trevor con curiosidad.

– Llevas entre manos unas cuantas cosas más que tienen una prioridad bastante alta. Me sorprende que creas que…

– Aquí viene. -Trevor se apartó de la ventanilla y se dirigió a la cabina del piloto-. Es mejor que no me vea hasta que hayamos despegado. Me considera un poco irritante, y la balanza podría inclinarse hacia un lado u otro en cuanto suba al avión. Cierra la puerta, ponla cómoda y tranquilízala.

– ¿Irritante? -murmuró Bartlett-. Y yo que pensaba que era el único que podía ver a la verdadera bestia que se oculta tras ese atractivo tuyo.

– Tú limítate a tranquilizarla. -Trevor cerró la puerta de la cabina del piloto tras él.

– Decidiste venir. ¡Estupendo! Me alegra no tener que hacer solo un viaje tan largo. -Bartlett mostró una sonrisa radiante mientras cerraba y echaba el seguro a la puerta-. Siéntate y abróchate el cinturón. Brenner despegará en cualquier…

– ¿Dónde está Trevor?

– Ahí delante, con Brenner. Me dijo que te pusieras cómoda. -Sus ojos mostraron un brillo repentino-. Y que te tranquilizara. Estaba convencido de que necesitarías tranquilizarte.

Ella no necesitaba tranquilizarse. Estaba inquieta e insegura y no muy convencida de que estuviera haciendo lo correcto. Aquel maldito Trevor le había tomado el pelo hasta la raíz, utilizando todas las artimañas que conocía para conseguir que hiciera lo que él quería. Y allí estaba ella, en un avión rumbo a Escocia, y ni siquiera les había dicho a Joe o Eve que se iba ni por qué.

Porque no lo sabía, ¡carajo!

Pero sabía que tenía que aprovechar cualquier oportunidad para averiguar más sobre la muerte de Mike.

Y sabía que quería ver aquellos pergaminos. Había dedicado años a intentar encontrarlos, y Trevor los tenía en su poder.

Hasta era posible que Trevor tuviera razón acerca de que la muerte de Donnell esa noche la exponía a un peligro mayor.

Y tal vez no tuviera razón y estuviera utilizando las circunstancias para dirigirla en la dirección que él quería que fuera.

¿Y qué? Lo averiguaría. Primero tenía que actuar como un ser humano responsable, en lugar de revolotear de un lado a otro como una maldita mariposa. Sacó su teléfono.

– No voy a ninguna parte sin antes decírselo a Eve y Joe.

– ¡Por supuesto! Eso no sería considerado. Estoy seguro de que todavía tienes tiempo antes de que despeguemos.

– Nos daremos prisa. -Marcó el número de Eve-. ¿Te he despertado?

– No, Joe me llamó hace diez minutos. ¿Qué diablos está pasando, Jane?

– No estoy segura, pero en este momento no me voy a arriesgar a queme encierren. Dile a Joe que le enviaré a Manning una declaración más tarde.

– Ese no es un procedimiento muy correcto, Jane.

– Es el mejor que puedo seguir. -Se calló-. Tal vez esté sobre la pista que puede conducirme a las respuestas. Tengo más posibilidades, si lo hago a mi manera.

– Me estás dando pánico. ¿Qué estás tramando?

– Ha surgido algo, y tengo que investigarlo.

– Sola, no, ¡maldita sea!

– No estoy sola.

– Eso es aun peor. Quiero nombres, dónde te encuentras y el motivo de que estés siendo tan condenadamente reservada.

¿Cuánto le podía contar? Eve se vería obligada a contárselo a Joe, y Joe era un poli que se debía a su placa. De acuerdo, le contaría lo suficiente para que dejara de preocuparse, pero sin detalles.

– Quizá pueda averiguar quién contrato a Leonard, y dónde está.

– ¿Cómo?

– Creo que conozco a alguien que está familiarizado con todo el asunto.

– Jane.

– Lo sé. Lo sé. Y lo siento. Debe ser frustrante escucharme refunfuñar y escoger mis palabras cuando…

– ¿Quién está contigo?

Jane guardó silencio durante un instante. Bueno, ¡qué carajo!

– Trevor.

– ¡Mierda!

– Deberías sentirte mejor. Sabes que Trevor sabe lo que se hace.

– Es un funámbulo genial, pero eso no significa que sobrevivas, si le sigues.

– No lo estoy siguiendo. Sólo voy a averiguar… -Se interrumpió-. Os volveré a llamar en cuanto lleguemos a donde vamos. No te preocupes, Eve. No estoy haciendo ninguna tontería. Soy muy cuidadosa.

– Esa palabra no existe en el vocabulario de Trevor. Quiero hablar con él.

– Está ocupado. Te telefonearé dentro de seis o siete horas. Ahora me tengo que ir. -Cortó la comunicación.

– Entiendo que ella no considera a Trevor una compañía apropiada -dijo Bartlett-. Realmente no puedo decir que la culpe.

– Ni yo. -Jane se sentó y se abrochó el cinturón de seguridad-. Muy bien, empieza a tranquilizarme, Bartlett. En primer lugar, dime por qué sigues con Trevor.

Él sonrió.

– Me prometió que conseguiría suficiente dinero para retirarme a las islas de los Mares del Sur.

– Aborrecerías vivir en una isla. Eres un urbanícola consumado.

Bartlett asintió con la cabeza.

– Era sólo una excusa. Me gusta la vida que llevo con Trevor. Ser contable en Londres no era muy excitante.

– ¿Y ser un delincuente lo es?

– No soy un delincuente. -Reflexionó sobre ello-. O quizá lo sea, pero no lo parece. Sólo sigo por ahí a Trevor y hago algunas cosas que me pide que haga. Como es natural, eso probablemente me convierta en cómplice, aunque en realidad no hago nada malo, tal y como yo lo veo. No le hago daño a nadie.

El avión empezó a avanzar por la pista, y Jane tuvo un instante de pánico. Tranquila. Había tomado su decisión.

– ¿Y qué pasa con ese tal Brenner? Supongo que él tampoco hace nada malo.

Bartlett sonrió.

– Tendrás que preguntárselo a Brenner. Es australiano. En apariencia no es en absoluto letal. Pero no habla de lo que hace para Trevor, y sospecho que en su época fue un chico muy malo.

– Como Trevor. Tal para cual.

– Tal vez. Tengo entendido que hace años sirvieron juntos como mercenarios en Colombia.

– ¿Eso hicieron? -Su mirada se dirigió rápidamente hacia la puerta de la cabina del piloto-. Interesante.

– Me pareció revelador. Actualmente Trevor tiene dificultades para acercarse a la gente, aunque es evidente que era más abierto de joven.

– ¿Abierto? -Jane negó con la cabeza-. No Trevor.

– ¿He escogido la palabra equivocada? -Bartlett meditó al respecto-. No, creo que estoy…

– ¿Cómo estás? -Un hombre alto de uno treinta y tantos años y el pelo rubio rojizo estaba parado en la puerta de la cabina del piloto-. Soy Sam Brenner, y no he podido resistir la tentación de venir y echarte un buen vistazo. Preséntanos, Bartlett.

– Jane MacGuire -dijo Bartlett-. Y me sorprende que Trevor decidiera dejarla expuesta a ti, Brenner.

– Lo convencí de que sería mejor para ella conocer tanto lo mejor como lo peor de la situación. Ve delante y haz compañía a Trevor, ¿te importa, amigo?

Bartlett le echó una mirada a Jane.

– Depende de ti.

Jane estaba escudriñando la cara de Brenner. Estaba muy moreno, y tenía los ojos más azules que ella hubiera visto jamás. Su cara era demasiado larga y la nariz y la boca demasiado grandes para ser guapo, pero sus cejas dibujaban un arco casi de sátiro.

Brenner sonrió, y su acento australiano se hizo aun más marcado cuando preguntó:

– ¿He pasado la inspección?

– No, hasta que me digas quién está pilotando el avión.

El australiano se rió entre dientes.

– Trevor. No es tan buen piloto como yo, pero es aceptable, y quería tener algo que hacer que le permitiera evitarte. Pero yo no estaba dispuesto a quedarme sentado en el asiento del copiloto jugueteando con mis pulgares, cuando podía venir aquí atrás y satisfacer mi curiosidad sobre ti.

– ¿Curiosidad?

– Supongo que aquí no hago falta. -Bartlett se levantó y se dirigió a la cabina del piloto-. Volveré y te traeré algo de comer un poco más tarde.

– Hazlo. -Brenner se dejó caer en el asiento que Bartlett había dejado vacío-. Avísame si Trevor se aburre.

– Estoy seguro de que te lo hará saber -dijo Bartlett secamente-. Y vendrá aquí aun más rápidamente, si piensa que estás molestando a Jane.

– Discrepo. -Brenner estiró las piernas por delante de él-. Creo que Trevor decidió que era hora de iniciar la fase dos. A ti te correspondía tranquilizarla y hacer que se pusiera cómoda, y yo estoy aquí para permitir que la dama me investigue y me intimide en general. Él sabe que carezco de discreción.

– ¿Curiosidad? -repitió ella cuando la puerta se cerró detrás de Bartlett.

– Debes de recibir una buena dosis de ella, después de toda la publicidad de la que fuiste objeto hace cuatro años.

– ¿Sabes lo que ocurrió?

– No de primera mano. Estaba en la cárcel, en Bangkok, cuando ocurrió todo el escándalo, y cuando me escapé, ya no eras noticia. Hasta que Trevor me reclutó hace un año, ni siquiera sabía que existías.

– ¿Trevor te habló de mí?

Él negó con la cabeza.

– Ni una palabra. Pero cuando empezó por enviarme a Nápoles a recuperar los pergaminos, Bartlett iba dejando caer una palabra aquí y otra allí sobre ti, e investigué un poco.

Jane se quedó paralizada.

– Los pergaminos. ¿Tienes los pergaminos?

– No, los tiene Trevor. Yo sólo era un correo.

– ¿Dónde están?

Brenner sonrió.

– No soy tan indiscreto. -Estudió a Jane-. Realmente te pareces a la estatua de Cira. Mucho más hermosa, por supuesto.

– Chorradas. ¿Trevor tiene ya todos los pergaminos?

– Tendrás que preguntarle a él. Le traje todo lo que me envió a buscar, y él suele ser bastante meticuloso. Sé que estaba muy decidido a sacarlos de Italia sin que el gobierno los decomisara.

– ¿Porque pensaba que podrían contener alguna mención a la localización del oro?

– Posiblemente.

– ¿La había?

Él sonrió.

– No intentes jugar conmigo -le dijo Jane con frialdad-. Ya me basta con Trevor. ¿Por qué no vuelves allí y te dedicas a pilotar el maldito avión?

– ¡Ay! -La sonrisa de Brenner se esfumó-. Lo siento. Admito que estaba haciendo una pequeña valoración exploratoria para ver hasta donde podía presionar. Es mi naturaleza inquisitiva.

– Y yo me cago en tu naturaleza inquisitiva.

– Eso ya lo he oído antes, y no de unos labios tan excepcionalmente atractivos. -Hizo una pausa-. Y lo has pasado mal, según Trevor. No te mereces tener que aguantar a bastardos como yo.

– Estoy de acuerdo.

Él se rió entre dientes.

– Muy bien, ¿entonces por qué no suspender las hostilidades?

– No estoy en guerra contigo. No significas nada para mí.

– Tú sí significas algo para mí. He vivido contigo en la Pista de MacDuff desde que Trevor la alquiló.

– ¿Qué?

– Bueno, no contigo, con la estatua de Cira. Pero el parecido es notable.

– Sólo se parece mucho. Esa no soy yo.

– Vale. Vale. No era mi intención enfadarte. Eres un poquito sensible al respecto, ¿no?

– Tienes toda la jodida razón. Tengo derecho a serlo. O quizá tu «investigación» no profundizó tanto. ¿Qué es lo que averiguaste sobre mi y Cira?

– ¿De los artículos de prensa en Internet? Que un asesino en serie estaba asesinando y mutilando a todas las mujeres que podía encontrar que se parecieran a la estatua de una actriz de gran éxito en Herculano en tiempos de la erupción del Vesubio. Qué creía que tú eras la reencarnación de Cira y te escogió como blanco. El resto versaba mayormente sobre la trampa que se le tendió y su muerte. -Hizo una pausa-. Y me sorprendió la escasez de fotos tuyas que había en los artículos. Me estuve preguntando cómo había conseguido tu familia mantener la atención sobre Cira y hacer que desaparecieras en un segundo plano.

– Hicieron todo lo que pudieron. Eve y Joe son muy inteligentes, pero el primer año fue bastante duro para mí. -Sonrió sarcásticamente-. Pero, como bien has dicho, después de eso dejé de ser noticia. A Dios gracias. -Jane volvió a algo que Brenner había dicho antes-. ¿Trevor guarda la estatua de Cira en esa tal Pista de MacDuff? ¿Está eso en Escocia?

Brenner asintió con la cabeza.

– Oh, sí. La estatua es una obra de arte verdaderamente espléndida. Incluso un tipo ordinario como yo puede apreciarla. Entiendo por qué Trevor tenía que tenerla.

– Lo suficiente para negociar con un coleccionista que la había comprado ilegalmente para conseguirla -dijo con sequedad-. No estoy segura de que la quisiera por su mérito artístico. Él es como el resto de vosotros. Está obsesionado con Cira.

– La mujer con tu cara. -Brenner sonrió débilmente-. Una conexión interesante.

– No hay ninguna conexión. Ella lleva muerta dos mil años, y yo estoy muy viva. ¿Por qué te envió a Nápoles, en lugar de ir él mismo?

– Era un poco peligroso para él.

– ¿La policía italiana? ¿Encontraron el túnel donde Trevor descubrió esos pergaminos?

Brenner negó con la cabeza.

– No, como es natural había camuflado la entrada demasiado bien, pero un especialista que Trevor estaba utilizando para traducir los pergaminos cometió una indiscreción. Estaba intentando venderlos al mejor postor, y antes de que Trevor lo averiguara y le arrebatara los pergaminos, había hablado un poco demasiado con la gente equivocada. Según parece, en los pergaminos se mencionaba reiteradamente el oro.

– Sí, eso es lo que me dijo Trevor. ¿Quién era esa «gente equivocada»?

– Trevor se ha hecho un montón de enemigos a lo largo de los años -respondió de manera evasiva-. Estoy seguro de que lo hablará contigo.

– Pero tú no lo vas a hacer.

– No por el momento. Tengo que dejar algo para Trevor. Después de todos estos años probablemente vais a tener algunos horribles vacíos de conversación. -Se levantó-. Y quizá debería ir a tranquilizarlo, antes de que me convenzas de que lo cuente todo.

– No te he convencido de nada. Me has contado exactamente lo que querías contarme. Lo que querías que supiera. Lo que Trevor quería que supiera. ¿No es verdad?

Brenner sonrió abiertamente.

– Bueno, Trevor no quería que te dijera que estoy chiflado por Cira. Pensaba que no te agradaría.

– ¿Por qué habrías de ser diferente? -dijo ella cansinamente-. Se supone que ella fue la femme fatale del mundo antiguo. Supongo que has leído algunas de las traducciones que la describen, ¿no es así?

– Subidas de tono. Pero que muy subidas de tono. Parece que tenía tanto talento en la cama como en el escenario.

– Eso no significa que fuera una prostituta. Nació esclava e hizo lo que tenía hacer para sobrevivir.

– Hace un momento fuiste muy categórica al afirmar que no te parecías nada a ella. Ahora, la defiendes.

– Por supuesto que la defiendo. Ella no pudo evitar el hecho de haber nacido en un mundo en el que el sexo era una de las escasas armas que poseía una mujer de extracción humilde. Era fuerte e inteligente, y se merecería algo más que tener a una pandilla de machistas como vosotros babeando por ella.

– Tocado y hundido. -Le lanzó una sonrisa por encima del hombro cuando empezó a avanzar por el pasillo-. Pero eso es lo que ha conseguido por convertirse en leyenda. Asegúrate de sacar provecho de su ejemplo.

– No hay peligro. Como te dije, no nos parecemos en nada.

– ¡Oh!, he apreciado unas cuantas similitudes, aparte de tu cara. Eres inteligente; y sin duda alguna no eres débil. Y te gusta acomodar las circunstancias a tu conveniencia. -Abrió la puerta de la cabina del piloto-. Y si reflexionas sobre la publicidad que ya has adquirido en Internet y la prensa, vas de cabeza a convertirte en una leyenda.

– Eso es una chorrada. No tengo ningún deseo de… Brenner ya había cerrado la puerta detrás de él, y Jane se retrepó cansinamente en su asiento. Brenner estaba equivocado. A ella le gustaban las cosas claras y sin tapujos y odiaba ser el centro de atención. No como Cira, que había manipulado sin esfuerzo los corazones y las mentes de sus espectadores y de la gente que la rodeaba. Sí, tenía la sensación de comprender a Cira, pero eso no significaba que fuera a reaccionar alguna vez de la misma manera. Le parecía como si hubiera estado discutiendo aquello con todo el mundo desde el día en que aquel loco asesino había decidido que ella era una especie de reencarnación moderna de la mujer que su padre había adorado y que él odiaba. Jane había pensado que iba camino de olvidar aquello, pero allí estaba de nuevo. ¡Dios bendito!, estaba cansada del tema.

– Trevor -repitió Joe-. ¿Adónde demonios la está llevando?

– Te he contado todo lo que Jane me contó -dijo Eve-. Esa es la pregunta principal, y la segunda es cómo ha llegado a involucrarse Trevor en esto.

– Me importa un pepino. Lo único que importa es que se mantenga alejado de Jane. ¡Caray!, pensaba que había salido de su vida para siempre.

– Pues no. Quedaron demasiados cabos sueltos cuando Jane se fue de Herculano. Aunque confiaba en que tardara unos pocos años más.

– ¿Qué cabos sueltos? Aquello se acabó. Atrapamos a aquel asesino, Y Jane siguió con su vida.

– Bueno, eso parecía.

– Estás siendo condenadamente enigmática. Cuéntame.

– No es mi intención serlo. Sólo intento decir que estábamos tan desesperados por alejar a Jane de aquella pesadilla y de que volviera a la normalidad, que quizá nos precipitamos. Puede que hayamos cometido un error.

– Chorradas -dijo Joe cansinamente-. Bajo ningún concepto habría permitido que Jane se quedara por allí buscando aquellos pergaminos, mientras Trevor estaba en el mismo continente. Jane tiene una cabeza muy bien amueblada, y estaba claro que él era algo nuevo en su experiencia y que la fascinó. Es como un hipnotizador, y yo no deseaba que ella decidiera que quería ir tras él.

Ella le había dicho algo parecido a Jane, recordó Eve. Trevor y Jane se habían visto abocados a una intimidad excesiva, y hacia el final, Eve creyó haber visto indicios de los que Jane no era consciente.

– Bueno, pues ahora está con él. Me dijo que nos llamaría dentro de seis o siete horas. -Se interrumpió-. Se trata de Cira una vez más, Joe. De Cira y de aquel condenado oro. Y ahora han matado a Mike y a ese chico Donnell.

– Todavía no tenemos ninguna prueba de que exista una conexión.

– ¿Por qué, si no, iba a surgir Trevor de la nada después de todos estos años? La búsqueda de ese oro ha sido siempre su pasión. Y puso a Leonard como cebo para conseguir que Jane se fuera con él. Sí que hay una conexión.

– Entonces la encontraremos. Déjame que cuelgue el teléfono y llame a la Interpol y veré si puedo enterarme de algo de lo que ha estado tramando Trevor últimamente. -Se calló-. ¿Jane va a llamar dentro de seis o siete horas? ¿Qué destino llevaría tanto tiempo desde Boston? ¿Nápoles?

– ¡Dios mío!, espero que no.

– Bartlett me dijo que llamaste a Eve antes de que despegáramos. -Trevor se estaba acercando a Jane por el pasillo-. Y que me mencionaste. Eso debe haberla complacido.

– No, pero no podía dejarla en la más completa ignorancia, y pensé que más vale lo malo conocido… -Se encogió de hombros-. Puede que estuviera equivocada. Sabe muy bien lo temerario que eres, y a su pesar, en algunos momentos, sigue viéndome como a una niña que anda dando tumbos a ciegas.

– No, no es verdad. Pero es protectora con la gente que quiere, y nunca confió realmente en mí. Por eso me sorprende que me mencionaras.

– Confía en ti… dentro de unos límites.

– Porque es una mujer prudente. -Se sentó a su lado-. Ha pasado por demasiadas cosas para dejar que los extraños se acerquen lo suficiente para herirla.

– Te equivocas. Eve se expone a ser herida cada vez que empieza una reconstrucción.

– Eso es diferente. Ese es su trabajo, su vocación. Tú y Joe sois su vida, y ella haría cualquier cosa para protegeros, teneros felices y a salvo.

– No tiene nada de raro.

– No estoy diciendo que lo tenga. La admiro, y tenemos muchas cosas en común.

– Ella rebatiría esa afirmación -dijo Jane con sequedad-. Y yo también.

– Bueno, no sé. -Trevor le sostuvo la mirada-. Ya te protegí en una ocasión.

Jane se quedó repentinamente sin resuello, sintiéndose acalorada… ¡Oh, joder!, había pensado que aquello había acabado, y allí estaba, asaltándola de nuevo. No, no lo toleraría.

– ¡Dios mío!, ¿hasta dónde llega tu arrogancia? ¿Y se supone que tengo que darte las gracias por salvar a la pobre y tierna Lolita de sus deseos concupiscentes? -le preguntó con los diente apretados-. ¿No me deseabas? Fantástico. Yo tampoco te habría deseado, si hubiera tenido más experiencia. Supongo que has estado dándote palmaditas en la espalda todos estos años porque me salvaste de mí misma. Bien, puede que sólo tuviera diecisiete años, pero no era idiota, y tenía derecho a escoger libremente. Me trataste como si fuera una niña sin…

– Espera. -Trevor levantó la mano para detener el discurso-. ¿Cómo sabes qué era eso a lo que me refería cuando te dije que te había protegido? Después de todo, hice todo lo que pude para evitar que Aldo te matara.

Jane parpadeó.

– ¡Ah! -Luego estudió la expresión anodina de Trevor, y dijo con los dientes apretados-: ¡Maldito seas! No era a eso a lo que te referías.

– Pero podría haber sido que sí. -Trevor sonrió con malicia-. Y era la única manera de poder desactivar todos esos insultos con los que me estabas colmando.

– No has desactivado nada, y yo… -Pero el inteligente bastardo había hecho exactamente eso. La furia y el dolor enardecidos por aquellos recuerdos se habían aliviado-. Quería decir todo lo que he dicho, y menos mal que ha salido a relucir.

– De acuerdo. ¿Y no se te ocurrió que esa podría ser la razón de que lo hiciera? No sirve de nada tener una herida abierta que podría ponerse a supurar en cualquier instante, cuando tenemos otros problemas que resolver.

– ¡Qué metáfora de tan mal gusto! Y no te hagas ilusiones. No estaba supurando.

– Puede que no estuviera hablando de ti.

El acaloramiento de nuevo. ¡Por Dios!, ¿qué le estaba pasando?

Jane apartó rápidamente la mirada.

– No intentes engatusarme. Sé lo mucho que te gusta controlar las situaciones. Pero ésta no la vas a controlar, Trevor. Deja de intentar manipularme y dime por qué querías que viniera contigo.

– Ya te lo dije, para eliminar un arma más que puede ser utilizada en mi contra.

– ¿Por quién?

Él no respondió.

– Vine contigo porque no pude encontrar una alternativa inmediata que me diera lo que necesito. Pero no me voy a quedar en ninguna parte, si te andas con secretitos.

Trevor asintió con la cabeza.

– Confiaba en tener un poco más de tiempo, pero sabía que todo se reduciría a esto.

– Tienes toda la maldita razón. ¿Quién?

– Un tipo extremadamente malvado que responde al nombre de Rand Grozak.

– ¿Malvado? ¿Cómo de malvado?

– Asesinatos, contrabando, drogas, prostitución. Chapotea en muchísimas actividades para conseguir lo que quiere.

– ¿Y qué tuvo que ver con la muerte de Mike?

– Leonard trabaja para él. No creo que Grozak le pidiera que matara a Fitzgerald. Eso fue una metedura de pata. Fue un intento de secuestro, y tú eras el objetivo.

– ¿Por qué? Y no me cuentes lo de tu talón de Aquiles. Si te conoce tan bien como dices que te conoce, ha de saber que eres demasiado difícil para dejarte influenciar.

– Es alentador darse cuenta de lo bien calado que me tienes -murmuró-. Pero puede que Grozak perciba otro lado más sensible de mi personalidad.

– ¿Por qué quería ir a por mí? -repitió ella.

– Quiere el oro de Cira, y está buscando obtener una ventaja. Probablemente crea que tú sepas donde está.

– Eso es una locura. ¿Por qué? Eres tú el que lleva años buscándolo. Y fuiste tú quien encontró los pergaminos.

– Tal vez crea que puedo haber compartido la información contigo. Estuvimos juntos en Herculano hace cuatro años. Tú has participado en tres excavaciones arqueológicas en Herculano desde entonces. Súmalo todo, y Grozak daría por sentado que también participabas en la búsqueda del oro.

– No todo el mundo antepone el dinero al conocimiento.

– No convencerás a Grozak de semejante cosa. El dinero es lo que hace que su mundo gire.

– Y también el tuyo.

– No negaré que me gusta. No hace que gire mi mundo, pero me intriga. Es como la presa en la caza mayor. -Apretó los labios-. Y me atengo a las normas. Grozak no.

– Que te jodan. La vida no es un juego de mesa. Y tú eres tan malvado como Grozak, si crees que es así.

– No, no lo soy. Te lo seguro, en cuanto lo conozcas estarás de acuerdo conmigo.

– No deseo conocerlo. Quiero verlo entre rejas. -Le sostuvo la mirada-. En cuanto lleguemos a Escocia voy a llamar a Joe y darle el nombre de Grozak.

– Pensé que lo harías. Por eso quería un poco de tiempo, para que superases tu primera reacción emocional y fueras capaz de volver a razonar.

– Recurrir a la ley es razonable.

– Razonable, pero no efectivo si quieres a Grozak. Lleva años eludiendo a la justicia, y se le da muy bien. Tú no quieres que suspenda las operaciones y desaparezca, si huele problemas.

– Tampoco quiero que el hijo de puta que mató a Mike ande libre por ahí con una sonrisa en los labios.

– Eres hija de policía. Conoces el gran porcentaje de asesinos que no son atrapados nunca. Y la mayoría no tiene tantos contactos ni tanta gente protegiéndolos como Grozak.

– No va a escapar.

– Nunca dije que lo fuera a hacer. No puedo permitir que lo haga. Es un peligro, y tiene que ser eliminado. -Las palabras fueron dichas con sencillez aunque con absoluta frialdad, lo que hizo que una oleada de miedo recorriera a Jane. Trevor solía ser tan sobrio que a veces ella se olvidaba de lo letal que podía ser.

– ¿Y cómo pretendes hacerlo?

– Él me quiere muerto, quiere el oro. Puesto que no puede tener ni lo uno ni lo otro, le dejaré que se acerque lo suficiente para abalanzarme sobre él. -Sonrió-. Y me abalanzo muy bien, Jane.

– Imagino que sí. -Apartó la mirada de él-. Pero sigue sin convencerme que deba confiar en ti, en lugar de en la policía.

– ¿Qué te parece si te lo digo? Porque te compensaré.

– No quiero el oro.

– Ya hemos tratado ese tema. Sé lo que quieres. -Se inclinó hacia ella, y su voz disminuyó hasta adquirir una suavidad aterciopelada-. Y te lo daré. Todo, lo que quieras.

Su mirada volvió como una flecha a la cara de Trevor y se vio atrapada, cautivada, por la intensidad y el carisma que electrizaba su expresión. Había dibujado aquella cara cientos de veces y conocía cada arruga y hendidura de sus labios, y el azul de los ojos, que a menudo podían ser fríos y que sin embargo en otras eran cálidos como un mar tropical. En ese momento aquellos ojos eran muy cálidos. No podía estar refiriéndose a… No, por supuesto que no. No sin esfuerzo, Jane apartó la mirada.

– Los pergaminos. Estás hablando de los pergaminos.

– ¿Ah, sí? -Su sonrisa se desvaneció-. Por supuesto. ¿De qué si no? -Trevor se metió la mano en el bolsillo de su chaqueta-. Te he traído un regalo.

Un piedra azul con una talla cabojón reposaba en su mano.

– Es uno de los lapislázulis de los contenedores de bronce de los pergaminos. No es muy bonita, pero pensé que te gustaría.

Dos mil años de antigüedad.

Jane alargó la mano y tocó el lapislázuli con cautela.

– Es tan antigua… No deberías haberla quitado de su sitio.

– No lo hice. Se cayó cuando estaba abriendo el tubo. -Su mano rozó la de Jane cuando depositó el lapislázuli en su palma.

Jane se estremeció y se obligó a mantener firme la mano. ¡Por Dios!, apenas la había tocado, y ella había sentido como si las ondas de una descarga eléctrica se hubieran mecido entre ellos. Levantó la vista y se lo encontró estudiándole la expresión.

– Y tenía razón, tiene mejor aspecto contigo.

– ¿Es esto alguna especie de soborno?

– Considéralo más como una promesa. Prometo dejarte leer el pergamino que estaba en ese tubo, si me concedes un poco de tiempo para encontrar ese cofre y eliminar a Grozak de este ámbito terrenal.

– ¿Sólo ese pergamino?

Trevor se rió entre dientes.

– Ávida. No, te los dejaré leer todos. Pero este era particularmente interesante, y creo que te entusiasmarás tanto como me entusiasmé yo.

Jane sintió la excitación cuando bajó la mirada al lapislázuli.

– ¿Por qué? ¿En qué era diferente?

– Lo escribió Cira.

Levantó la vista, sobresaltada.

– ¿Qué?

– Cira. Los demás fueron escritos por Julius Precebio y sus escribas, pero este sin duda era de Cira.

– ¡Dios mío! -susurró ella.

– Sólo un poco de tiempo -dijo Trevor persuasivamente-. Quédate conmigo. Déjame que te mantenga a salvo. ¿Quieres a Grozak? Lo tendrás. ¿Quieres leer los pergaminos? Los tendrás. Es una situación en la que no tienes nada que perder.

La determinación de Jane estaba cediendo, inclinándose a cada palabra. Tenía que borrárselo de la mente, tenía que pensar. Podía sentir como iba cayendo bajo el encanto de Trevor.

Sólo un poco de tiempo.

Él no le había pedido un compromiso irrevocable.

Una situación en la que no tienes nada que perder.

¡Señor!, Jane no sabía si Trevor tenía razón, pero de repente supo que iba a averiguarlo.

Se recostó en el asiento.

– Dos días. Te daré dos días.

* * *

Capítulo 5

Las rocas salieron disparadas por todas partes.

Que dolor.

¡Sangre!

No moriría en aquel túnel de mil demonios, pensó Cira, aturdida por el dolor. Tenían que estar cerca del final del pasadizo. Ya no se detendría. Se había dado sólo un segundo, y luego había…

– Corre. -Cira pudo oír a Antonio maldiciendo mientras la agarraba del brazo y la arrastraba por el túnel-. Ya te quejarás luego.

¿Quejarse?, pensó con indignación. ¿Se estaba quejando por detenerse porque estaba aturdida y sangrando? La ira hizo que la sangre corriera con fuerza por sus venas y se metiera en la letárgica frialdad de sus piernas.

Corrió.

Las piedras caían alrededor de ambos.

Calor.

No había aire.

Una noche sin aire.

La mano de Antonio sujetaba la suya en la oscuridad.

¿Oscuridad?

No, la oscuridad era menor en ese momento

Y allá delante… ¿era luz aquello?

El corazón le dio un brinco, y echó a correr.

Antonio se reía mientras le seguía el ritmo.

– Te dije que te sacaría de aquí.

No lo mires.

– Si dejaba de quejarme -dijo ella con aspereza-. Y habría conseguido salir al final.

– ¿Puedo señalar que no hay mucho tiempo para hacer pruebas? -preguntó Antonio-. Admito que acertaste al confiar en mí.

Ya estaban muy cerca de la luz. Casi a salvo. Si es que alguien podía estar a salvo mientras el mundo se acababa a su alrededor, pensó Cira con tristeza.

– No confío en ti. Sólo sé que querías salir tanto como yo. Todavía podrías traicionarme. Ya lo has hecho antes.

– Cometí un error. Estaba hambriento, sin dinero y…

– La ambición te cegó.

– Sí, me cegó la ambición. ¿Y a ti no? Dime que no lucharías con uñas y dientes para salir de los bajos fondos y tener tu propia casa.

– No cogí el dinero para abandonarte. Íbamos a escapar y empezar una nueva vida juntos -dijo Cira con amargura-. Me abandonaste.

– De acuerdo. Te abandoné. Julius me ofreció que escogiera entre dinero, si me iba de Herculano, o un cuchillo en la espalda, si seguía contigo. Escogí el dinero. -Su mano apretó la de Cira-. Pero volví.

– Porque querías más oro. Querías el cofre de oro que me dio Julius. O quizá la parte que Julius estaba dispuesto a darte por llevarle mi cabeza.

– Era a ti a quien quería -dijo Antonio-. Y estaba dispuesto a ser cómplice, y a mentir, y a arriesgar el cuello por conseguirte.

– Y el oro.

– Sí, pero te llevaría sin él. -Sonrió abiertamente-. ¡Por los dioses!, menuda confesión he hecho. Nunca pensé que diría esas palabras.

Ella le lanzó una mirada e incluso en la penumbra pudo ver lo hermoso que era, su figura y su cara perfectas. Había sido el actor más popular que se paseara por los escenarios de Herculano, y todas las mujeres del público lo habían deseado. Pero era su inteligencia e imprevisible temeridad lo que había atraído a Cira desde el principio. Siempre había sido capaz de controlar a sus amantes, pero jamás había podido controlar a Antonio. Quizás aquel peligro había formado parte de la excitación. Sin embargo, en ese momento, su expresión era grave, y sus palabras tenían el sonido de la verdad.

No debía escucharlo. La había traicionado. Y la volvería a traicionar.

– Te voy a llevar lejos de aquí -dijo él-. Si Julius intenta detenerme, lo mataré. Si quieres abandonar el oro, me alejaré de él. -Arrugó el entrecejo-. Aunque serías idiota, si lo hicieras. Y yo sería un idiota aun mayor si intentara demostrar que no significa nada para mí. Ese oro significa algo para nosotros dos. Significa la libertad y la oportunidad de…

¡Alguien estaba parado en la entrada del túnel, recortada la figura contra la luz!

– ¿Qué? -Antonio arrugó el entrecejo y siguió la mirada de Cira. Se puso tenso y se paró en seco. -¿Julius?

– Sabes quién es, ¡maldito seas! Me has conducido directamente a él.

Furia. Decepción. Tristeza.

Bien estaba aceptar la furia, aunque no la tristeza. ¡Qué idiota había sido! Ella casi lo había vuelto a creer. ¿Es que nunca aprendería?

– ¡Maldito seas! -Cira se abalanzó hacia delante y agarró la empuñadura de la espada de Antonio-. No voy a dejar que unos bastardos como vosotros me hagáis esto…

– Jane. Despierta.

Tenía que alejarse de Antonio. Tenía que sortear a Julius al final del túnel.

– ¡Jane, caray! -La estaban sacudiendo-. Abre los ojos.

– Julius…

Abrió los párpados lentamente.

Trevor.

– Creía que ya no soñabas con Cira -dijo él en tono grave-. Ha sido una pesadilla de mil demonios.

Jane dejó vagar la mirada por el avión mientras intentaba orientarse. Eso era. Trevor. Mike estaba muerto, y se dirigían a Escocía. Sacudió la cabeza para aclararse. ¿Qué había dicho Trevor? Algo sobre Cira… Se incorporó en el asiento.

– No he soñado con Cira desde hace más de cuatro años.

– Bueno, este debe haber sido algo extraordinario. Estabas de lo más asustada.

– No estaba asustada. -Era Cira la que había estado asustada y furiosa; Cira la que pensaba que había sido traicionada. ¡Caspita!, tenía que dejar de pensar así. Había sido el sueño de Jane, y cualquier emoción despertada era la suya, no la de cierta actriz muerta hacía muchísimo tiempo-. ¿Cómo sabes que estaba soñando con Cira? ¿Pronuncié su nombre?

– No, el de Julius. Y puesto que Julius Precebio era el villano de la obra, tenía que ser un sueño con Cira.

– Muy lógico. -Jane respiró hondo-. Supongo que sería perfectamente natural que soñara con Cira. Hiciste que volviera todo eso con tu conversación sobre los pergaminos y el oro que ella había escondido.

– No tuve que hacerlo volver de muy lejos -respondió él secamente-. Debe de haber estado siempre contigo, si te complicaste la vida participando en aquellas excavaciones arqueológicas. -Se levantó-. Te traeré una taza de café. Pareces necesitarlo.

Sí que lo necesitaba, pensó Jane mientras lo observaba dirigirse hacia la cocina de la parte posterior del avión. Como siempre, el sueño de Cira había sido vívidamente realista, y le estaba costando volver a la realidad. Sintió una necesidad desesperada de volver a sumirse en el sueño y terminar lo que Cira había empezado.

Qué locura. Tenía que controlarse. Sólo era un sueño.

– ¿Solo, verdad? -Trevor estaba a su lado, ofreciéndole una taza de poliestireno-. Ha pasado mucho tiempo desde que te preparaba el café.

Pero se había acordado de cómo lo tomaba. Eran pocas las cosas que Trevor no recordaba. Como Eve había dicho, era absolutamente genial, con un coeficiente intelectual fuera de lo normal y aquella sorprendente memoria no le iba a la zaga al resto.

– Sí, solo. -Jane le dio un sorbo al café-. ¿Cuánto falta para aterrizar?

– Otra hora, más o menos.

– He dormido más de lo que creía.

– Lo necesitabas. Has tenido un día endiablado. -Volvió a sentarse a su lado-. Sería una lástima que no pudieras tener sueños agradables. Pero los sueños con Cira nunca son agradables, ¿no es así?

– No diría eso. Una vez me dijiste que soñaste con Cira después de leer los pergaminos por primera vez, y que tus sueños habían sido asquerosamente agradables.

Trevor se rió entre dientes.

– ¿Y qué? Soy un hombre. ¿Qué esperabas?

– Un poco de respeto por una mujer que hizo todo lo que pudo en una época en que debería haber sido oprimida por el sistema.

– Y la respeto. Pero aquellos pergaminos sobre ella escritos por Julius eran tan eróticos como el Kama Sutra. Lo verás cuando los leas. -Se llevó la taza a los labios-. Nunca me hablaste de tus sueños.

– Sí, sí que lo hice.

– No gran cosa. Ella está en una cueva o en un túnel corriendo, hace calor y no puede respirar. ¿La noche de la erupción del Vesubio?

– Probablemente. Daba la sensación de que las condiciones hubieran sido las mismas. -Bajó la vista hacia el café-. Y si los sueños fueran provocados por algo que leí en alguna parte, entonces la erupción podría haber aparecido en ellos. Fue el acontecimiento más famoso de la época.

– Pero nunca conseguiste encontrar referencia alguna a Cira en ningún libro de historia ni en cualquier otra fuente, ¿no?

– Eso no significa que no exista. He sido un ratón de biblioteca desde que era niña. Podría haber sido una o dos frases simplemente que se me quedaran grabaras en la cabeza y que más tarde…

– ¡Basta! No estoy discutiendo contigo. En este mundo ocurren demasiados sucesos extraños para que me cuestione nada. Tu explicación me parece tan buena como cualquier otra.

Había dado la sensación de estar a la defensiva, se percató Jane, y no tenía que defenderse de Trevor.

– Si se te ocurre alguna mejor, estoy dispuesta a oírla. He estado buscando una respuesta lógica durante cuatro años y no he encontrado ninguna. Esa es una de las razones de que quiera leer esos pergaminos. Quizá contengan algo que desencadene un recuerdo.

– Tal vez. -Trevor sonrió-. O tal vez no sientes más que curiosidad por Cira. Antes de abandonar Herculano me dijiste que tenías que averiguar si había sobrevivido a la erupción.

– Los pergaminos no me dirán eso.

– Pero podrían indicarte el camino correcto.

La mirada de Jane se movió como una flecha hacia la cara de Trevor.

– ¿Lo hacen?

– Lo averiguarás por ti misma dentro de unos días.

– Podría estrangularte. Y si me estás engañando, encontraré la manera de hacer que desees no haber nacido.

– No me atrevería. Me calarías enseguida. -Se levantó-. Creo que iré a relevar a Brenner un rato. Eso te hará descansar de mi compañía.

– Y me impedirá que te haga preguntas, ¿no es así?

– Sólo las retrasará. -Hizo una pausa, y la miró-. No estoy intentando ocultarte nada, Jane. Tengo mucho que hacer, y tener que preocuparme por ti a medio camino de la otra punta del mundo será un estorbo.

– De manera que escatimas la información para mantenerme intrigada y orientada en la dirección que quieres que siga.

– Cualquier cosa que dé resultado.

– Bien, entonces escatima esta información. ¿Por qué vamos a Escocia en lugar de volver a Herculano?

– Estoy seguro de que Brenner te dijo que en estos momentos Italia es un poco incómoda para mí.

– Porque eso es lo que le dijiste que me dijera. No creo que eso te importara mucho, si Grozak te pisara los talones. Disfrutarías de la descarga de adrenalina. Esa es la razón de que hagas lo que haces, en lugar de convertirte en un ciudadano serio y responsable.

– Cierto, pero por desgracia la mayoría de la gente que me rodea no siente la misma inclinación. Tengo que tener en cuenta sus sentimientos y actuar de manera responsable.

– ¿Responsable?

– Puedo ser responsable cuando algo me importa. -Le sostuvo la mirada-. Esa es la razón de que haya venido a recogerte. Eres importante para mí.

Cada palabra, cada matiz, cada expresión destilaba sensualidad.

Y el cuerpo de Jane estaba reaccionando a aquella sensualidad: un hormigueo en las palmas de las manos, la repentina sensibilidad en los pechos. Incluso el pulso se le estaba empezando a acelerar, de lo que se percató con frustración.

Hijo de puta. No apartaría la mirada de él, ¡carajo! Trevor sabía lo que le estaba haciendo; lo estaba esperando. Tenía que ignorarlo y hacerle frente.

– Ni siquiera estaba allí cuando abriste tienda en Escocia. ¿Para quién ibas a ser responsable, entonces? ¿Para Bartlett?

Trevor contempló su desafiante expresión durante un buen rato antes de sonreír.

– ¿Sabes que no hay nadie en el mundo como tú? ¡Dios!, te he echado de menos.

Tenía que detener aquel calor enternecedor que fluía por su cuerpo. Era una locura. Estaban a menos de medio metro de distancia, pero Jane sintió como si se estuvieran tocando.

– ¿Para Bartlett? -repitió ella.

– Para Bartlett y Mario.

– ¿Quién es Mario?

– Mario Donato, otro transeúnte inocente que hace algún trabajo para mí en la Pista de MacDuff.

– Si hace algún trabajo para ti, entonces no es inocente.

– Hablando en términos relativos. Es el traductor que está terminando de traducir los pergaminos. Tenía que encontrar a otra persona que hiciera el trabajo, después de que Dupoi me traicionara con Grozak.

– Me sorprende que consiguieras arrebatarle de nuevo los pergaminos.

– Tenía vigilado a Dupoi. No soy el hombre más confiado del mundo. Al primer indicio de que estaba negociando, intervine y me llevé los pergaminos.

Jane entrecerró los ojos.

– Así que te traicionó. ¿Y qué le hiciste?

– Nada. No le toqué ni un pelo de la cabeza. -Ladeó la cabeza-. ¿No me crees?

– ¿Por qué habría de hacerlo? Sé que has invertido años y recorrido miles de kilómetros para vengarte de aquel asesino que me persiguió hace cuatro años. No te desentenderías de alguien que te traicionara.

– Pero eso es exactamente lo que hice. -Hizo una pausa-. Después coloqué pruebas que demostraban que el bastardo iba camino realmente de traicionar a Grozak. Pensé que el castigo se adecuaba al delito. Creo que Grozak se irritó mucho y que se tomó un tiempo considerable en descuartizar a aquel hijo de puta.

Jane se estremeció al ver la expresión de Trevor. Fría, indiferente, y sin embargo, bajo aquella exagerada despreocupación, subyacía cierto salvajismo.

