/ / Language: Español / Genre:love_history

Los Diabólicos Placeres de un Duque

Jillian Hunter

Adrian Ruxley podrá ser un encantador libertino que hechiza hasta las moscas, pero no es un hombre dado a permanecer quieto mientras una dama es acosada, ni siquiera en una boda organizada por la dama en cuestión, Emma Boscastle, profesora de buenos modales en su academia de Londres para jóvenes damas. Adrian se enfrenta al ofensor, se produce un altercado, y ahora este adulador se encuentra recuperándose bajo el techo de Emma, encantado de la profunda preocupación que refleja su encantador rostro. Ella tiene un encanto que ningún libertino puede resistir. Emma está escandalizada con su propio comportamiento, seducida por un desconocido, atractivo ciertamente, eso sí. ¿Cómo podrá ocultar su indiscreción de la mirada de sus perceptivos hermanos? La pasión que Adrian ha despertado, y los sensuales placeres que le ha mostrado, han convertido los días de Emma en la academia en una exhibición impropia y sus noches en un audaz abismo de sensualidad. Pero cuando su intimidad revela los turbulentos secretos de Adrian, Emma quiere afrontar su más ambicioso plan: reformar a un libertino.

Jillian Hunter

Los Diabólicos Placeres de un Duque

The Devilish Pleasures of a Duke (2007)

6° de la Serie La Familia Boscastle

CAPÍTULO 01

LONDRES, 1815

Había un lobo en la boda.

Emma Boscastle, vizcondesa viuda de Lyon, no estaba segura de si había sido uno de los invitados o una de las criadas quien había susurrado al pasar, durante la recepción de la boda, esa observación inquietante. En un principio ignoró el comentario. Podían haberse referido a uno de los grandes perros de caza de algún huésped, o simplemente a alguien muy hambriento.

Una dama no se rebajaba a escuchar chismes. Su profesión la obligaba a dar ejemplo a los demás y a no complacer su lasciva curiosidad. Esta era, después de todo, la boda de una de sus antiguas alumnas, que se celebraba en la casa de Portman Square de los parientes políticos de la novia, no una reunión campestre cualquiera.

Varios minutos después, en el desayuno nupcial, el comentario tomó un carácter más intrigante sin embargo. Acababa de decidir que el apuesto caballero de pie en medio de la habitación tenía un atractivo aire de mala reputación. Lo que explicaría por qué no podía resistirse a mirarlo y por qué debería hacerlo. Lamentablemente, el hecho de que estuviera acompañado por tres de sus propios hermanos, los Lores Heath, Drake y Devon Boscastle, sólo aumentaba ése aura peligrosa. Probablemente era una persona que debía evitarse. El cielo sabía que habría evitado a su propia familia si no fueran sus parientes y por tanto, estuviera obligada a ofrecerles su apoyo.

Sus sospechas acerca del atractivo extraño se confirmaron tras el brindis con champaña, cuando él se volvió de repente y le sonrió por encima de la tarta de boda. Ella le devolvió la pícara sonrisa antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo. Sus perceptivos ojos avellana brillaron con absoluta picardía.

¿Lo conocía? Seguramente recordaría a un hombre con tan dominante presencia, a menos que nunca le hubiera visto entre gente educada. Había que admitir que era agradable mirarlo, con su oscuro pelo rubio del color del trigo, sus rasgos cincelados y su figura de anchos hombros.

Arriesgó otra mirada pensativa sobre su perfil. Irradiaba la energía incansable de un lobo con ropa de caballero… Un choque de comprensión recorrió su cuerpo. No podía ser. Sus hermanos no habrían traído al famoso Adrian Ruxley, vizconde de Wolverton, a la boda de la señorita Marshall.

Un lobo en la boda. Las malas lenguas se referían a él como a un mercenario profesional. Si uno creía lo que decían, era un soldado de fortuna, que había dado la espalda a su educación aristocrática, y a pesar de la oposición de su padre, había elegido luchar contra piratas en tierras extranjeras.

La hermana más joven de Emma, Chloe, que sin duda no era imparcial, afirmaba que Lord Wolverton era malinterpretado, que era un valiente pícaro, y fiel amigo de su selecto círculo de amigos. Emma sospechaba que la verdad estaba en algún lugar en medio de las dos opiniones.

¿Sus hermanos se habían atrevido a invitar a una persona tan cuestionada a la boda?

Por supuesto que lo habían hecho. Los queridos granujas podrían estar calmándose desde que se habían casado, pero todavía poseían el escandaloso espíritu Boscastle. Honestamente, nada era sagrado para la familia. Los hermanos elegían las compañías más polémicas, tanto hombres como mujeres, que la correcta Sociedad desaprobaba. De hecho, Emma había tenido tanto miedo de que alguno de los hermanos la avergonzara, que se había perdido la mitad de la ceremonia manteniendo un ojo sobre tres de ellos.

Sin embargo, la boda había transcurrido como un sueño, a pesar de las repetidas declaraciones de gratitud de la novia hacia su mentora. Con modestia, Emma rehusó reconocer el papel que había desempeñado en la realización de este memorable evento.

Era una mujer que amaba la tradición. Observar las formalidades casi permitía olvidar la vulgaridad que existían fuera del mundo bien educado.

Lo que más disfrutaba era de una hermosa boda. Otro soplo de esperanza suavemente liberado sobre lo rancio de la humanidad. La cordialidad. Los hermosos trajes. La dignidad del compromiso y la ceremonia.

Y luego, finalmente, llegaba el lírico tintineo de fina porcelana, mientras se saboreaba un desayuno bien preparado. Miró complacida el antiguo servicio de plata pulida, majestuosamente colocada sobre manteles de pálido damasco. Detalles. Hermosos detalles. Hacían creer que la vida podía y debía ser gobernada por el orden y la belleza.

– Ya sé que asistiré a tu próxima boda, Emma -Bromeó su prima Charlotte, apareciendo a su lado-. Las chicas están apostando sobre cuando te lo propondrá Sir William.

– ¿Apostando? ¿Las estudiantes de mi academia? -Emma se echó a reír de mala gana-. Nosotros ni siquiera hemos discutido sobre el futuro. -Aunque Sir William Larkin, un caballeroso abogado al que había conocido sólo unos meses antes, más que hablar, se le había insinuado sobre matrimonio, durante sus escasos encuentros en las obras de teatro y días de campo en los que habían coincidido.

– Apostando sobre mi boda -murmuró con burlona desaprobación-. No sé en qué se ha convertido nuestra escuela.

– En la mejor -respondió Charlotte con voz exuberante, que hizo a Emma preguntarse cuántos vasos de champaña habría bebido su prima. Charlotte era de carácter reservado, pero siempre parecía tener cierta rebeldía cociendo a fuego lento en su interior.

Sin embargo, Emma apreció el elogio tan duramente ganado. Como fundadora de la pequeña academia de damas, ahora ubicada en la casa de Londres perteneciente a su hermano y cuñada, se tomaba una responsabilidad personal sobre sus alumnas. Las damas que se graduaban se referían con orgullo a sí mismas como las Leonas de Londres. En otras palabras, habían sobrevivido a la intensa orientación de Lady Lyons [1] para poder presentarse como perfectas jóvenes damas.

Sólo aparentemente.

Por desgracia, no podía extender su influencia cuando se marchaban, y su grupo actual de pupilas estaba demostrando una vena salvaje que absorbía toda sus energías.

– Hablando del tema, ¿dónde han ido las muchachas? -preguntó. Emma había traído a la boda a sus cuatro alumnas más antiguas, en la creencia de que se debía poner la etiqueta en práctica para poder perfeccionarla.

– La última vez que las vi, acababan de avistar a Lord Wolverton y rogaban a Heath que las presentara.

Emma palideció. Todas las formas imaginables de ruina social pasaron por su mente.

– ¿Y tú se lo permitiste?

– Realmente, no. Deja de preocuparte Emma. Heath nunca permitiría que se lastimara a las muchachas.

Emma miró alrededor de la habitación con alarma. -Querida, no son las chicas las que están en peligro. ¿Has visto cómo se comportan en el momento que se desatan?

– ¿Desatan? -preguntó Charlotte, sorprendida-. ¿Ésa es la palabra que usarías?

– Obsérvalo tú misma.

Lord Wolverton estaba rodeado impotente, en el centro del círculo de miradas femeninas, parecía… un hombre desesperado por escapar. Era una imagen que difícilmente se podía conciliar con su reputación de mercenario profesional.

En ese momento sin embargo no era la conducta de Lord Wolverton la que merecía crítica, a pesar de su pasado. Si lo era la de las tres chicas que lo rodeaban, con toda la sutileza de lecheras en un prado. Estallando en estridentes risitas. Aleteando sus abanicos y mirando fijamente a su Señoría, como si hubieran olvidado cada delicado precepto que Emma había implantado en sus jóvenes cabezas.

Avanzó, forzándose a no mirar a su víctima. -Chicas, ¿Puedo hablar con ustedes un momento?

Tres abanicos de marfil se cerraron inmediatamente. Reconvenidas con su tono, el que su familia llamaba “Delicada Dictadora”, caminaron obedientemente hacia la mesa ante la cual Emma esperaba.

– Tengo algo que decirles -miró sus cabezas gachas-. Más tarde. Ahora deben felicitar a la pareja de recién casados, y esperaría que tuviesen el objetivo de alcanzar un estado similar para ustedes mismas.

– Pero él es hijo de un duque…

– Silencio. Tiene mala reputación, y… -Emma se interrumpió consternada.

Las muchachas eran sólo muchachas, y se temía que sólo agudizaría su curiosidad femenina si añadía detalles de la aventurera historia del hombre.

En su opinión la mayoría de las jóvenes albergaba una secreta atracción por los caballeros prohibidos. No es que Emma hubiera tenido ese problema en el pasado. Como hermana de cinco Boscastle, había podido observar a demasiados hombres perversos para albergar ilusiones románticas acerca de casarse con uno de ellos.

– Sólo son tres -dijo de pronto-. Una no está. ¿Dónde está la señorita Butterfield?

– Comió demasiado syllabub [2] de limón, Lady Lyons. Corrió escaleras arriba y dijo que iba a vomitar.

– ¿En una boda?

– Asqueroso, ¿No es cierto?

Emma hizo una mueca. -Le daré unos minutos para recuperarse. Y después nos marcharemos todas tranquilamente -echó una mirada furtiva por la habitación, buscando a Sir William. Parecía un caballero decente, poco apuesto, pero maduro y hombre de principios. Seguramente no se habría marchado sin despedirse adecuadamente. Pero tal vez lo había intentado y ella había estado demasiado distraída para notarlo…

Distraída.

Levantó la vista vacilantemente a los ojos entrecerrados del hombre quieto frente a la elegantemente arreglada mesa. Normalmente ella no fijaría su mirada en un hombre lo bastante como para poder evaluarle. Pero que rostro tan notable tenía. Con experta mirada, abarcó su bien cortado abrigo de seda gris y sus pantalones negros, que moldeaban un par de largas y musculosas… parpadeó con decepción.

¿Este hombre llevaba botas de montar en una boda? ¿Y acababa de apoyar la palma de la mano sobre la mesa, al lado del plato de salchichas condimentadas? Eso no debía hacerse nunca.

Chasqueó la lengua, dándole la espalda antes de que él pudiera llamar su atención. Demasiado tarde.

– Solicito su perdón -dijo por encima de su hombro. Tenía que admitir que tenía una voz profunda y hermosa-. Si usted me acaba de decir algo, no pude entenderlo.

Mucho ruido y pocas nueces.

Una década no había cambiado los tristes rituales de la Sociedad inglesa.

Después de haber escapado a la voracidad de las debutantes que Heath ya le había advertido que podrían asistir a la boda, Adrian se había acercado a la mesa y a la mujer de aspecto elegante que estaba al otro lado. La hermana menor de Heath, pensó.

Un refugio seguro en un mar de pretensiones. Los Boscastle habían cometido demasiados pecados propios para juzgarle. Adrian se sentía libre entre ellos para decir lo que pensaba en voz alta, y para ser él mismo. Se burlaban de las pretensiones, y siempre bromeaban, tomándose el pelo unos a otros. Un hombre podía respirar cerca de los Boscastle.

Cuando la tímida joven no le devolvió la sonrisa, se puso las manos a la espalda y simuló examinar el pastel de bodas. Su mirada se iluminó ante la fila de violetas de azúcar que adornaban el último piso de la tarta.

– Confites -dijo-. No he tenido un confite desde los cinco años. Mi madre solía esconderlos para mí en Navidad. Después, fingía que la cocinera los había olvidado de nuevo y la mandaba de vuelta a la cocina por más.

Miró a su alrededor. Luego acercó una mano para coger uno de la tarta. Una fina mano, cubierta con un guante blanco abotonado hasta el codo, descendió sobre su muñeca como una guillotina.

Él sonrió juguetonamente. -Lo siento. No sabía que tuviera su nombre en ellos.

Ella se acercó a la mesa para encararse a él. No es que hubiera gran cantidad de ella para ver, pero lo que Adrian observó parecía más que atractivo.

Pechos firmes como un par de manzanas, cintura estrecha, y el resto parecía prometedor, o lo que él podía ver con su vestido verde grisáceo con cintas plisadas y altos volantes en el cuello, en las muñecas, y en el dobladillo. Ella debería tener alas, pensó. Un hada de jardín con veloces manos.

– No tienen el nombre de nadie -dijo en voz baja-. Son para decorar.

– ¿Decorar? -preguntó divertido.

– Son pequeños toques -murmuró-. Detalles.

– ¿Sí? -dijo, mirándola subrepticiamente otra vez.

– No espero que usted lo entienda -dijo suavemente, como si los confites fueran algún código críptico que sólo unos pocos pudieran descifrar.

Él cruzó los brazos sobre el pecho. -Yo no quiero entender esas condenadas cosas, sólo comerlas.

– Esta es una boda -le recordó, abriendo los labios con asombro.

– Sé que lo es -dijo en un susurro burlón-. Lo supuse en el instante en que vi a la novia y al novio. Y ahora sé que los confites son suyos. Por cierto, realmente no iba a coger ninguno.

– Entonces, ¿por qué…? Oh, no importa.

– Muchachos -agregó él, adivinando lo que pensaba-. Todos somos iguales.

Bajó la mano obedientemente, notando que los labios de ella se contraían en lo que podría haber pasado por otra sonrisa. Ella parecía una Boscastle, con sus irresistibles ojos azules, pero la mayoría de sus hermanos tenía el pelo negro brillante, y el suyo era de un sutil dorado peinado en ocho sobre la delicada nuca. Su piel parecía tan blanca, tan tentadora como la gruesa capa de glaseado del pastel de bodas.

Se preguntó de repente cómo se vería ella desnuda con solo ese pelo dorado suelto alrededor de su pecho y espalda. Un ángel, quizás, que incitaba sentimientos terrenales en este hombre mortal.

Se aclaró la garganta con un poco de culpabilidad. -Sé a lo que se refiere acerca de los detalles de ciertas ceremonias de boda. He estado en reinos de la selva donde se regalan cabezas humanas como parte de la dote de la novia.

Ella lo miró con disgusto. -Eso no es para nada lo que quería decir.

Él suspiró con buen humor. -No lo creo.

Hubo una larga pausa.

Emma no reaccionó exteriormente a su burla descarada, acostumbrada desde su nacimiento a la provocación del sexo masculino. De hecho, este caballero tenía un largo camino por recorrer antes de poder perturbarla, aunque realmente no debería estar hablando con él de nada. Pero por lo menos, mientras, sus alumnas no podían hacer el tonto ante él, y él había sido invitado por sus hermanos.

– ¿No es afortunado -preguntó ella, desafiándolo-, que vivamos en una sociedad civilizada?

– Esa es una cuestión de…

Por casualidad, en ese instante la suave música de órgano de la pequeña orquesta reanudó sus calmantes sonidos. Emma no podía adivinar lo que había estado a punto de decir y llegó a la conclusión que era mejor ignorarlo. El heredero del duque cerró los ojos, cantando con una sorprendente voz agradable de tono bajo. -Señor Jesucristo…

– Este no es lugar para la blasfemia, milord -le reprendió con suavidad.

Sus ojos color avellana se abrieron con diversión perezosa. -"Señor Jesucristo, presente ahora". Es el nombre del preludio.

– ¿Preludio?

– Bach. La música. ¿No la reconoce?

– Oh, Bach -ella contuvo el aliento ante la sonrisa de placer que le dirigió. Pensó fugazmente que no parecía tan temible en persona como uno esperaría de los relatos de sus pasadas hazañas. No tenía ninguna cimitarra entre los dientes, por lo menos-. Lo siento -dijo finalmente-. No estaba prestando atención, -no a la música, de todos modos.

– No se preocupe.

Ella asintió, mirando alrededor de la habitación. Su mirada se fijó en ella. Emma notó esta secreta infracción al observar su reflejo en el espejo que colgaba detrás del candelabro dorado de la repisa de la chimenea.

Qué vergüenza. Ella habría reconocido a Bach si no hubiera estado con la guardia baja por su observación acerca de las cabezas humanas. Su mirada se encontró con la de él en el espejo. Sus mejillas se encendieron con un calor impropio.

Él sonrió de nuevo, con una franqueza abierta que le hizo imposible poder ignorarlo. No era apropiado. La directora de una academia coqueteando con un soldado de fortuna, aunque fuera amigo de su familia. Y en una boda…, para no creerlo. Gracias a Dios, sus muchachas se habían marchado con Charlotte al pequeño salón de baile.

Si sus estudiantes esperaban sorprender a Emma en una indiscreción, confiaba en defraudarlas. Era una vizcondesa viuda sin grandes bienes, pero sí con un estable, respetado lugar en Sociedad. Aceptaba su propósito en la vida, y no sólo como la fundadora de una academia para la edificación moral de las señoritas de Londres. Como la hermana mayor de una cuadrilla de hermanos propensos al escándalo, se había ofrecido para servir como brújula moral del clan.

El hecho de que ninguno de los Boscastle de espíritu libre, se molestara en consultar la brújula y en consecuencia vagaran por la vida de cualquier manera, no se podría atribuir a una negligencia de su parte. Emma había luchado por salvar a sus hermanos. El cielo sabía que lo había hecho.

Hacía grandes esfuerzos por preservar el nombre de la familia, mientras su familia hacía todo lo posible por mancharlo. El hombre alto, imprudentemente apuesto, que seguía estudiándola en el espejo, era un ejemplo. Heredero de un ducado, no obstante parecía ser un hombre con el que una mujer apenas debiera compartir más que una inclinación de cabeza.

Y sin embargo, había un atractivo lúdico en él que la hacía desear poder divertirse y disfrutar adoptando el infame comportamiento Boscastle. Solo unos momentos de peligroso coqueteo, pensó con nostalgia. Emma se había casado a los dieciocho siendo una debutante, y debería haberse asentado en una pacífica viudez.

Eres una buena chica, Emma, la habían elogiado sus padres antes de morir. Eres nuestra jovencita responsable. Y su padre la había casado diligentemente con un responsable vizconde de Escocia, el simpático y callado Stuart, Lord Lyons, que nunca le había dado un momento de dolor hasta su muerte por envenenamiento de sangre, varios años antes.

– Si me disculpa -murmuró, acercándose a Lord Wolverton-, debo encontrar a una de mis estudiantes que se encuentra mal. Ah, y extienda la mano aquí.

Él fingió una mirada de espanto. -¿Va a golpear mis nudillos con una cuchara?

– Por mucho que probablemente lo merezca, no. Extiéndala.

Él lo hizo. Y ella dejó tres bonitos confites de mazapán en su mano enguantada. -¿Cómo hizo eso? -preguntó, sorprendido, mirando de nuevo el pastel.

Ella arqueó la ceja. -Uno aprende a ser astuto cuando se tiene una reputación que proteger.

Él sonrió repentinamente. -¿De verdad? Siempre lo hice al contrario.

– Ah.

Él se metió dos confites en la boca y le ofreció el tercero. -Abra la boca.

– No, no podría… -él deslizó el dulce entre sus labios entreabiertos, el índice demorándose en su mejilla por un momento. A Emma de pronto le resultó imposible tragar. Su boca tembló.

Él se enderezó. -Es usted Emma, ¿No es cierto? No podía recordar su nombre al principio. Mi nombre es…

Emma se mordió el labio inferior, retrocediendo. Tal vez simplemente se sentía solitario y deseaba conversación. O era tímido… no, no era tímido en absoluto. -Sé quién es usted, milord -dijo en un susurro de despedida-. Usted se ha hecho un nombre por sí mismo en Londres.

– ¿Ha oído hablar de mí, entonces?

Ella suspiró.

– No soy tan malo como todos dicen -dijo tras ella, subiendo la voz.

Ella se echó a reír, volviendo la vista hacia él. -Apuesto a que tampoco es tan bueno como debería ser.

Se escapó hacia el pasillo y se dirigió hacia la pequeña escalera que conducía al servicio de damas, con la esperanza de que a estas alturas el estómago de la señorita Butterfield pudiera sobrevivir al breve viaje de regreso a la casa en la ciudad de su hermano. Para su sorpresa, seguía sonriendo por su encuentro con Lord Wolverton. No esperaba que fuera tan cándidamente encantador.

Era preferible hacer una discreta y temprana retirada. Estaba un poco molesta porque Sir William hubiera desaparecido sin despedirse, pero tal vez había sido asaltado por algún amigo político. William era un verdadero defensor de los oprimidos y donaba gran parte de su tiempo a obras de caridad.

Asaltado.

Reconoció su voz educada, la voz que podía mover la conciencia del Parlamento, flotando desde el vano al final del pasillo. El fuerte chasquido de un golpe y la indignada protesta de una camarera le siguieron. Emma se vio dividida entre una apresurada salida y enfrentar al desvergonzado que había pretendido cortejarla.

– No voy a hacer nada incorrecto con usted, señorito bonito -insistió la joven. -Y le agradecería que mantuviera sus joyitas dentro de sus pantalones.

Emma se tragó su desagrado y se volvió con rapidez antes de que cualquiera de las partes pudiera verla. Había escuchado suficiente. Agarró la barandilla de hierro y comenzó a bajar las escaleras.

Qué amargo descubrimiento. Sir William había parecido un caballero ejemplar. Qué decepción, pensó con ironía, darse cuenta de que no era el defensor que creía, y en una boda. No podría volver a mirar nunca a su pretendiente a la cara.

– Emma -dijo él en estado de shock cuando, al parecer notó su presencia.

Ella volvió la vista sin pensar, agradecida de que sus joyas no estuvieran a la vista, aunque su estado desaliñado hablaba por sí mismo.

La sirvienta se retorció, apartándose de él, con la mirada baja.

– Ella me abordó -balbuceó él ante la mirada de desagrado que Emma le dirigió-. La descarada buscona me empujó contra la pared y me exigió que le entregara mis…

– Joyitas -dijo Emma con voz suave-. Sí, lo oí. Me gustaría no haberlo hecho.

– No es verdá, señora -murmuró la sirvienta, enderezando su torcida gorra blanca-. Solo estaba aziendo mi travajo.

– Ya lo sé -Emma miró a Sir William con repugnancia. Su atractivo rostro parecía enrojecido por la bebida y de pronto mezquino, mucho menos maduro. ¿Defender a los oprimidos le daba el derecho de aprovecharse de la clase obrera? ¿Cómo había pasado por alto las señales? Los buenos modales no siempre iban acompañados de un buen corazón.

– Márchate en silencio -dijo a la doncella-. El día no se ha arruinado todavía. Cepilla tu pelo y compórtate como si nada hubiese sucedido.

Sir William cogió el brazo de Emma. Ella retrocedió. La sirvienta dudó. Otro hombre hacía ruidos en la parte de arriba de la escalera de servicio, al final del pasillo, detrás de donde estaban.

– No se atreva a tocarme -advirtió Emma a William en voz baja.

– Podemos pretender que nunca sucedió, Emma -dijo con cuidado, agarrando su mano-. Usted y yo tenemos un futuro juntos.

– Aparte sus sucios guantes de ella -dijo la criada, colocándose lentamente al lado de Emma-. Ella es una dama.

Los ojos de Sir William se estrecharon con molestia. -Este asunto es solo un malentendido. Entré en la sala por error. Usted y yo vamos a casarnos, Emma.

– En realidad no lo haremos. -dijo indignada.

Ella quitó la mano de las suyas. Él la atrapó de nuevo y cerró los dedos sobre los de ella. -¿Lo anunciamos ahora? Sería una manera muy romántica de finalizar una boda.

– Voy a pedir ayuda -susurró la sirvienta, clavando un último alfiler en su cofia-. No se preocupe por esta pequeña comadreja.

CAPÍTULO 02

Adrian llegó al final de las escaleras y se detuvo. Después del claro y conciso comentario de Emma Boscastle sobre su reputación y su posterior desaparición antes de que pudiera defenderse, no tenía ganas de quedarse solo en la mesa como un lacayo. Decidió que se había portado mal y debería disculparse, aunque probablemente terminara burlándose de ella otra vez. Además, no había mucho que defender de su reputación.

Quizá… miró hacia abajo. ¿Se había dado cuenta ella de que llevaba puestas sus confortables botas viejas de montar? No había tenido tiempo de cambiarse. Sus hermanos lo habían arrastrado al jardín, sin informarle de su destino.

De hecho, habría abandonado la boda si hubiera podido encontrar a los otros Boscastle. Recordó que Drake mencionó un cuarto de juegos escaleras arriba, para los caballeros. Pero nadie debía decírselo a la novia.

Echó una mirada hacia arriba, al pasillo superior, donde un hombre y una mujer hablaban. Al principio, por lo bajo de sus voces, pensó que había interrumpido un encuentro íntimo.

Un momento después, se dio cuenta exacta de la naturaleza de la situación.

Frunció los labios, dando un ligero paso hacia atrás. Había asumido que había ofendido a Emma Boscastle por haberse portado como era, y no haberse dado aires. Ahora se preguntaba si ella simplemente tenía algo más en la mente mientras hablaba con él. Otro caballero. No había estado tanto tiempo lejos de Inglaterra como para haber olvidado las intrigas e indiscreciones de la aristocracia.

El mismo, bien, prefería un acercamiento más directo a un affaire amoroso.

La refinada y suave voz de Emma Boscastle se elevó con obvia irritación. -Vaya a casa y juegue con sus baratijas en privado, Sir William.

Adrian echó miró arriba asombrado. Creía haber entendido mal lo que ella acababa de decir. Y también, aparentemente, hizo el caballero, aferrándose la boca abierta de par en par con su mano enguantada.

– ¡Emma! -le dijo obviamente asombrado-. Usted, de entre todas las mujeres. ¿No recuerda por qué nos hicimos amigos en primer lugar? Usted admiraba mi lucha por las clases bajas. Usted…

Adrian se dijo que escuchar detrás de las cortinas era de mala educación, y un verdadero caballero conocía el valor de una salida discreta. Además, no deseaba interferir. Generalmente cuando metía la nariz en los asuntos de los demás, acababa en una pelea. Y sin embargo, mientras miraba la escena que se desarrollaba a su lado, supo que solo era una cuestión de tiempo antes de verse forzado a intervenir. La hermana de Heath creía poder controlar a ese dandi imbécil. Adrian lo dudaba.

La respuesta de Emma subrayaba la sabiduría de seguir su intuición. -Acosar a una sirvienta no es lo que yo llamaría reforma social, usted… perro. -Y giró la muñeca en otro esfuerzo por liberarse.

– Esto ha ido demasiado lejos -dijo el hombre de corbata firmemente anudada-. Vamos, querida mía. Está usted trastornada. Tome una tranquilizante copa de champán… una botella entera, a mis expensas… conmigo, en uno de los dormitorios.

Ella parecía estar curvando su dedo meñique en la apretada corbata con su mano libre, hasta que él se volvió de un enfermizo tono gris. Adrian hizo una mueca. Su romance no parecía ir bien. Emma podía ser pequeña de tamaño, pero ese audaz temperamento Boscastle la traicionaba en los momentos duros. Apoyó un codo en la barandilla, resignado a lo que fuera a pasar.

– Eso es doloroso, Emma -exclamó su compañero-. Y un insulto, tanto a mi orgullo varonil como a mi dedo. Que mujer más fría es usted, y yo esperando convertirla en mi esposa.

Ella sacudió su muñeca. -Si usted no libera mi mano en este instante, romperé su meñique, William, y con una imperdonable cantidad de placer. Prefiero casarme con… un…

– …Cerdo castrado -murmuró Adrian mientras desabotonaba su abrigo. Ahora se alegraba de no haber robado esos confites.

– Cállate, fierecilla -contestó el hombre, incapaz de entender una indirecta-. Hay alguien en las escaleras. Puede escucharnos.

Emma echó un vistazo sobre su hombro, lanzando un suspiro exasperado cuando Adrian encontró su mirada y sonrió. -Oh. No, otra vez él.

Él sacudió la cabeza. ¿Qué podía decir? Debía haber escapado cuando tuvo la ocasión. Ahora no tenía otra opción que intervenir. Ella le había visto. Él la había visto.

Y normalmente, cuando Adrian hacia su entrada, los affaires tendían a ir de mal a peor. No obstante, pensó con alegre resignación, conocía lo bastante bien a los hermanos Boscastle, como para saber que no tolerarían el maltrato a su hermana. Además, ellos le habían defendido en más de una ocasión, desde su vuelta a Inglaterra.

Tenía la obligación de devolver el favor.

Emma no era mujer de amenazas ociosas. Llevaría a cabo la desagradable tarea que había prometido, antes de soportar otro momento el contacto de ese calvo zopenco. -Le pido, William -susurró-, que deje de portarse como un tonto. Libere mi mano.

Él dejo caer su labio inferior. -No hasta que acceda a casarse conmigo.

Emma estaba inmensamente agradecida por su innata educación, que la salvó de empujarle contra la pared. Haberle juzgarle tan mal la mantendría despierta durante los próximos meses. Sus sentimientos personales, sin embargo, debían ser dejados de lado hasta quedar libre de él.

– Suelte la mano de la dama -dijo sobre su hombro una autoritaria y profunda voz.

– ¿Por qué debería hacerlo? -Preguntó agresivamente Sir William, entrecerrando los ojos, al hombre que se acercaba detrás de Emma, y repentinamente obedeció-. ¿Quién diablos es usted, si puede saberse?

– No, no puede. -Adrian se quitó el abrigo y se la entregó a Emma. El gesto arrastró su mirada a los amplios contornos de su pecho. -¿Le importa sostenerlo un momento? -preguntó cortésmente.

– Sí, me importa -dijo, doblando la prenda cuidadosamente sobre su antebrazo-. Según mi experiencia, cuando un hombre se quita el abrigo…

Adrian sonrió.

– Ignore el último comentario -le dijo precipitadamente, una peculiar sensación apoderándose de ella.

– ¿Quién es esta persona, Emma? -exigió Sir William, mirando fijamente hacia arriba, a la dura cara esculpida de Adrian.

Ella se humedeció los labios, susurrando, -Lord Wolverton.

– ¿El lobo? -preguntó con aprensivo tono bajo.

Ella asintió en silencio.

Sir William pareció encoger. -Quizá debería ir buscar usted a Lord Heath para que actúe como intermediario.

– Por favor, hágalo -dijo Adrian con sonrisa letal-. Siempre es preferible tener testigos cuando se defiende el honor.

– No necesariamente -replicó Emma.

– Ve, Emma -dijo débilmente Sir William.

– Sí, hágalo. -Adrian caminó delante de ella para enfrentarse al hombre que parecía estar perdiendo las ganas de hablar-. Soy un amigo de la familia, en caso de que se lo esté preguntando. Usted, según evidencia su mala conducta, no lo es.

Emma le extendió su abrigo. -Póngaselo otra vez, Lord Wolverton -susurró con urgencia en la voz-. Todavía estamos en una boda.

Sus ojos bajaron hacia los suyos, con una mirada que ella sólo podía describir como incendiaria. -Creía que lo habíamos dejado claro. ¿Por qué no regresa abajo y supervisa el corte de la tarta?

Ella tembló ante su elocuente sonrisa, antes de que se desabrochase los puños. Una sonrisa como la suya significaba problemas. En una boda, de todos los lugares posibles. -No enrolle las mangas -le susurró cuando comenzó a hacerlo.

Sintió el pánico retorciéndose en su interior. Había visto a sus hermanos remangarse demasiadas veces con esa misma indiferencia descuidada, como para no darse cuenta que esos actos de violencia podían acabar implicando posiblemente perdida de dientes.

– Esto no es algo por lo que deba preocuparse, Emma -le dijo con voz despreocupada.

– Esto no es algo que usted deba hacer -susurró con creciente alarma. Pero conocía los signos. Era demasiado tarde para aquietar el orgullo masculino. Así había evolucionado el mundo, y al final todo lo que podía hacer una mujer era poner orden después, y esperar que nadie estuviera seriamente lastimado.

Sir William parecía a punto de desmayarse. -¿Cuándo se convirtió usted en la amante de Lord Wolverton? -preguntó con incredulidad-. Usted se convertía en hielo cada vez que yo intentaba tocarla.

– ¿Su amante? -repitió, horrorizada. Por esa calumnia podría desafiarle ella misma.

Adrian caminó hacia él, empujándole contra la pared. Sir William rodeó una de las dos sillas con emblema que flanqueaban el hueco. -¿Por qué no nos sentamos y hablamos sobre eso? -sugirió a Adrian.

Emma se alejó, casi resignada a un siniestro final. Su hermano Heath acababa de aparecer en el pasillo de abajo. Cada vez menos esperanzada, pensó que si podía atraer su atención a tiempo, podría ser capaz de evitar un resultado escandaloso.

Un llanto de mujer vagamente familiar, una contestación grosera de un hombre desconocido desde el pasillo superior la distrajo nuevamente. Echó un vistazo con repugnancia, reconociendo a la atractiva sirvienta a la que Sir William había acosado, y pisándole los talones, a un robusto joven con librea de lacayo. El recién llegado era, obviamente, su enfurecido novio, convocado por la chica para satisfacer la afrenta a su honor.

– ¿Dónde está? -murmuró el lacayo-. Aristócrata o no, voy a enseña´le una cosa o dos.

Emma apretó el abrigo de Lord Wolverton en sus manos. Distraídamente notó que olía agradablemente a vetiver. Y el dueño… bueno, su caballerosa conducta había sido aparentemente descartada.

Estaba inclinado sobre la silla en la que Sir William, o había sido empujado, o se había desplomado. Los amplios hombros de Adrian lo bloqueaban todo, excepto los zapatos de William de la vista.

– ¿Lo ha hecho usted? -le preguntó horrorizada.

Adrian se enderezó, y su frente se elevó, desconcertado. -Creo que el infeliz calavera ha fingido desmayarse simplemente. No le he tocado.

Ella bajó la mano alarmada. El lacayo había levantado la otra silla en el aire y la alzaba con determinación sobre Adrian, como un toro enfurecido. -Detrás de usted, milord -gritó advirtiéndole.

Sir William eligió ese inoportuno momento para intentar levantarse. Adrian, echándole apenas un vistazo, se inclinó para empujarle de regreso al asiento.

En el instante en que se giró, el agitado lacayo le estrelló el respaldo con forma de balón en la nuca. Emma hizo un inarticulado sonido con la garganta. La sirvienta jadeó, tambaleándose hacia atrás, horrorizada.

– ¡Ese es el hombre equivocado, condenado idiota! -gritó al lacayo-. Él no. El otro.

Adrian levantó una mano hasta su cara.

Por un momento Emma pensó que había aguantado el golpe. Entonces él colocó la otra mano en la pared para apoyarse y lentamente cayó al suelo inconsciente.

– Es el hombre equivocado -gritó otra vez la criada-. ¿Qué has hecho, Teddy? ¿Qué has hecho?

El hombre equivocado, pensó Emma con desesperación, dejando caer el abrigo de Adrian. Los hombres se equivocaban generalmente, o así lo creía en ese momento. Orgullo masculino e imprudencia. ¿Sería así toda su vida? ¿No habría paz?

Echó un vistazo escaleras abajo y vio a su hermano Heath mirándola fijamente alarmado. Un buen hombre, pensó. Un ejemplo de uno que raramente se equivocaba. Le hizo una pregunta, pero sus palabras no se entendían.

Ella no podía articular una respuesta, de todos modos. Sacudiendo la cabeza en muda súplica de ayuda, se abalanzó sobre el hombre derrumbado en el pasillo. Cayó al suelo y deslizó el brazo bajo sus hombros, levantándole contra ella.

Hombre equivocado o no, Adrian solo había querido protegerla.

Adrian la sintió inclinarse sobre él, sintió su mano sobre la suya. Tenía huesos ligeros y una actitud fuerte y segura de sí misma, una peculiar pero atractiva combinación en una mujer. Sabía que había ofendido su sensibilidad peleando en una boda, pero desde su punto de vista, no había habido otra opción.

No había pasado tanto tiempo lejos de Inglaterra como para olvidar que había reglas que seguir. Supuso que las distinciones más sutiles regresarían a su memoria, tarde o temprano. No era que quisiera impresionar a nadie. Había hecho el mayor escándalo posible para distanciarse de su herencia.

Emma Boscastle le había causado una gran impresión, pensó. Inesperada, eso es. No podía recordar a Heath mencionándola, excepto en los términos más vagos. Pero por entonces Heath era una persona reservada, como Adrian solía serlo, y guardaba sus asuntos personales en silencio.

Como el patán del lacayo había conseguido atacarle con una silla, era beneficiario de los encantos de una dama. Si Adrian no hubiera estado intentando protegerla, no estaría aplastado contra sus suaves y tentadores pechos en ese momento.

– Su cabeza está sangrando -dijo alarmada, acariciando su sien-. Por favor, que no esté seriamente lastimado. No lo permitiré -agregó, y él sonrió para sí mismo, imaginando a su ángel del renacimiento presentando su causa en la corte celestial.

O en el fuego del infierno. No había vivido exactamente una vida ejemplar.

Tendría que decirle que no tenía intención de renunciar a su existencia terrenal en absoluto. Pero una agradable oscuridad le hizo señas.

Algo caliente tocó su mejilla. ¿Sus labios? -¿Le parece justo besarme? -preguntó con una media sonrisa.

– De hecho, no lo hice -dijo ella suavemente-. No entendiendo por qué lo pregunta.

El lacayo que le había golpeado, la criada, y Sir William se veían como si estuvieran al final de un oscuro túnel. Sus caras se desvanecieron. -Mi Dios, Emma -dijo Sir William débilmente-. ¿Cómo ha ocurrido?

Ambos le ignoraron.

– Siento tu beso como la caricia del ala de un ángel sobre mi rostro -murmuró Adrian.

– Que idea tan extravagante -murmuró ella-. Debe ser su herida.

Él suspiró. -Creo que estoy… cansado. ¿Qué sucedió con el tontaina que me partió la crisma?

– No vaya a dormirse -le dijo con pánico-. Nos ocuparemos del lacayo después. Manténgase despierto.

– Sólo me mantendré despierto si me besas otra vez.

– Yo nunca… ¿Lord Wolverton? -levantó sus hombros con el brazo izquierdo y presionó su cabeza aterrada contra su pecho.

Sintió el tranquilizador latido de su corazón. Era un hombre en la flor de su vida, bien constituido, con el físico de un soldado. ¿Se necesitaba más que un golpe en la cabeza para acabar con la vida de un hombre de su tamaño, verdad? Aunque el respaldo de la silla que le había caído encima mostraba profundas fisuras que sospechaba no podrían ser reparadas nunca.

– Lord Wolverton -exclamó con el tono que nunca fallaba para exigir obediencia, no solo de sus estudiantes, también de su familia-. Usted se pondrá bien. No tiene permitido morir. O caer en el sueño todavía. Deje de asustarme. No es agradable. Despierte.

Los latidos de su corazón parecían haberse enlentecido. ¿Estaba respirando todavía? Frenética, acercó el oído a su rostro y escuchó su respiración.

Sin previo aviso, él se movió. Su ancha boca capturó la suya en un tentativo pero deliberado beso, que demostró sin lugar a dudas que estaba más que vivo.

– Alguien debería haberte advertido -susurró con voz apenas audible.

Durante el intervalo de varios latidos de corazón ella no pudo pensar.

Y cuando finalmente lo hizo, se dijo que aunque estuviera vivo, podría haber sufrido una lesión duradera. Por haberla defendido. Un caballeroso lobo. Peinó un mechón de pelo dorado oscuro de su ensangrentada sien. -¿Advertirme de qué? -preguntó distraídamente.

Él lanzó un suspiro contra su pecho. -Que un ángel no tiene nada que hacer besando a un diablo.

– Nunca le he besado. -Él suspiró y giró la cabeza en su regazo.

Su regazo.

Sí, las apariencias importaban. Su reputación importaba, pero no tanto como la vida de un hombre que había llegado en su defensa en un abrir y cerrar de ojos… de hecho, Emma no pudo evitar pensar que toda la situación podría haber resultado bastante mejor si Lord Wolverton no hubiera sido tan precipitado al jugar al héroe. -Se pondrá bien -dijo, tanto a sí misma como a él. ¿Cuántas veces sus temerarios hermanos se habían caído de árboles, ventanas, carruajes con exceso de velocidad, para aparentemente morir? Más de una vez, los jóvenes demonios se habían encontrado a las puertas de la muerte. Y Emma, siendo una de los dos únicos niños Boscastle de los que todo el mundo estaba de acuerdo en que mostraban un mínimo de sentido común, y que se preocupaban por la mayoría de su familia, era la única en desesperarse por ellos.

– Mi pequeña mamá -la llamaba frecuentemente su propia madre.

Pero este hombre, este duro, fuerte, hermoso hombre, cuyo gran peso había prácticamente bloqueado el flujo de sangre de sus extremidades inferiores, no podía morir.

Una firme mano tocó su hombro. Levantó la mirada hacia la cara de su hermano Heath. -¿Qué demonios ha ocurrido? -exigió.

De repente se dio cuenta que estaban solos, Sir William y los dos sirvientes se habían marchado, sabiamente. -¿Qué ha ocurrido, Emma? -repitió.

Heath se arrodilló junto a ella, su rostro serio.

Nadie esperaba ver al heredero de un duque derribado por una silla, en la alfombra, durante un banquete de bodas. Cualquier persona de buena educación estaría comprensivamente perpleja.

– Ha habido un… incidente. -dijo tan tranquilamente cómo le fue posible.

– ¿Un incidente? -él alzó la frente-. ¿Ha sido herido?

Ella señaló la astillada silla. -No. Se metió en una pelea.

– Ese no parece Adrian.

– Atrapó a Sir William forzando sus intenciones con…

– ¿Qué?

– … con mi mano. William no quería soltarla y Adrian intercedió.

Heath sonrió misteriosamente. -Bueno, ese sí parece un duque.

Se forzó a si misma a mantener la calma. -¿Va a ponerse bien, Heath?

– ¿Te insultó?

– No, en absoluto. -Sacudió la cabeza, su horrorizada mirada clavada todavía en el rostro de Adrian-. Él estaba tratando de defenderme, y el lacayo le golpeó con una silla por error.

Heath deslizó dos dedos bajo la blanca corbata de Adrian para sentir su pulso. -En ese caso, puedo afirmar con total confianza que se pondrá bien.

– ¿Entonces por qué no se mueve? -preguntó angustiada.

Heath sonrió. -Pregúntaselo.

Ella miró hacia abajo, a un par de provocativos ojos avellana, que lucían un pecaminoso regocijo. La mejilla de Adrian presionó en la curva de su pecho.

Un lobo, sin duda.

CAPÍTULO 03

Adrian observaba con ojos entrecerrados las figuras moviéndose alrededor de su cama. Quienquiera que fuesen, quería decirles que se fuesen al diablo, y lo dejaran dormir por una hora o más. Ya había sido suficiente insulto a su dignidad tener que sufrir a Heath y Drake Boscastle examinándole la cabeza y mirándole los ojos mientras él yacía inútil, en el suelo.

También había querido informarles a esos tontos testarudos que habría podido caminar por su cuenta hasta el coche si las paredes hubieran dejado de girar por un momento, y si algún bromista hubiese dejado de tirar de la alfombra bajo sus pies cada vez que daba un paso.

Se hubiera quedado contento permaneciendo reclinado contra el atractivo busto de Emma Boscastle, hasta encontrar energía para dejar atrás ese montón de mierda que la había insultado. Y el otro idiota que le había sacado los sesos, había empeorado las cosas.

Reconoció su graciosa figura al lado de la ventana de la casa de Heath Boscastle.

Por lo que podía ver de ella, y su visión estaba muy borrosa, parecía intacta, ni un cabello rojizo dorado fuera de lugar, lo que era mucho más de lo que podía decir su propio orgullo.

Había querido rescatarla, no lo contrario. Levantó la cabeza para hablar. Un dolor punzante lo atravesó desde el cráneo hasta los dientes.

Inesperadamente ella lo miró.

– Infierno -dijo él-. Duele como el mismo infierno.

– Se está moviendo, Heath -susurró ella a una sombra a su derecha-. Ve abajo a buscar al médico.

Después de un minuto o más, un brusco escocés de barba blanca se sentó a su lado. -Debería estar perfectamente bien por la mañana -declaró con poca convicción.

– Bueno, gracias a Dios -dijo Emma desde el lado opuesto de la cama.

– Pero -agregó el médico-, puede no ser así.

– ¿Cómo puede saberse? -preguntó consternada.

– No se puede. -dijo el doctor escocés morbosamente alegre-. Ese es el desafío de la medicina.

Emma se aventuró más cerca de la cama. Adrian la hubiese reconocido solo por su fragancia sutil, dulce y seductora como las rosas después de la lluvia. El desafío, según su punto de vista, no era la medicina. Era esconder su fascinación por la mujer quieta a su lado. Podía dolerle la cabeza, pero el resto de su cuerpo, desafortunadamente, parecía estar funcionando bastante bien.

– Creo que está recuperando la consciencia -dijo el doctor-. ¿Nos puede dar su nombre?

Adrian cruzó los brazos sobre su pecho, y se sentó con la cabeza punzándole. -Rey Tutankhamon.

– Está bien -dijo Heath con una sonrisa divertida.

– Yo no lo veo muy bien. -Emma miró a Adrian. Él la miró con interés.

– Y en realidad, puede no estarlo -dijo el médico con aire grave-. Si ha sufrido una fractura de cráneo, puede que nunca sea él mismo otra vez.

– ¿Y quién seré? -preguntó Adrian con leve ironía.

– Una fractura de cráneo no es para reír, su Señoría. Podría haber sangrado en el cerebro y tener consecuencias duraderas.

Emma frunció el ceño, preocupada. -¿Qué vamos a hacer?

– Déjenlo descansar -dijo el médico-. Denle la medicina si se la toma. Parece ser difícil.

– Deme su maldita panacea -dijo Adrian molesto-. Y me iré a mi propio hotel. -Hizo una mueca, mientras la doncella detrás de Emma le acercaba a los labios una cuchara con un líquido espumoso marrón.

– No te irás a ninguna parte después de eso -dijo Emma satisfecha.

– Si no descansa -dijo el médico, dirigiéndose a Heath y a Emma ahora-, tendrá que ser controlado. Hay que acortar las conversaciones.

– ¿Entonces por qué diablos no se callan? -preguntó Adrian apoyándose en las almohadas.

– Oscurezcan la habitación. Manténgale la cabeza mojada. Le voy a dejar estricnina.

– ¿Estricnina? -preguntó Emma mirando furtivamente la cara de Adrian. Él se la devolvió-. ¿Y para qué?

– Es un tónico -respondió el médico-. Además previene la constipación [3]. Sugiero que lo mantengan levemente sedado en caso que se ponga violento.

Adrian bufó. -¿En caso? Sigan tratándome como a una tía inválida, y al final será cierto.

La mirada de Emma parpadeó clavada en la de Adrian. Mantuvieron los ojos fijos en el otro hasta que él bajó la mirada a su boca. Los labios de ella se abrieron.

El médico se inclinó y cuidadosamente le examinó la parte de atrás del cráneo. -¿Duele esto?

– Por supuesto que duele, maldito estúpido.

– ¿Me puede describir su herida?

– Sí. Es un ‘dolorum en el craneum’, y quiero que mantenga sus huesudos deditos lejos de mi maldita cabeza.

– Se está agitando -dijo el médico con voz lúgubre.

Adrian miró a Emma. -Ella me puede tocar la cabeza, pero nadie más. -De hecho, ella podía tocarle cualquier parte que quisiera, pero no estaba tan mal de la cabeza como para decirlo en voz alta.

El médico dio un suspiro preocupado. -Parece estar en shock. Va a necesitar sales de olor y un whisky fuerte.

Adrian sonrió por dentro. Impresión, una mierda. Le dolía la cabeza, nada más. Dejó que sus ojos, aunque desenfocados, se deslizaran por el talle de sílfide de Emma. No podía recordar cuándo había sido la última vez que alguien se había preocupado por él, pero se deleitó con la sensación. -Me tomaré el whisky -dijo cansado.

– También recomiendo compresas de mostaza en las plantas de los pies y en el vientre.

– Testículos- susurró Adrian, dando otra mirada furtiva a Emma antes de que se le cerraran los ojos.

– Le podemos poner compresas en ellos también -dijo el médico con voz seca-, pero no va a ayudar para nada a la cabeza.

La vida respetable que Emma había esperado mantener, súbitamente empezó a deshacerse. A esa hora los rumores de lo que había pasado hoy en la boda de la señorita Marshall, debían estar siendo repetidos en todos los círculos educados y no educados de Londres.

A la alta sociedad le encantaban las habladurías.

Un ataque físico. El heredero de un duque derribado por un lacayo con una silla chippendale de pasillo. Sabía cómo lo interpretarían. Asumía su responsabilidad por haberse relacionado con Sir William, y en cuanto a lo que había salido a la luz, ella se elevaría por encima de eso.

Pero aún así, como directora de una academia para la formación moral de jóvenes damas, ella en realidad, había resultado ser un pobre ejemplo. No importaba que fuese totalmente inocente de cualquier hecho equivocado. Para empezar, una adecuada dama gentil no se hubiese visto envuelta en una situación tan provocadora.

¿Es que no había sabido, desde el momento que había puesto sus ojos sobre la carismática figura de Lord Wolverston, que el exudaba un aire irrespetuoso? Una vez más se probaba que había que obedecer al instinto.

Sin embargo, difícilmente ella hubiera podido dejar dejado tirado en la alfombra al valiente bribón. Gracias a Dios nadie había visto que le había robado un beso, o que, Dios no lo permita, rozado su poderosa mandíbula contra sus pechos.

Pensar que había tenido a Sir William en tal alta estima, creyéndolo un caballero. Defensor de los oprimidos, ciertamente. Él, sus joyitas y sus pantalones a rayas. Había sido un día completamente humillante y Emma iba a agradecer que pasara.

– ¿Qué se s upone que les voy a decir a las chicas? -preguntó su prima y excelente asistente, la señorita Charlotte Boscastle fuera de la cámara designada para la recuperación de Lord Wolverton. En las últimas semanas, la habitación del piso superior había servido de oficina nocturna o de enfermería, cuando alguna de las alumnas se sentía mal. Cuando tenía tiempo, Charlotte escapaba allí a escribir con tranquilidad.

Emma se detuvo para tomar aliento. Escasamente pudo pensar, durante todo el tiempo que estuvo al lado de la cama de Lord Wolverton. Estaba más allá de toda explicación cómo un hombre que había recibido un golpe tan devastador, lograba desconcertar sin embargo a aquellos que estaban a su alrededor.

Incluso ahora se sonrojaba solo al pensar en esos desvergonzados ojos castaños mientras la examinada desde la cama. Aclarándose la garganta, se dio cuenta que su prima esperaba una respuesta. La muchacha era demasiado hermosa para su propio bien y demasiado observadora.

Peor aún, era una Boscastle, un miembro de la familia con pelo rubio y ojos azules, y como tal, digna de confianza y de preocupación total.

– Diles lo menos posible de este incidente, Charlotte.

– Para ti es fácil decirlo -respondió Charlotte-. Las muchachitas están prácticamente escalando por las cortinas para echarle un vistazo al heredero del duque. Me están dando ganas de matarlas a todas.

– Qué vulgares -murmuró Emma-. Tal vez deba pedirle a Heath que haga instalar cerrojos en todas las puertas que dan a la habitación de Wolverton.

– Eso sería bastante mejor que despertase con una docena de escolares al pie de la cama – concedió Charlotte.

Emma suspiró. Que prueba para su alma tener que conducir, delicadamente, a estas voluntariosas solteras, a los brazos de algún marido respetable. Emma no abrigaba ilusiones. Aunque ella pudiera desear otra cosa, su academia no tenía otro propósito que procurar descaradamente un buen matrimonio a sus estudiantes. Ah, de acuerdo. Sobre esa base yacía el futuro de Inglaterra.

Condujo a Charlotte hacia las escaleras. -Ten una conversación seria con las muchachas antes de las oraciones nocturnas.

– Buena idea. -Charlotte se detuvo-. ¿Tú no crees que Lord Wolverton, bueno, salga a pasear por ahí?

– ¿A pasear? -preguntó Emma, la voz subiendo de tono ante la sugerencia de su prima. Un lobo paseando.

– Y se caiga por la escalera -agregó rápidamente Charlotte. Pero su mirada solícita subrayaba que no estaba preocupada porque su señoría se cayera en la oscuridad. Una caída en la cama de alguna joven, era a lo que se refería.

– Una incursión nocturna es altamente improbable, dada su condición -dijo Emma-. Se le dio un sedante, y tendrá que ser vigilado durante la noche para controlar signos de empeoramiento.

– ¿Cuáles son exactamente sus síntomas? -preguntó Charlotte.

Masculinidad desmedida. Abundante encanto. Una lengua malvada, y mal carácter.

– Su Señoría sufrió una severa laceración en el cuero cabelludo, y se está quejando de visión borrosa y de fuerte dolor de cabeza.

– El pobre hombre todavía puede morir -dijo con simpatía Charlotte, y en seguida agregó-, aunque es difícil imaginar que alguien tan viril haya sucumbido a una silla.

– Hombres más grandes han caído por mucho menos, te lo aseguro. Aun más, su virilidad difícilmente está en juego.

Charlotte parecía estar aguantando la sonrisa.

– Estaría muy agradecida -continuó Emma, conteniendo su propia sonrisa mientras bajaba rápidamente las escaleras-, si alertas al personal sobre las malas lenguas. Ya voy a estar más que ocupada con la situación tal y como está.

– Lo haré -dijo Charlotte, siguiéndola-. ¿No debería quedarse a vigilarlo una de nosotras durante la noche?

– Heath y Julia se han ofrecido a turnarse conmigo. Esta es una emergencia poco común, que no se encuentra en los libros de etiqueta.

A Charlotte se le frunció el sueño. -¿No crees que tengamos que cerrar la escuela?

– No he pensado más allá de mañana. Solo podemos esperar que lo que venga después del escándalo, no nos hundirá.

– Siempre podríamos irnos al campo -dijo Charlotte vacilando-. Me doy cuenta que todavía estamos cortas de fondo, pero…

– ¿Y dejar que Lady Clipstone crea que nos echó? -A Emma se le oscureció el rostro con solo pensar en admitir la derrota frente a su rival de Londres, Lady Alice Clipstone, que había abierto una academia en Hannover Square, y que estaba tratando descaradamente de robarle las alumnas. Ella y Alice habían sido amigas en el pasado, y en la actualidad eran enemigas juradas en etiqueta. Lo que significaba que, lo más educadamente posible, nunca perdían la oportunidad de ser mejor que la otra-. No perderá el tiempo en tratar de sacar ventaja. Seguro.

Charlotte miró a lo lejos. -Ella no ha esperado.

– ¿Qué quieres decir?

– ¿Recuerdas a Lady Coralie?

– ¿La joven sobrina del conde? -preguntó Emma lentamente. El conde que había estado cortejando para conseguir su patronazgo. Una de sus sobrinas debía haber entrado a la academia una semana antes. Se suponía que dos de sus hermanas más jóvenes la seguirían unos pocos meses después-. Su equipaje debería haber llegado esta semana. Tengo una cama lista para su llegada…

– Aparentemente, lo está reconsiderando -dijo Charlotte-. Nos informará tan pronto se decida.

– ¿Cómo lo sabes? -exigió Emma en voz baja.

– La hermana de nuestro mayordomo se fue a trabajar para Lady Stone.

– ¿A trabajar para mi rival? -Emma permitió una nota de leve indignación profundizar en su voz-. Nunca. Lo siguiente será que exponga nuestros secretos.

– Tú no tienes secretos, Emma -dijo Charlotte con una sonrisa consoladora.

– No, hasta hoy, pero… Oh, querida, supongo que la presencia de Lord Wolverton no se podrá mantener en secreto.

– Es ligeramente grande para esconderlo.

Emma negó con la cabeza. -Tendremos que mantener a las niñas alejadas de él, y continuar como si nada hubiera pasado. Gracias a Dios, su ala queda al otro lado de la casa.

– Deberíamos ser capaces de manejarlo.

– Es solo por dos días. -murmuró Emma. -Cielos, si soy capaz de domar a las leonas, seré más que capaz de cuidar a un caballero herido.

Adrian se hizo el dormido las tres veces que Heath entró de puntillas al dormitorio para ver cómo estaba. Sospechaba que sus suaves ronquidos no le engañaban ni un momento. Pero tenía un dolor de cabeza terrible y no estaba con ánimo de charla.

Estaba casi dormido cuando Julia, la esposa de Heath, entró con una vieja criada a ponerle una compresa fría en la cabeza. Y después de eso, con el ungüento de hierbas corriéndole por el cuello, no pudo dormir nada. Molesto, retiró las cobijas, encontró cerillas, encendió una vela, y contempló el diario de una dama encuadernado en piel sobre la estantería a los pies de la cama.

– Vaya, vaya -murmuró-. Todo lo que necesito es un gorro de encaje, y un par de dentaduras postizas, para pasar por mi abuela.

