Emerald Carlisle sabía que su padre haría todo lo que estuviese en su mano para impedir que se casara con Kit Fairfax, un joven pintor sin recursos. De hecho, su compromiso no era sino una estrategia para ayudar a Kit a conseguir dinero.

Tom Brodie, como abogado de su padre, sabía que su deber era sobornar al novio y hacer entrar en razón a la hija. Desgraciadamente, Emerald era inteligente aparte de bonita. Ya había conseguido que Tom la ayudara a fugarse alegando que la manera más fácil de seguir a una heredera fugitiva era llevarla adonde quisiera ir. Y, después de pasar unos días con Emerald, Tom estaba empezando a llegar a la conclusión de que podría persuadirlo para llevarlo a cualquier sitio… ¡incluido el altar!

Liz Fielding

Amor vagabundo

Amor vagabundo (1998)

Título Original: Eloping with Emmy (1998)

Capítulo 1

Tom Brodie contempló al hombre que estaba sentado a la ornamentada mesa de despacho. Era la primera vez que veía en persona a Gerald Carlisle; normalmente, los clientes de tanta importancia eran atendidos por socios con un linaje tan antiguo como el del propio cliente.

Brodie era el primero en reconocer que no tenía linaje alguno, ya que lo que había obtenido en sus treinta y un años poco tenía que ver con su familia o con el colegio donde había estudiado; lo había conseguido a pesar de ellos.

Le causaba gran satisfacción saber que uno de los despachos de abogados más antiguos y prestigiosos de la City londinense, el augusto despacho de abogados Broadbent, Hollingworth y Maunsel, se había decidido a ofrecerle que se asociara con ellos por la urgente necesidad de contar con alguien joven e inteligente que les sacara de su estilo dickensiano, actualizara sus métodos y les pusiera en camino al siglo veintiuno.

Al principio, quisieron ofrecerle una asesoría. Él observó, divertido, cómo intentaban comprar su talento sin querer aceptar también su origen obrero en su augusto establecimiento, conscientes en todo momento de que lo necesitaban más que él a ellos. Y fue por eso por lo que se negó a aceptar otra cosa que no fuera una asociación en toda regla.

Algún día, muy pronto, insistiría en que añadiesen su nombre a la discreta placa de bronce que había junto a la brillante puerta negra de los despachos. Claro que eso tampoco les iba a gustar mucho, pero acabarían haciéndolo. Al pensar en ello, el relato de Gerald Carlisle acerca de su problemática hija se le hizo un poco menos insoportable.

Gerald Carlisle no era cliente suyo. Brodie era demasiado ecuánime por naturaleza y demasiado franco como para dejarle hacerse cargo de un cliente cuyo árbol genealógico se remontaba hasta la Edad Media y con una fortuna en dinero y tierras que también le había venido de familia. Él tenía sus propios clientes, empresas dirigidas por hombres como él que usaban la cabeza para producir capital en vez de vivir de sus antepasados.

Pero aquel día de agosto, cuando Carlisle llamó pidiendo ayuda al despacho de Broadbent, Hollingworth y Maunsel, Tom era el único de los socios que estaba allí para atenderlo. Los demás habían hecho el equipaje y se habían marchado a los cotos de caza de sus clientes más aristocráticos. Se trataba de una tradición, y Broadbent, Hollingworth y Maunsel, como le recordaban a Tom continuamente, era una empresa tradicional cuyas prácticas incluían irse a cazar cientos de aves a mediados de agosto.

Gerald Carlisle no quería discutir su problema por teléfono por lo que Tom, muy a su pesar, tuvo que cancelar su cena con una encantadora abogada rubia platino con la que había tenido algún escarceo amoroso.

En esos momentos, con la suave luz del crepúsculo que tras los altos ventanales teñía el cielo de colores, estaba sentado en el estudio de paredes forradas de madera de Honeybourne Park, una impresionante casa solariega construida en piedra situada en medio de la vasta área de las verdes colinas de Cotswold, mientras Carlisle le explicaba la urgencia de su problema.

– Emerald siempre ha sido un poco difícil -le iba diciendo Carlisle-. Al quedarse sin madre tan pequeña…

A juzgar por el tono de voz que utilizó Carlisle, cualquiera se imaginaría que su mujer había fallecido de alguna extraña enfermedad en vez de abandonarlos por un atlético jugador de polo, dejando a su hija en manos de los cuidados de un batallón de niñeras. La verdad era que ella también había sido de armas tomar; incluso seguía siéndolo si uno creía los cotilleos de la prensa del corazón. Parecía que de tal palo, tal astilla.

– Comprendo su problema, señor Carlisle -dijo Tom totalmente inexpresivo, muy acostumbrado a no mostrar sus sentimientos-. Lo único que no entiendo es lo que quiere que haga yo al respecto.

Al oír la solución que le proponía aquel hombre y el papel que él tendría en ella, Brodie deseó que cualquier asunto urgente le hubiera hecho estar fuera del despacho aquel día.

– ¿Y su hija no se opondrá?-preguntó.

– No tiene que preocuparse por mi hija, Brodie; yo me ocuparé de ella. Todo lo que quiero que haga es que hable con ese gigoló y que averigüe cuánto me va a suponer sobornarlo.

¿Sobornarlo? Bajo aquella apariencia aristocrática, Gerald Carlisle era un mafioso, al menos eso le pareció a Brodie. No le gustaban las personas así y, por un momento, sintió una oleada de simpatía hacia la hija de Carlisle y hacia el joven con el que ella había dicho que quería casarse. Pero fue un sentimiento momentáneo, ya que no le cabía duda de que era una niña mimada a la que había que estar sacando continuamente de apuros.

Le entró la tentación de sugerirle que la dejara continuar con aquella relación y sufrir las consecuencias de su propia decisión, sólo por ver la cara que pondría Carlisle. Pero no daría resultado. Emerald Carlisle era la heredera de una antigua familia de rancio abolengo; lo sabía porque Broadbent, Hollingworth y Maunsel eran los que llevaban sus propiedades. O más bien era Hollingworth el que lo hacía personalmente, siendo un cliente tan especial. Incluso un hombre justo como Tom comprendía que no se podía permitir que un gigoló se enriqueciera a costa de uno de los clientes más importantes de Broadbent, Hollingworth y Maunsel.

Carlisle le pasó una carpeta.

– Aquí podrá encontrar todo lo que necesitará saber sobre Fairfax.

Tom abrió la carpeta y echó una mirada a la primera página. Se trataba de un informe de Kit Fairfax, realizado por un despacho de investigadores privados y, a juzgar por la cantidad de hojas que tenía, le pareció muy extenso. Se trataba de una empresa de confianza con la cual su propio despacho trabajaba cuando era necesario. Resultaba evidente que Hollingworth se la había recomendado a Carlisle.

Echó un vistazo al resto de las hojas y se fijó en unas fotos en blanco y negro de un hombre de unos veintitantos años con el pelo largo hasta los hombros. Tenía una expresión ligeramente distraída, como si no fuera consciente de que había una chica guapa a su lado. Ella le había echado el brazo por la espalda y tenía la cabeza apoyada en el hombro del muchacho, aunque aquella foto le pareció extraña.

Tan extraña como que un hombre contratara a un investigador privado para vigilar a su propia hija sólo porque no le gustaba su novio.

A Brodie no le gustaba nada todo ese asunto, pero al cerrar la carpeta, decidió dejar a un lado sus prejuicios.

Gerald Carlisle estaba preocupado por su hija y, probablemente, tendría razones para estarlo. Sin duda, la muchacha sería el blanco de muchos cazadotes.

– ¿Y si Fairfax no se deja sobornar? -preguntó.

– Todo el mundo tiene un precio, Brodie. Inténtelo con cien mil; me parece una bonita suma.

No estaba mal, pensaba Brodie, aunque seguramente aquel tipo sabría que Emerald Carlisle valía millones, ¿no? Quizá no fuera tan ambicioso y se conformara con aquella suma. Pero, de alguna manera, aquel rostro de expresión soñadora no encajaba bien en aquel mundo de cinismo. Carlisle debió de intuir lo que estaba pensando Brodie porque añadió:

– Es una pena que Hollingworth esté fuera; él sabe muy bien lo que hace.

– ¿Ocurren estas cosas con frecuencia?

– Emerald es muy crédula y necesita que la proteja de personas sin escrúpulos que no harían más que aprovecharse de ella.

– Ya veo.

– Lo dudo mucho, Brodie -resopló como si tener a Emerald por hija fuera como cargar con un gran peso.

Quizá había llegado el momento de dejar que su hija cometiera alguna equivocación que otra y, cuanto más la protegiera, más pesada se le haría la carga. Pero Carlisle no estaba por la labor de escuchar ese tipo de cosas y Tom no había ido allí a darle sus consejos.

– Confío en que usted resuelva esta situación con rapidez y sin crear problemas. Haga todo lo que tenga que hacer; Hollingworth…

– Estoy seguro de que el señor Hollingworth estaría encantado de volver de Escocia si usted prefiere que sea él el que lleve un asunto tan delicado -comentó Brodie rápidamente.

Su especialidad era el derecho empresarial y aquello de sobornar a un futuro marido inadecuado era nuevo para él. Ni que decir tenía que no le apetecía nada meterse en todo aquello, pero no había escapatoria.

– Eso que sugiere llevaría mucho tiempo. Quiero que resuelva este asunto con rapidez, antes de que Emerald haga algo de lo que después pueda arrepentirse. Usted es socio de Hollingworth y confío en que hará todo lo posible para evitar que mi hija se case con ese hombre.

Emerald Carlisle estaba que echaba humo. Por todos los santos, tenía casi veintitrés años y era muy capaz de tomar una decisión razonable acerca de lo que deseaba para el resto de su vida.

Pero no parecía tan preparada para anticiparse a la falta de consideración de su padre cuando se trataba de conseguir su propósito.

Agarró la manivela de la puerta con ambas manos y la zarandeó con rabia, pero no se abrió. Estaba cerrada con llave y, al mirar por el agujero, vio que la llave no estaba en la cerradura. Le dio una patada a la puerta, pero no sirvió de nada. ¿Cómo se atrevía su padre a encerrarla en el cuarto de los juguetes como si fuera uno de aquellos padres de la época victoriana? ¿Es que se creía que se iba a quedar allí sentada tranquilamente sin hacer nada?

Su padre sabía que no reaccionaría así, y por eso la había metido en el cuarto de los juguetes del segundo piso, cuyas ventanas estaban protegidas con barrotes.

Corrió hasta la ventana al oír el ruido de un coche a la entrada de la casa y se estiró, agarrándose a los barrotes para poder ver con mayor facilidad.

Se trataba de un BMW negro que ella no reconocía y estaba aparcado tan pegado a la casa que no pudo ver bien al conductor cuando salió del coche. Consiguió alcanzar a ver una mata de cabello negro y espeso y un par de fornidos hombros al ponerse la americana. Le dio la impresión de que era un hombre alto, aunque era difícil asegurarlo desde donde estaba. Por el excelente corte del abrigo color gris marengo supo que, seguramente, se trataba de algún contacto de negocios de su padre, en cuyo caso no era la persona adecuada para pedirle ayuda. Se apartó un poco y suspiró impaciente.

Habría sido tan maravilloso que hubiera ido Kit a rescatarla en su destartalada camioneta blanca, como un moderno Quijote. Pero Kit no era como Don Quijote; Kit no tenía idea de lo que había pasado. No se había atrevido a contarle su plan, pues, de haberlo hecho, se habría quedado de una pieza.

Era una soñadora empedernida. A pesar de todos los problemas, él había guardado sus pinturas en una maleta y se había marchado al sur de Francia a pasar el verano. Al enterarse se había puesto hecha una furia, pero así al menos su padre no sabría dónde encontrarlo. Lo malo era que tenía que salir de allí antes de que lo hiciera o su maravilloso plan se iría al garete en un momento.

Había subestimado a su padre. Sabía a ciencia cierta que había ordenado que la vigilaran y fue eso lo que le había dado la idea en un principio. Sabía lo protector que era con ella y estaba segura de cuál sería su reacción al decirle que tenía planeado casarse con Kit…

Pero al final cometió el error mayor de todos y no hizo sino ponerle en guardia; claro que fue la única manera de llamar la atención de su padre. Contempló el delicado solitario de diamantes que llevaba en el dedo.

– ¡Ah! -gritó, dando rienda suelta a su frustración y pegándole un puñetazo a uno de los barrotes fijado al marco de la ventana para evitar que los niños pequeños se tiraran.

Al ver que se movía un poco se le olvidó el enfado y empezó a animarse. Miró a su alrededor para ver si podía encontrar algo con que arrancar los barrotes; pero en la habitación sólo había una cama, una cómoda y una silla pequeña. No encontró nada útil pero no por eso se dio por vencida. En vez de ello se volvió a la ventana y pegó un tirón aún más fuerte de los barrotes. Entonces se dio cuenta de que estaban bastante sueltos y, animada por el mismo espíritu emprendedor que le había metido en aquel lío, agarró la barra horizontal con las dos manos y le pegó un fuerte tirón. Se oyó el ruido de la madera astillándose y así volvió a zarandearla con todas sus fuerzas hasta que el marco de la ventana se rompió con un fuerte chasquido.

Lo contempló asombrada por un instante y luego se echó, a reír con ganas: el marco estaba podrido por la humedad de tantos años y nadie se había dado cuenta. Aquello no le extrañaba en absoluto, pues el temido cuarto de los niños no se había utilizado desde el tiempo en que su abuelo era un niño.

Sin embargo, Emerald no pasó mucho tiempo felicitándose por el éxito de su acción, a pesar de lo fácil que le resultó quitar el resto de los barrotes. La habitación estaba en el segundo piso y había una distancia bastante grande entre la ventana y el suelo de gravilla de la entrada.

Era una lástima haber perdido tanto tiempo en arreglarse para causar una buena impresión. En ese momento, unos vaqueros y un par de botas le hubieran resultado mucho más prácticos para bajar por la sólida cañería que el elegante vestido de lino y los zapatos de tacón alto que se había puesto para convencer a su padre de que era una persona seria.

Por tomarla tan en serio era por lo que él la había encerrado allí.

Reconsideró el problema durante un momento y luego se quitó los zapatos para tirarlos por la ventana a un arriate de rosas que había abajo. Se quitó las medias y, como no tenía bolsillos, se las metió en el sujetador; cuando volviera a calzarse las necesitaría para que no le hicieran daño los zapatos.

El bolso se lo había dejado en el despacho de su padre cuando éste, haciendo caso omiso de su intención de casarse con un pintor sin un céntimo, le había pedido que le diera su opinión sobre unos juguetes antiguos que los obreros que reparaban el tejado se habían encontrado en las habitaciones del segundo piso.

Al terminar la carrera de bellas artes estuvo trabajando en una subasta, donde se aficionó mucho a los juguetes antiguos. Su padre se puso furioso cuando ella le dijo que quería trabajar, aunque fuera el tipo de trabajo que una rica heredera pudiera codiciar. Él quería que ella se quedara en casa para vigilarla hasta que le encontrara un marido apropiado.

Normalmente no era tan crédula con su padre, pero, al pensar en un montón de preciosos juguetes Victorianos esperándola, había entrado en el cuarto de juegos sin sospechar nada. Entonces fue cuando Gerald Carlisle pegó un portazo y cerró la puerta con llave.

Ni que decir tenía que allí no había ningún juguete, pues de haberlos habido, seguramente habría consultado a un experto antes que a su problemática hija.

Emerald se remangó la falda y pasó una pierna por el marco de la ventana.

– Espero que dentro de veinticuatro horas me diga que ha arreglado este asunto, Brodie -le iba diciendo Carlisle mientras bajaba con él por las escaleras-. No quiero retrasos.

– Ese es el tiempo que supongo me llevará.

Brodie pensó en decirle que los dos tortolitos podrían perfectamente haber huido ya a uno de esos lugares donde se puede arreglar una boda en un par de días, en cuyo caso sería ya demasiado tarde. Pero al llegar al final de las escaleras algo le hizo cambiar de opinión. Emerald Carlisle, con el vestido remangado, estaba encaramada de la cañería de plomo a unos siete metros a espaldas de Gerald Carlisle.

Brodie sabía que debería haber avisado a su cliente de lo que estaba pasando detrás de él, pero algo le hizo detenerse. Quizá fuera aquel par de grandes ojos de mirada suplicante, las largas y deliciosas piernas enrolladas a la cañería, o a lo mejor aquel trozo de encaje que se asomaba bajo la falda remangada del vestido y que estuvo seguro de que era parte de unas braguitas blancas.

Fuera lo que fuera, le tomaría la palabra a Gerald Carlisle. Según le había dicho éste, Emerald Carlisle no era su problema. Cuando la chica le urgió con un gesto de la mano para que volviera a entrar en la casa con su padre, él no lo dudó. Se metió la mano distraídamente en el bolsillo de la americana y se volvió hacia las escaleras.

– Creo que me he dejado las llaves del coche en la mesa de su despacho, señor -dijo.

Carlisle lo miró impaciente.

– ¡Oh, por todos los santos! -exclamó irritado, pero siguió a Brodie a la casa.

Emerald a la que ya le latía el corazón con fuerza, se puso aún más nerviosa al ver a su padre. Pero en el mismo momento que su mirada se cruzó con la de aquel extraño de ojos negros, supo instintivamente que tenía a un aliado. Al verla no había pestañeado, ni movido un músculo de la cara, sino que se lo había pensado tranquilamente.

Podría habérselo dicho a su padre, o podría haberla ignorado y hacer como si no la hubiera visto. Pero cualquiera de esas dos opciones sólo se le habría ocurrido a un hombre sin imaginación. En cambio, el extraño de ojos oscuros le había ofrecido la oportunidad de escapar entreteniendo a su padre unos minutos más.

Aquella forma de reaccionar no se daba con tanta frecuencia, pensaba Emerald. El pobre Kit se hubiera puesto colorado y la habría delatado sin querer. Era un ser dulce y de increíble talento pero le faltaba decisión, y por eso era por lo que tenía que encontrarlo antes de que lo hiciera el esbirro enviado por su padre.

Mientras buscaba sus zapatos entre la lavanda y las rosas sintió no poder quedarse a agradecerle al hombre de ojos oscuros su caballerosidad. Por fin encontró el otro zapato y salió del macizo de rosas, ajena a las espinas que le arañaban los brazos y que se le enganchaban en el pelo.

En ese momento oyó a su padre hablando con el chófer.

– La señorita Emerald ha decidido quedarse unos días. Haga el favor de meter su coche en la cochera, Saunders.

«¡Qué maravilla!» Maldijo en voz baja mientras vaciaba los zapatos de tierra y se calzaba.

– A lo mejor se dejó las llaves dentro del coche, Brodie -oyó la voz impaciente de su padre cruzando la puerta de entrada y se arrimó aún más a la pared.

– Puede ser que se me hayan caído en el vestíbulo.

El nombre de Brodie sonaba bien y aquel bendito le estaba dando todavía más tiempo, distrayendo a su padre sin hacer caso del tono irritado con que éste le hablaba. Desgraciadamente, todos sus esfuerzos serían en vano: no había ningún sitio donde esconderse con rapidez y en unos momentos iba a ser descubierta y devuelta al cuarto de juegos de la manera más denigrante. No era que le importara mucho, pero el pobre Kit…

De todas formas, no pensaba darse por vencida sin luchar hasta el final. Le quedaban unos segundos para actuar antes de que los dos hombres aparecieran a la entrada y la descubrieran. Corrió hasta el BMW, rezando para que no estuviera cerrado. Abrió la puerta de atrás y se metió dentro, agradeciendo a la maravillosa ingeniería alemana que las puertas de sus coches se cerraran tan silenciosamente.

No sabía adonde iba su caballero errante, pero al menos iría a algún lugar lejos de su padre y de Lower Honeybourne. Confiaría en su misericordia y una vez llegados a la civilización, sólo tendría que hacer una llamada de teléfono para que uno de sus pretendientes corriera en su ayuda. Mientras tanto se acurrucó tras los asientos delanteros y se regocijó por su suerte.

Además, pensaba, si hubiera podido llegar hasta su propio coche no habría podido escapar. El chofer ocupaba unas habitaciones que había encima de la cochera y habría cerrado las cancelas electrónicas que daban entrada a la inmensa finca antes de llegar a ellas.

Brodie, en cambio, las atravesaría sin problemas y, ya que había sido cómplice de su escapada, no iba a darse la vuelta para devolverla a su casa cuando se incorporara.

Una vez que hubieran salido del parque, saldría de su escondite para agradecer a Brodie su ayuda. Al pensar en ello se le dibujó una sonrisa en los labios, segura de que ella y Brodie iban a hacer buenas migas.

Oyó el ruido de pasos, se abrió la puerta delantera del conductor y, por el hueco entre los dos asientos delanteros, vio que Brodie se sacaba las llaves del bolsillo antes de volverse a su padre.

– Parece que estaban sobre el asiento -le oyó decir con decisión-. Debe de ser que se me han caído antes.

Gerald Carlisle resopló impaciente ante tal expresión de incompetencia.

– Pensé que era usted el nuevo y prometedor fichaje de Hollingworth -y Emerald se quedó helada cuando añadió-. Sólo espero que pueda resolver este problema eficientemente; no quiero que lo eche a perder. Sobre todo, no deseo que esto aparezca en la prensa -dijo con vehemencia.

– Hablaré con Kit Fairfax -Brodie prometió-. Si es dinero lo que va buscando, será simplemente cuestión de discutirlo.

– Regatee todo lo que quiera. Todo lo que sea será poco si consigue apartar a mi hija de las fauces de un gandul que solamente va tras su dinero.

– ¿Y si de verdad está enamorado de la chica?

Gerald Carlisle emitió un sonido desdeñoso que Brodie siempre lo había catalogado como una pintoresca invención de los novelistas del XIX. En esos momentos se dio cuenta de que no era así.

– Utilice todos los métodos necesarios a su alcance para que no se celebre esa boda, Brodie. Le hago personalmente responsable de ello.

Emerald, acurrucada tras el asiento delantero del coche de Tom, se quedó de una pieza. ¿Estaba enviando a Brodie a hablar con Kit? ¿Dónde estaría Hollingworth? Podía manejar a aquel viejo pomposo con una sola mano, pero la firmeza y decisión de Brodie no se le antojaron tan manejables y le dio un poco de miedo.

Lo mejor del plan había sido su sencillez y hasta ese momento había estado convencida de que nada iría mal. ¡Qué tonta había sido!

Brodie dejó la carpeta en el asiento junto al conductor y se acomodó detrás del volante, al tiempo que Emerald se agazapaba todo lo posible. Ya no le parecía tan atractiva la idea de presentarse a aquel hombre una vez traspasados los límites de la propiedad.

Quizá Brodie pudiera ser terriblemente amable con una chica que le enseñara un poco las braguitas al bajar por una cañería, pero dudaba mucho que se le ablandara tanto el corazón cuando tuviera que tratar con un cazadotes. No parecía tan fácil de convencer como el estúpido de Hollingworth.

Aquello le urgía más a llegar hasta su querido Kit antes de que Brodie pudiera hablar con él, o bien el pobrecito no sabría a qué atenerse.

Capítulo 2

Brodie se echó hacia delante, encendió el motor y bajó la ventanilla. Hizo una pequeña pausa, contemplando la inmensa zona verde y de bosques de la finca de Carlisle, haciendo una mueca de disgusto al pensar en el privilegio que representaba y en aquel hombre que estaba tan seguro de que el dinero era la solución a cualquier problema.

La verdad, y lo había descubierto en el transcurso de su carrera como abogado, era que el dinero siempre acarreaba problemas. Por ejemplo, si Emerald Carlisle fuera una chica de clase media trabajadora, podría haberse casado con quien quisiera y a nadie le hubiera importado lo más mínimo.

Por un momento se deleitó con la imagen de una muchacha de largas piernas enroscada a una cañería de desagüe, y se preguntó si Kit Fairfax la amaría lo suficiente como para no aceptar ninguna clase de soborno.

Mientras cruzaba las lindes de piedra de Honeybourne Park dejó a un lado la desagradable tarea que tenía por delante y se puso a pensar en una preocupación más urgente. No había comido desde que su secretaria le llevara un bocadillo a la mesa de su despacho al mediodía, y lo cierto era que tenía hambre. A la ida al pasar por el pueblo, había visto un mesón que tenía buena pinta, pero lo pensó mejor y decidió alejarse un poco más de Carlisle antes de pararse a comer.

Le había dejado bien claro que debía llegar a Londres y ocuparse de Fairfax sin tardanza; comer no parecía una excusa lo suficientemente buena como para posponer el terrible momento.

Brodie puso mala cara, pues incluso si entrara en Londres directamente sería demasiado tarde para hacer nada. La situación ya se presentaba lo bastante difícil sin el añadido de tener que aporrear la puerta de Fairfax en plena noche para recordarle su modesta situación y exigirle que se olvidara de casarse con Emerald Carlisle.

Al recordar los expresivos ojos de la chica y aquella sonrisa tan cálida supo que si la cosa fuera con él, mandaría lejos a cualquier abogado que quisiera interferir en su relación. Pero, por alguna razón, no se imaginaba a Fairfax reaccionando así. Tenía un aire distraído, unas facciones suaves, y Tom sabía que, ocurriera lo que ocurriera, se iba a sentir como un canalla.

Se encogió de hombros y pensó que, en ese momento, lo que más le importaba era comer algo. De pronto se dio cuenta de que tenía otro pequeño problema aún más urgente, por lo que paró en un claro al lado de la carretera.

Emerald no tardó mucho en adivinar que no iba a ser fácil pasar desapercibida hasta Londres en el suelo de un coche. Al rato de estar en esa posición le dio un calambre en la pierna y empezó a dormírsele un hombro. Se movió un poco y el dolor cedió ligeramente pero sabía que no se podía quedar así durante mucho rato. Si al menos Brodie se detuviera a repostar gasolina o a comer algo… Lo cierto era que tenía un hambre horrible, pensaba al tiempo que empezaron a sonarle las tripas. Si paraba, podría escapar.

En ese momento, notó que el coche aminoraba la velocidad. Aguantó la respiración sin saber dónde estaban y sin atreverse a levantar la cabeza. Quizá fuera un bar de carretera; desde luego, no había suficiente luz para que fuera la entrada de algún garaje. Cruzó los dedos y volvió la cabeza lentamente para mirar por la ventana. Brodie, sentado en su asiento medio vuelto hacia atrás, observaba sus cuidadosas maniobras. Se quedó inmóvil, sintiéndose en ese momento como un ratón acorralado por un gato. Si cerraba los ojos y se quedaba quieta quizá perdiera interés, o pensaría que se lo había imaginado todo, pero sabía que Brodie tenía mucha más imaginación que la media.

– No se inquiete por mí -dijo encogiéndose de hombros-. No le causaré ningún problema -sonrió con aquella sonrisa encantadora-; en serio.

Pero no pareció impresionarle, o quizá no la vio sonreír, porque no le devolvió la sonrisa.

– Permita que me reserve la opinión en ese tema de momento. Mientras tanto, como no lleva cinturón de seguridad, voy a tener que insistirle para que se siente delante conmigo, por su propio bien.

Pero había algo en él que le sugería que estaba mejor donde estaba; se trataba simplemente de un sentimiento que parecía decirle que igual debería haber probado suerte en la oscura carretera.

– Podría quedarme aquí sentada -dijo-, y usted podría hacer como si yo no estuviera aquí.

Él no contestó; se limitó a esperar a que ella lo obedeciese. Su padre la habría amenazado, Hollingworth le habría hablado con ese típico tono paternalista suyo, tratándola como a una niña pequeña a la que hay que engañar para que haga las cosas; pero Brodie era distinto. Momentos antes había estado contenta de su suerte; pero ya no estaba tan segura.

Bueno, al menos no la había llevado de vuelta a casa de su padre. Pero, ¿qué iría a hacer con ella? Lo cierto era que no podía esperar que la ayudara también a que se casara en secreto, cuando su padre le había encargado que se ocupara de Kit e intentara sobornarlo.

