/ Language: Español / Genre:love_contemporary

El sabor del pecado

Kate Hoffmann

Todos ellos estaban a punto de descubrir el excitante poder del chocolate. Los propietarios de una prestigiosa tienda de dulces querían demostrar la teoría de que el chocolate era el mejor afrodisíaco del mundo. Para ello llevaron a cabo un estudio muy poco ortodoxo que disfrazaron de promoción de San Valentín. Cuando los confiados clientes empezaron a probar el chocolate…los resultados fueron sorprendentes. Kel Martin y Darcy Scott, que habían tenido una aventura de una noche hacía cinco años, acabaron de nuevo en la cama juntos… ¡y no deseaban salir!

Kate Hoffmann

El sabor del pecado

El sabor del pecado (2007)

Historia corta incluida en la antología “Dulce pecado”

Título Original: Simply scrumptious (2006)

Capítulo Uno

Darcy Scott tocó el bajo delicadamente cosido de la sábana de algodón francés. La tela parecía seda y cerró los ojos e imaginó esas mismas sábanas en su piel desnuda.

De pronto en la visión apareció un hombre atractivo, un rostro familiar que había hechizado sus sueños durante años. El cuerpo desnudo estaba acurrucado contra el suyo, la pierna larga encima de sus caderas.

La observaba con somnolientos ojos azules, el pelo veteado por el sol revuelto y una sonrisa satisfecha insinuándose en las comisuras de la boca. Y cuando la aproximó, tenía los labios entreabiertos, dispuestos a cubrir los suyos.

Respiró hondo y luego maldijo para sus adentros, sacándose del ensimismamiento. En una ocasión había sido real, pero no durante mucho tiempo. Miró por encima de la mesa del restaurante y vio a su ayudante, Amanda Taylor, mirarla con sonrisa divertida.

– Son sólo sábanas -dijo Amanda.

Darcy carraspeó, tratando de desterrar la imagen de su cabeza.

– Según tú, son las mejores sábanas del mundo. ¿Cuánto cuestan?

– Ah, madame -bromeó Amanda con marcado acento francés-. ¿Quién puede ponerle precio al confort de sus huéspedes? Imagínese entre estas sábanas. ¿Querría que alguna otra cosa tocara su cuerpo desnudo? -suspiró-. Quiero decir, además de un hombre con manos sensibles, profundos ojos azules, pelo maravilloso y un realmente grande…

– ¿Cuánto? -repitió Darcy. ¡No quería más fantasías! Empezaban a interferir con los negocios y ya había tomado la decisión de anteponer su profesión a cualquier otra cosa en su vida. Simplificaba mucho las cosas.

No siempre había sido propensa a tener pensamientos de naturaleza sexual. Pero desde que había roto su compromiso un año atrás, no había disfrutado de los placeres del cuerpo de un hombre. La verdad era que llevaba exactamente cuatrocientos treinta y cinco días sin gozar de los placeres de un hombre. Jamás había querido llevar una cuenta precisa, pero la semana anterior había sentido curiosidad y había decidido calcularlo. A partir de entonces, con cada día que pasaba se sentía impulsada a añadirlo a la cuenta, incapaz de quitarse de la cabeza ese número cada vez mayor.

– Tu padre te ha dado carta blanca -dijo Amanda-, lo que significa que puedes gastar un montón de dinero.

– No quiero cometer ningún error. Mi padre puede quitarme este trabajo con la misma facilidad con que me lo dio, en especial si no controlo el presupuesto.

Darcy llevaba siendo directora del Delaford desde hacía más de dos años, la persona más joven en tener un puesto directivo en la cadena de hoteles de Sam Scott… y la única mujer. Al principio, el trabajo había sido temporal, un modo para ganar más experiencia mientras su padre buscaba a la persona adecuada que lo ocupara. Pero Darcy lo había hecho bien y su padre había retrasado encontrar un sustituto.

El Delaford era pequeño y exclusivo. Situado en un terreno asombroso, a sólo ciento cincuenta kilómetros de San Francisco, era un destino popular para las celebridades de la Costa Oeste. Exhibía un hotel lujoso, una pista de golf profesional, pistas de tenis, establos y un spa y club de salud con servicio completo. Situado en las costas de Crystal Lake, el hotel disponía de ciento ochenta habitaciones con un noventa y cinco por ciento de ocupación anual. En los últimos tres años, el restaurante de lujo había ganado la categoría de cinco tenedores y recibía a comensales de la ciudad de forma asidua.

– Puedo conseguirlas por quinientos dólares el juego siempre y cuando las vendamos en nuestra tienda de regalos -dijo Amanda-. Están por debajo de su precio mayorista. Y aguantan mucho mejor que las sábanas que usamos ahora. Cuanto más las laves, mejor sensación ofrecen. He pedido que pusieran un juego en tu cama. Duerme en ellas unas noches y llegarás a la conclusión de que son una ganga.

– Gracias -murmuró-. Las probaré.

Amanda llamó a la camarera y pidió el carrito de los postres.

– Como no estamos comiendo en el Delaford, quiero ver qué cosas sirven aquí. ¿Te unes a mí?

– Se me ocurre una idea mejor -indicó Darcy-. Vamos a hacer una promoción de San Valentín con la nueva tienda de chocolates de la ciudad. A los ganadores les ofreceremos una cena en el Winery. A cambio, la tienda hará un nuevo monograma de chocolate para nuestras almohadas.

– Buen intercambio -comentó Amanda.

Darcy asintió.

– Ellie Fairbanks debería tener algunas muestras preparadas -dejó dinero en efectivo sobre la bandeja con la cuenta y se levantó-. Mientras estamos allí, compraré un cuarto de kilo de trufas y nos daremos el capricho de comerlas.

Salieron a la brillante luz de la tarde. El día era cálido para ser primeros de febrero, con una ligera brisa fresca. Caminaron por la bonita Main Street de Austell y giraron por Larchmont Street hacia Dulce Pecado. Unas letras doradas recién pintadas adornaban el escaparate y sonó una campanilla cuando cruzaron la puerta.

El interior del local estaba en silencio y suavemente iluminado. Unos expositores brillantes de cristal mostraban una seductora variedad de chocolates. Ellie atendía a un caballero, pero saludó con la mano a Darcy.

Amanda estudió los dulces mientras Darcy pasó el tiempo estudiando los hombros anchos y la cintura estrecha del cliente que tenía delante. No podía descubrir su edad, pero llevaba con elegancia unos pantalones oscuros y un jersey ceñido, ropa que potenciaba sus extremidades largas y esbeltas.

Los dedos le hormiguearon al imaginar que los pasaba por su pelo tupido. Contuvo un gemido bajo. ¿Es que deseaba a un desconocido total? ¿qué le pasaba?

– ¿Y busca amor? -preguntó Ellie.

Darcy se asomó con cautela y vio que Ellie depositaba una cesta enorme de chocolates delante del hombre.

– La cesta es para mi hermana -explicó él con voz profunda y rica-. Es adicta a los chocolates. Tiene gemelos y creo que se automedica con dulces.

Ellie metió la cesta en una bolsa bonita con el logo de la tienda.

– Bueno, ahí hay algo especial -señaló las mitades de corazones envueltas en celofán azul-. Hay un mensaje dentro. Si encuentra su pareja antes de San Valentín, tanto usted como la dama afortunada con la otra mitad ganarán un premio romántico.

Darcy respiró hondo y la colonia con fragancia a cítricos del hombre le hizo cosquillas en la nariz. Tenía que estar soltero. Los hombres casados no olían tan bien.

– Bueno, Ellie -dijo el hombre-. Agradezco el detalle, pero no busco ningún romance.

– Bueno, ¿quién sabe? Quizá el romance lo busque a usted -repuso Ellie. Le dedicó una sonrisa a Darcy y luego eligió una mitad de corazón y la metió en la bolsa del cliente.

Él rio entre dientes y recogió la compra. Pero Darcy no se había dado cuenta de lo cerca que estaban. Al volverse él, quedó directamente en su camino. Con celeridad se apartó hacia la izquierda al tiempo que él lo hacía hacia su derecha. La pequeña danza continuó durante unos pocos pasos más silenciosos, hasta que Darcy se arriesgó a mirarlo.

Se le cortó el aliento cuando sus ojos se encontraron… ojos que había visto en una fantasía hacía apenas diez minutos. Poco había cambiado en diez minutos… o en cinco años. Kel Martin seguía teniendo el tipo de atractivo que le aflojaba las rodillas a una mujer. El pelo, por lo general corto durante la temporada de béisbol, en ese momento le caía con descuido sobre la frente. Y los ojos azules eran aún más azules, si eso era posible.

– Ahora que hemos dominado los dos pasos, ¿te gustaría probar un tango? -bromeó con sonrisa juvenil.

La sonrisa la hizo temblar por dentro.

– ¿Qu… qué? -la palabra salió como un graznido nervioso-. Oh, claro. Bailar. No. Quiero decir, lo siento -con rapidez se apartó, pero por un momento él no se movió. Aún tenía la vista clavada en su cara y una pequeña arruga se manifestó en la frente bronceada. Durante un instante, vio un destello de reconocimiento en esos ojos, pero al instante desapareció.

Se ruborizó. ¿La recordaría entre todas las chicas con las que se había acostado?

Había visto a un desconocido atractivo bebiendo una cerveza en su bar de Penrose, el hotel de San Francisco de su padre. Acababa de aterrizar desde San Diego para una reunión de la junta, y después de un día tenso, buscaba un modo de relajarse. Una copa de champán había llevado a otra, y antes de darse cuenta, subían en el ascensor a la habitación de él, incapaz de dejar de tocarse.

No se habían molestado con presentaciones ni hablado de por qué se hallaban solos en un bar. No pareció importar en su momento. Lo único que importaba era quitarse la ropa y lanzarse a los brazos del otro.

En cuanto lo consiguieron, el resto de la noche había pasado como en una nebulosa de órdenes desesperadas y sensaciones eléctricas. Al principio él le había explorado el cuerpo de forma tan minuciosa, que Darcy había pensado que se volvería loca cuando finalmente la penetró. Y entonces se había fragmentado con una intensidad que nunca antes había sentido… ni después.

Incluso en ese momento, pasado tanto tiempo, podía recordar cada instante, el peso de su cuerpo, la calidez de su boca, el sonido entrecortado de su voz al estallar dentro de ella.

Sintió los dedos de él en su brazo y parpadeó.

– ¿Te encuentras bien? -preguntó él, mirándola.

– Sí -murmuró-. Por supuesto -dio otro paso a un lado y un momento mas tarde, él se había marchado. Igual que aquella mañana en que había despertado encontrándose sola en su habitación del hotel.

Al oír el sonido de la campanilla, soltó el aliento contenido. Amanda corrió a su lado y la tomó del brazo.

– ¿Sabes quién era ese hombre?

– Sí, lo sé -repuso aturdida-. Kel Martin.

Amanda pareció desconcertada.

– No sabía que seguías a los Giants.

– Todo el mundo sabe quién es Kel Martin -repuso Darcy. Siempre estaba en las noticias, si no por su magnífico juego, sí por su llamativa vida amorosa. Aunque le costaba admitirlo, cada vez que aparecía en un diario o en una revista, hojeaba el artículo en busca de detalles y para estudiar la foto y catalogar una vez más cada una de sus atractivas facciones. Era un desconocido, pero todavía sentía como si fueran amantes, vívido el recuerdo de la noche que pasaron juntos.

– Te tocó -dijo Amanda.

Darcy bajó la vista a su antebrazo. El hormigueo parecía haberse extendido a sus dedos y a sus pies.

– ¿Lo hizo?

– Es muy atractivo -comentó Ellie Fairbanks-. ¿Os conocíais de antes?

Darcy movió la cabeza.

– ¿Por qué dices eso?

La mujer se encogió de hombros.

– Fue como si hubiera una… conexión entre vosotros… Bueno, tengo listas tus muestras. Pero debes probar algunos de nuestros otros chocolates. Lo que te tiente corre por mi cuenta.

– Aceptaré parte del romance que ofrecías -dijo Amanda-. ¿Y tú, Darcy? ¿Estás con ganas de amor?

– Creo que me quedaré con las trufas.

Ellie fue a uno de los expositores y Amanda la siguió. Mientras hablaban de los méritos de los distintos sabores, Darcy trató de calmar sus nervios. ¿Qué hacía Kel Martin en Austell? ¿De vacaciones o de paso? Esperó que no planeara quedarse en el Delaford.

Amanda regresó junto a ella con un par de trufas en la palma de una mano. Le ofreció una y, sin pensárselo, Darcy se la llevó a la boca. El chocolate cremoso se derritió al instante, con un toque de frambuesa en su centro. De sus labios escapó un gemido leve. Si había algo que podía hacerle olvidar el reencuentro con el pasado, no cabía duda de que eran las trufas. Pero haría falta más que una.

– Quiero un cuarto de las de frambuesa y otro cuarto de moca -murmuró-. Y añade cinco de esas tortugas de chocolate negro. Luego añade lo que a ti te apetezca y abriremos una cuenta.

Siempre había sabido que existía la posibilidad de que se encontrara otra vez con él, e incluso había fantaseado acerca de cómo sería. Pero una vez que había sucedido, maldijo la decisión de prescindir del postre en el restaurante.

Ellie charló con ella mientras introducía los chocolates en una bonita bolsa roja. Su marido, Marcus, apareció desde el cuarto de atrás con otra caja llena con almendras de chocolate en las que se veía la «D» del logo del Delaford.

– Antes de que os marchéis, he de daros una cosa más -Ellie sonrió con picardía y luego extendió otra cesta llena con corazones rosados-. Elegid uno.

Darcy extrajo uno de la cesta y Amanda la imitó.

– Dentro hay un mensaje -explicó Ellie-. La que encuentre el mensaje equivalente antes de San Valentín, ganará una cena con su caballero en el Winery, del Delaford. Hay más de cien corazones de chocolate -rió-. Conocéis el Delaford, ¿verdad?

Darcy le dio vueltas al corazón en la mano.

– ¿Y si nadie encuentra a su pareja? ¿Qué posibilidades hay de encontrar a un completo desconocido con el mismo mensaje?

– Todos los amantes son desconocidos al principio, ¿no? -repuso Ellie.

Darcy se guardó el corazón en el bolso.

– Ojalá tuviera tiempo para un romance -murmuró, girando hacia la puerta.

– Eh, yo lo intentaré -dijo Amanda al llegar a la puerta-. No quiero pasar otro San Valentín sentada en casa delante del televisor, tratando de convencerme de que soy más feliz sin un hombre.

Kel Martin estaba sentado del otro lado de la calle de Dulce Pecado y miraba a través de la ventanilla de su Mercedes descapotable cuando las dos mujeres salieron de la tienda.

Clavó la vista en la morena esbelta y se bajó las gafas para poder verla mejor. En cuanto desapareció alrededor de la esquina, con gesto distraído sacó un chocolate de la caja que tenía en el asiento de al lado y se lo llevó a la boca.

Nada más mirar a Darcy a los ojos había tenido la certeza de que era ella. Y en cuanto habló, las pocas dudas que pudo haber albergado se desvanecieron. Esa voz, tan suave y cautivadora, era imposible de olvidar.

Sus pensamientos rememoraron aquella noche, las experiencias nuevas y excitantes, que habían compartido. Había tenido muchas aventuras de una noche, pero aquella había sido diferente. Era como si su anonimato hubiera derribado todos los muros entre ellos, desterrando las inhibiciones.

Los dos se habían sentido completamente libres para probar los límites de su deseo.

– Darcy -musitó.

Jamás le había pedido que le dijera su apellido, ni se había molestado con un teléfono o una dirección antes de marcharse.

En aquel momento, estúpidamente había creído que habría otras como ella, mujeres que pudieran llegar hasta su alma y tomar control de su cuerpo como lo había hecho ella.

