/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

La traición

Liz Fielding

Hacía tres años que Abbie se había casado con Grey Lockwood. Tres maravillosos años. Ella lo tenía todo. Una profesión interesante, una casa hermosa y, lo más importante, un estupendo marido que la esperaba en el hogar. Sus amigas siempre le habían tomado el pelo, diciéndole que, con un marido tan atractivo como el suyo, no estarían tanto fuera de casa, pero ella creía que su matrimonio se basaba en la confianza mutua. ¿Lo habría dejado solo demasiado a menudo? Él ya no parecía satisfecho con la relación que mantenían y había creado otra familia…

Liz Fielding

La traición

La traición (1998)

Título Original: The trhree-year itch (1997)

Capítulo 1

Abbie Lockwood miró compasivamente a la gente que se arremolinaba alrededor de la cinta giratoria del equipaje. Pero no se detuvo. No tenía por qué. El tiempo empleado en los viajes era demasiado preciado para perderlo haciendo colas para recoger el equipaje, y ella no llevaba más que una ropa de quita y pon que no necesitaba plancha, un ordenador y una cámara de fotos; todo metido en un bolso de lona, lo suficientemente pequeño como para poder llevarlo a bordo con ella.

Pasó con familiaridad por todas las formalidades que requería la situación y se dirigió al vestíbulo de llegadas del aeropuerto. Miró alrededor buscando a Grey. Se desilusionó un poco al no encontrar inmediatamente aquella sonrisa cálida que la podía hacer sentir en casa nuevamente. Se puso de puntillas, aunque era lo bastante alta como para ver entre la gente. Además, él no era un hombre que pasara desapercibido, ya que su altura, solía llevarle mas de una cabeza a la mayoría de la gente, y su atlética figura destacaba habitualmente entre la multitud. Así que, si no lo veía, era porque no estaba allí.

Abbie se sintió decepcionada. La agradable sensación de haber hecho un buen trabajo y de que estaba en casa otra vez se oscureció al no ver a Grey. Él siempre iba a recogerla. No fallaba jamás. Aunque estuviera muy ocupado.

Abbie se dijo que exageraba, que seguramente se habría retrasado, o que habría aparecido un cliente a última hora, tal vez estuviera en los tribunales. Ella no se había puesto en contacto directo con él, así que él no había tenido tiempo de explicarle nada…

Probablemente habría dejado un mensaje, pensó, mientras se abría paso entre la gente hacia el mostrador de «Información». Al fin y al cabo era absurdo pensar que él iba a dejar todo para ir a buscarla, sólo porque ella hubiera estado un par de semanas fuera y estuviera desesperada por estrecharlo entre sus brazos y abrazarlo fuertemente. Solo que nunca antes le había fallado. Nada más.

– Mi nombre es Abigail Lockwood. Estoy esperando a mi marido, pero él no esta aquí. Quería saber si no ha dejado algún recado para mí por favor.

– Me temo que no, señora Lockwood.

– ¡Oh, bueno! -contestó ella, tratando de disimular la molestia que le producía todo aquello, aún a sabiendas de que aquella sensación de que pasaba algo malo fuera ridícula-. Supongo que ha habido un mal entendido. Será mejor que tome un taxi.

La chica sonrió automáticamente. Habría escuchado aquellas palabras miles de veces.

Al llegar a la lujosa urbanización donde vivían ella y Grey, aquel sentimiento de vuelta a casa se le había marchitado totalmente, y simplemente se sentía cansada. A pesar de ello, tuvo una sonrisa de cortesía para el conserje, quien le alabó su bronceado y le preguntó si había tenido un buen viaje.

– Muy bueno, gracias, Peter -le contestó ella-. Pero me alegro de estar en casa nuevamente.

Aunque aquellas dos semanas no habían sido un plato de gusto. Las había pasado paseando por las calles de Karachi con una madre desquiciada en busca de su hija, a la que un litigio por la custodia había arrancado de sus manos.

– Es lo mismo que dijo el señor Lockwood hace cinco minutos, cuando regresó.

– ¿Está en casa el señor Lockwood?

«¿Tan temprano por la tarde? Debe de haber pasado algo», pensó ella.

– Sí, señora Lockwood. Y seguramente se alegrará de que esté nuevamente en casa, sana y salva. Permítame el bolso. Yo lo llevaré…

Pero Abbie ya no lo escuchó. Estaba demasiado impaciente para esperar el ascensor de hierro forjado, y subió por la escalera los dos pisos con su bolso colgado a la espalda, dando pasos largos, subiendo los peldaños de dos en dos, como si se hubiera olvidado de repente del cansancio en su necesidad de asegurarse de que Grey no estuviera enfermo o herido. Se sintió un poco tonta. Porque de ser así, Peter se lo habría dicho.

Seguramente lo que había pasado era que, al ver que no llegaba a tiempo al aeropuerto, habría ido a esperarla a casa para darle una sorpresa. Bueno, en ese caso la sorpresa se la daría ella, pensó Abbie sonriendo con malicia.

Abrió la puerta sigilosamente, dejó el bolso en el suelo de la entrada, y por un momento saboreó la dulce sensación de estar en casa, rodeada de cosas que habían acompañado su vida, en lugar de estar en una impersonal habitación de hotel.

Escuchó los ruidos del pequeño estudio que compartían. Se quitó los zapatos, y atravesó la entrada sin hacer ruido. Grey estaba sentado ante el escritorio escuchando los mensajes del contestador automático, con una pluma y un cuaderno de notas por si necesitaba anotar algo.

Ella se quedó un instante en el quicio de la puerta, disfrutando del placer de observarlo secretamente. No se cansaba nunca de mirar cómo su pelo grueso y oscuro formaba rizos alrededor de su vigoroso cuello, la forma perfecta de sus orejas, y la forma pronunciada de su mandíbula. Veía su amado rostro reflejado en el cristal de las estanterías de la biblioteca, la concentración que ponía en la tarea de escribir un número de teléfono. Ella se reflejaba detrás de él, pero como él estaba escribiendo, aún no la había descubierto.

Entonces, cuando Grey terminó de escuchar el mensaje de Abbie, en el que le decía la hora y el número de vuelo en el que llegaba, él juró en voz baja, miró el reloj de pulsera y extendió la mano hacia el teléfono. En ese momento finalmente la descubrió reflejada en el cristal.

– ¡Abbie! ¡Lo siento tanto! Ahora mismo acabo de oír tu mensaje.

– Te he escuchado -dijo ella, reprochándoselo en tono de broma-. Y como te he llamado con veinticuatro horas de antelación, quiero que me des los detalles de lo que has hecho en ese tiempo -bromeó ella. Esperó que él le contestara amablemente, diciéndole que era imposible una noche de lujuria sin ella y su ofrecimiento a demostrarle que no le mentía.

Pero él, en cambio, se pasó los dedos nerviosamente por el pelo.

– Tuve que salir de viaje un par de días. Acabo de llegar.

– ¿Sí?

Era raro, pensó ella. Sintió que, así como le hubiera resultado lo mas natural del mundo echarse en sus brazos en el vestíbulo del aeropuerto, allí, en su casa, el ambiente le resultaba muy constreñido como para hacerlo, con el ruido de fondo del contestador automático, y Grey sentado frente al escritorio con la pluma en la mano todavía.

– ¿Y qué exótico paraíso has aprovechado para descubrir en mi ausencia? -preguntó ella.

– Manchester -contestó él, después de un momento-. Una conferencia sobre un caso.

Era ridículo, pero Abbie habría jurado que Grey había dicho lo primero que se le había ocurrido.

– ¡Dios mío! Te he echado mucho de menos -exclamó él.

Ella no pudo contestarle nada, contarle cuánto lo había echado de menos, porque él la besó desesperadamente, con más ardor que el mismo sol de Karachi.

Cuando finalmente Grey alzó la cabeza, le sonrió y le dijo:

– Bienvenida a casa, señora Lockwood.

– Esto sí es una bienvenida -Abbie le acarició la cara, y los pliegues alrededor do los ojos-. Pareces cansado. Supongo que habrás estado trabajando día y noche durante mi ausencia. ¿No?

– Me ayudaba a que el tiempo pasara más deprisa. Pero tienes razón, estoy cansado, muy cansado, tanto que creo que me voy a ir a la cama inmediatamente.

Grey la levantó en brazos. Ella se tambaleó un poco con el movimiento.

– Y quiero que me acompañes. Ya sabes lo mal que duermo cuando estoy solo.

– ¡Tonto! -exclamó ella riendo-. Bájame inmediatamente. He estado viajando todo el día, y como no me duche…

– ¿Ducharte? Grey se paró de repente, y sonrió de medio lado-. Esa sí es una buena idea.

– ¡No, Grey! -le advirtió ella.

Él no le hizo caso y no dejó que ella se pusiera de pie. Se dirigió al baño sin detenerse, excepto para quitarse los zapatos sin usar las manos. Y la llevó a la ducha.

– ¡No! -dijo ella, cuando sintió el chorro de agua caliente.

Él la besó apasionadamente mientras el agua tibia les mojaba las caras. Tiró de ella hacia él. Mientras, la camiseta de Abbie se iba mojando y ciñéndole los pechos, y el abdomen. Abbie suspiró.

– ¡Oh, sí! -susurró ella, cuando él le quitó la camiseta, le desabrochó el sujetador, y los tiró al suelo.

Luego llegó a la cintura de sus vaqueros. Deslizó las manos por dentro, por su trasero, y le quitó la prenda.

Ella estaba a punto de derretirse de deseo. Grey le dio vuelta y le puso gel en los hombros y en la espalda.

Ella gimió de placer. Luego se rio suavemente.

– Creí que habías dicho «no» -murmuró él, mientras deslizaba suavemente la lengua por la oreja.

Luego le tocó los pechos; tomó posesión de ellos, y la atrajo hacia él.

– Te doy veinticuatro horas para que pares -suspiró ella, apoyándose en él, mientras sentía el contacto de sus manos poniéndole jabón.

Muchas veces había soñado con todo lo que le estaba haciendo Grey, en la soledad de aquella habitación de hotel, a cinco mil millas de allí. Y había decidido que aquél sería su último trabajo en el extranjero. Le daría igual que la tentasen con una buena historia, no volvería a aceptar otro trabajo fuera.

Sería una decisión difícil para ella. Le gustaba su trabajo. Era una buena periodista fotográfica y sabía que su labor era necesaria. Su viaje a Karachi había servido para captar la realidad en el lugar de los hechos. Sabía que los litigios sobre tenencia de los niños necesitaban aquella desesperada caza, el incansable esfuerzo de golpear a todas las puertas, puesto que los caminos legales no tenían en cuenta el dolor de una mujer que busca a un hijo. Y las fotos eran testigo de la desesperación de aquella mujer por recuperar a su hija, y todo para que luego la despojaran de ella. Era una historia emotiva y convincente.

Pero ya bastaba. Cada vez que se iba fuera su matrimonio parecía resentirse un poco. Nada que pudiera señalar con precisión. Sentía que les pasaban cosas cuando estaban separados que no podían compartir. A veces, ella, que acababa de estar una semana con los refugiados o con las víctimas de una catástrofe natural, volvía a casa y se encontraba con quejas acerca de una lavadora que perdía agua o cualquier otro drama doméstico. Grey era socio de un bufete de abogados muy prestigioso. No tenía tiempo de lidiar con las pequeñas trivialidades de la vida. Una vez había bromeado acerca de que no le vendría mal una esposa de recambio, había dicho que tal vez no fuera mala idea que ella compartiera el trabajo de esposa con otra persona para que ésta se encargase de las cosas mientras ella estaba fuera.

– Creo que preferiría tener dos maridos -le había contestado Abbie relajadamente, riéndose. Pero no había desoído la advertencia.

Grey Lockwood era el tipo de hombre que volvía locas a las mujeres. Y como la mayoría de los hombres, no tenía más que aparentar sentirse perdido en el mundo, para que todas las mujeres se enternecieran y quisieran hacerle de madre. Pero no tenían en mente sólo la labor maternal, por supuesto. Ella había intentado que sus ausencias fueran lo menos traumáticas posible, pero no era tan tonta como para no ver ciertas cosas.

¿Cuánto tiempo más pasaría hasta que alguna secretaria se ofreciera a extender sus servicios más allá del uso de la lavadora, aprovechando la pequeña fisura que se iba produciendo en su matrimonio cada vez que ella se iba de viaje?

Ella sabía que Grey la amaba, pero no era de piedra. Era un hombre de carne y hueso, lleno de vida. Y ella lo amaba más que a nada.

Se dio la vuelta y empezó a ponerle jabón, extendiendo sus manos sobre su pecho ancho, haciendo espuma con el vello que lo cubría. Luego las deslizó por su vientre liso hasta que lo oyó gemir.

– Yo no sé tú, Grey, pero yo creo que estoy suficientemente limpia ya -le dijo ella mirándolo.

Él no contestó. Simplemente cerró el grifo y alargó la mano hacia una toalla para envolverla. Luego la alzó, salió de la ducha y la llevó a la cama.

El día que ella volvía de viaje siempre había sido especial. Se volvían a descubrir, volvían a afirmarse en su amor. Pero ese día Grey parecía tener una necesidad imperiosa de ella, de volver a descubrirla. Y ese brillo salvaje en sus ojos, ese violento deseo la excitó más aún.

– ¡Grey!

Él cayó encima de ella en la cama. Y puso una rodilla en medio de sus piernas, en un gesto de macho que necesita dominar para poner su semilla.

Abbie gritó y arañó los músculos de sus hombros mientras él la hacía galopar a un ritmo enloquecedor. Era la pasajera de aquel viaje de pasión en el que él la sumergía. Ella respondió a su ardiente empuje hasta desplomarse, saciada, exhausta, empapada en sudor.

Cuando él se giró y se puso de espaldas mirando el techo, soltó un profundo suspiro.

– Has estado fuera mucho tiempo, Abbie -dijo él-. Luego se volvió a ella y le dijo-: ¿Te he hecho daño?

Ella negó con la cabeza.

– Me sorprendió un poco, nada más -Abbie le tocó las marcas que sus uñas habían dejado en sus hombros-. Pero me gustan las sorpresas -se inclinó hacia él y le dio un beso. La piel de Grey estaba salada y tibia. Y ella suspiró satisfecha.

Grey entonces la estrechó en sus brazos.

Al día siguiente le iba a doler un poco, pero sería un sentimiento que llevaría consigo como un secreto recuerdo de que había sido amada, deseada.

Abbie fue la primera en despertarse. El peso del brazo de Grey en su cintura la molestó para moverse. Por un momento ella se quedó quieta, deleitándose con el placer de sentir la cara de Grey hundida en su hombro. El salir de viaje tenía su parte negativa, pero sin esas separaciones, tal vez no hubiera aquellos encuentros tan maravillosos. Se quedó quieta, a escasos centímetros de él, observando cada una de las arrugas que los avatares de la vida le habían ido dejando. Incluso le tocó una cicatriz sobre una ceja, recuerdo de una remota infancia.

Ella sabía exactamente cuándo se había despertado Grey, sin que abriese los ojos, sin que se moviera. Simplemente había un cambio en el ritmo de la respiración, una leve contracción de los músculos alrededor de sus ojos. Abbie sonrió con picardía. Era un viejo juego.

¿Cuánto tiempo más iba a poder fingir que estaba dormido? Ella comenzó a dibujarle el contorno de la cara con la punta del dedo. Luego lo deslizó por la barbilla, y por el labio inferior. ¿Había temblado ligeramente cuando había sentido el contacto de su uña? No estaba segura. Le dio un montón de pequeños besos en el cuello, en el pecho, luego le pasó la lengua por las tetillas, que se endurecieron.

Él no se movió. Entonces ella siguió trazando su recorrido por el vientre hasta que él ya no pudo aguantar más aquella provocación a su masculinidad. Pero antes de que pudiera comprobar que el juego había terminado y que había ganado, él se había dado la vuelta y la había hecho poner boca arriba, y la había obligado a quedarse quieta sujetándole las muñecas, dejándola a su merced.

– ¿Así que quieres que juguemos, señora Lockwood?

Ella bajó las pestañas seductoramente.

– ¿Por qué lo dice, señor? No sé qué quiere decir.

– Entonces tendré que enseñárselo.

El teléfono empezó a sonar. Por un momento, Grey se quedó mirándola, luego le dio un beso breve y le dijo:

– Parece que te han suspendido la pena a última hora -le dijo Grey. Luego la soltó, y se puso de pie.

Ella no quería aquel indulto, y alargó la mano hacia él.

– Quienquiera que sea, dejará un mensaje, Grey, no te vayas.

– Debe ser Robert, debí llamarlo hace una hora -él levanto la mano de Abbie y se la besó-. ¿Por qué no vas a ver si encuentras algo para la cena?

– Bueno, ¡qué cara! Gracias, señor -murmuró ella, cuando él se dirigió a su estudio. Era la primera vez que ella había quedado en tercer lugar, después de una llamada y de la comida.

– ¿Grey?

Grey alzó la vista del plato que había preparado Abbie con lo poco que había en la nevera.

– ¿Podemos hablar?

– ¿Mmmm? -Grey había estado distraído después de hablar con Robert. Pero en ese momento la miró y le dijo-: Venga, te escucho.

«Quiero tener un hijo, un hijo tuyo», pensó ella.

Pero eran palabras un poco fuertes para plantear el tema. No era lo mejor. Pero como le había dicho que la había echado de menos, y que había estado mucho tiempo fuera, se animó.

– Me pregunto qué te parece la idea de formar una familia.

Grey alzó la vista, momentáneamente confuso.

Luego negó con la cabeza y dijo:

– Dejémoslo ahora, Abbie. No es un buen momento.

Ella jamás hubiera sospechado aquella respuesta.

– ¿Que no es buen momento? ¿Qué diablos quieres decir? ¿Acaso no has dicho que hemos estado separados mucho tiempo? -dijo ella contrariada.

La atmósfera que se respiraba era tensa.

– ¿Y crees que un niño va a arreglar eso? -Grey se apoyó en el respaldo de la silla, abandonando todo intento de comer-. ¿No te parece que es una solución un poco drástica?

Abbie se sintió confusa, dolida. Era cierto que tal vez el momento no fuera el ideal, pero, ¿no era un poco exagerado?

– Pensé que… los dos queríamos un niño.

– Sí -admitió él con frialdad-. Pero hicimos un trato, Abbie. No tener niños hasta que tú puedas tener todo el tiempo para ellos.

– Sí, pero…

– ¿Realmente crees que puedes tener todo? -le preguntó él, interrumpiendo su protesta.

Abbie se dio cuenta de que estaba enfadado realmente.

– Sé que la mayoría de tus amigas se arreglan teniendo niñeras y viviendo de crisis en crisis. Pero no desaparecen durante dos semanas cuando les surge una tentadora oferta de trabajo.

– ¡Y yo tampoco! Nunca me voy a ningún sitio sin discutirlo contigo.

– Pero te vas. Ese ha sido el trato. Bien sabe Dios que te echo de menos cuando estás fuera. No es ninguna novedad. Pero hicimos una elección al principio de nuestra relación. Tú me pediste tiempo, cinco años para encontrar un sitio y estabilizarte en tu profesión y me dijiste que luego te tomarías un descanso en tu trabajo.

– ¡No recuerdo haberlo firmado sobre una piedra!

De pronto, la discusión había subido de tono, pero ella no podía parar.

– ¡Yo… quiero tener un hijo ahora, Grey!

– ¿Por qué?

Ella le habría dicho que porque lo amaba y porque tener un hijo suyo sería lo más maravilloso que podría ocurrirle. Pero la expresión fría de Grey no la invitaba a semejante declaración.

Al ver que ella no contestaba, él contestó en su lugar.

– Porque todas tus amigas han decidido tener hijos.

– ¡Mentira!

– ¡Es una razón poco argumentada!

– ¡Dios mío! Odio que te pongas de abogado conmigo -dijo ella furiosamente-. ¿Qué harías si yo dejo de tomar la píldora directamente? -preguntó. E inmediatamente se arrepintió de haber pronunciado aquellas palabras. Pero ya era tarde.

– ¿Es un chantaje emocional, Abbie? -preguntó él, muy tranquilo-. ¿Es una declaración de intenciones?

Ella se sintió avergonzada. Siempre había considerado su matrimonio un asunto de dos. Ahora no parecían compartir los mismos deseos. Pero, evidentemente, la idea de un hijo tenía que ser una decisión de los dos. Un niño necesitaba el amor y el deseo de los dos padres.

– Llevo meses pensando en esto, Grey.

– Y ahora te has decidido y quieres informarme de tu decisión unilateral, ¿no?

– No es así, Grey. Yo… simplemente quería estar segura.

– Bueno. Yo también quiero estar seguro -dijo él.

Luego, como si quisiera suavizar el tono de la discusión, agregó:

– ¿Y qué pasa con tu carrera? Ahora estás empezando a ser reconocida.

– No tengo intención de dejar de trabajar, Grey -dijo ella, interrumpiéndolo.

¡Dios! Si su profesión era su única preocupación, entonces no habría problema.

– He pensado que si contratásemos una niñera podría arreglármelas para…

– ¡Maldita sea, Abbie! ¡Un niño no es un elemento más para que una mujer pueda demostrarse que es una superwoman! No quiero tener un hijo para que esté con una niñera desde los dos meses, mientras su madre esta metida de lleno en su vida profesional -dijo Grey. Y tiró la servilleta sobre la mesa, retiró la silla y se puso de pie.

– ¡No comprendes nada! -gritó ella-. ¿Por qué no quieres escucharme?

– Te he escuchado. Ahora me toca a mí pensar. Dices que has estado pensándolo durante meses. ¿Cuántos meses? Me parece que yo tengo derecho a pensármelo tanto como tú.

– No intentes escurrir el bulto, Grey. Hablo en serio.

– Yo también.

Se miraron un instante como si fueran extraños.

Luego Grey se encogió de hombros y dijo:

– Hablaremos de esto dentro de seis meses. Y ahora, como no tengo mucha hambre, iré a escuchar los mensajes del contestador.

Abbie se quedó en silencio donde estaba. No comprendía qué había pasado. Momentos antes habían estado compartiendo amablemente la cena y, de pronto, había estallado la tormenta.

«Bueno, la has armado bien, Abigail», pensó ella. De no ser porque lo conocía tanto, habría pensado que él no quería que ella tuviera un hijo suyo. Pero eso era ridículo. A Grey le gustaba la idea de estar rodeado de niños. Ella había sido la que había querido esperar por su profesión. Casi deseó no haber tenido tanto éxito en su trabajo…

Con un profundo suspiro se decidió a levantar la mesa y luego recogió el bolso que aún estaba en la entrada. Si él había decidido trabajar, ella también lo haría. Mientras Grey se ocupaba de los mensajes, ella trabajaría en el ordenador. Pero antes insistiría en que él la escuchase.

Cabía la posibilidad de que él siguiera negándose a la idea de fundar una familia, pero por lo menos se enteraría de que ella no tenía intención de saciar su deseo de un bebé dejándolo en manos de una niñera para viajar a distintas partes del globo terráqueo cuando se lo propusieran. Si eso era lo que él pensaba, no le extrañaba que estuviera enfadado.

Grey estaba hablando por teléfono cuando ella entró en la habitación. En ese momento dejó de hablar y alzó la vista, tapando el aparato con una mano.

– Déjame que hable un minuto, Abbie, ¿de acuerdo? Es…

Ella cerró la puerta violentamente sin escuchar de qué se trataba.

– ¿Abbie? -Grey fue a su encuentro un rato después. La encontró cargando la lavadora.

– ¿Dónde está tu bolso, Grey? Debes tener ropa para lavar, si has estado fuera.

– En la habitación. Abbie, en cuanto a la llamada telefónica…

Ella no quería escuchar por qué tenía él necesidad de secretos de pronto cuando antes jamás los habían tenido. Sabía que gran parte de su trabajo era confidencial, pero siempre habían compartido el estudio; él confiaba en su discreción. O tal vez no se tratase de trabajo. La idea la hizo poner rígida. Abbie pasó delante de él y fue hacia el dormitorio, donde abrió la cremallera del bolso de Grey y comenzó a sacar la ropa.

Luego recogió la ropa que habían tirado al suelo mientras se duchaban. ¿Dos pares de vaqueros? Miró el par de vaqueros que acababa de sacar del bolso de Grey. ¿Qué clase de abogado llevaba vaqueros a los juicios? No solía ponérselos para trabajar. Tenía un ropero lleno de trajes que usaba para su trabajo. Y al levantar los vaqueros le llegó un leve aroma a humo de leña, que le recordó la cabaña.

Abbie fue a la cocina. Grey estaba aún al lado de la lavadora. Así que tuvo que pedirle que se apartase para meter la ropa.

– Perdona, Grey.

Le pareció que él no iba a moverse, luego lo vio encogerse de hombros y decirle:

– Abbie, ¿vas a dejar de andar con esa cara y vas a dejarme que te explique? -le pidió él, cuando ella fue a meter la ropa.

– ¿Explicarme? Tú querías hacer una llamada privada. ¿Qué tienes que explicarme acerca de ello?

Aunque sentía que había mucho que explicar. Puso el programa en la lavadora y quiso marcharse, pero él se interpuso en su camino.

– Sé que estás enfadada porque no quiero que tengamos un bebé ahora…

– ¡Qué listo! -lo interrumpió.

Pero en realidad lo que le molestaba era que no quisiera escucharla, algo que no era común en él.

Cuando ella pasó por su lado, él la sujetó por el brazo.

– Lo siento si ha parecido que no me preocupa el tema. Lo pensaré. Lo que ocurre es que estas dos semanas han sido muy duras.

– ¿Unas semanas difíciles? ¿Qué ocurrió? -preguntó ella preocupada-. ¿Se trata de Robert? -Abbie recordó la llamada de Robert.

– ¿Robert? -repitió él, sorprendido.

– Lo has llamado antes. Y me preguntaba. -Abbie dudó, luego continuó-: Pensé que tal vez Susan había vuelto a causar problemas.

– No. No se trata de Susan. -Grey se encogió de hombros-. Ahora no puedo explicártelo.

– ¿No? -ella se puso tensa-. Entonces no puedo comprenderlo. Y si ahora me perdonas… -dijo ella formalmente-. Ha sido un día muy duro, y si no me acuesto enseguida me caeré de cansancio.

Él la miró como si no pudiera creer lo que estaba escuchando. A ella le pasaba lo mismo. Por lo visto, aquel día no se entendían.

Grey se apartó para dejarla pasar. Tenía las facciones tensas.

– Entonces no te molestaré cuando me acueste. Buenas noches, Abbie.

Abbie pudo llegar a la habitación antes de que se le escapara el llanto.

¿Qué les estaba pasando? Llevaban casados tres años. Tres años muy felices. Por supuesto que habían tenido alguna discusión, pero discusiones que habían durado segundos, tras las que seguían gloriosas reconciliaciones. Pero no una discusión como aquélla.

Algo andaba mal. Ella lo había presentido desde el mismo momento de su llegada al aeropuerto cuando no lo había encontrado allí. Lo normal habría sido que él hubiera llamado desde el hotel para ver si había algún mensaje en el contestador del teléfono de su casa. Había tenido tiempo de sobra para recibirlo. Pero no lo había hecho. Algo había pasado durante su ausencia. Pero, ¿qué? Quería saberlo. Pero reprimió el instinto de ir a preguntarle.

A pesar de las largas horas de viaje, Abbie no podía dormirse. Pero horas más tarde, cuando Grey fue a acostarse, se hizo la dormida. Y, se hubiera dado cuenta o no, él no intentó saber si ella fingía. No encendió la luz. Se desvistió sigilosamente y se acostó a su lado e, inmediatamente, se dio la vuelta.

Ella entonces abrió los ojos en la oscuridad y permaneció así durante horas, oyendo la respiración de Grey y pensando acerca de los planes que había hecho durante el viaje de vuelta.

¿Sería demasiado tarde para rechazar los trabajos en el extranjero?

Al despertarse la habitación seguía a oscuras. Pero el sol se filtraba por el pasillo. Enseguida se dio cuenta de que era tarde. Se quedó echada un momento en silencio. Sabía que estaba sola y le daba rabia.

Ella había pensado que tal vez aquella mañana tuviera lugar una reconciliación. Ninguno de los dos había estado muy brillante. Habían estado muy cansados y ella estaba dispuesta a admitir que, de haber escogido un momento mejor, Grey podría haber estado más receptivo.

Pero él se había marchado dejándola dormida, sin decirle adiós siquiera. Ella había pensado ocuparse de los quehaceres hogareños aquel día. Hacer la compra, preparar una buena cena, ocuparse de arreglar la casa después de dos semanas de ausencia. Pero sintió la necesidad de afianzarse como persona. Y no había mejor modo de hacerlo que trabajando.

Se levantó de la cama. Cuando fue a ponerse la bata descubrió que había desaparecido un cuadro de la pared. Un Degas auténtico. ¿Les habrían robado durante su ausencia y él no habría querido asustarla? ¿Por eso consideraba él aquellas dos semanas como «duras»?

Abbie corrió al joyero. Estaba todo intacto. Levantó el auricular del teléfono y llamo a la oficina de Grey. Debía existir una explicación para aquello. Grey algunas veces prestaba sus cuadros para exposiciones en galerías y podría haberse olvidado de comentárselo. No podía decirse que hubieran conversado amistosamente la pasada noche como para darle oportunidad de comentárselo.

Abbie dejo el teléfono en su sitio. Tal vez fuera eso. Podía esperar a que Grey volviera del trabajo.

Con paso tembloroso, fue a la cocina a hacer té. En medio de la mesa había un florero con una rosa roja. También había una nota para ella que ponía:

«Pensé que necesitabas dormir. Te veré esta noche. Grey.»

Nada más. Ninguna disculpa. Pero se había tomado la molestia de ir a buscar una rosa antes de ir a la oficina.

No obstante… ¿Por qué tenía la impresión de que eso le habría resultado más fácil que despertarla y pedirle disculpas y decirle que lo sentía?

Capítulo 2

Dos horas más tarde, Abbie, vestida con un pantalón de seda amplio color chocolate, su color preferido, y un top color crema que destacaba su piel bronceada y su pelo rubio, estaba hablando con el director del periódico sobre las fotografías más adecuadas para el suplemento semanal en color. Abbie había enviado las fotografías por adelantado con un mensajero.