Emerald se tomó su tiempo para salir de su apretado escondite, mientras decidía qué hacer. Cuando por fin se sentó en el asiento trasero, apoyó los codos en el de delante y la cabeza en una de las manos, sabía que sólo había una forma de tratar a Brodie. Tendría que conseguir que se enamorara de ella un poquito. Aquello siempre le había resultado muy fácil, aunque supiera que luego se iba a sentir terriblemente culpable por ello.

– Hola Brodie -dijo esbozando la más irresistible de sus sonrisas-. Soy Emmy Carlisle, aunque eso ya lo sabe -le tendió una mano, que él tomó durante un momento.

– Me llamo Tom Brodie. ¿Cómo está? -replicó ligeramente divertido ante tanta formalidad.

– Muy bien, señor Brodie. ¿Por casualidad se dirige a Londres?

Tenía una sonrisa contagiosa, una sonrisa que podría cautivar y encantar hasta la sensibilidad más hastiada de un hombre que había llegado a lo más alto de su profesión sin darse un momento de respiro o diversión. Inocente y seductora al mismo tiempo, era el tipo de sonrisa que podía meter a un hombre en muchos líos. De hecho, ya había ocurrido algo así, pensaba Brodie mientras hacía un gran esfuerzo para no sonreír.

– ¿Y si no voy a Londres?

Emerald Carlisle no se sintió ni mucho menos ofendida por su respuesta.

– Entonces, me temo que está en la carretera equivocada -le dijo con el mismo aire que adoptaría una condesa en una recepción al aire libre y en absoluto avergonzada porque la hubiera pillado viajando de polizón en su coche-. Pero si pudiera dejarme en el primer hotel, estoy segura de que podría persuadir a cualquiera para que viniera a buscarme -continuó sonriendo-. Claro está, si puede prestarme dinero para el teléfono.

A Brodie le estaba costando cada vez más continuar con aquella cara tan seria.

– ¿Le parece que empecemos por lo del hotel? -contestó secamente-. Quizá pueda sugerirme alguno; no conozco esta carretera y estoy buscando un sitio dónde comer.

– Oh, qué buena idea; tengo un hambre de lobo -sabiendo ya que no la iba a devolver a su padre, se pasó al asiento delantero y se abrochó el cinturón-. Mi padre me encerró en el cuarto de los juguetes, y yo me declaré en huelga de hambre.

– Menos mal que estaba por allí; de otro modo quizá hubiera fallecido durante la noche.

– Es bastante probable -le dijo con un brillo malicioso en la mirada-. Me he saltado la merienda y la cena, y la verdad es que no he comido nada desde el mediodía.

– Yo tampoco; además, tuve que cancelar la cita que tenía para cenar esta noche.

– Oh, lo siento -dijo, sintiéndolo de verdad-. ¿Estaba muy enfadada?

Recordó la frialdad con la que la rubia platino le había respondido por teléfono; parecía que aquella señorita no estaba acostumbrada a que le dieran plantón.

– No importa -respondió, sorprendido de que fuera la verdad.

– Lo siento.

– Debería sentirlo.

Lo miró pensativa.

– ¿Está enfadado conmigo por haberme escondido en su coche?

– No, lo estoy conmigo mismo; debería haberlo cerrado con llave.

– Sí, pero me alegro mucho de que no lo hiciera. ¿Cómo ha sabido que iba escondida atrás? -le preguntó mientras se paraban en un área de reposo-. ¿Qué es lo que me delató? No me gustaría volver a cometer el mismo fallo -comentó.

– Su perfume.

Era Chanel y lo sabía porque se había gastado hasta el último penique ahorrado en comprarle a su madre un frasco por su cumpleaños.

En Honeybourne Park el aroma de las rosas había enmascarado el perfume de Emerald, pero dentro del coche había identificado aquel aroma que tenía grabado en la memoria.

– ¿Mi perfume? Oh, Dios mío, no se me había ocurrido. Creo que no sería una buena espía, ¿verdad? -no esperó su respuesta, sino que se sacó las media del sujetador, se quitó los zapatos y estirando una de sus larguísimas piernas, empezó a subirse la media de fino nilón, aparentemente ajena al efecto que todo aquello estaba teniendo en Brodie. La miró brevemente para luego volver a concentrarse en la carretera-. La verdad es que me ha encantado que se diera cuenta de mi presencia. Quería darle las gracias por no decir nada… -lo miró y le sonrió con encanto -cuando me vio bajando por la cañería.

– Debería haberlo hecho -dijo, algo bruscamente.

– Oh, no; se portó maravillosamente. Hoy en día es muy difícil conocer a un verdadero caballero errante.

– No soy un caballero errante -la avisó.

– No se subestime. Siento que mi padre le pidiera que se ocupara de Kit; estaba segura de que se lo encargaría a Hollingworth.

– No me ha elegido por gusto; Hollingworth está es Escocia diezmando la población de faisanes, junto con los otros tres que hubiera elegido antes que a mí.

– Vaya faena.

– Yo pensé lo mismo -dijo secamente-. Pero no se crea que, por haberme hecho el loco en casa de su padre y haber accedido a llevarla hasta Londres, voy a dejar de hacer mi trabajo. Mañana a primera hora llevaré a cabo las instrucciones de su padre.

– A primera hora no podrá.

– Le aseguro que suelo levantarme muy temprano -especialmente si era para llevar a cabo aquel cometido, que deseaba terminar cuanto antes.

– Si quiere hablar con Kit a esas horas va a tener que conducir durante toda la noche, ya que está en Francia.

La miró sorprendido.

– ¿En Francia?

– Se marchó la semana pasada.

– ¿A qué parte de Francia? -preguntó Brodie.

– ¿Por qué no paramos ahí y lo hablamos mientras cenamos?

Él echó un vistazo al alegre café bar que abría las veinticuatro horas sin dar mucho crédito a sus palabras.

– ¿Bromea?

– No. Aquí sirven desayunos durante todo el día, y el desayuno es mi comida favorita -luego le sonrió con sarcasmo-. No estamos en Londres, Brodie, y si vamos a un restaurante propiamente dicho, teniendo en cuenta que son más de las nueve, nos recibirán con cajas destempladas.

Brodie se daba cuenta de que hacía mucho que a Emerald no le paraban los pies. Quizá fuera su padre el único que lo hacía, y así, empezó a comprender al cascarrabias de Carlisle. Si la había encerrado en aquel cuarto, sería por alguna razón justificada. Se veía que la chica era muy capaz de comportarse de un modo totalmente irresponsable y se había dado cuenta de que él era una pieza clave para poder escapar. Decidió poner fin a aquel disparate y, poniéndose lo más serio posible, se volvió hacia ella.

Se encontró con el rostro de Emmy Carlisle, de grandes ojos enmarcados por las cejas más preciosas que había visto nunca, una boca sensual y unos bucles que le adornaban las mejillas.

¿De qué color tenía el pelo? Cuando la había visto en la cañería, la luz del crepúsculo le había teñido el cabello de un tono rosado. De pronto sintió que necesitaba saberlo y encendió la luz. Lo tenía de color rojo, una mata de rizos cobrizos que brillaban alrededor de su rostro en la penumbra.

Por un momento los dos permanecieron en silencio, simplemente mirándose el uno al otro.

– Se ha hecho un arañazo en el cuello -dijo Brodie, rompiendo el silencio.

– Debe de haber sido cuando buscaba mis zapatos en el rosal -dijo al tiempo que se llevaba la mano al lugar donde se había arañado.

Brodie se desabrochó el cinturón y extendió el brazo para abrir la guantera y sacar el botiquín de primeros auxilios. Se produjo un momento de confusión cuando Tom le rozó el brazo de piel aterciopelada, color albaricoque por el sol del verano. Al incorporarse, el rostro de Emmy estaba justamente debajo del suyo; se fijó en sus ojos, protegidos por largas y sedosas pestañas y en que tenía los labios ligeramente entreabiertos, dejando ver unos blancos y menudos dientes. Durante una décima de segundo todo su cuerpo le pidió a gritos que besara aquellos labios. Y durante ese breve instante supo que ella estaba esperando que la besara y supo que habría sido algo muy especial.

Pero se contuvo, sabiendo que no hubiera sido lo más adecuado. No había llegado hasta la posición que tenía en ese momento para echarlo todo a perder por un instante de locura. Además, eso de que ella deseaba que la besara era una ridiculez; se iba a casar y, aunque su trabajo fuera impedirlo, ése no era uno de los mejores sistemas para hacerlo.

Abrió el botiquín con dedos algo temblorosos.

– Tome -rasgó un pequeño paquete que contenía una gasa antiséptica y se lo pasó a Emerald-. Es mejor que se lo limpie a que se lo toque.

Emmy echó hacia atrás la cabeza, dejando el cuello al descubierto.

– ¿Quiere hacérmelo, por favor, Brodie? Yo no me veo.

Debería haberle dicho que fuera al baño a hacérselo ella, pero, en lugar de eso, le agarró de la barbilla, sintiendo el calor de su piel bajo las yemas de los dedos, y le pasó la gasa por el arañazo. Brodie se alegró de que el olor del líquido que iba impregnado en la gasa cubriera el de su perfume. El perfume de las rosas era dulce y sus pétalos como el terciopelo, pero tenían espinas. Emerald Carlisle podría ser como una rosa, pero también era una fuente de problemas y contratiempos.

Por su parte, si era sincera consigo misma, se había sentido inquieta desde que Brodie encendió la luz del coche y la miró con esos ojos oscuros. Incluso un momento después, pensando que iba a besarla, el corazón pareció habérsele parado.

Se preguntó por qué no la habría besado. ¡Pero qué estupidez! ¿Es que se había olvidado ya de Kit? Una cosa era enamorar a Brodie y otra muy distinta animarle a que le hiciera el amor.

– Ya está bien -dijo con tono de eficiencia y arreglándose el pelo con los dedos.

Brodie pensó en ofrecerle su peine pero descartó la idea, pensando que le gustaba mucho cómo llevaba el pelo.

– ¿No lleva ningún peine escondido entre la ropa? -preguntó, fijándose momentáneamente en la parte de abajo del escote-. Sería una pena.

Aquella referencia velada al peculiar escondrijo de las medias y al espectáculo que había montado para ponérselas hizo que Emerald se sonrojase. ¡Dios mío, no se había puesto colorada desde que tenía seis años!

– Sí que lo tengo -mintió-. Pero me da vergüenza sacármelo.

– Mentirosa.

– ¿Está sugiriendo que no me da vergüenza o que no tengo un peine?

– Ambas cosas.

Emmy miró pensativa a Tom Brodie. Momentos antes le había llevado a su terreno y ella pensaba que tenía la situación controlada, pero de repente ya no estaba tan segura. Cometería un tremendo error si se le ocurría subestimar a aquel hombre.

– Venga, me muero de hambre -dijo Emerald, abriendo la puerta del coche.

Emmy se puso a comer un plato de huevos revueltos con beicon. Por su parte, Brodie se quitó la americana, se aflojó la corbata y se dispuso a hincarle el diente a unas chuletas de cordero con el mismo entusiasmo.

– Siento haberle causado tantos problemas, Brodie -dijo Emmy cuando terminó-. Pero no podía permitir que papá se saliera con la suya encerrándome en ese cuarto como si fuera una niña traviesa, ¿no cree?

Emerald tenía los codos apoyados sobre la mesa y la cara entre las manos. Brodie se fijó en que tenía los dedos largos y esbeltos y pecas en la nariz.

Hizo un esfuerzo para dejar de fijarse en su bellamente proporcionado rostro y se dispuso a seguir la conversación.

– Creo que lo ha dejado para muy tarde. Quizá si le hubiera dado un par de azotes de pequeña ahora no sería usted tan difícil.

Emmy hizo una mueca.

– El mes que viene cumplo veintitrés años y creo que soy lo suficientemente mayor como para tomar decisiones. ¿No le parece? -añadió al ver que él no respondía.

– En circunstancias normales podría ser -dijo con tacto-. Desgraciadamente, su dinero hace que nada pueda ser normal.

– ¡Mi dinero! -dijo con evidente disgusto-. Todo se reduce a eso. Me parece un tremendo egoísmo que una sola persona tenga tanto; quise donarlo cuando cumplí los veintiuno, pero Hollingworth no quiso ni oír hablar del tema.

– Quizá el señor Hollingworth piense que podría arrepentirse más tarde -dijo sin comprometerse.

– ¡Hollingworth! -repitió el nombre como si le diera asco-. Me trata como si tuviera dos años; incluso me sermonea si me gasto algo más de mi mensualidad.

– ¿De verdad?

– Es mi dinero -dijo-, y se supone que puedo hacer con él lo que quiera.

Brodie se sirvió una segunda taza de café, sin querer mirarla a los ojos que seguramente brillarían de indignación.

– No hace más que su trabajo.

– ¿Y hará usted el suyo con el mismo empeño?

Finalmente se sintió lo suficientemente seguro como para mirarla a los ojos.

– Si se refiere a que intentaré persuadir a Kit Fairfax de que casarse con usted no le conviene, entonces me temo que sí.

– ¿No hay nada que pueda hacer para disuadirlo?

– ¿Por qué iba a querer disuadirme? Si la ama, nada de lo que yo pueda decir podrá hacerle cambiar de opinión.

Emerald no contestó. ¿Por qué demonios se había tenido que marchar Hollingworth aquella semana precisamente? El tipo era un anticuado pero siempre salía con lo mismo. A Hollingworth no se le ocurriría jamás dudar de su sinceridad, pero tras unos minutos en compañía de Brodie sintió que él no era igual. Tenía que llegar hasta Kit Fairfax antes de que lo hiciera él.

– Hábleme de Fairfax -la invitó Brodie.

Emmy lo miró con recelo.

– ¿Qué es lo que quiere saber?

– ¿Cómo lo conoció?

– Vino a Aston's para hacer una tasación.

– ¿Es la sala de subastas?

– Sí; trabajo allí.

A Brodie no se le había ocurrido que Emerald Carlisle pudiera tener un trabajo.

– ¿Estaba comprando o vendiendo?

– El contrato de arrendamiento de su estudio cumplirá dentro de poco -entonces se dio cuenta de la trampa, aunque ya demasiado tarde-. No es fácil conseguir un préstamo siendo un pintor -añadió a la defensiva.

– Eso depende del éxito que tenga.

– Él tiene mucho talento y muy pronto tendrá éxito; pero de momento… -se encogió de hombros.

– Entiendo que pueda ser difícil -también entendía la razón que pudiera llevarle a estar interesado en pescar a una crédula heredera-. ¿Y fue amor a primera vista?

Ella vaciló un instante antes de contestar.

– ¿Qué más da?

Brodie se fijó en el sencillo anillo de compromiso que llevaba al dedo.

– Y ahora está en Francia esperando a que se una a él. ¿Me va a decir dónde está?

Ella suspiró ligeramente.

– Ya le he contado demasiadas cosas.

Aquel suspiro no lo convenció, pero no quiso presionarla más. Se excusó un momento y se levantó. Había visto un teléfono en el vestíbulo de la entrada; prefería llamar desde allí para que Emmy no se enterara de que iba a hacer una llamada.

Marcó el número.

– Mark Reed, Investigaciones -respondió una voz.

– Mark, soy Tom Brodie. Tengo entendido que has estado investigando a Kit Fairfax para Gerald Carlisle.

– ¿Y qué pasa?

– Me he enterado de que está en Francia. ¿Sabes dónde puede estar?

– Ni idea. A mí me pidieron que averiguara todo lo posible acerca de Kit Fairfax cuando la señorita Carlisle empezó a interesarse por él.

– ¿No has averiguado si tiene a alguien en Francia? ¿Amigos o parientes? ¿Alguien con quien pueda pasar unos días?

– No, que yo sepa. Lo que sí sé es que él no tiene dinero para alquilar un apartamento -Reed hizo una pausa-. Supongo que podrías intentarlo por la otra parte; me imagino que la señorita Carlisle tiene un buen número de amigos viviendo en granjas renovadas en la Dordogne o la Provenza donde quizá podrían encontrarse.

– Mira a ver lo que puedes indagar, ¿quieres? A lo mejor ha dejado algún número de contacto a algún vecino en caso de emergencia.

– Puede ser, aunque yo no lo describiría como el tipo de hombre al que le inquietan las emergencias; parece un tanto despreocupado.

– Haz lo que puedas.

Pensó en llamar a Gerald Carlisle, pero decidió no hacerlo. Le habían dicho que Emerald Carlisle no era asunto suyo. Bueno, una vez que la hubiera dejado en su apartamento dejaría de serlo.

Cuando volvió a la mesa, Emmy había ido a empolvarse la nariz. Pagó la cuenta y echó un vistazo a su reloj de pulsera, calculando el tiempo que les llevaría llegar a Londres, mentalmente cambiando las citas que tenía en los próximos días mientras daba con el paradero de Kit Fairfax.

– ¿Todo bien, señor? -preguntó la dueña mientras limpiaba la mesa.

– Sí, muy bien, gracias. Pero es que… -volvió a mirar el reloj, pensando que Emmy llevaba ya mucho rato empolvándose la nariz, sobre todo cuando sabía que no llevaba polvos encima. De repente le entró la preocupación-. Le importaría entrar en el aseo de señoras para ver si mi acompañante se encuentra bien.

– Claro que no -volvió al momento, su tranquilo semblante algo más turbado-. La joven no está en los aseos, señor; pero le ha dejado un mensaje. Será mejor que venga y lo vea usted mismo.

Emmy lo había escrito en el espejo, utilizando para ello jabón líquido de color verde:

Gracias, Don Quijote. Le enviaré una invitación para la boda.

La ventana del baño estaba abierta y la hoja se movía ligeramente con la suave y cálida brisa veraniega.

No le hacía falta mirar al aparcamiento para saber que su coche no estaba allí; sabía perfectamente lo que había hecho. Miró en el bolsillo de la americana para confirmar que mientras estaba al teléfono ella le había quitado las llaves. Luego se había escapado por la ventana del servicio.

Si conducía con la misma soltura con que hacía todo lo demás, probablemente estaría ya a muchos kilómetros de allí. Su única esperanza era que la parara la policía por exceder el límite de velocidad. Pensó en llamar a la policía local para informarlos de que le habían robado el coche; una noche en el calabozo le pararía los pies a la señorita Carlisle.

Aunque le entraron ganas de hacerlo, lo desechó inmediatamente. Parte de su responsabilidad era mantener a Emerald lejos de la publicidad de los periódicos. Estaba seguro de que a Gerald Carlisle le daría un ataque si llevaban a su hija ante el juez por robar el coche de su abogado y la prensa se cebaba en ello. Y después del ataque, Carlisle querría saber qué estaba haciendo ella en el coche de Brodie.

No podía creer que fuera tan imprudente, tan estúpida. Ya había comprobado hasta dónde podía llegar para salirse con la suya. Le entraron ganas de empezar a maldecir pero se quedó callado; desde el momento en que Emerald Carlisle había aleteado sus largas y sedosas pestañas subida a aquella cañería, él había sido como un muñeco en sus manos.

No podía perder más tiempo reprochándose interiormente por no haberla ignorado cuando sus ojos le suplicaron que no la delatara, encaramada a la cañería. Lo que tenía que hacer, sin más demora, era meter al genio de nuevo en la lámpara; pero para eso tenía que atraparlo primero.

– Betty -le dijo a la dueña del mesón-. Necesito un coche; inmediatamente. ¿Hará el favor de ayudarme?

Capítulo 3

Emerald no podía creer la suerte que había tenido; había salido de Guatemala para meterse en Guatepeor. Al llegar al mesón había visto un teléfono en el vestíbulo. Decidió hacer una llamada a cobro revertido para buscar ayuda en cuanto Brodie se levantara al baño, no fuera que se le ocurriera devolverla a su padre.

Esperó a que fuera al baño pero, desgraciadamente, cuando llegó al teléfono, vio que él lo estaba utilizando. Brodie no la vio porque estaba vuelto de espaldas.

Volvió a la mesa y se fijó en la chaqueta de Brodie, colgada de la silla vacía y de pronto se le ocurrió una idea… No perdió tiempo y pasó a la acción, metiendo la mano en el bolsillo y sacando las llaves del BMW. ¡Sí! Miró hacia el vestíbulo. ¿Se atrevía a llevárselo? Brodie se pondría enfermo, frenético.

El hecho de pensar en ello le produjo un escalofrío que le recorrió de arriba abajo. Y si la alcanzaba… Bueno, ése no era el momento idóneo para echarse a temblar.

Ya habría llamado a su padre y le habría dicho dónde estaba. Pero, al mismo tiempo, quería concederle el beneficio de la duda; sabía que no lo haría por castigarla, simplemente querría asegurar a su padre que estaba a salvo.

El problema era que Brodie trabajaba para su padre. Seguramente la comprendía, pero no podía hacer más de lo que había hecho. Le entró la risa; después de todo, él no la había invitado a llevarla en su automóvil, aunque tenía que reconocer que había disfrutado de su compañía.

Pero Brodie no había pasado aún a la historia; tendría que tener cuidado con él, si no, le iba a echar a perder los planes.

Emmy llegó a la autopista y dejó a un lado aquellos pensamientos mientras se disponía a adelantar a un camión. Había ganado un poco de tiempo, pero sabía que Brodie no tardaría mucho en descubrir el pastel. Quizá le llevase un rato conseguir otro medio de transporte, pero no era de esos hombre que se quedan sentados esperando a ver lo que les depara el destino; era un tipo al que le gustaba actuar. Y así, con eso en la cabeza, se concentró en conducir lo más rápidamente posible para llegar a Londres cuanto antes.

– ¿Se trata de un asunto amoroso? -preguntó Betty, poniéndole la mano sobre el hombro.

– Sí, es un asunto amoroso -le aseguró Brodie muy convencido.

– ¿Está enamorado de ella?

Aquello ya era más difícil, pero no quería mentirle.

– Se va a casar con otro, a no ser que yo se lo impida -dijo indirectamente.

– Oh, no; nunca funcionaría. Ustedes hacen tan buena pareja…

– ¿Buena pareja? -repitió cuando vio que Betty esperaba una contestación.

– Oh, sí, no me cabe duda. Están hechos el uno para el otro.

Empezaba a impacientarse; necesitaba conseguir un medio de transporte y allí estaba, escuchando a una mística con una vena romántica.

– Bueno, espere un momento, querido -le dio unas palmaditas en el hombro distraídamente.

Por un momento pensó que iba a volver con una baraja de cartas de tarot en la mano, pero Betty tenía algo mucho más especial en mente y, cuando regresó, le puso unas llaves en la mano.

– Vaya detrás de ella. Puede devolverme el coche cuando quiera.

Brodie le dio dinero para que tomara un taxi a casa al terminar en el mesón, pero aun así se sintió culpable por aprovecharse de su bondad. Se aseguraría de devolverle el coche lo antes posible. Le daría instrucciones a su secretaria para que lo lavaran primero y de que le llenaran el depósito; además, le metería un cheque en la guantera por las molestias. Después le enviaría un ramo de flores y una botella de vino.

No iba mal de tiempo, pero no tenía esperanzas de alcanzarla. Antes de salir del café había llamado a Mark Reed otra vez para pedirle que hubiera alguien para vigilarla cuando llegara a casa y también para conseguir su dirección, que no la sabía.

El informe que le había dado su padre estaba aún en el coche. Esperaba que no lo viera, ya que lo había echado en el asiento trasero cuando ella se cambió al de adelante. Y también rezaba para que no condujera directamente hasta Dover y se montara en el primer barco.

Sin embargo, no le parecía muy probable. Emmy podía haberse imaginado que estaría furioso con ella, pero era lo bastante inteligente como para saber que no la denunciaría a la policía por haberse llevado su coche.

A lo mejor se iría a casa a cambiarse de ropa. Sólo llevaba encima lo puesto y no había una sola mujer en el mundo, ni siquiera Emerald Carlisle, que se fugase para casarse sin llevarse al menos una barra de labios. Tampoco llevaba dinero, ni pasaporte, ni carné de conducir. No le quedaba más remedio que volver a casa y él iba a perseguirla.

Emerald le llevaba una ventaja de unos veinte minutos y ese tiempo era el suficiente para hacer la maleta, sobre todo sabiendo que su padre ya la habría echado de menos y que estaría removiendo cielo y tierra para encontrarla.

Emerald se detuvo en el aparcamiento, a la puerta del bloque de pisos donde estaba su apartamento.

– ¿Coche nuevo, señorita Carlisle? -le preguntó el portero mientras le abría la puerta.

Emmy hizo una mueca: no cambiaría su MG rojo por ningún otro coche en el mundo, ni siguiera por el rápido y suave BMW de Brodie.

– No es mi tipo, Gary -dijo pasándole las llaves-. Es de un amigo. Échale un vistazo, ¿de acuerdo? Se llama Brodie y vendrá un poco más tarde a por él. ¿Querrás devolverle las llaves y darle las gracias de mi parte?

– Por supuesto, señorita Carlisle.

– Y necesito un taxi dentro de unos quince minutos -lo tenía todo preparado: la maleta, el pasaporte, los cheques de viaje; sólo necesitaba ducharse y cambiarse de ropa-. Estaré fuera alrededor de una semana. ¿Me harás el favor de decirle al repartidor que no me traigan ni el periódico ni la leche estos días?

– Me encargaré de ello, señorita Carlisle. ¿Se va a algún lugar bonito?

– A Francia -dijo, tras pensarlo un momento-. Al sur de Francia -sonrió-. Te enviaré una postal.

– Me hará mucha ilusión. Llámeme cuando quiera que suba a buscar la maleta.

Y así lo hizo. Pero cuando abrió la puerta no era el portero el que estaba en el vestíbulo, sino Brodie.

– ¿Quiere que le baje la maleta, señorita? -estaba sonriendo, pero no era el tipo de sonrisa que sugiriera buen humor.

Abrió la boca para preguntarle cómo demonios la había alcanzado con tanta rapidez y luego, tras darse cuenta de que eso no importaba, la cerró de nuevo y retrocedió al tiempo que Brodie entraba en su apartamento con la maleta en la mano y cerraba la puerta con fuerza.

– No esperaba volver a verte tan pronto -dijo Emmy.

– No -contestó con cara de pocos amigos-, pero debías haber esperado que me presentara en algún momento. ¿O esperabas acaso que no llegara ni a la boda?

– ¿Cómo diantres lo has hecho? ¿Has robado un coche?

– ¿Cómo hiciste tú, Emmy? No, una señora muy amable me prestó el suyo porque ha pensado que estamos hechos el uno para el otro. Ella no desea que cometas un grave error.

– ¿Cómo? Yo no te robé el coche, Brodie; no tenía la intención de quitártelo para siempre.

– ¿En serio? Quizá debiera llamar ahora a la policía y dejar que discuta ese punto con el juez.

– No lo harás -le dijo en tono retador-. Si lo hicieras mi padre…

– ¿Qué haría tu padre? Ordenar a Hollingworth que me despida. Yo soy socio de Hollingworth, señorita Carlisle, y no puede permitírselo, ni tampoco la publicidad. Pero conoces a tu padre mejor que yo. ¿Te gustaría intentarlo?

A Emerald no le gustaba que nadie quedara por encima de ella, pero pensó que ponerse furiosa en ese momento no sería lo más recomendable. Por ello se limitó a sonreír.

– Vamos, Brodie, has ganado la batalla. No te enfades conmigo; tómate una copa, te sentará bien.

– Seguro que sí -coincidió-, pero ya me la tomaré más tarde.

– ¿Prefieres un café? -se dirigió a la cocina.

Deseaba tranquilizarlo, pensaba Brodie; aún no se había dado por vencida. Todo lo que necesitaba llevarse de verdad era lo que tenía en el bolso que llevaba colgado al hombro; la ropa podría comprársela en cualquier sitio.

Sabía que en cuanto se sentara en uno de los cómodos sofás del salón, saldría sin hacer ruido aunque tuviera que dejar atrás la maleta. Admiraba su coraje pero no iba a permitir que se saliera otra vez con la suya.

