/ / Language: Español / Genre:love_contemporary

Pasión desenfrenada

Julie Ortolon

Brent Michaels, famoso y apuesto presentador de noticiarios de televisión, regresa a su ciudad natal de Texas para participar en una subasta de solteros con fines benéficos, organizada por su antigua amiga Laura Morgan. Sin embargo, la tímida adolescente que él recordaba se ha transformado en una hermosa mujer. Un desafío irresistible para el hombre de los sueños de cualquier mujer… Laura Morgan anhela independizarse, tal como hizo hace tanto tiempo su amigo Brent Michaels. A pesar de crecer en un barrio peligroso y sin recursos, Brent ha logrado cumplir sus sueños y triunfar en la vida. Pero, incluso cuando le advierte que es incapaz de amar, Brent no rechaza su amor. Pues Laura logra atraerlo como ninguna otra mujer pudo hacerlo. De lo único que Brent está seguro es que la pasión desenfrenada que siente por Laura puede ser su perdición… “Ocasionalmente aparece un libro excepcional. Éste es ese libro. Si usted solamente lee unas pocas novelas al año, le recomiendo coloque a este título en la lista de títulos que “se deben leer”. El libro está extremadamente bien escrito, con un muy buen desarrollo de la psicología de los personajes y con una trama muy bien construida. Una historia a veces divertida, a veces triste, pero muy sexy. Es siempre un placer descubrir un nuevo autor que escribe tan bien.” New York Times Review

Julie Ortolon

Pasión desenfrenada

Título original: Drive Me Wild

Traducción: Jeannine Emery

PARA KEN

cuyo apoyo, paciencia y amor

me dieron la libertad

de perseguir mis sueños.

Capítulo 1

– ¡Oye, Michaels! -gritó una áspera voz por encima del estruendo de la sala de redacción-. ¡Teléfono!

Brent Michaels se volvió de la consola de monitores de televisión y vio a Connie Rosen, su productora de noticias, agitando el auricular sobre su cabeza. El cable de teléfono atravesaba el atiborrado escritorio de ella hasta el inmaculado de él.

– ¿Quieres atenderlo? -gritó.

Él echó un vistazo a uno de los relojes digitales que colgaban sobre cada una de las paredes de la sala de redacción de Houston. Aún le quedaban catorce minutos, veintiséis segundos antes de salir al aire. Tiempo de sobra.

– ¿Quién es?

– Asegura que eran grandes amigos en la escuela secundaria de… ¿Beason’s Ferry? -Connie encogió los hombros, como si ello significara que podía tratarse de cualquiera.

Brent sintió que el corazón le daba un vuelco al oír nombrar su pueblo natal.

– ¿Te dijo cómo se llamaba?

– No. Pero decididamente no es un hombre -el guiño de Connie no se avenía con su recio temperamento neoyorquino.

Brent la miró fijamente, incapaz de imaginar a una sola persona a quien pudiera considerar una gran amiga de la escuela secundaria. Un chasquido giratorio lo hizo volver en sí, mientras la cinta terminaba de descargar la información del satélite para su principal noticia. Luego de entregar la grabación a un productor, cruzó hacia su escritorio. Como faltaba tan poco para la emisión, el caos migró por el corredor hacia la sala de control y el set, y la sala de redacción quedó en silencio.

Connie exhaló una nube de humo al entregarle el teléfono y darle a su reloj unos golpéenos en señal de advertencia.

– No tardo en venir -le aseguró con una sonrisa para ocultar su tensión. Una vez que ella se unió al éxodo, echó un vistazo al auricular en su mano. No había regresado a Beason’s Ferry desde el día en que se había marchado a la universidad; casi había olvidado el sentimiento de zozobra que sentía por ser un marginado. ¿Cómo era posible que algo tan sencillo como un teléfono en la palma de su mano le hiciera recordar todo?

Respirando hondo, se armó de valor y acercó el auricular a la oreja:

– Habla Brent Michaels.

– ¡Brent! Qué suerte que te encontré -la suave voz evocó inesperadamente el perfume de la madreselva-. Lamento mucho tener que molestarte justo antes de las noticias, pero no quería correr el riesgo de esperar. -Algo en esa voz hizo que se le acelerara el pulso.

– ¿Quién es?

– Oh, cielos -la risa franca desató los recuerdos, e imaginó una cola de caballo rubia y grandes ojos azules tras gruesos anteojos-. Soy Laura. Laura Morgan.

– ¿Laura Beth? -soltó el aire en sus pulmones, aliviado.

– Bre-ent… -arrastró el nombre regañándolo alegremente-. Al menos podía contar contigo para que me llamaras Laura… aunque el resto de Beason’s Ferry aún insista en Laura Beth.

– La pequeña Laura Beth Morgan -apoyó la cadera sobre el escritorio al recordar la muchacha flaca y desgarbada. Siendo hija del médico y ciudadano más respetado del pueblo, debió haber tenido una vida fácil. Pero, extrañamente, Laura había resultado casi tan rebelde como él; probablemente por eso no había pensado en ella cuando Connie mencionó una gran amistad de la escuela secundaria. Aunque habían ido juntos a la escuela, él jamás la había considerado parte del grupo. Claro que tampoco él había sido parte del grupo-. Dios mío, chiquita, ¿cuánto tiempo pasó?

– Catorce años, siete meses y diez días. Pero, ¿quién lleva la cuenta?

Él rió:

– Sólo una mente matemática como la tuya podía recordar algo así.

– No tiene nada que ver con el cerebro -respondió secamente-. Una mujer jamás olvida su primer beso. No es que valga la pena recordar aquel beso fraternal que me diste el día que te fuiste -añadió rápidamente, haciéndolo sonreír.

Al menos eso no había cambiado. Laura siempre había conseguido despertarle una sonrisa.

– Pues no quería conmocionarte, sino tan sólo dejarte algo que te hiciera recordarme siempre.

– Te habría recordado de cualquier manera -dijo ella en voz queda, con el tono ligeramente ofendido.

Confundido por la descarga de emociones que había desatado su voz, intentó conservar un tono ligero:

– ¿Entonces qué te llevó a rastrearme luego de todos estos años?

– En realidad, estoy llamando de parte de otra persona, si quieres saber la verdad.

– ¿En serio? -sintió la antigua cautela que le oprimía el pecho.

– ¿Recuerdas el Tour anual de las Mansiones de Bluebonnet? -preguntó.

– ¿El festival más importante de Beason’s Ferry? -frunció el entrecejo-. ¿Cómo podría olvidarlo?

– Pues este año estoy en el comité de recaudación de fondos.

– ¿Y? -la animó a seguir.

Ella suspiró con fuerza:

– ¿Recuerdas a Janet Kleberg?

– La cabezona de pocas luces. ¿La porrista que intentaba acorralarme detrás del gimnasio de la escuela, pero que ni muerta se dejaba ver en el pasillo hablando conmigo? Sí, me acuerdo de ella.

– Eso no es justo -me reprendió-. Janet hubiera dado su brazo derecho por salir contigo, como la mayoría de las chicas en este pueblo. Eras tú quien las desairaba.

– Sólo estaba ahorrándoles el esfuerzo -dijo-. ¿Entonces en qué anda nuestra querida Janet Kleberg?

– En realidad, ahora es Janet Henshaw. Se casó con Jimmy justo después de graduarse.

– Mi más sentido pésame a ambos.

– Se han divorciado.

– Entonces, mis felicitaciones.

– De cualquier manera -continuó en tono exasperado-, Janet preside el comité de recaudación de fondos, y se le ocurrió una idea, bastante… em… imaginativa.

– Dila, chiquita.

La oyó respirar hondo antes de lanzarse a hablar a toda carrera, como siempre lo hacía cuando estaba nerviosa.

– Quieren repetir el Juego de las Citas, como el viejo show de televisión que solía presentarse cuando éramos niños.

– Conozco el show -Brent miró el reloj. Tenía ocho minutos y doce segundos hasta el tiempo de emisión. Necesitaría exactamente un minuto, veintiocho segundos para llegar al set y acomodarse en su lugar.

– Sí, pues -carraspeó-, quieren conseguir a una celebridad para la fiesta, para vender más entradas.

– ¿Y? -sentía como si estuviera a punto de caer en la trampa.

– Y, pues, tú eres lo más cercano que tenemos a una celebridad en Beason’s Ferry.

– A ver si nos entendemos -se frotó la tensión que se alojaba en su pecho-. En la época en que vivía en aquel pueblito pedante, no podía invitar a una muchacha “decente” sin que los padres del pueblo me arrinconaran en algún callejón estrecho para hacerme las advertencias correspondientes. Y ahora, sólo porque estoy en el noticiario de la noche, ¿quieren pagar dinero para verme invitar a una de sus hijas a una cita?

– No lo plantearía exactamente así, pero veo que has captado la idea básica -hizo silencio, como si estuviera esperando su respuesta-. Entonces -preguntó por fin-. ¿Lo harás?

– Por supuesto que no.

– Es por una causa justa.

– Restaurar casas antiguas no es una causa justa, Laura. Diferente sería hacerlo por un hospital de niños o para ayudar a los ancianos indigentes.

– Brent, sabes lo importante que es el turismo para nuestro pueblo. El Tour de las Mansiones nos ha hecho populares.

– Lo lamento, es sólo que no me entusiasma -por el rabillo del ojo vio a Keshia Jackson, su compañera conductora, salir de la sala de maquillaje y peinado y dirigirse al estudio-. Oye, Laura, fue grandioso hablar contigo. Me refiero a que, en serio. Tal vez podríamos salir juntos alguna vez, pero…

– Brent, espera -el pánico se coló en su voz-. Sé que este pueblo no significa nada para ti, pero es mi hogar, y siento cariño por él. No sólo por el pueblo, sino por la gente que vive aquí. Este festival es importante para nosotros.

– Me doy cuenta de ello. Pero lo que es importante para Beason’s Ferry no coincide con lo que es importante para mí. Tú deberías saberlo.

– No, no lo sabía. Siempre te importaron mucho las cosas, tanto como a mí. Pero resulta que se trata del pueblo, y entonces le das la espalda sin miramientos. ¿Cómo se supone que debo comprenderlo, Brent? No tiene ningún sentido.

– Tiene sentido para mí -apretándose el puente de la nariz, se dio cuenta de que nada había cambiado. Él y Laura seguían siendo los mismos inadaptados de siempre. Ella seguía intentando salvar el mundo, y él, enfrentándolo intrépidamente, con los hombros bien erguidos y los puños apretados.

– Lo siento -dijo suavemente.

– No -suspiró-. Soy yo quien lo siente. Por tantas cosas. No tenía derecho a pedírtelo -continuó-. Ni siquiera debí llamarte. Debí saber que jamás considerarías algo así…

– Puedes callarte -dijo. Dios, odiaba cuando se menospreciaba. Por otra parte, aunque jamás lo admitiera en voz alta, la idea de regresar a Beason’s Ferry como un héroe conquistador había sido una tentación persistente desde que se había vuelto a Texas dos años atrás. Cuando echaba a volar su imaginación, se le ocurrían todas las posibilidades, desde un desfile que le daba la bienvenida, completo con banda de música, hasta las miradas desconfiadas de los fundadores del pueblo, deseando saber qué hacía “él” de nuevo en el pueblo.

– ¿No estarás pensándolo, no? -preguntó ella esperanzada.

Él no respondió.

– Porque si lo estás, quisiera aclararte que sería sólo por un fin de semana. El primer fin de semana de abril. Si no tienes otros planes.

No los tenía, por desgracia. Cerró los ojos y sintió una gran ola de resignación.

– Puedes dedicar un fin de semana… ¿no? -preguntó en una voz suave, dulce, que lo hizo pensar en una tartaleta de duraznos servida a la sombra de un viejo roble, rodeado del perfume del césped recién cortado y de las madreselvas-. ¿Lo harías por mí?

Si cualquier otra persona que no fuera Laura le hubiera hecho tal requerimiento, habría colgado el teléfono. Pero en el fondo se dio cuenta de que deseaba regresar, aunque más no fuera para volver a verla.

– Está bien -soltó un suspiro contenido-. Lo haré. Pero con una condición.

– Por supuesto. Lo que quieras.

– Quiero que tú seas una de las solteras.

– ¡No puedo hacer eso! Sería hacer trampa.

Él sonrió:

– Ese es mi precio, muchacha. Me niego a tener que soportar toda la noche a alguna idiota sobreexcitada como Janet.

– ¿Cómo sabías que planea concursar?

– Digamos que adiviné -puso los ojos en blanco y miró el reloj. Tres minutos, dieciocho segundos-. ¿Trato hecho?

– No me voy a subir a un escenario en frente de todo el pueblo para hacer el papel de tonta.

– Oh, pero sí me lo puedes pedir a mí, ¿no? -preguntó, sabiendo que la tenía atrapada-. ¿Qué te parece, Laura? Lo haré, si tú lo haces.

– Oh, está bien -respiró con fuerza-. Pero yo también tengo una condición. Debes prometer que no me escogerás de entrada. Al menos, ten en cuenta a las otras concursantes.

– No hay problema -asintió distraído. Poniéndose de pie, se enderezó la corbata de seda-. Pero ahora, de veras debo marcharme.

– Está bien, está bien -un asomo de picardía se coló en su voz-. Haré que te llame Janet para explicarte los pormenores. Adiós, Brent.

– No, espera… -la comunicación se cortó. Miró el teléfono furioso durante un instante, y luego se rió. Laura Beth Morgan. ¿Quién habría dicho que iba a hablar con ella después de todos estos años? Se preguntó qué aspecto tendría sin la boca llena de frenillos.

Laura exhaló aliviada al colgar el teléfono. No podía creer que efectivamente había llamado a Brent Zartlich, o más bien Brent Michaels, como se lo conocía ahora. Pero, ¿qué otra opción tenía? El comité para recaudar fondos se había reunido aquella tarde. Si ella no se hubiera apurado por llegar a casa, buscar desesperadamente el número del canal en Houston, y realizar esa llamada, habría sido Janet quien lo hubiera llamado.

Laura se estremeció de sólo imaginar a Janet metiendo la pata… y a Brent rechazándola de plano. Ahora sólo debía preocuparse por el trato que le daría a Brent la gente de Beason’s Ferry cuando volviera. Su vuelta a casa no podía ser tan terrible, ¿no? Desde que se había marchado, la actitud de la gente hacia él había cambiado radicalmente. Mientras que antes la gente lo consideraba un huraño solitario, con más orgullo que inteligencia, ahora la gente se ufanaba diciendo “siempre supimos que llegaría lejos”.

La pregunta era, ¿cómo reaccionaría él ante esta nueva actitud? Sus cambios de humor podían ser tan impredecibles como el clima en Texas.

El reloj de pie en el pasillo dio cinco campanadas. Puntualmente, entró su padre, el doctor Walter Morgan, en el escritorio revestido en madera. Aunque debía valerse de un lustroso bastón negro, conservaba un porte digno. Sus rasgos severos no delataban más emoción que de costumbre, aunque ella advirtió que las arrugas alrededor de su boca lucían más profundas esa noche. Mucha gente creía que se había vuelto distante desde la muerte de su madre, pero pocos conocían la verdadera historia.

Sintió pena mientras lo vio sentarse en su sillón de cuero.

– ¿Puedo servirte algo antes de comenzar a preparar la cena? -preguntó-. ¿Un vaso de té helado?

Su padre hizo un sonido que ella tomó por afirmativo, mientras apuntaba el control remoto hacia los controles de la televisión. Nunca dejaba de dolerle la rapidez con que la hacía a un lado. Anhelaba hacer algo para que su vida fuera más fácil, más feliz. Él no deseaba otra cosa que una casa limpia, que le sirvieran puntualmente la comida, y, fuera de esto, que lo dejaran solo, sumido en veinte años de duelo a causa de su viudez.

Poniéndose de pie, alisó su falda y se encaminó hacia la puerta. Se detuvo al escuchar la voz de Brent, al tiempo que su imagen llenaba la pantalla. Verlo la sacudió, como todas las noches. Aunque su cabello oscuro estaba ahora profesionalmente recortado y había subido de peso, aún tenía los ojos azules más increíbles que jamás hubiera visto, y una sonrisa irresistible.

Cómo recordaba esa sonrisa de aquellos sábados de años atrás, cuando Brent venía a cortarle el pasto a su padre. La primera vez, ella no debería tener más de diez años. Brent era mayor, trece. Lo reconoció enseguida como el niño que provenía de las afueras del pueblo, aquel de quien la gente siempre cuchicheaba. Mientras empujaba la enorme cortadora de pasto sobre la gran extensión de césped, le hizo acordar a su padre, desafiando al mundo a que le ofreciera una palabra de cariño o de ayuda.

Ésa fue la época cuando comenzó a quedarse tendida en la cama de noche, soñando con ser grande y tener hijos propios para reír con ellos y amarlos, y un marido que advirtiera el empeño que ponía en transformar su casa en un hogar.

Y en aquellos sueños su marido siempre tenía el aspecto de Brent.

Suspiró, observándolo leer las noticias mientras miraba la cámara de televisión. Ciertamente había recorrido un largo camino desde el reservado muchacho con el que las niñas de Beason’s Ferry tenían prohibido salir, pero que era considerado el más apuesto de todos. La confianza que proyectaba le había ganado la admiración que merecía, y el éxito que había alcanzado hacía que el corazón se le hinchara de orgullo.

Cuando el canal hizo un corte para la propaganda, volvió al presente. Debía llamar a Janet y decirle lo que había hecho. Aunque Brent había accedido a aparecer en el programa, la ex porrista de Beason’s Ferry no iba a estar contenta, pues Laura le había robado la excusa para que Janet lo llamara ella misma.

Dirigiéndose a la cocina, en la parte trasera de la enorme y antigua mansión, casi deseó haber sido rechazada. Entonces habría podido aferrarse a las posibilidades urdidas en sus sueños de niña. Había otra parte de ella, la parte audaz que había intentado ignorar, que se estremecía de placer anticipando volverlo a ver. Por más firmeza con que predicara a su corazón, no podía evitar que se acelerara cuando pensaba en que había una posibilidad, por más pequeña que fuera, de que ésta fuera la oportunidad para que esos sueños se hicieran realidad.

* * *

Capítulo 2

– ¡Llegó! ¡Llegó! ¡Llegó!-se oyó una voz estridente por encima de los sonidos de la multitud congregada sobre la plaza del Palacio de Justicia.

Laura echó un vistazo por encima del hombro y vio a Janet lanzándose directamente hacia ella, o más bien hacia Tracy Thomas, parada frente a ella en la fila del concesionario de comida. El largo cabello oscuro de Janet y su pulposa figura resultaban llamativos bajo el sol del mediodía.

– ¡Oh, Dios mío! -gritó Tracy, una rubia igualmente bonita-. ¿Brent Michaels está realmente aquí?

El corazón de Laura latió con fuerza, mientras sus ojos recorrían rápidamente la plaza. Debajo de las imponentes magnolias, la muchedumbre serpenteaba entre los puestos de pinturas y artesanías. Del lado sur de la plaza, se escuchaba el estruendo de la música country, que provenía de un quiosco de música, mientras el aroma a. carne asada lo envolvía todo.

– ¿Lo viste realmente? -preguntó Tracy a Janet-. ¿Dónde?

– En la posada. ¿Y a que no adivinan qué auto manejaba? -Janet esperó apenas un suspiro, y luego soltó-. ¡Un Porsche!

– ¡Oh, Dios mío! -gritó Tracy-. ¡Tienes tanta suerte, y yo te tengo tanta envidia! Si sólo no estuviera embarazada -le dirigió una mirada de enojo a su vientre distendido.

– Aun así, tu marido jamás te dejaría participar en el show, ni aunque fuera a beneficio -señaló Janet.

– Tienes razón -hizo un gesto de contrariedad-. Además, es probable que Brent te eligiera a ti de cualquier manera, y entonces sí que te odiaría.

Como la mayoría del pueblo, Tracy daba por descontado que Brent elegiría a Janet de la hilera de participantes. ¿Y por qué no habría de hacerlo? Janet tenía un cuerpo por el que morían los hombres. Y hasta los kilos que había aumentado luego de tener a sus tres hijos habían ido a parar a los lugares más favorables.

Pero Laura tenía la fuerte sospecha de que Brent ya había tomado su decisión: elegirla a ella. No porque tuviera un deseo profundo de salir con ella, sino porque ella jamás le había dado motivos que delataran algún interés. Si hubiera sabido de su atracción, la habría evitado como lo hacía con todas las demás muchachas del pueblo que le habían echado el ojo.

La idea de un Brent adulto que la invitaba a salir la hizo volver a sentir mariposas en el estómago. Mordiéndose el labio, se preguntó cuál sería la reacción de Janet. Para el caso, ¿cuál sería la reacción de Greg? No, mejor no pensar en Greg.

– Oh, Laura Beth -Janet se volvió como si acabara de verla-. La señorita Miller me pidió que la ayudara a armar el escenario en el teatro de la ópera. Pero tú eres mucho mejor en ese tipo de cosas. ¿Te importaría ocuparte de ello?

– En absoluto -Laura se obligó a sonreír, mientras mentalmente agregaba la decoración de escenarios a su lista cada vez más larga de responsabilidades.

– ¡Gracias! -exclamó Janet, apretándole los hombros y besando el aire al lado de su mejilla-. ¡Eres tan dulce! Realmente no sé lo que haría el comité sin ti.

Laura dominó el instinto de poner los ojos en blanco, mientras las dos mujeres se alejaban apuradas, sin duda para echar a correr la noticia de la llegada de Brent. Por enésima vez se maldijo por hacer esa llamada cuatro meses atrás. ¿Pero cómo habría de saber que las mujeres de Beason’s Ferry se tomarían el regreso de Brent como la Segunda Venida? Y cuanto más ridículamente actuaban las mujeres, peor era el gesto de malhumor en el rostro de los hombres.

Si sólo hubiera dejado que Janet hiciera esa llamada, entonces Brent habría dicho que no, y todo este fiasco se habría evitado. Por lo menos, suponía que se habría negado; siempre había despreciado al grupo más popular cuando estaba en la escuela secundaria.

Por otro lado, tal vez su regreso era lo indicado. Una vez que pasara este fin de semana, la pequeña fantasía que titilaba en lo profundo de su corazón quedaría definitiva y efectivamente extinguida. Sí, Brent había sido su amigo cuando eran niños; hasta le había dado su primer beso… un casto roce de labios por el que casi se había desmayado, pero no había ninguna posibilidad de que Brent Michael Zartlich regresara al pueblo para tomarla en sus brazos y declararle amor eterno.

Eso no les sucedía a las mujeres como ella. Les sucedía a las mujeres famosas, despampanantes, exóticas, románticas. Si bien Laura tenía un corazón irremediablemente romántico, no era ni despampanante ni exótica, y ya era hora de que lo aceptara.

– Laura Beth -se oyó una voz tensa detrás de ella-. Me gustaría hablar un instante contigo.

Greg. Dejó caer los hombros por un instante, antes de volverse para mirar a su novio circunstancial.

– Hola, Greg. ¿Estás disfrutando del show de arte?

– Pues, sí, yo… -comenzó a responder, y, luego, sorpresivamente, irguió los hombros-. Lo disfrutaría mucho más si no estuvieras a punto de transformarte en el hazmerreír de todo el pueblo.

– Greg… -clavó la mirada en él, sorprendida por su descaro-. ¿De qué hablas? Ya discutimos esto, ¿recuerdas? Me comprometí a ser una de las participantes del concurso para ayudar a reunir fondos para el Tour de las Mansiones.

– Sé lo que dijiste, pero… -sus ojos color castaño parpadearon agitados detrás de los anteojos de montura dorada-. Es sólo que no me gusta la idea de que compitas con otras mujeres para salir con un… un joven buen mozo.

Ocultó una sonrisa frente a la acusación, dado que Greg, con su cabello claro y sus mejillas suaves, estaba mucho más cerca de ser “buen mozo” que Brent. De hecho, cuando Greg Smith se había mudado cinco años atrás a Beason’s Ferry para ser el nuevo farmacéutico del pueblo, su timidez le había parecido encantadora. De alguna manera, lo seguía creyendo. Greg se irguió en una rara manifestación de temeridad.

– Laura Beth, insisto en que te retires de este… este espectáculo.

Su alegría se disipó al escuchar la orden.

– No puedo -dijo. Al llegar a la parte delantera de la fila del puesto de comida, dirigió la atención a Jim Bob Johnson, a cargo del puesto del Club de Optimistas.

– Hola, LB -Jim Bob le guiñó el ojo; mientras hacía girar el escarbadientes al otro lado de la boca-. ¿Cómo amaneciste hoy?

– Muy bien, JB, ¿y tú? -preguntó.

– Espectacularmente bien -enderezó la gorra roja sobre su cabeza-. Entonces, ¿qué te pido? ¿Una bandeja de salchicha? ¿Un sándwich de carne?

El aroma a carne humeándose detrás de él en la parrilla, le hizo agua la boca.

– Prepárame una bandeja de salchicha, dos sándwiches de carne, un choclo asado, dos Cocas, y una limonada grande.

– ¡Oye! Tú sí que tienes hambre -Jim Bob sonrió mostrando los dientes.

Por el rabillo del ojo, vio a Greg buscar la billetera.

– Yo me ocupo -insistió ella, con el dinero en la mano.

El desánimo cruzó las facciones de Greg.

– Esta semana es la tercera vez que no me dejas pagarte el almuerzo. Si no fuera porque te conozco, pensaría que estás tratando de rechazarme.

En lugar de entrar en un tema espinoso, echó un vistazo a su cuerpo delgado enfundado en pantalones beige y una blusa de seda color crema.

– ¿Crees que todo esto es para mí?

Dos manchas rojas riñeron las mejillas de Greg, y al instante ella se sintió culpable. Era un hombre tan amable; lo que menos quería era herir sus sentimientos. Pero tarde o temprano, tendría que decirle que ya no sentía lo mismo por él. En el instante en que llegó la comida, Greg la tomó, y dejó que ella llevara las bebidas.

– ¿Así que te retirarás del concurso? -le preguntó mientras ella lo guiaba hacia las tiendas de arte, y él la seguía de cerca.

– Greg, no puedo -se movió zigzagueando entre la multitud, sonriéndole a amigos y vecinos-. Es demasiado tarde para retirarme, aunque lo quisiera.

– Maldita sea, Laura Beth, no puedes hacer esto. ¡Estamos prácticamente comprometidos!

– ¿Desde cuándo? -se paró en seco, y él casi se la lleva puesta.

– Oh, sé que acordamos pensar en ello por un tiempo, pero todo el mundo sabe que al final nos terminaremos casando.

La culpa se apoderó de su conciencia. Hace seis meses, cuando Greg le había propuesto matrimonio, ella había intentado decirle que no. Realmente lo había intentado. Salvo que la palabra no parecía haber desaparecido de su vocabulario. Al final, consintió en pensarlo y volver a hablar con él. Supuso que seis meses de silencio eran respuesta suficiente. Aparentemente, estaba equivocada.

Sacudió la cabeza, y continuó caminando hacia un puesto que vendía camisetas pintadas a mano, donde dejó la bandeja de salchicha. Repartir almuerzos no era una tarea que los voluntarios del festival solieran hacer, pero había tantos artesanos que estaban solos al frente de sus puestos que Laura no lo podía evitar.

– Aquí está la comida y el cambio que necesitabas.

– ¡Genial… gracias! -la mujer proveniente de Houston parecía sorprendida de que efectivamente Laura hubiera regresado con su dinero-. Eres tan dulce.

Sonrojándose por el cumplido, Laura se apuró por llegar al segundo puesto, donde una pareja de Hill Country vendía figuras recortadas en madera de vacas, gallinas y cerdos. Mientras les entregaba sus sándwiches y gaseosas, pensó en la propuesta matrimonial de Greg. Si tuviera dos dedos de frente, se casaría con el hombre. Era considerado, responsable y atractivo. ¿Qué más podía pedir una mujer? Era todo lo que había soñado tener durante aquellas noches solitarias de su niñez. Excepto que no era Brent.

Pero Brent era un sueño. Greg era real.

Por desgracia, cada vez que se imaginaba como la señora Greg Smith, sentía que se ahogaba. ¿Cómo podía explicárselo sin destruir su ego masculino? Volviéndose hacia él, tomó su choclo asado, que seguía envuelto en la tibia chala:

– Greg, cuando termine este fin de semana, realmente creo que debemos hablar.

– Eso me gustaría, Laura Beth -una sonrisa suavizó su rostro-. Sabes que siempre disfruto de hablar contigo.

Fijó la mirada en él, y se sintió realmente tentada a pegarle con el choclo. ¿Acaso no presentía que ella deseaba romper con él?

– Después de todo -dijo, acercándose para tocarle el brazo-, últimamente no hemos podido estar mucho tiempo juntos, ya sea por tu trabajo en el Tour de las Mansiones, o porque yo estaba tan ocupado con… pues… ya sabes.

Sacudió la cabeza cuando no se le pudo ocurrir una excusa por su propia falta de tiempo. La verdad era que jamás hacía nada. Trabajaba. Veía televisión. Jugaba al golf. Eso era todo: en dos palabras, la vida de Greg Smith. No es que hubiera mucho más para hacer en Beason’s Ferry, motivo por el cual muchos de sus compañeros se habían marchado a Austin y Houston y jamás habían regresado.

Al seguir por el sendero de césped, se preguntó cómo habría sido su vida, si hubiera ido a una universidad importante en lugar de viajar todos los días a Blinn College en el pueblo vecino de Brenham. Un sentimiento de melancolía se apoderó de ella, como siempre le ocurría cuando se imaginaba la vida fuera de su pequeño mundo. Tantas veces, aun antes de conocer a Greg, había querido preguntar: ¿Ésta es la vida? ¿Acaso no hay nada más? Rechazando el sombrío pensamiento, Laura se acercó a un puesto al final de la hilera, que estaba lleno de pinturas alegres y coloridas.

– ¡Mi salvadora! -exclamó la artista al verla venir. Melody Piper era una artista habitual del Tour de las Mansiones y Laura la consideraba una amiga. El cabello color naranja brillante era tan vigoroso como sus pinturas, y desentonaba espectacularmente con su camiseta teñida de rosa, sus calzas violetas y los borceguíes. Amuletos de dragones plateados y cristales pendían de su cuello y colgaban de sus orejas-. Pensé que desfallecería de hambre si no volvías.

Sonriendo por la exuberancia de Melody, Laura le entregó el choclo.

– Como siempre, las opciones son limitadas para los vegetarianos.

– Lo que sea. Estoy famélica -dijo Melody mientras Greg se paraba en seco. Quedó absorto con el atuendo chillón de la mujer. Bajando la voz, Melody preguntó:

– ¿Has tenido oportunidad de pensar en mi oferta?

Laura echó un vistazo a Greg. Lo último que quería hablar delante de él era acerca de la posibilidad de ser la compañera de apartamento de Melody en Houston. Ni siquiera había tenido tiempo de pensarlo. Al menos, no en serio. Dirigiéndole a Melody una mirada de advertencia, le preguntó:

– ¿Qué tal va el show?

– ¡Fabuloso! -respondió Melody, captando el mensaje. Salieron a relucir más dragones y cristales cuando sacudió la mano señalando un espacio vacío en su puesto-. Vendí el enorme adefesio, lo cual significa que ahora tendré que reorganizar toda la muestra para llenar un agujero. -Se volvió a Laura, interrogándola con su mirada chispeante-: Es mucho pedir que me ayudes, ¿no?

– Me encantaría, en serio, pero no puedo -Laura señaló el edificio del siglo XIX del teatro de la ópera que se alzaba sobre la plaza, como una magnífica diva-. Debo ayudar a los estudiantes de teatro a prepararse para el show del Juego de las Citas.

– Oh, es cierto -dijo Melody con una amplia sonrisa-. Te apuesto cinco dólares a que el periodista te elige a ti.

Greg se arrimó abruptamente:

– Laura Beth jamás arrojaría dinero en una apuesta frívola.

Una sonrisa perezosa se dibujó en sus labios al volverse hacia el farmacéutico encrespado:

– ¿Quieres apostar?

– Melody -se interpuso Laura rápidamente-, no creo que hayas conocido a mi… amigo… Greg.

La curiosidad chispeó en los ojos de Melody:

– ¿Así que éste es Greg? -extendió la mano fláccidamente-. Me han hablado tanto de ti.

Las manchas en las mejillas de Greg se volvieron color carmesí. Dudó, y luego tomó su mano llena de sortijas; parecía no saber si debía besarla o estrechársela.

– Me alegra conocerla -farfulló.

– Entonces, sir Gregory -Melody se arrimó hacia él-, ¿le gustaría a usted socorrer a una dama en apuros?

– Sí, por supuesto -Laura se abalanzó sobre la idea, mientras que era evidente que Greg estaba horrorizado-. Eso sería perfecto. Greg te puede ayudar a reorganizar tu puesto, mientras yo voy a ayudar a los estudiantes.

– Pero… -se volvió a Laura con ojos de súplica.

– Buena suerte con el resto del show -le gritó a Melody, saludándola con la mano.

– Tú también -gritó Melody a su vez-. Y si Brent Michaels te termina eligiendo, me debes cinco dólares.

Al cruzar la calle, Laura suspiró aliviada. Ahora que había logrado librarse de Greg, dirigió su atención a un problema mucho mayor: cómo transitar las siguientes horas sin quedar como una idiota.

Al salir de la posada Boudreau, la mirada de Brent abarcó la escena delante de él. Visitantes de todo el estado abarrotaban las calles mientras se amontonaban para entrar en el distrito histórico. Muchos de los autos bajaban la velocidad cuando los pasajeros comenzaban a vislumbrar las casas completamente restauradas.

Del otro lado de la calle se alzaba la joya de la corona del Tour de las Mansiones: una mansión de comienzo de siglo primorosamente pintada en colores rojo, verde y dorado. Entre los altísimos robles y las azaleas en flor, caminaban las lugareñas ataviadas en trajes típicos de Southern Belle que habían pasado de madres a hijas, de hermanas a amigas, desde que el Tour de las Mansiones había comenzado hacía más de cincuenta años. Los peatones hacían fila, abanicándose con los folletos de la visita guiada a pie, mientras esperaban que les llegara el turno para entrar.

Una sonrisa irónica plegó la comisura de sus labios. Durante la mayor parte de su infancia se había sentido exactamente igual que esos turistas: como alguien que estaba afuera, esperando su turno para ser admitido por el umbral. Salvo que el umbral que había querido cruzar era un anillo invisible que rodeaba todo el maldito pueblo. Como hijo ilegítimo, criado por una abuela alcohólica y dos tíos pendencieros en las afueras del pueblo, no había sido aceptado por la sociedad de Beason’s Ferry. ¿Por qué habrían de hacerlo, cuando ni siquiera su propia madre lo había querido lo suficiente como para quedarse con él?

– ¡Oh, miren! ¡Es él! -una de las beldades del Sur lo señaló.

Haciendo girar los quitasoles, ella y sus dos compañeras saludaron con la mano:

– Hola, señor Michaels. -Acercándose al cerco que les llegaba a la cintura y rodeaba el jardín delantero, una de ellas lo llamó desde el otro lado de la calle-. Soy Susie Kirckendall. Apuesto a que no lo recuerda, pero mi mamá, Carol Sawyer, fue al colegio con usted.

Sí, lo recordaba. Carol había sido una de las más audaces, que disfrutaba flirtear con el muchacho que había sido prohibido para las niñas respetables; aunque imaginó que habría vuelto a casa gritando si él alguna vez hubiera aceptado su invitación. Apartando el recuerdo desagradable, saludó con la mano a las tres adolescentes y las observó riendo a carcajadas. Qué irónico, pensó mientras caminaba por la calle, que ahora, que ya no importaba, la flor y nata de Beason’s Ferry le diera la bienvenida con los brazos abiertos. Hasta habían colgado un estandarte que cruzaba la calle principal del pueblo que decía: “Bienvenido a casa, Brent Michaels” en grandes letras color rojo.

Sí, era cierto que no decía Brent Zartlich, pero se rehusaba a dejar que eso le molestara.

No debía molestarle.

Era él quien había cambiado su apellido por una modificación de su segundo nombre. Aun así, se percibía la sutil connotación: le daban la bienvenida sólo porque ya no lo consideraban miembro de aquellos Zartlichs, escoria de la población blanca.

Pero cambiar su nombre no rompió los vínculos con sus parientes. Se debatió si iría a la casa en algún momento del fin de semana para saludar a “la familia”. No es que los dos tíos que quedaban constituyeran cabalmente una. Sea lo que decidiera, estaba contento que no debía preocuparse por toparse con ellos en el pueblo. Un sábado por la tarde estarían recuperándose de una borrachera o esforzándose por sumirse en una. Su abuela se había muerto de cáncer de pulmón hacía muchos años. Brent había estado haciendo las prácticas en un noticiario, en Nuevo México, en ese momento.

Sintió una puntada de remordimiento por no regresar a casa para el entierro, pero en ese momento el dinero era escaso.

Decidió dejar de lamentarse al llegar a la esquina. El conocido aroma a carne asada en el jardín del juzgado despertó un antiguo apetito que no tenía nada que ver con comida. Las notas alegres de la música del violín acrecentaban el zumbido del tránsito humano. Se dio cuenta de que habían levantado un estrado para la banda en la parte sur del jardín. La gente llenó las mesas alrededor de la pista de baile, como una taberna al aire libre. Era evidente que el Tour de las Mansiones había cobrado gran popularidad en los últimos catorce años.

Observando toda la plaza, vio que también habían cambiado otras cosas. La ferretería de Fischer era ahora un anticuario, como lo era la vieja tienda de pienso. La tienda de Todo por Dos Pesos tenía un colorido escaparate con artesanías, y la farmacia había agregado un bar de café exprés. ¡Un bar de café exprés en Beason’s Ferry!

– Allí estás -una voz escueta y directa se oyó detrás de él. Se volvió para hallar a la señorita Miller, su antigua profesora de inglés de la escuela secundaria. Su cuerpo se tensó, como si lo acabaran de descubrir faltando a clase. Lo fulminó con una mirada de reproche-. Y yo que acabo de recorrer todo el camino hasta la posada para buscarte.

– Le ruego me disculpe, señorita Miller -intentó una de las sonrisas ganadoras de índices de medición que le había procurado un sueldo importante-. No se me ocurriría molestarla. Aunque es un día hermoso para caminar.

Ella resopló dando a entender que no toleraría sus palabras zalameras; que estaba metido en un lío y no había nada más que hacer. Habían pasado catorce años, y la mujer no había cambiado ni un ápice. Aún llevaba el cabello recogido en un prolijo rodete de rulos fijados con laca que rodeaba su rostro anguloso, aunque el color estaba ahora más cerca del gris que del rubio. Anteojos bifocales oscurecían sus penetrantes ojos azules, que parecían poder atravesar las paredes y leer las mentes de los niños. Por deferencia al clima cálido, llevaba un vestido chemisier de algodón que acentuaba su figura de extrema delgadez.

Por encima de la parte superior de sus anteojos, miró sus pantalones caqui, la remera de cuello volcado, el cinturón de cuero italiano y los mocasines. Sabía que tenía todo el aspecto de un ejecutivo de negocios exitoso que descansaba en el club. Se había esmerado en conseguir el look y lo había practicado hasta llevarlo con naturalidad. Pero se había olvidado de que en los pueblos pequeños la moda llevaba un retraso de cincuenta años. En Beason’s Ferry, los granjeros mayores usaban caqui, y cuando lo hacían era sólo para trabajar en sus campos.

– Supongo que tendrás que ir así -la señorita Miller apretó sus delgados labios en señal de desaprobación-. No has tenido tiempo de cambiarte. Tengo que llevarte detrás del escenario del teatro de la ópera antes de que comience el show.

Echó un vistazo a su Rolex:

– Tengo diecisiete minutos todavía. El tiempo suficiente.

Resoplando, ella se volvió y lo condujo por la vereda llena de turistas.

Él empezó a andar a su lado.

– Veo que hay bastantes cosas que han cambiado por aquí.

Ella siguió la dirección de su mirada al frente recién pintado de las tiendas.

– Sí, yo diría que muchas cosas han cambiado, al menos en apariencia, desde que Laura Beth formó el Comité de Embellecimiento.

– ¿Oh? -enarcó una ceja. Que Laura formara un comité no lo sorprendía. Pero sí que se llevara los laureles. Cuando estaban en la escuela, había pertenecido a una docena de clubes diferentes. Sólo que mientras ella hacía el trabajo pesado, las muchachas como Janet y Tracy se llevaban toda la gloria.

– Hablando de Laura -dijo al pasar-, ella es una de las solteras entre las cuales tendré que elegir, ¿no es así?

La señorita Miller le clavó la mirada cuando llegaron a la esquina:

– Sabes perfectamente bien que no puedo revelar el nombre de las concursantes.

– Tiene razón -concedió él mientras comenzaban a cruzar la calle. Jamás había logrado conseguir algo de la señorita Miller por medio de la seducción o persuasión. Su férrea voluntad para no ser doblegada era lo que siempre había admirado de ella. Si no lo hubiera presionado para estudiar más y apuntar más alto, probablemente estaría manejando un camión volcador como sus tíos.

Se preguntó qué le diría si le contaba que el juego de lápiz y lapicera que ella le había regalado para la graduación ocupaban un lugar sobre su escritorio en todas las salas de redacción en las que había trabajado. El recuerdo del día en que se los había obsequiado aún le producía una sensación de angustia.

Alargando la mano para abrir la puerta del escenario, hizo una pausa. ¿Cómo podía un hombre agradecerle a una mujer por cambiarle la vida?

– ¿Señorita Miller?

Ella se volvió frunciendo el entrecejo desconcertada.

– Yo, este… -No podía expresarse ahora como no había podido hacerlo en el pasado-… sólo quería agradecerle por mantener los perros a raya estos últimos meses.

Por un momento, él pensó que ella adivinaría su cambio súbito y hasta sonreiría. En cambio, asintió con la cabeza:

– Una expresión acertada. Si no me hubiera hecho cargo, esas muchachas te habrían molestado día y noche.

– Entonces -le guiñó el ojo burlonamente-: ¿quién, además de Janet y Laura, estará sobre el escenario?

Los ojos de ella se estrecharon:

– No practiques tus encantos conmigo, jovencito. Soy una tumba.

Ladeando la cabeza, le dirigió su sonrisa más sexy:

– ¿Supongo que no puedo simplemente elegirla a usted como mi novia soñada y evitarnos todos los inconvenientes?

Ella lo miró fijo un instante, atravesándolo con la mirada de aquel modo tan misterioso que tenía.

– Vaya, Brent Zartlich, me parece que estás nervioso.

Él lanzó un resoplido y esperó disimular lo que ella había detectado con tanta claridad.

– Sólo debes recordar una cosa cuando te suban al escenario -dijo-. El sentido del humor hace maravillas en la vida.

Y este consejo viene de una mujer cuyo rostro se resquebrajaría si alguna vez fuera a sonreír demasiado, pensó.

– No hagas eso -meneó el dedo frente a sus narices-. No te me pongas hosco y malhumorado.

– Jamás he estado de mal humor en mi vida -insistió.

Ella sacudió la cabeza:

– Como dije recién, hay cosas que nunca cambian -comenzó a adelantarse, pasando la puerta, pero se detuvo-. Te diré una cosa, Brent Zartlich. Algunas lecciones de estilo y la ropa de lujo no cambian quién eres. Si la gente de este pueblo fue demasiado ciega para ver que eras un muchacho inteligente y sensible en aquella época, entonces no deberías preocuparte por lo que opinen hoy. Sólo debes entrar allí, hacer que la gente sienta que el espectáculo valió la pena, y dar por terminado el tema. ¿Entiendes?

Él reprimió una sonrisa:

– No es necesario que me hable como si estuviera a punto de hacer un striptease.

Sus ojos entornados se clavaron en los suyos:

– Para cuando haya acabado este dislate, tal vez sientas que has hecho exactamente eso.

* * *

Capítulo 3

El sentido del humor hace maravillas en la vida. Brent repitió las palabras mentalmente mientras esperaba de pie detrás de escena. Desde una abertura en el telón de fondo, veía parcialmente el set. Enormes flores psicodélicas en naranja, amarillo y verde lima contrastaban marcadamente con el ribete rococó y los frescos que eran parte de la decoración del teatro.

Pudo vislumbrar dos banquetas altas que habían sido colocadas en la mitad del escenario, una para él y la otra para el alcalde Davis, que ya estaba saludando al público. Brent supuso que banquetas parecidas aguardaban a las tres solteras del otro lado del tabique que dividía el escenario.

Laura estaría sentada en una de esas banquetas. Se preguntó otra vez qué aspecto tenía ahora, a qué se dedicaba, si estaba nerviosa de tener que subir al escenario. Extrañamente, saber que lo acompañaría durante los siguientes minutos le quitó su propio pánico escénico, una sensación que no había experimentado en muchos años.

La voz del alcalde Davis aumentó de volumen:

– Entonces, ayúdenme todos a recibir a nuestro soltero famoso, Brent Michaels.

Era el momento. Brent respiró hondo, esbozó una sonrisa arrolladora, y entró en el escenario, saludando a la multitud. Si hay algo que sabía era cómo desempeñar el papel que él mismo se había inventado para sí: Brent Michaels, el hombre encantador, seguro de sí mismo, el prototipo del norteamericano.

El alcalde Davis lo saludó con un apretón de manos y una vigorosa palmada en la espalda. Con el micrófono en la mano, el alcalde se volvió hacia el público:

– Claro que la mayoría de ustedes reconoce este rostro apuesto por las noticias de la tarde, pero quienes somos de Beason’s Ferry conocemos a este muchacho mucho antes de que se transformara en algo especial.

La sonrisa de Brent nunca se alteró, aun mientras se preguntaban si el insulto había sido un acto fallido o intencional.

– Ahora pues, Brent -dijo el pelado alcalde con aparente severidad-, como bien sabes, hemos hecho un gran esfuerzo por que las identidades de las tres jóvenes muchachas se mantengan confidenciales. ¿Pero por qué no le aseguras al público que no has tenido contacto alguno con ninguna de las concursantes desde que accediste a estar aquí hoy con nosotros?

– Ningún contacto -dijo Brent-, excepto por la señorita Miller. Desafortunadamente, ella rehusó una invitación que le hice para salir, así que supongo que tendré que elegir a otra persona.

Se oyó un murmullo de risas entre el público.

– Y tenemos tres candidatas preciosas entre las cuales puedes elegir -dijo el alcalde-. Así que Brent, antes de presentártelas, ¿por qué no les cuentas a todos lo que buscas en una mujer?

– Pues, le diré, alcalde Davis -dijo Brent, siguiéndole la corriente con el tono sexy del concurso-. Le diría que busco en las mujeres lo mismo que en los autos: me gustan elegantes y experimentadas.

– ¿Rápidas, eh? -el alcalde meneó las cejas.

Una carcajada del público salvó a Brent de tener que responder. No es que se hubiera molestado en explicar lo que realmente anhelaba en una mujer. Con los años, se había formado una vaga imagen de una mujer segura de sí con modales y un gusto refinados, una mujer que encarnara todo aquello que él tan sólo fingía ser.

– Bueno, Brent, dudo de que cualquiera de estas mujeres sea rápida, ojo. ¿Pero qué dices si te las presentamos una por vez, para que puedas oír sus voces? -el alcalde consultó las tarjetas ayuda-memoria al tiempo que el primero de tres focos se prendía para iluminar la otra mitad del escenario-. Nuestra primera y encantadora concursante siempre ha sido aficionada a los deportes… cuando no está observándote a ti en el noticiario, por supuesto.

– Por supuesto -dijo Brent agradablemente.

– Dice que -el alcalde ladeó la cabeza para leer la tarjeta a través de sus anteojos bifocales-, si la eliges, hará lo que sea para animarte.

A partir de esa pista poco sutil, Brent supo que la concursante número uno era Janet Kleberg, ex porrista de los Bulldogs de Beason’s Ferry.

– ¡Hola, Brent! -gritó Janet por el altavoz. Parecía tan excitada, que Brent la imaginó aferrada a sus pompones.

– Ahora, la concursante número dos -el alcalde echó un vistazo a la siguiente tarjeta en su mano- asegura que es hogareña, pero dice que no le importaría salir contigo porque tu sonrisa le recuerda a Donny Osmond, de quien siempre estuvo enamorada.

Brent se mordió los labios para no reír cuando el público soltó un oooh colectivo. La concursante número dos tenía que ser Laura. Sabía que le provocaba horror que las muchachas lo compararan con el impecable Donny Osmond. Así que estaba intentando evitar que la eligiera, ¿no es cierto?

Hubo un silencio incómodo.

– Eh, concursante número dos -llamó el alcalde-, querida, ¿te animas a decirle hola a Brent?

– Hola, Brent -dijo alguien por el altavoz. ¿Era la pequeña Laura Beth dueña de aquella voz suave y baja? No recordaba que sonara tan adulta por teléfono.

– Ahora, la concursante número tres -prosiguió el alcalde-: se trata de una aficionada a la equitación que compite anualmente en el campeonato de carreras de barriles en el rodeo y la muestra de ganadería del condado.

– Hola, Brent -se oyó una voz atronadora que Brent no reconoció. Así que habían logrado conseguir al menos a una concursante con quien no había ido al colegio.

– Muy bien -dijo el alcalde, mientras dirigía a Brent a una banqueta-. Ustedes, damas, tomen asiento, y vamos a comenzar.

Del otro lado del tabique, Laura intentó dominar un nuevo ataque de nervios, mientras se ubicaba en la banqueta del medio. Jamás debió aceptar meterse en esto. Se sentía como un cervatillo indefenso atrapado en los faros de un automóvil. Por supuesto, sentada entre Janet, enfundada en su ceñido solero de flores, y Stacey, en su camisa vaquera de vivos colores y su falda de jean, era posible que nadie la advirtiera.

Oyó por el equipo de audio al alcalde Davis explicando que habían pedido a Brent que pensara en preguntas que no revelaran la identidad de las concursantes:

– Entonces, Brent, ¿tienes las preguntas preparadas?

– Por supuesto que sí -respondió Brent en su voz nítida y grave. Le costaba creer que después de todos estos años de pensar en él, estaba sentado a sólo unos pocos pasos, separados tan sólo por un delgado tabique. La idea de que franquearían el otro lado del tabique en pocos minutos y lo vería cara a cara hizo que se le acelerara el pulso-. Solteras, ahora que saben lo que busco en una mujer, me gustaría comenzar por preguntarle a cada una lo que busca en un hombre. ¿Concursante número uno?

Janet gritó encantada al ser elegida primera:

– Bueno, Brent, me gustan los hombres que son aficionados al deporte, especialmente los corredores -enfatizó la última palabra, ya que Brent había sido campeón velocista en el equipo de atletismo, un deporte que no requería demasiada interacción con los miembros del equipo. Una vez le había confiado a Laura que prefería las carreras de velocidad a las carreras de fondo porque absorbían por completo la mente del corredor, haciendo que lo olvidara todo excepto el esfuerzo de los músculos, la respiración profunda y el objetivo de llegar a la meta.

Janet se inclinó hacia delante y agregó:

– Creo que un hombre sudoroso en shorts es lo más sexy que hay.

Laura se sonrojó cuando una imagen del pasado le volvió a la mente: Brent usando shorts delgados de nailon y sin camisa mientras practicaba en la pista todos los días después de la escuela.

– Muy bieeen -dijo Brent, y ella contuvo el aliento, temiendo que sería la siguiente-. Concursante número… tres.

Soltó el aire aliviada, mientras que Stacey, una cajera del Banco, se irguió en su asiento.

– A mí me gusta un hombre que disfrute de la vida al aire libre -respondió Stacey-. Que sea abierto y sincero pero que no tenga miedo de atreverse a ser un poco salvaje.

Laura se rió, cuando la voz de Stacey descendió sugestivamente al final, transformándose en un susurro. Las demás mujeres del comité de recaudación de fondos las habían animado a adoptar el espíritu del juego, que fueran divertidas y provocativas. Janet y Stacey lo estaban haciendo a la perfección.

– Concursante número dos -dijo Brent, y ella se sobresaltó, advirtiendo que ahora le tocaba-. ¿Qué buscas tú en un hombre?

Intentó pensar en algo provocativo que pudiera decir, pero se quedó en blanco.

– Yo… este… ¿me gusta un hombre que esté… allí?

Alguien sentado entre el público soltó una risotada estruendosa, y Laura se encogió avergonzada.

– ¿Allí? -repitió Brent-. ¿Te refieres a que esté allí contigo… o en algún otro lugar?

– No -explicó Laura-, me refiero a que esté cerca, que sea confiable. Alguien que no proteste por hacer un par de tareas domésticas.

– ¡Sigue soñando, linda! -gritó una mujer, esta vez.

El alcalde carraspeó:

– Tal vez debamos proseguir con la siguiente pregunta.

– Claro -con la soltura de un hombre acostumbrado a hablar en público, Brent se deslizó fácilmente en la siguiente pregunta-. Como todos sabemos, el camino más rápido al corazón del hombre es pasando por su estómago. Así que, concursante número tres, si estuviéramos saliendo, ¿qué plato tentador me prepararías para demostrarme cuánto te intereso?

– Veamos -Stacey pensó por un minuto, y luego sonrió-: Prepararía un picnic y extendería un mantel a la sombra de un árbol. Luego nos pondríamos en la boca, el uno al otro, con la mano, los pedazos de mi receta casera de pollo frito… y nos lameríamos mutuamente el jugo de los dedos.

Brent se rió; parecía más divertido que avergonzado, lo cual ayudó a que Laura se relajara. Tal vez eligiera a Stacey, lo cual solucionaría todas las cosas. Lo seguiría viendo pero no tendría que sufrir la pena de Greg, la ira de Janet, o ningún tipo de burla por parte de la gente del pueblo.

– Concursante número uno -dijo Brent-, ¿qué platos servirías?

Janet sacudió el cabello detrás de un hombro:

– Yo te prepararía un rico bife jugoso y lo serviría a la luz de las velas… desnuda.

La mitad del público lanzó un grito ahogado mientras la otra mitad se echó a reír a carcajadas.

– Bueno, no hay duda de que con eso llamarías la atención de un hombre -se rió entre dientes-; lo cual nos trae a la concursante dos -su voz se volvió más calurosa, como para que supiera que ya había adivinado cuál era-. ¿Qué apetitoso manjar me ofrecerías para demostrarme que te gusto?

Lo que tú desees, casi le sale de la boca, y luego frunció el entrecejo.

– Si realmente quisiera demostrar que me importas, no te taparía las arterias con un montón de colesterol. Te serviría pescado al horno con vegetales al vapor.

El público rezongó afablemente, y ella se animó. Mientras que no la eligiera, estaba salvada de ser mortificada.

– Última pregunta -anunció Brent-. Concursante número uno, como hombre goloso que soy, me gustaría saber qué postre me ofrecerías para rematar la cena.

– Cheesecake -respondió Janet, seductora-, con mi cerecita encima. Es tan acida y cremosa, que directamente se derretirá en tu boca.

Laura cerró los ojos y rogó que el suelo se la tragara. Hasta para Janet, esa respuesta había sido excesiva.

– ¿Concursante número tres? -preguntó Brent.

No queriendo ser menos, Stacey adoptó un ronroneo seductor:

– Yo te daría un trozo untuoso de torta de chocolate, para poder lamerte el glaseado de los labios.

– Bueno… eso suena realmente… interesante -el tono sugestivo de Brent provocó risas entre el público-. Está bien, concursante número dos, te toca a ti. ¿Con qué dulce me vas a tentar?

– Saludables galletas de avena -Laura esbozó una amplia sonrisa cuando el público emitió un gemido. Aun si Brent reconocía su voz, ningún hombre en sus cabales elegiría a una mujer que parecía tan aburrida.

– Muy bien, concursante número dos, acepto. ¿Por qué galletas de avena?

– Porque aun con toda esa mantequilla y azúcar, la avena conserva algún valor nutritivo.

– Saludables y nutritivas, ¿eh? -el profundo sonido de su risa le provocó un calor interno.

Desde detrás del escenario, sonó una campana.

– Tiempo -anunció el alcalde Davis, al tiempo que la música del Juego de las Citas comenzaba a tocar-. Y ahora llegó el momento de saber qué concursante elegirá nuestro soltero para la romántica cita soñada que hemos dispuesto en el Club de Golf de Riverwood -la música se apagó y el silencio se apoderó de la sala-. ¿Cuál será, entonces, Brent… acida y cremosa, saludable y nutritiva, o labios cubiertos de chocolate?

– Bueno, alcalde, le diré, cuando se trata de dulces, un hombre no puede negarse jamás a las galletas recién salidas del horno. Tendré que elegir a la concursante número dos.

Laura quedó boquiabierta mientras el público aplaudía. No. No podía haberla elegido a ella. ¡Era imposible!

Stacey al menos fue lo suficientemente honesta como para lucir decepcionada, y manifestó su espíritu deportivo abrazando a Laura. Janet, por su parte, intentó comportarse como si no le importara de una u otra forma. Laura sólo podía pensar: Ha habido un error. Prometió que no me elegiría tan repentinamente.

Del otro lado del tabique, Brent logró mantener la sonrisa intacta mientras el alcalde Davis le pasaba un brazo por los hombros. Ahora que había finalizado el show, tenía ganas de estar a solas con Laura. Al menos con ella, podía relajarse y dejar las apariencias de lado.

– Has elegido muy bien, hijo. Una elección muy buena. Ahora, ¿qué te parece si te presentamos a las damas que no elegiste?

– Me parece bien -dijo Brent.

– Concursante número tres, sal de allí y ven a conocer a Brent Michaels.

Una mujer alta y desgarbada con el cabello marrón lacio y vestimenta de vaquera salió de atrás del tabique.

– Stacey es una excelente corredora de barriles, cuando no está trabajando de cajera en el Banco.

Brent le dio un beso formal a la mujer en la mejilla, mientras el alcalde le agradecía por su participación.

– Ahora -dijo el alcalde-, si bien es posible que no hayas reconocido esta voz, estoy seguro de que el rostro te traerá a la memoria recuerdos imborrables. La concursante número uno era la porrista principal de los Bulldogs de Beason’s Ferry. Janet, ven aquí y dale la bienvenida a Brent.

Janet apareció, con el cuerpo despampanante que había tenido en la escuela secundaria, si no mejor pertrechada ahora que estaba más curvilínea. Sacudiendo el cabello hacia atrás, cruzó el escenario hacia Brent, con el paso menos vivaz que de costumbre. Sus ojos normalmente luminosos se estrecharon hasta ser hendiduras del grosor de una daga, cuando Brent besó su mejilla.

– Entonces, ¿estás listo para conocer a la chica de tus sueños? -preguntó el alcalde mientras Janet dejaba el estrado.

Brent asintió y respiró tranquilamente por primera vez desde que había comenzado el show.

– Esta muchacha que sigue es alguien que seguramente no has olvidado. Estaba tres años más abajo que tú en la escuela, pero, tal como lo recuerdo, solías cortarle el césped a su papá. La chica de tus sueños es la pequeñita adorada por todos: la señorita Laura Beth Morgan. Ven aquí, Laura Beth, y deja que este muchacho te pueda ver.

Una mujer apareció desde el otro lado del tabique, delgada y con gracia, enfundada en pantalones beige y una blusa color crema. Brent echó un vistazo detrás de ella, buscando a Laura. Luego la volvió a mirar y sus ojos se agrandaron:

– ¿Laura?

Una sonrisa suavizó su rostro, un rostro que le resultaba familiar y nuevo a la vez. Habían desaparecido los anteojos y la cola de caballo. En su lugar, el cabello rubio caía en suaves ondas sobre sus hombros, enmarcando los rasgos delicados de una mujer. No una mujer despampanante, pero sí dueña de una desenvoltura que jamás habría imaginado.

Su atuendo conservador le prestaba un aire de elegancia mientras se acercaba a él. Cuando la rodeó en sus brazos para el abrazo obligatorio, sus sentidos quedaron subyugados por el aroma familiar a madreselva y a talco de bebé. La fragancia poco común disparó una oleada de placer por todo su cuerpo.

Cuando se apartó, ella levantó la mirada y le sonrió. Él sostuvo las manos unidas a los costados y la miró incrédulo.

– Dios mío, chiquita, cómo creciste.

Su respuesta fue la misma risa sencilla que recordaba de su juventud. Sólo que ahora tenía un timbre gutural que podía hundirse en la sangre de un hombre y ahogarlo en el deseo. Pero ésta era Laura. La pequeña Laura. La muchacha que inspiraba sentimientos fraternales.

Poniéndose en puntas de pie, ella le besó la mejilla:

– Bienvenido a casa, Brent.

* * *

Capítulo 4

– Debías al menos considerar a las otras concursantes -Laura le dirigió a Brent una mirada de reojo mientras se marchaban del teatro y cruzaban la calle. Tuvo la esperanza que si él advertía sus mejillas encarnadas, lo atribuyera al calor de la tarde y no a su cercanía.

– Las consideré -insistió. Ella sacudió la cabeza, riendo-. ¿Qué? -preguntó, fingiendo ser inocente-. ¿Crees que sólo te elegí porque reconocí tu voz?

