/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

La Bahia Del Diamante

Linda Howard

El calor era tan intenso que no se podía dormir. Cuando miraba las oscuras olas del océano, Rachel intuía que allí fuera había algo, aunque no lo viera. Entonces él apareció en la orilla, inconsciente. Apenas vivo. Llevaba dos balas en el cuerpo. Impulsada por su instinto, Rachel no llamó a la policía. Su sexto sentido le decía que ella era su única esperanza. Mientras él permanecía inconsciente, ella tenía que decidir el futuro de ambos. Pero alguien quería muerto a aquel hombre. ¿Estaría poniendo su propia vida en peligro por un extraño?

Linda Howard

La Bahia Del Diamante

Diamond Bay

Midnight Rainbow 2

Capítulo Uno

Aunque la caída del sol estaba próxima, el brillante sol dorado aún quemaba su carne, a lo largo de su pecho desnudo y sus largas piernas. Los rayos prolongados lanzaban destellos danzantes sobre las puntas de las olas, logrando que se quedara mirándolas fascinado. No, no era el agua brillante lo que lo mantenía tan fascinado, lo que ocurría era que no tenía nada mejor que hacer que clavar los ojos en eso. Había olvidado cómo sonaba la paz, como se sentía. Durante un largo mes, en una maravillosa soledad pudo relajarse y ser sólo un hombre. Pescaría cuando lo desease, o navegaría por las calientes e hipnóticas aguas del Golfo si se sentía inquieto. Las aguas lo cautivaban continuamente. Aquí eran de un azul medianoche; allí eran de un turquesa brillante; por allí había un verde que brillaba pálidamente. Tenía dinero para el combustible y la comida, y sólo había dos personas en el mundo que sabían donde se encontraba o cómo alcanzarlo. Cuando las vacaciones del mes terminaran, volvería al mundo gris que había escogido y se perdería en las sombras, pero ahora podía yacer al sol, y eso era todo lo que quería. Kell Sabin estaba cansado, cansado de la lucha interminable, del secreto y la manipulación, del peligro y la mentira de su trabajo.

Era un trabajo de suma importancia, pero durante este mes permitiría que otra persona lo realizara. Este mes era suyo; casi podía entender lo que tentó a Grant Sullivan, su viejo amigo y el mejor agente que alguna vez había tenido, para marcharse a las tranquilas y misteriosas montañas de Tennessee. Sabin había sido un agente sobresaliente por sí mismo, una leyenda en el Golden Triangle y, más tarde, en Oriente Medio y América del Sur, en todas las situaciones criticas del mundo. Ahora él era jefe del departamento, la figura oscura detrás de un grupo de agentes que seguían sus instrucciones y su entrenamiento. Poco se sabía sobre él; la seguridad que le rodeaba era casi absoluta. Sabin lo prefería así; era un solitario, un hombre oscuro que enfrentaba la dura realidad de la vida con cinismo y resignación. Conocía los inconvenientes y los peligros de la carrera que eligió, sabía que podía ser sucia y cruel, pero era realista y aceptó todo eso cuando escogió su trabajo.

Aunque algunas veces se acercaba demasiado y tenía que alejarse de todo eso, vivir durante un corto periodo de tiempo como una persona normal. Su válvula personal de escape era su yate personalizado. Sus vacaciones, como todo lo demás sobre él, eran secretos sumamente protegidos, pero los días y noches en el mar eran lo que conservaban su humanidad, las únicas ocasiones en las que podía relajarse y pensar, cuando podía yacer desnudo al sol y reconstruir su lazo con la humanidad, o mirar las estrellas por la noche y recobrar la perspectiva.

Una gaviota blanca ascendió en lo alto, dando un grito lastimero. Ociosamente él la miró, libre y grácil, enmarcada contra el tazón azul libre de nubes del cielo. La brisa marina pasó rozando levemente sobre su piel desnuda, y el placer trajo una sonrisa rara a sus ojos oscuros. Había una vena salvaje e indómita en él, que tenía que mantener bajo un estrecho control, pero aquí fuera, con la única compañía del sol y el viento, podía permitirse que esa parte de si mismo saliera a la superficie. Las restricciones de la ropa parecían casi un sacrilegio aquí fuera, y se resintió de tener que vestirse cada vez que salía a un puerto en busca de combustible, o cuando otro barco se paraba cerca para tener una charla, como era la costumbre de la gente.

El sol se había desplazado hacía abajo, sumergiendo su borde dorado en el agua, cuando oyó el sonido de otro motor. Volvió la cabeza para observar el yate, un poco más grande que el suyo, que cortaba las olas despacio. Esa era la única forma para moverse por allí: despacio. Mientras más caluroso era el clima, más lento el tiempo. Sabin mantuvo su mirada fija en el barco, admirando las líneas gráciles y el sonido suave, poderoso del motor. A él le gustaban los barcos, y le gustaba el mar. Su barco era una posesión apreciada, y un secreto estrechamente guardado. Nadie sabía que lo tenía; estaba registrado a nombre de un vendedor de seguros de Nueva Orleans que no sabía nada de Kell Sabin. Ni siquiera el nombre del barco, Wanda, significaba algo. Sabin no había conocido a nadie llamado Wanda; era simplemente el nombre que había escogido. Pero Wanda era completamente suya, con sus secretos y sorpresas. Alguien que realmente le conociera no habría esperado nada distinto, pero el único hombre que realmente conocía al hombre que se escondía tras la mascara era Grant Sullivan, y él no reveló ninguno de sus secretos.

A medida que el otro barco reducía y viraba en su dirección, el sonido del motor cambio. Sabin maldijo irritado, mirando alrededor en busca de los pantalones vaqueros desteñidos que solía tener en la cubierta para esas situaciones. Una voz flotó suavemente hasta él sobre el agua, y miró al otro barco nuevamente. Una mujer estaba de pie contra la barandilla, ondeando su brazo de acá para allá sobre su cabeza de manera que demostraba que no se trataba de una emergencia, de modo que él imagino que lo que buscaba era una conversación y que no tenía ningún problema. La luz del sol del atardecer arranco destellos a su cabello rojo, y por un momento Sabin clavó los ojos en ella, su atención atrapada por esa sombra inusual, encendida de rojo.

Frunció el ceño mientras se ponía los pantalones y cerraba la cremallera. El barco estaba todavía demasiado lejos para que él pudiera verla bien, pero ese pelo rojo que ella tenía exasperó alguna parte de su memoria, que trataba ahora de salir a la luz. Clavó los ojos en ella a medida que el otro barco se dirigía hacia él, sus ojos negros brillando intensamente. Había algo en ese cabello…

Repentinamente cada instinto de Sabin gritó una alarma y se tiró contra la cubierta, sin poner en duda el instinto que hizo que su columna vertebral se estremeciera; su vida había sido salvada muchas veces por él como para que vacilara. Desplegó sus dedos en la madera caliente de la cubierta, admitiendo que podía quedar como un tonto, pero prefería ser un tonto vivo que un gran sabio. El sonido del otro motor se redujo totalmente, como si hubiera desacelerado aún más, y Sabin tomó otra decisión. Silenciosamente sobre su estómago, con el perfume de cera en sus fosas nasales y arañándose la carne desnuda, repto hasta el compartimiento que usaba de almacén.

Nunca iba a ningún sitio sin nada para protegerse. El rifle que sacó del compartimiento de almacén era poderoso y preciso, aunque sabía que incluso en el mejor de los casos, solo sería un impedimento temporal. Si sus instintos estaban equivocados, después de todo no tendría que utilizarlo; Si sus instintos estaban en lo correcto, entonces ellos tendrían armas de fuego más poderosas que ese rifle, ya que habrían venido preparados para esto.

Maldiciendo bajo su respiración, Sabin comprobó que el rifle estaba en modo automático y se arrastró sobre su pecho hasta la barandilla. Serenamente escogió su refugio, dejó que el rifle se viera, y movió la cabeza sólo lo necesario como para ver el otro barco. Seguía acercándose a él, ya estaba a menos de noventa metros.

– ¡Está lo bastante cerca! -gritó, sin saber si su voz llegaría lo bastante clara sobre el ruido del motor. Pero eso carecía de importancia, mientras les dijeran a los demás que estaba gritando algo.

El barco redujo la velocidad, moviéndose apenas a través del agua ahora, a sesenta y ocho metros. Repentinamente pareció abarrotarse de personas, y ninguno de ellos se parecía a los pescadores normales del Golfo o a los que disfrutaban pasando sus horas de ocio en el mar, pues todos iban armados, al igual que la mujer pelirroja. Sabin los escudriñó rápidamente, su vista extraordinaria adquiriendo los detalles de sus formas y tamaños. Pudo identificar los tipos armados sin detenerse a pensar en ello, de tan familiarizado que estaba con ellos. Era la gente que había estado vigilando, y sus ojos volvieron rápidamente a uno de los hombres. Aun a esa distancia, y aunque estaba lejos de todos ellos, había algo familiar en ese hombre, al igual que en la mujer.

Ahora era algo indudable, y sintió una calma helada, mortalmente conveniente para él, como siempre le pasaba en las situaciones de batalla. No perdió el tiempo pensando en por cuántos hombres era superado; en vez de eso empezó a pesar y descartar opciones, cada decisión tomada en un segundo.

Un tenue crack rompió la tranquilidad crepúsculo, el sonido de los disparos se escuchaba sobre el mar abierto. Escuchó el suave silbido de la bala caliente, cuando atravesó el aire y se estrelló contra la cabina, astillando la madera. Con un movimiento suave como la seda Sabin apuntó y disparó, bajando la cabeza después, todo en un único movimiento fluido. No necesitó escuchar el grito que trasportó hasta él el aire para saber que había acertado; Sabin habría estado tanto asombrado como furioso si hubiese fallado.

– ¡Sabin! -la voz amplificada hizo eco a través del agua-. ¡Sabe que no tiene ni una oportunidad! Facilite las cosas para sí mismo.

El acento era una buena imitación, pero no realmente americano. La oferta era algo que había esperado. Su mejor oportunidad era dejarlos atrás; la velocidad de Wanda justamente era una de sus raras características. Pero para dejarlos atrás, debería llegar a los controles que se hallaban en la parte superior, lo que significaba exponerse a si mismo a que mientras subía las escaleras abrieran fuego contra él.

Sabin analizó la situación y aceptó que tenía un cincuenta por ciento de posibilidades de alcanzar la parte superior, tal vez menos, dependiendo de cuan sorprendidos se hallaran por su movimiento. En cambio, no tendría ni una sola oportunidad si simplemente se sentase allí y esperara mantenerlos alejados con un rifle. Aunque no le faltaba la munición, ellos tendrían más. Moverse era un peligro que tenía que aceptar, así que no perdió el tiempo preocupándose por que sus opciones fueran disminuyendo. Necesitaba llegar tan alto en la escalera con el primer salto como pudiera. Agarrando el rifle firmemente, inspiró profundamente y saltó. Su dedo presionó el gatillo mientras se movía, el arma automática se sacudía en su mano al disparar haciendo que todo el mundo del otro barco tuviera que esconderse. Estiró la mano derecha y se aferró al escalón superior de la escalera, sus pies desnudos tocándolo apenas antes de seguir subiendo. Por el rabillo del ojo vio las ráfagas blancas en cuanto llegó a la parte superior y dos balas ardientes se estrellaron contra su cuerpo. Sólo el puro impulso y la determinación consiguieron que llegara a la cubierta superior, sin dejar que cayera sobre la inferior. Una oscura neblina casi oscureció su vista, y el sonido de su respiración era ruidoso en sus oídos.

Soltó el rifle.

– ¡Maldita sea! – ¡He soltado el rifle!, pensó furioso. Inspiró profundamente, rechazando a la fuerza la neblina negra que lo envolvía, y utilizando la fuerza que le quedaba para volver la cabeza. El rifle aún yacía allí, agarrado firmemente por su mano izquierda, pero no lo sentía. El lado izquierdo de su cuerpo se encontraba teñido por su sangre, a la luz menguante parecía casi negro. Su pecho se alzaba rápidamente mientras respiraba, Sabin alargó la mano derecha y cogió el rifle. El tacto del rifle en su mano hizo que viera las cosas un poco mejor, pero poco. El sudor resbaló por su piel como si fueran ríos, mezclándose con la sangre. Debía hacer algo, o caerían sobre él.

Su brazo y pierna izquierdas no obedecían las ordenes que les daba su cerebro, de modo que los ignoró, y se arrastró hasta allí usando el brazo y la pierna derechas. Sujetando el rifle contra su hombro derecho, disparó contra el otro barco nuevamente, dejándolos saber que aún estaba vivo y que seguía siendo peligroso de modo que no abordarían su barco rápidamente.

Mirando hacia abajo, evaluó sus heridas. Una bala había atravesado el músculo externo de su muslo izquierdo, otra había atravesado su hombro izquierdo; Cada una era lo suficientemente seria por si misma. Después del primer impacto en su hombro, había dejado de sentir la quemazón y su brazo había quedado entumecido, inservible, y su pierna no aguantaría el peso de su cuerpo, pero sabía por experiencia propia, que el entumecimiento pronto comenzaría a disminuir, y con el dolor recobraría parte del uso de sus músculos heridos, si podía ofrecer resistencia hasta entonces.

Se arriesgó a volver a mirar y vio que el otro barco estaba dando la vuelta poniéndose detrás del suyo. La cubierta superior estaba abierta en la parte trasera, y se convertiría en un blanco fácil.

– ¡Sabin! ¡Sabemos que estas muy herido! ¡No hagas que te matemos!

No, ellos preferirían capturarle vivo, para "interrogarle", pero él sabía que no correrían ningún riesgo. Le matarían si tuviesen que hacerlo, antes de dejarlo escapar.

Haciendo rechinar sus dientes, Sabin se fue arrastrando hacia los controles y se levantó girando la llave del encendido. El poderoso motor rugió al volver a la vida. No podía ver a dónde se dirigía, pero eso carecía de importancia, aunque chocara con fuerza con otro barco. Jadeando, descendió de vuelta a la cubierta, tratando de reunir su fuerza. Tenía que alcanzar el acelerador, y tenía poco tiempo. El dolor ardiente se extendía completamente por la parte izquierda de su cuerpo, pero su brazo y su pierna comenzaban a responder ahora, de modo que pensó que podría conseguirlo. Ignoró el dolor creciente y se balanceó con su brazo derecho aupándose, obligando a su brazo izquierdo a moverse, a subir, hasta que sus dedos ensangrentados tocaron el acelerador y rápidamente aumento la velocidad. El barco comenzó a deslizarse por el agua aumentando lentamente la velocidad, y oyó los gritos desde el otro barco.

– Eso es, muchacha -jadeó él, animando al barco. – Vamos, vamos.

Volviéndose a estirar, sintiendo como todos los músculos de su cuerpo se estremecían por el esfuerzo, logro alcanzar el acelerador y empujarlo hasta que estuvo completamente abierto. El barco saltó bajo él, respondiendo al arranque de potencia con un rugido profundo.

A esa velocidad era necesario que viera hacia donde se dirigía. Tenía otra oportunidad, pero esas oportunidades mejoraban con cada medio metro que aumentaba la distancia entre sí mismo y el otro barco. Un gruñido de dolor brotó de su garganta mientras se ponía de pie, y el salado sudor hizo que le escocieran los ojos. Tenía que sostener la mayor parte de su peso sobre la pierna derecha, para que la izquierda no se doblara bajo su peso. Miró por encima del hombro al otro barco. Rápidamente se alejaba de ellos, aunque estos continuaran persiguiéndolo.

Había una figura en la cubierta superior del otro barco, y llevaba un voluminoso lanzacohetes sobre su hombro.

Sabin ni siquiera tuvo que pensar para saber de que se trataba; había visto los suficientes lanzacohetes como para reconocerlos a simple vista. Sólo un segundo antes del disparo, y apenas dos segundos antes de que el cohete hiciera explotar su barco, Sabin se lanzó al lado derecho a las aguas turquesas del Golfo.

Se sumergió tan profundamente como pudo, pero había tenido muy poco tiempo, y la onda expansiva le hizo rodar a través del agua como el juguete de un niño. El dolor abrasó sus músculos heridos y todo se volvió negro otra vez. Fue sólo un segundo o dos, pero hizo que se desorientarse por completo. Se ahogaba, y no sabía dónde se hallaba la superficie. Ahora el agua no era de color turquesa, era negra, y hacía que se hundiera bajo ella.

Los años de entrenamiento le salvaron. Sabin nunca se había aterrorizado, y este no era el momento para empezar a hacerlo. Dejó de oponerse al agua y se obligó a relajarse, y la flotabilidad natural empezó a llevarle hasta la superficie. Una vez que supo donde estaba la superficie, empezó a nadar tanto como podía, con el brazo y pierna izquierdos inservibles. Sus pulmones ardían cuando finalmente salió a la superficie y engulló el aire caliente, con el olor de la sal.

Wanda se quemaba, haciendo que un humo negro ondulara hasta el cielo y brillara en los últimos momentos del día. La oscuridad ya se había extendido por la tierra firme y el mar, y él se aferró a ella porque era su único refugio posible. El otro barco estaba rodeando a Wanda, sus focos reflejándose sobre la ruina ardiente y el océano circundante. Él podía sentir como el agua vibraba por el poder de los motores. A menos que encontrasen su cuerpo – o lo que ellos pensaran que podría quedar de él- irían en su busca. Tendrían que hacerlo. No les quedaría otra alternativa. Su prioridad continuaba siendo la misma: tenía que poner toda la distancia que pudiera entre ellos y él.

Torpemente giró hasta quedar de espaldas y empezó a nadar de espalda con brazadas desiguales, sin detenerse hasta estar a bastante distancia de la luz procedente del barco en llamas. Sus oportunidades no eran demasiado buenas; había por lo menos dos millas hasta la costa, probablemente se acercaran más a las tres. Estaba débil por la perdida de sangre, y apenas podía mover el brazo y pierna izquierdos. A eso debía añadirse el hecho de que los depredadores marinos estarían siendo atraídos por sus heridas y llegarían a él mucho antes de que llegase a estar cerca de la costa. Soltó una corta risa, cínica, y una ola le golpeó en la cara ahogándolo. Estaba atrapado entre los tiburones humanos y los tiburones del mar, y maldita fuera si realmente había alguna diferencia entre lo que le sucedería si cualquiera de ellos le atrapaba, pero ambos trabajarían para lograrlo. No tenía intenciones de ponérselo fácil. Respiró profundamente y flotó mientras luchaba para quitarse los pantalones cortos, pero sus esfuerzos serpenteantes le hicieron hundirse, y tuvo que abrirse nuevamente paso hasta la superficie. Sujetó la prenda entre los dientes mientras pensaba en el mejor modo de usarla. Los pantalones vaqueros estaban viejos, delgados, casi harapientos; debería poder desgarrarlos. El problema era como mantenerse a flote mientras se los quitaba. Tendría que usar el brazo y pierna izquierdos, o nunca podría lograrlo.

No tenía otra opción; tenía que hacer lo que fuera necesario, a pesar del dolor.

Creyó que podía desmayarse nuevamente cuando comenzó a luchar contra el agua, pero si bien el momento pasó, el dolor no disminuyó. Torvamente usó los dientes en el borde de los pantalones cortos, tratando de desgarrar la tela. Alejó el dolor de su mente mientras sus dientes rasgaban los hilos, y rápidamente rompió la prenda hasta la pretina, dónde la tela reforzada y la costura doble detuvo su progreso. Empezó a desgarrar otra vez, hasta que tuvo cuatro tiras sueltas de tela hasta la pretina. Entonces empezó a morder a lo largo de la pretina. La primera tira se soltó, y la oprimió en su puño mientras liberaba la segunda tira.

Comenzó a rodar hasta su espalda y se mantuvo a flote, gimiendo a medida que su pierna herida se relajaba. Rápidamente unió con un nudo las dos tiras hasta obtener una lo bastante larga para enrollarla alrededor de su pierna. Después ató el torniquete improvisado alrededor de su muslo, asegurándose de que la tela cubría las heridas de entrada y salida de la bala. Lo apretó tanto como pudo sin cortarse la circulación, pero tenía que presionar las heridas si quería que dejaran de sangrar.

Su hombro iba a ser más difícil. Mordió y tiró hasta que desgarró las otras dos tiras de la pretina, entonces las ató juntas. ¿Cómo podía ponerse ese vendaje improvisado? Aún no sabía si había una herida en su espalda, o si la bala aún se hallaba en su hombro. Lenta, torpemente, movió su mano derecha y tocó su espalda, pero sus dedos arrugados por el agua sólo podían encontrar piel lisa, lo cual significaba la bala estaba todavía en su hombro. La herida estaba en la parte superior de su hombro, y vendarla era casi imposible con los materiales que tenía.

Incluso atadas juntas, las dos tiras no bastaban. Empezó a morder otra vez, rasgó dos tiras más, después las ató a las otras dos. Lo mejor que podría hacer era lanzar la tira sobre su espalda, pasarla bajo su axila y atarla fuertemente sobre su hombro. Después dobló el resto de las tiras creando un trozo suave y lo puso bajo el lazo, situándolo sobre la herida. A lo sumo era un vendaje torpe, sólo su cabeza sobresalía del agua, y una mortífera inconsciencia se extendía por sus extremidades. Torvamente, Sabin rechazó a la fuerza ambas sensaciones, clavando fijamente los ojos en las estrellas en un esfuerzo por orientarse. No iba a rendirse. Podía flotar, y lograría nadar durante cortos periodos de tiempo. Podría llevar algún tiempo, pero a menos que un tiburón le atrapase, estaba lo malditamente bien como para llegar a la costa. Se puso boca arriba y descansó durante unos pocos minutos antes de que empezase el lento y atormentador proceso, de nadar hasta la playa.

Era una calida noche, incluso para ser mediados de julio y estar en la parte central de Florida. Rachel Jones mecánicamente había ajustado sus hábitos para el clima, tomándoselo con calma, ya fuera haciendo sus labores por la mañana temprano o postergándolas hasta el atardecer. Se había levantado al salir el sol, segado las malas hiervas que crecían en su pequeño huerto, alimentado a los gansos, lavado su coche. Cuando la temperatura aumentaba, entraba en la casa y ponía una lavadora, luego dedicaba unas pocas horas a investigar y preparar el curso de periodismo que se había comprometido a impartir en la escuela de enseñanza nocturna de Gainesville cuando comenzaba la caída de la noche. Con el ventilador del techo ronroneando tranquilamente sobre su cabeza, su pelo oscuro recogido sobre su cabeza, y llevando solo un top y unos viejos pantalones cortos, Rachel estaba a gusto a pesar del calor. Había un vaso de té helado junto a su codo, y bebía mientras leía.

Los gansos cacareaban pacíficamente mientras iban de una parte a otra de la hierba, reunidos en manada por Ebenezer Duck, el viejo líder irritable. Antes había habido un alboroto cuando Ebenezer y Joe, el perro, pelearon por quien tenía el derecho al trozo de pasto fresco y verde bajo el arbusto de la adelfa. Rachel fue a la puerta de tela metálica y gritó a sus mascotas que se estuvieran quietas, y ese fue el acontecimiento más excitante del día. Así eran la mayoría de sus días durante el verano. Las cosas mejoraban durante el otoño, cuando la época turística comenzaba y sus dos tiendas de objetos de recuerdo en Treasure Island y Tarpon Springs empezaban a tener clientes. Con el curso de periodismo sus días estaban aún más ocupados de lo normal, pero los veranos eran el momento de relajarse. Trabajaba intermitentemente en su tercer libro, sin sentir una gran preocupación por terminarlo, pues la fecha limite de entrega era en Navidad e iba muy adelantada en su trabajo. La vitalidad de Rachel era engañosa, porque ella conseguía lograr mucho, sin parecer que se diera prisa.