– No estaría mal si me dieras la dirección de Kit Fairfax, para empezar.

Ella se detuvo a la puerta de la cocina y se volvió a mirarlo con aquellos grandes ojos suplicantes. Su mirada lo enterneció y por un segundo le vino a la mente la dulzura de una época de su vida, anterior al momento en que decidió dedicarse a perseguir el éxito y dejar todo lo demás a un lado. Pero ese sentimiento sólo duró unos segundos. Aquella misma mirada era la que le había hecho llegar a donde estaba en ese momento.

– Siento estropearte los planes, pero no tengo tiempo para esperar una invitación formal. Tengo que hablar con Fairfax ahora, Emmy.

– Quieres decir para convencerle de que no se case conmigo. No dará resultado.

– ¿Ah, no? -por un momento, por bien suyo, quiso creerla, pero enseguida se impuso el sentido común-. Si creyeras eso, Emmy, no te importaría que hablase con él. Si te ama, nada de lo que pueda ofrecerle le hará cambiar de opinión.

– Mi padre cree que todo el mundo tiene un precio.

– ¿Y tú estás de acuerdo con él? Bueno, quizá Fairfax le demuestre lo contrario.

Por una parte, Brodie deseaba que así fuera, pero por otra estaba decidido a que Emerald no se casara con ese hombre. Cuando miró a su alrededor y vio el salón exquisitamente amueblado, las diminutas antigüedades en una vitrina de cristal tallado y las acuarelas de delicados colores sobre la pared, pensó que Fairfax estaría loco si se conformaba con cien mil libras. Se volvió hacia ella.

– Sabes, Emmy, si hubieras querido hacer una boda rápida habría sido mejor conseguir una licencia matrimonial de un registro aquí en Londres. Podrías haberte casado en tres días y nadie se hubiera enterado.

– Quería hacer una boda como Dios manda -dijo con tono desafiante-. Casarme en la iglesia del pueblo con muchos invitados, incluido mi padre.

– ¿De verdad? -¿Y por qué no la creía? ¿Por qué hasta ese momento Emerald Carlisle no hubiera hecho nada que sugiriera que era una chica tradicional? Incluso las que no lo eran deseaban casarse de blanco-. ¿Por qué no llevó a Kit a que conociera a su padre?

Se encogió de hombros.

– Pensé que sería mejor que yo preparara el terreno primero; además, Kit quería pintar.

Brodie notó el tono defensivo que adoptó Emerald y decidió pensar en ello más tarde.

– ¿Y eso os pareció más importante que causar una buena impresión a su futuro suegro? -ella no le contestó-. Tendrás que estar en Francia un mes entero antes de poder casarte, ¿lo sabías?

– ¿Un mes? No lo sabía.

– Y presentar un montón de papeles, traducidos todos al francés.

– No te pongas en plan abogado conmigo, Brodie. Ya lo arreglaremos.

– Vais a tardar. Lo encontraré antes, por lo que será mejor que me digas dónde está.

– ¿Y si no lo hago?

– Si no lo haces, tendré que llevarte de nuevo a Honeybourne Park, donde estoy seguro de que tu padre te vigilará de cerca hasta que lo encuentre.

– Le diré que me ayudó a escapar.

– Y yo que te escondiste en mi coche y que luego me lo robaste cuando me paré a echar gasolina.

– ¡No puede hacer eso! ¡Es una mentira!

Brodie sonrió despacio, atormentándola.

– Lo sé, ¿pero piensas que te creería?-ella lo miró furiosa-. Como comprenderás no puedo cargar con la responsabilidad de dejarte corretear a tu aire -esperó un momento y luego levantó la mano haciendo un gesto que expresaba resignación al ver que ella no deseaba revelar el paradero de su amado-. ¿No? De acuerdo, como bien has dicho, Francia es un país muy grande y, aunque me pueda llevar un tiempo, estoy seguro de que estarás muy cómoda en casa, encerrada en el cuarto de los juguetes.

Emmy emitió un sonido un tanto grosero. La llegada de Brodie la había fastidiado de momento, pero no quería que estropeara todo. No le importaba que encontrara a Kit, pero no hasta que no hablara primero con él.

– Tengo una idea: no te diré dónde está Kit, pero te llevaré hasta él -Brodie se echó a reír-. No, en serio…

– ¿En serio? ¿Cómo cuando dijiste que no me darías problemas?

Emerald se sonrojó y se fijó que era la segunda vez que le pasaba en un solo día.

– Siento de verdad haberte tomado prestado el coche, pero no puedes reprochármelo. Cuando te vi hablando por teléfono, supe que estabas hablando con mi padre.

– Menos mal que no lo hice, de otra manera estaríamos los dos metidos en un buen lío.

– ¿No estabas llamando a mi padre?

– En ese momento no me pareció buena idea, pero puedo asegurarte que la próxima vez no seré tan blando.

– ¿A quién estaba llamando entonces? -preguntó sintiendo curiosidad.

– A alguien que pudiera darme algún dato sobre el paradero de Fairfax.

– ¿Se refiere a ese tipo enano y odioso que mi padre contrata para investigar la vida de cualquier hombre al que se le ocurra mirarme más de una vez? -ni se lo confirmó, ni se lo negó, pero le pareció vislumbrar un destello de comprensión en aquellos ojos tan oscuros-. ¿Y tiene alguna pista?

– No, pero afortunadamente tu portero no sabía que tu destino fuese un secreto; el sur de Francia me lo pone algo más fácil.

Emerald tenía que reconocer que había sido bastante descuidada. Había querido que el portero le diera la información, pero pensaba que ya estaría de camino a Francia cuando lo hiciera.

– No tendrías la intención de buscarlo por toda Francia, ¿no? -dijo.

– Eso reducirá mi trabajo, pero tú te quedarás en Honeybourne Park mientras yo llevo a cabo la investigación. ¿Puedo usar tu teléfono?

Brodie sonrió con una sonrisa amplia que hizo que a Emmy se le acelerara un poco el pulso. ¿Qué tenía aquel hombre? ¿Sería simplemente el hecho de no dejarse dominar por ella? Su actitud era en sí mismo un reto y Emerald nunca había logrado resistirse a los retos y se prometió a sí misma que, con el tiempo, tendría a Brodie a sus pies. Pero todavía no; lo más importante en esos momentos era convencerlo de que decía la verdad.

– Me portaré bien, Brodie. Sé que tienes que hacer tu trabajo, por muy desagradable que pueda ser. Te llevaré hasta Kit y así podrás hacerle tu oferta. Todo lo que te pido es que me prometas que si él se niega a aceptarla, te olvidarás del asunto.

Aquello parecía razonable, ¿no?

– Preferiría que me dieras su dirección y nada más -dijo Brodie, no queriendo hacer ninguna promesa que quizá no pudiera mantener-. ¿O piensas que quizá no pueda resistirse al dinero de tu padre sin que estés con él para infundirle valor?

Emerald cruzó los dedos a la espalda.

– Confío plenamente en Kit; lo único que deseo es que se juegue limpio -le aseguró con una sonrisa angelical-. ¿Cuánto tiempo puede perder un hombre ocupado como tú?

No mucho, pensaba Brodie irritado. Una cosa hubiera sido ocuparse de Fairfax en Londres, donde le hubiera llevado como mucho un par de horas. Tener que buscarlo en Francia era muy diferente.

Y, aunque no confiaba en Emmy, sabía que no le quedaba otra alternativa que aceptar su sugerencia.

– Muy bien -contestó-. Me llevas hasta Kit y yo hablo con él.

Y si Fairfax no deseaba separarse de su amor, todavía tendrían que esperar un mes para poder casarse. Sería tiempo suficiente para que a Gerald Carlisle se le ocurriera algo o incluso para ir acostumbrándose a la idea.

Emerald, sabedora de que había marcado un tanto, se agarró los pantalones de seda e hizo una pequeña reverencia.

– Me alegro de que ese punto esté arreglado -agarró la bolsa y se la pasó a Brodie-. ¿Nos vamos?

– ¿Irnos?

– Voy a alquilar un coche y conducir hasta Dover -sonrió-. Aunque ya que estás aquí, supongo que podríamos ir en el tuyo.

– Llevo en pie desde las siete de la mañana, Emmy; no pienso conducir toda la noche.

– Yo conduciré -comentó -y tú puedes dormir.

– Perdóname si rechazo la oportunidad de que me abandones en la primer área de servicio donde paremos.

– No haría eso…

– Por supuesto que sí. Pero no puedo perder dos días conduciendo hasta allí y dos para volver. Mañana tomaremos el primer vuelo a Marsella y al llegar al aeropuerto alquilaré un coche.

– Eres mucho más que un tipo fornido, Brodie -dijo con admiración.

Debería haberle sorprendido que se fijara en él cuando se suponía que estaba perdidamente enamorada de Fairfax. Entonces ¿por qué no lo estaba? De nuevo archivó aquel pensamiento junto con otros peculiares de aquel caso para examinarlos en otro momento.

– Pero hay un pequeño problema -añadió Emerald.

– Venga, sorpréndeme -soltó Brodie.

– Yo no vuelo.

– No esperaba que te salieran alas -comentó-. Tomaremos un avión de viajeros, de esos que tienen motores y todo lo demás.

– No, Brodie, yo no me monto en un avión aunque lleve motores. Me dan miedo y, en cuanto cierren la puerta del avión, me va a dar un ataque de histeria.

– No te creo.

Emmy le sonrió.

– ¿Quieres arriesgarte?

Brodie la contemplaba con un sentimiento parecido al odio. Si no la creía del todo tampoco deseaba subestimarla. Sospechaba que Emerald Carlisle era perfectamente capaz de ponerse histérica y paralizar el aeropuerto de Heathrow.

– No hay problema; tomaremos el tren.

– Oh.

– No te darán miedo también los trenes, ¿verdad? -preguntó.

Estuvo tentada; después de todo estaba el túnel del canal y hubiera sido mucho más fácil escapar de Brodie yendo en coche. Pero sabía cuándo tenía que ceder y lo hizo con gracia.

– No -dijo finalmente-. Me encantan los trenes.

Además, los trenes hacían paradas.

– Bien, entonces sólo nos queda una cosa por decidir -a lo que Emmy arqueó una de sus bellamente trazadas cejas-. ¿Vamos a dormir aquí o en mi casa? -y antes de que pudiera hacer objeciones añadió-. No pienso quitarte la vista de encima hasta que estemos seguros en el tren.

Cuando Emmy abrió la boca para contestarle, sonó el teléfono.

– Oh, Dios mío, ese debe de ser mi padre -dijo sin hacer ademán de contestarlo.

– Quizá debieras contestar y así se quedará tranquilo; debe de estar preocupado por ti.

Emmy se retiró el pelo de la cara.

– Está preocupado, de eso puedes estar seguro, pero sólo por el dinero.

– Es algo duro decir eso, ¿no? -dijo Brodie frunciendo el ceño-. En el fondo, lo único que quiere es lo mejor para ti.

– ¿Ah sí? -de pronto el teléfono dejó de sonar y por un momento los dos se quedaron mirándolo-. Me pregunto si será la primera vez que llama -dijo Emmy, inquieta.

– Probablemente no -aventuró Brodie-. Yo me imaginé que vendrías aquí a buscar el pasaporte, el dinero y algo de ropa. Creo que él es capaz de imaginarse lo mismo. ¿Pero acaso importa?

– Sí -contestó al sorprendido Brodie-. El contestador estaba puesto -le explicó-. Al entrar rebobiné la cinta para escuchar los mensajes y un par de veces habían colgado sin dejar ninguno; ése podría haber sido mi padre. Pero se me ha olvidado ponerlo de nuevo y ahora sabrá que he estado en casa.

– Hoy no es tu día.

Lo miró, recordando ese instante cuando sus miradas se habían encontrado a espaldas de su padre y el momento cuando había estado a punto de besarla dentro del coche.

– No ha estado del todo mal.

– Bueno, sea como sea, es hora de escoger el mal menor, Emmy. Podemos quedarnos aquí y esperar a que aparezca tu padre, o puedes venir conmigo.

– No hay elección; vayámonos -dijo mirándolo a los ojos.

Agarró la bolsa y fue hacia la puerta; al menos aún tendría un taxi esperándola.

Brodie la agarró por el cinturón, obligándola a detenerse.

– Creo que me quedaría más tranquilo si me entregaras tu pasaporte -le dijo.

Emmy puso mala cara.

– Qué aburrido eres, Brodie; estás en todo.

– No es mi trabajo divertirte y, si estuviera en todo, no te habrías escapado con mi coche.

– Total, para lo que me ha servido… Eres demasiado listo para mí.

No se dejó engañar por sus halagos.

– Pensé que te ibas a portar bien.

– Y voy a hacerlo.

– Entonces no te hace falta el pasaporte, ¿verdad? -Emmy se dio cuenta de que no podía con él-. ¿Te ayudaría saber que he despedido el taxi que pediste?

Emerald se encogió de hombros con resignación; sacó el pasaporte del bolso de mano y se lo entregó de mala gana.

Le haría creer que había ganado la guerra; pero una vez en Francia no necesitaría el pasaporte para nada. No iba a vigilarla todo el tiempo, ¿no?

Brodie sonrió con ironía; de momento la tenía controlada, pero no se hacía ilusiones. Una vez en Francia, tendría que vigilar a Emerald Carlisle de cerca. Afortunadamente, eso no le resultaría desagradable.

El piso de Brodie no era del mismo tipo que el de Emerald. Vivía en una buhardilla remodelada al lado del Támesis que no estaba de moda. No tenía portero, ni las paredes del ascensor forradas de maderas exóticas; la verdad era que se llegaba a él por un montacargas que hubiera podido cargar con el BMW de Brodie sin dificultad.

Pero era muy amplio y dé altos techos, y el suelo era todo de brillante parqué, cubierto de hermosas alfombras africanas en vivos colores. El poco mobiliario que había era antiguo y confortable.

Las paredes de ladrillo pintadas de blanco constituían el marco perfecto para una sorprendente colección de cuadros realizados por jóvenes talentos y adquiridos antes de hacerse famosos y alcanzar precios impensables para alguien como Brodie.

Emmy se quedó en el centro, mirándolo todo.

– Me encanta este lugar -dijo finalmente-… Tienes buen ojo para los cuadros. ¿Puedo echar un vistazo?

– Claro. Pero te aviso, he cerrado la puerta de entrada con llave y voy a llevarme la llave a la ducha.

Se dio la vuelta.

– ¿En serio? -lo miró de arriba abajo con rapidez-. Me gustaría saber dónde te la vas a guardar.

– ¿En la jabonera? -sugirió.

– No seas aburrido, Brodie; no voy a escaparme, te lo he prometido.

– Es cierto… Y mientras ves la cocina puedes preparar un té si te apetece.

– ¿De verdad quieres que haga té? ¿O es sólo una manera de mantenerme entretenida para que no me meta en líos?

– Sé que tu capacidad de hacer travesuras es superior a todo eso -dijo con cinismo.

No esperó a que le respondiera pues no estaba de humor para escucharla. Estaba bastante cansado y de pronto se sintió irritable.

«Encima voy a tener que cederle mi cama», pensó al contemplar la amplia y confortable cama.

La idea apareció espontáneamente en su cabeza, atormentándolo con la imagen de un par de largas y esbeltas piernas, de unos ojos brillantes y risueños y de unos labios que tentarían a un santo. Desechó aquello sin piedad.

Se quitó el traje y entró en un ropero lleno de trajes caros, pero recordó que hubo un tiempo en el que sólo tenía uno.

Quizá debería haberse buscado una heredera con un padre que prefiriera pagar una fortuna antes que ver a su hija casada con el hijo de un minero. Claro que había pocas herederas como Emerald Carlisle.

Se desnudó del todo y se metió bajo el chorro de agua caliente de la ducha; mientras se enjabonaba se puso a pensar en cuántos trucos más tendría la señorita Carlisle escondidos bajo la manga.

También recordó la espesa mata de bucles rojos y un par de ojos verdes de lo más encantador que había visto en su vida. Había algo en lo que estaba totalmente de acuerdo con Gerald Carlisle, y era que no iba a permitir que se casara con cualquier gandul que se hacía llamar pintor y que le había echado un ojo a su dinero.

Agarró la toalla y se la enrolló a la cintura, pero al ir hacia la habitación el teléfono supletorio de la mesilla de noche sonó ligeramente. Parecía que Emerald había tomado confianza rápidamente.

Descolgó el auricular y se lo llevó al oído, pero Emmy ya había colgado. Había estado hablando con alguien. ¿Con Fairfax? ¿O con otra persona?

Capítulo 4

Emmy estaba bastante contenta: encontrar a Kit en el café del pueblo hubiera sido demasiada casualidad, pero le había dado al dueño un mensaje para él y el hombre le había prometido decírselo en cuanto lo viera. Bueno, al menos esperaba que fuera eso lo que le había dicho aquel hombre; la verdad era que se arrepentía de no haber sido más aplicada en la academia de francés.

Aquel nefasto día parecía que terminaba mejor de lo que había empezado; por lo menos Brodie no se había enterado de aquella llamada. Esperó a que hirviera el agua, la vertió en la tetera y colocó ésta sobre la bandeja.

Brodie estaba de pie en el quicio de la puerta, observándola. Le costó un esfuerzo enorme no echar una mirada de culpabilidad al teléfono. La mano le temblaba ligeramente y no sólo era por que hubiera estado a punto de pillarla; Brodie, sin el uniforme de ejecutivo, era un hombre de aspecto muy viril.

Se había cambiado el traje por un pantalón de chándal usado y una camiseta sin mangas igualmente usada. Tenía unos brazos fuertes y morenos de practicar mucho deporte y unos pies muy bonitos. Se dio cuenta porque iba descalzo y por esa misma razón no le había oído entrar.

– ¿Quieres leche? ¿Y azúcar?

Brodie se pasó los dedos por el cabello aún húmedo de la ducha; no había esperado que Emmy hiciera lo que le había pedido.

– Solamente un poco de leche, gracias. ¿No vas a tomar una taza?

– Antes de irme a la cama, no.

– Bueno, pues el dormitorio es todo tuyo -dijo-. Ven, te lo voy a enseñar.

– ¿Dormitorio? -dijo echando un vistazo a la austera pieza toda en blanco y a la enorme cama cubierta solamente por un edredón negro-. ¿No tienes un dormitorio de sobra?

– Sí, pero no hay ninguna cama; nunca me ha hecho falta hasta ahora.

– Entonces ¿dónde dormirás?

– Estaré bien en el sofá -dijo encogiéndose de hombros.

– ¿De verdad? -lo miró dubitativa-. Es una cama muy grande, Brodie; si tuvieras otra almohada podríamos compartirla -dijo sin poder evitar tomarse la revancha por haberle sacado antes los colores.

Emmy se dio cuenta, demasiado tarde, de que había dicho una estupidez. Y no es que fuera la primera vez, sino que en esa ocasión no sabía cómo atenerse a las consecuencias de su mal comportamiento. Brodie se acercó a ella lentamente.

– ¿Compartirla?

Emmy dio un paso atrás, y luego otro, hasta que tuvo que pararse. Cuando tuvo el casi metro noventa de Brodie delante le costó un esfuerzo enorme mantenerse en pie. Pero se defendió y le lanzó una contraofensiva.

– Como hacían en la Edad Media -sugirió con una espada para dividir la cama.

– ¿Una espada? ¿No sería muy peligroso?

– No te enteras, Brodie; eso era algo simbólico. Un verdadero caballero errante nunca cruzaría la línea divisoria, ni siquiera cuando la espada estaba envainada.

– Ya te lo he dicho antes, Emmy. No soy un caballero errante -dio un paso más-. Pero parece una idea bastante interesante; quizá pudiéramos sustituir la espada por un par de almohadas.

– No Brodie -dijo rápidamente, extendiendo la mano para que no se acercara más a ella-; sólo bromeaba…

Él siguió avanzando, ignorando por completo aquella mano que intentaba detenerlo. Al tocarle el pecho, Emmy sintió un calor tremendo que le recorrió todo el brazo y pareció inundarle todo el cuerpo. Ella apretó el puño, agarrándole con fuerza la camiseta.

– ¿Bromeando? -le preguntó con suavidad.

Por un momento pensó que podría contestar y abrió la boca para hacerlo, pero él le acarició la garganta hasta el mentón con el revés de los suaves y largos dedos, muy lentamente, hipnotizándola con aquel roce. Luego le pasó la punta del pulgar por el labio inferior, en un movimiento suave y sensual; fue como cuando había estado a punto de besarla en el coche, y ella lo había deseado más que nada en el mundo. Cuando Emerald Carlisle vio el reflejo de su propio corazón en sus ojos se echó a temblar.

– ¿Por qué vamos a bromear, Emmy? -le preguntó finalmente, con voz suave y ronca.

Brodie se había dado cuenta de que lo había querido provocar y se dispuso a devolverle la provocación. Pero aquel ligero temblor que había sentido bajo el pulgar se le antojó como un terremoto. Entonces una sensación le recorrió el brazo y después todo el cuerpo de manera que de ahí en adelante nada más importaba.

Fue a partir de ese momento cuando Tom Brodie dejó de pensar e hizo algo que había estado deseando hacer desde el mismo instante en que vio a Emerald Carlisle encaramada a aquella cañería.

Emmy se dio cuenta de que no podía escapar y, aunque hubiera podido, estaba totalmente hipnotizada por la fuerza que Brodie parecía generar al tiempo que bajaba la cabeza, hasta que unió sus labios a los de ella.

La miró con unos ojos gris muy oscuro, calientes y arrebatadores y entonces, ella cerró los suyos y gimió sin poder evitarlo. Cuando quiso decidir que aquello no estaba bien, era demasiado tarde.

Empezó a besarla con un leve roce de los labios, como pétalos de rosa, bailando entre los de ella con sensualidad. Ella entreabrió los suyos y él le rozó los dientes con la punta de la lengua. Instintivamente, Emerald le echó un brazo al cuello.

Por un instante Brodie se deleitó con la dulzura de aquella boca, con la suavidad y aroma de su piel, que le rozaba la mejilla mientras ella lo abrazaba. La mano que le había estado agarrando del mentón se movió entre sus cabellos y le agarró la nuca con la palma. Con la otra le ceñía la cintura, suavemente juntando su cuerpo al de él y haciendo que se pusiera tenso de deseo.

Deseaba a Emerald Carlisle y supo que ella también lo deseaba a él.

Entonces su razón irrumpió a patadas, recordándole con crueldad que él era mayor y supuestamente más experimentado que la chica que tenía entre sus brazos, una chica cuyos intereses tenía la obligación de proteger.

Cuando Gerald Carlisle le había instado a hacer todo lo que fuera necesario para evitar que su hija se casara con Kit Fairfax, estaba seguro de que el hombre no se había referido a que se la llevara a la cama.

Se puso tenso y se echó hacia atrás, haciendo que Emerald lanzara un gemido de protesta; por un momento pensó en mandar a Carlisle, su conciencia y su carrera al diablo, pero no lo hizo.

¿Habría accedido a que la besara para conseguir lo que quería? Lo cierto era que la creía capaz de cualquier cosa.

Levantó la cabeza y la miró.

– Tienes mucho sentido del humor, Emmy, y se te da muy bien distraerme, pero como tu pasaporte lo tengo guardado en la caja fuerte creo que no vale la pena que te sacrifiques. Claro está, si es que aún tienes pensado seguir adelante con la boda. Recordarás que estabas desesperada por casarte con Kit Fairfax, ¿verdad? -dijo, castigándose tanto a sí mismo como a ella-. O es que la boda es lo que toca este mes para volver loco a tu padre. Preferiría que me lo dijeses ya porque la verdad es que tengo cosas mejores que hacer que…

– Sí, desesperada -le soltó Emmy con la voz ligeramente ronca.

Él la miró con una expresión de duda y lo cierto era que no podía culparle por ello. Maldito Hollingworth por marcharse a Escocia; de haberse quedado en Londres no habría tenido tantos problemas con él como con Brodie. Al menos no habría cometido el terrible error de besarlo, pero tampoco la hubiera dejado escapar por la cañería.

– Voy a casarme con Kit en cuando me sea posible -declaró, con tono que delataba su desesperación por convencer a Brodie de su sinceridad-. Y no hay nada que puedas hacer para impedírmelo.

– ¿No? -extendió la mano y le rozó los labios con la punta de los dedos; unos dedos suaves que olían a jabón bueno, que olían a él-. Voy a intentarlo, sea como sea.

Luego se dirigió a la mesita de noche y desconectó el teléfono. Al incorporarse creyó vislumbrar una sonrisa de satisfacción dibujada en sus labios. Emmy creyó que estaba desconectando el teléfono para que no hiciera ninguna llamada y que no se había enterado de la que había hecho desde el teléfono de la cocina. Bueno, menos mal.

Pero lo cierto era que, aunque tampoco deseaba que hiciera ninguna llamada, Brodie había desconectado el aparato del dormitorio para que no escuchara la llamada que iba a hacer él.

– Buenas noches, Emmy -dijo al cruzar la puerta de la habitación-; que duermas bien -añadió cerrándola.

Emerald apretó los puños y los dientes al tiempo que suspiraba de rabia; luego se fue relajando poco a poco para no montar en cólera. Después de todo, había tenido ella la culpa.

En aquellas circunstancias, coquetear con Brodie había resultado imperdonable y bastante estúpido por su parte.

Se desvistió y apartó el edredón para meterse en la cama, pensando que podrían haberla compartido sin haber puesto ninguna separación; al fin y al cabo, era una cama enorme. Pero Brodie también era un hombre muy atractivo, con lo cual imaginó que no pasaría muchas noches solo en aquella cama.

Sorprendentemente, aquella idea no se le antojó nada agradable y, mientras se metía bajo el edredón recién lavado, Emmy se dio cuenta de que, de hecho, no le gustaba nada.

Brodie volvió a la cocina y fue hacia el teléfono de pared, descolgando el auricular y presionando la tecla de rellamada.

– Le habla la operadora, ¿adonde desea efectuar la llamada?

Se quedó pensativo.

– Perdone, me he debido equivocar de número -y colgó.

¡Qué ladina! Seguramente había marcado después el número de la operadora para que no se enterara del número al que de verdad había llamado.

Parecía que, si quería dar con Kit Fairfax, no le quedaba otra que acompañarla a Francia.

Marcó el número de su secretaria.

– ¿Jenny? Siento llamarte tan tarde, pero voy a estar fuera del despacho durante toda la semana haciendo un trabajo para Gerald Carlisle. Por favor encárgate de cambiar las citas que tenga, pero hay un par de cosas más urgentes que deseo que hagas primero. Hay un coche que tomé prestado…

– ¿Emmy? -abrió los ojos al escuchar su nombre, al tiempo que alguien llamaba discretamente a la puerta.

Emerald los volvió a cerrar con rapidez. El sol entraba a raudales por los altos ventanales y le pareció demasiado fuerte después de una noche en la que no había parado de dar vueltas. Se puso boca abajo y hundió la cara en la almohada. Llamaron a la puerta de nuevo, esa vez con más brío.

– Vete, Brodie -murmuró, pero debió de ser que la almohada ahogó sus palabras porque oyó como se abría la puerta-. He dicho que te vayas; todavía quiero seguir durmiendo.

– Te he traído una taza de té; puedes ir desperezándote mientras me doy una ducha.

– No quiero despertarme todavía.

– Pues no te queda otra alternativa. He conseguido un par de billetes en el tren de las ocho y veintisiete que sale de Waterloo.

¿A las ocho y veintisiete? De momento se quedó inmóvil, ignorándolo. Había trenes y más trenes durante todo el día y tenía que elegir el primero de la mañana. ¡Qué eficiente! ¡Qué tremendamente eficiente!

– ¡Maravilloso! -murmuró.

– Me han dado a elegir entre ése y el de las seis cincuenta y tres, y pensé que no te haría mucha gracia despertarte a las cinco de la mañana.

– Pensé que salían cada hora -gruñó.

– Hay un tren a París cada hora, pero vamos a cambiar en Lille. He reservado billete hasta Marsella y, cuando lleguemos, podremos alquilar un coche.

