/ / Language: Español / Genre:sf

Los actos de Dios

James Beauseigneur

Tras las catástrofes que diezmaron a la población mundial, esta se encuentra dividida entre los seguidores del nuevo Mesías y los fundamentalistas que parecen no entender que la humanidad se encuentra en un nuevo paso evolutivo. Pero todo lo que hasta ese momento se ha desvelado como cierto es en realidad una profunda decepción que impulsará inexorablemente a la comunidad internacional a enfrentarse al mayor reto de la historia: el Apocalipsis, la batalla final entre el bien y el mal, una batalla que todavía no ha sido escrita…

James BeauSeigneur

Los actos de Dios

Trilogía Del Cristo Clonado

Libro tercero

Título original: Acts of God

© 2006, Alicia Frieyro Gutiérrez, por la traducción

Para Gerilynne, Faith y Abigail, que tanto han

sacrificado para que esta trilogía fuera posible.

Y sobre todo para Shiloh, cuyo sacrificio fue

aún mayor.

Espero que de algo haya servido.

AGRADECIMIENTOS

Durante el proceso de escritura de la Trilogía del Cristo clonado hube de recurrir a especialistas de diversos campos de investigación para garantizar la precisión y credibilidad de la novela. Otros me proporcionaron directrices editoriales, asistencia profesional o apoyo emocional. Entre todos ellos están John Jefferson, doctor en Filosofía; Michael Haire, doctor en Filosofía; James Russell, doctor en Medicina; Robert Seevers, doctor en Filosofía; Peter Helt, doctor en Derecho; James Beadle, doctor en Filosofía; Christy Beadle, doctora en Medicina; Ken Newberger, maestría en Teología; Eugene Walter, doctor en Filosofía; Clement Walchshauser, doctor en Teología; coronel Arthur Winn; Elizabeth Winn, doctora en Filosofía; Ian Wilson, historiador; Jeanne Gehret, maestría en Letras; Linda Alexander; Bernadine Asher; Matthew Belsky; Wally y Betty Bishop; Roy y Jeannie Blocher; Scott Brown; Dale Brubaker; Curt y Phyllis Brudos; Dave y Deb Dibert; Estelle Ducharme; Tony Fantham; Georgia O'Dell; Mike Pinkston; capitán Paul y Debbie Quinn; Doug y Beth Ross; Doris, Fred y Bryan Seigneur; Mike Skinner; Gordy y Sue Stauffer; Doug y Susy Stites.

Y sobre todo para Shiloh, cuyo sacrificio fue

aún mayor.

Espero que de algo haya servido.

NOTA IMPORTANTE DEL AUTOR

Como es habitual en cualquier novela de suspense, no todo es lo que parece en la Trilogía del Cristo clonado, de forma que el lector no debe dar nada por sentado hasta haber concluido la lectura de la trilogía completa. No obstante, soy consciente de que una historia sobre la clonación de Cristo puede ser contemplada con recelo por algunos cristianos. Durante la lectura, por tanto, se ha de tener presente en todo momento lo siguiente: primero, que ninguno de los personajes, ninguno, habla por boca del autor. Segundo, que he adoptado el punto de vista de un narrador objetivo, que cuenta la historia y transcribe los diálogos según se van desarrollando, y que se resiste a juzgar o comentar la veracidad de los personajes de la historia. Al lector cristiano le pido paciencia y le recuerdo las palabras de Eclesiastés 7, 8: «Mejor es el remate de una cosa que su comienzo». [1]

Así pues, invito al lector a disfrutar de la Trilogía del Cristo clonado, sean cuales sean sus convicciones religiosas.

«¿Son éstas las sombras de las cosas que han de suceder, o solamente de las que es posible que sucedan?»

Charles Dickens, Canción de Navidad

«Pues surgirán falsos mesías y falsos profetas y realizarán grandes señales y portentos, hasta el punto de engañar, si fuera posible, aun a los elegidos.»

Mateo 24,24

«No hay nada como el hogar.»

L. Frank Baum, El mago de Oz

PRÓLOGO

HE AQUÍ LOS EJÉRCITOS CELESTIALES

Jerusalén, Israel

La situación en el Templo no distaba mucho de la que se habían encontrado en el aeropuerto. Incluso a distancia se podía divisar una inmensa muchedumbre. El Templo solía ser un hormiguero de actividad, pero ahora, a pesar de la gente que llenaba las calles, el recinto estaba vacío. Los patios interior y exterior, que a menudo resonaban con el bullicio de sacerdotes y fieles, estaban desiertos, y la escalinata que ascendía a la fachada del Templo presentaba un aspecto igual de desolador, salvo por dos excepciones. Mientras el helicóptero dibujaba un círculo, Christopher, Milner y Decker divisaron a los dos hombres plantados en los escalones, ambos ataviados con arpillera y cubiertos de ceniza gris.

Más allá, un grupo de entre doscientos y trescientos sacerdotes y levitas se apiñaba junto al sumo sacerdote Chaim Levin, que se mantenía a una distancia prudencial, ofreciendo una ridícula imagen desafiante a los hombres de la escalinata. Algo más atrás, la muchedumbre se agolpaba contra una fila de soldados israelíes armados. Los periodistas extranjeros, que no habían podido abandonar el país y se habían enterado de que Christopher se dirigía a Jerusalén, ya estaban allí para cubrir cada instante del acontecimiento. La inesperada llegada de Juan y Cohen, una hora antes, y la posterior expulsión del Templo, mientras Christopher viajaba hacia allí desde Nueva York, había hecho crecer la expectación. Fue en medio de este escenario, concretamente entre la línea de personal militar y los escalones del Templo, donde Christopher ordenó al piloto que posara el helicóptero.

Todas las cámaras enfocaron a Christopher, que fue el primero en bajar del aparato. Con el pelo y la larga túnica revoloteando violentamente a su alrededor en los remolinos que levantaban las aspas giratorias, ofrecía una imagen impresionante para los telespectadores y las primeras planas de las revistas, con su aire firme y resuelto ante el desafío que le aguardaba. Decker, que observaba la escena desde el helicóptero, comprobó que Juan y Cohen no estaban allí por casualidad.

Una vez hubieron bajado todos, Milner se volvió hacia el piloto y le indicó que se retirara. Al encontrarse cara a cara con Juan y Cohen, Decker, que no conocía aún todos los detalles del plan de Christopher, no pudo ignorar la repentina punzada de ansiedad que le recorrió el cuerpo. Se preguntó si aquella sensación podía ser el resultado de la animosidad surgida entre él (en su anterior encarnación como Judas) y Juan hacía dos mil años, tal y como le había contado Christopher. Pero no estaba seguro de que lo fuera. Para su sorpresa, y a pesar de cuanto ocurría, Christopher se giró hacia él y apoyó la mano en su hombro.

– Todo va bien -le dijo, y Decker, sin saber cómo, supo que, efectivamente, así era.

Juan fue el primero en hablar.

– Hiney ben-satan nirah chatat haolam! -exclamó en hebreo, queriendo decir: «He aquí el hijo de Satán que manifiesta el pecado en el mundo».

– Así que volvemos a encontrarnos, por fin -contestó Christopher con ironía, ignorando las palabras de Juan.

– Te equivocas -repuso Juan-. Yo nunca te conocí.

– No, Yochanan bar Zebadee -dijo Christopher, llamando a Juan por su nombre hebreo-. ¡Soy yo quien nunca te conoció!

Pasaron unos momentos en silencio, los dos mirándose fijamente a los ojos. Luego Christopher bajó la mirada hacia el suelo.

– No es demasiado tarde -dijo por fin, dirigiéndose a Juan y Cohen. En su voz se adivinaba un ruego, y a la vez algo en el tono indicaba que sabía que el intento era en vano.

De pronto, Juan sonrió y se echó a reír. Cohen no tardó en sumarse a la carcajada. Christopher se volvió hacia Decker con una expresión que parecía decir: «Esto va por los dos». A continuación, respiró hondo y sin señal alguna de enojo pero con absoluta convicción, miró de nuevo hacia los dos hombres y gritó por encima de sus risas:

– ¡Como queráis!

Christopher alzó la mano derecha y realizó un rápido movimiento de barrido. La risa cesó al instante y Juan y Cohen salieron disparados hacia atrás a una velocidad increíble, y sus cuerpos fueron a estrellarse contra la fachada del Templo, a ambos lados de la entrada. El crujido de sus huesos al romperse fue tan violento que toda la muchedumbre alcanzó a oírlo y dejó pocas dudas acerca de su suerte. La sangre, esparcida por todo el muro, marcaba el lugar contra el que habían chocado. Luego, Christopher bajó la mano y con otro gesto de barrido, los dos cuerpos cayeron al suelo y rodaron escaleras abajo, hacia la calle, dejando tras de sí dos largos rastros de sangre.

Los presentes contemplaron atónitos y en silencio cómo Christopher, Milner y Decker subían los escalones hasta el Templo, mientras los cuerpos destrozados rodaban hacia abajo a ambos lados de ellos. Al ver que Juan y Cohen habían muerto, la muchedumbre estalló en un clamor, que surgió de civiles y militares por igual. En la calle brotó una celebración espontánea, que no tardó en ser secundada con alegría por todos los rincones del mundo según llegaba la noticia a través de la televisión o de la radio. Rápidamente, los representantes de los medios atravesaron a empellones la línea de soldados israelíes, para poder contemplar más de cerca los cuerpos.

* * *

En Chieti, Italia, un hombre con la nariz saturada del rancio hedor a azufre, y el corazón arrobado por la locura que, hasta ese momento, le había empujado a masacrar a toda su familia salvo a uno de sus miembros, sostenía por encima de la cabeza un cuchillo de carnicero y estaba a punto de dejarlo caer sobre su único hijo superviviente, cuando la locura, igual que había venido, desapareció. Con mucho cuidado, el hombre bajó el cuchillo, lo tiró a un lado, e hincado de rodillas entre los cuerpos desmembrados de su familia, abrazó a su hijo aterrorizado y rompió a llorar. En Rudnyj, Turskaja, una anciana tosió y jadeó buscando recuperar el resuello, después de sacar la cabeza de un barril de agua de lluvia en el que había intentado ahogarse. En Baydhabo, Somalia, un adolescente se detuvo un instante antes de encender la cerilla con la que pensaba prender fuego a sus cuatro hermanos más pequeños, rociados de gasolina.

En toda la zona afectada, la muerte de Juan y Cohen marcó el cese de la locura.

* * *

Cuando llegaron al final de la escalinata del Templo, Christopher se volvió hacia la muchedumbre.

– Nadie debe tocar los cuerpos -gritó señalando a Juan y Cohen-. Todavía poseen un enorme poder. No es seguro tocarlos ni deshacerse de ellos hasta dentro de cuatro días, por lo menos.

Con un gesto, Christopher le indicó a Decker que velara por que así fuera. Luego se dio media vuelta y, acompañado por Robert Milner, se adentró en el Templo.

Como ya habían planeado antes de aterrizar, Decker se quedó fuera. Sacó un papel doblado del bolsillo de su chaqueta, y se dispuso a esperar a la prensa, que, sin lugar a dudas, se lanzaría sobre él tan pronto acabaran de tomar fotografías de los dos oráculos muertos. Le complació comprobar que los periodistas hacían caso a la advertencia de Christopher y no se aproximaban demasiado a los cuerpos. De los sacerdotes y los levitas no hacía falta preocuparse, sus leyes les prohibían entrar en contacto con cadáveres. El único que podía dar algún problema era el público, que de momento seguía contenido detrás de la línea policial.

* * *

En el interior del Templo, Robert Milner y Christopher caminaban codo a codo. En el patio de los Gentiles, siempre tan bullicioso, el único sonido que se oía procedía del pórtico que recorría los muros. Eran los animales traídos al Templo para ser vendidos a los fieles y luego sacrificados, que habían sido abandonados por los pastores y mercaderes en el momento en que todos habían sido conducidos fuera del Templo.

A unos ciento cuarenta metros delante de ellos, los edificios del patio interior y del Santuario de dentro se elevaban más de setenta metros sobre ellos.

* * *

Delante de la entrada meridional, enmarcado a derecha e izquierda por la sangre de Juan y Cohen, Decker esperaba a los periodistas, que empezaron a subir apresuradamente los escalones por si él podía arrojar algo de luz sobre los acontecimientos.

* * *

Christopher y Milner llegaron al soreg, el muro bajo de piedra que separaba el patio de los Gentiles de los patios interiores del Templo y que formaba una balaustrada o recinto sagrado, al que no podía acceder ningún no creyente. Una inscripción en el muro, que se remontaba a la que había en el Templo de Herodes dos mil años atrás, advertía al visitante en más de una docena de lenguas: «Ningún extranjero franqueará la entrada al recinto que rodea el Templo. Aquel que lo hiciera será responsable de propiciar su propia muerte». Les vino bien que el Templo hubiese sido despejado de gente, porque los sacerdotes y los levitas no habrían permitido jamás que Christopher y Milner continuasen más allá de la balaustrada sin oponer resistencia.

Dando un rodeo intencionado para entrar desde el lado este, los dos hombres se dirigieron a la apertura central del extremo oriental del soreg. En un abrir y cerrar de ojos salvaron la distancia entre el soreg y el primero de los tres pequeños tramos de escaleras que ascendían al Chel, o muralla, una especie de terraza de casi cinco metros de ancho, desde donde los ciclópeos muros del patio interior se elevaban once metros sobre ellos.

* * *

– Damas y caballeros -dijo Decker, elevando su voz sobre el ruidoso griterío de los periodistas-. He preparado un breve comunicado. Después atenderé a algunas preguntas.

Alguien le lanzó una pregunta, pero Decker le ignoró.

– Hace cuarenta y cinco años, formé parte de un equipo de científicos estadounidenses que viajó a Italia para examinar la Sábana Santa, un fragmento de tela con la imagen de un hombre crucificado -empezó Decker leyendo el comunicado que había preparado en el avión. En el poco tiempo del que disponía, proporcionó cuantos detalles pudo sobre los acontecimientos que siguieron a la expedición de Turín y que, en última instancia, habían propiciado el momento que ahora vivían. Les contó cómo, once años después de la expedición, un miembro del equipo, el profesor Harold Goodman, le había telefoneado pidiéndole que fuera a la UCLA para ser testigo del descubrimiento que había hecho relacionado con la Sábana.

– El profesor Goodman -dijo Decker- halló, entre las muestras que se habían obtenido de la Sábana, un grupo minúsculo de células epiteliales humanas. Para mi asombro… -Decker hizo una pausa. El recuerdo de lo que había visto entonces, tantos años atrás, aún le sobrecogía-… las células de la Sábana seguían vivas. -Para algunos de los presentes, esta pieza del rompecabezas y la resurrección de Christopher eran todo lo que necesitaban para ver el increíble cuadro al completo, pero a pesar de la más que audible reacción de asombro, nadie habló-. Después de varias pruebas, se demostró que las células tenían una increíble capacidad de adaptación, además de poseer una serie de características únicas -continuó Decker-, Los cultivos de estas células fueron los que el profesor Goodman utilizó para su investigación sobre el cáncer.

»Tiempo después me enteré de que, por aquel entonces, el profesor Goodman ya había realizado varios experimentos con las células -Decker hizo una pausa como para darles tiempo a los periodistas a agarrarse fuerte-, incluida la implantación del ADN de una de ellas en el embrión de un óvulo humano no fertilizado, que luego volvió a introducir en la donante… clonando, de este modo, a la persona cuyas células habían quedado prendidas en la Sábana. Como resultado de aquella clonación nació un niño varón.

Para los que no se lo habían figurado ya, la revelación les proporcionó la pieza que faltaba; para los que lo intuían, fue la confirmación definitiva. Christopher Goodman era el clon de Jesucristo.

Por increíble que resultara la historia, no había otra explicación posible a lo ocurrido en la ONU o a lo que acababan de presenciar en la escalinata del Templo.

– Aquel niño recibió el nombre de Christopher -dijo Decker, para mayor confirmación-, y fue criado por el profesor Harry Goodman y su esposa, Martha, hasta que ambos murieron prematuramente en el Desastre. Por aquella época -prosiguió-, Christopher Goodman tenía catorce años y, como el profesor Goodman le había dicho que recurriera a mí en caso de emergencia, Christopher se vino a vivir conmigo. Ya conocen el resto de la historia, por lo menos lo más importante.

La inflexión en su voz indicaba que Decker había concluido el comunicado, y mientras volvía a plegar el papel para guardárselo de nuevo en el bolsillo, le sorprendió que nadie tuviese ninguna pregunta que hacer. Pero se equivocaba, porque los reporteros las tenían a cientos, sólo se estaban tomando su tiempo para procesar lo que acababan de escuchar.

El desconcierto que reflejaban sus rostros explicaba su pasividad, pero Decker no se dio cuenta y empezó a despedirse. El ademán bastó para remover las aguas y romper el muro de contención. A la primera pregunta, lanzada por alguien desde la parte de atrás, le sucedió al instante una cascada de interrogantes. Como no se había establecido un turno de preguntas, Decker se limitó a contestar primero a los que gritaban más alto.

Sí, Christopher había estado clínicamente muerto.

Sí, por supuesto que lo que quería decir era que Christopher era el clon de Jesucristo.

Sí, estaba diciendo que Christopher era el hijo de Dios, igual que Jesús. (Esta afirmación no cayó bien entre los periodistas judíos presentes, pero no era el momento de abrir una discusión sobre el asunto.) Nadie tenía razones para cuestionar o preguntar más detalladamente sobre aquella relación -que Christopher le había revelado en el avión-, y Decker no tenía intención alguna de dar pistas. Era Christopher el que debía explicarlo, y lo iba a hacer muy pronto.

– ¿Y qué hay de su brazo y de su ojo? -gritó uno de los periodistas.

– Aunque Christopher posee el poder necesario para recuperar ambos -repuso Decker-, ha hecho promesa de no hacerlo hasta no haber completado su misión.

– ¿Cuál es esa misión? ¿Por qué ha venido el embajador Goodman al Templo? -chilló alguien. Casi todos los periodistas callaron al instante; todos querían escuchar la respuesta.

Decker se quedó pensando un momento.

– Lo cierto es que hay varias razones -dijo-. La primera, y más importante de todas, era poner fin al reinado de terror de esos dos hombres, Juan y Saul Cohen. Eso, como habrán comprobado, ya lo ha hecho. Además, ha venido al Templo porque supongo que es el lugar más apropiado para hacer el anuncio que tiene pensado.

– ¿Qué anuncio es ése? -gritó un periodista, al tiempo que otro exclamaba-: ¿Puede adelantarnos lo que va a decir el embajador Goodman?

– Va a dirigirse a la población mundial para hablar sobre el destino de la humanidad.

* * *

Christopher y Milner subieron otros tres pequeños tramos de escalones, franquearon la puerta Hermosa y entraron en el patio de las Mujeres. Pocas horas antes, el atrio había sido el centro de actividad del Templo. Ahora sólo se oía el eco de los pasos en el suelo de piedra, mientras Christopher y Milner caminaban en silencio hacia la ancha escalinata semicircular del extremo oeste del atrio. En lo alto de la escalera, la majestuosa puerta de Nicanor, de dieciocho metros de ancho y casi veintitrés de alto, se elevaba por encima de los muros dibujando un arco, y daba paso al patio de Israel.

Sólo los judíos varones tenían autorizado el acceso a esta zona del patio interior. A diferencia del patio de las Mujeres, un atrio de planta cuadrada a cielo abierto, el patio de Israel era estrecho y cubierto, rodeaba el núcleo del Templo, y contenía numerosas columnas. Contra los muros del patio de Israel se alineaban varias estancias, que se empleaban como almacenes o para celebrar reuniones, y que reducían aún más el espacio abierto.

El tercer y último atrio, el patio de los Sacerdotes, se elevaba aproximadamente un metro sobre el patio de Israel. Aunque lindaba con éste sin muro de separación alguno, el acceso de los legos al patio de los Sacerdotes sólo era posible si traían algún sacrificio. El resto del tiempo, la entrada estaba limitada a los sacerdotes y los levitas. En la puerta de acceso al patio de los Sacerdotes había cuatro mesas esculpidas en piedra, sobre las que descansaban los cadáveres desangrados de media docena de corderos y cabritos, que habían quedado allí abandonados cuando los sacerdotes y levitas fueron conducidos fuera del Templo. El olor a sangre, a incienso y a grasa animal chamuscada seguía llenando el aire. Al norte y al sur de la puerta había ocho mesas más, que presentaban un estado parecido.

En el centro del extremo oriental del patio de los Sacerdotes, el altar del Sacrificio se levantaba seis metros del suelo a modo de pirámide escalonada, compuesta por cuatro enormes piedras sin desbastar, porque de acuerdo con uno de los mandamientos no podían haber sido tocadas jamás por herramientas de metal. [2] Una escalera en la cara oriental del altar permitía ascender a los pisos superiores. La piedra angular, a la que los sacerdotes y los levitas llamaban Ariel, medía más de seis metros cuadrados y, al igual que la piedra sobre la que descansaba, tenía dos metros de espesor. En esta piedra ardía la hoguera de los holocaustos, donde se quemaban las ofrendas. Debido a la ausencia de los sacerdotes, el fuego se había consumido y ya sólo quedaban rescoldos.

Desde las cuatro esquinas de la piedra angular del altar, apuntaban hacia el cielo cuatro protuberancias en forma de cuerno, de cincuenta centímetros de largo. Era en estos cuernos, y en el altar, donde los sacerdotes derramaban la sangre de los animales degollados como sacrificio. Alrededor de la base del altar discurría un sumidero, de cincuenta centímetros de ancho y cincuenta centímetros de profundidad, con un reborde de veintitrés centímetros y una capacidad total de más de once mil litros, que servía para recoger la enorme cantidad de sangre que se derramaba sobre el altar en los días más concurridos. Los sacerdotes y los levitas habían sido conducidos fuera del Templo poco más de una hora después de haber comenzado la jornada, de modo que el sumidero no acumulaba más que unos pocos centímetros de sangre coagulándose y atrayendo a las moscas.

Justo detrás del altar, en la sección más occidental del patio de los Sacerdotes, estaba situado el Santuario. Éste era el destino final de Christopher, pero Milner y él tenían que cumplir con otra misión antes de seguir adelante. Christopher encontró rápidamente lo que buscaba y, con un gesto, le señaló a Milner sus intenciones.

– Hemos de asegurarnos de que no vuelvan a sacrificarse aquí más animales para satisfacer la sed de sangre de Yahvé. Debemos profanar el altar para que no pueda ser utilizado nunca más.

Con Milner siguiéndole de cerca, Christopher se aproximó al lugar donde había visto varias palas de latón, que los sacerdotes utilizaban para recoger la ceniza. Cogieron una cada uno y se fueron hasta un montón de estiércol que aguardaba a ser retirado cerca de las mesas de sacrificio. Apañándose con un solo brazo, Christopher llenó una palada, se acercó al altar y la vació sobre uno de sus costados. Luego, entre ambos, repitieron el gesto hasta que hubo desaparecido el montón y el altar estuvo sucio de estiércol, y para terminar golpearon las palas de latón contra cada una de las cuatro piedras del altar.

– Con eso bastará -dijo Christopher, que sabía que la ley judía prohibiría para siempre jamás que aquellas piedras profanadas fueran utilizadas como altar.

Rematada la faena, Christopher y Milner se adentraron en el Santuario. A vista de pájaro, el Templo propiamente dicho se levantaba sobre una planta en forma de T, resultado del compromiso al que habían llegado los que querían reconstruir el Templo a partir de los planos del profeta Ezequiel y los que querían recrear el diseño del Templo de Herodes. Medía cincuenta y tres metros en la parte más ancha, treinta y dos en la más estrecha, y se alzaba otros cincuenta y tres metros sobre el patio de los Sacerdotes. Flanqueaban la entrada, a derecha e izquierda, dos fabulosos pilares exentos de bronce, a los que los sacerdotes se referían como Jaquim y Boaz respectivamente.

Milner se detuvo. Christopher continuaría solo a partir de aquí.

Christopher sólo miró atrás para saludar con la cabeza a Milner. Luego ascendió el último tramo de escalones hasta el vestíbulo o porche. Delante de él había una gigantesca puerta de doble hoja, de casi dos metros de ancho por más de diez de alto, tallada en madera de olivo, con relieves de querubines, palmeras y flores, y bañada por completo en oro puro. Un espectacular tapiz multicolor suspendido sobre las puertas exhibía un paisaje del universo. Y sobre él, todo el ancho del muro estaba esculpido con enormes relieves de viñas y hojas de parra, con racimos de uvas tan altos como un hombre, y casi igual de anchos, también completamente recubiertos de oro.

Christopher respiró hondo y reanudó el paso. Abrió una tras otra las hojas de la enorme puerta, para que penetrara la brillante luz del día, y pasó a la siguiente cámara, llamada el hekal o sancta. El techo del sancta era doce metros más bajo que el techo del porche, dotando a la sala de una altura de treinta y dos metros. El suelo era de madera de ciprés. Las paredes lucían un friso de cedro, y por encima estaban revestidas de oro. El dorado altar del incienso humeaba todavía, liberando una agradable fragancia a olíbano. Otro altar, la mesa de los panes de la proposición (pan sagrado), presentaba un aspecto impoluto, con doce hojas de pan ácimo dispuestas en hileras. Las velas de un menorá de oro, aunque casi consumidas por la llama, proporcionaban la única luz interior.

* * *

Milner, que permanecía en el exterior del Santuario, dio media vuelta y desanduvo el camino por el que habían entrado. Había un asunto fuera del Templo que requería su atención.

* * *

Delante de Christopher, suspendido del techo en el extremo occidental del sancta, estaba el velo, que separaba el sancta de la última cámara, el debir, o sanctasanctórum. Al otro lado del velo, al que sólo le estaba permitido entrar al sumo sacerdote -y sólo una vez al año, el día de la Expiación-, descansaba la vieja Arca de la Alianza. Componían el velo un par de cortinas lujosamente decoradas, que colgaban en paralelo, con un espacio abierto entre ambas de aproximadamente un metro y medio de ancho, de modo que formaban un pasillo de entrada que evitaba que la luz penetrara al espacio sin ventanas del sanctasanctórum.

Christopher se dirigió al extremo norte de la cortina más cercana al sancta, la agarró del borde y tiró con fuerza hasta que, poco a poco, se fue soltando y sólo quedaron unos pocos metros de tela prendidos del techo. Luego agarró la otra cortina y empezó a arrancarla del techo desde el extremo sur, de modo que dejó una amplia abertura en el centro del velo, quedando expuesto el sanctasanctórum a la luz del día, que entraba a raudales a través de la enorme puerta del Santuario.

Ante sí, en el sanctasanctórum, dos colosales querubines alados de cinco metros de altura tallados en madera de olivo y bañados en oro puro, velaban el Arca de la Alianza. Sus alas extendidas abarcaban la mitad del ancho de la cámara y se encontraban en el centro de la habitación, justo encima del Arca.

Christopher entró en el sanctasanctórum y se aproximó al Arca.

* * *

En el exterior, Decker atendía una pregunta más, cuando un leve retumbar empezó a sacudir los escalones donde se encontraban él y la prensa. Parecía provenir del interior del Templo. Sin más explicaciones y con mucha parsimonia, Decker anunció que no contestaría a más preguntas, y dio por concluida la conferencia de prensa.

– Ahora puede que quieran bajar la escalinata y alejarse del Templo -añadió con exagerada modestia. Empezaba a divertirse.

* * *

Dentro del sanctasanctórum, Christopher se detuvo ante el Arca y tras una pequeña pausa, agarró la tapa y la deslizó hacia atrás, dejando su contenido al descubierto.

* * *

– ¿Qué pasa? -le preguntaron a gritos varios reporteros a Decker, mientras el Templo volvía a sufrir sacudidas.

– Damas y caballeros, sean pacientes. Estoy convencido de que pronto obtendrán respuesta a todas sus preguntas, pero por su propia seguridad, debo insistir en que se alejen del Templo inmediatamente. -La rotundidad del tono y la premura de sus pasos convencieron al resto, que se apresuraron tras él.

* * *

Christopher se asomó al interior del Arca y encontró los objetos que buscaba.

* * *

Un estrepitoso retumbar infinitamente más atronador que los dos primeros recorrió el Templo como un tren de mercancías e hizo que periodistas y curiosos echaran a correr. Un momento después reapareció Robert Milner. Estaba solo. Decidido, bajó una cuarta parte de la escalinata y, mirando desde lo alto a los miles de personas presentes y a las docenas de cámaras que desde allí retransmitían el acontecimiento al resto del mundo, comenzó a hablar. Lo hizo con su voz, aunque sonaba diferente; al menos Decker podía detectar que había una diferencia.

– «He aquí que Yo os enviaré al profeta Elías antes de que llegue el día de Yahveh grande y terrible, para que vuelva el corazón de los padres a los hijos y el corazón de los hijos a sus padres, no sea que Yo venga y haya de consagrar el país al anatema» -dijo Milner citando al profeta Malaquías. [3] Sus palabras resultaron familiares a muchos de los presentes, pero sobre todo a los sacerdotes y los levitas-. Escucha, oh, Israel -dijo Milner, sin citar ya a nadie- porque en este día, en esta hora, cesa tu lamento. Éste es el día del que habló el profeta. ¡Elías ha llegado! ¡Yo soy él!

La proclamación provocó una gran conmoción entre los sacerdotes y levitas judíos, y todas las miradas se concentraron en el sumo sacerdote, curiosas por ver su reacción. La expulsión del Templo había sido una maniobra ruin, pero que un gentil viniera a presentarse como el profeta Elías era una ofensa tremenda, aunque no una blasfemia propiamente dicha. Nadie sabía muy bien cómo reaccionar, de modo que todos miraron a Chaim Levin, el sumo sacerdote, para seguir su ejemplo. De haber tenido la más mínima sospecha de que, en ese instante, Christopher se encontraba en el interior del sanctasanctórum ante el Arca de la Alianza, no habrían esperado a la reacción del sumo sacerdote y se habrían lanzado ya a rasgarse las vestiduras y echarse polvo sobre la cabeza, como hacen por costumbre los judíos ante una grave ofensa.

Sorprendentemente, Chaim Levin estaba muy calmado. Ataviado con la indumentaria tradicional de su oficio en el Templo, el sumo sacerdote lucía una mitra azul con una diadema de oro sólido grabada con las palabras hebreas, que significaban «Santidad a Yahvé». Sobre la túnica de lino blanco que vestían todos los sacerdotes y que le llegaba hasta los tobillos, dejando únicamente al descubierto sus pies desnudos, el sumo sacerdote llevaba un manto hasta la rodilla. Estaba adornado con ricos bordados, y del borde inferior colgaban campanillas doradas que sonaban musicalmente cuando se desplazaba. Sobre este manto, lucía el efod, una especie de chaleco hasta la cadera, profusamente bordado con gruesos hilos de color dorado, púrpura, azul y carmesí. En el pecho, sujeto con cordones de oro a unos grandes broches insertos en las hombreras y atado a la cintura con cordones escarlata, iba el pectoral, un peto cuadrado de grueso lino, decorado con brocados de oro e incrustado con doce grandes piedras preciosas, en cuatro hileras de tres, representando a las doce tribus de Israel.

Ya fuera por gratitud hacia Christopher por haberles librado de Juan y Cohen o, sencillamente, porque no quería arruinar sus hermosos ropajes, Chaim Levin mantuvo la serenidad ante la afirmación de Milner. Es más, le miró fijamente a los ojos y con tacto y, eso sí, cierto regodeo escéptico, le preguntó:

– ¿Y con qué señal nos harás sabedores de que eres quien dices ser? -Con la misma que yo, Elías, usé ante el rey Ajab y el pueblo de Israel en el Carmelo [4] -contestó Milner bien alto para que todos pudieran oírle.

Chaim Levin arqueó una ceja y frunció ligeramente el entrecejo. El descaro de Milner le impresionaba, pero ni por un momento pensó que fuera capaz de hacer lo que decía.

– ¿Y cuándo veremos esa señal? -preguntó pasados unos instantes.

– En esta hora -repuso Milner. Entonces le dio la espalda a Levin y girándose hacia la muchedumbre continuó-: Israel ha sufrido mil doscientos sesenta días de sequía. ¡Hoy ésta llega a su fin!

Dicho esto, sus manos salieron disparadas hacia el cielo, y en algún lugar más allá del Templo se oyó un leve rugido, que en pocos segundos ganó la intensidad de un trueno estremecedor. De pronto, el cielo se oscureció a una velocidad inaudita, y el firmamento se llenó de gruesos nubarrones grises aparecidos como por arte de magia. La muchedumbre y los sacerdotes, salvo unos pocos que había junto al sumo sacerdote, retrocedieron aterrados. Nada más retirarse, cayó en el área que había quedado despejada un rayo acompañado del estallido ensordecedor de un trueno, que hizo que la gente saliera corriendo, echándose las manos a los oídos. Al primer rayo le siguieron enseguida otros tres, que cayeron, cada uno más potente que el anterior, en el espacio abierto por la evacuación. Después empezó a llover.

El agua se precipitó como una tromba sobre Milner, el sumo sacerdote y todos los demás, exceptuando los poquísimos que habían tenido tiempo de resguardarse. La mayoría permaneció donde estaba, mirando agradecida hacia el cielo. Algunos se pusieron a bailar.

Para la muchedumbre, que conocía el episodio bíblico de Elías, el veredicto no podía ser otro: éste tenía que ser el profeta. ¿Cómo si no se explicaba aquello? El sumo sacerdote no estaba convencido del todo, pero no podía ofrecer ninguna explicación plausible, de modo que permaneció en silencio, con la mirada fija en Milner, mientras la lluvia convertía su impecable y elegante atuendo en un hatajo de trapos chorreantes. Enseguida muchos de los sacerdotes y levitas se unieron a la muchedumbre, que proclamaba a Milner como el Elías prometido, quien, según la profecía, había de preceder al Mesías. [5]

Fue por eso por lo que nadie se sorprendió cuando, pasados unos minutos en los que la lluvia les seguía calando, Milner anunció:

– ¡He aquí vuestro Mesías!

Bajo la lluvia incesante, Milner se volvió y pareció que señalaba con la mano extendida hacia el Templo, pero nadie adivinó qué era exactamente lo que esperaba que vieran. Entonces, por encima del ángulo sudeste, se abrió un claro en las nubes, permitiendo que lo atravesara un único rayo de rutilante sol.

– ¡Ahí está! -exclamó alguien.

En lo alto del muro, justo al borde del ángulo sudeste del Templo, a cincuenta y cinco metros por encima de ellos, en un lugar tradicionalmente conocido como el pináculo, estaba Christopher, con sus ropas agitándose al viento y completamente seco bajo el rayo de luz, que le iluminaba como un foco. Enseguida el haz de luz se ensanchó, al tiempo que las nubes se esparcían en todas direcciones, llevando la lluvia al reseco territorio de los alrededores de Jerusalén. Escasos momentos después, volvía a lucir el sol sobre la zona del Templo.

Ahora casi todas las cadenas de televisión del mundo estaban emitiendo en vivo cuanto acontecía en Jerusalén. Todas las cámaras le enfocaban y retransmitían sus palabras y su imagen a los rincones más apartados del planeta.

– Gentes de la Tierra -empezó Christopher lentamente, con un tono sereno y tranquilo destinado a restaurar la calma-. Durante miles de años, profetas y augures, astrólogos y oráculos, chamanes y adivinos han anunciado la llegada de quien traería consigo la rama de olivo de la paz para todo el planeta. En el mundo se le ha conocido por un centenar de nombres diferentes. Y por un centenar de nombres diferentes ha sido invocado este portador prometido de la paz, para que acudiera raudo al amparo de los desventurados. Para los judíos es el Mesías; para los cristianos, el regreso de Cristo; para los budistas, él es el Quinto Buda; para los musulmanes, el duodécimo sucesor de Muhammad o el imán Mahdi; los hindúes lo llaman Krishna; Eckankar lo llama Mahanta; la comunidad bahai espera la llegada de la Gran Paz; para el zoroastrismo él es el Shah Bahram; para otros él es el Señor Maitreya, o Bodhisattva, o Krishnamurti, o Mitras, o Deva, o Hermes y Kus, o Jano, u Osiris.

«Cualquiera que sea el nombre por el que se le conoce -declaró Christopher-, sea cual sea la lengua en la que se le invoca, en este día os digo: ¡las profecías se han cumplido! ¡En este día se cumple la promesa! ¡En este día la visión se hace realidad para toda la humanidad!

Christopher hizo una pausa al tiempo que crecía la expectación.

– ¡Porque éste es el día de mi venida! -gritó triunfante.

Aunque no sorprendió a nadie porque la conclusión era evidente, sí que los dejó a todos asombrados. Nadie podía estar lo suficientemente preparado para semejante proclamación.

La voz de Christopher enseguida ganó velocidad y fervor.

– ¡Yo soy el prometido! -exclamó como en un cántico-. ¡Yo soy el Mesías, el Cristo, el Quinto Buda, el duodécimo sucesor de Muhammad; yo soy el que trae la Gran Paz; yo soy Krishna, Shah Bahram, Mahanta, el Señor Maitreya, Bodhisattva, Krishnamurti y el imán Mahdi; yo soy Mitrás, Deva, Hermes y Kus, Jano y Osiris! No hay diferencia. Todos son uno. Todas las religiones son una. ¡Y yo soy aquel del que hablaban todos los profetas! ¡Éste es el día de la salvación de la Tierra!

Para desazón del alto sacerdote, muchos de los reunidos en Jerusalén rugieron de contento, y su reacción encontró eco en todo el planeta. Todos habían visto a Christopher morir a manos de un asesino, y habían visto su resurrección. Habían sido testigos de la vehemencia con que había despachado a Juan y Cohen, los culpables de sembrar la Tierra de terribles plagas. Habían contemplado boquiabiertos cómo Robert Milner había conjurado relámpagos y había traído la lluvia a la sedienta Tierra Santa. Pero su entusiasmo se debía, sobre todo, a que estaban listos para la llegada del salvador.

– No vengo a hacer píos pronunciamientos religiosos -dijo Christopher-. Ni a exigir que me adoréis o insistir en que me rindáis homenaje. No busco vuestras alabanzas ni vuestra pasión, tampoco os pido devoción. No es mi intención que me veneréis ni que me aduléis, o que me paguéis tributo. Y aún menos que me glorifiquéis, deifiquéis, idolatréis, ensalcéis, exaltéis o veneréis.

»Al contrario, vengo para deciros que os ocupéis de vosotros mismos. Porque es dentro de cada uno de vosotros donde reside toda la deidad, toda la divinidad que vayáis a necesitar. Podéis llamarme dios, no lo niego: ¡soy un dios! Pero yo os llamo dioses a vosotros. ¡A todos! ¡A cada uno!

Para el sumo sacerdote Chaim Levin, aquélla fue la gota que colmó el vaso. Lo que escuchaba era una blasfemia flagrante, y por nuevos que fueran sus ropajes, tenía la obligación de rasgarse las vestiduras y arrojarse polvo sobre la cabeza. Así que empezó con mucho ímpetu, pero tuvo que conformarse con el barro. Algunos de los sacerdotes y levitas que estaban con él se aprestaron a imitarle. Pero otros, muchos más, estaban demasiado interesados en lo que aquel hombre resucitado de entre los muertos tenía que decir.

– No es mi divinidad lo que vengo a proclamar aquí -continuó Christopher-, ¡es la vuestra!

»No traigo amenazas ni castigos -dijo tranquilizador, haciendo caso omiso a los aspavientos que hacía el sumo sacerdote allí abajo-. Vengo a ofrecer a la humanidad la vida eterna y un gozo inimaginable. Traigo conmigo la oportunidad de construir un mañana de abundancia y vida, a partir de un pasado de hambre y muerte. Venid conmigo. Seguidme. Y os conduciré a un milenio de vida y de luz.

La teatralidad con que el sumo sacerdote arrancaba sus ropas y se arrojaba barro encima distrajo a Decker del discurso de Christopher el tiempo suficiente para darse cuenta de que le oía con toda claridad, a pesar de encontrarse tan lejos de la calle. Su voz parecía brotar de algún lugar pegado a él, o puede incluso que… de su propio interior. A este hallazgo le siguió otro mucho más prodigioso. De pronto, cayó en la cuenta de que Christopher no estaba hablando en su lengua natal; de hecho, no la había utilizado desde que empezó a hablar. Decker no sabía bien de qué lengua se trataba, pero estaba convencido de que jamás la había escuchado antes, y sin embargo, entendía cada palabra. Lo mismo les ocurría, aparentemente, a cuantos le rodeaban y, por deducción, a todos los habitantes de la Tierra, independientemente de cuál fuera su lengua nativa.

Se preguntó si alguien más se habría dado cuenta de que Christopher les hablaba en una lengua que no era la suya. Decker intentó recordar y repetir mentalmente algunas de aquellas palabras, pero descubrió que, a pesar de comprender cuanto Christopher decía, le era completamente imposible reproducir ni una sola palabra, ni siquiera una sílaba. Christopher le explicaría más tarde que aquélla era la lengua madre de todas las lenguas humanas, una universal y espontánea a los hombres, igual que los sonidos animales lo son para cada especie animal. Christopher le aclararía después que se trataba de la lengua que hablaban los hombres antes de la confusión de lenguas, confusión de la que se sirvió Yahvé para dividir a la gente de la Tierra cuando construyeron la torre de Babel. [6] Esta lengua no necesitaba traducción. Era la traducción.

– Hace tres días y medio -continuó Christopher-, ante el mundo entero, un seguidor de Juan y Cohen y del Koum Damah Patar me mató disparándome un tiro en la cabeza. Hace menos de doce horas, y de nuevo con todo el planeta como testigo, he resucitado de entre los muertos.

»Pero mi resurrección no es el símbolo de mi victoria sobre la muerte. Simboliza, más bien, la victoria de la vida de la humanidad. Mi resurrección, mi liberación de las cadenas de la muerte, ha sido posible porque por fin ha llegado el momento de que la humanidad rompa las ataduras que la aprisionan y reclame para sí el glorioso futuro que le aguarda.

»Que nadie se confunda. Las aflicciones que han asolado al mundo durante estos últimos tres años y medio no han sido el resultado del azar ni de desastres naturales. Han sido todas actos crueles y calculados de opresión sobrenatural, ejecutados a través de Juan y Cohen, contra toda la humanidad. Pero estos dos hombres no actuaron solos. Es más, no eran más que meros canales de los que se ha servido una fuerza maligna y opresora; una entidad espiritual -salvaje, bárbara y egoísta- cuya meta era, y es, evitar que la raza humana cumpla su destino y alcance el lugar que merece en el universo.

»El poder que ordenó mi asesinato y la entidad que ha llevado al mundo al borde de la aniquilación son uno solo. Pero mi resurrección es la prueba de que esta entidad puede ser derrotada, de que la Tierra puede ser restituida, de que la humanidad está lista para romper las cadenas de la esclavitud y dar el último paso en su evolución hacia la plenitud espiritual.

»He regresado para sacar al mundo de esta era de destrucción y muerte, y guiarlo a una era nueva y trascendente, donde el sufrimiento y la muerte no forman parte de la vida; una edad nacida de las pruebas a las que ha sido sometida la Tierra y un tiempo de armonía individual con el universo. Vosotros, los que habéis sobrevivido a los desastres, las inundaciones, los terremotos; ¡vosotros sois los supervivientes y seréis los vencedores!

»La raza humana ha probado lo peor de la opresión de este ser malvado y ha resistido desafiante. Es el poder de esta resistencia el que ha debilitado al enemigo. Esta resistencia y la confianza de la humanidad en sí misma son las que la han abocado a la Nueva Era.

»Y que a nadie le quepa duda. La Nueva Era no consiste en la sustitución de una religión por otra. Más bien lo contrario. No se trata de depender o de tener fe en un dios lejano y aislado. Se trata de que la humanidad confíe en sí misma, en el poder y el dios que reside dentro de cada uno de nosotros. No se trata de un grupo limitado de opresores farisaicos y egoístas empeñados en su autoenaltecimiento. Se trata de que los individuos se hagan con el control de sus vidas, de su entorno y de su destino.

»Durante dos mil años, los calendarios han tomado como referencia el nacimiento del Mesías cristiano. Mi resurrección de los muertos marca el comienzo de la Nueva Era. La fecha estimada del nacimiento de Jesús es ya irrelevante, y los calendarios de la era cristiana son historia. Ha nacido una Nueva Era. Dejad, por consiguiente, que los calendarios marquen el día de mi resurrección como el primer día del primer año de la Nueva Era. -Christopher levantó la mano derecha y sacudió la cabeza, al tiempo que ofrecía una explicación a su consigna-. No es que quiera que marquéis la fecha de mi resurrección para mi satisfacción -explicó-. Al contrario, es para marcar el comienzo de vuestra liberación de quien ha intentado aplastar vuestro espíritu y destruir vuestra alma.

»Que esta fecha marque también el final de toda reclamación de la verdad absoluta, que sostienen religiones anticuadas como la que practica el KDP. A los miembros del Koum Damah Patar yo les tiendo mi mano en señal de paz. Juan y Cohen han muerto, sus ambiciosas reivindicaciones yacen estériles y acabadas junto con sus cuerpos. Os llamo a que abandonéis vuestras maneras ofensivas; abandonad esa actitud de santos en posesión de la verdad absoluta y uníos a nosotros. Debemos purgar al mundo y a nosotros mismos de esas filosofías y religiones intolerantes. ¡A partir de hoy la religión de la humanidad será la humanidad!

»Que nadie presuma de que el suyo es el mejor camino hasta dios, porque no es un dios lo que buscamos, sino el poder que llevamos dentro. Dejemos de excusarnos por "no ser más que humanos", ¡es cuanto necesitamos ser!

»Esa divinidad reside en la condición humana. La humanidad se halla suspendida al borde del último gran paso en su evolución. Pero divinidad e inmortalidad no se alcanzan a través de la evolución física. Lograr ese paso puede llevarles a algunos sólo unas décadas, a otros les costará más. Pero aun cuando sean necesarios mil años, ese tiempo habrá merecido la pena. -Christopher hizo una pausa para que calara la idea. Quería que su audiencia comprendiera perfectamente lo que estaba diciendo-. No os inquietéis -continuó- si digo que tal vez nos lleve mil años. ¡Qué importan diez, doscientos, o incluso mil años! ¡Hablamos de la inmortalidad! ¡Viviréis gracias al poder con el que el hombre llamado Juan alcanzó a vivir dos milenios, el mismo que me ha resucitado de entre los muertos y que hará posible que superemos al ente maligno que se nos opone! ¡A quienes me sigan yo les daré el poder de vivir mil años! Después ocuparéis el lugar que se os debe como seres evolucionados ¡y no moriréis jamás!

»De nuevo extiendo la mano de la paz al Koum Damah Patar. Enmendad vuestro error y seguidme, y seréis la vanguardia del proceso evolutivo. Vosotros, que ya habéis empezado a experimentar la metamorfosis evolutiva, como demuestra vuestra avanzada capacidad extrasensorial, no empleéis vuestros poderes en beneficio de la opresión. Al contrario, aprovechadlos para mirar en vuestro interior. Abandonad la servidumbre al ente malvado que se llama a sí mismo Dios y, en su lugar, servid a la humanidad. Renunciad a quien busca la destrucción de la Tierra y glorificad, en cambio, la condición humana, y juntos restituiremos el mundo.

»Honorables vosotros, que trabajáis por el avance de la humanidad, porque el universo será vuestro. Honorables vosotros, que habéis aprendido a amaros primero a vosotros mismos, porque seréis como dioses. Honorables vosotros, que no os negáis los deseos del corazón, porque habréis entendido que hacerlo es negarse a uno mismo. Honorables vosotros, que sacáis aliento y esperanza de vuestro interior, porque seréis fortalecidos. Honorables vosotros, de espíritu fuerte y desafiante, porque seréis los primeros en el reino del universo. Honorables vosotros, que prohibís la intolerancia y aplastáis al que impide el desarrollo, porque seréis llamados faros de la verdad e hitos al desarrollo pleno.

»¡Escuchadme y creed! ¡Honrad la verdad y el desarrollo con vuestra lealtad!

»Y por tercera vez ofrezco al Koum Damah Patar los brazos abiertos de la fraternidad. Entended, no obstante, que no hay lugar para vosotros en la Nueva Era si perseveráis en vuestro oneroso proceder. Mucho se espera de a quien mucho se le otorga. Sois los primeros en experimentar el poder de la Nueva Era y habéis probado el dulce sabor y experimentado el imponente poder que ya crece en vuestro interior, pues bien, si no abandonáis vuestro afán persecutorio e intolerante, entonces seréis los primeros en caer y en sufrir la ira de un planeta que ha superado la querencia a vivir sometido. Quienes pretenden fortalecerse sometiendo a la humanidad a la esclavitud de su dios ya han elegido someterse a éste voluntariamente.

»Si su propio sometimiento les satisficiera, ello no supondría amenaza alguna para la humanidad, por lo tanto podría ser tolerado durante un tiempo. Pero no es ésa su naturaleza. Al contrario, desean imponer esa esclavitud a los demás. Son débiles y primitivos; son completamente ajenos a la realidad presente y no pertenecen a este milenio, y mucho menos a la Nueva Era. No comprenden la situación actual en el planeta. No se puede permitir que su debilidad socave y corrompa la fortaleza de quienes están listos para avanzar hacia el futuro. Bajo el liderazgo de Juan y Cohen, lo han intentado conjurando cuantos desastres han podido imaginar. Brutales y despiadados, han causado la muerte a millones de inocentes y traído miseria y sufrimiento a quienes hemos sobrevivido. Y a pesar de todo, ¡no han conseguido quebrar el espíritu humano! La voluntad del hombre permanece firme ante los aciagos vientos de la persecución teísta. ¡Somos luchadores! ¡No nos arrodillaremos ante el tirano!

Dejando a un lado al KDP, Christopher fijó de nuevo la atención de su discurso en la mayoría de su audiencia y declaró:

– ¡No está en vuestra naturaleza servir a nadie!

Debido a la distancia que separaba a la muchedumbre de Christopher, y a la forma en la que el viento sacudía su túnica, nadie se había fijado en los dos objetos que yacían a sus pies. Para los telespectadores eran más discernibles, pero nadie les había prestado demasiada atención durante su electrizante discurso. Y desde luego que nadie sospechaba que los objetos procedían del Arca de la Alianza.

– Os he hablado de un tirano malvado -prosiguió Christopher-, de una entidad espiritual que ha tenido encadenado al mundo. A muchos de los que ahora me miran y escuchan no les sorprenderá oír que el ser de quien hablo -y a instancias de quien Juan Cohen y el Koum Damah Patar han infligido tanta ruina- es el mismo que ha exigido a su pueblo que le ofreciera como tributo la sangre de animales inocentes.

Christopher se detuvo para coger los objetos que descansaban a sus pies y los izó por encima de su cabeza. El público presente en Jerusalén no podía discernir claramente de qué se trataba, pero sí los televidentes, para quienes era obvio que Christopher sostenía lo que parecían dos tablas de piedra. Cuando las cámaras se acercaron, se pudo ver con claridad que la piedra estaba inscrita con una extraña escritura. Christopher tenía en sus manos las Tablas de la Ley. Un grito ahogado recorrió de pronto la multitud en Jerusalén.

– ¡Nunca más! -exclamó Christopher con toda su furia-. ¡Nunca más volverá a dominar este planeta el absurdo dictado de un tirano espiritual!

Y dicho esto, Christopher arrojó las dos tablas centenarias a la calle, cincuenta y cinco metros más abajo, donde se rompieron en pedazos tan pequeños que se perdieron entre la gravilla. La audiencia, mayoritariamente judía, que hasta ahora se había mostrado a favor de Christopher, se quedó paralizada de asombro. Christopher acababa de reducir a polvo un tesoro religioso nacional. Su discurso les había conmovido, pero no esperaban que fuera a derivar en algo semejante.

Christopher continuó, consciente de que debía volver a captar cuanto antes la atención de la gente para ganarse su apoyo.

– Las cosas que he prometido son ciertas y están al alcance del hombre. ¡Lo digo por experiencia!

»La Tierra no está sola en el universo -explicó Christopher-. Como sospechan los científicos desde hace tiempo, hay miles de otros planetas con vida en el universo. Uno de ellos, un mundo antiguo y hermoso que órbita una estrella más allá de las Pléyades, es Theata. Allí, la vida evolucionó mucho antes de hacerlo en la Tierra. Los habitantes de Theata inauguraron su era del espacio particular cuatro mil millones de años antes de que los primeros organismos unicelulares aparecieran en la Tierra. ¡Es un planeta donde el hambre y el temor ya no existen, donde no se conoce la muerte, donde la gente ha dado el último paso evolutivo para convertirse en una sola carne; un planeta cuyos habitantes se han transformado en el dios que llevan dentro! Es de este planeta lejano y extremadamente avanzado de donde proviene la vida en la tierra. Los habitantes de Theata son la raza a partir de la cual nació la vida humana en este planeta. ¡Yo vengo para que cuanto ellos tienen lo tengáis también vosotros!

El relato sobre el origen de la vida humana en la Tierra era interesante, pero no tanto como para que el pueblo de Jerusalén olvidara lo que acababa de hacer con las tablas que Moisés bajó del monte Sinaí. Christopher percibió este malestar y decidió que era el momento de ofrecer al mundo una demostración de sus verdaderas habilidades.

– El futuro que yo ofrezco es un futuro de poder -proclamó-. Incluido el poder de controlar la naturaleza, como os ha demostrado Robert Milner, que es Elías. Pero el poder, al igual que los últimos pasos en la evolución, no se concede. Para hacerlo verdaderamente vuestro, debéis tomarlo. ¡Tomadlo y se os dará! Yo he puesto fin al reinado de terror que habían instaurado Juan y Cohen; yo he puesto fin a la plaga de locura que amenazaba a todo el planeta; ¡y ahora comenzaré a regenerar la Tierra!

Christopher extendió el brazo derecho con la palma de la mano vuelta hacia abajo. Durante un rato largo no se oyó sonido alguno, y la masa empezó a murmurar. Chaim Levin, el sumo sacerdote, con las ropas hechas jirones y cubierto de barro, quiso aprovechar la oportunidad y empezó a intentar atraer la atención de la gente. Pero antes de que pudiera articular palabra, un movimiento en los márgenes de la muchedumbre atrajo la atención de todos.

En el suelo recién empapado por la lluvia, en particular donde había tierra, junto al asfalto y alrededor de los edificios, algo empezó a moverse y, bajo la atenta mirada de los presentes, empezaron a brotar hierba y flores donde antes no había nada. Como si de una grabación a cámara rápida se tratara, la gente pudo contemplar en completo asombro cómo la tierra liberaba plantas de hermosos verdes, rojos, amarillos y morados. Del suelo baldío brotaban arbustos en flor y una fragancia primaveral llenó el aire de pronto.

Pero el milagro no sólo ocurría en Jerusalén. Christopher permaneció callado e inmóvil durante casi cinco minutos, mientras la vida vegetal empezaba a brotar y a crecer en todo el mundo. Muchas de las plantas más pequeñas alcanzaron la madurez en pocos instantes y en las zonas ennegrecidas por el fuego, los árboles jóvenes crecían hasta alturas de dos y tres metros. Entonces Christopher dejó caer el brazo y el fabuloso desarrollo se redujo a su ritmo habitual.

– Vengo para que poderes como éste sean vuestros -gritó. Su voz reflejaba claros signos de fatiga, prueba del gran esfuerzo que había requerido la demostración de sus poderes.

– Como he dicho -recalcó Christopher retomando el hilo de su discurso-, no pido ni busco vuestra devoción. Os pido vuestra lealtad.

Esta vez no hubo vacilaciones, y la vasta mayoría de los presentes, junto con el resto del mundo, se puso a aplaudir, a vitorear y a gritar el nombre de Christopher.

Christopher volvió a levantar la mano derecha, esta vez para acallar a la multitud.

– Algunos os preguntaréis -continuó Christopher-: ¿Y qué hay de los miles de millones caídos en los desastres de Yahvé?

Christopher hizo una pausa para que la pregunta calara entre quienes le escuchaban. Sabía que, en el contexto de su discurso, no podía haber muchos que se hubiesen planteado la pregunta, pero la mayoría acabaría planteándose la cuestión tarde o temprano. De modo que era mejor abordar el asunto ahora y no esperar a que le preguntaran sobre él.

Christopher sacudió la cabeza con tristeza y dijo:

– Es imposible devolverles la vida. Pero quienes lloráis la muerte de amigos y familiares, no os aflijáis. Alegraos, más bien, porque no están verdaderamente muertos. Volverán a sentir la tierra bajo sus pies, porque los dioses no pueden morir del todo. Como Jesús dijo a Nicodemo hace dos mil años: «Es necesario que nazcáis de nuevo». [7] Así es con los que han muerto. Llámese reencarnación o «nacer de nuevo» o lo que se quiera, lo cierto es que algunos de los que han muerto en estos últimos tres años y medio ya han vuelto a nacer; pero, afortunadamente, pocos recordarán su vida anterior. No obstante, como enseñan los hindúes y los budistas, el sufrimiento que soportaron en sus vidas anteriores les servirá de escalón hacia un futuro más elevado y luminoso. De modo que no lloréis ni penéis. Enjugad vuestras lágrimas y alegraos de que cuando regresen, nacerán en una era a la que siempre ha aspirado la humanidad, la Nueva Era, la Era de la Ascensión para toda la humanidad.

»Pueblos de la Tierra, pueblo de Jerusalén, ha llegado el momento de dejar a un lado cuanto nos divide. El destino de la humanidad al completo espera a la unidad de la humanidad. Desechemos las diferencias, como el color de la piel, el género, la lengua o el lugar de procedencia. Que desparezca la división entre razas o nacionalidades. No haya más gentiles y judíos. Todas estas distinciones carecen ya de validez y sentido -dijo Christopher-. ¡Todos los pueblos son el pueblo elegido!

»Así, este edificio dejará de ser un templo a Yahvé, para convertirse en monumento a la divinidad del hombre. Nunca más volverá nadie a traer animales a su interior para su brutal sacrificio en honor a un dios sanguinario. ¡Desde este día cesarán los sacrificios y el Templo permanecerá abierto a todos!

En las primeras filas de la muchedumbre, Decker se preparó para lo que sabía estaba a punto de acontecer.

– Y si hay alguien que duda todavía -dijo Christopher preparándose para concluir su oración-, os ofrezco una última prueba de que soy quien digo ser. Hace cuatro mil millones de años, las simples naves espaciales enviadas desde Theata a la Tierra necesitaron veintitrés mil años para llegar a nuestro planeta, viajando casi a la velocidad de la luz. Ahora, una vez alcanzado el estado espiritual en su evolución, los theatanos pueden recorrer esa distancia en menos de un segundo.

»Todo cuanto disfruta Theata está a vuestro alcance. En este mismo instante nos rodean millones de nuestros hermanos. Han venido a conducir, a guiar a cada una de las personas de la Tierra por el camino que lleva a la integración en el universo.

»¿Los veis? -exclamó Christopher-. ¿Los veis?

Christopher alzó la mano derecha en el aire, echó la cabeza majestuosamente hacia atrás y gritó:

– ¡He aquí los ejércitos celestiales!

De pronto, el firmamento apareció repleto de miles o cientos de miles de luces preciosas, algunas de centenares de metros de ancho, otras pequeñas como la cabeza de un alfiler, unas moviéndose lentamente, otras cruzando el cielo a gran velocidad.

– ¡He aquí los ejércitos celestiales! -tronó Christopher. Luego saltó al vacío desde el pináculo.

1

UN DIOS QUE SE NUTRE DEL MIEDO

Para la mayoría, el futuro descrito por Christopher en el discurso del Templo, en Jerusalén, resultaba tan abstracto que escapaba a su comprensión. Que aquel hombre poseía un gran poder era evidente; el mundo entero había sido testigo de su resurrección, de la facilidad con que había despachado a Juan y Cohen, y del fabuloso desarrollo que la vegetación del planeta había experimentado gracias a él. Pero, a pesar de que el anuncio del advenimiento de un periodo de cambios dramáticos en el mundo y en la evolución del género humano se anunciaba como una visión esperanzadora muy necesitada, buena parte de quienes seguían vivos habían convertido el afán de supervivencia en su principal meta vital. No era fácil imaginarse los cambios tangibles que podían derivarse de lo que Christopher decía.

En el contexto de lo sucedido -los asteroides, las langostas, la resurrección de Christopher y los milagros de Milner-, la historia sobre los theatanos no resultaba tan inverosímil. La mayoría de la gente creía ya en la existencia de seres extraterrestres. El anuncio de que Yahvé y Jesús procedían de Theata tenía más de respuesta a un viejo enigma que de revelación sorprendente. Y la aparición de aquellas luces que danzaban y se movían en el cielo, sobrevolándolos, rodeándolos, e incluso atravesando a algunas personas en la muchedumbre, terminó de convencer a muchos. (Quienes habían experimentado un «atravesamiento», así lo apodó la prensa, lo describieron como una sensación emocionante y fortalecedora, que incluso les había producido un cierto cosquilleo.) Además habían contemplado apabullados cómo Christopher saltaba de pronto desde el pináculo del Templo, y en lugar de precipitarse hacia el suelo y una muerte segura, había sido «atrapado» por las extrañas luces, que lo dejaron suspendido sobre la multitud, haciendo exhibición las luminosas criaturas de su capacidad para aprehender sólidos y, lo que es más, demostrando claramente la autoridad de Christopher sobre todas ellas. Más tarde, cuando volaban de regreso a Nueva York, Christopher explicó a Decker que las luces eran lo que en el pasado se habían conocido como ángeles, y que tenían la facultad de tomar cualquier forma, incluso la humana.

Aun así, la idea de que pudiesen llegar a experimentar un salto evolutivo que les convirtiera en una especie de seres espirituales enormemente poderosos era algo que la gran mayoría era incapaz de asimilar. La evolución era un concepto comprensible si se contemplaba como un proceso para el cual hacían falta decenas de millones de años, pero la posibilidad de que ellos mismos fueran a ser testigos y parte de un gran salto evolutivo era más de lo que sus mentes podían asimilar, por seductor que se les antojara. Los psicólogos que discutían el asunto en la televisión comparaban la ansiedad y la confusión que estaba experimentando la gente en general con las emociones de quien se acaba de enterar de que le ha tocado la lotería. Uno quiere creerlo, pero como jamás hasta ese momento ha experimentado nada tan extraordinario, las circunstancias acaban por sobrepasarle.

A la confusión generalizada se sumó la alusión que hizo Christopher a la posibilidad de vivir un millar de años, comentario que no había llegado a aclarar del todo, y sobre el que sólo había dicho que el camino a esa larga vida «sería revelado muy pronto, aunque no antes de que llegara el momento». Decker, que también estaba algo confuso, preguntó después a Christopher cómo iba a extender un milenio la vida de las personas. Y éste se limitó a contestarle diciendo que la gente dispondría de un año, aproximadamente, para asimilar la dimensión de la nueva verdad y del nuevo paradigma de la vida, y que luego recibirían «la comunión que otorga la vida eterna».

Aunque era mucho lo que no alcanzaban a comprender, nadie necesitaba que le explicaran que Juan y Cohen habían muerto y que el mundo estaba siendo restituido milagrosamente. Aunque la asombrosa velocidad de crecimiento de las plantas iniciado por Christopher se había aminorado a un ritmo de desarrollo más normal cuando éste bajó la mano, la regeneración de la tierra era más que evidente. Brotaban las flores, verdeaba la hierba, se abrían las hojas y trepaban las parras. Incluso las zonas más devastadas empezaban a recuperar su verdor y frondosidad. Después de tanta destrucción y muerte, la mayoría de los supervivientes ansiaba creer en Christopher y en todas sus promesas, a pesar de no entenderlo del todo. El mundo estaba vivo y volvía a haber esperanza.

A lo largo y ancho del globo se celebraba por todo lo alto la muerte de los profetas de Yahvé y la restitución del planeta. La gente intercambiaba presentes con motivo de la caída del reinado de terror de Juan y Cohen. En Jerusalén, poco después de que se dispersara la multitud y a pesar de la advertencia de Christopher de que los cuerpos poseían todavía un enorme poder y no debían ser tocados antes de cuatro días, como mínimo, se envió a una cuadrilla de trabajadores municipales a retirarlos. Las consecuencias fueron nefastas. Tres de ellos estallaron en llamas nada más tocar los cadáveres. El macabro espectáculo, retransmitido en directo por cámaras y reporteros, sirvió para puntualizar y confirmar la veracidad de cuanto Christopher había dicho.

De ese modo, los cuerpos permanecieron donde habían caído, aunque, eso sí, enfocados por varias cámaras que no dejaban de grabar por si algo inesperado ocurría. Los cadáveres se convirtieron en una especie de trofeo morboso no sólo para Christopher, sino también para todos los habitantes de la Tierra, para la humanidad, que con tanta tenacidad se había resistido a doblegarse a las enseñanzas de Juan y Cohen. Como resultado se inició la cuenta atrás para poder retirar y dar sepultura a los restos de los dos hombres e, irónicamente, los festejos que celebraban la renovación de la Tierra y de la esperanza para la humanidad giraron los tres días siguientes en torno a la vigilia de los cuerpos sin vida de los dos profetas judíos que yacían en las calles de Jerusalén.

En la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, Christopher Goodman asumió oficialmente el cargo de secretario general. A pesar de la insistencia con que muchos colegas, incluidos la mayoría de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, le animaron a aceptar un puesto de mayor responsabilidad y poder sobre el gobierno mundial, Christopher declinó la oferta, alegando que su propósito no era el establecimiento de una dictadura benévola en el mundo, sino, más bien, «guiar a la humanidad hacia un completo autogobierno individual». Cualquier otra meta, explicó, sería un anatema, y contrario al proyecto de la Nueva Era. «El género humano debe, en última instancia, buscar las respuestas en su interior, y no en mí ni en ningún otro salvador -había enfatizado-. En los días que han de seguir -juró-, trabajaré conjuntamente con el Consejo de Seguridad y el resto de Naciones Unidas para establecer los cimientos de la que ha de ser la recuperación de la Tierra y el avance universal de los habitantes del planeta hacia lo que le ha sido prometido.»

No obstante, debido a la aniquilación de las poblaciones de Oriente Próximo y de África oriental, Christopher aceptó combinar la responsabilidad como máxima autoridad de la custodia de ambas regiones, con su puesto como representante permanente de Europa en el Consejo de Seguridad.

Tal y como prometió en el discurso de Jerusalén, una de sus primeras actuaciones como secretario general fue recomendar que se cambiase el calendario internacional para que quedara reflejado el nacimiento de la Nueva Era. La sugerencia recibió el apoyo unánime de la ONU y, así, aunque se respetaron los meses y los días, el año pasó oficialmente a ser el primero de la Nueva Era, es decir, el 1 N.E.; y el 11 de marzo, día de la resurrección de Christopher, se convirtió en el día de Año Nuevo.

Pero ni todos se felicitaron por el ascenso de Christopher al poder, ni todos celebraron la muerte de los profetas. Fue lo que ocurrió, como era de esperar, con los miembros del Koum Damah Parar y sus seguidores, aunque éstos tampoco lloraron a sus líderes caídos ni se retiraron a vivir en reclusión. Lo lógico era que al menos unos pocos KDP aceptasen el ofrecimiento de Christopher de unirse a él. La promesa de amnistía y aceptación que en tres ocasiones les había ofrecido durante el discurso de Jerusalén, y aun tres veces más en la toma de posesión ante las Naciones Unidas, superaba todas las expectativas de generosidad. Pero el KDP en bloque, sin excepciones, continuó su acción con una nueva venganza, declarando, en oposición al mensaje de paz y esperanza de Christopher, que el mundo estaba al borde de un desastre aún mayor. Aproximadamente una tercera parte de los ciento cuarenta y cuatro mil miembros del Koum Damah Patar se encontraba ahora en Israel; el resto continuaba haciendo proselitismo por el mundo. En Israel, el KDP dejó de predicar y acusar y empezó a lanzar una llamada al pueblo israelí para que emprendiera el éxodo al desierto de Jordania, al este de Israel.

15 de marzo, 1 N.E.

Jerusalén

Era el tercer día después de las muertes de Juan y Cohen, y anochecía. Antes de amanecer había empezado a caer una fina lluvia que continuó hasta las cuatro de la tarde, dejando la tierra, antes seca, húmeda y llena de vida. Un fresco aroma primaveral llenaba el aire. El Templo judío, que quedaba en silencio al caer el sol, había bullido de actividad a diario desde que Christopher pronunció su discurso desde el pináculo. Varios abogados, en representación del sumo sacerdote Chaim Levin, habían presentado protestas formales ante la ONU contra Christopher Goodman, y Levin no cesaba de lanzar invectivas contra Christopher y Robert Milner. Tal y como se habían propuesto, habían conseguido que la profanación del altar y del Santuario pusiera fin al sacrificio diario de animales. Pero para el sumo sacerdote había sido aún más intolerable la destrucción de las tablas de piedra inscritas con los diez mandamientos. Un equipo de sacerdotes y levitas hacia el ciclópeo esfuerzo de intentar recomponerlas, pero había demasiados fragmentos -algunos no eran más que partículas de polvo- y todo apuntaba a que muchos de los trozos más reconocibles hubiesen acabado en los bolsillos de los testigos presentes en el momento de su destrucción. Lo cierto era que no albergaban demasiadas esperanzas de poder completar la tarea.

Los KDP también seguían activos. Además de advertir a la gente de que huyera de Israel, le contaban a todo aquel que les prestaba oído que el nombre Christopher Goodman, escrito fonéticamente en hebreo (DIBUJO), tiene un valor numérico de 666, número que, según el libro del Apocalipsis, en el Nuevo Testamento de la Biblia, es el valor numérico del nombre del Anticristo. [8]

Junto a la base de la escalinata de entrada al Templo yacían abandonados los restos de Juan y Cohen. Los cuerpos, todavía cargados de insólito poder, permanecían inalterables al paso del tiempo, respetados por los insectos y sin mostrar señales de descomposición. Aunque no había ocurrido nada desde la muerte, tres días atrás, de los trabajadores del departamento municipal de limpieza y saneamiento, todavía había un puñado de cámaras montadas sobre trípodes enfocando a los dos cuerpos. Los técnicos a quienes les había sido asignado este destino, aparentemente el más aburrido de cuantos había en el mundo en ese momento, mataban el tiempo jugando una partida de cartas mientras sus cámaras grababan la inmóvil escena.

Enfrascados en el juego, a los hombres les pasó desapercibido el grupo de tres adolescentes que desde muy cerca daba empujones a un niño, animándole a que se acercara a los cuerpos. Lentamente, uno de los pícaros de más edad sacó un palo y animó al niño a que lo usara para tocar los cuerpos. Los otros dos no tardaron en respaldarle, incitando al pequeño a que siguiera adelante.

Uno de los cámaras, al que esa noche no parecía que le acompañara la suerte, levantó la mirada de sus cartas y vio a los chicos.

– Eh, mirad ahí -dijo susurrando a los otros jugadores.

Uno de los hombres empezó a levantarse para advertirles de que se mantuvieran alejados, pero los otros dos lo detuvieron.

– Déjalos -dijo uno mientras se levantaba muy despacio, sin hacer ruido.

– Déjalos -dijo también el segundo, que se fue a hurtadillas hasta el trípode sobre el que descansaba su cámara.

El cuarto jugador, que estaba sentado de espaldas a los profetas muertos, se volvió para ver qué era más importante que el trío de ochos que llevaba en la mano. Lo supo al instante, y se volvió boquiabierto hacia el técnico al que los otros dos habían silenciado, que ahora se encogió de hombros y se incorporó para acercarse también a su cámara. En cuestión de segundos, los técnicos habían informado sobre la situación a sus respectivas cadenas. Los chicos aún no se habían acercado lo suficiente como para propiciar la interrupción de la programación, pero la decisión de hacerlo tendría que tomarse muy pronto. Si se empezaba a emitir en directo y los chicos decidían no seguir adelante con su fechoría, la cadena quedaría en ridículo, además de correr el riesgo de irritar a quienes seguían con asiduidad su programación. Era como si las cadenas, al igual que los chicos, estuvieran jugando a ver quién era el más gallito; ninguna quería precipitarse a ofrecer cobertura en directo y ninguna quería que la competencia se le adelantara y le pisara la noticia. Con todo, la decisión no se hizo esperar. No estaban ni a diez metros de los cuerpos, cuando los chicos se quedaron clavados en el sitio al observar algo que a los técnicos parecía haberles pasado desapercibido. Siguiendo la mirada aterrada de los chicos, los técnicos descubrieron al instante la razón de su agitación. Los cuerpos de los dos hombres habían empezado a emitir un ligero resplandor.

Al instante, las cadenas empezaron a emitir en directo, mientras los niños se alejaban corriendo despavoridos. El resplandor fue ganando intensidad hasta que la luz fue tan brillante que los técnicos tuvieron que retirar la mirada. Uno se echó la mano al bolsillo de la chaqueta para sacar sus gafas de sol, pero el fulgor las rindió inservibles antes incluso de que le diera tiempo a sacarlas. No había más remedio que dar la espalda al resplandor.

Los millones de espectadores que miraban aterrorizados la televisión supieron al instante que lo que allí ocurría era una repetición de lo sucedido en Naciones Unidas sólo cuatro días atrás. Pocos segundos después quedaron confirmados sus peores temores. Allí, en plena calle, se alzaban las figuras de los dos profetas Juan y Saul Cohen, ahora resucitados.

En los desconcertantes instantes que siguieron, la población del planeta revivió el sufrimiento al que había sobrevivido y el terror que había soportado los últimos tres años y medio. La muerte de Juan y Cohen les había hecho creer que había pasado lo peor. Pero ahora que habían regresado, nadie osaba imaginar los cruentos horrores que ellos y su dios podrían traer consigo.

Abandonadas a su suerte por los aterrorizados técnicos, las cámaras, todavía en sus trípodes, continuaron grabando la escena mientras los dos hombres se hincaban de rodillas en el suelo y empezaban aparentemente a rezar. La imagen era aterradora. Quién sabía qué maldición estaban conjurando para que se precipitara sobre la Tierra.

