/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

La Rosa del Desierto

Liz Fielding

Al atraer la atención de los medios de comunicación internacionales sobre el secuestro de la conocida corresponsal extranjera Rose Fenton, el príncipe Hassan al Rashid salvó a su país de un golpe de estado. Pero su corazón había sido robado por la única mujer que nunca podría tener. Secuestrada por Hassan, Rose descubrió que, debajo del traje elegante del playboy internacional, latía el corazón de un verdadero príncipe del desierto. Poderoso e implacable, Hassan era todo lo que siempre había soñado encontrar en un hombre. Pero, ¿podría convencerlo de que era digna de su amor?

Liz Fielding

La Rosa del Desierto

La Rosa del Desierto

Título Original: His Desert Rose ()

CAPÍTULO 1

HABÍA una periodista en el avión, Partridge -el príncipe Hassan al Rashid se unió a su secretario en la parte de atrás de la limusina-. Rose Fenton. Es una corresponsal extranjera de una de las nuevas cadenas de noticias. Averigua qué hace aquí.

– No hay ningún misterio al respecto, Excelencia. Convalece de neumonía. Eso es todo.

Hassan le lanzó una mirada que cuestionó su cordura. Pero Partridge era joven, británico e increíblemente inocente cuando se trataba de política, mientras que él había aprendido el juego sobre las rodillas de su abuelo y sospechaba que distaba mucho de ser «todo».

– Es la hermana de Tim Fenton -añadió Partridge, como si eso lo explicara-. Es el nuevo Veterinario Jefe -continuó al comprender que no era así-. Pensó que un poco de sol ayudaría a la recuperación de su hermana.

– ¿Sí? -que casualidad-. ¿Y desde cuándo estar emparentada con el Veterinario Jefe le da derecho a alguien, y más a una periodista, a viajar en el avión privado de Abdullah?

– Creo que Su Alteza consideró que la señorita Fenton agradecería un poco de comodidad después de haber estado tan enferma. Al parecer es un gran admirador… -Hassan agitó una mano, pero Partridge continuó-: Y como usted venía a casa…

– Solo me enteré de la programación del vuelo cuando le pedí a la embajada que organizara mi medio de transporte. Ambos sabemos que Abdullah no haría volar ni una cometa por mí. En cuanto a ofrecer su palacio aéreo personal…

– Creo que Su Alteza es plenamente consciente de la opinión que tiene usted sobre su extravagancia.

– Sí, bueno, incluso la reina de Inglaterra vuela estos días en líneas aéreas comerciales.

– Su Alteza no busca que la reina de Inglaterra escriba un artículo favorecedor sobre él para una de las revistas más importantes.

– Gracias, Partridge -reconoció Hassan ante su dosis de humor. Por lo visto no era tan inocente-. Sabía que tarde o temprano irías al grano.

Por desgracia, no era algo que fomentara la risa. Rose Fenton sin duda sería agasajada y alabada como parte de la ofensiva de seducción del regente, mientras Faisal, el joven emir, se hallaba fuera del país estudiando los métodos de negocios americanos sin mostrar gran entusiasmo por regresar a casa. «Mi propio regreso», pensó Hassan con tono sombrío, «se vio precipitado por un susurro amigo que me indicó que Abdullah estaba a punto de convertir su regencia en algo más permanente».

– ¿Es consciente de lo que se espera de ella? -preguntó.

– No lo creo.

– ¿Y qué hay de su hermano? -Hassan no quedó convencido-. ¿Lo conoces?

– Lo conocí en el Club de Campo, en el circuito social. Tim Fenton es una compañía agradable. Solicitó permiso para viajar a su casa cuando su hermana cayó enferma y antes de que supiera lo que pasaba,

Su Alteza le había transmitido una invitación personal para que viniera a recuperarse a Ras al Hajar.

– Y cuando mi primo decide algo, es necio aquel que se opone -¿y por qué habría de oponerse Rose Fenton? Abdullah mantenía a los corresponsales extranjeros fuera de Ras al Hajar como cuestión política. Y no había ninguno local. Debió parecer un regalo.

– No creo que deba preocuparse, señor. La reputación de la señorita Fenton como periodista es formidable. Si su primo busca alguna publicidad positiva, diría que ha elegido a la mujer equivocada.

– Tal vez. Dime, ¿le gusta a Fenton el trabajo que desarrolla aquí?

El silencio de Partridge era toda la respuesta que necesitaba. Rose Fenton tampoco requeriría que se lo deletrearan en palabras de una sílaba; era demasiado inteligente para eso. Y Abdullah se lo facilitaría. Le contaría a la mujer el gran trabajo que llevaba a cabo, y para demostrárselo la llevaría del lujo de aire acondicionado del nuevo centro médico al nuevo centro comercial, a través de las nuevas instalaciones deportivas. El progreso en acero inoxidable y cemento reforzado.

La mantendría bastante ocupada para que no tuviera tiempo de ir en busca de algo que pudiera darle otras ideas. Aunque lo deseara. Después de todo, una entrevista personal con el regente, hombre reacio a los medios de comunicación, sería una exclusiva importante para cualquier periodista, sin importar lo formidable que fuera su reputación.

A Hassan los periodistas no lo entusiasmaban tanto como a su secretario, ni siquiera cuando tenían una fachada tan bonita como Rose Fenton.

Cambió de enfoque.

– Dime, Partridge, ya que estás tan bien informado, ¿qué entretenimientos ha preparado mi primo para mantener divertida a la dama durante su estancia aquí? Imagino que tendrá planes para ello, ¿verdad? -la idea era desagradable, pero sabía que si Abdullah la admiraba, era por su cara bonita y su pelo rojo más que por sus habilidades periodísticas. El rápido rubor de Partridge demostró el efecto que surtía la señorita Fenton en los varones impresionables-. ¿Y bien?

– Se han preparado algunas actividades -confirmó-. Un viaje en barco a lo largo de la costa, una celebración en alguna parte del desierto, un recorrido de la ciudad…

– Parece que le van a dar el tratamiento de la alfombra roja. ¿Algo más?

– Bueno, hay un cóctel en la embajada británica, desde luego… -titubeó.

– ¿Por qué me da la impresión de que reservas lo mejor para el final?

– Su Alteza dará una recepción en su honor en palacio.

– Será prácticamente como una visita de estado -sus peores temores se habían confirmado-. Pero es un programa agotador para una mujer convaleciente de neumonía, ¿no te parece?

– Ha estado enferma, Excelencia. Se desmayó mientras realizaba una transmisión en directo desde alguna parte del este de Europa. Yo lo vi. Se desplomó… durante un momento pensé que había recibido el disparo de un francotirador. ¿Qué aspecto tenía ahora? -preguntó con ansiedad-. ¿Usted la vio en el avión?

– Solo fugazmente. Parecía…

Hassan se detuvo unos instantes para considerar el aspecto de Rose Fenton. Un poco agitada, quizá. El cuello con volantes de su blusa blanca había proporcionado un marco para un rostro que era un poco más delgado que la última vez que la vio en una emisión por satélite. Tal vez por eso sus ojos oscuros habían parecido tan grandes.

Había alzado la vista de un libro que sostenía y encontrado su mirada con franca curiosidad; había exhibido una expresión abierta que evitaba toda coquetería, aunque aun así había logrado transmitir la sugerencia de que recibiría de buen grado su compañía para pasar las horas tediosas en el aire.

La sinceridad lo obligó a conceder que se había sentido tentado, despierta su curiosidad por la presencia de ella en el avión privado de su primo. Y no era inmune al placer de la compañía de una mujer hermosa. En un momento determinado llegó tan lejos como para llamar al auxiliar de vuelo para que la invitara a unirse a él. En los pocos segundos que el hombre tardó en responder, había recuperado el sentido común.

Mezclarse con periodistas no era una buena idea. Nunca sabías qué iban a imprimir. O, más bien, sí lo sabías. Demasiado tarde había averiguado que era mucho más fácil ganar una reputación que perderla, en particular si encajaba con alguien que ocupaba una posición de jerarquía.

Y sin ninguna duda Abdullah se enteraría de cualquier conversación que hubieran compartido en cuanto el avión aterrizara. Que la vieran con él no la ayudaría en nada en los círculos de palacio.

Se dio cuenta de que Partridge aún aguardaba su respuesta.

– Bastante bien -repuso con irritación.

***

Rose Fenton se detuvo para recuperar el aliento al salir del aire acondicionado de la sala de desembarco del aeropuerto y entrar en el calor del mediodía de Ras al Hajar.

A pesar de la valerosa exhibición de narcisos en los parques, en Londres la primavera no había llegado a establecerse, y su madre la había obligado a ponerse ropa interior térmica y un jersey grueso.

– ¿Te encuentras bien, Rose? Debes estar cansada del viaje.

– No te preocupes, Tim -la pregunta ansiosa de su hermano hizo que pareciera exactamente como su madre, y no estaba acostumbrada a que la cuidaran tanto. Se quitó el jersey-. No soy una inválida, solo tengo calor -espetó. Había estado de muy mal humor la semana anterior al caer con neumonía, pero la evidente preocupación de Tim hizo que se arrepintiera-. Diablos, lo siento. Lo que pasa es que durante el último mes mamá me ha tratado como a una heroína del siglo diecinueve a punto de morir de agotamiento -sonrió y enlazó el brazo con el de Tim-. Pensé que había escapado de su yugo.

– Bueno, he de reconocer que no tienes tan mal aspecto como había esperado después de los comentarios de mamá -bromeó como solían hacerlo-. Empezaba a preguntarme si debía alquilarte una silla de ruedas.

– No será necesario.

– Entonces, ¿solo un bastón?

– Únicamente si quieres que te golpee con él.

– Es obvio que te estás recuperando -rió.

– Me quedaban dos opciones: recuperarme con rapidez o morir de aburrimiento. Mamá no me dejó leer nada más exigente que una revista de tres años de antigüedad -le informó mientras la conducía en la dirección de un Range Rover polvoriento de color verde musgo-. Y cuando descubrió que veía las noticias, amenazó con confiscarme el televisor.

– Exageras, Rose.

– ¡En absoluto! -entonces cedió-. Bueno, quizá un poco. Solo un poco -sonrió-. Pero no estoy cansada, de verdad. Viajar en el avión privado del emir se parece a hacerlo en clase turista tanto como una bicicleta a un Rolls Royce. Sí, es volar, Tim, pero no como nosotros lo conocemos -respiró el cálido aire del desierto-. Esto es lo que necesito. Espera a que me quite la ropa térmica, y no podrás pararme.

– Te lo advierto, tengo órdenes estrictas de evitar que hagas alguna actividad demasiado física.

– Aguafiestas. Anhelaba que algún príncipe del desierto de nariz aquilina me llevara en algún corcel negro -al ver que su hermano no parecía demasiado complacido con la idea, le apretó el brazo-. Bromeaba. Gordon me dio un ejemplar de El Jeque para leer en el avión -sin duda era lo que su editor de noticias consideraba una broma. Tenía un extraño sentido del humor. O quizá había sido una excusa para transmitirle toda la información que había sido capaz de obtener de la situación en Ras al Hajar delante de los ojos atentos de su madre-. No sé si era una inspiración o una advertencia.

– ¿Quieres decir que lo leíste?

– Es un clásico de ficción femenina -protestó.

– Bueno, espero que lo tomaras como advertencia. He recibido instrucciones de mamá, y, créeme, montar a caballo queda descartado. Se te permite estar a la sombra junto a la piscina con una lectura ligera por la mañana, pero solo si prometes no meterte en el agua…

– He pasado semanas así, Tim. No prometo nada.

– Solo si prometes no meterte en el agua -repitió con una amplia sonrisa- y te echas una siesta por la tarde. Nos diste a todos un buen susto, ¿sabes?, al desmayarte en medio de las noticias.

– Muy mala costumbre -acordó con firmeza-. Se supone que yo las transmito, no que las produzco…

– calló al ver una limusina negra, con los cristales ahumados, alejarse del aeropuerto.

El ocupante del coche sin duda era la razón para el vuelo del avión privado del emir en el que su hermano había conseguido acomodarla. Con un impecable traje oscuro a medida, una camisa a rayas discretas y una corbata de seda, podría haber sido el presidente de cualquier empresa pública. Pero no lo era.

Sus miradas se habían encontrado y el reconocimiento mutuo había sido instantáneo antes de que una azafata cerrara con presteza la puerta de su sección, más acostumbrada a llevar princesas que curiosas periodistas.

Lo cual había sido una pena. El príncipe Hassan al Rashid figuraba entre los primeros de su lista de personajes que debía conocer. Entre los recortes de periódicos, la fotografía del rostro anguloso con penetrantes ojos grises había sido la única que había captado su atención.

El príncipe Hassan se había detenido al entrar en la nave, y en el instante antes de que se cerrara la puerta, sus ojos la habían inmovilizado con una mirada que le provocó rubor en las mejillas y le hizo desear bajar hasta los tobillos la falda que le cubría las pantorrillas. Era una mirada que hizo que se sintiera enteramente femenina, vulnerable de un modo que para una periodista de veintiocho años resultaba embarazoso.

Una periodista de veintiocho años, con un matrimonio, una guerra y media docena de entrevistas exhaustivas con primeros ministros y presidentes a su espalda.

Pero era capaz de reconocer a un hombre muy peligroso cuando lo veía, y la fotografía del príncipe, un retrato formal, impasible y posado, no se acercaba a lo que de verdad representaba.

Sabía que, de acuerdo con las costumbres de él, le mostraba más respeto soslayando su presencia que si hubiera viajado a su lado, pero como periodista no podía evitar sentirse decepcionada. Lo que más la perturbaba era su decepción como mujer.

Además, semejante respeto contradecía su fama como playboy, cuya riqueza, según los rumores, pasaba directamente de los pozos de petróleo a las muñecas y cuellos de mujeres hermosas y a las mesas de juego más exclusivas del mundo.

Pero al llegar a Ras al Hajar, su hogar, al parecer había decidido seguir las costumbres. Al bajar del avión antes que ella, para ser recibido por los funcionarios formados en la pista, había prescindido del caro traje italiano para ponerse el atuendo de un príncipe del desierto. Un príncipe de negro.

Tim la vio mirar en dirección a la limusina mientras el sol de la mañana se reflejaba en las oscuras ventanillas.

– El príncipe Hassan -murmuró.

– ¿El príncipe qué? -preguntó, fingiendo ignorancia. Hacía tiempo que había aprendido que la gente le revelaba más cosas de esa manera. Pero Tim no recurrió a los rumores locales tal como había esperado.

– Nadie que deba interesarte, Rose. Es solo el playboy del país.

– ¿De verdad? Por las reverencias que le dedicaron al bajar del avión, pensé que debía ser el siguiente en la línea de sucesión.

– No es el siguiente en la línea de nada -Tim se encogió de hombros-. Hassan recibe tantos respetos porque su padre recibió una bala destinada al viejo emir. De hecho, varias balas.

– ¿Oh? -«hazte la tonta, Rose, hazte la tonta»-. ¿Recibió disparos? -la mirada de incredulidad de Tim la advirtió de que quizá había ido demasiado lejos en su fingimiento.

– Sí, le dispararon, y su recompensa por una bala en el hombro y una pierna destrozada fue la mano de la hija predilecta del viejo emir y una vida de ocio. Aunque no vivió demasiado para disfrutarla.

– ¿No sobrevivió al ataque, entonces?

– Se recuperó muy bien, pero unos meses después de la boda falleció en un accidente de tráfico.

– Qué terrible -luego-. ¿Fue un accidente?

– Eres suspicaz, ¿eh? -su hermano sonrió, luego se encogió de hombros-. Tu conjetura es tan válida como la mía, y eso es lo único que puede hacer la gente… conjeturar.

– Bueno, vivió lo suficiente para tener un hijo -sintió pesar ante los recuerdos profundamente enterrados-. Es lo más cerca que podemos llegar de la inmortalidad.

– Rose -musitó Tim.

Ella respondió con un «Hmm» distraído mientras observaba cómo se alejaba la limusina del aeropuerto. Podía ser su trabajo estar interesada en cualquiera tan próximo al trono sin poder llegar a aspirar a él, pero algo más avivaba su curiosidad sobre el hombre que había detrás de esos ojos grises.

Había conocido hombres capaces de dominar a la chusma más indisciplinada con ojos como esos. No era el color lo que importaba. Sino la fuerza, la convicción que había detrás de ellos. Los suyos no eran los ojos de un playboy. ¿Y si fingía?

Al darse cuenta de que le mantenía con paciencia la puerta abierta, sonrió.

– Me gusta una buena historia humana con gancho. Háblame de él. Su padre debió morir antes de que naciera.

– Así es. Quizá por eso el viejo emir mimó tanto a Hassan. Fue criado como uno de los favoritos. Demasiado dinero y muy poco que hacer; era algo que tenía que provocar problemas.

– Qué clase de problemas?

– Mujeres, juego… -se encogió de hombros-. ¿Qué cabe esperar? Un hombre ha de hacer algo, y a pesar del título, la política de palacio le está vedada.

– ¿Oh? ¿Por qué? -fue demasiado rápida en formular la pregunta y Tim se dio cuenta de que le estaba sonsacando información.

– Olvídalo, Rose -afirmó-. Has venido aquí a descansar y a recuperarte, no a obtener una historia inexistente.

– Pero si no me cuentas por qué no puede participar en política, no dejaré de pensar en ello -expuso de forma razonable, mientras Tim la ayudaba a entrar en el interior del vehículo con aire acondicionado-. No podré evitarlo.

– Inténtalo -sugirió-. No estamos en una democracia y los periodistas entrometidos no son bienvenidos.

– No soy entrometida -repuso con una sonrisa-. Solo tengo interés -de hecho, el príncipe Hassan le interesaba mucho. Los hombres con ojos como esos no perdían el tiempo en jugar… no sin una buena causa.

– Estás aquí como invitada del príncipe Abdullah, Rosie. Quebranta las reglas y te pondrán en el primer avión que salga de aquí. Y yo también, así que déjalo, por favor.

Hacía años que Tim no la llamaba Rosie, y sospechó que era su manera de recordarle que a pesar de ser una periodista famosa y respetada, seguía siendo su hermana menor. Y se encontraba en su territorio. De momento decidió dejar el tema. Además, sabía, o sospechaba, la respuesta a su pregunta. Puede que el padre de Hassan fuera un héroe, pero había sido un extranjero, un escocés atraído por el desierto. Tenía los recortes de prensa para demostrarlo.

– Lo siento. Es por la fuerza de la costumbre. Y por el aburrimiento.

– Entonces tendremos que cercioramos de que no te aburres. He preparado una pequeña fiesta para presentarte a algunas personas, y el príncipe Abdullah se ha esforzado al máximo para que te lo pases bien.

Rose le permitió que le detallara las recepciones y fiestas que la esperaban, sin insistir en el tema que más le interesaba. Después de todo, las fiestas eran los sitios idóneos para oír los últimos rumores y, con suerte, conocer al playboy local.

– ¿Qué era eso de una recepción en palacio? -preguntó.

– Solo si te sientes con ánimos -añadió Tim-. Debería advertirte de que el viaje en el avión privado de Abdullah puede tener un precio. No estará por encima de seducirte para que reflejes una visión halagüeña de su persona en la entrevista.

– Bueno, pues su suerte se ha agotado -mentalmente tachó la entrevista con Abdullah, número dos en su lista. Una pena, pero le daría más tiempo para concentrarse en el príncipe Hassan. Después de todo, estaba de vacaciones-. He venido a relajarme.

– ¿Desde cuándo relajarte se ha interpuesto en tu trabajo? No te imagino rechazando una entrevista en exclusiva con el gobernante de un país rico de importancia estratégica, sin importar lo enferma que hayas podido estar.

– Regente -le recordó, abandonando toda pretensión de ignorancia-. ¿El joven emir no debe volver pronto de los Estados Unidos? ¿O es posible que ahora que ha probado la vida en la cima, el príncipe Abdullah sea reacio a dejarla? Me refiero a que una vez que has sido rey, todo lo demás pierde importancia. ¿No?

– Tim frunció el ceño y puso expresión ansiosa. Ella sonrió y lo tranquilizó con la mano en el brazo-. Lo mejor será que me ciña a sentarme tranquila junto a la piscina con alguna lectura ligera, ¿verdad?

– Quizá sería lo mejor -tragó saliva-. Le diré a Su Alteza que estás demasiado débil todavía para una fiesta.

– ¡No te atrevas! Dile… Dile que estoy demasiado débil para trabajar.

Después de que el coche se detuviera, Hassan permaneció largo rato enfrascado en sus pensamientos.

– Tendrás que ir a los Estados Unidos, Partridge. Es hora de que Faisal regrese a casa.

– Pero, Excelencia…

– Lo sé, lo sé -agitó una mano con impaciencia-. Disfruta de libertad y no querrá venir, pero ya no puede postergarlo más.

– Se lo tomará mejor viniendo de usted, señor.

– Tal vez, aunque el hecho de que yo sienta que no debo abandonar el país hará que entienda mejor el mensaje de lo que cualquiera de nosotros pueda expresar.

– ¿Qué quiere que le diga?

– Que si quiere conservas su país, es hora de que regrese antes de que Abdullah se lo quite. Es imposible manifestarlo de forma más directa.

Bajó de la limusina y se dirigió hacia las enormes puertas talladas de la torre costera que había convertido en su hogar.

– ¿Y la señorita Fenton? -preguntó Partdrige, con ritmo más lento mientras se apoyaba en su bastón.

Hassan se detuvo ante la entrada de su residencia privada.

– Puedes dejármela a mí -aseveró.

Partridge se puso pálido y se plantó delante de él.

– Señor, no olvidará que ha estado enferma…

– No olvidaré que es una periodista -el rostro de Hassan se ensombreció al notar la ansiedad en la cara del otro. Vaya, vaya. La afortunada Rose Fenton. Necesitada por un hombre mayor fabulosamente rico y poderoso por su capacidad para proyectar su persona bajo una buena luz y por uno joven y necio sin nada más en la cabeza que tonterías románticas. Todo en un día. ¿Cuántas mujeres podían comenzar unas vacaciones con esa clase de ventaja?

Se le ocurrió que Rose Fenton, bendecida con cerebro y belleza, probablemente comenzaba todas sus vacaciones con ese tipo de ventaja.

– ¿Qué piensa hacer, señor?

– ¿Hacer? -no estaba acostumbrado a que cuestionaran sus intenciones.

Partdrige podía estar nervioso, pero no intimidado.

– Con la señorita Fenton.

– ¿Qué crees que voy a hacer con ella? -soltó una risa breve-. ¿Secuestrarla y llevármela al desierto como un bandido de tiempos antiguos?

– No… no -el otro se ruborizó.

– No pareces muy seguro -insistió Hassan-. Es lo que habría hecho mi abuelo.

– Su abuelo vivía en una época distinta, señor. Iré a hacer las maletas.

Hassan lo observó partir. El joven tenía agallas y lo admiraba por el modo en que se enfrentaba a la discapacidad y el dolor, pero no pensaba tolerar la disensión en nadie. Haría lo que fuera necesario.

Treinta minutos más tarde le entregaba a Partridge la carta que le había escrito a su joven hermanastro y lo acompañaba al Jeep que lo llevaría hasta el muelle. El patio estaba lleno de jinetes con halcones sobre las muñecas y Salukis de piernas largas y pelaje sedoso a sus espaldas.

– ¿Va de caza? -Partridge entrecerró los ojos-. ¿Ahora?

– Necesito quitarme la humedad de Londres de los huesos y respiras aire bueno y limpio del desierto -se le ocurrió que si Abdullah planeaba un golpe de estado tranquilo, quizá sería adecuado marcharse a su campamento del desierto, donde su presencia se notaría menos-. Hablaré contigo mañana.

– Hemos llegado.

– Es hermosa. Tim -la villa se hallaba fuera de la ciudad, en una colina que daba a la costa agreste cerca de las caballerizas reales. El puesto de Tim podía darle control sobre los servicios veterinarios del país, pero su principal ocupación se centraba en la caballada del regente. Debajo se veía un palmeral y alrededor de la casa había adelfas en flor, aves de plumajes brillantes…- Esperaba desierto… dunas de arena…

– Échale la culpa a Hollywood -al acercarse la puerta se abrió y el criado de Tim hizo una reverencia cuando Rose atravesó el umbral-. Rose, este es Khalil. Cocina, limpia y cuida de la casa para que yo pueda concentrarme en el trabajo.

El joven le devolvió la sonrisa con timidez.

– Santo cielo, Tim -exclamó Rose después de admirarlo todo, desde las exquisitas alfombras sobre lustrosos suelos de madera hasta la pequeña piscina situada en el jardín discretamente amurallado que había más allá de los ventanales-. Es un poco diferente de la casita pequeña que tenías en Newmarket.

– Si crees que esto es lujo, espera a ver las caballerizas. Los caballos tienen una piscina mucho más grande que la mía y allí dispongo de un hospital plenamente equipado, con todo lo que pueda pedir…

– ¡Vale, vale! -sonrió ante su entusiasmo-. Luego me lo puedes mostrar todo, pero ahora mismo me vendría bien una ducha -se levantó el pelo de la nuca-. Y necesito ponerme ropa más ligera.

– ¿Qué? Oh, lo siento. Siéntete como en casa, descansa, come algo. Tu habitación está ahí -la condujo a una gran suite-. Hay tiempo de sobra para verlo todo.

Ella se detuvo en la puerta, pero no fue el esplendor de la habitación lo que la sorprendió, sino el hecho de que toda superficie disponible estaba cubierta con cestas llenas de rosas.

– ¿De dónde demonios han salido?

– De donde crezcan las rosas en esta época del año

– Tim se encogió de hombros, abochornado por el exceso-. Habría pensado que estarías acostumbrada a ello. No creo que nadie envíe lirios, amapolas o crisantemos, ¿verdad?

– Casi nunca -reconoció al tiempo que buscaba una tarjeta, sin encontrarla-. Pero por lo general basta con una docena. Estas parecen haber sido encargadas al por mayor.

– Sí, bueno, el príncipe Abdullah las envió esta mañana para que te sintieras como en casa.

– ¿Cree que vivo en una floristería?

– Aquí lo hacen todo en una escala grande -Tim puso una mueca y miró el reloj-. Rose, ¿puedes quedarte sola una hora, más o menos? Tengo una yegua a punto de parir…

– Ve -rió-. Estaré bien…

– ¿Seguro? Si me necesitas…

– Relincharé.

– En realidad -su hermano sonrió relajado-, creo que el sistema telefónico te resultará más adecuado.

Sola, se concentró en las rosas. Eran capullos perfectos, de un blanco cremoso. Resistió la tentación de contarlas. Se llevó algunas a la nariz; las flores eran hermosas pero carecían de fragancia, un gesto estéril sin ningún significado real.

Y sus pensamientos retornaron al príncipe Hassan al Rashid. El playboy también era una especie de tópico. Pero esos ojos grises sugerían algo muy diferente detrás de la fachada.

El príncipe Abdullah tal vez quisiera conquistar su cooperación con el avión privado y las rosas, pero era Hassan quien tenía su absoluta atención.

CAPÍTULO 2

QUÉ quieres decir con que no puedes encontrarlo? -Hassan apenas pudo contener su ira-. Tiene guardaespaldas que lo protegen día y noche…

– Los ha esquivado -la voz de Partridge tenía algo de eco a través del contacto vía satélite-. Al parecer hay una chica involucrada…

Claro que habría una chica. Maldito fuera el muchacho, y malditos esos cabezas huecas que se suponía que debían cuidar de él…

Pero él mismo había tenido veinticuatro años, una vez, siglos atrás, y recordaba demasiado bien lo que era vivir cada momento bajo ojos que te vigilaban. Recordó lo fácil que era despistarlos cuando había una chica…

– Encuéntralo, Partridge. Encuéntralo y tráelo a casa. Dile… -¿qué? ¿Que lo lamentaba? ¿Que lo entendía? ¿Para qué serviría eso?-. Dile que no queda mucho tiempo.

– Haré lo que sea necesario, Excelencia.

Hassan se hallaba ante la entrada de su tienda y las palabras de Partridge reverberaron en su cabeza. «Lo que sea necesario»… su abuelo moribundo había usado esas mismas palabras el día que nombró a su nieto menor, Faisal, su heredero, y a su sobrino, Abdullah, regente. «Lo que sea necesario por mi país».

Había sido una especie de disculpa, pero, dolido y enfadado por verse desposeído, se había negado a entenderlo y se había comportado como el joven necio que era.

Mayor y más sabio, entendía que para que un hombre gobernara, primero debía aceptar que los deseos del corazón siempre debían ser sacrificados ante la necesidad.

En unas pocas semanas Faisal cumpliría los veinticinco años, y si su joven hermanastro quería asumir el cargo de rey, también él debía aprender esa lección. Y rápidamente.

Mientras tanto, habría que hacer algo para frenar el intento de Abdullah de un golpe de estado a través de los medios de comunicación. Quizá su primo no fomentara que la prensa llamara a su puerta, pero comprendía su poder y no pasaría por alto la oportunidad de meterse a alguien como Rose Fenton en el bolsillo.