Se sentía en casa allí, había echado profundas raíces en ese terreno arenoso. La casa en la que vivía había pertenecido a sus abuelos, y la tierra había estado en manos de su familia durante cien años. La casa había sido remodelada en los años cincuenta y no guardaba mucho parecido con la estructura original. Cuando Rachel se había instalado había renovado el interior, pero el lugar todavía le daba un sentido de permanencia. Ella conocía la casa y la tierra que la rodeaba tanto como su rostro al mirarse en un espejo. Probablemente mejor, porque Rachel no era dada a clavar los ojos en sí misma. Conocía el bosque de pinos que había delante y el pastizal que se hallaba a su espalda, cada colina, cada árbol y cada arbusto. Un camino serpenteante iba a través de los pinos y llegaba hasta la playa donde se encontraban las aguas del Golfo. No había construcciones en la playa, en parte por la escabrosidad inusual de la orilla, en parte porque los dueños de las tierras eran gente que no quería ver como se construían bloques de apartamentos y hoteles en frente de sus casas. Ése era antes un condado ganadero; un gigantesco rancho, propiedad de John Rafferty, rodeaba la propiedad de Rachel, y Rafferty era tan reacio como ella a vender cualquier parte de sus tierras para la construcción.

La playa era el refugio especial de Rachel, un lugar para caminar y pensar y encontrar la paz en el oleaje despiadado, eterno del agua. Era llamada Bahía Diamond por la forma en que la luz se astillaba contra las olas como si chocasen contra las grandes piedras que poblaban la boca de la pequeña bahía. El agua oscilaba y brillaba tan intensamente como si miles de diamantes rodearan la orilla. Su abuelo le había enseñado a nadar en Bahía Diamond. Algunas veces parecía que su vida hubiera comenzado en las aguas turquesa.

Ciertamente la bahía había sido el centro de los días dorados de su infancia, cuando una visita a los abuelos era lo más divertido que podía imaginar una niña como Rachel. Luego su madre murió cuando Rachel tenía doce años, y la bahía se convirtió en su casa para siempre. Había algo en el océano que había aliviado la agudeza de su pena y enseñado a aceptarla. También había tenido a su abuelo, e incluso ahora pensar en él, traía una sonrisa a su rostro. ¡Que anciano maravilloso había sido! Nunca había estado demasiado ocupado o había pasado vergüenza a la hora de contestar a las preguntas algunas veces embarazosas que una adolescente podía hacer, y le dio la libertad de probar sus alas pues ella tenía mucho sentido común. Había muerto el año en que ella terminó la universidad, pero incluso la muerte le había llegado en sus propios términos. Incluso estando cansado, enfermo, y preparado para morir, la había engañado con semejante humor y semejante aceptación que Rachel incluso había sentido algo de paz con su marcha. Ella se había entristecido, sí, pero la pena había sido moderada por el conocimiento de saber que era lo que él quería.

La antigua casa había permanecido vacía después, mientras Rachel seguía su carrera como periodista de investigación en Miami. Había conocido y se había casado con B. B. Jones, y la vida juntos había sido buena. B.B. había sido más que un marido, había sido un amigo, y habían pensado que tenían el mundo en sus manos. Luego la violenta muerte de B.B había acabado con ese sueño y había dejado viuda a Rachel a los veinticinco. Ella abandonó su trabajo y volvió a la bahía, volviendo a encontrar la paz en el mar interminable. Estaba emocionalmente herida, pero el tiempo y la vida tranquila la habían aliviado. Todavía, no sentía deseos de volver a la vida de ritmo rápido que había llevado antes. Ésta era su casa, y se encontraba feliz con lo que hacía ahora. Las dos tiendas de objetos de recuerdo le daban una buena vida, y aumentaba sus ingresos escribiendo ocasionalmente un artículo, así como con los libros de aventuras que había escrito sorprendentemente bien.

Este verano era casi igual a los otros veranos que había pasado en Bahía Diamond, pero más caluroso. El calor y la humedad hacían que casi se sintiera sofocada, y algunos días tenía ganas de no hacer nada más agotador que tumbarse en la hamaca y abanicarse. La puesta de sol traía algún alivio, pero incluso eso era relativo. La noche traía una pequeña brisa del Golfo para enfriarle la piel ardiente, pero aún hacía demasiado calor como para dormir. Ya había tomado una ducha fría, y ahora estaba sentada sobre el columpio del porche a oscuras, moviendo perezosamente el columpio con unos movimientos ocasionales de su pie. Las cadenas chirriaron al mismo tiempo en que los grillos chirriaban y las ranas croaban; Joe estaba echado en el porche ante la puerta de tela metálica, dormitando y soñando sus sueños perrunos. Rachel cerró sus ojos, disfrutando la brisa en su cara y pensando en lo que haría al día siguiente. Bastante de lo que había hecho hoy, y el día anterior, pero no prestaba atención a la repetición. Había disfrutado los antiguos tiempos de excitación, se había inundado por el poder seductor y peculiar del peligro, pero también ahora disfrutaba de su vida.

Aunque solo vestía unas braguitas y una camisa blanca de hombre de talla extragrande, con las mangas enrolladas y los tres primeros botones desabrochados, aún podía sentir como pequeñas gotas de sudor se formaban entre sus pechos. El calor la inquietó, y finalmente se puso de pie.

– Voy a dar un paseo -dijo al perro, el cual se dio un golpecito en una oreja y no abrió los ojos.

Rachel realmente no había esperado que fuera con ella. Joe no era un perro amigable, ni siquiera con ella. Era independiente y antisocial, apartándose cuando una mano se extendía hacia él con los pelos del cuello erizados y mostrando los dientes. Ella creía que debía haber sido maltratado antes de que apareciera en su propiedad unos años atrás, pero habían forjado una tegua. Ella le alimentaba, y él cumplía con el papel de perro guardián. Él todavía no le daba permiso de acariciarle, pero iba instantáneamente a su lado si un desconocido llegaba en coche, y se quedaba a su lado hasta que el intruso se marchaba o decidía que no había peligro. Si Rachel trabajaba en el huerto, normalmente Joe estaba a su lado. Era una asociación basada en el respeto mutuo, y ambos estaban satisfechos de ella.

El perro lo tenía fácil, pensó Rachel mientras atravesaba el patio y tomaba el camino serpenteante a través de los pinos que conducía a la playa. No le necesitaba normalmente como guardián. Pocas personas iban a su casa, excepto el cartero. Estaba en la calle sin salida de una carretera sin pavimentar que partía a través de la propiedad de Rafferty y la casa de ella era la única que había por allí. John Rafferty era su único vecino, y no era de la clase de persona que se acercara para conversar. Honey Mayfield, el veterinario local, algunas veces la visitaba después de atender una llamada desde el rancho de Rafferty, y habían desarrollado una amistad más bien cercana, pero aparte de eso Rachel era dada a aislarse, y esa era la razón por la que se encontraba cómoda andando sin rumbo fijo por la noche y vistiendo únicamente su ropa interior y una camisa.

El camino se inclinaba gradualmente en una pendiente a través del bosque de pinos. Las estrellas brillaban y eran grandes en el cielo, y Rachel había recorrido tantas veces ese camino desde su infancia, que no perdió el tiempo en coger una linterna. Incluso a través de los pinos podía ver lo suficientemente bien como para encontrar el camino. Había trescientos metros desde la casa hasta la playa, un camino fácil. A ella le gustaba recorrer la playa caminando de noche. Era el momento que prefería para escuchar el poder del océano, cuando las olas eran casi negras salvo por las puntas cubiertas de espuma. También estaba en marea baja, y Rachel prefería la playa cuando estaba en la marea baja. En la bajamar el océano traía de vuelta sus tesoros dejándolos en la arena, como una agradable ofrenda de amor. Ella había acumulado bastantes tesoros del mar en la marea baja, y nunca había dejado de maravillarse con los tesoros que las aguas turquesas del Golfo dejaban a sus pies.

Era una noche bella, sin luna y despejada, y las estrellas eran las más brillantes que había visto en años, su luz se reflejaba en las olas como miles de diamantes. La Bahía Diamond. Tenía el nombre adecuado. La playa era angosta y accidentada, con aglomeraciones de maleza creciendo a lo largo del borde, y la boca de la bahía estaba cubierta de rocas puntiagudas que eran especialmente peligrosas en la bajamar, pero con todas sus imperfecciones la bahía creaba una magia con su combinaciones de la luz y el agua. Ella podría estar quieta y observar el agua brillante durante las horas, embelesada por el poder y la belleza del océano.

La arena gruesa refrescó sus pies desnudos, y ella escarbó con los dedos del pie más profundamente. La brisa sopló, alejando su pelo de su rostro, y Rachel respiró el limpio aire salino. Ahí sólo estaban ella y el océano.

La brisa cambió de dirección, coqueteando con ella, logrando que hebras de cabello quedaran sobre su rostro. Levantó su mano para apartar su pelo de su cara e hizo una pausa sorprendida, arqueando las cejas mientras clavaba los ojos en el agua. Podría haber jurado que había visto algo. Apenas por un momento había habido un destello de movimiento, pero ahora forzando los ojos no veía nada más que el movimiento rítmico de las olas. Quizá había sido sólo un pez, o un trozo grande de madera a la deriva. Quería encontrar algo bonito para un arreglo floral, así que caminó hasta el borde de las olas, empujando hacia atrás su pelo para que no entorpeciera su visión.

¡Allí estaba otra vez, oscilaba de arriba abajo en el agua!. Dio un paso ansioso hacia adelante, mojando sus pies en el oleaje espumoso. Luego el objeto oscuro cambió de dirección otra vez y asumió una forma curiosa. El brillo de la luz plateada de las estrellas le hizo ver algo así como un brazo, agitándose débilmente con violencia hacia adelante, como un como un nadador cansado empeñándose en conseguir coordinación. Un brazo musculoso, y la masa oscura al lado de eso podría ser una cabeza.

El cuerpo entero de Rachel se estremeció ante la llegada de una ráfaga de comprensión. Ella estaba en el agua antes de que se diera cuenta de ello, surgiendo a través de las olas hacia el hombre que se esforzaba. El agua impidió su avance, las ondas empujándola hacia atrás con más fuerza; La marea apenas comenzaba a regresar hacia adentro. El hombre se hundió ante ella, y un grito ronco explotó en su garganta. Chapoteó salvajemente hacia él, el agua la cubría hasta el pecho ahora, las olas chocaban violentamente contra su cara. ¿Dónde estaba él? El agua negro no daba indicio de su posición. Alcanzó el lugar donde lo había visto por ultima vez, pero sus manos que buscaban frenéticamente en el agua no encontraban nada.

Las olas le llevarían hacia la playa. Ella cambió de dirección y se tambaleó mientras iba hacia orilla y le vio otra vez un momento antes de que su cabeza desapareciera bajo el agua otra vez. Ella tomó una decisión, nadando fuertemente, y dos segundos más tarde su mano se cerró en torno al pelo recio. Ferozmente ella sacó con fuerza su cabeza por encima del agua, pero él estaba laxo, sus ojos cerrados.

– ¡No te mueras sobre mi! -le ordenó entre dientes, cogiéndole bajo los hombros y remolcándole hacia la playa.

Dos veces la marea golpeó sus pies haciendo que trastabillara, y cada vez pensó que se ahogaría antes de que pudiera luchar con el peso del hombre.

Después le llegó el agua por las rodillas, y él se dobló fláccidamente. Tiró fuertemente hasta que él estuvo casi completamente fuera del agua, luego dio un paso y cayó sobre sus rodillas en la arena, tosiendo y abriendo la boca. Con cada músculo temblándole por el cansancio, gateó sobre sus rodillas hasta él.

Capítulo Dos

Estaba desnudo. Su mente apenas registró ese hecho antes de olvidarlo, empujado por asuntos más prioritarios. Todavía jadeaba en busca de aire para si misma, pero se obligó a contener el aliento mientras le ponía la mano en el pecho para intentar detectar un latido, o el movimiento arriba y abajo de su respiración. Estaba quieto, demasiado quieto. No encontraba indicio de la vida en él, y su piel estaba tan fría.

¡Por supuesto que estaba fría! Se regañó bruscamente, sacudiendo la cabeza para despejarla de las telarañas de la fatiga. Había estado en el agua durante sólo Dios sabía cuánto tiempo, pero estaba nadando, por muy débil que fuera, la primera vez que le había visto, y estaba dejando pasar unos segundos preciosos cuando debería estar actuando.

Le llevó toda la fuerza que tenía hacerle rodar hasta dejarle encima de su estómago, porque no era un hombre pequeño, y la brillante luz de las estrellas revelaba que era puro músculo sólido.

– Vamos- le dijo, sin dejar de masajearle la espalda. Él sufrió un ataque de tos, su cuerpo levantándose bajo ella. Luego gimió roncamente y se estremeció antes de quedarse quieto.

Rápidamente Rachel le tumbó de espaldas otra vez, inclinándose ansiosamente sobre él. Su respiración era audible ahora. Demasiado rápida y leve, pero definitivamente estaba respirando. Sus ojos estaban cerrados, y su cabeza rodó hacia un lado cuando ella le sacudió. Estaba inconsciente.

Volvió a apoyarse sobre sus talones, temblando mientras la brisa del océano traspasaba la camisa mojada que llevaba puesta, y clavó la mirada en la cabeza oscura que descansaba sobre la arena. Sólo después notó la torpe atadura que tenía alrededor del hombro. Intentó quitárselo de un tirón, pensando que quizá fuesen los restos de la camisa que llevaba puesta cuando sufrió el accidente que le había arrojado al océano. Pero la tela mojada bajo sus dedos era de tela vaquera, demasiado pesada para una camisa en este clima, y estaba atada con un nudo. Tiró de ello otra vez, y parte de la tela se desprendió. Había estado doblada en una almohadilla y apartado el nudo, y a gran altura en su hombro había una herida, un agujero redondo, obsceno, donde no debería haber habido uno, de color negro a la pálida luz.

Rachel clavó los ojos en la herida, sobresaltándose al comprender. ¡Había recibido un disparo! Había visto demasiadas heridas de bala para no reconocer a una, aun a la tenue luz de las estrellas que reducía todo a brillos plateados y sombras negras. Giró la cabeza de un lado a otro, y fijó la mirada mar adentro, forzando la vista para ver cualquier punto de luz reveladora, que advertiría de la presencia de un bote, pero no había nada. Todos sus sentidos estaban alertas, sus nervios hormigueando, instantáneamente vigilantes.

La gente no recibía disparos sin razón, y era lógico suponer que quienquiera que le había disparado la primera vez estaría dispuesto a hacerlo otra vez.

Él tenía que recibir ayuda, pero no había forma de que ella se le echase sobre la espalda y le subiera hasta su casa. Se levantó, escudriñando el oscuro mar otra vez para asegurarse de que no había pasado nada por alto, pero la superficie del agua estaba vacía. Tenía que dejarle allí, al menos el tiempo que tardase en llegar corriendo a la casa y volver.

Una vez tomada la decisión, Rachel no vaciló. Doblándose, asió al hombre por debajo de los hombros y clavó los talones en la arena, gruñendo por el esfuerzo a medida que tiraba de él lo suficientemente lejos del agua para que la marea no llegase hasta él antes de que pudiera regresar. Incluso en las profundidades de la inconsciencia él sintió el dolor que le causó al tirar fuertemente de su hombro herido y dio un gemido bajo, ronco. Rachel se sobresaltó y sintió sus ojos ardían momentáneamente, pero era algo que tenía que hacer. Cuando juzgó que él estaba lo suficientemente lejos de la playa, dejó sus hombros sobre la arena tan suavemente como pudo, susurrándole una disculpa jadeante aunque sabía que no la podría oír.

– Ya vuelvo- le aseguró, tocando su rostro mojado brevemente. Luego corrió.

Normalmente el camino de subida desde la playa y a través de los pinos le parecía bastante corto, pero esta noche se extendía interminablemente delante de ella. Corrió, sin preocuparse por golpearse con las raíces que sobresalían, los desnudos dedos de los pies, sin prestar atención a las pequeñas ramas que se enganchaba en su camisa. Una rama fue lo suficientemente fuerte para atrapar su camisa, deteniendo su carrera. Rachel tiró con todo su peso de la tela, demasiado frenética para detenerse a desenredarla. Con ruido la camisa se desgarró, y fue libre para reanudar su salvaje carrera cuesta arriba.

Las acogedoras luces de su pequeña casa eran un faro en la noche, la casa un oasis de seguridad y familiaridad, pero algo había ido muy mal, y no podía encerrarse dentro de su refugio. La vida del hombre en la playa dependía de ella.

Joe había oído su llegada. Estaba de pie sobre el borde del porche con sus pelos del cuello erizados y un gruñido bajo y retumbante surgiendo de su garganta. Podía distinguirle contra la luz del porche mientras corría a toda velocidad a través del patio, pero no tenía tiempo para apaciguarle. Si la mordía, la mordía. Se preocuparía por eso más tarde. Pero Joe ni siquiera la miró mientras ella saltaba subiendo las escaleras y cerraba de golpe la puerta de tela metálica. Permaneció en guardia, de cara a los pinos y la playa, con todos sus músculos estremeciéndose mientras se colocaba entre Rachel y lo que fuere que la hubiera hecho correr a través de la noche.

Rachel agarró el teléfono, tratando de controlar su respiración para poder hablar coherentemente. Le temblaban las manos mientras recorría a tientas la guía telefónica, buscando un listado de ambulancias, o una patrulla de rescate o tal vez el departamento de policía del condado. ¡Cualquiera! Dejó caer el libro y maldijo violentamente, inclinándose para agarrarlo otra vez. Una patrulla de rescate, ellos tenían médicos, y el hombre necesitaba atención médica mucho más de lo que necesitaba un informe policial sobre él.

Encontró el número y estaba marcándolo, cuándo repentinamente su mano se detuvo, y clavó los ojos en el teléfono. Un informe policial. No supo por qué, no se lo podría explicar a ella a sí misma en ese momento, pero de improviso supo que tenía que mantenerlo en secreto, al menos de momento. Los instintos que había desarrollado durante sus años como periodista de investigación enviaban señales de alerta permanentes, y las obedeció ahora como las había obedecido entonces. Colgó el teléfono de golpe, estremeciéndose mientras permanecía allí de pie y trataba de poner en orden sus pensamientos.

Nada de policía. No ahora. El hombre en la playa estaba indefenso, no era ninguna amenaza para ella ni para nadie más. Él no estaría en peligro en absoluto si hubiera resultado herido en un simple tiroteo, una discusión que se había escapado del control. Podría ser un traficante de droga. Un terrorista. Cualquier cosa. Pero, por Dios, podía no ser nada de eso, y ella podría ser la única oportunidad él tenía.

Mientras arrastraba un edredón de la parte superior de su armario del dormitorio y salía corriendo de la casa otra vez, con Joe directamente en sus talones, confusas escenas de su pasado atravesaban su mente. Escenas de cosas que no estaban bien, donde la superficie lustrosa era aceptada y pulcramente archivada mientras la historia real permanecía siempre de oculta. Había otros mundos más allá de la vida normal que la mayoría de la gente vivía, capas de peligro, falsedad y traición en sitios en los que nunca se hubiera sospechado. Rachel conocía esas capas. Se habían llevado la vida de B.B… El hombre del la playa podría ser víctima o villano, pero si era un villano tenía tiempo de sobra para entregarle a las autoridades mucho antes de que pudiera recobrarse de la herida. Por otra parte, si era una víctima, el único tiempo que tenía era el que ella le pudiera proporcionar.

Jadeando, Rachel cayó de rodillas en la arena a su lado y colocó la mano sobre su pecho, estremeciéndose de alivio cuando sintió el constante movimiento de subida y bajada que le decía que todavía estaba vivo. Joe permaneció a su lado, con la cabeza baja y las orejas echadas hacia atrás, mientras un gruñido bajo y continuo salía de su garganta, sin que sus ojos se separasen nunca del hombre.

– Está bien, Joe,- dijo, mecánicamente dándole al perro una palmadita tranquilizadora, y por una vez él no se echó hacia atrás lejos de su alcance. Extendió la colcha sobre la arena, luego se arrodilló otra vez para poner las manos contra el cuerpo laxo del hombre. Le hizo rodar encima de la colcha. Esta vez él no emitió ningún sonido, y ella dio las gracias por que él no pudiera sentir el dolor que ella tenía que causarle.

Necesitó algunos minutos para colocarle. Luego tuvo que descansar. Clavó ansiosamente los ojos en el mar otra vez, pero todavía estaba vacío. No había nadie allí afuera, sin embargo no era raro ver las lamparillas de los barcos que pasaban. Joe se frotó contra de sus piernas, gruñendo otra vez, y ella hizo acopio de fuerzas. Luego se inclinó, cogió las dos esquinas del edredón más cercanas a la cabeza del hombre e hincó sus talones en la arena. Gruñó con el esfuerzo. Aun utilizando todo su peso para tirar, todo lo que pudo hacer fue arrastrarle unos metros. ¡Dios mío, pesaba mucho!

Puede que cuando ella le sacara de la playa y empezara a arrastrarle por encima de las resbaladizas agujas de pino fuera más fácil. Si se hiciese mucho más difícil no podría moverle en absoluto. Había sabido que sería difícil, pero no se había dado cuenta de que estaría casi más allá de sus capacidades físicas. Ella era fuerte y sana, y su vida dependía de ella. ¡Seguramente podría subirle a rastras a su casa, aunque tuviera que hacerlo centímetro a centímetro!

Eso fue casi lo que tuvo que hacer. Aun cuando se las ingenió para sacarle de la playa, aunque las agujas de pino eran resbaladizas y la colcha se deslizó sobre ellas más fácilmente, el camino era cuesta arriba. La pendiente no era pronunciada, y normalmente la recorría caminando fácilmente, pero igual podía haber sido una pared vertical por el esfuerzo que le supuso arrastrar a un hombre de cien kilos hacia arriba. No podría seguir avanzando de esa forma por mucha más distancia. Se tropezó y se tambaleó, cayendo de rodillas varias veces. Sus pulmones bombeaban y resoplaban como fuelles, y el cuerpo entero le dolía antes de que hubiera llegado a la mitad de la cuesta. Se detuvo por un momento y se apoyó contra un pino, luchando contra la náusea inevitable del esfuerzo excesivo. Si no hubiera sido por el árbol en el que se apoyaba, no habría sido capaz de estar de pie en ningún modo, porque las piernas y los brazos le temblaban salvajemente.

Un búho ululó en algún lugar a corta distancia, y los grillos chirriaron impertérritos. Los acontecimientos de la noche no significaban nada para ellos. Joe no había dejado su lado, y cada vez que ella se detenía a descansar él se apretujaba contra sus piernas, lo que era completamente extraño en él. Pero se apretaba contra ella en busca de protección. Más bien, parecía que la estaba protegiendo, poniéndose entre ella y el hombre. Rachel inspiró profundamente e hizo acopio de fuerzas para realizar otro esfuerzo, palmeando a Joe y diciendo:

– Buen chico, buen muchacho.

Se agachó para sujetar la colcha otra vez, y Joe hizo algo extraordinario. Cogió el borde del edredón entre sus dientes y gruñó. Rachel clavó los ojos en él, preguntándose si lo había agarrado para impedirle arrastrarlo más lejos. Cautelosamente afirmó sus piernas temblorosas, luego se reclinó y tiró con cada gramo de fuerza quedaba en ella. Dejando de gruñir, Joe reforzó sus piernas y tiró también, y con su fuerza sumada a la de ella, la colcha se deslizó hacia adelante varios metros.

Rachel se detuvo asombrada, clavando los ojos en el perro.

– Buen muchacho- dijo otra vez. -¡Buen muchacho!

¿Había sido una acción fortuita, o lo haría de nuevo? Era un perro grande y fuerte. Honey Mayfield creía que pesaba casi cuarenta kilos. Si podía persuadirle para que la ayudase a tirar con ella, podría tener al hombre en lo alto de la cuesta inmediatamente.

– Bien- susurró, agarrando mejor la colcha-. Veamos si lo haces una vez más. Tiró, y Joe tiró con un gruñido instantáneo y bajo retumbando en su garganta, como si desaprobase lo que ella lo hacía, pero resuelto a ayudarla si estaba decidida a hacerlo.

Fue mucho más fácil con ayuda del perro, y pronto estaban fuera del matorral del pino, con sólo la carretera de tierra y el pequeño patio de por medio para alcanzar la casa. Rachel se enderezó y clavó los ojos en la casa, preguntándose cómo le arrastraría por los dobles escalones del porche. Bien, le había traído hasta aquí. Le metería en la casa, de una u otra manera. Doblándose, empezó a tirar fuertemente otra vez.