– Sí -al llegar a la plaza cubierta de césped, se detuvo debajo de un árbol de magnolia para escaparle al sol. La multitud se había dispersado, y una brisa refrescante agitó su blusa-. No creo que haya sido por mis respuestas insinuantes.

– En realidad, fue por las respuestas insinuantes que no diste -se lo veía completamente disgustado y tan maravillosamente masculino, que sintió que se derretía junto a él-. ¿Acaso las mujeres piensan que todo lo que tienen que hacer para conseguir a un hombre es ofrecerle su cuerpo?

– Supongo que algunas sí -frunció el entrecejo, esperando que no advirtiera el pulso que le latía en la garganta.

– Pues, están equivocadas. En su gran mayoría. Me refiero a que… olvídalo -sacudió la cabeza, más divertido que irritado. Ella se maravilló de su sencillez, y advirtió que había desaparecido la oscura melancolía que tanto la conmovía cuando era adolescente. No es que el Brent maduro presentara menos misterios.

Esperando disimular su atracción con las bromas que se solían gastar, se inclinó hacia delante y dibujó círculos sobre su pecho con la punta del dedo:

– ¿Te refieres a que me elegiste a mí porque me hice la difícil?

Se sobresaltó cuando ella lo tocó y se echó atrás con una risa nerviosa.

– Disculpa -dijo-, no estoy acostumbrado a que parezcas tan… -su mirada la recorrió rápidamente de arriba abajo, y luego se apartó velozmente-. ¿A qué hora quieres que te recoja?

– Me imagino que a las siete -frunció el entrecejo, y se preguntó si su actitud se debía a su repentino distanciamiento-. El club de campo nos espera a las siete y media. Después de cenar, habrá música en vivo y baile en el salón.

– Seguramente Lawrence Welk -echó un vistazo a su reloj como si estuviera impaciente por alejarse de ella-. No veo la hora de ir.

– Oye, Brent -cruzó los brazos-, me doy cuenta de que fue un día incómodo… para los dos.

– En realidad, no fue tan terrible.

– ¿No? -preguntó.

Él sacudió la cabeza, y se rió:

– Debiste ver al alcalde Davis cuando se tiraba de la corbata cada vez que Janet respondía una pregunta. Jamás vi a un adulto tan avergonzado.

– Pues, seguramente no estaba más avergonzado que yo -se rió, y la tensión se aflojó-. ¡Te das cuenta de las cosas que dijeron ella y Stacey! Casi me muero cuando ofrecieron lamer tus labios y servirte desnudas.

Él también se rió, y el sonido sensual sacudió algo en su interior.

– Ese comentario fue bastante, em… provocativo.

Dejó de reír mientras lo observaba, advirtiendo pequeños detalles sobre sus ojos que la pantalla de la televisión no mostraba, como las diminutas líneas a ambos lados, las pestañas oscuras y en punta, y el azul profundo, salpicado de diminutas partículas plateadas.

– ¿Qué? -preguntó él a la defensiva.

– Nada -ella apartó la mirada-, sólo quiero darte las gracias por tu buena disposición.

– De nada -durante un instante, él también la observó. Luego una sonrisa iluminó su rostro-. Aunque espero ser bien recompensado.

– ¿Disculpa? -lo miró parpadeando, al tiempo que imágenes eróticas de ambos se le cruzaban por la mente.

– Me refiero a la cena -sonrió, reprochándole lo que se le había ocurrido… algo que seguramente había buscado conseguir, el desgraciado. ¿Cómo era posible que un hombre fuera tan exasperante y tan adorable a la vez?

– ¿Ese fue el trato, no? -preguntó-. ¿Una noche de parranda con una hermosa mujer, gentileza de Beason’s Ferry?

– Bueno, no estoy tan segura de si habrá una hermosa mujer -intentó inútilmente no sonrojarse-, pero serás bien alimentado.

– No veo la hora -la desconcertó moviendo las cejas.

– ¿Puedes dejar de hacer eso? -ella se rió y le dio un suave puñetazo en el brazo.

– ¡Oh! Me lastimaste -se tambaleó hacia atrás, con la mano sobre el brazo que le había pegado.

– Sólo recógeme a las siete -suspiró.

– Lo que digas, chiquita.

La palabra la puso tensa.

– Sí, bueno, te veré entonces, Zartlich.

Al volverse para partir, se reprochó a sí misma tanto nerviosismo. A pesar del doble sentido de la conversación, sabía que Brent había estado bromeando. Evidentemente, seguía pensando en ella como una hermana menor.

A las siete menos cinco, Laura miró fijo la pila de ropa desparramada sobre el edredón de broderie blanco de su cama con dosel. La situación era desesperante. Completamente desesperante. No tenía absolutamente nada que ponerse.

¿Por qué no compré un vestido nuevo?

Porque todo el pueblo se habría enterado y reído a sus espaldas. Pobre Laura Beth, cree que Brent Michaels la elegirá. Sólo que… la había elegido.

Y ahora no tenía nada que ponerse.

Por tercera vez, tomó el vestido negro con el escote drapeado y las mangas tres cuartos. Parada delante del espejo de pie, lo sostuvo frente a ella. Parecía lo que era: un vestido para entierro. Tal vez pudiera alegrarlo un poco con algunas joyas… y entonces parecería que se estaba esforzando demasiado.

Arrojando el vestido negro sobre la silla blanca de mimbre, estiró el brazo para tomar un chemisier de algodón rosado con el cuello de encaje. Analizó su reflejo; luego se hundió en la desesperación. El vestido lucía más apropiado para un té al atardecer que para una invitación a cenar.

Necesitaba algo sofisticado… no primoroso. Algo sugerente… pero no demasiado sugerente. ¡Algo sexy! Toda mujer tenía al menos un vestido sexy en el ropero, ¿no? Desesperada, se volvió hacia la cama, con la esperanza de que apareciera mágicamente algún vestidito ceñido en color rojo.

– Mmm, mmm, muchacha, ¿acaso no te has vestido todavía?

Laura echó un vistazo hacia arriba:

– Clarice, qué suerte que pudiste venir con tan poca antelación.

La criada de edad se acercó para arreglar la ropa sobre la cama.

– ¿Por qué estás ordenando el ropero justo ahora?

– No te preocupes -le hizo un gesto a la mujer para que lo dejara-. Lo recogeré todo después. Ahora, prefiero que te ocupes de la comida. Papá se ha estado quejando desde hace una hora.

Tomando un traje azul marino, Laura se volvió hacia el espejo. Siempre había pensado que el traje era un tanto conservador, hasta para ella, pero los hombres a menudo le hacían cumplidos cuando lo usaba.

– Si conozco al doctor Morgan -dijo Clarice-, no está quejoso porque tiene el estómago vacío. Está quejoso porque su bebé está por salir con un hombre. Un hombre de verdad.

– Clarice -Laura se sonrojó-. Ya he tenido otras citas.

La mujer resopló groseramente, y Laura la ignoró. A Clarice le gustaba pensar que era una criada demasiado apreciada para ser despedida. Y lo era… aunque ciertamente no por sus habilidades domésticas. Venía dos veces por semana para limpiar desde que Laura pudiera recordar. Con el tiempo, Laura pasó a considerar a esta mujer mayor como una amiga. Una madre sustituta. Jamás la podría despedir, aunque Clarice se había vuelto demasiado grande como para hacer otra cosa que sacar el polvo. Clarice tenía nietos que mantener y una espalda achacosa. Además, a Laura no le importaba realizar las tareas domésticas más pesadas, sin reducir la paga de la mujer.

El ruido sordo de un motor se oyó por la ventana abierta. Presa del pánico, Laura corrió para echar un vistazo afuera y vio un Porsche amarillo deslizándose en la entrada.

– Oh, no -resopló mientras aferraba a las cortinas transparentes contra su pecho-. Llegó demasiado temprano.

– Me parece que la que está retrasada eres tú.

Laura echó una mirada rápida al reloj de oro en su muñeca.

– Tienes razón, Clarice -le dirigió una mirada desesperada a la criada-. ¿Me harías un favor, y correrías abajo a abrir la puerta antes de que lo haga mi padre?

– Como quieras, aunque espero que salgas usando algo más que eso -la mujer miró el portaligas color crema de encaje y satén que sostenía las medias con ligas de Laura.

Laura se sonrojó. Su preferencia por la ropa interior sensual era sólo una pequeña rebelión, que prefería que su padre desconociera. Si imaginara lo que usaba debajo de su vestimenta formal, creería que había heredado el lado salvaje de su madre.

– Por favor, ¿la puerta, Clarice?

– Ahí voy, ahí voy -protestó la mujer-, pero si fuera tú, usaría el traje azul.

– ¿No crees que luce demasiado severo? -preguntó Laura, observando el traje con el entrecejo fruncido.

– ¿Con lo corta que es la falda? -Clarice lanzó un cacareo, y sus ojos brillaron con picardía-. Un par de piernas hermosas como las tuyas están hechas para ser mostradas. Además, no está de más promocionar la mercadería, si sabes a lo que me refiero.

– ¡Clarice! -Laura comenzó a reprenderla, pero la mujer ya se había marchado por el pasillo. Miró rápidamente el traje azul oscuro. ¿Era por eso que a los hombres les gustaba el conjunto? ¿Por qué lucía sus piernas?

De sólo pensar en que le estaría mostrando las piernas a Brent, el corazón comenzó a latirle con tanta fuerza, que casi desiste de usarlo. Casi.

Luego de detenerse en la rotonda de entrada, Brent apagó el motor del auto deportivo alemán. El silencio le resultó extraño luego del sordo rugido, como si cualquier tipo de ruido estuviera fuera de lugar en los amplios jardines de la residencia Morgan. Por un instante, levantó la mirada hacia la casa de un siglo y medio de antigüedad, de ladrillos rojos y columnas blancas.

Una sonrisa asomó a sus labios. ¿Quién hubiera imaginado que Brent Zartlich traspasaría alguna vez esta imponente puerta de entrada? Nada menos que para invitar a salir a la hija del doctor Morgan.

Luego de salir del Porsche, arrojó la caja con el arreglo de flores en el aire y la volvió a recoger hábilmente. El horrendo crisantemo que había llegado a su habitación aquella tarde le hizo acordar todo lo que había evitado para salvar su orgullo: las reuniones de ex alumnos, la fiesta de egresados. Esta noche recuperaría todo eso. Y no podía pensar en nadie mejor para compartir su éxito que Laura.

Subió las escaleras a los saltos, y tocó el timbre, instalado arriba de un cartel histórico y entre dos placas que proclamaban que los habitantes de la morada eran Hijos e Hijas de la República. Una sucesión de campanadas flotó a través de la sólida puerta de ciprés.

No se oyó sonido alguno. Echando un vistazo hacia abajo, se quitó una pelusa del traje gris perla Yves Saint Laurent. El gorjeo de los pájaros y la veloz carrera de las ardillas lo hicieron girar la cabeza hacia los jardines. Miró con desaprobación. Quienquiera que estuviera remplazándolo como jardinero no estaba recortando bien el seto o removiendo el mantillo debajo de las azaleas.

La puerta se entreabrió, y un rostro avejentado se asomó del otro lado de la puerta, un rostro tan nudoso y oscuro como los viejos robles que echaban su sombra al jardín.

– Ya era hora de que vinieras.

– ¡Clarice! -se rió, sorprendido-. ¿Qué diablos haces trabajando aún aquí?

– Me gustaría saberlo yo misma -su sonrisa reveló dos hileras de dientes demasiado blancos para ser verdaderos-. Uno creería que esta gente debería haber aprendido a cuidar de sí misma luego de todos estos años.

Brent entró en el vestíbulo y tuvo la extraña sensación de atravesar una pared invisible. Jamás había franqueado la puerta de esta casa. Se dejó permear por la atmósfera de la entrada, con sus relucientes antigüedades, los tablones de madera de sus pisos, y la escalera principal que ascendía trazando una curva elegante hasta el segundo piso.

– Mmm, mmm, mmm -Clarice le hizo un gesto, sacudiendo la cabeza-. Te deben de estar alimentando muy bien en esa ciudad de dónde vienes.

– Bastante bien -echó un vistazo disimuladamente al espejo tallado rococó encima de la mesa de entrada estilo Chippendale. Jamás se le hubiera ocurrido combinar ambos estilos, pero por algún motivo creaba la sensación de fortuna heredada. Lo tendría en cuenta para su propia casa en Houston.

– ¿Quién está allí? -una voz grave interrogó desde más allá de la sala formal. Brent se esforzó por ver el interior de la habitación suavemente iluminada, en donde la luz del sol de la tarde se colaba a través de las cortinas de encaje y relumbraba una mesa de centro cargada con cachivaches de porcelana.

– Es el señor Brent que vino a recoger a la señorita Laura Beth -gritó a su vez Clarice, y luego bajó la voz-. Como si no pudiera darse cuenta él mismo.

La sonrisa que había comenzado a asomar en el rostro de Brent se congeló cuando el doctor Walter Morgan apareció en la entrada en el lado opuesto del salón.

– Así veo -el rostro angular del doctor no delató ninguna emoción mientras evaluaba el atuendo de Brent-. Bueno, has recorrido un largo camino desde tus días como jardinero.

Con el rostro impasible, Brent adoptó el tono de voz de reportero de noticias:

– Buenas tardes, doctor Morgan. Espero que se encuentre bien.

– Pasablemente bien -el hombre se acercó con la ayuda de un bastón y se paró delante de Brent. Su elevada estatura se rehusaba a doblegarse a pesar de la evidente artritis en sus manos. Su fino cabello blanco había sido peinado hacia atrás, y realzaba sus angulosos pómulos y fríos ojos grises-. Si no fuera porque te veo en el noticiario, jamás te habría reconocido… entrando por la puerta de mi casa.

Brent ignoró el comentario que le recordaba que jamás habría tenido el privilegio de usar la puerta de entrada y no la de servicio, si no fuera reportero de noticias.

– La gente en el pueblo dice que usted vendió su negocio médico para unirse a las filas de los jubilados. Espero que esté disfrutando de su jubilación.

El doctor Morgan echó un vistazo a la empleada.

– Clarice, infórmele a mi hija que la vienen a buscar para… salir.

– Sí, señor -Clarice subió las escaleras, y ninguno de los dos hombres habló hasta que se apagaron sus pasos a la distancia.

– Me dijeron que diste un gran espectáculo hoy en el pueblo -dijo el doctor.

– Sólo intenté que la gente sintiera que había valido la pena ir -le respondió Brent sin ofuscarse.

– Por lo que me cuentan, Janet hizo el ridículo como siempre. Pero Stacey suele ser una chica sensata. Si el Banco no hubiera insistido en que participara por un sentido equivocado de deber cívico, estoy seguro de que habría evitado todo ese disparate.

– Sin duda -Brent resistió la tentación de mirar el reloj-. Por otro lado, estaba destinado a recaudar fondos para la obra de beneficencia favorita de su hija.

– Es el único motivo por el cual participó Laura Beth -un brillo áspero iluminó los ojos del doctor Morgan-. De todas maneras, todo el mundo sabe que tiene debilidad por las obras de beneficencia. Sin duda quería evitarle al comité de recaudación de fondos el bochorno de un asiento vacío sobre el escenario cuando no pudieron convencer a nadie más de participar.

Brent mantuvo su rostro totalmente inexpresivo, mientras que por dentro se tensaban todos sus músculos. No importaba todo lo que había alcanzado, lo que había logrado, para alguna gente seguiría siendo el hijo bastardo, criado en las afueras del pueblo.

– Espero -dijo el doctor- que cuando salgas con Laura Beth esta noche, recuerdes que ésta es una comunidad pequeña. Odiaría ver el nombre de mi hija vinculado con algún tipo de chisme desagradable como resultado de su trabajo solidario.

– Intentaré recordarlo -dijo Brent con una sonrisa forzada-; por otra parte, nosotros los pobres tenemos dificultad para recordar cómo debemos comportarnos cuando estamos con gente de clase alta.

– ¡Hola, Brent! -la voz de Laura resonó desde el rellano del segundo piso, tan clara y alegre como campanadas-. Perdón por hacerte esperar.

Lo inundó una sensación de alivio. Ahora todo estaría bien. Se alejaría del pueblo y pasaría una noche tranquila y agradable con una amiga. Porque él y Laura eran sólo eso: amigos.

O al menos eso pensaba hasta que ella apareció en la primera balaustrada y se le cortó el aliento. A la altura de sus ojos se le presentaron un par de piernas increíblemente largas y bien contorneadas. Intentó no quedar mirando boquiabierto mientras ella descendía las escaleras dando saltitos, con una mezcla de juventud y gracia. En contraste con sus piernas descubiertas, el resto de su atuendo era correcto y formal. La chaqueta sin solapas color azul oscuro ondeaba hasta llegar casi al ruedo de la breve falda azul. Llevaba prendido un prendedor camafeo al cuello de la blusa blanca de seda. Se había recogido el cabello en un impecable rodete a la francesa.

– Cielos -dijo ella, observando su traje-. Qué bien nos vemos.

Brent sintió un absurdo arrebato de orgullo. Con los años, había aprendido a considerar su aspecto con imparcial objetividad, sencillamente como un valor agregado de su profesión. Pero en ese momento, frente a una Laura sonriente, sintió como si ella le hubiera hecho un cumplido a él.

Luego sus ojos se iluminaron al posarse sobre la caja con el ramillete de flores, y la risa se coló por entre la mano que apretó contra sus labios.

– Oh, cielos -hizo un esfuerzo valiente por recuperar la compostura-, el ramillete de Janet.

Él echó un vistazo al enorme crisantemo blanco y deseó fervientemente haberlo arrojado en la basura. Debió haber sabido que Janet lo había encargado al anticipar que saldría con él. El artefacto era tan grande como los ramilletes de las fiestas de graduación de secundaria, sin las cintas, campanillas y la purpurina.

– Si prefieres no usarlo, no me ofendo.

– No seas ridículo -miró hacia arriba, sonriéndole, mientras su padre los observaba frunciendo el entrecejo-. Jamás recibí un solo crisantemo cuando iba a la escuela. No me voy a privar de usar uno ahora. Además, el verde guisante le sienta tan bien a Janet, ¿no crees?

Rezongó mientras se acercaba a prenderle el ramillete a la chaqueta… y descubrió que su blusa no era tan formal como le había parecido. Podía ver el encaje de su corpiño a través de la fina seda. Se apartó bruscamente cuando la aguja le pinchó el dedo.

– Oh, y ¿papá? -dijo Laura por encima del hombro-. Clarice tendrá la cena lista en cualquier momento. Te agradecería si la dejaras regresar a su casa cuando termine.

– No veo por qué no pudiste hacer tú misma la cena y dejarla en la mesa -se quejó su padre-. Esa mujer lo quema todo.

– Estoy segura de que es capaz de calentar las sobras y hacer una ensalada -dijo Laura, acomodándose el ramillete.

El doctor Morgan resopló, manifestando sus dudas respecto de las habilidades de Clarice en la cocina. Luego su mirada se posó en los pies de su hija, y sus cejas se crisparon furiosas:

– Te arruinarás los pies con esos tacos.

– Papá -le advirtió Laura con los ojos entornados-, seguramente llegue tarde, así que no me esperes despierto.

– Lo que sí espero es que me despiertes cuando llegues -dijo hosco.

– Buenas noches, papá -le besó la mejilla.

Brent le ofreció el brazo, más aliviado de lo que pensaba por la huida. Para su desagrado, el buen doctor se paró en el umbral y observó mientras ayudaba a Laura a entrar en su auto. Por pura irritación, furia o tal vez porque sí, cuando se trepó al asiento del conductor, puso el auto en primera y arrancó a toda velocidad.

* * *

Capítulo 5

– ¿Qué dijo? -Laura mantuvo la vista fija en la carretera, sin saber si quería escuchar la respuesta.

– ¿Quién?

– Mi padre -le lanzó una mirada de reproche por su ignorancia-. ¿Qué te dijo?

– Nada -insistió Brent mientras giró a la carretera principal del pueblo.

Ella apoyó el codo en el borde de la ventanilla.

– Sabía que debía de estar esperando abajo cuando llegaras -Brent no dijo ni una palabra. Ella echó un vistazo y vio la tensión en su rostro-. Lo siento. En serio, yo… -se detuvo al oírlo reír-. ¿Por qué te ríes?

– Tú -se volvió hacia ella, y sus ojos se llenaron de ternura-. No has cambiado nada.

– Al contrario -insistió, y luego frunció la boca-. ¿Por qué dices que no he cambiado?

– Sigues queriendo ayudar siempre al desvalido. Sólo que, ¿Laura? -esbozó una sonrisa-, yo ya no soy el desvalido.

– Oh, claro, seguro que no -se preguntó si lo había ofendido. Parecía tener tanta confianza en sí mismo, pero debajo de la fachada de seguridad alcanzaba a ver un temblor de inquietud, un pequeño atisbo de la inseguridad del niño que alguna vez había sido.

– Sin embargo, prefiero mucho más hablar de ti -dijo-. ¿Qué diablos ha estado haciendo la pequeña Laura Beth todos estos años?

– Nada -una mueca irónica se dibujó en su boca-. Absolutamente nada.

– ¿Ah, no? -por el rabillo del ojo, ella vio que enarcaba las cejas-. ¿Debo sacar la conclusión de que no estás totalmente contenta viviendo en este idílico pueblito?

– No es el pueblo. Soy yo. Es sólo que me siento tan… ¡inquieta! Siento que el tiempo se me escapa.

– ¿Entonces por qué te quedaste?

– Ya sabes por qué -cuando vio su mirada confundida, se lo recordó-: papá tuvo un infarto justo después de que murió mamá. Necesitaba que lo cuidara.

– Laura… -soltó una carcajada más sorprendida que divertida-, tu madre murió cuando tenías, a ver, ¿siete años? Sin duda ya lo debe de haber superado.

Hay cosas que nunca se superan. Quiso decirlo en voz alta, pero la muerte de su madre, y los sórdidos detalles que condujeron a ella, eran realidades que ni ella ni su padre compartían con nadie. Por ello, la gente creía erróneamente que llevaba una vida perfecta con padres idílicos. Pero bajo la superficie sospechaba que su vida familiar no había sido mucho más feliz que la que tuvo que soportar Brent.

¿Habrá sido por eso que siempre se había sentido atraída a Brent?

A menudo había querido hablar con él sobre sus padres, pero la costumbre y la lealtad la hacían reprimir el impulso incluso ahora.

– No fue sólo el infarto de mi padre lo que hizo que me quedara. Hubo otros… factores.

– ¿Cómo qué? -le dirigió una mirada escéptica, evidentemente preparado para disentir con cualquier cosa que ella dijera.

– Como el hecho de que el gerente de la oficina de mi padre renunció sin previo aviso el verano antes de que me graduara de la escuela secundaria. Necesitaba a alguien que lo ayudara hasta encontrar un reemplazo.

– A ver si adivino -Brent levantó la mano-. Jamás encontró a alguien que lo aguantara lo suficiente como para ocupar el puesto, ¿verdad?

– Falso -dijo ella-. Descubrí que me gustaba manejar la oficina de un médico. Y da la casualidad de que soy muy buena haciéndolo. O al menos lo era -advirtió el tono de descontento que se coló en su voz e hizo un gesto de contrariedad. Quejarse era egoísta y tenía demasiadas cosas para agradecer en la vida como para perder el tiempo llorando por las que no tenía.

– ¿Lo eras? -Brent frunció el entrecejo-. ¿Ya no trabajas?

Ella encogió los hombros:

– Papa vendió el negocio.

– ¿Y? Sólo porque él se jubilara no significaba que tú tuvieras que dejar de trabajar.

Echó un vistazo por la ventana para observar los majestuosos robles que se alineaban a lo largo de la carretera de campo. Uno tras otro, iban quedando atrás… monótonamente, como su propia vida. Durante los últimos meses había intentado convencerse de que el trabajo a beneficio era suficiente. No necesitaba dinero. Entonces, ¿por qué sentía la imperiosa necesidad de hacer algo con su vida? ¿Por qué no podía contentarse con ser la hija consentida del doctor Morgan?

– Él te obligó a dejarlo -adivinó Brent-. ¿No es cierto?

– Él no me obligó a hacer nada. Ambos sentimos que el médico que entraba tenía derecho a contratar a su propio personal, y no heredar el personal antiguo de papa.

– Sí, claro.

Ella cruzó los brazos y se negó a admitir que él tenía razón. No había habido motivo alguno para dejar de trabajar cuando su padre se retiró, pero ceder a sus deseos había sido más fácil que vivir con su silenciosa reprobación. Además no se había dado cuenta de lo inútil que se sentiría sin un empleo.

– Lo siento -suspiró Brent-. No fue mi intención exasperarte. Debí saber que no debo discutir acerca de tu padre.

– No estoy exasperada -insistió ella. Pero al ver su mirada recelosa, decidió que tenía razón. Su padre era un motivo que siempre había generado rispideces entre ellos. Lo que necesitaban hacer era distender el ambiente-. Aunque tienes razón en algo -cruzó las piernas y se inclinó hacia él, intentando parecer juguetonamente seductora-. Mi padre es el último tema que deberíamos estar discutiendo… en nuestra primera cita caliente.

– ¿Cita caliente? -por un instante, se quedó mudo.

Sorprendida por su malestar, llevó adelante la broma con su mejor acento de belleza sureña:

– ¿De qué otra manera lo llamarías cuando el corazón de una chica late como un tambor cuando sale con un chico en particular?

Una mirada de preocupación cruzó por su rostro, mientras sus ojos se deslizaban hacia la zona donde se hallaba su corazón. Luego sus ojos descendieron, y la arruga entre sus cejas se hundió todavía más. Ella echó un vistazo hacia abajo y se dio cuenta de que se le había subido la falda y revelaba la parte superior de la media.

Abochornada, tiró del ruedo y se incorporó en el asiento. Sin embargo, intentó convencerse a sí misma que no tenía motivo alguno para sentir vergüenza por las medias. Ningún tipo de motivo. Muchas mujeres usaban medias con ligas en lugar de medias panty. Especialmente cuando la temperatura subía por encima de los treinta grados.

Arriesgándose a mirar de costado, observó a Brent tocar las rejillas de ventilación del aire acondicionado. Se tranquilizó, aliviada de saber que el repentino calor que sentía en las mejillas provenía de la falta de aire acondicionado.

– A propósito del calor -dijo-, qué noche tan sofocante… para ser abril.

La mano de él volvió al volante y siguió mirando hacia delante.

– Sí. Sofocante.

Le resultó extraño el súbito silencio de Brent. Él no tenía motivo alguno para estar avergonzado. A no ser que le molestara que ella usara medias con ligas. Pero eso era ridículo. No era posible que él creyera que había elegido esa ropa interior por él.

Salieron del camino rural de dos carriles a una ruta dividida en cuatro bordeada por un tupido césped verde y árboles que florecían con capullos color rojo. Pilares de granito rojo y chorros de agua disparados hacia arriba marcaban la entrada a la cancha de golf y club de campo de Riverwood.

Brent pensó que podría relajarse una vez que llegara al club. Después de todo, siempre se había sentido cómodo con Laura, estaban lejos de Beason’s Ferry, y el club era exactamente el tipo de lugar que había comenzado a frecuentar en los últimos años. Maîtres, sommeliers, manteles almidonados, y exquisitos platos serían la distracción perfecta para dejar de pensar en las piernas de Laura.

O al menos era lo que pensaba.

No podía dejar de imaginar las largas y esbeltas piernas que había observado descender la escalera a los saltos. Eran las medias con ligas. Esas malditas medias con ligas.

Se movió intranquilo en su silla y echó un vistazo a su alrededor para ubicar al camarero. La entrada de sopa y ensaladas había sido servida y retirada. El plato principal debía haber aparecido hace rato.

– Entonces, cuéntame de Denver -dijo Laura, inclinándose hacia delante para acunar el mentón en sus dedos entrelazados-. ¿Te fue mejor que en Alburquerque?

– ¿Qué? -se volvió para mirarla, frunciendo la frente al advertir el efecto de la suave luz sobre su piel. Los tenues acordes de Mozart sonaban en el fondo. A través de la pared de vidrio contigua, el sol de la tarde le daba un resplandor dorado a su cabello.

– ¿Denver? -volvió a preguntar. Sin los gruesos lentes de su juventud, sus ojos brillaban como diamantes azules.

– Sí, por supuesto, Denver -arrugó la frente e intentó recordar dónde estaban en la conversación. Había estado contándole sobre sus años de periodista entre la universidad y el momento en que consiguió el codiciado empleo de reportero de noticias en Houston-. Aunque no lo creas, Denver fue peor…

Contó la historia de memoria, como lo había hecho cientos de veces… exagerando los hechos, pasando por alto las partes aburridas, y concentrándose en los detalles absurdos y poco convencionales que le daban al mundo del periodismo televisivo su carácter excitante, desafiante, la savia de su vida.

– Por lo que dices parece que extrañas el trabajo de campo -inclinó la cabeza, y sus labios se curvaron en una dulce sonrisa. Tanta atención exclusiva lo incomodaba.

No sabía por qué. Y no deseaba saberlo. El motivo se confundía con su inesperada atracción por ella, y la desagradable idea de que la atracción que ella sentía por él no era sólo en broma. Y por qué lo ponía nervioso, realmente prefería no saberlo.

Algunas emociones -por lo que había aprendido- eran como el monstruo que vivía en su armario de niño. Un hombre sabio, y un niño inteligente, sabían por instinto qué puertas dejar siempre bien cerradas.

El camarero llegó con sus bifes y una botella de merlot. Brent se concentró en probar el vino, y luego intentó focalizarse en la comida.

– Supongo que sí extraño el periodismo.

– ¿Entonces por qué lo dejaste? -preguntó, tomando su cuchillo y tenedor.

– ¿Estás bromeando? -se rió-. Me ofrecieron el puesto de reportero de noticias en el horario de mayor audiencia en un mercado muy importante. Nadie rechaza un ascenso profesional como ése.

– Sí, pero si disfrutabas más como periodista de investigación que como reportero…

– Laura -sacudió la cabeza-. ¿Tienes idea de cuánto más dinero gana un reportero que un periodista?

Ella lo observó un momento:

– ¿Y si pagaran lo mismo?

– Volvería al periodismo en un instante. No es que -añadió rápidamente- no me guste ser reportero. Tiene sus desafíos… un ritmo durísimo, horarios mortales, y tengo la posibilidad de discutir con mi productor sobre las historias principales y el tiempo asignado.

– ¿Qué más puede pedir un hombre? -recapituló ella con una sonrisa.

Tenía la sonrisa más increíble, dulce pero sexy, pura pero atrevida. Por un instante, perdió la concentración. Luego levantó la copa de vino, y brindó por su comprensión:

– Exacto…

– Así que -dijo ella enderezándose-, cuéntame sobre Houston.

Después de beber un buen sorbo de merlot, se lanzó a contarle algunas historias sobre KSET, creyendo que tarde o temprano terminaría hablando de un tema que lo distraería de las piernas de Laura y aquellas medias de seda color carne. Al menos no estaba llevando medias negras. O blancas. Aquello sería definitivamente peor. Las medias blancas evocaban imágenes de sábanas arrugadas, lencería de encaje, y una larga sarta de perlas contra una piel suave como la seda.

Cambió de posición para acomodar su creciente erección. Esto era ridículo. Aquí estaba en un restaurante formal, rodeado de gente… todos observándolo con ávida curiosidad… mientras desnudaba mentalmente a Laura Beth Morgan hasta que quedaba en portaligas y medias.

– ¿Sucede algo? -Laura se inclinó hacia delante y puso su mano sobre la de él.

Su cuerpo se tensó. Observando sus delgados dedos, con sus uñas prolijamente recortadas contra su propio puño duro y bronceado, sintió que el pánico se disparaba dentro de él. Con cuidado, retiró la mano de su lado y cortó un pedazo de carne.

– No, por supuesto que no.

Laura se apoyó hacia atrás, frunciendo la frente mientras lo observaba. Estaba mintiendo, y lo sabía. Definitivamente había algo que no funcionaba. Aun mientras relataba sus interesantes historias sobre el periodismo televisivo, había percibido un trasfondo de tensión. Se preguntó otra vez qué le había dicho su padre. ¿O era tan sólo volver a Beason’s Ferry lo que lo ponía nervioso?

Volver a su pueblo natal podía haber resultado más duro de lo que ella imaginaba. La función en el teatro habría avergonzado a cualquiera. Ciertamente, a ella la había avergonzado. Y ahora, desde su llegada al restaurante, la gente del pueblo lo miraba todo el tiempo como si fuera un bicho raro. Algunas personas, incluso, se habían acercado para pedirle un autógrafo. Se rió la primera vez que sucedió, al pensar en lo ridículo que era. Esta gente había conocido a Brent toda su vida, ¿y ahora le pedían un autógrafo?

La quinta vez ya había tenido menos gracia, y ahora, ante su asombro, vio a Karl Adderson dirigiéndose hacia su mesa con una servilleta de papel y un bolígrafo.

– Oye, Brent, ¿eres tú? -preguntó Karl, como si acabara de pasar por allí y advirtiera a Brent de casualidad-. Tal vez no te acuerdes de mí…

– Por supuesto que sí, señor Adderson -Brent se paró para estrecharle la mano y aceptar una palmada en la espalda.

Irritada por la interrupción, Laura apartó la mirada hacia la pared de vidrio al lado de su mesa. Del otro lado, se veía el tee de salida para llegar al primer hoyo. Ciervos traídos de África pastaban en el fairway que atravesaba el bosque. Contra esa plácida escena se recortaba el reflejo de Brent que hablaba con el dueño del supermercado Adderson. Brent había trabajado para el hombre tres veranos seguidos. El señor Adderson mantuvo aferrada la mano de Brent en la propia mientras transmitía historias de Brent, como si estuviera hablándole a un absoluto desconocido acerca de un viejo amigo. Durante todo ese tiempo, la sonrisa de Brent permaneció empastada en su rostro, aunque tensa. ¿Qué le había sucedido al muchacho callado y melancólico de hace tanto tiempo? ¿El que guardaba distancia con la mirada hosca?

¿Existía aún el Brent que ella había conocido hace tantos años debajo de la lustrosa fachada nueva? ¿O simplemente había reemplazado un escudo por otro? Se sintió apenada por la idea, pero temió que fuera por motivos más egoístas que empáticos, pues tenía la gran sospecha de que llevaba este escudo para dejarla afuera también a ella.

El señor Adderson se marchó finalmente, y Brent volvió a sentarse.

– ¿Me gustaría saber cuántas conversaciones más tendremos que soportar esta noche, en las que me recuerden cómo me conocían de niño?

– Te hace sentir incómodo, ¿no es cierto? -señaló ella.

– ¿Qué?

– La adoración de la gente.

– Oh, eso -intentó minimizarlo riendo. Cuando ella no se lo tragó, él suspiró derrotado-. Sí, si quieres saber la verdad, me pone muy incómodo.

– ¿Por qué?

– No lo sé -admitió-. Resulta extraño -parecía que iba a cambiar de tema pero la sorprendió adoptando un tono urgente-: ¿Alguna vez sentiste como si… como si nadie te mirara? Como si sus ojos estuvieran enfocados a un centímetro de ti, pero no en ti?

Ella lo miró fijo, sorprendida de que hubiera descrito con tanta exactitud la manera en que ella se sentía a veces, como si la gente viera sólo lo que estaba en la superficie. La hija obediente del doctor Morgan, la ciudadana responsable, la trabajadora incansable. Ninguno parecía poder mirarla a los ojos y ver que tenía dolores encerrados en lo profundo de su corazón y aspiraciones que iban más allá de Beason’s Ferry. Ella era una mujer, con necesidades y defectos, y sueños no cumplidos. Pero también temía que algún día alguien pudiera vislumbrar su interior… y rechazara lo que era en verdad.

– Sí -dijo con voz queda-, sé exactamente lo que sientes.

Antes de que él pudiera responder, el camarero llegó con los postres. Brent esperó hasta que estuvieran solos, y luego dijo en un tono de voz que parecía burlarse de sí mismo:

– Cuando volví, supongo que quería mostrarles a todos los que alguna vez habían sido condescendientes conmigo lo importante que me había vuelto.

– Si te refieres a que querías impresionar a la gente en tu pueblo natal, lo has conseguido.

– Sólo con lo que soy ahora, no con todo lo que tuve que hacer para llegar hasta aquí. Pero debería ser suficiente, ¿no crees? -sus ojos se encontraron con los de ella-. Debería darme por bien servido con que sólo vean a Brent Michaels, reportero de noticias, y no al muchachito que les cortaba el pasto, les llevaba las compras a su casa, y era jugador profesional en Snake’s Pool Palace.

– ¿Entonces por qué no es suficiente?

– ¿Quién sabe? -encogió los hombros-, y una vez que termine este fin de semana, estaré de vuelta en Houston, así que ¿qué importancia tiene?

Ella hizo un gesto de contrariedad ante su fingida aceptación de algo que evidentemente le molestaba, pero optó por cambiar sutilmente de tema.

– ¿De verdad fuiste jugador profesional de pool en Snake’s?

Él soltó una risita ante su expresión perpleja:

– ¿Cómo crees que ganaba dinero cuando dejé de ocuparme de los jardines?

Sus ojos se agrandaron:

– Pero sólo tenías dieciséis años cuando dejaste de ocuparte de los jardines. Creí que había que tener veintiún años para entrar en Snake’s.

– Oh, vamos, Laura -sacudió la cabeza, riendo-. Eres realmente inocente, ¿no? Incluso luego de todos estos años -sonrió, como si sus palabras fueran un elogio, pero ella se sintió completamente ofendida.

¿Por qué todos tienen vidas interesantes salvo yo? Caviló sobre este asunto mientras comía su postre. Cuando lo terminó, el camarero apareció para llevarse sus platos.

– ¿Desean algo más, señor? -preguntó el camarero.

– Para mí, no, gracias -respondió Brent-. ¿Laura?

Ella sacudió la cabeza.

– Entonces -Brent se levantó para apartarle la silla-. ¿Estás preparada para el baile?

Ella asintió, sumida aún en sus pensamientos. Dado que la cena había sido donada por el club, no tenían que esperar la cuenta, aunque Brent dejó una generosa propina sobre la mesa.

– Estás muy callada -le dijo mientras se abrían paso a través del comedor.

– ¿Hmmm? -ella se sobresaltó levemente-. Oh, disculpa.

– No te enojaste por algo, ¿no?

– ¿Enojada? -frunció el entrecejo-. No, por supuesto que no.

No se veía convencido mientras la conducía al vestíbulo entre el restaurante y el salón de baile. Una multitud se apiñaba en la entrada, y esperaba para entrar. Desde el interior, oyó a la orquesta incursionar en una vieja canción de Glenn Miller.

– Lo sabía -le farfulló Brent al oído-. Lawrence Welk.

Al ver el gentío en la sala de baile, Laura sintió que se le caía el alma a los pies. Lo último que deseaba era entrar en un salón lleno de gente agazapada, preparando sus servilletas de cóctel para que Brent las firmara. La fila se movió delante de ellos, y ella y Brent quedaron parados solos en la entrada.

– Bueno -dijo él, respirando hondo-, ¿estás lista?

– No -la palabra salió de su boca involuntariamente-. No entremos allí.

– ¿Quieres volver a tu casa? -la miró extrañado.

– No lo sé; es sólo que…

– ¿Qué? -la miró de soslayo… y tal vez un poco ofendido. ¿Creería que ella ya no deseaba estar con él? Mirándolo a los ojos, se dio cuenta de que era exactamente lo que creía. Por algún motivo, aquella noche había dejado de ser su aliada para ser una de “ellos”… la gente que quería sacarle algo a Brent Michaels, pero nunca se había tomado la molestia de conocer a Brent Zartlich.

Sintió una punzada de remordimiento al advertir que ella tal vez no fuera diferente del resto del pueblo. No se había tomado la molestia de conocerlo de verdad, más allá de una amistad superficial, una camaradería pasajera entre dos seres solitarios. Tal vez lo había evitado por miedo a descubrir sus propios defectos. Pero lo que más deseaba era conocer a Brent… al Brent real.

– Llévame a Snake’s Pool Palace -dijo ella.

– ¿Disculpa? -la miró pasmado.

– Me oíste -una sonrisa lánguida se dibujó en sus labios-. Quiero que me lleves a Snake’s.

* * *

Capítulo 6

– Espera, detente -Brent se detuvo en seco en el instante en que salieron por la puerta de entrada del club al estacionamiento-. No puedo llevarte a Snake’s.

– ¿Por qué no? -Laura le dirigió una amplia sonrisa, que desbordaba de entusiasmo.

– Porque… -la miró fijo, pensando que para ser una mujer inteligente, había momentos en que podía ser realmente corta de luces-. ¿Tienes idea del aspecto que tiene ese lugar?

– No, por eso quiero ir -su expresión indicaba que jamás había hecho algo parecido, y que casi no podía creer que lo haría ahora.

– Está bien, oye, si quieres jugar al pool o bailar un poco de música western, ¿por qué no vamos al Salón VFW?

– No quiero ir al Salón VFW -dijo lentamente-. Quiero ir al Palacio de Pool de Snake.

– Laura, tu padre me asesinará si te llevo a un lugar como ése.

Sus palabras le provocaron escozor:

– Por eso mismo quiero ir. Estoy harta de vivir según las reglas de otros. ¿Acaso no puedo divertirme una vez en la vida como cualquier otra persona normal?

Tenía razón. No era un argumento que le gustara, pero, de cualquier manera, era válido.

– ¿Señor Michaels? -preguntó el valet-. ¿Desea que le traiga su auto, señor?

Brent miró a Laura. Si deseaba conocer el lado más oscuro de la vida, estaría más segura haciéndolo con él que sola.

Asintiendo escuetamente, le dio la orden al valet para traer su auto.

– Está bien, Laura, si se te ha metido en la cabeza que debes caminar al filo del peligro, escúchame bien. No prorrumpirás un solo grito de horror ni un vituperio en toda la noche. Te quedarás a mi lado en todo momento. Y jamás le contarás a nadie en dónde estuvimos esta noche; de otra manera, volveré y te daré una buena zurra. ¿Entendiste?

– ¿Significa que iremos? -su rostro se iluminó.

– ¿Tengo otra opción?

Con un rumor suave, el Porsche amarillo se deslizó hasta detenerse al lado de ellos, y el valet salió rápidamente del auto.

– Vaya, qué joyita. ¿Desea que le baje el techo, señor Michaels?

– Oh, sí, por favor -respondió Laura alegremente, como si estuvieran a punto de embarcarse en un picnic campestre.

Brent se arrancó la corbata y la chaqueta y las arrojó en el asiento trasero cuando el valet terminó de bajar el techo. Metió la propina en la mano del muchacho, se subió en el asiento del conductor y cerró dando un portazo.

Laura, por supuesto, esperó cortésmente a que el valet se lanzara corriendo del otro lado del capó y le abriera la puerta. Entró con la gracia innata que la caracterizaba, doblando las piernas con elegancia, con los tobillos cruzados y las rodillas arrimadas.

Él le dirigió una mirada prolongada, y esperó que ella cambiara de idea. Ella enarcó una ceja como para decir: ¿Y? ¿Vamos o no?

Como respuesta, metió primera y se dirigió a la salida.

– Ésta es la idea más estúpida que he oído jamás.

– Será divertido -dijo ella.

– ¿Qué haces? -la miró irritado, mientras ella se quitaba la chaqueta azul. La dobló prolijamente con el crisantemo por encima y la puso en el asiento de atrás. El viento le adhería la camisa al cuerpo, y dejaba ver el encaje de su corpiño a través de la delgada seda. Rayos, ¿cómo era posible que una mujer luciera tan pudorosa y tan sexy a la vez?

– No sé por qué -respondió-, pero no creo que un traje para ir a misa y un ramillete de flores sean apropiados para un salón de pool.

Brent se obligó a concentrarse en la carretera. Esto era una locura. Debía hacerla desistir antes de que los pueblerinos retrógrados que frecuentaban Snake’s pudieran echarle el ojo a Laura. Se arrojarían encima de ella más rápido que lobos sobre un corderito recién nacido.

Por el rabillo del ojo, vio que el viento había comenzado a despeinar su rodete francés. Ella levantó las manos para recoger los mechones que se habían soltado, y lo inundó una sensación de alivio. Laura Beth Morgan iba a echarle un solo vistazo a Snake’s e iba a pedir que la llevara a casa.

Sólo que, con gran horror, advirtió que no había vuelto a recoger el cabello. ¡Lo estaba soltando!

Laura intentó disimular su decepción cuando giró el cuerpo para observar el oscuro edificio separado de la ruta por un estacionamiento de grava. No tenía nada que ver con lo que había anticipado. En las pocas ocasiones en que había manejado por este camino rural de día, había intentado imaginar cómo luciría el edificio de aspecto abandonado de noche. Estridentes luces de neón iluminarían las ventanas, y el sonido retumbante de la música inundaría el aire nocturno. Las parejas estarían trenzadas en abrazos apasionados contra coches fantásticos y camionetas desvencijadas. Tal vez incluso vería a dos vaqueros ebrios salir tambaleando por la puerta de entrada para iniciar un pleito de bar. Jamás había visto un pleito de bar. Por supuesto, los únicos bares que había conocido eran los que estaban anexados a restaurantes respetables.

– ¿Y? -preguntó Brent con el tono de reproche de un hermano mayor que por algún motivo había adoptado-. ¿Ya viste suficiente?

Ella le dirigió una sonrisa de suficiencia:

– Todavía ni siquiera hemos entrado.

– Entonces, cómo no, entremos -Brent salió del auto. Ella esperó que viniera a abrirle la puerta, pero él se dio vuelta y comenzó a cruzar el estacionamiento.

– Oye, espera -salió rápidamente del auto, colgándose la delgada correa de la cartera sobre el hombro. Sabía perfectamente bien que estaba intentando que se echara atrás, pero ella estaba dispuesta a demostrarle que era más aguerrida de lo que creía.

La alarma del auto hizo sonar un gorjeo detrás de ella mientras comenzó a caminar detrás de él. Se resbaló sobre la grava y se agarró de un viejo Oldsmobile. Su padre tenía razón, realmente se torcería el tobillo con estos zapatos.

Para su sorpresa, sintió que el auto se mecía. Echó un vistazo a través de la ventana mugrienta y alcanzó a ver movimiento en el asiento trasero.

– ¿Vienes, chiquita? -llamó Brent.

Ella se apartó de un salto del auto, e intentó no sonrojarse ni reír mientras se apuraba para reunirse con él.

– ¿Por qué te ríes? -le preguntó cuando lo alcanzó.

– Por nada -se le escapó una risita.

– Laura… -dijo en tono amenazante.

– Había… -bajó la voz- gente. En el asiento trasero del auto. Ya sabes… haciéndolo.

– ¿Qué auto?

– Aquél. Allá atrás. ¡Cielos, no mires! -intentó aferrarse a su brazo, pero fue demasiado tarde.

En lugar de susurrar, como ella, él levantó la voz:

– ¿Te refieres al que tiene una pegatina en el parachoques que dice “Si este auto se está meciendo, no te atrevas a tocar la puerta”?

– ¡Breeent! -se tapó la cara con la mano. Él se rió, lo cual fue un paso adelante respecto del rostro ceñudo que había adoptado desde que salieron del club de campo-. ¿Podemos entrar de una vez?

Él dejó de reírse, y ella bajó la mano. Había adoptado de nuevo el gesto contrariado.

– Laura, escucha… -hizo una pausa-, no sé lo que intentas demostrar, pero no tenemos que hacer esto.

Anhelaba decirle que no estaba intentando demostrar nada, pero era mentira. Necesitaba demostrar, al menos a sí misma, que sólo porque su vida era aburrida, ella no lo era.

– Brent -dijo-. Tengo veintiocho años. Una edad en que la mayoría de la gente soltera está pensando en echar raíces. ¿Pero cómo voy a conseguir hacer eso, si ni siquiera sé cuáles tengo que cortar?

Él la observó con detenimiento; su rostro era inescrutable en la oscuridad.

– Me refiero a que… -se movió nerviosamente-. ¿No debería tener todo el mundo al menos una noche en la vida de la que se arrepiente?

Él suspiró con fuerza:

– Tan sólo recuerda que la que dijiste eso fuiste tú, no yo.

– Totalmente -inmediatamente le cambió el ánimo.

– Y arráncate esa sonrisa entusiasta de los labios -subió las escaleras hacia la sencilla puerta color marrón-. Cielos, he querido preguntarte qué tipo de galletas estás vendiendo este año.

– De avena -su sonrisa se ensanchó aún más.

– Entra de una buena vez -abrió la puerta de un tirón y la sostuvo para que pasara.

El olor a humo y cerveza rancia le llenó las fosas nasales al traspasar el umbral. Un silencio se adueñó del austero interior. Directamente frente a ellos, dos viejos granjeros estaban sentados en el bar, no el que había imaginado, tallado y ornamentado en madera y con un espejo por detrás, sino un sencillo bar de madera con simples taburetes de madera. Una variedad de botellas de bebidas alcohólicas abarrotaba los estantes que se hallaban detrás.

Los dos bribones, ataviados en sucias camisas a cuadros y gorras de béisbol, echaron un vistazo por encima del hombro para dirigir una mirada fiera a los recién llegados. Laura se acercó aún más a Brent.

– Hay demasiado silencio aquí dentro, ¿no te parece?

– Es temprano -dijo, cerrando la puerta tras él.

Laura miró al costado, donde dos jóvenes se inclinaban sobre una de las tres mesas de pool. Sobre cada mesa colgaban imitaciones de plástico de lámparas estilo Tiffany con logos de cerveza, y proyectaban haces de luz cargados de humo sobre la superficie de juego.

– ¿Te gustaría tomar asiento? -preguntó Brent con exagerada cortesía-. ¿O prefieres directamente un partido de pool, apostando fuerte?

– No, no, me gustaría sentarme.

Fue un gran alivio cuando la condujo hacia la derecha, donde una variedad de mesas de diferentes estilos rodeaba una diminuta pista de baile. Una máquina de discos se hallaba delante de un escenario que parecía no haber sido usado en muchos años. Brent eligió una mesa al lado de las ventanas pintadas de negro que daban al frente, alejado de las mesas con bancos corridos que se hallaban en el fondo. Mientras se acomodaban sobre las sillas de plástico rajadas, Laura se alegró de ver a otras dos mujeres cerca, aunque las mujeres tuvieran el mismo aspecto pendenciero y acabado que los hombres.

– Creo que pediré un whisky -dijo Brent-. ¿Tú qué deseas?

Ella miró fijo el bar, y deseó poder echar el cabello hacia atrás y decir algo insinuante como: “Yo beberé lo mismo, cargado y con hielo”. ¿Pero cargado de qué? Jamás había bebido whisky y ni siquiera sabía qué opciones tenía.

– Pues, miren si no es Brent Zartlich -resolló una voz rasposa masculina-. Perdón. Brent Michaels.

– Buenas noches, Snake -Brent asintió saludando al hombre.

Laura levantó la vista y sus ojos se posaron sobre los de una serpiente tatuada. Se enroscaba a lo largo de un brazo fláccido que era casi tan ancho como su pierna.

– ¡Ey, chicos! -el hombre gritó a las mesas de pool-. Miren lo que trajo el gato.

Laura levantó la mirada por encima del tatuaje y advirtió a un hombre enorme que llevaba una camiseta negra sin mangas. El cabello negro le enmarcaba el rostro que podía haber sido atractivo si hubiera sido menos fofo y con menos aspecto de facineroso. Pensándolo dos veces, aquel brillo malvado de forajido en los ojos le prestaba un cierto encanto.

– Bueno, bueno -uno de los jugadores de pool se acercó con aire arrogante. También él llevaba una camiseta sin mangas, pero sus brazos esculpidos eran puro músculo y carecían de tatuajes. Tenía el rostro de un ángel caído con ojos color castaño y una sonrisa maliciosa. En lugar de una aureola, llevaba un sombrero maltrecho de vaquero sobre su cabello rubio ceniza-. No sé, Snake, más que un gato, pareciera ser un zorrino el que lo trajo.

– Jimmy Joe -Brent saludó al recién llegado con tono distante sin ofrecerle la mano.

– ¿Y qué tenemos acá? -los ojos de Jimmy se iluminaron como si acabara de encontrar el escondite secreto donde su padre guardaba las Playboy. Ella se sonrojó, avergonzada pero extrañamente encantada por la idea de ocupar ese rol.

Cuando Brent no atinó a presentarla, ella ofreció la mano:

– Mucho gusto. Soy Laura M…

– Martin -interrumpió Brent y le clavó una mirada de advertencia, aunque ella pensó que sus precauciones eran innecesarias. Estaban lo suficientemente lejos de Beason’s Ferry, y Jimmy Joe seguramente no reconocería su nombre-. Laura Martin.

– ¿Novia? -preguntó Jimmy Joe, tomándole la mano.

– Amiga -corrigió Brent con voz forzada.

– Pueees, en ese caso… -Jimmy Joe levantó la mano de Laura y la acercó a sus labios- estoy encantado de conocerte, Laura Martin. Yo soy Jimmy Joe Dean -dijo, deslizándose sin invitación sobre la silla al lado de ella-. Un poco como James Dean, pero con un toque tejano.

– Sí -masculló Brent-. El rebelde original sin cerebro.

– Y acá tenemos a Roy -Jimmy Joe señaló a un hombre corpulento, parado en silencio mientras miraba a Laura por debajo de la visera de su gorra de béisbol. La mirada carente de expresión de Roy la hizo vacilar.

– Toma asiento, Roy -Jimmy Joe hizo un gesto hacia la única silla vacía, y su amigo obedeció-. Roy no es un tipo que hable mucho -susurró Jimmy Joe, y luego guiñó el ojo para tranquilizarla.

Ella le ofreció una sonrisa a Roy, que él no devolvió. Al observarlo con mayor detenimiento, decidió que parecía más tonto que peligroso.

– ¿Cómo se explica que no te hayamos visto antes por acá? -le preguntó Jimmy Joe.

– Viene de otro estado -respondió Brent.

Jimmy Joe se dio una palmada sobre el pecho:

– No me partas el corazón diciéndome que eres una yanqui.

– ¿Te parece que habla como una yanqui? -preguntó bruscamente Brent.

– Es difícil saberlo, pues no la he oído hablar mucho -Jimmy Joe le regaló una de sus sonrisas de ángel caído-. ¿Sabes hablar, no, querida?

– Por supuesto que habla -dijo Brent, y Laura tuvo que morderse la lengua para no soltar una carcajada.

– Sabes, lo que haces es muy hábil -le dijo Jimmy Joe-. Me refiero a cómo hablas, sin mover los labios. Debes de ser una de esas ventrílocuas -se volvió para sonreírle a Brent-. Y éste debe de ser tu muñeco.

– Muchachos, ¿van a pedir algo? -preguntó Snake-. ¿O se van a pasar toda la noche cotorreando?

Brent echó una mirada a Snake.

– A mí tráeme un whisky con hielo, y a Laura un whisky con Seven Up… Johnnie Walker Red, si lo tienes -evidentemente había adivinado que ella no tenía ni idea de lo que quería.

– ¿Y tú, JJ? -preguntó Snake-. ¿Tú y Roy quieren otra ronda de cervezas?

– ¡Por supuesto! -dijo Jimmy Joe.

Laura oyó a Brent suspirar exasperado y le dirigió una sonrisa amable. Luego de que Snake se alejara pesadamente hacia el bar, la puerta de entrada se abrió y una adolescente con jeans holgados y una camiseta pegada al cuerpo entró. La camiseta se estiraba sobre sus pechos pronunciados y dejaba a la vista su vientre plano. Los ojos de todos los hombres se dirigieron al instante a la muchacha. Brent, por lo que vio, fue el primero en apartar la mirada con leve repugnancia.

– Hablando de lo que trajo el gato… -masculló Jimmy Joe, pero tenía una sonrisa de oreja a oreja.

La muchacha recorrió el salón con la mirada y sus ojos se encendieron cuando se posaron sobre Jimmy Joe. Caminó lentamente hasta él, mientras sus pantalones caídos dejaban ver el inicio de sus caderas. Tenía una mirada de asombro, casi de inocencia, en su rostro con forma de corazón. El oscuro cabello marrón colgaba lacio hasta su estrecha cintura. Pero sus ojos, según advirtió Laura, lucían vidriosos, dilatados, y demasiado gastados para una persona tan joven.

– Hola, Jimmy Joe -dijo resoplando, mientras se dejaba caer sobre sus rodillas. Pasó un brazo alrededor de su cuello, apretó la boca contra la suya y procedió a realizarle una amigdalectomía con la lengua.

Laura apartó la mirada, concentrándose en la tabla marcada de una mesa, los carteles de neón de cerveza sobre la pared, la oscuridad más allá de la ventana. En el vidrio vio el reflejo de la pareja que se besaba, como figuras que ondeaban en un sueño. Al mirarlos, sintió la respiración entrecortada y los músculos de su vientre se contrajeron en torno de un sordo dolor.

Jamás había besado a un hombre así, jamás la habían besado entrelazando los labios, los cuerpos y las lenguas de esa manera. Oh, pero cómo había soñado con ello. Hasta cuando besaba a Greg, especialmente en las raras ocasiones en que habían hecho el amor, soñó con besos que se resistían a ser corteses y rehuían el decoro.

Turbada por sus propios pensamientos, apartó la mirada, y sus ojos se toparon con los de Brent. Contuvo el aliento mientras él la observaba. No había expresión alguna en su rostro, pero sus ojos la penetraron, desnudando sus secretos más recónditos. ¿Podía vislumbrar todas aquellas veces que había yacido en la cama con los muslos húmedos mientras soñaba con sus besos?

Como si le respondiera, ella vio un movimiento imperceptible en su garganta cuando tragó, y comenzó a jadear lentamente. La pareja al lado de ellos terminó su beso con el sonido húmedo de bocas que se separan.

Laura arrancó los ojos volviéndolos nuevamente a la ventana, al tiempo que todos sus nervios se estremecían.

– ¿Me extrañaste? -preguntó la muchacha con un ronco murmullo.

– ¿Por qué habría de extrañarte yo a ti, Darlene? -preguntó Jimmy Joe-. Has estado acá toda la noche.

– Sí, pero salí a tomar aire, y me quedé afuera demasiado tiempo.

– ¿En serio? -preguntó Jimmy Joe sin demasiado interés-. Yo ni siquiera me había dado cuenta.

Laura sintió pena por la muchacha, como si fuera ella a quien habían rechazado.

– Supongo que no viste a Bobby mientras saliste a tomar aire, ¿no? -preguntó Jimmy Joe-. Prometió venir esta noche y perder una apuesta en la mesa de pool.

– Pues, estoy segura de que si lo hubiera visto, me habría dado cuenta -contestó Darlene, fastidiada.

Jimmy Joe miró a Brent:

– ¿Qué dices, Zartlich? ¿Quieres jugar una partida de pool, o sólo viniste a empaparte del ambiente?

– A decir verdad -dijo Brent mientras miraba fijo a Laura-, no estoy seguro de lo que hago acá.

– En ese caso -Jimmy Joe apartó a Darlene a un lado y se puso de pie-, ¿por qué no jugamos una partida mientras te decides?

* * *

Capítulo 7

Inclinándose sobre el taco de pool, Brent apuntó la bola tres a la tronera de la esquina, pero en su mente seguía viendo la expresión de Laura mientras observaba el boca a boca que Jimmy Joe le había dado a su noviecita adolescente. Cuando Laura se volvió hacia él con las pupilas dilatadas y una pátina de sudor sobre el cuello encendido, sintió un cortocircuito en el cerebro. En ese momento, quiso poseerla allí mismo, y al diablo con los que estaban a su alrededor.

Con un estruendo salvaje, hundió la bola tres. Sin levantar la vista de la mesa… ya que si miraba a Laura perdería el poco control que le quedaba… caminó alrededor de la mesa para planear el próximo tiro. ¿Cómo podía pensar así de ella? Laura era dulce, decente y recatada en extremo; su noble corazón y su naturaleza generosa la habían llevado a hacerse amiga de un muchacho que el resto del pueblo repudiaba. Sólo por lealtad debía controlar sus pensamientos. Pero no importa cuánto lo intentase, no podía evitar que las imágenes surgieran involuntariamente en su cabeza: imágenes de Laura recostada sobre la mesa de pool delante de él, mientras le hacía un montón de cosas desvergonzadas a su cuerpo.

Centrándose en la bola once, se recordó a sí mismo todos los motivos por los que era imposible sucumbir ni un ápice a ni uno solo de los impulsos que recorrían frenéticamente su cuerpo enardecido. Las mujeres como Laura no hacían el amor con los hombres, salvo que creyeran que la relación terminaría en el matrimonio. Él, por su parte, no tenía ninguna intención de casarse. Jamás. No era una decisión que hubiera tomado a la ligera. Ni una que cambiaría alguna vez. Seducir a una mujer como Laura sería lo mismo que mentir. Lo sabía. Entonces, ¿por qué demonios su cuerpo no obedecía a su cerebro?

Le pegó a la bola blanca con tanta fuerza que la hizo saltar de la mesa.

– Eh, contrólate -Jimmy Joe lanzó una carcajada, al tiempo que atrapaba la bola en pleno vuelo-. Esto es pool, no tiro al plato.