Ella ya había hecho el gran recorrido de las mejores partes de la ciudad, y sería muy fácil, si no estabas con los ojos muy abiertos, engañarla para que creyera que todo era maravilloso. Y estaba en poder de Abdullah distraerla de todas las maneras posibles.

Puede que no sucumbiera a los regalos, al oro y las perlas que caerían en torrente sobre ella. Hassan tenía poca fe en el periodista incorruptible y entregado, pero Abdullah jamás había sido un dictador con un solo plan. Si el dinero no funcionaba, tenía a su hermano como rehén para obtener su cooperación.

Bueno, dos podían jugar a ese juego, y aunque estaba convencido de que ella no albergaría el mismo punto de vista de la situación, llegó a la conclusión de que le haría un favor a la señorita Fenton si la sacaba de circulación durante una temporada.

Y ocuparse de su inquieta familia, del ministerio de Asuntos Exteriores británico y de los comentarios poco amables de los medios británicos le daría a su primo algo más acuciante de qué preocuparse que usurpar el trono de Faisal. Puede que incluso lo empujara a abandonar. Así como Abdullah disfrutaba del tributo que acompañaba a su papel de jefe de estado sustituto, no le gustaban demasiado las responsabilidades de dicho cargo.

Sin duda Partridge se mostraría indignado, pero como era evidente que su secretario tenía plena conciencia de la urgente necesidad de hacer lo que fuera necesario, podía contar con que no hablara. Si no en privado, sí en público.

– ¿Una carrera de caballos? -Rose tomó una tostada. Hacía seis años que no iba a una carrera de caballos-. ¿Por la noche?

– Bajo focos. Está más fresco a esa hora. En particular en verano -añadió Tim, luego sonrió-. También se celebrará una carrera de camellos. ¿Quieres perdértela?

– Déjame reflexionarlo… Sí -durante un momento pensó que él le iba a dar una charla, recordarle que ya habían pasado seis años. Pero fue evidente que lo pensó mejor, porque se encogió de hombros.

– Bueno, depende de ti-si la decisión de su hermana lo decepcionó, no lo mostró-. Yo debo asistir por motivos obvios, pero luego puedo venir a recogerte.

– ¿Recogerme? – dejó de untar mantequilla en la tostada y alzó la vista.

Tim indicó el sobre cuadrado que había apoyado contra el frasco de mermelada.

– Nos han invitado a cenar después de las carreras.

– ¿Otra vez? -¿es que en Ras al Hajar nadie se quedaba en casa a comer una pizza y ver una película en vídeo-. ¿Quién?

– Simon Partridge.

– ¿Lo he conocido? -inquirió, recogiendo el sobre para extraer una hoja de papel. La caligrafía era fuerte y con carácter. La nota extrañamente formal-. «Simon Partridge solicita el placer…»

– No, es el secretario del príncipe Hassan.

A punto de aducir cansancio, un dolor de cabeza o cualquier cosa para escapar de otra velada formal, de pronto la idea del vídeo perdió su atractivo. No había visto al príncipe playboy desde que bajó del avión. Había estado atenta, pero al parecer se había desvanecido de la faz de la tierra.

– Te gustará -indicó Tim-. Tenía muchos deseos de conocerte, pero ha estado fuera de la ciudad.

– ¿De verdad? -entonces rió-. Dime, Tim, ¿adónde vas cuando sales «fuera de la ciudad» en Ras al Hajar?

– A ninguna parte. Esa es la cuestión. Dejas la civilización detrás.

– He hecho eso -en los últimos años había estado en varios sitios muy poco civilizados-. Es algo sobrevalorado.

– El desierto es distinto. Razón por la que, si eres Hassan, lo primero que haces al llegar a casa es ¡levarte a tus sabuesos y halcones de caza al desierto. Y si eres su secretario, lo acompañas.

– Comprendo -lo que comprendía era que si Simon Partridge se hallaba de vuelta en la ciudad también lo estaría el príncipe Hassan-. Háblame de Simon Partridge. Es poco habitual que alguien como Hassan tenga un secretario británico, ¿no?

– Su abuelo tuvo uno y sobrevivió para contarlo.

– ¿De verdad?

– El padre de Hassan. Era escocés. ¿No te lo dije?

– Tim frunció el ceño.

– No. Eso explica muchas cosas.

– Quizá considera que puede confiar en Partridge para que sea su hombre de confianza en un cien por cien, sin que su lealtad se halle dividida por lazos tribales ni enemistades familiares que se interpongan en el camino.

– ¿Una espalda que se interponga en el camino por si alguien tiene el deseo de apuñalarlo? -reflexionó-. ¿Qué saca Simon Partridge de ello?

– Solo un trabajo. No es el guardaespaldas de Hassan. Partridge estuvo en el ejército, pero su Jeep se topó con una mina de tierra y tuvo que licenciarse por invalidez en una pierna. Su coronel y Hassan fueron al mismo colegio…

– Eton -murmuró Rose sin pensarlo.

– ¿A qué otro sitio podían ir? -Tim había dado por hecho que se trataba de una pregunta-. Partridge también. ¿Y bien? ¿Qué le contesto?

– Dile que… la señorita Fenton acepta… -una cosa eran las carreras, pero no pensaba perderse la oportunidad de conocer al secretario de Hassan.

– Estupendo -sonó el teléfono y Tim contestó, escuchó y luego repuso-: Iré de inmediato -estaba camino de la puerta cuando recordó a Rose-. El número de Simon viene en la invitación. ¿Puedes llamarlo tú?

– No hay problema -levantó el auricular, marcó y, mientras sonaba, observó otra vez la caligrafía decidida y llegó a la conclusión de que por una vez Tim tenía razón. No le cupo duda de que le caería bien el dueño de esa letra.

– ¿Sí?

– ¿El señor Partridge? Simon Partridge? -hubo una breve pausa.

– Creo que tengo el placer de hablar con la señorita Rose Fenton.

– Hmm, sí -rió-. ¿Cómo lo sabía?

– ¿Qué le parece si le digo que soy adivino? -ofreció la voz.

– No lo creería.

– Y no se equivocaría. Su voz es inconfundible, señorita Fenton.

Así como Simon Partridge parecía algo mayor de lo que había imaginado por la descripción de Tim, su voz era ronca, con un matiz de profunda autoridad en ella, terciopelo sobre acero.

– Porque hablo mucho -repuso-. Tim ha tenido que ir a las caballerizas reales, pero me pidió que lo llamara para informarlo de que será un placer aceptar su invitación para cenar esta noche.

– No tengo duda de que el placer será mío.

Su formalidad era tan… extranjera. Se preguntó cuánto tiempo llevaba en Ras al Hajar. Había dado por hecho que era algo reciente, pero quizá no fuera así.

– Sabe que primero ha de asistir a las carreras, desde luego…

– Todo el mundo va a las carreras, señorita Fenton. No hay otra cosa que hacer en Ras al Hajar. ¿Asistirá usted?

– Bueno…

– Debe ir.

– Sí -aceptó, cambiando rápidamente de parecer. Razonó que si después de todo no faltaba nadie, Hassan estaría presente-. Sí, me apetece mucho ir -y de pronto así era.

– Hasta la noche, señorita Fenton.

– Hasta entonces, señor Partridge -colgó sintiéndose un poco jadeante.

Hassan cerró el teléfono móvil que había comprado esa mañana en el souk y registrado bajo un nombre ficticio y lo arrojó sobre el diván. Más allá de la entrada de la enorme tienda negra podía ver el exuberante palmeral regado por las pequeñas corrientes que atravesaban el agreste país fronterizo. En primavera era el paraíso en la tierra. Tuvo la impresión de que Rose Fenton quizá no lo viera de la misma manera.

– Vuelve pronto, Faisal -murmuró. Al oír su voz, el sabueso que había a SUS pies se levantó y apoyó una cabeza larga y sedosa en su mano.

Rose se hallaba completamente insatisfecha con su reducido guardarropa. Se había sentido desaliñada en la fiesta de la embajada. Había dado por hecho que sería elegante pero informal. Tim no había sido de ninguna ayuda y al final había recurrido a su vestido negro, apto para todas las ocasiones. Desde luego, el resto de las mujeres había aprovechado el acontecimiento para lucir sus últimos vestidos de marca, haciendo que el vestido negro diera la impresión de haber dado la vuelta al mundo. Bueno, y así era.

No había previsto tanta vida social y, además, no disponía de nada que pudiera servir para una velada al aire libre en las carreras, seguida de una cena privada.

Al final se decidió por el shalwar kameez que le regalaron en un viaje al Paquistán y que había llevado con la esperanza de realizar una entrevista con el regente, algo que había estado eludiendo desde su llegada, aunque ya empezaba a quedarse sin excusas.

Los pantalones eran de seda salvaje de una tonalidad verde apagada, la túnica un poco más clara y el pañuelo de seda aún más ligero. Tendría que habérselo puesto para ir a la fiesta de la embajada.

– ¡Vaya! -la reacción de Tim fue inesperada. Por lo general jamás notaba lo que se ponía nadie-. Estás deslumbrante.

– Eso me preocupa. De repente me da la impresión de que todos los demás lucirán vaqueros.

– ¿Importa? Vas a dejar boquiabierto a Simon.

– No estoy segura de que sea el efecto que busco, Tim -al recordar el efecto de la voz de él sobre su capacidad para respirar, pensó que quizá se engañaba-. Al menos no hasta que lo conozca mejor.

– Con ese traje no me cabe la menor duda de que querrá conocerte mejor -miró el reloj-. Será mejor que nos vayamos. ¿Lo tienes todo?

El teléfono móvil, la grabadora, el cuaderno de notas y el bolígrafo. Pero no dijo nada, porque tuvo la sensación de que a su hermano no le agradaría mucho. Tim la llevó por el codo y la ayudó a subir al Range Rover.

– ¿Está muy lejos?

– A unos tres kilómetros de las caballerizas. Más allá de estas colinas bajas, hay un terreno llano perfecto para correr.

Un caballo claro sin jinete saltó de un barranco bajo y aterrizó delante de ellos, para levantarse sobre las patas traseras y hender el aire con los cascos delanteros. Tim giró para evitarlo, haciendo que el coche derrapara de costado sobre la grava suelta.

– Es uno de los caballos de Abdullah -explicó al controlar el Range Rover-. Alguien va a tener problemas… -en cuanto frenaron, abrió la puerta y bajó-. Lo siento, pero debo intentar atraparlo.

– ¿Puedo ayudarte? -se volvió cuando él abrió la parte de atrás del vehículo y sacó una cuerda.

– No. Sí. Usa el teléfono del coche para llamar a las caballerizas. Pídeles que envíen un remolque para caballos.

– ¿Adónde?

– Di entre la villa y las caballerizas; nos encontrarán.

La luz interior del coche no se había encendido; alargó el brazo y activó el interruptor del teléfono, pero no sucedió nada. Se encogió de hombros, alzó el auricular pero no había tono. Recogió su bolso y sacó el teléfono móvil nuevo que Gordon había incluido con los recortes de prensa y el libro. Era pequeño, muy potente y hacía prácticamente todo salvo tocar el himno nacional, pero no veía bien en la oscuridad, de modo que bajó para situarse ante los faros. Justo cuando sus pies tocaban el suelo los faros se apagaron.

Pudo oír a su hermano a cierta distancia tratando de calmar al caballo nervioso. Entonces también ese sonido se desvaneció cuando los cascos del caballo encontraron arena.

Reinaba un gran silencio y oscuridad. No había luna, aunque las estrellas brillaban en todo su esplendor por la falta de polución. Una sombra se separó de la oscuridad.

– ¿Tim?

Pero no se trataba de su hermano. Incluso antes de volverse supo que no era Tim. Este lucía una chaqueta de color crema y ese hombre llevaba de la cabeza a los pies una túnica de una oscuridad tan densa que absorbía la luz en vez de reflejarla. Hasta su cara estaba oculta con un keffiyeh negro que solo dejaba entrever los ojos.

Sus ojos eran lo único que necesitaba ver.

Era Hassan. A pesar de la descarga de miedo que la inmovilizó donde estaba, a pesar de la adrenalina que dominó su corazón, lo reconoció. Pero no era el príncipe urbano que subía a un avión privado con un caro traje italiano, no era Hassan en su papel de príncipe playboy.

Era el hombre prometido por los ojos grises como el granito, profundos, peligrosos y totalmente al control de la situación; algo le indicó que no iba a preguntarle si necesitaba ayuda.

Antes de que pudiera hacer algo más que girar a medias para correr, antes siquiera de pensar en gritar una advertencia a su hermano, le tapó la boca con la mano. Luego, rodeándola con el brazo libre, la alzó del suelo y la pegó con fuerza a su cuerpo. Tanto como para que la daga curva que llevaba a la cintura se le clavara en las costillas.

Le inmovilizó los codos y con los pies sin apoyo, no pudo propinarle ninguna patada. Pero se debatió con todas sus fuerzas. Él la sujetó con más fuerza y esperó; pasado un momento, Rose se detuvo. No tenía sentido agotarse de manera innecesaria.

Al quedar inmóvil a excepción de la rápida subida y bajada de sus pechos mientras trataba de recuperar el aliento, él se decidió a hablar.

– Le agradecería que no gritara, señorita Fenton -musitó-. No tengo ningún deseo de herir a su hermano -su voz era como su mano, como sus ojos, dura e intransigente.

Entonces sabía quién era ella. No se trataba de ningún secuestro fortuito. No. Claro que no. Puede que hubieran pasado algunos días desde que intercambiaron aquella mirada fugaz en el avión, pero había oído esa voz después. La oyó insistiéndole en que debía ir a las carreras. Y ella le había asegurado que asistiría. Esa había sido la causa de la invitación; había querido cerciorarse de que iría con el fin de planear el lugar y el momento exactos para secuestrarla.

Entonces no había hablado con Simon Partridge, sino con Hassan. Se dio cuenta de que no estaba tan sorprendida como habría imaginado. La voz encajaba mucho mejor en él.

Pero, ¿qué quería? El hecho de haber leído unas páginas de El Jeque en un momento de ocio no significaba que suscribiera esa fantasía. En ningún momento pensó que iba a llevarla al desierto para aprovecharse de ella. Era una periodista y concedía poca atención a la fantasía. Además, ¿por qué iba a molestarse si con solo chasquear los dedos podía tener a su lado a la mujer que deseara?

– ¿Y bien? – al ver que no disponía de mucha elección, ella asintió, prometiendo su silencio-. Gracias -como si quisiera demostrarle que era un caballero,

Hassan quitó de inmediato la mano de su boca, la depositó en el suelo y la soltó.

Quizá estaba tan acostumbrado a la obediencia que no se le ocurrió que no se quedaría callada ni quieta. O quizá tampoco importaba mucho. Después de todo, solo la acompañaba Tim, y con súbito pavor recordó el silencio repentino que había reinado.

– ¿Dónde está Tim? ¿Qué le ha hecho? -exigió al girar en redondo para mirarlo, su propia voz apagada en la absoluta quietud de la noche desértica.

– Nada. Todavía va tras el caballo favorito de Abdullah -los ojos centellearon-. Imagino que permanecerá ausente un rato. Por aquí, señorita Fenton.

Los ojos de Rose, que se adaptaron con rapidez a la oscuridad, vieron la silueta de un Land Rover esperando en las sombras. No era el tipo de vehículo de moda que conducía su hermano, sino el modelo básico que dominaba el terreno duro como un pato el agua, de esos que usaban los militares de todo el mundo.

No dudó de que fuera mucho más práctico que un caballo. Hassan la condujo hacia el coche.

A pesar del miedo que le ponía la piel de gallina, su instinto de periodista se puso en alerta roja. Pero aunque su curiosidad era intensa, no quería que pensara que iba por propia voluntad.

– Debe estar bromeando -manifestó y plantó los pies en el suelo.

– ¿Bromeando? -repitió la palabra como si no entendiera. Luego levantó la cabeza para mirar más allá.

La luna salía y cuando Rose se dio la vuelta vio la silueta oscura de su hermano en la distancia. Había logrado lazar al caballo y lo conducía de vuelta al Range Rover, ajeno a la situación de ella y al peligro en el que iba a meterse.

Hassan había subestimado su habilidad, la empatía que lograba establecer incluso con el más difícil de los caballos, y al comprenderlo, juró en voz baja.

– No tengo tiempo para discutir.

No pensaba dejar que Tim se mezclara en problemas, pero cuando respiró hondo para lanzar un grito de advertencia, quedó envuelta en la oscuridad. Oscuridad real, de esa que hacía que una noche estrellada pareciera el día. El la inmovilizó y la subió a su hombro.

Demasiado tarde comprendió que tendría que haber dejado de ser la corresponsal ecuánime para gritar cuando tuvo la oportunidad. No pidiendo ayuda, ya que eso sería inútil, sino para que Tim llamara a su editor y le contara lo que había sucedido.

¡Si tan solo pudiera soltarse las manos! Pero las tenía sujetas a los costados… Bueno, no del todo inutilizadas. Una de ella aún sostenía el teléfono móvil. Tuvo ganas de sonreír. El móvil. Ella misma podría llamar a su editor…

Entonces fue arrojada sin ceremonias al suelo del vehículo y a través de la tela que la cubría oyó el ruido de un motor.

Apenas tres días atrás había bromeado con la idea de ser secuestrada por un príncipe del desierto. Craso error. No resultaba nada gracioso. Yacer en el suelo duro del Land Rover hacía que recibiera golpes y, como si se diera cuenta, su captor rodó hasta quedar debajo de ella, recibiendo la peor parte. Aunque no sabía si estar encima del hombre que pretendía secuestrarla podía considerarse una mejora… no le quedaba otra alternativa, va que él aún la sujetaba con el brazo.

Quizá lo más inteligente sería dejar de debatirse, soslayar la intimidad de sus piernas enredadas e intentar deducir qué diablos pretendía Hassan. Analizar por qué había corrido semejante riesgo.

Sería mucho más fácil pensar sin el sofocante peso de la capa que la privaba de sus sentidos, sin los brazos de él a su alrededor.

Supuso que debería tener miedo. El pobre Tim se volvería loco. Y estaba su madre. Cuando se enterara de que su hija había desaparecido, Pam Fenton no tardaría en llamar al ministerio de Asuntos Exteriores.

Siempre que le llegara la noticia. Rose tuvo la impresión de que su desaparición se mantendría fuera de los medios de comunicación si Abdullah podía arreglarlo. Y probablemente podría. No costaría convencer a Tim de que su seguridad dependía de ello. Y la embajada haría lo que considerara más viable para ponerla a salvo. «Menos mal que tengo el móvil», pensó; Gordon jamás la perdonaría por no darle esa exclusiva.

¡Cielos! ¿Qué le había pasado a su instinto de supervivencia? No tenía miedo; no planeaba escapar. Tendría que estar agradecida de que Hassan no le hubiera hecho daño, de que no la hubiera atado o amordazado. Bueno, no lo necesitó. Ella no había gritado cuando pudo, cuando tendría que haberlo hecho. Incluso en ese momento yacía quieta, sin dificultar en nada las intenciones de ese hombre. Eso era porque la curiosidad había podido con la indignación.

¿Qué quería Hassan?

En absoluto una, conversación íntima. De lo contrario, habría llamado a la puerta de la villa en cualquier momento, y Rose se habría mostrado encantada de ofrecerle una taza de té y una galleta de chocolate. Era como lo hacía en Chelsea. Quizá en Ras al Hajar las cosas eran diferentes.

O quizá había planeado otra cosa.

«¡Piensa, Rose, piensa!» ¿Qué motivo podía tener Hassan al Rashid para querer secuestrarla?

¿Pedir un rescate? Ridículo.

¿Sexo? Sintió un hormigueo extraño en el estómago al pensarlo, pero descartó la idea como una absoluta tontería.

¿Podía ser la noción de una broma que tenía el príncipe playboy? Después de todo, su primo, el regente, se sentiría muy irritado por el tipo de publicidad que generaría esa pequeña aventura, y los rumores sugerían que entre los dos hombres no había ningún afecto. Se imaginaba los titulares, los boletines de las agencias…

De pronto todo encajó en su sitio. Tenía que ser eso. Los titulares. No era ninguna broma. Hassan quería que Ras al Hajar saliera en las noticias. Más que eso, quería avergonzar a Abdullah…

De pronto perdió la ecuanimidad. ¡Al diablo la historia! Ahí estaba, cubierta como un fardo, con los huesos que le temblaban por el traqueteo, y todo porque Hassan pensaba que sería divertido irritar a su primo con malos titulares, usándola a ella para lograrlo.

Se sintió ofendida. Muy ofendida. Era una mujer. No una estrella de cine. Clavó las rodillas en la parte de la anatomía de él que las tuviera y se irguió, echándose hacia atrás.

La sorpresa, o quizá el dolor, junto con el bamboleo del Land Rover mientras recorría el terreno agreste, se combinaron para que Hassan aflojara las manos. Apenas dispuso de tiempo para quitarse la capa antes de que él se recobrara, la sujetara y la inmovilizara contra el suelo. Mientras aspiraba amplias bocanadas de aire, una vez más se encontró con esos peligrosos ojos grises.

A Rose no se le escapaba la situación en la que se hallaba. Era vulnerable y se encontraba a merced absoluta de un hombre al que no conocía, cuyos motivos resultaban poco claros. Era mejor que uno de los dos dijera algo. Y rápidamente.

– Cuando invita a una joven a cenar, Su Alteza, lo hace en serio, ¿verdad?

CAPÍTULO 3

A CENAR? -repitió Hassan.

– Era usted, esta mañana, ¿no? -se apartó un mechón de pelo que amenazaba con hacerla estornudar-. «Simon Partridge solicita el placer…» ¿Sabe el señor Partridge que ha usado su nombre?

– Ah.

– ¿Y bien? – exigió saber-. ¿La cena se ha cancelado? Se lo advierto, no se me da muy bien eso de pan y agua. Voy a necesitar que me alimente…

– La cena se ha tomado en cuenta, señorita Fenton, pero me temo que tendrá que aceptar las disculpas del señor Partridge. En este momento se encuentra fuera del país y, en respuesta a su primera pregunta, no, no tiene ni idea de que he utilizado su nombre. De hecho, es completamente inocente de todo lo sucedido.

– Bueno -comentó pasado un momento-. Espero que le exprese con claridad su enfado cuando se entere.

– Puede contar con ello.

En realidad, ella misma había pensado en manifestarse, pero la voz de Hassan no fomentaba esas libertades y consideró que sería más inteligente dejarle esa tarea a Simon Partridge. Esperaba que no permaneciera mucho tiempo fuera, dondequiera que estuviese.

– ¿Sabe?, no tenía por qué envolverme de esa manera con la capa -tosió-. Me estoy recuperando de una enfermedad.

– Eso me han comentado -no pareció muy convencido de su actuación, y Rose comprendió que tratar de ganar su simpatía no la llevaría a ninguna parte-. Sin embargo, parece que se lo está pasando bien. Personalmente no habría considerado que una ajetreada agenda de cócteles, fiestas, recepciones y recorridos turísticos por la ciudad pudieran ser buenos para usted…

– Oh, comprendo. Me está haciendo un favor. Me ha secuestrado para que no me agote.

– Ese es un punto de vista -sonrió, aunque no fue una sonrisa tranquilizadora-. Me temo que mi primo solo ha pensado en su propio placer…

– Y en el mío. El mismo me lo dijo -pero eso tampoco la había convencido del todo. El príncipe Abdullah parecía demasiado ansioso de que ella proyectara una imagen muy positiva del país. Las cortinas de la limusina que la había llevado alrededor de la ciudad a alta velocidad sin duda habían ocultado multitud de pecados.

Había pensado en ponerse una de las abbayahs que lucían las mujeres nativas para, ocultado su pelo rojo y sus facciones, echar un vistazo por su propia cuenta. Desde luego, no se le había pasado por la cabeza hacer partícipe de ello a Tim; tenía la firme impresión de que él lo desaprobaría.

– Y en cuanto a permanecer al aire libre en la pista de carreras -continuó Hassan-, no habría sido muy adecuado. Sin duda la habría conducido a una recaída.

Salvo que hasta no haber hablado con él no pensaba asistir a las carreras. Pero no se molestó en mencionárselo. No quería que supiera que había influido en que cambiara de parecer.

– Su preocupación es muy conmovedora.

– Ha venido a Ras al Hajar a descansar y a relajarse, y será un placer encargarme de que así sea.

«¿Un placer?» No le gustó cómo sonó eso.

– El príncipe Hassan al Rashid, el perfecto anfitrión -respondió con sarcasmo, apartando el hombro del duro suelo del Land Rover como mejor pudo, teniendo en cuenta que prácticamente lo tenía sentado encima.

El gesto pasó desapercibido. Lo único que recibió de él fue una leve inclinación de cabeza en reconocimiento de su propio nombre.

– Usted ha venido a mi país en busca de placer, de unas vacaciones. ¿Tal vez de un poco de romance, si se puede juzgar por el libro que leía en el avión?

¡Santo cielo! Como pretendiera realizar sus fantasías, estaba metida en problemas. Tragó saliva.

– Al menos El Jeque tenía estilo.

– ¿Estilo?

– Un Land Rover no sustituye a un corcel -se dio cuenta de que hablaba de más. Sin duda debido a los nervios-. Negro como la noche, con el temperamento de un diablo -explicó-. Es el sistema habitual de transporte para los secuestradores del desierto. He de decirle que me siento engañada.

– ¿De verdad? -parecía sorprendido. ¿Quién podría culparlo?- Por desgracia, nuestro destino se halla demasiado lejos para que podamos hacerlo a caballo -sus ojos se mostraron divertidos, y eso tampoco la tranquilizó-. En particular estando usted convaleciente. No obstante, tomaré nota para el futuro.

– Oh, por favor, no se moleste -intentó sentarse, pero él no se movió.

– El terreno es irregular y no quisiera que se viera zarandeada. Se encontrará más a salvo echada.

¿Con todo su cuerpo cubriéndole el suyo? ¿Disponía de alguna elección? Aunque seguro que tenía razón. Sería más seguro…

¿Qué? ¡No podía creer que pensara eso! Era posible que ese hombre cumpliera todos los requisitos de una fantasía, pero solo se trataba de eso, de una fantasía. La había secuestrado y distaba mucho de encontrarse a salvo.

El modo en que la miraba, cómo sus piernas se hallaban a horcajadas de ella, con las caderas apoyadas con firmeza sobre su abdomen, sugería que la consideraba una mujer. Más motivo para no dejar de hablar.

– Se ha tomado muchas molestias para conseguir mi compañía. Si quería hablar conmigo, ¿por qué no se acercó a mí en el avión? ¿O por qué no llamó a la casa de mi hermano…?

Quizá él también tenía los mismos pensamientos, porque sin previa advertencia se situó al lado de ella y la observó con cautela.

– Supo en seguida quién era yo, ¿verdad?

«Al instante». Pero no pensaba halagarlo.

– No creo que muchos de los bandidos locales hayan estudiado en Inglaterra. Y muy pocos tendrán los ojos grises -incluso en la oscuridad, sus ojos habían sido inconfundibles- Y, desde luego, estaba su voz. La oí apenas unas horas antes. Si quería mantener el anonimato, tendría que haber enviado a uno de sus secuaces a capturarme.

– Eso habría sido impensable.

– ¿Se refiere a que sus hombres no deben tocar la mercancía? Es muy posesivo.

– Es usted muy ecuánime, señorita Fenton -alzó la mano para soltarse el keffiyeh. La luz de la luna brillaba a través del parabrisas, llegando hasta la parte de atrás para hacer que su rostro fuera todo ángulos negros y blancos. Más duro de lo que ella recordaba-. Pero no se deje engañar por la educación que he recibido. Mi madre es árabe y mi padre era escocés de las Tierras Altas. No soy uno de sus caballeros ingleses.

No. En ese momento Rose experimentó el leve escalofrío de algo más próximo al temor de lo que le gustaba reconocer. Se humedeció los labios y se negó a retroceder.

– Bueno, supongo que eso es algo -indicó con imprudente temeridad.

En la oscuridad se vio el resplandor de dientes blancos.

– ¿De verdad es tan valiente?

Claro que sí. Todo el mundo lo sabía. Rose «Primera Línea» Fenton no conocía el significado de la palabra miedo. Pero eso no tenía nada que ver con el coraje. Había reconocido el peligro a metros de distancia en cuanto subió al avión. A centímetros sin duda su magnetismo resultaría fatal, aunque era muy posible que muriera feliz.

– ¿No tiene interés en saber adónde la llevo? -quiso saber él.

El traqueteo ruidoso había cesado un rato antes y en ese momento avanzaban por un camino bueno. Pero, ¿cuál? ¿En qué dirección?

– Si se lo preguntara, ¿me lo contaría?

– No -espetó Hassan. Era evidente que la temeridad de ella empezaba a irritarlo-. Pero tenga la certeza de que no la he traído por el placer de su conversación, aunque no me cabe duda de que será una bonificación inesperada.

¿Una bonificación? ¿De qué?