Y entonces, con una voz que sonó como el rugido de un trueno, y hablando en la misma lengua universal que utilizó Christopher en el discurso que había dirigido al mundo tres días atrás, el cielo mismo pareció hablar. «Subid», fue cuanto dijo. Tan pronto se hubo desvanecido el eco, quienes lo habían escuchado se preguntaron si no habría sido, después de todo, nada más que un trueno. Pero la duda se disipó en el instante en que los dos hombres se pusieron en pie y, mirando a las estrellas que se cernían sobre ellos, empezaron a elevarse hacia el cielo nocturno. Uno de los técnicos -el más atrevido, y probablemente el más insensato también- regresó corriendo hasta donde estaban las cámaras para girar la suya y poder grabar así el ascenso de los profetas. Los otros técnicos se precipitaron tras él y apuntaron las cámaras hacia las dos siluetas, que se elevaban lentamente.

Temblando de pánico, los técnicos tardaron un momento en percatarse de que no eran sólo sus nervios los que se sacudían. Cuando la imagen que contemplaban a través de sus cámaras empezó a agitarse, se dieron cuenta de que la tierra también había empezado a vibrar. La intensidad de los temblores creció mucho antes de que pudieran reaccionar, y cámaras, trípodes y hombres se precipitaron al suelo.

18 de marzo, 1 N.E.

Nueva York

Todavía faltaban diez minutos para que la reunión diera comienzo, de modo que Decker no iba con prisa cuando llegó al auditorio del edificio de la Secretaría de Naciones Unidas. Su intención era entrar tranquilamente y sentarse en algún rincón donde no llamara la atención. Christopher le había pedido que asistiera y así lo iba a hacer, pero a pesar de su amistad con él, Decker nunca había llegado a sentirse del todo a gusto con aquella gente. No obstante, parecía que el sentimiento no era mutuo, porque tan pronto entró en la sala fue recibido con un fuerte y largo aplauso. Los diferentes cargos que había ocupado a lo largo de su vida le habían situado muy próximo a hombres y mujeres eminentes, y podría decirse que su puesto en la ONU le investía de cierta eminencia a él mismo. Sus palabras habían arrancado algún que otro aplauso ocasionalmente, pero jamás había sido objeto de semejante honor y aún menos por el solo hecho de entrar en una sala. Decker asintió educadamente con la cabeza para reconocer y agradecer el aplauso.

– Acompáñame -oyó que le decía una voz familiar detrás de él. Era Jackie Hansen, quien, ya fuera por casualidad o deliberadamente, estaba apostada junto a la puerta cuando Decker hizo su entrada-. Gaia te quiere a su lado en primera fila -dijo refiriéndose a Gaia Love, directora del Lucius Trust y patrocinadora de la reunión.

Había mucho público, de modo que tardaron varios minutos en abrirse camino hasta la parte de delante. Por el camino todos querían darle un apretón de manos o unas palmadas en la espalda. Una mujer treintañera y seguidora de Wicca -religión naturalista asociada a la Nueva Era- fue algo más expresiva en su demostración de admiración hacia el hombre que había cuidado a Christopher desde su infancia. Cuando Decker y Jackie no estaban más que a unos pasos de ella, la mujer deshizo el nudo del cordón que llevaba atado a la cintura y dejó que éste se deslizara hasta el suelo, quedando abierta así su larga túnica y revelando ante ellos su exuberante cuerpo desnudo. En un abrir y cerrar de ojos, se lanzó sobre Decker y lo abrazó, atrapándolo en el cálido y sedoso interior de su túnica. Las cosas habían cambiado mucho desde que Decker era joven. Casi todos los viejos tabúes habían desaparecido, excepto en el seno de algunos grupos religiosos conservadores. La desnudez total o parcial -con un puñado de accesorios irrisorios que no ocultaban nada-, en público, estaba al orden del día en todo el planeta, y no era raro encontrarse parejas o incluso grupos practicando sexo en la playa o en los parques. Con todo, Decker estaba algo chapado a la antigua, y no pudo evitar sentir cierta turbación ante semejantes atenciones.

– Gaia espera al señor Hawthorne -dijo Jackie al tiempo que liberaba a Decker de los brazos de la mujer. Ya fuera por respeto a Gaia Love o al metro ochenta y siete de Jackie, la mujer soltó a regañadientes a su presa, permitiendo así que siguieran avanzando.

En la sala estaban presentes la práctica totalidad de los líderes del movimiento de la Nueva Era. Eran tantos que a Decker se le antojó que Christopher y Milner habían subestimado hasta qué punto el mundo había estado preparado para el advenimiento de la Nueva Era. Había jefes de Estado, miembros de la Corte Mundial, celebridades del cine y de la televisión, grandes figuras del deporte, líderes sindicales, la totalidad del comité central del Consejo Mundial de Iglesias, varios obispos y cardenales de las Iglesias católica y cristiana ortodoxa, algunos ministros protestantes de primera línea y un buen número de otros líderes religiosos.

En las invitaciones para la reunión, Gaia Love había consignado que el propósito de ésta era «una ocasión de comunión y celebración del advenimiento de la Nueva Era». Pero, a pesar de los apretones de manos, los saludos y las sonrisas, a Decker no le pasó desapercibida en ningún momento la sombra de preocupación que planeaba sobre los asistentes. Mientras avanzaban, llegaban hasta él fragmentos de conversaciones que hablaban sobre lo acontecido en Jerusalén, empezando por la resurrección de Juan y Cohen y siguiendo con el terremoto inmediatamente posterior. Cuando llegaron a las primeras filas, incluso oyó que Gaia Love comentaba algo sobre Israel, pero fue incapaz de oír con exactitud lo que decía.

El terremoto había causado importantes destrozos en todo Jerusalén. Aproximadamente el diez por ciento de la ciudad había quedado reducida a escombros y se calculaba que había más de siete mil muertos. Christopher había convocado inmediatamente a las televisiones y la radio para asegurar al mundo que aquél no era el comienzo de un nuevo reinado de terror. «Juan y Cohen no regresarán -había dicho sin reservas-. Con su resurrección, ese dios que se alimenta del temor pretendía infundir el pánico, pero yo os llamo a la calma. ¡Juan y Cohen se han ido y no regresarán jamás! Son los seguidores de Yahvé los que deberían tener miedo, porque saben que nada pueden hacer contra la voluntad de la humanidad unida.»

Las encuestas realizadas inmediatamente después de su discurso revelaron que la mayoría creía a Christopher. Pero en una irónica vuelta de tuerca que desafiaba a toda lógica, miles de israelíes -muchos de los cuales habían perdido a familiares en el terremoto- no interpretaron estas nuevas muertes y destrucción como prueba de la naturaleza maligna de Yahvé, y empezaron a adorarle aún más al considerarla una demostración de su poder como si el poder en sí le hiciese digno de adoración. Pero más absurdo fue que el sumo sacerdote judío y sus seguidores celebrasen la resurrección de Juan y Cohen. Sí, les habían odiado antes de morir, y sí, seguían odiando a sus seguidores, los KDP, pero también era cierto que las cosas habían cambiado. Para empezar y siguiendo la fórmula de «el enemigo de mi enemigo es mi amigo», contemplaban la resurrección de Juan y Cohen como un desafío directo al poder de Christopher. También había que tener en cuenta que, a pesar de lo insólito de su comportamiento y de sus enseñanzas, lo cierto era que Juan y Cohen habían sido resucitados de entre los muertos y, aparentemente, recibido la llamada de Dios para que ascendieran al cielo. Como colofón no había que olvidar que, en el transcurso de su historia, Israel había mirado siempre con mejores ojos a sus profetas muertos que a los vivos, y aunque Juan y Cohen ya no estaban muertos, por lo menos sí que se habían ido.

Había además un último factor. Puede que el proverbio haga honor a la verdad cuando dice que nadie es profeta en su propia tierra, pero también es cierto que esa tierra luchará para defender incluso a un forajido local si quienes le atacan son extranjeros. De este modo, Juan y Cohen habían conquistado un lugar más favorable en el corazón de quienes, durante años, habían sido sus más férreos opositores.

Decker intercambiaba las cortesías de rigor con Gaia Love, cuando de pronto se hizo el silencio en el auditorio, dejando con la palabra en la boca a más de un ruidoso miembro del público. El secretario general Christopher Goodman había entrado en el auditorio, seguido de Robert Milner. Decker sintió cómo cambiaba el ambiente en la sala, que en vez del propio de una reunión se parecía ahora más al de un cónclave espiritual. Todavía le iba a costar un tiempo acostumbrarse al cambio de actitud de la gente hacia Christopher. La sala entera permaneció en silencio mientras Christopher y Milner se abrían paso hacia el estrado, y entonces desde algún lugar del enorme auditorio se pudo oír un único aplauso. Como nadie se le unió, el solitario aplaudidor se detuvo rápidamente, obviamente azorado por su aparente salida de tono. Sin saber exactamente por qué, a los presentes les parecía poco apropiado aplaudir a un dios.

Consciente de la tensión que se respiraba en la sala, Christopher se apresuró a coger el micrófono y, en contestación al aplaudidor solitario, sentenció:

– Gracias. Es agradable saber que me encuentro entre amigos.

La broma tuvo el efecto deseado y un estallido de risas espontaneas rompió el hielo, seguido de un aplauso ensordecedor.

Christopher sonrió y la enorme pantalla de vídeo que había a su espalda mostró su expresión de agradecimiento al auditorio.

– Amigos, auspiciosa asamblea, bienvenidos -empezó cuando por fin volvió a reinar el silencio en la sala. Una de las cosas que Decker había aprendido cuando redactaba discursos es que cuanto más importante es el ponente, menos tiene que decir para arrancar aplausos. Ahora que había quedado establecido que era apropiado aplaudir a Christopher, el axioma recuperaba toda su validez.

Cuando se apagaron los aplausos que motivaron su bienvenida, Christopher continuó.

– Vengo de asistir a una reunión del Consejo de Seguridad. El principal asunto a tratar ha sido la situación en Israel. Como todos sabéis, Naciones Unidas ha ofrecido ya en varias ocasiones a Israel, desde el terremoto, asistencia médica y tropas de apoyo que colaboren en restaurar el orden y la reconstrucción de la ciudad. Todos y cada uno de esos ofrecimientos han sido rehusados de manera tajante por el gobierno Eckstein -dijo refiriéndose al primer ministro israelí. A Decker le pareció que aquel tema, bien mirado, era cuando menos insólito como punto de arranque para el discurso de Christopher.

– Hay tres razones por las que estas negativas han resultado particularmente problemáticas. En primer lugar está la magnitud del sufrimiento, como bien hemos podido comprobar todos a diario en los informativos. La segunda razón es que, mientras el gobierno Eckstein fracasa en el intento de solventar esta crisis humana, se cierne sobre el país una nueva crisis promovida por el Koum Damah Patar, cuyos miembros están guiando de forma temeraria a miles de sus seguidores y compatriotas al inhóspito desierto de Jordania. Y tercero, si nos basamos en las declaraciones del primer ministro Eckstein, no hay duda de que sus objeciones a la ayuda de Naciones Unidas son, en última instancia, producto de prejuicios religiosos personales y de su lealtad a los grupos religiosos ultraortodoxos de su partido.

»Por fortuna para el pueblo de Israel, no todos los miembros del Likud se han dejado atar tan corto por el sumo sacerdote de Israel. Acabamos de saber que hace unas horas el Partido Socialdemócrata ha formado, bajo el liderazgo de Golda Reiner, una coalición con otros seis partidos minoritarios, forzando la convocatoria de elecciones.

Al escuchar la noticia, Gaia Love se inclinó hacia Jackie Hansen y Decker, y les susurró muy excitada:

– Golda es una buena amiga. Estoy convencida de que podemos contar con ella.

– Mientras tanto -continuó Christopher-, y debido a la situación de emergencia que vive Israel, la señora Reiner se ha hecho cargo del gobierno como medida de urgencia y ha enviado por cauces oficiales una petición al Consejo de Seguridad, para que éste autorice de inmediato el envío de ayuda a Israel. Me agrada anunciaros que el Consejo de Seguridad ha aprobado unánimemente el envío.

Con tanto sufrimiento como había padecido el planeta, a Decker no le pareció que el anuncio de Christopher fuera a suscitar demasiado interés o entusiasmo, pero de pronto el auditorio estalló en vítores de celebración. Era evidente que la noticia tenía para los presentes más trascendencia de lo que había imaginado. La única explicación era que al pedir ayuda, Israel -la única nación del mundo fuera de la Organización de Naciones Unidas- [9] reconocía por fin que dependía del resto del mundo. No era lo mismo que reintegrarse en la ONU, pero Decker pensó que ése sería el paso lógico que los presentes pensaban daría Israel a continuación. Con todo, siguió pensando que no era una noticia digna de mención, y mucho menos de ser recibida con tanto entusiasmo.

El discurso de Christopher se prolongó durante casi hora y media, convirtiéndose en uno de los más largos que había pronunciado jamás. Dejando a un lado el asunto de Israel, Christopher pasó a explicar en grandes líneas sus planes para la repoblación de los países cuyos habitantes habían sido borrados del mapa a causa de la locura. A quienes pudieran demostrar tener raíces ancestrales en alguno de esos países, la ONU se ofrecía a ayudarles a trasladarse hasta allí y reconstruir su sociedad. Christopher reconoció que para alcanzar esa meta se podían tardar siglos, pero de nuevo volvió a apuntar que la vida humana no tardaría en dejar de estar limitada a unas pocas décadas de duración. Para fomentar la emigración a estos países, el Consejo de Seguridad había aprobado unánimemente ofrecer concesiones de tierra y sustanciosos incentivos económicos a los inmigrantes.

– El Consejo de Seguridad también ha aprobado -reveló Christopher- apoyar mi recomendación de construir una nueva gran sede de Naciones Unidas en un solar de la zona afectada que, con la aprobación de la Asamblea General, acabara reemplazando al cada vez más viejo complejo de edificios de la sede de Nueva York.

»Éste es un proyecto que me entusiasma muy especialmente -continuó Christopher- debido al emplazamiento elegido. Como muestra de la fortaleza y el desafío inquebrantables del espíritu humano, la nueva sede de Naciones Unidas se levantará cerca del lugar donde estalló la plaga de locura; un lugar de tremenda significación histórica para la humanidad, porque fue en sus proximidades donde aterrizó la primera nave theatana hace cuatro mil millones de años y donde comenzó la vida en la Tierra. Fue cerca de allí donde, en el lugar que la leyenda ha llamado el jardín del Edén, la humanidad reivindicó por primera vez su independencia de la autoridad de Yahvé y de cualquier otro dios. La misma zona donde, tiempo después y por primera vez en la historia de la humanidad, los hombres se unieron para trabajar juntos en la construcción de una gran ciudad y de una torre, antes de ser dispersados por el déspota Yahvé. ¡Y fue desde aquella ciudad desde donde Nabucodonosor en otro tiempo gobernó el mundo!

El auditorio estalló en gritos de alegría, pues al parecer todos los presentes conocían con exactitud la ciudad a la qué se refería Christopher, y estaban de acuerdo. Era Babilonia, que ya había sido parcialmente reconstruida por el pueblo iraquí en las últimas décadas.

Con todo, Decker no conseguía entender a qué venía tanto alborozo, sobre todo tratándose de lo que para él no era más que una cuestión inmobiliaria.

21 de marzo, 1 N.E.

Jerusalén

– Nuestra misión -les estaba diciendo el general Parks a los periodistas que habían sido convocados a las seis de la mañana en el vestíbulo del hotel King David, que ahora hacía las veces de sede temporal de la fuerza de paz de Naciones Unidas- es de naturaleza estrictamente humanitaria. Gracias al apoyo y la cooperación de la primera ministra Golda Reiner, la llegada y el despliegue de las tropas de la ONU han sido un éxito, y Naciones Unidas cuenta ya con un contingente de cincuenta mil soldados en Israel. Las provisiones de alimentos y medicamentos, que llegaron anoche, empezarán a distribuirse en menos de una hora. Sólo queda un cabo por atar.

»Aprovechándose del miedo y la histeria, el KDP ha provocado a una parte muy importante de la población israelí, acusando a las fuerzas de la ONU venidas a ayudar al país en la crisis de ser en realidad un ejército de ocupación. Ya han conducido a varios cientos de miles de ciudadanos -se habla incluso de que podría tratarse de la sexta parte de la población israelí- hasta el desierto jordano, como en una suerte de éxodo moderno. Aparentemente pretenden huir de las fuerzas supuestamente invasoras de la ONU y aprovechar la reciente desaparición de la población jordana para montar asentamientos ilegales en el interior del territorio del país.

»Creo que a todos nos gustaría ver al KDP abandonar Israel, pero para evitar esta incursión de civiles israelíes en Jordania hemos montado controles en todas las carreteras que salen del país. A pesar de ello, hemos sido incapaces de anticiparnos al desproporcionado grado de pánico. Al descubrir que las carreteras estaban bloqueadas, el KDP y sus seguidores han emprendido una marcha a pie hacia Jordania a través del desierto. Debido a la reciente sequía, les ha resultado relativamente sencillo cruzar las aguas poco profundas del río Jordán sin ser detectados.

El general Parks hizo una señal con la cabeza a su ayudante, quien pasó entonces a mostrar una fotografía por satélite de la región.

– Los que huyen de Israel están organizados en siete contingentes principales, a los que se suman numerosos grupos más pequeños dispersos a lo largo de la frontera de Israel con Jordania. -Parks señaló una zona en la fotografía-. A pie y abandonados a sus propios reclusos -continuó Parks-, calculamos que la mayoría de esas personas sobrevivirán no más de entre tres y cinco días en el inhóspito y seco desierto.

»Para evitar la tragedia, mientras les hablo, seis batallones de soldados de la ONU se han trasladado a tres kilómetros de un punto al oeste de la ciudad de Ash-Shawbak, en Jordania, donde anoche acampó el contingente más numeroso de emigrantes.

Parks volvió a señalar la fotografía por satélite.

– Hemos bautizado la campaña operación Rodeo -dijo divertido con una amplia sonrisa-. Nuestro objetivo es rodear cada uno de los campamentos, proporcionarles cuantos alimentos y agua sean necesarios, y luego devolver a la gente a Israel. Los miembros del KDP que sean capturados permanecerán retenidos para ser interrogados y, posiblemente, imputados con cargos penales por las autoridades civiles.

El general Parks se guardó el puntero láser en el bolsillo de la camisa.

– Dispongo de tiempo para responder a tres o cuatro preguntas -concluyó. Varios reporteros empezaron a lanzar a gritos sus preguntas, pero Parks los ignoró y señaló hacia una periodista al fondo.

– ¿Se prevé que el KDP vaya a ofrecer resistencia, y, en tal caso, cuál será la respuesta por parte de la ONU?

– La inspección llevada a cabo en la zona ha revelado que no hay una defensa organizada, y tampoco se ha hallado evidencia alguna de que posean armas. Estamos hablando de un grupo desorganizado de civiles asustados y confusos -dijo con autoridad-. No obstante, en el caso de encontrar resistencia, tenemos órdenes de defendernos primero y, luego, emplear toda la fuerza que sea necesaria para cumplir con nuestra misión.

– ¿Qué probabilidad hay de que el KDP posea poderes parecidos a los de Juan y Cohen? -preguntó la misma periodista al hilo de su primera pregunta.

– No tenemos constancia de que ningún miembro del KDP haya exhibido esa habilidad. Lo peor de lo que han sido capaces hasta ahora -dijo con una risita- ha sido abochornar a la gente.

– ¿Me equivoco o ha dicho antes que nada menos que una sexta parte de la población israelí ha seguido al KDP a Jordania? -preguntó otro periodista.

– Bueno, ésa es la cifra calculando por lo alto. Lo más probable es que se trate de entre un diez o doce por ciento del total -repuso el general.

– Aun así, ¿cómo es posible que sean tantos? Hasta ahora no había ninguna estimación que indicara que el KDP tuviera semejante número de seguidores.

– Creemos que sólo entre una tercera parte y la mitad de ellos son realmente seguidores del KDP; el resto lo compondrían principalmente judíos ultraconservadores, contrarios a la decisión de abrir el Templo a todas las razas, religiones y nacionalidades, y civiles desorientados que han creído al KDP cuando asegura que las fuerzas de Naciones Unidas se han desplegado en Israel como parte de un ejército invasor.

– ¿Es cierto que el ex primer ministro Eckstein y el sumo sacerdote Chaim Levin se cuentan entre los que han abandonado Israel? -preguntó otro periodista.

– No puedo contestar preguntas referentes a individuos concretos -dijo el general Parks, y señaló hacia otro periodista.

– ¿Por qué razón han tomado ustedes el Templo judío? -inquirió un miembro de la prensa judía, visiblemente enojado.

Parks se arrepintió al instante de haber elegido a aquel periodista en particular, pero tenía demasiada experiencia como para dejar que el error se reflejara en su rostro.

– La orden de asegurar el Templo -dijo Parks con mucha calma, ignorando el tono del periodista- procede directamente del secretario general Goodman. Con la cooperación completa de la primera ministra Reiner, y de acuerdo con la promesa que hizo cuando estuvo aquí hace nueve días, el secretario general ha ordenado que se proteja el Templo hasta el restablecimiento del orden público. Una vez las aguas hayan vuelto a su cauce, el Templo será reabierto a todas las gentes, independientemente de su nacionalidad y religión.

Parks ignoró la airada reacción del periodista, que empezó a denunciar a gritos el irregular método empleado por Golda Reiner para hacerse con el control del gobierno, sin la convocatoria de elecciones, y rápidamente señaló a otro periodista.

– ¿Ha sido la operación Rodeo aprobada por el secretario general? -preguntó el siguiente periodista.

– La operación Rodeo es una medida táctica, no estratégica. Las decisiones tácticas las tomo yo.

Oeste de Ash-Shawbak, Jordania

Mientras las fuerzas de la ONU avanzaban sigilosamente en transportes blindados y se situaban a unos cuatrocientos metros del campamento israelí, un enjambre de helicópteros las sobrevoló y empezó a dejar caer octavillas sobre el objetivo. En ellas se exponían las intenciones de la ONU y se ordenaba a los allí acampados que permanecieran en calma y entregaran todas las armas que tuvieran en su poder. Las octavillas prometían que nadie saldría herido si no se ofrecía resistencia. Se les proporcionaría agua y comida para todos, autobuses para ancianos y discapacitados, y una escolta acompañaría al resto de regreso a Israel de forma segura.

Los blindados se detuvieron, y los soldados del interior se apearon, para cubrir a pie la distancia que restaba. A fin de evitar que cundiera el pánico, habían recibido la orden de dejar los rifles en los blindados y se les había hecho entrega de pistolas, que no debían desenfundar si no recibían una contraorden.

Al aproximarse, tres hombres del campamento se apresuraron hacia ellos, con la intención, al parecer, de parlamentar con quienes estuvieran al mando. Al instante, el comandante general Harlan MacCoby dio el alto a las tropas, para comprobar las intenciones de los tres hombres. Los soldados obedecieron y el jeep del general MacCoby atravesó sus líneas para acercarse a la delegación israelí.

A través de sus gemelos, el general confirmó al instante sus sospechas. Las marcas que lucían en la frente los identificaban como miembros del KDP, de modo que no tenía muchas esperanzas de llegar a ningún acuerdo con ellos, pero era su deber intentarlo.

– Ordene a sus fuerzas que retrocedan y permítannos proseguir nuestro viaje -exigió con firmeza un KDP, cuando el jeep del general se hubo detenido ante ellos.

– Me temo que eso no va a ser posible -repuso el general.

– Si uno solo de sus hombres sobrepasa el lugar en el que ahora nos encontramos -dijo otro KDP-, el Señor, Dios, castigará a toda su tropa.

– No queremos hacer daño a nadie -ofreció el general MacCoby-, pero deben acceder a regresar a Israel.

– Tampoco es nuestro deseo que usted o su ejército sufran daño alguno -contestó uno de ellos-, pero debe dejar que sigamos adelante.

Sin más palabras, los tres KDP dieron media vuelta y emprendieron el regreso al campamento.

– No os resistáis -los amenazó gritando el general. Luego aguardó un instante por si había respuesta, y al no obtener ninguna, ordenó a las tropas que siguieran avanzando.

A los dos minutos, la primera línea de avance había alcanzado el punto donde se había producido el encuentro con los KDP. El general contuvo la respiración un momento mientras cruzaban la línea imaginaria trazada por los KDP, pero no ocurrió nada. Momentos después, cuando estuvieron a unos cien metros del campamento, se encontraron con más de un centenar de miembros del KDP, formando una muralla humana entre los israelíes y las fuerzas de la ONU. A su espalda, la totalidad del campamento aguardaba expectante, observando el avance. Entonces, como obedeciendo a una señal -aunque nadie pronunciara o emitiera palabra o sonido algunos-, todos los miembros del KDP se tiraron de bruces al suelo y elevaron un grito a su dios. Sin previo aviso, la tierra bajo los pies de los soldados tembló brevemente, se transformó en arenas movedizas y engulló a los soldados, que se debatían y gritaban, a sus vehículos y a cuanto llevaban con ellos. Todo acabó en cuestión de segundos. La tierra recuperó su firmeza, enterrando vivos a siete mil hombres y mujeres de veintisiete países. No quedó ni un soldado, ni tampoco una pieza de equipamiento militar.

* * *

Por segunda vez en menos de una semana, Christopher tuvo que presentarse ante la población mundial para hacer un llamamiento a la calma. A pesar de que el general Parks había ordenado la ejecución de la operación Rodeo sin consultarle, Christopher asumió toda la responsabilidad de lo ocurrido. El general Parks había procedido con buena fe a la hora de tomar una decisión que consideraba táctica y sobre la que tenía plena autoridad. Aunque se podía haber argumentado que la operación tenía más de estratégico que de táctico y que, por tanto, el general Parks debería haber consultado a sus superiores, la depuración de responsabilidades no iba a devolver la vida a los muertos. Lo único que Christopher podía hacer, y ya era demasiado tarde, era aprobar una directiva mediante la cual se prohibía a las fuerzas de Naciones Unidas entablar combate con miembros del KDP, salvo que él así lo ordenara personalmente. No obstante, juró que esa orden llegaría algún día, y que entonces se recordaría a los muertos y se les haría justicia.

Sin que lo ocurrido les amilanase lo más mínimo, es más, alentados y jubilosos, el primer gran contingente de seguidores del KDP llegó pronto a su destino. Como revelaron las fotografías por satélite, su meta era la antigua ciudad moabita y nabatea de Petra, en el sudoeste de Jordania.

Decker pasó toda la noche intentando recordar de qué le resultaba familiar aquel nombre. Habían pasado veintitrés años desde la noche en que había escuchado a alguien hablar sobre Petra en la cocina de los Rosen.

2

SEÑALES Y PRODIGIOS

2 de octubre, 1 N.E.

Albert Hall, Londres

Tommy Edwards no le quitaba al mago los ojos de encima, mientras éste hacía levitar sobre el escenario a su ayudante hipnotizada. Era el día de su decimoquinto cumpleaños y le acompañaba su abuelo, un mago aficionado de cierto renombre. Tommy se había metido en líos recientemente, al intentar aplicar las técnicas de juegos de manos que su abuelo le había enseñado para robar en tiendas. Ya había visto hacer el truco de la levitación en varias ocasiones, pero la técnica de este mago en particular le tenía impresionado. Entonces, de forma repentina y extraña, como si una ráfaga de viento le hubiese golpeado, le invadió una extraña sensación de poder. Sin más explicación, como en un sueño, sintió que podía hacer lo que el mago, pero sin trucos. Sintió, tuvo el convencimiento de que sólo con el poder de su voluntad podía hacer levitar a la mujer.

Posó su mirada sobre el cuerpo suspendido en el aire y entornó los párpados para concentrarse mejor. Entonces, con el poder de su mente, la arrancó de la posición que ocupaba sobre el escenario y la arrastró hacia el público, rompiendo los cables trucados que la habían mantenido en el aire hasta ese momento. Al principio, los espectadores creyeron que aquello formaba parte del truco del mago y no se dieron cuenta de lo que en realidad estaba ocurriendo. El mago, sin embargo, supo enseguida que algo insólito estaba pasando. Lo mismo que su no tan hipnotizada ayudante, que, frenética, intentó vanamente agarrarse a los cables que ella creía que seguían sujetándola.

4 de octubre, 1 N.E.

Burgeo, Newfoundland

Peter Switzer respiró hondo el aire salado y abrió la puerta de la casita en la que había vivido desde niño. Su padre, que al igual que su abuelo había vivido de la pesca en las aguas del Atlántico norte, había muerto en un accidente doce años atrás. Su madre lo hizo poco después y dejó a Peter, que por entonces tenía dieciocho años, a cargo del hogar y de todas las responsabilidades. Peter se había sentido terriblemente solo, y aunque le habría gustado casarse, era muy tímido con las mujeres. De esta forma, vivió solo durante diez años, hasta que un día, una chica preciosa llamada Deborah, que conocía del colegio, le insistió en que salieran juntos. Dos semanas después se casaban. Aquello fue para Peter un sueño hecho realidad, que duró un año y medio. Entonces murió el padre de ella. Aprovechando el carácter benévolo de Peter, la madre de Deborah se había mudado a casa de su hija y su yerno y desde entonces, no había habido ni un solo día en el que Peter no tuviese que soportar sus quejas y refunfuños. Y tal y como se había temido, estaba allí esperando a abalanzarse sobre él nada más franqueó la puerta.

– ¿Por qué llegas tan temprano? -le reprendió-. Aún queda una hora de luz, menudo pescador estás tú hecho. No me extraña que no puedas ofrecerle nada mejor a mi hija, si ni siquiera trabajas el día entero.

Antes de que ella llegara, recordó Peter, Deborah le daba la bienvenida cada tarde con un cálido abrazo y un beso. Pero ahora no se dejaba ver, tan intimidada estaba por la presencia de su madre. Hasta ese día, Peter había intentado ignorar la lengua viperina de su suegra, pero esta noche, sin saber por qué, se sentía inexplicablemente decidido a plantarle cara. La miró a los ojos y, sorprendido por la templanza de su propia voz, le dijo que cerrara la boca y que no volviera a pronunciar palabra en una semana. Sobrecogida por el tono elevado de su marido, Deborah entró en la sala convencida de que aquél iba a ser el comienzo de una acalorada discusión. Para su sorpresa, su madre no contestó. Pero más estupefacta se quedó su madre, quien, por mucho que lo intentaba, no conseguía emitir el más mínimo sonido. Deborah miró a su marido en busca de una explicación, pero Peter, se limitó a sonreírle. No tenía respuesta, pero estaba encantado con este insólito suceso.

6 de octubre, 1 N.E.

Snow Hill, Maryland

– Muy bien, ahora cierra los ojos y no los abras hasta que yo te diga -le dijo Dan Highland a su mujer Betty.

Era el día de su quinto aniversario de casados y para celebrarlo había reservado habitación en un hotelito de la costa oriental de Maryland. Sólo había un problema, y es que nunca había podido presumir de tener un buen sentido de la orientación, de modo que Betty tuvo que aguantar unos diez minutos con los ojos cerrados mientras Dan recorría de arriba abajo todas las calles del pueblecito en busca de la dirección correcta. Estaba a punto de pedir ayuda a Betty cuando dio con ella.

– Bueno, ya puedes abrirlos -dijo, mientras detenía el coche delante de una vieja mansión victoriana transformada en hotelito rural. Betty no respondió-. Digo que ya puedes abrir los ojos.

– Oh, lo siento. Me habré quedado dormida -bromeó, simulando un bostezo. Luego se volvió hacia la casa. Betty abrió los ojos como platos y hasta pareció que se le cortaba la respiración cuando contempló, incrédula, el edificio.

– ¿Te gusta? -preguntó Dan. Pero por la reacción de ella sabía que algo más pasaba.

– Ya he estado aquí antes… -empezó, y mirando a su alrededor, rectificó-: ¡Yo he vivido aquí! ¡Ésta era mi casa!

Aquélla no era, precisamente, la respuesta que Dan había estado esperando. Conocía a Betty desde la adolescencia, y que él supiera, ella no había estado jamás en Snow Hill, Maryland. Aun así, intentó buscar alguna explicación razonable a la afirmación de ella.

– ¿Te refieres a que vivías en una casa parecida a ésta? -preguntó.

– ¡No! ¡Digo que he vivido en esta casa! -insistió ella, mientras se apeaba rápidamente del coche y empezaba a mirar hacia todas partes.

– Pero ¿cuándo? -le gritó Dan, apagando el motor y saliendo tras ella.

– ¡No sé cuándo, pero sé que he vivido aquí! -Betty repasó sus recuerdos y halló la prueba de lo que decía-. Una calle más allá -dijo señalando-, está Washington Street. Y dos más allá Collins Street, donde vivían mis tíos, Jack y Olive.

Tenía razón.

– Habrás visto el nombre de las calles al pasar con el coche.

– Pero si tenía los ojos cerrados -objetó ella.

Dan no quería discutir, pero no había otra explicación.

– A lo mejor los has abierto sólo un poquito -sugirió. En lugar de contestar, Betty subió corriendo los escalones del porche y entró en la casa sin llamar, dejando la puerta abierta para que Dan la siguiera.

– Ha cambiado un poco, los muebles son diferentes y antes había aquí una puerta, pero es ésta. ¡Seguro!

– Betty, no puedes entrar así en una casa, por mucho que sea un hotel.

Pero Betty le ignoró. Se le había ocurrido algo y quería probarlo. Giró sobre sí misma, atravesó el vestíbulo y echó a correr por el estrecho pasillo que seguía a continuación, con Dan pisándole los talones. Allí donde el pasillo se ensanchaba salió a su encuentro una mujer de unos sesenta y tantos años, ataviada con un vestido, que seguramente ella misma se había confeccionado, y un delantal.

– Hola -dijo secándose las manos en el delantal y ocultando educadamente su sorpresa.

Betty ya había abierto una puertecita que daba al pasillo, cuando Dan se detuvo a responder a la mujer.

– Somos los Highland -dijo, incapaz de ofrecer otra explicación.

– Oh, bien, menos mal -dijo alegremente, mientras se volvía hacia Betty Highland, a tiempo de verla desaparecer por una desvencijada escalera-. Eso es el sótano, querida -dijo, y después de hacer conjeturas sobre la razón del comportamiento de Betty, añadió-: El aseo está al final del pasillo. -Pero los Highland ya no estaban allí para escucharla. Los siguió hasta el sótano, y accionó el interruptor de la luz que ni Betty ni Dan se habían tomado el tiempo de buscar.

– Betty, ¿se puede saber qué haces? -le rogó Dan.

– ¡Está aquí! ¡Lo sé! -contestó ella mientras palpaba el muro de piedra de los cimientos. Y entonces se detuvo-. Aquí está -susurró.

Dan y la mujer se quedaron mirando, a la espera, mientras ella movía la piedra de un lado a otro hasta que la sacó de su lugar. Con cautela, segura de que estaba a punto de dar la prueba que justificase su comportamiento, introdujo la mano en el hueco, pero no encontró lo que buscaba. Entonces, desesperada, metió ambas manos y empezó a palpar en el interior, registrando cada centímetro del hueco.

– ¡No está aquí! -dijo con zozobra.

Dan se debatía por encontrar algo que decir, pero antes de que pudiera emitir palabra, la mujer preguntó con vacilación:

– ¿Qué es lo que buscas, querida?

– El medallón -contestó Betty Highland, a punto de romper a llorar-. El medallón de Augustus.

– No sabe cuánto lo siento -se disculpó Dan dirigiéndose a la mujer.

– ¿Augustus? -dijo la mujer, con un tono que denotaba extrañeza y reconocimiento a la vez.

– Sí -contestó Betty, que ya lloraba abiertamente y seguía igual de convencida de su fantástica historia-. Me dijeron que había desaparecido en el mar -sollozó-. Le dimos por muerto. Un año después, papá insistió en que me casara con Micah Johnson.

Dan no entendía nada, y abrazó a su mujer para reconfortarla. Pero Betty no había terminado, y siguió hablando entre sollozos.

– Justo tres días después de que contrajéramos matrimonio, Augustus regresó -Betty alzó el rostro hacia su marido y luego se giró hacia la mujer, como si buscase en ellos el perdón a su confesión, con una voz desbordante de culpa y desesperación-. No había nada que yo pudiera hacer. No tuve más remedio que rechazarle… Estaba casada. Fue la última vez que le vi. -Betty tomó aire por la nariz, se enjugó las lágrimas e intentó continuar-: Unos días después, Regina, la hermana de Augustus, que era mi mejor amiga, vino a verme y… Y me dio el medallón. No podía deshacerme de él, pero tampoco podía permitir que Micah lo encontrara algún día. Así que lo escondí detrás de una piedra suelta.

– Tranquila, cariño. Lo habrás soñado o será alguna película que viste hace mucho tiempo -dijo Dan consolándola.

Betty sabía que parecía una locura, pero estaba convencida de que era real.

– Acompáñame, niña -le dijo la mujer a Betty, y dando media vuelta salió del sótano-. Will, mi marido -empezó, mientras Betty y Dan subían tras ella la estrecha escalinata-, lo conoceréis luego, está haciendo un arreglo en la casa de al lado. Bueno, pues nosotros restauramos juntos la casa; tardamos seis años en ponerla a punto, así que la conocemos al milímetro. Sin embargo, Will no descubrió esa piedra suelta hasta el año pasado. -La mujer les condujo hasta la cocina mientras continuaba con su historia-. Mi marido es un hombre muy perfeccionista y como nunca hace nada a medias, sacó la piedra del todo para fijarla bien con cemento. Fue entonces cuando encontró esto.

La mujer abrió el cajón de una alacena antigua y sacó un trapo de cocina. Lo desdobló y dejó a la vista un viejo medallón de oro con su cadena.

– ¡Es éste! -exclamó Betty, cogiendo el medallón.

– Después de encontrarlo, Will no se decidió a sellar la piedra, así que yo volví a colocarla donde estaba.

Betty Highland abrió el medallón cuidadosamente. En su interior, Dan pudo ver el retrato de un hombre con barba de veintipocos años. En el lado opuesto había una inscripción, que no pudo evitar leer en alto: «Siempre te amaré». Debajo estaba firmado, Augustus.

8 de octubre, 1 N.E.

Cifuentes, España

Mercedes Xavier abrió los ojos y se incorporó de un salto. Algo pasaba. Se había ido a dormir hacía sólo un cuarto de hora, después de llevar desde las tres de la mañana en vela con su bebé de dos meses, Raúl. Luego, después de casi siete horas llorando, Raúl se había quedado por fin dormido. Pero algo pasaba. Así que sin pararse a pensar en el porqué de aquella sensación, corrió hasta la habitación del pequeño, donde se lo encontró con la sábana enrollada al cuello y el rostro amoratado por la falta de aire.

– ¡Raúl! ¡Raúl! -gritó retirando la sábana.

Raúl Xavier respiró hondo y prorrumpió en sollozos. Mercedes había llegado a tiempo.

10 de octubre, 1 N.E.

Nueva Orleans, Louisiana

Brian Olson seguía de racha en la mesa de dados del Rising Sun Casino. Llevaba perdidas dos semanas de sueldo en menos de dos horas. Brian sopló sobre los dados que sujetaba en la sudorosa palma de su mano para infundirles suerte, y estaba a punto de lanzarlos cuando el temor y la ira que le consumían a causa de su mala fortuna se esfumaron y una oleada de serenidad le recorrió de arriba abajo. Aunque no era lo más lógico -y no es que él se guiara demasiado por la lógica-, Brian Olson se inclinó sobre la mesa y aumentó la apuesta, jugándose sus últimos doscientos cuarenta dólares.

Con más confianza y certeza de la que jamás había experimentado, Brian cerró los ojos y lanzó los cubos de marfil, dibujando en su mente una pareja de dados mostrando un cuatro y un tres.

– Siete, gana -oyó que decía la voz del crupier.

– Sigue así -dijo Brian mientras cogía de nuevo los dados. Esta vez se imaginó un cinco y un seis.

– Once, vuelve a ganar -oyó que decía la voz.

– Sigue así -dijo Brian de nuevo, imaginándose un cinco y un dos.

En diez minutos, Brian Olson había ganado más de ciento sesenta y ocho mil dólares. La racha llamó la atención de la dirección del casino, que le agradeció su visita y lo acompañó hasta la puerta con sus ganancias.

11 de octubre, 1 N.E.

Lafayette, Tennessee

Esther Shrum trabajaba en el Citizens Bank desde hacía dos años y medio, pero llevaba desde cuarto curso intentando llamar la atención de Jack Colby, el nuevo vicepresidente del banco. En todos esos años lo había intentado todo, pero sin éxito. Aunque muy cordial, él nunca había llegado a fijarse del todo en ella, a pesar de sus esfuerzos. Su interés, sin embargo, no le había pasado desapercibido a sus compañeros, que encontraban en sus intentos una inagotable fuente de diversión. Para Esther ya era complicado vivir con sus sentimientos no correspondidos, pero las risitas de sus compañeros, de las que ella pretendía no darse cuenta, habían hecho que se durmiera llorando más de una noche.

Cada mañana, Jack saludaba a quienes se encontraba de camino a su despacho desde la entrada principal del banco, y Esther siempre se las apañaba para estar allí, a pesar de que su mesa estaba emplazada en la otra punta del banco. Comoquiera que fuera, sin embargo, sintió que ese día sería diferente. Hoy iba a fijarse en ella. La extraña certidumbre que sentía era vigorizante e intoxicante a la vez. No era la primera vez que se sentía así, pero había pasado mucho tiempo desde que… Una oleada de terror la paralizó al recordar aquella última vez.

Había sido en la noche de graduación, hacía nueve años. Sabía que, a pesar de poder elegir a la chica que quisiera, Jack no le había pedido a nadie que lo acompañara al baile. Algunas de las chicas le habían hecho creer cruelmente que era a ella a quien se lo quería pedir, pero que le daba vergüenza. Confiando en esto y en una extraña sensación de seguridad, Esther se autoconvenció y dijo a sus amigas que iba al baile con Jack. En ningún momento dudó de que no fuera a ser así, y cuando llegó la noche del baile y él no le había pedido todavía que la acompañara, Esther se puso su vestido, cogió el ramillete de flores que ella misma se había regalado, condujo hasta la casa de Jack y llamó a la puerta. Al abrir y verla, Jack reaccionó como si ni siquiera la conociera, algo harto difícil en una ciudad del tamaño de Lafayette. En una ocasión, unos desaprensivos la habían llamado «del montón» y esto no hacía sino corroborarlo. Con todo, se lanzó y le pidió que la acompañara al baile. Jack se lo agradeció educadamente, pero se excusó diciendo que estaba viendo un partido en la tele y, sin más, le cerró la puerta en las narices. Luego tardó una semana en recuperar el valor suficiente para regresar al instituto.

El recuerdo de aquella noche le produjo el mismo dolor paralizante que había sentido en lo alto de aquella escalera, delante de la puerta cerrada, cuando escuchó a la madre de Jack preguntarle quién era y él había contestado: «Oh, nadie».

Esther echó un vistazo a su alrededor y observó que Jack Colby había llegado ya e iba camino de su despacho, lo que le llevaría a pasar junto a ella. La evocación de la humillación había sido tan intensa que se sintió sin fuerzas para mirarle a la cara. Al girarse, Esther dio un traspié, y se le cayeron dos rollos de monedas de veinticinco centavos, que salieron rodando por todas partes al romperse los paquetes contra el suelo. Sonrojada de vergüenza, se levantó y empezó a recoger los centavos, que habían quedado desperdigados. A su alrededor podía escuchar las risas de sus compañeros, y estaba a punto de romper a llorar cuando vio que Jack Colby se había detenido para ayudarla. Se mordió el labio para reprimir el llanto y deseó que él se limitara a entregarle las monedas, pero entonces sus miradas se encontraron.

En los ojos de él se podía leer una extraña mirada de sorpresa; en los de ella, una profunda mortificación, pero no podía retirarlos de los de él. Permanecieron así, mirándose, unos segundos, los dos en cuclillas, muy juntos, hasta que por fin Jack rompió el silencio.

– ¿Esther? -dijo como si no estuviera del todo seguro.

– ¿Sí? -contestó ella cautelosamente, preparándose para lo peor.

– Perdona que te mire así -dijo sin retirar sus ojos de los de ella-, pero nunca en todo este tiempo me había fijado en lo hermosa que eres.

Un murmullo de asombro recorrió el banco a su alrededor, acompañado del sonido de otros rollos de monedas cayendo al suelo.

12 de octubre, 1 N.E.

Sapporo, Japón

El sonido de las clavadoras y las sierras eléctricas llenaba el aire del solar donde se estaban levantando los bloques de apartamentos que sustituirían a los que habían quedado reducidos a cenizas hacía sólo tres semanas. El emplazamiento geográfico de Sapporo la había librado de los efectos de las olas gigantes dos años y medio antes y ahora era la ciudad de más rápido crecimiento de Japón. Octubre no es el mejor mes para emprender un proyecto semejante, pero cada día que pasaba suponía la pérdida de cientos de miles de yenes. Así que las cuadrillas trabajaban en turnos, las veinticuatro horas, los siete días de la semana, para intentar cumplir con un plazo absurdo. Si conseguían terminar a tiempo, recibirían una sustanciosa bonificación.

El relevo nocturno de Utura Nojo había caído enfermo y no había acudido al trabajo la noche anterior, de modo que Utura llevaba trabajando más de veinticuatro horas seguidas. A pesar del estruendo general y del de la sierra circular que estaba manejando, en particular, los párpados de Utura se fueron cerrando poco a poco. Un instante después se despertó al sentir como la sierra le abría un enorme corte en el muslo derecho. Utura soltó la herramienta, al tiempo que caía al suelo, sujetándose el muslo y gritando de dolor, mientras la sangre se derramaba sobre el suelo de contrachapado.

El capataz telefoneó para pedir una ambulancia y los que le rodeaban abandonaron su trabajo para intentar ayudar, pero poco podían hacer. Uno de los más espabilados se quitó la camiseta para hacerle un torniquete. Aunque era difícil que Utura se quedara quieto, el hombre consiguió inmovilizarlo con la ayuda de los demás, y arrodillándose sobre el charco de sangre, hizo un nudo por encima de la herida con la tira de tela. Al rozar su mano la pierna de Utura, éste cesó de gritar. Asombrado ante tan inesperado estado de calma, el hombre se volvió y vio como la expresión de Utura no reflejaba un dolor insoportable, sino una enorme sorpresa. El hombre se giró de nuevo hacia la herida y descubrió la incomprensible razón de aquella expresión. La herida había dejado de sangrar por completo.

Hincado todavía de rodillas sobre el charco de sangre, retiró con recelo el pedazo ensangrentado de tela del muslo de Utura. Para asombro de todos, la herida estaba completamente curada.

* * *

En el resto del mundo se estaban dando cientos de sucesos igual de insólitos. La gente recordaba experiencias de vidas pasadas. Muchos tenían premoniciones sobre hechos tanto relevantes como insignificantes. Algunos experimentaban la capacidad de controlar objetos físicos con el poder de la mente. Otros empezaban a ejercer el control sobre las acciones y decisiones de la gente. Muchos podían leer el pensamiento a los demás. Y algunos tenían el poder de sanar. Los episodios se sucedían de forma totalmente aleatoria, aparentemente, y tenían una duración relativamente corta, dejando a quienes habían experimentado uno u otro poder totalmente exhaustos. La prensa sensacionalista empezó a hacerse eco de muchas de estas historias, pero cuando más de ochocientas personas acertaron la combinación ganadora de nueve números en un sorteo de lotería nacional, la noticia trascendió las páginas de sucesos. No hacía falta ser adivino para saber lo que estaba ocurriendo. Los cambios anunciados por Christopher ya habían comenzado.

3

LA GRAN CIUDAD

24 de octubre (día de naciones unidas), I.N.E.

Nueva York

Una muchedumbre de casi medio millón de personas escuchaba, algunos bailando y otros siguiendo el ritmo con el pie, mientras la alegre cadencia de Divination, un grupo New Age de Miami, brotaba de los altavoces del gigantesco escenario y flotaba como las hojas en otoño entre los árboles y sobre las praderas del neoyorquino Central Park. Se habían reunido para celebrar el aniversario de la fundación de Naciones Unidas. El tiempo era perfecto, con una temperatura que rondaba los veintitantos grados y sólo un puñado de nubes ondulantes dispersas por el cielo. Costaba imaginar que tan sólo siete meses atrás hubiese planeado sobre la raza humana la amenaza de su extinción total. Ahora, no sólo todo apuntaba a que el mundo sobreviviría, sino que había evidencias innegables de que la humanidad estaba al borde del mayor salto en su evolución y de la mayor aventura de su historia. Los fenómenos psíquicos que habían empezado a manifestarse hacía pocas semanas empezaron a darse con mayor frecuencia, aunque en esta primera etapa nadie conservaba sus poderes más de veinticuatro horas. Entre quienes se encontraban en el parque esa tarde, cientos o miles de ellos habían experimentado esas habilidades en algún momento en los últimos días, y muchos vivían experiencias similares en ese mismo instante.

Bajo un árbol, al borde de la concentración, había dos mujeres sentadas. Aunque acababan de conocerse, estaban muy entretenidas recordando otra vida pasada en la que, como hombres, habían luchado y muerto codo a codo en la segunda batalla de Bull Run. En otro lugar, una treintena de personas escuchaba atentamente a una joven de quince años, que les contaba las enseñanzas y sabiduría que había adquirido en su vida anterior como eunuco de la corte del antiguo rey de Babilonia y legislador, Hammurabi. Cerca de ellos, un vagabundo ganaba repentina popularidad al descubrirse que, al menos por el momento, poseía el poder de sanar.

En el escenario, el grupo concluyó su actuación y el alcalde de Nueva York, que ejercía de maestro de ceremonias, anunció la llegada del secretario general de Naciones Unidas, Christopher Goodman. El discurso con motivo del Día de Naciones Unidas iba a ser la primera gran aparición de Christopher ante el mundo desde que se iniciaron las manifestaciones de aquellos insólitos poderes psíquicos, de modo que el planeta entero aguardaba con interés cuanto tuviera que decir.

Nada más acercarse Christopher al micrófono, la muchedumbre vio desviada su atención a un punto en el cielo, sobre él. En el firmamento prácticamente despejado de nubes, había aparecido un pequeño punto de luz blanca intermitente que creció tan rápidamente que no tardó en eclipsar el escenario. Todas las cámaras de televisión fueron desviadas para enfocar el espectáculo, mientras millones de personas en todo el mundo se preguntaban asombradas qué nueva maravilla estaría Christopher a punto de desvelar. Pero de haber capturado el gesto de irritación en el rostro de Christopher, se habrían dado cuenta enseguida de que él no estaba detrás de aquello.

Entonces, sin que nadie supiera cómo ni cuándo, la luz adoptó una forma familiar. Se trataba de un hombre, o para ser más exactos, tenía forma humana, pero enseguida quedó patente que no podía ser un hombre. Era demasiado grande, tan alto como los edificios de la ciudad, y vestía una túnica larga y amplia de la más pura luz blanca. Después hubo quienes aseguraron que tenía alas, aunque la mayoría estaba segura de que no era así, y la grabación del suceso no sirvió para confirmarlo, aunque tampoco para descartarlo.

Christopher no desperdició ni un momento más y cogió el micrófono.

– ¡Gentes de la Tierra, no temáis! -declaró-. Esta aparición es un mensajero de Yahvé, enviado para sembrar el temor entre vosotros y apartaros de un destino que es vuestro por derecho.

Antes de que Christopher pudiera añadir nada más, el ente habló.

– Temed a Dios y dadle gloria -empezó-, porque llegó la hora de su juicio. -Su voz sonaba como el trueno y hablaba la misma lengua universal que Christopher había utilizado en Jerusalén-. Y adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. [10]

Dicho esto, la luz se esfumó aún más deprisa, si cabe, de lo que había aparecido. Medio mundo lo había visto por televisión, pero el insólito ser parecía querer transmitir su mensaje personalmente a las gentes de la Tierra, con todo el impacto de sus fabulosos tamaño y voz. Así que durante todo aquel día se apareció y repitió su mensaje en casi dos mil ciudades de todo el mundo.

Desde Nueva York, Christopher quiso tranquilizar a todos, asegurando al mundo entero que no había nada que temer.

– Habéis sido testigos de la desesperación de Yahvé -dijo-. Nos exige que le temamos y le adoremos, y con ello ha desvelado su auténtica naturaleza. No debemos temerle, porque él no es nuestro dios. A la humanidad no le hace falta un dios, porque nosotros mismos seremos dioses algún día, y no tendremos que temer ni postrarnos ante nada ni nadie. No debemos ceder a las amenazas de Yahvé, provengan éstas de la boca de un ángel o de las del Koum Damah Patar.

Con esto último, Christopher se refería a la reciente reactivación del KDP. Aunque algunos de sus miembros se habían quedado en Petra, la mayoría había regresado al mundo exterior. Y a pesar del esfuerzo de numerosas organizaciones policiales, los miembros del KDP habían resultado ser tan escurridizos como sus maestros, Juan y Cohen.

– Yahvé formula sus demandas, pero están vacías -declaró Christopher-. Ponedme a prueba y comprobad si cuanto digo no es verdad. Aguardad una semana, un mes, un año y veréis como Yahvé no hace nada para hacer cumplir su demanda de adoración. ¡No lo hará porque no puede! Son exigencias vacías; ¡amenazas vacías! Yahvé sabe que tiene los días contados -continuó-. Ha visto pruebas de ello en vuestras vidas, mientras os aproximáis al comienzo de vuestra propia divinidad autorrealizada. La humanidad no necesita a Yahvé ni a ningún otro dios. ¡Nosotros debemos ser nuestro único dios!

11 de marzo (Día de Año Nuevo), 2 N.E.

Jerusalén

Tal y como Christopher les había prometido, Yahvé no hizo nada por hacer valer su demanda de adoración. Al principio había cierto recelo entre la población, sobre todo debido a que el KDP y sus aliados en un puñado de iglesias cristianas ortodoxas continuaron haciendo llamadas a la adoración de Yahvé. Si tenían poderes para hacer algo más que eso, no los utilizaron. Y ahora, el primer día de Año Nuevo de la Nueva Era, casi cinco meses después de la aparición en Nueva York, el mundo empezaba a confiar en lo que Christopher les había dicho.

A lo largo y ancho del planeta se habían programado fiestas para conmemorar por todo lo alto ese primer año nuevo. Pero eran algo más que una adecuada sustitución a las celebraciones de Año Nuevo de la antigua era, las festividades de este día estaban destinadas a subrayar la realidad de la Nueva Era a quienes se resistían al cambio. En la televisión se emitían documentales sobre cuanto se conocía sobre la vida de Christopher, y recordaban al mundo la devastación y muerte que habían precedido su ascenso al poder, un año antes.

Ninguna celebración superó la magnitud y entusiasmo de la de Jerusalén, la incubadora de buena parte de la historia universal y la ciudad desde la que Christopher pronunció la declaración de independencia de la raza humana del yugo de Yahvé. Por esa razón, era más que apropiado que las celebraciones de ese día se centraran en Jerusalén y, particularmente, en el Templo.

Las cosas habían cambiado mucho en ese último año. A pesar de los llamamientos de la primera ministra Golda Reiner, el éxodo judío a Petra, en Jordania, continuaba, y aunque no se había conseguido convencer a ninguno de los exiliados de que regresara, el flujo había disminuido y ya no era más que un goteo. Reiner había descubierto que el éxodo de los judíos tenía una irónica ventaja; su relación con el Knesset era mucho más fluida ahora que no tenía que lidiar con los ortodoxos. Con un gobierno israelí más acomodadizo, Jerusalén se había convertido en una auténtica ciudad internacional, supervisada en parte por un administrador de Naciones Unidas y abierta a todas las razas y nacionalidades. Lo mismo ocurría con el Templo. El acceso ya no atendía a razones de nacionalidad o confesión. Ahora, todas las zonas del Templo estaban abiertas a todos, incluido el sanctasanctórum. El Arca se conservaba tal y como Christopher la había dejado, con la tapa abierta, para recordar al mundo entero que había retirado las tablas y reemplazado los mandamientos de Yahvé por una nueva alianza: el decreto de que la humanidad debía pasar de la era de la adolescencia a una Nueva Era de madurez y de confianza en sí misma, de la que nacerían una justicia y libertad auténticas para todos los pueblos.

Christopher, Decker y Robert Milner llegaron juntos en helicóptero a Jerusalén, recordando a todos los acontecimientos de un año antes. Pero lo que les traía a Jerusalén no era solamente la celebración del año nuevo. Venían, además, a participar en la dedicación oficial de una estatua de Christopher, que había sido encargada por Robert Milne, costeada por la ONU y aprobada por el gobierno israelí. La estatua, de hecho, había sido erigida treinta días después de que Christopher pronunciara su discurso de Jerusalén; en concreto, el sexto día de la semana de la Pascua hebrea, pero como Christopher no había estado presente, se había programado, como es habitual en política, una «dedicación oficial» para marcar de forma simbólica la celebración de Año Nuevo y al mismo tiempo dar un empujón al debilitado sector turístico israelí.

La estatua, una recreación de Christopher de escala levemente superior a la real, descansaba muy apropiadamente en el lugar donde había pronunciado su discurso de Jerusalén, sobre el pináculo del Templo, desde donde era visible a todo el mundo. Para que el visitante pudiera experimentar, hasta cierto punto, las sensaciones de quienes habían estado presentes aquel día, se habían colocado unos altavoces cerca de la estatua por los que se podía escuchar el célebre discurso tres veces al día: al amanecer, a mediodía y en el ocaso.

24 de octubre (día de naciones unidas), 2 N.E.

Babilonia, Irak

Apenas habían pasado diecinueve meses desde que el Consejo de Seguridad votara a favor de la construcción de una nueva sede en Babilonia y, sin embargo, allí, en un emplazamiento no muy lejano de la reconstrucción del antiguo palacio del rey Nabucodonosor, se levantaba ya la estructura completa del edificio central de la nueva sede. Todavía quedaba mucho por hacer en el interior, y los nueve edificios restantes no eran más que esqueletos todavía. Con todo, el Día de Naciones Unidas sólo se celebraba una vez al año y a todos les pareció que era la ocasión idónea para inaugurar el nuevo complejo. La primera en trasladarse a la nueva sede sería la Organización Mundial de la Salud (OMS), una decisión sin explicación aparente, porque ya se había establecido que las oficinas de la OMS estarían ubicadas finalmente en otro lugar de la ciudad. No tenía mucho sentido trasladar ahora la OMS, si a los tres meses iba a tener que cambiar de sede de nuevo, pero por alguna razón desconocida era esencial para Christopher que así se hiciera, y a nadie le pareció que el asunto mereciese más atención.

La ciudad de Babilonia, a orillas del Hilla, uno de los brazos del Éufrates, justo al norte de la moderna ciudad de Hilla y unos ochenta y ocho kilómetros al sudoeste de Bagdad, es una de las ciudades más célebres del mundo antiguo. Dependiendo de la crónica a la que se quiera dar crédito, la antigua ciudad pudo ocupar una enorme extensión de quinientos ochenta y dos kilómetros cuadrados o haber sido una pequeña población de tan sólo doce kilómetros cuadrados. La primera mención a Babilonia en la literatura griega la hace Herodoto, que la representó como un cuadrado exacto de ciento veinte estadios (unos veintidós kilómetros) por cada lado, situada en una extensa llanura. La ciudad ganó eminencia histórica en la región en el iii a. C., cuando el curso del río Éufrates se desvió hacia el oeste, alejándose de la antigua ciudad sumeria de Kish. Desde entonces la historia de Babilonia puede dividirse en cinco periodos bien definidos. La antigua Babilonia, la capital desde la que gobernaron Hammurabi y sus sucesores, fue destruida casi por completo por el rey asirio Senaquerib, hacia el 689 a. C. Una década después, el hijo y sucesor de Senaquerib, Asaradón, había levantado ya una nueva ciudad sobre el mismo emplazamiento, pero aquélla fue también pasto de levantamientos y asedios. Más tarde, entre el 626 a. C. y el 562 a. C., Nabopolasar y su hijo, Nabucodonosor, reconstruyeron Babilonia y la elevaron a su era más gloriosa. Fue durante el reinado de Nabucodonosor cuando se construyeron la fabulosa muralla y los jardines colgantes (dos de las primeras siete maravillas del mundo antiguo). En el año 275 a. C., los habitantes de la ciudad fueron trasladados a la nueva ciudad de Seleucia, a orillas del Tigris, poniendo punto final a la historia antigua de Babilonia.

A comienzos de la década de 1980, el presidente iraquí Sadam Husein, que se consideraba a sí mismo una versión moderna de Nabucodonosor, destinó cientos de millones de dólares procedentes de la venta de crudo a la reconstrucción de la ciudad, para que sirviera de monumento al pueblo iraquí o, para ser más exactos, a sí mismo. Tras la liberación de Irak en 2003 no se perdió el interés en la reconstrucción.

Ahora, un año y medio después de la epidemia de locura que había diezmado la región, los únicos iraquíes que quedaban para habitar la ciudad eran los emigrantes que habían regresado a su país desde el extranjero. A ellos, sin embargo, se unió una población de más de treinta y ocho mil ingenieros y obreros, que inundaron la ciudad para trabajar en los numerosos proyectos de construcción. Sumando las familias de los trabajadores y otras nueve mil doscientas personas de personal de apoyo, la población de Babilonia ascendía a casi cincuenta y cinco mil personas, haciendo de ella una bulliciosa metrópoli en comparación con el resto de Irak y de los países circundantes, que, con la excepción de Israel, estaban prácticamente deshabitados. Teniendo en cuenta la hostilidad histórica que había enfrentado a ambos países, resultaba irónico que casi una sexta parte de la población iraquí fuera israelí. Pero el de ahora era un Irak diferente que, al igual que el nuevo Israel, estaba bajo el control de Naciones Unidas y permanecía abierto a todas las razas y nacionalidades.

Christopher Goodman y su séquito de periodistas habían empezado el día con una visita a la ciudad, que se remató con los discursos de toda una plétora de personalidades de diferentes rincones del mundo, que alabaron el liderazgo de Christopher y elogiaron a cuantos habían participado en el proyecto de la nueva sede de la ONU. Entre aplausos y vítores, Christopher exaltó el espíritu humano, que con este proyecto «había demostrado su superioridad y resistencia a los caprichos de los opresores espirituales». Ante una audiencia de millones de oyentes y espectadores, repartidos por todo el globo, Christopher evocó la significación histórica y espiritual de la ciudad.

Después de repetir cuanto había dicho ante la reunión de líderes de la Nueva Era en la ONU, apuntó:

– Fue muy cerca de aquí donde aterrizó la primera nave theatana hace más de cuatro mil millones de años, y donde empezó la vida en la Tierra. Fue cerca de este lugar, en Edén, donde la humanidad declaró por primera vez su independencia de Yahvé. Fue en este mismo lugar -añadió- donde la humanidad se unió en paz por primera vez para trabajar como un único pueblo en la construcción de una gran ciudad y de la majestuosa torre de Babel, antes de que fuera dispersada por el despótico Yahvé. Y -dijo Christopher, completando su breve lección de historia-, trágicamente, no fue muy lejos de aquí donde Yahvé, en la que probablemente ha sido su acción más cruel contra la raza humana, liberó la locura que condujo a la brutal aniquilación de una tercera parte de la población del planeta.

Christopher concluyó sus palabras subrayando que la decisión de Naciones Unidas de construir su nueva sede en Babilonia había sellado para siempre la emancipación de la humanidad del dominio de Yahvé.

Concluido su discurso, Christopher levantó unas grandes tijeras y se dispuso a cortar la ancha cinta roja atravesada ante la entrada a la nueva sede. Por mucho que fuera el segundo año de la Nueva Era, hay tradiciones que nunca cambian y Christopher había aceptado ejercer de cortador de cinta con buen humor.

Robert Milner acercó la cinta roja a Christopher, que seguía con un brazo inutilizado, y cuando éste se disponía a cortar, alguien entre la muchedumbre exclamó de pronto: «¡Mirad!».

Los presentes tardaron unos instantes en darse cuenta de lo que ocurría, pero luego todos pudieron contemplar cómo, justo encima del nuevo edificio, una luz intermitente empezaba a ganar tamaño y forma, de manera muy similar a la que había aparecido un año antes sobre Central Park, en Nueva York.

– ¡Cayó, cayó la gran Babilonia!, la que ha dado a beber a todas las naciones el vino iracundo de su fornicación [11] -dijo. Luego, repitió el mensaje y desapareció.

Como anteriormente, el suceso fue recogido por las cámaras de televisión y retransmitido a todo el globo. Y de nuevo, a fin de trasladar su mensaje a las gentes de la Tierra personalmente, el ángel se apareció y repitió su mensaje en casi dos mil ciudades de todo el planeta.

En Babilonia, todos los ojos y todas las cámaras se volvieron hacia Christopher. Durante unos breves momentos permaneció en silencio y entonces, al contrario de como reaccionó ante la primera aparición del ángel, se echó a reír. Era una risa contagiosa y, sin saber muy bien por qué, muchos de los que le miraban empezaron a reír también.

Christopher paró un segundo, pero enseguida volvió a prorrumpir en carcajadas, sacudiendo la cabeza como si no acabara de creerse lo que acababa de presenciar.

– Bueno, ¡no se puede negar -dijo, por fin- que Yahvé sabe cómo robarle el protagonismo a uno! -Ahora estalló en risas toda la muchedumbre.

– Pero su efectismo teatral no nos va a asustar -continuó. Y mirando al cielo, levantó el puño hacia el firmamento y le gritó a Yahvé-: ¡No conseguirás amedrentarnos! ¡La humanidad no se postrará ni ante ti ni ante ningún otro tirano nunca más!

Entonces varios miles de puños fueron levantados en desafío hacia el cielo, mientras un rugido espontáneo de vítores resonó por toda la ciudad.

– Yahvé sabe -dijo Christopher, mirando de nuevo a la muchedumbre- que con la construcción de la nueva sede de la ONU en Babilonia, la humanidad le está dando una bofetada en la cara. Cada día que pasa, su desesperación se hace mayor, porque siente cómo la Tierra se le escapa de sus garras. -La muchedumbre volvió a estallar en vítores-. Desesperado -continuó Christopher-, intenta asustarnos con estas ridículas apariciones, que le convierten en el hazmerreír del planeta.

»Mirad a vuestro alrededor -les dijo-. Babilonia no ha caído, tal y como proclamaba a voz en grito el baboso esbirro de Yahvé: ¡Babilonia sigue en pie! ¡Y lo seguirá estando durante mucho tiempo después de que Yahvé no tenga más remedio que renunciar a sus falsas reivindicaciones sobre este planeta!

Entonces, cogió las tijeras de nuevo y, con la ayuda de Milner, cortó la cinta. Un aplauso ensordecedor remató el acontecimiento, y el edificio de la nueva sede de Naciones Unidas quedó oficialmente inaugurado.

4

Babilonia

Decker Hawthorne disfrutaba de un desayuno tardío sentado en un rincón del nuevo comedor de la ONU. Al levantar la vista de su plato vacío, que pocos instantes antes habían llenado un gofre y una buena ración de beicon, Decker divisó a Christopher, que se dirigía hacia él sonriendo. Decker lo saludó devolviéndole la sonrisa.

– ¿Has desayunado? -le preguntó.

– Me he tomado un donut en el despacho -le contestó Christopher, que, sin más, abordó el asunto que le traía. Todavía de pie, se inclinó sobre la mesa y le habló en voz baja para que nadie más pudiera oírle-. ¿Te interesaría ver el secreto de la vida eterna? -le susurró.

Decker levantó las cejas.

– ¿La comunión? -le preguntó, utilizando la terminología que Christopher había empleado casi dos años atrás.

Christopher asintió con la cabeza.

– Ya sé lo que es -dijo Decker simulando indiferencia.

– ¿Qué? ¿Cómo? -resolló Christopher con asombro.

– Yo era periodista, ¿recuerdas?

Christopher sacó una silla y tomó asiento; parecía decepcionado.

– Y yo que pensaba que era un secreto tan bien guardado -dijo meneando la cabeza-. Se tomaron todas las precauciones posibles. -Se quedó mirando fijamente a Decker, y luego ambos sonrieron-. Bueno, entonces, ¿qué es lo que sabes? -preguntó.

– No tanto, la verdad -admitió Decker-. Sé que hay un gran proyecto secreto en marcha en la OMS -dijo refiriéndose a la Organización Mundial de la Salud-. Y sé que tú has dicho que esta «comunión» tiene la supuesta capacidad de extender la vida humana de forma prodigiosa. Para mí -dijo estudiando la expresión de Christopher en busca de una reacción que pudiera confirmar sus sospechas-, que la OMS ha estado trabajando en algo parecido a lo que estaba dedicado tu tío Harry antes de morir.

– No vas desencaminado -dijo Christopher-, pero no es eso exactamente. Lo cierto es que el experimento en el que trabajaba el tío Harry era mucho más complicado. No cayó en la cuenta de que hay una forma mucho más sencilla de conseguir lo que él andaba buscando.

– ¿A qué te refieres? -preguntó Decker inclinándose hacia delante y dejando ver, por fin, lo mucho que le interesaba él tema en realidad.

– Decker, ya sé que ha pasado mucho tiempo, pero ¿te acuerdas de cuando estuvimos en el campamento de refugiados de Sāhiwāi, en Pakistán, hace unos cinco años? -Decker asintió con la cabeza-. El último día, yo estaba en la tienda y tú viniste a buscarme. Al entrar, te conté que había visto morir a uno que quería escapar de las garras de la muerte.

Decker asintió de nuevo mientras evocaba los acontecimientos.

– Fue el día que el secretario general Hansen murió en el accidente de avión.

– Pero había alguien más en mi visión -continuó Christopher-. Estaba aquel que quiso aceptar la liberación de la muerte. -Christopher se encogió de hombros y meneó la cabeza-. Entonces no lo entendí del todo. Si me hubieses preguntado entonces, no sé qué habría dicho, pero ahora lo comprendo. Era Juan.

Decker supo al instante que Christopher hablaba de Yochanan bar Zebadee, el apóstol Juan.

– Te conté una vez que cuando me crucificaron, Juan fue el único de los apóstoles que vino a verme a la cruz. Al principio pensé que venía a pedir perdón por haberme traicionado, pero, claro, no lo hizo por eso. Sin embargo, tampoco vino solamente para mofarse de mí -explicó Christopher-. ¿Recuerdas la leyenda del Santo Grial?

– Por supuesto -contestó Decker-. Se supone que es la copa que utilizaste en la Última Cena. Recuerdo haber leído de pequeño historias sobre los caballeros de la Mesa Redonda y su búsqueda del Santo Grial. Claro que nunca lo encontraban.

– Una de las leyendas sobre el Santo Grial -continuó Christopher- dice que cuando Juan me visitó en la cruz, llevaba el Grial con él.

Decker se quedó pensativo unos instantes.

– Sí que me suena algo de eso -dijo lentamente, intentando despertar algún otro recuerdo sobre el asunto-. La leyenda decía que Juan recogió un poco de tu sangre, dejando que goteara en la copa. -Un recuerdo, olvidado desde hacía mucho tiempo en su memoria, empezó a abrirse camino hasta la conciencia de Decker. Empezó a hablar, pero luego se detuvo para cerciorarse de que su recuerdo era correcto-. Según la leyenda -empezó vacilante; y entonces, de pronto, le sorprendió la conexión con la conversación. De no haber estado ya sentado, habría tenido que sentarse. ¿Podía ser verdad lo que sugería Christopher?-. Según la leyenda -empezó Decker de nuevo-, ¡quien beba de la sangre del Grial vivirá eternamente!

Christopher asintió, y Decker supo que no sólo había recordado con precisión la leyenda, sino que sus sospechas eran ciertas: no había necesidad de recurrir a algo tan complejo como la ingeniería genética a la que el profesor Goodman había dedicado sus experimentos. La inmunidad absoluta a todas las enfermedades y el poder de curación rápida -el secreto de la vida eterna que Harry Goodman había buscado- podía conseguirse con tan sólo ingerir la sangre.

– De alguna forma, Juan supo que al beber la sangre conseguiría vivir eternamente -concluyó Christopher-. Supongo que formaba parte de su trato con Yahvé.

– Pero en Pakistán dijiste que Juan «buscaba la liberación de la muerte». Eso hace que suene a que deseaba morir.

– Creo que lo deseaba; no sé por qué. Dudo que fuera porque se sentía culpable por haber vendido la raza humana a Yahvé. Supongo que después de dos mil años, sencillamente estaba cansado de vivir.

Decker meditó sobre lo que Christopher había dicho y luego retomó el tema más acuciante.

– Pero si los beneficios de la sangre se adquieren bebiéndola, ¿qué hay de Milner? -Robert Milner rondaba ya los noventa y cinco, pero aparentaba ser más joven que Decker, que tenía setenta y uno.

– Al parecer, funciona tanto por vía oral como por vía intravenosa -contestó Christopher haciendo referencia a la ocasión en la que, catorce años atrás, Robert Milner, en su lecho de muerte, había recibido una transfusión de sangre de Christopher-. Sus propiedades son todo un misterio, pero con lo que sabíamos que la sangre había conseguido con Robert Milner, había que investigarlo. En un principio se pensó que resultaría más efectiva en inyectables, lo que además requeriría dosis menores que si se suministraba por vía oral. Pero al añadir a la sangre un nuevo agente de absorción diseñado genéticamente, la OMS descubrió que la ingestión oral de dos píldoras de tamaño corriente resultaba tan efectiva como una transfusión de cincuenta centímetros cúbicos.

– Vamos, algo así como «tómese dos píldoras y se acabó el llámeme mañana a ver qué tal» -dijo Decker, que no pudo resistirse a hacer el chiste.

– Sí, supongo que sí -dijo Christopher riéndose-. No sabemos muy bien por qué, pero a la semana de su ingestión, el sistema inmunológico humano gana en resistencia y en capacidad de recuperación, tanto que resulta casi increíble. Pasado un mes, el organismo es completamente inmune a todas las infecciones bacterianas y virales. Y aunque todavía es pronto para asegurarlo a partir de los voluntarios del grupo de control, si se repite lo de Bob Milner, puede que incluso contrarreste los efectos del envejecimiento.

– ¿Habéis empezado ya con las pruebas en humanos? -dijo Decker con la voz entrecortada.