Abrió el libro, bostezando, y volvió a la cama a leerlo. Podría haberle dicho al viejo escocés aserrador de huesos, que se necesitaba una botella entera de láudano para noquear a un hombre de su tamaño. No necesitaba un sedante, de todas maneras. No había nada malo con su cabeza, excepto un gran cardenal. Había sufrido cosas peores.

Empezó a leer. Era un diario escrito con letra femenina cursiva, prolija, sobre…

Parpadeó, las palabras saltaban en la página y no las podía ver bien. Ah.

Invierno, 1815.

La adivina gitana del baile de anoche me predijo que encontraría el verdadero amor durante el año. Por supuesto no era una Romaní genuina. Solo era Miranda Forester vestida otra vez de gitana, y dudo que pudiese predecir mi siguiente baile, menos aun a quién amaría.

Pero puedo predecir que será la querida Emma la que se case antes que termine el próximo año He visto como adora al bebé de Grayson, y recuerdo como soñaba con tener sus propios hijos.

La puerta del vestidor que conectaba con el dormitorio se abrió. Maldición, si era Heath otra vez actuando de mamá gallina, y pillaba a Adrian leyendo los secretos de amor de una jovencita, no pararía de reír nunca. Saltó de la cama tirando el libro con la cubierta bordada con rosas por el aire.

Con solo un momento para actuar, saltó por encima de un taburete, y lo encajó entre los otros libros apilados en el escritorio. Enseguida, mostrando una expresión de inocente asombrado, se enfrentó a la figura vacilante, a su espalda. Por un momento ninguno de los dos dijo una palabra. Él simplemente saboreó el extraño estremecimiento que le bajaba por la columna.

Era ella. Por fin. La miró fijamente, esperando con anticipación. Su pequeña protectora, con una bata gris azulada abotonada hasta el cuello, pero con el pelo suelto albaricoque dorado cayendo por sus hombros como una cascada de nubes, como un halo celestial.

¿O eran dos halos? se preguntó. Súbitamente le pareció que a su ángel compasivo le brotaba otra cabeza. Otra cara. Sin embargo, aunque su visión era borrosa, no había ninguna equivocación con el ceño fruncido por la preocupación en su rostro de finos huesos.

Ni en la cálida familiaridad de su voz. Las notas cultivadas penetraron hasta los recesos más profundos de su pulsante cráneo. -Lord Wolverton, ¿Qué locura es esta? -preguntó exasperada-. ¿Qué está haciendo? No debe caminar en su condición.

– Estaba… -miró con culpabilidad el diario que asomaba de la pila de libros mal amontonados donde lo había metido-…buscando un orinal.

– Por supuesto, no tenemos uno en el escritorio. -Ella se adentró en la habitación, indicando con un dedo la cama con dosel-. Vuelva a la cama, para que pueda llamar a un lacayo que le ayude con sus necesidades privadas.

Bueno, eso era embarazoso. -Me puedo arreglar solo. -dijo – Se balanceó unos pasos y se vio forzado a agarrarse a un poste de la cama para mantener el equilibrio.

– Le aseguro que no. -Ella corrió a su lado, ofreciéndole el hombro para que se apoyara. -Caminas aleteando como una mariposa herida.

– ¿Una mariposa? -preguntó él, resoplando.

– Y con una vela encendida -lo regañó-. En su condición. ¿Quiere incendiar la casa?

Lo llevó a la cama, una humillación que solo toleró porque le daba la oportunidad de estar cerca de ella. Pero se negó a sentarse cuando ella se lo ordenó. Él era un hombre adulto, no una maldita mariposa. Él no había respondido en su vida privada a las órdenes de nadie desde hacía años. No iba a permitir que este pedacito de seda y satén le diera órdenes, aunque fuera una Boscastle.

– No quiero volver a la cama.

– Métase a esa cama- dijo ella.

– Lo haré cuando, y si yo quiero.

Emma enderezó la espalda. Sabía de qué se trataba. Encantador cuando quería, y beligerante cuando no conseguía lo que quería. Y pensar que iba a representar a la aristocracia como par del reino, y no importaban las circunstancias de su vuelta. Por ley era el primogénito de un duque y el título era hereditario.

– La tensión física y mental no le sanará la herida de la cabeza- le dijo enérgica. -Métase debajo de las mantas ahora mismo.

Él se quedó quieto, sonriéndole desafiante. ¿La mujer creía que iba a mandarle?- ¿No escuchaste lo que acabo de decir? -le preguntó él.

– Es difícil no hacerlo cuando me está gruñendo a la cara -respondió ella con calma.

Súbitamente él se reclinó en la cama. No porque esta gentil mujer, que parecía engañosamente recatada, se lo ordenara, sino porque le venció una inesperada oleada de vértigo.

– ¿Gruñendo? -él le frunció el ceño amenazadoramente. -Apenas estoy hablando más alto que un susurro. Si realmente quisiera gruñir, podría echar abajo estas paredes.

– No me cabe la menor duda -dijo ella echándole la colcha sobre los hombros, aparentemente nada intimidada por su aseveración-. ¿Pero qué probaría con esa muestra de malas maneras? Solo conseguiría que le doliera más la cabeza. No es a mí a quién castigaría sino a sí mismo.

No estaba seguro de cómo había sucedido, pero de pronto se encontró de vuelta en la cama, con Emma a su lado con aspecto satisfecho y poco caritativo, y más irresistible por todo lo que había logrado. Lo más desconcertante, o humillante de la situación, era que disfrutaba de como se preocupaba por él. No era esa la atención habitual que conseguía de las mujeres, pero de todas maneras, le gustaba. Naturalmente eso también inducía a su mente a pensar qué otros placeres podría ofrecer para consolarle.

– ¿Por qué tú y tu hermano insistís en despertarme cada hora? -preguntó, estudiándola de cerca.

– El médico nos dio instrucciones de que te observáramos.

– ¿Por qué? -preguntó en tono hosco, curioso por ver si podía amedrentarla. Las pocas mujeres que había encontrado en Londres que no estaban asustadas por relacionarse con él, parecían intrigadas por su pasado, por no hablar de su herencia.

Emma era una mujer más difícil de descifrar. -Estamos vigilando si tiene signos de confusión. -respondió ella-. Cambios de temperamento y cosas así.

Él gruñó. -¿De verdad? ¿Puedo preguntar cómo diablos vas a saberlo?

Ella le arregló las almohadas detrás de los hombros. Después lo alimentaría con una cuchara y lo sacaría en silla de ruedas al jardín. -¿Cómo voy a saber qué?

– Si me cambia el temperamento o no. -Hundió los hombros más en las almohadas, forzándola a que continuara arreglándolas. Ella le miró, enojada, y se inclinó sobre su pecho para terminar. Él contuvo el aliento y sintió endurecerse al maldito pene con su cercanía. No había tenido sexo con una mujer, y ni hablar de haber encontrado una atractiva, desde hacía tanto tiempo que se había preguntado si algo le funcionaba mal. Emma Boscastle, bendita fuera, lo había liberado de esa perturbadora preocupación.

Ella forzó su voz a un tono paciente, pese a estar apretando los dientes. -Por una cosa: parecía perfectamente razonable hoy, antes de su temerario acto de bravura. Ahora espero que se arrepienta.

– Al contrario. Me hubiese gustado haber golpeado al otro hombre antes que se fuera.

– No tiene que ponerse así.

– Me pongo como me da la gana, y tú no vas a impedirlo.

Su bonita boca se apretó. -El médico dijo que había que atarle si no descansaba.

– Se necesita mucho más que esa bolsa de cebada barbuda para retenerme en la cama.

– Tengo hermanos -dijo ella estrechando los ojos.

Eso le interrumpió.

Pero no por mucho tiempo. No era un hombre que se quedara parado por los obstáculos, solo los superaba.

– ¿Has atado a un hombre alguna vez? -le preguntó, mirando dudoso la menuda figura.

– Sí. A esos hermanos que mencioné.

– ¿Recientemente?

– No seas ridículo. Ya son todos adultos, aunque no siempre actúen como tales. -Las miradas se encontraron. En realidad tenía un espíritu bastante despiadado, bajo su apariencia de dama. -¿Tu familia continúa en Inglaterra? -preguntó inesperadamente.

Él pensó en el diario que acababa de leer. Allí se decía que ella quería una familia propia. -Sí.

Ella esperó. -Bueno, ¿hay alguien a quién pueda contactar para informarle de tu estado?

– He estado a las puertas de la muerte más veces que una docena de hombres -dijo secamente-. Lo de hoy no es alarmante.

– Tu familia puede no estar de acuerdo.

– Tengo un hermano y una hermana en Berkshire -le dijo con una especie de sonrisa.

Ella esperó otra vez, consciente que él había evadido deliberadamente una respuesta clara. Lo poco que ella sabía por rumores, era que había sido rechazado por su padre, el Duque de Scarfield, que había creído erróneamente, que Adrian era el producto de un amorío adúltero de su joven esposa. Ahora, aparentemente el duque había admitido que había juzgado mal a su esposa ya fallecida, y le había pedido a su hijo que volviera a casa.

La vuelta de Adrian después de una temporada aventurera como oficial de la Compañía de las Indias Orientales y otras irregulares empresas privadas, había sido tomada por la sociedad como un signo de reconciliación.

Sus palabras sugerían otra cosa.

– Creo que tendría que dejarle para que pueda descansar, Su Señoría.

– No.-Su voz era imperiosa, pero sus ojos se oscurecieron, revelando su vulnerabilidad.

Ella negó con la cabeza, perpleja. -Perdió el sentido con el golpe hoy.

Él se quedó mirándola fijamente.

Nunca antes había querido tanto desvestir a una mujer, como quería desvestir a Emma Boscastle. Desnudarla desde su gracioso cuello blanco a sus pequeños pies. Darle una razón de verdad para que lamentara su falta de buenas maneras.

– Si crees que me voy a quedar en cama dos días, vete pensando otra cosa-agregó él.

– Rara vez sufren los caballeros sus indisposiciones de buen humor.

– ¿Tengo que sufrir solo? -preguntó con una voz baja y sensual.

– ¿Quiere que Devon y Drake duerman a su lado? -lo miró con expresión impávida. -Estoy segura que se puede arreglar si no quiere dormir solo.

Su boca se curvó en una encantadora sonrisa. -Tenía otro arreglo en mente. Dame un beso antes de irte.

– ¡Por Dios Santo!

– Estás tentada. Puedo verlo.

Ella bajó su cara a la suya. -Y usted delira. Al menos esa es la excusa que estoy usando por su conducta.

Él la miró calmadamente. -Soy un hombre muy tolerante, Emma.

Ella tomó aire con asombrosa confianza. -Entonces acéptelo, se queda en la cama. Solo.

– Es vergonzoso.

Sus miradas quedaron fijas en una silenciosa batalla de voluntades, hasta que Emma se dio cuenta lo absurdo que era permitir que la alterara. Él había nacido con la arrogancia de un duque, a pesar de los rumores, aceptase o no la responsabilidad de su título. Bueno, Emma era la hija de un no menos arrogante marqués. Si ella podía manejar a los Boscastle, podía mantenerse firme frente a su amigo.

Y también había que considerar la lesión de su cabeza. Tal vez la ayudaría pensar en Lord Wolverton como una de sus pupilas, una persona con potenciales no realizados que solo necesitaba pulirse rigurosamente para que brillara.

– Ahora -dijo ella, severa pero amable-, quiero que se quede en esta cama y tenga un buen descanso. Todo se verá mejor por la mañana

– No, no lo será.

Ella suspiró. -Entonces no lo será.

– ¿Y si necesito tu ayuda durante la noche?

– Parece bastante improbable, pero hay una campanilla en la mesita para pedir ayuda.

Él la agarró por los codos. -¿Y ahora qué está haciendo? -preguntó ella indignada.

– Pidiéndote ayuda.

Él la arrastró a su lado, en la cama, probando los límites de su paciencia. Por un intervalo humillante, se sintió demasiado abrumada con la inesperada intimidad de su duro cuerpo, musculoso y flexible contra el suyo, como para hacer otra cosa que respirar. -¿Qué está haciendo? -volvió a preguntarle.

Su boca presionó en su oído.

– Pensé que te ibas a caer -le dijo en voz baja, desplazando su cuerpo de acero, para acomodarla a su lado.

– Sí. Saltar de la olla al fuego.

Sus ojos resplandecían a la luz de la vela. ¿De fiebre? ¿De dolor? ¿O de algo que sería mejor que ella no identificase?

– Lord Wolverton -dijo suspirando-. Está haciendo esto muy difícil.

– Ese hombre estaba equivocado hoy -dijo él en voz baja.

El corazón de Emma reaccionó fieramente contra sus costillas. La emoción de sus ojos la desarmó. Con la excepción de sus hermanos, los hombres que conocía raramente se mostraban con tal candor. -No sé de qué estás hablando. No creo que quiera saberlo. Ese golpe en la cabeza…

– Tú no eres fría. -Su mirada conocedora la recorrió.- Tienes fuegos secretos dentro de ti, Emma.

Se sonrojó por la tontería. -No sea…

– ¿…Honesto? -Se inclinó y le tomó la cara entre las manos-. Bésame una vez y te lo probaré. Compláceme, aunque solo sea eso.

CAPÍTULO 04

Fuegos secretos, en efecto. Un beso para complacerle. Aquel horrible insulto. Había sido más que suficiente para un día. Sin embargo mientras sus pulgares callosos le moldeaban los pómulos para continuar trazándole la mandíbula, las llamas que él evocaba crecían en su interior. Su cuerpo ardía. Sus pezones se contraían, y una placentera vulnerabilidad se expandía por sus miembros.

– Ardiente -dijo, acercando su rostro duro y serio al suyo-. Y puedes arder aún más. Si te volviste de hielo cuando trató de tocarte, el problema es suyo, no tuyo.

¿Cómo podía saberlo? ¿Cómo se atrevía? Ella bajó la mirada, contuvo la respiración, y esperó.

Dolorida por la vergüenza, la sorpresa y el hambre anticipada. En cualquier instante se acabaría. Se libraría de esta hermosa tentación. Le sorprendió darse cuenta de cómo le había dolido el comentario cortante de Sir William. No le gustaba que pensaran que era fría, y sin embargo, a menudo lo parecía.

Pero, fuegos secretos. Oh, ¿por qué las mujeres disfrutaban de los piropos? ¿Por qué algo en ella respondía a este hombre?

– Pareces aún más un ángel con el pelo suelto, -reflexionó él-. No pude quitarte los ojos de encima durante la boda.

Ella tragó, la garganta le dolía. -Ahora estoy… desastrada.

– Tú me hiciste -Titubeó.

– ¿Le hice qué? -susurró ella.

– Me hiciste reír hoy -respondió en voz baja.

– ¿Yo hice qué? -preguntó, sobresaltada.

– Quise decir que me hiciste sentir bien, y disfruté de tu compañía.

Su respuesta la calmó, casi tanto como la sorprendió.

– Solo estaba tratando de ser educada.

– Robaste tres confites de la tarta de novia -le recordó sonriente.

– No se atreva a decírselo a mi familia. Soy… soy la única correcta.

– ¿Lo eres?

Sus fuertes dedos se entremetieron en el pálido cabello que rodeaba su rostro. La delicada seducción de ese simple acto la fascinó. Ella no era mujer que se dejara tentar fácilmente por la sensualidad. Permitiría que este placer novedoso continuara, solo un momento más. Sin embargo, que bien se sentía su tacto, cómo le hacía bajar la guardia.

– Incluso hay fuego en tu cabello -dijo él, su aliento calentando sus labios-. Es como seda dorada. Y en mi interior, siempre me he sentido atraído por el fuego. ¿Eres una mujer peligrosa, Emma Boscastle? -preguntó relajadamente.

– Lord Wolverton -dijo ella con un suspiro. Lobo.

– Quédate conmigo un momento -le dijo, sosteniendo su mirada-. Solo un momento más. Detesto estar inactivo. Detesto estar solo. Es todo lo que pido.

Él se giró y apagó la vela presionando la mecha entre el pulgar y el índice. Emma respiró la agradable esencia; una mezcla de su colonia y olor a humo, que llegaba hasta la cama.

Aterrador. Emocionante. El ordinario acto de apagar una vela, que había realizado cientos de veces en escenarios similares. Pero tan efectivo. Las sombras los rodearon. Ella lo sintió relajarse, sus poderosos músculos destensándose. Sintió sus masculinas manos cerrándose en su cintura. Se le detuvo la respiración. Puro macho. Misterio, fuerza y tentación. Él tenía miedo de estar solo.

La súbita oscuridad disminuía las inhibiciones. ¿Cuántas veces había advertido Emma a otras de los peligros de las sombras, y de los hombres que atraían hacia ellas? Y ahora, era ella la que estaba suspendida en el borde. ¿Y si sus principios eran puestos a prueba?

– Estuviste casada -dijo él en voz baja. Su mano le daba golpecitos en el brazo. Sus dedos posesivos, conocedores.

Sus firmes labios bromeando sobre los suyos, capturando su aliento. -Sí.

Lentamente el puso su otra mano en la sedosa curva inferior de su pecho. Emma se estremeció, pero permaneció inmóvil, preparándose a resistir. El espacio entre sus muslos comenzó a latir. -¿Cuánto tiempo ha pasado? -susurró él con voz suave.

– ¿Me está preguntando…?

– Sí.

Ella arqueó el cuello, temiendo que sus nervios se hiciesen añicos. Nadie se lo había preguntado, nadie se había atrevido a hacerle una pregunta tan íntima. No entendía por qué su curiosidad no le resultaba ofensiva. Parecía natural. Otra vez le echó la culpa a la oscuridad de la noche, a su indisposición.

– Mi esposo murió hace casi cinco años -respondió en el cálido espacio de su cuello.

Su otra mano apretó su cintura, en un masculino gesto posesivo que mandó anhelantes escalofríos a las profundidades de su cuerpo.

– Cinco años -murmuró-. ¿Y nadie te ha tocado desde entonces? ¿Cómo es posible?

– Por favor -susurró ella, tragando secamente. El calor de su vientre aumentó hasta el doler. Cómo la atraía su voz.

– Debe ser porque así lo has querido -musitó-. Otros hombres lo han intentado, ¿verdad? Ese cretino con pretensiones de caballero de hoy.

Ella no pudo responder, apenas podía respirar. Y él lo sabía. Se lo decía su tacto, que volvía su piel temblorosa, un escaso consuelo, y el principio de la conquista de un guerrero. Nadie más podía presumir de haber conseguido tanto ese día. El pánico y el deseo se mezclaban en su interior.

La peor parte de sus palabras había sido que la ausencia de amor y de pasión en su vida habían sido tolerables hasta ahora. Oh, ella había sufrido su carencia, pero una dama nunca lo reconocería.

Ni siquiera a sí misma, por muy fuerte que fuera.

Ciertamente no ante prácticamente un extraño, que sutilmente estaba despertando todas esas partes que en su interior dolían por ser acariciadas. Todas esas partes que una mujer decente debía pretender que no existían.

Dios mío, oh Dios. Ella se tragó un sollozo. Adrian apenas le había rozado los hombros, los pechos y la curva de la cadera, y su cuerpo se estremecía, respondía a su maestría. Con incredulidad se dio cuenta de la maravillosa tensión de sus músculos internos, una sensación abrumadora de rendirse, que había conocido solo alguna vez durante su matrimonio con Stuart. Era como si una ola de sensaciones se hubiese ubicado profundamente en su interior.

Cómo se atrevía ese mercenario… ese hombre, cómo se atrevía a hacerla reconocer sus deseos sexuales, cuando había tenido éxito ignorándolos por tanto tiempo.

Durante años había luchado para dominar sus emociones. Había engañado a aquellos que le eran más queridos, hasta que al final había logrado engañarse a sí misma. Ella había nacido como uno de esos malvados, apasionados Boscastle. Y mientras ella regañaba a sus escandalosos hermanos, a veces había envidiado su habilidad de disfrutar de la vida, de enamorarse profunda e irrevocablemente. Y había empezado a creer que la pasión, que el verdadero amor, no formarían nunca parte de su vida.

Suprimió un gemido. Contuvo el instinto de retorcerse. En vez de eso, se llevó una mano a la boca para reprimir otro sollozo.

¿Cómo se atrevía a cometer ese acto valeroso hoy, y sólo horas más tarde, deshacerlo por completo?

– Emma -le susurró-. ¿Quieres que me detenga?

Ella levantó la vista hacia sus luminosos ojos castaños y no vio la astucia de un libertino, sino el deseo no adulterado de un hombre que no se molesta en esconder sus sentimientos. La devastó.

– Deseo que me beses -le urgió él-. Solo una vez.

– Solo una vez -susurró ella, con voz escéptica y temblorosa-. ¿Alguna vez han sido pronunciadas palabras más peligrosas, ya sea por un hombre o por un diablo?

Él hizo una pausa, mirándola profundamente a los ojos. -¿Yo?

– Oh -Ella empezó a salirse-. Túmbese.

– No quiero.

– Por favor, Adrian. Es un hombre peligroso.

Él frunció el entrecejo. -No soy peligroso para ti.

– Lo es.

– ¿Por qué? ¿Por qué he vendido mi espada?

– Ese es un buen comienzo -le respondió ella.

– Nunca te haría daño.

– No a propósito.

Él la abrazó apretadamente, ignorando las protestas que ella le susurraba. Su cuerpo hormigueaba y ardía con el placer prohibido de ser sostenida contra el calor de su duro cuerpo masculino. Con los párpados entrecerrados, deslizaba sus largos dedos de sus hombros a sus costados, con pequeños toques pecaminosos aquí y allá, y cuando su mano se deslizó debajo del borde de su vestido subiendo a su rodilla, ella temblaba, totalmente preparada para ser seducida. Y sin embargo no estaba lista.

Su boca capturó la suya con un asalto tan sutil que no parecía natural rechazarlo. Sus labios se abrieron expectantes. Un dulce dolor la atravesaba, acelerando el pulso que latía en lo más profundo de su cuerpo.

Ella inclinó la cabeza, respondiendo a su dominación. Mientras antes la luz de la vela había prestado delicadeza a las duras líneas de su hermoso rostro, la oscuridad hacía desaparecer cualquier ilusión de refinamiento. Él era un hombre peligroso. Que había dado la espalda a la Sociedad. Que la cautivaba por razones más allá de su comprensión.

Había vendido sus servicios a otros países. Se preguntó por qué. Seguramente el heredero de un duque no necesitaba hacer fortuna. ¿Era el peligro lo que había buscado, como tantos otros jóvenes caballeros? Tal vez estaba escapando. ¿Habría hecho algo lamentable en el pasado? Supuso que era más importante preguntarse por qué había vuelto.

Sus hermanos confiaban en él. Y ella…

Ella reconocía su magnetismo. La atraía, no solo su aura de peligro, sino que se abriera. Pocos hombres veían en ella su espíritu divertido. No se permitía mostrarlo a menudo. Ella sentía ahora el fuego en su interior incrementándose.

Sus labios rozaron otra vez su boca húmeda, hinchada. Sus manos buscaron las partes más vulnerables de su cuerpo. Ella arqueó la espalda. Su cuerpo rogaba por algo que le daba vergüenza admitir. Él era un conquistador por elección. Un gemido subió por su garganta.

Él lo oyó, con sus instintos agudizados. Sus ojos destellaron en la oscuridad. Él lo sabía. Ella apenas había recobrado la respiración, y sus labios calientes le rozaron los pechos, chupando sus pezones a través de la fina seda.

Ella tembló, excitada, su cuerpo flotando. Emma Boscastle permitiendo a un hombre que acababa de conocer que le besuqueara los pechos, que se los chupara con indecencia. El placer la atravesaba como un rayo de sol sus sentidos, su confusión.

– Lord Wolverton -le dijo, incapaz de controlar otro estremecimiento-. Esto no puede ser bueno para su salud.

Él daba vueltas con la lengua a un pezón, una lenta sensación que intensificaba su jadeante placer. -Créeme, es todo lo contrario.

– ¿Y su herida? -preguntó con sus músculos contrayéndose.

Él levantó la cabeza y le dio un beso húmedo en la boca. Ella volvió a gemir. -¿Qué herida? -preguntó él, arreglándoselas para sonar ingenuo y perverso a la vez-. Tienes un cuerpo hermoso, Emma Boscastle, y una mente rápida. Me pasé toda la boda mirándote.

– ¿Debido a mi mente o a mi cuerpo? -respondió con ironía, preguntándose por qué debería escandalizarse, cuando lo que le estaba haciendo era mucho peor. Sus pezones se endurecían contra su boca. Prácticamente se estaba ofreciendo, al menos sus pechos, a sus avances.

– Ambos -respondió él con una sonrisa fugaz-. Me cautivaste. Eso es todo lo que sé.

– ¿Tú me deseaste… en la boda?

– Sí -dijo, vacilando levemente-. ¿Te ofende eso?

– ¿Frente a testigos? -Su voz era casi inaudible. El clamor en su cuerpo ahogaba casi todo lo demás, su respiración controlada, el sonido profundo de sus latidos.

Él le estaba dando mordiscos suaves y sensuales en los pechos, y ella era incapaz de disuadirlo. Un fluido caliente lubricaba los pliegues de su sexo. Solo podía imaginar cómo se sentiría si sus manos ágiles de espadachín la tocaran allí, si penetraban su dolorido vacío.

– Es demasiado -dijo con voz rota, su espalda arqueándose.

– Tengo que ser honesto -susurró él-. Para mí no es suficiente.

Ella tragó. -Eso de ser honesto está sobreestimado. Es mejor no decir en voz alta ciertas cosas.

Él pareció sopesarlo, pero obviamente sin gran preocupación, pues volvió a besarle la garganta y a mordisquearle los pechos. -No estoy de acuerdo -dijo con una cautivadora voz baja-. Ambos hemos pasado la edad de la indecisión… y ambos hemos hecho el amor antes.

– Ciertamente no entre nosotros.

– ¿No lo hace eso más tentador? -la desafió discretamente.

Tentador.

– Soy viuda -dijo en un murmullo-. Esa parte de mi vida pasó.

– Eres una mujer, Emma. Eso nunca cambiará.

Ella sintió un pequeño pellizco agridulce de reconocimiento, de anhelo. -Ya lo ha hecho.

– No recuerdo haberme sentido atraído así por ninguna mujer antes -dijo con voz poco clara.

Sus manos se desplazaron de las caderas al espacio entre sus muslos. Ella se mordió, conteniendo un sollozo. El tacto de él, o su falta, eran una tortura. Su vulva palpitaba de necesidad. No se atrevía a moverse.

Ella miró hacia abajo y vio sus piernas desnudas, y su vestido arremangado alrededor de las caderas. Qué diferentes eran. Mientras este hombre pecaba descuidadamente, ella golpeaba al pecado con los puños desnudos, llevándolo de vuelta a la alcantarilla donde pertenecía.

De hecho, se podía imaginar las exclamaciones de perverso regocijo de sus estudiantes, si pudiesen verla ahora. Emma Boscastle en la cama con un apuesto aristócrata, abandonando alegremente los principios que representaban no solo a la academia; aquellos por los que había hecho sacrificios.

– Estoy a tu merced, madame -dijo él, inesperadamente, en el silencio que se alargaba.

Ella miró ese hermoso rostro, con cínica resolución. -¿A mi merced? -preguntó lentamente.

– Creo que he perdido el sentido -susurró con voz penitente.

– Bueno, no lo encontrarás bajo mi vestido.

Él rió y deslizó sus largos brazos alrededor de su cintura. -Emma, oh Emma, me estoy muriendo de deseo por ti. ¿Por qué tienes que ser una Boscastle?

– Me he hecho esa misma pregunta muchas veces.

Él deslizó la mano desde su vientre al cuello y le desabotonó el vestido. Sus suaves pechos blancos se hincharon y sus pezones rosados asomaron por la seda.

– Muy bonito -musitó él-. ¿Y qué tal por abajo? ¿Todo delicioso y tierno también?

Ella tragó saliva con dificultad mientras su mano bajaba al hueco entre sus muslos. -Oh, Emma -dijo cerrando los ojos brevemente-. Estás tan mojada, querida. Déjame darte placer.

– ¿Darme…? -Un rubor de vergüenza enrojeció su piel. El centro de su feminidad se suavizó, abriéndose húmedo tras su invitación. Ella no hizo ningún movimiento para pararlo.

– Lo necesitas. -Sus nudillos con cicatrices se desplazaron de su monte de Venus hasta sus hinchados pliegues. Sus músculos internos se derritieron, esperando su toque-. ¿O no? -murmuró él.

Emma cerró los ojos con la tentación ardiendo en el interior de su vientre.

Él dobló la cabeza y lamió tiernamente las cimas de sus pechos. Su cara ardía, y ese calor se desparramó hasta llegar al fuego del interior de su vientre.

– No puedo… -su voz se quebró.

– Tranquila. Yo me ocuparé de todo. -Su pulgar se movió una y otra vez por los sensibles pezones hasta que el dolorido placer la hizo temblar. Él se acercó aún más. Su erección latía a través del grueso género de sus pantalones y de la bata que cubría su vientre desnudo.

– ¿Por qué permito esto? -preguntó con un gemido impotente.

Un largo dedo calloso presionó en su pulsante hendidura. -Porque tu cuerpo lo pide. Querida Emma, ¿Soy bienvenido?

Él la besó mientras ella luchaba por responder. Enredó su pulgar en el suave mechón de vello que coronaba su hendidura. Lentamente insertó dos dedos más entre sus pliegues, flexionándolos y estirándolos en su interior. Ella dio un grito ahogado, suspirando de placer. Él retiró la mano y la subió a su hombro. Su esencia perlada brillaba en sus nudillos. Ella escuchó aprobación en el profundo gruñido que salió de su garganta.

Él le besó la frente. -Dime -dijo, ásperamente-. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que un hombre entró en tu cuerpo? ¿Desde qué te tocaste?

A ella se le abrieron los ojos de par en par. -Tú, hombre impertinente.

Él sonrió de oreja a oreja, el hoyuelo de su barbilla pareció profundizarse. -Nos encargaremos de mi impertinencia más tarde, ¿Vale? Por ahora tenemos que cuidarte a ti.

Ella se retorció. Él puso la otra mano sobre su vientre, aprisionándola. Sus ojos quedaron cara a cara, mientras delicadamente pellizcaba su escondido capullo entre los dedos, hasta que se tensó y sus caderas se elevaron. Su mirada se oscureció, mientras forzaba tres dedos dentro de su dolorido pasaje. Ella se sentía expuesta, vulnerable, preparada.

Ella movió la cabeza. ¿Negando? ¿Con deleite? ¿Ambos? Él la besó otra vez, su lengua tomando su boca, absorbiendo sus suaves gemidos. Su duro muslo presionó su costado. Ella puso una mano en su poderoso antebrazo. Él se levantó levemente, con los músculos de los hombros tensados con fuerza. Él era sexy y hermoso, y tan sin principios, como un dios de la antigüedad.

En un momento lo pondría en su lugar.

Pero ahora, ah, ahora. Observó su maravilloso rostro. El calor de sus ojos mandó una corriente de consciencia sexual consciente por su columna. Tan desinhibido, tan masculino.

Emma oyó el estruendo de las ruedas de un coche en alguna parte del exterior y cascos de caballos sobre los adoquines. Levantó la mano a su cuello tostado por el sol. Sintió cómo sus músculos se contraían con su vacilante tacto y su respiración se hacía más profunda. Su pene se engrosó apretado contra el muslo de ella, dibujando su cuerpo.

Él le volvió a rotar el capullo. El placer se intensificó. Caliente. Apretado. Prohibido. Y todo el tiempo él la miraba, comprensivo con cada una de sus debilidades.

La casa de su hermano.

Su escuela.

Prácticamente un extraño.

La Vizcondesa Lyons seducida por un hombre que apenas conocía de unas horas. Su gran y cálida mano acariciaba sus pechos. Sus dedos ágiles trabajaban en ella, empujando entre sus abultados labios mojados. Entrando y saliendo. La sangre caliente se acumulaba en el espacio dolorido de su sexo.

– Demasiado tiempo -susurró él-. Y ahora estoy aquí. Cuando te vi hoy, cuando hablamos en la boda, sentí como si ya nos conociésemos.

– Hace menos de un día -susurró ella.

– No. No lo parece. Al menos para mí.

Ella se mordió el interior de la mejilla. Él se apoyaba en un codo ahora, intensificando el placer perverso que le estaba dando. Su mirada clavada en las sombras entre sus muslos. Su excitación aumentó.

Sus caderas se levantaron hacia su mano. Emma no podía controlar sus movimientos, su necesidad. Él exhaló y cerró los ojos. -Debe haber sido hace mucho tiempo -susurró-. Estás temblando, y tan apretada.

Ella no pudo hablar. Las gotas calientes entre sus muslos, traicionaban cualquier negativa por su parte. ¿Cuánto tiempo había pasado? Su vientre se estremeció y una profunda presión se instaló en la base de su columna.

Ella nunca había conocido un deseo como éste.

– Disfruta este placer -susurró ronco-. Vívelo para mí.

Y ella lo hizo. Su cuerpo se apretó. Ya no tenía poder para detenerlo. Él la sostenía mientras alcanzaba la cima, mientras su capacidad de respirar se interrumpía, mientras el placer estallaba como una tormenta. Ella cayó bajo su hechizo. Sollozó, años de deseos enterrados, desencadenados. ¿Quién era este hombre? ¿Qué poder demoníaco poseía para hacerle esto?

– Emma. -Su voz profunda penetró en su desconcierto.

Ella tuvo un escalofrío. Rehusó mirarlo, maravillosamente empapada de placentera vergüenza.

– Emma -repitió, con sus rostros pegados-. ¿Estás bien?

Ella sintió que recuperaba el juicio lentamente. Su cuerpo continuaba latiendo. Para su propia sorpresa, se encontró acariciándole el pelo y los duros planos de su rostro. Ofreciéndole confort. ¿Quién era este hombre? ¿Quién era ella? A partir de este momento, ya no lo sabía.

– Cuando te vi por primera vez en la boda -dijo él-, yo…

Ella presionó un dedo en sus labios. -Soy viuda, Lord Wolverton. A pesar de lo que acaba de pasar, esa parte de mi vida acabó.

– Tú no moriste con tu esposo -dijo después de un largo silencio.

Ella se quedó quieta varios minutos. Él cerró los ojos. Sus rostros descansaban juntos. -Yo creí morir una vez. Dios sabe que hice todo lo posible para conseguirlo, peo no ocurrió.

Ella sintió que las lágrimas ardían en sus ojos.

Era evidente que la herida de la cabeza no afectaba sus funciones más básicas. Los miembros le temblaban involuntariamente cuando ella finalmente intentó separar sus cuerpos.

Parecían sentimientos familiares, pero no lo eran.

Ella se había casado antes de que hubiera transcurrido la mitad de su primera temporada. Su esposo: un vizconde escocés culto y modesto terrateniente. Ella pensó que la naturaleza reservada de él casaba con la suya. Habían sido buenos compañeros, más amigos que amantes. De hecho, toda su experiencia sexual con su tranquilo marido había consistido en ligeros manoseos, y apurados acoplamientos bajo las mantas. En realidad, Emma había salido de esos rápidos apareamientos, más insatisfecha que otra cosa. Hasta en la actualidad se ruborizaba recordando como Stuart había anunciado en su noche de bodas que era hora de poner su pequeña salchicha en el horno.

No podía pensar que un hombre tan bien acabado como Lord Wolverton tuviese algo tan inconsecuente como una salchicha. Su escasa experiencia con su pesado apéndice masculino había sido prueba suficiente. Pensar en recibir un órgano de tales dimensiones en su interior aceleraba su respiración. Adrian y su difunto esposo no tenían nada en común, ni en lo físico, ni en el carácter.

Se deslizó de sus brazos, un movimiento estratégico penosamente planificado, si es que hubiera llegado a pensarlo. Cada pedazo de su cuerpo quedó en electrizante contacto con el suyo. Su vestido cayó hasta sus desnudos tobillos. Sintió su caliente y dura mirada recurriendo su tembloroso cuerpo desnudo.

Se puso en pie y logró reunir los restos de su equilibrio. No iba a llorar. -Ahora me marcho. – Su voz sonaba estable, pero sus emociones no lo estaban-. Debes quedarte en la cama hasta que el médico te dé permiso para levantarte.

Él la estudió en un silencio ardiente. -Mi conducta no tiene excusa.

Ella se alejó hasta la puerta. -Ni la mía.

Él se sentó, su rostro duro oculto por las sombras. -Juro que no diré a nadie nunca lo ocurrido. Con el poco honor que me queda.

Ella se volvió.

– Te lo juro, Emma.

– Buenas noches, Lord Wolverton.

Ella abrió la puerta. Su voz profunda la siguió al pasillo. El corazón latía en su garganta. -Tienes mi palabra.

La palabra de un mercenario.

Se dejó caer, hundiéndose en la cama, mientras la puerta se cerraba con un brusco portazo que mandó un trueno de agonía a su cabeza. Rió fuerte, desafiando el dolor. Disfrutándolo en realidad.

Se sintió increíblemente estúpido, eufórico. Sí, le dolía el corazón. Pero… era lo bastante afortunado para tener suficiente lucidez como para reconocer su amor por la organizada Emma Boscastle, una más que correcta dama que había pensado ponerlo en su lugar, y casi lo había conseguido.

Sabía que ella no confiaba en él. ¿Por qué tendría que hacerlo? Pero en el momento en que se dio cuenta de que ella lo observaba durante la boda, sintió la primera chispa de esperanza desde su vuelta a Inglaterra. Tal vez eso también tenía sentido, después de todo. Hacía volar su imaginación, maldición. Había encontrado a la mujer que quería impresionar.

También él le había producido una impresión tremenda, exigiendo intimidad en ese breve encuentro. ¿Lo despreciaría? Seguramente. Lo que más le gustaba de ella era sido su temple, su manera de notar cada error, como si se estuviese lamentando por el mundo en general, y tratara de corregirlo.

Como si las buenas maneras pudiesen reparar toda la maldad sobre la tierra. ¿Podría reparar a un hombre con el alma tan deshecha como la suya? Ninguna mujer lo había intentado nunca. Su oscura reputación había atraído a las damas en masa. Emma por contra, lo había desaprobado desde el primer momento.

Ella era una Boscastle, una de esas almas fascinantes que ardían con vitalidad. Solo eso ya sería suficiente para explicar su irresistible atractivo. Su mejor amigo, Dominic Breckland, había perdido su corazón con Chloe Boscastle en el peor momento de su vida. Afortunadamente Dominic también había tenido el buen sentido, y la buena fortuna, de casarse con ella. Pero todo la maldita familia rompía corazones inconscientemente, lo mismo que otros respiraban. Lo que explicaba en primer lugar por qué se había visto obligado a defender a Emma.

Aun así, eso no le daba derecho a seducirla. Ella solo estaba cumpliendo con algún sentido del deber, en respuesta a sus actos de hoy. Se había portado como un tonto, y lo habían coronado con una silla Chippendale como premio. Era posible que Emma pudiese curarle la herida, pero todo su decoro no podría arreglar el complicado estado de sus asuntos personales.

Suspiró. ¿Qué pasaría si ella le devolviera al camino recto? ¿No sería eso una victoria para ella? Por supuesto, era imposible. Nadie podía deshacer lo que había llegado a ser. Había sido criado para ser el mejor, aspiraba a lo peor y no podía negar que sus maneras se habían deteriorado con los años.

En su anterior profesión, uno tenía muy poca necesidad de etiqueta en esos lugares oscuros, sucios, donde había luchado y amado. Pero con una mujer sensata como Emma, era un asunto completamente distinto. Y en su triste mundo él había podido confiar solo en su ingenio, lo suficiente como para saber reclamar un tesoro cuando lo veía.

CAPÍTULO 05

Deshonrada.

Emma se había deshonrado a sí misma. Simplemente no había nadie a quién echarle la culpa. Cierto, no le había pedido a Lord Wolverton que saliera en su defensa. Pero tampoco él le había pedido que ella se apresurara en su rescate. O a sus brazos.

Esos fuertes brazos protectores que la habían anclado a su magnífico cuerpo. Había estado casada años, y nunca había sentido una necesidad tan aguda, tan profunda, que arrasara con su juicio. ¿Había sentido lástima por él? ¿O por ella misma? Con unas pocas sencillas palabras, había desmantelado sus emociones. Pensar que su hermano, o su esposa, podían haber entrado, y ella hubiese tenido que explicar que había estado a punto de dormir con un extraño, par del reino o no. Se llevó una mano al corazón. No sabía si debía hacer penitencia, o algo indescriptiblemente perverso como… quedarse al final de la escalera de la escalera y gritar unas cuantas maldiciones. En vez de eso, las susurró.

– Maldito. Maldición

¿Qué le había pasado? Ella no era la que tenía una herida en la cabeza.

Sin embargo se había dejado medio seducir por un hombre con una reputación terrible, cuando ningún otro hombre había logrado robarle ni siquiera un beso en la mejilla durante años. Ni siquiera ese Sir Williams, cuya conducta lamentable le había hecho sentir desequilibrada. El juego amoroso de Adrian la había dejado sintiéndose vulnerable, pero no violada. Después de escaparse, debería haber experimentado multitud de reacciones apropiadas.

Pero no esta energía vigorizante, esta sensación de Bella Durmiente despertada después de cien años de deseo dormido, de ir volando a las estrellas, de caminar…

– El mueble, Emma, -una familiar voz masculina le avisó a su espalda-. Mira por donde caminas. No necesitamos otro inválido en nuestras manos.

Un culpable rubor coloreó su rostro de rosa con la gentil reprimenda de su hermano. -Bueno, ¿Quién lo ha movido? -exigió, sonriendo desencajada.

Los inteligentes ojos azules de su segundo hermano mayor, Lord Heath Boscastle, la estudiaron un momento. De todos los miembros de su familia, él era el más protector y perceptivo. Y ciertamente tendría algo que percibir si mirase con atención. -Nadie. El mueble siempre ha estado ahí. ¿Estás sonámbula, Emma?

– Por supuesto que no, tengo por costumbre revisar a las chicas todas las noches, antes de irme a dormir.

– Lo sé -dijo divertido-. Sin embargo, ellas duermen en la otra ala del piso de arriba. Como siempre lo han hecho desde que llegaron. -Su mirada se trasladó de ella a la puerta de Adrian-. Creí que ibas a mirar como seguía Wolf -dijo con un tono despreocupado en el que sabía que era mejor no confiar.

Wolf. Se avergonzó por dentro del demasiado conveniente sobrenombre. Espiar para los militares había refinado los instintos de Heath. Ella se moriría, si adivinaba lo que acababa de pasar. Ni ella misma lo entendía. Quiera Dios que Adrian fuera un hombre que mantenía sus promesas, o bueno, se avergonzaba de solo imaginarse las repercusiones.

Le contestó lo más calmada que pudo. -Ya lo he revisado, por supuesto. Una se siente responsable cuando alguien queda incapacitado por su culpa.

Sus labios se estiraron en una especie de sonrisa. -¿Incapacitado? Yo creo que le podrían haber golpeado con una mesa, y todavía sobreviviría. Pero siento curiosidad, Emma. ¿Cuán responsable te sientes por su bienestar?

Esta era la prueba. El juicio por tortura de los Boscastle. Los ojos azules de Heath taladrando los pensamientos más profundos de uno, como un saqueador de tumbas exhumando un libro que contuviera los secretos del universo. Él no sabía nada. ¿Cómo podía saberlo?

Además, ella era una mujer adulta, no una debutante; aunque hasta ese momento nunca había tenido ningún motivo para mentirle a su familia. -Me siento responsable en grado extremo – replicó, sin flaquearle la voz, desafiándole con su actitud. Hermano y hermana estaban igualados en el campo de batalla de los Boscastle.

– En grado extremo. Interesante elección de palabras, Emma.

– ¿Esperabas menos de mí? -inquirió ella en tono similar, enviando delicadamente la pelota de vuelta a su campo.

Él vaciló. -No recuerdo ninguna situación como esta en el pasado, por la cual juzgarte.

– Seguro que me conoces lo suficientemente bien, como para darte cuenta que siempre cumpliré con mis obligaciones.

Él se quedó mirándola con tanta ternura, que se sintió tentada a arrojarse a sus brazos, y rogar por su comprensión, por su consejo. Y si investigaba un poco más podría verse empujada a esa acción humillante.

Pero Adrian le había dado su palabra de que nunca lo sabría nadie más. Era su secreto. Su pecado compartido.

La voz de Heath penetró en su ensoñación. -La línea entre deber e inclinación, a menudo es borrosa, y si uno no mira por dónde anda…

– …Entonces uno choca con un mueble. -Ella le tocó el hombro-. Gracias por tu preocupación -le dijo con deliberada ligereza-. ¿Vas a visitarle?

– ¿Está despierto?

– Lo estaba hace un momento. Sin embargo no puedo asegurar de que humor estará. Parece tener problemas para sobrellevar su debilidad. -Aunque debilidad no describía en absoluto a ese diablo viril, que no solo había encontrado un resquicio en su armadura, sino que había despertado instintos femeninos que creía calmados hace tiempo. En un solo día había descubierto que el hombre que creía un admirador decente, era de todo menos eso, y el hombre con pasado indecente había defendido su honor; bueno, faltaba ver cómo era él exactamente, y por qué se sentía obligada en ese momento a defender su interés por él.

Durante la primera noche de su recuperación, llovió. Adrian había olvidado lo diferente que eran las lluvias inglesas de las tormentas que barrían el Lejano Oriente. La lluvia inglesa calaba profundamente, hasta la misma médula. A pesar de eso, o tal vez por ello, cayó en un sueño intermitente con el miserable clima donde había nacido como fondo.

Hubiera encontrado que su situación era a divertidamente cáustica, si no fuera porque el láudano le hizo efecto. Sintió que su poder soporífero se filtraba en su sistema, y más abajo, el calor de Emma Boscastle penetrando aún más profundamente. El tacto de la mano de una dama gentil. Una suave voz reprendiéndole.

La puerta se abrió lentamente.

Adrian levantó la vista, con una sonrisa jugando en las comisuras de su boca. Por favor, que vuelva. Probablemente necesitaría una excusa. Que había olvidado cerrar las cortinas, o que no había movido el banco de en medio de la habitación, para que no tropezara en mitad de la noche. Por una vez se portaría bien y no la molestaría. Le rogaría perdón y le prometería portarse bien si se quedaba a conversar con él.

Sabía lo que estaría pensando de él. Era un pobre amigo que se había aprovechado, un canalla, un seductor. La verdad era que solamente había tenido dos amantes en su vida. Una había sido una cortesana de poca categoría, que le había enseñado todo lo que se moría por conocer acerca del sexo. Su última aventura, de larga duración, había sido con una dama francesa de la Alta Sociedad, que le enseñó todo lo que nunca había deseado conocer sobre el amor.

– ¿Vas a acercarte o no? -preguntó en voz baja-. Si lo haces, me disculparé por lo que hice.

Las cortinas de la cama se abrieron rodando en sus anillos. Se reclinó con pose relajada en las almohadas. Tenía que contenerse y esperar con paciencia que se acercara.

Sus buenas intenciones se volvieron contra él. No fueron los rasgos delicados, etéreos, de Emma los que se materializaron entre las sombras.

Fue el rostro delgado y cínico de su hermano mayor, el teniente coronel Heath Boscastle, que se quedó mirando fijamente a Adrian varios segundos, significativamente, antes de preguntar con sonrisa cautelosa. -¿Disculparte por qué, exactamente?

Un caballero menos experimentado se hubiera derrumbado bajo esa tensa mirada de esfinge. Adrian recordó los rumores de espías franceses que hablaban en secreto de su respeto por el enigmático inglés de hablar suave, que nunca se había quebrado bajo tortura.

A menudo Adrian se preguntaba lo que su valor le habría costado personalmente a Heath. No lo sabría nunca nadie. Heath era el tipo de hombre que se encogía de hombros, ya sea con los elogios o con el reconocimiento de lo que él consideraba su deber. Presumía saber que se llevaría sus secretos a la tumba. Era un buen oficial.

De hecho, Adrian más de una vez había lamentado no haberse alistado con los militares británicos y haber peleado junto a los hermanos Boscastle y sus iguales. Él nunca formó lazos de camaradería con sus pares, como otros oficiales nobles. Pero bueno, él había estado huyendo de su identidad aristocrática. De hecho, se había ido de Inglaterra a los dieciséis; su vida era insoportable por las pullas de su padre. Había conocido a Heath poco después, en una academia militar prusiana. Heath había continuado hacia una tranquila pero privada gloria. Adrian se había entregado a la aventura y a la gloria más oscura.

Sin embargo todavía recordaba la última conversación que había tenido con el hombre que ahora reclamaba ser su padre, Guy Fulham, Duque de Scarfield. Bueno, había tratado de escuchar a hurtadillas, hasta que Scarfield lo había pillado, agarrado del cuello y humillado en medio de una fiesta en la casa.

– Mírenlo, escuchando por la cerradura, como un sucio ladronzuelo. Pero no debería sorprenderme, ¿verdad? Tu madre no era sino una puta, y tu padre natural un soldado. Por favor, si ni siquiera era un oficial. Sólo un ordinario, ignorante soldado, que ni siquiera tuvo la habilidad de sobrevivir un año en el campo de batalla.

Su vida había empezado a tener sentido en ese momento. Su padre se había alejado de Adrian desde la muerte de su madre cuatro años antes. No había tardado mucho tiempo en darse cuenta de unos cuantos hechos indeseables, y entender su lugar en el mundo. No compartía sangre con el viejo duque, y él lo quería fuera de su vida. Poco después los abusos y la maligna negligencia del hombre que él creía su padre, tomaron dramático sentido. Constance, su joven madre, aparentemente había tenido un amante, un soldado raso de paso por el pueblo, y por eso el duque odiaba la presencia de Adrian.

El viejo cabrón pensó que su heredero era un bastardo.

La revelación debería haber quebrado el espíritu de Adrian. Otro muchacho se habría avergonzado, al recordársele repetidamente que era producto de una relación adúltera. En vez de eso, se alegró infinitamente. Le proporcionó un nuevo propósito a su vida. Decidió llegar a ser un soldado valeroso con ansias de sangre, como su verdadero padre. Le mostraría al duque lo que pensaba de su cerrado y anticuado mundo. Llegaría a ser un gran militar aventurero, rico y poderoso, y haría ostentación de sus éxitos bajo las narices de la aristocracia.

Solo que el resultado no había sido ese. Venganza. Como Adrian había descubierto, nunca resultaba Pero una vez que se puso en marcha, no hubo vuelta atrás. Era tan víctima de su venganza, como autor.

No había contado con que el resto del mundo no iba a estar precisamente de acuerdo con sus planes. O él mismo. Pelear le había quitado a golpes casi toda la rabia. De hecho, se había saciado de tanta violencia, que se había vuelto insensible.

De acuerdo, había tenido aventuras militares. Solo que su reputación era de mercenario, no de héroe. Había entrenado soldados nativos para reforzar las fuerzas británicas, y había sofocado a insurgentes en la batalla contra el avance de los franceses en las colonias. Los gobernantes, que apreciaban haber escapado a los cuchillos asesinos, le habían recompensado con oro, rupias y diamantes. Había protegido los derechos comerciales de la Compañía de las Indias Orientales, y sus intereses mercantiles en Bombay, Madras, China, Persia e India. Se había creado la reputación de pelear en cualquier parte por un precio.

Y entonces, hacía un año más o menos, el duque había tenido el descaro de pedirle que volviera a casar, declarando estar aquejado de una enfermedad mortal. Le escribió que esperaba que hicieran las paces. ¿Su casa? Infiernos, él solo había vuelto a Inglaterra porque sería una locura rehusar una herencia que era suya por derecho. Ninguna otra razón, excepto que estaba listo para establecerse.

¿Y si quería reclamar a una mujer prohibida para él por sus lazos de amistad?

– Adrian.

Él miró hacia arriba, malhumorado por el leve reproche en la voz de su anfitrión.

– Te pregunté por qué te estás disculpando.

– ¿Disculpando? Ah. -Frunció el ceño. El golpe de la cabeza debía haberle alterado el cerebro, después de todo. Raramente le daba vueltas al pasado-. Bueno, lo siento por todas las molestias. Es bochornoso que te rompan una silla en la cabeza y terminar mimado como una virgen vestal.

Heath suspiró. -Estabas defendiendo a mi hermana. No necesitas disculparte por eso.

Adrian miró al otro hombre frunciendo el ceño. -Excepto que lo estropeé, el verdadero culpable se escabulló, y me desmayé a los pies de tu hermana como una niña. De hecho, ahora que lo pienso, tengo en mente terminar lo que comencé. ¿Dónde reside Sir William?

Heath negó con la cabeza. -Drake y Devon estaban planeando desayunar con él cuando Emma pidió ayuda. Ella no se inclina hacia el escándalo como los demás. Ignóralo por ella.

– No necesito a nadie más -dijo acalorado-. Puedo desafiarle solo. O no.

Heath rió. -En realidad, amigo, me temo que no seas capaz ni de ponerte en pie por ti mismo en estos momentos, y menos aun luchar en un duelo.

– Maldito sea el infierno -dijo Adrian suavemente-. ¿Vas a insistir en que me quede?-

– Creo que necesitas otra cucharada de ese sedante.

– Creo que necesito la botella entera.

CAPÍTULO 06

Emma subió volando las escaleras, lo que se había convertido en un calmante ritual nocturno. Heath, generosamente había reabierto la última planta de su casa de la ciudad, como dormitorios privados para las pupilas internas. Por un breve período, su hermano menor Devon también la había permitido usar su casa para su escuela, pero Heath podía proveer de alojamientos más espaciosos, y como él y su esposa julia viajaban a menudo, éste era un arreglo más conveniente. Naturalmente, Emma esperaba establecer la academia algún día en un lugar propio. Ahora que sus hermanos habían encontrado pareja, bueno, ya era hora. Esperaba que para finales del verano pudiera decidirse por un lugar en el campo.

Por primera vez el pensamiento de sus pupilas y sus caras frescas, esperanzadas y a veces impertinentes, fracaso en despertar su espíritu luchador. Las había traicionado con su desliz de esa noche. Se había transformado en el más espantoso de todos los males de la sociedad; una hipócrita, y tal vez en algo peor.

No se atrevía a ponerle nombre, pero lo hecho, hecho estaba. Lo más asombroso había sido la facilidad con la que se había perdido en el placer sensual. No se creía capaz de tal goce físico.

Hizo una pausa en el umbral de la ordenada antecámara del ático, para calmarse. Ahora tenían trece chicas. Suficientes, pensó distraídamente, para una reunión de brujas. Verdaderamente, ideaban suficientes travesuras como para alterar a su directora.

En la última quincena, otras cuatro señoritas que vivían fuera de Londres habían presentado solicitudes para entrar a la academia. Una de sus estudiantes actuales decía tener antepasados reales. Otra estaba comprometida con el primo de un marqués francés. Naturalmente, los padres de “madeimoselle” deseaban darle a su hija un cierto “savoir fair”, antes que se marchara a residir a Burgundy. Que le confiaran el perfeccionamiento de señoritas de la Alta Sociedad, que tendrían gran influencia en el mundo, era un deber sagrado para el corazón de Emma.

Una conocida de sus propios días escolares, Lady Clipstone, se había convertido en su enemiga número uno, al establecer su propia academia apenas un mes antes; haciendo a Emma más decidida a triunfar.

Y ahora, después de ese día…de esa noche…

¿Qué había de su indiscreción? Del acto incalificable que suponía fingir que no había ocurrido.

Me muero de deseo por ti.

Deseo. Por ella. Una sonrisa espontanea cruzó su rostro.

Sabía como la llamaban. La Delicada Dictadora. La señora Aguafiestas. Nadie creería que era la mujer que solo media hora antes casi había sucumbido a la seducción de un mercenario. Ni siquiera ella misma, y sin embargo, bueno, casi lo había hecho. Su sangre había burbujeado con toda la pujante pasión de sus ancestros Boscastle.

Pensar que no había sido diferente en nada. De hecho, podría terminar peor que sus hermanos. Por lo menos ellos pecaban abiertamente y no se excusaban por ello.

Emma había decidido dejar su imprudente conducta en secreto. O por lo menos eso esperaba. En todo caso, se perdonaría menos de lo que había perdonado a su familia, si su indiscreción saliera a la luz. Había sido una dura juez con las fechorías de sus hermanos. Quizás todos estaban cortados por el mismo patrón.

Un suave ronquido brotó de una de las camas de sus durmientes pupilas. Suspirando, caminó lentamente por la habitación.

Debía haber adivinado que la inquieta muchacha era una de sus pupilas más recientes, Harriet Gardner, un caso de caridad proveniente de las alcantarillas de St. Giles. Se había preguntado por lo menos cien veces desde ese día el por qué había tomado a Harriet, la del cabello como fuego bajo su ala, por qué había decidido ayudar a una golfilla de la calle, que juraba que nunca se reformaría.

Se temía que tenía mucho que ver con sus instintos maternales, que por mucho que intentara, no podía negar. Y el hecho de que a los diecisiete años su familia la hubiera preparado para una vida de hurto y prostitución. Emma sufría por ella. ¿Qué oportunidad tenía en Londres una muchacha como ella? Su difícil situación le llegaba profundamente, y a la vez, desafiaba a Emma, pues ya había aprendido que había problemas en los que no podía ayudar.

Como esperaba, Harriet era la que emitía los ofensivos ronquidos, con sus delgados dedos blancos alrededor del palo con el que dormía cada noche. Emma se inclinó para arrebatarle el arma, pero se detuvo.

¿Quién sabía los horrores que Harriet enfrentaba en sus sueños? ¿O los que había encarado en la vida? Mientras se enderezaba, Emma supuso que si necesitaba un palo para poder dormir, podía permitírselo unos días más.

– Asqueroso chulo -gritó Harriet sentándose en la cama levantando el palo-. ¡Devuélveme mi guinea, o te golpearé en tu tripa de cerdo!