Sólo después se había dado cuenta de lo que habían compartido: puro placer y una conexión casi mística de sus cuerpos y mentes.

Había dedicado los cinco años a tratar de encontrarla, llegando a la conclusión de que había sido un momento perdido en el tiempo. Se pasó la mano por el pelo y emitió un gemido suave. Apenas habían hablado aquella noche y, sin embargo, cada minuto pasado juntos había quedado marcado de forma indeleble en su cerebro.

Tantos años atrás… A primera vista, Darcy había parecido inabordable. El bar había estado casi vacío y al principio ella no había notado su presencia.

Y cuando él había captado su atención, no había visto que lo reconociera.

En aquel momento, lo único que Kel había querido era mantener una conversación normal con una mujer… nada de béisbol, ni sonrisas de plástico ni caricias casuales. Había querido algo sencillo y relajado. Jamás había imaginado los placeres que había terminado experimentando con ella.

Con el paso de los años, había tratado de convencerse de que Darcy no era distinta de cualquier otra mujer. Se había dicho que si hubiera llegado a conocerla, se habría convertido en alguien desesperado, posesivo, ansioso de reclamarlo como un trofeo que poder exhibir ante sus amigas.

– No pienso repetir el mismo error -musitó.

Si mantenía alguna esperanza de quitarse esa noche de la cabeza, tendría que demostrarse que Darcy era una mujer corriente y no la definitiva diosa sexual.

Salió del coche y cruzó la calle. Austell era una ciudad pequeña. No debería resultar muy complicado encontrarla. Probablemente, estaría casada y con hijos. Eso pondría fin a sus fantasías.

Abrió la puerta de la tienda y entró de nuevo. Ellie Fairbanks le sonrió al acercarse.

– Sé por qué ha vuelto -comentó con las manos sobre el mostrador.

– ¿Sí?

– Ha probado esos chocolates que compró para su hermana y necesita otra caja.

– Sí. Pero esta vez me gustaría que la enviaran.

– ¿Dónde vive su hermana?

– Quiero que se la envíen a esa morena bonita que estaba aquí hace unos minutos. Tiene su nombre y su dirección, ¿verdad?

– Sí -respondió Ellie.

Kel asintió.

– ¿Y se podría saber cuál es?

Ellie plantó las manos en las caderas y lo miró con suspicacia.

– Tuve la clara impresión de que la conocía, pero ahora ya no estoy segura.

– Darcy y yo somos viejos amigos. Digamos que me gustaría renovar nuestra relación -repuso Kel-. Deme una caja de sus chocolates más deliciosos.

Ellie hizo una selección y luego regresó al mostrador. Le entregó una tarjeta, pero él se la devolvió moviendo la cabeza.

– Pensándolo mejor, debería entregarlos en persona -carraspeó-. ¿Dónde podría hacerlo?

– Pruebe en el Delaford -Ellie rió entre dientes-. Es un hotel con spa en la Ruta 18. Siga los letreros.

Él sacó la cartera y pagó. Luego le dedicó a Ellie una sonrisa agradecida.

Al salir, miró la pintoresca Main Street.

Había ido a Austell en busca de una casa junto al lago, un lugar tranquilo fuera de la vorágine de San Francisco, donde pudiera vivir en relativo anonimato, donde pudiera pasear por la calle sin que la gente lo mirara.

Su intención había sido realizar una rápida parada en la ciudad para ver unas propiedades antes de seguir hacia la casa de su hermana. Pero un encuentro fortuito en una chocolatería había modificado sus planes.

Regresó al coche. Volvería a ver a Darcy; se aseguraría de ello. Aunque cuando sucediera, no estaba seguro de lo que le diría.

¿Cómo sacaba un caballero el tema de su anterior aventura de una noche?

Pudo ver reconocimiento en los ojos de ella, pero ¿era real o se engañaba a sí mismo? Tal vez para Darcy no fuera el hombre con el que había pasado una noche increíble, sino Kel Martin, pitcher de los San Francisco Giants.

– Si la vuelvo a ver, fingiré que no la recuerdo -murmuró-. A menos que ella me recuerde, entonces yo también la recordaré.

Era un plan, aunque no estaba seguro de que fuera el mejor que pudiera trazar. Sólo necesitaba unos momentos a solas con ella para descifrar sobre qué terreno se hallaba.

Arrancó y puso rumbo al oeste. Tal como había dicho Ellie Fairbanks, los letreros lo guiaron hasta el Delaford. Hacía unos años lo habían invitado a jugar un torneo de golf de celebridades en aquel hotel. Si hubiera aceptado, quizá habría podido renovar su relación mucho antes.

Un largo sendero de ladrillos serpenteaba por unos jardines hermosos. El hotel de dos plantas, una mezcla de la arquitectura nueva de California con la antigua colonial española, se levantaba en el centro de la pista de golf. La entrada estaba flanqueada por columnas enormes. Al detenerse, un aparcacoches corrió a su encuentro. En cuanto bajó, el hombre sonrió.

– Hola, señor Martin. Bienvenido al Delaford.

Estaba tan acostumbrado a que la gente lo reconociera, que apenas lo notó. Le sonrió al aparcacoches y le arrojó las llaves.

– Mis maletas están en el maletero -dijo.

El vestíbulo estaba fresco y sereno, pintado con tonos suaves y adornado con plantas verdes. En el aire sonaba una música tranquila. La recepcionista lo recibió con una sonrisa cálida.

– Señor Martin, no lo esperábamos hoy. Qué agradable sorpresa que visite el Delaford.

– No tengo reserva. Me encontraba por la zona y pensé en venir para comprobar si tenían habitación.

La recepcionista miró en la pantalla de su ordenador.

– Disponemos de dos suites y de varias habitaciones de lujo. ¿Cuál preferiría?

– La suite. Por una semana, si es posible -sacó la tarjeta de crédito y se la entregó-. Espero que pueda ayudarme. Busco a… Darcy. ¿La conoce?

– ¿A la señorita Scott?

– Alta, morena, muy bonita. Unas piernas estupendas.

La joven asintió.

– Es ella.

– Sí, la señorita Scott -dijo Kel-. Darcy Scott -notó el nombre del hotel detrás de la recepción. Delaford Resort & Spa. Hotel Propiedad de A. Scott.

– Claro que la conozco. ¿Quiere que la llame para hablar con ella?

– No -decidió aguardar hasta el siguiente encuentro-. Pero me gustaría saber cómo ponerme en contacto con ella si fuera necesario.

– Simplemente, llame a recepción y pida hablar con la directora.

– La directora -repitió Kel. La hermosa, sexy y fascinante Darcy Scott era la directora del Delaford. No había esperado eso. Señaló el letrero-. ¿Su marido es el propietario del hotel? -era una forma torpe de obtener información, pero tenía que conocer la situación.

– Oh, no -indicó la recepcionista-. Sam Scott es el padre de Darcy. Darcy no está casada -unos momentos después, le entregó la llave-. Le he asignado la Suite Bennington. Dispone de una terraza preciosa que da al lago. Sólo suba hasta la segunda planta y siga los letreros. El botones le llevará las maletas, y si no le importa, haré que nuestra directora de servicios para los huéspedes vaya a verlo por si quiere encargar algún servicio especial.

Aunque un masaje sería estupendo para aliviar el dolor constante en el hombro y un prolongado baño en el jacuzzi sonaba a gloria celestial, tenía otras prioridades. No estaba allí para cuidar su salud; sino para obtener paz mental. Y la única persona que podía proporcionársela era Darcy Scott.

– Estoy seguro de que disfrutaré de mi estancia aquí -comentó con una sonrisa…

Capítulo Dos

Darcy entró en la página web de Inmobiliaria Lake Country y navegó hasta las fotografías de la casa de cuatro dormitorios y tres cuartos de baño junto al Crystal Lake. Releyó la descripción como había hecho tantas veces en las últimas semanas. Un porche ancho que rodeaba toda la casa, un mirador victoriano que daba al lago, un cobertizo para botes original. Pero ni siquiera los pensamientos de comprar su hogar de ensueño podían desterrar de su cabeza a Kel Martin.

En el momento en que la había tocado, se había dado cuenta de que nunca lo había olvidado. Para ella no era más que un desconocido, pero si la tomaba de la mano y la conducía al dormitorio, le costaría mucho negarle algo.

¿Cómo un hombre podía tener un ascendente tan increíble sobre ella? ¿Era por Kel Martin o por la soledad? Mientras estuvo prometida, apenas había pensado en él.

Se pasó una mano por el pelo y tuvo que reconocer que no era del todo cierto. Había habido más de una ocasión en que se había sorprendido reviviendo aquella noche.

Con un suspiro frustrado, volvió a dedicar su atención a la inmobiliaria. Kel Martin era parte de su pasado. Esa casa representaba su futuro.

Se hallaba casi frente al Delaford, al otro lado del lago.

– West Blueberry Lane -musitó. En unos meses, esa dirección podía ser suya… si hacía acopio de valor para realizar una oferta por la propiedad.

Los dos años que llevaba en el hotel, había estado viviendo en una suite, sin saber jamás el tiempo que iba a quedarse. Pero había llegado el momento de forzar la mano de su padre. O bien el trabajo en el Delaford era definitivamente para ella o bien no lo era… y en el primer caso, iba a realizar algunos cambios importantes en su vida. Pensaba comprar una casa y echar raíces.

Se acabó pensar que el Príncipe Encantado la esperaba a la vuelta de la esquina y supeditar sus esperanzas a eso. Cerró los ojos y pensó en Kel Martin.

Sí, era atractivo y habían pasado juntos una noche increíble e inolvidable. Pero ya era cinco años mayor y mucho más lista. Una noche de pasión jamás podría garantizar una vida de felicidad, sin importar lo tentadora que fuera la fantasía.

La puerta de su despacho se abrió y giró en el sillón. Amanda estaba en el umbral, jadeante. Cerró a su espalda y se apoyó contra la superficie de la puerta. Se abanicó la cara con la mano y respiró hondo.

– Adivina quién está en la recepción.

– ¿Mi padre? -sintió un nudo nervioso en el estómago. Aún no estaba preparada para él.

– ¡No! -exclamó Amanda-. ¡Inténtalo de nuevo!

Se sintió aliviada.

– No lo sé. ¿Arnold?¿J.Lo.? ¿Madonna? Recibimos a demasiados famosos. Las celebridades ya no me impresionan. Lo sabes.

– Kel Martin. Ya sabes, el chico que vimos hoy en la chocolatería. Planea quedarse una semana.

Darcy se levantó casi de un salto.

– No le habrás dado una habitación.

– Claro que no. Lo hizo Olivia. Está en la recepción.

– No, no, no -gritó, retorciéndose las manos-. No puede quedarse aquí. Tienes que volver y decirle a Olivia que ha cometido un error. No hay habitaciones; esperamos un grupo enorme. Tendrá que encontrar otro sitio en el que quedarse.

– ¿Y por qué voy a hacer eso? Esta semana tenemos dos bonitas suites vacías. Su dinero es tan bueno como el de cualquiera. Además, tendremos el placer de volver a mirar esa cara magnífica durante siete días y siete noches.

– Es un desastre -insistió Darcy.

– ¿Por qué?

Se movió nerviosa. Amanda no iba a ceder sin una buena razón. Decidió que debía dársela.

– Hace unos cinco años, tuve una aventura de una noche con Kel Martin.

Los ojos de Amanda se desencajaron.

– ¿Dormiste con Kel Martin?

– No dormimos. Pasarnos toda la noche…ocupados. A la mañana siguiente, él se marchó y jamás volví a verlo. Hasta hace una semana, cuando vi su foto en el periódico y descubrí quién era realmente.

Amanda sonrió.

– Fin del capítulo uno. El capítulo dos comienza con Kel Martin ocupando una suite en el Delaford.

– Ahora ya sabes por qué no puedo permitir que se quede aquí. Jamás he sido capaz de quitarme aquella noche de la cabeza.

– Quizá podrías reavivar tu romance o tener otra bonita aventura. Llevas mucho tiempo sin un hombre en tu cama. Si no practicas de vez en cuando, vas a olvidar cómo se hace.

– Jamás tuvimos un romance. Sólo fue lujuria, dos personas quemando un deseo. Pienso informarlo de que no podemos hospedarlo aquí el tiempo que quiere. Además, ahora no tengo tiempo para sexo. Mi padre viene el fin de semana y todo ha de estar perfecto.

– Pero siempre se te han dado de maravilla las multitareas.

– No me estás ayudando -musitó mientras salía de su despacho.

Cuando la habían invitado a entrar en el mundo de su padre, había estado encantada con la oportunidad de demostrarle su valía.

Sólo después de aceptar el trabajo se había dado cuenta de que su padre no tenía planes para que fuera permanente. Sam Scott todavía insistía en que el foco principal de ella debía ser encontrar marido, preferiblemente uno que tuviera interés en formar parte del negocio familiar.

Neil Lange había sido la elección perfecta. Había dirigido el hotel de Beverly Hills de su padre y, para deleite de éste, había mostrado un interés inmediato al conocer a Darcy. Ella había permitido que la encandilara y, durante un tiempo, había creído estar enamorada. Pero había demorado poner fecha a la boda.

Al final, se había dado cuenta de que casarse con Neil era otro intento de complacer a su padre. Y Neil solo había estado interesado en el puesto ejecutivo que conseguiría en la empresa. Después de devolverle el anillo de compromiso, Darcy había decidido que ya había hecho demasiado. Si su padre no podía aceptarla por la persona con talento, decidida y creativa que era, estaba preparada para marcharse para siempre.

Al llegar al vestíbulo, a Kel no se lo veía por ninguna parte. Maldijo para sus adentros cuando sintió que el corazón se le desbocaba. ¿Estaba nerviosa por echarlo o por volver a verlo? Quizá debería evitar una confrontación y esquivarlo toda la semana.

– ¿Lo has visto? -preguntó Amanda a su espalda.

– No.

– Darcy, ¿cuál es el problema?¿Está segura de que él te recuerda?

– Si no me recuerda, entonces, ¿por qué ha aparecido aquí?

Amanda se llevó un dedo al mentón.

– Oh, no sé. Quizá busca pasar unos días relajado. Tal vez desea jugar al golf o disfrutar de nuestro spa. ¿Quién sabe?

– ¿Y si me recuerda? -desafió Darcy-. ¿Y si quiere empezar algo otra vez? Probablemente piensa que me meteré directamente en su cama. Lo que probablemente haría -movió la cabeza-. Si no me recuerda sería aún más humillante, porque desde luego yo sí recuerdo cada centímetro de él.

– ¿Y cuántos centímetros había? -preguntó Amanda llena de curiosidad.

– No me refería a eso -se volvió y agarró a su amiga de las manos-. Por favor, ¿quieres decirle que se marche? Te prometo que te deberé un gran favor.

– No. Es tu problema. Yo soy la directora de los servicios para los huéspedes. No les digo a éstos que se marchen cuando disponemos de habitaciones -apretó la mano de Darcy y la llevó hacia el ascensor-. Está en la Suite Bennington -le dio un pequeño empujón.

Las puertas se cerraron y Darcy se apoyó en la pared. Pensaba echar del hotel al hombre que disfrutaba de la dudosa distinción de protagonizar sus fantasías sexuales más descabelladas. Algo que apenas podía considerarse un delito. Iba a tener que pensar en una excusa plausible para deshacerse de él.

Las puertas se abrieron en la segunda planta y salió.

– Simplemente, hazlo, rápida y limpiamente. Mantén la serenidad profesional.

Caminó por el pasillo hacia la Suite Bennington, luego se alisó la chaqueta y se pasó las manos por la falda. Pero justo cuando iba a llamar, la puerta se abrió.

Kel se hallaba en el umbral, con unos pantalones cortos de surf de cintura baja. Debajo del brazo llevaba la cubitera. Darcy le miró el torso, suave y musculoso y resplandeciente bajo la suave luz del pasillo.