Christopher asintió con la cabeza.

– Claro que la comunión no le libra a uno de los traumatismos -dijo, siguiendo el hilo de sus pensamientos-. No evita que uno se rompa una pierna o se corte, pero la curación de esas heridas se acelera muchísimo. Tampoco evita que alguien muera a consecuencia de una herida, pero fuera de eso, permitirá a la gente vivir lo suficiente como para que se complete la evolución del hombre a la forma espiritual. Entonces, ni siquiera una herida podrá matarlo.

– Todo esto suena muy bien -le interrumpió Decker-, pero ¿no va a ser un poco duro para ti donar tanta sangre?

– La sangre no procederá directamente de mí -dijo Christopher-. La OMS está clonando la sangre a partir de una muestra.

– Claro -dijo Decker, reconociendo su despiste al pasar por alto algo tan obvio. Entonces, volviendo a un detalle del asunto, al que venía dando muchas vueltas desde antes de mantener esta conversación, preguntó-: ¿Y tienes pensado que la comunión le sea administrada a todo el mundo?

– Por supuesto -repuso Christopher. Por su voz se notaba que la pregunta le había sorprendido.

Decker se quedó pensativo un momento, eligiendo cuidadosamente las palabras y el tono de voz.

– ¿Por qué razón habríamos de dar la comunión a nuestros enemigos? -preguntó-. ¿Por qué al KDP y a los fundamentalistas, si se oponen a cuanto dices y haces?

Christopher pensó un segundo y luego hizo ademán de empezar a hablar, pero antes de pronunciar una sílaba se detuvo de nuevo, como si fuera incapaz de dar con una respuesta convincente.

Decker respondió su propia pregunta.

– Sabes que sin ella, al final, morirán.

Christopher no habló, pero por su expresión Decker supo que su teoría era correcta.

– Christopher, creo que sé cómo te sientes. Aborreces la idea de tener que abandonar a alguien. Ha costado tanto llegar hasta aquí; tantas vidas desperdiciadas a lo largo de los siglos a causa de la opresión de Yahvé. Detestas tener que permitir aún más sufrimiento por su causa. Pero si permites que el KDP y sus seguidores fundamentalistas cristianos participen de la comunión, estarás ofreciendo a Yahvé un punto de apoyo no sólo en este siglo, sino en todos los que han de venir.

»Además, tú mismo me dijiste que después de morir, la gente vuelve a reencarnarse. Tus oponentes son residuos de la antigua era. ¿Por qué no permitir que sigan su camino? Después de muertos, renacerán sin memoria de lo que fueron o de cómo era el mundo. Volverán a nacer, y atrás quedarán todos sus prejuicios y su ignorancia adquirida.

»Visto así -continuó Decker-, resulta obvio que no estás ayudando a nadie al conceder la vida eterna a personas que no están preparadas para la Nueva Era, de la que precisamente procede esta vida. -Decker tomó aliento y luego concluyó su argumento-: Deja que quienes siguen atados a la antigua era mueran con ella, así podrán vivir de verdad su próxima vida.

Christopher se quedó pensativo un momento. El razonamiento de Decker era indiscutible y no se lo iba a refutar.

– Has leído demasiados de tus discursos -dijo finalmente.

Decker sonrió, pero ésa no era la respuesta que buscaba.

– Está bien -añadió Christopher finalmente-. Supongo que se podría dar orden a las clínicas de que no suministraran la comunión a los miembros del KDP, no creo que eso fuera demasiado complicado. Es fácil detectarlos con esa marca en la frente. Pero ¿cómo ibas a evitar que la recibieran los fundamentalistas? Lamentablemente, no son tan fáciles de detectar; cuando no están echándote una perorata sobre la Biblia, son como tú o como yo.

– Pero ésa es la solución -declaró Decker-. Podemos servirnos de su fundamentalismo para hacer que no quieran tomar la comunión.

– ¿Cómo?, Decker, no te entiendo -dijo Christopher.

– Hace tiempo que le vengo dando vueltas -dijo Decker.

– Ya me he dado cuenta.

Decker ignoró el comentario de Christopher y continuó.

– En la Biblia, el Apocalipsis dice que a todos los seguidores del Anticristo se les hará poner una marca en la frente o en el dorso de la mano. [12]

Conozco el pasaje -dijo Christopher.

– Bueno, pues creo que lo podríamos aprovechar. Si exigimos a todo aquel que reciba la comunión que acepte ser marcado con una señal en el dorso de la mano o en la frente, aunque dudo mucho que nadie esté dispuesto a exhibir un tatuaje en la frente, entonces los fundamentalistas no se atreverán a tomarla por temor a enojar a Yahvé.

Christopher pareció que contemplaba en serio la propuesta, pero Decker iba mucho más allá.

– Verás, no es más que mi opinión, pero creo que la comunión debería suministrarse solamente a quienes hayan dado señales de lealtad a tu persona y a cuanto simbolizas. Por lo tanto, la comunión sólo debe recibirse a sabiendas y en conformidad con lo que representa; es decir, una declaración de independencia de las exigencias de un dios dictatorial, una confesión de fe en la valía personal del individuo y en el valor colectivo de la Humanidad, una afirmación de autodeterminación, un propósito de tomar uno sus propias decisiones y aceptar las consecuencias, y un compromiso de abandonar el nido y de declarar que la humanidad ha alcanzado la mayoría de edad y ya no necesita un guardián.

– Espero que hayas apuntado todo esto en algún sitio -dijo Christopher. Decker asintió con la cabeza, algo azorado por tanto discurso-. Entonces, ¿dónde propones que pongamos la marca? -preguntó Christopher.

– Bueno, no creo que nos interese algo demasiado llamativo, no sea que nadie quiera ponérsela. Debería ser lo más pequeña y discreta posible e iría en el dorso de la mano derecha. Como te decía, no creo que vaya a haber nadie que quiera imprimirse la marca en la frente, pero deberíamos ofrecer esa posibilidad para ajustamos a la profecía y ahuyentar a los fundamentalistas. La marca deberá ser permanente, pero el grabado tendrá que ser lo más indoloro posible. Me he informado un poco sobre el asunto y resulta que ya son muy pocos los tatuajes que se graban con aguja; ahora la mayoría se tatúan con tintas permanentes que penetran tanto en la epidermis que no se borran.

– Y supongo que para mantener bien alejados a los fundamentalistas, la marca tendrá que llevar mi nombre o el número 666, ¿me equivoco? -preguntó Christopher, algo contrariado.

– Bueno, el KDP ha explotado el hecho de que la transcripción fonética de tu nombre en hebreo sume 666, así que sería lo más lógico que la marca fuera ésa -recalcó Decker, antes de añadir-: Desde luego, es mucho más breve que escribir tu nombre completo.

Christopher respiró hondo y luego dejó escapar un profundo suspiro.

– De acuerdo, deja que lo piense un poco.

– Genial, es todo lo que te pido -contestó Decker, confiado en la lógica incuestionable con que había presentado su argumento.

– Pero, bueno -dijo Decker, apartando la silla de la mesa-, tú venías a preguntarme si quería ver el secreto de la vida eterna. ¿Hay algo que quieras enseñarme?

– Sí, lo hay -repuso Christopher, dando muestras de querer moverse y dejar reposar un rato la propuesta de Decker-. Acompáñame -dijo.

Decker salió del comedor detrás de Christopher y atravesó el vestíbulo tras él hasta el ascensor. Enseguida adivinó que se dirigían a las instalaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Una vez dentro, pasaron junto a dos guardas armados y siguieron hasta una puerta blindada. Christopher apoyó la mano en el lector de huellas, dio su nombre, y la puerta se abrió. Decker esperaba encontrar allí un laboratorio repleto de personal de la OMS_, atareado en hacer experimentos o inmerso en discusiones sobre los mejores métodos para clonar la sangre de Christopher. Pero lo que vio en su lugar fue mil veces más asombroso. Al otro lado de la puerta, en el interior de la cámara blindada, había un sencillo almacén repleto de palés, donde se apilaban montones de cajas.

Christopher abrió una de éstas rasgando el cartón por la parte superior e invitó a Decker a que mirara en el interior. Dentro había miles de envases, cada uno con dos ampollas rellenas de un espeso líquido rojo. El almacén estaba lleno al completo de sangre de Christopher.

5

COMUNIÓN

El 4 de julio fue la fecha escogida para empezar a administrar la comunión. La elección era sobre todo simbólica, pues se trataba del día que un mayor número de habitantes del planeta asociaba con la conmemoración de una declaración de independencia. Siglos atrás, había marcado la liberación de América de la tiranía de la monarquía británica; ahora marcaría la independencia de la humanidad de la tiranía de Yahvé. Sin embargo, había también algo de casualidad en la elección, porque fue aproximadamente por esa fecha cuando se pudieron distribuir provisiones suficientes de sangre a las casi doce mil clínicas que debían suministrarla a lo largo y ancho del globo.

La decisión de limitar la distribución a quienes juraran lealtad a Christopher y al avance de la humanidad requirió tomar importantes medidas de seguridad. Los médicos, enfermeras e investigadores médicos con acceso a la sangre tuvieron que demostrar, antes que nada, su absoluta desvinculación del KDP y los fundamentalistas; a continuación se les enseñó a grabar la marca. Ellos también tuvieron que jurar lealtad a Christopher y recibir tanto la comunión como la marca.

El proyecto se financió gravando elevados impuestos a las mayores fortunas del mundo, incluido William Bragford, el heredero de la fortuna de David Bragford. Como recalcó Robert Milner, que en el pasado había visitado frecuentemente a David Bragford en busca de financiación: «En la Nueva Era todo deberá compartirse con equidad. Muy pronto el dinero dejará de ser necesario». A los antiguos ricos no les consolaba esa predicción, pero para casi todos los demás parecía lo más justo.

* * *

La gente empezó a hacer cola a las puertas de las clínicas tres días antes de la fecha anunciada. El 2 de julio algunas alcanzaban ya tres kilómetros de largo. Las colas se debían, en parte, a las noticias que los medios de comunicación habían difundido sobre los médicos, enfermeras e investigadores médicos que ya habían recibido la comunión. La mayoría no tenía nada especial que comunicar, salvo una sensación de buena salud y bienestar general, pero entre los más de ochenta mil trabajadores sanitarios, era inevitable que algunos experimentaran beneficios más llamativos. Uno de ellos era el de un investigador médico que a los pocos días de recibir la comunión tuvo un accidente de tráfico. A pesar de la gravedad, el sanitario fue dado de alta a los tres días, completamente recuperado de sus heridas. Otro ejemplo fue el de una enfermera que padecía una osteoporosis muy avanzada y que a las pocas semanas de recibir la comunión, pudo ponerse en pie completamente erguida gracias a la completa regeneración de su estructura ósea. Asimismo, numerosas personas habían sido curadas de enfermedades menores como la diabetes y la hipertensión.

Las colas también se debían, en parte, a los poderes y habilidades psíquicas que las personas habían empezado a manifestar más de un año y medio antes. A estas alturas, casi todo el mundo había experimentado algún que otro episodio psíquico; muchos, más de una vez, pero en todos los casos habían disfrutado de esos poderes durante un espacio de tiempo muy breve. La mayoría de la gente deseaba alargar la experiencia, y la comunión alimentaba la esperanza de poder tener esos poderes para siempre. La promesa de la vida eterna entrañaba mucho más que eludir la muerte. Brindaba la oportunidad de crecer y evolucionar en un futuro de posibilidades ilimitadas.

2 de julio, 3 N.E.

Filadelfia, Pensilvania, cerca de Independence Hall

Todavía faltaban dos días para la fecha anunciada para la apertura, y ya esperaban a la puerta de la clínica cuatro mil personas. Muchos llevaban hamacas de lona o mantas, para sentarse e intentar hacer la espera lo más cómoda posible. Algunos se habían traído revistas y libros para leer. Otros llegaban con radios, televisores portátiles o videoconsolas. Algunos jugaban a las cartas. Otros intentaban dormir. Los vendedores ambulantes aceptaron gustosos el reto de cubrir la demanda de comida y bebida, y el ayuntamiento instaló retretes portátiles. La mayoría de los que iban llegando respetaban la cola y se colocaban al final, pero también hubo unas cuantas peleas. En general, y a pesar del calor estival, el ambiente era bastante tranquilo.

Entonces, como había ocurrido en dos ocasiones anteriores, una pequeña luz blanca intermitente apareció sobre la muchedumbre. Todos sabían lo que era, y aun cuando los dos ángeles anteriores se habían limitado a hacer su anuncio, muchos abandonaron la cola para ponerse a cubierto.

– Si alguno adora a la bestia y su estatua -tronó la voz del ángel-, y recibe la marca en su frente o en su mano, también él beberá del vino de la cólera de Dios, servido sin mezcla en el vaso de su ira; y será atormentado con fuego y azufre ante los ángeles santos y ante el Cordero; el humo de su tormento subirá por los siglos de los siglos, y ni de día ni de noche tendrán reposo los que adoran a la bestia y su estatua, el que recibe la marca de su nombre. [13]

Como los dos primeros ángeles, el tercero pronunció su mensaje, se esfumó, y luego apareció y repitió su misiva por todo el mundo.

Y como también había ocurrido las veces anteriores, Christopher le contestó rápidamente. La ira en su voz era inconfundible.

– En dos ocasiones -empezó, mientras su mensaje era transmitido al planeta-, se ha servido Yahvé de sus mensajeros para lanzar sus infantiles amenazas, y en ninguna de las dos ha acaecido la calamidad anunciada. El KDP y los fundamentalistas nos advierten de que sucederán tarde o temprano. Pero sus alarmantes pronósticos sobre el futuro son el arma con la que quieren devolvernos al pasado, un pasado en el que sólo hay muerte para el espíritu de la humanidad.

»Ahora que la humanidad está preparada para dar el primer paso hacia la inmortalidad -continuó-, ¡Yahvé habla de nuevo de la condenación y de arder en el infierno! Pues bien, ¡puede que asuste a unos pocos, al KDP y a los fundamentalistas, que preferirían vernos arder en el infierno antes que concedernos la libertad de elegir por nosotros mismos y por nuestros hijos el camino a seguir, pero no puede asustarnos al resto! ¡El nuestro es un corazón firme y fuerte, encauzado hacia el futuro!

»¡No podemos ni debemos doblegarnos a las exigencias de quienes nos arrastrarían con ellos a adorar a una divinidad fracasada! ¡No lo haremos! ¡Debemos forjar nuestro propio camino hacia delante, hacia el futuro!

Enseguida se hizo patente que las palabras de Christopher habían surtido el efecto deseado, porque las colas a las puertas de las clínicas empezaron a crecer más y más rápidamente.

4 de julio, 3 N.E.

Babilonia

«Nuevas protestas fundamentalistas, esta vez violentas, marcan el día de la comunión.»

– Función dormir -murmuró Decker Hawthorne.

«Buenos días, soy Amelia Witherspoon y esto es World News This Morning.»

– Función dormir -repitió, algo más alto.

«Lo que empezó esta mañana como una protesta pacífica…»

– ¡He dicho función dormir! -gruñó enterrando la cabeza bajo la almohada. Esta vez, la claridad y el volumen fueron suficientes para que el monitor de voz registrara su orden y apagara el televisor. Había a quienes les gustaba despertarse con música, a otros con un timbre o una alarma, incluso con sonidos grabados de la naturaleza. Para Decker, el método más efectivo era el telediario.

– ¡No, espera! -dijo un segundo después, cuando la voz del locutor se disipó por fin-. Es decir, ¡encendido de televisión! -gritó, al tiempo que se incorporaba rápidamente para mirar la pantalla. Inmediatamente, el televisor volvió a la vida.

«Ofreciendo escenas muy parecidas a las sentadas de los sesenta o a los bloqueos de las clínicas para mujeres por parte de radicales en los noventa, los fundamentalistas han inaugurado el día en docenas de ciudades de Sydney a Beijing, intentando bloquear la entrada a las clínicas donde iba a administrarse la comunión, tan pronto han abierto sus puertas esta mañana.»

Mientras hablaba la presentadora, la pantalla mostraba un vídeo de la capital australiana, Sydney, donde un grupo de entre veinte y treinta personas permanecía tumbado, entonando himnos, ante la entrada de una de las clínicas administradoras de la comunión.

«Pero las protestas se han tornado violentas rápidamente, cuando los fundamentalistas se han negado a dejar pasar a quienes llevaban haciendo cola desde hace hasta tres y cuatro días. La policía ha sido alertada, y no han tardado en empezar a producirse detenciones.»

En la pantalla se vio entonces un revoltijo de empujones, patadas y porras volando. La policía esposaba a los manifestantes y los encerraba en furgones. Para entorpecer las detenciones, los arrestados se negaban a andar y continuaban con sus cánticos religiosos.

«En buena parte del planeta es todavía de noche -apuntó la presentadora-. No sabemos si estas escenas de protesta se repetirán según vaya amaneciendo y comience la comunión en otras ciudades. Pero las autoridades no quieren correr riesgos, y se sabe que en otras ciudades de franja horaria diferente se están enviando retenes de policía como medida preventiva.»

* * *

La noticia continuó repitiéndose al tiempo que, como por arte de magia, aparecían más y más cristianos fundamentalistas, que intentaban bloquear las puertas de las clínicas y aprovechaban la inmovilidad de sus espectadores para predicar a los que hacían cola. Los arrestados recibían condenas de hasta dos años de cárcel. A los que se limitaban a predicar se les autorizaba a continuar haciéndolo siempre que no se acercaran a menos de treinta metros de las clínicas. Para ahogar sus voces, quienes hacían cola se dedicaban a entonar las palabras de la promesa solemne que todos debían hacer antes de recibir la comunión:

Al tomar la sangre, prometo lealtad a aquel de quien ésta proviene y al avance de toda la humanidad. Al aceptar la marca, declaro mi emancipación de cualquier persona o fuerza que intentara subyugarme a mí o a la familia de la humanidad.

A pesar de encontrarse en clara minoría, los fundamentalistas hicieron oír su mensaje sin dejarse intimidar. En algunos casos, incluso, lograron con sus esfuerzos que uno o dos se salieran de la cola, aparentemente para reconsiderar su decisión.

Una reacción inesperada a las protestas y amenazas del tercer ángel fue que muchos de los que acudieron a recibir la comunión optaron por grabarse la marca en la frente, como señal de desafío. Al principio no fueron más que unos pocos, pero enseguida se convirtió en motivo de orgullo lucir la marca en la frente para que todos la vieran. Así, buena parte de los que ya se la habían grabado en la mano volvieron a ponerse a la cola, para grabársela también en la frente. La marca se había convertido en lo que Decker quiso desde un principio; en un emblema de la emancipación de la humanidad, en un símbolo de solidaridad con Christopher y en una señal de resuelto desafío a Yahvé y a quienes le servían.

* * *

Todo siguió igual durante casi una semana, con doce mil clínicas procesando una media de mil personas por clínica y día. Luego, en la noche del 11 de julio, la situación cambió radicalmente, y siete clínicas fueron atacadas, una tras otra, con bombas incendiarias. La noche siguiente fueron doce las atacadas, y la siguiente, cuarenta. Siete, doce y cuarenta eran todos números de elevada importancia simbólica en la Biblia, un hecho que no pasó desapercibido a las autoridades. Los fundamentalistas negaron toda responsabilidad, pero eran los únicos que tenían un motivo.

Los atentados se produjeron por la noche, cuando en la mayoría de las clínicas sólo había guardas de seguridad, de modo que apenas se produjeron daños personales en el interior. Pero, en el exterior, los resultados fueron muy distintos. Docenas de personas que esperaban en cola sufrieron quemaduras y también cortes de gravedad producidos por cristales rotos, y tres personas fueron atropelladas por los coches de los terroristas cuando pasaban a toda velocidad junto a las clínicas para arrojar sus cócteles Molotov. Por el momento no había que lamentar víctimas mortales.

Mientras los terroristas lograban cerrar por completo un puñado de clínicas, cuando llegó la tercera mañana, se hizo evidente que los ataques estaban surtiendo efecto. Aun cuando la mayoría de las clínicas continuaban operando al cien por cíen de su capacidad, las colas empezaron a menguar. Hasta ahora, sólo ciento cuarenta y cinco millones de personas, aproximadamente el cinco por ciento de los dos mil novecientos millones que formaban el total, habían recibido la comunión. Las encuestas revelaban que la gente no acudía a las clínicas principalmente por miedo a los terroristas. «¿De qué me va a servir la comunión -había dicho uno de los encuestados-, si me matan de camino a la puerta de la clínica?»

El problema se vio agravado la tarde del día después de la tercera noche de ataques, cuando dos vehículos blindados que traían nuevas provisiones de sangre a las clínicas fueron secuestrados e incendiados. El vídeo que había realizado un testigo de uno de los secuestros se pasó en las televisiones de todo el mundo. La grabación empezaba justo cuando el guarda del furgón intentaba oponer resistencia a los asaltantes y era tiroteado. A continuación, dos de los cinco terroristas sacaban al conductor del vehículo y lo arrojaban violentamente contra el asfalto, obligándole a arrodillarse en la calle. Apoyando su pistola contra la cabeza del conductor, uno de los terroristas le ordenaba que se pusiera a rezar y a pedir perdón a Dios por sus pecados. Aterrorizado, el conductor obedecía, y temblando y tartamudeando de miedo, repetía al pie de la letra cuanto se le había dicho. Cuando hubo terminado, todos los terroristas decían al unísono «amén». Y entonces, el hombre que empuñaba la pistola gritaba: «¡Aleluya! ¡Gracias, Jesús!», apretaba el gatillo, y le volaba los sesos al hombre en plena calle. A pesar de todo lo que había sufrido el mundo en los últimos años, la inhumanidad de la escena, repetida hasta la saciedad en la televisión, hizo que los espectadores se sintieran particularmente ultrajados.

Las autoridades intentaron poner freno a los atentados proporcionando escoltas a los furgones y aumentando la seguridad en las clínicas, pero sus esfuerzos se vieron recompensados con un éxito muy limitado. Por mucho que hicieran, el responsable último que debía lidiar con el problema era Naciones Unidas. El secretario general Christopher Goodman pidió oficialmente al Consejo de Seguridad el envío de tropas de la ONU, para que ofrecieran protección a los ciudadanos, las clínicas y los suministros de la comunión.

En un discurso destinado a sosegar a la gente e informar al mundo sobre lo que se estaba haciendo, Christopher dirigió unas palabras directamente a los terroristas.

– No se está obligando a nadie a recibir la comunión ni tampoco a aceptar la marca. Se trata de algo totalmente voluntario. Quienes no la deseen son libres de rechazarla. Tampoco hemos hecho nada por impedir que quienes se oponen a la comunión expresen libremente sus opiniones, siempre que lo hagan de forma pacífica. Pero parece que no es suficiente para ellos, y a cambio han recurrido a la violencia y el derramamiento de sangre. Como pueblo civilizado que somos, no podemos permitir que los terroristas actúen con total impunidad. ¡Los derechos del individuo a la libre elección deben ser protegidos!

El Consejo de Seguridad votó de inmediato a favor del despliegue de fuerzas de la ONU, tal y como había pedido Christopher, pero llegaban tarde. Esa misma noche fueron bombardeadas otras treinta y tres clínicas.

2 de agosto, 3 N.E.

Babilonia

– Resulta tentador -dijo Robert Milner- emplear eufemismos como «eliminar» o «anular», pero, aunque estos términos pueden funcionar mejor con el público en general, es esencial que quienes estamos hoy aquí hagamos frente a la realidad de la propuesta, llamando a las cosas por su nombre. -Su honesta valoración golpeó a los presentes como un jarro de agua fría, molesta por inesperada, pero digna de encomio por plantear con claridad la realidad de la situación-. Hablamos de votar a favor de la restitución de la pena capital, de la pena de muerte.

En la sala lo acompañaban Decker, Christopher y los diez miembros del Consejo de Seguridad. Christopher había renunciado al cargo de representante permanente de Europa y salvaguardia de Oriente Próximo y África oriental en enero, para que hubiera de nuevo diez miembros permanentes. La reunión, informal y completamente extraoficial, había sido convocada por Christopher a fin de evaluar de qué opciones disponía para hacer frente al reino de terror instaurado por los fundamentalistas. La respuesta a su pregunta siempre era la misma.

Los atentados terroristas habían continuado durante tres semanas. El uso de las fuerzas de seguridad de la ONU había reducido el número de ataques a clínicas con bombas incendiarias y tiroteos desde coches en marcha. Pero, de una u otra manera, los fundamentalistas siempre parecían saber de antemano cuál era el punto débil de la seguridad y cómo emplearlo a su favor. Aunque esta información podía haberse atribuido en un principio a alguna filtración desde las propias fuerzas de seguridad de la ONU, por lo general, las fuerzas no se enteraban de la existencia de esos puntos débiles hasta que los terroristas, con su fabulosa destreza, se valían de ellos. Lo que sabían superaba el contenido de cualquier información interna y demostraba el conocimiento de una serie de detalles que ninguna otra persona conocía. El éxito de sus ataques tampoco podía achacarse a la casualidad ni a la suerte. La única explicación razonable era que los miembros del KDP se estaban sirviendo de sus capacidades psíquicas para ayudar a los fundamentalistas.

No obstante, los fundamentalistas mostraban ser sorprendentemente descuidados a la hora de borrar sus huellas. A pesar de la precisión con que planeaban cada una de sus ofensivas, siempre dejaban atrás un reguero de testigos, a los que les faltaba tiempo para ir corriendo a señalar a los culpables. Sorprendía también que, después de cometer sus crímenes, los fundamentalistas regresaran directamente a sus hogares y puestos de trabajo, haciendo que su captura fuera casi demasiado fácil. Era como si quisieran ser arrestados, como si buscaran convertirse en mártires.

En todo el mundo, las fuerzas de seguridad de la ONU y las diferentes autoridades locales habían arrestado a cientos de fundamentalistas, acusados de activismo terrorista. Aunque las detenciones tendrían que haber suscitado cierto optimismo, no había nada que celebrar, porque tan pronto era identificada una célula terrorista y sus componentes eran detenidos, aparecía otra para reemplazarla.

A pesar del testimonio de diversos testigos, los acusados alegaban ser inocentes o se negaban a responder a los cargos. Algunos se limitaban a rezar, mientras que otros hacían todo lo posible por boicotear el juicio, ya fuera cantando o exclamando alabanzas a su dios. La mayoría aprovechaba la vista para predicar ante el tribunal y quienes les acusaban.

Fuera de los juzgados, los fundamentalistas estaban consiguiendo un serio impacto. Debido a la implacable estrategia de ataques a las clínicas, el número de personas que recibía la comunión se había reducido a un minúsculo goteo. Las clínicas, preparadas para atender a miles de personas cada día, sólo recibían la visita de algunos centenares.

– Lo más frustrante -comunicó Christopher a los que estaban en la reunión- es que no nos oponemos ni a ellos ni a su religión en sí. Podían conservar sus creencias, o por lo menos buena parte de su fe, y seguir siendo bienvenidos en la Nueva Era. No hemos restringido otras creencias, ni queremos hacerlo. Muy pronto toda la humanidad habrá superado con creces la necesidad de una religión y no importará si, en el pasado, uno era budista o taoísta o cristiano. Lo único que pedimos es que los fundamentalistas acepten el hecho de que la verdad, tal y como la ven los demás, es tan válida como la que ellos creen ver.

– Y es ahí donde está el problema -se lamentó Milner-. Después de todo, está en la naturaleza misma del fanático religioso creer que la suya es la única verdad. No está dispuesto a admitir que fuera de su ortodoxia particular pueda haber nadie que posea una mínima porción de la verdad. Su exclusivismo es la fuente de un profundo sentimiento de orgullo. Para ellos, la raza humana es primitiva y regresiva. El mundo, para ellos, es un lugar malo e inhóspito, y creen que la humanidad debe ser aniquilada y arder para siempre en el infierno. La valía del hombre se define por su grado de sometimiento a Yahvé y no por su capacidad de llegar a ser completamente humano. Sólo aquellos que estén dispuestos a sacrificar su humanidad en el altar de la sumisión a un dios colérico merecen la salvación de un final tan tormentoso. Si pudieran, invocarían un diluvio similar al enviado por Yahvé en tiempos de Noé, para que el resto de la humanidad pereciese ahogada. No es de extrañar que, con tantos ejemplos de ira y destrucción como se pueden encontrar en la Biblia, esta gente justifique cualquier comportamiento, cualquier crimen, para detenernos. No sólo están convencidos de tener el derecho a hacerlo, sino que es su deber eliminar cualquier otra forma de pensamiento.

»Contamos con el apoyo necesario para castigar a los responsables -continuó Milner-, y yo, por lo pronto, estoy convencido de que no hay otra manera de detenerles.

– La gente exige justicia -dijo el embajador Tanaka tajantemente.

Christopher no volvió a abrir la boca y escuchó durante una hora cómo el resto expresaba en alto su opinión. Decker sabía que no le gustaba lo que estaba oyendo.

– He empezado diciendo -dijo Robert Milner para concluir- que el empleo de eufemismos estaba fuera de lugar si habíamos de discutir sobre las alternativas con toda sinceridad. Déjenme ahora que concluya resaltando que, a la luz de lo que ya sabemos sobre la naturaleza animal del hombre, en tanto en cuanto hemos sido iluminados por Christopher, lo cierto es que en realidad no estamos condenando a nadie a muerte, porque la muerte no es sino un efímero trámite en el círculo eterno de la vida. La semilla permanece bajo tierra, pero vuelve a brotar con vida. Así ocurre también con la semilla humana. No estamos hablando de ejecución, sino de liberación. No perseguimos la aniquilación, sino el renacimiento.

* * *

La reunión concluyó sin tomar una decisión, a fin de que todos tuvieran la oportunidad de recapacitar sobre cuanto se había dicho. En realidad, parecía que todos menos Christopher tenían ya decidido el camino a seguir.

– ¿Qué vas a hacer? -le preguntó Decker cuando se hubieron ido todos los demás.

Christopher se recostó en la butaca y emitió un largo y dolido suspiro de exasperación. Decker aguardó a que le contestara.

– Me gustaría dejarlo todo -dijo Christopher para asombro de Decker-. A una parte de mí le gustaría decir: «Muy bien, Yahvé, tú ganas. Puedes quedarte con el planeta». Pero, claro, no puedo rendir el futuro de la humanidad así, sin más, sólo porque me veo obligado a hacer algo que no deseo. Y aun así, la pena capital me parece tan contraria a nuestros fines. Respeto profundamente a los que se acaban de ir -dijo refiriéndose al Consejo de Seguridad y a Robert Milner-. No hay duda de que han abordado el problema con mucha seriedad.

Christopher permaneció sentado en silencio casi tres minutos, dejando de tanto en tanto que el bolígrafo se deslizara entre sus dedos y golpeara la mesa. Decker esperó sin interrumpir. Se habían expuesto todas las opiniones, y lo único que podía hacer Decker era ofrecer su apoyo moral. Entonces, Christopher se decidió por fin a hablar.

– Supongo que las decisiones difíciles son la cruz de los gobernantes. ¿Quién soy yo para pensar que no debería ser así conmigo?

Lo que pasa, Decker -continuó-, es que creo que nunca me he enfrentado a un dilema semejante. Siempre he encontrado la manera de sortear prácticamente todos los problemas.

Decker se acordó de repente de su juventud y cómo le pasaba lo mismo. Entonces llegó un día en el que también tuvo que hacer frente a un auténtico dilema, a una situación de la que no había salida: la muerte de Elizabeth, Hope y Louisa. Era un viejo recuerdo, pero el dolor seguía siendo tan intenso y real como el día mismo de sus muertes.

La voz de Christopher le devolvió al presente.

– Siempre he encontrado la forma de cumplir con lo que debía en cada momento sin comprometer mis creencias morales y éticas -continuó-. Me temo que ésta es una parte de la naturaleza humana con la que no había contado.

Christopher se detuvo y se quedó pensando un momento antes de ofrecer a Decker una contestación a su pregunta sobre qué es lo que iba a hacer.

– Por desagradable que sea, supongo que haré lo que tenga que hacer -dijo-. Thomas Jefferson tenía razón: El árbol de la libertad debe regarse, de tiempo en tiempo, con la sangre de patriotas y tiranos. [14]

6

ESPERANZA

2 de junio, 4 N.E.

Babilonia

Decker aguardaba fuera del despacho de Christopher charlando con Jackie Hansen. Le maravillaba su aspecto tan juvenil. Él conocía su edad. Aunque había prohibido tajantemente que le organizaran una fiesta, acababa de cumplir los cincuenta. No obstante, cada día parecía más joven y hermosa. La pequeña marca en el dorso de su mano derecha lo explicaba. Ella había sido una de las primeras en recibir la comunión, y ahora, catorce meses después, los efectos eran inconfundibles.

Le habría gustado hablar con Jackie un rato más, pero entonces llegó Christopher, y era a él a quien había venido a ver. O para ser más precisos, era Christopher quien le había convocado.

Una vez dentro del despacho, Decker no pudo evitar hacer un comentario a Christopher sobre el aspecto de Jackie, e involuntariamente dio pie a Christopher a abordar directamente el asunto por el que quería verle.

– Decker -empezó Christopher, e hizo una pausa. Algo le preocupaba, era evidente. Y, de una forma u otra, Decker supo que no se trataba de un asunto profesional, sino, más bien, personal.

– ¿Qué ocurre? -le preguntó, instándole a sincerarse.

– No quiero que parezca que… Bueno, que te he llamado para echarte nada en cara. Espero no llegar nunca a ser tan presuntuoso; ya sabes lo que siento por ti. Es sólo que, verás, hay algo que no entiendo.

Decker permaneció en silencio, pero por su expresión, estaba claro que no tenía la más remota idea de a qué se refería Christopher.

– La comunión -dijo Christopher por fin.

El comentario no podía ser más críptico; podía significar cualquier cosa. Pero Decker creyó adivinar al instante de qué iba a tratar la reunión.

– Hace tiempo que quería hablarte sobre eso -dijo Decker algo cohibido. Hacía más de un año que había empezado a administrarse la comunión. Las estrictas penas con que se castigaban los atentados terroristas a las clínicas habían surtido el efecto deseado, y ahora casi todo el mundo había recibido la comunión y llevaba la marca. Muchas clínicas habían dejado de suministrarla porque toda la población que deseaba recibirla ya lo había hecho. Había, sin embargo, una notable excepción, el propio Decker.

– Decker, desde luego que tú, más que ninguno, eres libre de tomar la elección que quieras. Pero no acabo de entenderlo.

– Christopher, sabes que te aprecio.

– Y yo a ti -repuso Christopher.

– Y debes saber que me considero el hombre más afortunado del mundo por haber formado parte de lo que has emprendido. Pero tengo setenta y tres años. Soy viejo.

– Pero, Decker, ¡con la comunión volverás a ser joven!

– Christopher -dijo sacudiendo la cabeza con pesar-, lo sé. Lo sé. Y te costará entender lo que te voy a decir, pero no quiero vivir eternamente. He tenido una vida completa, pero…

– Pero ¿qué? -le pinchó Christopher.

– Hay algo que echo en falta. Algo que me arrebataron hace veintitrés años.

– ¿Tu familia? -preguntó Christopher.

Decker asintió con la cabeza.

– Después de tantos años -dijo, con voz entrecortada-, todavía las echo de menos. -A Decker se le empezaron a llenar los ojos de lágrimas-. Todavía me duele pensar en ellas. Y hay veces en las que todavía creo reconocer la voz de Hope o de Louisa cuando oigo las voces de niños jugando. -Decker se enjugó las lágrimas y encogió los hombros-. Sigo durmiendo en un lado de la cama -dijo-. No vayas a pensar que me están entrando ganas de suicidarme o algo por el estilo -se apresuró a añadir-. No tengo ninguna prisa en morir, de verdad. Es sólo que cuando me llegue la hora, me habrá llegado. Aceptaré la muerte como una forma de descanso.

– Decker, no sabía que siguieras sufriendo tanto -dijo Christopher suavemente.

– No te preocupes -contestó Decker-. En el día a día estoy bien. Pero cuando pienso en la vida a largo plazo, no creo que pudiera resistir vivir eternamente con este vacío en mi interior.

– Lo siento, Decker. Ojalá lo hubiese sabido.

– No hay nada que se pueda hacer.

– Pero ¿no lo ves? ¡Claro que lo hay! -Christopher soltó una risotada irónica, mientras Decker se esforzaba por interpretar sus palabras-. ¿No lo ves? -repitió-. ¿Acaso no has prestado atención a lo que decían tus propios discursos? Durante más de tres años has supervisado la creación y la administración de cursos de enseñanza y adoctrinamiento, para quienes no estaban familiarizados con los conceptos de la Nueva Era. Has pronunciado conferencias en docenas de facultades universitarias, has concedido centenares de entrevistas, has escrito ni se sabe cuántos artículos, y ¿no te has dado cuenta todavía de que lo que decías también vale para ti? Nadie muere del todo, Decker; ¡no para siempre! La vida sigue mucho después de la muerte del cuerpo. Renacemos una y otra vez. ¿Por qué iba a ser diferente con Hope o Louisa… o con Elizabeth?

Decker creyó que se le paraba el corazón. No estaba muy seguro de lo que Christopher insinuaba, pero, por lo que decía, podía albergar alguna esperanza de volver a ver a su familia.

– Decker, ¡no tienes que aceptar la muerte! ¡No has perdido a Elizabeth para siempre! ¡Ella vive! ¡Ya ha renacido!

– ¿Qué dices? -le preguntó Decker, con voz temblorosa conteniendo las lágrimas.

– Elizabeth vive. ¿No lo sientes? Volvió a nacer sólo unos meses después de que la perdieras.

– Pero ¿dónde está? ¿La puedo ver?

– No todavía -contestó Christopher disculpándose-. Pero la verás. Sin embargo, puedo contarte algunas cosas sobre ella. Tiene veintiún años y vive en New Brunswick.

– ¿Desde cuándo lo sabes? ¿Por qué no me lo habías dicho? ¿Por qué no puedo verla?

– Decker, todavía no es el momento. No te reconocería.

Decker estaba confuso.

– ¿Me recordará? -preguntó muy despacio, temiendo que la respuesta de Christopher fuera negativa.

– Sí, Decker. Lo hará. Incluso ahora, sabe que le falta algo en su vida. Dentro de unos cuantos años, es imposible decir cuándo con exactitud, repasará su vida pasada y recordará quién fue en su vida anterior. Entonces te recordará.

– Y…

– Sí, Decker -dijo Christopher con una sonrisa-. Vendrá a buscarte. ¿Cómo iba a ser si no? Decker, hay cosas más fuertes que la muerte. La vuestra será una historia de amor para la Nueva Era.

– Pero… ¿dices que tiene veintiún años? Con mi edad podría ser su abuelo.

Christopher se echó a reír, y esta vez no hizo nada por contenerse. Era una risa alegre.

– Decker, estamos hablando de vivir eternamente, ¡qué son cincuenta años!

– Nada, supongo que nada -reconoció Decker, sumando su risa a la de Christopher, a pesar de tener los ojos todavía inundados de lágrimas-. Además, para entonces pareceré mucho más joven.

– Entonces, ¿aceptarás la comunión? -preguntó Christopher.

– ¡Pues claro! ¡Ahora mismo!

– Bueno, me parece que a estas horas no vas a encontrar ninguna clínica abierta. Tendrás que esperar hasta mañana.

Decker echó una ojeada al reloj y asintió con la cabeza.

– ¿Y qué hay de Hope y Louisa? -preguntó.

– Llegará un día en el que también ellas te recordarán. -Christopher sonrió-. Pronto, Decker; puede que dentro de cien años, se levantarán todos los velos y todos y cada uno de los seres humanos recordarán quiénes fueron en todas sus vidas pasadas. Y entenderán cuán conectados estamos todos los unos a los otros. Muchos descubrirán que los que consideraron enemigos en una vida fueron sus mejores amigos en otra. Y ese día, una vez sepan quiénes fueron, empezarán a comprender quiénes son en realidad.

– ¿Puedes decirme algo sobre…? -Decker dudó. Quería preguntar sobre su viejo amigo, Tom Donafin, pero no estaba seguro de cómo iba a tomarse Christopher su persistente interés en el hombre que le había disparado.

– Adelante, Decker. ¿Sobre quién quieres preguntarme?

– ¿Puedes decirme algo sobre Tom Donafin?

Christopher sonrió, en absoluto molesto por el interés de Decker.

– Renació el año pasado en el seno de una familia en Paraguay.

A Decker se le volvió a escapar otra lágrima, y la emoción evitó que pudiera encontrar las palabras justas para expresarle a Christopher su agradecimiento.

– Tranquilo, Decker, no te preocupes. ¿Por qué no te vas a casa y descansas?

Decker asintió.

Cuando iba a cerrar la puerta tras de sí, Christopher le alcanzó y lo abrazó. Entonces, con lágrimas en los ojos, le dijo:

– Perdóname por no haberme dado cuenta antes de cómo te sentías. Me alegro de que lo hayamos hablado por fin y de que vayas a recibir la comunión. Te necesito, Decker. No sé qué haría sin ti.

* * *

Decker abandonó el edificio aturdido por la euforia. De pronto toda su vida… Toda su eternidad había cambiado. Tenía algo por lo que vivir… Algo por lo que vivir para siempre.

* * *

– Es él, el del traje gris -susurró uno de los dos hombres que aguardaban en la sombra.

Decker, sumido en sus alegres pensamientos, continuó andando sin advertir su presencia.

Cuando Decker estuvo a su altura, salieron del callejón. Ahora podía distinguirse claramente en sus frentes la inscripción hebrea de color rojo del Koum Damah Patar.

Decker intentó zafarse, pero los dos hombres le inmovilizaron. El trapo con cloroformo, aunque anticuado, cumplió su cometido.

7

PETRA

3 de junio, 4 N.E.

Desierto de Jordania

Decker viajaba en silencio en el asiento trasero de un polvoriento cuatro por cuatro, que avanzaba a gran velocidad. Llevaba las manos y los pies firmemente atados, y su cuerpo botaba con cada bache de la carretera. Mientras los dos hombres que ocupaban los asientos delanteros hablaban en hebreo entre ellos, Decker lo observaba todo, intentando memorizar cada rasgo del desértico paisaje jordano. Llevaba dieciocho horas secuestrado y estaba exhausto, pero de presentarse la oportunidad, tendría que conocer con detalle el terreno para que su huida tuviera éxito.

Era la primera hora de la tarde y el sol brillaba con una fuerza abrasadora. Decker pensó en su escapada del Líbano hacía veintitrés años. En aquella ocasión había estado muy desnutrido, pero ahora se preguntó si no sería peor la edad que la desnutrición. Se lamentó de que en aquel desierto, cualquier intento de huir a pie y a su edad significaría morir de deshidratación y de hambre. Era difícil no ser pesimista, por mucho que supiera que el desaliento en estas situaciones es el peor enemigo de la supervivencia.

¡Qué cruel ironía que su vida corriera peligro precisamente ahora! De haber sido secuestrado una hora antes, no le habría importado tanto vivir o no. Sólo unos instantes antes del secuestro le había dicho a Christopher que aceptaría la muerte cuando llegara. Pero eso había sido antes de comprenderlo todo; antes de saber que Elizabeth estaba viva. Ahora más que ninguna otra cosa, más que nunca en su vida, deseaba vivir.

Mientras dejaban atrás las ruinas del antiguo pueblo escalonado de Elji y la más reciente, aunque no por ello menos desierta, aldea de Wadi Musa, Decker escrutó el horizonte en busca de alguna señal que indicara la proximidad de su destino. A lo lejos, las desoladas y escarpadas laderas del Seir, la rugosa cadena montañosa que se extiende desde el mar Muerto hasta Akaba, se erguía sobre el pedregoso suelo gris del desierto. Por encima de todas las cumbres, se cernía imponente el monte de Jebel Haroun, donde la leyenda cuenta que fue enterrado Aarón, el hermano de Moisés. Tardaron veinte minutos en alcanzar las montañas, y cuando llegaron supo que allí acababa el viaje.

– Desde aquí seguiremos a pie, señor Hawthorne -dijo el más alto de los dos KDP, mientras el segundo detenía el vehículo.

Decker miró a su alrededor en busca del lugar al que se dirigían, pero allí sólo había paredes desnudas de roca. ¿Acaso le habían llevado hasta aquellos rocosos peñascos para matarle en una ejecución ritual? El KDP que iba al volante echó hacia adelante su asiento para que Decker pudiera apearse del jeep. Una tarea nada sencilla tal y como iba atado de pies y manos.

– ¿Dónde está? -preguntó el otro KDP, que estaba detrás del vehículo rebuscando en un pequeño contenedor de lata.

– Está ahí -contestó el otro-. Mira bien…

– Oh, sí, aquí está -dijo el primero. Cuando se acercó al otro lado del vehículo, Decker pudo ver qué era lo que había estado buscando. El KDP, ahora de pie ante él, le dejó ver la navaja que llevaba en la mano. No es que su aspecto fuera demasiado amenazador, pero bien podía cumplir su función. Decker contuvo la respiración; el KDP se arrodilló, sacó la hoja y con un rápido movimiento de mano cortó la cuerda que mantenía sus pies atados.

– Vamos -dijo el otro KDP cogiendo a Decker del brazo para guiarle.

Pero no había ningún lugar adonde ir y ninguna explicación que no oliera a muerte. Decker examinaba frenético el paisaje en busca de una vía de escape. De intentarlo, ésta podía ser su única oportunidad.

Al poco de echar a andar, Decker oyó voces; no estaban solos. Y al salvar un recodo las vio; había muchísimas personas, casi todas del KDP, y todas caminaban hacia la montaña. No había forma de huir, sus secuestradores no se apartaban de su lado ni por un instante y, a excepción del sendero por el que avanzaban, no había otro lugar adonde ir, salvo escalando las rocosas laderas. A su alrededor, todos hablaban hebreo, de modo que Decker no les podía entender. El camino les condujo hasta la orilla de un riachuelo, el Wadi Musa o río de Moisés, cuyo curso se aprestaron a seguir en dirección a la montaña.

A su derecha, Decker divisó atónito la inesperada silueta de tres pilastras de piedra, cada una de aproximadamente un metro de ancho, la más alta de las cuales se elevaba unos seis metros sobre su base. Lo más extraordinario era que no se trataba de construcciones exentas, sino que estaban compuestas por una única pieza de roca, tallada en la pared de la montaña. Evidentemente, el conjunto no era un accidente geográfico, sino que había sido esculpido por el hombre en la antigüedad.

Al sobrepasar otro recodo, se desplegó ante ellos una escena todavía más sorprendente que la que ofrecían los pilares. Talladas en la blanca pared de roca de la montaña, había dos enormes fachadas que parecían edificios. Ajadas por miles de años a la intemperie, estaban dispuestas una sobre la otra, como los pisos de una tarta. La fachada superior estaba presidida por cuatro obeliscos de piedra, con una puerta en el centro. La de abajo era de un estilo mucho más ornamentado, tal vez romano o griego. Además de una puerta, ostentaba lo que parecía ser una ventana rectangular cerca del extremo izquierdo de la fachada.

Todo parecía indicar que el arroyo y el camino que habían seguido hasta ahora morían aquí. Pero en su lugar, el riachuelo dibujaba una curva cerrada y seguía su curso a lo largo de la base del imponente acantilado de roca. A la izquierda, una presa de aspecto relativamente reciente había sido construida a través de una ancha fisura en la roca. Decker supuso que su propósito era evitar que las crecidas repentinas de este río estacional inundaran el desfiladero que discurría por la base de la montaña. Y fue por esta fisura por donde le empujó ahora la corriente de gente. A su derecha, enfrente de la presa, Decker alcanzó a ver un conjunto de pequeños obeliscos tallados en bajorrelieve en la roca.

Las paredes de roca a ambos lados del desfiladero tenían unos seis metros de altura. A la entrada del paso apenas se distinguían ya los restos de lo que solamente pudo haber sido un arco construido por el hombre, venido abajo hacía ya tiempo. Pegada a la base de la pared izquierda del desfiladero, había una acequia, por la que se había desviado parte del agua del riachuelo. Algo más adelante, llegaron a un punto donde se ensanchaba la garganta, pero la marcha no terminaba allí, y siguiendo el sendero, que descendía lenta pero constantemente mientras las paredes ganaban más y más altura, el río de gente se adentró por otra estrecha grieta.

El camino no parecía tener fin, siguiendo largos tramos rectos y luego dibujando estrechas eses entre muros de roca de hasta ciento veinte metros de altura. Aquí y allá salían a su encuentro monumentos de piedra, grabados rupestres y nichos horadados en la piedra, además de escalinatas que ascendían alejándose del camino. La roca, de color blanco calizo antes de entrar en la garganta, presentaba ahora un espectro más amplio de tonalidades que iba desde el blanco nacarado al dorado y del rojo al gris rosáceo.

En algunos puntos, el paseo se abría lo suficiente como para que hubieran podido medrar allí algunos arbustos, e incluso algunos árboles, pero cada vez conducía a una abertura aún más estrecha. También había tramos muy cortos en los que el sendero estaba marcado por el adoquinado de alguna civilización muy antigua.

Decker empezaba a estar cansado. Llevaban andados casi dos kilómetros por el estrecho desfiladero, y aquello parecía que no iba a acabar jamás. Entonces, por fin, detrás de un recodo, en el punto más estrecho y oscuro del paso, se toparon con el más insólito de los escenarios: un enorme edificio al más puro estilo de los templos griegos, construido, o más bien esculpido, en la pared de la montaña. Al salir del desfiladero -Decker no tardaría en saber que lo llamaban el siq- entraron en un profundo y ancho cañón. Los secuestradores de Decker dejaron que descansara allí un momento y asimilara la majestuosidad del monumento, tan bellamente conservado. Estaba tallado en la cara de la montaña, con columnas perfectamente moldeadas, capiteles y un frontón profusamente labrados, y con una altura de unos treinta y seis metros desde la base hasta el pináculo. La roca reflejaba un precioso tinte rosado a la luz del sol.

Continuaron a la derecha, dejando atrás un buen número de otras fachadas antiguas, esculpidas también en las paredes del cañón. Las más adornadas eran tumbas, pero había muchas más que parecían hogares primitivos, ahora recuperados para alojar a una nueva población de residentes. Algo más adelante se encontraron con un anfiteatro de estilo romano, lo suficientemente grande como para acomodar a cuatro o cinco mil personas. Éste también estaba totalmente esculpido en la roca. El cañón se fue ensanchando poco a poco hasta desembocar finalmente en un valle inmenso de varios kilómetros de extensión. Era una enorme cuenca, cercada en su totalidad por montañas de cumbres escarpadas. Las laderas de estos fabulosos acantilados, rojizos con algún que otro parche de piedra negra, blanca o amarilla, estaban todas ellas salpicadas de magníficas fachadas labradas en la roca.

El suelo de la cuenca estaba cubierto por decenas de miles, tal vez cientos de miles, de tiendas de campaña, que formaban una auténtica ciudad. Y había otra cosa también. El espacio entre las tiendas y las parcelas de terreno libres estaba ocupado en su mayor parte por árboles frutales y huertas muy cuidadas, donde esperaban a ser cosechadas un buen número de frutas y hortalizas.

– Bienvenido a Petra, señor Hawthorne -dijo uno de los KDP, mientras Decker contemplaba el espectáculo.

Delante de ellos divisó un solitario edificio de madera de unos cinco metros de ancho por unos ocho de largo, parecido a una cabaña con un pequeño porche delante. Como era la única estructura a la vista con paredes de un material más consistente que la lona, Decker supuso que aquél debía de ser su destino, el lugar donde sería recluido a la espera de lo que el KDP tuviese planeado. Su suposición se vio reforzada por la presencia de los seis hombres corpulentos que estaban apostados en la periferia del edificio, y que no podían ser sino los guardas que se encargarían de abortar su escapada en caso de que intentara huir. Los dos KDP le condujeron hasta la puerta de entrada.

El interior de la cabaña distaba mucho de ser lo que había imaginado. Más que una prisión, parecía una casa de vacaciones en el campo. Sólo faltaban unas redes de pesca o una cornamenta de ciervo decorando las paredes. La primera habitación era una especie de salón/cocina que ocupaba todo el ancho del edificio y tenía unos tres metros de fondo. En el salón había dos sillas viejas recién tapizadas, una mesita de café y un sofá. La cocina, delimitada por la distribución de los muebles, ostentaba un fogón de gas y una pequeña nevera.

Decker examinó el espacio en busca de cuchillos o cualquier otro utensilio de cocina que pudiera utilizarse como arma, pero lo más intimidador que encontró fueron una espátula y una enorme cuchara de madera. En el centro de la cocina había un espacio vacío que, por las dos sillas de madera con respaldo recto y asiento acolchado que lo bordeaban, tenía toda la pinta de haber estado ocupado por una mesa hasta hacía muy poco. Tirado de mala manera en una de las sillas de madera, con los pies apoyados sobre el asiento de la otra, había un hombre de pelo rubio tirando a pelirrojo. Estaba dormido. Sobre su regazo descansaba una copia antiquísima de la revista Mad, en hebreo. Decker observó que no llevaba la marca del KDP.

– ¡Charlie, despierta! -dijo uno de los KDP-. Ha llegado tu invitado.

El hombre se levantó de un salto, con claros signos de seguir medio dormido.

– Nos encargaremos de que las personas pertinentes sepan que está aquí -dijo el otro KDP. Y, cortando la cuerda que ataba las manos de Decker, añadió-: Aunque no lo crea, señor Hawthorne, siento mucho haberle traído hasta aquí en estas condiciones.

Decker le lanzó una mirada iracunda. Luego, los dos KDP salieron de la cabaña.

– Bienvenido a Petra -dijo el hombre en un tono sincero.

– ¿Así que usted es mi carcelero? -preguntó Decker.

La pregunta cogió al hombre con la guardia baja.

– Yo, esto… Bueno, preferiría llamarlo de otro modo, pero supongo que no puedo culparle por pensar así. -El hombre sabía que a pesar de su tono conciliador no iba a desarmar tan fácilmente la cólera de Decker-. Bueno -dijo, incómodo-, ésa es su habitación. -Y señaló a una puerta que había detrás de ellos-. No es el King David -dijo refiriéndose al hotel de Jerusalén-, pero es de lo mejorcito que encontrará en Petra.

El guardián abrió la puerta y, con un ademán, invitó a Decker a que le siguiera. Fuera había seis guardas y cientos de kilómetros de desierto en todas direcciones, de modo que cualquier acto de resistencia sería en vano. Además, por su aspecto, no se trataba de la mazmorra más incómoda en la que había estado encerrado. En el interior de la habitación había una cama de estructura de hierro, una mesa (por su tamaño se diría que era la que hasta hacía poco había ocupado el espacio vacío en la cocina), dos sillas que hacían juego con las de la cocina y un armario. La estancia era luminosa y agradable, y tenía ventanas que daban al este y al oeste. Las cortinas estaban confeccionadas con un alegre tejido israelí, que combinaba con la tapicería de las sillas y la colcha. Al fondo estaban el baño y un armario, del que colgaban dos pares de pantalones y cuatro o cinco camisas que Decker supuso serían de su talla. Era evidente que pensaban mantenerlo retenido durante un tiempo.

– Aquí es donde se alojará -dijo el guardián. Y mientras daba media vuelta para salir de la habitación, hizo una pausa y añadió-: Debe de estar hambriento. De haber sabido cuándo iba a llegar, habría tenido algo preparado. Volveré tan pronto tenga algo de comida para usted.

* * *

Fiel a su palabra, el carcelero regresó enseguida con una bandeja que contenía unos pedazos de manzana asada y una pequeña ración de judías verdes. El plato principal, en un cuenco, consistía en una especie de gachas de harina blanca dulce. En los años que había trabajado en la ONU, Decker había comido recetas de todos los países del mundo, pero jamás había probado nada parecido.

Finalizado el almuerzo, Decker se tumbó en la cama y, a pesar de lo mucho que le preocupaba su situación, no tardó en quedarse dormido. Unos golpes en la puerta le despertaron hacia las siete de la tarde. Decker, molesto, no contestó; pasados unos instantes, se repitió la llamada. Como seguía sin contestar, el visitante entró sin esperar a ser invitado.

– Buenas tardes, señor Hawthorne. -Le hablaba un hombre grande, de más de un metro ochenta de estatura, y fornido, a pesar de haber cumplido ya los sesenta. Su espesa cabellera rizada, que la edad había teñido de gris, conservaba restos de color, mostrando que en otra época había sido negra. En la frente, bajo los rizos, llevaba pintada la marca encarnada del KDP-. Siento haberle hecho esperar -dijo.

– ¿Por qué me han traído hasta aquí? -inquirió Decker.

– Sólo para hablar con usted -contestó el hombre con calma.

– Quieren lavarme el cerebro, ¿no es así? ¡Igual que a Tom Donafin! -Decker observó atentamente por si reaccionaba ante el nombre, y aunque no lo hizo continuó-: ¡Claro que sí! ¡Sé lo que le hicieron a Tom! -Tom le había dicho a Decker que era partidario del KDP, así que era lógico concluir que había sido el KDP el que le había convencido para que asesinara a Christopher-. Pues no va a funcionar. ¡Esta vez no! -Decker continuó estudiando detenidamente la expresión de su secuestrador en busca de alguna reacción o de alguna señal de debilidad que pudiera utilizar en su beneficio.

– Señor Hawthorne, créame, nadie le lavó el cerebro a Tom Donafin.

A Decker le sorprendió que el hombre admitiera con tanta naturalidad su familiaridad con Tom.

– Oh… bueno -farfulló Decker fingiendo contrariedad, antes de añadir con tono muy firme-: ¡Espero que no le moleste que no le crea!

– Como quiera. Me crea o no, le voy a explicar por qué está usted aquí; no es para lavarle el cerebro, sino sólo para hablar con usted. Que me quiera creer o no depende sólo de usted.

– Entonces, ¿he de creer que mi secuestro no tiene nada que ver con mi relación con Christopher Goodman? Sus matones me eligieron al azar y me regalaron un viaje gratis a Petra, ¿no?

– Le pido disculpas por mis métodos, señor Hawthorne, pero me pareció que no había otra manera de hacerle venir.

– Si cree que me va a utilizar para llegar hasta Christopher, ya se puede ir olvidando. Y si cree que al retenerme podrá manipular a Christopher, no sólo se equivoca, es usted estúpido. O puede que sólo quiera enfurecerle. Pues bien, ¡eso va a ser lo único que consiga!

El hombre meneó la cabeza ante todas y cada una de las conjeturas de Decker.

– Sólo quiero hablar con usted -repitió.

– ¿Acaso piensa que las fuerzas de seguridad de la ONU van a pasar por alto que haya secuestrado al director de Relaciones Públicas?

– Usted viaja con mucha frecuencia por asuntos de trabajo, señor Hawthorne. Pasarán varios días antes de que se den cuenta de su desaparición.

Seguramente estaba en lo cierto, pero Decker no tenía tiempo para contemplar la posibilidad. Entonces, mientras estudiaba el rostro del hombre, vio en él algo que le resultó vagamente familiar. Decker ladeó la cabeza y le miró fijamente, tratando de recordar. Se esforzaba por hacer memoria, pero nada.

– ¿Le conozco? -preguntó, por fin-. ¡Claro que le conozco! -dijo antes de que el hombre pudiera contestar. En parte era un farol, porque Decker no estaba muy seguro de haber visto a aquel hombre antes, pero algo en él le resultaba inconfundiblemente familiar.

– Sí, señor Hawthorne. Nos conocemos -admitió el otro-. Soy Scott Rosen.

Decker se encogió de hombros. Aquel nombre no le decía nada. Había pasado mucho tiempo desde que lo oyó por última vez.

– Mis padres eran Joshua e Ilana Rosen.

Decker se acordaba muy bien de Joshua e Ilana, pero no podía recordar demasiado sobre su hijo, aparte del hecho de que tenían uno. El parecido, sin embargo, era obvio. Es más, al examinar su rostro, Decker se dio cuenta de que era sólo el parecido lo que le había llevado a pensar que conocía al hombre. Pero entonces recordó.

– ¡Oh, sí! -dijo-. ¡Te conozco! Delataste a tus padres para que no consiguieran la nacionalidad israelí. -Como le pareció que la referencia dolía, Decker buscó la forma de explotarla-. Así que sigues siendo un asqueroso matón -dijo meneando la cabeza con repulsión. Quería hacer cuanto estuviera en su mano para humillarle. Pero no era sólo para desquitarse por lo del secuestro; tenía un plan. Decker sabía por los informes de los servicios de información y por las noticias que los fundamentalistas no mataban a sus rehenes hasta que no conseguían «convertirles». Y supuso que el KDP probablemente hacía lo mismo. Sabía que las probabilidades eran muy remotas, pero pensó que si no tardaba en convencerle de que era inútil intentar convertirle, tal vez saliese vivo de aquélla.

Pero no era tan sencillo.

– Señor Hawthorne -contestó Scott Rosen-, con el tiempo me he dado cuenta de que cometí un error, pero no sólo en la forma en cómo traté a mis padres. También me confundí al interpretar sus creencias. Ahora sé que tenían razón. Yeshua, Jesús, que es el Mesías judío.

– Y ésta es tu manera de enmendar lo que les hiciste -dijo Decker implacable-. Pues bien, si te queda algo de respeto hacia su memoria, ¡libérame de inmediato!

– Señor Hawthorne -dijo Scott Rosen de nuevo-, sólo quiero hablar con usted.

– ¡Pues yo no tengo nada de qué hablar contigo!

Rosen se pasó los dedos por su larga y espesa barba.

– Como quiera, señor Hawthorne -dijo, y se levantó para irse.

Decker se sintió invadido por una oleada de optimismo. Había conseguido una reacción. Seguía retenido, pero tenía el control, aunque sólo fuera de la conversación. Por mucho que le hubiese gustado continuar sermoneando a Rosen sobre la indignidad de sus acciones, decidió que sería mejor mantener la boca cerrada. Por el momento esperaría a ver qué ocurría.

Al llegar a la puerta, Scott Rosen se volvió con el gesto de quien olvida algo, y le preguntó:

– Señor Hawthorne, ¿por qué no ha tomado usted la comunión?

– Iba a hacerlo cuando tu gente me secuestró -contestó Decker rápidamente, intentando así contrarrestar la relevancia que Rosen pudiera atribuir a ese hecho.

– Mis amigos, los que le trajeron hasta aquí -dijo Rosen-, tenían órdenes concretas de no secuestrarle si llevaba la marca. De haberla tenido, habría sido demasiado tarde.

Decker le lanzó una mirada iracunda. Era indignante que su secuestrador pretendiera ahora juzgarle.

– No es casual que no haya recibido la marca -continuó Rosen-. Es por la gracia de Dios.

Decker se rió burlonamente.

– Tú y tu gente interpretáis cuanto os conviene como señal divina. Pues te equivocas, Rosen. Lo de la marca fue idea mía. Fui yo quien sugirió que se le imprimiera a la gente, ¡y yo habría recibido ya la comunión y llevaría la marca si tus matones no me hubiesen apresado!

– Señor Hawthorne, una cosa es tener intención de ponerse la marca y otra muy distinta, llevarla puesta. Dios -y lo sé por experiencia- nunca actúa ni muy pronto ni demasiado tarde, lo hace siempre en el momento justo.

* * *

La cena fue un calco del almuerzo, con la excepción de que incluía una chuletita de cordero y de que la masa dulce que antes había servido para preparar las gachas se había utilizado ahora como harina para elaborar una especie de tortita, frita en aceite de oliva. Después de comer, Decker se tumbó e intentó dormir. No eran más que las nueve y media, pero estaba agotado. Además, sabía que para sobrevivir a lo que fuera que tuvieran pensado para él Rosen y el KDP, iba a necesitar todas sus fuerzas. Los acantilados que formaban los muros de Petra parecían querer ayudarle, ocultando el sol mucho antes de que anocheciera fuera de aquella ciudad perdida en las profundidades de las montañas. Aun así, a pesar de sus esfuerzos, o tal vez a causa de ellos, Decker no conseguía conciliar el sueño. Ni contando ovejas siquiera; tenía demasiadas cosas en la cabeza. Era como si llevara intentándolo toda la noche. Pero lo cierto es que no eran más que las once y media cuando por fin cayó dormido.

4 de junio, 4 N.E.

Petra

Decker se levantó temprano. Con sigilo se acercó a la ventana y miró al exterior, deseando que sus guardas estuvieran dormidos. Pero no lo estaban. Sin embargo, no fue aquello lo que más le llamó la atención. Decker agitó la cabeza para despejarse del todo y volvió a mirar hacia lo que se le antojaba un paisaje imposible. Hasta donde le alcanzaba la vista, todo estaba cubierto de algo parecido a nieve. No era nieve. No podía serlo en una calurosa mañana de junio. Pero por muchas vueltas que le daba, no conseguía dar con otra explicación. A unos noventa metros de la ventana, una mujer y un niño emergieron de una de las miles de tiendas de campaña que moteaban la vieja meseta y empezaron a recoger el blanco material, que iban introduciendo en una tina. Les siguieron enseguida muchos más, que salieron de sus carpas cargados de cacerolas, sartenes y cestas y empezaron también a hacer acopio de la nívea sustancia.

Decker oyó que se abría la puerta, se volvió y vio al carcelero, que le traía el desayuno.

– ¿Qué es eso? -dijo señalando hacia la ventana.

– Exactamente -contestó el hombre.

– No -dijo Decker, intentándolo de nuevo-. ¿Es eso nieve?

– No -dijo el otro riéndose.

– Entonces, ¿qué es?

– Exactamente -repitió el guardián.

La conversación no llegaba a ninguna parte y Decker no pensaba volver a preguntar.

– Lo siento -se rió el hombre cuando comprobó que no iba a poder seguir con la broma-. Siempre había querido que alguien me hiciera esa pregunta.

Decker no parecía divertido.

– Eso es lo que es, «qué es esto» -dijo el carcelero como si aquélla fuera la respuesta-. La sustancia blanca de fuera se llama «qué es esto». Por lo menos, es eso lo que significa. En hebreo se llama maná. Acérquese -dijo, y se dirigió hacia la bandeja que había traído consigo. En ella había un cuenco repleto de la sustancia blanca-. Pruébelo -dijo.

Decker cogió una pizca y probó. Era crujiente y blanca como la semilla de cilantro, y sabía a torta de miel. Inmediatamente reconoció el sabor como el de la harina que se había empleado el día antes para preparar las gachas y las tortitas fritas.

– Lo usamos para todo -dijo el carcelero-. Debe de haber un millar de recetas diferentes. Está el pan de maná, los bollos de maná, las galletas de maná, la pasta de maná, los espaguetis de maná, las tortas de maná; hay maná frito, maná cocido, maná a la parrilla, maná tostado e incluso maná crudo; hasta preparamos canelones de maná. Y hoy para desayunar hay bollitos de maná y cereales de maná.

– Pero ¿qué es?

– Exacto -repitió el carcelero.

Decker dudó que pudiera obtener jamás una respuesta decente.

– Cuando Moisés condujo a su pueblo fuera de Egipto -explicó el guardián-, Dios les proveía de maná para que se alimentaran. [15] Ahora ha hecho lo mismo aquí, en Petra. Cada mañana, excepto en sabbat, lo cubre todo una capa de rocío, que al evaporarse deja el maná. Luego, cuando el calor del sol se hace más intenso, el maná se derrite sin dejar rastro.

Era una historia absurda, pero allí estaba, fuera de la ventana y en su cuenco.

* * *

Cuando hubo dado cuenta de su desayuno, el carcelero regresó a por la bandeja y trajo dos tazas y una jarra de plástico llena de agua fresca. Al rato, Scott Rosen volvió a visitarle.

– ¿Cuándo vas a liberarme? -protestó Decker en cuanto Rosen franqueó la puerta.

– He rezado a Dios por nuestra conversación de anoche -dijo Rosen como si no hubiera oído la pregunta.

Decker soltó una risita, que no tardó en convertirse en una sonora carcajada. Aunque dirigida contra Rosen, lo cierto era que no necesitó fingirla. La compasiva devoción de Rosen le producía risa de verdad.

Rosen no tuvo más remedio que esperar a que Decker cesara para poder continuar.

– Me he dado cuenta de que no contesté del todo a su pregunta sobre la razón por la que le he traído hasta aquí. Usted me preguntó si intentaba enmendar lo que le hice a mis padres. La respuesta a su pregunta sigue siendo no. Pero, en cierta manera, mis padres sí que tienen algo que ver con que esté usted aquí ahora.

– No me interesa, de verdad -dijo Decker inútilmente.

– Verá, estoy convencido de que ellos habrían querido que habláramos.

– O sea, que además de la voluntad de Dios, conoces la de tus difuntos padres.

– Lo que quiero decirle no es distinto de lo que ellos le dirían si estuvieran vivos.

– Ellos no me habrían secuestrado ni me habrían obligado a escuchar -le espetó Decker-. Me consta que tu cristianismo, si es así como lo llamas, difiere bastante del que practicaban tus padres.

– Lo que es diferente no son nuestras creencias, señor Hawthorne, sino la época y las circunstancias.

– ¡Tus circunstancias te las has creado tú!

Rosen se contuvo. Otra vez dejaba que Decker se hiciera con el control de la conversación, y él no había terminado todavía con su explicación.

– Si quiere, discutimos mis métodos más tarde -dijo-. Ahora me gustaría terminar de explicarle la razón por la cual le he hecho traer hasta aquí.

A cada paso de la conversación Decker buscaba oportunidades que le permitieran mantener a Rosen en una posición de debilidad, y eso significaba sopesar si era mejor intentar frustrar los planes de Rosen interrumpiéndole o, por el contrario, escucharle para conseguir información que luego pudiera emplear a su favor. Unas veces la decisión dependía de la valoración que hiciera de lo que Rosen iba a decir, otras la tomaba por pura intuición. De momento decidió escuchar.

– Aparte de traerle aquí porque creo que es lo que mis padres habrían querido, hay dos razones más. La primera es que hace ya mucho tiempo, casi desde el día en que me convertí y decidí seguir a Yeshua, he sentido la necesidad de hablar con usted. Y tampoco es ésta la primera vez que lo intento. Hace seis años, justo antes de que estallara la guerra entre la India, Pakistán y China, usted y Christopher visitaron Israel.

Decker recordaba muy bien aquel viaje. Fue justo antes de que Christopher se retirara al desierto israelí durante cuarenta días. También fue la primera vez que Decker oyó hablar del KDP.

– No recuerdo haberte visto entonces -dijo Decker, desafiando la afirmación de Rosen.

– No -replicó Rosen-. Me eché atrás.

Decker tomó nota del dato mentalmente. Era una muestra de debilidad por su parte; algo le había asustado obligándole a «echarse atrás».

Rosen continuó.

– Sentí que Dios me pedía que hablara con usted, pero su relación con Christopher era tan estrecha que me pareció imposible que usted fuera a prestarme oídos.

Aunque mucha gente se refería a Christopher por su nombre de pila, la familiaridad de Scott Rosen hizo que a Decker se le erizara el pelo.

– Querrás decir -contestó Decker- que te pareció imposible que yo fuera a traicionarle.

Con su respuesta, Decker no pretendía otra cosa que polemizar, pero al escucharse, comprendió de repente por qué era tan importante para Rosen que hablaran. Mientras volaban hacia Israel después de su resurrección, Christopher dijo que en otra vida, Decker había sido Judas Iscariote, el apóstol al que históricamente se acusaba de haber traicionado a Jesús. Según Christopher, dos mil años atrás, había sido el apóstol Juan quien convenció a Judas para que traicionara a Jesús. Ahora, Scott Rosen intentaba ejercer el papel de Juan. No había duda de que Yahvé le había ordenado a Rosen que hablara con él, Decker estaba convencido de ello. Christopher había dicho que, según fuera perdiendo influencia sobre el planeta, Yahvé se desesperaría más y más. Y ésta debía de ser una señal de aquella desesperación. «Bueno -se prometió a sí mismo Decker con toda firmeza-, esta vez no lo va a conseguir.» Como no había conseguido recordar nada de su vida como Judas, carecía de una experiencia a la que recurrir en busca de consejo, pero, fuera como fuera, estaba decidido a no cometer el mismo error por segunda vez. Prefería morir antes que traicionar a Christopher.

– No va a haber razón alguna para que muera, señor Hawthorne -dijo Scott Rosen inesperadamente.

Aquello enfureció a Decker. Rosen le había leído el pensamiento. Lo único con lo que Decker había creído contar -la intimidad de sus pensamientos- se esfumó de un plumazo.

Decker miró a Rosen con aversión.

– ¿Sabes qué? -le espetó-. Por increíble que parezca, he de admitir que, no sé por qué, confiaba en que a pesar de ser un secuestrador y vete a saber qué más, tal vez te quedaría una pizca de decencia, algo que te empujara a jugar limpio. ¡Patético hipócrita! ¡Me has estado leyendo el pensamiento!

– No del todo, señor Hawthorne -repuso Rosen, al que parecían no haberle afectado el tono ni los insultos de Decker-. Sólo sé lo que soy capaz de percibir a partir de su comportamiento y alguna que otra visión que Dios me da de sus pensamientos.

Decker le miraba iracundo.

– Y aunque estoy convencido de que tampoco lo va a creer, quiero que sepa que todo eso que le contó Christopher sobre Juan y Judas es mentira; de principio a fin.

Decker apretó los dientes de rabia.

– Pero ya hablaremos de eso después -continuó Rosen, haciendo caso omiso de la reacción de Decker. Era como si Rosen hubiera perdido de pronto no sólo la habilidad de leer la mente de Decker, sino también de ver la cólera en su rostro. Era evidente que su táctica consistía en ignorar cuanto Decker hiciera o dijera, siempre que no aportara nada a su objetivo-. Ahora -prosiguió-, tengo la firme intención de terminar de explicarle por qué le he traído a Petra.

– ¡A mí me han hecho algo más que traerme a Petra! -exclamó Decker-. ¡He sido secuestrado! ¿Ni siquiera puedes ser honesto en eso? ¡Reconócelo!

– Si cuando hayamos terminado, sigue creyendo lo mismo, entonces me reconoceré culpable de secuestro. Pero si, por el contrario, soy capaz de demostrarle que se equivoca con el KDP y con Christopher, entonces no seré responsable de su secuestro, sino, más bien, de su salvación.

– ¡Eso no son más que tonterías! -gruñó Decker.