– No deberías preguntar, si no deseas oír las respuestas -dijo él al leer su expresión-. Porque voy a decirte la verdad. Bueno, hasta donde pueda. Siempre que no suponga violar una confidencia. Pero nunca te mentiré, si puedo evitarlo. Viniendo de un hombre como yo, esto es un obsequio considerable, aunque quizá lo encuentres endemoniadamente incómodo. -Se dio la vuelta y se dirigió a la cabina del piloto-. Mala suerte. Vive con ello.

– Es como algo sacado de Macbeth -murmuró Jane mientras el coche se deslizaba hacia el enorme castillo de piedra erigido sobre el acantilado que dominaba el mar-. Deprimente y sombrío.

– Pero tiene una instalación de agua moderna -dijo Bartlett-. Se puede soportar lo deprimente y lo sombrío si te puedes dar una ducha caliente todos los días.

– Tienes razón -terció Trevor-. Hay mucho que decir sobre las delicias de un eficaz calentador de agua. Pero esa no es la razón de que alquilara la Pista de MacDuff.

– ¿Por qué lo alquilaste? -preguntó Jane.

– Por numerosas razones. Es una propiedad interesante. Fue construido por Angus MacDuff allá en 1350, y la familia tiene una historia fascinante. Por desgracia, últimamente lo han pasado mal y han tenido que alquilar el castillo. Es solitario, fácil de proteger y podemos entrar y salir de la zona sin vecinos entrometidos que hagan preguntas. La gente del pueblo cree en lo de mantener las distancias. -Echó un vistazo a Brenner, que estaba conduciendo el coche-. Aunque Brenner ha estado moviéndose más que yo últimamente. Escondí los pergaminos en varias zonas diferentes después de que se los quitara a Dupoi, y ha tenido que ser muy cuidadoso para recuperarlos.

– Te refieres a pasarlos de contrabando.

– Es una convencida de llamar al pan, pan y al vino, vino -murmuró Brenner-. Prefiero referirme a esto como la operación de rescate de Trevor.

– No creo que el gobierno italiano considere esos objetos como material rescatado.- Jane se volvió a Trevor-. ¿Qué has estado haciendo aquí, si ha sido Brenner quien se ha dedicado a recogerlos y traértelos?

– Bueno, he estado merodeando por el lugar, investigando y vigilando a Mario.

– ¿El traductor? ¿Tampoco confías en él?

– No diría eso. Sólo exige un poco de vigilancia. -Cogió su teléfono y marcó un número-. Estamos cerca de la Pista, James. ¿Va todo bien?… Bueno. Hablaré contigo luego. -Colgó y le dijo a Brenner-: Nos siguen vigilando, aunque Grozak no ha realizado ningún movimiento desde que me marché. Eso podría cambiar en cualquier momento, en cuanto sepa que Jane está aquí. Asegúrate de que el servicio de seguridad está haciendo su trabajo. Brenner asintió.

– Haré una ronda después de dejaros.

– ¿Seguridad? -Jane echó un vistazo por el desolado terreno-. No veo ninguna seguridad.

– Si la vieras, los despediría. -Trevor sonrió mientras trasponían la cancela y se detenían delante de la enorme puerta delantera del castillo-. Te encontrarás con diversos lugareños que guardan la propiedad del castillo, pero los centinelas del perímetro son ex marines especializados en no ser vistos hasta que es demasiado tarde.

– ¿Y todo esto es para mantener a Grozak lejos de ti? -dijo Jane lentamente-. Parece un poco… exagerado. ¿Crees que desea los pergaminos tan desesperadamente?

– Creo que quiere aquello a lo que pueden conducirle los pergaminos. -Trevor le sostuvo la mirada-. Y no, no es exagerado. -Salió del coche y alargó la mano para ayudarla a bajar-. Entra y… -Se detuvo, con la mirada fija más allá de Jane-. Bueno, bueno, creo que vas a conocer a MacDuff -murmuró-. Espero que aprecies el honor.

Jane se volvió para seguir la mirada de Trevor. Un hombre alto y musculoso estaba atravesando el patio en dirección a ellos. Cuando estuvo cerca, Jane se percató de que tenía unos treinta y tantos años, tez aceitunada y ojos claros, aunque en aquella penumbra no pudo determinar si eran grises o azules. Llevaba el pelo negro peinado hacia atrás y le recordó a alguien… No, no era capaz de recordar a quién. El hombre iba vestido con unos informales pantalones de sport y un jersey de escote redondo, aunque en su porte no había nada de informal. Cauteloso. Sí, todos los músculos de su cuerpo destilaban cautela.

– ¿Quién es?

– El terrateniente. El conde de Cranought, señor de la Pista de MacDuff. John Angus Brodie Niall… He olvidado los demás nombres. -Trevor sonrió al hombre cuando llegó hasta ellos-. ¿Le gustaría ampliar algún detalle, MacDuff?

– No especialmente. Un nombre es solo una etiqueta. -Estaba mirando fijamente a Jane-. ¿Quién es ella? Le dije que tenía que dar mi visto bueno a cualquiera que trajera… -Apretó los labios cuando se acercó-. ¡Caray!, si es Jane MacGuire. No quiero que esté aquí. Eso le dará a Grozak aún más motivos para atacar…

– Me trae sin cuidado que no la quiera -dijo Trevor con frialdad-. Está aquí y aquí se va a quedar. No hay más que hablar. No voy a ponerla en peligro solo para proteger este maldito montón de piedras al que llama su hogar.

– ¿De veras? -La expresión de MacDuff no se alteró, aunque Jane casi podía sentir la gelidez que desprendía-. Ese no fue nuestro acuerdo, Trevor.

– Entonces, voy a añadir un apéndice.

– Que puedo decidir ignorar. Haga lo que le plazca fuera de esas puertas, pero no espere que yo…

– Esta discusión es idiota -terció Jane-. No estaré aquí más de un día o dos. Soy yo la que decidirá si me quedo o me voy. -Miró fijamente a los ojos a MacDuff-. Es usted muy maleducado, y estoy cansada de que ambos me traten como si no estuviera aquí.

MacDuff le sostuvo la mirada durante un instante, y luego esbozó una ligera sonrisa.

– Sí, tiene razón. Soy un idiota y un pesado. Discúlpeme. No hay duda de que está aquí, y esa es la manzana de la discordia. -Desvió la mirada hacia Trevor, y su sonrisa desapareció-. Puedo tolerarlo dos días. Después de eso, renegociaremos. -Giró sobre sus talones y se alejó por el patio dando grandes zancadas.

– No soy precisamente bienvenida -dijo Jane con sequedad-. Y que me aspen, si voy a ser la manzana de la discordia de nadie.

– Confiaba en que te ignorase, como nos ha ignorado al resto. Debería haberme imaginado que estaría atento. Probablemente sabía que traería a alguien conmigo en cuanto bajamos del avión.

– ¿Cómo?

– MacDuff conoce a todo el mundo en Escocia, y se le considera algo así como un héroe local.

Jane hizo una mueca.

– Pues no es Rob Roy.

– No, pero ganó una medalla de oro en tiro con arco en los Juegos Olímpicos hace quince años, y luego se alistó en el 45 de Comandos de la Real Infantería de Marina y ganó un montón de medallas al valor. Este es un país que sigue sintiendo un saludable respeto por el hombre que se porta bien en combate. Primitivo aunque auténtico.

Jane arqueó las cejas.

– ¿Y tú no?

Trevor sonrió.

– Siempre que no entorpezca mi camino. MacDuff puede llegar a ser condenadamente arrogante en ocasiones. Es natural, supongo. Es un terrateniente, y todo el mundo por aquí dobla la cerviz cuando pasa.

– Eso es cierto. -Bartlett torció el gesto-. El terrateniente y dios. Y no estoy seguro de cuál de los dos ejerce más influencia. Su gente de aquí no hará nada de lo que les pida sin su permiso.

– ¿Su gente?

– MacDuff insistió en proporcionarnos los guardas para intramuros del castillo. Puede que ande escaso de dinero, pero sigue contando con la lealtad de los viejos camaradas de su época en la infantería de marina. Si se lo pidiera, trabajarían para él a cambio de nada -dijo Trevor-. Le dejo que lo haga a su manera siempre que me reserve el derecho a controlar lo que hacen. Son buenos. Duros como demonios.

– ¿Dejar que lo haga a su manera? Eso no me parece propio de ti. Mencionó a Grozak. ¿Cuánto sabe de lo que está ocurriendo?

– Tanto como tiene que saber. Tiene cierto interés personal.

– ¿Qué clase de interés?

– Tendrás que preguntárselo a él. Se dirigió a mí con una oferta, y la acepté. Una de las condiciones era que yo no se lo contaría a nadie.

– ¿Y una de las ventajas era la utilización de su castillo?

– Por una cuantiosa suma. MacDuff me cobró una pequeña fortuna, aunque le habría pagado más. Ya te lo dije, este es un lugar ideal para mis propósitos. Valió la pena una pequeña negociación. -La cogió del brazo-. Vamos, te presentaré a Mario.

– Iré delante y me aseguraré de que tu habitación está preparada. -Bartlett ya había subido los escalones-. Puede que tengamos agua caliente, aunque a Trevor le pone paranoico que entren extraños en la casa, así que no hay sirvienta. Escogí una habitación y la arreglé antes de irme, aunque es probable que vuelva a estar polvorienta y…

– Espera un segundo -le interrumpió Jane-. ¿Esperabas que viniera aquí?

– ¿Esperar? -Bartlett negó con la cabeza-. Jamás habríamos dado tal cosa por descontado. Pero Trevor dijo que era una posibilidad, y no quise que te encontraras incómoda. -Abrió la puerta-. No tienes nada que ponerte, pero iré a Aberdeen y me ocuparé de eso a primera hora de la mañana. Mientras tanto, rebuscaré en todos los armarios a ver qué puedo encontrarte.

– Iré a Aberdeen personalmente.

– No -dijo Trevor-. Déjaselo a Bartlett. Le gustará, y sabe mucho sobre ropa femenina. Tres esposas le han proporcionado una amplia educación.

– Sí, así es -dijo Bartlett-. Unas mujeres preciosas, todas ellas. Y todas vestían con mucho estilo. No te decepcionaré, Jane. -Desapareció en el interior del castillo.

Jane se volvió hacia Trevor y le preguntó con frialdad:

– ¿Le dijiste que había una posibilidad de traerme aquí?

– ¿Esperas que lo niegue? Siempre hay una posibilidad. Aunque la verdad es que no esperaba conseguirlo.

– Y puedes estar absolutamente seguro de que no quería estar aquí.

– Pero estás aquí. -Él abrió la puerta-. Así que aprovechémoslo al máximo. -Y añadió en voz baja-. Y puede ser un máximo muy bueno, Jane. Sólo tenemos que aplicarnos a ello.

– A lo único que me voy a aplicar es a asegurarme de que ese tal Grozak es el hombre que mató a Mike y encontrar la manera de ponerle una soga alrededor del cuello. -Examinó el enorme vestíbulo. No tenía el aire de desolación que el exterior del castillo daba a entender. Las alfombras abrigaban los suelos de piedra, y un ajado tapiz de desvaídos colores colgaba de la curvilínea escalera. En la pared opuesta había otro tapiz. De hecho, prácticamente todas las paredes parecían estar cubiertas de tapices-. ¿Dónde está ese tal Mario?

– Aquí estoy. Mario Donato, para servirte. -Un joven de pelo negro bajaba corriendo las escaleras. Era bien parecido, rubicundo, y parecía tener poco más de veinte años. Sonreía con entusiasmo-. Bartlett me dijo que estabas aquí. -Se detuvo en el segundo escalón, mirándola fijamente-. ¡Dios bendito!, es cierto. Eres Cira.

– No soy tal cosa. Soy Jane MacGuire.

– Y yo un idiota -dijo disculpándose mientras terminaba de bajar la escalera y se paraba delante de ella-. Perdóname. No era mi intención ofenderte. Es que me entusiasmé al verte. Estaba leyendo los pergaminos y mirando la estatua de Trevor, y entonces bajo y te veo aquí parada y ha sido como si… -Torció el gesto-. Soy un idiota. Debes de estar harta y aburrida de que la gente te diga que te pareces mucho a esa estatua.

– Sí, lo estoy. -Pero Mario era joven y atractivo, y era evidente que lamentaba su metedura de pata-. Pero probablemente sea mucho más susceptible de lo que debiera ser. -Sonrió-. Y si has estado tan enfrascado en Cira, resulta comprensible.

– Gracias. -Mario se volvió hacia Trevor-. Me quedan los últimos cuatro pergaminos. Debería tenerlos traducidos dentro de unos pocos días. -Sus ojos negros brillaron de entusiasmo-. Uno de ellos es otro de Cira.

– ¿Otro de Cira? -preguntó Jane-. ¿Cuántos pergaminos de Cira habéis encontrado?

– Hasta ahora sólo uno. -Mario sonrió-. Y su pergamino es mucho más interesante que los de Julius Precebio. Era una mujer absolutamente asombrosa, ¿verdad? Sólo tenía diecisiete años cuando escribió esto; nació esclava, y sin embargo consiguió aprender a escribir. Eso es más de lo que conseguían la mayoría de las mujeres de alta alcurnia. Inteligente, muy inteligente. -Se volvió de nuevo a Trevor-. Estoy atento a la referencia sobre la que me preguntaste, pero todavía no hay nada. Puede que esté en esos otros pergaminos.

– O puede que no -dijo Trevor-. Infórmame si aparece algo. -Y dirigiéndose a Jane-: ¿Por qué no vas con Mario y le dejas que te enseñe tu habitación? Tengo que hacer algunas llamadas telefónicas. Se cena a las seis. Hacemos turnos con la cocina y la limpieza.

– ¿Incluso MacDuff?

– No, el no ocupa ninguna habitación dentro del castillo. Lo invité a quedarse, pero se mudó a un piso que hay sobre el establo cuando invadimos esto. Mario o Bartlett te enseñarán donde está el comedor. Cuando nos trasladamos, parecía sacado de la corte del Rey Arturo, pero Bartlett consiguió darle un aire casi acogedor.

– Empezó a caminar por el pasillo-. Te eximiremos de las labores culinarias los dos próximos días. Después de eso, entrarás en la lista de turnos.

– Puede que no esté aquí más de un par de días -gritó Jane detrás de él-. No te prometí nada, Trevor.

Él le sonrió por encima del hombro.

– Pero se te iluminó el rostro como unos fuegos artificiales cuando Mario estaba hablando de los pergaminos de Cira. Creo que estoy seguro hasta que los termines de leer. -Abrió una puerta de paneles-. Y Mario todavía no ha terminado su trabajo. Es muy lento y meticuloso. Hasta la hora de la cena.

– Tiene razón, ¿sabes? -dijo Mario con voz grave cuando la puerta se cerró detrás de Trevor-. A veces me paso de cuidadoso, pero es una gran responsabilidad. Estoy trabajando con fotocopias de los verdaderos pergaminos, pero la traducción es muy importan te. Forman parte de la historia viva.

– Y tienes que darle a Trevor aquello por lo que te pagó.

La expresión de Mario se ensombreció.

– Tienes razón en ser cínica. Estoy cobrando por mi trabajo, pero esa no es la única razón de que esté aquí. ¿Tienes unas ideas de las poquísimas probabilidades que tendría de hacer un trabajo como este para otra persona? Acabo de terminar un curso de postgrado y no tengo mucha experiencia, que digamos. Quería este trabajo y me esforcé en conseguirlo. No fui el único al que se entrevistó. Tuve que hacer de todo, desde asegurarle que no tenía ningún familiar cercano hasta hacer la prueba de traducción de uno de los pergaminos. Una labor como esta se presenta una vez en la vida.

– Y esto puede dar con tus huesos en la cárcel.

– Trevor prometió protegerme y encargarse de que no ocurriera tal cosa. El riesgo merece la pena. -Sonrió a duras penas-. Y tenerte aquí lo hace mucho más emocionante. Espero poder convencerte de que digo la verdad cuando digo que no hago esto sólo por dinero.

– ¿Y por qué te preocupa eso?

– Tenemos casi la misma edad. Trevor y los otros son… diferentes. Aquí a veces me siento solo. Pensé que quizá…

Era atractivo e inseguro, y durante un instante a Jane le recordó a Mike. ¿Y qué? En ese momento ella también se sentía un poco insegura, y Mario era el único que parecía, como mínimo, vulnerable. Jane sonrió.

– Trevor es diferente, de eso no hay duda. Y me doy cuenta de por qué no sois amigos íntimos. Después de cenar me gustaría ver donde trabajas. ¿Me lo enseñarás?

– Será un honor. -Una sonrisa radiante le iluminó el rostro-. Trevor me dijo que escogiera la habitación que quisiera, cuando llegué aquí. Escogí el dormitorio y el estudio donde Trevor guarda su estatua de Cira. Será maravilloso tenerte en la misma habitación que ella. -Y se apresuró a añadir-: Aunque estoy seguro de que advertiré multitud de diferencias en cuanto os vea juntas.

– Espero que sí. -Jane empezó a subir las escaleras-. Ahora, ¿serías tan amable de enseñarme mi cuarto, para que pueda lavarme?

– No esta contento. -Jock tenía arrugado el entrecejo con aire de preocupación, y miró fijamente a MacDuff cuando éste entró en el establo-. ¿Esa mujer va a ser un problema para usted?

– ¡Carajo!, no lo sé. -MacDuff tenía cara de pocos amigos-. Y no, no estoy en absoluto contento. Ella no debería estar aquí.

– Ella le hace desgraciado. -La mirada de Jock se detuvo más allá de MacDuff, en el castillo-. ¿Quiere que se vaya?

– Ya te dije que me… -Se detuvo al darse cuenta de a qué se estaba refiriendo Jock. Si no tenía cuidado, Jock idearía la manera de conseguir que Jane MacGuire librara a MacDuff de «su problema» para siempre. Solía ser más cuidadoso con sus palabras delante de Jock, y era la magnitud de su enfado lo que casi le había hecho cometer el error de hacer estallar al muchacho-. Me ocuparé de ello, Jock. No es un problema serio.

– Ella hace que se sienta desgraciado.

– En realidad no. -¡Joder!, no le apetecía tranquilizar al muchacho en ese momento. Estaba furioso y enojado, y tenía ganas de emprenderla a golpes con alguien. ¡Jódete y baila! Había aceptado la responsabilidad de Jock, y aquello iba en el lote. Le dio una palmadita al muchacho en el hombro y le habló con lentitud y claridad-: Mira, incluso es posible que ella pueda ayudarnos. Es Jane MacGuire. ¿Recuerdas que te enseñe su foto en Internet?

Jock pensó en ello, intentando recordar. Luego sonrió.

– Cira. Ella se parece a Cira. Es igual que la estatua que Trevor trajo aquí.

– Eso es. -Había que distraerlo. No costaba mucho, si Jock no se había concentrado todavía-. Tengo hambre. ¿Esta lista la cena?

Jock frunció el entrecejo con aire vacilante.

– No. ¿Me dijo que la preparara? -El chico se dirigió a las escaleras que conducían al piso-. Lo siento. Me pondré a ello de inmediato.

– No hay prisa.

– Pero está hambriento -dijo Jock-. Me ha dicho que estaba…

– Puedo esperar. -MacDuff siguió al muchacho-. La haremos juntos.

– ¿Los dos? -Una sonrisa radiante iluminó la cara de Jock-. ¿Juntos? Sería fantástico. -Su sonrisa se desvaneció-. Pero no tiene que ayudarme. ¿No quiere volver a la casa de Angus? No quiero molestarlo.

– Tú no me molestas. Necesito un descanso. ¿Qué es lo que hay rápido?

– Salmón fresco. -Jock puso ceño-. O quizá un filete. Tendré que comprobarlo para estar seguro de lo que tenemos.

– Hazlo.

Distracción conseguida. Y si MacDuff tenía suerte, Jane MacGuire sobreviviría a la noche sin necesidad de ninguna otra intervención por su parte.

* * *

Capítulo 6

Bartlett estaba delante de la ventana, en el otro extremo del gran dormitorio, cuando Mario abrió la puerta unos minutos más tarde para que pasara Jane.

– Me disponía a airear la habitación. -Descorrió las gruesas cortinas de terciopelo rojo y abrió la ventana-. Ciérralas cuando vuelvas de cenar. Puede crearse un poco de corriente. Espero que no lo encuentres ni frío ni húmedo.

– No está mal del todo. -Jane echó un vistazo por la habitación. En general era agradable, cubierta con alfombras persas y con un secreter y una silla acolchada apoyados contra una pared. Otro de los aparentemente interminables tapices ajados y desvaídos ocupaba la pared opuesta a la cama. Pero una de cuatro postes con cortinas a juego con las de las ventanas se alzaba con una majestuosidad intimidante en la otra punta de la habitación-. ¿Se supone que tengo que dormir en eso?

– Es magnífica. -Mario se rió entre dientes-. Yo también tengo una en mi habitación, y reaccioné de la misma manera. Pero el colchón es muy cómodo, y sin duda no es del siglo catorce.

Jane hizo una mueca.

– Si tú lo dices. Soy una chica de barrio bajo, y no estoy acostumbrada a las camas que tienen casi el mismo tamaño que cualquiera de los hogares de acogida donde me crié.

– Pero tienes tu propia habitación -proclamó Bartlett con orgullo, haciendo un gesto con la cabeza hacia la puerta del otro extremo de la habitación-. El padre de MacDuff adaptó unas cuantas habitaciones a usos muy prácticos.

Jane sonrió.

– Estás obsesionado con el esplendor de las instalaciones modernas de agua. No es que lo critique. Estoy ansiosa por ducharme y librarme de una parte de esta roña del viaje.

– Entonces, te dejaremos. -Mario se volvió hacia la puerta-. ¿Te parece que te pase a buscar para bajar a cenar?

– Estoy seguro de que puedo encontrar… -La expresión de Mario dejó traslucir tan a las claras su decepción, que en su lugar dijo-: Sería muy amable por tu parte.

– Bien. -Le dedicó otra sonrisa radiante-. Pero la amable eres tú. -Salió del cuarto corriendo.

– Creo que está locamente enamorado -dijo Bartlett-. No es que me sorprenda.

– No es la clase de hombre que esperaría que estuviera trabajando para Trevor. ¿Dónde lo encontró?

– A través de la Universidad de Nápoles. Trevor intentaba evitar el contingente académico, pero después de que Dupoi lo traicionara, decidió arriesgarse. Puesto que Grozak había aparecido en escena, no se podía permitir correr el riesgo de contratar a un traductor que trabajara por cuenta propia. Así que entrevistó a varios brillantes estudiantes de Historia Antigua antes de contratar a Mario y traerlo aquí bajo su vigilancia.

– Trevor dijo que tenía que vigilarlo. -Jane meneó la cabeza-. Pero no me lo puedo imaginar siendo una amenaza.

– No, la amenaza es para Mario. Ahí fuera solo sería vulnerable. Trevor no quería correr el riesgo de que le rebanaran el cuello.

– Pero hubiera sido suficiente con no utilizarlo.

– Mario sabía que corría un riesgo. Trevor fue sincero con él. -Bartlett se dirigió a la puerta-. Hay algo de ropa en el armario del baño. Si puedo hacer algo más, llámame. Dejé el número de mi teléfono en la tarjeta que hay sobre el secreter. Espero que estés cómoda. He hecho todo lo que he podido.

– Gracias. Seguro que estaré muy cómoda.

Bartlett sonrió cuando abrió la puerta.

– Lo intento. Quizá yo también esté un poco enamorado. -Se rió entre dientes cuando vio a Jane abrir los ojos como platos-. Platónicamente, nada más. Despertaste mis fraternales instintos protectores nada más conocerte, cuando sólo tenías diecisiete años. Me temo que siguen ahí. Menos mal. Mi vida es demasiado interesante en estos momentos para complicarla. Nos vemos en la cena.

Después de que la puerta se cerrara tras él, Jane se acercó a la ventana y miró hacia el patio de abajo. Vio unas luces al final del camino. ¿El piso del establo donde se quedaba MacDuff? El sujeto era tan extraño como todo lo demás relacionado con aquel lugar, y no le gustaba el silencio de Trevor en relación al dueño del castillo. Se sentía cansada y desorientada y todo se le antojaba surrealista. ¿Qué narices estaba haciendo ella en aquel lugar?

¿Qué es lo que le pasaba? Sabía por qué estaba allí y lo que estaba haciendo. Es que las cosas habían ido demasiado deprisa para que pudiera asimilarlas, nada más. La muerte de Donnell, la aparición de Trevor y haber sido llevada a toda prisa a allí, a aquel castillo alejado de todo lo que le era familiar, la había desestabilizado.

Pero podía hacer que lo familiar fuera a ella, y lo haría. Atravesó la habitación para llamar por el teléfono de la mesilla de noche. Pocos minutos después Eve cogía el teléfono. ¡Por Dios!, qué alegría oír su voz.

– Soy Jane. Siento no haberte llamado enseguida. Tuvimos que recorrer un buen trecho desde el aeropuerto, antes de llegar.

– ¿Te encuentras bien?

– Estoy muy bien.

– ¿Y qué aeropuerto? ¿Dónde demonios estás?

¿Cuánto le contaría? Se había salido por la tangente la última vez que le había hecho esa pregunta y no lo volvería a repetir. Eve y Joe significaban demasiado para ella para que no fuera sincera con ellos.

– El de Aberdeen, Escocia, y estoy en lugar llamado la Pista de MacDuff.

– Escocia -repitió Eve-. Joe suponía que estarías en Italia.

– Yo también. Por el momento Trevor prefiere manejar sus asuntos a distancia. Parece ser que Italia es demasiado peligrosa para que se encuentre cómodo.

– Me lo creo. -Eve hizo una pausa-. Trevor puede pasarlas canutas en otros países, además de en Italia. Joe envió sendas peticiones de información a Scotland Yard y a Interpol para informarse de lo que ha estado tramando Trevor en los últimos tiempos.

– ¿Y?

– Nada. Se le contestó que era información confidencial.

Jane arrugó el entrecejo.

– ¿Qué narices quieres decir eso?

– Joe no lo sabe. Scotland Yard, puede, pero ¿Interpol también tiene una mordaza? Puede significar que Trevor anda enredando en algo extremadamente feo o que le está pisando los callos a alguien con el poder suficiente para censurar las redes de información oficial. En cualquier caso me intranquiliza.

Aquello también intranquilizaba a Jane.

– No tiene lógica.

– La suficiente para hacer que Joe ande hurgando como un hurón para sortear ese obstáculo. Y lo que tiene bastante lógica es que te vayas de ahí y vuelvas a casa.

– Todavía no.

– Jane…

– No me siento amenazada. Trevor tiene este lugar rodeado de guardias de seguridad.

– ¿Y quién te va a proteger de Trevor?

– Me puedo proteger yo misma. -Respiró hondo-. Y necesito quedarme aquí. Estoy averiguando lo que necesito saber. Dile a Joe que se informe sobre un tal Rand Grozak. Trevor dice que es el hombre que ordenó a Leonard que me atrapara en aquel callejón.

– ¿Por qué?

– Todavía no estoy segura. Quizá por el oro de Cira. Bueno, no lo sé. Esa es la razón de que tenga que quedarme unos cuantos días.

– Esto no me gusta.

– Estaré bien. Te llamaré todos los días.

– Mejor que lo hagas. -Eve hizo una pausa-. ¿La Pista de MacDuff?

– Es un castillo en la costa. Pero no os atreváis a lanzar un ataque. Como te he dicho, estoy completamente a salvo.

– Tonterías. Pero no haremos ningún movimiento, a menos que dejes pasar un día sin hablar con nosotros.

– Eso no ocurrirá. Adiós, Eve.

– Cuídate. -Eve colgó.

Cuidarse. Jane no se sentía segura. Se sentía sola y desconectada de las dos personas que más quería en el mundo. Oír la voz de Eve la había reconfortado, pero también había acentuado su alejamiento de ellos.

Tenía que dejar de lamentarse. Tenía un trabajo que hacer. Y tampoco es que estuviera rodeada de vampiros. Bartlett estaba allí, Brenner no parecía una amenaza y Mario era muy cariñoso. MacDuff era bastante intimidante, aunque era evidente que pretendía ignorarla, a menos que decidiera que Jane iba a causarle problemas. Si había un vampiro, ese era Trevor. Sí, las similitudes eran evidentes. Había conseguido cautivar su imaginación e hipnotizarla durante cuatro años.

Y eso era demasiado tiempo.

Trevor ha vuelto a la Pista de MacDuff -dijo Panger cuando Grozak respondió al teléfono-. Llegó hoy a última hora con Bartlett, Brenner y una mujer.

¡Mierda!

– ¿Una mujer joven?

– De veintipocos. Guapa, con el pelo castaño rojizo. ¿La conoces?

Grozak soltó una palabrota.

– Jane MacGuire. Le dije a ese idiota de Leonard que estaba yendo demasiado lejos. Ha estado corriendo de aquí para allá, intentando salvar el culo desde que mató a Fitzgerald. Al maldito idiota le entró el pánico anoche y también mató a Donnell. Ha hecho que Trevor actúe.

– Entonces ¿qué hago?

Grozak reflexionó al respecto.

– No puedo permitirme que la policía agarre a Leonard, y ha cometido el mismo error muchas veces. Deshazte de él.

– ¿Quieres que deje de vigilar el castillo?

– Si no eres tan idiota como Leonard, no te llevará mucho tiempo.

– ¿Y qué pasa con Wharton?

– Es cosa tuya. Es el socio de Leonard, pero dudo que le importe encontrar otro nuevo. Si se interpone en tu camino, no me voy a pegar contigo si lo liquidas. Luego, puedes volver a vigilar y esperar. Que es lo único que estás haciendo, de todas maneras. -Colgó el teléfono y se recostó en el sillón. Tal vez no fuera tan malo. Jane MacGuire se había metido bajo el ala de Trevor, pero al menos no tenía a Joe Quinn protegiéndola. Grozak tenía sus propios hombres apostados alrededor de la Pista de MacDuff, y podría presentarse alguna oportunidad de apoderarse de la chica.

No, ¿en qué estaba pensando? Los idiotas y los débiles se fiaban de la suerte. Idearía un plan y fabricaría su propia oportunidad. Si no podía organizar un ataque directo contra la mujer, entonces daría un rodeo e intentaría llegar a Trevor desde otro ángulo.

Pero Reilly no lo iba a ver de esa manera. Él sólo estaba interesado en conseguir el oro y a Jane MacGuire. Loco hijo de puta. Se quedaba allí sentado, en su campamento, gordo y arrogante como un gato siamés, dando órdenes y diciéndole a Grozak lo que tenía que hacer.

Y a él no le quedaba otro jodido remedio que hacerlo.

Echó un vistazo al calendario que había en su mesa. 8 de diciembre. Quedaban catorce días para que expirase el plazo del 22 de diciembre que Reilly le había dado. ¿Podría retrasar la operación, si Reilly no llegaba a tiempo?

No, todo estaba en marcha. Los sobornos realizados; los explosivos en camino desde Oriente Medio. Era su gran oportunidad, y estaría acabado, si dejaba que se le escurriera entre los dedos. Reilly le había dicho con todo descaro que si él no era capaz de encargarse, llegaría a un acuerdo con Trevor y lo dejaría sin nada.

Eso no iba a ocurrir. Todo el mundo tenía un punto flaco, y el de Reilly era su amor al poder y su obsesión con el oro de Cira. Si Grozak era capaz de sacarle provecho a aquellas debilidades, entonces sería él quien tuviera el poder sobre Reilly.

Pero para conseguirlo, tenía que tener a Jane MacGuire.

A Dios gracias, estaba elaborando un plan alternativo para segarle la hierba bajo los pies a Trevor. Pero se había acabado lo de utilizar a incompetentes como Leonard. Necesitaba a alguien que tuviera nervio, alguien con el cerebro suficiente para obedecer órdenes.

Wickman. Nunca había conocido a un ser humano más frío, y Wickman haría cualquier cosa, siempre que el precio fuera el adecuado. Grozak se aseguraría de que lo fuera. No le quedaba más remedio, con Reilly echándole el aliento en el cogote.

El tiempo se estaba acabando.

– ¿Te ha gustado el guisado?

Jane volvió la cara riéndose de algo que había dicho Mario y se encontró con la mirada de Trevor clavada en ella. La había estado observando durante toda la cena, pensó ella con exasperación. Cada vez que había levantado la vista se había encontrado con aquella penetrante mirada de censura. Era como si estuviera expuesta a la lente de un microscopio.

– ¡Cómo no! Estaba exquisito -dio Jane mientras se recostaba en la silla-. ¿Quién lo hizo?

– Yo. -Brenner sonrió ampliamente-. Mis dotes culinarias han mejorado a pasos agigantados desde que acepté este trabajo. Trevor jamás mencionó que tal cosa formara parte de las condiciones del trabajo. -Lanzó una mirada maliciosa al aludido-. Puede que haya mejorado demasiado. Me siento tentado de servir un poco de guiso de serpiente el próximo día que me toque cocinar.

– No seré yo quien se oponga -dijo Trevor-. Siempre que tú también lo comas. Aunque no creo que lo hagas. Si no recuerdo mal, cuando en Colombia hubo veces que no teníamos nada que comer excepto lo que pudiéramos cazar y recolectar, soporté los platos más exóticos mejor que tú. -Sonrió-. ¿Te acuerdas cuando García trajo aquella pitón?

Brenner torció el gesto.

– Me la habría comido, pero cuando vi lo que había en su estómago decidí que no estaba tan hambriento.

Jane pensó que había unos lazos de compañerismo entre ambos hombres bastante evidentes. Nunca había visto aquel aspecto en Trevor. Parecía menos precavido, más joven…

– No creo que ese sea un tema de conversación para la cena -dijo Mario con el entrecejo arrugado-. Jane pensará que somos unos bárbaros.

– ¿Y acaso no lo somos? -preguntó Trevor con las cejas levantadas-. Tú y Bartlett sois personas civilizadas, pero Brenner y yo sentimos cierta tendencia a volver a la jungla de vez en cuando. -Pero hizo una inclinación con la cabeza y le dijo a Jane-: Tiene toda la razón. Me disculpo, si nuestra crudeza te ha molestado.

– No me habéis molestado.

Trevor se volvió hacia Mario con una sonrisa.

– ¿Ves? No tenías por qué estar a la defensiva. Jane no es ninguna remilgada.

– Pero es una dama. -Mario seguía con el ceño puesto-. Y debería ser tratada con respeto.

La sonrisa de Trevor se esfumó.

– ¿Estás diciéndome cómo debo tratar a nuestra invitada, Mario?

– Traeré el café -dijo Brenner mientras se levantaba a toda prisa-. No hay postre, pero sí una tabla de quesos. Ayúdame a traer las cosas, Bartlett.

La mirada de Bartlett se movió de Trevor a Mario.

– Quizá debería quedarme y… -Entonces se encogió de hombros, se levantó y siguió a Brenner fuera de la habitación.

– No me has respondido, Mario -dijo Trevor.

Mario se puso tenso al percibir la amenaza que subyacía en la suavidad de la voz de Trevor. Se ruborizó hasta la raíz del pelo y levantó la barbilla.

– No estuvo bien.

Le tenía miedo a Trevor, se percató Jane. ¿Y por qué no? En ese instante Trevor resultaba de lo más intimidatorio. Pero, asustado o no, Mario se mantenía en sus trece, y era evidente que Trevor no estaba de humor para mostrarse tolerante.

– No quiero café. -Jane retiró su silla-. Me prometiste que me enseñarías dónde trabajas, Mario.

Mario se asió con entusiasmo al cabo que ella le había lanzado.

– Por supuesto. Ahora mismo. -Se levantó de un salto-. De todas maneras es hora de volver al trabajo.

– Sí, sí que lo es -dijo Trevor-. Así que puedes enseñarle a Jane tu cuarto de trabajo más tarde. Puede que ella cambie de opinión y se quede con nosotros y acabe tomándose el café. No queremos distraerte. -Lanzó una mirada a Jane-. Y no cabe duda de que eso sea una distracción.

Mario miró con incertidumbre a Jane.

– Pero ella quería…

– Ella no querría interferir en tu trabajo. -Trevor miró a Jane-. ¿No es así, Jane?

A todas luces no quería que ella fuera con Mario, y estaba utilizando el nerviosismo de muchacho como punto de apoyo para garantizarse que no fuera. Y le iba a salir bien, ¡carajo! Jane no estaba dispuesta a causarle ningún problema a Mario sólo porque estuviera irritada con Trevor y quisiera mostrar su descontento. Así que se volvió a sentar lentamente.

– No, puede que me tome el café. -Sonrió afectuosamente a Mario-. Adelántate. Te veré luego.

– Si eso es lo que deseas. -La pena y el alivio pugnaron por imponerse en la expresión de Mario-. Estaré encantado de enseñarte mi trabajo en cualquier momento. ¿Quizá mañana?

Ella asintió con la cabeza.

– Mañana. Sin el quizá.

Mario mostró una sonrisa radiante antes de darse la vuelta y abandonar la habitación.

Jane se levantó en cuanto estuvo fuera de la vista.

– Me voy de aquí.

– ¿No quieres café?

– No te daría esa satisfacción. -Le lanzó una mirada furibunda-. ¿Estarás orgulloso de ti?

– No especialmente. Fue demasiado fácil.

– Porque eres un matón.

– No suelo serlo. Estaba enfadado. Te estuve observando mientras cuchicheabas y te reías tontamente con él durante toda la cena, y eso ha tenido su efecto. Había conseguido controlarlo bastante bien, hasta que él decidió darme una lección.

– Mario es sólo un chaval. No puede competir contigo.

– Es mayor que tú.

– Sabes a qué me refiero.

– Que es dulce y está lleno de sueños. -Le sostuvo la mirada-. Y algunos de esos sueños son con Cira. Si estás buscando a alguien en la Pista de MacDuff que no te compare con Cira, aquí me tienes.

– Eso es una chorrada. Eres incapaz de distinguirnos a las dos en tu pensamiento.

Él negó con la cabeza.

– Nunca dije tal cosa. Tú eres la única que llegó a esa conclusión. Desde el momento que te vi, supe exactamente quién y qué eras para mí. -Hizo una pausa-. Y esa no era Cira.

El calor le produjo un hormigueo por todo cuerpo, cogiéndola desprevenida. ¡Joder!, no quería reaccionar así. La hacía sentir confundida y débil. Hacía sólo un instante había estado furiosa, y en ese momento… Seguía furiosa, ¡qué carajo!

– Fuiste injusto. Mario es como un cachorro simpático.

– Lo sé, y sé que te gustan los cachorros. -Sus labios se torcieron en una mueca-. Puede que ese sea mi problema; jamás he parecido un cachorro en toda mi vida. -Se levantó-. No te preocupes. Lo arreglaré con Mario. Solo fue un encontronazo pasajero. El chico me cae bien.

– Pues te comportaste como si no.

– La verdad es que sí. Me contuve mucho, teniendo en cuenta cómo me sentía. Pero si te he disgustado, probablemente debería ponerle remedio. Si quieres echar a correr detrás de Mario y tranquilizarlo, no te detendré.

– ¡Menudo sacrificio!

– No tienes idea. -Se levantó, mirándola-. ¿Supongo que este no es el momento en el que me vas a pedir acostarte conmigo?

La sorpresa hizo que se pusiera tensa.

– ¿Cómo dices?

– Ya sabía yo que no. -Se dio la vuelta y se dirigió a la puerta-. Es demasiado pronto, y estás furiosa conmigo. Pero pensé que debía sacarlo y que te fueras acostumbrando a la idea de que acabará sucediendo. Tengo alguna cosa que hacer, así que iré y me pondré a ello. -La sonrió por encima del hombro-. Puesto que te estoy librando de mi presencia, no hay motivo para que no puedas quedarte y te tomes tu café. Te veo mañana por la mañana.

Jane fue incapaz de encontrar las palabras para hablar; sólo pudo quedarse mirándolo como se alejaba, con la mente y las emociones en absoluta confusión.

– Bueno, según parece hemos tardado bastante en resolver la situación -dijo Bartlett cuando entró portando una bandeja con queso-. Confío en que no haya habido violencia.

– No -respondió Jane con aire ausente-. Mario ha subido a trabajar.

– Muy prudente. Los jóvenes tienden a querer desafiar a cualquiera dispuesto a aceptar el reto, pero pensé que era más inteligente como para intentarlo con Trevor.

– Mario es un muchacho encantador.

– Si fuera un muchacho, Trevor tendría menos problemas con él. -Dejó la bandeja en la mesa-. Iré a ver a qué espera Brenner con el café. Pensé que venía detrás de mí.

– Para mi no. No quiero nada. -Se volvió hacia la puerta-. Creo que me iré a mi habitación. Ha sido un largo día.

– Sí, sí que lo ha sido. Puede que sea lo mejor. El sueño aclara las ideas.

– Mis ideas están claras, Bartlett. -Estaba mintiendo. Sus pensamientos estaban sumidos en el caos, y era incapaz de alejar el recuerdo de las palabras de Trevor de su mente. Tenía que admitirlo, no podía quitárselo a él de la cabeza. Desde el instante en que lo había visto en el exterior de la residencia, la tensión sexual no había cesado de aumentar, de extenderse, aunque ella había intentado ignorarla. Ya no cabía ignorarla, después de lo que él había dicho. Estaba allí, delante de ella, y tenía que enfrentarse a ello y aceptarlo.

– Me alegro -dijo Bartlett con delicadeza-. Pareces un poco inquieta. ¿Puedo ayudarte en algo?

– No, estoy bien. -Se obligó a sonreír mientras empezaba a dirigirse hacia la puerta-. Gracias. Buenas noches, Bartlett.

– Que tengas dulces sueños.

La perspectiva más dulce que Jane podría tener sería no soñar en absoluto. Ni con Cira ni con su condenada carrera por aquel túnel. Y ni con Trevor, que se había enseñoreado en buena medida de sus pensamientos desde que entró en su vida hacía cuatro años.

¡Por Dios!, se había esforzado tanto en borrarlo de su memoria. Cuando aquello falló, había utilizado los recuerdos, había vivido con ellos en un intento de desactivar su fuerza. Había creído que lo había conseguido.

Y un cuerno. Él ni siquiera la había tocado, y su cuerpo le hormigueaba, vivo, necesitado…

No, no necesitaba a Trevor. No lo necesitaba en absoluto. La palabra sugería debilidad, y ella no era débil. No necesitaba a nadie.

Empezó a subir las escaleras. Iría a su habitación y le sacaría provecho a aquella ducha caliente que Bartlett había elogiado tan elocuentemente. Luego, llamaría a Eve y hablaría con ella, y poco a poco aquel caos disminuiría o desaparecería por completo.

Se estaba engañando. Sería necesario algo más que una charla con la persona que más quería para apaciguar aquella inquietud. Tendría que hacer lo que siempre hacía con un problema: se enfrentaría a él, lo haría suyo y luego encontraría la manera de librarse de él.

– Te he traído tu café, Trevor -dijo Bartlett cuando abrió la puerta de la biblioteca-. Alguien tiene que bebérselo, después de las molestias que se ha tomado Brenner en hacerlo. Es muy susceptible.

– Y nadie quiere que se ofenda. -Trevor lo observó mientras ponía la bandeja encima de la mesa-. ¿Dos tazas?

– Yo tampoco me tomé la mía. Estábamos todos demasiado ocupados andando de puntillas para intentar evitar tus malos modales. -Sirvió dos tazas de café-. Esa exhibición no fue digna de ti.

– Ya he cubierto el cupo de sermones por esta noche, Bartlett.

– El chico sólo quería impresionarla. En cualquier otro momento lo habrías ignorado. No esta a tu nivel.

– Ya lo sé. -Trevor le dio un sorbo al café-. De lo contrario habría sido muchísimo más duro con él. Estaba de un humor de perros.

Bartlett asintió con la cabeza.

– El monstruo de los ojos verdes. Fue reconfortante verte echándole semejante broncazo. Me divertí mucho.

– Estoy seguro de eso. ¿Por qué no me dejas solo? Venable llamó durante la cena y tengo que devolverle la llamada.

– Cuando me termine el café. -Bartlett se retrepó en la silla-. Has manejado la situación con mucha torpeza. Jane se sintió inclinada a defenderlo. Está en su naturaleza.

– ¿Ahora tengo que aceptar el consejo de un hombre que se ha divorciado tres veces? Tu cualificación para ello es una mierda, Bartlett.

– Puede que no haya sido capaz de conservar a una mujer, pero siempre he podido ligar.

– No quiero ligar con Jane. ¿Cuándo te has enterado de que quisiera semejante carga?

– Bueno, estoy seguro de que la lujuria ocupa un lugar destacado en tu comportamiento. Después de cuatro años de espera, es bastante razonable.

– Estás equivocado, Bartlett.

Bartlett negó con la cabeza.