– Hola -dijo él-. Volvemos a encontrarnos.

Darcy subió los ojos a su cara.

– ¿Otra vez? -¡santo cielo, la recordaba!

– ¿No te vi esta mañana en la chocolatería?

Se sintió aliviada.

– He visto que te acabas de registrar. Soy la directora del Delaford y…

– Has venido a averiguar qué necesito -él rió entre dientes, luego se apoyó en él marco y se frotó con pereza el pecho. La observó mirarlo-. Bueno, ¿qué me ofreces…? -se inclinó y clavó la vista en la placa con su nombre-. ¿Darcy Scott?

No había cambiado nada. Seguía siendo demasiado encantador para poder confiar en él. Era bien consciente de la fama que tenía con las mujeres y no pensaba volver a caer otra vez en brazos de él. Respiró hondo.

– En la recepción hay un cuaderno que expone todos los servicios que ofrecemos. En cuanto hayas tenido la oportunidad de mirarlo, estaremos encantados de hacer la reserva que te apetezca. Nos ocuparemos de todas tus necesidades.

– ¿De todas?

Se inclinó aún más y de pronto Darcy fue incapaz de continuar. Quiso retroceder, alejarse de su innegable magnetismo. Pero sintió que la atraía. Necesitaba alargar la mano y tocarlo, sopesar su reacción al contacto.

Despacio, levantó la mano y le acarició la mejilla, áspera por la barba de un día.

– Todas las necesidades dentro de lo legal -musitó ella.

Él emitió un gemido suave y le rodeó la cintura con el brazo para pegarla contra su cuerpo. Un instante después, la besó. Los recuerdos regresaron y los cinco años transcurridos se evaporaron como la niebla en un día soleado.

La lengua de él le recorrió los labios y ella se abrió ante ese gentil asalto. Probarlo le encendió la sangre y penetró en su alma. Sabía a… ¿chocolate? No había recordado eso, pero era placenteramente adictivo, un sabor que quería disfrutar. Sí, habían pasado años, pero era como si hubieran compartido ese mismo beso hacía muy poco tiempo.

La apretó más y le subió la pierna por el muslo hasta dejarle la falda en la cintura.

Con una mano le coronó el trasero. Darcy experimentó unas sensaciones salvajes hasta que tembló de necesidad. Así había sucedido la primera vez; el impulso se había convertido en acción con rapidez y sin un pensamiento consciente.

– Es estupendo -murmuró él, metiendo los dedos entre su cabello.

– Estupendo -repitió Darcy débilmente.

Una puerta se cerró detrás de ella y el sonido fue como un golpe en su sistema nervioso. Saltó hacia atrás, luego se bajó la falda y se arregló el pelo.

– Debería irme -pegó las manos sobre sus mejillas encendidas.

– Ha sido un placer conocerte, Darcy Scott -dijo él antes de robarle otro beso-. Espero que veamos mucho más el uno del otro.

Darcy retrocedió despacio, incapaz de quitarle los ojos de encima. Permaneció como una boba en mitad del pasillo hasta que él entró en la suite y cerró la puerta. Entonces, sus rodillas casi cedieron y se llevó los dedos a los labios. Seguían húmedos.

– ¿Qué estoy haciendo? -murmuró.

No tuvo respuesta a esa pregunta, pero no pareció importar. Deseaba a Kel Martin más allá de toda lógica. Quería que abriera la puerta, la arrastrara al interior de su habitación y la sedujera por completo.

– No, no, no -murmuró para sí misma-. Se supone que soy mayor y más lista.

Respiró hondo y regresó al ascensor.

Kel era exactamente como el chocolate. Quizá quisiera permitirse un pequeño mordisco, pero temía que eso condujera a una bacanal de una semana entera. Y después, anhelaría una dieta constante de Kel Martin.

Kel se sentó en el taburete y pidió un whisky. Luego centró su atención en el partido de baloncesto en el televisor que había encima del bar. Había disfrutado de una placentera y tranquila cena en el restaurante del hotel con la esperanza de volver a encontrarse con Darcy, pero ella no había aparecido.

– Gracias -le dijo al camarero cuando le puso la copa delante. El hombre asintió y luego se fue al extremo más alejado. Kel lo siguió con la mirada y descubrió a Darcy. En las sombras, al principio no había notado su presencia.

Sus ojos se encontraron y contuvo el aliento, con un nudo de expectación en el estómago. Lo había estado esperando, sabiendo que él la buscaría. Sin embargo, su expresión no animaba. Parecía como si pudiera huir en cualquier momento… o vomitar.

Bebió un sorbo de whisky y el licor fortaleció su coraje. Se puso de pie y fue hacia el final de la barra. Luego se sentó junto a ella. ¿Cómo se suponía que debía ir la situación? ¿Debía dedicar tiempo al coqueteo preliminar o ella esperaba que fuera directamente a la seducción?

– ¿Puedo invitarte a una copa? -preguntó. Era un buen comienzo, aunque algo tópico.

– Champán -dijo Darcy.

Aquella noche había pedido champán. De modo que era así como quería llevarlo… exactamente igual que cinco años atrás.

– ¿Celebras algo?

Ella rió con suavidad, como si se sintiera complacida de que recordara las palabras que había empleado la primera vez que se conocieron.

– No lo sé. No se me ocurre nada que celebrar.

– ¿Qué te parece conocerme? -preguntó.

La frase había soñado refinada hacía cinco años, pero en ese instante sólo sonaba como algo sexual.

Ella se mordió el labio inferior, divertida.

– ¿Eso llega a funcionar con las mujeres?

– Solía hacerlo -se volvió hacia el camarero-. ¿Me puede servir una botella de su mejor champán y dos copas? -volvió a centrar la atención en Darcy. Dos líneas finas de preocupación empañaban su frente y tenía las manos juntas ante ella, tan tensas que los dedos se veían blancos.

El camarero regresó, sirvió las dos copas y luego dejó la botella en una cubitera de plata grabada con el logo del Delaford.

– Dime, ¿qué haces aquí sola?

– No estoy sola -Darcy alzó su copa. El cristal sonó suavemente al entrechocarlo con delicadeza con la copa de él.

De pronto, Kel no pudo recordar qué iba a continuación. ¿Le había preguntado qué hacia en San Francisco? ¿O habían hablado de sus trabajos?

Aunque no importaba. El juego que jugaban sólo era un medio para un fin.

– ¿Te gustaría irte de aquí?

Darcy se puso de pie, tomó su copa y fue hacia la puerta.

Kel firmó con rapidez la cuenta y luego tomó la botella y su copa con una mano.

– Lo consideraré un «sí» -musitó.

La alcanzó justo fuera del bar y caminó en silencio junto a ella por el vestíbulo hasta el ascensor. El deseo le recorrió las venas al aguardar que las puertas se abrieran. Entonces, puso la mano en la cintura de ella y la guió al interior.

– Si tienes alguna duda, éste es el momento de decírmelo, antes de que comience a apretar los botones.

Sin apartar la vista, Darcy alargó el brazo y apretó el botón de la segunda planta. Pero Kel ya no podía esperar más. Le rodeó la cintura con el brazo y la acercó para darle un beso.

La unión de las lenguas le lanzó una oleada de calor por la corriente sanguínea y sintió que se ponía duro. Darcy enganchó los dedos en la cintura de sus pantalones y pegó las caderas contra las suyas, con el calor de la erección entre ambos. No quedó ninguna duda. Lo deseaba tanto como él a ella.

Las puertas del ascensor se abrieron y, conduciéndola por la cintura, continuaron sin quebrar el beso. Trastabillaron hacia su suite, con el champán cayendo de su copa mientras avanzaban. Al llegar, buscó la tarjeta en el bolsillo. Pegó a Darcy contra la puerta y, apoyando la barbilla en el hombro de ella, introdujo la tarjeta con torpeza en la cerradura.

Finalmente, cuando consiguió abrir, los dos entraron a trompicones, con lo último que quedaba del champán vertiéndose en el suelo. Kel le quitó la copa y la dejó en el bar junto con la suya. La giró y empujó contra la pared, le apartó el pelo y comenzó a besarla en la zona de la oreja.

Su embriagadora fragancia le llenó la cabeza y le dificultó pensar con coherencia. Pero su instinto lo impulsó. Lo sucedido cinco años atrás ya no importaba. Se hallaban en su suite, en ese momento, y la deseaba más allá de todo pensamiento racional.

Le sujetó el bajo de la falda, se la subió hasta las caderas y le acarició los muslos. Tenía las piernas desnudas, su piel era cálida y sedosa.

Darcy suspiró mientras le acariciaba las nalgas e introducía los dedos en el fragmento sedoso de las braguitas. Pero cuando la caricia llegó a su vientre, apretó los glúteos contra la erección en una invitación silenciosa. Los dos estaban completamente vestidos, pero sentía como si se hallara desnuda ante él.

Kel metió las manos bajo las braguitas y profundizó entre sus piernas, sacando los dedos húmedos. Despacio, la exploró y sintió que se derretía en él. Sabía que podía elevarla a la cima con los dedos, pero cuando tuviera el orgasmo, quería mirarla a los ojos.

Con gentileza, la giró. Ella se apoyó contra la pared y la acarició más profundamente.

Darcy cerró los ojos y arqueó la espalda, pero Kel se retiró y deslizó la mano alrededor de su cuello.

– Mírame -dijo.

Ella abrió los ojos y él vio la pasión que remolineaba en sus profundidades. Darcy entreabrió los labios y él la besó, capturando su boca tal como había hecho con su sexo. El gemido leve que escapó de su boca le indicó que se hallaba cerca. Pero entonces sintió su mano alrededor de la muñeca, apartándolo.

Llevó las manos a su cinturón y comenzó a abrírselo con dedos torpes. Luego siguió la cremallera y, una fracción de segundo más tarde, cerraba los dedos en torno a él. Kel cerró los ojos y disfrutó de la sensación del contacto. Tantas veces había fantaseado con eso, preguntándose por qué años atrás su respuesta al contacto de ella había sido tan intensa… Ni siquiera podía explicarlo en ese momento.

Volvió a besarla.

– Necesito que vayas más despacio -susurró sobre su boca-. No ganaré un premio por acabar primero -y era imposible que pudiera continuar de esa manera. Le acarició la mejilla-. Tenemos tiempo.

– No puedo esperar -indicó Darcy. Del bolsillo de su chaqueta sacó un paquete de celofán.

– ¿Has venido preparada?

– No sabía cuándo o dónde sucedería.

La confesión le satisfizo.

– Pero sabías que sucedería.

Ella asintió y le bajó lentamente los pantalones y los calzoncillos. Cuando rompió el envoltorio del preservativo, él contuvo el aliento mientras se lo enfundaba. Tenían que parar. Durante uno o dos minutos. Pero Darcy estaba decidida a tenerlo… y en ese mismo momento. Y lo único que realmente quería Kel era satisfacerle.

Había pensado en eso durante años, en volver a tenerla en brazos, en poder tocarla a placer, en hundirse en ella y permanecer allí para siempre. Con un gemido bajo, le subió las piernas y las acomodó alrededor de sus caderas y le apartó la barrera sedosa de las braguitas.

Cerró los ojos y el simple hecho de pensar en lo que estaba a punto de hacer lo acercó al precipicio. Pero vaciló durante un instante. ¿Cómo dar marcha atrás una vez que se perdiera en ella?

– Por favor -musitó Darcy contra su oído.

La penetró lentamente, y la sensación de su calor en torno a él le provocó una oleada de placer por todo el cuerpo. Cuando se enterró hondo en ella, esperó, tratando de frenar las palpitaciones del corazón, preguntándose cómo conseguía Darcy quitarle de esa manera el autocontrol.

Ella se movió encima de él, con las piernas en torno a sus caderas, y Kel ya no pudo frenar. Comenzó a moverse, al principio con cuidado, a duras penas manteniendo su necesidad a raya. Pero a medida que la penetraba una y otra vez, perdió el contacto con la realidad. Todos los pensamientos estaban centrados en la sensación de hallarse dentro de ella, de perderse en esos brazos.

No supo cuanto tiempo duraron. Pero cuando Darcy se arqueó contra él, conteniendo el aliento, supo que se encontraba ante el abismo. Quiso traerla de vuelta, pero entonces Darcy gritó y el cuerpo se convulsionó a su alrededor. El orgasmo siguió y siguió hasta que tampoco él pudo contenerse y la embistió una última vez. Luego se derrumbó contra la pared con la cara enterrada en la curva del cuello de ella. Habían alcanzado el orgasmo muy deprisa, aunque la liberación había dado la impresión de durar una eternidad mientras ambos temblaban y gemían de placer.

Mientras aspiraba su fragancia, Kel pensó que era así como había sido. Nada había cambiado. Si había creído que podría quitarse a Darcy Scott de la cabeza, entonces se había equivocado. De hecho, creía que en esa ocasión no podría recobrarse del regreso de ella.

Capítulo Tres

Darcy miró la tercera taza de café que tomaba en el restaurante mientras esperaba que la cafeína actuara. Asolada por pensamientos de Kel, apenas había dormido unas horas. En su cabeza remolinearon el remordimiento, la confusión, la frustración, hasta que se vio obligada a levantarse de la cama y encontrar algo que la calmara. El cuarto kilo de trufas que se había comido a las cuatro de la mañana no había ayudado en nada. En cuanto asomó el sol, había aceptado la derrota y se había metido en la ducha.

Había hecho lo correcto, llegar y huir. Entregarse a una noche entera de placer no alteraría los hechos. Aunque el sexo había sido rápido, seguía siendo el mejor que había tenido en cinco años.

Con una simple caricia, él había eliminado todos los temores e inhibiciones que siempre había tenido con los hombres. Su cerebro se había desactivado y le había liberado el cuerpo para disfrutar de cada sensación maravillosa. Quizá la libertad surgía porque sabía que sólo estaba de paso por su vida. Le haría el amor y luego se marcharía. Después de todo, ¿qué arriesgaba?

Bebió un sorbo de café.

Se sentía como si le hubiera tocado la lotería sexual. Un orgasmo de un millón de dólares con un único intento. En ese momento, lo único que deseaba hacer era comprar otro billete, y otro y otro, y al cuerno las probabilidades y los riesgos.

Si cerraba los ojos, podía recordar el milagro de tenerlo en su interior. Pero ese pequeño desvío a la pasión se había acabado.

Su curiosidad se había visto mitigada y era hora de seguir adelante.

– Parece que te han estado arrastrando detrás de un autobús -Amanda se sentó en la silla frente a Darcy-. ¿Has dormido algo?

– Un poco -reconoció.

– He comprobado el registro y visto que Míster Béisbol sigue con nosotros. ¿Hablaste con él? -volvió a mirarla y se percató de lo somnolienta que se veía Darcy-. Aguarda…no vayas por ahí. Oh, no, no lo hiciste.

Darcy se limpió los labios con la servilleta, con la esperanza de ocultar la sonrisa que no quería desaparecer.

– No era mi intención, pero no pude remediarlo. Al menos ya puedo dejar de contar. La sequía se ha terminado.

– ¿Y ahora comienza la temporada de los tifones? ¡Te has acostado con un huésped!-exclamó Amanda-. ¿No dimos un seminario sobre eso?

– Técnicamente, no es un huésped. Es un viejo amigo que da la casualidad de que se hospeda en el Delaford.

– Ah, ahora sois amigos.

– De acuerdo, no somos amigos, pero nos… conocemos bien -Darcy gimió y enterró la cara en las manos-. No quiero hablar de esto.

– No me importa. Voy a quedarme aquí sentada hasta que me cuentes todos los detalles -cruzó los brazos.

– Esperaba que fuera mal -comenzó Darcy-. La verdad, lo esperaba para poder olvidarlo al fin. Por eso seguí adelante con toda la seducción, para demostrarme que no podría estar a la altura del recuerdo.