– ¿A Marsella? ¿Por qué a Marsella?

– Dijiste que íbamos al sur de Francia -apuntó con tono suave-. ¿Quieres especificar un poco más? -le invitó.

– Supongo que Marsella está bien.

Emerald, viendo que no le quedaba otra, se incorporó sentándose en la cama. Lo cierto era que para levantarse temprano le gustaba más Brodie que un reloj despertador. Extendió el brazo y agarró la taza que le ofrecía, sonriéndole. Marsella era una gran ciudad, y en una gran ciudad podía pasar cualquier cosa.

– ¿No crees que deberías darte prisa si quieres que tomemos el tren de las siete y media? Te doy quince minutos para ducharte, Brodie; luego el baño es mío.

– Si lo compartiésemos, ahorraríamos tiempo.

Aquella forma tan natural de decirlo sorprendió a Emmy. Bien sabía ella que era una tontería menospreciar la inteligencia de aquel hombre. Le había dicho que impediría que la boda se celebrara, le costara lo que le costara; si decidía que la seducción era la mejor manera, podría meterse en un buen lío.

Bajó los ojos, recatada como una monja.

– Tengo por costumbre no compartir el baño con ningún hombre que acabe de conocer.

– ¿Solamente la cama entonces?

Cuando abrió la boca para defenderse, Brodie se había metido en el baño y había cerrado la puerta con un gesto rápido. Pensó en lanzarle la taza de té pero, como seguramente la obligaría a limpiarlo, decidió mejor bebérsela. Aun así, no lo olvidaría.

Abrió la bolsa de viaje, pensando lo que iba a ponerse para el viaje en tren, sabiendo que el tiempo mejoraría según se fueran acercando al sur. Tras pensarlo un momento, sacó un vestido mini sin mangas verde oscuro, moteado de florecillas color crema.

Sacó también una muda limpia y unas sandalias y bolso a juego. Cambió todas las cosas del bolso que había usado la noche anterior al otro; de la cartera sacó unos billetes de cien francos que había cambiado en el banco un par de días antes y los enrolló entre la ropa interior de seda color crema que había colocado junto al vestido.

Tendría que levantarse antes que Brodie a partir de entonces para poder tomarle la delantera.

El tren resultó ser muy cómodo, ya que Brodie había reservado asientos en primera clase. ¿Y por qué no cuando sería su padre el que iba a pagar la factura? Aun así, Emmy empezaba a arrepentirse de haber fingido que le daba miedo volar. Pensándolo bien, a partir de ese momento tendría que pasar las siete horas siguientes sentada junto a Brodie. Normalmente habría considerado aquélla como una oportunidad estupenda de coquetear tranquilamente con un hombre como el abogado.

Sin embargo, aquella no era una situación normal y por ello, nada más llegar a Waterloo había ido al primer quiosco para comprar tres novelas de bolsillo.

– Necesito dinero para pagar esto -dijo de pronto, volviéndose hacia él.

Era la primera vez que se dignaba a hablar con él desde que le confiscara todas sus tarjetas de crédito y todo el dinero que llevaba excepto unas monedas. Ella se había anticipado al guardarse los francos en la ropa interior, pero reaccionó con furia para no despertar sospechas en él. Y tampoco le hubiera costado mucho trabajo averiguar dónde se había escondido el dinero de haber sospechado: tenía los quinientos francos metidos en el sujetador. Deseó haberse guardado más pero, de haberlo hecho, habría dejado muy poco en la cartera.

– Estaba empezando a pensar que íbamos a pasar el resto del viaje en silencio -dijo, pagando los libros.

– Y es lo que vamos a hacer -le había contestado ella.

Brodie se había encogido de hombros.

– Tengo bastante trabajo como para mantenerme ocupado. ¿No quieres nada más? -y cuando ella respondió que no, añadió-. Entonces, será mejor que subamos al tren.

Sirvieron el desayuno y Emmy lo tomó en silencio mientras que Brodie, también callado, parecía más bien distraído y más interesado en el documento que estaba leyendo que en el enfado de Emmy.

– Es de mala educación leer en la mesa -declaró Emmy finalmente, protestando por su falta de atención.

Se volvió, sorprendido.

– Oh, lo siento; pensé que no querías hablar, o al menos conmigo -cerró el informe que había estado leyendo y se quedó esperando.

Emerald se sintió como una tonta. Después de quejarse porque la había estado ignorando, sintió que tenía que decir algo. Pero al ver su mirada tranquila y distante no podía pensar en otra cosa que no fuera la noche anterior, cuando la había besado. Desesperada, hizo un gesto con la mano hacia los papeles que Brodie había estado leyendo y le pegó un golpe al vaso de zumo de naranja, que salió volando; aterrorizada comprobó cómo el líquido se vertía sobre la carpeta.

La azafata se dio cuenta del pequeño desastre e inmediatamente limpió la mancha más grande con un trapo. Brodie sacó los papeles de la carpeta y los limpió con su servilleta.

– ¿Le importaría tirar esto?

– Claro señor, y ahora mismo le traigo otro zumo a la señorita.

– No -dijo Emmy rápidamente-; no hace falta, gracias -cuando el hombre se hubo alejado, Emerald se volvió a Brodie-. Lo siento, ¿te he estropeado los papeles?

– No, no pasa nada -agarró la cartera y los metió dentro, pero no antes de que ella consiguiera ver el nombre escrito al principio de la página.

– ¡Dios mío! ¿Es cliente tuyo? -preguntó, un tanto sorprendida-. ¿Desde cuándo las estrellas del pop millonarias son clientes de Broadbent, Hollingworth y Maunsel? -le preguntó.

– Desde que estoy yo allí.

Emmy no era el tipo de persona a la que le gustase quedarse en silencio y vio que ésa era su oportunidad para romper el hielo.

– Cuéntame, entonces.

Brodie la contempló un momento. Emmy tenía los ojos verdes, moteados de un avellana dorado, y unas cejas oscuras y delicadamente arqueadas. Era una muchacha muy bella y por ello resultaba más peligrosa. Sin embargo, y a pesar de ello aceptó contarle algo sobre él.

– Conozco a Chas desde la escuela de primaria.

– ¿Chas?

– Así es como se llama: Charles Potter.

– Ya veo por qué se ha cambiado de nombre.

– Cuando le ofrecieron su primer contrato no podía permitirse contratar a un abogado y por eso su madre le sugirió que me pidiera consejo, ya que yo iba a estudiar derecho.

– ¿En serio?

– No todos nacemos con dinero, Emmy.

– Bueno, ¿y qué pasó con el contrato?

– Pues finalmente le aconsejé que firmara un contrato por cinco años. A ellos les interesó y al final todo salió bien. Por eso todavía sigo gestionando sus contratos.

– Es una bonita historia, Brodie. ¿Todavía sigue aconsejando gratis?

– De esa manera consigo a mis mejores clientes y a veces también a los peores. Dirijo también un despacho en una asesoría situada en una de las zonas más pobres de Londres.

– Un hombre muy comprometido.

– Un hombre que podría aconsejarte gratis ahora mismo -dijo muy serio-. Toma el siguiente tren que te lleve a casa, Emmy. Siempre es un error precipitarse con el matrimonio y, si Fairfax tiene sentimientos sinceros, esperará a que tu padre ceda.

Emmy agarró la novela, pero antes de abrirla lo miró y le sonrió con una sonrisa enigmática.

– Crees que va a ser fácil convencer a Kit para que acepte el dinero de mi padre, ¿verdad?

– Sí.

– Te has equivocado con él, ¿sabes?

A Brodie le sorprendió la intensa sinceridad con la que le habló, pero tenía razón: estaba seguro, como Carlisle, de que sería simplemente una cuestión de cifras. Pero mientras Emmy se recostaba en el asiento a leer, se imaginó en la piel de Kit Fairfax. Si Emmy lo amaba, ¿cuánto le costaría hacerle cambiar de opinión?

En ese momento se dio cuenta de que más valdría que pensara bien en lo que iba a hacer si Kit rechazaba el soborno.

A última hora de la tarde, el tren llegaba a Marsella. En media hora estaban sentados en el cómodo Renault que Brodie había alquilado.

– Bueno, Emmy, estamos en el sur de Francia. ¿Hacia dónde vamos ahora?

– Vamos hacia el norte y luego hacia el este.

– ¿Al norte y luego al este? -la miró algo divertido-. Perdóname, pero la verdad es que no estás siendo muy precisa. ¿Adonde vamos exactamente?

– Iré dándote instrucciones según vayamos acercándonos -dijo, saliéndose por la tangente.

– Pero así no; dentro de unas horas se hará de noche y no quiero acabar perdido en una remota carretera comarcal -que parecía que era lo que ella deseaba.

– Entonces ve hacia el norte, Brodie, y ya te diré cuándo tienes que desviarte. No te preocupes, me oriento de maravilla.

– ¿Por la noche también? ¿En serio?

– Claro que sí -dijo sin mirarlo a los ojos.

La miró pensativo antes de arrancar el coche y, saliendo del garaje, se dirigió hasta la intersección más cercana.

– ¡Te has equivocado, Brodie! Te he dicho que te dirigieras hacia el norte.

Capítulo 5

– Decirme al norte no es suficiente, Emmy. Llevo sentado en un tren desde las siete y media de la mañana y no pienso pasear por toda Francia como si fuéramos de caza. Pasaremos la noche en Marsella y saldremos a primera hora de la mañana, una vez que me hayas explicado exactamente adonde vamos.

Lo miró de hito en hito, sin poder dar crédito a sus oídos.

– Pensé que tenías prisa por terminar con todo este asunto.

– Y la tengo -se encogió de hombros-. Pero no tanto como para conducir de noche sin tener idea de adonde voy. Además, es una pena que estemos en la ciudad donde es famosa la bullabesa y no nos tomemos una.

Como Emerald se había negado a decirle exactamente adonde iban, temerosa de que la dejara atrás y fuera él solo a hablar con Kit, Brodie estaba raro desde por la mañana. Pero él pensaba que ella no tenía dinero y que dependía totalmente de él.

– Odio la bullabesa -dijo, acomodándose en su asiento.

– No hace falta que la comas. Conozco un restaurante cerca del viejo puerto donde estoy seguro de que encontrarás algo que te guste, al menos disfrutarás de las vistas. Quizá podríamos alquilar una barca hasta el Castillo D'If por la mañana; así te enseñaré la celda en la que estuvo encarcelado el Conde de Montecristo.

– No digas tonterías, Brodie. El Conde de Montecristo es una novela, es ficción.

– Lo sé -contestó, burlándose de ella un poco-. Pero tampoco existió Sherlock Holmes y la gente sigue escribiéndole a su residencia de Baker Street.

– Cualquiera pensaría que estás de vacaciones -dijo enfadada-. Está en juego mi futuro; ¿es que no te lo estás tomando en serio?

– Me cuesta bastante trabajo -confesó-. Puede ser que Hollingworth a una excursión de este tipo la llame trabajo, pero él está más acostumbrado a estas cosas que yo -hizo una pausa, pero ella no le contestó-. ¿Has hecho algo así antes?

Emmy se puso colorada.

– Estoy segura de que mi padre te ha dado ya todos los detalles.

– Algunos sí -coincidió.

Gerald Carlisle le había contado que Emmy se había enamorado de un persuasivo cazadotes, que se había fugado con ella de una mansión donde su padre y ella pasaban unos días con amigos. Brodie sospechaba que había sido un caso de amor de verano algo descontrolado; un verdadero cazadotes le habría costado aún más dinero.

– Acababa de cumplir los dieciocho, Brodie; no era más que una niña -dijo-. Esta vez sé muy bien lo que hago.

– Quizá sí, Emmy -cuando descubriera qué estaba haciendo a lo mejor podría hablar con Fairfax-. Pero como había planeado tomarme unos días de vacaciones este mes, he decidido combinar el trabajo con el placer.

– ¿De verdad? ¿Y qué fue lo que hiciste Brodie? ¿Llamar a tu secretaria ayer por la noche y pedirle que cancelara todas tus citas?

– No he tenido otra alternativa. Aparte de una agenda llena de compromisos, tuve que pedirle que se encargara de devolver el coche que me prestaron cuando te llevaste el mío -sonrió-. Creo que al menos le debes a Jenny un ramo de flores por obligarme a sacarla de la cama. Si lo haces, no volveré a quejarme.

La verdad era que no se sentía bien por haberse llevado su coche y no deseaba que se lo recordara continuamente.

– ¿Me lo prometes?

– Te doy mi palabra de honor.

Emmy permaneció en silencio hasta que Brodie se paró a la puerta de un pequeño hotel.

– Hablabas en serio, ¿verdad? -dijo mientras se desabrochaba el cinturón de seguridad-. ¿Por qué no te olvidas de mí y te vas de vacaciones?

– Porque soy una persona seria. De todas maneras, no me importa relajarme esta noche y olvidar el motivo por el que estamos aquí durante unas horas. ¿Por qué no intentas hacer lo mismo? -a lo que Emmy le contestó con una mirada de sospecha-. Venga -dijo Brodie sonriendo y ofreciéndole la mano-. Lo mejor será que aceptes que el único trayecto que vamos a recorrer esta noche será un relajado paseo bajo el fuerte para contemplar la puesta de sol sobre el puerto antiguo.

Emmy pensó que tenía razón, pero al darle la mano para que la ayudara a salir del coche se recordó a sí misma que no podía hacérselo saber.

El propietario del hotel, un tal Monsieur Girard, era un viejo amigo de Brodie, y lo recibió calurosamente.

Hizo un esfuerzo por seguir la conversación, pero los dos hombres hablaban demasiado deprisa como para que ella pudiera enterarse de todo con lo poco que sabía.

– Tienes una secretaria muy eficiente -le dijo Emmy cuando se dio cuenta de que la decisión de quedarse a pasar la noche en Marsella no había dependido de que ella no quisiera decirle adonde iban.

Brodie notó el tono sarcástico y se encogió de hombros como respuesta.

– Sabía que no íbamos a llegar hasta bien entrada la tarde y le pedí que llamara y reservara una habitación -terminó de rellenar la ficha en el mostrador-. Deberías quitarte ese miedo que tienes a volar, Emmy. Así podríamos haber llegado aquí hace horas y en estos momentos estarías en brazos de tu amor -terminó con cierto cinismo-. Claro está, si esa fobia es real -dijo poco convencido.

Tomó la llave que le dio el dueño y, agarrando las maletas con una mano, se dirigió al anticuado ascensor.

– ¿Una llave? -preguntó Emerald.

Brodie se puso tenso.

– Sí, una llave, y, además, en estos hoteles antiguos no hay habitaciones con dos camas.

– ¿De verdad? Entonces espero por tu bien que el suelo sea cómodo, Brodie.

– No sería la primera vez que duermo en el suelo; sólo espero que no entre corriente por debajo de la puerta.

– ¿Crees que me escaparía en Marsella a mitad de la noche? -dijo sonriendo.

– No lo parece cuando lo dices así, pero conociendo tus antecedentes hasta la fecha, sería una estupidez ignorar la posibilidad. Y por si hay una cañería a mano te advierto que voy a dejar todos nuestros papeles y dinero guardados en la caja fuerte del hotel durante la noche -y como si pudiera leerle el pensamiento continuó diciendo-. Quizá no necesites el pasaporte para viajar en Francia, Emmy, pero lo necesitarás para casarte -hizo una pausa-, aparte de un certificado de nacimiento, una declaración jurada de residencia en Francia, un certificado médico, un certificado de la embajada británica en Francia…

– Qué bien te lo sabes -dijo interrumpiéndolo.

– Es parte de mi trabajo. En Francia se toman el matrimonio muy en serio, como te habrías dado cuenta si te hubieras informado de ello antes de lanzarte a esta locura de plan -le dijo al tiempo que el ascensor se paraba bruscamente.

Estaba tranquilo porque sabía más del tema que ella, pensaba Emmy al salir del ascensor. Ésa era buena señal, así se relajaría, bajaría la guardia. Desde entonces, Emmy decidió que se portaría bien, muy bien.

Al entrar en la encantadora suite decorada con muebles antiguos de estilo provenzal, Emmy vio que había un sofá enorme de cómodo aspecto en una especie de salita contigua al dormitorio. Parecía que Brodie le había estado tomando el pelo al decirle que tendrían que compartir la gran cama que dominaba el interior de la alcoba.

– ¿No dijo nada tu secretaria cuando le dijiste que alquilara una suite?

– Mi secretaria no sabe que estás conmigo -señaló.

– Entonces ¿para quién creería que era el otro asiento en el tren?

– Tuve la discreción de reservar yo mismo los asientos.

– ¿No quieres que nadie se entere? -le preguntó, volviéndose para mirarlo.

– Si deseas que monte un espectáculo y que se enteren todos los medios de comunicación, Emmy, a mí la verdad es que me da igual. Simplemente estoy actuando como agente de tu padre y…

– ¿Quieres decir que sólo obedeces órdenes? -de pronto la expresión del rostro de Brodie se ensombreció y supo que lo había molestado.

Sabía que lo que había dicho era algo imperdonable, horrible y, arrepentida al instante, se acercó a él.

– Brodie… -comenzó a decir, pero él la cortó.

– Esta es una situación que me repele totalmente. Sin embargo, como estoy de acuerdo de corazón con la opinión de tu padre sobre algunos hombres avariciosos que quieren aprovecharse de muchachas malditas con la abundancia del dinero, haré todo lo que esté en mi mano para llevar a cabo sus deseos -y levantando el maletín del suelo fue hacia la puerta-. Te dejaré usar el baño primero, Emmy, y te sugiero que aproveches para lavarte la boca también.

No podía dejarlo así y lo siguió, agarrándolo de la manga para detenerlo.

– Lo siento, Brodie -espetó-. De verdad.

– Yo también -miró señaladamente a donde ella le estaba agarrando e inmediatamente lo soltó-. Quédate todo lo que quieras en el baño; yo voy a tomarme una copa.

Emmy pegó un respingo cuando la puerta se cerró con firmeza y se apoyó en ella notando un ligero escalofrío.

– Maldita sea -murmuró.

Su padre seguramente le habría contado que era una niña mimada y ella no había hecho más que confirmárselo con aquel comentario tan fuera de tono.

Se dio cuenta en ese momento de que no podía permitir que Brodie tuviera aquella opinión de ella; no deseaba que pensara que era una inconsciente que no hacía más que buscarle problemas a su padre.

Pero ¿qué podía hacer? La gente se limitaba a pensar que era como su madre: rebelde, irresponsable y egoísta; pero ella no era así. Oh, claro, había tenido sus momentos malos como cualquier jovencita, pero su riqueza y el hecho de tener una madre con una conocida colección de amantes, la habían colocado en el punto de mira, con lo que cualquier pequeña indiscreción era multiplicada por mil.

Pero lo más injusto era que su madre nunca se habría metido en ese tipo de lío, o de haberlo hecho habría abandonado al mínimo contratiempo.

Pero Brodie se daría cuenta de que Emerald Carlisle no era una cobarde; a diferencia de su madre, ella nunca dejaría tirado a un amigo, a un familiar o a un amor sólo porque las cosas se pusieran difíciles. Llegaría hasta el final de todo aquello y se negaba a permitir que su padre o Brodie se lo impidieran. Sólo Kit podría detenerla, y por ello quería hablar con él antes de que lo hiciera Brodie.

¿Por qué la vida le ponía a uno entre la espada y la pared cuando en principio todo le había parecido tan sencillo?

¿Por qué narices Kit se había tenido que ir a Francia en aquel preciso momento? No había sido capaz de convencerlo: él se había limitado a besarla distraídamente en la frente y a decirle que no se preocupara por él y que las cosas se arreglarían solas. Pero Emmy sabía que aquella actitud de Kit no era la correcta; nada se arreglaría solo si uno de ellos no hacía un esfuerzo.

Y después, como si no hubiera tenido bastantes problemas, Hollingworth se había marchado a cazar a Escocia dejándola a la merced de Tom Brodie, cuya imaginación funcionaba a la perfección y que no respondía de manera predecible cuando alguien lo provocaba.

Se enjugó una lágrima de la mejilla y pensó en el día siguiente, cuando tendría que zafarse de su inteligente perro guardián para llegar a Kit antes que él. Pero esa noche le esperaba un paseo por el viejo muelle seguido de una cena iluminada con velas y quizá la oportunidad de reparar su error a los ojos de Brodie.

Aquella noche se portaría bien, pero aún le quedaba un rato a solas y lo aprovecharía para darse una vuelta por los pasillos y averiguar la distribución del hotel; indudablemente sería la única oportunidad que tendría para escapar.

Brodie se había quitado la cazadora y estaba echado en una tumbona, aprovechando los últimos rayos del sol. Se quedó mirando la copa de pastis que tenía en la mano, comparando su color opaco tan impenetrable como los problemas que planteaba Emerald Carlisle. Se sintió de pronto inquieto. ¿Qué diantres estaba haciendo recorriendo el sur de Francia con una heredera que se había fugado? Todo ello le recordaba a una de esas comedías románticas de los años cuarenta, con Cary Grant; excepto que en esa ocasión no había nada gracioso, al menos para él.

Cerró los ojos sin saber lo que le ocurría; no era normal en él perder la cabeza por una cara bonita. Pero, de no ser así, habría llamado a su padre y le habría contado todo en vez de estar con ella en Marsella, compartiendo la suite de un hotel. Entonces ¿por qué no había obrado con más sentido común?

Por encima de la mezcla de olores del tráfico y el puerto, el olor de Emmy seguía en su memoria, junto con la sensación de tenerla entre sus brazos, el sabor de su boca cuando sus labios se unieron a los suyos, y sabía por qué.

Ella no lo había hecho adrede: había querido distraerlo, atontarlo… y había conseguido seducirlo por un momento. Recordó su manera de mirarlo un rato antes, con aquellos ojazos verdes, dorados, cuando intentaba disculparse. Le había costado toda su fuerza de voluntad reprimirse y no tomarla de nuevo entre sus brazos.

Maldita sea, tendría que haberla llevado directamente hasta donde estuviera Fairfax y haber arreglado todo aquella noche. La había llevado hasta allí para hacer que se retrasara, aunque no por bien de ella sino por su bien. Quería conocerla, comprender lo que la empujaba a hacer todo aquello. Y podía jurar que no era un amor apasionado por Kit Fairfax, o quizá quisiera creerlo…

Decidió llamar a su despacho para ver si tenía algún mensaje de Mark Reed.

Del investigador no había ninguno, pero Gerald Carlisle le había dejado varios.

– Está loco por saber si has hablado con un tal Fairfax -le dijo Jenny-. Supongo que sabes a quién se refiere.

– Desgraciadamente, sí, y la respuesta es no. He descubierto que está en el sur de Francia y espero poder hablar con él mañana, eso es todo. ¿Algo más?

– Esto, me preguntó si habías visto a su hija, pensó que a lo mejor la habías llevado hasta Londres en el coche. Le dije que a mí no me habías comentado nada -hizo una pausa-. Sólo querías que te reservara una suite, ¿verdad?

– Sí, Jenny, entendiste bien.

– Me alegro. Ah, por cierto, no me explicaste por qué tuviste que pedir prestado ese Volkswagen lila.

– No, Jenny, no te lo he explicado y, si sigues interrogándome así, no te lo pienso contar.

– Pues entonces llamaré a Betty y se lo preguntaré.

– ¿Betty?

– Sí, esa señora tan dulce que llamó para darte las gracias por haberle devuelto el coche tan rápidamente y por los preciosos regalos -Jenny hizo una pausa-. Me pidió que te dijera también que las cartas dicen que no te fíes de las apariencias en los asuntos del corazón, que las apariencias engañan. ¿Entiendes?

– Igual que entiendo todo lo que está pasando esta semana -replicó mordazmente-. Si vuelve a llamar, pregúntale si puede localizar a Kit Fairfax a través de las cartas.

– No esperaré a que me llame ella, la llamaré yo ahora mismo. Tom, ¿quieres que le diga al señor Carlisle que su hija está contigo, o prefieres que no se entere?

– Puedo conseguir otra secretaria en cualquier momento, Jenny. Les pediré que te sustituyan por una de esas rubias de piernas largas.

– Y yo que pensaba que las pelirrojas de piernas largas eran las favoritas del mes. Le daré recuerdos a Betty de tu parte, ¿vale?

Al volver a la suite, Brodie se dio cuenta de que Emerald le había tomado la palabra cuando le había dicho que se tomara todo el tiempo necesario. Estaba envuelta en un albornoz cuando llamó a la puerta de la habitación.

Al verla se detuvo bruscamente.

– Lo siento, pensé que ya te habrías vestido.

– ¿Ah sí? -dejó un momento el pincel de la máscara de pestañas para mirarlo y entonces se dio cuenta de que tenía una mancha en el pantalón-. ¿Te ha sentado bien la copa?

– No en especial -se dirigió al cuarto de baño-. ¿Si te paso los pantalones se los darás a Madame Girard, por favor? Está esperando fuera para pasarles una esponja y plancharlos.

Dejó la máscara de pestaña y se quedó esperando a la puerta del baño mientras él se quitaba los pantalones.

– Tanta intimidad resulta deliciosa, Brodie -le dijo desde el otro lado de la puerta-. ¿Pero crees que es lo que mi padre tenía en mente cuando te ordenó que no te detuvieras ante nada para impedir que me casara con Kit?

– ¿Que no me detuviera ante nada? -Brodie no recordaba que Gerald Carlisle se hubiera expresado sus instrucciones en aquellos términos-. Me parece un poco exagerado.

– A grandes males, grandes remedios. Kit, tú lo sabes, no es el tipo de hijo político que desea mi padre.

– De eso ya me había dado cuenta -Brodie empezó a vaciarse los bolsillos del pantalón en una pequeña mesita justo pegada a la puerta del baño-. ¿Qué inconvenientes ve en el chico?

– ¿Es que no te has leído ese informe tan extenso que te ha dado?

– No del todo; lo cierto es que no he tenido mucho tiempo -no había podido sacarlo y leerlo en el tren al lado de ella y la verdad era que no le apetecía nada leerlo; prefería conocer la historia por boca de Emmy, durante la cena.

– Bueno, pues déjame que te cuente -dijo Emerald amablemente-. Kit es pintor, la cual, por sí sola, es una razón suficiente como para eliminarlo de la lista de yernos. Luego, viene el problema del dinero, que no tiene…

– Y por ello está a punto de perder su estudio.

– No va a perderlo.

– Sí se casa contigo, no lo perderá.

Lo miró furiosa.

– Y por último, y seguramente esto es lo peor, lleva el pelo por los hombros. ¿No cree que esta combinación le hace ser el marido menos adecuado?

– No necesariamente…

– A Hollingworth le decepcionaría mucho oírte decir eso, Brodie, y lo mismo pensaría mi padre. ¿Estás seguro de ser el hombre adecuado para hacer el trabajo? No es demasiado tarde; todavía podrías llamar a Hollingworth y sacarlo de su matanza ritual por tierras escocesas.

– Simplemente un marido de lo menos adecuado para ti. Mientras que tú, Emerald, podrías ser el sueño de Fairfax hecho realidad -para ser sincero el sueño de la mayoría de los hombres, y eso sin la herencia de millones de libras de su abuela.

– Eso es muy cínico por tu parte, Brodie. ¿Es que no crees en el verdadero amor?

– No cuando una de las partes tiene tantas ventajas.

– Todavía no conoces a Kit en persona -contestó ella, al tiempo que él le pasaba los pantalones-, por lo que no estás en posición de juzgar. Algún día se convertirá en un gran artista.

– ¿Y tú serás su inspiración? No te veo como el tipo de mujer que desee vivir a la sombra de otra persona.

Lo miró sorprendida.

– Será mejor que le dé estos pantalones a Madame Girard si queremos salir a cenar esta noche.

– Buena idea, y por si acaso se te había ocurrido hacerles algo a los pantalones, te aviso que tengo otros.

– Prometo que esta noche me portaré bien. Tengo hambre y sé que, si rajara los pantalones con mis tijeras de manicura, me castigarías a irme a la cama sin cenar.