– Oh, ya sé que has tenido otras mujeres desde que te fuiste de Herculano. Aquella tal Laura me gustaba realmente. Me recordaba a mi…

– Largo.

Bartlett sonrió y se terminó el café.

– Ya me voy. Solo deseaba concederte el beneficio de mi vasta experiencia. Esta noche demostraste que la necesitabas. Y considerando lo desenvuelto que eres, me has sorprendido. Me estaba sintiendo maravillosamente superior, hasta que empecé a sentir lástima por Jane.

– Ella puede cuidar de sí misma. -Los labios de Trevor se torcieron en una mueca-. ¿O estás insinuado que es demasiado joven para saber lo que quiere? ¿Y qué estaría mejor ligando con un muchacho idealista como Mario?

– No he dicho tal cosa. -Bartlett se levantó-. Pero te he visto cuando pasas al ataque. En cuanto te decides, no te detienes. Tienes muchos más años de experiencia que Jane, y eso podría…

– Tengo treinta y cuatro años -dijo con los dientes apretados-. No soy Matusalén.

Bartlett se rió entre dientes.

– Pensé que eso te escocería. Me voy ya.

– Bastardo.

– Te lo mereces por comportarte como un burro durante la cena. Me gusta disfrutar de mis comidas, y cualquier cosa que afecte a mi digestión corre peligro de aniquilación. -Se dirigió a la puerta-. Recuérdalo la próxima vez que te sientas tentado de abrasar a cualquier otro jovencito con tu mala leche.

Cerró la puerta tras él antes de que Trevor pudiera responder.

Pícaro hijo de puta. Si no le tuviera tanto aprecio, lo arrojaría desde lo alto de los parapetos de aquel condenado castillo. Podría hacerlo de todos modos, si Bartlett seguía provocándolo. Sin duda su carácter no era en absoluto estable en ese momento, o de lo contrario no habría tratado a Mario de manera tan idiota. Bartlett tenía razón, había sido una torpeza, y él se enorgullecía de su destreza.

Y había sido igualmente torpe con Jane en la conversación posterior. Debería haber mantenido la distancia y dejar que ella se volviera a acostumbrar a él.

¡Carajo, no! Ella no necesitaba acostumbrarse a él. Era como si nunca hubieran estado separados, y él era incapaz de comportarse de ninguna otra manera cuando estaba con ella. Él no era Bartlett, y no…

El teléfono sonó. Venable.

– Todavía no lo tengo -dijo antes de que Venable pudiera hablar-. Tal vez dentro de unos días. Mario está trabajando en otro pergamino de Cira.

– ¿Y si ese tampoco resulta? -La voz de Venable rezumaba tensión-. Tenemos que avanzar.

– Lo haremos. Pero si no podemos encontrar nada más, entonces seguiremos esa vía. Tenemos tiempo.

– No mucho. Estoy tentado de ir ahí y encargarme de esos pergaminos y…

– Hágalo y recibirá un montón de cenizas.

– No sería capaz de hacer eso. Esos pergaminos no tienen precio.

– Para usted. En cuanto los leo, dejan de significar algo para mí. Así de cernícalo soy.

Venable empezó a decir palabrotas.

– Creo que voy a colgar. Ya he tenido suficientes insultos por una noche. Le llamaré cuando tenga algo concreto.

– No, espere. Hemos interceptado una llamada esta noche de la tal MacGuire. Telefoneó a Eve Duncan.

– ¿Y qué?

– Le habló de Grozak, de la Pista de MacDuff, de todo…

– No es de extrañar. Están muy unidas.

– No debería haberla llevado allí.

– No me diga lo que debo hacer, Venable.

Pulsó la tecla de desconexión. Al cabo de dos minutos Venable volvería a llamar, disculpándose y diciéndole que la desesperación le había hecho perder los nervios.

Que se fuera a la mierda. Venable no era un mal tipo, aunque estaba empezando a sacarlo de quicio. Era un hombre asustado y tenía miedo de que Trevor fuera a meter la pata.

Meter la pata parecía que era el nombre del juego de esa noche, reflexionó Trevor con arrepentimiento. Bueno, estaba cansado de analizar todo lo que hacía o decía. Había vivido valiéndose del instinto la mayor parte de su vida, y así es como manejaría aquella situación.

Se dirigió a la ventana. Esa noche la luna brillaba con intensidad, y Trevor pudo ver los escarpados acantilados y el mar tras ellos. ¿Cuántas veces habría hecho lo mismo Angus MacDuff, mirando a través de la ventana y pensando sobre el siguiente viaje, la siguiente incursión, la siguiente cacería?

La cacería.

Se volvió y se dirigió a la puerta. Necesitaba aclarar su cabeza y poner sus prioridades en orden, y sabía adonde ir para conseguirlo. A la Pista.

Jane se dio una ducha larga antes de ponerse una de las gigantescas camisas de franela de Bartlett y meterse en aquella enorme cama.

Tenía que dormir. Tenía que olvidar a Trevor y la escena que había tenido lugar abajo. Él era el gran manipulador, y el que sabía lo que había pretendido diciéndole que quería acostarse con ella. Podría ser que estuviera ansioso por poseerla, o quizá tan solo estuviera utilizando el conocimiento que tenía de los deseos de Jane para empujarla por la senda por la que él quería que fuera. Lo inteligente sería fingir que no había ocurrido nada, tirar para adelante y hacer lo que ella tenía que hacer allí.

Pero aquello no iba con su carácter. Jane no podía seguir dándole vueltas y más vueltas e ignorar el cartucho de dinamita. Trevor se lo había tirado. Tenía que hacerle frente, y no sentía ningún deseo de hacerlo.

¡Por Dios!, tenía calor. Las pesadas colgaduras de terciopelo de la habitación eran asfixiantes. O quizá ella estaba tan saturada que se le antojaban calurosas. Daba igual. Necesitaba aire…

Es una noche sin aire.

No, aquello era un sueño, el sueño con Cira.

Descorrió las cortinas y abrió la pesada ventana de bisagras.

El claro de luna brillaba sobre el antiguo patio de abajo.

¿Antiguo? Comparado con las ruinas de Herculano, aquel castillo no tenía nada de antiguo. Sin embargo le pareció viejo, cuando pensó en la relativa juventud de los Estados Unidos y de la ciudad de Atlanta, donde había nacido. La Pista de MacDuff tenía un no sé qué inquietante que lo diferenciaba de Herculano. En ésta, el peso de los milenios le obligaba a uno a aceptar la muerte de la ciudad y de sus habitantes. Allí, en aquel castillo, uno todavía podía imaginar a los escoceses que lo habían habitado caminando por la carretera que conducía al castillo o saliendo por aquella cancela para…

Alguien estaba parado junto a la puerta del establo, al otro lado del patio, mirando el castillo.

¿MacDuff?

No, aquel hombre era delgado, casi desgarbado, y parecía tener el pelo claro, no negro. Seguro que no era MacDuff. Sin embargo, de lo que no había ninguna duda era de la intensidad de su lenguaje corporal.

El hombre se puso tenso, la mirada fija sobre alguien o algo que había en la escalinata delantera. Luego, volvió a desaparecer en el interior del establo. ¿A quién había visto?

A Trevor.

Lo vio dirigirse hacia la cancela. Aun después de todos esos años ella no tenía ningún problema en reconocer aquella ligereza en los andares. Los coches estaban aparcados en el patio, pero él no hizo ningún intento de utilizar los vehículos.

¿Adónde demonios iba?

Según parecía no era la única en hacerse esa pregunta. Un hombre enfundado en un impermeable salió de las sombras cuando Trevor se acercó. ¿Uno de los guardas de los que le había hablado Trevor? Los dos hombres hablaron durante un momento, y luego Trevor lo dejó atrás y atravesó la cancela. El guarda volvió a desaparecer entre las sombras.

El terreno era escabroso y agreste en el exterior del castillo y no invitaba a dar un paseo informal. ¿Iba a reunirse con alguien? Si era así, quien quiera que fuera ya debía haber llegado, porque no se veía la luz de ningún coche perforando la oscuridad.

¿Y qué hacía saliendo sin protección, cuando había sido él quien le había dicho que era peligroso? Si Grozak lo odiaba tanto como él decía, entonces Trevor sería su objetivo principal.

El miedo la dejó helada. Pero reaccionó al instante. ¡Por Dios!, Trevor no era asunto suyo. Si era lo bastante idiota para salir a pasear allí fuera, por aquella tierra de nadie, entonces se merecería lo que le ocurriera. Podía cuidar de sí mismo.

Y ella no se iba a quedar allí de pie, observando para ver si volvía a cruzar sano y salvo la cancela. Cerró la ventana y corrió las cortinas. Un instante después se estaba arrastrando bajo las sábanas y cerraba los ojos.

Tenía que dormir. No le iba a hacer ningún bien preocuparse por aquel arrogante bastardo. Tenía que dejar de pensar en él. ¿Pero adonde demonios había ido?

* * *

Capítulo 7

– Fui al pueblo y te compré un vestuario absolutamente maravilloso -le dijo Bartlett cuando se encontró con ella al pie de la escalera a la mañana siguiente-. Bueno, quizá no maravilloso. El pueblo tiene pocas tiendas. Maravilloso sugiere vestidos de baile y batas de terciopelo, y fui a buscar pantalones sport y jerséis de cachemir. Pero de muy buena calidad. Aunque tienes un aspecto mucho mejor con nuestra ropa que el que jamás hayamos tenido nosotros.

– Claro que sí. -Jane arrugó la nariz cuando bajó la vista a los holgados vaqueros y el jersey azul marino de cuello redondo que llevaba puestos-. Agradezco el sacrificio, pero me alegrará meterme en algo que no me haga tropezar y caer. ¿Pudiste encontrar mi cuaderno de dibujo?

Bartlett asintió con la cabeza.

– Eso fue un poco más difícil. Pero encontré una papelería, y tenían unas existencias bastante exiguas.

– Me sorprende que pudieras conseguir algo tan temprano. Apenas pasan de las nueve.

– La dueña de la tienda de ropa fue lo bastante amable para apiadarse de mí y abrir antes. Supongo que debo haberle parecido un poco desesperado allí parado, delante de su escaparate. Una mujer muy amable.

Y Jane se dio cuenta de lo mucho que debía de haberse derretido el corazón de aquella amable mujer para abrirle las puertas a Bartlett.

– Gracias por haberte tomado tantas molestias. Podría haber esperado.

– Una mujer siempre se siente mejor cuando no está en desventaja, y la mayoría de las mujeres relacionan la moda con la autoestima. Por supuesto que tú no eres la mayoría de las mujeres, pero decidí que no te haría daño. -Se volvió hacia la puerta-. Sacaré los paquetes del coche.

– Espera.

Bartlett volvió la cabeza para mirarla.

– ¿Necesitas algo?

Jane negó con la cabeza.

– Anoche vi a alguien delante del establo. Rubio, delgado, joven. ¿Sabes quién era?

– Jock Gavin. Uno de los empleados de MacDuff. Tiene una habitación en el establo y sigue a MacDuff a todas parte como un perrito. Buen chico. Muy callado. Parece que es un poco corto de entendederas. ¿Te molestó?

– No, sólo lo vi desde la ventana. Parecía estar muy interesado en algo que había en el castillo.

– Como te he dicho, es cortito. Es imposible saber lo que estaba haciendo. Si te molesta, dímelo y hablaré con él.

Jane sonrió mientras lo observaba salir a toda prisa al patio. Qué hombre más encantador que era, pensó con afecto. Había poca gente tan generosa como Bartlett.

– ¡Uy Dios!, Bartlett ataca de nuevo.

La sonrisa de Jane se esfumó cuando se volvió y se encontró frente a Trevor.

– ¿Qué has dicho?

Trevor fingió un estremecimiento.

– Era sólo un comentario. No estaba insultando a Bartlett. Siento un respeto reverencial por su poder sobre el sexo opuesto.

– Es un hombre generoso y amable.

– Y yo salgo mal parado con la comparación. Lo acepto todo, después de estar con Bartlett estos años. -Miró fijamente a Bartlett mientras este se alejaba-. ¿Por qué se mostraba tan protector en relación a Jock Gavin? ¿El muchacho te ha abordado?

– No, sólo lo sorprendí anoche mirando fijamente hacia el castillo, y me preguntaba quién podía ser.

– Le diré a MacDuff que lo mantenga lejos de ti.

– No me preocupa que el pobre chico hable conmigo. Sólo me preguntaba quién era.

– Y ahora ya lo sabes. ¿Vienes a desayunar?

– No tengo hambre.

Trevor levantó las cejas.

– Entonces, zumo y café. -Jane sintió que los músculos de su brazo se tensaban cuando él la tocó y le dijo bruscamente-: ¡Por Dios!, no me voy a abalanzar sobre ti. No tienes por qué tenerme miedo.

– No tengo miedo. -Era verdad. No era el miedo lo que había provocado que se tensara. ¡Mierda!, no quería aquello. Apartó el brazo de él-. Pero no me toques.

Trevor retrocedió un paso y levantó las manos.

– ¿Está bien así?

¡Caray, no!, porque deseaba que aquellas manos volvieran a posarse en ella.

– Muy bien. -Se volvió y se dirigió a la cocina con aire resuelto.

Trevor la alcanzó cuando Jane abría la puerta del frigorífico.

– No está bien -dijo él en voz baja-. Estás tan a la defensiva y yo… Bueno, no vamos a hablar de mi estado actual. Pero ambos estaríamos más cómodos, si pudiéramos lograr una relación compatible. ¿No te parece?

– Nunca me he sentido cómoda contigo. -Jane sacó el cartón de zumo de naranja-. Nunca has querido que lo estuviera. Tienes que conocer a alguien para estar cómodo con él, y tú no quieres que nadie te conozca. Sólo quieres moverte por la superficie y mojar las plumas de la cola de vez en cuando.

– ¿Mojar las plumas de la cola? -Sus labios se torcieron en una mueca-. ¿Es eso un eufemismo de lo que creo que es?

– Entiéndelo como quieras. -Jane se sirvió un vaso de zumo de naranja-. Da lo mismo. ¿Lo quieres bajo y sucio? Puedo satisfacerte. Las chicas de la calle aprendemos todas las palabras guarras al uso. Como le dijiste a Mario, no soy ninguna remilgada.

– No, no lo eres. En realidad te pareces bastante a esa enredadera que crece en Georgia. Magnífica, fuerte, resistente y que, si le das la oportunidad, invade el mundo.

Jane bebió un sorbo del zumo de naranja.

– ¿El kudzu? Es un incordio de hierbajo.

– Eso también. Es muy molesto. -Sonrió-. Porque eres impredecible. Estaba convencido de que pasarías al ataque esta mañana. No soportas nada que no sea público. Pero no lo estás haciendo. Te estás echando atrás. Y he tenido que perseguirte. -La estudió con detenimiento-. Debo haberte ofendido de verdad. No estás preparada; estás tratando de ganar tiempo.

¡Joder!, qué bien la conocía.

– No me ofendiste… -Lo miró fijamente a los ojos-. Sí, me ofendiste. Es lo que querías. Se te hace insoportable no controlarlo todo, y pensaste que me cogerías desprevenida. Estabas intentando manipularme.

– ¿Y por qué habría de hacer eso?

– No querías que hiciera peguntas, y era más fácil distraerme con…

– ¿El sexo? -Trevor meneó la cabeza-. Eso no tiene nada de fácil. ¿Querías preguntar? Adelante.

Jane respiró hondo.

– Joe dice que estás metido en algo muy feo. ¿Es verdad?

– Sí.

– ¿Y no vas a decirme qué es?

– Lo haré al final. ¿Alguna otra pregunta?

Jane guardó silencio durante un momento.

– ¿Adonde fuiste anoche cuando abandonaste el castillo?

Él enarcó las cejas.

– ¿Me viste?

– Te vi. ¿Adónde fuiste?

– A la Pista.

– ¿Qué?

– Es mejor verlo que describirlo. Te llevaré allí, si quieres.

– ¿Cuándo?

– Esta noche, después de cenar. Hoy tengo cosas que hacer.

– ¿Qué clase de cosas?

– Investigar.

– Eso ya lo dijiste antes. Estudiar los pergaminos, sin duda.

Él asintió con la cabeza.

– Entre otras cosas. Estoy intentando encajar las piezas.

– ¿Qué piezas?

– Te lo diré cuando tenga una visión completa de la situación.

Jane entrelazó las manos con frustración.

– ¿Y qué se supone que tengo que hacer mientras?

– Explora el castillo, da un paseo por el patio, dibuja, vuelve a llamar a Eve y hazla que te diga lo sinvergüenza que soy.

– ¿Que vuelva a llamarla? ¿Sabes que llamé a Eve?

– Me dijiste que Joe había averiguado que estaba metido en cosas terribles.

Era verdad, lo había dicho.

– Pero no te dije que Eve te llamara sinvergüenza.

– Puede que no lo dijera. Le gusto. A regañadientes, pero los sentimientos están ahí. Aunque estoy seguro de que pensará que está obligada a manifestar su desconfianza. -Ladeó la cabeza, estudiando la expresión de Jane-. Y te aseguro que no estuve escuchando tu llamada. Me trae sin cuidado lo que le digas a Joe y Eve.

Jane lo creyó.

– Vine aquí porque quería respuestas. Si no las obtengo, no me quedaré. Dos días, Trevor.

– ¿Es un ultimátum?

– Puedes apostarte la vida. -Torció los labios en una mueca-. ¿Te estimula esa frase? A ti te gusta el juego, te encanta caminar sobre la cuerda floja. Durante años te has ganado la vida contando cartas en los casinos, ¿no es verdad?

– Tú siempre me estimulas. ¿Vas a venir a la Pista conmigo esta noche?

– Sí. Quiero respuestas y las obtendré de todas formas. -Dejó el vaso en el fregadero-. Lo cual es la razón de que no vaya a dar un paseo por el patio o explorar el castillo. -Se volvió hacia la puerta-. Voy a ver a Mario, a ver si está dispuesto a ser algo más comunicativo. -Miró por encima del hombro la reacción de Trevor con maliciosa satisfacción-. ¿Quieres apostar al respecto, Trevor?

– No apuesto. -Le sostuvo la mirada-. Pero deberías recordar que lo haré responsable de cualquier caída en desgracia, y que actuaré en consonancia.

La sonrisa de Jane se esfumó. Bastardo. No podía haber dicho nada que la disuadiera más.

– ¿Y si te dijera que me trae sin cuidado?

– Estarías mintiendo. -Y añadió en tono cortante-: Corre junto a él. Ya has conseguido fastidiarme. Estoy seguro de que Mario se extasiará al verte.

Sí, Jane había obtenido la reacción que se había propuesto, pero no sintió ninguna victoria. Había querido irritarlo, enfurecerlo, perforar aquella fachada de frialdad y desenvoltura. Lo había hecho, pero él había conseguido convertir la victoria en tablas.

– ¿Qué esperabas? -Trevor la estaba mirando fijamente a la cara-. No soy uno de esos muchachuelos con los que andas en Harvard. Si te gusta apostar fuerte, deberías estar preparada para que se te viera el farol.

Apartó la mirada de él y se dirigió hacia el pasillo.

– No era ningún farol.

– Mejor que lo sea.

Las palabras, dichas en voz baja, la persiguieron mientras empezaba a subir las escaleras. No volvería la vista; no permitiría que viera que su aterciopelada amenaza la había afectado. No asustado; afectado. Y suscitado cierta excitación, una conciencia cosquilleante de inseguridad y peligro que ella nunca había experimentado con anterioridad. ¿Era esa la cuerda floja de Trevor? ¿Era eso lo que ella sentía cuando…?

Tenía que olvidarlo, hacer caso omiso. Averiguaría lo que pudiera de Mario sin crearle problemas al muchacho, y esa noche averiguaría más de Trevor.

La Pista…

No, tenía que dejar a Trevor a un lado, no pensar en él, reprimir aquel entusiasmo. Concentrase en Mario y en Cira.

– Mantenga a Jock Gavin lejos de Jane -le dijo Trevor a MacDuff en cuanto éste cogió el teléfono-. No lo quiero ver cerca de ella.

– No le hará ningún daño.

– No, si no le permite que se acerque a ella a menos de cien metros. Ella lo vio anoche y preguntó por él.

– No lo voy a encerrar como si fuera un animal. Es un muchacho de veinte años.

– Que casi mató a uno de mis guardias de seguridad porque pensó que era una amenaza para usted.

– Asustó a Jock. No debería haber estado en el establo. Le dije que era el único lugar del castillo que tenían prohibido.

– Pero no me dijo que guardaba allí a un tigre por mascota. En menos de dos segundos había rodeado el cuello de James con un cable, y si usted no llega a intervenir lo habría matado en otros tres.

– No sucedió nada.

– Y nada le va a suceder a Jane MacGuire. La chica tiene instintos muy bien desarrollados. Si preguntó por él, es que debió darse cuenta de algo raro.

– Me ocuparé de ello.

– Procure hacerlo. O lo haré yo. -Colgó.

¡Por todos los diablos!

MacDuff se metió el teléfono en el bolsillo, se dio la vuelta y atravesó el establo a grandes zancadas hasta el cobertizo de jardinería que Jock había montado en uno de los compartimientos traseros.

– Te dije que te mantuvieras lejos de ella, Jock.

Jock levantó la vista, asustado, de la gardenia que estaba trasplantando a un tiesto de terracota.

– ¿De Cira?

– Ella no es Cira. Es Jane MacGuire. Te dije que no estaba disgustado con ella. ¿Intentaste ir a verla anoche?

El chico negó con la cabeza.

– Entonces, ¿cómo es que te vio?

– Le dieron la habitación que suele utilizar usted. La vi delante de la ventana. -Arrugó el entrecejo-. No deberían haberlo hecho. Es su habitación.

– Por mi no hay problema. Me da igual dormir en un sitio que en otro.

– Pero usted es el señor.

– Escúchame, Jock. No me importa.

– A mí, sí. -Volvió a ocuparse de la gardenia-. Esta es una gardenia especial de Australia. En el catálogo decía que supuestamente puede soportar vientos muy fuertes y seguir viva. ¿Cree que es verdad?

MacDuff sintió un nudo en la garganta mientras miraba al chico.

– Podría ser cierto. He visto a algunas criaturas sufrir penalidades y crueldades increíbles y sobrevivir pese a todo.

Jock acarició con ternura los blancos pétalos color crema.

– Pero esta es una flor.

– Entonces, tendremos que esperar, ¿no te parece? -Hizo una pausa-. Tu madre ha vuelto a llamarme. Quiere verte.

– No.

– Le estás haciendo daño, Jock.

Jock negó con la cabeza.

– Ya no soy su hijo. No quiero verla llorar. -Miró a MacDuff a la cara-. A menos que usted me diga que tengo que hacerlo.

MacDuff meneó cansinamente la cabeza.

– No, no te lo voy a decir. -Y añadió-: Pero voy a decirte que no te acerques a Jane MacGuire. Prométemelo, Jock.

El muchacho tardó un momento en responder.

– Cuando estaba delante de la ventana, sólo pude ver una especie de… silueta. Estaba muy erguida, con la cabeza alta. Me recordó a un lirio o un narciso… Me puso triste pensar en romper…

– No tienes que romper nada ni a nadie, Jock. No te acerques a ella. Prométemelo.

– No, si no quiere que lo haga. -Jock asintió con la cabeza-. No me acercaré a ella.

Volvió a mirar su gardenia.

– Espero que viva. Si lo hace, quizá la próxima primavera podría dársela a mi madre, ¿lo hará?

¡Joder!, a veces la vida podía ser una pura mierda.

– Quizá lo haga. -MacDuff empezó a alejarse-. Creo que eso le gustaría.

Jane vio la estatua en cuanto entró en el estudio de Mario después de haber llamado a la puerta.

El busto estaba en un pedestal, junto a la ventana, y la brillante luz del sol la acariciaba, rodeándola con su resplandor.

– Magnífica, ¿verdad? -Mario se levantó de la mesa y fue hacia Jane-. Acércate. Es casi perfecta. -Le cogió de la mano y la condujo hasta la estatua-. Aunque quizá ya lo sepas. ¿Habías visto la estatua antes?

– No, la había visto en fotos, pero nunca vi el original.

– Me sorprende que Trevor no te la enseñara. Lo conoces hace mucho, ¿no es así?

– Algo así. Pero nunca surgió el momento adecuado -dijo con aire ausente y la mirada clavada en la cara de Cira. Incluso podía percibir el parecido, aunque estaba demasiado absorta en la idea de que aquel artista había visto realmente a Cira. Incluso tal vez hubiera posado para él dos mil años antes. Sin embargo, la estatua no parecía antigua, y la expresión de Cira era tan moderna como una foto de la revista People. Parecía mirar con descaro al mundo, atenta, inteligente, con un rastro de diversión en la curva de los labios que la hacía parecer tremendamente viva-. Tienes razón, es magnífica. Me habían dicho que había muchas estatuas de Cira, pero esta tiene que ser la más refinada.

– Trevor así lo cree. Se muestra muy posesivo con ella. No quería dejarme trabajar aquí, pero le dije que necesitaba la inspiración. -Mario sonrió maliciosamente-. Fue todo un triunfo para mí. No le saco muchas cosas a Trevor.

Resultaba extraño estar parada allí, mirando fijamente aquella cara que ya había cambiado su vida en una multitud de aspectos diferentes. Los sueños, el episodio de cuatro años atrás que casi le había costado la vida, y en ese momento el círculo se estaba volviendo a cerrar, con Cira en el centro. Extraño y fascinante. Jane se obligó a apartar la mirada.

– ¿Y te inspira?

– No, pero disfruté mirándola después de haber trabajado en su pergamino. Fue casi como si estuviera en la habitación, hablando conmigo. -Arrugó el entrecejo-. ¿Pero no leí en Internet que la señora Duncan hizo una escultura forense de un cráneo que se parecía a la estatua de Cira?

– No, eso fue una mera hipótesis. Hizo la reconstrucción de un cráneo de ese período que Trevor pidió prestado a un museo de Nápoles. Pero no se parecía en nada a Cira.

– Me equivoqué, entonces. Supongo que estaba tan absorto trabajando en su pergamino, que no presté atención.

– Su pergamino -repitió Jane-. No supe nada de él hasta que Trevor me habló de él cuando veníamos hacia aquí. Todo lo que dijo es que había unos pergaminos sobre Cira.

– Estos estaban en un cofre aparte, emparedado en una pared en la parte posterior de la biblioteca. Trevor dijo que no los había visto antes, y que el hundimiento podría haber derrumbado la pared. Cree que ella intentó esconderlos.

– Probablemente lo hiciera. Estoy segura de que cuando era la amante de Julius nadie la animó a hacer nada con su mente. Él sólo estaba interesado en su cuerpo.

Mario sonrió.

– Eso resulta evidente por los pergaminos que escribió sobre ella. ¿Te gustaría leer alguno?

– ¿Cuántos hay?

– Doce. Pero se repiten bastante. Estaba perdidamente enamorado de Cira, y según parece sentía una gran afición a la pornografía.

– ¿Y qué pasa con los de Cira?

– Son más interesantes, aunque mucho menos estimulantes.

– ¡Qué decepción! ¿Podría leer los pergaminos de Cira?

Mario asintió con la cabeza.

– Trevor me llamó anoche y me dio permiso. Dijo que esos serían en los que estarías más interesada. -Hizo un gesto con la cabeza hacia una butaca situada en un rincón de la habitación-. Te traeré la traducción del primero. Aquel rincón tiene luz en abundancia.

– Podría llevármelo a mi habitación.

Mario negó con la cabeza.

– Cuando empecé a trabajar para Trevor me hizo prometerle que no perdería de vista ni los pergaminos ni las traducciones.

– ¿Te dijo por qué?

– Me dijo que eran muy importantes, y que lo que yo estaba haciendo era peligroso, porque un hombre llamada Grozak andaba detrás de ellos.

– ¿Eso fue todo?

– Eso fue cuanto quise saber. ¿Por qué habría de ser curioso? Me trae sin cuidado por lo que se estén peleando Trevor y Grozak. Lo único que me importa son los pergaminos.

Jane se daba cuenta de eso. Los ojos negros de Mario estaban relucientes, y la mano con la que tocaba suavemente el pergamino casi lo estaba acariciando.

– Supongo que Trevor tiene derecho a establecer las normas sobre los pergaminos, pero creo que sería un poco más curiosa de lo que pareces ser tú.

– Aunque por otro lado tú no eres yo. Nuestras vidas han sido probablemente diferentes. Yo me crié en un pueblo situado a los pies de un monasterio, en el norte de Italia. De niño, trabajé en el huerto del monasterio, y luego me dejaron trabajar en la biblioteca. Fregaba los azulejos a cuatro patas hasta que me sangraban las manos y las rodillas. Y al final de la semana, los frailes solían concederme una hora para tocar los libros. -Sus labios se curvaron con la nostalgia-. Eran tan antiguos. La piel de las tapas era suave y suntuosa. Recordaré el olor de aquellas páginas toda mi vida. Y la escritura… -Meneó la cabeza-. Era magnífico, algo hermoso y lleno de gracia. Me parecía cosa de magia que aquellos frailes que lo habían escrito pudieran haber sido tan doctos y sabios. Eso demuestra que el tiempo no importa realmente, ¿verdad? Ayer o hace miles de años pasamos por la vida, y algunas cosas cambian y otras permanecen.

– ¿Cuántos años trabajaste en el monasterio?

– Hasta que cumplí los quince. Hubo un tiempo en que quise hacerme fraile. Entonces descubrí a las chicas. -Meneó la cabeza con arrepentimiento-. Caí en desgracia y pequé. Los frailes quedaron muy decepcionados conmigo.

– Estoy segura de que tu pecado no fue tan grave. -Jane se acordó de las duras calles en las que se crió, donde el pecado era un hecho de la vida cotidiano-. Pero tienes razón, nuestra educación fue completamente diferente.

– Eso no significa que no podamos disfrutar de nuestra mutua compañía. Por favor, quédate. -Sonrió-. Será apasionante verte sentada ahí, leyendo lo que se escribió en los pergaminos de Cira. Y extraño. Será como tenerte… -Se interrumpió con aire contrito-. Pero por supuesto, ahora que te veo junto a la estatua, puedo ver que hay muchas diferencias. En realidad no te…

– Mentiroso. -Jane no pudo evitar sonreír-. No pasa nada, Mario.

– Bueno. -Exhaló un suspiro de alivio-. Ven, siéntate. -Hojeó cuidadosamente el montón de papeles de su escritorio-. Primero traduje los pergaminos del latín al italiano, y de éste al inglés. Luego, los repasé y volví a traducirlo todo para asegurarme de que había sido preciso.

– ¡Dios mío!

– Es lo que Trevor quería y, visto lo visto, lo habría hecho de todos modos. -Sacó una delgada carpeta que contenía varias hojas grapadas y se las entregó-. Quería que Cira me hablara.

Jane cogió lentamente los papeles.

– ¿Y lo hizo?

– Ah, sí -dijo él en voz baja mientras se volvía y regresaba a su mesa-. Todo lo que tuve que hacer fue escuchar.

En el título de la página aparecía impreso Cira I.

Cira.

¡Caray!, Jane estaba realmente nerviosa al empezar a leer las palabras de Cira. Había vivido años con su imagen y la historia de su vida, pero aquello no era lo mismo que leer sus verdaderos pensamientos. Aquello la hacía… real.

– ¿Pasa algo?-preguntó Mario.

– No, nada. -Jane se sentó erguida en la silla y volvió la página.

Muy bien, háblame, Cira. Te escucho.

Lucerna, Suiza

– ¿Le importa si me siento? Parece que todas las mesas están llenas.

Eduardo levantó la vista del periódico hacia el hombre que sujetaba una taza de café expreso. Asintió con la cabeza.

– Aquí ha de venir temprano, si quiere conseguir mesa. El lago es especialmente hermoso desde este mirador. -Miró el sol que relucía sobre el lago de los Cuatro Cantones-. Aunque es precioso desde cualquier punto que lo vea. -Movió el periódico para hacer sitio-. Conmueve al corazón.

– Es la primera vez que estoy aquí, pero debo reconocerlo.

– ¿Es usted turista?

– Sí. -El hombre sonrió-. Pero usted tiene pinta de ser nativo. ¿Vive aquí, en Lucerna?

– Desde que me jubilé. Comparto un piso en la ciudad con mi hermana.

– Y tiene la oportunidad de venir aquí todas las mañanas y disfrutar de esta recompensa. ¡Qué hombre más afortunado!

Eduardo torció el gesto.

– El paisaje no se puede comer. Mi pensión no me permite más que una taza de café y un cruasán para empezar el día. -Miró hacia el lago-. Aunque quizá sea afortunado. Tiene razón, la belleza alimenta el espíritu.

– ¿Conoce bien Lucerna?

– Es una ciudad pequeña. No hay mucho que conocer.

El otro hombre se inclinó hacia delante.

– Entonces, ¿podría convencerle quizá de que me enseñara otras vistas como este maravilloso lago? No soy un hombre rico, pero me encantaría pagarle por las molestias. -Titubeó-. Siempre que no le ofendiera aceptar mi dinero.

Eduardo le dio un sorbo al café y reflexionó sobre ello. El hombre era cortés, hablaba como una persona culta y no se comportaba con la arrogancia de los muchos turistas que acudían en manada a Lucerna. Tal vez fuera profesor o funcionario público, porque su ropa era informal y no era cara. Y era evidente que sabía que el orgullo es importante para los pobres. Era respetuoso, y el entusiasmo vacilante con que estaba mirando fijamente a Eduardo era muy halagador.

¿Por qué no? Un poco de dinero extra siempre podría venir bien, y disfrutaría de volver a tener un cometido. Los días se hacían largos y aburridos, y la jubilación no era lo que él había pensado que sería. Comprendía los motivos de que la gente mayor se rindiera y se fuera apagando poco a poco cuando no encontraban ningún motivo para levantarse por la mañana. Asintió con la cabeza lentamente.

– Tal vez podríamos llegar a un acuerdo. ¿Qué es lo que desea ver concretamente, señor…?

– Perdóneme. Qué maleducado. Permítame que me presente. -Sonrió-. Me llamo Ralph Wickman.

El escriba, Actos, que me entregó este pergamino dice que no debería escribir nada que no quisiera que Julius leyera, que he de ser cuidadosa.

Estoy harta de ser cuidadosa. Y puede que ya no me importe que Julius lea esto y se enfade. Ahora mismo la vida se me antoja muy aburrida, y no puedo soportar tenerlo asfixiando mi mente como hace con mi cuerpo. Debo evitar que se me vea hablando con alguien por temor a que Julius encuentre la manera de hacerle daño, pero tal vez pueda enviarte este pergamino, Pía. Él no te conoce, así que tal vez sea seguro. Ahora Julius me vigila a todas horas, desde que averiguó que tomé a Antonio por amante. A veces me pregunto sino estará loco. Me dice que está loco de amor, pero no ama a nadie excepto a sí mismo. Cuando sobornó a Antonio para que me dejara, pensó que volvería dócilmente a él y que viviría bajo su yugo.

No seré esclava de ningún hombre. De lo único que entienden es de lo que se encuentra entre mis muslos y del oro que pasa por sus manos. Así que le dije a Julius que podría tener mi cuerpo otra vez, si el precio era lo bastante elevado. ¿Por qué no? Intenté amar, Y Antonio me traicionó. Pero un cofre de oro haría que viviéramos libres y a salvo durante el resto de nuestras vidas.

Montó en cólera cuando se lo dije, pero al final me lo dio. Me dijo que tenía que guardarlo en una habitación del túnel bajo vigilancia, de manera que él supiera que yo no rompería nuestro acuerdo de no cogerlo y abandonarlo. Él no se cansará; ya me encargaré yo de eso. Si algo he aprendido es a complacer a un hombre.

Y no tomará ese oro como rehén. Es mío, y seguirá siendo mío. Ya he empezado a hablar con los guardias que han sido asignados a su custodia. No tardaré mucho en conseguir que se pasen a mi bando.

Luego serás tú quien tenga que ayudarme, Pía. Mi criado, Dominicus, te llevará el oro con instrucciones acerca de qué hacer con él. Luego deberá irse de Herculano y esconderse en el campo, antes de que Julius averigüe que me ayudó. Le he dicho que debe llevarse a Leo con él, porque Julius matará a cualquier persona cercana a mí cuando lo abandone: Le traerá sin cuidado que Leo sea sólo un niño. Como te he dicho, está loco.

Tú también debes esconderte. Le pediré a Dominicus que averigüe dónde estarás, y él me hará llegar recado.

Espero tener la oportunidad de enviarte esto. No sé si es mejor arriesgarse a enviar esta misiva para que te prepares o confiar sin más en que Dominicus se presente en tu puerta con el oro. Tendré que decidirme pronto.

No quiero extenderme y emocionarte con mis palabras en el supuesto de que no pueda volver a verte. Me temo que es una posibilidad muy real.

Tonterías. Todo irá bien. No dejaré que Julius me derrote. Limítate a hacer lo que te he dicho.

Con todo el amor que me queda,

Cira

¡Uy Dios!, Jane se dio cuenta de que le estaban temblando las manos mientras sujetaba el papel. Respiró hondo e intentó recobrar la compostura.

– ¿Potente, verdad? -Mario la estaba mirando fijamente desde el otro lado de la habitación-. Era toda una mujer.

– Sí que lo era. -Bajó la vista a las hojas-. Según parece decidió que no era seguro enviar esto. ¿Has traducido otro pergamino escrito por ella?

Mario asintió con la cabeza.

– Acabo de empezarlo.

– ¿Entonces no sabemos si pudo enviar el oro del túnel antes de la erupción?

– Todavía no.

– ¿Sabemos quién era Pía?

Él negó con la cabeza.

– Obviamente alguien a quien quería. ¿Quizá una actriz amiga del teatro?

– Trevor me dijo que, según los pergaminos de Julius, ella no tenía familia ni amigos íntimos. Sólo había un criado, Dominicus, un ex gladiador, y un niño de la calle que ella acogió en su casa.

Mario asintió con la cabeza.

– Leo.

– Trevor no mencionó ningún nombre. Supongo que podría ser. Pero ¿quién demonios es Pía?

– Es posible que Julius no supiera tanto sobre Cira como pensaba.

Eso era cierto. Cira no quería que Julius intimara con ella en ningún otro sentido que no fuera el físico.

Cuando Mario se fijo en su expresión de frustración, levantó las cejas y se encogió de hombros.

– Lo siento. Ya te lo dije, acabo de empezar.

Pero ella quería saber.

– Lo entiendo -dijo Mario con delicadeza-. Estoy tan ansioso como tú. Pero lleva su tiempo traducir, no sólo las palabras, sino también los matices. Tengo que ser muy cuidadoso para no cometer errores. Trevor me hizo prometerle que no habría posibilidad alguna de una mala interpretación.

– Y no querríamos decepcionar a Trevor. -Jane hizo un gesto de resignación con la cabeza-. Muy bien, puedo esperar. -Arrugó la nariz-. Con impaciencia.

Mario soltó una carcajada, cogió otra carpeta de su mesa, y se levantó.

– ¿Te gustaría leer algunos pergaminos de Julius?

– Por supuesto. Podría ser interesante conocer su opinión sobre Cira. Pero por lo que has dicho, no creo que me vaya a sorprender en lo más mínimo. -Cogió la carpeta y se repantigó en el sillón-. ¿Y es posible que tengas algo para mí del pergamino de Cira a lo largo de la tarde?

Mario negó con la cabeza.

– Este me está planteando dificultades. No está tan bien conservado como el primero. El tubo que lo contenía estaba parcialmente dañado.

Jane no debía sentirse frustrada. La carta de Cira a Pía había confirmado no sólo el carácter de Cira, sino que había abierto una nueva vía de información. Los pergaminos de Julius también podrían revelarse interesantes, y ella no tenía nada más que hacer hasta después de la cena, cuando Trevor la había prometido enseñarle aquella tal Pista. Lanzó un suspiro.

– Bueno, entonces sólo tengo que quedarme aquí y servirte de inspiración para que vayas un poco más deprisa.

* * *

Capítulo 8

Había terminado de leer cuatro de los pergaminos de Julius antes de levantarse del sillón y llevar de vuelta el resto a la mesa de Mario.

– ¡Por Dios!, era un rijoso hijo de puta.

Mario se rió entre dientes.

– ¿Ya has tenido suficiente?

– Por ahora. No me está contando nada sobre Cira, excepto las notables partes íntimas de la muchacha. Lo intentaré de nuevo más tarde. Necesito un descanso. Voy a bajar al patio a dibujar un poco. -Sonrió-. Luego volveré y te daré la lata de nuevo.

– Estaré encantado -dijo, abstraído. Era evidente que había vuelto a meterse en la traducción.

Ojalá pudiera estar ella tan enfrascada, pensó Jane mientras salía del cuarto. Después de todos esos años de expectativas ante la lectura de los pergaminos de Julius, éstos habían sido una decepción sin paliativos. Trevor ya le había hablado de los detalles de la vida de Cira, y las fantasías sexuales de Julius sobre la actriz eran degradantes y pesadas. Estaba impaciente por leer el otro pergamino de Cira.

Bueno, tendría que esperar. Así que era mejor olvidarse de Cira y ponerse a trabajar. Aquello haría que el tiempo pasara hasta que pudiera prepararse para el siguiente embate de pornografía de Julius.

Una hora después estaba sentada en el borde de la fuente y terminaba un boceto de las almenas. Aburrido. El castillo era interesante, y ella estaba segura de que habría una historia harto pintoresca relacionada con el lugar, aunque allí no había nada a lo que poder hincarle el diente. Todo era piedra y mortero y…

La puerta del establo se abrió.

– Vuelves a estar enfadada, ¿verdad?

La mirada de Jane se movió rápidamente hacia el hombre que estaba parado en la entrada. No, no era un hombre. Era un muchacho que frisaba los veinte años o los sobrepasaba por poco.

Y, ¡Dios!, qué rostro.

Era hermoso. No había más motivo para llamarlo guapo que el que había para describir con semejante término las estatuas de los héroes griegos que Jane había visto. Su alborotado pelo rubio le enmarcaba unos rasgos perfectos y unos ojos grises que en ese momento la miraban de hito en hito con una especie de inocencia e inquietud. Claro, Bartlett le había dicho que Jock Gavin era algo corto de entendederas, infantil.

– ¿Sigues enfadada con el señor? -preguntó el muchacho, arrugando aun más el ceño.

– No. -Ni siquiera aquel ceño podía estropear la fascinación de aquella cara. Sólo le confería más carácter, más lecturas-. No estoy enfadada con nadie. En realidad, no conozco a MacDuff.

– Estabas enfadada cuando llegaste. Yo lo vi. Le disgustaste.

– No me hizo mucha gracia, la verdad. -Jock seguía con aquel ceño de preocupación, y Jane se dio cuenta de que no estaba consiguiendo que la escuchara-. Fue todo un malentendido. ¿Sabes a qué me refiero?

– Por supuesto. Pero a veces la gente no dice la verdad. -La mirada de Jock se movió hacia el cuaderno de dibujo-. Estabas dibujando algo. Te vi. ¿Qué era?

– Las almenas. -Jane torció el gesto cuando dio la vuelta al cuaderno para que pudiera verlo-. Pero no me está quedando muy bien. En realidad no me gusta dibujar edificios. Prefiero dibujar personas.

– ¿Por qué?

Ella se encogió de hombros.

– Porque están vivas. Las caras cambian y envejecen y se convierten en algo diferente a cada instante, año a año.

Jock asintió con la cabeza.

– Como las flores.

Jane sonrió.

– Algunas de las caras que he dibujado no se parecían lo más mínimo a las flores, pero, sí, es la misma idea. ¿Te gustan las flores?

– Sí. -Hizo una pausa-. Tengo una nueva planta, una gardenia. Voy a dársela a mi madre en primavera, aunque podría darle un dibujo de ella, ¿verdad?

– Probablemente prefiera tener la flor.

– Pero podría morirse. -Su expresión se ensombreció-. Yo podría morir. Algunas cosas mueren.

– Eres joven -dijo Jane con delicadeza-. Por lo general, los jóvenes no mueren, Jock. -Pero Mike había muerto y había sido tan joven como aquel hermoso muchacho. Sin pensarlo, dijo-: Pero podría dibujar tu flor ahora, y todavía podrías darle la planta verdadera a tu madre más adelante.

El entusiasmo encendió el rostro del muchacho.

– ¿Lo harías? ¿Cuándo podrías hacerlo?

Jane consultó su reloj.

– Ahora. Tengo tiempo. No tardaré mucho. ¿Dónde está?

– En mi jardín. -Se apartó e hizo un gesto con la mano hacia el interior del establo-. Vamos. Te enseñaré dónde… -Su sonrisa se desvaneció-. Pero no puedo hacerlo.