Emma se puso blanca y corrió a quitarle el palo, susurrando, -¡Harriet, Harriet, despierta! Solo es un sueño, querida mía.

Entonces, más suavemente, agregó. -Estás a salvo en esta casa, ¿Me oyes? No hay… la lengua se le trabó con la palabra… chulos asquerosos, solo amigos.

– ¿Lady Lyons? -Harriet parpadeó varias veces antes de ofrecerle una sonrisa avergonzada, al reconocer a Emma-. Esto debería enseñarle a no acercarse de puntillas a alguien que duerme. Casi la tumbo, como a un pájaro de mal agüero, señora Princum Prancum.

Emma la miró sin pestañar, pensando que no podía permitir que dos personas la “tumbaran” en un solo día. -Ya te he advertido acerca del lenguaje, Harriet -hizo una pausa-. Y sobre esa pronunciación. Pronunciaste una “h”, y desafías las reglas fonéticas muy a menudo. De hecho, tu dicción podría parar un desfile de Guardias a Caballo.

Harriet sonrió de oreja a oreja. -Bueno, gracias, madame -metió sus huesudas rodillas en su muy lavado camisón, y se acomodó para una larga charla-. Está merodeando tarde, ¿no? ¿Ha estado haciendo amistad con su gracia? Bonita apariencia, la de ese tipo. Una chica se estremece cerca de él.

Emma sintió que le tiraba el cuero cabelludo. O Harriet tenía poderes casi sobrenaturales, o parecía tan culpable como se sentía. -Baja la voz Harriet, y abstente de esos comentarios groseros. Su Gracia… por dios, no ha heredado todavía. Es Lord Wolverton para nosotras.

– Lobo -la corrigió Harriet con una sonrisa cómplice-. ¿Y no sabemos lo que eso quiere decir?

Emma levantó una ceja, asombrada. -Si lo sabemos, ciertamente no lo admitiremos, y no compartiremos nuestra embarazosa percepción con las demás, más inocentes -dijo desconcertada.

Las comisuras de Harriet subieron. -Alguien debiera de educarlas, ¿No es así?

Emma se estaba sintiendo un poco mareada, una reacción tardía, estaba segura, de su no planeada lección de amor. -No en esas materias, niña. Cuando una mujer se casa, bueno, su marido es el mejor para instruirla en esos asuntos.

Harriet resopló. -El ciego guiando al ciego, en mi ignorante opinión. Si nos quiere dar una educación adecuada, debería llevarnos a casa de la Sra. Watson en la calle Bruton, unas cuantas noches. Escuché decir que da lecciones de amor.

– Se me hiela la sangre con la mera sugerencia.

– No estaría helada por mucho rato en ese sitio.

– Tranquilízame, Harriet, dime que nunca estuviste empleada en ese lugar -susurró Emma, enferma solo de pensarlo.

– Lo estuve una vez -susurró Harriet-. Pero solo como una ayudante de la criada, hasta que me pillaron mirando por una cerradura. Cielos, las cosas que vi. Algunos de ellos hacen cosas no naturales, ¿sabe lo que quiero decir? Los lugares donde los hombres meten su…

Emma cerró los ojos. -Nunca, pero nunca, nunca, debes admitir ante nadie otra vez, que trabajaste en un burdel. ¿Lo has entendido? Ese tipo de cosas quedó atrás. Vamos a pretender que nunca ocurrió. -Al menos este era el consejo que el padre de Emma siempre dispensaba cuando se enfrentaba a las travesuras de sus hijos. Sin embargo Emma no estaba segura de que se pudiera olvidar siempre.

Harriet la estudiaba con una intensidad desconcertante. -¿Nunca ha hecho algo malo en su vida, Lady Lyons?

– Por supuesto. Todos lo hemos hecho.

– Na. No estoy hablando de robar una galleta de la bandeja del desayuno. Quiero decir algo verdaderamente perverso. Pecaminoso. Siendo mujer adulta. Algo que te mantenga despierta por la noche.

Emma negó con la cabeza. -Una dama nunca lo preguntaría, y te guste o no, por las buenas o las malas, serás una dama. Ahora vete a dormir. Tu voz está molestando a las demás.

Harriet se hundió en la cama, solo para apoyarse en un codo. -No la traicionaré si es buena conmigo.

Emma se giró al pie de la cama, el vello de la nuca erizado. -¿Traicionarme? -Sabía que era mejor ignorar la pulla-. ¿Qué estás diciendo?

– Tu rival, madame. Esa pecho plano de Lady Clipstone. Mandó cartas a los padres de todas las chicas ofreciéndoles instrucción gratis tres meses.

Emma achicó los ojos. -Esa vengativa mujer.

– Sí. ¿Y quieres oír lo peor?

– No, no quiero. -Aunque naturalmente, Emma quería.

– Está tratando de llevarme. Moi. Allí. Esto es una lección de francés para usted. ¿No está orgullosa?

Emma sintió que estaba al borde de una fosa séptica. -¿Por qué, dime por favor, Lady Clipstone querría llevarte, Harriet?

Harriet se golpeó la sien con el índice. -Para agarrar este viejo cerebro de aquí.

– ¿Agarrarlo para qué? -preguntó Emma vacilante-. Acabas de comenzar tu vida como joven dama.

– Bueno. Tengo el desván lleno de secretos, ya sabe. Lo veo y lo escucho todo.

– Ves y escuchas todo -dijo Emma con voz resignada-. Llevas aquí menos de quince días. Imagino que no ha habido nada que ver u oír muy interesante.

– Se equivocaría, entonces, -replicó Harriet con sonrisa sagaz. -Soy como un ratoncito, estoy en todas partes.

Emma la miró apenada. -Bueno, lo que sea que imaginas que has visto u oído, confío que te lo guardes para ti misma. Tienes que concentrarte en tus lecciones, Harriet.

– ¿Mordería la mano que me da de comer? -se burló Harriet-. Demonios, no es probable, ¿verdad?

Emma respiró. -Espero que no.

– Me quedo con usted en lo bueno y en lo malo, Lady Lyons.

– Que afortunada soy -murmuró Emma volviéndose a las otras camas. ¿Cómo, en nombre del cielo, iba a transformar a esta problemática muchacha en una dama?

– Mantenga la barbilla alta mañana, Lady Lyons. No la deje tirarla al suelo.

– ¿Qué quieres decir? -preguntó Emma con los dientes apretados.

– Quiero decir que cuando Lady Clipstone… que una vez que olfatee el escándalo, y ese “Lobo” es un escándalo si alguna vez vi uno, bueno… -se pasó la mano por la garganta-. El fin.

Emma achicó los ojos. -¿Crees que es tan fácil derrotarme?

Harriet se deslizó bajo la colcha. -No conmigo a su lado. Usted rasca mi espalda y yo rascaré la suya. ¿Hacemos el trato?

– Antes haría un trato con el demonio, Harriet. Pero… si tengo que darte la mano para ganar tu confianza, lo haré.

Harriet esperó otros quince minutos antes de poner sus pies desnudos en el suelo, y comenzó a despertar al resto de las muchachas. -Bien -dijo, mientras las otras doce bostezaban resentidas -. ¿Quién quiere divertirse esta noche?

La señorita Lydia Potter cruzó los brazos sobre su prominente busto. -Mi idea de diversión no es andar corriendo por un húmedo callejón para escudriñar por la ventana de otro burdel.

Harriet la miró con desprecio. -¿Quién quiere ver al duque y defensor de Lady Lyons en carne y hueso?

Una a una las otras muchachas dejaron la cháchara de lado y miraron a Harriet desconcertadas. -¿Qué quieres decir? -preguntó una de las delegadas.

– Quiero decir exactamente lo que he dicho -respondió Harriet-. ¿A alguien le interesa? ¿O estáis demasiado asustadas como para darle un buen vistazo al tipo de hombre con el que aspiráis a casaros?

Una chirriante voz femenina invadió su placentero sueño. Por un instante pensó que era Emma otra vez. Luchó a través de su confusa mente drogada por responder… ¿Risitas al pie de la cama? Seguro que no era ella haciendo esos ruidos molestos.

Se estremeció, esforzándose por contestar. Finalmente abrió los ojos y vio el rostro travieso de una señorita, cuya maliciosa sonrisa le despertó como si le hubiesen tirado un balde de agua fría a la cara. Su mano estaba retirando las sábanas.

– ¡Renacuajo del demonio! -gritó molesto-. ¿Dónde está mi espada? ¡Voy a cortarte la maldita cabecita!

La chica bailó hacia atrás, fuera de su alcance. Para su disgusto, descubrió un grupo de muchachas detrás de ella, mirándole desde la puerta con ojos enormes y espantados.

Él se levantó tambaleante, zigzagueó varios pasos a través de la habitación, con la ropa de cama enrollada en las piernas. Las muchachas se alejaron con grititos miedosos. Pronto se dio cuenta que Emma no estaba entre el grupo de tontas féminas gritonas, y súbitamente, mientras el vértigo lo sobrecogía, se preguntó si todavía estaba soñando.

– ¡Váyanse, plaga de duendes! -gruñó, agitando la mano con gesto amenazador.

– Entonces este es el aspecto de un Duque -murmuró atrevidamente una de ellas-. Nunca hubiera adivinado que fueran tan grandes.

¿Tan grande? ¿Se verían partes impropias del cuerpo? Extrañamente había perdido cualquier sensación de cintura para abajo. Pero al parecer, todavía llevaba puesto los pantalones bajo la bata. Sentía los pies como losas de piedra.

Como a través de la niebla, escuchaba gritos ahogados de terror, y las observaba escurrirse en la oscuridad como tímidos ratones. Que osadía. Molestar a un hombre dormido solo para chillar de miedo, como si él hubiera instigado esta humillación, tan débil como… ¿cómo había dicho ella antes? Como una mariposa.

Hizo un torpe esfuerzo para echarlas, o por lo menos decirles que se marcharan. Pero la dosis del sedante que Heath Boscastle había insistido que tomara, hubiera puesto a un hombre menos fuerte que él a dormir durante tres días. A Adrian, con su resistencia de acero, la haría efecto sólo hasta la mañana. En ese momento le atontaba.

Por principios, bramó una vez más para demostrar su ira, y se volvió a grandes pasos a la cama. La cabeza latía con fuerza. Sentía los miembros torpes y descoordinados.

Por la mañana, tal vez recobraría fuerzas suficientes para perseguir a los impertinentes ratones, e informarles que no era hombre con el que se pudiera jugar. Pero no antes de encontrar a Emma Boscastle sola, para disculparse por haberla ofendido.

Para ser honesto, no estaba arrepentido por lo que había pasado. El placentero interludio entre ellos había sido el único momento luminoso de su sombrío retorno a Inglaterra. Era posiblemente el único ser humano, y sin duda la única mujer, que había mostrado genuina preocupación por su bienestar sin pensar en recibir algo a cambio. Él siempre había sentido una extraña debilidad por una mujer con agudo ingenio.

Casi todos en este detestable país se habían postrado a sus pies al enterarse que era heredero de un duque. Como si esa desgracia de nacimiento lo elevara de estatus.

Desgracia de nacimiento. Durante sus años de aprendizaje, eso era exactamente lo que Adrian había llegado a creer que era su existencia. Una desgracia. La consecuencia del pecado.

Y no le había importado particularmente si esa creencia era verdadera o no. Hasta unas horas antes, cuando Emma Boscastle había robado unos confites de la tarta de boda para complacerle.

Emma se había ido a la cama con la débil esperanza de que al despertar, descubriría que el día anterior no había ocurrido realmente. Pero lo primero que pensó al abrir los ojos, fue en él. Su herido Lord escandaloso. Lord Wolf mintiendo, acostado. ¿Todavía herido, o esperando? No tenía ningún precedente sobre el que especular.

Sin embargo, estaba bastante segura de que, cuando se enfrentara durante el día a sus estudiantes, esos salvajes brotes de futuras mujeres, sería capaz de quitarse de la mente a Adrian Ruxley y reanudar sus asuntos cotidianos. Las exigencias de la enseñanza nunca dejaban que se distrajera.

Llovía levemente y el carbón de la chimenea se había acabado, dejando olor a cenizas antiguas, y humedad en la habitación.

Se acurrucó bajo el edredón y escuchó las ruedas de los carruajes salpicando agua, y los cascos de los caballos en los charcos de la calle. A través del rítmico repiqueteo en el techo de la casa, escuchó tenuemente los gritos de los vendedores de pasteles ofreciendo sus artículos recién horneados. Su estómago vacío gruñó.

Súbitamente sintió un apetito voraz, hambre de algo más substancial que su acostumbrado desayuno con té, tostada, y una delgada loncha de queso blanco. Tal vez carne mechada y pastel de cebolla. Una comida para hincar el diente.

Se levanto lentamente de la cama. Sentía el cuerpo inexplicablemente exuberante y ágil. Incluso el aire frío parecía acariciar su piel.

Cómo había osado.

¿Habría tenido una noche tranquila?

Se lavó animadamente con su precioso jabón español de flores de naranjo, generalmente reservado para las ocasiones especiales, como apariciones en la corte, o mañanas de Navidad. Bueno, hoy era un día especial. El día en que ella volvía a la vida ordinaria que había escogido. Y a las jóvenes damas, cuyos padres se las habían confiado para que inculcara en sus hijas los más altos valores.

Preguntó por Lord Wolverton en el desayuno y Heath le informó que aparentemente Adrian continuaba con vida, aunque dormido. Emma tuvo miedo de preguntar qué quería decir con eso.

Por ahora parecía mejor dejar dormir a los lobos. Si Adrian había pasado una noche tranquila, era más de lo que podía decir de sí misma.

– Si estás preocupada por él -agregó Heath tras el diario de la mañana-, estaré feliz de acompañarte a su habitación.

Ella negó, descartándolo. -Tal vez más tarde. Tengo un día muy ocupado. Es posible que lo visite cuando tenga oportunidad de descansar.

Él levantó una ceja, al menos eso fue lo que imaginó, pues todavía tenía la cara tras las noticias de la mañana. Ella solo podía asumir que todavía no había ninguna mención en los diarios de la pelea en la boda.

– ¿Puedo darle recuerdos de tu parte mientras tanto? -le preguntó, mientras ella se levantaba de la mesa.

Ella suspiró. -Por supuesto.

– Y le explicaré -continuó con tono casual-, lo ocupada que estas. Demasiado ocupada como para sentarte al lado de su cama.

Ella se quedó mirando la puerta. Se recordó lo mucho que quería a sus cuatro hermanos. Realmente los quería, aunque la provocaran. -Deberías decirlo de una manera menos brusca.

– No te preocupes por los sentimientos de Wolf, Emma. No es del tipo que solloza por la falta de cortesía.

– Estoy segura de ello.

– Yo me ocuparé de él por ti -susurró él.

Ella agarró el pomo de la puerta. -Es un consuelo para mí.

Él soltó una risita. -Sabía que lo sería.

CAPÍTULO 07

Adrian se despertó más tarde esa mañana, con un leve dolor de cabeza que le recordaba los vergonzosos sucesos que lo habían llevado a esa humillante situación. Inmediatamente pensó en Emma y se preguntó cuando la volvería a ver, o si ella intentaría ignorarlo. Bostezó, y acababa de abrir las cortinas de la cama, cuando escuchó a una mujer detrás de la puerta. No sonaba como la voz suave y agradable de Emma. Tal vez era una de las ratoncitas que la noche anterior habían encontrado divertido estudiarlo mientras dormía.

Se levantó, llegó a la tumbona de satén rosa e intentó acomodar su gran cuerpo en los cojines bordados, en una pose masculina e intimidante. El esfuerzo hizo que las sienes le palpitaran levemente en protesta; era un dolor sordo que podía ignorar, y que pronto desapareció.

Sonó un leve golpe en la puerta. Una voz de mujer preguntó, -¿Está despierto, Lord Wolverton?

Él levantó las cejas. Esa no era la voz de un ratón. -Sí.

– ¿Podemos visitarle? Soy la esposa de Heath, Julia, y mi prima política, Charlotte. No me quedaré mucho tiempo.

Ah Julia, la esposa de su anfitrión, Lord Heath. Definitivamente, no era el tipo de dama que acosa a un extraño mientras duerme. Su esposo era otro tema. Adrian sonrió recordando el escándalo que esta pelirroja, hija de un vizconde, había causado justo antes de su matrimonio, el año anterior. Por turnos, Londres se había escandalizado y deleitado cuando había dibujado un bosquejo con las partes poco respetables de Heath, en una caricatura de Apolo, y lo había perdido, solo para descubrirlo impreso en los periódicos.

– Por favor, Julia, entre.

– Qué bien. Está despierto -dijo ella aliviada-. Y hambriento, espero. ¿Quiere que le diga a su ayuda de cámara que suba a afeitarle, ¿Antes, o después del desayuno? Ha estado toda la mañana con sus artículos personales. Tiene un plato de huevos con tocino, caliente. Nunca pensé que le vería postrado, Adrian.

Se apoyó en el degradante mueble. Lo que a él le habría gustado era ver a Emma al lado de Julia, en vez de a la compañera rubia y atractiva, que no había bajado sus ojos azules lo bastante rápido para ocultar la risa en ellos.

Suspiró. Solo porque había prometido no recordarle a Emma la-noche-que-nunca-pasó, no significaba que hubiera perdido la esperanza de tener otra oportunidad. Súbitamente se sintió irritado por lo fácilmente que había forzado sus afectos, al haberla empujado prematuramente a la intimidad.

– ¿Lord Wolverton? -preguntó Julia, aparentemente preocupada por su momento de distracción-. ¿Mando a buscar el doctor? ¿Se siente mal?

– Tal vez deberíamos llamar a Lady Lyons -dijo Charlotte desde la puerta.

– Espera -dijo Julia, con ojos chispeantes-. Está enseñando modales en la mesa esta mañana. Ya sabes cómo le desagrada que la interrumpan en medio de esa enseñanza tan crucial.

Modales en la mesa. Adrian contuvo una sonrisa. Podía escuchar su voz refinada mientras reiteraba a sus debutantes la importancia de no ensartar las arvejas con el cuchillo.

– Lord Wolverton -dijo Julia otra vez, un poco más fuerte-. Deje que le mire los ojos.

Él parpadeó. Era una mujer alta, imponente, y aparentemente no se podía ignorarla. Supuestamente Heath Boscastle había estado enamorado de ella durante años, y casi la había perdido cuando se marchó a la guerra. Ahora que lo pensaba, a Adrian le pareció recordar que el asunto amoroso había surgido después de que Julia le disparara en el hombro. Asumió que había sido un accidente. No podía estar totalmente seguro. Los Boscastles tenían tendencia a casarse con compañeras de corazón fuerte, que contribuían a perpetuar la apasionada casta.

– ¿Por qué me quiere mirar los ojos? -exigió a Julia de repente.

– Para juzgar cuan alerta está.

– La estoy respondiendo ahora, ¿No es verdad?

Julia levantó las cejas. -Sabes, Charlotte, después de todo no sería mala idea ir a buscar a Emma.

– ¿Por qué? -le preguntó Charlotte divertida.

– Porque está acostumbrada a tratar con intratables.

– Y con los socialmente descastados -agregó Charlotte, con su boca curvándose en una sonrisa.

– Perdonen -dijo Adrian-. ¿Ustedes dos vinieron a burlarse de mí?

– Solo estamos pensando en su bienestar -dijo Julia con tranquilidad.

– Mi bienestar. -¿Había estado tanto tiempo fuera de Inglaterra que las mujeres se habían vuelto liberales al expresar sus opiniones? ¿O era influencia de los hombres Boscastle? No es que fuese a pensar mucho en el tema, pero si se casaba alguna vez, apreciaría a una mujer que no se asustara de su sombra. O de él.

Matrimonio. Supuso que es lo que se esperaría de él, si decidía aceptar su legado. La crianza de hijos y caballos era parte del paquete, y no era una posibilidad desagradable para el futuro.

– Recalcitrante -masculló él-. Desahuciado.

Julia rió. -Tal vez lo último sea una exageración, pero tiene que entender que mi cuñada es la que cuida de la familia. Y, bueno, todos estamos un poco intimidados por ella.

– ¿Un poco? -dijo Charlotte riendo.

¿Intimidados? Adrian sonrió por dentro. En cierta forma podía entender cómo podía intimidar Emma. Él lo había estado, hasta que se habían quedado solos y se había suavizado, bajando la guardia.

– A lo que ella se refería -dijo Charlotte-, es a que Emma dedica su atención intensamente a aquellos de nosotros en que percibe alguna carencia

Otra persona entró en la habitación antes de que Adrian pudiese reflexionar sobre esta revelación. Levantó la vista con la esperanza que pudiese ser la misma Emma, para dedicarle toda su atención. Era su hermano Heath.

– ¿Nuestro héroe está demostrando su carencias esta mañana? -preguntó irónico, aparentemente al menos, había escuchado la última parte de la conversación.

Se fue directo al lado de su esposa y pasó un brazo por su cintura. -Lo que estábamos discutiendo -dijo Julia, apoyándose cómodamente en el brazo de Heath-. Es que Emma se siente bien ayudando a aquellos que lo necesitan.

– Ah -sonrió Heath-. Me temo que es cierto. Mi hermana probablemente se va a inquietar por ti sin misericordia, mientras permanezcas bajo sus cuidados.

– ¿En serio? -Adrian logró parecer educado, pero desinteresado, aunque estaba pendiente de cada palabra. Bajo sus cuidados. ¿Por qué esa frase era tan atractiva?-. Lo haré lo mejor posible para no necesitar su atención -dijo después de una breve vacilación.

Heath encontró su mirada. -Es una buena idea.

He ahí una advertencia. Adrian había fallado al intentar ocultar su interés por Emma.

– Mi hermana nunca es más feliz -continuó Heath-, que cuando está inculcando modales en quien no los tiene.

– Espero que pueda olvidar lo que ocurrió ayer -dijo Adrian con una sonrisa débil. Y ni mencionar anoche. ¿Podría perdonarlo? ¿Podría hacerla creer que lo que habían hecho era tan poco común para él, como lo había sido para ella?

Heath se encogió de hombros. -Ella estaba como siempre en el desayuno.

Adrian se movió en la tumbona. Se sentía amanerado, con las piernas cruzadas a la altura de los tobillos, para que los pies no le quedaran colgando en el aire.

– Hablando del tema -Heath continuó, pero dirigiéndose ahora a las damas-, vuestro Lobo se ve delgado y hambriento. ¿Qué os parece si le damos un desayuno para fortalecerle, antes de que llegue el doctor?

Adrian gruño. Tuvo en la punta de la lengua insistir que no había nada malo en él, que requiriese la visita de ese charlatán. Pero algo lo detuvo. Cruzó los brazos en la nuca.

Y supo qué… o más bien quién… era.

Si Emma tenía necesidad de prodigar su atención con alguien de malos modales, había encontrado la horma de su zapato en Adrián. Nunca un hombre había necesitado más mejorar. Se preguntó relajadamente si ella sería capaz de enfrentarse al desafío. Y como podría presentar su caso, de manera que ella no pudiese rechazarle, y que no ofendiese a su familia.

Emma no podía concentrarse.

Su rostro de invadía constantemente sus pensamientos.

Ese rostro duro, fascinante. Era raro, reflexionó, pero desde cierto ángulo, la luz captaba sus huesos poderosos, y él parecía tan frío y distante como un dios nórdico. Sin embargo, cuando sonreía o se burlaba, parecía vulnerable, simplemente un hombre que había perdido el rumbo.

Se quedó mirando el manual de etiqueta que había estado leyendo en voz alta. No pudo encontrar donde se había quedado. Ni siquiera pudo recordar de que iba, ah sí, modales en la mesa. Tan esencial.

– Cazando moscas, ¿No? -preguntó Harriet, con voz desvergonzada, consiguiendo que la atención de Emma volviera de un salto al presente

Se aclaró la garganta. Ahora hasta una chiquilla desharrapada se creía con derecho de llamarle la atención. -Se aprenden modales en la mesa prácticamente desde el nacimiento -dijo, sintiendo la calidez de lo familiar-. Una niñera diligente no deja nunca que el niño a su cuidado coma huevos sin un babero de lino limpio. E incluso el bebé más pequeñito debe aprender a no manchar.

Se detuvo, distraída al ver a una alumna desplomada en el pupitre. -Dios del cielo -exclamó -. ¿Está durmiendo La Srta. Butterfield? Esto no debería ocurrir nunca.

– La culpa la tiene Harriet -refunfuñó una de las chicas-. Anoche nos tuvo despiertas a todas.

Emma dejó su libro en el escritorio con un ruido leve. -Amy, Amy.

La Srta. Butterfield despertó con un sobresalto, avergonzada. Las demás alumnas sonrieron malignamente. Nunca era agradable ser la parte receptora de los reproches de la Sra. Lyons, pero era un entretenimiento maravilloso ser testigo de la regañina a una compañera.

Emma frunció el ceño. La imagen de unos ojos avellana y una boca sensual, burlándose en su mente. Su concentración se alteró. Esto no iba a dar resultado. ¿Cómo era posible que un hombre al que había conocido el día anterior, se inmiscuyera en los principios que la guiaban?

No había ocurrido. Él lo había prometido.

Subió el volumen. -Nuestra próxima discusión será como tomar una cuchara y tenedor.

Harriet se repantigó en la silla con un gran suspiro. -¿Seguimos hablando de ese aburrido tema?

– Es culpa tuya, Harriet Gardner -explotó la Srta. Butterfield, con lágrimas de rabia en los ojos -. Se molestó conmigo porque nos mantuviste despierta toda la noche con tus vulgares juegos.

Emma palideció. Otro hilo se desenredaba.

– ¿Juegos vulgares? -Se acercó a la silla de Harriet-. Espero haber escuchado mal. ¿No te escabullirías anoche llevándote a las otras niñas? ¿No las involucrarías en tu antigua vida?

Harriet agachó la cabeza con actitud sumisa. -No, Lady Lyons, por mi humilde alma, no soy culpable del crimen por el que soy injustamente acusada.

La Srta. Butterfield saltó de su silla. -¡Tú, inmunda niñita de alcantarilla! Dile lo que hiciste, entonces. Díselo, Harriet Gardner.

Harriet levantó la cabeza de golpe. Con los puños en alto saltó disparada de su silla, como un púgil, solo para ser detenida por la mano de Emma. -¿A quién malditos infiernos, estás llamando sucia, quiero saber? ¿Quién…?

Emma amordazó la boca de Harriet con su otra mano, sofocando lo que sabía que serían una retahíla vergonzosa de palabrotas, capaz de sacar ampollas a los oídos. La Srta. Butterfield sonrió maligna, para ser empujada por el codo de Charlotte Boscastle de regreso a su silla.

Otra niña saltó en su lugar. -No salió de la casa, nos hizo subir las escaleras a todas, para que echáramos un vistazo al heredero del duque.

– ¿Al heredero del duque? -dijo Emma, horrorizada-. ¿Molestó a Lord Wolverton? -Retiró la mano de la boca de Harriet-. ¿En qué estabas pensando?

Harriet retrocedió. -Solo quería darle un vistazo al Señorón mientras dormía. Eso no es un crimen, ¿verdad?

Una de las más jóvenes habló. -Ella nos ordenó mirarle mientras dormía, Lady Lyons. Nos dijo que si buscábamos casarnos con un duque, teníamos que saber cómo se veía uno en la oscuridad.

Emma no se atrevió a preguntar qué habían visto.

Menos de una hora después, Adrian estaba reconsiderando la sensatez de prolongar su recuperación como método poco honrado para atraer la atención continuada de Emma. Ni siquiera sabía si podría permanecer postrado otro día más. Los rudos hombres que habían peleado bajo su mando, se desternillarían si le vieran tomando el desayuno en la cama.

Él, que había rehusado beber brandy cuando un cirujano lo había suturado desde la muñeca al omóplato, con solo un palo apretado entre los dientes para reprimir los gritos de dolor. Infiernos. El cirujano estaba borracho, y sudaba más que Adrian.

Si se quedaba una hora más en esta casa, sería solo por una razón. Que no tenía absolutamente nada que ver con heridas ni debilidad. Tenía que ver con su deseo de estar cerca de Emma Boscastle.

Y como ella había dejado dolorosamente claro que no deseaba tener nada más que ver con él, tendría que ser un poco más sutil acerca de como arreglárselas con eso. Tendría que comportarse. Y como nunca antes se había preocupado de producir buena impresión, y como era cualquier cosa excepto sutil en sus maneras, se daba cuenta de que tenía un problema.

Así que se quedó en la cama un rato más, sin hacer nada, estudiando las agujas de la iglesia y el cielo gris que se veían por la ventana.

Desafortunadamente, no había reflexionado mucho, cuando apareció otra visita interrumpiendo su concentración. Él gruñó por dentro al reconocer al primo de Emma, Sir Gabriel Boscastle, jugador agradable y soldado experimentado, con un sombrío sentido del humor, que había caminado por el lado peligroso de la vida unas cuantas veces. En el pasado, había tenido peleas con sus primos de Londres. Y parecía que las dos facciones de la familia habían hecho las paces. -Miren a nuestro pequeño paciente. Escuché que ayer arruinaste una silla en perfectas condiciones con tu cabeza.

Adrian gruñó. Gabriel era un hombre entre los hombres, un mujeriego, y había vivido tantos años como él al margen de la sociedad. -Estoy dispuesto a saltar de la cama y estrangular a la próxima persona que me recuerde ese hecho humillante.

Gabriel le obsequió con una gran sonrisa. -Al menos pusieron a descansar tu cabeza en lindos cojines de seda. ¿Quieres que te traiga flores?

Adrian se rió de mala gana. -Creo que podría empezar a leer revistas de moda.

– Dejando las bromas de lado, ¿estás bien? -preguntó Gabriel columpiando sus largas piernas en un banco.

– ¿Qué aspecto tengo?

Gabriel negó con la cabeza. -Diría que espantosamente peculiar en esa tumbona. De todas maneras, ¿Por qué continúas aquí todavía?

– Supongo que me divierto fácilmente.

Gabriel bajó la voz. Había nacido con la belleza oscura de los Boscastle y su pasión por la vida. -No sabes lo que te puede caer encima.

Adrian se echó hacia adelante con su interés despertado. -Explícate.

– Escápate, amigo mío, mientras tengas oportunidad. Este no es un lugar para hombres como nosotros, que valoran su libertad.

– Supongo que te estarás refiriendo a las jóvenes damas de la academia -replicó Adrian -. Creo que las puedo mantener a raya.

– Demonios, ellas no -dijo Gabriel rudamente-. Me refiero a la directora, Emma. Márchate a toda prisa y salva tu vida, antes que sus guantes te sujeten con sus delicadas pero mortales garras.

Ahora la curiosidad de Adrian no solo estaba picada, sino que se había despertado sin control. -¿Huir de Emma? Ella tiene la mitad de mi tamaño -reflexionó él. Y más del doble de su peso en espíritu.

Gabriel sonrió sombríamente. -Cuando se entere de tu miserable pasado, moverá cielo y tierra para convertir tu vida en correcta y decente.

Adrian se aclaró la garganta. Le gustaba lo poco que sabía de Gabriel. Pero, francamente estaba más intrigado por las terribles amenazas sobre las intenciones de Emma, que desanimado. -Tengo que decirte, Gabriel, que si ella trató de redimirte, no hizo un buen trabajo.

– Algunos de nosotros estamos más allá de la redención -respondió Gabriel sin ofenderse-. Yo trato de evitarla todo lo que puedo. Por supuesto tú no puedes elegir. ¿Sabes cómo la llama la familia? La delicada dictadora.

Adrian escondió su diversión tras una expresión insípida. Se le ocurrió que Emma había desarrollado su facilidad de liderazgo por necesidad, en una familia de personalidades dominantes. Una violeta delicada sería pisoteada a temprana edad en este clan.

– Supongo que yo habría hecho lo mismo al ver que la insultaban -reflexionó Gabriel-. De todas maneras, creo que debieras haberte agachado antes de arruinar esa silla.

– Gracias por tu buen consejo. -Adrian sacó un cojín de la espalda para arrojárselo al pecho a Gabriel-. Agáchate.

Gabriel cogió el cojín con una gran sonrisa. -Después no digas que no te avisé. Yacer herido aquí te hace el blanco ideal para una de las cruzadas de mejora de Emma. Es realmente doloroso cuando decide redimirte, porque, bueno, hay algo en ella que hace que un hombre desee ser mejor. Ella predica. Tú pretendes escuchar. Y entonces, antes de darte cuente, empiezas a oír su voz como un ángel de tu conciencia, en el hombro, justo cuando estás tentado a pasar un buen rato.

– Bueno, ella no va tener suerte con nosotros a la larga.

– En mi opinión, no. -Gabriel volvió a tirar el cojín de vuelta a la tumbona-. Pero eso no significa que ella no vaya a tomarlo como un desafío, y atormentarnos mientras tanto.

Adrian rió. Nadie, que él recordara, lo había tomado nunca como causa. Sonaba casi agradable.

– Ella mejora a muchachitas, Gabriel, no a soldados con cicatrices de batallas, como tú y yo.

Gabriel retrocedió hacia la puerta. -Bueno, sigue creyéndolo. Ella te puede pulir con cera de abejas para una de sus debutantes. Se lo podría sugerir antes de marcharme.

– ¿Por qué, en el nombre de Dios?

Gabriel sonrió. -Porque mientras tenga las manos ocupadas con un pecador, no es probable que trate de reformarme. No dejes que su delicada apariencia te engañe, Adrian. Emma es igual a sus hermanos cuando se trata de obtener lo que quiere.

A Emma le empezaron a palpitar las sienes con fuerza. ¿Qué se había apoderado de ella, para hacerla creer que podría convertir a una niña de las alcantarillas de Seven Dials, en una dama?

Un vistazo a Lord Wolverton mientras dormía.

¿Había estado siquiera dormido? -¿A qué hora perpetraron esa intromisión imperdonable, Harriet? -preguntó con voz ahogada.

Harriet encogió sus delgados hombros. -No mucho después de su patrulla nocturna.

– No es una patrulla -dijo Emma molesta-. ¿Estaba lord Wolverton despierto durante vuestra fechoría? -exigió ella.

– ¿No lo escuchó? -dijo Harriet con una sonrisa-. Roncaba tanto que parecía que iba a tumbar las paredes.

– Debería devolverla a sus tugurios, Lady Lyons -sugirió Lydia Potter-. Mis padres estarían muy disgustados si se enteraran de que estoy codo a codo, con gente como ella.

Harriet sonrió, maligna. -Esta noche, mientras duermas, voy a meterte una gran araña marrón por la nariz.

Emma cogió a Harriet por el brazo. -Tú no harás nada de eso. Por favor, Harriet. Compórtate.

– ¿Por qué se molesta? -preguntó Harriet, como si fuera algo que hubiera escuchado miles de veces-. Soy una causa perdida. Todos lo saben. Terminaré mal y arrastraré conmigo al resto cuando caiga. ¿Por qué diablos molestarse?

Lo dijo sin pena ni desafío, como si se hubiese resignado hacía mucho tiempo. Emma se sintió desgarrada. Tenía obligaciones hacia sus alumnas de pago, promesas que había hecho a sus padres, de que sus hijas saldrían del capullo de la torpeza, transformadas en encantadoras mariposas sociales.

Pero nadie quería ayudar a las niñas de las calles de Londres, los huérfanos, los abandonados, los explotados. ¿Eran realmente casos sin esperanza? Seguramente no todos. Seguramente una mujer con conciencia no podría dormir por las noches sin intentar solucionarlo.

Le soltó el brazo a Harriet. -Lo intentaré una vez más. -Recogió el manual del escritorio-. La invención de los utensilios para comer, precede a la rueda.

– Bueno, demonios -dijo Harriet-. ¿Quién lo hubiera adivinado? ¿O importado, de cualquier manera?

Emma continuó como si no hubiese notado la interrupción. -¿Alguien sabe lo que se dice para distinguir a un caballero -y me encojo con solo decir la palabra- de un ignorante?

– ¿Sus ancestros? -preguntó brillantemente la señorita Butterfield.

– No. -Emma permitió que una fugaz mirada de desdén apareciera en su aristocrático rostro -. Es el uso de un tenedor.

– Un tenedor -dijo Harriet-. Vaya, pueden pegarme un tiro.

– …sobre una cuchara -continuó Emma calmadamente-. El uso de un tenedor sobre una cuchara, separa al caballero de sus inferiores. Y me atrevo a decir que todavía criamos campesinos en nuestra orgullosa isla, que prefieren comer con una pala, tan desastrosas son sus maneras en la mesa.

Harriet la miró con suavidad. -Lady Lyons, si piensa honestamente que comer con cuchara es el peor crimen que un hombre puede cometer, estoy dispuesta a mostrarle que no es así.

– Por favor, no -dijo Emma rápidamente. Presionó un nudillo en la vena que le parpadeaba bajo la ceja derecha. Sentía que su cabeza iba a tener una poco delicada explosión-. En realidad, creo que es un buen momento para que tomen sus chales y den un paseo por el jardín con sus cuadernos de dibujo. Espero que esbocen con todo detalle cualquier bonito objeto que les llame la atención.

– Yo sé lo que Harriet va a dibujar -dijo la señorita Butterfield con voz desagradable.

Harriet resopló. -Bueno, puedo decirte que no sería la primera en dibujarlo en ezta casa.

– Ve arriba, Harriet -dijo Emma tajante-. Lee un libro… o duerme una siesta.

– ¿Una siesta?

– Por ningún motivo vas a molestar a Lord Wolverton otra vez, ¿me oyes?

– Todo lo que desee.

– Muy gracioso Emma -dijo Charlotte, echándose apresuradamente la capa en los hombros mientras las niñas salían en fila de la sala-. Tendré que acompañarlas. Harriet es capaz de empezar una revuelta si se queda sin vigilancia.

Emma suspiró. -Lo sé.

– ¿Qué vas hacer con ella, Emma? Es bastante incorregible.

– No estoy segura.

– Yo estaría tentada de sacarla de una oreja.

– Yo también estoy tentada, créeme. Y sí, ya sé que todos creen que estoy un poco loca por tratar de reformar una muchacha de la calle, en primer lugar. Y tal vez lo estoy.

– Tal vez todos los demás estén equivocados -Charlotte ofreció una sonrisa compasiva-. Has hecho maravillas con algunas de tus estudiantes.

– He tenido modestos éxitos.

De hecho, había cumplido su deber con tres casos de altruismo que había tomado bajo su ala. Una había llegado a ser una competente ama de llaves, su hermana se había casado con un juez. La tercera era una dedicada maestra de escuela en Gloucester, que estaba prometida con un boticario.

Nadie sabía cómo esos pequeños triunfos le habían levantado el ánimo a Emma. Cómo su misión personal de transformar a toda Inglaterra en un refugio refinado la había ayudado a superar la pena sorda que la había embargado al perder a un hermano, a su padre y a su esposo, en un período muy corto de tiempo.

Tal vez era pura arrogancia Boscastle creer estar imbuida con el poder de mejorar a otros.

Al menos en su caso, al contrario que sus hermanos, ella había canalizado el espíritu Boscastle para bien de la humanidad.

Hasta la noche anterior.

La noche anterior… cuando había comprobado, aunque fuese a sí misma, que Emma Boscastle en realidad no era diferente, o mejor que el resto de los miembros de su familia, inclinados al escándalo. Era posiblemente la más perversa del lote, y si era verdad, bueno, no había nadie en la familia para continuar su labor.

Adrian se frotó con una toalla su lisa mandíbula. Su ayuda de cámara, Bones, podía afeitar a un hombre en menos de un minuto. También podía degollar a uno si era necesario, un talento útil para el subalterno de un mercenario e improvisado sepulturero, pero uno que difícilmente lo dejaría en buen lugar con la sociedad inglesa. Ellos se habían conocido defendiendo a la compañía de las Indias Orientales de los piratas franceses en el Golfo Pérsico, siendo su deber evitar el crecimiento de la industria francesa. Un año más tarde Bones había perdido un ojo mientras defendía Lahore, y como consecuencia se había ofrecido como ayuda de cámara de Adrian, para navegar a Java bajo las órdenes de Stamford Ruffles. Bones había hecho su parte para que los británicos tomaran Batavia.

– ¿Cómo estoy? -preguntó Adrian, agachándose para examinarse el rostro en el espejo de cuerpo de borde dorado.

– Un verdadero cuadro de buena salud, milord.

– Eso es lo que temía.

– ¿Perdón?

Adrian miraba su tez bruñida por el sol, con desagrado. -No parezco tener algo malo.

– Verdaderamente no lo parece -el ayuda de cámara estuvo de acuerdo-. Creí que había dicho que nunca se había sentido mejor en su vida, que había pasado algo que le había sacado del bache.

– Maldición.

– ¿Milord? -preguntó Bones, ocupado guardando jabones y navajas.

– Tu preparaste a algún hombre para su funeral después de la batalla del Punjab, ¿no? -preguntó Adrian.

– ¡Ay! a más de uno. Era lo menos que podía hacer, sin ningún profesional que pudiera preparar sus cuerpos para enterrarlos. Me pareció compasión artística. Acuérdese que por algún tiempo quise trabajar en el teatro.

– ¿Crees que podrías hacerme parecer un poco menos sano? -lo interrumpió Adrian-. No mortalmente enfermo, ¿entiendes? Solo un poco enfermo. Un hombre que te parezca que necesita un poco de ternura.

– Podría hacer que se viera como si le hubiesen pisoteado un rebaño de elefantes -dijo Bones con aire contemplativo-. O un carruaje, teniendo en cuenta que estamos de vuelta en lo que llamamos, dudosamente, mundo civilizado.

– Dudo que necesitemos llegar a esos extremos -dijo Adrian pensativamente-. Dar la impresión de tener molestias, sería suficiente para mis propósitos.

Afortunadamente Bones no preguntó cuales eran esos propósitos. Ya estaba revisando los frascos de rouge y papel de arroz que estaban en filas ordenadas en el tocador. -Ah, sí solo hubiese un poco de plomo blanco… ¿Está seguro de esto, milord? El médico está esperando afuera. Va a insistir que se quede en cama si no le ve bien. Sé lo que le desagrada estar quieto.

Adrian se dejó caer en el sillón, reclinándose con anticipación. -Tendré que seguir su consejo si lo hace, ¿verdad? ¿Quién soy yo para discutir con una mente superior?

A Emma le pareció que apenas habían pasado quince minutos de relativa paz, cuando se presentó otra crisis. Charlotte la interceptó en la puerta, con sus mejillas de color subido.

– Justo ahora iba al jardín -dijo Emma atando las cintas de su bonete de seda-. ¿Se han calmado las niñas?

– Las niñas están bien. -Charlotte hizo una pausa para respirar.

– Eso me recuerda, Charlotte. ¿Ha llegado alguna noticia de la sobrina del conde, o de cuándo llegará? Odiaría que fuese testigo de una de esas escenas con Harriet, en su primer día aquí. Cuando ella…

Charlotte espetó calmadamente. -Es él.

– ¿Qué? -Pero en su interior ya lo sabía. ¿Cómo no iba a ser así, si nada más había ocupado sus pensamientos?

– Es Lord Wolverton. -La voz de Charlotte era suave pero consternada-. Oí a los lacayos en la casa hablando de Heath. Parece que el médico acaba de examinar a Lord Wolverton, y se teme que ha empeorado. Ya nos advirtió que podía pasar.

Oh no. Un escalofrío puso carne de gallina en sus brazos. -Él se veía tan… vital cuando lo vi anoche -más bien demasiado vital-. Debería haberle visitado esta mañana. Todo es por mi culpa.

– Por supuesto que no -le aseguró Charlotte, siempre fiel a su patrona y prima-. Su condición empeoró durante la noche. ¿Por qué va a culparte alguien?

– ¿Durante la noche? -Emma se sumió en un silencio preocupado. Si bien no había animado los avances amorosos de Adrian, tampoco los había rechazado. Pensar que el esfuerzo del episodio no planificado pudiera ser el catalizador de su empeoramiento. No. Rehusó considerar una posibilidad tan humillante. ¿La pasión física de Emma Boscastle haciendo daño a un hombre? De repente se sintió levemente mal.

– ¿Lo viste, Charlotte? -Preguntó, con ojos oscuros como tinta de la preocupación.

– Sí, pero por pocos minutos, dejé a Julia con las niñas y acompañé al doctor.

– ¿Cómo se le veía?

– Un poco pálido, su piel se veía cerosa. No, no sé, bueno, no quería que pareciera que lo estaba examinando.

– Dios mío -a Emma le costaba imaginar su deterioro, habiendo dejado a un hombre cuya energía era sorprendente.

– Fue un caballero al respecto, Emma. Podría decirse que estaba esforzándose por ocultar lo que sentía. Un verdadero caballero de corazón, ese hombre, si es que alguna vez vi alguno, no me importa lo que haya hecho en el pasado. Incluso insistió en que no te molestara con las noticias de su recaída.

– Lo que tú hiciste, y muy apropiadamente.

Charlotte exhalo un sincero suspiro, mientras Emma pasaba a su lado en dirección a la escalera. -Sí, bueno, sé que me hubieras matado si no lo hubiera hecho.

CAPÍTULO 08

Mientras entraba en el dormitorio, Emma observó con preocupación que el médico de los Boscastle estaba inclinado al lado de Adrian. El aire olía a la fuerte esencia de compresas de hierbas y plumas quemadas. -¿Cómo está? -preguntó con una mirada preocupada al enorme hombre que yacía en la cama.

– Su pulso era correcto hasta su entrada, Lady Lyons -dijo el médico, sonando algo perplejo-. Tal vez la emoción de oír su voz después de lo que ocurrió ayer, lo haya causado.

– ¿Después de…?

– Perdóneme por recordarlo -dijo el médico ante la mirada consternada de ella-. Sé que es un incidente que a una dama le gustaría olvidar.

Él no tenía ni idea. Emma avanzó otro paso. La emoción de verla después de lo que había pasado… No podía estar refiriéndose a los sucesos de la noche anterior, a menos que Adrian se hubiese puesto a delirar y a hablar en sueños.

Se acercó de puntillas a la orilla de la cama. Desde la puerta él parecía más apagado que la última vez que lo había visto, lo que, considerando lo que le había estado haciendo, era un alivio.

Pero cuando giró la cabeza en la almohada, cuando sus desenfocados ojos momentáneamente tocaron los suyos, se estremeció por su obvio empeoramiento durante la noche. Su hermosa piel bronceada por el sol, había adquirido una palidez cerúlea. Oscuros círculos cavaban sombras sobre sus pómulos. El brillo diabólico de sus ojos avellana con párpados entrecerrados, solo podía ser signo de fiebre. -No parece él -exclamó.

El médico negó. -Estoy de acuerdo. Le hubiese aplicado sanguijuelas en las venas, si no hubiese armado un escándalo amenazando con patearme.

Ella respiró profundamente. -Tal vez debería atarlo. No me importa ayudar si lo necesita.

– Podemos esperar. Le acabo de dar una dosis elevada de opio. Lady Lyons, se la ve cansada. ¿No quiere sentarse?

– Gracias, pero no -su mirada horrorizada fija en el jarro de sanguijuelas al lado de la cama de Adrian. Pobre granuja. ¿Era posible que ni siquiera se hubiese dado cuenta anoche de que la estaba seduciendo? ¿Había ella, al dejarse seducir, aprovechado de un hombre que no estaba en sus cabales? Tal vez él no había sido el mismo. Tal vez él no había sabido lo que estaba haciendo.

– Cielo santo -susurró, retrocediendo y chocando súbitamente contra el poste de la cama, alarmando no solo al médico, sino sobresaltando a Adrian que abrió los ojos y la miró fijamente.

Una sensación de corriente eléctrica bajó por su espalda. Por un peculiar instante el pareció tan lúcido, que se sintió tentada a creer que se había recuperado de repente. Y entonces se desplomó de vuelta a las almohadas con un descorazonador gemido. No entendía que significaba su conducta.

Se volvió al médico. -¿Acaba de despertar, solo para caer inconsciente otra vez?

El escocés se inclinó sobre la forma inmóvil de Adrian, buscando el pulso de su cuello. -Parece dormir. Le drogué bastante. Creo que usted despertó sus pasiones y estimuló su respuesta.

– Yo ¿Qué? -preguntó ella con un avergonzado susurro.

– Los humores apasionados que gobiernan a un paciente… su gracia, es solo un viejo término médico, Lady Lyons. No quise decirlo en sentido literal, y menos ofenderla. -Él se levantó-. El olor de las hierbas está molestando a mis pulmones. Excúseme un momento mientras salgo a tomar aire fresco para aclarar mi mente. ¿Puede llamar a un lacayo? No creo que despierte por un tiempo.

Emma movió la cabeza. -Le esperaré hasta que regrese.

Adrian se sorprendió de lo culpable que se sentía por la preocupación de Emma ante su aparente y fraudulento empeoramiento. De hecho, se avergonzó de sí mismo por tratar de engañarla. La verdad era que disfrutaba de sus atenciones, y no estaba preparado para renunciar a ellas. Estaba aprendiendo que la preocupación de una mujer atractiva conllevaba una poderosa fascinación.

Ella le tocó el hombro susurrando que volvería a encontrarse bien. Su voz le hechizó. Adrian no podía recordar cuándo, o si alguna vez, había conocido una atracción tan pura y hermosa. Sin duda era la más deseable, la mejor mujer que había conocido. Y provenía de una familia que respetaba desde hacía mucho tiempo.

¿Y que había hecho con ese respeto?

Sus pensamientos se desbocaron.

La droga embotó sus sentidos. Se deslizó en una evasiva oscuridad, en un sueño.

– No tengas miedo -susurró Emma.

– ¿De qué? -su voz era ronca. Debía estar anocheciendo. ¿Estaba durmiendo?

– De la oscuridad. Estoy aquí para cuidarte. Sé lo que necesitas.

Lo que necesitaba.

Se las arregló para sentarse en la cama y se quedó mirando la oscuridad, su garganta cerrándose. No estaba seguro de cuánto tiempo había estado a su lado. Pero parecía estar quitándose la ropa, dejándola caer a la alfombra. Sus hermosos pechos brillaban como grandes perlas en la oscuridad. Sus esbeltas extremidades danzaban atractivamente fuera de su alcance. Delicada, y sin embargo voluptuosa. El cuerpo maduro de una mujer. La ingle le quemaba.

– Preciosa -susurró-. No dejes que nadie más… te vea.

Su mirada viajó por su cuerpo perfecto. Sus pezones marrón-rosados, su redondeado vientre, la pelusa rizada con visos dorados sobre su sexo. Le rogó a Dios poder salir de esa fatiga. La boca se le hizo agua mirándola. -Gírate -le ordenó ronco, su pene levantándose contra la ropa de cama.

Ella lo hizo, su cabello rojo-dorado burlándose de las tentadoras mejillas blancas de su trasero. Él la agarró de la cintura, con una mano entre sus muslos sedosos. Ella estaba caliente, fragante, y húmeda, cabalgando su muñeca como una pequeña ninfa traviesa. Él le mordisqueo la nuca. Ella corcoveó, sacando los pechos con un grito suave. Él le apretó un pezón hasta que se volvió rojo cereza, y apretado.

Su miembro se levantó, duro y palpitante. Retiró las cobijas de la cama y la bajó a su regazo.

– No quiero que te esfuerces -susurró ella sentándose delicadamente en sus duros muslos-. Aún no estás bien.

– ¿Y tú vas a hacerme sentir bien? -preguntó sin sentirse débil, sino poderoso, desesperado por alojar su dolorido órgano en su pequeña abertura, que le hacía un mohín, y que no podía enfocar. Empujó hacia arriba.

Ella sonrió y colocó sus pechos en las manos de Adrian. Sus pezones rosados y duros sobresalían entre sus dedos. -Tienes que quedarte en cama mientras te cuido. Yo sé lo que necesitas.

– Lo que necesito -susurró.

Él gimió y le puso las manos en las caderas, ella se inclinó hacia adelante con un grito apagado de placer, mientras su pene tanteó entre los húmedos rizos dorados. La penetración lo eludía y se retorció de frustración. -Creo que esto ayudaría -dijo levantándose hacia ella.

Ella se levantó levemente de su regazo para acomodar su rígido órgano. -¿Así?

Gimió con deleite agónico. -Sí, siéntate sobre mí, Emma. Mi pene está a punto de reventar.

Deslizó las manos bajo su enorme erección. Iba a explotar pronto, dentro o fuera de su cuerpo tentador, entre sus dedos, o sobre su vientre. -¿Entrará? -preguntó con un susurro burlón.

Él arqueó la espalda, la punta de su pene enterrada en los labios empapados de su sexo. -Lo haremos entrar, dulce corazón. Te ensancharemos lentamente hasta que me puedas recibir totalmente. No puedo… No puedo.

Con voz muy lejana, ella murmuró. -Adrian… ¿Estás bien?

¿Estaba bien? Iba a estarlo tan pronto como pudiese aliviarse.

Él subió, ensartándola como respuesta. Se sentía tan bien. Ella dio un suave grito de entrega. Sintió las manos de Emma en la cara, en el cuello. Su cuerpo se movía espasmódicamente.

Ella le eludía. Le dolían los testículos. Su cuerpo se tensó, cada músculo dolorido porque el alivio le esquivaba. Súbitamente sintió que ella se alejaba. Se estremeció de desesperación

– Por favor -susurró.

Su voz dulce filtró a través de la bruma. -No debes agitarte así.

– Seré bueno. -Su cuerpo tembló. Podía oler la dulzura de su cabello, de su piel. Sus pechos le rozaron la cara-. Por favor Emma, no me dejes, te necesito.

Abrió los ojos y supo que había sido un sueño. En su mente oyó la predicción condenatoria de su padre. -Arruinarás vidas, Adrian. Ya has arruinado la mía.

– Mentiroso -dijo-. Eres un mentiroso.

– ¿Estás despierto, milord? -susurró Emma con voz preocupada-. Que desmejorado estás. Admito que estoy preocupada por ti.

– Alguien me ha drogado. -Súbitamente estaba lúcido. Emma estaba sentada al lado de su cama, con ojos pesados por el cansancio. Por un prometedor momento pensó que estaban solos, hasta que vio a Julia dando una cabezada en la tumbona, unos metros más allá. Se hundió en la cama, decepcionado. Había estado soñando, delirando. ¿Por qué tenía que haberse despertado?

– El doctor pensó que necesitabas sedación -le dijo Emma con delicadeza-. Estabas tan inquieto que no quisimos dejarte.

– ¿Dije algo en el sueño?

Ella bajó la vista. -Sí, pero no lo entendí. ¿Cómo te sientes?

– Seco como el infierno. -Excitado. Tenía el cuerpo insoportablemente dolorido, caliente y duro por la frustrada pasión. Y si ella no se había dado cuenta, no iba a hacer nada para que se la diera.

– ¿Está despierto? -preguntó Julia, adormilada, desde la tumbona. Se levantó envolviéndose en un chal de cachemira-. No quería dormirme, Emma. ¿Cómo está?

– Está sediento -contestó Adrian. Entre otras cosas, ahora tenía que engañar a dos a la vez.

– Voy a buscar agua fresca -dijo Julia.

Emma alzó la mirada. -No, llamaré a un lacayo.

– Necesito moverme -dijo Julia, ya en la puerta-. Tengo un horrible dolor de cuello.

Su voz perdió fuerza. Las velas titilaron mientras la puerta se cerraba.

– ¿Estamos solos ahora? -preguntó Adrian, apoyándose en un musculoso hombro, sus ojos centrados en Emma.

Ella miró la puerta cerrada. -Sí, pero ella no…

Ella dio un grito ahogado, sorprendida, cuando él la tiró a la cama, envolvió con los brazos su cintura, y enterró el rostro en su cuello. -Soñé contigo -le dijo-. Nunca había tenido un sueño como ese.

– Un sueño… Adrian, ella volverá en cualquier momento.

– No me importa.

Hundió los dedos en el apretado nudo de cabello en su nuca, y buscó su boca. Si tenían solo un momento, no iba a perder ni un segundo. Sintió cómo ella se quedaba sin aliento. Cómo su resistencia empezaba a desmoronarse; abrió la boca esperando su beso, con el cuerpo arqueado contra su mano, apoyada arriba de su trasero. El deseo saltó a la vida en su vientre. Podía haber estado soñando antes, pero esto era real. Sus alientos se mezclaron, su suave carne cediendo.

La deseaba, no solo su entrega, también su compañía; al diablo el peligro de que los atraparan. Habían pasado la edad de los reproches. Ella había estado casada, él había estado en la guerra. Su sangre empezó a hervir lentamente, y ella lo sabía. Disfrutó del desafío. Al probarse ante ella, tal vez podría convencerse a sí mismo de su propia valía.

– Emma. -Acarició con la palma de la mano de su hombro al pecho, la textura sedosa de su piel haciéndole temblar, recordándole lo realista que había sido su sueño. Sus labios burlando su boca.

– Adrian, por favor. Ahora no.

El dejó escapar un suspiro, Sus manos bajando por su graciosa espalda, memorizando su forma, masajeando sus vulnerables curvas. Su cuerpo estaba tan excitado que dolía.

Ambos oyeron al mismo tiempo que alguien subía por la escalera. Ella levantó la mano tocando sin querer su dolorosa erección. Él gimió con resignación y se desplomó en la cama.

Ella se soltó en el mismo instante que la puerta se abría, reprochándole en un susurro. -Realmente, esto no va a ayudarte a mejorar, Lord Wolverton.

Él miró su boca húmeda e hinchada, y pensó que estaba totalmente equivocada. Hablar con ella, hacer el amor con ella, le traería un inmenso alivio. Su gran cuerpo se estremecía de necesidad mientras ella volvía a taparle con las mantas. -Sí, lo haría -dijo testarudo-. Disfruto con tu sola presencia ¿A ti no te gusta estar conmigo?

Ella titubeó. -Apenas te conozco lo suficiente como para pensar en ello.

– Bueno, tú no robas los confites de una tarta de boda para agradar a cualquier extraño, ¿O sí?