No había emitido ningún sonido desde el gemido en la playa, ni siquiera cuando le arrastraron sobre raíces expuestas o rocas sueltas en la carretera de tierra. Rachel dejó la colcha caer y se agachó sobre él otra vez, en cuclillas en la hierba fresca y húmeda a su lado. Todavía respiraba. Después de lo que le había hecho pasar, no creía que pudiera pedir más. Clavó los ojos en los dos escalones otra vez, frunciendo el ceño. Necesitaba una cinta transportadora subir esos peldaños. Una sensación creciente de urgencia la carcomía. No sólo necesita atención médica con urgencia, sino que cuanto antes le escondiera dentro, mejor. Estaba aislada en Bahía Diamond, por lo que las visitas casuales no eran habituales, así que si alguien viniera buscando al hombre no sería una visita casual. Hasta que él estuviera consciente, hasta que ella supiera más acerca de lo que estaba ocurriendo, tenía que esconderle.

La única forma que tenía de conseguir subirle era cogerle bajo los brazos y tirar de él hacia arriba, igual que le había sacado del mar. Joe no podría ayudar ahora. Tenía que levantar la cabeza del hombre, los hombros y el pecho, la parte más pesada de su cuerpo.

Había recuperado el aliento, y sentándose allí en la hierba no iba a conseguir nada. Pero estaba tan cansada, los brazos y las piernas le pesaban como plomo. Estaban torpes, y se tambaleó un poco cuando se puso de pie. Delicadamente envolvió la colcha alrededor del hombre, luego se colocó detrás de él y deslizó sus manos bajo sus axilas. Haciendo un gran esfuerzo, le levantó hasta dejarle medio sentado, luego rápidamente le sostuvo con las piernas. Él comenzó a caerse, y con un grito Rachel le agarró alrededor del pecho, abrazándole estrechamente y uniendo sus manos por delante de su pecho. Su cabeza cayó adelante, tan débil como un recién nacido. Joe se inquietó en su lado, gruñendo porque no podía encontrar un lugar para agarrar la colcha.

– Está bien- jadeó-. Tengo que hacerlo yo sola ahora.

Se preguntó si hablaba con el perro o el hombre. Uno u otro era ridículo, pero ambos parecían importantes.

Los peldaños estaban a su espalda. Manteniéndose de pie y con las manos fuertemente apretadas alrededor del pecho del hombre, Rachel se tiró hacia atrás. Su trasero aterrizó en el primer peldaño con un ruido sordo, y el borde del peldaño superior le dejó una tira en carne viva en la espalda, pero había logrado levantar al hombre uno poco. El dolor caliente le abrasó la espalda y las piernas por la tensión que ponía en sus músculos.

– Oh, Dios mío- susurró-, no puedo derrumbarme ahora. Dentro de poco descansaré, pero no ahora.

Haciendo rechinar sus dientes, se puso de pie otra vez, usando los músculos más fuertes de sus muslos en vez los músculos de la parte de atrás de sus piernas que eran más débiles. Otra vez se abalanzó hacia arriba y atrás, empujando con las piernas, arrastrando al hombre hacia arriba con ella. Estaba sentada sobre el último peldaño ahora, y las lágrimas de dolor y esfuerzo picaban en sus ojos. El torso del hombre estaba en las escaleras, sus piernas todavía fuera en el patio, pero si podía colocar la parte superior de su cuerpo en el porche el resto sería fácil. Tenía que hacer la misma maniobra muy dolorosa una vez más.

No supo cómo lo hizo, dónde encontró la fuerza. Se encogió, se abalanzó, empujó. Repentinamente se desequilibró y cayó pesadamente hacia atrás en el porche de madera, el hombre descansando sobre sus piernas. Atontada, yació allí por un momento, mirando fijamente hacia arriba a la luz amarilla del porche con los diminutos insectos abarrotándose alrededor de ella. Pudo sentir su corazón golpeando salvajemente contra las costillas, oyó los sollozos jadeantes que hacía mientras trataba de llevar suficiente oxígeno a sus pulmones para satisfacer la demanda de sus extenuados músculos. Su peso aplastaba sus piernas. Pero si ella yacía completamente estirada en el porche, y él yacía sobre sus piernas, eso quería decir lo había conseguido. ¡Había logrado subirle!

Gimiendo, llorando, se obligó a sentarse, aunque pensaba que las tablas bajo ella eran una cama maravillosa. Le llevó un momento forcejear con el peso que le aplastaba las piernas, y luego hizo lo que pudo para ponerse de pie. Gateó hasta la puerta de tela metálica y la mantuvo abierta, luego gateó de vuelta al lado del hombre. Simplemente algunos metros más. Atravesar la puerta principal, girar a la derecha, luego a su dormitorio. Diez, quince metros. Eso era todo lo que ella se pediría.

El método original de agarrar el borde de la colcha y tirar parecía que una buena idea, y Joe estaba dispuesto a prestar su fuerza otra vez, pero Rachel tenía que guardar una pequeña parte de su preciosa fuerza para sí misma, y el perro tuvo que hacer la mayor parte del trabajo. Lenta, laboriosamente, hicieron avanzar poco a poco al hombre a través del porche. Ella y Joe no podrían pasar a través de la puerta al mismo tiempo, así ella se volvió primera y se arrodilló para tratar de agarrar con fuerza de nuevo la colcha. Gruñendo, con su cuerpo fuerte, Joe echó marcha atrás con toda su fuerza, y el hombre y el acolchado pasaron a través de la puerta.

Parecía buena idea seguir sin parar mientras le pudieran mover. Ella giró hacia su dormitorio, y un minuto escaso más tarde él yacía sobre el suelo al lado de su cama. Joe soltó la colcha tan pronto como ella lo hizo e inmediatamente se alejó de ella, con los pelos del cuello erizados mientras reaccionaba a los límites poco familiares de una casa.

Rachel no intentó mimarle ahora. Ya le había pedido mucho, había excedido tanto los límites anteriores que cualquier avance más simplemente sería demasiado.

– Por aquí- dijo, luchando por ponerse de pie y guiándole de regreso a la puerta principal. Él salió rápidamente después de ella, ansioso de tener libertad otra vez, y desapareció en la oscuridad más allá del la luz del porche. Lentamente soltó la puerta de tela metálica y la cerró, abofeteando en un mosquito que había entrado en la casa.

Metódicamente, andando despacio y vacilante, cerró las puertas delanteras y traseras y corrió las cortinas sobre las ventanas. Su dormitorio tenía anticuadas celosías, y las cerró. Una vez hecho eso, la casa estaba tan segura como lo podía estar. Se quedó con la mirada fija hacia abajo, sobre hombre desnudo tumbado desgarbadamente en su suelo del dormitorio. Necesitaba atención médica, atención médica experta, pero no se atrevía a llamar a un médico. Estaban obligados a comunicar todas las heridas de bala a la policía.

Realmente había sólo una persona que le podría ayudar ahora, una persona en la que confiaba para guardar un secreto. Dirigiéndose a la cocina, Rachel marcó el número de Honey Mayfield, esperando que todo saliera bien y que no hubiera salido por una llamada de emergencia. El teléfono fue descolgado al tercer timbrazo, y una voz claramente adormecida dijo:

– Mayfield.

– Honey, soy Rachel. ¿Puedes venir?

– ¿Ahora? – Honey bostezó-. ¿Le ha ocurrido algo a Joe?

– No, los animales están bien. ¿Pero puedes traer tu maletín? Y tráelo envuelto en una bolsa de la compra o algo por el estilo, para que nadie lo pueda ver.

Todas las huellas de somnolencia habían dejado la voz de Honey.

– ¿Es una broma?

– No. Date prisa.

– Estaré allí tan pronto como pueda.

Los dos teléfonos fueron colgados simultáneamente, y Rachel volvió al dormitorio, dónde se puso en cuclillas al lado del hombre. Estaba todavía inconsciente, y el trato que había recibido debería haber sido capaz de despertar hasta a los muertos, a menos que hubiera perdido tanta sangre que estuviera en coma y al borde de la muerte. Una inquietud punzante y penetrante la apresó, y tocó su cara con manos temblorosas, como si le pudiera devolver la esencia de la vida con su contacto. Estaba más caliente ahora de lo que lo había estado, y respiraba con movimientos lentos, pesados de su pecho. La herida en su hombro exudaba sangre, y la arena se pegaba a él, incluso enredando su pelo, que todavía chorreaba agua de mar. Trató de quitar una parte de la arena de su pelo y sintió algo pegajoso bajo sus dedos. Frunciendo el ceño, miró el color rojo acuoso que manchaba su mano. Luego el conocimiento emergió. ¡Por supuesto, tenía una lesión en la cabeza! ¡Y ella le había arrastrado cuesta arriba, luego literalmente le había maltratado subiendo las escaleras del porche! ¡Lo raro era que no le hubiera matado!

Con el corazón martillando, corrió a la cocina y llenó su tazó de plástico más grande con agua caliente, luego regresó al dormitorio para sentarse sobre el suelo junto a él. Tan suavemente como le fue posible, lavó tanta sangre y arena como pudo de su pelo, sintiendo las hebras gruesas desenredándose entre sus dedos. Las puntas de sus dedos encontraron un chichón creciente en el lado derecho de su cabeza, entre el nacimiento del pelo y su sien, y apartó a un lado el pelo a revelar un desgarro dentado en la piel. Sin embargo, no era una herida de bala. Era como si él se hubiera golpeado la cabeza, o hubiera sido golpeada con algo. ¿Sino por qué estaba inconsciente ahora? Había estado nadando cuando ella le había visto por primera vez, así que había estado consciente entonces. No había perdido el conocimiento hasta que estuvo ya dentro de la boca de Diamond Bay.

Presionó la tela al chichón, tratando de limpiar la arena del corte. ¿Se había golpeado la cabeza con una de las rocas enormes y dentadas que cubrían la boca de la bahía? Con la marea baja quedaban apenas bajo la superficie del agua y era difícil evitarlas a menos que se supiese exactamente donde estaban. Sabiendo lo que sabía acerca de la bahía, Rachel supo que eso era exactamente lo que había ocurrido, y se mordió el labio al pensar que había arrastrado al hombre de la forma en lo que había hecho cuando probablemente estaba sufriendo de una conmoción cerebral. ¿Qué ocurría si su imaginación andaba descontrolada, y daba lugar a la muerte del hombre por culpa de sus miedos y vacilaciones?. Una conmoción cerebral era seria, y también lo era una herida de bala. ¿Oh, Dios mío, estaba haciendo lo correcto? ¿Habría recibido el disparo por accidente y caído al mar por la noche, luego se desorientó por el dolor y la confusión? ¿Había alguien buscándole frenéticamente ahora mismo?

Miró fija y ciegamente hacia abajo, y movió la mano sobre su hombro como disculpándose, acariciando ligeramente con sus dedos la piel caliente, misteriosamente bronceada. ¡Qué tonta era! Lo mejor que podría hacer por este hombre sería llamar la patrulla de rescate inmediatamente y esperar que no le hubiera hecho ningún daño adicional con sus malos tratos. Comenzó a ponerse de pie, para olvidar sus fantasías alocadas y hacer lo más sensato, cuando se dio cuenta de que había estado clavando los ojos en sus piernas, y que la izquierdo tenía una tira anudada de tejido vaquero envuelta alrededor de ella. Tejido vaquero. Él también había atado tejido vaquero alrededor de su hombro. Un escalofrío recorrió su columna vertebral, y dejó su posición al lado de su cabeza para bajar poco a poco hacia su pierna, asustada por lo que encontraría. No podía desatar el nudo. Estaba hecho demasiado prieto, y el agua sólo lo había apretado más.

Sacó unas tijeras de su cesto de la costura y pulcramente cortó en dos la tela. Las tijeras se resbalaron repentinamente de su nerviosos dedos mientras se quedaba con la mirada fija en su muslo, en la fea herida en el músculo exterior. Había recibido un disparo en la pierna, también. Examinó su pierna casi clínicamente. Había una herida de entrada y de salida, así que al menos la bala no estaba todavía dentro de él. No había sido tan afortunado con el hombro.

Nadie recibía disparos dos veces por accidente. Deliberadamente alguien había tratado de matarle.

– ¡No consentiré!- dijo ferozmente, sobresaltándose con el sonido de su propia voz. No conocía al hombre que yacía en el suelo, inmóvil e inerte, pero se puso en cuclillas sobre él con todo el instinto protector de una leona por un cachorro indefenso. Hasta que supiera qué pasaba, nadie iba a tener siquiera una oportunidad para herir a este hombre.

Con manos suaves, empezó a lavarle como mejor pudo. Su desnudez no la avergonzó, dadas las circunstancias sintió que sería tonto acobardarse por su carne desnuda. Estaba herido, indefenso; si se lo hubiera encontrado tomando el sol al desnudo, habría sido harina de otro costal, pero él la necesitaba ahora, y no pensaba permitir que la modestia le impidiera ayudarle.

Oyó el sonido de la llegada del coche por la carretera y se puso precipitadamente de pie. Ésa debería ser Honey, y aunque Joe normalmente no era tan hostil con las mujeres como lo era con los hombres, después de los inusuales acontecimientos de la noche podría estar nervioso y podría desquitarse a costa de la veterinaria. Rachel descorrió el cerrojo de la puerta principal y la abrió, saliendo un momento al porche delantero. No podría ver a Joe, pero un gruñido bajo surgía de debajo del arbusto de la adelfa, y habló en voz baja hacia él mientras el coche de Honey daba vuelta a en el camino de acceso.

Honey salió y metió la mano en el asiento trasero para sacar dos bolsas del supermercado, que sujetó con fuerza mientras echaba a andar a través del patio.

– Gracias por esperar, – dijo claramente. – La tía Audrey quiere que le des tu opinión sobre unos cojines.

– Entra – la invitó Rachel, manteniendo abierta la puerta de tela metálica. Joe gruñó otra vez mientras Honey subía por las escaleras, pero se quedó bajo la adelfa.

Honey las dos bolsas en el suelo y observó como Rachel cerraba cuidadosamente la puerta principal otra vez.

– ¿Qué pasa?- Exigió, plantando sus puños firmes, pecosos en las caderas. – ¿Por qué estoy escondiendo mi maletín?

– Aquí dentro, – dijo Rachel, conduciéndola rumbo hacia su dormitorio. Él todavía no se movía, excepto por el movimiento regular de su pecho mientras respiraba-. Ha recibido disparos- dijo cayendo de rodillas al lado de él.

El color saludable desapareció de la cara de Honey, dejando sus pecas como lugares brillantes en su nariz y los pómulos.

– ¿Dios mío, qué pasa aquí?. ¿Quién es él? ¿Has llamado al sheriff? ¿Quién le disparó?.

– No sé contestar a esas tres preguntas -dijo Rachel tensamente, sin mirar a Honey. Dejó sus ojos fijos en la cara del hombre, deseando verle abrir los ojos, deseando que él le diera las respuestas a las preguntas que Honey le había hecho. – Y no voy a llamar al sheriff.

– ¿Cómo que no le vas a llamar?- gritó Honey claramente, con su habitual calma rota por la vista de un hombre desnudo en suelo del dormitorio de Rachel -. ¿Le dispaste?

– ¡Claro que no!. ¡Él apareció nadando en la playa!.

– ¡Una razón más para llamar al sheriff!.

– ¡No puedo!- Rachel levantó la cabeza, con los ojos feroces y extrañamente calmados. – No puedo arriesgar su vida de ese modo.

– ¿Has perdido la razón?. ¡Necesita un doctor, y el sheriff necesita averiguar por qué recibió disparos!. Podría ser un criminal evadido, o un traficante de droga. ¡Cualquier cosa!.

– Lo sé.- Rachel inspiró profundamente. – Pero en las condiciones en las que está, no creo que corra un riesgo. Está indefenso. Y si las cosas no son… como parecen… él no tendría ninguna posibilidad en un hospital donde alguien podría acercarse a él.

Honey le puso su mano a su cabeza.

– No entiendo de lo que hablas – dijo con fatiga-. ¿Cómo que, «sin no son como parecen»? ¿Y por qué piensas que alguien trataría de acercarse a él?. ¿Para terminar el trabajo que empezaron?.

– Sí.-

– ¡Así que es un trabajo para el sheriff!

– Escucha- dijo Rachel insistentemente.- Cuando era periodista, vi algunas cosas que eran… extrañas. Estaba trabajando una noche cuando fue encontrado un cuerpo. El hombre había recibido disparos en la parte de atrás de la cabeza. El sheriff de ese condado cumplió con su informe, el cuerpo fue llevado en para identificación, pero cuando el informe de un párrafo apareció en el periódico dos días más tarde, ¡dijeron que había muerto de causas naturales!. En cierto modo, supongo que es natural morir de una bala en el cerebro, pero me pareció raro, y hurgué un poco más buscando el archivo. El archivo había desaparecido. La oficina del médico forense no tenía constancia de un hombre que había sido disparado en la cabeza. Finalmente me dijeron que dejara de fisgonear, que ciertas personas en el gobierno se habían encargado del asunto y habían querido que se echara tierra por encima.

– Esto no tiene ningún sentido- masculló Honey.

– ¡El hombre era un agente!

– ¿De qué era agente? ¿La DEA? ¿El FBI? ¿Qué…?

– Vas bien encaminada, pero era más secreto.

– ¿Un espía? ¿Dices que era un espía?

– Era un agente. No sé de qué lado, pero todo fue encubierto y adulterado. Después de eso hubo otras cosas que no fueron lo que parecieron. ¡He visto demasiado para dar simplemente por supuesto que este hombre estará a salvo si le entrego a las autoridades!

– ¿Crees que es un agente?- Honey se quedó mirando fijamente al hombre con sus ojos castaños dilatados.

Rachel contestó serenamente.

– Creo que es probable y creo que arriesgaríamos su vida si le entregáramos al sheriff. Después sería un asunto público, y cualquiera que le buscara podría encontrarle.

– Todavía podría ser un traficante de droga. Puedes arriesgar la vida protegiéndole.

– Es una posibilidad- admitió Rachel -. Pero está herido, y yo no. No tiene ninguna oportunidad en absoluto, excepto lo que yo le pueda dar. Si la DEA lo está buscando por algún asunto de droga, habrá algo acerca de él en el escáner, o en el periódico. Si es un delincuente evadido estará en las noticias. No está en condiciones herir a nadie, así es que estoy a salvo.

– ¿Y si fue un asunto de droga que se torció, y algunos otros personajes peligrosos van tras él? No estarías a salvo luego, ni de él, ni de los demás.

– Ése es un riesgo que tendré que aceptar – dijo Rachel quedamente, sus ojos grises fijos en la mirada preocupada de Honey-. Conozco todas las posibilidades, y riesgos. Puedo ver sombras donde no hay ninguna, pero no me arriesgaré sabiendo lo terrible que sería para él si estoy en lo cierto.

Honey exhaló un aliento profundo e hizo otro intento.

– Precisamente no es probable que un espía herido nadase en tu playa. Cosas como esas no les ocurren a las personas normales, y tú estás todavía dentro de la normalidad, aunque eres un poco de excéntrica.

Rachel no podría creer lo que oía, de Honey de entre todas las personas, que era generalmente la persona más lógica del mundo. Los acontecimientos de la noche ponían nerviosos a todo el mundo.

– ¡No es probable que un hombre herido nadase en esta época en mi playa, independientemente de su ocupación! ¡Pero lo hizo! Está aquí, y necesita ayuda. He hecho lo que he podido, pero necesita atención médica. Todavía tiene una bala en su hombro. ¡Honey, por favor!

Si fuera posible, Honey se puso aún más blanca.

– ¿Quieres que me encargue de él? ¡Necesita a un doctor! ¡Soy veterinaria!

– ¡No puedo llamar a un médico! Están obligados a comunicar todas las heridas de bala a la policía. Tú lo puedes hacer. No hay ningún órgano vital involucrado. Son su hombro y su pierna, y creo que tiene una conmoción cerebral. Por favor.

Honey echó una mirada hacia abajo al hombre desnudo y se mordió los labios.

– ¿Cómo le subiste hasta aquí?

– Joe y yo le arrastramos en esta colcha.

– Si tiene una conmoción cerebral severa puede necesitar cirugía.

– Lo sé. Si es necesario ya pensaré en algo.

Estuvieron ambas en silencio durante algunos minutos, recorriendo con la mirada al hombre que yacía tan quieto e indefenso en sus pies.

– Bien – dijo Honey finalmente, su voz suave. – Haré lo que pueda. Pongámosle encima de la cama.

Eso fue tan difícil como lo había sido subirle desde la playa. Como Honey era mayor y más fuerte, ella le cogió por debajo de los hombros, mientras Rachel deslizaba un brazo bajo sus caderas y el otro bajo sus muslos. Como Rachel había notado antes, era un hombre grande, y musculoso, lo cual quería decir que pesaba más para su tamaño que un hombre con menos masa muscular. También era un peso muerto, y tenían que tener cuidado con sus heridas.

– Dios mío -jadeó Money -. ¿Cómo conseguiste subirle por esa cuesta hasta la casa, incluso con la ayuda de Joe?

– Tenía que hacerlo- dijo Rachel, porque esa era la única explicación que tenía.

Finalmente le colocaron en la cama, y Rachel se sentó en el suelo, completamente exhausta por los esfuerzos de la noche. Honey se agachó sobre el hombre, con su pecosa cara atenta mientras le examinaba.

Capítulo Tres

Eran las tres en punto de la mañana. Honey se había ido media hora antes, y Rachel había contenido su cansancio lo suficiente como para tomar otra ducha muy necesaria y limpiarse la sal del pelo. Finalmente el calor del día había disminuido lo suficiente para estar a gusto al aire, pero pronto amanecería, y el calor comenzaría a aumentar de nuevo. Necesitaba dormir ahora, mientras pudiera, pero su pelo estaba mojado. Suspirando, se reprochó por su vanidad y cambió de dirección hacia el secador de pelo.

El hombre estaba todavía dormido, o inconsciente. Había sido golpeado con fuerza, pero Honey no creía que estuviera muy grave, o en coma. Más bien, había decidido que su inconsciencia prolongada era debida a una combinación de fatiga, pérdida de sangre, trauma y golpe en la cabeza. Había sacado la bala de su hombro, le había suturado y vendado sus heridas, y le había puesto una inyección antitetánica y un antibiótico. Luego ella y Rachel le habían limpiado, habían cambiado la ropa de cama y le habían puesto tan cómodo como podían. Una vez que se había decidido a ayudar, Honey había vuelto a su personalidad capaz y sin nervios habitual, por la cual Rachel estaría eternamente agradecida. Rachel creía que se había esforzado físicamente hasta su límite, pero de algún sitio había sacado la energía para ayudar a Honey durante la angustiosa operación de sacar la bala del hombro del hombre, y luego enmendar el daño hecho a su cuerpo.

Con el pelo seco, se puso la camisa limpia que había llevado consigo al cuarto de baño. La cara que reflejaba el espejo no se parecía a la de ella, y clavó los ojos en ella con curiosidad, notando la piel pálida y las oscuras sombras de color malva de fatiga bajo ojos. Estaba atontada de cansancio, y lo sabía. Era hora de ir a la cama. El único problema era: ¿dónde?

El hombre estaba en su cama, la única cama en la casa. No tenía un sofá de tamaño suficiente, sólo dos sillas a juego. Siempre tenía la posibilidad de hacerse una cama de paja en el suelo, pero estaba tan cansada que hasta el mero pensamiento del esfuerzo que le llevaría era casi superior a sus fuerzas. Dejando el cuarto de baño, clavó los ojos en su cama limpia con sus sábanas blancas como la nieve, y en el hombre que yacía tan silenciosamente entre esas sábanas.

Necesitaba dormir, y necesitaba estar junto a él para poder oírle si se despertaba. Era una viuda de treinta años, no una virgen temblorosa. Lo más sensato que podía hacer era arrastrarse dentro de la cama al lado de él para poder descansar. Después de clavar los ojos en él durante apenas un instante más, tomó su decisión y apagó las luces, luego rodeó la cama hasta el otro lado, y se deslizó cuidadosamente entre las sábanas, intentando no tocarle. No pudo evitar soltar un pequeño gemido a medida que sus músculos cansados finalmente se relajaban, y se puso de lado para colocar su mano sobre su brazo, para despertarse si él se inquietaba. Luego se durmió.