– Como decía -continuó Rosen-, después de echarme atrás de mi decisión de hablar con usted en Tel Aviv…

A Decker se le agolpaban las ideas en la cabeza. Era la segunda vez que Rosen admitía haberse echado atrás. ¿Acaso no le importaba que una debilidad así quedara expuesta? ¿Creía entonces que puesto que Decker ya se había dado cuenta de ella la primera vez no pasaba nada por repetirlo? «Además de loco, es estúpido», pensó Decker. ¿O es que Rosen pensaba que al sacar el tema de nuevo haría creer a Decker que ya no había o tenía nada que temer? ¿O acaso era cierto que sólo tenía una habilidad limitada para leer la mente de Decker, y no sabía de la importancia que Decker atribuía al reconocimiento de haberse echado atrás?

Decker decidió someter a prueba la teoría. «Voy a darle un puñetazo a este tipo -pensó-. Se lo voy a dar -pensó de nuevo, casi intentando enviar el pensamiento hacia él-. Se lo voy a dar… ¡Ahora!» Entonces, se abalanzó sobre la mesa, tumbó la jarra de agua, y le plantó un derechazo a Rosen en el lado izquierdo de la cara.

La fuerza del puñetazo hizo que Scott Rosen girase en redondo y cayera de la silla.

Decker, que estaba tirado sobre la mesa intentando recobrar el equilibrio, observó con gran satisfacción cómo el hombretón caía derribado al suelo. Ahora cabía preguntarse si Rosen había sido incapaz de leerle el pensamiento o si se había dejado pegar para hacérselo creer. Le había mirado a los ojos al pegarle, y no había detectado señal de una reacción anticipada que pudiese demostrar que esperaba el golpe. Decker volvió a tomar asiento y se dio cuenta de que la prueba no era concluyente. Sea como fuere, pegarle le había sentado bien.

Con el rostro crispado por el dolor, Rosen permaneció un momento tirado en el suelo sobre el charco de agua derramada de la jarra. Tenía la ropa húmeda y la cabeza le daba vueltas. Luego, miró a Decker, se levantó despacio y volvió a ocupar su silla.

– Supongo que ahora querrá que ponga la otra mejilla, ¿no? -preguntó.

– Si quieres… -dijo Decker con un tono triunfante que disimulaba el dolor punzante que sentía en el puño.

Rosen se frotó la mejilla y, resistiéndose a que nada le distrajera de su objetivo, sorprendentemente retomó su relato, como si nada hubiera pasado. Su persistencia empezaba a resultar enervante.

– Seguí debatiéndome con esa sensación de necesitar hablar con usted -dijo-. Y entonces, el día antes de que fuera asesinado en Jerusalén, Saul Cohen me visitó y, sin más explicación, me dijo que cuando llegara el momento, hiciera lo que Dios me pedía. Y en ese instante supe que hablaba de usted.

– Hasta ahora has atribuido la responsabilidad de mi secuestro a Dios, a tus padres y, ahora, a Saul Cohen; ninguno de los cuales, por cierto, está aquí para defenderse.

– Y finalmente -continuó Rosen, ignorando el comentario de Decker-, hay una última razón por la cual le he traído hasta aquí: creo que, en parte, soy el responsable de que usted no aceptara a Yeshua como su salvador hace mucho tiempo.

Decker puso los ojos en blanco.

– ¡Dios mío! -suspiró.

– Verá -dijo Rosen antes de que Decker volviera a interrumpirle-. En una ocasión interrumpí una conversación entre usted y su esposa que, de no haberlo hecho, habría cambiado su vida radicalmente.

Los ojos de Decker habían enrojecido, pero él intentó ocultarlo. Quería gritar: «¡A mi mujer no la metas en esto!», pero sabía que si lo hacía, Rosen se daría cuenta de que había tocado la fibra sensible. Mientras existiera una posibilidad remota de que Rosen no siempre supiera lo que Decker estaba pensando, lo mejor era no reaccionar.

– No sé de qué me hablas -murmuró entre dientes.

– Fue en el hospital de Tel Aviv -dijo Rosen-. Usted y Tom Donafin acababan de llegar a Israel después de huir del Líbano. Cuando me enteré de que el secuestro se había producido en territorio israelí, me indignó que Hezbolá se hubiese atrevido a tomar rehenes dentro de Israel. Insistí en que usted y Tom relataran de inmediato los detalles de su cautiverio a las autoridades, pero todos decían que la cosa podía esperar hasta más tarde, de modo que, furioso, me fui a llamar a la policía por mi cuenta. Cuando regresé con los agentes, usted y su familia y mis padres estaban hablando.

Decker recordaba el episodio, pero en ese momento no se acordaba de qué era lo que estaban discutiendo.

– Creo que sabe que mientras permaneció secuestrado, su familia pasó mucho tiempo con mis padres.

Decker que se acordaba de eso. Elizabeth y las niñas habían hablado mucho de Joshua e Ilana antes del Desastre. Al parecer, habían intimado bastante.

– Pues bien, esa noche, después del episodio con la policía en el vestíbulo del hospital, escuché una conversación entre mis padres. Por lo que se ve, con mi llegada interrumpí a su mujer justo en el momento en que le iba a contar que ella y sus hijas habían aceptado a Yeshua como su señor y salvador, convirtiéndose al cristianismo mientras usted estaba en el Líbano. Su intención era decírselo y explicarle el Evangelio.

– No tendrías que haberte molestado tanto, Rosen -se burló Decker-. Si mi esposa -y aquí prefirió no contaminar el nombre de Elizabeth pronunciándolo delante de Scott Rosen- hubiese querido explicarme el Evangelio, tuvo muchas oportunidades de hacerlo después de aquella noche.

– Cierto -replicó Rosen-, no hay duda de que las tuvo. De eso no me hago responsable. Con todo, su esposa no ha sido la única cristiana que ha cometido el error de pensar que tenía tiempo de sobra para encontrar el momento adecuado para compartir su fe con sus seres queridos. Pero entonces llegó el Rapto, y ya no hubo más tiempo.

Decker se quedó mirando a Rosen boquiabierto, revelándole con aquella expresión espontánea que no tenía la más remota idea de a qué se refería.

– Su mujer y sus hijas no murieron -explicó Rosen-. Como tampoco lo hicieron mis padres y los millones de personas más que el mundo cree que fallecieron en lo que ellos llaman el Desastre.

El rostro de Decker era el reflejo mismo de la incredulidad. La afirmación era absurda, y se preguntaba si Rosen no se habría vuelto loco.

– No hubo ningún Desastre -continuó Rosen, con todo su entusiasmo-. Su familia, mis padres y todos los demás, excepto, claro está, las víctimas de los accidentes posteriores, no murieron. Fueron raptados, arrebatados por Yeshua para separarlos de la Tierra y librarlos de los horrores del tiempo que ahora vivimos. Lo que el mundo conoce como el Desastre, señor Hawthorne, fue en realidad el Rapto, tal y como lo describió el apóstol Pablo cuando escribió:

… y los muertos en Cristo resucitarán primero; después nosotros, los que vivimos, los supervivientes, junto con ellos seremos arrebatados en las nubes al encuentro del Señor en el aire; y así, siempre estaremos con el Señor. [16]

Decker, incrédulo, meneó la cabeza varias veces.

– Es increíble la habilidad que tenéis los fanáticos de ignorar los fallos más obvios de vuestra teología -dijo-. Y ¿qué pasa con los cuerpos? Mi mujer y mis hijas no subieron a las nubes para reunirse con Jesús; ¡murieron, igual que lo hicieron tus padres! ¡Y sus cuerpos son prueba de ello!

– Los cuerpos de quienes fueron arrebatados eran corruptibles, los restos decadentes de la familia de nuestro ancestro caído, Adán -expuso Rosen-. Esos cuerpos nunca habrían sido admitidos en el cielo, de modo que se prescindió de ellos, igual que se prescinde de un trapo viejo. Después de ser arrebatados, recibieron un cuerpo nuevo: perfecto, incorruptible y sin tacha. De nuevo, le remito a las palabras del apóstol Pablo:

… la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. Mirad, os digo un misterio: no moriremos todos, pero todos seremos transformados; en un instante, en un abrir y cerrar de ojos […) los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados; pues este cuerpo corruptible tiene que revestirse de incorrupción, y este cuerpo mortal revestirse de inmortalidad. [17]

»La voz griega [18] traducida en el pasaje por el verbo transformar aparece traducida en otro lugar [19] por la palabra cambiar. Cambiar es, sin duda, una traducción más exacta, porque es el término que se emplea cuando se discute la mudanza de ropa, [20] que en realidad consiste en cambiar un manto por otro. En otra escritura, el cambio que se produjo en el Rapto se describe en términos del cambio de una tienda por una casa. [21] La tienda no se convierte en casa. Sus materiales no se emplean para la construcción de la casa. Se desecha a cambio de la casa. En cuanto a los cristianos que murieron antes del Rapto, Pablo dice que los cuerpos de los resucitados no serán los mismos que los que fueron enterrados. [22] De ese modo, como decía, los cuerpos de quienes aparentemente murieron en el Desastre fueron, de hecho, cambiados por otros nuevos, y los antiguos quedaron atrás.

Decker volvió a sacudir la cabeza. Le resultaba asombroso que Rosen pudiera creer lo que postulaba.

– ¿Y qué hay de todos los cristianos que no fueron raptados? No recuerdo haber oído que el Desastre dejara las iglesias vacías -apuntó sarcásticamente-. ¿Y qué pasa con las iglesias hoy? ¿Qué hay de los fundamentalistas?

– No todo el que dice ser cristiano lo es, señor Hawthorne. Ir a la iglesia no le convierte a uno en cristiano, como tampoco lo convierte a uno en atleta ir a un partido de fútbol. En cuanto a los que usted llama fundamentalistas, se trata de no judíos que aceptaron a Jesús después del Rapto.

– ¿Me estás diciendo que tú y tus aliados fundamentalistas sois los únicos cristianos verdaderos? -dijo Decker en tono desafiante.

– En su mayoría, sí, así es -contestó Rosen tajantemente.

– Pero ¿qué pasa?, ¿que os reunís para inventaros todas esas patrañas como pasatiempo?

Rosen no contestó, pero Decker no había acabado con él.

– A ver si me puedes explicar esto -le increpó-. Si Dios quería que la gente aceptara a Jesús como su señor y salvador, ¿no te parece algo raro que decidiera raptar a todos los cristianos del mundo y los sustituyera por una panda de fanáticos chiflados, cuyas tácticas han ahuyentado a todo el mundo, salvo a otros fanáticos chiflados?

– Como ya he dicho antes, el Rapto era, en parte, para librar del sufrimiento a los que ya eran cristianos, de la misma forma que Dios libró a Noé ya su familia del diluvio [23] y como libró a Lot y a su familia antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra. [24] Pero la razón primera y más importante del Rapto fue retirar del mundo lo que era bueno para que el resto tocara fondo. Dios quería demostrar cuán corrupto podía llegar a ser el mundo sin su influencia.

«Christopher y la Nueva Era predican que la Humanidad se encuentra al borde de un gran avance evolutivo. Pero ¿dónde está la prueba? ¿Han dejado las personas de odiarse unas a otras? ¿Han cesado los celos y la envidia? Y del crimen mejor no hablar, porque son ya tan pocas cosas las que se consideran crímenes hoy en día. Salvo las peores ofensas, los delitos han sido todos legalizados o han pasado a ser considerados una cuestión de elección personal. Los parques de las grandes ciudades son escenarios donde se practican el nudismo y el sexo sin importar cómo ni con quién. No hay límites, sexo con niños, incluso el bestialismo es común y se considera normal. Y lo que ahora llaman arte de performance tiene como meta principal revolver hasta a los estómagos a prueba de bombas.

»Los que no participan vuelven la mirada hacia otro lado, ignorando cuanto les rodea, y han acabado por ser inmunes a la depravación. Las que antes eran clasificadas como sórdidas películas X, ahora se emiten en televisión a todas horas y en pleno día. El aborto se considera poco más que un medio de control de natalidad. Las drogas, ahora legales y al alcance de cualquiera, son consumidas regularmente por más de un treinta por ciento de la población. La gente ha caído en la glotonería, y sacia todos sus apetitos.

»Dígame, señor Hawthorne, ¿han sido eliminados el orgullo, la avaricia y el egoísmo cuando la Humanidad se encuentra ya preparada para entrar en la Nueva Era? ¿De verdad han descendido tanto el asesinato y la violencia? ¿Es ésa la razón de que los medios rara vez se hagan eco de este tipo de casos? ¿O es que, más bien, están tan al orden del día que han perdido todo interés mediático? Y los poderes psíquicos que Christopher ha identificado como señales de la llegada de la Nueva Era, ¿se emplean para ayudar a otros? ¿O se utilizan casi exclusivamente para beneficio personal de quienes los detentan?

Rosen meneó la cabeza.

– Dejada a su libre albedrío, sin el influjo de Dios, resulta absolutamente asombroso el nivel de degradación y vicio al que se ha llegado en la Tierra. ¿Es todo ello la evidencia que debería de convencernos de que la humanidad está lista para la divinidad o, por el contrario, viene a demostrar que estamos todos perdidos sin un Dios que ama y perdona? -Rosen no esperó a recibir una respuesta-. Dios sabía -continuó- que sólo cuando todo vaya mal se darán cuenta algunas personas de esa necesidad y se volverán hacia él. Los que lo han hecho son aquellos a los que usted llama fundamentalistas.

»Pero creo que puede que hubiera otra razón para el Rapto -añadió Rosen-. Admito que no conocía a muchos cristianos antes del Rapto, pero dadas las enormes diferencias que existían entre ellos, sospecho que de haberlos dejado aquí, muchos estarían desperdiciando su energía en polemizar sobre leyes eclesiásticas y doctrinas triviales en lugar de hacer llegar su voz a los extraviados.

»En cuanto a nuestras tácticas, que según usted nos convierten en fanáticos chiflados, he de decir en nuestra defensa que hacer que la gente haga frente a sus pecados y llamarles al arrepentimiento no difiere mucho de lo que Jesús hizo en la parábola de la samaritana. [25]

– Todo esto es muy entretenido -le interrumpió Decker con una risa forzada-. Pero sé lo que le ocurrió a mi familia y no tiene nada que ver con tus fantasías religiosas. -Entonces, y aunque estaba convencido de que era una pérdida de tiempo, intentó razonar con Rosen-. ¿No ves lo que has hecho? -insistió-. Te sientes culpable por lo que les hiciste a tus padres y te has inventado toda esta historia absurda para autoconvencerte de que tus padres no murieron en realidad y no tener así que cargar con la culpa.

Scott Rosen no parecía estar en disposición de entrar en razón.

– Hablaremos después -dijo, y sin más explicación, se levantó para marcharse.

– ¡Estás enfermo! -gritó Decker mientras Rosen cerraba la puerta tras él.

8

SOBRE LA FE Y LOS HECHOS

Al poco de marcharse Rosen, regresó el carcelero con una fregona. Echó un vistazo al agua derramada y sacudió la cabeza.

– Entiendo que no haya podido evitar golpear a Scott, pero ¿hacía falta ponerlo todo perdido de agua? -preguntó.

– Lo siento -dijo Decker. Era sincero, algo sí que lo sentía. Ya fuera porque se había quedado a gusto después de pegarle a Rosen o por la amabilidad y sentido del humor del carcelero, el caso era que Decker se dio cuenta de que empezaba a sentir cierta simpatía hacia aquel hombre. Recordó la conversación que habían mantenido esa misma mañana sobre el maná y sonrió-. ¿Canelones de maná? -rió.

El carcelero, que estaba fregando el suelo, se detuvo.

– ¿Así que le apetecen?

Decker sonrió y afirmó con la cabeza.

– ¿De verdad tienen una receta para eso?

El carcelero meneó la cabeza. Luego, después de recapacitar unos instantes apoyado en la fregona, añadió:

– Pues no sé por qué no iba a dar con ella. Es más, me pondré a ello después de servirle el almuerzo. Puede que incluso pueda tenérsela lista para la cena. -La idea hizo que el carcelero sonriera para sí-. Le apuesto lo que quiera a que sería todo un éxito en este lugar.

Después de almorzar, Decker acercó una de las sillas hasta la ventana, para observar las idas y venidas en torno a la cabaña. No había mucho más que hacer, y aunque podía haber llamado al carcelero para charlar, resistió la tentación, pensando que era mejor no intimar demasiado con nadie. Quién sabe quién podía resultar herido si se presentaba la oportunidad de escapar. Y no podía permitirse el lujo de que su apego hacia el carcelero interfiriera en sus planes.

Decker empezó a cavilar sobre si en realidad había alguna posibilidad de escape. Presumiendo que Rosen no quisiera solamente hablar con él, tal y como decía, sólo se le ocurrían otras dos posibilidades: o bien Rosen confiaba en conseguir convertirle -después de lo cual lo matarían para que no pudiera cambiar de opinión después-, o bien tenía pensado utilizarle de alguna forma para sabotear los planes de Christopher. Decker estaba atrapado en todo un dilema. Aparentar que lo habían convencido y que creía lo que Rosen decía era un arma de doble filo. O bien conseguía así su libertad, o bien su sentencia de muerte. A decir verdad, no eran más que burdas hipótesis. Había una remota posibilidad de que pudiera engañar a Rosen el tiempo suficiente como para conseguir que lo mataran; embaucarle y que éste le dejara en libertad era impensable.

Mientras miraba por la ventana fue cayendo en la cuenta de que parecía haber muchos más KDP que el día anterior. Era imposible saberlo con seguridad, la zona que alcanzaba a ver era demasiado reducida. Podía ser que ese día hubiese más KDP en esta parte del campamento, o podía tratarse de otra cosa.

* * *

Eran las dos y media cuando Rosen regresó. Decker sonrió para sus adentros cuando vio que llevaba un ojo amoratado y la mejilla hinchada. Colgando del hombro llevaba una bolsa de cuero, que apoyó en el suelo, junto a la puerta.

– ¿Ha ido alguna vez a clase de religión comparativa, señor Hawthorne? -preguntó Rosen.

Decker no contestó, pero tampoco pareció que Rosen buscara una respuesta.

– De haberlo hecho, habría salido del curso con conocimientos básicos sobre las enseñanzas, ceremonias y tradiciones de cada religión, y puede que también algo familiarizado con las culturas que las engendraron. Sin embargo, no tendría forma de saber cuáles, de haberlas, están en lo cierto y cuáles no. Es más, lo más probable es que saliera de clase con la clarividente conclusión de que, mientras ninguna de las religiones es del todo cierta, todas valen en tanto en cuanto proporcionan consuelo y orientación moral a sus seguidores. Todo le parecería bien, siempre y cuando dichos seguidores no intentasen imponerle sus creencias.

»Si, por el contrario, tratase de juzgar la mayor veracidad de una religión sobre otra, sólo podría hacerlo en la medida en que una religión en particular le resultara personalmente más apropiada para su vida.

– ¿De qué otra manera iba a ser si no? -preguntó Decker sardónicamente.

– Cierto, ¿de qué otra manera? -repuso Rosen-. Desde luego que jamás esperaría hallar pruebas que demostrasen que una es verdadera y las demás falsas.

– Dios mío, ya empezamos -gruñó Decker.

– Pero comparar religiones -continuó Rosen- suele consistir en analizar lo que éstas tienen en común, ignorando lo que en verdad las hace diferentes. Es como comparar una bicicleta, un coche, un camión, un tren y un avión. Uno se fijará en el número de ruedas que tiene cada uno, en los diferentes controles de navegación, en el modo de propulsión, en el número de pasajeros que pueden transportar, en la velocidad máxima que alcanzan… Es más, de tanto analizar las similitudes, uno no llega a darse cuenta jamás de que hay algo que diferencia a una sobre todas las demás, y es que el avión vuela.

Decker bostezó intencionadamente para mostrar desinterés, pero Rosen no se dio por aludido.

– Igual ocurre cuando se comparan religiones. Lo comparamos todo entre ellas, pero nunca se llega a plantear la posibilidad de demostrar la veracidad de alguna de ellas. ¡Yo sí que puedo probar que lo que creo es verdad!

– Eso es lo que pasa contigo, Rosen, tu chovinismo te lleva a pensar que sólo tú tienes razón, y que los demás se equivocan. Eres incapaz de admitir la posibilidad de que otro pueda tener parte de razón. Te crees que lo tienes todo, y te gusta que sea así. Si alguien muestra estar en desacuerdo contigo, entonces, por ti, ¡que se vaya al infierno!

– Está bien -repuso Rosen, aparentemente cambiando de táctica-. Dejemos a un lado lo que yo creo. Hablemos del islam. -Tan repentino cambio de tercio dejó a Decker fuera de juego, y no respondió.

– Seguro que le han contado o ha leído alguna vez que en un momento dado, Mahoma, que afirmaba que la verdad le había sido revelada por el arcángel Gabriel, decidió demostrar que él era el enviado de Dios moviendo una montaña con el poder de su fe. Cuenta la leyenda que, después de intentarlo infructuosamente durante tres días, Mahoma se dio por vencido y dijo: «Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña». Pues bien, nadie sabe si fue así o si sólo se trata de una leyenda, pero a lo que voy es que si Mahoma hubiese movido una montaña, y los geólogos hoy en día pudieran confirmar que efectivamente la montaña se había desplazado, o que, por lo menos, así lo parecía, entonces tendríamos pruebas tangibles de que Mahoma era profeta de Dios, tal y como decía ser. Y basándonos en ellas, contemplaríamos la posibilidad de estudiar detenidamente sus enseñanzas.

»O hablemos si no de Joseph Smith, el fundador del mormonismo. En 1827, Smith proclamó que un ángel llamado Moroni le entregó unas tablas de oro en las que aparecía detalladamente inscrita la historia de los antiguos habitantes de las Américas. Según Smith, la historia incluía el completo y auténtico Evangelio de Jesús, quien, aseguraba Smith, viajó a las Américas después de su muerte y resurrección en Jerusalén.

»Lamentablemente para nuestra búsqueda de pruebas, no se ha hallado ningún resto arqueológico que confirme la versión de Smith sobre la historia de las Américas. No ha habido ningún arqueólogo o estudioso no mormón que haya encontrado algo con lo que poder dar algo de credibilidad a las afirmaciones de Smith. En cuanto a las tablas de oro, Smith declaró que después de traducirlas, un ángel se las llevó al cielo, de forma que ni siquiera tenemos evidencia física de que dichas tablas existieran. Once personas dijeron que Smith les había enseñado las tablas, pero se trataba de amigos íntimos o de familiares del propio Smith, y la versión de cada una de ellas no coincidía en muchos de los puntos esenciales.

»Pero, afortunadamente, las tablas de oro no eran el único documento que Joseph Smith declaró haber traducido. En 1835, después de fundar su religión, Smith adquirió unos antiguos papiros egipcios que aseguraba se trataba de los libros perdidos de Abraham y José. Por aquel entonces, no había más de un puñado de personas capaces de descifrar los jeroglíficos egipcios, de modo que, al igual que con las tablas de oro, Smith volvió a confiar en Dios para que le transmitiera la traducción. Casualmente, Smith descubrió un montón de datos interesantes en los papiros, entre ellos, dijo, que se suponía que los negros debían ser siervos y esclavos de los blancos y los asiáticos.

»No obstante, y a diferencia de las tablas de oro, los papiros egipcios no se los llevó ningún ángel al cielo, sino que quedaron expuestos en un museo. Gracias al descubrimiento de la piedra de Rosetta, [26]los egiptólogos pudieron traducir tiempo después los papiros de Smith, y determinaron que aquéllos no eran ni mucho menos los libros de Abraham y José, sino que se trataba nada menos que de copias del Libro de los muertos egipcio y de otro libro titulado Libro de las respiraciones. [27] Aunque menos sensacionalista que la promesa de mover una montaña, la demostración que hizo Smith de su autoridad tuvo tan poco éxito como la de Mahoma.

»Claro está que la mayoría de líderes religiosos no ha mostrado deseo alguno de aventurarse a demostrar quienes dicen ser o a poner a prueba sus enseñanzas. Sus reivindicaciones suelen basarse en las visiones o experiencias de sus fundadores. Siddharta Gautama, el padre del budismo, basó su autoridad en haber alcanzado el nirvana y el bodhi. Nanak, el fundador del sijismo, afirmó haber tenido una experiencia mística en la que había visitado el cielo y hablado con un dios llamado Sat Nam. Lao-tse, padre del taoísmo, y Confucio, padre del confucianismo, se limitaron a declarar que conocían la verdad de resultas de su propia sabiduría adquirida. Miles de grupos New Age de todo el mundo afirman estar en posesión de la verdad por haberles sido revelada por entidades como ángeles, alienígenas, voces interiores, maestros ascendidos con nombres como Ray-O-Light, [28] e incluso por un guerrero de la Atlántida de 35.000 años de antigüedad. [29] El hinduismo y el sintoísmo no tienen fundadores conocidos, lo que hace que ambas religiones se sustenten por completo en los méritos de sus enseñanzas. Por lo tanto, no hay nada en que basar nuestra decisión sobre la verdad de cualquiera de estas religiones, exceptuando lo que el fundador de la religión dijo y si sus enseñanzas encajan con nuestra propia vida. El hecho de que descartemos o aceptemos una religión u otra no es más que una cuestión de fe ciega.

– Y ahora me vas a decir que tu religión es diferente, ¿a que sí? -Decker se cercioró de que en su tono no hubiese perdido ni un ápice de sarcasmo, pero Rosen siguió sin inmutarse.

– Nunca he creído en la fe ciega, señor Hawthorne. Antes de depositar mi confianza en algo, necesito que demuestre su valía.

– ¿Y te crees que tu religión lo hace? -preguntó Decker con sequedad.

– ¡Por supuesto! Verá, ahí está la diferencia clave. Todas las demás religiones se levantan o descansan sobre algo que nadie puede demostrar o refutar. Nadie puede demostrar que a Mahoma y a Joseph Smith se les aparecieran ángeles. Nadie puede saber si Siddharta Gautama alcanzó el nirvana o si Nanak visitó el cielo. Nadie puede saber si un canal New Age está fingiendo o si realmente está sirviendo de canal a un espíritu, y ya puestos, si de verdad se trata de un espíritu, ¿cómo saber si es bueno o malo? Todo depende de la fe del creyente.

»Pero el cristianismo no se basa en lo que Jesús dijo que le había dicho un ángel. Ni siquiera se basa en una verdad espiritual revelada por él. Se basa en lo que él dijo que era -el profetizado Mesías judío-, y en lo que hizo para demostrarlo -en concreto, resucitar de entre los muertos-. Jesús se lo apostó todo a una carta e hizo que su reputación dependiera de una única demostración, la resurrección. Todo lo demás, cuanto dijo e hizo, se sustenta en eso. En caso de que no fuera el Mesías porque no resucitara de entre los muertos, entonces bien se podía coger todo lo que había dicho y hecho y usarlo para rellenar galletitas de la fortuna.

»La fe en la resurrección de Jesús constituyó, desde el principio, el núcleo de las enseñanzas cristianas. [30] Y no olvide que quienes seguían a Jesús no hablaban a la gente sobre lo ocurrido en quién sabe qué reino celestial. No les contaban lo acaecido en el monte Olimpo o en alguna tierra lejana. Su historia no empezaba con un «érase una vez». Contaban lo ocurrido allí mismo, en la ciudad misma en la que vivían. Si Jesús no hubiese resucitado; es más, si su cuerpo no hubiese desaparecido de la tumba, entonces cualquiera que hubiese deseado desmentirle y desacreditar a los apóstoles no habría tenido más que ir a la tumba. Para aplastar al cristianismo, las autoridades judías o romanas no hubiesen tenido más que mostrar el cuerpo. Pero no pudieron hacerlo. Y puesto que no había cuerpo, lo único que pudieron hacer para intentar detener al cristianismo fue perseguir y, finalmente, matar a sus líderes.

– A lo mejor los apóstoles se llevaron el cuerpo -dijo Decker con un aburrido bufido.

– De hacerlo, ¿cree realmente que habrían muerto de buen grado como mártires por algo que sabían que era mentira? Y recuerde, no estoy hablando de quienes vinieron después; de los cristianos que murieron porque creían en lo que les habían contado o a causa de algún tipo de experiencia religiosa. Todas las grandes religiones tienen seguidores así. ¡Yo estoy hablando de personas que, de haber sido la resurrección mentira, lo habrían sabido! ¡Estas personas dijeron que habían visto a Jesús resucitar de entre los muertos y escogieron morir antes que cambiar su historia! Puede que haya gente que esté dispuesta a morir por lo que cree que es la verdad, pero nadie da su vida por algo que sabe que es mentira.

– Olvidas una cosa, Rosen -dijo Decker, como un profesor que corrige a un estudiante presuntuoso-. Yo no pongo en duda que Jesús resucitara o no. Recuerda que he sido testigo, con mis propios ojos, de una resurrección. No es ése el problema. Es el sentido retorcido que tú le das a esa resurrección.

– No lo olvido, señor Hawthorne -contestó Rosen-. Es más, acaba usted de dar en el clavo. Lo que importa de la resurrección, efectivamente, es su significado. Yo creo que la muerte y resurrección de Jesús abrieron el camino para la reconciliación del hombre con Dios, y demostraron que Jesús es el Mesías.

– ¡Me importa bien poco lo que creas! -le espetó Decker.

– Pues debería importarle. ¡Porque si puedo probar que Jesús es el Mesías judío del que hablaban los profetas, demostraré que Christopher es un embustero!

– Da lo mismo que Jesús fuera o no el Mesías judío -replicó Decker-. Y en cuanto a lo que todo esto pueda tener que ver con Christopher, la respuesta es obvia: ¡nada! ¡Te agarras a un clavo ardiendo!

Rosen se levantó de la silla y empezó a andar de un lado para otro.

– Piense en lo siguiente, señor Hawthorne -dijo-. Si un hombre se declarara inocente de un crimen, alegando que se encontraba en otro lugar en el momento de producirse éste, ello no probaría nada. Podría ser inocente, o podría estar mintiendo, sencillamente. Si sus amigos corroboraran su coartada, todavía quedaría una duda razonable. Pero si los enemigos de ese hombre apoyasen también su coartada, entonces, se podría concluir casi con absoluta certeza que es inocente.

»Del mismo modo, si yo le enseño en el Nuevo Testamento los extractos donde Jesús dijo que era el Mesías, no habré probado nada. Si luego le muestro dónde sus seguidores dijeron que él era el Mesías, seguiré sin haber demostrado nada. Pero si consiguiera mostrarle que Jesús es el Mesías según el Antiguo Testamento, un libro preservado a lo largo de los siglos por personas que renunciaron e incluso odiaban a Jesús, entonces puede que sí que haya dado con una prueba de peso.

– La Biblia tiene miles de años de antigüedad -replicó Decker-. Podría haber sido modificada cientos de veces por centenares de personas diferentes.

– El hallazgo de los rollos del mar Muerto demostró que en el transcurso de más de dos mil años, quienes fueron copiando el Antiguo Testamento lo hicieron tan meticulosamente que apenas se perciben cambios significativos. ¡Y no me irá a decir que los judíos cambiaron o añadieron material a su Biblia para apoyar la versión cristiana!

Decker intentó no sonrojarse por su bochornoso error. A partir de ahora tenía que andarse con más cuidado. Rosen se había anotado un punto y lo mejor que podía hacer era dejarlo pasar y ocultar su embarazo detrás de una mirada llena de odio.

Rosen no quiso darle más importancia y prosiguió con su ofensiva.

– He de reconocer que, puesto que el Antiguo Testamento se completó cuatrocientos años antes del nacimiento de Jesús, todo lo que hubiese podido encontrar en él que probara que Jesús era quien decía ser, por fuerza tenía que ser de carácter profético.

Decker vio una oportunidad de recuperar algo de terreno y sacudió la cabeza.

– Ya sabía que tarde o temprano acabarías recurriendo a alguna superchería religiosa. Decías que ibas a probar el cristianismo con evidencias históricas, y como no puedes, recurres a las profecías. Eso no es probar algo históricamente. Las profecías no son más que cuestión de fe y de opinión.

– Como la mayoría de escépticos, señor Hawthorne, está usted muy equivocado. La profecía es inherentemente histórica. Su credibilidad depende únicamente de si predice o no con exactitud un episodio histórico futuro. Dios se sirvió de la profecía para demostrar la autenticidad de la Biblia como compendio de su Palabra. De entre todos los documentos religiosos que existen, la Biblia es el único que trata el futuro con la misma certeza con que trata lo ocurrido en el pasado y en el presente. No hay ningún otro libro, ni religioso ni de ningún otro tipo, que incluya el detalle y la escala de las profecías; ya trate el ascenso y caída de imperios y reinos que ni siquiera habían nacido cuando la profecía fue escrita, o profecías sobre personas concretas que no nacerían hasta cientos de años después. Una de esas personas, la más importante, fue el Mesías.

»El Mesías ha sido siempre una figura central en el judaísmo, señor Hawthorne, y el Antiguo Testamento está repleto de profecías sobre su persona. El profeta Isaías dijo que nacería del linaje de Jesé. [31] Jeremías concretó aún más y habló de los descendientes del octavo hijo de Jesé, David. [32] Isaías dijo que el Mesías nacería de una virgen. [33] El profeta Miqueas afirmó que nacería en la provincia de Judea, en el pequeño pueblecito de Belén. [34]

»En su profecía, Isaías vaticina más adelante que el Mesías se llamará "Dios Todopoderoso, Padre eterno y Príncipe de la paz"; [35] que su ministerio comenzaría en Galilea; [36] y que realizaría numerosas curaciones y otros milagros. [37]

»Pero para mayor exactitud, las profecías de Zacarías y Daniel llegaban a especificar cuándo y cómo llegaría el Mesías a Jerusalén, para que nadie que quisiera ver la verdad se la perdiera. Según estas profecías, el Mesías entraría en Jerusalén montado sobre un asno [38] cuatrocientos ochenta y tres años después de que fuera decretada la reconstrucción de Jerusalén, [39] destruida por los babilonios. Aquel decreto fue promulgado por el emperador persa Atajerjes en el año 427 a. C. [40] Teniendo en cuenta que no hubo año cero, podríamos situar la llegada del Mesías en el año 27 a. C. Por el Evangelio según san Lucas sabemos que Jesús nació en tiempos del primer empadronamiento que se hiciera mientras Quirino era gobernador de Siria, [41] es decir, hacia el año 7 a. C., [42] de modo que en el año 27 habría tenido treinta y tres o treinta y cuatro años, cuando entró a lomos de un asno en Jerusalén y fue crucificado una semana después. Es decir, que cumplió exactamente las profecías de Zacarías y Daniel.

»Pero si todavía no le parece suficientemente preciso, Zacarías anunció además que al Mesías lo traicionaría un amigo a cambio de treinta monedas de plata, que el dinero sería arrojado al suelo del Templo, y que se emplearía para comprar el Campo del Alfarero. [43]

Durante por lo menos un instante, Rosen atrajo el interés de Decker lo suficiente como para que éste no cayera en la cuenta de que el amigo del profeta Zacarías del que hablaban era obviamente Judas… O tal y como Christopher le había revelado, el propio Decker en otra vida.

– Isaías dijo también -continuó Rosen- que el Mesías en su juicio no se defendería, sino que sería llevado como un cordero al matadero, enmudecido. [44]

»El rey David, que escribió más de mil años antes de que nadie ni siquiera hubiese oído hablar de la crucifixión, describió la muerte del Mesías hasta el último detalle: la perforación de sus manos y pies, la burla de la muchedumbre, hasta la forma en que le despojarían de casi todas sus vestiduras. [45] Isaías aportó todavía más detalles sobre la crucifixión del Mesías [46] y dijo que, a pesar de ser inocente de todo mal, el Mesías sería ejecutado junto a otros criminales, y después enterrado en la tumba de un hombre rico. [47]

»Pero los profetas dijeron que la muerte del Mesías no sería en vano. Es más, Isaías explica que el Mesías sacrificaría su vida para salvar a cada uno de nosotros, que fue traspasado por causa de nuestros pecados y molido por nuestras iniquidades. [48]

»Las profecías también revelan que el Mesías resucitaría. [49] Y que, a pesar de habérsele dado muerte, sus hechos y su palabra serían contados por toda la Tierra [50] generación tras generación, para siempre, y que al final, los pueblos de todas las naciones acabarían postrándose ante él. [51] Señor Hawthorne, no hay que ser un especialista en la Biblia para darse cuenta de que todas estas profecías no describen a otro sino a Jesús. Es más, sólo queriendo podría alguien ignorar la evidencia.

– Precioso, Rosen. Pero dime de una vez qué tiene esto que ver con nada o pasa la cesta y déjame ir -dijo Decker burlonamente.

– Christopher le contó que Jesús vino a la Tierra para resolver una disputa entre Lucifer y Yahvé, y que aunque al principio Jesús se puso del lado de Yahvé, después de vivir treinta años entre los humanos, empezó a cambiar de bando. Christopher argumentó que ésa fue la razón por la que Yahvé hizo que lo mataran. Le dijo que Yahvé había hecho un trato con el apóstol Juan, quien a su vez embaucó a Judas -que según Christopher era usted en una vida pasada-, para que traicionara a Jesús. Pero las profecías demuestran que ello no puede ser verdad porque todos los detalles de la vida, muerte y resurrección de Jesús, desde los más importantes a los más nimios, se describieron cientos de años antes de que naciera. Lo que Christopher le contó, lo que le ha contado al mundo entero, es mentira.

Decker sabía que Rosen debía de haber utilizado sus dotes telepáticas para conocer con tanta exactitud lo que Christopher le había contado durante el vuelo a Jerusalén. Sus declaraciones a la prensa no habían entrado en tanto detalle, y desde luego que no había hecho público que él hubiera sido Judas. Pero eso no era lo que importaba ahora. Empezaba a encontrar los argumentos de Rosen más convincentes de lo que se esperaba. Y si sus referencias a la profecía judía eran exactas, entonces iba a resultar difícil argüir en contra de la conclusión de que Christopher mentía.

Decker intentó buscar dónde estaba el fallo. Se preguntó si no habría pasado algo por alto, algo que tal vez demostrara que tanto Christopher como Rosen tenían razón. Podía ser que hubiese algo que Christopher no supiera, algo ocurrido después de la resurrección de Jesús que él no podía saber porque había sido clonado a partir de las células que habían quedado prendidas de la Sábana segundos después de su resurrección.

Entonces se le ocurrió qué era lo que demostraba que Rosen se equivocaba.

– Bueno, Rosen -dijo Decker con confianza renovada-, he de admitir que tu historia no está nada mal. Incluso puedo entender la razón de que tanta gente, incluido Tom Donafin, crea lo mismo que tú. Casi me lo creo hasta yo. Pero hay un pequeño problema. A diferencia de Tom, del KDP y de los fundamentalistas, yo conozco a Christopher casi desde que nació, y en todo ese tiempo jamás me ha mentido ni tampoco he visto que actuara nunca de forma interesada. Tu razonamiento puede sonar muy convincente ahora, pero estoy seguro de que hay otra versión de la historia. Y como quiero creer que de verdad tienes intención de liberarme, cuando regrese a Babilonia le preguntaré a Christopher sobre ello. Y para qué negarlo, entre los dos, te puedo garantizar que antes daré crédito a lo que Christopher pueda decirme que a lo que me haya contado un secuestrador.

– Lo acepto -dijo Rosen, para sorpresa de Decker-. Y me doy cuenta de que no hay manera de argumentar contra una conclusión basada en su experiencia, así que ni siquiera lo voy a intentar. Pero en cuanto a lo que le he contado, sé que lo he hecho muy por encima y que más adelante, es posible que quiera comprobar si cuanto he dicho aparece de verdad en la Biblia. He elaborado una lista de las profecías clave y le dejaré una Biblia para que pueda localizarlas si quiere.

Rosen recogió la bolsa del suelo y extrajo una hoja de papel y una Biblia con tapas de cuero blanco. El papel contenía una lista de anotaciones manuscritas, con las referencias a las profecías citadas por Rosen.

– Y sólo suponiendo que decidiera cotejar las citas -dijo Decker-, ¿quién me asegura que ésta no es la versión del KDP de la Biblia?

Rosen no le contestó directamente, sino que le entregó el libro.

– Creo que reconocerá la letra -dijo.

Decker tomó la Biblia con reparo y la abrió. En el interior, salpicando las páginas, había anotaciones escritas a mano y citas resaltadas en amarillo. La letra de las anotaciones era pequeña y precisa, y a pesar de los años transcurridos, Decker supo con toda certeza quién las había escrito. Luego se fue a la primera página y encontró, a modo de confirmación, una nota donde se podía leer: «Para Elizabeth Hawthorne, con cariño, de Joshua e Ilana Rosen».

Pasaron unos instantes sin que Decker pudiera articular palabra, hecho que disimuló pasando páginas a ciegas.

– ¿De dónde has sacado esto? -preguntó al rato, con un hilo de voz, evitando mirar a Rosen a los ojos. El susurro no ocultó el tono emocionado de su voz. El libro en sí no tenía más importancia, pero las anotaciones, que recogían los pensamientos de su esposa, lo habían convertido en un objeto de inestimable valor.

– Lo encontré en casa de mis padres después del Rapto. Había una nota de mi madre para su esposa, pero me temo que ésa se ha perdido. Parece ser que su esposa se dejó la Biblia en casa de mis padres cuando vino a Israel a recogerle. Se la iban a enviar por correo. Cuando la encontré pensé enviársela a usted, pero por error acabó en una de las cajas donde guardé todas las cosas de mis padres. Así que no volví a acordarme de ella hasta que empecé a revisar mis cosas unas semanas antes de salir de Israel para venir a Petra.

Decker sintió que le fallaban las fuerzas. Sólo quería que la sesión acabara para poder recapacitar y lidiar con sus emociones en privado.

9

RIESGO NECESARIO

5 de junio, 4 N.E.

Al día siguiente, Decker despertó mucho más tarde que la mañana anterior. Le dolían la espalda y los hombros como consecuencia del esfuerzo de abalanzarse sobre la mesa para golpear a Rosen. Igual que el día antes, Decker se encontró Petra cubierta por un manto blanco. En el exterior había mucha menos gente cosechando, y la abundancia de calvas le reveló que la mayoría ya había recogido el maná para el día. Una vez más, le pareció que el número de KDP había aumentado significativamente.

* * *

Rosen no regresó hasta después del almuerzo.

– Buenas tardes, señor Hawthorne -dijo al entrar. Su ojo amoratado tenía tan mal aspecto como la noche anterior, detalle que Decker observó complacido.

Decker entrelazó las manos sobre el vientre y se recostó en la cama, eligiendo no responder al saludo de Rosen. Como siempre, su respuesta o más bien la ausencia de ella no disuadió a Rosen de abordar lo que venía a decir.

– Yeshua relató la parábola de un campesino que tenía dos hijos [52]-dijo Rosen empezando inmediatamente con su pequeño sermón-. El más joven de los dos decidió que quería independizarse, así que fue a su padre y le pidió su parte de la herencia. El padre accedió renuente, y el hijo cogió su dinero y se fue. Cuando estuvo solo, el joven se juntó con gente más que dispuesta a ayudarle a gastarse el dinero. Y, como era de suponer, no pasó mucho tiempo antes de que dinero y amigos se esfumaran. Se encontró sin nada, lejos de casa y trabajando en una granja de cerdos, que, dicho sea de paso, no es lugar para un buen chico judío. Pensando en cómo había arruinado su vida, recordó que su padre era mucho más generoso con sus jornaleros que el señor para quien trabajaba. Y se le ocurrió que, antes que quedarse allí, era mejor reconocer su falta, regresar a casa y pedirle a su padre trabajo. Cuando estaba cerca de la granja que había sido su hogar, su padre le vio en el camino y, ante su sorpresa, salió corriendo a su encuentro y le recibió no como a un jornalero, sino como a un hijo, y celebró su regreso.

»Pero aunque fue bien recibido por su padre, recuerde que ya he dicho que él había recibido su parte de la herencia. Cuanto quedaba pertenecía a su hermano mayor. Eso el padre no lo podía cambiar. Sencillamente, no podía coger lo que quedaba y dividirlo de nuevo entre dos, no habría sido justo para el hijo que se había quedado con él. Y creo que no me equivoco si digo que de haberlo hecho así el padre, y conociendo la naturaleza humana, es seguro que el hermano menor no habría aprendido nada de su experiencia.

– Su amigo, Tom Donafin, tenía una manera muy curiosa de explicarlo. Decía que era como en la película El Mago de Oz, [53] donde la bruja buena del norte, Glinda, le dice a Dorothy que para volver a casa no tiene más que entrechocar los talones y decir: «No hay nada como el hogar». -Decker sonrió a pesar suyo al recordar la manía que tenía Tom Donafin de explicarlo todo con referencias cinematográficas-. Cuando Dorothy le pregunta a Glinda por qué no se lo había dicho desde un principio, Glinda le contesta que porque no la habría creído. Yo había visto esa película una docena de veces de pequeño y varias veces más ya de mayor y jamás había entendido lo que quería decir. La cosa estaba en que hasta que Dorothy no hubiese experimentado la vida lejos de casa, era imposible que comprendiera y creyera que de verdad no hay nada como el hogar. Tom Donafin lo explicaba diciendo que para que Dorothy aprendiera la lección, antes debía ganársela, para sólo así poder apreciar cuánto de verdad había en ella.

»Lo mismo ocurre con el hijo menor del campesino. Como casi todo en la vida, señor Hawthorne, la sabiduría tiene un precio. Las lecciones aprendidas sin esfuerzo rara vez se retienen. Si no hay precio, no hay valor y, por lo tanto, nada se aprende. Claro que hay lecciones que cuestan más que otras.

Decker no podía negar cuán cierto era lo que Rosen decía, y como tampoco sabía a qué apuntaban sus palabras, permaneció callado.

– Cuando Dios creó la Tierra -dijo Rosen-, les dio a Adán y Eva un paraíso perfecto donde vivir, y casi total libertad para hacer cuanto quisieran. Lo único que les dijo que no debían hacer era comer el fruto de un árbol en particular, el árbol de la ciencia del bien y del mal. Pero, claro, no hace falta más que pedirle a alguien que no haga algo, para que ese algo se convierta en lo que más desea hacer, está en la naturaleza humana. Así que Adán y Eva no tardaron en ir a inspeccionar el árbol, y allí se encontraron con Lucifer en forma de serpiente. Lucifer les contó que la razón por la cual Dios no quería que comieran del fruto del árbol era porque al hacerlo se convertirían en seres como Dios. Y pensándolo bien -dijo Rosen-, ésa tiene que ser la mayor tentación del mundo. Todos quieren llevar la batuta, imponer sus reglas, ser su propio Dios. Ya hemos visto que a Christopher y al movimiento de la Nueva Era les está funcionando a la perfección.

– Es la segunda vez que culpas a la naturaleza humana de los actos de los hombres -le interrumpió Decker-, y no puedo decir que, en eso, esté del todo en desacuerdo contigo. Pero explícame, si puedes, por qué ese dios tuyo -que dices es todopoderoso, todo sabiduría y todo amor- creó, para empezar, una naturaleza humana tan imperfecta. Y, ya que hablamos de esto, explícame también qué clase de idiota es este dios tuyo para haber puesto el árbol en el jardín, al alcance de Adán y Eva, si no quería que comieran de su fruto. A no ser, claro está… -dijo Decker haciendo una pausa para apuntarse un tanto-, que quisiera que le fallaran. Y si ésa era su intención, entonces tendrás que admitir que es tan malvado como Christopher dice que es.

Decker esperaba que sus preguntas cogieran a Rosen desprevenido, pero, como siempre, Rosen tenía una respuesta preparada.

– Hace miles de años que el hombre se debate por hallar respuesta a esa y otras preguntas por el estilo, señor Hawthorne. Pero la respuesta es bien sencilla.

– Dios mío -gimió Decker, que ya se arrepentía de haber formulado la pregunta.

– Pero para comprenderla -empezó Rosen, a pesar de las protestas de Decker-, hay que fijarse en qué fue lo que hicieron Adán y Eva exactamente. El fruto en sí carecía de importancia. El verdadero problema fue su desafío. Desafiaron a Dios y a su ley porque querían ser como Dios. Pero no es de extrañar, en realidad. Todos queremos hacer las cosas a nuestra manera, para así conducirnos con nuestras propias leyes, ser nuestro propio dios.

– Lo único que has hecho hasta el momento ha sido replantear el problema. Todavía no has respondido al porqué.

– A ello voy -dijo Rosen-. Es porque hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, por lo que está en nuestra naturaleza querer ser Dios.

– ¡Oh, ya veo! ¡Ahora resulta que Yahvé se equivocó con el diseño!

– No fue un error de diseño -le corrigió Rosen-, por ahora lo llamaremos un riesgo necesario. Es la misma clase de riesgo que corren todos los padres cuando tienen hijos. Igual que un niño es creado a imagen y semejanza de sus padres, Dios nos creó a su imagen para que fuéramos su familia. Un poco más y podríamos no ser sus hijos; seríamos sus mascotas o sus esclavos. Ahora bien, somos nosotros quienes hemos de decidir si deseamos ser o no sus hijos, igual que debían decidirlo los hijos del campesino e igual que debieron decidirlo Adán y Eva. Y aunque, como Adán y Eva, podamos todos desear ser dioses, sólo puede haber un único Dios. Una rueda con dos ejes no giraría. Un universo con dos dioses no puede funcionar.

– Llega un momento en el que los niños deben abandonar el nido y seguir adelante valiéndose por sí mismos -objetó Decker-. Y, les guste o no, los padres deberán estar dispuestos a dejarlos ir.

– Es cierto, señor Hawthorne. Al niño se le deben dar más y más responsabilidades según va creciendo. Pero es conveniente aclarar términos. El término hijo de Dios no quiere decir que nosotros seamos inmaduros, se refiere al amor perpetuo que Dios nos profesa. El niño abandona la infancia, pero el padre nunca deja de ser padre. La relación trasciende la edad de los individuos implicados. Ser hijo de Dios implica una relación de amor, confianza y respeto; nunca de opresión.

– Sí, ya, seguro -dijo Decker-. Pero siempre que estemos dispuestos a obedecer sus leyes y a cumplir sus órdenes.

– Sé que Christopher dice que las leyes de Yahvé están diseñadas para oprimir a las personas, para que nunca sean capaces de pensar por sí mismas. Pero Dios mismo le dijo al hombre: «Venid y hagamos cuentas». [54] Si de verdad se toma la molestia de meditar sobre las leyes de Dios, descubrirá que son tan razonables, beneficiosas y necesarias para nuestra supervivencia como lo son la gravedad y las demás leyes de la naturaleza. Antes que para oprimir, las leyes de Dios están diseñadas más bien para proteger y preservar.

»Uno de los líderes religiosos le preguntó a Jesús cuál era el mandamiento más importante de Dios. Él le contestó: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente". [55]Y dijo que el segundo mandamiento más importante era parecido al primero: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". [56] Pero no sólo son los dos mandamientos más importantes, Jesús dijo que en ellos se basan todas las leyes de la Biblia. [57]

– Ya, pero no son las únicas cosas que Yahvé dijo que debíamos hacer -argumentó Decker-. Aparte de los diez mandamientos, la Biblia incluye muchas leyes más.

– Pero todas esas leyes, todas y cada una de ellas, tienen como base los dos mandamientos de los que hablaba Jesús -replicó Rosen.

– Entonces, ¿por qué no se limitó Yahvé a darnos dos leyes y nada más?

– ¿Y dejar todo a juicio de cada uno? -preguntó Rosen retóricamente-. Eso estaría bien si uno tuviera la certeza de que lo sabe todo acerca de una situación concreta, y estuviera siempre seguro de sus motivos. Pero ¿se puede, de verdad, estar seguro de cuáles serán todas las consecuencias de tus actos? ¿Puede uno adelantarse al futuro y determinar el resultado último de cada decisión que toma? Quien diga que es posible es o un embustero o un iluso. Muy pocas cosas en esta vida acaban saliendo como esperábamos. Es la ley de Murphy: «Si algo puede salir mal, saldrá mal». Y claro, casi siempre hay algo que puede salir mal. En el mejor de los casos, quienes sólo dependen de su juicio para determinar lo que está bien y lo que está mal acaban haciendo conjeturas a partir de los datos conocidos y del espectro de posibles resultados ya anticipados. En el peor de los casos, ignoran las consecuencias obvias de sus acciones -convenciéndose a sí mismos de que todo acabará saliendo bien-, y todo para poder hacer lo que querían hacer desde un principio. Y entre medias del mejor y el peor de los casos están las decisiones que, independientemente de nuestras intenciones, nacen de juicios inevitablemente nublados por el más puro interés personal. Las leyes de Dios constituyen la norma establecida por el único que lo sabe todo -pasado, presente y futuro-, a fin de que nuestra sabiduría no se limite a nuestro conocimiento de las situaciones.

– ¡Así que se trata de no pensar y continuar a ciegas por el camino que Dios ha dispuesto para nosotros! -dijo Decker con sorna.

– De ninguna manera, señor Hawthorne. Recuerde que Jesús dijo que el mandamiento más importante es el de amar a Dios con todo nuestro corazón, y con toda nuestra alma y con toda nuestra mente. Él habla también de la mente. No quiere que aceptemos a ciegas lo que nos digan; quiere que consideremos la evidencia, que utilicemos tanto la mente como el corazón para llegar a él y seguirle. La fe ciega es un concepto ajeno al cristianismo. Son las religiones de la Nueva Era las que piden a sus seguidores que dejen de pensar y se dejen guiar por un guía espiritual o una fuerza desconocida. Son las religiones de la Nueva Era las que nos dicen que nuestro futuro depende de la situación de determinadas estrellas en el día de nuestro nacimiento.

Rosen acababa de mencionar dos de los temas que siempre habían hecho a Decker sentirse algo incómodo con la Nueva Era. Nunca había tenido problemas con las ideas de Christopher y sólo alguna que otra vez con las de Milner, pero algunos de sus seguidores sostenían creencias y prácticas a su entender muy estrambóticas y poco científicas, que él prefería no intentar defender. Los guías espirituales y la astrología eran dos de ellas. Y puesto que no quería detenerse a discutir sobre esos temas, casi se sintió aliviado cuando Rosen continuó, saltando aparentemente a otro asunto.

– A Jesús no lo crucificaron solo -continuó Rosen-, sino que en sendas cruces a ambos lados de él, había dos ladrones. Uno de ellos, a pesar de estar muriendo en la cruz, se burló e insultó a Jesús. El otro, sin embargo, se dio cuenta de que a pesar de merecer un castigo por los crímenes cometidos, Jesús era inocente.

»Usted pensará que un condenado no tiene mucho que perder, pero incluso en esa situación puede una persona aferrarse a su orgullo. De modo que, a pesar de estar allí, colgado en la cruz, el primer ladrón quiso ganarse el reconocimiento de la muchedumbre. Supongo que pensó que parecería mejor persona si vilipendiaba a otra. El otro ladrón, sin embargo, prefirió dejar a un lado su orgullo y su dignidad, y admitir su culpa, para allí mismo, delante de todo el mundo, dejar su destino en manos del Mesías, diciendo: "¡Jesús, acuérdate de mí, cuando vuelvas como rey!". [58]

»La respuesta de Jesús al ruego del ladrón fue del todo insólita. No le dio una lista de cosas que debía hacer para ser aceptado por Dios. Tampoco le dijo que tuviera que ser bautizado, o santificado, o que tuviese que tomar la comunión o hacer buenas obras o andar sobre brasas o ir de peregrinación o entonar cánticos o algo así. Jesús sólo le dijo: "Te digo de verdad: hoy estarás conmigo en el paraíso". [59]

»Podría parecer que el ladrón no hizo más que formular un ruego, pero no debemos pasar por alto el sentido de lo que hizo. Igual que el hijo menor del campesino, que admitió su fracaso y regresó humildemente junto a su padre, el ladrón reconoció su culpa y volvió con humildad a Jesús.

»¿Lo ve, señor Hawthorne? Igual que el hijo del campesino y el ladrón de la cruz, uno no se hace cristiano por ser buena persona; se hace cristiano porque cae en la cuenta de que ha errado. Sabe que ha quebrantado las leyes de Dios y que es un pecador.

»Si lo piensa, el cristianismo es como la bancarrota. Aceptar a Yeshua significa admitir la derrota y ponerse en manos del tribunal esperando clemencia, cuando uno se da cuenta de que la justicia exige mucho más de lo que uno puede pagar. Sólo el primer pago le costaría a uno la vida. ¿Y de qué sirve aprender la lección si el precio de ganarse esa lección es la muerte?

»Recuerdo haber leído en el colegio algo sobre una extraña práctica que empleaba la realeza europea para castigar a los príncipes. Cuando el príncipe se portaba mal, en lugar de castigársele a él en persona, era un niño de su misma edad -llamado el niño de los azotes- el que soportaba el castigo en sus carnes. La costumbre siempre me pareció increíblemente injusta y estúpida; injusta porque un niño inocente tuviera que cargar con la culpa de otro, y estúpida porque así no se motivaba al príncipe a modificar su mala conducta. Pero hace poco se me ocurrió que después de todo no era tan estúpida. Bien aplicada, podía resultar una medida disuasoria muy efectiva contra la mala conducta del príncipe.

Decker meneó la cabeza.

– Ahí sí que me pierdo, Rosen.

– Si el príncipe no hubiese conocido al niño de los azotes o no le hubiesen obligado a presenciar cómo aquél era castigado por lo que él había hecho -explicó Rosen-, la medida no habría significado nada para él y el castigo había resultado inútil. Pero si el príncipe conocía al chico -si eran amigos y compañeros de juegos-, entonces aunque él no soportara físicamente las marcas de los azotes, sí que sentía el dolor de saber el sufrimiento que le había causado a su amigo. ¿Tiene usted hermanos, señor Hawthorne?

– Sí, un hermano mayor. Nathan. Murió en el Desastre -contestó Decker, asombrado por su propia obsequiosidad.

Rosen arqueó una ceja sorprendido por la revelación, pero no dejó que ello le distrajera.

– Entonces es muy probable que entienda que, si sus padres hubiesen castigado a su hermano cada vez que usted hacía algo mal, durante un tiempo habría pensado que era una magnífica idea. Pero, muy pronto, si sentía algo por su hermano, habría empezado a sentirse mal. De modo que, aunque fuera su hermano quien recibía el castigo, usted sufriría también, y muy pronto modificaría su conducta.

»La práctica de sacrificar animales se parece mucho a la idea del chico de los azotes. Christopher dice que los sacrificios de animales que exige Yahvé le identifican como a un dios sediento de sangre. Pero Dios no nos dijo que sacrificásemos animales por ser un Dios sanguinario. A Dios no le gusta ver sufrir; no se complace viendo cómo mueren los animales. Según la Biblia, al principio los animales ni siquiera se mataban entre ellos. [60] Todos eran vegetarianos, y lo volverán a ser cuando regrese Jesús. [61] La razón de que Dios nos dijera que ofrendáramos animales sacrificados fue que nos diéramos cuenta de cuán terrible es nuestro pecado. Si ya se habría sentido mal al ver como su hermano recibía los castigos en su lugar, imagínese lo horrible que habría sido que sus padres le obligaran a que fuera usted quien administrara el castigo personalmente. Eso es lo que Dios pretendía con los sacrificios de animales. Quería mostrarnos sin tapujos cuán destructivo es el pecado, y que el precio del pecado es la muerte.

»En la parábola del padre y sus dos hijos, al final no quedaba herencia para el hijo menor. Cuanto el padre tenía constituía la herencia del hijo mayor. Pero que había una manera de que el hijo menor hubiese conseguido una herencia y aun así haberse ganado la lección: y habría sido si su hermano hubiese muerto sin dejar heredero. De haber ocurrido así, habría recibido la herencia del hermano mayor porque no podía ir a parar a nadie más. Y aun así todavía habría aprendido y se habría ganado la lección, porque sabría que lo que recibía lo hacía a cambio de la vida de su hermano.

Rosen hizo una pausa para formular su conclusión.

– Pues bien, nuestro hermano que murió -dijo, por fin-, y no porque Yahvé sea un Dios sanguinario, sino porque la única manera de que seamos conscientes de la gravedad de nuestro pecado, sin tener que pagar por él, es dándonos cuenta de la magnitud del precio que tuvo que pagar Jesús al morir por nosotros.

»Decía antes que cuando Dios nos creó a su imagen y semejanza corrió un "riesgo necesario" porque sólo creándonos a su imagen podíamos ser de verdad hijos suyos. Es más, puesto que Dios sabía por adelantado que Adán y Eva pecarían, no sería tanto un «riesgo necesario» como un «precio aceptado». Dios sabía que pecaríamos, y sabía que él mismo, en la persona de su hijo Jesús, tendría que ser torturado y morir para pagar por ese pecado. Y a pesar de todo, lo hizo de todas formas. Su muerte fue el precio que estaba dispuesto a pagar, porque nos ama tanto que preferiría morir antes que vivir sin nosotros.

»La herencia es nuestra, señor Hawthorne. Para reclamarla, sólo tenemos que hacer lo que hizo el hijo menor del campesino: admitir que sin Dios nos hemos arruinado la vida, tragarnos nuestro orgullo y pedirle que nos perdone y vuelva a acogernos en su seno. Al igual que el hijo menor, debemos estar dispuestos a regresar como siervos, pero como el padre de la parábola, Dios espera anhelante para aceptarnos como hijos suyos.

»Jesús le dijo al ladrón de la cruz que iría al paraíso. Y, curiosamente, aquel ladrón fue la única persona a la que Jesús hizo directamente esa promesa. Yo creo que Jesús se sirvió de aquella situación, en la que a quien hablaba no podía hacer nada para ganarse el perdón de Dios, para que en los siglos venideros nadie, tras leer esa historia, llegara a creer honestamente que el perdón y la aceptación de Dios fuese algo que uno se puede ganar.

»Está en nuestra mano decidir qué papel queremos jugar en esta vida: el del ladrón orgulloso y burlón o el del ladrón humilde y arrepentido. Así de simple era entonces, y así de simple sigue siendo hoy. Lo único que hace falta para ser perdonado y aceptado por Dios es reconocer que se necesita ser aceptado, y luego pedirlo. Acércate con humildad a Dios, como el hijo del campesino regresó humildemente a su padre, y él te acogerá con los brazos abiertos.

– Todo eso es muy bonito, Rosen -dijo Decker-. Pero no dices nada nuevo. Como ya te dije anoche, por muy convincente que sea la historia que me cuentes, no pienso darle más crédito a la palabra de un secuestrador que a la de Christopher.

– Y yo le dije anoche que no iba a intentar convencerle de nada. Lo que he intentado es aclararle en qué creemos nosotros, porque dudo que nunca se haya tomado usted el tiempo necesario para averiguarlo por su cuenta.

»Y ahora, ya sólo queda un último asunto a tratar antes de que se vaya. Le he dicho antes que Dios se había llevado a su pueblo de la Tierra para que no tuvieran que sufrir estos tiempos en los que nos encontramos. La Biblia llama a esta época "Tribulación", un periodo que arrancaría con la firma de un tratado con Israel y que duraría siete años. El tratado es el que se firmó entre Naciones Unidas e Israel, y que Christopher se encargó de elaborar cuando devolvió el Arca de la Alianza. Quedan menos de cuatro meses para que se cumpla el periodo de siete años.

– Que yo sepa -le interrumpió Decker-, las cosas han ido bastante bien desde que Christopher se deshizo de Juan y Cohen hace tres años; adiós asteroides, plagas de langostas, locura homicida… Por haber, no hay ni guerras ya. Desde entonces, el mundo entero ha vivido en paz. La única «tribulación» de la que tengo noticia son las matanzas y actos violentos llevados a cabo por los fundamentalistas en las clínicas elegidas para suministrar la comunión. Supongo que también podríamos meter en el mismo saco las apariciones de los tres ángeles -añadió-, pero ésos se limitaron a proferir burdas amenazas.

– Con todo -dijo Rosen-, en los próximos cuatro meses siguientes las cosas van a empeorar mucho y muy rápidamente. Y, cómo no, Christopher acusará a Yahvé, al KDP y a los fundamentalistas.

– Y no se te ocurre ninguna razón de por qué lo hará, ¿verdad? -le espetó Decker sarcásticamente-. ¿Me estás diciendo que Yahvé no es el responsable de la muerte y destrucción que asolaron la Tierra antes de que Christopher matara a Juan y Cohen?

– Lo que Dios ha hecho hasta ahora -contestó Rosen, aparentemente sin negar ninguna acusación- estaba diseñado, en gran parte, para llamar nuestra atención. Las plagas que soportó Egipto en tiempos de Moisés estuvieron destinadas a demostrar la supremacía de Dios sobre los falsos dioses de Egipto. Los egipcios adoraban al río Nilo, así que Dios lo transformó en sangre; adoraban a las moscas y a las ranas, de modo que él les envió plagas de moscas y de ranas; adoraban al sol, así que él lo oscureció. Igual que entonces, Dios ha castigado a la Tierra selectivamente, con plagas que demuestran su supremacía sobre los falsos dioses de esta era. Las personas adoran al firmamento y buscan que las estrellas guíen su futuro, así que Dios utilizó los asteroides -estrellas caídas- para que plagaran la Tierra. Las personas adoran a la naturaleza, así que Dios se sirvió de la naturaleza para afligir al hombre con tormentas, volcanes y langostas. Las personas piden consejo a los espíritus, así que Dios permitió que los espíritus sembraran la Tierra de locura y muerte. Pero lo que ha de sobrevenir en los siguientes tres meses está destinado no a llamar nuestra atención, sino a castigar y a mostrar a la «humanidad» que es incapaz de hacer frente a un Dios justo.

»Para contraatacar a Yahvé, Christopher ordenará la detención de todos cuantos se oponen a él y, en última instancia, la ejecución de todos los que se nieguen a recibir la comunión y la imposición de la marca. Cuando las plagas continúen, hará un llamamiento a los pueblos de todas las naciones para que se reúnan y marchen hacia Petra para destruir a quienes todavía juren lealtad a Yahvé. Justificará sus acciones diciendo que destruir a los oponentes de la Nueva Era es tan necesario como acabar con una enfermedad o un cáncer; y que sólo así podrá el resto del mundo poner fin al férreo dominio de Yahvé sobre la Tierra. Y, cómo no, se argumentará que matarnos es por nuestro propio bien, puesto que de entonces a unos años todos nos reencarnaremos, libres de los «prejuicios» y «fanatismos» de nuestro pasado.

»¿Sabe por qué nos llamamos Koum Damah Patar, señor Hawthorne?

– Sí -contestó Decker-. Porque se supone que hay ciento cuarenta y cuatro mil de vosotros, majaretas, y los caracteres hebreos empleados para escribir ciento cuarenta y cuatro mil son los mismos que se emplean para escribir Koum Damah Patar.

– Aún hay otra razón, una razón profética -dijo Rosen-. Koum Damah Patar significa «levanta, derrama lágrimas y sé libre». En el libro de Zacarías aparecen las siguientes palabras que Dios le reveló al profeta:

Y derramaré sobre la casa de David y sobre el habitante de Jerusalén espíritu de gracia y de plegaria y mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y plañirán por él cual suele plañirse por el hijo único, y se hará duelo amargo por él como suele hacerse por el primogénito. [62]

»Pronto llegará el día en que estas palabras se hagan realidad, en que todo Israel se levantará como un solo hombre y derramará lágrimas por quien haya sido traspasado. Cuando Christopher inicie su marcha sobre Petra, el pueblo de Israel se dará cuenta de que Yeshua, a quien ellos rechazaron y sus antepasados traspasaron, es efectivamente su rey y su Mesías. Cuando eso ocurra, el Mesías regresará para salvarles de Christopher exactamente igual que Moisés, a quien también rechazaron, regresó para rescatar a sus antepasados del faraón, y por fin serán libres.

– Y viviréis felices para siempre, ¿no? -dijo Decker secamente.

– Algo así -contestó Rosen impertérrito-. La Biblia dice que Dios establecerá su reino en la Tierra y que Yeshua gobernará como rey en el trono de David. La Tierra volverá a ser el paraíso que era cuando formaba el Edén. Y será otra vez como el jardín del Edén, como dice la Biblia:

Entonces morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se echará; y el ternero y el leoncillo pacerán juntos y un muchachuelo podrá conducirlos. Vaca y osa pastarán; juntos se tumbarán sus cachorros, y el león, como una res vacuna, comerá paja. Entonces el niño de pecho jugará junto al agujero del áspid, y hacia la caverna del basilisco extenderá su mano el destetado. Pues no obrarán mal ni causarán daño en toda mi Montaña Santa; porque lleno estará el país del conocimiento de Yahveh como las aguas cubren el mar. [63]

Decker gruñó y sacudió la cabeza.

– He hecho cuanto he podido. He quitado la piedra, el resto depende de Dios -concluyó Rosen, estableciendo una analogía con el relato bíblico de los eventos que precedieron a la resurrección de Lázaro-. [64]Supongo que querrá irse cuanto antes -añadió sin ceremonias.

Decker se quedó momentáneamente desconcertado, no del todo seguro de haber oído bien.

– ¿Así, por las buenas? -preguntó pasados unos instantes, sin acabar de creerse que aquel suplicio pudiera acabar sin más.

– Así, por las buenas -repitió Rosen-. Verá, Dios no me ha pedido que tuviera éxito, sólo que hiciera el esfuerzo. No es responsabilidad mía que cambie usted de parecer, sólo de presentarle la verdad. Lo que haga con ella es asunto suyo.

Decker deseó por un momento poder leer el pensamiento de Rosen. ¿Hablaba en serio o no era todo más que un truco?

– He dispuesto lo necesario para que pueda irse pasado mañana.

A Decker aquello no le sonó demasiado prometedor.

– ¿Y por qué no ahora? -preguntó Decker, receloso de cualquier tipo de retraso. Sabía que si el KDP tenía intención de matarle, lo haría pronto. Aunque este paso podía no ser más que la transición a una segunda y más larga fase de lavado de cerebro. ¿Le encerrarían ahora completamente solo durante semanas o meses para que «considerara» lo que Rosen le había contado los tres últimos días? Sólo podía hacer conjeturas sobre cuál de las dos opciones sería la correcta. Pasara lo que pasara, Decker tomó la determinación de que lo soportaría con dignidad. No iba a permitir que le desmoronaran. Decker trajo a la memoria los casi tres años de cautiverio en el Líbano. Hasta ahora, lo de Petra era sólo un paseo.

Y, cómo no, existía también la posibilidad de que Rosen sinceramente tuviese la intención de dejarle marchar, pero ésa era una perspectiva en la que prefería no depositar demasiadas esperanzas.

– Será trasladado a Israel y liberado -continuó Rosen-. Estoy convencido de que desde allí podrá regresar a Babilonia por sus propios medios.

– ¿Por qué no puedo irme ya? -insistió Decker.

– Son las cuatro de la tarde pasadas del viernes -contestó Rosen-. No hay tiempo suficiente para que alguien le lleve hasta Israel antes de la puesta de sol y el comienzo del sabbat.

Eso era cierto, los judíos devotos no viajan en sabbat. La respuesta de Rosen era lo suficientemente plausible como para ser la auténtica razón o también una mentira bien pensada.

– Entonces, ¿qué se supone que he de hacer? ¿Sentarme aquí a esperar? -refunfuñó Decker.

– Es usted libre de ir a donde quiera en Petra.

– ¿Y si decido ir algo más lejos? -preguntó Decker reflexivo, para al instante arrepentirse de haber formulado una pregunta tan estúpida. Petra estaba en medio del desierto. ¿Adónde iba a ir si no?

Ya fuera por el gesto azorado de Decker o por sus dotes telepáticas, Rosen no contestó.

– Sólo una cosa más -dijo en su lugar-. En todo este tiempo, señor Hawthorne, usted ha conseguido de una manera u otra evitar la comunión y la marca. No sé si podrá seguir haciéndolo, pero si así fuere, y si cree que existe la más remota posibilidad de que yo pudiera estar diciéndole la verdad, entonces le pido que haga cuanto esté en su mano para no recibir la comunión ni la marca.

– Lo tendré en cuenta -dijo Decker con obvia insinceridad. Pero lo que Rosen decía le había animado. Tal vez fuera una señal de que, efectivamente, pretendía dejarle marchar. ¿Por qué si no molestarse en pedirle que no recibiera la comunión ni la marca?

– Ahora debo irme -dijo Rosen-. Le ruego que piense en lo que le he dicho y en lo que el Espíritu de Dios le está diciendo incluso en este momento, y que la próxima vez que nos reunamos sea como hermanos y herederos del reino del Mesías.

– Sí, ya, claro -refunfuñó Decker sin pasársele por alto, no obstante, que Rosen había vuelto a referirse a algo que requería que él viviera más tiempo.

Rosen suspiró y abandonó la habitación, dejando la puerta abierta tras de sí.

10

DONAFIN

Decker permaneció sentado, en silencio, unos minutos, dudando sobre qué pasaría a continuación. Como no pasaba nada, se levantó y miró por la ventana. Los guardas que habían estado apostados en el exterior ya no estaban allí. Se quedó un rato mirando, a la espera. No había ningún sitio adonde ir excepto Petra, así que ¿para qué? Después de todo, aunque más grande que aquella en la que había pasado los tres últimos días, Petra seguía siendo una jaula. Permaneciera o no en la cabaña, el riesgo era el mismo. Lo que fuera que los KDP tenían pensado para él, iban a hacerlo saliera o no. Así que decidió salir. Mejor era morir al sol, pensó, aunque no se le ocurría por qué iba a tener que ser así.

Con precaución, Decker salió de la habitación sin otra cosa que lo puesto y la bolsa de cuero con la Biblia de Elizabeth en su interior. Para su sorpresa, tampoco halló ni rastro del carcelero. En un instante su mente retrocedió al día de su huida del Líbano, cuando sus guardas se esfumaron como por arte de magia. La situación actual, sin embargo, no tenía nada de misteriosa; Rosen le había dicho que podía marcharse. Aun así, el sentimiento de déjà vu seguía siendo muy fuerte.