Ella rió suavemente para esconder su confusión. -No, no lo hago.

– ¿Entonces por qué flirteaste ayer conmigo? -la desafió.

Ella estudió su rostro de huesos afilados. -Tal vez estaba tratando de alejarte de problemas.

– Y ahora -dijo él en voz baja-, estoy en el mayor problema de mi vida.

Ella tuvo poco tiempo de reflexionar sobre ello, incluso de responder.

Una familiar figura masculina, con un jarro de agua, se materializó tras Emma. Heath, no Julia. -¿Qué ha dicho? -preguntó, sentándose en una banqueta, al lado de la cama-. Julia dice que estaba medio delirante.

– Tonterías -dijo Emma evasivamente-. Estaba soñado. ¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que te habías acostado.

Adrian podía oír el temblor de su voz. Heath seguro que también lo iba a notar. Se había hecho a la idea de explicarle, de confesarle, que había desarrollado una inexplicable atracción por su hermana. Pero había hecho una promesa. No podía decir nada, hasta que ella le diera permiso.

– Pensé en hacerte compañía -dijo Heath después de un calculado silencio-. ¿Te molesta?

Emma fijó su mirada en él. Su sonrisa sesgada parecía decirle que si no fuera su querido hermano mayor, sentiría estar allí. -¿Por qué me iba a molestar? Es tu amigo, ¿No?

– Por lo que sé -dijo Heath, con voz pensativa-. Nuestro cuñado confía en él completamente.

Emma bajó los ojos. -Dominic es un buen hombre -dijo en voz baja. Dominic había sufrido un brutal intento de asesinato y había llevado al que lo había intentado ante la justicia, con ayuda de su hermana Chloe-. Él permite muy poca gente, y muy preciada, en su vida.

Heath se quedó mirándola. -Cómo hacemos tú y yo, Emma.

Emma asintió. -Me siento responsable por él.

– ¿Eso es todo?

– ¿Cómo podría haber algo más? -preguntó ella, rápida.

– No lo sé. -Su mirada preocupada examinó su cara-. Él ha llevado una vida dura.

– Sí -murmuró ella, tragando saliva-. ¿Y…?

– Tú eres mi hermana, eso es todo.

CAPÍTULO 09

El médico había estado y se había marchado cuando Emma comenzó su rutina habitual de la mañana. Según la información de Julia, Lord Wolverton estaba despierto cuando llegó, y lo había echado de su habitación. Después de eso, nadie excepto su ayuda de cámara, se había atrevido a importunarle otra vez. Toda la casa esperaba que fuera un signo de que se estaba recuperando, y de que pronto volvería a ser el de antes. Exactamente quién era, qué tipo de hombre, ese era el tópico sobre el cual Emma reflexionaba mientras se sentaba con una taza de té en el salón informal, sentada en el largo sofá con respaldo de volutas labradas y mesita de palisandro a juego.

Reunió a tres de las señoritas para instruirlas sobre los modales más elegantes para una visita social, cuando Julia y su vivaracha tía aparecieron, pidiendo ser incluidas.

Emma difícilmente podía rehusar. Después de todo, era el hogar de Julia. La experiencia práctica era esencial en el arte de la etiqueta.

Y, mejor todavía, si había una persona que era bien recibida en Londres, y capaz de distraerla de pensamientos conflictivos, esa era Lady Dalrymple, o tía Hermia, como toda la familia Boscastle había llegado a llamarla cariñosamente. La robusta anciana dama todavía tenía admiradores entre los caballeros. Una no podía evitar que le gustara la vibrante Hermia y las damas de su club de pintura, aunque Emma les había advertido privadamente a sus estudiantes que no emularan a ese poco convencional círculo de mujeres mayores, que creían haber superado la edad del decoro.

– No me diga que vamos a tomar té otra vez -dijo Harriet, mientras entraba precipitadamente en la habitación sin ser anunciada, y se dejaba caer en un sillón, desplazando a las otras tres señoritas que esperaban pacientemente permiso de Emma para sentarse.

Emma frunció el ceño. -¿Qué estás haciendo aquí, Harriet? Yo no te llamé.

– La señorita Charlotte me mandó que viniera con usted. He interrumpido la historia.

– Indudablemente, querida. Contén tu lengua por favor.

– Y cómo bebo voy a beber mi té, si…

– Silencio por favor.

Harriet suspiró.

Lady Dalrymple examinó la cara crispada de Harriet con una sonrisa alentadora. -Otro diamante del cubo del carbón, parece.

Los ojos de Emma brillaron. -En la academia hacemos excepciones con la juventud y los enfermos.

– ¿Enfermo como Lord Wolf? -preguntó Harriet, maliciosa.

Lady Dalrymple cambió su atención, era una mujer con un entusiasta instinto para las travesuras. -¿Lord Qué?

– Ahora no -dijo Emma rápidamente. No es tema para oídos jóvenes.

– Mis oídos tienen bastantes años -dijo Lady Dalrymple-. ¿Tienes secretos para mí, Julia? -exigió a su sobrina. ¿Qué quiere decir hablar de un lobo en Londres? Creo que esas pobres bestias murieron hace casi dos siglos.

Emma exhaló lentamente. -La señorita Gardner se estaba refiriendo incorrectamente a Lord Wolverton, y no a un genuino lobo.

Lady Dalrymple podía estar en la vejez; podía estar tan arrugada y gruesa como un hada madrina. Sin embargo su mente era de todo menos anciana. Sus dedos aletearon coquetamente en sus guantes amarillos-mantequilla. -¿Dijiste Lord Wolverton?

Emma dejó a un lado su taza de té. El elixir del escándalo flotaba en el aire y Hermia claramente había captado su estimulante olorcillo. -Sí. Desafortunadamente, lo he dicho.

– ¿Adrian? -Lady Dalrymple presionó sus nudillos enguantados en la barbilla-. ¿Adrian Ruxley?

– Creo que ese es su nombre de pila -dijo Emma suavemente.

– Ese es, el gran hombre -remachó Harriet, aprovechando la momentánea falta de atención de Emma, para meterse en la boca de una vez una tartaleta de grosellas.

– Te he visto -dijo Emma por lo bajo, y me siento horrorizada.

– Bueno, excúseme -dijo Harriet, con restos en el mentón-. Nadie me dijo que se suponía que solo teníamos que mirarlas. ¿O están para aquí para pasar el rato?

– Puedes irte, ahora Harriet -dijo Emma sin levantar la voz-. Tu lección ha terminado.

– ¿Tengo que dormir otra siesta?

– ¿Por qué no ayudas en la cocina? -sugirió Julia con delicadeza-. Aprender cómo llevar una casa es una destreza útil para cualquier dama elegante.

Harriet se quedo paralizada. -Preferiría robar un…

Emma abrió los ojos peligrosamente. -Estás excusada, Harriet.

Después de un momento de aparente indecisión, Harriet hizo caso al combativo fuego de la voz de Emma y se escapó rápidamente. Sin embargo la tía Hermia no había estado lo suficientemente entretenida como para olvidar el escandaloso tema de conversación.

– ¿Qué está haciendo Adrian en esta casa? -preguntó con un susurro conspirador.

Emma se levantó. -Se está recuperando de un desafortunado contratiempo. Me sorprende que no lo hayas escuchado.

– Bueno, acabo de llegar de Tunbridge… ¿Qué tipo de contratiempo? -preguntó vivaz.

– Estoy segura que Julia estará feliz de responder a tus preguntas, tía Hermia -murmuró Emma. He dejado a las demás estudiantes demasiado tiempo solas.

El silencio envolvió la habitación cuando Emma se marchó. Julia bebió té y mordisqueó su tartaleta rápidamente. Lady Dalrymple se sentó y la miró fijamente, hasta que se revolvió molesta.

– No me voy de esta casa, hasta no saber la verdad, Julia.

– Oh, ¿En serio? ¿De todas maneras, de qué conoces a Adrian?

– Una de mis amigas me hizo ver que él sería una buena adición a nuestra colección de deidades. Conocí a su padre y a su tía hace tiempo.

– No vas a pintar a un hombre herido al natural -le dijo Julia acaloradamente-. No lo permitiré.

– Es un tema artístico, querida mía -dijo Hermia con una brusca encogida de hombros-. ¿Tiene el hombre un gran físico?

– ¿Arte? -dijo Julia con una risa escéptica-. No engañas a nadie. A ti y a tus amigas os gusta dibujar cuadros picantes de caballeros jóvenes y guapos. Ninguna tenéis excusa. ¿No os da vergüenza, a vuestra edad?

– ¿Necesito recordarte, Julia, que cierta mujer soltó como una bomba sobre la población un boceto del apéndice primario de su amante? La malvada Lady Whitby. ¿No era esa tu firma?

Julia estaba más que avergonzada con esa metedura de pata en particular. Lo más probable era que la caricatura del cetro real de su esposo sería inmortalizada en su lápida. -No sé si Adrian tiene un gran físico o no -dijo airadamente-. Ha estado en cama con una herida en la cabeza, y no se me ocurrió examinarlo.

Lady Dalrymple vació su taza. -Debo presentarle mis respetos al héroe.

Julia abrió sus ojos grises, espantada. -No vas a molestarle. Es indecente de tu parte, tía Hermia. Es…

– Nada de tu incumbencia, querida. Soy lo suficientemente mayor, como para ser su abuela. Solo le ofreceré el gentil consuelo que solo una dama de edad puede dar.

Julia saltó. -No te atrevas a pedirle que pose para tu grupo de pintura. Es el hijo de un duque. Además, sufrió un golpe en la cabeza y difícilmente se entera de lo que ocurre a su alrededor.

– Por Dios, querida. Me haces sentir como si fuese dañar a un hombre valeroso. Te acabo de decir que conocí a su familia. Su padre, el viejo Scarfield, sintió una gran pasión por mí hace muchos años. Es solo por cortesía el visitar a su hijo.

– ¿Sola, tía Hermia?

Lady Dalrymple se interrumpió. -A menos que quieras acompañarme.

Julia se ruborizó. -Me gustaría impedírtelo. Pero como no puedo, solo te pido que no le des una perorata a mi invitado, acerca de posar para tu vergonzoso club.

CAPÍTULO 10

Adrian cortó el aire con la espada, las rodillas dobladas en una postura clásica de esgrima. Había llegado a la lamentable conclusión de que su artimaña no iba a funcionar. Llevaba en cama… ¿Cuánto tiempo? Ni dos días completos… y estaba listo para tirarse por la ventana y encaramarse al tejado por la falta de actividad.

Incluso de niño no había sido capaz de permanecer quieto más de tres minutos. Sus niñeras lo perseguían durante horas a lo largo de la vasta propiedad de su padre. Como soldado, tenía la firme convicción de que el estado físico de un hombre comenzaba a deteriorarse el día en que dejaba de exigirle sacrificios a su cuerpo. Incluso cuando el ducado pasara a él, no tenía la más mínima intención de sentarse con el trasero gordo, en una silla de montar repleta de joyas, paseando por sus tierras, mientras otros se rompían la espalda trabajando.

Quería pelear, moverse, y… y hacer el amor de forma salvaje con Emma Boscastle. Pero como esa atractiva opción estaba momentáneamente fuera de su alcance, no iba a quedarse en cama, como una mimada emperatriz, esperando su plato diario de ciruelas cocidas para remover sus intestinos.

Respuesta.

Retirada.

Pateó una banqueta, saltó al sofá, y atacó a un asaltante inexistente cerca de la puerta.

Desafortunadamente, en ese instante se abrió la puerta para dejar entrar a una confiada criada, llevando toallas limpias y una jarra de agua fresca. Le echó una sola mirada a Adrian, plantado en el sofá, con la espada apuntando en su dirección, dio un grito agudo, y apenas logró dejar la cosas en el suelo antes de volverse para escapar.

Adrian bajó la espada. -Lo siento. ¿La asusté?

La criada con cara de muchachito, negó con la cabeza, pareciendo súbitamente más curiosa que alarmada. Adrian se bajó del sofá y frunció el entrecejo. – ¿Te he visto antes? ¿No se supone que debes llamar antes de entrar en la habitación de un caballero?

– Qué sé yo -dijo encogiéndose de hombros con impertinencia.

Él entrecerró los ojos.

– ¿Quién eres?

– Soy lo que ella me diga que sea.

– ¿Lady Lyons?

– Sí. -Se agachó a recoger las toallas-. Pensé que estaba enfermo.

– Lo estaba… lo estoy. Había una telaraña en el techo. Estaba tratando de alcanzarla con la espada. No soporto las arañas.

Ella miró hacia arriba astuta. -No veo ninguna telaraña.

– No podría. La rebané y la mandé al otro mundo.

Con mirada cómplice, ella lo miro de arriba abajo.

– Y tampoco parece que le ocurra nada malo a usted.

Él se sentó a los pies de la cama.

– Y tú tampoco pareces una criada.

Ella se enderezó, una mirada de alegría ilumino su rostro de duende.

– Yo sé que es usted.

– ¿De verdad? -le preguntó sin interés, balanceando la espada entre las rodilla.

– Es un embu’tero.

– ¿Un qué?

– Un falso.

Él apretó el puño de su espada.

– ¿Perdón?

– No le ocurre nada a su cabeza.

– Tiene que ocurrirle algo -replicó él-. O no estaría hablando contigo.

Ella levantó la voz.

– ¿Entonces, no es hijo de un duque?

– Eso es… eso no es asunto tuyo.

– ¿Por qué esta fingiendo? ¿Va a robar en la casa?

Él levantó la vista irritado.

– Muchacha descarada.

– ¿Entonces por qué?… -empezó a reírse-. Si no es por dinero, entonces tiene que ser… Solo hay dos cosas que un hombre persigue.

– ¿Qué edad tienes? -exigió él.

– Diecisiete. Creo.

– Bueno, hablas como si te hubieses criado en un burdel.

– ¿Cómo lo supo? -preguntó, genuinamente sorprendida.

– Vete -le dijo con un suspiro.

– ¿Cuánto?

– ¿Cuánto qué? -preguntó levemente molesto.

Ella apoyó su hombro huesudo en la puerta.

– ¿Cuánto me va a pagar para no delatarle?

– ¿Qué? -dijo él con suave incredulidad.

– ¿Cuánto me va a pagar para no decirle a la señora Aguafiestas que le está tomando el pelo?

Él se levanto de repente, con la espada en la mano izquierda. En toda su vida jamás había dañado a una mujer. Pero, por otra parte, nunca había sido chantajeado por una. -¿Sabes cómo he pasado los últimos diez años de mi vida?

– ¿Criando margaritas?

Se acerco a ella hasta presionarla contra la puerta.

– Muerte. Desmembramiento. He sido acusado, con o sin razón, de una decapitación o dos.

– Entiendo. -Tragó, asintiendo con la cabeza-. Entonces es por eso, por lo que le gusta.

Adrian sabía que no debía preguntar. Sabía que una golfilla sin hogar no era la fuente más fiable de información. Pero, por otra parte, la muchacha no parecía tonta.

– ¿Y cómo lo sabes?

– Porque va por mal camino. La señora se enorgullece de ayudar a la gente. Trabaja para que todos sean correctos y atractivos. Sin duda es guapo, pero no es correcto. Tiene el diablo en los ojos.

Él sonrió fríamente. -En ese caso, sería mejor que no te cruzaras en mi camino.

– Ni en sueños -le ofreció la mano-. El nombre es Harriet, y voy a ser una dama. ¿Un apretón de manos?

– No. Solo trae toallas limpias. Ha pisado las que trajo, y soy un poco particular con mis hábitos de limpieza.

Le hizo una reverencia inestable. -Haré que las borden con maldito hilo dorado y que las planchen, si usted quiere.

Sonrió. No era malo tener un aliado.

– ¿Entonces, nos entendemos?

Ella tuvo el descaro de sonreírle de nuevo.

– Siempre digo que los tramposos y los estafadores tenemos que permanecer unidos.

Una hora más tarde, Adrian había acabado con su paciencia, y era incapaz de quedarse quieto. Escapó de su habitación, y bajó las escaleras que llevaban jardín.

Esperaba poder encontrar a Emma sola. Sus sermones bien intencionados le levantaban el ánimo. Le gustaba la idea de pasear con ella por el jardín, haciéndola rabiar un poco. Seguramente iba a reprenderle por estar fuera de la cama. Tal vez tomaría su mano y se ofrecería para sentarse con él unos minutos.

Pasó junto a un cobertizo y de pronto se encontró rodeado por una horda de debutantes dibujando. Se quedo paralizado. Por la expresión de sus jóvenes rostros, supo que había hecho algo muy malo al interrumpir la clase. O eso, o estaban advertidas de que era un hombre al que debían evitar.

Emma lo estrangularía si la avergonzaba frente a sus pupilas. Sin embargo ya era muy tarde para escapar sin ser visto. Una de las muchachas lo había visto por encima de su cuaderno de dibujo y dio un alegre grito al reconocerle.

– ¡Caray! Miren quién ha resucitado de entre los muertos. Es el mismísimo duque.

Esa voz. Se encogió. Ese joven rostro insolente. La golfilla otra vez. Asintió con la cabeza, amablemente, mientras Emma levantaba la vista desde su banco, para mirarlo fijamente en… bueno, su rostro no dejaba ver nada. No estaba arrojando precisamente pétalos de rosa como bienvenida a sus pies. Simplemente se quedó sentada con actitud cautelosa, como si fuera una figura en un cuadro. Tal vez temiera que la traicionara.

– Disculpe -dijo, haciendo una cortés reverencia-. No tenía intención de interrumpir.

De interrumpir.

Emma dejó escapar un suspiro compungido. Una interrupción era un gato persiguiendo a una ardilla hasta un árbol, o una criada discutiendo con el mayordomo. La presencia de Adrian ante una docena o más de protegidas debutantes, era más parecido a los cielos abriéndose para depositar a un semi-dios en medio de las jóvenes.

Gritos ahogados. Chillidos. Levantó una mano, para aplacar esta pequeña rebelión. -Contrólense, por favor. Una joven dama no debe parlotear en presencia de un caballero.

Pero qué caballero.

Hasta ella estaba confusa por su aparición. Caminaba por la hierba con la gracia natural de sus largas piernas; su belleza sin artificio realzada por su camisa blanca de lino irlandés, pantalones ajustados color beige, y botas gastadas. Que su corto cabello color trigo oscuro pareciera algo despeinado, solo realzaba su diabólico atractivo. Hermoso pagano. Su amante secreto. Oh, cómo hacía que le doliese lo prohibido.

Por más que lo intentara, no podría disuadir a las muchachas para que dejaran de mirarlo. Desgraciadamente, a ella misma le costaba mucho ignorarle. Tampoco ayudaba que él la estuviese mirando directamente. De hecho, sonriendo con genuino deleite. Ella negó con la cabeza, el nerviosismo confundía su ingenio. ¿Qué diablos pensaba que estaba haciendo?

Si no lo conociera, pensaría que estaba enamorado de ella. ¿Pero no jugaban siempre las comadrejas con convicción? La mitad de su placer no provenía de la conquista, sino de la persecución.

Después de todo, el había admitido que no estaba dispuesto a cerrar la brecha con su padre con premura. ¿Podría un hombre que había vivido como él, contentarse con la vida tranquila y refinada que Emma anhelaba? Decidió que podría.

Entonces podría estar contenta con él.

– No quise interrumpir -dijo-. Me moría por un poco de ejercicio. -Agitó los brazos exageradamente-. Aire fresco, ya sabe. No hay nada como eso.

Se las arreglo para asentir. -Sí. Sin embargo, estábamos en medio de una lección sobre… -la llegada de Adrian parecía haber borrado todo pensamiento de su cabeza-. La etiqueta correcta cuando se recibe invitación de una corte extranjera.

– Un tema muy cercano a mi corazón -dijo con gravedad.

Emma lo miró fijamente durante unos instantes. ¿Estaba tratando de impresionarla? ¿Podía ser tan dulce como parecía? -Cierto. En todo caso, como estaba a punto de explicar a mis alumnas, la esposa de un embajador en el extranjero, comparte el rango de su esposo. Por lo tanto debería ser anunciada después de su entrada a cualquier gala…

– ¿Y si él llega tarde? -preguntó la señorita Butterfield preocupada-. Mi padre nunca llega a tiempo a ninguna parte.

– Tendrá que esperarle -respondió Emma-. Ahora, sentaos ordenadamente.

– Lord Wolverton fue diplomático en el extranjero, ¿no? -preguntó una de las muchachas entusiasmada-. Tal vez podría informarnos sobre la sociedad diplomática, Lady Lyons.

Las cejas de Emma se arquearon ante tal sugerencia. Encontró la mirada socarrona de Adrian por un momento. Dudaba que la sociedad diplomática con su rango elitista, contara con un mercenario inglés de mala reputación. -Me parece que Lord Wolverton tiene más experiencia en…

Él se encogió de hombros con modestia.

– No me importa compartir mis conocimientos. Una vez tuve que darles la noticia a las ocupantes de un harén de que su dueño había sido asesinado en una revuelta. Por supuesto, esa no es una situación que ustedes, jóvenes damas, puedan encontrarse alguna vez, seguramente.

– Se estremece uno al pensarlo -murmuró Emma.

– Era un rajá -agregó Adrian con ojos brillantes.

– ¿Tenía tigres? -preguntó Harriet.

– Sí. Y se escaparon después de su muerte.

– No veo eso cómo ejemplo de diplomacia extranjera -dijo Emma, aterrada por lo que revelaría a continuación.

– Bueno, iba a llegar a eso -respondió Adrian-. Teníamos que poner en el trono al pariente más cercano del rajá, antes que se desatara una sangrienta rebelión en nuestras manos. Si ustedes piensan que fue fácil conseguirlo en un palacio invadido por tigres hambrientos y mujeres sollozando, no saben lo que es la diplomacia realmente.

Emma miró alrededor consternada; Adrian mantenía cautivada a toda su audiencia, como nunca las había visto. Las alumnas estaban pendientes de cada escandalosa palabra. Como ella. En realidad, habría disfrutado escuchando historias coloridas de su pasado, pero en privado. Un aventurero. ¿Qué veía en la correcta Emma Boscastle? ¿Se convertiría ella en una de sus pequeñas historias perversas?

De repente se levantó. -Muchas gracias por una perspectiva tan clara, Lord Wolverton. Como es un desafío social que es de esperar que mis estudiantes nunca tengan que enfrentar, como usted mismo señaló, sugiero que volvamos a nuestra más corriente instrucción. ¿Puede decirme alguien cuál es la forma correcta de dirigirse a la esposa de un embajador francés?

Harriet levantó una mano. -¿Le puedo hacer una pregunta al futuro duque?

– No -dijo Emma rápida-. No puedes.

– Lo que quiero preguntar -continuó Harriet-, es qué tiene que hacer una señorita para casarse con un duque.

Las demás pupilas exhalaron un grito ahogado de placer mal disimulado, ante la directa pregunta.

Emma se sentó en el banco, resistiendo las ganas de elevar la voz.

– Creo -dijo Adrian con cuidado-, que esa pregunta sería contestada mejor por vuestra directora.

Todas miraron con interés a Emma, que encontró, para su vergüenza, que estaba esperando la respuesta de Adrian a esa inadecuada pregunta, tan ansiosamente como sus pupilas. Su respuesta, no sería el consejo habitual. Él era de todo, menos el típico aristócrata.

Tosió discretamente, con una sonrisa asomando a sus labios.

– ¿Lady Lyons?

– Se acabaron las clases hasta la tarde -anunció con voz seca.

Emma y Charlotte habían decidido escribir un manual de etiqueta hacía varios meses, para aquellas damas que se esforzaban en ser refinadas, pero no podían permitirse el lujo de instrucción privada. Ambas escribían para entretenerse. Pero una guía era un gran proyecto que posiblemente iba a requerir años de esfuerzo y profunda y práctica reflexión. Una o dos veces a la semana, al terminar el día, Emma garabateaba algunas notas, acerca de algún tema crucial, para ser incluido en el libro.

Algunas veces Charlotte y ella se entregaban a momentos de pura estupidez, e insertaban un capítulo mordaz solo para entretenerse. El Delicado Arte de Deshacerse de un Barón con Eructos. Como vaciar un vaso de vino malo en un macetero de helechos durante una fiesta.

¿Dónde situar en esta guía un capítulo titulado “La desgracia de una dama… cómo pretender dignidad después de una caída”? Dejó la pluma con un suspiro, consternada al notar que la punta goteaba tinta en el papel. Y también en el escritorio de su hermano.

Nunca en toda su vida había derramado tinta.

Este era el estado de descuido al que su único pecado la había conducido. ¿Dónde estaba la arena? Observó cómo la mancha se derramaba hasta que una aterciopelada voz oscura habló sobre su hombro.

– ¿Puedo ayudarla en algo?

Se removió de la silla, y mientras, sobre su hombro, Adrian secaba la mancha con un pañuelo limpio que había sacado del bolsillo de su chaleco.

– Lo ha arruinado también, ¿sabe? -dijo ella avergonzada-. Vaya par somos.

Dobló el pañuelo sobre la mancha de tinta.

– ¿Qué es una mancha más, en una vida tan oscura como la mía? -le preguntó con una voz neutra que imposibilitaba saber si hablaba en serio o no.

Se puso de pie, con el corazón acelerado, mientras sus ojos se encontraban con su mirada pensativa. -No deberías pasear sin compañía -dijo suavemente-. Quería habértelo mencionado en el jardín.

Su mirada sostuvo la suya, hasta que él la apartó. -Quería decirte que me encuentro mucho mejor. Y que voy a marcharme. Me he aprovechado de ti y de tu hermano demasiado.

Ella cruzó los brazos bajo el pecho. Qué hombre más exasperante. Por una parte la hacía sentir culpable y avergonzada por lo que habían hecho. Por otra, sufría por empujarlo a irse antes de estar curado. -¿Por qué los hombres no pueden admitir ninguna debilidad? Voy a tener que enviarte de vuelta a la cama. Con un lacayo.

Él apoyó la cadera en el borde del escritorio.

– No te molestes.

– No es ninguna molestia -dijo volviéndose al cordón de la campanilla… y encontrándose súbitamente atrapada entre un viril hombre alto y el escritorio-. ¿Qué estás haciendo? -su voz se redujo a un susurro-. ¿Qué quieres de mí?

– Estaba buscando a Heath -dijo en voz muy baja, su cuerpo a un suspiro del suyo.

Se acercó un poco más. Ella tembló en respuesta.

Levantó la cara.

– ¿En serio?

– No. -Él bajó la mirada-. No. Tenía la esperanza de verte antes de marcharme.

Su confesión, el recuerdo del breve pero fantástico placer que habían compartido, era evidente entre ellos, tanto una burla como una tentación para Adrian. La deseaba tanto, que no podía imaginar que ella a su vez no lo deseara.

Antes de que pudiera detenerlo, o que él pudiese detenerse, inclino la cabeza y la besó. Sus labios se abrieron, tal vez por la sorpresa. Condujo su lengua profundamente dentro de su boca. Su cuerpo se estremeció. Incluso entonces él mantuvo las manos a los costados, porque si la tocaba, desearía más y más, y tomaría hasta colmarse. La deseaba, y si ella fuese otra mujer, hubiera encontrado cien maneras de tenerla. Pero por ahora, y porque era Emma Boscastle, tenía que fingir respetar ciertas normas de conducta, que en primer lugar nunca se había tomado la molestia de aprender correctamente.

– No -susurró, pero sus labios se abrieron, calientes y exuberantes, y bajo su negativa, sintió el deseo y recordó sus dedos deslizándose en su piel sedosa. Gimiendo, intensificó el beso.

– Por favor, ¿qué? -susurró.

– No lo sé. Alguien podría… ver

– Cerré la puerta con llave al entrar.

Sus hombros temblaron delicadamente indicando que lo anhelaba tanto como él.

– El problema -continuo él en voz baja-, es que estás en cada uno de mis pensamientos. Me atormenta el recuerdo de cómo te sentí en el momento de romper tus defensas.

La respiración de ella se aceleró.

– No lo digas.

– Te alejaste -continuó él, con voz baja e implacable. Sus dedos bajaron por la garganta de ella-. Podía haber habido más. Tal vez necesites tiempo. Fue culpa mía, fui un tonto al haber precipitado algo que necesita tiempo.

– Ya no importa -dijo con voz entrecortada-. Lo olvidaremos.

– Esperaré -susurró-. Creo que puedo necesitarte, aunque nunca antes he necesitado a nadie, no así. ¿Y tú? No es un sentimiento especialmente consolador. No estoy acostumbrado a ser tan terriblemente emotivo.

Ella tomó aire. -No voy a contestar.

– Creo que acabas de hacerlo -dijo él sonriéndole-. ¿Serás honesta conmigo?

Exhaló lentamente. -Voy a intentarlo.

– ¿Qué puede hacer un hombre como yo para ganarse tu afecto?

La estaba haciendo rabiar, pensó Emma, y un rubor le quemó la cara. Su broma era engañosa, tenía que haber sido ensayada y perfeccionada en una docena de mujeres antes de ella. -He llegado a la edad, señor mío, en que la discreción anula el deseo. Cuando la virtud tiene que subyugar a Venus.

Él la miró intensamente a los ojos, y entonces, para su indignación, rompió a reír a carcajadas. -Esas son tonterías. Tú ni siquiera has probado lo que es la vida. No me engañes ni lo hagas contigo misma.

– ¿Cómo sabe lo que he probado? -le preguntó ella irritada.

Él sonrió disculpándose. -Perdona, no quise insultar tu vasta experiencia. Sin embargo dudo que hayas visto tanto de la vida como yo.

– ¿Es… es verdad todo lo que se dice sobre ti? -le preguntó ella, vacilante.

Él se encogió de hombros.

– ¿Por ejemplo?

– Oh, no sé. Como lo de luchar con piratas chinos…

– De hecho eran piratas franceses. Filibusteros. La Compañía de las Indias Orientales me empleó para que acabase con su agresión, en lo que reclamábamos como territorio británico.

Ella lo miró aliviada.

– Así, todo suena más noble.

Él se detuvo. Sí. Pero no había sido nada noble. Había sido feroz, sangriento e infernal.

– ¿Qué era exactamente lo que hacías en la Compañía?

Casi contestó que cualquier maldita cosa por la que le pagasen, pero se recordó que un hombre debía vigilar sus palabras cerca de una dama como Emma. Al otro lado del mundo no había importado como se hablaba a los soldados.

– Soy cualquier cosa menos noble, Emma -dijo con compungida honestidad-. Pero tampoco soy un mentiroso.

– ¿Entonces qué eres? -susurró ella.

Él movió la cabeza, y dijo con voz ronca.

– Un hombre que encuentra tu compañía irresistible. No conozco palabras que expliquen lo que nunca había sentido. Por favor, dime que no estoy solo en esta locura.

Ella bajó la vista.

Sus nudillos rozaron su clavícula. Sus pechos se hincharon, a la espera de que él los acariciara. Cómo podía aparentar no conmoverse cuando su cercanía la atormentaba. Sus sentidos la empujaban a someterse. La avergonzaba darse cuenta de cómo este hombre la había hecho consciente de sus anhelos femeninos. El rubor comenzó a descender lentamente de su cara a sus pechos, y más abajo aun. Él le inspiraba deseo sexual hasta los mismos huesos.

– Adrian -susurró cerrando los ojos.

– Tiemblas cuando te toco.

También se estremeció cuando entró en la habitación.

– Olvidé el chal en el jardín.

– No puedo olvidar lo que hicimos, Emma.

– Ni siquiera lo has intentado -le dijo con un gemido de sufrimiento-. Adrian, honestamente, no eres justo.

– ¿Si fuese justo te conquistaría?

Sonriendo inclinó la cabeza, y la besó otra vez. Su lengua haciendo círculos lentamente con la suya, atormentándola, hasta que arqueó el cuello, rindiéndose. La atracción sensual ardía en el aire que respiraban. -Me gusta pensar en ti -susurró él-. En esos pequeños gemidos mientras jugaba con tu sexo. Qué húmeda estabas.

– Adrian -Sus piernas se doblaron. Las paredes internas de su cuerpo se suavizaron. Una punzante corriente sanguínea hormigueó en sus venas. -Me lo prometiste.

– Lo que prometí -dijo con voz espesa-, es que no diría nada. Nunca dije que no te desearía, o que no trataría de persuadirte de ir a mi cama.

Ella negó con la cabeza. Sin embargo, seguro que sabía cuánto lo deseaba. No podía esconder las señales. Se le escapó un gemido ahogado, cuando su erección le rozo suavemente el vientre. Su pulso latiendo salvajemente, como una traición en su pálida garganta.

– Emma -gimió en su delicada boca-. ¿Por qué no? Soy un hombre bien nacido que perdió el rumbo.

¿Por qué no? Sus caderas se movían con inquieta sensualidad, suplicantes. Ella tembló suavemente, aumentando aun más la excitación de su cuerpo. Necesitaba tocarla. Sentir su carne. Apretó las manos, jurando dominar su deseo por ella, y demostrar su valía.

Pero con la imaginación la estaba desnudando y poseyendo, en cada acto sexual existente bajo el sol. La sangre retumbaba en sus sienes, en sus ingles. Hizo rechinar los dientes, maldiciendo los instintos masculinos que le recordaban sus dulces tesoros bajo la falda, y su suave perfume. Como vainilla y calor de mujer. Consuelo y sexo en la misma mujer.

¿Cómo la iba a convencer de que no estaba más allá de la redención, cuando su pasado, su conducta hacia ella, demostraban lo contrario?

Él la miró. Su boca estaba húmeda, hinchada, tan deliciosa, que moriría por probarla otra vez. De alguna manera logró asir los restos de su cordura, y recordar dónde estaban.

– Para ser sincera -susurró, sus ojos azules sosteniendo con firmeza los suyos-, decidí que es tu herida lo que hace que te comportes inadecuadamente.

Él resopló divertido. Ahora se sentía el doble de diabólico. ¿Es que no entendía el granuja desesperado que era, y que por primera vez, que pudiera recordar, le importaba lo que alguien pensaba?

– Emma, escúchame -dijo con tono controlado-. No le ocurre nada malo a mi cabeza. Estoy perfectamente.

– ¿Qué estás diciendo? -preguntó impaciente.

– Solo buscaba tu atención -dijo con sonrisa de cordero-. Admito que me aproveché.

– ¿Y esperas que crea que te golpeaste en la cabeza para atraerme?

– No exactamente, la silla no era parte de mi plan -suspiró compungido-. Sin embargo, esperaba quedarme en cama el tiempo que tú quisieras cuidarme. Podría haberme marchado en cualquier momento. Pero decidí aprovecharme de tu bondad. Y ahora te lo estoy confesando, pidiendo tu comprensión. Te engañé, pero solo porque disfrutaba con tus cuidados.

– Ya veo -murmuró. Y él creyó que así era-. Bueno, el doctor dijo que debías quedarte en cama bajo observación varios días.

– No necesito quedarme en cama -protestó con ojos resplandecientes-. Lo que necesito es… tú. Tu atención personal.

– Ah -su boca tentadora se cerró-, creo que hay bastantes mujeres en Londres que estarían más que encantadas de responder a tus necesidades.

– No me estoy refiriendo a mis necesidades carnales -dijo rápidamente-. No me he relacionado en sociedad desde hace más de una década, y he olvidado cómo comportarme. Lo que necesito es… -buscó inspiración para ganarse su simpatía-,…instrucción para comportarme adecuadamente. Necesito que alguien suavice mis asperezas.

– Sobre eso no puedo argumentar.

– No puedo reunirme con ese viejo despreciable del duque, a menos que mantenga una conducta apropiada -inventó-. Es muy crítico con las apariencias.

– Deberías ser más cuidadoso con tu lenguaje -exclamó Emma.

El sonrió de forma inesperada. -Eso es exactamente de lo que estoy hablando. Ni siquiera me había dado cuenta de cómo le había llamado. Simplemente se me escapó. ¿Cómo puedo presentarme ante él con una conducta tan poco refinada?

Ella tamborileó con los dedos sobre el escritorio, con mirada francamente escéptica. Estaría impresionada, si no hubiese crecido con cinco hermanos. Y… movió la cabeza al darse cuenta de repente.

– ¿Quieres decir que has estado en Inglaterra casi un año y ni siquiera has visitado a tu padre?

– Mes más o menos.

Ella lo miró consternada.

– ¿A tu padre moribundo? ¿Una persona mayor dispuesto a dejar atrás los conflictos del pasado y ofrecer una rama de olivo…? ¿Por qué estás mirando al techo, milord? -preguntó irritada-. Es muy exasperante.

– Solo estaba preguntándome cuándo iba a empezar a cantar el coro celestial. -Se encogió de hombros ante su ceño fruncido-. Y a propósito, yo soy el que debería otorgarle el perdón, no él. Me hizo la vida imposible, Emma. Hizo que me marchara, con sus sospechas infundadas. He vivido creyendo que no era su hijo casi la mitad de mi vida. -Miró hacia ella con cínica diversión -. Tampoco es tan viejo como crees, y no se está muriendo.

– ¿Se ha recuperado? -preguntó sorprendida-. ¿Estás seguro?

– Si es que alguna tuvo algo, para empezar. Creo que fue un truco para traerme a casa.

– ¿Esperas que crea que tu padre simuló una enfermedad mortal para traerte de vuelta a casa?

– Sí. -Había supuesto que ella estaría de su lado. No había nada reprochable en su manera de verlo.

– Eres su hijo, Adrian -dijo encontrando su mirada-. Es tu deber y tu derecho de nacimiento honrarle.

– ¿Honrarle? -dijo con incredulidad-. A ese viejo…

– Es tu legado, es para lo que has nacido -dijo ella suavemente-. Él no puede desheredarte. Es hora de que pongas tus sentimientos a un lado.

– ¿En serio? -dijo acercándose a su delicada figura, una táctica que sabía muy bien, que generalmente distraía la atención-. Scarfield me dijo durante años que había nacido de una puta, y que no era su hijo. ¿Esperas que deje de lado años de abuso?

– Haz las paces, sólo eso, y después decides. Al menos podrías escucharle.

– ¿Por qué tendría que hacerlo? -la desafió.

– ¿Has considerado alguna vez qué pasaría en Inglaterra, si todos nuestros aristócratas de sangre simplemente decidieran abdicar?

– Lo desprecio -admitió, esperando todavía que ella aceptara que su enemistad estaba justificada.

Ella exhaló un suspiro. -No importa lo amargos que sean tus sentimientos, tienes que enfrentarte a él. Por tu propio bien sobre todo.

– No me digas lo que tengo que sentir o enfrentar -dijo levantando las cejas-. Solo ayúdame.

– No estoy segura de cómo hacerlo.

– Tampoco yo. Pero ahí lo tienes, Emma -dijo apoyando su frente en la suya-. Esto es una prueba de que necesito…

Ella se rió.

– ¿Qué?

– Una esposa. Tal vez lo que necesito es… una esposa.

Que Dios le ayudara. No sabía de dónde había salido ese pensamiento. Pero de repente era lo correcto.

– Una esposa -dijo ella sacudiendo la cabeza-. No podría estar más de acuerdo. Sí, eso necesitas. Un duque definitivamente necesita una esposa.

Ambos escucharon el suave golpe en la puerta al mismo tiempo. Adrian se movió rápidamente a un lado, mientras Emma volvía a su silla, contestando. -Sí. ¿Quién es?

– Soy Charlotte. ¿Puedo hablar contigo un momento?

Emma se mordió el labio, mirando con culpabilidad a Adrian. Él hizo un gesto a la puerta lateral detrás del escritorio, que conducía a un pasillo privado. Asintió con alivio evidente, mientras él hacía una discreta salida.

Hizo todo lo posible para comportarse como siempre, mientras abría la puerta a su prima. Al principio, Charlotte parecía demasiado agitada para notar nada raro.

Rogaba porque su prima no escuchara los pasos de Adrian en el pasillo, hacia la antesala.

– ¿Qué ocurre, Charlotte? -preguntó con preocupación.

– ¿Por qué te encerraste?… Oh, no importa. -Charlotte paseó la mirada alrededor de la biblioteca-. Es ella. Lady Clipstone está aquí y exige verte. Ahora, sin una invitación ni aviso previo. Hamm hizo lo que pudo para que se marchara, pero creí que era imperativo que lo supieras.

Ella. Su enemiga. Las llamas de la batalla se avivaron en el corazón de Emma.

Enderezó la espalda, un Boscastle estaba siempre listo para defender su terreno. Con razón Charlotte parecía nerviosa. Había solamente una mujer en Londres con la desvergüenza, y el instinto de llegar en medio del dilema de Emma, y usarlo en beneficio propio.

– ¿Dónde está? -preguntó tajante.

– En el salón formal. Le serví el té.

– ¿En la mejor porcelana china?

– Naturalmente.

Emma le dio una palmadita de aprobación y salió a enfrentarse a su rival. Tenía puestas muchas esperanzas en el futuro de la joven Charlotte, cuya percepción y reserva la habían protegido de su escandaloso linaje. Emma le demostraría con el ejemplo, cómo se defendía una verdadera dama sin rebajar su comportamiento.

Hipócrita, una pequeña voz en su interior se burlaba de ella, mientras avanzaba enérgicamente por el pasillo. ¿Qué tipo de ejemplo diste la otra noche? Y más de lo mismo, ¿qué espantosa transgresión estabas tentada a cometer, solo unos minutos antes de que Charlotte te interrumpiera?

Las posibilidades, no importa cuán interesantes, no toleraban su contemplación.

No es que estuviera en el mejor estado de ánimo para reflexionar acerca de las consecuencias de un romance secreto. Su mal humor aumentó en el momento que posó sus ojos en la mujer morena, elegantemente vestida que la esperaba en el salón. Hizo una pausa para admirar el adorable sombrero de paja con una elegante pluma de avestruz, que daba a Lady Alice Clipstone un cierto aire pícaro.

Alice Clipstone. Oh, su mera existencia era una burla para Emma.

No era necesario decir que ninguna de las dos mujeres permitía mostrar su hostilidad. En realidad parecían dos parientes que no se veían desde hacía mucho tiempo, y se encontraban en una reunión familiar. Exclamaron sobre lo bien que se veía la otra. Preguntaron por la salud de sus seres queridos… como si no hubiesen estado degollándose, figuradamente, durante meses.

– ¿Puedo ofrecerle más té? -preguntó Emma cuando la farsa inicial llegó inevitablemente a su fin.

– Cielos, no -replicó Lady Clipstone-. No debí sacarla de su clase, después de haber llegado tan groseramente, sin previo aviso. ¿O ha cancelado las clases por hoy? No podría culparla, con toda la reciente… conmoción.

Emma levantó la nariz. Ah, aquí estaba. El primer corte. La punta de un cuchillo untada en arsénico.

Se había quitado los perfumados guantes, abotonados hasta arriba. Parecía que Alice, al menos, de momento, abandonaba toda pretensión de refinamiento. Emma se sintió más calmada al sentir nerviosismo en el antagonismo de su adversaria. Alice nunca había sido capaz de aceptar con gracia que la academia de Emma atrajera a más solicitantes de las que podía recibir, y que ella, la usurpadora, tenía que hacerse cargo de las que rechazaba su rival.

– Siempre hay clase -dijo encogiéndose de hombros con indiferencia-. Se estudian las gracias sociales desde el amanecer hasta la cena. Charlotte, como usted sabe, está muy cualificada para enseñar, y he empleado a la maravillosa señorita Peppertree. En estos momentos ella y las chicas están en la biblioteca disfrutando de una clase de dibujo con Lady Dalrymple.

Los ojos de Alice se iluminaron. -¿Hermia? Usted confía esas mentes tiernas a una…

– ¿A una qué? -preguntó Emma con filo de hielo.

– Bueno, a una mujer que pinta aristócratas desnudos para consumo público -dijo Alice con una astuta pausa-. No me sorprendería que estuviese dibujando ávidamente al heredero de cierto duque mientras conversamos.

Un rubor culpable se apoderó de la cara de Emma. Ahí estaba el golpe que su rival esperaba asestarle. Adrian y el incidente en la fiesta de la boda. Seguramente se habría disipado el escándalo en uno o dos meses, si Emma hubiese puesto la mayor distancia posible entre ella y su atroz defensor.

Sin embargo, Alice no sabía nada de esa indiscreción… Emma se marcharía al exilio junto a un infame dictador, antes de permitir que se supiera la verdad. -Si Lord Wolverton desea que le pinten un retrato, entonces yo… yo…

Se interrumpió.

Un sentido premonitorio la invadió ante el repentino silencio fascinado de Alice. Con temor, se volvió para ver qué había captado la atención de la mujer.

Un movimiento furtivo hacia la ventana. Su hermano Heath… y Adrian, con su esplendida figura de ancha espalda, su silueta a contraluz. Durante un inesperado momento, a Emma se le cerró la garganta de arrepentimiento. Estaba completamente vestido, con un chaquetón gris carbón y un sombrero de copa negro de seda. Parecía que se marchaba, por lo que podía deducirse de su sombra al pasar.

¿No era eso lo que le había dicho? Ambos sabían que era lo mejor. Un hombre con sus talentos podía cuidarse solo. Pero…

Se obligo a volver a mirar a Alice, solo para encontrar a la mujer estudiándola a ella, con sutil curiosidad. -¿Qué estaba a punto de decir, Lady Lyons? -preguntó en tono inocente.

Emma no permitiría que su rival la alterara. -En realidad, querida, estaba a punto de preguntar qué la había traído aquí tan tarde.

Sin invitación. Sin acompañante además, a menos que ese lacayo hosco que Emma había divisado entreteniéndose en el vestíbulo, pasara como acompañante.

– ¿Seguro que no teníamos prevista una cita que haya olvidado? -continuó ingenuamente-. Si no, debe excusarme. La verdad es que estamos esperando la llegada de una estudiante especial… la sobrina de lord Heydon. Supongo que ha oído hablar de ella. -Emma hizo una pausa-. Creo que sus maletas ya han llegado.

– ¿Existe alguien que no haya oído hablar de Lord Heydon? -preguntó Alice-. Le ofreció apoyo a su academia, ¿No es cierto?

Emma vaciló, recordándose que una dama debía terminar una conversación antes que derivara a un terreno peligroso. Tampoco se permitiría mirar a hurtadillas por la ventana a cierto guapo granuja. -Ha sido lo suficientemente amable como para considerarlo. En cuanto…

– Qué bondadoso -dijo Alice llevándose una mano a la mejilla-. Que cabeza de chorlito tengo. Esa es la razón de mi visita.

Emma tragó el nudo de aprensión que se estrechaba en su interior. -¿El conde la envió?

– Es una forma de decirlo -Alice recogió sus guantes y su bolso de la mesa-, su secretario me informó de que recogiera el equipaje de Lady Coralie. Al parecer ha habido un malentendido y lo entregaron aquí por error.

Emma observó cómo Adrian desaparecía por la esquina, hacia el jardín. -¿Qué tipo de malentendido? -preguntó con voz rígida, forzando su atención de regreso a Alice.

– Lady Coralie no asistirá a su academia, después de todo, querida. Parece que su tío cambió de opinión respecto a su educación. Pensé que debía venir en persona para explicárselo en su nombre, y recoger sus pertenencias.

Emma luchó contra el poco refinado impulso de arrancarle la pluma del adorable sombrero que llevaba Alice. -¿Ha cambiado de opinión? -preguntó con ligereza.

Alice suspiró con un poco convincente sentimiento. -Lo siento si supone un inconveniente para usted… ¿Confío que no estuviese contando con sus fondos?

Emma logró encogerse de hombros con indiferencia, poniéndose de pie. -Por supuesto que no. ¿Debo darle instrucciones a Hamm para que le ayude con el equipaje de Lady Coralie? Imagino que todavía no puede pagar un lacayo…

Alice expulsó fuego por la nariz. -Tengo dos, y tengo la intención de emplear a otros dos más.

– ¿Debo contratar un carruaje para ustedes dos, o piensan caminar para cruzar la ciudad?

– De hecho, tengo un vehículo nuevo -dijo Alice de pie, para poder mirar directamente a Emma. Lo compré con…

Desde el jardín, un gorjeo de risitas encantadas interrumpió el golpe de gracia de Alice. Emma no pudo decidir si le gustaba o no la interrupción. Una palabra más de su némesis, y hubiese hecho algo lo suficientemente desagradable como para aparecer en los diarios de la mañana.

La suerte quiso, sin embargo, que el desorden del jardín, un escándalo en sí mismo, absorbiese toda su atención. Adrian posaba con aplomo en los peldaños de la pequeña cabaña de verano, la chaqueta sobre su bien constituido hombro, el sombrero a sus pies. Su gran sonrisa, aunque no dirigida a Emma, pues dudaba que pudiese verla, la tomó desprevenida. Era una deidad con una docena de admiradoras a sus pies.

¿Estaba posando para uno de los infames bosquejos de Lady Dalrymple? Oh, cómo… cómo…

– ¿Ese es Lord Wolverton? -preguntó Alice sin aliento a su espalda.

Emma cerró las cortinas y se giró. -¿Cree que puede dejar su escuela sin supervisión, Lady Clipstone? -dijo secamente-. Yo por mi parte debo volver a mis funciones.

La mirada de Alice volvió a la ventana cerrada. -En realidad -murmuró-. Tiene las manos bastante llenas, por lo que se ve.

Adrian no estaba seguro de cómo había acabado posando para uno de los bocetos de Lady Dalrymple. Él simplemente esperaba fuera con Heath, discutiendo sobre sus planes. Y ahí estaba ahora, sin embargo. Se veía ridículo, con Heath observando divertido desde el banco del jardín. ¿Cuántas veces había contado chistes su amigo Dominic, sobre el indignante boceto de la masculinidad de Heath Boscastle, que había terminado en las calles y salones de todo Londres?

Bueno, Adrian no se quitaría los pantalones para que ninguna de esas damas lo dibujara en el jardín. A pesar de eso, le había sido imposible rechazar a Lady Dalrymple. Sin importar la repugnante violencia que había definido su vida profesional, tenía debilidad especial por las dulces ancianas y los pequeños niños maleducados. Su abuela los había malcriado a él y a sus hermanos, hasta dos semanas antes de su muerte. Ahora se preguntaba si Lady Dalrymple le recordaba a su querida nana. ¿Habían brillado los ojos de su abuela con tan irresistible malicia? Sospechaba que sí.

– ¿Le importaría girar el cuerpo un poco y arquear la espalda? -preguntó Lady Dalrymple con voz temblorosa, angelical, e hizo la pose clásica para mostrársela.

Él frunció el ceño y la miró a la cara. -¿Perdón?

– Como si estuviese realizando un trabajo que necesitara cada pulgada de su fuerza -explicó ella con un aleteo evasivo de muñeca-. Oh, querido, intente simular que está levantando una carga pesada.

– ¿De qué?

– No lo sé. Carbón. Ladrillos. Cualquier cosa que haga trabajar a esos músculos maravillosos.

Miró más allá, a su anfitrión Heath, que en ese momento había cubierto su ofensiva sonrisa con una mano. Para Adrian, ese insulto junto a la expresión sobresaltada de Emma, quieta en la ventana, antes de cerrar a toda prisa las cortinas, le avisaron de que en realidad, había caído en una trampa malvada.

Y él pensando que Lady Dalrymple era dulce e inofensiva, una cabeza de chorlito. -¿Exactamente qué tipo de dibujo tiene en mente? -le preguntó con una mano en la cadera izquierda.

Ella le sonrió sobre el caballete. -Hércules -murmuró-. Nos faltaba agregarlo a nuestra Colección de Deidades. No tiene ninguna objeción, ¿verdad?

– ¿Objeción? -Él le hizo eco, mientras Heath se deslizaba más lejos aun en el banco, con un paroxismo por las carcajadas reprimidas-. Bueno, no estoy totalmente seguro… ¿Qué es exactamente una Colección de Deidades, si no le importa que lo pregunte?

– Toda la recaudación es para caridad -le aseguró Hermia.

– ¿Hércules? Él no era una deidad, ¿No?

– No se mueva -murmuró-. La luz no va a durar mucho, y mis rodillas sienten que va a estallar una tormenta. Hércules se transformó en deidad después de su muerte. ¿Podría hacerme un favor?

Ella tenía ese brillo travieso en los ojos, otra vez. -Todo depende, Lady Dalrymple. ¿Qué desea?

– ¿Le importaría fingir que está luchando con un león?

Frunció la frente. -¿Luchando con un león?

La señorita Butterfield levantó el lápiz sobre su cabeza. -Digo yo, Lady Dalrymple, que se supone que él tiene que estar desnudo. Por lo menos así está en el museo.

Él la miró alarmado. Heath prácticamente se revolcaba en el suelo. -Espero que estén hablando del león, y no de mí.

– De usted no -dijo Lady Dalrymple con una sonrisa de reprimenda-. De Hércules… Lydia, ve a buscar mi capa para que su señoría la use como puntal.

Lydia corrió a la casa, y regresó sin aliento un minuto más tarde, con la pesada capa de terciopelo dorado. Se la pasó a Adrian, que la tomó con un bufido de resignación.

– ¿Qué se supone que tengo que hacer con esto? -preguntó a Lady Dalrymple.

– Luchar con ello.

Él la enrollo alrededor de la muñeca, la tiró al aire y la cogió. -¿Así?

Su boca se convirtió en una delgada línea. -No se lucha con un león de Nemea como si fuese una naranja en una feria campesina, ¿No es así?

Adrian la miró fijamente. -No lo sé. Me está viniendo un hercúleo dolor de cabeza. ¿Puedo bajar?

– En un momento -replicó imperturbable-. Sea paciente, Hércules.

En ese momento, con las chicas de la academia dibujando ávidamente, y Emma escondida tras las cortinas, Adrian decidió que ya era suficiente. Por supuesto escapar de la situación era otro tema. Cada vez que intentaba moverse, Hermia le lanzaba una mirada que le recordaba a su abuela. Y se quedó.

Era obvio que Heath no tenía intención de intervenir. Como no podía decir cuánto tiempo lo retendría Hermia, Adrian se estaba planteando una huída desesperada, aunque no fuera heroica, cuando Charlotte Boscastle apareció en el jardín.

– ¡Es hora de la clase de modales, vamos!

Las muchachas abandonaron sus dibujos con suspiros de pesar y reverencias torpes en dirección a Adrian. Por un momento no pudo imaginar para quién eran las cortesías. Se rió por lo bajo al darse cuenta que eran para él. Aliviado, dio un paso sobre la hierba, mirando más allá de Charlotte, a la casa. Emma estaba en la puerta esperando a su grupo.

Adrian miró su delicado perfil.

Parecía tan segura de sí misma… demasiado segura para la mayoría de los hombres, pero era su fuerte carácter lo que atraía a Adrian. Ella hablaba con franqueza. Se podía confiar en sus palabras, aunque no le gustasen. Y sin embargo lograba comportarse como una dama debía hacerlo, con gracia natural y consideración a los demás.

Miro a su alrededor, dándose cuenta de que tanto Charlotte como Heath, lo estaban observando con obvio interés. -Bueno, esa fue una diversión no planificada -dijo volviendo la cabeza para detener la tentación de mirar, de nuevo-. Confío en no encontrar mañana mi imagen impresa por toda la ciudad.

Los ojos azules de Charlotte bailaban de la risa. -Tenga corazón. Todos los fondos que se recauden se distribuirán para obras de caridad en Londres.

– ¿Quiere decir que alguien pagaría por tener mi boceto? -preguntó Adrian con una gran sonrisa.

– Increíble, ¿No es cierto? -Heath pasó por su lado hacia la casa-. Tu cochero está aquí, preparado. Si quieres quedarte a cenar, Le diré que espere.

Bueno, eso era mordaz, pero educado, y Adrian sabía que había abusado de la hospitalidad de su anfitrión. -Me marcho. Gracias, de todas maneras. De hecho, te doy las gracias por todo.

– Eres más que bienvenido, pero… ¿Volverás otra vez, verdad? Apostaría a que Hermia te va a acosar para terminar tu lucha con ese león.

Él vaciló. Podía oír a Emma informando a una de las chicas que había dejado caer sus lápices. -Por supuesto que volveré -dijo vagamente-. Pronto.

Heath lo estudió con sonrisa pensativa. -Un buen amigo siempre es bienvenido a mi casa.

Un buen amigo. Adrian asintió, preguntándose si era su propia culpabilidad, o si la intuición de Heath le daba a la invitación un significado oculto.

CAPÍTULO 11

Una escalofriante lluvia desafió la integridad de la ancestral casa señorial de granito rosa que bordeaba el valle de Berkshire. Las voces de dentro eran amortiguadas por los poco frecuentes ruidos de los truenos. Dos elegantes galgos dormitaban ante un rugiente fuego de madera de manzano. Una botella de abundante oporto y tres vasos de cristal colocados en la mesa jacobita que había ocupado la misma esquina desde hacía dos siglos.

El duque de Scarfield de pie, su espalda recta, a pesar del reumatismo que se había asentado profundamente en sus huesos a lo largo de una década de amargos lamentos. Sus espesas cejas se mantenían en un ceño perpetuo. Su cara escabrosa no mostraba debilidad o autocompasión. Era un hombre que creía fuertemente en el deber de su progenitura.

Mendigar el perdón de su hijo primogénito no era fácil para su orgullo. De hecho, le había tomado años el admitir que estaba equivocado con su difunta esposa. Casi toda su vida había transcurrido antes de que él hubiera encontrado el coraje de aceptar el hecho de que sus celos habían destruido a su familia, e invitar a casa a Adrian. Él sabía que su hijo había llegado a Inglaterra hace un año. Y todavía continuaba esperando su regreso. O bien esta fue la venganza de Adrian, o tal vez simplemente no le importaba.

– Una semana -dijo, estudiando el triste paisaje boscoso-. Ha estado lloviendo durante una semana.

Pequeños charcos de lluvia brillaban en las conchas de ostras trituradas que comprende el camino circular. Él había mantenido una vigilia durante varios meses por ver una señal de regreso de Adrian, pero siempre se sentía decepcionado.