– Yo no contaría con ello -diablos, la regla dorada en situaciones semejantes era escuchar y averiguar cosas. Pero, a pesar de su farol, el corazón se le aceleró un poco. ¿Se habría equivocado? ¿Tendría por costumbre Hassan secuestrar a mujeres que visitaban su país?- Dígame, ¿utiliza a menudo esta estrategia? ¿Tiene un harén de mujeres como yo en algún campamento del desierto?

– ¿A cuántas mujeres como usted podría resistir un hombre? -inquirió, exasperado y en absoluto divertido porque a ella se le hubiera ocurrido esa idea.

Eso le gustó, ya que al menos deseaba ser original. Pero él esperaba una respuesta. Los ojos le brillaban mientras aguardaba que Rose le preguntara por qué la había secuestrado, qué pretendía hacer con ella. La curiosidad era uno de sus puntos fuertes, y también una de sus debilidades. Nunca sabía cuándo parar. Y la curiosidad sobre ese hombre había despertado mucho antes de que lo viera.

Tenía la cara encima de ella bajo la dura luz de la luna. Mostraba una expresión reservada. Rose no quería que se escondiera, no quería ninguna sombra, Y sin pensárselo levantó la mano hacia su rostro.

Sobresaltado por el contacto, él se apartó unos centímetros. Pero, ¿adónde podía ir? En la parte de atrás del Land Rover, era tan prisionero como ella y, atrevida, Rose plantó la palma contra su mejilla y sintió el áspero contacto de la barba de horas sin afeitarse. En esa ocasión él no se movió, se entregó a su exploración mientras con el pulgar recorría la línea de su mandíbula. No debería hacerlo, pero el peligro la excitaba y al pasar las yemas de los dedos por los labios de Hassan sintió que él tragaba saliva.

En ese breve momento ella fue la depredadora, no Hassan, y en la oscuridad sonrió y le brindó la respuesta.

– Si un hombre fuera lo bastante afortunado de tener a una mujer como yo, Su Alteza, dedicaría mi vida a garantizar que no deseara a otra -durante un instante dejó los dedos sobre su boca, luego los retiró.

Hassan contuvo una réplica cáustica. ¿Qué podía decir? La creyó. Y lo reconoció como una advertencia, no una invitación. ¡Qué mujer! No había gritado cuando podría haberlo hecho, sino que lo había desafiado y seguía haciéndolo con su cuerpo y sus palabras, a pesar de que no tenía ni idea de cuál podía ser su destino.

Era una suerte para Rose Fenton que él no fuera como el hombre amargado y retorcido de la novela que había estado leyendo, o se habría sentido muy tentado a poner a prueba su coraje.

Si era sincero consigo mismo, reconocería que de todos modos se sentía tentado. Era muy distinta de cualquier mujer a la que hubiera conocido. No era coqueta, no tenía miedo… o quizá tenía más práctica que la mayoría de las mujeres en ocultar su temor.

De repente tuvo deseos de tranquilizarla, pero sospechó que lo despreciaría por semejante deshonestidad. Y no se equivocaría. Se dio cuenta de que lo más oportuno sería poner algo de distancia entre ellos.

Se situó de rodillas, recogió la capa, la convirtió en una almohada 1uen titubeó reacio a tocarla a repetir el abrasador impacto de sus pieles al tocarse. Pero el Land Rover se bamboleó cuando volvieron a salir al desierto, sacudiéndolos a ambos; con los dientes apretados le tomó el cuello con la mano.

Los dedos de Hassan eran fríos, firmes, insistentes sobre su piel sensible, y por un momento Rose pensó que la tomaba al pie de la letra.

– Alce la cabeza- dijo él al ver que se resistía, con voz tan firme como su contacto-. Intente ponerse cómoda -colocó la capa debajo-. Nos queda un buen trecho todavía.

– ¿Cuánto? -preguntó en el momento en que él se apartaba para sentarse con las piernas cruzadas contra el costado del vehículo, entre ella y la puerta de atrás, impidiéndole toda posibilidad de fuga. ¿Es que la consideraba tonta? Estaría perdida, magullada y sería una noche larga y fría en el desierto-. ¿Cuánto? -repitió. La expresión de Hassan sugería que tentaba demasiado su suerte-. ¿No habrá gente buscándonos? -insistió.

– Tal vez -él miró la hora-. Su hermano no tiene teléfono, ningún modo de solicitar ayuda y además se ve frenado por el caballo favorito de Abdullah. ¿Qué pondrá primero, a su hermana o al caballo?

– Fue usted quien desconectó el teléfono del coche de Tim? -preguntó, evitando una respuesta directa-. ¿Quitó la bombilla de la iluminación interior?

– No con mis manos.

No. Solo había una persona que podría haberlo hecho. Khalil, que sonreía, inclinaba la cabeza y atendía a su hermano con tanta solicitud.

– Y dejó suelto e1 caballo de Abdullah -los preparativos de Hassan habían sido exhaustivos. Y emplear la estratagema del caballo había sido una maniobra inteligente. Tim jamás dejaría suelto a uno de los valiosos caballos del regente cuando podía hacerse daño. No llevaba mucho tiempo en Ras al Hajar, pero ya sabía que no habría nadie lo bastante tonto como para robarlo.

– Y solté el caballo de Abdullah -confirmó-. ¿Qué hará su hermano? -persistió.

– ¿Qué haría usted? -replicó.

– No me quedaría otra alternativa. Iría en pos de usted. El caballo regresaría a la caballeriza en cuanto tuviera hambre.

– Entonces; espero que sea eso lo que haga Tim.

– Pero él es inglés.

– Un caballero inglés hasta la médula -convino ella-. Y eso impide una reacción apasionada.

– Yo preveo más razón que pasión, pero usted lo conoce. ¿Es su hermano un hombre apasionado?

Qué tentador sería afirmar que Tim iría en pos de ella y mataría al hombre que la había deshonrado. Aunque quizá sería una suerte que su hermano fuera la persona racional y sensata que imaginaba Hassan.

– No tengo ni idea de cuál será su reacción -repuso con sinceridad, acomodando la almohada improvisada-. Nunca antes me han secuestrado.

Cuando el vehículo al fin se detuvo, Rose tenía todo el cuerpo rígido. Hacía rato que habían dejado la lisa carretera, y el traquetear del chasis, unido al zumbido del poderoso motor diesel más la tensión que experimentaba, se combinaron para provocarle un fuerte dolor de cabeza. No se movió ni cuando se abrió la puerta de atrás.

– ¿Señorita Fenton? -Hassan había descendido y la invitaba a bajar por sus propios medios, lo que sugería que no había ninguna parte a la que ir a solicitar auxilio-. Hemos llegado.

– Gracias -repuso, sin moverse ni alzar la vista-, pero yo no pienso detenerme.

– Quédese ahí, entonces, mujer obstinada -exclamó exasperado-. Quédese para congelarse -hizo una breve pausa, mientras esperaba que en ella imperara el sentido común. En respuesta, Rose se quitó la capa de debajo de la cabeza y se cubrió con ella. El maldijo-. Está temblando.

El vehículo había dejado de sacudirse, pero no ella. Aunque no tenía nada que ver con el frío. Era el tipo de temblor incontrolable que surgía después de un accidente como resultado del shock.

Quizá si hubiera gritado o gimoteado cuando la secuestró, se lo hubiera pensado dos veces antes de llevársela, sin importar cuáles hubieran sido sus motivos. Por desgracia, ella no tenía demasiada experiencia con los ataques de histeria.

Sintió que el vehículo se movía cuando Hassan subió otra vez para situarse a su lado.

– Vamos -dijo-. Ya ha hecho más que suficiente para justificar su reputación -sin aguardar una respuesta, la alzó en brazos con la capa y, pegada a él, la llevó por la arena.

Ella pensó en protestar y afirmar que podía caminar por sí sola, pero al final decidió ahorrarse las palabras. Con un metro setenta y cinco de estatura, no era liviana. Quizá se lesionara la espalda; se lo merecería.

Vio el destello de una hoguera, las formas en sombras de hombres y palmeras contra el cielo nocturno Y luego se encontró dentro de una de esas tiendas enormes que había visto en algún documental de la televisión.

Vislumbró una estancia iluminada por una lámpara, con alfombras y un diván antes de que él apartara a un costado una cortina pesada y la depositara en una cama grande. ¡Una cama! Rose bajó los pies, se envolvió con la capa y se levantó con tanta precipitación que eso la mareó; él la estabilizó, la sostuvo un momento y volvió a dejarla en la cama, le alzó los pies y la descalzó.

Ya era suficiente. Con los zapatos bastaba.

– Váyase -soltó con los dientes apretados-. Váyase y déjeme en paz.

Hassan no le prestó atención y dejó los zapatos junto a la cama. Permaneció a su lado y la observó con ojos entrecerrados. Rose sintió que se ruborizaba. Al parecer satisfecho, él asintió y dio un paso atrás.

– Encontrará agua caliente y todo lo que necesite ahí -indicó otra habitación que había detrás de unos cortinajes gruesos-. Salga en cuanto se haya refrescado y cenaremos -dio media vuelta y desapareció.

¡Cenar! ¿Es que esperaba que se lavara dócilmente, que se peinara y que se sentara a compartir una comida civilizada con él?

Estaba indignada.

Pero también tenía hambre.

Se encogió de hombros resignada, se sentó y miró alrededor. Podía hallarse en una tienda, pero, al igual que con el avión privado, no se parecía en nada a las que ella conocía. La habitación ostentaba telas ricamente bordadas, muebles antiguos y un baúl grande que supuso que también se convertía en tocador.

Apoyó los pies en el suelo y sintió la seda suave de la alfombra. Como hacía una temperatura agradable, se quitó la capa, se dirigió al baúl y lo abrió. Como había sospechado, había una bandeja que contenía un espejo, cepillos y peines. También otras cosas que le devolvieron el temblor a los dedos.

Vio el maquillaje que solía usar, un bote con su crema hidratante favorita, la crema de protección solar que se aplicaba. El hombre había hecho los deberes. Lo cual sugería que su estancia allí podría ser prolongada.

El cuarto de baño estaba bien equipado con el champú y el jabón a los que estaba acostumbrada. Vertió agua caliente en una jofaina, se lavó las manos y la cara, confirmadas todas sus sospechas acerca de Khalil. ¿Qué otro podría desconectar el teléfono del Range Rover y quitar la bombilla sin despertar sospechas? No es que culpara al joven. En un país donde lo primero, y siempre, era la lealtad a la tribu, el foráneo siempre se encontraba en desventaja.

Un hecho que el mismo Hassan había podido comprobar cuando pasaron por encima de él para la sucesión al trono.

Regresó al tocador, se retocó el maquillaje, se peinó y se cepilló el polvo del shalwar kameez. Luego recogió el largo pañuelo de seda. A punto de pasárselo en torno al cuello, cambió de parecer. Se lo enroscó alrededor de la cabeza, tapándose el pelo con modestia al estilo tradicional. Solo entonces se reunió con su insistente anfitrión.

Hassan se alisó el pelo mientras iba de un lado a otro de la alfombra. Había esperado lágrimas, histeria; había estado preparado para eso. Lo que no había esperado era el desafío, incluso cuando le castañeteaban los dientes por el shock.

¿Qué demonios iba hacer con ella? Habría que vigilarla día y noche o probablemente se mataría tratando de regresar a la ciudad.

Allí afuera, en el desierto, con unos pocos hombres escogidos, podría confiarles su vida, que no representaría ningún problema. Había esperado que la distancia y las dunas la mantuvieran prisionera, aunque su primer encuentro con Rose Fenton sugería que no iba a ser tan fácil. De modo que tendría que ofrecerle algo para que deseara quedarse. Algo importante.

Al volverse vio que las cortinas se hacían a un lado. Contuvo el aliento al observarla. En la oscuridad, no había visto lo que llevaba puesto cuando la capturó. Había dado por sentado que iría vestida como una mujer occidental moderna. El shalwar kameez era bonito, pero inesperadamente recatado. El largo pañuelo sobre los rizos rojos era exactamente el tipo de protección que sus hermanastras, sus tías y su madre se habrían puesto para una reunión familiar.

Lo sorprendió ver que lucía algo parecido. Hizo que sintiera como si de algún modo la hubiera violado y, pasado el primer momento de quietud, cruzó rápidamente la estancia para apartarle una silla.

Ella no la ocupó de inmediato, sino que miró alrededor, contemplando el baúl de mapas con los rebordes de latón, el escritorio plegable de viaje.

– Cuando sale de acampada -comentó-, desde luego lo hace con estilo.

– ¿Le molesta eso? -podía estar recatada, pero aún irradiaba fuego.

– ¿A mí? -se acercó para ocupar la silla que sostenía para ella y se sentó con todo el aplomo de su abuela escocesa ante un té en la vicaría-. Diablos, no, Su Alteza -desplegó la servilleta de algodón y la depositó sobre su regazo-. Si tengo que ser secuestrada, prefiero que lo haga un hombre con el buen sentido de instalar un cuarto de baño en su tienda.

– No soy Su Alteza -espetó-. Para usted ni para nadie. Llámeme Hassan.

– ¿Quiere que seamos amigos? -rió.

– No, señorita Fenton. Quiero comer.

Se dirigió a la entrada de la tienda y dio una orden antes de reunirse con ella. Llevaba el pelo al descubierto, lo cual revelaba una cabellera tupida, no tan negra como creía recordar. A la luz de la lámpara, un destello rojizo mostraba las raíces de su padre, de las Tierras Altas. Pero todo lo demás, desde la túnica negra sujeta con una faja hasta el khanjar que llevaba a la cintura, procedía de otro mundo. La delicada funda de plata tallada era antigua y muy hermosa, pero el cuchillo que contenía no era delicado, ni un adorno.

Sería fácil olvidar eso, pensar en Hassan como un hombre civilizado. Estaba convencida de que podía ser encantador. Pero no la engañaba. Había una yeta de acero, templada con el mismo fuego empleado en la daga. El sentido común le indicó que sería inteligente no avivar los rescoldos. Mas su naturaleza le sugería que no sabría resistir la tentación. Aunque todavía no.

Comieron en silencio. Cordero asado al aire libre Y arroz con azafrán y piñones. Rose había creído que no tendría hambre, pero la comida era buena y no ganaría nada pasando hambre. Lo mejor era conservar todas las fuerzas.

Luego, uno de los hombres de Hassan llevó dátiles, almendras y café negro aromatizado con cardamomo.

Ella mordisqueó una almendra mientras Hassan bebía el café con la vista clavada en la oscuridad.

– ¿Va a decirme de qué va todo esto? -preguntó al final. El no se movió ni habló-. Lo pregunto porque mi hermano habrá estado muy preocupado las últimas horas, y sin duda ya lo sabrá mi madre -hizo una pausa-. Odiaría pensar que ello se debe a que solo deseaba irritar a su primo.

Entonces levantó la vista con rapidez. Era evidente que las palabras de Rose habían dado en un punto delicado.

– ¿Son las únicas personas que se preocuparán por usted? ¿Qué me dice de su padre?

– Mi padre es del tipo de los que desaparecen -se encogió de hombros-. Su único objetivo en la vida de mi madre era proporcionar el medio para la maternidad. Ella es una feminista de la vieja escuela. Y pionera de la maternidad soltera. Ha escrito libros sobre el tema.

– No habría imaginado que el tema fuera tan difícil como para que alguien necesitara comprar un libro para descubrir cómo se hacía.

«Vaya, el hombre tenía sentido del humor».

– No son manuales de hágalo usted mismo -informó-. Van más en la línea del comentario filosófico.

– ¿Quiere decir que sintió la necesidad de justificar sus actos?

Iba directo al grano. Eso le gustaba y no pudo evitar sonreír.

– Es posible. Tal vez cuando todo esto haya terminado, debería preguntárselo.

– Puede que lo haga -repuso-. ¿Le importa? Me refiero a no tener un padre.

– ¿Y a usted? -inquirió, y supo la respuesta antes de que las palabras salieran de boca de él.

Mostró una expresión reflexiva, y ella pensó que quizá había revelado más de lo que deseaba. «Harte la tonta, Rosie», se recordó. «Hazte la tonta». Pero Hassan dejó pasar el tema.

– ¿Por qué vino aquí?

– ¿A Ras al Hajar? Pensaba que eso ya lo sabía.

– Podría haber ido a las Indias Occidentales en busca de sol y diversión.

– Sí, pero mi hermano me invitó a venir aquí. Hacía tiempo que no lo veía.

– Abdullah la invitó a venir aquí. Abdullah cedió su 747 privado para traerla…

– No -cortó Rose-. Era para usted -él no parpadeó-. ¿De verdad? El no habría…

– Él no cruzaría la calle para estrecharme la mano. Yo solo me aproveché de la ventaja de un vuelo que ya estaba preparado. Había poco que ganar rechazando la extravagancia por una cuestión de principios.

– Oh -Hassan tenía razón. Tendría que haber aceptado una invitación para ir a visitar las Barbados.

– Mi primo planea utilizarla para potenciar sus ambiciones políticas, señorita Fenton. Lo que quiero saber es si usted es un peón inocente o si ha venido específicamente para ayudarlo.

– ¿Ayudarlo? -al parecer había mucho más que la intención de abochornar a su primo-. Creo que exagera mi influencia, Su Alteza -el destello de irritación que pasó por la cara de él ante la desobediencia en insistir en el empleo del título le resultó extrañamente placentero.

– No, señorita Fenton. En todo caso, la he subestimado a usted. Y le he pedido que no me llame Su Alteza. El título es de Abdullah. De momento.

Tan cerca del trono pero sin poder aspirar jamás a él. Tal vez. Se preguntó cómo se habría sentido Hassan cuando fue descartado por un hermanastro menor. Desheredado después de ser criado como un nieto predilecto. ¿Cuántos años tendría entonces? ¿Veinte? ¿Veintiuno? Era evidente que ahí se libraba una batalla por el poder, pero empezaba a creer que quienquiera que ganara, era poco probable que fuera el joven Faisal.

Rose apoyó los codos sobre la mesa y mordisqueó otra almendra.

– Haré un trato con usted. Si no vuelve a llamarme señorita Fenton con ese tono especialmente molesto, yo no lo llamaré Su Alteza. ¿Qué le parece?

CAPÍTULO 4

HASSAN estuvo a punto de reír en voz alta. Rose Fenton realizaba un buen trabajo al hacer que «Su Alteza» pareciera más un insulto.

– ¿Se me permite llamarla señorita Fenton con otro tono de voz? -preguntó con tanta cortesía como permitía la dignidad.

– Mejor que se ciña a Rose -aconsejó-. Será más seguro. Y ahora, con respecto a mi madre…

– Lamento profundamente la ansiedad que le provocará su desaparición. De verdad desearía poder permitirle que la llamara y la tranquilizara.

– ¿Y qué es exactamente lo que debería decirle?

– Que no se encuentra en peligro.

– Eso lo decido yo, Su Alteza, y he de informarle de que el jurado aún no ha terminado las deliberaciones -lo miró a los ojos y le dio a entender que no le interesaban sus consuelos falsos-. Y para su información, tampoco creo que eso impresionara mucho a mi madre.

– ¿Tienen una relación íntima?

– Sí -repuso sorprendida por la pregunta-. Supongo que sí -aunque él sospechaba que no; dos mujeres fuertes e independientes chocarían mucho. Como si se diera cuenta de que no lo había convencido, ella añadió-: Es muy protectora.

– Bien. Será mucho más útil a mi causa si está indignada.

– ¿Y cuál es su causa? -inquirió irritada-. ¿Qué es tan especial que cree que tiene derecho a hacer esto? ¿Qué hará si mi madre decide no intervenir de forma activa y deja todo el asunto en manos del ministerio de Relaciones Exteriores? Estoy segura de que Tim le aconsejará eso.

– Cuanto más la veo… -se contuvo-. Cuanto más la oigo, Rose, más convencido estoy de que hará exactamente lo que desee. Casi con certeza lo opuesto al consejo que reciba.

Rose no supo si se trataba de un cumplido.

– ¿Y si lo decepciona? ¿No habría resultado todo una pérdida de tiempo? Imagino que abochornar a Abdullah es el motivo principal de mi secuestro, ¿no?

– ¿De verdad?

Ni por un segundo lo creía. Había mucho más en juego que irritar a su primo. Pero con algo de suerte podría provocarlo para que le revelara el motivo.

Hassan se echó atrás en la silla y la observó. Había previsto que no tardaría en captar la tensión existente bajo la superficie engañosamente plácida de Ras al Hajar. Y no se equivocó.

– ¿Qué otra causa podría haber? -inquirió ella con voz demasiado inocente.

Impedir que Abdullah siguiera utilizándola, distraerlo, darle tiempo a Partridge para que llevara a Faisal a casa. Pero al tener a Rose Fenton delante, con un carácter tan encendido como su pelo, se le ocurrían varios motivos para retenerla. Todos personales.

– Abochornar a Abdullah no es mi motivo principal. Solo un feliz efecto secundario. Razón por la que no dejaré en sus manos el aspecto de las relaciones públicas -miró la hora-. Vamos tres horas por delante de Londres. Hay tiempo de sobra para que su desaparición aparezca en las noticias de la noche.

– ¿Quiere contarme que ha emitido un comunicado de prensa? -no podía creer lo arrogante que era.

– Todavía no -sonrió-. No hasta el último minuto. No quiero darle tiempo a su ministerio de Asuntos Exteriores para que compruebe los hechos y preste oídos a los acuciantes motivos de Abdullah para mantener la situación con absoluta discreción.

– ¿Y cómo la enviará?

– No desde aquí -volvió a sonreír ante su pregunta en apariencia casual.

– Bueno, valió la pena intentarlo -se encogió de hombros-. ¿Por qué no me cuenta de qué va todo esto? Parece pensar que tengo algo de influencia. Quizá podría ayudarlo.

– ¿Espera conseguir una exclusiva? -pareció divertirlo-. ¿No le basta con ser la historia?

– Empieza a ser una costumbre más bien peligrosa.

– Aquí no hay peligro -prometió él-. Solo un poco de celebridad. Hará maravillas para su posición profesional. Cuando negocie el próximo contrato podrá estipular su precio.

– No estoy en el negocio del espectáculo.

– Oh, vamos, Rose. Los dos sabemos que las noticias son importantes. Televisión las veinticuatro horas del día. Y si puedes poner a una mujer bonita en primera línea, le añade un cierto toque de encanto. Créame, el mundo estará pegado a la pantalla, preocupado por la valiente y adorable Rose Fenton. Los reporteros irán en masa a la embajada a solicitar visa y el pobre Abdullah deberá dejarlos venir o se arriesgará a que lo crucifiquen en la prensa mundial. Sus compañeros se toman estas cosas de manera muy personal.

La diversión que le provocaba la enfurecía sobremanera. ¿Cómo se atrevía a estar ahí sentado, disfrutando de su café, mientras la familia de ella se veía carcomida por la preocupación? ¿Cómo se atrevía a tratarla como a un bombón sin otra cosa en la cabeza que el deseo de saber de dónde iba a venir el próximo diamante?

Era una periodista seria, y quería conocer toda la historia.

– Tengo derecho a saber por qué estoy aquí.

– Ya lo sabe. Ha venido a Ras al Hajar a relajase, a recuperarse. Puede hacerlo aquí cerca de las montañas de manera mucho más agradable que en la ciudad. Está más fresco, la atmósfera es más seca. Puede cabalgar, nadar, tomar el sol. La comida es buena y la hospitalidad legendaria -le ofreció una bandeja de plata finamente tallada-. Debería probar uno de estos dátiles. Son muy buenos.

Ella se levantó de golpe y apartó la bandeja de modo que la fruta voló por todas partes.

– Puede guardarse sus dátiles -salió de la tienda hacia la noche.

Fue un gesto ampuloso, pero vacío. Afuera no había nada más que desierto y oscuridad. Pero no pensaba dar media vuelta y regresar al interior.

Consciente de que los hombres de Hassan se hallaban congregados en torno a una hoguera a poca distancia de la tienda y de que habían dejado de hablar para ver qué haría ella, dio la vuelta y se dirigió hacia el Land Rover. Probó la puerta. Estaba abierta.

Se le cayó el pañuelo del pelo al sentarse ante el volante. Hassan tenía razón; hacía más fresco en el campamento. Había dicho ahí arriba. Tenían que encontrarse cerca de las montañas, en la frontera. Intentó imaginar el mapa, pero se hallaban a kilómetros de la carretera. Estaba convencida de que era al norte. Si seguía la Estrella Polar, terminaría por llegar a la costa. Tal vez.

Aunque nadie había olvidado las llaves puestas. La vida no era tan sencilla. Arrancó los cables y los juntó. El motor cobró vida, sobresaltándola tanto a ella como a los hombres, quienes hasta ese momento la habían vigilado con indiferencia, sonriendo estúpidamente junto al fuego.

Se levantaron de un salto y tropezaron entre ellos en su afán por ir tras ella. Habrían llegado con un retraso de unos veinte segundos, pero Hassan no fue tan lento. Cuando ponía la marcha atrás del vehículo, él abrió la puerta y, sin molestarse en preguntarle qué hacía, la levantó del asiento y el Land Rover se detuvo. Luego la acomodó bajo el brazo y regresó a la tienda.

En esa ocasión Rose gritó. Aulló y chilló y también lo habría golpeado, pero tenía los brazos inmovilizados, de modo que solo pudo agitar las manos. Él no dio la impresión de notarlo.

No es que esperara que su intento de fuga fructificara; de hecho, no sabía si quería avanzar por terreno desconocido. Pero sí sabía que eso era lo más humillante que le había sucedido jamás. El hecho de que Se lo provocara ella misma, no ayudaba en nada.

– ¡Suélteme! -exigió.

– ¿Y silo hiciera? ¿Adónde correría? -la depositó en el centro de la alfombra donde yacían esparcidos los dátiles, aferrándole las muñecas para que no pudiera golpearlo-. Deje de actuar como una estúpida y dígame qué planeaba hacer -sabía que ella no había albergado ningún plan, pero no quería dejar el tema-. Vamos, señorita Fenton, no sea tímida, no es su estilo reservarse lo que piensa. Ha demostrado recursos al realizar un puente a un Land Rover. Aplaudo su espíritu. Pero, ¿qué vendrá a continuación? ¿Adónde pensaba ir? ¿Qué es esto? ¿No sabe qué decir? Por lo general no es tan lenta para dar una respuesta -enarcó las cejas-. Mi interés es puramente práctico, señorita Fenton. Me gustaría saber qué pasa por su cabeza para que, ante la poco probable posibilidad de que logre ir más allá del perímetro del campamento, exista la alternativa de que podamos encontrarla antes de que el sol le reseque los huesos…

– ¡De acuerdo! Ya ha expuesto lo que deseaba. Soy una idiota, pero, ¿qué me dice de usted, Hassan? -había dejado de molestarse en resistir. Él era demasiado fuerte-. ¿Cómo puede hacer esto? -lo miró con ojos centelleantes-. Es un hombre cultivado. Sabe que esto no está bien, que incluso aquí, donde al parecer es una especie de señor de la guerra, no tiene derecho a lo que está haciendo.

– ¿Hacer qué? -la acercó a él de forma que su cara quedó lo bastante próxima como para sentir la ira que emanaba de sus ojos grises-. ¿Qué es exactamente lo que cree que voy a hacerle?

– ¿Qué es lo que cree que creo yo, Su Alteza Todopoderosa? -después de todo, el sarcasmo era un juego de dos-. Ya me ha secuestrado -soltó con furia-. Me retiene aquí en contra de mi voluntad… -peor aún, había conseguido que perdiera el control. Incluso al morir Michael, cuando realizaba reportajes en directo con bombas cayendo alrededor de su equipo y de ella, jamás había llegado a perder por completo la compostura. Notó lágrimas de furia y frustración a punto de aflorar-. Tiene una buena imaginación. ¡Póngase en mi lugar y úsela!

De algún modo las manos de Hassan, en vez de sujetarle las muñecas, comenzaron a acariciarle la espalda con el fin de sosegarla. Y Rose encontró la cara pegada a su pecho y halló alivio en el calor de sus brazos mientras sollozaba sobre la negrura de su túnica. Hacía tiempo que no lloraba. Cinco años. Casi seis. Y más aún desde que había dejado que un hombre la abrazara mientras le revelaba sus sentimientos.

No es que a Hassan le importara. Simplemente era mejor que la mayoría de los hombres para ocuparse de un ataque de histeria. Ese pensamiento le dio vigor, se apartó de él, levantó la cabeza y se obligó a sonreír.

– Lamento haber perdido el control, es tan… -se secó una lágrima-. Tan húmedo. En absoluto lo que a mí me gusta. Será mejor que lo achaque al día que he tenido. Si me perdona, iré a echarme durante un rato -dio la vuelta y se dirigió al dormitorio cuando él pronunció su nombre.

– Rose.

A ella no le gustaba mucho. Lo había abreviado de Rosemary, que detestaba. Pero Hassan lo dijo como si fuera la palabra más hermosa del mundo. Se detuvo, incapaz de hacer otra cosa, y aguardó con la espalda hacia él.