– ¿Por qué no?

– Porque le prometí al señor que no me acercaría a ti.

– ¡Oh, por Dios! -Se acordó de las palabras de Bartlett y Trevor sobre no dejar que el chico la molestara. Según parecía se habían adelantado, y hablado con MacDuff, a pesar de sus protestas al respecto de que la idea de que el chico se le acercara no la preocupaba. Y después de conocerlo, se sentía claramente a la defensiva-. No pasa nada, Jock.

Él negó con la cabeza.

– Se lo prometí. -Reflexionó sobre el asunto-. Pero si voy delante y tú me sigues, en realidad no me estaré acercando a ti, ¿verdad?

Jane sonrió. Podría ser infantiloide, pero no era tan corto como Bartlett pensaba.

– Por supuesto, mantén la distancia, Jock. -Jane atravesó el patio hacia el establo-. Yo iré justo detrás de ti.

– ¿Por qué están vacíos todos los compartimiento? -gritó Jane mientras seguía a Jock por el establo-. ¿MacDuff no tiene caballos?

El chico meneó la cabeza.

– Los vendió. Ya no suele venir por aquí a menudo. -Jock había llegado a la puerta posterior del establo-. Este es mi jardín. -Abrió la puerta-. Sólo tengo plantas en tiestos, pero el terrateniente dice que después podré trasplantarlas a la tierra, afuera.

Jane lo siguió afuera, a la luz del sol. Flores. La diminuta zona adoquinada parecía un patio, pero allí apenas había sito para caminar entre los jarrones y tiestos que llenaban toda la superficie con flores de todo tipo. Un techo de cristal lo convertía en un invernadero perfecto.

– ¿Y por qué no ahora?

– No está seguro de en dónde estaremos. Dijo que es importante cuidar de las flores. -Señaló un tiesto de terracota-. Esta es mi gardenia.

– Es preciosa.

Jock asintió con la cabeza.

– Y vivirá cuando sople el viento del invierno.

– Esta también es preciosa. -Jane abrió el cuaderno de dibujo-. ¿La gardenia es tu flor favorita?

– No, me gustan todas. -Arrugó la frente-. Excepto las lilas. Las lilas no me gustan.

– ¿Por qué? Son bonitas, y diría que aquí crecerían bien.

Jock negó con la cabeza.

– No me gustan.

– A mí sí. Tengo muchas en mi casa. -Empezó a dibujar-. Las flores de tu gardenia están un poco caídas. ¿Podrías atar las ramas para levantarlas hasta que termine?

El muchacho asintió con la cabeza, se metió la mano en el bolsillo y sacó un cordel de piel. Al cabo de un instante la gardenia estaba derecha en el tiesto.

– ¿Es así como lo quieres?

Jane asintió distraídamente con la cabeza mientras el lápiz corría sobre el cuaderno.

– Así está muy bien… Puedes sentarte en ese taburete de la mesa de trabajo, si quieres. Tardaré un ratito en terminarlo.

El chico menó la cabeza mientras se dirigía hacia el otro lado del patio.

– Es demasiado cerca. Y se lo prometí al señor. -Su mirada se dirigió con atención al cordel que rodeaba la gardenia-. Pero él sabe que en realidad no tengo que estar cerca de ti. Hay muchas maneras…

– ¿Qué demonios está haciendo aquí?

Jane miró por encima del hombro y vio a MacDuff parado en la entrada.

– ¿A usted que le parece? -Volvió la cabeza y le dio los últimos toques al dibujo. Arrancó la hoja del cuaderno y se la tendió a Jock-. Aquí lo tienes. Es lo mejor que sé hacerlo. Ya te dije que se me dan mejor las caras.

Jock se quedó quieto, sin moverse, mirando a MacDuff de hito en hito.

– No estoy cerca de ella. No he roto mi promesa.

– Sí, sí la has roto. Sabías lo que quería decir. -MacDuff cogió el dibujo que sostenía Jane y se lo arrojó al chico-. Estoy disgustado, Jock.

El chico parecía estar completamente aplastado, y Jane sintió que le invadía la ira.

– ¡Por el amor del cielo! Me entran ganas de atizarle. Fui yo quién se ofreció a hacerle el dibujo. Él no ha hecho nada.

– ¡Vaya, mierda! -MacDuff estaba mirando a Jock fijamente-. ¡Cierre la boca y salga de aquí de una puñetera vez!

– No lo haré. -Jane fue hasta la gardenia y la desató con cuidado-. No, hasta que le pida perdón por comportarse como un absoluto borrico. -Atravesó el jardín hasta Jock y le entregó el cordel-. Ya no hace falta. Espero que a tu madre le guste el dibujo.

El chico guardó silencio y se quedó mirando el cordel que tenía en la mano.

– ¿Le vas a hacer daño?

– ¿A MacDuff? Me gustaría estrangularlo. -Jean oyó que MacDuff murmuraba algo a su lado-. No debería tratarte así, y si tuvieras sentido común, le atizarías un puñetazo.

– No podría hacer eso. -Miró fijamente el dibujo durante un buen rato, y luego se metió lentamente el cordel en el bolsillo-. Y tú tampoco debes hacerlo. Tengo que impedir que nadie le haga daño-. Volvió a echar un vistazo al dibujo, y una sonrisa iluminó lentamente su cara-. Gracias.

– No hay de qué. -Ella le devolvió la sonrisa-. Si me quieres dar las gracias de verdad, podrías hacerme un favor. Me gustaría dibujarte. Te prometo que será mucho mejor que el de tu gardenia.

Jock miró con indecisión hacia MacDuff.

El terrateniente titubeó y acabó por asentir lentamente con la cabeza.

– Adelante. Siempre que esté yo presente, Jock.

– No quiero que esté usted, MacDuff. -Vio que Jock empezaba a arrugar la frente de nuevo, y suspiró con resignación. No servía de nada inquietar al chico. El terrateniente parecía tenerlo bien metido en el puño-. De acuerdo. Muy bien. -Se volvió y se dirigió a la puerta. Era hora de volver a Cira y a Julius y de alejarse de aquel hermoso muchacho y del hombre que parecía controlar todos sus movimientos-. Hasta mañana, Jock.

– Espere. -MacDuff la estaba siguiendo por la hilera de compartimiento hacia la puerta del patio-. Quiero hablar con usted.

– Pero yo no quiero hablar con usted. No me gusta la manera en que trata a ese muchacho. Si tiene problemas, debería recibir ayuda, no coacciones.

– Lo estoy ayudando. -MacDuff hizo una pausa-. Pero usted también podría ayudarlo. El chico no reaccionó de la manera en que pensé que lo haría. Podría ser… saludable.

– ¿Ser tratado como un ser humano y no como un robot? Diría que eso es saludable.

El hombre ignoró el sarcasmo.

– Las normas son las mismas para usted como para él. Estaré presente cuando dibuje a Jock. No hay excepciones.

– ¿Algo más?

– Si se lo cuenta a Trevor, no dejará que lo haga. Creerá que Jock le va a hacer daño; sabe que el muchacho está desequilibrado. -Le sostuvo la mirada-. Es verdad. Podría hacerle daño.

– No podría haber sido más amable conmigo.

– Créame, no haría falta más que un detonante.

Jane lo miró de hito en hito, recordando la escena que acaba de tener lugar.

– Y el detonante es usted. Es muy protector con él. Debería intentar hablarle de…

– ¿Y cree que no lo he hecho? -dijo con brusquedad-. No me escuchará.

– ¿Por qué no? El chico no parece necesitar protección.

– Le hice un favor, y se siente obligado. Espero que poco a poco lo vaya olvidando.

Jane menó la cabeza al recordar la expresión de Jock cuando MacDuff le había dicho que lo había disgustado. De devoción absoluta; de dependencia absoluta.

– Si espera a que ocurra, tardará mucho.

– Entonces que tarde -dijo con aspereza-. No lo tengo metido entre rejas para que experimenten con él un puñado de médicos a los que el muchacho les trae sin cuidado. Lo estoy cuidando solo.

– Bartlett me dijo que el chico era del pueblo, y Jock mencionó a su madre. ¿Tiene más familia?

– Dos hermanos pequeños.

– ¿Y su familia no lo ayudará?

– Él no lo permitiría. -Y añadió con impaciencia-: No le pido mucho. La mantendré a salvo. Sólo esté con él, háblele. Fue usted quien dijo que quería dibujarlo. ¿Ha cambiado de idea porque pueda haber algún riesgo? ¿Sí o no?

Ella ya tenía demasiadas cosas entre manos sin necesidad de tener que ayudar a aquel guapo muchacho. Sí, quería dibujarlo, pero no tenía necesidad de más complicaciones. Le resultaba difícil creer que el chico fuera tan inestable y peligroso como MacDuff aseguraba, pero no había duda de que algo debía de haber cuando MacDuff se sentía en la obligación de protegerla.

– ¿Por qué yo?

MacDuff se encogió de hombros.

– No lo sé. Vi la estatua de Cira de Trevor y empecé a hacerme preguntas acerca de los motivos de la presencia de Trevor aquí. Jock es muy visual, así que encontré el artículo sobre Cira en Internet, y usted aparece en él de forma muy destacada.

Cira otra vez.

– ¿Y él cree que soy Cira?

– No, no es idiota. Tiene sus problemas. -Se corrigió-: Bueno, puede que a veces se sienta un poco confuso.

Y era evidente que MacDuff se mostraba tan protector y a la defensiva con Jock como éste con él. Por primera vez Jane sintió un arrebato de simpatía y comprensión hacia MacDuff. Y no era sólo por sentido del deber por lo que estaba asumiendo el cuidado del chico.

– Usted lo quiere.

– Lo vi creer. Su madre era el ama de llaves de la casa, y el chico ha estado entrando y saliendo del castillo desde que era un chaval. No siempre fue así. Era un muchacho brillante y feliz y… -Se interrumpió-. Sí, quiero a Jock. ¿Lo hará o no?

Jane asintió lentamente con la cabeza.

– Lo haré. Pero no sé cuánto tiempo me quedaré aquí. -Hizo una mueca-. Según parece a usted no le hace gracia que esté aquí.

– La situación ya es demasiado complicada. -Y añadió con seriedad-: Aunque está bien que me vaya a ser de utilidad.

Ella lo miró estupefacta.

– Yo no formo parte de su maldita «gente» y nadie me va a utilizar… -MacDuff estaba sonriendo, y ella se dio cuenta de que estaba de broma-. ¡Uy Dios!, ¿es sentido del humor lo que percibo?

– No se lo diga a Trevor. No hay que bajar la guardia. ¿Va a decirle que va a dibujar a Jock?

– Si me apetece, sí. -Pero sabía a qué se refería MacDuff. Había estado en guardia contra Trevor desde que éste apareciera de nuevo en su vida-. Pero ese no es asunto de la incumbencia de Trevor.

– Él no estará de acuerdo en eso. No la habría traído aquí, si usted no fuera de su incumbencia. -Abrió la puerta del establo para que pasara Jane-. Si no está aquí mañana, lo comprenderé.

El bastardo estaba diciendo lo único que la decidiría a ir; era casi tan manipulador como Trevor, pensó Jane con regocijo. ¿Y por qué no se irritaba, como se habría irritado con Trevor?

– Estaré aquí a las nueve de la mañana.

– Le estoy… muy agradecido. -Le sostuvo la mirada-. Y yo pago mis deudas.

– Estupendo. -Jane empezó a cruzar el patio-. Está bien que puedo utilizarlo, MacDuff.

Oyó una risita de sorpresa detrás de ella, pero no se volvió para mirar. Probablemente estuviera cometiendo un error al involucrarse con Jock Gavin. El chico no era asunto suyo. No había ningún dibujo que mereciera correr el riesgo del que MacDuff la había avisado.

Al diablo con ello. Los huérfanos y los tíos lisiados parecían ser su perdición. Jamás había sido capaz de alejarse sólo porque las cosas se pusieran difíciles. Iba con su carácter. Si aquello era una equivocación, sería «su» equivocación, y lo asumiría.

¿Habría sido esa la actitud de Cira cuando se había llevado al niño, Leo, a su casa?

Jock Gavin no era Leo, y ella no era Cira. Así que mejor dejaba de hacer comparaciones y volvía con Mario, a ver si era capaz de espolearlo para que se diera prisa con los pergaminos de Cira.

Bartlett estaba parado en el vestíbulo cuando ella entró por la puerta delantera, y tenía una expresión de preocupación en el rostro.

– Te he visto entrar en el establo con el chico. Estuviste allí mucho tiempo. ¿Va todo bien?

– No hay ningún problema. Es un muchacho muy amable. -Hizo un gesto hacia el cuaderno de dibujo que llevaba-. Sólo estuve trabajando un poco.

Bartlett meneó la cabeza con aire de reproche.

– No deberías haber entrado en el establo. Trevor nos lo prohibió a todos. Ese es territorio de MacDuff.

– Pues MacDuff no me echó a patadas, así que supongo que no le importó. -Empezó a subir las escaleras-. Tengo que volver con Mario. Te veo luego. -Cuando llegó al descansillo, echó un vistazo hacia atrás y vio que Bartlett seguía mirándola fijamente con expresión preocupada. Jane dijo con dulzura-. Está bien, Bartlett. Deja de preocuparte.

Bartlett se esforzó en sonreír y asintió con la cabeza.

– Procuraré. -Empezó alejarse-. Antes me resultaba más fácil. Pero cuanto más viejo me hago, más consciente soy de la cantidad de cosas por las que hay que preocuparse en este mundo. No deberías saber esto. Los jóvenes siempre piensan que son inmortales.

– Te equivocas. Nunca he pensado que fuera inmortal, ni siquiera cuando era niña. Siempre supe que tenía que luchar para sobrevivir. -Siguió subiendo las escaleras-. Pero no estoy dispuesta a desperdiciar ni un minuto de mi vida en preocupaciones, a menos que decida que hay motivo.

– ¿Puedo entrar, Trevor? -preguntó MacDuff después de abrir la puerta de la biblioteca. Hizo un gesto con la cabeza hacia Bartlett, que estaba de pie al lado de la mesa-. Después de verlo ahí fuera, en el patio, mirando el establo como si fuera un molino de viento, y usted, Don Quijote, pensé que vendría corriendo aquí. -Se dejó caer en la silla de las visitas y sonrió a Trevor-. Decidí ahorrarle las molestias de buscarme. Es un hombre tan ocupado.

– Dijo que lo mantendría alejado de ella -dijo Trevor con frialdad-. Lléveselo de aquí de una maldita vez.

La sonrisa de MacDuff se desvaneció.

– El hogar de Jock está conmigo. Así son las cosas.

– Creo que les dejaré que lo discutan solos. -Bartlett se dirigió hacia la puerta-. Pero nunca he arremetido contra ningún molino, MacDuff. Aunque creo que la nobleza de Don Quijote eclipsaba su locura.

Cuando la puerta se cerró detrás de Bartlett, Trevor repitió:

– Llévese a Jock de aquí de una maldita vez. O lo haré yo.

MacDuff meneó la cabeza.

– No, no lo hará. Me necesita. Y si él se va, yo me voy.

– No intente farolear conmigo. -Lo miró fijamente a la cara con los ojos entrecerrados-. Puede que ni siquiera sea capaz de ayudarme. Si Mario termina su trabajo, tal vez pueda encontrar el oro yo mismo. ¿Cómo demonios puedo saber si tiene realmente alguna pista válida? Puede tratarse de un timo.

– Deme lo que quiero y comprobémoslo.

– Bastardo sediento de sangre.

– ¡Ah, sí! Eso es lo que soy. Pero debería de haberse dado cuenta cuando vio todo a lo que yo estaba dispuesto a renunciar para tener mi oportunidad. -Se recostó en la silla y dejó vagar la vista por la biblioteca-. Me resulta extraño sentarme en la silla de las visitas después de haberme sentado siempre donde lo hace usted ahora. La vida da extrañas vueltas, ¿no le parece?

– Está cambiando de tema.

– Sólo estoy dando un pequeño rodeo. -Volvió a concentrarse en Trevor-. Le dije que no se acercara a ella, pero no sirvió de nada. No volverá a ocurrir.

– ¿Se mantendrá alejado de ella?

– No, pero siempre estaré con ellos. -Levantó la mano cuando Trevor empezó a maldecir-. Ella quiere dibujarlo. Le advertí acerca del chico, pero no estoy seguro de que me creyera, aunque eso no tendrá ninguna importancia mientras esté yo allí para interceder.

– Eso no va a suceder.

– Entonces hable con ella y dígale que no lo haga. -Ladeó la cabeza-. Si cree que de eso se derivará algo bueno.

– Es usted un hijo de puta.

– En realidad mi madre fue esencialmente una zorra, así que no me ofenderé por ese comentario. -Se levantó-. Me aseguraré de que Jane lo dibuja en el patio, de manera que usted pueda tener a alguien de su confianza vigilándolos. Estoy bastante seguro de que ese no sería yo. -Meneó la cabeza mientras volvía a pasear la mirada por la biblioteca-. Extraño…

– Espero que se le atragante verme aquí -dijo Trevor con los dientes apretados.

MacDuff negó con la cabeza.

– No, este lugar no define quién soy. ¿Que si lo quiero? Con cada aliento. Pero no tengo que estar aquí; lo llevo conmigo. -Sonrió-. Le sienta muy bien estar sentado en esa silla, Trevor. Tiene pinta de terrateniente. Disfrútelo. -Su sonrisa se esfumó cuando se dio la vuelta y se dirigió a la puerta-. Si decide no intervenir, se lo agradeceré. Es la primera vez desde que lo encontré que el muchacho ha reaccionado de manera positiva ante alguien que no sea yo. Creo que es bueno para él. Y eso, para mí, es lo esencial.

– No haré ningún trueque…

Pero MacDuff ya había abandonado la biblioteca.

Trevor respiró hondo e intentó aplacar la frustración que lo estaba desgarrando por dentro. Necesitaba a MacDuff, ¡qué caray! Había empezado creyendo que el terrateniente era una posibilidad, pero cuanto más averiguaba sobre las visitas de MacDuff a Herculano, más convencido estaba de que él podría ser la respuesta.

¿Se estaba marcando MacDuff un farol? Podía ser, aunque Trevor no se arriesgaría. De acuerdo, había que considerar la situación con tranquilidad. MacDuff no querría que le ocurriera nada a Jane; eso no redundaría en su beneficio. Había prometido estar presente en todos los encuentros, y Trevor confiaba en que cumpliría su palabra. Y no es que no tuviera a Brenner a mano para que vigilara a Jock.

¡Joder!, se podía resolver toda la situación si fuera capaz de ir a ver a Jane y decirle que aquellas malditas sesiones de dibujo eran inaceptables. Pero eso no era una alternativa.

Si MacDuff le había advertido sobre Jock, y ella seguía planeando ver al chico, entonces cualquier interferencia de Trevor no sería buena. Jane haría lo que le diera la gana, y cualquier protesta por su parte sería inútil.

Pero ella nunca dejaría que la tozudez se interpusiera en el sentido común. Así que tenía que intentar conseguir munición para convencerla de que era razonable que le diera la espalda al muchacho Hasta entonces, tomaría medidas para protegerla e intentar evitar interponerse entre ellos.

Munición. Alargó la mano para coger el teléfono y marcó el número de Venable.

– Tengo que pedirle un favor. Necesito información.

Jane estaba todavía con Mario cuando Trevor llamó a la puerta a las ocho y cuarto de esa misma noche. Abrió la puerta sin esperar respuesta.

– Detesto interrumpiros, Jane. -El tono de su voz era sarcástico-. Pero no puedo permitir que sigas distrayendo de su trabajo a Mario.

– No me está distrayendo -terció Mario rápidamente-. Su presencia es muy discreta y tranquilizadora.

– ¿Tranquilizadora? Increíble. Y Bartlett me dice que Jane bajó a la cocina a última hora de la tarde y preparo una bandeja para los dos. Debes de haber descubierto un lado en ella que nunca me han enseñado.

– La gente reacciona de manera diferente con gente diferente -dijo Jane-. No quería molestar a Mario.

Mario sonrió abiertamente.

– Porque quería que terminara el pergamino en el que estoy trabajando.

Jane asintió con la cabeza y sonrió atribulada.

– Esperaba que te dieras prisa con él y me dieras algo para leer mañana.

– Ya te dije que me estaba planteando problemas. Hay palabras enteras que han desaparecido, y las tengo que adivinar. O puede que esté alargando la traducción para poder levantar la vista y verte ahí sentada.

– No deberías hacer eso -dijo Trevor.

– Era una broma -se apresuró a decir Mario-. El trabajo va bien, Trevor.

– ¿Alguna alusión?

– Todavía no.

– ¿Alusión a qué? -preguntó Jane.

– Al oro. ¿A qué si no? -respondió Trevor-. Si has leído la primera carta de Cira, debes de saber que existen dudas acerca de que el oro estuviera en el túnel, de que no lo hubiera escondido en algún otro lugar.

– Y si lo hizo, no estás de suerte.

– A menos que encuentre una pista sobre dónde lo escondió.

– Te refieres a dónde lo escondió Pía. A propósito, ¿quién era Pía?

Trevor se encogió de hombres.

– Si has leído el pergamino, sabes tanto como yo. -Le sostuvo la mirada-. Dijiste que querías ir a la Pista. ¿Has cambiado de idea?

– No. ¿Por qué habría de hacerlo?

– Pareces estar fascinada con Mario y su montón de trucos académicos. -Giró sobre sus talones-. Vamos.

– Espera un momento. -Trevor no esperó; estaba ya por la mitad del pasillo-. Adiós, Mario, hasta mañana.

Trevor había llegado a la escalera cuando ella lo alcanzó.

– Estás siendo excepcionalmente grosero.

– Lo sé. Me apetece ser grosero. Es un privilegio que me permito de vez en cuando.

– Me sorprende que te aguante alguien.

– No tienen por qué hacerlo. Están en su derecho de mandarme a freír puñetas.

– Tienes razón. -Jane se detuvo en las escaleras-. Vete a freír puñetas.

Trevor miró por encima del hombro.

– Bueno, es lo que esperaba. No deberías tratarme también… -Se interrumpió. Entonces una sonrisa iluminó su rostro-. Estoy siendo un bastardo poco civilizado, ¿verdad?

– Sí.

– Y tú has hecho hoy todo lo que has podido para provocarme. -Torció el gesto-. Te lo puse fácil. Sabías dónde golpear. Siempre me he sentido orgullo de la seguridad que tengo en mí mismo, pero has conseguido socavarla. La verdad es que estoy celoso de Mario. -Levantó la mano para pararla cuando ella empezó a hablar-. Y no me digas que no fue tu intención hacérmelo pasar mal. Estabas insatisfecha por tu situación aquí, y quisiste que yo también estuviera insatisfecho. Bien, lo has logrado. Estamos empatados. ¿Pax?

No estaban empatados, pero Jane se alegró de la posibilidad de ignorar la tensión que habían entre ellos. Las veinticuatro horas anteriores habían sido insoportables.

– Nunca daría esperanzas a Mario para vengarme de ti. No juego con los sentimientos de la gente. Le tengo demasiada simpatía.

– Oh, te creo. Pero no te importaría dejarme con la mosca detrás de la oreja. Te mostré un punto flanco, y te abalanzaste sobre él. Puede que en el fondo me estuvieras castigando por haber sido lo bastante idiota para mantenerte lejos de mí durante cuatro años.

Jane se humedeció los labios.

– No quiero hablar de eso ahora. ¿Me vas a llevar a la Pista o no?

Él asintió con la cabeza y se volvió hacia la puerta.

– Vamos.

Fueron detenidos por un guarda en la cancela, como le había ocurrido a Trevor la noche anterior.

– Jane, este es Patrick Campbell. Vamos a la Pista, Pat. ¿Todo despejado esta noche?

Campbell asintió con la cabeza.

– Douglas vio algo hace tres horas, pero no en las cercanías del castillo. -Sacó su teléfono-. Avisaré a sus chicos de la seguridad del perímetro para que estén atentos.

– Hazlo. -Trevor cogió a Jane por el codo y la empujó suavemente a través de la cancela-. Cogeremos el sendero que rodea el castillo hasta los acantilados. Es un paseo de unos diez minutos. -Levantó la vista al cielo-. Hay luna llena. Deberías de poder ver bastante bien…

Cuando doblaron el recodo y empezaron a caminar hacia el borde del acantilado, en un principio Jane sólo advirtió el mar que se extendía ante ella.

– ¿Qué es eso? ¿Qué se supone que tengo que…?

Habían llegado a lo alto de una loma, y por debajo de ellos, extendiéndose hacia el acantilado cortado a pico, había una lisa llanura de hierba que limitaba con toda la parte posterior del castillo. El césped estaba perfectamente cuidado, y a ambos extremos de la larga extensión había varias hileras de grandes rocas alisadas por la erosión.

– La Pista de MacDuff -dijo Trevor.

– ¿Qué diablos es esto? Se parece a un lugar de reunión de los druidas.

– Es un lugar de reunión, sí señor. Angus MacDuff sentía pasión por los deportes. Fue una especie de noble sin escrúpulos y admiraba el poder en cualquiera de sus manifestaciones. Terminó de construir el castillo en 1350, y a la primavera siguiente organizó los primeros Juegos Escoceses en este terreno.

– ¿Tan antiguos son?

Trevor negó con la cabeza.

– En el año 844 Kenneth MacAlpine, rey de los escotos, organizó una competición de tres días para mantener ocupado a su ejército, mientras esperaba los augurios de buena suerte antes de su batalla contra los pictos. Malcolm Canmore, que subió al trono en el 1058, organizaba competiciones de manera regular para seleccionar a los escotos más fuertes y rápidos y reclutarlos para su guardia personal.

– Yo creía que se llamaban los Juegos de las Highlands.

– Los MacDuff eran oriundos de las Highlands, y supongo que se llevaron sus juegos con ellos. Según las crónicas, los juegos eran el plato fuerte del año. Curling, lucha libre, carreras y algunos otros deportes locales que eran un poco raros. En ellos participaban todos los jóvenes al servicio de MacDuff. -Sonrió a Jane-. Y ocasionalmente, alguna mujer. A Fiona MacDuff se la menciona por habérsele permitido correr en las carreras, que ganó dos años seguidos.

– ¿Y entonces, supongo, decidieron excluir a las mujeres?

Trevor negó con la cabeza.

– Se quedó embarazada y lo dejó por iniciativa propia. -Se paró al lado de una de las grandes rocas lisas al final de la Pista-. Siéntate. Imagino que las generaciones más recientes se traían sus sillas para asistir a los juegos, pero estos fueron los primeros asientos.

Jane se sentó lentamente en la piedra al lado de Trevor.

– ¿Por qué me has traído aquí?

– Me gusta. -Su mirada viajó por la extensión de hierba hasta las rocas del final de la Pista-. Es un buen lugar para ordenar las ideas. Aquí me siento como en casa. Creo que me habría gustado conocer a Angus MacDuff.

Mientras miraba fijamente el perfil de Trevor, Jane también lo creyó. El viento del mar le levantaba el pelo de la frente, y en su boca había aquel atisbo de inquietud. Tenía los ojos entrecerrados, como si estuviera calculando la dificultad de la siguiente competición. Jane podía imaginárselo allí sentado, riendo con el terrateniente y preparándose para su turno en la Pista. ¡Dios!, que lástima que no tuviera consigo su cuaderno de dibujo.

– ¿En qué deporte habrías competido?

– No lo sé. En las carreras, quizá en el curling… -Se volvió hacia ella, y sus ojos brillaron con malicia-. O puede que me hubiera ido más llevar las cuentas de todos los espectáculos. Seguro que se cruzaban cuantiosas apuestas durante los juegos.

Ella le devolvió la sonrisa.

– Te imagino haciéndote un hueco en ese campo.

– Puede que hubiera hecho las dos cosas. Me habría aburrido sólo apostando en una competición una vez al año.

– ¡Dios no lo quisiera! -Apartó la mirada de él-. No esperaba esto cuando me trajiste aquí.

– Se que no. Probablemente pensaste que la Pista era una mis iniciativas criminales más perversas.

– O que tenía alguna relación con Grozak. ¿Por qué no me lo dijiste?

– Porque quería que estuvieras aquí -dijo, sencillamente-. Me gusta esto, y quería que también te gustara a ti.

Estaba diciendo la verdad, ¡y caray! a ella le gustaba. Era como si aquel lugar redujera todo a lo esencial y lo primitivo. Casi podía oír las gaitas y sentir vibrar la tierra bajo los pies de aquellos corredores de antaño.

– ¿Y habría sido tan difícil decirlo sin más?

– ¡Coño, pues sí! Estos días te ha costado incluso mirarme sin levantar una barrera de hierro colado. Y luego, voy yo y lo empeoro dejando que el sexo… ¿Ves?, ya te has vuelto a poner tensa. Mírame, ¡maldita sea! Esto no es normal en ti, Jane.

– ¿Cómo lo sabes? Hace cuatro años que no me ves. -Pero Jane se obligó a volver la cabeza y mirarlo. ¡Oh, Dios!, ojalá no lo hubiera hecho. ¿Ahora cómo iba a apartar la mirada?

– Duro, ¿verdad? Para mí también. -Trevor miró fijamente la mano que Jane tenía apoyada en la piedra-. ¡Joder!, quiero tocarte.

No la estaba tocando, aunque tanto hubiera dado que lo estuviera haciendo. Jane sintió un cosquilleo en la palma que tenía apoyada en la roca y tuvo de nuevo aquella extraña sensación de que le faltaba el aire.

Trevor siguió mirando fijamente la mano.

– Me tocaste una vez. Me pusiste la mano en el pecho, y tuve que quedarme allí parado, esforzándome en no alargar la mano hacia ti. Aquello casi acaba conmigo.

– Debería haberlo hecho. Te estabas comportando como un idiota.

– Tenías diecisiete años.

– Era lo bastante mayor para saber lo que quería. -Jane se apresuró a añadir-: No es que fueras tan especial. Sólo eras el primer hombre por el que había sentido aquello. Estaba un poco retrasada en lo tocante al sexo.

– Pues no titubeaste mucho. Pensé que ibas a arrearme un mamporro.

– Me llamaste colegiala.

– Intentaba ponerte furiosa para protegerme.

Ella seguía furiosa, dolida, y llena de un amargo pesar.

– Pobre Trevor.

– Te hice daño.

– Tonterías. No permito que la gente me haga daño. ¿Pensaste que me dejarías marcada para otras relaciones? De ninguna manera.

Trevor meneó la cabeza.

– Me amenazaste con que buscarías hasta encontrar a alguien mejor que yo. Mantuviste tu palabra. -Miró al mar-. Clark Peters, un buen chico, pero empezó a mostrarse posesivo al cabo de dos meses. Tad Kipp, muy inteligente y ambicioso aunque no le gustó tu perro, Toby, cuando lo llevaste a casa de Eve y Joe. Jack Ledborne, profesor de arqueología que supervisaba la segunda excavación a la que fuiste. Se le olvidó decirte que estaba casado, y lo plantaste de golpe cuando lo averiguaste. Peter Brack, un poli de la brigada canina de la comisaría de Quinn. La pareja ideal. Un amante de los perros y policía. Pero debió de hacer algo mal, porque tú…

– ¿Qué diablos? -Jane no se lo podía creer-. ¿Has estado vigilándome?

– Sólo cuando podía hacerlo yo mismo. -Volvió a clavar su mirada en ella-. Y podía la mayor parte del tiempo. ¿Quieres que siga con tu pequeña lista negra? ¿O prefieres que te diga lo orgulloso que me sentí cuando ganaste el premio internacional Mondale de Bellas Artes? Intenté que me vendieran el cuadro, pero lo conservaron durante cinco años para una exposición itinerante por todo el país. -Sonrió-. Como es natural, pensé en robarlo, pero me pareció que no lo aprobarías. Aunque sí que robé alguna otra cosa de tu pertenencia.

– ¿El qué?

– Un cuaderno de dibujo. Hace dos años te lo dejaste en un banco del Metropolitan Museum cuando te fuiste a la cafetería con tus amigos. Lo hojeé y no pude resistirme. Estuve a punto de devolvértelo infinidad de veces, pero acabé por no hacerlo.

– Me acuerdo de eso. Me puse hecha una fiera.

– No me pareció que contenía esbozos que ibas a pintar. Parecía… más personal.

Personal. Jane intentó recordar si había hecho algunos dibujos de Trevor en aquel cuaderno. Era muy posible.

– ¿Por qué? -susurró-. ¿Por qué hiciste todo eso?

– Cuando te fuiste de Nápoles, me dijiste que aquello no había terminado. Por mi parte descubrí que tampoco estaba acabado. -Torció los labios en una mueca-. ¡Dios santo!, hasta he rezado para que se terminara. Eres difícil, Jane.

– Entonces, ¿por qué no…?

– Me dijiste que no había lugar para mí en tu vida durante los siguientes cuatro años. Te estaba dando la oportunidad de que averiguaras si era verdad.

– ¿Y si lo hubiera averiguado?

– ¿Que era verdad? No soy un mártir. Habría intervenido y arruinado la pequeña y ordenada vida que te has montado.

– ¿A qué te estás refiriendo? En esencia.

– ¿En esencia? -Acercó la mano hasta dejarla a escasos centímetros de la de Jane sobre la roca. Ella sintió su calor-. Deseo tanto acostarme contigo, que es un dolor permanente. Te respeto. Te admiro. Una vez me acusaste de estar obsesionado con Cira, pero eso no es nada comparado con lo que siento por ti. No me gusta. No sé si seguirá siendo así. A veces espero que no. ¿Es suficiente para ti esta esencia?

– Sí. -Se le había hecho un nudo en la garganta y tenía que deshacerlo-. Si es verdad.

– Hay una manera de comprobar al menos la parte más evidente de ello.

Movió la mano aquellos últimos centímetros. Y la tocó.

Jane se estremeció, pero no de frío. De calor.

Aquello era demasiado. Demasiada intensidad.

Retiró la mano de un tirón.

– No.

– Lo deseas.

Jane no podía mentir al respecto. Tenía la sensación de estar enviando señales como un animal en celo.

– Esto va demasiado deprisa.

– Y un cuerno.

– Y el sexo no… lo es todo. Ni siquiera sé si confío en ti.

– Sigues siendo condenadamente cautelosa.

– Tengo motivos.

– ¿De verdad los tienes? Tu amigo murió. ¿Crees que soy el culpable?

– No lo sé.

– Lo sabes. Quiero aclararlo todo entre nosotros. Esa es la razón de que te trajera aquí. Piensa. Toma una decisión.

– Mike podría seguir vivo, si no hubieras ido tras el oro y te hubieras enredado con ese tal Grozak.

– ¿Así que me culpas por el efecto dominó?

– No, supongo que no -dijo ella cansinamente-. O quizá sí. Ya no estoy segura. No sé qué demonios está sucediendo.

– Lo habría salvado, si hubiera podido. Ojalá pudiera retroceder en el tiempo.

– Pero sigues persiguiendo el oro, ¿no es así?

Trevor guardó silencio durante un instante.

– Sí. No te voy a mentir. Tengo que conseguir el oro.

– ¿Por qué? Eres un hombre genial. No tienes que hacer esto. Ni siquiera creo que signifique algo para ti, tan sólo el hecho de perseguirlo.

– Te equivocas. Esta vez sí significa algo. Si lo consigo, entonces no lo conseguirá Grozak.

– ¿Una venganza?

– En parte. Tú no estás dispuesta a vengarte, Jane.

– No, no lo estoy. -Se levantó-. Aunque no lo haría por privar a un asesino de un puñado de oro. No pensamos igual.

– A veces no es necesario pensar.

La oleada de calor de nuevo.

– Para mí, sí.

– Ya lo veremos. -Trevor se puso de pie-. Pero he de hacerte una advertencia: si decides que quieres volver a ponerme la mano encima, no vas a obtener la misma respuesta. -Empezó a dirigirse hacia el sendero-. Y Angus MacDuff lo entendería perfectamente.

* * *

Capítulo 9

– Tengo al viejo -dijo Wickman en cuanto Grozak contestó-. ¿Qué quieres que haga con él?

Una oleada de satisfacción recorrió a Grozak. Bueno, eso sí que era eficacia. Había estado acertado al llamar a Wickman. Había empezado a trabajar hacía unos cuantos días, y ya había hecho aquello para lo que se le había pagado.

Bueno, no todo para lo que se le había pagado.

– ¿Ha escrito la nota?

– La tengo.

– Es hora de acabar el trabajo.

– ¿Cómo?

Grozak pensó en ello. En orden a obtener el máximo efecto, el método tenía que despertar inquietud, miedo y terror.

– ¿Cómo? -repitió Wickman.

– Estoy pensando.

Y entonces, se le ocurrió.

– Tengo una pista sobre Grozak -dijo Joe cuando llamó a Eve aquella noche-. Ese tipo no trae más que problemas.

– Eso lo sabíamos desde que Trevor se lo dijo a Jane. ¿Algún detalle?

– No tengo detalles. El FBI ha echado el candado a sus archivos informáticos.

– ¿Por qué habrían de hacer tal cosa?

– Quizá por la misma razón por la que Interpol no me permitió acceder a los antecedentes de Trevor. -Hizo una pausa-. Y la CIA me sacó de Internet tan rápido, que casi me mareo. Cinco minutos después me llamó mi capitán para preguntarme qué carajo me traía entre manos para intentar acceder a material reservado. Esos sitios están siendo controlados con mucho celo.

Eve sintió una oleada de temor.

– En resumidas cuentas, ¿averiguaste algo?

– Pude acceder a los antecedentes que tiene la policía local sobre Grozak. Nació en Miami, Florida, y ya tenía antecedentes a los trece años. Perteneció a una banda juvenil especialmente sanguinaria. Sus miembros estuvieron involucrados en una serie de delitos por motivos racistas que iban desde la violación y tortura de una joven negra a la asociación con un grupo nazi que le dio una terrible paliza a un comerciante judío. Lo enviaron a un reformatorio por matar a un poli hispano a los catorce años. Salió en libertad condicional a los dieciocho y desapareció de la pantalla del radar después de salir de la cárcel. Eso ocurrió hace unos veinte años.

– Por lo que se ve, si la CIA anda por medio, es que amplió sus horizontes y se pasó a la escena internacional. -Eve tuvo un escalofrío-. Delitos motivados por el odio racial. Tienes razón; ese tipo no trae más que problemas.

– Parece que tenía alguna cuenta que ajustar con el mundo. Y su perfil psicológico sugiere que sólo puede haber empeorado.

– ¿Entonces por qué lo dejaron salir de la cárcel?

– El sistema. Se trata de conseguir darles a todos los niños asesinos una oportunidad de volver a matar. El modo de vida americano. -Y según Trevor, él mató a Mike. ¡Joder!, no es justo. -Respiró agitadamente-. ¿Vamos a telefonear a Jane ahora mismo?

– No hasta que sepamos algo más. No la va a ayudar en nada saber lo que Grozak hizo cuando era un niño. Necesitamos actualizar la información. Y puede que sea ella la que nos ponga al día. Estoy seguro de que no está sentada de brazos cruzados, reconcomiéndose, en esa tal Pista de MacDuff.

– Venable llamó al teléfono fijo. -Bartlett estaba saliendo de la biblioteca cuando Jean y Trevor entraban por la puerta principal-. Dijo que no podía localizarte en el móvil. Y yo tampoco pude.

– Lo desconecté. Supuse que podía concederme una hora de paz -dijo Trevor-. ¿Algo importante?

– No me lo habría dicho. Pero diría que podemos presumir que considera importante todo lo que hace. -Se volvió hacia Jane-. No has cenado nada. ¿Te apetecería que te hiciera un bocadillo?

– No, no tengo hambre. -Empezó a subir las escaleras-. Me voy a acostar. ¿Al menos a uno de los dos le importaría decirme quién es Venable?

– Un hombre que comparte nuestros temores sobre Grozak -respondió Trevor-. Por desgracia, no está seguro de qué hacer al respecto.

– ¿Y tú si lo estás?

– Ni muchísimo menos. -Trevor se dirigió hacia el pasillo-. Pero es un problema que los Venable del mundo se metan en medio.

– Pues según parece le permites que tenga acceso a ti. -Jane se detuvo en el tercer escalón-. No voy a seguir quedándome fuera más tiempo, Trevor. Estoy cansada de esto. Has utilizado a Cira para desviar mi atención e impedir que me centre en Grozak, y te lo he permitido porque ella significaba mucho para mí. Te dije que unos pocos días. Y se acabó.

– Cira no era exactamente una pista falsa. -Estudió la expresión de Jane-. Pero tienes razón, esto ha durado demasiado. Tienes que empezar a confiar en mí. Me esforzaré en conseguirlo. -Sonrió-. Mañana. -Y desapareció en la biblioteca.

Tanto daba que no hubiera recogido el reto que ella le había lanzado, pensó Jane cansinamente. Tenía las emociones a flor de piel, y estaba confundida y, sí, frustrada. La noche había sido demasiado intensa, y la había sumido en un vertiginoso torbellino de tensión sexual. A duras penas había conseguido mantener la compostura en el viaje de vuelta de la Pista. Había sido consciente de todos y cada unos de los movimientos del cuerpo de Trevor mientras caminaba a su lado. Era una idiotez reaccionar de aquella manera. ¡Por Dios!, ya no era la niña inexperta que había sido cuando lo conoció.

– Puedes confiar en él, ¿sabes? -dijo Bartlett con seriedad-. Es un poco imprevisible, pero Trevor nunca me ha defraudado en los momentos importantes.

– ¿En serio? Aunque vuestra relación es notablemente diferente, ¿no es así? Buenas noches, Bartlett.

– Buenas noches-. Bartlett empezó a avanzar por el pasillo en dirección a la biblioteca-. Hasta mañana.

Sí, mañana. Lo primero que haría sería ir al estudio de Mario, y se quedaría allí unas cuantas horas, preparándose para enfrentarse a Trevor. Las horas pasadas con Mario habían sido tranquilas, y ella necesitaba aquella paz. Esa noche dormiría y borraría de su mente a Trevor, intentaría no pensar en lo mucho que había deseado tocarlo. ¡Joder!, ¿tocarlo? Habría querido arrastrarlo hasta la cama y haberse puesto tan cachonda como una maldita ninfómana. No se le ocurría un error mayor. Tenía que mantener la mente despejada, y no sabía si podría si se liaba sexualmente con Trevor. Nunca había sentido aquella clase de intensa reacción ante ningún hombre. Y los lazos entre ellos eran tan fuertes ya como lo habían sido cuatro años antes. No podía permitirse ese lujo, si quería conseguir algo más de fuerza.

Entonces tenía que olvidarse de cómo se había sentido sentada junto a él en aquella gran roca de la Pista. Tenía que concentrarse en Venable.

Trevor acababa de colgar cuando Bartlett entró en la biblioteca. Bartlett levantó las cejas.

– Ha sido rápido. ¿Debo entender que Venable estaba dramatizando?

– Puede. -Trevor arrugó la frente pensativamente-. Pero prefiero que haga un drama a que se siente sobre su culo y esté en Babia como Sabot.

– ¿Cuál era el problema?

– Quinn ha estado intentando acceder a los antecedentes de la CIA sobre Grozak. Eso hizo que Venable se pusiera nervioso. -Se encogió de hombros-. Tarde o temprano sucederá. Quinn es un agente del FBI y tiene sus contactos. Encontrará la manera de llegar a la información que quiere. Cuando ocurra, me ocuparé de él.

– ¿Y eso era todo lo que quería Venable?

Trevor negó con la cabeza.

– Me dijo que tenía un informador en Suiza, el cual le dijo que estaba pasando algo importante en Lucerna.

– ¿Cómo? ¿Grozak?

– Es algo impreciso. Pero existe la posibilidad.

Bartlett ladeó la cabeza.

– Esto te está preocupando.

– Grozak siempre me preocupa, si no estoy seguro de en donde va a dar el siguiente paso.

– Puede que el informador de Venable este equivocado.

– Y puede que esté en lo cierto. -Se recostó en la silla, intentando procesar esas posibilidades en su cabeza-. Lucerna…

– Jock se reunirá con nosotros en la fuente -dijo MacDuff mientras atravesaba el patio hacia Jane-. ¿Le parece bien?

– Ningún problema. -Ella se sentó en el borde la fuente y abrió el cuaderno de dibujo-. ¿Cuándo va a venir?

– Dentro de unos minutos. Está regando las plantas. -Arrugó la frente-. ¿Qué está haciendo?

– Haciendo un boceto de usted. Detesto perder el tiempo. -Su lápiz se movió con rapidez sobre la hoja-. Tiene una cara muy interesante. Rasgos muy marcados, excepto la boca… -Añadió unos pocos trazos a los pómulos-. Sabía que me recordaba a alguien. ¿Ha visto alguna vez el programa ese de televisión, Highlander?