– Muy posiblemente, y sería mi obligación asegurarme que no te escaparas de aquí -esbozó una sonrisa diabólica, traviesa-. Eliges tú.

Y de pronto dejó de mirarlo y echó una ojeada a la cama y él notó como un leve rubor le coloreó las mejillas antes de que volviera sus grandes ojos color avellana hacia él. Por un segundo el tiempo pareció detenerse y nada importaba salvo esas dos personas a solas en una habitación…

Alguien interrumpió el instante llamando con fuerza a la puerta y Emmy se dio la vuelta y salió del dormitorio sin mediar palabra.

Brodie cerró la puerta del cuarto de baño y se apoyó contra ella al tiempo que emitía un largo suspiro. Hacía mucho tiempo que no sentía la necesidad de darse una ducha fría, pero en ese momento creyó necesitarla. De pronto se le ocurrió que, para ser un abogado al servicio de su padre, estaba pasando demasiado rato en diferentes habitaciones con Emerald Carlisle.

Lo cual, si ella estaba enamorada de Kit Fairfax tal y como decía, no debería de haber planteado ningún problema. Entonces, ¿por qué resultaba tan turbador para ambos?

Capítulo 6

Cuando abrió la puerta para darle los pantalones a Madame Girard, Emerald estaba temblando. Volvió sigilosamente al dormitorio, pero Brodie no estaba allí; sólo se oía el ruido del agua tras la puerta del baño.

No perdió el tiempo. Se quitó el albornoz y se puso un vestido de punto de seda color albaricoque por encima de la rodilla que le marcaba perfectamente la figura. De pronto se le antojó demasiado corto y el escote bastante pronunciado y coquetón. ¡Dios mío, y qué ganas tenía de coquetear!

Pero no sólo de coquetear; cada vez que Brodie estaba cerca de ella, no podía pensar en nada más que en acariciarle la piel desnuda. Ella sabía que él sentía lo mismo, pues lo había visto reflejado en sus ojos momentos antes. Era como si hubiera una fuerza irresistible entre ellos, una fuerza que los atrajese, y cuanto más tiempo transcurría, más intensa parecía volverse.

¿Y por qué en ese momento precisamente, cuando resultaba tan imposible?

Temblaba por la intensidad misma de sus sentimientos. No podía esperar hasta el otro día por la mañana para fugarse, pues según iban las cosas quizá al día siguiente fuera ya demasiado tarde. Tendría que hacerlo inmediatamente; miró a su alrededor buscando las llaves del coche y, en ese momento, recordó que Brodie se había vaciado los bolsillos en el cuarto de baño.

Todavía estaba corriendo el agua de la ducha y las mamparas de cristal esmerilado que la rodeaban le impedirían verla. El corazón le latía a toda prisa cuando abrió la puerta una rendija. En una pequeña mesita estaba la cartera de Brodie y las llaves del coche. Agarró las llaves con cuidado y, cuando ya iba a cerrar la puerta, se detuvo y, metiendo de nuevo la mano, sacó mil francos de la cartera. Después de todo, pensaba Emmy, como se había guardado el de ella no le faltaría dinero.

Cerró la puerta del baño, se puso unos zapatos de tacón bajo y agarró el pequeño bolso de mano donde había metido ya quinientos francos. Aun así vaciló y echó una mirada a la puerta del baño; odiaba tener que marcharse así, sabiendo lo que él pensaría de ella.

El ruido del agua cesó y Emmy aguantó la respiración. ¿Por qué diablos titubeaba? En un momento, Brodie saldría detrás de ella, sabía que no se quedaría parado y que actuaría inmediatamente. Corrió escaleras abajo y, al pasar por el vestíbulo, ignoró un grito de asombro de Monsieur Girard.

Le temblaban tanto las manos al intentar abrir el coche que temió que se disparara la alarma, pero finalmente consiguió abrir la puerta sin problemas y saltó al asiento del conductor.

– Respira hondo, Emmy -se decía a sí misma-. Respira hondo. Él todavía no sabe que te has ido y esta vez ni siquiera sabe adonde vas.

Puso en marcha el coche y volvió la cabeza. ¿Izquierda o derecha? ¡Qué lío! ¿Por qué tenían que conducir por la derecha nada más que en Inglaterra? Sí… era a la derecha. Menos mal que no venía ningún coche por la calle. Pisó el acelerador y empezó a retroceder.

– ¡Emerald! -rugió Brodie desde la ventana del primer piso con tanta fuerza que le recordó a un buen número de episodios desagradables en su vida.

Pero no se detuvo a averiguar si Brodie hecho una furia se parecía a su padre o no. Pisó con fuerza el acelerador y salió del aparcamiento. De repente, detrás de ella se oyó el chirrido de unos frenos y un crujido metálico que la precipitó hacia delante. Con las prisas se había olvidado de ponerse el cinturón, pero el airbag funcionó perfectamente, salvándola de la peor de las consecuencias de su propia estupidez.

Aun así no la salvó de un torrente de insultos en francés, que no fue capaz de comprender.

Pero un francés furioso no era nada comparado con lo que podía esperar de Brodie. Levantó la cabeza para verlo, pálido como un fantasma y temblando de rabia, al tiempo que abría la puerta del coche.

– ¿Te has hecho daño? -la voz le temblaba también; tenía un poco de espuma de afeitar debajo de la oreja y estaba descalzo, cubierto simplemente con un albornoz.

Muy pronto se vieron rodeados de un corro de curiosos, y cada uno quería dar su versión de los hechos. Todos halaban en voz alta y Emerald se sintió confusa. Lo que más hubiera deseado era que Brodie le diera un abrazo y la consolara; pero él no iba a hacer eso, sino que le gritaría por portarse como una estúpida, irresponsable y con razón. Entonces se tapó los oídos y cerró los ojos.

Pero él le apartó las manos y pronunció su nombre.

– ¿Emmy? -dijo con un hilo de voz.

Al volverse a mirarlo se dio cuenta de que no estaba enfadado, de que no le importaba el coche, ni la gente, o el hecho de que se hubiera comportado como una perfecta imbécil. Sólo le importaba ella.

En ese momento podría haberle echado los brazos al cuello y haberlo besado, pero se limitó a negar con la cabeza.

– No, no estoy herida -dijo, y sintió un leve escalofrío recorriéndole el cuerpo.

Él se dio cuenta.

– ¿Estás segura?

– Sí, segura -dijo algo irritada. Por mucho que deseara que la abrazara, besarlo no era una buena alternativa.

Pero él no hizo caso a sus modales y la ayudó a salir del coche como si se tratara de un objeto delicado, frágil. Ella supo que necesitaba su ayuda cuando notó que las piernas le fallaban y se cayó entre sus brazos. Él la agarró con más fuerza y repitió su nombre.

– ¿Emmy?

Oh, Dios mío, era tan gentil y se mostraba tan preocupado por ella que le dieron ganas de echarse a llorar por lo injusto que era todo. Pero al notar las lágrimas en los ojos bajó la cabeza y la apoyó contra su pecho para que él no se diera cuenta.

– Lo siento, Brodie -murmuró-. Lo siento muchísimo.

Él le contestó diciéndole algo tranquilizador, estaba casi segura de que le había besado la cabeza Aquello no hizo sino empeorar la situación, especialmente porque el dueño del coche se había acercado a ella para insultarla más directamente y no le importó incluir a Brodie en su retahíla de insultos.

Brodie empezó a hablar en voz baja con el hombre, y aunque no entendió todo, sí entendió que se estaba cargando él con las culpas, diciéndole que ella estaba disgustada porque habían tenido una pelea.

Los presentes empezaron a murmurar entre ellos pronunciando frases comprensivas, y oyó que alguien decía la frase affaire de coeur, como si aquello lo explicara todo. Entonces vio que se mandaban callar los unos a los otros.

– ¿Emmy? -ella levantó la vista-. Me temo que todos están esperando a que nos demos un beso y hagamos las paces -murmuró.

– ¿Eh?

Le apartó los rizos de la mejilla y le limpió las lágrimas con el dedo pulgar.

– Estamos en Francia, ¿entiendes? -le dijo, como si aquello fuera suficiente razón.

– Ya entiendo. Entonces será mejor si te beso, ¿no?

Como respuesta le acarició la mejilla.

– Je suis desolé, chérie… -murmuró suavemente, para que lo oyera todo el mundo.

– No lo sientas, Brodie -le dijo ella-; soy yo la que debería disculparme. Te prometí que me iba a portar bien…

– Lo hiciste pero… supuse que lo habrías hecho cruzando los dedos -le dijo, mirándola a los ojos.

_Una chica debe tomar cualquier oportunidad que se le presente -dijo, intentando justificarse-. Deberías haber cerrado la puerta del baño con llave.

– Pensé que la había cerrado, pero es obvio que la cerradura no funciona. Bueno, aquí viene el broche de oro, cariño, y más vale que sea convincente porque tú no estás asegurada para conducir este coche y, si este tipo se pone chulo, el dinero de tu padre no te va a librar de tener que presentarte ante el juez.

Ella se le acercó lentamente y poniéndose de puntillas le echó los brazos al cuello, lo miró a los ojos oscuros como la noche, cerró los suyos y juntó sus labios a los de él. A su alrededor la gente suspiró aliviada, pero Emmy no se enteró. Tenía sus cinco sentidos concentrados en Brodie, en su piel cálida, en el aroma de su cuerpo y en el sabor de su boca.

Él no hizo intención de besarla más profundamente, pues se acababa de lavar los dientes y no le había dado tiempo a enjuagarse la pasta de la boca. Pero Emmy deseaba ir más allá, por ella misma y por los presentes. Además, él le había dicho que tenía que parecer convincente y, por una vez, obedecerlo iba a resultar un placer.

Entreabrió ligeramente los labios, invitándolo a participar, y le metió la punta de la lengua en la boca, provocándolo. Por un instante él no reaccionó, como transpuesto, pero después, sin avisarla, Brodie tomó las riendas, lanzándose a buscar su boca desesperadamente, dándole la bienvenida a la invitación con tal intensidad que el deseo que ella había estado intentando reprimir desde que lo vio desde la cañería en Honeybourne Park, la inundó de arriba abajo.

Era una locura, pero una locura llena de gozo y felicidad. Y ya que había sido idea de Brodie, decidió que por un breve momento podía dar rienda suelta a sus deseos, olvidar cualquier preocupación sobre si traicionaba o no sus sentimientos.

Al poco rato, se dio cuenta de que la gente empezaba a aplaudir al tiempo que el beso se prolongaba y luego todos suspiraron al unísono cuando Brodie separó lentamente sus labios de los de ella.

Emerald abrió los ojos, temerosa de lo que pudiera ver reflejado en los de él, pero él simplemente la miraba con rostro inexpresivo.

Luego se volvió y le dijo algo a Monsieur Girard antes de tomarla en brazos y llevarla hasta el hotel entre los vítores del pequeño grupo.

Una vez dentro, la dejó en el suelo y la miró como si no supiera qué hacer con ella.

Emmy, de pronto dándose cuenta de que su amabilidad podría esfumarse en cuestión de segundos, dijo apresuradamente:

– ¿Y qué va a pasar con el coche?

– Girard se ocupará de él y hablará del arreglo con el otro conductor -la miró exasperado-. Estás gastando mucho dinero, Emmy; espero que estés convencida de que tu pintor lo merece -no esperó una respuesta sino que se volvió y se dirigió a las escaleras; ella intentó seguirlo pero él se volvió bruscamente-. Quédate aquí, Emmy.

– ¿Por qué? ¿Qué vas a hacer?

– Nada -dijo, apretando la mandíbula-. No haré nada si te quedas aquí y te comportas como es debido mientras subo a vestirme. Dentro de diez minutos bajo y luego iremos a buscar un sitio donde comer.

– Pero…

– No discutas conmigo, simplemente haz lo que te pido por una vez porque la próxima vez que intentes hacer una proeza de este tipo te aseguro que no vas a salir tan bien parada.

Emerald tenía razón; la preocupación se había esfumado al terminar el beso, pero al menos había disfrutado de ello. Sin embargo, no pensaba dejar que se diera cuenta.

– ¿Qué vas a hacer, Brodie? -dijo mirándolo con furia, como si se hubiera olvidado lo mucho que lo había sentido por darle tantos problemas-. ¿Darme un azote en el culo?

– Algo parecido -dijo secamente.

¿Qué demonios querría decir con eso? Entonces se dio cuenta y empezó a temblar un poco; al decir proeza no se había referido a la escapada, o a lo que le había hecho al coche, sino a la forma de besarlo.

Entonces se puso tan colorada que pensó que le saldrían llamas por la piel.

Brodie volvió en algo menos de diez minutos vestido con unos chinos y una camisa polo en color azul gris, que hacía que sus ojos parecieran del mismo color. Si se hubiera tratado de un hombre más pagado de sí mismo, Emmy habría sospechado que lo hacía adrede. En el caso de Brodie, tenía la terrible sospecha de que el conjunto que se había puesto lo había elegido alguna mujer, muy elegante y sofisticada que nunca le daba problemas y a cuyos besos respondía con más entusiasmo.

– Todavía estás aquí -dijo al llegar abajo.

– No tenía otra alternativa -movió los dedos de los pies descalzos-. Me he dejado los zapatos y el bolso en el coche y tu obediente hotelero los ha escondido en vez de dármelos.

– ¿Y has permitido que una nimiedad de ese calibre te detuviera? -la miró divertido-. No deberías permitir que estos pequeños contratiempos te hagan olvidar tu empeño, Emmy.

– No lo haré -prometió-. Pero ni todo el empeño del mundo me llevaría más allá del final de la calle sin zapatos.

Le pidió sus posesiones a la chica de la recepción y se las pasó a Emmy.

– No tenías más que pedirlas.

– ¿De verdad pretendes que me lo crea? -dijo muy sorprendida.

– Podrías haberlo intentado; ahora nunca sabrás si hubieras podido escapar o no.

– No creo que hubiera podido, además, tengo hambre -respondió irritada.

Brodie sonrió.

– Si quieres comer, me temo que tendrás que devolverme los mil francos que me quitaste de la cartera.

Abrió el bolso y le dio el dinero. -Sólo lo tomé como préstamo.

– ¿Estás lista?

Emerald asintió mientras terminaba de ponerse las sandalias.

– ¿Segura? Te veo un poco pálida.

– Estoy bien, no exageres.

– No estoy exagerando. Si te has dado un golpe en el coche, no me gustaría que te desmayaras.

«¡Le importo!», pensó muy contenta. Pero enseguida se desinfló al oírle decir:

– Si ocurriera algo así, no sabría cómo explicárselo a tu padre.

Como no era capaz de estar enfadada con él más de dos minutos, decidió tomárselo a broma.

– Venga, Brodie -dijo, agarrándole del brazo-. Vamos a echar un vistazo a esa puesta de sol que me has prometido; y te lo aviso, más vale que sea bonita.

La puesta de sol fue breve pero espectacular; enmarcó la ciudad y el puerto con su bosque de bamboleantes mástiles en un brillante fondo de rojos, rosas y morados.

– Bueno -dijo Brodie mientras se sentaban a la mesa del restaurante-, ¿te ha gustado la puesta de sol?

– No ha estado mal -contestó-. Demasiado espectacular para mi gusto; prefiero las de color plata y rosa, con nubes diminutas, como esponjas.

– Me temo que hay escasez de nubes en esta parte del mundo en esta época del año, y espero de corazón que siga así. Las tormentas por aquí tienden a ser un poco como las puestas de sol: muy espectaculares y llamativas.

– Parece que conoces bien toda la zona.

– Sí, bueno, es que trabajé de marinero en un yate que estuvo anclado aquí durante un par de veranos. Eso fue mientras estudiaba en la universidad.

– ¡Qué suerte! Después de la desafortunada aventura con Oliver Hayward me condenaron a pasar las largas vacaciones recorriendo museos en la compañía de una tía mía.

– Pobre señora -dijo con vehemencia-; me compadezco de ella.

– No, me porté bien -dijo mirándolo-; en serio Brodie. De haber montado algún escándalo le habría dado un patatús… Además, el Museo de Victoria y Alberto me produce tranquilidad -añadió seriamente.

– Ojalá me lo hubieras dicho antes de salir de Londres; habría sacrificado con gusto medio día para ahogar ese torbellino de travesuras.

– La pobre tía Louise se sentía tan responsable que no podía darle un disgusto; es una mujer encantadora.

– ¿Y yo no? -sonrió-. No te preocupes, puedes decirlo; no me ofenderás.

– No te pareces en nada a mi tía Louise -dijo cuidadosamente.

– Y, además, tenías todo el tiempo durante el curso en Oxford para hacer de las tuyas.

– Eso es cierto -lo miró sin alterarse-. También logré licenciarme con matrícula de honor; la verdad es que fueron tres años de mucho trabajo.

La miró un momento y luego meneó la cabeza.

– Lo siento, Emmy; he sido un grosero contigo.

– Sí, es verdad -luego fue y le puso la mano sobre la de él-. Pero no es necesario que te disculpes: me he portado muy mal y tú has sido muy bueno conmigo. No sé qué habría hecho con el hombre que me dio el golpe si tú no hubieras estado ahí.

Por muy dulce que fuera aquel gesto de tocarle la mano, no iba a dejarle creer que le estaba engañando.

– Le hubieras hecho ojitos y le habrías tenido a tus pies en diez segundos.

– ¡No está bien que digas eso! -protestó, retirando inmediatamente la mano.

– ¿No me digas? Olvidas que he tenido experiencia de primera mano con esa técnica tuya, cuando te balanceabas agarrada a la cañería. Y luego también tienes una técnica muy interesante con las medias.

– ¡Yo no te hice ojitos! En ese momento estaba demasiado angustiada como para ocurrírseme, y tuve que ponerme las medias para que los zapatos no me hicieran daño. De todas maneras, Brodie, está muy claro que tú no estás a mis pies.

De eso no estaba tan seguro, pero sabía que decírselo sería cometer una gran equivocación. A la mínima señal de debilidad se lo metería en el bolsillo.

– No, bueno, tengo que pasarme todo el tiempo persiguiéndote, lo cual sería un poco difícil si estuviera de rodillas a tus pies -en ese momento se acercó un camarero y Brodie le preguntó a Emmy qué le apetecía beber.

– San Rafael blanco, por favor -contestó ella.

– Y un Ricard para mí -añadió, abriendo el menú-. Entonces si no vas a tomar bullabesa, Emmy, ¿qué quieres comer?

– Salmonetes a la plancha y una ensalada.

– ¿No preferirías consultar el menú antes de decidir?

– No -sonrió, apoyando los codos sobre la mesa-. Sé lo que quiero.

Brodie se volvió al camarero y le preguntó si era posible pedir solamente salmonetes a la plancha con ensalada. El camarero, sin dejar de mirar a Emmy, le contestó afirmativamente.

– ¿Consigues siempre lo que deseas con tanta facilidad? -le preguntó, después de pedir él.

– No siempre. No conseguí a Oliver Hayward y, si mi padre y tú os interponéis, tampoco conseguiré a Kit.

– ¿Oliver Hayward? ¿Ese es el tipo al que tu padre compró cuando tenías dieciocho años? ¿Todavía estás enfadada con él por eso?

– No; tengo que reconocer que lo de Oliver fue un gran error -respondió, encogiéndose de hombros brevemente-. Lo conocí en ese largo periodo lectivo que te dan entre los exámenes de ingreso y el comienzo de la universidad. Yo estaba en casa de unos amigos de mis padres para pasar el verano y él también. Los días eran largos y llenos de sol y no teníamos nada que hacer a parte de comer, beber, nadar y enamorarnos. Era un chico guapísimo y encantador; el tipo de hombre al que las madres siempre temen -hizo una mueca-. Desgraciadamente, mi madre estaba tan ocupada liándose con tipos como él que nunca me habló de esa clase de chico. Supongo que debería haber agradecido que aceptara el dinero de mi padre; eso me dejó claro el tipo de persona que era -se echó hacia atrás y colocó las manos detrás de la nuca-. Me dijo que lo sentía mucho y me aseguró que tenía el corazón destrozado, pero que se había dado cuenta de que mi padre iba en serio con lo de cancelar la boda. Dijo que prefería no ponérmelo más difícil.

– ¿A ti?

– Sí, a mí. Qué amable, ¿no? -sonrió ampliamente, convenciéndolo así de que ya no quedaba nada de aquella antigua pasión-. El pobre consiguió consolarse comprándose un coche nuevo.

– ¿Estabas enamorada de él en serio, Emmy?

– ¿O simplemente haciendo de rabiar a mi querido padre? Mi delito fue tener dieciocho años y dejarme impresionar por cualquiera -se encogió de hombros-. Me puse hecha una fiera, con papá y con Oliver… El muy sinvergüenza aceptó la primera oferta que le hizo Hollingworth.

– No tuvo agallas y, después de sopesar las diferentes alternativas, decidió que prefería tener cien mil libras en su cuenta a una esposa; particularmente una que le iba a causar tantos problemas -Brodie hizo una pausa-. ¿Por cierto, qué coche tiene Kit Fairfax?

– Ese comentario me parece un poco fuerte, Brodie.

– Sólo ha sido una ocurrencia.

– Pues a ver si se te ocurren cosas mejores, y será mejor que dejemos a Kit al margen de esta conversación.

– Lo que tú quieras -se recostó en la silla y contempló el puerto mientras le daba un trago a la bebida que tenía en la mano-. Sin embargo, me resulta muy extraño; por experiencia sé que la mayoría de las mujeres enamoradas no es capaz de dejar de hablar de su amor.

– Yo no voy a incluirme en esa mayoría.

Le echó una mirada rápida.

– Eso tampoco se me ha escapado -luego señaló un grupo de barcos que tenían delante-. ¿En cuál de esos barcos te gustaría estar en este momento? -lo miró con desconfianza-. Estoy cambiando de tema como me has pedido, Emmy -dijo sin alterarse.

– Ah -miró hacia el puerto-. Pues no me gusta navegar en un barco menor que un QE2; me mareo.

– Lo pasas mal en los viajes, ¿no? Te da miedo volar y te mareas en barco… A mí, me gustaría montar en ese grandote que hay ahí y poner rumbo al mar Egeo, para hacer un crucero por todas esas islas tan maravillosas, recorrer las ruinas, comer en la playa, tomar el sol…

– ¿Es eso lo que solías hacer cuando trabajabas en el barco?

– Pues no, Emmy -le dijo-. Eso era lo que hacían los que alquilaban los barcos. Yo les llevaba cosas y limpiaba lo que ellos ensuciaban.

– ¿Y te lo pasaste bien?

– No siempre, pero a ratos podía tomar el sol y nadar, y algunos de los que alquilaban el barco eran muy amables.

– Te refieres a las mujeres, ¿no? -dijo con sarcasmo.

Él se echó a reír, dejando ver unos bonitos y blancos dientes.

– Quizá sí. Lo que sí puedo asegurarte es que me pasaba las horas muertas trabajando, y que no tenía que pagar alquiler.

Lo miró pensativa.

– Debes de pensar que soy una niña mimada y alocada -dijo, mirando hacia abajo.

– No, no pienso eso. Venimos de mundos distintos, eso es todo. Yo he tenido que trabajar para conseguir todo lo que tengo, pero no pasa nada. Cuanto más te esfuerzas para tener algo, más valor le das.

Pensó en su maravilloso apartamento y en los cuadros que había coleccionado. Todo lo había conseguido con el sudor de su frente; no como ella, que había heredado todo de su abuela.

– ¿De dónde vienes, Brodie? ¿De dónde es tu familia? -él no le contestó inmediatamente; Emmy movió la mano como si fuera a acariciar la suya otra vez pero se lo pensó mejor-. Me gustaría mucho saberlo.

– Mi padre era minero… Un hombre robusto, lleno de vida. Le encantaba jugar al criquet y, además, era muy bueno; también le gustaba caminar… lo cierto es que le gustaba estar al aire libre y respirar aire fresco.

– ¿Qué fue de él?

– Murió en un accidente en la mina cuando yo tenía doce años; fue una máquina… -dejó de hablar; lo que la máquina le había causado a su padre no era algo muy agradable de contar en la mesa-. Acababan de admitirme en el equipo de criquet del colegio, y a él le encantaba entrenarme; estaba tan orgulloso de mí…

– ¿Nunca te vio jugar? -él contestó meneando la cabeza-. La vida es muy perra, ¿verdad? -y al decirle eso, Brodie pensó que tampoco podría haber resultado muy buen comienzo en la vida que su madre la abandonara cuando era una niña-. ¿Tu madre nunca volvió a casarse? -preguntó Emerald.

– No, siempre decía que papá era una persona demasiado especial como para encontrar a otro, pero una vez que me hice mayor y me independicé, se marchó a vivir con su hermana a Canadá.

– Debe de echarte muchísimo de menos.

– No tiene tiempo. Meg, su hermana, tuvo seis hijos y ellos a su vez han tenido muchos hijos. Tendría que empezar a hacer bebés para convencerla de que vuelva.

– ¿Y por qué no lo haces?

– Porque hacen falta dos personas para hacerlo, Emmy -la miró-. Y dos personas que se compenetren bien.

– Entonces eres uno de esos hombres que cree en eso de hasta que la muerte nos separe, ¿no?

– Creo que si no empiezas al menos con eso en mente, el matrimonio no tiene mucho sentido. El matrimonio es una cuestión de suerte, con que si encima uno no se compromete desde el principio…

– Supongo que tienes razón; supongo que me libré de una buena cuando Oliver escogió aceptar el dinero -Emmy levantó la vista y vio que Brodie también la miraba pensativo-. Ay, mira, aquí llega la comida -sonrió al camarero y éste se puso colorado; cuando volvió a mirar a Brodie ya no la miraba pensativo sino más bien exasperado.

– ¿Es que tienes que hacer eso?

– ¿El qué?

Brodie se limitó a menear la cabeza.

– No me parece bien, Emmy -ella siguió mirándolo, con los ojos abiertos como platos-. Y eso tampoco -dijo, de pronto enfadado.

Capítulo 7

Brodie se reclinó hacia atrás mientras el camarero servía la comida, y aprovechó la oportunidad para recuperarse un poco del beso. ¿A qué diantres estaba jugando aquella chica? ¿Era consciente de lo que estaba haciendo? ¿Es que no se daba cuenta del efecto que tenía sobre él? ¿O lo haría adrede para distraerlo, sabedora de que no estaba en posición de responder a las señales que le enviaba?

A la puerta del hotel lo había besado sin ningún tipo de restricción, y durante unos instantes de aturdimiento se había olvidado de todo excepto de que tenía el cuerpo de Emmy entre sus brazos, de lo bien que se compenetraban, como si fueran las dos mitades de un mismo ser.

Bueno, lo cierto era que él mismo le había rogado que lo hiciera para que fuera convincente, con lo cual merecía todo lo que le pasaba.

Pero lo llega a hacer un poco más convincentemente y le habría resultado difícil recordar el motivo por el que estaban en Francia; también le habría costado dejarla abajo en el vestíbulo del hotel cuando lo único que tenía en ese momento en mente era una gran cama que cada vez se hacía más grande en su imaginación, una enorme cama que le llenaba la cabeza de pensamientos acerca de Emerald Carlisle que nada tenían que ver con el trabajo.

Su deseo por ella, que se había disparado en el mismo instante en que la vio por primera vez, se había cristalizado en una necesidad sorda y permanente, que le daba ganas de quitarse la ropa y tirarse al puerto para calmar ese anhelo.

La situación se le hacía insoportable, así como el pensamiento de lo que podría ocurrir al día siguiente. Porque al tiempo que estaba empeñado en llevar a cabo las órdenes de Gerald Carlisle al pie de la letra, no podía soportar que Emerald sufriera. Sabía que por mucho que hubiera intentado hacer como si el incidente con Oliver Hayward fuera agua pasada, su deslealtad le había dolido profundamente.

– Háblame de tu trabajo, Emmy -dijo bruscamente cuando el camarero se hubo retirado.