– Es tu turno -apoyándose contra la pared más lejana, Brent tomó su bebida y observó a Laura por encima del borde del vaso. Estaba apoyada sobre una banqueta al lado de Darlene, con el cabello rubio que le enmarcaba el rostro. Aun conservaba el prendedor al cuello que le cerraba la blusa con recato. Había cruzado las largas y sedosas piernas y tenía las manos tomadas sobre la rodilla.

Resopló y sacudió la cabeza. Estaba tan fuera de lugar como un lirio de invernadero en una pila de basura. No podía creer que Laura estuviera siquiera hablando con esa muchacha. Bueno, en realidad, sí. No lo sorprendería si deseara llevar a Darlene de vuelta a casa, asearla y presentarle a algún muchacho respetable del grupo juvenil de la iglesia.

Quería sacudirla, decirle que, por más empeño que pusiera, no podía salvar a todo el mundo. Pero no podía sacudirla, porque si la tocaba, la atraería contra su ingle dolorida, su boca la cubriría y se apoderaría de la suya, y la besaría hasta que ambos terminaran cansados y jadeantes.

– ¡Maldita sea! -Apuró el vaso de hielo derretido y whisky.

En ese momento alguien irrumpió por la puerta de entrada, y un soplo de aire nocturno entró para aliviar a todos.

– ¡Hola JJ! -voceó el recién llegado. Brent alzó la vista y vio al compinche de toda la vida de Jimmy Joe, Bobby-. Espera que te cuente lo que hay afuera en el estacionamiento.

– ¿Te importa? -rezongó Jimmy-. Estoy planeando un tiro.

– Sí, pero debes venir a ver… -Bobby se detuvo cuando vio a Brent-. Puta madre. -En su rostro de chiquillo se esbozó una ancha sonrisa. Con treinta y tres años, Bobby aún parecía el enano de la familia con su cabello rizado color marrón y su nariz respingona-. Hola, Brent. Hace tiempo que no te veíamos por aquí.

– Bobby -Brent hizo un gesto con la cabeza a su vez, mientras hacía sonar los cubos de hielo en su vaso.

– ¡Demonios! -maldijo Jimmy Joe-. ¿No pueden hablar más fuerte, no?

– Sí, claro, no hay problema -dijo Bobby levantando la voz. Miró de nuevo a Brent y sonrió-. Supongo que no tengo que preguntar de quién es -señaló con la cabeza hacia el estacionamiento para indicar el Porsche.

– Supongo que no -Brent sonrió, y aunque reconoció para sí que era inmaduro, se sintió invadido por la placentera emoción de ser propietario.

– ¡Mierda! -dijo Jimmy Joe, errando el tiro. Enderezándose, miró furioso a Bobby:

– ¿Te importa decirme qué era tan importante para quebrar mi concentración?

– Nada -Bobby le guiñó el ojo a Brent-. Sólo una vieja carcocha que vi en el estacionamiento.

– ¿Entonces puedes hacer el favor de cerrar el hocico mientras jugamos al pool?

– No, sigue adelante, Jimmy Joe.

– Oye, Bobby -Darlene se enderezó sobre su banqueta y sus pechos se irguieron.

– Sí, eh… -Bobby escudriñó todo lo que había en el salón excepto a Darlene-. Hola.

– Jimmy Joe me estaba preguntando si te había visto -se estiró hacia atrás, apoyándose con los brazos sobre el bar, mientras giraba sus piernas cruzadas-. Cuando salí, sabes… a tomar aire.

– ¿Ah, sí? -Bobby se movió nerviosamente, y no hubo duda de quién había estado en el asiento trasero del auto cuando Laura y Brent habían llegado-. ¿Qué le dijiste?

– ¿Qué crees?

Los ojos de Bobby revolotearon de Jimmy Joe y Brent a la mesa de pool:

– Oigan, yo juego a ganador.

Sacudiendo la cabera, Brent volvió a concentrarse en el juego. Mientras le durara esta racha, no tendría que sentarse junto a Laura. Si no se sentaba al lado de ella, o le hablaba, o la miraba demasiado, podía convencer a sus hormonas de que guardaran la calma.

Laura advirtió que Brent había tenido razón: el lugar había estado vacío cuando llegaron porque era temprano. A medida que avanzaba la noche, las mesas alrededor de la pista de baile comenzaron a ocuparse. El aire se cargó de humo mientras una melodía lánguida y triste gemía en la máquina de discos. La mayoría de los clientes eran hombres de diferentes edades que parecían venir a beber cerveza y a quejarse de sus mujeres. Aun así, cada tanto entraba una pareja. Algunas hasta se aventuraban a la pista de baile.

Observó con añoranza mientras una pareja se mecía al compás de una melodía de Garth Brooks. Había deseado bailar con Brent esta noche, y tal vez lo habría hecho si se hubieran quedado en el club de campo. Entonces podría haber bailado y hablado con él durante toda la velada.

En lugar de ello, habían venido aquí.

Y Brent había jugado al pool.

No debía sentir rencor… ya que venir a Snake’s había sido idea suya, pero Brent le había sido indiferente toda la noche. No, era más que indiferencia; la había evitado. Quería preguntarle si estaba enojado, pero no lograba captar su atención lo suficiente ni siquiera para eso.

– Oye, cariño -le voceó Snake-, ¿deseas otro whisky?

Laura echó un vistazo a los solitarios cubos de hielo en su vaso. Sin otra cosa que hacer que sentarse sobre la banqueta y hablar con Darlene, que no hablaba de otra cosa que de borracheras y muchachos, o sentarse con Roy, que no hablaba en absoluto, Laura temió haber bebido ya demasiados whiskys con Seven Up.

– No, gracias -dijo-. Creo que me daré una vuelta por el baño de damas.

Al descender de la banqueta, sintió que el piso se movía bajo sus pies, y decidió que definitivamente había bebido demasiado. Caminando con cuidado, se abrió paso hasta el baño, donde se quitó el camafeo que llevaba prendido al cuello y se desabrochó algunos botones de la blusa. Sofocada y con calor, presionó una toalla húmeda de papel sobre la garganta y observó su reflejo en el espejo. Con razón la ignoraba Brent. Al lado de Darlene, era casi invisible.

Buceando en la cartera, encontró un poco de rubor y un color más oscuro de lápiz labial. Se peinó el cabello pero decidió que lograba un efecto contrario al que deseaba. Por lo que se inclinó hacia delante para peinarlo al revés. Al arrojar la cabeza hacia atrás y volverse a enderezar, sintió que el cuarto giraba a su alrededor. Se aferró del lavamanos, riéndose mientras recuperaba la estabilidad. Un vistazo al espejo reveló que se había librado de la palidez, aun si estaba un poco mareada. Y por si acaso lo anterior no fuera suficiente, se arremangó las mangas, se desabrochó un botón más para mostrar el comienzo del escote, y se dirigió de nuevo al bar.

Conseguiría que Brent le prestara atención, de un modo o de otro.

– Oye, linda.

– ¡Oh! -pegó un respingo cuando Jimmy se interpuso en su camino-. Me asustaste.

– Pues es lo último que querría hacerle a una cosita linda como tú -apoyando un brazo contra la pared del estrecho pasillo, su mirada la recorrió de arriba abajo-. Ciertamente, lo último que querría hacerte.

Su absoluta insolencia la hizo sonreír.

– Si buscas a Darlene, está en el bar.

– ¿Por qué habría de buscar a una muchachita cuando tengo a una mujer hermosa parada delante de mí? -se inclinó hacia delante para rodearle la cintura. El hedor de mugre y sudor penetró bruscamente sus fosas nasales-. ¿Qué te parece si frotamos nuestros vientres sobre la pista de baile? ¿Sabes? La hebilla de mi cinturón pide a gritos que le saquen brillo.

Si cualquier otra persona la hubiera invitado a bailar de una manera tan grosera, le habría dirigido una mirada glacial y se habría marchado. Pero Jimmy Joe tenía una manera de sonreírle a una mujer directamente a los ojos, haciendo que la propuesta sonara más a un cumplido. Por una fracción de segundo, pensó en bailar con él; luego se rió:

– No, mejor no.

– ¿Por qué te empeñas en partirme el corazón de esa manera?

– Porque, señor Dean, a pesar de todo su encanto, tengo la clara impresión de que Brent no le tiene en gran estima.

– En realidad -Jimmy esbozó una amplia sonrisa-, Brent no puede ni verme. Motivo justamente por el cual deberías bailar conmigo.

– Eso -dijo ella- no tiene ningún sentido.

– Por supuesto que sí, dado que está prácticamente haciéndolo con mi dulce Darlene sobre la mesa de pool allí dentro.

Laura apartó la vista de Jimmy Jo, la dirigió a la mesa de pool, y sintió que la sangre se le congelaba en las venas.

Brent tenía una mano apoyada sobre la mesa de pool y la otra pegada con firmeza en la mitad de la espalda de Darlene, mientras ésta lo atraía hacia delante. Mientras sucedía todo esto, rogaba que si la idiota perdía el equilibrio, tuviera la sensatez de soltar los dientes de su labio interior. Tuvo que admitir que era más rápida de lo que parecía. Y más fuerte, agregó, con la pierna de ella envuelta alrededor de su cintura.

– Mmm -ronroneó, y lentamente soltó su labio. Su cabeza se echó hacia atrás y se incorporó sobre el borde de la mesa de pool-. Eso fue sensacional.

– Escucha, mi amor… -intentó desenredar sus brazos de alrededor de su cuello-, me halaga, de verdad, pero…

– ¿Qué pasa? -hizo un mohín mientras entrelazaba los tobillos alrededor de su espalda y frotaba la entrepierna contra la suya-. ¿No te gusta hacerlo?

– Me encanta hacerlo, pero no con niñitas que acaban de dejar los pañales.

– Soy lo suficientemente grande -insistió ella, y sus ágiles dedos atacaron los botones de su camisa-. Lo suficientemente grande como para saber un montón de cosas. ¿Quieres que te enseñe?

– En realidad, no -tomó sus muñecas y las sostuvo con fuerza lejos de su pecho. Apestaba a humo rancio y cerveza-. Por si no te diste cuenta, estoy con otra persona. Así que lárgate y ve a practicar tus mañas con alguien que las aprecie. Como Jimmy Joe.

– No puedo -sus ojos saltaron traviesos-. Jimmy Joe se vuelve intratable si lo molesto cuando está ocupado. Y en este momento está muy ocupado… bailando con tu amiga.

Brent giró la cabeza bruscamente hacia la pista de baile y se quedó helado. Laura estaba encerrada en los brazos de Jimmy Joe, el ser más despreciable que haya contaminado jamás a Snake’s con su presencia. Sus cuerpos se rozaban del hombro a la rodilla mientras se mecían al ritmo inmortal de Patsy Cline. Laura se retorció al principio, le pareció, para establecer una distancia respetable. Luego la pareja giró y Laura quedó frente a él. Por un instante, se quedó inmóvil. Pensó que había percibido su mirada de advertencia, pero debió de equivocarse. Cuando se quiso dar cuenta, había moldeado su cuerpo al de Jimmy Joe como si hubiera aprendido de Darlene.

La mano de Jimmy Joe se movió hacia abajo para ahuecar sus nalgas. Brent supo cuál fue el instante en que el hombre sintió el portaligas debajo de la falda de Laura. La mano de Jimmy Joe quedó inmóvil, levantó la cabeza, y una enorme sonrisa apareció en su rostro.

La furia estalló en su cabeza, cegándolo con el calor de la ira, mientras avanzaba brutalmente hacia la pista de baile.

Laura gritó cuando Brent se lanzó sobre Jimmy Joe, golpeándolo contra la máquina de discos. La música se cortó con un tosco chillido y Jimmy Joe se deslizó al piso, sacudiendo la cabeza para despejarse.

Horrorizada, fijó la mirada en Brent, parado encima de Jimmy Joe con los puños crispados:

– ¡Brent! ¿Qué haces?

– Levántate -aulló Brent al hombre tendido.

– No -gritó Laura, corriendo al lado de Jimmy Joe-. No te muevas hasta que sepamos si estás herido.

– Cálmate, cariño -le dijo Jimmy Joe, aunque sus ojos nunca se apartaron de los de Brent-. Nosotros, los hombres, tan sólo vamos a discutir un poco acerca de los derechos territoriales. ¿No es cierto, amigo?

– ¡En mi salón, no! -gritó Snake desde el otro lado del bar. Laura sintió una oleada de alivio que alguien del tamaño de Snake estuviera allí para poner coto a este disparate. Pero para su horror, el dueño del bar les hizo señas hacia la puerta-. Si tienen ganas de romperse el cráneo, chicos, pueden ir afuera.

Laura miró a Brent boquiabierta cuando éste le pateó las botas a Jimmy Joe:

– ¿Te vas a quedar toda la noche acostado, machito? ¿O vas a dejar que te rompa la cara?

– Sólo estoy juntando fuerzas -Jimmy Joe rodó lentamente hasta quedar en cuclillas, como si apenas se pudiera mover. Luego se abalanzó sin previo aviso hacia la cara de Brent.

Brent lo esquivó y embistió a su rival con un sólido puño en la barriga. Jimmy Joe se tambaleó hacia delante, tomando a Brent en la cintura con el codo. Con un gruñido de dolor, Brent descargó un doble golpe de puño en la mitad de la espalda de Jimmy Joe, arrojándolo de cara a la pista de baile.

– ¡Basta! -gritó Laura cuando Jimmy Joe se apuró para ponerse de pie. Snake se acercó con un bate de béisbol, y toda la gente en el bar se paró de un salto. La mitad de los hombres parecían listos para comenzar a pelear, y las mujeres parecían ansiosas por animarlos. Laura se interpuso entre los dos combatientes-. No me voy a cruzar de brazos mientras se comportan de una manera tan infantil.

Brent la miró fijo como si estuviera loca:

– Si no quieres que lo muela a golpes, ¿por qué demonios empezaste esto?

– ¿Por qué lo empecé yo?

– Mierda, Brent -Jimmy Joe soltó una carcajada-. ¿No saben nada estas mujeres de ciudad?

– ¡Tú! -ella señaló un dedo al rostro de Jimmy Joe-. No te metas.

– Lo que digas, cariño. Pero si no quieres ver una pelea, debes quedarte con el tipo que te trajo.

– ¿Qué se supone que es eso? ¿Algún tipo de credo machista? -dijo bruscamente-. Además, que yo sepa, tú no hiciste ningún escándalo cuando tu pareja se besó con Brent.

– ¡Diablos! Darlene no es mi pareja. Y aunque lo fuera, no me puedo enfurecer cada vez que se pone en celo. Vaya, todo el condado sabe que se abre de piernas para cualquiera.

Por un instante, Laura se quedó mirándolo, no creyendo del todo lo que había escuchado. ¿Cómo pudo pensar que este estúpido ignorante era atractivo? Se volvió a Brent y dio un paso al costado:

– Pégale.

Brent tomó envión con el puño.

– Dije… -Snake se interpuso entre los dos hombres-… que se arreglen afuera.

– Yo tengo una idea mejor -intervino Bobby. Cuando todos los ojos se volvieron hacia él, sonrió-. ¿Por qué no arreglamos esto en la Hondonada del Ahorcado?

Brent echó un vistazo a Jimmy Joe, y los ojos se le iluminaron.

– Si te interesa, yo, encantado.

– ¿Estás bromeando? -dijo Jimmy Joe, como si le acabaran de cumplir el sueño de su vida. Cuando Brent asintió, JJ se frotó las manos-. Mierda, muchachos, ¿qué esperan?

Laura se puso de pie confundida, mientras todo el bar enfilaba hacia la salida.

– Busca tu cartera -dijo Brent mientras también él se dirigía a la salida.

– Espera un segundo -se aferró a su brazo-. ¿Por qué vamos a la Hondonada del Ahorcado? ¿Qué tienen pensado hacer?

– Vaya, nada más que ajustar cuentas de acuerdo con una tradición masculina y que se remonta a tiempos inmemorables, por supuesto.

– ¿Se puede saber cuál es?

– Carreras callejeras.

* * *

Capítulo 8

– Está bien, Laura, aquí te bajas tú -dijo Brent al detener el vehículo en la mitad de la carretera.

– ¿Qué? -Laura se volvió para mirarlo.

– Ya llegamos -hizo un gesto a la oscuridad que los rodeaba, y ella advirtió que habían llegado a la Hondonada del Ahorcado. A ambos lados de la carretera, el convoy que los había seguido desde el bar estacionó sus camiones… el sonido de los motores y el olor del humo de los escapes rompió la monotonía de la noche, al tiempo que sus faros iluminaban los restos carbonizados del árbol del ahorcado.

– Laura -dijo Brent, tocándole el brazo-, ¿me oíste? Quiero que esperes aquí hasta que termine la carrera.

Ella miró su rostro, sórdidamente iluminado por los faros, y sintió náuseas. Si lo perdía de vista por un segundo, se estrellaría y moriría. No sabía de dónde se le había ocurrido esa idea, pero estaba convencida de ella en lo más profundo de su ser.

– Yo voy.

– No seas ridícula -se rió-. Esto no es un paseo dominguero. Las cosas se pueden poner peligrosas.

– Justamente -dijo ella, tragándose el temor. Si se quedaba con Brent, manejaría con mayor cuidado. Y si no lo hacía, ella estaría allí para ayudarlo-. Yo iré contigo.

– ¡Eh! -gritó Jimmy Joe, arrimándose en un Mustang Vintage color rojo. A su lado, Darlene daba saltitos, haciendo que el Mustang se meciera como un caballo de carrera que aguardaba para salir disparado de las puertas de salida-. ¿Estás listo para que te dé una buena paliza?

– Cuando tú y ese pedazo de chatarra quieran intentarlo -le gritó Brent a su vez.

Mientras los dos hombres discutían sobre el recorrido, Laura fijó la mirada en la oscuridad que se abría ante ella. No podía creer lo que estaba haciendo. Seguramente morirían todos… pero por nada en el mundo dejaría a Brent solo. Jimmy Joe y él se lanzaron algunas provocaciones más, y Brent se volvió hacia ella:

– ¿Estás segura de lo que haces?

– Completamente -sus dedos se aferraron al apoyabrazos.

– Está bien -suspiró-. Tan sólo asegúrate de tener abrochado tu cinturón de seguridad.

Lo observó abrocharse su propio cinturón, y luego se aferró con una mano al volante y con la otra a la palanca de cambio. Jamás lo había visto tan decidido, tan peligroso. Provocándole tanta excitación.

Bobby, que había llegado con Jimmy Joe, descendió en el medio de la carretera y levantó ambos brazos. Detrás de él cruzaba un puente angosto conocido como el Puente de los Suspiros, por los fantasmas de los ahorcados que supuestamente vivían debajo. A ambos lados se levantaban pilotes de cemento, impidiendo que más de un auto cruzara el puente por vez. Quien tomara la delantera la mantendría hasta llegar al otro lado. ¿Pero qué sucedería si ambos autos llegaban al puente al mismo tiempo? Los gritos a los costados de la carretera se volvieron ensordecedores. Oh, Dios. Laura se aferró con fuerza en el apoyabrazos. Moriremos todos.

Bobby dejó caer las manos. La cabeza de Laura golpeó hacia atrás con fuerza en el instante en que el Porsche salió disparado, tomando la delantera. Cruzó el puente a toda velocidad y quedaron sumidos en la más densa oscuridad. El camino subía y bajaba, se torcía y se curvaba, y ella sintió que se zarandeaba de un lado a otro. Echó un vistazo hacia atrás, y vio los faros del Mustang.

– ¿Hasta dónde vamos? -gritó por encima del ruido.

– Alrededor de la granja de Simmons y de vuelta al árbol del ahorcado. El que cruza el puente primero gana -echó una mirada en el espejo retrovisor y los faros de Jimmy Joe iluminaron sus ojos-. Intenta pasarme, hijo de puta -hizo un movimiento brusco con el volante para cortarle el paso al otro auto.

Laura gritó mientras se caía encima de Brent.

– ¿Estás bien? -gritó, soltando la palanca de cambio para sujetarla.

Ella levantó la mirada y vio el brillo en sus ojos cuando volvió a concentrarse en la carretera:

– Lo estás gozando -gritó por encima del viento que azotaba su cabello sobre el rostro.

– Sí, maldita sea, ¡lo estoy gozando! ¿Sabes hace cuánto le quiero ganar a ese animal bruto en una carrera callejera? No es que pudiera hacerlo en esa carcacha desvencijada que solía manejar.

Volvió a girar bruscamente el volante para cortarle el paso al Mustang. Luego la carretera se enderezó, y Jimmy Joe viró a la banquina de grava. A medida que el Mustang los alcanzaba, los neumáticos lanzaron por el aire tierra y piedras. Con espanto, Laura vio que Darlene se inclinaba fuera de la ventanilla, moviendo los brazos y riéndose mientras provocaba a Brent con imprecaciones obscenas.

Laura echó un vistazo hacia delante, donde el camino se estrechaba para iniciar otra serie de curvas:

– Oh, Dios, te quiere cortar el paso.

– ¡Ni mierda! -Brent apretó el acelerador a fondo, forzando al Porsche a transitar la delgada línea entre velocidad y falta de control. Al ver el gesto decidido de su mandíbula, algo se movilizó dentro de Laura: una veta competitiva que jamás había advertido. Por más estúpida e infantil que fuera una carrera callejera, Brent quería ganarla desesperadamente, y en ese momento ella lo deseaba tanto como él. Sólo por esta vez quería que el niño inadaptado se sobrepusiera al cabecilla más popular.

Pero el deseo por sí solo no podía lograrlo. Jimmy Joe arrojó su auto de costado, y Brent frenó para que su auto no recibiera un golpe de refilón. En medio de una nube de grava y polvo, el Mustang tomó la delantera. Brent se movió de un lado a otro hasta que halló un espacio y se lanzó hacia delante sobre la curva que los llevaría alrededor de la granja Simmons y de vuelta al Puente de los Suspiros. Sobre una cuesta que descendía, el Mustang volvió a ganar, terreno agresivamente. Mientras se disputaban la delantera, Laura advirtió que el Porsche estaba mejor preparado para manejar las curvas, pero el auto más pesado lo superaba en las rectas.

La competencia era pareja al acercarse a la línea de llegada, cuando Brent echó un vistazo a su espejo retrovisor y maldijo.

– ¿Qué? -Laura se dio vuelta. Luces centelleantes aparecieron detrás y oyó el tenue ulular de una sirena. Volvió a enderezarse y miró fijo hacia delante. No iba a morir esta noche… ¡iba a ser arrestada! Su padre tendría que pagar una fianza para sacarla de la cárcel. Todo Beason’s Ferry se enteraría cuando lo leyeran en el diario la semana siguiente: hija de doctor arrestada por actividades ilícitas en automóvil, o por imprudencia riesgosa, o como lo llamaran. En cualquier momento, Brent se detendría al costado de la carretera, les pondrían las esposas y se los llevarían arrestados.

Sólo que Brent no redujo la velocidad. Pisó el pedal para acelerar aún más.

– ¿No vas a detenerte? -gritó ella por encima del ruido.

– ¿Estás loca? -le dirigió una mirada de incredulidad.

– Pero está el segundo del sheriff justo atrás -le dio el beneficio de la duda, por si no lo había visto.

– ¡Sí, lo sé! -derraparon de costado en otra curva, y Jimmy Joe recibió una lluvia de grava encima-. Esperemos que no esté manejando uno de los vehículos nuevos preparados para persecuciones a gran velocidad.

– ¿Y si es así?

Brent no respondió. Sus ojos se clavaron en algo que tenía adelante. Ella siguió el recorrido de su mirada hasta el Puente de los Suspiros, con sus macizos postes de seguridad.

– Oh, mi Dios -por el rabillo del ojo, vio la trompa del Mustang rojo. Ambos autos rivalizaban por ir aún más rápido.

– Vamos, nena, vamos, nena -gritaba Brent, mientras avanzaban a toda velocidad hacia la línea de llegada. El Mustang intentó recuperar la punta, pero Brent se aferró al volante, rehusándose a ceder el paso. Laura se dio cuenta de que Jimmy Joe iba a chocar contra los postes de cemento antes que perder la carrera. Brent iba a ganar, pero Jimmy Joe y Darlene iban a morir.

– ¡No! -gritó y se tapó los ojos al tiempo que se arrojaban sobre el puente.

– ¡Sí! -gritó Brent triunfalmente.

Cuando no advirtió ningún accidente, levantó la mirada:

– ¿Qué sucedió?

– ¡Gané! -rió Brent, acercándose a la Hondonada del Ahorcado del otro lado del puente. Una ovación sacudió a los hombres que seguían esperando parados sobre el capó de sus camionetas. Echó un vistazo atrás y por poco queda enceguecida por los faros de Jimmy. Al menos había sido lo suficientemente cuerdo como para frenar en lugar de chocar.

Siguieron avanzando a través de algunas curvas y vueltas, intentando dejar atrás al patrullero.

– Agárrate -gritó Brent, y un instante después, apagó los faros. El auto tambaleó hacia el costado, saliéndose del camino asfaltado hacia un camino de grava.

Laura giró justo a tiempo para ver el auto del sheriff pasar a toda velocidad pisándole los talones al Mustang de Jimmy Joe. Mientras Brent avanzaba lentamente hacia adelante a través de las tinieblas, una sensación de alivio le recorrió el cuerpo tenso por la adrenalina. Deslizándose hacia abajo, apoyó la cabeza sobre el respaldo. Sus ojos se cerraron y su cuerpo comenzó a agitarse en convulsiones de risa.

Las carcajadas la sacudieron hasta que le dolieron las costillas. Después de un rato, sintió que el auto se detenía. El motor se apagó. La noche la envolvió con su silencio. Riendo aún, se secó las lágrimas de las mejillas y abrió los ojos. El cielo era un gran arco encima de ellos, de un infinito azul, salpicado de una abundancia de estrellas luminosas. Hace un instante, había estado al borde de la muerte. Y sin embargo jamás se había sentido tan viva.

Al oír la risa de Brent, se volvió hacia él. Él también se había deslizado para descansar la cabeza sobre el respaldo del asiento. Luego la miró. Sus ojos se encontraron. Su risa se apagó.

Durante unos instantes que parecieron eternos, simplemente fijó su mirada en sus ojos, su rostro, su cabello. Ella contuvo el aliento al tiempo que su corazón detuvo la marcha para comenzar a latir con fuerza en su pecho, y anheló que cerrara la brecha que los separaba.

Lo deseaba tanto que temió estar soñando cuando él se inclinó hacia delante de modo que su cuerpo se irguió encima de ella. Ahuecó la parte de atrás de su cabeza en su mano, y su cara tapó el cielo. Sintió su aliento y el calor de su cuerpo, y anheló la sensación de su boca sobre la suya.

El beso, cuando finalmente sucedió, fue un susurro contra sus labios al tiempo que él se acercaba y retrocedía. Por favor, le suplicó con la mirada. Por favor, bésame como anhelo ser besada.

Un gemido gutural se escapó de su garganta, y toda suavidad desapareció. Su boca cubrió la de ella, moviéndose, probando, saboreando. Su lengua imploró entrar, y ella abrió la boca por voluntad propia, irguiéndose para ir a su encuentro. Desabrochando con torpeza su cinturón y luego el de ella, liberó sus cuerpos para moverse y entrelazarse. Las manos de él recorrieron su espalda, sus costados, sus pechos. Los botones de su blusa se abrieron, al igual que el broche delantero de su corpiño.

Cuando ahuecó sus manos alrededor de sus pechos desnudos, ella arqueó la espalda hacia arriba. Desesperada por sentir su piel, desabrochó con desesperación los botones de su camisa, y luego enterró los dedos en la tibia mata de vello que cubría su pecho. Sintió sus músculos tensos y duros a medida que la atraía hacia sí.

La pierna de ella chocó contra la palanca de cambio; el codo de él se dio contra el volante. Reprimiendo una maldición, estiró la mano al lado del asiento de ella. El asiento se inclinó lentamente al tiempo que él la presionaba hacia atrás. Con los dedos hundidos en su cabello, él le besó el cuello, y luego su boca se desplazó hacia abajo. Tomó la aureola erecta de su pezón con suavidad entre los dientes. Un escalofrío la recorrió y él procedió a apaciguar la carne con la lengua. Hipnotizada por la luz de la Luna, observó cuando su boca se cerró sobre un duro pezón. Sí, gimoteó, y se dio cuenta de que el sonido provenía de un lugar recóndito dentro de sí. Necesitaba que él la acariciara. En cualquier lado. En todos lados.

La mano de él se deslizó hacia abajo, debajo de su falda y volvió a subir.

– Oh, Dios -gimió él al tocar la piel desnuda por encima de sus medias con ligas. Comenzó a respirar, jadeando entrecortadamente al apoyar su frente sobre los pechos de ella-. ¿Siempre llevas esto?

– ¿Qué? -ella respiró, sin poder pensar. Apretó los muslos para calmar el dolor. Le pasó los dedos entre el cabello, y anheló volver a sentir su boca.

– Las medias con ligas -dijo con voz ronca, mientras se movía hacia delante para sostenerse por encima de ella. En la oscuridad, sus ojos acariciaron su rostro-. ¿Siempre llevas medias con ligas?

– Sí. Yo… son muy cómodas y… no siento tanto calor con ellas.

Una sonrisa iluminó su rostro:

– ¿Sientes menos calor ahora con ellas?

Sus ojos se agrandaron al darse cuenta de lo que había dicho. Pero luego él tomó su boca besándola con ferocidad. Debajo de su falda, la mano de él se deslizó por encima de su muslo, provocando un estremecimiento en los músculos y un hormigueo en la piel. Se movió, sin saber si quería más o menos hasta que el deseo que sentía se transformó en algo irracional, como una bestia que luchaba por escapar. Gimoteó asustada de la sensación misma que deseaba obtener.

– Calma -le susurró él en el oído, al tiempo que su mano se abría paso debajo de su ropa interior húmeda al núcleo de su ardor.

– Oh, Brent… vamos… por favor… -quería decirle que jamás había sentido esta urgencia de sensaciones. Pero su dedo presionaba dentro de ella, y perdió toda capacidad del habla.

Lanzó un grito ahogado mientras él la frotaba, con estocadas lentas y seguras, y sus piernas se abrieron, acogiendo sus dedos. Cuando su pulgar encontró el capullo sensible, el mundo estalló a su alrededor; como un martillazo de vidrio, se sintió embestida por un ramalazo de placer que se fragmentó hacia afuera. Se arqueó, asombrada, y luego quedó suspendida durante un instante eterno antes de descender lentamente a la tierra.

Cuando abrió los ojos, vio que él se había echado hacia atrás. Con la mano aún bajo su falda, tocándole las partes íntimas, su cuerpo se había vuelto completamente inmóvil. Las sombras ocultaban el rostro de Brent, pero ella advirtió su mirada despavorida.

Al instante, desapareció. Se abalanzó fuera del auto, y ni siquiera se tomó la molestia de cerrar la puerta. Ella permaneció recostada un momento con la blusa abierta, y las piernas apartadas. La brisa fresca le rozaba la piel, y la calaba hasta los huesos.

Avergonzada, se apuró por acomodarse la ropa. Las manos le temblaban mientras se abrochaba la blusa. Sabía muy poco de sexo, pero era evidente que algo había hecho mal. Sólo que no advertía lo que había sido. Si hubiera sido Greg, jamás se hubiera detenido tan bruscamente, al menos no antes de quedar satisfecho. No es que fuera un amante egoísta, pero era, bueno, inepto. O al menos eso había pensado. Tal vez la inepta era ella. Debía de ser ella. ¿Por qué otro motivo se había prácticamente escapado Brent del auto para alejarse de ella?

Enderezó el asiento y arriesgó una mirada hacia atrás. Estaba parado a pocos metros, y su silueta se recortaba contra el cielo nocturno; tenía la espalda rígida y los puños cerrados a sus lados. Sus hombros se estremecían mientras daba grandes bocanadas de aire. Levantó una mano para limpiarse el rostro, pero se detuvo en seco para tomar la mano delante de él como si estuviera horrorizado.

Sintió otra oleada de humillación al advertir que ésa era la mano que la había estado tocando unos minutos atrás. Él cerró el puño con fuerza y lo dejó caer a su lado. Sin decir una palabra ni dirigirle una mirada, se apartó del auto, se detuvo y dio la vuelta.

Estaba regresando. Ella se apuró para acomodarse la falda debajo de las piernas, e intentó adoptar una actitud indiferente. El corazón le latía con fuerza cuando él entró y cerró la puerta. Del rabillo del ojo, advirtió que tenía la mirada clavada frente a él, y se negaba incluso a mirarla.

– Yo… este… -carraspeó-. No fue mi intención que eso sucediera.

– ¿No? -preguntó, y luego se estremeció por lo absurdo de su propio comentario. ¿Debía disculparse? ¿Pero por qué? Ni siquiera sabía qué había hecho mal… más que excitarse como nunca antes en su vida. Ni siquiera sabía que podía ser así. Como una explosión que estallaba dentro de ella y se propagaba hacia fuera en una serie de ondas vibrantes. Había pensado que las mujeres que hablaban de orgasmos estaban exagerando.

No estaban exagerando. En todo caso, se quedaban terriblemente cortas. ¿Cómo podía disculparse por sentirse así, cuando quería desesperadamente agradecerle?

Él abrió la boca como para decir algo, pero la volvió a cerrar. Luego de un momento, suspiró y echó a andar el motor.

Regresaron de vuelta a casa sumidos en un atroz silencio. Cuando se detuvieron frente a su casa, ni siquiera podía mirarlo. Quería precipitarse fuera del auto y correr adentro, pero Brent había vuelto a jugar el rol de caballero. Tomó su saco del asiento trasero, y luego dio la vuelta para abrirle la puerta. Después de acompañarla a subir los escalones de la entrada, se volvió hacia ella.

– Laura… yo… -hubo otro silencio incómodo mientras ella esperaba. Sintió que las piernas le temblaban, y cuanto más tiempo estaba de pie, menos fuerza tenían. Si sólo le diera el saco, podía correr adentro y esconderse.

En cambio, hizo un esfuerzo por sonreír y encoger los hombros con una actitud despreocupada.

– Oye, no fue para tanto, ¿sí? -con una rápida ojeada, vio que él contraía las facciones como si estuviera confundido u… ¿ofendido? Suspiró, derrotada-. Tal vez lo mejor sea hacer de cuenta que lo de esta noche nunca ocurrió.

Él lanzó una risa triste:

– ¿Qué te parece si hacemos de cuenta que el día entero nunca ocurrió?

Ella sintió una puntada de dolor al pensar que su regreso había sido tan desagradable, y que había sido ella quien lo había persuadido de volver.

– Lo siento… -dijo-, por todo.

– No, Laura, no te sientas así… -exhaló bruscamente-. La verdad es que no estuvo tan mal.

Ella encontró el valor para mirarlo, para intentar determinar qué partes lamentaba y cuáles, no.

Una sonrisa tibia asomó en las comisuras de sus labios. Era la sonrisa que recordaba de la juventud compartida. Su sonrisa especial de amigo.

– Aunque más no sea, me encantó volver a verte.

Ella se sonrojó, más de vergüenza que de placer, pues definitivamente la había visto.

– Gracias.

– De nada -su sonrisa se tornó divertida. Sólo que ella no quería divertirse, jamás lo había querido, a decir verdad. Las bromas entre ellos siempre habían sido un escudo, y se sintió demasiado agotada como para ceñírselo ahora.

– ¿Entonces podemos seguir siendo amigos? -preguntó, con dolor en la garganta.

– Por supuesto -le extendió el saco.

Hubo algo en su gesto que le estrujó el corazón. Tomó el saco con el crisantemo marchito y sintió un hormigueo en los ojos.

– ¿Estarás en el festival de recreación histórica, mañana?

– No, yo… -apartó la mirada, fijándola en dirección a la autopista-. Me marcho a primera hora mañana.

– Oh, pues, entonces supongo que ésta es la última vez que nos vemos.

– Sí.

Ella se volvió hacia la puerta pero se detuvo con la mano en el picaporte. En todos sus sueños de la infancia, sus citas con Brent siempre terminaban de la misma manera: aquí, en los escalones de entrada, él la tomaba en sus brazos y la besaba con ternura. Luego le sonreía y le decía:

– Que tengas dulces sueños, amor mío.

Ella se sonrojaba de placer y decía:

– Siempre es así… cuando sueño contigo.

– Entonces, hasta mañana -decía él-. Te veré en tus sueños.

Sólo que ahora, en el mundo real de los adultos, no lo volvería a ver mañana. Tal vez no lo vería nunca más. Tragó saliva y con una sonrisa forzada dijo:

– Buenas noches, Brent. Cuídate.

– También tú.

Ella se apuró por entrar, antes de que se le saltaran las lágrimas. Por un largo instante, se quedó parada con la espalda apoyada contra la puerta, mordiéndose el labio mientras oía sus pisadas. Finalmente las oyó, seguidas por el sonido de la puerta de su auto que se cerraba con fuerza. Y luego el auto se alejó.

Anteriormente, había dicho que toda mujer necesitaba una noche en la vida de la cual arrepentirse. Y sin embargo, a pesar de todo, a pesar del dolor en el estómago y las lágrimas que se derramaban por sus mejillas, sabía que jamás se arrepentiría de su única noche con Brent.

* * *

Capítulo 9

El timbre de un teléfono sonó repetitivamente en sus oídos. Aturdido por el sueño, buscó a tientas en la mesa de luz para apagar el reloj despertador. En lugar del reloj, su mano chocó contra el teléfono. Tomó el aparato y lo acercó a su oreja.

– Hola -masculló.

– ¿Brent?

– ¿Hmmm?

– Cielos, Michaels, son las diez de la mañana. Levántate ya mismo, huevón.

– ¿Connie? -parpadeó un par de veces, intentando quitarse el sueño de encima, y enfocó la mirada en los números digitales de su reloj despertador. Sólo que su despertador no estaba en la mesa donde debía estar. Nada estaba donde debía estar.

Con la voz de su productora que le martillaba en el oído, echó un vistazo a la habitación. Las cortinas con volados y los pintorescos adornos campestres le trajeron a la memoria la noche anterior con todos sus detalles escabrosos.

Se hallaba en Beason’s Ferry. Anoche había llevado a Laura Beth Morgan a Snake’s Pool Palace, la había emborrachado con whisky, y había intentado tirársela en el asiento delantero de su auto.

Rezongando, se cubrió la cara. Imágenes eróticas de ella retorciéndose bajo sus suaves caricias excitaron su memoria. Antes de que las imágenes pudieran excitar también su cuerpo, bajó la mano. Pero nada podía acallar el eco de sus palabras de despedida: Tal vez lo mejor es hacer de cuenta que lo de esta noche nunca ocurrió.

No es que se lo reprochara. Se había comportado como un adolescente dominado por sus hormonas, olvidando el significado de palabras como moderación y respeto, al momento de sentirse excitado. Sólo el haberse comportado así era humillante. Que se hubiera comportado así con Laura, lo más cercano que tenía a una amiga de la infancia, era inconcebible.

– Michaels, ¿me estás escuchando? -le ladró su productora en la oreja.

– No -giró sobre la espalda, y dejó caer el antebrazo sobre los ojos-. Cielos, Connie, ¿acaso no me puedo ir un solo fin de semana sin que me tengas que rastrear hasta encontrarme?

– No cuando irte significa que tu cara aparece estampada en otro noticiario.

– ¿Qué? -su modorra se desvaneció en el acto. ¿Se habrían enterado de la carrera callejera?

– En realidad, KTEX no mencionó tu nombre, gracias a Dios. Todo lo que dijo el conductor, de manera capciosa, fue que “un hombre oriundo de Houston se donó como premio en un show de Juego de Citas para recaudar fondos en un pequeño pueblo”. Si el camarógrafo no te hubiera filmado de pie en la plaza con la soltera ganadora, ni siquiera yo me habría enterado de que eras tú.

– Ah, eso -suspiró, aliviado. Al menos no había arruinado la reputación de Laura en la comunidad. Aún.

– ¿A qué te refieres con “Ah, eso”? -la voz de Connie subió varios decibeles-. Hubo tres televidentes que llamaron para preguntar si te ibas de KSET. Y como si fuera poco, ¡el director del informativo de KTEX llamó para preguntar inocentemente por qué mi reportero más popular estaba participando de un ardid publicitario sobre el que nosotros ni siquiera estábamos informando!

– Dame un respiro, Connie -incorporándose, giró las piernas sobre el lado de la cama, y se puso el cobertor sobre el regazo. Hablar con su productora mientras estaba desnudo no era su forma preferida de comenzar el día-. El hecho de que yo participe en una noche con fines benéficos fuera de la ciudad no tiene ningún valor periodístico en Houston.

– No jodas, Michaels -oyó el click de un encendedor seguido por la inhalación profunda de un cigarrillo-. Todo lo que hagas que tenga visos de “espíritu comunitario” y “buenas intenciones” hace quedar bien a la emisora. Además, me dijeron que este Tour de las Mansiones de Bluebonnet atrae a un gran público de Houston… y jamás me dijiste nada sobre ello. Cielos, eres el local en este equipo, y me haces quedar como una tonta ignorante.

– Se dice yanqui, Connie. Aquí en el Sur, decimos “yanqui ignorante”, no “tonta”.

– Lo que sea. Me debes una, querido. Y lo sabes.

– Perfecto. Envíame un móvil para filmar algunas secuencias.

– Ya lo creo que te enviaré un móvil. Ahora, dame un resumen del programa de la fiesta.

– Demonios, no lo sé -se peinó el cabello con la mano e intentó pensar-. Si siguen la tradición, habrá un recreación con trajes de época del Incendio de Beason’s Ferry, seguida por una parrillada en el parque de la ciudad.

– Perfecto -exhaló en el auricular, y podría haber jurado que el humo salía de su lado-. Puedes hacer una transmisión en vivo para el informativo de las seis.

– No creo que sea posible. Me estoy yendo apenas termine de vestirme. -Aunque si me quedara, tendría otra excusa para volverá ver a Laura. ¿Y hacer qué? ¿Pedirle perdón? ¿Explicarse? Sacudió la cabeza-. Necesito volver a Houston. Cuanto antes, mejor.

– ¿Para hacer qué? -se burló ella-. ¿Lavar tu ropa?

Para salir de este pueblo antes de que me ahogue, pensó.

– Está bien, está bien -dijo Connie en tono conciliador, cuando él permaneció callado-. En lugar de dos minutos, te daré dos minutos y medio. Pero no más que eso, ¡así que no comiences a quejarte!

– ¿Dos minutos y medio para una noticia insignificante? -Brent miró el teléfono, irritado-. ¿Qué sucede? ¿Andamos flojos de noticias?

– Andamos muy flojos de noticias. Además, las tomas con niños que beben helados siempre suben los índices de audiencia. Agrega un par de perritos asquerosamente simpáticos, y hasta usaré una de tus citas jugosas para nuestra próxima campaña publicitaria.

– No sé… -se devanó los sesos, pensando en lo que le diría a Laura si la volvía a ver. Se habían despedido anoche en términos bastante cordiales. Tal vez debiera dejar las cosas así.

– Vamos, Michaels, me debes una.

– ¿Por qué?

Ella hizo una pausa, obviamente buscando desesperadamente un motivo.

– Por no informarme acerca de esta gran fiesta popular.

– Rastrear comunicados de prensa para los reporteros del fin de semana no forma parte de mi trabajo. Inténtalo otra vez -aunque, pensó, si él y Laura estaban en buenos términos, no había motivo alguno por el cual no la podía ver. Además, ¿qué problema había con permanecer algunas horas más en Beason’s Ferry ahora que ya estaba acá?

– Está bien, cielos -Connie volvió a dar una calada áspera al cigarrillo-. ¿Por qué no hacemos lo siguiente? Soy yo la que estaré en deuda contigo. Un favor, de tu elección, para que reclames en cualquier momento del futuro.

– ¡Ja! -resopló Brent-. Qué lástima que no te estoy grabando.

– Oye, soy una persona confiable.

– Sí, claro -dijo en tono burlón, mientras pensaba rápidamente. Laura estaría en el festival de recreación histórica. Seguramente lo había organizado casi todo ella. Un informe en vivo sería buena publicidad para todo el pueblo. Era lo mínimo que podía hacer por Laura-. Está bien, Rosenstein, lo único, no te olvides según te convenga que tuvimos esta conversación en el instante en que colguemos.

– ¿Estás diciendo que lo harás? -Connie se atragantó.

– ¿Por dos minutos y medio en el aire? ¡Qué diablos! -encogió los hombros. Aunque se tratara de una historia desechable que podía hacer cualquier principiante, a Laura le encantaría.

– Maravilloso -cuando Connie recobró el aliento, recitó una serie de enfoques y párrafos de apertura para la historia.

– Connie -rió entre dientes-, si quieres que me ocupe de la historia, al menos déjame escribir la presentación.

– Sí, claro, sólo es que pensé que…

– Adiós, Connie -dio por terminada la discusión colgando el teléfono. En el instante en que lo hizo, volvió a pensar en Laura.

¿Debía realmente comportarse como si lo de anoche no hubiera sucedido jamás? Tal vez no se hubieran visto en los últimos años, pero él seguía valorando la amistad con ella. ¿Quería ponerla en peligro para… para qué? ¿Tener un affaire romántico que no conduciría a ningún lado? Ella vivía en Beason’s Ferry. Él vivía en Houston. No la imaginaba yendo en auto todos los sábados a la ciudad para pasar el fin de semana con un hombre. Y de ninguna manera iba a volver a este pueblito asfixiante para invitarla a comer a la cafetería local y despedirla con un beso casto en la casa de su padre.

Pensó por un instante en un motel sobre la autopista I-10, pero descartó la idea rápidamente. Laura se merecía algo más que un sórdido affaire en un motel clandestino. Merecía cenas a la luz de la vela, música suave y la posibilidad de relajarse y conocer a su pareja: así habían comenzado las cosas ayer.

Entonces, ¿por qué había insistido en ir a un lugar como Snake’s Pool Palace? Todo su comportamiento de la noche anterior lo sorprendía… especialmente la escena erótica dentro del auto. Apenas había comenzado el beso cuando ella arqueó su cuerpo contra él, acariciándole el pecho con las manos. Casi podía oír el voluptuoso gemido en lo profundo de su garganta y el suspiro entrecortado cuando él ahuecó las manos entre sus piernas. Había estado tan increíblemente caliente y húmeda cuando la presionó adentro con el dedo. Y apretada. Cielos, qué apretada estaba.

Por un terrible instante, se preguntó si era virgen. Las nociones como la virginidad y la inocencia estaban en el mismo nivel que el compromiso y el matrimonio en su lista de cosas que debía evitar.

Le gustaba que sus mujeres, cuando tenía tiempo para ellas, tuvieran experiencia, fueran sofisticadas y despreocupadas respecto del sexo. No tenía tiempo para inquietarse por cuestiones como el abuso o, Dios no lo quisiera, quebrar el frágil corazón de alguien.

No, Laura tenía razón. Lo mejor era hacer de cuenta que lo de anoche jamás había sucedido. Debía estar contento con que ella le ofreciera una solución tan fácil. De esta manera, podían conservar el recuerdo de su amistad libre de complicaciones libidinosas.

Sí, era el mejor camino a seguir.

Entonces, ¿por qué se sentía tan vacío de repente?

Tal vez fuera sólo la resaca. Lo que necesitaba era comer algo… algo más que el jugo de frutas y los pasteles que servían en la hostería. Necesitaba un plato grasiento de papas y cebollas doradas en la sartén, huevos y salchichas, servidas con un litro de café negro en la cafetería del pueblo.

Pensando en ello, se duchó, se vistió con pantalones y una camiseta de golf, y salió de la hostería por las escaleras traseras. Al girar para cruzar el estacionamiento de grava, se detuvo en seco. Inclinándose sobre su Porsche como para admirar el interior estaba el sheriff Bernard Baines.

– Maldición -masculló. Y él que creía poder fingir que lo de anoche jamás había sucedido.

El sheriff se enderezó con una sonrisa de falsa amistad:

– Buen día, Zartlich.

– Buenos días, sheriff -sin tener otra opción, Brent cruzó el pequeño estacionamiento para estrechar la mano del sheriff. El hombre siempre le recordaba al muñeco Pillsbury [1], pero con la tez morena: un enorme muñeco que había jugado de guardia izquierdo el año en que los bulldogs de Beason’s Ferry jugaron la final del estado. La torpe recuperación de Bubba Baines y el touchdown le habían ganado a los Bulldogs el título de campeones del estado. Era el motivo por el cual había logrado cierta fama que más tarde lo había ayudado a obtener el cargo de sheriff del condado.

– Me enteré de que habías vuelto al pueblo -empujó hacia atrás el sombrero de vaquero gris, y se volvió hacia el Porsche-. Vaya, qué auto bonito tienes por aquí.

Brent jamás había creído el papel que hacía de muchachito de pueblo ignorante y pobre. Bernard Baines era sumamente listo. Y Brent tuvo la impresión de que acababa de caer en el medio de una trampa perfectamente planeada.

– Dime, ¿qué tipo de motor tienes bajo el capó? -preguntó Bubba, parándose frente a él-. ¿Un dos ochenta y dos?

– No, el nueve once viene con un tres quince -respondió Brent, que prefirió no mencionar los pequeños ajustes que le había hecho para incrementar los caballos de fuerza a cerca de cuatrocientos.

– Tres quince -el sheriff silbó-. Apuesto a que un auto así puede volar en serio.

– Pasa de cero a sesenta en exactamente seis segundos, y se detiene con la misma rapidez -respondió Brent con impaciencia. Se preguntó cuánto tiempo más pensaba divertirse el hombre con él antes de que las mandíbulas de la trampa se cerraran con fuerza.

– Sabes -dijo el sheriff mientras continuaba su circuito alrededor del elegante convertible color amarillo-, resulta realmente asombroso que una de estas bellezas pase por mi jurisdicción, pero dos en un fin de semana me deja completamente atónito.

– ¿Dos? -parpadeó Brent.

– Pues, claro, ¿acaso no supiste? -Bubba le dirigió una sonrisa amplia que dejaba ver sus dientes blancos-. Todo el pueblo está hablando del convertible Porsche nueve once que anoche derrotó finalmente al Mustang de JJ en una carrera callejera. Por cierto, las dos docenas de personas que la vieron de primera mano dicen que fuiste tú quien manejaba. Pero yo creo que habían bebido demasiado. ¿Acaso no invitaste a la señorita Laura Beth anoche? Y un tipo inteligente como tú ciertamente habría tenido la sensatez de no llevar a una niña buena como Laura Beth a correr carreras cerca de Snake’s Pool Palace.

– Sí, señor -para el asombro de Brent, se dio cuenta de que el sheriff tenía la intención de perdonarlo para salvaguardar la reputación de Laura. No debió sorprenderlo. Además de proceder de una familia prominente, Laura siempre había sido el tipo de muchacha de credenciales impecables que las figuras de autoridad adoraban; mientras que Brent era del tipo al que se le aplicaba todo el rigor de la ley tan sólo por cruzar imprudentemente la calle.

– Hablando de la señorita Laura Beth… -el sheriff Baines se acercó del lado del auto donde estaba Brent y sacó un talonario de multas del bolsillo de atrás. El alivio de Brent duró lo que un suspiro-. Me ayudó a mí y a mis ayudantes a organizar una rifa para comprar uniformes de ligas infantiles para los niños de bajos recursos. Incluso consiguió que las Damas Auxiliares donaran un acolchado confeccionado a mano.

– ¿Una rifa? -Brent hizo un gesto de desconcierto al observar el talonario de multas. ¿Qué tenían que ver los uniformes de la liga infantil con la multa por exceso de velocidad? ¿Y podía el sheriff realmente hacerle una multa tanto tiempo después de los hechos, aun si tenía dos docenas de testigos?

– Como sabía que ibas a querer comprar algunas de estas rifas -Bubba levantó el talonario de multas-, pensé en ahorrarte la molestia de venir a buscarme.

– ¿Rifas? -Brent escudriñó más de cerca el talonario y casi estalla en carcajadas. No podía creer que estaba a punto de zafarse de tener que pagar por la insensatez de la noche anterior nada más que comprando algunas rifas-. Por supuesto, me encantaría comprar algunas -dijo, buscando el clip donde llevaba el dinero-. ¿Cuánto cuestan?

– Dos dólares cada una -dijo el sheriff-. O veinte dólares la docena. Por supuesto que sabiendo lo generosas que son ustedes las celebridades, me tomé la libertad de traer todo el talonario -Bubba sostuvo el talonario en alto como si estuviera presentando el primer premio en un concurso televisivo.

– Ya veo -Brent entornó los ojos al ver el talonario-. ¿Y el talonario completo cuesta…?

– Doscientos dólares.

– ¡Doscientos dólares!

– Por ciento cincuenta rifas -la sonrisa del sheriff se estiró de oreja a oreja-. Puedes pagar con cheque o efectivo. Y por supuesto es una donación desgravable.

Por un instante, Brent casi le informa al sheriff Bubba Baines dónde podía meterse las rifas. Pero provocar el enojo de un sheriff de condado jamás era buena idea. Al menos de esta manera no tendría el antecedente de una multa por exceso de velocidad, lo cual le ahorraría mucho más que doscientos dólares con el seguro. Y la reputación de Laura no sufriría menoscabo. Y ni hablar de lo que podía suceder si las agencias de noticias se enteraban de ésta. Se podía imaginar el informe en la cadena rival KTEX: reportero de noticias de KSET es multado por imprudencia riesgosa.

Tirando coléricamente de su bolsillo, Brent extrajo cuatro billetes de cincuenta dólares de su clip de dinero. En nombre de Laura, debía agradecer al sheriff por su discreción, realmente debía hacerlo, pero, por algún motivo, no lograba reunir la suficiente motivación para hacerlo.

– Con eso está muy bien -dijo el sheriff Baines, al tiempo que Brent le alcanzaba el dinero-. Los muchachos y yo agradecemos mucho tu colaboración.

– Faltaba más -masculló Brent mientras aceptaba el talonario de rifas.

El sheriff se dio vuelta para marcharse, luego volvió sobre sus pasos y su expresión se tornó más seria:

– ¿Sabes? De todas maneras, es una lástima lo que sucedió con la dulce Laura Beth.

– ¿A qué se refiere? -Brent frunció el entrecejo.

– Pues ya sabes cómo es la gente de por acá. Una vez que tienen un chisme jugoso para comentar, les gusta hablar del tema hasta agotarlo. Ahora bien, normalmente no les presto demasiada atención, pero la verdad que me duele que la gente esté diciendo cosas tan terribles sobre la chica de Morgan -los ojos de Bubba se clavaron en Brent-. Sólo me cabe esperar que, una vez que acabe todo este alboroto, no vuelva a suceder jamás una cosa así.

La furia que sentía Brent por el sheriff se extendió para abarcar a todo el pueblo… y a él mismo:

– Le aseguro que, en lo que a mí respecta, no volverá a ocurrir.

Brent le sostuvo la mirada un instante más, y luego asintió.

– Yo diría que es lo mínimo que puede hacer un hombre -comenzó a marcharse, luego se volvió-. Oh, y puedes estar seguro de que estaré a la caza del conductor de ese otro convertible color amarillo. Si alguna vez vuelve a exceder los límites de velocidad en mi condado, voy a tener que arrestarlo por conducir en estado de ebriedad. Es bastante difícil que un hombre pueda sobreponerse a una cosa así. Aunque se trate de una importante celebridad, no sé si me comprendes.

– Perfectamente bien, señor.

El sheriff Baines volvió a sonreír.

– Entonces, me voy -volvió a hacer una pausa-. Oh, sólo una cosa más.

¿Ahora qué?, casi estalla Brent.

– ¿Sí, señor?

– Tal vez te convenga revisar el capó antes de prender ese motor de lujo. A mí me parece que estás perdiendo aceite.

Brent echó un vistazo debajo del auto y vio una enorme mancha de aceite sobre el suelo justo al lado del neumático derecho. Sintió un vacío en el estómago al tiempo que se le ocurrieron un montón de posibilidades inverosímiles. ¿Había el sheriff destrozado su auto a propósito? No, Baines no haría una cosa así, pero Jimmy Joe, sí. Se tiró al suelo para mirar por debajo. Un pequeño agujero marcaba el centro de una enorme abolladura en el refrigerador de aceite.

– ¡Maldición!

– ¿Hallaste el problema? -preguntó el sheriff.

– Tengo un agujero en uno de los refrigeradores.

– Me pregunto cómo pudo suceder algo así en una ruta asfaltada.

Fastidiado, Brent miró al sheriff, que sabía perfectamente bien cómo había sucedido. Brent había chocado con una roca o se había metido en un pozo cuando se apartó de la calle asfaltada para evitar que lo atrapasen.

– Mmmmm -el sheriff Baines sacudió la cabeza-. Como decía mi madre, de un modo u otro, la gente siempre paga cuando hace algo mal. -Habiéndole dedicado estas sabias palabras, el sheriff se marchó tranquilamente.

Brent dejó caer la cabeza sobre la grava. Mirando hacia arriba al chasis aceitoso, sintió que el corazón se le partía en dos. Mi auto. ¿Cómo pude hacerle esto a mi dulce y hermoso auto?

* * *

Capítulo 10

Entre la discusión con el conductor del camión de remolque y el mecánico, ninguno de los cuales parecía saber cómo tratar a un auto con reverencia y respeto, Brent apenas tuvo tiempo para grabar un par de citas jugosas en la plaza de los tribunales. Trozos de esas entrevistas pregrabadas serían transmitidas como publicidad a lo largo del día… menos las preguntas irritantes que la gente que entrevistaba le hacía una y otra vez respecto de Laura Beth y la carrera de autos de la noche anterior. Por supuesto, ahora incluso sus colegas en el trabajo estaban enterados de la carrera, pues eran ellos quienes editaban la grabación.

¿Cómo se supone que iba a fingir que lo de anoche no había sucedido cuando ya estaba enterada la población de tres condados?

Al cabo del final de la tarde, había perdido toda la concentración. Se paró en la cima de la colina que daba al parque e intentó redactar un simulacro de noticia antes de que las cámaras comenzaran a rodar. Quince minutos antes de la hora prevista, aún no había escrito su presentación.

– Oye, Michaels -le gritó Jorge, el camarógrafo-: La señorita Rosenstein quiere que hagas una prueba de sonido.

Brent levantó la vista de sus notas para calzarse el dispositivo de audio en la oreja. Uno similar se ajustaba en la oreja del camarógrafo, pero estaban en frecuencias diferentes para que el productor pudiera hablarles juntos o por separado.

– Michaels, ¿estás ahí? -la voz áspera de Connie le perforó el tímpano.

– Esperando ansioso -respondió Brent, y realizó la prueba de sonido automáticamente.

Cuando Connie apagó su audífono para hablar con Jorge, Brent dejó vagar la mirada hacia el clubhouse del parque de la ciudad. Podía ver a Laura a través de la ventana de la cocina. Ya había estado allí cuando él llegó al parque media hora antes. Su primer impulso fue correr y preguntarle cómo estaba sobrellevando las cosas luego de la violenta embestida de lenguas de la noche anterior. Pero temió que si intentaba acercarse a ella en público, todo el pueblo haría silencio para intentar escuchar lo que se decían.

La idea le hizo hervir la sangre. ¿Cómo era posible que gente normalmente respetuosa tuviera tanta necesidad de emoción como para transformar el único desliz de Laura en una noticia de primera plana?

Cielos, odiaba este pueblo. Lo odiaba con tanta pasión como hace catorce años. Deseó poder hacer ahora lo que había hecho entonces: meterse en el auto y alejarse sin mirar atrás. Sólo que su automóvil había sido tomado de rehén en un taller mecánico por una sarta de idiotas que aseguraban que no estaría listo hasta dentro de una semana, tal vez, dos.

– Michaels -la voz de Connie se oyó otra vez por su audífono-. Repasemos tus líneas.

Como si tuviera alguna. Decidiendo improvisar, Brent levantó el micrófono para que tanto Connie en la estación como el camarógrafo delante de él pudieran escucharlo:

– Está bien, Jorge, comienza con una toma de cerca. Comenzaré diciendo: “Durante los terribles días que siguieron a la caída del Álamo, la milicia texana huyó buscando refugio en Louisiana con las tropas de Santa Anna pisándole los talones. Directamente en el camino de ambos ejércitos se hallaba el pueblo fronterizo de Beason’s Ferry”. En ese momento, aléjate y enfoca a mi izquierda para mostrar a la multitud sentada sobre la ladera detrás de mí. Cuando comience a hablar de la recreación como la reunión anual, acércate a la cabaña que está en la base de la colina.

– ¿Te refieres a esa pila de troncos que acaban de embeber en querosene? -preguntó Jorge con un ojo puesto en el visor.

Brent le dirigió una mirada impaciente. Lo único que le faltaba: un camarógrafo con un sentido del humor.

– Eso mismo, acércate a los troncos dispuestos en forma de cabaña.

Como preámbulo a la recreación, un hombre y un niño, vestidos en camisas blancas infladas por el viento y pantalones a la rodilla, simulaban trabajar en un “campo” alrededor de la cabaña. Más cerca de ésta, una mujer en delantal y un vestido a cuadros colgaba la ropa mientras una pequeña jugaba descalza. Una muñeca, que desempeñaba el excitante papel de bebé de la mujer, dormía plácidamente sobre una frazada, indiferente a la obra de teatro que estaba a punto de representarse.