En un primer momento, Decker se quedó cerca de la cabaña, pero la propensión a hacerlo se esfumó rápidamente y decidió que lo más seguro sería perderse entre la gente y los alrededores. Sabía que cualquier intento de burlar a Rosen y el KDP era inútil; no había forma de escapar de aquella isla en el desierto. ¿Y si Rosen le decía la verdad y honestamente tenía la intención de que alguien le llevara a Israel el domingo? Si así era, entonces tendría que quedarse en un lugar donde Rosen pudiera encontrarle. Con todo, era una idea que no acababa de convencerle para echar a andar. Pasó casi tres cuartos de hora andando de aquí para allá, sin rumbo fijo, merodeando entre las tiendas de campaña y sus apiñados habitantes. Todos los que se encontraba por el camino le saludaban con un tradicional sabbat salom, que significa «paz del sabbat». Pero Decker no podía estar en paz; sólo quería despistar a quien pudiera estar siguiéndole.

Por fin, aminoró el paso. No tuvo más remedio, estaba demasiado cansado para continuar. Sólo entonces dejó que su mente empezara a fijarse en la belleza de las maravillas naturales y humanas que le rodeaban. Decker hizo un alto para descansar, se sentó en una de las piedras excavadas de una construcción de dos milenios de antigüedad e inspeccionó los alrededores. Desde donde se encontraba, los arqueólogos la llamaban la Casa Romana, podía abarcar casi todo Petra. Al oeste, el sol estaba suspendido justo encima de la escarpada montaña de roca rojiza que circundaba la ciudad. En otras circunstancias, es probable que se hubiese entretenido estudiando la arqueología y arquitectura de esta antigua, y ahora ajetreada, metrópoli. Pero ahora algo muy diferente atrajo su atención: un niño pequeño, de unos diez u once años. Ya le había visto antes. La primera vez había sido justo después de salir de la cabaña. Hizo memoria y le pareció que era posible que lo hubiera visto de nuevo algo después. En ambas ocasiones se diría que el niño no estaba más que paseando, pero allí estaba de nuevo. Decker había dado demasiadas vueltas para que se tratara de una mera coincidencia. Aquel niño le estaba siguiendo, no podía ser de otra manera. La idea de que Rosen hubiese podido reclutar a un espía tan joven le resultó repugnante.

Decker hizo como que no había visto al niño y examinó los alrededores en busca de una vía de escape que le permitiese dar esquinazo a su molesto acompañante. Huir corriendo quedaba totalmente descartado; Decker era demasiado viejo para ganarle la carrera al niño. Pero ahora que sabía quién era su perseguidor, pensó que podría despistarle entre la gente, las tiendas y los edificios de piedra. Cuando estaba a punto de emprender la marcha, oyó la voz de una mujer. No estaba seguro, pero le pareció que pronunciaba su nombre. Había multitud de personas por allí, todas apiñadas en aquel exilio autoimpuesto, de modo que eran muchas las voces que competían por abrirse paso en sus oídos. Con todo, estaba casi convencido de que la llamada de aquella voz femenina había pronunciado su nombre.

– ¡Decker! -escuchó ahora con toda claridad. No era una voz familiar.

– ¡Decker! -llamó de nuevo la voz.

Entonces, la dueña de la voz apareció a su vista desde detrás de una hilera de tiendas. Estaba seguro de que no la conocía. Y lo que le resultó más extraño fue que no se dirigió hacia él, sino hacia el niño que le había estado siguiendo.

Era obvio que la mujer y el niño se conocían. Después de intercambiar unas palabras, los dos miraron hacia Decker, que los observaba atentamente. Decker no pudo disimular el contacto visual, y la mujer, convencida al parecer de que era necesario ofrecer una explicación, se acercó con el niño a la zaga hasta donde Decker estaba sentado.

– ¿Es usted Decker Hawthorne? -preguntó la mujer.

Decker no encontró razón alguna para negarlo.

– Sí -contestó.

– No sabe cuánto lo siento, señor Hawthorne -dijo la mujer-. Me temo que mi hijo ha estado siguiéndole. No pretendía nada malo.

Decker quería preguntarle por qué razón había estado su hijo siguiéndole, pero había algo aún más asombroso que deseaba saber.

– ¿He oído bien? ¿Le ha llamado usted Decker al niño?

– Sí -repuso la mujer-. Supongo que debo presentarme. Soy Rhoda Donafin. Tom Donafin era mi marido. -Decker se quedó boquiabierto, incapaz de formular palabra. Pero todavía había algo más-. Y éste es mi hijo pequeño, Decker. Tom le puso el nombre por usted.

Decker se sintió como si le hubiese golpeado una pared de agua fría, arrojándole hacia una dimensión desconocida. Aquí estaba la prueba de un pasado del que sí que había formado parte, de ahí el niño nombrado en su honor, y que, no obstante, le era totalmente desconocida, salvo por el hecho de que Tom le hubiese contado antes de morir que estaba casado y tenía hijos.

– Decker lleva preguntando por usted desde que nos enteramos de que estaba en Petra -dijo Rhoda refiriéndose a su hijo-. El niño tenía muchas ganas de conocerle.

– ¿Cómo sabía que estaba aquí? -preguntó Decker, haciendo un gran esfuerzo por salir de su asombro.

– Mi hermano, Joel Felsberg, y Scott Rosen son buenos amigos -contestó ella-. Y aparte -añadió-, es que soy médico. Scott vino a verme el otro día. Al parecer se había dado un golpe en el ojo contra una puerta o algo así.

Decker no estaba seguro de si bromeaba o de si, delante del niño, quería evitar comentar que el golpe de Scott Rosen era producto de haber topado con el puño de Decker.

Rhoda Donafin miró hacia el extremo oeste de la ciudad, donde el sol no tardaría en ponerse.

– Es casi sabbat -dijo-. Para mis hijos y para mí sería un honor que nos acompañara a cenar.

– Bueno… yo… -farfulló Decker. Estaba ocurriendo todo tan deprisa. Le incomodaba un poco abusar de la hospitalidad de alguien a quien acababa de conocer, pero eran tantas las preguntas que tenía que hacerle a aquella mujer-. Gracias -dijo por fin-. Será un placer.

Rhoda Donafin sonrió, aunque su sonrisa no fue ni la mitad de amplia que la del pequeño Decker Donafin.

* * *

La tienda de los Donafin estaba a poco más de quinientos metros de donde se habían encontrado, de modo que no hubo demasiado tiempo para hablar, pero una vez asimilada la sorpresa inicial de conocer a la mujer y el hijo de Tom Donafin, Decker se fijó en lo joven que parecía Rhoda.

– Es usted, bueno… -Decker dudó un instante porque, a pesar de todos los cambios que habían sufrido las convenciones sociales a lo largo de su vida, todavía seguía siendo tabú referirse a la edad de una mujer-… bastante más joven que Tom -dijo, por fin.

– Tengo cincuenta y cinco años -contestó ella sin timidez-. Me llevaba diecisiete años. Tom tenía sesenta y un años y yo cuarenta y cuatro cuando nació Decker. Fue una sorpresa para ambos. -Rhoda pasó la mano cariñosamente por el pelo de su hijo.

Decker repasó mentalmente un millar de preguntas. Le pareció que las que más ganas tenía de formular iban a requerir una respuesta demasiado extensa como para poder tratarlas a fondo antes de llegar a la tienda, que Rhoda le aseguró estaba un poco más adelante, y el resto se le antojaban nimias y muy inapropiadas dadas las circunstancias. Ante la disyuntiva, Decker guardó un incómodo silencio, esperando que Rhoda le ofreciera voluntariamente las respuestas a sus calladas preguntas. Pero Rhoda no le complació.

* * *

La tienda de los Donafin era como tantas otras, lisa, gris, de algo menos de cuatro metros cuadrados, con un toldo delante bajo el cual la familia cocinaba y se sentaba a comer. Allí, atareada con la cena del sabbat, había una joven que les sonrió cuando los vio aproximarse.

– Señor Hawthorne, ésta es Rachael -dijo Rhoda dándole un abrazo a su hija. Rachael era una chica guapa, se diría que no una gran belleza, pero con unos rasgos muy marcados que combinaban lo mejor de sus padres.

– Rachael, éste es un viejo amigo de tu padre, el señor Decker Hawthorne.

La joven era muy educada y saludó a Decker con mucho interés, aunque en parte podía deberse solamente al deseo de distraerse de sus tareas y de la olla de maná que hervía sobre el camping gas, a todas luces objeto de primera necesidad para todos los residentes de la ciudad.

– Rachael es la mediana -continuó Rhoda-. Tiene dieciséis años.

– Y éste es Tom Jr. -dijo Rhoda, cuando su hijo mayor salió de la tienda con un par de candelabros en la mano. Tom Donafin Jr. guardaba un gran parecido con su padre cuando Decker lo conoció por primera vez, con la notable excepción de la frente sobresaliente que tenía Tom Sr., resultado del accidente de coche que había sufrido de niño y en el que había muerto el resto de su familia.

– Tom, te presento al señor Decker Hawthorne.

Tom asintió haciendo ver que reconocía el nombre, al tiempo que estrechaba la mano de Decker.

– Así que Scott Rosen por fin le ha dejado libre -dijo.

– Bueno, eso está por ver -contestó Decker-. Por lo pronto sigo aquí.

– Yo no me preocuparía por eso. Si está fuera, es que es para siempre.

El comentario sonó como si Tom tuviese experiencia en el asunto. Decker necesitaba saberlo.

– ¿Así que Rosen hace esto a menudo? -preguntó.

– No. Usted es el único -contestó Tom con un extraño tono de voz, como queriendo decir que Decker debía considerar la excepción como una especie de honor.

– Tom tiene dieciocho años -dijo Rhoda, para terminar con las presentaciones.

* * *

La cena estuvo lista enseguida y compartieron una comida tradicional de sabbat, con Tom ocupando el puesto de su padre en la mesa. Decker sintió que por fin disponía del marco adecuado para formular sus preguntas. Quería saber qué había pasado durante los veintiún años transcurridos entre la fecha en que Tom había sido dado por muerto y el día que hizo su reaparición. Delante de sus hijos, Decker se cuidó mucho de omitir cualquier mención a la muerte de su padre o de formular cualquier pregunta que hiciese referencia a ella. Esas preguntas podía reservarlas para hacérselas a Rhoda en privado. Lo que quería era desvelar en quién se había convertido Tom Donafin a lo largo de todos esos años.

Pero al final no fue Decker Hawthorne quien formuló la mayor parte de las preguntas, sino Decker Donafin; de modo que, sin darse cuenta, Decker adulto se pasó casi toda la cena contando historias. No sabía si es que los sucesos que contaba habían sido en realidad tan interesantes y divertidos como ahora lo parecían, o si lo eran simplemente por la capacidad que el viejo reportero tenía de narrar una historia. El caso es que era una auténtica delicia recordar, y aún más leer en los rostros de la mujer y los hijos de Tom el interés que despertaban sus anécdotas.

Después de cenar se les unieron algunos vecinos, que habían escuchado desde sus tiendas las historias de Decker y la risa de los Donafin, y deseaban escuchar más. Al principio sólo se acercaron un puñado de niños, pero el número empezó a crecer cuando los padres de los pequeños comenzaron a acercarse para conocer a aquel peculiar visitante. Mientras hablaba al que ya era un grupo de más de veinte personas, Decker cayó en la cuenta de cuán irónico era que él, el más íntimo amigo de Christopher Goodman -el hombre al que esta gente consideraba su peor enemigo-, estuviese contándoles simpáticas anécdotas sobre las experiencias que había compartido con el hombre que luego se convirtió en el asesino de Christopher Goodman.

A medida que se fue haciendo más tarde y se pasó la hora de acostarse de Decker Donafin, Decker y los Donafin entraron en la tienda, donde la conversación se prolongó hora y media más. Tom y Rachael Donafin se quedaron dormidos poco antes de las diez. El pequeño Decker aguantó media hora más, aunque era más que dudoso que se estuviera enterando mucho de la conversación. Por fin, con todos dormidos salvo Rhoda, a quien empezaban a cerrársele los ojos, Decker sugirió que volvieran a salir fuera. Todavía había unas cuantas cosas sobre las que quería hablar, y le pareció que sería mejor mantener la conversación lejos de los niños.

– No sé si podrás contestar a esto -empezó, una vez estuvieron fuera. Decker hablaba muy flojo para que nadie de las tiendas vecinas pudiera oírle-. Siempre me he preguntado -dijo- por qué Tom nunca intentó contactar conmigo en todos los años que yo le daba por muerto.

Rhoda asintió con la cabeza. Entendía muy bien que Decker quisiera conocer la respuesta a esa pregunta.

– Lo cierto es que no tengo una explicación -dijo-. Ojalá la tuviera. Sé que lo intentó durante la guerra, y también después. Pero no consiguió dar con usted. Luego no volvió a intentarlo. Yo le pregunté, porque hablaba con frecuencia de usted y siempre estaba pendiente de sus conferencias de prensa, pero me dijo que lo había discutido con el rabino Cohen y que habían decidido que era mejor esperar. Sí sé que quería que usted supiera que estaba bien, pero me dijo que no podía hacerlo.

Sin saberlo, Rhoda le había contestado a mucho más de lo que pensaba, pues confirmaba las sospechas de Decker de que Tom se había convertido en una marioneta de Cohen y el KDP.

– Hay algo que… -dijo Rhoda vacilando-. Hay algo que me gustaría preguntarle.

– ¿Sí? -la animó Decker. Podía sentir su inquietud.

– Usted estaba con Tom cuando murió -dijo finalmente-. ¿Sufrió?

Decker negó con la cabeza para tranquilizarla.

– No. No creo que sufriera.

Ella se mordió el labio para contener las lágrimas, y asintió agradecida.

– Pasé muy poco tiempo con él, pero sé que te amaba profundamente -añadió. En realidad era muy poco lo que Tom le había contado sobre Rhoda y los niños, pero no era momento de ceñirse estrictamente a los hechos; hacer alguna que otra suposición para tranquilizar a Rhoda no iba a hacer ningún daño-. No obstante, tengo buenas noticias para ti -añadió Decker-. Justo antes de que Scott Rosen hiciera que me secuestraran, Christopher me dijo que Tom había vuelto a nacer, que se había reencarnado, en el seno de una familia en Paraguay. Si quieres, tú y los niños podríais venir conmigo cuando me vaya; si es que Scott Rosen de verdad tiene intención de dejarme marchar, claro está. Le hablaré de vosotros a Christopher; estoy seguro de que podré convencerle y que te diga dónde está Tom. A lo mejor no te da todos los detalles hasta que Tom sea más mayor, pero con algo de paciencia, y si estás dispuesta a recibir la comunión, tú y Tom podrías volver a estar juntos.

Rhoda negó con la cabeza educadamente.

– Se lo agradezco, señor Hawthorne, pero la Biblia es muy clara en lo que respecta a la reencarnación. Dice: «… así como el destino de los hombres es morir una vez, y después de eso un juicio…». [65] Cuando Yeshua hablaba de «renacer», no se refería a la reencarnación. Se refería a un cambio espiritual tan completo que es como si volviéramos a nacer como personas nuevas.

– Pero ¿qué hay de las personas que dicen haberse reencarnado y que recuerdan sus otras vidas? Algunos recuerdan cosas que sería imposible que supieran de no haber vivido antes -repuso Decker.

– Creo que en la mayoría de los casos, lo que creen recordar no es más que parte de un sueño o de su imaginación, o puede que incluso sea algún episodio de su propia vida. O puede que sea algo que han oído contar o que han leído o visto en la televisión. Hay cientos de posibilidades. Pero en los casos en los que realmente se conoce algo que nadie podría saber de no haber estado allí, creo que que hubo alguien que estuvo allí en esa otra vida. Pero no son las personas mismas. Empleando la jerga de la Nueva Era, diría que fue un «maestro ascendido» o «guía espiritual» quien realmente recordó el evento y luego compartió su recuerdo con la persona. Claro que la Biblia a ese maestro ascendido o guía espiritual lo llamaría demonio.

– ¿No creerás en los demonios, verdad? -la censuró Decker con mucho tacto.

– ¿No creerá usted en los maestros ascendidos y los guías espirituales, verdad? -repuso ella.

Decker sonrió. Se había puesto a tiro.

– Muy bien -dijo-, así que no crees en la reencarnación. ¿Estás tan convencida como para ni siquiera preguntarle a Christopher?

– No le preguntaría ni aunque estuviera aquí con nosotros -contestó Rhoda-. Yo sé dónde está Tom y le aseguro que no es en Paraguay.

Decker exhaló un suspiro de derrota. Estaba claro que era inútil seguir discutiendo sobre el asunto.

– Señor Hawthorne -dijo Rhoda-, cuando Tom se fue, yo sabía que no volvería a verle. No en este mundo.

– ¿Sabías adónde iba? ¿Te lo contó?

– No estaba segura de adónde iba exactamente. Pero sabía que lo iban a matar.

– ¿Y dejaste que se fuera? ¿No intentaste detenerlo?

– No lo va a entender, señor Hawthorne, pero no tuve otra elección. Desde el primer día que le conocí, supe que Tom moriría de forma violenta.

– ¿Cómo lo supiste?

– Justo después del Rapto, Dios le comunicó una profecía al rabino Cohen sobre el Vengador de la Sangre, un hombre de quien la profecía decía: «Él ha de traer la muerte y morir para que llegue el fin y sobrevenga el comienzo». Cuando el rabino Cohen me trajo a Tom la noche en que estalló la guerra, parecía tan malherido que pensé que no podría hacer nada por él. Pero el rabino Cohen insistió. Dijo que Tom se recuperaría, que tenía que hacerlo, que era el Vengador de la Sangre.

Decker sintió un escalofrío. Era lo que Tom le había escrito en la nota que le había introducido en su bolsillo antes de morir.

– No entiendo -dijo Decker-. ¿Qué significa?

– Hay una antigua ley, más antigua incluso que los diez mandamientos. Su legitimidad fue reconocida por Moisés, [66] por Josué [67] y por el rey David. [68] Ésta permitía, con ciertas limitaciones, que el familiar de una persona asesinada vengase la muerte matando al homicida. Supongo que suena brutal, al menos desde cierto punto de vista, pero mantenía a raya el índice de asesinatos y evitaba sangrientas reyertas entre familias.

– Pero ¿qué tiene eso que ver con Tom?

– Antes de nacer los niños, Tom era el último descendiente de su familia, señor Hawthorne. Lo cierto es que no lo supo durante buena parte de su vida, pero Tom era descendiente directo de Santiago, el hermano de Jesús.

En un primer momento, Decker sintió el impulso de preguntar cómo era posible que Tom hubiese descubierto semejante ascendencia, pero había otra cosa que creyó era necesario aclarar antes.

– No pensaba que Jesús tuviera descendientes.

– Lo cierto es que la Biblia menciona específicamente que Jesús tuvo, por lo menos, cuatro hermanos, Santiago, José, Simón y Judas, y dos hermanas. [69] A decir verdad, yo hablaría de hermanastros y hermanastras porque, mientras todos eran hijos de la misma madre, Jesús no tuvo un padre terrenal, como ya sabemos.

El dato interesó a Decker, pero no por ello dejó de formular su otra pregunta.

– ¿Y cómo es que Tom descubrió su parentesco con Jesús? -preguntó-. Supongo que fue Saul Cohen, probablemente, quien le dijo a Tom que él era el Vengador de la Sangre.

– No sé cómo lo averiguó -contestó Rhoda-. Nunca me lo contó. Creo que es probable que se fuera dando cuenta poco a poco, en el transcurso de los años.

– Muy bien, entonces, aun suponiendo que Tom estuviese emparentado con Jesús, ¿qué podría tener eso que ver con su decisión de asesinar a Christopher? -preguntó Decker retomando el asunto original. Para su sorpresa, las emociones evocadas por el recuerdo del asesinato cargaron su voz de ira. Y deseó que Rhoda no creyera que iba dirigida contra ella.

Pero, aparentemente, Rhoda no se sintió ofendida.

– La primera de todas las profecías sobre Jesús, que recoge el tercer capítulo del Génesis, [70] dice que Satanás atacará al talón del hijo de Dios, y el hijo de Dios atacará a la cabeza de Satanás. El hijo de Dios es Jesús. El ataque al talón de Jesús sucedió en la crucifixión, cuando sus muñecas y pies fueron traspasados con clavos. Y luego, para colmo, fueron las células de la herida del talón las que se emplearon para crear a Christopher.

La expresión en el rostro de Decker preguntaba cómo estaba ella al tanto de esa información.

– Usted mencionó en una entrevista después de la resurrección de Christopher que el profesor Goodman había hallado las células en un portaobjetos con partículas extraídas del talón -dijo Rhoda en respuesta a su pregunta no formulada.

– ¿Y por qué dices que para colmo? -preguntó él.

– Bueno, piénselo bien. Satanás utilizó las células de las heridas con las que se pagó por los pecados de este mundo, para dar vida al Anticristo.

Decker suspiró.

– Supongo que, de creerlo, me resultaría bastante irónico, sí. Pero ¿cómo puedes decir que Christopher es el Anticristo? Sé que cuando Juan escribió sobre Christopher en el Apocalipsis, le llamó así. Pero ¿no te das cuenta de que Christopher y Jesús son la misma persona? ¡Christopher es Jesús, es un duplicado exacto de Jesús, con todos sus recuerdos, todos sus poderes, y todo su amor por la humanidad!

Rhoda soltó una carcajada. Su risa no tenía nada de hostil, pero era evidente que no estaba de acuerdo.

– Le escucho y no puedo evitar que deje de asombrarme cuán detalladas y exactas fueron las profecías sobre el Anticristo. Hay un momento en el Apocalipsis -explicó- en el que Juan le habla a un ángel que le dice que una de las razones por las que el mundo entero seguirá al Anticristo es «porque era, pero no es, y reaparecerá». [71]

– ¿Y qué quería decir con eso? -preguntó Decker.

– Pues precisamente lo que usted ha dicho. Usted dice que Christopher es Jesús, que bajó a la Tierra, estuvo ausente durante dos mil años, y ahora ha regresado tomando la forma de Christopher. O, lo que es igual, en palabras de Juan y el ángel hacia el 90 d. C., que era, pero en el momento en que hablaban no era, y sin embargo reaparecería en el futuro. Y por esta razón, el mundo confía en Christopher y le sigue, aun cuando al mismo tiempo ello suponga rechazar la palabra y los hechos de Jesús.

Decker dejó pasar las reflexiones de Rhoda e intentó otra táctica.

– Si crees que Jesús es Dios y que Dios es bueno, entonces, ¿cómo iba a poder crearse un ser maligno a partir de las células de Jesús?

– Cuando Dios creó el universo el mal no existía. Pero Satanás toma lo que Dios creó para hacer el bien y lo utiliza para hacer el mal. Incluso Lucifer era bueno cuando Dios le creó. Pero él eligió rebelarse por propia voluntad. Satanás utilizó las células del cuerpo mismo de Jesús para hacer el mal. Es el colmo de la ironía, pero casa perfectamente con el modo de proceder de Satanás.

Decker meneó la cabeza y volvió a suspirar.

Rhoda continuó.

– Usted dijo en una ocasión, probablemente en la misma entrevista de después de la resurrección de Christopher, que el profesor Goodman había elegido el nombre de Christopher no por Cristo, sino en honor a Cristóbal Colón. Usted dijo que Goodman creía que Jesús era un observador extraterrestre procedente de un planeta muy avanzado y que esperaba que la clonación de Jesús le brindase la oportunidad de obtener información sobre esos extraterrestres y puede que incluso le permitiese contactar con ellos. Usted dijo que el profesor Goodman le llamó Christopher porque tenía la esperanza de que nos guiaría hacia un nuevo mundo.

Decker asintió afirmativamente a las referencias de Rhoda.

– Usted dice que Jesús y Christopher son la misma persona, pero la historia sobre cómo Christopher recibió su nombre revela una importante diferencia entre ambos. Jesús era Dios, que se convirtió en hombre para proporcionarnos el medio de reunimos de nuevo con Dios. Pero Christopher fue creado por un hombre que negaba la existencia de Dios y cuya meta era separar aún más al hombre de Dios, sustituyendo la fe en Dios por la creencia en seres extraterrestres superavanzados.

»Pero Christopher ha llevado los deseos del profesor Goodman un paso más adelante. Presenta a Dios como el enemigo de la humanidad, como el único escollo en el progreso del hombre hacia la divinidad.

»Resumiendo -concluyó Rhoda-, Jesús era Dios creado a imagen y semejanza del hombre y enviado para reconciliar al hombre con Dios; Christopher es un dios creado por el hombre para apartar al hombre del Dios verdadero. Así que, como ve, cuando Tom mató a Christopher, lo hizo como Vengador de la Sangre de Jesús, atacando a la cabeza de Satanás tal y como lo había anunciado la profecía del Génesis.

Decker se quedó unos instantes pensando en la explicación de Rhoda, al tiempo que meneaba la cabeza. Luego, habló.

– Me gustaría que conocieras a Christopher y llegaras a saber cómo es en realidad. Si lo hicieras, te darías cuenta de que lo que dices sobre él no puede ser cierto.

– A mí me gustaría que hubiese conocido a Juan y a Cohen -respondió Rhoda.

– Les conocí -replicó Decker-, sí, en las calles de Jerusalén.

– No quería decir eso. Si de verdad hubiese tenido la oportunidad de conocerlos, entonces sabría que eran hombres buenos y generosos. -Era evidente que Rhoda estaba fracasando estrepitosamente en la defensa de su punto de vista. Así que recurrió rápidamente a un ejemplo en el que apoyarse-. ¿Sabía usted que Tom estuvo ciego varios meses antes de que Dios ordenara al rabino Cohen que lo curara? -preguntó.

– Tom me lo mencionó, sí -contestó Decker.

– Pero usted no le creyó, ¿me equivoco?

– No tenía razones para no creerle. Cohen era un hombre sumamente poderoso, pero no estoy muy seguro de que lo hiciera por el bien de Tom. Creo que utilizó a Tom para sus propios fines, que le embaucó con la historia esa del Vengador de la Sangre para conseguir que matara a Christopher. Después de todo, si no hubiese curado a Tom, no habría podido disparar a Christopher y hoy seguiría vivo.

Rhoda miró a Decker y Decker a Rhoda. Ambos sabían que ninguno de los dos iba a convencer al otro. Y a pesar de no estar de acuerdo, Decker no encontraba a Rhoda desagradable. Es más, era una persona muy agradable con la que estar. Y entendía perfectamente que Tom se hubiese enamorado de ella. Al final, cada uno por su lado decidió dar el tema por zanjado. En lo que atañía a Decker, por lo menos había obtenido respuesta al interrogante sobre el significado de la nota de Tom. No obstante, tenía todavía una última duda a la que esperaba que Rhoda pudiera darle una explicación.

– Justo antes de morir -dijo Decker-, Tom me dirigió unas últimas palabras, me dijo: «Me iba a abandonar». ¿Te dice eso algo?

Rhoda negó con la cabeza.

– Lo siento -dijo-. No lo sé.

* * *

Cuando regresó a la cabaña, Decker tenía a alguien esperándole.

– Bienvenido de vuelta, señor Hawthorne.

– Carcelero, pensaba que se había ido -contestó Decker.

El carcelero meneó la cabeza.

– Qué va -dijo-. No puedo irme. Soy el encargado. Además, todavía no he perfeccionado mi receta de canelones de maná para usted, aunque sigo en ello. Espero tenerla lista antes de que se vaya.

Decker todavía desconfiaba bastante de que Rosen fuera realmente a dejarle marchar, pero parecía que el resto sí que lo creía así.

– Me encantaría -dijo.

– Sólo una cosa, señor Hawthorne -dijo el carcelero-. Ahora que es libre de ir y venir a su antojo, ¿no cree que estaría mucho mejor que dejara de llamarme «carcelero»? Me llamo Charlie.

– Pues claro, Charlie -dijo Decker.

11

RESCATE

6 de junio, 4 N.E.

Aquélla fue la primera noche que Decker durmió bien desde su llegada a Petra. Ya de mañana le despertó un golpe en la puerta, seguido de la simpática voz de su joven tocayo.

– Señor Hawthorne -llegó la voz de Decker Donafin desde el otro lado de la puerta.

– Despierte, señor Hawthorne. Mi madre dice que el desayuno estará listo enseguida. Si llegamos tarde, Tom no nos habrá dejado nada.

– Bueno, pues no puede ser -contestó Decker incorporándose en la cama-. Corre a la tienda y protege nuestra ración, que yo voy lo más rápido que pueda.

– Mi madre me ha dicho que podía esperarle aquí.

– Oh… Sí, claro. Enseguida salgo.

Decker se cepilló los dientes a toda prisa, se pasó una toalla húmeda por la cara y se vistió. No había mucha ropa donde elegir; no tenía más que lo que llevaba la noche del secuestro y un poco de ropa muy usada, pero limpia, que le había proporcionado el KDP. Enseguida, él y Decker Donafin estuvieron de camino. La tienda quedaba a unos mil doscientos metros y no fue hasta que habían recorrido casi la mitad del camino, cuando Decker se dio cuenta de que faltaba algo.

– Decker -le preguntó al niño-, ¿por qué no hay maná esta mañana?

Decker Donafin le miró sorprendido.

– Es sabbat, señor Hawthorne. El maná no cae en sabbat; por eso recogemos el doble el viernes. Mañana volverá a haber.

Rhoda y Rachael habían preparado un desayuno a base de fruta y tortas de maná. El maná empezaba a resultar algo monótono, pero la compañía lo compensaba con creces. Después de desayunar, Rhoda y los niños se marcharon, para atender a un servicio religioso que se celebraba a un extremo del campamento. Invitaron a Decker a que les acompañara, pero éste declinó el ofrecimiento y optó por ir a dar un paseo. Luego Rhoda y el joven Decker se habían ofrecido a hacer con él una visita guiada a las ruinas de Petra.

Cuando regresaron, Rhoda empaquetó el almuerzo, cogió su maletín de médico y emprendieron la marcha. El plan era empezar por la tumba del Frontón Partido, la tumba Renacentista, el Triclinio y la tumba del Soldado Romano. Desde allí visitarían las fachadas de Wadi Farasa y luego rodearían el resto del extremo sur de la ciudad. Por el camino Rhoda tenía que visitar a algunos pacientes, así que los dos Decker podían seguir adelante y ella les alcanzaría después.

El plan de Rhoda suscitó a Decker una pregunta que no se le había ocurrido hasta ese momento.

– Pero no entiendo -dijo-. ¿Por qué necesitáis médicos aquí? Creía que los KDP tenían el poder de sanar. ¿Por qué no recurre la gente a los KDP cuando están enfermos o heridos?

– Es Dios quien tiene el poder de curar, no los KDP -contestó Rhoda-. En ocasiones, Dios escoge a un miembro del KDP como agente suyo, para curar a una persona, pero no depende de nosotros decidir cuándo.

– Vamos, que si estás enfermo no te queda más que rezar por que Yahvé esté de buen humor. Y si no es así, llamas al médico y ya está. -Decker no tenía intención de iniciar una discusión, pero no pudo resistirse a hacer el comentario,

– No -sonrió Rhoda, tomándose las palabras de Decker a broma antes que como un deseo de cuestionar sus creencias-. No es cuestión de que Dios esté o no de buen humor, sino de cuál es su voluntad para con la vida de cada persona. Dios nunca ha pretendido hacerlo todo por nosotros. Nos ha dado pies para andar, un cerebro para pensar y manos para trabajar. Yahvé es un dios creador, y como hijos suyos que somos, está en nuestra naturaleza crear. Cuando trabajamos, ya sea como labradores o constructores o médicos, participamos de la creación de Dios. Un labrador utiliza la tierra, las semillas y la lluvia creadas por Dios y produce una cosecha para alimentar a su familia. El constructor toma las materias creadas por Dios y construye una casa. Yo, como médico, estudio el funcionamiento del cuerpo humano que Dios ha creado, y cuando hay una herida o cuando una enfermedad invade el cuerpo, entonces hago cuanto puedo para repararlo. El trabajo siempre ha formado parte del proyecto de Dios -dijo-. A Adán y Eva se les dijo que cultivaran el jardín del Edén, y nosotros seguiremos trabajando incluso después de que Jesús regrese y establezca su reino.

Se detuvieron a descansar un momento en el saliente de delante de la tumba del Frontón Partido. Ante ellos, en la llanura de Petra, se extendían kilómetros y kilómetros de tiendas de campaña, interrumpidos solamente por huertas de árboles frutales, pequeños parques infantiles, zonas de reunión, letrinas, etc.

– Háblame de Petra -dijo Decker mientras admiraba la vista.

– Supongo que sabrá -contestó Rhoda pasados unos instantes- que el nombre Petra proviene de la voz griega petros, que significa roca. El porqué de ese nombre para este lugar es más que evidente. -Decker asintió y Rhoda continuó-: En sus orígenes, Petra y sus alrededores estuvieron habitados por los edomitas, que eran los descendientes de Esaú, nieto de Abraham, al que también llamaban Edom. Luego, hacia el siglo tercero o cuarto a. C., Petra fue poblada por los nabateos, una próspera tribu de beduinos nómadas que comerciaba entre Arabia y el Mediterráneo. La ciudad les sirvió de capital durante cuatrocientos años. En esa época llegó a tener una población de doscientos cincuenta mil habitantes. Petra les proporcionaba un lugar seguro y agua en abundancia, y acabó convirtiéndose en la encrucijada de las rutas comerciales que unían Siria con el mar Rojo, y la India con el Golfo y el Mediterráneo.

»En el siglo primero, Petra pasó a formar parte de la provincia romana de Siria. Con el tiempo, la influencia de Roma y la desviación de las rutas comerciales a favor de ésta debilitaron la cultura nabatea, y Petra entró en declive. Tanto fue así que en la época de las Cruzadas la ciudad ya no era más que una ruina deshabitada. Si se siente con fuerzas para hacer la escalada, se pueden visitar los restos de los tres fuertes que levantaron los cruzados cuando ocuparon Petra en los siglos xii y xiii. Cuando se fueron, la ciudad quedó totalmente desierta, y su emplazamiento no tardó en caer en el olvido, sobreviviendo únicamente en las leyendas, como una suerte de versión árabe de Troya -dijo refiriéndose a la legendaria ciudad de la Ilíada de Homero.

»Entonces, en 1812, un explorador suizo, que se había disfrazado de peregrino musulmán árabe para poder entrar en la Meca, se topó con Petra en el viaje y habló al mundo entero de su descubrimiento. Después de aquello, cientos de expediciones arqueológicas y decenas de miles de turistas inundaron Petra.

– ¿Y ahora? -dijo Decker abarcando con un barrido de su mano el panorama que se desplegaba ante él-. Háblame de Petra en la actualidad.

– Oh -dijo ella ajustando su perspectiva temporal-. Bueno, la Biblia dice en el libro del Apocalipsis que Dios preparará un lugar en el desierto de Israel para escapar de Satanás durante la segunda mitad de la Tribulación. [72] Antes del Rapto, muchos asociaron ese lugar con Petra. Algunos, entre ellos el rabino Cohen y los padres de Scott, llegaron incluso a empezar a reunir fondos para dotar a la ciudad de armas defensivas. Pasado un tiempo, sin embargo, cayeron en la cuenta de que Dios pretendía defender Petra en persona y que sus esfuerzos no iban a ser necesarios, así que destinaron el dinero que habían reunido a la compra de semillas, fertilizante y aperos de labranza. Dios prometió proporcionarnos un refugio en el desierto, y dijo que nos proveería de agua en abundancia -Rhoda hizo una pausa y señaló hacia el Ain Musa, el canal del que Petra obtenía casi toda su agua-, y árboles. [73] Y bueno, además ya ha visto el maná cada mañana. Pero Dios nunca nos prometió variedad; de eso nos hemos ocupado nosotros con nuestras huertas. Aunque, claro, es Dios quien hace que crezcan las semillas. Nosotros hacemos nuestra parte y él se encarga del resto. Además, las huertas nos mantienen ocupados -añadió-. Lo cierto es que, pasado un tiempo, la vida aquí puede acabar resultando algo monótona.

– Dices que Dios pretendía defender Petra en persona. Pero ¿defenderla de qué? -preguntó Decker.

– Pues de Christopher, por supuesto.

Decker negó con la cabeza incrédulo.

– ¿Y por qué tendría Yahvé que defender a Petra de Christopher? ¿Acaso ha hecho algo Christopher alguna vez que supusiera una amenaza a Petra?

– Todavía no, pero lo hará. Es más, lo habría hecho hace tiempo si no fuera por los ángeles de Dios que rodean este lugar.

– ¿De verdad que te ha convencido el KDP de que Christopher va a enviar tropas contra vosotros? -dijo Decker, asombrado y repugnado a la vez.

– No es que lo diga el KDP -contestó Rhoda-, lo dice la Biblia.

Decker suspiró y siguió contemplando el campamento.

– ¿Son todos los que están aquí cristianos y seguidores del KDP? -preguntó.

– No. La mayoría de la gente que hay aquí no cree en Yeshua, aunque lo hará muy pronto. Hay judíos que han venido a Petra porque consideraban al KDP un aliado menos malo y porque la ciudad ofrece refugio de un enemigo mucho peor: Christopher y las Naciones Unidas.

– Entonces, ¿hasta cuándo tenéis pensado permanecer aquí?

– No mucho más. En septiembre, Christopher convocará aquí contra nosotros a los ejércitos de la Tierra. Entonces Yeshua regresará para destruirle.

– Te puedo asegurar -dijo Decker sin querer dejar pasar por más tiempo el asunto- que Christopher no tiene intención alguna de enviar tropas a Petra.

– Eso cambiará pronto.

– ¿Y si no es así? -preguntó Decker, al que de pronto se le había ocurrido una idea.

– Lo hará -dijo Rhoda convencida.

– Pero ¿y si no es así? -insistió Decker.

– Pero lo hará. Seguro.

Decker no pronunció palabra, pero era evidente que no estaba dispuesto a aceptar aquello como respuesta.

– Bueno, pues entonces -dijo Rhoda renuente-, y esto es sólo una hipótesis, supongo que si Christopher no marcha sobre Petra, entonces todos habremos estado equivocados.

– Y entonces, ¿abandonaríais Petra?

– No va a ocurrir, pero sí. Supongo que muchos abandonarían Petra.

– Bueno, pues entonces, espero que vengáis a verme a Babilonia en octubre -celebró Decker.

– Si volvemos a vernos en octubre, no será en Babilonia -replicó Rhoda-. Será en Jerusalén.

– ¿Por qué en Jerusalén?

– ¿En qué otro lugar iba Yeshua a establecer su reino?

– Oh, eso será si me convierto.

– Por supuesto.

– ¿Así que crees que todavía hay esperanza para mí? -rió Decker.

– Siempre hay esperanza, señor Hawthorne. Scott Rosen dice que es usted un cliente muy tozudo, pero también lo era Tom. Claro que Tom nunca le pegó a nadie.

– Admito que la historia que cuenta Rosen es convincente -dijo Decker-. Conoce la materia. Pero hay dos cosas que ni él, ni tú, ni nadie podéis explicar o justificar, por mucho que lo intentéis. La primera es la muerte y destrucción causadas por Juan y Cohen, y la segunda es el asesinato de personas inocentes por parte de los fundamentalistas en las clínicas dispensadoras de la comunión.

– Le aseguro que los responsables de lo que ocurrió en las clínicas no son los fundamentalistas -respondió Rhoda-. Sí que es cierto que al principio los cristianos intentaron bloquear pacíficamente la entrada a las clínicas y trataron de convencer a la gente de que no aceptaran la marca, pero desde luego no son los responsables de los actos de violencia y de las matanzas.

– Entonces, ¿cómo se explica?

– Christopher y la ONU están haciéndolo para alimentar la histeria y el odio hacia los cristianos y Yahvé -contestó Rhoda tajantemente-. Claro que, probablemente, pensará que porque usted es un hombre de mundo y yo estoy aquí recluida en Petra es usted quien tiene la razón y yo la que me equivoco.

– Sí que lo había pensado, sí -repuso Decker no a modo de confesión, sino en un intento de resaltar lo mucho de verdad que tenía la afirmación. Después de todo, ¿qué iba a saber Rhoda, en su situación, viviendo allí en medio del desierto, sobre lo que realmente estaba ocurriendo en el resto del mundo?-. Además, no hay que olvidar a los testigos -añadió.

– Cierto -reconoció ella-. Pero si Christopher puede encontrar personas dispuestas a colocar bombas y matar, seguro que también puede conseguir testigos.

– Supongo que sí -dijo Decker. Sus palabras admitían la posibilidad de esa hipótesis, pero su tono de voz dejaba muy claro que ni por un momento iba a dar crédito a aquella teoría.

– Incluso aunque los testigos no hayan sido puestos oficialmente por la ONU, seguro que lo han sido extraoficialmente -reivindicó ella.

– ¿A qué te refieres?

– ¿Ha oído lo que dicen los medios de los fundamentalistas? Es como si hablaran de seres infrahumanos. Seguro que algunos de los que se han presentado como testigos están convencidos de que le están haciendo un enorme favor al mundo al ayudarle a deshacerse de los cristianos. Lo de ahí afuera es una auténtica caza de brujas.

– He de admitir que algunos sí que se han dejado llevar por las emociones -reconoció Decker.

– Lo que dicen sobre los fundamentalistas suena muy parecido a lo que los nazis decían de los judíos en la Segunda Guerra Mundial -añadió Rhoda.

– No puedes culpar a Christopher ni a las Naciones Unidas de lo que digan los medios -contestó Decker.

– No, pero si Christopher es tan bondadoso como usted lo pinta, creo que cabría esperar de él algún intento de matizar la impresión que los medios están dando de los fundamentalistas. Él jamás permitiría que se lanzaran semejantes acusaciones contra ninguna otra minoría, ¿no es así? ¿Por qué entonces habría de hacer oídos sordos cuando se trata de los fundamentalistas?

Decker quería contestar, pero no estaba seguro de tener la respuesta. Tal vez Rhoda tuviese razón. Tal vez tuviese él parte de culpa.

– El judaísmo y el cristianismo son las únicas religiones que pueden ser demostradas a partir de evidencias materiales, y aun así son las únicas cuyos seguidores están siendo perseguidos.

– Sí, bueno, ya he oído eso en boca de Rosen. Pero ¿cómo podéis realmente demostrar nada? -preguntó desviando la conversación del tanto que se había marcado Rhoda-. ¿Cómo puedes estar segura al cien por cien de que ni siquiera estemos manteniendo esta conversación? A lo mejor no es más que un sueño.

– La cuestión no es si puedo estar segura al cien por cien de algo -contestó Rhoda-. Lo que de verdad importa es esto: ¿existen pruebas suficientes para que sea absurdo creer otra cosa? Hay evidencias más que de sobra de que Jesús fue el Mesías como para convencer al peor de los escépticos si se tomase el tiempo de examinarlas en lugar de descartarlas desde un principio. Con el cristianismo la cuestión no está en si se puede creer, sino en si se quiere creer.

Decker meneó la cabeza con frustración.

– Rhoda, no hay necesidad de nada de esto. Christopher se ofreció a aceptar al KDP, y estoy convencido de que estaría dispuesto a volver a hacerlo sólo con que ellos se apearan de su intransigente reivindicación de estar en posesión de la verdad absoluta y dejaran de decir que cuantos estén en desacuerdo arderán en el infierno. Podéis incluso venerar a Jesús si queréis. Christopher es muy tolerante con todas las creencias; no le importa que alguien sea budista o hindú o sij o musulmán o de cualquier otra religión. Hay millones de cristianos que han aceptado la comunión.

– Ningún cristiano puede aceptar la comunión o la marca. Quienes lo hayan hecho son sólo cristianos de nombre y están perdidos para siempre.

– Rhoda -dijo Decker exasperado-, es precisamente esa intolerancia la causante de todo el problema. ¿Por qué no reconocer sencillamente que pueda haber otros con acceso a una parte de la verdad que vosotros y el KDP desconocéis?

– Sé que nuestras creencias deben de sonar intolerantes, señor Hawthorne, pero son todo lo contrario, porque la verdad única, el único camino a Dios en el que creemos está completamente abierto a todos, y es completamente libre, totalmente accesible y disponible para todos. Lo único que nos separa de Dios es nuestro deseo de acudir a él. Y yo le pregunto -dijo, recurriendo a las palabras que Saul Cohen le dirigió en una ocasión a su marido-: ¿Sería estrecho de miras decir que sólo existe un elemento que todos deben respirar para vivir? Sé que me va a decir que el aire está al alcance de todos. Pero, señor Hawthorne, también lo está Dios. La Biblia dice que Dios se ha dado a conocer en el interior de cada uno de nosotros. [74] Eso incluye a judíos y gentiles, a hindúes y budistas, a musulmanes, cristianos, ateos, agnósticos y paganos. Esto no es ninguna búsqueda del tesoro, donde se llevan el premio los afortunados o los astutos, ni tampoco un concurso donde estemos obligados a elegir a ciegas entre el dios detrás de la puerta número uno, la puerta número dos o la puerta número tres. En nuestro interior, todos sabemos ya cuál es la puerta correcta. Dios nos llama y nos dice cómo es, quién es y dónde podemos encontrarle. Puede que no conozcamos su nombre, pero conocemos su naturaleza, conocemos su llamada, y podemos ser testigos de su poder a lo largo y ancho del universo. Pero depende de cada uno de nosotros decidir si responderemos o no a la llamada de Dios.

»Si una persona ama a Dios y ama al prójimo como a sí misma, entonces, cuando así lo estime Dios, se le irá revelando más y más a esa persona, hasta que finalmente se dé cuenta de que el Dios al que sirve es, de hecho, el Dios de la Biblia, y que el que ha pagado por el perdón de sus pecados es el hijo de Dios, Jesús.

»En cuanto a quiénes van al infierno, lo cierto es que nadie tiene que ir al infierno. Es más, los únicos que lo hacen son aquellos que se niegan a ir al cielo. La condenación es una sentencia que nos imponemos a nosotros mismos. Si alguien busca a Dios de verdad, entonces Dios proveerá a esa persona con la sabiduría necesaria para salvarse. La conclusión, señor Hawthorne, es la siguiente: Dios es, Dios ama y Dios puede ser hallado.

Era evidente que Rhoda había concluido, pero Decker permaneció en silencio, sin querer discutir más sobre el tema.

– He de visitar a algunos pacientes más -dijo Rhoda cuando quedó claro que Decker no iba a responder-. Si quiere, usted y Decker pueden seguir explorando la zona. Cenaremos nada más ponerse el sol.

– Claro -repuso Decker-. No te preocupes por nosotros.

– De acuerdo -dijo ella, y entonces se dirigió al pequeño Decker-: Tómatelo con calma. No canses al señor Hawthorne.

– Sí, madre -contestó educadamente Decker Donafin.

Rhoda le dio un beso y luego se alejó.

* * *

– Bueno, así que estamos solos tú y yo -dijo Decker cuando Rhoda se hubo marchado-. ¿Adónde quieres ir primero?

– ¿Podemos ir al monumento del León? -preguntó el pequeño.

– ¡Pues claro! -contestó él con entusiasmo, ignorando la escalada que les esperaba.

* * *

Los dos Deckers pasaron el resto de la tarde andando, escalando y explorando. En el interior de uno de los túneles que habían sido excavados para comunicar dos fachadas adyacentes, tuvieron que abrirse camino a tientas a través de una negrura casi impenetrable. Decker sintió que el pequeño le daba la mano. Estaba tan oscuro que resultaba imposible ver nada.

– ¿Tienes miedo a la oscuridad? -preguntó Decker al niño cuando notó que le apretaba la mano.

– Mi madre dice que no hay que asustarse porque Yeshua siempre está conmigo -contestó el niño-. ¿Tú tienes miedo?

– Un poco -repuso Decker.

– Sí, yo también -admitió Decker Donafin-. Un poco.

– Pues vayamos a otro sitio entonces.

Decker Donafin asintió, aunque Decker Hawthorne no pudo verlo, por supuesto.

Después de visitar unos cuantos monumentos más, Decker insistió en que parasen a descansar, y se recostaron contra un saliente de piedra en la base de Ad Dier (el monasterio). Pasaron unos momentos sin que ninguno de los dos hablase, el mayor porque intentaba recuperar el aliento, y el pequeño porque le daba vueltas a algo en la cabeza; entonces, Decker Donafin rompió el silencio.

– Yo creo que recuerdo a mi padre bastante bien -dijo-, pero hay veces que mamá, Tom o Rachael hablan de él y es de cosas de las que no consigo acordarme.

Por fin había salido a la superficie; lo único en lo que no habían dejado de pensar en todo el rato que habían pasado juntos: sus recuerdos de Tom Donafin. En todo cuanto habían hecho ese día, los recuerdos habían estado ahí, flotando en la mente de ambos. Y, sin embargo, ninguno de los dos había hecho mención de él. Todo lo que el pequeño Decker hacía o decía había recordado a Decker a su viejo amigo o le había llevado a pensar en las diferencias entre padre e hijo. Del mismo modo, el pequeño Decker había observado al mayor preguntándose hasta qué punto aquel hombre, en cuyo honor llevaba su nombre, se parecía al padre que ahora se esforzaba por recordar.

– Le echo mucho de menos.

– Yo también le echo de menos -dijo Decker.

– Mi madre dice que era bueno y que amaba a Dios. Dice que volveremos a verle pronto, cuando Yeshua regrese.

Decker no estaba muy seguro de cómo contestar.

– Era un buen amigo -consiguió decir pasado un momento.

– Mamá dice que usted estaba con mi padre cuando murió.

– Sí -contestó Decker. Aquél era un recuerdo doloroso y deseó que el chico no le hiciera más preguntas sobre el asunto. Pero no tenía de qué preocuparse; Decker Donafin no tenía intención alguna de preguntar acerca de los detalles. Después de pasar unos momentos en silencio, Decker bajó la mirada hacia el chico y se encontró con unos ojos llenos de lágrimas. Vaciló y luego se agachó para abrazarle. Decker Donafin le rodeó con sus brazos sin reprimir las lágrimas.

* * *

Esa noche después de cenar, Decker volvió a entretener a los hermanos Donafin con viejas anécdotas de las aventuras y desventuras que él y Tom habían corrido juntos, y que ya casi había olvidado. Rhoda ya había escuchado algunas de las historias de boca de Tom, pero la versión ligeramente diferente de Decker le hizo preguntarse si alguno de los dos recordaba los hechos tal y como habían sucedido. Decker les contó cómo él y Tom habían sido capturados y trasladados al Líbano, aunque prefirió no mencionar las torturas a las que habían sido sometidos. Los hermanos Donafin sabían que su padre había sido secuestrado en el pasado, pero no que su cautiverio hubiese durado casi tres años.

Las anécdotas no se prolongaron tanto esa noche; Decker fue el primero en caer dormido, seguido de Tom y Rachael. De nuevo, Rhoda y Decker salieron de la tienda para charlar un rato más.

– ¿Se irá mañana? -preguntó Rhoda.

– A primera hora -contestó él, sorprendido de la seguridad con que lo había dicho.

– Está usted más que invitado a quedarse con nosotros -dijo Rhoda-. Fuera de Petra sólo encontrará muerte.

Decker meneó la cabeza.

– Despídete de Decker de mi parte.

– Es probable que tenga oportunidad de hacerlo personalmente. Es muy madrugador. Y supongo que querrá verle antes de que se vaya.

Decker asintió.

– Me encantaría.

* * *

Esa noche, Decker permaneció despierto repasando los sucesos de los últimos días. Ya no se preocupaba en pensar si algún día saldría vivo de Petra para regresar a Babilonia. Algo le decía que así iba a ser. Ahora sus pensamientos se centraban en el joven Decker, en Rhoda, y en el resto de la familia Donafin. Pensó también en el resto de habitantes de Petra, que yacían apretados, acurrucados unos contra otros, con aquel temor confuso y mal fundado a lo que creían estaba ocurriendo en el mundo exterior. Durante el tiempo en que no los consideraba nada más que meros seguidores del KDP, había podido ignorar el hecho de que eran personas. Pero ahora que los había visto cara a cara, que había hablado con ellos, sintió que empezaba a comprenderles. Le avergonzó que hubiese hecho falta que le secuestraran para darse cuenta. Incluso Scott Rosen, con todos sus fallos, se limitaba a hacer lo que creía que era lo mejor. Aunque sin saber muy bien cómo, Decker estaba decidido a encontrar la forma de llegar hasta ellos, de hacerles saber que Christopher no era su enemigo y que lo que había prometido al mundo no era motivo de temor, sino más bien de alegría.

Mientras volaban a Jerusalén después de su resurrección, Christopher había dicho que el papel de Decker en su proyecto era el de trasladar su mensaje a quienes no estaban familiarizados con los conceptos de la Nueva Era, y Decker había cumplido bien con su función hasta el momento. Pero de ello hacía más de tres años y el trabajo estaba casi completado. El mensaje de Christopher sobre la evolución de la Humanidad ya era conocido en todo el planeta. La mayoría de sus habitantes había experimentado alguna clase de poder clarividente, telepático, telequinésico o sanador, y el ochenta y siete por ciento de la población ya había recibido la comunión y la marca. Ahora que recapacitaba sobre ello, se le ocurrió a Decker que, en efecto, se había hecho a sí mismo prescindible.

Pero ahora tenía una nueva misión, un nuevo trabajo que hacer; convencer incluso a quienes se oponían a Christopher. E, irónicamente, era Scott Rosen quien le había proporcionado a Decker los medios para que esa conversión fuera posible. Rosen le había hablado de las calamidades que pronto asolarían la Tierra, y tanto Rosen como Rhoda le habían expresado su convencimiento de que Christopher respondería a ellos reuniendo un ejército para marchar sobre Petra. En buena parte se trataba de una profecía que acarreaba su propio cumplimiento. Enfrentado a una nueva devastación, Christopher se vería obligado a responder a los agentes de Yahvé que la hubiesen precipitado. Si Decker conseguía alterar los sucesos anunciados por el KDP, haciendo que Christopher no marchase sobre Petra, entonces el KDP y sus seguidores tendrían que admitir que se habían equivocado. Y esa equivocación podía significar que se equivocaban también en otros asuntos. La infalibilidad de la que presumía el KDP hacía que el dominio que ejercía sobre sus seguidores fuese a la vez férreo y débil. Como un castillo de naipes, sólo hacía falta retirar una carta, hacer que una de sus profecías fallara, para que toda la estructura se viniese abajo.

Aun cuando todo lo demás fuese verdad, aun cuando todas las calamidades que anunciaban de verdad azotasen la Tierra, todavía era posible cambiar las cosas. En lugar de reunir un ejército para marchar sobre Petra en son de guerra, Christopher podía enviar una comitiva de paz o podía incluso no hacer nada. De esta forma podía cortocircuitar la profecía, evitar que se hiciera realidad, y demostrar su verdadero talante como hombre de paz y líder benevolente, en lugar de como la bestia demoníaca que el KDP creía que era.

Podía ser incluso que conociendo los planes del KDP, Christopher pudiera tomar las medidas necesarias para limitar los efectos de las plagas que anunciaban.

Scott Rosen había ordenado el secuestro y traslado de Decker a Petra para convencerle de que Christopher era malvado y Yahvé bueno. Mientras daba media vuelta en la cama para irse a dormir, Decker se dio cuenta de que las acciones de Rosen no eran más que un ardid del destino, que, como tantas veces antes, volvía a situar a Decker en el sitio adecuado, en el momento oportuno. No había duda de que la verdadera razón por la que le habían traído a Petra era para que conociera y entendiera a su gente, y así poder dar con la forma de convencerles de la verdad sobre Yahvé y Christopher.

* * *

– Señor Hawthorne.

– Señor Hawthorne.

– Despierte, señor Hawthorne, es hora de irse.

Decker abrió los ojos y miró a su alrededor. Al retorcerse para cambiar el peso de lado y poder incorporarse, las cuerdas que le ataban las manos y pies se le deslizaron como un par de guantes y de zapatos demasiado grandes.

– Es hora de irse, señor Hawthorne -oyó que decía de nuevo la voz de un joven.

Decker se frotó los ojos y se volvió hacia el lugar de donde provenía la voz. Ya no estaba en Petra; había regresado al Líbano y volvía a ser un rehén de Hezbolá. En el vano de la puerta abierta de su cuarto había un chico de catorce años. Era Christopher Goodman.

– ¿Christopher? -preguntó Decker totalmente desconcertado ante tan inesperado giro de los acontecimientos.

– Sí, soy yo, señor Hawthorne -respondió Christopher.

– ¿Qué haces tú aquí? -preguntó Decker incrédulo y confuso.

– Es hora de irse, señor Hawthorne. He venido a buscarle -dijo Christopher sin intención de ofrecer más explicaciones.

Christopher salió del cuarto y le hizo una señal para que le siguiera. Decker levantó los cincuenta y dos kilos en los que se había quedado y siguió a Christopher fuera de la habitación en dirección a la puerta principal. A mitad de camino vaciló. Intentó recordar, se olvidaba de algo muy importante, algo que no podía dejar atrás.

– ¡Tom! -exclamó de repente-. ¿Dónde está Tom? -se preguntó recordando al amigo que no había vuelto a ver desde que los trasladaron al Líbano.

Christopher vaciló y luego levantó el brazo lentamente y señaló hacia otra puerta. Decker la abrió con sigilo, atento a cualquier señal que le advirtiera de la presencia de los secuestradores. No había ni rastro de ellos. En el interior, Tom estaba tumbado sobre una alfombrilla idéntica a la que él había usado durante casi tres años para dormir, sentarse, comer… vivir, en definitiva. Tom yacía de cara a la pared. Decker entró y empezó a desatar las cuerdas que ataban los pies de su amigo.

– Tom, despierta. Nos vamos de aquí -le susurró.

Tom se incorporó y miró a su libertador. Durante un instante se quedaron los dos allí quietos, mirándose fijamente a los ojos. Por fin, Decker consiguió desviar la mirada y se puso a desatar las manos de Tom. No se había visto en un espejo durante todo aquel tiempo de cautiverio, y aunque sí podía ver su cuerpo descarnado, no se había vuelto a ver el rostro, allí donde más evidentes eran los efectos del cautiverio. Ahora el rostro de Tom le reveló el estado tan lamentable en el que ambos se encontraban, y fueron tantos el dolor y la compasión que sintió por su amigo que tuvo que apartar la vista para no llorar.

Una vez fuera del piso, Decker y Tom recorrieron el pasillo con cautela desando no ser descubiertos. Christopher, en cambio, marchaba delante de ellos en lo que les pareció una actitud despreocupada y ajena a la gravedad de la situación. Bajaron tres tramos de escaleras, en cuyos escalones se apilaban basura y restos de escayola y de cristales rotos. Seguía sin haber ni rastro de los secuestradores. Al salir al exterior, la brillante luz del sol golpeó el rostro de Decker, que cerró los ojos ante su calidez y resplandor.

– Señor Hawthorne.

– Señor Hawthorne.

Decker abrió los ojos y miró a su alrededor esforzándose por recordar dónde estaba. En el vano de la puerta estaba Decker Donafin. Seguía en Petra.

– Despierte, señor Hawthorne, es hora de irse.

Los ojos de Decker se llenaron de espanto al comprender, de pronto, lo que Tom Donafin había querido decir con sus últimas palabras.

12

JUDAS

Domingo 7 de junio, 4 N.E.

Desierto de Jordania, norte de Petra

La polvorienta camioneta cuatro por cuatro gris atravesaba a toda velocidad el desierto al norte de Petra a campo través, sorteando a su paso rocas y surcos. Hacía ya rato que había descartado conversar con su pasajero, que no había pronunciado más de diez palabras desde que se subió al vehículo fuera del siq, en Petra, una hora antes, de modo que la conductora dejó que sus pensamientos se concentraran en los planes para su inminente boda. Cuando recibió el encargo de llevar a Decker hasta Jerusalén, había esperado encontrarse con un pasajero hostil, todavía enfurecido por su secuestro. Sin embargo, éste parecía estar casi en trance, tan inmerso en sus pensamientos que era como si ella no estuviera allí. Una y otra vez se pasaba la mano derecha por la mejilla y por la cabeza, tirándose levemente de su pelo ralo y encanecido, cada vez que los dedos lo atravesaban. Alternando movimientos nerviosos, golpeteos de los pies sobre el suelo y un gesto petrificado, Decker intentaba comprender, intentaba pensar en qué podía habérsele pasado por alto. Pero parecía no haber duda alguna sobre lo que Tom había querido decir.

Christopher iba a abandonarle en el Líbano.

Decker pensó, con los ojos entrecerrados por la concentración, que debía de haber sido el paralelismo de su situación actual con lo ocurrido en el Líbano hacía todos esos años lo que había provocado que se repitiera el sueño. Hasta ahí era fácil de entender. Pero eso no invalidaba el significado más amplio. ¿Cómo podía haber estado ciego tanto tiempo? Tantos años y no se le había ocurrido hasta ahora. ¿Había sido algo accidental? Un único pensamiento y sus terribles implicaciones llenaban su mente. No tenía sentido; no podía haber sido accidental. Decker sabía que, de tener razón, había dado con el único fallo en un plan perfecto. La vacilación de Christopher cuando Decker preguntó por Tom había resultado tan insignificante en el momento, pero si tenía razón…

Pasó otra hora y la camioneta llegó a una carretera. De un tumbo, se incorporó al asfalto abrasado y giró hacia el oeste. La mente de Decker viajó en un instante a la carretera del Líbano donde él y Tom Donafin habían sido rescatados por el convoy en el que viajaba el embajador Jon Hansen. Se preguntó si aquel encuentro había sido tan fortuito como parecía.

Unos cinco kilómetros más adelante, la conductora abandonó la carretera y se detuvo en la cuenta detrás de una ranchera de carrocería japonesa.

– La llave está en la guantera -dijo al tiempo que le tendía una cantimplora llena de agua-. No tiene más que seguir hacia el oeste unos treinta kilómetros más y llegará a Jericó.

– Gracias -dijo Decker, que todavía ensimismado cogió la cantimplora y la bolsa de cuero con la Biblia de Elizabeth, y se apeó de la camioneta.

La temperatura superaba con mucho los treinta y ocho grados centígrados y el sol descargaba toda su fuerza desde un cielo completamente despejado, pero Decker era totalmente ajeno a esos detalles. Anduvo hasta el coche, abrió la puerta sin pensar, entró, y la volvió a cerrar. La conductora que le había traído hasta aquí desde Petra permanecía sentada en el fresco interior climatizado de la camioneta, esperando a que arrancara el coche, pero Decker, a pesar del calor, no hizo nada. Sólo se quedó allí sentado, absorto en sus pensamientos. Por fin, cuando la mujer ya estaba a punto de acercarse para comprobar si se encontraba bien, Decker recordó algo sobre una llave en la guantera y se inclinó para buscarla.

Sin volver la vista atrás hacia la mujer, Decker arrancó y se puso en camino. Sólo la intensidad del calor del volante al contacto con sus manos desnudas consiguió romper su concentración, así que echó mano a la falda de la camisa para agarrar el volante, mientras buscaba la forma de poner en funcionamiento el aire acondicionado. Fue una suerte que el coche estuviese orientado hacia Jericó, porque no recordaba las indicaciones de la mujer ni sabía adónde se dirigía.

* * *

Decker pasó sin incidentes el control de la frontera de Israel, aunque la llegada de un alto funcionario de Naciones Unidas sin previo aviso puso algo nerviosos a los soldados de la ONU que custodiaban el paso. Nada en la reacción de los guardas hacía pensar que se hubiese denunciado su desaparición. Por lo visto, Rosen había estado en lo cierto: Decker viajaba con tanta frecuencia que después de haber estado fuera sólo cuatro días, nadie le había echado en falta. Este hecho lo alivió un poco; necesitaba tiempo para recapacitar antes de empezar a ofrecer explicaciones sobre dónde había estado y lo que le había ocurrido.

Encontró un pequeño restaurante apartado de todo donde pensó que era muy improbable que alguien fuera a reconocerle. Mientras comía, se debatía sobre qué paso dar a continuación. Para empezar tendría que hacer una llamada para hacer saber dónde estaba y que se encontraba bien; bien, pensó con dolorosa ironía, eso sí que era relativo. Decidió que lo mejor sería telefonear a Debbie Sánchez, su segunda de a bordo, decirle que se había tomado unos días de descanso y que aún estaría fuera una semana o más. Ella podía encargarse de decírselo a quien tuviera que saberlo. Eso sería suficiente, pensó; a Debbie probablemente le molestaría que él no la hubiese informado de sus planes con mayor antelación, pero hacía muy poco tiempo que ocupaba su puesto, y no estaba en posición de cuestionarle o exigirle una explicación. Cuando se le pasara el enfado, es probable que aceptara con gusto la oportunidad de estar al cargo durante un tiempo.

Decker cruzó los dedos y deseó que el vídeo del teléfono estuviera estropeado; ya iba a resultarle suficientemente difícil fingir con la voz que no pasaba nada como para además tener que poner buena cara. Podía desconectar el monitor, pero eso no haría más que levantar sospechas; y no podía mentir y decir que el aparato estaba estropeado, porque el monitor de ella le indicaría que el suyo estaba desconectado.

Poniendo la mejor cara que pudo, Decker marcó el número. Debbie Sánchez llevaba trabajando para él menos de un año y, aunque era una mujer muy inteligente, Decker tenía la esperanza de que no fuera capaz de ver más allá de su representación.

– Oficina de la señora Sánchez -dijo una mujer. Decker miró al rostro que aparecía en la pantalla. Era Kwalindia Oshala, la ayudante administrativa de Debbie Sánchez.

– ¡Señor Hawthorne! -exclamó. Por la inflexión en su voz y la expresión de su cara era evidente que se sorprendía de verle. Aquello no era buena señal; era evidente que sí que les había preocupado su repentina ausencia, aun cuando no hubiesen iniciado una búsqueda en toda regla.

– Sí -contestó Decker, como si nada pasara y no hubiese notado su sorpresa-. Páseme a la señora Sánchez.

– Señor -repuso ella-, ha salido. Le está cubriendo en una reunión de la Asociación Mundial de la Prensa.

Decker había olvidado el discurso que se había comprometido a pronunciar ante la asociación, y por un instante se sintió culpable por no cumplir con el compromiso.

– ¿Y Martin? -preguntó refiriéndose al ayudante de Debbie Sánchez.

– Está cubriendo a la señora Sánchez en una reunión en Beijing -contestó.

Decker no quería dejarle un mensaje a una secretaria. Desde luego que ése no iba a resultar un comportamiento demasiado adecuado para alguien que llevaba cuatro días sin dar señales de vida. Rápidamente descubrió que tampoco tenía otra opción.

– Señor Hawthorne -dijo Kwalindia-, Jackie Hansen me dejó recado de que la avisara de inmediato si llamaba usted. Dijo que no le colgara el teléfono sin que ella hubiese hablado antes con usted.

Decker pensó a toda velocidad, pero no se le ocurrió nada. Las cosas no estaban saliendo como él las había planeado. La insistencia de Jackie sólo podía significar que Christopher quería hablar con él, y él no estaba preparado ni mucho menos para hacerlo todavía, por lo menos no hasta que tuviera tiempo suficiente para recapacitar detenidamente sobre todo el asunto. Pero tampoco podía negarse a hablar con ella. No había nada que hacer, salvo esperar poder hablar brevemente con Jackie e intentar aparentar que todo iba bien.

– Pásemela -dijo reticente, con una sonrisa forzada.

– Jackie Hansen -contestó una voz un segundo después, antes de exclamar-: ¡Decker! ¿Dónde estabas?

Decker estaba a punto de contestar cuando escuchó otra voz que provenía de fuera del ángulo de visión de la cámara.

– ¿Decker? -dijo la voz. Era Robert Milner-. ¡Déjame hablar con él! -Al momento Milner apareció en la pantalla del monitor-. Decker, ¿dónde has estado? ¿Estás bien? ¡Estábamos a punto de poner en marcha los equipos de búsqueda!

Decker gruñó para sí, pero mantuvo en su rostro una sonriente expresión de inocencia.

– No es nada -contestó-, sólo que decidí que necesitaba unas vacaciones.

A Milner le dejó estupefacto por unos instantes que Decker pudiera trivializar de esa manera su preocupación, no ofreciéndoles ni siquiera una explicación.

– Estoy convencido de que te las mereces -dijo, por fin-, pero es costumbre dejar dicho… aunque sea a alguien de tu oficina, adonde vas y cuándo regresarás.

– Lo siento de veras -dijo, a la vez que intentaba dar con alguna mentira creíble-. Se lo mencioné a Debbie Sánchez antes de irme. Supongo que no le di mayor importancia. Tendría que haber sido más claro. Pero desde luego que no era mi intención que nadie se preocupara por mí.

– Bueno, mientras estés bien -interrumpió Jackie.

– Sí, estoy bien. Espero que Christopher…

– No -repuso Jackie, anticipándose a la pregunta de Decker-. Le pregunté por ti ayer, pensando que a lo mejor te había enviado él a alguna parte con alguna misión; pero no le dije por qué preguntaba ni tampoco le mencioné que nadie sabía dónde estabas. No quería preocuparle antes de enterarme de si de verdad pasaba algo malo. Ya tiene suficientes cosas en la cabeza en este momento.

– Bien, bien -dijo Decker. La expresión de alivio que ahora reflejó su rostro era del todo sincera.

– Entonces, ¿cuándo podemos contar contigo? -preguntó Milner.

– No estoy seguro -contestó Decker. Le hubiese gustado dejar el asunto de su regreso abierto, pero sabía que tenía que darles una respuesta más concreta-. Puede que dentro de una semana -dijo finalmente.

– ¿Dónde vas a estar? -preguntó Jackie.

Decker no quería contestar. Necesitaba tiempo para pensar sin interrupciones, y una vez concluida la conversación, no quería tener que hablarle a nadie del círculo de Christopher durante un tiempo. Pero sería mucho peor recibir una llamada del propio Christopher; Decker estaba convencido de que Christopher se olería enseguida que algo iba mal. Con todo, seguía teniendo que dar una respuesta.

– Estaré en mi casa de Maryland -dijo, por fin-. Os veré a la vuelta -añadió, deseando dar así por terminada la conversación.

– De acuerdo -dijo Jackie, obedeciendo instintivamente a su deseo de cerrar la conversación-. Bueno, pues me alegro de que estés bien.

– Gracias -contestó Decker.

– Diviértete -dijo Milner sin demasiado entusiasmo-. Y la próxima vez que decidas cogerte unos días, asegúrate de que llevas el móvil encima.

– Sí, lo siento -dijo Decker-. Me parece que me lo dejé en el despacho.

Y con su disculpa, Decker concluyó la llamada. «Milner sabe que algo va mal -pensó-. No me ha creído.» Decker repasó atropelladamente cuanto había dicho, en busca de algo que pudiese haberle delatado. Entonces lo recordó: Debbie Sánchez no estaba en la oficina el día antes de que lo secuestraran. Si Milner investigaba un poco, su error seguro que iba a alimentar sus sospechas acerca de que algo no iba nada bien.

Antes de salir del restaurante, Decker hizo aún dos llamadas más; la primera para reservar un billete en el próximo vuelo de la ONU a Estados Unidos, y la otra para avisar a Bert Tolinson, el hombre de la agencia que se encargaba de cuidar de su casa, y pedirle que tuviera la casa lista para una larga estancia.

* * *

Esa misma noche, Decker cogió un vuelo militar de Naciones Unidas de Tel Aviv a Nueva York. Aunque el avión carecía de las comodidades a las que Decker estaba acostumbrado, el vuelo iba de vacío exceptuando la tripulación, de modo que pudo disfrutar de toda la privacidad que quiso. A pesar de intentarlo, no pudo conciliar el sueño. Desde Nueva York cogió un vuelo al aeropuerto nacional Ronald Reagan de Washington. Fue en este segundo tramo del viaje, ya de camino a su casa en Derwood, donde empezó a ocurrírsele algo que no tardaría en descubrir tenía un significado mucho más trascendental del que jamás hubiese imaginado.

Después de echarle una carrera al sol a lo largo de siete zonas horarias, Decker llegó a su casa en Maryland. Entonces, a pesar de todo lo que se le agolpaba en la cabeza y después de visitar la tumba de su familia en el patio de atrás, Decker regresó al interior y se quedó dormido al instante.

Lunes 8 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

Decker rodó en la cama hasta quedar boca arriba y dejó que sus ojos se abrieran una raya. Luego, los volvió a cerrar, gruñó y volvió a quedarse dormido. Pasaban siete minutos de las doce del mediodía cuando por fin pudo despertarse del todo. Y lo hizo con un único y clarísimo pensamiento, resultado sin duda de haber sido sometido a varias horas de deliberación por su mente inconsciente. El cuerpo y la mente descansados, y a plena luz del día, con el sonido de los pájaros cantando afuera, le pareció inconcebible que hubiese podido imaginar algo tan terrible sobre Christopher. Por supuesto que había cosas que necesitaban una explicación, pero debió de haberse vuelto loco momentáneamente para llegar a pensar que… Ni siquiera quería recordar lo que había pensado. Era completamente absurdo. Agitó la cabeza incrédulo y con algo más que un poco de bochorno.

Claro que había que tener en cuenta las circunstancias atenuantes que le habían provocado la falta de lucidez a Decker. Después de todo, lo habían secuestrado; y aunque, aparentemente, el KDP no había tenido intención alguna de hacerle daño, él no lo había sabido hasta el final. Había sido una experiencia traumática, y se dio cuenta de lo torpe que había sido al creerse inmune a sus devastadores efectos. Uno de los cuales había sido, sin duda, quedar indefenso ante las sugerencias: las de Scott Rosen y las del sueño.

El despertador junto a la cama marcaba las doce y media de la tarde. Si le añadía ocho horas, significaba que eran las ocho y media de la tarde en Babilonia. Estuvo un rato dándole vueltas a si debía telefonear o coger un avión de regreso. Optó por la segunda alternativa. Pero por el momento iba a levantarse, bajar abajo y prepararse un desayuno. Luego haría una llamada y se enteraría del horario de salida del próximo avión a Babilonia.

Decker abrió las puertas de la nevera y del congelador a la vez. Bert Tolinson había hecho bien su trabajo, allí estaban todos sus platos favoritos. Por un segundo pensó que, después de todo, a lo mejor no regresaba tan pronto. Que de verdad podía tomarse unas vacaciones. Mientras preparaba el desayuno, con el aroma de beicon, gofres y café flotando en el aire, le costó no pensar en días mejores; en los días en que madrugaba y compartía el desayuno con Hope y Louisa antes de salir para el colegio; en los días en que Elizabeth y él iban juntos en coche hasta el aparcamiento junto a la estación de metro. Nada iba a devolverle aquello.