– Has hecho un trabajo estupendo, Abbie. Esta fotografía de la madre metiéndose en ese avión diminuto rumbo a las colinas para seguir buscando a su hija por todas partes…

– Si hubiera podido ir con ella…

– No. Ese es el lugar justo donde tenías que terminar el reportaje. Un toque de esperanza, una firme decisión y un montón de coraje. Una madre sola, buscando a su hija desaparecida. Mereces un premio por esta foto.

– No me merezco nada, Steve -dijo ella, disgustada de pronto consigo misma por estar tan satisfecha del resultado final-. Solo espero que la mujer esté bien. Podría pasarle cualquier cosa allí y nadie se enteraría.

Steve Morley la miro inmisericorde.

– Me parece que estas demasiado implicada emocionalmente en este trabajo, Abbie. Tú estabas allí para recoger el testimonio de los hechos, no eras responsable del resultado. La mujer fue quien tomó una decisión. Es su hija. Y tu reportaje servirá para su caso y muchos como el suyo.

– ¿Sí? ¡Ojalá!

– Confía en mí -dijo Steve firmemente-. Venga, te invito a almorzar.

Confiar. Una gran palabra, muy emotiva.

Una palabra muy emotiva. Sin confianza no había nada. ¿El tiempo que pasaban separados estaría erosionando la confianza entre Grey y ella? Necesitaba confiar en él con toda su alma. Sin embargo. Habrá muchos espacios en blanco, muchos espacios vacios que los separaban peligrosamente. Hubiera o no un bebé en el futuro, no volvería a aceptar un trabajo en el extranjero. Estaba decidido.

Mientras bajaban en el ascensor, Steve la distrajo de sus pensamientos preguntándole adonde quería ir a almorzar.

– Hay un restaurante indio muy bueno. Pero me imagino que después de dos semanas por allí, no tendrás mucho interés en comer comida india…

– Supones bien, señor Morley -lo interrumpió ella muy convencida. Luego le sonrió con picardía y le dijo-: ¿Qué tal si vamos a aquél otro…?

– ¿A L’Escargot?

– L’Escargot, ése.

El almuerzo transcurrió amenamente con Steve, charlando sobre lo que había ocurrido en la oficina durante su ausencia y ofreciéndole varios reportajes para el futuro.

– ¿Qué te parece si nos vamos un mes a los Estados Unidos? -y, al ver que ella iba a rechazar la idea, agregó-: Se trata de un reportaje de interés humano en el profundo sur, en Atlanta. Es un tema ideal para ti. Aunque supongo que, como tu encantador marido ha conseguido un buen precio por el Degas en la subasta, no te hace falta dinero precisamente -agregó Steve.

¿El Degas? ¿Lo había vendido?

A pesar de que Steve Morley había hecho el comentario como por casualidad, ella se daba cuenta de que había querido tomarla por sorpresa, y que esperaba la contestación de alguien desprevenido. Si Steve tenia la sospecha de que la familia Lockwood estaba pasando algún tipo de problema económico, seguramente querría saberlo. Y probablemente sería el motivo de que la hubiera invitado a almorzar.

– Normalmente no cubres las noticias del mercado del arte, ¿no, Steve? -pregunto ella, aparentemente sorprendida-. ¿Quiero decir, no te interesa…?

Él se rio con picardía. Sabía que ella lo había descubierto.

– Yo cubro todo lo que tenga que ver con el nombre Lockwood, y si estás en apuros económicos, eso tiene que ver con Robert… Abbie, siempre estoy interesado en las actividades del hermano Robert y su entorno.

– Pensé que teníamos un acuerdo: Yo sigo trabajando contigo siempre que no me preguntes nada sobre Robert.

Steve se encogió de hombros.

– No me parece un delito recordarte que estoy dispuesto en cualquier momento a que cambies de parecer.

– Olvídalo. Y olvídate de Atlanta. No voy a volver a aceptar trabajos en el extranjero por un tiempo.

– ¿Tienes problemas con tu señor?

Había dado en el blanco. Y conocía demasiado a Steve como para engañarlo.

– Hasta el matrimonio más perfecto necesita que se lo cuide, Steve.

– No te lo discuto. Ya quisiera yo que mi mujer hubiera sido tan cuidadosa -dijo él-. Y si tiene algo que ver la hermosa pieza con la que lo vi almorzando la semana pasada, me atrevería a decir que has reaccionado rápido.

– ¿Hermosa pieza? -sonrió ella fríamente.

– Por lo que acabas de decir, pensé que lo sabías, o que sospechabas algo…

– ¿Sospechar? -Abbie se quedó en estado de shock.

Pero luego pensó que si su marido había estado almorzando con una mujer, tenía que haber alguna explicación racional para ello.

– ¡Oh, Steve! ¿De verdad? -dijo ella con una risa incrédula. Quería demostrarle lo ridículo de su sospecha.

Pero sabía que necesitaría algo más para convencerlo de su error. Lo tomó las manos entre las suyas y le dijo solemnemente, mirándolo a los ojos:

– ¿Quieres que te diga algo que se me acaba de ocurrir? Que… Me preguntaba qué diría Grey si alguien le dijera que me ha visto almorzando en L’Escargot con uno de los hombres mas apuestos de Londres -Abbie se inclinó y le dio un beso suave en los labios. Luego le soltó la mano.

Era un reproche. Un amable reproche.

– ¡Ah! Comprendo. Supongo que pensé eso de tu marido porque tú estabas fuera… Una mala costumbre. Lo único que me justifica es que empecé la carrera escribiendo una columna de cotilleos…

– Es una mala costumbre que va a costarte el postre más caro que haya en este restaurante.

– Sí, señora -dijo él, llamando al camarero.

Pero en realidad las fresas no tenían gusto a nada, aunque ella hizo el esfuerzo de comérselas todas.

Cuando Steve la dejó en casa, ella decidió no entrar inmediatamente. Prefirió caminar un rato por un parque al que acudían señoras de mediana edad para pasear a sus perros, y numerosas niñeras, que podían ser identificadas simplemente por su juventud y los cochecitos caros que llevaban bajo el sol.

¿Estaría en lo cierto ella?

Si Grey hubiera conoideo a otra mujer, se lo habría dicho. No podría haber hecho el amor con ella de ese modo si hubiera conocido a otra, ¿no? Aunque nunca le había hecho el amor de una manera tan desesperada, con tanta hambre. Y luego se había ido por la mañana sin dedicarle siquiera una mirada…

Era ridículo, pensó. Ella estaría herida por la discusión que habían tenido. Pero mientras se sentaba bajo los rayos del sol, se preguntaba por qué necesitaba tanto convencerse de que él la amaba. Ellos eran la pareja perfecta. Los amigos siempre les habían tomado el pelo por irse los primeros de una fiesta; siempre los habían envidiado por la libertad que se otorgaban el uno al otro, y por la confianza y la transparencia de su relación.

¿Pero era tan perfecto realmente? El que Grey la apoyara en el desarrollo de una profesión que la alejaba muchas veces del hogar, siempre había supuesto para ella la prueba de su amor y de la confianza que le tenía. Siempre había despreciado los comentarios de algunas amigas suyas que le dejan que a un marido tan atractivo como el suyo no se atreverían a dejarlo solo más de cinco minutos.

Pero ahora esas pequeñeces empezaban a cobrar importancia.

Grey había comentado una vez que un hombre que trabajaba hasta tarde lo hacía por unas de dos razones: porque era incompetente en su trabajo, o porque no tenía ganas de volver a casa con su esposa. Y últimamente, antes de que ella se hubiera ido a Karachi, había estado trabajando hasta tarde algunas noches.

Abbie se sorprendió por la dirección que estaban tomando sus pensamientos. Que Steve le hubiera contado que había visto a Grey con una mujer no significaba nada. Probablemente sería una compañera de trabajo, o una cliente. Y si no lo era, ella confiaba en él, de todos modos. Podía ser lo mismo que su almuerzo con Steve.

Y si había vendido el Degas por cuestiones económicas, eso podía explicar su rechazo a fundar una familia, y su renuencia a que ella dejara su trabajo. Pero si le hubiera explicado, si hubiera tenido confianza en ella…

La palabra confianza aparecía a cada momento.

Se sentía mejor. Incluso estaba dispuesta a conceder que tal vez la reacción de Grey ante el deseo de ella de tener un hijo podía estar justificada. Ella había estado tan entusiasmada con la idea que no se había dado cuenta de que había pretendido que él se entusiasmara del mismo modo sin darle tiempo a madurar la idea.

Bueno, ella podría pensar en la reorganización de su vida sin que fuera un problema. De hecho, ya había empezado. No aceptaría los trabajos en el extranjero.

Se lo diría a Grey cuando estuvieran en la cabaña. Un par de semanas en Ty Bach les daría la oportunidad de hablar más relajadamente, de conversar sobre el futuro. Abbie se sintió contenta. Se puso de pie, se sacudió el polvo de la ropa que le había ensuciado el banco del parque, y volvió hacia su casa.

Pero el encontrar la llave de Grey en la cerradura apenas pasadas las seis de la tarde, la puso nerviosa.

– ¿Abbie? -Grey se acercó a la puerta de la cocina y se apoyó en ella-: ¡Hola! -dijo al verla.

– Hola -dijo ella, un poco tímidamente, casi de un modo formal-. Has venido temprano.

– Mmmm… -dijo él asintiendo-. Le pedí al jefe que me dejara salir más temprano para poder salir con mi esposa.

– ¡Tonto! -murmuró ella, riendo-. Tú eres el jefe.

– Y un jefe muy bueno, obviamente. -dijo él, yendo hacia ella, y rodeándole la cintura.

Apenas se adivinaba un toque de tensión en el rostro de Grey, que le anunció una tregua después de la batalla.

– Porque me dije que sí -siguió hablando Grey.

Por tanto aquél era el modo de que se valdría él para firmar la paz.

– Gracias por la rosa.

– Me alegro de que te haya gustado -dijo él con una sonrisa que le relajó el gesto-. Arriesgué mi vida trepando por el parque para traértela.

– ¡Grey!-suspiró asombrada, imaginándoselo trepando por la verja del parque a la madrugada-. ¡No es cierto!

Él alzó la ceja.

– ¡Tonto!-exclamó ella-. ¿Y si te hubiera visto alguien?

– Valía la pena el riesgo, si te hacía feliz.

Grey la apretó contra él con una mano, y con la otra le quitó un mechón de pelo que le tapaba la ceja. Y le dio un beso en la frente.

– Además, sé que podía confiar en ti para que me llevaras una lima para cortar los barrotes de la prisión, si hacía falta.

– ¡Tonto! -repitió ella, pero aquella vez le pellizcó el hombro.

– Puede ser. Y tengo algo mas para ti -Grey le mostró un par de entradas que sacó del bolsillo interior de su chaqueta-. ¿Quieres ver esto?

– ¡Grey! ¿Cómo las has conseguido? -le preguntó ella, ansiosamente, alargando la mano para alcanzarlas y verlas con sus propios ojos.

– Primero vas a tener que retractarte de ese «tonto» que has dicho antes -contestó él, impidiendo que Abbie atrapase las entradas.

– Me retracto sin reservas. ¡Dios mío! ¡Tantas atenciones se me van a subir a la cabeza! -exclamó ella, apoyando la cabeza contra el pecho de Grey.

– ¿Sí? ¿Quién más te ha estado mimando?

– Steve Morley. Me llevó a almorzar -dijo ella, alzando la cabeza para mirarlo.

¿Esperaba que le hiciera una confesión acaso? En ese caso, se habría decepcionado.

– ¡Qué suerte tiene Steve! -dijo él, con un tono un poco agrio.

Abbie sabía que a Grey no le hacía gracia Steve, ni su periódico. Pero no era de extrañar, porque su hermano, Robert Lockwood, era el político más popular del gobierno y la gente lo acosaba.

– ¿Te llevó a algún sitio bonito?

Ella le contó que sí.

– Te ha mimado mucho, ya veo -dijo él-. Debe de haber quedado muy satisfecho de tu reportaje.

– Muy satisfecho, sí. De hecho me ha ofrecido un mes en América.

– Estoy sinceramente impresionado… -dijo él con poco entusiasmo.

– Es normal que lo estés. Te has casado con una reportera de gran valor… Steve me dijo que me podrían dar un premio por la historia de Karachi.

– Menos mal que no me he entusiasmado con la idea de la paternidad -él bebió el zumo que tenía en la mano-. ¿Entonces, cuándo te vas a ir?

– ¿No te importaría? Nunca he estado tanto tiempo fuera.

– Hemos hecho un trato, Abbie. No voy a ser un esposo pesado ahora que estás en un momento importante de tu profesión. Tienes que estar dispuesta a irte si vas a ser una estrella del periodismo.

Ser una estrella cada vez le entusiasmaba menos.

– Yo creía que ser buena periodista suponía que podías elegir tus trabajos. Y además, ¿y nuestras vacaciones? Estoy deseosa de tenerte para mí sola durante un par de semanas.

– ¿Cambiarías un mes en los Estados Unidos por un par de semanas en una cabaña en un lugar solitario de Gales?

Ella hubiera dado cualquier cosa por estar dos semanas a solas con él. Le daba igual el lugar.

– De todos modos ha habido un problema con la cabaña.

– ¿Sí? Pensé que estaba todo arreglado.

Antes de irse ella a Karachi, Grey estaba lleno de planes. Muchos de ellos contemplaban la posibilidad de estar en la playa sin hacer otra cosa que hacer el amor con ella durante dos semanas. Él debió darse cuenta de la decepción de Abbie, porque dejó el vaso de zumo y se acercó a ella.

– Lo siento, pero Robert quiere usar la cabaña este verano, Abbie. Es el único lugar que no conoce la prensa. Y aunque se enterasen de su existencia, es un sitio difícil de encontrar. Y la gente del lugar no suele hablar en inglés cuando ve que les invaden el lugar. La prensa lo tendría francamente difícil.

Abbie se sintió culpable. Apreciaba a su cuñado. Era el hermano mayor de Grey; un hombre muy apuesto, brillante, el ministro más joven del gobierno. Lo lógico hubiera sido que fuera el hombre más feliz de la tierra, pero tenía una esposa que lo obligaba a estar pegado a ella con la amenaza del escándalo que podía suponer para su carrera política cualquier paso que él pudiera dar hacia una ruptura matrimonial. Así que Robert continuaba fingiendo tener una familia feliz de cara a los medios de comunicación, aunque pasaba todo el tiempo posible en su piso de Londres, y Jonathan, el hijo de ambos, estaba interno en un colegio.

– ¿Cómo está Robert? Vi su foto en el periódico que me dieron en el avión. Parecía estar mejor que otras veces. ¿Ha habido algún tipo de reconciliación? ¿Va a ir Susan con ellos a la cabaña?

Grey no contestó y en cambio dijo:

– Venga, vamos a salir y a divertimos.

A Abbie se le olvidó la historia del Degas. Se acordó mucho más tarde.

Tres días más tarde Abbie vio a Grey con «su hermosa pieza». Ella había estado de compras y había decidido hacer un alto y pasar a buscarlo para almorzar en un bar al que iban a veces.

Acababa de bajar de un taxi cuando vio la figura alta de Grey caminando por la calle en dirección a un parque pequeño en la esquina de su oficina. Abbie lo siguió. Si él había decidido comer unos sándwiches en el parque ella los compartiría con él.

El buen tiempo había invitado a los trabajadores a salir, y había varios de ellos sentados en los bancos y en la hierba, tomando el sol. Abbie se hizo sombra con la palma de la mano para mirar mejor y encontrar a Grey. No lo vio. Luego lo descubrió. Pero hubiera deseado no verlo. Habría deseado no haberlo seguido.

«Una pieza hermosa» la había llamado Steve. Y lo era. Era menuda, delicada, con el pelo negro, liso y brillante. Abbie sintió una punzada de celos al ver aquella mujer pequeña que daba la sensación de fragilidad que les gustaba a los hombres y que los invitaba a ser protectores con ellas. Una fragilidad que ella nunca había tenido. Ella siempre había sido alta, incluso de adolescente.

Grey había sido el único hombre en su vida que se había tenido que agachar para besarla. Pero nunca se había tenido que inclinar tanto como en ese momento para dar un beso tierno en la mejilla a aquella mujer guapa y morena.

Entonces Grey le puso el brazo alrededor de los hombros. Luego se inclinó sobre el carrito de bebé que llevaba la mujer, y tocó los deditos del bebé. Era una escena tan emotiva que si ella hubiera sido una persona ajena a ellos le habría parecido encantadora.

Abbie se escondió en la sombra de los árboles, con el corazón en un puño y unas tremendas ganas de gritar. Quería desaparecer. Salir corriendo. La idea de estar espiando a su marido le desagradaba tanto que sentía náuseas. Pero no podía dejar de mirar la escena.

Permaneció con la vista fija en aquellas dos figuras y en aquel bebé que miraba a su madre desde su cochecito. Pasaron cerca de ella con paso lento.

– Si necesitas algo, Emma, llámame -dijo Grey cuando pasaron.

Abbie se quedó quieta en la sombra de los árboles.

La chica murmuró algo que no pudo escuchar y él negó con la cabeza.

– A la oficina, excepto si es una emergencia -agregó Grey.

Entonces la chica miró a Grey.

– Sí, ella volvió hace un par de semanas.

No pareció necesitar más explicación.

– Te llevaré a cabaña tan pronto como…

Cuando dieron la vuelta en un recodo del parque, Abbie ya no pudo oír la voz de Grey. La cabaña. Había planeado llevar a aquella chica llamada Emma a Ty Bach. Todo lo que le había dicho acerca de Robert eran mentiras…

No le extrañaba que no le importase que ella se fuera a América. Él tenía otros planes para sus vacaciones de verano. Y tampoco le sorprendía que no quisiera que ella tuviera un bebé. No había perdido mucho tiempo en encontrar una esposa suplente, al parecer.

Pero evidentemente, con una familia tenía bastante.

«No, Abbie», te estás precipitando en tus conclusiones. Seguramente habría una explicación lógica.

Debía haberla. Sería una chica de la oficina que se había quedado embarazada, y que necesitaba ayuda. O alguien relacionado con su profesión. Una cliente. No, una cliente, no. La había besado. Y besar a una cliente, aunque sólo fuera en la mejilla, era muy arriesgado.

«¡Dios santo!», pensó. Rogaba que se le ocurriera algo que justificase aquella escena. Pero su cerebro no le respondía.

Grey y la desconocida se sentaron en un banco libre.

Charlaron relajadamente. Él tenía el brazo extendido por encima del respaldo del banco en un gesto protector. Al rato, miró el reloj, sacó un sobre del bolsillo interior de la chaqueta y se lo dio a la mujer. Emma lo metió en su bolso sin abrirlo, y luego, cuando Grey se puso de pie, se levantó también y le dio un abrazo. Él la abrazó un momento, y después de separarse de ella miro nuevamente al bebé dormido y le acarició los rizos negros antes de ir hacia la salida del parque.

No había habido nada que pudiera llamar la atención en el comportamiento de ellos dos. Ningún beso apasionado, ninguna mirada comprometedora. Parecían una pareja felizmente casada, con un bebé de pocos meses, que se había encontrado en el parque a la hora del almuerzo.

Abbie se adentró entre los arbustos instintivamente cuando Grey se acercó a la puerta. Él no miró en ninguna dirección, más que adonde se dirigía. Cruzó la calle y se detuvo en un puesto de flores. Compró un ramo de rosas color rosa suave, y se rio cuando la vendedora le dijo algo. Un momento más tarde, desapareció de la vista de Abbie, y ella finalmente salió a la cegadora luz del sol.

Era la primera vez que Abbie no sabía qué hacer en su ordenada y prolija vida. Ella era periodista. No de las que solían ir de puerta en puerta buscando la noticia, pero era una experimentada observadora, con una mente preparada para extractar información con pocos datos y en condiciones difíciles, incluso de una entrevista concedida a regañadientes. Si hubiera tenido que hacer un reportaje de aquella escena, se habría acercado a la chica y habría buscado el modo de entablar conversación con ella.

No sería difícil acercarse a Emma. Los bebés y los perros eran una excusa estupenda para que la gente se abriera. Ella no quería hacerlo. Pero tenía que hacerlo.

Y, aunque se le aflojaron las piernas, se obligó a caminar hacia donde estaba la chica, a quien su marido había rodeado con su brazo protectoramente, y a la que había llamado Emma.

No tenía ningún plan preconcebido. Ni idea de lo que le iba a decir. Pero no era necesario. Mientras se acercaba al banco, la chica levantó la vista y sonrió.

Pero no, no era una chica. Era más bien una mujer. Su edad estaba más cerca de los treinta que de los veinte años.

– Hace mucho calor para hacer compras, ¿no? -le dijo cuando vio a Abbie con las bolsas. Su voz era suave, como el resto.

– Sí, supongo que sí.

¿Hacía calor? ¡Ella sentía tanto frío en su interior!

Pero era un modo de acercarse a la desconocida, y se sentó.

– ¿Se ha comprado algo bonito?

Era una pregunta simple. Difícil de contestar para ella. Pero lo hizo.

– Una camisa y un jersey. Para mi marido -agregó sin poder decir más.

Abbie quería poder charlar amistosamente con la mujer, hacerla sentir en confianza como para que le suministrase información. Quería olvidarse de que era un asunto personal, y poder tratarlo como si de un reportaje se tratase.

– Y calcetines -agregó Abbie-. Los hombres nunca tienen calcetines suficientes, ¿O esa es una impresión mía?

«Sonríe», se dijo, deseando poder sonreírle a la mujer.

– Tengo la teoría de que siempre hay una conspiración entre los fabricantes de lavadoras y los fabricantes de calcetines.

Su gesto pareció convincente, porque Emma se rio.

– Puede ser que tenga razón. A mí no me importaría tener que comprarle los calcetines a mi hombre. Pero desgraciadamente él tiene una esposa que se daría cuenta.

– ¡Oh! ¿Sí? ¿Se daría cuenta de que hay calcetines extraños en la lavadora?

Sí, ella se daría cuenta, pensó Abbie.

– Ni siquiera puedo tener cosas suyas en mi casa. Podrían mezclarse fácilmente.

– Supongo que sí -Abbie casi se sonrojó.

Pero al parecer había gente que no tenía el más mínimo problema en hablar de sus intimidades con un extraño. Sobre todo debía ocurrir cuando hubiera ciertas limitaciones en ese sentido para hablar con los familiares o los amigos. Pero de lo que menos quería hablar con aquella mujer era «de la esposa de su hombre».

Abbie miró el cochecito.

– Un bebé es algo más personal que un par de calcetines -dijo haciendo un esfuerzo. Pero tenía que estar segura-. Es el regalo más grande del mundo.

– Es lo que él dice -la mujer sonrió, escondiendo en su sonrisa un sinfín de secretos, y tocó los dedos del bebé-. Y aunque él me deje algún día, yo tendré a esta criatura, que es su hijo.

– ¿Cuánto tiempo tiene? -le preguntó Abbie.

Los celos la quemaban por dentro.

– Doce semanas -la mujer acarició el pelo negro que asomaba la cabecita del bebé-. Nació después de Semana Santa.

Cuando Abbie había estado en África, en un campo de refugiados. ¿Habría estado Grey con aquella mujer, tomándole la mano, animándola en el trabajo del parto? ¡No! Su corazón se rebeló. No era posible.

Se inclinó hacia el cochecito, tapándose la expresión atormentada con el pelo que le caía por delante de la cara. Cuando vio al niño dormido de cerca, se puso lívida.

– Es hermoso -dijo Abbie con una voz que parecía venir de un lugar muy lejano.

Era tan hermoso como lo había sido su padre de pequeño.

Abbie recordó el momento en que había visto sus fotos de pequeño, cuando habían limpiado y ordenado la casa de su padre, hacía un año. Grey había sido un bebe de ojos brillantes y lleno de rizos.

Y el niño que tenía delante podría haber sido su hermano mellizo.

– ¿Cómo se llama? -preguntó ella. Se alegraba de no dar un grito de dolor y poder seguir conversando con la mujer.

– Matthew.

– ¿Matthew?

No se llamaba Grey. Al menos no le había hecho eso. Pero le alcanzaba con lo demás.

Matthew Lockwood. Fundador de Lockwood, representante de Verjas y Praderas. El padre de Grey, su querido y amable suegro, que había muerto hacía un año. El niño llevaba su nombre.

– Es un nombre muy bonito -dijo enseguida-. Su…

¿Cómo lo llamaría? ¿Amigo? ¿Amante? Se negaba a ponerle ese nombre.

– Debe de estar muy contento.

La mujer se inclinó hacia el niño y tocó al bebé. Éste le apretó el dedo con su manita.

– Sí, está loco con el niño. Lo ve siempre que puede. Pero no es fácil para él -se encogió de hombros-. Su esposa jamás le concedería el divorcio.

Abbie se enfadó.

– ¿No le daría el divorcio? -preguntó, irritada.

Ahora sabía con seguridad que Grey la estaba engañando. Tenía una amante desde hacía por lo menos un año. Y en cierto modo también estaba engañando a aquella mujer, con sus mentiras. ¿Cómo se la habría descrito? ¿Sabía la madre de su hijo que cuando él dejaba su cama, cuando volvía a su casa, le hacía el amor a su esposa dulcemente? ¿Como si no existiera otra mujer para él?

Pero no era la única mujer. ¿Cómo podía hacer eso él? El hombre al que amaba, al que creía conocer, se había convertido de pronto en un extraño. Un extraño que podía sonreírle como si su corazón le perteneciera por entero, que podía decirle que la amaba, con el sabor de los besos de aquella mujer aún en los labios. Aquella idea era como un cuchillo en su corazón. ¿Cómo no había sospechado antes todo aquello? ¿Cómo no había visto el engaño en sus ojos?

Sólo la rabia la hacía fuerte como para estar allí con Emma, con la cabeza alta, dispuesta a saber hasta dónde llegaban las mentiras de Grey.

– ¿Y le ha pedido el divorcio a su esposa?

La mujer se encogió de hombros y sonrió brevemente.

– Yo no se lo permitiría. Un divorcio difícil le traería demasiados problemas. Con su trabajo -tomó la mano del bebé distraídamente, y miró a lo lejos para disimular las ganas de llorar-. Y no podemos permitir que papá pase por todo eso, ¿no, cariño? -le dijo la mujer al niño. Y el bebé le sonrió tiernamente.

Era una pesadilla. Una pesadilla de la que no podría despertar. Pero Abbie prefirió seguir adelante. Cuanto más la hiriese el cuchillo, mejor. Sería mas fácil odiarlo, algo que antes le parecía imposible.

– El divorcio no le interesa, ¿de verdad? -insistió ella. Luego agregó-: A no ser que él sea su médico…

– ¡Oh, no! -exclamó Emma, horrorizada-. Él es… -dudó un momento, como si no debiera decir su profesión. -Él es abogado.

– ¡Ah! Comprendo.

Ya no había dudas. Se había cerrado toda posibilidad de escapatoria.

Uno de los socios de Grey había sido obligado a renunciar a su puesto por haber tenido un lío con una de sus clientes.

Miró la mano de la mujer que tocaba los deditos del bebé. Tenía una marca. Como si alguna vez hubiera usado una alianza. ¿Habría conocido así a Grey? ¿Llorando la separación de su marido en su oficina?

¡Imposible no ofrecer a una criatura hermosa como aquélla un hombro donde llorar! ¡Qué fácil le había sido involucrarse emocionalmente con alguien cuando su mujer estaba de viaje!

– No me importa, realmente. Yo sabía desde el principio que él no la dejaría nunca, y lo acepté. Por lo menos tengo a Matthew.

– Tal vez se solucione -dijo Abbie, débilmente-. No debe perder las esperanzas. Las cosas pueden cambiar.

– ¿Le parece? A veces sueño con ello -Emma sonrió suavemente-. A veces podemos estar juntos un rato y fingir que somos una pareja como todas. Él tiene una cabaña en el campo, que comparte con su hermano. Están muy unidos. Su hermano nos ha apoyado siempre y nos deja que la usemos…

Emma miró el reloj y se puso de pie.

– ¡Es tarde! Tengo que irme. Pronto será la hora de comer de Matthew -Emma quitó el freno del cochecito, luego se detuvo a mirar a Abbie. Y le preguntó, preocupada al ver su cara-: ¿Se encuentra bien? Está muy pálida-. ¿Quiere tomar algo? Tengo un bote…

– ¡No! -ella hizo el esfuerzo de recomponerse-. De verdad, estoy bien. Gracias.

Un comportamiento muy civilizado. Ella debería haberle arrancado los ojos a la mujer. Pero, ¿qué ganaría con eso?

Emma sonrió dudando.

– ¿Está segura de que se encuentra bien?

– No haga esperar a Matthew -dijo Abbie, forzando una sonrisa.

Durante breves instantes, Abbie permaneció en el mismo sitio mirando a Emma alejarse con el cochecito bordeando los canteros de flores. Luego ella también se puso de pie y se fue, dejándose olvidadas las bolsas de las compras en el banco.

Llegó a casa algo más tarde de las tres. Tenía tiempo suficiente para asegurarse de que no había dudas.

No es que le hiciera falta salir de dudas, pero necesitaba más pruebas en papeles.

Miró las tarjetas de crédito, y comprobó cada uno de los movimientos. Abril. Había una factura de gasolina justo en la frontera con Gales al día siguiente de viajar ella a África. También una factura de un supermercado en Carmarthen. Ella y Grey habían comprado allí la última vez que habían estado en la cabaña.

Mayo. ¿Dónde había estado ella en mayo? Dos días en el Mar del Norte. Más gasolina. Otro pago de supermercado. ¿Qué habría encabezado la lista del supermercado? ¿Pañales?

Junio. Otro viaje a Gales. Cada papel era como una cuchillada para ella.

La cuenta de julio no había llegado todavía. Pero había papeles que probaban su mentira. El día que le había dicho a ella que había estado en Manchester por motivos de trabajo, había llenado el tanque de gasolina cerca de Cardiff. Recordó que él había estado usando vaqueros el día que ella había llegado de Karachi; recordó también el olor a madera quemada en la ropa. La cabaña. Sintió que la tristeza iba a poder con ella. Y se aferró al escritorio. Entonces respiró hondo, y se esforzó por continuar. No había tiempo para la tristeza. De momento. Puso el archivador nuevamente en el estante y sacó uno que tenía los movimientos de la cuenta personal de Grey.