– Prométame que no repetirá algo así -ella dio la vuelta y vio que su expresión ya no era colérica. Se sintió confusa-. Por favor.

Rose sospecho que pedir algo, en vez de ordenarlo, no resultaba fácil para él.

– No puedo hacerlo, Hassan -repuso casi con pesar-. Si puedo escapar, lo haré.

– Está haciendo que las cosas sean un poco más difíciles de lo que deberían.

– Siempre podría dejarme ir -se encogió de hombros. Iba a tener que acostumbrarse al papel que él había escogido desempeñar. Aunque también era posible que se quedara por propia voluntad. No le molestaba su compañía, sino el modo en que había ocurrido.

– Esperaba poder convencerla de que se considerara mi huésped. De esta manera me obliga a hacerla mi prisionera.

– A un huésped se lo invita -manifestó tontamente decepcionada-. Podría haberme invitado.

– ¿Habría venido?

Tal vez. Probablemente. Pero no podía contárselo.

No en ese momento. Y ambos sabían que como invitada su presencia no serviría a los propósitos de Hassan. Extendió las muñecas con las palmas hacia arriba, ofreciéndolas para que las esposara.

– Quizá ya es hora de que ambos reconozcamos la verdad de la situación.

Durante un momento Hassan la miró con la cara pálida. Luego se acercó, aceptó las muñecas que le ofrecía y, sosteniéndolas con facilidad en una mano, le quitó el pañuelo que colgaba de su cuello. Sin decir una palabra, le ató las muñecas en un gesto simbólico que, sin embargo, eliminaba toda duda de la situación. Como si quisiera recalcarlo, aferró los extremos del pañuelo y la atrajo hacia él.

La protesta de ella se evaporó con un rápido jadeo cuando la tomó por los hombros y la pegó con fuerza a su cuerpo, de modo que la cabeza no tuvo otro sitio al que ir salvo atrás, dejándola vulnerable, expuesta.

– ¿Es esto lo que quiere?

Ella no podía creer que fuera a hacerlo. No se atrevería. Incluso al abrir la boca para advertirle de que cometía un gran error, lo hizo.

Sus labios eran duros, exigentes, y la castigaron por desafiarlo, por obligarlo a hacer eso. Pero así como la cabeza le decía que opusiera resistencia, que pateara, mordiera, que lo hiciera pagar con todos los medios limitados que tenía a su alcance, en ese instante entró en juego el instinto femenino con una ferocidad que le quitó el aire.

Le dijo que ese hombre era fuerte. Que podía protegerla contra lo peor que el mundo pudiera arrojar contra ella. Que le daría hijos sanos y ofrecería su vida para defenderlos.

Era algo primitivo, la mujer que elegía al varón más fuerte del grupo como pareja. Resultaba elemental y Salvaje. Pero bajo el calor insistente y provocador de su boca, de su lengua, Rose supo que de algún modo no terminaba de comprender, era ella quien había ganado.

Y con ese conocimiento se derritió, se disolvió, y durante unos segundos prolongados y benditos se entregó y le dio todo lo que tenía, yendo al encuentro invasor de su lengua de seda con toda la dulzura de sirena que tenía en su poder. Oh, sí, claro que quería eso. Lo deseaba a él. En más de cinco años jamás se había visto tentada, pero desde el momento en que lo Vio en el 747 de Abdullah, lo supo; ese era el momento que había estado esperando.

– Entonces, cuando yacía laxa en sus brazos, dispuesta a entregarse en cuanto lo solicitara, Hassan la soltó sin advertencia previa, y Rose se tambaleó.

Durante un instante él la miró como si no pudiera creer lo que había hecho. Luego retrocedió.

– Yo también odio perder el control -explicó, su rostro una máscara de contención-. Creo que ahora estamos empatados -giró en redondo y salió de la tienda.

Rose apenas podía respirar, apenas era capaz de mantenerse de pie, y tuvo que sujetarse al respaldo de una silla, sin apartar la vista del pañuelo de seda con el que Hassan le había inmovilizado las muñecas.

Aún temblaba, dominada por un anhelo no satisfecho. Se soltó las manos, tiró el pañuelo al suelo y corrió a la abertura de la tienda, pero Hassan había desaparecido en la noche. Un perro de caza estaba tendido ante la entrada, y un poco más lejos un hombre armado que, ante la mirada centelleante que le lanzó, hizo una inclinación respetuosa de cabeza.

Al menos notó que ya no sonreían con expresión boba. Oyó el encendido del motor del Land Rover y vio cómo se alejaba a toda velocidad. Retrasado por la necesidad de ponerla en su sitio, sin duda iba a contarle a los medios, su desaparición.

Alzó la barbilla y se dijo que se alegraba de verlo marchar. Sin embargo, el campamento parecía ridículamente vacío sin él; como si percibiera su soledad, el perro se levantó y plantó el hocico contra su mano. De forma automática le acarició la cabeza sedosa y luego se volvió para contemplar su prisión.

Comprobó el desorden de los dátiles sobre la alfombra cara y se agachó para recogerlos. Al comprender lo que hacía, se detuvo enfadada consigo misma, los rodeó y se retiró al refugio del dormitorio. El perro la siguió y se tumbó al pie de la cama.

Sin duda iba a esperar el regreso de su amo.

Bueno, solo había una cama, grande, pero ella había llegado primero y no tenía ganas de compartirla. Una voz la advirtió de que después del modo en que lo había besado apenas podía esperar disponer de alguna elección. Y una voz aún más suave le dijo que se engañaba si fingía desear ninguna.

Se tapó la boca con la mano. ¿Qué diablos había hecho? No tenía por costumbre meterse en la cama del primer hombre que la secuestraba. De hecho, de ningún hombre, punto. Estaba demasiado ocupada para prestarle atención a enamorarse. Ya sabía lo que era y lo había tachado de la lista.

No cabía duda de que Hassan sabía cómo volver a encender el fuego de una chica.

Sospechaba que sería capaz de encender lo que quisiera con esos ojos que pasaban del frío al calor en menos de un segundo. En cuanto lo vio lo reconoció por lo que era. Un hombre muy peligroso.

Se quitó los zapatos y se tiró sobre la cama. El teléfono móvil se le clavó en el muslo.

Hassan pisó con fuerza el acelerador y salió del campamento como si lo persiguieran los perros del infierno. ¿Sabía ella lo que acababa de hacer? ¿Por qué tenía que ser de esa manera? Ya dificultaba las cosas que fuera hermosa. Pero a eso podía resistirse. Ya había resistido los encantos de muchas mujeres a las que les habría encantado permanecer cautivas en Su campamento del desierto. Quizá ahí radicaba la diferencia. Rose Fenton era fuerte, disponía de recursos. Luchaba contra él.

Lo desdeñaba por lo que le había hecho, y luego alargaba las manos y lo retaba a hacer lo peor. En ese momento había eliminado la fachada civilizada que llevaba sobre su herencia desértica para desnudarlo hasta la médula, haciendo que fuera el hombre que su abuelo había sido en su juventud, un guerrero del desierto que había luchado para apoderarse de lo que quería, ya fueran tierras, caballos o una mujer.

Nunca lo había tenido que hacer, pero cuando surgió la posibilidad no lo pensó ni dos veces. Había trazado sus planes, convocado a los hombres que harían cualquier cosa que les ordenara y raptado a Rose Fenton bajo las mismas narices de su hermano.

Había pensado que sería difícil y que ella se opondría, pero no fue así. Que ella careciera de miedo se lo había facilitado. Quería la historia, O así había sido hasta que sus nervios la traicionaron momentáneamente y se asustó.

Incluso entonces lo desafió, se burló de él, lo instigó a sacar su faceta más primitiva. Y por todos los cielos que había estado a punto de conseguirlo. Le había atado las muñecas como si fuera una especie de presa que había capturado en una incursión, para hacer con ella lo que quisiera. Le había atado las muñecas, la había besado y a punto había estado de tomarlo todo.

Pero aun entonces ella había ganado. Al no oponerse, al no luchar por su honor, había conseguido que a él no le hirviera la sangre y saltara al abismo. Había sido mucho más inteligente y más fría de lo que le había acreditado. Aceptó su farol y le devolvió el beso, ardiente y dulce. Lava sobre nieve.

Menos mal que ella no sabía que no se trataba de un farol, de lo contrario uno de los dos se habría metido en serios problemas.

Tuvo la impresión de que habría sido él. Y aún podía ser así, si Partridge no encontraba pronto a Faisal.

Rose sacó el teléfono del bolsillo y por una vez en la vida le costó saber qué era lo mejor. Sabía que debía contactar con alguien, pero, ¿con quién?

Tim no. No quería involucrarlo. En esa enemistad familiar solo podrían aplastarlo.

Entonces, Gordon. Sí, Gordon. Debería llamar a su editor de noticias. Pero gracias a Hassan no tardaría en recibir un comunicado de prensa. Lo único que podría hacer sería añadir el nombre de su secuestrador, y aún no estaba lista para eso. Significaría que tenía que escoger bandos, y aunque el cerebro le sugería que Abdullah, como regente y jefe de su hermano, merecía su lealtad, el corazón no se hallaba tan seguro. Pero, ¿Hassan no estaba haciendo lo mismo que había pretendido Abdullah, o sea, utilizarla?

Tal vez. Pero al menos era sincero al respecto. Estaba preparada para darle una oportunidad. Incluso varias.

Entonces, ¿qué había sido de la periodista imparcial?

Se encontraba a la espera. De los hechos, de que emergiera la verdad. Y como no le quedaba otra opción que permanecer allí, retrasaría la llamada a su oficina hasta que tuviera una historia. La verdadera. Después de todo, era inútil gastar la batería.

Su madre. Al menos podría tranquilizarla en persona. Tecleó el número pero comunicaba. Lo intentó varias veces sin éxito, hasta que le resultó obvio que llegaba demasiado tarde; probablemente su madre ya conocía la noticia por medio de Tim. Y ella sí que comprendía el poder de la prensa. Se habría olvidado del ministerio de Asuntos Exteriores y estaría hablando con Gordon. Hassan era afortunado.

Desconectó el aparato y miró a su alrededor. Tenía suerte de que él no la hubiera registrado. Hasta el beso había dado por hecho que se comportaba como un caballero. Pero lo más factible es que las mujeres a las que conocía llevaran un atuendo tan tradicional que no les permitía ocultar teléfonos.

No podía contar con que su suerte durara para siempre. Necesitaba un sitio seguro para su único vínculo con el mundo exterior.

Había una caja nueva de toallitas de papel en el tocador. Abrió la tapa, quitó algunas para hacer espacio y luego introdujo el teléfono en el fondo de la caja, la arregló y dejó el extremo de una toallita en la abertura para dar a entender que la había usado.

Bostezó. Los nervios, la tensión y el agotamiento de pronto se mezclaron y le provocaron necesidad de dormir. Pero la idea de quedarse en ropa interior la ponía un poco nerviosa. Sin duda un hombre que se había tomado tantas molestias de proporcionarle su maquillaje favorito no habría pasado por alto el hecho de que necesitaría cambiarse de ropa. Apartó la manta de la cama. No, no lo había olvidado.

Recogió el camisón y lo extendió. Era… Era… Contuvo una sonrisa. Era tan tranquilizador y respetable. El tipo de camisón con el que se sentiría segura una solterona victoriana. Ningún hombre que tuviera en mente segundas intenciones elegiría algo así, a menos que pensara abrirse paso entre metros y metros de algodón con encaje.

– De acuerdo -el perro alzó la cabeza-. Hassan no es tan malo -extendió el camisón-. Pero me gustaría saber dónde habrá encontrado algo así. Imagino que en el desván de su abuela. De su abuela escocesa -tembló. Aunque era ideal para una noche fría del desierto.

Se quitó la ropa y se lo puso. Se cepilló el cabello y cuando al fin se metió en la cama, acomodando los pliegues del voluminoso camisón a su alrededor, decidió que su madre lo habría aprobado.

Lo último que se preguntó antes de dormirse fue si Hassan habría recurrido al mismo guardarropa para las prendas de día.

¿Despertaría para encontrarse con una falda de tweed? ¿O un traje de chaqueta y falda de cachemir?

Hassan se sentó en la cama largo rato, sin dejar de mirarla. ¿Cómo una mujer que había creado tanto caos podía dormir de forma tan apacible? Resultaba tentador despertarla, perturbarla, pero algo le dijo que sería él quien sufriría.

Era tan hermosa, su piel tan pálida en contraste con el rojo de su pelo. No había cedido ni un ápice ante él, e incluso en su sueño tenía más poder para inquietarlo que cualquier mujer que hubiera conocido.

No era una sensación reconfortante. No le gustaba. Pero sospechaba que cuando Rose se marchara sería aun peor.

CAPÍTULO 5

ROSE se movió. Se sentía cálida y maravillosamente cómoda; se arrebujó más bajo la manta. Era tan agradable. El peso que tenía contra la espalda también se movió, adaptándose a la curva de su columna vertebral. También eso fue agradable. Había necesitado tanto tiempo para acostumbrarse a despertar sola.

Se quedó helada y abrió despacio los ojos con los sentidos en alerta máxima.

No estaba sola.

El sol se filtraba suavemente a través de la cortina negra de la tienda de Hassan. La sensación somnolienta de confort se evaporó al recordar con terrible claridad los acontecimientos de la noche anterior. ¿Qué podía hacer una chica? ¿Debía volverse y dejar que su captor la tomara en brazos para concluir lo iniciado entonces? O debería decantarse por la indignación?

Se decidió por eso último y antes de correr el peligro de debilitarse se incorporó dominada por la indignación. Su acompañante también se levantó de un salto y ladró excitado.

Era el perro. Solo el perro.

Volvió a dejarse caer sobre la almohada y permitió que su corazón desbocado se relajara un poco. No se trataba de Hassan. El alivio luchó con la decepción. Era evidente que llevaba sola demasiado tiempo.

El perro bostezó, luego se acomodó con la cabeza en su estómago.

– De modo que duermes en la cama, ¿eh? -comentó en cuanto recuperó el aire-. A mi madre le daría un ataque si pudiera verte -le acarició la cabeza-. No aprueba que los perros se suban a la cama -tampoco aprobaba demasiado a los maridos. Solo los amantes recibían su beneplácito Era uno de esos desacuerdos entre madre e hija que aún no había sanado entre ellas, mucho después de que ya no tuviera marido.

Un movimiento que captó por el rabillo del ojo hizo que alzara la cabeza. Hassan, atraído sin duda por el ruido, había abierto las cortinas.

– ¿Ha dormido bien?

Asombrosamente bien, mientras que él daba la impresión de haber pasado una noche mala. Pero antes de poder formular una respuesta sensata, los interrumpieron.

– ¡Lo sabía! -una mujer pequeña, cubierta con una capa y un velo, apareció a su lado y, sin aguardar una invitación, entró. Después de confirmar sus peores sospechas, se volvió hacia él-. ¡Por el amor del cielo, Hassan! -exclamó entre indignada y exasperada-. ¿En qué diablos estás pensando?

¿Sería su esposa? Rose ni siquiera había pensado que tuviera una. Hacía tiempo que no se ruborizaba, pero enfrentada a un bochorno casi constante, descubrió que aún recordaba cómo se hacía.

Hassan no contesto en el acto ni intentó defenderse. Al parecer ella tampoco esperaba que lo hiciera, ya que se acercó a la cama. Retiró la capa y el velo y se reveló como una mujer joven y hermosa vestida con una pesada camisa de seda y una falda de corte bonito que se detenía justo encima de las rodillas.

– Nadim al Rashid -dijo al tiempo que extendía una mano pequeña hacia Rose-. Me disculpo por la conducta de mi hermano. Su corazón está en el lugar adecuado, pero, como la mayoría de los hombres, tiene el cerebro de una mula. Ahora mismo vendrás conmigo a casa; allí estarás a salvo hasta que regrese Faisal. Y, mientras tanto, podremos pensar en algún modo de explicar tu desaparición.

¿Faisal? La mente de Rose se puso a trabajar. Esa joven no podía ser más que la hermanastra de Hassan. Eso la convertiría en la hermana de Faisal y, sin embargo, tenía toda la intención de arreglar el lío de Hassan. La acción directa parecía ser una característica de la familia.

Rose lo miró, pero él daba la impresión de querer evitarla; se mordió el labio. No era conveniente reír de forma muy obvia. Observaría la diversión mientras Nadim lo reprendía.

– ¿En qué estabas pensando, Hassan? -repitió, pero no le dio oportunidad de responder-. No, no me lo digas, lo adivino. ¿Has hablado con Faisal? -Hassan le lanzó una mirada de advertencia, que ella soslayó-. ¿Y bien?

Al ver que no había manera de detenerla, se encogió de hombros y le concedió el punto.

– Envié a Partridge a los Estados Unidos a buscarlo, pero eludió a sus guardaespaldas y se marchó a alguna parte.

– Qué desconsiderado -soltó ella-. Me pregunto quién le enseñaría ese truco.

– Yo llevo la situación -manifestó él con los dientes apretados-. Déjamela a mí.

– No lo creo.

– Nadie ha pedido saber qué crees, Nadim. Quiero que te marches ahora mismo. Este es mi problema y no quiero involucrar a nadie más.

No quería que su hermana se metiera en problemas e inesperadamente Rose estuvo de acuerdo con él.

– Estoy involucrada, idiota. Faisal también es mi hermano.

– Si sale mal…

– ¿Contigo al mando? ¿Cómo puede ser? -esa joven sabía cómo convertir una oración sencilla en un arma arrojadiza de sarcasmo-. No le hagas caso -Nadim centró su atención en Rose-. He traído otro abbeyah; nadie te verá llegar a mi casa -se volvió hacia su hermano-. Te has comportado de forma vergonzosa, Hassan. La señorita Fenton es una invitada de nuestro país… -habló en árabe y de forma manifiesta se puso a vilipendiar su carácter.

Rose observó la escena con un deseo creciente de reír. Entonces, por encima de los brazos gesticuladores de Nadim y de su lustroso pelo negro, sus ojos se encontraron con los de Hassan. Fue como si pudiera leerle la mente.

– Hmm, perdona -agitó una mano y Nadim frenó su discurso el tiempo suficiente para volverse a mirarla con ojos centelleantes-. Lamento interrumpirte cuando es evidente que realizas un magnífico trabajo en el análisis del carácter de Hassan, pero, ¿mi opinión cuenta para algo?

Los ojos de él se lo agradecieron por detrás de su hermana

Eso era estupendo, pero no lo hacía por Hassan. Se trataba de una decisión puramente profesional. Lo último que quería era ser rescatada por la princesa Nadim, sin importar lo bienintencionados que fueran sus motivos. La llevaría a la ciudad y perdería todo contacto. Al menos ahí se encontraba en el centro de la acción. Cerca de Hassan… donde todo acontecía.

Sin embargo, Nadim malinterpretó su actitud, ya que fue a sentarse en la cama y le tomó la mano. Era diminuta, cuidada con exquisitez. Hacía que Rose se sintiera como una gigante desaliñada.

– Comprendo que solo deseas regresar a la casa de tu hermano y reanudar tus vacaciones, pero tenemos una especie de problema. Abdullah está a punto de apoderarse del trono y Faisal, el muy tonto, ha elegido este momento para… ah, bueno… digamos que su sincronización deja un poco que desear. El revuelo causado por tu desaparición mantendrá ocupado a Abdullah unos días, y si te quedas conmigo hasta que todo se aclare, estoy convencida de que Hassan se encargará de que tu sacrificio reciba su adecuada recompensa.

– ¿Recompensa? -repitió. ¿Qué decía Nadim? ¿Recibiría el equivalente a la Orden del Mérito de Ras al Hajar?

– Bueno, Rose -musitó él. Se hallaba de pie detrás de su hermana-. Parece que puede establecer su propio precio. Un lakh de oro… un cordel lleno de perlas… Lo que desee.

– ¿Sabe cantar?

– Como un ruiseñor.

– La historia, Hassan -espetó Rose-. Eso es lo único que deseo. La historia, nada más que la historia. Y me quedo aquí.

– Pero no puedes… -Nadim se mostró momentáneamente sobresaltada.

– Puede y debe -Hassan, con su cooperación garantizada, recuperó el dominio de la situación-. Te aseguro que el sacrificio de la señorita Fenton no será mayor que el que ella elija.

– Oh, pero…

– ¿No tienes que ir a la clínica hoy, Nadim?

– Esta tarde -miró el reloj-. En realidad, ya que me encuentro aquí, ¿podría pedirte algunas incubadoras nuevas?

– Dile a Partridge lo que quieres. El se encargará.

– Gracias -sonrió-. Las madres y los bebés de Ras al Hajar te lo agradecen, Hassan. Y ahora, Rose… -durante un momento dio la impresión de que no había terminado. Luego esbozó un gesto muy femenino de resignación-. ¿Hay algo que pueda traerte? ¿Cualquier cosa que necesites?

– Tu hermano se ha esforzado en proporcionarme todas las comodidades. Salvo ropa -señaló el camisón-. Esto no es de mi estilo.

– No – durante un momento los ojos de Hassan se centraron en el subir y el bajar de los pechos detrás de la tela gruesa-. No -repitió con voz más suave. Luego carraspeó-. Lamento que mi elección no contara con su aprobación, pero hay un baúl lleno con ropa de su talla. Estoy seguro de que encontrará algo que le guste.

Rose, cuyo corazón ya latía con innecesario vigor, sintió un sobresalto cuando él levantó la tapa del baúl y alargó la mano para quitar la caja de toallitas de papel. El peso podría indicarle…

– Vete, Hassan -intervino Nadim-. No tienes nada que hacer aquí.

– Rose Fenton no es una de tus vírgenes marchitas, Nadim. Si quiere que me vaya, ella misma me lo dirá -la miró-. Te lo garantizo. Pero es verdad. Si las dos os vais a poner a rebuscar en la ropa, preferiría estar en otra parte. ¿Te quedarás a desayunar, Nadim?

– Solo tomaré café -aceptó, echándolo con un gesto de la mano. Aguardó hasta que se fue, luego salió a comprobar la habitación exterior antes de volverse hacia Rose-. Mira, no importa lo que diga Hassan. Si no quieres quedarte aquí, no tienes por qué hacerlo. Dilo y podrás marcharte conmigo ahora.

No. Pensaba quedarse hasta el final. Se lo había prometido a Hassan. Puede que no en voz alta, pero los dos lo sabían.

– No. Estaré bien. De verdad.

La sonrisa de Nadim fue comprensiva.

– ¿Qué es un lakh de oro? -preguntó Rose, con el fin de distraerla-. ¿Una especie de joya?

– ¿Un lakh? -la otra quedó sorprendida por su ignorancia de algo tan importante-. No. Es una medida de peso. Cien mil gramos -Rose intentó imaginar cuánto era, pero no lo consiguió-. No te preocupes por eso. Te quedes o te vayas a casa conmigo, Hassan tendrá que pagarle a tu hermano por llevarte del modo en que lo hizo.

– ¿Pagarle a mi hermano? -podía imaginar la reacción de Tim. Incluso Nadim aprendería una o dos cosas sobre la indignación. Si Hassan le ofrecía dinero por el honor de su hermana, era posible que Tim quebrantara la costumbre de toda una vida y lo golpeara. Pero Nadim hablaba en serio.

– Desde luego que debe pagar. Te ha deshonrado. ¿O existe la posibilidad de que tu hermano lo mate? -sugirió.

– Hmm… no lo creo -incluso indignado, no creía que Tim le diera más que un puñetazo en la mandíbula.

– ¿No? -Nadim se encogió de hombros-. Claro, es inglés. Los ingleses son tan… flemáticos. Hassan sin duda mataría a tu hermano si la situación fuera al revés. Pero si no quieres dinero o sangre, solo existe otra solución. Tendrá que casarse contigo. Déjamelo a mí. Yo lo arreglaré.

La situación se adentraba cada vez más en los reinos de la fantasía.

– Seguro que un hombre de su edad, de su riqueza… -comprendió que empezaba a pensar como Nadim-… ya debe estar casado.

– ¿Hassan? ¿Casado? -la otra rió-. Primero tendría que encontrar a alguien lo bastante fuerte como para que lo retenga.

– Pero, si aquí arregláis los matrimonios…

– Hassan es diferente. Es imposible. Contigo sería una cuestión de honor, de modo que no le quedaría otra alternativa, pero en ninguna otra circunstancia se detendría a considerarlo. Créeme, lo hemos intentado, pero ha viajado demasiado para aceptar a una joven buena y tradicional que quiera quedarse en casa a criar hijos. Sin embargo, es demasiado tradicional para casarse con una de esas actrices o modelos con las que pasa tiempo en público cuando está en Londres, París o Nueva York. Aunque si las trajera aquí no durarían ni cinco minutos.

– ¿Por qué?

– Las mujeres necesitan nacer para esta vida. Nuestros hombres son posesivos y las mujeres modernas no desean ser poseídas. Quieren lo que Hassan puede darles, pero se niegan a entregar lo que ya poseen -sonrió-. Me dan pena.

– Pero tú eres feliz.

– Me esfuerzo por serlo. Tengo un marido amable, hijos hermosos y un trabajo provechoso en un país que quiero -la miró-. A Hassan también le gusta vivir aquí. No podría hacerlo en ninguna otra parte -entonces suspiró-. Habría sido un gran Emir. Es algo que siempre ha llevado dentro. Mientras que Faisal… bueno, Faisal no entiende los sacrificios que se requieren -lo pensó unos momentos-. O quizá sí…

– ¿Y Abdullah?

De pronto Nadim fue consciente de que había hablado demasiado; miró el reloj y soltó un gritito poco convincente.

– No dispongo de mucho tiempo. Echémosle un vistazo a la ropa. Me da la impresión de que no encontrarás gran cosa de tu gusto.

– ¿Y bien? -Hassan la observó por encima de lo que quedaba del desayuno-. ¿Qué averiguó?

– ¿Averiguar?

– Mi hermana tiene una boca muy generosa. Estoy seguro de que no le ha costado sonsacarle información.

– Nadim es encantadora, considerada y de gran ayuda.

– Si le ha causado tan buena impresión, es que debió ser demasiado locuaz, incluso para ella.

– En absoluto. Me contó muy poco que ya no supiera.

– Es ese «muy poco» lo que me molesta.

– ¿Por qué? Garantizar que Faisal retenga el trono no es algo de lo que haya que avergonzarse. Yo había pensado que su intención era apoderarse de él con fines personales -si había esperado provocar una reacción, no lo consiguió-. Y no pienso revelarle a nadie lo que está haciendo -sonrió. «Al menos todavía no»-. En realidad, la principal preocupación de Nadim parecía ser que tendría que pagarle a mi hermano por haberme deshonrado.

Hassan llegó a la conclusión de que se burlaba de él, de que se divertía a su costa. Bueno, mientras eso la mantuviera contenta, perfecto.

– Lo que usted considere apropiado -concedió. Un lakh de oro sería barato a cambio de su cooperación-. Aunque después de conocerla empiezo a dudar que tanto usted como su hermano acepten siquiera una tula de mi oro -al menos eso era verdad. Apostaría la vida a que no estaba al servicio de Abdullah. Su corazón se regocijó.

– Puede que no, pero eso lo deja con un problema -él esperó-. Según Nadim, la única alternativa a un acuerdo económico sería la muerte o el deshonor, y como Tim preferiría morir antes que matar a alguien… -hizo una pausa-. Incluso a usted… -Hassan rió-. Ella ha llegado a la conclusión de que la respuesta que queda es el matrimonio.

– Puede que tenga razón -corroboró. Luego bebió café, dejó la taza sobre el plato y se levantó-. Veo que se ha puesto unos pantalones de montar. ¿Es una insinuación de que le gustaría dar un paseo a caballo esta mañana?

¿Quería cabalgar con Hassan? ¿Por eso había insistido en ponerse esos pantalones ante las protestas de Nadim? De pronto se sintió muy confusa. Hacía tiempo desde que había montado a caballo en compañía del hombre al que amaba. Hacía tiempo que no sentía esa tentación. Pero los pantalones de montar le habían resultado tan familiares, cómodos… Sin mirarlo, estiró las piernas.

– Fueron los únicos pantalones que pudimos encontrar -repuso con actitud evasiva-. Siento aversión a ponerme vestidos largos de seda durante el día. Aunque sean de marcas exclusivas.

Sin embargo, la ropa interior había sido otra cosa. No ponía ninguna objeción a sentir la seda contra la piel. Pero hasta ahí llegaba. La camisa que llevaba era amplia y tuvo que sujetarse los pantalones con un cinturón, pero eran cómodos. Se frotó las palmas de las manos sobre la suave tela usada y al final levantó los ojos.

– ¿Eran suyos?

– Probablemente -él titubeó-. No lo recuerdo -se lo veía incómodo ante la idea de que llevara puesta su ropa, a pesar de que debía hacer años que no se la ponía. Había desarrollado muchos músculos desde que le fabricaron esos pantalones para montar-. Le habría proporcionado su propia ropa, pero entonces habrían deducido que se había marchado por su cuenta.

– Trajo mis botas -unos botines robustos con cordones y que llegaban hasta los tobillos.