– ¿Y?

– Y en cuanto comprendí que sería incluso mejor, me fue imposible marcharme. Estábamos… consumidos. Y ahora voy a dedicar los próximos cinco años a pensar en lo de anoche. Siento como si me hubiera succionado un agujero negro de frustración sexual.

Con expresión pensativa, Amanda eligió un croissant de la fuente que había sobre la mesa.

– Bueno, hay una manera de salir. Podrías pasar una o dos noches más con él. Quizá toda la semana -dio un mordisco al extremo y masticó despacio.

– ¿Y cómo ayudaría eso?

– Tarde o temprano, se caerá de ese pedestal de sexo al que lo has subido y hará algo típicamente masculino.

– ¿Cómo qué?

– ¿Tengo que ser específica? Cariño, al final, todos son iguales. Se olvidarán de limpiar las uñas de los pies que se han cortado en el cuarto de baño y esperarán que lo hagas tú, todos piden hacer un trío con el bombón del apartamento de al lado, esperando que te domine una locura temporal y aceptes. Lo llevan grabado en las hormonas. Si eres paciente, ya lo verás.

Darcy movió la cabeza con melancolía.

– Pensé que cuando encontrara a un hombre al que deseara tanto como deseo a Kel, estaría enamorada. Que disfrutaría de un gran romance, cautivada por algún Príncipe Encantado sexualmente aventurero.

– Todas queremos eso, Darcy. Pero el Príncipe Encantado por lo general es terriblemente aburrido en la cama. Su hermano perverso, el Duque de la Depravación, es quien te hace ver las estrellas. Algunos hombres están hechos para casarse y otros para pasarlo bien con ellos. Creo que Kel Martin cae en esta última categoría. Divertido, un poco peligroso, pero no hecho para un consumo diario.

– ¡Y ésa es exactamente la forma en que ellos piensan de nosotras! -exclamó Darcy-. Están las chicas con las que te casas y las chicas con las que juegas.

– Al menos sabes donde estás con el Duque, ¿no? Sólo es sexo -Amanda suspiró, se bebió el zumo de arándanos de Darcy y se puso de pie-. He de irme. Su Alteza viene hacia aquí.

Darcy giró en la silla y vio que Kel se aproximaba. Llevaba una camisa azul suave, unos pantalones caqui y unos mocasines. Aún lucía el pelo mojado por la ducha y no se había molestado en afeitarse, lo que le daba un aire todavía más peligroso.

Cuando llegó a su mesa, se sentó en la silla que acababa de dejar libre Amanda, le dio la vuelta a una taza y se sirvió un café.

– Buenos días -saludó alegre.

– Buenos días -repuso Darcy.

– Se te ve preciosa esta mañana -dijo después de beber un sorbo.

– Para -pidió ella. No podía estar diciendo la verdad. Al llegar a su habitación, había dado vueltas en la cama casi toda la noche, antes de darse una ducha para ir a la reunión con el personal de todos los días a las ocho. Tenía ojeras y se había recogido el pelo en una coleta.

Amanda tenía razón. Parecía como si la hubieran arrastrado detrás de un autobús-. No hace falta activar el encanto a estas horas.

– Al despertar, no estabas allí -comentó él.

Darcy frunció el ceño.

– Me viste marchar.

– En realidad, no me gustó esa parte de la noche -comentó él.

– Creía que ése era el trato.

Él frunció el ceño.

– ¿Teníamos un trato?

– Como la última vez. Todo era de sexo, nada más.

Kel la miró largo rato y movió la cabeza.

– ¿De qué diablos estás hablando?

De pronto ella sintió el estómago revuelto y, aterrada, se preguntó si se habría equivocado. Había dado por hecho que él recordaba la última noche que habían pasado juntos en San Francisco. Que en silencio habían acordado que eso ya había pasado una vez y que estaba a punto de repetirse. Pero quizá se había equivocado.

– Sabes de qué estoy hablando.

Él le cubrió la mano con la suya.

– ¿Estás enfadada conmigo? Espero que no, porque pensaba que quizá quisieras que pasáramos algo más de tiempo juntos -ella apartó la mano-. ¿Juegas al golf? -le preguntó-. Podríamos jugar hoy o dar un paseo. Tengo entendido que por aquí hay unos viñedos estupendos.

Darcy se puso de pie y tiró la servilleta sobre la mesa. Estaba harta de ese juego.

– ¿Me estás diciendo que no recuerdas la noche que pasamos en San Francisco? ¿El bar de Penrose, la botella de champán, el ascensor? Eras nuevo en la ciudad, yo necesitaba una copa para relajarme y terminamos desnudos en tu habitación.

Una lenta sonrisa reemplazó la expresión seria de Kel.

– Recuerdo aquella noche muy bien -bebió un sorbo de café.

– Entonces, ¿por qué fingiste que no la recordabas? -demandó Darcy.

– Hasta que tú lo mencionaste, no estaba seguro de que tú la recordaras, así que no te muestres tan ofendida.

Darcy no supo qué decir. Su indignación se disolvió despacio, sustituida por la inquietante sensación de que lo que habían iniciado la noche anterior no se había acabado. Volvió a sentarse.

– ¿Y ayer me reconociste en la tienda de chocolate?

– Nada más verte. ¿Por qué crees que estoy aquí, Darcy? Los spa nunca me han interesado.

– No se si te interesan o no, pero lo que pasó anoche no se va a repetir.

Con gesto distraído, entrelazó los dedos con los de ella.

– ¿Por qué no? Desde luego, a mí me encantó, igual que a ti, a menos que… -rió entre dientes-. ¿Lo fingiste, Darcy?

– No -trató de no pensar en el modo en que su dedo pulgar le acariciaba el interior de la muñeca.

– Entonces, ¿te lo pasaste tan bien como yo?

Se irguió y retiró la mano.

– Eso depende de lo mucho que lo disfrutaras tú -dijo.

– Un montón -sonrió-. Más de lo que creía posible en tan breve espacio de tiempo. ¿Por qué negarnos esa clase de placer?

– ¿Qué estás sugiriendo? ¿Que sigamos adelante juntos hasta… que tú decidas irte? -la posibilidad debería haberle parecido impensable, pero la verdad era que le resultaba extrañamente fascinante. Una semana de sexo fabuloso con un hombre devastadoramente atractivo. ¿Qué más podía pedir una chica?

Sintió un escalofrío.

– De modo que estaremos juntos el tiempo que te quedes aquí y luego regresaremos a nuestras respectivas vidas, sin ataduras -le dio vueltas a la cuchara de café mientras reflexionaba en la oferta.

– Suena bien -convino él-. Con el entendimiento de que nuestro tiempo empezará a partir de ahora.

– Lo pensaré -murmuró ella.

– Ah, no hagas eso -se reclinó en la silla y movió la cabeza-. Debería ser una decisión sencilla, Darcy. O me deseas o no me deseas. No pienses. Actúa.

– ¿Quién murió y te nombró Yoda? Hay un montón de cosas que considerar en esta situación.

– ¿Como cuáles? -antes de que ella pudiera hablar, continuó-: Así es como lo veo yo. Parece que sentimos una atracción el uno por el otro. No termino de entenderlo, y desde luego me gustaría. El problema es que no puedo estar en la misma habitación que tú sin querer arrancarte la ropa y besar tu cuerpo desnudo. Así que sugiero que nos ocupemos de eso.

– Tengo un trabajo que desempeñar aquí -dijo-. Mi padre viene el fin de semana para realizar una inspección y tengo un millón de cosas que acabar antes de que llegue.

– Pero apuesto que ninguna de ellas tan divertida como yo -se adelantó y le subió el mentón con el dedo pulgar. La besó con suavidad, y su lengua apenas le rozó los labios.

Dios, debería poder resistirlo si lo quería. Después de todo, sabía que había dedicado años a afinar su talento com un montón de mujeres. Para Kel Martin, ella no era más que otra mujer de una larga cola a la que tumbar en la cama.

Entonces, ¿qué le pasaba? Mientras no se involucrara emocionalmente, podría pasar una semana fabulosa con él. Terminar cada día en sus brazos, en su cama, sería una maravillosa decadencia. Y ¿no merecía un poco de placer en la vida?

– He de ir a trabajar -dijo-. Te veré esta noche y te comunicaré lo que he decidido.

– Te estaré esperando -dijo él mientras Darcy se marchaba.

Darcy miró el reloj de pared y se impulsó desde el borde de la piscina. Medianoche. Había pasado todo el día pensando en Kel, y nada que hiciera podía apartarle la mente de la noche que habían compartido.

Flotó boca arriba y contempló el techo de la piscina cubierta. El reflejo de las luces submarinas remolineaba en un patrón sosegado encima de ella. Cerró los ojos. Nadar siempre la agotaba. Cada vez que se enfrentaba a una noche insomne, cuando tenía la mente dominada por las preocupaciones del negocio, iba a la piscina a nadar hasta que la mente se le despejaba y el cuerpo se le relajaba.

Resistirse a Kel Martin era lo que realmente le preocupaba. La tentación de ir a su habitación era casi abrumadora.

Nadó hasta el extremo opuesto de la piscina, donde un enorme ventanal daba a los terrenos del hotel. Fuera, la luna llena flotaba baja sobre el horizonte y un viento fresco sacudía los pinos altos. Al girar como una experta nadadora, captó la visión de una figura que cruzaba la ancha terraza de piedra. Mientras iniciaba otro largo, pensó que sería alguien de mantenimiento.

Pero al regresar a ese extremo de la piscina, vio a Kel de pie. Llevaba una camiseta vieja y unos vaqueros desteñidos. Estaba descalzo y con el pelo revuelto, como si acabara de levantarse de la cama.

– La piscina está cerrada -indicó, agarrándose al borde y subiendo las rodillas hasta el pecho.

Él se pasó los dedos por el pelo.

– No podía dormir. Demasiadas cosas en la cabeza.

– ¿Cómo sabías dónde encontrarme?

– En la recepción me dijeron que a veces nadabas tarde. Pensé en comprobarlo.

Vio los ojos de Kel bajar de su cara a sus pechos.

– Cuando dejes el béisbol, deberías considerar iniciar una carrera como investigador privado -le dijo.

– Puede -se puso en cuclillas delante de ella, con los codos apoyados en las rodillas-. Tengo que encontrar algo que hacer conmigo bastante pronto -movió la cabeza-. Ya casi estoy acabado para el béisbol.

Sus palabras fueron tan directas, que ella sintió como si le hubieran abierto una ventana al verdadero Kel Martin por primera vez.

– ¿Cómo te sientes ante eso?

Él se encogió de hombros.

– Aún no lo sé. Eres la primera persona a la que se lo he comentado. Se suponía que debía operarme al acabar la temporada y no lo he hecho.

– ¿Por qué no?

– Otra operación de hombro, un año de rehabilitación, todo por la oportunidad de un año más, dos como mucho. Y si no recuperaba el brazo, probablemente terminaría yendo de un equipo a otro. Pensé que quizá lo mejor era empezar con el resto de mi vida.

– ¿No es el béisbol tu vida?

Kel movió la cabeza.

– Eso creía, pero ahora sé que no. Me ha ido muy bien. Mi brazo ha durado más tiempo que el del noventa y cinco por ciento de jugadores de la liga.

– ¿Lo echarás de menos?

– No es real… el dinero, la fama, las mujeres. Desde el principio sabía que no era real, pero los últimos años empezaba a parecer…una vida normal, y eso me asustó.

– ¿Y qué harás ahora?

– Las cosas que un chico hace tarde o temprano. Matrimonio, una familia -rió entre dientes-. Pero ahora mismo, sólo pienso en nadar.

Se incorporó y se quitó la camiseta. Realmente tenía un cuerpo fantástico, fibroso pero musculoso, con unos hombros anchos y una cintura estrecha.

– La gente te recordará -dijo, tratando de distraerse de mirarlo-. Tú… tuviste un partido perfecto, lograste que nadie bateara tus pelotas. La gente recordará eso.

– No sabía que habías seguido mi carrera.

Darcy se apartó del borde y nadó hasta el centro de la piscina.

– Aún aparecías en los periódicos. Costaba pasarte por alto.

– Seguiste mi carrera -repitió él.

– ¿Y qué si lo hice?

– Eso me gusta -dijo-. Me gusta saber que pensaste una o dos veces en mí en los cinco años que hemos estado separados.

– Mas de una o dos veces -reconoció.

– Yo también -corroboró el-. Pensé en ti bastante.

Lo observó desde el agua mientras se bajaba la cremallera de los vaqueros y procedía a quitárselos. Había esperado ver un bañador, pero no se había molestado en ponérselo.

– No… no has traído un bañador -tartamudeó, exponiendo lo obvio.

– No planeaba nadar -indicó, plantándose desnudo ante ella.

– Oh, no. Yo dirijo este hotel. Si alguien entrara y me encontrara desnuda en la piscina, con un hombre desnudo, el personal jamás dejaría de hablar de ello. Si te vas a meter, yo saldré.

Kel se acercó al borde de la piscina y se zambulló perfectamente, nadando hasta el centro. Emergió delante de ella, agarrándola de la cintura al hacerlo. Darcy gritó y trató de alejarse, pero él se lo impidió.

– No me es posible tener suficiente de ti -con suavidad le bajó una tira del traje de baño, besándola en el hombro-. ¿Por qué?

– ¿Estás tan loco?

Él le capturó la boca, introduciéndole la lengua en un certero asalto.

– Creo que se debe al chocolate que he estado comiendo -llevó la boca cerca de su oreja-. ¿Has estado comiendo chocolate? Porque tienes un sabor delicioso.

– Puede que haya comido unas pocas piezas -admitió.

Le bajó la otra tira, revelando la parte superior de sus pechos. Tiró con algo más de tesón y el traje quedó a la altura de su cintura.

– Eso está mucho mejor.

Ella lo miró fijamente. Toda su resolución desapareció en cuanto él la tocó. ¿Para qué oponerse? Con sonrisa resignada, bajó el traje mas allá de sus caderas y con los pies se desprendió de él.

– ¿Satisfecho?

– Aún no, pero lo estaré -bromeó-. Y tú también.

– ¿Qué vas a hacer conmigo?

Le pegó el cuerpo desnudo contra el suyo.

– Hoy te he echado de menos.

Darcy gimió suavemente y ladeó la cabeza.

– ¿Por qué insistes en torturarme?

– Porque pareces disfrutarlo mucho -se retiró y trazó la forma del labio inferior con el dedo-. Lo disfrutas, ¿verdad, Darcy?

Kel aguardó una respuesta. Necesitaba saber que lo deseaba tanto como él a ella. Se preguntó si se hallaba dispuesta a admitirlo.

Le coronó la cara con las manos y la besó, invadiéndole la boca con la lengua mientras le acariciaba el cabello.

– Dime que me deseas -murmuró Darcy sobre sus labios-. Quiero oírtelo decir.

– Claro que te deseo -respondió, moldeando el cuerpo contra el suyo mientras le rodeaba la cintura con las piernas, sintiendo cómo su erección la rozaba de forma insinuante. Le encantó la sensación de los cuerpos desnudos tocándose bajo el agua.

– Si lo hacemos aquí, uno de los dos terminará ahogado -comentó él.

Darcy aflojó las piernas de su cintura.

– Entonces, ven conmigo -murmuró.

Nadó hacia el extremo de la piscina y subió las escaleras hasta la cubierta, volviendo la cara para mirarlo, sin importarle su desnudez.

Recogió una toalla de un montón que había en una cesta próxima con una «D» bordada en un extremo y se envolvió con ella.

Luego observó cómo Kel la seguía.

La visión de esa lanza, dura y preparada, la recorrió con un escalofrío. Esa noche era suyo, para disfrutar de él el tiempo que quisiera. Sacó otra toalla y se la llevó, frotándolo despacio al tiempo que besaba la piel que había secado.