No se había molestado ni en disimular sus transacciones. Había pagos de una misma cifra durante los últimos tres meses. Y al recordar el sobre que Grey le había entregado a Emma en el parque, presumiblemente ella habría sido testigo de la entrega de otro pago de aquéllos ese día en el parque. También había una carta del banco de hacía dos días, en la que le confirmaban que habían abierto una cuenta a nombre de Matthew Harper, con el dinero obtenido con la venta del Degas.

Ella le había preguntado qué había pasado con el cuadro. Él le había dicho que lo había vendido para ayudar a salir a Robert de una difícil situación económica. Y ella le había creído.

Capítulo 3

Abbie se quedó sentada durante un rato largo, pensando en la posibilidad de venganza. ¿Por qué no?

Ella podía arruinar la carrera de Grey, y también la de su hermano. Podía manchar el nombre de su familia. Una sola llamada a Steve y todo el engaño y las mentiras aparecerán en la primera página del periódico. No porque a la gente le importase la vida de Grey o la suya, sino porque le importaba la de Robert.

Y hacer daño a Robert sería hacerle daño a Grey. Y ella quería hacerle daño. Quería que supiera lo que era sentirse traicionada.

Ella sabía perfectamente a quién llamar para hacer el mayor daño posible. Y tenía todo el derecho del mundo a hacerlo.

El timbre del teléfono interrumpió sus pensamientos. ¿Sería Grey? ¿Cómo se comportaría al hablar con él? ¿Civilizadamente?

Saltó el contestador automático. Al escuchar la grabación de Grey, con su cálida voz pidiendo que dejasen el mensaje, una lágrima se resbaló por su rostro.

Después del pitido se escuchó:

– ¿Grey? ¿Me escuchas? -era la voz petulante de Susan Lockwood-. ¡Más vale que me estés escuchando!-Susan suspiró profundamente para echar el veneno-. Será mejor que le digas a tu hermano que no puede evitarme por tiempo indefinido. Si no está en casa este fin de semana, llamaré a los periódicos. Les diré que…

Abbie se tapó los oídos para no escuchar las amenazas de su cuñada. Era horrible, una pesadilla. ¡Y pensar que hacía cinco minutos ella había sentido lo mismo que Susan! Había tenido ganas de herir a todos, porque a ella la habían herido.

Cuando Susan terminó con las protestas e insultos, Abbie hundió la cabeza entre sus brazos. Nunca jamás, se prometió, se transformaría en una mujer amargada, a quien no le importase arruinar su vida y la de todos los que la rodeaban con tal de conseguir que su marido permaneciera a su lado, aunque él no pudiera aguantar siquiera estar en la misma habitación con ella.

Ella amaba a Grey. Ser su esposa había sido lo más hermoso que le había ocurrido en su vida. La había engañado, pero los tres años que habían compartido estaban llenos de maravillosos recuerdos. Era lo único que le había quedado de él. Y los necesitaría para darse fuerzas en los tristes días que iba a vivir.

De haber sido una lucha directa entre ellos dos, habría sido más fácil. Habría luchado con todas sus fuerzas para no perder al hombre que amaba más que a nada en el mundo.

Pero la imagen de una mujer morena, la quintaesencia de la femineidad, inclinada tiernamente sobre su bebé, se cernía sobre ella.

Le dolía en el alma, pero ese niño necesitaba a su padre más de lo que ella necesitaba un marido. Y había más de una manera de amar a alguien. A veces amor significaba ser capaz de renunciar.

Abbie descolgó el teléfono y marcó un número.

– ¿Steve? Soy Abbie. En relación con aquel trabajo que me ofreciste en América. ¿Sigue en pie la oferta?

Grey llegó a casa con las rosas que ella lo había visto comprar en el puesto. Ella nunca se había imaginado que podía ser tan cruel. Pero tampoco se le había ocurrido que podía mentirle con tanto descaro. Y él no sabía que ella lo había visto tocando a su hijo, y luego cruzar la calle para comprarle flores a su esposa. En ese momento había estado a punto de dejar escapar las lágrimas.

– ¡No! -exclamó ella, apartándose cuando él fue a abrazarla.

Si él la tocaba sería incapaz de ocultar el dolor.

– Tengo las uñas recién pintadas.

– Puedes volver a pintártelas -le dijo él con una sonrisa que ella conocía bien. La que solía usar para invitarla al amor. Y en circunstancias normales las uñas pintadas no le habrían hecho rechazar su incitación.

– No tengo tiempo -dijo ella, moviéndose para evitarlo. Abbie le hizo señas con la cabeza hacia su bolso preparado en la entrada-. Steve me llamó hace una hora. Viajo a Houston en un vuelo esta noche. Ha habido un incendio causado por un pozo de petróleo en Venezuela. Voy a cubrir la noticia con todo el equipo.

Grey tensó el rostro y dejó las flores encima de la mesa de la entrada.

– ¿Me has avisado con poco tiempo, no crees? Y llevas más equipaje de lo habitual -dijo él al ver la maleta preparada al lado de su bolso de viaje.

Ella no había pensado que su viaje suscitaría una discusión. Pensaba que él se alegraría de que ella se fuera.

– No me van a esperar para que yo me ocupe de mi vida privada -dijo ella, mirándose en el espejo, y acomodándose un mechón de pelo que se le había soltado. Luego se arregló el cuello de la camisa. Se estaba dando tiempo para recomponerse internamente-. Y el trabajo encaja justamente con la oferta de Estados Unidos. Me quedaré allí, y haré el otro trabajo a continuación.

Él no dijo nada.

– Así que necesitaré más ropa de la que llevo normalmente…-añadió Abbie.

– Vas a estar fuera seis semanas. O más… -Grey frunció el ceño-. Pensé que nos iríamos un par de semanas juntos en agosto.

– ¿Irnos? Me has dicho que la cabaña estaba ocupada -no podía mirarlo.

– No es el único lugar del mundo. Olvídate de los hombres del petróleo, y vayamos nuevamente a las Maldivas.

Cuando él le tocó los hombros ella casi saltó. Grey la miró a los ojos por el espejo.

– Aquello te encantó.

El lugar no le había importado. A ella le había encantado porque había estado con el. Porque él la había amado allí.

– Yo… No puedo -dijo ella.

– ¿No puedes? ¿O no quieres? -protestó el.

Ella se volvió hacia el y le dijo:

– ¿Vas a hacer de marido pesado, Grey? -tenía un nudo en la garganta, pero lo disimulaba-. Tú has sido quien ha dicho que si no estaba dispuesta no me convertirían en una estrella del periodismo -él le quitó las manos-. No pareció importarte en ese momento.

– Estaba cansado. No podía pensar claramente -dijo Grey, poco convencido.

Ella tendría que insistir.

– Venga, Grey. Un año mas, y podré elegir yo los trabajos. He trabajado mucho para llegar donde estoy. No ha sido fácil y no voy a tirar todo por la borda ahora.

– Lo sé mejor que nadie. Pero no quiero que te vayas de este modo, corriendo. Puedes alcanzar a tus hombres más tarde. Pienso que necesitamos compartir un poco de tiempo juntos antes de que te vayas. Tenemos que hablar.

¿Cómo se atrevía a ponérselo tan difícil cuando ella estaba intentando hacérselo fácil?

– ¿Tienes idea de lo que me estás pidiendo? Si no estoy allí con ellos… Si llego tarde, no habrá reportaje.

– ¿Y eso es tan importante?

– ¿Qué estás diciendo? -Abbie se rio forzadamente.

¿Por qué no aprovechaba él la oportunidad que le estaba brindando?

Después de todo lo que había vivido su hermano, no le resultaba extraño que temiera que ella pudiera causarle problemas, que intentara contentarla, incluso que le hiciera el amor aunque no lo sintiera verdaderamente. La llamada de Susan la había ayudado a comprender. Bueno, así Grey sabría que era libre, pero él lo estaba haciendo muy difícil.

Ella podría haberse ido sin decirle nada, y al regresar del trabajo él no la habría encontrado. Y no volverlo a ver. O podría haber discutido con él, y haberlo enfrentado con la realidad descubierta por ella. Pero él era un hombre que no dejaba las cosas a medias. Y la hubiera perseguido hasta el fin del mundo para aclarar las cosas probablemente.

– Por supuesto que es importante. No me volverían a dar otro trabajo. ¿Y entonces qué haría yo? -dijo ella.

– Puedes quedarte en casa. La semana pasada estabas desesperada por tener un bebé.

– Tú no estabas muy entusiasmado con la idea, por lo que recuerdo -dijo ella amargamente.

Darle la libertad era el último regalo de su amor hacia él. No estaba envuelto en papel de regalo, sino en palabras hirientes, para que tirasen abajo el castillo de naipes que había sido su matrimonio. Ella le estaba dando la libertad de irse sin culpa. La culpa no sería un buen comienzo para una nueva vida, una vida que él habría iniciado en un momento de pasión, o de amor, daba igual. Ella había puesto su profesión per delante de su matrimonio y en cierto modo, tenía parte de responsabilidad en lo que había pasado.

– Tenías razón. Siempre tienes razón. Fue una subida de hormonas simplemente -miró su reloj-. Supongo que no sirvo para ser madre, después de todo.

– No te creo -le dijo Grey, y le sujetó el brazo cuando ella pasó a su lado-. ¿Que ocurre, Abbie? -le preguntó enfadado.

– ¿Que qué está pasando? -Abbie fingió una risa despreocupada, pero no le salió bien-. ¡Grey! ¡Me estás haciendo daño! -protestó ella.

– Algo pasa. ¡Dímelo!

– ¡No! -gritó ella-. No -repitió-. Simplemente tengo prisa. Me temo que no tengo tiempo…

– ¡Para ya! ¡Por el amor de Dios, mírate al espejo!

– Grey le dio la vuelta de modo que los dos quedaron frente al espejo.

Tenía los ojos húmedos de ganas de llorar.

– Dime, Abbie -él la sacudió suavemente-. No te iras hasta que me digas lo que ocurre.

– ¿Y co… cómo vas a detenerme? -preguntó ella desafiante. Pero sus palabras sonaron huecas.

Él se rio.

– No te hace falta preguntar, Abbie. Lo sabes bien -Grey levantó la mano y le acarició la mejilla con el dorso.

Ella se estremeció.

– Toma un vuelo más tarde, Abbie. No sería la primera vez que lo haces, ¿no? -murmuró él, y le empezó a desabrochar la camisa-. ¿Te acuerdas?

¿Cómo se iba a olvidar?

Hacía diez días que se habían conocido. Él había llegado a su piso cuando ella se estaba preparando para viajar a París. Y ella lo habría hecho aún si él no se hubiera decidido a ayudarla a arreglarse. Apartó los turbadores recuerdos de su mente.

– Grey, no -le rogo ella, desesperada por pararlo cuando todavía ejercía control sobre sí misma-. Por favor, el taxi llegara en cualquier momento.

– El taxi puede esperar -le dijo él, deslizando una mano debajo del tirante del sujetador, acariciándole el pecho, y jugando con su pezón erecto.

La mente de Abbie, segura de lo que quería hacer, protestó en silencio. Pero su cuerpo rechazaba escuchar sus palabras, y se aferraba al cuerpo de Grey con naturalidad, mientras la insistente boca de él la hacía su esclava. Ella no podía responder de sus actos cuando estaba en sus brazos. Nunca había podido.

El timbre de la puerta los devolvió a la realidad.

– No quiero que te vayas, Abbie -le dijo él mirándola a los ojos.

Y le podría haber creído, de no ser porque de pronto vio una pequeña mancha de carmín en la solapa de su traje y recordó que unas horas antes otra cabeza se había apoyado allí, cuando el había abrazado brevemente a la madre de su hijo.

– Si alguna vez me has amado, Grey, déjame marchar. ¡Por favor!

– Si alguna vez… -él la miró como si ella le hubiera pegado.

Y la soltó tan repentinamente, que ella tuvo que apoyarse en la mesa de la entrada, tocando el ramo de rosas que había dejado anteriormente allí. Se lastimó con una espina. Luego manoteó los botones de su camisa para abrocharla, dejando una mancha mínima de sangre en la tela blanca.

Volvió a sonar el timbre. Abbie se alegró de la interrupción. Fue hacia la puerta.

– ¿Puede ayudarme con esta maleta? -le preguntó al taxista-. Yo llevaré la otra -recogió el bolso de lona y se dio la vuelta hacia Grey. Pero él no estaba en la entrada en ese momento. Ella sintió ganas de gritar desesperadamente la agonía que estaba viviendo, pero enseguida apareció Grey. Le tomó la mano y le puso una pequeña tirita en el pulgar herido. Y eso fue peor aún.

Grey se llevó la mano a la boca, y le dio un beso en la punta del pulgar.

– Cuídate, Abbie -le dijo-. Llámame para que sepa que has llegado bien.

Se inclinó para besarla, pero ella se apartó antes de que pudiera tocarla, así que decidió bajar las escaleras corriendo sin decir una palabra, para poder disimular el desgarro que sufría por dentro.

Abbie tenía calor. Había llegado a Atlanta con la esperanza de que sus sentidos se vieran asaltados por el perfume de las magnolias y por las hermosas mansiones del sur. Pero se había encontrado con los típicos rascacielos de una ciudad moderna, lo mismo que si hubiera ido a Nueva York.

Hacía mucho calor. Estaba escribiendo sus últimas impresiones acerca de la ciudad, y había decidido que no se permitiría una ducha fría hasta no haber terminado el trabajo.

Un golpe en la puerta distrajo su atención.

– ¿Quién es?

– Soy yo -dijo una voz profunda.

Sobresaltada, ella acudió a abrir.

– ¡Steve! ¿Qué estás haciendo aquí?

– El director de reportajes quiere demostrar que aún es capaz de jugar cinco sets al tenis -sonrió-. Alguien tiene que hacer su trabajo -se encogió de hombros Steve.

– ¡Qué noble eres! Además del sentido del deber, te ofreces voluntariamente. -dijo ella cínicamente-. ¿Y quién está en tu puesto?

– Estamos en una época de poco trabajo, Abbie. Me iba a ir de vacaciones.

– ¡Qué justo!

– Estoy aquí para trabajar -protestó Steve-. Pensé que te alegrarías de verme. ¿No vas a invitarme a pasar?

Consciente de que no llevaba más que una bata de seda, Abbie se encogió de hombros un poco incómoda, pero lo hizo pasar.

– ¿Quieres beber algo frío? -le ofreció.

– No, gracias. Pero no me importaría darme una ducha. Mi habitación no está lista hasta dentro de una hora y estoy a punto de derretirme.

Abbie miró el reloj.

– Tienes diez minutos -le dijo, indicándole dónde estaba el baño-. Después tendrás que buscar a otra persona para perder el tiempo. Tengo una cita.

– De acuerdo. Iré a buscar las cosas al coche -Steve no pareció desanimarse con la actitud poco entusiasta de Abbie.

Unos minutos mas tarde, mientras Steve se duchaba, Abbie terminó de hacer sus últimas anotaciones.

Entonces golpearon nuevamente a la puerta. Y volvieron a golpear con insistencia.

– ¡Un momento!

Pero cuando fue a abrir el cerrojo, la puerta se abrió y Abbie encontró la alta figura de Grey detrás de ella.

– ¡Grey! -dijo ella-. Yo… No esperaba que… ¿Cómo me has encontrado?

– ¿Te estabas escondiendo, Abbie? Me daba esa impresión.

– Yo… um…

No se estaba escondiendo exactamente. Le había dado la libertad a Grey y pensaba que él la iba a abrazar. Pero en cambio, estaba allí, en la habitación del motel, con una mirada tan excitante como terrorífica. Sus pechos se irguieron debajo de la seda fina de la bata. Tenía las mejillas encendidas. Le hubiera gustado apretarse la bata contra su cuerpo para protegerse, pero hubiera sido peor.

– No me llamaste por teléfono.

– Los pozos petroleros de Venezuela no tenían muchas comodidades como para hacer llamadas personales -empezó a decir ella, pero al parecer él no estaba interesado en las excusas.

– Al principio pensé que querías hacerme sufrir porque te había presionado para que te quedases conmigo. Quiero decir, ¿qué otra razón podía haber para que hicieras eso? Y pensé que si pasaba algo, el periódico se pondría en contacto con vosotros rápidamente. El amable Steve seguramente me hubiese llamado personalmente.

Steve. Ella intentó no mirar hacia el cuarto de baño. La ducha había dejado de sonar. Si oía la voz de Grey, ¿se quedaría en el baño Steve?

– Pero después de una semana, pensé que tu reacción era desmedida, así que llamé al periódico y le pregunté a la querida, y amable secretaria de Steve el número de teléfono para ponerme en contacto contigo. Me dijo que andabas de aquí para allá, que si quería te pasaría el mensaje. Entonces decidí que ya que habíamos cancelado nuestras vacaciones podríamos pasar quizás unos días juntos en el sur. Quería saber cual era el mejor momento para venir. Me dijo que te diría que me llamases.

Abbie abrió la boca asombrada. Grey estaba enfadado. Se le notaba que estaba furioso, aunque lo disimulase.

– Pensé que ella te habría dado el mensaje, pero tú no me llamaste. En lugar de una llamada de mi esposa, recibí esto -sacó una carta del bolsillo de su chaqueta y la dejó sobre la mesa al lado de ellos-. Creí que después de tres años de matrimonio, por lo menos merecía una explicación. No la carta de una extraña que me informaba que mi mujer había pedido el divorcio por haberse roto nuestro matrimonio. ¿Me quieres decir cuándo se ha roto nuestro matrimonio? Porque yo no me he enterado.

Ella negó con la cabeza, incapaz de hablar.

– ¡Háblame, Abbie! -le dijo con voz cortante-. ¡Por el amor de Dios! No voy a… Háblame, Abbie, simplemente. Yo no soy tan irracional, ¿no? Nosotros jamás hemos escapado de nuestros problemas -él dio un paso hacia Abbie. Al ver que ella también se iba alejando, se detuvo, y se paso la mano por el pelo.

– Si se trata del tema de tener un hijo… -se interrumpió al ver en la expresión de Abbie que había tocado un punto especialmente sensible-. O sea que se trata de eso -Grey pareció aliviado momentáneamente-. Lo siento, Abbie. De verdad. No tuve la sensibilidad necesaria para escucharte. Pero si es importante para ti, podemos solucionarlo.

– ¿Solucionar algo? -preguntó ella como pensando en voz alta.

¿Quería que ella volviera con él? ¿Estaba dispuesto a seguir con su doble vida y animarla a tener un hijo?

– Los últimos meses han sido muy difíciles -continuó Grey-. Has estado fuera mucho tiempo, y he tenido muchos problemas…

Grey se acercó a ella y le rodeó la cintura, luego le acarició la mejilla.

– Dímelo, Abbie -murmuró-. No me dejes así.

Era insoportable. Porque aunque habían estado separados más tiempo, siempre había estado la promesa de volver a estar juntos. Y ahora verlo así, con esos ojos, y esas manos sobre su piel.

Ella había pensado que una vez que se hubiera marchado al otro lado del Atlántico, él empezaría una nueva vida con Emma, pero no había sospechado que podría ir a pedirle explicaciones.

Abbie se puso rígida.

– No debí irme de ese modo. Lo siento, Grey. Pero tienes razón. He estado fuera mucho tiempo. La última vez que volví de viaje las cosas no funcionaron muy bien entre nosotros. Supongo que nos hemos ido distanciando. Y pensé que sería más fácil así…

– ¿Más fácil? -repitió Grey. ¿Salir huyendo?

Él le sujetó los hombros, como si fuera a sacudirla. Pero se reprimió.

– No te creo, Abbie. Tú no eres así de cobarde. Si has pensado que sería más fácil para mí, te diré que te has equivocado.

Había sido tan duro levantarse después del golpe, empezar a trabajar cuando lo único que había tenido ganas de hacer era morirse. Pero no estaba hecha de esa naturaleza. Él la había acusado de quererlo todo. Bien, había descubierto de una forma muy dura que no se podía tener todo.

Pero todos los días se había levantado. Todos los días se había puesto maquillaje, y las mejores ropas, y había hecho frente a la vida. El trabajo era su vida. Y esa historia le valdría para resguardase.

– Quería una separación limpia, Grey. Estoy en América. Tenías razón. No puedo tener una profesión, esta profesión, y tener un matrimonio. Tú necesitas más de lo que yo puedo ofrecerte.

– ¿Has decidido eso? ¿Tú sola? Tal vez tenga que recordarte los años que hemos pasado juntos -le dijo él con sus ojos marrones llenos de rabia.

Al moverse Grey, rozó el cinturón de la bata de seda, y ésta se abrió traicioneramente, dejándola indefensa delante de los ojos de Grey. El extendió sus manos hacia ella, y la rodeó por la cintura estrechándola.

La miró a los ojos y le dijo:

– ¿Qué dices, Abbie?

– ¡Oh, venga, Grey! Nos lo hemos pasado bien, pero cada vez pasaba más tiempo fuera de casa. Necesitas más que eso. Te mereces más…

Terminó de hablar con un hilo de voz. Y supo que estaba a punto de traicionarse a sí misma. No quería que él se sintiera culpable. Quería que se fuera de su lado sin cargo de conciencia. Era el último regalo que le haría. Un regalo de amor.

– Yo… Lo siento, Grey. Simplemente no te amo ya.

– Mientes, Abbie -la miró fríamente.

– ¿Que miento? ¿Por qué? ¿Es que tu ego no puede soportarlo? Quería que las cosas fueran lo mas suaves posibles, pero si quieres que te diga la verdad…

No le salía la mentira.

– La verdad es que los periodistas somos como un clan. Usamos los mismos hoteles. Te encuentras con viejos amigos, tomas una copa con alguien… Bueno y a veces algo más que una copa. Y… simplemente, ocurren cosas.

– ¿Sí? ¿Y luego vas corriendo a casa y le dices a tu marido que quieres tener un niño, no?

Grey no le creía. Le había insinuado que a veces tenía aventuras en hoteles con cualquiera que andaba por allí. Pero no le había creído. Él estaba furioso con ella. Tenía ganas de matarla. Pero no le creía. Ella se alegraba por un lado, pero necesitaba que creyese sus mentiras.

– Pensé que si tenía un niño, si no tenía que irme fuera nuevamente, las cosas se arreglarían.

Hubo un silencio cortante.

Ella se atrevió entonces a mirarlo. En el rostro de Grey había una expresión de horror. Pero no había vuelta atrás.

– Luego cuando volví a la oficina…

Él la miró de una forma extraña y se apartó. Y ella comprendió que estaba a punto de lograr su objetivo. A punto de que él la odiase. Sería fácil a partir de ese momento.

Se acercó a él. Y le rodeó el cuello con sus brazos, y se apretó contra él.

– Pero el sexo contigo ha sido estupendo, Grey -murmuró, sintiendo pena en su interior-. Si quieres una última oportunidad, por los viejos tiempos…

Grey la apartó. En ese momento se oyó el clic del cerrojo de la puerta del cuarto de baño. Grey alzó la cabeza con curiosidad.

Ella se dio la vuelta y descubrió a Steve, que salía del baño con el pelo rubio mojado por la ducha, envuelto sólo en una toalla.

Grey la miró.

– Ya veo. Por lo visto he sido un estúpido -Grey le cerró la bata, y le ajustó el cinturón antes de apartarse de ella. Luego se acercó al hombre que acababa de salir del cuarto de baño.

– Abbie estaba intentando protegerte desesperadamente, ocultándose entre un montón de supuestos amantes, y haciendo lo imposible por librarse de mí. Si hubieras tardado dos segundos más, lo habría logrado.

Ella se horrorizó ante la idea, pero no dijo nada.

Steve no se movió.

– Venga, pégame -lo invitó Steve-. Ya me imagino los titulares: El hermano del ministro en el Motel Brown.

En ese momento Steve recibió un puñetazo en la barbilla que lo mandó nuevamente al cuarto de baño.

Entonces Grey le dijo:

– Que tengas un buen día.

Y se fue sin mirar a Abbie.

Ella se quedó inmóvil un momento, incapaz de decir o hacer nada.

El dolor de la pérdida era insoportable. Aunque ella hubiera hecho lo posible para que Grey se fuera. Pero el desgarro en su corazón era más terrible que cualquier dolor físico.

Sintió un zumbido, el latido de su sangre en los oídos, cada vez más fuerte, galopando cada vez más deprisa.

Entonces se desmayó.

Cuando abrió los ojos estaba mirando el techo. No sabía dónde estaba. Sintió un paño húmedo y frío en la frente, y entonces descubrió a Steve a su lado, mirándola.

– Te has desmayado, Abbie. Quédate quieta un momento.

De pronto comprendió.

– Por favor, no publiques esto en el periódico.

Steve no contestó.

– ¿Steve, lo harás por mí?

– ¿Por qué no? -luego dijo más calmado-. Después de lo que te ha hecho pensé que te darías el gusto de verlo…

– ¡Por favor! No podría soportarlo.

– Cualquier mujer en tu lugar habría aprovechado la más mínima posibilidad de vengarse del hombre que la traicionó. Y como guinda del pastel, metería al gobierno entero en un brete.

Ella negó con la cabeza.

– ¿No? ¿Por qué eres tan noble?

– Yo… No espero que me comprendas.

Steve se encogió de hombros.

– Tal vez comprenda más de lo que crees -se rascó la barbilla. Y luego se sentó al borde de la cama-. Debe haber sido una buena sorpresa encontrarme en tu habitación después de haber hecho semejante viaje para estar contigo. Es un poco raro, ¿no? Si tiene una esposa suplente…

Steve no iba a tranquilizarla. Ella podía imaginarse los motivos que habían llevado a Grey. Grey se estaría cubriendo. Era un modo de decir ante el juez, a la hora del divorcio, que había hecho todo lo posible para salvar su matrimonio. O tal vez realmente quisiera seguir como estaba antes, con dos mujeres. Pero no era posible.

– Será mejor que te cure esa herida -le dijo Abbie a Steve, poniéndose de pie abruptamente-. Siento haberte mezclado en esto -ella se sentó a su lado y le puso hielo en la herida.

– Sí. Bueno. Me está bien empleado por meterme en el cuarto de baño de otros, supongo. Los nudillos de Grey deben dolerle como a mí el mentón. Pero al menos te tengo a ti para los primeros auxilios. Puedes contar conmigo -Steve le puso el brazo alrededor de los hombros-. ¿Lo sabes, Abbie, no?

Abbie se quedó sorprendida. Luego se dio cuenta de que el tono de Steve parecía ofrecerle algo más que un hombro sobre el que llorar. Y no podía culparlo.

Era un hombre atractivo, y la mayoría de las mujeres habrían aceptado gustosamente el consuelo de sus brazos. Pero había habido un solo hombre en su vida.

Abbie se apartó del abrazo de Steve y se quedó de pie a una distancia segura de él. Luego lo miró.

– Lo siento, Steve. Pero me temo que es hora de que te vayas a tu habitación.

Steve se puso de pie y se encogió de hombros.

– Por supuesto. Tú has dicho que tenías una cita. Si no te encuentras bien, puedo reemplazarte si quieres.

– No, gracias. Será mejor que te quedes en tu habitación, con el hielo en la barbilla.

Capítulo 4

Polly abrió la puerta impetuosamente, tiró la mochila del colegio y preguntó:

– ¿Abbie?

– ¿Han llegado tus cosas?

– ¡Sí! -contestó.

Al ver las cajas de cartón en el estudio, Polly dijo:

– ¿Puedo ayudarte a deshacer las cajas?

Abbie miró lo que quedaba de su matrimonio.

– No merece la pena. Tendría que volver a hacerlas cuando encuentre un piso -dijo Abbie con poco entusiasmo.

– Pero eso puede llevarte meses -contestó Polly.

Polly era una chica de diecisiete años y decía las cosas muy directamente, tanto, que no era fácil aceptarlas, aunque tuviera razón.

– Espero que no. Yo… Bueno, estaré aquí mientras tus padres estén fuera.

Pero el término que había empleado la madre de Polly para referirse a Abbie había sido el de «canguro».

– Tu madre es una amiga muy querida, pero no me quedaré aquí de visita permanentemente.

– Bueno. Necesitarás tu ordenador -le señaló Polly-. Es lo que has dicho.

– ¿Sí?

La verdad era que no tenía ninguna gana de revolver entre las cosas que Grey le había enviado, y de las que él había hecho un minucioso inventario que le había hecho llegar por medio de su abogado.

Abbie suspiró. Hacía seis meses que lo había abandonado. ¿Sería tiempo suficiente para curar las heridas de su corazón?

Ella se había inmerso en su trabajo, que le había llovido después del reportaje de Karachi. El trabajo la había ayudado a ir suavizando el dolor. Pero unas cajas habían bastado para que la herida se volviera a abrir profundamente.

Sintió ganas de llorar.

– ¿Abbie? -la voz de Polly parecía haber perdido su seguridad-. ¿Estás bien? No he querido molestarte…

– ¿Molestarme? -Abbie hizo un esfuerzo por tragarse las lágrimas. Y recogió la lista del contenido de las cajas, escrita con la letra de Grey. Sus libros, sus carpetas, su ropa; las figuritas chinas que habían sido regalo de cumpleaños, aniversarios, lunes aburridos, miércoles felices; cualquier excusa era buena para que Grey le comprase algo que sabía que a ella le gustaba. Cosas que ella amaba, cosas a las que temía enfrentarse. Todas cuidadosamente apuntadas.

– No, por supuesto que no me has molestado. Y tienes razón. Necesito el ordenador, y más ropa de invierno.

La decisión estaba tomada. Tenía que ser fácil. Su ordenador era una herramienta de trabajo. No debía mezclarla con lo emotivo. Pero cuando había empezado a trabajar con ordenador muchas veces había acudido a Grey para que la ayudase. Él se había inclinado sobre el aparato y había presionado alguna tecla mágica y todo había vuelto a su sitio. Él siempre había sabido cuales eran los botones mágicos. Le parecía incluso oírle reír…

– «Imprimir», está ahí, ¿ves? Es fácil -le decía en aquellos momentos.

Abbie tragó saliva. Tenía un nudo en la garganta.