– El clima hace que el viaje sea difícil -dijo su hija de cabellos dorados desde la silla donde ejercitaba la aguja en uno de sus interminables tapices.

– Tal vez él está enfermo, mi señor -murmuró Bridgewater, el administrador de la finca, desde la mesa donde la luz de las velas, esperaba la atención del duque a sus cuentas olvidadas. De hecho, toda la finca había caído en el olvido como si todo el mundo contara con el regreso de Adrian para despertar cualquier esperanza de cambio que Scarfield hubiese conocido alguna vez para el futuro. Scarfield se volvió con una sonrisa triste.

– Jugamos esta función todas las tardes, ¿no?

Su hija Florencia lo miró con una sonrisa.

– Cada mañana, cada tarde, cada noche.

– Por lo menos Cedric podría haber enviado una palabra -dijo el duque con voz irritada.

– El clima, su gracia -dijo Bridgewater vagamente-. El viaje es difícil en esta época del año.

Florencia se levantó, dejando caer la aguja en una cesta a sus pies.

– Bueno, por mi parte me gusta la lluvia. Creo que me acercaré a ver a Serena antes de que se oscurezca el día.

– ¿Para decirle que su prometido no ha vuelto? -Su padre le preguntó con un suspiro.

Ella se rió de nuevo, con los dos galgos siguiéndola por la puerta.

– No ha prestado atención si usted piensa que es importante para ella después de todo este tiempo.

– Por supuesto que importa -el duque chasqueó cuando se hundió en su sillón de cuero-. Una promesa es una promesa.

Su hija observo la mirada comprensiva de Bridgewater antes de que él mirara hacia otro lado.

– Voy a regresar a casa antes de la cena.

– Debería tener un prometido que condujera por usted, Lady Florence -dijo Bridgewater-. Ha habido otro informe de bandidos en el camino.

Su padre no pareció escuchar, reanudando la vigilia por su hijo pródigo. Una vez ella también había deseado el regreso de Adrian. Pero ahora todo el patrimonio esperaba en suspenso por la reunión del duque con el primogénito que había desterrado basándose en nada más que una falsa acusación.

Caminó a través de la gruesa alfombra turca, Bridgewater se levantó a toda prisa para abrirle la puerta. Era un elfo de pelo blanco, un hombre cuya familia había servido a la de ella durante más de un siglo. Por un momento, un destello de desnuda preocupación apareció en sus agudos ojos color ámbar entristeciéndola. Veía todo lo que pasaba en la casa.

Él sabía todos sus secretos. Él había sido testigo de cómo su padre injustamente acusaba a su madre de adulterio, la breve enfermedad de su madre y su muerte súbita. Bridgewater había servido aquí durante la subsiguiente caída de su padre en períodos de melancolía. Sabía que criado había preñado a que camarera, y que el mayordomo fue hasta en la despensa a altas horas de la noche.

¿Acaso tenía miedo, como lo tenía ella, de que el regreso de Adrian podría ser demasiado tarde para Scarfield?

Después del trastorno emocional de la partida de su hermano mayor, la casa se había asentado en un ritmo predecible, aunque no fuera agradable. La ausencia de Adrian había terminado las peleas constantes que estallaban casi a diario entre él y su padre.

En el pensamiento de Florence, el asunto de la paternidad de Adrian nunca debería haber pasado por la mente de nadie. Sin embargo, desde el momento en que Adrian escapó, no había nadie en la finca, debido a las insinuaciones de la tía soltera de la familia, que no había estado convencido de que él había sido concebido de una semilla ilícita.

Luego, hace dos años, todo había cambiado.

En su lecho de muerte, la institutriz de los niños retirada hacia años, les había dicho a los testigos que la duquesa no solo había sido fiel a su marido, si no devota. La Srta. Mallory confesó luego que era ella quien había enviado las cartas maliciosamente al duque de forma anónima, describiendo la relación de su joven esposa enamorada de un soldado que había estado en el pueblo. Adrian, según el autor de estas misivas había afirmado, que no era hijo natural de Scarfield. Su llegada como bebé de ocho meses había demostrado este hecho vergonzoso.

La desconfianza de Scarfield hacia su duquesa creció. Ella era quince años más joven que él. Era tan vivaz que le hacía daño mirarla. Él la acompañaba a todas partes, y sus oscuras sospechas arruinaron su matrimonio. Cuando murió de una infección pulmonar repentina, se negó a llorar. Su dolor, su resentimiento se volvió hacia su hijo Adrian, quien a una edad temprana se parecía a su madre.

Cuando Adrian había salido de casa y se dedicó a su notoria carrera, parecía que a Scarfield se le había dado la razón. El muchacho era salvaje, incontrolable, y no mostró ninguno de los sentidos del deber que eran la estrella polar del duque. Los bajos instintos de su padre biológico lo dirigían. Evitaba sus obligaciones porque el reconocimiento del privilegio, no estaba en su sangre.

Y luego Scarfield había aprendido que había sido engañado por las vengativas mentiras de una antigua institutriz, un simple acto de venganza. La duquesa había encontrado a la Srta. Mallory reteniendo físicamente a Adrian en la guardería un día. La joven madre la había despedido en el acto, acusando a la mujer de ser incapaz de cuidar del heredero.

Miss Mallory le había suplicado por otra oportunidad, que la duquesa se había negado a dar. Años más tarde, la institutriz se la había devuelto.

Tantos años desperdiciados. Scarfield había permitido que una mentira, sus celos, destruyeran todo lo que importaba en la vida. Su remordimiento no había borrado todo rastro de su arrogancia, sin embargo, y nunca lo haría.

Él quería a su heredero en casa. No le importa los que lo cuidaban y le servían, su tía anciana, su hija y su segundo hijo, incluso su fiel administrador, quien había sacado a la propiedad de la pobreza más de una vez debido a las malas inversiones elegidas por el duque, le había advertido que una reconciliación después de una ruptura tan dolorosa podría tomar tiempo.

Scarfield no escuchó. La ley proclamó a Adrian su legítimo heredero, pasados los engaños y a pesar de las sospechas. Seguía esperando por él ahora, para llevar al niño a casa y hacer las paces. El duque no era un buen hombre. Él no iba a vivir mucho más tiempo.

Le importaba un bledo lo que dijeran, o que la profesión de Adrian hubiera traído la vergüenza al nombre de la antigua familia. Scarfield tendría lo que quería.

Adrian se casaría con una joven vecina, la chica con la que había sido extraoficialmente comprometido en la infancia, y el orden que le corresponde a las cosas sería restaurada, ya que había sido escrito en las estrellas hace siglos. El pueblo prosperaría de nuevo. Los bandidos que pululaban por los bosques aledaños y carreteras serían perseguidos por un hombre lo suficientemente fuerte como para desafiarlos, porque de una manera particular, Scarfield se complacía de la auto-afirmación de su hijo.

Nunca se le ocurrió al duque de Scarfield que su hijo iba a darle la espalda a su herencia y rechazar su oferta de perdón.

Pero se le había ocurrido a Florencia y ella no podía dormir temiendo lo que iba a venir.

CAPÍTULO 12

Emma se levantó a las tres mañanas siguientes a su hora habitual, si bien no en su típico buen humor. Generalmente no veía con buenos ojos consentir cualquier extremo de humor. Estar a merced de las emociones de alguien era una debilidad de carácter. Tales cambios de humor deben ser contenidos en privado.

Que su padre, el cuarto marqués de Sedgecroft, y su hermano mayor, Drake, hubieran sufrido de esta aflicción oscura de disposición, no la persuadió de que su lucha contra los demonios personales no era en vano.

Una debe luchar contra los diablos sutiles de la desconfianza de sí misma y el desaliento casi diariamente. Este había sido el consejo que su madre, de mentalidad práctica, había concedido a su revoltosa prole. De los hermanos Boscastle, sin embargo, sólo Grayson, Emma y Devon habían heredado la capacidad de su madre para sobrepasar las luchas privadas de su padre con su oscuridad personal.

Emma, por supuesto, entendía la razón de su inquietud actual. Considerando que debería sentirse aliviada, le molestaba que Lord Wolverton no hubiera intentado ponerse en contacto con ella nuevamente desde su último encuentro en la biblioteca.

Sabía que era lo mejor.

Sabía que le había hecho prometer que mantendría su indiscreción para sí mismo. Y hasta ahora lo había hecho. De hecho, los diarios sólo habían hecho una mención breve del incidente embarazoso en la boda. Al parecer, incluso Lady Clipstone no había removido el bote del escándalo. Todo fue bien en que terminó sin alboroto.

Incluso comenzó a parecerle posible a Emma que ella sería capaz de olvidar la semana y volver toda su atención a la academia, donde pertenecía.

Y donde era necesitada desesperadamente.

De hecho, cuando entró en el salón de baile después del desayuno encontró a su clase entera reunida sospechosamente alrededor de una chica de pelo brillante. Y en las manos de la chica había un bosquejo.

Emma tragó saliva y rezó por fortaleza personal cuando anduvo a zancadas para librar una batalla diferente. -Dámelo.

– Es de nuestra clase de Lady Dalrymple -exclamó una de las chicas.

– Harriet Gardner, dame ese dibujo ahora, o voy… que los cielos me perdonen, voy…

Harriet miró con más asombro que miedo. -Pensé que una dama no podía levantar ni su voz ni sus puños.

– Podría ser persuadida a hacer una excepción -dijo Emma-. Dámelo ahora.

Harriet lo hizo, observando el rostro de Emma para ver su reacción mientras miraba hacia abajo, al rústico pero hábil bosquejo que Hermia había hecho de Adrian en el jardín el día de su partida.

Su primer pensamiento mientras estudiaba la figura de carboncillo fue un alivio profundo que le hizo temblar las rodillas de que no había sido representado al natural, a excepción de un brazo y hombro desnudo, que la imaginación artística de Hermia había capturado en toda su gloria muscular.

Para su vergüenza, Emma sintió sus ojos húmedos con lágrimas mientras contemplaba el imperfecto perfil angular de Adrian. Lady Dalrymple había capturado la belleza de su rostro, su estructura ósea severa. Verdaderamente se asemejaba a un joven héroe, aunque Emma pensaba melancólicamente que la representación de Hermia no había tenido éxito capturando los rasgos más atractivos de Adrian.

Suspiró. Le gustaría quedarse este bosquejo incluso si no tenía nada más que ver con él. Bueno, sería educada si se encontraban en una fiesta porque difícilmente se puede ignorar al hijo de un duque en la buena sociedad. Especialmente cuando…

– Emma -dijo Charlotte, tocando su brazo-. ¿Qué vamos a hacer?

Ella recurrió a su buen juicio. -En primer lugar, no debemos dejar a las chicas sin supervisión mientras Lady Dalryample da clases.

Charlotte miró el dibujo. -Oh, pero es encantador…muy artístico, me parece. Solo mira a ese león feroz. Es… bastante creíble.

– ¿León? ¿Qué…? Oh, sí. Asqueroso.

– Además, yo estaba supervisando -añadió Charlotte-, y no había nada perjudicial acerca de la lección. Las chicas están desarrollando un aprecio por la cultura griega.

Emma arqueó su ceja. Dudaba que a su pequeña banda de debutantes les importara de alguna forma la historia antigua.

– No obstante la cultura griega, las chicas están hablando mucho mientras estamos aquí. Se supone que la case de hoy es una continuación del arte del comportamiento en un país extranjero. Por cierto, ¿dónde está Yvette? Voy a usarla como nuestra reina en la corte.

Charlotte vaciló. -Está arriba empacando con su doncella. Se suponía que iba a venir e informarla ella misma.

– ¿Informarme qué? -preguntó Emma.

– Que su padre la retira para enviarla a la escuela de Lady Clipstone -Charlotte apartó la mirada-. Parece creer que nuestra academia no es quizás el ambiente más favorable para Yvette, considerando la violencia reciente.

– ¿Violencia? ¿En la academia?

– Bueno, en la boda. La pelea. Le recordó al marqués del Terror.

– Ser golpeado en la cabeza y decapitado son difícilmente eventos que se pueden comparar. Pero… -la voz de Emma se fue apagando. No podía defender la pelea en la boda de ninguna manera-. No debemos revolcarnos en nuestra propia suciedad -dijo enérgicamente-. Tampoco nos rebajaremos lamentándonos de nuestro destino. ¡Vamos chicas! Reuniros… Harriet. Sí, vamos a adular a la Srta. Gardner. Hoy es la princesa francesa.

– ¿Una princesa…Harriet?

– Es ‘Votre Altesse’ para ti, miss Butterfield -dijo Emma-. Y si una de nosotras es lo suficientemente afortunada para ser presentada a un príncipe francés, ¿qué haremos en su presencia?

– Me desmayaría a sus pies -dijo Harriet moviéndose exageradamente a la silla que era su trono-. Mejor aún, me gustaría tenerlo a él besándome los pies, siendo como soy una princesa y… – Sin previo aviso saltó de la tarima y voló a la ventana de una manera más acorde a una sirvienta que a una princesa real-. ¡Está aquí!

– ¿Tu príncipe? -preguntó Emma en voz baja.

– No -dijo Harriet distraídamente. Retorciendo el delantal que una de las chicas había atado sobre sus hombros como un manto-. El heredero del duque. El pobre hombre no puede mantenerse alejado. Cristo, mira su calabaza.

– ¿Que mire su qué? -preguntó Emma.

– Su calabaza… el carro y las ruedas.

– ¿Estás hablando del carruaje de Lord Wolverton?

Ante el asentimiento distraído de Harriet, avanzó hacia delante unos pocos pasos para mirar por arriba las cabezas de sus estudiantes emocionadas. La “calabaza” en el que el príncipe había hecho su llegada intempestiva era un carruaje ducal blanco adornado con un escudo de armas con desenfrenados leones dorados y unicornios. El rígido conductor usaba una levita negra y pantalones cortos adornados con encaje de oro.

De verdad, era una vista impresionante, pero no tan impresionante como la hermosa figura con un abrigo negro cruzado que bajó a la acera. Emma robó una mirada a su perfil fuerte y la apartó resueltamente, ignorando el dolor agridulce en su interior.

Su atención se desvío inmediatamente.

La anarquía en la corte imaginaria de Harriet siguió. Emma aplaudió consternada para apartar a las chicas de la ventana. Charlotte tomó un curso de acción más directo y cerró las cortinas en sus caras decepcionadas.

– ¡Qué aguafiestas, señorita!

– No es justo. ¿Y si vino a ver a Lady Lyons? ¿Y si va a pedirle que se case con él?

Emma frunció el ceño a esta especulación frívola, luchando para no volver a la ventana ella misma. -No hay duda que vino a visitar a Lord Heath, no es que sea asunto nuestro.

– ¿Y si está enamorado de Lady Emma? -exclamó Miss Butterfield ante un coro de jadeos escandalizados.

Harriet saltó sobre su silla. -¿Y si la secuestra? ¿Y si la arroja sobre su hombro y se la lleva?

– ¿Qué? -dijo Emma con una voz bien modulada que cruzó el salón de baile como un látigo-. ¿Y si se van a la cama todas sin postre por una semana?

El silencio siguió a esta amenaza impopular. Entonces Harriet se aclaró la garganta. -Orden en esta corte ahora mismo. Así que cierren la boca y…

Adrian irrumpió en la habitación, tan impresionante en su traje negro hecho a la medida y sus pantalones ajustados dentro de las botas de cuero negro que cada par de ojos se abrió de par en par al verlo.

Resistiendo su encanto descarado, aunque solo fuera para dar el ejemplo, Emma permaneció en el centro de la habitación. Estaba disgustada por como las chicas se apresuraron a rodearlo, aún sintiendo un tirón similar de tentación. Su trabajo consistía en establecer un estándar apropiado de protocolo, no lanzarse sobre ese pecho varonil.

Él se desenredó de las niñas con una sonrisa avergonzada y se dirigió al lado de Emma. Parecía ser un hombre, al igual que sus hermanos, al que no le importaba que clase de ejemplo daba.

– Lord Wolverton -dijo, logrando parecer desilusionada debajo de su placer innegable-. Estamos en medio de una clase. ¿Cómo puedo ayudarle? ¿Tal vez está buscando a mi hermano?

– Sí -De repente se veía intimidado con toda la atención que había atraído-. Iba a invitarlo a asistir a una subasta más tarde hoy -se aclaró la garganta-. ¿Supongo que no has reconsiderado aceptarme como estudiante?

Esta pregunta hizo estallar a la clase en una nueva ronda de risitas. Charlotte rápidamente las hizo callar, pareciendo un poco curiosa ella misma.

– Temo -dijo Emma en una voz cortés y profesional-, que ha habido un malentendido. ¿Puedo preguntar cómo está su cabeza?

– Todavía en mis hombros.

– Puedo ver eso. Sin embargo, me pregunto -dijo con una sonrisa picara-, si ha recuperado su claridad de pensamiento.

– Nunca me he sentido más lúcido en toda mi vida -la miró con calma-. ¿Y tú?

Ella negó con la cabeza.

Adrian, sosteniendo su sombrero de copa negra de seda, sonrió de una manera que le sugería que entendía su incertidumbre. ¿Acaso ella pensaba que toda esta atención intimidaba al hombre? En absoluto.

Se acercó a su oído. -¿Puedo hacerte otra pegunta? Puesto que no respondiste mi primera.

Su cuerpo duro rozó el suyo. Un calor prohibido la inundó. No debería haber venido aquí, pero estaba contenta que viniera. Demasiado contenta para su propio bien. No era un buen augurio para el cuidado de su corazón.

– Las chicas nos están viendo -susurró.

Miró alrededor inocentemente. -Bueno, no estamos haciendo nada malo.

Frunció el ceño. -Es la forma que me miras.

Su ceja se levantó con complicidad. Su mirada viajó sobre su cuerpo con sensualidad perezosa. -¿Si? ¿Qué hay de ella?

Se sonrojó. -Tú sabes.

– De todos modos dime.

– Burlarse es de lo más descortés.

– Por eso necesito tu consejo.

– Le daré un consejo, Lord Wolverton -dijo, subiendo su voz-. Debería volver a Bershire y…

Atrajo su atención en dirección a la ventana. -¿De casualidad has notado mi carruaje? -preguntó.

– No podría pasarlo por alto. -Tampoco había pasado por alto cómo cambió de tema ante la mención de regresar a su hogar. Había visto un verdadero dolor en sus ojos. Tal vez ni siquiera era consciente de eso él mismo. Tal vez había recuerdos desagradables de su pasado que todavía lo atormentaban.

Su voz bajó a un susurro. -El viejo duque lo envió para recogerme con estilo. Es un poco presuntuoso, ¿no crees? Me avergüenza ser visto en él.

– Tu código personal de conducta es lo que debería avergonzarte -susurró ella a su vez.

– Entonces es una cosa buena que haya venido a ti, ¿no? -preguntó, la calidez volviendo a él.

De hecho, el calor en sus ojos de avellana podría haber derretido una piedra. Emma estaba disgustada por lo mucho que disfrutaba estar nuevamente en su compañía provocativa. -No estoy del todo convencida de eso. Estoy en medio de una clase.

– Prefiero clases privadas -murmuró-. ¿Estás disponible para dar orientación a personas socialmente perdidas y enamoradas?

Levantó la vista lentamente, con una pequeña sonrisa. -No, a menos que quieras a mis hermanos sean incluidos en nuestra instrucción. Estoy segura que se podría organizar.

– ¿Tus hermanos? -preguntó, inclinando su cabeza a los oídos de ella.

– Sí -dijo alejándose, indicando la puerta detrás de él-. Heath y Drake han llegado mientras conversábamos, y oh, sí, aquí viene el más joven demonio Boscastle, Devon. A veces es difícil distinguirlos. ¿Dijiste que Heath estaba esperándote?

Adrian se enderezó bruscamente mientras que los tres hermanos Boscastle de cabello escuro se adelantaron a saludarlo.

– Buen día, Lord Wolverton -murmuró Emma.

Él suspiró.

– Hola, Wolf -dijo Devon, lanzando su brazo alrededor del ancho hombro de Adrian-. ¿Vamos a lucir tú linaje hoy? Hay una multitud reunida en la calle para ver quién es el dueño de esa pieza lujosa. Vamos a rescatarte de las debutantes pequeñas y peligrosas, y dar un paseo alrededor del parque. La inocencia puede ser bastante molesta a veces, ¿no te parece?

Lo que Adrian pensó, mientras era escoltado hábilmente ante la presencia de los tres hermanos dominantes de Emma, era que le acababan de dar otra advertencia amistosa de que su hermana estaba bajo su protección.

Por lo menos hasta que otro hombre asumiera la responsabilidad. Y como Adrian había llegado a la decisión que era el más apropiado, el único candidato actual de sus afectos, necesitaría el permiso de sus hermanos para cortejarla. Esto planteaba un dilema, teniendo en cuenta la promesa que le había hecho. Por ahora estaba forzado a pretender que era sólo una amiga.

No impresionaría a Emma avergonzándola. ¿Pensaría mejor de él si iba a ver a su padre? Frunció el ceño. Supuso que parecía un cobarde ante sus ojos al evitar lo inevitable. Y para su sorpresa, estar en la compañía de los unidos Boscastles le había hecho desear ver a su propio hermano y hermana. Recordaba que lloraron cuando se fue de la casa. ¿Habían encontrado la felicidad?

– ¿Grayson ha visto esa monstruosidad dorada tuya? -preguntó Heath mientras caminaban hacia la puerta que daba a la calle-. Juro que estará muy celoso.

– Llegó de parte de mi padre esta mañana. -Adrian hizo una pausa. Sabía que no debía asumir que Heath le creería que había entrado al salón de baile por error. O que después de sólo tres días había extrañado la compañía de Heath.

Heath confirmó su corazonada en el instante siguiente. -Te sugiero que vayas a visitar a Grayson alrededor de la próxima semana. Estoy seguro que estará interesado en hablar contigo.

Y no de carruajes, si Adrian entendía lo que Heath quiso decir. Grayson Boscastle, el quinto marqués de Sedcroft, era el patriarca de la familia y antiguo sinvergüenza. Era el hombre que concedía tanto dispensas como dictaba penas de muertes sociales.

El mensaje de Heath no podía ser más claro. Si Adrian tenía la intención de perseguir a Emma, tendría que pedir primero el permiso de Grayson y declararse.

Y lo haría. De verdad que lo haría. Tan pronto como haya convencido a Emma de que era sincero y le probara que incluso un despiadado aventurero descarriado podría ser redimido.

Tal vez en el curso de esta misión, podría incluso convencerse a sí mismo de que su redención era posible.

Sir Gabriel Boscastle miró hacia atrás de la entrada de la casa de la cuidad al carruaje ducal que bajó rápidamente la calle. Una audiencia de peatones admirados, vendedores ambulantes y pilluelos se habían congregado para ser testigos de salida. -¿Ese no era Adrian, verdad? -preguntó a su primo Heath unos minutos más tarde, después que una criada le hubiera indicado el camino a la biblioteca-. Uno podría pensar que era un…

– …¿Duque? -dijo Lord Drake Boscastle con una sonrisa cínica. Él y Gabriel habían estado en desacuerdo en el pasado, pero desde el casamiento de Drake y su institutriz, su vieja enemistad había empezado a desvanecerse-. Él y Devon han ido conduciendo. Los podrías alcanzar si la multitud te dejara pasar.

Heath estaba sentado tras su enorme escritorio militar, sus brazos doblados detrás de su cabeza. Como de costumbre su expresión no revelaba nada de sus pensamientos. -¿Vienes esta noche con nosotros a la opera, Gabriel?

– Por supuesto -dijo, asintiendo con gratitud el vaso de jerez que Drake le había dado-. Nunca dormí tan profundamente como durante un aria -hizo una pausa-. Hay un claro ambiente ensombrecido en esta reunión. ¿He hecho algo para ofender a alguien? Sé que en el pasado, no éramos tan cercanos como…

– Tenemos un pequeño problema familiar -Drake miró a su hermano-. ¿Crees que deberíamos decirle?

Heath se rió bruscamente. -Malditamente debes hacerlo ahora, después de arrastrado ese bocado bajo su nariz.

Gabriel sacudió su cabeza, su cara divertida. -¿Eso significa que en realidad seré incluido en alguna intriga Boscastle… ¿Y quiero estarlo?

– Es Emma -dijo Drake.

– Y Wolf -Heath pasó su mano por su cabello grueso y negro-. Emma y Adrian. Una unión improbable si es que alguna vez hubo alguna.

Gabriel tomó un trago largo de jerez. -Romances más extraños han ocurrido a través de la historia inglesa. Mira a Nell Gwyn, una chica vendedora de naranjas, hecha una duquesa por el rey.

– Una duquesa. Ahora ahí está la cuestión. Adrian no está casado. Su padre le organizará un matrimonio -Heath miró significativamente a Drake-. Creo que esto necesita una conspiración familiar antes de que Emma esté involucrada más allá de nuestra ayuda.

– Grayson está en Kent hasta el viernes, enseñándole a Rowan a cazar -contestó Drake.

– El niño ni siquiera puede caminar todavía – exclamó Gabriel, ahogándose con su trago-. ¿No es un poco pronto para que él esté disparando un arma?

– No si estás siendo preparado como el próximo marqués -dijo Heath con una risa mordaz-. Drake, reunámonos el vienes por la noche. ¿Harás los honores de asegurarte que Devon asista? Invitaría a Dominic, pero él y Adrian son muy cercanos. No es justo ponerlo en una encrucijada.

– ¿Así que estoy incluido? -preguntó Gabriel, se veía complacido.

Drake le sonrió abiertamente. -No sería una conspiración sin tu cínica perspectiva, primo.

– Una advertencia -Heath alzó una mano-. Las mujeres no serán informadas. Tan profundamente como las amamos, su interferencia debe ser evitada a toda costa. No queremos que las emociones nublen lo que decidamos.

Gabriel terminó su jerez. -Mis labios están cocidos.

– Los míos están encadenados -dijo Drake.

Heath asintió con satisfacción. -Ninguno de nosotros puede romper, ni siquiera bajo coacción de… bueno sabes de sus artimañas. Las mujeres de esta familia, e incluyo nuestras hermanas y esposas, tienen un extraño juicio para estos asuntos. Si sospechan que estamos tomando una decisión sin consultarles, nuestras vidas no valdrán la pena ser vividas.

Gabriel lo miró con incredulidad. -¿Estás tratando de decirme que vosotros dos, antiguos espías que no se quebraron bajo tortura, estáis realmente asustados de que vuestras esposas de alguna manera se enteren de esta reunión?

Heath miró el mapa de Egipto enmarcado en la pared. -No tienes idea, Gabriel, el poder que las mujeres ejercen en esta familia.

La esposa de Grayson Boscastle, la antigua Lady Jane Welsham, la cuñada de Emma, y la actual marquesa de Sedgrecroft, bajó sus prismáticos mientras el lacayo jefe de los Boscastle, Weed, caminaba sin aliento hacia arriba la colina cubierta de hierba de la finca de Kent. Su Hijo Rowan gorjeando en su manta, mientras su padre y la familia del guardabosque trataban de compartir sus conocimientos de caza con un niño que no podía ni hablar. Jane juró que si Grayson le mostraba a Rowan la ballesta una vez más, la confiscaría.

Sintió una oleada de ansiedad en su pecho. Weed agitó ante ella una misiva doblada, jadeando por el esfuerzo de lo que aparentemente era una frenética carrera desde la casa.

– ¿De parte de quién es, Weed? -pregunto calmadamente, imaginando que alguna tragedia había sucedido a cualquiera de los ancianos tías y tíos, sus queridos padres, sus hermanas…

– No sé, señora -respirando con dificultad, sosteniendo su lado-. Me dijeron que era asunto de suma importancia y que debía llegar a usted a toda prisa.

Una de las tres asistentes femeninas sentadas a sus pies levantó la mirada preocupada hacia Jane. -Por favor informa a mi esposo que el joven Orion necesita de su descanso de la tarde -dijo, con una mirada oscura.

Mientras el sirviente se apresuró abajo hacia el terreno arbolado, Jane cuidadosamente rompió el sello de la carta y le echo un vistazo. Era de Julia, la esposa de Heath, de Londres.

Y era una petición urgente de verdad, escuetamente redactado.

Emma. Adrian Ruxley. Espero que seas capaz de leer lo que la discreción me impide escribir. Heath es conocedor de la situación e intenta convocar una conspiración para decidir su destino. ¿Puedo pedirte que intervengas a favor de la contingencia femenina?

En el nombre del amor verdadero,

Tu cuñada y no ajena al escándalo

Julia

Jane se dio vuelta tan abruptamente que Weed, sonriendo al ver el marqués y el joven amo abajo, casi perdió el equilibrio. De hecho, se hubiera resbalado loma abajo si la mano de Jane no hubiera salido disparada para agarrar su manga.

– Soy una chica muy torpe -dijo, arrastrándolo a su lado.

Su mirada parpadeó a la carta que ella había metido si ceremonia a su corpiño.

– ¿Son malas noticias, señora?

– Lo serán si no intervengo -murmuró, luego se mordió el labio.

Weed adoraba a la familia Boscastle. Jane no dudaba que daría su vida para salvarla si estuviera en peligro. Pero cuando en cuanto a elegir bandos entre ella y su esposo, sospecha que Grayson ganaría. Weed, después de todo, era hombre y leal a los Boscastle.

– ¿Debo ordenar el carruaje para una salida inmediata? -preguntó, soltándose con cuidado de su asimiento mientras recuperaba su dignidad.

Jane lanzó una mirada cariñosa hacia su marido e hijo. -No hay necesidad de arruinar los planes de mi esposo. Saldré a Londres con la señora O’Brien y mi hijo. -La señora O’Brien era la niñera irlandesa de Rowan, una mujer que no tenía miedo de desafiar la autoridad de Grayson en lo que se refería a los mejores intereses de su cargo.

El lacayo principal fue testigo de muchos escándalos de los Boscastle como para que sus sospechas no se levantaran. -¿Señora? -preguntó con precaución con una voz que decía todo y sin embargo nada.

Bajó la voz a susurro ronco, sus ojos verdes brillando con malicia. -Hay un zapatero que acaba de llegar desde Milán y tengo la intención de contratar sus servicios exclusivos antes que cualquier otra dama lo robe para sí misma.

– Ah. -Asintió con complicidad. La pasión por atuendos de moda, la entendía.

– No lo divulgará ¿verdad? -preguntó con una sonrisa suplicante.

– ¿Todavía tiene que preguntar?

– Bien. Me iré a Londres tan pronto como le haya explicado la situación al marqués.

Grayson sospechó que algo estaba en marcha cuando su esposa le informó de su intención de regresar a su residencia de Park Lane. Los dos sabían que el zapatero podía ser llevado a su propiedad en Kent para hacer su oferta, como lo hicieron el corsetero, la modista, y los numerosos joyeros en las varias ocasiones pasadas. Una hora después, cuando el marqués recibió la misiva de su hermano Heath informándole de noticias alarmantes sobre Emma, sus sospechas fueron confirmadas.

No sabía que conspiración tortuosa estaba tramando su esposa, pero consideró prudente tomar medidas antes que pudiera obtener alguna ventaja sobre él. Él y Jane disfrutaban superándose al otro.

No estuvo nada contenta cuando descubrió su decisión de viajar con ella a Londres. -No hay necesidad de estropear tus planes por mí -dijo cuando se encontraron en vestíbulo donde una montaña de equipaje mutuo había sido reunido.

– Pero mis planes no tienen importancia si no te incluyen a ti, cariño.

Levantó una ceja. Miró fijamente a sus ojos verde oscuro y sintió agitarse su corazón. El matrimonio no había disminuido su pasión por ella en lo más mínimo. Tampoco había disminuido su espíritu ingenioso. Mientras algunos hombres podrían haber caído en un matrimonio de autocomplacencia, a él todavía lo mantenía en vilo la deseable Lady Jane.

– En serio, Grayson -se estuvo quieta mientras su criada cubría sus hombros con una pelliza forrada de terciopelo-. No necesito tu ayuda para reunirme con un zapatero.

Se hizo cargo de la tarea de abrochar el chal de su esposa. -Te extrañaría más de lo que puedo soportar. ¿No te importa, cierto?

Su boca llena se endureció. -Es solo un zapatero.

Sonrió. EL zapatero.

Algo estaba definitivamente en marcha.

Adrian estudió el perfil de camafeo perfecto de Emma Boscastle desde los binoculares de opera incrustados con perlas que pertenecía a uno de los dos caballeros que se sentaron a su lado en su palco de Haymarket. Adrian había estado ligeramente sorprendido de que su aparición en la sala esta noche había atraído una cantidad vergonzosa de atención. De hecho, mientras que el vestíbulo atestado guardó silencio cuando entró, había mirado alrededor con curiosidad en busca del importante personaje que había enviado a las señoritas en tal estado de nervios.

El respeto femenino no era exactamente una experiencia nueva. Comprendía que atraía al sexo opuesto incluso si no siempre se había molestado en aprovecharse. Ciertamente, no celebraba su hombría contando cada corte que podía tallar en el pilar de su cama.

Por lo tanto, le resultaba absurdo que porque era el hijo del duque, existieran numerosas mujeres que lo consideraban tan deseable que incluso antes que la opera comenzará, recibió siete invitaciones para la cena, tres para el desayuno, y dos entretenimientos más oscuros.

– Me gustaría tener tu suerte con las damas -comentó el baronet que se sentó a su derecha.

Adrian le hubiera gustado decirles a sus admiradoras nuevas que buscar un amorío con él era una completa pérdida de tiempo. En vez de eso, se divirtió dándole a las notas que dirigía al palco de los Boscastle, en el lado opuesto de la sala, formas de misiles puntiagudos.

Le hubiera gustado atraer a Emma a su palco, cerrar las cortinas y prestar atención a ella para el resto de la noche. Pero con su banda de hermanos amenazantes, la agradable fantasía parecía poco probable esta noche, o en el futuro cercano.

Sin embargo, nada iba a terminar tan fácilmente entre él y su leona evasiva. Si Emma pensaba por un instante que era el tipo de hombre que seducía a una mujer en secreto, y luego se iba a otra conquista, encontraría algunas sorpresas en camino. En realidad, nadie podría haber estado más sorprendido que el mismo Adrian por su deseo de perseguirla para una asociación más duradera.

Sin embargo algo en él había comprendido, había reconocido en el instante que escuchó su voz, que era la mujer que había esperado toda su vida. Y ni siquiera se había dado cuenta que estaba esperando, o que el amor verdadero estaría en su futuro.

Conocía muchos hombres, especialmente soldados de fortuna, que no creían en el amor. Abandonados por sus padres, maltratados en su hogar, que se habían enseñado a no buscar nada más que una gratificación instantánea. No sentir. Pero Adrian recordaba el amor de su madre. Y a su hermano y hermana andando como cachorros desventurados, dispuestos a seguirlo en cualquier travesura. Lo habían amado. Y él los amo. Así que nunca había admitido ante sus compañeros de mentalidad cruda que creía en la realidad del amor.

Había existido una vez.

¿Por qué no podría ser suyo nuevamente?

Se sentó, su pesado abrigo negro cayendo en cascada por su espalda. ¿Se estaba marchando? ¿Sola? ¿Justo cuando el canto había comenzado? Ah, que bendición. -Perdón -murmuró a sus conocidos, uno de los cuales ya estaba dormido-. No esperen por mí si no regreso pronto.

Casi tira al suelo a cada lacayo y a las personas que llegaron atrasadas, en su apuro por interceptarla en la entrada del vestíbulo. Estaría satisfecho si podía convencerla de reunirse con él una vez más para hablar del futuro que ella afirmó que ni siquiera tenían.

– ¡Dios santo! -una voz inquietantemente familiar trinó en su oído-. ¿Es ese mi Hércules?

No ella. Tropezó con la robusta anciana bloqueando su proceso. Lo siguió hasta que estuvo pegado a la pared. Sobre la parte superior del turbante de plumas de pavo real, vio a Emma abanicándose. Hamm, el lacayo de la casa de la cuidad de Lord Heath, se paró ociosamente a su lado. -Querida Lady Dalrymple -dijo educadamente, luego prácticamente la sacó de su camino-. Nada me gustaría más que continuar esta conversación, pero acabo de ver un amigo que no puedo ignorar.

– ¿Un amigo? -se giró con interés, jadeando cuando se dio cuenta a quien se refería-. ¿Es Emma? Sí. Emma. ¿Ella es tu amiga?

Demasiado tarde entendió que ella había entendido exactamente lo que quería decir. -Por supuesto que es mi amiga -dijo torpemente-. Y usted también, y su sobrina Julia…

Su voz se convirtió en un susurro aterrador. -Puedes confiar en mí, Lord Wolverton.

– ¿Puedo? -preguntó. Emma regresó hacia las escaleras que la llevaban a su palco. Podía ver su oportunidad deslizarse entre sus dedos.

Corrió a través del vestíbulo, alcanzando a Emma antes que pudiera evadirlo. -Lady Lyons -hizo una reverencia, luego tomó su mano enguantada y la llevó a la esquina-. Que placer es verte aquí.

Por un momento satisfactorio su cara se iluminó y no se quejó cuando se acercó más de lo que debería. Luego se rió. -Como si fuera una coincidencia. ¿Sabías que estaríamos aquí esta noche?

– Tu hermano podría haberlo mencionado antes. Sólo esperaba que los acompañaras.

Ella bajó su mirada. -¿Disfrutas la ópera?

– La detesto.

Lo golpeó su hombro con su abanico. -No preguntaré entonces por qué viniste.

– Sabes por qué Emma.

Levantó su mirada a la suya. -¿Es esa de allí Hermia mirándonos?

Absorbió la vista de ella, ni siquiera se molestó en mirar alrededor. Estaba abotonada en cada una de sus entradas. Su cuello, mangas, corpiño. Pequeños botones que tardaría una eternidad en desabotonar pero un momento para arrancarlos de sus amarras. Su aspecto remilgado sólo lo hizo desearla más. -¿Quién es Hermia? -preguntó distraídamente.

– Lady Dalrymple. La artista.

– Escóndeme de ella, ¿lo harías? -dijo con un gemido.

Se rió nuevamente, inclinó su rostro al suyo con una seducción inconsciente que calentó su ser entero. Bajó su cabeza, hambriento por sentir su boca. Si hubiera pensado por un momento que le dejaría besarla en público, la llenaría de besos, devorándola…

Un duro puño le pegó juguetonamente en el hombro. -Por Dios, Wolf, eras en el placo contrario al de nosotros. Y yo que pensaba que habías renunciado a la buena sociedad.

Volvió su cabeza. Los ojos azul índigo de Drake Boscastle lo miraron directamente a los suyos. -¿No te has enterado? -preguntó en una voz uniforme-. Estoy en clase de superación personal.

– ¿De veras? -Su sonrisa era escéptica-. Deberías venir con nosotros. Mis hermanos y yo siempre estamos contentos de tener como compañía a un amigo granuja.

Y para mantenerlo lejos de su hermana.

Era un tema que iba a ser repetido a lo largo de la semana siguiente.

Emma se había excusado del palco para tomar aire. La verdad era que si tenía que ser testigo de una mujer más que riera o se pavoneara para captar la atención de Adrian, abandonaría todo sentido de refinamiento y… diría entre dientes un comentario desagradable. Para prevenir esa posibilidad degradante, escapó de la compañía de sus hermanos y para estar un momento a solas.

Por supuesto, que había visto a Adrian desde detrás de su abanico en el instante que entró al vestíbulo. Su primera sospecha fue que se iba a encontrar con una amante. Su aparición aquí esta noche ciertamente había revuelto las esperanzas en la audiencia. Pero después, había visto el placer en su cara cuando la había divisado en la esquina.

Había visto con incredulidad como prácticamente había sacado a Lady Dalrymple de su camino para alcanzarla a ella, Emma. No había otras mujeres jóvenes a la vista.

Sin embargo, no debería ni siquiera reconocerlo en el vestíbulo. Pero luego estaba de pie frente a ella, cálido, vital, tan endemoniadamente guapo que no pudo pensar en una huida. Todo lo que pudo hacer, por desgracia, fue disfrutar de unos pocos minutos prohibidos en su presencia.

Y cuando bajó su cabeza a la suya, sintió su corazón acelerarse salvajemente, se sintió suspendida entre la aprensión y la esperanza. No se atrevería a besarla en público. No podría…

Su hermano Drake terminó con su agonía.

Aunque Emma apenas podía ver la cara de Drake, oculta por el cuerpo grande de Adrian, se dio cuenta con vergüenza de que su interrupción había sido preparada. Hamm, el lacayo, estaba parado solo unos metros más allá. Por lo tanto, su persona había estado protegida, lo que solo podía significar que Drake estaba deliberadamente manteniéndolos a ella y a Adrian separados.

Se abanicó la cara, escuchando el breve intercambio entre los dos hombres. -En serio, Adrian -dijo Drake-. Te hubiera invitado a venir con nosotros esta noche de haber sabido que ibas a asistir. ¿Cómo estuvo la subasta hoy?

Lady Dalrymple eligió ese momento inoportuno pasar entre Drake y Adrian, invitando a Adrian a que la acompañara a ella y a su escolta, el conde de Odham, para una cena tardía después de la actuación. Emma apartó la mirada, consiente del brillo especulativo en los ojos de Drake, que sabía perfectamente bien cuán nerviosa se sentía. ¿Pero que más sabían él y sus otros hermanos? ¿Estaban simplemente adivinando o eran demasiados perspicaces?

Cuando se atrevió a mirar a su alrededor otra vez, Lady Dalrymple estaba arrastrando a Adrian por el codo a través del vestíbulo, y un grupo pequeño de señoritas, que le estaban siguiendo la pista, habían inventado una docena de excusas para aparecer en su camino. No les dio una sola mirada a ellas.

– Que grosero -murmuró.

– ¿Quién, querida? -preguntó lánguidamente Drake, apoyándose en la pared a su lado-. ¿Yo o Adrian?

– Esas mujeres atrevidas, allí.

– Ah. Eso es.

Rompió las varas de su abanico cerrado. -¿Eso es qué?

– Nada. -Su inocente encogimiento de hombros le indicó más de lo que sinceramente ella quería saber-. ¿Volvemos al palco?

– Por supuesto.

– ¿Estás bien? -preguntó, ofreciendo su brazo.

– ¿Por qué piensas lo contrario?

– Bueno, expresaste tu deseo de un poco de aire.

– Ahora estoy bien.

Le acarició la mano. -Eso es todo lo que quería oír. Y recuerda que siempre estoy aquí si quieres hablar.

– ¿Hablar de qué? -preguntó tensamente, su mirada fija al frente.

– Bueno, no sé.

– ¿Del tiempo?

La miró -Si quieres. La lluvia, el sol…el amor.

Se rió interiormente. -Lo voy a tener en cuenta.

Debería estar agradecida por la intervención oportuna de Drake. Agradecida que los brazos protectores de la familia Boscastle no solo la protegerían del daño sino también de la tentación. Agradecida de que sus hermanos se preocuparan lo suficiente por ella como para protegerla como una ciudadela.

Sí, verdaderamente. Los Boscastles se cuidaban entre ellos.

CAPÍTULO 13

Adrian estaba tramando la forma de encontrarse a solas con Emma al día siguiente, cuando aceptó una invitación para practicar esgrima en Angelo’s con Dominic Breckland. Dominic no sólo era su mejor amigo, él también estaba casado con la hermana menor de Emma, Chloe; lo que significaba que podría ser capaz de servir como parte neutral, así como un potencial intermediario entre Adrian y Emma.

Adrian pensaba que durante una sesión amistosa de esgrima podría casualmente dejar caer algunas pistas sobre su posición. Es de suponer que Dominic, un hombre inteligente enamorado de una mujer Boscastle, podría ofrecerse para actuar como Cupido.

Desafortunadamente, Dominic frustró este plan invitando a Heath Boscastle a unirse a ellos en el último minuto. En cualquier otro momento Adrian no habría protestado por practicar con otro compañero capaz. Pero Heath dio unos golpes rápidos que podrían haber sido considerados menos deportivos. Adrian, que fácilmente podría haber contrarrestado con la misma habilidad, decidió permitir a Heath la ventaja.

Incluso Dominic comentó la agresividad inusual de Heath cuando cayeron ante él, mientras los tres se dirigían a su casa de la ciudad. -Creo que Adrian y yo deberíamos alegrarnos de contar contigo como nuestro amigo -dijo, bromeando mientras el coche se detenía-. Temía que por un momento olvidaras quien era tu oponente. -Se hizo un silencio embarazoso.

Adrian simplemente se encogió de hombros como si el asunto fuera de poca importancia. Sólo un tonto podría pelear con alguien que lo había tratado como Heath lo hizo.

Sin embargo, se puso de manifiesto que Adrian tendría que usar artimañas si quería unos momentos privados con Emma para declararle sus intenciones. No le gustaba la perspectiva de planear un ardid contra la familia que le había ofrecido su amistad. Si él no le hubiera prometido anonimato, habría ido directamente a sus hermanos y desnudado su alma.

¿Debería escribirle una carta? No. Podría fácilmente caer en las manos equivocadas y deshonrarla.

¿Debería enviarla un mensaje para expresar sus sentimientos más profundos a través de un intermediario? ¿Su ayuda de cámara, tal vez? Incluso Adrian se dio cuenta que enviando a un sirviente podría ofender su sensibilidad. Y no podía imaginar a Bones siendo capaz de mantener una cara seria ante la situación.

Pero Heath Boscastle era un hombre honorable sin importar que tuviera sus sospechas personales acerca de Adrian. Miraba fijamente a Adrian cuando él bajo del carruaje al bordillo.

De alguna manera Heath sabía que Adrian estaba persiguiendo a Emma. Por supuesto que Adrian no se había conducido de la manera más discreta. Pero tampoco había revelado su secreto.

– Te importaría entrar para tomar un refrigerio, Adrian -dijo en una voz cautelosa-. Sólo para asegurar a Dominic que no he perdido mis modales.

Adrian se hundió anímicamente. Él y Heath sabían lo que había instigado el despliegue físico de Heath en Angelo’s. Lo más apropiado que debería hacer sería aceptar la disculpa de Heath, restarle importancia a eso, y seguir su camino alegremente. Pero hacer eso sería perder la oportunidad de ver a Emma. Y, que Dios le ayudase, estaba desesperado por una mirada suya.

– Un brandy sería agradable -dijo, encontrándose con la mirada atenta de Heath.

El rostro de Heath no delató ninguna emoción. Él asintió con la cabeza amablemente. -¿Dominic?

Adrian escuchó a su amigo quejarse acerca de un compromiso anterior. En verdad, no estaba prestando atención… sus pensamientos se habían desviado con antelación a la espera de ver a Emma. Sabía que era poco probable que se le permitiera cualquier conversación con ella, sin supervisión. A esta hora del día era más seguro que estuviera dando lecciones.

– Adelante, Adrian -Heath se detuvo en la puerta que su mayordomo acababa de abrir para dejarlos entrar-. No queremos que ninguna de las damas nos vea con un aspecto tan desaliñado. Mi querida hermana ama la lectura.

Adrian se dio cuenta de lo que Heath quería decir con esa afirmación cuando lo siguió a la sala y alcanzó a ver su reflejo en el espejo por encima de su capa.

Él hizo una mueca. Cabello alborotado, la capa torcida, la camisa de muselina húmeda. -Querido Dios -murmuró-. No es de extrañar que el vendedor de lavanda casi dejara caer su canasta cuando me vio fuera de Angelo’s.

Heath se echó a reír. -Es posible que desees desdoblar los puños de tu camisa. No me veo mucho mejor que tú, me temo. De hecho, voy a dejarte por un momento para cambiarme. Hay brandy en el gabinete. Yo prefiero un café. Llamaré a Hamm.

Adrian se quedó de pie en el centro de la habitación durante unos instantes. No podía creer en realidad que Heath lo hubiera dejado solo. Por supuesto el tipo era muy listo, sabía que Adrian apenas podía acercarse a Emma luciendo como si acabara de sobrevivir a una pelea callejera.

Se quedó mirando la puerta cerrada, alisando lentamente sus puños, poco a poco perdiendo la batalla contra el sentido común. Se preguntó si podía verla sin que ella lo viera. Sólo un atisbo de ella. Después de todo, ella lo cuidó cuando él se había visto mucho peor, ¿no lo había hecho?

La puerta se abrió. Hamm, el sirviente gigantesco quien había servido en la guerra bajo la autoridad de Heath, apareció. -¿Puedo traerle algo, milord?

Adrian vaciló. -Café, por favor, para Lord Heath.

– ¿Nada más?

– No. A menos que… a menos que las damas se unan a nosotros.

Las cejas desaliñadas de Hamm se levantaron. -¿Las damas, mi lord?

– Sí. -Adrian se encogió de hombros con indiferencia-. La esposa del Lord Heath. Y su hermana. Es posible que ellas quieran tomar el té.

– Ah. -Hamm asintió con la cabeza comprendiendo-. Creo que las damas han ido de compras.

– Ya veo. -Y, al parecer, también lo hizo el lacayo. Adrian se sintió de pronto como el mayor idiota de toda Inglaterra. ¿Por qué alguna vez le prometió a Emma no pretenderla abiertamente?

Hamm se inclinó. -Voy a traer el café, milord.

Adrian se quitó la capa cuando la puerta se cerró y se había dado cuenta de que aún llevaba la espada cuando escucho un grito apagado de la parte trasera de la casa. No se le ocurrió hacer caso omiso, a pesar de que ni Emma ni Julia estaban en la casa.

Pero el grito, que tenía una nota de alarma real, había sido definitivamente emitido por una mujer.

Salió de la sala, esperando completamente que pudiera descubrir nada más peligroso que una de las estudiantes de Emma de pie sobre una silla, porque un ratón se había tropezado con su zapatilla.

Y probablemente alcanzaría el infierno si Emma lo atrapaba haciendo otra aparición indecorosa en su academia.

Emma casi dejó caer su manual de etiqueta ante el grito efímero que surgió de la biblioteca detrás de ella. Harriet otra vez, pensó exasperada. ¿Qué desastre habría hecho esta vez para hacer tanto alboroto?

Ella no podía confiar en esa chica Gardner durante una hora. Fue una suerte que hubiese decidido en el último momento no acompañar a Julia de compras hoy, aunque Emma no podía decir con honestidad que lo había hecho por un motivo noble.

Le gustaba comprar un sombrero nuevo tanto como a cualquier otra mujer; Charlotte y la señorita Peppertree podrían manejar la academia durante unas horas. El hecho, sin embargo, era que se había quedado en casa con la secreta esperanza de que Adrian podría hacer una visita a su hermano.

Echaba de menos a su duque de mala reputación más de lo que había anticipado cuando ella prácticamente lo había desterrado de su vida. Echaba de menos a Adrian más en estos últimos días que cuando ella había perdido a su difunto marido en el año siguiente a su muerte.

Levantó los hombros mientras se acercaba a la puerta de la biblioteca para investigar la causa del último percance de Harriet. Casi nunca se lamentaba de haber empezado la academia. Ya que se llenaron sus horas de soledad y eso le dio una gran satisfacción.

Que gratificante sería guiar a Harriet en las maneras elegantes de la feminidad. Al menos la desconcertante chica no había emitido otro de esos gritos espeluznantes.

Apoyo su amado manual en la cadera y abrió la puerta de la biblioteca. Por un intervalo incalculable de tiempo se sorprendió demasiado ante la escena que encontró para dar siquiera una respuesta. De hecho, no había ningún precedente en su vida que la preparara para manejar el cuadro impactante que vio, y como una Boscastle, Emma había sufrido una buena cantidad de conmociones.

Dos de los rufianes jóvenes más desaliñados que había tenido el disgusto de encontrar estaban intentado sacar a Harriet a través de la ventana del jardín. Una corbata, sucia, por supuesto, había sido atada en la boca de la chica para hacerla callar.

Al parecer esta humillación no desanimó la ardua lucha de Harriet por su libertad. Aunque cada uno de sus secuestradores le sujetaba un brazo y una pierna, Harriet luchó contra ellos con las asombrosas contorsiones corporales de un mono y una serie de sordas maldiciones que dio a Emma un momento de gratitud culpable por la corbata que amordazaba a la infortunada chica.

– ¡Cómo se atreven! -dijo en un gruñido suave que no sólo sorprendió a los secuestradores si no a sí misma.

De hecho, ahora que la sorpresa inicial había pasado, se sintió poseída por una ira ardiente. No solamente la casa de su hermano, si no su propia academia, santuario para las personas con influencias sociales, estaba siendo violada por lo que sólo podría describirse como la escoria de los bajos fondos de Londres.

Una multitud de razones volaron por su mente. Heath había ido a Angelo’s temprano para encontrarse con Dominic. Era de suponer que comerían después o se detendrían en el club. Sus cuñadas, Julia y Eloise, se encontraban en ese momento probablemente admirando las láminas de moda con la modista.

Charlotte y las otras chicas deberían estar estudiando latín a esta hora en el ala este. Hamm, el gigantesco sirviente de Heath, estaba en algún lugar de la casa.

Midió la distancia hasta el cordón del timbre. Tomando ventaja evidente de la inesperada llegada de Emma, la joven Harriet acababa de dar una patada en el pecho de uno de sus captores. El rufián emitió un grito bajo de dolor y cruzó las manos sobre sus partes magulladas. Su compañero se echó a reír en un tosco divertimiento hasta que Harriet levantó su hombro para propinarle el mismo ataque.

Libre de sus ineptos secuestradores, Harriet arrancó la sucia corbata de su boca y la arrojó al suelo. -¡Eso es todo por ahora, apestosos hijos de perra! ¡Ayúdeme, Señora Lyon! ¡Estoy siendo secuestrada por un par de asesinos llenos de piojos!

El más alto de los dos jóvenes lanzó una pierna sobre el alfeizar de la ventana mientras evaluaba a la defensora de Harriet. -Esta es nuestra hermana, y considero que tenemos el derecho a traerla de vuelta. Nuestro padre está enfermo, y él quiere a su hija a su lado.

– ¿Es eso cierto Harriet? -Emma preguntó-. ¿Estas dos personas son familiares tuyos?

Harriet resopló. -Me parten en dos, Lucas y Rob.

Ella cayó brevemente en el montón de cristales rotos en el suelo, solamente para saltar volviendo enseguida a sus pies. -El viejo cabrón no está más enfermo que yo.

Emma la miró con horror. -Tu codo esta sangrado, Harriet.

– Su piel va ser un filete crudo si ella no viene con nosotros -anunció el otro hombre, agarrando Harriet por su brazo lesionado-. No tiene sentido fingir que perteneces aquí. Todos sabemos que nunca serás un bolso de seda refinado.

Emma se dirigió hacia la ventana. Su garganta se había cerrado, y, sin embargo su voz resonaba en el aire, en sus oídos. -Mientras las autoridades no se pongan de acuerdo. La Srta. Gardner se queda bajo mi supervisión.

Su mano sucia se deslizó a la funda de cuero que sobresalía por debajo de su chaqueta de piel gastada. -Ella tiene trabajo que hacer en casa. -Bajó la cabeza con la agresividad de un toro.

– ¿Qué clase de trabajo? -preguntó Emma, Harriet estaba dispuesta a usar su ingenio y mantener la calma.

– Un trabajo aquí en Mayfair -el otro hombre respondió desde su lugar oscilante en el alfeizar de la ventana-. Un trabajo decente como criada de la condesa, ni más ni menos. No se puede mejorar eso, ¿verdad?

Emma tomó nota de que la mano de su hermano había desaparecido por completo en el interior de su chaqueta. -Creo que puedo. Tal vez yo podría hablar con su patrón y explicarle la situación.

Harriet dio una risa amarga ante eso. -Adelante. Usted, señora Lyons, vaya caminando hasta la puerta para explicar que su nueva empleada está siendo instalada por los cerdos de sus hermanos para robarla a ciegas durante una fiesta.

Fue en este punto que el criminal llamado Rob sacó de su chaqueta una navaja en forma siniestra conocida como balisong [4] o mariposa. Emma nunca habría reconocido el aparato horroroso que tenía su hermano Grayson ya que lo había montado, sobre la pared en el cuarto de armas en su casa campestre. -¡Fuera de mi camino -gritó Rob a Emma-, o te cortaré tu pequeña nariz entrometida!

Harriet se liberó y colocó su delgado cuerpo frente a Emma mientras levantaba los puños en dirección a la cara de Rob. -Gritas tanto que voy a coser tus bolas juntas cuando estés borracho. Lo juro sobre la tumba de la zorra de nuestra madre.

– Guarda el cuchillo -murmuró Lucas desde la ventana-. No tengo todo el día. Harriet siempre lo estropea, de todos modos. Vamos a buscar a alguien más.

Rob asintió con la cabeza aparentemente de acuerdo. Luego lanzó su brazo sin previo aviso y atrapó a Harriet por la cintura. -En este momento. Yo soy el que da las órdenes. -Apretó el cuchillo de mariposa contra la parte posterior de la oreja mientras fulminó con la mirada a Emma-. Y tú mantén tu pequeña y bonita boca cerrada hasta que nos marchemos o voy a rebanar esta oreja de cerda aquí mismo.

– Alguien viene -murmuró Lucas y abrió las piernas sobre la repisa de la ventana-. Alcánzala y corre.

Emma fue detrás de ellos. Aun sabiendo que deploraba la violencia de cualquier manera, pero se había criado en una familia de cinco hermanos corpulentos y una hermana menor con una naturaleza exuberante. Más de una vez Emma se había destrozado en una ronda de puñetazos, así como también rescató a un hermano atado a una silla en la despensa del mayordomo, durante una fiesta de tortura familiar. Por lo tanto, sin dudarlo, ella levantó su biblia personal de buena conducta en una mano y, tomando sólo una fracción de segundo para apuntar, la envió a toda velocidad a la cabeza del secuestrador de Harriet.

Lo golpeó en la cuadrada sien, su precioso manual de modales refinados, todo ese asesoramiento desperdiciado sobre una frente primitiva. El golpe lo dejó momentáneamente sin sentido. Empujó a Harriet hacia abajo sobre sus manos y rodillas. Cuando él se enderezó, estaba señalando el balisong en dirección a Emma y avanzando hacia ella.