Hacía calor cuando se despertó, y estaba empapada en sudor. Una alarma destelló brevemente en su cerebro, cuando abrió los ojos y vio la morena cara masculina en la almohada al lado de la de ella. Luego recordó y se levantó apoyándose sobre el codo para mirarle. A pesar del calor él no sudaba, y su respiración parecía un poco demasiada rápida. La preocupación creció rápidamente en ella, se incorporó y puso la mano en su cara, sintiendo el calor allí. Él movió la cabeza con inquietud, alejándose de su contacto. Tenía fiebre, lo que no era inesperado.

Rápidamente Rachel salió de cama, notando que era después del mediodía. ¡Con razón la casa estaba tan sofocante! Abrió las ventanas y encendió los ventiladores para expulsar el aire caliente de la casa antes de encender el airea acondicionado para enfriar la casa aun más. No lo usaba mucho, pero su paciente necesitaba ser refrescado.

Tenía que encargarse de él antes de hacer nada más. Disolvió dos aspirinas en una cucharadita de agua, luego delicadamente levantó su cabeza, intentando no sacudirle.

– Abre la boca – canturreó, como si fuera un bebé. – Tómate esto por mí. Luego te dejaré descansar.

Su cabeza descansaba pesadamente contra su hombro, sus pestañas negras todavía permanecían quietas sobre sus mejillas. Su pelo era grueso y sedoso bajo sus dedos, y caliente, haciéndola acordarse de su fiebre. Puso la cuchara contra su boca, advirtiendo la línea decidida de sus labios. La cuchara presionaba su labio inferior, abriéndolo apenas un poco.

– Vamos, adelante – le susurró. -Abre tu boca.

¿Cuántos los niveles de conciencia estaban allí? ¿Escuchó su voz? ¿Entendió las palabras? ¿O fue simplemente el tono bajo, tierno el que llegó hasta él? ¿Fue su contacto? ¿El perfume caliente, somnoliento de su carne? Algo le alcanzó. Él trató de volverse hacia ella, su cabeza entregándose a las caricias contra su hombro, y su boca abrió un poco. El corazón martilleaba en su pecho mientras le engatusaba para que tragarse, esperando que no se ahogase. Funcionó tan bien que logró darle tres cucharitas más de agua antes de que él volviera a la inconsciencia más profunda.

Mojó una toalla en agua fría, la dobló y se la colocó sobre la frente, luego retiró hacia atrás la sábana hasta que estuvo sobre sus caderas y empezó lavarle con una esponja con el agua fría. Despacio, casi mecánicamente, deslizó la tela mojada sobre su pecho y sus hombros y bajo sus poderosos brazos, luego por su abdomen delgado, duro, dónde el pelo en su pecho se estrechaba en una línea rala, sedosa. Rachel respiró profundamente, consciente del ligero estremecimiento de su cuerpo. Era hermoso. Nunca había visto a un hombre más hermoso.

No se había permitido pensar en eso la noche anterior, cuándo había sido más importante conseguir ayuda para él y atender sus heridas, pero se había percatado incluso entonces de cuán atractivo era. Sus rasgos eran regulares y bien formados, su nariz delgada y recta sobre la boca que ella apenas había tocado. Esa boca era firme y fuerte, con labio superior cincelado con precisión que sugería resolución y quizá hasta crueldad, mientras su labio inferior se curvaba con una sensualidad perturbadora. Su barbilla era cuadrada, su mandíbula firme y oscurecida con una incipiente barba de color negro. Su pelo era como gruesa seda negra, color carbón y sin ningún brillo azulado. Su piel estaba oscurecida por el bronceado, un intenso matiz de bronce oliváceo.

Era muy musculoso, sin tener el cuerpo de un culturista. Los músculos de él se debían al trabajo duro y el ejercicio físico, los músculos de un hombre que había sido adiestrado para ser fuerte y rápido. Rachel cogió una de sus manos, poniéndola en la cuna que formaban las suyas. Sus manos tenían dedos largos y sin grasa, la fuerza en ellas era evidente aunque él estuviera inconsciente. Sus uñas eran cortas y bien cuidadas. Tocó ligeramente los callos que había en sus manos y en la punta de los dedos; y sintió algo más, bien: la dureza de su mano en el filo de esta. Su respiración se acelero y un escalofrío de precaución corrió a lo largo de su columna nuevamente. Poniendo la mano de él contra su mejilla, estiró la mano tentativamente y tocó la cicatriz que tenía en el vientre liso, una línea curvada, casi plateada que estaba enrojecida contra su oscuro bronceado. Cruzaba su vientre y el lado derecho, curvándose hacía abajo hasta que no se veía. Esa no era una cicatriz por una operación. Sintió frío, viendo el resultado de una feroz lucha cuchillos. Él debía haberse apartado rápidamente del cuchillo, sin poder evitar que cortase parte de su costado y espalda.

Un hombre con una cicatriz como ésa, y con esa clase de callos en las manos, no era un hombre normal ni con un trabajo normal. Ningún hombre normal podría haber nadado hasta la costa con las heridas que tenía; eso requería una determinación y fuerza increíbles. ¿Desde dónde había nadado? No había podido ver ninguna luz en el mar, recordó. Miró su rostro duro, delgado y tembló al pensar en la mente fuerte que se escondía tras sus parpados cerrados. A pesar de toda su fuerza, ahora él estaba indefenso; su supervivencia dependía de ella. Había tomado la decisión de esconderle, de modo que dependería de ella hacer de enfermera y protegerle lo mejor que pudiera. Su instinto le decía que había tomado la decisión correcta, pero el nerviosismo no la abandonaría hasta que contase con algunos hechos sólidos que confirmasen su intuición.

La aspirina y el baño con esponja habían bajado la fiebre, y parecía estar profundamente dormido, sin embargo se preguntó como diferenciar el sueño de la inconsciencia. Honey había prometido que volvería otra vez ese día y lo vería, asegurándose de que la conmoción cerebral no fuese más grave de lo que creía. Rachel no podía hacer nada más, excepto sus tareas habituales.

Se cepilló los dientes y se peinó, luego se puso unos pantalones de color caqui y una camisa blanca de algodón sin mangas. Comenzó a cambiarse en su dormitorio, como hacía normalmente, después miró rápidamente al hombre que dormía en su cama. Con un sentimiento tonto, entró en el cuarto de baño y cerró la puerta. Hacía cinco años que B.B. había muerto, y no estaba acostumbrada a tener un hombre cera, menos a un desconocido.

Cerró las ventanas y cambió la dirección del aire acondicionado, después salió fuera. El pato Ebenezer y su banda de tambaleantes seguidores se acercaron rápidamente a ella, con Ebenezer graznando su desagrado por haber tenido que esperar tanto por el trigo que ella le daba siempre a primera hora de la mañana. Ebenezer era el ganso más gruñón que había existido, estaba segura, pero había cierta majestuosidad en él, tan grande y blanco, y a ella le gustaban sus excentricidades. Joe vino desde la esquina trasera de la casa y espero observando como daba de comer a los gansos, dejando distancia entre ellos como siempre hacía. Rachel vertió la comida de Joe en su plato y llenó su cuenco con agua dulce, después se aparto. Él nunca se acercaría mientras ella estuviera cerca de su comida.

Recogió los tomates maduros de su pequeño huerto y comprobó las plantas de las judías; las judías verdes necesitaban otro día más o menos antes de cosecharlas. Para entonces su estómago decía con voz cavernosa que tenía hambre, y se dio cuenta de que habían pasado horas desde la hora en la que solía desayunar. Todo su horario se había ido por los suelos, y no parecía tener muchos deseos de recuperarlo. ¿Cómo se podría concentrar para escribir cuando todos sus sentidos estaban pendientes del hombre que estaba en su dormitorio?

Entró en la casa a ver cómo estaba, pero él no se había movido. Volvió a mojar la toalla y la puso sobre su frente, después presto atención a los gruñidos de su estómago. Hacía tanta calor que cualquier cosa que fuese cocinada parecía un alimento demasiado pesado, de modo que se decidió por un bocadillo de fiambre con uno de los tomates frescos que había recogido cortado en rebanadas. Con un vaso de té helado en una mano y su bocadillo en la otra, encendió la radio y se sentó al lado de ella para escuchar las noticias. Allí no había nada extraño: las maniobras políticas normales, tanto locales como nacionales; una casa había salido ardiendo; una prueba de interés local, seguida por el clima, que prometía más de lo mismo. Nada que ofreciese una débil luz para explicar la presencia y el estado del hombre que había en su dormitorio.

Cambiando la cadena, escuchó durante casi una hora, pero otra vez no había nada. Era un día tranquilo, la mayoría de la gente se quedaba en su casa a causa del calor. No había nada sobre la búsqueda de un hombre o droga. Al oír que un coche se paraba delante de su casa apagó la radio y se levantó para mirar por la ventana. En ese momento, Honey estaba saliendo de su coche y llevaba consigo otra bolsa de la tienda de comida.

– ¿Cómo ha estado? -Preguntó tan pronto como estuvieron dentro.

– Aún no se ha despertado. Tenía fiebre cuando me desperté, de modo que conseguí darle dos aspirinas y un poco de agua. Luego lo lavé con una esponja.

Honey entró en el dormitorio y cuidadosamente comprobó las reacciones de su paciente, después miro su trabajo en el hombro y muslo y volvió a vendar sus heridas.

– He comprado un termómetro nuevo -murmuró, sacudiéndolo arriba y abajo y metiéndoselo en la boca-. No tenía para humanos.

Rachel se había estado moviendo nerviosamente.

– ¿Cómo lo ves?

– Sus reacciones son mejores, y las heridas parecen limpias, está completamente fuera de peligro. Va a estar enfermo durante unos días. La verdad, mientras más tiempo esté tan quieto como está, mejor para él. Descansará la cabeza y no forzará ni el hombro ni la pierna.

– ¿Y la fiebre?

Honey le tomo el pulso, luego sacó el termómetro de su boca y lo leyó.

– Treinta y ocho. No es crítico, excepto que como dije, va a estar muy enfermo durante algún tiempo. Dale una aspirina cada cuatro horas y hazle beber tanta agua como puedas. Sigue bañándolo con una esponja con agua fría. Volveré mañana, pero no puedo venir muy a menudo o parecería sospechoso.

Rachel compuso una sonrisa nerviosa.

– ¿También tu fantasía ha corrido demasiado contra ti?

Honey se encogió de hombros.

– Escuché la radio y leí el periódico. No aparecía nada sobre este tipo. Quizá me equivoque, pero solamente se me ocurren dos posibilidades. Una es que es un agente, y la otra es que es un camello que se está escondiendo de su gente.

Bajando la mirada hasta él, con el cabello negro enmarañado, Rachel negó con la cabeza.

– No creo que sea un camello.

– ¿Por qué no? ¿Tienen tatuajes identificativos, o algo?

No le dijo nada a Honey sobre las manos de él.

– Es posible que sólo quiera reconfortarme pensando que he hecho lo correcto.

– Después de lo que estás haciendo, creo que tienes razón. Anoche no pensé en eso, pero hoy lo he hecho, y he hablado con un policía esta mañana. No mencionó nada raro. Si tu tipo está relacionado con las drogas tendrás tiempo para enterarte antes de que pueda ser peligroso. Así pues, creo que estás haciendo lo correcto.

Había también otra posibilidad, una en la que Rachel había pensado pero que no pensaba decir a Honey. ¿Qué pasaría si él era un agente… para alguien más? Un camello, un agente -ninguno de los dos trabajos era muy sano, teniendo en cuenta de todo lo que había descubierto mientras trabajaba como reportera. Rachel había sido una reportera muy buena, un as, adentrándose en los hechos haciendo frente al peligro. Sabía, mucho mejor que Honey, lo peligroso que era simplemente esconder a ese hombre, pero había algo que le hacía imposible lavarse las manos y entregarlo al sheriff, dejando que después los acontecimientos siguieran su curso natural. Ella se había hecho responsable de él desde que lo vio nadando en el Golfo, y eso no cambiaría. Mientras hubiese una posibilidad, por muy remota que fuera, de que fuera digno de su protección, tenía que ofrecérsela. Era un riesgo que debía correr.

– ¿Cuánto tiempo falta para que se despierte? -se quejó.

Honey vaciló.

– No lo sé. Soy veterinaria, ¿recuerdas? Con la fiebre, la pérdida de sangre, el golpe en la cabeza… Debería estar en la UVI, y tener puesto suero. Su pulso es débil y acelerado, probablemente necesita sangre y está en estado de shock, pero aparte de eso promete. Puede despertarse en cualquier momento, o puede que sea mañana. Cuando se despierte puede encontrarse desorientado, lo que no sería extraño. No dejes que se ponga nervioso, y sea lo que sea que hagas, no le permitas levantarse.

Rachel lo miró, su pecho fuertemente musculado, y se preguntó si había alguna forma de que ella pudiera evitar que él hiciese cualquier cosa que desease. Honey sacó gasa y esparadrapo de su bolso.

– Cámbiale el vendaje mañana por la mañana. No volveré hasta mañana por la noche, a menos que creas que él ha empeorado y me llames, y en ese caso sería mejor que llamases a un doctor.

Rachel compuso sonrisa tensa.

– Gracias. Sé que no te ha sido fácil hacer esto.

– Por lo menos has traído algo de excitación al verano. Me tengo que ir ahora, o Rafferty querrá alguna tira de mi piel por hacerle esperar.

– Saluda a John de mi parte -dijo Rachel cuando estuvieron en el porche.

– Depende de su estado de ánimo -Honey sonrió abiertamente, sus ojos iluminaos por la idea de la pelea. Ella y John Rafferty habían estado peleando desde que Honey había comenzado a trabajar en la zona; Rafferty había dejado clara su opinión de que una mujer no era lo suficientemente fuerte para ese trabajo, y Honey se había propuesto desmentir esa idea. Su relación había evolucionado hacía mucho tiempo en un respeto mutuo y una pelea continua de la que ambos disfrutaban. Desde que Honey se había comprometido con un ingeniero en el extranjero, con planes para casarse cuando él regresase al Estado, también ella quedó a salvo del legendario deseo de Rafferty, pues algo que él no hacía, era pescar furtivamente.

Joe se levantó simplemente en la esquina de la casa, volviéndose más agresivo mientras veía a Honey montarse en el coche y marcharse. Normalmente Rachel le habría hablado tranquilizadoramente, pero hoy, también, ella estaba tensa y cautelosa.

– Guarda -dijo suavemente, sin saber si él entendería la orden-. Eres un buen chico. Protege la casa.

Pudo trabajar en su libro durante un par de horas, pero realmente no podía concentrarse en lo que estaba haciendo cuando escuchaba cualquier sonido que salía del dormitorio. Cada dos por tres, entraba a ver como estaba, pero cada vez lo veía igual que antes. Intentó varias veces obligarlo a beber algo, pero su cabeza se recostaba contra su hombro cada vez que se la levantaba, y él no terminaba de responder. A última hora de la tarde su fiebre comenzó a subir otra vez, y Rachel abandonó el intento de escribir. De alguna manera tenía que animarle lo suficiente como para que se tomase la aspirina.

La fiebre parecía peor esta vez. Cuando lo tocó su piel ardía, y tenía el rostro ruborizado por el calor. Rachel le habló al levantarle la cabeza, cantando dulcemente y adulándolo. Con la mano libre le acarició el pecho y los brazos, intentando animarle, y su esfuerzo se vio recompensado cuando él gimió repentinamente y giró el rostro contra su cuello.

El sonido y el movimiento, de alguien que había estado quieto y silencioso, la sobresaltaron. Su corazón latió salvajemente, y fue incapaz de moverse durante un momento, simplemente sujetándolo y sintiendo como su barba la raspaba cuando la acarició. Fue una sensación raramente erótica, y su cuerpo se aceleró por el recuerdo. Un rubor ardiente coloreó sus mejillas; ¿qué hacía ella, reaccionando por el toque de un hombre sin sentido y enfermo? Concedido, había pasado mucho tiempo desde la última vez, pero nunca se había considerado una persona mal amada, tan hambrienta para que el contacto más leve con un hombre la hiciera excitarse.

Intento alcanzar la cucharilla donde había disuelto la aspirina y le hizo abrir la boca, tocándole los labios con la cucharilla como había hecho antes. Nerviosamente él aparto la cara, y Rachel siguió el movimiento con la cuchara.

– No hagas eso -murmuró con dulzura-. No te vas a escapar. Abre la boca y tómate esto. Te hará sentir mejor.

Frunció el ceño oscuramente y se apartó, esquivando la cuchara de nuevo. Tenazmente Rachel volvió a intentarlo, y esta vez logró meter la amarga aspirina en su boca. Se la tragó, y mientras colaborase debía lograr que bebiese té helado antes de que volviera a sumergirse de nuevo en el estado de inconsciencia. Tras la costumbre que había comenzado esa mañana, lo lavó pacientemente con una esponja mojada en agua fría esperando que la aspirina hiciese efecto y la fiebre bajara otra vez, permitiéndole descansar.

Su respuesta, nerviosa como había sido, le dio esperanzas de que pronto despertaría, pero esa esperanza murió durante esa larga noche. Su fiebre subía en intervalos hasta que ella le dio más aspirinas y logró tenerla bajo control de nuevo. Sólo pudo descansar durante breves intervalos, porque pasó la mayor parte de la noche pendiente de él, lavándolo con una tela mojada en agua fría para mantenerle tan calmado como podía, y haciendo todo aquello que era necesario cuando había un paciente postrado en una cama.

Hacia el amanecer él volvió a gemir e intentó cambiar de posición. Imaginando que los músculos le debían doler después de estar tanto tiempo en la misma posición, Rachel le ayudó a ponerse sobre su costado sano, después aprovechó la nueva posición en la que estaba y le limpió la espalda con agua fría. Él se tranquilizo casi de inmediato, su respiración se volvió profunda y constante. Con los ojos ardiéndole y los músculos doloridos, Rachel siguió frotándole la espalda hasta que estuvo segura de que él descansaba por fin, luego avanzó a rastras hasta la cama. Estaba tan cansada. Fijó la mirada en la musculosa espalda de él, preguntándose si podría dormir y como lograría estar despierta durante un momento más. Debido al cansancio sus párpados descendieron e inmediatamente se durmió, el instinto llevándola a acercarse más a esa espalda ardiente.

Aún era pronto cuando se despertó; al mirar el reloj vio que había dormido unas dos horas. Él volvía a estar boca arriba, y había vuelto a patear las sábanas hasta que estar quedaron enredadas alrededor de su pierna izquierda. Molesta por no haberse despertado por sus movimientos, Rachel salió de cama y la rodeó para enderezar la sábana y taparlo, intentando no moverle la pierna izquierda. Su mirada vago sobre su cuerpo desnudo y rápidamente la aparto, sonrojándose otra vez. ¿Qué estaba mal en ella? Sabía qué los hombres desnudos se parecían, y no era como si fuera la primera vez que había visto uno. Lo había cuidado durante casi dos días; lo había bañado y había ayudado a coserle las heridas. Pero aun así, no podía evitar la sensación de bienestar que la inundaba cada vez que lo miraba.

– Es simple lujuria-, se dijo a si misma firmemente. -Simple y normal lujuria. Soy una mujer normal, y él es un hombre guapo. ¡Es normal que admire su cuerpo, así que tengo que dejar de actuar como una adolescente!

Subió la sábana hasta su pecho, después lo persuadió con ruegos de que se tomara la aspirina. ¿Por qué no se había despertado aún? ¿La contusión era más fuerte de lo que Honey había pensado? Pero su estado no parecía empeorar, y de hecho estaba más receptivo que antes; era más fácil lograr que se tomase las aspirinas y los líquidos, pero ella quería que abriese los ojos, que le hablase. Hasta ese momento no podría estar segura de que su decisión de mantenerle oculto no le hubiera perjudicado.

¿Escondido de quien? – repuso su subconsciente. Nadie le había estado buscando. En la brillante y despejada mañana sus temores parecían tontos.

Mientras él permanecía tranquilo, alimentó a los animales y trabajó en el huerto, recogiendo las judías verdes y los pocos tomates que habían madurado de la noche a la mañana. Había algunos calabacines listos para ser recogidos, y decidió hacer una cacerola de puré para cena. Quitó las malas hierbas del huerto y de alrededor de los arbustos, y para cuando terminó, el calor se había vuelto sofocante. A pesar de la brisa normal del Golfo, el aire era caliente y pesado. Pensó con anhelo en nadar, pero no se atrevía a dejar a su paciente solo durante tanto tiempo.

Cuando volvió a ver como estaba, encontró que la sábana estaba otra vez abajo, y movía un poco su cabeza de un lado para otro con impaciencia. Aún no podía darle más aspirina, pero estaba ardiendo; cogió un tazón lleno de agua fría y se sentó a su lado, lavándolo lentamente con la esponja mojada en agua fría hasta que se enfrío y volvió a adormecerse. Cuando se levantó de la cama lo recorrió con la mirada y se preguntó si estaría perdiendo el tiempo si lo volvía a tapar. Simplemente hacía demasiada calor para él, con fiebre que tenía, aunque tenía el aire acondicionado puesto y la casa estuviera fría para ella. Cuidadosamente desenredó la sábana de alrededor de sus pies, su toque ligero y fugaz; luego hizo una pausa y sus manos regresaron a sus pies. Él tenía pies bonitos, dedos largos y atezados, eran masculinos y bien cuidados, como sus manos. También tenía los mismos callos en los pies que tenía en las manos. Había sido adiestrado como soldado.

Mientras subía la sábana hasta su cintura ardientes lágrimas se acumularon en sus ojos. No tenía razones para llorar. Él había escogido ese tipo de vida y no apreciaría su simpatía. Las personas que vivían al borde del peligro lo hacían porque así lo deseaban: ella había vivido allí, y sabía que había preferido aceptar libremente los peligros que eso acarreaba. B.B. había aceptado el peligro de su trabajo, contar lo que ocurría a pesar del riesgo pues creía que merecía la pena hacerlo. Lo que ninguno de los dos había pensado es que eso le costaría la vida.

Cuando Honey llegó esa noche, hacía mucho que Rachel se había controlado, y una cacerola al fuego saludó al olfato de Honey cuando llegó a la puera.

– Umm, eso huele bien -olfateo-. ¿Cómo está nuestro paciente?

Rachel negó con la cabeza.

– No ha habido mucho cambio. Está un poco más consciente, nervioso, cuando la fiebre sube, pero todavía no se ha despertado.

Justamente hacía poco que había vuelto a subirle bruscamente la sábana, de modo que estaba tapado cuando Honey entró a ver como estaba.

– Está bien -dijo Honey después de mirarle las heridas y los ojos-. Déjalo dormir. Es precisamente lo que necesita.

– Eso ha hecho durante demasiado tiempo -se quejó Rachel.

– Ha pasado por mucho. El cuerpo tiene una forma especial de conseguir y tener lo que necesita.

No fue necesaria mucha persuasión para que Honey se quedara a cenar. La cacerola, los guisantes frescos y los tomates cortados en rodajas fueron por si solos suficientemente convincentes.

– Esto es mucho mejor que la hamburguesa que había pensado comer -dijo Honey, moviendo su tenedor para dar énfasis a sus palabras-. Creo que nuestro chico está fuera de peligro, de modo que no vendré mañana, pero si vuelves a cocinar es posible que cambie de idea.

Era estupendo reír después de los nervios de los dos últimos días. Los ojos de Rachel centellearon.

– Ésta es la primera vez que cocino desde que empezó el calor. He estado viviendo de frutas, cereales y ensalada, cualquier cosa para no tener que encender el fuego. Aunque desde que comencé a usar el aire acondicionado esta noche, no parecía tan malo cocinar.

Después de recoger la cocina Honey comprobó la hora en su reloj.

– No es muy tarde. Creo que pasaré a visitar a Rafferty y veré como está una de sus yeguas que está a punto de parir. Puede que así evite tener que volver cuando llegue a casa. Gracias por la comida.

– Cuando quieras. No sé lo que habría hecho sin ti.

Honey la miro por un momento, su cara llena de pecas seria.

– Te las habrías ingeniado. Eres de esas personas que hacen lo que deben hacer, sin quejarse por ello. El tipo que está dentro tiene una gran deuda contigo.

Rachel no sabía si él lo vería de esa forma o no. Cuando salió del cuarto de baño lo observó fijamente, deseando que abriese los ojos y hablase con ella, para tener algún indicio de que tipo de persona se escondía tras esos ojos cerrados. Cada hora que había pasado había hecho que el misterio que lo envolvía aumentase. ¿Quién era? ¿Quién le había disparado, y por qué? ¿Por qué no había salido nada sobre él en las noticias? Un bote abandonado en el Golfo o llevado hasta la tierra habría salido en las noticias. Se habría informado en las noticias sobre una persona desaparecida. Un camello, alguien que hubiese escapado de la cárcel, cualquier cosa, pero no se había dicho nada que pudiera explicar porque él había llegado con la marea.