– ¿Cuál es la caja de la ropa? -preguntó Polly mirando alrededor.

– Ésa.

Se alegraba de que Grey hubiera hecho una detallada lista de los contenidos. Así evitaría encontrarse con la sorpresa de algún recuerdo inesperado, que rompiera la coraza que se había construido alrededor.

Pero la vida no era así de previsible.

Polly levantó la tapa de una de las cajas y pudo entrever un álbum de fotos. ¿Lo había hecho a propósito? ¿Lo habría encontrado Emma y lo habría metido allí sin decírselo? Daba igual. El shock fue el mismo.

– Me encanta ver fotos de otra gente -dijo Polly, hojeándolo-. ¡Oh! ¡Estás fantástica en bikini, Abbie! ¿Dónde estás aquí?

– En las Maldivas -no necesitaba mirarla. Conocía muy bien el álbum. Se habían sacado fotos tontas el uno al otro con expresión de tontos porque eran tan felices…

– ¿Es éste tu marido? -preguntó Polly-. Se parece al padre de Jon.

– ¿Jon?

– Un chico que conozco. Su padre es un político. Debes conocerlo. Está siempre en la tele… -Polly se interrumpió al mirar a Abbie y descubrir sus lágrimas-. ¡Oh, Dios mío! -cerró el álbum-. No debí decir nada. ¿Quieres una taza de té? ¿O una copa? ¿Coñac? Mamá suele ofrecer eso cuando alguien está en estado de shock.

– Estoy bien, Polly -Abbie se secó las lagrimas con la palma de la mano-. Es que me tomó por sorpresa, simplemente.

Abbie se dirigió a la caja, y abrió deliberadamente el álbum.

– ¿Has dicho que tu amigo se llama Jon?

Abbie miró la foto de Grey entre palmeras y flores, en playas de arena blanca. Su poderoso cuerpo se veía en el agua transparente.

– Bueno, se llama Jonathan en realidad -contestó Polly-. ¡Jonathan Lockwood! ¡Dios mío! -se tapó la boca dramáticamente-. ¡Ése es tu apellido de casada!

El piso de Robert no estaba lejos de la casa de Polly. No era de extrañar que Polly y Jonathan fueran al mismo colegio.

– Éste es mi marido… El sobrino de Grey…

– ¿Grey? ¿Quieres decir que Grey es tu marido? Jon habla de él todo el rato. Hubo una discusión terrible cuando él se escapó del colegio en que estaba interno a principios de las Navidades, y Grey le dijo a su padre que ya era hora de que se ocupase de su familia antes que de su trabajo.

– ¿Sí? Bueno, tenía razón. Aunque demasiado tarde -Abbie la miró. ¿Y su madre?

– Viene a Londres a veces. Creo… ¿Cómo es?

– ¿Susan? -era una mujer que usaba el amor y la lealtad como armas de fuego-. No la he visto apenas -contestó, volviendo la página del álbum.

Grey le sonreía desde la foto otra vez.

Abbie acarició las cejas que tanto había amado. La boca que se curvaba en una sonrisa… El amarlo era un sentimiento tan intenso…

Pero todos los días debía enfrentarse a la verdad.

Cada día era más difícil de aguantar.

La imagen se empezaba a hacer borrosa.

Polly le puso una copa en la mano.

– Siéntate. Bébetelo lentamente -le dijo.

– Se supone que soy yo quien debe cuidarte, Polly -protestó Abbie mientras se sentaba en la silla.

– No hace falta que me cuiden. Mamá cree que soy un bebé, pero no es así.

– No -Abbie bebió un sorbo de coñac-. Pero si yo estoy aquí para echaros un ojo a ti y a la casa. Así tu madre puede ir a visitar a su nieto sin tener que preocuparse -miró a la hermosa adolescente, y trató de recordar cómo era estar a punto de ser una mujer.

Abbie recordó aquellos sentimientos intensos de la adolescencia, que unas veces te hacían sentir en el paraíso y otras en la desesperación más absoluta. Era una edad maravillosa, pero también muy peligrosa. Tal vez debiera tomarse más en serio su papel de niñera.

– ¿Sois Jon y tú… amigos íntimos? -le preguntó Abbie.

– No lo traería aquí si te molestara…

– Está bien, Polly. Pero no quisiera incomodarte. Adviértemelo, y me iré arriba.

– ¿Todavía lo amas, no? -Polly hizo un gesto hacia el álbum-. Me refiero a Grey. ¿Por qué os habéis separado?

Su madre no se lo había preguntado nunca. Margaret simplemente le había abierto los brazos y la puerta.

Pero los adolecentes eran distintos. Estaban ávidos de indagar en la vida sin miedo. No sabían que la vida podía depararles sorpresas desagradables. Pero sería mejor decirle la verdad a la chica.

– Tenía un lío, Polly. Pasa muy a menudo.

– ¿Un lío? Pero…

– Venga -la interrumpió Abbie-. Pensé que me ibas a ayudar a deshacer los bultos.

Sacó rápidamente uno de los paquetes de la caja y al hacerlo le llegó el olor a hojas secas y fogatas, y a partir de esa fragancia surgió el recuerdo de Grey y otros recuerdos del primer domingo que habían pasado juntos.

Ella había estado en una fiesta el sábado por la noche, pero se había marchado a casa temprano, con la excusa de un dolor de cabeza. No había podido dormir en toda la noche pensando en el hombre que la había mirado una sola vez, y que la había hecho prisionera de sus ojos marrones. Sólo un segundo, nada más. Y ella había sucumbido.

No la había vuelto a mirar. ¿Por qué lo habría hecho? Había llegado con una chica guapa, morena, que apenas le llegaba al hombro, el tipo de chica que le daba envidia a Abbie. Habían estado de paso en la fiesta, rumbo a no sé qué otro sitio. Pero aquel encuentro le había resultado muy turbador. De manera que había tenido que inventarse una excusa para irse a casa.

Después de aquella noche de insomnio, había oído el timbre de su puerta cuando apenas empezaba a salir el sol de otoño.

Se había levantado de mala gana de la cama, se había puesto la bata y había ido a abrir, esperando encontrar a algún vecino desesperado en busca de leche. Pero no era un vecino. Era él.

Se había quedado estupefacta.

– ¡Eres tan alta como pensaba!-dijo él, como si no pudiera creerlo.

– Uno setenta -dijo Abbie, quitándose algunos centímetros. No era el tipo de hombre a quien se pudiera engañar. Luego se retractó y dijo-: Uno setenta y tres…

– ¿Sólo tres? ¿No serán tres y medio? -le pregunto él, como si le hubiera leído el pensamiento. Y se rio.

Ella no lo contradijo. Tampoco se apartó cuando él le tocó la mejilla con la punta de los dedos.

– Mi nombre es Grey Lockwood. Soy abogado. Tengo treinta años, y jamás estuve casado. Hasta anoche no me había tentado la idea del matrimonio -entonces la miró detenidamente-. Pero me he pasado la noche entera pensando en besar cada milímetro de tu piel, Abigail Cartwright -dijo muy serio-. Y no podía esperar más.

Ella sabía que debía indignarse. Pero no estaba indignada. No le preguntó cómo sabía su nombre, ni cómo la había encontrado. En cambio le había dicho, con la misma ansiedad:

– Yo también.

– Eso está bien -le sonrió él seductoramente.

Luego le había tomado la cara entre sus manos y le había acariciado el pelo.

– ¿Qué te parece si empiezo yo? -él la miró como si la conociera desde siempre.

Y había sido estupendo.

A partir de entonces se internó en un romance trepidante, como un torbellino.

Sus amigos le habían predicho un desastre. Iba muy rápido, se lo advertían. No tenía la experiencia suficiente como para manejar a un hombre como Grey.

Pero por una vez, en su vida organizada y razonable, no había escuchado la voz de la razón. Había sido muy loco. Lo sabía. Loco y hermoso. Casi perfecto.

Había habido paseos por el Parque de Saint James con aroma de fogatas en el aire, y visitas al Ritz para tomar el té. También picnics en playas desiertas en el mes de octubre. Una tarde de miércoles robada al trabajo para ir al museo de Victoria y Albert. Y rosas. Le había regalado muchas rosas.

Habían deseado que durase toda la vida, y entonces, se habían casado a las seis semanas.

No había habido nadie de la familia de ella. No había querido una iglesia grande. Había sido una boda muy íntima, con el padre de Grey y con su hermano, y unos pocos amigos íntimos como testigos de las promesas que se hicieron.

Había sido como un cuento de hadas.

¿Qué le habría pasado a aquella mujer morena de la fiesta? Era la hija de un cliente rico sudamericano. Y Grey la había acompañado a ver un ballet.

Al parecer le había dejado una honda huella…

– Creo que debería limpiar estas cosas antes de nada -le dijo a Polly.

– Deberías terminar tu coñac. Te vendrá bien -dijo la chica, mirándola con pena.

– Puede ser.

Luego, al ver su copa casi vacía le dijo a Polly:

– ¿Pero serás capaz luego de llevarme a la cama?

Abbie estaba sentada en el sofá de la sala.

– No pensé que habría tantos pisos horribles en el mundo.

– Supongo que, inconscientemente, estás buscando algo tan bonito como tu casa -dijo Polly.

– No es cierto. Mi inconsciente sabe que no podría pagarlo -miró a Polly y le dijo-: ¿Cómo sabes que mi casa era bonita?

– Jon me llevó allí -dijo Polly, sonrojándose.

– ¿Le pediste a Jon que te llevara allí para conocer a Grey?

Abbie estaba horrorizada. ¿Qué le habría dicho Polly a Grey?

Su marido creía que ella estaba recorriendo el mundo con una sola cosa en su mente: su profesión. Si sabía que estaba en Londres con una chica de diecisiete años mientras su madre estaba en Australia, tal vez empezaría a preguntarse cosas… Y no quería que se preguntase nada.

– Es tan hermosa… El dormitorio… -siguió Polly.

– ¡Polly, es suficiente!

– Te traeré una taza de té, ¿quieres? -suavizó Polly.

Abbie rechazó su oferta.

– ¡No quiero una taza de té! -dijo contundentemente.

Pero no era culpa de Polly. El ver otros pisos le había hecho recordar el suyo, irremediablemente, y compararlos.

Ella había estado tan segura de su amor, que no se había dado cuenta del peligro hasta tarde. Había perdido su hogar, y la presencia de Grey, los placeres compartidos con Grey en la cama. Sufría tanto la pérdida física de Grey como su compañía como amigo.

Abbie intentó dejar los recuerdos del pasado. Sería peor si no.

– ¿Qué estoy diciendo? ¡Claro que quiero una taza de té! Pero lo haré yo. Tú seguramente tendrás cosas que hacer.

– ¿Puedo usar el ordenador? -preguntó Polly.

Abbie se sonrió. Era increíble como la adolescente aprovechaba cualquier signo de debilidad para conseguir lo que quería.

Cuando estaba yendo hacia la cocina se le ocurrió una cosa: Si Polly había estado en el piso, ¿por qué no le había comentado nada sobre Emma y el niño? ¿Había sido tacto por su parte? No parecía muy propio de Polly.

– He comprado unas pastas ayer. Tal vez te apetezca comer alguna antes de empezar a trabajar -ofreció Abbie.

– ¡Oh! Fantástico! Las prepararé mientras haces el té.

– Dime, ¿conociste a Grey? ¿Qué te pareció? -le preguntó.

– ¡Oh! En realidad no lo conocí. Él estuvo fuera toda la semana pasada.

– ¿Sí? Pero si Grey estaba fuera, ¿por qué te llevó Jon allí?

– ¡Oh! Me contó lo del Degas, y como su padre tiene una llave de la casa…

– ¿El Degas?

– El de la chica que se está bañando. Yo estoy estudiando Historia del Arte para entrar en Humanidades.

– No pensé que Degas figurase en el programa, Polly -dijo Abbie, y se acordó de Jon, alto y guapo como su padre. Como su tío-. Además, se vendió hace unos meses -se volvió hacia la chica-. ¿Así que cual era la verdadera razón para llevarte al piso?

– Pero el cuadro estaba allí. Yo lo vi -declaró la chica.

– ¿Sí? ¿No era una copia que Jon usó para tentarte?

– Por supuesto que no era una copia. Además a mi no me hace falta tentarme. Yo quería… -entonces Polly se dio cuenta de que Abbie podría pensar mal de ella y le dijo-: No fui a hacer nada en el piso mientras Grey estaba fuera. Tendría que ser algo bastante más especial.

– Rara vez es especial -le advirtió Abbie.

Con Grey había sido especial la primera vez. Siempre era especial.

– Asegúrate de no encontrar a nadie especial hasta que regrese tu madre -le dijo a Polly.

– Bueno, en realidad, Jon me pidió que nos marchásemos juntos la semana pasada -dijo Polly.

– ¿De verdad? -Abbie trató de no alarmarse. Así que le preguntó, sin darle mucha importancia-: ¿Qué sitio tenía en mente? París es romántico siempre… Pero muy frío en febrero. ¿Roma, tal vez? ¿O un lugar más cálido? Es más práctico si sólo tienes una semana. No pierdes el tiempo quitándote la ropa.

Polly se sonrojó.

– ¿Qué harías si te digo que habría aceptado?

– ¿Llamar a tu madre para ver si le parecía bien? ¿Estás de acuerdo?

– En ese caso, no te molestes en preguntarle.

– Si creías que podrías irte sin pedir permiso, Polly, te advierto que me hubiera visto obligada a llamar al padre de Jon y haceros volver con la policía. A los periódicos les habría gustado el espectáculo. No sé si te hubiera gustado ver tu fotografía en las primeras páginas de los periódicos. A Jon lo habrían llevado al internado inmediatamente. La reacción de tu madre la dejo para tu imaginación.

– El padre de Jon está fuera la semana próxima -le informó Polly con irritante inocencia.

– ¿Están listas las pastas? -se oyó el ruido de tazas y Abbie sacó una bandeja.

– Así que tendrías que llamar a Grey en su lugar.

Abbie levantó la vista y miró a Polly.

– Una palabra más sobre este asunto, Polly, y te prometo que te pasarás lo que te queda de curso encadenada a mi muñeca.

El problema había sido, pensó Abbie mientras luchaba con el Mini de Margaret conduciendo bajo la lluvia, que Polly tenía unido a su romanticismo un sólido sentido común. Y eso le había hecho creer que jamás haría algo tan irresponsable, tan descabellado, y estúpido como aceptar la oferta de Jon.

Si Polly no hubiera nombrado a Grey, ella habría indagado más y hubiera convencido a la adolescente de refrenar su pasión hasta que estuviera en la universidad. Pero ella no había querido volver a oír el nombre de Grey.

Había sido una suerte al memos imaginarse donde podían estar los dos. Romeo no había llevado a Julieta a un lugar exótico. Iban a necesitar algo más que amor para resguardarse y mantenerse calentitos. Pero era algo especial. Lo sabía porque ella había estado allí bastantes veces. Con Grey.

El día había empezado bien. Había ido a correos. Le habían mandado información sobre un piso perfecto. Y una nota de Steve Morley también, en la que le pedía que llamase a la oficina para hablar acerca de un trabajo.

Polly se había dispuesto a estudiar en el sofá. Se había negado a salir siquiera para ir a almorzar, y apenas había levantado la cabeza de su libro de Thomas Hardy para desearle suerte con el piso.

El piso había sido la primera desilusión. Necesitaba mucho arreglo, y ella no tenía dinero suficiente. Si bien Steve estaba haciendo todo lo posible por solucionar este tema.

Le había ofrecido dinero, un montón de dinero, por revelar noticias acerca de su cuñado y su matrimonio.

Al parecer Steve había pensado que al separarse de Grey ella estaría dispuesta a romper su lealtad. Cuando ella le había aclarado que estaba equivocado, él le había insinuado que no tendría tanto trabajo como en otros momentos. Ella no había sido muy sutil al decirle lo que pensaba de él, pero él tampoco se había cortado un pelo con ella.

Cuando había llegado a casa, empapada y sintiéndose la mujer mas desgraciada de la tierra, se había encontrado con una carta del abogado y unos papeles para el divorcio. Los había metido en el bolso, para que Polly no los viera. Entonces se había dado cuenta de que la chica no había salido del salón para preguntarle por el piso.

– ¡Polly! -la había llamado yendo hacia la cocina. No estaba allí. Pero encontró una nota en la cocina que decía:

He decidido que la pasión de Jon podía ser bastante más divertida que estudiar. No te preocupes por nada, Abbie. Te prometo que llegaremos a tiempo al colegio el lunes. Besos. Polly.

– «¡No te preocupes!», ¡Oh, Polly! ¿Cómo me haces esto?-le había gritado.

Pero la casa estaba vacía.

Presionó el botón del contestador automático con una última esperanza, pensando que se iba a encontrar con la voz familiar de Polly diciendo: «¡Te he pillado!» en la línea. Pero no fue así. La voz que apareció era familiar, pero no era Polly.

– Mi nombre es Grey Lockwood. Mi sobrino Jon dejó este número de teléfono como número de contacto durante lo que queda de curso. ¿Podría llamarme, por favor? Es urgente, ya que Jon parece haberse llevado las llaves del bungalow que tengo para vacaciones…

Se le aflojaron las piernas por el shock. El bungalow de vacaciones. Ty Bach. Allí era donde habían ido los chicos.

Capítulo 5

Abbie llenó un bolso con ropa para pasar la noche y lo metió en el coche de Margaret antes de salir del garaje. Puso la radio para oír las noticias del tráfico y del tiempo. La radio hacía ruido, y enseguida se dio cuenta de que el pequeño Mini, que era usado la mayor parte de las veces para hacer compras, no estaba en condiciones de hacer un viaje de quinientos cincuenta kilómetros por una autopista. Pero no tenía otra cosa, así que se había apresurado a salir en medio de la hora punta del tráfico, intentando calcular mentalmente el tiempo que le llevaría llegar con el Mini.

Un Mercedes la adelantó. Era un soberbio Mercedes 500 SL, como el de Grey, aunque el color era imposible de ver en la oscuridad.

En el coche de Grey el viaje llevaría cuatro horas, pensó ella, desanimada. Si hubiera seguido el consejo de Polly y lo hubiera llamado, posiblemente podría haber estado atravesando la autopista cómodamente a una velocidad de ciento cincuenta por hora. Pero la comodidad y la ayuda le habrían resultado muy caras. Y de esta manera, con suerte, mañana estarían en casa a la hora de comer sin que él se hubiera enterado siquiera.

Después de pasar el Puente Severn la lluvia se hizo más intensa, casi imposible. Pero después de dejar la autopista empezó a nevar.

A pesar de las dificultades, Abbie no quitó el pie del acelerador hasta llegar a la desviación hacia la costa. Descubrió la desviación poco antes, y tuvo que frenar violentamente para meterse en una carretera estrecha que no tenía apenas tráfico.

Fue despacio, buscando el punto de referencia, un roble poco crecido, que marcaba la desviación casi escondida. Pero las luces del coche no la ayudaban.

Sintió miedo de no haberla visto, pero enseguida vio el árbol y dio un grito de alivio.

El camino hacia la playa era empinado, y terminaba en la playa rocosa, a unos metros de la desviación.

El coche se deslizó por la carretera completamente insensible al volante, y Abbie se alegró de que hubiera algo que la frenase antes de que se deslizara totalmente sin control y se metiera en el agua helada de la Bahía de Carmarthen. Pero en ese momento una de las ruedas golpeó la cuneta, el coche quedó atrapado y sus ruedas giraron hasta quedar en la dirección contraria. Entonces la rueda de atrás siguió a su compañera y el coche se resbaló de costado, volcándose con un ruido de metal y cristales que sonó como un estruendo en aquel mundo nevado y silencioso.

Abbie se quedó quieta, colgada del cinturón de seguridad contra la puerta, y extrañada de haber sobrevivido sin apenas hacerse un rasguño. Entonces las luces se apagaron. Sintió ganas de gritar. Con dedos temblorosos se soltó el cinturón de seguridad y se pasó al asiento del copiloto con las piernas igualmente flojas. Luego salió del coche.

Se quedó de pie un momento en medio del frío la nieve. No llevaba más que una falda corta y un abrigo igualmente corto, que poco hacía por quitarle el frío de las piernas. Era ropa adecuada para un Londres a punto de recibir la primavera, pero no muy apropiado para aquel lugar. En realidad no había tenido tiempo de escuchar las noticias del tiempo. Había salido deprisa en su afán por encontrar a aquel par de adolecentes enamorados.

Se levantó el cuello del abrigo y recogió su bolso.

Luego volvió la cara hacia el viento que le azotaba las piernas. La nieve le golpeaba la cara. El sendero resbaladizo que conducía al bungalow le quitó la poca energía que le quedaba.

Tenía la sensación de haber estado caminando durante horas. Si por lo menos hubiera tenido alguna luz de faro que la guiase…

En un momento dado le pareció ver una luz a lo lejos. ¿Sería su imaginación? Volvió a mirar, y la luz ya no se verá. Se cerró más el cuello del abrigo y siguió.

Un poco más adelante volvió a mirar. Vio el brillo de una luz, aquella vez más cerca.

– ¿Jon? -preguntó. Pero su voz no se oyó en medio de la nieve.

Entonces gritó con todas sus fuerzas:

– ¡Jon!

En ese momento, presa del pánico, tiró el bolso e intento correr hacia la luz. En su carrera, se apartó del sendero y cayó en un banco de nieve que pareció tragarla.

Se le metió la nieve por todas partes, por la boca, por las orejas, por las piernas. No sentía frío, extrañamente, después de la pesadilla de luchar contra el viento para avanzar. Estaba en calma. Abbie pensó que debía levantarse, porque si no, se quedaría dormida. Y sería un sueno eterno. Debía levantarse y seguir. Por Polly.

– Tendría que haber llamado a Grey -murmuró-. Él habría sabido qué hacer. Él siempre sabe qué hacer -y cerró los ojos.

– ¡Despierta! -alguien la estaba sacudiendo.

– ¡Despierta! ¡Maldita sea! -juró Grey.

Le pesaban los párpados, no podía abrir los ojos, pero la voz era insistente, imperativa, por lo que ella finalmente obedeció.

– ¿Abbie? -le dijo él.

– ¿Grey?-apenas pudo mover los labios.

Debía ser un sueño. O debía estar muerta. Porque el pelo de aquella aparición era blanco, no negro, y llevaba una ropa blanca muy extraña. Debía estar muerta, seguramente, y en su infierno particular todos los ángeles tendrían la cara de Grey. Era muy cruel. Porque ella podría no haber cuidado suficientemente el amor que él le había dado, pero no lo había engañado, y no se merecía ese infierno.

Cerró los ojos otra vez. Se preguntó entonces si a los ángeles se les permitiría maldecir de ese modo. Luego recordó que él era un ángel del infierno. Y se rio mentalmente. Todavía era capaz de hacer chistes. Quiso sonreír, pero sus músculos no le respondieron. Era mucho esfuerzo.

Pero su ángel tenía otras ideas, al parecer. Porque la levantó y la puso de pie antes de sacudirla fuertemente, para que ella tuviera que defenderse. Esa demostración de resistencia pareció complacerlo.

– Así está mejor -dijo él-. Ahora vas a tener que hacer un esfuerzo para valerte por ti misma. No puedo llevarte en brazos todo el camino hasta la cabaña.

¿Sería demasiado grande incluso para los ángeles?

– He perdido peso -protestó ella-. Puede ser que sea alta, pero soy delgada -luego agregó-: ¿No puedes volar? -le preguntó.

Él volvió a jurar. Pero luego prefirió sacudirla otra vez, y aquella vez ella se lo agradeció. Le hizo bien ir saliendo del sueño.

Entonces él le rodeó la cintura y comenzó a llevarla por la cuesta hacia la colina, resbalándose y jurando a cada paso. Se cayeron una vez en la nieve. Ella en realidad hubiera preferido quedarse allí tendida, en lugar de seguir con aquel penoso traqueteo.

Pero a pesar de sus quejas, él no quiso dejarla allí, y la forzó a seguir.

Una vez que estuvo en la cabaña, reconoció que había valido la pena. La cabaña estaba caliente. O al menos daba esa impresión en contraste con el frío de fuera. Pero no había fuego encendido en el hogar, y cuando él la dejó en el medio de la habitación, ella comenzó a temblar descontroladamente.

– Sera mejor que te quites esa ropa húmeda mientras yo enciendo el fuego -le dijo Grey.

Abbie se dio cuenta de que no la había rescatado un ángel. Ningún ángel podía tener ese pelo grueso y oscuro, esos ojos oscuros.

– No tengo nada de ropa para cambiarme -dijo ella-. He tirado mi bolso. Debo recuperarlo.

Él se movió rápidamente para cortarle el paso, y le sujetó los brazos para llevarla nuevamente hacia la chimenea. Luego encendió una cerilla y encendió un papel, y se quedó al lado del fuego hasta estar seguro de que se encendía bien. Luego se acercó a ella.

– ¡Por el amor de Dios! ¿No podías haber hecho un esfuerzo por levantarte de la nieve? -le preguntó él.

Luego siguió jurando. Y comenzó a desabrocharle los botones del abrigo. Ella empezó a rechinar los dientes. No por el frío sino por el hombre que tenía frente a ella, a quien había dejado en libertad para que hiciera lo que le ordenaba su corazón.

Grey le quitó el abrigo. La nieve se desparramó por todos lados, y él volvió a jurar. Era extraño, pensó ella.

Él no solía jurar. Sería porque la nieve estaba ensuciando la alfombra. Ella la limpiaría mas tarde.

Ella no veía la hora de sentir el calor del fuego sobre su cuerpo.

Él le fue quitando la ropa. Tuvo dificultad con los botones de la blusa, pero cuando ella le quiso ayudar, le dijo:

– Déjame a mí. Lo haré más rápido.

Así que se quedó temblando frente al fuego, tratando de no pensar en tedas las veces que él la había desvestido.

A veces lo había hecho lentamente, hasta atormentarla con el deseo. Pero nunca de ese modo tan frío, como si le disgustase, y prefiriese apartar su mano cuanto antes para no contaminarse con ella.

Cuando el sostén cayó sobre la pila de ropa, ella se tapó instintivamente.

– No me impresiona tu falso pudor, Abbie, después de lo de Atlanta -le dijo él, y le quitó los pantys y bragas con un solo movimiento. Y esperó a que ella se pusiera de pie para quitarle las botas-. ¿Puedes subir las escaleras para ir a la cama? -le pregunté cuando se levantó.

Ella no podía ver la expresión de su cara en la penumbra.

– Tráeme una manta, simplemente. Yo… Aquí estaré bien -dijo ella temblando.

– Siempre has sido una paciente difícil -dijo él. Pero no se molestó en discutir con ella. Simplemente se agachó y la levantó en brazos.

– No estoy… enfer… ma.

– No, casi muerta, simplemente -dijo él gravemente.

Y la llevó por las escaleras hacia la habitación abuhardillada encima de la sala de la vieja casa galesa.

Abrió la cama y la tapó con la gruesa colcha.

– ¿Pue… Puedes darme una bolsa de agua caliente? -preguntó Abbie con dificultad.

– Acabo de encender el fuego. Hasta dentro de un rato no podré poner a hervir agua.

Ella estaba temblando. Estaba congelada. Pero no esperaba que Grey se apiadara de ella. Él la había levantado de la nieve, pero por el modo en que la miraba, habría sido mejor que la dejase allí.

Ella se arrebujó en la mama.

Grey se había apartado. Oía sus pasos en el suelo de madera. Era normal. ¿Qué esperaba ella? ¿Que se hubiera echado a su lado, cuando tenía a Emma?

Una sola vez había estado en la cabaña en invierno, al poco tiempo de casados. De pronto la asaltaron los recuerdos. Y, sin que pudiera evitarlo, se puso a llorar silenciosamente.

Entonces sintió el peso de Grey sentándose en la cama. Cuando ella fue a darse la vuelta para preguntarle qué estaba haciendo, él le puso una toalla en la cabeza y empezó a secarle el pelo.

– Puedo hacerlo sola -le dijo ella. Y lo repitió, cabezona.

– Quédate debajo de la colcha, ¡por Dios! Y déjame que yo lo haga. Así. Quédate echada.

Ella sintió más ganas de llorar al sentir las manos de Grey.

Después de secarle el pelo le envolvió la cabeza con parte de la colcha.

Luego se apartó y en un solo movimiento se quitó el jersey y la camisa. Ella lo observó. Siempre le había molestado que se quitara las camisas sin desabrochar los botones, y las echase a lavar así, pero aquella vez el gesto le pareció estúpidamente entrañable. Él se quitó los zapatos y calcetines, y luego se puso de pie, y se quitó los pantalones y los calzoncillos, y se dio la vuelta para mirarla.

– ¿Qué… Que estás haciendo? -le dijo ella al ver que él levantaba la colcha dispuesto a meterse debajo de ella.

– Tienes frío, Abbie. Pasarán horas hasta que haya agua caliente para calentarte. Creo que tendré que calentarte yo mismo.

– ¡No! -hacía un momento ella le había reprochado mentalmente no hacer eso, pero ahora le angustiaba la idea.

– No estabas tan renuente cuando nos vimos la última ve -e dijo él.

La piel de Grey estaba increíblemente tibia cuando la apretó fuerte contra su cuerpo.

– ¿Qué fue lo que me ofreciste entonces? ¿Una última vez, por los viejos tiempos? Éste me parece un buen momento.

Ella intentó quitarse los brazos de Grey, pero eran muy fuertes.

– ¡Suéltame!

¿Cómo se atrevía a tocarla?

Pero él comenzó a frotarla con la mano que le quedaba libre, calentándole el cuerpo helado hasta que ella empezó a sentir una sensación de pinchazos. Él le frotó las piernas, haciéndole masajes para devolverle vida a su cuerpo.

Él le dio la vuelta, y se apoyó encima de ella arrodillado, formando una cueva con la colcha. Entonces le frotó los brazos, los hombros, la espalda hasta su trasero. No había nada de cariño, nada de amabilidad en sus cuidados, y ella gritó varias veces porque él le estaba haciendo daño.

– Deja de quejarte. ¡Dios mío! Mujer, ¿tienes idea de lo afortunada que eres por estar viva? ¿De que yo estuviera allí? ¿De que yo hubiera salido a buscar leña cuando tu coche se cayó a la cuneta? ¿Se cayó a la cuneta, no?-le preguntó él.