– Está bien, Jorge, cuando diga la palabra “heraldo”, quiero que te acerques a la colina detrás de la cabaña.

– Un momento, Jorge -interrumpió Connie-. Michaels, salvo que vaya a aparecer realmente el heraldo mientras hablas, esto se va a poner aburrido demasiado pronto si no hay gente en la toma. Jorge, mantente atrás lo suficiente como para que Brent permanezca en la imagen durante toda la toma. Mientras estemos pagando una fortuna por esa guapísima cara, más vale que la usemos.

– Lo que digas -respondió el muchacho.

Acostumbrado a este tipo de comentarios sobre su aspecto, Brent procedió a describir sin pausa de qué manera el heraldo aparecería galopando por encima de la colina, gritando que los mexicanos estaban justo detrás de él.

– Después de advertir a los colonos -dijo-, el jinete se marchará a toda prisa para prevenir a la siguiente granja, mientras el hombre y el muchacho abandonan sus herramientas en el campo. La madre recoge a las hijas en sus brazos y huye a pie. Viajarán hacia el este, a Louisiana, que, en aquella época, era la puerta de entrada más cercana del estado mexicano de Texas a los Estados Unidos.

– El esposo y su hijo permanecerán atrás para prender fuego a la cabaña, quemando todo lo que tienen. Sin otra cosa que la ropa que llevan puesta, partirán a pie para ayudar a los vecinos a quemar el pueblo y el paso de ferry que le daba su nombre.

– Debes de estar bromeando -se burló Connie-. ¿Quieres decir que ustedes quemaron su propio pueblo?

– Era preferible a dejárselo a los mexicanos para que lo usaran de refugio o de bastión -explicó Brent.

– No digas mexicanos -dijo Connie-. Di hispánicos; es políticamente correcto.

– Pero inexacto -señaló Brent-. Santa Anna no estuvo al mando del ejército hispánico. Estuvo al mando del ejército mexicano.

– Entonces di ejército mexicano. ¿Esto te suena bien, Jorge?

– Perfectamente bien -Jorge puso los ojos en blanco en dirección a Brent-. Además, mis ancestros pelearon con los texanos, junto con un montón de otros “hispánicos”.

– Oh -dijo Connie-. Está bien, lo que sea. Brent, hasta acá vamos cuarenta y cinco segundos.

– Está bien, Jorge -Brent se volvió en la otra dirección-, realiza una toma amplia mientras describo al ejército mexicano, cansado y hambriento en el momento en que llega a esa cima distante y ve las ruinas carbonizadas donde habían esperado hallar un pueblo para saquear. Luego vuelve a enfocarme mientras relato de qué manera el pueblo de Beason’s Ferry pagó un precio elevado, pero su sacrificio ayudó a Texas a obtener su independencia de México para constituirse en una nación independiente durante diez años, antes de unirse a los Estados Unidos de América como el vigésimo octavo estado de la Unión. ¿Luego, Connie?

– Acá.

– Pásalo al B-tape cuando diga: “Cuando comenzó el día, KSET habló con algunos de los actores que participarán de la recreación que se llevará a cabo esta noche sobre el Incendio de Beason’s Ferry”.

– Hecho -dijo Connie. Se quedó callada un momento mientras escribía sus indicaciones-. Entonces, George, ¿te quedarás en el adorable pueblito de Brent para el festejo de esta noche?

– Claro -respondió Jorge.

– En realidad, no -rectificó Brent, rehusándose a sentirse culpable cuando el muchacho rezongó contrariado-. Jorge me llevará a casa, y pienso marcharme apenas terminemos acá.

– Oh, claro -el tono socarrón de Connie terminó con una tos aguda-. Me enteré de que tuviste un problemita con tu auto. Entonces, Brent, ¿valió la pena el sacrificio que hiciste para obtener el título de Travesti de Texas?

– Pues, es mejor que ser nombrada Drag Queen de Texas -le disparó Brent a su vez, inusitadamente irritado por el sentido de humor poco convencional de Connie.

– No, espera -se rió su productora-. En realidad, ese título debería ir para la dulce rubiecita que llevabas de paseo en tu auto. La que te obtuvo como premio.

– Te advierto, Connie, si haces un comentario sarcástico más acerca de Laura, te dejaré colgada con dos minutos y medio de tiempo de emisión.

– Discúlpame -rió ahogadamente con absoluta falta de sinceridad-. Estate atento a las indicaciones.

Brent exhaló, y luego giró la cabeza para relajar el cuello y los hombros.

– Brent Michaels -oyó decir a alguien a su lado. En el instante en que se dio vuelta, supo que el rubio con anteojos metálicos no era un admirador que venía a pedir un autógrafo. Sus delgados hombros y delicada mandíbula estaban tensos por la hostilidad.

– ¿Te puedo ayudar? -preguntó Brent, cansado.

– Eso depende… -el hombre esbozó una tensa sonrisa-… en lo que estés dispuesto a hacer para ayudar a atenuar la ola de maledicencia que Laura Beth está teniendo que soportar, gracias a ti.

Brent suspiró. Era lo último que le faltaba: otra persona más para reprocharle su comportamiento de la noche anterior. No sabía qué era peor, las miradas acusadoras de los ciudadanos respetables del pueblo, o los guiños y las sonrisas de los de dudosa reputación.

– Supongo que no te importaría explicarme por qué te inmiscuyes en mis asuntos personales.

Los ojos del hombre se abrieron aún más:

– Creí que si la gente nos veía juntos hablando amistosamente, se disiparían algunos de estos rumores -echó una mirada a la multitud que se congregaba sobre la colina esperando que comenzara la recreación-. Aunque uno creería que esta gente jamás pondría en duda la reputación de Laura Beth con cualquier hombre, y mucho menos con uno que no ha visto en tanto tiempo que es prácticamente un extraño para ella ahora.

– ¿Ah, sí? -Brent no tenía ni idea de quién era este hombre, pero jamás había visto a alguien lucir tan nervioso, decidido y furioso al mismo tiempo. Casi podía admirar las agallas del tipo, si no fuera por un extraño presentimiento.

– Sí -dijo el hombre, cuadrando los hombros y mirando a Brent a los ojos-. Así que si podemos dar la impresión de que no nos vamos a matar, creo que Laura Beth se vería beneficiada.

La espalda de Brent se puso aún más rígida:

– Pues, como uno de los amigos más antiguos que tiene Laura, me encantaría hacer cualquier cosa que pudiera beneficiarla. Lo que me gustaría saber es por qué estás tan preocupado por su reputación para empezar.

Los ojos color avellana del hombre parpadearon detrás de sus anteojos:

– Porque soy Greg Smith.

Brent adoptó una postura de gallito que cualquier patán en Snake’s habría reconocido como una invitación para pelear.

– ¿Supongo que ese nombre debería decirme algo?

Hay que decir en su honor que el hombre se irguió indignado en lugar de dar marcha atrás:

– Tal vez debería expresarme de otro modo. Soy Greg Smith, el hombre con el qué Laura Beth se va a casar.

Brent sintió como si le hubieran pegado un puñetazo en el estómago.

– ¿Laura está comprometida?

El hombre levantó el mentón un poco más, aun al tiempo que su mirada se apartaba:

– Estamos, eh, sólo esperando para fijar fecha antes de comprometernos oficialmente -Greg Smith carraspeó-. Así que te agradecería si al menos te comportaras como si estuviéramos manteniendo una conversación civilizada.

A través de una nube roja de furia, Brent oyó que el hombre hablaba durante unos minutos más, incluso percibió cuando le estrechaba la mano y le daba una palmada en el hombro como si fueran íntimos amigos. Luego, Greg Smith se alejó caminando, deseándole a viva voz que tuviera un buen viaje de regreso a Houston, y que volviera a visitarlos a él y Laura Beth alguna vez.

Pero en su mente, Brent sólo podía escuchar las mismas palabras que se repetían sin cesar: ¡Laura estaba comprometida! Durante todo el tiempo que estuvo flirteando con él, estaba comprometida.

– Prepárate, Michaels -la voz de Connie zumbó en su oído-. Estás en el aire en tres minutos.

Los siguientes segundos pasaron como una nebulosa. Como si proviniera de otro, su propia voz le sonó como un ruido de fondo al clamor que se desataba en su cabeza. Antes de que pudiera advertir que el informe había acabado, Jorge bajó la cámara y le hizo un gesto de aprobación.

– Bueno -dijo Connie-, aquello fue realmente intenso. No es que me queje, pero, ¿alguna vez consideraste renunciar a las noticias para ser actor?

– ¿Connie? -preguntó con la voz tensa.

– ¿Sí, querido?

– ¡Vete a la mierda!

Oyó la risa justo antes de arrancarse el auricular de la oreja para arrojárselo junto con el micrófono a Jorge.

– ¿Adónde vas? -gritó el muchacho, al tiempo que Brent se dirigía hacia el clubhouse. No respondió, ya que estaba totalmente concentrado en su destino.

– Hola -dijo Melody Piper, justo detrás de Laura.

– ¡Oh! -Laura se sobresaltó, desparramando las rodajas de pan recién cortadas en el piso de la cocina. Había estado con los nervios de punta todo el día, turbándose ante el más mínimo ruido. Casi prefería que si Brent se iba a marchar sin hablarle, lo hiciera rápidamente. Por otra parte, no podía dejar de mirar a través de la ventana del clubhouse para recordarlo trabajando delante de una cámara. En cuclillas, reunió los pedazos de pan.

– ¿Qué haces todavía en el pueblo? El show de arte terminó hace horas.

Melody levantó una ceja por la desfavorable recepción:

– Vine a reclamar mis cinco dólares.

Poniéndose de pie, Laura echó un rápido vistazo a las mujeres del comité de recaudación de fondos, que trabajaban en la tienda de comidas. Por una vez, Janet y Tracy parecían demasiado ocupadas sirviendo carne asada a través de la ventanilla como para estar cuchicheando a sus espaldas y clavándole filosas miradas.

– Sí, por supuesto, tus cinco dólares -dijo, mientras intentaba decidir qué hacía con el pan que había levantado del piso. Finalmente, lo arrojó en el basurero y se dirigió a una mesa en el fondo de la cocina para buscar su cartera.

– ¿Estás bien? -preguntó Melody.

– Sí, es sólo que… -Laura calló para no confesar la verdad: que no estaba para nada bien. Aunque nadie se lo había dicho directamente, sabía que todo el pueblo estaba hablando de ella. Cada vez que entraba en una habitación, todo el mundo se callaba, y sentía que era el centro de todas las miradas. Si sólo se marchara Brent, podría relajarse y reírse de toda la situación, en lugar de considerarla sumamente vergonzosa.

– Aquí tienes -dijo, entregándole a Melody un billete de cinco dólares.

– Gracias -sonriendo ampliamente, la artista le arrancó el dinero de los dedos-. Aunque renunciaría a mi ganancia a cambio de algunos detalles jugosos sobre anoche.

Laura dirigió una mirada horrorizada hacia los demás, y sus mejillas estallaron acaloradas.

– Tan bueno fue, ¿eh? -se rió Melody, y luego pareció entender lo incómoda que estaba Laura-. No importa. En realidad, pasé para ver si habías tomado una decisión respecto de lo que hablamos ayer.

Laura frunció el entrecejo al recordar la conversación sobre la búsqueda de alguien para compartir su casa con ella. Con todo lo que había sucedido desde entonces, jamás pudieron volver a hablar del tema.

Pero antes de poder responder a la pregunta de Melody, la puerta del costado de la cocina se abrió con un estruendo, y el corazón le dio un vuelco. Se reprendió por estar tan nerviosa, hasta que se dio vuelta y halló a Brent parado en el umbral de la puerta. Con su silueta recortada contra la luz vespertina, parecía un guerrero conquistador que venía a reclamar el premio de la batalla. Un silencio descendió sobre la cocina mientras la recorrió con la mirada con los ojos entrecerrados. Al verla, ella se echó hacia atrás, apoyándose en la mesa a sus espaldas. Su respiración se tornó entrecortada al verlo avanzar en dirección a ella.

Y sólo podía pensar en que no se había ido sin despedirse. No es que hubiera imaginado una despedida como ésta. En lugar de una entrañable melancolía, estaba tan enojado que parecía que se la iba a comer allí mismo.

– Laura -su nombre rechinó entre los apretados dientes de una falsa sonrisa. Ella advirtió que su pecho parecía aún más grande cuando sus músculos estaban contraídos por la tensión.

– ¿Sí…? -intentó hablar con un tono de voz normal, pero fracasó.

– Me gustaría hablar contigo, si puedo.

– Claro -con las manos temblorosas, apoyó la cartera a un lado y se dirigió hacia la puerta. La mano de él se apretó alrededor de su codo y tomó la delantera. Apurando el paso para equipararlo a sus grandes trancos, les dirigió una sonrisa complaciente a las demás mujeres. Janet y Tracy se quedaron mirando boquiabiertas mientras Melody le hizo una señal de aprobación justo antes de que Brent la sacara de un tirón por la puerta. La condujo hacia la parte de atrás del clubhouse, en donde el edificio los protegía de la multitud.

– Brent… -se rió jadeando-. ¿Qué pasa…?

Él la soltó bruscamente y se giró para enfrentarla:

– ¿Por qué diablos no me dijiste que estabas comprometida?

– ¿Qué dijiste? -dio un paso hacia atrás y se chocó con el edificio.

– No me mires con cara de inocente -se acercó aún más, amenazándola con su presencia. Si sólo pudiera recobrar el aliento, tal vez podría pensar. En cambio, su mente daba vueltas mientras él caminaba de un lado a otro en frente de ella, acusándola de mentirle, de usarlo, o algo por el estilo. Para ser un hombre elocuente, lo que decía no parecía muy razonable.

Y luego lo entendió todo. ¡Estaba celoso! Brent Michaels estaba celoso porque pensaba que ella estaba comprometida con otro hombre. La ridiculez de la situación hizo que le sobreviniera una sensación de levedad tal que sintió que saldría volando.

– ¿Y por qué diablos te ríes? -quiso saber.

– Brent -intentó permanecer seria-. No estoy comprometida.

Él se enderezó, evidentemente sorprendido porque estuviera tan divertida:

– ¿No?

Ella sacudió la cabeza, temiendo que si hablaba, comenzaría a reírse.

– ¿Entonces quién diablos es Greg Smith?

Ella suspiró, y aterrizó.

– Greg es un amigo con quien he salido de vez en cuando en los últimos años. En este momento, apenas nos vemos.

– ¿Entonces por qué piensa que estás comprometida?

– ¿Tal vez porque me propuso matrimonio? -dijo, poco convencida.

– ¿Y?

– Intenté decir que no, en serio -hizo una mueca de vergüenza ante lo poco convincente que sonaba-. Pero no quería herir sus sentimientos. Así que por desgracia, me temo que tal vez no haya comprendido.

– Hiere sus malditos sentimientos, si es la forma de que se dé cuenta. ¿A mí qué me importa?

Lo miró detenidamente:

– No lo sé, Brent. ¿A ti qué te importa?

– Yo… -se volvió hacia ella con una mirada de confusión-. Me importa, ¿sí?

– ¿Por qué?

– Porque… -apartó la mirada, pasándose la mano por el cabello.

– ¿Brent? -hizo una pausa, confundida, y luego apoyó la mano sobre su espalda, sintiendo que sus músculos se tensaban bajo su palma.

– Oh, maldición -farfulló y giró para mirarla. Ella apenas pudo ver su cara antes de que él la atrajera en sus brazos y aplastara su boca con la suya.

Su corazón levantó vuelo al tiempo que él profundizaba el beso. La pasión estalló entre ambos, tan caliente y rápida como la noche anterior.

– Laura -susurró roncamente, arrastrando la boca bajo su mandíbula, su mejilla, su cuello-. No puedo fingir que lo de anoche no sucedió -sus manos se ahuecaron detrás de su cabeza y su frente se apoyó sobre la suya-. No puedo olvidarlo, porque no puedo dejar de pensar en ello.

Se echó hacia atrás, y lo miró asombrada.

– Yo tampoco.

El alivio encendió su rostro un instante antes de que él tomara su boca en la suya, besándola posesivamente. Si no la hubiera estado aferrando con fuerza, ella habría levantado vuelo. No terminaba de cansarse del sabor de sus labios, de la sensación de su cuerpo oprimido desvergonzadamente contra el suyo.

– Supongo -logró decir entre un beso y otro- que esto significa… que ya no somos amigos.

– Supongo que no -ella rió entre dientes.

– Gracias a Dios -la calzó más firmemente contra él, y ella sintió cuan desesperadamente la deseaba.

– Disculpe, señor Michaels -una voz poco familiar sacudió a Laura de su euforia-. ¿Esto significa que nos quedaremos aquí esta noche, después de todo?

Sus ojos se abrieron bruscamente y se encontraron con los de Brent, igualmente sorprendidos, y ambos se dieron cuenta de que estaban parados afuera, a plena luz del día, con la mitad del pueblo a sólo unos pocos metros de ellos.

* * *

Capítulo 11

Brent levantó la cabeza bruscamente y vio a Jorge parado en la esquina del edificio, apartando la mirada cortésmente.

– Siento, eh, molestarlos -una sonrisa jugueteaba en las comisuras de sus labios, y Laura ocultó la cara en el pecho de Brent-. Sólo quería saber si, en definitiva, nos quedaremos para los festejos en la calle.

Brent dejó caer los brazos y se movió para ocultarla de la vista.

– Ve y carga la camioneta. Estaré allí en un momento.

– Ya la cargué.

Le dirigió al camarógrafo una mirada de reprobación:

– Entonces ve a comer un poco de carne o lo que quieras. Te encontraré cuando esté listo.

– ¡Vamos! -con un grito de alegría, Jorge se marchó a divertirse.

– Te vas, ¿no es cierto? -preguntó Laura en voz queda.

Volviéndose hacia ella, vio la mirada de resignación en sus ojos.

– No significa que te dejo, es sólo que…

– El pueblo -adivinó correctamente.

Él la miró, como pidiéndole disculpas:

– Creo que ya les dimos suficiente tema de conversación con lo de anoche, ¿no crees?

– Sí -se mordió el labio y la risa le bailó en los ojos-. Por suerte, nos hemos portado bien después de eso.

Él lanzó un gruñido al advertir el alcance de la escena que había hecho en la cocina.

– Lo siento.

– Yo, no -ella sonrió-. No he visto a los miembros del comité recaudador de fondos tan excitados y alterados en años.

– Me imagino.

Se puso seria:

– ¿Y ahora qué?

– No lo sé -se metió la manos en los bolsillos de los pantalones-. Me gustaría verte, pero… -no sabía cómo explicarlo sin ofender al pueblo que ella tanto amaba.

Ella respiró hondo, buscando coraje:

– Brent, desde ayer, he pensado… acerca de muchas cosas. Bueno, en realidad, he pensado en algunas de estas cosas durante años.

– ¿Qué tipo de cosas?

Ella cruzó los brazos y miró fijo el suelo:

– Yo, pues, ¿supongo que no te fijaste en la mujer con la que hablaba cuando entraste en la cocina?

– En realidad, no.

– Bueno, pues, ella es una de las artistas de la muestra.

Él frunció el entrecejo ante el abrupto cambio de tema:

– Déjame adivinar. ¿Vas a intentar combatir la monotonía provinciana con el arte?

– ¡Cielos, no! -se rió. Amaba el sonido de su risa, y su espontaneidad-. Soy un desastre pintando. Pero Melody vive en Houston. Y -Laura levantó la mirada- está buscando a alguien que comparta la vivienda con ella.

– ¿Ah, sí? -aguzó el oído.

– En realidad, sólo necesita a alguien durante el verano -dijo con prisa-. Parece que es un período del año muy activo para los artistas. Salvo que Melody no puede hacer muchas muestras porque tiene dos perros. Dice que los cuidadores de perros son caros, y no les gusta hacerse cargo de los Rottweilers; además, le vendría bien el dinero del alquiler del cuarto de huéspedes, algo que ya intentó hacer, pero sin mucha suerte…

– Laura -dijo, riéndose-, te estás yendo por las ramas.

– Sí, bueno -se movió nerviosamente-, tan sólo quiero evitar que pienses que estoy tratando de perseguirte o de ponerte presión. La verdad es que hace mucho que tengo ganas de mudarme a Houston. Ya sabes, para buscar un empleo, independizarme un poco.

Los pensamientos se agolparon en su mente mientras ella esperaba su reacción. Por algún motivo, él sintió que el estómago se le contraía, aunque reconociera que su plan no tenía ni un solo inconveniente. Obligar a su padre a cuidar de sí mismo sería lo mejor para ambos, y su mudanza a Houston les allanaba el camino para conocerse.

– ¿Y? -lo animó a responder.

Él decidió hacer caso omiso al inexplicable ataque de nervios:

– Creo que es una gran idea. ¿Cuándo te mudas?

– No lo sé -frunció la frente-. Necesito encontrar a alguien que le prepare las comidas a papá y se asegure de que tome sus remedios. Los médicos son notoriamente malos pacientes, y Clarice se niega a trabajar más horas. Sólo espero que no renuncie en el instante en que me vaya.

Ya se estaba echando atrás. Y conociendo a su padre, encontraría una manera de encadenarla a esa casa hasta que estuviera vieja y con el cabello gris. Jamás se iría por su propio bien… lo que necesitaba era focalizarse en las necesidades de otro.

– Tengo una idea -inhalando profundamente, se lanzó a explicarla antes de cambiar de idea-. Es un favor, en realidad. Parece que mi auto permanecerá en el taller durante un tiempo.

– ¿Tu auto está en el taller? ¿Qué pasó?

La miró fijo un instante, y luego lanzó una carcajada:

– Quién diría, eres la única persona en el pueblo que no se ha enterado. Anoche agujereé uno de los refrigeradores de aceite, cuando me salí de la ruta.

– Oh, Brent, lo siento -apoyó la mano sobre su brazo.

– Laura -con un gruñido pícaro, sacudió su mentón-. ¿Podrías dejar de disculparte cuando no tienes la culpa? Soy yo quien debería disculparse por poner en peligro las vidas de ambos en esa carrera estúpida.

Para su sorpresa, ella sonrió… una sonrisa traviesa que le dio un aire increíblemente joven y extraordinariamente sexy:

– Supongo que debemos estar agradecidos de que el ángel guardián de los chiquillos insensatos estaba de guardia anoche.

– Y que su jurisdicción incluye a adultos que de vez en cuando se comportan como idiotas -recorrió su mandíbula con un dedo perezoso y sintió que temblaba-. De cualquier manera, ¿qué te parece si me llevas el Porsche a Houston cuando terminen de arreglarlo?

– ¿Yo? -abrió enormes los ojos-. ¿Manejar tu coche deportivo?

– Claro -la atrajo hacia sí, rodeándole suavemente la espalda-. Puedes venir el domingo, quedarte el lunes, para… mmm… hojear los anuncios clasificados. Y yo puedo -mordisqueó el lóbulo de su oreja- llevarte en coche de vuelta a tu casa -comenzó a trazar el delicado contorno de la oreja con su lengua-. Podría ser el martes por la mañana…

– Y tú… -oyó su suspiro cuando él besó su punto de pulso en el cuello-, ¿no tienes que trabajar?

– Laura -rió entre dientes, deslizando sus labios por la línea de su mandíbula-. Soy reportero de las noticias vespertinas. Trabajo de dos a doce de la noche.

– Oh -ella se meció contra él, al tiempo que él cubría su boca con la suya. Tenía un sabor esquivo, entre salado y dulce, que no reconoció, pero, apetecible, habría seguido allí durante horas degustando aquella boca suave y exquisita.

Maldiciendo su falta de privacidad, levantó la cabeza y sonrió al ver la sublime expresión de su cara.

– Mmm -ella parpadeó-. Supongo que podría hacerlo.

Él la observó mientras sus ojos se enfocaban otra vez y su mente comenzaba a funcionar.

– De esa manera me podría quedar con Melody, para ver si funciona la convivencia. Como una especie de prueba.

– En realidad, yo estaba pensando… -se detuvo en seco, a punto de invitarla a quedarse con él. No tenía sentido apurar las cosas. Aflojó la presión de sus brazos para recuperar la compostura-. Tu, eh, idea parece perfecta. Siempre es buena idea probar.

– Si estás seguro de que no te importa que maneje tu auto -lo miró con esos ojos imposiblemente azules.

– Por supuesto que no -dio otro paso hacia atrás-. Me refiero a que sabes manejar una palanca de cambios, ¿no? No has chocado, volcado, o sufrido abolladuras, ¿no es cierto?

– Ni siquiera una multa por exceso de velocidad -le dedicó una sonrisa de complicidad.

– Sólo preguntaba -dijo-. Pero tendrás cuidado, ¿verdad?

– Por supuesto. Sólo tienes que llamarme cuando el auto esté listo. Aunque tendrás que hacerlo algunos días antes para que le pueda preparar todo a mi padre.

– Toma, aquí tienes mi dirección particular y el número de teléfono -extrajo una tarjeta personal de su billetera y garabateó su número de teléfono que no figuraba en guía en la parte de atrás-. El taller tiene las llaves. Te llamaré para darte indicaciones cuando el auto esté listo.

Cuando le entregó la tarjeta, sus dedos la retuvieron unos instantes. Incluso al tirar de ella, parecía no poder soltarla.

– Tendrás mucho cuidado con mi auto, ¿no es cierto? Los cambios son muy sensibles, y no frenes demasiado bruscamente o saldrás despedida por el parabrisas.

– Estoy segura de que no tendré problema.

– Tal vez deberías dar una vuelta alrededor del pueblo varias veces, antes de subirte a la autopista, sólo hasta que te acostumbres a la dirección europea…

– Brent.

– ¿Sí?

– Tendré cuidado -extrajo la tarjeta de su mano y le dio un rápido beso en los labios. Cuando se apartó, tenía un brillo de excitación en los ojos-. Entonces, supongo que nos veremos en una semana o dos.

– Sí, eso creo.

Ella se quedó parada un instante, lo suficiente como para que a él se le ocurriera volver a besarla, pero algo lo retuvo.

– Bueno, pues -dijo ella-, si eso es todo, será mejor que vuelva a ayudar al club.

La observó alejarse, momentáneamente distraído por el meneo de sus caderas. Con una sonrisa final, ella lo miró por encima del hombro, antes de desaparecer girando en la esquina del edificio… entonces, sintió un inmenso terror que le oprimió el pecho. No sabía si era el hecho de que Laura manejara su auto, o la idea que se mudara a Houston.

Respirando hondo varias veces, se recordó a sí mismo que ella se mudaría a Houston para buscar trabajo, no para hostigarlo o encerrarlo en una relación. Además, tenía dos semanas para acostumbrarse a la idea, o para dar marcha atrás por completo.

Aunque hizo un amago de ir tras ella, sabía que no daría marcha atrás. Al menos, no por ahora. Superaría el momento de pánico de la misma manera en que había superado su primer noticiario en vivo: concentrándose en el presente y bloqueando el futuro.

No es que Laura y él tuvieran un futuro. Al menos, no en el largo plazo. Pero ella debía de saberlo, o no le habría asegurado con tanta vehemencia que tenía otro motivo para mudarse. No tenía nada de qué preocuparse. Eran ambos adultos. Todo saldría bien.

Dos semanas después, Laura descendió las escaleras con un portatrajes y un bolso de viaje. Su padre apareció en el vestíbulo en el momento en que posó su equipaje para buscar en su cartera las llaves del auto de Brent.

– Así que realmente vas a llevar a cabo tu plan -dijo su padre-. Tu intención es irte de verdad.

Ella levantó la mirada, sorprendida de oír su voz, luego de tantos días de silencio. La reacción de asombro de Greg ante su partida ya había resultado incómoda, pero la desaprobación de su padre le dolía mucho más. Desde que se había enterado de sus planes, apenas habían cruzado unas palabras.

Resignada a su desaprobación, se abocó a buscar las llaves.

– Hay comida en envases etiquetados que está lista en el freezer. Las instrucciones para calentarlas están puestas sobre las tapas. Tus remedios están en el pastillero diario, sobre la mesada de la cocina. Aunque si lo deseas -hizo una pausa-, puedo llamarte en las noches para hacerte acordar.

– Yo puedo cuidar de mí mismo, Laura Elizabeth -se enderezó con la ayuda del bastón-. Pero no pretendas que te cubra mientras estés allá.

– ¿Que me cubras? -frunció el ceño-. ¿A qué te refieres?

– ¿No creerás que alguien imagina realmente que vas a Houston para buscar un trabajo, no? -su brazo se sacudió, mientras se apoyaba sobre el bastón-. Todo el mundo sabe que te vas para pasar el fin de semana en la ciudad con ese muchacho de Zartlich.

– Tengo veintiocho años, papá -le recordó con poca paciencia-. Lo que decido o no decido hacer no es asunto de nadie sino mío.

– ¿Y yo? -se golpeó el pecho-. Yo soy quien quedará y tendrá que aguantar todos los cuchicheos de la gente a mis espaldas. Todo el pueblo dirá que eres igual a tu madre.

– Basta, papá. ¡Basta! -la furia estalló como lava caliente. Respiró hondo para contenerla-. Si me parezco a mi madre, mejor. A pesar de todas sus faltas, se me ocurren un montón de personas peores con quien ser comparada.

– Eso es porque jamás supiste cómo era de verdad. Yo te protegí de eso, gracias a Dios.

– ¿Gracias a Dios? ¡Gracias a Dios! -lo miró con los ojos desorbitados, sin saber si reír o llorar-. Apenas recuerdo a mi propia madre porque su nombre ha sido un tabú en esta casa desde el día en que trajiste su cadáver de vuelta de Galveston, ¿y por eso debo dar gracias?

– Es mejor que no recuerdes cómo era.

Lo miró fijo, y vio el dolor tras las palabras de amargura.

– Recuerdo que era amable y generosa, y la madre más cariñosa que pueda tener una niña. También recuerdo que lloraba tan a menudo como se reía. Recuerdo la desesperación con la que ustedes dos se amaban, aun mientras me acuerdo acostada en la cama de noche, escuchándolos pelear. Es todo lo que sé de mi madre. Todo lo que jamás sabré.

– Entonces tal vez sea hora de que sepas por qué tu madre y yo peleábamos tan a menudo. Tal vez sea hora de que conozcas la verdad sobre todos esos “viajes de compras” que hacía a Houston.

– Papá… -sus hombros se hundieron bajo el peso del dolor-. Por favor. No quiero hablar de esto, no ahora cuando estás disgustado. Tal vez cuando vuelva…

– Como si hubiera algún momento adecuado para decirle a una criatura que su madre es una libertina.

– ¡Te dije que basta! Yo… -se mordió el labio para detener el temblor-. Sé que hubo… otros hombres, ¿sí? Escuché suficientes peleas como para enterarme de eso.

– No eran sólo “otros hombres”, Laura Beth. Eran desconocidos que levantaba en los bares. ¿Es ése el tipo de mujer con la que quieres que te comparen? ¿El tipo de mujer que quieres ser?

– ¡Esto no se parece en nada!

– ¿Y en qué se diferencia? ¿Acaso niegas que vas a ver a Brent Zartlich?

– Voy a ver a Brent, sí… un hombre que conozco desde hace muchos años. Un hombre con el que espero comenzar una relación.

– Una relación -hizo un gesto de desdén-. Puedes disfrazarlo con palabras, muchacha, pero no puedes cambiar la realidad. El sexo fuera del matrimonio sigue siendo un pecado.

– Tal vez tengas razón. Tal vez sea un pecado. Pero me pasé toda mi vida siendo la niña buena, y ¿qué he conseguido?

– Has conseguido una casa decente, comida y ropa, y el respeto de este pueblo: eso es lo que has conseguido.

– No es suficiente. ¿Acaso no puedes comprenderlo? Necesito…

– ¿Qué? ¿Qué necesitas que no puedes conseguir aquí en Beason’s Ferry?

– ¡Algo más! ¿Entiendes? -su cuerpo tembló de frustración-. Necesito algo más.

– Y por eso, jovencita, es que eres igual a tu madre -cerró los ojos-. ¿Por qué las mujeres persiguen aquello mismo que terminará destruyéndolas?

Hizo un ademán para defenderse, pero no pudo hablar.

– Papá, lo siento -dijo finalmente, reuniendo su equipaje-, pero debo irme. Por favor… -se le quebró la voz-. Trata de comprender.

– Laura Beth -la llamó cuando ella alcanzó la puerta. Ella miró por encima del hombro y vio su rostro surcado por el dolor y la preocupación-. Te romperá el corazón… lo sabes, ¿no?

– Puede que tengas razón. Pero prefiero ir tras lo que quiero y que se me quiebre el corazón a quedarme aquí con las manos vacías.

Su padre se irguió en toda su altura, con el rostro contorsionado por la aflicción, mientras reprimía sus propias lágrimas:

– Está bien, entonces. Vete. Entrégate a ese inútil de poca monta que destruirá todo lo que alguna vez te he dado. Pero te advierto, Laura Elizabeth, si sales por esa puerta, no vuelvas nunca más. Prefiero pensar que estás muerta, que estar día y noche preocupado por ti. ¿Entendiste?

Se le cerró la garganta:

– Adiós, papá -logró susurrar antes de cruzar el umbral y cerrar la puerta tras de sí.

Enjugándose las mejillas, Laura condujo el auto de Brent por First Street hacia la salida del pueblo. Sus ojos llorosos hacían que la dirección y los frenos sensibles fueran aún más difíciles de manejar. Al diablo con este auto y con todas sus mañas. ¿Por qué tenían que tener los hombres autos tan sensibles como sus egos? Al diablo con todos los hombres, y al diablo también con su padre.

Bueno, en realidad, al diablo con su padre, no. Al diablo con sí misma por dejarse afectar por sus palabras. Sabía que haría una escena antes de irse. Sólo que no había anticipado que sacaría a relucir el tema de su madre. Había sido un golpe bajo.

Al llegar a la autopista, condujo el auto a una velocidad constante. Un vistazo en el espejo retrovisor confirmó que se le había corrido el rímel. Masculló algunas maldiciones y se llevó un pañuelo a la cara para limpiar las manchas. Se suponía que éste era su gran día: su emancipación. Y en lugar de celebrarlo, el llanto le estaba arruinado el maquillaje.

Al diablo con eso, decidió. Su padre sólo le podía arruinar el día, si ella se lo permitía. Acomodándose en el asiento anatómico, se dejó llevar por la sensación de la ruta a través del volante.

Le gustaba bastante esta imagen de sí misma, corriendo a Houston en un Porsche para reunirse con un apuesto hombre. En cuanto al día, no podía haber elegido uno mejor: el sol fulguraba en lo alto de un cielo sin nubes, y una profusión de flores silvestres florecía a la vera de la autopista. Ahora sólo necesitaba la música adecuada.

Con un ojo en el camino, revolvió la ecléctica selección de CD de Brent, que incluía desde rhythm and blues hasta rock. Después de apartar los temas más livianos, eligió algo para crear el clima que quería: ZZ Top [2].

Mientras intentaba sacar el disco del estuche, un auto pasó zumbando por el carril rápido como si ella estuviera parada. Se sobresaltó con el sonido y miró hacia abajo al velocímetro. Señalaba setenta millas por hora, exactamente el límite de velocidad. Cualquiera pensaría que ya era lo suficientemente rápido. Pero al meter el CD en el reproductor, una camioneta se acercó detrás de ella tan rápido, que temió que la chocara, antes de que zigzagueara al otro carril y pasara volando al lado de ella.

¡Maldición! Presionó una mano sobre el corazón que le latía con fuerza, y luego se rió de sí misma por ser tan temerosa. Si la vida transcurría así de rápido fuera de Beason’s Ferry, entonces tendría que acostumbrarse a ello.

Buscó en la cartera y halló sus anteojos de sol, se los puso, y se deslizó hacia abajo en su asiento. Con la voz de Billy Gibbons cantando a voz en grito el comienzo de Gimme All Your Lovin, apretó el acelerador a fondo.

Estaba cansada de ser la conductora más lenta de la ruta.

* * *

Capítulo 12

Sus ojos se agrandaron por la sorpresa al girar en la calle que conducía a la casa de Brent. A una cuadra de Westheimer, entre las residencias prestigiosas de Kirby y Shepherd, había un mundo que jamás pensó que existía. Aunque se había criado oyendo a la gente hablar sobre los “pintorescos barrios antiguos”, jamás los había visto. Cuando había venido a la ciudad en ocasiones anteriores, había ido directo a la Gallería [3], o a algún otro destino sobre las calles principales, y luego de vuelta a casa. Pero aquí, en esta calle lateral, en uno de los barrios más sofisticados, descubrió el corazón romántico del Viejo Houston.

Deslizando el auto por el asfalto matizado de sombras, admiró el tapete verde del césped, los canteros coloridos de flores y las majestuosas mansiones de dos pisos. Detrás de las paredes de ladrillo, alcanzó a ver garajes y los reflejos azules de las piscinas.

Encontró la dirección que Brent le había dado al girar en la esquina al final de la calle. Era una casa más pequeña que las otras… un chalet, en realidad… enclavado entre una hilera recién construida de casas adosadas y la imponente pared de una mansión. Un chalet bastante grande, advirtió, al zanjar la magnolia que daba sombra al jardín delantero y ocultaba parcialmente el techo a tres aguas.

Estacionó en el camino de entrada, y revisó las indicaciones para estar segura de que ésa era la casa. Desconocía el motivo, pero no imaginaba que Brent pudiera ser dueño de una casa que podría haber embellecido las páginas de Southern Living. Un departamento de acero y metal en un rascacielos, sí. Un chalet campestre, no.

Pero al levantar la vista, Brent salió a la entrada y nadie parecía más a gusto en su casa que él. Vestido en pantalones color canela y una camisa de polo, daba toda la impresión de pertenecer a una familia adinerada, como si hubiera nacido sobre esta misma calle entre una fortuna silenciosa y las azaleas en flor.

– La encontraste -llamó a voces mientras ella descendía del auto. Su cálida sonrisa disipó cualquier duda que podría haber conservado sobre su venida a Houston.

– Por supuesto -inhaló profundamente para tranquilizar las furiosas palpitaciones de su corazón-. Tus indicaciones fueron perfectas.

Al llegar al auto, él hizo una pausa, como si quisiera tocarla pero no estuviera seguro de hacerlo. Miró de soslayo al Porsche.

– ¿Tuviste algún problema con el auto?

– Ninguno -un impulso de picardía la llevó a agregar-: Bueno, excepto por la multa que me dieron por exceso de velocidad al pasar por Katy.

– ¿Multa por exceso de velocidad? -dijo distraído, mientras seguía buscando indicios de algún daño.

– Le dije al policía que te enviara la multa, por ser tu auto.

Levantó la mirada, confundido, y luego despejó la frente:

– Pequeña mentirosa -se rió-. No te hicieron una multa.

– No -ella sonrió. Pero debieron hacérmela.

Ahuecando su rostro en sus manos, le dio un rápido beso y se echó hacia atrás, pero volvió para rozarle con suavidad los labios, y luego una y otra vez, cada vez durante más tiempo. Para cuando levantó la cabeza, ella se sentía a punto de desfallecer.

– Me alegra que hayas venido -dijo con la voz ronca y queda.

– Mmm -un tibio resplandor pareció surgir bajo su piel cuando abrió los ojos-. Yo también.

– Aunque debo admitir que estoy un poco sorprendido.

– ¿Sorprendido?

Encogió los hombros:

– Casi esperaba que tu padre sacara un as de la manga a último momento. Ya sabes, alguna emergencia de vida o muerte para evitar que vinieras.

– No -el resplandor de su rostro se atenuó-. Nada de vida o muerte.

Él la miró, entornando los ojos:

– ¿Qué hizo?

– Nada -insistió.

– ¿Laura…?

– Nada de lo que quiera hablar, ¿está bien?

Por un instante, pareció que iba a comenzar a discutir, pero luego cambió de idea.

– Está bien -se aflojó y señaló hacia la casa-. ¿Y? ¿Te gusta?

Miró detrás de él, a la casa de ladrillo rojo con molduras blancas y postigos negros.

– Me encanta.

– ¿En serio? -una sonrisa de chiquillo le iluminó el rostro-. A mí también. Pero aún necesita muchos arreglos.

– Las casas antiguas siempre necesitan arreglos.

– ¿Qué te parece si te hago la visita guiada antes de decidir lo que haremos esta noche?

– Buena idea -sintió un cosquilleo de calor en el estómago al tiempo que él la conducía por el camino de ladrillo hacia la entrada. Para su sorpresa, se sintió más nerviosa que durante la primera “cita” con él. Es cierto, aquello había sido arreglado de antemano. Esta noche estaba con Brent porque él la había invitado motu proprio.

– Así que, eh, ¿a qué hora te espera Melody? -le preguntó, subiendo las escaleras de la entrada. Ella lo miró de reojo. ¿Estaría él tan nervioso como ella?

Ella se obligó a adoptar un tono despreocupado:

– Dijo que no había apuro.

– Excelente -su sonrisa, y el significado sutil detrás de esa única palabra, envió una oleada de calor por todo su cuerpo, aun cuando lo precedió entrando en el fresco interior de la casa.

– Oh, cielos -exhaló, seducida por la belleza masculina y la sobria elegancia de la decoración.

Luces empotradas iluminaban cálidamente los pisos de madera, las suaves paredes color marrón, y las molduras blancas. En la sala a la derecha y en el comedor formal a la izquierda, alfombras orientales agregaban toques de color que contrastaban con las oscuras antigüedades.

– Hay un par de dormitorios arriba -explicó, haciendo un gesto hacia las escaleras-. Empleo uno de oficina y el otro de sala de pesas.

Los ojos de ella no pudieron dejar de advertir los resultados de esas pesas mientras él la conducía a través del comedor. Se le hizo agua la boca al observar su estrecha cintura, sus nalgas firmes, y los muslos corpulentos que se movían debajo de su ropa.

Del otro lado del comedor, entraron en la cocina. Con los ojos aún puestos en Brent, apenas advirtió las cacerolas de cobre que colgaban sobre una isla de madera maciza, la cocina empotrada en el ladrillo rojo, o las hierbas plantadas en una ventana encima de la pileta. Prestó más atención a la textura de su voz que a sus palabras.

– Y ahora, mi cuarto favorito -anunció.

Pasó a través de una segunda puerta, y extendió el brazo:

– La sala de estar.

Luego de recuperar el sentido, entró en una habitación que rezumaba masculinidad. Rústicas vigas, una chimenea de piedra, y muebles de cuero le daban al cuarto un aire de lodge de montaña. Las luces en riel hacían resaltar audaces pinturas del impresionismo de Santa Fe. Sobre la mesa de centro, candelabros de hierro forjado sostenían velas que jamás habían sido prendidas. La habitación era perfecta. Casi demasiado perfecta, pensó al advertir las Architectural Digest desplegadas sobre una mesa auxiliar.

El sonido de una cascada la atrajo hacia las ventanas que daban al patio. Muebles de palo colorado estaban dispuestos ajustadamente en torno de macetas con flores. Un pequeño jardín de agua borboteaba. Parecía el escenario para una sesión de fotos: hermoso para mirar pero no completamente real. Descartó la descabellada idea.

– Debes hacer fiestas maravillosas.

– En realidad -titubeó-, eres la primera persona a la que invito.

Se volvió hacia él, interrogándolo con la mirada.

Él metió las manos en los bolsillos:

– Hace rato que quiero invitar a algunas personas del trabajo. Tal vez cuando termine de descolocar y volver a pintar las molduras en el comedor.

– Brent -sacudió la cabeza-, si esperas hasta terminar todo, jamás invitarás a nadie. Sé lo que te digo, he vivido en una casa antigua toda mi vida.

– Lo sé -encogió los hombros-, pero todavía hay tanto que hacer, aunque ya está completamente transformada.

Ladeando la cabeza, lo miró divertida.

– ¿Qué? -él se movió nerviosamente, algo que rara vez lo había visto hacer.

– Tú -sonriendo, caminó hacia él-. ¿O acaso te olvidaste de lo que dijiste cuando te pedí que ayudaras con el Tour de las Mansiones? -cuando no respondió, ella hizo más grave la voz para imitar la suya-. Restaurar casas antiguas no es una causa que valga la pena.

– ¿Dije eso?

– Sí, lo dijiste -tocó su mentón con la punta del dedo.

– Supongo que lo que quise decir es que no es una obra de beneficencia que valga la pena. Yo, por mi parte, no le estoy pidiendo a nadie que me dé dinero. Lo hago por mí y, bueno, por la casa -lanzó una mirada a su alrededor-. No te imaginas lo venida abajo que estaba. Aun en medio de todas las demás casas restauradas, nadie parecía darse cuenta del potencial que tenía. Eso, o la consideraban muy pequeña como para tomarse el trabajo de hacerlo -le dirigió una rápida mirada, y se sonrojó-: Olvídalo. Es difícil explicar.

– Brent -agachó la cabeza para mirarlo directamente a los ojos-. Lo entiendo. Perfectamente.

– Gracias -le besó la frente.

– Bueno -dijo alegremente-, ¿qué tienes planeado para esta noche?

– Pues, a ver… -la atrajo levemente hacia sí-… podemos salir para ver una película y cenar, o quedarnos aquí para ver una película y cenar.

– Oh, ya entiendo -se rió mientras le hociqueaba el cuello-. Me engañaste para que viniera hasta aquí sólo para que te preparara una cena casera, Pues, olvídalo, querido -presionó una mano sobre su pecho y lo miró con severidad-. Estoy en huelga oficial de cocina durante los próximos días.

– En realidad, yo iba a cocinar para ti. ¿Qué te parece algo seudoitaliano?

Ella estrechó la mirada:

– ¿Estás hablando de cocinar, no es así? ¿No de levantar el teléfono y pedir una pizza?

– Qué comentario tan machista.

– Sólo deseaba estar segura.

– Bueno, señorita sabelotodo, ¿qué te parece carne al vino tinto y fettuccine con salsa verde?

Su cara se iluminó:

– Me parece fantástico.

– Qué bueno, porque ya tengo la carne marinada en el refrigerador. Pero tendremos que ir al supermercado. Me acabo de quedar sin cebollín y corazones de alcaucil.

– Encantada -sonrió asombrada, decidiendo que le gustaba este costado inesperadamente doméstico de Brent. Le gustaba mucho.

Dado que el día estaba soleado pero fresco, Brent bajó el techo del Porsche y tomó la “ruta panorámica” al supermercado. Quería mostrarle a Laura todas las mansiones espectaculares del otro lado de Kirby de donde él vivía.

– No es que yo me pueda dar el lujo alguna vez de comprar algo así -dijo-. Pero son hermosas para ver.

– ¿Realmente te gustaría algo tan grande? -parecía un tanto horrorizada por la idea.

– Claro -respondió-. ¿A quién no?

Ella sacudió la cabeza:

– Después de todos estos años de vivir en la casa de mi padre, lo único que quiero es un lugar que sea mío. Puede ser una mansión o un rancho, no me importa -él observó el viento enredarle el cabello mientras escudriñaba las casas. Tenía una extraña mezcla de satisfacción y añoranza que ahora advirtió siempre había existido. Lo que deseaba parecía tan sencillo, y, sin embargo, estaba más allá de su alcance.

Volviéndose hacia el camino, adoptó un tono burlón para restarle solemnidad al momento:

– Siempre que la choza tenga un cerco de estacas y un par de niños en el jardín, ¿no es cierto?

– Tal vez -le dirigió una sonrisa oblicua-. Aunque la vida es algo más que el matrimonio y los niños, ¿sabes?

Para su sorpresa, su sonrisa dejó entrever un destello malicioso. El pulso se le aceleró al evocar lo que había sucedido la última vez que habían estado solos en este mismo auto. Su mirada revoloteó sobre las piernas delgadas que había intentado ignorar. Expuestas por su falda de denim color caqui, lucían provocativamente suaves… y desnudas de todo salvo de un bronceado. Como si lo quisiera provocar adrede, cruzó las piernas con un movimiento lento y sensual que lo hizo sonreír.

Tal vez salir con Laura no terminara siendo un desastre, después de todo. Parecía perfectamente preparada para manejar una relación temporaria. Volviéndose hacia la ruta, se permitió disfrutar del suave zumbido de tensión en su entrepierna.

Cuando regresaron a la casa, Laura se sentó de piernas cruzadas sobre una banqueta en la cocina de Brent, mientras éste preparaba la comida. El reproductor de CD en la sala de estar enviaba una selección de melodías roncas y melancólicas a toda la casa. Dando pequeños sorbos a la copa de vino que él le había servido, lo observó fascinada.

– ¿Dónde aprendiste a hacer eso? -preguntó mientras él cortaba las zanahorias en rodajas con la precisión milimétrica de un chef Cordón Bleu.

– ¿Qué, cocinar? -encogió los hombros-. Aprendí lo básico de niño. No es que me quedara otra opción: mi abuela rara vez apagaba el televisor el tiempo suficiente como para advertir que yo siquiera estaba en casa.

El ritmo de sus tajadas se detuvo un instante. Frunció el entrecejo al ver la rodaja irregular de zanahoria y la arrojó a la pileta.

– Después de un tiempo, hasta los niños se cansan de comer sándwiches de mortadela y sopa de kétchup.

– ¿Sopa de kétchup? -preguntó.

– Oye, era un niño, no molestes -sonrió-. Además, el kétchup es gratis -inclinándose hacia ella, descendió la voz para un efecto dramático-. Verás, me metía a hurtadillas en el Dairy Bar, hacía de cuenta que me dirigía al baño, y luego, cuando nadie miraba, me birlaba los sobres de kétchup de las mesas.

– Muy astuto -dijo con asombro exagerado, aun mientras sentía que algo se le retorcía adentro por la imagen que evocaba.

– De cualquier manera -dijo, raspando las zanahorias en un bol y comenzando a pelar las diminutas cebollas-, mis habilidades culinarias estaban lo suficientemente avanzadas cuando comencé a trabajar como repartidor para el supermercado Adderson. Supongo que comenzó como simple curiosidad, sabes, preguntándome qué planeaba hacer la gente con toda esa comida que yo ponía en sus despensas. Así que yo… echaba un vistazo a los libros de cocina de la gente si les llevaba las compras cuando no había nadie en casa.

– Brent… -sacudió la cabeza-, ¿por qué no preguntabas y ya?

– Lo hice -insistió-. Una vez. La mujer me dijo que no me metiera en lo que no era asunto mío, y que dejara el pedido.

– ¿Quién dijo eso? -irguió la columna en el acto.

Él le sonrió, mostrando todos sus dientes.

– Clarice.

– ¿Clarice? -Laura abrió los ojos. -Pero Clarice no sabe cocinar, a no ser que te guste el pastel de carne quemado y el pan de maíz tan duro como para romperte una muela.

– Yo, este… -se rascó el costado del cuello-… me di cuenta de ello después. Pero para entonces ya había desarrollado mis métodos ladinos.

– Métodos astutos, a mi parecer -sacudió la cabeza, maravillada ante todo lo que había tenido que superar en la vida para ser el hombre que era-. Eras muy ingenioso de niño. Debes estar orgulloso de ello.

– Gracias -al terminar con las cebollas, tomó el bol de carne marinada y se volvió hacia la cocina de gas-. Entonces -dijo de espaldas-, ¿pudiste hablar alguna vez con tu amigo Greg para explicarle que tu respuesta era no?

Sus hombros se desplomaron.

– Hablé con él, sí.

– ¿Y? -la voz de Brent sonaba despreocupada, pero su cuerpo pareció ponerse súbitamente tenso.

– Parece que sólo escucha lo que tiene ganas de escuchar -jugueteó con el pie de la copa-. Si bien le dije que me mudaba a Houston tan claramente como pude, parece pensar que vine aquí para tomarme una vacación y pensar las cosas.

– Ya veo. Y tu padre. ¿Me dirás lo que te dijo antes de partir?

– Prefiero no hacerlo -bebió un pequeño sorbo de vino y lo saboreó con la lengua.

– ¿No está de acuerdo con que nos veamos, no es cierto?

– Papá no está de acuerdo con que vea a nadie.

Brent se ocupó de ajustar la llama del quemador.

– ¿Qué dijo?

– Oh, no lo sé -hizo un gesto con la copa en el aire para parecer despreocupada-. Algo así como que todo el pueblo sabía que venía a Houston para rendirme al pecado y al desenfreno durante un fin de semana -aun de espaldas, ella advirtió que se ponía tenso.

– ¿Te molesta? -preguntó él suavemente.

– ¿Qué, el pecado y el desenfreno?

– No, que todo el pueblo sepa que estás acá. Conmigo.

– Por supuesto que no -descartó la idea, hasta que se le ocurrió otra-: ¿A ti te molesta?

– ¿Qué la gente sepa que estoy en compañía de una mujer hermosa? No lo creo -se rió, y agarró el aceite de oliva. Chisporroteó y estalló mientras él lo echaba en forma de hilo sobre la sartén. El ajo que agregó pareció llenar la habitación de un sabroso aroma, y alineó los boles de vegetales y carne cortados-. Ahora, relájate y disfruta del show.

* * *

Capítulo 13

– ¡Eso estuvo fantástico! -Laura suspiró satisfecha, dejándose caer sobre el sofá. Recostada sobre el respaldo, puso una mano sobre su estómago-. No puedo creer haber comido tanto.

– Me alegro de que te haya gustado -sonriendo, Brent se sentó a su lado y tomó el control remoto, presionando la tecla play del VCR-. ¿Estás segura de que quieres ver una película que ya viste? -preguntó cuando aparecieron los créditos de Up Close and Personal. Ella había ubicado la película al revisar la amplia colección de su equipo de home entertainment.

– Claro -respondió-. Como dije, hace mucho que no la veo. Además, ¿qué puede ser más apropiado que una película sobre noticiarios? Salvo que prefieras ver otra cosa.

– No, me gusta esta película -se inclinó para tomar la botella de vino que había posado sobre la mesa de centro y llenó las copas de ambos-. Incluso es bastante fiel, en su mayoría.

– ¿Ah, sí? -le preguntó, ansiosa por saber más acerca de su trabajo-. ¿Entonces la sala de redacción en donde trabajas es igual de lujosa que la de la película?

– No exactamente -se rió entre dientes-. Detrás de los estudios refinados y elegantes, las salas de redacción son por lo general desordenadas y caóticas, algo así como una zona de guerra -recostándose contra el sofá, pasó el brazo por detrás de ella-. Me refiero a que es fiel en su representación del personaje de Robert Redford, Warren Justice. Los periodistas como él, los que realmente se preocupan por informar al público, son una especie en extinción. Hoy día, lo que importa son los índices de audiencia y el espectáculo.

– ¿Eso te molesta?

– Sí, la verdad que sí. Me molesta mucho -sus dedos juguetearon con las puntas de su cabello. Cuando ella miró de costado, él parecía más interesado en ella que en la película-. Pero no me puedo imaginar haciendo otra cosa. Y cada tanto, tengo la oportunidad de escribir un artículo que vale la pena.

– ¿Cómo qué?

Le contó acerca de los informes especiales que había realizado, desde desarrollos inmobiliarios escandalosos hasta corrupción política. Mientras lo oía, perdió el hilo de la película. Cuando hablaba sobre la búsqueda de la verdad e informar a la gente, lo hacía con pasión. Pero la mayoría de sus historias se remontaban a sus días como periodista en el llano, antes de conseguir un puesto en el noticiario.

– Aún no entiendo por qué renunciaste a ser periodista de investigación.

– Porque el puesto de reportero de noticias está a un paso de donde realmente quiero estar.

– ¿Dónde?

– En el puesto de jefe de redacción -esbozó una sonrisa amplia-. ¿Sabes? Ese es un trabajo que vale la pena. El jefe que tengo ahora, Sam Barnett, es un poco así -señaló la televisión, donde Warren Justice estaba acosando a Tally Atawater, un reportero novato y ávido, para que fuera al corazón de la historia, para que buceara más allá de la superficie y desenterrara el elemento humano que provocaría la empatía de la gente-. Connie, mi productora, cree que Sam es anticuado, pero yo admiro el hecho de que le importe más informar las noticias que entretener a la gente.

En lugar de echar un vistazo a la pantalla, sus ojos permanecieron puestos sobre Brent.

– Te apasiona de verdad, ¿no es cierto?

– Sí, mucho -se volvió y le sonrió.

Y en ese momento se dio cuenta de que lo amaba. Lo amaba de verdad. No era un capricho infantil con el muchacho más apuesto del pueblo, sino el amor profundo que siente una mujer por un hombre. Amaba su seguridad y disciplina, su integridad y su motivación.

Al escucharlo hablar sobre sus sueños, anheló que fuera feliz, tanto como que correspondiera su amor. No sabía si alguna vez sentiría esta irresistible atracción del corazón hacia ella. Pero por el momento era suficiente estar aquí, sentada en silencio a su lado, escuchando su voz y creyendo en la posibilidad de compartir aquellos sueños.

– ¿Te das cuenta? -dijo, riéndose de sí mismo-. Parezco Clark Kent: verdad, justicia y el estilo norteamericano.

Para su sorpresa, sus mejillas se sonrojaron de vergüenza.

– No -insistió ella, y levantó la mano a su mejilla-. Eres excepcional.

El instante en que su mano lo tocó, la mirada de él se clavó en la suya. La duda en sus ojos le dio el coraje para no echarse atrás. Había tantas cosas que le colmaban el corazón, anhelando ser expresadas, pero sabía que si lo hacía, sus sentimientos lo atemorizarían.

– Algún día -dijo en voz queda-, sé que serás un jefe de prensa maravilloso.

El aire quedó en suspenso entre ellos. Él levantó la mano para tocarle la cara. Por un instante, ella pensó que él podía ver todo lo que sentía reflejado en sus ojos. Pero al inclinarse hacia ella, sus ojos se cerraron, y sólo pudo sentir.

El roce de sus labios sobre los suyos fue como una pregunta susurrada, y respondió con un suspiro. Su mano tembló mientras las yemas de sus dedos trazaron un suave camino desde su mejilla hasta su cuello, y ella tembló a su vez.

Deseaba esto… oh, sólo ella sabía cuánto. No importa lo que sucediera en el futuro, esta noche sería suya para siempre. Se inclinó hacia él, manifestándole con la urgencia de su boca lo que no podían decir sus palabras. El cuerpo de él se tensó un instante, titubeando antes de que su lengua se hundiera en su boca, gozando de lo que ella ofrecía en abundancia. Cuando acarició sus brazos y su pecho, sus músculos se endurecieron bajo sus caricias, y su propio cuerpo se tensó en respuesta.

Su boca abandonó la suya, buscando desesperadamente su cuello, y deteniéndose al encontrar la barrera de su blusa. Ella arqueó la espalda para invitarlo a descender, pero él no respondió.

Cuando levantó las pestañas, lo halló con la mirada clavada en su cuerpo, su rostro surcado por la preocupación, como si librara una batalla interna. Gimió al volver a posar su boca sobre la suya, dura y exigente. Ella se abrió la blusa con manos temblorosas. Él ya no necesitaba más aliciente para deslizarla sobre el sillón.

Ella acogió su peso y la dureza de su entrepierna que apretaba su muslo. Su mano se extendió sobre sus costillas. Su pecho agonizaba de anticipación, pero él no hizo nada por tocar los pezones que se fruncían contra el encaje de su corpiño. Un gemido escapó de su garganta, cuando profundizó el beso, suplicando que la tocara.

Los labios de él se apartaron, y ella oyó sus jadeos:

– No. Espera. Detente.

Ella parpadeó mirándolo, demasiado aturdida para comprender.

¿Había interpretado mal su atracción? ¿O habría cambiado de opinión durante el beso?

– Lo siento, yo…

Ella intentó tomar la blusa para cubrirse, pero la mano de él la detuvo. Cuando lo miró a los ojos, vio el deseo atormentado en lugar del rechazo.

– ¿Tienes idea de cuánto te deseo en este momento? -dijo.

Una sensación de alivio se derramó sobre ella:

– Esperaba que fuera así -esbozó una tímida sonrisa-, pues yo también te deseo.

Con un gemido, atrapó sus labios, provocando y saboreando. La mano de él se deslizó hacia abajo sobre su falda, y luego subió por su muslo desnudo. Ella tembló al sentir que sus dedos se deslizaban bajo su ropa interior para ahuecar y apretar sus nalgas. Pero cuando ella presionó los labios contra los suyos, él se apartó.

– Espera -dijo con voz ronca, arrancando su boca de la suya-. No podemos seguir.

– ¿Por qué? -lo miró extrañada.

– Porque… -una arruga se formó entre sus cejas y su mirada descendió a sus pechos descubiertos a medias-. No te invité acá para una aventura de una noche.

– Y yo tampoco vine aquí para eso -acalló iguales dosis de incertidumbre y frustración. Anhelaba decirle que lo había esperado toda la vida, y no veía por qué debía seguir esperando-. Brent -suspiró, ahuecando su rostro en sus manos para que la mirara-. Prácticamente nos criamos juntos. ¿Estaría tan mal saltear la etapa de conocimiento preliminar?

Soltó una carcajada:

– Jamás sé qué esperar de ti -inclinándose, besó sus labios, con suavidad, con dulzura. Ella levantó los brazos para atraerlo hacia sí.