– El terreno aquí es agreste -se encogió de hombros.

– Y sería embarazoso que tuviera que llevarme al hospital con un tobillo roto.

– No sea tonta -sonrió ante su aparente ingenuidad-. Diría que la había encontrado en ese estado. Usted no me traicionaría, ¿verdad, Rose? Pensaría en la historia y mantendría la boca cerrada.

Era insufrible. Abandonó todo intento de superarlo y regresó al tema de la ropa.

– Claro que si Khalil le hubiera entregado mi ropa probablemente habría terminado en la cárcel como cómplice. No imagino a Abdullah siendo muy considerado con él.

– ¿Khalil?

– El criado de mi hermano. Alguien debió darle información sobre el maquillaje que uso. Y sobre el champú. A propósito, tiene una ducha muy ingeniosa

– se había llenado con agua un pequeño depósito y el primer sol de la mañana le había dado una temperatura agradable. Terminó el café-. ¿Quién más habría podido manipular el Range Rover sin atraer suspicacias? Khalil lo lava tan a menudo como su propia cara.

– Muy bien -no confirmó ni negó sus especulaciones-, ¿quiere dar un paseo a caballo?

– Es una de las atracciones prometidas.

– ¿Sabe montar?

– Sí -se puso de pie, cada vez más incómoda ante el escrutinio de Hassan.

– Para permanecer sobre uno de mis caballos necesitará algo más que un conocimiento pasajero con un pony dócil de alguna escuela para amazonas.

– No lo dudo, pero tuve un buen maestro. ¿No tiene miedo de que nos puedan ver? -preguntó-. ¿Qué empleen helicópteros en mi búsqueda? -se pasó la mano por el pelo-. Cuesta pasarme por alto.

– Es verdad que consigue que su presencia se note -convino con sonrisa irónica-. Pero su cabello no es problema. Con las ropas adecuadas, será casi invisible. Aguarde aquí.

Regresó unos minutos después con un keffiyeh a cuadros rojos y blancos que le entregó. Ella le quitó el envoltorio se lo puso sobre la cabeza, luego se quedo quieta Era mucho mas grande de lo que había esperado y no sabía bien cómo ajustarlo. Extendió los extremos y lo miró desconcertada.

Durante un instante ambos recordaron el pañuelo que Rose había lucido y lo que Hassan había hecho con él. Luego él respiró hondo.

– Mire -dijo-. Es así -con rapidez lo pasó alrededor de su cabeza y de la parte inferior de su cara, con los dedos muy cerca de sus mejillas aunque sin rozarla en ningún momento. Aun así, el estómago de ella se atenazó ante la proximidad-. Ya está.

– Gracias -apenas fue capaz de susurrar.

– No, gracias a usted, Rose. Por comprender a Nadim. Si Abdullah averiguara…

– Sí. Bueno, no obtendré una exclusiva escondida en el salón de Nadim, ¿verdad?

El sonrió y el gesto iluminó alguna parte detrás de sus ojos. Luego extendió una capa de pelo de camello con rebordes dorados que llevaba sobre el brazo.

Ella se volvió e introdujo los brazos en las amplias aberturas y dejó que colgara a su alrededor. Era holgada y ligera como una pluma, agitándose debido a la suave brisa que soplaba desde las montañas y que entraba en la tienda.

– Casi parece un beduino -musitó mientras se cubría la cabeza con su keffiyeh negro.

Rose se acarició el mentón por encima de la tela.

– Salvo por la barba -ladeó la cabeza-. Pero usted tampoco lleva barba, Hassan. ¿Por qué?

– Hace demasiadas preguntas -repuso apoyando la mano en la espalda de ella para conducirla hacia la brillante mañana.

– Es mi trabajo. Aunque usted es parco con sus respuestas.

La llevó hasta los caballos. Uno era un magnífico corcel negro. La otra montura era más pequeña pero de un tono almendrado de gran hermosura.

– ¿Cómo se llama? -preguntó mientras le acariciaba el cuello.

– Iram.

Rose susurró el nombre y el caballo movió las orejas y alzó la fina cabeza. Recogió las riendas y Hassan enlazó las manos para ayudarla a montar antes de ajustar los estribos. Hacía tiempo que no montaba a caballo, pero, con la cabeza inmovilizada por el mozo de cuadra, parecía un animal sereno.

Hassan montó su corcel, la miró y, al parecer satisfecho con lo que veía, asintió. Los mozos retrocedieron y los caballos emprendieron la carrera.

Durante un instante Rose pensó que le habían arrancado los brazos de cuajo y agradeció que él fuera muy por delante para que no tuviera que presenciar su lucha con el animal engañosamente manso que le había dado.

Cuando Hassan frenó a su montura y se volvió para ver lo que le había sucedido, Rose ya lo tenía bajo control y pasó volando a su lado. El la persiguió, la dejó atrás y abrió la marcha con la capa ondeando al viento. Fue maravilloso, excitante y aterrador al mismo tiempo, y cuando al fin él tiró de las riendas ante el saliente de una colina, ella reía, jadeaba y temblaba por el esfuerzo de controlar a su caballo. Hassan también reía.

– Pensaba que sería demasiado para mí, ¿verdad?

– Ha estado a punto de serlo, pero es una excelente amazona

– Menos mal -rió-. Aunque hace tiempo que no monto.

Hassan desmontó y recogió las riendas.

– ¿Quién le enseñó?

– Un amigo.

– Es evidente -la miró-, ya que monta como un hombre.

– Sí, criaba caballos -fue consciente de su penetrante mirada-. Caballos hermosos -acarició el cuello de su animal-. Era mi marido.

Reinó una pausa momentánea mientras él digería la información.

– ¿,Era? -preguntó cuando Rose no se explayó-. ¿Está divorciada?

– No, murió. No fue un accidente de equitación -de lo contrario, jamás habría podido volver a montar-. Tenía el corazón débil. Lo sabía pero no me lo dijo -hacía más de cinco años que no hablaba de ello. Había continuado con su vida, intentando no pensar en ello. Sacó los pies de los estribos y se deslizó al suelo-. Un día se le detuvo. Y murió.

– Lo siento, Rose -Hassan se unió a ella y, conduciendo a los dos animales, comenzó a hacerlos pasear-. No tenía ni idea.

– Fue hace mucho tiempo.

– No tanto -la observó-. Usted es una mujer joven.

– Casi seis años -apenas veía el paisaje que se extendía ante ella. Veía la vida que podría haber sido. En ese entonces habrían tenido dos hijos. Michael le había preguntado si quería tenerlos, se los habría dado, pero ella se había resistido a la idea. Era joven y había anhelado toda su atención. Tampoco parecía que hubiera ninguna urgencia. Se le nublaron los ojos y tropezó con una piedra. Hassan la sostuvo con la mano en la cintura.

– Es afortunada de tener su carrera. Algo con que llenar el vacío.

– ¿Cree que un trabajo podría hacer eso? ¿,Que una carrera podría compensar lo que he perdido? Nos amábamos -incondicionalmente. Como mujer. No había tenido que competir por su atención, no había tenido que ser mejor ni demostrar nada. Solo ser ella misma.

El la observó pensativo.

– Dígame, ¿ganó su fama de periodista intrépida porque también esperaba morir?

Su respuesta inmediata fue la ira. ¿Cómo se atrevía a creer que podía psicoanalizarla? Su madre había dedicado años a ello. Pero supo que se equivocaba. Los ojos de Hassan no mostraban conocimiento de causa, sino comprensión y simpatía por lo que había tenido que sufrir.

– Tal vez -susurró, reconociéndolo por primera vez-. Tal vez. Durante un tiempo.

– No tenga prisa, Rose. Alá vendrá a buscarla cuando sea el momento.

– Lo sé -logró sonreír-. Pero es mucho más fácil ganar una reputación que perderla. Tengo una boca vehemente y eso también me mete en muchos problemas.

– Lo he notado -de repente también él sonrió.

Su voz, aunque bromista, exhibía una calidez que la devolvió al presente. Era el momento lo que importaba. Y durante un instante, con la mano de él en su cintura, los ojos más encendidos que el sol que calentaba su espalda, pensó que iba a volver a besarla. Pero no lo hizo. Notó el momento en que mentalmente retrocedió antes de bajar la mano y continuar.

Pues no iba a librarse con tanta facilidad. Ella tenía que escribir una historia y ya era hora de llevar a cabo una investigación seria.

– Entonces -caminó a su lado-, ¿por qué se afeitó la barba?

CAPÍTULO 6

HASSAN rió, disfrutando del súbito cambio de introspección a ataque directo.

– ¿Quién dijo que alguna vez llevé alguna? No se trata de una compulsión -ella enarcó las cejas y le recordó que no era una joven ingenua-. Es usted como un terrier con un hueso -se quejó.

– Los cumplidos no me impresionan, Hassan. Los he oído todos ya. ¿Por qué? -insistió, queriendo conocer qué lo motivaba.

– Quizá soy un rebelde nato.

– ¿La típica oveja negra de la familia? -aunque no lo creía-. ¿No es un poco obvio?

– Con veintiún años -repuso él-. No es una edad para la sutileza. Y cuando algo funciona, ¿por qué cambiarlo? -se dirigió hacia una roca baja y plana, ató los caballos a un árbol, la invitó a sentarse y le ofreció la cantimplora.

Ella se apartó el keffiyeh y agradecida bebió un sorbo del agua fría. El la imitó y se sentó a su lado.

Ante ellos la tierra caía por una ladera rocosa hasta la llanura costera y, en la distancia, Rose pudo ver el resplandor del sol sobre un mar tan azul que se fundía con el cielo. Era un paisaje desolado en el que las sombras de las piedras y los ocasionales árboles se extendían hasta el infinito -

«Muy distinto del fresco verdor de casa»; sin embargo, notaba la atracción. Había algo magnético, atemporal. Poseía una extraña belleza.

Nadim había comentado que a Hassan le encantaba. Percibía que era un lugar que podía penetrar en el corazón de una persona. Lo miró, todavía a la espera.

Él se encogió de hombros y se pasó la mano por la cara afeitada.

– Mi abuelo llegó a la conclusión de que yo no sería capaz de mantener unidas a las tribus -explicó-. Era una época difícil. Entraba mucho dinero por el petróleo y él sabía que las familias rivales aprovecharían el hecho de que mi padre era un extranjero para causarme problemas.

– ¿No tenía hijos propios para que lo sucedieran?

– No. Media docena de hijas, pero ningún varón. Yo era su nieto mayor, pero llegado el momento hizo lo que haría cualquier gobernante y antepuso el país a los deseos de su corazón.

– ¿Cuando nombró heredero a Faisal?

– Mi madre se volvió a casar muy pronto tras el fallecimiento de mi padre. Una unión política. Tuvo un par de hijas; Nadim es una de ellas. Luego tuvo a Faisal. El posee el pedigrí perfecto para gobernar.

– Aún es muy joven.

– Lo sé, pero todos tenemos que crecer. Es la hora de él. Solo espero que lo lleve mejor que yo.

Ella percibió su dolor; aunque estaba enterrado hondo, se hallaba presente.

– Debió ser duro que usted lo aceptara -no supo si era la periodista o la mujer quien lo quería saber.

Hassan recogió una piedra y la apretó.

– Sí, lo fue. Solo tenía esto -sopesó la piedra un instante y luego la arrojó lejos-. Después me quedé sin nada. Lo que lo empeoró fue tener que soportar que nombrara a Abdullah Emir Regente para apaciguar a sus enemigos -alzó la mano en un gesto de aceptación-. No tuvo otra elección; lo sé. Me estaba protegiendo. Si yo hubiera sido diez años mayor, quizá hubiera podido desafiarlos. Pero se moría y probablemente tenía razón; yo era demasiado joven para manejar ese tipo de problemas. Ahora el único problema que tenemos es Abdullah y sus seguidores, con sus manos sucias metidas en la tesorería mientras la gente anhela educación, cuidados médicos y todas las ventajas de vivir en el siglo veintiuno.

Rose pensó en el lujoso centro médico que le habían enseñado. Todo era nuevo. Como el elegante centro comercial a rebosar de tiendas exclusivas, el fabuloso club de gimnasia en el que al instante la habían hecho socia honorífica… todo irradiaba privilegios. Había sospechado que existía un lado oscuro y había tomado nota para investigarlo. Y al parecer así era. Cruzó las manos sobre las rodillas y apoyó el mentón en ellas.

– Nadie podría culparlo por no tomárselo bien.

– Nadie lo hizo. Y nadie trató de detenerme. Desheredado, me afeité la barba, me dediqué a vestir de negro y me comporté muy mal. Puede que me quitara el derecho al trono, pero mi abuelo compensó la pérdida de otras maneras. Me vi con demasiado dinero y muy poco sentido común y me dediqué a demostrarle al mundo que el abuelo había tomado la decisión correcta, mientras Abdullah y sus partidarios se mantenían al margen, prácticamente animándome, con la esperanza de que me autodestruyera. Yo era inmaduro, malcriado y estúpido. Lo sé porque mi madre, que haría casi cualquier cosa antes que subir a un avión, voló a Londres con el único propósito de decírmelo a la cara.

– Sin embargo, no volvió a dejarse la barba. Ni adoptó una forma más conservadora de vestir. Tampoco moderó mucho su comportamiento.

– ¿El rebelde arrepentido como un perro apaleado? Cuánto habría disfrutado Abdullah con eso. Habría hecho correr rumores de que intentaba recuperar el favor perdido y que planeaba apoderarme del trono, una excusa perfecta para actuar en contra de Faisal y de mí. No, estoy dispuesto a soportar mi conducta hasta que mi hermano se encuentre instalado a salvo en el lugar que por derecho es suyo -la miró-. Y mientras mi primo menos predilecto esté ocupado buscándola a usted, Rose Fenton, aún hay tiempo.

Con la cabeza señaló hacia la costa, donde había aparecido un par de helicópteros de búsqueda. Se apoyó sobre un codo sin mostrar señal alguna de preocupación.

– ¿Qué hará si se presentan en el campamento?

– Dispararle al primer hombre que intente entrar en los alojamientos de las mujeres.

– ¿Alojamientos de las mujeres? ¡Vaya!

– ¿Qué tiene de malo?

– Bueno, para empezar, solo estoy yo, y no soy una de sus mujeres.

– Se halla bajo mi protección. Una mujer o cien, ¿qué diferencia hay?

– Pero matar a alguien… -lo observó.

– No he dicho matar. Solo disparar. Una bala en la pierna del más valiente por lo general basta para desanimar al resto -se encogió de hombros-. No esperarían nada menos -al ver que seguía sin estar convencida, añadió-: Me harían lo mismo si la situación fuera al revés.

– Pero… -tembló-… eso es tan primitivo.

– ¿Se lo parece? -los ojos grises brillaron bajo el sol-. Puede que tenga razón. Lo primitivo se encuentra más próximo de la superficie de lo que la mayoría está dispuesta a reconocer, Rose, como casi descubrió usted en persona anoche.

Hablaba del momento en que ambos habían estado a punto de abandonar cualquier atisbo de comportamiento civilizado, de lanzarse al abismo.

Claro que solo se había debido a la tensión. Captor y cautiva unidos en una atmósfera precaria y cargada, una olla de emociones combustibles que, bajo presión, alcanzó una temperatura increíble…

Apartó rápidamente la vista. Los helicópteros habían bajado en dirección a la costa.

– Creo que será mejor que volvamos mientras aún puedo moverme. Hace semanas que no realizo ningún ejercicio serio y después de esto quedaré rígida como una tabla de madera.

– ¿De verdad? -se levantó y le ofreció la mano. Tras una fugaz vacilación, ella la aceptó y Hassan la ayudó a incorporarse. Durante un momento retuvo sus dedos-. ¿No me diga que ha estado perdiendo el tiempo en el club de gimnasia?

– Si me ha vigilado con tanta atención, sabrá qué he estado haciendo -una tabla ligera de ejercicios durante la mañana para recuperar el tono muscular después de semanas de forzado ocio. Poca preparación para montar uno de los caballos de Hassan.

El no confirmó ni negó la acusación.

– Cuando me lo diga, será un placer darle un masaje con linimento.

Durante un instante fugaz ella permitió que su imaginación se desbocara para pensar en sus manos frotándole un ungüento por los hombros y la espalda, a lo largo de los tensos músculos de las piernas. No dudó de que sería capaz de hacer que se sintiera mucho mejor. Pero retiró la mano, hizo una mueca y comenzó a reír.

– Gracias, Hassan, pero creo que será mejor que sufra. Usted ya representa suficientes problemas.

Suficientes problemas. ¿Cuántos eran suficientes? ¿Hasta dónde tenía que llegar un hombre antes de alcanzar el límite de los problemas en que podía me- terse y, aun así, encontrar la salida al final?

Siempre que diera por hecho que deseara salir.

Hassan caminaba impaciente con el teléfono al oído a la espera de que Simon Partridge contestara. Mientras esperaba y se dijo que lo mejor era encarar la realidad.

Rose Fenton era una mujer con el mundo a punto de rendirse a sus pies. Dentro de una semana la prensa le suplicaría que contara su historia. Probablemente Hollywood querría hacer una película y su agente celebraría una subasta para colocar su libro.

Cada vez que se acercaba a ella le facilitaba todo. Solo tenía que mirarlo para que deseara contarle sus secretos más profundos, sus anhelos más íntimos, en los que siempre parecía estar el deseo de dedicar una vida a conocerla.

A cambio, se ofreció a darle un masaje. ¿Hasta dónde podía ser torpe un hombre? Aunque resultaba demasiado fácil imaginar la cálida seda de su piel deslizándose bajo sus manos.

Soltó un gemido sentido. Era imprescindible que la situación acabara cuanto antes.

– ¡Vamos, Partridge! ¿Dónde diablos estás?

Piel de seda, labios de seda. Se detuvo, cerró los ojos y durante un momento se permitió recurrir al recuerdo de sus labios cálidos abriéndose para él, al dulce sabor de Rose en su lengua.

Había tenido la intención de mantener todo de forma estrictamente impersonal. Guardar las distancias. Tendría que haber sido fácil. Ella era una reportera y, por principio, a él le desagradaban los periodistas. Pero desde el momento en que contestó al teléfono y su voz le llenó la cabeza, quedó cautivado.

Dejó de andar y se apoyé en el tronco de una antigua palmera. ¿A quién quería engañar? Rose tenía algo especial que hacía que la gente pusiera las noticias de la noche para ver el informe desde su último destino. Era algo especial que hacía que a la gente le importara, y ya había descubierto de qué se trataba.

Bajo su fachada de dureza era vulnerable. Reía con más presteza de la que lloraba, aun cuando lo que más deseaba fuera eso último.

Ese día había estado apunto de manifestar su dolor. Hassan había querido abrazarla, consolarla, saber qué clase de hombre podía provocar esa expresión en sus ojos… Querer ser ese hombre.

– Sí… Hola… -una voz aturdida irrumpió en sus pensamientos.

– ¿Partridge?

– ¿Excelencia? -se oyó un ruido-. ¿Qué sucede?

– Nada. Eso es lo que pasa -su irritación congeló la distancia que los separaba-. ¿Lo has encontrado?

– Excelencia, en cuanto lo haga se lo comunicaré. Pero aquí son las cuatro de la mañana…

– ¿Y? -espetó.

– Que no he podido acostarme hasta las dos -replicó Partridge de mal humor, plenamente despierto ya-. La mejor información de que dispongo es que Faisal se ha encerrado en una cabaña en las Adirondacks con una joven. Pero nadie sabe con quién ni en qué cabaña, y hay un montón. Como no están alineadas en orden a lo largo de un bonito camino, lleva tiempo comprobarlas -hizo una pausa-. Y mientras hablamos de personas perdidas, ¿cómo se encuentra la señorita Fenton? Imagino que se ha enterado de su desaparición. La CNN no para de hablar de ello.

Hassan sonrió con gesto sombrío ante el sarcasmo de su secretario. El secuestro de Rose explicaba su inusual malhumor.

– ¿Y quién sugieren que es el responsable?

– Parece que nadie tiene idea. O por lo menos no lo dicen. La explicación de Abdullah es que debió alejarse del coche de Tim mientras él perseguía al caballo y se perdió, o lo achaca a que quizá cayó en una hondonada.

– ¿Rose Fenton? No puede hablar en serio.

– Es mucho más agradable que reconocer que pueda haber sido secuestrada. Usted dijo que no haría nada… parecido.

«¿Como qué? ¿Qué pensaba Partridge que le estaba haciendo a su heroína de las ondas televisivas?»

– ¿De verdad? Yo recuerdo una conversación algo diferente. Sin embargo, puedes estar tranquilo de que la señorita Fenton se encuentra en perfecto estado y Contenta de ser mi invitada. Tu preocupación es injustificada, créeme. Es muy capaz de enfrentarse a la situación, De hecho, diría que se está aprovechando de ser el centro de una historia importante. Y prometo que no corre peligro.

– ¿No? -Partridge no quedó convencido, aunque ambos sabían que no le preocupaba el peligro físico.

– ¿Sabías que estuvo casada? ¿Por qué no llamas a tus contactos en Londres y averiguas todo lo que puedas sobre él? Con todo el interés que hay ahora en ella, no ha de resultarte difícil.

– ¿Es una orden o una sugerencia? -solo Partridge podía crisparse a larga distancia.

– Yo no hago sugerencias -repuso con sequedad-. Y mientras tanto, si tanto te preocupa el bienestar de Rose Fenton, te sugiero que encuentres a Faisal y lo traigas aquí sin demora. Luego tienes mi permiso para decirme a la cara lo que piensas en este momento.

– No necesito su permiso para eso -manifestó con rigidez-. Y cuando se lo haya dicho, tendrá mi dimisión.

– Puedes desafiarme a un duelo si eso te hace feliz, pero no hasta que no hayas localizado a Faisal.

Rose cruzó hasta la tienda y entró. Se quitó el keffiyeh, tiró a un lado la capa y se alisó el pelo, alzándolo del cuello.

Tenía calor, estaba polvorienta y la camisa se le pegaba a la espalda. Lo que necesitaba era una ducha, pero el depósito se hallaba vacío. Solo le quedaba el arroyo, aunque le daba la impresión de que lo tenía prohibido hasta que Hassan lo autorizara.

Echó un poco de agua en la jofaina y se lavó las manos y la cara. Luego se sirvió un vaso de té con hielo de un termo. Primero llamaría a su madre. Y comprobaría su buzón de voz.

Sin duda Gordon habría dejado un mensaje para ella. De hecho, varios mensajes. A nadie más se le habría ocurrido. Nadie más sabía que tenía el teléfono.

Permaneció durante un rato bajo la entrada, bebiendo té y contemplando el oasis. Reinaba tanta paz. En el calor hasta los perros tenían la sabiduría de no desperdiciar energía ladrando en vano.

«No estés de pie cuando puedas estar sentada; no estés sentada cuando puedas estar tumbada». En la soporífera quietud del mediodía, esa filosofía ejercía cierto atractivo. Se sentó en un sillón de loneta situado a la sombra del toldo.

El Saluki de Hassan se estiró a sus pies mientras que el desierto daba la impresión de que había todo el tiempo del mundo. Costaba pensar en otra cosa que no fuera el horizonte vacío. Solo quería estar ahí, cabalgar, charlar.

Hacer el amor.

«Junto a la corriente», pensó. Bajo las palmeras y los granados, donde quedarían ocultos al mundo por las adelfas. El haría que extendieran una alfombra de seda y cojines blandos.

Hassan era peligroso, representaba problemas, pero hacía que su sangre hirviera.

Hacer el amor.

Las palabras habían surgido en su cabeza sin que las invocara, pero ya no querían irse.

Hacía tiempo que el amor no figuraba en su lista de deseos. Desde que casi seis años atrás encontró a Michael muerto en el establo. Más tarde el médico la informó de que había sido rápido. Su corazón era una bomba de tiempo a la espera de activarse, y aunque hubiera estado con él no habría podido hacer nada para salvarlo.

Aunque los hijos de él la habían culpado por lo sucedido. Pero no tanto como se había culpado ella misma. No obstante, el doctor tenía razón. Michael había conocido los riesgos que corría al no querer compartir su estado y brindarle lo que necesitaba. Había sido tan gentil. Tan amable. Y ella lo había hecho feliz. No tenía nada que reprocharse.

Y en ese momento Hassan le había recordado que la vida continuaba. Era una mujer joven. Se juró que la próxima vez que él deseara jugar al salvaje, no escaparía con tanta facilidad. Al dejar el vaso se dio cuenta de que sonreía.

Hassan cortó, le arrojó el teléfono al hombre que sostenía las riendas de su caballo, montó y cabalgó de vuelta al oasis, con la esperanza de que el esfuerzo físico apaciguara la necesidad, las emociones encontradas que le provocaba Rose Fenton.

Venían de mundos distintos y se veía obligado a enfrentarse al abismo que los separaba. No era nada relacionado con la riqueza y el poder. Se trataba de algo básico, parte de quienes eran ellos.

Le provocaba ira. Inquietud. La deseaba tanto que le parecía que la piel era dos tallas más pequeñas para su cuerpo; peor era la certeza de que ella lo sabía. Por la expresión de sus ojos no haría falta mucho para tentarla a compartir la cama con él. Pero sería de acuerdo con los términos de Rose, no los suyos. En una o dos semanas ella se iría, reanudaría su carrera, proseguiría su vida. Sin embargo, lo habría marcado para siempre, mientras que Rose no tardaría en olvidarlo, su imagen quedaría borrosa por media docena de encuentros casuales.

Respiró hondo y se obligó a estirar los dedos, forzándose a desterrar ese pensamiento. No era una buena idea reflexionar en ello. Se negó. Se mantendría apartado de ella. Ya tenía suficientes problemas que requerían su atención.

Era más fácil decirlo que hacerlo. Lo único que había deseado era alejarla de Abdullah, crear suficiente confusión mientras traía a Faisal a casa y lo presentaba ante su pueblo con la prensa del mundo de testigo.

A cambio, ella se había apoderado de sus sentidos. El susurro ronco de su voz era un eco constante en su cabeza. Sabía que durante el resto de su vida lo único que tendría que hacer sería cerrar los ojos para verla. Un momento indignada, al siguiente riendo, luego mirándolo con ojos que eclipsaban el sol.

Lo habían educado para creer que un matrimonio pactado, en el que ambas partes reconocían un mismo objetivo, tenía más posibilidades de éxito que un encuentro fortuito con una desconocida. Lo había aceptado; sabía que podía funcionar. Nadim era feliz. Leila, su hermana menor, estaba satisfecha. Lo sabía, pero había resistido todos los intentos de su familia por convencerlo de que una mujer específica sería la esposa perfecta.

No obstante, jamás había creído en el amor sentimental. Nunca había creído en ese reconocimiento instantáneo cuando un hombre veía a la única mujer que tenía en su poder hacerlo feliz el resto de su vida.

Hasta ese momento, en que el vacío de un futuro sin Rose Fenton a su lado lo consternaba.

Era una locura. Ridículo. Imposible.

Abrió los ojos y dejó que la preciada imagen se desvaneciera. Del mismo modo en que tendría que dejarla partir. Rose pertenecía al mundo, mientras que él pertenecía a ese lugar. Quizá Nadim tenía razón. Era hora de tomar una esposa, tener hijos, asumir su sitio en el futuro de su país. Faisal necesitaría a alguien en quien pudiera confiar para que le cuidara la espalda.

Y mientras tanto mantendría la distancia con la hermosa Rose Fenton. Supuestamente había ido al desierto a cazar. Quizá era hora de llevar a los halcones y a los perros al desierto. Hora de establecer una lejanía entre la mujer que quizá pudiera tener pero nunca retener.y él.

Era una idea atractiva. Por desgracia, la vida no resultaba tan sencilla. Sabía que aunque ella protestara, no podía dejarla sin su protección.

Delante vio el campamento. Se desvió con la intención de llegar al borde del agua y meterse en ella para enfriar su encendida piel.

Un grito lo distrajo, y al volverse vio a uno de sus hombres correr a su encuentro.

Rose suspiró, miró el reloj y se dio cuenta de que llevaba sentada allí más tiempo del imaginado.

Su mente había estado vagando, desperdiciando un tiempo precioso. ¿Qué diablos le sucedía? Gimió al erguirse. Había olvidado lo duro que era para los músculos cabalgar después de tanto tiempo sin hacerlo.

El linimento aparecía cada vez más atractivo, O quizá solo era la idea de que se lo aplicara Hassan. No tendría que haberlo rechazado con tanta presteza. Con una mueca de dolor, alargó la mano hacia la caja de toallitas de papel. Entonces frunció el ceño.

La noche anterior lo había dejado todo revuelto, pero lo habían ordenado y limpiado. Miró alrededor. Alguien había estado allí. Alguien había doblado su camisón, se había llevado el shalwar kameez, había hecho la cama.

Dominada por un pánico súbito, aferró la caja, pero incluso al introducir la mano supo que era inútil.

– ¿Busca esto?

Giró en redondo. Hassan dejó que la cortina se cerrara detrás de él y se acercó con el teléfono móvil entre los dedos pulgar e índice de la mano.