– Yo… Yo no vi el árbol hasta el último momento.

– Entonces frenaste de golpe. Si yo no hubiera oído el ruido del golpe…

Grey se interrumpió. La idea de lo que podía haberle pasado pareció afectarlo. Ella lo miró. De pronto se dio cuenta de qué era lo que estaba haciendo en aquella pesadilla.

Ella se dio la vuelta sin pensarlo.

– ¿Por qué estás aquí, Grey?

– Tengo derecho a estar aquí. Y como se trata de un asunto familiar, pienso que realmente no es asunto tuyo. Lo que no entiendo es qué estabas haciendo tú merodeando por la cabaña. ¿Es que tu novio te ha mandado en una misión especial?

– ¿Novio?

– ¿O te has vendido al mejor postor?

Ella se apartó levemente de Grey cuando él empezó a acariciarle los hombros y el cuello.

– ¿Qué se puede comprar con treinta piezas de plata hoy en día?

Ella se lo podía decir. Una cocina nueva, un baño, cortinas, alfombras, y pintura para las paredes.

– No los aceptaría -dijo ella.

– ¿Y quieres que me lo crea?

– Es verdad.

– Tú no eres capaz de reconocer la verdad. Mientes todo el tiempo, con la boca y con el cuerpo.

– No -protestó ella.

– Estas mintiendo ahora. Intentas hacerme creer que no quieres que te toque. Pero no es cierto, Abbie -le acarició un pecho. Su pezón se irguió inmediatamente-. Eres como un drogadicto que necesita su dosis. Tú estás esperando que te toque, deseas que te toque…

– ¡No!

– Di la verdad. ¿Cuánto hace? ¿Horas? ¿Días?

«¡Oh, mucho tiempo!», pensó ella. Y sentir su cuerpo tibio allí, le hacía tanto mal. ¡Tenía tantas ganas de abrazarlo!

– Tócame, Abbie -le pidió-. Si me tocas no seré capaz de rechazarte.

La voz de Grey se quebró. Era cierto que la deseaba. No sabía bien por qué, pero él la deseaba.

Entonces él le besó el cuello. El vello de su pecho le rozó los senos, que respondieron primitivamente. Ella empezó a sentir calor. Y entonces lo tocó.

Fue como si hubiera tocado un volcán en lugar de a Grey. Todos los deseos que ella había mantenido ocultos debajo una fachada fría en apariencia, se desataron con desesperación. Ella se abrió para él. Su cuerpo congelado se derritió por fin en el calor de la pasión. La sangre galopaba en sus venas dando rienda suelta a su necesidad de él.

El encuentro fue directo, feroz, sin preámbulos. Fue demasiado intenso como para poder durar.

Se sumergieron en la pasión y luego, exhaustos, se durmieron.

Abbie se despertó deliciosamente cómoda y tibia, con una bolsa de agua caliente en la espalda. Se dio la vuelta y se hundió más en las mantas. Se sentía feliz.

Era una sensación casi olvidada para ella.

Miró la habitación. De pronto recordó lo que había ocurrido, y se dio cuenta de que el estado de felicidad era transitorio.

Por lo menos estaba sola en la cama. No se había despertado con la figura de Grey a su lado.

Pero había otros asuntos de los cuales debía ocuparse, aparte de la vergüenza por lo que había pasado con Grey.

Jon y Polly debían estar en algún sitio ahí fuera.

Podían haberse perdido. Podían estar asustados. O peor aún, pensó al recordar lo que le había pasado a ella el día anterior.

Se sentó en la cama, y luego de envolverse con la colcha, se puso de pie y espió hacia el salón.

Grey, vestido completamente y envuelto en una manta, estaba dormido en una silla, frente al fuego.

Al verlo así, se dio cuenta de que él no se había levantado simplemente a quitar la nieve de los alrededores de la casa. El fuego estaba casi apagado. Llevaba allí muchas horas, al parecer. Él había preferido dormir allí en lugar de dormir a su lado.

Se quitó la colcha y fue al cuarto de baño. El agua estaba caliente. Se quitaría el aroma de la piel de Grey.

Y se recordó que ella no tenía nada de qué avergonzarse. Había sido él el que la había engañado.

Su marido había llevado a Emma a la cabaña, seguramente. Había dormido con ella… ¿No le alcanzaba con una sola mujer?

Abrió el armario pensando encontrar la ropa que había dejado la última vez que había estado allí, pero no estaba. Vio que las había quitado para que quedase sitio para las cosas de los nuevos ocupantes de la cabaña. Lugar para pañales y todas las demás cosas que el nacimiento de un bebé hacían necesarias.

Por sus mejillas se deslizaron unas lágrimas. Se puso una camisa de trabajo que le había comprado a Grey la última vez que habían estado allí. Tenía el aroma de su piel. Recordó su figura con la camisa, cortando leña, la anchura de sus hombros. Eran pensamientos peligrosos. La lascivia no era un sustituto del amor.

Se puso un par de vaqueros de Grey con un cinturón, y unos calcetines de lana blancos que él solía usar con botas de goma. Así estaría bien. Se pondría botas de goma ella también.

Al bajar se dio cuenta de que Grey seguía dormido. Buscó alguna ropa para salir. Se puso un chubasquero acolchado y una bufanda, y finalmente unas botas de goma. Luego volvió al salón.

Grey se había movido un poco. Su cabeza estaba apoyada en una mano. Siempre había podido dormir en cualquier sitio. Pero su postura relajada le molestó, cuando había tanto que hacer.

Enfadada, ella le quitó la mano que le sostenía la cabeza. Y ésta se dio contra el brazo de la silla de madera.

– ¿Qué diablos…?

– Es el despertador, señor -le dijo Abbie con dulzura, aunque mirándolo despiadadamente.

Grey la miró con acritud.

– ¿No te ha dicho nadie que puedes hacerlo con una técnica mas depurada?

– Mi técnica, señor Lockwood, no es asunto suyo. Estamos divorciados. Pero ya que has sacado el tema. Tengo una o dos quejas yo también. ¡Cuándo te metas en la cama de alguien sin permiso, lo menos que puedes hacer es quedarte cerca hasta que el otro se despierte para poderte disculpar!

Capítulo 6

– ¿Pedirte disculpas? ¿Por qué? ¿Por salvarte la vida?

Ella se puso colorada pero permaneció desafiante.

– Ciertamente me salvaste la vida cuando me rescataste de la nieve. Pero lo demás… no era necesario.

– ¿Eso es lo que crees? ¿Has oído hablar de hipotermia alguna vez?

– Por supuesto. Se supone que debe envolverse a las víctimas con papel de aluminio y mantas, darles bebidas calientes…

– ¿Ah, sí? Bueno, ya que no tenía ni papel de aluminio ni ninguna otra cosa, hice todo lo que estaba a mi alcance. No se me ocurrió que debía quedarme cerca por si querías una segunda aplicación del tratamiento.

Ella se puso roja.

¿Era eso lo que había pasado la noche anterior?

¿Primeros auxilios?

Luego recordó horrorizada que él le había dicho:

– Si me tocas, no seré capaz de rechazarte…

– Puedo asegurarte, Grey, que no quiero ponerte en semejante aprieto.

– Entonces, te aconsejo, ya que estas tan atractiva con esa ropa, que te la quites, y que vayas pensando en preparar el desayuno.

Ella lo miró:

– Hazte tú tu maldito desayuno. Yo tengo cosas más importantes que hacer -ella fue hacia la puerta, pero él le cortó el paso.

– ¿Como qué? ¿Ir a buscar tu bolso?

Ella no quiso contestarle a semejante tontería. Pero lo miró con rabia. Él le acarició la mejilla. Ella se estremeció. Había soñado tanto con esa sensación.

– Supongo que podrías estar más guapa con lápiz de labios, pero como acabas de menospreciar mi tratamiento para la hipotermia, tendrás que postergar tu salida.

– Yo… Voy al pueblo a buscar algún transporte, quiero ver el modo de irme de aquí. A ti puede ser que no te importe qué ha pasado con Polly y Jon -le dijo Abbie. Realmente le sorprendía la falta de interés de su parte-. Bueno, Jon es un muchacho, y supongo que a los chicos se los trata de diferente modo, pero Polly es responsabilidad mía, y no puedo olvidarme de ello por una caída en la nieve.

– ¿Quién es Polly? -pregunto él, con un brillo inquisidor en los ojos.

– Es la novia de Jon. Ése es el motivo por el que he venido…

– ¡Ah! Por eso has venido aquí -dijo él, enfadado-. ¿Los periodistas no os perdéis nada, no? Parece que a Morley también le interesa seguir el rastro del joven Jon. ¿Y quién mejor que tú para ello? Porque tú conoces a toda la familia, y todos sus secretos. Bueno, Escritora del Año, Señora Reportaje del Año, como ves, los pájaros han volado. No hay reportaje. No hay dinero por ella.

Era un insulto para ella. Abbie no había querido el premio. Ni siquiera se había molestado en volver de los Estados Unidos para recogerlo en la cena de entregas.

– ¡Por el amor de Dios, Grey! ¿Puedes olvidarte de mí por un momento?

– Lo he intentado, Abbie. Bien sabe Dios que lo he intentado. Pero no ha sido posible.

– No me refería… -se interrumpió. No debía salir del tono impersonal. Si él y su nuevo amor no eran felices como pensaba, no era asunto suyo-. Deberíamos llamar a la policía, a los hospitales. Pueden haber tenido un accidente.

– Lo dudo. Jon, por lo menos, ha estado aquí, pero no sabría decirte si estaba acompañado, aunque la nevera tiene comida, y el congelador también. Y, afortunadamente para ti, la cama está hecha, un detalle que Jon no cuidaría normalmente.

– ¿Han…?

– No, Abbie, no se han detenido aquí para usarla.

Ella sintió que las mejillas se acaloraban, pero siguió:

– ¿Entonces, dónde están?

Él se encogió de hombros.

– No tengo idea. Hicieron un fuego pero las cenizas estaban muy frías. Se debieron ir bastante antes de mi llegada.

– Debo intentar encontrarlos -dijo ella, yendo hacia la puerta.

– Me parece que es tarde ya.

– Puede ser, pero Polly debería estar repasando para los exámenes, y yo tengo que rendirle cuentas a su madre cuando vuelva.

– Será una conversación interesante.

– Tú puedes participar, si quieres, también. Margaret piensa que Polly es su bebé todavía. Jon puede ser que necesite tu protección simplemente.

– ¡Oh! ¡Por el amor de Dios! -dijo él, perdiendo la paciencia-. Si está preparándose para entrar a la universidad, debe tener dieciocho años por lo menos, o debe de estar por cumplirlos. En los tiempos que corren es tan raro encontrar una chica virgen a los dieciocho años como una gallina con dientes.

– Supongo que tendrás experiencia en estas cuestiones. Aunque no me gusta la idea de que me comparen con una gallina con dientes. De todos modos, te advierto que Polly es un poco especial, así que, si me permites, me gustaría intentar comprobar que lo que ha empezado como un sueño suyo no degenere en una pesadilla.

– Desde el momento en que han planeado la huida con tanto cuidado, supongo que no habrán dejado nada al azar -comentó Grey, de un modo que Abbie juzgo intolerablemente despreocupado, dada la situación.

– ¿Y con eso basta?

– No, Jon tendrá que rendir cuentas a su padre por su comportamiento, pero mientras tanto…

– ¿Mientras tanto? -Abbie lo interrumpió sin poder creer lo que escuchaba-. ¿Mientras tanto debo olvidarme del asunto? ¿Qué diablos te ha pasado a ti, Grey?

Grey la miró un instante, y luego continuó como si ella no hubiera hablado.

– Mientras tanto, puesto que no puedes hacer nada para remediar la situación, te sugiero que te quites el abrigo y te pongas cómoda. No te irás a ninguna parte, Abbie.

– ¿Estás pensando en detenerme? -lo miró-. No lo creo.

Cuando ella pasó por el lado de él, Grey levantó las manos, dándose por vencido.

– No se me ocurriría semejante cosa -Grey se apartó para dejarle paso-. Haz lo que quieras.

Abbie dudó un instante, sorprendida por aquella súbita rendición. Luego pasó dignamente y abrió la puerta. En ese momento unos copos de nieve le azotaron la cara. No veía nada.

Grey tiró de ella hacia atrás para hacerla volver a la cabaña. Luego, con un hombro, cerró la puerta, y se apoyó de espaldas a ella. Luego cerró el pestillo.

– ¿Qué pasa, Abbie? ¿Has cambiado de opinión?-le preguntó al ver que ella tomaba aliento.

– Nunca ha estado así el tiempo.

– Tú no lo has visto así -la corrigió él, y le quitó los copos de nieve que tenía ella en los párpados.

– Yo sí lo he visto así.

– Pero…

Él le quitó la bufanda, y le secó la frente. Tenía las manos tibias, y con olor a humo de leña.

– No deberías salir. Ven junto al fuego.

– Estoy bien, de verdad. La cabaña está caliente ahora -protestó ella.

Él no le hizo caso y la acercó al fuego. Le quitó la nieve que le quedaba y colgó la bufanda detrás de la puerta. Ella se abrió los botones del abrigo. Entonces él se acercó y se dispuso a ayudarla, pero ella le dijo:

– Yo puedo hacerlo -dijo rápidamente. Pero la cremallera se le enganchó.

– Déjame a mí -dijo Grey, y ella tuvo que quedarse quieta frente a él.

– Cuéntame alguna anécdota sobre la nieve -le dijo ella.

Cualquier tema daba igual, con tal de distraerse de las ganas de tocar el pelo negro de Grey, que tenía a la altura del mentón.

– Cuando Robert y yo éramos niños, mi madre decidió que debíamos alejamos de la televisión y de los anuncios de Navidad, y quiso que tuviéramos una genuina Navidad campestre, a la antigua usanza -dijo Grey, concentrado en la cremallera. Hizo una pausa, esperando alguna respuesta.

– Parece… bonito -dijo ella.

– ¡Si, lo fue!

– ¿Qué hicisteis?

– ¿Hacer? -él dejó de manipular la cremallera y la miró.

Grey estaba muy cerca de su cara. Ella podía ver perfectamente esas diminutas pintas doradas que daban a sus ojos aquella profundidad tan especial.

– Sin televisión, quiero decir. No hay piano aquí. Eso es lo que dieren que solía hacer la gente cuando no tenía televisión.

– No, no teníamos piano. Nos teníamos que arreglar con el gramófono. ¿Te acuerdas del gramófono, Abbie?

Ella tragó saliva. Sí, lo recordaba. Se había inventado cuando los hombres cortejaban a las mujeres en los salones de la casa. Con los discos de gramófono los padres se quedaban tranquilos cuando sus hijas recibían a sus novios, ya que había que dar vuelta constantemente la manivela.

Una tarde lo habían encontrado en el armario y Grey le había demostrado cómo podía burlar aquel sistema un muchacho inteligente, con la ayuda de su chica.

– Sí, lo recuerdo -dijo ella, preguntándose si se lo habría demostrado también a Emma.

Él siguió con la cremallera, y continuó hablando, satisfecho de hacerle daño probablemente:

– Nos pasamos el primer día cortando leña y recogiendo un árbol de una granja vecina mientras mi madre hacía pasteles. Visitamos a todos los granjeros del lugar, vimos todas las ovejas nuevas, fuimos a la iglesia la mañana de Navidad. Incluso jugamos al cricket en la playa -la voz de Grey se fue apagando al recordar.

– Suena maravilloso -dijo Abbie.

– Y lo fue. Siempre he pensado en repetir la experiencia cuando… -Grey se interrumpió-. Bueno… algún día.

¿Cuando tuviera una familia propia? Se preguntó Abbie.

Ella se acercó como si fuera a tocarle el brazo, luego se arrepintió.

– ¿Y qué pasó con la nieve?

– ¿Con la nieve? ¡Oh, sí! La nieve. Aquélla fue la única decepción. La falta de nieve. Luego, el día antes de volver a casa, nevó, no mucho, pero lo suficiente como para jugar un poco. Nos pasamos el último día haciendo muñecos de nieve, comiendo tartas. Un final perfecto para unas vacaciones perfectas -él se puso erguido, y sonrió a los recuerdos llenos de ternura y amor.

Luego siguió:

– Durante la noche, hubo un temporal de nieve. Nos tuvimos que quedar aquí tres días, comiendo las sobras de Navidad y tomando leche en polvo para acompañar el té. Era lo único que nos quedaba. Al segundo día nos quedamos sin parafina para las lámparas y tuvimos que arreglamos con velas. Mi madre no quiso volver aquí para Navidad nunca más, a pesar de que Robert y yo se lo pedimos varias veces. Después de esa experiencia de tres días de temporal, dijo que la televisión no le parecía tan mal invento.

– Me hubiera gustado conocerla.

– Creo que yo le hubiera ahorrado ese disgusto -le dijo él con dureza-. Ella era el tipo de mujer que pensaba que las promesas de matrimonio debían respetarse. Que el matrimonio era para siempre.

– Pero no tuvo suerte con ninguno de sus hijos -dijo Abbie.

– Tienes razón, Abbie. Sería mejor que te callaras a veces. Al parecer estamos prisioneros aquí para que nuestro matrimonio dure más.

– Sería mejor que fuéramos extraños -dijo ella.

– Infinitamente mejor. No nos meteríamos en cuestiones personales, seríamos muy británicos, muy cuidadosos de las formas… -a Grey pareció hacerle gracia la idea-. Tal vez podamos intentarlo, ¿no? ¿Hacemos las paces? Mientras dure esto.

– De acuerdo -dijo ella, turbada al ver la mano de él. Era tan larga y hermosa-. Pero espero que esta vez haya parafina suficiente. Y comida.

– Tengo que mirar cuando vaya al granero. Por lo menos hay fuel suficiente. Eso al menos no ha cambiado.

– ¡;Oh, Grey! -ella pensó en todo lo que había cambiado-. Y como supongo que me será imposible recuperar mi bolso, tendré que acostumbrarme a no usar lápiz de labios.

– Una pena. Tendremos que ver qué tenemos para sobrevivir los próximos das. No sé a cuál de los dos chicos debemos agradecer lo que haya. A Jon o a…¿Cómo has dicho que se llama?

– Polly.

Le extrañaba que Grey no hubiera oído su nombre.

Probablemente no sabía que los chicos habían estado en su casa cómodamente. Pero no se lo diría.

El rostro de Grey se ensombreció.

– ¿Qué ocurre, Grey?

– Se me hace difícil creer que hayas cambiado tus proyectos para conocer a una chica inocente con el fin de conseguir una historia. ¿Te ha llevado tan lejos Steve Morley?

Ella suspiró y dijo:

– Aunque no me es indiferente lo que le ocurra a Jon, ésa es responsabilidad tuya. Pero ocurre que Polly es la hija de una amiga. Se supone que yo estoy cuidándola mientras su madre esta fuera un par de meses. Por supuesto que tengo que aprender mucho sobre las adolescentes, pero, ¿te importaría dejar de decir esas cosas y decirme cómo vamos a encontrarlos? Estas aquí para eso, ¿no?

Grey la miró con desconfianza.

– Sí, es el motivo por el que estoy aquí. Robert esta en América y había pensado traer a Jon aquí la mitad del trimestre. Pero primero descubrí que faltaban las llaves de la cabaña. Luego, cuando quise ponerme en contacto con el teléfono que dejó Jon, no me contestaron ni respondieron a mi mensaje… Y más tarde el ama de llaves de Jon recibió una extraña llamada de quien dijo ser una periodista, y pregunto si era cierto que Jon había llevado a una chica al bungalow que tenia la familia… Y pensé que sería mejor que los quitase de en medio antes de que pusieran la noticia en primera página.

Abbie frunció el ceño.

– Los periodistas no se anuncian cuando van detrás de una noticia así, Grey.

– ¿No? Bueno, supongo que tú lo sabrás.

– Yo escuché tu mensaje en el contestador. Por eso me imagine que los chicos habían venido aquí. ¿Cómo entraste, si Jon se llevó las llaves?

– Las dejó amablemente debajo del felpudo. Si escuchaste mi mensaje, ¿por qué no me telefoneaste?

¿Y arriesgarse a que contestase Emma?

– Pensé que podía arreglarme sola. Desgraciadamente no escuché las noticias del tiempo antes de salir, y la radio del coche andaba mal -ella estornudó involuntariamente-. Supongo que me he resfriado anoche.

– No creo que te hayas resfriado de estar ayer en la nieve. Si acaso podrías haber pescado una neumonía.

– ¿Sí? Siempre sabes cosas de ésas. ¿No hiciste nunca un curso de Primeros Auxilios?

– Fui a un curso de procedimientos de emergencia después de que un testigo tuviera un colapso.

– Supongo que allí aprendiste lo que debías hacer en caso de hipotermia, la técnica ideal. ¿Te hizo la demostración el instructor?

Grey se puso pálido.

– Yo no he dicho que sea la mejor técnica. Simplemente una vez leí algo. No me acuerdo donde fue.

– ¡Olvídalo!

– Es más fácil decirlo que hacerlo, Tengo demasiada buena memoria. De hecho anoche…

– Como te estaba diciendo, pensé que podía arreglármelas sola -dijo ella, cambiando de tema a propósito-. No era difícil saber a dónde se dirigían Jon y Polly.

– No. No era difícil. Ella es joven aún, pero como tú estés a su cargo, supongo que pronto habrá aprendido bastante a tu lado -le dijo él, amargamente.

– ¡Eso no es justo! -protesto ella.

Pero era culpa suya que él pensara esas cosas de ella.

– Yo pensé que Polly me estaba tomando el pelo cuando me lo dijo, pero al volver de estar con Steve, es decir de una reunión -se corrigió-, me enteré de que ella se había ido con Jon, por un mensaje en el contestador. Me dijo que era para acabar con la monotonía de repasar para los exámenes.

– ¿Eso dijo?

– Ella es muy directa. También me dijo que volverían el lunes, a tiempo para ir a la escuela. Pero me extraña que pensara que yo me iba a quedar tranquila con eso…

– Háblame de Polly -la interrumpió él.

– Es brillante, dinámica, y una gran compañía. No me extraña que Jon se haya enamorado de ella.

– No me he referido a eso. Me refería a tu conexión con ella.

– Ya te lo he dicho. La estoy cuidando mientras una amiga esta fuera. No conoces a mi amiga.

– No, no la conozco, ciertamente.

– Es la madre de Polly. Estudió en la universidad de mayor. Su marido es botánico y ella quería tomar fotos para él. Pasaron los últimos años en Australia…

La expresión de Grey le indicaba que esos detalles no le interesaban.

– Volvieron hace un año aproximadamente, y Margaret me escribió al periódico cuando recibí el premio.

– Muy conmovedor.

Ella no le hizo caso.

– Su hija mayor vive en Australia, y ha tenido… un bebé. Y Margaret me ofreció su casa cuando volví. Y me pidió que cuidase a Polly cuando ella estuviera fuera. Era lo menos que podía hacer.

Grey suspiró molesto.

– ¿Qué quiere decir eso?

– Que cualquiera que deje en tus manos una adolescente se merece lo que le pase.

El agua comenzó a hervir, y el silbido de la tetera interrumpió la indignada protesta de Abbie.

– Creo que es el momento de que prepares el desayuno.

– ¿Y qué vas a hacer tú? ¿Quedarte sentado y observarme? -le dijo ella.

– ¿Cómo iba a resistirme a una invitación planteada en esos términos?

– Inténtalo.

– Bueno, tú siempre has dicho que te estorbaba cuando estabas en la cocina, que te chocabas conmigo a cada paso. Y tú tienes pies y pasos muy grandes.

– Largos -lo corrigió-. Pero estrechos.

Ella se dio cuenta tarde de que la estaba provocando.

– Algunas cosas no cambian. La vanidad de las mujeres es infalible. Pero no debes ser tan suspicaz. He querido decir que tus pies largos te hacen falta para ser proporcionada -agregó él-. Eres alta.

– ¡De acuerdo! ¡Admito que son grandes! ¿Contento?

Grey se alejó. Luego lo vio aparecer con botas de goma y abrigo.

– ¿No iras a salir con este tiempo, no?

– Debo hacerlo. Hace falta más leña. Pero no temas. Si acaso, serás una rica viuda en lugar de ser una pobre divorciada.

– ¡Qué dices! ¿Crees que me quedaría con algo tuyo? Emma y Matthew… -se le escapó.

Grey la miró estupefacto.

– ¿Sabes la historia de Emma?

– Sí -contestó ella. Y enseguida se dio cuenta de que había metido su enorme pata.

– ¿Y sobre Matthew? Supongo que te lo ha dicho Morley.

No le pensaba confesar que los había visto en el parque.

– Sí. Te vio almorzando con ella.

– De eso hace meses. Antes… Antes de que te fueras -él la miro con ojos penetrantes-. ¿Hace mucho que lo sabes?

Ella asintió.

– ¿Y Morley también?

Ella volvió a asentir.

– ¿Y por qué no lo usó? Era la oportunidad ideal para airear todo.

– Yo le pedí que no lo hiciera.

– ¿Hizo eso por ti?

La reacción de Grey fue extraña. La respuesta de Abbie supuestamente lo tendría que haber satisfecho, pero parecía enojado.

– No pensé que fuera capaz de amar tanto a alguien como para no publicar esa historia. Yo estaba ciego. Te sentía tan mía… Estaba tan metido en mis problemas que no Io vi. Supongo que he recibido lo que se merece cualquier amante descuidado.

– Tú no has sido un amante descuidado.

– ¿No? -él alzó la mano y le acarició apenas la mejilla-. Cuando salí de ese motel de Atlanta, realmente quería creer tus mentiras. Era preferible creer que habías cambiado de la noche a la mañana, y que ya no eras la chica que yo había conocido, que aceptar que te habías enamorado de otra persona, y que habías estado protegiendo a Steve Morley.

Y diciendo ese Grey abrió la puerta y desapareció entre la ventisca, internándose en el campo.

Capítulo 7

Grey puso un plato frente a Abbie. Ella miró la comida. Una comida sencilla, pero que estaba muy bien.

– Cómela caliente -le dijo él, después de un rato-. Porque te la vas a comer antes de irte.

Ella negó con la cabeza.

– Estaba pensando en Polly.

– Puedes comer y pensar al mismo tiempo.

– ¿Te he contado que estaba pasando por una fase vegetariana?

– Creo que sí. ¿Por qué?

– Un día freí beicon, y se fue de la habitación. No podía soportar verme comerlo, me dijo. No podía dejar de imaginarse a los pequeños cerditos.

– Es bastante común que las chicas jóvenes pasen por esas historias…

– No comprendes -dijo ella, impaciente.

– No sé qué insinúas, Abbie, no lo capto.

– El día del beicon era domingo. Fue un día antes de que Polly y Jon se fueran. Puede ser una fase por la que esté pasando, Grey, pero no creo que pueda transformarse en una carnívora de un día para otro. No había nada de comida para ella en la cabaña…

– ¿Y si fue Jon quien hizo la compra? -dijo el mirando el té.

– ¿No creerás que él no sabía que ella se había hecho vegetariana? Ha estado intentando convertirlo durante semanas… Además, Polly tiene una cierta predisposición. Le hubiera dado una lista. Aunque solo tenga diecisiete años, sabe perfectamente que no debe confiar en un hombre para hacer la compra.

Él se quedó mirando el plato con beicon.

– Dime, Abbie, ¿No fue difícil imaginarse donde se había ido Polly, verdad?

– ¿Fácil? No fue nada difícil. Quiero decir, tú telefoneaste, y prácticamente me lo dijiste. ¿Sabía Jon que tú lo ibas a traer a Gales?

– Sí, se lo comenté.

– ¿O sea que él sabía que tú vendrías a buscar las llaves aquí, no? -ella lo miro-. Y por si acaso no te quedaba claro, Polly llamó al ama de llaves de Jon fingiendo ser una periodista.

– ¿Por qué no me llamó a mí? -pregunto Grey.

– Porque te hubieras dado cuenta. Creo que han querido darnos pistas a propósito -Abbie alzó las manos y se tapó la cara un instante-. ¡Oh, no puedo creer que haya sido tan tonta! La caída en la nieve me debe de haber dejado tonta.

– ¿Por qué? ¿Por qué nos han hecho venir aquí, nos han traído nuestras comidas favoritas, y se han marchado? -juró en voz baja-. Pueden estar en cualquier parte, mientras nosotros estamos aquí. Sabían que no íbamos a esperar a que llegase el lunes. Que vendríamos a buscarlos.

– Pero no sabían que nos atraparía la nieve, Grey -señaló ella.

– ¿Entonces, qué diablos están tramando?

Abbie sabía qué tramaban. Pero admitirlo no le sería fácil.

– Será mejor que te cuente más cosas sobre Polly. Ella es brillante, guapa, inteligente, y resuelta.

– ¿Hay algo más que tengas que decirme? -pregunto él.

– ¿Quieres mas tostadas? -le preguntó ella, y al ver que él hacía un gesto, lo tomó por respuesta afirmativa-. ¿Y té?

– ¡Abbie!

Ella lo miró y le dijo.

– Prométeme que no te enfadaras con ellos. Ellos no saben lo que están haciendo.

– No prometo nada -gruñó él.

Por un momento él se quedó mirándola. Luego le sujetó la muñeca y le dijo:

– Lo prometo -y luego repitió cuando ella lo miro desafiante-: Lo prometo. Deben de estar en un lugar seguro, porque si no estarías revolviendo cielo y tierra.

– No tengo la menor idea de donde están. A no ser que…

Ella suspiro indignada.

– ¡Oh, no! ¡No pueden ser tan caraduras!

– No sé de qué hablas, así que no se qué decirte. Y ahora, ¿te vas a dignar a contarme de qué se trata y decirme en qué estas pensando? -le dijo él.

– No es gracioso.

– ¿Entonces, por qué sonríes así?

– Lo siento -Abbie se puso seria-. El problema es que Polly es una romántica.

– De eso ya me he dado cuenta. Pero a esa edad, es normal.

– Ya lo sé. Pero es que creo que se le metió en la cabeza que yo… Bueno que yo seguía enamorada de ti -miró hacia la mesa, esperando una exclamación de disgusto.