Emma giró en movimiento. Le lanzó un cojín a la cara, seguido de las obras completas encuadernadas en cuero de Shakespeare. Él maldijo, con los brazos cubriéndose la cara así que no vio a Harriet que entraba por detrás y lo empujaba contra la ventana.

Mientras se tambaleaba, perdiendo el equilibrio, Emma corrió hacia a la campanilla y tiró fuerte presa del pánico. Había perdido la noción del tiempo, pero estaba segura que solo habían pasado dos segundos antes de que la puerta se abriera.

– ¡Adrian!

Con un alivio que la estremeció a través las costuras de sus medias, reconoció la alta figura de largos huesos que entró en la habitación. Su mirada inquietante la interrogó, el libro en el suelo, la ventana rota. En dos zancadas cruzó la habitación y se quedó como si fuera su escudo.

Una transformación temible parecía haber ocurrido sobre su hermoso rostro. Ante sus ojos se transformó de un caballero apuesto en un vengador oscuro. Su gran sonrisa llena de aprensión.

Este no era Adrian Ruxley, heredero de un ducado. El hombre que entró en la habitación podría lanzarse de un salto a un barco pirata en una batalla en alguna playa extranjera. La imagen solo se agudizo en su mente cuando él lanzo su capa y sacó la espada de su vaina.

Su camisa de lino blanca humedecida se aferró a su pecho. Un suspiro compuesto tanto por admiración como de protesta emergió de su garganta. En cualquier otro momento podría haberse ofendido por la visión del pecho sudoroso de un hombre tan atractivo, como al fin admitió para sí misma, si no hubiera sido tan agradable verlo.

– Dime que estás bien, Emma -dijo sin mirarla.

Ella asintió con la cabeza, escuchó a su hermano llamar desde la parte superior de la escalera. Luego los estrepitosos pasos de Hamm en el pasillo. Pero toda su atención se centró de pronto en Adrian, hermoso, heroico, y por suerte aquí.

– Estoy bien, pero Harriet…

De repente la atención de Adrian cambió. Uno de los hermanos de Harriet ya estaba corriendo por el jardín, objetos de plata y cajas de rapé se derramaban fuera de los bolsillos. Rob había avanzado pausadamente hacia la ventana con su cuchillo en un esfuerzo por mantener a Adrian a distancia.

– No duerman demasiado, ninguno de ustedes -dijo toscamente-. Volveremos.

Adrian desenvainó su espada. -¿Qué has dicho?

Emma parpadeó. Estaba demasiado fascinada por Adrian para reconocer incluso a las otras tres personas abarrotadas en la puerta. Su estómago se agitó ante la sonrisa dura que curvó su boca. Su amenaza oscura hipnotizo a todos quienes lo miraban mientras se movía hacia delante.

Harriet se retiró detrás de una mesa de madera satinada de la biblioteca.

Rob lanzó una mirada salvaje alrededor de la habitación. -¿Es que nadie va a detenerlo? ¿Harriet?

Adrian le rodeó con desconcertante concentración, levantando su sable hasta el pulso palpitante de la garganta de Rob con tanta rapidez que incluso Emma no lo había visto venir. -Quiero matarte -dijo, meneando la cabeza como si la confesión le divirtiera-. No estoy del todo seguro de que pueda detenerme.

Emma agarró el cordón del timbre. Por el rabillo del ojo vio a Heath y su lacayo de pie en la puerta, su presencia bloqueando la vista de Julia y su tía. Estaba profundamente agradecida de que Charlotte y la señorita Peppertree al parecer habían mantenido a las muchachas ocupadas en la otra ala.

De ninguna manera las chicas deberían saber lo que había ocurrido hoy aquí. Tendrían pesadillas durante meses.

La frente de Rob brillaba de sudor. Su hermano había desaparecido. El hombre alto y rubio con la espada tenía un brillo asesino en sus ojos que incluso un tonto respetaría. -Mire. No ha habido daño.

Adrian camino en sentido contrario a él hacia la ventana. -¿Quién lo dice?

– Pregúntele a mi hermana -dijo Rob, su voz gruesa-. Pregúntele a la señora con el tirador.

Los labios de Adrian se atenuaron. -¿Qué dices tú, Harriet?

Ella se apartó el pelo de sus ojos. -Rájelo de arriba abajo como un salmón. Plaga de la tierra, eso es lo que es.

Adrian miró a Emma. -La decisión es tuya.

Emma no lograba pensar con claridad. Sólo deseaba que esta prueba terminara. -Que se marche -susurró.

Adrian se quedó mirando el techo. Su expresión dura decía que no le molestaría enviar a Rob al otro mundo. -¿Estás segura? -preguntó ligeramente.

– Por favor…

Apretó la punta de su espada en la garganta de Rob. La cara de Rob era de un blanco macilento. -La señora quiere que yo tenga misericordia. Te libero de mala gana.

Rob se levantó con duda, mirando enigmáticamente de Adrian a Emma.

– Vete, gran estúpido -dijo Harriet con desdén-. ¡Fuera antes de que cambie de opinión!

Un momento después, Rob giró sobre el cristal roto y a continuación se lanzó por la ventana hacia los rosales. Echó a correr antes de que incluso se enderezara, espinas y hojas pegadas a sus ropas. Adrian sacudió la cabeza con disgusto y envainó la espada.

Harriet dio unas palmadas de alegría. -¡Formidable! He esperado toda mi vida para ver como obtenía lo que se merecía. Es un héroe, Señor Wolf, eso es lo que es. Espere a que les cuente a las chicas…

– Harriet Gardner. -Emma levantó su voz-. No vas a hablar de este asunto otra vez. Con nadie. ¿Entendiste?

– ¿Por qué no, señora? Lord Wolf no ha hecho nada malo. Es mi familia la mala.

– Por favor ve con Hamm a la cocina y dile a Cook que ponga ungüento en tu codo.

– Yo la llevo -Julia se ofreció desde la puerta-. Heath quiere asegurarse de que ninguno de sus tesoros haya sido robado de su estudio. Hamm vaya a buscar a un cristalero para reparar la ventana. Supongo que sería una buena idea asignar a uno de los lacayos para que salga a la calle y recupere los objetos de valor que perdió Lucas durante su cobarde huida.

Adrian miró a su alrededor. -¿Puedo hacer algo para ayudar?

Emma suspiró. -Creo que ha sido más que útil.

Se agachó para recoger su manual. -Supongo que es una forma de machacar modales dentro de la cabeza de una persona.

Ella sonrió un poco insegura. -Yo no lo recomiendo.

De pronto, se encontraban solos en la biblioteca. Adrian la miró fijamente, sabiendo que parecía descuidado y siniestro. -Podría haberlos matado a los dos cuando te vi allí de pie, con todos los cristales rotos.

– Pero te contuviste admirablemente. Sin embargo… -no podía ocultar un oscuro sentido del humor-. Tengo la sensación de que los hermanos de Harriet no volverán tan pronto, si acaso alguna vez, después de su aparición.

– Sólo me contuve porque no te habían dañado -bajó la voz. Podía oír a Heath hablar con uno de los agentes en el pasillo-. Me volveré loco si no podemos reunirnos en privado. Me estoy comportando como un caballero…

– Voy a estar en el parque mañana -dijo con una sonrisa cautelosa.

– ¿Tú sola? -le preguntó, estudiando su rostro.

– Por supuesto que no irá ella sola -dijo Heath cuando volvió a entrar en la habitación-. Mira lo que le ha ocurrido hoy. Un hermano no puede ser demasiado cuidadoso cuando se trata del bienestar de su hermana. -Miró a Adrian-. Estoy seguro de que estarás de acuerdo.

– ¿Cómo se podría argumentar lo contrario? -Adrian respondió con gracia.

Heath se encogió de hombros. Se había cambiado la ropa por una camisa limpia y un pantalón beige. -¿Te quedas a cenar? Es lo menos que nuestro héroe del día merece.

– No -Negó con la cabeza. No podía confiar en sí mismo para sentarse en la mesa de Emma y no revelar sus sentimientos. Era, en realidad, la muerte dejarla ahora sin nada resuelto-. Me he entrometido lo suficiente. Además de traer escándalo a tu casa. -Hizo una mueca-. Por no mencionar mi aspecto de pirata en este momento.

Heath rio, su buen carácter aparentemente restaurado. -El escándalo no es nada nuevo para la Boscastles. De hecho, no creo que nosotros mismos supiéramos qué hacer si pasara una semana sin alguna desgracia.

Emma había puesto su manual sobre la mesa de la biblioteca para examinar los daños. Podía sentir, a su vez, como su hermano la examinaba de forma sutil y desconcertante. Se preguntaba que era exactamente lo que veía Heath.

– Me gusta Wolf -dijo mientras se volvía hacia la ventana-. Es un defensor por naturaleza. Sin embargo…

Siguió pasando las páginas de su amado libro. Uno tenía que estar en guardia contra los "sin embargos" de Heath y sus miradas inescrutables. No indago. Por otra parte, él siempre parecía saber lo que una persona estaba más desesperada en ocultar. Él entendía la naturaleza humana. Debería haber sido un espía excelente.

Ella levantó la vista. -¿Estabas diciendo?

– Te dije que me gustaba Wolf, -respondió después de un profundo silencio-. Es un hombre valiente. Sin embargo…

Emma siguió examinando las páginas de su manual por las arrugas. -¿Sin embargo?

– Bueno, él ha vivido una vida muy dura, batallas que algunos consideran brutales.

– ¿Lo ha hecho? -murmuró.

Él arqueó las cejas. -Lo que quise decir es que frecuentemente, cuando un hombre se ve obligado a defender su vida, y la vida de otros, sacrifica una parte de su alma.

Cerró el libro y lo miró. -¿Tú hiciste lo mismo, Heath?

Parecía tan sorprendido que casi se rió.

– Una vez.

– ¿Y ahora? -preguntó ella con suavidad, sintiéndose culpable por provocarlo cuando sabía que él había intervenido sólo por su profunda preocupación por ella.

– Tengo suficiente con mi esposa y mi familia que no siento la ausencia -respondió.

– Querido Heath -dijo con una sonrisa triste-, ¿Qué habríamos hecho sin ti?

Suspiró. -¿Hay algo que desearías confiarme? Yo nunca traicionaría tu confianza.

– Sólo hay una cosa -respondió ella, con la mirada abatida.

– ¿Sí?

– Quiero que sepas que reconozco los sacrificios que has realizado, no importa lo que sientas que has perdido durante la guerra, lo has ganado de nuevo en sabiduría y bondad.

– ¿Eso es todo? -preguntó con patente decepción.

Miró de nuevo, sus ojos azules juguetones. -La Inquisición Boscastle ha terminado. Nosotros ya no somos niños, y tengo edad suficiente para elegir mi propio camino.

– Esa no es la respuesta que yo esperaba oír. -Sonrió sin poder hacer nada-. De hecho, no es una respuesta después de todo, mujer inteligente.

Sé feliz, Emma.

Aquellas habían sido las últimas palabras de su difunto esposo, su bendición.

Pero él no le había dicho cómo.

Sé feliz.

Y entonces él había fallecido, dejándola desolada pero no sola, porque tan pronto el ataúd había bajado dentro de la tierra, sus hermanos se habían abalanzado sobre ella para convencerla de que debía abandonar la academia de sus jóvenes damas en Escocia y mudarse a Londres, donde se podrían ver más y protegerla de todos los males del mundo infligidos a las viudas jóvenes y vulnerables, como ella misma.

Como había ocurrido, Emma no lo lamentaba exactamente, ella había sido la única en velar por los Boscastles y advertirles de los peligros constantes que buscaban y de los que salían milagrosamente ilesos, con la trágica excepción de su hermano menor Brandon.

Pero Emma no estaba a punto de quejarse. Cuidar a sus a sus hermanos había llenado el vacío en su vida, y ahora con todos ellos casados, ella podía a su vez seguir sus instintos y volver a nutrir a las señoritas de Londres, que tan desesperadamente necesitan la guía de una dama con experiencia.

Pero de pronto las tornas habían cambiado.

Los granujas estaban pagándole la deuda de igual manera.

Siempre la habían acusado de entrometerse en sus asuntos. Ahora eran ellos los entrometidos.

Fue durante los próximos dos días, sin embargo, que se dio cuenta de cómo los fuertes brazos de su familia habían empezado a apretarse sobre ella como grilletes. Apenas podía tomar una taza de té sin que uno de sus hermanos revoloteara a su alrededor. Uno u otro de los demonios parecían empeñados en acompañarla a todas partes.

¿Desde cuándo Devon había tomado tal interés en merodear en la biblioteca a la hora exacta en que lo hizo? ¿Y cuando sobre la tierra había Heath disfrutado alguna vez de compras de encaje y el regateo sobre el precio de un pañuelo?

Sin embargo, no fue hasta su siguiente encuentro no planificado con el Señor Wolverton en el museo que se percató que una conspiración de buena fe había sido tramada para impedir que estuviera a solas con Adrian.

Ella y Charlotte estaban guiando a las chicas en una lección de historia, cuando Drake apareció por detrás de un sarcófago egipcio y vagó junto a ella hasta una colección de cerámica antigua. ¿Drake y el arte antiguo?

Es evidente que sus malvados hermanos habían decidido que tenían motivos para entrometerse.

– ¿Cómo sabía que estaría aquí? -le susurró a Adrian mientras él la siguió a la galería romana por delante de las chicas.

– Tengo un espía en tu casa que me informa de su paradero.

– No -dijo en voz baja-. Es Harriet, ¿no es cierto? ¿Cómo has podido, Adrian? ¿No les has dicho nada a mis hermanos? -preguntó en voz baja. Ella tragó saliva-. Ellos saben. No hay otra explicación.

Adrian la arrastró a una distancia respetable. -Bueno, ellos no lo oyeron de mí. Preferiría morir antes que traicionarte.

Se dio cuenta de que Harriet se escapó del grupo. De repente, parecía haber perdido el control sobre toda su vida. -Harriet, no coloques tu mano en esa urna. No sabes lo que podría estar ahí.

El aire era frío en el interior del museo. La lluvia había disminuido de manera constante durante todo el día. Sin embargo, con el calor de Adrian, la figura a su espalda envuelta en lana, Emma se sintió casi sobre acalorada. Con una voz apenas audible, le preguntó, -¿Por qué exactamente me estás siguiendo, Adrian?

– Porque quiero, porque yo, oh, diablos, Emma, ¿Podemos caminar solos en la sala por un momento?

Ella miró a su alrededor. -Solamente un momento.

Miró hacia atrás, observando la figura de Drake tan sólo unos metros de distancia. -No es más que entre tú y yo -dijo en voz baja-. No puede ser. He pasado cada hora desde…

Se interrumpió cuando al doblar una esquina juntos descubrieron a su hermano menor Devon sentado en una silla examinando detenidamente una colección de papeles de Estado. -Bueno, no es esto una sorpresa -murmuró Adrian-. Toda la familia está aquí. Ahí está tu hermano.

Emma miró hacia atrás a través de la puerta con consternación. -No puede ser mi hermano. Lo veo de pie justo allí con Charlotte.

– El otro hermano. Devon.

– ¿Devon? ¿En un museo? Ahora lo he visto todo.

Devon bajó la capa de documentos, fingiendo estar asombrado al verlos, y les dio un pequeño saludo amistoso.

– Esto ha ido demasiado lejos. -Emma se detuvo. Las muchachas se apiñaron en la puerta de arco detrás de Adrian-. Voy a poner fin a esto tan pronto como regrese a casa.

Adrian miró a Devon, cuya expresión amistosa se había desalentado ligeramente de repente. -Todo lo que quiero hacer es hablar contigo, Emma. Sin una dotación completa de guardias.

Ella miró hacia atrás de manera significativa a su hermano. -Parece como si tuviera que hacerlo de esta manera por el comité.

Se cruzó de brazos. -A menos que podemos arreglar una reunión privada.

– No podemos -susurró-. Al menos no hasta que dejen de molestarme de esta manera.

Su mirada se oscureció. -Bueno, yo no me rindo. Y quiero que sepas con lo que estás tratando, nunca he fallado en ninguna misión antes. -La miró con su arrogancia masculina que subyacía con una vulnerabilidad muy atractiva-. Y no tengo intención de empezar ahora.

– Ya veremos -murmuró.

Para sorpresa de Adrian, su declaración de guerra amorosa exigiría una estrategia mucho más que la conquista militar directa que había librado en el pasado. Se había ganado su reputación como un luchador duro.

No tenía, sin embargo, el ingenio para una campaña contra los hermanos Boscastle. Tuvo que admirar su ingenio y determinación a la hora de proteger a uno de los suyos.

Su admiración no le impidió su propósito. De hecho, sólo lo hizo más decidido a ganar.

Él no estaba muy seguro de cómo hacerlo.

Eran cuatro hermanos Boscastle contra él. Es evidente que necesitaba un aliado poderoso. Y un plan de acción más audaz.

Escuchar

Leer fonéticamente

Diccionario – Ver diccionario detallado

CAPÍTULO 14

El carruaje brillante de Heath rodaba por las relucientes calles empedradas de la ciudad. Los tres hermanos que iban adentro miraban atrás, en silencio, al museo que iba desapareciendo, hasta que Devon tiró sus guantes de cuero negro sobre asiento disgustado, por no decir derrotado.

– Esto se está poniendo un poco ridículo. No podemos seguir a Emma a todas partes. Está planeando ir a la exposición de trabajos de agujas flamencos esta tarde en la Plaza Cavendish. Un hombre tiene su orgullo.

– Dios mío -murmuró Drake-. Yo creía que la alfarería antigua era más que suficiente.

– Por lo menos no tuviste que comprar encaje rosado en público -Heath comentó secamente-. Y mañana en la mañana la invitaron a inspeccionar un colegio parroquial para los niños de las prostitutas solteras.

– Bueno, no cuenten conmigo para eso -dijo Devon-. Creo que Chloe la acompañará.

Heath resopló. -Y como todos recordamos, Chloe no sabe absolutamente nada de asuntos ilícitos y de alejarse de hombres peligrosos. En todo caso, Chloe va a empujar a Emma justo a los brazos de Adrian.

– Bueno, no podemos acompañarla siempre en todas esas incursiones -murmuró Devon-. Me estoy empezando a sentir como mi tía viuda. Aun más, creo que Jocelyn está empezando a sospechar que no ando en nada bueno.

Heath suspiró. -Debemos seguir con esto solo hasta que Grayson vuelva y tengamos un foro para decidir qué acción tomar.

– Nuestra presencia no parece haber disuadido a Wolf a mantenerse alejado de ella -dijo Drake.

Heath se rió.

– Tal vez ni él mismo pueda evitarlo.

Drake le dio una gran sonrisa.

– Emma y Wolf. Es el polo opuesto a nuestra hermana. La antítesis de todo lo que ella quiere.

– En realidad no lo es -dijo Heath pensativamente-. Un día él será duque, y si lo pulen un poco, ¿quién sabe? No hace mucho, nadie hubiese apostado a que ninguno de nosotros se reformaría.

– Hasta donde yo puedo decir, ella está haciendo todo para no hablarle -dijo Devon poniendo los brazos atrás de la cabeza-. En todo caso, ¿Cuándo vuelve Grayson?

Heath corrió la cortina. -Esta noche, si la tormenta no empeora.

Jane, la marquesa de Sedgecroft y joven matriarca del clan Boscastle debido al matrimonio, había llegado a su residencia de Londres dos horas antes que su esposo, Grayson. Ya estaba oscuro cuando había dejado a su hijo Rowan en la pieza de los niños con su niñera, la Sra. O’Brian.

Apenas había tenido tiempo para recuperarse con una taza de café con un poco de brandy, cuando volvió a salir en su pequeño carruaje para ir a la casa de su cuñado. Esperaba que Heath no estuviera en casa, pero incluso si estaba, sería más seguro sostener una reunión con las damas allí que en casa, donde Grayson era capaz de irrumpir e interrumpir.

Además la esposa de Heath, Julia, había llamado a esta reunión de emergencia. Tal vez la misma Emma asistiría, aunque Jane más bien lo dudaba.

El mensaje de Julia insistía en el secreto y sugería pánico. Jane concluyó que no había un momento que perder.

Era verdad, el saludo inicial de Julia en la puerta, reforzó sus sospechas.

– Gracias a Dios que estás aquí, Jane. Rápido. ¡Rápido! Al salón familiar.

Jane se iba despojando de su capa y de sus guantes, mientras seguía a la mujer más alta a la escalera privada a un lado de la casa. -Qué intriga. ¿No habría más privacidad en tu pieza?

– No de mi esposo -dijo abruptamente.

– Ah.

– Quiero decir…

– Las explicaciones no son necesarias, Julia. Yo también estoy casada con un Boscastle. -Y eran una raza de sangre caliente, incluyendo a los miembros femeninos de la familia, una de las cuales estaba esperando en el salón iluminado por las velas.

Chloe Boscastle, la hermana menor de Emma, de pelo negro, se levantó de su sillón para abrazar a Jane. Chloe misma no desconocía la mala reputación. De hecho, se había casado con el amigo más antiguo de Adrian, el sombrío Dominic Breckland, Vizconde Stratfield, después de un romance que se había encendido cuando ella lo había encontrado medio muerto, escondido en su armario.

Sentadas cómodamente en un sofá atrás de Chloe, estaban Charlotte, la prima de Emma; la joven esposa de Devon, la ex Jocelyn Lydbury; y la esposa de Drake, una institutriz en el pasado, Eloísa.

La tía de Julia, Hermia, estaba sentada en el sillón francés cerca del fuego. Aunque se asociaba con los Boscastles solo a través del matrimonio de su sobrina Julia con Heath, el clan entero la había adoptado extraoficialmente. Su entusiasmo por la vida y su tendencia a los problemas, le habían ganado un lugar favorito. El verdadero amor de su vida, el Conde de Odham, le había sido infiel hacía muchos años, y todavía estaba tratando de lograr su perdón.

– ¿Cómo está tu encantador hijo, Jane? -Hermia preguntó afectuosamente.

– Tan gordito y vivaz como siempre.

– Siempre tan travieso, ¿verdad? -Hermia preguntó con aprobación.

Jane suspiró.

– Especialmente cuando Grayson juega con él.

Hermia sonrió por lo bajo.

– Me encantaría pintarlo como el joven Cupido para agregarlo a nuestra colección.

– Me imagino que te estás refiriendo a Rowan, no a mi marido. -Jane tomó el vaso de oporto que Julia le pasó. Todas las mujeres habían estado bebiendo unas copas desde el final de la tarde, una clara indicación de su preocupación-. Parece que llegué de Kent justo a tiempo.

– Todo depende -dijo Julia-. Incluso puede que sea demasiado tarde para frustrar los planes de nuestros análogos masculinos.

Hermia dejó su vaso en la mesa.

– ¿Demasiado tarde para qué? Solo son como las diez. En mi día, el entretenimiento de la noche ya estaría pasando. Vosotras, las mujeres jóvenes, parece que fuisteis alimentadas con espuma.

– Me refiero a la situación que se ha producido entre Emma y Adrian Ruxley -dijo Julia molesta-. ¿Nunca me prestas atención, tía Hermia?

Chloe, que había estado jugando inconscientemente con su brazalete de perlas, levantó la vista con una expresión de incredulidad.

– ¿Emma? ¿Adrian? ¿Una situación? Esto es demasiado delicioso.

Eloise Boscastle, la antigua institutriz que una vez había tenido esperanzas de trabajar en la apreciada academia de Emma antes de casarse y formar parte de la familia, parecía horrorizada. -¿Lady Lyons y ese… mercenario? Tienes que estar equivocada.

– Por supuesto que está equivocada -dijo Jocelyn, casi ahogándose con su jerez-. Emma y Lord Wolverton es la pareja más inverosímil de todo Londres.

– De toda Inglaterra -la corrigió feliz, Chloe.

– De toda Europa, en todo caso -dijo Eloise, claramente en defensa del ideal a quién ella todavía tenía en su corazón como el ejemplo sin manchas de todo lo que una dama debiese aspirar ser. En realidad, no era ningún secreto para la familia del gran respeto que Eloise sentía por Emma hacía años.

– Julia, tienes que hablarnos claramente -dijo Jane-. Si este es un asunto sobre el cual nos vemos obligadas a actuar, no hay que cortar las palabras. Todo lo que sé es que Adrian salió al rescate de Emma, en una boda. Tal vez no en la más graciosa de las formas, pero…

– Ya es demasiado tarde -irrumpió Charlotte Boscastle, con mucha calma.

Jane tomó aliento.

– Ya veo. ¿Entonces cómo está, exactamente, la situación entre nuestros dos… podría atreverme a decir… amantes?

– Yo diría que la situación está en un estancamiento total -respondió Charlotte-. No creo que en estos días Emma pueda dar un solo paso sin que uno de mis primos no esté mirando sobre el hombro de ella.

Chloe resopló levemente.

– Yo misma recuerdo esa guardia sofocante. Es un milagro que Dominic y yo terminamos casándonos con los cuatro diablos encajonándome. Y ahora han agregado a Gabriel a su tropa. Pobre Emma. Pensar que encontró el amor al fin, tan tarde, solo para…

Jane fue a la ventana. -Probablemente, tienes razón. Se lo arruinarán… oh, Dios del cielo. Él está aquí.

– ¿Lord Wolverton? -Hermia preguntó con entusiasmo, levantándose a medias del sillón.

– No. Grayson, el líder del grupo. Viene a decidir si Emma…

Un ruido sordo estremeció la pared.

– ¿Oísteis eso? -Jane preguntó dando vuelta alarmada.

Chloe examinó una perla suelta del empeine de su zapatilla.

– Sí. Grayson nunca ha cerrado una puerta sin dar un portazo. Ya deberías saberlo, Jane.

– No fue la puerta -exclamó Jane-. Es…

– Del otro lado de la casa. -Charlotte se inclinó hacia adelante apuntando sobre el hombro-. De la parte donde está ubicada la suite de Emma.

Adrian trepó la escalera de madera desvencijada y osciló un brazo, subiendo en seguida la pierna derecha sobre el alféizar de la ventana, agradecido que la diablilla de Harriet se hubiese acordado de dejar abierta la ventana de Emma. Por supuesto que le pagaría bien a la codiciosa tunante, por el favor. Sin duda, aun trataría de chantajearlo para quedarse callada. Bueno, mañana trataría con la señorita Gardner. Si todo salía bien esta noche, capaz que hasta quisiese recompensarla.

Miró alrededor, evaluando la pieza oscura. Había aterrizado en el dormitorio, de pura buena suerte. Un fuego de carbones rojo-ámbar ardía en la parrilla. Qué bueno. Ella no se helaría después que le declarara sus intenciones y la llevara a la cama.

A través de la puerta, la vislumbró sentada en un sillón de palo de rosa con patas curvas, en la antecámara del dormitorio, con un libro en su falda. Tenía su hermoso cabello suelto a un lado, en un hombro. Rapunzel. Deseó enrollárselo alrededor de su cuello, sus brazos, sus caderas. Casi podía sentir los suaves mechones acariciando su espalda, su barriga.

Su hermoso ángel del Renacimiento.

Se movió silenciosamente hacia ella. Todavía no lo había visto. En sus días, él se podía introducir a hurtadillas a un barco de piratas y cortarles las gargantas mientras roncaban, antes de perturbarles los sueños. Seguro que podía llegar furtivamente hasta la mujer que deseaba y… ponerse de rodillas a su lado.

Pisó justo un macetero que estaba en un pedestal de mármol al lado de la puerta. Ella se paró de un salto, los ojos enormes con la impresión.

– ¡Tú!

– Maldición, Emma. -Agarró el macetero de hiedra inglesa antes que se quebrara en el piso y lo volvió a estabilizar cuidadosamente en el pedestal-. Por favor, haz lo que quieras, pero no grites.

– Absolutamente, no tengo la menor intención de entregarme a un acto tan inútil. -Levantó lentamente la vista a la cara de él-. Si tu aparición aquí tiene que ver con las lecciones de comportamiento otra vez, que necesitas desesperadamente, te referiré a un cierto conde francés conocido de Devon. Tengo entendido que se siente más que contento en instruir a los ingleses en las artes del refinamiento.

Él la llevó de vuelta al sillón.

– Querida, no me importan para nada mis maneras. Nunca me importaron.

La respiración se le detuvo. Un leve contratiempo que desmentía su compostura.

– Es obvio.

Subió las manos y las puso en los hombros de ella.

– Vine aquí con un propósito solamente.

A ella se le abrió la boca. -Adrian Ruxley, si no te vas en este instante, tendré que…

– Te adoro -le dijo bajando su boca a la de ella-. Y quiero que seas mi esposa. Emma, por favor, sácame de esta tortura. ¿Sientes lo mismo que yo? No, no me respondas. Yo ya lo sé.

La besó antes que ella pudiese pronunciar una sola palabra. Como soldado de fortuna que era, se aprovechó de su inmovilidad asombrada para rozar su boca a través de la de ella. La atrajo contra él y la tomó de tal manera que no había forma de escapar. El placer sensual pulsaba a través de su cuerpo mientras sentía los labios de ella, entonces su cuerpo se relajó contra el de él.

Conociendo a Emma, él tenía poco tiempo para debilitar sus defensas antes que se pusiese en guardia. Pero esperó su respuesta, de todas maneras, con su corazón latiendo, salvaje y esperanzado. Le pasó la mano por el pelo, desenredando un nudo, acunando su nuca, dando palmaditas a la piel caliente.

Ella se movió levemente, de manera que la boca de él quedó en su mejilla.

– ¿Estás haciéndome un proposición de matrimonio? -preguntó con una voz suave y precisa.

– Sí. -Se rió incrédulo, más feliz de lo que nunca había sido en su vida-. Sí.

Los ojos de ella buscaban en su cara alguna señal de engaño. Debía verse y sonar como un tonto. Tampoco le importaba, si ella aceptaba su propuesta. -¿Y esto es lo que querías discutir conmigo? -le preguntó su pequeña directora escéptica, la capataz sin la cual no podía sobrevivir-. ¿Por qué no lo dijiste desde un comienzo?

– ¿Y cuándo tuve una oportunidad? -exigió incrédulo-. Te seguí al puesto de los encajes, listo a lanzar la pregunta, solo para encontrar a Heath escogiendo un lindo pañuelo para él. No era un momento propicio para una propuesta.

Ella movió la cabeza apenada. -Ellos lo saben. Y nos matarán si nos pillan.

– Fuguémonos.

– ¿Fugarnos? ¿Esta noche?

Pasó el pulgar enguantado por su boca exuberante, en seguida lo deslizó hacia abajo por la barbilla al escote del vestido. -¿Por qué no? -preguntó con la mirada oscuramente tentadora.

Ella tuvo un escalofrío.

– ¿Y tener a mis hermanos persiguiéndonos por toda Inglaterra? Qué luna de miel, hecha en el infierno. Y qué ejemplo para la academia. Tendremos una boda adecuada, o ninguna.

Él sonrió abiertamente, frotando con el pulgar la curva rellena de su pecho. El pezón se anudó contra la palma grande y caliente.

– Entonces aceptaste.

– ¿Lo hice? -preguntó mirándolo a la cara, mientras él, audazmente, la acariciaba dejándola en un estado de placer aturdido.

Los ojos se le arrugaron levemente en las esquinas, cálidos, burlones. Lentamente sacó las manos para desamarrar los lazos del vestido y dejar libre los pechos blancos y firmes de ella. -Lo hiciste.

Ella cruzó las manos sobre sus pezones rosados e hinchados. Adrian sintió que la respiración se le aceleraba.

– Pero mis hermanos…

– Bésame Emma. -La llevó sobre sus rodillas al sofá-. Pon tus brazos alrededor de mi cuello -dijo con voz pastosa-. Necesito tus besos.

Agarró su chaqueta en un puño. A él se le contrajo el cuerpo, decepcionado, hasta que se dio cuenta que ella no lo estaba empujando lejos. No, bendita. Lo estaba acercando. Bajándolo hasta quedar encima de ella, abanicando el fuego que ardía en su interior.

Se robaban besos uno al otro. Hambrientos, violentos, desesperados. Ninguno de los dos era inocente. Adrian entendía el deseo, cómo excitar sexualmente, cómo satisfacer. Y prolongar el placer tanto, que la amante rogaba por el alivio.

Ella echó la cabeza hacia atrás en el respaldo del sofá, su directora sensual, sus miembros relajados, sus curvas invitantes. La miró con desesperación impotente. Se le contrajeron las ingles cuando ella le puso una mano en su rodilla.

Súbitamente sintió el cuerpo tan pesado de sexualidad que incluso la chaqueta se le hizo intolerable.

Comenzó a luchar para quitársela, solo para detenerse al sentir las manos de ella en sus hombros ayudándolo. Cerró los ojos y respiró irregularmente. -Esa primera noche fue un desorden. Me aproveché de ti, aunque no ha propósito.

– ¿Y lo admites? -le preguntó firme.

– Para mi desgracia.

– Acepto tu disculpa. -Ella torció los labios. Parecía de mal gusto dar voz a sus deseos. Pero su cuerpo no mantenía tales restricciones.

– No fue tanto una disculpa -susurró-. Más bien fue un aviso.

Los músculos profundos de ella se estremecieron.

– ¿Un aviso?

Inhaló. La voz sonó profunda con el placer. -Esta vez no va ser un desorden…

– Adrian…

– … y no me vas a convencer que este es un acto impropio entre un hombre y una mujer que ahora se van a casar…

– Por amor de Dios, no deseo ninguna disculpa, lo que quiero es acción.

A él se le oscurecieron los ojos de placer. -Entonces voy a actuar.

– Y si no me tocas pronto, Lord Wolf -susurró muy bajo, sacándole la chaqueta por los hombros-, avergonzaré a la misma palabra etiqueta.

Él gimió.

– Como tu futuro esposo, nada me gustaría más que obedecer tus deseos. -Movió la cabeza y le tomó una mano-. Pero primero las damas, ¿verdad? Mira, yo sigo instrucciones…

Entonces deslizó su mano enguantada bajo la bata de ella, y con provocación deliberada, acarició del tobillo a la rodilla desnuda, a la barriga. La respiración de ella se hizo más profunda. Volvió la cara hacia el cojín, murmurando, -Guantes, milord -con una risa fascinada, que le revolvió sus instintos predadores-. Un caballero siempre se debe quitar los guantes cuando toca íntimamente a una dama.

– ¿Es esa una regla inquebrantable en tu manual? -preguntó relajadamente acomodando los dedos enguantados entre sus pliegues-. ¿O estás creando reglas nuevas de acuerdo a lo que hacemos?

– Adrian -respiró deleitada e impresionada mientras el índice enguantado se introducía en su interior-. Esto…

Él se inclinó acercándose, introdujo otro dedo en su pasaje estrecho, -Nunca me he guiado por ningún libro. Parece que soy un animal instintivo. Perdóname.

– Esto -se movió, la mirada ampliándose con anticipación; los hombros se le arquearon-, no es civilizado. Esto, bien. No sé que es.

– Yo tampoco, pero me gusta demasiado y sugiero que esperes antes de decidir.

Ella puso la mano en su poderosa muñeca, los músculos internos apretando sus dedos enguantados. Era decadente. Era deseo. Y sintió la pureza y el poder de eso que le llegaba hasta el alma. -¿Cuánto más debo esperar? -susurró bajo.

Él le subió la bata más arriba de la cintura. Su mano pesada yacía posesivamente entre los muslos lisos y los rizos con visos dorados que delicadamente escondían la hendidura de su mirada voraz.

Para ser su amante, se habría arrodillado y suplicado. Estaba como tonto. Embrujado. Él, cuyas destrezas en la guerra había hecho que los hombres pidiesen clemencia, dejaría de lado su espada para siempre y dedicaría su vida a agradarla, si se lo permitía.

– Desde la primera vez que estuvimos juntos, no he tenido un momento que haya dejado de pensar en ti -dijo ronco.

Su suave suspiro de placer, lo animó. Lentamente terminó de desamarrar las cintas de los hombros. Ella no hizo ningún intento de disuadirlo. Sus manos ayudaron a la delgada muselina a que se deslizara por su graciosa espalda. Sus pechos se cernían sobre el delicado género transparente, con sus pezones rosa sedosos y exquisitos. -Oh, Emma. -Con sus rasgos aristocráticos y su pelo suelto, parecía una concubina elegante. Sintió cómo su erección sobresalía en sus pantalones, presionando las costuras apretadas a punto de romperlas.

– Lentamente -se dijo a sí mismo. Ella se merecía el tiempo, el mejor que pudiese ofrecerle, después de la torpe indiscreción inicial-. Estoy tratando de controlarme, -explicó-. Me temo que a veces me siento un poco salvaje.

– Mi Lobo salvaje.

– Domestícame, Emma.

– ¿Por qué? -susurró-. A veces una dama sabe cuando apreciar lo que la naturaleza deja libre. Una tormenta en las montañas. La lluvia en un picnic de verano. Un duque que no sigue las reglas de su dominio…

Su corazón se aceleró tanto, que le dolía el aire que entraba a sus pulmones. La tensión sexual le contraía los músculos, espesaba el mismo aire que compartían. El órgano en los pantalones le dolía y pesaba. Cómo anhelaba a esta mujer.

Ella hizo presión contra su mano.

Con un leve gemido ante esta inesperada tentación, se sacó el guante mojado y buscó la suave carne tierna. Su sumisión. Había esperado por su capitulación, sabiendo que él era de ella desde el primer momento que la había visto.

– Debes creer que soy un diablo -dijo con una voz ronca-. Te he atraído deliberadamente para que abandones esos principios que estimas.

– ¿Y qué harías si admito, mi diablo, que es a ti a quién más estimo? -preguntó con una voz más ronca aun-. ¿Qué renunciaría a todo para ser tuya?

Se frotó la cara con la mano libre.

– Entonces soy tuyo para que hagas lo que quieras. Púleme. Instrúyeme. Conviérteme en uno de esos ingleses que tanto admiras. No me importa. Solo no me rechaces, Emma, pero te ruego con todo mi corazón que me hagas tuyo.

Los Boscastles, Heath reflexionó molesto, nunca habían sido conocidos por su paciencia, exactamente. Drake había tamborileado en el escritorio hasta prácticamente casi hacer un hoyo. Gabriel ya había acabado con tres de los mejores cigarros puros de Heath. Devon caminaba de allá para acá hasta la ventana, hasta que al final se sentó en su sillón a dormitar.

Fue un alivio cuando, al fin, el mayor de los hermanos Boscastles, Grayson, los agració con su presencia dominante.

– ¿Oíste un ruido sospechoso cuando entraste a la casa? -Heath preguntó, y no le gustaba desperdiciar las palabras.

Grayson se sacó la capa mientras se encogía de hombros.

– Seguramente fui yo que di un portazo. ¿Llegué muy tarde?

– Eso depende -dijo Heath echándose hacia atrás en su sillón-. ¿Sabe Jane que estás aquí?

– Por supuesto que no -Grayson dijo-. ¿Es que no he sido siempre el alma de la discreción? Jane anda ocupada con un nuevo zapatero. Al menos eso es lo que ella dice.

Devon empezó a reír. -Ya lo sabe.

– ¿Precisamente qué es lo que sabe, que yo no me he enterado? -Grayson preguntó dando una mirada sombría alrededor de la sala.

– Siéntate -dijo Heath-, y te diré los hechos como los entiendo. Empezó hace como dos semanas atrás en una boda…

Grayson frunció el ceño. -Siempre empieza en una boda.

Heath hizo una pausa. -Pensándolo bien, me sentiría mejor si uno de vosotros se da una vuelta por la casa para investigar el ruido que acabamos de oír. Apostaría que no fue un portazo.

Harriet estaba vigilando bajo el dormitorio de Lady Lyons, como lo había hecho incontables veces para sus hermanos en el curso de sus robos en Mayfair. Aunque esto era más fácil, era menos excitante. No veía nada desde su escondite y aunque no iba a ir a la cárcel si la pillaban, tampoco le iban a dar una bolsa de joyas.

Nada había pasado.

Ni un vistazo del gran señor jugando rantum scantum [5] con Lady L, un hecho que, según el cálculo de Harriet, tenía que estar pasando ahora.

Se hundió en los escalones del pabellón. Esperaba a medias que la dama se desgañitara gritando por su buhardilla, a pesar de sus buenas maneras y todo.

– Su silencio lo dice todo, ¿verdad? -le susurró al gato flaco gris que se acercó a olerle los zapatos-. Tú y yo compartimos secretos, ¿eh, gatito?

Harriet había visto suficiente de la vida en las Siete Esferas, como para sacar por conclusión que los hombres y las mujeres disfrutaban mucho uniendo sus entrañas. Pero aunque ella fuese una mentirosa y una ladrona, apreciaba su virtud. No es que importara mucho en una niña destinada a Newgate. Aun así Harriet…

El gato volvió la cabeza. Harriet parpadeó, escuchando pasos que venían desde la cocina. Alguien reclamaba en voz baja por el banco que ella había puesto atravesado en la puerta en caso que a un intruso se le ocurriera salir a olfatear al jardín. Lord Wolf no le había pagado por esta precaución especial.

Después se lo cobraría, con intereses, si pasaba una buena noche.

La puerta repiqueteo más duro. Una voz la llamó desde la ventana de arriba.

– Psss. Harriet. -Era la vocecilla de la insignificante de Butterfield la que la llamaba-. La señorita Boscastle te anda buscando.

Se paró de un salto. -Por las malditas campanas del infierno.

No había nada que hacer. Tenía que esconder la escalera de Romeo del idiota que golpeaba la puerta más allá, sin contar su propia persona descompuesta, de la patrulla de Charlotte Boscastle. No era la primera vez que acarreaba una escalera en su pequeña espalda escuálida en nombre de lo impropio; probablemente no sería la última. Claro que a este ritmo, ella podría retirarse, con todo lo que Su Señoría le debía por cumplir con su deber.

CAPÍTULO 15

Maldiciendo, Sir Gabriel Boscastle saltó sobre el banco que había desplazado de la puerta. Dios sabía que era una táctica simple para retrasar su entrada al jardín. Sin embargo, fue eficaz. No había querido romper la puerta. Si hubiera conocido la disposición de la casa un poco mejor, habría encontrado otro punto de salida. Bueno, quería ser incluido en todas las intrigas de la familia Boscastle en Londres. Era el momento de demostrar que podía convivir mejor con sus primos. Su propia familia le había dado más angustia que felicidad. ¿Quién hubiera pensado, que lo recibirían con los brazos abiertos, a pesar de lo mal que se había portado?

El jardín lucia tranquilo bajo la luz de la luna. Por lo que parecía dos de los sirvientes habían estado disfrutando de unos momentos robados a solas y él había arruinado sus planes. Casi se sentía culpable. Mientras paseaba alrededor, vio un gato gris sentado en la pared. Nada que levantara sospechas hasta que…, entrecerrando sus ojos, se detuvo. Una figura de cabello claro acababa de salir de la casa, sus movimientos mostraban una actitud sospechosa.

– ¿Qué diablos?

– ¿Charlotte? -dudando, dio un paso hacia ella, riéndose del pequeño grito que dio-. ¿Qué estás haciendo en el jardín?

Ella respiro sobresaltada. -Podría preguntarte lo mismo.

– Salí a fumar un cigarro -respondió, dando unas palmaditas en el bolsillo del chaleco, como para verificar la mentira.

– Bueno, estaba buscando… a Harriet. -Olfateó el aire-. No huelo el humo.

Miró a su alrededor. -No veo a Harriet, tampoco.

De repente, como si de una espía se tratara vio la escalera que estaba apoyada en precario equilibrio a un lado de la glorieta. Casi al mismo tiempo que Charlotte, a juzgar por su audible inspiración.

Ninguno de los dos dijo una palabra. Gabriel no tenía idea de cómo Charlotte hizo el descubrimiento. O lo que la escalera contra la pared significaba exactamente, a pesar de que esto era algo que Heath querría saber. No era asunto suyo juzgar, solo informar a los hermanos Boscastle tan pronto como fuera posible.

No podía imaginar a Wolf fugándose con Emma. O a alguien lo suficientemente valiente para ayudarla a hacerlo. Pensaba que era una pena que fuera tan mojigata. Con ese cabello de oro y una piel de alabastro, era una mujer hermosa y algún día tendría a algún pobre hombre completamente deslumbrado y obsesionado con ella.

– ¿Fue Lord Wolf?

– Bien, supongo que deberíamos regresar, antes de perdernos -dijo casualmente.

Charlotte prácticamente lo empujo en su prisa por llegar primero a la puerta. -Esplendida idea.

Un hilo de voz llegó hacia ellos desde la ventana de la buhardilla. Su cara pálida oculta bajo las sombras del volante rizado de su cofia, Harriet estaba encaramada en el alfeizar. -¿No preferirían tener esta charla en el interior?

Gabriel frunció el ceño. -¿No estaba hablándome a mi verdad, Srta. Sauce-Box?

– Bueno, ¿qué ocurre si le hablo a usted? -Harriet lo miro durante unos instantes-. Un momento, yo he visto su cara en otro lugar.

Soltó un bufido. -Si se refiere a mí, lo dudo.

– Lo he visto en los barrios pobres -insistió Harriet-. Tengo la sensación de que era usted.

– Está equivocada -dijo Gabriel con molestia. Por lo menos, no en los últimos años.

– Tal vez tienes un gemelo malvado -susurró Charlotte.

– Tal vez soy tan malvado como para ser trillizo -replico Gabriel-. Lo que me recuerda, ¿cómo son sus hermanos?

– No pregunte -lanzándole una mirada sospechosa-, ¿cómo son los suyos?

Se encogió de hombros. -No sé.

– Ah.

Harriet golpeó su puño en el alfeizar de la ventana. -Algunos de nosotros necesitamos un sueño reparador. Si continúan así, despertaran a toda la casa en un minuto.

Gabriel levantó la ceja. Tenía el presentimiento de que no solo toda la casa, sino todos en Mayfair, estarían alborotados antes de que amaneciera.

Emma gemía, hundiéndose en el colchón. -Por favor, cierra las cortinas -susurró. Como si la oscuridad pudiera ocultar el deseo indecente que sentían.

Inclinado sobre ella, su camisa colgando abierta hasta su cintura con su mirada cruda y sexual.

– ¿Y si me gusta mirarte?

– No deberías.

– Sssh, amor -dijo él, desabrochándose los pantalones.

– Me da vueltas la cabeza -dijo en voz baja-. Creo que voy a desmayarme.

Con los ojos entrecerrados, se apoyó en la cama. Con sus grandes manos recorrió suavemente su cara, su cuello, sus pechos. Su erección presionando con fuerza contra su cadera desnuda. Su aroma a limpio, menta y a hombre robaron seductoramente sus sentidos.

– No te vas a desmayar. -Besó las puntas de sus pechos hinchados, su voz en un susurro seductor sobre su piel. -Por lo menos, no hasta después de haber f…

– Adrian -exclamo ella, abriendo los ojos-. No digas esa palabra.

Riendo, coloco sus piernas sobre las de ella. -Bien -murmuro-. No la diré, pero lo haré Lady Emma. ¿Me dejaras chupar tus pechos primero o acariciar tu sexo?

Emma mordió su labio superior. -¿Debes describir todos los detalles de lo que vamos a hacer?

Sus dientes blancos y afilados se cerraron alrededor de un delicado pezón. Su columna se inclino del placer. -Todo está en los detalles, ¿no? -murmuró, haciéndose eco de lo que había hablado con él en la boda-. Los pequeños detalles.

Una risa ahogada lo dejo sin aliento. -Te iniciaré en tus deberes… más tarde.

Extendió el pulgar a través de los rizos empapados en roció que coronaban su hendidura. Inhaló entrecortadamente y comenzó a girar la perla dura de su sexo. -Estás tan mojada -dijo, con un suave gruñido-. Tentadora.

Tentadora. Ella. De todos los nombres que usaba para describirla, este era probablemente el más hermoso. -Oh, cielos. -Él introdujo otro dedo en su hendidura, tanto que podía sentirse tan estirada, llorando contra su mano, suplicando.

– Todavía no -susurró.

Dejó caer su cabeza, colocó su mano en su muslo. Su cuerpo temblaba de necesidad irreprimible. Su pulgar rodeó su clítoris, un gemido de profunda frustración brotó de su garganta. Sintió su grueso eje contra su muslo. Se humedeció el labio inferior con la lengua, imaginando su pene en la boca, entre sus piernas.

– Se siente como crema liquida, Emma -dijo, su rostro tenso-. Me gustaría probarte.

Se estaba muriendo, perdida, desesperada. Tan desesperada. -No lo digas.

– Me gustaría frotar mi cara aquí. Sobre toda esta crema.

Sus caderas corcovearon. Abrió las piernas sin pudor, montando sus nudillos cuando lo que realmente quería, necesitaba, era su grueso miembro en su interior, saciando su hambre. -No puedo…

– ¿Puedo probarte, por favor?

– Respira.

– No puedo pensar, ni respirar.

Retiró la mano, esperó un instante antes de hundir sus dedos en su esponjoso canal. Su espalda se arqueo, su vagina lo apretó con tanta fuerza que soltó un quejido, empezó a mover sus dedos con mayor rapidez. Sus sensibles músculos se estremecieron.

– Eso es mi amor -susurro, suave y perverso-. Así es como una dama le demuestra a su señor lo que quiere.

Lloraba, mientras su cuerpo se convulsionaba. Luego, antes que el placer se deshiciera por completo, él inclinó la cabeza sin previo aviso y enterró su rostro entre sus muslos. Una explosión de calor corrió por sus venas cuando su lengua sustituyó a sus dedos y la empujo entre sus pliegues hinchados.

Una dama.

Oh, sí. Sí. Pensaba, mientras apretaba sus hombros con sus piernas, abrazándose contra su duro cuerpo. Y a él parecía gustarle, aun estremeciéndose contra su boca. Con un gruñido enlazó sus manos en sus nalgas para acercarla.

Las pulsaciones seguían haciendo eco en todo su cuerpo cuando se retiro de encima de ella. Se deslizó fuera de la cama, su rostro en sombras. Se quedó estudiando las formas de su cuerpo; desnudo con su ágil elegancia él parecía adivinar cómo se dolía por contemplar su cuerpo. En efecto, Emma no podía apartar sus ojos de él.

Lujuriosa, eso es lo que era. Tan mal se comportó, al igual que Hermia al perseguir aristócratas para sus bocetos de arte. Pero Adrian era una obra maestra de la naturaleza. Su pecho desnudo podría haber sido esculpido en mármol, sus fuertes músculos y cicatrices eran un testimonio de su fuerza.

De hecho, estaba tan impresionada que bajó su mirada apreciativamente por sobre su duro y pesado pene que colgaba como acero pulido entre sus muslos. Un suspiro de puro deseo se le escapó. Era un hombre por el que cualquier mujer lloraría.

Cerró sus ojos colocando una máscara sobre sus pensamientos. Y le oyó reír mientras deslizaba su hermoso cuerpo en la cama. -Está bien que me mires, lo sabes -dijo, deslizando sus dedos por sus pechos, dando a cada pezón un pequeño tirón hasta que se pusieron duros y rugosos.

– Quiero verte -susurró-. Eres tan hermosa.

– Eres mejor que las cerezas con nata. ¿Te gustó lo que hice?

Ella se retorció contra su suave caricia, estaba insoportablemente sensible. -Yo creo que mi posición actual habla por sí misma.

Deslizó su mano libre por su parte inferior poniéndola de costado. -Entonces probaremos otra posición.

Levantó su mano de la palpitante carne que había estimulado recientemente, inhalando profundamente. Y entonces como si fuera un manjar, lamió la esencia de sus dedos. Estaba demasiado sorprendida y excitada para reaccionar. Sentía la satinada piel de su pene presionando entre las mejillas de su trasero, penetrando poco a apoco en su hendidura. La sensación, el placer de su enorme eje presionando en su vagina, le robó el aliento.

Ella arqueó sus hombros anticipándose. Él llevó sus manos hasta sus pechos y tiró de sus pezones entre sus dedos.

– Ahora -susurró, mordiendo su nuca-, quiero que olvides todo lo que sabes sobre ser una dama.

Rio entre dientes ante su indignado grito de asombro, pero un momento después estaba demasiado absorta en su pene hundiéndose en su vagina para pensar mucho menos hablar. Las paredes húmedas de su envoltura lo abrazaban en señal de bienvenida. Con cada centímetro que introducía en su interior podía sentir su carne resistiendo, las pulsaciones de su eje.

Sintió un escalofrió que recorrió su espalda. Enviándolo por encima del borde. Su dulce Emma tenía una espalda preciosa, mucho atractivo sexual y un bien formado trasero de cortesana. Suya. Casi estaba completamente en su interior. Sus dientes dolían.

Solo suya.

Levantó sus brazos sobre su cabeza, lanzando un gruñido suave, embistió fuertemente. Ella se resistió, gimiendo sobre la almohada, y elevándose sobre sus rodillas.

Él giró la cabeza, temiendo que si veía su delicioso cuerpo introduciéndolo en ella, derramaría su semilla sobre su muslo.

– ¿Te duele? -susurró, no muy seguro de poder detenerse en ese punto, de todos modos.

Ella sacudió su pequeña cabeza. -Solo un poco.

Él empujó. Ella arqueó su pelvis y giró sus caderas con una lentitud exquisita, enfundándose hasta la empuñadura. Se retiró, luchando por respirar, bombeándola cada vez más rápido hasta que sintió su pene a punto de estallar. Ella se quejó suavemente, tensando su cuerpo, mientras él se repetía que ya no era virgen, aunque no tenía mucha experiencia. Era una mujer que no había hecho el amor en años, pero que lo estremecía tanto que se quedaba sin palabras.

Por un momento tuvo miedo. Su falo era excepcionalmente grueso, y estaba a punto de perder el control. Escuchó sus jadeos, sintió sus suaves manos agarrar sus nalgas, frotar su suave botón contra él, animándolo a continuar. -No te detengas -susurró en voz baja, excitándolo-. Hagas lo que hagas…

No necesitaba decir nada más para dar rienda suelta a sus instintos.

Echó la cabeza hacia atrás y le dio lo que su cuerpo anhelaba. Sin sentido, se impulsó dentro y fuera, tan apretado, empujando fuerte en su interior. Su vagina absorbió todo el calor, el dolor de cada pulgada de él. Un gruñido de placer salió de su garganta.

– Muy bien -murmuro él. Ella se hundió en él, profundamente, tanto que lo asustó. Tenía que poseerla. Estaba consumido de deseo.

Tiró de sus caderas y la levantó contra él, tensando su cuerpo con los espasmos del clímax más potente que había conocido, moviéndose hasta que no podía respirar, entregándose a ella, con sus sentidos fragmentados y su corazón retumbando en su pecho y su cabeza.

Ella se sacudió debajo suyo, como si también se estuviera rompiendo, sostenida por su fuertes brazos alrededor de su cintura. Abrazada a él. Rogando a Dios tenerla entre sus brazos y hacerle el amor todas las noches, durante el resto de su vida, junto a él, en paz, con la única mujer que lo entendía y que llenaba de luz su vida.

Por fin se retorció contra su brazo, besando su cuello. Con renuencia se retiró de su cálido cuerpo para acostarse a su lado. Su dorado cabello cubriendo su piel como un velo. Lamentó nuevamente, su propósito de seducirla con una intensidad excesiva esa primera vez. Deseaba haber esperado para poder darle la atención que se merecía.

Era un hombre que había aprendido a marcar el paso del tiempo, solo a través de grandes acontecimientos. La muerte de su madre. La primera Navidad en que su padre admitió que pensaba que él no era su hijo. El día que abandonó su hogar, en octubre, mientras los graznidos de los cuervos se oían en la distancia.

El día que conoció a Emma.

Era una bendición no haberla perdido, que sus hermanos no la enviaran lejos. Y como no podía encontrar palabras para expresar lo que sentía, rodó sobre su costado y la besó, con la esperanza de que de alguna manera ella lo entendiera.

Ella cruzó los brazos alrededor de su cuello y se apretó contra su cuerpo húmedo. Una oleada de deseo arrojó por tierra sus nobles intenciones. -Emma -deslizando una mano por su trasero-. Tengo que hablar con tu hermano. Tus hermanos.

– ¿Ahora?

Su delicado cuerpo se deslizo fuera de su alcance. Antes de darse cuenta, ambos estaban sentados sobre la cama con la colcha entre sus piernas. Se veía tan desaliñada, tan deseable que anhelaba haber tenido el buen sentido de mantener la boca cerrada.

Pero había llegado el momento. Esta no era una indiscreción de la que se reiría en pocos meses. Lo que hizo, entrar en su habitación y seducirla, contrayendo así una deuda de honor. Afortunadamente, estaba más que dispuesto a pagarla, aunque deseaba haberlo hecho con más delicadeza.

– Seguramente no estarás pensando bajar y anunciar tus intenciones ¿ahora? -preguntó con una voz que no solo le hizo enderezar sus hombros, sino alcanzar una sabana para cubrir sus partes privadas-. ¿Después de lo que acabamos de hacer?

– Es preferible a que nos encuentren aquí, ¿no?

Ella lo miró con horror. -Preferiría ahogarme en el Támesis.

El hizo una mueca. Su ansiedad era contagiosa. -Voy a admitirlo ante toda tu familia…, el Príncipe Regente y cada poder de Europa, para reclamarte como mía.

Lo miró fijamente y comenzó a reír.

Alzó la frente. -¿Es que eso será de ayuda?

– No eres justa con todos los poderes de Europa.

Él le dio un beso en la nariz, cuando le dio otro ataque de risa. -¿Que le pasó a tu decoro, señora?

– Tú.

Él se levantó y se dirigió hacia la ventana, luciendo su escultural cuerpo desnudo.

– Proteger mi honor está muy bien- dijo Emma a su espalda-. Sin embargo, debes esperar hasta mañana.

– ¿Estás segura? de alguna manera siento que no debemos esperar.