– No -se apartó, sonriendo-. Si vamos a hacer esto, hagámoslo bien.

Antes de que pudiera comprender lo que sucedía, él se puso de pie y la ayudó a pararse al lado de él. Su blusa se abría, y ella levantó la mano para cerrarla. Él la detuvo, y tomó su mano, acercándola a su boca.

– Aun con poca antelación, puedo disponer de algo más romántico que el sofá.

Al parecer, cuando se puso de pie, su intrepidez quedó de lado, pues sus palabras la hicieron ruborizarse. Intentó agachar la cabeza, pero él le levantó el mentón, reprendiéndola con una sonrisa:

– Jamás sientas vergüenza por aquello que te da placer.

Con la mano de ella aún ahuecada en la suya, caminó hacia atrás, conduciéndola por una puerta a través de la cual todavía no había entrado. Empujó la hoja montada en goznes silenciosos, y ésta se abrió revelando la recámara principal. En medio de las sombras azuladas, apenas entrevió la enorme cama. Los cuatro postes de metal se elevaban casi hasta el cielo raso. La sobria masculinidad la atraía como un antro de placer prohibido.

Hace un instante había querido entregarle todo a Brent, sin reservas. Pero esto parecía diferente, por algún motivo. Más calculado. El pecado que su padre había nombrado.

Sintió los ojos de Brent, mientras la observaba, sintió que se echaba atrás, de un modo intangible.

– Laura -suspiró, apartando el cabello de su frente hacia atrás-. No tenemos que…

– No -sus ojos se abalanzaron sobre los suyos, al tiempo que la necesidad y la incertidumbre luchaban en su interior. ¿Y si entregarse a él terminara ahuyentándolo? ¿Y si su cuerpo no lo satisfacía? Pero, ¿y si esta noche era todo lo que tenía?

Respiró hondo, para armarse de valor:

– Te deseo -cuando la duda permaneció en sus ojos, ella ahuecó su mano con la mano que tenía libre-. Y deseo esto.

La tensión en su rostro se diluyó, al tiempo que le dio un breve beso, luego la condujo al centro de la habitación.

– Espera aquí -dijo, y fue a la cómoda para buscar algo en un cajón. Al observarlo en la oscuridad, posó una mano sobre su estómago para aquietar los nervios.

Raspó el fósforo, y una diminuta llama comenzó a brillar. La acercó a la mecha de una vela, y un romántico destello inundó la habitación. Por encima de la luz parpadeante, observó su reflejo en el espejo del tocador, una presencia fantasmal más que real, dorada y blanca, flotando en la oscuridad.

Él se movió para pararse detrás de ella, como si fuera parte de las sombras más que de la luz. Era mucho más alto, ancho y sólido que ella, y abrumadoramente masculino. Lo observó, paralizada, deslizar la blusa de sus hombros. Flotó hacia abajo y desapareció como una preocupación olvidada.

Sus manos temblaron al descansar sobre sus hombros. Ella lo observó en el espejo agachar la cabeza. Sus labios firmes se posaron sobre su cuello en el instante mismo en que sintió su blandura. La realidad de su piel contrastaba dulcemente con la ilusión reflejada en el espejo, confundiendo sus sentidos. Sus ojos se cerraron lentamente, y se apoyó sobre él, absorbiendo la sensación de su cuerpo duro y sus manos tiernas. Ella sintió que su corpiño se tensaba y se aflojaba, y lo imaginó siguiendo el derrotero de la blusa, desapareciendo lentamente como la neblina a la luz de la Luna.

Las manos de él ahuecaron sus pechos. El hecho de verlo observándola le provocó vergüenza y excitación al mismo tiempo, y él acarició sus pezones, que se irguieron ardientes.

– Hace tanto que pienso en esto, que te quiero acariciar así -exhaló las palabras hundiendo la boca en su cabello. La evidencia de su deseo ejercía una firme presión contra su espalda.

El temor nervioso se aquietó en su estómago, reemplazado por un sordo anhelo. Esto que hacía estaba bien. Este hombre, esta noche. La invadió la certeza de lo que estaba haciendo mientras las manos de él se deslizaban hacia abajo, sobre su vientre, provocándole un temblor profundo.

Como entre sueños, reparó que le quitaba el resto de la ropa, hasta dejarla desnuda, sintiendo la presión de él una vez más a sus espaldas. Una de las manos de él volvió a su pecho, la otra se posó más abajo, sosteniéndola con firmeza contra sí. Ella podía sentir la presión dentro de los confines de su pantalón, sabía que estaba de pie, completamente vestido, mirando fijo su desnudez en el espejo.

– Cielos, Laura -respiró apoyado contra su sien-, eres tan hermosa.

Los ojos de ella se abrieron lentamente, y se vio tal como era: pálida y delgada, pero, por algún motivo, estrechada entre sus brazos morenos y sólidos, era hermosa… etérea y terrenal a la vez. Contuvo el aliento al percibir la expresión de sus propios ojos, al ver la avidez que brillaba bajo sus párpados pesados. Cuando vio que él estaba observando su rostro, que también advertía su deseo manifiesto, quiso volver la mirada. Pero la imagen delante de ella la retuvo extasiada, mientras sus manos fuertes acariciaban su suave piel.

– Desde aquella noche en el auto -dijo-, he deseado mil veces haber contemplado tu rostro cuando te tocaba. Haber visto tus ojos cuando finalmente te desataste.

Su mano siguió deslizándose sobre su vientre hasta enredarse en la mata de vello dorado. Un gemido se escapó de sus labios cuando su mano se deslizó entre sus muslos, avivando el deseo. La vergüenza venció a la audacia. Se volvió en sus brazos y hundió el rostro en su pecho.

– Ámame, Brent… quiero decir… -levantó la mirada hasta la suya-. Hazme el amor.

Una sonrisa revoloteó en sus labios mientras su boca se posaba sobre la de ella. La fuerza del beso la calmó, evitó que pensara. Echó los brazos alrededor de su cuello al tiempo que él la levantó y la llevó a la cama. Aun mientras la acostaba sobre el colchón, se aferró a él, besándolo con todo su ser.

– Laura -susurró, moviéndose desde su boca hacia su cuello-, ¿necesitas que use algo?

– ¿Qué? -ella frunció el entrecejo, pensando que ya llevaba demasiada ropa puesta. Sus manos tironearon de su camisa, deseando tocar su carne desnuda.

– ¿Necesito ponerme un condón? -le aclaró, ayudándola a retirarle la camisa-. No me molesta ponerme uno, a menos que…

Sintió más vergüenza que nunca.

– No, no, estoy tomando pastillas. Me refiero a que… -se mordió el labio, sabiendo que el embarazo era un mal menor en comparación con las consecuencias más recientes de tener sexo-. No me molesta, si a ti tampoco.

– Impecable -le dirigió una sonrisa insolente, y luego se bajó de la cama y se quitó la ropa con insinuante lentitud. Su cuerpo emergió, tenso y reluciente, bajo los músculos firmes. Era todo lo que había imaginado, moreno, seductor, con un aire de peligro. Pero cuando se acercó a ella, lo hizo con ternura y contención.

Para Brent, la contención era aún más difícil, pues jamás había tenido a una mujer que se entregara tan abiertamente. La confianza en sus ojos lo excitaba tanto como la sensación de su piel. Era suave y delicada, y respondía a su más mínima caricia. Él observó su rostro mientras rozaba los húmedos pliegues entre sus muslos. La respuesta de ella la avergonzó aún más… él se dio cuenta por la manera en que se mordía el labio para reprimir un gemido… pero sentía demasiado placer para resistir.

Lenta, metódicamente, la tocó aún más profundamente, excitándose con cada gemido y jadeo. Ella estaba tan cerca de alcanzar la cima, tan cerca, que él lo sintió en la respuesta de su propio cuerpo. Cuando sucedió, ella se arqueó y se retorció, buscando sus hombros:

– Oh, Brent. Brent, yo… -sus dedos se clavaron en sus brazos, atrayéndolo hacia sí.

– Shhh, lo sé -trató de tranquilizarla con besos mientras colocaba su peso encima de ella. Las manos de ella se volvieron más impacientes. Cuando sus piernas lo rodearon, él apretó los dientes para controlarse. Enterró una mano en el cabello de ella, y pasó la otra por la parte baja de su espalda. El calor húmedo de ella entró en contacto con su piel, invitándolo a entrar. Gimiendo, interrumpió el beso.

– Mírame, Laura-dijo con voz ronca.

Los párpados pesados de ella se levantaron apenas, lo suficiente para que él advirtiera su asombrado estupor cuando él penetró lenta pero completamente dentro de su apretada cavidad.

Con un grito ahogado, la cabeza de ella se curvó hacia atrás. Él sintió su espasmo y la observó asombrado permanecer arqueada, suspendida en un mundo de éxtasis. Que pudiera hacerla culminar tan rápidamente hizo que el pecho se le inflara de puro orgullo masculino. Ella suspiró y descendió flotando a la tierra, relajando su cuerpo bajo el suyo. Una sonrisa apareció en su rostro mientras se dispuso a dormirse.

– Oh, no tan rápido -se rió él entre dientes, mientras le rozaba los labios. Se movió dentro de ella con embestidas suaves y profundas. Ella ronroneó contra su boca, devolviéndole el beso en abundancia.

Cielos, cómo lo excitaba. Su mezcla de audacia y timidez lo conmovían en lo más profundo. Una pequeña parte de sí que siempre había mantenida oculta del mundo se zafó de su rígido control.

Levantándose sobre sus brazos, se entregó a las exigencias de la carne. La embistió con fuerza y saltó al vacío, hundiéndose en el éxtasis. Al descender, se dio cuenta de que Laura estaba allí con él, respirando con dificultad, torciéndose de placer. Los brazos de ella se abrieron, y él se desplomó en ellos, dejando que lo sostuviera durante los remezones posteriores que sacudieron su cuerpo.

Cuando su corazón dejó de palpitar locamente, se dio vuelta al costado, llevándosela con él. Ella suspiró con gozo, y se acurrucó contra su pecho. A medida que el zumbido de placer se disipó, la duda entró con sigilo. Él no había querido que su primera cita terminara en la cama. Cerró los ojos para olvidar el recuerdo de cómo lo había mirado ella hacía unos instantes. En esos ojos había visto lo único que no había querido ver.

Laura Beth Morgan imaginaba que estaba enamorada de él.

No sabía qué diablos hacer respecto de ello, qué decir. Mientras yacía en la oscuridad, debatiendo en su interior, oyó que la respiración de ella se aquietaba, sintió que su cuerpo se relajaba y caía dormida. Al volver su cabeza, se maravilló de la satisfacción que resplandecía en su rostro. La absoluta confianza de ella en él lo interpeló, confundiéndolo todo. Él no merecía esto… y ella merecía algo mejor.

– Oh, Laura -besó su frente-. ¿Qué voy a hacer contigo?

Laura se despertó lentamente para sentir un agradable dolor muscular. Al abrir los ojos, vio que Brent también se había dormido. Deslizó la mano debajo de su mejilla y lo observó. Se lo veía tan tranquilos, no se animaba a despertarlo. Pero Melody la estaba esperando.

Levantó la cabeza lo suficiente para ver el reloj sobre la mesa de luz. ¡La una de la mañana! ¿Cómo se había hecho tan tarde? Echó un rápido vistazo alrededor de sí, e intentó decidir qué hacía. Un teléfono descansaba al lado del reloj despertador, pero si lo usaba, podría despertar a Brent. Si se despertaba, ¿insistiría en vestirse y llevarla a casa de Melody? Por un instante, se debatió, sin saber si él deseaba que se quedara, pero sí que era lo que ella deseaba. Mucho.

Pero, ¿y si su padre llamaba a Melody por la mañana, para hablar con ella? Si bien era una mujer adulta, y tenía derecho a tomar sus propias decisiones, no tenía deseo alguno de causar más fricciones que las necesarias con su padre. Y Melody podía estar preocupada.

Saliendo con cuidado de la cama, sopló la vela casi consumida, para apagarla, y luego entró silenciosamente en lo que supuso era el baño principal. La luz repentina le hirió los ojos, y vislumbró que el cuarto era pequeño, como la mayoría de los baños en las casas antiguas, pero remodelado con azulejos grises, azules y rojos. Después de salpicarse el rostro con agua y peinarse, encontró una bata azul marino que colgaba de la puerta. Su piel se deleitó con la sensación hogareña de la tela de felpa, y la loción para después de afeitar le provocó un cosquilleo en la nariz.

Apagó la luz y cruzó en puntas de pie la habitación, hacia la sala de estar. El resplandor de un relámpago centelleó del otro lado de las ventanas de patio. Se detuvo un instante, distraída por la velocidad del rayo y la danza alocada de los árboles. Sintió la tentación de demorarse un poco más, pero… Pero debía hacer el llamado y volver a la cama.

Revolvió en la oscuridad, hasta hallar su cartera, encontró el teléfono de Melody y se dirigió al teléfono ubicado en la cocina.

Melody respondió al primer llamado:

– Habla Piper -oyó a su amiga por encima del sonido atronador de flautas y tambores célticos.

– ¿Melody? -susurró, echando un vistazo a la habitación-. Soy yo, Laura.

– Espera -el volumen de la música bajó-. Sí, dime.

– Siento llamar tan tarde -más allá de la ventana, por encima de la pileta de la cocina, otro relámpago astilló el cielo.

– ¿Es tarde? -preguntó Melody.

– Es la una de la mañana.

– Oh, pues, el tiempo vuela cuando estás trabajando. ¿Qué cuentas?

– Quería que supieses que sigo en casa de Brent.

– Déjame adivinar -Laura podía oír la sonrisa en la voz de la otra mujer-. No vendrás esta noche.

– ¿Te importa?

– ¡Cielos santos, no! De hecho, no te esperaba realmente. ¿Debo suponer que las cosas están marchando entre tú y el guapo del noticiario?

– Supongo. Espero -los truenos retumbaron con suavidad sobre la casa.

– ¿Estás bien? -preguntó Melody-. Pareces un poco abatida.

– No, estoy bien -Laura hizo una pausa-. Aunque necesito pedirte un favor.

– Claro. Dilo.

– Si llama mi padre por la mañana, ¿puedes decirle que estoy en la ducha o algo, y luego llamarme aquí?

Melody soltó una risa gutural:

– Dios mío, quién pudiera ser adolescente otra vez. Dame el número, nena.

Habiendo terminado la llamada, Laura colgó el teléfono y soltó un suspiro. Ahora debía quedarse y esperaba fervientemente que Brent no se lo tomara mal.

Paró la oreja, para oír si se movía. El silencio de la habitación la rodeó. Tuvo la sensación extraña de que la casa estaba durmiendo, como si fuera una extensión de su dueño. Y así como disfrutó observando dormir a Brent, no pudo resistir deambular por la parte de abajo, sonriendo cuando vio las molduras que él creía necesitaban ser reparadas, y pasando las puntas de los dedos por la superficie lustrosa de la mesa del comedor.

En la sala de estar, vio la película que había terminado y se había rebobinado. Extrajo la cinta del equipo y lo volvió a deslizar en su caja. Al poner la cinta de vuelta en su lugar, sonrió al ver las restantes películas alineadas en orden alfabético.

Brent era un hombre que gustaba del orden, completamente opuesto al caos de sus primeros años.

Dándose vuelta, advirtió que habían dejado las copas de vino sobre la mesa de centro. Las levantó para llevarlas a la cocina antes de regresar a la cama. Sólo que cuando llegó a ésta, vio los platos de la cena aún en la pileta. Brent debió de estar realmente distraído para dejarlos sin lavar. La idea le provocó una sonrisa. Se decidió a lavarlos por él, y tomó el detergente líquido y una esponja. Antes de comenzar a trabajar, abrió la ventana sobre la pileta para disfrutar del olor a lluvia y de la sensación del aire frío contra sus mejillas. Tarareando en voz baja, llenó la pileta con agua jabonosa.

Qué irónico que disfrutara de una de las cosas que justamente había querido dejar atrás… ser la feliz ama de casa. Pero ésta era la casa de Brent. Y el simple acto de lavar los platos la embargaba de una enorme satisfacción.

* * *

Capítulo 14

A lo lejos se oyó el fragor de los truenos. Brent se agitó con el ruido que se filtró por las capas de su sueño, como el eco de voces furiosas. Intentó sacudirse la modorra, pero la oscuridad se aferró a él tenazmente, atrapándolo en el estrecho espacio que habitaban viejos terrores.

Sumido en la oscuridad, pudo oír la voz suplicante de su madre, y las objeciones furiosas de su abuela.

No puedes dejar al chico aquí. Cielos, acabo de terminar con tu crianza y la de tus hermanos. ¿Ahora también quieres que lo críe a él?

No tengo otra opción, mamá. Wayne y yo nos casamos hoy. Ahora es mi esposo. Sabes que él y Brent no se llevan bien, pero lo harán. Wayne sólo necesita tiempo para acostumbrarse a la idea. Brent es un buen chico, en general. Lo sabes. No te dará ningún trabajo.

Mejor que lo sea, o ya se las verá conmigo.

La luz estalló en la habitación, despertando a Brent de un sacudón. Se levantó de un brinco, respirando con dificultad mientras se apagaban los destellos luminosos. Las ventanas vibraron con los truenos.

Cielos. Se limpió el rostro con una mano, y sintió el sudor. ¿Cuándo había sido la última vez que había tenido esa pesadilla? Miró de costado, esperando no haber molestado a Laura.

Y vio que no estaba.

El pánico le oprimió el pecho. Lo había abandonado. Sin despertarlo para despedirse. Igual que su madre.

Al advertir el origen de su pánico, se paró en seco. Laura no era el tipo de persona que se marchaba disimuladamente en medio de la noche para no regresar.

¿Entonces por qué le seguía palpitando el corazón?

Enterró el irracional temor en donde debía estar. Los hombres adultos no perdían el tiempo con temores infantiles. Salió de la cama y se puso los pantalones para ir a buscarla. Seguramente le había costado dormirse, o necesitaba un vaso de agua. Sin pensarlo, se frotó el pecho al cruzar la sala de estar. Los rayos estallaban del otro lado de las ventanas. Cuando se apagaron, vio el resplandor que emanaba de la cocina.

Cruzó la puerta y se detuvo ante el espectáculo que se ofrecía delante de él. Laura estaba parada frente a la pileta con su bata color azul marino, lavando platos y canturreando una alegre melodía. La observó un momento, y deseó que su presencia lo aliviara.

– ¿Laura? -llamó.

– ¡Oh! -giró rápidamente y luego se hundió contra la pileta. El cabello prolijamente peinado enmarcaba su rostro mientras le sonrió con dulzura. ¿Cómo era posible que una mujer que había sido poseída tan salvajemente hasta hace tan poco, luciera como una combinación de June Cleaver [4] y Polyana?-. Me asustaste -se rió.

Él frotó más violentamente el nudo en su pecho, irritado con la presión que persistía.

– La próxima vez que no puedas dormir, te agradecería si me despiertas también a mí.

– Lo siento. Yo… -los relámpagos centelleaban en la ventana a sus espaldas. Sus cejas se fruncieron y advirtió que la mano de él se contraía sobre su pecho-. ¿Sucede algo?

– No, por supuesto que no -dejó caer la mano y se obligó a olvidar la pesadilla. Laura no era su madre, y ciertamente no lo había abandonado-. ¿Vuelves a la cama?

– Apenas termine de secar estos platos.

– Está bien -su mandíbula se tensó al pronunciar las palabras. Una mirada de dolor se cruzó por su rostro, y él se maldijo por su brusquedad. Comenzó a levantar la mano para tocarse el pecho, pero, en cambio, la cerró formando un puño-. Tómate tu tiempo.

Se volvió y la dejó allí parada.

En el dormitorio, se sentó al borde de la cama, haciendo un esfuerzo por dominarse. La inhabilidad de Laura para dormir en su cama no era un insulto personal. La mayoría de la gente tenía dificultades para dormir en un lugar nuevo.

Cuando escuchó el sonido de pies descalzos a la puerta de entrada, levantó la mirada y la halló recortada en la luz de la sala de estar. Ella dudó, como si no supiera si debía entrar en el cuarto oscuro.

– ¿Vienes a la cama? -preguntó él, más bruscamente de lo que quería.

– Tal vez debiera ir a lo de Melody.

Un golpe por parte de su abuela jamás le había quitado el aire tan rápidamente.

– ¿Es lo que quieres? ¿Marcharte?

– No… -se cruzó los brazos delante del pecho, abrazándose-. Brent, ¿qué sucede? ¿Te molesta que esté aquí?

– No, no me molesta que estés aquí. Sólo que no me gusta despertarme y ver que desapareciste, ¿sí?

Ella se acercó y se arrodilló delante de él. Le sonrió de modo tranquilizador, y tomó su mano entre las suyas:

– Sólo fui a la cocina a llamar a Melody, para decirle que no me espere hasta mañana.

Él se obligó a respirar lentamente, mientras los relámpagos relumbraban en la habitación:

– ¿Por qué no me lo dijiste?

– Porque… -sus ojos lo miraron con reproche, al tiempo que ponía la mano contra su mejilla-… estabas durmiendo.

La suavidad de sus manos envió una descarga por todo su cuerpo, mientras los truenos retumbaban afuera. Cerró los ojos y posó su mano sobre la de ella, haciendo el esfuerzo de calmarse. Aun así, le temblaron todos los músculos del cuerpo. Si estuviera en sus cabales, subiría y levantaría pesas hasta que los viejos temores volvieran a la oscuridad, de donde provenían. Pero Laura lo estaba tocando, acariciando la mejilla con suavidad.

– No fue mi intención asustarte -susurró dulcemente.

Él apretó los dientes al sentir que las puntas de sus dedos cepillaban su cabello, provocando espasmos en todo su cuerpo. Necesitaba decirle que se detuviera, antes de tomarla con fuerza contra sí mismo y perder la cabeza en un esfuerzo mucho más primitivo que hacer pesas. Ella merecía mejor trato. Cualquier mujer merecía algo mejor. Si sólo dejara de tocarlo.

– ¿Me perdonas? -lo dijo con tono juguetón, ignorando por completo la batalla que se libraba dentro de él. Una nueva descarga eléctrica iluminó la habitación, al tiempo que ella besaba su sien, su mejilla. Su fragancia limpia a madreselva descendió flotando en su interior y envolvió sus entrañas en un puño de deseo. Los labios de ella trazaron la línea de su mandíbula apretada, mientras acunaba su rostro en sus suaves manos.

El instante en que los labios de ella tocaron los suyos, perdió el control. Con un gemido, él tomó su cabeza en su mano e inclinó su boca sobre la suya. Su lengua se sumergió en su empalagosa calidez, arrebatando su dulzura. Ella se tensó sorprendida cuando él la deslizó sobre la cama. La inmovilizó allí, y levantó la cabeza:

– No lo vuelvas a hacer, ¿sí? No te levantes y te vayas sin avisarme.

– Está bien -Laura parpadeó, levantando la mirada hacia él, y sintió que el corazón se le salía por la garganta. Jamás había visto algo tan salvajemente excitante como Brent en ese momento, dominándola con el cuerpo en la oscuridad. Respiraba agitadamente mientras los relámpagos danzaban detrás de él.

Bajó la mirada, y ella advirtió que la bata se había abierto, dejándola al descubierto. Sus pechos subían y bajaban con su propia respiración entrecortada. Ahuecando un montículo, bajó la cabeza y tomó un botón en su boca. El placer la atravesó como un cuchillo, mientras los truenos rodaban sobre la casa.

Dio un grito sofocado cuando él absorbió el pezón en su boca. No estaba segura de lo que había molestado a Brent, pero tuvo el presentimiento de que él la necesitaba con una desesperación que la sorprendió y la excitó. Se movió contra él, ofreciéndole el consuelo de su cuerpo. De alguna manera, él logró quitarse los pantalones en medio de besos devoradores, mientras que ella se quedó irremediablemente embrollada en su bata.

Ella intentó tocarlo, pero las mangas retuvieron sus brazos a sus lados. La boca y las manos de él se movieron sobre su cuerpo, besando y friccionando su carne, y la condujeron a un universo de placer enloquecido. No pudo pensar, apenas respirar cuando él se acomodó entre sus muslos.

Un relámpago estalló en la habitación al tiempo que él la penetró. Sin poder tocarlo con las manos, ella se arqueó hacia arriba, abriéndose a su avidez, a su necesidad. Su cabeza se movió de un lado a otro, enloquecida por el deseo que crecía dentro de ella, tan agudo y penetrante, que sollozó su nombre. Ella sabía que él también lo sentía, el filo insoportable del éxtasis montándolo con tanta fuerza y velocidad como él la montaba a ella. Cuando estalló a su alrededor, él se quedó rígido encima de ella, con la espalda arqueada, y la cabeza arrojada hacia atrás. Aturdida, lo observó, y una ola de ternura superó los placeres de la carne. Sabiendo que había satisfecho una necesidad en su interior, que le había dado algún solaz, se sintió más mujer que con el clímax que acababa de estallar en su interior.

Al soltar el aire en sus pulmones, Brent se hundió sobre ella. Ella acogió su peso y le besó la frente húmeda. Fluyeron sobre ella tibios torrentes de satisfacción, y se abandonó a los ruidos de la tormenta.

Cuando él finalmente cambió el peso de su cuerpo para acostarse al lado de ella, la atrajo hacia sí, sosteniéndola de cerca:

– Gracias -susurró, besándole la frente.

Ella movió la cabeza contra su hombro para observar su rostro.

– ¿Por qué?

Él sonrió, e incluso en la oscuridad, pudo ver que la tensión había desaparecido:

– Por quedarte.

Acurrucándose a su lado, depositó la sonrisa de él en su corazón y se quedó dormida.

Cuando Brent estacionó delante del tercer lugar al que Laura asistía para entrevistarse, reprimió un gruñido. El ruinoso edificio se hallaba en el medio de una barriada. Esto, además de sus dos desastrosas entrevistas anteriores, hizo que se le estrujara el corazón.

Miró de reojo para observar la reacción de Laura. Ella levantó la mirada hacia el edificio con la misma expresión nerviosa pero decidida que había tenido toda la mañana.

– Sabes -dijo con cautela-, si no quieres entrar para ésta, no tienes que hacerlo.

Se volvió hacia él con la mirada dolida:

– ¿Tan inútil soy?

– No, no me referí a eso -estiró el brazo para darle un apretón a su mano-. Quise decir que no tienes que acudir a todas las citas que has concertado, si te das cuenta desde afuera que el trabajo no es lo que querías.

– Brent… -le sonrió divertida-. ¿Cómo me puedo dar cuenta si no entro?

– Pero mira este lugar -lo observó horrorizado-. Es una pocilga.

– No está tan mal -los nervios regresaron-. Además, el doctor que compró la práctica de papá fue a la universidad con el doctor Velásquez y tiene historias increíbles sobre él. De acuerdo con él, el doctor Velásquez podría haber abierto una práctica pediátrica en cualquier lado, pero eligió volver a su viejo barrio porque era aquí donde sintió que más lo necesitaban.

– Qué noble.

Ella lo miró con el entrecejo fruncido:

– Pensé que te gustaban las causas nobles.

– Me gustan. Simplemente no me gusta la idea de que trabajes en este barrio.

– Pues, por el modo en que están saliendo las cosas, dudo que tengas que preocuparte demasiado.

– Laura -le dio otro apretón en la mano-, sabes que encontrar un empleo lleva tiempo.

– Lo sé -miró hacia abajo a sus manos entrelazadas, ocultando sus ojos tras sus pestañas-, pero el primer doctor echó un vistazo rápido a mi solicitud y me hizo a un lado.

– Es evidente que el hombre era un idiota.

– Y el segundo doctor ni siquiera se preocupó por acudir a la cita. Hizo que una de las enfermeras tomara mi solicitud y me dijera que se pondrían en contacto conmigo si estaban interesados.

– Otro idiota.

– No pueden ser todos idiotas -dijo en voz queda.

– ¿Puedes dejar de tomarte esto tan personalmente?

– Tienes razón, tienes razón -respiró hondo y levantó la mirada al edificio de veintidós pisos con sus feas escaleras de metal y puertas abolladas que se abrían a un descanso exterior-. Pero nunca encontraré un empleo si me quedo aquí afuera.

– Sólo una cosa -dijo él, mientras ella tomaba su cartera y alcanzaba la manija de la puerta-. No tienes que aceptar el primer empleo que te ofrezcan, ¿sí?

Ella sonrió:

– Tan sólo esperemos que me ofrezcan uno.

– Te lo ofrecerán -él sonrió abiertamente.

– Gracias -le besó la mejilla-. Ahora, deséame suerte -con esas palabras, se bajó del auto y cruzó el estacionamiento.

Él mantuvo su sonrisa hasta que subió las escaleras y desapareció a través de una puerta en el segundo nivel; luego soltó el bufido que había estado conteniendo. Si le daban este empleo, se pegaba un tiro. La mujer ni siquiera tenía derecho a entrevistar a alguien en un barrio como éste. Jamás debió animarla a mudarse a Houston.

Pero ahora que estaba aquí, lo menos que podía hacer era verla bien instalada. Así, cuando rompieran la relación, no se tendría que preocupar tanto por ella. Y aun después de anoche, sabía que romperían. Era inevitable. Sus relaciones con las mujeres jamás duraban.

Mientras esperaba que terminara su entrevista, se preguntó cuánto tiempo estarían juntos… y cómo lo manejaría él cuando ella lo dejara. Las pocas rupturas anteriores que había sorteado no habían sido tan terribles. Hubo gritos, algunas furiosas acusaciones sobre su resistencia a comprometerse con una relación, seguidas por un portazo o dos. Después de lo cual había suspirado aliviado y se había concentrado en el trabajo.

Tal vez Laura tendría más paciencia con su inhabilidad de acercarse a una mujer. Tal vez comprendería, porque sabía cuál era el motivo que había detrás: temía el abandono porque su madre lo había abandonado de niño. Un estudiante de psicología de primer año se podía dar cuenta sin siquiera abrir un libro.

Las mujeres necesitaban un compromiso emocional. Lo merecían. Pero él no podía ofrecerlo. Cuando se daban cuenta, lo dejaban.

Tal vez debiera explicárselo a Laura. Sólo que, si lo hacía, tal vez se marchara en el acto en lugar de dentro de unos meses. Aunque fuera egoísta, anhelaba esos pocos meses. Planeaba disfrutar cada momento. ¿Tan mal estaba?

Echó un vistazo otra vez al edificio de oficinas, preguntándose cuánto demoraría la entrevista. Las primeras dos habían terminado incluso antes de que se acomodara para esperarla. Pasaron varios minutos mientras observó el tránsito y se fijó en su reloj cinco veces. Tal vez debería entrar y asegurarse de que estaba bien.

Justo cuando tomaba la manija para abrirla, ella reapareció en el balcón del segundo piso. En el instante en que se dio vuelta, con una sonrisa radiante, él juró que pudo sentirla hasta el otro lado del estacionamiento. Su cuerpo, que debió de estar completamente satisfecho después de la noche anterior, adoptó el estado de alerta.

Sacudió la cabeza ante la reacción física que sentía por el solo hecho de verla correr escaleras abajo y precipitarse hacia él.

Laura resistió el deseo de gritar mientras cruzaba a toda carrera el pavimento resquebrajado hacia la parcela de sombra en donde Brent había estacionado. La entrevista había salido muy bien. Muy bien. Lo presentía. En el mismo instante en que le estrechó la mano al doctor Velásquez, sintió que congeniaban. El pediatra era de estatura baja con manos delicadas y la voz baja, pero percibió una fortaleza de carácter que exigía respeto. Para una madre, no podía haber un médico mejor para sus hijos, y Laura no podía imaginarse un mejor jefe.

Saltó en el auto, se inclinó y le dio un beso a Brent en la mejilla:

– ¿Adivina?

Su rostro se puso rígido:

– Te dieron el empleo.

– Tal vez -sintió su propia sonrisa radiante-. La entrevista salió bien. Muy, muy bien.

– ¿Y? -sus labios parecían petrificados en una sonrisa, pero después de la mañana que había tenido, probablemente no quería hacerse demasiadas expectativas.

– No lo sabré hasta dentro de un par de días. El doctor Velásquez dijo que tiene que entrevistar a otra gente. Pero creo que lo tengo. Al menos, eso espero.

– Laura… -la miró fijo como si se hubiera vuelto loca-. Realmente no tienes que aceptar el primer empleo que te ofrecen.

– Lo sé. Pero deseo este empleo. Me gusta mucho el doctor Velásquez, y también te gustará a ti cuando lo conozcas.

– Si tú lo dices -farfulló mientras prendía el motor.

Ella lo observó en silencio salir manejando del estacionamiento.

– ¿Te sientes bien?

– Claro, estoy bien -cuando la miró de reojo, su mirada no llegó a encontrarse con la suya.

– ¿Estás seguro? -insistió ella.

– Por supuesto -dijo él-. ¿Por qué no habría de estarlo?

– No lo sé. Sólo pensé que estarías más contento por mí, es todo.

– Estoy contento por ti -insistió él, con más fuerza de lo que debiera. Luego, se retractó y suspiró-: Es que tengo demasiadas cosas en la cabeza, es todo.

– ¿Oh, sí? -ella ladeó la cabeza para mirarlo a los ojos-. ¿Hay algo de lo que quieras hablar?

Haciendo caso omiso a su pregunta, se metió en el tránsito:

– ¿Qué calle dijiste que debo tomar?

Ella suspiró y le dio la dirección de la casa de Melody, pero no pudo quitarse de encima la sensación de que se había levantado una barrera entre los dos.

* * *

Capítulo 15

En el lado opuesto del pantano de Buffalo de donde vivía Brent, el barrio de Melody tenía un aire completamente diferente. Más que mansiones de ladrillo con jardines tapiados, aquí hermosas casas de estilo Victoriano pintadas en varios colores alternaban con casas de tablones de una sola planta. La mayoría de las casas había sido restaurada amorosamente como residencias privadas o convertidas en oficinas de abogados, pero algunas parecían listas para ser declaradas no habitables. Una explanada recorría el centro de la calle principal con senderos para gente que caminaba o andaba en bicicleta. Cada tanto, estatuas, glorietas, y faroles de estilo gótico con serpientes marinas que sostenían las bombillas de luz le daban un toque romántico.

– No hay nada como un barrio en transición -masculló Brent, que parecía advertir los aspectos ruinosos más que los románticos.

– A mí me parece encantador -replicó Laura, entusiasmada por la entrevista. Al ver el cartel de la calle que había estado buscando, le señaló-: Aquí debes doblar -cuando giró el Porsche a una calle lateral, ella miró sus anotaciones y señaló a una casa de tablones en el medio de la cuadra-. Es aquélla.

Por encima del cerco que rodeaba todo el jardín, por delante y por detrás, vio la casa azul zafiro con los marcos en color blanco y rubí. Sonrió encantada ante la colorida joya anidada bajo una maraña de robles, pecanas y pinos.

– Es exactamente el lugar en donde viviría una artista.

– Supongo -dijo Brent. Apenas bajaron del auto, puso la alarma del auto.

Ignorando su extraño humor, ella aspiró ávidamente. Debajo del olor a tránsito y smog, absorbió la embriagadora fragancia de las flores de una profusión de canteros en un jardín vecino. Sinsontes y urracas daban pequeños saltitos entre las ramas más altas, agregando su ruidosa algarabía a los sonidos de la gente a la distancia. A diferencia del ritmo sedado de Beason’s Ferry, aquí los sentidos estaban constantemente estimulados.

Al aproximarse a la casa, ella advirtió dos agujeros cuadrados a la altura del pecho en la verja. Antes de atinar a preguntar respecto de su función, oyó una serie de ladridos profundos seguidos por el sonido de pezuñas que rascaban frenéticamente la madera. Dos enormes cabezas de color negro y marrón aparecieron en las aberturas, provocándole una carcajada. Las lenguas les colgaban fuera de la boca y sonrieron a sus visitantes.

– Oh ¿no son preciosos? -Laura extendió una mano para acariciar una de las enormes cabezas-. Parecen gárgolas sonrientes.

Brent dio un paso atrás, sin saber cómo reaccionar ante los perros.

– ¡Karmal ¡Chakra! -gritó Melody desde el otro lado de la cerca-. ¡Abajo! -se escuchó una batalla ruidosa, seguido por silencio-. Está bien, los tengo. Entren.

Abriendo la puerta, Laura echó un vistazo del otro lado. Melody estaba de pie enfundada en un caftán en un brillante color violeta, y sostenía en cada mano el collar de un Rottweiler que se meneaba.

– ¿Es seguro?

– Si no te importa que te cubra de lamidos -riéndose, sacudió la cabeza-. Pensar que Roger me dio estos bebés como perros guardianes.

– ¿Roger? -preguntó Laura al tiempo que Brent aparecía detrás de ella y cerraba la verja.

– Mi ex esposo -Melody soltó los perros. Uno corrió en el acto hacia Laura, el otro, hacia Brent, cada uno olisqueando y zarandeándose-. No le gustaba la idea de que viviera sola.

– No sabía que habías estado casada -dijo Laura, mientras rascaba y mimaba a uno de los perros.

– Eso fue en una vida anterior -Melody encogió los hombros.

Del rabillo del ojo, Laura vio que Brent le ofrecía indeciso la parte de atrás de su mano al otro perro para que la oliera. Fue todo lo que hizo falta para que el perro se deslizara al suelo y se acostara patas para arriba a los pies de Brent. Brent miró a Laura, con un brillo de placer asombrado en los ojos.

– Vaya perros guardianes, ¿eh? -se rió Melody.

– Oh, Melody, te presento a Brent -Laura se enderezó para presentarlos-. Brent, Melody Pipier, artista de renombre.

– Bueno, no sé si será así -Melody estrechó la mano de Brent con firmeza y cordialidad-. Es un placer conocerte.

– De igual manera -la sonrisa de Brent era fría pero cordial.

– Vamos, entren -dijo Melody. Con Karma y Chakra adelantándose rápidamente, los condujo arriba de las escaleras al porche delantero-. Te mostraré la casa. Después me contarás cómo te fue con tus entrevistas esta mañana.

– Como digas -respondió Laura, y luego echó un vistazo a Brent, que estaba atrás-. ¿Vienes?

Él le dirigió a la casa una mirada de cautela, pero la siguió hacia dentro.

Un potpourri de detalles orientales, lámparas Tiffany y muebles antiguos con fundas de batik atiborraban el vestíbulo y la sala.

– Las habitaciones están en lados opuestos de la casa… la mía en el frente, y la tuya, atrás… con un baño que se conecta en el medio, aunque dudo que sea un problema compartirlo. Yo me voy a dormir tarde, y soy del tipo que nunca se despierta antes del mediodía. Así que tendrás el baño para ti sola en las mañanas -su caftán flotaba tras ella mientras Melody se abría camino a través del comedor-. Mi estudio está en el garaje en la parte de atrás, justo afuera de tu ventana, pero esperemos que te deje dormir. -Pasaron por una enorme cocina con armarios de madera que llegaban hasta el techo artesonado-. Si tomas café, serás la única, pues sólo bebo té de hierbas silvestres -el dormitorio de atrás se abría directamente a la cocina-. Éste será tu dormitorio. Como te anticipé, no tengo muebles. Pero traje mi vieja bolsa de dormir y un colchón de aire para esta noche.

Laura echó un vistazo al colchón en el piso y las grandes ventanas que daban al jardín trasero. De las ventanas colgaban sábanas, clavadas con tachuelas, y acomodadas hacia atrás en pliegues sueltos.

– Es perfecto. Jamás tuvo una habitación para decorar yo misma.

– ¡Bromeas! -Melody se rió-. Pues, tendremos que darnos una vuelta por las ferias americanas. Yo sé dónde encontrar las que valen la pena. Karma, Chakra, ¡no! -gritó, cuando los perros se dirigieron al colchón para desplomarse sobre él. Sacudiendo la cabeza, Melody los tomó de sus collares-. ¿Por qué no traes tus cosas mientras los encierro en mi habitación? De lo contrario, se escaparán por la verja en menos de dos segundos. Lo único que me falta es otra citación del perrero…, o que la señora Carsdale que vive al lado comience a protestar por sus canteros.

Un silencio descendió sobre la habitación cuando Melody arrastró a los perros a través del baño que se conectaba con la habitación del otro lado. Laura se volvió a Brent:

– ¿Y? ¿Qué te parece?

Él miró por encima del hombro para asegurarse de que Melody estaba lo suficientemente lejos para oír.

– No lo sé…

– ¿Qué? -frunció el entrecejo.

– Es sólo que parece un tanto… austero -echó un vistazo a su alrededor- y no tiene muebles.

– Lo sé. Pero es sólo por el verano. Después, dependiendo de cómo salgan las cosas y de cuánto dinero ahorre, tal vez busque algo propio. Mientras tanto -dijo, desesperada por que él compartiera su entusiasmo-, creo que iré a buscar mis cosas.

El gesto de contrariedad de Brent se acentuó cuando salieron a descargar el auto. En el instante en que ella se estiró para agarrar el bolso de viaje, él la detuvo.

– Espera.

Ella dejó caer la mano y se volvió para mirarlo.

Él respiró hondo, buscando las palabras adecuadas. Pasaron varios segundos. Se pasó los dedos por el cabello, volvió a respirar profundo, y luego la miró directo a los ojos:

– Ven a vivir conmigo.

– ¿Qué? -soltó una carcajada de sorpresa.

– Sólo necesitas un lugar para vivir hasta que te termines de instalar, ¿no es cierto? Pues, te puedes quedar conmigo. Y como no tendrás que pagar alquiler, no tendrás la presión de aceptar un empleo hasta que no sepas si estás segura. Puedes tomarte todo el verano para buscar uno, conocer la ciudad, decidir lo que quieres hacer.

– ¿Y luego qué? ¿Me voy?

Él se movió nerviosamente:

– Pues, sí, supongo.

– Brent, yo… -puso una mano sobre el estómago para calmar el vértigo que sentía. La idea de irse a vivir con él era excitante… y demasiado tentadora-. No puedo irme a vivir contigo.

– ¿Por qué no? -frunció el entrecejo.

– Porque iría totalmente en contra del motivo por el cual me mudé a Houston.

– No, no sería así -argumentó él-. Simplemente me permitiría cuidarte mientras te instalas.

– ¿Cuidarme? -fijó la mirada en él, y advirtió la ironía de que mucha gente dependiera de ella para tantas cosas, y luego se diera vuelta y la tratara como si fuera incapaz de cuidar de sí misma. Que Brent fuera una de ellas le dolió-. No necesito que nadie me cuide, Brent. Lo que necesito es un poco de libertad para no cuidar de nadie sino de mí misma. Y lo veo difícil si paso de ser la hija obediente de mi padre a tu novia con cama.

Él la miró fijo un instante, sin expresión en el rostro, pero con una mirada de dolor en los ojos.

– Como quieras -tiró con fuerza del bolso de viaje del asiento trasero y se lo dio.

Ella lo tomó sin pensar, pero luego lo miró confundida:

– Eso no quiere decir que no quiera verte.

– Como quieras -le siguió el portatrajes-. Es tu decisión.

Ella tomó el portatrajes, y deseó poder tomar sus palabras con la misma facilidad para devolverlas. Cuando se dio cuenta de lo que estaba pensando, se tensó. Era él quien debía disculparse, no ella.

A pesar de la rabia, la invadió un mal presentimiento:

– ¿Te veré mañana, de todas maneras?

Él se detuvo en seco, claramente ofendido:

– Te dije que te llevaría a casa, ¿no es cierto?

Ella abrazó su bolso, apretándolo contra el pecho:

– Me puedo tomar el ómnibus, si prefieres no hacerlo.

– Cielos -comenzó a volverse, y luego giró con rapidez-. ¿Por qué te estás comportando así?

– ¿Cómo? -se puso tensa. ¡Era él quien se estaba comportando de forma extraña!

– Sólo dime a qué hora debo buscarte.

– A las nueve -respondió ella, sin estar segura de si deseaba que él la llevara a su casa, si iba a tener esta actitud.

– Perfecto. Te veré a las nueve -echó un vistazo a su reloj-. Pero ahora debo volver al trabajo. Entremos tus cosas.

– Yo me ocupo -lo bloqueó con el hombro.

– Está bien, bueno, entonces te veré en la mañana -le dio un beso rápido e impersonal en el mentón, se metió en el auto, y se fue.

Ella se quedó mirando fijo, sin saber si debía sentirse enojada o triste, y sin saber cuál de esas emociones estaba sintiendo Brent. Pero maldita sea, se negaba a ser tratada como una indefensa debilucha.

– ¿Me quieres contar a qué se debía la escena que transcurrió afuera? -preguntó Melody, cuando Laura se agachó para sentarse con las piernas cruzadas frente a la mesa de centro. Habían pasado la tarde acomodando el estudio de Melody, una tarea que ésta había querido llevar a cabo durante meses pero que requería la ayuda de alguien. Entre la cháchara vivaz de Melody y los perros que estorbaban constantemente, la tensión en el estómago de Laura comenzó a aflojarse. Pero algo en el tono de Melody volvió a provocarla.

– ¿Qué? -preguntó con cautela, mientras posaba un bol de palomitas de maíz sobre la mesa y se unía a su amiga sobre el suelo. Karma, la Rottweiler hembra, estaba sentada delante de ella con los ojos suplicantes clavados en el maíz inflado, aguardando con avidez.

– Esa discusión que tú y Brent tuvieron al lado de su auto -dijo Melody, mientras salpicaba la sal sobre el bol.

– Oh -dijo Laura suavemente. Al haber sido criada en un pueblo, había aprendido de los peligros de confiar en la gente equivocada. Pero Melody no parecía ser del tipo crítico o chismoso. Suspirando, tomó un puñado de palomitas-. Brent me pidió que me fuera a vivir con él.

– ¿En serio? -preguntó su amiga.

– Le dije que no.

– Vaya, ¡apuesto a que ésa es una palabra que no escucha muy a menudo! -Melody se rió, y arrojó un grano de maíz a Chakra. El macho gigante lo atrapó en el aire.

Laura comenzó a asentir, cuando pensó en algo.

– ¿Qué? -preguntó Melody.

Ella levantó la mirada, y luego sacudió la cabeza.

– Oh, nada.

– Oh, vamos, Laura. Ahora vivimos juntas. Y esto -sacudió una mano sobre la mesa de centro llena de comida saludable- es un pijama party.

– Para mí es la primera vez -una sonrisa de tristeza se asomó a sus labios-. Jamás fui a un pijama party.

– ¿De verdad? -Melody sacudió la cabeza, y luego adoptó una expresión de hermana mayor-. Bueno, la primera regla es compartir todos los secretos, confesiones y fantasías sobre los hombres. Y la regla número dos, no admitir grabadores, tomar notas, o hermanitos. Y la última, no criticar o hacer pasar vergüenza. Así que suéltalo.

Ofreciendo un grano de maíz inflado a Karma, Laura intentó ordenar sus pensamientos.

– Tal vez tengas razón respecto de que Brent no escucha la palabra no muy a menudo. No porque sea irresistible, que, dicho sea de paso, también yo lo creo, sino porque… -frunció el entrecejo- no creo que se abra a la posibilidad de ser rechazado muy a menudo.

– Entonces debió de haber tenido muchas ganas de que te fueras a vivir con él.

– No lo sé -mientras Karma se acomodaba al lado de ella, Laura acarició el áspero pelaje del animal-. Creo que él se sorprendió tanto por el ofrecimiento como yo.

– ¿Lamentas haberle dicho que no?

– En realidad -sonrió-, me siento orgullosa de mí misma. La palabra No es una de las que he estado intentando incorporar a mi léxico. Es sólo que… -volvió a fruncir el entrecejo-… me gustaría que no doliera tanto pronunciarla.

– ¿Qué no le doliera a los demás o a ti misma?

Laura la miró:

– ¿Acaso no es lo mismo?

– ¿Ves? -Melody le hizo un gesto-. Ése es el problema con la gente que tiene demasiada luz azul en su aura.

– ¿Qué? -Laura se rió.

– La gente con auras azules. Te sacrificas demasiado y te sientes motivada por las necesidades de otros. Por cierto, tienes un aura de un hermoso color azul cielo, con preciosos reflejos color amarillo patito.

– Gracias, creo -Laura frunció la frente.

– Yo, por mi parte, soy toda naranja y verde. No es malo, pero tampoco demasiado altruista -Melody extendió los brazos, exhibiendo su caftán-. Llevo el violeta a menudo, pues tengo la esperanza de que estimule mi chakra espiritual, pero temo que estoy demasiado arraigada en el plan físico. Me gusta la buena comida, el sexo caliente, y una cama suave y cómoda. Así que condéname.

Laura ocultó una sonrisa mientras masticaba el maíz inflado.

– Pero tú no tienes suficiente luz naranja -Melody ladeó la cabeza y entornó los ojos, mirándola-, o al menos, no la tenías. Yo diría que lo de anoche debió ser bastante ardiente.

– ¿Qué te hace pensarlo? -Laura quedó helada, a punto de meter un grano de maíz en la boca.

Melody levantó las manos y sus dedos bailaron alrededor de Laura como si estuviera tocando un campo de luz.

– Tienes unas pequeñas chispas naranjas que flotan alrededor de ti, como luciérnagas.

– ¿Y? -Laura la animó a seguir, fascinada.

Melody arrojó otro grano de maíz a Chakra:

– La luz naranja proviene del chakra sexual. Y el tuyo ha estado tristemente reprimido desde que te conozco. Es una suerte que tú y Greg finalmente se hayan separado, o te habría terminado de apagar la luz naranja por completo.

Sonrojándose, Laura apartó la mirada, y advirtió la hora. El noticiario de Brent estaba a punto de salir al aire:

– ¿Te importaría si miro las noticias?

– Cielos, ¿tan tarde es? -mascullando sobre la rapidez con que se le escapaba el tiempo, Melody buscó el control remoto entre los almohadones del sofá. Volviéndose hacia la TV, comenzó a cambiar de canal-. Hablando de Greg, ahí tienes a un hombre que realmente necesita ajustar sus chakras. Sus luces naranjas están completamente desequilibradas.

Laura sonrió:

– Se lo diré la próxima vez que lo vea.

– Cómo me gustaría estar ahí para verlo -la mirada de Melody se perdió en la lejanía-. Estoy viendo esas mejillas tersas tornarse rojas, y los ojos color avellana que parpadean detrás de esos preciosos anteojitos.

– Tienes buena memoria.

– Me gusta observar a la gente -Melody encogió los hombros-, y ya que estamos hablando de personas y sus auras -señaló hacia la pantalla-, por cierto, él tiene una muy interesante.

Laura se volvió y contuvo el aliento al ver a Brent hablándole a la cámara, tan sereno y tranquilo. Parecía un hombre diferente del que había estado con ella en la vereda sólo unas horas antes, o el amante cuya cama había compartido anoche.

– ¿Realmente puedes ver el aura de la gente? -le preguntó. Conocía lo suficiente de la medicina holística para creer en la existencia de auras. No estaba tan segura sobre las afirmaciones respecto de profecías y sanaciones, pero no estaba preparada para descartar toda la idea como tonterías.

– En persona, sí, puedo leer el aura bastante bien -dijo Melody-. Pero no se ve nada a través de una pantalla de televisión.

– Cuéntame sobre la de Brent -dijo Laura, que estaba fascinada viéndolo, aunque el volumen estuviera bajo.

Melody estudió su imagen, como para recordarlo mejor.

– Es muy colorida y llena, como un arco iris. Si no fuera por… tiene un agujero, uno enorme y negro rodeado por un halo rojo, justo encima del chakra del corazón. Lo advertí aquel día en Beason’s Ferry, cuando te arrastró afuera del clubhouse.

– No me arrastró -insistió Laura.

Melody tan sólo sonrió:

– Lo volví a ver hoy, en el instante en que pasó por la verja. Luego, cuando ustedes dos estaban hablando frente a la casa, el halo rojo comenzó a encenderse y a palpitar como loco.

– ¿Qué significa eso? -Laura echó un vistazo a su amiga.

– Bueno, el agujero negro es probablemente una vieja herida. Estar cerca de ti parece empeorarla, un poco como rascarse la cascarita, motivo por el cual el rojo palpita. Por otra parte, a veces es necesario tocar viejas heridas para que sanen. Sólo espero que tus luces azules no queden atrapadas dentro de su agujero negro en el proceso.

El teléfono sonó antes de que Laura pudiera responder.

– Atiendo -seguida por los perros, Melody se dirigió a la cocina. Volvió un instante después-. Es para ti. El doctor Velásquez.

– ¡Oh! -Laura se paró de un salto-. Mi última entrevista -con el corazón que le galopaba dentro del pecho, esquivó los perros y arrebató el teléfono. Presionó una mano sobre el estómago para tranquilizarse, respiró hondo y respondió.

– ¡Sí! -exclamó unos minutos después, y arrojó los brazos alrededor de Melody en un abrazo espontáneo-. ¡Me contrataron!

– Pensé que iban a esperar para llamarte.

– Decidió no esperar. Quiere que empiece enseguida. Pasado mañana, si es posible. Tendré que volver a casa para empacar mis cosas, buscar mi auto y volver enseguida.

– ¿Por qué no nos llevamos mi camioneta para que pueda ayudarte con la mudanza? -sugirió Melody.

– ¿Lo dices en serio? -Laura sintió que estaba flotando en el aire. La camioneta de Melody le permitiría traer todo en un solo viaje. No es que tuviera tanto para trasladar, pero su auto era un vehículo pequeño de consumo eficiente, donde jamás entrarían todas sus plantas, libros y cajas con ropa-. Eso sería genial. Siempre y cuando no te importe… ¡Oh! Espera, necesito llamar a Brent y decirle que no necesito que me busque mañana. ¿Qué hora es? -echó un vistazo a su reloj-. Las noticias siguen en el aire. Le dejaré un mensaje para que me llame.

Brent se dejó caer en la silla delante de su escritorio. Ahora que había terminado el show, no había nada que lo distrajera de Laura y de la manera estúpida en que se había comportado aquella tarde. ¿Por qué diablos le había pedido que se fuera a vivir con él?

Se suponía que debía tomarse las cosas con calma para asegurarse de que estuvieran juntos más que un par de veces, para que el final, cuando llegara, fuera relativamente indoloro para ambos. En cambio, había quedado como un tonto, primero, sobreprotegiéndola, y luego, enojándose y marchándose intempestivamente. Si tan sólo no lo pusiera nervioso, podría pensar cuando estaba con ella.

– Buen show, Michaels -dijo Connie, al sentarse al escritorio frente al de él.

– Gracias -asintió reconociéndola, y levantó el teléfono. Tenía varios mensajes en su correo de voz. El último era de Laura diciendo que tenía algo que contarle y que la llamara tan pronto pudiera. Por el tono excitado de su voz, supuso que las noticias eran buenas.

Cuando llamó, Melody atendió el teléfono.

– Espera un segundo; ya le aviso.

– ¡Brent! -se oyó la voz de Laura del otro lado de la línea, tan excitada como en su mensaje-. ¿Adivina?

Cambiaste de opinión respecto de venirte a vivir conmigo, pensó irreflexivamente, y luego lo desestimó con una sonrisa.

– No tengo ni idea.

– ¡Me dieron el empleo! El que yo quería. Con el doctor Velásquez, el pediatra.

El estómago se le contrajo:

– Laura, no creo que sea seguro que trabajes en esa zona de la ciudad.

– No seas tonto; no habrá problema.

– Ni siquiera estás acostumbrada a cerrar tus puertas con llave, mucho menos a cuidarte en todas las demás situaciones para evitar que te roben el auto o te asalten.

– Entonces aprenderé -su voz se tornó sorpresivamente severa.

– No puedes estar hablando en serio -luchó contra otra ola de sentimientos sobreprotectores. Pero maldita sea, se trataba de Laura, y la idea de que le hicieran algo le paralizó el corazón-. Tuviste otras dos entrevistas hoy. ¿Por qué no esperas a que te llamen para decidirte?

– Porque éste es el trabajo que quiero.

– ¿Por qué haces esto? -se pasó una mano por el cabello-. Siempre estás corriendo tras causas perdidas. ¿Cuándo vas a comenzar a cuidarte de una vez por todas?

– ¡Estoy cuidándome!

Brent advirtió que había gente que lo estaba escuchando y dejó caer la frente sobre su mano:

– Hablaremos de ello cuando te pase a buscar mañana.

– En realidad, te llamaba por eso -dijo con tono forzado-. No necesito que me vengas a buscar, después de todo. Melody me llevará de vuelta a Beason’s Ferry para buscar mis cosas.

La frialdad de su pecho se asomó hacia fuera:

– Laura, dije que te llevaría de vuelta a casa, y lo haré.

– No, en serio, no es necesario. Melody tiene una camioneta, así que podré traer todas mis cosas en una sola vez.

No pudo evitar preguntarse si la camioneta de Melody era tan solo una excusa para no volver a verlo. ¿Lo había arruinado todo con Laura aquella tarde, después de todo?

– ¿Estás ahí? -preguntó ella.

– Sí, estoy aquí.

Nuevamente quedaron en silencio.

– Bueno, eso era todo lo que necesitaba decirte -dijo, finalmente.

– Perfecto. Oye, tengo mucho trabajo acá.

– Entiendo -ella hizo una pausa-. Entonces mejor nos despedimos.

– Laura, espera -se apretó el puente de la nariz-. Llámame cuando vuelvas a la ciudad… si quieres hablar. ¿Sí?

– Sí, por supuesto -el silencio se volvió más espeso, más doloroso.

Él apretó el teléfono con más fuerza, deseando poder extender la mano y aferrarla, aferrarla con tanta fuerza que jamás lo dejaría. Pero podía sentir que se escabullía por entre sus dedos.

– Maneja con cuidado, ¿sí?

– Está bien -hizo una pausa-. Supongo que te veré cuando regrese.

– Claro -cerró los ojos con fuerza mientras colgaba el teléfono. ¡Estúpido, estúpido, estúpido!

– Oye, Michaels, ¿te sientes bien? -preguntó Connie.

– Sí, estoy bien. Perfectamente -si consideras que ser un perfecto imbécil es estar bien. Al menos ahora sabía cómo se sentiría cuando Laura finalmente lo terminara dejando… como si alguien hubiera abierto su pecho y le hubiera arrancado el corazón.

* * *

Capítulo 16

Laura miró a través de la ventana delantera de la camioneta Chevy, sin advertir nada de lo que sucedía a su alrededor. Sólo dos días antes, este paisaje de sol y flores silvestres la había llenado de esperanza, a pesar de la discusión con su padre sobre su mudanza.

Al menos entendió esa discusión y los motivos de su padre para intentar controlarla. Pero Brent era inexplicable. Era él quien la había animado a independizarse… y cuando se había animado a hacerlo, se había comportado como si lo hubiera insultado. Justamente cuando cambió toda su vida para estar cerca de él… Aunque eso no era justo. Cambió toda su vida porque debía ser cambiada. Aunque más no fuera, debía agradecerle por agregar un incentivo extra para hacer lo que debió haber hecho hace muchos años.

– Oye, ¿te sientes bien? -Melody la miró preocupada.

– ¿Hmmm? -parpadeó para salir de la nebulosa en la que se hallaba y vio que Melody la observaba. A pesar de lo tarde que se habían ido a dormir la noche anterior, lucía sorprendentemente animada y fresca, con el aire acondicionado que le soplaba los largos rulos rojos-. Estoy bien. Sólo un poco cansada.

– Lo siento -Melody arrugó la nariz-. Supongo que, para ser tu primer pijama party, se me fue la mano con el asunto de las películas y la charla de amigas.

– No, lo pasé bien. En serio -Laura apoyó una mano sobre el brazo de Melody para expresar su agradecimiento. Después de hablar con Brent, quedó demasiado perturbada hasta para llorar. Melody había comprendido por algún motivo que no podía hablar de ello, así que se habían quedado despiertas casi toda la noche mirando películas de Lethal Weapon y babeándose por Mel Gibson.

Sin embargo, cuando vio pasar otro mojón en el camino, recordó que Brent no era la única preocupación que tenía. Todavía debía enfrentar a su padre.

– Melody, creo que debo advertirte algo. Mi padre no está muy contento con que me mude a Houston, y tal vez se ponga un poco… desagradable, hoy.

– ¿Desagradable? -Melody frunció el entrecejo-. ¿De qué manera?

– No físicamente, ni nada que se le parezca -se apuró por explicar-. No, es un experto en hacer que te sientas culpable. Para cuando sea el momento de marcharnos, ni siquiera tendrás que abrirme la puerta. Estaré tan aplastada que podré deslizarme debajo de ella.

– Ah -Melody asintió, comprendiendo-. Se parece a mi padre.

– ¿En serio? -Laura ladeó la cabeza para observar a su nueva coinquilina más detenidamente. La mujer hacía gala de un estilo despreocupado, pero detrás de la fachada de tranquilidad, algunos indicios daban cuenta de emociones más turbulentas.

– Sí -suspiró Melody-, mi padre te arrojaba la culpa y los insultos denigrantes como si fueran puñetazos, sabiendo exactamente dónde pegar para que la herida interna fuera más profunda.

– ¿Arrojaba? -Laura la miró perpleja-. ¿Falleció?