Kel cerró los ojos, disfrutando de esa seducción leve, y por primera vez Darcy se dio cuenta del poder que tenía sobre él. Sí, podía seducirla, pero ella podía hacer lo mismo con igual facilidad. Le pasó la toalla alrededor del cuello y lo acercó para otro beso, mientras el deseo de Kel presionaba con fuerza su estómago, duro y caliente.

Bajó la mano y lo tocó; Kel contuvo el aliento. Luego, se apartó de él y caminó hacia el spa. Quería devolverle parte del tormento que él le había infligido.

Cada una de las duchas de vapor con paredes de mármol eran como pequeños cuartos, con cabezas de ducha en tres de las cuatro paredes y un banco bajo en un lado.

Darcy dejó caer su toalla, luego entró y abrió el agua, ajustando la temperatura. Un momento más tarde, Kel se unió a ella, agarrándola de la cintura y pegándole la espalda contra la pared.

Permanecieron bajo la cascada de agua, besándose, riendo, explorándose lentamente los cuerpos. Ella le pasó los dedos por la cicatriz de su hombro y la besó, como si de algún modo eso pudiera mejorarla.

– Eres tan hermosa… -susurró Kel. Le coronó un pecho con una mano y se inclinó para succionarle con suavidad el pezón.

– Mi parte de arriba es insignificante.

Él movió la cabeza. Le cubrió los pechos con las palmas de las manos y con los dedos pulgares le puso duros los pezones.

– Eres perfecta tal como eres -afirmó-. ¿Ves como encajamos? -se irguió y la pegó a él, con la mano firme sobre su cadera-. Como si estuviéramos hechos el uno para el otro -bajó el dedo y se lo deslizó dentro-. ¿Lo ves? -murmuró-. Perfectos.

Darcy contuvo el aliento mientras él entraba y salía, excitándola y llevándola cerca de la liberación. Pero el momento no iba a centrarse en ella, al menos todavía no. Le apartó la mano y la posó sobre su propio cuello.

– Creo que es hora de que yo te torture un poco.

– Por favor, hazlo -levantó las manos en burlona rendición.

Ella le dio un beso en la boca, y luego bajó más y más los labios, por el torso hasta su vientre. Después, arrodillándose delante de él, introdujo el miembro viril despacio en la boca. Kel gimió, cerrando los dedos sobre el cabello mojado de Darcy en un intento por controlarla.

El agua parecía potenciar la experiencia de entrar y salir de su boca. A medida que lo aproximaba al vacío, Kel la instó a parar con una mano en la cabeza.

Pero Darcy necesitaba su rendición, quería sentirla y probarla. Al final, con un gruñido frustrado, él se inclinó y la puso de pie.

– No podemos quedarnos aquí -dijo con voz entrecortada-. No tenemos preservativos.

– No necesitamos ninguno.

La miró confundido.

– ¿Estás segura?

– Yo me ocuparé de ti -dijo, acariciándole los abdominales.

– Pero quiero estar dentro de ti.

– Lo harás. Cierra los ojos.

Obedeció y Darcy comenzó a acariciarlo lentamente.

– ¿Te gusta? -murmuró ella-. Dime.

– Oh, Dios -gimió Kel-. No puedo hacer esto.

– Claro que puedes -instó Darcy-. Sólo dímelo.

El guardó silencio un momento largo.

– Estás cálida… y mojada. Y tan compacta que… -contuvo el aliento-. Es como si fuera parte de ti. Estas toda a mi alrededor… y es…realmente increíble -calló al rendirse a su contacto.

Darcy prestó atención a las pistas que le dio su cuerpo, la aceleración de su respiración, la tensión de los dedos en sus hombros.

– Quiero que tengas el orgasmo conmigo -murmuró Kel, bajando la mano para tocarla entre las piernas. Deslizó el dedo por los suaves pliegues de su sexo.

Ella sonrió y aminoró el ritmo para poder alcanzarlo. Era tan agradable tocarlo, compartir su cuerpo con él, disfrutarlo sin miedos ni vacilaciones… Con Kel, el sexo era tan sencillo… solo pasión, lujuria y deseo y nada más. No tenía que pensar en su pasado y en su futuro. Por el momento, era suyo y lo tendría siempre que quisiera.

Llegaron juntos al clímax, temblando en el contacto del otro hasta que ambos quedaron extenuados. Luego, Kel la introdujo con delicadeza en la ducha y los lavó a ambos. Darcy se hallaba tan relajada que apenas podía tenerse de pie y se apoyó en él, rodeándole el cuello con los brazos.

– Llévame a la cama -dijo ella.

La envolvió en uno de los albornoces que colgaban al lado de cada ducha y luego se puso uno él. Kel recogió la ropa que había dejado al lado de la piscina y sacó la llave de la habitación de los vaqueros. Antes de llegar al vestíbulo, subió la capucha del albornoz de Darcy para ocultarla a los ojos del personal que pudieran encontrarse.

Cuando llegaron a su habitación, la ayudó a quitarse el albornoz y la arropó.

Podrían haber hecho el amor. Pero a cambio charlaron abrazados, contándose cada detalle de las aventuras de la infancia y de los primeros amores. Pero con cada detalle que Kel le daba, ella sentía como si ya lo conociera.

En su corazón, lo había conocido desde el primer momento en que se vieron. Y todo lo que le contaba en ese momento no era más que la confirmación del hombre que sabía que era… un hombre que quizá jamás dejara de desear.

Capítulo Cuatro

– Como puede ver, la cocina necesita unos retoques. Unos armarios y electrodomésticos nuevos harían maravillas. Pero la distribución es fantástica y espaciosa.

– No cocino mucho -Kel se acercó al fregadero. Abrió el grifo para comprobar la presión del agua y luego lo cerró. Una ventana encima del fregadero daba a Crystal Lake y al largo césped que conducía hasta el agua-.¿Hay embarcadero? -inquirió.

La agente inmobiliaria asintió.

– Y una antigua caseta para botes, original de la propiedad. Y hay un precioso mirador victoriano justo detras de los árboles.

– Creo que encajaré a la perfección -señaló la ventana-. Bajaré al lago. Vuelvo en unos minutos.

– Tiene una extensión de tierra de treinta metros -indicó ella-. También dispone de una playa arenosa. Y también han construido una bonita terraza de piedra.

Kel atravesó la puerta y bajó al jardín. No había esperado que le gustara el primer lugar que viera. Ni el segundo o el tercero. Pensó que le costaría bastante encontrar una casa.

Al llegar al agua, subió al embarcadero desvencijado. El lago estaba hermoso, en calma y sereno, con el sol centelleando en su superficie. A lo lejos, un pescador se mecía en su embarcación. Saludó a Kel y éste le devolvió el gesto.

– Podría vivir aquí -musitó, estudiando la vista. Podía imaginar a sus parientes yendo a visitarlo, la casa enorme llena con sus sobrinos, pasando los días perezosos en el agua. West Blueberry Lane no sería una mala dirección en la que vivir.

La agente aún lo esperaba en la cocina. Le abrió la puerta y él entró.

– Bueno, ¿qué le parece? -le preguntó.

– ¿Cuánto tiempo lleva en venta? -preguntó.

– Cinco semanas. Hay que cambiarle las tuberías, junto con el tejado, y quizá eso esté asustando a la gente. Creo que tiene un precio un poco elevado. También que puede llegar a venderse pronto. Hay una mujer en la ciudad que ha estado pensándose seriamente hacer una oferta. Así que si está interesado, probablemente debería realizar una antes que ella. Y conozco un banco que tramitará los detalles con rapidez.

Él asintió. Si la agencia sabía quién era él, ella no lo demostraba. La financiación no era un problema, mientras quisiera la casa. Pero se trataba de una decisión importante. Comprar una casa en Austell significaba que iba a empezar su vida después del béisbol… y que lo haría a unos pocos kilómetros de Darcy Scott.

– Hagamos una oferta -dijo Kel-. Ofrezca lo que piden, sin regatear.

La mujer se quedó boquiabierta.

– ¿Nada? ¿Y la financiación?

Él movió la cabeza.

– Puedo pagar en efectivo -indicó-. Voy a realizar un último recorrido, si no le importa.

Aturdida, ella le estrechó la mano y Kel regresó al salón. Quizá estaba siendo demasiado optimista, pero no albergaba ninguna duda de que ahí podría encontrar la paz y la tranquilidad que siempre había anhelado.

Avanzó por el pasillo hacia el dormitorio principal. Trató de imaginarlo recién pintado y decorado, con una cama cómoda. Podía verlos a los dos, acurrucados en la cama un domingo por la mañana. Él preparando el desayuno y pasando el día leyendo el periódico y haciendo el amor. Movió la cabeza. Era gracioso cómo la imagen incluía automáticamente a Darcy. ¿Desde cuándo se había convertido en una parte permanente de su futuro?

Mientras pasaba por los otros dormitorios, pensó en una familia. Siempre había sabido que el matrimonio y los niños no serían una elección apropiada mientras jugara… aunque nunca había encontrado una mujer con la que quisiera casarse. Su carrera de béisbol había ocupado casi toda su energía, dejándolo con poco que ofrecer para compartir. Pero en ese momento disponía de más tiempo, tiempo para encontrar a la persona adecuada.

Salió por la puerta delantera y le echó un último vistazo a la fachada de la casa. Podría ser feliz allí, con o sin Darcy. Pero reflexionó que con ella sería mucho mejor.

Subió al coche y recordó su misión inicial. Comprar preservativos. Había visto una tienda Price Mart justo a las afueras de la ciudad. Aparcó en el aparcamiento casi lleno y antes de bajar se puso una gorra de béisbol, con la esperanza de que sumada a las gafas de sol, lo ayudara a ocultar su identidad. Y más cuando no iba a comprar una tostadora, sino preservativos.

Fue directamente a la zona de la farmacia y buscó entre las estanterías hasta encontrar la marca habitual que usaba. En el último momento, se decidió por una caja adicional, una que prometía un «aumento de placer» para la pareja.

Al llegar a la caja, sacó dinero de la cartera, con la intención de pasar lo más rápidamente posible. Pero delante tenía a una madre joven con un carrito lleno de pañales, que se demoraba buscando los cupones de descuento. Kel miró la caja de al lado y gimió para sus adentros.

La mujer que había en aquella cola trabajaba en el Delaford. La reconoció de verla varias veces en la recepción. Si no recordaba mal, se llamaba Amanda. La mirada de ella se posó en las cajas que sostenía en la mano y enarcó las cejas divertida.

Kel le dio la espalda y puso las cajas en la cinta transportadora. Logró pasar por el proceso de pagar sin que nadie más lo reconociera, pero Amanda lo esperaba una vez que había recogido su compra.

– ¿Planeas una noche especial? -le preguntó.

– ¿Es asunto tuyo?

– Soy amiga de Darcy -extendió la mano-. Amanda Taylor. No te molestes en presentarte. He oído todo sobre ti.

– ¿Sí? -se la estrechó.

– ¿Te apetece comer algo, quizá charlar un rato?

Kel se encogió de hombros y la siguió a un mostrador de comida situado cerca de la salida. Ella compró dos perritos calientes y le entregó uno antes de sentarse a una mesa pequeña situada en un rincón de la cafetería.

– Gracias -dijo él.

Ella asintió y mordió su perrito.

– Muy bien, Míster Béisbol, ¿qué intenciones tienes con Darcy? Quiero decir, sé que planeáis disfrutar de todo el sexo que sea posible antes de que te marches. Ella me lo contó. Pero aparte del sexo, ¿en qué estás pensando?

– ¿Darcy y tú habláis de mí? -murmuró.

– Somos excelentes amigas. Hablamos de todo.

– ¿Y qué dice de mí? ¿Qué siente sobre lo que está pasando?

Amanda lo miró fijamente.

– ¿Quieres que califique tu rendimiento en el dormitorio?

– ¡No! -exclamó-. Bueno, no a menos que Darcy haya hecho algún comentario. Supongo que no haría daño saberlo -maldijo en voz baja-. No, no quiero saber sobre mi rendimiento. Pero sí me gustaría saber lo que siente por mí.

Amanda apoyó los brazos en la mesa.

– No estoy segura de que deba involucrarme.

– Eh, tú me invitaste a comer -contrarrestó Kel.

– No creo que Darcy sepa lo que quiere. Y tener un sexo devastador y salvaje cada noche no va a ayudarla a descubrirlo. Quizá debieras darle un poco de espacio.

¿Devastador? Se preguntó si serían palabras de Darcy.

– Supongo que podría hacerlo -después de todo, acababa de decidir comprar la propiedad. Eso significaba que su relación no necesariamente iba a acabar en unos días-. Aunque es difícil estar lejos de ella -añadió.

– ¿Y eso?

– Porque realmente disfruto estando con ella. Y no se trata solo del sexo, porque si fuera necesario, podría pasar de eso, al menos durante un tiempo. Me gusta hablar con ella, mirarla, tomarla de la mano.

– No te estarás enamorando, ¿verdad? -preguntó Amanda.

– ¡No! -exclamó. Pero nada más responder, se dio cuenta de que no era del todo verdad-. No sé. Es complicado saberlo, ya que nunca antes me había sentido así. Por lo general… mantengo el control.

Después de lanzarle una mirada cautelosa, Amanda recogió su compra y se puso de pie.

– Quiero que sepas que si le haces daño, te romperé los dos brazos. No personalmente, pero conozco a algunos tipos que lo harían. Así que ve con cuidado.

– Lo haré.

– Alguien tiene que cuidar de ella.

Asintió mientras la observaba salir del local. Quizá algún día él llegara a ser esa persona. Pero si iba a enamorarse, desde luego no sucedería después de pasar unos días con una mujer. Hasta él sabía que hacía falta mucho más.

Cuando llamaron a la puerta de su despacho, Darcy alzó la vista esperando ver a Kel, pero quien entró fue Amanda. Sostenía un trapo mojado que goteaba.

– Pensé que debías ver esto.

Darcy frunció la nariz.

– ¿Qué es?

– Es tu traje de baño. Jerry lo encontró atascado en el filtro de la piscina. ¿Querrías explicar cómo llegó allí?

– Debió de caerse cuando nadaba la noche pasada -comentó con una risita suave-. Cuando nadábamos Kel y yo.

Amanda se sentó en uno de los sillones para invitados, colgando el traje sobre el reposabrazos del otro.

– Entonces, supongo que todo va bien, ¿no?

Darcy respiró hondo.

– Eso depende de cómo definas «bien». El sexo es fabuloso, Kel es el hombre más encantador que he conocido jamás, y desde que llegó no he podido dormir del tirón ni una sola noche. Cuando estamos juntos, me es imposible tener suficiente de él.

– ¿Y qué siente él? -inquirió Amanda.

– Se supone que eso no debe importarme. Decidí embarcarme en esta pequeña aventura con el fin de quitármelo de mi sistema.

– ¿Y cómo te funciona?

Suspiró.

– No puedo dejar de pensar en él -admitió. Abrió un cajón y sacó una caja nueva de chocolates de Dulce Pecado-. Le pedí a Olivia que pasara por la chocolatería cuando ayer estuvo en la ciudad. Prueba los caramelos recubiertos de chocolate. Están para morirse.

– Entonces, si las cosas van bien -continuó Amanda-, ¿por qué estás aquí sentada comiendo dulces?

– Hoy no me ha llamado -explicó Darcy-. Ayer me llamó seis veces y hoy ninguna. Creo que tal vez se ha acabado. Se ha aburrido y está listo para seguir adelante.

– Hoy me encontré con él en la ciudad -indicó Amanda-. Estaba acumulando preservativos, así que estoy convencida de que no se ha acabado.

– ¿Has visto a Kel?

Asintió.

– Hablé con él. Le dije que si te hacía daño, le rompería los dos brazos.