Pero recuperaría a Elizabeth.

Christopher se lo había prometido. La felicidad que le produjo aquel pensamiento hizo que le repugnara todavía más la idea de haber podido llegar a dudar de Christopher.

Decker se llevó el desayuno al salón y encendió el televisor. No era lo mismo que compartir el desayuno con otra persona, pero sí mejor que hacerlo solo.

La pantalla se iluminó al instante y le recibió con una imagen del todo insólita: la presentadora del telediario lucía parches en la frente, la mejilla, la barbilla y otros dos en el cuello. Era evidente que no se encontraba nada bien. Al principio pensó que la mujer había tenido un accidente o que había sido víctima de un atraco, pero luego resultó que no era la única en ese estado. La cámara abrió cuadro y en la imagen apareció otro presentador, también cubierto de parches. La imagen pasó entonces a mostrar a un reportero que, apostado en una calle casi desierta, entrevistaba a los pocos vecinos que pasaban por allí. De haberse fijado Decker más atentamente en el fondo de la imagen, habría reconocido el lugar como el DuPont Circle de Washington, situado no lejos de la sede central de la revista News World, para la cual él y Tom Donafin habían trabajado, y que era una de las zonas más concurridas de la ciudad. Pero a Decker no le interesaba saber dónde se encontraba el reportero. Lo que había llamado su atención era que casi todos los que aparecían en la imagen lucían parches parecidos. Los pocos que no, exhibían debido a la ausencia de gasas y esparadrapo lo que el resto había conseguido ocultar: unas feas llagas de color rojo.

– Función pausa -dijo, y la imagen del televisor se congeló-. Reiniciar desde el principio de este programa.

Al instante, el programa volvió a empezar desde el primer minuto de emisión. Ésta era una de las funciones más útiles que Decker encontraba en la televisión interactiva. Sin perderse nada, se podía volver a pasar cualquier programa de los emitidos en los dos últimos meses. Incluso era posible, tal y como estaba haciendo en ese momento, reiniciar un programa en emisión accediendo a una grabación de vídeo con demora.

La reproducción del programa desde el principio reveló que éste estaba dedicado íntegramente a un inexplicable brote de lesiones que afectaba a la práctica totalidad de la población mundial. Según el presentador del estudio, la epidemia había comenzado con un enrojecimiento de la piel y ligeros picores, cuyo agravamiento había dado lugar primero a la formación y finalmente a la erupción de las llagas. Decker recordó de pronto algo que había visto y a lo que no había atribuido mayor importancia; recordó haber visto a gente rascándose; no de forma alarmante, pero sí repetidamente. Sobre todo en el puente aéreo desde Nueva York y en el viaje en metro desde el aeropuerto. Sin embargo, al hacer memoria, recordó haber visto también rascándose a algunos de los miembros de la tripulación del avión militar de la ONU, y también a las personas del restaurante donde había comido en Jerusalén. Luego, mientras evocaba la llamada telefónica con Jackie Hansen, recordó que ésta tenía una mancha rojiza en el brazo.

Decker empezó a saltar de canal en canal. En la mayoría de las cadenas de interés general la imagen era similar: periodistas doloridos y vendados que entrevistaban a representantes vendados de las autoridades sanitarias o a políticos vendados o a transeúntes vendados en la calle. Casi todas las empresas y comercios habían tenido que suspender su actividad. Sólo los más tenaces se aventuraban a salir. La mayoría de los gobiernos de todo el mundo prestaban ya solamente los servicios más esenciales. Luego, empezaron a emitirse recomendaciones de las autoridades sobre cómo tratar las lesiones para evitar infecciones, y también comenzaron a llegar noticias sobre las largas colas de gente que esperaban para comprar gasas, esparadrapo y analgésicos a la puerta de las pocas farmacias que permanecían abiertas.

«En cuanto a la causa de las lesiones -estaba diciendo uno de los reporteros-, la mayoría de los expertos afirma que es todavía demasiado pronto para que se hayan podido recoger y analizar muestras, pero un especialista del Centro de Control y Prevención de Enfermedades ha comentado a esta cadena de manera extraoficial que existe un factor claramente diferenciador entre los que tienen las llagas y los que no. Por lo que se ha podido determinar hasta el momento, sólo presentan llagas los individuos que han recibido la comunión… Resulta tristemente irónico que tantas personas hayan tomado la comunión porque ésta iba a proporcionarles buena salud, y que ahora todo apunte a que la comunión sea la causa misma de esta misteriosa plaga.»

«Ya ha empezado -pensó Decker-. Esto es a lo que se refería Rosen cuando dijo que las cosas iban a empeorar mucho y muy rápidamente. Tiene que existir alguna conexión entre lo que está ocurriendo y la razón de que haya visto a tantos KDP llegando a Petra.» Pero más allá de establecer la relación, Decker no tenía la más mínima idea de cuál era el siguiente paso en los planes del KDP.

* * *

Decker no telefoneó ese día para reservar el billete de regreso a Babilonia; tampoco lo hizo al día siguiente. Se convenció a sí mismo de que no había prisa y de que si aparecía en público y lo reconocían, no iba a caer bien el hecho de que alguien tan próximo a Christopher no tuviera ni marca ni llagas. Al mismo tiempo, Decker pensó que era absurdo ir a una clínica a recibir la comunión si con ello iba a llenarse de llagas. Tenía comida suficiente para unos cuantos días, y si necesitaba algo más, Bert Tolinson podía conseguírselo. Pensó que era mucho más razonable limitarse a esperar. Pero, en realidad, Decker empezaba a preguntarse una vez más si, después de todo, no se habría equivocado con el sueño. «¿Qué le había hecho cambiar de opinión? -se preguntó, aunque todavía no estaba del todo convencido de que ese cambio se hubiese producido-. ¿Por qué lo que había sido una certeza hacía tan pocas horas se había evaporado tan rápidamente? ¿Acaso pensaba ahora con mayor claridad o estaba de nuevo cayendo en el rol que había desempeñado dos mil años atrás, un papel que había representado tan bien que, dos mil años después, seguía llevando su nombre: Judas?»

13

MARCA ROJA

Miércoles 10 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

El miércoles por la mañana, dos días después de que empezara, Christopher se dirigió al planeta para abordar el alarmante suceso del brote de llagas. Decker miraba la televisión.

«Gentes de la Tierra -empezó Christopher con un tono sombrío, pero desafiante a la vez-. Gentes de la Nueva Era de la Humanidad -hizo una pausa-, todo lo que merece la pena tiene su precio… incluso en esta Nueva Era.

»Hoy no voy a perder el tiempo con tópicos. Lo diré simple y llanamente, la humanidad está siendo víctima de un ataque. Durante más de tres años, el mundo ha estado en paz; sin guerras, sin hambrunas, y con las enfermedades prácticamente erradicadas. El futuro de la Humanidad, nuestro futuro, amaneció como una brillante luz ante los ojos de todo el universo; un futuro que acogía a todos los pueblos con los brazos abiertos.

»Nadie ha sido obligado a unirse a nuestra causa, a ver nuestra visión, a hacer suya nuestra empresa. Cada individuo ha tenido la libertad de vivir su vida en paz. Es más, jamás en nuestra historia se había producido un cambio con la armonía con que lo ha hecho todo el planeta en ésta, la Nueva Era de la Humanidad.

»Pero parece que para algunos la libertad de elección es una carga demasiado pesada, incluso cuando son otros los que la ejercen. Al igual que sus predecesores espirituales -aquellos que se oponían a las libertades jurídica, sexual y reproductiva de la mujer; aquellos que imponían leyes poco realistas y puritanas contra las drogas; y aquellos que se oponían al derecho que cada individuo tiene para elegir el momento de su muerte-, nuestros opositores se oponen a la libertad de elección. No están dispuestos a permitir que otros ejerzan la libertad de tomar sus propias decisiones.

»Y, sin embargo, incluso cuando aquellos que se nos oponen recurrieron a atroces actos de violencia para que cerrasen las clínicas administradoras de la comunión, respondimos con las medidas justas para evitar que interfirieran con los derechos de otros.

»Hoy, todos cuantos amamos la Humanidad y la libertad conocemos y sentimos la angustia y el dolor que Yahvé inflige en su obsesión por ponernos obstáculos. Lo sabéis por las heridas que soportáis. Y aun así nuestros enemigos continúan reivindicando absurdamente que Yahvé es un dios de amor.

»Conozco vuestro dolor. Aunque yo no soporte las llagas, también he sufrido, e incluso muerto, para precipitar el advenimiento de la Nueva Era para toda la humanidad. Os lo ruego, no permitáis que este malestar temporal para el cuerpo físico, que estos viles ataques a la carne, os desvíen dé vuestra meta espiritual. No permitáis que el KDP o los fundamentalistas o ese dios demoníaco al que sirven nos detengan en nuestro caminar. Nuestra meta es demasiado noble, nuestra meta es demasiado elevada, nuestra ambición demasiado grande como para someternos a nadie, sea hombre o dios.

»Al contrario, llevad vuestras heridas como medallas de honor y desafío, y confiad en lo que os voy a decir: el mal que Yahvé y sus seguidores infligen no quedará sin respuesta. El único dominio que ejerce Yahvé sobre el planeta está en manos de sus confederados, el KDP y los fundamentalistas. Si su determinación se quiebra, lo harán también los últimos vestigios del poder de Yahvé sobre la Tierra.

»Para acabar con ese dominio, el Consejo de Seguridad ha autorizado las siguientes medidas. Primero, queda denegada la libertad de compraventa, bajo pena de arresto, a todo aquel que no haya recibido la marca y la comunión. Segundo, se han emitido órdenes de detención contra los líderes fundamentalistas y del KDP.

»La revocación del derecho de compraventa es una restricción más que justa para quienes por sus propios actos han demostrado su deseo de apartarse del resto de la Humanidad. Puesto que insisten en esa separación, que así sea. Ya veremos cómo salen adelante sin el resto de la sociedad. En cuanto a los líderes fundamentalistas, se les tratará con respeto, y aquellos que juren abandonar su lucha contra la Humanidad serán liberados bajo palabra.

»Hay muchos que dirán que estas medidas no son suficientemente contundentes o que temen que los fundamentalistas y el KDP respondan a ellas invocando plagas aún peores, pero no es nuestro deseo aplicar castigos preventivos. Tan sólo queremos hacer saber que las agresiones contra la Humanidad no quedarán sin respuesta. Confiamos en que esta advertencia haga comprender a quienes nos desean la peor de las suertes que no sólo no puede ser la Humanidad atacada impunemente, sino que además somos justos y compasivos, y que no imponemos castigos peores de lo que la ofensa exige.

»Con todo, a vosotros, nuestros enemigos -el KDP y los fundamentalistas-, a pesar del sufrimiento que habéis descargado sobre la Tierra debido a vuestra ciega obediencia a Yahvé, os tendemos todavía la rama de olivo de la paz. ¡Renunciad a vuestro dios de dolor y sufrimiento y os acogeremos como hermanos y hermanas!

»Pero si esta plaga continuara u otras la siguieran, habéis de saber lo siguiente: estad seguros de que la Humanidad no va a continuar sufriendo vuestra malevolencia para siempre. -Y golpeando ligeramente el puño, para acentuar sus palabras, concluyó-: ¡No permitiremos que ni vosotros ni nadie modifique nuestro rumbo, ni que impida o niegue nuestro destino!»

Decker sintió ganas de aplaudir. Había sido un discurso conmovedor. Christopher había mostrado contundencia, a la vez que un gran comedimiento al no fustigar más duramente a sus opositores. A Decker se le pasó por un momento que, al no haber recibido él la comunión, las restricciones sobre la compraventa también le atañían a él.

Según los registros de la Organización Mundial de la Salud, el ochenta y siete por ciento de la población mundial, que venía a ser algo menos de dos mil quinientos millones de personas, había recibido la comunión y la marca, lo que dejaba aproximadamente a unos trescientos setenta y cinco millones que no lo habían hecho. Después del discurso de Christopher, las encuestas inmediatas revelaron que, de entre aquellos que habían recibido la comunión, el sesenta y cuatro por ciento estaba de acuerdo con que la decisión del Consejo de Seguridad de restringir el derecho de compraventa era justo; el treinta y seis por ciento creía que la medida no era suficientemente dura; y prácticamente nadie dijo que las restricciones fueran demasiado severas. Los resultados obtenidos entre los que no tenían la marca eran muy diferentes: el noventa y tres por ciento no estaba de acuerdo, y de entre el siete por ciento restante que sí que lo aprobaba, casi todos comentaron que iban a tomar la comunión no más tarde de la semana siguiente. Los que desaprobaban la medida argumentaron que lo hacían por varias razones: cerca del 0,5 por ciento dijo que la consideraban una violación de sus derechos civiles; el tres por ciento, probablemente fundamentalistas, dijo que no iban a aceptar la comunión ni la marca por razones religiosas. El noventa y seis y medio restante dijo que no quería la comunión porque no querían arriesgarse a contagiarse con las llagas. No fue sorprendente, por lo tanto, que el índice de popularidad de Christopher, que había caído del noventa y siete al ochenta y cinco por ciento cuando aparecieron las llagas, subiera cinco puntos, y se situara de nuevo en el noventa por ciento.

Domingo 14 de junio, 4 N.E.

Seaside, California

Amos Hill cargó el segundo de dos tubos de metal en su barca de quilla de madera y se fue a arrancar la camioneta. En el interior de los tubos estaban los palangres de ciento cincuenta metros, cada uno con doscientos cincuenta sedales y anzuelos cebados con calamar salado. Lo habitual era que hubiese cargado el doble de palangres, pero las llagas que le cubrían manos y brazos complicaban el manejo de la carnada salada. A pesar de las precauciones, no había podido evitar la picazón de la sal en las lesiones. Habría preferido no tener que trabajar en aquellas circunstancias -la mera idea del contacto de las salpicaduras de agua salada sobre la cara le hacía encogerse-, pero hacía una semana que no salía a pescar y había facturas que pagar.

Mientras conducía hacia el puerto de Monterey, se fijó en lo poco que habían cambiado las cosas desde su última salida. Aquella zona de California estaba creciendo rápidamente, y el propio Monterey se había convertido en una próspera ciudad desde el regreso de los peces. Habían pasado cinco años desde que las olas gigantes y los terremotos destruyeron buena parte de la costa oeste y llenaron el Pacífico con la espesa nube rojiza de óxido que había matado el fitoplancton y acabado con la vida marina de las Américas a China. Ahora, no sólo había peces en la bahía, sino también señales de progreso por todas partes, especialmente en el sector de la construcción. Hasta hacía una semana, Amos Hill había sido testigo del progreso de las obras cada día, viendo cómo se establecían los nuevos cimientos o cómo iban ganando altura las fachadas. Desde la aparición de las lesiones, sin embargo, apenas había gente trabajando y el progreso era ya casi imperceptible. Pero Amos Hill no era el único que había decidido que, con llagas o no, había que seguir ganándose el pan. Por toda la ciudad, las cuadrillas habían vuelto a empezar a cargar sus camiones, preparándose para retomar el trabajo. Otros, aunque no tan madrugadores, habían puesto sus despertadores y no tardarían en levantarse. No había nadie que se encontrase bien para trabajar, pero después de una semana la mayoría no tenía más remedio que intentar regresar a sus respectivos puestos de trabajo. Lo mismo ocurría en el resto del mundo.

* * *

Amos Hill echó su barca al agua, arrancó el motor, y se adentró en la bahía, navegando mucho más despacio de lo habitual para minimizar las salpicaduras. Cuando llegó al caladero llevaba cuarenta y cinco minutos de retraso sobre el horario habitual. Mirando a popa y a estribor, localizó los salientes de roca que desde la orilla le servían para determinar su posición, y llevó la barca hasta situarla justo encima del arrecife submarino a partir del cual la bahía de Monterey desciende a las aguas mucho más profundas del Pacífico. Conocía el lugar y sabía que era donde conseguiría la mejor captura de pargo y bacalao. La mayoría de pescadores habría recurrido a un radar de fondo para localizar el arrecife y nunca habrían utilizado palangre, sino redes. Amos Hill pescaba como lo hacía porque era así como le había enseñado su padre, y porque sus mejores clientes eran restaurantes y pescaderos que pagaban algo más del precio habitual por pescado que no se hubiese estropeado en las redes.

Amos echó el ancla y la boya que marcarían el comienzo de la primera serie, y llevó la barca lentamente hacia el norte, dejando caer el palangre tras él. El viento y la marea eran favorables y, por su experiencia, sintió que el palangre estaba cayendo tal y como debía para conseguir una buena captura. Tendida la primera serie, comenzó con la segunda, prácticamente desde el mismo lugar donde terminaba la primera. Tenía la costumbre de avanzar unos cien metros más antes de empezar a tender el segundo palangre, pero la pesca siempre ha sido, en gran parte, un asunto de sensaciones e intuición, y hoy le pareció que era así como debía hacerlo.

Veinte minutos después, se acercó con la barca hasta la primera boya. Era esencial no dejar los anzuelos en el agua demasiado tiempo, para que los peces que habían picado no se convirtiesen a su vez en presa fácil para los depredadores.

Por el peso, Amos Hill supo de inmediato que aquélla iba a ser una buena captura. De cada uno de los tres primeros anzuelos pendía un bacalao de más de tres kilos y medio. El resto eran casi todos pargos de un brillante color dorado anaranjado, con abultadas vejigas natatorias saliéndoles de la boca por haber sido izadas del fondo tan rápidamente. El pescado iba a quedar precioso, expuesto sobre una cama de hielo en alguna pescadería. Prácticamente todos los anzuelos llevaban algo, la mayoría especies comestibles, aunque también había alguna que otra araña de mar, una criatura de color llamativo y cuyo aspecto era tan temible como su veneno. Desde luego que aquélla era, con mucho, la mejor captura que había hecho Amos Hill desde antes de las olas gigantes.

Cuando estaba terminando de recoger el segundo palangre, algo llamó su atención, y levantó la vista hacia las aguas del Pacífico, al oeste. Enrolló el sedal en una cornamusa, hizo una pausa para enjugarse la frente y volvió a mirar hacia el oeste. Algo no iba bien. A media milla de donde estaba y avanzando rápidamente en su dirección, divisó una siniestra expansión de agua oscura. Rápidamente soltó el sedal de la cornamusa y empezó a izar el pescado a la barca lo más rápido que podía.

No le quedaban más que unos cincuenta anzuelos cuando le alcanzó. El mar estaba teñido de rojo oscuro y arrastraba consigo el olor de la muerte. No avanzaba como una marea normal, sino que se extendía a una velocidad impresionante a la que no parecía que afectaran las olas. Como una inmensa nube de sangre, la marea roja pasó bajo la barca y continuó su avance hacia la orilla. A partir de ese momento, cuanto rescató del palangre estaba muerto. Casi sufriendo náuseas por el olor, Amos Hill cortó el sedal de nailon y dejó que el resto del palangre se sumergiera en el mar.

Luego arrancó el motor y descubrió otro atributo de aquel mar rojo: era mucho más espeso que el agua de mar, tanto que obstruyó el sistema de refrigeración del motor, obligándole a apagarlo ante el riesgo de que se quemara.

Con la cala rebosante de pescado, sacó un remo y, de mala gana, empezó a remar, con la esperanza de poder transportar la captura las dos millas y media que le separaban del muelle antes de que se pudriera.

* * *

A diferencia de cinco años atrás, cuando la caída del segundo asteroide había teñido de rojo el Pacífico, con partículas de hierro en proceso de oxidación, en esta ocasión el sangriento mar no estuvo confinado a un único océano, sino que llenó todos los océanos del mundo. En el transcurso de veinticuatro horas, todos los mares salados del planeta se habían tornado de color carmesí, y ese mismo día, todas las criaturas marinas, todas y cada una de ellas, murieron. Esta vez Christopher no esperó tanto para responder.

«No puedo expresar -dijo Christopher dirigiéndose a las Naciones Unidas y el mundo entero- el tremendo dolor que siento, y que sé que todos compartimos, ante semejante atrocidad. -La cadencia de sus palabras era lenta y comedida; su rostro era la viva imagen del estremecimiento y la incredulidad. En una esquina de la pantalla, la cadena de televisión mostraba imágenes de criaturas marinas muertas flotando sobre las olas del mar de sangre-. De un solo golpe -continuó Christopher-, Yahvé ha destruido decenas de miles de especies. Una inimaginable variedad de peces, moluscos, grandes ballenas, tortugas, manatíes, nutrias y focas; todas han sido cruelmente exterminadas para satisfacer los infames deseos de Yahvé de aterrorizar y dominar la Tierra. En los acuarios sobreviven un puñado de especies, pero la mayoría ha desaparecido para siempre.

»Ya no cabe duda de que Yahvé y quienes le apoyan están en guerra contra este planeta y sus habitantes. Y lo que Yahvé le ha hecho a los mares, es seguro que se lo haría al resto del planeta si no fuera por la inquebrantable fuerza de voluntad de la Humanidad. Yahvé sabe que no podrá derrotarnos mientras sigamos unidos, así que busca desmoralizarnos y descorazonarnos atacando a las criaturas indefensas de nuestros mares.

»La visión de tan perverso despliegue de muerte y destrucción podría llevarle a uno a pensar que quienes han jurado fidelidad a este dios autoproclamado serían capaces ya de verle como lo que es en realidad. Y aun así, por lo que sabemos de sus propias confesiones, los líderes fundamentalistas que han sido arrestados continúan rezando a su dios por la destrucción de la Humanidad; por la muerte de amigos, vecinos, e incluso de aquellos familiares que están en desacuerdo con ellos; y por el establecimiento en la Tierra de una dictadura teocrática, una dictadura de la que Yahvé se serviría para aplastar como uvas a cuantos se oponen a él.

«Como ya he dicho en otra ocasión, el único dominio que ejerce Yahvé sobre este planeta está en manos de sus confederados. Ese dominio debe acabar, y pronto; antes de que la destrucción sea aún mayor, antes de que se produzcan aún más muertes por obra suya.

»La extremada urgencia de este asunto y la severidad de la ofensa requieren una contestación inmediata y apropiada; una contestación que ni yo ni los miembros del Consejo de Seguridad deseamos, y que todos preferiríamos evitar, de haber otra alternativa. Sin embargo, no podemos consentir que la Humanidad continúe siendo blanco fácil de los ataques de Yahvé. Los fundamentalistas son un revólver en la mano de Yahvé, amartillado y listo para disparar al corazón de la Humanidad. No podemos ignorar esa amenaza o simplemente enterrar la cabeza en la arena. El Consejo de Seguridad, por lo tanto, ha decidido por unanimidad reinstaurar la pena capital para todos los culpables de promover acciones destinadas a minar el avance de la Humanidad, y de proporcionar ayuda y apoyo a los intentos de Yahvé por restablecer su control sobre el planeta. No obstante, como incluso en estas circunstancias somos compasivos y no deseamos que nadie muera, la aplicación de la pena quedará limitada a los líderes; y de entre ellos, podrán incluso librarse de ella quienes se comprometan a cesar en sus actividades. Quienes así lo hagan serán absueltos de todos los cargos y liberados bajo palabra.

»Al resto de los fundamentalistas, yo les digo: no es tarde todavía para abjurar de vuestro juramento de lealtad al dios de la muerte. Toda la humanidad os dará la bienvenida y aplaudirá vuestra decisión. Pero habéis de saber, también, que si continuáis del lado de Yahvé, lo pagaréis caro.

»Como medida adicional a la prohibición de compraventa, y que entrará en vigor dentro de veinticuatro horas, se prohíbe a todos los que no hayan recibido la comunión tener nada en propiedad. La devastación de los mares de la Tierra constituye un crimen contra el planeta. Y como corresponde, no se os permitirá tener en propiedad lo que habéis demostrado no respetar, mediante la adoración a Yahvé.

* * *

El Consejo de Seguridad se puso en marcha rápidamente para hacer efectivas las nuevas restricciones. Los gobiernos de todo el mundo recibieron órdenes de embargar todos sus bienes a quienes todavía no hubiesen recibido la comunión y la marca. La propiedad se les devolvería solamente si aceptaban imprimirse la marca. Los que se negaran debían ser expulsados de la propiedad en menos de una semana.

Miércoles 17 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

El sargento Joseph Runningdeer subió los escalones del porche y llamó al timbre. Su compañera, la agente Amanda Smith, se quedó detrás, a unos tres metros de él, para observar y ofrecerle apoyo. Al poco apareció una mujer en la puerta.

– ¿Sí? -dijo, con el nivel de sorpresa habitual que exhibe uno cuando recibe una visita inesperada de la policía.

– Soy el sargento Runningdeer, de la policía del condado de Montgomery. Esta propiedad está registrada a nombre de Mark Cleary. ¿Está el señor Cleary en casa?

– Sí -contestó ella, obsequiosa-. Está durmiendo, le despertaré.

Cuando la mujer salió apresuradamente en busca de Cleary, el sargento Runningdeer se volvió inconscientemente para mirar a su pareja. No perder de vista al compañero era un imperativo constante en el trabajo policial. Pero al volverse, la secreción endurecida de las lesiones de la espalda se le pegó a las gasas y arrancó la costra, haciendo que se estremeciera de dolor.

Mark Cleary se asomó a la puerta un instante después. Iba en calzoncillos y en su rostro se mezclaban sueño y confusión. Enseguida fue evidente que su cuerpo no lucía llaga alguna.

– ¿Qué ocurre, agente? -preguntó Cleary.

– ¿Es usted el señor Mark Cleary? -preguntó el sargento Runningdeer en busca de una confirmación.

– Sí -fue la respuesta.

– ¿Es usted el dueño de esta propiedad?

– Sí.

– Señor, es mi deber informarle que, desde este momento, su propiedad queda confiscada por el condado de Montgomery, Estado de Maryland. Si quisiera reclamar su propiedad, podrá hacerlo en el plazo de los tres días siguientes, previa presentación de una prueba de su participación en la comunión.

– Pero ya me ocupé de eso ayer -protestó Cleary-. Mire -dijo a la vez que extendía la mano derecha y le mostraba a Runningdeer la marca.

El sargento Runningdeer miró la mano de Cleary.

– Muy bien -dijo, aunque algo en su voz decía que aquello no cambiaba demasiado las cosas-. Hagamos una verificación.

La agente Amanda Smith soltó un gruñido, sacó la PDA que llevaba enganchada a la cintura e inició la comprobación. No era la primera vez que les sucedía ese día. Es más, se estaba convirtiendo en costumbre.

– No entiendo -se quejó Cleary-. ¿Acaso no intercambian datos con el ordenador central? Me ocupé de esto ayer. Trabajo en el turno de noche, de no ser así, habría recibido la marca hace meses.

– Lo siento, señor Cleary. Nuestros sistemas van algo lentos últimamente. Mi compañera lo está comprobando en este instante.

– Todavía nos da negativo -informó la agente Smith.

– Esto es absurdo. Puede ver la marca con sus propios ojos.

– Lo siento, señor -repitió el sargento Runningdeer-. Incluiremos en nuestro informe que nos ha enseñado la marca, pero me temo que va a tener que acercarse al juzgado. Dispone de siete días para aclarar el malentendido y evitar el desalojo.

– Se lo acabo de decir, trabajo por la noche -protestó Cleary-. No le parece suficiente que haya tenido que ponerme esto a sabiendas de que no tardaré en estar cubierto de llagas. ¿Por qué voy a tener que perder horas de sueño o de trabajo para ir al tribunal si son sus ordenadores los que van lentos?

– No hay nada que podamos hacer señor. Es la ley. Oh, y señor, yo que usted no me preocuparía por que fuera a perder horas de trabajo -añadió Runningdeer-. Sin la marca, es ilegal que participe en ningún tipo de comercio. Lo que significa que no está limitado a la compraventa de mercancía, incluye además cualquier tipo de trabajo remunerado, ya sea en dinero o especie. Su empleador recibirá una notificación, si es que no lo ha hecho ya.

– Pero si tengo la estúpida marca -dijo entre dientes, a la vez que hacía verdaderos esfuerzos por contener su ira y volvía a enseñarle la marca al sargento Runningdeer.

– Aun así tendrá que ir al juzgado -afirmó Runningdeer. Él no quería poner trabas; no hacía más que cumplir con su deber, y a veces eso significaba resultar irritante.

– ¿Puede ir otra persona en mi lugar? -preguntó Cleary, intentando por todos los medios recuperar la calma.

– No, señor. La ley exige que se presente usted en persona.

Cleary agitó disgustado la cabeza. No había nada que hacer.

– Estoy convencido de que no le llevará más que un par de minutos -ofreció Runningdeer, aunque sabía que no era así. Nada llevaba un par de minutos en el juzgado-. Sentimos mucho haberle ocasionado tantas molestias -concluyó. Entonces dio media vuelta y se dirigió caminando hasta el coche patrulla.

El sargento Runningdeer se sentó, cuidadosamente en el vehículo, intentando no tirar de las gasas que le cubrían las llagas.

– ¿Quién va ahora? -preguntó.

La agente Smith echó un vistazo a la hoja de asignación, para buscar el siguiente nombre de la lista.

– Decker Hawthorne, en Millcrest Drive -dijo.

El sargento Runningdeer la miró sorprendido.

– Déjame ver -dijo cogiendo la lista y confirmando lo que había leído la agente Smith.

– ¿Qué ocurre? -preguntó Smith.

– ¿No sabes quién es?

Amanda Smith se quedó pensando un momento y casi al instante se acordó de dónde había oído el nombre antes.

– ¿Me estás diciendo que éste es el Decker Hawthorne en el que estoy pensando?

– ¿Cuántos Decker Hawthorne te crees que hay?

– No sé -dijo ella algo abochornada por el despiste-. Ni siquiera sabía que viviera aquí.

– Ya no. Aunque lo hacía, y todavía tiene una casa aquí. -El sargento Runningdeer se rascó pensativo la cabeza, intentando evitar la herida que tenía justo encima del nacimiento del pelo-. Seguro que es otra metedura de pata -dijo, accionando el interruptor de llamada de la radio policial-. Lo comprobaré.

– Central, aquí dos Baker trece -dijo Runningdeer por el micrófono.

– Dos Baker trece, adelante -contestó una voz.

– Petición de verificación de asignación al capitán Martin: Hawthorne, Decker.

Hubo una pausa de unos diez segundos.

– Dos Baker trece, repita, por favor -contestó por fin la central.

– Lo que oyes, Ed -dijo el sargento Runningdeer, reconociendo la voz del agente de la central-. Tenemos a Decker Hawthorne en nuestra hoja de asignación.

– Será una broma -dijo el agente de la central.

– Broma o no, está en nuestra lista.

– Voy a localizar al capitán -contestó la central.

El sargento Runningdeer y la agente Smith aguardaron en silencio.

– Dos Baker trece, aquí el capitán Martin -graznó la radio un momento después.

– Señor, ¿puede ser esto correcto?

– Lo estamos comprobando -contestó Martin.

En la comisaría, el capitán Martin observaba por encima del hombro del agente Ed Cook cómo éste comprobaba primero si el nombre de Decker estaba en la lista de quienes habían recibido la comunión, y luego buscaba información sobre su paradero. No tardaron mucho en obtener respuesta a sus pesquisas.

– Joe -dijo dirigiéndose al sargento Runningdeer por su nombre de pila-, todo indica que la orden es correcta. Hawthorne da negativo en la comunión y lo último que se sabe de su paradero es que pasó por el aeropuerto nacional Ronald Reagan el 7 de junio. Lo más lógico es que esté en su casa de Derwood.

Se hizo el silencio durante unos instantes y luego el sargento Runningdeer respondió.

– Señor, solicito permiso para ignorar la orden. La información sobre su último paradero es de hace diez días, es probable que ni siquiera esté allí. Y aunque lo estuviera, tenemos trabajo de sobra como para andar molestando a Decker Hawthorne.

El capitán Martin se quedó pensativo un segundo. Desde luego que se trataba de la orden más insólita que podía imaginar: acusar a la persona más próxima al secretario general de Naciones Unidas de no cumplir la ley de Naciones Unidas. Por otro lado, no quería cargar con la responsabilidad del incumplimiento de una orden. Al final, ganó el sentido común.

– Permiso concedido -dijo-. Sólo nos faltaba que Naciones Unidas nos llamara al orden por invadir la intimidad del señor Hawthorne. Ignore la asignación Hawthorne y proceda con el siguiente nombre de la lista.

Jueves 18 de junio, 4 N.E.

Decker miró el reloj. Eran las cuatro pasadas, medianoche en Babilonia. De nuevo había pasado otro día sin recibir una llamada o un correo electrónico de Christopher o Milner. Llevaba quince días fuera de Babilonia. En su última conversación con Milner, once días atrás, había dicho que iba a estar fuera sólo una semana. Milner o Christopher, o Jackie por lo menos, no tardarían en llamar. Y todavía no tenía ni la más remota idea de cómo iba a explicarles su ausencia.

Decker miraba por televisión la detención en directo de una familia fundamentalista, acusada de negarse a recibir la comunión y la marca. La policía no había recurrido a la fuerza, es más, estaba protegiendo a la familia de un puñado de acalorados vecinos que se habían dejado llevar por sus emociones como consecuencia del dolor que les producían las lesiones. A Decker le extrañó que la policía no hubiese llamado ya a su puerta. No cabía duda de que en la base de datos de la Organización Mundial de la Salud figuraba que no había recibido la comunión, y aunque había limitado sus movimientos para que nadie supiera que se encontraba en casa, estaba seguro de que la policía podía localizarle. La única explicación era que estuviesen sobrepasados de trabajo y que fueran a por él más tarde. Cuando lo hicieran, estaría esperándoles. Había preparado media docena de parches que ponerse, incluido uno que le cubriera convenientemente el dorso de la mano derecha, donde debía de haber exhibido la marca. Si se presentaba la policía, se pondría los parches rápidamente, abriría la puerta, les enseñaría su identificación de la ONU -por si no se habían dado cuenta de quién era él- y se mostraría indignado por que le hubieran molestado. Con suerte, pensó, podría intimidar a la policía el tiempo suficiente para que le dejaran en paz durante un tiempo, independientemente de lo que dijera la base de datos de la OMS.

Viernes 19 de junio, 4 N.E.

Tel Aviv, Israel

En la playa a orillas del Mediterráneo, se habían reunido cerca de quince mil personas para presenciar un milagro. Debido al hedor, la mayoría llevaba máscaras de gas, millones de las cuales habían sobrado de alguna guerra largo tiempo olvidada. Robert Milner, ataviado con las mismas vestiduras que había lucido el día de la resurrección de Christopher y sentado sobre la arena con las piernas cruzadas en posición de loto, aguardaba en estado de profunda meditación a que llegara el momento apropiado. En cada mano sostenía tres lustrosas esferas de cristal de cuarzo que le había entregado Christopher. A su espalda, un centenar de periodistas esperaba en silencio. Ante él, las olas de sangre rompían contra la arena enrojecida formando negros coágulos.

Para la ocasión, se habían retirado de la playa los cuerpos sin vida de innumerables peces y aves marinas. Menos en las zonas próximas a las orillas, la superficie de los océanos y mares se había transformado en una costra gigantesca, que subía y bajaba con el movimiento del mar de sangre de debajo, y sobre la cual reptaba un manto de gusanos hasta donde alcanzaba la vista.

Cuando empezó a ponerse el sol, Robert Milner, con los ojos todavía cerrados, se puso en pie y, estrechando los brazos a los lados, empezó a caminar hacia el mar. Las cámaras de televisión transmitían la escena a todo el mundo. Cuando alcanzó las olas, se detuvo. Congelado en esa posición, esperó a que se hiciera el crepúsculo por completo. Luego, gritando tan fuerte como pudo, proclamó su propósito y su misión.

– ¡En nombre del Portador de la Luz, y de su hijo, Christopher; en el mío propio, en el de quienes me acompañan, y en el de toda la Humanidad, yo declaro mi independencia y mi no acatamiento a Yahvé, dios del padecimiento, la enfermedad y la opresión! ¡No cederemos ante ti! ¡No nos someteremos a ti! ¡No nos postraremos ante ti! ¡Nos declaramos libres de ti! ¡Escupimos sobre ti y sobre tu nombre!

Luego, echando ambas manos hacia atrás, arrojó al mar tan lejos como pudo los seis cristales de cuarzo, que fueron a caer con un golpe sordo sobre la masa coagulada flotante. En el mar ondulante, se podía divisar el destello de las esferas sobre la gigantesca costra, y no pareció que nada fuera a pasar. Pero enseguida se hizo patente que la luz proveniente de los cristales no era un reflejo de los focos de las cámaras, sino que más bien brotaba del interior de las esferas, y que cada vez se hacía más intensa.

Una oleada de excitación recorrió la muchedumbre, al tiempo que las esferas empezaron a disolverse lentamente en la nauseabunda masa de gusanos y sangre, que acabó por engullirlas por completo. Entonces, de pronto, bajo las esferas, el mar empezó a arremolinarse y a resplandecer, hasta que toda la zona a su alrededor brilló como la luna llena. A continuación, en todas las direcciones al mismo tiempo e irradiada a gran velocidad, la luz transformó el sanguinolento mar en agua de nuevo. En cuestión de segundos, la transformación recorrió la distancia hasta la concurrida playa y, al tiempo que las olas lamían la orilla, los coágulos endurecidos se derritieron para fundirse en las olas.

En la playa con Milner, la muchedumbre estalló en un aplauso ensordecedor y una aclamación de triunfo llenó el cielo del crepúsculo y se elevó desafiante hasta el firmamento, mientras la marea depuradora continuaba su avance. A una velocidad de casi mil millas por hora, pero sin traspasar nunca el crepúsculo del sol del atardecer, la ola purificadora surcó los mares de la Tierra extendiéndose sobre ellos como un fino manto. Robert Milner dio media vuelta y alzó triunfante las manos, luego, pasados unos instantes y a pesar de la docena de llagas o más que cubrían su piel, se despojó de sus ropajes, revelando su cuerpo desnudo, se giró y se introdujo corriendo en el mar. Muchos le siguieron, desvistiéndose allí mismo, pero salvo un puñado de entre los más valientes, la mayoría tuvo que dar media vuelta cuando las saladas olas rozaron sus heridas, causándoles un dolor insoportable.

En el transcurso de veinticuatro horas, la transformación viajó alrededor del mundo y los mares volvieron a su estado normal, aunque nada podía restaurar la vida marina ya muerta.

14

INCONMOVIBLE

Domingo 21 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

Decker abrió los ojos y miró el reloj de la mesilla de noche: eran las 9.34 de la mañana. Otra noche que se había consumido en el este de Estados Unidos, y buena parte del día había quedado atrás en Babilonia, y Christopher seguía sin llamar. Hacía ya dos semanas desde la llamada de teléfono a Jackie y Milner, y a excepción de cuando llamó a Debbie Sánchez para informarla de que iba a estar fuera «más tiempo de lo esperado», no había vuelto a hablar con nadie de Naciones Unidas. Decker sabía que, tarde o temprano, Christopher se pondría en contacto con él, y que entonces tendría que darle alguna explicación por su ausencia, y ni que decir tiene que por no haber tomado la comunión aún. Hoy por hoy seguía sin saber qué era lo que iba a decirle. Una cosa era mentirle a Milner, aunque todavía dudaba de que Milner de verdad le hubiese creído, y otra muy diferente, intentar ocultarle la verdad a Christopher.

Pero ¿cuál era la verdad? Decker no lo había decidido todavía. No podía ignorar el sueño de Petra. No se trataba solamente de que Christopher hubiese vacilado cuando Decker preguntó por Tom. Estaba, sobre todo, el gesto de indiferencia que había leído en su rostro, como si de verdad no le importase si Tom salía de allí o no. Como si sólo le hubiese dicho a Decker dónde estaba Tom porque sabía que Decker no iba a irse sin él. La imagen volvía a su mente una y otra vez, atormentándole. Sin embargo, a pesar de no poder ignorar el sueño, tampoco podía ignorar veinte años de relación que le habían llevado a conocer a Christopher mejor que nadie. Y, por esa razón, se debatía por dar con una explicación.

«Tal vez -pensó-, ¡tal vez el sueño de Petra no fue idéntico al del Líbano después de todo!» Intentó comparar mentalmente ambos sueños y parecían idénticos, pero ¿cómo estar seguro? Podía ser que en el segundo sueño su imaginación hubiese añadido la expresión de indiferencia en el rostro de Christopher, y ahora, al intentar recordar, su mente había transpuesto la imagen a los eventos del primer sueño también.

Entonces se le ocurrió otra posibilidad. ¡Podía ser que no fuera obra de su imaginación después de todo! ¡A lo mejor Rosen se había servido de sus habilidades telepáticas para plantar la imagen en su cabeza! Y casi al mismo tiempo pensó: ¡a lo mejor Rosen o algún otro miembro del KDP le había hecho lo mismo a Tom, plantando en su mente la idea de matar a Christopher! ¿Podía ser ésa la razón de todo? ¿Podía Rosen haberle alterado la memoria a Decker y dejar que se marchara de Petra para que así pudiera traicionar a Christopher? Tal vez era aquélla la razón por la que lo habían secuestrado desde el principio, y el adoctrinamiento de Rosen había tenido como único fin ablandarle u ocultar el verdadero propósito del KDP. ¡Podía ser que, en el momento justo, otra imagen latente se le viniera a la cabeza y le impulsase a matar a Christopher! ¿Se repetiría la historia? ¿Acaso el destino le tenía reservado una vez más el papel de Judas, el traidor?

Pero ¿qué ganaba Rosen con todo aquello? Si Christopher era asesinado otra vez, era prácticamente seguro que resucitaría de nuevo. O, tal vez, no. No había forma de conocer el número de veces que Christopher podía morir y regresar. A lo mejor sólo funcionaba una vez. También podía ser que Rosen y el KDP quisieran deshacerse de Christopher el tiempo suficiente para poder ellos poner en marcha un plan de las dimensiones de la locura asesina que había asolado la Tierra mientras Christopher había yacido muerto tres días. Podía ser que en esta ocasión estuviesen planeando matar a todos.

Decker se dio cuenta de que la cuestión radicaba en quién era el monstruo.

Si el sueño acertaba, y Christopher iba a dejar que Tom siguiera retenido en el Líbano porque no le era útil en sus planes, entonces no había duda de que Christopher era el monstruo que el KDP decía que era y que Decker había dado con el único fallo en su impecable representación. Por otro lado, si el sueño había sido alterado por Rosen y el KDP, entonces el monstruo no era otro que Decker, una bomba de relojería lista para estallar y devolver al planeta a una edad oscura, de servidumbre a un déspota tiránico que rebajaría al ser humano al nivel de una res de ganado.

Se llevó las manos a la cabeza y dejó escapar un leve gemido. Deseó que ojalá existiese un Dios benevolente al que dirigir sus oraciones para que lo iluminase, y luego confiar en la respuesta. Lo único que parecía relativamente seguro era que, hasta que pudiese desenmarañar el problema, lo mejor para él y para Christopher era que permaneciera donde estaba.

Decker se frotó los ojos y descubrió que sus cavilaciones no habían hecho sino ocultar una jaqueca más que considerable. Se fue hasta el aseo para coger unas aspirinas, abrió el grifo del lavabo, y dejó correr el agua mientras atendía a otras necesidades más apremiantes. Sin querer, su mente volvió a recordarle el silencio del teléfono, pero por el rabillo del ojo captó un atisbo de color inesperado que llamó su atención. Miró al lavabo y vio que el agua que salía del grifo había adquirido un tono claramente rosado, que bajo su mirada fue tornándose rápidamente más oscuro. Para cuando hubo terminado de descargar la vejiga, el agua había adquirido un color rojo intenso. «¡Oh, no», dijo en voz alta, al caer en la cuenta de lo que aquello podía significar. En un acto reflejo, Decker fue a tirar de la cadena, pero retiró la mano rápidamente como si el tirador fuese una serpiente venenosa.

Decker cerró el grifo y corrió hasta su dormitorio para encender el televisor. Sus temores se vieron confirmados casi al instante. Mientras la imagen pasaba a mostrar escenas tomadas en diferentes lugares, el redactor del estudio ofrecía un resumen de la noticia. A lo largo y ancho del planeta, todas las reservas de agua dulce, todos los ríos y arroyos, todos los lagos y estanques y pantanos alimentados por ríos o arroyos, se habían transformado en sangre. Las únicas fuentes de agua potable que se habían salvado eran las que se encontraban aisladas o selladas, como las contenidas en torres de agua, piscinas y depósitos de plantas de tratamiento de aguas.

Decker corrió al aseo y retiró la tapa de la cisterna del retrete. Tal y como esperaba, el agua del interior seguía limpia. De modo que, casi por instinto, se había proporcionado una reserva de once litros de agua potable. Si contaba el aseo de la planta de abajo, la reserva se elevaba a veintidós litros. De ahí se fue a comprobar la nevera y la despensa, donde hizo un rápido inventario de todo lo apto para ser bebido. En la nevera había aproximadamente dos litros de leche y tres botellas de refrescos de un litro. En el congelador, la máquina de hielo estaba repleta de hielo, que según sus cálculos podría proporcionarle unos cuatro litros de agua si lo derretía. En la despensa sólo encontró una botella de tequila. En total calculó que contaba con algo más de treinta litros de líquido apto para beber. Luego, se dio cuenta de que la próxima vez que la cubitera del congelador fuera a tomar agua, entraría sangre, así que se fue corriendo al lavadero, y cerró la llave de paso de agua principal.

Cuando estuvo de regreso ante el televisor, la escena había cambiado y mostraba ahora el aparcamiento de un supermercado en Virginia. En el asfalto, sobre un charco de sangre, yacía el cuerpo de una mujer, que había sido rodeado de cinta policial para mantener alejados a los curiosos. Convencido de que la noticia hacía referencia a un homicidio corriente, a Decker le sorprendió al principio que los medios hubiesen saltado tan de repente a otra noticia, dejando de lado la más importante sobre el agua tornándose en sangre. El presentador no tardó en aclarar la conexión. La transformación del agua se había producido a primera hora de la mañana, y a la media hora de abrir sus puertas, casi todos los supermercados se habían quedado sin existencias de agua embotellada, leche y otras bebidas. Incluso las conservas de verduras, como judías verdes o maíz, habían desaparecido de las estanterías por el agua que contenían las latas. Llevados por el pánico, los que llegaron tarde a los almacenes habían empezado a disputarse violentamente lo poco que quedaba. En el supermercado de Virginia, dos mujeres se habían enzarzado en una pelea para llevarse el último envase de leche. La perdedora salió de la tienda, se fue hasta el coche y cogió una pistola. Luego había aguardado a que la otra mujer saliera de la tienda, la había seguido hasta su coche y allí le descerrajó tres tiros en la parte posterior de la cabeza. Después huyó. A escasos metros del cuerpo sin vida, yacían los restos de la botella de plástico, que se había roto al chocar contra el suelo y derramado su contenido.

* * *

Almacenar o conseguir agua se convirtió rápidamente en la sola ocupación de todos porque, aunque la sangre fresca se puede beber [75] ésta no tardó en ser imbebible debido a las bacterias que rápidamente infestaron ríos y arroyos, convirtiéndolos en albañales infectos y pestilentes. Quienes llevados por la desesperación rompían la costra superficial para acceder a la sangre que fluía debajo se apartaban asqueados o, si llegaban a beber, vomitaban el líquido al instante, perdiendo así todavía más fluido corporal y agravando su deshidratación.

Los más ocurrentes improvisaban numerosas formas de recoger agua. En las zonas donde llovía, la gente sacaba ollas, sartenes y cuencos para recoger cuanto podían. Otros recurrían a plásticos y sábanas que, adecuadamente colocados, retenían en el centro el agua que luego era almacenado en cazos.

La televisión estatal informaba sobre dónde y cómo se podía encontrar agua. Además de las cisternas de los retretes, se podían conseguir pequeñas cantidades de agua potable en las mangueras que habían sido utilizadas recientemente. Los programas también enseñaban cómo recoger el agua condensada de los aparatos de aire acondicionado o de las bandejas recoge-gotas de los frigoríficos. Dejando abierta la puerta del refrigerador, se pueden condensar hasta dos litros al día, excepto en las zonas poco húmedas. En la costa, cada media hora se emitían advertencias para que la gente no bebiera agua de mar, porque la sal absorbe más fluidos corporales de los que el agua repone. Pero el agua de mar podía hervirse y luego condensarse sobre una superficie fría para ser almacenada. De entre los métodos más productivos estaba el que consistía en introducir una sartén u olla eléctrica en la nevera y hervir en ella agua de mar. El vapor se condensaba en la pared del frigorífico y goteaba hasta almacenarse en la bandeja recoge-gotas. Mediante este sistema se podían recoger, literalmente, litros y litros de agua en un solo día, y muchas personas que vivían cerca de la costa montaron negocios, cobrando precios desorbitados a sus necesitados clientes. Este método podía utilizarse también para destilar agua de la sangre, pero fueron muy pocos los que tuvieron estómago para hacerlo.

Christopher y Milner prometieron otro milagro en una semana. Las cámaras de televisión volvieron a transmitir tomas de Milner meditando en lo alto del edificio de las Naciones Unidas de Babilonia, y empezó a correr la voz de que había iniciado un ayuno de comida y bebida, a fin de prepararse para un milagro de magnitud similar al que ya había obrado con los océanos del planeta. No obstante, la mayoría no se fiaba. Los que tenían agua hacían cuanto estaba en su mano por protegerla, y los que no la tenían hacían lo que fuera por conseguirla. Los barrios acomodados donde abundaban las piscinas se convirtieron en campos de batalla, donde los menos afortunados intentaban despojar a los vecinos de sus reservas líquidas.

Cómo no, había muchas zonas en el mundo donde piscinas, frigoríficos, ollas eléctricas y retretes con cisterna eran comodidades totalmente desconocidas, entre ellas las áreas menos desarrolladas de Asia, Suramérica, África y la India. En esos lugares, personas y animales empezaron a desfallecer de deshidratación en pocos días. Los que habían recibido la comunión resistieron más que los que no, pero al final, la falta de agua acabó por cobrarse decenas de millones de vidas. Dentro de sus posibilidades, la ONU intentó enviar cuanta agua pudo a estas zonas, pero las reservas eran extremadamente limitadas y la distribución, poco fiable.

Jueves 25 de junio, 4 N.E.

George Rollins llevaba un rato revolviendo entre los rastrillos, palas, sierras, podadoras y resto de variadas herramientas y otros utensilios que llenaban su cobertizo, en busca de algo con lo que poder forzar una puerta. Pero George Rollins no había dedicado nunca demasiado tiempo a mantener sus herramientas ordenadas, ni tampoco tenía paciencia suficiente para seguir buscando, así que cuando dio con un hacha y un martillo, cambió el plan que tenía para entrar y decidió que el hacha era justo lo que necesitaba. Rollins se encaramó a su viejo cortacésped, que llevaba sin funcionar tres años y que él tenía pensado arreglar algún día, y llamó a su hijo, George júnior.

– Coge estos dos cubos -dijo, tendiéndole dos baldes de plástico con pintura reseca en el fondo.

– ¿Vas a tirar la puerta abajo a hachazos? -preguntó George júnior mirando el hacha que su padre llevaba en la mano.

– Si puedo evitarlo, no -respondió su padre-. A ver si podemos encontrar una ventana que no esté bien cerrada. Si no, tendremos que romper una ventana o forzar la cerradura de la puerta.

– ¿Y qué pasa si hay alguien dentro? -preguntó el chico. La pregunta era absurda; todo el barrio sabía que allí ya no vivía nadie. Pero la idea de entrar a la fuerza en la casa de otra persona resultaba algo desconcertante para un niño de diez años.

– Llevamos viviendo aquí tres años y nunca ha habido nadie en esa casa. Nosotros entramos y si el agua de las cisternas está bien, llenamos los cubos y nos volvemos a casa. El agua debe de llevar allí años, así que habrá que hervirla antes de poder beberla.

– ¿Y si viene la policía?

– George, con lo ocupada que está la policía, no creo que nos molesten -contestó el padre tranquilizador-. Lo único que hacemos es intentar conseguir algo de agua. Qué nos van a decir. Además, si no nos la llevamos nosotros, otro lo hará. Lo que pasa es que se nos ha ocurrido a nosotros primero. -Al llegar a la casa, George padre añadió-: Empecemos por la parte de atrás. Es mejor que nadie se entere de lo que hacemos, si lo hacen, vendrán a pedir su parte.

Primero intentaron abrir la puerta corredera de cristal del comedor, pero no hubo éxito. Luego probaron con las ventanas, pero todas estaban bien cerradas. A pesar de estar corridas todas las cortinas de la casa, George Rollins conocía bien la distribución, porque era justo la inversa a la de su propia casa. Sólo quedaba un sitio más por donde intentar entrar por la parte posterior: la puerta que daba a lo que en casa de Rollins era la sala de la televisión.

– Mira, papá -dijo George hijo, señalando a un grupo de tres lápidas.

– Ya -contestó su padre-. Probablemente, murieron en él Desastre.

George hijo le devolvió a su padre una mirada de extrañeza, puesto que nunca antes había escuchado hablar sobre el suceso.

– Ya te lo contaré algún día -dijo el padre-. Pasó antes de que nacieras.

George hijo llegó a la puerta antes que su padre e intentó abrirla. Para su sorpresa, ésta se entreabrió unos dos centímetros, y luego se quedó atrancada.

– A ver déjame a mí -dijo George padre colocándose delante de su hijo e intentando liberarla con una serie de pequeños empujones. Pero la puerta no se movía-. Ah, he ahí el problema -dijo señalando a algo al otro lado del cristal-. Hay un trozo de palo de escoba atrancando la puerta, pero está doblado. Yo creo que si empujo fuerte, seguro que… ¡ugh! -dijo al tiempo que cedía la puerta.

– ¡Hurra! -exclamó el hijo celebrando el logro de su padre.

De pronto, las cortinas que colgaban detrás de la puerta se abrieron de par en par y revelaron a un hombre mayor de unos setenta años. En la mano sostenía una escopeta.

– ¿Qué quieren? -exigió saber mientras apuntaba a la cara de George Rollins con su rifle. Llevaba varios parches colgando. George hijo no había cumplido todavía los doce, la mayoría de edad, y por lo tanto no tenía todavía la marca ni las llagas resultantes, pero estaba más que acostumbrado a ver a mayores y a adolescentes con parches cubriéndoles las heridas. Sin embargo, en el caso de aquel hombre, los parches le daban un aspecto aún más intimidatorio del que ya le daba la escopeta.

George padre levantó las manos instintivamente sobre la cabeza, en señal de rendición, e intentó contestar.

– ¡Lo siento! ¡No… no sabíamos que viviese nadie aquí!

– Pues ya ven que sí -gruñó el hombre-. De modo que ¡salgan de mi propiedad!

– ¡Sí, señor! -dijo George padre, que salió corriendo en pos de su hijo, que ya estaba casi en la puerta del jardín.

Decker Hawthorne cerró la puerta rápidamente, pasó el cerrojo, y volvió a atrancarla con el palo de escoba. Cuando hubo corrido las cortinas, se dejó caer en una silla, con la mano aferrando todavía el cañón de la escopeta. En la otra sostenía el cartucho que no le había dado tiempo a cargar. Se había salvado por poco. Apenas había tenido tiempo para ponerse sus falsos parches antes de que abrieran la puerta. De haber conseguido entrar antes y haberle visto sin parches o heridas, estaba convencido de que habrían llamado a la policía, para entregarle como fundamentalista, aunque sólo fuera para conseguir el agua que andaban buscando. A partir de ese momento decidió llevar los parches día y noche, por incómodo que fuera.

Le desconcertaba que la policía no hubiese venido a por él todavía. Y ¿por qué no habían llamado Christopher o Milner aún? Nada parecía tener sentido.

* * *

A un kilómetro de allí, la agente del cuerpo de policía del condado de Montgomery, Amanda Smith, esperaba en el coche a su compañero, el sargento Joseph Runningdeer.

– ¿Quieres? -preguntó él tendiéndole la lata de agua que había recogido del depósito conectado en los bajos del coche al condensador del aire acondicionado.

Smith no contestó, pero cogió la lata con avidez y se bebió todo su contenido, mientras el sargento Runningdeer se limpiaba de gravilla una de las heridas del brazo.

– ¿Quién va ahora? -preguntó mientras volvía a ajustarse el parche.

La agente Smith echó un vistazo a la hoja de asignación.

– Mira -dijo, pasándole el portabloc.

Runningdeer localizó el siguiente nombre en la lista, meneó la cabeza, y sacó un bolígrafo del bolsillo. Sin más excusa, explicación o autorización, tachó el nombre de Decker Hawthorne y pasó al siguiente nombre de la lista.

– Muy bien -dijo-. Carter, en Needwood Road.

– Los desalojamos la semana pasada -dijo la agente Smith, poniendo en duda la precisión de la orden.

– Los vecinos dicen que han vuelto a la casa.

– Nos lo están poniendo bien fácil -dijo ella mientras arrancaba el coche y ponía rumbo a la antigua residencia de los Carter, en South Riding, un conocido barrio de clase media alta.

Smith condujo lentamente por delante de la dirección, buscando alguna señal de actividad fuera de la casa, y luego detuvo el coche para que se apeara el sargento Runningdeer.

– Dame un minuto -dijo él. El sargento abandonó el coche y rodeó corriendo la casa contigua a la de los Carter.

Amanda Smith esperó un momento, metió marcha atrás, colocó el coche delante de la casa de los Carter y encendió las luces intermitentes del techo. De este modo delataba su presencia a quienes pudieran estar en el interior, pero a veces el factor miedo probaba ser más eficaz que el factor sorpresa. Aunque los fundamentalistas pasaban por no ofrecer resistencia cuando se los arrestaba, Smith sacó su revólver de la cartuchera cumpliendo con el procedimiento de actuación a seguir en aquel tipo de detenciones. Smith se acercó hasta la puerta principal y comprobó si el precinto policial había sido forzado. Estaba intacto, así que tecleó en el candado el código de seis dígitos y abrió la puerta lentamente. Al hacerlo oyó una voz.

– Están aquí -dijo el sargento Runningdeer.

La agente Smith se encontró a la familia Carter, a Sid y Joan Carter y sus hijos, sentados a la mesa del comedor. Alertados de su inminente arresto por las luces de policía, se habían sentado a la mesa cogidos de las manos y con la cabeza inclinada. El sargento Runningdeer estaba de pie junto a la puerta de la cocina.

– Señor y señora Carter -dijo-, ustedes y su familia quedan detenidos por atentar contra la Humanidad y por allanamiento de propiedad del gobierno.

Cumpliendo con la última directiva de Naciones Unidas, los Carter fueron detenidos y fichados. Después de recibir orientación, cualquiera de los miembros de la familia que siguiera negándose a poner fin a sus actividades inhumanas y, a recibir la comunión y la marca sería retenido hasta su traslado a un correccional.

Se trataba de un castigo rápido e inexorable, pero dados el extraordinario sufrimiento y el número incalculable de muertes ocasionados por la contaminación de las reservas de agua potable, la mayoría de la gente lo consideraba muy benévolo. Una conclusión que reforzaba la televisión con la frecuente emisión de escenas en las que aparecían fundamentalistas encarcelados, rezando a Yahvé para que castigara a la gente de la Tierra con aflicciones peores y más virulentas. Como consecuencia, Naciones Unidas decretó que todo aquel que fuera sorprendido vendiendo mercancía a un fundamentalista también sería encarcelado, aunque la índole del castigo quedaba en manos de las autoridades locales, que aplicarían uno u otro dependiendo de las circunstancias.

Viernes 26 de junio, 4 N.E.

Decker se sirvió una taza de café y regresó al dormitorio para ver la televisión. Muchos habrían matado por el líquido de aquella taza, pero Decker se había racionado el agua cuidadosamente, y todavía contaba con la mitad de las provisiones de las que había hecho acopio el domingo. La mayor parte la obtenía de la condensación de la nevera, de ahí que dependiera muy poco de sus reservas. La idea de que hubiera otros que se estaban muriendo de sed mientras que él tenía reservas de sobra, le hacía sentirse culpable, pero no había forma de saber hasta cuándo se prolongaría la situación. Prefirió no pensar en que al acaparar su agua «por si acaso» estaba demostrando no tener fe en Christopher y Milner, que habían asegurado que resolverían la crisis en menos de una semana. Mejor es ir sobre seguro, pensó.

«Bienvenidos de nuevo -dijo Suzanne Wright, la presentadora del programa, cuando Decker encendió el televisor-. Hoy nos acompaña en el estudio un invitado muy especial, el reverendo Timothy Dowd. -Su voz revelaba un sincero respeto hacia su invitado-. El reverendo Dowd está aquí para hablar con nosotros sobre las acusaciones que aseguran que los últimos cataclismos -las llagas, y la posterior transformación en sangre de los océanos primero y del agua dulce ahora- se deben a la connivencia de los fundamentalistas con Yahvé.»

«No creo que podamos seguir llamándolas acusaciones solamente -respondió el reverendo Dowd-. Si tenemos en cuenta las confesiones y las escenas que muestran a fundamentalistas rezando en prisión para que Yahvé castigue a la Tierra, me atrevería a decir que ya no hay ninguna duda de que la evidencia las convierte en acusaciones más que fundadas.»

«Estoy convencida de que todos hemos visto las grabaciones y escuchado las confesiones -dijo Suzanne Wright. Era una suposición que podía hacer sin riesgo de equivocarse: hacía días que se emitían las grabaciones, para a continuación ser analizadas, revisadas, sometidas a consideración, debatidas y emitidas de nuevo prácticamente en todas las cadenas públicas e independientes del mundo-. Pero -continuó- mi pregunta es la siguiente: ¿de verdad necesita Yahvé las oraciones y el apoyo del KDP y los fundamentalistas para hacer lo que está haciendo? ¿Acaso no puede hacerlo por cuenta propia? Después de todo, es Dios.»

«Bueno, se diría que sí -contestó el reverendo Dowd-. Si Yahvé es de verdad un dios todopoderoso, entonces lo lógico sería pensar que es capaz de hacer cuanto se le antoje, independientemente de lo que puedan pensar los demás. Pero en el capítulo sexto del Evangelio de Marcos, en el Nuevo Testamento, descubrimos que no es tan todopoderoso como le gustaría hacernos pensar. En ese pasaje se nos dice que, estando Jesús en un pueblo determinado, fueron tan pocos los que quisieron creerle que no pudo obrar más que un puñado de sencillas curaciones. [76]

»A lo que voy es a que nosotros los humanos tenemos la capacidad de emplear nuestra energía mental y espiritual para determinar lo que ocurre en este planeta. Christopher no se equivoca cuando dice que el dominio de Yahvé sobre la Tierra está en manos de sus confederados. Sin el KDP y los fundamentalistas -yo los llamo el "Culto de Yahvé"-, sin sus oraciones y apoyo, sin la focalización de su energía mental y espiritual, lo cierto es que Yahvé no podría hacer demasiado. Es más, y he aquí la clave de la cuestión, lo que le ha ocurrido a la Tierra en las últimas semanas no es el resultado de los poderes supremos de Yahvé. Se trata más bien de la consecuencia de que el KDP y los fundamentalistas estén más concentrados en su visión de mantener a la Humanidad bajo el yugo de Yahvé que lo que lo están los seguidores de Christopher en la visión de liberar al planeta del dominio de Yahvé.»

«Es increíble. No se me había ocurrido.»

«Ésta es la razón, Suzanne, de que Christopher, por poderoso que sea, no pueda derrotar él solo a Yahvé, el KDP y los fundamentalistas. Es algo que todos debemos comprender. Christopher nos necesita. Necesita que todos y cada uno de nosotros le apoyemos con toda la energía mental y espiritual positiva de la que seamos capaces. Es esencial que dejemos a un lado nuestras diferencias y disputas, para así poder concentrarnos en prestar nuestro apoyo a Christopher y Robert Milner.»

«Usted lleva en el ministerio más de cincuenta años -dijo Suzanne Wright-. Probablemente sea el predicador más famoso desde Billy Graham. [77] Ha trabajado para el Consejo Mundial de Iglesias durante años. Y, sin embargo, oyéndole hablar se diría que… Bueno, se diría que ha perdido usted toda la fe en Yahvé.»

«Bueno, con todo lo que ha pasado, no haría honor a la verdad si le dijera que no me he debatido con ese tema. Pero todavía tengo fe. Yo le ruego a Dios todos los días que se arrepienta y olvide su ira, que sea consciente de que quedaron atrás los días en que la humanidad necesitaba un dios autocrático, y que permita a los pobladores del planeta avanzar a la próxima etapa de su evolución, para que así llegue el día en que podamos unirnos a él como iguales.»

Suzanne Wright sonrió pensativa y asintió con la cabeza, inspirada por la esperanzadora visión del reverendo Dowd. Luego continuó.

«Por sus últimas palabras y por la gasa que lleva en la mejilla, estoy convencida de que nuestros telespectadores se habrán dado cuenta de que aunque sigue siendo usted cristiano… -Suzanne hizo una pausa para hacer una aclaración-. ¿Se considera usted cristiano?», preguntó.

«Sí, por supuesto, aunque yo no voy por ahí acosando a la gente, ni intento convencerles de que mi camino es el único y verdadero.»

«De acuerdo, entonces… Aun siendo cristiano, usted no es fundamentalista.»

«Por Dios, no -dijo Dowd riendo por lo bajo. Entonces se señaló la gasa y añadió-: Esto no me lo he hecho afeitándome.»

«Y por lo que he visto antes en el camerino, sé que no es la única lesión que tiene.»

«No -dijo Dowd-. He recibido la comunión y la marca, y tengo las llagas que así lo demuestran.»

Mientras hablaba, una de las cámaras enfocó de cerca la marca que lucía en el dorso de la mano derecha, para mayor efectismo de sus palabras.

«Parece usted orgulloso de ello», dijo Suzanne.

«Lo estoy, Suzanne. Christopher dijo que debemos llevar nuestras llagas como medallas de honor, y así lo hago.»

«Si bien recuerdo, sus palabras exactas fueron que debíamos llevar nuestras llagas como "medallas de honor y desafío". ¿Qué me dice del término desafío?»

«Yo prefiero hablar de un espíritu inconmovible», contestó Dowd.

Wright asintió con la cabeza, dando a entender que comprendía y compartía las palabras de Dowd.

«¿Y qué les dice a quienes afirman que la comunión es una violación del mandamiento que prohíbe beber sangre, y que la marca es "la marca de la bestia" de la que habla la Biblia?»

Timothy Dowd negó con la cabeza, mostrando su total desacuerdo.

«Ésa es una excusa tan manida que me dan ganas de no volver a discutir sobre ella nunca más. Los fundamentalistas y el KDP recurrieron a ese argumento nada más anunciarse que se iba a suministrar la comunión. Aun así, en lo referente a la primera acusación, yo diría que hay que ser muy estrecho de miras para equiparar la ingestión de un par de ampollas con la ingestión de sangre. El mandamiento que prohíbe beber sangre es una ley tan poco precisa en la Biblia que cuesta creer que los opositores de Christopher hayan podido fundamentarse en una excusa tan débil. Es una señal de lo desesperados que están.»

«Pero la "marca de la bestia" es un concepto bastante más preciso, ¿no es así?», argumentó Suzanne Wright.

«Así as -admitió Dowd-. En el transcurso de los últimos cincuenta años, más o menos, la referencia a la marca de la bestia ha sido uno de los pasajes bíblicos más citados. Y ésa es la razón misma de que sea uno de los peor comprendidos. Ha sido objeto de tanta demagogia por parte de radicales y chiflados, han abusado tanto de él los grupos de rock y los escritores de novelas baratas para vender discos y libros, y ha sido tan citado por los predicadores fundamentalistas de derechas para infundir miedo que ya casi nadie entiende su verdadero significado. Seguro que recuerda que, cuando hace varios años el sistema de crédito bancario actual empezó a sustituir al sistema monetario en todo el mundo, hubo varios grupos radicales minoritarios que denunciaron indignados que el biochip inserto era en sí la marca de la bestia. En lugar de una maldición, el biochip ha probado ser no sólo muy cómodo, sino el medio disuasorio más efectivo contra el crimen organizado. Dudo que haya nadie en la actualidad que quiera volver a ir por ahí con los bolsillos llenos de monedas y billetes; por no hablar de las tarjetas de crédito, los permisos de conducir, las tarjetas sanitarias y otras formas de identificación personal. Yo siempre he creído y sostenido que los eventos descritos en el libro del Apocalipsis sucedieron en el siglo primero y se referían a la caída de Jerusalén, y que la "bestia" y el número 666 se refieren a Nerón, el emperador romano.»

«Acaba usted de iniciar una gran cruzada para llevar su mensaje por todo el mundo -dijo Suzanne Wright, saltando a otro tema, como tienen por costumbre tantos periodistas a fin de incluir todas las preguntas previamente preparadas-. ¿Puede explicarnos con más detalle su nueva misión?»

«Verá, Suzanne, lo cierto es que se trata de la continuación del trabajo que he venido desarrollando los últimos años. En ese tiempo, he colaborado a través del Consejo Mundial de Iglesias con los líderes de todas las principales confesiones protestantes, además de con el Papa y los más altos representantes de otras muchas religiones del mundo.»

«Asumo que eso no incluye a ningún grupo fundamentalista», bromeó Suzanne Wright.

«No -dijo Dowd con una mueca-. Las personas con las que yo trabajo son inteligentes, razonables y abiertas de miras. Muchos de ellos reconocen el tremendo poder benéfico que la comunión ofrece a la Humanidad, y se cuentan entre los primeros que acudieron a recibir la comunión, con la finalidad de aplacar los recelos de sus fieles.»

»Así que -continuó Dowd-, como decía, llevo en esto ya bastante tiempo. Lo que ocurre es que es ahora cuando la gente empieza a escuchar debido a las llagas y el agua que se transforma en sangre. Nunca he sido partidario de inculcar mis ideas a nadie a la fuerza. Al contrario, siempre he defendido que las creencias religiosas pertenecen al ámbito privado de cada uno. Para mí, lo que la Biblia pueda o no decir de lo que ocurrió hace dos mil años es mucho menos importante que lo que hagamos para que los humanos y el resto de seres vivos disfruten de una vida mejor en el presente.»

«Muy interesante», dijo la entrevistadora, que asintió de acuerdo.

«Pero existe una razón para que renueve mis esfuerzos en este momento -con esto su voz adquirió un tono grave-, y es que, francamente, el sufrimiento y la muerte deben acabarse. -Su expresión revelaba fervor y, a la vez, una honda preocupación. Sus ojos parecían estar inundados por un mar de lágrimas, que sólo su determinación a dar su mensaje conseguía contener-. El sufrimiento y la muerte deben acabarse -repitió-. Y debemos hacer cuanto esté en nuestras manos para que así sea.»

«Lo que nos lleva a la crisis actual -dijo Suzanne Wright-. Se sabe que ya han muerto millones de personas debido a la escasez de agua, y que a ésos se sumarán varios millones más dentro de muy poco. ¿Podemos deducir por sus palabras que considera justificada la reinstauración de la pena capital por parte de la ONU, para castigar a los líderes fundamentalistas?»

«Yo soy un hombre de paz. Y, por principios, soy absolutamente contrario a la pena capital. Pero, como usted misma ha dicho, ya han muerto millones de personas y pronto lo harán otros muchos millones más. En muy pocas ocasiones se presentan las cosas de forma tan clara. Sin el apoyo del Culto de Yahvé, jamás habríamos llegado a este punto. Las personas de las que hablamos, los líderes fundamentalistas, no se diferencian en nada de los nazis de la Segunda Guerra Mundial, salvo que los primeros dejan la matanza en manos de Yahvé. Si la interrupción involuntaria de la vida de unos cuantos líderes fundamentalistas tiene como resultado el fin del dominio de Yahvé sobre el planeta y, consiguientemente, se logra preservar la vida de millones de inocentes, entonces, por desagradable que pueda resultar, no debemos eludir la responsabilidad de hacer lo que es necesario, nos lo debemos a nosotros y a nuestros hijos. La interrupción de la vida no debe estar motivada por la ira, la maldad o el deseo de venganza; debe ejecutarse por el bien de la Humanidad.»

«De momento, sólo los líderes tienen que enfrentarse a la interrupción involuntaria de la vida -dijo Wright-. Yo creo que lo que todos nos preguntamos ahora es si con eso será suficiente. ¿Será necesario ampliar el castigo para incluir a otros miembros del "Culto de Yahvé", como usted los ha llamado?»

«No lo sé -contestó Dowd-. Esperemos que sea suficiente, porque si no lo es, me temo que nos esperan plagas mucho peores.»

«Pero eso es terrible», dijo Suzanne Wright estremecida.

«De ahí que debamos ofrecer nuestro apoyo incondicional a Christopher y al Consejo de Seguridad. No soy militar, pero tal y como yo lo entiendo, en tiempos de guerra es responsabilidad de la tropa prestar apoyo al oficial al mando. Cuanto más desesperada es la situación, más importante es que sus órdenes se sigan al pie de la letra. Christopher lo ha dicho, estamos en guerra. Yahvé ha declarado la guerra al planeta Tierra y nosotros, nos guste o no, podemos ser los soldados o las víctimas. Aun cuando no estemos de acuerdo con la forma con que la ONU está tratando algunos asuntos, deberíamos reconocer que quienes toman las decisiones conocen mejor la situación que nosotros. Mientras no se nos diga lo contrario, deberíamos apoyar incondicionalmente las decisiones de Christopher y del Consejo de Seguridad.»

«¿Cree usted que la decisión de aplicar la interrupción involuntaria de la vida tiene algo que ver con los recientes descubrimientos concernientes a la reencarnación; es decir, que no se muere nunca del todo, y que pasado un tiempo todos volvemos a nacer?»

El reverendo Dowd asintió pensativo.