– Oh, sigue vivo. Pero vivimos en dos mundos diferentes, literal y metafóricamente -cuando vio que Laura la interrogaba con la mirada, explicó-: Mi padre está en el negocio del petróleo y ha vivido la mayor parte de su vida en el extranjero. Yo me crié en Oriente Medio. Allí conocí a Roger.

– ¿Roger? ¿Tu ex marido, no es cierto?

– Sí. El coronel Roger Piper -su voz acarició el nombre con ternura-. Por supuesto que en ese momento era un segundo teniente modesto. Mi familia vivía como civiles en la base militar.

– Debe de haber sido fascinante crecer en el Oriente Medio -dijo Laura.

– No es tan divertido como parece -Melody frunció los labios con desagrado-. Al menos, no si eres una niña. Cada vez que dejabas la base, tenías que asegurarte de que todo tu cuerpo estuviera cubierto. Aun así, no te permiten hacer demasiadas cosas, excepto ir de compras. Me aburrí como una ostra.

Laura asintió, y se le ocurrió que se parecía mucho a la vida en un pequeño pueblito.

– Luego cumplí dieciséis y descubrí a los hombres -Melody sonrió perversamente-. Ah, saber que yo, la niña estúpida que no hacía nada bien, de repente tenía un enorme poder sobre las hormonas masculinas sólo por mis pechos.

– Sé a lo que te refieres -Laura se rió con suavidad, y luego deslizó la mirada de sus pechos moderados al busto generoso que rellenaba la blusa de Melody-. Aunque, obviamente, no en el mismo grado.

– Oye -Melody sacó el pecho-. Como siempre decimos a los hombres: lo que importa es la calidad, no la cantidad.

– Y tú, evidentemente, tienes de las dos.

– Todos tenemos una cruz en la vida -Melody suspiró con dramatismo.

Laura se rió, disfrutando del momento de intimidad.

Melody sacudió la cabeza, suspirando:

– Sabes, no estoy segura del motivo por el cual elegí a Roger como mi primera conquista seria. Era bastante mayor que yo y no era el tipo más apuesto de la base. Pero cuanto más intentaba tratarme como a una criatura molesta, más lo deseaba yo.

– Supongo que conseguiste a tu hombre.

– Oh, sí -bufó Melody-. Desgraciadamente, también me quedé embarazada.

Luego de mirar rápidamente de soslayo, Laura disimuló cualquier manifestación de sorpresa. Muchas de las niñas en su clase habían terminado en la misma situación. Aunque amaba a los niños, no hubiera cambiado de lugar con ninguna de ellas. Pasar directamente de la niñez a la maternidad parecía aún más agobiante que la vida que había tenido.

– Supuse que Roger estaría tan horrorizado como yo -dijo Melody-. Si lo estuvo, jamás lo demostró. En cambio, fue derecho a mi padre y le pidió permiso para casarse conmigo. Jamás lo olvidaré parado allí, asumiendo toda la culpa, dejando que mi padre despotricara y vociferara contra él. Pero en el instante en que mi padre intentó reprenderme, Roger casi pierde el juicio. Creo que ése fue el momento en que me enamoré de él.

– ¿Y el bebé?

Melody mantuvo los ojos fijos en la ruta:

– Lo perdí. Jamás pude volver a quedarme embarazada.

– Oh, Melody -el corazón se le contrajo-. Lo siento.

– Sí, yo también -un brillo acuoso apareció en sus ojos. Parpadeando para enjugar las lágrimas, adoptó una sonrisa forzada-. Sabes, a veces creo que fue para bien. No, en serio. No es que no estuviera loca por tener a ese bebé, una vez que me acostumbré a la idea, pero la verdad es que no era lo suficientemente madura emocionalmente para ser madre.

Laura tragó el nudo que tenía en la garganta:

– ¿Cuánto tiempo estuvieron casados Roger y tú?

– Veinte años. Hace cuatro que nos divorciamos -soltó un soplido-. Eso significa que estoy a punto de cumplir cuarenta.

– Cuarenta no son tantos -insistió Laura.

Melody se rió, luciendo joven aun bajo el implacable sol de Texas.

– Tienes razón. Es sólo que aquí me tienes a una edad en que la mayoría de la gente intenta resolver cómo pagar la universidad de sus hijos, y yo sigo atrás, intentando comprender cosas más básicas, como el sentido de la vida.

– Te entiendo -suspiró Laura.

– Me imaginé. Pero tú eres mucho más sensata de lo que fui yo.

– Oh, no estés tan segura -Laura sonrió. Melody tenía una sabiduría poco convencional, que hallaba admirable-. ¿Entonces qué pasó con Roger?

– Pues volvemos al tema de la culpa -Melody soltó un largo suspiro-. Jamás pude acostumbrarme a la idea de haberle tendido una trampa para que el pobre hombre se casara conmigo y que terminara con una hija más que con una esposa. Sé que me amaba, aún me ama en ciertos sentidos. E intenté jugar el rol de ama de casa -Melody encogió los hombros-, pero lo detestaba. Eso me enseñó que por mucho que te esfuerces por complacer a alguien, sólo puedes fingir por cierto tiempo. La vida de esposa militar me estaba asfixiando. No encajaba con esa gente, y me odiaba por quejarme de ello ante Roger todo el tiempo.

– ¿Entonces qué hiciste? -preguntó Laura.

– Me transformé en una artista -dijo Melody, como si semejante hazaña fuera lo más fácil del mundo-. Irónicamente fue Roger quien me animó a comenzar a pintar como para desarrollar mi sentido de autoestima. Por supuesto -Melody esbozó una amplia sonrisa- el tenía pensado que fuera un hobby, no una profesión. Pero el día en que tomé mi primera clase verdadera de arte fue el día en que me encontré conmigo misma. Y cuanto más me conocía, más me daba cuenta de que el rol que estaba intentando desempeñar no era para mí.

Laura frunció el entrecejo, pensando en su propio rol como la hija del doctor Morgan y la bienhechora del pueblo.

– El problema era -dijo Melody-: ¿cómo podía dejar a Roger? Me refiero a que era un hombre que me había cuidado y alentado durante mi adolescencia y en la etapa de mis veinte años. Había desempeñado un rol más paternal que mi propio padre. Y cuando finalmente me hice adulta, ¿me iba a divorciar? Eso sí que me hizo sentir culpable.

– ¿Qué hiciste?

– Aguanté durante algunos años más, pero era tal nuestra desdicha, que me di cuenta de que ni él ni yo salíamos ganando.

– ¿Entonces?

– Entonces finalmente me armé de valor para decirle cómo me sentía. Hubo lágrimas en abundancia, y promesas mutuas en las que jurábamos jamás dejar de amarnos y que podíamos recurrir el uno al otro si había necesidad de hacerlo. Me ayudó a encontrar un lugar para vivir, hasta me lo pintó y me regaló los perros. Luego, un año más tarde, casi al cumplirse un año exacto, paf… ¡fue y se casó con la viuda de uno de sus amigos de la fuerza aérea!

Los ojos de Laura se abrieron aún más ante la vehemencia de Melody:

– ¿Estabas celosa?

– ¡Me quedé helada! La mujer es el ser más aburrido del mundo, totalmente previsible y estable. Totalmente competente y autosuficiente. Lo vuelve loco a Roger… incluso más que yo. Él no soporta no rescatar a la gente. Aunque debo decir, me gusta ver que en ocasiones también lo rescatan a él. Odio admitirlo, pero son tal para cual.

– Pero de todas formas estás celosa -adivinó Laura.

– No, en realidad, estoy enfurecida.

– ¿Por qué?

– Piénsalo -Melody levantó una mano-. Después de toda la agonía y la culpa que sufrí, dejar a Roger terminó siendo una bendición para él. Yo me estaba castigando por nada.

Laura frunció el entrecejo al escucharla, preguntándose si se podía aplicar la misma situación al caso de ella y su padre. ¿Es que había que lastimar a la gente en algunas ocasiones, para hacer lo que más les convenía? No estaba segura de que le gustara la idea, pero era algo para pensar durante el resto del camino.

Cuando llegaron a la casa, Laura le indicó a Melody que estacionara detrás, al lado de su propio auto. Advirtió que el auto de su padre no estaba, y respiró aliviada.

– Al menos podremos empacar tranquilas -le dijo a Melody mientras subía las escaleras a la puerta trasera. Para su sorpresa, el pomo de la puerta no cedió-. Qué curioso -murmuró-; jamás cerramos esta puerta con llave durante el día.

Metió la mano en la cartera y extrajo su llave rara vez usada. Pero la llave no entraba.

– ¿Sucede algo? -preguntó Melody.

– No lo sé. Tal vez esté oxidada la cerradura. -Al inclinarse a inspeccionar la cerradura, sintió algo frío asentársele en la boca del estómago. Brillaba como si fuera nueva. A través de la cortina transparente que cubría la ventana de la puerta, vio una sombra que se movía-. ¿Clarice? -golpeó y esperó que la mujer se cercara a la puerta arrastrando los pies.

– Oh, señorita Laura Beth -los ojos de Clarice se llenaron de lágrimas cuando abrió la puerta-. Lo siento tanto.

El corazón de Laura le dio un vuelco.

– ¿Qué? ¿Qué sucedió? -entró para tranquilizar a la mujer-. ¿Se trata de papá? ¿Está enfermo?

– No -la anciana lloriqueó, y luego levantó la barbilla en señal de rebeldía-, aunque ojalá lo estuviera. Me gustaría ponerlo yo mismo en el hospital.

– ¡Qué! -exclamó Laura-. Clarice, ¿qué pasó?

– Fue él quien cambió las cerraduras de la casa. Me hizo prometer que tuviera todo cerrado con llave hasta que usted llegara -sus ojos se volvieron a llenar de lágrimas-. Y no sólo eso. Todas sus cosas están empacadas -le tembló el mentón-. Lo siento, señorita, pero si no lo hacía, hubiera arrojado todo al jardín.

– ¿Mis cosas? -susurró Laura. Volviéndose hacia el vestíbulo de atrás, subió corriendo las escaleras, con Melody atrás. Se detuvo en la entrada de su habitación. En el medio del piso había una pila de cajas de cartón. La cama con baldaquino había sido despojada del cobertor de encaje que su madre le había escogido. Hasta los volados del dosel y las cortinas habían sido retirados. El tocador donde había aprendido a maquillarse y el escritorio donde hacía las tareas estaban desprovistos de fotos, perfumes y adornos.

A través de la puerta abierta del armario, vio sólo perchas vacías. Paralizada, caminó hacia la cómoda, abrió un cajón, y halló que estaba vacío. Aun sabiendo que era Clarice quien había empacado sus cosas, la absoluta invasión de su privacidad le produjo un profundo desgarro.

– No comprendo -susurró, observando el cajón vacío-. ¿Cómo pudo hacer esto?

– Dijo… -Clarice hizo una pausa-… dijo que le dijera que si se salía con la suya, no debía regresar nunca más, y que no quería nada en la casa que lo hiciera recordarla.

Toda la culpa que Laura había sentido al marcharse se esfumó en un soplo. Cerró el cajón con fuerza y se volvió para mirar a Clarice, que lucía estupefacta:

– Así que eso dijo, ¿no?

Volvió a mirar la habitación y entendió el motivo del ardid: una estrategia para que regresara corriendo a casa, pidiera perdón de rodillas, y prometiera no volver a abandonarlo nunca más.

– En ese caso, Clarice -dijo impávida-, dile a mi padre que seguiré a pies juntillas el juego que propone.

La criada parpadeó, confundida:

– ¿Disculpe, señorita?

– Me oíste -dijo Laura, haciendo caso omiso al temblor en su estómago-. Dile al doctor Morgan que cuando decida que quiere volver a ver a su hija, sabe dónde encontrarme. Mientras tanto, tengo una tarea que emprender -se volvió a Melody-. ¿Te importaría ayudarme a cargar estas cajas?

Melody la interrogó con la mirada, y luego asintió, comprendiendo y apoyándola:

– Claro que sí.

– Clarice -dijo Laura, mientras levantaba una caja de sus muñecas Madame Alexander y la disponía a un costado para cargar en último lugar-, si no estás demasiado ocupada, ¿podrías hacer un poco de té helado? Me da la impresión de que vamos a estar muertas de sed cuando terminemos de cargar todas estas cajas.

Clarice la miró fijo un instante, obviamente sorprendida de que no cediera a las órdenes de su padre. Luego, una sonrisa se extendió lentamente por su rostro, reacomodando sus arrugas:

– Sí, señorita.

La criada se volvió y salió de la habitación más animada que lo que Laura la había visto en mucho tiempo.

Levantando una de las cajas con su ropa, Laura comenzó a descender las escaleras, y Melody la imitó. A medida que subía y bajaba con cajas, acarreó los pedazos de su vida al exterior de su casa, apilándolos al lado de la camioneta. Melody se ocupó de organizar las cajas en el espacio en que normalmente llevaba su casilla y los trabajos artísticos por todo el país.

– ¿Cuántas más hay? -preguntó Melody, al tiempo que levantaba una pesada caja de libros.

– Con un viaje más terminamos -Laura se volvió para dirigirse a la casa, pero el sonido de un auto que se acercaba por la entrada la detuvo. Por una fracción de segundo, su corazón palpitó esperanzado… y temeroso… de que su padre hubiera cambiado de opinión, de que hubiera regresado a casa para enfrentarla personalmente. Luego se volvió y vio a Greg, ataviado en su típica camisa de farmacéutico con cierre delantero, que bajaba de su clásico Chrysler color azul.

Soltó un suspiro, sin estar segura de si estaba decepcionada o aliviada.

– ¿Quién es? -preguntó Melody, sacando la cabeza por la parte de atrás de la camioneta-. Oh, él. -Parecía excesivamente irritada-. Lo único que nos faltaba.

– Hola, Greg -lo saludó Laura con impaciencia mal disimulada, mientras él se acercó caminando por la entrada. No habían hablado desde el día después del Tour de las Mansiones, cuando le había dicho que se mudaba a Houston.

– Laura Beth -corrió hacia ella, con el rostro surcado por la preocupación-. Me llamó Clarice para decirme que estabas acá.

Cuando llegó hasta ella, la rodeó con sus brazos. Ella aguantó el abrazo en silencio, repitiéndose que no era justo descargar la furia que sentía por su padre con Greg. Pero lo que menos tenía ganas de hacer en este momento era lidiar con la terquedad de Greg para aceptar que ya no estaban juntos.

– Lo siento tanto, amor -susurró contra su cabello-. No puedo creer que tu padre esté actuando así.

– Yo sí.

Él hizo un sonido que pareció una carcajada:

– Sí, supongo que yo también. Viejo testarudo -dio un paso hacia atrás para escudriñar su rostro-. ¿Quieres que yo hable con él?

– No, no quiero que hables con él -lo miró con incredulidad-. Soy perfectamente capaz de lidiar con mi propio padre.

– Sí, pero si comprendiera que tu mudanza a Houston es sólo por un tiempo, no se lo tomaría tan mal.

– Greg… -le clavó la mirada-. ¿Cuántas veces tengo que decirte que mi mudanza no es temporal? Lo único que es temporal es compartir la casa con Melody.

– Y de eso también quería hablarte -se enderezó de repente-. No puedo creer que vayas a vivir con esa… esa…

– Hola -gritó Melody alegremente desde el interior de la camioneta-. ¿Vas a ayudar o quedarte mirando?

Greg giró en redondo, con las mejillas encendidas:

– ¿Qué haces acá?

– Ayudando a Laura con su mudanza -Melody saltó de la camioneta, y se paró con las manos sobre las caderas-. ¿Qué parece que estoy haciendo?

La mirada de Greg se posó sobre su blusa color violeta y los jeans al cuerpo:

– Sí, pero tú… tú… -se irguió-. Si no te importa, ésta es una conversación privada.

– Como quieras -Melody encogió los hombros, y luego se volvió y se inclinó para levantar otra caja. Los ojos de Greg se agrandaron al observar el jean gastado que se extendía sobre su trasero bien formado. Cuando Melody se enderezó, le dirigió una mirada cómplice por encima del hombro-: Hagan de cuenta que no estoy.

– Laura Beth -Greg se acercó a ella y bajo la voz-. ¿Podemos entrar para conversar?

Ella comenzó a buscar una excusa, pero terminó encogiendo los hombros, derrotada:

– Claro, por qué no. Puedes ayudarme a buscar las últimas dos cajas.

Caminando por delante hacia el fresco interior de la casa, se dijo que si se mantenía cordial, podría marcharse más rápido. Con el tiempo, Greg tendría que darse cuenta de que estaba decidida a marcharse de Beason’s Ferry.

– No puedo creer que vayas a vivir con esa… esa hippie -masculló Greg al llegar a la parte de arriba de las escaleras.

¡Fue suficiente! Laura se dio vuelta para encarar a Greg, que no se lo esperaba:

– Melody Piper es una de las personas más cordiales y auténticas que he conocido jamás. Y quisiera que tú y todo el resto de la gente confiaran un poco en mi propio criterio para elegir mis amistades.

Él dio un paso hacia atrás, sorprendido por el estallido. ¡Pues, fantástico! Estaba cansada de jugar el rol de trapo de piso.

– No te lo tienes que tomar personalmente -dijo Greg-. Tan sólo quise decir que no me imagino a las dos viviendo bajo el mismo techo. Son tan… diferentes.

– ¿Y qué si lo somos? -preguntó bruscamente-. Para llevarse bien con alguien hacen falta muchas más cosas que tener idénticas personalidades. Qué diablos, Greg, míranos a nosotros. Exteriormente, tú y yo somos iguales. Ambos provenimos de familias alemanas del interior de Texas, pero cuando se trata de las cosas que realmente importan en la vida, jamás nos ponemos de acuerdo en nada.

– Eso no es cierto…

– Sí, Greg, es así -se volvió y avanzó decidida a su dormitorio, con él pisándole los talones. Se detuvo incómodo ante la idea de traspasar un reducto tan privado-. Para empezar, sucede que eres un mojigato.

Él se tambaleó hacia atrás, y luego se enderezó indignado.

– No lo soy.

Ella levantó una ceja:

– Entonces, ¿por qué te pones colorado como un tomate cada vez que miras a Melody Piper?

Comenzó a gesticular con la boca, pero sin emitir sonido alguno, y sus mejillas se encarnaron:

– No… no me pongo colorado.

– Sí, claro -se volvió para levantar la última caja del piso, emocionalmente agotada para responder-. Si quieres saberlo, el tema del sexo siempre te ha avergonzado.

– Discúlpame -el rubor en sus mejillas se puso más intenso-. Si estamos hablando del hecho de que no te presioné para consumar el aspecto físico de nuestra relación apenas te conocí, fue simplemente porque te respeto más de lo que crees.

– ¡Respeto! -lo miró fijamente, recordando el tiempo que habían estado saliendo hasta que superaron la etapa de los besos-. Greg, ¿alguna vez escuchaste la expresión: “Una dama en el salón, una zorra en la alcoba”? Pues lamento decirte que se aplica a todo el mundo. Las mujeres no siempre desean que los hombres sean caballeros.

Él dio un paso hacia atrás, como si hubiera tenido una revelación:

– ¿Me estás diciendo que esta… fase por la que estás pasando es porque no soy lo suficientemente fogoso en la cama? -sus ojos parpadearon detrás de sus anteojos-. Cielos santos, Laura Beth, el amor es algo más que sexo.

– Tal vez -sacudió la cabeza-. Pero tú te comportas como si no estuvieran relacionados.

Él apoyó la caja de nuevo sobre el tocador, como si temiera dejarla caer:

– Entonces fue eso, ¿no? Realmente te fuiste a Houston para estar con Brent Michaels… como lo dice todo el mundo.

Así que los pronósticos de su padre se habían hecho realidad; la gente estaba hablando a sus espaldas.

– Me marché de Beason’s Ferry por un montón de motivos.

Se volvió hacia él:

– ¿Niegas que Brent Michaels sea uno de ellos?

Ella apartó la vista, negándose a responder. Lo que pasaba entre ella y Brent no le incumbía a nadie más que a ellos dos.

– Está bien -dijo Greg, finalmente-. Lo acepto.

– ¿Qué aceptas? -frunció la frente, y advirtió que de pronto parecía demasiado tranquilo.

– Acepto -hizo un gesto con la mano- que necesites… ya sabes.

– ¿Qué? -preguntó con cautela.

– Bueno, no es que esto sea tan diferente de lo que la mayoría de nosotros experimentamos en la universidad -dijo a la defensiva-. Sólo que tú nunca viviste en un campus, por lo que… pues… nunca tuviste oportunidad de hacerlo.

– ¿Hacerlo? -enarcó la ceja-. ¿A qué te refieres? ¿A mi necesidad de cometer excesos?

– Lo único que digo… -dio un paso adelante y posó la caja sobre el suelo para tomar sus manos entre las suyas- es que te entiendo.

Ella lo miró fijo, sin poder creer lo que estaba oyendo:

– ¿Qué es lo que entiendes?

– Que necesitas, pues, experimentar lo que hay allí afuera antes de sentar cabeza -reunió sus manos contra su pecho-. Y quiero que sepas… que estoy dispuesto a esperar hasta que lo hagas.

Con un resoplido de risa, ella se apartó:

– A ver si entiendo. ¿Tú crees que estoy embarcada en un fogoso affaire con Brent Michaels, y no tienes problema, siempre y cuando regrese a Beason’s Ferry para ser tu obediente esposa cuando acabe?

Arrugó las cejas:

– No estamos en la Edad Media, ¿sabes? Hemos avanzado lo suficiente como saciedad como para aceptar que las mujeres tienen las mismas necesidades que los hombres. Y tú has tenido una vida muy cobijada. Creo que es mejor que te desquites ahora antes de que nos casemos.

Ella lo miró fijo, sin saber si debía estar enojada o divertida. Aunque hubiera una posibilidad de volver a estar juntos, ¿cómo podía un hombre que verdaderamente amaba a una mujer aceptar lo que él estaba sugiriendo? De repente cayó en la cuenta de que era algo imposible. Había vivido lo suficiente en un hogar plagado de infidelidad como para saber que la gente no “aceptaba” y “comprendía” ese tipo de traición sin sufrir un enorme dolor. Ello quería decir que Greg no la amaba. Pensaba que sí, pero era imposible que dijera algo así si realmente la amara.

Durante todos estos meses había estado atormentada por la manera en que rompería con él sin lastimarlo, ¡y él ni siquiera la amaba!

– ¡No puedo creerlo!

– ¿Qué? -preguntó él arrugando el ceño.

Se dio vuelta e hizo un gesto amplio con el brazo.

– Durante toda mi vida he sacrificado mis propios sueños para allanarles el camino a los demás. Aunque hacerlo me dejara sangrando por dentro. Mientras todos estaban felices, ¿a quién le importaba cómo se sintiera la prudente y sensata Laura Beth?

Se dio vuelta para mirarlo:

– ¿Sabes algo, Greg? Estoy harta de quedarme aquí sentada dócilmente mientras me pasa la vida por delante. Tengo un montón de excesos que cometer, y tengo la intención de cometerlos. Así que anda, espérame. Espera todo lo que quieras. Pero te digo lo siguiente -le clavó un dedo en el pecho, empujándolo hacia atrás hasta que cayó indecorosamente sobre la cama-. Mientras tú estés acá poniéndote viejo, yo estaré allá afuera disfrutando de la vida a manos llenas para seguirla adonde me lleve.

Después de decir esto, levantó la caja del piso, tomó la de la cómoda, y salió con paso firme de la habitación.

* * *

Capítulo 17

Mientras Laura estaba fuera de la ciudad, Brent decidió que cuando regresara, se disculparía por su extraño ataque de posesividad y le aseguraría que jamás tenía ese tipo de reacciones, al menos no en relación a las mujeres. Aún no sabía por qué había actuado así, pero como no estaba seguro de querer comprender esta insólita reacción de su inconsciente, decidió no examinar el incidente demasiado.

Pero esa decisión quedó en la nada cuando pasaron dos días y no supo de ella. El desconcierto se transformó rápidamente en furia, cuando de dos pasaron a ser tres días. ¿Había decidido terminar la relación por una sola pelea? Si fuera así, no sería él quien la llamara primero. Aunque sonara infantil incluso a él, ella había prometido llamarlo cuando volviera, y él estaba decidido a respetar la consigna.

Además, no era que no tuviera oportunidad de salir con otras mujeres. Una de las representantes de ventas de anuncios en el canal le echaba miraditas cuando se cruzaban en el pasillo. O podía llamar a la presentadora del mediodía del canal rival a quien había llevado a algunas recepciones de premiación. Salvo que la representante de ventas era demasiado entusiasta para su gusto, y jamás había sentido ningún tipo de atracción por la presentadora.

No como la que sintió por Laura.

Cuando llegó el fin de semana, había pensado en diferentes maneras de responderle a Laura si alguna vez encontraba el tiempo para llamarlo. Primero, la levantaría en peso por preocuparlo; después de todo, podría estar muerta a la vera del camino, por lo que a él concernía. No es que realmente lo creyera, pero al decirlo la pondría a ella en una posición de tener que disculparse.

El domingo por la noche ya estaba lo suficientemente indignado como para decidir que no la perdonaría inmediatamente cuando le presentara esas disculpas. Además comenzó a preguntarse si tal vez no habría sufrido un accidente de verdad.

El lunes y martes apenas podía concentrarse en su trabajo al imaginar su cuerpo hecho pedazos en alguna camilla de hospital, sin que a nadie se le ocurriera llamarlo.

Desafortunadamente, esta pequeña fantasía ocupaba el mismo lugar que otra en la cual ella lo llamaba para decirle que había decidido no mudarse a Houston sino quedarse en casa y casarse con el rubio timorato que llevaba anteojos con montura de metal.

Para el jueves por la noche, estaba tan angustiado, que ya no le importaba si había decidido quedarse en Beason’s Ferry y criar una docena de niños con otro hombre… si sólo llamara. Se quedó despierto en la cama, con la mirada fija en la oscuridad y el sudor que le pegaba las sábanas al cuerpo, deseando saber cómo rezar. En ese momento, le habría ofrecido cualquier cosa a Dios sólo por saber que Laura estaba a salvo.

Cuando las primeras luces del amanecer se filtraron por la ventana de su dormitorio, se dio cuenta de que no podía seguir así. De una forma u otra, tenía que saber si ella estaba bien… aunque le diera una perorata y lo llamara un estúpido sobreprotector y le dijera que jamás lo quería volver a ver.

Por otra parte, además de estar loco de preocupación, la extrañaba. En algún momento de la noche, se percató de que una parte suya la había extrañado durante años. Era la única persona con la que se había sentido verdaderamente cómodo alguna vez. Estaba cansado de tener que cuidar cada palabra que decía por temor a que la gente descubriera que era un farsante. Laura ya sabía que era un farsante, y no entendía por qué pero le tenía simpatía igual.

Eso es lo que necesitaba en su vida. Volver a ver a Laura lo había hecho darse cuenta de que, por amplio que fuera su círculo de conocidos, no tenía amigos de verdad. Estaba tan solo ahora como cuando era un niño. Y estaba cansado de estar solo.

Laura levantó la mirada de la pantalla de la computadora cuando Cathy, la asistente del médico, entró en su oficina:

– ¿Terminaste? -le preguntó.

– Por lo menos terminé con los pacientes -respondió Cathy, al tiempo que se dirigía al armario detrás del escritorio de Laura para buscar su ropa de calle. Como el doctor no atendía pacientes los viernes después del mediodía, los empleados se tomaban más tiempo para almorzar, antes de volver a encarar el trabajo que había quedado por hacer-. Pero te aseguro que no siempre hay el caos de esta semana. Sucede que queríamos entrenarte.

– Pues definitivamente lo lograron -Laura se rió, pensando en lo ajetreada que había sido la semana. Se sentía agradecida, ya que había estado demasiado ocupada para pensar en Brent más que… pues, unas doscientas veces por día. Arrugó el entrecejo al intentar comprender por enésima vez lo que había sucedido entre ellos. No podía creer que la relación hubiera acabado siquiera antes de comenzar. Y todo por una discusión. ¿Qué más podía pensar si los días continuaban sucediéndose sin saber nada de él?

– Oh, cielos, miren eso -exclamó Cathy desde atrás. Cuando Laura echó un vistazo por encima del hombro, la enfermera estaba mirando por la ventana que daba al estacionamiento-. ¡Oye, Margarita! -llamó Cathy lo suficientemente fuerte como para que la otra enfermera en la sala de espera la oyera-. ¡Ven a ver esto!

Margarita entró en la oficina de Laura, luciendo agotada tras una mañana de niños enfermos y padres afligidos.

– Terminé de reponer todos los medicamentos en las salas de examen -le dijo a Laura-. A menos que no tengas nada más que hacer, me voy a almorzar.

– Sí, ve -dijo Laura.

– No, espera -Cathy le hizo un gesto con la mano hacia su colega, mientras miraba abajo al estacionamiento-. Tienes que ver esto.

Arrastrando los pies, Margarita se acercó a la ventana, y se quedó de una sola pieza, en estado de alerta:

– ¡Dios! Ése sí que es un chico sexy.

– Lo suficientemente como para que se me caiga la baba -dijo Cathy.

Laura les dirigió a las mujeres una mirada de desconcierto. Si bien sus colegas solían admirar algún niño particularmente encantador, el tono de su voz tenía un dejo de avaricia.

– ¡Dios mío! -Margarita se paró en puntas de pie para no perder de vista al chico atractivo, al tiempo que se desplazaba bajo la ventana-. Creo que está a punto de subir.

– ¡No puede ser! -Cathy empujó a la otra mujer a un lado para poder ver mejor-. ¿Qué vendría a hacer a un lugar como éste?

– No lo sé -Margarita estiró el cuello para mirar por encima del hombro de Cathy-. Pero si entra, seré yo quien le tome la temperatura.

– Personalmente, yo prefiero hacerle subir la temperatura.

Laura reprimió una sonrisa al comprender lo que sucedía. Durante su primera semana y media de trabajo, las dos mujeres habían sido una fuente constante de diversión. Aunque vapuleaban a los hombres sin piedad, rápidamente cambiaban de parecer cuando oteaban a algún miembro particularmente apuesto del sexo masculino.

Por lo visto, aquello que les había provocado una suba de presión salió de su campo visual, pues suspiraron a dúo decepcionadas y se volvieron de la ventana.

– Entonces, Laura -preguntó Cathy-, ¿vienes a Loose Willie’s con nosotras?

Según se había enterado, Loose Willie’s era un bar donde iban las empleadas para almorzar distendidas los viernes y celebrar los happy hours después del trabajo.

– No, todavía tengo que completar este formulario de apelación para el seguro y hacer el depósito. Pero tal vez me puedan traer algo.

– Yo no puedo. El doctor V. me dio la tarde libre -dijo Margarita-. Así que vamos, Laura, ven con nosotros.

Su primer impulso fue decir que no. Además de tener cosas que hacer, tenía la impresión de que Loose Willie’s no era mucho más respetable que Snake’s Pool Palace en Beason’s Ferry. ¿Pero acaso no se trataba de eso su declaración de independencia? ¿Hacer lo que quería, cuando quería y con quien quería?

– Saben -dijo, sonriendo-, creo que iré con ustedes.

Antes de que Margarita pudiera responder, la recepcionista, Tina, asomó la cabeza por la puerta:

– ¡Psst! -los ojos de Tina tenían el tamaño de platillos, y su voz sonó como un susurro arrebatado-: ¡Laura!

– ¿Sí, Tina? -Laura arrugó el entrecejo-. ¿Qué sucede?

– Hay un hombre que pregunta por ti.

Laura sintió un hormigueo en la piel, al tiempo que Cathy y Margarita se quedaron paralizadas detrás de ella.

– ¿Te dijo quién era?

– No hizo falta -dijo Tina-. Lo reconocí del noticiario. Es, ya sabes, ese Michael algo.

El corazón le dio un vuelco, y luego comenzó a cabalgar desesperadamente. Después de una semana y media de esperar que sonara el teléfono, lo último que esperaba era que Brent apareciera en persona. ¿Había venido a hacer las paces o a terminar de romper oficialmente?

– Dile que ya voy -logró decir con voz hueca.

Haciendo tiempo para dejar de temblar, acomodó las planillas de los pacientes sobre su escritorio. Podía sentir las miradas de Cathy y Margarita y temió que advirtieran sus nervios. De todas formas, se levantó con las piernas temblorosas, alisó su falda entallada de lino, y se dirigió al área de recepción.

En el instante en que giró en la esquina y lo vio, el aire hinchó sus pulmones y sintió vértigo. Él estaba parado en el medio de la sala abarrotada de cosas, entre el caos de juguetes y pequeños muebles de plástico. Tenía las manos en los bolsillos y el entrecejo fruncido. Jamás había visto a un hombre tan fuera de lugar, y, sin embargo, tan irresistiblemente masculino. Lo único que impidió que estallara de júbilo de verlo fue el gesto de contrariedad mientras observaba el raído consultorio. Era obvio que no había cambiado de opinión respecto del lugar en donde ella había elegido trabajar.

– Hola, Brent -dijo, lo más calma que pudo, cruzando las manos delante del cuerpo.

Su cabeza se levantó bruscamente. Por un momento, sus facciones denotaron una expresión de alivio, seguido por emociones demasiado extraordinarias para ser nombradas. Pero esa mirada desapareció rápidamente, oculta tras la sonrisa lánguida y sensual que había refinado con los años. Su mirada la recorrió de arriba abajo, y fue consciente de su vestuario recién adquirido. Aunque similar a su antiguo estilo, la falda color verde salvia, la chaqueta suelta, y el top de seda color blanco lucían más alegres y juveniles que los colores que solía usar. Incluso había incurrido en un derroche al comprar un par de sandalias con taco para completar el conjunto.

El recorrido de sus ojos se detuvo a medio camino entre el breve ruedo de su falda y los zapatos nuevos.

– Yo… este… -comenzó, luego parpadeó y levantó la mirada para encontrarse con la de ella-. Andaba por aquí.

Por el pícaro brillo de su mirada se dio cuenta de que era una mentira descarada. Brent Michael Zartlich era la persona más exasperante, confusa e impredecible que jamás había conocido. Debía estar furiosa con él por no llamar. Y sin embargo, para su disgusto, tuvo que admitir que no podía seguir enojada con el hombre, como no había podido hacerlo con el niño.

No es que fuera a perdonarlo así de fácilmente. Enarcó una ceja:

– ¿Ah, sí?

– En realidad -inclinó ligeramente la cabeza-, es un día hermoso y tenía ganas de hacer un picnic. Tengo entendido que cierran al mediodía, y como conozco un lugar fenomenal en el pantano de Buffalo, se me ocurrió persuadirte para venir conmigo. No se puede hacer un picnic de verdad estando solo -al acercarse lentamente hacia ella, vio un destello detrás de la picara expresión, un atisbo de soledad y urgencia que le provocó una punzada de piedad-. ¿Qué te parece si me acompañas?

No se detuvo hasta que estuvo parado directamente ante ella. Sintió el perfume de la loción para después de afeitarse, la fragancia de la ropa recién lavada, y una nota de almizcle masculino. La embriagadora fragancia despertó recuerdos que le hicieron sentir un hormigueo en las rodillas. Cerró los ojos, pero la falta de visión sólo hizo que las imágenes fueran más vividas.

Recordó con demasiada claridad la sensación de sus manos acariciando su piel, el efecto de sus labios, el sonido de sus propios gemidos de placer.

– Almuerza conmigo, Laura -las palabras pronunciadas con suavidad acariciaron sus sentidos. Este hombre la desarmaba demasiado rápido, demasiado por completo. ¿Podría sobrevivir una vez más a caer en sus brazos sin esfuerzo… sólo para terminar sola otra vez?

– Yo… no puedo. En serio. Sólo porque no veamos pacientes al mediodía no significa que tengamos el resto de la tarde libre. Además, les prometí a las enfermeras que las acompañaría a almorzar.

– Ve, Laura -dijo Cathy a sus espaldas-. Al doctor V. no le importa si te tomas un almuerzo largo, y puedes ir con nosotras en cualquier otro momento.

– Ya ves -dijo Brent-, parece que, después de todo, estás libre.

– No sé -se demoró, deseando estar con él, pero a la vez temiéndolo. Tenía el poder para atraparla con demasiada facilidad. Y si se preocupaba por ella, si realmente quería estar con ella, ¿por qué no había llamado?

– Entiendo -soltó un suspiro resignado. Cuando levantó la mirada, ella vio que la máscara estaba nuevamente en su lugar. ¿Era posible que estuviera tan dolido y confundido como ella?-. No te preocupes, entonces. Sólo pensé…

Comenzó a retroceder, se detuvo, y se volvió:

– Oh, vamos, Laura, ven a almorzar conmigo. Sólo esta vez. Yo… -sus ojos parpadearon hacia el pasillo detrás de ella, y bajó la voz-: Tengo algunas cosas que realmente necesito decirte, y prefiero decirlas en privado.

Si no hubiera sido por el énfasis en la palabra necesito, habría opuesto más resistencia.

– Está bien -suspiró, exasperada, y luego hizo un gesto fingido de contrariedad-. Con una condición.

– ¡Ah! Ahora viene -se dio una palmada sobre el pecho como si estuviera lesionado. Qué rápido volvía a desempeñar el rol de ingenioso seductor-. Bueno, vamos, dilo.

– Que me dejes manejar.

– ¿Quieres que deje mi auto en este barrio? -parecía tan incrédulo, que ella casi se ríe.

– No, tonto. Me refiero a que me dejes manejar tu auto.

Sus ojos se abrieron aún más durante varios segundos, antes de respirar hondo y responder:

– Está bien; acepto.

Brent mantuvo la conversación en cuestiones de poca importancia, tales como la mudanza a casa de Melody, mientras ella maniobraba el convertible color amarillo a través del odioso tráfico de Houston. Aunque hubiera querido hablar de algo más íntimo, estaba demasiado ocupado aferrándose al apoyabrazos e intentando lucir tranquilo. Sin embargo, debía admitir, Laura manejaba con una rápida agresividad que le sorprendió. Parecía completamente a gusto, y muy sexy, hundida en el asiento de cuero con una mano en el volante y la otra en la palanca de cambio, mientras el viento le revoloteaba el cabello.

Cuando llegaron al pantano, que corría como un río tan sólo al norte y oeste del centro, tomó la bolsa de sándwiches gourmet y una manta del asiento trasero.

– Oh, eso es perfecto -dijo, saliendo del auto.

– Sí, pensé… -echó un vistazo hacia arriba a tiempo para ver que se quitaba el saco del traje; el top de seda por debajo dejaba al descubierto los hombros y gran parte de la espalda-… que te gustaría.

Su mente se distrajo al conducir a ambos a un sitio retirado a la sombra. Extendieron la manta sobre la orilla cubierta de hierba donde un flujo constante de gente que hacía footing y andaba en bicicleta pasaba a su lado. Pero allí, bajo el roble, al observar la luz del sol que se colaba entre las hojas para bailar sobre su cabello, se sintió aislado, como si estuvieran en un mundo propio.

Mientras comían, se devanó los sesos para encontrar una forma de decirle las palabras que había ensayado. Echó una mirada de soslayo y la vio observando los patos que hurgaban en busca de desperdicios a lo largo de la orilla. Quería permanecer así para siempre, sentado en silencio a su lado, sin que hubiera sentimientos de dolor que se interpusieran entre ambos. Pero cuando el silencio se prolongó más de la cuenta, él vio que comía el sándwich con pocas ganas. Era imposible que se sintieran cómodos si no aclaraban las cosas. Deseaba aquel consuelo… aún más de lo que temía la respuesta a su pregunta inicial.

Arrancando los ojos de su hombro, casi desnudo, la enfrentó:

– Laura, ¿por qué no me llamaste cuando volviste?

Hubo un segundo de silencio antes de que ella se volviera con una mirada de sorpresa:

– ¿Qué?

Casi lo dejó pasar, casi dijo al diablo con ello, hagamos de cuenta de que la semana y media que pasó no sucedió jamás, que nunca hubo una palabra de furia entre los dos. Tan sólo volvamos a la mañana en que despertamos uno en brazos de otro, y comencemos de nuevo a partir de allí.

En cambio, se obligó a mirarla:

– Cuando volviste de Beason’s Ferry, ¿por qué no me llamaste?

– Brent… -una risa estrangulada se escapó de su garganta-. Estaba esperando que tú me llamaras a mí.

Su entrecejo se frunció en un gesto de enfado:

– Pero quedamos por teléfono que tú me llamarías cuando regresaras.

– No, no fue así. Sólo quedamos en que hablaríamos cuando regresara -ella hizo una pausa, y luego levantó las cejas-. ¿No?

– No. -Sintió que algo se aflojaba en su pecho, como un puño que había estado demasiado tiempo cerrado y de repente se abría-. Te pedí especialmente que me llamaras tú, si querías hablar de… algo. Así que cuando no llamaste, supuse… -hizo silencio, avergonzado. Cielos, se sentía como un idiota. Por supuesto que Laura esperaría que fuera el hombre quien llamara.

– Oh -la palabra susurrada se hizo eco del dolor en sus ojos.

– Yo… lo siento. Supongo que estaba enojada y no escuché bien.

Él sacudió la cabeza, indignado consigo mismo:

– En realidad, creo que soy yo quien debería decir eso… que lo siento. Laura, yo…

– No, no te disculpes -se apartó cuando él extendió la mano para tocarla. Abrazó las piernas con los brazos, y dejó caer la cabeza hacia delante-. Cielos, no puedo creerlo -soltó una risa triste-. Durante todo este tiempo, estaba convencida de que no me querías volver a ver.

– Jamás tuve la intención de que lo pensaras -una punzada de dolor le atravesó el pecho al advertir que ella se había sentido tan mal como él toda la semana. Todo por su terco orgullo. No es que ella no fuera igual de terca, pero de todas formas…-. Debí llamarte. Lo siento.

– No importa -suspiró-. Tal vez fuera para bien.

– ¿A qué te refieres? -preguntó.

– Sí -arrojó lo que quedaba de pan a los patos-. Después de lo que sucedió en casa, he tenido que pensar en muchas cosas esta última semana. Necesitaba un poco de tiempo a solas.

– ¿Debo suponer que tu padre ha vuelto a las andadas?

– Algo así -sus hombros se hundieron-. Sólo que esta vez se le ocurrió algo diferente. En lugar de aferrarse a mí, se desentendió totalmente.

– ¿A qué te refieres? -sintió un estremecimiento que le recorrió la espalda.

Cuando finalmente habló, lo hizo sin volverse para mirarlo.

– El día que me fui para traerte el auto, me dijo que si cruzaba la puerta, jamás podría volver a pasar por ella. Por lo visto, lo decía en serio. Cuando llegué a casa -contrajo los músculos, como si estuviera replegándose dentro de sí-, encontré todas las cerraduras cambiadas y todas mis cosas empacadas en cajas.

– ¿Lo dices en serio? -su cuerpo se puso tenso, como preparándose para dar batalla. Aunque jamás le había gustado la actitud posesiva de su padre, nunca pensó que el hombre podía ser cruel. Pero al ver la espalda encorvada de Laura, percibió las señales de un profundo dolor-. ¿Qué demonios te dijo?

– Nada -volvió la cabeza para apoyar la mejilla sobre las rodillas y lo miró resignada-. Ni siquiera estaba allí. No hizo falta. Su mensaje fue lo suficientemente claro: o regreso a casa o dejo de ser su hija.

– Qué hijo de puta egoísta y manipulador -cerró los puños con fuerza, y deseó poder pegarle a algo.

– Sé que da la impresión de ser así -suspiró-, pero hay aspectos de él que no comprendes.

– No hay ningún tipo de excusa para el modo en que te trata, Laura. Jamás lo hubo.

Ella le sonrió… una sonrisa triste que le quebró el corazón:

– ¿Ni siquiera el amor?

– Esto no es amor. Es dominación pura.

– Sólo está tratando de protegerme.

– ¿Protegerte de qué? ¿De crecer?

Ella apartó la mirada:

– Del mundo que mató a la única persona que amaba más que a nadie.

La miró fijo, confundido, y advirtió que no estaba resignada, sino agotada emocionalmente. Sólo por eso, le hubiera retorcido el pescuezo a su padre. No podía creer que además de que él no la llamara en toda la semana, había tenido que lidiar con esto sola.

– ¿Recuerdas a mi madre? -preguntó, luego de un momento.

– No mucho -respondió distraído. Halló difícil conversar despreocupadamente, con la sangre que le hervía-. Sé que hubo rumores sobre ella, pero siempre los pasé por alto. Era tan hermosa y elegante. Ya sabes, la esposa perfecta para el ciudadano más respetable de Beason’s Ferry.

– Sí, lo era. Pero eso no significa que los rumores acerca de ella no fueran ciertos. De hecho, dudo de que la gente en Beason’s Ferry conozca toda la verdad. Incluso en un pequeño pueblo, algunos secretos se pueden guardar durante muchos años -se quedó callada y quieta-. Hubo muchos secretos en la casa donde me crié.

Parecía tan frágil, que temió que se hiciera añicos ante el más mínimo roce. Obligándose a deponer la furia, se inclinó y rodeó sus rodillas con sus brazos:

– ¿Quieres contarme acerca de ellos?

Ella permaneció tanto tiempo en silencio, que él supo que los pensamientos que tenía en la cabeza no habían sido compartidos jamás con nadie.

– Creo que mi madre fue… abusada… sexualmente de niña. Por… su padre.

Se obligó a no reaccionar, a permanecer totalmente quieto aun cuando todo su ser se rebelaba ante la idea de que algo tan horrible hubiera tocado la vida de Laura.

– Creo -siguió lentamente- que ése era el motivo por el cual era tan autodestructiva. Por más que mi padre la amara, y realmente la amó, ella jamás pensó ser digna de él.

Él observó en silencio su mirada perdida en la distancia.

– Se conocieron cuando papá trabajaba en un hospital aquí en Houston. Ella acababa de ser expulsada de la universidad y enviada de vuelta a casa. Sus padres, mis abuelos, viven en un rancho al norte de aquí. No los conozco demasiado. Papá siempre ha impedido que se me acercaran.

– Fue una buena decisión -dijo Brent, con calma controlada.

– De cualquier forma, mis padres se conocieron cuando mi madre fue traída al hospital. Le habían dado una paliza.

– ¿Su padre?

– No, un tipo cualquiera -Laura habló en voz baja, sin mirarlo-. Dudo de que siquiera conociera su nombre. Sólo era alguien que se había levantado en un bar. Mi padre le hizo unas curaciones y le dio el alta. Una semana después estaba de nuevo en la guardia por una sobredosis de barbitúricos.

Laura suspiró ante un recuerdo lejano:

– Siempre la imaginé como un pájaro hermoso con un ala rota. Papá no pudo nunca resistirse a curar a los heridos. Intentó hacer todo lo que pudo para salvarla del odio que sentía por sí misma.

– Supongo, entonces, que sus esfuerzos fueron en vano -preguntó Brent con suavidad.

– Durante un tiempo, creo que dieron resultado. De recién casados, cuando se mudaron a Beason’s Ferry, creo que estaba mejor. Al principio la gente la veía como mi padre: de buen corazón, generosa, amable. Pero ella no se veía así. Y para cuando murió, había hecho lo posible para que el resto de la gente la viera de la misma manera en que se veía ella.

Lo miró a los ojos:

– ¿No es acaso extraño que a menudo la mirada que tenemos de nosotros mismos no coincida con la mirada que tienen los otros de nosotros?

La verdad detrás de la pregunta lo hizo arrugar el entrecejo, pues siempre había considerado la vida de Laura como opuesta a la suya, sólo para enterarse ahora de que había tenido sus propios demonios que vencer. Pero tal vez él había intuido esta tristeza y esta fuerza dentro de ella. Tal vez había sido aquello que los había unido en la infancia.

– ¿Y tú cómo la veías? -preguntó.

– Era una buena madre. La mejor -dijo con convicción-. Me gusta creer que era feliz cuando estaba conmigo. Parecía feliz.

– ¿Cómo podía no estarlo? -sonrió-. Cualquier madre estaría orgullosa de tenerte como hija.

Laura apartó la vista:

– Pero no fue suficiente. Ni lo fue papá. No fue suficiente para que fuera feliz.

– ¿Te sientes culpable de su muerte?

– No -suspiró-. Pero papá sí. Sabía que era clínicamente depresiva, pero pensó que podía tratarla él mismo. Pensó que podía serlo todo para ella: doctor, psicólogo, esposo. Ella intentó curarse para él. Sé que lo intentó.

Laura sacudió la cabeza:

– Ese es el motivo por el cual nunca cometía un desliz en Beason’s Ferry. Toda vez que caía en una espiral de autodestrucción, se iba a Houston o a Galveston, o a cualquier otro lado en donde podía perderse en el alcohol, las drogas y los hombres.

Se quedó callada un rato, y él esperó paciente, intuyendo que necesitaba contarle más.

– ¿Sabes cómo murió? -preguntó por fin.

– En un accidente de barco, ¿no?

Laura asintió:

– Salvo que la historia era mucho más compleja de lo que me contaron. El yate donde estaba pertenecía a un traficante de drogas de Galveston. Parece que hizo una fiesta escandalosa a bordo y el yate se descontroló. Colisionó con otro barco a toda velocidad y mató a varias personas… aunque él se salvó, sin un rasguño -suspiró para ahuyentar la amargura que se había colado en su voz-. Ese día perdí más que a mi madre. Perdí una parte de mi padre. Lo vi en su rostro el día que trajo el cuerpo de ella a casa para el entierro. Algo dentro de él había muerto.

– ¿Por eso es tan sobreprotector contigo? ¿También teme perderte?

Ella le echó un fugaz vistazo:

– Soy todo lo que tiene, Brent.

– Me sigue pareciendo que no es excusa.

– En realidad, estoy de acuerdo -enderezó las piernas, y volvió a apoyar el peso en sus manos-. Pero… también sé que él no tiene toda la culpa. Quería que mi vida fuera perfecta, por lo que me acostumbré a simular que lo era -dejó caer la cabeza hacia atrás, y miró el cielo-. Pero luego, ¿quién hubiera creído que vivir en una burbuja perfecta no sería suficiente?

Él la miró, distraído por la curva grácil de su cuello. Dio vuelta la cabeza de costado y le sonrió.

– La verdad es que descubrí que prefiero equivocarme un par de veces que no experimentar nunca nada por fuera de Beason’s Ferry. Y eso es lo que él no puede soportar: la idea de que yo pueda sufrir un solo segundo de dolor.

La mirada de Brent se detuvo en la curva suave de su mejilla, antes de volver a mirarla:

– ¿Acaso no ve que es él quien te está lastimando?

– Probablemente -apoyó el peso sobre un codo, girando apenas hacia él-. Y por lo que conozco a papá, debe de estar ahora mismo en casa, sumido en la culpa, sin tener la menor idea de cómo corregir la situación. Lamentablemente, no puedo decirle que no se preocupe, o asegurarle que estoy bien.

– ¿Por qué no? -tuvo que controlarse para no inclinarse hacia atrás sobre el codo y reclinarse a su lado.

Ella encogió los hombros:

– Cometió el error de trazar ese estúpido límite. Pero por una vez en mi vida, me niego a avenirme a sus deseos. Si él quiere hacer las paces, tendrá que dar el primer paso.

– Pero, ¿estás bien, de verdad, Laura? -la observó detenidamente.

– Sí. No. No lo sé -dirigió la mirada al agua-. Supongo que más que nada estoy confundida. Acerca de un montón de cosas. Como el motivo por el que pasamos por la vida engañándonos. ¿Por qué no podemos directamente bajar la guardia y ser más auténticos?

– ¿A qué te refieres? -se irguió y deseó que ella hiciera lo mismo, especialmente dado que su falda había comenzado a trepar por el muslo.

– Es sólo que pareciera que todos fingimos ser alguien que no somos, o pensamos que la gente es algo que no es -se dio vuelta sobre la espalda, de manera que su peso descansaba sobre sus codos y el top de seda se estiraba de manera incitante sobre sus pechos-. Y yo soy la peor de todas. Mientras que intentaba por todos los medios hacer de cuenta que la vida era perfecta, todo el mundo comenzó a verme así. La hija del doctor Morgan, tan respetable, responsable, amable y buena. ¡Qué fastidio!

– No es un insulto -dijo, intentando no reírse de su expresión-. Además, tú eres así.

– Tal vez. En parte. Pero no me alcanza -levantó la mirada, y una sonrisa artera iluminó sus ojos-. Algunas veces, lo que realmente quiero es ser exactamente lo contrario.

– ¿Cómo?

– Sólo una vez, me gustaría entrar en una habitación y que todo el mundo se diera vuelta para mirarme -pareció saborear la imagen por un instante, mientras él intentaba no hacerlo.

Contra su voluntad, un recuerdo se agitó en su interior y evocó su aspecto y la sensación de ella acostada debajo de él, los cuerpos entrelazados febrilmente. Carraspeó:

– A mí me parece que los hombres te observan más de lo que crees.

Ella ladeó la cabeza para mirarlo de soslayo:

– ¿Crees que el deseo de ser malo hace que una persona sea mala? No me refiero a ser realmente malo, sino un poquito malo.

Él cambió de posición para acomodar el bulto en su entrepierna. ¿Acaso no tenía idea de lo sexy que era? ¿O que hablar del tema lo excitaba?

– Te aseguro que ser un poquito mala puede ser divertido en algunas ocasiones.

– ¿En serio? -se incorporó-. ¿Cómo cuándo?

Él se rió:

– Oh, no, no me harás caer en la trampa.

– ¿Ah, sí? -parpadeó de una manera que lo hizo desear acostarla y demostrar cuan malo podía ser-. ¿Crees que si me cuentas alguna aventura alocada con otra mujer me pondré celosa?

– Como decimos en el ambiente: sin comentarios.

– ¡Qué aburrido! -arrugó la nariz.

– Pero respecto de tu pregunta anterior… no, no creo que ser un poco mala de vez en cuando te haga una mala persona. De hecho, me parece saludable.

– Me parecía.

– No sé si me gusta lo que estoy escuchando -la miró con gesto de enojo, pensando que su padre había tenido razón en querer mantenerla a salvo.

– Pues -sonrió, mostrando los dientes-, no puedes hacer mucho al respecto, ¿no? -las palabras se deslizaron de su lengua como una chanza, pero entre ellos se instaló un silencio.

– Es cierto -su gesto de contrariedad se profundizó-. Sobre ello te quería hablar.

– ¿Sobre qué? -se volvió cautelosa.

Él respiró hondo buscando valor.

– Sobre nosotros.

– ¿Ah, sí? -su sonrisa desapareció, y estuvo a punto de cambiar de opinión. Pero no, había tomado una decisión anoche, y estaba dispuesto a adherir a ella.

– Laura -dijo-, no quiero que te tomes mal lo que te voy a decir, pero no creo que debamos salir más.

Ella lo miró por un instante, y luego rodeó las piernas con sus brazos.

– Ya veo.

– No es lo que piensas -se apuró por decir-. Esto no tiene nada que ver con tu atractivo, o con lo que disfruto de tu compañía. De hecho, me gustaría seguir viéndote, pero creo que lo mejor es que nos veamos como amigos.

– ¿Quieres que seamos amigos?

– ¡Desde luego! Yo sé lo que te digo cuando afirmo que las relaciones platónicas duran más que las relaciones entre amantes, y a mí me gustaría que lo que hay entre nosotros dure para siempre.

Ella lo observó con los ojos entornados, escudriñándolo demasiado intensamente para su gusto. Rogó que no se diera cuenta de lo que realmente deseaba, que tenía muy poco que ver con ser amigos y sí con arrancarle el brevísimo top de su exquisito cuerpecito.

Finalmente, ella asintió:

– Está bien.

– Entonces, ¿estás de acuerdo? -frunció el entrecejo, preguntándose por qué sus palabras no lo hacían feliz. Últimamente no había nada que le viniera bien-. ¿No hay problema? ¿No estás enojada? ¿No hay lágrimas? ¿No me dirás que me vaya al infierno?

– No -reunió los envoltorios de los sándwiches y los estrujó en sus manos antes de arrojarlos en la bolsa-. Ni un solo gesto de contrariedad.

– Está bien -dijo, pensando que debía sentirse mucho más aliviado de lo que se sentía-. ¿Entonces qué harás esta noche?

– ¿Esta noche?

– Pues es viernes -encogió los hombros-. Algunos compañeros del noticiario están planeando ir a Chuy después del trabajo-. O al menos eso harían, luego de que los invitara a todos.

– ¿Después del trabajo? -dejó de levantar las cosas del picnic el tiempo suficiente para mirarlo-. Pero tú no sales hasta las doce.

– ¿Y?

– ¿No crees que es un poco tarde para salir?

Le dirigió una sonrisa burlona:

– ¿Cómo piensas ser mala si ni siquiera quieres acostarte más tarde?

– ¿Sabes? Tienes razón -lentamente, su rostro se iluminó y sus labios se torcieron en una picara sonrisa-. De hecho, me encantaría esta noche.

¿Por qué le parecía que estaba planeando algo que a él no le gustaría?

– ¿Entonces nos vemos? ¿A las doce?

– ¡Por supuesto! -la mirada traviesa se volvió calculadora-: No me lo perdería por nada en el mundo.

* * *

Capítulo 18

¿A sí que Brent quería que volvieran a ser sólo amigos? Laura resopló con desprecio ante una idea tan descabellada, al tiempo que se detenía en el estacionamiento de Chuy, un restaurante mexicano de moda, quince minutos antes de la medianoche. Ella y Brent ya habían ido demasiado lejos para que ella pudiera volver atrás y pensar en que era “sólo un amigo”, aunque quisiera. Algo que, sin lugar a dudas, no era el caso. Quería que Brent le diera algo más que eso. Mucho más.

Cuando vio su auto, soltó el aire apresuradamente. Él ya estaba allí, como lo había planeado. Ahora, si lograba armarse de valor para llevar a cabo su plan, ella y Brent volverían a estar en términos “no amistosos” antes de que finalizara la noche.

Detuvo el auto en un sitio para estacionar y apagó el motor de su pequeño auto económico. Se aferró al volante y se convenció de que tenía un aspecto sexy, sin parecer una vampiresa. El vestido era un sencillo solero tejido de color rojo fuego, que insinuaba las formas, y que había encontrado hace una semana al salir de compras por primera vez en busca de un ajuar nuevo. Se sintió tentada de comprarlo en ese momento pero no había podido justificar el derroche mientras buscaba ropa para el empleo nuevo.

Pero hoy, las palabras bien intencionadas de Brent le habían provocado tal furia… no contra él, sino contra la imagen que ella había proyectado durante demasiado tiempo… que condujo a la Galleria después del trabajo, entró en la tienda, y puso la tarjeta de crédito sobre el mostrador, sin siquiera probarse el vestido. No fue sino cuando llegó a casa y se calzó el ceñido vestido que advirtió lo sexy que era. O tal vez fue el hecho de que no estaba acostumbrada a usar algo que anunciara con tanto descaro: “Mírenme, muchachos, mírenme y sufran”.

Echando un vistazo por el espejo retrovisor para inspeccionar su maquillaje, intentó imaginarse en el momento en que entrara caminando en el restaurante atestado de gente. No, no caminando, merodeando. Esa era la palabra que había empleado Melody, instantes antes de salir, cuando ella estuvo a punto de echarse atrás.

– Cuando llegues al restaurante -había dicho Melody-, pasa por la puerta como una reina que se digna visitar a sus súbditos.

Sintió un aleteo de nervios en el estómago, como si miles de mariposas estuvieran intentando escapar por su garganta. Soy capaz de hacer esto, se dijo a sí misma. Además, ¿qué otra opción hay? Podía entrar en el restaurante y posiblemente quedar como una idiota mientras intentaba enseñarle a Brent algunas nociones básicas de la vida. O podía achicarse, volver a casa y pasar el resto de su vida siendo una solterona respetable.

Ya había decidido que si no podía conseguir al hombre que deseaba profunda y apasionadamente, no quería a nadie más. Brent era ese hombre. Y si tenía que tramar algunas estrategias, estaba dispuesta a arriesgar todo lo que tenía, forzar las reglas, y hasta engañar si era necesario. Lo que hiciera falta para ganar.

Decidida a llevar a cabo su plan, abrió la puerta del auto y giró el pie calzado en una sandalia de cuero rojo y taco aguja. Mientras se paró para cerrar el auto, la breve falda se balanceó contra sus muslos desnudos. Todavía no podía creer que había dejado que Melody la convenciera de salir en público sin nada debajo del vestido.

– Créeme, Laura. Salir sin bombacha te hará sentir tan perversa que sin duda exudarás feromonas.

No sabía mucho sobre sus feromonas, pero sintió que le ardían las mejillas mientras cruzaba el estacionamiento.

Nerviosa, se alisó el corpiño del vestido que la estrechaba de los pechos a las caderas. Dos pequeñas aletas formaban mangas por debajo de los hombros. Con un poco de suerte, en un sitio como Chuy’s, conocido por su estridente decoración, nadie sino Brent advertiría su vestido rojo intenso. La breve esperanza quedó trunca cuando tres muchachos universitarios soltaron un largo y grave silbido. No sabía si debía sentirse animada u ofendida.