– No, me ahorré ese trago.

– Se parece al actor que interpretaba al protagonista.

– ¡Oh, Dios!

– Era muy bueno. -Jane sonrió tímidamente, sin saber muy bien lo lejos que podía llevar aquello-. Y guapo, muy guapo.

MacDuff no mordió el anzuelo.

– Se suponía que era a Jock a quién tenía que dibujar.

– Estoy soltando la mano. Es como hacer estiramientos antes de correr. -Hizo una pausa-. A propósito, Trevor me llevó a la Pista anoche.

– Lo sé.

– ¿Cómo lo supo?

El hombre no respondió.

– Ah, claro, Trevor me dijo que tenía a su gente por todo el castillo. -Su mirada se centró en el dibujo-. Debe resultarle difícil tener que alquilar este lugar. Yo me crié en la calle, y allí nunca ha habido un lugar al que pudiera considerar realmente como propio. Pero anoche, durante unos minutos, pude imaginarme cómo sería eso. -Levantó la vista del cuaderno-. Creo que también le pasó a Trevor. Esa es la razón de que le guste tanto la Pista.

MacDuff se encogió de hombros.

– Entonces, debería disfrutar de ello mientras pueda. Le voy a devolver el alquiler.

– ¿Cómo?

– Como pueda.

– Pero Trevor dijo que su familia no podía permitirse no alquilar el lugar.

– Entonces esa es la manera de recuperarlo, ¿no?

– ¿Con el oro de Cira?

– El oro parece ser el objetivo de todos nosotros. ¿Por qué habría de ser diferente en mi caso?

– ¿Esa es entonces la razón de que esté preocupado por Grozak?

– ¿Qué le dijo Trevor?

– Me dijo que le preguntara a usted.

Él sonrió débilmente.

– Me alegro de que mantenga su palabra.

– Yo no. Quiero saber cómo se ha involucrado usted. ¿Es sólo por el oro?

MacDuff no respondió directamente.

– El oro debería ser suficiente para motivar a cualquier hombre, en especial a uno que necesita el dinero de manera tan desesperada como yo. -Miró más allá del hombro de Jane-. Aquí viene Jock. -Torció el gesto-. Procure evitar insultarme cuando esté delante. Será más saludable para todos.

Jane se volvió para ver al chico que se acercaba a ellos. Estaba sonriendo, y había un atisbo de entusiasmo en su expresión. ¡Por Dios, qué cara…! -Volvió automáticamente la hoja del cuaderno-. Buenos días, Jock. ¿Has dormido bien?

– No. Tuve sueños. ¿Tú tienes sueños, Jane?

– A veces. -Empezó a dibujar. ¿Sería capaz de captar la expresión de angustia que anidaba detrás de aquella sonrisa? ¿Y era eso lo que quería? La vulnerabilidad del muchacho casi se podía tocar, y reproducirla era casi una intromisión-. ¿Fueron malos sueños?

– No tan malos como antes. -El muchacho estaba mirando a MacDuff, y la devoción que apareció en su expresión hizo que Jane meneara la cabeza de asombro-. Están mejorando, señor. De verdad.

– Deberían -dijo MacDuff con brusquedad-. Ya te dije que es sólo cuestión de voluntad. Utilízala. -Se sentó en el borde de la fuente-. Ahora, para de lamentarte y deja que la mujer te dibuje.

– Sí, señor. -Jock miró a Jane-. ¿Qué hago?

– Nada. -Jane bajó la vista al cuaderno-. Actúa con naturalidad. Háblame. Háblame de tus flores.

– Buenos días -dijo Jane cuando entro en el estudio de Mario llevando una bandeja-. ¿Cómo te encuentras hoy? -Meneó la cabeza cuando vio el montón papeles que había encima de la mesa de Mario-. Diría que o te has quedado trabajando hasta tarde o has empezado temprano. Sea lo que sea, puedes parar un instante para tomarte un café y algunas tostadas.

Mario asintió con la cabeza.

– Gracias. En realidad no he dormido mucho esta noche y puede que haya tomado ya demasiado café. -Alargó la mano para coger la jarra-. Lo cual no significa que no vaya a tomar un poco más.

Jane estudió su expresión.

– Estás enfrascado.

– Vuelve a estar interesante. -Le dio un trago al café-. Hay horas en que no hay más que un doloroso descifrar, y entonces se empieza a abrir para mí. -Sonrió con entusiasmo-. Como el telón que se abre en un teatro cuando va a empezar la obra. Es algo excitante…

– Ya lo veo. -Se dirigió a su sillón del rincón y se sentó-. Pero si empiezas a hacer comparaciones con el teatro y las obras, es que has estado traduciendo demasiado a Cira.

Mario echó una ojeada a la estatua, situada al lado de la ventana.

– Nunca hay demasiado sobre Cira. -Miró la fotocopia que tenía en la mesa delante de él-. Tengo que avisar a Trevor. Creo que puedo haber encontrado una referencia a lo que está buscando.

– ¡Ah!, ¿al oro?

– Sí, algo que tiene que ver con el oro. -Arrugó el entrecejo-. No, esperaré a terminar la traducción. Tengo que volver a revisar las notas que tuve que hacer. He de asegurarme de que…

– El correo. -Trevor estaba en la entrada con un paquete pequeño y dos cartas en las manos-. Para ti, Mario. Acaba de traerlo un mensajero especial. -Se dirigió a la mesa-. ¿A quién conoces en Lucerna?

El tono de Trevor carecía de expresión, pero de repente Jane se percató de la tensión que subyacía en su comportamiento.

– ¿En Lucerna? -La mirada de Mario se centró en el correo que Trevor había colocado delante de él-. ¿Es para mí?

– Eso es lo que he dicho. -Trevor apretó los labios-. Ábrelo.

A Jane le recorrió un escalofrío. Sabía lo cuidadoso que era Trevor en todo lo relacionado con la seguridad. No le gustaba aquello. Algo pasaba.

– ¿Lo has comprobado?

– Pues claro que lo he comprobado. -En ningún momento dejó de mirar fijamente a Mario-. No contiene ninguna bomba. Ni pólvora.

– ¿Entonces por qué estás…? -Jane se interrumpió mientras observaba a Mario abrir la carta y empezar a leerla.

– O quizá sí que haya una bomba -murmuró Trevor.

Jane sabía a qué se refería. La perplejidad y el horror paralizaron la expresión de Mario mientras su mirada recorría a toda prisa la hoja.

– ¿Qué pasa, Mario?

– Todo. -Levantó la vista-. Todo. ¿Cómo pudiste hacer esto? ¿Por qué no me diste las otras cartas, Trevor?

– ¿Qué cartas? -preguntó Trevor.

– Tengo que ver la cinta. -Mario rasgó frenéticamente el envoltorio del paquete y sacó una cinta negra de VHS-. ¿Dónde hay un reproductor de vídeo?

– En la biblioteca -dijo Trevor-. Iré contigo y la pondré.

– No, iré solo -dijo Mario entrecortadamente-. No quiero tu ayuda. -Salió corriendo de la habitación.

– ¿Qué ha sucedido? -preguntó Jane mientras se levantaba.

– No lo sé, pero tengo intención de averiguarlo. -Atravesó la habitación hacia la mesa y cogió la carta.

Jane arrugó la frente.

– Eso es una violación de la intimidad.

– Denúnciame. -Trevor ya estaba leyendo la carta-. Tengo el pálpito de que de todas formas el contenido va dirigido a mí. Mario estaba… ¡Mierda! -Arrojó la carta a Jane y se dirigió a la puerta-. Léela. Hijo de puta…

Jane miró la carta.

Mario,

¿Por qué no les contestas? Te he enviado una carta tras otra y te he dicho lo que me harán, si no dejas de de hacer lo que estás haciendo. Sin duda la sangre es más importante que tu trabajo. ¿En qué demonios te has metido para provocar que estos hombres me hagan esto?

No quiero morir. Contéstales. Diles que pararás.

Tu padre,

Eduardo Donato

Luego, bajo la nota manuscrita, había unas líneas mecanografiadas.

Puesto que no estamos seguros de que haya recibido esas cartas, nuestra paciencia se está agotando y debemos mostrarles, tanto a usted como a Trevor, que hablamos muy en serio.

¡La cinta!

– ¡Joder! -Arrojó la carta sobre la mesa y salió como una exhalación de la habitación.

La puerta de la biblioteca estaba abierta, y Jane oyó el sonido de unos sollozos mientras corría por pasillo.

– ¡Oh, Dios mío!

La pantalla del televisor estaba en blanco, pero Mario estaba inclinado hacia adelante, con los hombros caídos.

– Santa María. Dios del cielo.

Trevor le había agarrado del hombro para consolarlo.

– Lo siento, Mario.

– ¡No me toques! -Mario se zafó de un tirón-. Han hecho una carnicería con él. Dejaste que lo mataran. -Las lágrimas le corrían por las mejillas-. Era un anciano. Trabajó duro toda su vida y se merecía vivir en paz. No se merecía… -Tragó con dificultad-. ¡Dios mío!, ¿qué le han hecho…? -Salió corriendo de la habitación, rozando a Jane al pasar por su lado. Jane pensó que ni siquiera la había visto.

Ella se quedó mirando fijamente la pantalla parpadeante. No quería saber la respuesta, pero tenía que preguntar.

– ¿Qué le ha ocurrido?

– Lo han decapitado.

– ¿Cómo dices? -Su mirada voló hacia la cara de Trevor-. ¿Decapitado?

– Bárbaro, ¿no es cierto? -Trevor torció los labios en una mueca-. Y han incluido todos los detalles, hasta se ve la cabeza del anciano después del hecho.

Jane sintió náuseas. Era algo más que bárbaro, era el acto de un monstruo. Pobre Mario.

– ¿Grozak?

– No en persona. El verdugo llevaba una capucha, aunque era más alto y delgado.

Jane se frotó la sien. Era difícil de comprender, cuando todo lo que podía ver era la imagen que Trevor le había descrito.

– ¿Y las… cartas?

– No hubo ninguna carta. Esa ha sido la única que Mario ha recibido desde que llegó a la Pista de MacDuff.

– ¿Entonces por qué Grozak diría…?

– Quería entorpecer nuestros planes -dijo Trevor con aspereza-. Yo necesitaba que Mario tradujera, y Grozak quería pararme o retrasarme hasta que pudiera hacer un movimiento. Si Mario pensara que he estado reteniendo las cartas del rescate de su padre en mi propio beneficio, eso funcionaría.

– ¿Decapitó a ese anciano sin darle ninguna posibilidad de rescate?

– El rescate no era el objetivo. Eso lo habría alargado demasiado, y Grozak no dispone de tanto tiempo. Necesitaba que la traducción se interrumpiera ya. Esa era la manera más rápida y eficaz de hacerlo.

– Su padre… -Jane recordó algo que Mario le había dicho el primer día de su llegada al castillo-. Pero él me contó que te había dicho que no tenía parientes cercanos. Y que ese había sido uno de los requisitos para conseguir el trabajo.

– Pues parece que me mintió. Estúpido… -Durante un instante su expresión pareció más angustiada que la de Mario-. No me dio ninguna oportunidad. Yo podría haber… -Abrió su móvil y marcó un número-. Brenner, estoy en la biblioteca. Te necesito ya. -Colgó-. -Sal de aquí, Jane.

– ¿Por qué?

– Porque en cuanto Brenner cruce esa puerta voy a empezar a rebobinar la cinta. Y no quiero que la veas.

Ella lo miró con horror.

– ¿Por qué habrías de hacer eso?

– Entre nosotros, Brenner y yo nos hemos topado con la mayoría de los sicarios con los que trataría Grozak. Si examinamos la cinta con detenimiento, puede que demos con su identidad.

– ¿Y te puedes sentar y ver…? -Conocía la respuesta. Podría hacer cualquier cosa que tuviera que hacer. Pero ver y volver a ver aquella cinta sería duro incluso para la persona más insensible-. ¿Es necesario?

– No voy a permitir que Grozak consiga lo que quiere sin que pague el precio. -Y cuando Brenner entró en la habitación, repitió cansinamente-: Sal de aquí. Si damos con algo, te lo haré saber.

Jane titubeó.

– No puedes hacer nada -dijo Trevor-. Sólo entorpecerás.

Y no quería que ella viera la cinta. ¡Por Dios!, ella tampoco quería verla. Y Trevor tenía razón: no serviría de nada. Se dio la vuelta y se dirigió a la puerta.

– Iré a ver si puedo ayudar a Mario.

El horror la hizo sentirse como atontada cuando avanzó por el pasillo y empezó a subir las escaleras. Se había enterado de que Grozak era malvado, pero aquello elevaba la maldad a un nuevo nivel. La pura frialdad calculada del acto era apabullante. ¿Qué clase de criatura era aquel sujeto?

En contra de lo que había esperado, Mario no estaba en el estudio. No, claro que no. No sería capaz de enfrentarse al trabajo que había causado la muerte de su padre. Llamó a la puerta de la habitación contigua.

– ¿Mario?

– Vete.

Estuvo tentada de hacer lo que se le decía. Mario probablemente necesitaba estar solo algún tiempo para superar la impresión.

No, no podía dejar que hiciera frente a solas a tanta impresión y horror. Abrió la puerta. Estaba sentado en un sillón, en el otro extremo de la habitación, y aunque las lágrimas habían desaparecido, su expresión era de desolación. Jane entró en la habitación.

– No me quedaré mucho tiempo. Sólo quería que sepas que estoy a tu disposición, si necesitas hablar con alguien.

– No te necesito. No os necesito a ninguno. -La miró acusadoramente-. ¿Sabías lo de las cartas?

– No hubo más cartas -dijo con delicadeza-. Grozak quería que pensaras que las había, para que dejaras de trabajar y culparas a Trevor.

Él negó con la cabeza.

– Es verdad. Grozak es un hombre terrible. Esa es la razón de que Trevor quisiera asegurarse de que no tuviera ningún blanco.

– Dejó que mataran a mi padre.

– Tú mismo me dijiste que le habías dicho a Trevor que no tenías ningún pariente cercano.

Mario apartó la vista de ella.

– No me habría dado el trabajo. Era evidente lo que quería del hombre que contratara. Y no fue exactamente una mentira. Mi madre se divorció de mi padre años antes de que muriera. Él se mudó a Lucerna, y no lo veía a menudo. -Su voz se quebró-. Pero lo quería. Debería haberme molestado en ir a verle más. Siempre estaba demasiado ocupado. -Se cubrió los ojos con una mano temblorosa-. Y dejé que Trevor lo matara.

– Grozak lo mató. Trevor ni siquiera sabía que existía.

– Las cartas.

No debía discutir con él. Estaba irritado y apenado. Y entonces se acordó de la expresión de Trevor en la biblioteca. Callarse era otorgar, y se dio cuenta de que no podía hacerle eso a Trevor.

– Escúchame. -Se arrodilló delante de él y le quitó la mano de los ojos-. Mírame. No estás siendo justo, y no permitiré que esto quede así. Creo que Grozak contaba con que culparías a Trevor. Te tendió una trampa, y has caído en ella.

Mario negó con la cabeza.

– Estás buscando a alguien a quien culpar, y Trevor es al que tienes más a mano. Pero no es cierto. Es una tragedia terrible, terrible, pero al único que hay que culpar de ella es a Grozak.

Mario la estaba mirando con una incredulidad desdeñosa.

– ¿Crees a Trevor? ¿De verdad confías en él?

Jane guardó silencio. Si le hubiera preguntado eso la noche anterior, no estaba segura de lo que le habría respondido. ¿Qué es lo que había cambiado?

La respuesta llegó con una certeza infalible. El terror y la impresión de aquel asesinato monstruoso había reducido a cenizas toda confusión y titubeo, y por primera vez desde que había visto a Trevor en el exterior de aquella residencia de Harvard, estaba reaccionando con el instinto, y no con la emoción.

– Sí -dijo lentamente-. Confío en él.

– ¿Wickman? -preguntó Trevor cuando detuvo la proyección del vídeo-. Tiene la misma estatura.

Brenner arrugó la frente.

– Estaba pensando que quizá fuera Rendle. No estoy seguro de si Wickman es tan delgado. Claro que tú te has topado con él más veces que yo, ¿no?

– Dos veces. Una en Roma, y otra vez en Copenhague. Tiene una gran seguridad. Todo en él es seguridad. La manera en que habla, en que se mueve…

– Lo recuerdo. Pero Rendle es más delgado.

– El peso puede variar. Pero es difícil cambiar tu lenguaje corporal. -Pulsó el botón del rebobinado-. Aunque puede que tengas razón. La volveremos a ver.

Brenner hizo una mueca.

– Fantástico.

Trevor sabía cómo se sentía Brenner. Había visto muchas atrocidades a lo largo de su vida, pero la visión de la perplejidad y terror de aquel anciano era suficiente para hacerlo vomitar.

– Tenemos que conseguir una pista de con quién nos las tenemos que ver.

– ¿Y eliminarlo?

Trevor asintió con la cabeza de manera cortante.

– Sobre todo si se trata de Wickman. Es bueno, y no quiero que lo suelten contra Jane o contra nadie más de aquí. -Apretó el botón, y la cara de Eduardo apareció en la pantalla-. Así que veremos este condenado vídeo hasta que nos quedemos ciegos, si es necesario. ¿Wickman o Rendle?

* * *

Capítulo 10

– Siguen en la biblioteca -le dijo Bartlett a Jane cuando se la encontró bajando las escaleras una hora más tarde-. Trevor me dijo que no te dejara entrar. No le pregunté cómo lo iba a hacer, puesto que probablemente eres mejor practicante de las artes marciales de lo que yo lo seré en toda mi vida. -Arrugó el entrecejo-. Pero pedir las cosas por favor siempre me ha funcionado. ¿Me harás el favor de no causarme una molestia innecesaria entrando ahí a la fuerza?

– Sí, no tengo ninguna necesidad de ver ese vídeo para saber a qué nos enfrentamos. Ellos mataron a mi amigo. -Se estremeció-. Pero admito que la pura crueldad de lo que le hicieron al padre de Mario resulta casi increíble. Es… una barbaridad.

Bartlett asintió con la cabeza.

– Me viene a la cabeza Atila el huno. Trevor me dijo que Grozak era un tipo despiadado, aunque uno no se hace una idea hasta…

– Necesito alquilar un avión, Bartlett. -Brenner había salido de la biblioteca y se acercaba por el pasillo hacia ellos-. Consigue un helicóptero que me lleve a Aberdeen y que tengan un reactor preparado para despegar en cuanto aterrice allí.

– De inmediato. -Bartlett se volvió hacia el teléfono situado en la mesa del vestíbulo-. ¿Adónde vas?

– A Lucerna. Trevor y yo no nos ponemos de acuerdo acerca del posible verdugo. Voy a ver si puedo husmear un poco por ahí y descartar algún candidato e intentar obtener la confirmación. -Miró a Jane-. ¿Cómo lo lleva Mario?

– Nada bien. Está desolado. ¿Qué esperabas?

– Esperaba que estuviera hecho una furia, y no derrumbado. Esperaba que estuviera de pie y peleándose conmigo para conseguir un asiento en ese avión que va a Lucerna.

– Él no es tú, Brenner. -Empezó a avanzar por el pasillo hacia la biblioteca-. Dale una oportunidad.

– Se la daré si no abre la boca para decirme que el culpable es Trevor. -Su tono era frío-. Si lo hace, ya puede echar a correr. -Se encaminó a la puerta delantera-. Trevor me dijo que antes de irme me asegurase de que la seguridad está en máxima alerta. Avísame cuando tengas el tiempo estimado de llegada del helicóptero, Bartlett.

Éste estaba hablando por teléfono y se limitó a asentir con la cabeza.

Las cosas se estaban moviendo, revolucionando. Bartlett actuaba con una eficiencia meticulosa, y Brenner había dejado de ser ya el tranquilo australiano que había conocido en el avión. Estaba impaciente, cortante como un machete y muy a la defensiva en lo tocante a su amigo. Jane comprendía su reacción; sentía aquella impaciencia y aquel impulso de entrar en acción.

La puerta de la biblioteca estaba abierta, y vio a Trevor sentado a la mesa, metiendo la cinta de vídeo en un sobre. Parecía agotado. Jamás había visto en él aquella expresión de extremado agotamiento y decepción. Jane titubeó.

– ¿Te encuentras bien?

– No. -Arrojó el sobre a un lado-. Estoy hastiado. Y me estaba preguntando por qué la raza humana no ha evolucionado a un estadio superior que nos impida producir los Grozak del mundo. -La miró-. ¿Así que Mario te ha convencido de lo desalmado hijo de puta que soy?

– No seas idiota. A veces soy blanda de corazón, pero nunca blanda de sesera. ¿Cómo se te puede culpar? Grozak mintió a Mario. -Hizo una pausa-. Y de ninguna manera serías capaz de la clase de frialdad necesaria para ignorar de forma deliberada una carta de rescate con el único fin de mantener a Mario en el trabajo. No se me pasa por la cabeza.

– ¿No lo sería? -Levantó las cejas-. ¿Estás segura?

– Sí, estoy segura. -Jane arrugó la frente-. Y no he venido aquí a defenderte de ti mismo. Acabo de terminar de intentar de hacer razonar a Mario.

– ¿Y tuviste éxito?

– No, está demasiado ocupado en intentar culpar a todos excepto a sí mismo por la muerte de su padre, lo que supongo ha de ser insoportable. -Apretó los labios-. Así que dejé de ser diplomática y paciente y le dije que tenía que enfrentarse a la verdad.

La comisura de la boca de Trevor se levantó en una ligera sonrisa.

– Bueno, eso sin duda no es ser diplomático.

– No tenía ningún derecho a culparte, por más que acabara de recibir la más increíble de las impresiones. Si necesitas que continúe con la traducción, tendrás que intentar tranquilizarlo.

– ¡Uy Dios!, creo que me estás defendiendo.

– Sencillamente no creo en la injusticia. No dejes que se te suba a la cabeza.

– Ni se me ocurriría.

– Puede que no me haya alejado completamente de Mario. Es un buen tipo, y tal vez pueda afrontar su culpa y dejar de responsabilizarte, si le damos el tiempo suficiente.

– No sé de cuánto tiempo disponemos.

– ¿A qué viene tanta prisa? -Se sentó en el sillón situado delante de la mesa-. ¿Por qué Grozak mataría a ese pobre hombre sólo por ganar tiempo?

– Grozak y yo mantenemos una especie de competición. El primero que cruce la línea de meta se lleva el premio.

Jane meneó la cabeza.

– ¿Otro de tus juegos? ¿Y en qué consiste el maldito premio?

– ¿De entrada? Un cofre lleno de oro.

– ¿De entrada? ¿Qué se supone que significa eso?

– Significa que al final el premio puede ser inmensamente más grande.

– Déjate de cripticismos y dame una respuesta directa.

– No pretendo ser críptico. -Se recostó cansinamente en su sillón-. Anoche te dije que no te iba a ocultar nada nunca más. Supongo que estoy cansado. -Metió la mano en el cajón para sacar un mapa de Estados Unidos-. ¿Quieres saber cuál es el precio? -Señaló Los Ángeles-. Este es el precio. -Señaló Chicago-. Este es el precio. -Tamborileó con el dedo índice sobre Washington, D. C.-. Y este puede ser el mayor premio de todos.

– ¿De qué estás hablando?

– El veintitrés de diciembre explotarán bombas atómicas en dos ciudades. No he podido averiguar en cuáles. Pero las cargas nucleares son importantes, y se liberará suficiente material radiactivo para matar a miles de personas.

Jane se lo quedó mirando de hito en hito, horrorizada.

– El once de septiembre -susurró.

– Tal vez peor. Depende del número de kamikazes que se hagan intervenir.

– ¿Kamikazes?

– La versión moderna del kamikaze: el terrorista suicida con bomba. La cosa no funciona tan bien ni de lejos, a menos que el hombre que hace detonar la bomba está dispuesto a firmar su sentencia de muerte.

– Espera un segundo. ¿Estás hablando de terroristas? ¿Grozak es un terrorista?

Trevor asintió con la cabeza.

– Desde 1994. Después de un período como mercenario, acabó encontrando su sitio. A lo largo de los años ha alquilado sus servicios a varios grupos terroristas por diversión y provecho. De todas formas detestaba prácticamente a todas las minorías, y eso le permitía liberar ese odio en forma de violencia y que le pagaran por ello. Actuó en Sudán, Líbano, Indonesia y Rusia, que yo sepa. Es inteligente y tiene sus contactos. Y no tiene ningún problema en dar ese paso final.

– ¿Paso final?

– Muchos terroristas llegan hasta ahí, y si el riesgo se revela excesivo, retroceden. Grozak crea su vía de escape y, pase lo que pase, va a por ello.

– Y si es tan peligroso, ¿por qué no lo ha detenido la CIA?

– Han hecho varios intentos, pero andan bastante escasos de recursos, y él no está a la cabeza de su lista de prioridades. La CIA recibe cientos de chivatazos a la semana sobre potenciales amenazas terroristas. Ya te he dicho que es un hombre inteligente. Ha dirigido sus ataques contra otros países de Europa y de Sudamérica. Nunca ha ido contra objetivos norteamericanos, ni en casa ni en el extranjero… hasta ahora.

Hasta ahora. La precisión hizo que Jane tuviera un estremecimiento.

– ¿Y por qué ahora sí?

– Creo que ha estado esperando al momento oportuno, estableciendo sus contactos. Siempre ha albergado un resentimiento contra Estados Unidos, y no había duda de que acabaría escogiéndolo como objetivo. Sólo era cuestión del cuándo.

– ¿Por qué ahora? -preguntó de nuevo.

– Todo le ha empezado a ir bien. Tiene las armas y el dinero para la operación, y lo único que necesita es el personal. -Torció los labios-. ¿O debería decir la carne de cañón? Es más adecuado. Las armas más valiosas que tiene un terrorista son los cómplices que están dispuestos a sacrificar sus vidas por la causa. Eso quedó demostrado el once de septiembre. Correrán cualquier riesgo, y después de ejecutar sus misiones no hay posibilidad de que hablen y dejen pistas importantes que conduzcan al campamento base. Pero cada vez es más difícil reclutar fanáticos que no vayan a echarse atrás en el último minuto. Como es natural, está el contingente religioso de Oriente Medio, pero la CIA los está vigilando como un halcón.

– Y también el Departamento de Seguridad Nacional.

Trevor asintió con la cabeza.

– Estoy seguro de que Grozak está preparado para tener a medio mundo tras sus huellas por el placer de ver a Estados Unidos de rodillas, pero no quiere correr riesgos adicionales.

– Es una locura. Tendría que meterse en un agujero, como Saddam Hussein.

– Su agujero estaría alicatado en oro, y es lo bastante arrogante para creer que puede esperar a que terminen de buscarlo. Sería un héroe para el mundo terrorista y le sobran apoyos.

Jane meneó la cabeza.

– Dijiste que es inteligente. Esto es una locura.

– Es inteligente. También está lleno de odio y resentimiento, y tiene un ego que lo desborda. Va a ir a por ello. Lleva años acariciando este objetivo.

– ¿Y tú cómo lo sabes?

– Estuvimos juntos en Colombia. Entonces supe que era un hijo de puta y que no sentía ningún cariño hacia Estados Unidos. Siempre estaba despotricando contra los cerdos que lo habían metido en la cárcel. No deja de ser una ironía que al meterle entre rejas por delitos motivados por el odio racial, Estados Unidos volviera todo aquel odio hacia el Gobierno en su lugar. Pero entonces yo estaba más interesado en intentar impedir que el bastardo me pasara por encima que en escuchar sus opiniones políticas. Al final, antes de abandonar Colombia, acabé rompiéndole un brazo. -Hizo una mueca-. Esa podría ser la razón de que me odie a muerte. ¿A ti que te parece?

– Diría que es factible -dijo Jane distraídamente-. ¿Y cómo supiste que Grozak estaba planeando esto?

– No conocía los detalles exactos. Lo estuve vigilando durante años, porque es un bastardo vengativo, y sabía que acabaría por ir detrás mío. Hace ocho meses empecé a recibir extraños informes sobre los movimientos de Grozak. Hace seis, localicé a un informador dentro del círculo de Grozak al que convencí para que hablara.

– ¿Convencer?

– Bueno, lo convencí a la fuerza, pero después le di dinero suficiente para que desapareciera.

A Jane le daba vueltas la cabeza, desbordaba por todo lo que él le había dicho. Era increíble. Sin embargo, tenía la terrible sensación de que era verdad.

– ¿Y qué podemos hacer para evitar que ocurra esto?

– Encontrar el oro de Cira.

– ¿Qué?

– Grozak necesita a sus terroristas suicidas. Está negociando con Thomas Reilly para que se los proporcione. ¡Coño!, puede que fuera Reilly quien primero se dirigiera a Grozak. Reilly necesitaba poder para conseguir lo que quería, y podría haber decidido manipular a Grozak para que fuera detrás del oro.

– ¿Manipular?

– Es posible, incluso probable. A Reilly le gusta quedarse en segundo plano y tirar de los hilos. Tiene un ego tremendo y le encanta demostrar lo inteligente que es. Estuvo metido de manera activa en el IRA durante años, luego diversificó sus actividades con otras organizaciones terroristas y se fue a vivir a Grecia. Entonces, hace cinco años, levantó el campamento y desapareció de la vista. Se rumoreó que había pasado a la clandestinidad en Estados Unidos.

– ¿Y cómo podría ayudar Reilly a Grozak?

– Reilly tiene un interés especial que lo hace inestimable. Era un psicólogo brillante especializado en seleccionar disidentes y niños que pudieran ser fácilmente influenciables, a los que lavaba el cerebro para conseguir que hicieran prácticamente todo lo que él quería. Los escogidos aceptaban riesgos demenciales, y en varias ocasiones fueron abatidos mientras colocaban bombas por orden de Reilly. Más tarde se rumoreó que estaba entrenando terroristas suicidas en un campamento de Alemania. Sé que en un determinado momento se dirigió a al Qaeda y que intentó llegar a un acuerdo.

Jane se puso tensa.

– ¿Con al Qaeda?

Trevor negó con la cabeza.

– No, nos están metidos en esto. A al Qaeda no le gusta tratar con los infieles. Hace años, cuando Reilly les ofreció sus servicios, no lo recibieron con los brazos abiertos. Y ahora mismo Grozak no quiere pactar con al Qaeda; eso haría saltar todas las alertas y se le verían las intenciones. Está más interesado en otra actividad suplementaria que Reilly ha estado explorando. Se rumorea que Reilly ha reclutado a un equipo de exsoldados norteamericanos resentidos con Estados Unidos y que los ha estado entrenando.

– Querrás decir lavándoles el cerebro.

– Exacto. El potencial es muy atractivo para Grozak. Norteamericanos, con papeles y antecedentes norteamericanos, que están dispuestos a suicidarse para vengarse de su país.

– No me puedo creer que lo hicieran.

– Yo tenía mis dudas. Reilly me envió un fragmento de película de uno de esos soldados haciéndose volar en pedazos delante de la embajada de Estados Unidos en Nairobi. -Apretó los labios-. Se aseguró de que el chico no se acercara demasiado a la embajada y de que no tuviera suficiente potencia de fuego para ocasionar ningún daño y meter a Reilly en problemas. Después de todo, era sólo una demostración comercial.

– ¿Y Reilly te la envió a ti?

– Quería que supiera cuánto poder tenía. No confía en que Grozak sea capaz de cumplir. Me dijo que si yo daba con el oro de Cira, cancelaría el acuerdo con Grozak. Incluso me ayudaría a atrapar a Grozak.

Jane se lo quedó mirando perpleja.

– No tienes el oro de Cira. Y de todas formas, ¿qué más le daría a un canalla como ese?

– Hasta los canallas tienen su punto débil. Es coleccionista de antigüedades y siente una verdadera pasión por cualquier cosa relacionada con Herculano. Me he encontrado con él varias veces a lo largo de los años, cuando yo andaba intentando adquirir objetos robados. Compré la estatua de Cira antes de que él pudiera ponerle las manos encima, y eso lo enfureció. Probablemente sabe más sobre Herculano que la mayoría de los profesores universitarios. Ha adquirido cartas antiguas, cuadernos de bitácora, documentos y catálogos de provisiones. Cualquier cosa que le proporcionara conocimiento sobre la vida de Herculano. Su colección ha de ser increíble. Siente verdadera pasión por las monedas antiguas. Se dejaría arrancar los colmillos por el oro del túnel de Precebio.

– ¿Y tú cómo sabes todo eso?

– Conseguí que Dupoi me hiciera una relación de la gente con la que se había puesto en contacto para vender los pergaminos. Me dijo que Reilly era casi el número uno de la lista de la gente que él sabía estaría interesada. No se lo dijo a Grozak; éste estaba en un segundo escalón de contactos. -Hizo una pausa-. Para sorpresa de Dupoi, Reilly no hizo ninguna oferta. Pero Grozak se dirigió a Dupoi casi inmediatamente después de que se hubiera puesto en contacto con Reilly, y empezado las negociaciones.

– ¿Reilly envió a Grozak?

– Eso es lo que creo. Y no me lo esperaba. Que Reilly estuviera en el bando de Grozak hizo que me pusiera muy nervioso. Grozak no tenía importancia, siempre que no pudiera hacer un paquete con todo. Reilly podía suministrarle los eslabones que le faltaban.

– ¡Joder!

– De acuerdo con lo que Reilly me contó más tarde, iba a suministrarle a Grozak los conductores suicidas para los camiones a cambio del oro de Cira. Le dije a Reilly que Grozak no tenía ninguna maldita posibilidad de dar con él, y acordamos que le daría el oro, si anulaba el acuerdo con Grozak.

Jane meneó la cabeza con incredulidad.

– Tanto el uno como el otro estáis locos. Ninguno de los dos lo tenéis.

– Pero le dije que sabía donde estaba, que la localización estaba en los pergaminos a los que Grozak no había conseguido echar el guante.

– ¿Y te creyó?

– Soy un jugador de póquer bastante bueno. Me dio de plazo hasta el veintidós de diciembre para cumplir, siempre que diera con todo lo que él quería. Después de esa fecha, cumplirá el acuerdo con Grozak. ¿Y quién sabe? Puede que no sea un farol. Por eso quería que Mario terminara de traducir ese pergamino de Cira.

– ¿Y si ahora no lo termina?

– Entonces conseguiré a otro traductor.

– Podría ser que no hubiera ninguna pista acerca de la ubicación del oro.

– Es cierto. Pero al menos, eso me da tiempo para discurrir qué otra cosa hacer.

– No puedes correr riesgos con un desastre potencial como este. Tenemos que notificárselo a las autoridades.

Trevor cogió el teléfono y se lo entregó.

– El número está en la agenda. Cari Venable, agente especial de la CIA. Si lo vas a llamar, podrías contarle lo de Eduardo Donato. Todavía no se me ha presentado la ocasión de hacerlo.

Jane se quedó mirando el teléfono de hito en hito.

– Venable. ¿Estás trabajando con la CIA?

– Todo lo que puedo. Al parecer hay una ruptura en la cadena de mando. Sabot es el superior de Venable, y no está de acuerdo en que Grozak sea una amenaza. Cree que Grozak es un actor de poca monta que no está interesado en Estados Unidos como objetivo y que no es capaz de una operación de esta envergadura. -Hizo una mueca-. Y tanto Grozak como Reilly han creado una situación como la de Pedro y el lobo que está impidiendo que Sabot crea que se va a producir el ataque.

– ¿Pedro y el lobo?

– A lo largo del último año la CIA, el FBI, y el Departamento de Seguridad Nacional han estado recibiendo filtraciones que alertaban de los ataques de Grozak a lugares concretos. Todos dieron la alarma, enviaron equipos y no ocurrió nada. Excepto que volvieron hechos unas furias y con un palmo de narices. Sabot no está dispuesto a volver a hacer el idiota. Cree que es sólo otra amenaza.

– Él mismo gritó: «que viene el lobo…»

– Exacto. Y Reilly ha estado ilocalizable durante años; ni siquiera hay pruebas de que siga vivo. -Torció el gesto-. Excepto mi palabra acerca de nuestra conversación, y yo no soy exactamente un personaje de confianza.

– ¿Y Venable?

– Es un tipo nervioso, y no quiere que lo citen ante un comité del Congreso para responder preguntas después de un ataque. Prefiere cubrirse las espaldas. Sabot le está dando una autoridad limitada para salvar su propio culo si algo sale mal. ¡Por Dios!, odio a los burócratas.

– ¿Y Reilly no puede ser localizado?

– Todavía no. He enviado varias veces a Brenner a Estados Unidos para intentar conseguir alguna noticia sobre él. La noticia es que puede estar en el Noroeste. Brenner siguió dos pistas falsas, aunque cree que ahora puede estar detrás de algo.

– Hay que encontrarlo.

– Hago todo lo que puedo, Jane. Lo encontraré. A la tercera va la vencida. Aunque sea con suerte.

– ¿Suerte?

– Lo siento. Pero soy como soy. Te aseguro que esta vez no lo estoy fiando a la casualidad. -Hizo una mueca-. Y aunque vaya contra mis principios renunciar a ese oro, lo haré si puedo localizar el cofre.

– Es una posibilidad muy remota. -Jane puso ceño-. Y no me puedo creer que Grozak retrasaría su movimiento por correr el albur de conseguir el apoyo de Reilly.

– O Reilly o un retraso indefinido, y tras de todos estos años a Grozak le consume la impaciencia. Quiere que se le considere el cerebro que tiene el poder para conmocionar al mundo.

– Pero las posibilidades de que aparezca el oro son muy exiguas.

– Grozak no lo sabe. -Metió la mano en el cajón del escritorio y sacó una bolsa de terciopelo-. Está convencido de que está en el buen camino. -Lanzó la bolsa a Jane-. Le envié esto a Dupoi con los pergaminos, y le pedí que hiciera un cálculo aproximado de la antigüedad y el valor.

Jane abrió lentamente la bolsa y vertió el contenido en la palma de su mano. Cuatro monedas de oro. Su mirada voló hacia la cara de Trevor.

– ¿Encontraste el cofre?

Él negó con la cabeza.

– No, pero pude localizar estas monedas antiguas, y las compré. Supuse que serían un buen señuelo.

Jane contempló maravillada la cara grabada de las monedas.

– ¿Estás seguro de que son de la época de Cira?

– La efigie de las monedas es de Vespasiano Augusto, el emperador en tiempos de la erupción. Dupoi las examinó y las dató aproximadamente en el 78 d. de C. El volcán entró en erupción el 79 d. de C. -Y añadió-: Dupoi las autentificó como procedentes de Herculano. Me preguntó dónde las había encontrado y si había alguna más. Entonces le conté lo del cofre.

– ¿Qué? -Aquello dio en el blanco-. Una trampa. Le proporcionaste deliberadamente la información. Sabías que Dupoi te traicionaría con Grozak.

Trevor se encogió de hombros.

– Había bastantes posibilidades. Se rumoreaba que Grozak intentaba encontrar todos y cada uno de los objetos relaciones con Herculano. Y estaba buscando especialmente aquellos relacionados con Cira. Hubo muchísimos rumores sobre la cortesana después de que la historia se hiciera pública hace cuatro años, aunque no era capaz de imaginar el motivo que despertaba el interés de Grozak, dado que él no era coleccionista. No tenía ni idea que se había echado un socio.

– Reilly.

Trevor asintió con la cabeza.

– Era solo una suposición, pero lo suficiente para que me hiciera pensar.

– Y cuando recuperaste los pergaminos y las monedas de Dupoi, Grozak tuvo que perseguirte para conseguir lo que quería. Habías puesto a Dupoi como señuelo y para que autentificara el hallazgo. Y eso es lo que habías planeado. -Meneo la cabeza-. Eres un taimado hijo de puta.

– Pero esta vez estoy en el lado de los ángeles. Eso debería alegrarte.

– Estoy demasiado asustada para alegrarme por nada de esto. -Se estremeció-. ¿Y entonces acudiste a la CIA?

– No de inmediato. -Hizo una mueca-. Tenía un problema con toda esta gilipollez del sacrificio. Decidí hacer algunas comprobaciones y un poco de introspección. Existía la posibilidad de que esta vez Grozak tampoco ejecutara su numerito. Pero entonces apareció Reilly, amenazando en un segundo plano, y supe que podía ocurrir. -Se encogió de hombros-. La oportunidad parecía demasiado buena para no aprovecharla. Podría deshacerme de Grozak antes de que él encontrara la manera de quitarme de en medio. Y podía salvar al mundo. -Sonrió-. Y si jugaba bien mis cartas, aun cabía la posibilidad de que acabara haciéndome con el oro. ¿Cómo podía resistirme?

– Claro, cómo ibas a hacer tal cosa -murmuró Jane. Estaba mirando fijamente el sobre que contenía la cinta de vídeo-. El acto de funambulismo definitivo.

La sonrisa de Trevor se desvaneció.

– Pero no quería que te vieras involucrada. Créeme, si hubiera podido encontrar la manera de encerrarte en un convento hasta que todo esto hubiera acabado, lo habría hecho.

– ¿En un convento?

– Un poco exagerado, ya lo sé. Pero, por si no lo habías notado, en lo concerniente a tu persona soy un celoso hijo de puta.

– Nadie me va a encerrar en ninguna parte. -Levantó la vista del sobre-. Y no voy a permitir que lo que le ocurrió al padre de Mario le ocurra a Eve o a Joe.

– Lo primero que hice cuando pensé que había alguna posibilidad de peligro para ti, fue pedirle a Venable que les pusiera protección a los dos las veinticuatro horas del día.

– Pero no pareces impresionado por la eficiencia de la CIA.

– Le dije que si les ocurría algo, dejaría a la CIA fuera de combate. Como ya te he dicho, Venable es un hombre nervioso.

– Voy a avisarles de todos modos.

– Como quieras.

A Jane le vino otra cosa a la cabeza

– ¿Cómo lo van a hacer? ¿Cuáles son los objetivos concretos?

– Lo ignoro. Ya tuve mucha suerte al conseguir toda la información que conseguí. Dudo que alguien excepto Grozak conozca los detalles. -Trevor cogió el teléfono que le devolvió Jane-. Si no vas a llamar a Venable, entonces debería hacerlo yo. No quiero que sus hombres se interpongan en el camino de Brenner cuando llegue a Lucerna.

– Brenner me dijo que creías saber quién es el asesino.

– Ralph Wickman. Brenner cree que es Tom Rendle. Podría equivocarme, pero no lo creo. Brenner va a husmear un poco por ahí, a ver si puede encontrar a alguien que tenga alguna idea de su próximo movimiento.

– ¿Alguna esperanza?

– Muy pocas. Pero explorar las posibilidades no hace daño. Si Wickman está trabajando para Grozak, tendremos que vigilarlo.

Jane se estremeció.

– Debe de ser un hombre horrible.

– Sí. Pero no más horrible que el hombre que lo contrató. -Metió la mano en el cajón de la mesa y sacó dos fotos. Arrojó una delante de ella-. Este es Grozak. -La cara de la foto era la de un hombre de unos cuarenta años, no mal parecido, aunque no había nada extraordinario en él-. Si Grozak tuviera que hacer el trabajo él mismo, habría blandido esa espada sin ningún reparo. Y lo habría disfrutado. -Arrojó la otra foto sobre la mesa-. Thomas Reilly. -Reilly era mayor, de unos cincuenta y tantos años, y sus rasgos eran casi aristocráticos, con unos huesos finos, nariz larga y labios delgados y bien delineados-. Y a su manera, Reilly hace que, en comparación, Grozak parezca angelical. -Sacó su teléfono-. ¿Quieres hablar con Venable?

Jane se levantó.

– ¿Por qué habría de hacerlo?

– Para comprobar si te he dicho la verdad.

– Me has dicho la verdad.

– ¿Cómo lo sabes?

Jane esbozó una leve sonrisa.

– Porque me prometiste que nunca me mentirías.

– ¡Uy Dios!, creo que hemos logrado un gran avance.

– Y si quisieras engañar a Venable, serías capaz de hacerlo sin ningún problema. Te he visto actuar.

– Ya lo estás estropeando.

– Sobrellévalo como puedas. -Jane hizo una pausa-. ¿Quién sabe lo de Venable?

– Nadie excepto Bartlett, Brenner y MacDuff. ¿Crees que permitiría que el mundo entero se enterase de que estoy tratando con la CIA? Cuanta más gente lo sepa, mayor es el riesgo de que haya filtraciones.

– Bueno, Eve y Joe van a saberlo.

– Deberán ser absolutamente discretos al respecto.

– Sabes que lo serán. -Ella se dirigió a la puerta-. Haz tu llamada. Tengo que volver con Mario.