Emma recuperó sus prendas de debajo de la ropa de cama desarreglada y se las colocó rápidamente. Nada unía mejor a los Hermanos Boscastle como una crisis. Emma literalmente resplandecía cuando los demás se veían obligados a depender de ella. -Creo que deberías salir silenciosamente.

– Demasiado tarde -murmuró desde la ventana por la que había entrado en su habitación.

La sangre se le enfrió mientras se colocaba detrás de él. -¿Que dices?

Sacudió la cabeza con incredulidad. -La escalera no está. Esa golfilla debe haberla movido. Me ha traicionado.

Miro sobre su hombro impotente. -¿Golfilla? -Se dio cuenta de lo que había dicho. Incluso completamente vestido, su proximidad perturbaba su lógica-. Oh, no, Adrian. Por favor, no me digas que solicitaste la ayuda de Harriet para tramar esto. De todas las ideas estúpidas…

– Quería verte. No había alguien más neutral en esta casa que me ayudara -él se encogió de hombros tímidamente luego se paso una mano por el pelo en un gesto que despertó arraigados instintos protectores en Emma. Ella había curado narices rotas de sus hermanos, vendado sus cortes y arreglado sus espadas de juguete en más ocasiones de las que podía contar. Curando el orgullo herido cuando era necesario, aunque no estaba totalmente convencida de que sus hermanos hubieran aprendido mucho de sus fechorías juveniles.

En cambio, había adquirido una experiencia invaluable de la mente masculina. Parecía un hombre lleno de orgullo y vulnerabilidad a partes iguales, de crudeza y una violencia indescriptible en sus peores momentos, de valor y sacrificio en su mejor momento.

Ella siempre había insistido que sus hermanos se defendieran por sí mismos, incluso cuando se escondían bajo sus alas para que los defendiera si era necesario.

Ahora, tan increíble como era, se estaba enfrentando contra los mismos hombres que había formado para ser sus protectores.

Adrian se echo a reír. -Parece que voy a tener que encontrar otra forma de escapar.

– ¿Crees que podrías trepar por el árbol que esta fuera de mi ventana? -le pregunto con ansiedad.

– Podría subir incluso dormido -replico él-. Sin embargo, no serviría de nada mientras Drake esté sentado en el banco del jardín, debajo de la ventana, fumando un cigarrillo.

– ¿Drake? ¿Estás seguro?

– No, a menos que haya un gnomo en tu jardín que fuma puros.

– No creo haber visto jamás a Drake sentado debajo de mi ventana antes. ¿Qué se supone que voy a hacer contigo ahora?

Se puso la camisa y los pantalones, para cubrir su desnudez. -Voy a salir a hurtadillas por las escaleras y si alguien me atrapa, supongo que tendré que decir de acabo de entrar en la casa.

Ella negó con la cabeza. -Es de mala educación entrar en una casa sin ser invitado. Nadie te creerá.

Beso la parte superior de su cabeza. -No es tan grosero como lo que estábamos haciendo, confía en mí. Dame mis botas, mi amor. No importa lo que me pase, valió la pena.

Con un bufido, salió debajo de la cama. Un momento después, estaba entre sus piernas, besándole, su lengua acariciando la suya como si tuvieran todo el tiempo del mundo para satisfacer su pasión.

– Me voy ahora -murmuró, liberándola con renuencia-. Pero que sepas que me está matando. Regresaré cuando haya hablado con tu familia. Oh, Emma, necesito estar contigo. Nos necesitamos.

Miro hacia la ventana. -Tal vez Drake ya se fue. Echaré un vistazo.

– Mirare fuera de tu puerta -dijo suspirando con desgana.

Se reunieron de nuevo en el centro del dormitorio quince segundos después.

– ¡Todavía está allí! -exclamó.

Adrian frunció el ceño. -Disimulando está recostado en el rellano de la escalera en una posición estratégica. Por lo que vi, está listo para acampar toda la noche.

– Es una trampa -dijo de espaldas contra la pared-. Adrian, hemos caído en una trampa Boscastle.

Miro a su alrededor ansiosamente. -¿Supongo que no hay puertas secretas o agujeros donde ocultarme a mi alcance?

– Lo siento -murmuró.

– Tus hermanos habrán tenido sus andanzas a escondidas en sus días, ¿no?

Ella le frunció el ceño. -Lamentablemente eso no lo puedo negar.

Se colocó a su lado. -¿A dónde lleva esta puerta? -pregunto, señalando hacia su vestidor.

– Allí duerme mi dama de compañía, y no entraremos sin anunciarnos antes. Tiene cuarenta y dos años y nunca ha tenido un hombre en su habitación.

Se arrodilló y miró por la cerradura de bronce. -Bueno, hay dos hombres allí ahora, pero ni rastro de la señora.

– ¿Qué? -incrédula, inclino la cabeza para mirar ella misma. -Que Dios nos ayude. Son Grayson y Weed.

Se enderezo con una resignada sonrisa. -Entonces, es una emboscada. Supongo que solo nos queda enfrentarlos juntos. Toda ruta de escape está bloqueada. Devon debe estar en la puerta de en frente.

Se levantó, alejándose de él. -Prefiero quedarme en mi habitación por el resto de mi vida antes que enfrentarme a mis hermanos en una situación así. Me harán la vida imposible y van a saborear cada momento.

– No tendrás la culpa de nada -le aseguro-. Yo soy al que darán una paliza. Por favor, asegúrate de darme un entierro apropiado.

Ella palideció ante la sola idea de una confrontación en su dormitorio entre Adrian y sus hermanos. Solo podía rezar para que controlaran su indignación y recordarles a sus alumnas. El escándalo de su romance aparecería por la mañana en todas las casas de Londres. Solo podía imaginar el cacareo de alegría de la vengativa Alice Clipstone al enterarse como su rival había sido sorprendida infraganti.

Sonrió de repente. Adrian tenía razón, sin embargo. Atrapados o no, esta noche juntos había valido la pena. Su amor significaba para ella mucho más que su reputación, que aun le importaba, pero ella no quería manchar a los demás por asociación. Pero la felicidad, la pasión, el amor de su vida.

Él valía la pena.

Él la necesitaba.

Regresó hacia el dormitorio. Arrastrándola con él. -Estás equivocado -murmuró-. Soy yo. Ellos quieren azotarme. He sido de todo menos humilde en la búsqueda de sus mejores intereses.

– ¿Discúlpame -se preguntó, girando para mirarla-, tus hermanos te lastimarían?

Ella sacudió la cabeza con impaciencia. -No de una manera física. Sin embargo, me veré obligada a escuchar sus burlas por el resto de mi vida. Nada les gustaría más a esos picaros que cogerme en una falta después de todos los sermones que les he dado. Brújula moral de la familia, suelen llamarme.

– Es mi culpa, sin embargo. -Tomando sus manos entre las suyas-. Déjalo en mis manos, Emma. ¿Alguna vez has tenido una relación con otro hombre?

– Por supuesto que no -señaló con un suspiro, con una vacilante sonrisa-. Muy bien. Lo enfrentaremos juntos. Seremos valientes.

Alguien llamó suavemente a la puerta principal de su dormitorio. Se quedó sin aliento, de repente no se sentía tan valiente.

– ¿Quieres que abra la puerta? -ofreció.

– Escóndete en el armario, hasta que te diga que puedes salir -susurró-. Tal vez pueda convencer a quien sea que se vaya.

Sonrió con tristeza. -¿Crees que hay una oportunidad?

Trago saliva. -Creo que Napoleón tiene más posibilidades de escapar de la isla Elba que tu de dejar esta habitación sin ser detectado.

Adrian le permitió dar dos vacilantes pasos hacia la puerta antes de decidir que tendría que intervenir. Paso junto a ella, sin darle tiempo a detenerlo. Realmente quería decir lo que dijo acerca de estar juntos el resto de sus vidas, era hora de probarse que era un hombre de palabra.

Su mirada buscó a Emma. Parecía tan aterrada que por un instante dudó. Él no era un hábil diplomático o un maestro de las buenas costumbres. Pero entonces el orgullo masculino se impuso.

Y abrió la puerta.

CAPÍTULO 16

Heath entró en la antecámara de la doncella, adosada a la pequeña suite de Emma. Su hermano Grayson merodeaba inquieto en el confinado espacio. -¿Algo interesante de que informar?

– Sí. Hay una tabla suelta en el suelo, frente a la ventana, que cruje.

Heath rió por lo bajo.-¿No hay señal de los amantes?

– Ni un atisbo. -Grayson entrecerró los ojos-. ¿Y las demás mujeres?

– Que yo sepa, todavía están en el salón pasando el rato y cotilleando. A propósito, Jane está aquí.

– ¿Jane? -Solo por un momento, Grayson pareció sorprendido-. Ya veo. Bueno, tal vez quiera un consejo sobre sus nuevos zapatos.

Heath vaciló. -Esperemos que sea eso.

– ¿Qué quieres decir?

– Nada. Es solo una sensación. Con todas esas mujeres reunidas…

– Todas las rutas de fuga están vigiladas, ¿No es así? -Grayson sonrió, satisfecho-. No hay un lugar por dónde Adrian pueda salir de la casa, sin encontrarse al menos con uno de nosotros.

Adrian se había preparado, tanto física como mentalmente, para defender su posición ante los hermanos de Emma. Lo cierto es que estaba más preocupado por defenderla, y dispuesto a cargar con las culpas de lo ocurrido. Sin embargo, no tenía la menor idea de cómo reaccionar al entreabrir la puerta, y encontrarse dos mujeres esperando en el pasillo.

La más joven, a quien Adrian reconoció como Jane, cuñada de Emma y Marquesa de Sedgecroft, tomó ventaja inmediata de su sorpresa y metió un pie por la estrecha rendija. Se tensó al darse cuenta de quién la acompañaba; el infierno en persona. La acompañante de Jane no era otra que Hermia, Lady Dalrymple, la dama de grandes huesos y artística malicia.

Jane cerró la puerta y le dio una vuelta a la llave con rapidez.

La miró fijamente. -¿Está todavía Hamm en la escalera?

– Sí -respondió pegando el oído a la puerta-. Y Devon patrullando el pasillo de la entrada. Toda la casa está rodeada por los enemigos del amor verdadero.

Emma se cubrió la cara, mortificada.

– Hay una explicación perfectamente comprensible de por qué me estoy escondiendo -empezó Adrian pero vaciló ante la mirada directa de Jane-. La hay -insistió-. ¿No es cierto, Emma?

Los oscuros ojos verdes de Jane destellaban de júbilo. -Bueno, dudo que apacigüe a cuatro demasiado protectores hermanos Boscastles.

– ¿Cómo supiste que estaba aquí? -preguntó Emma suavemente, bajando las manos.

– Charlotte le aplicó a Harriet la tortura Boscastle -respondió Jane.

Adrian abrió la boca para maldecir, pero recapacitó. -¿Te mandaron para hacerme prisionero? -le preguntó a Jane frunciendo el ceño.

– No. Vengo con un plan para que escapes.

– ¿Un plan? -sonrió, escéptico-. Lo veo imposible, pero agradezco tus esfuerzos en mi favor.

Emma abandonó súbitamente su triste expresión y se paró frente a él. -¿En qué consiste, Jane? ¿Julia y Charlotte también participan?

Jane asintió. -Todas las fuerzas femeninas, incluyendo a Chloe, están movilizadas y listas para poner en marcha las distracciones que hagan falta.

– Entonces proceded -dijo Emma, ahogando un suspiro-. Jane, no sé cómo agradecértelo.

Jane le sonrió con afecto. -Al entrar a formar parte de esta familia, fui entendiendo lo mucho que Grayson se preocupa y cuida de todos y cada uno… y también yo lo hago. Sin embargo, mi esposo y yo no pensamos lo mismo cuando se trata de ejecutar sus deberes hacia los que ama.

Adrian se limpió la garganta. -Perdona, pero…

– Sí. Dilo de una vez, Jane -dijo Hermia, desabrochándose la pesada capa de terciopelo dorado-. No tenemos toda la noche, y la oscuridad es nuestra aliada.

Jane cerró la boca con fuerza. -Tienes toda la razón. Siéntate Adrian… Tendrás que quitarte las botas.

– ¿Las botas? -dijo con la mirada en blanco, mientras se sentaba obedientemente en la silla.

– Tu peluca, Hermia -Jane estiró la mano.

Adrian se puso pálido al entender en qué consistía el plan. -¿Su peluca? No puedes estar sugiriendo… espera un momento… cuando dije que haría cualquier cosa para…

Hermia se quitó los canosos rizos rubios y se aproximó a la silla con el ceño fruncido. -Nuestro pelo era de un color parecido en nuestra juventud. Sin embargo, no recuerdo haber tenido la sombra de una barba en la mandíbula. Ni un hoyuelo en la barbilla.

– Bueno, no hay tiempo para afeitarle.

Emma negó con la cabeza hacia él con simpatía, avergonzada. -Lo siento Adrian. Realmente me duele ser testigo de tu humillación.

– No tanto como me duele a mí -balbuceó.

– Emma, si no quieres mirar -dijo Jane desabrochando el collar de Hermia -serías más útil quedándote, asegurándote de que Grayson no entre.

Emma retrocedió un paso.

– ¿No hay otra forma de sacarme a hurtadillas de la casa? -preguntó Adrian, sin esperar contestación.

Jane frunció el ceño mientras le colocaba la peluca. -¿Tienes una sugerencia mejor? Si es así, dila de una vez. El conde de Odham está afuera, esperando en su carruaje para recoger a Hermia. Está de acuerdo en ayudarte a escapar.

– ¿Y quién es el conde de Odham? -exigió, sintiendo como un actor en una improvisación teatral.

– Es un noble ya mayor que cortejó a Hermia hace algún tiempo -respondió Jane.

– Y me traicionó -agregó Hermia.

Adrian frunció el ceño. -Lamento escucharlo.

– No es necesario -dijo Hermia con una sonrisa implacable-. Lo ha estado pagando desde entonces. Puedes confiar en él. Nunca más me ha vuelto a engañar.

– ¿Se te ocurre otra idea, Emma? -preguntó Adrian esperanzado.

– Toda mi vida -respondió, remarcando cada palabra-, he intentado representar y obedecer las buenas costumbres, tal y como las entiendo.

– Es elegir engaño o enfrentamiento -dijo Hermia con franqueza-. Decídete de una vez, Wolverton.

– ¿Emma? -Adrian miró la peluca que se cernía sobre él, como si fuese la guillotina.

Esta asintió decididamente a Jane. -Creo que va a necesitar unas manchas de rouge si tiene que parecerse a Hermia. Y, cielo Santo, enrollémosle por lo menos los pantalones.

Adrian siguió a Jane por las escaleras, superando el escrutinio de Hamm. Aparentemente, el lacayo sentía aprecio por la robusta Lady Dalrymple, pues aunque se cuadró, e inclinó profundamente la cabeza a Jane, se quedó mirando lo que presumía era la fuerte figura de Hermia. -¿Puedo escoltar a su señoría al carruaje?

– No, no puedes, Hamm -dijo Jane firmemente-. Lady Dalrymple no se siente bien, lo que menos desea en este momento es que se deshagan en atenciones con ella.

Hamm pareció sufrir. -Lamento escucharlo. Espero que no sea nada grave.

– Es… -Jane vaciló-, ronquera, me parece. Debe irse a casa, ya, a descansar la voz.

– Por supuesto que debe hacerlo -dijo Hamm preocupado-. ¿Debo llevar un brasero de carbón al coche para que se caliente los pies?

Adrian maldecía por dentro, resistiendo la tentación de tirar a Hamm por las escaleras. Ya era suficientemente humillante tener que apoyarse en Jane para poder mantener el equilibrio. Apenas podía caminar con los zapatos negros de tacón con hebillas de Hermia, cuyas costuras habían descosido para poder embutir sus grandes pies.

– Su señoría no necesita que la mimen -dijo Jane con sonrisa tensa-. Si estás preocupado por su bienestar, abre la puerta para que el conde pueda llevarla a su casa.

Adrian asintió vigorosamente.

– ¿Es usted, Hermia? ¿Y tú, Jane? -Lord Devon Boscastle, el hermano menor de Emma, echó un vistazo, deteniéndose al final de la escalera-. ¿Se va a casa?

Adrian frunció el ceño entre las sombras de la capucha que le ocultaba el rostro. Se debatió entre hacer una escapada rápida por el pasillo, o volver corriendo escaleras arriba, como un cobarde. Prometió que si Jane lo sacaba de este lío sin que Emma pasara más vergüenza, pondría su nombre a su primer hijo en homenaje, y emplearía a todos los zapateros de Europa, para qué mantuviesen sus delicados pies a la moda.

– Hermia no se siente bien, Devon. -Jane tomó a Adrian de la mano y tiró de él para acabar de bajar los últimos peldaños-. Es un problema de garganta y no debe respirar el húmedo aire nocturno. Serías un encanto si me traes los guantes que me he dejado en el salón.

Devon se enderezó, con expresión pensativa. -Bueno, en realidad se supone que debo estar en…

– ¡Devon! -su hermana Chloe vino corriendo por el pasillo y se lanzó sobre él-. ¡Eres un muchacho travieso! No te he visto desde hace una eternidad. Hablaba con Dominic de lo mucho que te he echado de menos.

Devon miró sobre su hombro a Adrian y a Jane, resistiéndose cuando Chloe trató de empujarle al otro lado. -¿No cenamos juntos hace tres días?

– Esto -le susurró Adrian a Jane, tirando de la capa de Hermia en sus hombros-, es una indignidad de la cual no me recuperaré.

Jane avanzó, su voz baja y estable. -Por favor, camina, Hermia, y no fuerces la voz con cháchara inútil. Ah, ahí está tu fiel Odham.

Adrian se tropezó con la hebilla de uno de los zapatos y hubiera acabado en el suelo si Jane no le hubiese prestado su hombro para apoyarse. El conde, un hombre vivaracho en la sesentena de pelo blanco, enamorado de Lady Dalrymple durante años, cruzó la calle desde su carruaje.

– ¿Sabe Odham el por qué de esta farsa? -preguntó Adrian con los dientes apretados.

Jane se encogió de hombros. -Se suponía que Julia tenía que decírselo. Pero no sé si logró traspasar la vigilancia de Heath.

Frunció el ceño. -¿No está Odham enamorado de Hermia? ¿Cómo voy a explicarle…?

– Sube a tu carruaje, mi pequeña flor traviesa -dijo Odham, deslizando su brazo, conspiratorio, por el de Adrian-. Excelente actuación, Wolverton. Me recuerda mis días de libertad. Un pequeño disfraz solo aumenta el deseo, ¿eh?

Súbitamente Adrian se vio trasladado de la calle al carruaje que esperaba. Apenas se había liberado de los zapatos, cuando Odham lo empujó al asiento y golpeó con los nudillos el techo. El cochero instó a los dos caballos a un trote rápido.

Odham dio un golpe con el pie de regocijo. -¡Lo logramos! Es lo más divertido que he hecho, en décadas. Hermia ha sido conocida siempre por su atrevimiento. Y que el cielo me ayude, Wolverton, te digo que esa mujer me vuelve loco. Y ahora he inclinado la balanza a mi favor.

Adrian se quitó la capucha, con expresión hosca. -No quiero parecer grosero. Obviamente estoy en deuda con usted de por vida. Sin embargo tengo que preguntarle, ¿ya nos conocíamos?

Los ojos oscuros del conde se iluminaron. -Hablando de un canalla a otro… ¿tiene importancia, realmente?

Adrian gruñó y miró por la ventana. Jane estaba en la acera con sonrisa satisfecha. Un hombre alto salía de la casa. No pudo saber cuál de los hermanos Boscastle era. Pero algo era seguro, la intrigante de Jane lo mantendría alejado.

Y mañana ya pagaría al diablo.

Heath se quedó al lado de su cuñada Jane, observando el carruaje que partía en la noche. Una horrible sospecha apareció en su mente. ¿De qué acababa de ser testigo? ¿De una fuga? No era posible. Finalmente Jane se volvió hacia él, suspirando profundamente. -Es tarde, ¿no? Debo acostar a mi hijo. ¿Grayson está con Drake?

Heath miró el carruaje que desaparecía. Una reticente sonrisa cruzó su rostro. -Por lo que sé, continúa arriba.

Jane lo miró. Una actriz notablemente convincente. -¿Arriba? ¿Haciendo qué? Creía que teníais vuestras cábalas masculinas en tu estudio.

Una divertida voz femenina les interrumpió. -¿Qué estáis susurrando, que no me he enterado?

Heath se giró. Su corazón no dejaba de reaccionar nunca a la presencia de su esposa. Incluso cuando, como estaba empezando a sospechar, Julia y las demás damas de la familia lo habían engañado.

Negó con la cabeza. No. No podía ser, pero… -¿Dónde está Tía Hermia?

Julia bajó los peldaños y puso la cabeza en su hombro. -Me parece que continúa arriba con Emma.

Pero Devon preguntó… -¿Quién se marchó en el coche de Odham?

Jane lo condujo de vuelta a la casa. -Odham, por supuesto. No creí que necesitaras preguntarlo.

Heath apretó los labios. -Pero creía que Hermia…

Julia se separó de él frunciendo el ceño. -Hermia está con Emma, Heath. Si estás preocupado por ella, estoy segura de que no tendrá ningún problema en confirmarte que está bien, aunque me parece que le dolía la garganta hace un rato.

– Ya veo -murmuró Heath.

Volvió caminando lentamente a la casa, subió las escaleras y se detuvo ante la puerta cerrada de la habitación de Emma. Allí fue, donde, varios minutos después, lo encontró su hermano Grayson.

– Entremos por sorpresa -dijo Grayson con el puño en la puerta. Está durando demasiado. Wolverton no puede ocultarse para siempre.

Heath negó con la cabeza. Un hombre sensato sabía cuando abandonar la partida. -Como quieras Grayson. Sin embargo, preferiría que no estropearas la puerta.

Grayson golpeó con fuerza.

Emma abrió, agitada. -Grayson -dijo molesta-. ¿Qué ocurre? ¿Por qué estás haciendo tanto escándalo? ¿Hay alguien enfermo?

La empujó a un lado y entró. -¿Por qué no sale Adrian de su escondite y responde a esa pregunta? ¿Está en tu baño?

Parecía ofendida. -Grayson Boscastle. Te prohíbo que des un paso más.

Se congeló. Tan imperativa había sido la orden. -No te culpo, Emma -dijo después de un momento-. Wolverton es un hombre atractivo. Heredero de un duque o no, tendrá que…

Se detuvo, tomó aire, y abrió la puerta del baño, para retroceder alarmado ante el chillido indignado que recibió su entrada.

– Oh, cielos. Oh, Dios Todopoderoso. Hermia… no tenía ni idea. Yo no…

Lady Dalrymple se plantó frente a él, sin peluca, con las manos en la cintura, su amplio pecho con multitud de arrugas, se estremecía. -Espero que tengas una explicación para esta invasión, Sedgecroft.

A Grayson se le quedó la cara de piedra de la impresión, incapaz de pronunciar ni una palabra en defensa propia. Hasta que Heath, riendo a carcajadas, lo empujó a un lado. -Se acabó.

– ¿Qué demonios quieres decir? -demandó Grayson, tropezando otra vez en el pasillo.

– Nos han vencido -dijo Heath con sonrisa compungida-. Es momento de retirarse.

– ¿Lo has encontrado? -preguntó Devon desde la entrada.

La voz grave de Hamm resonó a su espalda. -Lord Wolverton no ha cruzado las puertas de la entrada principal, señorías. He mantenido mi posición, tal y como me pidieron. No hay forma posible de que haya escapado a nuestra vigilancia.

Grayson se volvió a Heath con expresión airada. -¿Estás absolutamente seguro que Wolf estaba aquí?

Heath negó con la cabeza. -Debería haberlo imaginado -comentó asombrado.

– Yo lo sabía.

Grayson lo miró disgustado. -¿Entonces por qué no tomaste las medidas necesarias?

Heath sonrió.

Emma permaneció despierta toda la noche, o más bien lo que quedaba de ella, susurrando acerca de su compromiso secreto con las conspiradoras Julia, Chloe, Charlotte y Tía Hermia. Ahora que había aceptado la proposición de Adrian, y había admitido lo que sentía por él, no encontró ninguna razón para no compartir su alegría.

De manera decorosa, como era de esperar de una futura duquesa, y si su dignidad había sufrido un resbalón… ya había pasado. Tenía toda una vida por delante junto a Adrian para enmendarlo.

– Las chicas tendrán que aprender a llamarte “su gracia” -dijo Charlotte, tumbada en la cama de Emma, con expresión soñadora y una copa de champán en la mano.

Weed, el lacayo de Jane, les había entregado cuatro botellas del apreciado Dom Perignon de Grayson una hora antes, después de que la marquesa hubiera regresado a casa de su triunfante escapada en nombre del amor. Chloe había descorchado exitosamente la botella, para brindar por su hermana mayor con el burbujeante vino, famoso gracias al humilde monje Benedictino, que había donado sus ganancias a los pobres.

– Está bien que la bebida tenga una vertiente caritativa -anunció Chloe con júbilo.

Los ojos de Emma brillaron. -¡Entonces bebamos, hasta el fondo!

– ¡Por los Boscastle y sus amigos! -dijo Hermia resueltamente.

– ¿Cómo les anunciamos a las chicas tu compromiso? -preguntó Charlotte suavemente.

Emma bajó la vista a su copa. -No estoy muy segura. Sé que no puedo abandonar la academia sin mirar atrás.

– ¿Y por qué diablos no? -preguntó Hermia con intensidad, arrastrando algo las sílabas-. Nunca he sido más feliz, que cuando me he entregado a un impulso. Ya está. Lo he dicho. Revelé mi secreto. Que el mundo tiemble. Soy una mujer peligrosa.

– Solo para guapos jóvenes que parezcan dioses griegos -dijo Charlotte sin pensar.

Su sobrina Julia rompió a reír. Y poco después, las otras damas la siguieran. Emma se deslizó de la silla alarmada.-Señoras, por favor. Debemos… debemos…

– …Beber más champaña -dijo Chloe, levantando la botella a lo alto-. Oh, Emma, Emma. ¿Quién te hubiera adivinado capaz de hacer honor a nuestros antepasados? Juro que me iré a la tumba con una sonrisa en la cara. Adrian es el granuja más adorable, y ahora va a ser mi cuñado. La infamia familiar continúa y no me avergüenza en absoluto.

Pronto se hundieron en el silencio, agotadas. Charlotte recogió sus zapatos, besó a Emma, y se fue a revisar a las chicas y a buscar su cama. Hermia se quedó dormida en la silla. Julia la tapó con una colcha y se fue de puntillas a reunirse con su esposo, para lo quedaba de noche. Emma y su hermana pequeña se acomodaron en la cama, como habían hecho a menudo en su niñez. En los momentos felices, y en los tristes, Emma había sido una madre protectora para sus salvajes hermanos. Y ahora iban a tener que arreglarse sin ella. ¿Pero, podría dejarles?

Chloe apoyó la cabeza en el hombro de Emma. -Si me dejara llevar por mis impulsos malvados, te echaría en cara todas esas ocasiones donde nos sermoneabas…

– No seas bruja -dijo Emma brusca, y suavizó el efecto de su regaño con un suspiro-. No cuando estoy castigándome a mí misma… y rebosante de felicidad.

– Entonces nada la arruinará -suspiró Chloe-. Sé feliz, Emma. Disfruta de la vida.

Emma suspiró otra vez, y sonrió al recordar a Adrian escapando de su habitación con la peluca y la capa de Hermia. ¿Y si sus hermanos lo hubiesen pillado? ¿Y si una de sus estudiantes se hubiese despertado en medio de su charada? Ya era bastante sombrío pensar en qué ocurriría con la academia, cuando se anunciara su compromiso.

Como Emma entendía la hipocresía de la sociedad bien educada, sabía que el escándalo de su amorío secreto se desvanecería, olvidado, cuando se diesen cuenta de que Emma se convertiría en duquesa algún día. Y además estaría con el hombre que amaba

CAPÍTULO 17

Adrian llegó a la mansión de Grayson Boscastle, en Park Lane a las nueve de la mañana siguiente y formalmente pidió la mano de Emma en matrimonio.

Grayson aceptó graciosamente la petición con un apropiado despliegue de sorpresa y placer, tal como lo hizo su esposa, Jane. En realidad, las asombradas exclamaciones de deleite de Jane casi convencieron a Adrian que él había soñado los eventos de la noche pasada. Aparentemente, todo estaba bien si terminaba en sagrado matrimonio.

– Yo digo que esto merece una cena de celebración -anunció Gray, frotándose las manos con un gesto de autosatisfacción que indicaba que él mismo podría haber ideado el romance-. ¿Podemos arreglarlo, Jane?

Ella le sonrió. -No supondría ningún inconveniente en absoluto, querido esposo. El personal ya está acostumbrado a organizar esplendidos eventos a último momento.

– Nada esplendoroso -dijo Adrian rápidamente, pensando en la preferencia de Emma por lo sutil-. Yo creo que por todo lo concerniente, deberíamos casarnos tan silenciosamente como sea posible.

Y así fue que Jane se excusó, dejando a los dos hombres para que discutieran las disposiciones de la viuda y los arreglos mientras ella se apresuraba en la feliz tarea de planear una boda familiar. Lo cual significaba, por supuesto, que ella y la novia requerirían un nuevo guardarropa y calzado que combine y ese zapatero italiano podría necesitar un ejército de elfos que lo asistieran. Jane decidió que ella simplemente tendría que hacerse de una docena de zapatos nuevos para celebrar el compromiso de su cuñada.

Otro Boscastle cayendo víctima de la herencia familiar de la pasión. Era el rol de Jane, tal como lo percibía, asegurarse que el pasaje al matrimonio siguiera un curso tan suave como fuera posible. Cualquier olvido podía convenientemente causar daños antes de la marcha nupcial.

Como la hija de un conde, y esposa de un marqués, ella entendía intuitivamente que la adición de un duque y una duquesa a la línea familiar era una conexión para ser fervientemente abrazada, si no explotada.

El hijo de Jane, Rowan, heredero de su esposo, podría crecer con el hijo de un duque como primo y compañero de juegos. Era el orden propio de las cosas en la aristocracia inglesa. En la próxima década, en realidad en el próximo año, pocos en la alta sociedad comentarían o siquiera recordarían que alguna impropiedad había precedido la unión de Emma y Adrian. Nadie fuera de la familia se atrevía a mencionar el escándalo de la boda de la propia Jane.

Al menos por el momento, todo estaba bien en el mundo de los Boscastle.

Esa misma noche, el Marqués de Sedgecroft, ofrecía una cena para anunciar el compromiso de su hermana, la Vizcondesa Lyons con Adrian Ruxley, Vizconde Wolverton, heredero del Duque de Scarfield.

Solo unos pocos miembros selectos de la Sociedad, fuera de la familia Boscastle, recibieron una invitación para ese evento. El Conde Odham trajo a su amada Hermia, ambos expresando descreimiento ante el anuncio. Asistieron dos miembros del Parlamento y sus esposas. Aún así, se trató de un evento familiar.

La boda, dos días después, en la Capilla privada de la casa de Grayson en Park Lane, probó ser otro evento exclusivo. Emma se sentía tan tranquila antes de la ceremonia que Julia le preguntó en privado si había utilizado una vinagreta para prevenir el desmayo.

– Si he vivido mi vida entera en esta familia sin desmayarme -le contestó Emma-, dudo que lo haga hoy.

Sin embargo, cuando vio a Adrian en la Capilla, estuvo tan carca de un desmayo como ella hubiera imaginado posible. Estaba vestido en un traje formal de chaqueta azul oscuro y finos pantalones de paño negro. A su lado, colgaba la espada ceremonial, la cual ella rogaba a todos los santos que él no se viera tentado a usar hasta que hubieran intercambiado sus votos. En realidad, él se veía tan grandioso que Emma, en un vestido color plata sin adornos, se sintió pálida en comparación.

Sin embargo, este era para ella su segundo matrimonio. Ella no podía, en buena conciencia, llevar los virginales azahares en su corona. Un semi velo era suficiente para esconder su feliz sonrisa a la pequeña reunión de invitados. Este lobo era de ella para domesticarlo.

Grayson la dejó ir, y luego todos partieron a disfrutar un desayuno de huevos cocidos, camarones, chuletas de cordero, seguido de tartas de manzanas, jalea de frambuesas y crema de limón. Como se esperaba, había un pastel de bodas de tres pisos cubierto de un pesado glaseado blanco.

Adrian brindó por la novia con una copa de champagne y los tres confites que había robado de la torta. -Lo siento -apretujó su mano en la de él-, pero parece que jamás cambiaré.

Ella le sonrió, con el corazón en los ojos. -Jamás me perdonaría a mi misma si lo hicieras.

Llovió durante su corto trayecto al hotel en Londres donde Adrian había residido cada tanto durante el último año. Su elección de un alojamiento impersonal se debía menos a la conveniencia que a su renuencia de echar raíces nuevamente en Inglaterra. Tardíamente, deseó haber tenido un hogar apropiado en el que estar a solas con su esposa.

Era su noche de bodas.

Intentó no pensar en el último esposo de Emma. Parecía tan mezquino e injusto confesarse celoso de un hombre que en la muerte no podía defenderse. Pero Adrian era un hombre práctico, uno que había aprendido a sobrevivir.

Y él había requerido a Emma para sobrevivir. Si esa era una debilidad, él no la negaba. Ella era la calidez de una vela en la oscuridad invernal. Él no necesitaba a nadie o nada más que a ella.

Se encogió para quitarse la chaqueta mientras ella iba detrás de la mampara a lavarse. Luego él abrió el armario y espió dentro. Fue a la ventana para ver la calle en busca de carruajes.

Emma asomó el rostro por la mampara, su cara divertida. -Si vas a confesar en nuestra noche de bodas que eres un espía…

– Estoy buscando a tus hermanos.

– No están ahí, ¿cierto? -le preguntó horrorizada.

Él rió. -No.

– Gracias al Cielo. ¿Te molestaría ayudarme con el último gancho? -ella salió de atrás de la mampara, su cabello dorado como el sol, suelto; una mano en la espalda.

– Por favor. Permíteme ayudar. -Su corazón latió ferozmente cuando se encontraron en el centro de la habitación. Luego pretendió luchar con el gancho, cuando su propio instinto le decía que arrancara la maldita cosa de su delgada amarra.

– Sé cuidadoso -ella torció la cabeza para sonreírle-, este vestido es delicado y…

Él apoyó ambas manos sobre sus hombros y rasgó el tejido plateado con un tirón decisivo. Su ropa interior siguió, el sonido de la seda rasgada interrumpiendo sus indignadas protestas.

– ¡Ese era mi vestido de novia, Adrian!

– No es como si lo fueras a usar nuevamente -murmuró él, la excusa débil aún a sus propios oídos.

– ¿Qué hay de nuestros niños? -protestó ella-, ¿qué si yo hubiera deseado pasarle ese vestido a las futuras generaciones? ¿Alguna vez has pensado que podríamos tener una hija algún día?

Él paso sus manos por sus hombros desnudos. -No he pensado en anda más -inclinó su cabeza hacia ella-. Y si tenemos una hija, espero que sea en todo como tú.

– Adrian -susurró ella, dejando caer su cabeza mientras las manos de él se movieron a la deriva pos sus costados para acariciar su espalda-. Siempre he querido niños.

Él le dirigió una sonrisa de entendimiento, mucho más entendimiento del que ella había anticipado. Antes de que se diera cuenta de lo que tramaba, la alzó en sus brazos y la llevó hasta la cama.

– Dame delicadas hijas que sean iguales a su madre -le dijo él-. Dame hijos. Dame a ti, Emma.

Ella lo miró quitarse la ropa, incapaz de controlar la humedad que filtraba de su sexo. Cuando finalmente él se tendió a su lado, ella no intentó esconder su aprobación hacia su desnudez.

Desconcertada, se dio cuenta de que no solo estaba mirando fijamente su impresionante apéndice, sino que él entendía exactamente lo que había captado su interés. Si su anterior esposo la hubiera encontrado espiando sus partes privadas, él hubiera tirado de su corbata y rápidamente ocultado sus misterios masculinos.

Pero Adrian, desvergonzado aventurero y demonio desinhibido como era, simplemente ensanchó los músculos de sus brazos en lánguida satisfacción y arqueó su espalda, impulsándose hacia adelante unas pocas pulgadas más, para su aprobación.

– Mi Dios, esos pantalones sí que eran ajustados -murmuró él, con un ojo medio cerrado enfocado en el rostro de Emma.

Ella se humedeció las esquinas de su boca con la lengua. -Puedo entender por qué.

– ¿Te gustaría… -su estómago tembló en placentera confusión-…te gustaría una corbata? -le preguntó ella inocentemente.

Con un profundo estruendo de risa, él la empujó hacia su duro y cálido cuerpo. -¿Para atar alrededor de mi pequeñín? -bromeó él, inclinándose en un lento, prometedor beso-. ¿Hay un protocolo para semejante cosa?

El corazón de Emma se salteó un latido. -No lo creo.

– Eso es un alivio porque… -frotó su pene contra el vientre de ella-…cuando se trata de ciertos asuntos de descortesía…

Ella volvió su rostro hacia la almohada para esconder un gemido, pero cualquier intento de esconder su excitación a su esposo fue inútil. Su útero se tensó de placer mientras él desperdigaba besos por sus senos. Que el Cielo la perdonara, pero estaba poseída a comportarse como una voluptuosa Venus. -Si voy a enseñarte las maneras de un caballero -dijo ella con un sincero suspiro-, entonces tendremos que comenzar con una observación de lo peor de tu conducta.

El sonrió ante el desafío. -Lo que en mi humilde opinión, es cuando estoy en lo mejor de mí.

Ella se retorció para apoyarse sobre un codo, sus pechos inflamados por sus ardientes besos. -Muéstrame, para que pueda comenzar a instruirte.

Él levantó su cabeza para besarla, girando su lengua contra la de ella. Comió delicadamente su boca hasta que ella arrastró los dedos desde las crestas de su espalda hasta sus delgadas caderas. -Tu toque me inflama, Emma.

– ¿Entonces, podría…?

Ella no terminó, pero era evidente que él había entendido. El rostro de Adrian se oscureció; se puso de espalda para satisfacer la necesidad de ella, su enorme órgano desbordando su pequeña mano. Una gota de fluido perlado bañó sus dedos. Un instinto que ella no pudo resistir la empujó a acariciar la gruesa cabeza de su vara.

Él echó atrás los hombros, como si su delicada exploración le hubiera causado dolor, luego le demostró cuánto le había gustado su caricia empujando contra su mano. Magnífico en su excitación, él arqueó su columna; en respuesta, ella se puso de rodillas, para apoyar el rostro contra su pecho. -Nunca he ansiado el toque de una mujer como deseo el tuyo, esposa -dijo en una voz ronca.

– Y yo jamás he deseado acariciar a un hombre en esta forma -le susurró a su vez-. Pero te diré sinceramente, si no procedes a hacerme el amor en este mismo momento, yo…

Él delicadamente tomó las suaves colinas de su trasero y la manipuló para forzarla a acostarse debajo de él, una posición que ella ansiosamente asumió. Su sexo latía insoportablemente. Sus muslos se abrieron en invitación para guiarlo dentro de ella.

Su velada mirada se paseo por sobre ella con un ardiente placer que reconocía su ofrecimiento. Su musculoso cuerpo se endureció, cerniéndose sobre ella. El dulce misterio de todo lo que era masculino. Puro placer sexual. Sin embargo, Emma reconoció fuerza en la sumisión.

Y cuando finalmente ella sintió su vara rozar los pétalos de su lugar femenino, cuando él empujó hacia arriba para penetrarla, ella pensó qué maravilloso era ser una esposa y una dama de cierta experiencia que sabía que aún el decoro tenía un tiempo y un lugar propios.

Tal como el deseo.

Los recién casados hubieran dormido toda la mañana si el valet de Adrian, Bones, no les hubiera llevado un abundante desayuno a su puerta, junto con una bandeja de regalos de aquellos en la buena sociedad que les deseaban felicitarlos por su boda y ser reconocidos a cambio.

Adrian contestó a la puerta, refunfuñando ante la intromisión hasta que Emma gentilmente lo reprendió por su muestra de ingratitud.

Ella había tomado el desayuno en la cama solo en tres ocasiones previamente, que ella pudiera recordar. Ciertamente, ella no era, como el gran lobo de su marido, tan desapegada a toda propiedad como para desear que esta actividad prohibida se convirtiera en hábito.

– No puedo decir que me sienta del todo cómoda desayunando en la cama sin ropa -admitió ella ante la sonrisa complacida de Adrian.

Él le dio una rodaja de naranja importada de España de la bandeja de al lado de la cama. -Tú eres una escandalosa joven dama. Debe ser por eso que me enamoré de ti.

– Bueno, no admitas eso frente a tu padre cuando me lo presentes -dijo ella, con sus ojos azules danzando.

– Yo no puedo esperar con ansias esa reunión.

– Eso me he imaginado -dijo ella ligeramente-. Pero es inevitable y tu mente no descansará hasta que lo hayas hecho.

Su mirada la recorrió en una calurosa promesa. -La única cosa inevitable -deslizó sus manos sobre sus caderas desnudas y la arrastró debajo de él en una maraña de sábanas-, es…

Otro golpe sonó en la puerta. Bones, una vez más, pero esta vez hablando en un tono tan urgente, que incluso Adrian no dudó en prestarle atención. -Es su hermano, milord. Me tomé la libertad de admitirlo en la antesala. Me asegura que no se irá hasta que usted se haya encontrado con él.

– ¿Mi hermano? -le preguntó Adrian con descreimiento-. ¿Está completamente seguro de eso, Bones?

Emma se sentó indignada. -Él debe estar confundido. Solo mis hermanos tendrían el descaro de interrumpir nuestro desayuno de luna de miel. ¿Cuál de los granujas es, y cuál es su excusa esta vez?

Bones se aclaró la garganta. -Es Lord Cedric, madame. El hermano de su señoría.

Adrian miró hacia la puerta, sonriendo increíblemente. -¿Cedric está aquí?

– Sí, milord -respondió Bones-. Y está completamente firme acerca de verlo.

Emma se vistió con cuidado y bebió dos tazas de té sin azúcar. Estaba decidida a brindar a Adrian y a su hermano menor la privacidad de una reunión. Tenía que estar de acuerdo con que el momento elegido por Cedric era más bien malo, pero entonces nuevamente podría haber habido alguna emergencia en Scarfield que motivara esta inoportuna visita. A pesar de que Adrian afirmaba que la enfermedad de su padre era un ardid, tal vez había más verdad en ello de lo que él admitía. Era improbable que Lord Cedric interrumpiera la mañana de luna de miel de su hermano por malicia. En realidad, como Adrian no había estado comunicado con el duque, uno podía atribuir la aparición de Cedric a la casualidad. Emma ciertamente no se había atrevido a insistir para que invitara a su padre a la ceremonia, considerando los enfermos sentimiento que Adrian tenía hacia él.

Solo veinte minutos después, fue convocada por su esposo a la antesala para ser presentada a su hermano. Lord Cedric era un hombre bien formado, de altura media, que parecía comprensiblemente avergonzado de haber venido en un momento tan inoportuno. De hecho, le dio a Emma la impresión de que cuán aliviado estaba de que su hermano mayor se hubiera casado con una dama de categoría. Ella no se atrevía a especular con qué clase de novia había él esperado.

Como la hermana de la familia aristocrática más famosa de Londres, ella apreciaba su alivio. En realidad, su reunión discurrió placenteramente. Lord Cedric recalcó la importancia del retorno de Adrian a Scarfield. En este punto, Emma no podía estar en desacuerdo, aún si ella se contentaba con dejar la decisión de cuándo esto sucedería al mismo Adrian.

Con todo, su primera presentación a la familia había ido bien. Fue solo cuando Cedric estaba partiendo, felicitando a marido y mujer una vez más por su matrimonio, que su comentario de despedida a su hermano tuvo una nota desagradable.

– Serena estará sorprendida de saber de tu matrimonio, Adrian. Pregunta a menudo por ti.

Aún entonces, Emma simplemente podría haber tomado nota del nombre femenino para futuro uso. Su propietaria podría haber sido una antigua ama de llaves de la familia, alguna solterona local, o incluso una tía de Adrian.

Pero entonces, Adrian preguntó. -¿Serena? ¿Aún está allí? ¿No se ha casado?

Su inflexión llamó su atención, una combinación de cariño, curiosidad e historia familiar.

– No -dijo Cedric, los guantes en sus manos-. Aún no se ha casado. A propósito, ten cuidado cuando viajes hacia casa. Las calles que rodean el pueblo han sido acechadas por ladrones en los últimos años.

– ¿En Scarfield? -preguntó Adrian-. No recuerdo un solo crimen en el pasado.

Cedric unió sus manos. -Los tiempos han cambiado. Tal vez tu regreso ayude, Adrian. Creo que necesitamos un hombre de tu experiencia.

CAPÍTULO 18

Emma temía las despedidas en la academia y había anticipado lágrimas de pesar cuando llegara el momento. Adrian le había prometido repetidamente que volverían a Londres o trasladarían la escuela a un lugar en Berkshire antes que terminara la primavera. Mientras tanto, Charlotte, la señorita Peppertree y su cuñada Eloise, se habían hecho cargo. Se tranquilizó porque había dejado a sus pupilas en buenas manos.

Lo que no había previsto era el impacto que su romance tendría sobre la reputación de la academia. Se había olvidado de la motivación básica de los padres que les enviaban a sus hijas, en primer lugar… un matrimonio ventajoso.

Al día siguiente de su boda, bajó del carruaje de su esposo para encontrar toda la calle obstruida con vehículos desconocidos. Una congestión que normalmente se esperaría en una de las elaboradas veladas de su hermano Grayson. -Algo debe ir mal -le dijo a Adrian que se quedó mirando confundido la calle de arriba abajo.

– Espero que nadie haya muerto durante la noche -dijo sin pensar mucho.

La posibilidad la hizo subir corriendo la escalera de la casa de Heath y caer directamente en los brazos de su hermano.

– ¿Qué ha pasado? -preguntó alarmada.

Él movió la cabeza. Unas voces venían del salón; los criados iban y venían acarreando bandejas de plata con té y pasteles. Con gran alivio, no vio a nadie, incluyendo a Heath, con una banda negra en el brazo, ni había nada ominoso colgando de las ventanas que indicase que un pariente había fallecido.

En realidad, parecía que había una inexplicable excitación en el aire… una excitación que, aparentemente, hacía que su hermano estuviese escapando. Heath la besó en la mejilla, y dijo -Felicitaciones, Duquesa. Preocúpate de que todos se hayan marchado cuando yo vuelva. Estaré en el club, si Adrian quiere verme.

Emma se lo quedó mirando perpleja mientras se iba. -No soy una duquesa todavía. Soy…

– Oh, Emma, gracias a Dios que has llegado. No puedo soportar esto un minuto más. Tengo los nervios destrozados. Es divertido, pero desconcertante al mismo tiempo.

Se volvió para observar a su prima Charlotte, desaliñada, apoyada en una columna del pasillo. ¿O se estaba escondiendo?

Se quitó los guantes. -¿Qué está pasando?

– He estado protegiéndome de ellos desde las siete de la mañana -dijo Charlotte agotada.

– Por otra parte, ¿cómo fue tu noche de bodas?

– Nada que te pueda interesar, querida, pero gracias por preguntar. ¿De quién te has estado protegiendo?

Charlotte le dirigió una mirada aturdida. -Lo único que se, es que desde tu boda cada madre y padre de una debutante, parece estar emocionado con la esperanza de casar a su hija con un duque. Parece que estableciste un patrón. La alta sociedad está decidida a saber tus secretos.

Sus secretos.

Miró a través de la sala, con la risa burbujeando en su interior. Ahí estaba, el hijo de un duque, su esposo, maravillosamente perplejo al verse separado de ella. Dios lo bendiga. Realmente no tenía conciencia de su propia importancia, incluso si lo hubiera hecho, Emma sospechaba que no le atraerían las ventajas.

Mío, pensó.

Es mío.

– Oh, Emma, gracias al cielo -exclamó Eloise detrás de ella. Cierra la puerta, ¿sí? Las muchachas no han sido capaces de absorber un solo pasaje de poesía italiana con la aldaba golpeando a cada segundo. ¿Tuviste, u… una buena noche?

Emma le sonrió a su cuñada. -Muy bien, gracias. ¿Has conseguido introducir a Dante?

– Apenas -replicó Eloise-. Me habría gustado que me hubieses puesto sobre aviso que tu matrimonio iba a causar tanto revuelo. Tuve que animar a las estudiantes y llevarlas al campo por un día. Toda esta excitación pone los nervios de punta.

Emma tropezó con un montón de cajas y baúles de viaje que no estaban ahí hacía unos minutos. -¿De quién es todo este equipaje? -preguntó consternada.

El silencio mortal con que fue recibida su pregunta, la llenó de temor. Se agachó para mirar el monograma dorado estampado en la esquina de un baúl de cuero desgastado, susurrando, -Oh, no

La dueña misma descendía las escaleras justo cuando Emma se enderezaba. -Estoy lista, queridas. ¿Todavía Odham no ha hecho cargar mi equipaje?

Emma y Adrian compartieron una mirada de diversión horrorizada. -¿Se marcha de viaje, Lady Dalrymple? -preguntó educadamente-. Sí es así, estaré encantado que mis lacayos…

– ¿Coloquen mi equipaje en su coche? -Hermia pasó por su lado distraída soplándole un beso-. Eres un joven muy dulce. Odham y yo nos instalaremos en el carruaje mientras Emma y tú os despedís. ¿No te importará que me siente junto a una ventana? Viajar por esos caminos rurales afecta a estos viejos huesos.

Sin pensarlo, se deslizó por la alfombra hacia la puerta, se detuvo para agitar su mano en una despedida dirigida a su sobrina, Julia, que había salido del salón a investigar la conmoción.

Emma se volvió hacia Julia. -¿Hermia va a regresar a su casa de campo? -preguntó esperanzada.

Julia vaciló. -¿No te lo dijo? Decidió acompañaros con Odham a la finca del duque.

– ¿Por qué? -preguntó Adrian.

Julia exhaló un suspiro. -Parece que siente cierta responsabilidad contigo y Emma. Porque… podría decirse que os unió.

– No nos mantendrá unidos por acompañarnos en nuestra luna de miel -dijo bruscamente.

Emma negó con la cabeza. -¿Ella no puede venir con nosotros?

– Me temo que sí -respondió Julia-. Por lo menos tendrás a Odham para que te haga compañía.

– ¿Odham? -Adrian dijo, casi dejando caer su sombreo de seda negro-. ¿Alguien más?

Julia movió la cabeza comprensiva. -Hamm se ofreció a ir, pero decidieron que no cabría en el carruaje.

– Pero si nos casamos -dijo con una sonrisa forzada-. No necesitamos una acompañante. -Miró a Emma-. ¿Verdad?

– Tenemos una deuda enorme con ella -susurró Emma, resignada.

– Me doy cuenta de eso, pero ¿no podríamos pagar nuestra deuda más adelante?

Julia bajó la vista. -Al perecer está haciendo esto por ti, Adrian. Cree que puede hacer de mediadora entre tú y tu padre. Ellos fueron amigos.

– Qué amable -murmuró Emma, mientras Adrian la tomaba de un brazo y la llevaba a la puerta-. Qué generosa.

Una multitud de espectadores se había unido en la calle para presenciar al heredero del duque llevándose a su novia Boscastle al campo. Una vendedora de arenques comentó que le recordaba la leyenda de Pluto llevándose a Proserpina a su reino interior. Otro joven vendedor de pescados pequeños le respondió que era tan vieja como para recordar la época de los romanos.

Harriet salió corriendo de la casa y le arrojo una corona encintada de laurel. Hamm le gritó una advertencia al cochero, que tuviera cuidado con los salteadores de camino en el campo. El cochero levantó el sombrero a la multitud, e hizo sonar el látigo en los seis caballos musculosos, tensos con sus pulidos arneses.

Los caballos partieron, con Hermia saludando a la muchedumbre en la calle. La mirada de Emma fue atraída por una figura envuelta en una capa, de pie sola en una esquina.

Lady Clipstone. Con un ruido nasal, hizo como si no la hubiese visto. Sería malicioso y se rebajaría si reconociese el interés de su rival.

Pero Hermia, sacando la cabeza por la ventana y riendo, dijo: -Alice, querida, hágase a un lado. ¡Viene la duquesa!

Emma bajó la cortina con un grito ahogado de vergüenza. -Eso es muy vulgar. -Se echó hacia atrás en el asiento. Pronto el repicar de las campanas de la iglesia y el estruendo del tráfico de la ciudad quedaron atrás-. Aunque se lo merecía.

En el segundo día de viaje, tomaron el camino Windsor durante cinco millas, pasando Camberly, entonces giraron hacia las llanuras desoladas. Poco después una niebla sutil los envolvió. Hacia el atardecer el cochero había disminuido mucho la velocidad, apenas avanzando, y se le podía escuchar, a través de su gruesa bufanda de lana, mascullando terribles advertencias contra los peligros de tener que viajar en medio de la niebla.

A Adrian el humor se le iba oscureciendo con cada milla que los acercaba a Scarfield. Creía que había olvidado todos los antiguos insultos. Había tratado de olvidar.

Pero los hitos familiares sobresalían en la neblina como viejos fantasmas esperando para saludarlo.

Se habían burlado de él cuando se había ido. Seguramente, todavía estarían ahí cuando muriera y se hiciese polvo.

Una abadía abandonada.

Los antiguos bosques de arboles de haya donde, de niño, solía esconderse días enteros hasta que el administrador de su padre lo encontraba.

Los misteriosos montículos funerarios de sus antepasados prehistóricos.

Se sentó hacia adelante sin previo aviso y golpeo su puño en el techo. -Toma un desvío en el próximo puente -le dio las instrucciones al cochero-. Gira a la izquierda alrededor del bosque de robles o nos pasaremos todo el tiempo en esta niebla.

Emma y Odham dormían. Solo Hermia estaba despierta para cuestionar su juicio, arropándose con la capa alrededor de sus hombros robustos. -¿Un desvío, Adrian? -preguntó frunciendo el ceño-. ¿Con esta niebla? Espero que no nos lleve a un lago.

Él se hundió hacia atrás, pensando en Scarfield y todo lo que representaba. Su mirada cariñosa se desvió hacia su esposa dormida. -Espero que no vayamos a algo peor.

La voz de Adrian sacó a Emma de un sueño agradable. -Tenemos que elegir, continuar y llegar antes que caiga la noche, o regresar a ‘Tu Vieja Cama con pulgas’ hasta que tu tiempo inglés mejore.

Ella levantó la vista, perdida en el calor perverso de su mirada. -Naciste en este clima igual que yo. ¿Por qué tiene que ser mi tiempo?

– No sé. Tal vez porque eres mujer y sujeta a cambios de humor impredecibles, como el tiempo.

Se arropó con la manta. -Tal vez podrías haber previsto una ruta más directa. Tal vez, incluso deberías haber consultado un mapa.

– No estamos perdidos -la dijo con una sonrisa severa.

Miró más allá de él, a lo poco que podía ver por la ventana. Árboles retorcidos en la niebla, sombras grises como una congregación de espíritus.

– Nos estamos acercando al puente Buxton, mientras hablamos -dijo tomándole la mano-. Tiene cinco arcos, y cada primavera, se escoge a una doncella…

Súbitamente el coche se paró. Miró hacia arriba, sintiendo cómo la mano de Adrian le apretaba la suya. Fuera había una calma mortal, excepto el relincho de los seis caballos y el flujo rítmico del río por el lecho de piedras más abajo. Los resortes bajo el carruaje crujieron cuando los hombres saltaron de la caseta al camino.

– Nos hemos detenido -dijo ella sentándose.

El conde de Odham abrió los ojos. -¿Pasa algo?

– Un lugar extraño para descansar -dijo Hermia en voz baja-. Una siempre se acuerda de esos mitos de monstruos que viven bajo los viejos puentes.

Adrian miró hacia arriba lentamente y le frunció el ceño a Odham. -Reténgalas dentro.

Emma encontró la mirada de Adrian. Lo había visto deslizar la mano dentro de la chaqueta. -Ten cuidado -le dijo con voz ansiosa-. No todos los monstruos son mitos.

Él sonrió y se volvió a la puerta. Emma dio un salto cuando se abrió de repente. Bones, el mozo de Adrian, estaba parado en la niebla. Sin éxito, trataba de esconder la espada de su amo atrás de su espalda. Emma entendió el mensaje tras el leve asentimiento de reconocimiento que hizo su marido. Si era necesario, iba a enfrentar a quien fuese que había detenido el carruaje en este lugar aislado.

– Se llevaron al cochero y al lacayo al puente, milord -susurró Bones rápidamente-. No notaron que yo estaba detrás. Estaban esperando al otro lado.

– ¿Cuántos? -preguntó, bajando al camino.

– Tres. Los vi señor.

– Los superamos en número, entonces. -A Emma su voz no le pareció tan natural. ¿Es que el hombre no se daba cuenta del peligro? Oh, que tonta era. Por supuesto que sabía, y casi parecía que gozaba con lo que vendría.

– Quédate detrás del coche, Bones, a menos que te llame. Por ningún motivo abandones a mi esposa.

– Sí, milord. -En un abrir y cerrar de ojos, Bones parecía menos un mozo londinense que un soldado, testigo de las brutalidades de la vida-. Desarmaron al cochero y al ayudante antes que pudiesen pedir ayuda -añadió en voz baja.

Adrian caminó varios pasos, deteniéndose para ubicarse. Conocía este lugar y este puente. Incluso en esta niebla espesa, recordaba el sendero que cortaba entre los árboles, los incontables lugares donde una persona podía esconderse.

Hasta donde podía ver, solo había dos hombres subidos en el puente. Lo que significaba que el tercero, que Bones había mencionado, estaba… la sangre le hirvió. ¿Dónde estaba escondido el bastardo?