Darcy gimió.

– ¡No! Eso no es parte del trato. No puedo resultar herida porque se supone que no me importa, ¿no lo ves?

– Lo que veo es a dos personas que se esfuerzan tanto por no encariñarse con la otra, que les es imposible ver que tal vez se están enamorando.

– No -afirmó Darcy-. No me lo permitiré. Es así de sencillo.

– ¿Quieres que esto termine?

Darcy se llevó otro caramelo a la boca.

– No. Pero empieza a entorpecernos. No he hecho nada para preparar la visita de mi padre.

Aunque la distracción de tener cerca a Kel era agradable, había logrado olvidar todo lo que era importante para ella. Si algo había aprendido en su vida, era que necesitaba controlarla de ella.

– Quizá deberías contarle lo que realmente sientes.

– Pienso hacerlo. En cuanto llegue, pienso contarle a mi padre…

– No a tu padre. Hablaba de Kel. Y no intentes soltarme eso de que no sabes cómo te sientes -se puso de pie, sacó un puñado de chocolates de la caja y caminó hacia la puerta-. Cielos, hablar tanto de sexo me ha puesto a cien. Creo que voy a tener que convencer a Carlos de que me de un masaje.

Darcy abrió la boca, lista para soltarle una severa advertencia acerca de la confraternización, pero Amanda agitó el dedo y giró en redondo, dejándola con sus propios dilemas sexuales.

Alzó el auricular del teléfono y marcó el número de la habitación de Kel, pero antes de que sonara colgó. Si ése era el fin, entonces quería oírlo directamente de él, cara a cara. Sacó la llave maestra de las habitaciones del hotel del cajón y se puso de pie.

El trato había sido tan sencillo al principio… Sólo había querido probar la fruta prohibida el tiempo suficiente para satisfacer su apetito. Nunca había esperado volverse una adicta, anhelarlo tanto como para no poder controlarse, hacer cualquier cosa por un bocado más de la manzana.

Cerró los ojos y suspiró. Podía ir a su propia suite y tratar de quedarse dormida o podía pasar una noche más con Kel.

– Oh, qué diablos -musitó al salir del despacho.

Saludó a Olivia al cruzar el vestíbulo.

– Ya no estoy disponible.

Al llegar a la puerta de Kel, no se molestó en llamar. Metió la tarjeta en la cerradura, abrió y entró. Estaba tendido en el sofá viendo la televisión, vestido sólo con unos pantalones de chándal.

Darcy dejó que la puerta se cerrara a su espalda y al oír el sonido él se incorporó.

– ¡Darcy! -la miró.

– ¿Esperabas a alguien más?

– Sí -respondió-. De hecho, he llamado para que me dieran un masaje. Iban a enviarme a alguien. Creo que a Carlos. Quería que trabajara en mi hombro.

– Creía que esta noche nos íbamos a ver -dijo ella-, pero no he tenido noticias tuyas.

– Planeaba llamarte después del masaje. Pensé que tal vez te gustaría disponer de tiempo para ti sola. Ya sabes, dormir bien y todo eso.

Darcy cruzó la habitación y alzó el auricular del teléfono que había junto al sofá. Marcó el número del spa y esperó que contestaran.

– Hola, soy Darcy. Solo quería comunicaros que el señor Martin, de la Suite Bennington, querría cancelar su masaje. Tiene otros planes.

Colgó y se quitó la chaqueta.

– A los dos nos vendría bien dormir un poco -sugirió Kel-. Tengo un montón de cosas en las que necesito pensar y realmente no puedo hacerlo si tú me distraes.

Levemente ceñuda, los dedos de Darcy fueron a los botones de su blusa.

– De acuerdo, si es lo que quieres. Cuando llegamos a este acuerdo, no dijimos que teníamos que pasar todas las noches juntos -se quitó la blusa de la falda y se la bajó por los hombros, revelando un sujetador negro de encaje.

– ¿Por eso pasamos tiempo juntos? -preguntó, bajando la vista a sus pechos-. ¿Por nuestro acuerdo?

Ella sonrió y se acercó despacio.

– Me gusta nuestro acuerdo, ¿a ti no?

Kel asintió.

– Sí, me gusta mucho.

Buscó la cremallera de la falda mientras entraba en el dormitorio de la suite.

– Esto debería servir -dijo, deteniéndose junto a la cama-. ¿Por qué no te quitas la ropa para que yo te de el masaje que quieres? -lentamente, dejó que la falda cayera por sus caderas hasta el suelo, ofreciéndole una tentadora visión de su trasero.

Por atrás, Kel le rodeó la cintura con los brazos y le besó el cuello.

– Déjate puestos los zapatos -murmuró.

Darcy se volvió en sus brazos y metió los dedos debajo del elástico de la cintura de sus pantalones, bajándoselos despacio hasta el suelo. Al incorporarse, le rozó adrede el miembro viril con los pechos.

– Si pudiera encontrar una masajista como tú, estoy seguro de que jamás necesitaría que me operaran del hombro.

– Mmmm -dijo Darcy, apoyando las palmas de la mano sobre su torso y empujándolo con gentileza hacia la cama. Kel cayó hacia atrás, arrastrándola consigo, y le capturó la boca con un beso antes de que ella pudiera gritar. Pero Darcy se puso sobre las rodillas y se sentó a horcajadas sobre su cintura, sujetándole las manos por encima de la cabeza-. No se te permite tocarme -dijo juguetonamente-. Si me tocas, no me quedará más alternativa que irme.

Kel dejó las manos encima de la cabeza y ella le acarició el torso. Tenía la piel cálida y los músculos duros.

– Creo que necesito un poco de loción -se levantó de la cama y fue al cuarto de baño. Se miró en el espejo y sonrió. Era agradable saber que podía seducirlo con tanta facilidad.

Al regresar, Kel aún seguía en la cama, con el miembro duro contra el estómago. Le pasó con delicadeza los dedos por el contorno mientras volvía a sentarse sobre él.

– ¿Y cómo te gusta el masaje?

– En realidad, no me importa -sonrió somnoliento-. Mientras me toques, surtirá el efecto deseado.

Continuó frotándole el pecho, dejando que sus manos descendieran hasta el vientre de vez en cuando. Kel se relajó y cerró los ojos y Darcy observó cómo su expresión pasaba de puro placer a deseo jadeante. Se inclinó y le besó un pezón, rodeándolo con la lengua.

– ¿Por qué no me llamaste hoy?

– Amanda dijo que necesitabas un respiro -murmuró.

– ¿Hablaste con Amanda sobre mí?

– Mmmm. Pensé que tal vez la ausencia haría que el corazón se encariñara más -abrió los ojos-. Lo sé. Fue una idea estúpida -alargó el brazo y le acarició el hombro-. Supongo que voy a tener que compensártelo -el contacto provocó un escalofrío en ella, y él lo tomó como una invitación para volver a tocarla. En esa ocasión le acarició el labio inferior.

– ¿Y cómo lo harás?

La sujetó por la cintura y rodaron hasta dejarla debajo.

– Encontraré un modo.

La besó con dulzura. Siempre que habían hecho el amor había existido una cierta desesperación en el acto, pero eso fue diferente. Mientras Kel le exploraba el cuerpo, lo hizo lentamente, con una ternura exquisita, como si tratara de memorizar cada detalle.

Con los brazos apoyados a cada lado de su cabeza, estudió su rostro.

– ¿En qué piensas?

El corazón de Darcy sintió una profunda melancolía al darse cuenta de que se acercaba el fin de su tiempo juntos. Se había acostumbrado tanto a tenerlo cerca, que no podía imaginar un día entero sin verlo o, al menos, sin hablar con él.

– Pienso en que te quiero dentro de mí -le dijo.

Kel sacó un preservativo de la mesilla y se lo entregó.

– Es lo mismo que pienso yo.

Ella se lo puso y luego suspiró cuando la penetró despacio. Pensó que tal vez Amanda tenía razón. Quizá debería reconocer lo que sentía por Kel. ¿Qué podía perder? Si él compartía esos sentimientos, entonces tal vez existiera un futuro para ellos. Si no, al menos sabría qué terreno pisaba.

Pegó los labios a su oído.

– ¿Qué más quieres? -susurró.

Kel gimió.

– A ti -afirmó, y su deseo ardió entre ambos.

Darcy se mordió el labio inferior.

– ¿Durante cuánto tiempo? -aventuró.

– Para siempre -repuso mientras comenzaba a moverse-. Para siempre.

Respirando hondo, se tragó sus emociones y dejó que su mente vagara. Jamás habría otro hombre como él. El resto de su vida, recordaría la sensación que tenía en ese momento, sus cuerpos juntos, la lenta ascensión hacia la liberación y el dulce momento de la rendición.

– Para siempre -susurró Darcy. Si tan solo pudiera ser verdad…

Al final, mientras yacía uno en brazos del otro, completamente saciados, Darcy se preguntó qué habría querido decir Kel. ¿Ese «siempre» duraría hasta el fin de la semana? ¿O sería para toda la vida?

Capítulo Cinco

Darcy despertó despacio, con la cara enterrada entre las almohadas suaves, bloqueando la luz de la mañana que entraba por las ventanas.

Eran casi las ocho. Kel tenía reservado el campo de golf para las nueve, y aunque se había ofrecido a cancelarlo, ella le había insistido en que fuera. Bostezó y estiró los brazos por encima de la cabeza.

– Dos noches más -murmuró.

La estancia de Kel de una semana finalizaría en dos días. Su padre tenía que llegar al día siguiente y sabía que entonces, el tiempo que pudiera tener con él, sería sólo momentos robados entre una reunión tras otra.

Suspiró.

En ese momento llamaron a la puerta y se sentó, cubriéndose el cuerpo desnudo con la sábana. Por lo general, Kel dejaba el cartel de «No molestar» en el pomo de la puerta.

Se levantó, arrastrando la sábana y preguntándose si Kel se habría olvidado la llave.

Pero al abrir, vio a Amanda en el pasillo.

– Menos mal que te he encontrado. Supuse que podrías estar aquí.

– ¿Qué sucede? -inquirió Darcy.

– Tienes que vestirte. Tu padre esta abajo y te busca.

Se quedó boquiabierta.

– ¿Qué? -miró alrededor de la habitación, buscando su ropa-. ¿Cuándo ha llegado?

– Hace unos diez minutos. Fue a tu despacho y luego a tu suite; trató de llamarte al busca, pero últimamente no lo llevas encima. Logré convencerlo de que tomara una taza de café en el comedor y le dije que te estabas ocupando de un leve problema con unas ardillas en el campo de golf.

Darcy recogió su ropa con celeridad y comenzó a ponérsela.

– Vuelve al comedor y dile que me reuniré con él allí en quince minutos -se calzó y siguió a Amanda fuera de la suite.

Tardó tres minutos en ir a su suite, otros siete en vestirse y arreglarse el pelo y dos más en bajar al vestíbulo. Le sobraron dos minutos.

Entró en el comedor y miró alrededor de los huéspedes que desayunaban. Detuvo la búsqueda en cuanto posó los ojos sobre su padre.

– Oh, no -musitó. Sam Scott estaba desayunando con… Kel Martin. Los observó largo rato. Su padre parecía cómodo, casi relajado, si es que ello era posible. Los dos reían y no pudo imaginar qué podía resultarles humorístico.

Cruzó la sala.

– Hola, papá -le dio un beso en la mejilla-. Hola, Kel -éste se llevó un dedo a la mejilla, una silenciosa invitación para que también lo besara, pero Darcy le dedicó una mirada asesina. Lo último que necesitaba era que Kel se hiciera amigo de su Padre-. Lamento llegar tarde, papá, pero me encontré con un problema en la pista de golf.

Su padre le sonrió, y luego señaló una silla frente a él y al lado de Kel.

– No pasa nada, Darcy. El señor Martin me hacía compañía y me contaba lo mucho que ha estado disfrutando de su estancia aquí. Ha dicho que te has mostrado especialmente atenta con sus necesidades. Es exactamente lo que me gusta oír. Una directora activa es la clave del éxito de un hotel.

Darcy carraspeó.

– Creo que verás que la atención a nuestros huéspedes es siempre nuestra máxima prioridad. Tengo algunos datos sobre clientes que han repetido que sé que te gustaría ver. ¿Por qué no vamos a mi despacho…?

– Ahora no -dijo Sam-. Kel me ha pedido que juegue un partido de golf con él esta mañana. Tiene una reserva para las nueve.

– Pero hoy vamos a estar ocupados. Tengo tantas cosas que repasar contigo…

– Eso puede esperar -comentó Sam.

– Sí, puede esperar -indicó Kel-. ¿Cuán a menudo se presenta la oportunidad de jugar al golf con el padre de mi chica?

– ¿Tu qué? -la voz de Darcy adquirió un tono levemente histérico.

– Kel me ha contado que habéis estado pasando algún tiempo juntos -comentó Sam-. Me alegra oírlo. Ya era hora de que empezaras a pensar en tu futuro.

– Kel y yo no salimos y él no es mi futuro -insistió Darcy-. Apenas nos conocemos -le lanzó otra mirada de ésas y movió el pie junto a la mesa-. Y con respecto a mi futuro, tengo algunas noticias buenas. Voy a comprar una casa.

– Bueno, Kel, ¿qué tal la estancia con nosotros? -preguntó Sam, soslayando la afirmación de Darcy.

– Estupenda. Como he dicho, Darcy ha sido muy atenta.

– ¿No vas a pedir algo para desayunar?-preguntó su padre con cierta impaciencia.

– Tengo mucho trabajo. Te veré luego, papá. Después de tu partida de golf -se volvió hacia Kel-. ¿Podría hablar contigo un momento? Sólo quiero cerciorarme de que tengo bien el horario para el campo.

Salió del restaurante y una vez en el vestíbulo esperó que Kel se reuniera con ella.

Cuando lo hizo, lo tomó de la mano y lo arrastró a su despacho.

– Exactamente, ¿qué crees que estas haciendo?

– Desayunar con tu padre. Es un gran tipo. Todo un personaje. Y qué hombre de negocios. Me ha dado unos consejos para invertir.

– No me refería a eso. Le has dicho que estamos saliendo.

– Bueno, y así es. Más o menos. Podríamos estar haciéndolo si no pasáramos cada minutos despiertos juntos en la cama.

– No vamos a salir -afirmó ella-. Teníamos un acuerdo. Se suponía que esto sólo iba a durar una semana. Es solo sexo, no una relación.

La expresión de él se puso seria.

– Vamos, Darcy, sabes que eso no es verdad. No es sólo sobre sexo. Quizá lo fuera al principio, pero ya no.

– No busco una relación, Kel -indicó Darcy-. ¿No lo ves? Por eso es tan bueno entre nosotros, porque no hacemos planes para nuestro futuro. Podemos ser simplemente quienes somos en el presente.

– ¿Y qué cambiaría si empezáramos a hacer planes?

– Todo -expuso-. Quiero que vuelvas al restaurante y le digas a mi padre que no puedes jugar al golf con él esta mañana. Y también que no estamos saliendo, que sólo somos amigos.

– ¿Estás segura de eso, Darcy? ¿Cuál es tu queja con tu padre?

– Lo que sucede entre nosotros no es asunto de mi padre. Y lo que sucede entre mi padre y yo no es asunto tuyo.

Él movió la cabeza.

– Te equivocas.

– Si voy a tener una relación con un hombre, quiero que sea idea mía, no de mi padre. Ha estado dirigiendo mi vida desde que recuerdo. Nunca he sido lo bastante buena para él, sin importar lo mucho que me esforzara. Quiere que sea como mi madre.

– ¿Y tú no quieres eso?

– No me malinterpretes. Es una mujer maravillosa, pero yo no soy ella. Ella estaba contenta de vivir en un pequeño rincón de la vida de mi padre. Nunca ha tenido nada propio. Yo quiero hacer algo más con mi vida, y en eso no va incluido el matrimonio y una familia.