Cuando vio que se quedaba callada la miró. Ella lo estaba mirando con una expresión confundida, como azorada. Le hubiera gustado abrazarla, besarla y asegurarle que todo iría bien, pero no podía hacer nada de eso. Lo único que sabía a ciencia cierta era que ella deseaba llegar hasta Kit Fairfax antes que él.

– Por favor -añadió, consciente de que el deseo que le cerraba la garganta había hecho que sus palabras sonaran más como una orden.

– Ya te lo he dicho -dijo tras una larga pausa-. Estoy empleada en Aston's en fase de prácticas. Por el momento estoy trabajando tres meses en cada departamento, pero me gustaría especializarme en juguetes e ingenios mecánicos, es decir, juguetes mecánicos -añadió.

– ¿Cómo esos pajaritos enjaulados que cantan?

Emmy se echó a reír, rompiendo la tensión del momento.

– Algo así, y mucho más. Algunos de ellos son grupos de figuras muy elaborados; hay muy pocos y son muy valiosos. Valen una fortuna, Brodie, incluso cuando se fabricaron ya la valían. Los mejores se hicieron aquí, en Francia.

– ¿De verdad? No tenía ni idea. ¿Los coleccionas?

Lo miró extrañada.

– ¿Crees en serio que Hollingworth me dejaría manejar esas cantidades de dinero?

– No lo sé; no discute los asuntos de los clientes conmigo a no ser que necesite mi opinión como profesional.

– Yo pienso que las mejores piezas deberían de estar en colecciones públicas, para mantenerlas bien conservadas y que todo el mundo pueda disfrutar de ellas. Existen demasiadas maravillas encerradas en casa particulares y nadie les hace el menor caso hasta que alcanzan un valor suficiente para ser subastadas -dijo, claramente apasionada con el tema-. ¡Es una verdadera pena!

Continuaron charlando del tema y Emerald le fue hablando de los ingenios mecánicos que había visto, de los inverosímiles lugares donde se había encontrado algunos de ellos, del increíble precio que alcanzaban en las subastas. Toda aquella charla continuó mientras comían un delicioso postre de tarta de manzana, tomaban café y una copa de coñac.

– Lo siento; en cuanto empiezo a hablar del tema me extiendo y no paro -dijo-. Seguro que te has aburrido como una ostra.

Al recordar el entusiasmo con el que había descrito su trabajo y la clara pasión que sentía por lo que hacía, meneó la cabeza.

– Tú no resultas nunca aburrida, Emmy.

– ¿Lo dices en serio? -preguntó con tal expresión de duda que Brodie se echó a reír.

– Claro. Venga, creo que es hora de que volvamos al hotel. Mañana tienes un día muy ajetreado y me gustaría salir temprano.

– Eres un poco masoquista, Brodie. ¿Es que nunca se te ocurre apagar el despertador y dormir media hora más?

El día anterior le habría dicho que se quedaría media hora más si ella se le unía, pero habían llegado a un punto en el que no podía permitirse coquetear: su deseo por ella era demasiado fuerte.

– Ya veo que nunca has dormido en un sofá -dijo, con cuidado de que su voz no lo delatara.

Emmy lo había hecho, pero en circunstancias que no estaba dispuesta a discutir.

– Te ofrecería la posibilidad de cambiártelo por la cama, pero pensarías que tengo planes de escapar a hurtadillas en cuanto te quedaras dormido.

– Venga, vayamos a mirar los yates un rato -ella lo miró recelosa-. No te preocupes, no voy a echarte nada en la copa.

– ¿Y con qué fin?

– Primero te duermen y luego te meten de incógnito en un barco; cuando despiertas ya estás en alta mar a muchos kilómetros de la costa.

– ¿Y a mí de qué me serviría?

– En tu caso para alejarte del peligro.

– Kit jamás me haría daño -dijo, sus ojos como oro puro en la oscura luz del crepúsculo.

Al sonreír se le dibujó un hoyuelo en la mejilla; y sin saber por qué Brodie sintió unos terribles deseos de besarlo.

En vez de ello la tomó de la mano para cruzar una calle y abrazó sus largos y frágiles dedos con la palma de su mano. ¿Qué tenía aquella chica que le daban ganas de protegerla a cada instante? Le hacía sentirse como un chaval, confuso y atontado, con aquel deseo creciente hacia ella latiéndole en las venas.

Emmy no era la primera mujer que le había hecho perder la cabeza. No había hombre que hubiera llegado a los treinta y uno sin haber tenido sus experiencias. Pero ella era la primera que había deseado amar y cuyos deseos y necesidades siempre antepondría a los suyos propios.

Temía perderla al día siguiente. Pero si Kit Fairfax se mostraba firme, y si él era el hombre que ella deseaba, sabía que haría todo lo que estuviera en su mano para ayudarlos. ¿Sería esa la diferencia entre la lujuria y el amor?

No le soltó la mano mientras caminaban de vuelta al hotel por el borde del puerto, y ella pareció estar tan contenta de que marcharan con las manos entrelazadas.

Aquel era uno de esos momentos perfectos y agridulces que podría almacenar para recordarlo en un futuro de soledad, pensaba al tiempo que notaba el menudo anillo de compromiso de Kit Fairfax que ella llevaba puesto en la mano izquierda. La había visto juguetear con el solitario toda la noche, como queriendo amarrarse a todo lo que representaba. Brodie se torturó pensando en ello pero no le soltó la mano.

– ¿Es ese el barco en el que te gustaría montarte? -le preguntó Emerald, deteniéndose mientras señalaba uno de los yates grandes.

– Sí, ése es -contestó él-. No es exactamente un QE2, pero es una maravilla -añadió, apoyándose en la barandilla y colocándole la mano debajo del brazo.

– Sí, es precioso; quizá si fuera bien acompañada no notaría tanto el bamboleo -se volvió a mirarlo-. Dime, Brodie. Si pudieras embarcarte ahora mismo, ¿adonde irías?

Se quedó en silencio un momento, recordando los días en Marsella llenos de sol cuando aún le quedaba todo por demostrarse a sí mismo y al mundo. Y ya lo había conseguido. Había salido de un pueblo minero y en ese momento estaba del brazo de una rica heredera en el sur de Francia. Pero de pronto se dio cuenta de que a no ser que ella fuera para él, nada tenía importancia. Ella aún lo miraba, esperando una respuesta. ¿Adonde iría?

Brodie le recitó un bello poema que hablaba de las islas griegas y Emmy se dio cuenta que bajo la expresión severa del abogado palpitaba el corazón de un poeta, de un aventurero.

Pero lo cierto era que eso lo supo desde el primer momento en que lo vio, y también cuando él no la traicionó. ¡Dios mío, cómo odiaba todo lo que le estaba haciendo! Un día más… Sólo un día más.

– Te pido un itinerario y tú me sales con Byron -dijo intentando disimular el temblor en su voz-. Ni más ni menos que el Don Juan; no se puede decir que seas aburrido, Brodie -entonces la sorprendió un pequeño bostezo.

– Con que no soy aburrido, ¿eh?

Sonrió; su cara levemente iluminada por las luces de las barcas y el reflejo de aquellas sobre el agua.

– No, Brodie -dijo-. Digas lo que digas, hoy no ha sido un día nada aburrido -se estiró y le besó la mejilla-. Gracias por ser tan bueno con lo del coche.

¿Bueno? Lo dejó mudo. ¿Qué habría esperado que hiciera? ¿Gritarle? Dios mío, la amaba, la amaba. En veinticuatro horas había entrado en su vida y la había vuelto del revés. Sabía sin duda alguna que moriría por ella con gusto.

Sin embargo, al día siguiente tenía que hacer todo lo que estuviera en su mano para persuadir a un hombre del que ella creía estar enamorada para que no se casara con ella. Si tenía éxito en su cometido, ¿pensaría entonces que era bueno?

¿O estaría tratando simplemente de desarmarlo?

Resistió la tentación de volverse y besarla en la boca. En vez de ello le tomó la mano y se la llevó a los labios, besándole la punta de los dedos.

– No lo vuelvas a hacer -dijo con voz engolada, volviéndose hacia el hotel.

– No, no lo haré -caminaron un poco más-. ¿Brodie?

– ¿Sí?

– ¿Mañana me dejarás que hable primero con Kit, sólo unos minutos?

Se volvió a mirarla, pero ella tenía la vista fija frente, para no mirarlo a los ojos.

– No, Emmy -dijo, con el corazón en un puño-. Si él te ama, no tendrás nada que temer.

Emerald, tumbada sola en la enorme cama, no podía dormir de lo preocupada que estaba. Tenía que hablar con Kit antes de que Brodie empezara con él o bien todos sus planes se irían al garete.

Le dio vueltas al solitario que llevaba al dedo; aquel maldito anillo no le quedaba bien y tenía que tener el dedo doblado todo el tiempo para que no se le cayera. Bueno, un día más y podría quitárselo, menos mal, pero primero tenía que hablar con Kit, explicarle la situación antes de que Brodie empezara a presionarlo. Necesitaba trazar un buen plan en vez de intentar escaparse cada vez que se le presentaba la oportunidad. Lo había intentado tres veces ya y no le había llevado a ningún sitio.

Oía a Brodie en la otra habitación. ¿Qué estaría haciendo? ¿Paseándose por la habitación, incapaz de dormir en aquel incómodo sofá? Era la segunda noche que se veía obligado a cederle la cama a Emmy, que era un poco menos alta que él y pesaba bastante menos; lo mínimo que podía hacer era ofrecerle, de corazón, que cambiaran de cama.

Se levantó, caminó a tientas hasta la puerta y la abrió unos centímetros. Brodie se había sentado en una butaca al otro lado de la habitación. Llevaba puesto un pantalón de chándal fino y el pecho desnudo. Detrás de la butaca había una lámpara de pie que sus atléticos hombros de una luz dorada.

Era tan apuesto que el corazón le dio un vuelco y deseó poder abrir la puerta de par en par y correr hacia él, echarle los brazos a las rodillas y rogarle que la llevara en ese fantástico viaje por las islas griegas. Si al menos levantara la vista y pudiera verle los ojos. Entonces vio que tenía el informe abierto sobre las rodillas y que estaba demasiado concentrado en lo que había escrito Mark Reed como para notar su presencia. Estaría estrujándose el cerebro, intentando imaginar el tipo de hombre que era Kit Fairfax y las posibilidades que había de que aceptara el dinero y desapareciera del mapa.

Una mezcla de emociones se agolpó en ella, imperando sobre todas el resentimiento. Se suponía que Brodie era como su caballero valeroso, y lo había sido hasta entonces, pero al día siguiente sería diferente.

Y si al día siguiente se iban a producir los resultados que deseaba, más valía que empezara a pensar y dejara de soñar.

Cerró la puerta y se metió en la cama; necesitaba urdir un plan.

No le llevó mucho pensarlo, ya que no le quedaba mucho donde elegir, ni le sobraba el tiempo. Abandonó la idea de cruzar sigilosamente la pieza durante la noche; el riesgo era demasiado grande y, si la pillaba, ya no tendría otra oportunidad.

No; esperaría a que Brodie se metiera en la ducha a la mañana siguiente. Seguramente le dejaría utilizar el baño antes que él; luego, mientras él se lavaba, podría escapar. No haría más que llevarse el bolso, dejaría su bolsa y las pinturas sobre la mesa para no levantar sospechas inmediatamente.

Aunque casi ni necesitaría el bolso, pues no le hacía falta más que los quinientos francos que se había escondido, un pañuelo, una barra de labios y la libretita donde estaba apuntado el camino a seguir para llegar hasta la granja.

Si al menos pudiera estar segura de que tendría bastante para el taxi… pero no sabía la distancia que había entre Aix y el pueblo, ni lo lejos que quedaba la granja del pueblo. Le había costado mucho trabajo que Kit le proporcionara las direcciones a seguir, y tampoco estaba muy enterado de las distancias.

Deseó haberse fijado un poco mejor en el mapa de Marsella que había en recepción, y haber tomado nota del horario de autobuses y dónde estaban las paradas. Pero la verdad era que no se había fijado en nada ni nadie que no fuera Brodie.

– Où est l’arrêt d’autobus pour Aix, s’il vous plaît? -murmuró una docena de veces, hasta que la frase le salió con facilidad.

Satisfecha se acurrucó bajo la colcha y cerró los ojos.

– ¿Emmy? ¿Estás despierta? Son casi las ocho y media -añadió.

Ella contestó con un gruñido; aquel hombre estaba obsesionado con eso de levantarse al despuntar el alba y ni siquiera el olor a café recién hecho podría salvarle en esa ocasión.

Abrió los ojos. ¿Las ocho y media? ¿Le habría entendido bien? Se sentó en la cama, apartándose el pelo de los ojos, y pestañeó adormilada. Se había dormido tan tarde…

– Es imposible que sean las ocho y media -dijo.

– Lo siento. Te he dejado dormir un poco más, pero me gustaría terminar con este asunto lo antes posible y supongo que a ti también.

Volvió a emitir un gruñido. Su pequeño plan de hacer otra escapada se había ido al garete por haberse quedado dormida. Brodie, duchado, afeitado, vestido y listo para marcharse, se sentó en el borde de la cama y le pasó una taza de café.

– Toma, esto te reanimará.

Pero estaba equivocado; nada la ayudaría. Aun así la aceptó y dio un sorbo de café.

– No hay de qué. Hay bollos recién hechos en la habitación de al lado, si quieres.

– Café, bollos… ¿Es el servicio de habitaciones? Creí que íbamos a comerlos al sol, en un café de la calle.

– Quizá mañana -dijo vagamente.

– ¿Mañana?

– Tú con Kit, a lo mejor. Yo en algún café de la calle, en algún lugar, no sé.

– No será por gusto.

– No es lo que preferiría hacer -coincidió-, pero hemos hecho un trato. Si tu pintor resulta ser el tipo de hombre que no se deja sobornar, entonces dejaré el asunto; te doy mi palabra -añadió con una sonrisa triste.

Entonces fue cuando Emerald se dio cuenta de la expresión sombría de su boca y de que tenía las ojeras ligeramente hinchadas. Ella no era la única que no había podido dormir la noche anterior.

– Te creo -dijo ella, tendiéndole la mano impetuosamente; pero él se apartó antes de que pudiera tocarlo.

«Oh, Brodie» pensó con cierta nostalgia «Espera. Sólo espera un poco».

– Lo que no puedo es garantizar la reacción de tu padre -continuó-. Si te quedas en Francia, él tendrá un mes para reorganizarse. No me cabe duda de que llamará a Hollingworth para que vuelva a Londres; incluso podría llamar también a tu tía Louise.

– Quizá te pida que me des un narcótico -dijo, aunque no era el momento adecuado para bromas.

– Eres una adulta, Emmy -dijo un poco exasperado-. Puedes casarte con todos los cazadotes que quieras.

– Claro que tendré que hacerlo de uno en uno -añadió secamente.

– A lo mejor deberías intentar contárselo a tu padre -hizo una breve pausa-. Y de paso podrías preguntarle si tu felicidad es menos importante que conservar tanto dinero en los bancos.

Su preocupación la inundó de calor; pero supo que aquello era algo más que preocupación. Su mirada y su voz estaban cargadas de sentimiento… y de algo más. Algo que sospechó que a él no le gustaría que notara.

Hubiera deseado tanto levantarse, echarle los brazos al cuello y que se sentara a su lado, para olvidarse del resto del mundo. Sólo esperaba que, cuando todo aquello hubiera pasado, él fuera capaz de perdonar su engaño; que sus ojos continuaran mirándola con la misma intensidad.

– Mi padre no es tan malo, Brodie; sólo se preocupa por mí -reconoció-. Tiene miedo de que me vuelva como mi madre.

– Entonces es más tonto de lo que yo pensaba.

Le hubiera gustado añadir que deseaba sinceramente que Kit Fairfax enviara un mensaje a Gerald Carlisle, aclarándole lo que podía hacer con su dinero. Pero no podía tampoco expresar un sentimiento que no era cierto. Deseaba con toda su alma que Kit fuera un malvado y un miserable que agarrase el dinero en cuanto se lo ofreciera, pero desgraciadamente no lo creía probable. No pensaba que Emmy fuera el tipo de chica que cometiera dos veces el mismo error.

– Date toda la prisa que puedas, Emmy -le urgió.

Emmy esperó a que la puerta se cerrara tras de él para saltar de la cama. Inmediatamente empezó a cambiar el plan que Brodie había estropeado.

Se metió apresuradamente en el baño y abrió el grifo de la ducha a tope, dejándola correr mientras sacaba unas cuantas cosas del bolso y las metía en los bolsillos de los vaqueros. Luego se tomó su tiempo para ducharse y se vistió con vaqueros y una camiseta blanca. Tardó muchísimo rato en maquillarse, aunque casi ni se pintó. Brodie estaba impaciente por marcharse y, cuanto más se impacientara, más oportunidades tendría de escapar.

Estaba cerrando la cremallera del bolso cuando Brodie llamó a la puerta.

– ¿Qué tal vas, Emmy?

– Estoy lista -abrió la puerta y le dio su bolsa de viaje-, pero me muero de hambre -tiró su bolso en un sillón y se fue derecha a los bollos-. ¿Hay más café? -preguntó, sentándose en le sofá; Brodie le sirvió una taza y agarró su bolsa de viaje-. ¿Es que no vas a tomar una conmigo?

– No. Yo voy a bajar a pagar la cuenta y a colocar las bolsas en el coche; así ganaremos tiempo.

Sonrió serenamente, como ajena a su prisa.

– Ah, muy bien; buena idea.

En el mismo instante que se cerró la puerta de la habitación, Emmy abandonó el bollón y se dirigió al baño. Abrió el grifo del lavabo y cerró la puerta del baño con cuidado. Dejó la puerta del dormitorio abierta para que al entrar oyera el ruido del agua y creyera que estaba metida en el baño. También dejó su bolso sobre el sillón donde lo había tirado; todos los hombres sabían que no había mujer sobre la faz de la tierra que pudiera pasar sin su bolso.

Entonces salió del dormitorio y se apresuró hacia las escaleras de servicio, asustando a una camarera que pasó a su lado cargaba con un montón de toallas.

– Non, non, madame -dijo la chica, señalando las escaleras principales mientras soltaba una parrafada a toda prisa en francés.

Pero Emmy la miró implorándola, al tiempo que se llevaba un dedo a los labios y con la otra mano señalaba a los que estaban abajo en recepción. La chica abrió los ojos como platos, y entonces Emmy vio la comprensión reflejada en su mirada. Señaló hacia la puerta trasera del hotel y una vez más la chica empezó a hablar en un francés incomprensible para ella.

A pesar de no entender nada, Emmy se dio cuenta de que tenía una aliada, y, además, una que sabría llevarla hasta la parada de autobús. Repitió la frase tantas veces ensayada, pero como se temía, la otra le contestó demasiado deprisa y se le acababa el tiempo.

Emmy, habiendo protagonizado infinidad de obras de teatro en el colegio, señaló el reloj de pulsera con dramatismo y miró angustiada hacia la escalera principal. La muchacha, emocionada de poder ser parte de la trama de alguna conspiración romántica, dejó las toallas sobre una cama y la condujo por la parte de atrás, evitando al personal de cocinas y yendo con cuidado para que nadie las viera.

Primero la llevó por una callejuela estrecha y, al llegar al final, doblaron la esquina. Entonces la chica se paró y señaló una parada de autobús al otro lado de la calle. Emmy le metió uno de sus preciados billetes de cien francos a la chica en el bolsillo del delantal; su ayuda merecía todo eso y más.

Diez minutos más tarde estaba montada en un autocar que se dirigía a Aix-en-Provence. Sabía que estaba a unos treinta y cinco kilómetros de distancia y a una media hora en coche. En autocar tardaría más y la verdad era que se arrepentía de haberle dicho a Brodie la dirección que debía tomar.

Capítulo 8

Brodie estaba ciego de rabia. No había pegado ojo; ni siquiera lo había intentado. En su lugar se había pasado la noche repasando el informe que Carlisle le había dado, intentando descubrir qué era exactamente lo que le inquietaba de todo aquel asunto. Estaba intentando encontrar algo que pudiera utilizar para convencer a Kit Fairfax de que se olvidara de aquella boda sin tener que recurrir al dinero, porque si lo aceptaba Emmy nunca más confiaría en ningún otro hombre.

Pero Mark Reed no había averiguado nada acerca de Kit Fairfax que pudiera utilizar para presionarlo. No había drogas de por medio, ni había estado casado, ni tenía hijos ilegítimos. Se trataba simplemente de un pintor más que se buscaba la vida.

Sabía que Emmy había estado un par de veces en su estudio y que hacía unas semanas había pasado la noche allí. Se obligó a sí mismo a ahogar los celos agobiantes que experimentó al leerlo en el informe. Los celos no servirían de nada en esos momentos y los sentimientos no harían más que empañar su buen juicio.

Siempre había sido Emmy la que había ido al estudio de Fairfax, pero a él nunca se le había visto ir al apartamento de Emmy. En cada ocasión se había quedado un par de horas, y a veces habían ido juntos a un bar de la zona para tomar algo; después ella había vuelto a casa o había ido a visitar a otros amigos.

Nunca la había llamado al trabajo, le había enviado flores o se había comportado como un hombre perdidamente enamorado. Aquello no se asemejaba en absoluto al apasionante romance que Emmy le había hecho creer a su padre; o quizá fuera eso lo que Brodie quería creer.

Sin embargo, Gerald Carlisle debía de haber tenido algún motivo para pedirle a Reed que investigara a Fairfax.

Se inclinó a recoger un papel que se había caído al suelo. Era un recorte de una revista del corazón en el que aparecía una foto de Emmy muy elegante en una subasta de caridad. El hombre al que miraba embelesada era Kit Fairfax.

Si le hubieran pedido que diera su opinión hubiera dicho, simplemente que Emmy se había lanzado a aquel hombre. Si el romance no era cosa de dos entonces a lo mejor aquel hombre era un incauto.

Levantó la vista y miró por la ventana del hotel; una chica, dos días y su vida nunca volvería a ser la misma… pasara lo que pasara.

Pero posponer los acontecimientos no iba a arreglar nada. Metió las maletas en el coche, pagó la cuenta, pero Emmy todavía no había aparecido. Continuó mirando a la ventana, negándose a volver a subir a la suite y deseando haberle pedido que bajara al terminar el desayuno. Pero de nada servía alargar las cosas y decidió volver a entrar. Subió las escaleras de dos en dos hasta el primer piso.

– ¿Emmy, estás lista? -llamó, al tiempo que abría la puerta-. Vayámonos ya -añadió sin esperar respuesta.

No estaba en la salita; la puerta de la habitación estaba abierta y al acercarse oyó el ruido del agua corriendo y se encogió de hombros. Volvió a la salita y miró a su alrededor para asegurarse de que no se dejaban nada.

No había nada más que su bolso, el bollo al que le había dado sólo un mordisco y la taza de café que él le había servido, entera. Miró de nuevo hacia el dormitorio, poniéndose de pronto nervioso. ¿Estaría enferma? Quizá el cambio de agua, la comida…

– ¿Emmy? -repitió-. ¿Estás bien? -cuando no contestó llamó a la puerta del baño-. ¿Emmy? -giró el pomo y abrió un poco la puerta.

Y súbitamente lo vio todo claro. No necesitaba ver el agua corriendo, ni abrir la puerta de par en par para saber que se había marchado.

No se detuvo a cerrar el grifo, ni se paró a insultarse a sí mismo por haber sido tan imbécil; tenía que encontrar a Emerald Carlisle inmediatamente.

Salió hecho una exhalación y estuvo a punto de derribar a la camarera. La agarró para que no se cayera, deshaciéndose en disculpas. Al volverse pensó que podría haber visto a Emmy saliendo del hotel por la salida trasera.

– Excusez moi mademoiselle -empezó a decir-. ¿Avez vous…?

Pero antes de que pudiera acabar la frase la chica puso a hablar muy nerviosa, excusándose por lo ocupada que estaba y lo tarde que era y metiéndose en la habitación más cercana en su deseo por evitarlo.

Aquella reacción de pánico tan evidente le hizo sospechar. Podría haberle querido preguntar cualquier otra cosa, incluido algo tan mundano como la hora. Pero por la forma en que había reaccionado se diría que tenía la respuesta a la pregunta que pensaba hacerle y que tenía algo que ocultar.

La siguió hasta la puerta.

– ¿Hacia dónde se fue? -le preguntó en francés, sin más preámbulos-. ¿Le prestó usted dinero? -sacó su cartera con la intención de devolvérselo.

– ¡Non, non, monsieur! -puso las manos delante para que él no se le acercara.

Era muy joven y estaba muy nerviosa. Se dio cuenta de que no llegaría a ningún sitio asustando a la muchacha y entonces le explicó pacientemente que sólo deseaba devolverle lo que era suyo.

Meneó la cabeza como atontada y sacó el billete de cien francos para que él lo viera.

Entonces Emmy había tenido dinero todo el tiempo. Se preguntó cuánto tendría.

– ¿Adonde iba? -le preguntó tranquilamente, pero con firmeza-. Dígamelo ahora o tendré que llamar a Madame Girard -el prospecto de ser interrogada por aquella mujer indomable aterró a la chica y se echó a llorar.

Brodie levantó la mirada al techo. Sabía Dios lo que le había contado Emmy a aquella chica; aunque no mucho, ya que no hablaba casi nada de francés. Además, tampoco habría tenido mucho tiempo.

Le tendió un pañuelo a la muchacha, intentando resistir la impaciencia que empezaba a irritarlo, y espero a que se calmara. Luego se puso a convencerla de que no quería hacerle daño a Emerald.

– Mademoiselle, ella corre un grave peligro -dijo en voz baja, pero con urgencia; la chica abrió los ojos como platos-. Tengo que encontrarla antes de que cometa una locura -la chica siguió mirándolo de la misma manera-. La amo -declaró desesperado, al tiempo que zarandeaba ligeramente a la muchacha por los hombros-. La amo -repitió las palabras como si acabara de descubrir una verdad insospechada-. Le juro que nunca le haría ningún mal.

Treinta segundos más tarde estaba montado en el coche, dando marcha atrás en el aparcamiento para dirigirse a Aix. Mientras, la camarera del hotel estaba sentada en la cama que tenía que cambiar con un billete de cien francos en cada mano y una sonrisa de oreja a oreja.

Aix no era una pista demasiado buena, pero al menos era un comienzo. Una vez allí lo más seguro sería que Emmy tuviera que llegar hasta alguna casa de campo o granja perteneciente a sus amigos. Sólo tendría que telefonear desde el pueblo y Fairfax iría a buscarla. Luego sería como buscar una aguja en un pajar.

Como le pilló un atasco en un cruce, sacó el teléfono móvil y marcó el número de Mark Reed.

– ¿Mark? Soy Tom Brodie. ¿Qué más tienes para mí?

– No mucho. Ninguno de los amigos y amigas de la señorita Carlisle parece saber adonde iba, o si lo saben no quieren decirlo. La única pista que tengo es una postal que Fairfax ha enviado a su vecino de al lado, en la que le dice que las cosas se están alargando más de lo previsto y que continúe dándole de comer a su gato hasta que vuelva a casa.

– ¿Las cosas?

– Sé lo mismo que tú. El matasellos está muy borroso pero el dibujo es de un cuadro de Cézanne de una montaña…

– ¿La Montagne de Sainte Victoire?

– Eso es. En la postal dice que es la vista que tiene desde la ventana de su granja.

– La conozco. Desgraciadamente se ve desde la mitad de esta región, pero al menos estoy en la zona adecuada. Gracias, Mark, creo que me resultará útil.

– Se te ha escapado otra vez, ¿eh? Eso se le da de maravilla a la señorita Carlisle; a mí también me lo ha hecho.

– Estoy pensando en utilizar esposas la próxima vez -dijo Brodie un poco tenso.

– La pobre chica ha estado esposada, metafóricamente hablando, desde que tuvo uso de razón. Carlisle debería intentar confiar en ella por una vez; es su hija, no su esposa -pareció vacilar-. Es buena chica, Tom.