Se dio la vuelta y miró el carruaje. Parecía una joya tentadora en este sendero apartado. Maldita impaciencia. Maldita insistencia en el desvío. Maldito él mismo por no tomar en cuenta la advertencia de Cedric acerca de los peligros en los caminos de Scarfield.

Si alguien siquiera se acercaba a Emma y a sus compañeros, no viviría para ver el día siguiente. Y su esposa de maneras delicadas sabría sin lugar a dudas que sus esfuerzos para civilizarlo, habían sido en vano.

Que así sea.

Inglaterra no era más civilizada que la mayoría de las tierras paganas que había defendido. Los hombres eran hombres, sujetos a las mismas tentaciones y codicias en todo el mundo, no importaba como uno lo disfrazase.

En la neblina húmeda, soltó una yegua y saltó a su espalda. Ésta sintió su urgencia, paró las orejas, y aceleró el paso. Levantó su espada, la cimitarra persa artísticamente tallada que le habían dado para proteger un harem. Tenía una cabeza de lobo grabada en la empuñadura de plata esmaltada. Había aceptado el regalo, pensando que nunca lo usaría en Inglaterra. O en otra parte, en todo caso.

El eco de una pistola sonó a través de la niebla en dirección al puente. Creyó oír a alguien o algo, caer en las aguas del rio. Resistió la necesidad de dar la vuelta. En su lugar, salió a toda velocidad tras el jinete enmascarado que acababa de salir de entre los árboles.

Se sentía extraño y sin embargo, reconoció lo que era, la muerte en el aire, el pulso de la sangre a través de sus venas. La niebla pudo haber sido una tormenta de arena. El asaltante enmascarado podría haber sido uno de sus enemigos sin rostro. Súbitamente el peso de la cimitarra en su mano se sintió tranquilizador, en vez de extraño. Tomo la pistola con la otra mano y atacó.

El jinete que se acercaba al carruaje pareció sobresaltarse con su presencia. Adrian tuvo un momento de humor negro. Era obvio que el salteador de caminos, no esperaba encontrar a una víctima empuñado una cimitarra mortal, defendiendo un transporte ducal.

Era lo más difícil del mundo sentarse impotente mientras su esposo se enfrentaba a un grupo de bandidos. Emma observaba a través de la ventana, con su bolso bajo la capa de viaje. ¿A quién se enfrentaba Adrian, realmente? Sintió un nudo en la garganta. Su figura poderosa se había perdido en la niebla. El eco de los cascos de los caballos golpeando con fuerza en medio de la niebla, la alteraba.

Odham le puso una mano consoladora en el hombro. -Mejor que no mire, querida.

– Por supuesto que tiene que mirar -dijo Hermia, sentándose delante de él-. ¿Cómo vamos a saber lo que está ocurriendo, si nos quedamos aquí sentados, temblando como solteronas?

Él se echó hacia atrás, ocupado con la caja de cuero que había colocado en su regazo. -No tema, querida. Las protegeré con mi vida y lo considero un honor.

Hermia poco a poco volvió la cabeza para mirarlo. -Si alguien piensa que me voy a quedar con los brazos cruzados mientras nos asaltan…

La miró con ojos brillantes de emoción. -Es una dama valiente, Hermia. Me siento muy honrado de haberla conocido.

– Por Dios, Odham, todavía no estamos muertos. ¿Necesitas un frasquito de vinagre para reponerte, Emma? -preguntó preocupada.

Emma abrió su bolso, y contestó firme. -Pregúnteme cuando esto haya pasado, y seguramente le diré que sí.

Adrian tomó ventaja de la sorpresa de su adversario, azuzó a su robusta montura e hizo un ataque de caballería. El caballo respondió con una vacilante pero satisfactoria velocidad. El asaltante miró alrededor, evidentemente desconcertado, y levantó su arma de fuego para disparar.

Adrian giró su cintura y dirigió su montura en un curso zigzagueante hacia el otro jinete. Una bala pasó sobre su cabeza. Con una intuición sorprendente, vio al otro hombre detenerse para cargar el arma. -Ahora -le dijo suavemente al animal debajo de él-. No tengas miedo, sigue adelante. No va a pasar nada.

Enterró sus talones, con el brazo armado tenso de anticipación, galopó en semicírculo. El asaltante levanto la vista con un grito de pánico. Su mirada parecía fija en la cimitarra que destellaba como mercurio en la niebla del crepúsculo. Tal vez creyó que era una ilusión.

La hoja curva cantó en el aire. Había acabado con muchas vidas, y nunca falló en proteger la suya propia, o así le habían dicho a Adrian. Bajó el brazo y vio al hombre oscilar en la silla, antes de caer hacia atrás. Su pecho brillaba con una mancha roja fuerte, ante los rayos grises.

Con una mirada sobre su hombro miro hacia el carruaje, dio una vuelta alrededor y se marchó galopando al puente. Solo lograba distinguir el perfil delgado de Bones, de centinela en el lugar donde lo había dejado. Como Adrian apenas podía ver a través de la niebla que parecía humo, prefería creer que Emma no había sido testigo de lo que acababa de hacer su esposo. Sin embargo, parecía demasiado pedir que ella y Hermia no se hubiesen sentido tentadas a mirar por la ventana, a pesar de que él les había pedido que no lo hiciesen.

Desmontó en el puente y vio dos caballos sin jinete atados a las ramas bajas de un árbol. Los criminales a los que pertenecían, habían desaparecido. Apretó su pistola y detectó un débil, pero enojado gemido bajo el puente. El cochero yacía de lado en la orilla del río, semi-escondido tras una cortina de juncos.

– Fueron hacia el carruaje, milord -dijo con la voz alterada-. El lacayo está amarrado a un árbol, pero está vivo. Dijeron que le iban a buscar.

¿A él?

Dejo el caballo y echó a correr. Otro disparo hizo eco en la niebla. Pateó una rama caída fuera de su camino y maldijo. El corazón le palpitaba con fuerza debido al pánico. ¿Por qué había dejado el carruaje? Ese maldito carruaje ostentoso, un señuelo para los bandidos en un camino solitario.

El puente no estaba lejos de la finca. Unas cuantas millas como mucho. ¿A quién le habían disparado? No a su esposa. No a Emma. Le había dicho que se quedara con los otros.

Dos figuras a pie se materializaron en la oscura lluvia, y huyeron a los árboles. Levantó el revólver, lo pensó mejor y rodeo el carruaje. Otro hombre surgió debajo del coche.

– ¡Jesús, es usted! -Bones exclamó, bajando abruptamente su revólver-. Uno de ellos me disparó pero falló. Bastardos estúpidos.

Adrian se acercó al cuerpo cubierto con una capa, que yacía amontonado contra la rueda trasera. Bones había hecho un intento decente de cubrir el hombre que Adrian había eliminado. Un disparo para Bones significaba que había fallado. Eso era lo que Adrian había escuchado. Sin embargo tenía que preguntar, que asegurarse. -¿Mi esposa y Lady Dalrymple?

Antes de que Bones pudiese darle una respuesta, Adrian prácticamente arrancó la puerta del carruaje para comprobarlo por sí mismo. Tres pistolas se levantaron al unísono en el interior oscuro. Levantó la mano libre en una falsa rendición, a merced de una infantería de aficionados compuesta por su esposa, Lady Dalrymple y Odham.

Se habría reído si hubiese sido capaz de respirar bien. Su alivio al encontrar a Emma ilesa, lo había hecho sentirse penosamente débil.

Como soldado irregular, había sido testigo de actos terribles que hombres sin principios infligían a los inocentes. De verdad, había defendido una aldea de mujeres de tales abusos. Si alguien se hubiese atrevido a manchar a su delicada esposa… movió la cabeza, y entonces se rió. Su elegante esposa que acababa de ponerle una pistola entre los ojos con tanta destreza como manejaba un abanico de encaje.

– Oh, Adrian -susurró aliviada. Se lanzó sobre él en una reacción tardía de la emoción que coincidía con la de él-. Todos estábamos enfermos de preocupación.

Tenía la cimitarra ensangrentada en la espalda, hasta que Bones, recuperando su buen sentido, se la quito de manera encubierta y la guardó segura entre el equipaje.

Con la mano libre, abrazó a Emma por la cintura, se contentó sosteniéndola muy cerca, todo el tiempo notando que Hermia no había bajado su arma.

Enterró su rostro en el cuello cálido de su esposa. -¿Una pistola… en tus manos, Emma? -Cuidadosamente levantó el revólver que ella sostenía-. Una pistola muy bonita, además. Es una Manton. -La miró sorprendido-. Espero que Heath no te haya dicho que la uses contra mí.

Vaciló, sonriendo. -No, viene de parte de Julia, sin instrucciones específicas respecto a quién debía disparar, solo que debía usarla en caso de necesidad. No la necesito, ¿verdad?

– No, Emma.

– ¿Qué pasó con nuestro cochero y nuestro lacayo? -Hermia preguntó preocupada.

Adrian le pasó la mano por el hombro a Emma, sabiendo que haría cualquier cosa para mantener segura a su esposa. Había tenido la esperanza de que nunca se diera cuenta de la clase de hombre que había sido. Qué había ciertas cosas en él que nunca podría cambiar.

– Son ellos los que vienen ahora -dijo en voz baja.

– Uno de ellos está cojeando -exclamó Hermia.

Adrian se separó de Emma con pesar. -Quédate aquí por si acaso.

Dejó escapar la respiración mientras él corría en la lluvia, con Bones unos cuantos pasos por delante. Los dos hombres que venían, se veían desaliñados, pero sin ninguna herida mortal por lo que podía percibir. Al acercarse, parecía que el lacayo sostenía al cochero apoyado contra su hombro.

Odham la miró desconcertado. -¿Por qué no le dice lo que ha visto?

– Él no quería que lo viera -susurró.

– Ah -sonrió, con el ánimo mejorado-. Creo que a ustedes, damas valientes, les vendría muy bien una taza de té.

Se apartó de la ventana, recuperando el color de sus mejillas. -Oh, al infierno con el té, Odham. Creo que cada uno nos merecemos una botella de oporto.

Hermia sonrió con aprobación. -Bien dicho, querida. De hecho, creo que es el primero de sus consejos que me siento tentada a seguir.

CAPÍTULO 19

Cedric, el hermano de Adrian, los alcanzó a menos de una milla del puente. Un pequeño grupo de jinetes de la finca lo acompañaban. Explicó que habían estado esperando en el cruce de los caminos principales para escoltarlos a Scarfield y estaba preocupado por el retraso. Se puso pálido cuando Adrian le contó lo que les había pasado durante el desvío.

– Gracias a Dios no mataron a ninguno de ustedes -Cedric dijo alterado-. Esta no es la vuelta a casa que habíamos previsto.

Lady Dalrymple sacó la cabeza por la ventana. -Dos escaparon al bosque. No voy a poder dormir por semanas.

Adrian llevó a su hermano a un lado. -Mi cochero recibió una bala en la parte superior de la pierna y necesita atención médica. También quedó un cuerpo atrás, antes del puente al que hay que enterrar rápidamente.

– ¿M… mataste a uno?

Adrian frunció el ceño. -Ojalá no hayas esperado que le diera la mano y lo invitase a conocer a mi padre. Claro que lo maté, Cedric. La que va en el coche es mi esposa. Y hubiera matado a cada uno de esos perros si los hubiese agarrado.

– Ya veo -dijo débilmente, parpadeó varias veces-. Pero tú no, bien, tú sabes.

Adrian se quedó mirando a su hermano. ¿Era este cobarde señorito el resultado de la constante intimidación de su padre? – Yo no, qué, hombre. Por el amor de Dios, escúpelo.

– Tú no, mmm -Cedric se soltó su corbata blanca inmaculada-, decapitaste a ese hombre, ¿verdad? Los diarios estaban llenos de artículos, solo pregunto para poder advertir a los criados con qué se van a encontrar.

Adrian casi se rió a carcajadas. Se dio cuenta que su familia se mantenía informada de sus hazañas. Las cartas de su padre le revelaban lo mismo. Pero lo que no se imaginó es que creyesen cada cuento exagerado que habían escrito acerca de él. -No te preocupes -le dijo con un tonillo socarrón-, le podemos dejar la cabeza a mi manada de lobos para después.

Cedric asintió débilmente. -Te estás burlando de mí. Siempre te burlaste de mí. No es justo, sabes. Florence y yo lloramos inconsolablemente cuando te fuiste. No tenía quién me defendiera cuando te marchaste.

Adrian le tomó firme el brazo. -Estoy en casa, al menos por ahora. Y si lo permites, te defenderé cada vez que sea necesario.

Cedric logró una sonrisa grande, tibia. -Claro que lo permitiré. Estoy feliz de verte otra vez, Adrian. Y la vida aquí no ha sido tan trágica como la pinté. Triste, tal vez, pero esperemos que todo eso quede atrás.

Estaba anocheciendo cuando el coche ducal llegó a la finca, con la guardia montada. Emma estaba agradecida de buscar refugio en las piezas que les habían asignado a ella y Adrian, aunque el conde había hecho hincapié en solicitar ver a su hijo solo.

– Sé que será desagradable -Le susurró a Adrian mientras estaban parados en la entrada abovedada con su ornamento de cabezas de venados, mientras les descargaban el equipaje-. Esfuérzate lo que más puedas para recordar su edad y el respeto que le debes.

Se quedó a su lado hasta que un criado con librea formal llegó a avisar que las habitaciones de arriba estaban calientes y cómodas para pasar la noche. En seguida se lanzó en un discurso preparado acerca de lo emocionante que era tener al hijo del duque en casa.

Por su parte Adrian tuvo que luchar contra el impulso diabólico de darle un golpe en la espalda a ese tipo pesado y rogarle que cortara la interminable bienvenida. Emma, por otra parte, asentía como si le debieran toda esa formalidad y seguía al hombrecillo con su cháchara, por el pasillo.

Y súbitamente Adrian se sintió vacío y tenso.

Vio cómo su esposa desaparecía en la oscura escalera jacobina con Hermia y Odham. De niño había jugado en esas escaleras, se había deslizado por la balaustrada con su espada de madera para aterrar a los criados y a sus dos hermanos menores.

Pequeño demonio salvaje, habían susurrado. Hijo de una puta y un soldado. Nadie creyó que terminaría bien.

Había vuelto a reclamar su pasado, su herencia. Era un fantasma, pensó, el niño que había jugado tanto en esta casa, había muerto hacía años.

Hermia se apoyó levemente en Emma mientras subían la larga escalera, Odham y el locuaz lacayo llevaban la delantera.

– El duque nos ha dado un ala completa -dijo Hermia aprobándolo.

Ahora Adrian tenía que estar yendo a las habitaciones privadas del duque al otro lado del patio. Sabía que quería que lo acompañara, pero ella había declarado estar exhausta por la experiencia de ese día. Pobre Adrian, pensó, seguro que hubiese preferido pelear con otra banda de bandidos en vez de enfrentarse a su padre.

Dos camareras la guiaron por el pasillo decorado con altos espejos venecianos. -Señora -dijo la criada mayor-, una de nosotras dormirá en el banco afuera de la habitación toda la noche por si necesita algo.

Emma asintió, sin escuchar realmente. A Hermia y Odham les habían asignado piezas separadas al otro extremo del pasillo, Hermia ya le estaba pidiendo al lacayo que se asegurara que cualquier puerta comunicante estuviese cerrada con llave.

Una de las camareras se tragó un bostezo. -Se beberá a la salud de Lord y Lady Wolverton en la casa local esta noche.

Emma vaciló, viendo que venía Hermia, era totalmente inaceptable darle un empujoncito a una criada para que repitiera las habladurías, sin embargo no lo pudo resistir. -Lord Wolverton debe tener muchos parientes y amigos cercanos, que han esperado su vuelta.

– Todos estamos muy aliviados de que el joven amo esté en casa, su señoría -dijo la mujer. Lo que era una respuesta educada, pero carecía de la información que Emma esperaba.

– Qué agradable de su parte. -Hermia se paró en la puerta. Había hecho una pausa para admirar su reflejo en un espejo-. Las niñas -apuntó, limpiándose la garganta-, las damas locales estarán muy felices de verlo otra vez, supongo.

Por un momento las criadas se quedaron mirándola con tal carencia de comprensión, que hubiese gritado. -Supongo que sí -fue la respuesta formal e insatisfactoria de la primera.

– Por los cielos, Emma -dijo Hermia, yendo hacia ellas-. Deja de rodear el asunto y pregunta directamente.

Emma frunció el entrecejo. -Tenemos tanto tacto como un trueno, ¿verdad, querida?

– Cuando la edad avanza, una no se inclina a perder un tiempo precioso preocupándose por lo que los otros piensan.

Emma le dio una mirada irónica. -Me parece que a alguna gente no le preocupaba el mundo bien educado incluso cuando eran jóvenes.

Hermia sonrió. -Algunos de nosotros aprendimos nuestras lecciones a una tierna edad, gracias a Dios, no me podría imaginar una vida más desperdiciada que una dedicada a agradar a los otros. -Dirigió su atención a las dos criadas, que lo más probable ya habían sido advertidas acerca de lo peculiar que podían actuar a veces las damas de Londres-. Lo que Lady Wolverton desea saber es si Lord Wolverton tiene novias que estén esperando su regreso.

– Oh -la más vieja de las criadas se iluminó-. Oh.

– Creo que me iré a la cama ahora. Gracias por esta humillación Hermia. Voy a pretender que lo que pasó hoy es la causa de esta espantosa ruptura de confianza.

Hermia se puso las manos en las caderas. -¿Necesito una cucharada de melaza para soltar esa lengua? -le preguntó a la criada-. ¿Hay o no hay una joven enamorada esperando la vuelta del amo?

La camarera asintió lentamente. -¿Quiere decir Lady Serena? ¿Por qué no lo dijo?

A Hermia se le endureció la boca. -Al fin. ¿Esta Lady Serena está casada?

– Oh, no, señora.

Emma bajó la cabeza. Abrió la puerta de la habitación iluminada con el fuego. -Buenas noches a todas.

– No -dijo la criada-, no ha tenido tiempo de casarse con todo el trabajo que le cayó cuando su padre se enfermó. Pronto le llegará el día, espero.

La criada joven se metió. -No hay nadie en veinte millas a la redonda que no venere a Lady Serena.

– Ya veo -dijo Hermia, entrecerrando los ojos-. Una cuestión, no quiero ser cruel, esta dama suena como si fuese un poco solterona.

– Todo lo que sé, es que es una belleza, señora -contestó, la segunda criada-. Un punto de sol en un frío día de invierno.

Adrian se paró tras su sillón varios segundos mirando el salón con paneles de roble de su padre. No había sido un lugar familiar en su juventud, a los niños se les prohibía la entrada al santuario sagrado de su padre, ahora toda la familia, su hermana y su hermano, su anciana tía, incluso el administrador encorvado, se habían reunido a recibir al pródigo.

La gratitud en sus rostros, el cariño, todos más viejos y más importantes para él de lo que había creído, lo hicieron sentirse humilde.

– El joven vizconde está en casa -Bridgewater, el secretario calvo, repetía una y otra vez-. En casa después de todos estos años.

– ¿Dónde has estado, en todo caso? -su tía-abuela preguntó.

Su padre lo miró, alto, más delgado, pero todavía un hombre que se imponía. -No importa dónde ha estado. Está en casa.

Su hermana Florence le sonrió calurosamente. -Y trajo una esposa. ¿Dónde está, Adrian?

– ¿Es una extranjera? -preguntó su tía.

Adrian se rió por lo bajo. Lo único bueno que podría decir de su familia reuniéndose con Emma, era que ella los podría manejar y además, con mucha más gracia que él.

– Adrian fue atacado por bandidos en el puente -explicó Florence delicadamente-. Los combatió, tía Thea. Todos parecen estar bien.

La mujer mayor asintió aprobando. -Bandidos extranjeros, supongo. ¿Por qué te marchaste, Adrian? He echado mucho de menos tu compañía, Cedric es aburrido y Florence se ha olvidado de reír.

Adrian le sonrió. -Yo también te he echado de menos.

– ¿Cómo se llama tu esposa, querido?

– Emma. Emma Boscastle.

– No suena muy extranjero.

El duque, que había estado observando silenciosamente como se desarrollaba esta escena, fue hacia su administrador. -¿Te importaría llevarlos al invernadero para un vino y tarta, Bridgewater? Adrian y yo los seguiremos dentro de poco.

Y un momento después, Adrian se quedó solo con el duque, todavía incapaz de pensar en él como su padre, pero tampoco capaz de sentir su antiguo odio por él. Esperó resignadamente. En una pared había un cuadro de su madre en traje de equitación, con su amado spaniel. Un dolor intenso se agitó en su interior, no había merecido morir condenada.

– Te ves bien -le dijo al duque-, para un hombre que está sufriendo una enfermedad terminal.

– Podría haber muerto diez veces en el tiempo que te tomó llegar aquí -respondió el duque.

– Yo…

– No mientas. No tengo ningún deseo de pelear contigo. Tenemos muchos asuntos que tratar referentes a la finca.

– ¿Eres realmente un antigua amigo de Lady Dalrymple? -preguntó, buscando un tema más neutral.

– ¿Hermia? -Los rasgos agobiados del duque parecieron suavizarse-. Busqué su preferencia como un joven inexperto y perdí. Habla bien de ti que sea tu amiga. -Súbitamente se llevó la mano al esternón, con los ojos oscurecidos-. Indigestión, Adrian -dijo, con una mueca-. ¿Terminaste de evadir el asunto de tus responsabilidades?

Adrian vaciló. En su memoria, lo mejor de su padre era que siempre había sido omnipotente, invulnerable, distante, lo peor, Scarfield había parecido de voluntad débil y malicioso. ¿Y ahora? No podía negar que había envejecido e inesperadamente sintió pena de él.

Se movió. -Ha sido un día largo.

Como si hubiese estado escuchando a escondidas, Bridgewater entró con una bandeja con una medicina a la habitación. -Es hora del tónico de la noche, su gracia.

– ¿No tienes nada mejor que hacer contigo mismo que interrumpirme cada cinco minutos? -preguntó el duque con más resignación que rabia.

Bridgewater sonrió. También mostró signos de edad y servicio.

Adrian se paró. Bridgewater y su familia se habían dedicado a los Scarfield desde, bueno, según Bridgewater, desde las malditas cruzadas y aunque Adrian no podía pretender afecto por el duque, no le deseaba nada malo. No sabía qué sentía, si es que sentía ago.

– ¿No tienes la más mínima curiosidad acerca de tu antiguo amor? -le preguntó su padre.

Adrian se las arregló para sonreír. -¿Mi perro pastor todavía está vivo?

El duque se rió bajo, mientras Bridgewater se paraba inmóvil a su lado con el vaso de medicina. -Hablo de Serena, la niña con la cual debías haberte casado.

Adrian levantó una ceja. -No me digas que lograste convencerla que me esperara.

Su padre se rió, y súbitamente, para sorpresa de Adrian, parte de la tensión entre ellos pareció relajarse. -Para ser franco, Adrian, creo que Serena siempre ha estado más enamorada de sus caballos que de ti. Bien, ¿cuándo me vas a presentar a tu esposa?

Adrian se encontró con los ojos de su padre. -Mañana.

– Una Boscastle -el duque musitó-. ¿Cómo lo lograste?

Movió la cabeza negando, incapaz de ocultar su orgullo y felicidad. -No sé, pero es lo mejor que me ha pasado en la vida.

– Casado y obviamente enamorado. Estoy ansioso por conocer a tu esposa mañana en el desayuno.

Enamorado.

Adrian corrió el cerrojo de la puerta de su habitación y se quedó mirando la atractiva figura en la cama. Tenía un libro, todavía abierto en la mano.

La vela de la mesita casi se había acabado, la apagó. Se quitó la ropa y lentamente se metió a la cama al lado de su esposa.

Ella se sentó con un pequeño chillido de protesta. -Adrian, estás absolutamente congelado.

Él se rió y la tiró hacia atrás a sus brazos. -Tú estás muy caliente -susurró, enterrando las manos en su pelo.

– ¿Qué pasó con tu padre?

– No sé. Diría que tendió más hacia el lado frío, pero si realmente tienes curiosidad, podrías preguntárselo a Bridgewater.

Ella levantó las cejas. -Como estás sonriendo, voy a asumir que todo salió bien.

– Lo suficiente. No discutimos.

Suspiró como si sintiese lo que él dejó sin decir. Enseguida se enroscó alrededor de su cuerpo. -Aun así, debe sentirse bien estar de vuelta en casa.

El calor de su presencia lo relajó. Su esposa. -Es bueno estar aquí contigo. No hubiese vuelto solo.

Su voz bajó a un susurro soñoliento. -Es una hermosa finca, Adrian, el parque parecía el paraíso a la luz de la luna.

Le pasó la mano por la espalda. -Mañana te mostraré el resto.

– ¿Y conoceré a todos?

Cerró los ojos. No era el hogar. Demasiados recuerdos dolorosos perduraban, en cada habitación, en cada cara. -Ya conociste a mi hermano, Florence y mi padre están impacientes por ver a la dama que me domesticó.

– ¿Ningún amigo antiguo apareció con la vuelta del hijo pródigo? -preguntó inocentemente.

– Si te refieres a Serena -dijo sagazmente-, entonces, no.

Se quedó quieta un momento. Quería que entendiera, que nunca había habido, ni nunca habría, una mujer que se pudiese comparar con ella.

– ¿Crees -preguntó después de varios segundos-, que te pudiese gustar quedarte aquí?

– Tal vez en Berkshire. Te prometí un colegio en el campo, pero no aquí, no ahora.

– Me siento culpable -susurró- de haber dejado sin cumplir mis deberes en el colegio.

– Nos podemos ir cuando lo desees -le dijo relajadamente. Nunca había discutido sus inversiones en el extranjero con ella. El típico aristócrata inglés pensaba que ganar dinero era una ocupación vulgar, pero la verdad era que podía hacer su hogar donde ella quisiese.

Ella se sentó de repente, dejándolo sin su agradable cuerpo caliente. -¿Tienes una prisa especial como para volver con Hermia y Odham, milord?

– Eso -dijo tirándola de nuevo contra él con una carcajada-, es un pensamiento que lo detiene a uno.

CAPÍTULO 20

Emma había anticipado que el día siguiente desafiaría la suma total de su conocimiento de las relaciones sociales. Sin embargo no había anticipado que Adrian la abandonaría antes del desayuno. Podría haber coronado, dichosa, al diablo.

Se había ido a cabalgar con su hermano para evaluar el estado de la finca. Eso significaba que tenía que sentarse con el duque en el salón de invierno, un lugar de un diseño tan opulento que le hubiese quedado bien a un emperador romano.

El trabajo del cielo raso le atrajo la vista a un fresco de escenas mitológicas desplegadas sobre estuco dorado. Los pies se le hundían en un jardín con peonías y pavos reales aumentados de la alfombra Aubusson. Evaluó el aparador lateral con un suspiro de aprobación. Platos Wedgwood de diseño clásico y teteras de té de plata brillaban bajo la vigilancia de seis lacayos atentos.

Calentadores cuidaban un pavo asado dorado y tres pasteles de carne picada así como bistecs jugosos de carne sabrosa. Suspiró feliz al ver una sopera de gachas de avena bien caliente y humeante, instalada entre las cafeteras altas, la crema fresca y el chocolate.

Cielos, pensó. Había expirado en los brazos de su amado esposo y había despertado para encontrarse en un paraíso de vida elegante.

El duque se levantó de su silla observándola con la intensidad de un águila arriba en su nido. Si esperaba que su nuera se intimidase por su finca o la grandeza de su presencia, se iba a decepcionar.

Pues Emma súbitamente se lanzó a su elemento. El lugar entre las estrellas reservado para ella. En realidad estaría cómoda en cualquier corte real del mundo. Los rituales de la aristocracia le eran tan fáciles como respirar. Cuando su madre murió, ella se había hecho cargo de los detalles de la vida privada de su padre. La joven Emma había respondido las tarjetas de condolencia, recordado los cumpleaños, llamado la atención a sus hermanos en relación a las buenas maneras. Había trabajado duro para merecer la fe puesta en ella por sus padres.

Se agachó en una reverencia perfecta ante al duque.

Él exhaló satisfecho y levantó los brazos para darle la bienvenida. -Gracias a Dios -susurró-. Oh, Gracias, gracias, Dios.

Y Emma que había vivido con cinco hermanos revoltosos, entendió exactamente lo que quiso decir. Adrian no se había casado con una mujer maleducada. A pesar de la fundación cuestionable del romance con su hijo, ella no iba a traer desgracia al nombre de Scarfield.

Se abrazaron como almas perdidas desde hacía mucho, pero sin un exceso de despliegue de emoción. Que el duque hubiese dudado alguna vez que Adrian era su hijo natural, desconcertó a Emma. El parecido entre ellos era asombroso. Ambos tenían la misma cara angulosa, y los huesos largos que les daba la elegancia flexible a cada movimiento.

Pero en Adrian había un calor y espontaneidad traviesa, que Emma dedujo venía de su madre. Tal vez el duque estaba apagado debido a una enfermedad inescrutable. Cuando un hombre delgado y medio calvo se despegó de la pared para asistirlo, el padre de Adrian pareció encogerse, tanto en tamaño como en personalidad.

– Este es mi niñero, Bridgewater -dijo irónico.

Emma se sentó en la silla que un lacayo le presentó. -¿Quiere decir Su secretario y administrador, su gracia?

El duque tosió. -Sí. Vete, Bridgewater. Anda a molestar a mis hijos. Quiero estar a solas con la dama encantadora que mi hijo trajo a casa. -Miró a Emma a los ojos-. Me imagino que vino porque tú lo animaste.

Emma hizo el show de observar el mango de marfil del cuchillo. -Solo sé que volvió a casa. Y que tiene su propia voluntad.

Tal vez el desayuno privado era un test para su valor interior. Cuando los lacayos trajeron un surtido de melocotones, piñas y fresas tempranas del invernadero de la casa, ella y su suegro discutían los asuntos prácticos de la finca con tanta informalidad como si estuviesen discutiendo el tiempo en el campo.

– La madre de Adrian tenía un talento para cuadrar mis cuentas -explicó el duque con nostalgia-. En esa época no aprecié su inteligencia. Pero balanceaba los libros hasta el último centavo.

– Una dama práctica -dijo Emma, aprobando.

Se rió. -Pilló al herrero engañándonos, cuando se le pasó a Bridgewater. Por supuesto que me llamaba la atención cuando no le pagaba a un trabajador, por descuido.

– Y usted, siendo un hombre de…

Emma quedó en medio de la frase mientras la puerta lateral se abría para abrir paso al secretario atento del duque. Bridgewater le dio una sola mirada a su jefe, y se le adelgazaron los labios de preocupación. -Está fatigado, su gracia.

Emma bajó la vista a su plato. Por una parte sentía que Bridgewater actuaba de una forma muy personal. Por otra, tenía que darse cuenta que el duque estaba más pálido y cansado que cuando la había saludado. La preocupación por su bienestar, dejaba de lado todas las otras observaciones. Y se paró decididamente.

– Le he cansado mucho, su gracia.

– Tonterías. Bridgewater es tan molestoso como una vieja.

Bridgewater miró a Emma como para pedirle su apoyo. Ella dijo, -Tengo que admitir que todavía estoy alterada con la experiencia de ayer en el puente.

El duque se levantó. Su mirada acerada le hizo saber que no lo engañaba.

– Mi hijo ha sobrepasado mis expectativas al elegirte como su esposa. No podría haber soñado una dama más apropiada que tú, para que fuese la próxima Duquesa de Scarfield.

Emma fue a su lado. Bridgewater lo ayudaba a ir hacia la puerta. Tal vez era orgullo por parte de ella disfrutar el elogio.

Pero lo hizo.

Solo por un momento.

– Me siento honrada siendo la esposa de tu hijo -dijo con su mano en el brazo-. Lo amo.

Movió la cabeza, perplejo. -Cómo hizo para persuadirte que te casaras con él. Ah, bueno. Heredó los encantos de su madre y pronto heredará mi finca. Es un alivio para mí saber que lo aconsejarás cuando me vaya.

Caminaron del brazo, con Bridgewater atrás. -¿Y donde planea irse, su señoría? -preguntó ligeramente.

– Lo más probable a Hades.

– No es verdad -dijo Bridgewater-. Su gracia se va arriba a descansar.

– No, no voy -dijo el duque irritado-. Voy a jugar a las cartas con Hermia y Odham. Ambos tenemos una pasión por esa mujer.

– No deje que tus pasiones saquen lo mejor de usted, su gracia -Bridgewater dijo con gentileza.

– Tonterías, viejo entrometido.

Emma se mordió el labio mientras ambos, obviamente olvidados de ella, reñían de allá para acá. Estaba segura que el duque no hubiese permitido tal familiaridad si no confiara en Bridgewater como uno confiaba en un primo o amigo cercano.

Cuando los tres llegaron al pasillo oscuro abovedado, notó que en realidad el duque estaba luchando por respirar. Se acordó en su propio padre, y como lo había creído invulnerable antes de su muerte.

– Volvió justo a tiempo, ¿verdad? -una voz suave le preguntó. Florence, la hermana de Adrian subía la escalera atrás de Emma-. Creo que ahora todos estaremos en paz.

Adrian no volvió de su paseo a caballo con Cedric hasta el atardecer. Con el pelo desordenado por el viento, manejando con elegancia a su caballo, galopó por el parque hacia donde Emma y Florence caminaban. Ambas mujeres se pararon y volvieron la cabeza para verlo desmontar y correr hacia ellas. Era tan grandioso como la finca que heredaría. Antes que pudiese saludarlo de una manera a la moda, la tomó en sus brazos y le dio vuelta en el aire. -Te echaba de menos.

Florence tosió suavemente. -¿Fueron seis horas?

– Nueve -respondió, dejando a Emma en sus pies-. Y ambas se sentirán aliviadas al saber que ya no hay bandidos en el área.

– ¿Eso es lo que has estado haciendo? ¿Persiguiendo bandidos? -Emma preguntó afligida-. Realmente amas el peligro, ¿verdad?

Él se rió. -Te amo a ti.

Su cara se encendió. Si hubiesen estado solos, le hubiese sido difícil mantener las manos alejadas de su marido. Se veía irresistiblemente guapo con su camisa blanca de muselina ondeando al viento, pantalones de montar ajustados de cuero, y… -Tienes barro en las botas.

– Así es.

– Tenemos una cena formal esta noche con la familia -dijo ella mordiéndose el labio inferior.

Sus ojos bailaban con travesura. -¿Estás sugiriendo que no estoy decente para cenar?

Indecente. Eso es lo que eres. Y está bien conmigo.

Ella miró lejos. -Un baño no estaría mal.

– Oh, qué bueno. -Puso su mano con un guante negro, sobre la de ella-. Tomaremos uno juntos. Mi padre hizo construir un gran baño romano.

– Adrian -susurró-, tu hermana.

Le hizo un guiño a Florence. -Ella se puede bañar más tarde.

– No has cambiado nada -Florence exclamó con una gran sonrisa encantada.

Un mozo de la cuadra corrió a recibir el caballo sudoroso de Adrian. Cedric los pasó al trote camino al establo, saludando con un leve movimiento de cabeza a las damas. Un lacayo recibió a Adrian en el pórtico con una reverencia exagerada.

– ¿Le preparo el baño, milord? -preguntó con una voz joven inestable.

Adrian miró sus botas embarradas con una sonrisa de qué-le-importa-al diablo. -¿Estáis todos vosotros en el complot de mi esposa para hacerme un caballero presentable?

El lacayo dio una gran sonrisa. -Mientras estaba afuera, le llegó un mensaje, milord.

– ¿Para mí? -preguntó Adrian sorprendido-. ¿Qué hice ahora?

– ¿Qué no has hecho? -susurró Emma, disimuladamente empujándolo con la barbilla.

– No sé -dijo en voz baja-. Si he dejado pasar algo, háganmelo saber. Mi esposa siempre está deseosa de mejorar mi educación.

Ella tosió delicadamente. -En privado, milord.

Suspiró. -¿Qué era este mensaje?

– Lady Serene dice que estará encantada de venir a la cena de esta noche.

Adrian miró con inquietud a Emma. -Te juro que no tuve nada que ver con esto. ¿Quieres que le diga que no podremos recibirla esta noche?

– No -Emma respondió con firmeza-. Si es una antigua amiga, sería imperdonable hacerle un desaire.

Adrian la miró dudoso. -No estoy seguro si te expliqué la naturaleza de mi relación con ella. Pero nunca estuvo entre las mejores amigas.

No importa, Emma estaba decidida a comportarse decentemente con la ex novia de su marido. Como esposa de Adrian, una mujer de origen noble, sería compasiva, como buena ganadora que era. También, de la manera más educada posible, dejaría bien en claro que Adrian estaba tomado de por vida.

Al menos eso fue lo que se repitió horas después al encontrarse con Hermia, fuera de su pieza, camino a la cena.

Hermia se había vestido totalmente de gala nocturna, con un turbante de crepé ornamentado con un grupo de plumas de pavo real, y un vestido dorado con capas de encaje color crema. Sobre uno de sus robustos hombros, colgaba un chal de gasa muy delicado. -¿Cómo me veo? -preguntó-. Y se sincera.

– Todos los ojos de la mesa estarán sobre usted -contestó Emma.

– Mmm. Acabo de oír de la ama de llaves que Serena es, en realidad, una belleza extraordinaria. Por supuesto que no lo creo, pues las amas de llave raramente dicen la verdad.

Emma hizo una pausa. Como siempre estaba vestida discretamente con un vestido de mangas largas de raso con un borde de seda floreado. -Belleza extraordinaria o no, sería un insulto de nuestra parte llegar tarde a conocerla.

Hermia disminuyó el paso mientras se acercaban al comedor. -Ella ha esperado casi una década.

– Lo sé -murmuró Emma.

– Tal vez porque nadie más la quería -agregó Hermia más por defender a Emma que por crueldad.

Emma suprimió una sonrisa. -En realidad eres una dama de corazón fuerte, Hermia.

– Una mujer de cierta edad adquiere un entendimiento de las acciones humanas -explicó Hermia con una sonrisa indiferente-. E incluso iré más lejos, y predigo que Serena tiene una naturaleza maliciosa.

Emma se rió incrédula. Las predicciones de Hermia eran tan fidedignas como una niña gitana en una feria. -Oh, ¿verdad?

– Aquellos de nosotros con belleza obvia, debemos esforzarnos para desarrollar fuerza de carácter.

– ¿Oí que me nombraban? -preguntó Odham atrás de ellas, ofreciendo un brazo a cada dama-. Esfuerzo de…

– Superficial -continuó Hermia-. Insípido. Y muy probable, egoísta.

Odham parpadeó. -Bien, evidentemente, no era yo de quién estabais discutiendo.

Adrian salió del estudio de su padre, sombrío, delgado y atractivo con su traje de noche negro. -¿Están listos para ir a cenar? Tengo mucha hambre.

Emma examinó a su esposo con placer evidente. -¿No estamos esperando a nuestra invitada?

Le rozó la mejilla con un beso. -¿Serena? Creo que mandó a avisar que llegará tarde.

– Te lo dije. -Hermia movió la cabeza con el turbante, satisfecha-. Ese es un signo de menosprecio.

La cena de sopa de cola de buey, faisán asado, y pierna de carnero, una vez más fue servida a la perfección sobre un mantel blanco impecable. Emma pudiese haber comido pedacitos de tiza con todo lo que disfrutó de los platos meticulosamente preparados. Se dio cuenta que era demasiado mezquino de ella, permitir que las predicciones de Hermia la perturbaran.

Lady Serena se atrasó casi una hora.

Y cuando finalmente llegó, todos en el comedor, incluyendo los seis lacayos atentos, miraron con expectación a la puerta.

– Una entrada dramática -Hermia murmuró con suficiencia-. Planeada hasta el último minuto.

Una entrada dramática. Logró eso y más, cuando entró. Era alta y majestuosa, comparada con Emma que era pequeña, una morena de ojos oscuros que sabía que era hermosa. Cautivó la atención de todos en el salón.

– ¡Gollumpus! -ella chilló con deleite mientras Adrian se levantaba educadamente para reconocerla.

Y entonces, afortunadamente antes que Emma fuese provocada a decir algo desagradable, como “Qué bueno que pudiste venir para los postres,” Serena más bien galopó a través de la pieza y le dio un puñetazo en la espalda a Adrian con tal fuerza, que hubiese mandado a un hombre normal bajo la mesa.

Él tosió y levantó las cejas. -Supongo que me lo merezco.

– Y como diez más -dijo con júbilo, antes de mirar alrededor de la mesa-. Siento mucho llegar tarde. Lady Hellfire necesitaba que la abrigaran bien, y entonces el cura tuvo que cambiarse la camisa. -Se quedó mirando más allá de Adrian, a Emma, sorprendida-. No me digas que esa es tu esposa.

Adrian rió. -No lo haré. Pero es ella.

Hermia casi dejó caer su copa de vino.

Emma consiguió dejar su vaso al lado de su plato. ¿Dónde aparecía esta especie de cosa en su manual de etiqueta? -Sí, soy su esposa, y encantada de…

– Bueno, vuélame con una pluma -dijo Serena con una risotada-. Puedo ver directamente que es demasiado buena para ti. Una cosa, es delicada como una gota de rocío, y tiene buenas maneras. ¿La cogiste cautiva en uno de tus harenes?

Él cruzó los brazos en el pecho. -¿Cómo adivinaste? También traje unos cuantos piratas para que jueguen contigo.

Serena le dio un empujón en el brazo. -No necesito un pirata. Tengo el vicario ahora.

– ¿Quién es el vicario? -preguntó con una sonrisa sarcástica-. ¿Otro caballito?

– Es mi novio -contestó-. De hecho, si a tu esposa no le importa que le roben la fiesta, los dos pensamos que deberíamos anunciar nuestro compromiso aquí esta noche. Y hacer planes de caridad con la asamblea reunida para recolectar fondos para la escuela del pueblo. -E hizo una reverencia atrasada en dirección a Emma-. Dejando las bromas a un lado, Lady Wolverton, te doy la bienvenida en nombre de la parroquia. Espero que seamos amigas y trabajemos para el bien de Scarfield.

Los ojos de Emma se le humedecieron con una respuesta emocional lacrimosa aunque inapropiada. Ser amada por un hombre de buen corazón, ser útil con los desalentados, era todo lo que ella podía pedirle a la vida. Y no tenía ninguna rival por el afecto de Adrian.

Todavía podía cumplir su obligación con la academia, y el traslado al campo, los beneficiaría a todos. Ella nunca dejaría de preocuparse de su infame familia Boscastle en Londres.

Y siguió una alegre velada de mordisquear compota de peras con queso blanco, y vinos Mosela y Burdeos, bebidos en el espíritu de celebración. El vicario llegó poco después que Serena y se disculpó con Lady Hellfire que lo había retrasado. Odham expresó su profunda preocupación por la salud de la dama, hasta que Hermia le dio un codazo suave, y le explicó que Lady Hellfire era un caballo, no una persona.

Y aunque el duque se sintió cansado mucho antes que el resto de sus invitados, parecía contento cuando se excusó para retirase.

Emma fue con él hasta la escalera.

– No merezco esta alegría, lo sé -dijo sonriéndole.

– Si los regalos que nos dan nos llegaran solo por nuestro mérito, creo que todos seríamos mendigos, su gracia.

– Fraude -Emma dijo en el momento que quedó sola con Adrian en el dormitorio.

– Perdón.

– Tus maneras en la mesa son impecables.

– ¿Te estás quejando? -preguntó con asombro fingido.

– No de tus maneras, solo de tu naturaleza retorcida. Me suplicaste que te instruyera. Y eras la elegancia personificada desde el aguamanil al pudin de avellanas.

Se desató la corbata sonriéndole. -¿Qué tal si te dijera que solo estaba observando lo que hacías?

– No te creería. Entre paréntesis, Adrian, Serena es una de las mujeres más bellas que he conocido.

Hizo una mueca. -Y una de las más bulliciosas. Te dije que no quería casarse conmigo. Me conoce demasiado bien.

– O no lo suficiente.

Le desabrochó el vestido con la mano libre. En segundos el vestido de raso color rosa tostado, calló a sus pies. La ropa interior lo siguió.

– A propósito, Emma, eres la mujer más hermosa que he visto. -Le besó la curva vulnerable entre el cuello y la clavícula-. ¿Te aclaré bien ese punto?

Adrian despertó antes del amanecer y fue al promontorio que dominaba la finca. Años atrás había escapado aquí durante las diatribas de su padre. Pretendiendo ser un conquistador al mando de un ejército invencible, conspiraba que asaltaba la casa y derrocaba al duque. Estúpidamente, había esperado liberar no solamente a sí mismo, sino también al fantasma de su madre.

Un viento poderoso se levantó del sur-este, luchando contra su postura. Él peleó más duro. Siempre lo había hecho. Y ahora, ahora quería paz. Todavía podía marcharse. Emma haría ruido e insistiría que cumpliera con su deber, pero al final apoyaría su decisión.

Había jurado que no se quedaría. Había jurado que no le importaría lo que pensaran de él. Había vuelto en parte para probarle a su padre que había sobrevivido sin el beneficio de la familia o su origen aristocrático.

Pero súbitamente se preguntó si Emma habría tenido razón todo el tiempo. Era hijo de un duque, heredero no solo de la riqueza y posición de su padre, sino también de sus obligaciones.

Ya no era más un niño jugando a ser un conquistador. Se quedó mirando fijo a través de la finca, al lago envuelto en neblina, al ganado pastando en los cerros, y más allá el pueblo. La mansión de piedras doradas dominaba las tierras como siempre lo había hecho. Pero también mostraba signos de envejecimiento y descuido.

Hogar.

No era hogar.

Hogar era el ángel guerrero subiendo el cerro a encontrarlo, agitando su chaqueta en las manos y gritándole que agarraría la muerte parado ahí en mangas de camisa, ¿y no sentía el viento?

Tomó la chaqueta y la usó para arroparla. Todavía ella estaba haciendo ruido por algo, cuando la tomó en sus brazos y la atrajo.

Scarfield necesitaba un guardián. El guardián necesitaba a Emma Boscastle.

– ¿Pasa algo malo? -le preguntó apoyando la barbilla en la cabeza de ella.

Se escurrió de sus brazos. -Lo diré. Acabo de recibir una carta de Londres.

– ¿De?

– Charlotte y Heath. Me aseguran que no es ‘Nada de qué preocuparse’.

– Que por supuesto significa…

– Que hay algo para preocuparse.

La guió bajando el cerro, protegiéndola contra el viento. -No sé por qué asumes eso.

– Bueno, Adrian, la señorita Peppertree ha amenazado con renunciar.

– ¿Pero no lo ha hecho?

– ¿Quién sabe? He sido advertida a no creer nada que lea en los diarios acerca de la academia y de la casa de Audrey Watson.

– ¿Quién es Audrey Watson? -le preguntó con curiosidad-. Creo haber escuchado ese nombre antes.

– Bien, créeme que es un punto a tu favor que no estés familiarizado con su establecimiento. Oh, Adrian, es una Escuela de Venus.

Él explotó en una risa incontrolada.

– Escúchenlo -dijo con voz despreciativa-. Ni siquiera es todo.

Se puso serio. -¿Hay más?

– Sí, y es muy inquietante. Charlotte ha expresado el deseo de ser escritora.

– Eso suena bastante inofensivo. -Esperó un momento-. ¿Verdad?

– No cuando quiere hacer una crónica de la historia social de la familia Boscastle -dijo Emma como si estuviese supuesto que le leyera la mente. Y la carta de Charlotte.

Silbó, y entonces dijo, con prudencia, o eso pensó. -No sé qué pensar.

– Te lo diré -dijo Emma ruborizándose-. Hay ciertas historias sociales que debiesen permanecer secretas. No habrá un solo capítulo, ninguna página, párrafo, que no detalle algún escándalo.

Miró cauteloso el cielo y después a ella. Sus delicadas orejas y nariz sonrosadas por el viento. Se le habían escapado unos mechones rubios. Se veía un poco salvaje. Cómo la amaba. Que contento estaba de haber acabado con una vida de peleas y fiebres y vagabundeos. Su futuro sería criar una familia, quizá caballos, y cada invierno se hartaría con budín de navidad, con una mujer que lo hacía usar una chaqueta para mantenerlo abrigado.

– Vamos a darle un vistazo a la cabaña -le dijo en un impulso tomándole la mano-. Cedric mencionó que necesita reparaciones urgentemente y está siendo usada como granero.

Arrugó la nariz. -¿Un granero? Oh, no.

– Va a llover, Emma -insistió él-. ¿No lo sientes en el aire?

– No -dijo levantando la frente-. Tampoco veo una sola nube en el cielo.

– Porque eres demasiado pequeña y no puedes percibir lo que veo desde mi altura.

Se rió indignada. -Indulgente, ¿verdad, su futura gracia?

Indulgente y un Lord de la tentación.

Unos minutos después estaban en la cabaña que dominaba el lago. Mientras llevaba la cuenta de los cerrojos y vigas que había que cambiar, él llegó por atrás y suavemente la arrojó a una cama de paja. No era una lucha justa. La mujer tenía la mitad de su tamaño y sus motivos eran indiscutiblemente impuros.

– ¿Qué estás haciendo? -dijo consternada-. No puedo volver a la casa con heno en el pelo.

– Soy el Señor de la mansión -dijo con una voz brusca-, y debes hacer lo que yo diga.

– ¿Y si no quiero? -respondió sin aliento, extendida bajo su sombra.

Frunció el ceño. -Entonces tendré que azotar tus suaves nalgas blancas.

– Como si te fuese a dejar -dijo riendo.

La dejó inmóvil bajo él. -Como si pudieses detenerme.

Se acostó y la besó, su mano se deslizó bajo la falda. -¿Eres una sirviente obediente o desobediente? Hay una enorme diferencia.

– Eso depende a quién tengo que desobedecer.

– Obedéceme.

Ella enlazó los brazos alrededor de su cuello, sonriendo maliciosamente. -Solo si prometes no decirle esto al amo.

Agarró una nalga tentadora. -Será nuestro secreto, amorcito. Pero tampoco se lo puedes decir a tu esposo. -Cerró los ojos tragándose un gemido-. Dios mío, Emma.

Se quedó muy quieta, susurrando. -No es mi esposo de quién tenemos que preocuparnos, Adrian. Hay un hombre parado en la entrada. Nos han pillado.

– Un… ¿quién es?

– No sé. ¿Importa? No nos pueden encontrar tirados en un granero.

Se separaron. Adrian se insultaba a sí mismo, Emma se veía avergonzada mientras el intruso iba hacia ellos con una herramienta en las manos.

– Perdón -dijo el recién llegado de más edad, con voz irónica-. Soy Robin Turner, el cuidador de la cabaña. ¿Los puedo ayudar en algo?

Adrian levantó a Emma. -De hecho esta es mi esposa y…

– ¿El nuevo ayudante? -el cuidador de pelo cano adivinó. Los ojos se le ablandaron-. Bien, es una manera infernal de empezar el servicio, pero me imagino que no pasará nada si estás presentable cuando te reúnas con el duque. Su heredero llegó y todos debemos portarnos lo mejor posible.

– Tienes el alma generosa, señor. -Adrian se paró frente a Emma para taparla y se pudiese enderezar la falda y remover la paja que se le había pegado-. Trataré de devolverte el favor.

El cuidador le dio la mano. -Continúen ambos. Solo dedícate al trabajo para el que te contrataron. No soy tan anciano que no recuerde, oh, diablos, váyanse de aquí. No le diré nada de esto al amo.

Y no lo hizo.

Ni siquiera cuando, dos horas más tarde, se reunieron con el duque a discutir las reparaciones necesarias en les edificios externos de la finca, y fueron presentados como Lord y Lady Wolverton.

Adrian pensó que con su nuevo aliado Turner, hicieron un trabajo convincente al pretender no conocerse entre ellos, a pesar que Emma le hizo un guiño descarado sobre el hombro cuando el cuidador se volvió mientras iba saliendo al pasillo. A Adrian se le abrió la boca. Turner casi chocó con la pared.

El duque se rio intrigado. -¿Me perdí algo?

– Emma y yo hicimos una inspección de la cabaña más temprano -dijo Adrian evasivo, con la vista puesta en su esposa-. ¿No era eso lo que querías que hiciésemos?

– ¿Sabéis lo que deseo antes de morir? -preguntó el duque con un resplandor astuto en los ojos-. Ven conmigo un minuto. Compartiré mi última petición contigo, Adrian.

Más tarde, esa misma noche, Adrian yacía preocupado en cama con su esposa, ella se daba vueltas una y otra vez, hasta que finalmente la miró y preguntó, -¿Tienes algo en la mente?

Salió a la superficie de la cama Reina Anna y preguntó, -¿Y tú?

Se metió bajo las cobijas y se acomodaron, la mano de él en su cadera. Disfrutaba durmiendo así, protegiéndola con su cuerpo. -Explica.

– El deseo de tu padre antes de morir. ¿Es algo a lo que estás sujeto por honor a no decirlo?

– En realidad, no.

Puso su barbilla en la mejilla de ella. Su cuerpo lo tentaba. Su espalda se arqueaba bajo su mano, su piel suave como la crema. Ella esperó. Él también. Una sonrisa que no pudo suprimir, salió a la superficie con la pregunta de ella.

Parecía que había peleado por este momento desde que se había escapado de Scarfield.

Era más fuerte ahora. Su única necesidad, su única debilidad, la mujer que tenía en sus brazos.

Y finalmente esa mujer lo atrajo y exigió. -¿Te vas a quedar toda la noche sonriéndome, o me vas a responder?

– Quiere que le demos un nieto antes de morir. Es bastante testarudo para conseguir lo que pide.

– Ya veo -dijo Emma pensativa-. ¿Y qué le dijiste?

Se limpió la garganta. -Le aseguré que estábamos poniendo todo de nuestra parte para cumplir con ese deber ducal.

– No -respondió Emma con la voz llena de risa.

– Sí, pero no le di detalles.

Ella le pasó le pasó las manos por los flancos delgados. -Un duque siempre cumple sus promesas.

Le capturó la boca con la suya. -Solo soy el hijo de un duque. ¿Sugieres alguna forma interina de etiqueta para satisfacer la situación?

Ella cerró las manos alrededor de su gruesa virilidad, subiéndose encima de él que yacía de espaldas en la cama, mirándola fijo, con la respiración súbitamente irregular.

– Práctica -dijo con una sonrisa burlona-. Horas y horas. No, días y noches de práctica acuciosa.

Puso sus manos en los muslos de ella, su virilidad hinchándose en sus dedos de huesos finos. Con un suave gemido de placer, ella se balanceó en las rodillas y guió el pene distendido en su apertura húmeda.

Bajó lentamente, hundiéndose hasta el fondo. -Mi esposa acuciosa -murmuró elevando las caderas, de modo que ella dio un grito ahogado y se hubiese ido hacia atrás si no la hubiese afirmado de las nalgas para equilibrarla.

Ella gimió del placer que aumentaba lentamente. -Adrian.

– Tendrás que perdonarme -dijo moviendo las caderas cada vez más-, pero en realidad no hay una forma educada para hacer esto.

Así el duque y la duquesa de Scarfield se aplicaron para llevar a cabo la obligación ducal más importante. Según la estimación maliciosa de Adrian, la satisfacción no podría cansarlos demasiado. Y como su esposa había dicho, en los detalles estaba todo, y había que practicar para hacer un trabajo decente.

El pequeño heredero del duque iba a necesitar hermanos y hermanas para que lo acompañasen. Después de todo, Emma gozaba cuidando a los demás. Había crecido con seis hermanos. Aunque Adrian los había engañado para ganarla, y esto podría haberse vuelto contra él fácilmente, estaba agradecido que sus demonios guardianes habían mantenido alejados a los depredadores hasta que él la había descubierto. O ella lo había descubierto.

Inclinándose hacia adelante, con los pezones sonrosados rozándole el pecho, le tomó la boca con un beso dulce y sensual. Él impactó más aun su cuerpo. Ella se elevaba con cada embestida y lo cabalgó hasta exhalar una agonía de placer.

– Si esto es deber -cerró los ojos gimiendo mientras las nalgas de ellas le azotaban las ingles. Una humedad perlada se filtrada y le humedecía el escroto-, puedo morir realizándolo.

Ella enderezó la espalda, con su cuerpo ondulándose, tan hermosa y desinhibida que él no pudo contener su clímax por otro instante. -Te amo -dijo ella-. Y amaré a nuestros hijos.

– Te amo, Emma -susurró mientras cerraba las manos en sus nalgas y la inundaba con su semilla. Un hijo. Una hija. Deber o deseo. No le importaba mientras tuviese a su dictadora delicada para que los mantuviera a todos en línea.

Después de un minuto o más, se apartaron. Desenredando miembros y ropa de cama, se besaron una o dos veces antes de instalarse otra vez en la cama.

– Al final -susurró, envuelta apretadamente en sus brazos-, todo termina en la familia. Y por cierto te has casado con una de las más…

– ¿… leales y amantes familias de Londres? -terminó por ella.

Sonrió. -En realidad iba a decir infame.

La miró con ojos desbordados de amor. -En ese caso diría que hay pocas razones para esperar decoro en la próxima generación.

– Creo que nos arreglaremos -dijo sonriendo contenta.

Él se rió. -Puedo manejar cualquier cosa mientras te tenga a ti.

SOBRE LA AUTORA:

Jillian Hunter hasta el día de hoy tiene escritas más de una decena de novelas, pero a pesar de ello es una de las autoras más prometedoras del género romántico. Todas ellas han sido grandes éxitos e incluso ha obtenido premios como el Romantic Carrer Achivement Award.

La serie Boscastle ha sido su debut en España y también quien la ha lanzado a la fama gracias a que dichas novelas se caracterizan por una combinación de humor irónico y ternura que cautiva a las lectoras de todo el mundo.

Actualmente Jillian reside en California con su marido y sus tres hijas.

***