Se metió en la cama al lado de él, teniendo la esperanza de dormir al menos algunas horas. Él estaba descansando mejor, pensó, la fiebre no había subido tanto como antes. Lo cogió del hombro, y se durmió.

El movimiento de la cama la despertó, sacándola sobresaltada de un estado de sueño profundo. Se enderezó sobre la cama, con el corazón latiéndole rápidamente. Él se movía nerviosamente, intentando destaparse pateando la sábana con su pierna sana, y finalmente logró quitarse de encima la mayor parte de ésta. Su piel estaba caliente, y su respiración era demasiado pesada. Una mirada al reloj le indicó que había pasado la hora en que debería haberle dado otra aspirina.

Encendió la lámpara al lado de la cama y entró en el cuarto de baño para coger una aspirina y un vaso con agua. Él se la tomó sin crearle problemas esta vez, y Rachel le obligó a beber casi un vaso de agua lleno. Bajó su cabeza de nuevo sobre la almohada, acariciando su pelo con los dedos.

¡El deseo de nuevo! Apartó su mente del rumbo que esta estaba tomando. Él necesitaba que lo enfriase, y ella se encontraba allí de pie soñando con él. Indignadísima consigo misma, mojó una toalla y se inclinó sobre él, lavándole lentamente el pecho con la toalla fría.

Una mano tocó su pecho. Ella se congeló, abriendo los ojos. Su camisón era suelto y sin mangas, con un escote profundo que se había despegado de su cuerpo cuando se inclinó sobre él. La mano derecha del hombre se adentró en el escote, y le rozó el pecho, acariciando con firmeza el pezón, de aquí para allá, hasta que el pequeño brote de carne se encogió y Rachel tuvo que cerrar los ojos por el placer. Luego su mano bajo aún más, tan despacio que su aliento se detuvo dentro de su pecho, acariciando la parte inferior y aterciopelada de su pecho.

– Preciosa- murmuró, su voz profunda, susurrando la palabra.

La palabra penetró agudamente en la mente de Rachel, y movió la cabeza de un lado a otro y abrió los ojos. ¡Estaba despierto! Por un momento, miró de forma perdida esos ojos entreabiertos que eran tan negros que parecía que la luz se ahogara en ellos; después su corazón comenzó a latir más lentamente y volvió a dormirse, apartando su mano del pecho.

Ella estaba tan nerviosa que apenas podía moverse. Su piel aún ardía por sus caricias, y ese momento en que había mirado sus ojos quedaría grabado en el tiempo, así como ella se sintió abrasada por su mirada. Sus ojos negros, más negros que la noche, sin el menor indicio de un tono marrón. Habían estado nebulosos por la fiebre y el dolor, pero él había visto algo que le gustó y trató de alcanzarlo. Mirando hacia abajo, vio que el escote abierto de su cómodo camisón de algodón dejaba sus senos completamente expuestos a sus ojos y a sus caricias; sin desearlo lo había invitado. Sus manos temblaban mientras seguía bañándolo automáticamente con la toalla. Sus sentidos se tambaleaban, su mente intentando comprender que él había despertado, que había hablado, aunque fuera una sola palabra. De alguna manera en esos dos días que había estado inconsciente, aunque deseaba que despertase, había dejado de esperarlo. Se había ocupado de todo lo referente a él tal como se haría con un bebé, y ahora estaba tan asustada como si un bebé hubiera hablado de repente. Pero él no era un niño; era un hombre. Un verdadero hombre, si el franco aprecio de la palabra susurrada servía como medida. "Preciosa", había dicho él, y sus mejillas se sonrojaron.

Después las implicaciones de esa palabra cayeron sobre ella, y se levantó tambaleante. ¡Era americano! Cualquier palabra que él hubiese dicho, medio inconsciente y ardiendo por la fiebre, habría sido en su lengua natal. Pero la palabra había sido inglesa, y el acento, aunque mal definido, había sido definitivamente americano. Parte del acento podía ser normal, una voz que arrastraba las palabras propia de un hombre sureño o del oeste.

Americano. Estaba extrañada por la ascendencia que le había dado ese tono a su piel, que parecía italiano o árabe, un húngaro americano, ¿o quizá un irlandés? ¿Español? ¿Tártaro? Los pómulos altos, cincelados y la nariz delgada, recta podían venir de cualquier de esas ascendencias, pero él era sin duda americano.

Su corazón aún latía excitado. Incluso después de que hubiera vaciado el cubo de agua, apagado la lámpara y se hubiera acostado lentamente a su lado, se estremecía y no podía dormir. Él había abierto los ojos y le había hablado, se había movido de forma voluntaria. ¡Se recuperaba! Ese hecho quitó una pesada carga de sus hombros.

Se giró de lado y lo miró, sin poder ver casi su perfil en la oscuridad de la habitación, pero su piel notaba su cercanía. Estaba caliente y vivo, y una extraña mezcla de dolor y placer creció dentro de ella, porque de alguna manera, se había hecho importante para ella, tan importante que su vida se había visto alterada. Incluso después de que él se marchase, como el sentido común le indicaba que debía ser, nunca volvería a ser la misma. La Bahía Diamond le había entregado un extraño regalo, salido de sus aguas color turquesa. Extendió la mano y acarició su musculoso brazo, luego la apartó porque el contacto con su piel hacía que su corazón volviese a latir rápidamente. Había venido del mar, pero había sido ella quien había sufrido el cambio por culpa del mar.

Capítulo Cuatro

– Te digo que está muerto.

Un hombre delgado, con cabello de color café con canas y un rostro estrecho, con una intensidad que desmentía la calma y el control con el que se comportaba, le daba al hablante una apariencia de diversión desafiante.

– ¿Crees que podemos permitirnos el lujo de asumir eso, Ellis? No hemos encontrado nada, repito, nada, que nos pruebe su muerte.

Tod Ellis entrecerró los ojos.

– No hay forma de que haya podido sobrevivir. Ese barco ardió como un depósito de gasolina.

Una elegante mujer pelirroja los escuchaba a ambos silenciosamente, y en ese momento se inclinó hacia adelante para apagar un cigarro.

– ¿Y ninguno de los hombres ha informado de que vio algo, o alguien, alejarse del barco?

Ellis se sonrojó de rabia. Estos dos habían dejado en sus manos el tema de la emboscada, pero ahora lo trataban como a un novato. A él no le gustaba; estaba muy lejos de ser un novato, ellos habían jurado que lo necesitarían después de lo de Sabin. El plan no había salido como esperaban, pero Sabin no había escapado y eso era lo más importante. Si pensaron que sería fácil capturarle, entonces es que eran tontos, como mínimo.

– Incluso si se metió en el agua -dijo él con paciencia-, estaba herido. Vimos como le alcanzó un disparo. Fuimos millas arriba. No hay forma de que él pudiera salvarse. O se ahogó o un tiburón se lo comió. ¿Por qué perder el tiempo buscándolo?

Los ojos de un azul claro de otro hombre miraron más allá de Ellis, al pasado.

– Ah, pero la persona de la que hablamos es Sabin, no un hombre normal y corriente. ¿Cuántas veces ha escapado de nosotros? Demasiadas para que deba creer que fue tan fácil acabar con él. No encontramos sus restos en el barco y, si, como tú dices, se ahogó o fue devorado por un tiburón, aún tendría que quedar algo que nos lo probara. Durante dos días hemos buscado en estas aguas sin encontrar nada. Lo más lógico es ampliar el área de búsqueda.

– Si lo hacemos nos estaremos exponiendo.

La mujer sonrió.

– No si lo hacemos bien. Simplemente debemos ser discretos. El mayor peligro que enfrentamos es que haya sido encontrado por otro barco y llevado a un hospital. Si él ha podido hablar con alguien, hacer algunas llamadas, no nos podremos acercar a él. Sin embargo primero hay que encontrarle. Estoy de acuerdo con Charles. Hay demasiado en peligro como para que simplemente demos por hecho que está muerto.

La cara de Ellis se ensombreció.

– ¿Tienes idea del gran tamaño del área que tendremos que cubrir?

Charles señalo un mapa de Florida que estaba cerca.

– Nuestra posición era ésta -dijo, marcando el lugar con una X-. Debido a la distancia y las mares, las cuales ya he investigado, creo que deberíamos centrarnos en esta área -dibujó un largo óvalo en el mapa y lo golpeó ligeramente con su pluma-. Noelle, compruebe todos los hospitales en el área, y también en informes de la policía, para saber si alguien ha sido tratado por un disparo. Mientras tú haces eso registraremos cada pulgada del litoral – se reclinó en su silla y miró fijamente a Ellis con su fría mirada-. ¿Puedes ponerte en contacto con tu gente y averiguar sin levantar sospechas si él ha llamado a alguien?

Ellis se encogió de hombros.

– Tengo un contacto de confianza.

– Entonces hazlo. Puede que hayamos esperado demasiado tiempo en esta situación.

Haría la llamada, pensó Ellis, pero estaba seguro de que sería una pérdida de tiempo. Sabin estaba muerto; estas personas insistían en que era alguna clase de superhombre, que podía desaparecer sin dejar ningún rastro, para luego volver a aparecer. De acuerdo, mientras estaba en activo había tenido una buenísima reputación; eso había sido años atrás. Desde entontes debería haber perdido su dureza, debido al aburrido trabajo de oficina que había estado haciendo. No, Sabin estaba muerto; Ellis estaba seguro de eso.

Rachel se encontraba sentada en el columpio que había en el porche delantero de la casa, con un periódico abierto sobre su regazo y limpiando guisantes. Tenía un barreño en el columpio a su lado, y de forma automática los cortaba y rompía las vainas haciendo que poco a poco los guisantes cayeran en el barreño. No le gustaba tener que pelar los guisantes, pero le gustaba comerlos, de modo que era un mal necesario. Movía suavemente el columpio y oía la radio portátil que estaba en la repisa de la ventana. Estaba escuchando una cadena del país de frecuencia modulada, pero tenía el volumen bajo ya que no quería perturbar a su paciente, que se encontraba durmiendo pacíficamente.

Había esperado que finalmente despertara esa mañana para siempre, pero en vez de eso él había alternado entre el estado de sueño profundo, cuando la aspirina y el baño con esponja bajaban la fiebre, y el nerviosismo cuando su fiebre subía. No había abierto los ojos ni había vuelto a hablar, aunque una vez él había agarrado su hombro con su mano derecha y había gemido hasta que Rachel consiguió soltarse y sujetar su mano, tranquilizándolo con suaves murmullos.

Joe se aparto del arbusto de la adelfa, un gruñido formándose en su garganta. Rachel lo recorrió con la mirada, para a continuación mirar alrededor del patio y hacía la carretera, a la izquierda, pero no veía nada. No era como si Joe hubiera visto a unos conejos o ardillas.

– ¿Qué es? -pregunto ella, incapaz de mantener la intranquilidad alejada de su voz, y Joe respondió al tono de su voz colocándose delante de ella. Ahora era un autentico gruñido y miraba fijamente hacía los pinos, hacía la cuesta que se dirigía a Diamond Bay.

Dos hombres salían de entre los pinos.

Rachel continuó pelando los guisantes como si no tuviera ninguna preocupación, pero sintió en un segundo cada uno de los músculos de su cuerpo. Clavó los ojos en ellos, abiertamente, decidiendo que eso sería la forma más normal de actuar. Iban vestidos de forma informal, con pantalones de algodón y camisas, con chaquetas holgadas de algodón. Rachel miró las chaquetas. La temperatura era de treinta grados y eso que aún no habían llegado al mediodía, de modo que la temperatura seguiría subiendo. Las chaquetas eran cualquier cosa menos prácticas, a menos que fuesen necesarias para esconder una pistolera.

Cuando los hombres cruzaron la carretera y se acercaron a la casa Joe gruñó y se encorvó, el corto pelaje erizado. Los hombres se detuvieron, y Rachel vio como uno de ellos metía la mano bajo su chaqueta antes de detenerse.

– Siento esto -dijo ella mientras dejaba los guisantes en el suelo y se ponía en pie-. A Joe no le gustan los desconocidos en general, y en particular los hombres. No dejaría entrar ni siquiera al vecino. Creo que algún hombre lo maltrató en algún momento. ¿Se han perdido o su barco ha dejado de funcionar? -mientras hablaba bajó los escalones y colocó una mano tranquilizadora sobre la cabeza de Joe, sintiendo como él la protegía.

– No. Estamos buscando a alguien -el hombre que le contestó era alto y guapo, con el pelo de color entre café y arena, y la típica sonrisa de dientes blancos de un universitario sobre su cara bronceada. Recorrió con su mirada a Joe-. Eh, ¿querría sujetar mejor al perro?

– Estará bien, mientras usted no se acerque más a la casa -Rachel esperaba estar en lo cierto. Dando otra palmada a Joe, lo adelantó y se acercó a los hombres-. No creo que me proteja tanto a mi como a su territorio. Ahora, ¿qué estaba diciendo usted?

El otro hombre era más bajo, más delgado y más oscuro que el Sr. Chico de Cualquier Universidad Americana.

– F.B.I. -dijo enérgicamente, colocando delante de su cara un distintivo-. Soy el agente Lowell. Éste es el agente Ellis. Estamos buscando a un hombre que pensamos que podría estar por esta área.

Rachel frunció el entrecejo, rezando por no exagerar.

– ¿Un delincuente fugado?

La fija mirada del agente Ellis había medido con agrado las piernas largas y desnudas de Rachel, pero sus ojos subieron ahora a su rostro.

– No, pero es la cárcel donde queremos ponerle. Pensamos que puede haber desembarcado en alguna parte de esta área.

– No he visto a ningún desconocido por aquí, pero me mantendré vigilante. ¿Qué aspecto tiene?

– Mide metro ochenta, tal vez un poco más alto. Pelo negro, ojos negros.

– ¿Seminola? – los dos hombres parecieron alarmados.

– No, no es un indio -dijo finalmente el agente Lowell-. Pero es oscuro, puede parecer a quien lo mira que tiene algo de indio.

– ¿Tienen una fotografía suya?

Una mirada rápida entre los dos hombres.

– No.

– ¿Es peligroso? Digo, ¿un asesino o algo así así? -se había formado un nudo en su pecho y avanzaba hacía su garganta. ¿Qué haría si le dijeran que era un asesino? ¿Cómo lo podría soportar?

Otra vez esa mirada, como si no estuvieran seguros de qué decirle a ella.

– Debe ser considerado armado y peligroso. Si ve a cualquiera que le parezca sospechoso llámenos a este número -el agente Lowell garabateó un numero de teléfono en una hoja de papel y se lo dio a Rachel, quien lo recorrió con la mirada antes de doblarlo y metérselo en el bolsillo.

– Lo haré -dijo ella-. Gracias por hacer una visita.

Comenzaron a marcharse; después el agente Lowell hizo una pausa y se giro hacía ella, sus ojos entrecerrándose.

– Hay extrañas marcas en la playa, como si hubieran arrastrado algo. ¿Sabe algo acerca de ellas?

A Rachel se le congeló la sangre en las venas. ¡Tonta!, se dijo a si misma ateridamente. Debería haber bajado a la playa y debería haber borrado todas esas marcas. Al menos la marea habría limpiado cualquier rastro de sangre y otros indicios que pudieran indicar donde había caído él. Deliberadamente frunció el entrecejo, dándose tiempo para pensar, luego despejándola.

– Oh, debe referirse al lugar donde colecciono conchas y madera a la deriva. Los amontono sobre una lona y la arrastro hasta aquí. Así lo puedo traer todo en un solo viaje.

– ¿Qué hace con ellos? Las conchas y la madera.

A ella no le gusto la forma en que el agente Lowell la miraba, como si no creyese una sola palabra de lo que estaba diciendo.

– Los vendo -dijo ella, y era la verdad-. Tengo dos tiendas de souvenirs.

– Ya veo -le sonrió-. Pues bien, buena suerte en su búsqueda de conchas.

Volvían a marcharse.

– ¿Necesita una lancha? -preguntó alzando la voz-. Se ve que tiene calor ahora y todavía va a hacer más calor.

Los dos contemplaron el sol abrasador en el despejado cielo azul; sus caras brillaban por el sudor.

– Tenemos un bote -dijo el agente Ellis-. Vamos a seguir investigando a la largo de la playa un poco más. Gracias de todas maneras.

– Cuando quiera. Oh, cuidado si usted va hacia el norte. Se pone pantanoso.

– Gracias de nuevo.

Los observó desaparecer entre los pinos y bajar la cuesta, y a pesar del calor un escalofrío hizo que se le erizara el vello. Lentamente regresó al porche y se sentó en el columpio, regresando automáticamente a la tarea de pelar los guisantes. Todo lo que habían dicho se arremolinaba en su mente, e intentó ordenar sus pensamientos. ¿El F.B.I.? era posible, pero sus distintivos habían sido enseñados y guardados tan rápidamente que no había podido examinarlos. Sabían que podía estar por esa área, pero no tenían ninguna foto de él; lógicamente el F.B.I. tendría algo, aunque fuera solamente un retrato robot de alguien a quien estaban buscando. Y se habían apartado de la pregunta de qué había hecho él, como ni no la hubieran esperado y no supieran que responder. Habían dicho que debía ser considerado armado y peligroso, pero en vez de eso él estaba desnudo e indefenso. ¿No sabían que tenía heridas de bala? ¿Por qué no habían dicho nada sobre eso?

¿Entonces que ocurriría si estaba protegiendo a un criminal? Ésa había sido siempre una posibilidad, aunque la había descartado. Ahora daba vueltas en su mente y se encontraba mareada.

Había terminado de pelar los guisantes. Llevó la cacerola al fregadero, luego volvió a recoger las cuerdas y las vainas vacías. Mientras los llevaba a la cocina para tirarlos dirigió una mirada aprensiva a la puerta abierta de su habitación. justamente en ese momento podía ver el cabezal de la cama y la cabeza de él sobre la almohada… su almohada. ¿Acaso cuando él volviese a despertarse, y mirara esos ojos negros estaría mirando los ojos de un criminal? ¿Un asesino?

Velozmente se lavó sus manos y hojeó la guía telefónica, luego tecleó el número. Dio un solo timbrazo antes de que una voz masculina dijese:

– Departamento del sheriff.

– Con Andy Phelps, por favor.

– Solamente por un minuto.

Hubo otro timbrazo, pero esta vez la respuesta era distraída, como si la persona estuviese preocupada por otras cosas.

– Phelps.

– Andy, soy Rachel.

Inmediatamente su voz se hizo más cálida.

– Hola, cariño. ¿Está todo bien?

– Estupendamente. Con calor, pero muy bien. ¿Cómo están Trish y los niños?

– Los niños están bien, pero Trish reza para que comienza la escuela.

Ella se rió, compadeciéndose de la esposa de Andy. Sus niños elevaban el carácter pendenciero a nuevas alturas.

– Oye, hoy han venido dos hombres a la casa. Subieron andando desde la playa.

Su voz se aguzó.

– ¿Te han dado cualquier clase de problema?

– No, ni de lejos es eso. Dijeron que eran del F.B.I., pero no pude ver bien sus distintivos. Están buscando a un hombre. ¿Es verdad? ¿Su departamento os ha notificado algo? Puede que sea paranoica, pero estoy aquí fuera al final de la carretera, y a una distancia de muchas millas de Rafferty. Después de lo de B.B… -en su voz se notó el dolor por los recuerdos. Habían pasado cinco años, pero había veces cuando la pena y el arrepentimiento la quemaban.

Nadie la entendería mejor que Andy. Él había trabajado con B.B. en la D.E.A. los recuerdos hicieron que su voz se volviese áspera.

– Lo sé. Puedo decir que no eres demasiado cuidadosa. Mira, hemos recibido órdenes de cooperar con algunos hombres que están buscando a un tipo. Es todo muy secreto. No son personas locales del F.B.I. dudo que sean realmente del F.B.I., pero las órdenes son órdenes.

La mano de Rachel se apretó en el auricular.

– ¿Y una agencia es una agencia?

– Bravo, por ahí va la cosa. Estate tranquila acerca de esto, pero ten los ojos bien abiertos. No estoy realmente cómodo con esto.

Él no era el único.

– Lo haré. Gracias.

– No hacen falta. Oye, ¿por qué no vienes pronto a cenar alguna noche? Ha pasado un tiempo desde que nos hemos visto.

– Gracias, me gustaría. Llamaré a Trish.

Colgó el teléfono, y Rachel inspiró profundamente. Si Andy no creía que los hombres fueran del F.B.I., era suficiente para ella. Entró en el dormitorio, se sentó a un lado de la cama y vigiló el sueño del hombre, su pecho levantándose y bajando con cada respiración profunda. Tenía las ventanas cerradas desde la noche en la que lo había metido en su casa, de modo que el cuarto estaba oscuro y fresco, pero un diminuto rayo de luz del sol entraba entre las contraventanas y avanzaba sobre su estómago, haciendo que resplandeciera raramente, alrededor de la cicatriz. Quienquiera que fuese, estuviese metido en lo que estuviese metido, no era un criminal común y corriente.

Los hombres y las mujeres que poblaban el oscuro mundo de la inteligencia y el espionaje jugaban a juegos letales. Vivían sus vidas al borde de la muerte; eran duros y fríos, intensos pero informales. No eran como otras personas que trabajaban en el mismo lugar todos los días y después volvían a su hogar con sus familias. ¿Era uno de esos hombres para los que una vida normal era un imposible? Estaba casi segura de eso ahora. ¿Pero qué era lo que estaba pasando y en quién podía confiar? Alguien le había disparado. O bien él había escapado, o había sido arrojado al mar para que se ahogara. ¿Esos dos hombres que le estaban dando caza era para ayudarlo, o para acabar el trabajo? ¿Tenía alguna información importante, algo critico relacionado con la defensa?

Deslizó los dedos sobre la mano de él, la cual estaba relajada sobre la sábana. Tenía la piel seca y caliente; la fiebre continuaba mientras su organismo trataba de sanarse. Había sido capaz de hacerle beber té dulce y lo había bañado para intentar evitar que se deshidratara, pero debía comenzar a comer pronto, o se vería forzada a llevarle a un hospital. Éste era el tercer día; tenía que comer.

Frunció el entrecejo. Si él podía beberse el te, podía beber sopa. ¡Tendría que haber pensado eso antes!

Entro enérgicamente en la cocina y abrió una lata de sopa de pollo con fideos, la trituró hasta que fue completamente liquida, después la calentó a fuego lento.

– Lo siento, no es casera – masculló al hombre que estaba en el dormitorio-. Pero no tengo ningún pollo en el congelador. Además, esto es más fácil.

Le observaba atentamente, viendo como estaba cada dos por tres; cuando él comenzó a moverse con nerviosismo, moviendo la cabeza de un lado a otro sobre la almohada y le dio una patada a la sábana, preparó una bandeja con su primera “comida”. No le llevó mucho, menos de cinco minutos. Llevó la bandeja al dormitorio y casi la dejó caer cuando él repentinamente se levantó con gran esfuerzo en su codo derecho, mirándola fijamente con esos ojos negros y penetrantes, brillantes a causa de la fiebre.

Todo el cuerpo de Rachel se tensó por la desesperación que la inundó. Si él se cayese de la cama no podría volver a ponerlo sobre ella sin ayuda. Él estaba oscilando de un lado a otro en su sostén precario, con los ojos aún clavados en ella con una intensidad ardiente. Tiró violentamente la bandeja al suelo cerca de donde él se levantaba, derramando parte de la sopa, después lanzándose hasta la cama para atraparle. Amablemente, sujó su cabeza e intentando no golpearlo en el hombro, rodeó su espalda con el brazo y apoyándolo contra su hombro, preparándose psicológicamente para soportar su peso.

– Recuéstate -le dijo con calma, con el tono tranquilo que le dirigía sólo a él-. Aún no te puedes levantar.

Sus cejas negras se unieron cuando él frunció el entrecejo, y resistió sus intentos de acostarlo.

– Es la hora de la fiesta -mascullo él, aun sus palabras no estaban bien articuladas.