Pero Grey permaneció inexpresivo.

– ¿Y por qué pensaba eso, Abbie? -le pregunto él suavemente.

– ¡Oh! Ha sido culpa tuya -le contestó.

– ¿Culpa mía?

– Bueno, sí. Fue por el álbum de fotografías. No estaba en tu lista tan eficientemente elaborada. Polly abrió una de las cajas, y lo primero que apareció fue el álbum. Y por supuesto lo abrió. Fue un shock… -dijo ella. Todavía le dolía.

– ¿Un shock como para que necesitases un buen coñac?

– Un shock como para dejarme borracha por una semana, si me lo tomaba todo -agregó Abbie, sonriendo-. Cuando ella se dio cuenta de quién eras tú, que eras el tío de Jon, Polly siguió mirando con más curiosidad aún. Había algunas fotos de la cabaña, y quiso conocer detalles sobre nuestra vida aquí.

– ¿Por qué no se lo preguntó a Jon? Él ha estado allí muchas veces.

– Sí, seguro que se lo preguntó. Debe de haberla informado bien. Ella me dijo una vez que parecía un sitio de mala muerte.

– ¿Así que le contaste las historias de cuando las vacas de Hugh me embistieron? No me extrañaría que os hubierais reído de mí.

– Me temo que sí -e intentó no reírse en ese momento. Había sido muy peligroso.

– Si hubieras estado al otro lado de la manguera, no te habría parecido gracioso.

Ella negó con la cabeza.

– ¡Maldita sea! Tenías que romper el hielo antes de desenrollarla. Si te hubiera dejado entrar en la cabaña, no habríamos podido quitar el olor nunca más -comentó ella.

– Y por si hubiera sido poco con que me hubieran dejado en cueros las vacas, y que tú me hubieras echado agua helada con la manguera, aparece aquella pobre mujer en la parcela, haciendo una colecta en contra de la crueldad con los animales.

– No fue algo personal, Grey. La vaca no quiso hacerte daño, y la pobre mujer no se acercó demasiado.

El olor…

Grey finalmente sucumbió a la risa.

– No, bueno, se dio cuenta de que no tenia bolsillos para tener cambio. Siempre me he prometido que un día te mojaría con la manguera…

Grey se fue al extremo de la habitación. A ella le pareció, por un instante, que nada había cambiado.

– Entonces me parece que ya me hago una idea general del asunto. Polly pensó que si nos veíamos obligados a pasar una noche juntos, la naturaleza se ocuparía del resto. Inteligente. Tienes razón.

– No creo que haya pensado en tu técnica para curar la hipotermia.

– Parece haberse olvidado de Steve Morley ¿O no te has molestado en contarle los sórdidos detalles?

– El problema es que no quiero que te sea fácil, Abbie. Quiero que sufras como yo he sufrido.

– ¡Sufrir! Después de lo que has hecho!

– ¿Y qué he hecho yo?

– Tú me has mentido, me has engañado, me has traicionado -ella no pudo controlarse.

Él seguramente lo negaría.

– Tengo la prueba de tu engaño. No has estado en una conferencia en Manchester. En realidad estuviste aquí todo el tiempo. Con Emma.

– Yo estaba protegiéndote -le contestó él.

– ¿Mintiéndome?

– Sí, mintiéndote. En ese momento pensé que era lo mejor. Pero tú no querías que te protegieran, evidentemente. Al menos, que yo te protegiera. Me equivoqué -él se quitó el abrigo y lo colgó detrás de la puerta-. Tienes razón, Abbie. Somos extraños. La chica con la que me casé, jamás hubiera herido a nadie.

– Yo confiaba en ti, Grey. Habría puesto las manos en el fuego por ti.

– ¿Sí? -dijo él cínicamente.

A partir de ese momento comenzaron a comportarse como dos extraños. El desayuno transcurrió en silencio, y cuando Abbie se levantó para recoger la mesa, Grey se fue al extremo de la habitación para atizar el fuego. El humo le rascó la garganta y luego la hizo llorar. ¿Qué otro motivo tenía para aquellas lágrimas?

«Oh, Polly, ¿cómo me haces esto?», pensó Abbie, mientras observaba a Grey remover el fuego.

Luego se refugió en la tarea de lavar los platos.

– ¿Te has fijado qué hay en el congelador? -le preguntó él.

La voz de Grey la sobresaltó. Entonces se le resbaló la copa que estaba a punto de colocar en el escurreplatos y fue a parar al suelo. Ella se agachó a recoger los cristales rotos y se lastimó con uno de ellos.

Grey se acercó para ayudarla.

– Otro accidente -le dijo, y le tomó la mano para ponerse de pie-. Todo cambia, todo es siempre igual.

Grey fue a buscar el maletín de primeros auxilios. Le limpió la herida y le puso desinfectante y una venda. Luego, como siempre solía hacer, levantó el dedo y lo besó.

– ¡No! -exclamó ella.

Él se sorprendió por su exclamación.

Ella se dio cuenta de que no debía haber reaccionado así ante un gesto mecánico de él.

– Sera mejor que te pongas algo en los pies antes de que te hagas otra herida -le dijo él, y la miró insistentemente:

– Toma.

Las zapatillas que le dio eran aparentemente suyas.

Él las había sacado de un rincón.

Las aceptó, turbada por aquella mirada.

Debía controlar sus emociones.

– ¿Bueno, vamos a morimos de hambre o no? -pregunto ella.

La cabaña no tenía energía eléctrica. La nevera y el congelador funcionaban a gas. Grey estaba inclinado sobre el congelador.

– Nos han dejado bastantes cosas. ¿Polly está preparando exámenes para ciencias domésticas?

– ¡No! ¡Por Dios! Jamás la he visto cocinar otra cosa que hamburguesas y pizza!

– Bueno, parece que iba a representar el papel de esposa ideal para Jon.

– ¡No puedo creerlo! -Abbie fue: a ver el congelador.

Había incluso verduras congeladas. Polly haría cualquier cosa menos comer verdura.

– ¿Le gustan los brócoli a Jon? Hay un montón.

– A la única persona a la que le gustan los brócoli congelados es a ti, Abbie.

– ¿Y las espinacas?

– Te digo lo mismo.

– Bueno. Yo me lo comeré. Y tú puedes comer coliflor.

– Si haces salsa de queso.

– Tienes suerte -dijo ella, abriendo la puerta de la nevera-. Hay bastante salsa de queso.

– ¿Qué hay para el almuerzo? Aquí hay filetes y cordero. No creo que haya…

– ¿Menta? -ella le mostro una botella de la nevera-. Tienes razón. Polly planeó una semana muy doméstica. Espero que se haya traído un libro de cocina -Abbie cerró la nevera.

Se veía que la fase vegetariana no le había durado mucho.

– ¿Puedes sacar pan del congelador? -le pregunto ella.

– No hay.

– ¡Oh, fantástico! No se acuerdan de lo más sencillo…

Grey estaba mirando los armarios.

– No se han olvidado. Creo que estaban planeando hacerlo ellos mismos -comentó Grey, señalando varios paquetes de harina y un paquete de levadura.

De pronto Abbie se acordó de una cosa. Habían estado conversando con Polly acerca de la cabaña. Polly como siempre había indagado sobre los detalles de la vida allí. Y ella le había contado que hacían ellos mismos toda la comida, incluido el pan. Ella había hablado y hablado sobre la cabaña. Con el fin de no seguir hablando de Grey…

– ¿Dices que han planeado una semana de pasión? Sinceramente no creo que tengan tiempo para…

– ¿Cuánto dices que seguirá así el tiempo? -lo interrumpió ella.

– No lo sé. Yo no he dicho nada.

– ¿Hay alguna posibilidad de escuchar la radio? ¿Podemos sintonizar algún parte meteorológico? -pregunto Abbie.

El negó con la cabeza.

– No tenemos pilas. Tal vez pueda intentar escuchar la radio del coche la próxima vez que tenga que salir a buscar leña. Pero eso depende del tiempo -dijo Grey.

Abbie miró la harina, y la sacó del armario de mala gana.

– Bueno, ya que no hay otra alternativa, tendré que hacer pan.

Grey la miró.

– ¿Puedo ayudarte en algo?

– No lo sé, Grey.

Ella estaba enfadada consigo misma. Porque había dejado que su pasado se filtrara en su nueva vida sin Grey. Le había hablado a Polly de la intensidad de la experiencia de estar totalmente a solas con alguien a quien amas, y la romántica de Polly la había querido imitar, y gracias a aquella ocurrencia era ella quien volvía a vivir el pasado.

– Si en realidad estuvieras a solas con una mujer desconocida, ¿qué harías? -le preguntó ella.

– Eso depende de la mujer -dijo él, con una sonrisa pícara.

Ella pensó en el comentario que habría hecho en tiempos de felicidad entre ellos. Todo le hacía recordar el amor perdido.

– No. Probablemente no. Probablemente me alejaría de ella todo lo posible -agregó él.

– Entonces, hazlo, si quieres. No me sentiré ofendida.

– Pero tú no eres una extraña, Abbie.

– Hablaste de fingir que lo éramos. Fue idea tuya -ella tampoco lo quería cerca. La cercanía la hería-. Mientras tanto, debiéramos pensar cómo vamos a dormir esta noche.

– Hay una sola cama. Y con una noche en una silla tengo bastante.

Él no había pasado toda la noche en la silla. Pero ella no se lo iba a recordar.

– Te has olvidado de que soy una extraña. Una señorita muy remilgada que no piensa compartir la cama con un caballero.

– ¿Ah, sí? Y yo soy el arzobispo de Canterbury.

– Ni con su Ilustrísima Monseñor compartirla mi cama.

– En ese caso, bienvenida a la silla -contestó él.

Grey se sentó frente al fuego, aparentemente fascinado por un viejo libro.

Abbie respiró hondo. Y comenzó el lento proceso de amasar.

Luego puso la masa en un cuenco, y después de cubrirla con un paño húmedo, la dejó reposar cerca del fuego. Grey no alzó la cabeza. Pero movió los pies para dejarle sitio.

– Gracias -dijo ella, rígida.

– De nada.

No había dicho nada que pudiera ofenderla, pero le daban ganas de pegarle.

– ¿Quieres un café? -preguntó ella, pensando que sería mejor ser amable.

– ¿Qué tipo de café?

– No es instantáneo.

Grey levantó el rostro del libro, sin poder evitar demostrar el entusiasmo.

– Polly quería impresionar a Jon realmente, ¿no te parece? -dijo él.

Ella no tenía interés en hablar del tema.

– Seguro que el café estará bueno. Encontrarás el azucarero donde el fregadero. Y ya que tienes puesto el gorro de panadero, ¿por qué no haces unas pastas galesas para acompañar al café?

Ella lo miró sin poder creerlo.

– ¡Haz tú tus malditas pastas galesas! ¡Y tu maldito café!

Y después de decir eso, Abbie se fue al fregadero a pelar patatas.

– Lo siento, Abbie. No debí… -ella apartó el hombro de la mano de Grey-. Fue el verte con el pan, con ese olor tan especial… Fue como si el reloj se hubiera atrasado un año… Como si todo fuera como entonces.

– ¡Bueno, no es lo mismo! -ella se dio la vuelta para mirarlo.

Se dio cuenta entonces de que él estaba sufriendo igual que ella.

El extendió la mano, y le acarició la mejilla. Luego le secó las lágrimas con el pulgar.

Luego le tomó la cara y se la alzó.

– No llores, Abbie, por favor -murmuro. Y le beso suavemente la frente-. Por favor, no llores.

Se quedaron quietos un momento. Luego Grey alargó la mano y dijo:

– Yo haré el café. Tú tienes frío.

– Sobreviviré -dijo ella.

– No hace falta que te hagas la fuerte conmigo, Abbie. Te conozco muy bien.

– ¿Sí? -lo desafió ella.

Pero se dio cuenta de que sí, la conocía bien. La pasada noche se lo había demostrado.

– Si quieres algo dulce para el café, ¿por qué no miras a ver si los jóvenes amantes nos han dejado galletas? -dijo ella, cambiando de tema.

Volvió al fregadero, consciente de que él se había quedado mirándola.

– Pensaron en todo. Bourbon y… -dijo él desde lejos.

Ella lo oyó masticar algo crujiente al acercarse.

– Mmm… Almendras saladas. Me pregunto cuál de los dos amantes habrá hecho la compra.

– Probablemente Jon -dijo ella-. Polly no tuvo tiempo. ¿Por qué?

– Lo digo porque quienquiera que haya ido al supermercado se ocupó de traer nuestras galletas favoritas.

Abbie miró por la ventana.

– Me da la impresión de que está mejorando el tiempo. Por lo menos se ve el granero.

Grey estaba sentado frente al fuego, medio dormido después del almuerzo. En ese momento alzó la cabeza.

– ¿Sí? En ese caso será mejor que vaya a buscar más leña -se estiró y se puso de pie.

– Te ayudaré -se ofreció ella.

– Puedo solo.

– Se hará de noche pronto. Cuanto más rápido trabajemos, mejor.

Él dudó un instante. Luego se encogió de hombros y dijo:

– Venga, vamos, entonces. Pero abrígate bien.

Minutos después atravesaron los terrenos, con la nieve hasta las rodillas, hasta el granero.

– ¿Por qué no intentas sintonizar el parte meteorológico en la radio? -sugirió Abbie.

– Es demasiado temprano -dijo Grey, mirando su reloj. De todos modos, ya sabemos lo que pasa con el tiempo. Lo importante es acumular combustible.

No podía discutírselo.

Volvieron a la cabaña con los brazos cargados de leña. Hicieron varios viajes.

– Quédate aquí. Abbie -le dijo Grey al volver del granero una de las veces-. Ya has hecho bastante.

– Puedo ir tantas veces como tú.

– Hazme caso.

Grey fue varias veces más. Estaba blanco como la cera.

– Grey, creo que ya basta -le dijo ella cuando lo vio descargar la leña.

Pero él no le hizo caso y volvió a salir. Después de acomodar toda la leña a lo largo de la pared, Grey no había vuelto aún.

Ella abrió la puerta. Estaba todo en silencio. Y había más viento. Pero hubo un ruido que la alertó.

– ¿Grey?

El ruido llegó desde los campos detrás del granero.

¿Qué diablos estaría haciendo?

– ¿Grey? -volvió a preguntar al oír nuevamente el ruido.

Sin detenerse a pensar se adentró en la nieve y fue hacia el lugar de donde provenían los ruidos.

No pudo abrir el portón que separaba las parcelas, y no se molestó en intentarlo. Trepó y pasó al otro lado. El ruido estaba más cerca y era más fuerte. Era un grito extremo y vacilante. De pronto se dio cuenta de qué se trataba. Abbie comenzó a cavar en la nieve con las manos.

– ¡Grey! -gritó ella sin comprender por qué él no le respondía-. Hay una oveja enterrada aquí. ¿Dónde estás? -gritó ella.

– ¡Abbie! ¡Estoy aquí, en el campo!

Ella por fin vio la linterna cuando él se acercó al portón.

– Ten cuidado. Es más profundo de lo que…

Pero fue tarde. Él se cayó y juro con rabia.

– ¿Qué diablos…? -comenzó a decir Grey, y se interrumpió al ver la cabeza de la oveja con la linterna.

– ¿Está viva?

– Eso parece. Abre el portón. No podremos sacarla desde aquí -dijo Abbie.

Grey comenzó a manipular el portón metálico congelado, hasta que pudo aflojar la cerradura y abrirla.

Entonces le dio la linterna a Abbie, y sacó a la pobre criatura congelada del hoyo de nieve y la llevó al granero.

– ¿Qué podemos hacer para ayudarla?

– Frotarla con paja. Secarla.

– ¡Pobrecita! -dijo ella, tomando paja y frotándole la espalda a la oveja.

– Está peor de lo que creíamos. Está a punto de parir.

– ¿Cómo lo sabes? -Abbie lo miró asombrada.

– Tiene encogidas las patas de atrás, y la cabeza inclinada hacia adelante -Grey hurgó en sus bolsillos, buscando la llave del coche, y se las dio-. Enciende las luces para que pueda ver mejor.

– ¿Qué vas a hacer? -le preguntó ella al ver que él se estaba quitando el abrigo y el jersey, y se estaba arremangando la camisa.

– Con suerte lo hará todo ella.

Las luces distorsionaban la figura del animal proyectando sombras sobre ella. Abbie y Grey esperaron, echando humo de sus bocas al respirar.

El cordero salió con facilidad, con escasa ayuda de Grey.

– ¿Cómo sabes lo de la oveja? -le preguntó Abbie, mientras frotaba el pequeño cuerpo con paja, le limpiaba la boca, y se aseguraba de que respiraba bien.

– Hubo un tiempo en que Robert andaba siempre entre las ovejas. Él quería ser granjero. Y yo, a esa edad, seguía a Robert a cualquier sitio que fuera.

– ¿Robert, granjero? -la imagen de Robert, el político, inclinado sobre la paja, le chocaba más que la de Grey frotando la barriga de la pobre oveja.

– Va a tener otro. Necesitaré ayuda.

– ¿Qué tenemos que hacer?

– Tirar de él, si podemos.

– Dime, ¿qué tengo que hacer?

– Nada. Quiero que mantengas a éste caliente -le dijo él, entregándole al cordero-. Por favor, vete -agregó, intuyendo la protesta de Abbie.

– De acuerdo -ella tomó la pequeña criatura, y la puso debajo de su abrigo, y fue a refugiarse a la cabaña.

Luego volvió Grey con el segundo cordero.

– ¿Grey, y la oveja? ¿Dónde está? ¿No quiere sus corderos?

– La oveja esté muerta. Supongo que la mató el cansancio.

Él sabía que eso ocurriría. Por eso la había enviado con el cordero a la cabaña.

– ¡Grey, lo siento!

– Podrías haber sido tú, deambulando durante la noche como ella. Creí que habías aprendido la lección…

– Oí un ruido, y pensé… Pensé que eras tú. Que te habías caído… -su voz se interrumpió al ver los ojos de Grey, que parecían adivinar sus pensamientos. Luego continuó:

– ¿Dónde estabas tú, de todos modos? Te llamaba y te llamaba…

– Estaba en el granero, tratando de sintonizar la radio -dijo él más amablemente-. Al parecer se acaba la tormenta. Un frente cálido viene del oeste -abrió la puerta, y luego se dio la vuelta-. Si todavía quieres hacer algo, Abbie, puedes prepararme una copa. Hay coñac en el armario -dijo antes de volver a salir.

Abbie le sirvió una generosa medida. Grey no tardó en volver, y fue a lavarse las manos en el fregadero.

– Deberías tomar algo tú también -le dijo él cuando ella le dio el vaso. Luego buscó otro vaso, sirvió coñac y se lo dio.

– Hay un buen vino aquí -le dijo ella-. ¿Lo habrá comprado Jon también? Tú no solías dejar alcohol aquí.

– Debe de haber sido él. Aunque me parece que proviene de la bodega de su padre, ahora que lo veo… No es de supermercado. Parece que pensó que si no emborrachaba a la chica… Aunque tu Polly no da la impresión de ser la pobre víctima de Jon.

– No es «mi» Polly. De hecho, juraría que la idea del coñac ha sido suya. Según ella, es un buen tratamiento para los shocks.

– ¿Sí? Me pregunto cuántos pacientes habrán sobrevivido a él -dijo él asombrado.

– Probablemente yo fui la primera.

– ¿Tratamiento para el shock, has dicho? Y… ¿Quién habrá pensado Polly que lo necesitaría más? -dijo él cínicamente.

Ella reprimió una risa toma. Pero no le fue fácil. Entonces, cuando ya no pudo evitar que los labios se curvaran, explotó en una risa franca y fresca.

Ella quiso taparla, pero hacía tanto que no se reía…

– ¡No te rías, Grey!

Pero era demasiado tarde. Grey se rio con todas sus fuerzas.

– ¡Shock! ¡Le voy a dar un shock cuando la pille!-dijo él. Pero se siguió riendo-. Lo siente, no es gracioso realmente, pero…

Ella se agitó en una risa interminable, y se apoyó sobre su hombro.

Después de un rato, por fin pudo dejar de reírse.

– ¡Oh, mira, pobrecitos! -dijo Abbie al ver que uno de los dos corderos intentaba ponerse de pie. Al levantar la cabeza descubrió que estaba a escasos centímetros de Grey, su boca muy cerca de la de él.

– Hacía mucho que no me reía. Pensé que ya no me acordaba de cómo era -dijo él.

– A mí me pasa lo mismo.

Hasta ese momento ella no se había dado cuenta de Io infeliz que era. Al darse cuenta de lo fácil que le sería rendirse a él, se apartó y se dio vuelta hacia los corderitos.

– ¡Qué vamos a hacer para alimentarlos? ¿Pueden beber leche de vaca?

– No lo sé. Hugh usa una leche especial para los corderos huérfanos -él alzó la vista-. Ya sabes, como la leche que se les da a les bebés.

Ella lo sabía.

– Tendremos que llevarles a la granja. Si nos metemos a los corderitos debajo de les abrigos. -dijo ella.

– Está muy lejos para que vayas andando. Yo les llevaré. Quédate aquí.

– ¿Y quedarme preocupada por ti?

– ¿Y por qué te ibas a preocupar?

– Yo… Me preocuparía por cualquiera que saliera con este tiempo. Es mejor que vayamos los dos.

Prefería no quedarse en la cabaña, donde todo estaba teñido de sus recuerdos.

– Me parece que no deberías arriesgarte. Ya has estado a punto de congelarte una vez…

– Bueno, tú me curaste muy bien. Podrías volver a hacerlo…

Él la miró serio. Ella se dio cuenta entonces de que estaba más delgado.

– Yo encontré a esa oveja, Grey. No voy a dejar que sus corderitos se mueran porque se me vayan a enfriar los pies.

– ¿Aunque terminen en el plato de alguien como chuletas? -le dijo Grey.

Abbie se quedó mirando los corderitos. El primero que había nacido levantó la cabecita. Al pensar en el almuerzo Abbie se acordó de Polly.

– ¡Oh, Polly! ¿Eres capaz de pensar…?

– ¿Qué?

– ¿Que compró una oveja? Ella está entrando en una fase vegetariana. O al menos estaba ayer. Su madre dice que enseguida se les pasa.

Él frunció el ceño al verla tambalearse. Y exclamó al ver su copa:

– Pero si… ¡Maldita sea! -él tomó la copa de coñac que había en la mesa y lo llevo a los labios de ella-. Bebe. Un solo trago. No más.

Ella obedeció, porque era más fácil que discutir con él.

– Lo siento -dijo ella-. Últimamente tengo cierta tendencia a desmayarme por nada… -dijo ella.

– ¿Sí? -él le rodeó los hombros firmemente-. ¿Por qué? ¿Qué te pasa? -parecía preocupado.

– Nada. Déjame. -dijo ella, bajando la mirada-. Estoy bien.

– No se te ve muy bien. Estás más delgada. Tienes las mejillas hundidas. -él dejo el vaso-. ¡Qué estúpido soy! Debí imaginármelo. Es lo que querías, después de todo…

– ¿Lo que yo quería?

– Estás embarazada, ¿no?

Capítulo 8

Si estuviera embarazada al menos… Si pudiera tener un hijo suyo… Una parte de él que nadie podría quitarle. Eso habría sido Io que Emma habría querido. Y ahora tenía todo, mientras que ella estaba sola. Mientras ella estaría siempre sola.

En ese momento ella hubiera querido herirlo, por privarla de la satisfacción de ser madre… Pero al alzar la vista, vio que Grey también la miraba intensamente, como si su respuesta fuera muy importante para él.

En ese momento ella supo que estaba al borde del precipicio. Que podría caer de un momento a otro. Y lograría lo que quería: un hijo. Pero tendría que vivir con ello para siempre sola. Ella lo había decidido. No había vuelta atrás. La noche pasada no significaba nada. Si volvía a ocurrir…

– Creí que me habías dicho que había perdido peso -dijo ella tontamente.

– En las primeras semanas de embarazo las mujeres a veces bajan de peso -dijo él.

¿Lo sabía él? ¿Había leído libros sobre ello, había estudiado acerca del nacimiento natural, como un hombre moderno?

Seguramente. Porque él llegaba en todo hasta el fondo de las cosas. Se involucraba en todo. Y seguramente habría querido involucrarse en el nacimiento de su hijo. Sintió rabia.

– ¿Emma perdió peso, no? -dijo impetuosamente.

Él se quedó perplejo.

– Dime. ¿La llevabas al ginecólogo todas las semanas? ¿Asististe a clases de parto sin dolor?

Él hizo un gesto de desprecio, como si estuviera hablando de algo ridículo.

– ¿Cómo te las arreglabas para cumplir con tu agenda diaria, Grey? ¿Les hablabas de una conferencia como a mí?

Él la miró confuso.

– Debí decírtelo -le dijo, como pidiéndole que lo comprendiera. Pero ella no estaba para comprender.

– ¡Por supuesto!

– No debí dejar que Robert me convenciera. ¿Te importa tanto realmente?

– ¿Importarme? -ella lo miró furiosa-. Me estabas engañando… ¿Cómo crees que me sentí? Me di cuenta de que algo andaba mal. De que me estabas ocultando algo. Pero jamás me imaginé… -ella no pudo continuar.

– Y Steve Morley te ofreció un hombro para llorar sobre él, ¿no? -estaba enfadado-. ¿Por qué no viniste a mí? Ni siquiera me diste una oportunidad de explicarte.

– Porque no podía… -ella se interrumpió a tiempo.

Él había tenido seis meses para empezar de nuevo con Emma; si revelaba ahora su secreto, no habría servido de nada.

– Porque no quise -dijo ella-. Steve me ofrecía algo nuevo.

Era cierto. Pero ella no lo había aceptado.

– Quizás simplemente era el momento de vivirlo -agregó ella.

– ¡No es cierto! Tú estabas herida y enfadada, y él se aprovechó de ello. ¡Oh! ¡Dios mío! ¡Qué lío! Abbie, lo siento -él le tomó las manos-. Lo siento tanto. Me pareció lo mejor en su momento. Ahora me doy cuenta del daño que pueden hacer los secretos. Crean una atmosfera que distorsiona todo, incluso el amor…

Ella estaba en estado de shock, mientras él descargaba su sentido de culpabilidad. Estaba paralizada. Ni siquiera podía quitar sus manos de entre las de él.

Grey negó con la cabeza. Parecía no poder continuar. Ella lo veía sufrir. Y le dolía. Pero tenía que soportarlo. Ella había tomado una decisión, y la mantendría. Él había escogido también, y también tendría que vivir con ello, como ella.

– Deberías cuidarte, Abbie. Descansar. -él seguía con su monólogo.

– Guárdate los consejos para embarazadas para aquéllas que lo necesiten -le dijo-. No estoy esperando un hijo. Aunque no sería asunto tuyo si así fuera.

Ella sintió un cierto alivio al desahogarse. Pero él la sorprendió diciéndole:

– Estamos casados aún, Abbie. Todo lo relacionado contigo me concierne.

– Por pocos días.

– ¿Has firmado los papeles? -le preguntó él, alzando la cabeza.

– Los he recibido ayer. Están en mi bolso. Allí afuera, en la nieve.

– ¿Los has traído por si encontrabas un buzón a mano? ¿Tenías tanta prisa en terminar nuestro matrimonio?

– Estoy segura de que tú no veías la hora de firmar los papeles -contestó ella defensivamente.

– Tengo otras cosas en mi mente -le dijo él-. Mira, Abbie, por si… hubiera alguna posibilidad de que estuvieras embarazada… no debieras andar entre las ovejas preñadas.

– Bueno, no hay ninguna oveja preñada. Y yo no estoy embarazada.

No lo estaba. Ni lo estaría, pensó con acritud. A no ser que… aquella noche pudiera haber ocurrido un milagro. Era buen momento para quedar embarazada…

Ella suspiró asombrada.

– ¿Qué ocurre? -le preguntó él.

– Nada.

La segunda ovejita quiso ponerse de pie, y con un débil balido pidió comida. Abbie le tocó la cabeza.

– Chuletas de cordero, no. Aunque tenga que alquilar un campo y tenerte durante los próximos diez años -al levantar la cabeza, ella vio una mirada tan tierna en Grey que no pudo reprimir una sonrisa-. Venga. Sera mejer que nos vayamos. Esta pequeña tiene hambre.

– Si piensas seriamente tener animales, Abbie, tendrás que aprender unas cuantas cosas. Tu pequeña es una oveja. Ambas lo son.

La ventisca había pasado. El cielo estaba brillante de estrellas, y la nieve parecía menos alta mientras caminaban por el estrecho camino hacia la granja de Hugh, al otro lado de la colina.

– ¿Estás bien? -Grey le tomó la mano cuando ella se resbaló.

– Estoy bien -contestó ella, soltándose, y quitándose la nieve de los cordones de las botas.

Cualquier excusa era buena para descansar un poco. Porque ella no se sentía bien.

El frío le lastimaba las mejillas. Le entumecía las manos y los pies.

– Estamos llegando -le dijo él.

– No me engañes, Grey. Sé exactamente adónde tenemos que ir.

– Entonces quédate tranquila y no digas nada.

Antes de que ella protestara, él se quitó la bufanda y se la puso alrededor de la cara, cubriéndole la nariz y la boca.

– Grey no seas tonto…

Pero él no le hizo caso. La tomó del brazo y la llevó firmemente hacia la granja. Su brazo pareció darle la fuerza que ella no tenia, y en diez minutos ya se oyeron los balidos de las ovejas en los cobertizos.

Se detuvieron un momento para tomar aliento. La luna había salido detrás de una nube, iluminando la nieve.

Debería ser Navidad -dijo Abbie. Y miró el granero. El balido de la oveja seguía en el aire-. Deberían sonar las campanas.

Grey se volvió hacia ella.

– Y si fuera Navidad, ¿qué regalo querrías encontrar en el árbol de navidad?

Ella se encogió de hombros. Pero sabía cuál sería el mayor regalo.

– Venga, vamos -dijo.

Hugh los miró extrañado al verlos aparecer.

– Bueno, bueno… ¡Bonita noche para pasear! -dijo Hugh sonriendo. Tenía una cara curtida por el aire y el sol.

– Te traemos a un par de huérfanas. Me temo que la oveja no pudo más -le dijo Grey.