Camina lento, se dijo a sí misma, cuando franqueó la puerta color violeta fuerte con la moldura amarillo limón, y entró en un escenario de ruido, pinturas de Elvis en terciopelo, y peces de madera en colores fuertes que colgaban del cielo raso. Una bola de espejos giraba en el medio del área del bar, reflejando su luz sobre el baúl de un Cadillac color rosa de 1950 que servía de bufé.

– ¿Cuántos? -preguntó la camarera de aspecto agotado por encima del estridente ruido que rebotaba en los pisos de cemento color naranja.

– En realidad, vengo con un grupo de gente -le gritó Laura a su vez, tirando por la borda sus planes de hablar en una voz baja y sensual-. ¿De KSET?

– Ah, sí, están en la mesa del rincón.

Siguió la dirección que señalaba la camarera, y vio a media docena de personas apiñadas en una gran mesa semicircular contra la pared que parecía recién traída de un salón en Las Vegas. Brent estaba sentado en el medio del semicírculo, obviamente el centro de atención.

Se detuvo un instante, fascinada al verlo cautivar la atención de su audiencia con algún relato. Incluso en medio de este restaurante vulgar, le vino a la memoria una imagen del Rey Arturo que reunía a su corte en torno de su mítica mesa redonda. Estaba tan cómodo, tan evidentemente admirado, que su corazón se hinchó de orgullo. Para esto había nacido: para ser un líder entre sus pares.

Los ojos de él la pasaron de largo y se posaron sobre la puerta; al instante retrocedieron. Una mirada hipnótica paralizó sus facciones al mirarla, y sus ojos absorbieron cada centímetro de ella; primero, incrédulo; luego con una llamarada de deseo que salió eyectada hacia el otro lado del atestado restaurante para encenderle la piel. Jamás en su vida se había sentido tan atractiva, tan segura de sí, y tan nerviosa, todo a la vez.

Un ramalazo de deseo sacudió a Brent cuando Laura comenzó a caminar hacia él. Aunque el vestido la cubría con discreción, le ceñía cada curva, desde sus pechos suavemente redondeados y la curva de su cintura hasta el meandro de su cadera. Debajo del ruedo a mitad del muslo, un par de sandalias de cuero rojo con tacos aguja ponían de relieve sus largas piernas contorneadas.

La habitación pareció desdibujarse mientras ella se acercaba con los pasos lentos y decididos de una mujer que sabía que podía obtener cualquier hombre que quisiera. Pero tenía los ojos focalizados en él, como si lo hubiera escogido a él en particular entre todos los otros hombres que sin duda la admiraban a su paso. Jamás había visto esa mirada artera y resuelta arder con tanta intensidad en los ojos de Laura. ¿Qué se proponía esta noche?

¿Y qué se había hecho en el pelo? Flotaba alrededor de su rostro como una nube etérea de un blanco dorado que por algún motivo hacía que sus labios parecieran más pulposos y sus ojos más azules. Tenía deseos de arrastrarla al baño más cercano y lavarle ese lápiz labial de un color que pedía a gritos ser besado. Eso o lamérselo con la lengua.

A su lado, alguien hizo una pregunta, pero su cerebro se negó a registrarla. Cuando Laura llegó a la mesa y se paró directamente en frente de ella un exiguo silencio siguió a su llegada. Parte de la audacia desapareció de su expresión, revelando la incertidumbre que había detrás. A pesar del vestido seductor, había una inocencia en torno de ella, una dulzura que siempre penetraba el pecho de Brent y le oprimía el corazón.

– Oye, Michaels -Connie chasqueó los dedos frente a su cara-. ¿Estás ahí?

– ¿Qué? ¿Cómo? -parpadeó y encontró varios pares de ojos divertidos que alternaban entre él y Laura.

– ¿Nos vas a presentar? -preguntó Connie-. ¿O piensas mirar embobado a la mujer toda la noche?

– Oh, sí -sacudió la cabeza para recobrar la sensatez, e intentó salir de su lugar en el medio de la mesa, lo cual obligó a la mitad de los ocupantes a pararse y dejarlo pasar. Por fortuna, logró mantener su servilleta discretamente delante de él mientras los presentaba-. Les presento a Laura Morgan. Laura, ella es Keshia Jackson, mi correportera, y su novio, Franklin.

Keshia le dirigió una de sus sonrisas encantadoras, que siempre destacaban sus dientes increíblemente blancos contra la piel aterciopelada color café. Su novio financista saludó a Laura con un movimiento de cabeza, y luego miró a Brent divertido, como si supiera exactamente cómo se sentía, un sentimiento seguramente innegable. Estar comprometido con una mujer despampanante como Keshia no podía ser fácil.

Brent arrugó el entrecejo al presentar a los demás hombres del grupo:

– Éste es Jorge, uno de nuestros camarógrafos, y su amigo Kevin, que trabaja en una de las salas de control.

– Hola -Jorge la saludó con la mano-. Ya nos conocemos, ¿recuerdas? ¿Detrás del clubhouse?

Las mejillas de Laura se sonrojaron al recordar el momento en que Jorge los sorprendió besándose.

– Y ella -dijo Brent apurándose para sortear el momento- es mi productora, Connie Rosenstein.

– Entonces -Connie esbozó una amplia sonrisa- tú eres Laura Beth, la noviecita de Brent de la escuela secundaria de Beason’s Ferry. Brent no nos ha contado absolutamente nada sobre ti.

– En realidad, no hay nada para contar -Laura se inclinó hacia delante y estrechó la mano de Connie, un movimiento que dejó al descubierto un tramo exquisito de su muslo desnudo. Al menos no estaba usando medias. En ese caso, no hubiera quedado más remedio que arrastrarla a la cabina telefónica o al rincón oscuro más cercano. Con un dejo de picardía en la voz, Laura explicó-: Brent y yo éramos sólo amigos de niños. Seguimos siéndolo. ¿No es cierto, Brent?

Él apartó la vista de inmediato de sus piernas y la halló sonriéndole por encima del hombro. Entornó los ojos en señal de advertencia.

– Claro. Amigos.

– Ven a sentarte -ordenó Connie, haciendo un gesto hacia Laura con el cigarrillo en la mano. Jorge intentó deslizarse detrás de ella, pero Brent le cerró el paso con una mirada amenazante que ni siquiera un muchacho ofuscado por las hormonas en estado de ebullición podía dejar de advertir. Se introdujo al lado de ella, sentado a presión contra el respaldo, con Laura a un lado y Jorge y Kevin del otro.

– Entonces, Michaels -dijo Franklin desde el otro lado de la mesa-, ¿terminarás el relato que estabas contando?

Recordó de pronto la historia que acababa de empezar cuando entró Laura:

– Este… no, creo que mejor la cuento otro día.

– ¡Oh, vamos! -Kevin, un estudiante universitario con la cara llena de espinillas, se lamentó-: Estabas por llegar a la mejor parte.

Echó un vistazo al círculo de rostros expectantes e intentó pensar en otra historia menos subida de tono que la reemplazara.

– Sí -Connie hizo un gesto con el mentón-, estabas a punto de contarles a estos muchachos por qué Sandra Wilcox fue trasladada a un canal apestoso en Idaho desde un espacio en horario de máxima audiencia en Denver.

– ¿Sandra Wilcox? -preguntó Laura a Connie.

– Solía ser una reportera popular en el último canal donde trabajó Brent -explicó Connie.

– Oh, ¿qué sucedió? -preguntó Laura con inocencia absoluta.

– Sí, Michael, ¿qué pasó? -preguntó Connie con aquel tono burlón que divertía e irritaba a Brent alternativamente.

– Sabes perfectamente bien lo que sucedió, Connie -dijo Brent, con una sonrisa tan provocadora como la de ella.

– Por supuesto que lo sé. Pero estos jóvenes aún no han escuchado la historia, motivo por el cual estabas a punto de impresionar sus mentes juveniles con una jugosa crónica periodística.

– ¡Oye, no somos tan impresionables! -se quejó Kevin-. Además, no es que no sepa todo el mundo cómo obtuvo el puesto en el noticiario.

– Pues, les aseguro que no fue por su talento -dijo Keshia, indignada.

– Oh, no lo sé -Jorge se rió por lo bajo-. Por lo que me cuentan, es muy talentosa con la boca.

– Pero no para leer las noticias -dijo Keshia.

– Pues, si van a comenzar a chismorrear, es mejor que conozcan los hechos tal como fueron -dijo Brent.

– Óiganlo -Connie lo imitó mientras se inclinaba hacia Laura-. Me encanta cuando habla como un texano.

Los ojos de Laura brillaron llenos de risa al volverse hacia él. Debajo de la mesa, sus cuerpos se tocaban desde la cadera hasta la rodilla. Él pudo sentir el calor que emanaba a través del delgado trozo de tela que los separaba. Decidido a ignorar el efecto que estaba teniendo ese calor sobre su entrepierna, se concentró en su historia:

– Como muchos de ustedes ya saben, Sandra consiguió el puesto de reportera… em…

– Tirándoselo -aportó Kevin con una sonrisa de oreja a oreja.

– Acostándose con el jefe de redacción -corrigió Brent.

– ¿El jefe de redacción? ¿Quieres decir Ed Kramer? -Keshia observó con desprecio-. Cielos, debe de haber estado desesperada por conseguir ese puesto. Ese hombre es desagradable.

– Tal vez -dijo Connie-. Pero se trataba de la presentadora de la noche con un mercado enorme.

– Es cierto -concedió Keshia-, pero aun así, es desagradable.

– Pues, aparentemente -dijo Brent-, Sandra también lo creía, pues mientras complacía a Kramer, se entretenía también con uno de los camarógrafos.

– Ustedes los camarógrafos son los que más se divierten -Keshia le sopló un beso a Jorge que lo hizo sonrojar.

– Entonces, ¿qué pasó? -preguntó Kevin con avidez-. ¿Los atraparon desnudos?

– En realidad… -Brent sintió el cuello enrojecer de vergüenza. ¿Qué le había hecho pensar que salir con Laura y sus compañeros de trabajo sería una buena idea? Seguramente, ella no querría tener nada que ver con él después de conocer a estos idiotas. Debió haber reducido el grupo a Keshia, Franklin, Laura y él mismo. Pero eso se hubiera parecido demasiado a una cita. Y esto no era una cita. Definitivamente no era una cita.

Brent se obligó a concentrarse en la historia que deseó jamás haber comenzado.

– No fue que los atraparan desnudos directamente. Pues, verán, Sandra y el camarógrafo practicaban algunos juegos pervertidos que incluían la filmación que él hacía de ella, mientras jugaba con una interesante selección de… este… juguetes.

– ¿Una filmación? -Jorge se enderezó en su asiento-, ¿quieres decir como un encuentro personal?

Brent sacudió la cabeza, riéndose a pesar de la vergüenza:

– Quiero decir como un encuentro muy personal.

– ¡Genial! -asintió Kevin.

– ¿Y cómo lo sabes tú? -preguntó Keshia a Brent-. ¿El consabido alarde machista?

– No -Brent arrastró la palabra para crear suspenso-. Lo sé porque el idiota del camarógrafo utilizó equipos del canal y se olvidó de quitar la cinta luego de una de esas maratones sexuales.

– ¡No digas! -gritó Keshia.

– ¡Anota dos puntos para el camarógrafo! -gritó Jorge.

Brent echó un vistazo a Laura y halló que tenía la mano en la boca y los ojos llenos de risa. Era realmente un contraste fascinante en su vestido sexy color rojo con aquel tinte rosado que le sentaba tan bien, en las mejillas.

– Cuéntales el resto -dijo Connie por encima del bullicio.

– ¿Hay más? -Kevin se inclinó hacia delante.

– Sí -Brent se rió -. Los muchachos en la sala de control hallaron la cinta e hicieron copias, que enviaron a amigos en estaciones de todo el país.

– ¡Fabuloso! -Kevin movió la cabeza siguiendo una melodía que sólo él podía oír-. ¡Qué genial!

– Cielos -bufó Keshia-. Con razón fueron despedidos.

– En realidad, creo que el camarógrafo sigue trabajando allí.

– ¿Qué? -el tono de Keshia se volvió militante-. ¿Envían a Sandra a una estación de morondanga en las afueras de Siberia pero conservan al camarógrafo? Nunca oí algo tan descaradamente machista.

– Es cierto, pero vivimos en un mundo machista, Keshia -señaló Brent-. Es mejor que te acostumbres a ello.

– Brent Michaels, si creyera por un instante que realmente piensas así, te daría una patada debajo de la mesa.

– Lo siento, cariño -Brent sonrió-. No me dedico a juegos pervertidos.

– Sí, claro, y apuesto a que no estabas allí en la sala de control con el resto de los hombres, babeándose con la película porno de Sandra.

– Oigan… -levantó las manos-, ¡soy inocente!

– Como si me lo creyera. Son unos cerdos machistas -farfulló, y luego se volvió hacia su novio-. ¿Y tú, de qué te ríes?

– Da nada, nena -Franklin levantó las manos tal como lo había hecho Brent-. No estoy diciendo nada.

– Es mejor que no digas nada, si sabes lo que te conviene.

Franklin se inclinó y besó el cuello de Keshia:

– Supongo que esto significa que no le pediremos la cámara a Jorge esta noche.

– Ni aunque lo sueñes -dijo Keshia bruscamente-. Y no me busques con esa mano bajo la mesa, Franklin Prescott. ¡Franklin!

Keshia gritó y se retorció al tiempo que Franklin le hacía cosquillas sin piedad.

Brent echó un vistazo a Laura, riendo entre dientes. Ella también se estaba riendo mientras observaba a la pareja, pero cuando sus ojos se encontraron con los de él, dejó de reír. Podía sentir con claridad su muslo que presionaba contra el suyo mientras su mirada la recorría desde el delgado cuello, pasando por la curva de sus hombros desnudos. En la base de su garganta, el pulso le latía. Anhelaba inclinarse hacia delante y besarla allí, sentir los latidos del corazón contra sus labios. Como si estuviera leyéndole la mente, ella se sonrojó. Él observó su garganta moverse mientras tragaba.

Arrastrando los ojos hacia arriba, vio el deseo brillar en su mirada. No quería que lo mirara con un deseo tan manifiesto, como si recordara todas las formas en que se habían explorado sus cuerpos. Como si quisiera que se exploraran así una vez más.

No, no quería que ella lo mirara así, aunque nada lo había excitado tanto en su vida. Pero si se entregaba al deseo que ardía entre ambos, ¿lo seguiría mirando ella así dentro de un mes? ¿Dentro de un año? ¿O se apartaría furiosa al darse cuenta de que él podía satisfacer su cuerpo pero no su corazón?

Las mujeres como Laura merecían lo mejor de un hombre. Y lo mejor que él podía dar jamás sería suficiente, sin importar cuánto lo deseara él. Conocía sus limitaciones, aceptaba sus defectos.

Desafortunadamente, ello no impedía que su cuerpo deseara el de ella.

* * *

Capítulo 19

Después de una larga mirada ardiente, Brent se volvió hacia sus amigos y procedió a ignorar a Laura durante el resto de la noche. Ella se sentó a su lado, dando pequeños sorbos a su margarita, sin saber qué hacer. Su plan había sido venir a coquetear con él, no de manera descarada, pero lo suficiente como para que él admitiera que las chispas entre ambos iban más allá de la amistad. ¿Pero cómo podía flirtear con un hombre que se pasaba toda la noche intercambiando noticias con sus colegas del trabajo?

Echó un vistazo a Franklin, el único como ella que no era periodista en el grupo. Por desgracia, Franklin estaba sentado en el otro extremo del asiento con una sonrisa de satisfacción en el rostro. Por la manera sutil en que Keshia se movía en su asiento, Laura imaginó que el intercambio que estaba teniendo lugar debajo de la mesa era tan animado como la conversación, arriba.

Si sólo tuviera el valor para “hablar” con Brent de esa manera, para decirle que lo deseaba acariciando su muslo; para preguntarle si él también la deseaba empujando su rodilla con la suya. ¿Respondería que sí con la presión de su propia pierna contra la suya? ¿O se movería para alejarse de ella?

Suspirando, bebió otro trago del espumoso cóctel de tequila y jugo de lima. Había tenido muchas expectativas para esta noche, pero nada estaba saliendo según sus planes. Miró fijo su vaso casi vacío, e imaginó la vida que tenía por delante, como si estuviera sola en medio de una fiesta, mientras que todos se divertían a su alrededor. Claro, pero si esa misma gente necesitaba a una trabajadora eficiente para organizar una reunión a beneficio, sería a la pequeña Laura Beth a quien llamarían primero.

No fue sino cuando le trajeron la segunda margarita que se preguntó por qué toleraba que la hicieran a un lado tan desvergonzadamente. ¿Y por qué diablos estaba allí sentada dejando que se arruinaran sus planes tan bien concebidos? Había logrado atraer a Brent cuando entró por la puerta. ¿Estaba dispuesta a rendirse ante el primer obstáculo? Jamás se había dado por vencida ante la primera señal de rechazo cuando recaudaba fondos. Había aprendido, cuando buscaba donaciones, que jamás debía aceptar el primer “no”, porque el “sí” podía estar a una palabra de distancia. Y si era capaz de seguir adelante sorteando situaciones incómodas en beneficio de otra gente, ¿por qué no podía hacer lo mismo en beneficio propio?

Echó una ojeada al perfil de Brent mientras él y Keshia discutían acerca del criterio de un reportero que había dado una noticia sin confirmar su autenticidad con una segunda fuente. Amaba a este hombre. Y si no hacía algo, se pasaría el resto de la vida preguntándose si podría haber habido algo más que una breve y maravillosa noche de pasión, si tan sólo le hubiera dado un empujoncito más fuerte.

Esta era su oportunidad de hacerlo. Tal vez la única que tendría. Hazlo, se dijo a sí misma.

Aunque respiró hondo para fortalecer su voluntad, mover la mano de su propio regazo al suyo fue lo más difícil que había hecho en su vida. Detuvo la mano en el aire, con dedos temblorosos. Sintió como si toda su vida dependiera de esta única acción, o, más bien, de la respuesta a ella. Si él se alejaba, jamás tendría el valor para volver a intentarlo. Seguramente, tampoco tendría el coraje para volver a mirarlo, pero si no lo intentaba, jamás lo sabría.

Antes de poder cambiar de opinión, apoyó su mano sobre su muslo. Los músculos de él se tensaron bajo su palma y la parte inferior de su cuerpo se quedó inmóvil. Aunque su conversación con Keshia no sufrió variación alguna, ella sintió que volvía a advertir su presencia. Pasó una eternidad mientras aguardaba que la mirara. Entonces obtendría su respuesta, una sonrisa que la animara a continuar o un gesto de enojo.

Sólo que no se volvió. Ni siquiera la miró.

Avergonzada, comenzó a levantar la mano, pero la pierna de él se movió y se apoyó contra la suya. Ella contuvo el aliento, preguntándose si de verdad se había movido. Cuando permaneció inmóvil, la pierna de él se volvió a mover, con una presión lenta y sostenida. Quería desfallecer de emoción y gritar de alegría. Pero se quedó quieta, fingiendo escuchar recatadamente como lo había estado haciendo la última media hora, mientras que debajo de la mesa enroscaba los dedos para apretar el muslo de él.

Brent saltó al sentir la presión de sus dedos, y una descarga eléctrica en la entrepierna. ¿Acaso no sabía esta mujer lo sensible que era la parte interna de los muslos de un hombre?

– ¡Qué! -preguntó Keshia-. No me digas que estás en desacuerdo.

– ¿Eh? -Brent hizo un esfuerzo por recordar el tema de conversación. Oh, sí, confirmar las fuentes-. Por supuesto que no estoy en desacuerdo.

– ¿Entonces por qué estás frunciendo el entrecejo? -preguntó Keshia.

– No estoy frunciendo el entrecejo. -¿Lo estaba haciendo?-. Estaba pensando -pensando en que le gustaría tomar la mano de Laura y moverla un centímetro más arriba y a la izquierda. Eso o arrastrarla afuera y obligarla a que explicara qué se proponía. Estaba comportándose de una manera completamente extraña. Tal vez se tratara del estrés de la mudanza o de la discusión con su padre. Debía apartarse de ella antes de que la situación se saliera de control. En cambio, apartó las rodillas para darle un acceso más fácil a su muslo. Como si le hubiera trazado un mapa, los dedos de ella se dirigieron directamente a la zona erógena que se hallaba a mitad de camino entre su entrepierna y su rodilla.

Su cuerpo se sacudió tan bruscamente, que pensó que todos se darían vuelta para mirarlo, conscientes de lo que sucedía debajo de la mesa. Tomó su bebida para disimular el violento movimiento. Y también para extinguir la hoguera que se desparramaba por todo su cuerpo. Maldición, cada vez hacía más calor en el salón. Posó el vaso, y le dirigió una mirada interrogante a Laura, exigiendo una explicación. Para su sorpresa, ella le sonrió a su vez como si no sucediera nada.

Está bien, le dijo con los ojos, yo también puedo jugar este juego. Ya veremos quién se rinde primero.

Volviéndose hacia Keshia, retomó la discusión donde había quedado, al tiempo que deslizaba su mano bajo la mesa. Recorrió con su palma el largo del muslo de Laura. Ella se retorció cuando él apoyó la mano sobre su rodilla desnuda. La satinada suavidad de su piel azuzó las puntas de sus dedos, cuando levantó el ruedo de su vestido hacia arriba para realizar pequeños círculos sobre su carne. Por el rabillo del ojo, él observó que comenzaba a jadear. Quiso sonreír cuando ella estiró el brazo para tomar su trago y beber un rápido sorbo. Pero su sonrisa titubeó, cuando su otra mano se desplazó hacia abajo sobre su propia rodilla, y nuevamente hacia arriba. Ella repitió el camino una y otra vez, subiendo un poquito más cada vez.

El sudor cubrió la parte posterior de su cuello, aunque sabía que ella jamás, por nada en el mundo, treparía hasta la parte superior de su muslo, al bulto que pugnaba por salir del pantalón. Movió las piernas para acomodar la presión que crecía y rogó que ella no lo interpretara como una invitación. Si ella lo llegaba a tocar allí, no sería responsable de las consecuencias.

Para su alivio, ella cambió la dirección de su acoso a la parte superior de su muslo, y él se aflojó ligeramente; no mucho, sino lo suficiente para reclinarse sobre el respaldo del asiento y disfrutar del juego. Tal vez estuviera extrañamente atrevida, pero seguía siendo una novata, y él se haría cargo de que terminara implorándole que se detuviera, en cualquier momento.

Desgraciadamente, él tampoco era un experto en estas lides, ya que había focalizado la mayor parte de su vida en el trabajo más que en las mujeres. De hecho, tocar el muslo de ella, sentir los tersos músculos bajo su mano, parecía estar afectándolo más a él que a ella. Se alegró cuando Franklin retomó el debate con Keshia, ya que su propio cerebro era incapaz de hilvanar dos ideas de forma coherente.

Laura, por otra parte, se había vuelto hacia Connie y conversaba animadamente sobre Beason’s Ferry y la historia de su familia. Durante todo este tiempo, realizaba círculos martirizadores con la yema de sus dedos, trazando dibujos al azar que lo hacían contener el aliento cada vez que ascendía hacia la coyuntura de sus muslos. En un momento dejó de temer que lo tocara allí y comenzó a desear que lo ahuecara con la mano. No pasó mucho tiempo para que el deseo se hiciera tan intenso, que le dolieron las encías.

Lo que había comenzado como un inocente flirteo se transformó en una batalla de los sexos. Su ego masculino reclamaba que fuera ella quien se detuviera primero. Tan sólo esperó que se rindiera pronto, porque si las yemas de sus dedos rozaban una vez más ese lugar en su muslo, comenzaría a gemir.

La mano de él se cerró alrededor del muslo de ella. Cielos, tenía piernas increíbles. Quería deslizarse bajo la mesa y besar cada centímetro de ellas durante una hora entera, desde los delgados tobillos hasta la ardiente cavidad que sabía lo aguardaba en la cúspide.

En un último esfuerzo desesperado para ganarle la partida, se inclinó hacia ella, advirtiendo la fragancia de especias de un perfume nuevo.

– Sabes, Laura -susurró-, si seguimos así, podrías terminar humillándote.

– ¿Ah, sí? -se volvió hacia él, parpadeando con inocencia, pero sus ojos estaban dilatados por el deseo. Estaba a punto de salir victorioso. Ella estaba demasiado jugada, y pronto lo admitiría.

– Eso es -le susurró en el oído-. ¿O te has olvidado de aquella noche en mi auto? ¿De cómo te hice gritar? ¿Deseas que lo haga? ¿Qué te haga gritar de placer en frente de toda esta gente?

Por un instante, ella lo miró fijo como si estuviera demasiado convulsionada o aterrada para hablar. Luego, para su alivio, ella apartó la mano con rapidez. Aunque había querido que dejara de tocarlo, casi lanzó un gemido cuando ella se alejó de él. Buscando su bebida, le susurró unas palabras de consuelo:

– Lo que sí puedo decirte es lo siguiente: qué suerte que no llevabas medias debajo de ese vestido, o este jueguito se habría salido de control.

Para su sorpresa, una carcajada se escapó de sus labios.

– Brent -le susurró a su vez, mientras él bebía un trago de su margarita-, no llevo nada debajo de este vestido.

Él se atragantó, respirando con dificultad, hasta que Jorge dio un golpe fuerte entre los omóplatos y le preguntó si se sentía bien.

– Bien, bien -logró exclamar-. Pero acabo de recordar algo que debo hacer.

– ¿Qué? -preguntaron varias voces.

– Yo… eh… necesito ir a casa. Ahora -se aferró de la mano de Laura-. Siento arruinar la fiesta, pero realmente me tengo que ir.

Haciendo caso omiso a los rostros asombrados de sus compañeros de trabajo, empujó a Jorge y a Kevin del asiento, arrastrando a Laura tras él.

– ¿Qué diablos debes hacer en tu casa a esta hora de la noche? -preguntó Keshia. Al lado de ella, Franklin estalló en carcajadas.

– Un proyecto -el cerebro de Brent se negaba a funcionar, y mencionó la primera palabra que le vino en mente-. Estoy cambiando una moldura, y Laura prometió que me ayudaría a elegir la pintura.

– ¿En medio de la noche? -Keshia lo miró con ojos desorbitados.

Brent la miró exasperado mientras buscaba el dinero suficiente para pagar lo que le correspondía de la cuenta.

– ¿De qué sirve vivir en una ciudad grande si no se aprovechan las ferreterías que abren las veinticuatro horas?

– ¿Ferreterías? -Franklin se pasó un brazo por el estómago para amortiguar la risa-. Oh, cielos, qué genial, Michaels. Tal vez yo también deba conseguir algunas herramientas.

Arrojando el dinero a la mesa, Brent tomó la mano de Laura y se dirigió a la puerta.

– Brent, más despacio -le dijo Laura, mientras se tropezaba tras él en el estacionamiento. Antes de que pudiera decir otra palabra, abrió la puerta del vehículo, la metió adentro, y corrió al lado del conductor. En el instante en que cerró la puerta, se inclinó hacia ella, arrinconándola contra el asiento.

– Pruébalo.

– ¿Disculpa? -lo miró fijo, aún jadeando. Ni siquiera estaba segura de cómo había pasado de estar sentada en el restaurante a estar sentada en su auto, pero lo estaba, inclinada debajo de él en la oscuridad. Afuera del auto, oyó música y carcajadas que provenían del bar que se hallaba en el patio. Haces de luz de los vehículos que pasaban ingresaban a través de la ventana trasera del Porsche, iluminándole los ojos. Parecía decidido y completamente serio.

– Prueba que no llevas nada debajo de ese vestido -dijo.

– ¿Cómo pretendes que lo haga? -su corazón latía acelerado, al tiempo que los ojos de él se deslizaban hacia su regazo y volvían a subir.

– Es muy sencillo, Laura. Tan sólo levántate la falda y déjame ver.

– ¡No puedo hacer eso! -lo miró horrorizada por la sugerencia, e increíblemente excitada. Pero peor que su sugerencia era su propio motivo por negarse. Sabía que se moriría de vergüenza si se levantaba la falda y él veía el brillo de humedad entre sus muslos. Entonces sabría cuánto la había excitado en el restaurante.

– ¿Qué sucede? ¿Perdiste el valor? -sus labios se curvaron en una lánguida sonrisa tan cargada de autosuficiencia masculina que quiso borrársela de un plumazo.

Ella lo miró y le dirigió la sonrisa más lánguida y seductora que sabía hacer:

– ¿Quieres ver lo que llevo? Fíjate tú mismo.

– ¿Crees que no lo haré? -sintió como si su corazón dejara de latir, cuando la mano de él tomó el ruedo del vestido, al tiempo que sus ojos seguían clavados en los suyos. Lentamente levantó el vestido hasta su cintura, y la brisa nocturna rozó los rizos entre sus muslos.

La mirada de él se posó en su regazo, y quedó inmóvil.

– Oh, cielos -susurró las palabras con reverencia, y volvió a dirigir rápidamente su mirada hacia la suya. Por un instante, se miraron solamente, y luego buscó su boca con la suya, besándola con una avidez que le cortó el aliento. No pudo pensar, cuando la mano de él se dejó caer el lado del asiento, y el respaldo se reclinó suavemente, deslizándola seductoramente debajo de él. Sus manos se movieron para acariciar sus piernas y estrechar sus nalgas.

Soltó sus labios y apoyó la frente contra la suya.

– Oh, cielos -jadeó, como suplicando fuerzas. Levantó la cabeza, y la miró directo a los ojos-. No te muevas.

Con la cabeza que aún le daba vueltas, permaneció como estaba, recostada en el asiento, con el vestido por la cintura y las rodillas ligeramente abiertas. Girando la muñeca, Brent puso en marcha el vehículo, que se encendió con un rugido y se dirigió a la salida del estacionamiento. Una parte de su cerebro le decía que se sentara derecha, se bajara el vestido e intentara recuperar la modestia perdida. Pero en el instante en que lo intentó, la mano de él salió disparada de la palanca de cambio y se apoyó sobre su rodilla, inmovilizándola. Ella levantó la mirada y lo vio observándola por el rabillo del ojo.

– Oh, no, no lo harás -dijo, de manera juguetona-. Tú comenzaste este juego, y tú lo terminarás. Salvo que quieras darte por vencida ahora.

¿Un juego?, se preguntó. ¿Qué juego? Vagamente recordaba la mirada desafiante que él le había dirigido en el restaurante. Aparentemente esto era un juego para él, un juego excitante y perturbador que ella estaba más que dispuesta a jugar. Sólo quiso conocer las reglas.

– ¿Qué pasa si me doy por vencida?

– ¿Por qué no lo haces y te enteras? -su mano trepó por su muslo para jugar con los rubios rizos. Una llamarada de calor la atravesó, derritiendo sus piernas, que se abrieron aún más. Tal vez fuera una locura, y no podía creer que realmente estuviera haciendo esto, pero jamás se había sentido tan vital como en ese momento.

En la oscuridad del auto, aceptó sus caricias. Gracias a Dios, la casa de Brent estaba a pocas cuadras del restaurante. Aun así, sintió que aumentaba la presión, mientras se retorcía contra su mano, anhelando la descarga.

– Aún no, querida -dijo, lanzando una mirada de costado-. No te perdonaré tan fácilmente.

Ella gimió cuando él levantó su mano para volver a apoyarla en la palanca de cambios. Las ruedas rechinaron cuando giró en una esquina. Luego frenó bruscamente, haciendo que ella se sentara de golpe. Sorprendida, ella fijó la mirada en la oscura silueta de su casa. Luego se abrió la puerta de su lado, y Brent la sacó fuera del auto, entre ayudándola y arrastrándola. La volvió a besar, apretándola con su cuerpo contra el vehículo. Ella sintió su masculinidad contra su estómago, al tiempo que él mecía sus caderas.

Antes de que pudiera deslizar sus brazos alrededor de su cuello, le soltó la boca y la arrastró tras él por el sendero que conducía a la entrada. Ella se rió mientras se tropezaban subiendo las escaleras, hasta la puerta de entrada. Buscó la llave para meter en la cerradura, y maldijo cuando no la pudo hacer entrar. Sintiéndose escandalosa, ella envolvió los brazos alrededor de su espalda, deslizando sus manos contra el pecho de él.

– ¿Qué sucede si eres tú quien te rindes?

– No lo haré -se rió él, luego gimió cuando ella movió las manos hacia abajo, recorriendo su tenso vientre-. Que Dios me ayude.

Como si fuera una respuesta a su plegaria, la puerta se abrió, y se precipitaron juntos a través del umbral. Él giró hacia ella, cerró la puerta y la atrapó contra ella. Su boca cubrió la suya, y sus manos recorrieron sus caderas. Ella sintió que su vestido trepaba por encima de su cintura, sintió que presionaba toda su dureza contra su estómago enardecido. Sólo sus pantalones se interponían entre ellos, pero incluso eso era demasiado. Ella gimió y se frotó contra él, desesperada por desatarse.

– Santo Dios -levantó la cabeza, jadeando-. Laura, espera, dame un segundo.

– ¿Quieres decir que gané? -la decepción luchó con el triunfo, y se preguntó si ganar significaba detenerse.

Él entornó los ojos:

– Ni lo sueñes.

Con habilidad sorprendente, estampó una huella de besos sobre su mentón, que descendía por el cuello.

– Me deseas, Laura; lo sabes. Todo lo que debes hacer es admitirlo, y te daré todo lo que tu cuerpo anhela.

¿Era esto lo que obtenía por admitir la derrota? ¿Que él saciara la feroz necesidad que la consumía? De pronto, perder parecía una opción muy agradable. Sintió que él bajaba el puño que formaba la parte de arriba de su vestido, y sus brazos quedaban atrapados a sus lados. Aturdida, lo vio ahuecar su pecho desnudo, y luego, tomar un pezón en su boca caliente y húmeda.

Su cabeza cayó hacia atrás y sus ojos se cerraron. El movimiento de succión de su boca se sintió hasta la anhelante cavidad entre sus muslos. Las palabras “me rindo” subieron a sus labios, pero cuando abrió la boca para pronunciarlas, lo que salió fue:

– ¿Qué sucede si gano?

Él inició el ascenso besando y mordisqueando hasta que su cabeza quedó encima de la suya. Una sonrisa malvada le iluminó los ojos:

– En ese caso, tú puedes hacer lo que desees con mi cuerpo.

La imagen de él recostado desnudo sobre una cama completamente a su merced casi la lleva al borde del precipicio. Debió de ver la reacción en sus ojos, pues soltó una risa grave y sensual que incitó la lujuria.

– Salvo que eso no sucederá -dijo, mordisqueándole el cuello. Sus dientes rozaron el lóbulo de su oreja-. Porque, mi dulce Laurita, en aproximadamente dos segundos, serás tú quien me esté suplicando que te haga mía.

– ¿Quieres apostar? -se controló lo suficiente como para sonreír, al tiempo que buscaba el espacio entre ambos. Encontró su miembro rígido a través del pantalón. Escuchó el silbido de su aliento y su cuerpo se convulsionó con violencia-. Tal vez seas tú quien me suplique a mí -dijo ella.

– Puede ser que tengas razón -respiró mientras se movía contra su mano. La expresión concentrada en su rostro, la sensación dura y maciza contra su palma la puso loca. No le importó quién ganaba; tan sólo sentirlo dentro de ella.

Con brusquedad, él apartó la mano de ella.

– Laura -jadeó contra sus labios, al tiempo que tomaba su boca con la suya, besándola con violencia una vez más-. Envuelve tus piernas a mi alrededor.

Consumida por un deseo demasiado fuerte como para oponerse, dejó que la levantara, envolvió sus piernas alrededor de sus caderas, y liberó sus brazos para colgarlos por encima de sus hombros. Sus lenguas se entrelazaron, al tiempo que él se volvió y comenzó a caminar. Cada paso que daba golpeaba su dureza contra su piel sensible. Se sintió devorada por el deseo cuando cayeron juntos sobre su cama.

Intentó quitarle la ropa, pero él eludió sus manos. Su vestido tejido color rojo subió y salió por encima de su cabeza, y quedó desnuda salvo por las sandalias con taco. Cuando ella intentó tocarlo nuevamente, él le atrapó las muñecas en una mano y las inmovilizó sobre el colchón por encima de su cabeza. Estirándose al lado de ella, la provocó con largos y embriagadores besos, mientras su mano libre jugueteaba sobre su cuerpo. Ella gimoteó desesperada cuando la abandonó bruscamente.

Aturdida, abrió los ojos y lo vio parado al lado de la cama, quitándose la ropa. Devorándola con los ojos, advirtió su propia desnudez y el hecho de que estaba extendida sobre su cama, con las manos sobre la cabeza, y las rodillas levantadas y separadas, sobre las sandalias con taco que se enterraban en su colchón. Avergonzada, comenzó a cerrar las piernas.

– No, no lo hagas -la mano de él se deslizó sobre su rodilla, y la sostuvo en su lugar-. Por favor, quédate quieta.

Sonriendo, ella se preguntó si él había advertido que acababa de decir “por favor”, la palabra que indicaba rendición. Luego su mirada se posó sobre su erección que pugnaba por salir, y lo olvidó todo cuando él se arrojó a su lado.

Sujetando firmemente sus muñecas con su mano, tomó un pezón duro como una piedra en su boca y lo chupó hasta que ella gimió y se revolvió debajo de él. Luego él se movió más abajo, dejando un rastro de besos sobre su estómago tembloroso. Él soltó sus manos para apartar sus muslos.

Uno de sus dedos se deslizó suavemente dentro de ella. Cuando ella gimoteó de placer, él la miró y sonrió:

– Eres tan increíblemente hermosa -respiró asombrado y luego volvió a descender su boca sobre la suya. En el momento en que la tierra comenzaba a girar a su alrededor, él se echó atrás, observándola fijamente mientras ella volvía a descender. Luego volvió a hacerlo una y otra vez, arrastrándola hacia el borde del abismo, sólo para echarse atrás a último momento. Quiso gritar de frustración cuando lo oyó reír entre dientes-: Di las palabras, Laura.

– Sí, sí, te deseo.

– Y me tendrás. Sólo di que te rindes.

– Me rindo. Tú ganas. Lo que sea, pero por favor, Brent, por favor, hazme el amor.

Él se deslizó hacia arriba de su cuerpo y selló su boca sobre la suya. Sollozando su nombre, ella lo buscó con las manos.

– Shhh -le apartó el cabello del rostro mientras le besaba la sien y la mejilla-. Aquí estoy. No me iré a ningún lado.

– Te deseo, Brent. Ahora, Brent. Por favor. Tómame. Ámame. Ahora, por favor, ahora.

Él la embistió con fuerza, y el mundo se hizo añicos. Ella tembló y se convulsionó, y sintió que se moría, sólo para renacer consumida por la furia y el fuego.

Sentía que nada era suficiente. Lo necesitaba con desesperación, más profundamente, más violentamente, que la tocara por completo, que la tomara. En respuesta a los ruegos que emanaban de sus labios, él enganchó los brazos detrás de sus piernas y presionó sus rodillas contra sus hombros.

Atrapada debajo de él, ella apoyó las manos contra la cabecera de la cama para aumentar el impacto de cada embestida. Debió sentirse indefensa, pero en lugar de ello, sintió que se elevaba con poder y deseo mientras observaba la expresión sobre el rostro de él, y la tensa musculatura de sus hombros y brazos. Quería darle más que su cuerpo; quería darle su alma misma. Arqueando la cabeza hacia atrás, le abrió el corazón y sintió que se elevaba con el tormentoso placer de estar enamorada.

En ese instante, el cuerpo de él se puso rígido contra el de ella y se dejó caer en un glorioso estallido que los lanzó a ambos a la gloria.

* * *

Capítulo 20

Lentamente retornó la calma. Laura sintió el peso y el calor del cuerpo de Brent aplastándola sobre el colchón. Él liberó sus piernas, y quedaron tendidas lánguidamente al lado de las suyas. Ella bajó los brazos para acunar su cabeza, que descansaba sobre su hombro.

– Supongo que es cierto lo que dicen los franceses -suspiró, y una sonrisa se asomó a la comisura de sus labios-. Es realmente como una pequeña muerte.

Pensó que él se reiría. En cambio, se quedó muy quieto. Con un gemido, levantó la cabeza. Lo que vio en sus ojos la sorprendió. Parecía casi agobiado.

– ¿Te lastimé?

– No -se rió, pero rápidamente recuperó la seriedad al ver su expresión-. Estoy bien, Brent. De hecho -esbozó una amplia sonrisa-, estoy más que bien.

Él giró sobre su espalda para descansar a su lado con las manos sobre el rostro. Una oleada de preocupación hizo a un lado los últimos rastros de euforia.

– ¿Brent? ¿Y tú, estás bien?

– No lo sé -bajó las manos y la miró-. Laura, yo… no tenía la intención de que sucediera esto. Lo siento.

Su cuerpo, tan acalorado y feliz unos instantes antes, se enfrió al recordar la sucesión de hechos de aquella noche. Se había arrojado encima de él, lo había seducido intencionalmente. Él se había rendido, y ahora se sentía culpable. Se sentía culpable porque ella era su amiga, y él la había usado para tener sexo. Pero la culpa y la vergüenza le correspondían merecidamente a ella.

– Entiendo -dijo, sorprendida por la tranquilidad de su propia voz. Incorporándose, giró los pies para apoyarlos sobre el suelo. Quiso ponerse de pie y alcanzar su ropa, pero temió trastabillar sobre sus ridículos zapatos de taco aguja-. Si me das un minuto, me quitaré de en medio.

– Laura, no. ¡No quise decir eso! -sintió que la cama se hundía cuando él se acercó a ella. La hizo volverse, acunando su rostro en la curva de su cuello-. No quise decir que no quería que esto sucediera. O que no te deseara. Te aseguro que te deseo intensamente, incluso ahora. Cielos, inclusive luego de lo que acabamos de hacer te sigo deseando.

– ¿Entonces por qué estás arrepentido?

Suspiró frustrado:

– Porque no quiero lastimarte.

– Pero no me lastimaste -se apartó para observar su rostro.

– Tal vez no físicamente -le dirigió una sonrisa ladeada-. Pero de todas formas me aproveché de ti.

– Brent, eso es ridículo. Fui yo quien me arrojé encima de ti.

– Porque creíste que obtendrías algo. Algo más que buen sexo. Bueno, en realidad, sexo espectacular. Pero te conozco, Laura -tocó su mejilla-. No importa cuánto te atraiga un hombre, jamás hubieras hecho esto si no creyeras que conduce a algo.

Una ola de frío cercó su corazón al advertir que la estaba rechazando… suave, pero completamente. Dio vuelta la cabeza.

– Entiendo.

– No, no lo entiendes -tomó su mentón y volvió a hacer que lo mirara-. Y por eso necesitamos hablar -lo observó esforzándose por hallar las palabras adecuadas-. Quise decirte esto antes hoy cuando te invité a almorzar. Pero no me animé.

– En realidad, dejaste muy en claro que deseabas que fuéramos amigos y nada más.

– Sí, pero no te expliqué por qué lo deseaba -suspiró-. Laura, jamás te dije esto, pero te admiro. Admiro tu habilidad para valorar aquellas cosas que la mayoría de la gente da por sentado. Las cosas que le pides a la vida son tan básicas y honestas, que debería ser muy sencillo. Desgraciadamente, son justamente las cosas que yo soy completamente incapaz de darte.

Ella lo miró con el entrecejo fruncido:

– ¿Y cuáles son?

– Un hogar, un esposo, e hijos.

Algo se estremeció en su interior, y advirtió que, a pesar de declarar que aspiraba a algo más que una vida provinciana, seguía atraída por el sueño de un hogar y una familia. Pero no era lo que Brent quería darle.

– La vida es algo más que el matrimonio -dijo, como si no le hubiera dolido su rechazo.

– Laura… -la reprendió con la mirada-. No me estás escuchando.

– Por supuesto que lo estoy -insistió-. No tienes ningún interés en casarte conmigo ni ahora ni en ningún otro momento en el futuro.

– Dije que no soy capaz de casarme contigo, lo cual es una gran diferencia -se pasó una mano a través del cabello revuelto-. Oye, estoy seguro de que sabes que para un hogar se requiere más que una casa, ¿no crees?

Ella asintió.

– Pues se requiere más que un certificado de matrimonio y un par de promesas ligeras para ser un esposo. Y te aseguro que se requiere de mucho más que lo que hicimos recién para ser un padre.

– ¿Acaso no crees que lo sé?

– Sí, creo que lo sabes. Después de lo que me contaste hoy, creo que lo comprendes mejor de lo que me gustaría. Pero lo que viviste de niña no se acerca ni remotamente a lo que viví yo de niño -sacudió la cabeza-. Lo último que quiero es parecer uno de esos niños quejosos que le echa la culpa de todos sus problemas a su niñez, pero el hecho es que la manera en que me criaron me dañó por dentro. No siento las mismas emociones que las demás personas. Y nada de lo que tú o yo hagamos jamás podrá cambiar esa realidad.

– ¿Estás diciendo que porque no te amaron de niño, eres incapaz de sentir amor como un adulto?

La miró directo a los ojos:

– Eso es exactamente lo que estoy diciendo.

– No te creo.

Maldiciendo, se inclinó contra la cabecera de la cama. Luego de un momento de rumiar en silencio, le clavó la mirada:

– ¿Tomaste el curso de psicología del señor Wilburn en la escuela secundaria?

– Sí -ella frunció el entrecejo, aprensiva.

– ¿Recuerdas la historia del niño lobo hallado por un doctor británico a comienzos de siglo?

– Lo recuerdo.

– Pues, yo también -dijo él-. Lo recuerdo con total claridad. Porque hasta entonces, albergaba los mismos sueños que la mayoría de los niños, acerca de crecer y tener mis propios hijos para poder darles todas aquellas cosas que yo jamás había tenido. Pero aquel día, en la clase del señor Wilburn, comencé a darme cuenta de que aquello jamás sucedería. Al menos no para mí.

Ella lo miró, incrédula.

– ¿Porque te contaron acerca de un niño que fue criado por lobos?

– Si tienes memoria, aquel niño era perfectamente sano y tenía una inteligencia normal cuando fue hallado, pero jamás se pudo adaptar a vivir con seres humanos. No podía hablar, Laura -sus ojos taladraron los suyos, como para convencerla-. No es que le fallaran las cuerdas vocales, sino que no había estado expuesto de niño a los sonidos humanos.

– ¿Y eso qué prueba?

– Prueba que, si un niño no desarrolla ciertas habilidades antes de los tres años, no puede desarrollarlas después. Es físicamente imposible.

– Eso no tiene nada que ver con la habilidad de sentir emociones -insistió con firmeza.

– Está bien, supongamos, en aras de la discusión, que soy capaz de enamorarme, casarme, y tener un par de chicos. ¿Qué tipo de padre crees que sería?

Sintió un tibio cosquilleo al imaginarlo:

– Creo que serías un padre maravilloso.

Él la miró como si estuviera loca.

– ¿Alguna vez viste las estadísticas sobre el abuso de niños? Un enorme porcentaje de padres abusivos eran ellos mismos víctimas de abuso. No saben cómo comunicarse con sus hijos de ninguna otra manera, porque de niños sólo supieron de cachetadas y gritos.

La tibieza anterior desapareció:

– ¿Quieres decir que abusaron de ti? ¿Físicamente?

Su cuerpo se puso rígido.

– No voy a hablar de eso. Una descripción pormenorizada de mi infancia no haría más que preocuparte a ti y ponerme de un pésimo humor a mí. Ya he resuelto todo eso, lo he aceptado, y he seguido adelante con mi vida de la mejor manera posible.

– ¿Crees que sí, Brent? ¿Crees de veras haberlo resuelto?

– Lo suficiente como para saber que sería un esposo terrible y un padre peor.

– Creo que no te das el crédito que mereces -dijo obstinada-. Creo que serías un padre increíble.

– Ves, lo sabía -hizo un gesto con la mano hacia ella-. Sabía que dirías algo así. Y por eso no quería involucrarme contigo de este modo. Sabía que aunque fuera sincero de entrada, te meterías en una relación con ideas fantasiosas y falsas expectativas.

– Ahora eres tú quien no me da el crédito que merezco -enderezó la espalda-. Sólo porque te dije que serías un buen esposo no significa que quiero que seas mi esposo.

Él resopló con escepticismo, a todas luces detectando la mentira por lo que era: un intento evidente de salvaguardar su orgullo.

Enojada y lastimada, no se detuvo:

– No vine a Houston pensando ingenuamente que tú y yo nos enamoraríamos perdidamente y viviríamos felices para siempre. Y ciertamente no vine aquí para atrapar a un esposo. Si hubiese querido uno, me habría quedado en Beason’s Ferry, donde un hombre maravilloso y cariñoso ha estado detrás de mí durante los últimos seis meses para que me case con él.

– Oh, eso es lo que todo hombre quiere escuchar cuando está sentado desnudo en la cama con una mujer… lo maravilloso y cariñoso que es otro hombre.

– Lo que quiero decir es que mi intención no es atraparte para que me jures amor eterno. En este momento, toda mi vida es un caos, y sólo puedo manejar el día a día. No pretendo de ti nada más que eso -porque no puedo enfrentar la decisión de elegir entre tú y mi sueño de casarme y tener una familia. Aún no-. ¿Acaso dos personas no pueden vivir el día a día y estar juntos solamente porque disfrutan de su mutua compañía, sin preocuparse de si durará para siempre? -preguntó-. Ya me cuesta bastante pensar en el presente como para siquiera pensar en algo para toda la vida.

– Lo sé. Lo siento -Brent acarició su brazo-. Es sólo que tengo pánico de hacerte sufrir.

– Oh, Brent -apoyó una mano en su mejilla-, no puedes hacer eso, a no ser que te lo permita.

Los segundos pasaron mientras la observó:

– Sólo prométeme una cosa. Prométeme que no cometerás ninguna estupidez, como creer que estás enamorada de mí, ¿de acuerdo?

Las emociones afloraron a sus ojos, pero ocultó las lágrimas con una sonrisa:

– ¿Por qué no te prometo, mejor, que no te echaré en cara ninguna estupidez que haga?

Él la observó detenidamente un largo rato:

– Está bien -dijo lentamente.

– ¿Quiere decir que saldremos como algo más que amigos?

Él la sorprendió con una sonrisa lobuna:

– Quiere decir que no te echaré de mi cama de una patada. Al menos, no por ahora.

– Oye, tú… -empujó su pecho, y luego se rió cuando él atrapó sus muñecas y la atrajo hacia sí. Su boca cubrió la suya, apagando la risa. Ella se derritió en sus brazos, enroscando los suyos alrededor de su cuello.

– Hmmm -él levantó la cabeza para mirar hacia abajo, sonriéndole-. No, definitivamente no te echaré de mi cama de una patada.

– Qué bueno saberlo -dijo, sonriendo ampliamente-. Ya que me debes algo.

– ¿Qué? -la miró con recelo, mientras aflojaba los brazos.

– Pues -ella se enderezó con decoro-. ¿Te acuerdas cuando estábamos…?

– ¿Sí? -él sonrió al verla sonrojarse.

– Técnicamente, tú te rendiste primero.

– ¡No fue así! -dijo, con evidente molestia.

– Dijiste por favor antes que yo -señaló.

– ¿Cuándo?

– Cuando… cuando te estabas desvistiendo… y yo estaba… acostada con… ¡Pues, lo hiciste!

Él pensó por un momento, y luego se rió:

– Tienes razón, lo hice.

– Así que -se sobrepuso a la vergüenza-, ¿significa que puedo hacer lo que quiera con tu cuerpo?

Él cayó hacia atrás sobre la cama con los brazos extendidos hacia los lados.

– Soy todo tuyo.

* * *

Capítulo 21

Ese consejo de Laura de vivir el día a día cambió la vida de Brent. Se preguntó por qué no había adoptado esa filosofía en su vida personal antes, ya que frecuentemente lo hacía en el trabajo para paliar una crisis. Pero era la primera vez que se permitía realmente relajarse a nivel personal y dejar que el tiempo hiciera lo suyo sin estar constantemente preguntándose por el resultado de los acontecimientos.

Por lo general, Laura seguía viviendo en su propia casa con su compañera de piso, un hecho que le provocaba un leve malestar, pero decidió no prestarle atención. Además, los fines de semana era suya. Incluso se había adaptado a que trajera los Rottweilers a su casa, ya que el acuerdo de alquiler estipulaba que se hiciera cargo de los dos enormes perros toda vez que Melody se ausentara de la ciudad por un viaje.

Por supuesto, los perros habían cavado hoyos en su jardín, se comieron un trozo de su alfombra Navajo y rayaron su piso de madera. Pero había descubierto un secreto sobre el trato con perros. Hasta los cachorros más grandes y mimados podían aprender palabras como “siéntate”, “abajo”, y “suelta ese zapato o ya verás”, si se manifestaban las órdenes con autoridad. Para su sorpresa, también descubrió que le gustaba que lo saludaran con entusiasmo y devoción absoluta cuando entraba furtivamente por la puerta de entrada los viernes por la noche. Especialmente porque la presencia de los perros era un indicio de que hallaría a Laura acurrucada en el sofá, en donde se quedaba dormida todos los viernes mientras esperaba su regreso al hogar.

Creyó que no se acostumbraría jamás a la sensación que afloraba dentro de sí cuando, de pie en la oscuridad, la observaba dormir. Entonces, ella despertaba, se estiraba y le dirigía aquella increíble sonrisa de bienvenida, al tiempo que él se inclinaba para besarla. Parecía destinada a sus brazos, cuando la levantaba del sofá y la llevaba hasta su cama. Jamás cesaba de emocionarse ante la manera en que se entregaba generosa y abiertamente a la pasión que compartían. Más tarde, en la oscuridad, cuando ella se acurrucaba contra él y volvía a dormirse, él se quedaba despierto y se preguntaba qué había hecho bien en su vida para merecer a Laura… durante el tiempo que ella decidiera quedarse.

Durante el tiempo que ella decidiera quedarse.

Ese pensamiento irritante apareció cada vez menos, a medida que avanzó el verano. Para mediados de agosto, mientras se dirigía a la oficina donde ella trabajaba para llevarla a almorzar, halló que podía hacer a un lado la preocupación, casi sin ningún esfuerzo. Su vida era casi perfecta. Mientras que no hiciera nada estúpido para arruinarla, no veía por qué no podía continuar todo exactamente como estaba, por tiempo indefinido.

Al entrar en la oficina del doctor, hizo un gesto de saludo con la mano a Tina, la recepcionista.

– Hola, Brent -el rostro de la recepcionista se iluminó cuando lo vio entrar.

– Hola, Tina -sonrió a su vez. Cuanto más conocía a las colegas de Laura, menos se preocupaba por el lugar donde trabajaba. Al parecer, las mujeres le habían enseñado algunas estrategias básicas para sobrevivir en la gran ciudad, como llevar espray paralizante, estacionar bajo las luces de la calle y jamás dirigirse sola a su vehículo cuando estaba oscuro.

– Laura no tarda en salir -Tina se inclinó hacia delante, sonriéndole con coquetería-. Está con el doctor, intentando resolver un problema administrativo. Por lo que parece, podría tardar un rato. Pero puede hablar conmigo hasta que termine.

– ¿Y correr el riesgo de que te metas en líos con tu jefe? -Brent fingió horrorizarse-. No, prefiero tomar asiento y portarme bien.

Disimulando una sonrisa ante el puchero de Tina, se dirigió hacia la sala de espera. Como era cerca de la hora de almuerzo, el lugar estaba vacío, pero advirtió por los juguetes y los libros desparramados por el piso que habían tenido una mañana movida.

Abriéndose paso entre el desorden, se sentó en una de las sillas para adulto. No parecía haber ningún Sports Illustrated para leer, y no le entusiasmaba demasiado hojear el American Baby. Sobre la mesa maltrecha descubrió una copia de Huevos verdes con jamón de Dr. Seuss, y pensó qué diablos. Jamás había leído un libro de Dr. Seuss y pensó que el momento era tan oportuno como cualquier otro para ampliar sus horizontes literarios.

Acomodándose en la silla, comenzó a echar una ojeada al texto de excéntricos poemas. Cuando ya había pasado algunas páginas, oyó pasos y levantó la vista, esperando que fuera Laura. En cambio, vio a una joven que se dirigía al mostrador para pagar.

Apenas volvió a su lectura, el libro voló hacia delante, golpeándolo con fuerza en el pecho. Sorprendido, se quedó mirando el rostro sonriente de un muchacho que acababa de atropellado.

– Yo ttte conozco -dijo el niño, apoyándose contra las piernas de Brent.

– ¿Oh, sí? -Brent reprimió una carcajada ante la absoluta falta de inhibición del niño.

– Sí. Usted es el ttti… -el niño se esforzó por un momento como si tuviera la lengua pegada al paladar-… tipo… que hace las no no noticias.

– En realidad, yo sólo informo las noticias. Otra gente las hace -Brent esbozó una sonrisa, pero aparentemente el niño no había comprendido el chiste-. ¿Te gusta mirar las noticias?

El niño sonrió y sacudió la cabeza con suficiente fuerza como para que rebotara de un lado a otro.

– Me gustan los dibujos animados.

– Oh -a esa edad, Brent también prefería los dibujos animados a las noticias-. Los dibujos animados tienen buena onda.

El niño soltó una risita, y Brent halló que el sonido era extrañamente contagioso. Siempre había considerado a los niños como algo que debía ser evitado, pero éste no estaba tan mal. Incluso era simpático, y tenía el aspecto de una ardillita, con ojos bizcos color marrón y grandes paletas delanteras. Su negro cabello corto y parado contribuía a su aspecto curioso.

– Así que, eh, ¿viniste a ver al doctor? -preguntó Brent.

El niño asintió con un movimiento espasmódico y endeble.

– Ssssí -dijo con el sonido nasal de alguien que está resfriado.

– ¿Estás resfriado?

– ¡No! -el niño estalló en carcajadas como si la pregunta fuera comiquísima-. Parsis cerbral.

¿Parsis cerbral? Brent frunció el entrecejo. En ese momento, volvió a mirar al niño, advirtiendo los ojos bizcos, los movimientos espásticos, y el constante movimiento de la cabeza.

– ¿Quieres decir que tienes parálisis cerebral?

El niño asintió, aún sonriendo.

Brent sintió como si le faltara el aire, mientras observaba el rostro delante de él. Era la cara de cualquier niño normal y saludable en edad escolar, y al mismo tiempo era diferente. Este niño jamás sería completamente normal y saludable como el resto de sus compañeros. Siempre sería diferente, discriminado sin que tuviera culpa alguna.

– ¿Así que essstas aqqquí para ver al doccctor? -preguntó el niño.

– No. No, estoy aquí para ver a Laura Morgan.

– ¿Ah, sí? -los ojos del niño se iluminaron-. Es muy sssexy.

– ¿Qué? -Brent parpadeó, sin saber si había entendido bien.

– La ssseñorita Mmmorgan. Muy sssexy.

Brent no sabía qué esperar de un niño con parálisis cerebral, pero seguro que no era el humor. No pudo evitar sonreír.

– Sí, supongo que tengo que admitir que tienes razón.

– ¿Es ttttu nnnovia?

– Algo así.

– Diablos -el niño hizo una mueca.

– ¡Oye! -Brent fingió que se enojaba-. ¿Andas detrás de mi chica?

– Ella cccree que ssssoy lindo.

– Ah, eso es lo que cree, ¿no? Pues tendré que hablar con ella al respecto.

El niño soltó una risita y se tambaleó, al tiempo que Brent se contuvo para no ayudarlo.

– Robby -llamó la joven. Cuando Brent miró hacia arriba, vio que ella misma era también una niña, con una trenza de cabello oscuro que le colgaba hasta la cintura de su uniforme de criada de poliéster color durazno-. Ven, hijo.

– Sí, mammma -el niño intentó enderezarse, y Brent advirtió que llevaba aparatos ortopédicos en ambas piernas. Caminando espásticamente, se abrió paso hasta el otro lado de la sala, para tomar la mano de su madre. Una vez en la puerta, giró y saludó a Brent con la mano.

– Nos vemmmos.

– Sí, nos vemos -Brent saludó a su vez al tiempo que el niño y su madre se marchaban. Una extraña sensación se apoderó de su pecho, como si algo se estuviera derritiendo allí. Incluso después de que la puerta se cerrara, se quedó sentado con la mirada fija en donde había estado Robby. ¿Cómo podía alguien con un cuerpo sano quejarse sobre su suerte en la vida?

La culpa atenazó su conciencia al recordar todas las veces que se había lamentado de sus propios vicisitudes. Tal vez su vida había sido dura en algunos aspectos, pero también había sido generosa regalándole un cuerpo saludable y un rostro que le había abierto muchas puertas.

– Perdón por hacerte esperar -dijo Laura al entrar rápidamente en la sala de espera-, aunque veo que estuviste entretenido -añadió, advirtiendo el libro de Dr. Seuss. Una mirada extraña se apoderó de su rostro, más tierna que divertida.

– Sí, eh, apasionante -puso el libro a un lado y se levantó para besarla brevemente, como siempre hacían cuando la venía a buscar para almorzar.

– ¿Qué te parece si vamos a Ol’Bayou para comer comida cajún? -preguntó-. Salvo que prefieras huevos verdes con jamón.