No estaba despierto, sino a la deriva de la lucidez, en un mundo inducido por la fiebre.

– No, aún no ha empezado la fiesta -lo reconfortó, agarrando su codo sano y tirando hacía delante para que él pudiera sostenerse a si mismo.

Pesadamente su peso cayó sobre el brazo que ella tenía detrás de su espalda mientras lo recostaba nuevamente sobre la almohada.

– Tienes tiempo para una siesta.

Él yació allí, respirando pesadamente, su frente todavía surcada por arrugas cuando clavó los ojos en ella. Su mirada fija no se apartó mientras recogía la bandeja del suelo y la dejaba sobre la mesita de noche; tenía toda su atención concentrada en ella, como si intentase poner sentido a las cosas, para apartar las nieblas que llenaban su mente. Ella habló quedamente con él mientras le ponía más almohadas tras la espalda; no sabía si él entendía lo que decía, pero su voz y su tacto parecían tranquilizarle. Sentándose en uno de los lados de la cama, comenzó a alimentarlo, sin dejar de hablar con él. Él se comporto con docilidad, abriendo la boca cada vez que ella le ponía la cuchara contra los labios, pero pronto sus párpados comenzaron a bajar cuando se cansó. Rápidamente le dio aspirina, exaltada por lo fácil que había sido alimentarle.

Cuando ella aguantó su cabeza y retiró la almohada para que él pudiera volver a dormir, tuvo una idea. Valía la pena intentarlo.

– Cual es tu nombre?

Él frunció el ceño, su cabeza moviéndose desasosegadamente.

– ¿De quién? -preguntó él, su voz profunda llena de confusión.

Rachel permaneció agobiada sobre él, su mano bajo su cabeza. Su corazón latía más rápido. ¡Tal vez ella podría empezar a obtener algunas respuestas!

– El tuyo. ¿Cuál es tu nombre?

– ¿El mío? -las preguntas parecían irritarlo, inquietarlo. Clavó los ojos duramente en ella, su mirada deslizándose fijamente sobre su cara, después moviéndose más abajo.

Ella volvió a intentarlo.

– Sí, el tuyo. ¿Cuál es tu nombre?

– ¿Mío? -él tomo aire profundamente, luego lo volvió a decir-. Mío -La segunda vez había sido una declaración, no una pregunta. Lentamente él se movió, levantando ambas manos, sobresaltándose por el dolor en su hombro. Él moldeó sus manos sobre sus senos, envolviéndolos ardientemente con sus palmas y restregando sus pezones con los pulgares-. Mío -dijo él de nuevo, declarando lo que obviamente él creía de su propiedad.

Por un momento, simplemente por un momento, Rachel estuvo indefensa ante el inesperado placer que quemaba su carne por su caricia. Estaba congelada en el sitio, con el cuerpo inundado por el calor cuando sus pulgares convirtieron sus pezones en nudos endurecidos. Después la realidad regreso con un ruido sordo, y se apartó tambaleante de él, alejándose de la cama. La exasperación con él -y la rabia contra si misma- la ayudaron.

– Eso es lo que piensas -le gritó-. ¡Estos son míos, no tuyos!

Sus párpados se entrecerraron con sueño. Ella se levanto furiosa mirándolo con cólera. ¡Era evidente que las únicas cosas que ocupaban su mente eran la fiesta y el sexo!

– ¡Maldita sea, tienes una obsesión fija con una idea! -le acusó coléricamente.

Sus pestañas se agitaron, y él la miró otra vez.

– Sí -dijo él claramente, luego cerró sus ojos y se durmió.

Rachel se levantó al lado de la cama con los puños cerrados, a medio camino entre la risa y el llanto. Dudaba que él hubiese entendido algo de lo que ella había dicho; la última palabra provocativa pudo ser una respuesta a su tono de acusación, o a alguna pregunta que existía solamente en su confusa mente. Ahora estaba durmiendo profundamente otra vez, completamente relajado y habiendo olvidado la agitación de antes.

Negando con la cabeza, recogió la bandeja y silenciosamente salió del cuarto. Sus entrañas todavía se estremecían por la mezcla de deseo e indignación. Era una combinación incómoda, incómoda porque no se podía engañar a si misma, y la verdad era que él la atraía más de lo que cualquiera la había atraído en toda su vida. Tocarle era una compulsión; sus manos querían demorarse en su piel caliente. Su voz la hacía temblar profundamente por dentro, y una mirada a esos ojos negros la hacía sentirse electrificada. ¡Y su toque… su toque! Ahora ya habían sido dos las veces que él la había tocado, y cada una de ellas se había sentido conmovida por un placer incontrolable.

Era una locura sentirse así por un hombre al que no conocía, salvo que nada podía cambiar su reacción. Sus vidas se habían enlazado desde el momento en que lo había sacado del mar; en la responsabilidad pretenciosa por su seguridad, se había comprometido con él en un nivel que se volvió tan profundo que apenas ahora se daba cuenta de su verdadero alcance. Y él se había convertido en algo suyo, como si esa obra piadosa hubiese creado un matrimonio entre ellos, atándolos a pesar de sus deseos o sus faltas.

Aunque era un desconocido, ya sabía mucho de él. Sabía que era duro y rápido y que estaba bien entrenado. Tenía que serlo, para sobrevivir en el mundo que había elegido. También tenía una disposición que era impresionante por su intensidad, una dura determinación que le había hecho seguir nadando en el océano oscuro por la noche con dos heridas de bala en su cuerpo, cuando un hombre inferior se habría ahogado casi inmediatamente. Sabía que era importante para las personas que lo estaban buscando, aunque no sabía si era para protegerlo o para matarlo. Sabía que no roncaba y que tenía un deseo realmente sano, a pesar de su estado físico. Estaba quieto cuando dormía, salvo cuando el dolor en los huesos y la fiebre lo hacían ponerse nervioso; esa inmovilidad la había molestado al principio, hasta que se dio cuenta de que era algo normal en él.

Tampoco contestaba a ninguna pregunta, incluso delirando, ni a una tan sencilla como su nombre. Podría ser la confusión provocada por la fiebre, pero también era posible que su entrenamiento fuera tan profundo en su subconsciente que ni la enfermedad ni las drogas le hicieran responder preguntas.

Pronto, mañana o al día siguiente, o quizá incluso durante esa noche, se despertaría y estaría en plena posesión de sus sentidos. Desearía ropa y respuestas para sus preguntas. Se preguntó qué preguntas serían éstas, aunque comenzaba a preguntarse si él le daría alguna respuesta. No podía prepararse para lo que él podía hacer o decir, porque sentía que sería inútil tratar de predecir sus acciones. La ropa, sin embargo, era un problema sobre el que podía hacer algo. No tenía nada allí que la satisficiera; a pesar de que muchas veces llevaba camisas de hombre las había comprado para si misma, y serían demasiado pequeñas para él. No había guardado nada de la ropa de B.B., sin embargo eso habría sido inútil en cualquier caso, ya que B.B. había pesado sus buenos quince kilos menos que este hombre.

Hizo mentalmente una lista de las cosas que necesitaría. No le gustaba la idea de dejarlo solo durante el tiempo que tardase en ir a la tienda más cercana, pero era eso o llamar a Honey para pedirle que fuera ella. Consideró esa posibilidad. Era tentador, pero la visita de esos dos hombres esa mañana hacía que fuera renuente ante la idea de involucrar aún más a Honey en esa situación. No debería pasar nada por dejarlo solo durante una hora. Haría las comprar a primera hora mañana, lo cual daba tiempo a esos hombres a continuar con el área siguiente.

Al salir cerró cuidadosamente la casa, y le dijo a Joe que hiciera guardia. Su paciente dormía tranquilamente; acaba de hacerlo, de modo que debería dormir durante unas horas. La ansiedad la carcomía, mientras su coche recorría rápidamente los kilómetros a medida que ella aumentaba la velocidad. Tenía que estar bien a pesar de haberlo dejado solo, pero no respiraría tranquila hasta que volviese a casa y lo pudiera ver por si misma.

Aunque se había abierto hacía poco rato, el centro comercial ya estaba abarrotado de clientes que habían decidido hacer sus comprar a primera hora para librarse de lo peor del calor. Rachel cogió un carrito de la compra y lo condujo a través de los abarrotados pasillos, esquivando a los niños con edad de preescolar que habían logrado librarse de sus madres y se iban dirigiendo, todos y cada uno de ellos, al sector de juguetes. Se movió alrededor de otros compradores, de una mujer que caminaba con un bastón haraganeando, luego vio un pasillo despejado y se dirigió a la derecha.

Un paquete de ropa interior, algunos pares de calcetines y un par de zapatos, de la talla diez, entraron en el carrito. Esa mañana había medido sus pies de modo que estaba medianamente segura de que los zapatos le irían bien. Dos camisas de botones y un jersey de algodón se amontonaron sobre los zapatos. Estaba indecisa sobre la talla pantalones que usaba, pero al final se decidió por un par de pantalones vaqueros, un par de pantalones de tejido más blando que los vaqueros por si estos le molestaban por el estado de su pierna y un par de pantalones chinos de color caqui. Estaba lista para dirigirse a la caja que estaba en la dirección opuesta cuando un escalofrío recorrió su columna, y su cabeza se alzó. Mirando alrededor, vio a un hombre que miraba algunos artículos a la venta, y el escalofrío se convirtió en frío. Era el agente Lowell.

Andando tranquilamente, cambió de dirección a la sección de ropa de mujer. La ropa de hombre, era sin embargo lo suficientemente unisex para no ser relacionada con un hombre a menos que se fijaran en la talla, lo que la delataría si se miraba de cerca. Desafortunadamente el agente Lowell era del tipo capaz de darse cuenta de la talla simplemente mirando. Los calzoncillos, los calcetines y los zapatos, bajo los pantalones y las camisas, no podían tener una explicación lógica.

Sin miramientos miró la sección de ropa interior. Varias braguitas, todas de algodón y raso, fueron arrojadas encima del montón. Agregó un sostén y unas medias; esperaba que pudiera valerse de la aversión típica del hombre normal que evitaba que un hombre mirase la ropa interior de mujer en un lugar público, para librarse de que el agente Lowell examinara el resto de sus compras. Lo vio por el rabillo del ojo acercándose casualmente, deteniéndose para examinar de vez en cuando ciertos artículos con un interés ausente. Era bueno; se deslizaba a través de la masa de gente sin que se fijaran en él. Rastreaba, dándole a su apariencia una imagen de cazador.

Los ojos de Rachel se ensombrecieron. Él estaría decidido a llegar al fondo del carrito. Girando, se dirigió a la sección de farmacia. Echó dentro del carrito varias cosas para mujeres, que normalmente no usaría nunca. Si él trataba de registrar su carrito, le acusaría de ser un pervertido con una voz lo suficientemente fuerte para atraer a la seguridad del centro comercial.

Él se acercaba otra vez. Rachel escogió ese momento, después se volvió con el carrito y además golpeó con éste fuertemente la rodilla del hombre.

– ¡Oh, madre mía, lo siento! -se quedó sin aliento por la disculpa-. No le vi, oh -dijo de nuevo, haciendo que su voz sonara sobresaltada al reconocerle-. Ah -se detuvo, miro a su alrededor, luego bajó el tono de su voz hasta que no fue más que un susurro-. Agente Lowell.

Era una actuación digna de un Academy Award, pero podría haber pasado desapercibido por el agente Lowell, que se restregaba la rodilla preocupado. Él se enderezo, con un atisbo de dolor aun en sus ojos.

– Hola otra vez, señora… creo que no me dijo su nombre ayer.

– Jones -dijo ella, tendiendo la mano-. Rachel Jones.

Su mano era dura, pero su palma estaba un poco húmeda. El agente Lowell no estaba realmente tan relajado como parecía.

– Ha salido fuera temprano -comentó él.

– Con el calor que hace, es mejor salir pronto o esperar a la puesta de sol. Realmente debería llevar un sombrero si va a seguir por el mismo camino por el que fue ayer -su rostro estaba quemado, de modo que su consejo llegaba tarde.

Sus ojos inexpresivos se deslizaron por el carrito, luego subieron rápidamente. Rachel sintió una sombría satisfacción por sus actos. Su presencia podía ser una verdadera coincidencia, o podía ser deliberada, pero él era automáticamente curioso; era su trabajo. Tenía la sospecha de que él había sido menos desarmado por su inocencia e indiferencia que el otro agente.

– Usted, uh, puede tener que pedir un préstamo para pagar todo eso -dijo él después de una corta pausa.

Ella examinó con arrepentimiento el carrito.

– Puede que tenga razón. Cada vez que salgo de viaje parece que nunca tengo todo lo que necesito.

Sus ojos se aguzaron por el interés.

– ¿Sale de viaje?

– En un par de semanas. Estoy haciendo una investigación en los Keys, y siempre ayuda el ver el lugar de primera mano.

– ¿Investigación?

Ella se encogió de hombros.

– Llevo varias cosas. Tengo mis tiendas de souvenirs. Escribo un poco, doy algunos cursos por la noche. Me salva de aburrirme de mi misma -mirando las cajas registradoras, donde la línea de gente aumentaba, dijo despreocupadamente-. Mejor me pongo en la cola antes de que todo el mundo en la tienda se ponga por delante de mi. Oh, ¿no encontraron nada ayer?

Su rostro era una verdadera máscara, aunque sus ojos habían vuelto a dirigirse hacia el camino.

– No, nada. Pudo haber sido una pista falsa.

– Pues bien, buena suerte. Acuérdese de conseguir una gorra o algo mientras está aquí.

– Seguro. Gracias.

Se unió a una de las colas que había delante de una de las cajas registradoras y seleccionó una revista para hojearla mientras esperaba, acercándose poco a poco a la caja. Él se había echado a un lado y miraba unos libros de tapa blanda. ¿No saldría nunca? Cuando fue su turno, descargó el carrito y trato de interponer su cuerpo entre el agente Lowell y la caja registradora. El dependiente recogió el paquete de calzoncillos y los sujetó durante un rato delante de si mismo mientras escribía el código en la caja registradora. Rachel se puso en ese lado, y cuando el dependiente soltó ese paquete puso una camisa encima de ellos. Lowell se acercaba.

– Ciento cuarenta y seis con dieciocho -dijo el dependiente, tratando de alcanzar una bolsa grande.

Rachel comprobó su cartera, haciendo una mueca interiormente. Rara vez llevaba tanto dinero en efectivo, y ésta no era excepción. Malhumorada, tiró con violencia una tarjeta de crédito y el dependiente la paso por la maquina, destinada entonces a obtener un visto bueno de la cantidad. Lowell había paseado por delante de la tienda y las cajas registradoras. Rachel agarró la bolsa que el dependiente había colocado sobre la caja.

– Firme aquí -dijo el dependiente, empujando la hoja de crédito hacia ella. Rachel garabateó su nombre y un momento más tarde el bolso estaba cerrado con grapas. Lo cargó en el carrito y comenzó a salir del centro comercial.

– ¿Necesita ayuda? -pregunto el agente Lowell, poniéndose a su lado.

– No, llevarlo en el carrito es más fácil. Gracias de todos modos.

El calor húmedo se convirtió en una manta tan pronto dejaron el centro comercial, y Rachel miro de reojo el brillo casi doloroso. Después de abrir el maletero del coche echó dentro la bolsa y lo cerró de un golpe, consciente de forma atormentadora del interés del agente Lowell.

Dejó el carrito en su sitio, después regreso caminado hasta el coche.

– Adiós -dijo tranquilamente.

Él todavía la observaba cuando salió del estacionamiento de vehículos. Rachel paso un pañuelo sobre su cara para secarse el sudor, consciente del pesado ritmo en que latía su corazón aterrorizado. ¡Ya no tenía práctica para todo esto!. Solamente esperaba que no hubiera encontrado nada sospechoso en su conducta.

Capítulo Cinco

Los sueños eran aún tan vividos que le llevó varios minutos percatarse de que estaba despierto, pero la conciencia no trajo la comprensión. Permaneció acostado en silencio, mirando a su alrededor el cuarto fresco, poco familiar y tanteando su mente a la búsqueda de cualquier recuerdo que le indicara qué estaba ocurriendo y dónde se encontraba él. No parecía haber ninguna conexión entre sus últimos recuerdos y ese cuarto silencioso. ¿Pero eran estos recuerdos, o sueños? Había soñado con una mujer, una mujer caliente y flexible, con unos ojos tan grises y claros como un lago de una región montañosa bajo un cielo nublado, sus manos tiernas cuando lo acariciaban, su pecho aterciopelado que se hinchó contra las palmas de sus manos cuando él la tocó. Sus dedos avanzaron apartando las sábanas; el sueño era tan real que casi deseaba sentirla bajo sus manos

Aunque, eso era solamente un sueño y él debía ocuparse de la realidad. Se quedó acostado hasta que ciertos recuerdos comenzaron a volver, y supo que no eran sueños. El ataque a su barco; el trayecto a nado interminable, atormentador a oscuras, impulsado sólo por la incapacidad de darse por vencido. Luego, después de eso… nada. Ni tan siquiera una luz tenue iluminaba lo que había sucedido.

¿Dónde estaba? ¿Había sido capturado? Ellos darían casi cualquier cosa, arriesgarían casi cualquier cosa, con tal de llevarle vivo.

Se movió con precaución, notando en la boca el desagrado por la cantidad de esfuerzo que gastó en ello. Le dolía el hombro y el muslo izquierdo, y tenía un dolor de cabeza sordo, pero tanto su pierna como su brazo obedecieron la orden mental de moverse. Usando torpemente la mano derecha, echó hacia atrás la sábana y luchó por sentarse. Le atacó un mareo, pero se agarró a un lado de la cama hasta que pasó, después volvió a hacer una lista. Un vendaje blanco envolvía su muslo, espesamente acolchado sobre las heridas. El mismo tratamiento había recibido su hombro; la gasa había estado envuelta alrededor de éste, luego la habían pasado alrededor de su pecho. Estaba completamente desnudo, pero esto no lo molestaba. Su primera prioridad era moverse; la segunda era enterarse de donde diablos se encontraba.

Se levantó, el músculo herido en su muslo estremeciéndose por el esfuerzo del movimiento. Se tambaleó, pero no se cayó, solamente se quedó allí de pie hasta que el cuarto dejo de girar y su pierna se volvió estable bajo él. A pesar del frescor que hacía en la habitación una capa de sudor comenzó a formarse en su cuerpo.

No había ningún ruido salvo por el zumbido suave del ventilador del techo sobre la cama y el distante sonido mecánico de un aparato de aire acondicionado. Escuchó atentamente, pero no pudo detectar nada más. Conservando su mano derecha sujetada contra la cama, dio un paso hacia la ventana, apretando los dientes por el dolor abrasador de su pierna. Las tradicionales contraventanas cerradas atrajeron su atención. Alcanzando la ventana, usó un dedo para levantar una tablilla y mirar con atención a través de la grieta. Un patio, una huerta. Nada en particular, excepto que no había nada a la vista, ya fuera, humano o animal.

Había una puerta abierta delante de él, revelando un cuarto de baño. Despacio se acercó a la puerta, sus ojos oscuros tomando nota de los artículos que había en la habitación. Laca, lociones, cosméticos. El cuarto de baño de una mujer, entonces, ¿quizá era la mujer pelirroja que había estado en el otro barco? Todo estaba limpio, impecablemente limpio, y había cierto lujo tanto en el baño como en el dormitorio, como si todo hubiera sido escogido para que estuviese lo más cómodo posible dejando aparte el hecho simple de que estaba desnudo. La siguiente puerta era la de un armario. Movió las perchas y comprobó la talla de la ropa. Otra vez, todo era para una mujer, o un hombre pequeño, muy delgado de sexualidad indecisa. Las ropas eran notablemente harapientas para lo sofisticadamente vestida que la había visto. ¿Un disfraz?

Cautelosamente abrió la puerta de al lado ligeramente, mirando por la pequeña rendija para asegurarse de que no había nadie fuera. El vestíbulo pequeño estaba vacío, al igual que el cuarto que había más lejos de él. Abrió más la puerta, balanceándose con una mano contra el marco. Nada. Nadie. Estaba solo, y eso tenía después de todo, poco sentido.

Maldita sea, estaba débil, y tan sediento que parecía que los fuegos del infierno se encontraban en su garganta. Cojeando, a veces tambaleándose, se abrió paso a través de la sala de estar vacía. Una alcoba pequeña, iluminada por el sol estaba después, y el sol deslumbrante que entraba a través de las ventanas lo hizo parpadear cuando sus ojos se ajustaron al repentino exceso de luz. Después había una cocina, pequeña y soleada y sumamente moderna. Un imponente conjunto de verduras coloridas y frescas estaban sobre un poyete, y había un cuenco con fruta fresca sobre la mesa del centro.

Sentía la boca y la garganta revestidas de algodón. Anduvo tambaleándose hasta el fregadero, después abrió los armarios hasta dar con los vasos. Abrió el grifo del agua, llenó un vaso y bebió, vertiendo el agua en su boca con tanta sed que parte de ésta se derramó por su pecho. Con esa primera y terrible urgencia satisfecha, bebió otro vaso de agua y esta vez consiguió que toda llegase a su boca.

¿Cuánto tiempo había estado allí? Lo ponían furioso las lagunas mentales que tenía. Era vulnerable, inseguro sobre el lugar donde se encontraba o lo que había sucedido, y la vulnerabilidad era una cosa que él no podía permitirse. Pero también se moría de hambre. El cuenco con la fruta fresca lo llamaba, y se tragó de un golpe un plátano, después media manzana. Abruptamente se encontró demasiado lleno para comer otro solo mordisco, de modo que lanzo tanto la piel del plátano como la manzana medio comida al cubo de la basura.

De acuerdo, podía desenvolverse bien. Lentamente, pero no estaba indefenso. Su siguiente prioridad era alguna forma de defenderse. El arma que había más disponible era un cuchillo, y examinó los cuchillos de cocina antes de escoger el que tenía la cuchilla más afilada, más firme. Con éste en su mano él comenzó una búsqueda lenta, metódica de la casa, pero no había otras armas de ningún tipo para ser encontradas.

Las puertas que daban a la calle tenían cerrojos muy firmes. No eran elaborados, pero era condenadamente seguro que cualquiera que quisiera forzar la puerta lo haría despacio. Él los miró, intentando recordar si alguna vez en su vida había visto unos cerrojos parecidos a esos, y decidió que no los había visto. Tenían la llave echada, ¿pero que sentido tenía poner los cerrojos por dentro, donde él los podía alcanzar? Movió uno de los cerrojos, y se abrió con un movimiento facilísimo, casi silenciosamente. Cautelosamente trato de alcanzar el pomo y abrió un poco la puerta, volviendo a mirar por la grieta para ver si había alguien fuera. La puerta era pesada, también para ser una puerta normal. La abrió un poco más, recorriendo con los dedos el borde. Acero reforzado, adivino él.

Era una prisión pequeña y cómoda, pero los cerrojos estaban en el lado equivocado de las puertas, y no había guardas.

Abrió completamente la puerta, mirando a través de la tela metálica a un patio pequeño y limpio, un bosque de altos pinos y una bandada de gansos gordos, blancos y grises que buscaban insectos en la hierba. El calor que traspasaba la tela metálica era espeso y pesado, golpeándolo. Un perro apareció como por ensalmo de debajo de un arbusto, poniéndose encima del porche de un salto y clavando los ojos en él sin parpadear echando hacía atrás sus orejas y desnudando los colmillos.

Desapasionadamente él examinó al perro, examinando sus opciones. Un perro adiestrado para atacar, un pastor alemán, de ochenta o noventa libras. En su condición debilitada no tenía ninguna oportunidad contra un perro como ése, incluso con un cuchillo en su mano. Después de todo, estaba preso de una forma increíble.

Su pierna apenas soportaba su peso. Estaba desnudo, débil, y no sabía donde se encontraba. Las probabilidades no estaban a su favor, pero estaba vivo y lleno de una furia fría, controlada. Ahora él también tenía la ventaja de la sorpresa, porque quienquiera que le había traído aquí no esperaría que estuviera en pie y armado. Cerró la puerta de nuevo, después observó al perro a través de la ventana hasta que éste dejó el porche y volvió a su posición bajo el arbusto.

Tenía que esperar.