– ¿Por qué?

– Porque no le voy a permitir que te culpe, se encoja como una pelota y deje fuera al resto del mundo. Es muy importante que termine de traducir esos pergaminos. Y me voy a asegurar de que lo haga.

Trevor levantó las cejas.

– ¡Cuánta determinación!

– Tienes toda la razón. -Lo miró a los ojos cuando abrió la puerta-. Soy norteamericana, Trevor. Y ningún hijo de puta va a hacer volar ninguna ciudad, pueblo o enlace ferroviario de mierda de mi país. No, si puedo evitarlo. Tú juega todo lo que quieras, siempre que no interfiera con eso. Pero esto no es ningún juego para mí. Grozak va a ser derrotado.

– Te dije que no quería que estuvieras aquí -dijo Mario cuando Jane entró en su habitación-. No tienes corazón.

– Pero tengo cerebro y lo estoy utilizando. Lo cual es muchísimo mejor que lo que estás haciendo tú. -Se sentó en el sillón que había enfrente de él-. Me gustaría ser amable y paciente contigo, pero no hay tiempo. No puedo permitir que sigas sintiendo lástima por ti. Hay mucho trabajo que hacer.

– Ya no trabajo para Trevor.

– De acuerdo, entonces trabaja para ti. No permitas que ese bastardo escape con lo que le hizo a tu padre.

– Fue culpa de Trevor.

Jane estudió su expresión.

– Eso no es lo que crees. -Y añadió deliberadamente-: Y no crees que el responsable sea el hombre que decapitó a tu padre.

– Por supuesto que sí.

– No. -Tenía que decírselo. Cruel o no, había que decirlo o Mario seguiría escondiéndose de la verdad-. Crees que fue culpa tuya. Crees que nunca deberías haber aceptado el trabajo. O que de haberlo hecho, deberías haberle hablado de tu padre a Trevor.

– ¡No!

– Quizá sea verdad, pero tendrás que decidirlo por ti mismo. ¿Pensaste que tu padre no correría peligro, pero estabas engañándote? No lo sé. Lo único que sé es que el hombre está muerto, y que deberías estar dispuesto a vengarlo, en lugar de estar culpando a cualquiera que tengas a mano, incluido tú.

– Sal de aquí. -Su voz se quebró-. No son más que mentiras.

– Es la verdad. -Jane se levantó-. Y creía que eras lo bastante hombre para enfrentarte a ello. Voy a ir a la habitación contigua a sentarme en mi rincón para contemplar la estatua de Cira y esperar a que vayas y empieces a trabajar de nuevo.

– No iré.

– Irás. Irás porque es la única cosa buena que tienes que hacer. No hay muchas cosas buenas en todo este lío, pero tienes la oportunidad de hacer una de ellas. -Empezó a dirigirse hacia la puerta-. Si encuentras lo que está buscando Trevor, los asesinos que mataron a ese pobre anciano indefenso no se saldrán con la suya.

– Mentiras…

Jane abrió la puerta.

– Te estaré esperando.

Seguía sentada en el sillón del rincón cuando Mario abrió la puerta cuatro horas más tarde.

Él se paró en la entrada.

– No te rindes, ¿verdad?

– No, cuando lo que anda en juego es importante. Y esto no podría serlo más.

– ¿Por qué? ¿Para qué Trevor consiga lo que quiere?

– En este caso lo que Trevor quiere es lo que deberíamos querer todos. -Hizo una pausa-. Y es importante que veas las cosas con claridad por ti mismo. Aunque duela.

– ¡Oh!, claro que duele. -Se dirigió hacia ella-. ¡Maldita seas, Jane! -Mientras se acercaba a ella, Jane se dio cuenta de que sus ojos negros brillaban a causa de las lágrimas-. ¡Maldita seas! -Cayó de rodillas delante del sillón y enterró la cara en el regazo de Jane-. No te lo voy a perdonar jamás.

– No importa. -Le acarició el pelo con dulzura. Sintió una dolorosa ternura maternal-. Todo irá bien, Mario.

– No, no lo irá. -Levantó la cabeza, y la desolación reflejada en su expresión hizo que Jane sintiera una profunda compasión-. Porque estoy mintiendo. No es a ti a quién no voy a perdonar. Yo… yo lo maté, Jane.

– No, no lo hiciste. Grozak lo mató.

– Debería haber… Trevor me dijo que existía un peligro, aunque no creí que afectara a nadie excepto a mí. Fui un egoísta. No quise creerlo. No podía imaginarme que alguien hiciera algo así. -Las lágrimas resbalaban por sus mejillas-. Y no he sido yo quien ha pagado el precio. Fui un idiota y debería haber…

– Chis. -Jane le puso los dedos en los labios-. Cometiste un error, y tendrás que sobrellevarlo como puedas. Pero la culpa es de Grozak, y eso también tienes que aceptarlo.

– Es difícil. -Se sentó sobre los talones y cerró los ojos con fuerza-. Debería ser crucificado.

Jane pensó que ya estaba siendo crucificado. Se estaba culpando con el mismo apasionamiento con el qué antes había culpado a Trevor.

– Entonces, ocúpate. Échalo de tu mente. Yo también me sentí culpable cuando mi amigo Mike fue asesinado. Repasé una y otra vez todas las situaciones en las que podría haber actuado de otra manera y que hubieran podido haberle salvado. Pero al final tienes que aparcar todos esos pensamientos y seguir con la vida. A veces volverán sigilosamente en mitad de la noche, pero lo único que puedes hacer es aguantar y aprender la lección.

Mario abrió los ojos.

– Me estoy comportando como un niño. No te mereces esto. -Se obligó a sonreír-. Pero me alegro de que estés aquí.

– Y yo también.

Mario meneó la cabeza como para despejarse y se levantó.

– Ahora sal de aquí. Tengo que volver a mi habitación y darme una ducha. -Torció los labios en una mueca-. ¿No es extraño cómo el instinto nos dice que si limpiamos nuestros cuerpos, de alguna manera limpiaremos nuestra alma?

– ¿Quieres que vuelva?

– No enseguida. Bajaré más tarde a hablar con Trevor. -Dirigió la mirada hacia la mesa-. Pero tengo que volver al trabajo. No va a ser fácil. No dejaré de recordar por qué… Puede que sólo sea capaz de traducir unos cuantos renglones, pero será un comienzo. ¿Cuál es tu dicho favorito? ¿El de volver a subirte al caballo que te ha tirado?

Jane asintió con la cabeza.

– Es un buen dicho. -Mario se alejó-. Me siento como si el caballo me hubiera roto todos los huesos. Pero no lo hizo, y no lo hará. Quizás el corazón. Pero los corazones se curan, ¿verdad?

– Eso tengo entendido.

Mario volvió a dirigir la mirada hacia ella.

– De toda esa sabiduría que has estado prodigando, ¿a qué no sabes qué ha sido lo más importante? Que estoy seguro de que no eres italiana.

Era casi un chiste, a Dios gracias. El dolor seguía allí, pero su desolación ya no era tan abrumadora. Jane sonrió.

– Soy consciente de que es un gran inconveniente.

– Sí, lo es, aunque eres lo bastante extraordinaria para superarlo. -Hizo una pausa antes de añadir-. Gracias, Jane.

Mario no espero a que le respondiera antes de salir de la habitación.

Jane se levantó lentamente. Había conseguido de Mario lo que necesitaba, pero había sido una experiencia dolorosa para ambos. Y había visto algo en Mario en los últimos minutos que la había sorprendido. Fue como si hubiera sido testigo de un renacimiento o una maduración o…

No lo sabía. Podían ser imaginaciones nacidas del estado emocional por el que ambos habían pasado ese día. Los cambios de personalidad rara vez se producían con tanta rapidez.

Pero los cambios rara vez comenzaban a causa de una impresión o el horror.

¿Acaso no había ella aclarado también su actitud hacia Trevor a causa de aquel horror? La vida a su alrededor estaba cambiando, moviéndose mientras Grozak y Reilly tiraban de los hilos.

Aquello tenía que parar.

* * *

Capítulo 11

– ¿Cómo está? -preguntó Trevor cuando Jane entró en la biblioteca diez minutos más tarde-. ¿Sigue odiándome a muerte?

– No. -Jane hizo una mueca-. Ahora se odia a sí mismo. Pero va a darte lo que quieres. Se va a poner a traducir de nuevo esta noche.

– Debes de haberlo hechizado.

Ella negó con la cabeza.

– Le dije la verdad, aunque de todas maneras creo que habría llegado a ella por sí mismo, de haberle dado un poco más de tiempo. Creo que vas a descubrir que… ha cambiado.

– ¿En qué sentido?

Jane se encogió de hombros.

– No estoy segura. Pero no creo que vuelva a sentir la tentación de llamarlo «buen chico» nunca más. Juzga por ti mismo. Luego bajará a hablar contigo. -Cambió de tema-. ¿Averiguaste algo sobre Wickman con Venable?

– Volverá a llamarme. Envió a un hombre para hablar con la hermana de Eduardo Donato, y ésta le dijo que no lo había visto desde ayer por la mañana. Eduardo la llamó y le dijo que iba a aceptar un trabajo como guía para un turista que había conocido en una cafetería.

– ¿Le dijo como se llamaba?

Trevor negó con la cabeza.

– Según parece, le interrumpieron en mitad de la conversación y colgó rápidamente.

– ¿Nos puede proporcionar Venable una foto de Wickman?

– A su debido tiempo. Hasta el momento no ha podido reunir ningún dato. Wickman parece el hombre invisible. Pero haré que Brenner se centre en la cafetería, a ver si puede conseguirnos una descripción por alguno de los camareros.

Jane seguía inmóvil.

– Puedo hacer algo mejor que eso.

Trevor lo entendió enseguida.

– No. Y no sólo no, sino mil veces no.

– Si puedo obtener una buena descripción, puedo hacer un retrato robot. Puesto que nunca he visto a Wickman, el dibujo te podría decir lo que quieres saber sin ninguna duda.

– Entonces haré que Brenner haga las preguntas y te cuente las respuestas por teléfono.

– Así no da resultado. Tengo que enseñar el dibujo al testigo mientras lo hago para obtener confirmación de los rasgos. -Apretó los labios-. Y no me voy a quedar aquí sentada, esperando a que Brenner pierda el tiempo intentando precisar la identificación, cuando yo lo puedo hacer más deprisa.

– No es seguro para ti que vayas de aquí para allá en Lucerna. Allí no te puedo mantener a salvo.

– No me voy a recorrer toda Lucerna. Voy a ir a un café, y presumiblemente harás que Brenner esté allí para que me reciba en el aeropuerto. ¿Puedes conseguir un helicóptero y un avión privado en Aberdeen pilotado por alguien de tu confianza?

– Podría. Pero no lo haré.

– Sí, lo harás. Porque sabes que voy a ir de todas maneras. -Giró sobre sus talones-. Subiré a preparar un neceser y mi cuaderno de dibujo.

– ¿Qué parte del no no has entendido?

– La parte en la que me das órdenes que contradicen el sentido común. Llama a Brenner y dile que voy a ir, o encontraré la manera de llegar a ese café por mis propios medios.

Mario se encontró con Jane cuando ésta salía de su dormitorio y se dirigía a las escaleras. Arrugó la frente cuando la vio con el neceser que llevaba en la mano.

– ¿Adónde vas?

– Tengo que hacer un trabajo. Estaré de vuelta esta noche o mañana.

– ¿Qué clase de trabajo?

Jane guardó silencio durante un instante, no sabiendo cómo aceptaría Mario la verdad.

– Voy a Lucerna a intentar hacer un dibujo del asesino de tu padre, si es que puedo conseguir una buena descripción.

– ¿Es eso posible?

Jane asintió con la cabeza.

– Soy bastante buena. Tengo una habilidad especial para eso.

– ¿Es que lo vio alguien?

– Creemos que hay bastantes posibilidades. A tu padre lo conocían bastante en la cafetería y…

Mario se dio la vuelta para dirigirse a su habitación.

– Voy contigo.

– No.

– Tiene que ser peligroso. ¿Y si él sigue por allí? No voy a dejar que corras ningún riesgo. Mi padre fue asesinado y no hizo…

– No, eres más valioso aquí. -Mario empezó a protestar, y Jane se apresuró a decir-: No te necesito. Voy a tener a Brenner para ayudarme.

Mario no dijo nada durante un momento antes de que sus labios se torcieran en una triste sonrisa.

– Entonces, supongo que no me necesitas. No te serviría de mucho, ¿verdad? Se me da mejor tratar con los libros que con el mundo real. Nunca fui consciente de que alguna vez tendría que saber cómo combatir a la gente como Grozak. -Hizo una pausa-. ¿Estás segura de que estarás a salvo con Brenner?

– Estoy segura. Adiós, Mario. -Bajó corriendo los escalones antes de que él pudiera protestar de nuevo. Trevor estaba parado en la puerta delantera-. ¿Has telefoneado a Brenner?

– Sí, y voy a ir contigo yo mismo. -Abrió la puerta para que pasara Jane-. Bartlett está encargándose del helicóptero. Aterrizará dentro de cinco minutos

– No.

– ¿Cómo dices?

– No. -Jane le repitió sus propias palabras-: ¿Qué parte de esa palabra no entiendes? No vas a venir conmigo. No tienes otro cometido que protegerme, y de eso ya se encarga Brenner. Me dijiste que una de tus misiones aquí, en la Pista, era vigilar a Mario. Ahora eso es más importante que nunca.

– ¿Y qué hay de vigilarte a ti?

– Grozak parece haber cambiado de objetivos y se está centrando en Mario. Cuanto más motivo para mantenerlo a salvo. -Vio que Trevor apretaba los labios y añadió con fiereza-: Convencí a Mario para que volviera al trabajo y no voy a permitir que eches a perder eso. Es importante que acabe de traducir ese pergamino cuanto antes. Alguien tiene que estar aquí para animarlo y reforzarlo. Y ese alguien tiene que ser o tú o yo. Y yo me voy a Lucerna. -Abrió la puerta-. No intentes detenerme, Trevor.

– Ni se me ocurriría -respondió él sarcásticamente-. Probablemente me echarías a empujones del helicóptero.

– Exacto.

– Y ni en sueños intentaría sofocar ese fuego que parezco haber iniciado.

– No podrías. -Lo miró a los ojos-. Naciste en Johannesburgo y te has pasado dando tumbos de aquí para allá la mayor parte de tu vida. No sé si te consideras un ciudadano del mundo o un hombre sin patria. Pues bien, yo sí tengo patria, y protejo lo que es mío. Así que tienes toda la razón cuando dices que estoy que ardo. Haremos todo lo que podamos para que alejar a Grozak de mi gente, con independencia de quién esté en peligro.

– ¡Dios mío, una patriota!

– No me avergüenzo de ello. Puedes burlarte, si te complace.

– No me estoy burlando. Siento envidia. -Se apartó-. Adelante. Sube a ese helicóptero antes de que empiece a recordar el vídeo de Eduardo Donato. Cuidaré de Mario.

Minutos después Trevor observaba despegar al helicóptero, que se dirigió hacia el Este en dirección al mar. Apretó los puños. ¡Joder!, le entraron ganas de llamar al piloto, Cookson, y decirle que la trajera de vuelta. En su lugar llamó a Brenner.

– Va hacia allí. Cookson acaba de despegar. La quiero de vuelta aquí dentro de veinticuatro horas. Si le ocurre algo, te corto los huevos.

– Puedes intentarlo. -Brenner hizo una pausa-. La mantendré a salvo, Trevor.

– Si es que te deja. Es como un polvorín y lleva la bandera llena de estrellas. [1]

– Menuda mezcla -dijo Brenner-. Puede que sean unas veinticuatro horas interesantes. -Colgó.

¿Interesantes? Trevor observó el helicóptero mientras éste se alejaba en el horizonte. Aquella no era la palabra que él hubiera utilizado. Iban a ser…

– ¿Se ha ido?

Trevor se volvió y vio a Mario parado detrás de él, mirando fijamente el helicóptero.

Trevor asintió de manera cortante con la cabeza.

– Volverá en cuanto haga el dibujo.

– Quise ir con ella.

– Yo también. No lo consintió.

Mario mostró una leve sonrisa.

– Es una mujer muy fuerte. -Su sonrisa se desvaneció-. ¿Han encontrado ya a mí padre?

– No.

Mario se estremeció.

– Odio la idea de que su cuerpo haya sido tirado por ahí sin ningún respecto por… -Respiró hondo-. ¿Has enseñado el vídeo a la policía?

– No, pero lo voy a enviar a las autoridades inmediatamente. -Miró al muchacho a los ojos-. Si sigues sin confiar en mí, dejaré que hables con ellos, si quieres.

Mario negó con la cabeza.

– No tengo nada que hablar con ellos. -Y añadió con poca fluidez-. Lamento que… No debería haber creído a ese cerdo cuando escribió que tú… No, no le creí. En realidad no. Es que sencillamente no podía aceptar que yo…

– Olvídalo. Es comprensible.

– No puedo olvidarlo. Me oculté la verdad porque no era la que yo deseaba. Me encerré en mi capullo, como he hecho siempre. -Apretó los labios-. No puedo seguir haciendo eso.

Trevor lo miró de hito en hito con la frente arrugada.

– ¿Lleva esto a alguna parte?

– Sí. Jane no me dejó ir con ella, porque sabía que estaría más segura con Brenner. -Puso ceño-. No estoy preparado para la vida fuera de mi torre de marfil. Esto tiene que cambiar. No seguiré siendo un títere impotente con la cabeza metida en la tierra.

– No eres ningún títere.

– Grozak cree que sí. Mató a mi padre para obligarme a hacer lo que él quería. Y si puede, matará a Jane, ¿no es así?

– Preferiría cogerla viva. Pero, ¡joder, sí!, si conviniera a sus intereses, no dudaría en matarla.

– ¿Ves?, tengo que hacer esas preguntas que debería haber hecho cuando llegué aquí. No quería saber nada que pudiera hacerme sentir incómodo y apartarme de mi trabajo. -Meneó la cabeza-. Qué idiota fui…

– No necesitabas saber. Tu trabajo consistía en traducir esos pergaminos. El mío era protegerte.

– Y ahora tengo otro trabajo. No protegí a mi padre, pero puedo vengarlo.

– No, de eso nos ocuparemos nosotros.

Mario sonrió con tristeza.

– Porque crees que no soy lo bastante hombre para hacerlo por mí mismo. Te lo demostraré. Puedo parecer un inútil, pero no tengo miedo.

– Pues deberías tenerlo, ¡joder! -Trevor arrugó el entrecejo-. Si quieres vengarte, traduce ese pergamino.

– Lo haré. Eso no hace falta ni decirlo. Pero la rapidez con que lo haga depende de ti.

– ¿Percibo cierto tufo a chantaje?

– Es sólo un trato. Hay cosas que he de saber.

– ¿Cómo cuales?

– No sé nada de armas. Estoy seguro de que podrías enseñarme.

– Mario…

– Pistolas. Eso no debería de llevar mucho tiempo.

Trevor lo estudió. Jane tenía razón. Mario estaba cambiando, madurando, endureciéndose a ojos vista.

– Lo dices en serio.

– Y debería saber algo de defensa personal.

– No tengo tiempo para dirigir un curso de… -Se detuvo cuando le vio apretar las mandíbulas con determinación. ¡Ah, qué diablos! No podía discutirle los motivos al muchacho; él habría hecho lo mismo en idénticas circunstancias. Pero aquellas circunstancias nunca habían existido para él. No podía recordar ninguna ocasión en que de una u otra manera no hubiera estado luchando por sobrevivir. Las torres de marfil eran el material del que estaban hechos los mitos-. De acuerdo, dos horas al día. Instalaremos un campo de tiro en la Pista. El resto del tiempo estarás trabajando en los pergaminos. -Levantó la mano cuando Mario abrió los labios-. Y MacDuff me debe un favor. Le pediré que te enseñe algunas llaves de kárate. Eso es todo, Mario.

– ¿Empezamos hoy?

– De acuerdo, hoy.

– Es suficiente… por ahora. -Mario añadió-: Sólo una cosa más.

– Estás presionando mucho.

– Es algo que tengo derecho a saber. Es lo que debería haber preguntado en un principio. ¿Por qué persigue Grozak los pergaminos? ¿Por qué mató a mi padre?

Trevor asintió con la cabeza. El chico era muy imprevisible para contárselo todo, pero se merecía saber lo esencial.

– Tienes razón. No es justo que tenga secretos contigo. -Se volvió hacia la puerta de entrada-. Vamos, vayamos a la biblioteca y tomemos una copa. Puede que lo necesites; es una historia asquerosa.

– Tienes inquieto a Trevor -dijo Brenner cuando se reunió con Jane a su llegada a Lucerna-. Ha amenazado con mutilarme, si te no cuido de manera adecuada.

– Entonces, hazlo. Creo que tú también eres bastante bueno mutilando. -Cambió de tema-. ¿Has hablado ya con los camareros de la cafetería?

Él asintió con la cabeza.

– Está muy concurrida a primeras horas de la mañana. Parece ser que hay muchos habituales como Donato, que iba cada día. Albert Dengler, el hombre que atiende la barra, dice que vio bien al hombre con el que estaba sentado Donato. La cafetería es una especie de Starbuck, y fue él quien le sirvió cuando se acercó a la barra. Pensé que lo mejor era decirle sólo que Donato había desaparecido y no entrar en detalles.

– ¿Estará trabajando hoy o tendré que ir a su casa?

Brenner consultó su reloj.

– Debería empezar su turno dentro de una hora y cuarenta minutos.

– Entonces, vamos.

– Sí, señora. -Abrió la puerta del pasajero para que entrara en el coche-. ¿Algo más?

– Puedes asegurarte de que pase con él el tiempo suficiente para conseguir una buena descripción que me permita hacer el dibujo.

– Haré todo lo que pueda. -Sonrió-. Eso no debería ser un problema. Si es necesario, ocuparé su puesto. Como es natural, no puedo prometer que el café moka no me salga café con leche. Pero seré tan simpático, que no le importará a nadie.

– Sólo procura no poner tan nervioso a Dengler que no se pueda concentrar.

– No diría que es del tipo nervioso. O si lo es, no lo es cuando está colocado.

– ¡Oh, fantástico! ¿Está enganchado?

– A la marihuana. El olor que desprende es inconfundible, y parece muy apacible.

– Quizá demasiado apacible para que le importen los detalles.

– Bueno, si es un fumador habitual, no va a tener una memoria fantástica. Tendrás que comprobarlo, ¿no te parece? -Arrancó el coche-. Aunque si está colocado, estará lo bastante relajado para concederte todo el tiempo que necesites.

– Suele sentarse allí. -Dengler hizo un gesto con la cabeza hacia la mesa situada junto a la verja de hierro forjado que daba sobre el lago-. Es un anciano caballero muy amable. Siempre vestido con pulcritud. Nada que ver con algunos de los chicos que vienen aquí. Les tengo que decir que se pongan los zapatos. Uno diría que se dan cuenta de que esto es…

– ¿Lo había visto alguna vez con el otro hombre?

El barman negó con la cabeza.

– Siempre estaba solo. No, una vez vino con una mujer. -Arrugó la frente-. De casi sesenta años, pelo gris y un poco rellenita.

Jane supuso que se trataba de la hermana de Donato.

– ¿Hace cuanto tiempo fue eso?

El hombre se encogió de hombros.

– No sé. Seis meses, tal vez.

La descripción era buena; excelente, para el tiempo transcurrido desde el hecho. Brenner tenía razón acerca del olor a porro que desprendía Dengler, pero no debía de ser un fumador habitual, si tenía una memoria tan buena.

– ¿Vio algo fuera de lo normal en el hombre que se sentó en la mesa de Donato?

Dengler reflexionó.

– Era alto y delgado. Tenía unas piernas largas. Parecía todo piernas.

– No, de su cara.

Dengler volvió a pensar en ello.

– Nada realmente fuera de lo normal. Ojos grandes. Castaños, creo.

– ¿Ninguna cicatriz?

Negó con la cabeza.

– Era un poco pálido de tez, como si trabajara en algún sitio cerrado. -Hizo una pausa, durante la cual observó el cuaderno de dibujo que Jane tenía abierto delante de ella-. ¿De verdad puede hacer esto?

– Si usted me ayuda.

– Oh, claro que la ayudaré. Aquí se aburre uno. Esta es la primera cosa interesante que me ocurre en meses. -Torció el gesto-. Eso parece un poco cruel. No es que no me preocupe que encuentren a ese anciano. Como le dije, era un hombre apacible que nunca hablaba con nadie. ¿Y dice que ha desaparecido? ¿Sospechan que es un delito?

No hay nada más delictivo en esta tierra, pensó Jane mientras recordaba la muerte de Donato.

– Lo sabremos cuando lo encontremos.

– ¿Trabaja usted con la policía?

– No, soy amiga de la familia. -Eso era vedad-. Están muy preocupados. Como es natural, entregaré el dibujo a las autoridades en cuanto consigamos un buen parecido.

– Está muy segura.

Jane le dedicó una sonrisa.

– Por supuesto que sí. Sin duda es usted un hombre inteligente con una memoria excelente. Si trabajamos juntos el tiempo suficiente, lo conseguiremos.

– Me está haciendo la pelota. -Sonrió de repente-. Pero eso me gusta. ¿Por dónde empezamos?

Jane cogió el lápiz.

– Por la forma de la cara. Tenemos que tener un lienzo sobre el que trabajar. ¿Cuadrada? ¿Redonda? ¿Angulosa?

– ¿Casi terminado? -Brenner se paró al lado de Jane-. Han pasado más de cuatro horas.

Ella no levantó la vista del cuaderno de dibujo.

– Quiero estar todo lo segura que pueda. -Ensombreció un poco la mejilla izquierda-. No es fácil, ¿verdad, Albert? Hay tantas elecciones que hacer…

– Déjela tranquila -dijo Dengler-. Estamos haciendo todo lo que podemos.

«Estamos.»

Brenner reprimió una sonrisa. Era evidente que Jane había encandilado a Dengler hasta el punto de llevarlo a considerar que formaban un equipo. Aquello lo sorprendió, puesto que Brenner sólo había visto el lado duro y desconfiado de Jane MacGuire. Había sido interesante observarla manejar hábilmente a Dengler. Sin duda era una mujer polifacética.

– Lo siento. -Brenner se apartó-. Pensé que debía controlar un poco. Volveré a mi barra a limpiar la máquina de café o lo que sea.

– Espera. -Jane añadió un poco de flequillo al pelo del dibujo del hombre-. ¿Algo así, Albert? -Volvió el dibujo hacia él-. ¿Es este el hombre?

Dengler se quedó mirando el dibujo de hito en hito.

– ¡Dios mío!

– ¿Es él?

Dengler asintió con la cabeza, y entonces sonrió con orgullo.

– Tan fiel como una foto. Lo conseguimos.

– ¿No hago ningún cambio?

– Le ha puesto un poco menos de pelo. El resto es perfecto como está.

– ¿Significa eso que no tengo que hacer más cafés con leche? -preguntó Brenner.

– Él está seguro. -Jane le entregó el dibujo a Brenner-. ¿Quién es?

– Jane lo ha descubierto -le dijo Brenner a Trevor cuando contestó al teléfono-. Tenías razón. No es Rendle, es Wickman.

– Bien. ¿Ya viene de regreso?

– Acabamos de salir de la cafetería. Sigue hablando con Dengler.

Empleó unos cuarenta minutos después de terminar el dibujo en elogiar a Dengler y hacerle sentir un gran hombre. Decía que si tienes que utilizar a alguien, al menos deberías dejarlo haciendo que se sienta bien al respecto. -Hizo una pausa-. Es una chica… interesante.

– Métela en el avión y que vuelva aquí de una vez. ¿Os han seguido?

– No soy un aficionado. La llevaré a salvo a ese avión. Luego exploraré el terreno y hablaré con unos cuantos contactos para ver qué puedo averiguar sobre Wickman. Aunque se habrá largado de aquí hace mucho.

– Mira a ver en Roma. Es uno de los sitios en los que me lo encontré.

– Ahora tal vez esté con Grozak.

– Seguiremos necesitando saber todo lo que podamos sobre él. Si va a ser él quien le haga el trabajo sucio a Grozak, tenemos que hacerlo pedazos. -Hizo una pausa-. Pero antes de irte de Lucerna mira a ver qué clase de rumores puedes recoger sobre la localización del cuerpo de Donato.

– Eh, ¿tiene eso alguna importancia? No hay ninguna duda de que está muerto.

– Es importante. Mario está afectado, y necesitará hacer el duelo.

– De acuerdo. Me pondré a ello. Si Venable pudo decirte que estaba pasando algo aquí antes de la muerte de Donato, entonces habrá alguna fuente que pueda aprovechar. Pero pensabas que querías que volviera a Colorado. Aunque Dios sabe que todavía no he averiguado nada sobre Reilly.

– Dedícale doce horas a Donato. Luego, coge un avión a Colorado.

– De acuerdo. -Brenner hizo una pausa-. ¿Todavía vas a poder controlar a Mario?

– ¿Controlar? ¡Joder, no lo sé! Ha vuelto al trabajo. Tardaré un día entero. Encuentra el cuerpo del anciano.

Jane llegó a la Pista de MacDuff después de las nueve de aquella noche.

En cuanto salió del helicóptero entregó a Trevor el dibujo.

– Brenner dice que es Wickman.

Él asintió después de echarle un vistazo.

– Llamé a Venable en cuanto Brenner me dijo que lo había identificado, pero le enviaré esto por fax inmediatamente. Has hecho un buen trabajo.

Jane tuvo un escalofrío.

– Parece una persona normal. Tiene el aspecto de un maestro de escuela o de un empleado de banca. Parece imposible que pudiera cometer aquel horrible asesinato.

– Eso es lo que lo hace tan valioso para sus clientes. Es un tipo corriente, ¿y quién sospecharía que es Jack el Destripador? -La cogió del codo y la empujó hacia la puerta delantera-. Vamos. Tienes que comer algo antes de acostarte. Pareces molida.

– Comí en el avión. Brenner me envolvió un pastelito y un bocadillo de jamón que cogió de la cafetería. Me dijo que era lo mínimo que podían hacer, después de lo mucho que había trabajado detrás de la barra. ¿Cómo está Mario?

– Convirtiéndose en Terminator.

– Esta tarde dediqué dos horas a enseñarle lo básico de disparar un arma. Le dije que, a menos que quiera convertirse en un francotirador, por el momento puede olvidarse de los rifles. -Torció el gesto-. Siguió mi consejo, aunque no sé por cuanto tiempo podré contenerlo.

– ¿Por qué está…? -Jane se calló cuando comprendió-. No, no puedes dejarle que lo haga. Sería como poner un arma en las manos de un niño.

– No estoy tan seguro. Tiene aptitudes. -Le echó un vistazo mientras abría la puerta-. Hicimos un trato. Él sigue traduciendo los pergaminos, y yo lo convierto en Terminator.

– No tiene ninguna gracia.

– Yo tampoco se la veo. Pero es lo que va a ocurrir. Me dijiste que me asegurara de que Mario seguía trabajando, y es lo que estoy haciendo. Mañana por la mañana empieza a entrenarse con MacDuff en las artes marciales cuerpo a cuerpo.

– ¿Y MacDuff accedió?

– A regañadientes. Le reclamé una deuda. -Siguió a Jane dentro del pasillo-. Piensa en ello. Si estuvieras en el pellejo de Mario, ¿no harías lo mismo?

– ¿Perseguir al hombre que decapitó…? -Respiró hondo. Sí, no había ninguna duda de que querría vengarse y que se las apañaría para conseguirlo. Era sólo que Mario era un alma delicada, y se le antojaba imposible identificarlo con la violencia-. ¿Dónde está?

– Traduciendo los pergaminos. No lo molestes, Jane. -Torció la boca-. No te lo digo porque me sienta celoso de que le tengas afecto. Hicimos un trato, y tiene que cumplir su parte. Lo sabes tan bien como yo. Queda demasiado poco tiempo para andar con juegos. Y Grozak es una amenaza real.

– No estoy jugando. Nada más lejos de mis intenciones. -Empezó a subir las escaleras. ¡Por Dios!, estaba cansada-. Pero no molestaré a Mario esta noche. Con que lo vea mañana es suficiente.

Notó la mirada penetrante de Trevor mientras subía las escaleras.

– No tienes necesidad de vigilarme. Te he dicho que no voy a ir a ver a Mario esta noche. Me voy directa a mi habitación y a la cama.

– Me gusta observarte. No tengo que tener una excusa.

Jane se puso tensa y siguió subiendo las escaleras. No, no dejaría que le hiciera eso. No, en ese momento. Había demasiado en juego para permitir que se la distrajera.

– Buenas noches, Trevor.

– Será buena ahora que vuelves a estar aquí, y no correteando por Suiza.

– ¿Correteando? No he estado… -Cuando miró por encima del hombro Trevor avanzaba por el pasillo en dirección a la biblioteca. Perfecto, iba a mandar el dibujo por fax a Venable. Ella había hecho su trabajo, y en ese momento él iba a continuarlo. Eso es en lo que debían concentrarse. Detener a Grozak era bastante más importante que las emociones que les estaban arrastrando el uno hacia el otro. Habían trabajado bien juntos hacía cuatro años, y podían hacerlo de nuevo.

Tenían que hacerlo de nuevo.

– Ella sabe quién soy -dijo Wickman cuando entró en la habitación del hotel-. Hizo un condenado retrato de mí en el café.

– ¿Un error? -Grozak levantó las cejas-. Te dije que no podría tolerar la incompetencia, Wickman. ¿Cómo sabes que lo hizo?

– No soy un incompetente. Volví para eliminar a los testigos. Llegó antes que yo. Y Sam Brenner estaba con ella, de lo contrario habría podido ocuparme de ello.

– Pero no te ocupaste de ello. -Grozak sonrió-. Y ahora Trevor sabe quién eres. ¡Qué lástima! Tendré que eliminarte por mero instinto de supervivencia. Ni siquiera debería haberte pagado.

– Yo no intentaría engañarme, Grozak. -La cara de Wickman carecía de expresión-. Ejecuté tu encargo y lo hice bien. Y también lo concluiré bien.

– Señalarte que tenemos un objetivo común no es engañarte. -Y Grozak añadió persuasivamente-. No puedes sentir ningún cariño por esos petulantes hijos de puta de Estados Unidos. Ayúdame a acabar con ellos.

Bastardo rastrero, pensó Wickman con desprecio. Se había topado con sujetos como Grozak anteriormente, tan atrapados en su odio que no podían ver más allá de sus narices.

– Yo no tengo otro objetivo que reunir todo el dinero que pueda antes de retirarme del negocio.

– Recibiré una financiación considerable de mis amigos los musulmanes fundamentalistas para futuros proyectos, si puedo lograr éste. Tendrás tu parte.

– No quiero ninguna parte. Quiero mi dinero por adelantado.

El descontento de Grozak era evidente.

– No has terminado.

– ¿Quieres que te entregue la cabeza de Donato? Lo siento. Está en el fondo de una ciénaga en los alrededores de Milán.

– Me trae sin cuidado Donato. ¿Qué pasa con Trevor?

– No hasta que me pagues.

Grozak arrugó el entrecejo, metió la mano en el cajón superior de la mesa y le arrojó un sobre.

– La mitad.

Wickman contó el dinero.

– ¿También quieres su cabeza?

– Tal vez más tarde. Primero quiero que captures a la mujer. Viva. La necesito.

– ¿Por qué?

– Eso no es de tu incumbencia. Todo lo que necesitas saber es que quiero a la mujer viva y que Trevor tiene que poder hablar conmigo antes de morir.

– ¿Sobre qué?

– Tal vez pueda conducirme a algo que necesito.

¿Dinero?, pensó Wickman. Quizá. Pero con los fanáticos como Grozak lo mismo podría ser una bomba de hidrógeno. No obstante, era algo para no olvidar.

– Eso supone más riesgo para mí. Es mejor algo rápido y limpio. Querré más dinero.

Grozak mascullo una maldición antes de asentir con la cabeza.

– Lo tendrás. Ahora no. No es fácil reunir lo que cobras. He invertido todo lo que tengo en este proyecto.

– Consíguelo de Reilly.

– Reilly está siendo muy roñoso con todo, excepto con el personal.

Wickman consideró la posibilidad de presionar, y luego cambió de idea. Nunca había tenido problemas en sacarles el dinero a sus clientes después de un trabajo. No dejaba de sorprenderle la rapidez con que cedían, en cuanto él concentraba toda su atención en ellos.

– Te daré unos días. -Se dejó caer en un sillón-. Pero si quieres a la mujer, tienes que darme algo con lo que trabajar. Cuéntame todo lo que sepas acerca de ella.

* * *

Capítulo 12

– Me alegra que hayas vuelto -dijo Bartlett cuando encontró a Jane en el pasillo a la mañana siguiente-. Estaba preocupado.

– Brenner estaba conmigo. Tenía que ir.

Él asintió solemnemente con la cabeza.

– Eso me dijo Trevor.

– ¿Has visto a Mario? No está en su habitación.

– Creo que está en la Pista con MacDuff. ¿Te apetece desayunar?

– Más tarde -respondió ella con aire ausente mientras se dirigía a la puerta-. Quiero hablar con Mario.

Tardó diez minutos en atravesar la cancela y rodear el castillo hasta la Pista.

Se detuvo a varios metros de las rocas cuando vio a Mario y a MacDuff. Ambos estaban desnudos hasta la cintura, y a pesar del frío el sudor hacía brillar sus cuerpos. Mientras los observaba, MacDuff tiró a Mario al suelo barriéndole la pierna con una patada circular.

Mario maldijo entre dientes y se levantó como pudo.

– Otra vez.

– No va a tener tiempo de aprender nada -dijo MacDuff en tono grave-. Excepto como caer sin hacerse daño. Y eso no le va a salvar la vida.

– Otra vez -repitió Mario, y se abalanzó contra el terrateniente.

MacDuff lo volteó sobre la cadera, y luego se sentó a horcajadas sobre él.

– Déjelo. Llevará semanas. Utilice una condenada pistola.

– Estoy aprendiendo. -Mario le lanzó una mirada hostil-. Aprendo algo en cada caída. Otra vez.

MacDuff masculló otra obscenidad.

– Está enfadado. -Jane se volvió y vio a Jock parado detrás de ella. El muchacho tenía la frente arrugada cuando se acercó a ella sin apartar la mirada de los dos hombres ni un instante-. Puede hacer daño al señor.

– ¿Mario? No es probable. -Observó cómo MacDuff se quitaba de encima de Mario y éste se levantaba de un salto-. No es MacDuff quien me preocupa. Mario es el que es más vulnerable. Podría…

Se interrumpió cuando Mario bajó la cabeza y embistió contra el estómago de MacDuff. Este soltó un gruñido y cayó de rodillas, respirando con dificultad.

– ¡Maldita sea!, eso no es lo que le he enseñado. Se supone que no tiene que… ¡No!

Jock se había colocado detrás de Mario y le estaba rodeando el cuello con un brazo. Se había movido con una rapidez tan vertiginosa que Jane se quedó asombrada.

Pero MacDuff estaba allí, y le propinó un golpe para insensibilizarle el brazo que ceñía contra Mario.

– Detente, Jock. Suéltalo.

Jock no se movió.

– Jock.

Jock soltó lentamente a Mario.

– Debería haberme dejado hacerlo. Pudo hacerle daño.

– Él no quiere hacerme daño. Sólo estábamos entrenándonos. Jugando.

– Esto no es un juego. Le golpeó en el estómago. Hay maneras de romper una costilla y clavarla en el corazón.

– Él no conoce esas maneras. -MacDuff hablaba con lentitud, pacientemente-. No sabe nada. Por eso estoy intentando enseñarle.

– ¿Por qué?

– ¿Qué es esto? -Mario miraba de hito en hito a Jock, perplejo.

MacDuff lo ignoró, con la mirada clavada en Jock.

– Alguien hizo daño a su padre. Necesita poder protegerse.

La mirada de Jock se movió hacia Mario.

– Se refiere a que quiere matar a alguien.

– ¡Por Dios!, no a brazo partido. Ya te lo he dicho, sólo quiere protegerse.

Jack arrugó la frente.

– Él podría herirle. Yo le enseñaré lo que necesita saber.

– ¡Ni de coña! Podrías olvidarte. Y como no paro de decirte, puede que no sea tan bueno como tú, pero soy perfectamente capaz de cuidar de mí mismo.

– Ya lo sé.

– Entonces, vuelve al establo.

Jock meneó la cabeza y se dirigió hacia las grandes rocas del final de la Pista.

– Me sentaré ahí y observaré.

MacDuff lo miró fijamente con exasperación antes de volverse hacia Mario.

– Reúnase conmigo aquí a las dos. Ahora no es buen momento.

Mario titubeó, y finalmente recogió su camisa del suelo.

– A las dos. -Hizo una mueca al pasar por el lado de Jane-. Extraño, pero que muy extraño.

Ella estaba totalmente de acuerdo, y tan absorta en los dimes y diretes entre Jock y MacDuff que Mario había desaparecido por el lateral del castillo antes de que recordara que había ido allí a hablar con él.

– No recuerdo haber enviado invitaciones. -MacDuff la estaba mirando mientras se limpiaba el sudor del pecho y los brazos-. ¿A qué ha venido aquí?

– Quería intentar persuadir a Mario de que abandonara esta locura.

– No sería una locura si hubiera tiempo. Sería totalmente razonable. La venganza es comprensible se mire por donde se mire. -Su mirada se movió hacia el sendero por el que Mario había desaparecido-. Y no será tan malo, si vive lo suficiente. Ese último movimiento me cogió por sorpresa.

– El que me cogió por sorpresa fue Jock. -Jane miró al chico, que estaba sentado en las rocas a cierta distancia, absolutamente inmóvil. Este le sonrió cuando vio que lo estaba mirando, una dulce sonrisa que hizo que su rostro resplandeciera. Jane no se podía creer que fuera la misma cara que se había tensado con fría ferocidad mientras su brazo se enroscaba alrededor del cuello de Mario. Le devolvió la sonrisa con dificultad, y se volvió a MacDuff-. Estaba decidido a matarlo, ¿no es así?

– Sí. -MacDuff se metió el jersey por la cabeza-. En cuestión de segundos. Jock es muy rápido.

Jane meneó la cabeza sin salir de su asombro.

– Si no lo hubiera visto, no lo creería… Parece tener una naturaleza tan apacible.

– Oh, y la tiene. Cuando no está asesinando.

Los ojos de Jane se abrieron desmesuradamente al percibir la amargura de su voz.

– ¿Asesinando? Pero sólo estaba furioso porque pensaba que Mario le iba a hacer daño.

MacDuff no respondió.

– Era eso, ¿no?

MacDuff guardó silencio durante un momento, y luego se encogió de hombros.

– No estaba furioso. Estaba en una misión, y en esta ocasión yo era la misión.

– ¿Qué?

– Se siente en la obligación de velar por mí. Al principio se lo permití, porque no sabía si podía mantenerlo vivo a menos que le diera una motivación. Ahora es más fuerte, y estoy intentando quitarle ese hábito. Pero no es fácil.

– Mantenerlo vivo -repitió Jane.

– Intentó suicidarse tres veces después de que lo alejara de ese hijo de puta de Reilly.

Reilly. El hombre por el que, según Trevor, él y Grozak se estaban peleando.

– Ha oído hablar de Reilly. -MacDuff la miró con los ojos entrecerrados-. ¿Trevor le habló de él?

Ella asintió con la cabeza.

– Pero no me contó nada sobre ninguna conexión entre Reilly y usted o Jock.

– Él no sabe nada sobre la conexión con Jock. Sólo sabe que quiero a Reilly. -Echó un vistazo a Jock-. Muerto.

– ¿Por qué me lo cuenta, entonces?

– Porque usted le gusta a Jock, y ha decidido ayudarlo. Pensé que podría controlarlo, pero no siempre puedo estar cerca, y es posible que usted necesite información para guiarlo. No la voy a dejar que siga en esto a ciegas.

– ¿Está… loco?

– No más de lo que lo estaría cualquiera de nosotros, si hubiéramos pasado por lo que ha pasado él. Ahuyenta las cosas de su mente; en ocasiones se refugia en la simplicidad de un niño. Pero mejora día a día.

– ¿Y qué cosas intenta ahuyentar de su mente?

MacDuff tardó un instante en responder.

– Sé que mató al menos a veintidós personas. Probablemente a muchas más. Esto es todo lo que se permitirá recordar.

– ¡Dios mío!

– No fue culpa suya -dijo MacDuff con brusquedad-. Si lo hubiera conocido cuando era un niño, se daría cuenta. Era salvaje como una liebre, pero no había nadie con un corazón mejor ni una naturaleza más cariñosa. Todo fue culpa de ese hijo de puta de Reilly.