– Bueno, bueno -volvió a decir Hugh-. Yo salí a buscarla con el perro, pero el tiempo estaba tan malo que regresé -miró a Abbie-. Será mejor que la traigas adentro. Nancy cuidará a las ovejas.

– ¿Estás solo? -le preguntó Grey mirando alrededor-. Puedo venir a echarte una mano, si quieres.

Nancy le dio un termo con té para que se llevara, y luego se dio la vuelta hacia los corderos.

– No estoy segura de quién está peor, Abbie, si tú o los corderos.

– Yo estoy bien. Solo tengo un poco de frío -empezó a castañetear los dientes. Intentó sonreír para tranquilizar a Nancy, pero no pudo.

– ¿Un poco de frío? Tienes los vaqueros empapados, y estás temblando. Será mejor que subas a darte un baño. Te buscaré algo abrigado para que te pongas.

– Pero los corderos, ¿no deberíamos hacer algo con ellos? -protestó Abbie.

– Tú, no, válgame el cielo. Y cuanto antes hagas lo que te he dicho, antes me podré ocupar de ellos. Ahora tú te vas arriba.

La granja sólo tenía dos dormitorios. El padre de Hugh había convertido una especie de trastero en un cuarto de baño hacía unos años.

– Quítate esa ropa mojada, tienes un albornoz detrás de la puerta.

Nancy salió a buscar toallas secas. Al rato apareció con un camisón y una bata y se lo dio a Abbie.

– Ponte esto -le dijo, recogiendo la ropa húmeda que Abbie se había quitado. Esta noche no saldrás ya. La cena estará lista cuando bajes.

– Pero Nancy… -comenzó a decir. No podían quedarse allí a dormir.

– Supongo que no será el tipo de ropa al que estés acostumbrada. Pero te abrigará -dijo la mujer mayor, riéndose mientras se dirigía a la cocina con la ropa mojada.

– Gracias -le dijo Abbie, mirando la bata y el camisón. Sería estupendo sentirse caliente.

El baño le devolvió el color a las mejillas. Luego se puso el camisón abotonado hasta el cuello. Tenía razón Nancy. No usaba algo así desde que tenía diez años. A Nancy le debía llegar al suelo, pero como ella era más alta, le quedaba por debajo de las rodillas. Se ató la bata, y, como no tenía peine, se pasó los dedos por el pelo y bajó.

Hugh y Grey la miraron extrañados al verla aparecer en la cocina.

– Estás bastante mejor que hace media hora. Cuando comas un poco de pan del que hace Nancy, te sentirás mejor.

Grey la miró divertido. Era evidente que le hacía gracia su atuendo. Ella lo ignoró y dijo:

– ¿Cómo están las ovejas?

– Están comiendo bien. Si logran pasar la noche, probablemente sobrevivirán.

– Hasta que vayan al mercado -le recordó Grey.

Abbie lo miró.

– Si sobreviven, te las compraré, Hugh.

Hugh le apretó la mano:

– Grey te está tomando el pelo. Como son ovejas, me las quedaré.

– A no ser que tú tengas idea de llevártelas a Londres como animales domésticos -dijo Grey.

– ¿Y qué vas a hacer con ellas en Londres? -le preguntó Nancy, riéndose-. ¿Tenerlas en tu bonito piso?

Nancy y Hugh habían estado allí con ellos una vez, cuando habían ido a la exposición de Smithfield.

– Déjalas aquí, Abbie -le aconsejó Nancy-. Serán más felices en los campos.

Abbie estaba cansada de bromas.

– Tal vez Matthew las quiera como animales domésticos -dijo ella, tomando la cuchara para comer el guiso de carne y verduras.

Durante breves instantes se hizo el silencio en la mesa. Entonces Hugh se volvió a Grey para preguntarle por su hermano, y Nancy comenzó a hablar del tiempo, y así superaron aquella atmósfera tensa.

Pero Grey no lo dejó pasar.

Cuando Nancy se levantó a recoger la mesa, rechazando la ayuda de ellos, y Hugh fue a ver si quedaba alguna bebida comprada en Navidad, Grey le dijo:

– ¿Por qué diablos has nombrado a Matthew? Nancy ha sido amable, pero no aprueba la situación, así que es mejor no forzar las cosas.

– ¿Yo?

¿Él había llevado a su amante a la cabaña con su hijo y la acusaba de forzar la situación?

Grey le sujetó la muñeca cuando volvió Hugh.

– Además ellos no saben que nos hemos separado. Así que es mejor que lo dejes. Los has puesto en una situación incómoda.

Abbie no comprendía. Pero no pudo preguntarle más, porque Hugh apareció con una botella de malta sin abrir, que parecía la que ellos le habían regalado para Navidad hacía dos años.

Grey tenía razón acerca de Nancy. Era evidente que la había incomodado con su comentario. Cuando Hugh se dio cuenta de su mirada de reproche le dijo:

– ¿Por qué no vienes al salón, Grey? Deja que las mujeres chismorreen…

– ¿No tendríamos que ir al cobertizo?

– No hay nada que hacer hasta dentro de media hora más o menos. Pon los pies al fuego.

Grey dudó, como si le preocupase dejar a Abbie cotilleando con Nancy.

– Bueno, aquí tenéis. He hecho unas pastas escocesas ayer. Las tomaremos con una taza de té, Abbie, mientras tú me cuentas tus viajes. Leí tu reportaje acerca de la pobre mujer a la que le habían quitado la niña. Terrible. ¿La recuperó por fin?

– Sí -Abbie desvió la mirada de los ojos de Grey, que la miraban insistentemente-. Sí, se pasó meses en las montañas viajando de aquí para allá. Lo pasó muy mal, pero con su tesón finalmente se ganó el respeto de la gente. Ver que alguien hace tanto por amor, es algo muy conmovedor…

La puerta se cerró detrás de ella.

– Bueno, bueno… Debes estar muy satisfecha. Te pasas mucho tiempo fuera de casa, pero si lo que haces ayuda… -dijo Nancy.

Era fácil conversar con Nancy. Ella hacía casi todo el trabajo. Le contó lo que había ocurrido en el pueblo, acerca de la granja, y todo lo que tenía que hacer Abbie era decir alguna palabra ocasionalmente para que Nancy siguiera con otro tema. Entonces se le escapó un bostezo, y Nancy le dijo:

– Sera mejor que te vayas a acostar. Ven. Te he puesto una bolsa de agua caliente en la cama.

– No, de verdad. Nancy, no te molestes, por favor…

Nancy puso los brazos en jarras y dijo:

– Supongo que no ha sido ninguna molestia venir hasta aquí con dos corderos. ¿No?

– Pero es que no hemos cerrado la puerta de la cabaña y…

– ¿Y quién crees que va a ir robando por allí con este tiempo? Y eso suponiendo que hubiera algo de valor…

Nancy tenía razón. La idea era absurda. Pero ella no quería acostarse en esa enorme cama de matrimonio y esperar a que fuera a acostarse Grey.

– ¿Entonces, puedo ayudar con las ovejas? Habrá que darles de comer por la noche y tú tienes mucho trabajo ya.

– No te preocupes por ello. Tú ya has hecho bastante.

– Puedo turnarme contigo. No me iré a la cama si no me prometes que me despertareis -Abbie miro el reloj-. Llámame a las doce. ¿Lo prometes?

Nancy le dio un leve empujón hacia las escaleras y le dijo:

– De acuerdo. Te lo prometo.

Abbie se despertó en una habitación extraña, y en una cama extraña. Sintió una gran confusión. Luego recordó. Miró su reloj. Era más de la una y Nancy no la había llamado. Se levantó de la cama. En ese momento descubrió a Grey, en una silla en un rincón de la habitación. Pensó por un momento que estaba dormido. No quería despertarlo.

– No hace falta que te levantes, Abbie.

Ella se sobresaltó al oír su voz, y se hundió nuevamente en la cama.

– ¿No han sobrevivido las ovejas?

– Se pondrán bien. Una de las otras ovejas ha perdido su cordero y Hugh la ha convencido de que nuestras huérfanas son suyas.

– ¿Cómo…? -Abbie se interrumpió al recordar.

Se estremeció y dijo:

– Mejor no me lo digas.

– No tengo intención de decírtelo.

La casa de la granja no tenía calefacción central, y al hablar les salía vapor por el frío.

– ¿Por qué estas sentado ahí? -le preguntó temblando.

– Le llaman «guardar las apariencias», Abbie. Me hubiera quedado en el cobertizo de las ovejas, pero Hugh me vio bostezar y me mandó a dormir. Y como Hugh y Nancy no se acuestan durante la época de los corderos, no tuve más remedio que venir aquí.

Ella se puso la bata gruesa y fue hacia él.

– Debes estar helado -extendió la mano hacia la de él, pero él la quitó-. No puedes quedarte ahí toda la noche.

– Estaré bien, Abbie. Vuelve a la cama.

Pero se le notaba que no estaba bien. Se había pasado horas en el cobertizo de las ovejas, y debía llevar mucho tiempo sentado allí.

– ¡Por el amor de Dios, Grey! Seamos adultos.

– ¿Adultos? ¿Qué quieres decir, Abbie?

– Sabes lo que quiero decir. Podemos compartir la cama sin… Bueno, sin…

– Has cambiado de idea desde esta mañana.

– Esta mañana tú no estabas casi congelado. Ven a la cama.

– No puedo, Abbie.

Ella se arrodilló frente a él, le tomó las manos frías y se las puso en la mejilla para calentarlas.

– Entonces tendré que quedarme despierta como tú.

– ¡Por favor! ¡No hagas eso!

Ella lo miró extrañada de la cara de tristeza con que la miraba.

– ¿Qué pasa?

– No puedo meterme en la cama contigo, Abbie. Déjalo así.

– Es una tontería. Pondré un almohadón entre nosotros, si eso te deja más tranquilo.

– ¡No! -gritó él-. No comprendes -dijo él, bajando la voz.

– Entonces será mejor que me expliques, Grey. Porque me voy a quedar aquí hasta que lo hagas.

– ¡Abbie! -le rogó. Luego le acarició el pelo rubio oscuro y le dijo-: Mírame.

Ella alzó la mirada. Y él le tomó la cara entre sus manos heladas.

– Mientras estoy aquí, puedo fingir que lo de anoche ha sido el resultado del frío. Si me acuesto contigo tendré que admitir que me he mentido.

Ella intentó interrumpirlo, pero él le tapó la boca con un dedo.

– Tendré que admitir que lo de anoche no tuvo nada que ver con la hipotermia o los primeros auxilios, ni siquiera con lascivia lisa y llana. Ha tenido que ver con el deseo. Tendría que admitir que soy capaz de desearte sin remedio. Y si me mintiese, te mentiría.

Los dedos de Grey se resbalaron por la cara de Abbie y se apartaron. Luego se echó hacia atrás en la silla.

– Así que si para ti es igual, prefiero quedarme aquí y seguir teniéndome respeto.

Aquella mañana ella había pensado que deseaba oír esas palabras. Que deseaba despertarse en sus brazos.

Pensar en que él amaba a otra persona era una pesadilla. Era una pesadilla saber que él amaba a otra persona, pero la idea de que él aún la amaba, sería la perdición. Eso los destruiría a ambos.

Tenía que conseguir que él la odiara.

– Bueno, es muy noble de tu parte -dijo ella, poniéndose de pie, y alejándose. Luego agrego-: Estoy segura de que a Steve le resultara divertido cuando le cuente que me deseas tanto que prefieres congelarte antes que arriesgarte a meterte en la cama conmigo -abrió las mantas, y se metió en la cama nuevamente.

– ¿Cuándo qué? -Grey se puso de pie y atravesó la habitación-. ¿Vas a correr a contárselo?

– ¿No creerás que se lo voy a ocultar? Esa es tu forma de manejar las verdades molestas. Pero yo no soy partidaria de tener secretos con alguien a quien amas.

– Bueno, a lo mejor podemos contarle algo de lo que pueda reírse más -dijo él, enfadado.

Se quitó la camisa y el jersey, y luego se quitó la ropa que le quedaba sin mirar a Abbie, y levantó la colcha. Ella se apartó a la parte fría de la cama, pero al hundirse la cama, ella se deslizó hacia él sin querer, y entones él la sujetó.

– Y ahora dime, ¿qué crees que puede divertirle más a Morley? -él la miró-. Ha pasado tiempo, pero estoy seguro de que todavía me acuerdo…

– Claro, Grey -le dijo ella, turbada al sentir el cuerpo excitado de Grey-. Pero estoy segura de que comprenderás, si te digo que tengo dolor de cabeza.

– ¿Dolor de cabeza?

Él la apretó firmemente. No parecía tener intención de soltarla. Después, respirando hondo, alargó la mano y apagó la luz de la mesilla.

Abbie apenas podía respirar, apretada contra su pecho. Seguramente lo había desafiado hasta un punto en que él no hubiera podido rechazar el reto.

– Date la vuelta, Abbie -le dijo.

Ella obedeció. Creyó que la iba a soltar, pero se equivocó.

– Está bien. Estás a salvo. Pero yo en tu lugar, no probaría con ese truco con alguien que no te conociera como yo. Podrían no entenderte. Vete a dormir ahora. Hablaremos por la mañana.

¿Dormir? ¿Con su cuerpo contra el de ella? Menos mal que tenía aquel camisón grueso…

Abbie se despertó. Se dio la vuelta y de dio cuenta de que estaba sola. Recordó los tiempos en que Grey estaba a su lado al despertarse.

El día anterior, ella se había enfadado porque él se había acostado en una silla. Pero no era así de simple.

El deseo de Grey lo había apartado de ella, y ella lo comprendía. Ella había sido consciente de la presencia de Grey aún dormida. Y comprendía por qué él no había esperado a que ella se despertase. Sabía que despertarse junto a un cuerpo tibio sería quedar indefensa totalmente.

Se levantó, se lavó y se puso la ropa del día anterior, que Nancy le había dejado lavada y sea en la silla. Luego bajó a enfrentarse al nuevo día.

Al llegar a la puerta se detuvo. Grey estaba friendo beicon, mientras cantaba una canción en voz baja. El agua hirvió y él puso agua para el té. Se lo veía totalmente armónico con su entorno. En la ciudad, Grey usaba traje y se movía como pez en el agua; en el campo también se movió con soltura, como si nunca hubiera estado detrás de un despacho en la ciudad.

Había una bandeja en la mesa, preparada para una persona. Iba a llevarle el desayuno a la cama. Solo había hecho eso cuando ella estaba enferma, o cuando quería pedirle perdón por algo. Extraño.

El ruido imperceptible que hizo ella con la garganta se oyó por encima de la melodía de Grey. Entonces él alzó la mirada y le sonrió.

¡Oh, Grey le había sonreído! No con una sonrisa tensa, sino con una sonrisa que le salía del corazón.

Pero ella no podía permitirse sonreírle. Tenía que poner distancia. Y aunque le dolió, no le sonrió.

La sonrisa de Grey se desvaneció.

– Te he estado despertando durante media hora. No dabas señales de poder despertarte, así que decidí llevarte el desayuno a la cama.

– Mentiroso -le dijo ella, fríamente.

– Bueno, quizás hayan sido veinte minutos.

– Eso me parece mejor. ¿Cómo están las ovejas?

– Están bien.

– ¿De verdad? No me lo dirás solo para…

– No te voy a mentir acerca del destino de un par de ovejas.

¿No eran importantes para él?

– Ya que te has levantado, puedes ayudar y preparar tostadas.

Él no se dio cuenta del enfado que había provocado en ella su respuesta por las ovejas, y siguió preparando los huevos.

Abbie no tenía idea de hacer nada. No quería desayunar.

– ¿Dónde está Nancy?

– Está con las ovejas. Hugh y Nancy desayunaron hace bastante tiempo.

– Les llevaré un poco de té, y de paso me despediré de ellos -dijo Abbie.

Él la miró.

– Tomarán el té cuando vengan. Y tú no te vas a ninguna parte hasta que comas algo. Te lo digo en serio, Abbie, así que no te molestes en protestar.

Ella sabía que no le valdrá de nada protestar. Cortó el pan y luego lo puso en la tostadora.

– Abbie, en cuanto a lo de anoche…

– Olvídalo -le contestó ella.

– Siempre me dices que me olvide de las cosas. ¿Por qué me tengo que olvidar de las cosas buenas?

– Porque… -no sabía qué contestar. Tomó la tetera y sirvió el té para no mirarlo-. No podía dejarte dormir en el frío. Quiero decir… No habría sabido qué hacer frente a un «genuino» caso de hipotermia.

– ¡Ah! Te molesta que te haya mentido acerca de eso. Bueno, después de anoche estamos a mano. Quiero decir que tu no vas a ir a contarle los secretos a Morley, ¿no, Abbie? Tú has mentido también.

– ¿A mano? Tienes el descaro de decir eso…

– Abbie, estás evitando contestarme, ¿estás aún con Steve Morley? Te lo advierto, no me mientas, porque me enteraré.

– No es asunto tuyo.

Él puso los huevos en el plato y la miró.

– No es del todo cierto. Y, te guste o no, acabas de contestarme. ¿Están las tostadas?

Las tostadas saltaron. Ella se sobresaltó. Luego las sacó y les puso mantequilla. Todo iba mal. Estúpidamente mal.

No comprendía por qué él iba a averiguar si le mentía sobre Steve. No debía importarle. Pero le importaba.

Capítulo 9

Abbie luchó por cerrar la puerta que se resistía con el viento, y se tocó el labio que había tocado Grey. No sabía cómo iba a soportar estar aislada en la cabaña con Grey.

Ella había sacrificado su felicidad por la de él. Pero algo había fallado.

Quería abrazarlo, tenerlo en sus brazos, pero él la había engañado. Y había engañado a Emma. No había vuelta atrás.

No podía decirle que lo amaba. Pero podría expresarlo de otro modo. Cuando volviera estaría frío y hambriento. Y ella lo cuidaría.

Cuando Grey volvió con un montón de leña, ella estaba friendo beicon. Él dejó la leña y dijo:

– Esto es como en los viejos tiempos. Aparte de la nieve -agregó.

Abbie le alcanzó una taza de té.

– A excepción de un montón de cosas. Pensé que habíamos hecho un trato, Grey. Que todo sería mejor si nos comportábamos como extraños.

Él no se olvidaba de nada.

– No. No le di detalles. ¿Crees que si le hubiera contado todos los detalles, se habría tomado todas estas molestias?

– No. Incluso diría que una chica de diecisiete años no se atrevería a hacer todo esto si no la hubieran animado. Yo diría que tú después de ir a ver muchos pisos, decidiste que mi nido era más cómodo. ¿Es por ese motivo por el que fuiste a ver a Morley antes de venir aquí? ¿Para decirle que lo vuestro se había terminado?

– Ciertamente le dije que se perdiera, pero no del modo que tú dices -dijo ella-. Él quería…

Grey la interrumpió.

– Una vez que te diste cuenta de que Polly y Jon eran amigos debió parecerte fácil manejarlos.

– ¿Y se supone que también manipulé la ventisca, el coche, el accidente de coche, y mi caída en la nieve?-inquirió ella.

Él se encogió de hombros.

– Tuviste suerte…-dijo él con rabia-. Supongo que habrás pensado que una vez que me tuvieses aquí, estaba todo hecho.

– ¿Qué es lo que te hace pensar eso? -preguntó ella. Aunque se ruborizó al pensar que tal vez tuviera razón-. ¿Y qué pensaba Jon? Él debe saber cuál es la situación -comentó Abbie.

– Cuando tu mujer te deja por otro hombre, Abbie, no se lo cuentas a un chico de dieciocho años.

– ¡Es que tal vez los detalles fueran demasiado evidentes para mantenerlos en secreto!

Tal vez Emma no se hubiera ido a vivir con él. Tal vez hubiera pensado que debía ser discreto hasta que estuviera resuelto el divorcio.

– Bueno, supongo que da igual. ¿Has dicho que el tiempo esta mejorando? Quizás pueda volver a Londres,. -dijo ella.

Él negó con la cabeza.

– Ahora ha salido el sol. Pero anoche nevó mucho, según la radio local. Y está cortada la mitad de la carretera a Earmarthen, así que me temo que estarás metida en esta trampa durante uno o dos días más. Y como sabes perfectamente dónde están Polly y Jon, puedes quedarte tranquila. ¿Dónde están?

– No estoy segura, pero creo que es probable que estén en tu piso. Jon la llevó allí una vez, con el pretexto de mostrarle el Degas. El que vendiste por un montón de dinero para abrir una cuenta para Matthew.

Dime, Grey, ¿no sabe Jon que el cuadro que está colgado allí es una buena copia? ¿O es tan retorcido como tú, y llevó él mismo la copia?

Grey la miró.

– El Degas es auténtico. No estoy seguro de a cual de tus preguntas contesto con esto.

– Steve me contó lo de la venta, Grey. Salió en el periódico, ¡por el amor de Dios! Puede ser que te falle la memoria, pero tú me has dicho que lo vendiste para ayudar económicamente a Robert…

– Sí.

– ¿Y ahora Io tienes nuevamente?

– El problema de Robert no era que no tuviera dinero. Lo que él necesitaba era hacer un movimiento de bancos sin llamar la atención… -Grey se interrumpió abruptamente al abrirse la puerta detrás de Abbie-. ¡Ah! Nancy, estábamos hablando de cómo podríamos llegar al bungalow. El fuego se debe de haber apagado y debe estar todo helado.

– ¿Tenéis suficiente comida en la cabaña?

– Sí, gracias -dijo Abbie, poniéndose de pie-. Voy a recoger esto. ¿Quieres que te haga té?

– No. Ahora no. Y deja los platos -Nancy se sentó frente al fuego.

– No es ninguna molestia -dijo Abbie.

Pero Grey fue a buscar el abrigo y comenzó a ponérselo.

– Ya es hora de volver. No queremos abusar de vuestra hospitalidad.

– Es un placer teneros con nosotros -dijo Nancy sonriendo, pero Abbie se dio cuenta de que Nancy tenía sueño.

Recogieron las botas y se las pusieron en el porche.

– Quiere dormir una siesta de una hora, simplemente. Te lo he dicho. No suelen irse a dormir durante la época de las ovejas. Pero si nos quedamos, ella se vería obligada a mantenerse despierta.

A la salida de la granja fueron a ver a Hugh, y Abbie vio que sus ovejas se habían acoplado perfectamente a su madre adoptiva. Luego emprendieron el regreso a la cabaña.

El camino era menos desalentador a la luz del día; el sol brillaba sobre la nieve y el pálido cielo azul se reflejaba en el mar a la distancia, formando un paisaje de postal perfecto. El humo de la chimenea de la cabaña puso el último toque a aquel cuadro. Se adivinaba la llegada de un tiempo más cálido. Abbie se detuvo de repente y Grey se dio la vuelta hacia ella.

– ¿Qué sucede?

– Hay alguien en la cabaña. El fuego está encendido. No puede seguir encendido desde anoche -dijo Abbie.

– ¿Serán Jon y Polly?

Se miraron un momento y salieron corriendo. Grey entró primero. Abbie lo siguió. Al ver a aquel hombre inclinado sobre el fuego, se detuvieron. El hombre alzó la cabeza y les sonrió.

– Bueno, bueno, bueno. El señor y la señora Lockwood juntos otra vez. ¡Qué conmovedor!

– ¿Qué diablos…? ¿Steve? -Abbie no podía creerlo-. ¿Cómo diablos has llegado aquí? ¿Están abiertas las carreteras?

– Me temo que no. He venido el lunes por la tarde, querida, no mucho después de nuestra acalorada discusión. Tenía una información del hombre que le ha estado siguiendo el rastro al joven Jonathan Lockwood. Se enteró de que Jon vino el fin de semana a la cabaña, hizo un acopio de comida, y se volvió a Londres. Me imaginé que no tardaría en venir aquí alguna persona con más interés que él. Y no me equivoqué. Desgraciadamente la nieve me obligó a quedarme en el pueblo hasta esta mañana.

Steve se volvió hacia el fuego, y puso otro leño.

Luego continuó hablando:

– No deberíais iros y dejar la casa abierta. Cualquiera podría entrar y servirse vuestro coñac. ¿O es el coñac de su hermano? -Steve levantó una copa y la volvió a dejar en su sitio-. Tiene muy buen gusto.

– Me alegro de que le guste. Y ahora, preferiría que se fuera y que se llevase a mi esposa. Supongo que por eso está aquí, ¿no?

Antes de que Abbie dijera nada, Steve Morley sonrió.

– Lo siento, viejo amigo. Pero ¡te he descubierto! No es que me haya creído esta farsa tuya de mal de amores, Abbie.

– ¿Farsa? -Abbie miraba alternativamente a Steve y a Grey, que tenía una cara muy seria, como si estuviera a punto de pegarles a los dos-. ¿De qué estás hablando?

– Ya esta bien, querida. No hace falta que sigas fingiendo. No te culpo. Tu marido haría cualquier cosa por su hermano y tú harías cualquier cosa por él. Perfecto.

– Pero… -Grey la sujetó por la muñeca firmemente.

– No sé si me habría interesado tanto por ello en un principio, si tú no te hubieras quedado tan perpleja cuando te dije que había visto a tu amado esposo almorzando con una hermosa joven.

Abbie sabía que Steve iba a decir algo que destruiría todo, y tenía que frenarlo.

– Steve… -dijo ella, dando un paso hacia él, pero Grey seguía sujetándola.

– Creo que deberíamos escucharlo, Abbie. Él claramente piensa que debemos escuchar su historia. Ya que ha sido tan amable de encendernos el fuego, ¿por qué no nos quitamos los abrigos y nos tomamos con él una copa del excelente coñac de Robert?

Steve miró a Grey extrañado. Sabía cómo actuaba Grey cuando estaba enfadado, pero no sabía a qué atenerse con ese hombre calmado y paciente.

Grey ayudó a Abbie a quitarse el abrigo.

– Ve a buscar un par de copas, Abbie -le dijo Grey, con buen humor, aparentemente, mientras colgaba los abrigos-. Por favor, señor Morley, siéntese. Haga cuenta de que está en su casa.

Era increíble cómo unos segundos antes Steve se había sentido el dueño de la situación, y ahora que Grey le invitaba a ponerse cómodo, se sentía más insegura. Grey estaba de pie. Abbie le alcanzó la copa de coñac, y se sirvió otra para ella. Estaba segura de que la necesitaría.

– Entonces, señor Morley, dice que me vio almorzando con una guapa joven. Supongo que no habrá sido una coincidencia, ¿no?

– No. Aunque tengo que confesar que esperaba ver a su hermano, en realidad.

– Entonces eso contesta a mi próxima pregunta. Evidentemente era la señora Harper a quien había estado siguiendo, y no a mí. Así que pensó que le comentaría acerca de mi cita amorosa a Abbie, con la idea de fisgonear en la vida privada de la gente.

– Lamentablemente no sirvió -dijo Steve.

Abbie se sentó en la otra silla cuando Steve respondió. Recordó el modo casual en que Steve le había mencionado aquel encuentro de Grey en L’Escargot.

Había dicho algo de «una bonita pieza». Era increíble lo grosero que podía llegar a ser.

– Es decir, su mujer me había estado diciendo que no volvería a aceptar ningún trabajo en el extranjero porque creía que necesitaba cuidar su matrimonio, así que pensé que tal vez fuera cierto. Ella parecía tan impresionada que realmente creí que…

Abbie no quería alzar la vista, pero sabía que Grey la estaba mirando. La estaba quemando con la mirada.

– Es muy buena actriz, ¿no? Estoy muy orgulloso de ella.

«¡Actriz!», pensó ella indignada.

– Debe de estarlo. Cuando ella me contó que había descubierto que su marido tenía una amante desde hacía varios meses, y que tenía un hijo con otra mujer, bueno, tengo que admitir que, no debería haber recibido un premio de fotografía periodística, sino un Oscar.

– ¿Era muy convincente?

– Me convenció.

– ¿Vais a dejar de hablar de mí como si no estuviera presente?

La mano de Grey se apoyó levemente en el hombro de Abbie.

– Calla, amor. El señor Morley ha hecho un viaje muy largo, lo menos que podemos hacer es escuchar lo tonto que ha sido.

– No soy tan tonto -Steve los miró malévolamente, sin la más mínima cortesía-. En el mismo momento en que reservaste una plaza para un vuelo a Atlanta caí en la cuenta. Quiero decir que, si la dama hubiera decidido marcharse sin ninguna pelea por medio, yo hubiera quedado libre para ocuparme de la otra mujer y su nuevo bebé, y no me habría ido detrás de ella.

– Sí.

– Deberíais haberos visto. Ahí estabais, abrazados el uno al otro, y yo saliendo del baño.

– Fue una equivocación.

– Te dejaste llevar. ¿no, Abbie? ¿Te olvidaste de que yo estaba en el baño? -Steve negó con la cabeza-. Debo admitir que hizo muy bien el papel de marido ofendido, Señor Lockwood. Quiero decir, es usted casi el mejor personaje -se restregó la barbilla-. Tengo la impresión de que pone toda su garra en ese teatro de guiñol que habéis montado.

Grey sonrió levemente.

– Si lo he convencido, señor Morley, valió la pena el dolor en mis nudillos por el puñetazo que le di.

– Pero luego apareció ella, llorando y rogándome que no publicase el incidente -Steve miré a Abbie-. Ahí es donde ella lo superó ampliamente, señor Lockwood.

– ¿Me superó? -dijo Grey, apretando sus dedos en el hombro de Abbie.

– Bueno, sigo. Ahí estaba yo con un hombro bien ancho, listo para que llorasen sobre él. Cualquiera hubiera dado las gracias en aquellas circunstancias, pero ella…

– Me temo que hay algunas cosas que, incluso para proteger a mi hermano, no le pediría a Abbie que las aguantase.

– Una pena, porque una vez que volví de Atlanta volví a seguir la pista de la señora Harper. ¿Y adivinen qué pasó?

– ¿Qué? -preguntó Abbie, ansiosa, a punto de salirse del asiento. Intentó relajarse en la silla echándose hacia atrás-. ¿Qué pasó después?

– Bueno, era seguro que el señor Lockwood llevaba frecuentemente a la señora Emma Harper a algún lugar tranquilo en el campo. De hecho tenía cientos de fotos de ellos dos llegando a lugares muy interesantes -hizo una pausa al ver a Abbie temblando-. Prueba un poco de ese coñac, querida, es muy bueno, realmente.