Una enorme nube negra, surgía amenazadoramente en el cielo cuando Rachel accedió al camino que conducía a su casa. La miró, preguntándose si descargaría su carga de agua en alta mar o la aguantaría hasta estar sobre tierra. La lluvia sería torrencial, y la temperatura descendería mucho, salvo que tan pronto como la nube hubiese pasado el calor volvería a ascender, y la lluvia se evaporaría en una nube sofocante de vapor. El pato Ebenezer y su bandada se dispersaron, graznando irritados, cuando bajó con el coche hasta donde ellos habían estado picoteando la hierba perezosamente. Joe levantó su cabeza para mirarla, luego la agachó. Todo estaba tranquilo, tal como había estado cuando se había marchado. Sólo después sintió una ligera constricción apremiante en el pecho.

Sacó la bolsa del maletero, ignorante de los ojos negros y afilados que la seguían en cada movimiento. Quedándose con la bolsa en un brazo y las llaves en la otra mano, subió los escalones hasta el porche, se detuvo para apartar sus gafas de sol de sus ojos poniéndolas sobre su cabeza, luego sujetó la puerta de tela metálica abierta con la cadera mientras quitaba la llave y la empujaba. El frescor que provocaba el aire acondicionado era un contraste tan drástico con el calor abrasador de afuera que se le puso piel de gallina, y tembló. Tomando aire profundamente, dejó caer su bolso y la bolsa en una de los sillas y fue a ver cómo estaba su paciente.

En el momento en que tocó el pomo de la puerta un brazo duro rodeó su garganta y fue empujada hacía atrás con fuerza, su cuello arqueándose de forma poco natural. Un cuchillo reluciente estaba siendo sujetado delante de su cara. Estaba demasiado aturdida para reaccionar, pero ahora un puro terror la inundó cuando fijó su mirada en el cuchillo. ¿Cómo habían llegado ellos? ¿Lo habían matado ya? La angustia que se alzó sobre ella era descabellada y feroz, consumiéndola.

– No pelees y no te lastimaré -dijo una profunda voz en su oído-. Quiero algunas respuestas, pero no correré riesgos. Si haces un movimiento… -no terminó la frase, salvo que no hacía falta. Que tranquila era su voz, tan calmada y desapasionada como una piedra. Hizo que su sangre se congelase.

El brazo que la estrangulaba bajó de su barbilla, y ella automáticamente levantó ambas manos, agarrándolo. El cuchillo se acercó más amenazadoramente.

– No hagas eso -susurró él, su boca cerca de su oído, el cuerpo de ella se acercó al de él en un intento de poner distancia entre si misma y esa cuchilla brillante. Notó cada detalle de su cuerpo, y repentinamente sus aturdidos sentidos le dijeron que era lo que sentía. ¡Estaba desnudo! Y si estaba desnudo, entonces tenía que ser…

El alivio tan definido, agudo, tan doloroso a su propio modo como el miedo y la angustia lo habían sido, hizo que sus músculos repentinamente temblaran cuando la tensión los abandonó. Sus manos descansaron sobre su antebrazo.

– Eso está mejor -gruño la voz-. ¿Quién eres?

– Rachel Jones -dijo ella, su voz jadeante por la presión que él ejercía contra su cuello.

– ¿Dónde estoy?

– En mi casa. Te saque del mar y te traje aquí -lo podía notar tambaleándose, sin embargo estaba débil. Su fuerza era asombrosa dadas las circunstancias, pero había estado muy enfermo, y su fuerza debía estar disminuyendo-. Por favor -susurró ella-. Deberías estar acostado.

Esa era la verdad, pensó Sabin desagradablemente. Estaba exhausto, como si hubiera corrido una maratón; sentía que sus piernas se doblarían de un momento a otro. No la conocía, y no podía confiar en ella; tan solo tenía esa oportunidad, y una suposición equivocada podía costarle la vida, pero no tenia muchas elecciones. ¡Diablos, estaba débil! Lentamente relajó el brazo derecho que tenía contra su garganta y dejó que el izquierdo, único agarre del cuchillo, cayese contra su costado. Le latía el hombro, y dudó de que fuera capaz de volver a levantar el brazo.

En lugar de apartarse de él tambaleándose, ella se giró cautelosamente, como si esperara asustada otro ataque, y puso su hombro bajo su brazo derecho, mientras con los brazos lo rodeaba y lo sujetaba.

– Apóyate en mi antes de que te caigas -dijo, su voz seguía un poco jadeante-. Estarás hecho un desastre si has roto los puntos.

Él no tenía muchas opciones salvo para pasar su brazo sobre sus hombros delgados y apoyarse pesadamente contra ella. Si no se sentaba pronto iba a caerse, y lo sabía. Lentamente ella le ayudó a entrar en el dormitorio, sujetándolo cuando él se tambaleó justo al borde de la cama, después sujetando su cabeza con su brazo izquierdo mientras lo ponía en una posición cómoda y con la otra mano arreglaba la almohada. Sabin hizo una respiración profunda, sus sentidos reaccionando automáticamente por el olor de ella de mujer ardiente y su blando pecho contra su cara. Sólo tenía que girar la cabeza para presionar con su boca un pezón, y la imagen llameó en él con una urgencia curiosa.

Respondió a ese pensamiento cerrando los ojos, respirando rápidamente por el cansancio excesivo, mientras ella ponía sus piernas sobre la cama y subía la sábana hasta su cintura.

– Ya está -dijo ella suavemente-. Ahora puedes descansar.

Acarició su mano sobre su pecho, como había hecho muchas veces en los pasados pocos días, una acción que se había vuelto automática porque parecía calmarle. Él estaba mucho más fresco; la fiebre al fin lo había abandonado. Aún tenía el cuchillo en la mano izquierda, y ella fue hasta él, pero sus dedos se apretaron cuando lo tocó, y sus ojos se abrieron repentinamente, sus ojos negros con una mirada fija y feroz.

Rachel dejó en su mano el cuchillo, su mirada chocando levemente contra la suya.

– ¿Por qué lo necesitas -preguntó ella-. Si hubiera deseado hacerte cualquier daño he tenido un montón de oportunidades para hacerlo antes de ahora.

En ese momento sus ojos eran completamente grises, sin ningún resquicio de azul. Eran casi como carbones de color, calientes, y con una claridad tan absoluta que parecían insondables. Él sintió una sacudida de reconocimiento. Los ojos, y la mujer, habían estado en sus recientes sueños con un erotismo tan tierno que hizo que se le entrecortase la respiración. ¿Pero… eran sueños? La mujer no era un sueño. Era real, de carne y hueso, y sus manos se había movido sobre él con una facilidad familiar. No actuaba como un guardián, pero no podía permitirse el lujo de tomar esa opción. Si renunciaba ahora al cuchillo podía ser que no lo volviese a conseguir.

– Lo conservaré -dijo él.

Rachel vaciló, preguntándose si debería agilizar el asunto, pero algo en su tono calmada, lacónico, la hizo decidir que no debía obligarlo. Si bien estaba débil y apenas podía permanecer de pie, había algo en él que le decía que no aceptaría ser obligado. Era un hombre peligroso, este desconocido que había pasado la noche en su cama. Apartó su mano de la de él.

– Bien. ¿Tienes hambre?

– No. Comí un plátano y una manzana.

– ¿Cuánto tiempo has estado despierto?

No había mirado un reloj, pero no necesitaba de un reloj para saber el tiempo que había pasado.

– Casi una hora.

Su mirada fija no se había apartado de ella. Rachel sintió como si él pudiera ver a través de ella, como si investigara su mente.

– Te has despertado otras veces, pero aún tenías fiebre y hablabas tonterías.

– ¿Qué clase de tonterías? -pregunto él agudamente.

Rachel lo miro serenamente.

– Ningún secreto estatal ni nada como eso. Pensaste que te ibas a una fiesta.

¿Había un doble sentido en eso de los secretos estatales? ¿Sabía ella algo o sólo había sido una coincidencia? Sabin quiso interrogarla, pero por el momento apenas tenía la sartén por el mango, y su excesivo cansancio se transformaba en una soñolencia agua. Como si ella lo supiera, tocó su cara, sus dejos fríos y firmes.

– Vete a dormir -dijo ella-. Aun estaré aquí cuando despiertes.

Ridículamente, era la tranquilidad que necesitaba para dormirse.

Silenciosamente Rachel salió del cuarto y fue a la cocina, dónde se apoyó débilmente contra la mesa de trabajo. ¡Sus piernas se estremecían, sus entrañas agitaban como si fuesen gelatina, reaccionando a todo lo que había ocurrido ya… y aún no era mediodía! No tenía ninguna de las respuestas que se había prometido a si misma que tendría cuando él despertase; en vez de preguntar, ella había respondido a sus preguntas. No había estado preparada para la intensidad de su mirada fija, tan aguda que era difícil mantenerle la mirada durante cualquier cantidad de tiempo. ¡Los ojos de Warlock… ciertamente no había estado preparada para tener un cuchillo contra su garganta! Y había estado indefensa, incapaz de hacer nada contra una fuerza que estaba muy lejos superiormente a la de ella, sin importar que él estuviese débil por sus heridas y su enfermedad.

El terror que la había tomado con sus garras heladas durante esos pocos minutos había sido peor que todo el que había sentido en su vida. Había tenía miedo antes, pero no hasta ese punto. Todavía se estremecía reaccionando a ello, y sus ojos ardían por lágrimas que no quería dejar caer. Ahora no era el momento de llorar; tenía que controlarse a si misma. Él podía dormir durante la mitad del día, o despertarse dentro de una hora, pero ella iba estar completamente controlada cuando se despertase. También necesitaba alimentarse, pensó ella, agarrándose agradecida a algo práctico que hacer. A pesar de todo el plátano y la manzana, su cuerpo probablemente exigiría alimentos a menudo hasta estar completamente recuperado.

Con movimientos espasmódicos, puso la carne a hervir a fuego lento para preparar un estofado de carne y empezó a cortar en daditos las patatas, las zanahorias y el apio. Tal vez la comida estuviese lista cuando él despertase; en caso de no lo estuviera, podría elegir entre una sopa y un bocadillo. Cuando todo estuvo dentro de la cazuela salió rápidamente a la huerta y recogió los tomates maduros, luego ignorando el calor comenzó a arrancar las malas hierbas. Hasta que cayó de rodillas a causa de un mareo no se dio cuenta de qué forma más anormal había estado comportándose, actuando bajo el estrés que había causado la sobredosis de adrenalina que tenía en el cuerpo desde esa mañana. ¡Era una locura salir al patio con ese sol, especialmente sin sombrero!

Entró y se lavó la cara con agua fría; se sentía más tranquila ahora, aunque sus manos seguían temblando ligeramente. No había nada más que hacer que esperar: esperar hasta que el estofado estuviese listo; esperar a que él despertase; esperar a obtener alguna… esperar las respuestas.

Fue un tributo a su ecuanimidad y concentración el hecho de que pudiese preparar el curso que iba a dar: escritura para aficionados. El curso requiría caminar con pasos largos y tranquilos y conspirar para lograr el interés de sus alumnos, para hacerlos desperezarse. Pero si bien estaba profundamente involucrada en su lectura y notas, estaba tan sintonizada con él que oyó el leve susurro de las sábanas cuando él se movió, y supo que estaba despierto. Comprobando su reloj de pulsera, vio que había dormido durante tres horas; el estofado estaría listo, si tenía hambre.

Él estaba levantándose, bostezando y restregándose el rostro barbudo, cuando ella entro en el dormitorio. Instantáneamente sintió su atención puesta en ella como un rayo de pura energía hormigoneando por su piel.

– ¿Tienes hambre? Has dormido durante tres horas.

Él consideró eso, luego asintió brevemente con la cabeza.

– Sí. Sin embargo, necesito primero un cuarto de baño, una ducha y un afeitado.

– Lo siento, la ducha está prohibida mientras tengas los puntos -dijo, apresurándose por estar a su lado cuando él echó las sábanas a un lado y puso los pies en el suelo, sobresaltándose por el dolor y sujetando su muslo izquierdo. Rachel puso un brazo alrededor de su espalda hasta que él fue capaz de mantenerse de pie-. Pondré una cuchilla nueva en mi maquinilla para ti, sin embargo -tenía la sospecha de que él prefería valerse por si mismo, de modo que bajó el brazo y observó con ansiedad como daba cada doloroso paso. Era un solitario; no estaba acostumbrado a necesitar ayuda y no le daba la bienvenida a ésta, aunque debía saber que era incapaz de hacer algunas cosas por el momento. La dejaría ayudarlo sólo cuando fuese necesario. Aun, se sintió obligada a preguntar-. ¿Te afeito yo o crees que estás lo bastante bien para hacerlo por ti mismo?

Él hizo una pausa en la puerta del cuarto de baño y la miró por encima del hombro.

– Lo haré yo.

Ella inclino la cabeza y se acercó a él.

– Ahora mismo pongo la cuchilla nueva.

– Las encontraré -dijo él quedamente, deteniéndola antes de que lo pudiera alcanzar. Rachel aceptó su despido, girándose hacia la otra puerta.

Dolía que no desease su ayuda después de los días en los que había estado completamente indefenso y había dependido de ella para todo, después de las noches que ella había pasado acostada a su lado, lavándolo con una esponja para mantenerle fresco, y especialmente después de la tensión mental que ella había soportado. Mientras ponía la mesa, trató de ocuparse de su parte herida, apartándola a la fuerza. Después de todo, ella era incluso más desconocida para él que él para ella, y era natural que tratase de recuperar el dominio de sí mismo tan pronto como fuera posible. Para un hombre como él, el control era vital. Tenía que dejar de girar a su alrededor como mamá gallina.

Era fácil decirse eso a sí misma, pero cuando escuchó el agua correr se giro hacia el cuarto de baño, y vaciló sólo durante un momento antes de ceder a la compulsión de saber qué estaba haciendo. Estaba en medio de la habitación, mirando alrededor como si considerase sus opciones. Tenía una toalla alrededor de sus caderas, y contra toda lógica, ésta lo hacía parecer más desnudo que cuando lo había estado completamente. El pulso de Rachel dio un brinco. A pesar del sombrío contraste entre las vendas blancas en su pierna y hombro, él parecía todavía muy poderoso, y ella lo notó secándosele la boca.

Se había afeitado, y la línea limpia de su mandíbula hizo que sus dedos avanzaran deseando acariciarlo, otro gesto que a él no le gustaría.

– ¿Hay algo que me pueda poner, o debo ir desnudo? -preguntó finalmente, cuando Rachel no hizo ningún movimiento para acercarse a él o hablar.

Cuando lo recordó ella gimió y se dio con la palma de la mano en la frente.

– Tengo algo para que te pongas. Es a eso a donde fui esta mañana, a comprar algunas cosas que necesitarías.

La bolsa de la compra seguía en la sala de estar; la agarró y la llevó a la habitación, donde la dejó sobre la cama.

Él abrió la bolsa y una expresión curiosa cruzó su rostro; después sacó unas braguitas de la bolsa y las sostuvo en alto para examinarlas antes de que Rachel pudiese explicarse.

– Talla cinco -comento él, y la miró como si la midiese durante un combate. La pequeña prenda de algodón y nailon colgó de un dedo-. Agradables, pero no creo que me satisfagan.

– Eso no era lo que quise decir -dijo Rachel serenamente, aunque todavía sentía el hormigueo de la mirada que le había lanzado-. Era camuflaje, simplemente. Cualquier cosa que encuentres dentro de la bolsa que no uses normalmente, déjalo dentro de la bolsa -se negaba a avergonzarse, pues sólo había hecho lo que parecía necesario. ¡El "camuflaje" había salido caro, también! Dejándolo vestirse con lo que prefiriese, regresó a la cocina con el pan casero que metió en el horno en una placa untada de mantequilla, después sirvió el estofado con un cucharón y vertió el té en grandes vasos con hielo.

– Necesito ayuda con la camiseta.

No lo había oído acercarse, y se dio la vuelta, sobresaltándose tanto por su cercanía como por lo que había dicho. Estaba de pie justamente detrás de ella, con los vaqueros negros puestos y sujetando una camiseta de algodón en la mano. Su pecho llenó sus ojos, músculos fuertes tensos cubiertos de pelo negro rizado, y el vendaje envuelto alrededor de su hombro izquierdo. ¿Cuánto tiempo había luchado con la camiseta antes de admitir que no se la podía poner él solo? La sorprendió que simplemente no la hubiera cambiado por la camisa de botones, de modo que no necesitase pedirle ayuda.

– Siéntate para que pueda llegar mejor -le dijo, cogiéndole la camiseta de la mano. Él se agarró de la esquina de uno de los armarios de la encimera para poder caminar cojeando hasta la mesa del comedor y se sentó aliviado en una de las sillas. Rachel subió cuidadosamente la camiseta por su brazo, manteniendo la mirada concentrada mientras intentaba no tocarle el hombro. Cuando la tuvo en su sitio dijo-: Ponte la otra manga mientras protejo tu hombro.

Sin hablar él hizo lo que le había dicho, y a la vez tiraron de la camiseta sobre su cabeza. Rachel la colocó en su sitio, como una madre haría con su hijo, pero el hombre que permanecía sentado inmóvil bajo sus cuidados no era un niño en ningún sentido que pudiese imaginar. No se demoró en la tarea, bien consciente de la aversión que él tenía a pedir ayuda. Rápidamente sacó el pan del horno y lo puso en la cesta para el pan forrada con una servilleta, luego colocó la cesta en la mesa y cogió su silla.

– ¿Eres diestro o zurdo? -preguntó sin mirarle, aunque podía sentir la energía ardiente de su mirada fija cuando respondió:

– Ambidextro. ¿Por qué?

– Te sería difícil manejar la cuchara si fueras zurdo -contestó, señalando con la cabeza el estofado-. ¿Quieres pan?

– Por favor.

Era muy bueno en frases de una palabra, pensó mientras ponía pan en su plato. Realmente no había pensado en preguntarle si podría manejar la cuchilla, porque su cara recién afeitada le decía que evidentemente podía. Comieron en silencio durante un rato, y él realmente hizo justicia del estofado. No había esperado que su apetito fuera tan bueno al comienzo de su recuperación.

El plato estaba casi vacío cuando dejó la cuchara en la mesa y la inmovilizó con el fuego de ébano de sus ojos.

– Dime qué ha pasado.

Era una orden que Rachel no podía responder. Cuidadosamente dejó la cuchara en la mesa.

– Creo que es mi turno de hacer unas cuantas preguntas. ¿Quién eres? ¿Cuál es tu nombre?

No le gustaba que le hiciera preguntas. Ella sintió su desagrado, aunque su expresión no cambio. La vacilación duró durante apenas un segundo, pero ella la notó y tuvo la impresión inmediata de que no iba a contestar. Luego él habló arrastrando las palabras:

– Llámame Joe.

– No puedo hacer eso -contesto ella-. Joe es como llamo al perro, porque él tampoco me dirá su nombre. Inventa otro.

Llevada por la oleada de tensión que había en el aire comenzó a recoger la mesa, moviéndose rápidamente y de forma automática. Él la observó durante un momento, luego dijo quedamente:

– Siéntate.

Rachel no se detuvo.

– ¿Por qué? ¿Tengo que sentarme a escuchar más mentiras?

– Rachel, siéntate -no subió la voz, no cambio la inflexión tranquila y seca de su tono, pero de repente era una orden. Clavó los ojos en él durante un momento, después alzó la barbilla y regresó a su silla. Cuando ella simplemente esperó en silencio, mirándolo, él soltó un pequeño suspiro.

– Aprecio tu ayuda, pero cuanto menos sepas, mejor para ti.

Rachel siempre había odiado que alguien supusiera que sabía qué era lo mejor para ella y qué no lo era.

– Ya veo. ¿No debí notar que tenías dos balas en tu cuerpo, cuanto te saque de entre las olas? ¿Debí girar mi cara cuando llegaron dos hombres buscándote que se hacían pasar por agentes del F.B.I, y simplemente que a tu vez los buscaras tú? ¿Debí ponerme sobre aviso cuando tu pusiste un cuchillo contra mi cuello esta mañana? ¡Tengo curiosidad, lo admito! ¡Te he cuidado durante cuatro días, y en verdad me gustaría saber tu nombre, si no es preguntar demasiado!

Una recta ceja negra se alzo a causa de su tono sarcástico.

– Podría ser.

– De acuerdo, ni lo pienses. Juega tus pequeños juegos. No contestas a mis preguntas y yo no contesto a las tuyas. ¿Trato hecho?

La observó durante un rato más, y Rachel mantuvo su mirada fija, sin ceder ni un centímetro.

– Mi nombre es Sabin -dijo finalmente, las palabras pronunciadas lentamente como si no quisiera dejarles salir, como si envidiase cada sílaba.

Ella moduló el sonido del nombre, su mente seguía pensando en cómo sonaba y en qué forma.

– ¿Y el resto?

– ¿Es importante eso?

– No. Pero de todos modos, me gustaría saber.

Él hizo una pausa de una fracción de segundo.

– Kell Sabin.

Le tendió la mano.

– Encantada de conocerte, Kell Sabin.

Lentamente él tomó su mano, su palma callosa deslizándose contra la de ella y sus dedos duros, calientes cerrándose alrededor de su mano.

– Gracias por haber cuidado de mi. ¿He estado aquí durante cuatro días?

– Éste es el cuarto día.

– Cuéntame que ha pasado.

Era un hombre acostumbrado a dar órdenes; en vez de pedir, ordenaba, y estaba claro que esperaba que sus órdenes fueran obedecidas. Rachel retiró su mano de la de él, incómoda por su toque caliente y la estremecedora forma en que la afectaba. Entrelazando los dedos para mitigar el cosquilleo que sentía en ellos, apoyó las manos sobre la mesa.

– Te saqué del agua y te traje aquí. Creo que te golpeaste la frente contra una de las rocas que hay alrededor de la boca de la bahía. Tenías una contusión y estabas en estado de shock. La bala seguía en tu hombro.

Él frunció el entrecejo.

– Lo sé. ¿La sacaste tú?

– Yo no. Llamé al veterinario.

Por lo menos algo era capaz de sobresaltarlo, aunque la expresión desapareció rápidamente.

– ¿Un veterinario?

– Tenía que hacer algo, y un doctor tiene que avisar de cualquier herida de bala.

Él la miro atentamente.

– ¿No querías que avisara?

– Creía que tu no querrías que lo hiciera.

– Pensaste bien. ¿Qué sucedió después?

– Me encargué de ti. Estuviste inconsciente durante dos días. Después comenzaste a despertarte, pero la fiebre te hacía desvariar. No sabías que pasaba.

– ¿Y los agentes del F.B.I.?

– No eran del F.B.I., lo comprobé.

– ¿Qué apariencia tenían?

Rachel comenzó a sentirse como si estuviera siendo interrogada.

– El que dijo llamarse Lowell es delgado, oscuro, mide aproximadamente un metro setenta, alrededor de los cuarenta. El otro, Ellis, es alto, guapo con una sonrisa de anuncio de dentífrico, color de pelo castaño arenoso, ojos azules.

– Ellis -dijo él, como para sí mismo.

– Me hice la tonta. Pareció lo más seguro hasta que despertases. ¿Son amigos tuyos?

– No.

El silencio cayó entre ellos. Rachel estudió sus manos, esperando otra pregunta. Cuando no se le hizo ninguna, probó a hacer una de las suyas.

– ¿Debería llamar a la policía?

– Habría sido más seguro para ti que lo hubieras hecho.

– Fue un riesgo calculado. Creí que las probabilidades estaban más a mi favor que al tuyo -Ella aspiró profundamente-. Soy una civil, pero solía ser reportera grafica. Vi algunas cosas en esos días que no tenían ningún sentido, e investigue un poco, encontré que algunas cosas había que dejarlas antes de escarbar demasiado. Podrías ser un camello o un preso fugado, pero no hubo ningún indicio de nada similar en el escáner. También podías ser un agente. Te habían disparado dos veces. Estabas inconsciente y no te podías proteger ni me podías decir nada. Si… algunas personas… te estaban dando caza, entonces no habrías tenido ninguna oportunidad en un hospital.

Sus pestañas habían caído, ocultando su expresión.

– Realmente tienes imaginación.

– Sí -estuvo de acuerdo suavemente.

Él se reclinó en su silla, sobresaltándose un poco cuando movió su hombro izquierdo.

– ¿Quién más sabe que estoy aquí, aparte del veterinario?

– Nadie.