– No tendrá más de diecinueve años -susurró Jane.

– Veinte.

– ¿Y cómo…?

– Ya se lo dije, era salvaje. Se fue de casa a los quince años a recorrer el mundo. No sé cuándo ni dónde se topó con Reilly. Lo único que sé es que no hace mucho su madre acudió a mí a pedirme que fuera a recoger a su hijo. Estaba en un psiquiátrico de Denver, Colorado. La policía lo había encontrado deambulando por una carretera cerca de Boulder. Iba indocumentado. Y fueron incapaces de lograr que les dijera algo. Pasó dos semanas en el asilo antes de decir una sola palabra. Y cuando lo hizo fue para pedir pluma y papel y escribir a su madre. -Hizo una pausa-. Era una carta de despedida. Cuando acudió a mí, la mujer estaba histérica y me pidió que fuera a recogerlo. Pensaba que iba a suicidarse.

– ¿Y por qué no fue ella a recogerlo?

– Soy el señor del lugar. Están acostumbrados a acudir a mí en caso de apuro.

– ¿Y por qué no acudió a usted cuando Jock se escapó?

– No me encontraba en el país. Estaba en Nápoles, intentando reunir suficiente dinero para pagar las deudas de la Pista. -Apretó los labios-. Tendría que haber estado aquí. Casi llego demasiado tarde. Cuando llegué al hospital, Jock ya había conseguido una navaja de afeitar y se había cortado las venas de las muñecas. Lo salvaron por los pelos.

– ¿Y qué es lo que hizo usted?

– ¿Qué le parece que hice? Era uno de los míos. Alquilé un chalé en las montañas, lo saqué de aquel hospital y me quedé con él durante todo el mes siguiente. Lo aguanté mientras deliraba, despotricaba y lloraba. Le hablé e hice que me hablara.

– ¿Le contó lo que le había ocurrido?

MacDuff meneó la cabeza.

– Sólo retazos sueltos. Reilly era una imagen muy nítida en la cabeza de Jock, aunque era incapaz de decidir si era Satán o Dios. Fuera lo que fuese para Jock, lo dominaba y castigaba. Y lo controlaba. Oh, sí, vaya si lo controlaba.

– ¿Le había lavado el cerebro? ¿Tal y como me contó Trevor que había hecho con aquellos soldados?

– Según parece en aquel tiempo Reilly estaba metido a fondo en un experimento. ¿Cómo, si no, conviertes en asesino a un muchacho de buen corazón como Jock? ¿Con drogas? ¿Privándolo de sueño? ¿Mediante tortura? ¿Suministrándole alucinógenos? ¿Explotando su mente y emociones? ¿O combinándolo todo en un paquete? A Jock se le entrenó en todas las formas del asesinato, y luego se le envió a realizar los antojos de Reilly. Debe haber sido difícil mantener controlado a Jock a lo largo de una orgía de asesinatos tan prolongada como esa. Reilly demostró ser muy inteligente.

– Y un monstruo.

– Sin duda. Y los monstruos no merecen caminar por esta tierra. Y no lo hará durante mucho más tiempo. He llegado a un trato con Trevor. Reilly es para mí. Lo demás no me importa.

A Jane se le ocurrió algo.

– ¿Por qué Jock? Es una casualidad demasiado grande que lo escogiera él sin venir a cuento.

– Nada de casualidades. Nunca he ocultado que he estado buscando el oro de Cira. La historia que apareció en Internet me atrajo como atrajo a todos los demás. La olla de oro donde acaba el arco iris. La respuesta a mis oraciones. He hecho cinco viajes a Herculano en los últimos tres años, y el hecho debe de haber llegado a oídos de Reilly. Trevor dice que ha estado ojo avizor con todo y todos los que pareciera que podrían tener alguna oportunidad de encontrar el oro antes que él. Está obsesionado con esas monedas de oro, y es probable que quisiera averiguar si me había enterado de algo importante. Jock entraba y salía del castillo sin parar antes de que decidiera irse a ver mundo. ¿A quién preguntar mejor? -Apretó los labios en una mueca de amargura-. Lo más seguro es que lo siguiera para hacerle unas cuantas preguntas cruciales y luego decidiera utilizarlo de otras maneras, al ver que Jock no podía contarle nada.

– Así que usted empezó a perseguir a Reilly. ¿Le pudo contar Jock algo acerca de él?

– No gran cosa. Siempre que empezaba a recordar le entraban convulsiones y empezaba a soltar gritos de dolor. Un pequeño regalo posthipnótico de Reilly. El chico está mejorando, pero no lo he vuelto a intentar desde aquel primer mes. Estoy esperando a que se cure. Si es que se cura alguna vez.

– Y en su lugar se asocia con Trevor. ¿Por qué?

– Soy una de las personas a las que Dupoi notificó su intención de traicionar a Trevor. Todo el mundo en Herculano sabía que yo estaba interesado, y él pensó que tal vez tuviera suficiente dinero para hacerle una oferta interesante. -Hizo una mueca-. Se equivocó. Pero gracias a Dupoi, me enteré de bastantes cosas sobre Trevor y sus antecedentes para saber que podía tener los mismos objetivos que yo… así como los contactos para encontrar a Reilly. -La miró fijamente a los ojos-. ¿Tiene miedo ahora de que Jock ande por aquí?

Jane volvió la vista hacia Jock.

– Un poco.

– Entonces la he pifiado. Pensé que lo entendería.

– Se hacen difíciles de entender veintidós asesinatos.

– Si hubiera sido un asesino que trabajara para su Gobierno, usted lo aceptaría. En algunos círculos sería un héroe.

– Sabe que ese argumento no cuela. El chico me inspira compasión, pero se me hace incomprensible de todo punto que Reilly pudiera cambiarlo de esa manera. -Jane se puso derecha-. Así que no me esforzaré. Aceptaré que ocurrió y partiré de ahí.

– ¿Pero en qué dirección? ¿Lo va a abandonar?

– ¡Maldito sea! Ese no es mi problema. -¿Qué iba a hacer? Jock la había conmovido y obsesionado desde el instante en que lo había visto. La terrorífica historia la había impresionado, aunque también la había hecho sentir muchísima pena por el chico-. No sé lo que voy a hacer. -Pero si decidía hacerlo, tenía que hacerle frente. Atravesó la Pista con aire resuelto hacia Jock.

El muchacho la miró fijamente a la cara mientras se acercaba.

– Te ha hablado de mí, ¿verdad? Y vas a decirme que no quieres volver a dibujarme.

– ¿Por qué piensas eso?

– Porque soy horrible -dijo sin más el muchacho-. Ahora lo ves, ¿verdad?

¡Oh, mierda! Jane se vio asaltada de nuevo por aquella dolorosa compasión.

– No eres horrible. Sólo hiciste cosas horribles. Pero no las vas a volver a hacer.

– Puede que las haga. Él dijo que es así como soy. Que no sé hacer nada más.

– ¿Reilly?

– A veces estoy convencido de que tiene razón. Es tan fácil. No tengo que pensar.

– Él no tiene razón. MacDuff te lo dirá.

Jock asintió con la cabeza.

– No para de decírmelo.

– Y yo también te lo estoy diciendo. -Lo miró a los ojos-. Así que deja de decir tonterías y olvida a ese bastardo. -Se apartó-. Y reúnete conmigo en el patio dentro de una hora. Tengo que terminar ese dibujo.

Era sólo un pequeño compromiso, y siempre podría volverse atrás. Echó un vistazo por encima del hombre cuando llegó al sendero. MacDuff había ido a sentarse al lado de Jock en la roca, y le hablaba rápidamente y en voz baja con expresión ceñuda. Jock asentía con la cabeza, pero seguía teniendo la mirada fija en Jane.

Y entonces sonrió. Una sonrisa rebosante de tristeza y aprobación y, ¡caray!, también de esperanza.

Jane suspiró, contagiada.

– ¿Te han seguido? -le preguntó Reilly a Chad Norton cuando éste le entregó el paquete.

– No. Estuve atento, pero nadie me siguió, y además comprobé que la caja no llevara ningún dispositivo de seguimiento. Es segura. -Norton lo miraba expectante, esperando el reconocimiento.

¿Debía dárselo? Reconocimiento o repulsa. Aquello era siempre un delicado ejercicio de ecuanimidad con los sujetos que mantenía cerca de él para los trabajos cotidianos. Uno habría pensado que sería más fácil, pero la proximidad tenía el vicio de entorpecer los efectos de la autoridad. Tal vez lo apropiado en aquel caso fuera una de cal y otra de arena.

– Tardaste demasiado. Me has tenido esperando.

Norton se puso tenso, y Reilly notó la aparición del pánico.

– Intenté ser rápido. Pero tenía miedo de apresurarme. Me dijiste que me asegurara y no llamara la atención.

– No te dije que tardaras la mitad del día. -Ya estaba bien de latigazos; era el momento de aplicar el ungüento balsámico. Sonrió a Norton-. Aunque estoy seguro de que fuiste cuidadoso porque querías mantenerme a salvo. En general, lo hiciste bien.

Percibió el alivio en la expresión de Norton.

– Me esforcé. Siempre lo hago. -Hizo una pausa-. ¿Lo hice mejor que Gavin?

Reilly levantó las cejas.

– Kim ya se ha estado yendo de la lengua.

Norton negó con la cabeza.

– Sólo dijo que nunca sería tan bueno como… Dijo que Jock Gavin era especial para ti.

– Y vaya si lo era. Pero tú también eres especial. Así que te dejaré que vayas a recoger el correo la semana que viene. -Reilly hizo un gesto con la mano para despedir a Norton mientras se volvía hacia la caja-. Y dile a Kim que he dicho que te aumente la ración esta noche.

– Gracias.

Reilly sonrió al percibir el entusiasmo en la voz del joven cuando oyó cerrarse la puerta detrás de Norton. La ración extra de cocaína siempre procuraba el placer y la excitación deseados, y nunca había encontrado un sustitutivo adecuado. Había probado varias veces a utilizar la sugestión posthipnótica en combinación con diferentes formas de privaciones, a fin de que los sujetos creyeran que se les estaba suministrando drogas duras. En algunos casos la estratagema había dado sus frutos, pero los efectos eran demasiado efímeros para resultar satisfactorios. Una lástima. Aquel habría sido el colocón definitivo de poder por ser capaz de proporcionar un placer intenso además de dolor. Como ser Dios.

Pero no debía dejarse abrumar por la decepción. Era una experiencia estimulante controlar a otros seres humanos, como si fueran esclavos, y él el amo. Era evidente que Grozak no tenía ni idea de la complicación y dificultad de los métodos que utilizaba para conseguir los resultados deseados. Él pensaba que los sujetos eran unos pusilánimes débiles mentales, y al inicio Reilly había experimentado sólo con ese tipo de personalidades. Pero no había tardado mucho en aburrirse y desesperarse y pasó a ponerse a prueba con sujetos más dificultosos. Esa era la razón de que hubiera cogido a Norton cuando se le había escapado Jock Gavin. Había querido demostrar que podía someter cualquier resistencia, por más que Gavin hubiera significado un fracaso.

En realidad no era tal fracaso, se recordó. El chico podría haber fracasado, pero su preparación básica había seguido funcionando. De no ser así, Reilly habría tenido al Departamento de Seguridad Nacional y a la CIA peinando Montana e Idaho de cabo a rabo en su busca. Había hecho que Grozak vigilara a Jock después de que MacDuff se llevara al chico a Escocia, pero poco a poco había empezado a sentirse más cómodo. Casi había merecido la pena la deserción de Jock para demostrar lo invulnerable que era la preparación básica. Jock entregaría su vida antes que traicionarlo. Casi deseaba que lo intentara; sería una victoria embriagadora.

– Norton dice que estás de acuerdo en que se le dé una ración extra de cocaína. -Kim Chan estaba parada en la entrada-. No debiste hacerlo. Nunca fuiste tan blando con Jock.

– Jock era diferente. Tenía que tenerlo bien sujeto. Norton no es un problema. -Se recostó en el sillón-. Y es evidente que has estado socavando su adiestramiento al compararlo con Jock. No importa que me manifiestes tu disgusto, pero no lo hagas con nadie más.

Kim se puso roja como la grana.

– Es verdad. Un poco de dolor, y Norton se derrumba. Él no me gusta.

– Pero eso no es suficiente para dejar de infligir ese dolor. -Reilly sonrió-. Y hasta que comprendas ese extremo, no vengas a decirme cómo he de hacer mi trabajo. -Su voz disminuyó hasta alcanzar una suavidad acerada-. Lo has olvidado. No eres mi socia. Trabajas para mí. Y si me enfadas demasiado, te volveré a arrojar a la casa de putas de Singapur donde te encontré.

– No harás eso. Me necesitas.

– Necesito a alguien como tú. Pero no eres única. Quizá, si hubieras hecho mejor tu trabajo, no habría perdido a Jock.

– No me puedes culpar de eso. Fuiste tú quien… -Se interrumpió cuando lo miró a los ojos. Reilly se dio cuenta de que Kim luchaba contra la indignación y la ira, pero al final retrocedió, como él sabía que haría. La mujer susurró-: No fue culpa mía. Lo tenía absolutamente controlado cuando estaba conmigo. -Se dio la vuelta-. Le daré a Norton su ración extra, pero es un error.

Kim se dio cuenta de que también había cometido un error, pensó Reilly. Cuando la eligió era una persona arrogante, y Reilly había tenido que controlar aquella arrogancia a lo largo de los años. Había estado tentado de intentar adiestrarla, pero aquello podría haber destruido el factor de dominación que había en ella y que era su activo más valioso.

Pero Kim tenía razón: Norton no era Jock Gavin. Aunque había sido un brillante estudiante de la Universidad de Colorado, presidente del consejo escolar y estrella del equipo de baloncesto, todo lo cual le había conferido aquel toque de arrogancia juvenil que lo había hecho interesante durante un tiempo.

Ya no. Reilly tendría que deshacerse pronto de él y encontrar a otro que despertara su interés. Cada vez era más difícil evitar aquel aburrimiento. Norton no le serviría como terrorista suicida, porque aquellos sujetos tenían que tener una cierta amargura inicial y ser sometidos a un entrenamiento especial concentrado que duraba meses. Tendría que dar por perdido el adiestramiento invertido en Norton y hacer que Kim le diera una sobredosis cuando tuviera un sustituto a mano.

Abrió la caja y sacó con cuidado el envoltorio plástico de protección.

Soltó un suspiro de satisfacción. Qué hermosura…

Trevor se encontró con Jane cuando ésta entraba en el patio.

– Bartlett me dijo que fuiste a buscar a Mario. ¿Hablaste con él?

Ella negó con la cabeza.

– Pero hablé con MacDuff. Me dijo que habíais llegado al acuerdo de que le entregarías a Reilly.

– ¿Eso dijo? -Hizo una pausa-. ¿Y qué piensas al respecto?

– Me trae sin cuidado quien se deshaga de Reilly con tal de que se haga. Y MacDuff parece tener buenas razones para quererlo matar. Reilly tiene que ser un auténtico canalla.

– Ya te lo había dicho.

– Y lo creí. Pero nadie me había puesto un ejemplo hasta que MacDuff me habló de Jock. Es evidente que Reilly es el socio perfecto para Grozak. -Jane escrutó el rostro de Trevor-. MacDuff me dijo que no sabías nada de la conexión de Jock con Reilly, pero me resultó difícil de creer.

– La sospechaba y tanteé el terreno con Venable para ver si podía confirmarla de una u otra manera. No ha vuelto a ponerse en contacto conmigo. -Esbozó una sonrisa-. Y ya no tiene que hacerlo. ¿Así que Reilly entrenó y le lavó el cerebro a Jock?

– Y casi lo vuelve loco. Intentó suicidarse.

– Y eso, por supuesto, hizo que quisieras adoptar al pobre muchacho. -Su sonrisa se desvaneció-. Es una víctima, pero una víctima entrenada para matar y un desequilibrado que hay que evitar. Mantente lejos de él.

Jane negó con la cabeza.

– ¿Crees que no me he dicho eso mismo? No dio resultado. No puedo abandonarlo. Ese hijo de puta lo endureció. Se merece que alguien lo ayude.

– Entonces, deja que lo ayude MacDuff.

– Él ya hace todo lo que puede. -Hizo una pausa-. MacDuff me dijo que Jock se niega a recordar gran cosa sobre Reilly, pero ha de saber mucho. Si pudiéramos aprovechar ese conocimiento…

– MacDuff debe de haberlo intentado hasta el agotamiento.

– Lo hizo. Pero tal vez fuera demasiado pronto. Puede que una persona diferente, con un enfoque nuevo, diera resultado.

Trevor soltó un juramento en voz baja.

– Prueba a remover los recuerdos, y puede que acabes con el cuello roto. El chico es totalmente imprevisible.

– Nunca haría daño a Jock intencionadamente. -Reflexionó al respecto-. Pero tener esos recuerdos enterrados puede que tampoco le esté haciendo ningún bien. Si pudiera encontrar la manera de que se enfrentara a la realidad, tal vez eso le ayudaría a retroceder…

– ¡Maldita sea, no!

– No me digas que no. -Jane lo miró con hostilidad-. No puedes encontrar el oro ni Brenner puede encontrar a Reilly. No voy a dejar que Grozak disponga del tiempo suficiente para conseguir lo que quiere de Reilly. -Empezó a atravesar el patio-. Si Jock puede ayudar, entonces haré todo lo que esté en mis manos para conseguir que hable. No quiero hacerlo. Tengo miedo de estropear todos los progresos que MacDuff ha hecho con Jock. Así que espabila y dame una razón para que le evite eso a ese pobre muchacho.

Pudo sentir la mirada de Trevor sobre ella cuando entró en el castillo. Hizo una mueca cuando recordó la palabra que había utilizado para describir a Jock. Aquel «pobre muchacho» había matado a un sinfín de gente y casi le había roto el cuello a Mario. Sin embargo, no podía pensar en él como no fuera con compasión.

Bueno, debía superarlo. Hacer recordar a Jock aquel horror por el que se le había hecho pasar iba a requerir dureza y cierto grado de crueldad. A ella le iba a hacer daño, aunque ni punto de comparación con el que le iba a hacer a Jock.

Pero había que hacerlo. Había demasiado en juego para que no lo intentara.

Reilly espero dos horas después de abrir la caja que Norton le había llevado para llamar a Grozak.

– ¿Cómo te va, Grozak? ¿Algún avance?

– Sí -respondió cansinamente Grozak-. ¿Por qué lo preguntas?

– Porque estoy aquí sentado, contemplando un viejo libro sobre monedas antiguas que conseguí de un traficante de Hong Kong. Me han llegado ciertas historias sobre una determinada moneda e hice que me consiguieran este libro para averiguar más sobre ella. ¿Sabes que se rumorea que una de las monedas que Judas aceptó por traicionar a Cristo sigue existiendo? ¿Te imaginas el precio que alcanzaría esa moneda hoy día?

– No. No me interesa.

– Pues debería interesarte. Se dice que la moneda fue llevada a Herculano por un esclavo destinado a ser gladiador. ¿Sabes que Cira tuvo un sirviente que había sido gladiador? ¿No sería razonable que él hubiera confiado la moneda a Cira por seguridad? ¿Y que fuera una de las que estaban en ese cofre de oro?

– ¿Adonde quieres llegar? Eso no es más que un montón de fábulas.

– Puede. Pero se me ocurrió que deberías saber lo infeliz que me haría si no tuviera ni las más remota posibilidad de conseguir esa moneda y fuera burlado, privándoseme de conseguirla. ¿Qué noticias tienes del cofre de Cira?

– Estoy en ello.

– Y no has sido capaz de deshacerte de Jock Gavin. Eso también formaba parte de nuestro acuerdo. El chico sabe demasiado.

– Tú mismo me dijiste que Gavin no podía ser una amenaza, que sería incapaz de acordarse de ti.

– Existe una remotísima posibilidad. Y no quiero correr ningún riesgo. Encuentra la manera de liquidarlo.

– Entonces, según parece, no estás completamente seguro de que tu entrenamiento sea efectivo.

– No sabes de lo que estás hablando. No tienes ni idea de lo que hago. -Hizo una pausa-. Me prometiste a Jane MacGuire. He estado mirando su fotografía, y el parecido con Cira es extraordinario; no podría parecerse más. Tener a Jane MacGuire sería como hacer revivir a Cira.

– ¿Y qué?

– Por lo que me dijiste, MacGuire es joven, inteligente y tozuda. Igual que Cira. Menudo desafío para un hombre de mi talento.

– ¿La vas a adiestrar?

– La cosa podría reducirse a eso, aunque espero que no. Lo único que quiero es información. Las mujeres son difíciles de adiestrar. La mayoría se desmorona antes de someterse. Pero con esta podría ser distinto.

– ¿Qué clase de información?

– El oro. Todo esto está relacionado con el oro, ¿no es así?

– Si supiera algo, habría ido ella misma a buscarlo.

– Probablemente sepa más de lo que cree saber. Ha visitado Herculano tres veces en los últimos cuatro años. Ha sido amiga intima de Trevor. Y es evidente que lleva años obsesionada con Cira. ¿Y por qué? Son prácticamente gemelas.

– Eso no significa que sepa dónde está escondido el oro de Cira.

– Vale la pena intentarlo. Puede que haya conseguido alguna información de la que no sea consciente. Ni te cuento la de veces que me he encontrado con sujetos que no eran capaces de recordar hechos sobre sí mismos, hasta que intervine yo.

– ¿Y puedes desenterrar los de ella?

– Puedo sacar a relucir todo lo que haya sabido alguna vez. Un barrido radical es peligroso y puede provocar que el sujeto no vuelva a ser capaz de funcionar. Pero aunque sólo me proporcione una ligera pista, un fragmento, merece la pena hacerlo. -Hizo una pausa-. A menos que puedas ahorrarme la molestia dándome ese cofre. Pero percibo bastante codicia en las preguntas que me estás haciendo. ¿No es cierto?

– Las cosas no están saliendo como esperaba. -Grozak hizo una pausa-. ¿Y si consigo a la mujer y tengo que esperar un tiempo a entregar al oro?

Reilly cerró el puño alrededor del auricular.

– No me gusta como suena eso.

– Oh, estoy en la pista -se apresuró a decir Grozak-. Me guardo unos cuantos ases en la manga. Pero puede que me fuera imposible hacer la entrega antes del veintidós. ¿Supón que te hago un pago en metálico y te entrego el oro después del ataque?

¡Uy Dios!, ¿es que el tipo ese se creía que era idiota?

– Me trae sin cuidado tu dinero. Tengo todo el dinero que pudiera necesitar en la vida, y si quisiera más, sólo tendría que enviar a uno de mis hombres a conseguirlo. Quiero el oro de Cira. Quiero poder verlo, tocarlo.

– Y lo harás. Más tarde.

– Puede que más tarde no aparezcas. ¿Qué te impediría incumplir tu parte del trato, después de que yo cumpliera la mía?

– Como es natural, después del ataque tendré que esconderme bajo tierra durante algún tiempo. Pero no soy tan idiota de intentar engañarte. Sólo tendrías que soltar a uno de tus zom… de tus hombres para que me diera caza.

Reilly pensó en ello. No es que no hubiera considerado ya esa posibilidad. Cuando uno hacía tratos con hombres como Grozak, tenía que estar preparado.

– Eso es verdad. Podría estar dispuesto a aceptar un retraso en el oro, si me consigues a la mujer. Sólo un retraso, Grozak.

– ¿Y seguirás suministrándome los hombres para la fecha fijada?

– Colaboraré contigo. Tendrás cuatro hombres pocos días antes de la fecha fijada. Eso te dará tiempo para que los alecciones sobre lo que han de hacer exactamente. Pero necesitarán que yo les llame por teléfono para ponerse en acción. Lo haré justo antes del ataque, si tengo a la mujer. -Momento para clavar el aguijón-. Si no consigo a la mujer, llamaré a Trevor y le ofreceré tu cabeza en bandeja de plata y reiniciaré las negociaciones con él.

– Menudo farol. Nunca te entregaría a la mujer.

– Puede que sí. Hay quien piensa que se puede prescindir de cualquier mujer cuando se la contrapone con la moneda de judas. ¿No lo harías tú?

– No soy Trevor.

Y Reilly dio gracias de que así fuera. Con Trevor era mucho más arduo negociar, y no se le podía manipular.

– Ya lo veremos. Es un punto a discutir, si cumples. Comunícame cuando puedo esperar a la mujer y acordaremos un lugar de encuentro. -Colgó el teléfono.

¿Había presionado lo suficiente?

Tal vez. Si no, ya presionaría más.

Se levantó para dirigirse a las estanterías. Había expuestas varias monedas del mundo antiguo de valor incalculable. Durante años había reunido todos los objetos de los que había podido apoderarse de Egipto, Herculano y Pompeya, pero las monedas eran su pasión. Incluso en aquellas épocas habían significado poder.

¡Qué tiempos!, pensó. Debería haber vivido entonces, durante aquella etapa dorada de la historia. Un hombre podía forjar su vida y las vidas de los demás con una eficacia despiadada. Eso era para lo que había nacido. No es que no pudiera hacerlo en los tiempos actuales, pero entonces no sólo se aceptaban los esclavos, sino que sus dueños eran admirados y respetados. Los esclavos vivían y morían según el capricho de sus dueños.

Cira había nacido esclava, y sin embargo nunca había sido conquistada.

Él la habría conquistado. Habría encontrado una manera de doblegarla, aun sin las herramientas que utilizaba en ese momento. Menudo sujeto habría sido ella, pensó con nostalgia. Controlar a una mujer de aquella fuerza habría sido absolutamente tonificante.

Pero Jane MacGuire también era fuerte. Había leído sobre la trampa que le había tendido a aquel asesino que la acosaba. Pocas mujeres habrían arriesgado lo que ella arriesgó, y conseguido triunfar.

Reilly se había sentido intrigado, y el parecido con Cira había excitado su imaginación. Últimamente había estado fantaseando acerca de cómo iba a interrogarla. Sólo; Jane MacGuire seguía confundiéndose con Cira en su mente.

Sonrió con repentino regocijo cuando tuvo una idea. ¿Qué mejor manera de escarbar en su mente y en sus recuerdos que hacerla creer que era Cira? Debía considerar esa posibilidad más detenidamente…

* * *

Capítulo 13

– En qué piensas, Jock? -El lápiz de Jane volaba sobre el cuaderno de dibujo-. Estás a miles de kilómetros de distancia.

– No estaba seguro de si estabas enfadada conmigo -respondió Jock con seriedad-. El señor está enfadado. Me dijo que no debía haberle protegido de Mario esta mañana.

– Tiene razón. Mario no estaba haciendo nada malo, y tú no puedes ir por ahí matando gente sin más ni más. -¡Vaya por Dios!, qué simplista sonaba aquello-. Si MacDuff no llega a detenerte, habrías hecho algo terrible.

– Eso lo sé… a veces. -Jack arrugó la frente-. Cuando pienso en ello. Pero cuando estoy preocupado, no puedo pensar, y sólo lo hago.

– Y estás preocupado por MacDuff. -Miró el dibujo-. ¿Qué más cosas te preocupan?

Jock meneó la cabeza y no contestó.

No había que presionarlo. Jane dibujó en silencio durante unos minutos.

– Mario está muy triste. No era a MacDuff a quien quería hacer daño.

– Eso es lo que me dijo el señor. Quiere castigar al hombre que trabaja con… -El apellido salió con dificultad-. Reilly.

– Así es. Y también a Reilly. Eso debería complacerte. ¿No quieres que Reilly sea castigado?

– No quiero hablar de él.

– ¿Por qué no?

– Se supone que no tengo que hablar de él. Con nadie.

A todas luces un resto de aquel maldito lavado de cerebro seguía allí.

– Se supone que tienes que hacer lo que quieras hacer.

Una repentina sonrisa se dibujó en sus labios.

– Excepto matar a Mario.

¡Uy Dios!, un destello de humor negro. Durante un instante, cuando Jane lo miró a los ojos, no vio nada infantil en él.

– Excepto matar a cualquier inocente de haber obrado mal. Pero nadie debería poder controlar tu mente ni tu libertad de expresión.

– Reilly. -De nuevo se esforzó en pronunciar su nombre-. Reilly lo hace.

– Entonces, tienes que impedírselo.

Jock negó con la cabeza.

– ¿Por qué no? Tienes que odiarlo.

El muchacho la miró.

– ¿No es así?

– No me está permitido.

– ¿No es así?

– Sí. -Él cerró los ojos-. A veces. Es difícil. Duele. Como un fuego que no se apaga. Cuando el señor vino a buscarme, no odiaba a Reilly. Pero después… está ahí, quemándome.

– Porque recuerdas lo que te hizo.

Abrió los ojos y meneó la cabeza.

– No quiero recordar. Me duele.

– Si no te permites recordar, si no nos dices donde podemos encontrar a Reilly, entonces habrá otras personas a quienes se les haga daño y sean asesinadas. Y será por tu culpa.

– Me duele. -Se levantó-. Tengo que volver a mi jardín. Adiós.

Jane lo observó alejarse con un sentimiento de impotencia. ¿Había conseguido siquiera abrir una brecha? Le gritó mientras se alejaba.

– No he terminado el dibujo. Reúnete aquí conmigo a las cinco.

Jock no respondió y desapareció en el interior del establo.

¿Acudiría?

– Lo ha disgustado. -MacDuff se dirigió hacia ella desde el establo-. Se suponía que tenía que ayudarlo, no pincharlo.

– Eso le ayudará a acordarse de ese bastardo de Reilly. Usted también debería de pensar en ello. Me dijo que había intentado que le diera información sobre Reilly.

– Y fracasé.

– Puede que fuera demasiado pronto.

– Y puede que las heridas sean tan profundas que moriría desangrado, si empieza a hurgarlas.

– Va a morir gente, ¡maldición!

– Confío en que Trevor encuentre a Reilly antes de que eso ocurra.

– Pero podría ser suficiente con unas cuantas palabras de Jock.

– Puede que ni siquiera sepa donde se esconde Reilly. Lo intenté todo, la primera vez que lo encontré, incluida la hipnosis. Pero eso le hizo entrar en barrena. Yo diría que ese es uno de los primeros bloqueos que Reilly le inculcó.

– ¿Y si lo sabe? -Cerró el cuaderno de golpe-. ¿Y si puede señalar el camino y no intentamos animarle a que lo haga? -Le sostuvo la mirada a MacDuff-. Me parece que puede estar cambiando, puede que… esté volviendo. -Hizo un gesto de frustración-. ¡Joder!, no voy a hacerle daño. ¿Por qué es tan reacio a que lo intente?

– Porque puede que no esté preparado para volver. -Desvió la mirada hacia el establo-. Yo también me he dado cuenta de esos momentos. Es como el sol que aparece en un día nublado. ¿Pero y si vuelve antes de estar preparado? ¡Por Dios!, es un asesino que hace que Rambo parezca un niño de maternal. Es una bomba de relojería lista para explotar.

– Él le quiere. Usted podría controlarlo.

– ¿Yo? Me alegra que tenga tanta confianza. -MacDuff estudió la expresión de Jane-. Y que sea tan despiadada. Debería tener más sentido común. Las mujeres son siempre la más mortífera de las especies.

– Qué tópico. Pero qué tópico. No soy despiadada. O quizá sí. Lo único que sé es que no permitiré que esos bastardos hagan daño a mi gente. -Se dio la vuelta-. Usted y Trevor están en el mismo equipo que yo. ¿Va a impedirme que hable con Jock?

MacDuff guardó silencio durante un instante, antes de decir lentamente:

– No, dejaré que lo intente. Pero tenga cuidado. Si lo hace explotar, no será agradable.

Tendría cuidado, pensó Jane mientras se dirigía de vuelta al castillo. No sólo por su propia seguridad, sino por la cordura de aquel pobre chico atormentado. Todo lo que oía sobre Reilly la enfurecía y enfermaba. Había pensado que Grozak era horrible, pero aquel matón que retorcía mentes y voluntades y negociaba con matanzas masivas estaba a su altura.

¡Condenado Reilly!

– No apruebas lo que estoy haciendo -dijo Mario cuando Jane entró en su estudio cinco minutos después-. Es necesario, Jane. Estoy indefenso ante esta gente. Eso tiene que cambiar.

– No voy a discutir contigo. -Ella se sentó en su sillón del rincón-. Entiendo cómo te sientes. Es sólo que no querría que salieras pensando que eres capaz, cuando no es así. Requiere mucho tiempo hacerse un experto en el manejo de armas y artes marciales. Y no vas a disponer de ese tiempo. Las cosas se mueven demasiado deprisa.

– Puedo empezar. De algo servirá. Y no me vas a convencer. A veces tengo una cabeza muy dura. -De repente sonrió-. Como pudo comprobar MacDuff. Creo que lo pillé desprevenido.

Ella le devolvió la sonrisa.

– Yo también lo creo. -Había dado su opinión, y era evidente que él había hecho oídos sordos. Era mejor dejarlo, y quizá volviera sobre ello más tarde. No es que confiara en que fuera a servir de algo-. ¿Cómo va la traducción?

– Avanzo con lentitud. -Mario miró la hoja de papel que tenía delante-. No he podido concentrarme.

– Lo entiendo. Y sin embargo, puede ser nuestra mejor oportunidad para impedir que ocurra ese horror.

– Me parece una posibilidad muy remota. -Levantó la vista hacia ella-. Dos mil años son muchos años. Encontrar un tesoro perdido sería como un cuento de hadas. ¿Crees que podría suceder?

– Creo que puede suceder cualquier cosa.

– Eso es una generalización.

Jane pensó en ello. Por lo general era una persona cínica y pragmática, aunque en cierto modo nunca había dudado de que siguiera existiendo el oro en alguna parte. Quizás fuera a causa de los sueños que la habían acosado durante todos esos años. Quizá porque le parecía que Cira seguía viviendo, y en consecuencia el oro era algo muy real.

– ¿Crees que esos pergaminos fueron escritos por Cira?

– Sí.

– ¿Y cuáles eran las posibilidades de que fueran encontrados en aquél túnel? En sí mismo, ese ya es un cuento de hadas.

Mario sonrió.

– Supongo que tienes razón.

– Y que lo digas.

– Hay que volver al trabajo. -Miró el pergamino-. Vete y deja que me ponga a ello.

Jane enarcó las cejas.

– Antes no te molestaba.

– Sí que lo hacías, pero estaba deseando que me distrajeras. Ahora, no. -Su sonrisa se esfumó-. Para mí todo esto ha sido más un cuento de terror que un cuento de hadas, pero quiero que alguna parte tenga un final feliz. Te lo diré, si encuentro algo.

Lo dijo en serio, casi en un tono cortante, y a Jane le pareció que había envejecido desde la primera vez que lo viera. Sintió que le invadía la tristeza por la pérdida de aquel entusiasmo infantil.

– De acuerdo. -Jane se levantó-. Es hora de que llame a Eve y a Joe y les ponga al corriente. Quise hacerlo anoche, pero cuando regresé de Lucerna estaba agotada.

– ¿Les estás contando todo?

– Por supuesto. Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir. Joe tiene contactos en todo el país. Puede que sea capaz de sacudir a las autoridades lo suficiente para que hagan un esfuerzo a gran escala para encontrar a Grozak y a Reilly.

Mario meneó la cabeza.

– A juzgar por lo que me dijo Trevor, no es probable. No hay ninguna prueba. ¿Quién los va a escuchar?

– Joe escuchará. -Jane se dirigió a la puerta-. Y Eve escuchará. Y prefiero tenerlos a ellos en mi equipo que a cualquier autoridad existente.

– ¡Joder! -murmuró Joe cuando Jane terminó-. ¡Qué horrible desastre!

– Para detenerlo hemos de encontrar a Grozak o a Reilly. Conoces gente. Debería de haber alguna manera de encontrarlos y deshacerse de ellos antes de que ocurra esto. No puede ocurrir.

– No, no puede -dijo Eve desde la otra extensión-. Y no ocurrirá. Nos ocuparemos de ello desde aquí. Joe sigue teniendo muchos contactos en el FBI. Y yo llamaré a John Logan para ver si puede pulsar algunas teclas. -Hizo una pausa-. Vuelve a casa, Jane.

– No puedo hacer eso. Al menos aquí estoy haciendo algo. Quizá pueda sacarle alguna información a Jock.

– O puede que no.

– Tengo que intentarlo. Aquí es donde está la acción, Eve. Si no logro hacer ningún avance con Jock, todavía podemos averiguar dónde está el oro por los pergaminos. Eso podría ser casi tan importante, si Trevor es capaz de llegar a un acuerdo con Reilly.

– Ese bastardo. Odio la idea de negociar con ese canalla.

– Y yo también, pero ahora mismo aceptaré cualquier medio.

– Pero nos dijiste que, según ese pergamino, Cira iba a intentar trasladar el oro fuera de ese túnel. Si lo logró, será mucho más difícil encontrarlo.

– A menos que Cira nos diga en el pergamino en el que está trabajando Mario dónde lo escondió Pía.

– Y siempre que no siga enterrado bajo toda aquella lava endurecida que arrasó la ciudad -dijo Joe.

– Sí, necesitamos que cambie la suerte. -Jane guardó silencio-. Pero, ¿sabes?, he estado pensando. Todo este asunto de Cira y los sueños y el oro ha sido algo extraño. Es como si se extendiera y nos tocara a todos. Puede que Cira esté intentando impedir… -Se interrumpió, y luego dijo con indignación-. ¡Por Dios!, no me puedo creer que haya dijo eso. Toda esta tensión debe de estar afectándome a la cabeza. Llamadme y decidme lo que hayáis podido hacer.

– No te desanimes -dijo Joe-. Los tipos malos no siempre ganan. Esta vez no lo harán. Sólo tenemos que trabajar hasta que encontremos la manera de mandar a pique sus lamentables culos. Te telefonearé más tarde.

– Nunca pensé que fuera tan malo -susurró Eve mientras colgaba el teléfono auxiliar-. Y no me gusta que Jane esté donde se encuentra la acción, ¡maldita sea! Me trae sin cuidado que sienta lástima por ese muchacho. Si empieza a presionarlo demasiado deprisa, es probable que el chico explote. Los dos sabemos con qué rapidez puede matar un asesino entrenado.

– Puede que no acabé la cosa así. Jane tiene razón, sólo hay dos alternativas en realidad. Puede que encuentren el oro y consigan negociar con Reilly para que rechace a Grozak. -Hizo una mueca-. Aunque no me gustaría depender de una posibilidad tan remota como esa.

Eve estaba callada, pensando.

– Puede que no sea tan remota.

Joe la miró inquisitivamente.

– ¿Por qué no?

Eve desvió la mirada.

– Puede ocurrir cualquier cosa. Mario podría traducir ese pergamino y que eso les dijera dónde está el oro exactamente.

– No era a eso a lo que te referías. -Joe la estaba mirando con los ojos entrecerrados-. Y no me creo que sea sólo la expresión de un deseo.

– Te equivocas. Deseo de todo corazón que encuentren ese oro. Y pronto. -Cogió el teléfono y marcó el número de John Logan. Le salió el servicio de mensajería y dejó aviso para que le devolviera la llamada-. Volveré a telefonear a John cuando vuelva. -Se dirigió a la puerta de la calle-. Voy a llevar a Toby a dar un paseo por el lago. Necesito desahogarme un poco. -Llamó al perro con un silbido-. Anda deprimido desde que Jane se marchó de nuevo. ¿Vas a hablar por teléfono con Washington ahora?

– Puedes estar segura de que lo voy a hacer. -Abrió el móvil-. Tal y como dijiste, no queda mucho tiempo.

– Y prefieres que rodeen a Reilly y maten a ese bastardo que negociar con él.

– ¡Joder, claro! Dale el oro y se lo llevará, y se esconderá en cualquier parte sólo para volver a aparecer. Sabes que es así.

– Sí. -Pero eso también podría darle tiempo a Jane para salir sana y salva de aquella pesadilla-. Volveré pronto.

La puerta mosquitera se cerró de un portazo tras ella, y Eve bajó corriendo los escalones del porche. Toby echó a correr delante de ella por el sendero. Eve se lo permitió. El perro necesitaba hacer ejercicio, y ella, un poco de tiempo para pensar.

¡Dios bendito!, estaba asustada. ¿Qué demonios debía hacer? No podía hacer nada. Joe tenía razón sobre las posibilidades de encontrar el oro.

Y equivocado. Podría ser que…

Unos ladridos.

Toby estaba parado en mitad del sendero, ladrando hacia algo que había entre los árboles. El perro estaba tenso, apoyado sobre los cuartos traseros y el tono de su ladrido se estaba haciendo estridente.

– Toby. Ven.

¡Caray!, el perro no le prestaba atención. No era insólito que un oso, o algún puma, se alejara de las colinas y bajara hasta allí. No quería a Toby hecho pedazos ni acabar ella misma herida.

– ¡Toby!

El perro empezó a dirigirse hacia los árboles.

Eve echó a correr tras él y lo cogió del collar.

– No, ahí no hay nada.

Pero allí sí que había algo.

A Eve se le erizaron los pelos de la nuca.

Tiró de Toby hacia atrás cuando el perro se abalanzó hacia adelante.

– ¡A casa! Vete a casa, muchacho. -Toby se dio la vuelta y volvió corriendo al chalé para alivio de Eve.

Ella lo siguió de inmediato. Era una tontería que el corazón le latiera de aquella manera; podría ser que no hubiera ningún animal peligroso en absoluto. Toby no era el perro más inteligente del mundo; podría haberse tratado de un búho o una zarigüeya.

Sin embargo, su respiración se acompasó cuando llegó al porche. Se sentó de golpe en la escalera y el can se sentó a su lado.

– Voy a tener que decirle a Jane que necesitas un curso de reciclaje en obediencia -susurró mientras rodeaba el lomo del perro con el brazo-. «Ven» no significa «ataca». Podrías haber conseguido que te hicieran trizas, muchacho.

El perro no la estaba mirando; mantenía la mirada fija en el sendero.

Eve tuvo un escalofrío por todo el cuerpo. Imaginaciones.

El sendero estaba vacío. Nada se dirigía hacia ellos. Nada ni nadie.

Pero saberlo no eliminó aquel escalofrío. Se levantó y se dirigió a la puerta delantera. No había tenido la oportunidad de hacer lo que pensaba hacer, y no podía retrasarlo.

– Vamos. Voy a entrar y prepararme una taza de chocolate caliente, Toby. Y aunque no te lo mereces, te dejaré que te des un festín.

Jane estaba sonriendo cuando colgó el teléfono. Siempre se sentía mejor después de hablar con Joe y Eve. Hasta ese momento no se había dado cuenta de lo desesperada y desanimada que se había sentido. En sólo esos minutos de conversación habían conseguido hacerla partícipe de su energía.

Un golpe en la puerta. Trevor la abrió antes de que Jane pudiera responder.

– Estás a punto de recibir una visita -dijo él en tono grave-. Venable acaba de llamar y está que hecha espumarajos por la boca.

– ¿Por qué?

– No le gustó tu reciente conversación con Eve y Joe. Está hablando de violación de la seguridad, injerencia en los asuntos de la CIA y amenaza para los intereses nacionales.

– ¿Qué? -Las palabras de Trevor dieron en el blanco-. ¿Tiene intervenido mi teléfono?

– Sí. ¡Coño! Tiene intervenido el mío. Dejé que lo hiciera. Me hacía sentir más seguro, y siempre hay maneras de evitarlo. -Hizo una mueca-. Le dije que no le diera ninguna importancia a lo que le contabas a Eve y Joe, pero según parece has cruzado la línea en la que él deja de estar cómodo. ¿Qué le has pedido a Joe que hiciera?

– Que alborotara a todo el mundo para conseguir alguna ayuda que nos permita encontrar a Reilly y Grozak.

– Esa sería la gota que colmaría el vaso. Las agencias del gobierno son extremadamente sensibles a las injerencias en su jurisdicción.

– Mala suerte.

– Estoy de acuerdo. -Hizo un gesto hacia la puerta-. Así que, ¿qué te parece si bajamos y se lo decimos? Debe de estar a punto de llegar.

– ¡Cáspita!, debe de estar enfadado. -Arrugó la frente cuando pasó por el lado de Trevor-. Y a mí sí que me importa tener intervenido el teléfono, ¡coño!

– Díselo a él, no a mí.

– No me dijiste que lo había hecho.

– Ya te sentías bastante insegura. -Bajó las escaleras delante de ella-. Y quería que te quedaras. Era importante para mí.

– Pero me lo haces saber ahora.

– Creo que ni la explosión de una bomba de hidrógeno te haría mover de aquí en este momento. Estás muy implicada. -La miró por encima del hombro-. ¿No es así?