– ¿Y qué hay de malo en el matrimonio y la familia?

– Nada -suspiró-. Te lo advierto, no te acerques mucho a mi padre. Antes de que te des cuenta, hará que nos casemos y le demos un nieto cada pocos años -trató de contener su frustración-. Soy buena en mi trabajo. Soy muy buena y me merezco la oportunidad de dirigir algún día esta empresa. Y voy a hacer lo que sea necesario para que él se de cuenta de ello.

Dio media vuela y se dirigió hacia su despacho. No había trabajado tan duramente esos últimos dos años para dejar que apareciera un hombre y se interpusiera entre su futuro y ella. Kel Martin se marcharía de su vida en dos días y ella continuaría como antes. Pero mientras pensaba eso, percibía que su vida ya no seria igual.

– No juego al golf -insistió ella-. No se me da bien. Pensé que ya lo tendrías claro. He necesitado treinta y siete swings para llegar hasta aquí.

– Golpes -corrigió él con una sonrisa, mientras la veía debatirse con el palo. Después de todo, la había engañado para que lo acompañara.

Sam Scott había planeado unirse a Kel, pero en el último instante había tenido que atender una conferencia telefónica. Había insistido en que Darcy acompañara a Kel en su lugar y de inmediato ella se había negado.

Pero en el momento en que Kel había tratado de reprogramar la partida con su padre, mágicamente había aceptado. Era obvio que no quería que pasara más tiempo con Sam Scott.

Aunque se había reído ante sus errores y por lo general había mostrado un gran espíritu, era evidente que Darcy no había dormido mucho la noche anterior, aunque no por culpa suya. Su padre la había mantenido ocupada casi todo el día, y luego había insistido en que cenaran juntos. Según le había contado ella, se habían quedado trabajando en la habitación de él hasta las tres de la mañana.

– ¿No podemos probar otra cosa? -preguntó Darcy-. Hay cosas tanto más interesantes que hacer que perseguir esta estúpida bola por la hierba.

– Intenta un hoyo más. Yo te ayudaré -se situó detrás de ella.

– Relajar las caderas -murmuró. Meneó el trasero, apoyándose contra Kel hasta establecer un contacto directo con su entrepierna-. Eso esta bien. Creo que ya empiezan a relajarse -se meneó un poco más-. Oh, está muy bien.

Kel la sujetó con firmeza.

– Darcy, para.

En esa ocasión, ella se inclinó insinuante mientras pegaba el trasero contra su delantera, subiéndosele levemente la pequeña falda de golf.

– Creo que ya lo siento -dijo con tono juguetón-. ¿Así está mejor?

Kel no podía controlar la situación. Bajó la vista a la creciente erección que tenia en la parte frontal de sus pantalones.

– Tienes razón, esto ha sido un error.

Darcy se volvió, le rodeó el cuello con los brazos y le dio un beso en los labios.

– Me alegro de que al fin coincidas conmigo. Y si ahora vienes conmigo, podemos desnudarnos para divertirnos de verdad.

Kel apoyó la frente contra la de ella y la miró a los ojos.

– No podemos pasar todo el tiempo en la cama, Darcy. ¿No quieres algo más? ¿Algo…normal?

Ella suspiró, apartándose.

– ¿Por qué tenemos que hablar de esto ahora? ¿No podemos simplemente disfrutar? Sólo nos queda un día juntos. Y con mi padre aquí, ¿quién sabe cuánto tiempo tendremos?

– Es adonde quiero llegar -indicó Kel-. Pensaba que podríamos pasar una agradable mañana juntos, haciendo algo más que rodar en mi cama.

– No hay nadie más con quien prefiera pasar mi tiempo. Pero no somos una pareja normal -expuso-. Solo nos estamos divirtiendo… ése fue el acuerdo.

– Tienes razón -convino él con sequedad-. No dejo de olvidar el acuerdo.

– Y ahora estás enfadado -repuso Darcy-. Lo siento. Parece que desde que llegó mi padre no hacemos otra cosa que pelear.

– ¿A qué le tienes miedo? -quiso saber él.

– A nada -regresó a la salida del hoyo, recogió su pelota y se dirigió al cochecito eléctrico.

Kel se afanó por plasmar sus sentimientos en palabras, pero eso nunca había sido su fuerte. Desde que se había enredado tanto con Darcy, ya no sabía cómo manejar la situación.

Su instinto le decía que se aferrara a ella y no la dejara ir. Al principio sólo habían sido los fuegos artificiales sexuales. Era tan grato tocarla, perderse dentro de ella… Pero a cada minuto que pasaban juntos, las cosas dentro de él comenzaban a cambiar.

Por desgracia, había logrado enamorarse de una mujer que no sentía absolutamente nada por él… al menos nada que reconociera. Parecía estar perfectamente contenta con continuar como hasta el momento, disfrutando del tiempo que pasaban en la cama antes de regresar a la vida que había llevado hasta que él apareciera por el Delaford.

Era extraño cómo se habían invertido los papeles. Quizá firmar la oferta por la casa de Crystal Lake no había sido la mejor idea, pero tenía que creer que había una oportunidad para ellos.

– ¿Por qué no vuelves con el cochecito y yo termino el hoyo? -sugirió, reacio a seguir luchando con ella-. No me vendría mal el ejercicio.

Ella le dedicó una mirada extraña.

– ¿Te veré más tarde?

Si alguna vez había esperado salir de ese enredo sin arrepentimientos, entonces tendría que establecer distancia entre Darcy y él… a partir de ese momento.

– No lo sé.

– Siempre podría acompañarte -sugirió ella-, y ver cómo juegas. Quizá así aprendiera algo.

Él se encogió de hombros. Al menos estaba dispuesta a hacer concesiones. Era un paso en la dirección adecuada.

– De acuerdo -aceptó.

Ella se sentó ante el volante y lo observó dar un golpe para salir del tee.

– Mueve esas caderas -le gritó Darcy.

Kel lanzó un drive estupendo, cayendo en el centro de la pista, y Darcy acercó el coche hasta él. Justo cuando iba a subir, vio que otro cochecito se dirigía hacia ellos a toda velocidad. Reconoció al botones del hotel.

– ¿Señor Martin? Señor Martin, tengo una llamada de urgencia para usted.

Darcy se irguió.

– ¿Una urgencia?

El botones le pasó a Kel un teléfono móvil.

– Es el señor Waverly.

Kel se volvió hacia Darcy.

– Mi agente -explicó-. Cada vez que llama, es una urgencia -aceptó el teléfono y la miró con expresión tranquilizadora-. No te preocupes. Seguro que no es nada.

La voz de su agente crepitó en la débil conexión.

– Kel. Tengo noticias.

– Ahora mismo estoy jugando al golf, Ben. ¿No puede esperar?

– Kel, quieren traspasarte. A Atlanta. Acabo de recibir una llamada del club. Tienes que volar allí y someterte a una revisión física. Quieren saber qué pasa con el hombro antes de firmar. Vas a tener que tomar una decisión, Kel, y deprisa.

– Deja que vuelva al hotel -repuso-. Te llamaré desde allí -cortó la llamada y le devolvió el aparato al botones.

– ¿Va todo bien? -preguntó Darcy.

– En realidad, no -murmuró. Miró alrededor-. Deberíamos volver. He de ocuparme de esto y no puedo hacerlo desde aquí.

– Cuéntame -murmuró ella, los ojos llenos de preocupación-. Si sucede algo, me gustará ayudarte.

Kel hizo una mueca y se frotó la nuca, tratando de aliviar la tensión que siempre surgía con las llamadas de su agente. Al menos si se retiraba, ya nunca tendría que tratar con Ben Waverly.

– ¿Lo harías? Vamos, Darcy, eso no es parte de nuestro acuerdo -comentó con sarcasmo-. No querría que tuvieras que fingir que te importaba.

– ¿Por qué te has obsesionado tanto con nuestro acuerdo? Se suponía que iba a ser sencillo, ¿no?

– Pero no lo es. Se ha enredado y complicado, y ahora tú quieres dar carpetazo y huir.

– ¿Y tú no? -demandó Darcy.

– Puede que no -señaló hacia la sede del club-. Conduce.

Lo miró de reojo mientras traqueteaban por la hierba.

Él miraba al frente, tratando de contener su frustración. Habría sido demasiado perfecto conocer a la mujer de sus sueños justo días antes de retirarse. Quizá buscaba algo que no existía por temor a los cambios que estaban teniendo lugar en su vida.

– Era mi agente -explicó-. Me han vendido a Atlanta.

Darcy se quedó boquiabierta.

– ¿Atlanta? Pero eso esta en la otra punta del país.

– Sí, al menos la última vez que miré el mapa -estudió su expresión y luego respiró hondo. ¡Y un cuerno que a ella no le importaba! Durante un momento, lo vio ahí, en su expresión-. Iba a retirarme, pero ahora pienso que tal vez pueda sacarle unos pocos años más a mi brazo. Quieren verme en unos días.

– ¿Vas a ir?

Kel sabía que no debería jugar con sus emociones. Pero si era la única manera de poder evaluar sus sentimientos, la emplearía.

– Es una opción que debería explorar. Si no quieren meterme en la rotación regular del equipo, podría llegar a esquivar el quirófano. Probablemente significaría un recorte en mi sueldo, pero eso no me importa.

– Entonces, ¿te irás a Atlanta? -insistió Darcy.

– ¿Qué crees que debería hacer?

Ella movió la cabeza y forzó una sonrisa.

– Lo que yo piense no importa.

– Sí, supongo que tienes razón. No marca ninguna diferencia lo que tú pienses porque en realidad no te importa.

– Eso no es verdad -murmuró a la defensiva-. Te echaría de menos. Te echaré de menos… cuando te marches, si es que te vas de San Francisco. Mucha gente lo hará -se detuvo delante del club, y luego se volvió hacia él-. Mientras vas a ocuparte de tus asuntos, yo me ocuparé de los míos. Llevo esperando hablar con mi padre y creo que éste es el momento perfecto.

– Correcto. Tengo que tomar algunas decisiones importantes.

El único problema era que su cabeza le decía que hiciera una cosa y su corazón lo opuesto. Quería creer que Darcy y él tenían un futuro, aunque no estaba seguro de disponer del tiempo suficiente para hacerla cambiar de idea.

Capítulo Seis

Darcy se hallaba ante la puerta de Kel, lista para llamar. Había pasado una hora discutiendo con su padre sobre una nueva campaña publicitaria.

Aún no había hecho acopio de valor para darle el ultimátum, aunque había decidido exactamente lo que decir. Quería un puesto en la junta inmediatamente y la promesa de que sería la siguiente en obtener una vicepresidencia. Y si Sam Scott no estaba de acuerdo, se marcharía. También había decidido que debería contarle la verdad sobre Kel… que la relación se había terminado, si es que alguna vez había comenzado. Todo había sido tan fácil entre Kel y ella la última semana… Casi había llegado a creer que podrían mantener una relación real. Pero desde que llegó su padre, las cosas habían empezado a ir mal.

Echó la cabeza atrás y suspiró.

Esa noche sería la última de la que dispondrían juntos y tendría que hacer que fuera especial. Al día siguiente sería San Valentín y se despedirían para siempre. Una punzada de pesar le atravesó el corazón.

¿Se estaba enamorando de él? Era dulce, divertido y honesto, todas las cualidades que quería en un hombre. Aparte de que le tocaba el cuerpo como ningún otro.

Llamó a la puerta con decisión. Quizá era hora de arriesgar su corazón. ¿Qué era lo peor que podía pasar… que se marchara? Ya lo estaba planeando.

La puerta se abrió y miró a Kel. Estaba vestido y tenía lista la maleta y una bolsa pequeña.

– Darcy. Ahora mismo iba a ir a hablar contigo.

– ¿Has hecho el equipaje?

Él asintió.

– He de ir a casa. Están pasando tantas cosas que no puedo pensar aquí. Tengo que hacer llamadas y programar reuniones.

Darcy tragó saliva y trató de controlar sus emociones. ¿Sería así como terminaría, en el pasillo, él yendo hacia un lado y ella hacia otro?

– ¿Te vas a Atlanta, entonces?

– Sí, creo que sí.

Se mordió el labio inferior, tratando de calmar el torbellino de sus pensamientos.

– Yo… yo sólo quería decir unas cosas antes de que te fueras -él esperó-. Todo sucedió tan deprisa entre nosotros… -comenzó-. A veces me pregunto si las cosas hubieran sido diferentes si nosotros… -calló. Era una tontería pensar en lo que podría haber sido-. Lo he pasado maravillosamente. Y me alegro de que nos conociéramos aquella noche en San Francisco y que volviéramos a encontrarnos en la tienda de chocolates.

Él le tomó la mano y la hizo entrar. Soltó la maleta, la tomó en brazos y la besó.

Cuando se echó hacia atrás, la miró a los ojos.

– ¿Me echarás de menos? -le preguntó.

Darcy sintió que los ojos se le humedecían. Rio suavemente y se secó una lágrima perdida.

– Por supuesto. Cielos, ¿por qué estoy llorando? No es que te vayas a ir a la luna.

Puede que algún día volvamos a encontrarnos.

– Me gustaría -dijo Kel-. Y quizá, sólo para cerciorarme, podría llamarte y establecer un momento y un lugar para encontrarnos.

– ¿Eso no sería una cita? -ella rió.

– Sí -confirmó Kel con una sonrisa pausada-. Imagino que sí.

– Creo que sería sensato, para asegurarnos de que nos llegamos a encontrar.

Volvió a besarla al tiempo que le acariciaba el cabello.

– De acuerdo, ése es el plan. Algún día, te llamaré.

– Será mejor que te vayas -dijo Darcy. No quería llorar delante de él y la emoción le estaba atenazando la garganta.

– ¿Me acompañas?

– No. Creo que me quedaré aquí. No quiero quedar como una boba delante de mi personal.

– De acuerdo, entonces -le dio un último y fugaz beso en los labios y luego abrió la puerta-. Nos vemos, Darcy.

– Nos vemos -acordó.

Miró cómo la puerta se cerraba y permaneció paralizada largo rato, obligándose a no ir tras él, a aceptar el hecho de que se había ido. Cuando estuvo segura de que no lo seguiría, entró en el dormitorio y se dejó caer en la cama.

Habían pasado mucho tiempo ahí mismo.

Pero sin él, se convertía en una cama corriente.

Se sentó y se abrazó a la almohada que aún retenía su olor.

Pero no mitigó el dolor de su corazón.

Miró alrededor del cuarto, buscando algo que Kel hubiera podido olvidarse. Posó la mirada en algo pequeño en la mesilla. Frunció el ceño al reconocer el corazón de chocolate incompleto de Dulce Pecado, envuelto en celofán azul.

– Supongo que no buscaba un romance, después de todo -musitó.

Era exactamente lo que necesitaba en ese momento, más chocolate.

Con cuidado desenvolvió el corazón. Dentro, encontró un papel pequeño. Lo desplegó y leyó el mensaje. Lo único que necesitas es amor.

– Sí, claro. Sin un hombre, el amor es bastante inútil.

Se levantó de la cama, con el corazón y el mensaje aferrados en la mano. Como pasara más tiempo en la habitación, se volvería loca.

Antes de salir, alzó el teléfono que había en el pequeño recibidor. En recepción contestó Olivia.

– Hola, soy Darcy. ¿Puedes comunicarle a la gobernanta que la Suite Bennington está vacía? Que envíe a alguna camarera a limpiarla lo antes posible -hizo una pausa-. ¿Se ha marchado ya el señor Martin?

– Acaba de hacerlo hace unos segundos -respondió Olivia.

– Gracias -colgó y luego salió a llamar el ascensor.