«Por supuesto que sí -dijo-. Suzanne, permítame que recurra a una analogía para explicar mejor esa decisión. Los fundamentalistas lo llaman pecado cuando una mujer interrumpe un embarazo. Pero, claro, nosotros sabemos que eso es ridículo. ¿Cómo va a estar mal? Al hacerlo, no hace otra cosa que controlar su cuerpo, su vida. Ella toma la decisión por su propio bien, por el bien de su familia, y por el bien de la sociedad. Hay muchas mujeres a quienes llevar un embarazo a término las atraparía en un círculo de pobreza; si no económica, sí emocional y espiritual, porque éste impediría que llegaran nunca a conocerse a sí mismas; el cuidado de los hijos ocuparía todo su tiempo. Y a veces, probablemente muchas más veces que no, ese hijo no deseado se convierte en un peso no sólo para la madre y la familia, también para la sociedad. ¿Cuántos ladrones y asesinos han sido hijos no deseados? Los psicólogos dicen que muchos. Para esas personas y sus víctimas habría sido mucho mejor que no hubiesen nacido. El amor, la autoestima, es el mayor y más importante de todos. Ése es el cimiento sobre el que se levanta la Nueva Era. Un niño no puede aprender a amarse a sí mismo si no es amado y querido por quien le trajo al mundo. Para esos niños es mejor que sus espíritus regresen al "inconsciente colectivo", como diría Carl Jung, antes de que nazcan.

»La eliminación de los grupos de personas regresivas viene a ser lo mismo. Su incapacidad de alcanzar la autoestima ha quedado demostrada por el hecho de que dependan de otro, de Yahvé en este caso, para darle sentido a su vida. Son un peso tan grande para la sociedad que su sola existencia impide que la Humanidad avance a la siguiente etapa de su evolución. Al igual que los embarazos no deseados, los elementos regresivos de la sociedad deben ser eliminados para que el resto de la Humanidad pueda avanzar. Y, del mismo modo que la interrupción de un embarazo no deseado es la mejor solución para todos los involucrados, lo es también para todo el mundo que el fundamentalismo radical sea erradicado.

»Huelga decir, claro está, que este fin debería alcanzarse de la forma más humana posible. Es evidente que debe tenerse en cuenta el deseo de limitar el sufrimiento del condenado, y yo diría que ésa es la razón de que el Consejo de Seguridad haya elegido el método de interrupción de la vida que ha elegido.

«En eso estaba pensando -dijo Wright algo apocada-. Me resulta bastante… Bueno, bastante truculenta.»

«Por lo que yo sé -dijo Dowd con voz experta-, y a pesar de las apariencias, los médicos consideran la decapitación indolora y rápida. Y yo creo que cuando se trata de elegir entre lo que nos es menos molesto a nosotros y lo que es menos doloroso y más rápido para los condenados, estamos obligados a pensar primero en los que deben soportar el método. A pesar del sufrimiento que han causado a la Humanidad, no debemos rebajarnos a su nivel; no hay razón para hacerles sufrir.

»No obstante, existe otro factor que no debemos pasar por alto a la hora de evaluar el método, y es que comoquiera que la decapitación sí que parece brutal, cabe la esperanza de que desanime a otros fundamentalistas y les ayude a darse cuenta de cuán estúpida e inútil es su intolerancia.»

Suzanne Wright asintió conforme, aunque era evidente que la idea seguía produciéndole aprensión.

«No obstante, creo que todos, incluidos los que deben someterse a la interrupción involuntaria de la vida, deberían buscar consuelo en el hecho de que sabemos que la muerte es transitoria.»

«Estamos ya casi fuera de tiempo -dijo Wright-, pero ¿podría decirnos muy brevemente qué pasará con los que mueran?»

«Bueno, no por experiencia -contestó secamente-. La información más fiable de la que disponemos se limita a la recogida de datos por personas que han analizado detalladamente las experiencias de vidas pasadas. Lo que puedo decir es que hay pruebas más que fehacientes de que cuando morimos no lo hacemos por mucho tiempo. Muchos vuelven a nacer a los pocos años; otros lo hacen en cuestión de días. Son muy pocos los casos en los que pasan más de veinte años entre una vida y otra. Y, cómo no, cuando una persona muere y vuelve a nacer, casi nunca recuerda su otra vida si no se somete a una terapia de regresión. Lo que quiero decir -y estoy pensando sobre todo en aquellos que son sometidos a una interrupción involuntaria de la vida, aunque en realidad se puede aplicar también a quienes han muerto en las plagas- es que quienes mueren dejan atrás todas las tendencias regresivas que han aprendido en la vida pasada. Regresan, despojados de todo vestigio del antiguo paradigma, a un mundo donde la Nueva Era no está en sus comienzos, sino en pleno auge. Cuando regresen, podrán aceptar la verdad porque las mentiras de Yahvé les resultarán más que obvias.»

«Entonces, ¿hay esperanza incluso para los fundamentalistas más fanáticos?», preguntó Suzanne Wright, sin intentar ocultar el asombro en su voz.

«Hay esperanza», convino con seguridad el reverendo Dowd.

«Hoy nos ha acompañado el reverendo Timothy Dowd -concluyó Suzanne Wright dedicándole una sonrisa llena de optimismo a sus televidentes-. Volvemos enseguida.»

Allahabad, India

Bajo la atenta mirada de las cámaras, cientos de miles de peregrinos aguardaban ansiosamente a orillas de la lengua de tierra de Allahabad, donde confluyen los ríos Yamuna, Sarasvati y Ganga (Ganges). A pocos les quedaban fuerzas suficientes para mantenerse en pie, la mayoría estaba a punto de morir de deshidratación, y decenas de miles más habían muerto por el camino. Hasta este lugar, emplazamiento del «auténtico Prayag» o destino de peregrinación, al que cada año viajan millones de devotos hindúes para lavar sus pecados en el río sagrado, y donde también se celebra el gran festival conocido como maghmela, había viajado el profeta de Babilonia, Robert Milner. Ataviado con las mismas vestiduras que había lucido en Tel Aviv una semana antes, y de nuevo esperando a la primera luz del crepúsculo para empezar su trabajo, Milner anduvo descalzo hasta el lugar donde confluyen los ríos y donde el caudal era suficiente como para que no se coagulase la sangre.

En esta ocasión no portaba esferas de cristal. Y tampoco se detuvo a la orilla, sino que se adentró en el río hasta que la sangre le llegó a las rodillas. El tejido de su túnica reaccionó como una esponja, y absorbió la sangre hasta la altura de la cintura. Milner metió la mano en un bolsillo oculto entre los abundantes pliegues de su vestimenta y sacó un enorme cuchillo de marfil, tallado con extrañas marcas. Algunos de entre la muchedumbre lo identificaron como el cuchillo ceremonial del sacrificio khond del Meriah, un ritual que no se practicaba en la India abiertamente desde hacía por lo menos ciento cincuenta años, y que consistía en estrangular a una persona, descuartizarla y esparcir sus restos por los campos para pedir a los dioses una buena cosecha.

Milner levantó los ojos hacia el firmamento. Su mano derecha estaba cerrada en un puño desafiante, y doblada por la muñeca, de modo que la marca miraba hacia el cielo. En su mano izquierda sostenía el cuchillo, con la punta hacia arriba, como preparado para apuñalar a Dios en el corazón. Luego, lanzó el mismo grito que había lanzado en Tel Aviv: «¡En nombre del Portador de la Luz, y de su hijo, Christopher; en el mío propio, en el de quienes me acompañan, y en el de toda la Humanidad, yo declaro mi independencia y mi no acatamiento a Yahvé, dios del padecimiento, la enfermedad y la opresión! ¡No cederemos ante ti! ¡No nos someteremos a ti! ¡No nos postraremos ante ti! ¡Nos declaramos libres de ti! ¡Escupimos sobre ti y sobre tu nombre!».

Entonces, con los brazos todavía levantados y bajo la atenta mirada del mundo entero, Milner acercó la punta del cuchillo a su muñeca derecha. Pegó la hoja a la carne y con un brusco movimiento, se abrió un profundo tajo que atravesó la arteria radial. De la herida empezó a manar instantáneamente sangre a borbotones, que no tardó en chorrearle por el brazo.

Quienes miraban la escena en directo y por televisión lanzaron, sobresaltados, un grito ahogado, y aunque Milner ya tenía sangre hasta la rodilla, muchos volvieron la cabeza repugnados. Durante unos segundos, las cámaras enfocaron a Milner, mientras seguía allí de pie, sin moverse, con la sangre goteándole del brazo, y el cuchillo alzado. Entonces, todo el mundo lo vio. De pronto, las aguas que rodeaban a Milner se aclararon, para luego tornarse transparentes; más claras incluso de como nadie las había visto jamás. A gran velocidad, la transformación fue avanzando por las aguas de los tres ríos. En tres minutos había llegado hasta la bahía de Bengala, en la desembocadura del Ganges, al sur de Calcuta. A partir de ahí, otros ríos y arroyos se contagiaron de la ola purificadora, que fue avanzando por todo el mundo escasos segundos detrás del atardecer.

En Allahabad no se repitió la gran aclamación de Tel Aviv. En su lugar, los que todavía tenían fuerzas para moverse se acercaron a pie o a rastras hasta el agua para beber.

Con un suspiro que ahogó la corriente de agua, Robert Milner dejó caer los brazos y regresó a la orilla. Pasó tambaleándose junto a las cámaras y los periodistas, que se apartaron a su paso, dio media vuelta y se desplomó exhausto. Al principio se produjo un gran revuelo de preocupación, pero mientras yacía allí, todavía consciente y asegurando a cuantos le rodeaban que se encontraba bien, las cámaras revelaron una imagen sorprendente: su brazo estaba completamente curado.

15

EL CUARTO ÁNGEL

Sábado 27 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

No hacía falta ser un genio para darse cuenta del patrón. Las últimas plagas habían empezado en domingos consecutivos a lo largo de las tres últimas semanas. Si había otra plaga en camino, lo más lógico era suponer que el patrón volvería a repetirse. Aquello significaba que, fuera cual fuera la próxima aflicción, lo más probable era que empezara a manifestarse en el transcurso de las siguientes veinticuatro o cuarenta y ocho horas. No había forma de saber el cuándo con exactitud porque, aunque la transformación del agua salada y el agua dulce en sangre se había producido de forma relativamente rápida, las lesiones, en cambio, habían seguido un proceso más lento, empezando a manifestarse con un ligero picor en la piel y empeorando a lo largo del día. Podía ser que la próxima plaga comenzara también como algo menor y se fuera agravando en el transcurso de uno o dos días. Sin embargo, sí que había una forma de saber cuál iba a ser la siguiente plaga.

Decker se sentó en el sillón del salón y sacó la Biblia de Elizabeth de la bolsa de cuero, que llevaba encima de la mesita del café desde que había llegado de Israel tres semanas atrás. Cuando Scott Rosen se la dio en Petra, Decker no había pensado en ella más que como un recuerdo de Elizabeth. Había leído sus anotaciones y los pasajes que había resaltado en amarillo, con el único fin de conocer cuáles habían sido sus pensamientos durante el tiempo que él había permanecido secuestrado en el Líbano. Pero ahora -después de haberse repetido el sueño, después de haber albergado dudas sobre Christopher-, su lectura se le antojaba como una suerte de connivencia con el enemigo o como el reconocimiento tácito de que aquellas palabras tenían algún valor. No necesitaba sumar ese sentimiento de culpa a la que ya sentía. Allí estaba él, como un ermitaño en una cueva, mientras a su alrededor, el mundo sufría; ocultándose, en realidad, de Christopher, quien, a excepción de en aquel maldito sueño, jamás había hecho nada para que dudara de él. Y por eso no había vuelto a abrir la bolsa desde que salió de Petra.

Ahora, sin embargo, se convenció de que había una buena razón para leerla; conocer al adversario. Era la misma razón por la que, un año y medio antes, Decker había leído otra copia de la Biblia y hallado el verso que le proporcionó la idea de utilizar la marca para evitar que los fundamentalistas y el KDP tomaran la comunión.

En el vuelo a Jerusalén después de la resurrección de Christopher éste había dicho que las plagas invocadas por Juan y Cohen habían ocurrido tal y como lo predecía el libro del Apocalipsis. Pero aquello había sido antes de que Juan (el autor del Apocalipsis) y Cohen murieran. Decker había dado por hecho que con sus muertes se había puesto fin a tan catastróficos sucesos; pero lo acontecido en las tres últimas semanas constituía una prueba más que fehaciente de lo contrario. Así que, si por leer la Biblia de Elizabeth lograba determinar cuál iba a ser el siguiente paso de Yahvé, pensó Decker, hacerlo no sería una muestra de falta de lealtad hacia Christopher; es más, sería una locura por su parte no hacerlo. Con todo, no podía evitar seguir sintiéndose mal.

Finalmente, la abrió y fue pasando páginas hasta el final, donde se encontraba el libro del Apocalipsis. Rápidamente encontró lo que buscaba. Allí estaban la plaga de las llagas, [78] y los mares tornándose en sangre, [79] y el agua fresca convertida en sangre. [80] Y estaba la descripción de la siguiente plaga, que sería la cuarta de la serie más reciente:

Y el cuarto derramó su copa sobre el sol; y se le permitió al sol abrasar con su fuego a los hombres; y los hombres se abrasaron en una insolación intensa. [81]

¿Cuánto calor iba a llegar a hacer? ¿Cuánto calor era una «insolación intensa»? Y lo que era más importante, se preguntó Decker, ¿cómo podía prepararse? Presumiblemente, sería un calor bastante más intenso que el habitual en verano. ¿Cómo lo soportaría su aire acondicionado? La climatización de los espacios había sido uno de los principales temas de discusión durante el esbozo de los proyectos de viviendas para Babilonia, donde la temperatura puede alcanzar los cuarenta y nueve grados centígrados. Recordó haber oído que un aparato de aire acondicionado estándar podía enfriar una casa sólo quince o veinte grados menos que la temperatura exterior. El de su casa era tan viejo como la casa, lo que significaba que no sería tan eficiente como los últimos modelos y que, por tanto, no enfriaría lo mismo. Pero no disponía de tiempo suficiente para paliar ese defecto. Tampoco había tiempo para mejorar el aislamiento de los muros exteriores. Cualesquiera que fueran los preparativos que podía hacer, debía llevarlos a cabo entre las doce y veinticuatro horas siguientes.

Después de recapacitar sobre el asunto un rato, Decker decidió que lo mejor que podía hacer era limitar sus esfuerzos a una única habitación. La casa no tenía un sótano que la tierra que lo rodeaba se encargara de refrescar de forma natural, de modo que la opción más obvia era el lavadero. Estaba situado en la planta baja, y conservaba todavía el suelo de cemento, razón por la cual era la habitación más fresca de la casa. Tenía toma de agua, y un sumidero en el suelo por el que podría deshacerse de los residuos. También era lo suficientemente pequeño como para que le diera tiempo a mejorar el aislamiento de paredes y techo.

Decker elaboró una lista de materiales y telefoneó a Bert Tolinson, el encargado de cuidar de la casa. Hasta el momento, Tolinson se había mostrado encantado de conseguirle a Decker cuanto éste le había pedido, sin saber que al realizar esas compras estaba violando la ley de Naciones Unidas y podía haber sido encarcelado. Había dado por hecho que Decker tenía la marca, y sacaba el dinero para las compras directamente de la cuenta que Decker había abierto para cubrir los gastos de mantenimiento. Aunque la cuenta contaba con fondos suficientes por si se presentaba un imprevisto, la lista de la compra de Decker levantaba sospechas.

Decker había intentado pasar sin el aire acondicionado, a fin de evitar que nadie se enterara de que la casa estaba ocupada. Pero poco importaba ahora que el vecino, George Rollins, y su hijo estaban al tanto de su presencia. Por esa razón, y a pesar de lo agradable de la temperatura, Decker cerró todas las ventanas y puso en marcha el aire acondicionado a máxima potencia para que la casa se fuera enfriando con vistas a lo que se aproximaba. Si bajaba demasiado la temperatura, se pondría un abrigo. A continuación, buscó sus herramientas de mano -una sierra, una taladradora, un martillo y unos alicates-, y luego sacó todo lo que pudo del lavadero. Cerraría la llave del gas del calentador después de acabar con los preparativos y darse una ducha.

Cuando Bert Tolinson llegó con lo que Decker le había encargado con tanta urgencia, Decker estaba listo, vendado de arriba abajo, incluida la mano derecha. Tolinson podía pensar que se había vuelto loco, pero no iba a irse con la duda de si Decker tenía o no la marca.

* * *

Tolinson tardó quince minutos en meter todo en la casa. Repasando con la mirada la mercancía que, a excepción de unos cuantos alimentos, Decker le había pedido que apilara en el vestíbulo y el salón, Tolinson se quitó su eterna gorra de béisbol de los Washington Senators, se enjugó el sudor de la frente, y se rascó el cogote, donde todavía le quedaba algo de pelo.

– No es que me importe -dijo Tolinson-, pero ¿para qué quiere todo esto?

Decker contempló los objetos apilados y expuestos delante de ellos -diez rollos de aislante de fibra de vidrio, una clavadora de grapas, doce rollos de cinta adhesiva de aluminio, dos lámparas de camping a pilas, dos linternas, dos docenas de pilas de larga duración, un tubo grande de plástico, dos cajas de clavos de tres pulgadas, ocho neveras de camping grandes con veinticuatro bolsas de hielo (que eran cuanto Tolinson había podido conseguir debido a los recientes recortes de agua) repartidas en su interior, media docena de listones de madera de dos metros y medio, tres aparatos de aire acondicionado de ventana, y tres prolongadores eléctricos industriales de treinta metros.

Quería responder a la pregunta de Tolinson. Si podía evitarlo, no había razón para que Tolinson y su familia sufrieran mientras durara lo que se avecinaba. Pero ¿cómo explicar de qué modo se había enterado de que la próxima plaga sería una ola de calor? Desde luego que no podía decir que lo había leído en la Biblia. Aunque su lectura no había sido prohibida ni estaba restringida, la Biblia era un libro que sólo los fundamentalistas leían o en cuya palabra sólo creían ellos. Entonces se le ocurrió una idea.

– Va a haber otra plaga -dijo-. Empezará mañana, creo. Las temperaturas van a subir muchísimo.

– ¿Cómo lo sabe? -preguntó Tolinson, con tono de preocupación-. ¿Se lo ha dicho el secretario Goodman?

Aquélla era una explicación en la que no había pensado y se quedó parado un segundo, contemplando la posibilidad de utilizarla en lugar de la que él había pensado. Pero al final, le vio el fallo y la descartó. Si Bert Tolinson avisaba a otros, él a su vez iba a tener que explicar cómo se había enterado y, aunque era bastante bueno guardando secretos, podía escapársele que la información provenía de Decker. Y eso, claro está, atraería la atención sobre el hecho de que Decker se encontraba en Derwood. Necesitaba ofrecer como respuesta una fuente de información lo suficientemente trivial como para que no se cuestionara su origen si Tolinson alertaba a terceros.

– No -contestó Decker-. Un médium que conozco me advirtió sobre ello.

Como fuere, la explicación parecía menos creíble ahora que la había dicho, y dudó que hubiera alguna posibilidad de que Bert Tolinson le creyera. Tal vez hubiese sido mejor no decir nada. Para su sorpresa, Tolinson aceptó la respuesta sin más.

– ¿Y qué piensa hacer? -preguntó Tolinson con cierta ansiedad.

– Primero tiene que prometerme que si le comenta el asunto a alguien, dirá que se ha enterado por un médium. No mencione mi nombre en ningún momento.

– Por supuesto que no -le aseguró Tolinson, un poco ofendido de que Decker hubiese creído necesario hacerle la advertencia. En los quince años que había estado al cargo del mantenimiento de la casa de los Hawthorne, nunca le había hablado a nadie de las idas y venidas de Decker y a estas alturas no necesitaba que nadie le recordara que debía ser discreto.

Decker percibió la ofensa, pero abordó la explicación sin excusarse. Le dijo a Tolinson que tenía pensado forrar las paredes, el techo y la puerta del lavadero con una doble capa de aislante, que fijaría con ayuda de la cinta americana y la clavadora de grapas. Uno de los aparatos de aire acondicionado lo iba a instalar en la ventana del lavadero, y los otros dos los montaría en los agujeros que pensaba abrir en la puerta del lavadero. Los listones soportarían el peso de estos dos últimos, que extraerían el aire fresco del resto de la casa y enfriarían aún más el espacio. Los prolongadores eran para conectar los dos aparatos de la puerta a sendos enchufes exteriores y así no sobrecargar el circuito eléctrico del lavadero. El tercer prolongador le serviría de toma de emergencia. En el tubo de plástico recogería la condensación de las dos unidades montadas en la puerta. El hielo y las neveras las utilizaría en caso de que el resto del sistema fallara. Decker reconoció que probablemente exageraba, pero después de cuanto había pasado, no quería correr ningún riesgo.

– ¿Y qué hay de los víveres?

– Con lo que me ha traído podré aguantar unas dos semanas -contestó Decker-. Guardaré provisiones para dos días en las neveras. Supongo que por mucho que suban las temperaturas durante el día, la noche será algo más fresca, y aprovecharé entonces para sacar más comida y hielo de la nevera de la cocina.

– Y las lámparas, linternas y todas esas pilas que me ha pedido, ¿para qué son? -preguntó Tolinson.

– Oh, bueno -dijo Decker, intentando disimular que no tenía respuesta para eso-. Las… Bueno, esto… Pensé que sería buena idea tener un par de linternas a mano. En cuanto a las pilas, nunca está de más tener unas cuantas.

Para alivio de Decker, Tolinson se limitó a asentir con la cabeza. Luego examinó de nuevo la habitación y el inventario con la mirada, como si calculara mentalmente lo que él iba a necesitar, agradeció a Decker la advertencia y se fue a toda prisa para comprar lo que necesitaba para su casa.

Domingo 28 de junio, 4 N.E.

Estación científica de la ONU, monte Erebus, isla Ross, Antártida

Aunque en el norte estaban en pleno verano, en el hemisferio sur era crudo invierno. La temperatura en la isla de Ross, mil cien kilómetros por debajo del Círculo Polar Antártico, tendría que haber sido muy inferior a los cero grados, pero no era así. En su lugar, Brad Mulholland, el único científico destinado en la estación científica de Naciones Unidas, se había encaramado a una mesa ataviado con su primera capa de ropa interior larga, e intentaba contactar por radio con la Organización Meteorológica Mundial de Naciones Unidas a fin de informar sobre su situación. Pero no recibía respuesta. Fuera del refugio, el brillo de las estrellas de aquella noche de cuatro meses de duración se reflejaba en un gran lago de agua en expansión, que había sido hielo sólo veinticuatro horas antes. En el interior, el agua se había colado por debajo de la puerta y alcanzaba ya diez centímetros de altura.

Mulholland apoyó la radio sobre la mesa e hizo frente al interrogante que hasta ahora había eludido responder: ¿qué hacer ahora? Comprobó de nuevo la temperatura exterior. El termómetro marcaba ocho grados centígrados, tres más que hacía una hora. Bajo la luz de las estrellas, a excepción del perfil del monte Erebo, que se elevaba a treinta kilómetros de su posición, y del monte Terror, situado más lejos todavía, sólo divisaba agua a su alrededor. No había forma de saber qué profundidad alcanzaba, pero calculó que en su mayor parte no sería mucho más honda que el agua del refugio. No obstante, independientemente de la profundidad que hubiese ganado ya, el caso era que iba en aumento y que continuaría haciéndolo mientras persistiera el calor.

Bajo la estación, una capa de hielo de unos tres metros lo separaba del suelo de la isla… O por lo menos así lo había sido cuando la estación fue construida. Podía intentar alcanzar McMurdo, la base permanente de Estados Unidos en la isla -al menos allí había más gente-. Pero ya había hablado antes por radio con ellos, y estaban pasando los mismos aprietos para mantenerse secos. En la distancia, el monte Erebo ofrecía terreno -o más bien hielo- más elevado donde poder aguardar el final del deshielo, pero ir hasta allí suponía echarse a la espalda cuanto pudiera cargar y atravesar treinta kilómetros de tierras inundadas por aguas heladas, desconociendo el tiempo que tendría que aguantar al raso antes de ser rescatado o de poder regresar a la estación. Con todo, sabía que no podía quedarse allí esperando, mientras el edificio se hundía lentamente en el hielo derretido.

Queenstown, Nueva Zelanda

Tres mil seiscientos cincuenta kilómetros más al norte, en un valle al este de las montañas Richardson, cerca del lago Wakatipu, en la isla meridional de Nueva Zelanda, los habitantes de Queenstown se despertaron con el estridente ulular de las sirenas de la policía. Al igual que en la isla de Ross, Nueva Zelanda se encontraba en pleno invierno, y aunque la brisa cálida del océano atemperaba el clima, el emplazamiento de Queenstown en la vertiente oriental de los Alpes del Sur lo convertían en uno de los lugares más frescos de la isla. Aquel invierno había sido más frío de lo habitual. Las frecuentes y copiosas nevadas habían tapizado las montañas con un espeso manto blanco, y las bajas temperaturas habían cubierto el lago Wakatipu con una capa de hielo de treinta y seis centímetros de grosor. Con todo, esa noche los termómetros habían registrado una subida radical de la temperatura, que ya alcanzaba los veinte grados. El repentino calor estaba derritiendo la nieve de la montaña, formando torrentes de agua cada vez más caudalosos que se precipitaban ladera abajo y amenazaban con inundar la ciudad.

Norte de Monrovia, Liberia

Cinco mil seiscientos kilómetros más al norte y casi en la otra media punta del mundo, la costa occidental del norte de África estaba habituada a las altas temperaturas. A sólo siete grados al norte del Ecuador, el invierno era poco más que una leyenda de la que hablaban los turistas.

En una pequeña comunidad sin nombre de las afueras del norte de Monrovia, Elizabeth Lincoln, una anciana de ochenta años, retiró el mantel blanco de la mesa de la cocina y se lo lió a la cabeza para protegerse del sol. Bajo el brazo llevaba media docena de sábanas viejas y un montón de retales. La temperatura en el interior de su pequeño pero inmaculadamente limpio hogar superaba los treinta y siete grados. En el exterior era peor. Con todo, sabía que debía abandonar el refugio que le proporcionaba la casa y salir al exterior para cuidar el jardín. Si no regaba las plantas y las cubría con las sábanas para protegerlas de los intensos rayos del sol, muchas se mustiarían y morirían, dejándola sin nada que comer. Se había negado a recibir la comunión, así que no podía esperar obtener ayuda del gobierno de Liberia ni de ninguna de las agencias de Naciones Unidas.

Aquella pequeña parcela y la casa en la que vivía no eran suyas en realidad. Aunque sí que lo habían sido en otro tiempo. Es más, la propiedad había pertenecido a su familia durante casi dos siglos. Sus antepasados se habían contado entre los primeros esclavos liberados de Estados Unidos, y habían venido aquí para iniciar una nueva vida. Como consecuencia de su negativa a tomar la comunión, había sido desalojada por las autoridades, y la propiedad pertenecía ahora al gobierno. Pero su sobrino era el policía local, y hasta ahora había hecho la vista gorda frente a su permanencia en la casa.

Una vez hubo regado con abundancia de agua el jardín, cubrió las lechugas, los guisantes, las patatas y el resto de plantas que consideró tenían menos probabilidades de sobrevivir bajo el intenso sol. Luego, sudando profusamente y resoplando, regresó a la casa, se sentó en la mecedora que había pertenecido a su tatarabuela y se desmayó por el golpe de calor. Ya no volvió a abrir los ojos nunca más.

Derwood, Maryland

En Derwood, Maryland, la temperatura superaba los cincuenta y dos grados. Las calles y autovías de la zona de Washington estaban prácticamente desiertas. Nadie se aventuraba a salir al exterior, e incluso en los edificios y hogares con aire acondicionado la temperatura alcanzaba un máximo de cuarenta y seis grados, y un mínimo de treinta y siete. Decker, sin embargo, estaba relativamente cómodo, con los dos aparatos de la puerta en marcha, tomando el aire ya enfriado del resto de la casa. A fin de reponer la humedad que iban consumiendo ambos aparatos, Decker mantenía abierto el grifo de la pila, dejando que el agua cayera en el interior de un barreño.

Aunque se alegraba de estar logrando esquivar el calor, su previsión apenas le producía complacencia. Por el contrario, le atormentaba el escenario generalizado de sufrimiento y muerte que ofrecía la televisión. En esta ocasión, no se emitían entrevistas a pie de calle, puesto que los pocos periodistas y cámaras que estaban trabajando en el exterior se negaban a abandonar el interior de sus vehículos climatizados. Este hecho confería a los reporteros una naturaleza fría e inhumana, al tiempo que las cámaras captaban la silenciosa agonía de los vagabundos: algunos, con temblores y boqueando por falta de aire, yacían tirados sobre charcos de sudor al cobijo de la primera sombra que habían encontrado, otros ya habían muerto. Las conexiones con el estudio se grababan reduciendo al máximo la iluminación, para evitar calentar el espacio más de lo que ya lo estaba. Y, en realidad, sólo había una noticia que necesitaba cobertura. Cuanto ocurría era o bien el resultado de, o un intento de lidiar con el sofocante calor.

Decker saltaba de canal en canal.

«Rezo todos los días por la muerte de Christopher y por la exterminación de toda la "Humanidad" -decía con sorna un hombre desde detrás de los barrotes de su celda-. Yahvé es un Dios justo y sagrado. Él exige un pago por vuestras malas acciones -continuó sermoneando, con el sudor goteándole por la barbilla-. Los humanos no fueron creados para mandar sino para servir. ¡Arrepentíos!», gritó, aunque sin mencionar de qué era de lo que tenían que arrepentirse quienes le escuchaban.

Decker pausó el tiempo suficiente, en su recorrido por todos los canales, para ver durante unos instantes cómo el preso sermoneaba al entrevistador. Al parecer, preguntara lo que preguntase el entrevistador su respuesta era siempre la misma: teme a Dios y arrepiéntete. Cuán diferente parecía aquel hombre, pensó Decker, de la gente a la que había conocido en Petra. Por lo menos media docena de otros entrevistados realizaron declaraciones similares, y el presentador informó de que, como ellos, había centenares más.

Domingo 28 de junio, 4 N.E.

Mientras caía la noche en Babilonia, Christopher volvió a dirigirse al mundo, tal y como lo había hecho con ocasión de todas y cada una de las tribulaciones anteriores.

«Miles de hombres, mujeres y niños inocentes están muriendo -dijo Christopher- y no cabe duda de que el único culpable de semejante atrocidad es el Culto de Yahvé, integrado por el KDP y los fundamentalistas. La situación exige una respuesta contundente.

»¡Ha llegado el momento de recurrir a medidas más drásticas que aparten de la sociedad a quienes, con sus propias acciones y palabras, han demostrado su incapacidad y su repulsa a formar parte o a coexistir siquiera con el resto de la Humanidad! Por nuestra propia supervivencia, por la supervivencia de nuestros hijos y, desde luego, por la supervivencia del planeta mismo, debemos demostrar la firmeza de nuestras convicciones. ¡La Humanidad debe ser libre!

»Es nuestro deber apartar del resto de la sociedad a quienes insisten en defender unos principios tan regresivos. Es nuestro deber rechazar a aquellos cuyo karma es ser rechazados, debemos liberarlos de su ceguera para que así puedan hacer borrón y cuenta nueva y, a través de la reencarnación, vuelvan a tener la oportunidad de unirse a la Humanidad en su inquebrantable viaje evolutivo.

»Pero su destino depende, en última instancia, de lo que quiera cada uno de ellos. Nadie será sometido a la interrupción involuntaria de la vida si no lo elige así motu proprio. A todos les será formulada una misma y sencilla pregunta: "¿Estás dispuesto a renunciar a la creencia de que tu camino es el único camino; de que tu verdad es la única verdad; y a reconocer que las creencias de los demás pueden ser tan válidas para ellos como lo son para ti las tuyas?".

»Si responden afirmativamente a la pregunta, y demuestran su buena disposición a coexistir pacíficamente retirando su lealtad a Yahvé, entonces se les dejará en libertad y serán acogidos de nuevo en la sociedad.

»Si, por el contrario, son incapaces de avenirse a tan sencillo y razonable requerimiento, entonces no tendremos otra elección. O combatimos la regresión o estamos condenados, junto con nuestros hijos, a una vida de servidumbre a Yahvé.

»Y ahora, en lo que a la situación actual se refiere; a esta miserable maldición de calor lanzada contra nosotros por quien dice ser un dios benévolo y compasivo. La idoneidad de la Humanidad para la Nueva Era se mide realmente por la capacidad de ésta de remontar cualquier situación, por su capacidad de hacer de la debilidad fortaleza solamente por medio de la fuerza de voluntad. Las penalidades a las que hacemos frente hoy ponen a prueba esa idoneidad, y yo estoy convencido de que de nuestro sufrimiento emanará nuestra fortaleza; una fortaleza tan inconmovible que incluso Yahvé tendrá que rendirse ante ella.

»¡Transformemos nuestro sufrimiento no en pesar, sino en ira; no en postración, sino en desafío; no en aquiescencia, sino en odio hacia el causante de nuestro dolor: Yahvé!

»Dejemos bien claro que nunca daremos un paso atrás. Nosotros, como individuos, debemos liberarnos de cualquier resto de amor o respeto que podamos sentir hacia quien antes llamábamos Dios. Debemos desechar cualesquiera que sean los pintorescos mitos que sobre Yahvé hayan podido implantar en nosotros padres o abuelos bienintencionados. Porque nosotros le hemos visto la cara al verdadero Yahvé; hemos escuchado su odio y sus invectivas; hemos probado su indiscriminada crueldad; hemos sentido en nuestra carne el sufrimiento que causa su sádico temperamento.

»Que nuestro desprecio sirva para hacerle saber que ya no somos esclavos suyos. ¡Os lo pido, os lo ruego! Por vuestro propio bien, por el bien de toda la Humanidad, por el bien de este planeta. El universo entero aguarda vuestra decisión. Debemos seguir hacia delante; no podemos volver atrás. ¡Alzad vuestra voz con ira e indignación contra Yahvé! ¡Maldecidle a él y maldecid su nombre! Despojaos de los últimos vestigios de respeto y temor hacia tan siniestra amenaza.»

* * *

Después del discurso de Christopher y de la consabida charla festiva de los comentaristas de la cadena, Decker cambió de canal para ver un comunicado oficial en el que se ofrecían consejos a los televidentes sobre cómo paliar los efectos de las altas temperaturas. La mayoría eran de sentido común, como permanecer bajo techo, no exponerse directamente a los rayos del sol; trasladarse a un sótano; beber mucha agua; darse baños de agua fría; llevar ropa ligera y de tonos claros.

«Cambiando de asunto -dijo la joven presentadora, elegida tanto porque su rostro estaba libre de llagas como por su competencia ante las cámaras-, ya les anunciábamos antes que la mayoría de las clínicas de interrupción de la vida están cerradas a causa del calor.»

En la pantalla apareció la imagen de media docena de cuerpos que, víctimas del calor, yacían sin vida cociéndose al sol a las puertas de una clínica.

«El personal sanitario insiste en que, aun teniendo cita, llamen antes por teléfono para confirmar que la clínica está abierta.»

«Bueno, entiendo muy bien por qué podrían estar a rebosar las clínicas de interrupción de la vida en este momento», dijo otro presentador, comentando la imagen de los cuerpos arrugados que todavía ocupaba la pantalla.

«Sí, Bill -contestó la presentadora-, sobre todo si se tiene en cuenta que regresarán a un mundo mucho mejor que el que abandonan. Con todo -apuntó-, y como bien indican las imágenes que acabamos de ver, la visita a una clínica de interrupción de la vida en estos momentos probablemente ponga fin a su vida, aunque es posible de un modo mucho menos agradable de lo esperado.»

Martes 30 de junio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

Decker durmió a ratos y se despertó cubierto de sudor. Los aparatos de aire acondicionado habían dejado de funcionar. Comprobó el interruptor de la luz. Nada. Comprobó los interruptores de la caja de fusibles. Todo parecía estar en orden y sin embargo nada funcionaba. La casa estaba sin luz. El termómetro marcaba algo más de treinta y tres grados. Encendió el televisor portátil, que contaba con una batería de emergencia. La respuesta llegó casi al instante: la principal compañía eléctrica que daba suministro a la casa de Decker había recurrido a un «corte intencionado» para hacer frente al aumento del consumo como consecuencia del calor. Lo más normal habría sido que otros proveedores eléctricos se apresuraran a cubrir la demanda; ése era uno de los supuestos beneficios del desmembramiento y liberalización de las compañías del sector. Pero las otras compañías estaban experimentando los mismos problemas y habían tenido que realizar también cortes intencionados de suministro. En resumidas cuentas, el corte iba a prolongarse durante dos horas más. Para entonces, incluso con el aislamiento adicional, la habitación se habría convertido probablemente en un horno. Decker abrió una nevera, cogió un puñado de cubitos de hielo y se los metió en la boca.

* * *

La hoja de la guillotina atravesó el aire en un suspiro y, con la misma facilidad, cortó el cuello del fundamentalista, separando del cuerpo la cabeza, que cayó en un enorme barril de plástico.

– ¡Puaj! ¡Qué asco! -gimió Betty, la hija pequeña de Bert Tolinson, que estaba mirando la retransmisión de las interrupciones involuntarias de vida por televisión con sus dos hermanas mayores.

Sin dilación, el cuerpo fue retirado y su lugar fue rápidamente ocupado por otro fundamentalista.

«¿Reniegas de tu lealtad a Yahvé, para recibir la comunión y salvar la vida?», preguntó un funcionario del Departamento de Justicia Mundial de Naciones Unidas.

«No lo haré», contestó el hombre.

«Entonces no nos dejas otra elección -dijo el funcionario, señalando hacia la guillotina-. En tu próxima vida, nos lo agradecerás.»

– Os he dicho que no miréis eso -les dijo a sus hijas Martha Tolinson, parándose el tiempo justo para mirar cómo volvía a caer la cuchilla-. Ahora cambiad de canal.

– Jo, mamá. Peor es ver cómo la gente se muere por el calor -dijo Jan, la hija mediana, al tiempo que hacía reír a sus hermanas simulando que se desplomaba igual que el vagabundo que habían visto morir por televisión.

– Además -añadió Megan, la mayor-, es tan aburrido estar aquí encerrados en el sótano sin nada que hacer.

– Alegraos de que vuestro padre sea tan previsor y preparase el sótano para que no hayamos tenido que estar ahí afuera soportando el calor con el resto de la gente.

– Pero tú dijiste que los fundamentalistas merecen morir -canturreó la más pequeña.

– Eso no significa que tengáis que mirarlo. A ver, ¿no ponen otra cosa?

Norte de Lexington, Kentucky

Era una noche horrorosa. La capa de nubes, que durante el día tan bien habría venido para tapar el sol, había esperado hasta la noche para desplegarse. Esto hacía que el calor de la noche fuese aún más insoportable, al no poder liberarse el calor acumulado por la tierra durante el día. Al norte de la ciudad, en la oscuridad de la noche, el sonido de algún que otro susurro ocasional delataba la presencia de unas criaturas ajenas a aquel mundo de oscuridad en el que imperaban las ratas y las cucarachas. La basura fresca había actuado de reclamo -para hombres, ratas y cucarachas-, pues todas tenían el estómago vacío. La montaña de desechos -neumáticos gastados, colchones de muelles, apliques rotos y otros residuos caseros- escondía alijos de alimentos: restos de comida, fruta podrida y verdura.

En silencio, para evitar ser detectados, los hombres recogían cuanto encontraban, rasgando las bolsas de basura y arañando restos de comida de latas desechadas. Era poco probable que hubiera nadie más en el exterior con tanto calor, pero no podían correr riesgos.

De pronto, el inesperado rugido de un motor de gasolina quebró el silencio. Un instante después, la noche se evaporó a la vez que un destello de luz de diez mil candelas de intensidad iluminaba el cielo, revelando un cuadro de una veintena de hombres supuestamente paralizados por la luz. Ninguno presentaba lesiones ni la marca.

«¡Policía!», llegó hasta ellos una voz amplificada.

Al instante, hombres y roedores se dispersaron, pero para los primeros, cualquier intento de fuga era inútil. Estaban completamente rodeados. Uno a uno fueron capturados, esposados e introducidos en un furgón para su traslado. La policía tardó escasos minutos en finalizar su trabajo y luego se fue, dejando el vertedero, ya en silencio y oscuridad, a sus anteriores ocupantes.

Las ratas tardaron poco en abandonar sus escondites, para volver a revolver la basura en busca de cuanto pudieran encontrar. Una de las ratas, de haber tenido la inteligencia para reflexionar sobre lo que vio al salir de debajo de una pila de harapos, habría considerado que aquélla era su noche de suerte, porque, allí, ante ella, se levantaba una colina, diez veces más grande y pesada que ella, de la basura más selecta que jamás había visto. Los humanos eran buenos recolectores; de eso no cabía duda. Mientras se aproximaba, olisqueó instintivamente el aire en busca de alguna señal de peligro. El intenso olor a hombre seguía llenando el aire, pero no había tiempo para andarse con remilgos; pronto llegaría una docena de ratas más para quitarle su basura.

Corrió hasta el montón de víveres y empezó a comer tan rápido como podía. Pero no había sino dado un segundo bocado a una manzana asada cuando, sin previo aviso, sintió cómo era empujado hacia arriba por la basura bajo sus pies. La rata rodó sobre sí misma, y salió disparada de vuelta a la pila de harapos, bajo los cuales halló cobijo. Al volverse para ver qué había ocurrido, vio como un hombre emergía de debajo de la basura.

Jason Baker se sacudió la porquería de la ropa, el pelo y la barba, y miró a su alrededor, esperando no ser el único que había conseguido escapar. En voz baja, llamó a sus compañeros, pero no halló respuesta. Volvió a llamar, elevando un poco más la voz, pero el resultado fue el mismo. Lo único que le quedaba hacer era reunir cuanta comida pudiese acarrear en su saco y emprender el regreso.

Diez minutos después, atravesó el agujero que habían abierto en la valla que rodeaba el vertedero y emprendió la marcha hacia la granja abandonada donde le esperaban los demás, entre ellos sus padres y su esposa. Era una larga caminata, calculó que unos once kilómetros. Rezó por que algunos de los otros hombres hubiesen conseguido escapar, y a cada paso se devanaba los sesos intentando dar con las palabras con las que tendría que decirle al resto que sus maridos y padres y hermanos habían sido capturados. En su desesperación, apenas notaba el calor. A lo mejor alcanzaría a algunos de ellos por el camino, o a lo mejor ellos lo alcanzarían a él. A lo mejor alguno de los otros hombres llegaba a la granja antes que él y la responsabilidad de dar las malas noticias no caería toda sobre él solo.

Después de dos tortuosas horas y media andando, sudando y jadeando en el calor, llegó a la granja. Las nubes se habían retirado por fin, dejando al descubierto una preciosa noche estrellada. Sin la luz de las estrellas, es probable que la granja le hubiese pasado completamente desapercibida. Y no tardó en desear que ojalá así hubiese sido.

En la granja no había señales de vida, pero así era precisamente como debía ser. Exceptuando su grupo de amigos, el edificio había estado deshabitado desde el Desastre -veintitrés años atrás-, y ahora bosque, matorrales y malas hierbas cercaban y ocultaban el pequeño santuario de cualquiera que no supiera que estaba allí. En total, eran casi cien en el campamento, y se alimentaban más que nada de bayas silvestres, raíces, verdura, fruta de una finca vecina, lo que cazaban con trampas y los pocos víveres que habían conseguido comprar antes de perder el derecho de compraventa. Contaban con algunas escopetas, pero no se atrevían a emplearlas por temor a que el ruido alertase a alguien de su presencia. Con el calor, la caza había desaparecido y las bayas se habían secado rápidamente, de modo que sólo les quedaban algunos nabos y cebollas silvestres. Ésa era la razón de que los hombres hubiesen decidido correr el riesgo de acercarse a la ciudad en busca de comida.

Jason Baker se aproximó silenciosamente a la granja y al viejo granero donde dormían muchos de los suyos. Pero esa noche no estarían dormidos. Todos estarían despiertos, aguardando a que los hombres regresaran. Mientras se acercaba, aguzó el oído, deseando con todas sus fuerzas que alguno de los otros hombres hubiese llegado antes que él. No oyó nada.

No se atrevió a acercarse más sin antes anunciar su llegada con la contraseña pertinente, no fuera a ser que creyeran que se trataba de un intruso.

– Él regresará -dijo con claridad pero sin levantar la voz.

Sus palabras hicieron que el campamento ganara vida visiblemente, aunque sin que apenas se escuchara ruido alguno.

– ¿Quién es? -llamó una única voz en algo más que un susurro.

– Soy Jason -contestó.

– ¿Qué tal ha ido? -dijo un hombre sesentón mientras emergía de entre las sombras.

Aquélla era la pregunta más lógica, pero no la que Jason Baker se había esperado, y no pudo responder inmediatamente. Era obvio que no intuían la gravedad de las noticias que traía.

– Gracias a Dios que estás bien -dijo Judy, su esposa, mientras corría a su encuentro.

– ¿Te siguen los demás? -preguntó expectante una mujer.

Todo el campamento había salido a recibirle. Su silencio reveló el peso que le oprimía el corazón.

– La policía -consiguió articular-. No sé cuántos más han conseguido escapar.

Incluso en la oscuridad pudo leer el desasosiego en los rostros que le rodeaban. Jason Baker no podía recordar que en su vida hubiese pasado un momento tan difícil como el de tener que dar aquella noticia.

Entonces algo peor ocurrió. Aunque imperceptible al principio, el sonido fue aumentando rápidamente al tiempo que un numeroso grupo de policía estatal armada surgió de la nada y rodeó el campamento.

Jason Baker se dio cuenta al instante de que su huida no había sido ni mucho menos obra de la providencia, sino que más bien se había tratado de una maniobra fría y calculada para dar con el campamento.

Miércoles 1 de julio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

El termómetro marcaba cincuenta y seis grados en el exterior y no mucho menos en el interior. Decker yacía desnudo tendido boca arriba, jadeando por la falta de aire y chorreando de sudor, sacando cuanto alivio podía del relativo frescor del suelo de cemento. La piel y los ojos le escocían a causa de la sal del sudor. Hacía seis horas que no había luz. En esta ocasión no se debía a un corte intencionado de suministro; era un corte de luz en toda regla. Nadie sabía con seguridad lo que iba a durar.

Decker deseó con todas sus ganas que llegara la siguiente plaga, que se presentaba irónicamente como un alivio de la actual. Había leído sobre lo que se avecinaba y sabía que con la siguiente plaga se pondría fin a aquel maldito calor. Es más, después del calor, los dos sucesos siguientes descritos en el Apocalipsis se le antojaban bastante inocuos en comparación. Decker recapacitó sobre las palabras que había leído:

Y el quinto derramó su copa sobre el trono de la bestia: su imperio quedó envuelto en oscuridad, y todos, del dolor, se mordían la lengua; y, por sus dolores y por sus llagas, blasfemaron del dios del cielo, pero no se arrepintieron de sus obras.

Y el sexto derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y se le secó el agua, de forma que quedó preparado el camino de los reyes que vengan de oriente. [82]

Dada la situación, la oscuridad se antojaba como un bálsamo calmante para aliviar el calor. Después de todo, ¿qué daño podía hacer la oscuridad? Aunque bien podía considerarse como una maldición en un puñado de países primitivos, en la mayoría del planeta no pasaría de ser un mero inconveniente. Incluso aunque no volviera a restablecerse el suministro eléctrico, la mayoría de la gente podría arreglárselas. Y Decker estaba preparado: él no tenía las llagas, así que no tenía que preocuparse por lo de «morderse la lengua por sus llagas». Y en lo referente a la oscuridad, era precisamente ésa la razón por la que había pedido a Bert Tolinson que comprara las lámparas y las pilas. Claro que eso no se lo había dicho a Tolinson. Una cosa era tener conocimiento de una plaga antes de que sucediera. Otra muy diferente habría sido tener conocimiento de las dos siguientes también. En comparación con las demás plagas, la sexta, que hablaba de la evaporación del río Éufrates, parecía de chiste. Como mucho afectaría a las cosechas de la región (si es que quedaba alguna después de aquel calor), y suspendería la entrada y salida de barcos a y desde Babilonia. Pero hasta ahora, todas las plagas, exceptuando las llagas, sólo habían durado seis días, de modo que no parecía que fuera a tener demasiada trascendencia que el río estuviera seco durante una semana más o menos.

* * *

Decker encendió el televisor para evadirse del calor. Pero no lo consiguió. No es que no hubiese ningún programa, pues todavía había un puñado de cadenas funcionando, pero Decker no podía evitar el hábito de toda una vida de sintonizar las cadenas de informativos, en las que todas las noticias se centraban en la adversidad del momento.

Se detuvo en un programa coloquio, un formato en el que un puñado de periodistas se sienta en torno a una mesa, para comentar las noticias, y hacer predicciones sobre las consecuencias de la actualidad a corto y largo plazo. En su labor como director de relaciones públicas de Naciones Unidas, Decker había encontrado estos programas un medio muy útil para asomarse a la mente de los medios de comunicación. En muchos aspectos, los programas hacían las veces de fábricas de profecías autocumplibles; es decir, si un periodista opinaba que un suceso reciente iba a tener un impacto concreto, se podía dar por descontado que éste se cuidaría muy mucho de que dicho impacto ocurriera, validando así sus habilidades pronosticadoras.

Parte del trabajo de Decker había consistido desde siempre en una combinación de ofrecer ruedas de prensa y de dar la forma adecuada a la noticia que había de ser anunciada. Examinar a fondo estos programas y conocer de antemano qué era lo que la prensa esperaba que iba a ocurrir, le proporcionaba en ocasiones una auténtica ventaja. Había descubierto que la forma más rápida de ganarse a un periodista es diciéndole que le has visto en un programa, que estás de acuerdo con sus comentarios y, lo que es más, que tienes información exclusiva para él, con la que podrá demostrar su teoría. No era nada raro que Decker orquestara eventos según la ocasión o que modificara el contenido de un discurso para que cumpliera con las expectativas de un periodista en concreto, para así obtener una cobertura favorable de éste. Por otro lado, si tenía la sensación de que las interpretaciones de un periodista en relación a un suceso o a una política necesitaban ser «ajustadas», él en persona o alguien de su oficina solían llamarle y se ofrecían a discutir el tema con el periodista durante un almuerzo. No se trataba de un método infalible, ni mucho menos, pero a veces sí que marcaba una gran diferencia.

Como ocurría en las demás cadenas, la discusión del programa giraba en torno al calor. Sin embargo, aquí habían dado una vuelta de tuerca más, algo que cogió a Decker por sorpresa.

El anfitrión empezó ofreciendo fragmentos de titulares -un estilo que, curiosamente, había sobrevivido durante décadas en este género de programa.

«La presidenta norteamericana, Jane Todd-Sinclair, citada por fuentes del interior de la Casa Blanca quejándose de la forma en que Christopher Goodman está manejando la crisis actual. Comentarios.»

«No lo ha negado», contestó uno de los periodistas.

«No creo que sea la única -dijo otro-. Por lo que sé, la presidenta Todd-Sinclair no ha hecho más que darle voz a lo que muchos otros líderes del mundo piensan desde que comenzó esta última serie de plagas.»

«Opino que todos creíamos que, después de la resurrección de Goodman y de la declaración de la Nueva Era, los malos tiempos quedarían atrás. Claro que no creo que nadie se esperase nada parecido a lo que ha ocurrido en las últimas cuatro semanas.»

«Exactamente», dijo el primer periodista.

«Algo sobre lo que creo que deberíamos reflexionar todos -sugirió otro periodista- es cuánto sabía el secretario general sobre todo esto antes de llevar a Naciones Unidas y al resto del planeta en la dirección en la que lo ha hecho.»

Decker meneó la cabeza. No era buena señal. Tradicionalmente, aquellos periodistas no eran antagonistas de Christopher. Todos lucían la marca y las llagas. Hacía años que los conocía a todos profesional y personalmente. Por instinto empezó a idear estrategias para lidiar con la situación.

«Y aún más importante -dijo otro periodista- es qué puede él y qué planea él hacer para hacer frente al problema.»

«Mis fuentes dicen que ésa es la cuestión. Desde que se produjo la filtración del despacho de la presidenta Todd-Sinclair, corren rumores de que varios gobiernos están empezando a cuestionar las tácticas del secretario Goodman para poner fin a las plagas. Creo que se están impacientando con los persistentes intentos de Goodman de convencer a los fundamentalistas y al KDP. Para ellos, Naciones Unidas debería responder con mayor contundencia. Mientras Goodman les tiende la rama de olivo de la paz, los fundamentalistas y el KDP le ofrecen a cambio hiedra venenosa y aguijadas.»

«Bonita comparación», rió el anfitrión.

«Bueno, por eso me invitas siempre, ¿no?», contestó el periodista.

«¿Y qué hay de Robert Milner?», preguntó el anfitrión.

«Pues protagonizará otra dramática aparición en algún lugar el viernes, supongo -¡espero!-, y pondrá fin al calor. Pero no creo que nadie esté convencido de que con ello acabe todo. De seguir el patrón como hasta ahora, tendremos un par de días de respiro, y luego nos golpeará otra plaga peor el domingo.»

«Por no hablar de estas lesiones infernales», añadió el anfitrión.

Decker tenía que hacer algo. Por un momento pareció que todas sus aprehensiones hacia Christopher se desvanecían detrás de su instinto de defenderle. Telefonearía a por lo menos uno de los participantes del programa una vez éste hubiese concluido e intentaría… Bueno, ya se le ocurriría algo sobre la marcha. Entonces le asaltó una idea. Podía decir que, aunque iba a haber más plagas, estaba convencido de que ya había pasado lo peor y que las medidas de Christopher acabarían por demostrarse efectivas porque cualesquiera de las plagas futuras iban a ser mucho más suaves en comparación. Su explicación casaba perfectamente con lo que sabía que iban a ser las próximas plagas, y el periodista se limitaría a dar por sentado que la información procedía de Christopher. Esbozó una tímida sonrisa para felicitarse de su rapidez mental a pesar del calor. Por un momento, olvidó todo lo demás; estaba decidido, y sólo por un instante le pareció que la vida volvía a ser la misma que antes de su visita a Petra, que antes del sueño.

Cuando el programa finalizó, Decker aguardó unos minutos para que el anfitrión regresara al camerino. Mientras descolgaba el auricular del teléfono, en la televisión ofrecían un reportaje sobre el arresto de un grupo de fundamentalistas en una granja de un Estado del sur de Estados Unidos. Cuando ya había marcado la mitad de los dígitos, al otro lado del auricular saltó la grabación de una voz femenina: «Debido a la violación de las normativas de Naciones Unidas, se ha desconectado el servicio de llamadas de larga distancia desde el número desde el que llama. Si necesita ayuda, por favor, cuelgue y marque el código de la operadora».

La posición de Decker en Naciones Unidas había mantenido a la policía alejada, pero no había conseguido impresionar al ordenador de su operador de telefonía de larga distancia.

Jueves 2 de julio, 4 N.E.

Petra

– Chaim, es casi medianoche, ven a la cama -le rogó a su marido Rose Levin, esposa del sumo sacerdote de Israel.

– Enseguida -contestó Chaim Levin.

– ¿Cuándo? -insistió su esposa.

– Enseguida -repitió él.

El tiempo era cálido, aunque nada tenía que ver con el insoportable calor que abrasaba al resto de la Tierra. Una suave brisa agitó los costados de lona de la tienda que los Levin habían convertido en su hogar hacía tres años. Era una de las tiendas más grandes de Petra, como correspondía a su posición, pero incluso aquí podría una voz subida de tono ser oída claramente por los vecinos, de modo que Rose habló con un tono firme pero callado.

– No deberías mirar eso -dijo refiriéndose a las ejecuciones que su marido llevaba más de una hora mirando en la televisión. Rose no podía ver aquello; no tenía estómago para las ejecuciones.

– ¿Has visto cómo mueren?

– ¿Qué? -preguntó ella sorprendida por la pregunta.

– Que si has visto cómo mueren -repitió él.

Una mueca de repugnancia torció la expresión de ella.

– No -dijo él dándose cuenta de que ella había malinterpretado la intención de su pregunta-. No me refiero a cómo los matan. Me refiero a la forma en que mueren; con determinación y confianza. Llevo horas mirando y no he visto a un solo cobarde entre ellos.

Rose Levin no contestó. Después de cuarenta y siete años de casada con aquel niño canijo judío de Brooklyn, sabía diferenciar perfectamente cuándo él quería una respuesta y cuándo se estaba limitando a hacer una observación.

– Hasta los niños parecen estar en paz -añadió él.

– No es sano mirar tanto de eso -dijo ella.

– No es sano mirar nada de esto -la corrigió él.

– ¿Y entonces por qué no apagas y ahorras pilas? -le instó ella-. Ya sabes lo que cuesta conseguirlas.

– ¿Para este televisor? -preguntó él retóricamente-. Es imposible. Lo sé. He intentado hacerme con algunas para cuando éstas se gasten. Nadie tiene.

– Bueno, pues mayor razón para que apagues y vengas a la cama.

– ¿Sabes desde cuándo llevan estas pilas en el televisor? -preguntó él.

Rose Levin empezaba a arrepentirse de haber sacado el tema.

– Más de tres años -dijo él sin esperar a la respuesta de ella-. Las puse antes de irnos de Jerusalén. Las pilas en este televisor nunca me han durado más que unos pocos meses… pero éstas siguen como nuevas.

En ese momento volvió a fijar toda su atención en el televisor, a cuya pantalla no había dejado de mirar mientras hablaba con su esposa, y en la expresión de miedo, y determinación a la vez, en el rostro de una niña. Había llegado su hora y era la siguiente en la cola para la interrupción de la vida.

Viernes 3 de julio, 4 N.E.

Altiplanicie de Vilcas, Perú

Existía la clara sensación de que aquello empezaba a resultar verdaderamente monótono. Era la tercera vez, y a medio camino entre el interés morboso y la repetición harto aburrida, lo lógico hubiese sido que ya se le hubiera puesto punto final a aquella broma. Con todo, y a pesar de la escasa probabilidad de que nadie pudiera interpretar el sufrimiento de las recientes semanas como una broma, esta nueva representación de Robert Milner haciéndose cargo y exorcizando la última vejación de Yahvé debería haber sido recibida con más tedio que entusiasmo renovado. Y sin embargo, con un olfato para lo teatral que superaba cualquier sentimiento de hastío, las cámaras de televisión y todos los ojos del mundo observaban con pasión desaforada cómo la solitaria figura de Robert Milner, chorreando sudor y ataviado una vez más con su larga túnica de lino blanco, escalaba la accidentada montaña peruana hasta el Vilcas-Huamán, el antiguo templo del sol desde el que el dios hombre inca Sinchi Roca presidió en otro tiempo innumerables sacrificios humanos.

La llegada de Milner al lugar no cogió por sorpresa a los medios de comunicación. Ya se había hecho pública una nota de prensa oficial el día antes. Las cadenas de televisión habían colocado la noche antes cámaras por control remoto a lo largo del camino y también en la cumbre, para grabar el acontecimiento. La presencia e intervención de Milner no sólo se esperaba, sino que era exigida, aunque sin palabras, por un mundo harto hasta la indignación de las manifestaciones físicas de la cruzada espiritual en la que ahora batallaba.

Cuando alcanzó la meseta, desde cuyos tres mil trescientos cincuenta metros de altitud se domina el río Vischongo, Milner llegó por fin a la entrada de piedra y ascendió trabajosamente los treinta y tres escalones hasta el vértice truncado del templo piramidal. Se hincó de rodillas, y se postró en dirección al sol poniente. En esta ocasión no había una muchedumbre observándole ansiosa. Sólo un puñado de fotógrafos, dispuestos a soportar el calor para dar cobertura de la noticia, habían sido trasladados hasta la meseta en helicóptero y ahora escalaban las gradas de piedra a fin de capturar las palabras y acciones de Milner para la expectante audiencia.

Milner permaneció tumbado boca abajo sin moverse hasta que el sol empezó a ponerse en el horizonte. Entonces se puso en pie, levantó los brazos con las manos abiertas e invocó al sol.

«Oh, gran Sol, dador de luz y vida a este planeta, me presento ante ti en tu antiguo templo y te exhorto a que te liberes y te resistas a la voluntad de Yahvé, que nos atormenta con tus rayos.» Milner cerró los ojos y pareció que aguardaba una respuesta, que al parecer recibió, porque un instante después empezó a dibujarse lentamente en su rostro una amplia sonrisa. Entonces dio media vuelta y, mirando hacia el este, cerró sus manos en desafiantes puños y volvió a gritar tan fuerte como pudo, proclamando su propósito y su misión: «¡En nombre del Portador de la Luz, y de su hijo, Christopher; en el mío propio y en el de toda la Humanidad, yo declaro mi independencia y mi no acatamiento a Yahvé, dios del padecimiento, la enfermedad y la opresión! ¡No cederemos ante ti! ¡No nos someteremos a ti! ¡No nos postraremos ante ti! ¡Nos declaramos libres de ti! ¡Escupimos sobre ti y sobre tu nombre!».

Inmediatamente, una brisa fresca partió en todas direcciones desde donde Milner se encontraba.

16

OSCURIDAD

Sábado 4 de julio, 4 N.E.

Derwood, Maryland

Para la mañana del sábado, el calor había remitido y la electricidad no tardó en volver. Decker se dio la buena ducha que necesitaba y se trasladó de nuevo a su dormitorio. Tenía que hacer unas cuantas cosas para prepararse para la plaga siguiente -la oscuridad-, aunque Decker había decidido tomárselo con tranquilidad y recuperarse de la ola de calor. Ya tendría tiempo de preocuparse por el desorden del lavadero y de devolver cada cosa a su sitio.

De nuevo le extrañó que nadie de Naciones Unidas hubiese intentado contactar con él. A pesar de que él tuviese restringidas las llamadas de larga distancia, supuso que ellos sí que podrían llamarle a él siempre y cuando no le hubiesen cortado el teléfono. Además, siempre podían enviarle un correo electrónico. Entonces empezó a preguntarse, por primera vez, si alguna vez llegaría aquella llamada. En cuanto al asunto de la policía, Decker había llegado a la conclusión de que no debían de saber que estaba allí. Pero por si su intento de llamada unos días atrás había sido registrada y denunciada a la policía, decidió seguir llevando los parches en todo momento, salvo en la ducha; toda precaución era poca.

Domingo 5 de julio, 4 N.E.

Decker entreabrió los ojos y vio que había amanecido. Parecía una mañana de verano normal y corriente. El aire era limpio y los primeros rayos del amanecer empezaban a iluminar su dormitorio. Tal vez la oscuridad se retrasara en llegar. Rodó sobre sí mismo en la cama y echó un vistazo a la mesilla de noche. Sobre ella estaban las linternas y las pilas, justo donde las había dejado. Volvió a cerrar los ojos. Por ahora lo único que le apetecía hacer era dormir.

* * *

Pasaron las horas, y Decker durmió tranquila y profundamente, sin soñar en nada en particular. Entonces se dio cuenta de que algo iba mal. Algo iba muy mal, y no era solamente en su sueño. Incluso dormido podía sentirlo.

Abrió los ojos y paseó la mirada por la habitación. Un sudor frío le empezó a perlar la frente. Todo parecía estar como siempre, pero el temor que le agobiaba no desapareció.

Miró por la ventana. Afuera, el sol brillaba con intensidad, proyectando cálidos rayos de luz al interior de su habitación. No obstante, era incapaz de desechar la sensación de que algo iba terriblemente mal.

Atraído por la luz, Decker se levantó para abrir la ventana. Pero al mirar hacia afuera desde su dormitorio, situado en la segunda planta de la casa, el terror invisible que lo había despertado adquirió una forma repugnante y fantasmal. Del suelo de debajo de su ventana y de allí adonde miraba, rezumaba un mal espantoso parecido a pus negro, que oscurecía todo cuanto iba cubriendo. En cuestión de segundos, lo que no eran más que pequeños charcos que cubrían las leves depresiones del terreno no tardaron en ganar profundidad suficiente para cubrirlo todo. La curiosidad de Decker, uno de sus principales impulsos, quedó completamente anulada por el pánico que le consumía. No quería saber qué era aquella oscuridad; no hacía falta. Ya lo sabía. Era el mal; la suma de todos los males perpetrados en la Tierra, cada asesinato, cada mentira, cada violación, cada tortura, cada acto de canibalismo, cada paliza a un inocente, cada sacrificio humano, cada brutal mutilación de un niño, cada gulag, cada pogromo, cada campo de exterminio de cada guerra, cada matanza de inocentes, cada acto de crueldad a un animal indefenso, cada acto de destrucción contra el planeta. La tierra los había ido absorbiendo y reteniendo hasta que no pudo más, y ahora los expulsaba como un vómito nefando.

Decker tampoco quiso preguntarse hasta dónde subiría. No había duda; lo cubriría y consumiría todo. Ya había cubierto las lápidas de Elizabeth, Hope y Louisa. Sólo ante aquello pudo otra emoción -la cólera ante la profanación de la tumba de su familia- superar brevemente su agitación.

Decker cerró la ventana de golpe.

Daba lo mismo. Sabía que daba lo mismo.

Salió corriendo de la habitación y se detuvo en el rellano de las escaleras. La oscuridad estaba en su casa. Había cubierto casi la totalidad del piso inferior de la planta en dos alturas y ya alcanzaba casi un metro en la segunda altura, desde la que subía rápidamente por las escaleras hacia él.

Regresó a toda prisa a su dormitorio, cerró la puerta de un portazo, arrancó las sábanas de su cama y las lanzó contra la base de la puerta. Sacando fuerzas de flaqueza, apartó sin esfuerzo el tocador de la pared de enfrente y lo encajó contra la puerta.

Fue inútil.

Algo le decía que por mucho que intentara evitar que la perversa sombra entrara en la habitación, no había nada en el mundo que pudiese detenerla. Y sin embargo, debía intentarlo.

El suelo de la habitación pronto estuvo cubierto, y Decker gritó como un niño asustado al tiempo que de un salto se subía a la cama e intentaba inútilmente escalar la pared.

Había perdido la razón. Sólo quedaba el miedo.

Pasaron unos segundos y el lodo alcanzó la altura de la cama, se extendió sobre el colchón y llenó rápidamente la depresión a sus pies. Desde el instante en que tocó su piel desnuda, Decker se quedó paralizado por un terror jamás imaginado.

* * *

A lo largo y ancho del planeta, todos los lugares, todo el mundo, el globo entero, estaba cubierto por la vil oscuridad; todos los lugares salvo Petra… y una única oficina en el edificio de la Secretaría de Naciones Unidas en Babilonia.

En esta ocasión, no iba a haber cobertura mediática de la plaga.

Ni discursos.

Sólo terror.

* * *

Decker permanecía allí de pie, incapaz de dominarse, mientras la negrura le trepaba por las piernas y aquel temor desconocido se hacía tan grande que no se atrevía ni a pestañear. La oscuridad no sólo estaba a su alrededor, estaba en él, sobre él, como una fría, oscura y húmeda sábana de cieno gaseoso que ninguna luz podía penetrar. Temía por su vida, y aun así no había nada que desease más que rendirse y morir, para así acabar con aquello.

La oscuridad estaba llena de cuchillas y ácido y afilados colmillos venenosos; Decker estaba seguro. Y, sin embargo, no sufría dolor, por lo menos, no de momento; sólo sentía la certeza de que aquellas amenazas injuriosas y otras aún peores estaban a escasos centímetros de él, listas para cortar y quemar y arrancarle la carne de los huesos al más ligero movimiento.

La oscuridad ya le llegaba por los genitales y a pesar de su temor a moverse, angustiado, cerró los ojos y apretó la mandíbula involuntariamente. A cada centímetro que avanzaba y lo engullía, crecía el terror de Decker. Luego, finalmente, le alcanzó la barbilla y el último atisbo de luz estuvo a punto de desaparecer en la oscuridad.

Años atrás, después de hallar a su mujer y sus hijas muertas, Decker había rozado la locura y elegido dejarla atrás; ahora se daba cuenta de que aquel paso había sido un error. Muchas habían sido las ocasiones en las que se había encontrado al borde de la muerte y había sobrevivido; ahora deseó no haberlo hecho. No era la muerte lo que temía. De haberle ofrecido alguien veneno en ese momento, se lo habría bebido con gusto. De haber tenido un revólver, no habría dudado en llevarse el cañón a la boca y, sin pensárselo dos veces, apretar el gatillo para meterse una bala en la cabeza. De haber tenido un cuchillo, se lo habría clavado alegremente en el pecho.

No era la muerte lo que temía, sino la vida que le permitiría sentir el tormento que sabía comenzaría antes de que volviera a respirar. Luego, ya no pudo soportarlo más. Y con la cabeza echada hacia atrás y cada vértebra del cuello estirada al máximo para mantener la boca y la nariz por encima de la oscuridad, que ya le había sobrepasado la barbilla, Decker se desplomó como un guiñapo, inconsciente, sobre la cama.

El velo de estupor no le proporcionó alivio alguno, porque incluso en su estado de inconsciencia, su mente seguía inundada por las imágenes de lo que no podía ver. Ocurrió sólo unos momentos antes de abrir los ojos, aunque volvió a cerrarlos casi al instante. A ambos lados de la cama, había dos cuervos gigantescos, que aguardaban ansiosamente a que los volviera a abrir para sacarle los ojos de un picotazo. No podía verlos en la oscuridad, pero sabía que estaban allí, del mismo modo que sabía que en el suelo junto a su cama reptaban cientos de serpientes. Aún más cerca, sobre la cama, a su alrededor, montones de ratas esperaban hambrientas a la próxima comida. Y aunque su cuerpo se había desplomado en una masa arrugada y retorcida cuando se desmayó, no se atrevía a moverse ni un pelo, porque al menor movimiento alertaría a las ratas sobre su presencia.

En la habitación había algo más, también. No podía verlo, pero sabía que estaba allí. Tal vez fueran más de una: indescriptibles criaturas sedientas de sangre que no dudarían en arrancar la carne viva de su frágil forma humana mientras lo devoraban. Su única esperanza, aunque ésa era una palabra demasiado positiva, era que la oscuridad fuera tan impenetrable a los ojos de las bestias como lo era para él.

Decker notaba como un sudor nervioso iba cubriéndole la piel e iba chorreándole del cuerpo. ¿Podían oler su sudor? Si era así, y estaba convencido de que podían, entonces tenían las garras ya extendidas, a punto de clavarlas hasta el fondo en su carne para mantenerle inmóvil mientras hundían sus colmillos en su cuerpo encogido.

Quería gritar. Necesitaba gritar, pero no osaba hacerlo. Incluso cuando le clavaran los dientes y sorbieran su sangre y le arrancaran la carne de los huesos, estaba decidido a no gritar, porque su grito no haría sino atraer a otros al frenético festín.

Hubiese querido hundirse en la cama, el único lugar del que parecía no provenir ninguna amenaza, pero entonces cayó en lo irrisorio de su deseo, al ver que a escasos centímetros debajo de él había un estanque de pirañas sanguinarias, que esperaban ansiosas.

Según fueron aquellos horrores llenando su mente, y mientras arañas y escorpiones reptaban por su carne, comprendió de pronto que había sido un estúpido, que ni siquiera había una cama bajo él. Todo lo que había temido, los cuervos, las ratas, las serpientes, las arañas, los cuchillos afilados como cuchillas, las garras, los colmillos, los dientes, todo aquello era mejor que el verdadero destino que le aguardaba. Porque lo que él había creído que era su sudor era en realidad saliva que goteaba sobre él, y lo que él había pensado que era su cama era en realidad la lengua de un espantoso leviatán, que ya se relamía con el sabor salado de su comida y que, al mínimo movimiento de Decker, empezaría a aplastarle y masticarle lentamente, tal vez sorbiendo la sangre de su cuerpo, y dejando que el cálido líquido se acumulara en la boca antes de tragar.

Decker aguzó los oídos y pensó que podía oír el rechinar de los dientes de la bestia. Hubo de pasar media hora antes de que el dolor de su mandíbula le alertase de que eran sus dientes, apretados por el miedo, los que había oído rechinar. Intentó parar, temiendo que el sonido pudiese delatar su posición a los depredadores, pero tan pronto había empezado a conseguirlo, un nuevo terror captó su atención y de nuevo empezó a rechinar y entrechocar los dientes.

* * *

El terror continuó sin tregua. A cada minuto que pasaba se hacía peor, incluso, y mientras, Decker se debilitaba más y más y aumentaba su susceptibilidad a los delirios que alimentaban y eran alimentados por su histeria. Con los músculos completamente contraídos, su cuerpo yacía tieso e inmóvil y apenas cedía a las necesidades de aire de sus pulmones y su corazón. Perdió toda percepción del tiempo. ¿Cuánto tiempo llevaba allí? ¿Días? ¿Años? ¿Acaso había conocido algún otro lugar que aquél? No recordaba nada anterior a aquello. Es más, ni siquiera llamarse por su nombre pasaba de ser una cuestión de comodidad, porque en su estado psíquico, un nombre, incluso el suyo propio, era un concepto sin sentido. Él no era más que la presa, que tiembla de miedo a punto de afrontar su espeluznante destino.

* * *

Tres días y tres noches soportó Decker esta situación, sin apenas moverse, imaginando escenarios cada vez peores, temiendo incluso el sonido y el movimiento de su propia respiración, por si ésta traicionaba su presencia. Las partes del cuerpo que yacían petrificadas tras interminables horas de calambres, él creía que le habían sido desgajadas, al modo de la libra de carne de Shylock, dejando el resto con vida para que pudiese continuar sufriendo la salvaje carnicería. Conciliar el sueño, dormir de verdad, era imposible, y aunque pasaba ratos inconsciente, no dejaban de estar llenos de apariciones no menos horribles que cuando estaba completamente despierto. La única forma que tenía de saber que había dormido era que de tiempo en tiempo se daba cuenta de que había cambiado de postura, y estaba seguro de que no se había movido intencionadamente. Le extrañaba que los depredadores no hubiesen aprovechado la oportunidad para atacar. Pero de una cosa estaba seguro: la Muerte acabaría llegando, y cualquier dilación no haría sino prolongar su sufrimiento.

Miércoles 8 de julio, 4 N.E.

Cuando, pasados tres días, se retiró la oscuridad, y su negra opacidad se filtró de nuevo en la tierra, tal y como había llegado, Decker se descubrió a sí mismo tumbado en la cama, ileso. Había heces secas restregadas por todo el colchón, y pegadas a las caderas y a la espalda. La habitación apestaba a heces, orina y sudor, pero después de pasar allí tanto tiempo ya no lo olía.