¡Carajo!, tenía toda la razón. Como les había dicho a Eve y a Joe, aquel era el único lugar en el podía ser útil.

– Estoy implicada, sí -repitió ella-. Pero no significa que esté dispuesta a soportar este tipo de gilipolleces por quedarme aquí.

– Lo sé. Por eso permito que Venable despeje el panorama y haga público todo. -Se dio la vuelta cuando llegó al pie de la escalera-. Y para convencerte de que Venable existe y de que te estoy diciendo la verdad sobre lo de trabajar con él.

– No pensaba que estuvieras mintiendo.

– Puede que no, conscientemente. ¿Pero tal vez subliminalmente? Ya sabes que soy capaz de argucias bastante complicadas. Quería asegurarme de que supieras que estaba siendo absolutamente franco. -Se volvió y abrió la puerta delantera-. Pregúntale a Venable lo que quieras. -Sonrió-. Claro que, ahora que se te considera un riesgo contra la seguridad, puede que no te conteste.

Cari Venable no parecía el individuo nervioso que Trevor le había descrito, pensó Jane cuando el agente bajó del helicóptero. Era un tipo grande y fornido con una mata de pelo rojo canoso y un porte seguro y autoritario.

Pero su expresión ceñuda y lo espasmódico de sus movimientos no dejaron traslucir tal confianza al acercarse a ellos.

– Le dije que no debía haber ido a buscarla -le espetó a Trevor de manera cortante-. Sabot está furioso. Ha amenazado con sacarme del caso.

– No lo hará. Sin duda Quinn agitará las aguas, pero lo dejará a usted como el buen chico. Sabot estará demasiado ocupado respondiendo preguntas e intentando hacer creíble su posición para desautorizarle.

– Eso es lo que usted dice. -Venable se volvió hacia Jane-. No tiene ni idea de cómo lo ha embrollado todo. Esto va a hacer que nos resulte el doble de difícil hacer algo con eficiencia. Tarde o temprano Quinn acabará involucrando al Departamento de Seguridad Nacional, y eso significa que tendremos que responderles. Podría haber echado por tierra cualquier oportunidad que tuviéramos de atrapar a Grozak.

– Pues no parece que hayan hecho un gran trabajo hasta la fecha -dijo Jane-. Y si eso evita que ocurra otro once de septiembre, me trae sin cuidado lo difícil que haya hecho su trabajo. Jódase. Haré lo que me dé la gana.

Venable se puso rojo como la grana.

– No, si la detengo y la pongo bajo nuestra protección como testigo material.

– Alto ahí, Venable -terció Trevor-. Sé que está alterado, pero ambos sabemos que eso no va a ocurrir.

– Debería hacerlo. Sería más seguro para todos nosotros. ¡Joder!, sería más seguro para ella. Eso impediría que Reilly le pusiera las manos encima. Usted mismo me dijo que él quería hacer un trato por ella. Y ahora, se está convirtiendo en una espina…

– Y también le dije, so hijo de puta, que mantuviera la boca cerrada sobre lo que había dicho Reilly -le interrumpió Trevor, indignado-. Ahora sí que la ha cagado.

– Esperen un momento -dijo Jane-. ¿De qué están hablando? -Se volvió hacia Trevor-. ¿Un trato?

Trevor guardó silencio durante un instante, y luego se encogió de hombros.

– Cuando me llamó, tenía una lista de exigencias para dejar de perseguir a Grozak.

– ¿Y en qué consistía esa lista?

– El oro, mi estatua de Cira. -Hizo una pausa-. Y tú. Ocupabas un lugar muy destacado en la lista.

– ¿Por qué?

– ¿Por qué crees tú? Ya te dije que era un fanático de todo lo relacionado con Herculano, y del oro de Cira en particular. ¿Qué hay que esté más relacionado con Cira que tú? La viva imagen. Cree que puedes sabes más de lo que crees que sabes. O que tal vez lo sepas y estés mintiendo, esperando el momento oportuno para alargar la mano y cogerlo.

– Eso es absurdo. -Jane trató de pensar-. Y no se me ocurre cómo podría hacer que le contara nada… -Y entonces, se le ocurrió-. Jock…

– Bingo. Control mental. Haciéndote abrir la mente y dejándole explorar cada milímetro de ella -dijo Trevor-. Sin duda con algo de su pequeña y sucia manipulación durante el proceso.

La idea hizo que a Jane la recorriera un escalofrío.

– Ese bastardo.

– Le dije que no había trato. Le ofrecí el oro, si lo encontraba, y mi estatua, pero le dije que tendría que resignarse a no tenerte.

– ¿Por qué no me lo dijiste?

– Debería habérselo dicho -terció Venable-. Le dije que quizá pudiéramos utilizar ese…

– Y yo le dije que eso no iba a suceder.

Jane intentó superar el horror inicial de aquella amenaza.

– Venable tiene razón. Deberíamos explorar todos…

– Que te jodan -replicó Trevor-. Sabía que reaccionarías así. Esa es la razón de que no te lo dijera. Te puse en peligro una vez, hace cuatro años; no volverá a ocurrir.

– Tú no tomaste la decisión. Entonces fue cosa mía. Y lo haré ahora.

– Reilly aceptó provisionalmente la oferta de la estatua y del oro. Lo que quiere en realidad es el oro. No hay motivo para tomar ninguna decisión.

– Todavía no hemos encontrado el oro.

– Seguimos teniendo tiempo. -Trevor miró a Venable-. ¡Maldito sea!

– Se me escapó -dijo Venable-. Pero puede que sea algo bueno. Ella tiene que darse cuenta de que cada acción que realice puede afectarnos a todos. Todavía sigo tentado de llevármela y ponerla… -Se interrumpió, y suspiró cansinamente-. No, no lo voy a hacer. Pero todos podríamos estar muchísimo más seguros, si lo hiciera. -Torció los labios-. Incluidos su Joe Quinn y su Eve Duncan.

Jane se puso tensa.

– ¿Qué quiere decir? -Se dio la vuelta hacia Trevor-. Me dijiste que estaban protegidos, a salvo.

– Y lo están -dijo Trevor-. Deje de intentar asustarla, Venable.

– ¿Es eso lo que está haciendo? -le preguntó Jane a este último en tono imperioso.

– Están protegidos. No dejaremos que les ocurra nada. -Venable se encogió de hombros-. Sólo ha habido algunos informes de los agentes a cargo acerca de algunos indicios de alteraciones en el bosque cercano a la casa de campo.

– ¿Qué clase de alteraciones?

Se volvió a encoger de hombros.

– Nada en concreto. -Se dio la vuelta hacia el helicóptero-. Tengo que volver a Aberdeen. No debería haber venido. Iba a ser todo diplomacia e intentar convencerla de que lo estábamos haciendo lo mejor que podíamos y pedirle que mantuviera alejados a Quinn y a Duncan. -Hizo una mueca-. No ha resultado así. He perdido. Sabot jamás toleraría ni comprendería una equivocación así. ¡Joder!, quizá debería presentar mi dimisión. No he sido un buen empleado desde que empezó esto. He estado demasiado asustado.

– ¿Asustado? -repitió Jane.

– ¿Por qué no? Tengo mujer y cuatro hijos. Tengo tres hermanos, un padre en una residencia de ancianos y una madre que cuida de todos nosotros. No sabemos dónde se supone que van a estallar esos explosivos. -Miró a Jane-. Podrían ir dirigidos contra su Atlanta. Es una gran ciudad y un importante centro aéreo. ¿No está tentada de correr a casa y llevarse a toda prisa a la gente que quiere a una cueva en las montañas más cercanas? Yo sí.

Sí, Jane se sentía tentada de hacerlo. Había intentado reprimir aquel miedo desde que Trevor le había contado los planes de Grozak.

– Eve y Joe no irían. -Miró a Venable a los ojos-. Y usted no se fue corriendo a casa. Permaneció aquí e intentó cambiar las cosas.

– No ha sido un intento muy bueno según Trevor. -Se encogió de hombros y se alejó-. Pero seguiré intentándolo hasta que Sabot se harte de mí y me dé la carta de despido. No se preocupe, señorita MacGuire, no le va a pasar nada a su gente. Le hice una promesa a Trevor. -Volvió a subirse al helicóptero-. Le llamaré, Trevor.

– Hágalo. No venga en persona sólo porque esté furioso. Estoy haciendo lo indecible para evitar que Grozak sepa que la CIA está involucrada. ¿Se ha cubierto las espaldas?

– No soy un aficionado. El helicóptero ha sido alquilado a nombre de la Sociedad Histórica de Herculano. Puede incluso que hayamos despertado alguna inquietud en Grozak y piense que ha localizado el oro y hecho venir a alguien para autentificarlo. En el aeropuerto de Aberdeen tomaré un vuelo directo a Nápoles. ¿Satisfecho?

– No, me habría quedado satisfecho si se hubiera limitado a mantener la boca cerrada.

– No podía hacer eso. -Venable desvió la mirada hacia Jane-. Ha abierto la caja de los truenos. No tiene ni idea de la rapidez y dureza con que puede actuar el Departamento de Seguridad Nacional, si deciden hacerlo. Puede que sólo sea una incursión de advertencia, puesto que no creen que Grozak sea una amenaza más de lo que lo cree Sabot. Pero será suficiente para hacer saltar por los aires cualquier tapadera que tenga. Probablemente haya llegado demasiado tarde, pero pensé que debía intentarlo. -La puerta del helicóptero se cerró tras él.

Trevor miró a Jane.

– No le has hecho ninguna pregunta sobre mí.

– No tuve oportunidad. -Se volvió hacia la puerta delantera-. Y nunca dije que quisiera hacerle preguntas. Eso fue idea tuya.

– ¿Qué piensas de él?

– Es un hombre triste. -Meneó la cabeza-. Y muy humano. Creo que hará todo lo que pueda.

– Todos vamos a hacer lo que podamos. -Trevor le abrió la puerta y dejó que ella lo precediera al vestíbulo-. Y podrías utilizar un poco de esa tolerancia que has demostrado con Venable.

– Debías haberme dicho lo que dijo Reilly.

– No, no debía. Nunca me pongo las cosas difíciles, si puedo evitarlo. Y esta vez podía evitarlo.

– Pero soy yo la que corre el riesgo. Cada vez que creo que estamos trabajando juntos, averiguo que no me has dicho algo. ¡Maldita sea!, ni siquiera entiendo tu manera de pensar.

Trevor sonrió.

– Entonces no profundices. Te garantizo que te compensaré.

Cuando lo miró Jane sintió el familiar sofoco recorriéndole el cuerpo. Estaba allí parado, en actitud desenfadada, pero no había nada de desenfadado en aquella sonrisa. Era un rictus íntimo, sensual y diabólicamente seductor. ¿Por qué permitía que le hiciera eso? ¡Joder!, aquella reacción cosquilleante había estallado sin causa aparente. En un momento estaba alterada, casi indignada con él, y al siguiente había aparecido aquella reacción física.

– No soy alguien que se quede en la superficie. No sé cómo se hace.

– Yo te enseñaré. Soy un experto. -Estaba estudiando la expresión de Jane-. ¿Qué tal ahora?

– Eso no va… con mi naturaleza. -Se dirigió a la escalera a toda prisa-. Tengo que ver cómo le va a Mario y luego me voy a encontrar con Jock en el patio a las cinco.

– Parecía alterado cuando lo dejaste esta mañana. Podría no aparecer.

– ¿Estuviste vigilando?

– Brenner no estaba aquí, y confío en MacDuff, aunque tiene sus propios asuntos que atender. Pues claro que estaba vigilando. Y estaré vigilando esta tarde.

– No creo que me haga daño.

– Quiero asegurarme. -Trevor hizo una pausa-. Voy a ir a la Pista esta noche después de cenar. ¿Vendrás?

– No… lo sé. Sigo furiosa contigo.

– Pero pasa algo más, ¿no es así? -La estaba mirando intensamente a la cara, y la emoción hizo que su voz sonara repentinamente brusca-. Lo deseo muchísimo. Tanto, que tengo que apartarme de ti o te lo demostraré aquí mismo, en este instante. Te estaré esperando. -Se dirigió a la biblioteca-. Y yo también soy muy humano, Jane. Ven y compruébalo por ti misma.

Eran las cinco y cuarto cuando Jane vio a Jock atravesar el patio en dirección a ella.

– Volviste. -Jane intentó ocultar su alivio mientras abría su cuaderno de dibujo-. Me alegro.

– El señor me dijo que debía volver. -Arrugó el entrecejo-. Yo no quería.

– ¿Porque te hice sentir incómodo? -Empezó a dibujar-. No era mi intención… -Se interrumpió, y luego dijo-: No te estoy diciendo la verdad. Quería que te preocuparas, Jock. Todos estamos preocupados, ¿y por qué habría de ser diferente en tu caso? Tenemos que detener a ese hombre que te hizo daño. Tu misión es ayudarnos.

Él negó con la cabeza.

– ¿Crees que se ha acabado? No se ha acabado, Jock. Reilly va a hacer daño a mucha gente porque estás escondiendo la cabeza en la tierra. Si lo hace, será por tu culpa.

– No es culpa mía.

– Sí, lo es. -Estaba buscando desesperadamente una manera de que el muchacho la entendiera-. Y no sólo va a hacer daño a los extraños. Ha de estar enfadado porque MacDuff esté intentando detenerlo. ¿Vas a permitir que le haga daño?

Jock apartó la mirada.

– Yo cuidaré del señor. Nadie le hará daño.

– MacDuff no te lo permitirá. Quiere encontrar y matar a Reilly por lo que te hizo. MacDuff es un hombre fuerte y decidido. No podrás impedírselo. En tu fuero interno lo sabes. La única manera que tenemos de mantenerlo a salvo es atacar a Reilly antes de que él pueda atacar. Pero no sabemos dónde está.

– Yo no sé dónde está.

– Yo creo que sí lo sabes.

– No lo sé. No lo sé. -Su voz se hizo aguda-. Y deja de hablar de ello.

– Cuando me hables de Reilly.

– Te puedo hacer parar. -Avanzó medio paso hacia ella y se metió la mano en el bolsillo-. Es fácil. Sé cómo se hace.

Jane se quedó paralizada. El cable. Jock estaba buscando el cable. Se obligó a no retroceder.

– Estoy segura de que conoces todas las maneras de silenciar a tus enemigos, pero yo no soy tu enemiga, Jock.

– No te vas a callar. Y me estás molestando.

– ¿Y es ese un motivo para matar? ¿Es eso lo que te enseñó Reilly? ¿Sigues haciendo lo que él te ordenó que hicieras?

– ¡No! Me escapé. Sabía que era malo, pero no podía evitarlo.

– Y sigues sin evitarlo. Estás permitiendo que continúe. Y eso pronto matará a MacDuff.

– No. -Tenía la cara pálida, y no se encontraba a más de un paso de ella-. Eso no ocurrirá.

– Sí ocurrirá. A menos que lo ayudes.

El dolor contrajo la cara del muchacho.

– No puedo -susurró-. Él está… siempre ahí, hablándome. No puedo silenciarlo.

– Inténtalo. -Jane dio un paso hacia él y le puso la mano en el brazo con delicadeza-. Sólo inténtalo, Jock.

Jock se zafó de ella con una expresión de pánico en el rostro.

– ¡Cállate! No puedo escucharte.

– ¿Porque Reilly te dijo que no lo hicieras? ¿Porque te dijo que mataras a cualquier que te preguntara por él? -le gritó Jane cuando, casi a la carrera, Jock se alejó de ella en dirección al establo-. ¿No te das cuenta lo malo que es dejar que se salga con la suya?

El muchacho no respondió y desapareció en el interior del establo.

Jane hizo una larga y temblorosa inspiración sin apartar la mirada de él. Cerca. No sabía lo cerca que había estado de tener el cable alrededor de su cuello, pero no quería pensar en ello. ¿Habría merecido la pena? ¿Lo había hecho pensar o borraría sin más de la mente las palabras de Jane? Sólo el tiempo lo diría.

Quizá no debería haberle metido prisa. No había sido su intención, pero las palabras habían salido por sí solas. Cada vez se sentía más alarmada ante la urgencia de encontrar la manera de detener aquel horror. Y en ese momento Jock era el único medio a su alcance.

– ¡Dios mío!, ¿qué estabas intentando hacer, que te matara?

Se volvió y vio a Trevor, que caminaba hacia ella a través del patio.

– No había muchas posibilidades. Tú estabas montando guardia, y estoy segura de que MacDuff habría salido corriendo del establo como Superman, si Jock me hubiera tocado.

– Podríamos no haber llegado a tiempo -respondió Trevor con seriedad-. Lo vi en acción con uno de mis hombres nada más llegar a aquí, y fue muy rápido.

– Bueno, no ha ocurrido nada. -Pasó por su lado y se dirigió a la escalera a toda prisa-. Y recalco el «nada». Ni siquiera estoy segura de que vaya a recordar haber hablado conmigo. Reilly lo sigue teniendo en su puño.

– Entonces no te importará no volver a hablar con él.

– Me importa. Tengo que seguir minándolo.

Trevor apretó los puños.

– Y un cuerno lo vas a seguir minando. Me entran ganas de sacudirte para hacerte entrar en razón.

– Entonces deberías seguir ejercitando ese control. Ponme una mano encima y te tumbo. Haré lo que crea que debo hacer. -Cerró la puerta de entrada tras ella de un portazo. No estaba de humor para discutir con él. Seguía un poco afectada por su encuentro con Jock. Había necesitado echar mano de toda su resistencia para permanecer allí y hacerle frente. Le había costado creer las historias sobre su capacidad deletérea cuando MacDuff le había hablado del muchacho. Pero las vibraciones letales que Jock le había enviado en aquellos minutos finales de la conversación habían sido inconfundibles. Podría ser tan hermoso como Lucifer antes de la caída, pero era igual de peligroso y estaba igual de atormentado.

Pero estaba fuera de todo duda que lo volvería a intentar. Jock era inestable, pero también vulnerable. Y no le había hecho ningún daño. Había estado cerca, pero no había dado el último paso. ¿Quién sabía lo difícil que podría haberle resultado aquella contención? Reilly le había hecho cosas terribles a la mente del muchacho, y permanecían allí.

El miedo se estaba desvaneciendo, y Jane se sintió embriagada por un repentino acceso de optimismo cuando empezó a subir la escalera. Se había dejado arrastrar de aquí para allá, casi tan intimidada por Grozak y Reilly como lo estaba Jock. Y la situación no era irreversible. Eve y Joe iban a ayudar. Ella había hecho algún progreso con Jock. No estaban quietos, esperando a que ocurriera lo peor.

Se daría una ducha y luego trabajaría en el fondo del dibujo de Jock. Luego, quizá fuera a ver a Mario.

Voy a ir a la Pista. Quiero que estés allí.

Había evitado a Trevor cuando éste le había pedido que fuera. ¿Por qué? Se sentía orgullosa de la seguridad que sentía en sí misma y de su audacia. Sin embargo, desde que había llegado a aquel lugar se había comportado como una auténtica marioneta. Era hora de que se apretara las clavijas y empezara a comportarse con normalidad. La decisión hizo que se estremeciera de emoción. El recuerdo de Trevor bajo la luz de la luna, de la brisa levantándole el pelo y de la leve sonrisa que la indujera a compararlo con aquellos antiguos y salvajes escotos, la hizo rebosar de una mezcla de tensión y expectativas.

Quiero que estés allí…

* * *

Capítulo 14

– No estaba seguro de si vendrías. -Trevor se levantó de la roca en la que había estado sentado-. Había apostado a que no.

– Las apuestas estaban al cincuenta por ciento. -Jane llegó hasta él. Iba vestida con unos vaqueros y un jersey oscuro que parecía negro a la luz de la luna. Él parecía más joven, menos duro, más vulnerable. Sin embargo, ¿cuándo había sido alguna vez vulnerable Trevor?-. No me gustó que no me contaras lo de la oferta de Reilly. Y he estado bastante confusa.

– ¿Y ya no lo estás?

– Me voy aclarando. -Jane echó un vistazo hacia las escarpadas rocas que bordeaban la Pista-. ¿Por qué querías que viniera aquí esta noche?

Él sonrió.

– No porque quisiera que me tranquilizaras. ¿Quieres saber la vedad? Este lugar tiene una atmósfera increíble. Casi puedes ver a Angus y a Fiona y a sus amigotes escotos. Soy un bastardo manipulador, y me di cuenta de que reaccionabas a las vibraciones que hay aquí. Necesito toda la ayuda que pueda conseguir en lo concerniente a ti.

Jane sintió un cosquilleo caliente recorriéndole el cuerpo.

– ¿La necesitas?

La sonrisa de Trevor se desvaneció mientras la miraba fijamente a la cara.

– ¿Acaso no?

– No es típico de ti no estar seguro sobre algo. -Dio un paso hacia él-. Y cuando vas directamente a lo esencial, la atmósfera no significa un carajo.

Trevor se puso tenso.

– ¿Y qué es lo esencial?

– Que la vida puede ser muy corta. Que la muerte anda siempre rondando y que nunca sabes… -Lo miró directamente a los ojos-. No voy a permitir que ningún placer pase de largo sólo porque crea que no sea el momento adecuado. No hay ningún momento adecuado excepto el ahora.

– ¿El tiempo adecuado para qué?

– ¿Quieres que te lo diga? -Dio otro paso adelante, hasta que estuvo sólo a escasos centímetros de él. Jane sintió el calor que emanaba del cuerpo de Trevor, lo cual hizo que ese mismo calor la recorriera a ella en una oleada.

– Quise acostarme contigo cuando tenía diecisiete años. Entonces te comportaste como un imbécil noble y me dejaste frustrada y vacía durante todos estos años. Que Dios me asista, pero sigo queriendo acostarme contigo, y me voy a acostar, ¡maldita sea! -Le apoyó la mano en el pecho. Trevor se estremeció, y Jane sintió una embriagadora sensación de poder-. ¿No es así?

– ¡Joder, sí! -Cubrió la mano de Jane con las suyas y se la restregó lentamente contra el pecho-. Te dije que, si me tocabas, no te rechazaría.

Jane sintió los latidos del corazón de Trevor en la palma de la mano, acelerado, martilleante. ¡Por Dios!, sentía aquel martilleo en su propio cuerpo. Parecía como si ya estuvieran unidos. Se apoyó contra él hasta que las manos unidas de ambos se apretaron contra el pecho de Jane. ¡Dios bendito!, se estaba derritiendo.

– ¿Dónde?

– Aquí -masculló Trevor cuando sus labios se hundieron en el cuello de Jane-. Detrás de las rocas. Me da lo mismo. -Sobre los latidos del hueco de la garganta de Jane su lengua se notaba caliente-. Donde sea.

Jane se consumía de calor. Deseaba lanzarlo sobre el duro suelo, atraerlo dentro de ella y moverse contra él, tomarlo por entero. Le rodeó los hombros con los brazos.

– Aquí -murmuró Jane-. Tienes razón, no importa donde.

Trevor se quedó paralizado, y luego la empujó.

– Sí, sí importa. -Respiraba con dificultad, y sus ojos brillaban como los de un loco en su cara tirante-. No quiero que MacDuff o uno de sus guardias se tropiecen con nosotros. He esperado esto durante mucho tiempo. Puedo esperar diez minutos más. Vuelve corriendo a tu habitación. Te seguiré inmediatamente.

Jane se quedó inmóvil en el sitio, mirándolo aturdida.

– ¿Qué?

– No te quedes ahí parada. Te prometo que este es mi último acto de nobleza. Después de eso, que sea lo que Dios quiera. -Apretó los labios-. Y si cambias de idea y me cierras la puerta, la echaré abajo.

Jane no se movió. No sabía si podía esperar diez minutos, y sabía que sólo sería necesario que la tocara una vez para que perdiera la cabeza.

– Quiero hacerlo bien -dijo él con aspereza-. ¡Muévete!

¡Qué demonios! Tenía que ceder y darle lo que quería. Lo que fuera. Puede que tuviera razón. En ese momento su cuerpo no estaba dejando que su mente razonara demasiado bien. Se dio la vuelta y se dirigió como alma que lleva el diablo hacia el sendero que rodeaba el castillo.

Jock observó que se encendía la luz en la habitación de Jane. La había visto atravesar corriendo la cancela y entrar por la puerta principal hacía sólo un instante, y se había estado preguntando si debía ir tras ella.

Luego había visto a Trevor atravesar el patio a grandes zancadas, y todos sus sentidos se habían puesto en alerta. La expresión de Trevor era resuelta, dura. ¿Iba a hacerle daño a Jane? Jock sacó su cable y empezó a atravesar el patio.

– Vuelve aquí, Jock.

Se volvió y vio al señor en la puerta del establo.

– Va a hacerle daño.

– No. O si se lo hace, es porque ella quiere. -Sonrió-. Y no creo que ella quiera.

– Su cara…

– Le vi la cara. No es lo que piensas. La vida no consiste siempre en matar y hacer daño. ¿Ya no te acuerdas?

Jock pensó en ello, y luego asintió con la cabeza.

– ¿Sexo?

– Por supuesto que sexo.

Sí, Jock se acordaba de aquel apareamiento salvaje y gozoso. Con Megan, en el pueblo, y luego con otras chicas cuando había estado viajando de aquí para allá por todo el mundo.

Y luego con Kim Chan, en casa de Reilly.

Rehuyó de inmediato el recuerdo de ella.

– ¿Y Jane quiere eso?

– Él no la obligará, Jock. -MacDuff hizo una pausa-. ¿Te importa?

– No, si no le hace daño. -Ladeó la cabeza-. ¿Creyó que me importaría?

– Le tienes cariño. Sólo tenías mis dudas.

– Ella… me gusta. -Arrugó el entrecejo-. Pero a veces me hace sentir… Me duele. No para de hablar y de provocarme, y a mi me entran ganas de amordazarla.

– Pero no de ponerle un cable alrededor del cuello.

Jock negó con la cabeza.

– Nunca haría eso. Pero aun después de dejarla, seguí oyendo lo que había dicho. Y todavía lo oigo.

– Entonces es posible que tu mente te esté diciendo que ha llegado el momento de escuchar.

– Usted también quiere que recuerde.

– En el fondo sí, ¿acaso no es lo que quieres?

Cuatro ocho dos. Cuatro ocho dos.

En ese momento, no. Tenía que expulsarlo de su cabeza. Tenía que ahuyentarlo. El señor vería su sufrimiento y se disgustaría.

Pero el señor no lo comprendía, pensó Jock con desesperación. No entendía las cadenas ni el dolor con el que lidiaba cada noche.

No quería que él lo supiera.

– Ella me dijo… que usted no esperaría. Que perseguiría a Reilly sin mi ayuda.

– Sí, si tengo que hacerlo.

– No lo haga -susurró Jock-. Por favor.

MacDuff se apartó.

– Ven y ayúdame a limpiar los platos de la cena. Tengo cosas que hacer.

– Reilly le…

– A menos que puedas decirme lo que quiero, no quiero oír nada más sobre Reilly, Jock.

Jack sintió una desesperación desgarradora mientras observaba a MacDuff entrar en el establo. Recuerdos de muerte, culpa y dolor se arremolinaron en su cabeza y perforaron la membrana de tejido cicatrizado que se había formado desde que MacDuff lo trajera de vuelta desde Colorado.

Cuatro ocho dos. Cuatro ocho dos.

Dolor. Dolor. Dolor.

Trevor estaba en la entrada del dormitorio de Jane.

– Has dejado la puerta abierta.

– No quería que hubiera ningún error acerca de mis intenciones. -Jane se dio cuenta del temblor que había en su voz e intentó tranquilizarse-. Nada de pestillos. Ni de puertas cerradas. Ahora quítate la ropa y ven aquí. No quiero ser la única que esté desnuda. Me hace sentir vulnerable. -Retiró la colcha de golpe-. ¡Joder!, soy vulnerable. No voy a mentir en eso.

– Dame un minuto. -Trevor cerró la puerta y se quitó la sudadera por la cabeza-. Menos.

Tenía un cuerpo precioso, y Jane había sabido que lo tendría. Cintura estrecha, unas piernas poderosas y hombros anchos que la hicieron desear hundirle las uñas en ellos. Deseaba dibujarlo. No, y un cuerno. En ese momento sólo quería una cosa de él.

– Eres demasiado lento.

– Eso dímelo cuando me haya metido en esa cama. -Se estaba acercando a ella-. Entonces intentaré ser lento, aunque no te lo prometo.

Jane alargó la mano y tiró de él hacia abajo.

– No quiero promesas. -Le rodeó con las piernas, y se arqueó hacia arriba cuando lo sintió-. Quiero que me…

Trevor le cubrió la boca con la suya para amortiguar el grito de Jane cuando él empezó a moverse.

– ¿Esto? ¿Y esto? -Su respiración se hacía cada vez más dificultosa-. Háblame. Quiero que lo disfrutes. ¡Dios!, lo que quiero es que…

Rozó los hombros de Trevor con los labios antes de acurrucarse aun más contra él.

– ¿Estás cansado? Porque voy a querer que lo hagas otra vez.

– ¿Cansado? -Trevor se rió entre dientes-. ¿Estás poniendo en entredicho mi resistencia? Creo que puedo mantener tu ritmo. -Le lamió un pezón con delicadeza-. ¿Ya?

– Es muy pronto. Cuando recupere el resuello. -Jane clavó la mirada en la oscuridad-. Estuvo bien, ¿verdad?

– Excelente. Salvaje. Alucinante.

– Tenía miedo de que me decepcionara. A veces las expectativas estropean la realidad.

– ¿Y tenías expectativas?

– Por supuesto. -Se apoyó en un codo para mirarlo-. Intenté no tenerlas, pero cuando se te niega un caramelo, eso es lo único que quieres comer. Ahora ya he conseguido hartarme de ti.

– Pues no deberías. Me aseguraré de ser mucho más apetecible que un caramelo. -Le sonrió-. ¿Y qué es lo que habías esperado?

– La alegría del sexo, el Kama Sutra.

– ¡Uy Dios!, menudo reto.

– ¿Eres capaz de superarlo?

– ¡Oh, sí! -Se puso encima de ella, y sus ojos relucieron cuando la miró-. ¿Y tú?

No era Julius el que bloqueaba el camino, se percató Cira al acercarse al final del túnel. Gracias a los dioses era su sirviente, Dominicus.

– Dominicus, ¿qué estás haciendo aquí? Te dije que abandonaras la ciudad.

– La señora Pía me envió. -Miró más allá de ella, hacia Antonio, y se puso tenso-. ¿Desea que lo mate?

– Te dije que no te traicioné, Cira. -Antonio estaba al lado de ella, quitándole la espada de la mano-. Ahora salgamos de aquí.

Dominicus dio un paso hacia Antonio.

– Él le ha hecho infeliz. ¿Quiere que lo mate?

Un sordo estruendo sacudió el suelo del túnel.

– Fuera -dijo Antonio-. No voy a permitir que muramos todos para satisfacer la sed de sangre de Dominicus. -Agarró del brazo de Cira y tiró de ella hacia la entrada del túnel-. Ni la tuya.

Dominicus volvió a dar un paso hacia él.

– No, no pasa nada -dijo Cira mientras salían como flechas a la luz del día que era como la noche. Humo. Apenas podía respirar. Se detuvo horrorizada, contemplando la montaña que ardía como una espada de fuego y por cuya ladera corrían unos dedos de lava-. Más tarde, Dominicus. Tenemos que llegar a la ciudad. Pía…

– Esta es la razón de que me enviara -dijo Dominicus mientras corría detrás de ellos por la colina abajo-. La señora Pía temía que Julius se hubiera enterado de su existencia. Creía que desde ayer la estaba siguiendo alguien. Me dijo que le dijera que se reuniría con usted en el barco.

– ¿Qué barco? -preguntó Antonio.

– Está fondeado en la costa -dijo Cira-. Pagué a Demónidas para que nos llevara lejos de aquí.

– ¿Eso hiciste?

– ¿De qué te sorprendes? No soy una idiota. Julius jamás descansará cuando descubra que me he ido. Tengo que alejarme de Herculano.

– Sólo me sorprende que pudieras conseguir que alguien te ayudara. Julius es muy poderoso.

– Lo conseguí. Pía me ayudó. Demónidas me está esperando.

– Tal vez -dijo Antonio, observando la lava que descendía velozmente por el volcán-. O puede que haya zarpado cuando explotó la montaña.

Ese había sido uno de los temores de Cira mientras corrían por el túnel.

– Es un hombre codicioso, y sólo le pagué la mitad. Correrá el riesgo. El río de lava no parece dirigirse en aquella dirección. Se está dirigiendo directamente hacia… -Se interrumpió horrorizada-. Hacia la ciudad. Miró a Dominicus por encima del hombro-. ¿Hace cuánto tiempo que te envió la señora Pía?

– Una hora.

– ¿Iba a ir al barco inmediatamente?

Dominicus asintió con la cabeza sin apartar la mirada de la lava.

– Me dijo que le dijera que la estaría esperando.

Y parecía como si la montaña hubiera entrado en erupción hacía cien años, pero no podía haberlo hecho hacía mucho tiempo. A buen seguro que Pía estaría fuera de la ciudad.

– ¿Quiere que vaya y me asegure? -preguntó Dominicus.

¿Enviarlo a aquella trampa ardiente? Aquella lava mortal fluía más deprisa a cada segundo. ¿Pero y si Pía…?

Cira se obligó a apartar la mirada.

– Si alguien va a ir, seré yo.

– ¡No! -dijo Antonio-. Sería una locura. Ni siquiera podrías llegar a las afueras antes…

– Esto no es de tu incumbencia.

– ¡Por los dioses!, no podría ser más de mi incumbencia. -Su expresión era adusta-. ¿Qué es lo que he estado intentando decirte? ¿Quieres que vaya a buscar a esa tal Pía? Soy lo bastante loco para hacer incluso eso por ti. -La miró directamente a los ojos-. Pídemelo e iré.

Cira le creyó. Antonio iría antes que dejarla arriesgar su vida.

Otro estruendo sacudió la tierra.

Apartó los ojos de los de Antonio y le preguntó a Dominicus:

– ¿Está Leo con ella?

– No, me dijo que lo llevara al barco anoche. Está con Demónidas.

Y Demónidas sería todo lo compasivo que le dictara su recompensa con el niño. No podía arriesgarse a dejarlo solo y desprotegido. Tenía que hacerse cargo y rezar para que Pía hubiera abandonado la ciudad cuando le había dicho a Dominicus que lo iba a hacer.

– Entonces, vayamos al barco. -Se alejó de la ciudad y empezó a correr-. Deprisa.

– Dejé dos caballos al pie de la colina. -Antonio la adelantó-. ¿Dominicus?

– También traje un caballo para ella -dijo Dominicus-. No esperaba que volviera usted. Su traición… -Se interrumpió, la mirada fija en la montaña, y masculló un juramento-. Viene hacia aquí.

Tenía razón, se percató Cira.

Aunque la corriente principal se dirigía hacia la ciudad, un riachuelo de lava líquida estaba abriendo una senda hacia la villa de Julius, dirigiéndose directamente hacia ellos.

– Todavía tenemos tiempo para llegar a los caballos. -Antonio cerró la mano con fuerza alrededor de la de Cira-. Vayamos hacia el Norte y bordeemos la corriente.

Si podían. El humo y la lava parecían estar atacándolos, asfixiándolos, rodeándolos por todas partes.

Pues claro que podían, pensó Cira con impaciencia. No había llegado tan lejos para ser derrotada en ese momento.

– Entonces deja de hablar y condúceme hasta esos caballos.

– Eso estoy haciendo, agotadora mujer. -Antonio la estaba arrastrando hacia un bosquecillo-. Ve a buscar tu caballo, Dominicus. Deja libre al otro animal. Dale una palmada en las grupas y envíalo hacia el norte.

Dominicus desapareció en el humo.

Cira oyó a los caballos por delante de ella, relinchando aterrorizados y forcejeando por soltarse de sus riendas.

Entonces Antonio la subió a lomos de uno de los caballos y le entregó las riendas.

– Ve delante. Estaré justo detrás de ti.

– Qué impropio de ti.

– No hay elección. Me mantendré cerca. No me extrañaría que intentaras despistarme. -La miró a los ojos-. No dará resultado. Te abandoné una vez, y averigüé esto: que es para siempre, Cira.

Para siempre. La esperanza y la alegría se mezclaron con el miedo galopante que sentía. Espoleó el caballo para ponerlo al galope.

– Las palabras tienen poco valor. Demuéstralo.

«Increíble», le oyó decir entre dientes detrás de ella.

– Sólo tú pondrías una condición como esa. Lo discutiremos más tarde. Ahora tenemos que salir de este infierno.

Y vaya si era un infierno. Las chispas habían hecho arder las copas de los árboles que bordeaban la carretera. Cira echó un vistazo hacia la corriente de lava que bajaba por la montaña. ¿Estaba más cerca? Tenían que recorrer al menos un kilómetro y medio antes de que estuvieran fuera del sendero. Rezó para que la lava no les cortara el camino antes de que alcanzaran…

Un árbol en llamas se derrumbó sobre el camino ¡delante de ella! Su caballo relinchó y se encabritó. Cira sintió que se resbalaba de la silla…

– ¡Antonio!

Jane se incorporó de un brinco en la cama, jadeando.

– ¡No!

– Tranquila. -La mano balsámica de Antonio estaba en su hombro-. Tranquila.

No era Antonio. Era Trevor. No era hacía dos mil años. Estaban allí. En la actualidad.

– ¿Todo bien? -Trevor la recostó, acurrucándola contra su cuerpo desnudo-. Estás temblando.

– Estoy perfectamente. -Jane se humedeció los labios-. Supongo que debía haber esperado tener pesadillas después de decirme lo que Reilly quería hacerme. No me puedo imaginar nada peor que tener a alguien capaz de controlar tu mente y tu voluntad. Pensar en ello hace que me vuelva loca. Cira nació esclava. Probablemente relacioné…

– Tranquila. Respira hondo. Tú no eres Cira, y Reilly no te va a poner las manos encima.

– Ya lo sé. -Guardó silencio durante un instante-. Lo siento.

– No hay nada que sentir. ¿Qué clase de pesadilla era?

– Creía que todo le iba a salir bien a ella, y entonces el árbol…

– ¿A Cira?

– ¿A quién si no? Parece que me estuviera asediando. -Torció el gesto-. ¡Carajo!, parece de lo más raro. Sigo convencida a medias de que debo de haber leído algo sobre ella en algún lugar que hace que tenga estos sueños.

– Pero sólo medio convencida.

– No lo sé. -Se acurrucó más-. Parecen tan reales, y es como una historia que se fuera desarrollando. Como si ella intentara decirme algo. -Se incorporó apoyándose en un codo-. No vayas a reírte de mí.

– No me atrevería. -Trevor sonrió-. El espíritu de Cira podría derribarme con un rayo. -Su sonrisa se esfumó-. O quizá podrías decidir dejarme. De una u otra manera, me enfrentaría al desastre.

– Ahora te estás burlando -dijo ella sin seguridad. La expresión de Trevor era extraña, tensa y carente de humor.

– ¿Eso hago? Puede que sí. -La volvió a recostar y apretó los labios contra el pelo de su sien-. Dirías que sería demasiado pronto. Probablemente tendrías razón. Pero sé muy bien que quiero tener la oportunidad de averiguarlo. -Ciñó sus brazos alrededor de ella cuando sintió que se volvía a poner tensa-. De acuerdo. Dejaré de hacer que te sientas molesta. Buenas noticias, yo mismo estoy bastante inquieto. Esperaba un buen revolcón con una mujer a la que he deseado durante años. No esperaba… -Se interrumpió-. Creo que es conveniente un cambio de tema. ¿Te importaría contarme tu último sueño con Cira?

Jane titubeó. Había evitado contarle a nadie los detalles de aquellos sueños, a excepción de Eve. Eve no sólo era como su otro yo, sino que tenía sus propios secretos que ni siquiera había revelado a Joe. Jane podía entender aquella omisión instintiva. Ella era tan reservada como Eve, y le resultaba difícil confiar a alguien aquellos sueños que en nada se parecían a unos sueños.

– Lo comprenderé, si no quieres hablar de ello -se apresuró a decir Trevor-. Pero quiero que sepas que, pienses lo que pienses, lo creeré. Confío en tu instinto y en tu buen juicio. Y a la mierda todo lo demás.

Jane guardó silencio durante un instante.

– No sé qué creer -dijo con voz entrecortada-. Cira estaba saliendo del túnel. Antonio estaba con ella. Igual que Dominicus. Se dirigían a un barco fondeado en la costa. Cira había pagado a Demónidas para que la sacara de Herculano.

– ¿Demónidas?

– Es un hombre codicioso. Ella cree que la esperará, aunque… -Meneó la cabeza-. Aunque el mundo de ambos se está desmoronando. Antonio no está tan seguro. -Jane miró fijamente la oscuridad-. El fuego los rodea. Los cipreses que flanquean el camino están todos ardiendo. Uno se derrumba sobre la carretera delante de Cira. Ella se cae del caballo y llama a gritos a Antonio… -Cerró los ojos-. Parece algo sacado de los Peligros de Paulina, ¿no te parece? A Dios gracias, entonces no había vías del ferrocarril. Probablemente habría atado a Cira a los rieles mientras una locomotora avanzaba rugiendo hacia ella.

– La misma Cira parece desenvolverse a la perfección en ese terreno -dijo Trevor-. Demónidas…

Ella abrió los ojos para mirarlo.

– ¿En qué estás pensando?

– Bueno, no has sido capaz de descubrir que te hubieras encontrado con ninguna referencia a Cira antes de empezar a soñar con ella. Demónidas es un nuevo personaje de este embrollo. Puede que fuera un mercader y comerciante famoso. Quizá podamos seguir la pista de Cira a través de él.

«Podamos.» Jane sintió una oleada de afecto al oír la palabra.

– Si existió.

– No seas pesimista. Existe hasta que se demuestre lo contrario. Veré que puedo hacer mañana para encontrar alguna referencia sobre él.

– Ese es mi trabajo.

– Entonces lo haremos los dos. Bien sabe Dios que hay suficientes caminos que explorar para los dos.

– Demasiados. Y ahora no tenemos tiempo para hacerlo. No, con Reilly y Grozak.

– Ahora tenemos un poco de tiempo. Podría resultar importante. Si Cira estaba huyendo de Julius, ¿cabe la posibilidad de que se fuera sin el oro?

Jane se puso tensa.

– No.

– Entonces ¿no sería lógico que el oro fuera en ese barco?

– Sí. -Y ella añadió-: Estás hablando como si en realidad hubiera un Demónidas.

– Dijiste que lo creías a medias. Trabajaré sobre esa suposición. ¿Podrías haberte encontrado alguna vez con el nombre de Demónidas en el pasado y convertirlo en fantasía? Es posible. Pero ¿por qué no comprobarlo? Daño no puede hacer.

– Podría ser una pérdida de un tiempo que no tenemos.

– Dije que me creería lo que tú creyeras. Tengo el pálpito de que crees en Cira, Antonio y Demónidas más de lo que llegarás a admitir. Sigues sin confiar en mí lo suficiente.

– Confío… en ti.

Trevor soltó una carcajada.

– Esa es una respuesta bastante pobre. -Se puso encima de ella-. Pero no pasa nada. Respondes con mucho entusiasmo en otros campos. Sólo tendré que esforzarme en realizar un avance importantísimo. -Le separó los muslos y susurró-: Pero hay avances de todo tipo. Creo que puedo hacer uno muy interesante ahora mismo.

Jane sintió avanzar el calor por todo su cuerpo cuando levantó la vista hacia él. Trevor no se había dado cuenta de que esa noche ya había hecho un gran avance. No el sexual que había conmovido a Jane hasta las entretelas. Le había permitido trasponer sus barreras mentales y aquella parte íntima de ella que no había confiado a nadie. Se sentía unida, parte de él. Que sexualmente funcionaran de manera tan fantástica casi se quedaba pálido en comparación.

Casi. ¿En qué estaba pensando? El sexo con Trevor no tenía nada de pálido; era asombroso. Lo atrajo hacia ella.

– Estoy totalmente a favor de los grandes avances. -Intentó serenar su voz-. Enséñame…

– ¿Qué estás haciendo aquí fuera? -Joe salió al porche y se sentó al lado de Eve en el escalón superior-. Son casi las tres de la madrugada. ¿Preocupada?

– Pues claro que estoy preocupada. -Se apoyó en él cuando Joe la rodeó con el brazo-. Tengo un susto de muerte. ¿Por qué no? Los políticos todos siguen discutiendo sobre la responsabilidad por el once de septiembre. Me temo que no haremos lo suficiente para detener a ese loco de Grozak.

– Estamos haciendo todo lo que podemos. ¿Te devolvió John Logan la llamada?

Ella asintió con la cabeza.