Durante un instante a ella no se le ocurrió nada que decir; él sabía la respuesta y no tenía mucho sentido exponer lo obvio. Pero como era evidente que esperaba alguna respuesta, se encogió de hombros.

– No imaginé que tendría una criada en el desierto.

CAPÍTULO 7

HASSAN no respondió con una de esas sonrisas irónicas que tan bien dominaba. Quizá no estaba de humor. Bueno, ¿quién podría culparlo?

– ¿A quién ha llamado, Rose -preguntó con serenidad y admirable dominio de sí-. Más importante aún, ¿qué ha contado?

– A nadie -repuso, decidiendo que era un momento idóneo para ir al grano-. Y nada.

– ¿Espera que crea eso?

Rose pensó que sería agradable. Aunque no lo culpaba por dudar de su rectitud. De haber estado en su lugar, ella también habría dudado.

– No fue por no intentarlo -aseguró-. Anoche no pude hablar con mi madre. Daba comunicando en todo momento, lo cual no me extraña. Probablemente siga así. Y no quise poner a mi hermano en una situación en la que tuviera que ocultar la verdad. Lo haría si se lo pidiera, pero el pobre no podría engañar a nadie.

– ¿Y por qué tendría que ocultar la verdad?

– Bueno, no podría comunicarle dónde me encontraba, solo quién me había secuestrado, y eso no me pareció una buena idea.

– ¿Y su despacho? -la miró de forma rara-. ¿No llamó allí?

– Tendría que haberlo hecho. Gordon se pondrá furioso. Pero únicamente podría haberle contado que usted me había secuestrado…

– ¿Me quiere decir que no lo haría? ¿No se lo contaría a su editor? ¿Ni a su hermano? ¿Por qué?

Analizándolo desde la perspectiva de Hassan, pudo comprender el problema.

– Primero quería averiguar por qué lo había hecho… antes de que Abdullah enviara a sus tropas.

– Oh, claro -al final se rindió al sarcasmo.

– Devuélvame el teléfono.

– ¿Bromea?

– Démelo y le demostraré que no realicé ninguna llamada -él no pareció considerarlo una idea buena-. Ya he llamado a la caballería, Hassan, es demasiado tarde para hacer algo al respecto. Entrégueme el teléfono.

Se lo dio con un encogimiento de hombros y Rose tecleó el código de su buzón de voz. Había tres mensajes de Gordon. El último, en el que le proporcionaba un número que sería atendido las veinticuatro horas del día, figuraba que había sido grabado menos de una hora antes. Lo extendió para que Hassan escuchara mientras los mensajes se repetían.

– Bastante concluyente, ¿no le parece? -Hassan no respondió, sencillamente cerró el aparato, se lo guardó en el bolsillo y la contempló como si intentara decidir qué tramaba-. Bueno, no esperaré que se disculpe, pero quiero que mi cadena tenga la exclusiva de toda la historia. Creo que es justo. Y va a necesitar algo de ayuda para obtener en el momento idóneo la atención de los medios que tanto busca. Yo Podría organizarlo…

Era bastante razonable y si tenía en cuenta todo lo que le había hecho pasar, debería haberse puesto de rodillas para agradecérselo. Pero la miró con expresión seria.

– Sabe lo que es usted, ¿verdad? -afirmó sin rodeos-. Es una idiota.

«No anda muy descaminado», pensó Rose.

– No puedo creer que sea tan estúpida -continuó él-. Tan irresponsable. Tan… tan…

– ¿Tonta? -aportó. Fue un error. Consiguió que él casi estallara.

– Disponía de los medios para salir de aquí pero decidió, en la mejor tradición de las heroínas de cómics, que tenía que ir en pos de la historia. ¿Es así?

– Hassan…

– Rose Fenton, la Intrépida Reportera. Jamás pierde una noticia, jamás se le escapa una exclusiva. No me conoce -prosiguió, soslayando el intento de ella de interrumpirlo-. Puede que no tenga ni idea de lo que he planeado hacer con usted.

Ella abrió la boca para decirle que no parecía un tratante de esclavas blancas, pero su entrecejo la advirtió de que más le valía que la interrupción fuera por algo bueno.

– ¿En qué diablos pensaba, Rose? ¿Qué sucederá la próxima vez que alguien la atrape en la oscuridad? ¿Se dirá que no hay nada de qué preocuparse porque la última vez, todo salió bien? Pensará, «¡Qué diablos! Hassan era un verdadero caballero y obtuve un aumento de sueldo por la historia que conseguí»? -ella esperó en silencio-. Y bien?

Se encogió ante el súbito latigazo de su voz. Parecía que al fin se había desahogado y estaba impaciente por recibir una explicación de su comportamiento aberrante.

Por desgracia, Rose no podía explicar por qué había seguido su instinto en vez de lo que dictaba la discreción.

– ¿Sabe?, no estoy tan convencida de eso último del caballero -informó ella-. Anoche fue… -no, mejor olvidar lo de la noche anterior-. Y en cuanto a la subida de sueldo -se encogió de hombros-. ¿Quién sabe? No llamé a mi editor cuando podía y tendría que haberlo hecho, y usted aún no me ha prometido la exclusiva. Si no la consigo, puede olvidarse de ese aumento; probablemente tenga que buscarme otro trabajo.

Un sonido parecido a un siseo indignado escapó de labios de él, y mientras la aferraba por los brazos y la ponía de pie, hasta dejar su cara a meros centímetros de la suya, Rose llegó a la conclusión de que había abusado de su suerte hasta el límite.

Quizá un poco más.

– De acuerdo, de acuerdo -concedió rápidamente-. Soy estúpida. Muy estúpida. De hecho, soy famosa por ello. Pregúnteselo a cualquiera. Si me suelta y me devuelve el teléfono, llamaré un taxi y lo dejaré en paz.

Durante un instante él siguió sosteniéndola pegada a su cuerpo, de tal modo que la punta de los pies apenas lograba tocar el suelo. A la tenue luz del sol que se filtraba en la tienda, la atmósfera se alteró sutilmente.

La ira que lo dominaba amainó. Rose sintió que la invadía una oleada de calor. Se quedó sin aire y la boca se le ablandó, separó los labios, deseando más que nada que él la besara. La abrazara. La amara.

Si tanto le importaba su bienestar, no debería ser imposible. Si pudiera tocarlo, acariciarle la cara, tomarle la mano, quizá lo convenciera.

Pero tenía los brazos inmovilizados al costado, y pasado un momento Hassan la bajó con cuidado y le soltó los brazos. Solo entonces retrocedió un paso.

– Taxis… -tenía la voz trémula.

Bueno, también ella temblaba toda, y si lo que Hassan buscaba en esa ocasión era el control, iba a cerciorarse de ponerle difícil resistir ese tirón primitivo de necesidad que los dominaba a ambos.

Se equivocaba en que él no era un caballero. Había tenido un desliz una vez pero no lo repetiría. No sin una provocación insoportable. Al ver la intención de Rose en sus ojos, dio otro paso atrás.

– ¿Taxis? -instó ella, siguiéndolo con la esperanza de que olvidara las consecuencias y poder ver cómo sus ojos de granito se derretían como la lava.

– No estamos en Chelsea, Rose. Aquí no hay taxis.

– Oh, bueno, solo era una idea -y cuando él salió de la tienda y la atmósfera dejó de vibrar con amenazas y deseos silenciosos, añadió-: Imagino que eso significa que debo parar.

Entonces se sentó en la cama. Había perdido el teléfono pero no le importaba. La situación ya no tenía nada que ver con la historia. Además, se suponía que estaba de vacaciones.

¿Qué había dicho cuando la tomó cautiva? ¿Un poco de placer, un poco de romance? Bueno, en ese momento era exactamente lo que quería.

Era una pena que por una vez en la vida su príncipe playboy hubiera decidido comportarse bien. En teoría, aplaudía su decisión de reformarse. En la práctica, no le agradaba demasiado el momento elegido, aunque comprendiera el motivo.

Se apoyó en las almohadas y sonrió. Era responsable de ella y dependía de Rose cerciorarse de que se tomara bien en serio sus responsabilidades.

– No puedes besarme y huir, Hassan -musitó en el silencio del calor del mediodía-. No te lo permitiré.

Hassan no perdió el tiempo en enfriarse. Recogió un cubo de agua del abrevadero de los caballos y se lo echó por la cabeza.

Una acción semejante por lo general habría provocado bromas de los hombres con los que había crecido, a los que conocía de toda la vida. Fue revelador que ninguno de ellos siquiera sonriera.

Rose Fenton lo agitaba con solo respirar. Deseó no haber oído hablar jamás de ella, que nunca hubiera ido a Ras al Hajar. Deseó, deseó, deseó…

Sus hombres aguardaban órdenes. Las dio y le habría gustado poder eliminar sus problemas con tanta facilidad…

Entonces se dio cuenta de que sí podía. O al menos uno. Si llamaba a Nadim y aceptaba su oferta de ocultar a Rose durante unos días, la perdería de vista. Sacó el teléfono móvil del bolsillo y lo activó. Lo haría en ese mismo instante.

Su hermana se puso al teléfono, no muy contenta de que la interrumpiera en el trabajo que realizaba en la clínica de uno de los barrios más pobres de la ciudad.

– ¿De qué se trata, Hassan? Estoy ocupada.

– Lo sé y lo siento pero quiero que… necesito que… -maldita sea., no podía.

– ¿Qué sucede, hermano? ¿Tu dama periodista empieza a ser demasiado ardiente para poder controlarla? -la risa exhibió un toque de simpatía que lo desequilibró momentáneamente.

Pero aunque Rose Fenton lo quemaba hasta la médula, no iba a reconocérselo a su hermana menor.

– No. Lo que pasa es que creo que tienes razón.

– Bueno, siempre hay una primera vez para todo. ¿Razón en qué?

– Acerca del matrimonio. Creo que es hora de que tenga una esposa.

– ¡Hassan! -no intentó ocultar el asombro ni la felicidad que le provocaba la noticia.

– Deberé quedarme aquí en cuanto Faisal vuelva. Necesitará a alguien en quien confiar.

– Y tú necesitarás a alguien que te dé calor en esa fría fortaleza que llamas hogar.

– Arréglalo, ¿quieres?

– ¿Tienes a alguien en especial en mente? ¿O quizá la señorita Fenton desea reclamar el premio?

– Por favor, sé seria, Nadim.

– Lo soy. Tiene poder sobre ti. No podré hablar con nadie más hasta que aclares eso.

– Lo aclararé, pero, mientras tanto, ¿querrás buscar a una chica tranquila que no sea respondona?

– Nadim guardó silencio tanto rato que tuvo miedo de haberse traicionado-. Una chica que sea una madre apropiada para mis hijos -anunció con brusquedad-. Estoy seguro de que sabrás encontrar una lista adecuada de vírgenes.

– Déjamelo a mí, Hassan -manifestó con suavidad-. Veré si puedo encontrar a alguien que te guste.

– Me has insistido mucho tiempo. Ahora no me hagas esperar -cortó la comunicación.

Un hombre debía casarse tarde o temprano, y si no podía tener a la mujer que deseaba, entonces aprendería a desear a la mujer que tenía. Pero no quiso meditar demasiado en la diferencia.

Con un suspiro, activó otra vez el teléfono. Buscó en la memoria y marcó el número de Pam Fenton.

Rose se quitó el polvo del paseo a caballo, buscó en el baúl algo holgado y fresco que ponerse para el calor de la tarde mientras más allá de las cortinas oía cómo preparaban la mesa para el almuerzo. Pero Hassan no regresó, aunque no había esperado que lo hiciera.

Pasado un rato se oyó una tos discreta detrás de la cortina.

– ¿Desea comer, sitti?

¿Sitti? ¿Sería milady?

Sobresaltada por semejante cortesía y honor, se levantó, se pasó un pañuelo largo de seda alrededor de la cabeza y salió. La mesa, tal como había sospechado, estaba preparada para una persona. Había carne. Pan árabe recién horneado. Tabule y rodajas de tomate.

– Sukran -dijo, empleando una de las pocas palabras que conocía del idioma-. Gracias. Parece delicioso -el hombre hizo una reverencia-: Pero me gustaría comer allí, junto al arroyo -no esperó a que protestara, sino que pasó a su lado como si no tuviera duda de que la seguiría.

– Sitti… -la persiguió al salir de la tienda. Ella fingió no oírlo-. Sitti -imploró-. La comida está aquí -ella no frenó-. Mañana -ofreció él-. Mañana, insh’Allah, llevaré la comida para usted al arroyo.

Rose se volvió para mirarlo y el rostro del hombre se relajó. Luego ella miró otra vez hacia el agua.

– Justo ahí -señaló el lugar que había escogido para el picnic. Y continuó andando.

A su espalda oyó un gemido de consternación y sonrió satisfecha. No podían detenerla. Era una sitti, una milady, su señora y, por eliminación, la señora de Hassan. No podían dejar que marchara sola. Podría lastimarse. Podría intentar escapar.

Pero tampoco podían refrenarla. Solo Hassan tenía poder para ello.

Era problema de ellos, no suyo. Ya se les ocurriría algo.

Mientras tanto, se sentó en una roca plan que había sobre una de las corrientes que alimentaba el oasis, se quitó las sandalias y metió los pies en el agua.

Era de un frescor agradable. Se apoyó sobre las manos y alzó la cara a la brisa que soplaba desde las montañas. Luego se daría un baño.

Un hombre armado con un rifle apareció y se apostó a corta distancia, cuidando de no mirar en ningún momento directamente en su dirección. Rose se preguntó para qué sería el arma. ¿Habría serpientes?

Al rato aparecieron otros dos hombres en el campo de su visión. Llevaban una alfombra grande que extendieron sobre el suelo. Mantuvieron los ojos apartados. Ella fingió no darse cuenta, convencida de que los avergonzaría con su atención.

Llevaron unos cojines.

Movió los pies en el agua. Se sentía como una princesa de cuento de hadas.

Cuando llegó la comida el corazón se le aceleró un poco. ¿Se presentaría él? O había dejado el campamento, para adentrarse en el desierto, donde no podría atormentarlo?

¿O no sería más que una ilusión? Quizá Hassan ya había recibido noticias de Faisal…

El sol titilaba sobre la seda azul de su vestido. Hassan luchó por recuperar el aliento al observarla desde cierta distancia y trató de no sentir nada.

Imposible.

Con los pies en el agua, parecía una princesa exótica salida de las Mil y Una Noches. Scheherazade no podría haber sido más hermosa al contar sus historias. Tenían eso en común. Y la inteligencia.

Su firme educación feminista chocaría en su sociedad dominada por los hombres, pero ella sabría aprovechar a su favor esos convencionalismos.

La vida jamás sería aburrida con ella cerca para atormentarlo. Y habría innumerables días como ese, con Rose esperándolo.

Dejó que el sueño se desvaneciera. Nada de días innumerables. ¿Cuánto pasaría antes de que ella anhelara recuperar la vida que conocía, su libertad?

Quizá disfrutaran de algunas semanas, pero no sería capaz de retenerla. Y no podría dejarla ir. Los dos estarían atrapados.

Una sombra cayó sobre ella y Rose alzó la vista. Hassan había despedido al guardia y sostenía el rifle con expresión tan distante que bien podrían haber estado en mundos distintos. Apartó la vista sin reconocer su presencia.

– ¿Es eso lo que querías? -inquirió él al final.

No del todo, pero al menos era un comienzo. Le ofreció la mano y él no tuvo más elección que tomarla para ayudarla a incorporarse. Pero en cuanto se levantó, la soltó.

Galaxias distintas.

– Estás mojado -comentó ella.

– Tenía calor.

– Calor -repitió.

– Y estaba polvoriento. Te hallabas en posesión de mi cuarto de baño, de modo que empleé un cubo.

– ¿Totalmente vestido? Pensé que ese tipo de recato quedaba reservado para las mujeres -maldición. Esa no era manera de seducir a un príncipe. Tenía que concentrarse. Recogió las sandalias y, con el bajo húmedo de la túnica arrastrando sobre la arena, abrió el camino al picnic que los esperaba, donde con algo de timidez se acomodó en los cojines.

Sin embargo, de momento todo iba bien. Había conseguido el picnic y también a Hassan. Salvo que él se había sentado en una roca próxima y miraba hacia las montañas, esperando que ella comiera y se aburriera con ese juego.

– ¿Para qué es el arma? -preguntó mientras abría los recipientes de la comida.

– Leopardos, panteras.

Había oído decir que había felinos en las montañas, aunque le pareció improbable que se acercaran tanto a la gente.

– ¿Los matas?

– Si atacan a los animales. A veces lo hacen -añadió al percibir la duda de ella-. Y si la elección fuera entre tú y uno de ellos, entonces sí dispararía a matar. A pesar de la tentación que experimentaría de dejarte librada a tu destino -ella chasqueó la lengua-. Probablemente bastaría con un disparo de advertencia -concedió él.

– El sonido era por tu hospitalidad, no por tu política con la fauna salvaje.

– ¿Pasa algo con la comida? -preguntó, mostrándose obtuso adrede.

– No. Está deliciosa, pero es demasiada para una persona.

– Seguro que es el modo que tiene mi cocinero de indicar que se te ve demasiado delgada.

– Pensaba que no tendría que haberlo notado.

– Tienes la tendencia a llamar la atención. Ella se tendió de espaldas y contempló el azul perfecto del cielo a través de las ramas de los granados.

– ¿Has recibido alguna noticia de Faisal? -inquirió Rose.

– Todavía no.

– ¿Es posible que ya se encuentre de camino?

– Ojalá fuera así, pero Partridge aún lo busca.

– ¿Y cuando lo encuentre? Entonces, ¿qué? ¿Darás una conferencia de prensa?

– ¿No querrás presentar tú al nuevo emir ante el mundo?

– Sería una historia magnífica.

– Imagino que la aparición de la periodista perdida con el joven emir merecerá todos los titulares.

– Probablemente -pero ya estaba cansada de la historia. Deseaba a Hassan.

– Termina tu almuerzo, Rose.

Contrariada, ella cerró los ojos.

– Hace demasiado calor para comer. Creo que me daré un baño.

– ¿Un baño? -repitió él.

¿Era su imaginación o detectó una nota de preocupación en la voz?

– Dijiste que bañarse en la corriente era una de las atracciones de este lugar. Montar a caballo, bañarse y yacer al sol. Bueno, pues ya he cabalgado, me he tumbado al sol y ahora quiero nadar. Luego comeré. Si tú no tienes hambre, puedes cantarme algo.

– No es una buena idea.

– Deja que yo juzgue eso. Después de todo, la belleza está en los oídos del oyente.

Se levantó y el caftán sencillo colgó de sus hombros. E1 escote era recatado y se abrochaba con diminutos botones de seda desde el cuello hasta el bajo. Comenzó a desabrocharlos desde el primero, tomándose su tiempo. Uno. Dos.

– ¿Qué demonios crees que estás haciendo? -exigió él. Se había puesto de pie y acercado. Podía detenerla o quedarse quieto y observar cómo se quedaba con un sexy traje de baño. Se hallaban en tierras salvajes y alguien tenía que protegerla.

Rose se soltó otro botón. Tres.

– Voy a meterme en el arroyo -casi sintió pena por él. Cuatro.

– Puede que haya serpientes en el agua.

– ¿Qué probabilidades hay de que me muerda una?

– Hassan no respondió. Más botones. Cinco. Seis. El vestido comenzaba a separarse en su pecho y el sol empezaba a morderle la piel-. Y si una lo hace, ¿moriré?

– Sería doloroso.

No era diestra en desvestirse de forma seductora, pero la cara de él le indicó que lo hacía bien. Hassan quería apartar la vista. De verdad. Pero no fue capaz, no más de lo que sería capaz de mentirle. Ni siquiera para ahorrarse ese aprieto. Los dedos de Rose temblaron en el siguiente botón y bajó los ojos.

Él se había acercado. Sin mirarlo, supo que estaba cerca. Sintió unas gotas de sudor en el labio.

Las secó con la lengua y siguió afanándose con el botón. Los dedos de él se cerraron en torno a sus muñecas y la detuvieron.

– ¿Qué quieres, Rose?

Lo quería a él. En cuerpo, corazón y alma.

Quería alzar la mano hacia su cara, apoyar la palma en su mejilla, descansar la cabeza contra su pecho y captar el ritmo tranquilizador de sus latidos. Lo deseaba tanto que el calor le lamía los muslos y anhelaba tenderse sobre los cojines con él a su lado, a la sombra de los árboles durante la larga tarde mientras averiguaban todo lo que había que descubrir del otro.

El momento era perfecto para ello, aunque Hassan parecía decidido a negarse a aceptar ese don. Sin embargo, la distancia que intentaba mantener entre ellos sugería que no encontraba demasiado fácil el sacrificio del deseo ante la necesidad honorable.

Avergonzada, y con un esfuerzo de voluntad que le provocó un escalofrío, sonrió.

– Solo quería tu atención, Hassan.

– La tienes -garantizó-. Abróchate esos botones y la mantendrás -Rose tuvo ganas de sugerir que dejarlos de esa manera conseguía su objetivo. Agitó la mano libre, pero él no había terminado-. Y cuando lo hayas hecho, tal vez me digas qué es lo que quieres de verdad, Rose.

CAPÍTULO 8

DESESPERADA, Rose pensó que Hassan no dejaba de formular las preguntas adecuadas, pero, de algún modo, las respuestas no se relacionaban.

– Una entrevista -improvisó. Como era evidente que la seducción no se le daba bien, quizá era mejor probar con lo que mejor hacía-. Dentro de uno o dos días vas a ser el centro de las noticias, y como me tienes aquí, y yo a ti hasta que llegue Faisal, bien podemos aprovecharnos de la situación.

La mirada de él, hasta entonces clavada en su rostro, descendió y se detuvo en la abertura del escote del caftán. Sus ojos la abrasaron.

– ¿O quizá siempre te desnudas para las entrevistas?

Rose contuvo una réplica aguda. No quería que pensara que hacía eso por costumbre.

– De algún modo tenía que conseguir tu atención -logro decir.

– Créeme, la tienes -un músculo se agitó en la comisura de su boca.

– Entonces, pongámonos a trabajar.

– Ya se ha hecho con anterioridad.

– No de la forma en que yo voy a escribirla -no quería tratarlo mal-. Voy a escribir sobre ti, Hassan al Rashid, de modo que cuando Faisal sea emir puedas estar junto a su mano derecha y la gente no te recordará como un rebelde sin causa, enfadado porque no conseguiste tus deseos, sino como un leal hermano y amigo.

– ¿Pretendes redimir mi destrozada reputación tu sola? ¿Con qué?

– Tiempo, paciencia. Tu cooperación. Piensas cooperar, ¿no?

– Me parece que no tengo elección -reinó una pausa larga en la que pareció que se tambaleaba ante un precipicio.

Hassan quiso desnudarla y luego vestirla solo con piedras preciosas, unirla a él con cuerdas de perlas, hacerle el amor sobre un lecho de pétalos de rosa. Durante un momento pensó que iba a perder el sentido por la desesperada necesidad que sentía por esa mujer. Era como si la hubiera estado esperando toda la vida. ¿Iba a ser siempre así? Podía tenerlo todo en el mundo menos el deseo de su corazón…

– ¿Hassan?

El tono titubeante y algo ansioso de su voz lo recuperó del borde de la locura. Era hora de poner fin a esos sueños tontos.

– Lo siento. Me preguntaba… ¿Crees que ayudaría si tuvieras fotos de mi boda para acompañar el artículo?

– ¿Tu boda? -comenzó a reír, pero él no la acompañó.

Hassan supo el momento exacto en que Rose reconoció que no era un comentario hipotético. Todo su cuerpo se quedó quieto, la piel se le acaloró. ¿Cómo podía resistirla? Las palabras clamaron en su cabeza. «Te amo. Te deseo conmigo, siempre». Ese «siempre» era el problema. Puede que ella lo viera en su cara, porque dio la impresión de encogerse.

– ¿Boda? -repitió con incertidumbre.

– Nadim tiene razón -afirmó con una casual falta de interés-. Ahora tendré que quedarme aquí, con Faisal, y un hombre debe tener hijos. Le he pedido que me encuentre una novia apropiada. Alguien sereno, que no replique.

Hubo un prolongado y silencioso momento en el que Rose apartó las muñecas de sus manos y se cerró el vestido. El sol brillaba sobre su piel como polvo dorado, su cabello era como fuego, pero pareció tener frío y, al alzar la vista, tembló.

– ¿Hijos? -repitió la palabra con desprecio-. ¿Y qué pasa si tienes hijas? -preguntó con un leve titubeo en la voz-. ¿Cambiarás a tu mujer por otra modelo?

– No, no lo haré. No tendrá sentido, ya que el sexo de la descendencia lo determina el hombre -¿qué sentido tendría cuando una mujer que no fuera Rose sería igual que cualquier otra?

– Lo sé. No estaba segura de que tú lo supieras. ¿No son los hombres primitivos los que culpan a las mujeres por la falta de hijos varones? Aunque, ¿qué naturaleza se atrevería a desafiar tus deseos?

Su burla fue salvaje. Si pudiera decirle que daría cualquier cosa por tener hijas con ella. Cada una bautizada en honor de una flor, igual que su madre. Pero no era su intención que lo considerara un hombre moderno.

– Eso está en las manos de Alá, Rose.

– Oh, comprendo. Bueno, ya veo por qué no te importa con quién te cases.

– ¿Quién dijo que no importaba? Están los vínculos familiares. La tierra. La dote. Esas cosas importan mucho.

– Es decididamente medieval.

– Si crees eso, encontrarás un espíritu afín en Simon Partridge -se sintió primitivo ante la idea de que hallara un espíritu afín en cualquier hombre que no fuera él-. Afirma que voy al galope de regreso al siglo catorce.

– Entonces, ¿por qué trabaja para ti?

– No lo hace. Al menos no lo hará en cuanto traiga de regreso a Faisal. Le molestó mucho el modo en que te secuestré.

– Entonces tienes razón, Hassan. Nos llevaremos bien.

Quiso tomarle la mano, decirle que no era como quería las cosas. Intentar que entendiera que así era como debía ser. Al final comprendía lo impotente que había sido su abuelo durante esos años, y se sintió muy avergonzado por no haber sido lo bastante maduro para aceptar su decisión y hacer que las últimas semanas del anciano en la tierra fueran apacibles.

Con un gesto le indicó que se sentara.

Durante un momento ella lo desafió, luego se dejó caer en los cojines como si sus piernas hubieran cedido. Había olvidado abrocharse los botones. El vestido se abrió un poco y le ofreció una visión de encajes, atormentándolo con la suave elevación de sus pechos.

Quizá se lo mereciera, pero, necesitado de algo de distracción, tomó un poco de pan, lo llenó con el cordero, el tabule y la ensalada y se lo ofreció. Sospechó que Rose lo aceptó porque era demasiado esfuerzo discutir. Pero no intentó comer.

Se preparó otro para él, no porque tuviera hambre, sino porque si no ocupaba las manos temía que concluirían lo que ella había comenzado.

– Háblame de tu familia -ella había dejado el pan. Si Hassan no la hubiera contemplado, su voz lo habría engañado-. ¿Amaba tu madre a tu padre?

– Rose…

– Sé que ella no eligió con quién iba a casarse, pero, ¿lo amaba? -alzó la vista y lo sorprendió con la guardia baja mientras la miraba. Hassan apartó los ojos-. ¿Lo conocía? -insistió.

– No.

– ¿Nada? ¿Nunca habían hablado el uno con el otro?

– En una ocasión mi madre me comentó que era el hombre más hermoso que jamás había visto. También tenía el pelo rojo.

– Oh. Entonces, ¿lo había visto?

– Desde luego. Vivía en el palacio. En esa época las mujeres estaban más resguardadas, pero no había nada que no supieran, o vieran. Pregúntaselo a Nadim.

– Lo haré.

– ¿Esto es para tu artículo?

¿Artículo? Durante un momento ella lo había olvidado. Lo escribiría porque se lo había prometido, pero no tenía nada que ver con un artículo sobre el hombre que debería haber sido emir. Lo quería saber para sí misma.

– Quiero llenar huecos de tu entorno. A los editores les gustan esos detalles; y a los lectores les encantan.

– Apuesto que sí.

– No… no en ese sentido. Sencillamente les fascina una vida que ha sido tan distinta de la suya.

– ¿No deberías tener una grabadora? ¿Un cuaderno de notas?

– Por lo general, sí, pero mi bolso se quedó atrás cuando me presentaste tu urgente invitación -se encogió de hombros-. No te preocupes, te enviaré un borrador para que puedas corregir cualquier error. No quisiera escribir nada que la avergüence.

– ¿A quien? -la observó.

– A tu madre.

– Oh, claro. ¿No te gustaría hablar con ella en persona? Si quieres, Nadim lo arreglará.

– ¿Es Nadim quien se encarga de todo en tu familia?

– Mi hermana menor, Leila, se encuentra demasiado ocupada criando a sus hijos, y mi madre se dedica a obras de caridad, tiene una vida social ocupada -se encogió de hombros-. Nadim siempre fue diferente. Exigió que la mandaran a estudiar a Inglaterra y siguió la carrera de medicina en los Estados Unidos.