– Sí -el tráfico empezó a hacerse más fluido-. Cuéntame, tú que los has visto juntos. ¿Dirías que están enamorados?

– No sabría decirte. Ella siempre se mostraba muy coqueta con él, pero, como te he dicho, sabía que la estábamos vigilando. Puede haber sido un juego para hacer de rabiar a su padre, me entiendes ¿no?

– Sí, sé exactamente a lo que te refieres -dijo con sentimiento; sabía que a Emmy le gustaba provocar-. Gracias Mark, hasta luego.

El embotellamiento desapareció y salió del centro de la ciudad en dirección a Aix. Alcanzó el autobús después de unos diez kilómetros.

«Un autobús», pensó. Aunque quizá no fuera el correcto. La posibilidad de que la camarera le hubiera mentido para protegerla también se le ocurrió, pero al recordar lo nerviosa que se había puesto le pareció poco probable.

¿Por qué no había dejado de intentar darle el esquinazo? ¿Qué tendría que decirle a aquel hombre que pudiera cambiar tanto el resultado de los acontecimientos? Fuera lo que fuera, ella no creía que el amor por sí solo resultara suficiente.

Era aquella creencia lo que le empujaba a continuar. Al fin y al cabo, la celebración del matrimonio no era un peligro inminente. Pero había algo más… y se negaba a que una muchacha de piernas largas lo venciera, aunque estuviera loco por ella.

Se colocó a unos coches de distancia detrás del autobús y cruzó los dedos mentalmente, esperando que la señorita Carlisle no hubiera tenido tiempo para algo tan complicado como dejar pistas falsas.

No; además, estaba la postal de Kit. Frunció el ceño y agarrando el móvil presionó la tecla de la rellamada.

– ¿Mark? Soy yo otra vez. ¿En la postal decía Fairfax mi granja?

– Creo que sí; espera un momento -se hizo una pausa mientras consultaba su libreta de notas-. Sí, eso es lo que dice. Ah, creo que ya sé adonde quieres llegar. Te llamo en un rato.

Emmy había elegido un asiento de pasillo en el autocar. Lo último que le hacía falta era que Brodie pasara con el coche y divisara la mata de pelo zanahoria que destacaba entre las oscuras cabelleras de los lugareños. Debería de haberse puesto un sombrero o un pañuelo, pero no se había llevado ninguno. ¿Además, cómo podía haberse imaginado que iba a tener que esconderse en un autobús?

Se inclinó hacia delante para mirar por la ventanilla, cuyo asiento estaba ocupado por una señora muy gorda. Los coches pasaban a toda velocidad pero no había señales de Brodie. Intentó recordar exactamente lo que le había dicho: hacia el norte y luego hacia el este. ¿Sería capaz de dar con la dirección correcta a tiempo?

Estaban entrando en un pueblo y el autocar se detuvo a un lado de la carretera. La mujer que estaba sentada a su lado se levantó para salir y Emmy hizo lo propio para dejarla pasar. En ese momento, mientras los coches adelantaban y pasaban junto al autocar a toda velocidad, miró por el cristal trasero del autobús, y fue a hacerlo directamente a la cara de Brodie. Por un instante se quedó inmóvil, incapaz de reaccionar.

El autobús reanudó la marcha y la lanzó hacia un lado, resolviéndole el problema. Emmy volvió a sentarse cuidadosamente e intentó pensar sin mirar hacia atrás. ¿Qué le habría hecho a la pobre camarera para conseguir que le diera la información? Sí, lo sabía porque sería exactamente lo mismo que ella hubiera hecho. ¿Pero qué otra cosa podía haber esperado de él? Fue su inteligencia lo que tanto le había impresionado cuando la dejó escapar de Honeybourne Park. Y, desde entonces, no le había ido a la zaga en cuanto a ingenio, respondiendo a cada movimiento suyo con una insistencia que la estaba volviendo loca.

Durante un rato, el autobús había sido su guarida, su salvación; pero después de verla Brodie, estaba atrapada en él. En cuanto bajase, Brodie estaría allí y no esperaba que estuviera tan amable como cuando le había dado el golpe al coche.

Le daría las gracias como se merecía cuando todo aquello hubiera terminado. Una breve sonrisa iluminó su rostro cuando por un momento se deleitó con la dicha por llegar. Pero en ese momento lo más importante era librarse de él. Lo único que necesitaba era una hora…

El conductor del autocar utilizaba una radio para hablar con la central de control y al verlo se le ocurrió una idea.

Pero inmediatamente la rechazó. No podía hacerle eso a Brodie, sería tremendo, jamás se lo perdonaría… Pero tenía que pensar en Kit…

Se levantó y fue hacia la parte delantera del autobús.

– Pardon -empezó con timidez-. Parlez vous anglais? -el conductor la miró y meneó la cabeza.

Consciente de que todos los demás pasajeros la estaban mirando, se volvió y se dirigió a ellos:

– Por favor -dijo-. Me sigue un extraño; el coche que lleva es robado -señaló a la parte de atrás del autocar; todos se volvieron a mirar atrás y luego la miraron, de nuevo expectantes-. Un stalker! -intentó, un tanto desesperada pues se acercaban a Aix-. Un stalker anglais! -agarró el transmisor del conductor-. Appelez les gendarmes! -dijo con dramatismo.

Mientras el conductor, instado por los pasajeros, llamaba pidiendo ayuda, Emmy se dejó caer en el asiento, prometiéndose a sí misma que se apuntaría a clases de francés en cuanto estuviera de vuelta.

Brodie no estaba seguro de lo que Emmy pensaba conseguir quedándose en el autobús. Podría viajar mucho más cómoda si se hubiera bajado y montado en el coche con él.

A las afueras de Aix se dio cuenta de lo que Emerald Carlisle era capaz cuando dos coches de la policía le cerraron el paso, uno por delante y otro por detrás, obligándolo a detenerse.

Brodie paró y salió del Renault levantando ligeramente las manos mientras los gendarmes lo prendían. Pero no los miraba a ellos, sino que observaba cómo el autobús se ponía de nuevo en marcha. Emmy estaba en la parte de atrás mirándolo, y le pareció que le decía algo. ¿Podría haber sido «lo siento»? Eso le pareció.

Pero no pensaba perdonarle aquello tan fácilmente. De hecho, en ese mismo momento se arrepintió de no haber llamado a la policía cuando Emerald Carlisle le robó el coche.

Cuando los gendarmes lo esposaron sin miramientos y lo obligaron a subir al coche, se preguntó qué se habría inventado para hacer que la policía se le echara encima con tanta rapidez.

Emmy se quedó mirando por la ventanilla trasera del autocar mientras detenían a Brodie. Todos los demás pasajeros le sonreían y lanzaban vítores.

Se sentía verdaderamente fatal por lo que le había hecho, fatal por engañar a todo el autobús; no debería haberlo hecho.

Tenía que detener toda aquella farsa en ese mismo momento. Pero, cuando se puso de pie el autobús aceleró y se alejaron del lugar. Se quedó allí de pie, observando la escena con el corazón en un puño y le entraron ganas de llorar. Vio que Brodie la miraba fijamente y, desesperada, le dijo: «lo siento», articulando para que le leyera los labios. Pero ya era demasiado tarde.

En cuanto llegara a Aix iría derecha a la comisaría y les explicaría lo que había hecho; entonces lo dejarían marchar. Se acomodó en el asiento, ajena al emocionado parloteo que todo ello había generado.

Pero aunque hiciera eso, Brodie estaría tan furioso con ella que a lo mejor la dejaría en la comisaría encerrada hasta que hubiera dado con Kit y descubierto exactamente lo que había estado planeando. Quizá ni siquiera haría eso; a lo mejor se limitaría a volver directamente a Inglaterra y la dejaría allí encerrada hasta que Hollingworth fuera enviado a sacarla de otro atolladero. No se lo reprocharía en absoluto si así fuera.

Pero no podía arriesgarse, además, lo hecho, hecho estaba. Esperaría a llegar al pueblo cercano a la granja de Kit y luego llamaría por teléfono a la policía.

Sabía que Brodie iría detrás de ella. Una vez que todo hubiera terminado, él tendría que reconocer que había tenido una buena razón para hacer todo lo que había hecho. Entonces la comprendería, y la perdonaría también.

Ella haría que la perdonase. Además, no le iba a quedar otra alternativa pues, aunque su intención había sido hacer que se prendara de ella un poquito, sabía sin duda alguna que era ella la que se había enamorado de él como una colegiala. Lo cierto era que le había resultado imposible no hacerlo. Él era su media naranja, su igual, el hombre al que había estado esperando desde que Oliver Hayward la había dejado plantada después de aceptar el dinero de su padre.

Se atraían mutuamente, aunque lo cierto era que a ambos les había limitado la situación. Emmy porque tenía que seguir fingiendo hasta que todo hubiera terminado… y, Brodie, bueno, Brodie tenía un trabajo que hacer.

Aun así, pensaba, habían estado cerca en un par de ocasiones. Pero no se podía anticipar nada hasta que todo se hubiera aclarado, hasta que Kit…

Maldición, maldición. ¿Por qué diablos había resultado todo tan complicado? Si aquella metomentodo de Betty no le hubiera prestado su coche a Brodie nada de todo eso hubiera sido necesario.

Pero parecía que Brodie era capaz de meterse a cualquiera en el bolsillo con sus encantos. Menos mal que no se había dado cuenta de la facilidad con la que podría haberla engatusado… con la facilidad con la que podría haberle hecho olvidarse de todo.

O quizá sí; quizá estaba esperando a que ella tomara la iniciativa y reconociera que no había sido totalmente sincera en cuanto a Kit.

Jugueteó distraídamente con el solitario que llevaba en la mano izquierda. Era un bonito anillo que había adquirido en una tienda de segunda mano. Nunca había dicho que fuera un anillo de compromiso o que Kit se lo hubiera regalado, simplemente se limitó a ponérselo y dejó que su padre sacara sus propias conclusiones. El anillo ya había cumplido su función, pero había llegado la hora de quitárselo. El momento del engaño ya había finalizado.

El joven que estaba sentado al otro lado del pasillo la estaba observando, aparentemente fascinado con los destellos que despedía incluso el más diminuto de los diamantes. Se lo metió en el bolsillo de los vaqueros y se recogió el pelo con una mano para refrescar el calor que sentía en el cuello.

El autobús aminoró la velocidad al llegar a la estación y Emmy se levantó rápidamente, deseosa de salir de allí y organizar todo antes de que Brodie apareciera. Había conseguido que la policía lo detuviera pero su historia era tan inverosímil que muy pronto Brodie probaría que era falsa y lo soltarían.

A la puerta del autobús miró a derecha e izquierda sin saber hacia dónde ir; en ese momento el joven que había estado sentado al otro lado del pasillo se tropezó al bajar las escaleras y cayó encima de ella.

Se disculpó todo avergonzado y se alejó apresuradamente. Otros pasajeros se despidieron de ella y le desearon buena suerte.

Tenía que alejarse de allí enseguida y se puso a buscar una parada de taxis para poder llegar al otro pueblo lo antes posible.

En la comisaría, Brodie permaneció tranquilo, pues sabía que poniéndose nervioso no conseguiría agilizar las cosas. Una vez que los policías se dieron cuenta de que habían sido objeto de un tremendo engaño, se ofrecieron a ayudarlo a dar con la señorita Carlisle.

Emmy tenía hambre, pero no se atrevió a perder tiempo yendo a una cafetería. En vez de ello entró en una pastelería para comprar algo que poder llevarse a la boca en el taxi.

El precio de los pasteles salados era de veintisiete francos. Como no tenía bastante cambio para pagarlos se echó mano al bolsillo donde llevaba los billetes de cien francos. Buscó y rebuscó mientras la mujer aguardaba pacientemente, pero los billetes habían volado junto con el pequeño anillo. Entonces recordó al joven del autobús que se le había caído encima en la parada y se dio cuenta que la había limpiado el bolsillo.

El chico la había visto metiéndose el anillo en el bolsillo; los billetes los había encontrado en el mismo sitio de casualidad.

– Pardon, madame -dijo, yendo hacia la puerta-. J’ai perdu ma monnaie… -bueno, al menos parecía que el idioma empezaba a surgir espontáneamente.

Al volverse para salir un señor que estaba en la tienda le aconsejó que fuera a la comisaría a denunciarlo.

En esos momentos, Brodie ya les habría dicho a la policía quién era Emerald Carlisle y lo que había hecho. La historia no los habría deleitado precisamente, y Brodie estaría de un humor…

Contó el cambio que tenía en total: veintidós francos y unos céntimos no le llevarían demasiado lejos. La única solución que le quedaba era llamar al bar del pueblo con la esperanza de que Kit estuviera allí en ese momento. O que alguien pudiera ir a buscarlo, si es que lograba explicarles la urgencia del asunto. Miró a su alrededor buscando un teléfono y vio una estafeta de correos. Seguramente allí habría uno.

El teléfono no funcionaba con dinero, solamente con fichas por lo que compró unas pocas y volvió a la cabina. Entonces se dio cuenta de que el carterista se había llevado también su libretita, creyendo seguramente que sería una cartera. ¿Cómo demonios se había llevado tantas cosas con un movimiento tan rápido?

No recordaba el número del bar. Además, Kit se lo había dado por si tenía que contactar con él; y sólo había conseguido convencerle para que lo hiciera con el pretexto de que un conocido de ella había visto uno de sus paisajes y quería contratarlo para que le pintara la vista que tenía desde la ventana de cu casa.

Y lo peor de todo era que el camino a seguir hasta la granja lo tenía escrito en la libreta; sin ella nunca sería capaz de encontrar el condenado sitio.

Emmy caminó al sol del mediodía, preguntándose qué podía hacer. ¿Llamar a su padre? ¿Decirle dónde estaba y que no tenía dinero ni para comprarse un bocadillo? ¿O debiera quizá ir a la comisaría y ponerse a merced de Brodie?

Se sacó un franco del bolsillo y lo lanzó al aire. ¿Cara o cruz?

No necesitaba hacer eso; había tomado una decisión desde la primera vez que la besó. No, había sido antes que eso. Desde el momento en que pensó que iba a besarla había adivinado que aquélla sería para ella una experiencia definitiva y que cualquier persona que conociera después sería un anticlímax. Pero no tenía intención de que hubiera otras personas.

Entonces se dio media vuelta y se dirigió a la comisaría.

Capítulo 9

La policía se disculpó con Brodie por las inconveniencias que había sufrido y le ofrecieron su ayuda si la necesitaba. Aceptó sus disculpas, asegurándoles que no tenían nada que reprocharse. En cuanto a ayudarlo, preguntó si podrían proporcionarle la dirección de un inglés que vivía en algún lugar de los alrededores.

No les llevó más de cinco minutos localizar a Kit Fairfax, y finalmente Brodie tuvo la dirección en su mano.

Entonces, al volverse para salir apareció con una visión asombrosa ante sus ojos. Emerald Carlisle, con su cabellera de rojizos bucles brillando al sol, entraba por la puerta de la comisaría.

¡Qué angelical!

A pesar del enfado, le entraron ganas de abrazarla y decirle que no pasaba nada, pero se contuvo.

– Pensé que estarías a muchos kilómetros de distancia a estas horas.

Emmy se detuvo, vacilante al oír su voz, pestañeando para que sus ojos se adaptaran a la sombra del interior del edificio. Entonces lo vio, y deseó también echarle los brazos al cuello y pedirle que la perdonara. Pero al verlo tan rígido no se atrevió; sabía que llevaría algo más que un beso para que lo hiciera en esa ocasión.

– Yo también -dijo encogiéndose de hombros-. Podría haber estado lejos ya, pero me quitaron todo lo que llevaba en el bolsillo al salir del autocar.

– ¿De verdad? -dijo con sorna-. ¿Y has venido a denunciar ese horrendo crimen a la policía? Son muy eficientes, créeme; tengo experiencia de primera mano…

– Brodie… -empezó a decir, pero luego se lo pensó mejor; no pensaba rogarle para que la comprendiera-. No. He venido a contarle a la policía lo que he hecho y a acogerme a tu perdón; pero ya veo que has conseguido salir de aquí solo.

– He salido gracias a la ayuda de unos cuantos amigos. Sin embargo, te aviso que no estoy muy dispuesto a perdonarte en este momento, Emerald -la miró disgustado e irritado-. ¿Por qué no llamaste a Fairfax para pedirle que viniera a buscarte?

– El único número que tenía para localizarlo estaba en mi libreta, y lo único que me ha dejado el carterista ha sido el pañuelo.

– A lo mejor sospechó que ibas a necesitarlo cuando te diera alcance.

– Lo siento, Brodie; de verdad. No debería haberlo hecho -él no se inmutó-. Ha sido horroroso, ¿no?

– He tenido mejores mañanas -dijo yendo hacia la puerta, dándole la oportunidad de elegir entre seguirlo o no; Emmy lo siguió, ya que no le quedaba otra alternativa-. Al menos tuviste la decencia de decirles que el coche era robado. A la policía no le costó más de cinco minutos llamar a la agencia del alquiler para averiguar que era mentira. A partir de ahí se inclinaron a creer que el que decía la verdad era yo…

– ¿Qué les has contado?

Se detuvo y se volvió a mirarla.

– Que soy un abogado que está haciendo lo posible para intentar que una mujer muy pesada no se meta en líos.

– ¡Oh! ¿Llamaron a mi padre para confirmar tu historia? -preguntó.

– No fue necesario. En mi despacho pudieron asegurarles que yo no soy ningún secuestrador, o un pervertido o nada de lo que les hayas contado. Y también, claro está, Monsieur Girard les confirmó que me conoce desde hace diez años.

– Lo siento, Brodie; no se me ocurrió nada mejor en ese momento.

– No sigas diciendo que lo sientes, Emerald. Lo volverías hacer sin dudar ni un instante si pensases que podías largarte con el coche.

Recordó las nauseas que había sentido cuando vio a la policía deteniéndolo… Cuando el autocar arrancó, hubiera deseado poder correr hacia él.

– No Brodie, no lo haría…

– Soy consciente de tu desesperación, Emerald. Quizá debieras contarme por qué exactamente estás tan desesperada. ¿Lo discutimos mientras comemos? -le ofreció-. Ya que te has quedado sin desayunar…

La formalidad de su expresión era tan cortante… y eso de que hubiera empezado a llamarla Emerald. Bueno, ¿y qué podría esperar? Podría haber reaccionado peor. Lo que estaba claro era que no iba a echarle los brazos al cuello, diciéndole que se alegraba de verla.

– Gracias -respondió-, pero la verdad es que en este momento no tengo hambre.

– No hace falta que te pongas en plan víctima, Emerald; no voy a darte una paliza.

– No me estoy haciendo la víctima -dijo algo irritada-; es que no tengo hambre.

Y era cierto, pues tenía un nudo de angustia en el estómago. Se metió en el coche y bajó la ventanilla para que entrara un poco de aire en el sofocante espacio del coche. Se volvió hacia Brodie mientras éste ocupaba el asiento del conductor.

– Y ni por un momento he pensado que fueras a darme una paliza -y entonces algo dentro de ella la impulsó a añadir-. Sólo que ibas a propinarme un azote, o algo así.

Sus ojos se oscurecieron peligrosamente.

– Dios mío, Emmy… -entonces, arrepintiéndose de aquel arrebato, añadió simplemente-. Acabarías con la paciencia de un santo.

Satisfecha de haber al menos roto el hielo, le sonrió.

– No eres ningún santo, Brodie, aunque me doy cuenta que has estado intentando todo lo posible para dar esa impresión. ¿Adonde vamos?

– La policía, en un intento por recompensarme, quiso ayudarme y averiguó el paradero del señor Fairfax. Creo que cuanto antes vayamos a hablar con él y terminemos con toda esta tontería, mejor. ¿No crees?

– Eso ha sido lo que he estado intentando hacer desde que me escapé por la ventana del cuarto de los juguetes, Brodie. Pero te aseguro que no es ninguna tontería; si hubieras accedido a dejarme hablar con él a solas durante un par de minutos antes de hacerle la proposición de mi padre no me habría escapado esta mañana.

– ¿Para qué? -se volvió brevemente a mirarla-. ¿Qué es lo que le vas a prometer? ¿Doblar la cantidad que tu padre quiera ofrecerle para librarse de él?

Se puso hecha una furia.

– ¿Crees en serio que haría eso? -explotó-. ¿Después de lo de Oliver?

– No sé lo que harías, Emmy; supongo que lo que más molestase a tu padre.

– Esto no tiene nada que ver con mi padre.

– ¿Ah, no? ¿Es que no estás empeñada en casarte con un hombre que sabes que tu padre no acepta solamente para mortificarlo por la forma en que rompió tu romance con Hayward?

– ¡No! -le chocó que pudiera imaginar tal cosa-. Las cosas no son así, en serio.

– ¿En serio? Entonces, por qué no me cuentas cómo son -sugirió, algo más suave-. A lo mejor podría ayudarte.

– No puedo. Y aunque te lo explicase, no podrías ayudarme. ¿Es que no te das cuenta, Brodie? Sólo estoy intentando hacer lo mejor para todos.

– Entonces, que Dios nos asista si decides hacer lo peor.

Emerald se volvió a mirar hacia la carretera.

– La verdad es que no quiero volver a hablar de esto.

Se encogió de hombros, ahogando un bostezo.

– Lo que tú digas.

Al llegar a un cruce sacó un trozo de papel del bolsillo de la camisa y lo consultó antes de girar a la izquierda.

– ¿Se te da bien hacer de copiloto? -le preguntó, pasándoselo.

– ¿Te fías de mí?

– Simplemente me imagino que estás tan harta de todos estos jueguecitos como yo -volvió a bostezar disimuladamente.

– ¿Estás bien, Brodie? -le preguntó Emmy, fijándose por fin en las ojeras que tenía-. ¿Quieres que conduzca yo?

– No quiero que conduzcas; quiero que me ayudes a seguir el camino correctamente. Nos quedan aún muchos kilómetros, Emmy.

– ¿Cuántos?

– Tú tienes el papel, calcúlalo tú misma -le echó una mirada-. ¿Estás empezando a arrepentirte por no haber aceptado mi oferta de comer algo?

– Bueno… Aunque podríamos pararnos en el pueblo -dijo con esperanza-. Sé que hay un café allí; es donde le he dejado mensajes a Kit.

– Muy bien, Emmy; no voy a dejar que te mueras de hambre. Yo tampoco he desayunado mucho y no me vendría mal tomar algo refrescante.

Se pasó la manga de la camisa por la frente y levantó la mirada al cielo. El azul intenso había pasado a plomizo y se veía oscuro y amenazador.

Continuaron el camino, atravesando escarpadas montañas, bosques y suaves terrenos de cultivo salpicados de tonos rojizos y verdes brillantes.

A primera hora de la tarde se detuvieron a la puerta de un pequeño café en la plaza del pueblo. Tenía que ser aquél, ya que era el único que había. Entraron huyendo del bochornoso calor y Brodie pidió dos zumos de limón bien fríos y una botella de agua mineral. Emmy le dejó que hablara él; tenía demasiado calor y estaba demasiado cansada como para ni siquiera pensar en Kit.

– El patrón le va a pedir a su mujer que nos prepare un par de tortillas francesas -le dijo, sentándose a la mesa junto a ella.

– Muy bien.

– Hace días que Fairfax no viene por aquí.

– Estupendo -apoyó la cabeza sobre los brazos-. ¿Hace siempre tanto calor aquí?

– Creo que se avecina una tormenta -ella emitió una especie de gruñido de desaprobación-. No me digas que te dan miedo los truenos.

– No -dijo sonriendo-. Lo que me dan miedo son los rayos.

El patrón se acercó con la comida.

– Oh, mira, aquí viene nuestra comida: tortillas, ensalada y aceitunas. ¡Qué buena pinta tiene todo!

Brodie se puso a hablar con el patrón y Emmy, atenta a la conversación, logró entender un poco de lo que decían.

– ¿Va a haber una tormenta? -preguntó.

– El parte ha anunciado una para esta noche, pero parece ser que llevan diciendo lo mismo desde hace varios días.

– ¿Y tú que crees?

– Soy abogado, Emmy, no metereólogo; pero no creo que falte mucho -dijo agarrando el tenedor y empezando con la tortilla.

– ¡Vaya ánimos! -dijo Emmy.

– Si tienes otro plan mejor, soy todo oídos.

– No. Si hemos llegado hasta aquí, es mejor que terminemos con todo esto cuanto antes -alargó el brazo para alcanzar el pimentero.

– ¿Dónde está tu anillo de compromiso?

– Ah, me lo quitó el mismo chico que se llevó el dinero.

– ¿Del dedo?

– Me quedaba un poco grande y decidí metérmelo en el bolsillo.

La verdad era que no parecía estar demasiado disgustada por haberse quedado sin el anillo que le había regalado Kit Fairfax.

– ¿Has terminado? ¿Te apetece algo más?

– No. Sólo necesito ir a refrescarme un poco; no tardaré nada.

– Tómate todo el tiempo que quieras, Emmy, pero, si decides hacer otro truco de los tuyos y desaparecer, yo me doy la vuelta y me voy directamente a Marsella. Ah, el coche está cerrado, por si acaso estabas pensando en llevarte tus bolsas.

– No tengo intención; no merecería la pena. Ahora ya sabes dónde está Kit, Brodie, y llegarías allí antes que yo. Sé perder.

La observó mientras se iba hacia el baño. ¿Sabría de verdad perder? Sin saber por qué no terminaba de creérselo.

Sacó el móvil y marcó el número de Mark Reed.

– No hay necesidad de perder más tiempo con este asunto, Mark. Ya he averiguado dónde está Kit.

– Sí, parece ser que su padre, un francés llamado Savarin, murió hace poco y el joven señor Fairfax ha heredado su granja de la Provenza, una viña, un olivar y muchas hectáreas de terreno fértil, aparte de unas estupendas propiedades en la costa. Según la persona que me informó de todo esto, Fairfax no tiene intención de volver a Inglaterra de momento. Todo ha ocurrido muy a tiempo pues el contrato de alquiler de ese estudio que tiene está a punto de cumplir.

A Brodie le extrañó una cosa.

– ¿Por qué no le pidió dinero a su padre para el estudio?

– Parece ser que llevaban años sin hablarse. El padre abandonó a la madre, una historia muy corriente, y cuando su madre retomó su nombre de soltera, Fairfax, el chico hizo lo mismo.

»El hijo se negó a reconocer al padre, pero según la ley francesa, el padre no podía desheredar a su hijo. Bueno, quizá el honorable Gerald no estará tan disgustado cuando conozca la elección de su hija, después de todo. Me preguntó por qué no se lo habrá contado.

– ¿Quién sabe? Quizá simplemente quiere que su padre acepte al hombre que ama, sea adecuado o no. Gracias por tu ayuda, Mark; no la olvidaré.

– Tampoco lo hará el honorable Gerald; mi factura por servicios prestados promete ser memorable.

Brodie se quedó con la mirada perdida, mirando ausente por la puerta del café. Mark le había dicho algo importante. Se frotó los ojos con fuerza; estaba tan cansado…

– Estoy lista, Brodie.

Levantó la vista y vio a Emmy delante de él.

– Muy bien. Vayámonos entonces -pagó al patrón y salieron del establecimiento.

Salían por la estrecha y escarpada carretera asfaltada que salía del pueblo cuando cayó la primera gota de agua en el parabrisas.

– ¿Cuánto nos quedará? -dijo Emmy un poco nerviosa, mirando por el cristal hacia el cielo, que se oscurecía por segundos. Había unas cuantas ovejas pastando en la colina delante de ellos y también los animales empezaron a mostrarse inquietos, cobijándose bajo el saliente de una roca.

– Creo que una vez que atravesemos la colina, podremos ver la granja.

Encendió el limpiaparabrisas, pero durante unos minutos nada ocurrió. Entonces, sin previo aviso, empezó a caer la lluvia como un torrente, cortándoles la visibilidad y oscureciendo el paisaje al tiempo que las varillas del limpiaparabrisas luchaban por limpiar el cristal de agua.