– Lo que sea -respondió distraído, pensando aún en el niño.

– Oye -ella ladeó la cabeza para atrapar su mirada-. ¿Estás bien?

– ¿Hmmm? Oh, claro, el Ol’Bayou suena bien.

La sonrisa que iluminó su rostro finalmente captó su atención.

– Anoche te extrañé -susurró ella.

– Yo también te extrañé -murmuró él a su vez. La dulzura en su interior se licuó y fluyó hacia afuera, al verla parada a su lado. Algunas veces se preguntaba si ser feliz afectaba el cerebro de una persona. Parecía pasar mucho tiempo mirando a Laura sin un solo pensamiento en la cabeza. Pero como ella parecía padecer de un mal semejante, decidió que no se preocuparía demasiado por ello. Sólo lo disfrutaría… mientras durara.

Laura saboreó un bocado del espeso estofado mientras observaba a Brent. Parecía indiferente al pintoresco entorno del restaurante cajún, con su extraña colección de ollas de cobre, carteles de cerveza antiguos, y redes de pescar que cubrían las toscas paredes.

– Entonces -preguntó, más curiosa que irritada-, ¿vas a mirar la comida o a comerla?

– ¿Qué? Oh, lo siento -se rió, avergonzado-. ¿De qué hablábamos?

– De organizar una fiesta para tus compañeros de trabajo -había estado animándolo suavemente a invitar a un grupo de amigos. Tenía una casa hermosa que merecía lucirse, como también merecía los elogios y la aceptación de sus amigos. Sólo que nunca tendría amigos si los mantenía a todos a raya-. Si la idea de recibir en tu casa te molesta tanto, dejaré de ponerte presión.

– No, no es eso -sacudió la cabeza-, y no fue mi intención no escucharte. Es sólo que tengo otras cosas en la cabeza en este momento.

– ¿Como cuáles? -preguntó, interesada en saber qué excusa inventaría ahora para posponer la fiesta.

– Nada importante -encogió los hombros.

– Dime cuáles.

– Nada… -insistió. Ante su mirada de exasperación, suspiró-. Sólo me preguntaba si alguien había descubierto una cura para la parálisis cerebral.

– ¿La parálisis cerebral? -lo miró fijo un instante antes de comprender-. Ah, conociste a Robby.

– Entró en la recepción mientras te esperaba.

– Es un niño muy dulce, ¿no?

– Tengo que admitir que es simpático -asintió Brent.

– Muy simpático -ella sonrió, como hacía a menudo cuando pensaba en Roberto González. Pero la sonrisa siempre desaparecía rápidamente, ahuyentada por la realidad de la situación-. Desgraciadamente, la respuesta a tu pregunta es no, no existe una cura para la parálisis cerebral. Es un tipo de daño cerebral, no una enfermedad. Aunque Robby es uno de los afortunados, si se puede hablar de fortuna en estos casos.

– ¿A qué te refieres? -finalmente manifestó interés por el tema de conversación.

– No tiene retraso mental, y sus habilidades motrices y sentido del equilibrio son bastante buenos. Incluso podría aprender a caminar con un modo de andar relativamente normal si… -respiró hondo, frustrada-… si tan sólo pudiéramos conseguirle la terapia física que necesita.

– ¿Cuál es el problema? -preguntó Brent, alargando la mano para tomar un pedazo de pan de maíz-. Aunque no tenga una obra social privada, ¿no debería cubrirlo el seguro médico estatal?

– Oh, lo cubren -resopló-. Sólo que el seguro del Estado ha adherido al nuevo sistema de administradores de seguros de salud. ¿Tienes idea de la cantidad de obstáculos que hay que sortear para obtener una derivación médica para un paciente?

Sacudió la cabeza.

– Está bien, déjame explicarte -dejó el tenedor a un lado-. El doctor Velásquez quiere que Robby reciba terapia física una vez por mes durante un año para ver si mejora. Así que llamé a la compañía de seguros para que me aprobaran doce sesiones. Ningún problema. Aprobaron las doce sesiones, salvo que… oye esto… tiene que recibirlas todas seguidas.

– ¿Quieres decir una por día durante doce días?

– Así es -se echó las manos a la cabeza desesperada-. ¿Alguna vez oíste algo igual?

Brent apoyó el tenedor.

– ¿Le has explicado esto a la compañía de seguros?

– Como un millón de veces -dijo-. Desgraciadamente, los que se ocupan de las referencias son estudiantes universitarios que están sentados frente a una computadora llena de indicadores. Si la computadora dice que los tratamientos tienen que ser en días consecutivos, ¿cómo puede un médico con años de experiencia contradecirlos? Y si intento explicar el error, creen que intento engañarlos.

– ¿Has hablado con alguien más arriba?

– Lo estoy intentando, Brent. No creas que no lo estoy intentando -levantó el tenedor y lo clavó en un camarón, frustrada-. Pero me saca de quicio. He estado presentando solicitudes durante varias semanas, sin conseguir nada. Es como si a nadie le importara. Para ellos, Robby es sólo un niño. ¿Qué importa si un niño cae en el olvido, siempre y cuando se ocupen de la mayoría?

Con una calma que la sorprendió, Brent alargó la mano y tomó una servilleta de papel, al tiempo que extraía una lapicera de su bolsillo.

– ¿Cuál es el nombre de su compañía de seguros?

– ¿Por qué? -se irguió en su asiento-. ¿No los llamarás ni nada por destilo, no?

– Haré mucho más que llamarlos. Los pondré en las noticias de las seis de la tarde.

– ¿Estás loco? -se aferró a su mano-. ¿Quieres que me despidan y que demanden al doctor Velásquez? -Cuando él frunció el entrecejo, ella le explicó-: Todo lo que te acabo de contar está protegido por el derecho a la confidencialidad del paciente.

– Tienes razón -casi pudo ver las ruedecillas que giraban en su cabeza. Una sonrisa se extendió por su rostro-. Por eso, llamarás a la madre de Robby apenas regreses a la oficina y le dirás que me llame. Tal vez tú no puedas darme permiso para informar esta historia, pero ella, sí. Veremos lo rápido que cambia de parecer la compañía de seguros.

– ¿Lo dices en serio? -una sensación de euforia la invadió. No sabía si reír o llorar o echarle los brazos al cuello y cubrirlo de besos-. Gracias, Brent. Esto podría cambiarle la vida.

– Será un placer -le sonrió a su vez, y ella supo que le preocupaba el futuro de Robby tanto como a ella. ¿Cómo podía un hombre con semejante capacidad de compasión dudar de que sería un padre fabuloso?

Un dolor sordo comenzó a latir en su pecho, un dolor que era cada vez más difícil de ignorar. Seis semanas atrás, aseguró que quería algo más en la vida que un matrimonio e hijos. Y desde ese momento, todos los días se imaginaba con el bebé de Brent entre los brazos. En los momentos más impensados del día, afloraban escenas imaginarias: imágenes de Brent que le enseñaba al hijo de ambos a sostener un bate de béisbol, o de Brent sonriendo orgulloso a su hija en un acto escolar. Cuando entró en la sala de espera y lo vio con el libro de Dr. Seuss, lo había imaginado con un niño acurrucado en su regazo mientras le leía en voz alta.

Sólo que esos niños jamás existirían. Brent había declarado con firmeza que no los deseaba. Y ella le había asegurado que lo respetaba en este tema. Entonces, ¿por qué era tan difícil aceptar esa decisión? ¿Había deseado en secreto que cambiaría de opinión? ¿O que sería capaz de hacerlo cambiar?

Frunció la frente al pensarlo, pues si había empezado a salir con él con semejantes expectativas, se toparía inevitablemente con el desengaño. A menos que…

Por un instante estuvo tentada de imaginar lo que sucedería en el futuro si Brent cambiaba de opinión.

Para el día siguiente, Brent había conseguido el permiso de la madre de Robby y de su director de noticias para transmitir un reportaje especial. De hecho, al canal le gustó tanto la idea, que decidió jugarse el todo por el todo y pasar el informe especial en la siguiente semana de los índices de audiencia. Connie accedió incluso a producirlo, algo que normalmente no hacía.

Con Laura colaborando en la investigación, Brent se dio cuenta rápidamente de que se trataba de un asunto que iba mucho más allá de la lucha de un niño por obtener terapia física. Aunque quería que el informe se focalizara en Robby, amplió el guión para explicar que no se trataba de un caso aislado sino de un problema generalizado en la comunidad médica. Los legisladores en los niveles estatal y nacional habían estado tratando el tema durante los últimos años, pero hasta tanto no se hallara una solución, los pacientes a lo largo del país se veían privados de tratamientos médicos vitales.

La grabación del segmento se hizo a lo largo de un período de días, durante las horas libres de Brent. Laura organizó una entrevista grabada con el doctor Velásquez, y dispuso que Brent llevara un equipo de camarógrafos a una de las sesiones de terapia física de Robby, obtenidas con gran esfuerzo. No es que no podía ocuparse él mismo de grabarlas, pero disfrutaba de trabajar con Laura. Se dedicó al proyecto de manera eficiente, profesional y entusiasta. A menudo pensaba que era una lástima que Laura no hubiera estudiado periodismo. Habría sido una gran reportera.

Cuando se lo mencionó, ella sólo se rió y dijo que para ser un buen reportero hacía falta algo más que recabar información. Hacía falta talento, que él tenía en abundancia. El cumplido hizo que el bienestar que había sentido durante todo el verano se profundizara más, y la sonrisa bobalicona se hiciera todavía más perceptible.

Connie, por supuesto, se burlaba impiadosamente de su mirada soñadora. Pero él la ignoró, algo que los sorprendió. Normalmente, cualquier indicio de que se estaba enamorando habría sido una señal de alarma para él.

El último día de grabación tuvo lugar un sábado a orillas del pantano de Buffalo, cerca del lugar donde él y Laura habían compartido su picnic dos meses atrás. Como era agosto, el equipo llegó temprano por la mañana, cuando los treinta grados de temperatura resultaban aún tolerables y el parque estaba relativamente vacío. Dos camarógrafos, los técnicos y el director de área instalaron el equipo cerca de la zona donde iban a comer los patos. Emplearían una cámara montada para filmar la presentación del informe a cargo de Brent, y luego una cámara de mano para filmar a Brent y Robby dándoles de comer a los patos y caminando por el parque. Estas tomas serían intercaladas con entrevistas y otras escenas, al final de las cuales se escucharía la voz en off de Brent en el estudio, una vez que se ensamblara todo el material.

Mientras esperaban que comenzara la grabación, Brent estaba parado junto a Connie, Robby y la madre de Robby bajo la sombra de un árbol. Connie se abanicaba con sus notas.

– No entiendo cómo me pudiste convencer alguna vez de hacer una toma exterior en pleno agosto -se quejó.

– Me debías un favor, ¿recuerdas? -dijo Brent.

– Sí, pero nunca pensé que implicaría estar afuera con esta temperatura. Hace tanto calor que te juro que se me derrite el cerebro. ¿Cómo aguantan ustedes los locales?

Brent se rió entre dientes mientras se aplicaba unos toques de polvo sobre el rostro para absorber el brillo. Al mediodía, el calor y la humedad harían difícil incluso la respiración.

– Lamento informarte que no nos resulta más fácil. De hecho, todos los años, cuando estamos en esta época, pienso seriamente en la posibilidad de comprar una cabaña en Colorado y escapar hasta octubre.

– Qué buena idea -suspiró Connie y buscó un cigarrillo-. ¿Cuándo nos vamos?

– ¿Tttengo que uuusar esa mugggre? -preguntó Robby, mientras observaba a Brent terminar con su maquillaje. Brent disimuló una sonrisa, ya que tampoco a él le gustaba. Afortunadamente, como tenía la tez morena, rara vez tenía que usar la crema salvo fuera del estudio, y entonces se ponía la menor cantidad posible.

– No es tan terrible -le aseguró Brent-. Una vez que te acostumbras a ello.

– ¡Es pppara niñas! -Robby arrugó la nariz.

– Y para las estrellas de cine -añadió Brent, respondiendo con rapidez. En los últimos días, había aprendido que Robby podía ser tan temperamental como cualquier niño de siete años. Le resultó extraño que le cayera aun mejor por ser tan natural. Con Robby, nadie tenía que preguntarse qué estaría pensando… porque decía lo que pensaba en el acto. Brent echó un vistazo a la madre de Robby, María-. ¿Cuál es el programa favorito de Robby?

– Walker, el guardabosques de Texas -respondió en su inglés con acento.

Brent se puso en cuclillas a la altura de Robby:

– Te apuesto a que Chuck Norris lleva maquillaje.

– ¿Quién? -Robby arrugó la frente.

Brent puso los ojos en blanco y le hizo cosquillas en el estómago:

– El tipo que actúa de Walker.

– Wwwalker no lleva mmmaquillaje -protestó el niño entre risas.

– Claro que sí. Toda persona que se para frente a una cámara lleva algún tipo de maquillaje -Brent tomó un poco de polvo traslúcido con la esponja-. Y eso harás hoy: actuarás en frente de una cámara, como Walker, el guardabosques de Texas. Qué suerte, ¿no?

Robby hizo un gesto ceñudo ante la esponja en la mano de Brent:

– Sssupongo que sí.

Sin darle oportunidad de cambiar de parecer, Brent comenzó a pasar la esponja por el rostro del niño.

– Después de que todos tus amigos vean el programa, serás una estrella conocida.

– ¿Lo ccccrees?

– Te apuesto a que sí -Brent sonrió al ver la excitación del niño. Ya había aprendido que el temor a las cámaras no era uno de sus problemas.

En ese momento Laura llegó en su auto y se estacionó al lado de la vereda, detrás de la camioneta de televisión y otros vehículos. Luego de salir del auto, se dirigió hacia ellos con una bolsa de panadería en una mano y una heladera portátil en la otra.

– Siento haber llegado tarde -dijo, acercándose-, pero pensé que les vendría bien ingerir algunas miles de calorías para conservar la energía:

Al ver la bolsa, el equipo abandonó su trabajo y se dirigió hacia la sombra del árbol.

– ¿Qué trajiste? -preguntó Connie.

– Donas, pasteles cubiertos de azúcar glaseada, y medialunas con tanta mantequilla que harán que se te haga agua la boca -anunció Laura con regocijo.

– Oh, bendita seas, hija mía -Connie se dirigió derecho a la bolsa mientras Laura extendía una manta bajo la sombra-. ¿No habrás traído un poco de café, también?

– ¿Con este calor? -Laura se estremeció, y luego abrió la heladera-. Traje jugo de naranja y refrescos.

Connie puso mala cara, pero alargó la mano para tomar una pequeña botella de plástico de jugo.

– Vvvoy a ssser una estrella de cine -dijo Robby a Laura.

– ¿En serio? -le preguntó, con la dosis justa de asombro-. Pues, hay que celebrar. Elige tu propio veneno: jugo de naranja o refresco.

– ¿Tienes rrrrefresco de naranja?

– ¡Claro!

– ¡Refresco de naranja, no! -gritaron al unísono Brent, Connie y el director de proyecto. Lo último que necesitaban era que Robby tuviera un bigote anaranjado cuando comenzaran a rodar las cámaras.

– Está bien, está bien -Laura fingió espantarse.

Brent echó un solo vistazo al gesto amotinado de Robby e intervino rápidamente:

– ¿Qué te parece una Coca ahora y un refresco de naranja después?

– Essstá bien -conservando aún el puchero, Robby se tambaleó y avanzó hacia la manta.

– ¿Tienes hijos? -preguntó María con suavidad a su lado.

Brent se sorprendió al oír las palabras:

– No, ninguno. ¿Por qué lo preguntas?

– Tienes muy buena mano con los niños -María sonrió.

– Yo… gracias -sintió una extraña opresión en el pecho, al tiempo que María se volvía para observar a su hijo. El orgullo y el amor que sentía por él brillaban visiblemente en sus ojos. Y sin embargo, él sabía que criar a Robby no podía ser fácil, y no sólo por la parálisis cerebral, sino porque María era joven y soltera.

Como lo había sido su propia madre.

Durante la última semana se había preguntado muchas veces por qué dos mujeres en la misma situación podían reaccionar de manera tan diferente. El padre de Robby había abandonado a María antes de que el niño siquiera hubiera nacido. María había dejado la escuela secundaria para cuidar de su bebé y ahora trabaja como camarera en un hotel para mantener a ambos. La admiraba por negarse a dejar a su niño, aunque tenerlo a su lado le complicara la vida.

La madre de Brent, por el contrario, apenas se había resistido cuando halló a un hombre que se quiso casar con ella y llevarla a California, pero con la condición de dejar a Brent. Aunque había prometido que lo mandaría a buscar más adelante, ninguno de los Zartlichs volvió a saber de ella.

Desde que tenía memoria, se había culpado por su partida, pero ahora no estaba tan seguro de ello. ¿Y si fuera ella la débil de carácter y no él?

Pensó en todos los años que había pasado intentando ser perfecto por temor al abandono. Incluso de adulto, temía que si alguien se acercaba demasiado y descubría sus defectos, llegaría a despreciarlo. Pero Laura conocía todas sus imperfecciones: podía ser porfiado y egoísta en algunos momentos, y vergonzosamente tímido en otros.

Sabía todo eso y, aun así, no le daba importancia, y decía que era parte de ser humano.

– Está bien -llamó a voces Connie, cuando terminó su pastel-. Que empiece el show.

El equipo se abalanzó sobre los últimos pasteles, y Brent se volvió a concentrar en su trabajo, aliviado. Al menos aquí estaba en terreno seguro, un lugar en donde no tenía que ofrecer otra cosa más que su aspecto exterior para que la cámara lo filmara.

* * *

Capítulo 22

Dos semanas después, Laura entró corriendo por la puerta en la casa de Melody.

– Melody, ¿estás en casa? ¡Soy yo!

Los perros se abalanzaron sobre ella desde el fondo de la casa, aullando extasiados. Como Melody no había tenido una muestra de arte ese fin de semana, Laura había dejado los perros en casa, en lugar de llevarlos a casa de Brent.

– Sí, Chakra, sí, Karma, yo también me alegro de verlos -dijo, mientras intentaba esquivar sus brincos de alegría, para llegar a la cocina.

– ¡Qué milagro! -dijo Melody al entrar por la puerta trasera de la cocina. Los perros se precipitaron sobre ella, anhelando ser acariciados. Melody se inclinó hacia delante para darles el gusto, mientras hablaba con Laura-. ¿Qué haces aquí un sábado?

– Busco algunos boles para servir -explicó Laura, fijándose en el armario inferior-. No, Karma, no necesito que me ayudes -apartando a la hembra entusiasta a un lado, se sumergió de nuevo en los estantes de utensilios-. ¿Te das cuenta de que, luego de semanas de intentar convencer a Brent de que invitara a algunos amigos a su casa, me avisó sin más esta mañana… sí, esta mañana… que invitó a todo el canal para comer fajitas esta noche en su casa? ¡Esta noche!

Trasladándose a otro armario, masculló para sí:

– Uno creería que un hombre con una cocina tan bien equipada tendría un par de boles para servir papas fritas. O que me daría un par de horas más para preparar la fiesta.

– Dime, ¿qué celebran? -preguntó Melody.

Retrocediendo del armario, Laura miró a su amiga sorprendida:

– ¿Acaso no viste las noticias anoche? Te dejé una nota avisándote.

– Oh, eso -haciendo un gesto con la mano, Melody se dirigió a la heladera y se sirvió un vaso de té de ginseng.

– ¿A qué te refieres con “oh, eso”? ¿Lo viste? ¿Viste a Brent?

– Laura -Melody la miró como si tuviera un tornillo flojo-. Brent aparece todas las noches en el noticiario.

– No en el noticiario nacional. La cadena nacional recogió su informe especial sobre Robby. ¡El noticiario nacional!

– Por lo que dices, parece un gran acontecimiento.

– Es un acontecimiento extraordinario. Brent estaba tan excitado cuando llegó a casa anoche, deberías haberlo visto -un acalorado sonrojo tiñó sus mejillas al recordar exactamente lo “excitado” que había estado. Entró por la puerta y la tomó en sus brazos, riéndose y girando junto con ella. Ni siquiera habían llegado al dormitorio cuando cayeron al suelo y la besó hasta hacerla perder la noción del tiempo. Teniendo en cuenta lo preocupados que habían estado explorando sus cuerpos el resto de la noche, supuso que lo podía perdonar por no mencionar la fiesta hasta la mañana siguiente.

– ¡Aja! -exclamó, hallando algunos boles que podía usar para las papas y salsa-. Ahora sólo tengo que cambiarme y volver a casa de Brent antes de que comiencen a llegar sus invitados… o antes de que Brent tenga un ataque de nervios por el hecho de invitar por primera vez gente a su casa. -Acompañada por los perros que corrían a su lado, se dirigió a su habitación-. Te digo francamente -llamó a voces por encima del hombro-, cuando se trata de ser puntilloso, ese hombre es peor que todo el comité de recaudación de fondos para el Tour de las Mansiones.

Aun así, no podía quejarse, ya que sabía lo que significaba para Brent abrirse para dejar que entrara gente en su casa.

– Hablando de Beason’s Ferry -dijo Melody mientras seguía a Laura a la habitación-. Tengo un par de mensajes telefónicos para ti.

El corazón le dio un vuelco y retrocedió del ropero.

– ¿Mensajes telefónicos? -preguntó esperanzada-. ¿De mi padre?

– Lo siento -Melody la miró apenada-. Son ambos de Greg.

– ¡Uf! -Laura rezongó y volvió a buscar entre su ropa. Eligió un conjunto de shorts en colores fuertes, y lo llevó a la cama-. ¿Qué quiere ahora?

– Oh, nada especial, excepto decir que viene a Houston para verte… esta noche.

– ¿Viene a Houston? -Laura miró boquiabierta.

– Esta noche -Melody tuvo la audacia de sonreír-. ¿Ves? Te dije que esto sucedería si no le devolvías los llamados.

Laura lanzó un lamento:

– Esperaba que si lo ignoraba lo suficiente, se daría por aludido y dejaría de molestar -se quitó la camiseta y los vaqueros, y se puso el colorido conjunto-. Sinceramente, no entiendo a ese hombre. Realmente no lo entiendo. Jamás tuvo una personalidad posesiva cuando salíamos. ¿Entonces por qué actúa así ahora?

– Aparentemente cree que hay una posibilidad de que vuelvan a estar juntos.

– Pues, eso es imposible -dijo Laura.

– ¿Estás segura? -el tono de broma desapareció y parecía casi esperanzada-. Me refiero a que ¿realmente estás segura de que no volverás a estar con él?

Laura echó un vistazo hacia arriba, confundida por el cambio de humor de su amiga.

– Por supuesto que estoy segura.

– ¿Pero qué sucede si tú y Brent rompen? ¿Volverías con Greg en ese caso?

– Por supuesto que no -casi se ríe de sólo imaginarlo-. Sabes muy bien que no rechacé la propuesta de Greg por Brent. La rechacé porque me di cuenta de que los dos seríamos desdichados si me casaba con él. No me interpretes mal, creo que Greg es un gran tipo, y algún día será un esposo maravilloso para una mujer de buen corazón. Sólo espero que encuentre a esa mujer pronto, para que me deje tranquila.

Melody soltó un bufido descortés:

– Si lo que necesita es una mujer buena, habría hecho bien en casarse contigo.

Laura observó a su amiga, mientras se sentaba en la cama para cambiarse de zapatos:

– ¿Estás bien, Mel? Pareces un poco deprimida esta noche.

– Sí, estoy bien. Al menos, eso creo -Melody se sentó al lado de Laura sobre la cama. Percibiendo el humor de su dueña, Chakra apoyó la cabeza sobre su regazo. Melody frotó su negra oreja caída, al tiempo que éste la miraba con grandes ojos tristes-. Supongo que me he estado sintiendo un poco vieja últimamente.

– No tienes nada de vieja -Laura se rió suavemente.

– Tal vez no lo sea, pero últimamente parece que hablo más con tu ex novio que con la gente de mi edad.

– Oh, Melody. Greg sólo tiene ocho años menos que tú, así que no es como si él fuera un niño y tú una anciana.

– Me siento anciana.

– Pues, no lo pareces -abrazó los hombros de su amiga-. ¡Luces maravillosa!

– Gracias -Melody esbozó una tibia sonrisa-. ¿Sabes? Es extraño… emocionalmente, siento que apenas estoy preparada para comenzar una vida adulta, mientras que la mía está casi terminada.

Laura frunció el entrecejo, sabiendo que debía volver a casa de Brent, pero no queriendo dejar a su amiga en semejante estado.

– Oye, ¿por qué no te olvidas de las pinturas por una noche y vienes a la fiesta conmigo?

– No -Melody sacudió la cabeza-. Cuando me siento deprimida, he aprendido que se pasa más rápidamente si me recluyo un rato. Y cuanto más rápido te vayas, más rápido me podré recluir.

– ¿Estás segura? -preguntó Laura-. Podría quedarme unos minutos si quieres hablar.

Melody parecía a punto de decir que no, pero luego suspiró:

– Últimamente se me ocurren unas ideas insólitas.

– ¿Como cuáles?

– Como: “¿Realmente quiero pasar el resto de mi vida sola?” -Chakra gimió, y Melody volvió a frotar su oreja-. Cuando dejé a Roger, creí que deseaba libertad, independencia, escapar a las restricciones de la vida matrimonial. Pero últimamente he comenzado a preguntarme si tal vez no era lo contrario. Tal vez lo dejé porque finalmente estaba preparada para ser una esposa.

– Creo que no te entiendo bien.

Melody encogió los hombros.

– Roger fue un padre sustituto más que cualquier otra cosa, y yo ya era lo suficientemente madura como para necesitar eso. Quería, o mejor dicho, quiero, un esposo de verdad: un compañero, un cónyuge, un hombre que sea amante y amigo a la vez -se volvió para mirar a Laura-. ¿Entiendes a lo que me refiero?

– Sí -Laura suspiró, pensando en Brent-. Entiendo exactamente a lo que te refieres.

– Bueno, al menos tú pareces haber encontrado a un hombre que cumple con todos los requisitos.

– No estoy tan segura -inquieta, Laura se dirigió al tocador para cepillarse el cabello.

– ¿Qué? -preguntó Melody, observando el reflejo de Laura en el espejo-. Pensé que las cosas marchaban de maravilla entre los dos. Cada vez que los veo juntos, está prácticamente comiéndote con la mirada.

Laura dio vueltas al cepillo que tenía en la mano, imaginando la mirada que tan a menudo emanaban sus ojos cuando la miraba. Algunas veces ella sentía como si las palabras “Te amo” estuvieran en la punta de su lengua. Pero jamás las pronunciaba. ¿Cuánto tiempo podía esperar para oír esas palabras? ¿Saldría corriendo si las pronunciaba ella primero?

– ¿Laura? -preguntó Melody-. Las cosas andan bien con Brent, ¿no es así?

– ¿Hmmm? Oh, sí, por supuesto -cuando su amiga enarcó una ceja, Laura suspiró-. Bueno, tal vez no perfectas, pero ¿quién tiene una relación perfecta?

– ¿Cuál es el problema?

Una pregunta complicada, pensó Laura, sin respuesta clara.

– Principalmente, supongo que el hecho que Brent no esté interesado en el matrimonio. Ni ahora ni nunca.

– Hmmm -Melody frunció la boca-. ¿Y tú qué piensas al respecto?

– ¡No lo sé! -apoyando el cepillo, Laura se volvió para derrumbarse sobre el tocador-. Pensé que podía aceptarlo, pero últimamente… últimamente, pienso todo el tiempo en el matrimonio. Y en tener hijos. Cuando era una niña, solía soñar con tener mis propios hijos. Luego pasó el tiempo, me acerqué a los treinta, y me convencí de que podía vivir sin ser madre alguna vez, sin saber cómo se siente tener a mi propio hijo en mis brazos. Pero estas últimas semanas con Brent, yo…

– ¿Qué?

Las lágrimas borronearon su visión:

– Es que lo quiero tanto.

Poniéndose de pie con un movimiento rápido y fluido, Melody envolvió a Laura en sus brazos.

– Sé que a veces duele amar. No debería ser así, pero sucede.

– Especialmente cuando ni siquiera puedes decirle al hombre que amas cómo te sientes. Tengo tanto miedo de que salga huyendo si lo hago.

– Ser sincero siempre provoca temor -dijo Melody-, y generalmente se paga un precio elevado por ello.

– ¿Entonces qué debo hacer? -se apartó para indagar en el rostro de su amiga.

– Oh, Laura -suspiró Melody-, si tuviera veinte años menos, te diría algo así como “Vale la pena correr riesgos para conseguir aquello que es realmente valioso” o “Algunas veces tenemos que traspasar el sufrimiento para alcanzar la felicidad” -sacudió la cabeza-. Desgraciadamente… aunque creo en ambos supuestos… he aprendido que cuando uno desea algo, el precio que termina pagando suele ser mayor al esperado, y nadie te garantiza que quedarás satisfecho con lo que termines obteniendo.

– ¿Valieron la pena los riesgos que tú tomaste? -preguntó Laura.

– Algunos. No todos. Pero por otro lado ninguno de nosotros termina ganando todo el tiempo -acomodó el cabello de Laura detrás de su oreja en un gesto maternal-. El juego de la vida no funciona así.

– Eso es lo que temo.

– Bienvenida al club -se rió Melody.

Antes de que Laura pudiera hacer un comentario, alguien llamó a la puerta. Karma y Chakra salieron corriendo ruidosamente como si fueran los perros guardianes que se suponía que eran. Laura miró a Melody:

– No crees que sea…

– ¡Greg! -Melody puso los ojos en blanco y se rió sin el más mínimo rastro de compasión por el aprieto en el cual se hallaba Laura.

– ¿Qué voy a hacer? -susurró Laura.

– Puedes comenzar por abrir la puerta.

– ¡No puedo hacer eso! -echó un vistazo a la ventana, preguntándose si podía escabullirse por ella, salir furtivamente por la entrada, y meterse en su coche sin que la viera.

– Ni lo pienses -advirtió Melody, al tiempo que los perros volvían corriendo al dormitorio-. Abre la puerta, dile que no tienes tiempo para hablar, y márchate.

– ¿Y si le abres tú y le dices que no estoy?

– Hay sólo un problema con eso: tu auto está estacionado justo en frente -Melody se agachó para agarrar a los perros-. Encerraré a estos dos mientras tú le abres.

– Te agradezco un montón -farfulló Laura, observando a Melody intentar persuadir a los perros de que se metieran en la otra habitación. Arrastrando los pies, se dirigió a la puerta de entrada, convenciéndose de que no era cobarde… sólo le estaba dando tiempo a Melody para encerrar a los perros.

Con un suspiro de resignación, echó una ojeada por la mirilla y vio a Greg parado en el porche de entrada, mirando hacia abajo con desazón. Por costumbre, sonrió al abrir la puerta:

– Hola, Greg.

– Laura Beth -su rostro se iluminó al verla. Por un instante, se quedó contemplándola hechizado.

Aunque ya no le interesaba desde el punto de vista romántico, tuvo que admitir que lucía apuesto en las sombras alargadas de la tarde. A causa del calor de septiembre, llevaba una camiseta de golf y pantalones sport, una vestimenta muy parecida a la que solía adoptar Brent. Pero por algún motivo, Greg no llevaba la ropa de la misma manera.

– Tenía… eh… -su expresión se tornó avergonzada-. Tenía miedo de que no estuvieras. Me refiero a que no respondiste a mis llamados. Te dieron el mensaje de que venía, ¿no?

– Sí, bueno, me lo acaban de decir hace unos instantes -sintió una punzada de remordimiento por todas las llamadas a lo largo del verano que no había respondido-. La verdad es que estaba por salir. Brent y yo ofreceremos una fiesta esta noche, y realmente me tengo que ir.

– Oh.

La decepción fue visible en su rostro, y ella se sintió como si acabara de patear el perro de alguien.

– Aunque tengo un par de minutos, si deseas entrar.

– Sí -sus ojos volvieron a brillar-. Sí, me gustaría, si no hay problema.

Intentando no suspirar ruidosamente, ella le indicó que la siguiera a la sala.

– ¿Deseas tomar algo?

– No, estoy bien -echó un vistazo con curiosidad manifiesta para ver dónde vivía. Por la expresión ceñuda, supuso que no estaba de acuerdo con la decoración de Melody.

– Yo, este… sólo necesito buscar algo en la cocina -comenzó a dirigirse hacia allí, y él la siguió, al tiempo que ella buscaba los boles que había dejado sobre la mesada-. Dime… -miró nerviosamente a su alrededor, preguntándose dónde estaba Melody. Teniendo en cuenta que su amiga y Greg se sacaban chispas, casi deseó que Melody no apareciera-. ¿Cómo anda todo el mundo en casa?

– Supongo que bien. Aunque todos te extrañan. No hay día en que alguien no pregunte si sé algo de ti. Excepto por tu padre. Cuando alguien te menciona, cambia de tema.

Ella frunció el entrecejo, y no dijo nada, aunque sintió una punzada de dolor en el pecho.

– Eso quiere decir que aún no se han puesto en contacto -preguntó Greg.

– No.

– Lo siento -dijo suavemente-. Oye, Laura Beth, sé que estás apurada, por lo que te diré inmediatamente por qué vine. He estado pensando todos estos meses en las cosas que me dijiste. Estabas equivocada, sabes, cuando dijiste que yo no confiaba en ti. Confío plenamente en ti, a todo nivel.

– Te agradezco, en serio, pero…

– No, no, déjame terminar -respiró hondo-. Me doy cuenta de que Beason’s Ferry no es el pueblo más interesante del mundo, pero también sé que no siempre estuviste tan ansiosa por marcharte. Cuando te conocí, y todavía estabas al frente de la oficina de tu padre, parecías feliz. Así que comencé a pensar en que tal vez realmente necesites algo que le dé sentido a tu vida, un trabajo en serio, en lugar del trabajo a beneficio, para sentirte menos descontenta.

– Greg -suspiró, sintiendo la tensión creciente detrás de sus ojos-. Vine a Houston en busca de algo más que un empleo.

– Lo sé, pero escúchame -cambió de posición-. Cuando estábamos saliendo, nosotros, este… hablábamos mucho sobre la farmacia, y pues, tú siempre tenías muchas buenas ideas sobre cómo podía mejorar el negocio. Como el bar de café exprés. Jamás se me hubiera ocurrido instalarlo, pero me ha dado grandes resultados. Y entonces estuve pensando en que, aunque las cosas no han funcionado entre nosotros a nivel personal -sus ojos finalmente se encontraron con los suyos-, ¿te gustaría ser mi socia comercial?

– ¿Qué? -lo miró boquiabierta, sorprendida, halagada y, por un instante inesperado, tentada. Pero mudarse de vuelta a casa significaría renunciar a Brent y a su empleo y amigos nuevos-. Greg, yo…

– No tienes que darme una respuesta ahora -dijo rápidamente-. Piénsalo y tal vez mañana o en algún momento la semana que viene podemos juntarnos y conversar.

– ¿Conversar acerca de qué? -preguntó Melody desde la entrada, y Greg giró rápidamente para enfrentarla.

– Greg me acaba de preguntar si quería ser su socia comercial -dijo Laura.

– Oh, qué gracioso -Melody se rió-. Y qué astuto. Muy, muy astuto, Gregory.

– ¿A qué te refieres? -inmediatamente, Greg se puso tenso.

– Si no la puedes obtener con un anillo de matrimonio, atráela con el negocio, ¿no? -Melody hizo un gesto burlón.

– Ésa no fue mi intención -dijo Greg con un exceso de indignación.

– ¡Sí, claro! -bufó Melody.

– Da la casualidad que Laura Beth es una excelente gerente administrativa que posee ideas novedosas acerca de cómo mejorar un negocio.

– Pedazo de escoria -Melody lo miró de arriba abajo, como si acabara de descubrir un tipo aberrante de insecto-. Ese era el único motivo por el que te querías casar con ella, ¿no es cierto?

– No el único motivo, no, y me molesta que sugieras una motivación tan insensible -la cara de Greg se sonrojó tanto, que Laura se preguntó si Melody tenía razón. La idea le dolió profundamente, que la hubiera querido como socia comercial más que como mujer. Pero explicaba perfectamente la falta de pasión en su vida amorosa.

– Para tu información -insistió Greg-, guardo la más profunda admiración por Laura Beth a nivel personal.

– ¡Admiración! -Melody dijo con desdén-. Para tu información, hace falta más que eso para que un matrimonio sea feliz.

– Así que eres tú quien le ha estado llenando la cabeza de todas estas ideas sobre las relaciones entre hombres y mujeres, como si todo lo que importara fuera el atractivo físico, y… ¡la lujuria! -su mirada se paseó por la camisa de talla demasiado grande que Melody llevaba abierta en la parte delantera. Debajo, un sostén deportivo y calzas de ciclismo exponían su cuerpo audazmente.

– ¿Tienes algo en contra de un poco de lujuria genuina? -dando un paso hacia él, Melody se abrió aún más la camisa para apoyar una mano sobre la cadera-. Como farmacéutico, tú deberías conocer los beneficios de una vida sexual sana.

– Chicos -Laura intentó interrumpir, al tiempo que Greg se tropezaba con una respuesta enrevesada-. Este, ¿chicos? -intentó de nuevo, y oyó que Melody retrucaba con una refutación mordaz-. Si me disculpan, tengo una fiesta a la que debo asistir.

Ninguno de los dos se dio vuelta para mirarla, enfrentados en una lucha cuerpo a cuerpo. Como decidió que ya había oído más que suficiente, Laura levantó los boles y se dirigió a la puerta de entrada. Detrás de ella, aún podía oírlos discutiendo y no sabía si reír o intervenir con un par de gritos. ¿Había sido realmente tan interesada la propuesta matrimonial de Greg? Aunque lo hubiera sido, su motivo ulterior no pudo haber sido intencional. Greg no era el tipo de hombre que usara conscientemente a nadie. Aun así, esta prueba furtiva de que jamás la había amado de verdad le molestó. Le molestó tanto como lo que había dicho respecto de que una relación necesita más que la lujuria para sobrevivir.

No es que la relación con Brent estuviera basada solamente en la lujuria. ¿O lo estaba? No, por supuesto que no, se convenció a sí misma.

Entonces, ¿por qué las palabras de Greg la afectaban tanto?

Porque se dio cuenta, mientras manejaba, que si Brent sintiera algo más que deseo físico y amistad, se querría casar con ella, sin importar lo atemorizante que le resultara la idea de un compromiso.

¿Y si no la amaba?

La pregunta resonó en su mente, al tiempo que detenía el coche en el camino de entrada. Lo vio a través de la ventana de la cocina, y por un instante se quedó quieta mirándolo. ¿Cuánto estaba dispuesta a sacrificar para estar con este hombre? ¿Cuánto tiempo más podía seguir saliendo sin decir las palabras “Te amo” y a su vez escucharlas?

Esperó que se le ocurriera alguna respuesta, alguna solución mágica que le permitiera conquistar su corazón. Si sólo pudiera atravesar esa puerta, rodear su cintura con sus brazos, y decirle todo lo que sentía, lo importante que era en su vida.

Sólo que lo perdería si lo hacía, porque él no estaba preparado.

Así que por esta noche, como con todas las demás noches que habían compartido, lo acompañaría como su amante y su amiga. Si terminaba cansándose, lo manejaría de la misma manera en que venía manejándolo: esperando el momento oportuno… por el tiempo que fuera necesario.

* * *

Capítulo 23

Brent oyó el sonido de un auto afuera en la entrada y echó una mirada por la ventana de la cocina:

– Escucha, Hal -dijo hablando por el teléfono-. Tengo que colgar. Laura acaba de regresar.

– Oh, claro -respondió su agente, dando fin a un aburrido monólogo. Habían hablado más en las últimas veinticuatro horas que en los dos últimos años. Pero, por otro lado, no habían tenido nada para discutir hasta ayer por la tarde-. Te llamaré el lunes -dijo Hal-, apenas tenga el contrato.

– Hazme un favor -dijo Brent-, no digas nada hasta que esté todo firmado.

Hubo una pausa de silencio.

– ¿No te estarás echando atrás, no? -el tono del agente sonaba alarmado.

– No, por supuesto que no -Brent se apartó de la ventana-. ¿Estás bromeando? Es una oportunidad que se presenta una vez en la vida. Es sólo que prefiero que el canal se entere por mí y no por rumores. Es lo que corresponde.

– Ten cuidado de no demorarte demasiado -dijo Hal-. Y Brent… felicitaciones. Trabajaste duro para conseguir esto.

– Gracias -colgando el teléfono, Brent miró ciegamente el vacío. La gente del canal no era la única que debía saber del proyecto que le habían ofrecido. Laura no sabía ni una palabra. Había intentado contarle anoche, pero el entusiasmo respecto de la mayor oferta laboral que había recibido en su vida se desbordó y se transformó en ardor, y transcurrió la mitad de la noche haciendo el amor. Luego esta mañana habían tenido que preparar la fiesta.

Pero tarde o temprano tenía que contarle y enfrentar su respuesta, ya fuera buena o mala. Cómo le gustaría saber si acogería la noticia con alegría y el consentimiento de mudarse al otro lado del país o con unas simples felicitaciones y deseos cordiales para su vida de allí en más.

La puerta trasera se abrió, y volvió en sí. Tomó rápidamente una tabla de cocina y un cuchillo para simular estar ocupado.

– ¿Encontraste boles? -preguntó por encima del hombro. Al ver que tenía las manos llenas, soltó el cuchillo-. Ven, déjame ayudarte con eso.

– Siento haberme retrasado tanto -se apartó el cabello de la frente, cuando él tomó lo que llevaba en los brazos-. Me demoré en casa de Melody.

– No te preocupes -se inclinó para darle un beso fugaz, se apartó, y luego cambió de parecer y regresó para darle otro. El puñetazo instantáneo de deseo le quitó el aliento, como siempre le sucedía. Ella se irguió para ir a su encuentro, echando un brazo alrededor de su cuello para poder estrecharlo mientras él devoraba su boca dulce y generosa. Jamás podría renunciar a esto. Se marchitaría y moriría si Laura no estaba en su vida.

¿Pero qué sucedía si lo obligaba a elegir entre ella y su carrera? ¿Podría renunciar a todo aquello por lo cual había luchado, para quedarse con ella? Había visto a otros reporteros de noticias que lo hacían: dejaban pasar la oportunidad de avanzar para quedarse en el pueblo donde sus cónyuges trabajaban y sus hijos iban a la escuela.

Pero él y Laura no estaban casados. Lo único que los unía era la amistad, el respeto y esta llamarada de pasión que se encendía cada vez que se tocaban. ¿Sería suficiente? Tenía que serlo, porque no podía imaginarse separado de ella. Su boca se movió oblicuamente sobre la de ella para profundizar el beso, necesitando saborearla por completo.

Ella gimió cuando él finalmente levantó la cabeza.

– Mmm -sus ojos revolotearon abiertos-. Si hubiera sabido que me esperaba esto, me habría apurado más.

– Pues estaba planeando arrancarte la ropa y hacerte mía antes de que llegaran los invitados, pero supongo que ahora es demasiado tarde para hacerlo.

– Siempre está la posibilidad de hacerlos esperar en el porche de entrada -lo instigó, juguetona.

– No me provoques -riéndose, dio un paso hacia atrás a una distancia prudencial y rogó que su cuerpo se apaciguara antes de que llegaran los invitados-. ¿Encontraste alguna salsa decente? -preguntó, llevando los boles a la mesada.

– Sabiendo lo quisquilloso que eres, compré tres tipos de salsa -apoyó la bolsa de supermercado al lado de los boles y procedió a sacar un frasco por vez-. Suave. Gourmet. Y tan picante que saca fuego por la boca. ¿Cuál quieres probar primero?

– Dame la picante -movió las cejas.

– Está bien, hombre rudo. Pero recuerda, tú lo quisiste -abrió la bolsa de nachos, metió uno en el frasco y acercó una porción de salsa a su boca con una mano por debajo para evitar que se chorreara.

– No está mal -dijo él, y enseguida sintió el ardor-. ¡Ahhh! ¡Ahhh! Consígueme una cerveza -echando humo por la boca, se dirigió al congelador y desenroscó la tapa de una cerveza fría que provenía de una bodega local.

– ¿Qué? ¿Demasiado picante?

– No, está buena -se echó un trago de la botella-. Pero asegúrate de que Connie no la pruebe. Podría liquidar a una yanqui como ella.

– Oh, no lo sé. Connie es bastante resistente.

Sí, pensó, Connie era dura como el granito por fuera… y un suave malvavisco por dentro. Iba a extrañarla y a todos los demás. Se había hecho más amigos en este canal que en cualquier otro donde había trabajado, principalmente por Laura y su forma natural de relacionarse con la gente.

– ¿Entonces en qué te ayudo? -preguntó Laura, inspeccionando el caos en la cocina.

Él observó todo el trabajo que restaba por hacer. ¿En qué había estado pensando para invitar a todo el canal a su casa?

– ¿En llamar a todo el mundo para decirle que no venga? -sugirió esperanzado.

– Brent -levantó la mirada, exasperada-. No vamos a pasar por esto de nuevo, ¿no?

Aparentemente su expresión delató el estado de sus nervios, porque caminó hacia él y le tomó el rostro entre las manos:

– Escucha -dijo-. No tiene que estar todo perfecto. Aunque la comida sea horrible, lo cual no será el caso, y la casa sea un desastre, que no lo es, la gente se divertirá porque no viene solamente a comer. Vienen porque les gusta estar contigo. La gente te quiere, Brent. Te admira y te respeta. Eso no va a cambiar porque pases mala música o sirvas mala cerveza. Así que respira hondo y relájate.

– Tengo una idea mejor -dijo mientras pasaba un brazo alrededor de su cintura-. Quítate la bombacha.

– ¿Qué? -lo miró fijo como si hubiera hablado en japonés.

– No puedo pensar en lo nervioso que estoy si tú estás en la misma habitación sin bombacha debajo de los shorts.

– ¡Brent! -se rió, diluyendo el efecto de su expresión escandalizada-. No me quitaré la bombacha.

– Vamos, Laura -apoyó la cerveza sobre la tabla de cocina, le besó el cuello justo debajo de la oreja, justo en el punto que le provocaba un estremecimiento de placer-. Anímate a ser un poco atrevida. Dame tu bombacha.

– No -se rió, al tiempo que él la empujaba hacia atrás, besándole el cuello mientras retrocedían-. No… puedo -su cabeza se inclinó hacia un lado, y él pudo acceder con facilidad a su cuello. Aprisionó el lóbulo de su oreja en la boca y lo mordisqueó con sus dientes-. En serio -dijo con la respiración entrecortada-. Me daría demasiada vergüenza.

– Vamos -la persuadió, quitándole la camisa de dentro de los shorts y deslizando las manos adentro para acariciar la piel tibia y desnuda-. Será divertido.

– Brent, basta -se rió, fingiendo protestar y apretando su cuerpo contra el suyo, excitándolo con la sensación de sus suaves curvas contra la dureza de su cuerpo. Él acercó la boca a sus labios y los cubrió con un beso voraz. Ella abrió los labios deseosa, aceptando y devolviendo cada embestida de su lengua. Sus ágiles dedos desabrocharon sus shorts.

Cuando cayeron al suelo, las puntas de sus dedos acariciaron su piel por encima del borde de la bombacha, y luego se deslizaron entre sus muslos, donde halló la tela húmeda. Levantó su cabeza para mirarla a los ojos y la acarició a través de la seda delgada.

– Cielos, te deseo.

Los ojos de ella se dilataron, excitados.

– No tenemos tiempo.

Él echó una ojeada al reloj.

– Tenemos cinco minutos, por lo menos. Es suficiente.

Ella hizo una pausa breve, y luego arremetió contra los botones de su blusa:

– Entonces, apúrate.

Tomó aliento cuando la blusa se abrió y reveló la ropa interior de encaje blanca. La media copa de su sostén apenas cubría los pezones rosados que él sabía se ocultaban por debajo. Con una mano aún entre sus muslos, él inclinó la cabeza para besar la curva de sus pechos justo encima del encaje.

– Me vuelves loco, ¿lo sabes, no?

Un gemido profundo se escapó de su garganta, y ella se apoyó hacia atrás, contra la mesada, abriendo las piernas. Él la frotó con sus dedos hasta que ninguno de los dos pudo aguantar el suplicio, y luego le bajó la bombacha de seda y encaje.

– Oh, sí -jadeó ella cuando la levantó para sentarla en el borde de la mesada. Ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas y alargó la mano para desabrochar el botón de sus pantalones-. Quiero sentirte dentro de mí -le dijo con voz ronca-. Apúrate, Brent. Por favor, apúrate.

Juntos intentaron torpemente desabrochar su pantalón. En el instante en que se abrió, él embistió con fuerza la acogedora tibieza de su carne. Ella dejó caer la cabeza hacia atrás, lanzando un grito ahogado de placer. Reclinada a medias sobre la mesada, con la blusa abierta, él recorrió con sus manos la curva de sus caderas y la suave hondonada de su cintura, mientras se movía dentro de ella. Bajó las copas de su sostén para chupar los pechos hasta que los pezones se irguieron como duras crestas en su boca.

No importa cuántas veces se unían sus cuerpos, él jamás se saciaba de ella. Podía seguir tocándola para siempre y sabía que prefería morir que detenerse.

Las piernas de ella se endurecieron alrededor de las caderas de él, suplicándole un impulso más rápido y más fuerte. Él trazó un sendero con su mano por su vientre y halló su capullo sensible con el pulgar. Ella se arqueó contra él cuando el clímax la sacudió. Él la siguió un instante después, derramándose dentro de ella… y todas sus emociones y lo que no podía decir salió a borbotones para entrar dentro de ella en un instante de placer absoluto.

Agotado, se derribó hacia delante y la tomó en sus brazos. Quedaron entrelazados, jadeando, mientras él la acunaba contra su corazón. Luego, lentamente, él se enderezó para pararse entre sus piernas. Ella se sonrojó un poco, cuando él acomodó el sostén de nuevo en su lugar.

– ¿Fue lo suficientemente rápido para ti? -preguntó, con tono burlón.

– Sí -respondió, sonriendo.

Con ternura, le acomodó el cabello en su lugar y sintió que lo invadía la calma. Ella había aportado eso a su vida, una estabilidad que equilibraba el caos. No podía imaginar que no estuviera allí para sostenerlo. Perderla era inconcebible.

Ahuecó su mejilla y sus ojos le transmitieron lo importante que era en su vida. El temor de contarle sus novedades había desaparecido durante el acto de amor, retrocediendo a la oscuridad en donde pertenecía.

– Laura -dijo-, hay algo que debo contarte.

– ¿Sí? -sus ojos buscaron los suyos. Cualquier barrera que hubiera existido entre ellos se derrumbó en aquel instante, cuando él miró sus ojos y vislumbró su corazón. Ella lo amaba. Por qué, era imposible de saberlo, pero lo amaba con una entrega que lo enaltecía y lo envilecía a la vez.

Respiró hondo, y se preparó para contarle acerca de la propuesta laboral.

– Laura, yo…

Sonó el timbre. Ambos se sobresaltaron, al tiempo que la burbuja en donde se encontraban estalló… y advirtieron que estaban medio desnudos, despeinados, y a punto de ser invadidos por todo el equipo del canal.

– ¡Oh, Dios! -dijo Laura jadeando, mientras se apuraba por bajarse de la mesada.

– Está bien; tranquila -Brent se metió la camisa en el pantalón y se abrochó los pantalones.

– Tal vez debas atender la puerta y demorarlos -sugirió, y alargó la mano para recoger la bombacha y el short que se encontraban sobre el suelo.

Él se apuró por agarrar la bombacha primero.

– Ni lo pienses, ésta es mía.

– ¡Brent! -hizo un intento por atraparla, pero él se la metió en el bolsillo del pantalón.

– Te la devolveré… más tarde -ella comenzó a protestar, pero él le entregó el short-. Será mejor que te apures.

Farfullando para sí, Laura agarró el short mientras Brent fue a la pileta a lavarse las manos. A pesar de estar furiosa, había una parte de ella que sintió euforia ante lo que acababa de suceder. ¿Había estado Brent a punto de decir lo que ella creía? Por la forma de mirarla a los ojos, ella advirtió lo que anhelaba ver hace tanto tiempo. La amaba. La amaba de verdad. Más que eso, parecía preparado para decirlo. Si el timbre no hubiera sonado, ¿habría finalmente escuchado las tres palabras más preciosas de toda lengua? Su corazón cobijó la ilusión, mientras se acomodaba la ropa y se alisaba el cabello.

Una vez que estuvieran presentables, abrieron la puerta y hallaron a Keshia y Franklin. La sonrisa eufórica de Laura mutó por una cálida de bienvenida.

– Estoy tan contenta de que pudieran venir -lo dijo con entusiasmo genuino. A lo largo del verano, habían cultivado una amistad casual, y se encontraban después del trabajo para beber unas copas.

– Qué hermosa casa -exclamó Keshia, observando el recibidor.

– Es cierto -añadió Franklin-. Por como la describiste Brent, esperaba encontrarme con una obra con pisos destrozados y paredes a medio pintar.

– Pues, sigue necesitando algunos retoques todavía -insistió Brent.

– No le hagan caso -se rió Laura-. Pasen, y les haremos el tour guiado.

Después de pasearlos por el piso de abajo, Laura y Keshia se dirigieron a la cocina para picar las cebollas y rayar el queso para las fajitas.

– Allá van -se rió Franklin entre dientes-. Para hablar acerca de nosotros a nuestras espaldas.

– Oh, cállate -Keshia sacudió una mano en frente de él-. Ustedes hagan algo viril, como prender el fuego.

Inmediatamente después de cerrar la puerta de la cocina, Keshia se volvió hacia Laura.

– ¿Y? -preguntó, con un brillo de conspiración en la mirada-. ¿Hará algún anuncio importante Brent esta noche?

Laura parpadeó, completamente confundida.

– Oh, lo sé -dijo Keshia, dirigiéndose a la tabla de cocina en la isla-. No debo contárselo a nadie, ¿verdad? Pero tú no eres nadie. Me refiero a que te lo debe de haber contado, aunque sea un poco reservado con todos los demás.

Laura sintió que el piso se movía bajo sus pies. Keshia había mencionado la palabra anuncio. Por lo que sabía Laura, había tres anuncios básicos en la vida de una persona: el nacimiento, la muerte y el matrimonio. ¿Era eso lo que había estado a punto de decirle Brent al sonar el timbre? No sólo “Laura, te amo”, sino “¿Deseas casarte conmigo?”

– Cccomo… -tragó saliva-. ¿Cómo lo sabías?

Keshia se encogió de hombros y eligió una cebolla, arrojándola al aire como una pelota de tenis.

– Lo sorprendí hablando por teléfono ayer cuando pensó que nadie lo estaba escuchando.

Los pensamientos agolparon la mente de Laura mientras rayaba el queso. ¿Con quién podía estar hablando Brent para que Keshia se enterara de lo que tramaba? ¿Con un joyero, tal vez? ¿Estaría Brent preparando una propuesta matrimonial tradicional con anillo de compromiso y todo?

– Oye, Laura -Frank asomó la cabeza por la puerta-. Creo que estamos listos para la carne.

– Oh, claro -aturdida, abrió la heladera y sacó un contenedor de plástico.

Franklin levantó la tapa y la miró confundido.

– No es que no me gusten las sobras de lasaña, pero pensé que esta noche comeríamos fajitas.

Laura se rió cuando vio lo que le había entregado.

– Lo siento -sacudió la cabeza y cambió la lasaña por la carne marinada que sería puesta sobre la parrilla, cortada en tiras, y servida envuelta en tortillas de harina. Con la carne haciendo equilibrio sobre la hielera con bebidas frías, Franklin volvió al patio. Sonó el timbre, y Keshia avisó que iría a abrir.

Laura se halló sola en la cocina. Del otro lado de la puerta, oyó un grupo de gente que llegaba. Brent los llamó desde el patio, invitándolos a pasar. Parecía seguro de sí y animado, el anfitrión perfecto.

Cerró los ojos y saboreó el momento, cada sonido, cada aroma, cada sensación que recorría su piel. El sueño que había pensado que estaba más allá de su alcance estaba a punto de hacerse realidad. Ella y Brent se casarían, formarían una familia, y envejecerían juntos uno en brazos del otro.

El resto de la noche pasó como un torbellino. Se rió y conversó con todos los amigos que había hecho del canal. Pero estaba ajena a todo… a la música y al ánimo festivo. Se sentía como si estuviera flotando por encima de una escena ideal.

Las luces del jardín daban a los canteros alegres en flor el aspecto de un cuento de hadas. El entramado de gente que conformaba el personal de KSET se reían y conversaban unos con otros, mientras se devoraban el festín de comida tex mex. Brent circulaba entre ellos confiado, como si hubiera sido anfitrión en cientos de fiestas. Ella observó mientras aceptaba las felicitaciones por su informe con gracia y humor.

Desde el otro lado del jardín, su mirada se conectó con la suya. Te amo, Brent Michael Zartlich, le dijo con los ojos. Con todo mi corazón. Como si escuchara sus palabras, sus rasgos se suavizaron, y ella sintió la respuesta como si la hubiera pronunciado en voz alta. Cobijó ese sentimiento dentro de sí y lo mantuvo un largo tiempo después de que cada uno se volviera para atender a sus invitados.

No fue hasta la medianoche que el último de los invitados se marchó finalmente. Laura acompañó a Brent en la puerta de entrada, mientras se despedía de ellos. Con un último “gracias por venir y manejen con cuidado”, cerró la puerta. El silencio se instaló en la casa. Apoyándose contra la puerta, la miró y una enorme sonrisa se dibujó en su rostro.

– Gracias a Dios -dijo-. Pensé que jamás se marcharían.

– Y yo que pensé que te estabas divirtiendo -bromeó ella, aunque también hubiera echado a los más rezagados una hora antes-. ¿Te das cuenta de que tu primera reunión fue un éxito total?

– Gracias a ti -dio un paso hacia ella, la levantó en sus brazos y la hizo girar varias veces en el aire-. Y gracias por animarme a hacerla. Me divertí.

Riéndose, ella se aferró a su cuello mientras la boca de él descendía sobre la suya para besarla largamente. Ella suspiró cuando él levantó la cabeza.

– ¿Eso significa que darás otra? ¿Por ejemplo, para Navidad?

– Tal vez -la volvió a apoyar sobre el suelo y le dirigió una mirada tan exuberante que sintió que levitaba-. Pero no hablemos más de fiestas. ¡Tengo una noticia maravillosa!

Con el corazón en la garganta, preguntó:

– No, no aquí -sus ojos brillaron, al tiempo que daba un paso hacia atrás-. Espérame en el cuarto de estar. Vuelvo enseguida.

Intentó calmar sus nervios, y fue a esperar en el sofá. Deseó haber llevado algo más que el conjunto informal que vestía. Una mujer debía lucir especial el día en que su esposo le proponía matrimonio. Cuando las puertas de la cocina se abrieron de par en par, ella se sobresaltó, y luego se tomó las manos sobre el regazo para evitar que temblaran. Una sonrisa se extendió por su rostro cuando vio que él llevaba una botella de champaña en una mano y dos copas aflautadas en la otra.

– ¿Champaña? -ella apoyó una mano sobre el corazón-. Debe de ser realmente una ocasión muy especial.

Sentándose al lado de ella, descorchó la botella, llenó ambas copas, y le entregó una. Sus ojos bailaban al levantar la copa en alto. Oh, cielos, ahora viene, pensó.

– ¿Qué dices -dijo lentamente-, si te invitó a brindar por el reportero político más reciente de la cadena en Washington, D. C?

Ella parpadeó intentando comprender sus palabras.

– ¿Disculpa?

Su sonrisa se amplió:

– Recibí un llamado de mi agente ayer. Me ofrecieron un empleo como reportero político para la cadena, Laura. ¡Para la cadena!

– No entiendo -¿qué tenía que ver esto con el casamiento?-, pensé que ser reportero era dar un paso atrás respecto de ser un presentador.

– A nivel local, sí. Pero en este caso es a nivel nacional. Es exactamente lo que he estado soñando. Volver al llano, hacer informes de investigación. ¡Oh, cielos! -sacudió la cabeza, riéndose-. ¡No puedo creer que esto esté sucediendo! Aunque me he esforzado por conseguirlo, aún no puedo creer que finalmente suceda.

Sintió un frío recorrer su espalda.

– Entonces… ¿aceptarás el puesto?

– Apenas termine mi agente de negociar un contrato -chocó su copa con la suya y bebió un largo trago.

– Entiendo -sus dedos se entumecieron. Temiendo soltar el vaso, lo apoyó sobre la mesa de centro sin beber un solo trago. Este era el anuncio al que se había referido Keshia. No tenía nada que ver con el matrimonio o la familia, o una vida colmada de amor y de la risa de los niños. Todo lo que había fantaseado durante las últimas horas volvió a aparecer para mofarse de ella.

– ¿Qué sucede? -preguntó él, aparentemente notando un cambio en su estado de ánimo.

– Nada. Me alegra por ti, de verdad -intentó sonreír, pero sus labios temblaron-. Si esto es lo que quieres, me alegro -temiendo llorar, volvió el rostro hacia el otro lado.