– ¿Y su padre la dejó ir?

– Su madre, nuestra madre, lo convenció. Había ido con mi padre a Escocia. El había insistido entonces y nada se le negaba… Allí ella vio una vida diferente para las mujeres.

– ¿Una que le habría gustado a ella?

– Tendrás que preguntárselo tú misma. No lo sé. Claro que todo el mundo advirtió a Nadim de que ningún hombre querría casarse con ella en cuanto abandonara la protección del hogar.

– Dudo que estuviera sola -comentó con voz seca.

– No -logró esbozar una sonrisa-. La acompañó un séquito de mujeres protectoras. Y su marido también es médico, con ideas más liberales que la mayoría de los hombres. Incluso la deja trabajar.

– ¿La deja trabajar? ¿La deja trabajar? -intentó imaginar la reacción de su madre ante semejante exhibición de machismo-. Bueno, eso sí que es ser liberal.

– No tuvo mucha elección. Se negó a casarse con él hasta que aceptara. Dirige una clínica para mujeres en la ciudad. No habrá sido incluida en tu recorrido turístico de Ras al Hajar; las necesidades de las mujeres normales jamás figuraron muy alto en la lista de prioridades de Abdullah -le arrojó el resto del almuerzo a los pájaros-. Háblame de tu marido.

– ¿Michael? -quería preguntarle cosas solare Nadim, la clínica, sus propias prioridades, no hablar de sí misma-. ¿Por qué?

– Para llenar tus huecos -le devolvió su respuesta. Estaba interesado en los detalles, en una vida tan distinta de la suya, donde una esposa era una compañera, no una posesión-. Tenemos toda la tarde. Puedes hacerme una pregunta y luego es mi turno. Es justo, ¿no? -tomó su silencio por una afirmación-. Dijiste que criaba caballos.

– Se supone que soy yo quien ha de entrevistarte, Hassan.

– ¿Caballos de carrera?

– Sí. Caballos de carrera -afirmó tras una pausa-. ¿Tu madre amaba a tu padre?

¿Eso era todo? ¿Tres palabras? Quizá debería probar esa actitud con ella. Pero no podía. Y no sabía lo que su madre había sentido por su padre. Había sido su esposa. Era suficiente.

– El amor es una emoción occidental. Y encima, de finales del siglo veinte.

– ¿De verdad lo crees?

– Es un hecho.

– Sin embargo, la literatura siempre ha gustado de los amantes… Tristán e Isolda, Lanzarote y Ginebra.

– Romeo y Julieta -añadió él-. Quizá debería haber dicho que los finales felices eran un desarrollo del siglo veinte.

– Lo catalogaré como un «No sé», ¿te parece?

– ¿Quién sabe algo sobre las vidas de otras personas? -acercó un cojín y apoyó el codo en él. La tenía lo bastante cerca como para tocarla. No resultaba fácil quitarse de la cabeza a Rose Fenton. Tendría que intentar mantener la cabeza centrada en cosas más elevadas-. Háblame de tu marido -repitió, fracasando.

– Eso es demasiado general -protestó ella.

– Respondiste mi última pregunta con una palabra. En esta ocasión tendrás que esforzarte más o mi atención comenzará a distraerse -advirtió.

Rose se sirvió un vaso de té con hielo. Lo miró con expresión interrogadora, él asintió y también le sirvió uno. Ganando tiempo.

– Acababa de salir de la universidad. Me hallaba sin trabajo hasta que conseguí uno en el otoño y Tim me pidió que lo ayudara a arreglar una casa terrible a la que se había trasladado. Una noche lo acompañé durante una visita a unos establos y allí conocí a Michael -bebió té.

– Atracción instantánea -se encogió de hombros-. Desde luego, mi madre dijo que solo buscaba una figura paterna.

– Me preguntaba si sería mayor que tú.

– Sus hijos eran mayores que yo -hizo una mueca-. Veintiséis y veinticuatro años, un par de jóvenes hoscos más preocupados por perder su herencia que por saber si Michael era feliz.

– ¿Fue feliz? -sabía que la pregunta era imperdonable, pero a pesar del hecho de que su vida siempre había estado resguardada por el privilegio y la riqueza, había descubierto que la simple felicidad, esa sensación de despertar cada mañana alegre de estar vivo, lo había eludido toda su vida adulta.

– Eso espero. Yo lo fui. Era el hombre más encantador del mundo, y yo debí complicarle mucho la vida.

– ¿Con sus hijos?

– Sus hijos, su ex esposa, sus amigos. Ninguno aprobó nuestra unión. Con los hombres se reducía a una cuestión de envidia, pero las mujeres -había sido casi pánico. Si Michael podía hacerlo, también sus hombres-. El debió saber cómo iba a ser, pero yo me lancé sobre él de forma poco decorosa -sonrió al recordar. Eran buenos recuerdos, y ese conocimiento llegó hasta lo más hondo de Hassan-. El pobre no tenía ni una oportunidad de escapar. Era demasiado caballero para dejarme caer. Demasiado amable.

– Amable -repitió. Esperaba que la joven que le eligiera Nadim pudiera decir lo mismo de él. Pero cuando miró a Rose, supo que la amabilidad no bastaba-. Rose… -su nombre era como una cerilla a una mecha, y al acercarse para reducir la distancia que los separaba, comprendió que sin importar lo mucho que se opusiera, la explosión había sido inevitable desde el momento en que la vio.

– No… -el deseo de ser abrazada por él, amada, la recorrió como un fuego en un bosque, y una hora atrás se habría lanzado a sus brazos sin pensar en el sentido común o en la razón.

Pero en ese momento no. Iba a casarse. ¿Qué importaba que lo hiciera con una mujer a la que no conocía, que no le importaba? Estaría mal, sería lujuria en vez de amor.

Aun cuando él le quitó el pañuelo que con tanto recato se había pasado en torno a la cabeza en un gesto que la dejó sintiéndose completamente desnuda, aun al inclinarse para pegar los labios a su pecho y arder por él, sabía que en esa ocasión no debía ceder a la terrible necesidad que experimentaba por Hassan.

– No, Hassan… -las dolorosas palabras salieron de su interior y apartó su mano mientras se ponía de pie, encendida-. Suéltame -se protegió con el vestido. ¿Cómo había podido olvidar abotonárselo? Sin duda el pensaría que era algo deliberado.

Quizá lo fuera. El cielo sabía lo mucho que se había esforzado por mantener la distancia. Pero ella se había desabrochado el vestido, atormentándolo, e incluso entonces, cuando la detuvo, se había sentado a su lado con el escote abierto para provocarlo…

Ardiendo de vergüenza, Rose unió los bordes y, aferrándolos con una mano, corrió al agua hasta que le cubrió la cintura, y solo entonces soltó la tela para meter las manos y refrescarse la cara y el cuello, los pechos y los hombros, hasta que quedó empapada.

Al volverse supo que había dado igual. Hassan se hallaba detrás de ella.

Al ver los ojos enormes y el pelo en mechones mojados sobre su cara, Hassan sintió que se quedaba sin aliento. La seda fina se pegaba a ella y la definía como mujer.

Era alta, esbelta, asombrosamente hermosa. Era su igual. Su pareja perfecta. Sus hijos serían fuertes. Las hijas que tanto anhelaban reflejarían su belleza.

Pero para tenerlos, para tenerla a Rose, tendría que abandonar su hogar, vivir en su mundo, verla partir para abarcar la última noticia en algún lugar con problemas, fuera de su vista, de su protección. No podría hacerlo.

No debía hacerlo. En su país lo necesitaban. Pero gimió al alargar los brazos y pegarla a él.

Durante un momento Rose se resistió.

– No, Hassan.

La voz sonó ronca con una necesidad similar a la que él sentía en su cuerpo, aunque dio la impresión de que también ella al fin había reconocido la necesidad, de luchar contra dicha atracción.

El emitió el tipo de sonidos amables que aplacarían a un caballo nervioso.

– Te oigo, Rose. Está bien. Lo entiendo. Pero ahora ven. El agua está demasiado fría.

O quizá solo se trataba del frío que atenazaba su corazón. Pero ella parecía incapaz de moverse, de modo que la alzó en vilo y la sacó del arroyo para recorrer el sendero pedregoso hasta la tienda. El lugar estaba vacío; sus hombres habían encontrado excusas para alejarse.

Nada podría haber indicado de manera más directa que aprobaban su elección. Los hombres mayores habían sido padres sustitutos para él, y le habían enseñado tal como se enseña a los hijos. Y sus hijos eran sus amigos de la infancia.

Habían visto en Rose las mismas cualidades que él admiraba: coraje, determinación y una voluntad indomable. Y le habían mostrado su respeto dirigiéndose a ella como sitti, ansiosos por complacerla.

Para ellos era tan sencillo. Él la deseaba, la haría suya y jamás se marcharía de su casa. Su abuelo no habría experimentado problema alguno con eso. «Si la deseas, tómala», habría dicho. «Tómala y reténla. Dale niños y será feliz».

Incapaz de hacerle eso, sospechaba que su propio rango quedaría seriamente reducido.

A pesar del calor, cuando entraron en la tienda Rose temblaba sin control. La dejó de pie y buscó una toalla.

– Rose, por favor, debes quitarte ese vestido -instó, y se puso a hurgar en la cómoda la suave túnica que su madre le había regalado a su padre cuando se casaron y que lo acompañaba a todas partes. Al volverse, vio que se afanaba por terminar lo que había empezado con los botones, pero sin éxito.

– Lo sien… siento -tartamudeó-. Me tiemblan mu… mucho las manos.

– Shh, no te preocupes. Yo lo haré.

– Pero…

– Yo lo haré -sin embargo, los ojales se habían cerrado en torno a los botones y costaba soltarlos. Desesperado, asió los bordes de la seda, con los dedos ardiendo contra el frío de la piel de Rose, y los arrancó; el peso del agua hizo que cayera al suelo.

Había arreglado que la mujer de uno de sus hombres fuera al centro comercial a comprar ropa interior para Rose. Al comprobar su elección, tuvo que reconocer que había gastado el dinero de manera imaginativa.

Al desabrochar el encaje que sostenía sus pechos y bajarle las braguitas a juego por las caderas, agradeció haberse metido también en el agua fría, los pantalones mojados que mantenían la mecha casi apagada.

– Ven -dijo, introduciéndola en la calidez de la túnica azul para envolverla con ella; sabía que en unos momentos entraría en calor. Quería seguir abrazándola. Pero tomó la toalla y le secó el pelo. Luego apartó la colcha y la metió en la cama. Habría dado cualquier cosa para tumbarse con ella, pero la cubrió y la arrebujó-. Te traeré algo caliente para beber.

– Hassan… -él esperó-. Lo siento. Lo siento mucho. Suelo pensar en lo que deseo y voy a buscarlo. Le hice lo mismo a Michael. Lo necesitaba y no se me ocurrió que quizá el no me necesitara a mi…

– Sshhh -se plantó a su lado en un instante-. No digas eso. Fue el hombre más afortunado del mundo. Un hombre que pueda morir con tu nombre en sus labios no podría lamentar nada… -ella le tomó la mano y la apoyó en su mejilla.

– ¿El nombre de quién tendrás tú en los labios, Hassan? -no podía decirlo. No debía. Pero daba igual. Ella lo sabía-. No debes hacerlo, Hassan. No puedes casarte con una pobre chica que te amará…

– ¡Rose! -demasiado tarde intentó detenerla.

– Una chica que te amará porque no podrá evitarlo, Hassan. Te amará, te dará hijos y tú no la amarás, le romperás el corazón.

– Los corazones no se rompen -mintió-. Estará satisfecha.

– Eso no basta. No para toda una vida.

No. Nunca bastaría. Retiró la mano y trató de devolverle un viso de cordura a una situación que rápidamente escapaba de todo control.

– ¿Preferirías que pasara las noches solo? -preguntó con aspereza.

– Preferiría que recordaras tu honor.

¿Honor? Empezaba a hablar como su hermana… y recordó su estúpida aceptación de que el matrimonio podría ser el único modo de redimirse. Durante un momento la llamada de sirena de la tentación llenó su cabeza. Pero no había honor en ese sendero resbaladizo. Era hora de poner fin a la situación.

– Recordé mi honor, sitti -repuso con frialdad, decidido a alejarse-, cuando tú habías olvidado el tuyo.

– ¿Es así? -se ruborizó enfadada y se apoyó en un codo-. Bueno, lamento contradecir a mi señor, pero yo diría que aquel día quedamos nivelados.

Entonces recordó algo. Hassan aún estaba en deuda con ella, Nadim lo había dicho.

Oro, sangre u honor. Tenía derecho a elegir.

Ese día había empleado los patrones de Hassan para retenerlo a su lado. ¿Podría utilizarlos para poner fin a esa tontería de un matrimonio arreglado? Era una locura, pero, ¿no había dicho Nadim que él nunca sería feliz con una novia tradicional?

¿Matrimonio? Tenía que estar loca. Había tomado demasiado sol. Era muy pronto para pensar en eso. No obstante, lo había sabido con Michael. No había permitido que personas mezquinas o que la disección psicológica que había hecho su madre de la relación le estropearan el breve tiempo que habían disfrutado juntos.

En la mente de Hassan también debía figurar el matrimonio, si no, ¿por qué se resistía a ella con tanto empeño? Entonces la ira se evaporó.

– Quédate conmigo, Hassan -pidió con una voz que apenas reconoció. Se echó sobre los cojines-. Quédate conmigo.

– Rose… por favor…no puedo.

– Sidi, debes quedarte -insistió implacable.

– Debo cambiarme, tengo la ropa empapada… -se excusó débilmente.

– Entonces será mejor que te las quites o serás tú quien se enfríe -aguardó un momento y, al ver que no se movía, continuó-: ¿Puedes arreglarte solo? ¿O necesitas algo de ayuda con los botones?

– No son los botones los que me plantean problemas. Eres tú -pero se sentó en un taburete y se quitó las botas mojadas. Luego se dirigió a la cómoda, abrió uno de los cajones y comenzó a buscar algo seco que ponerse.

Rose lo contempló unos momentos, luego se quitó la suave túnica.

– Prueba esto -ofreció.

Hassan se volvió y soltó una palabra breve y desesperada al ver la túnica azul que le entregaba, cálida de haber estado en contacto con su cuerpo. Se le secó la boca, el corazón le martilleó con fuerza y el tirón de la necesidad se tomó tan intenso que incluso moverse era una tortura.

– ¿Qué quieres, Rose?

– No paras de preguntarme eso, pero ya conoces la respuesta -yacía sobre los cojines con el pelo húmedo alrededor de la cara, los hombros desnudos como seda cremosa contra el algodón blanco, el cuello suplicando ser enmarcado entre perlas-. Tienes que saldar cuentas conmigo antes de poder siquiera pensar en matrimonio, sidi. Estás en deuda.

– ¿En deuda? -¿podía fingir que no entendía?

– Dijiste que podría tener lo que quisiera.

– Y hablaba en serio. Estipula tu precio. El deseo de tu corazón.

– Quiero…

«Que sean diamantes. O su peso en oro…»

Ella dejó caer el vestido, extendió la mano hacia él y murmuró su nombre en una caricia imperceptible.

– Hassan.

El sonido de su propio nombre llenó su cabeza, reverberó hasta que la piel le tembló por el impacto. Alcanzó algo profundo en él, todas sus añoranzas, la necesidad…

Ella había mirado en su alma, había visto el vacío y la llamada de la sirena de sus labios prometía que en sus brazos nunca más tendría que estar solo.

Sus dedos se tocaron, se enlazaron y no se soltaron.

CAPÍTULO 9

CON la cabeza apoyada en la mano, Hassan yacía de costado y observaba el suave subir y bajar de sus pechos. Rose dormía como una niña, boca arriba, indefensa, como convencida de que nada en el mundo podía lastimarla.

Sus pestañas se movieron y suspiró, se estiró y sonrió en su sueño. Para un hombre acostumbrado a la idea del amor, los últimos días habían sido una revelación, un despertar, y ese era el momento de romper los vínculos, de obligarse a alejarse de ella, de su calor, de su amor.

Todo había cambiado pero, al mismo tiempo, nada lo había hecho. Eran dos personas muy distintas y, sin embargo, permanecían encerradas en sus propias culturas, en sus propias expectativas.

Ella seguiría marchándose, porque su vida verdadera estaba en otra parte. El seguiría en Ras al Hajar, porque a pesar de todo aún era su hogar.

Los recuerdos que tenían de esos últimos días y noches juntos tendrían que bastar para toda una vida, ya que su situación carecía de solución, solo les esperaba el inevitable dolor de corazón por un sueño imposible.

– ¿Hassan?

Se volvió a regañadientes. Rose, envuelta en la túnica azul, el pelo bendecido por la luz de las estrellas, era todo lo que un hombre podía desear.

– Lo siento, espero no haberte perturbado.

– Es demasiado tarde para sentirlo -rió en voz baja-. Me perturbaste en cuanto te vi -apoyó la mano en su mejilla y la acarició.

Era una invitación que solo podría resistir un hombre sin corazón, y si algo había aprendido en los maravillosos días que pasó con ella, era que tenía corazón.

Pero quizá ella percibió la distancia que él tanto se afanaba por establecer, porque al rato se apartó un poco y lo miró.

– Has encontrado a Faisal, ¿verdad? -preguntó.

Directa al grano, sin rodeos. Ya era capaz de leerlo como si fuera un libro abierto. Costaría engañarla.

– Sí. Viene de camino a casa -no pudo evitar mirarla y ver el efecto que surtía en ella el reconocimiento de que el idilio se hallaba próximo a su fin.

– Debe ser un alivio para ti -le acarició la manga en un gesto de consuelo.

– Sí -y no. Había comenzado a sufrir la loca ilusión de que podrían quedarse donde estaban para siempre. Aunque no hubiera podido encontrar a Faisal, en algún momento tendría que haber llevado a Rose a su casa. Su madre había llegado con el equipo de noticias de la cadena de televisión y no esperaba con paciencia mientras Abdullah se retorcía las manos y afirmaba que sus hombres hacían todo lo posible por encontrarla. Según Nadim, Pam Fenton le hacía la vida bastante difícil a Su Alteza. Después de conocer tan bien a su hija, no habría esperado menos.

– ¿Y qué pasó con la chica con la que se encontraba? -preguntó Rose.

– ¿La chica? -no se le había ocurrido preguntarlo, y Simon, dominado por la prisa, no lo había mencionado-. Estoy seguro de que Partridge se ocupará de que regrese sana y salva a su casa… -hizo una pausa y añadió-: Con una compensación adecuada por las vacaciones interrumpidas.

– Sí, no me cabe duda de ello -se preguntó qué compensación se consideraría adecuada para la interrupción de sus vacaciones. Sangre, oro u honor. Lo primero resultaba impensable. Lo segundo, insultante. Se apartó de él y salió al exterior.

– ¿Adónde vas? -alargó la mano para detenerla.

– Allí arriba -señaló hacia la elevación que había más allá del campamento-. Ven conmigo. Quiero estar de pie allí y mirar el cielo -lo observó, le quitó la mano del hombro y no la soltó-. Parece tan cerca aquí en el desierto, como si pudieras tocar las estrellas.

– ¿Quieres tocar las estrellas?

– La luna. Las estrellas…

– ¿Eso es todo? De paso, ¿por qué no un par de planetas?

– ¿Por qué no? Contigo alzándome sé que podría hacer cualquier cosa.

La sonrisa de él se desvaneció.

– Hay algo en ti, Rose, que casi hace que crea que es posible.

«No dejes ese pensamiento, Hassan», pensó mientras caminaban juntos hasta la cima de la elevación, donde el cielo era una cúpula enorme llena de estrellas. «No abandones ese pensamiento».

Rose se detuvo cuando lejos, hacia el oeste, un meteorito surcó el horizonte en una lluvia de estrellas fugaces.

– Mira… ¡Mira eso! -susurró-. Es tan hermoso. ¿Has realizado un deseo?

La mano de él se apretó de forma imperceptible sobre la de ella.

– Nuestro destino está escrito, Rose -bajó la vista y la miró-. ¿Y tú?

– Creo que era mi destino estar aquí de pie contigo esta noche justo en el momento en que pasó esa estrella. Era mi destino realizar un deseo -él aguardó, sabiendo que se lo contaría-. No ha sido nada dramático. Siempre es el mismo. Que la gente a la que amo sea feliz y esté sana.

– ¿Nada para ti?

«¿Es que esperaba que dijera que deseaba quedarse allí para siempre? ¿Acaso lo esperaba, un poquito?»

– Era para mí. Si son felices y están sanos, no importa nada más -entonces sonrió-. Además, las cosas pequeñas, como el destino, puedo manejarlas por mí misma. Llegué aquí en el momento adecuado, ¿no?

– Eres tan… tan… -las palabras estallaron de su boca.

Rose pensó que no se sentía exactamente enfadado, sino que no conseguía entender su actitud directa hacia la vida, su decisión de adaptar los acontecimientos a su voluntad.

– ¿Tan… qué? -preguntó. No tendría que provocarlo, no estaba acostumbrado a eso-. ¿Tan confiada, quizá? -no pudo resistir la tentación. Al no obtener confirmación, suspiró de forma exagerada-. No, ya me lo parecía. Piensas que soy obstinada, ¿verdad?

– Decidida -contradijo con voz suave-. Integra -le apartó un mechón de la cara-. Bendecida con fuego y espíritu.

– Es lo mismo -musitó Rose.

– No del todo -en absoluto. Una enfurecía y la otra encantaba, y no tenía duda de cuál de esas palabras se aplicaban a Rose Fenton. Era encantadora y resultaba evidente que él estaba hechizado, porque en su cabeza otras palabras lucharon por salir y ser reconocidas. Inesperada, única, hermosa… como una rosa en el desierto. Y en ese momento supo cuál de sus posesiones le entregaría. Una muda declaración de su amor, algo que, siempre que la mirara, la tocara, le recordara ese momento-. ¿Has visto alguna vez una rosa del desierto? -inquirió.

– ¿Una rosa del desierto? ¿Nace entre las piedras? -miró alrededor, como si esperara ver una entre sus pies-. Mi madre tiene una amarilla que crece…

– No, no se trata de una flor, tampoco de una planta de ningún tipo. Es una formación de cristal. Selenita -inesperada, única, hermosa-. A veces son rosadas y los cristales parecen pétalos. Si sabes dónde buscar, las encuentras en el desierto.

– ¿Y?

«¿Y qué?» Su mente le jugaba trucos; se hallaba demasiado cerca de revelar su corazón ante esa mujer.

– Y nada, salvo la coincidencia con tu nombre. Se me acaba de ocurrir que te encontré en el desierto, eso es todo. Como una Rosa del desierto -pensó que quizá ella había sonreído, pero soltó un leve suspiro.

– Tendremos que irnos mañana, regresar a la ciudad, ¿verdad? Volver al mundo real.

– Ojalá las cosas fueran diferentes, pero no tenemos elección. Ambos sabíamos que esto no podía durar.

El había decidido que no podían durar; Rose prefería tomar sus propias decisiones. Siempre había elecciones, pero hacía falta un coraje especial para quebrar las dificultades que parecían insuperables; coraje, confianza y la convicción de que nada podía destruirte salvo tus propias dudas. Su madre le había enseñado eso. Su madre no había querido que se casara con Michael, pero le había dado la fortaleza para resistir los prejuicios de la gente mezquina que se había quejado por la diferencia de edad y declarado que todo terminaría en lágrimas.

Podía conseguirlo otra vez.

Ambos podían ceder un poco y sus pequeños sacrificios serían recompensados con creces. Ella lo sabía. Sospechaba que Hassan necesitaría que lo convencieran.

Sin embargo, él tenía razón sobre el día siguiente. Nada podía impedir que la vida real irrumpiera en su entorno, pero aún les quedaba el resto de la noche, unas pocas horas de magia antes de que el mundo los invadiera.

– No nos preocupemos por el mañana, mi amor -alzó la mano hacia sus labios-. Ahora mismo deberíamos aprovechar el poco tiempo de que disponemos.

Lo hicieron, y la ternura con que realizaron el amor casi provocó lágrimas en él. Pero aunque le rompería el corazón dejarla, le pondría fin allí mismo. Ese sería siempre su lugar especial y los recuerdos que habían establecido permanecerían inmaculados ante el inevitable choque de sus mundos.

Salió de la tienda temprano, y en esa ocasión, extenuada, ella no se movió, ni siquiera cuando le apartó un mechón de pelo de la mejilla. La besó con suavidad Le dijo adiós. Y depositó su pequeño regalo en la almohada junto a su cabeza.

No era algo valioso. La habría bailado con piedras preciosas, cualquier cosa que deseara el corazón de Rose, pero sabía que se sentiría insultada, ofendida por esas cosas. Si algo había descubierto de Rose Fenton, era que un regalo del corazón valía más que el oro. Y saber que tendría una parte de él lo consolaría en los años solitarios que le aguardaban.

Rose se movió, despertó y al instante supo que se hallaba sola. No le sorprendió. La noche anterior Hassan había sido tan delicado, pero, aun así, se había marchado.

Y la gente decía que ella era obstinada.

¿Qué haría falta para convencerlo? Quizá debería insistir, decirle a Tim que exigiera que se casara con ella, así no le quedaría más alternativa. Pero la idea de que Tim se plantara ante Hassan para recordarle su deber hizo que sonriera, y ese era un asunto serio.

Además, él tenía que tomar la decisión por sí solo. Alargó la mano para acercar la almohada y su mano se cerró en torno a algo áspero, duro. De inmediato supo qué era. Una rosa del desierto. Le había dejado una rosa del desierto… y una nota.

Esta es una parte de mí para que te lleves contigo, un pequeño intercambio por los recuerdos que dejas atrás.

Hassan

Alzó la rosa en la palma de la mano, pequeña, de forma exquisita, pero tan diferente de los capullos con los que la había inundado Abdullah. No tenía nada blando, nada que pudiera marchitarse y morir. Era algo inmutable.

¿Comprendía Hassan el mensaje que transmitía? ¿Que representaba una traición inconsciente de sus sentimientos? Sostuvo el cristal largo rato, y de pronto temió que nada de lo que pudiera hacer consiguiera que él cambiara de parecer. Temió que su voluntad fuera como la roca, que no le permitiera acercarse lo suficiente para intentarlo.

– ¿Señorita Fenton?

La figura que había al pie de su cama osciló ante sus ojos. ¿Lágrimas? ¿Qué sentido tenían? Jamás solucionaban nada.

– ¿Rose? -ella parpadeó y una mujer alta y esbelta, con el pelo negro veteado de plata adquirió nitidez-. Hassan me pidió que viniera a recogerla y la llevara a casa.

– ¿Casa? -¿a Londres, tan frío y desolado? No, esa era su casa. Con Hassan-. No entiendo -entonces lo comprendió. Estaba impaciente por sacarla de su país…

– Su madre la espera.

¿Su madre? Entonces comprendió quién era la mujer.

– Usted es la madre de Hassan, ¿verdad? Y de Nadim. Veo la semejanza.

– Hassan dijo que quería hablar conmigo.

– Ha sido muy amable al recordarlo… lo siento, lo siento, no sé cómo llamarla…

La mujer sonrió, se acercó y se sentó en la cama.

– Aisha. Me llamo Aisha.

– Aisha -no parecía suficiente para esa mujer de porte tan real-. Hassan debe tener cosas más importantes de las que preocuparse. Y usted también, con la llegada de Faisal.

– Ya he hablado con Faisal… Me llamó desde Londres. ¿Qué tiene ahí?

– Es un regalo de Hassan -abrió la mano para que ella lo viera.

– Vaya -la mujer mayor alargó la mano pero detuvo los dedos antes de tocar la rosa-. Hace tiempo que no la veo -levantó la vista y sorprendió a Rose con el poderoso impacto de su mirada, como la de Hassan.

– ¿La tenía hace mucho?

– Toda su vida -la sonrisa de Aisha surgió desde lo más hondo de su ser-. Su padre me la regaló… hace tanto tiempo. Antes de que nos casáramos…

– ¿Antes? -la madre de Hassan se llevó un dedo a unos labios que se curvaron en una sonrisa que contaba su propia historia. Era una sonrisa que lo sabía todo sobre el amor-. Y usted se la dio a Hassan… cuando se casó con su segundo marido.

– Le di todas las cosas de Alistair. Su ropa. Esta túnica -rozó la suave prenda que había sobre el pie de la cama-. Todas las cosas que él me había dado, todas las que yo le había dado. No se pueden llevar los recuerdos de un amor a la casa de otro hombre. Tengo entendido que usted ya ha estado casada, de modo que lo entenderá.

– Lo comprendo -después de enterrar a Michael, abandonó su casa y todo lo que había en ella para que su familia se peleara por las pertenencias, se quitó los anillos que él le había puesto y reinició su vida tal como la dejó desde el día en que lo conoció. Se había casado con el hombre, no con sus posesiones. Entonces asimiló las palabras de Aisha-. ¿Cómo sabía que he estado casada?