Brodie apretó las manos alrededor del volante. Los baches que habían sido rellenados de tierra se hundieron con la fuerza del agua y el coche empezó a pegar botes sobre la desigual superficie.

Emmy se agarró con fuerza al asiento y rezó para que no cayera ningún rayo. Ninguno de los dos dijo nada de dar la vuelta, pues no había ningún lugar donde hacerlo en la estrecha carretera.

– Quizá deberíamos pararnos -sugirió Emmy inquieta-. Al menos hasta que amaine un poco.

– Esto podría durar horas.

– Todo esto es culpa mía -gimió-. Podríamos haber estado aquí hace horas; ayer incluso si no hubiera mentido con lo de volar… -pegó un gritito al tiempo que estalló un relámpago tras la montaña, seguido de un trueno.

Brodie paró el coche y se volvió a mirarla.

– Emmy, cariño -empezó a decir, pero en ese momento otro rayo, aún más brillante, hizo que Emmy se echara sobre él, escondiendo la cara en el hueco del hombro.

– Abrázame, Brodie, no puedo soportarlo.

Emerald temblaba contra su cuerpo. Podría haber mentido al decir que le daban miedo los aviones, pero, desde luego, aquel temor a los rayos era real. Se desabrochó su cinturón y el de ella, arropándola con sus brazos y murmurando palabras tranquilizadoras entre su pelo, palabras de amor que él sabía que ella no podría oír.

El ruido era increíble: el feroz tamborileo de la lluvia, ráfagas de viento que mecían el coche con violencia y después el rugir del trueno, acercándose más a ellos con cada relámpago, hasta que uno estalló delante de ellos, partiendo el cielo en dos. La lluvia siguió cayendo, como una impenetrable cortina de agua.

Algo muy pesado aterrizó encima del coche, abollando el techo por la parte de atrás y por si fuera poco, hundiendo la parte posterior del coche en un gran bache del camino.

– ¿Qué ha sido eso? -preguntó Emmy, clavándole las uñas en el pecho.

Una oveja. Debía de haber resbalado en la pendiente que se elevaba delante de ellos. Brodie había visto al pobre animal rodando por la ladera de la colina.

– No ha sido nada; la rama de un árbol -le dijo.

La lluvia comenzó a caer aún con más fuerza y el coche empezó a resbalarse por la pendiente. Brodie sabía que tenían que hacer algo, pero rápidamente. Miró a la chica que temblaba entre sus brazos; tendría que tomar una decisión. O bien ponía el coche en marcha e intentaba continuar, o bien salían de allí antes de que fuera demasiado tarde y fueran a hacerle compañía a la oveja al fondo del barranco.

Conducir resultaba prácticamente imposible, pues no se veía más allá de un metro por delante del coche, y a Emmy estaba a punto de darle un ataque de histeria.

– Emmy -la zarandeó levemente-. Tenemos que salir de aquí -gritó para que lo oyera.

Pero ella no parecía haberlo oído.

– Cariño, por favor -pero ella no lo oyó de lo aterrorizada que estaba.

Abrió la portezuela e inmediatamente una ráfaga de viento la arrancó. Brodie no se molestó en volver a gritar; salió de allí como pudo, arrastrando a Emmy con él e instantes después la parte de atrás del coche dio una vuelta al tiempo que la parte inferior se arrastraba por el borde de la carretera y se resbalaba por el terraplén.

Emmy, temblando de frío y de miedo, estaba ya totalmente empapada, con la ropa llena de barro pegada a la piel.

– Espera aquí -gritó Brodie-. No te muevas.

Lo miró fijamente, como incapaz de entender lo que le decía, aterrorizada, con la lluvia cayéndole por la cara. En ese momento, Brodie supo a ciencia cierta que la amaba, que moriría por ella si fuera necesario; pero no era cosa de ponerse a declararle su amor. En su lugar se inclinó y la besó con ímpetu en la boca.

Emmy se olvidó por un momento de la tormenta, del miedo que tenía; todo lo que sentía era un calor que la invadía al tiempo que Brodie la besaba. Pero cuando fue a abrazarlo, a devolverle el beso, él se dio media vuelta y cruzó la carretera hacia el coche.

– ¡Brodie! -su voz se la llevó el viento y él no la oyó-. Te quiero, Brodie -gritó.

Él se volvió a medias, como si sus palabras finalmente hubieran logrado penetrar el estruendo de la tormenta. Pero sin previo aviso, el suelo bajo sus pies se desmoronó y desapareció de su vista.

Capítulo 10

Emmy se tiró al suelo y cruzó la carretera arrastrándose.

– ¡Brodie! -llamó con voz ronca-. ¡Por favor, vuelve! ¡Ay, cariño por favor, no te hagas daño! ¡Te quiero tanto! Debería habértelo dicho antes.

Su cara apareció de pronto por debajo de ella. Tenía la mejilla llena de barro y el agua le goteaba de las cejas y le corría por el mentón. Se pasó la manga de la camisa por la cara pero no sirvió de mucho.

– Creía que te había dicho que te quedaras allí -dijo con respiración entrecortada.

– Pensé que te habías caído; pensé que… -vaciló, dándose de pronto cuenta de que había expresado unos sentimientos que necesitaba analizar un poco más. ¿La habría oído? La expresión de su rostro no revelaba nada de eso.

– ¿Qué te habías creído, Emmy? -ella meneó la cabeza-. He venido a rescatar tu bolsa antes de que el coche se cayera al río -le tendió la mano para ayudarla a bajar-. Venga, hay una cabaña…

Emmy le dio un manotazo en la mano y se puso de pie apresuradamente.

– ¿Mi bolsa? ¿Te has arriesgado el pellejo por unos cuantos trapos? -no podía creer que pudiera haber sido tan loco. ¡Lo amaba! ¿Cómo se atrevía a jugarse la vida cuando ella lo amaba?-. Estúpido, idiota… -le gritó-. ¿Cómo has podido hacerlo?

– Hubiera sido suficiente con darme las gracias -dijo, cuando pensó que había terminado.

– ¿Gracias? -lo miró, fuera de sus casillas-. ¿Qué clase de mema crees que soy?

Entonces, cuando fue a darle un puñetazo en el hombro, se resbaló en el barro y se cayó. Brodie se acercó a ella y la agarró de la camiseta para aminorar su bajada, abrazándola al tiempo que caían juntos por aquel terreno desigual. Finalmente llegaron a una parte más llana y dejaron de rodar, sus cuerpos una maraña de piernas y brazos.

Por un instante se quedaron mirándose sin aliento, sonriendo un poquito por la caída.

– Vamos a volver y nos tiramos otra vez, Brodie -dijo Emmy finalmente.

Brodie se puso serio.

– Tengo una idea mejor.

Ella estaba encima de él, con las caderas sobre las suyas, con lo que no necesitó de ninguna explicación para interpretar sus deseos.

Brodie le apartó los mechones de cabello empapado de la cara y le acarició las mejillas, electrizándola con sus dedos. Había algunos momentos perfectos en la vida, y aquél era uno de ellos.

Por todo lo que había pasado, por Kit y por su padre, y porque sabía que Brodie no estaba en situación de tomar la iniciativa, Emmy supo que tendría que ser ella la que diera el primer paso.

Brodie no dejó de mirarla mientras le apartaba unos mechones de pelo de la frente, ni tampoco cuando le acarició la garganta, pero sus ojos se tornaron más oscuros, más brillantes, más cargados de deseo.

Él no se movió cuando ella empezó a desabotonarle la camisa lentamente. Se la abrió para que la lluvia le mojara directamente el pecho desnudo y le besó la piel dorada, húmeda. No se movió, pero Emmy notó cómo aguantaba la respiración y se estremecía de pies a cabeza cuando ella lo provocó, mordisqueándole los diminutos pezones con delicadeza. Empezó a gemir cuando Emerald comenzó a pasarle la punta de la lengua por el cuello.

De pronto sintió una necesidad urgente de sentir la lluvia sobre su piel desnuda. Se levantó, levantó los brazos y se quitó la sucia camiseta y después el sujetador de encaje.

Comprobó cómo se estremecía de deseo al tiempo que se balanceaba hacia delante hasta que le rozó el pecho con los enhiestos pezones. Pero aun así se limitó a mirarla mientras que, muy lentamente, su boca se iba acercando a la de él.

Primero le dibujó la sensual curva del labio inferior con la lengua. Lo tenía empapado de agua, por lo que lo tomó entre sus propios labios y lo succionó como si estuviera libando el néctar de una flor. Entonces enterró la lengua en su boca y de ahí en adelante a ninguno de los dos le interesó quién llevaba la voz cantante.

Solamente tenían la urgente necesidad de librarse de la ropa que se interponía entre la piel de ella y la de él. Durante largo rato se exploraron mutuamente con las manos y los labios, demostrando un hambre feroz. Entonces, Brodie, ignorando los gemidos de protesta, dejó de besarla momentáneamente, se puso de pie y la levantó en brazos para llevarla hasta la cabaña del pastor.

El interior de la choza estaba oscuro pero seco y la temperatura era mucho más agradable que fuera. El suelo estaba cubierto por una cama de hierbas y brezo secos que despidió un olor dulce y suave cuando se tumbaron sobre ella.

– Brodie -empezó a decir Emmy.

Pero él le tapó la boca, primero con los dedos y luego con los labios; después de eso las palabras sobraban. El momento era perfecto, el hombre era perfecto y, además, lo amaba. Eso era todo lo que importaba; las explicaciones podrían esperar hasta más tarde.

Emmy se despertó con la claridad dorada que entraba por la rendija de la puerta de la choza. Se separó de los brazos de Brodie y se puso de pie para mirar por la rendija. La tormenta había pasado y el sol brillaba, haciendo que todo emanara vapor. Sacó la cabeza por la puerta y la brillante luz del sol le hizo más consciente de su desnudez. Miró a su alrededor y divisó su bolsa y, como no se veía a nadie por allí, fue a por ella de una carrera.

Brodie no se movió, ni tampoco lo hizo mientras se ponía unas braguitas secas y un vestido arrugado.

Se arrodilló junto a él con la intención de acariciarle la mejilla, pero al recordar lo cansado que le había visto mientras conducía, se lo pensó mejor. Los efectos de dos noches durmiendo en un sofá empezaban a dejarse sentir.

No quiso estorbarlo, y en vez de ello sacó una camiseta de rugby dada de sí que se ponía para dormir y le tapó los costados con ella.

Se sentó un momento a su lado, sonriendo mientras lo observaba dormir tan tranquilamente. El pelo se le había secado, pero lo tenía muy alborotado.

– Oh, Brodie -murmuró, acariciándole la cabeza-. Te quiero tanto.

Él no se movió. Puso la esfera de su reloj de pulsera al fino haz de luz que entraba por la rendija de la puerta y vio que eran algo más de las cinco. Deberían ponerse en camino antes de que oscureciera, y no tardaría mucho, pues no tenía ni idea de cuánto les quedaba por andar.

Recordó que había mirado el papel con las direcciones por última vez en el coche y fue allí a buscarlo. El suelo de la parte delantera del coche estaba al mismo nivel que su cabeza y, al asomarse por el hueco que había donde estuviera la puerta del conductor, vio el trozo de papel en el suelo, exactamente donde él la había abrazado.

Estiró el brazo y lo agarró entre los dedos, retirándolo rápidamente al notar que el coche se balanceaba un poco.

Al comprobar el camino, vio que la granja no estaba muy lejos; a menos de un kilómetro según lo indicado por la policía. Miró a la carretera que humeaba bajo el calor del sol de la tarde; luego miró hacia la choza y pensó en Brodie allí dentro.

Podría llegar a la granja en diez minutos y volver con Kit y una grúa para remolcar el coche hasta la carretera antes de que Brodie se despertara.

Tiró un beso hacia la cabaña y, dándose media vuelta, se apresuró en dirección a la granja.

Brodie dio un par de vueltas todavía medio dormido. Le dolía todo el cuerpo, como si hubiera estado metido en una hormigonera, pero a la vez se sentía satisfecho e increíblemente dichoso. Se volvió hacia Emmy, pensando en despertarla con un beso, abrazarla y decirle lo mucho que la amaba. Pero Emmy no estaba allí.

Por un instante no se lo imaginó.

Se puso la camiseta de rugby. Vio la bolsa de Emmy abierta, todo dentro revuelto y un montón de ropa mojada junto a la puerta. Rescató unos calzoncillos de tela tipo short y unos zapatos empapados y se los puso antes de salir.

– ¿Emmy? -la llamó; la bruma cubría el paisaje de una liviana gasa dorada-. ¿Emmy? -pero nadie respondió.

Brodie se quedó de piedra al darse cuenta de adonde se había ido, y entonces rugió como lo haría un animal dolorido al sentir que la pena y la rabia se apoderaban de sus sentidos.

Egoísta, mimada y empeñada en hacer todo a su manera, lo había intentado todo para librarse de él. Y en cada ocasión a él le había resultado tan fácil perdonarla. Incluso aquella mañana, encerrado en la celda de la comisaría, no se le había ocurrido pensar que su manera de actuar tuviera algo personal.

Pero en ese momento sí se sentía utilizado, y pasara lo que pasara en las horas siguientes se le metió en la cabeza que la señorita Carlisle no se saldría con la suya. Una vez que hubiese terminado con Kit Fairfax, se encargaría de que sufriera por lo que había hecho.

Pero primero tenía que vestirse; no podía presentarse delante de ellos como si fuera un mendigo.

Su bolsa estaba aún en el coche y fue a buscarla. Se desnudó y se secó con la camiseta de rugby; luego se puso una camisa limpia, el traje de verano que había llevado puesto en el tren y unos zapatos limpios y secos. Se puso una corbata y se peinó. Finalmente tomó el maletín del asiento trasero y cerró la puerta irritado, antes de ponerse en camino a la granja.

Detrás de él se escuchó el crujir del metal y finalmente el coche sucumbió ante la fuerza de gravedad.

Brodie ni siquiera se volvió. Después de caminar poco menos de un kilómetro, una casa de piedra surgió delante de él a la vuelta de un recodo.

Fairfax había heredado una finca próspera y muy bien cuidada; parecía que sobornarlo le iba a costar más de cien mil libras. Aunque quizá Mark Reed tuviera razón; quizá el dinero y las fincas era todo lo que hacía falta para que Carlisle cambiara de opinión, ya que el amor había sido incapaz de convencerlo.

¿Cómo había llegado a pensar que la hija era diferente al padre? Los dos estaban cortados por el mismo patrón; ambos eran personas egoístas que no entendían de otra cosa que no fuera salirse con la suya, a cualquier precio.

Cruzó el patio, llamó a la puerta y entró sin esperar contestación. Emerald Carlisle y Kit Fairfax se volvieron, ambos con una copa de vino en la mano; había una maleta en el suelo.

– Está claro que he llegado a tiempo -dijo-. No deberíais perder el tiempo brindando por vuestra maravillosa escapada.

– ¡Brodie! -exclamó Emmy, dejando la copa sobre una mesa y corriendo hacia él-. Íbamos ahora mismo a buscarte en el Jeep; Kit va a remolcar el coche a la carretera.

– El coche está en el fondo del barranco; creo que hará falta algo más que un Jeep para sacarlo de ahí.

– ¿Le apetece un poco de vino, señor Brodie? -le ofreció Kit.

– ¿No os parece un poco pronto para celebrarlo? -dijo secamente-. Acabemos antes con las formalidades -se dirigió hacia la gran mesa de madera maciza que dominaba la cocina y colocó allí su maletín, sacando de él el informe que Carlisle le había dado-. ¿Sería tan amable de sentarse, señor Fairfax? Esto no nos llevará mucho.

– Brodie… -Emmy empezó a decir con tono vacilante; se acercó a él-. ¿Tom? -le puso la mano en el brazo-. ¿Qué pasa? -miró hacia la puerta, donde estaba la maleta-. No habrás pensado que… Ya mismo íbamos a buscarte…

Estaba acostumbrado a ocultar sus sentimientos, pero en esa ocasión la expresión de su rostro no pudo disimular el dolor que sentía.

– Seguro que sí… una vez que consiguieras lo que querías: hablar cinco minutos con Fairfax para asegurarte de que entendía bien lo que tenía que hacer.

– No… cariño…

¿Cariño? ¿Qué más quería de él, por todos los santos? Su corazón, su pensamiento y finalmente su cuerpo eran suyos. ¿Es que también quería que le entregara su alma?

– ¿Fairfax? -dijo dirigiéndose al joven de cabellos rubios que los miraba perplejos-. Me gustaría acabar con esto.

Kit, consternado por el tono de voz de su visitante, miró a Emmy buscando una respuesta. Pero ella no podía ayudarlo, pues también miraba a Brodie como si no pudiera dar crédito a sus oídos.

– No me cabe duda de que Emerald le habrá explicado ya el propósito de mi visita -no esperó a que se lo confirmara-. Gerald Carlisle cree que no es usted el marido adecuado para su hija.

– Pero Emmy dijo…

Brodie no estaba de humor para escuchar lo que le había dicho Emmy.

– Y me ha autorizado a ofrecerle una suma de cien mil libras -continuó diciendo, como si Fairfax no hubiera hablado-, con la condición de que usted desaparezca del mapa y no vuelva a verla nunca más-. Sacó una hoja que Carlisle le había dado para que el hombre la firmara-. Firme esto y el cheque le será librado en la moneda que prefiera.

Fairfax tenía el tipo de tez que se ponía colorada cuando estaba furioso o avergonzado. En ese momento la cara se le puso muy colorada.

– No puedo creer lo que estoy oyendo -dijo.

Brodie percibió su irritación.

– ¿Quiere eso decir que esperaba más? Bueno, podríamos ofrecerle un poco más. ¿Ciento veinte?

– ¡Será desgraciado! -Fairfax dio un paso adelante y le soltó un golpe tan inesperado que a Brodie no le dio tiempo a reaccionar.

El puñetazo le tiró hacia atrás, se pegó con la espalda en la pila y se resbaló hasta el suelo sin poder evitarlo. ¿Se trataba aquello de una negativa a aceptar el dinero?

– ¡Tom! ¡Tom, cariño…! -Emmy se apresuró junto a él y se arrodilló a su lado, colocándole la cabeza sobre sus rodillas.

Olía a Chanel, a agua de lluvia y al amor que habían compartido, y todo lo que deseaba hacer era abrazarla y decirle lo mucho que la amaba. Porque no podía odiarla, nunca podría odiarla por mucho que hiciera.

– Tráeme un poco de agua, Kit, rápido -Brodie sintió que le ponía los labios sobre la frente-. No voy a casarme con Kit, nunca ha sido mi intención casarme con él…

Abrió los ojos.

– ¿Nunca?

Lo miró a los ojos.

– ¿Pero no estabas inconsciente…?

– Sólo es que me dolían los ojos… Háblame de Kit -entonces, de pronto, todo pareció encajar-. Espera, no me digas nada. Ha sido por el dinero, ¿no? Tú querías conseguir el dinero para que pudiera comprar el traspaso de su estudio -se incorporó con dificultad-. ¿Pero ¿por qué era tan importante que hablaras con él antes de hacerlo yo?

– Porque él no sabía nada del asunto. Si Hollingworth no me tratara como a una niña de tres años, negándose a dejarme disponer de un poco más de dinero, no tendría que haber recurrido a toda esta farsa. Para ellos no soy más que una nena estúpida en la que no se puede confiar.

– Entonces, te acordaste de lo que pasó cuando te escapaste con Oliver Hayward y decidiste intentarlo de nuevo, ¿no es así? -Brodie se echó a reír-. Betty tenía razón.

– ¿Betty?

– Me dijo que las apariencias engañan.

– Ah.

– ¡Emmy! ¿Es eso cierto? -preguntó Kit-. ¿Les hiciste creer…? No puedo creer que hicieras algo tan tremendo.

– ¿Tremendo? ¿Qué tiene de tremendo? -preguntó-. Si mi padre no me hubiera mandado seguir después de vernos en el teatro en aquel evento caritativo, nunca se me hubiera ocurrido.

– ¿Fue por eso por lo que me pediste que te hiciera un retrato?

Emmy sonrió.

– ¿Con qué excusa si no iba a poder pasar tantas tardes en tu estudio?

– ¿Y por qué insististe tanto en pasar la noche en el sofá diciendo que estabas bebida cuando apenas habías probado el vino?

– Lo siento -dijo ella.

– Más te vale.

– Lo sé, pero mi padre es un hombre muy rico y no hace nada para promocionar las artes…

Brodie se echó a reír.

– Todos esos planes para nada.

– No -dijo Emmy-. No tiene por qué ser para nada. Me gustaría que pudiera quedarse con el dinero. No vas a decir nada, ¿verdad cariño? Por favor, Tom, mi padre espera que llegues a un acuerdo con Kit; estará contento si…

– Pero no lo necesito, Emmy -intervino Kit-. Tengo esta granja y unas tierras junto al mar. Ahí es donde iba cuando apareciste tú. Tengo una reunión con un abogado para vender uno de los chalés.

– ¿Un qué?

– Un chalé; uno de los tres que mi padre me ha dejado. La verdad es que, de no haber sido por la tormenta no me habrías encontrado aquí -echó una mirada a su reloj de pulsera-. Oye, ¿por qué no os ponéis cómodos? Estaré de vuelta mañana… No, mañana no; pasado mañana. Brodie, ahora mismo me paso por el pueblo y lo arreglo todo para que vayan a sacar el coche del barranco. Sólo tenéis que dejar las llaves bajo el florero cuando os vayáis, ¿vale?

Brodie levantó una mano para darle a entender que lo había oído: la boca la tenía demasiado ocupada besando a Emmy.

– ¡Brodie!

Brodie entreabrió los ojos al escuchar la voz de Emmy que le sacaba del sueño y le sonrió a la cara, aún somnolienta.

– Hola cariño -le dijo suavemente mientras la besaba; ella protestó un poco, riendo, pero él la echó sobre la cama con firmeza-. Oh no, cuando despiertas a un hombre, cariño mío, tienes que pagar una multa -dijo-. A ver… ¿qué puede ser?

– Brodie…

– Pensé que ayer por la noche habíamos acordado que me llamaras Tom -dijo, besándole el hombro-, ya que ahora nos conocemos un poco mejor.

– Tom…

– Eso está mejor. Ahora, volviendo a lo de la multa… ¿Un beso, quizá, aquí? ¿O mejor aquí? ¿O qué te parece aquí?

De pronto su cuerpo se puso rígido.

– ¡Tom! -dijo con tal urgencia que él se detuvo y la miró.

Pero Emerald no lo miraba a él, sino que miraba hacia la puerta. Se volvió y a la entrada del dormitorio vio los perplejos rostros de Gerald Carlisle y James Hollingworth.

– Iba a decirte que había oído un ruido en el piso de abajo -dijo Emmy débilmente-. Por eso te había despertado; pero se me olvidó.

Gerald Carlisle tenía una cara que parecía que le iba a dar un infarto.

– ¿Le importaría explicarme qué diablos cree que está haciendo, Brodie?

– Estoy siguiendo sus instrucciones -dijo-. Usted dijo que utilizara cualquier arma que estuviera en mi mano para impedir que Emerald se casara con Kit Fairfax.

Gerald Carlisle se lo quedó mirando fijamente; luego hizo lo mismo con su hija.

– Me rindo -dijo-. Haz lo que quieras; con tu pan te lo comas, hija.

Brodie arqueó una ceja y miró a Emmy.

– Ya le has oído, mi vida; puedes relajarte.

A Emerald le dieron ganas de echarse a reír ante la extraña reacción de su padre.

Brodie, con el rostro inexpresivo, se volvió a Carlisle y Hollingworth.

– Como han podido comprobar, caballeros, la señorita ha hecho su elección. Por favor, cierren la puerta al salir.

Tom Brodie contempló al hombre sentado detrás de la ornamentada mesa mientras esperaba. No le importaba esperar; tenía todas las cartas en la mano y estaba seguro de que Gerald Carlisle lo sabía.

– ¿Qué es exactamente lo que quiere de mí, Brodie? -preguntó finalmente-. Quiero decir, cien mil libras no va a hacerle cambiar de idea, ¿verdad?

– No pero si tiene tanto dinero para invertir, se me ocurren un par de sitios buenos.

– ¿Cuánto? -replicó sin rodeos.

Brodie no perdió los estribos. Ya se había imaginado que querría ponerle a prueba.

– Solamente quiero a su hija; y su bendición, por supuesto.

– Entonces, ¿ha venido a pedir su mano en matrimonio como un pretendiente a la antigua usanza?

– Pensé que así era como lo hacían los caballeros. Le habría empezado a hablar de mi familia y mis perspectivas de vida, pero imagino que Hollingworth ya habrá venido a informarle de todo.

– Pues sí… Y el hombre ha tenido la cara de decirme que Emmy tuvo suerte al encontrarte.

Brodie sonrió para sus adentros: James Hollingworth no le había dicho nada de eso.

– Nos encontramos el uno al otro; y creo que el que más suerte ha tenido he sido yo.

– Ya lo creo que piensa eso -lo miró furioso-. Si os casáis, ¿dónde vais a vivir? El apartamento de Emerald no es lo suficientemente grande…

– El mío sí que lo es.

– ¿Un almacén transformado en vivienda en la orilla sur del río? -dijo con tono desdeñoso-. No; necesitaréis una casa. Supongo que será mejor que sea ese mi regalo de bodas… Haré que mi agente…

– Todo a su tiempo, señor Carlisle.

– Pero…

– Nosotros mismos podemos buscar casa, cuando nos venga bien mudarnos. Y seré yo el que la compre.

Gerald Carlisle, que ya había echado mano al teléfono, se quedó inmóvil. Entonces su expresión se dulcificó y se echó a reír.

– Por Dios, Brodie, creo que Emmy se topó con su media naranja cuando se cruzó en tu camino. Sea como sea, vuestra vida de casados no os resultará aburrida.

Brodie, reconociendo en Gerald Carlisle a un padre que se preocupaba tremendamente por su hija, sintió al pronto un sentimiento de cariño hacia aquel hombre.

– No, supongo que no, pero también me imagino que el amor nunca puede ser algo aburrido. Yo la amo de verdad y haré todo lo que esté en mi mano para hacerle feliz.

– ¿En serio? -Carlisle se levantó-. Supongo que entonces todo lo que queda por hacer es fijar fecha y tomarnos una copa para celebrarlo.

Cuando Tom se levantó a estrechar la mano de Gerald Carlisle, Emmy entró en la habitación sin llamar.

– Queridos, todo está arreglado ya. He hablado con el vicario y la boda será el último sábado de septiembre.

– ¿Este septiembre que viene? -preguntó Gerald Carlisle asombrado.

– Bueno, podríamos haber esperado a octubre… -le echó el brazo a su padre y lo miró-, pero tu agenda está repleta de torneos de caza durante los meses de octubre y noviembre. Luego llega la navidad y me niego rotundamente a casarme en pleno invierno… -se estremeció visiblemente-. Saldríamos todos con la piel de gallina en las fotografías -se volvió a mirar a Tom y le tomó también del brazo-. Claro que, si pensáis que es demasiado trastorno, supongo que podríamos olvidarnos de las formalidades y simplemente fugarnos…

– Septiembre me parece estupendo, Emmy -intervino su padre rápidamente-. ¿Tom, qué te parece a ti?

– Si no puede ser antes… -contestó Tom sonriendo a su futura esposa.

– ¿Crees que Betty podrá venir a la boda? -preguntó Emmy.

– Nos pararemos de camino a casa y se lo diremos.

Gerald Carlisle pensó en preguntarles quién era aquella tal Betty, pero decidió no hacerlo.

– Supongo que será mejor que le pida a la señora Johnson que nos traiga una botella de champán -dijo yendo hacia el teléfono. Pero entonces se paró al ver a Emmy abrazada a su prometido y poniéndose de puntillas para besarlo, añadió-. Creo que será mejor que vaya yo a buscarla -murmuró, aunque los dos enamorados ya no lo escuchaban.

Liz Fielding

***