Al llegar al vestíbulo, fue directamente a su despacho, con la almohada de Kel aún bajo el brazo. Al pasar, Olivia le dedicó una mirada desconcertada, pero ella continuó con la vista al frente.

Al entrar en el despacho, encontró a Amanda sentada ante su escritorio, con los pies apoyados en un borde.

– Lo vi irse -dijo, dedicándole una sonrisa de simpatía a Darcy-. ¿Estás bien?

– Por supuesto -trato de sonar animada-. Sabía que sólo teníamos una semana y esto ha sido perfecto. No he tenido tiempo para pensar en lo que iba a decir o hacer. Ha sido un adiós agradable y rápido. Y ahora mi vida puede regresar al camino marcado.

– ¿Y eso es todo? -quiso saber Amanda.

– Sí. Lo han traspasado a Atlanta, de modo que se irá de San Francisco. Pero ha dicho que tal vez me llame algún día.

Amanda bufó.

– ¿Fue lo mejor que se le ocurrió?

– Sólo había algo físico entre nosotros, nada más. Ninguno de los dos quería ataduras.

– Véndele esa historia a otra. Te he visto esta última semana y has sido muy feliz. Cuando Kel está contigo, tú… resplandeces. Ese hombre esta hecho para ti, Darcy, lo quieras reconocer o no.

Ésta se sentó en uno de los sillones para invitados.

– ¿De verdad lo crees? -dejó la almohada en el de al lado y ante la mirada de curiosidad de Amanda, sonrió con timidez-. Huele a él -reconoció.

– Ahí lo tienes.

Darcy dejó el chocolate de Kel en la mesa y lo partió en fragmentos más pequeños.

Luego le dio uno a Amanda.

– «Lo único que necesitas es amor» -dijo-. Era el mensaje que tenía dentro. ¿Crees que es verdad?

– Sí -confirmó su amiga-. Claro que lo creo -se llevó un trozo de chocolate a la boca-. Y un fantástico sexo. Y dos cuartos de baño y vacaciones por separado una vez al año. También un buen peluquero, un buen ginecólogo y una suegra que viva como mínimo a mil quinientos kilómetros de distancia…

– ¡Para! Creo que no lo entiendes.

– ¿Sabes lo que ponía mi mensaje? -preguntó Amanda-. Nada.

– ¿Estaba en blanco?

– No, simplemente tenía la palabra «nada». No lo encontré especialmente alentador. ¿Es una pregunta, una respuesta o solo un error?

– Debe de tratarse de un error de impresión.

– ¿Qué ponía el tuyo?

– No lo sé -se puso de pie y recogió el bolso de encima del aparador. Hurgó en su contenido y al final lo dejó en la mesa-. Aquí está -se lo entregó a Amanda.

Ésta lo desenvolvió y sacó el pequeño trozo de papel.

– ¿Quieres que lo lea? -Darcy asintió y Amanda extendió el mensaje. Se quedó boquiabierta y luego lo volvió a doblar con rapidez-. No quieres verlo.

– ¿Qué pone?

Amanda miró el mensaje y los ojos se le llenaron de lágrimas.

– Es tonto y sentimental -se secó los ojos y se puso de pie.

– ¿Qué? -insistió Darcy.

– Pone… -la voz le tembló y rió suavemente. Luego le entregó el papel a Darcy-. Adelante. Léelo.

– «Lo único que necesitas es amor». Es lo mismo que… -calló-. Oh, Dios mío. Encajan -se puso de pie- ¿Qué significa?

– ¡Que ganas una cena romántica en el Delaford para dos! -exclamó Amanda.

– No, no. No es eso lo que significa -contempló las dos piezas de papel. De pronto resultaba idóneo amar a Kel, querer un futuro con él. Pero ¿cómo podía ser? Dos fragmentos de papel hacían que se viera envejeciendo con él-. Esto es ridículo. No significa nada.

– Significa lo que tú quieras que signifique -indicó Amanda.

Los ojos se les llenaron de lágrimas a las dos.

– Tengo que irme -dijo Darcy.

– Tienes que irte -corroboró Amanda.

– He de hablar con él -recogió sus cosas.

He de encontrar a Kel y decirle lo que siento.

– ¿Y qué sientes? -preguntó Amanda mientras Darcy salía.

– Estoy enamorada -rió a través de las lágrimas-. ¿Estoy loca? -se encogió de hombros-. Sí. Pero no me importa.

Al llegar a la recepción, tecleó el registro de Kel y apuntó su dirección y número de teléfono.

– Darcy, ¿dónde nos vamos a reunir? ¿Tienes los presupuestos para que los repase antes de la reunión?

Darcy alzó la vista y vio a su padre acercándose. Sam Scott exhibía esa expresión impaciente que por lo general terminaba con él ofreciéndole un discurso severo sobre las prácticas empresariales correctas.

– Se van a reunir en la Sala Pacífico -dijo-. Yo no podré asistir, pero Amanda te dará una copia del presupuesto. Está en mi despacho.

– ¿Adónde vas? No puedes dejarme con esto.

Darcy rodeó la recepción y abrazó a su padre. Rara vez lo hacían, pero no pudo contenerse. Se sentía en las nubes.

– Papá, quiero un puesto en la junta. Y quiero que me prometas que me nombrarás vicepresidente en los próximos cinco años. Y si no aceptas, dimitiré -él abrió la boca para replicar, pero ella movió la cabeza-. Sabes que soy buena en esto, y serías un tonto en dejarme ir. Y sé que no lo eres. No vas a encontrar a nadie más leal o entregado que yo. Así que te sugiero que asientas y aceptes darme lo que quiero.

– No te irías -dijo Sam.

Darcy sonrió.

– Ponme a prueba -acarició la mejilla de su padre-. Dedícale uno o dos días a pensártelo. Ahora he de ir a hacer las maletas.

– ¿Adónde vas?

– A San Francisco.

– ¿Cuándo volverás?

– No lo sé -fue hacia el ascensor-. ¿Mañana? ¿La semana próxima? -apretó el botón, y cuando las puertas no se abrieron, volvió a apretarlo. Miró el reloj y calculó el tiempo que tardaría en ir a la ciudad.

– ¿Darcy?

Al principio pensó que había imaginado su voz, que su entusiasmo le jugaba una mala pasada. Pero entonces él volvió a hablar. Se paralizó, conteniendo un torbellino de emociones.

– Darcy, por favor, mírame.

Lentamente se volvió y descubrió a Kel a unos pasos de distancia, con las maletas a los lados. El corazón le dio un vuelco y sintió las rodillas flojas.

– Has vuelto -murmuró.

Kel asintió.

– No podía irme. Llegué a la ciudad y di la vuelta. Aun no hemos terminado, Darcy. No sé qué viene ahora, pero tiene que haber algo.

– Lo hay -acordó ella-. Ahora lo sé.

– ¿Sí?

Sacó las tiras de papel del bolsillo y se las pasó.

– ¿Qué son? -preguntó mientras las abría.

– Estaban en el interior de las mitades de nuestros corazones de Dulce Pecado. ¿Recuerdas? Ella también te dio una mitad. Encajan.

Él frunció el ceño.

– ¿Y? ¿Qué significa? ¿Ganamos un premio?

– ¿No lo ves? -exclamó ella-. Esto lo explica todo. Se supone que debemos estar juntos. El destino conspira contra nosotros. O a nuestro favor. Es por eso que no pude olvidarte después de aquella noche en San Francisco y la razón de que nos encontráramos en la tienda de chocolates. Y ahora mira esto. Tenemos mensajes iguales. Es una señal.

– ¿Y ahora crees que podemos tener un futuro, por un mensaje tonto que has encontrado dentro de un envoltorio de chocolate?

– Sí. Es el destino -¿por qué no podía entenderlo? Era como si de repente obtuviera permiso para sentir lo que sentía.

– ¿Crees en el destino pero no crees en mí? -Kel maldijo en voz baja-. Dios, siento que me estoy volviendo loco. Darcy, he vuelto porque quiero estar contigo. Estoy enamorado de ti. Y no tiene nada que ver con el chocolate.

El sonido de las palabras, el simple reconocimiento de lo que sentía, le renovó las lágrimas. La amaba.

– Creo en ti. En nosotros. Iba a decirte eso. Iba a ir a San Francisco. Y yo también me he enamorado de ti, Kel.

Una sonrisa lenta suavizó la expresión de él, que se llenó de afecto.

– ¿Te has enamorado de mí?

– Sí -le rodeó la cintura con los brazos.

– Albergaba la esperanza de que las cosas se desarrollaran de esta manera -susurro él.

– ¿Y eso? -inquirió mientras le besaba el cuello.

– He comprado una casa en Crystal Lake.

Darcy se echó para atrás, aturdida por la confesión.

– ¿Cuándo?

– Aceptaron mi oferta ayer. Te encantará. Está justo al lado del agua y es enorme, con una caseta para botes y un mirador victoriano y una terraza que da al lago. Te encantará.

Darcy lo miró fijamente.

– ¿Se encuentra en West Blueberry Lane?-preguntó.

– ¿Cómo lo has sabido?

Otra señal, aunque no necesitaba ninguna.

– Me encantaré -corroboró-. Pero ¿cómo vas a vivir allí si te vas a trasladar a Atlanta?

– No me voy a Atlanta, Darcy. Estoy listo para iniciar el resto de mi vida y voy a hacerlo aquí, contigo. Y no me importa lo que haga falta… le demostraremos a tu padre que puedes dirigir sus hoteles y amarme al mismo tiempo.

– Le di un ultimátum -explicó-. O mañana tengo un puesto en la junta o estaré sin trabajo. Quizá eso no esté tan mal. Podría tomarme un tiempo libre para dedicar cada momento a complacerte.

Kel rió entre dientes.

– Te conozco, Darcy. No eres el tipo de mujer que podría dedicar sus días a cuidar de mis necesidades. Quizá yo debería ocuparme de ti. Podría estar a cargo del departamento de placer -miró alrededor del vestíbulo-. ¿Mi suite sigue disponible?

Darcy miró por encima del hombro y vio que Amanda, Olivia y su padre los miraban desde la recepción.

– La camarera la está limpiando ahora. Pero yo tengo una cama bonita y cómoda en mi suite, con caras sábanas francesas que son maravillosas sobre la piel desnuda.

La tomó de la mano y se la llevó por el vestíbulo. Ambos estaban desesperados por hallarse a solas. Ya pesar de que jamás se había considerado una romántica.

– ¿Quién habría pensado que el chocolate podría hacerme cambiar de parecer acerca del romance? -comentó ella.

– Creo que deberíamos tener un suministro constante de chocolate para que esta sensación no acabe nunca -comentó él.

– Jamás acabará -musitó Darcy-. Duró cinco años sin vernos. Si estarnos juntos, durará una vida entera.

Epílogo

Un papel marrón cubría los escaparates de Dulce Pecado, suavizando la luz del sol del mediodía. Dentro, los expositores de cristal, por lo general llenos de exquisiteces de chocolate, se hallaban vacíos.

Ellie Fairbanks se encontraba detrás del mostrador, guardando los rollos de papel de la caja registradora. Había cajas apiladas contra una pared. En una o dos horas, los transportistas llegarían para cargar todo en su camión.

– Realmente me encantaba esta tienda -murmuró-. Hay ocasiones en las que pienso que deberíamos permanecer un tiempo en un lugar.

Su marido se situó detrás de ella y le rodeó la cintura con los brazos. Le dio un beso suave en la mejilla.

– Siempre te pones un poco sentimental cuando cerramos una tienda. Pero sabes que en cuanto encontremos otro lugar, vas a volver a entusiasmarte.

Ellie giró en sus brazos y miró el rostro atractivo de Marcus. Mientras estuviera con ella, no importaba donde vivieran o qué hicieran. Él era su hogar, su razón para vivir.

– Es posible.

– Hasta que nos establezcamos en otro sitio, tendré que mantenerte entusiasmada de otra forma -le acarició el cabello.

Le dio un beso profundo en la boca y un deseo cálido invadió el cuerpo de Ellie, distrayéndola de su melancolía.

– Nos fue bien aquí, ¿verdad? -le preguntó-. Ha valido la pena el trabajo duro. Hemos demostrado nuestras teorías, ¿no? -levantó del mostrador la edición del día anterior del Austell Bugle-. «Daniel Montgomery y Carlie Pratt están prometidos» -le mostró la foto a Marcus-. ¿No se los ve felices?

– Dichosos -confirmó Marcus-. Pero no estoy seguro de que debiéramos contarlos como una historia exitosa. Tengo la impresión de que tú tuviste algo que ver en que recibieran mensajes a juego.

Ellie sonrió.

– ¿Yo? -preguntó con fingida inocencia-. Es posible. Pero cualquiera podía ver que eran perfectos el uno para el otro. Y los dos tan aficionados al chocolate. No pude contenerme. Pero no puedes descartar mis métodos de investigación con Rebecca Moore y Connor Bassett -añadió-. No sólo demostramos que el chocolate es un poderoso afrodisíaco, sino que también establecimos que, en su caso, los opuestos sí se atraen.

Marcus rió entre dientes.

– ¿Y quién habría adivinado que las fresas recubiertas de chocolate podrían tener un efecto tan potente en la sensualidad de una mujer?

– Oh, creo que Rebecca siempre tuvo un lado sensual -explicó ella-. Sólo hacía falta el hombre adecuado, y un poco de chocolate, para sacarlo.

– Mmmm.

– Y luego están Darcy Scott y Kel Martin -continuó Ellie. -Recuerdo cuando él pasó por la tienda hace unos meses. No sabía que le habías dado una de las mitades de corazón.

– No pude resistirme. Aunque, la verdad, no esperaba que funcionara. Cuando Darcy vino la semana pasada para realizar un pedido para el Delaford, me informó de que estaban prometidos. No podía creérmelo.

– ¿Por qué no me lo contaste? -preguntó Marcus.

– No estoy segura de que podamos incluirlos a ellos. Resulta que tuvieron una aventura de una noche hace unos años, de modo que es posible que estuvieran condicionados de antemano para la atracción sexual.

– ¿Comieron nuestros chocolates? -inquirió Marcus.

Ellie asintió.

– Desde luego.

– Entonces propongo que los incorporemos a nuestro inventario de historias de éxito.

Ellie escapó de su abrazo y sacó de debajo del mostrador la cesta que contenía las mitades de los corazones.

– Ha sido una gran promoción. Deberíamos considerar repetirla.

Marcus le quitó la cesta de la mano, listo para guardarla en una caja abierta, pero se detuvo.

– Mira esto. Quedan dos mitades.

Con el ceño fruncido, Ellie miró en la cesta. Habría jurado que estaba vacía cuando la sacó de debajo del mostrador. Con una sonrisa pícara, sacó la mitad envuelta en celofán azul y la extendió en la palma de su mano.

– ¿Querrías comprobar si estamos hechos el uno para el otro, señor Fairbanks?

Marcus tomó el corazón y volvió a dejarlo en la cesta.

– Creo que ya conozco esa respuesta. La supe en el instante en que te vi.

Ellie volvió a rodearle la cintura con los brazos.

– Jamás habrá otro Dulce Pecado. Pero mientras tú estés conmigo, creo que seré feliz vendiendo chocolate en la luna -desde luego, la vida con Marcus Fairbanks no era aburrida.

Amarlo siempre había sido una aventura… una aventura que se renovaría en una ciudad nueva, en una tienda nueva-. Llévame a casa, Marcus -pidió, tomándolo de la mano y llevándolo hacia la puerta de entrada, con la cesta en el otro brazo.

– Ya no tenemos una casa -dijo el-. Los transportistas deben de haberla vaciado ya.

– Entonces, llévame a un hotel de mala muerte -dijo-. Tengo algunas necesidades que requieren tu atención.

Marcus gimió mientras la empujaba hacia la puerta.

– Oh, Ellie, ¿has estado comiendo chocolates otra vez?

Kate Hoffmann

***