En ningún momento pensó en levantarse para darse una ducha. Ahora que ya no temía moverse, no le quedaban fuerzas para hacerlo. Le dolían tanto la mandíbula, los dientes y la cabeza, después de pasarse tres días y tres noches rechinando los dientes, que no estaba seguro de si podría sobrevivir al dolor. Con suavidad, se pasó la lengua por el interior de sus mejillas, intentando valorar los daños. Tiras de piel y úlceras profundas marcaban los lugares donde en su tormento se había mordido y arrancado la carne. La lengua también estaba seriamente dañada, y pensó que los trozos de carne que faltaban estarían dispersos a su alrededor en la cama o bien se los habría tragado, junto con la sangre caliente que todavía manaba de las heridas.

Jueves 9 de julio, 4 N.E.

Decker abrió los ojos, todo estaba oscuro. Su corazón se aceleró presa del pánico, temiendo que la oscuridad hubiese regresado, pero entonces su ojo captó un punto de luz, una estrella al otro lado de la ventana. Era de noche. No sabía el tiempo que llevaba dormido, pero la sed era insoportable y su estado, que antes no había hecho sino incomodarle ligeramente, le producía ahora un terrible escozor; llevaba cuatro días y medio tumbado sobre sus propios excrementos, y sus componentes salinos y ácidos habían hecho estragos en su piel, produciéndole heridas abiertas en las nalgas, los muslos y en la espalda. Todavía le dolían la mandíbula y la cabeza, pero consiguió llegarse hasta el aseo para limpiarse.

Después de una buena ducha de agua templada, buscó gasas y una crema antibiótica para tratarse las heridas. Luego, de vuelta en el dormitorio, determinó que el colchón era irrecuperable. Pero ya vería qué hacía con él más tarde, de momento seguiría durmiendo lo que quedaba de noche en el cuarto de invitados.

Viernes 10 de julio, 4 N.E.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, después de dormir casi la totalidad de las cuarenta y ocho horas transcurridas desde la desaparición de la oscuridad, Decker se levantó y se dirigió pesadamente hasta la cocina. Estaba muy debilitado no sólo por haber sobrevivido a la oscuridad, sino por el hambre y la sed también. No sabía cuánto tiempo hacía desde la última vez que había comido, pero no le sorprendió encontrarse con que el pan de la nevera estaba enmohecido, y la leche agria. No se había reaprovisionado desde después de la ola de calor, pero tampoco es que importara demasiado, puesto que la mayoría de los productos perecederos se habían estropeado. Al parecer, había habido nuevos cortes de suministro.

Después de inspeccionar la cocina, Decker se decidió por raspar el moho del pan y calentar una vieja lata de crema de pollo. Peores cosas había comido en su vida, mucho peores. Además, todavía le dolían la mandíbula y los dientes, y la lengua y la pared de la boca parecían una hamburguesa cruda. Así que durante los días siguientes, por lo menos, sopa y pan blando eran lo más próximo a comida sólida que quería comer. Con todo, tendría que llamar a Tolinson para reaprovisionarse… Si es que Tolinson había sobrevivido a esta última plaga, claro está…

Mientras comía, Decker encendió el televisor para determinar cuáles habían sido los efectos de la oscuridad en el resto del mundo. Decker tardó unos segundos en hacerse una idea del impacto, pues saltaba de canal en canal y sólo encontraba pantallas en negro. Dos días después de la oscuridad, sólo un puñado de cadenas había reanudado las emisiones. Fue ahora cuando se enteró de que, a diferencia de las plagas anteriores, la de la oscuridad sólo había durado tres días, la mitad que las otras. Para él había sido una eternidad. Estaba convencido que de haber durado seis días, nadie en la Tierra habría sobrevivido.

Sin embargo, no todos habían salido tan bien parados como él. Nadie estaba seguro de los números, pero las estimaciones más conservadoras hablaban de decenas de millones de muertos. La mayoría de las muertes se habían producido como consecuencia de fallos cardíacos, y sobre todo entre los ancianos. Muchos otros habían muerto en accidentes de coche. Cuarenta y ocho horas después de que se retirara la oscuridad, las calles y autovías seguían sembradas de cuerpos. Algunos habían muerto al instante, otros se habían desangrado hasta la muerte durante los tres días de oscuridad. Los bebés habían muerto en sus cunas. Los hospitales se habían convertido en depósitos de cadáveres. Aviones, ferrocarriles, trenes de metro y autobuses -todos los medios de transporte colectivo- se habían transformado en fosas comunes. Ningún aparato que se hubiese encontrado en el aire al principio de la oscuridad había conseguido aterrizar sano y salvo.

Toda actividad humana en el planeta había cesado por completo durante tres días enteros. Incluso ahora, dos días después de la oscuridad, la mayoría de los supervivientes no habían hecho sino empezar a recuperarse y a moverse un poco. Decker supuso que, al igual que en las ocasiones anteriores, había sido Milner quien había puesto fin a la plaga, pero por las pocas noticias de las que se disponían hasta ahora, no parecía que a nadie le importara demasiado.

Después de comer, Decker se quedó dormido en el sillón durante varias horas más. Cuando se despertó, se tomó otro cuenco de sopa y volvió a sintonizar el canal de noticias. Con todo lo que había pasado, era imposible que el canal pasara por alto el impacto político de lo ocurrido. No era de extrañar que las encuestas instantáneas recogieran una caída considerable en el índice de popularidad de Christopher. Lo que que era sorprendente era que la caída fuera tan considerable.

«En la última media hora, la atención de los medios se concentra en una única noticia -dijo la presentadora-: La meteórica caída del secretario general Christopher Goodman en las encuestas. Tenemos a nuestro corresponsal Ree Anthony preparado para ofrecernos un reportaje a fondo sobre la encuesta realizada por nuestra cadena y el impacto que los resultados tendrán en el secretario general.»

«Betty -empezó el corresponsal, dirigiéndose a la presentadora del estudio-, según los resultados de la encuesta instantánea CTN Worldwide, realizada en exclusiva por nuestra cadena en los últimos veinte minutos, el índice de popularidad del secretario general ha vuelto a caer a un nuevo mínimo total del once por ciento, alcanzando cotas aún más bajas entre determinados sectores de la población.»

Decker escuchaba atónito. En la pantalla apareció un gráfico que reflejaba la continua y drástica caída de Christopher en las encuestas: del descenso del noventa y siete al ochenta y cinco por ciento la primera semana, tras la aparición de las llagas, había pasado al setenta y uno por ciento después de la segunda plaga, al cincuenta y cinco por ciento después de que el agua dulce se tornó en sangre, al treinta y cinco por ciento después de la ola de calor, y al once por ciento actual. Tal y como explicaba el corresponsal, el gráfico recogía caídas y picos correspondientes a cada una de las plagas y el final de éstas. Pero con cada nueva plaga aumentaba la tendencia general a que la popularidad bajara de forma rápida y continuada. El hecho de que la empresa encargada de la encuesta contase con la audiencia suficiente a pesar de lo que el mundo acababa de soportar se presentaba como un triste testimonio del poder de los medios interactivos.

Además de las encuestas, resultaba también muy desconcertante que un número creciente de líderes mundiales exigieran la dimisión de Christopher como secretario general.

«El secretario general ha anunciado que dirigirá un mensaje al mundo el domingo a las ocho de la tarde, hora local -dijo el periodista. Decker hizo un rápido cálculo mental: mediodía según su zona horaria-. Se nos ha comunicado que hasta entonces, el secretario general Goodman y Robert Milner no van a conceder entrevistas ni a hacer ninguna declaración. Nadie parece conocer la razón de que Goodman quiera esperar al domingo por la noche para dirigirse al mundo, pero personas próximas a él han expresado su preocupación ante la posibilidad de que el retraso no haga sino alimentar el temor de que otra plaga, tal vez una más mortal que las anteriores, esté al llegar. De confirmarse esos temores, la popularidad de Goodman descendería aún más.»

En imagen volvió a aparecer el presentador del estudio.

«Un dato a destacar de los resultados de la encuesta -dijo la presentadora a modo de conclusión de la noticia- es que, aunque las cifras hablan de una caída importante de la popularidad del secretario general Goodman, no hay evidencia alguna de que se haya producido un aumento del apoyo al KDP o Yahvé. De modo que no es que la gente se esté poniendo del lado de Yahvé, no. Lo que ocurre es que muchos están maldiciendo a Yahvé y a Goodman a la vez.»

El telediario dedicó otra hora a la noticia sobre la caída de popularidad de Christopher y luego pasó a ofrecer otra noticia en la que, por primera vez, se revelaba el auténtico alcance de la mortalidad en la última plaga. A uno de los expertos en encuestas de la cadena se le había ocurrido aplicar la metodología empleada para las encuestas instantáneas al proceso de estimación del número de muertos. Se había pedido a los televidentes que insertaran el número de muertos en sus hogares y, después de estimar el número aproximado de muertes representado por la disminución del número de contestaciones en zonas que no habían perdido la conexión ese día en comparación con las semanas anteriores, se obtuvo una tasa de mortalidad aproximada que superaba con mucho los ciento treinta millones de muertos. El número real alcanzaba los doscientos cuarenta millones.

* * *

Los medios detestan el vacío, y a falta de una explicación por parte de Christopher o de Milner, no tardaron en empezar a circular rumores que aseguraban que Christopher tenía pensado renunciar y que estaba esperando al domingo para que el Consejo de Seguridad tuviese tiempo para decidir cómo proceder a partir de ese momento.

Sábado 11 de julio, 4 N.E.

Decker arrastró el colchón escaleras abajo, lo sacó por la puerta de atrás y lo dejó caer en el patio. No se trataba de una solución permanente al problema, pero el hedor era tan insoportable que no le quedó más remedio que sacar el colchón de casa. Cerró la puerta tras él y se dejó caer en la primera silla que encontró. Mientras intentaba recuperar el resuello, le sobresaltó el timbre del teléfono. A pesar de estar agotado, salió corriendo y dejó atrás los otros dos teléfonos, para coger el de la cocina, que tenía identificador de llamada.

Decker dejó escapar un suspiro de alivio; era Bert Tolinson.

– Hola, Bert -dijo Decker jadeando.

– Señor Hawthorne, me temo que tenemos un problema. Me ha llamado hoy del banco una tal señora Liston que dice que no se puede hacer la transferencia desde su cuenta. Le he preguntado por qué, y me ha dicho que en su ordenador aparece como si no hubiese tomado la comunión. ¿Se lo puede creer? Me he puesto a discutir con ella, pero ella ha insistido en que lo que decía el ordenador estaba bien. Me ha dicho que han congelado todas sus cuentas y que le sorprendería que no le hubiesen arrestado ya. No he querido insistir más, porque sé lo importante que es para usted su intimidad, pero va a tener usted que llamar para aclarar el malentendido.

– Es increíble -dijo Decker con una risita, intentando sonar lo más convincente posible.

– Eso le he dicho yo a ella. Supongo que no ha caído en quién era usted, de otro modo se habría dado cuenta ella sola.

– Está bien, Bert. Yo me encargaré -dijo tajantemente-. Pero has hecho lo que tenías que hacer. Gracias por tu discreción.

– En parte es por eso por lo que me paga -dijo Tolinson-. ¿Le doy el número de teléfono del banco?

– Sí -contestó Decker, aunque no tenía intención de hacer la llamada. Tolinson le dictó el número y Decker lo fue recitando como si lo estuviese apuntando-. Te llamaré en cuanto lo tenga resuelto -concluyó.

Decker colgó el auricular. Aquello le planteaba un serio problema. Si se racionaba, la comida le duraría probablemente una semana. Luego, no le quedaría más remedio que salir de casa para hurgar en la basura o robar lo que pudiera, hecho que aumentaría mucho las posibilidades de que fuera descubierto y arrestado. A éste se sumaba otro problema adicional. Pasados unos días, Bert Tolinson empezaría a preguntarse por qué no había llamado al banco para que solucionaran el problema. Eso, en el mejor de los casos, significaba que Decker tendría que acabar reconociendo que no iba a poder seguir pagándole y que, por tanto, no podía contar más con su ayuda. En el peor de los casos, Tolinson podía llamar a la policía. La recompensa que se ofrecía por denunciar a quienes no habían recibido la marca era ya bastante sustanciosa.

Domingo 12 de julio, 4 N.E.

Decker se sentó erguido en el sillón de delante del televisor. Christopher estaba a punto de pronunciar el que todos consideraban iba a ser un discurso decisivo no sólo para su continuidad en el cargo como secretario general, sino para la supervivencia misma de la Nueva Era. Desde todos los rincones del mundo, diferentes jefes de Estado exigían públicamente la dimisión de Christopher, aunque al parecer ninguno tenía un plan alternativo sobre cómo seguir a partir de ese momento. Decker estaba en un dilema. El corazón le hacía desear que el discurso le saliera a Christopher a pedir de boca. Pero también estaba aquella duda acuciante que le había mantenido allí, en la otra punta del mundo, alejado de Christopher, por temor a que ocurriera lo que su corazón ansiaba.

Para Decker, sin embargo, la importancia del discurso no radicaba en lo que Christopher tuviera que decir. Lo qué él buscaba no eran palabras, sino la mirada en los ojos de Christopher.

A Decker se le acababa el tiempo. Bert Tolinson no tardaría en empezar a hacer preguntas; Decker se quedaría sin comida; las compañías locales de teléfono y luz le cortarían el suministro; y tarde o temprano, un controlador informático se fijaría en los movimientos recientes de su cuenta bancaria o en las llamadas realizadas desde su teléfono, y de una forma u otra, la policía acabaría siendo alertada. Sabía que iba a tener que irse pronto. Cuando llegó a Derwood, pensó que con el tiempo sería capaz de recapacitar, de hallar las respuestas a algunos interrogantes. En cambio, había pasado un mes y se encontraba igual de confuso que cuando había llegado.

Tanto era así que había llegado al punto en el que sería su reacción visceral a la emisión la que iba a determinar si regresaba a Babilonia para ponerse al servicio de Christopher o si, por el contrario, se esfumaba en la noche, viviendo de la basura y rehuyendo el contacto con cualquier otro ser humano por temor a ser delatado a la policía.

«Amigos -empezó Christopher con toda sencillez, estableciendo inmediatamente el tono del resto del discurso-, se ha especulado mucho sobre cuál podía ser la razón de que dejara pasar tanto tiempo entre la última plaga y este mensaje. La verdad no podría ser más sencilla: yo soy de los que creen que valen más los hechos que las palabras.

»Es domingo por la tarde en Babilonia. Y el tiempo es algo más caluroso del que me gustaría -dijo con una pequeña, pero sincera, sonrisa-, pero a diferencia de los cinco últimos domingos, el agua no se ha transformado en sangre; la oscuridad ya no mana de la tierra; ya no hay langostas demoníacas volando sobre nuestras cabezas; ni asteroides surcando el espacio hacia aquí; ni guerras nucleares; ya no tenemos noticia de brotes de locura en masa, ni de asesinatos, ni de suicidios. Resumiendo, ya no hay plagas. ¡Y yo os prometo que no habrá más plagas!», Christopher golpeó con el puño para recalcar sus palabras. Era una táctica a la que rara vez había recurrido en el pasado, de ahí que ahora resultara más efectista.

«He esperado hasta ahora para hablar con vosotros -continuó-, porque quería anunciaros y mostraros -de modo que pudierais verlo en persona- que las plagas han llegado a su fin. ¡Nosotros, supervivientes, hemos capeado el temporal, y aunque la pérdida ha sido grande, no estoy aquí para admitir la derrota, sino para declarar la victoria!

»Ahora bien, reconozco que lo que os digo puede parecer la típica estratagema política para ocultar la desagradable realidad con visiones infundadas de esperanza. Soy consciente de que, según las encuestas, un elevado número -es más, una vasta mayoría de vosotros, incluidos numerosos respetados líderes mundiales- ha perdido la fe en mi capacidad de sacarnos de estas crisis. Y aun así, estoy convencido de que muy pocos de vosotros preferirías que los fundamentalistas y el KDP impusieran su control totalitario sobre vuestras vidas.

»No obstante, y con toda sinceridad, reconozco que tenéis razones de sobra para dudar de mí, y no osaría ser tan presuntuoso como para esperar, y menos pediros, que dejaseis a un lado vuestro escepticismo sólo por lo que os diga aquí esta noche.»

Christopher tenía razones de sobra para estar preocupado. Su índice de popularidad había caído por debajo del diez por ciento. Muchos esperaban que éste fuera su discurso de dimisión, pero su voz no delataba señal alguna de desesperación. Es más, sus palabras y pose sólo reflejaban confianza.

«Os lo vuelvo a repetir, valen más los hechos que las palabras. Dentro de un momento, presentaré una sencilla propuesta que resume las acciones que voy a emprender y por medio de la cual podréis estar completamente seguros de que lo que diga esta noche es verdad y que la victoria es finalmente nuestra.

»Pero permitidme primero que me tome unos instantes, para situar en su debido contexto lo ocurrido en las últimas semanas.

»Hace siete años, las hambrunas y sequía sufridas por la India y Pakistán precipitaron una larga guerra en la que murieron cuatro millones y medio de personas. La guerra se extendió y, en última instancia, tuvo como resultado el intercambio de lanzamientos nucleares entre China, la India y Pakistán, en el que murieron cuatrocientos veinte millones de personas más. Bien que al principio pareció que se trataban de eventos trágicos pero naturales, luego nos dimos cuenta de que el planeta estaba siendo víctima de un ataque exterior, orquestado por un espíritu conocido como Yahvé, y que éste actuaba en connivencia y por invocación de sus médiums humanos, los hombres Juan y Saul Cohen.

»Menos de seis meses después, un asteroide penetró la atmósfera de la Tierra y, en cuestión de minutos, mató a ciento setenta y cinco millones de personas, entre ellas buena parte de la población del centro de Canadá y del medio oeste de Estados Unidos, además de la práctica totalidad de los habitantes de México, Belize, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil y Bolivia. A su paso dejó decenas de millones de personas heridas y sin hogar. Y una tercera parte de los bosques del globo, incluyendo las antaño vastas arboledas de Norteamérica y la mayor parte de la selva tropical suramericana, fueron reducidos a piras funerarias.

»Ese mismo día, en la otra punta del mundo, un segundo asteroide impactó en el Pacífico, al sur de Japón, causando terremotos, olas gigantes y una actividad volcánica sin precedentes, que mataron a lo que se estima fueron doscientos seis millones de personas y convirtieron el océano en estanque rojizo de muerte después de destruir a todas las especies vivas del Pacífico.

»Otro efecto adicional de los dos asteroides fue el desplazamiento de la capa de ozono y la consiguiente destrucción de todas las gramíneas y las hierbas del planeta, provocando una hambruna de alcance mundial y otros cincuenta millones de muertes.

»Un tercer asteroide, mucho mayor que los dos primeros y capaz de eliminar toda clase de vida en el planeta, fue destruido mientras todavía se encontraba a una distancia segura de la Tierra, gracias a la cooperación de los Estados miembros de la ONU. Pero pocas semanas después, cuando el polvo del tercer asteroide alcanzó la Tierra, nos enteramos de que contenía un alto contenido de arsénico, un veneno mortal, que contaminó buena parte de las reservas de agua de la Tierra y mató a veinte millones más. En total, los tres asteroides juntos acabaron con la vida de cuatrocientos cincuenta millones de hombres, mujeres y niños inocentes. Y, una vez más, aquél no fue un desastre natural, sino el resultado de las viles maquinaciones de Yahvé.

»Al año siguiente, nubes de insectos, mutados genéticamente por Yahvé y vaticinados por Juan y Cohen, plagaron la tierra durante cinco meses enteros, causando estragos y un sufrimiento horrible, que forzaron el paro casi total de la producción agrícola e industrial. Como consecuencia del hambre, la ONU estimó que se produjeron unas ciento cincuenta y cinco millones de muertes, calculando por lo bajo. Aunque las langostas no fueron la causa directa de ninguna muerte, el dolor de los picotazos fue tan intenso que muchos habrían preferido la muerte antes que soportar aquel tormento. Muchos, probablemente la mayoría, de los que me escucháis esta noche experimentasteis ese dolor en vuestra propia carne.

»Cuatro meses después de que murieran las langostas, un seguidor del KDP, sin provocación alguna, me disparó a sangre fría poniendo en peligro las vidas de los centenares de personas que me acompañaban en aquel momento.»

Christopher hizo una pausa para que los que le escuchaban pudieran evocar las trágicas imágenes de aquel día en Naciones Unidas. El vídeo del asesinato se había pasado tantas veces en la televisión que era casi imposible que hubiera alguien que no lo hubiese visto. El parche negro que Christopher seguía luciendo sobre la cuenca del ojo derecho y su brazo lisiado reforzaban el testimonio del sufrimiento que había soportado.

«Escasos minutos después de mi asesinato, una locura salvaje se extendió sobre buena parte del planeta, haciendo que el vecino matara al vecino, el esposo a la esposa, e incluso que los padres mataran a sus propios hijos. La demencia continuó avanzando con toda su furia durante tres días y medio, hasta que, después de resucitar, volé hasta Jerusalén y puse fin a la locura al acabar con Juan y Saul Cohen. En total, casi mil quinientos millones de personas, nada menos que la tercera parte de la población mundial, murieron como consecuencia de la locura. De no haber detenido yo a esos dos agentes de Yahvé, dudo mucho que hubiera quedado nadie vivo en la Tierra fuera de Israel.

»Cuando Juan y Cohen resucitaron, a los tres días, nos dejaron un recuerdo de su infame carácter destructivo: un terremoto que redujo a escombros el diez por ciento de la ciudad de Jerusalén, y mató a siete mil personas. Por fortuna, fue lo último que sabríamos de esos hombres.

»Durante los tres años siguientes, nuestro planeta experimentó, bajo mi liderazgo, un periodo de paz y prosperidad sin precedentes. Y en este ambiente de paz, mientras entrábamos en la Nueva Era de la Humanidad, aquella que Yahvé había intentado detener infructuosamente, gentes de todos los rincones del mundo, de todas las razas, culturas, nacionalidades y edades comenzaron a experimentar poderes de la mente y el espíritu con las que hasta ese momento sólo podían haber soñado.

»Hace trece meses, con la comunión, el mundo fue testigo del fin de las enfermedades, de milagrosas recuperaciones de heridas, e incluso del contrarresto del proceso de envejecimiento. La humanidad marchaba por fin a plena velocidad hacia su destino glorioso.

»Eso nos trae a los sucesos de las cuatro últimas semanas.

»Ante la incapacidad de poder controlarnos durante más tiempo, y con la Humanidad con un pie ya en el umbral de la Nueva Era, Yahvé y sus secuaces, el KDP y los fundamentalistas, desataron otra serie de plagas para que, temerosos, nos sometiéramos de nuevo. Primero fueron las lesiones sobre los que habían osado dar el primer paso hacia la Nueva Era tomando la comunión. Luego transformó los mares y después el agua dulce en sangre. Y cada vez que Robert Milner detenía una plaga, otra nueva seguía a la anterior. Después llegó el calor extremo y, finalmente, la oscuridad. La suma de estas cinco últimas plagas se ha cobrado un total de quinientos diez millones de muertos más.

»Pero ahora todo eso se ha acabado. Os repetiré lo que dije antes: ¡no habrá más plagas!

»Los ejércitos de Yahvé son como un taburete de tres patas, formados por el KDP, los fundamentalistas y los judíos que viven en Petra. Gracias a los esfuerzos conjuntos de la policía y de las fuerzas de seguridad de todo el mundo, el plan para hacer frente a la amenaza fundamentalista está siendo un éxito. ¡Hemos separado esa pata del taburete y dividido su poder! ¡No habrá más plagas!

»El KDP, los fundamentalistas, los moradores de Petra, y Yahvé han hecho todo el daño que podían hasta ahora. De modo que permitid que la primera prueba de que lo que os digo es verdad se os ofrezca y sea confirmada cada día, al comprobar que no se abaten sobre nosotros más plagas.

»Pero no basta con quitarle una pata al taburete. Debemos completar nuestra meta haciendo frente también al KDP y a los habitantes de Petra. Si no hacemos nada, aprenderán a sostenerse sobre dos patas y harán cosas aún peores, tanto que destruirán a la Humanidad por completo.

»He sido criticado por no tratar con mayor dureza al KDP y a quienes lo apoyan. Admitiré que siempre he tenido la esperanza de que el KDP se diese cuenta de lo equivocado de sus formas y acabara por unirse a nosotros. No me arrepiento de haber mantenido la esperanza. Sin embargo, sí que lamento el sufrimiento humano que han causado mientras nosotros les tendíamos la mano de la paz. Ahora ha quedado claro que no nos acompañarán en nuestro viaje. Como ellos así lo han elegido, nosotros debemos abandonarles. Sé que habrá quienes teman que la paciencia que he demostrado tener con el KDP en el pasado me empuje una vez más a ofrecerles la rama de olivo. Permitid que os asegure que eso no va a ocurrir. El KDP y el resto del Culto de Yahvé han demostrado ser fanáticos maníacos, intolerantes y estrechos de miras que cruelmente invocan plagas sobre la Tierra como si de una diversión se tratara. Ha llegado el momento de hacerles frente con el mismo fervor.

»Se han reunido en la antigua ciudad fortificada de Petra, un emplazamiento irónicamente oportuno, puesto que la suya es una religión antigua; una religión vieja y frágil que está a punto de derrumbarse sobre ellos. Que la leyenda de Josué sirva entonces como metáfora de su propia aniquilación. En esa leyenda, el pueblo de Israel, bajo el reinado de Josué, se reunió en torno a la ciudad amurallada de Jericó. [83] Reunámonos, pues, en Petra. Pero, a diferencia del pueblo de Israel que invocó a Yahvé para que destruyera Jericó, nosotros no invocaremos a nadie. Ni tampoco iremos armados. Puesto que sólo con la unión de nuestra voluntad y fuerza interior, el universo entero será testigo de que no hay muro de piedra ni dios autoproclamado que pueda hacer frente a la Humanidad unida. Porque igual que en la leyenda cayeron los muros de Jericó, caerán también las murallas de Petra sobre quienes han hecho llover el terror sobre nosotros. Deshagámonos de una vez por todas de Yahvé y de quienes con grado nos hincarían de rodillas a la fuerza para que le adorásemos.

»Hasta aquí mi propuesta. Pero yo ofrezco más.

»He dicho que os brindaría la forma de que estuvieseis seguros de que lo que prometo -el fin de las plagas, el fin de Yahvé, y nuestra victoria- está a nuestro alcance.

»La prueba que os ofrezco no será un milagro salido de las manos de Robert Milner. Ni tampoco causaré yo, personalmente, ningún hecho milagroso. Al contrario, el milagro lo obraréis vosotros, la Humanidad, y sólo necesitaréis valeros de la voluntad y el poder que lleváis dentro de cada uno. Pues dejadme que os asegure -dijo Christopher- que, durante estos tres últimos años desde que la Humanidad comenzara a experimentar los poderes de la mente y del espíritu, la evolución no se ha detenido.

»Dentro de dos semanas, os será mostrada la primera de tres importantes señales con las que se os demostrará definitivamente que la Humanidad, durante los tres últimos años, ha dado un paso de gigante en el proceso evolutivo. Sois vosotros, quienes escucháis mi voz y os habéis unido al resto de la Humanidad, quienes obraréis el milagro. ¡Y veréis por vosotros mismos por qué os teme Yahvé!

»La Humanidad debe ser libre para alcanzar su destino. El profesor Harold Goodman no halló por azar las células de la Sábana a partir de las cuales yo fui clonado. Yo he venido a la Tierra para actuar de catalizador y hacer posible que la Humanidad alcance su destino. Pero no es mi función conducir a la Humanidad a la Nueva Era. Al contrario, cada uno debe entrar en ella motu proprio y por medio de su propio poder. Y cada uno de vosotros debe participar, pues aunque cada uno de nosotros debe acarrear su propio peso, todos debemos caminar juntos como una sola familia.

»Todos nosotros hemos perdido amigos o familiares en las últimas semanas -dijo Christopher, para concluir-, y sería comprensible que se produjera una liberación sana de cólera. Y si buena parte de esa cólera se dirige contra mí, entonces, que así sea. Conozco de sobra las llamadas que se han hecho pidiendo mi dimisión y sé que muchos de los que escucháis me odiáis tanto como a Yahvé por todo lo que os ha ocurrido. Pero antes de que abandonéis el camino que nos ha traído hasta aquí, sabed que las plagas no son ni han sido jamás el resultado de un enfrentamiento entre Yahvé y yo. Las plagas que nos afligen tienen una única y sencilla razón: ¡después de miles de años de estancamiento, la evolución ha situado a la Humanidad al borde de una transformación que conducirá a quienes la asuman tan por encima de los limitados confines de la forma humana actual como la Humanidad lo está ahora de una sencilla ameba unicelular!

»¡Uníos a mí en esta última batalla contra el Culto de Yahvé y abramos juntos para siempre la puerta de la cárcel del estancamiento evolutivo donde tanto tiempo hemos permanecido encerrados! Gracias, y buenas noches.»

* * *

No estaba allí.

Decker había observado atentamente, pero el discurso le había dejado con la duda. Lo que fuera que había esperado encontrar no estaba allí.

«¿Qué esperaba encontrar?», se preguntó. Antes del discurso había creído que, con mirar a Christopher a los ojos, podría adivinar, casi por instinto, la verdad de sus motivos. Ahora el pensamiento se le antojaba vergonzosamente ingenuo. Hacía veintitrés años que conocía a Christopher. Si, después de todo este tiempo, todavía albergaba dudas, ¿cómo iba a esperar poder leer el pensamiento al hombre que era ahora, con sólo mirarle en la televisión?

En cuanto al discurso en sí, había sido de primera. Y parecía que lo mismo pensaba el público. Christopher había recalcado el valor de los hechos sobre las palabras y había dicho que esperaba que las palabras de su mensaje convencerían a muy pocos, pero a los quince minutos, las encuestas instantáneas registraron una subida en el índice de popularidad, que saltó del ocho al veintiuno por ciento. El discurso había sido inspirador, y si Christopher hacía lo que había prometido -si aparecían las tres señales y no había más plagas-, entonces era probable que volviese a recuperar el apoyo del mundo entero.

Sólo había un problema. Los malvados habitantes de Petra que Christopher había descrito en su discurso no eran los mismos que Decker había conocido. No eran «fanáticos maníacos, intolerantes y estrechos de miras». Sí, tenían una visión del mundo muy diferente. Y debido a su fe en Yahvé y a su confianza en el KDP, era probable que muchos de ellos llegaran incluso a ser partidarios de la lluvia de plagas, por lo que ellos, errónea pero sinceramente, creían que éstas tenían de beneficioso para quienes las sufrían. Pero Decker no podía creer que ninguna de las personas que allí había conocido fuera capaz de, «cruelmente, invocar plagas sobre la Tierra, como si de una diversión se tratara», como había dicho Christopher.

Por lo visto, Christopher no lo acababa de comprender. Desde luego que se trataba de un tema muy delicado como para discutirlo a la luz del sufrimiento reciente, pero Decker tenía que hacer algo. Pensó en Rhoda, en el pequeño Decker Donafin, en Tom hijo, en Rachael, en Charlie el «carcelero», y en todos los demás que había conocido. La batalla que Christopher había descrito los mataría a todos. Había mirado el discurso para intentar descubrir las auténticas motivaciones de Christopher, pero eso carecía ya de importancia. Fuera Christopher la personificación del bien o la epítome del mal, Decker no podía quedarse sentado y dejar que mataran a los habitantes de Petra. La suerte estaba echada. Debía regresar a Babilonia.

Necesitaba reservar el vuelo como fuera. No podía comprar un billete sin más, ni siquiera pagar el taxi a y desde el aeropuerto. Sin la marca no podía comprar ni vender nada. Ni tampoco quería entrar en la página segura de la ONU para reservar un vuelo. Eso haría saltar todas las alarmas del sistema. La única manera era conseguir que alguien de su oficina se encargara de conseguir las limusinas y el billete para un avión de la ONU. Había pasado una semana y media desde que le habían cortado las llamadas de larga distancia. Y llegó a pensar que la misma suerte correrían las locales, pero las dos últimas plagas, lógicamente, habían afectado a la eficiencia de la compañía telefónica, y ésta no le había cortado la línea todavía. Con lo cual, a pesar de no poder realizar llamadas de larga distancia, sí que podía hacer y recibir llamadas locales, y probablemente podía también recibir llamadas de larga distancia. La solución era sencilla. Le pediría a Bert Tolinson que llamara a su despacho de Naciones Unidas, con el recado de que le llamaran a casa. Luego le explicaría que tenía que ver con el mismo malentendido que había sufrido con el banco.

* * *

Al cuarto de hora de hablar con Tolinson, sonó el teléfono. Era Kwalindia Oshala, la ayudante administrativa de Debbie Sánchez. Se había quedado a trabajar hasta tarde cuando recibió la llamada. La joven se mostró muy dispuesta y simpática con Decker, y le dijo lo mucho que todos le habían echado de menos en el despacho y que estarían encantados de tenerle de vuelta. Decker le explicó lo que necesitaba, y ella consultó los vuelos programados de la ONU entre Washington y Babilonia. Había sólo uno, el primero desde la oscuridad. Estaba programado que saliera del aeropuerto de Dulles esa misma tarde a las seis. Era un vuelo de tres escalas, que llegaría a Babilonia a las seis y media de la tarde del día siguiente. Kwalindia reservó una plaza y contrató el servicio de limusinas.

Decker salió sin equipaje; no lo tenía cuando había llegado a Derwood. Vestía ropa holgada y lucía gasas en la mejilla izquierda, en el cogote y en el dorso de la mano derecha, donde debería haber estado la marca. Todo salió como lo tenía planeado, y a las siete de la tarde surcaba el aire de regreso a Babilonia.

17

VICTORIA ASEGURADA

Decker recorrió los oscuros y casi desiertos pasillos del edificio de la Secretaría de Naciones Unidas. Era tarde, y casi todo el mundo se había ido ya a casa. Pero él sabía que Christopher estaría allí; algo se lo decía. Abrió una de las hojas de la gigantesca puerta de caoba que daban paso a la amplia zona de recepción del despacho de Christopher y, para su sorpresa, se encontró con que Jackie Hansen seguía allí.

– Pasa, pasa -dijo Jackie, mientras Decker la seguía y entraban en el despacho de Christopher-. Te está esperando. -Jackie parecía sumida en una placidez casi surrealista. No hizo ningún comentario sobre su larga ausencia, y nada en su voz dejaba traslucir que le sorprendiera verle.

Una vez dentro del despacho, notó el ambiente desagradablemente frío y oscuro, casi igual que en los pasillos. En el aire flotaba un extraño olor a humedad. Algo… todo iba mal. Miró a su alrededor y no vio a nadie. En algún momento había perdido de vista a Jackie, y ahora era como si se hubiera esfumado. Entonces algo se movió a su derecha, se volvió, y alcanzó a ver cómo el alto respaldo del butacón de Christopher giraba y le daba la espalda.

– ¿Christopher? -dijo.

No obtuvo respuesta. Fue hacia la mesa y volvió a llamar. Pero siguió sin obtener respuesta.

Entonces se acercó y dio un pequeño empujón al respaldo. El butacón giró y Decker se encontró cara a cara con el peor de los temores. Al instante dio un salto atrás horrorizado. Era Christopher. O al menos tenía su cara, aunque no guardaba ningún parecido a la persona que él recordaba. Sus ojos eran rojo encarnado, igual que el líquido pegajoso que le chorreaba de las comisuras de los labios y teñía el pelo enmarañado y apelmazado de su barba, de costumbre tan bien cuidada. La piel parecía escamosa y tenía un color verde iridiscente. De sus dientes, irregulares y afilados, goteaba un fluido rosado, mezcla de saliva y sangre. Sus uñas eran largas y corvas como zarpas.

Y en aquellas garras sujetaba el origen de la sangre: la pierna de Jackie Hansen, que había sido desgajada limpiamente y mostraba las huellas de varios grandes mordiscos. En el suelo, junto al butacón, yacía Jackie Hansen desnuda y moribunda, con el cuerpo desangrándose. Decker intentó no vomitar. Los profundos arañazos en la piel de Jackie marcaban los lugares donde las zarpas de Christopher le habían desgarrado la ropa. En su rostro se dibujaba la misma sonrisa serena que Decker había visto antes, y cuando alzó la vista para mirar a Christopher reconoció con toda claridad el amor en sus ojos.

– ¿Qué quieres? -gruñó Christopher escupiendo el último bocado de carne roja, al tiempo que se ponía en pie de un salto y tiraba la pierna desgajada al suelo, que golpeó a Jackie en el estómago y quedó allí, atravesada sobre ella.

Decker dio media vuelta y echó a correr presa del pánico, pero Christopher salió tras él. Buscó la puerta, pero el terror no le dejaba encontrarla. Buscó desesperadamente una escapatoria, cualquiera, pero no la había. Corría como un poseso, haciendo requiebros e intentando separarse de su perseguidor, pero era imposible. Christopher, más joven y más fuerte, le pisaba los talones, y parecía anticiparse a cada uno de sus movimientos. Esforzándose por seguir adelante, empezó a creer que Christopher estaba jugando con él, como lo hace el gato con un ratón atrapado. Entonces, de pronto, localizó una ventana. Estaba abierta, pero la caída era de diecinueve plantas. Con todo, tenía que escapar. Christopher estaba tan cerca que podía sentir su aliento, cálido y apestoso. Sacando fuerzas de flaqueza, Decker corrió y se lanzó hacia el hueco de la ventana, justo en el instante en que Christopher extendía el brazo y le atrapaba por la pernera del pantalón con las garras extendidas. Afiladas como cuchillas, las uñas se hundieron en su pierna, abriendo largos y sangrientos cortes que le atravesaron la piel y los músculos, pero no fue suficiente para detener su impulso. Libre de Christopher, Decker miró hacia abajo y la alternativa elegida: una muerte segura.

Desesperado, Decker trató instintivamente de agarrarse al aire para aminorar la caída, e inexplicablemente su mano encontró algo sólido.

Era el asiento de delante. Seguía en el avión, de camino a Babilonia. No había sido más que un sueño, pero estaba empapado en sudor y su corazón latía tan deprisa como si hubiera sido real. Estaba agotado.

Decker se desabrochó el cinturón, se estiró y caminó hasta el aseo. Necesitaba levantarse y que los pensamientos conscientes -y, tal vez, un poco de agua fría en la cara- purgaran el sueño de su mente. Unos instantes después, cuando regresó a su asiento, descubrió que el paseo no había surtido el efecto deseado porque el sueño, aunque grotesco como la imagen de un espejo de feria, era, no obstante, un reflejo de sus auténticos temores.

Se removió en el asiento, ajustó el respaldo, se puso una almohada más, quitó una almohada, volvió a ajustar el respaldo. Estaba muy cansado y a falta de unas cuantas noches de reposo para recuperarse del todo de los efectos de la última plaga. Necesitaba dormir, y más ahora, que debía prepararse para enfrentarse a Christopher sobre el asunto de Petra.

Cuando por fin consiguió dar con una postura cómoda y su mente empezó a relajarse, volvió a pensar en el sueño y en lo absurdo que había sido. No había vuelto a tener una pesadilla igual desde su infancia. Con todo, pensó pasado un rato mientras se sumía en el letargo, debía de estar preparado, en guardia, para defenderse. El medio más obvio era un revólver, pero no podía comprar uno porque no tenía la marca. Entonces, un cuchillo, tal vez. Un enorme cuchillo de cocina valdría. A lo mejor le costaba pasarlo por el arco de seguridad, pero…

Decker abrió los ojos repentinamente y, de un respingo, se incorporó en su asiento.

¿Era aquello lo que le había pasado a Tom?, se preguntó. ¿Había sido un sueño parecido el que había impulsado a Tom a disparar a Christopher? Entonces se le ocurrió otra cosa: ¿y si no era un sueño después de todo, sino más bien un implante que el KDP había dejado en su mente, para que, como una bomba de relojería, estallara -le hiciera estallar- en este preciso momento? Y si éste no conseguía obrar el efecto deseado, ¿habría más? ¿Le había implantado el KDP otros sueños, otros pensamientos, otras visiones? Cuando entrara en el despacho de Christopher, ¿vería las cosas como son o estaría la realidad oculta tras una máscara forjada por quienes deseaban la muerte de Christopher? ¿Qué monstruo había visto Tom en la ONU, de pie ante el estrado, la noche que disparó a Christopher?

Y ¿qué era lo que le impulsaba a ir a ver a Christopher en este preciso momento, justo cuando parecía que el KDP perdía fuerza? ¿De verdad era para tratar de salvar las vidas de los habitantes de Petra, o acaso era para quitársela a Christopher?

Para esta última pregunta, al menos, sí que creía tener la respuesta. Él quería tratar de salvar la vida a los habitantes de Petra. Y, aun así, sabía que su viaje a Babilonia muy bien podía ser justo lo que el KDP quería de él. Cabía la posibilidad de que aquella necesidad acuciante que le impulsaba a ir a ver a Christopher en ese preciso momento hubiese sido desde un principio planeada por ellos. Si era así, entonces él no era más que un peón, que volvía a interpretar el papel de Judas creyendo que había sido idea suya, cuando en realidad no había tenido elección.

Pero qué importaba.

Ya fuera una idea propia o le hubiera sido implantada en la mente por el KDP, debía ir.

Ni siquiera estaba seguro de si de verdad controlaba su voluntad, pero en la medida en que sí que lo hacía, se hizo una promesa. Bajo ninguna circunstancia llevaría un arma encima, ningún tipo de arma, ni nada que pudiera ser empleado como tal, cuando entrara en el despacho de Christopher. Aunque sus peores sospechas fueran acertadas, aunque pareciera ser o fuera en realidad un escamoso demonio de color verde como lo había sido en su sueño, Decker se juró que no haría nada para hacerle daño ni tampoco para protegerse a sí mismo.

La decisión resultó ser más sencilla que lo que en principio podía aparentar. Si se equivocaba con respecto a Christopher, entonces debía detenerse a sí mismo y evitar hacerle daño. Si tenía razón, más le valía morir de todas formas.

Lunes 13 de julio, 4 N.E.

Babilonia

El vuelo de Decker aterrizó en el aeropuerto internacional Rey Nabucodonosor seis minutos antes de la hora prevista. Una limusina le esperaba para trasladarle a donde él quisiera. Habría resultado muy sencillo pedirle al conductor que le llevara a su apartamento, pero sabía lo que tenía que hacer y de nada servía postergarlo.

Respiró hondo.

– Al edificio de la Secretaría de Naciones Unidas -le indicó al conductor.

* * *

Decker se retiró el falso parche que se había liado a la mano, apoyó la palma derecha sobre el panel de identificación, y miró fijamente a la pantalla del escáner de retina, que había junto a la puerta de la entrada reservada a trabajadores del edificio de la Secretaría.

– Decker Hawthorne -dijo en voz alta y clara.

– Verificado – respondió una suave voz electrónica de aire femenino. Luego, el mecanismo de la cerradura emitió un clic y la puerta se abrió.

Aparentemente no se le había ocurrido a nadie avisar al departamento de Seguridad de Naciones Unidas, para que hiciese una búsqueda en la base de datos de la Organización Mundial de la Salud y comprobase qué funcionarios de la ONU no habían recibido la comunión, y proceder así a restringirles el acceso al edificio.

– Buenas tardes, señor Hawthorne -le saludó alegremente el guarda que estaba apostado al otro lado de la puerta.

– Buenas tardes -contestó Decker, algo sorprendido. Había entrado por aquella puerta un centenar de veces, a todas horas del día y de la noche, y siempre había sido recibido con el mismo entusiasmo. Lo que le asombraba era que todo siguiera igual. Se había hecho tan a la idea de que, de una u otra forma, iba a ser diferente… El edificio estaba perfectamente iluminado, con el nivel de sombras justo, y el aire era agradablemente fresco en contraste con la árida noche iraquí. A pesar de ser casi las siete y media de la tarde, se encontró con algunos funcionarios y visitantes en el vestíbulo, en el ascensor y en los pasillos de camino a la planta superior donde se ubicaba el despacho de Christopher. Finalmente llegó a la entrada de las oficinas del secretario general. Había pasado periodos de tiempo mucho más largos fuera de Babilonia, con motivo de su trabajo en la ONU, y siempre había regresado con la sensación de no haberse ido del todo. En eso al menos sí que habían cambiado las cosas; porque ahora, cuando se encontró ante las puertas dobles de madera oscura, tuvo la extraña sensación de que debía llamar antes de entrar.

Mientras estaba allí de pie repasando mentalmente lo que iba a decir, una de las hojas se abrió de repente. Sintió que se le paraba el corazón, como anticipándose a la posibilidad de que fuera Christopher quien salía a su encuentro, y luego cómo volvía a latir de nuevo al ver aparecer a Jackie Hansen. Salía apresuradamente y le sobresaltó toparse con un rostro inesperado.

– ¡Decker! ¿Cómo estás? -dijo mientras recuperaba la compostura y le estrechaba en sus brazos. Incluso con aquella enorme gasa en la mejilla, era una mujer hermosa. La comunión había seguido surtiendo efecto y ahora parecía incluso más joven y llena de vida que cuando la había visto la última vez, hacía poco más de un mes.

– Bien, bien -contestó él devolviéndole el abrazo con el mismo afecto.

– Oh, Decker. Tenemos que hablar, pero llego tarde a clase. ¿Estarás aquí mañana?

– Supongo -dijo encogiéndose de hombros.

– Muy bien. Entonces hablamos mañana -dijo, y se alejó apresuradamente por el pasillo.

– ¿Está Christopher? -llamó él tras ella.

– Está en su despacho -contestó Jackie elevando la voz.

* * *

Decker recorrió en silencio el suelo enmoquetado hasta la puerta del despacho de Christopher. La suerte estaba echada. No había marcha atrás. Llamó a la puerta. Hubo una pausa.

– Adelante -oyó que decía una voz casi imperceptiblemente desde el fondo del enorme despacho.

Decker abrió la puerta. Christopher estaba sentado a su mesa, con la vista fija en la puerta para ver quién era el que venía a verle a aquellas horas. De pronto, la expresión de leve curiosidad que llenaba su mirada se transformó en una de extasiada alegría.

– ¡Decker! ¡Oh, Decker! ¡Qué alegría!

Decker permaneció quieto e inexpresivo mientras Christopher se acercaba hasta él y le saludaba con un largo y fuerte abrazo.

– No te imaginas lo que ha sido esto sin ti. Debbie Sánchez es muy competente, pero no es ninguna Decker Hawthorne cuando se trata de lidiar con los medios. ¡Qué alegría que hayas vuelto!

– Yo… eh… Me alegra estar de vuelta -contestó Decker, sin saber muy bien qué otra cosa decir.

Christopher le liberó de su abrazo y dio un paso atrás para mirarle mejor.

– Bueno, cuéntame, ¿cómo te ha ido? -preguntó distraído-. Oh -dijo, como si acabara de recordar las plagas y todo lo ocurrido en las últimas semanas-. Perdóname, Decker. Aquí me tienes, pensando solamente en lo contento que estoy de que hayas vuelto, y no te he preguntado si estás bien. ¿Lo estás?

– Sí… Supongo que sí.

– Has perdido mucho peso.

– Bueno, han sido unas semanas bastante duras.

Christopher asintió con la cabeza.

– Al menos sigues vivo -dijo agradecido-. Anda, ven, siéntate.

Christopher se dirigió hacia un rincón cerca de las ventanas, desde donde se divisaban los jardines colgantes. Aquéllas no eran las ventanas por las que Decker había saltado en el sueño, y estaban cerradas, cómo no, porque las ventanas del complejo de la ONU no se podían abrir.

– ¿Qué te apetece beber? -preguntó Christopher que ya se había acercado al mueble bar.

– Esto… Agua, nada más -contestó Decker, mientras hundía su cuerpo en una de las cómodas butacas. ¡Cuánto le hubiese gustado olvidar lo ocurrido en las últimas semanas y aceptar tranquilamente la cálida bienvenida de Christopher, para luego seguir con su vida sin más! Pero, por el momento, las imágenes de Rhoda Donafin, de su familia y las del resto de personas de Petra estaban grabadas en su memoria. Debía completar la misión que le había llevado hasta allí.

– Necesito hablar contigo sobre tu decisión de marchar sobre Petra -dijo con resolución.

– Ya hablaremos de eso después -contestó Christopher, mientras regresaba con un vaso de agua fría, se lo entregaba a Decker, y luego se sentaba frente a él-. Cuéntame cómo te ha ido.

– Debes reconsiderar tu decisión -insistió Decker.

– Decker -le rogó Christopher, algo desconcertado-, es tarde. Llevas fuera más de un mes. Han ocurrido muchas cosas. ¿De verdad hace falta que nos pongamos ahora a discutir sobre esto?

– Sí. Por favor -insistió Decker.

– Además, la primera fase de ejecución no se pondrá en marcha hasta dentro de un mes. ¿Por qué es tan importante que lo discutamos precisamente ahora?

– Porque está mal -repuso Decker con rotundidad.

Christopher arqueó una ceja, suspiró, y se arrellanó en su butaca.

– Decker, no se trata de una decisión que haya tomado a la ligera. El Consejo de Seguridad lleva presionándome desde que empezaron las plagas.

– Muy bien, pues dile que no lo harás -le interrumpió Decker.

– No puedo.

– ¿Por qué?

– Pues porque estoy de acuerdo. Al principio no lo estaba. Sabes que siempre he tenido la esperanza de que el KDP y sus seguidores acabaran uniéndose a nosotros. He hecho cuanto ha estado en mi mano para hacerles entrar en razón.

– ¿De verdad? -Decker no había pretendido que su pregunta sonara como una acusación, pero lo hizo.

Christopher pareció sorprendido y algo dolido.

– Decker déjalo. Puedo entender que la gente pierda la fe en mí, pero ¿también tú me has abandonado?

– Yo no te he abandonado.

– Lo de Petra tampoco me gusta. Pero debe ser… -Christopher se detuvo a media frase, al tiempo que su expresión pasaba de pronto a reflejar primero asombro y luego incredulidad. Luego se levantó de la butaca, se fue hasta él y cogiéndole del antebrazo le arrancó el parche que cubría el dorso de su mano derecha. Decker no ofreció resistencia.

– ¡Así que es por esto por lo que cuestionas mi decisión! ¡Claro que me has abandonado! -Christopher retrocedió, sacudiendo la cabeza con incredulidad-. Me dijiste que aceptarías la comunión, y luego te esfumaste.

Se aproximó de nuevo, y miró fijamente a Decker a los ojos.

– Bob Milner intentó decirme, cuando llamaste diciendo que necesitabas unas vacaciones, que había tenido la sensación de que algo iba mal. Pero ¡no me lo quise creer! ¡Le dije que probablemente sólo estabas cansado! Es más, ¡me enfadé con él por sugerir algo semejante! Pero ya veo que le debo una disculpa. -Christopher volvió a sacudir la cabeza-. Nunca fuiste a que te suministraran la comunión. Te ocultabas… Te… -Christopher se detuvo de pronto y estudió el rostro de Decker-. No -dijo muy despacio, al tiempo que su ojos se velaban con una mirada de condescendencia y comprensión-. ¡Te… Te habían secuestrado! ¿Por qué no me lo dijiste? ¿Estás bien? ¿Te hicieron daño? ¿Cómo conseguiste escapar?

De uno u otro modo, Christopher sabía lo que había ocurrido.

Su mirada expresaba un afecto y preocupación tan sinceros que Decker no pudo continuar guardando las distancias. Aquello era lo que había esperado encontrar durante la emisión del discurso de Christopher por televisión. Ahora estaba seguro. Una oleada de alivio le recorrió de arriba abajo, ahora que sabía con certeza que sus sospechas habían sido infundadas.

– Estoy… Estoy bien -balbució Decker, a pesar de que era evidente que no lo estaba-. Bueno, la verdad -dijo, sonriendo aliviado- es que estoy fatal. Las plagas han sido muy duras con todos. Estoy agotado, me duelen los dientes, me duele la cabeza, y tengo la lengua y la pared de la boca como si hubiese hecho enjuagues con cristales rotos.

– Así que que has pasado por las plagas. Pensaba que a lo mejor te habían retenido en Petra todo este tiempo.

– Sólo estuve allí unos cuantos días. Cuando me liberaron, regresé a Estados Unidos. Es más, el secuestro y los días que pasé de rehén en Petra no fueron nada comparados con lo que han sido estas últimas semanas.

– Me alegra que hayas vuelto -dijo Christopher-. ¿Te torturó el KDP?

– No, aunque me asustaron bastante. -Decker extendió la mano hacia el vaso de agua, hasta ahora intacto-. ¿Sabes lo que de verdad necesito? -dijo mirando el agua.

– ¡No tienes más que decirlo! -contestó Christopher.

– Lo que de verdad necesito es una cerveza.

– ¿Hefeweizen Dunkel? -preguntó Christopher, refiriéndose a la cerveza negra de trigo que tanto le gustaba a Decker.

A Decker se le iluminaron los ojos.

– ¿Tienes?

– Incluso tengo una fría.

Decker asintió ansioso y volvió a hundirse en la butaca. Era la primera vez que se relajaba de verdad desde que lo habían secuestrado, porque hasta ahora no había podido relajar cuerpo y mente a la vez. Quería disculparse por las cosas tan terribles que había pensado de Christopher, pero se dio cuenta de que esa discusión podía esperar a otro momento.

Christopher sirvió la cerveza lentamente en un vaso alto y se lo tendió a Decker.

– Qué rica -dijo Decker, que se detuvo el tiempo justo para respirar y limpiarse con la lengua la espuma de los labios antes de dar otro trago refrescante. Christopher le observaba de pie, aparentemente compartiendo su disfrute.

– Mira, Decker, estás cansado y ya eres… Vamos, que ya no eres tan joven como antes -dijo Christopher-. Y como decías, ha sido duro para todos. ¿Has ido al médico?

– No. Supongo que debería.

– ¿Por qué no te vas a casa y descansas? Le diré a Jackie que te consiga una cita para mañana mismo.

Decker asintió con la cabeza. Estaba cansado y la idea de regresar a su apartamento se le antojaba más que atractiva.

– Y ya que estás allí, puedes aprovechar para tomar por fin la comunión -añadió Christopher-, con discreción, claro está. No nos conviene que nadie se entere de que has esperado tanto tiempo.

– Sí -corroboró Decker-. Eso haré. -Con todo, y aunque ya no creía que Christopher fuera un monstruo, había recorrido un largo camino hasta allí y todavía no había logrado su propósito-. Pero, antes de irme -añadió-, hay un par de cosas de las que tenemos que hablar. -Por su expresión era obvio que iba a mantenerse en sus trece. Quería hablar, y tenía que ser ahora.

– De acuerdo -dijo Christopher sonriendo complaciente, y volvió a tomar asiento frente a Decker-. ¿Qué es eso tan importante que no puede esperar hasta mañana?

– Christopher -empezó Decker, que se echó hacia delante en la butaca y apoyó el vaso para poder emplear las manos para expresarse-, cuando me llevaron a Petra, al principio sólo pensaba en si saldría o no vivo de allí. No me torturaron en ningún momento, pero los tres primeros días intentaron por todos los medios convencerme de que tú eres malo y Yahvé bueno. Después de eso, supongo que acabaron dándose por vencidos. Me dejaron que deambulara libremente por todo el campamento, y tuve la oportunidad de conocer a la gente de allí, de hablar con ellos y escuchar lo que tenían que decir acerca de cuanto estaba ocurriendo. Y me di cuenta de algunas cosas. La mayoría de ellos no son chalados del KDP, Christopher. Es gente normal y corriente, a la que las circunstancias han convencido de que el KDP vela por ella, y tú eres su enemigo.

»Cuando volábamos hacia Jerusalén después de tu resurrección -continuó Decker-, me dijiste que yo sería el encargado de comunicar tu mensaje a las personas que no estuvieran familiarizadas con los conceptos de la Nueva Era. Pues bien, desempeñé para ti ese papel durante tres años, y pensé que esa tarea estaba prácticamente completada. No hay ni un solo hombre ni tampoco una sola mujer en el planeta que no esté familiarizado con el mensaje sobre el inminente avance evolutivo de la Humanidad: cine, televisión, Internet, radio, periódicos, revistas, libros, canciones, obras de teatro, vallas publicitarias, pegatinas… Tu visión de futuro está por todas partes. No hay ni un solo niño en edad escolar que no haya sido educado según la ética y los principios de la Nueva Era. Incluso los de edad preescolar aprenden el mensaje a través de dibujos animados, juguetes y juegos.

»Es más, la misión ha ido tan bien que empezaba a pensar que me había hecho a mí mismo prescindible. Pero la última noche que pasé en Petra, me di cuenta de que todavía quedaba mucho trabajo por hacer. Aunque se tratara con la menos favorable de las audiencias: los habitantes de Petra, y puede que hasta los fundamentalistas incluso.

Christopher sacudió la cabeza, para señalar la futilidad de lo que Decker estaba sugiriendo. Su escepticismo no amedrentó a Decker.

– Christopher, estoy convencido de que podemos llegar hasta esa gente, que podemos hacerles comprender que no eres su enemigo, que lo que tú ofreces al mundo es antes motivo de alegría que de temor.

Christopher parecía poco convencido, pero Decker continuó, haciendo una aclaración.

– No digo que haya esperanza para el KDP; creo que ellos que es probable que hayan superado el punto a partir del cual ya es imposible convencerles de nada razonando. Pero sus seguidores; estoy convencido de que se puede convencer a muchos de ellos con sólo exponerles todos los hechos.

– Decker créeme -contestó Christopher-, comprendo mejor que nadie cómo te sientes, pero me parece que subestimas lo difícil que es tratar con esta gente. ¿Te crees que no lo he intentado? He tenido a los mejores expertos en desintoxicar mentes adoctrinadas y a los mejores psiquiatras del mundo trabajando en esto con algunos de los fundamentalistas encarcelados. Siguen en ello, pero no avanzan.

Decker lo sabía muy bien. Su departamento había sido el encargado de distribuir a los medios la información sobre aquel programa.

– Pero los psiquiatras y los expertos en desintoxicación están pasando por alto lo más importante -repuso él-. Mientras el KDP parezca infalible, no conseguirán convencer a los fundamentalistas. Todo lo que el KDP anuncia que va a ocurrir ocurre. Cuanto intentan lo consiguen. Sí, puede que Bob Milner aparezca al tiempo y detenga lo que ellos han puesto en marcha, pero mientras tanto ellos cumplen con su propósito. ¡Pero si sólo por una vez pudiésemos alterar el desarrollo de los acontecimientos, de modo que el KDP fallase en una de sus profecías, entonces se vendrían abajo los cimientos en los que se sustenta su control!

»En Petra -continuó Decker-, me dijeron que se aproximaban nuevas plagas. El KDP le dijo a sus seguidores que, en respuesta a las plagas, primero tomarías medidas contra los fundamentalistas y luego reunirías un ejército para que marchase sobre Petra. Incluso dijeron cuándo ocurriría, en septiembre. Se lo han dicho a todo el mundo. En el campamento están todos al corriente.

»Pero ¡tú puedes cortocircuitar la profecía! ¡Tú puedes evitar que ocurra! Si no marchas sobre Petra, al KDP y a sus seguidores no les quedará más remedio que reconocer que estaban equivocados. Estoy de acuerdo en que deberías ir a Petra, pero en lugar de reunir un ejército para hacer la guerra, podrías mandar a un enviado en son de paz. Muestra tu verdadera cara, la del hombre de paz y líder benevolente, y no la de la bestia demoníaca por la que KDP te quiere hacer pasar. El KDP me llevó hasta Petra para convencerme de que ellos tenían razón y tú te equivocabas. Mi idea nos brindaría la oportunidad de darle la vuelta a la tortilla, de forma que podríamos aprovechar los datos de los que me enteré allí para nuestro beneficio, y así convencer a sus seguidores sobre la verdad acerca de ti y de Yahvé.

– Decker -argumentó Christopher-, con su «profecía» sobre mi reacción, lo único que ha hecho el KDP ha sido constatar una obviedad. Igual que lo haría un jugador experimentado de ajedrez o un buen estratega militar. Éstos pueden adelantarse a los movimientos del enemigo porque conocen sus propios movimientos y saben que, dadas las circunstancias, el oponente no tendrá elección en su respuesta.

– Pero ¿no podemos responder de otra forma?

Christopher negó con la cabeza.

– No es tan sencillo, Decker, y el KDP lo sabe. Por esa razón hablan con tanta seguridad. No es una coincidencia que las plagas hayan ido de mal en peor. Debemos detener al KDP antes de que se haga más fuerte y pueda atacar de nuevo, porque, de hacerlo, la siguiente plaga acabará con todos los seres humanos del planeta, salvo el KDP y sus seguidores de Petra. Nadie fuera de las murallas de Petra, ni siquiera los fundamentalistas, sobrevivirá.

– Sólo estoy hablando de un pequeño retraso. En Petra hay tantas personas cuya única falta ha sido dejarse engañar por el KDP -suplicó Decker-. Si marchas sobre Petra en septiembre, tendrán el mismo final que el de quienes los han engañado.

– No sé qué es lo que piensas que voy a hacer -objetó Christopher-. ¿Crees que vamos a entrar allí y matarlos a todos? Igual que a los fundamentalistas, se dará al pueblo de Petra la oportunidad de renegar de Yahvé y del KDP. Quienes estén dispuestos a abandonar Petra y rechacen al KDP podrán hacerlo.

– Pero ¡no lo harán! -insistió Decker-. Si marchas sobre Petra en septiembre, estarás cumpliendo al pie de la letra lo que el KDP ha anunciado que harás. Tú, con tus acciones, estarás dando crédito al KDP. ¿Y si fueras el mes que viene, en agosto?

Christopher sacudió la cabeza.

– Es imposible que estemos listos tan pronto.

– Entonces, ¿por qué no esperar hasta octubre? Tú mismo has dicho que el KDP se había debilitado tanto que sería incapaz de invocar más plagas durante un buen tiempo.

Christopher no contestó, pero era obvio que no había cambiado de idea.

Decker intentó atacar por otro flanco.

– Christopher, cuando recomendé que se recurriera al uso de la marca, lo hice para sacar partido de las profecías de la Biblia. Lo que te estoy sugiriendo ahora es exactamente lo mismo, sólo que ahora creo que deberíamos hacer justo lo contrario de lo que dicen las profecías -y mientras hablaba se le ocurrió otra idea-: Además -dijo-, si marchas sobre Petra en septiembre, caerás en una trampa.

Christopher recibió la sugerencia con una mirada desacostumbradamente fría.

– Es curioso, Decker, pero me parece que no soy yo el que te preocupa.

– Pues no exclusivamente, no -se apresuró a admitir Decker-. Mentiría si dijera lo contrario. Pero mis motivos no restan valor a lo que digo. Si sólo pudieras esperar un mes, la gente de Petra se daría cuenta de que el KDP se equivoca y su férreo control sobre ellos se haría añicos. Podemos cumplir nuestra misión y evitar una masacre.

– Pero, Decker, es que no entiendes que cada día de retraso será como posponer la extirpación de un cáncer mortal. ¡En un mes, en sólo un mes, esa gente a la que intentas proteger ha matado a más de quinientos millones de personas y acabado con la práctica totalidad de las criaturas marinas del planeta! No es mi deseo matar a nadie -continuó Christopher-, pero te equivocas. Por mucho que retrase mis planes, ellos nunca reconocerán estar equivocados. Se limitarán a encontrar la forma de reinterpretar las profecías, para que éstas digan que yo iba a llegar el mes siguiente, o el siguiente, o el mes después del siguiente. ¿Tienes idea de cuántas veces han recurrido estos tipos religiosos al revisionismo profético en el pasado? Los líderes de los Testigos de Jehová hicieron del revisionismo casi un arte, prediciendo numerosos eventos que jamás ocurrieron, [84] incluido el fin del mundo en la década de 1870 y en 1914, [85] y de nuevo en 1975. [86] Una y otra vez, hacían los líderes sus predicciones, y una y otra vez se equivocaban. Y cuando la fecha de la predicción prescribía, se inventaban alguna excusa diciendo que lo que habían predicho sí que se había cumplido, aunque sólo en el «reino celestial» o de modo «invisible». [87] O bien alegaban jamás haber hecho la predicción y que lo que habían dicho había sido malinterpretado o aceptado demasiado literalmente por otros. Y aun así, una y otra vez, sus seguidores les creían. Ninguna verdad, por clara que estuviera, les apartó de lo que querían creer.

Christopher meneó la cabeza para expresar la futilidad de cualquier intento de convencer a los seguidores del KDP de que estaban equivocados.

– Si pospongo al mes siguiente la marcha sobre Petra, el KDP se inventará una excusa. Harán precisamente lo mismo que hacían los líderes de los Testigos de Jehová. Y sus seguidores seguirán creyéndoles a pies juntillas.

Lo que Christopher decía tenía sentido. Y mientras Decker recapacitaba sobre todo ello, las caras de Rhoda y Tom hijo y Rachael y Decker Donafin y toda la gente de Petra pareció que empezaban a desdibujarse en su memoria. A lo mejor Christopher tenía razón; a lo mejor no era más que el cansancio y la edad.

– Pero no podemos dejar que… -Decker intentó pensar en algo, en otra razón, pero al parecer se estaba quedando sin argumentos. Con todo, no podía darse por vencido y dejar que la gente de Petra muriera. Tenía que haber una manera… algo en lo que no había caído todavía.

– Siento que no podamos estar de acuerdo en esto, Decker -dijo Christopher-, pero he de hacer lo que creo que es lo mejor. Y, francamente, no tengo tiempo para seguir discutiendo sobre el tema. -Se levantó y volvió a su mesa, dejando a Decker allí sentado.

De no haberle dado la espalda tan rápidamente, Christopher habría podido ver el gesto repentino de asombrada reminiscencia que turbó el rostro de Decker, y la expresión de horror que le siguió: un horror tan grande que todos los pensamientos sobre Petra, la única razón por la que había viajado hasta allí, quedaron totalmente eclipsados en su mente.

Decker había visto algo. No era una metamorfosis monstruosa como la del sueño del avión, pero era igual de terrorífica. Había sido la expresión en el rostro de Christopher cuando había dicho que no tenía tiempo para discutirlo. Sólo había sido un gesto, pero su significado no se podía ignorar. Decker sólo lo había visto antes en una ocasión, era exactamente la misma expresión que llenaba el rostro de Christopher en el Líbano, hacía tantos años, cuando le preguntó sobre Tom.

En este instante, el universo cambió.

Y entonces lo dijo.

– Hay otra cosa.

Con esas tres palabras, Decker cruzó la línea de cortesía que había mantenido durante más de veinte años. Había aconsejado, e incluso discutido con Christopher, pero nunca hasta entonces se había enfrentado a él. Lo cierto era que sus palabras podían haber significado cualquier cosa. Podía haber dejado la cosa tal como estaba. Pero Decker se sentía como atrapado en una tempestad que, incapaz de esquivarla por más tiempo, no le quedaba más remedio que atravesar.

– No hay nada más que discutir. -La expresión no se había borrado del rostro de Christopher.

– No me refiero a Petra -dijo levantándose de la butaca, para mirar a Christopher de igual a igual.

– ¿Entonces? -preguntó Christopher, que parecía ignorar la tempestad que arreciaba en la mente y el corazón de Decker-. ¿Qué más he hecho que no merezca tu aprobación?

Decker captó un leve y velado sarcasmo en la voz de Christopher que no había escuchado nunca hasta entonces. Y, de repente, comprendió por qué Christopher no le había telefoneado en todo el tiempo que había estado en Derwood. Christopher ya no le necesitaba. Se había servido de él y ahora había perdido toda utilidad. Lo cierto era que Christopher ya no tenía tiempo para Decker.

– Ibas a abandonar a Tom Donafin -contestó.

Christopher respondió con una mirada de absoluta perplejidad.

– ¿De qué demonios estás hablando? -preguntó. Su voz revelaba confusión, por la relevancia que Tom Donafin podía tener en aquella conversación, y también una cólera creciente-. ¿Abandonarle? ¿Dónde?

– Cuando Tom te disparó -empezó Decker-, yo estaba justo a su lado. Al darme cuenta de lo que había hecho, le pregunté por qué. Él empezó a contestarme, pero lo único que tuvo tiempo de decirme antes de que le dispararan fue: «Él iba a abandonarme».

»En ese momento no le encontré sentido alguno. Pensé que no era más que el desvarío de un loco. Con el tiempo acabé creyendo que el Koum Damah Patar le había lavado el cerebro. Pero cuando estaba en Petra volví a tener el sueño. -Decker hizo una pausa para recuperar el aliento y tranquilizar el nervioso latido de su corazón. A pesar suyo, empezaba a sonar más y más como un fiscal que estuviera a punto de rematar su alegato ante el jurado.

A Christopher no le gustaba que le pusieran en esa situación, y era obvio que le importaba poco el tono de Decker.

– ¿Qué sueño? -inquirió Christopher, deseando no perder más tiempo con aquel juego-. ¿De qué estás hablando?

– Fue el mismo sueño que tuve en el Líbano.

Hubo una larga pausa mientras Christopher confuso, estudiaba el rostro de Decker.

– ¿Te refieres -preguntó- a cuando te rescaté de Hezbolá? ¿De eso se trata?

– De eso era de lo que hablaba Tom -contestó Decker-. Nunca le conté a nadie lo de aquel sueño salvo a Tom y a Elizabeth. En el sueño tú venías a buscarme a mi cuarto. «Es hora de irse», me decías. Pero cuando ya salía detrás de ti, te detuve para preguntarte por Tom. -Decker observaba a Christopher atentamente, en busca de alguna reacción. Pero no la hubo-. Te pregunté dónde estaba. Lo sabías, pero no te importaba. De no haber insistido, le habrías abandonado allí y él habría muerto.

– Pero ¡si no fue más que un sueño! -le interrumpió Christopher, con la mano sana extendida, apelando a su razón.

– Pero ¡fue más que un sueño! -le espetó Decker indignado-. En Nueva York me dijiste que te habías servido de una proyección astral para venir al Líbano a rescatarme. ¡Eras tú! ¡Fue más que un sueño!

Incapaz de rebatir a Decker, Christopher dejó caer la mano al costado.

– ¡Fuiste a rescatarme a mí! ¡Sólo a mí! ¡No tenías intención de rescatar a Tom! ¡Ibas a abandonarle allí, pudriéndose hasta la muerte! Eso debió de ser lo que descubrió Tom. -La disposición de Christopher pareció cambiar de repente. La cólera y su actitud a la defensiva se esfumaron, y se limitó a esperar y escuchar-. No sé cómo se enteró Tom de que había sido más que un sueño, pero estoy convencido de que era eso lo quería decir cuando dijo que lo ibas a abandonar. De una u otra forma, Tom supo que no era sólo un error o un despiste. ¡Tú ibas a abandonarle!

»A ti no te importan nada ni la Humanidad ni la gente. Si te importaran, jamás te habrías olvidado de Tom.

La serenidad de Christopher desentonaba ya tanto con la situación que Decker tuvo que hacer una pausa. Seguía impasible, y hasta parecía que disfrutara.

– Pero él no entraba en tus planes -continuó Decker con voz entrecortada, sintiéndose más y más inseguro a la vez que el gesto divertido de Christopher se hacía más pronunciado-. No le necesitabas para llevar a cabo tus planes. Sólo me necesitabas a mí. -Decker se detuvo, después de que las últimas palabras brotaran de sus labios casi por inercia.

Christopher sonreía ya abiertamente, y enseguida quedó claro que lo hacía para sí y no a Decker, que, dolido, había esperado negativas o cólera, pero desde luego que no aquello.

Finalmente, la sonrisa se transformó en una risa descarada.

– ¡Bravo! -dijo Christopher por fin, casi gritando-. ¡Lo has hecho muy bien, Decker! ¡Aunque hayas tardado veintitrés años en darte cuenta!

Decker estaba estupefacto. ¿Era aquello una confesión… o sólo una burla?

– Francamente, Decker, discutir contigo está tomándome más tiempo del que mereces -dijo-. A decir verdad, algo que por otra parte evito siempre que me es posible -añadió, y levantó la mano en un falso gesto de rendición-, jamás se me pasó por la cabeza rescatar a Tom Donafin. Como decías, fui a por ti -Christopher se encogió de hombros-. ¿Por qué iba a preocuparme por lo que pudiera ocurrirle a Tom Donafin?

»Claro que, por entonces, no tenía ni idea de quién era Tom. Yo creía que se había matado con el resto de su familia en un accidente de coche. Verás -explicó Christopher-, se suponía que Tom Donafin tenía que haber muerto años antes en un pequeño encuentro nocturno concertado para su familia con un conductor borracho. ¡Qué vista aquélla, sangre y cristales rotos por todas partes! -dijo haciendo un inciso-. El conductor ebrio salió ileso, sin ni siquiera un rasguño. Cuando se le hubo pasado la borrachera, se sintió tan culpable que se colgó en la celda de la prisión. Dejó a una esposa y dos hijos prácticamente en la pobreza. Y lo mejor de todo: cuando se colgó, el guardia estaba mirando. Ni siquiera intentó detenerle. Fue perfecto.

»Bueno… Casi perfecto. Pensé que toda la familia Donafin había muerto. Parece ser que los adláteres de Yahvé se las ingeniaron para ocultar a tu amigo de nosotros todos esos años. -Christopher se encogió de hombros como para eximirse de toda responsabilidad por el fallo-. No tenía ni idea de quién era cuando fui a sacarte del Líbano.

»¿Sabes qué? -dijo, levantando un dedo en el aire y agitándolo lentamente como para recalcar cada sílaba, al tiempo que una idea iba tomando forma en su mente-. ¡Me apuesto lo que quieras a que fue por eso por lo que dejó que creyeras que estaba muerto durante todos esos años! Donafin o Saul Cohen u otro debió de darse cuenta de que la mejor forma de ocultarle de mí era dejar que pensaras que había muerto. De haber mantenido el contacto después de que me mudara a tu casa, yo habría descubierto tarde o temprano quién era y habría organizado otro "accidente".

A Christopher se le ocurrió entonces otra idea.

– El día que me dispararon, ¿era Donafin el que estaba contigo en tu oficina cuando me dijiste que querías presentarme