– Creo que debería ir al grano, señor Morley -dijo Grey con serenidad. Pero Abbie sabía que estaba a punto de estallar-. Está dando muchos rodeos para llegar a la cuestión.

– ¡Oh! De acuerdo. ¿Dónde estaba? -se volvió hacia Abbie-. ¡Ah, sí! Seguramente podía captar la llegada del señor Lockwood a algún discreto lugar con la señora Harper. Su coche aparcado allí toda la noche.

A Abbie le temblaban las manos con la copa en la mano. Entonces la dejó sobre la mesa antes de tirarla.

– El coche era impresionante. No es el tipo de coche que pueda pasar desapercibido. Pero al parecer sólo el coche se quedó allí. Y de no ser porque vi al señor Lockwood en persona en el noticiero de las diez, hablando sobre un caso de judicatura que había ganado a favor del juzgado de su barrio, no creo que me hubiera enterado de lo que estaba ocurriendo realmente. Mientras tanto, su coche seguía aparcado frente a una casa de los Jardines de Saint John.

Steve hizo una pausa, y luego continuó:

– Pero debió darse cuenta de su error, porque cuando llegué a la casa y llamé al timbre, con un fotógrafo apostado en cada una de las salidas, allí estaba el señor Lockwood, abriendo la puerta e invitándonos a entrar, con una coartada fácil, es verdad, vestido sólo con una bata de seda. Desde entonces la señora Harper ha estado viviendo tranquilamente en una cabaña cerca del río en Henley. Y ni el señor Grey Lockwood ni su hermano han ido por allí, ni siquiera ocultos con trajes de submarinistas.

– Es muy revelador, señor Morley. ¿Qué quiere que le diga? ¿Que ha sido un chico muy listo? Pero no tan listo, si esperaba ver a mi hermano in fraganti con la señora Harper en Ty Baeh.

– Bastante listo como para tomar fotografías de un armario lleno de cosas para un bebé. Muy listo como para haber relacionado lugares y horarios cuando se suponía que usted estaba con la señora Harper. Pero, ¡qué extraño!, su hermano tampoco estaba disponible en los horarios de las supuestas citas del señor Grey con Emma. Y ahora sé que ustedes dos me han tomado por tonto. Bueno, ya tengo bastantes problemas en la vida como para que me la complique el honorable señor Robert Lockwood, diputado en el Parlamento.

– ¿Por qué? -Abbie no comprendía por qué Steve Morley estaba tan obsesionado con hacer daño a Robert.

– ¿Por qué no? La gente como él se siente superior a todos los demás. Eso hace que ellos se transformen en blanco de otros.

– No, no es así. Robert es un ser humano honesto, que intenta hacer un trabajo lo mejor posible.

– Es un político, con la mira puesta en lo más alto. Un santo a los ojos de los demás, pero engaña a su mujer en su vida privada. Y teniendo la oportunidad de descubrir el pastel, no iba a desperdiciarla -se bebió la copa de coñac-. ¿Sabes? Has sido tonta, Abbie. Debiste aceptar el dinero que te ofrecí por contar la historia. Quiero decir, no hay nadie tan poco egoísta, tan generoso como pareces ser tú. Una mujer agraviada nunca debería haber permitido que su marido saliera impune. La naturaleza humana no es esa, ¿no?

– Bueno. Esto ha sido muy revelador, señor Morley -dijo Grey, moviéndose hacia la puerta-. Será mejor que no lo entretengamos.

Steve se puso de pie un poco dudoso.

– ¿No piensa cachearme por el negativo de las fotos?

– No. Eso sería infringir sus derechos.

– ¿Sus derechos? -explotó Abbie-. ¿Y nuestros derechos? Él se metió aquí. espió, sacó fotos…

– Él estaba haciendo su trabajo. No se metió en la casa como un ladrón. La puerta estaba abierta. Y pareces olvidarte de que nos encendió amablemente la chimenea.

– ¡Oh, sí…! ¿Deberíamos invitarle a almorzar?

– No hace falta tanto. Además, estoy seguro de que está ansioso por llegar al primer teléfono que haya. No debemos retenerle.

Steve Morley miró desconfiado a Grey.

– Si cree que las líneas de teléfono cortadas evitarán que pase la información, se equivoca. Tengo un teléfono móvil.

– Por supuesto que lo hará. Pero no creo que le sea tan rentable. Robert ha informado al Primer Ministro de que no se presentará a las próximas elecciones.

– ¿Y cree que la gente no querrá enterarse igual…?

– Se enterarán. Habrá unas declaraciones en el periódico de la tarde para anunciar que Robert ha dimitido para pasar más tiempo con su familia.

Steve hizo un gesto de disgusto. Pero Grey no se inmutó.

– Me refiero a su nueva familia. Emma y Matthew. Jon está encantado. Y no creo que la vida privada de los ex políticos interese mucho a la prensa. Teniendo la noticia de los efectos de la ventisca. Y el anuncio de hoy de que la señora Susan Lockwood será la candidata de su partido en las próximas elecciones.

– ¿Qué? -Steve Morley se puso blanco. Hurgó en su bolsillo buscando su teléfono móvil, pero Grey se lo quitó de las manos antes de que pudiera usarlo y le extrajo la batería, metiéndosela en el bolsillo antes de devolvérselo.

– Me temo que no puedo permitirle que haga su trabajo bajo mi techo -dijo Grey-. Pero si se da prisa, tal vez pueda llegar a ver el anuncio en el noticiero de la una.

Steve no necesitó que lo animasen a ello, ya se estaba poniendo el abrigo.

– Es una pena -siguió Grey-. Ha estado en el lugar equivocado detrás de una historia equivocada durante los últimos dos días, señor Morley. Debió quedarse en Londres. Sin lugar a dudas el propietario de su periódico querrá saber por qué no estaba usted en su despacho.

Grey se puso el abrigo que estaba colgado detrás de la puerta.

– Y ahora lo llevaré hasta la carretera. El campo es muy traicionero en esta época, y no quisiera que le pasara algo malo -miró a Abbie-. No tardaré -le dijo.

Pero al cerrarse la puerta, ella no se quedó tranquila.

Capítulo 10

Abbie se quedó esperando. Durante un rato largo se sentó al lado del fuego a esperarlo. Quería escucharle decir que comprendía lo que ella había hecho, y por qué.

Necesitaba que hablasen y aclarasen todo.

Pero él no volvía.

A la hora, se puso de pie, recogió las copas, puso la tetera al fuego y buscó en el congelador algo para comer. Tendrían que comer. Tenía que entretenerse en cualquier cosa para no obsesionarse con la pesadilla que había montado por su desconfianza.

Filetes, patatas, ensalada de tomate. Dejó los ingredientes a mano, y fue a buscar la pimienta. Para su asombro, descubrió que ni de eso se había olvidado Polly. Al volver del fregadero se lo encontró allí, en silencio.

– No te he oído llegar -dijo ella-. Has tardado mucho. ¿Qué… qué le has hecho a Steve?

– ¿Y eso importa? -él miró la comida-. Si vamos a comer filetes, debemos acompañarlos con clarete. Lo abriré ahora, si me das el sacacorchos.

– ¿El sacacorchos?

¿Por qué hablaban de sacacorchos?, se preguntó ella.

– En el cajón, delante de ti -le indicó él.

– ¿Le has hecho daño? -le preguntó ella, con la cabeza baja.

– ¿Debí hacerlo? Él estaba haciendo su trabajo, simplemente. Da igual lo desagradable que fuera su labor. Creo que ya tendrá su merecido. No creo que le haga gracia al dueño del periódico todo lo que gastó Steve en los últimos meses para seguir la pista de Robert, y que ahora vuelva con las manos vacías. Eso será peor que lo que yo pueda hacerle -Grey se acercó a ella. Y tomó el sacacorchos, sin apenas rozarla-. Además, tiene una barbilla dura -dijo, recordando el golpe que le había dado al periodista.

Ella se dio la vuelta para mirarlo.

– Lo siento, Grey. Debí tenerte confianza…

Él se encogió de hombros y se alejó.

– ¿Grey? -ella le puso una mano en la manga-. Fue un malentendido, ¿no lo ves?

Grey estaba imperturbable.

– Por favor, háblame, Grey.

– ¿Qué quieres que te diga, Abbie? Pensé que tenías un amante. Tú te has esforzado para que me lo creyese, si no recuerdo mal. Incluso te molestaste en que saliera un hombre desnudo de tu cuarto de baño para probarlo.

– Quería que tú fueras libre…

– Ahora tengo que enfrentarme al hecho de que este canalla te dijera que me había visto con otra mujer. Tú creíste que yo te estaba engañando. Tres años de respeto, confianza y amor, se van por la borda, ¿y yo no tengo ni la oportunidad de defenderme? ¿Tienes idea de lo que se siente frente a eso?

Él se apartó, y se quedó mirando las llamas de la chimenea.

Ella comprendía que él quisiera hacerle daño. Se sentía dolido. Pero mientras él había estado jugando con fuego para mantener alejada a la prensa de Robert, ella había sufrido también.

– ¿Eso es lo que piensas, Grey? -le preguntó desde la puerta de la cocina-. ¿Crees que yo he creído que me estabas siendo infiel simplemente por lo que me dijo Steve? Reconozco que influyó, pero luego me dije, venga Abbie, se trata de Grey. Puede ser que haya estado un poco ausente últimamente, y que no haya querido discutir acerca de nuestro futuro, pero es un hombre honesto y sincero. Si estuviera con otra persona te lo habría dicho. Él nunca te engañaría.

– ¿Y entonces, por qué?

– Porque te vi. Con mis propios ojos. Fui a tu oficina para almorzar contigo y cuando bajé del taxi te vi caminando. Estabas muy lejos para gritarte, pero vi que te dirigías al parque, así que te seguí. No para espiarte, simplemente para alcanzarte y estar un rato contigo.

Ella respiró hondo.

– ¿Y sabes qué vi entonces?

Grey se puso blanco.

– Te vi rodeando a esa mujer con tus brazos, y luego inclinarte y tocar… -se le hizo un nudo en la garganta-. Te vi tocar al bebé. Tan tiernamente. Tan amorosamente. Tú habías dejado claro que no querías tener un hijo conmigo, y de pronto, con aquella escena, empecé a comprender.

– ¡No es posible! -él se puso erguido-. ¡Dios santo! ¿No te dejé claro por qué prefería que esperásemos?

– Matthew es igual que cuando eras pequeño.

– Es igual que Robert también -él achicó los ojos-. ¿Y tu cómo sabes eso? ¿Te acercaste al cochecito?

– Las mujeres suelen mirar a los bebés. Miran los cochecitos, conversan en los parques, le cuentan a los extraños todos sus problemas. Ella no sabía quién era yo.

– ¿Hablaste con Emma?

– Sí -le dolía recordar aquel día todavía-. Después de que tú te fuiste quería salir corriendo, y hacer como si no hubiera visto nada. ¡Fue tan horrible!

– ¿Y no pudiste hacerlo?

– Emma era tan dulce, tan abierta. Demasiado confiada quizás, dada su situación. Supongo que se sintió segura simplemente porque yo era otra mujer, una perfecta desconocida. O quizás fuera porque había tenido que callarse tanto tiempo, y yo di en la tecla justa -ella se encogió de hombros-. Por lo que sea, me lo contó todo. Que su amante era abogado y que un divorcio destruiría su carrera…

– ¡Dios mío! Abbie, los abogados divorciados son muchos actualmente, como en otras profesiones.

– Lo sé. Y Robert es abogado también -dijo ella suspirando-. Pero hace tanto que no ejerce que no se me ocurrió que podía ser él. En lo único que podía pensar era en el pobre Henry.

– ¿En Henry? Pero eso fue distinto. Él se lió con una cliente. Él causó el divorcio, ¡por el amor de Dios!-hizo una pausa-. ¿Pensaste que Emma era cliente mía?

– Llevaba la marea de un anillo en el dedo. Era posible.

– Se me olvida a veces que eres periodista además de fotógrafa. Abbie.

– No tanto, por lo que veo. Por eso no me lo contaste, ¿no? ¿Crees que antepongo mi profesión a mi familia, no?

– No, por supuesto que no -dijo él impacientemente. Luego se acercó a ella, y le tomó las manos-. Simplemente intentaba protegerte, Abbie.

Sus manos habían estado junto al fuego, y estaban calientes contra sus dedos fríos. Ella lo miró a los ojos.

– ¿Protegerme? -él le había dicho eso en algún momento, y ahora lo comprendía.

– De los tipos como Steve Morley, que es tan bueno como tú en eso de dar en la tecla. Y bastante menos escrupuloso también.

– Ya veo. El problema, amor mío, es que mientras tú estabas intentando convencer al resto del mundo de que eras tú quien tenía un lío con Emma Harper, me convenciste también a mí.

– Jamás se me ocurrió que pudieras llegar a esas conclusiones sin darme ni siquiera la oportunidad de explicarte la situación. Además, como tú estabas fuera tanto tiempo…

– ¿Creías que no importaba, no?

– Por supuesto que importaba -dijo él-. Pero ya ves a qué extremos estaba dispuesto a llegar Steve Morley. Si él hubiera sospechado que tú sabías qué estaba pasando, no te habría dejado en paz. Supongo que fue él quien te contó lo de la cuenta de ahorro de Matthew, ¿no?

– No, él no me habló nunca de ello. Me dijo que te había visto, y que habías vendido el Degas, nada más.

– ¿Entonces, cómo te enteraste?

– Incluso después de hablar con Emma, y de ver a Matthew, intenté convencerme de que no podía ser cierto. Que tenía que haber explicaciones. Pero tenía que saberlo, Grey. Así que volví a casa y revisé los comprobantes de la tarjeta de crédito, y allí estaba todo. Los viajes a Gales cuando yo estaba fuera. Y en cuanto al día que tú me dijiste que te habías ido a Manchester, había una factura de gasolina de la carretera que va a Gales. Es extraño, pero yo sabía que tú no me estabas diciendo la verdad, aunque no comprendía por qué. Y el mentir es algo tan raro en ti, que lo dejé pasar.

– Es la única mentira que te he dicho.

– Supongo que fue poco oportuna mi llegada de improviso. Supongo que de no haber sido por eso ni siquiera me hubiera enterado de que habías estado fuera, ¿no?

Él no dijo nada, y de ese modo contestó a su pregunta.

– Las mentiras indirectas son tan nocivas como las directas.

– Sí, creo que sí. Yo estaba intentando hacer lo mejor para todos -dijo él.

Ella quitó las manos de entre las suyas, tembló y fue hacia el fuego.

– Vi la carta del banco. Pensé que era un poco insensato de tu parte dejarla por allí.

– Lo hice a propósito. Pensé que podía filtrarse esa información, y que de ese modo darían por finalizada la investigación sobre mi hermano, hasta que Robert pudiera arreglar sus asuntos y dejar el gobierno sin que hubiera un escándalo.

– Bueno, Robert tuvo suerte.

– Él sólo aspiraba a ser granjero. Pero él sabía que mi padre esperaba que él se hiciera cargo de su empresa. Luego apareció Susan, y ella tuvo planes más ambiciosos para él. Estaba decidida a que Robert fuera Primer Ministro a los cincuenta años.

– ¿Y qué pasa con Susan? No va a dejar que Robert dimita tranquilamente y se divorcie de ella, ¿no?

– Bueno, sí. Ella proviene de una familia en la que los hombres hacen cosas y las mujeres sirven el té. Ella pensaba que así debería ser. Pero yo la convencí de que no. Ella está decidida a presentarse a las próximas elecciones. La política fue siempre su ambición, Abbie. Fue la frustración de ver a Robert haciendo cosas que ella sabía que podía hacer también, tal vez mejor, incluso, que él, lo que la hizo volverse loca de celos. Pero ha cambiado mucho.

– Me alegro. Me alegro mucho de que todo se solucionase del mejor modo posible para todos -ella se giró abruptamente y le dijo-: Y si ahora me disculpas, voy a preparar el almuerzo.

– El almuerzo puede esperar, Abbie -él le puso las manos en los hombros-. ¡Oh, estas llorando! -le dijo. Luego la hizo darse la vuelta-. No deberías estar llorando -la acercó contra su cuerpo, de tal modo que sus lágrimas le humedecieron el suéter. Luego le levantó la barbilla y la obligó a mirarlo. La expresión de Abbie era terriblemente seria-. Ya ha terminado todo, Abbie. Lo sabes, ¿no?

Eso era lo que ella había pensado hacía seis meses.

Había creído entonces que lo había perdido. Pero no había sido así. Ella en realidad lo había alejado de su vida.

– No te tuve la suficiente confianza. Te herí… -dijo ella, y trató de soltarse, pero él no la dejó, y le secó las lágrimas con los dedos.

– ¿Herirme? -murmuró él dulcemente-. No creí que se pudiera sufrir tanto y seguir vivo.

– ¿Y crees que no lo sé? -ella conocía muy bien ese dolor-. Lo siento, Grey. No sé que más decirte.

– Las palabras no alcanzan, Abbie.

Ella se desanimó.

– Pero siempre puedes intentarlo con un beso. Haz la prueba.

Ella vio el brillo en los ojos de Grey.

– Yo… Hay mucho que besar. No sabría por dónde empezar, Grey.

– Entonces déjame que te enseñe -él le dio un beso en la cabeza y luego en la frente-.¿Ves? Empiezas por arriba y luego… vas bajando.

Su boca fue besando sus mejillas, luego el cuello, el delicioso huequecillo debajo del mentón. Y de pronto ya no fue un juego aquello. Los labios de Grey buscaron los suyos. Y ella se aflojó toda.

– Te amo tanto, Abbie -murmuró Grey en un tono ronco-. Tanto… Y entonces la besó dulcemente, ansiosamente, diciéndole que se había acabado la pesadilla. Después de un momento, él levantó la cabeza y le dijo:

– ¿Por qué no lo intentas tú ahora, amor mío?

Era su amor. Sí, él era suyo.

Ella entonces se puso de puntillas, y haciendo un esfuerzo por llegar a su frente, le dijo:

– No llego.

– ¿No? -le sonrió él con picardía. Pero se quedó inmóvil, sin ayudarla, sin agacharse.

– Me temo que… -empezó a decir, y él esperó a que siguiera-. Me temo que vas a tener que echarte.

Él la miró nuevamente con una sonrisa pícara.

– ¿Abbie?

– ¿Qué?

– ¿Vas a ser amable conmigo?

– No cuentes con ello, Grey Lockwood.

Pero la amenaza desapareció cuando él la levantó en brazos y la llevó arriba.

– ¿Abbie? -ella se dio la vuelita soñolienta en la cama-. Te amo. No sé cómo decirte lo mucho que te amo.

Ella abrió los ojos; estaba acurrucada debajo del hombro de Grey.

– Le pegaste a Steve Morley en la barbilla por mí. Eso demuestra que me amas. Si un canalla como Steve pudo demostrar que me amabas, ¿por qué yo no te sirvo para demostrármelo?

– No comprendo todavía cómo no me dijiste algo. Muchas mujeres hubieran matado a sus maridos en tu lugar… -él la apretó contra sí-. Pero tú fuiste capaz de guardar la calma.

– ¡Oh, no! Quería hacerte daño, Grey. Pensé en aplastar a tu familia con titulares en las revistas de chismes. Pero justo llamó Susan, y al escucharla fue como escuchar el eco de mi voz. Eran palabras llenas de odio -él la miró-, sé que yo tuve un poco de culpa en todo esto. No estaba nunca en casa. Siempre andaba por ahí buscando el reportaje perfecto, el que me haría famosa. Y pensé que tú habrías buscado a alguien para sustituirme. Una delicada mujercita que hiciera el trabajo de esposa a tiempo parcial.

El juró suavemente.

– No lo dije en serio, tonta. Amo cada centímetro de ti.

– ¿Sí?

– Tu uno setenta y tres y medio -le aseguró él.

– ¡Setenta! -ella lo amenazó con un puñetazo-. Rata -murmuró.

Pero cuando él precedió a besar cada uno de sus centímetros para demostrárselo, ya no pudo continuar discutiendo.

– Pensé que si te dejaba en libertad podías hacer una nueva vida al margen de mí. Sin complicaciones, sin culpas.

– ¿Realmente has hecho eso por mí? ¡Oh, cariño, Abbie, no me extraña que Steve Morley no creyera que me habías dejado de amar!. El sacrificio es el sentimiento más puro que existe. Dudo que él lo conozca.

Abbie estaba preparando el desayuno cuando oyeron un ruido en la puerta.

– Adelante -dijo Abbie, esperando ver a Hugh.

Pero era el cartero que metió la cabeza por la puerta.

– ¿Es esto suyo? -le preguntó, mostrando un bolso-. Lo encontré en el campo, lleno de nieve.

– ¡Oh, sí! Gracias por traérmelo hasta aquí.

– Tenía que venir, de todos modos. Tengo una carta para usted. Siento la tardanza. Debí traerla el martes, pero las carreteras estaban cerradas todavía.

Era una carta con fecha del lunes y con la dirección del señor y la señora Lockwood.

– ¿Cómo está todo allí fuera?

– Transitable. Aunque creo que alguien terminó en la cuneta.

– ¡Oh, ésa fui yo! Pero no me pasó nada, excepto a mi coche. Si usted va al pueblo, ¿podría conseguir que alguien venga a buscarlo y que se lo lleve a un taller?

El cartero, acostumbrado a que le pidieran favores extraños de los lugares más aislados de la zona, le aseguró que lo haría.

– ¿Qué es eso?

– Una carta. De Jon y Polly.

Grey bajó las escaleras.

– ¡Oh, los amantes fugados! Me había olvidado de ellos. ¿Qué dicen?

Ella abrió la carta y comenzó a leer:

Queridos Abbie y Grey (espero que no te importe que te llame así, pero Querida Abbie y señor Lockwood sonaba fatal).

Jon y yo hemos decidido que ya que ninguno de vosotros es feliz; viviendo separados, nosotros tendríamos que hacer algo para solucionar vuestros problemas. Sé que crees que Grey tenía una amante, Abbie, pero Jon dice que no es así…

– ¿Y cómo lo sabe Jon? -se preguntó Grey, deslizando sus manos por la cintura de ella, apretándola más.

– Shh -lo acalló ella, y siguió leyendo:

…Y como parece ser que habéis sido tan felices en Ty Baeh pensamos que era el mejor sitio en donde podíais estar…

Abbie se rio.

Hablad entre vosotros, tomaos el tiempo que necesitéis. Yo estoy en casa de Jennie Blake y Jon se ha ido a pasar el resto del curso con su madre, así que, lamentablemente, esta vez no hay pasión, y no necesitas preocuparte por nosotros dos. Con cariño, Polly y Jon.

– «Hablad entre vosotros…». Tienes razón, Abbie. Es una lianta muy inteligente -dijo Grey.

– Mmmm… Tendrá que serlo para explicarle a su madre cómo llegó su coche hasta aquí y tuve un accidente con él.

– Seguro que sabrá hacerlo.

– Cuanto antes lo haga, mejor. Dijo el cartero que las carreteras ya están transitables.

– ¿Tienes prisa en irte, no? ¿Algún trabajo que te espera? -dijo él con un tono apenas tenso.

Ella le acarició el cuello.

– No, amor. No hay nada en el mundo que no pueda esperar.

– Entonces no creo que tengamos que salir corriendo. Déjalo para dentro de uno o dos días -él comenzó a besarla.

– ¡Grey! ¡Se está quemando el beicon!

Sin pensar en lo que estaba haciendo, él alargó la mano y quitó la sartén del fuego.

Margaret, bronceada por el sol, murmuró:

– ¿Por qué diablos no me lo dijiste, Abbie? Habría venido antes… -sonrió al ver a Grey cerrando el maletero-. ¡Es muy apuesto! Y tú estás estupenda también. ¿Cómo ocurrió?

– Pregúntale a Polly -le dijo riendo-. Ella tiene muchas cosas que contarte.

Margaret se volvió a su hija, frunciendo el ceño al ver en el cuello de Polly la cadena que Grey le había regalado por hacer de Cupido.

– ¿Ha sido mucha molestia? -preguntó Margaret ansiosa.

– No. Ha sido maravillosa. Puede venir y quedarse con nosotros siempre que quiera -Abbie abrazó a Polly y se miraron con una sonrisa de complicidad en los labios-. Eehhh… Ella te explicará por qué tienes un nuevo coche.

– ¿Qué?

Mientras Margaret abría asombrada el garaje y exclamaba al ver el coche nuevo, Abbie se sentó en el asiento del copiloto.

– ¿Lista para ir a casa? -le preguntó él.

– No veo la hora. Tengo un trabajo esperándome.

– ¿Tan pronto? Pensé… -Grey se encogió de hombros, luego se inclinó hacia adelante y puso el coche en marcha. Luego lo volvió a apagar.

– ¡No, maldita sea! ¡No voy a serenarme! -exclamó Grey, como hablando solo-. No quiero que des la vuelta al mundo. Te quiero en casa. Conmigo.

– Grey, ¿has decidido ser un hombre dominante y prohibirme que trabaje? -le dijo ella después de ajustarse el cinturón de seguridad.

– ¿Por qué no me pones a prueba? -gruñó él.

– Me tienta la idea -le contestó ella al ver que los ojos de Grey brillaban peligrosamente. Luego levantó las manos en señal de rendición-. Sólo estaba bromeando, amor mío. Te lo prometo, de verdad. Voy a trabajar en casa, por eso estoy tan ansiosa de volver y empezar mi rutina. Será divertido vernos a veces durante el almuerzo. Este nuevo proyecto necesita toda mi atención.

– Ya -dijo Grey, un poco apagado. Y luego encendió el motor del coche.

– ¿Cuándo tienes idea de comenzar el nuevo proyecto?

– ¡Oh! Ya está en camino…

– ¿Ya? ¿Cuándo…? -Grey se interrumpió-.Mira, ¿no puedes postergarlo un poco? Quería que nos fuéramos a algún sitio cálido, nosotros dos solos…

– ¡Oh! Me gusta la idea.

– ¿Estás segura de que no interferirá en tu nuevo proyecto?

– ¡Oh, no! Será perfecto. Puedo llamar al decorador mientras estamos fuera.

– ¡Decorador! -la miró extrañado.

– Sí, voy a necesitar una habitación especial, ya ves. Pensé que el estudio sería la más adecuada, ya que está junto al baño. Será la que se adapte mejor, porque tiene la fontanería al lado.

Él no contestó, y ella lo miró a los ojos.

– No pareces muy interesado en mi nueva aventura. Es muy excitante, de verdad.

– Yo puedo darte toda la excitación que necesites. Tendrías que haberlo hablado conmigo primero.

– Lo he intentado, pero esto simplemente… sucedió inesperadamente.

– Ya veo. ¿Quieres que haga algo? Aparte de desalojar el estudio, claro.

Abbie sonrió.

– Creo que has hecho todo lo que puedes hacer hasta este momento. Pero necesitaré tu ayuda de vez en cuando en los próximos meses. No te preocupes. Ya te lo diré con tiempo. Lo único que tendrás que hacer es tomarme la mano, apoyarme, y alentarme en el momento crucial. No quisiera que desaparecieras por una conferencia sobre un caso… en el momento vital -dijo ella con una sonrisa malévola.

Pero él seguía con el ceño fruncido.

– Supongo que necesitarás dinero para tu nuevo proyecto. La fontanería es cara. Y el equipo que puedes necesitar para el revelado también.

– ¿Revelado? -lo miró con una sonrisa pícara -¿qué te ha hecho pensar que voy a construir una sala de revelado?

– Eres fotógrafa. ¿Qué otra…? -la hizo darse vuelta-. Dime, Abbie, ¿este proyecto tuyo tiene un tiempo límite muy particular?

Ella bajó los ojos remilgadamente.

– Bueno, el tiempo inicial de producción es de nueve meses. Después de eso es… bueno, supongo que dura toda la vida.

Hubo un momento de silencio. Entonces Grey atravesó la habitación y le tomó las manos. Él estaba temblando. Ella le apretó los dedos para serenarlo.

– ¿Esperas un hijo mío, no? ¿Estás segura? Quiero decir… ¡Oh, Dios mío! ¡No sé lo que quiero decir!

– ¿No te importa? La otra vez que hablamos de esto no estabas muy entusiasmado. Yo diría incluso que te enfadaste.

– ¡Oh, amor mío! Cuando me dijiste que querías formar una familia sentí un momento de alegría, y luego agonía, cuando me di cuenta de que no podía ser en ese momento. Por eso estaba enfadado. Estaba enfadado con Robert y Susan, y Emma. Y sobre todo estaba enfadado conmigo, por involucrarme en todos sus estúpidos fracasos.

Él miró sus manos entrelazadas.

– Y entonces, cuando me dijiste que podrías desenvolverte bien con tu papel de madre y tu carrera… me enfadé contigo -dijo Grey-. Estaba equivocado, ¿no?

Entonces se desabrochó el cinturón de seguridad y le desabrochó el de ella y le puso una mano en el vientre.

– Aquí está. Hemos hecho una vida juntos. Abbie y Grey Lockwood se han transformado en un nuevo ser -dio él, emocionado.

– ¿Será un niño? -bromeó ella.

– Me da igual.

Él la tomó en sus brazos y la abrazó.

– Abbie no sé qué decir. Eres tan hermosa, tan buena, tan generosa, que no puedo creer que seas mía.

Siempre estaré a tu lado. Siempre -dijo con fervor.

Ella le tomó la cara entre sus manos y lo besó.

– Creo que debiéramos continuar esta conversación en casa. Me parece que tenemos público.

Él miró alrededor, y vio a tres niños mirándolos desde el otro lado de la carretera, entonces él se volvió a ella para preguntarle:

– No están interesados en nosotros, amor mío. Sólo miran el coche.

– ¿Estás seguro?

– Confía en mí.

Luego, cuando la volvió a mirar, ella se dio cuenta de que Grey no estaba hablando de los niños. Estaba pidiéndole que confiara en él el resto de su vida.

– Con toda mi alma, Grey, confiaré en ti -murmuró ella.

Entonces, con un gemido suave, Grey Lockwood tomó en brazos a su esposa, y sin importarle el público, la besó.

Liz Fielding

***