– Su madre me lo contó cuando ayer almorcé con ella. Una mujer muy interesante…

– ¡Está aquí!

– Llegó hace dos días. ¿Sabía que Hassan le envió un mensaje? Ella no sabía que era de él, desde luego, y yo no se lo conté. Solo sabía que alguien la había llamado para informarla de que usted se hallaba a salvo y bien. Le pidió que no se lo revelara a nadie y ella no lo hizo.

– ¡Mi madre! -Rose intentó levantarse pero se dio cuenta de que estaba desnuda y, ruborizándose, se detuvo.

Aisha recogió la túnica azul y se la entregó.

– Tómese su tiempo, Rose. Daré un paseo. Hace mucho que no vengo al desierto.

En cuanto Aisha salió, Rose se levantó de la cama; no tenía tiempo que perder. ¿Su madre se hallaba en Ras al Hajar? ¿Había oído hablar de Hassan? ¿Por qué él no se lo había contado? Porque no quería que supiera que le importaba. Necesitaba pensar, relajarse, considerar todas las posibilidades.

Sin duda su intención al dejarle la rosa era la despedida. No había sido capaz de convencerlo. ¿Podría convencer a las mujeres de su vida… a su madre, a sus hermanas? ¿La ayudarían?

Se secó el pelo y luego, a diferencia de la Rose Fenton que se habría puesto los vaqueros más a mano para ir en pos de la historia, se sentó ante el espejo y con cuidado se aplicó maquillaje. Habían lavado su shalwar kameez, doblado con pulcritud en uno de los cajones de la cómoda. Se lo puso alrededor de la cabeza.

Cuando estuvo, lista, Aisha había regresado de su paseo y la esperaba sentada en el diván, bebiendo café. Se volvió la miro y sonrió.

– Se la ve encantadora, Rose. ¿Quiere un poco de café?

– Estupendo. Y, si disponemos de un poco de tiempo, me gustaría que me aconsejara.

El avión se dirigió hacia la Terminal del aeropuerto con la bandera del emirato ondeando en su morro. Hassan, de pie en segunda posición en la fila para recibir al emir que regresaba, miró a su primo. Abdullah tenía la mandíbula rígida, pero ante la cantidad de periodistas de todo el mundo allí presentes poco podía hacer salvo esperar para recibir a su joven sucesor.

Detrás de él era consciente de Rose, que sobresalía de entre todos los periodistas, no con la ropa informal que por lo general usaba en los lugares peligrosos desde los que informaba, sino parecida a una princesa con su atuendo de seda. Parecía dominar la situación. Incluso los periodistas más veteranos daban la impresión de cederle espacio. Solo se había permitido mirarla una vez, y eso había bastado para saber que nunca sería suficiente.

El avión se detuvo y se acomodó la escalerilla ante la puerta, que se abrió para que Faisal saliera ante una andanada de fogonazos de las cámaras. Llevaba unos vaqueros y una camiseta que declaraba su apoyo a su equipo favorito de fútbol americano. Hassan se sintió indignado. ¿Cómo podía tomarse el momento tan a la ligera? ¿Cómo lo había permitido Simon Partridge? Ambos sabían lo importante que sería ese momento.

Entonces, detrás de Faisal, apareció la figura esbelta de una mujer. Una rubia de California con una sonrisa tan ancha como el Pacífico. La siguió Simon Partridge, con una expresión que era una súplica muda que pedía comprensión.

Faisal descendió con agilidad y se dirigió hacia Abdullah, para realizar una inclinación de respeto sobre sus manos. Durante un instante Abdullah se mostró triunfal. Pero entonces Faisal, con toda la confianza de la juventud, extendió las manos y esperó que su primo le devolviera el honor, lo reconociera primero como su igual, luego como su señor.

Abdullah mostró unos instantes de vacilación y Hassan contuvo el aliento, pero Faisal no movió un músculo, sencillamente esperó, y tras un momento que pareció estirarse una eternidad, el regente terminó por ceder ante su rey.

Luego Faisal se situó ante Hassan y extendió las manos, pero en esa ocasión con una sonrisa irónica, como si fuera consciente de la reprimenda que le esperaba. La inclinación de Hassan ocultó una expresión pétrea, en la que se ocultaba un considerable grado de respeto. El niño se había convertido en un hombre. E incluso sin los atavíos de un príncipe para conferirle dignidad, había obligado a retroceder a Abdullah.

Rose observó todo desde cierta distancia, presentando a los personajes del acto como una voz de fondo incorpórea para las imágenes que eran transmitidas vía satélite a su cadena de televisión. Notó, sin expresarlo en voz alta, que la joven mujer que lo acompañaba fue desviada a una limusina mientras Faisal continuaba con la ceremoniosa llegada.

Entonces, mientras el emir se dirigía a su coche con Hassan a su lado, Rose preguntó:

– ¿Está contento de hallarse en casa, Su Alteza?

– Muy contento, señorita Fenton -se detuvo y se acercó a su micrófono. Hassan, desgarrado entre el deseo de dejar una distancia segura entre ellos y mantener las riendas firmes de su joven protegido, al final lo siguió, pero permaneció a dos metros de ella, con la vista clavada en algún punto encima de su cabeza-. Aunque como puede ver mi viaje fue bastante sorpresivo, de ahí mi atuendo informal. Todos hemos estado bastante preocupados por usted -hizo que sonara como si su súbita desaparición hubiera provocado su repentino regreso.

– Lamento haberlo importunado -había achacado su desaparición a la inesperada recaída de su enfermedad, sin recordar nada hasta que despertó bajo los amables cuidados de unas tribus nómadas que no hablaban inglés pero que al fin habían llegado hasta un poblado lejano en el que había un teléfono.

En ningún momento había titubeado al contar esa historia y nadie se mostró lo bastante indiscreto como para formular preguntas incómodas.

La sonrisa de Faisal era cálida.

– Me complace descubrir que su reciente aventura no ha tenido ningún efecto pernicioso en usted.

– Todo lo contrario. El desierto es un lugar maravilloso, señor, y la hospitalidad de su pueblo infinita.

– Entonces debemos ocuparnos de que vea más de ambos. Hassan organizará una fiesta; tenemos mucho que celebrar.

– Será un placer asistir -aunque no tuvo el valor de mirar a Hassan a la cara. Y no preguntó nada sobre la bonita rubia. Tampoco hacía falta. Aisha le había contado la historia.

***

Hassan observó cómo el coche de Faisal se alejaba del aeropuerto, luego se dirigió al coche que lo esperaba a él.

– En nombre del cielo, ¿en qué pensabas, Partridge? Sé que no figuro en tu lista de amigos, pero, ¿tenías que hacerme eso?

– Yo no…

– ¿No podrías haberle encontrado un traje para que se pusiera? Y en cuanto a traer a su amiga, las miradas se clavaron en ella con más rapidez que pistolas cuando salió del avión detrás de él. Si tenía que venir, podrías haberlo conseguido con un poco más de discreción… -contuvo las palabras. Con la fragancia de su amor en su piel no tenía derecho a darle lecciones de discreción a nadie-. ¿Quién es?

– Se llama Bonnie Hart. Parece que Faisal se casó con ella hace dos semanas.

– ¡Casado!

– Usted… nosotros…, interrumpimos su luna de miel.

– ¿Estaban de luna de miel? Disponiendo de todo el mundo para elegir, ¿tuvo que decidirse por una cabaña en las Catskills?

– Las Adirondacks.

– No importa dónde…

– Esa es la impresión que me causó a mí. Y no fueron lejos porque Bonnie debía regresar a la universidad a la semana siguiente.

– ¡Universidad! Por favor, que tenga fuerzas. ¿En qué planeta vive Faisal?

– Yo diría que tiene los pies firmemente plantados en este. Es una joven encantadora, brillante. Es ingeniero agrónomo…

– No me importa lo que es. Faisal no tendría que haberse casado con ella -se suponía que debía casarse con la mujer que le había sido cuidadosamente escogida. Alguien con todos los contactos políticos adecuados, que aportaría honor a su casa-. Por favor -suplicó-, por favor, Simon, dime que es un engaño.

– ¿Por qué iba a hacerle eso?

Por Rose… Se pasó las manos por la cara.

– No hay motivo. ¿Qué demonios vamos a hacer con ella?

– ¿Darle una amplia parcela de desierto con la que pueda jugar? -sugirió el otro-. Tiene unas ideas magníficas. Al parecer Faisal la conoció cuando fue a visitar la planta hidropónica que usted le pidió que viera.

– ¿Quieres decir que todo es por mi culpa?

– No, señor. Faisal ya no es un muchacho. Es un hombre. Y posee unas ideas muy claras sobre lo que quiere. Le sugerí que los vaqueros no recibirían su aprobación. Me contestó, con mucha educación, que me ocupara de mis cosas.

CAPÍTULO 10

FAISAL y su mujer habían sido llevados a la fortaleza y ambos esperaban la llegada de Hassan en su salón privado. Eso solo rompía las reglas de la etiqueta social, pero él se mostraba impasible.

– Bonnie, este es mi hermano mayor, Hassan. Gruñe, pero no muerde. Al menos no si no se lo provoca demasiado.

– Entonces, cariño, será mejor que saques el botiquín de primeros auxilios, porque yo diría que acabas de ganarte una medalla de oro en provocación -Bonnie, que se había duchado y quitado los vaqueros para ponerse unos pantalones cortos aún más dudosos, sonrió con expresión amistosa y extendió la mano-. Me llamo Bonnie Hart. Lamento que hayas tenido que enterarte de nuestra boda una vez consumada, pero Faisal dijo que si lo quería lo mejor era que me decidiera rápidamente, porque en cuanto lo tuvieras de vuelta en casa y encerrado en tu palacio, sería demasiado tarde.

Hassan sabía cuándo aceptar algo que ya no tenía solución y sonrió con elegancia.

– Mi hermano bromeaba. Como emir, y él lo sabe, Puede hacer lo que desee. Recibe mi más efusiva bienvenida a Ras al Hajar, Alteza.

– ¿Alteza? ¡Por favor! Soy americana. Llevamos a cabo una revolución para poner fin a ese tipo de cosas…

– Bonnie, cariño, ¿por qué no vas a descansar un rato mientras me pongo al día con Hassan? Querrás tener tu mejor aspecto cuando empiecen a llegar visitas.

– Y vendrán -aseguró Hassan-. Cuando la princesa Aisha se entere de la nueva…

– ¿Aisha? Hablamos por teléfono desde Londres -dijo Bonnie-. Estoy impaciente por conocerla. Y a Nadim y a Leila. Nombres maravillosos.

¿El único en no participar del secreto era él? ¿Era tal monstruo que su familia había conspirado para reservárselo? ¿Pensaban que no iba a entenderlo? Cinco días atrás quizá hubieran tenido razón.

– Si tanto te gustan sus nombres, tal vez te gustaría que te ayudaran a elegir un nombre oficial para ti antes de ser presentada a tu pueblo.

– Hmm, no sé si… -miró a Faisal.

– Ahora no, cariño. Hassan está impaciente por abrir las puertas del infierno sobre mí, pero no puede hacerlo con una dama presente.

– Claro -ella rió-. Sé cuando no se me quiere. Simon, ¿por qué no me muestra los alrededores?

– ¿Te importaría, Simon? -preguntó Faisal.

– Por el amor del cielo, Faisal, es tu esposa -protestó Hassan mientras la carcajada de ellos reverberaba por el pasillo-. No puede ir por ahí mostrando las piernas al mundo de esa manera.

– ¿Crees que les provocará un ataque de corazón a los viejos?

– No solo a los viejos.

– Pero, ¿no son estupendas? Dime, Hassan, ¿cómo eran las piernas de la señorita Fenton? Tengo entendido que no perdiste el tiempo para cubrirlas.

– Rose Fenton se pone lo que ella desea -repuso con los dientes apretados-, pero comprende muy bien lo que es aceptable. Y ahora debo insistirte en que te pongas algo más aceptable para el majlis. Estará atestado esta noche -todo hombre importante de Ras al Hajar asistiría para presentar sus respetos al nuevo gobernante. Nadie querría que se notara su ausencia.

– Quiero que aceptes el majlis en mi lugar esta noche, Hassan.

– La entrega de poder es un momento peligroso, Faisal. O es una buena idea confundir a la gente.

– No voy a confundir a nadie. Vas a recibir el majlis porque yo me presentaré ante las cámaras de televisión.

– ¿Sí? ¿Y cuándo lo arreglaste?

– Durante el transbordo en Londres. Hablé con Nadim y dijo que había establecido una conexión con la cadena de la señorita Fenton.

– Comprendo. ¿Y qué pretendes comunicar?

– Quizá tú quieras ayudarme. ¿Cómo ves el avance del país, Hassan? ¿Qué te gustaría cambiar?

Hassan quedó sorprendido. No se había atrevido a esperar que Faisal tomara tan rápidamente las riendas.

– ¿De verdad quieres saberlo?

– Desde luego. Quiero saber qué es lo que pensáis todos. Sé lo que desea Nadim, y Bonnie también tiene grandes ideas. Quiero decirle a la gente, Hassan, quiero que el pueblo sepa que tiene un Cabeza de Estado que antepone su bienestar al suyo propio.

– En realidad, esa no es mala idea. En cuanto te vean por televisión nadie dudará de quién es el emir.

– Esa es mi intención.

«Y en cuanto eso se solucione», decidió Hassan, «me encargaré de que Nadim le explique la etiqueta a la revolucionaria de las piernas desnudas». Era lo menos que podía hacer su hermana, después de ocultarle el matrimonio de Faisal.

– Había empezado a preguntarme si tendrías dudas, Faisal. Permaneciste lejos de casa más tiempo del que deberías. Eso le dio ideas a Abdullah…

– ¿Por qué alguien iba a tener dudas, hermano mayor? -Faisal sonrió-. Ahora yo soy el emir, y no tengo por qué soportar que me reprendas por nada. Ni siquiera por mi elección de esposa.

– Tu esposa es un problema. En cuanto a lo demás, ni lo sueñes.

Hassan recorría la sala de audiencias del palacio, repasando los planes radicales que había trazado, preguntándose si causarían júbilo o indignación.

Nadim y su marido habían estado llenos de ideas para mejorar los servicios médicos, en particular para las mujeres y los niños. Leila se había mostrado inesperadamente directa sobre el tema de la educación obligatoria para las mujeres. La contribución de Bonnie había sido un estudio sobre el desarrollo de la hidropónica. Bueno, no había escasez de agua procedente de las montañas; tenía sentido, aunque cualquiera sabía lo que pensaría la gente de una princesa que se dedicaba a la agricultura.

Cómo deseaba que Rose hubiera podido estar presente. Tenía tanto que ofrecer… Se controló. No se ganaba nada pensando en algo que jamás podría ser; tomó el mando a distancia y subió el volumen del televisor.

Faisal lucía una túnica tradicional, pero aun así lograba parecer un futbolista estadounidense. En el último año había ganado musculatura, tanto mental como física. Se había convertido en un hombre y estaba orgulloso de él.

Faisal comenzó tal como habían planeado, dándole las gracias a su primo Abdullah por el meticuloso trabajo realizado para el país. Luego prometió que siempre antepondría el bien de la nación. Después comenzó a explicar los planes que tenía para Ras al Hajar, su estrategia para convertirlo en un país abierto en el que las mujeres desempeñarían un papel integrado.

– Esta noche -concluyó- he firmado los estatutos para un nuevo departamento del gobierno, de modo que no se produzcan demoras en poner en marcha estos planes. Oiréis más sobre el tema en los siguientes días y semanas, pero ahora mismo os comunico que este departamento para mujeres estará dirigido por una mujer.

Hassan frunció el ceño. ¿Estatutos? Habían discutido el tema para un departamento para asuntos femeninos, pero sin acordar nada, menos aún quién lo dirigiría. No figuraba en el borrador final que habían convenido.

Se volvió cuando Simon Partridge se unió a él.

– ¿Qué es esto? -exigió-. ¿Qué esta haciendo Faisal?

Rose, de pie a un lado del estudio observando los subtítulos a medida que las palabras de Faisal eran traducidas al inglés, fue abordada por un mensajero real que le entregó un sobre grueso con el sello de la casa real.

Siguió mirando el monitor mientras rompía el sello y extraía un documento. Luego apartó la vista para leer la breve carta que lo acompañaba.

Estimada señorita Fenton:

Tanto mi madre como mi hermana creen que usted será una brillante adición a nuestro país. Hassan la necesitará. Por favor, quédese.

Faisal.

Gordon se hallaba a su lado.

– ¿Qué es eso? -susurró cuando abrió el documento.

Fue a responderle, pero cerró la boca y meneó la cabeza, guardando la carta y el contrato con la rapidez que le permitieron sus temblorosas manos.

– Luego te lo contaré. ¿Qué sucede?

– Está terminando. ¿Lista para el cierre en Londres?

«Hace muchos años, al saber que se moría, mi abuelo me eligió como sucesor», Rose observó las palabras aparecer en la pantalla, luego miró el sobre y tuvo una premonición.

– Oh…

Se llevó los dedos a los labios y meneó la cabeza.

– Sabía, todo el mundo sabía, que yo no era su primera elección. Sin embargo, la necesidad política se impuso. He sido emir durante un día, y en ese período de tiempo, con la ayuda de mi familia, he disfrutado mucho llevando a este país a una nueva época. Continuaré haciéndolo toda mi vida, aunque no como vuestro emir, sino como su más fiel servidor y súbdito…

Hassan miró fijamente a su secretario.

– ¿Sabías que iba a hacerlo?

– Me obligó a jurar que guardaría silencio.

– Tú eres mi secretario.

– Sí, excelencia. Pero Faisal es el emir, o lo es hasta esta medianoche.

– No permitiré que lo haga, Simon.

– Bueno, estoy seguro de que Abdullah se mostrara encantado de recuperar el puesto, si usted se lo permite -se volvió hacia el televisor cuando Faisal concluía su discurso.

– A partir de esta medianoche, renuncio libre y gustoso a mi derecho al trono de Ras al Hajar y le entrego la pesada carga al justo heredero y sucesor de mi abuelo, su primer nieto, mi hermano, Hassan. En la cumbre solo hay sitio para una persona. Es un lugar solitario y me brinda enorme placer deciros que mi último acto como emir será firmar un contrato de matrimonio para el príncipe Hassan. Le deseo toda la felicidad a él y a su princesa elegida, junto con mi juramento y promesa de apoyarlo y honrarlo como emir de Ras al Hajar.

Estaba atrapado. El majlis se hallaba a rebosar. Al parecer no había ni un hombre en el país que no quisiera ofrecer su obediencia al nuevo señor.

Faisal había sido muy inteligente al llegar en vaqueros y camiseta con una esposa extranjera a su espalda. Hasta los más reacios estaban contentos de poder aferrarse a la tradición que Hassan siempre había respetado.

¿Qué harían si supieran que mientras estaba sentado ahí, reconociendo por igual a amigos y enemigos, obligándose a darle nombres a caras apenas recordadas, admitía que su hermano menor tenía más valor en el dedo meñique que el que él había mostrado? Que lo único que deseaba era encontrar a Rose y decirle… decirle… que la amaba y que le suplicaba que se quedara.

Era más de la una cuando todo terminó, pero se dirigió de inmediato al teléfono.

– Tim Fenton -la voz sonaba adormilada-. ¿Es el potrillo?

– No Soy Hassan. Debo hablar con Rose. Ahora.

– Bueno, no puede -Fenton sonó complacido-. No está aquí.

– ¿Dónde se encuentra? No puede haberse marchado aún…

– No creo que su paradero sea asunto suyo, Alteza. Y, a propósito, dimito -colgó.

Una hora antes su fortaleza había estado llena de gente; en ese momento se hallaba de pronto vacía, salvo por los criados y los guardias. Faisal se había llevado a Bonnie a quedarse con Aisha antes de la emisión. En ese momento entendía por qué.

Nadim… bueno, le había pedido a su hermana que arreglara una boda sin pérdida de tiempo. Sin duda al día siguiente lo llamaría para informarle sobre quién había elegido como novia. No tenía prisa por averiguarlo.

Rose pasó un día con el tipo de cuidados que solo había soñado. Trataron su cuerpo de pies a cabeza.

Le dieron un masaje con aceites esenciales, le pintaron las uñas con arabescos exquisitos. Pam Fenton también se hallaba en su elemento, tomando notas.

– Querida, de verdad que eres la hija más maravillosa. Una absoluta inspiración. Primero te casas con un hombre lo bastante mayor como para ser tu padre, brindándome suficiente material para un libro. Y ahora esto.

– ¿Qué es lo que te complace en especial de esto?

– La mujer moderna con una carrera en que lo tiene todo abandona su vida para vivir en un harén.

– Escribe un libro que me refleje de esa manera y te demandaré.

– ¿En serio? Sería estupendo para las ventas

– No es verdad, madre. Nadim lleva una vida profesional plena y activa, como bien sabes. Y yo voy a dirigir un nuevo departamento del gobierno creado para mejorar la situación de las mujeres; Abdullah jamás hizo algo por ellas. ¿Por qué no te quedas y estuchas eso? Incluso puedes ayudarnos.

– Oh, por favor, cariño. Ni siquiera hablas su idioma. Y estarás rodeada de bebés en poco tiempo.

– Ya hablo francés, alemán y español, y mi árabe mejora a pasos agigantados.

– ¿Y los bebes?

– A ti jamás te frenaron.

– Es cierto, En realidad, eso permitirá que escriba un libro aún mejor…

– ¡Rose Fenton! ¿Rose Fenton va a dirigir el nuevo departamento? -el corazón de Hassan amenazaba con estallar

– ¿Se te ocurre alguien más apropiado? -ni en un millón de años. Pero esa no era la cuestión; sin duda él podía verlo. Al no responder de inmediato, Faisal se encogió de hombros-. Por supuesto que no. Es la elección perfecta, Hassan. Conoce bien los medios, sabe cómo comunicarse con la gente. Y me sorprende la celeridad con la que aprende nuestro idioma -titubeó-. Bueno, quizá no tanto. Cuando has tenido un profesor particular… Piensas que va a ser incómodo para ti, ¿verdad?

¿Incómodo? ¿De que tonterías hablaba? La amaba. Verla, saber que estaba cerca, que nunca podría tocarla, jamás abrazarla. La incomodidad podría manejarla. Pero esa sería su peor pesadilla.

– ¿De qué duración es su contrato?

– De un año. Pensé que necesitaría ese tiempo para montar el departamento y ponerlo en marcha. Después, bueno, quizá no quiera quedarse. A menos que se te ocurra algún modo de convencerla.

– Faisal…

– ¿Sí, Alteza? -su tono inocente no conmovió a Hassan.

– Creo que será mejor que te vayas. Llévate a tu bonita esposa y desaparece uno o dos años. Por ese entonces quizá haya superado este intenso deseo de retorcerte el cuello.

– Te doy una corona, una novia y una reina de los medios de comunicación en un solo día y estas son las gracias que recibo -repuso disgustado-. Algunas personas son imposibles de complacer.

– ¡Vete!

Faisal alzó las manos rindiéndose.

– Ya me voy -retrocedió hasta la puerta-. Hmm… te veré en la boda.

– No habrá ninguna boda -las palabras salieron desde lo más hondo de su ser mientras se ponía de pie-. No habrá ninguna boda -sin importar lo que hiciera falta, la detendría. Si no podía tener a Rose, no tendría a nadie. A nadie.

Nadim se apartó y sonrió.

– Deslumbrante. Estás absolutamente deslumbrante. ¿No te parece, Pam?

– No lo sé. No puedo verla.

– Bueno, no sería correcto para Hassan que la vieran antes de que se prometan. La ropa y las joyas bastan para indicar que la joven que hay debajo es adecuada para un emir -se volvió al oír un movimiento más allá de las cortinas de la habitación-. Ha llegado -susurró-. Rápido, apártate de su camino, Pam.

Hassan aguardó con impaciencia a su hermana. Había ido a detener esa tontería, sin importar el coste. ¿Cómo diablos podrían haber planeado y tramado esos dos una situación en que rechazar a la novia que le habían elegido podría provocar más ofensas y resentimientos…?

– Nadim -dio la vuelta y rápidamente se acercó a su hermana al verla salir de entre las pesadas cortinas.

– Hassan -le tomó las manos-. Me alegra verte tan impaciente. Estamos listas para ti.

– No. Lo siento, pero he venido para decirte que no puedo continuar con esto. Es imposible que pueda seguir adelante con este matrimonio.

– No entiendo. Me pediste que lo arreglara sin demora -pareció profundamente sorprendida- Los contratos se han firmado.

– Faisal se excedió.

– Pensaba en ti, Hassan. Durante esta última semana todos hemos estado pensando en ti.

– Lo sé -no pudo mirarla a la cara-. Lo sé. Es mi error, solo mío, pero mi honor tiene una prioridad que no puede saldarse salvo mediante el matrimonio.

– ¿Rose? -preguntó-. ¿Te refieres a Rose?

– Claro que sí. ¿Qué otra podría ser

– Pero me aseguraste que tú te encargarías de eso…

– Pensé que podría. Pensé que lo había hecho. Me equivoqué.

– Hassan, he visto bastante a Rose como para tener la certeza de que ella jamás te obligaría de un modo que resultara inaceptable para ti. ¿Quieres que hable con ella?

– No -luego, con más gentileza, repitió-: No. Daría lo mismo. Sea cual fuere su respuesta, jamás seré libre. Verás, creo que no puedo vivir sin ella.

– Entonces, ¿la amas?

– Ella está… -cerró los puños y los apoyó en su corazón-. Dentro de mí.

La sonrisa de Nadim fue amable al tomarle la mano.

– Lo comprendo, Hassan. Y también lo comprenderá la mujer que te espera. Debes explicarle tus sentimientos, abrirle tu corazón…

– Nadim, por favor…

– Lo entenderá; te lo prometo.

– Pero…

– Confía en mí -entonces, con la más dulce de las sonrisas, afirmó-: Soy doctora -sin soltarle la mano, apartó la cortina por él.

Detrás, en el centro de la estancia, se hallaba una mujer joven, alta y esbelta con una túnica de seda de un rojo intenso y bordada con hilos de oro. A la cintura llevaba un cinturón de malla de oro. Sobre la cabeza lucía un velo tan denso que no le permitía ver nada de sus facciones, de su expresión.

Demasiado tarde se dio cuenta de que ni siquiera conocía su nombre; amagó con volverse pero vio que la cortina ya se había cerrado.

Detrás del velo Rose lo observaba. No le había gustado el plan de Nadim. Era imposible que se casara con Hassan sin que él supiera quién era ella. Nunca podría casarse con un hombre que pudiera aceptar semejante emparejamiento.

Pero no tendría que haberse preocupado. Nadim comprendía a su hermano mejor que él mismo. Había sabido que jamás aceptaría un matrimonio así. Y en ese momento lo tenía delante con las instrucciones de abrir su corazón, confesar el amor que sentía por otra mujer.

Pero el dolor que lo embargaba le desgarraba el corazón. No podía dejar que siguiera. Ya había oído suficiente, por lo que le extendió la mano.

– Sidi -musitó.

Tenía las manos pintadas; estaba vestida como su novia. ¿Cómo iba a explicarle…?

– Señor -repitió ella en inglés, y algo se agitó dentro de Hassan.

– ¿Quién eres? -dio un paso hacia ella.

– Me conoces, señor.

– Rose… -no podía creerlo. Pero la mano de ella encajó en la suya como un dulce recuerdo-. En una ocasión dijiste que si un hombre era lo bastante afortunado para tenerte, dedicarías tu vida a garantizar que no deseara a otra…

– Lo dije en serio

– No ha hecho falta una vida entera -le alzo el velo-. Te amo. Eres mi vida. Quédate conmigo, Rose. Para siempre. Vive conmigo, dame hijos, sé mi esposa y mi princesa.

– ¿Quieres que me quede en casa y eduque a tus hijos, Hassan? -¿es que había cambiado?

Las manos de él la aferraron por la cintura y la acercó con expresión grave.

– Eso suena demasiado bueno -notó que se ponía rígida en sus brazos, pero empezaba a aprender a bromear-. ¿Crees que podrías acoplar eso a tu nueva y ajetreada carrera como cabeza de un departamento de gobierno?

– ¿Lo sabes ya?

– Hace una media hora Faisal confesó lo que había hecho.

– ¿Y no te importaría?

Sí le importaba. No quería perderla de vista ni un minuto. Pero si era el precio por tenerla, aprendería a vivir con ello.

– Tienes un contrato firmado por el emir de Ras al Hajar. ¿Quién soy yo para cuestionarlo?

– ¿Y si tengo que viajar al extranjero, asistir a conferencias…?

– Lo odiaré -reconoció-. Pero te amo, Rose… te tendré a ti o a nadie. Del modo que sea. La pregunta es, mi amor, ¿quieres tenerme tú a mí?

– Tienes un contrato firmado por el emir de Ras al Hajar -repuso Rose, alzando la mano para tocarle los labios-. Nuestro destino está escrito, Hassan, ¿quién soy yo para cuestionar el destino?

Liz Fielding

***