– ¿Entonces cómo me trajiste hasta aquí arriba? ¿Te ayudó el veterinario? No eres Superwoman.

– Te puse sobre una colcha y te arrastré hasta aquí, con la ayuda del perro. Quizás pensó que era un juego -sus ojos grises se oscurecieron cuando pensó en el esfuerzo hercúleo que había hecho para meterlo en la casa-. Cuando llegó Honey, te subimos a la cama.

– ¿Honey?

– La veterinario. Honey Mayfield.

Sabin observó su cara tranquila, admirándose por lo que ella no decía. ¿Hasta dónde lo había arrastrado ella? ¿Cómo lo había traído subiendo las escaleras para ascender al porche? Él había cargado con algunos hombres heridos para sacarlos de una batalla, así que sabía lo difícil que era, aun con su fuerza y entrenamiento. Pesaba cuarenta kilos más que ella; no había modo de que lo hubiera podido levantar. Podía estar acostumbrada a ayudar si hacía falta, pero no tenía ninguna razón para que lo hiciera; eso era todo lo que podía leer entre líneas. Casi cualquier persona hubiera llamado a la policía al encontrar a un hombre herido en su playa, pero ella no lo había hecho. Pocas personas en toda la vida habrían considerado las opciones y las circunstancias que se le habían ocurrido a ella. Las personas normales no pensaban acerca de las cosas de ese modo. No eran parte de sus vidas normales; sólo ocurría en las películas y los libros y por tanto no era real. ¿Qué vida había llevado que la haría tan cuidadosa, tan consciente de algo que hubiese debido estar más allá de su experiencia?

Los dos escucharon al coche que se acercaban al mismo tiempo. Al instante ella estaba fuera de su silla, cogiéndolo del hombre.

– Ve al dormitorio y cierra la puerta -dijo ella uniformemente, sin notar las cejas enarcadas a causa de su petición. Fue a la ventana y miro al exterior; luego la tensión dejó su cuerpo de forma visible.

– Es Honey. Todo está bien. Imagino que se quedara fuera mientras su curiosidad se lo permita.

Capítulo Seis

– ¿Cómo estás del dolor de cabeza? -preguntó la veterinaria, mirando atentamente sus ojos. Era una mujer grande, de huesos fuertes con una cara amigable, pecosa y un toque luminoso. Sabin decidió que le gustaba; tenía una buena forma de tomar el control

– Colgando allí dentro -gruñó él.

– Ayúdame a quitarle la camisa -le dijo ella a Rachel, y las dos mujeres delicada y eficazmente lo desnudaron. Él se alegró de llevar pantalones cortos, o también le habrían quitado los pantalones. No tenía ninguna modestia por la que preocuparse, pero todavía le desconcertó el ser manejado como una muñeca Barbie. Impasiblemente observó la piel purpurada, arrugada alrededor de los puntos en su pierna, preguntándose sobre la extensión de daño que había sufrido el músculo. Era esencial que pudiese hacer algo más que cojear, y pronto. El daño en su hombro, con su sistema complicado de músculos y tendones, tenía más probabilidades de ser permanente, pero la movilidad era su máxima preocupación por el momento. Una vez que hubiera decidido qué curso de acción seguir necesitaría moverse rápido.

Le pusieron vendas limpias, y fue puesto en la cama.

– Estaré de regreso en un par de días para quitarte los puntos -dijo Honey, al guardar las cosas en su bolso. A Sabin lo sorprendió que no le hubiese preguntado ni una vez su nombre o hecho cualquier otra pregunta salvo las relacionadas con su bienestar físico. O bien era notablemente indiferente o había decidido que cuanto menos supiera, mejor. Era una idea que deseaba que Rachel compartiese. Sabin siempre había tenido la regla de no involucrar a los ciudadanos inocentes; su trabajo era demasiado peligroso, y aunque él conocía los peligros de su trabajo y los aceptaba, no había ninguna forma realmente en que Rachel pudiese comprender la extensión del peligro que corría por ayudarle.

Rachel salió fuera con Honey, y Sabin cojeó hasta la puerta para observar cómo se iban hacía el coche de Honey, hablando en voz baja. El perro, Joe, se levantó y se acercó, un gruñido bajo saliendo de su garganta cuando cambió de dirección primero para observar a Sabin en la puerta, seguidamente a Rachel, como si no pudiese decidir dónde debía centrar su atención. Su primer instinto era proteger a Rachel, pero esos mismos instintos no le podían permitir ignorar la presencia extraña de Sabin en la puerta.

Honey se montó en el coche y se marchó, y después Rachel volvió caminando al porche.

– Cólmate -amonestó al perro suavemente, atreviéndose a darle un toque veloz en el cuello. Su gruñido se intensificó, y ella se asombró al ver a Sabin saliendo al porche.

– No te acerques demasiado a él -lo avisó ella-. No le gustan los hombres.

Sabin estimó al perro con curiosidad remota.

– ¿De dónde lo trajiste? Es un perro adiestrado para atacar.

Asombrada, Rachel miró hacia abajo a Joe, que estaba muy cerca de su pierna.

– Estuvo vagando por aquí durante las veinticuatro horas, todo flaco y herido. Llegamos a un acuerdo. Le alimento, y él se mantiene cerca. No es un perro de ataque.

– Joe -dijo Sabin agudamente-. Siéntate.

Ella sintió temblar al animal como si estuviera herido, y el desaliento trepó por su garganta cuando él clavo los ojos en el hombre, cada músculo de su gran cuerpo estremeciéndose como si deseara abalanzarse sobre su enemigo pero estuviera encadenado a Rachel. Antes de pensar en el peligro Rachel puso una rodilla en la tierra y rodeó con un brazo el cuello del animal, hablándole suavemente para tranquilizarle.

– Todo está bien-cantó dulcemente-. Él no te lastimará, lo prometo. Todo está bien.

Cuando Joe estuvo más calmado Rachel subió al porche y deliberadamente acarició el brazo de Sabin, dejando al perro verla. Sabin observó a Joe, sin miedo del perro, pero sin mostrarse agresivo de cualquier forma. Él necesitaba que Joe lo aceptara, al menos lo suficiente para poder salir de la casa sin atacarlo.

– Probablemente fue maltratado por su dueño -dijo él-. Tuviste suerte de que no te desayunara a ti cuando saliste andando de la casa por primera vez.

– Creo que estás equivocado. Es posible que fuera un perro guardián, pero no creo que se lo adiestrase para atacar. Tú le debes bastante. Si no hubiera sido por él, no te hubiera podido traer desde la playa -repentinamente se dio cuenta de que su mano estaba todavía en su brazo, lentamente moviéndose de arriba abajo, y la dejó caer-. ¿Estás listo para entrar? Debes estar cansado ya.

– En un minuto – lentamente examinó el bosque de pinos a la derecha y la carretera que curveaba hacía fuera a la izquierda, aprendiendo de memoria las distancias y detalles para usarlo en el futuro-. ¿A qué distancia estamos de la carretera principal?

– Alrededor de cinco o seis millas, creo. Ésta es una carretera privada. Une la carretera del rancho de Rafferty antes de que se una con la Estatal 19.

– ¿Por dónde está la playa?

Ella señaló hacia el bosque de pinos.

– Hacía abajo a través los pinos.

– ¿Tienes un barco?

Rachel lo miró, sus ojos gris muy claros.

– No. La única manera de escapar es a pie o conduciendo.

Una minúscula sonrisa levantó una esquina de su boca.

– No te iba a robar el coche.

– ¿No lo harás? Todavía no sé qué está pasando, por qué te dispararon, o incluso si eres un buen tipo.

– ¿Con esas dudas, por qué no has llamado a la policía? -devolvió él, su voz calmada-. Obviamente no llevaba puesto un sombrero blanco cuando me encontraste.

Él iba a contestarle con evasivas hasta el fin, hasta el final como un profesional, aislado y desapasionado. Rachel aceptó que no merecía saber mucho de su situación, aunque le hubiera salvado la vida, pero le haría muchísimo bien saber que había hecho lo correcto. Aunque había actuado siguiendo sus instintos, la incertidumbre la carcomía. ¿Había salvado a un agente de otro país?¿Un enemigo de su país? ¿Qué haría si resultaba ser de esa manera? La peor parte de eso era la atracción innegable y creciente que sentía por él, aun en contra de su mejor juicio.

Él no dijo nada más, y ella no respondió a la mención provocadora de su falta de ropa cuando lo encontró. Ella recorrió con la mirada a Joe y empezó a abrir la puerta de tela metálica.

– Salgo de este calor. Puedes correr el riesgo con Joe si quieres quedarte aquí afuera.

Sabin la siguió dentro, fijándose en lo recto de su espalda. Ella estaba enojada, pero también estaba perturbada. Le habría gustado reconfortarla, pero la dura verdad era que cuanto menos supiese ella, más segura estaría. No podía protegerla en su condición actual y sus circunstancias. El hecho de que ella le protegiera, poniéndose en peligro de forma voluntaria a pesar de sus dudas sobre la verdad, le hacían algo en las entrañas que no deseaba. Caramba, pensó con repugnancia de sí mismo, todo en ella hace algo con mis entrañas. Estaba ya familiarizado con el perfume de su carne y el toque tierno, alarmantemente íntimo de sus manos. Su cuerpo todavía sentía la presión del cuerpo de ella contra él, haciéndolo querer tenerla más cerca y empujarla contra él. Nunca había necesitado la cercanía de otro ser humano, excepto por la cercanía física requerida para el sexo. Miró sus piernas desnudas, delgadas y su suavemente redondeado trasero; el deseo sexual estaba allí, bien, y juró fuertemente, considerando su condición física general. La parte peligrosa de eso era que el pensamiento de estar en la oscuridad con ella y simplemente abrazarla era casi tan atractivo como el de tomarla.

Se apoyó en la puerta y observó como con eficacia terminaba de limpiar los platos. Había una gracia enérgica, parca en sus movimientos, incluso mientras hacía una tarea tan común. Absolutamente todo era organizado y lógico. No era una mujer desordenada. Si bien su ropa era simple y sin adornos, aunque su pantalones deportivos de color beige y la simple camisa azul de algodón no necesitaban ningún adorno aparte de las suaves curvas femeninas bajo ellos. Otra vez se percató de la imagen tentadora de esas curvas, como si supiera que apariencia tenía ella desnuda, como si ya la hubiera tocado.

– ¿Por qué estás mirándome fijamente? -preguntó ella sin mirarle. Había sido tan consciente de su mirada fija como lo habría sido de su toque.

– Lo siento -él no se explicó, pero, luego, dudó de que ella realmente quisiera saber-. Vuelvo a acostarme. ¿Me ayudarás con la camisa?

– Por supuesto – se limpió las manos en una toalla y fue delante de él hacia el dormitorio-. Déjame cambiar las sábanas primero.

La fatiga lo venció cuando se apoyó contra el tocador para aliviar la tensión de su peso en su pierna izquierda. Su hombro y su pierna latían, pero el dolor era de esperar, de modo que lo ignoró. El problema real era su poca fuerza; no podía proteger a Rachel o a sí mismo si pasaba algo. ¿Se atrevería a quedarse aquí mientras se curaba? Su amenazante mirada fija permaneció sobre ella mientras ponía las sábanas blancas en la cama, examinado rápidamente sus opciones disponibles examinando en su mente. Esas opciones estaban gravemente limitadas. No tenía dinero, ninguna identificación, y no se atrevía a llamar para que lo recogieran, porque no sabía hasta que punto la agencia había estado relacionada, o en quién podía confiar. No estaba en forma para hacer nada de todas formas; tenía que recuperarse, así que eso lo podía hacer igualmente estando aquí. Una casa pequeña tenía sus ventajas: el perro de fuera era una defensa malditamente buena; los cerrojos eran firmes; tenía comida y cuidados médicos.

También estaba Rachel.

Mirarla era fácil; podía transformarse en un hábito incontrolable. Era delgada y se la veía saludable, con un bronceado que parecía que su piel deliciosa estuviera hecha con miel dulce. Su pelo era grueso y recto y brillante, de un oscuro color café y sus ojos grises sin ningún atisbo de otro color que casi parecían plateados. Su cabello le iba bien con sus ojos grandes, claros, grises. No era alta, menos que la media, pero se comportaba de un modo tan directo que daba la impresión de ser una mujer alta. Y era suave, con senos redondeados que cabían en las palmas de sus manos.

¡Diablos! La imagen era tan real, tan fuerte, que continuaba regresando a él. Si fue sólo un sueño inducido por la fiebre, era lo más realista que había soñado en toda su vida. ¿Acaso había ocurrido realmente, cuándo y cómo? Había estado inconsciente la mayoría de las veces, y con fiebre cuando había despertado. Pero continuaba con la sensación de haber tenido sus manos sobre ella, acariciando amablemente, con la intimidad visible de dos amantes, y él o bien había tenido sus manos sobre ella o su imaginación se tambaleaba por la sobreexcitación.

Ella dejó caer pesadamente las almohadas y le preguntó:

– ¿Quieres pasar la noche con los pantalones cortos?

Por toda respuesta él desabrocho los pantalones y los dejo caer, luego se sentó en la cama para que ella pudiera manipular su camiseta. El perfume ardiente, suavemente floral lo envolvió cuando ella se acercó, e instintivamente giró la cabeza hacia é, su boca y su nariz contra el hombro de ella. Ella vaciló, luego rápidamente le quitó la camiseta y se alejó de su toque. El calor húmedo de su aliento había calentado su piel a través de la tela de su camisa y había hecho estragos en el ritmo constante de su latido. Intentando no dejarle ver cómo la había afectado su cercanía, dobló pulcramente la camisa y la colocó en una silla, luego cogió los pantalones y los dejó encima de la camisa. Cuando lo miró otra vez él se estaba poniendo boca arriba, su pierna sana doblada por la rodilla y alzada, su mano sobre su estómago. Sus calzoncillos cortos y blancos creaban un agudo contraste con su piel bronceada, recordándole que él no tenía ningún corte del bronceado en el cuerpo. Gimió interiormente. ¿Por qué tenía que pensar sobre eso en ese momento?

– ¿Quieres que te tape con la sábana?

– No, el ventilador se siente bien – levantó la mano derecha de su estómago y la extendió hacia ella-. Siéntate aquí durante un minuto.

Su mente le dijo que no era una buena idea. Pero de todos modos, se sentó, tal y como había hecho muchas veces desde que él había estado en su cama, puesta para poder mirarle y con la cadera contra la suya. Él pasó el brazo detrás de sus muslos, poniendo la mano en la curva de su cadera como para mantenerla acurrucada contra él. Sus dedos, curvados alrededor de sus glúteos, comenzaron a moverse cariñosamente, y su corazón comenzó a latir aceleradamente de nuevo. Ella fijó sus ojos en los de él y fue incapaz de apartar la mirada, atrapada por el fuego negro e hipnótico de sus ojos.

– No te puedo dar todas las repuestas que deseas -se quejó él-. No las conozco. Incluso si te dijese que soy un buen tipo, solamente tendrías mi palabra, ¿y por qué arriesgar mi cuello diciéndote cualquier otra cosa?

– No juegues al abogado del diablo -dijo ella agudamente, deseando poder encontrar la fuerza de voluntad necesaria para liberarse del poder seductor de su fija mirada y sus caricias-. Negociemos con los hechos. Recibiste disparos. ¿Quién te disparo?

– Me emboscaron, ayudados por uno de mis hombres, Tod Ellis.

– ¿El falso agente del F.B.I. Ellis?

– El mismo, por la descripción que me has dado.

– Entonces haces una llamada y lo delatas.

– No es tan simple como eso. Estaba en mi mes de vacaciones de la agencia. Sólo dos hombres conocían mi paradero, los dos son mis superiores.

Rachel se sentó muy silenciosamente.

– Uno de ellos te traicionó, pero no sabes cuál.

– Quizá los dos.

– ¿No puedes contactar con un cargo más alto?

Sus ojos relucieron furiosos.

– Cariño, no puedes ponerte en contacto con alguien superior. Ni siquiera estoy seguro de que pueda llegar al final. Cualquiera que sea, tiene el poder de decir que soy un delincuente, y llamar desde aquí te pondría en peligro.

Rachel sintió el poder helado de su furia y tembló interiormente, agradeció no haber sido ella la que se había cruzado en su camino. Había un gran contraste entre como se veían sus ojos con el toque de las puntas de sus dedos en su cadera. ¿Cómo podía seguir siendo su caricia tan tierna, cuando la fuera del infierno brillaba con intensidad en sus ojos?

– ¿Qué vas a hacer?

Arrastró los dedos desde su cadera hasta el muslo y lo frotó a través de los pantalones deportivos, entonces delicadamente los deslizó debajo de ellos.

– Recuperarme. No puedo hacer ni una condenada cosa en este momento, incluyendo el vestirme a mi mismo. El problema es que te pongo en peligro simplemente estando aquí.

Ella no podría controlar su respiración, o su pulso. El calor estaba naciendo dentro de su cuerpo, destruyendo su habilidad para pensar y dejándola a merced de sus sentidos. Sabía que debería quitarle la mano, pero la caricia de las puntas ásperas de sus dedos en su muslo era tan agradable que todo lo que podía hacer era quedarse allí sentada, estremeciéndose ligeramente como si una suave brisa primaveral la tocase. ¿Trataba él por norma a las mujeres como si fueran suyas para tocarlas como deseaba, o la había escogido por su respuesta incontrolable ante él? Pensaba que la había disfrazado bien, la había mantenido oculta, pero quizá su trabajo había hecho que sus sentidos y sus intuiciones más agudas. Desesperada se obligó a moverse, poniendo su mano sobre la de él para evitar que continuara subiendo.

– Tú no me pusiste en peligro -dijo, con la voz un poco ronca-. Tomé la decisión sin tu ayuda.

A pesar de que su mano controlaba la de él, él movió los dedos más arriba y encontró el borde de sus braguitas.

– Tengo una pregunta que me ha estado volviendo loco -admitió él en voz baja. Movió la mano otra vez, poniéndola bajo la tela elástica de sus braguitas y curvando los dedos alrededor de su glúteo.

Un quejido escapó antes de que ella se mordiese el labio, controlando esos sonidos poco explorados. ¿Cómo le podía hacer esto con una simple caricia?

– Detente -susurró ella-. Tienes que detenerte

– ¿Hemos estado durmiendo juntos?

Sus senos se habían tensado dolorosamente, suplicando sus caricias, para que él los tomase como había hecho antes. Su pregunta destruyó la poca concentración que le quedaba.

– Esto… aquí hay una sola cama. No tengo sofá, sólo los sillones.

– Así que hemos estado en la misma cama durante cuatro días -interrumpió él, deteniendo el flujo de palabras que ella había vertido al borde de la incoherencia. Sus ojos brillaban intensamente otra vez, pero esta vez con un fuego diferente, y ella no era capaz de apartar la mirada-. Te has estado ocupando de mi.

Ella dibujó un aliento profundo, trémulo.

– Sí.

– ¿Sola?

– Sí.

– Me has estado alimentando.

– Sí.

– Bañándome.

– Sí. Tuve que bañarte con una esponja para mantener la fiebre bajo control.

– Hiciste todo lo que había que hacer, te encargaste de mi como de un bebé.

Ella no supo qué decir, qué hacer. Él aún tenía su mano sobre ella, su palma caliente y dura contra su carne blanda.

– Me tocaste -dijo él-. Por todas partes.

Ella tragó.

– Era necesario.

– Recuerdo tus manos sobre mí. Me gustó, pero cuando me desperté esta mañana pensé que era un sueño.

– Soñaste -dijo ella.

– ¿Te he visto desnuda?

– ¡No!

– ¿Entonces cómo sé que la apariencia de tus senos me gusta? ¿Cómo sé sienten en mis manos? No todo fue sueño, Rachel. ¿Fue eso un sueño?

Un sonrojo ardiente, audaz coloreó su cara, respondiéndole antes de que ella hablase. Se quedó sin voz y apartó la mirada de él, la vergüenza la liberó de su mirada fija.

– Dos veces, cuando te despertaste, tú… uh… me agarraste.

– ¿Te toqué?

– Algo parecido.

– ¿Y te vi?

Ella hizo un gesto indefenso.

– Mi camisón se abrió cuando me incliné sobre ti. El escote quedó colgando…

– ¿Fui rudo?

– No -susurró ella.

– ¿Te apetecía?

Esto tenía que detenerse, ahora mismo, aunque tenía el presentimiento de que ya era demasiado tarde, que nunca debería haberse sentado en su cama.

– Quita la mano -le dijo, haciendo un intento desesperado por introducir algo de fuerza a su voz-. Déjame ir.

Él obedeció sin titubear, con el triunfo en su cara dura, oscura. Ella se levantó rápidamente de la cama, con la cara en llamas. ¡Qué absolutamente tonta se había vuelto! Probablemente, él no esperaría a poder reírse de ella. Estuvo en la puerta antes de que él hablara, pero su voz la congeló momentáneamente en el sitio.

– Rachel.

No quería girarse, no quería mirarlo, salvo que la manera en que él dijo su nombre era como una orden que tiró de ella como un imán. El estar acostado no disminuía su poder; estar herido no lo disminuía. Era un hombre nacido para dominar, y lo hacía sin ningún esfuerzo, con la simple fuerza de su voluntad.

– Si pudiera, iría detrás de ti. No te escaparías.

Su voz era tranquila, sólo ligeramente por encima del zumbido del ventilador de techo en el cuarto oscuro.

– Podría -dijo ella, y cerró la puerta con suavidad detrás suyo cuando salió del cuarto.

Quería llorar, excepto que no lo haría, porque llorar nunca solucionaba nada. Le dolía interiormente, se sentía inquieta. Lujuria. La había identificado casi inmediatamente, había etiquetado correctamente la fuente innegable y, evidentemente, la atracción incontrolable hacía él. Lo podría haber manejado si hubiera seguido como simple lujuria, pues la lujuria era un apetito humano, una reacción perfectamente normal de un sexo a otro. Lo podría haber admitido, luego lo podría haber ignorado. Lo que no podía ignorar era el impacto emocional cada vez mayor que él tenía en ella. Se había sentado allí en la cama y le había dejado acariciarla, no porque se sintiera físicamente atraída por él, aunque Dios sabía que eso era cierto, sino porque rápidamente él se había vuelto más importante para ella.

El refugio de Rachel era el trabajo; la había salvado cuando B.B. murió, y lo buscó instintivamente ahora. Su estudio era pequeño y estaba desordenado tanto por su trabajo como por sus objetos que le traían recuerdos: libros, revistas, artículos recortados y fotos familiares estaban juntas en cada espacio libre. Era muy cómodo para ella; era allí donde se sumergía de lleno en sus intereses, y a pesar del desorden sabía donde estaba todo. Hasta que no posó sus ojos sobre su fotografía preferida de B.B., o se dio cuenta de que no iba a encontrar allí la comodidad que buscaba. Allí no se podía ocultar de si misma; tenía que afrontar eso, y afrontarlo ahora.

Lentamente sus dedos se deslizaron por la cara sonriente de B.B… Él había sido su mejor amigo, su marido y su amante, un hombre con unas maneras alegres que ocultaban un carácter fuerte y un firme sentido de la responsabilidad. ¡Habían tenido tanta diversión juntos! Hubo momentos en los que sentía tanto su pérdida que pensaba que nunca podría librarse del sentimiento de vacío, aunque sabía que eso no era lo que hubiera querido B.B… Él hubiera querido que disfrutara su vida, que amase de nuevo, que tuviese niños, que continuase con su carrera, que lo tuviese todo. También ella deseaba eso, pero de alguna manera nunca había sido capaz de imaginarse teniéndolos sin B.B. y él se había ido.

Ambos conocían y aceptaban los riesgos de sus respectivos trabajos. Incluso habían hablado de ellos, cogiéndose de las manos por la noche y discutiendo el peligro que corrían, como si al sacarlo a la luz lo pudieran mantener a raya. Su trabajo como periodista había hecho inevitable que pisase algunos pies y Rachel era buenísima en cualquier cosa que prefiriese hacer. El trabajo de B.B. en el Departamento Antivicio era inherentemente peligroso.

Quizá B.B. había tenido una premonición. Con su fuerte mano sujetando la de ella en la oscuridad, había dicho una vez:

– Cariño, si me ocurriese algo alguna vez, recuerda que conozco las probabilidades y estoy dispuesto a aceptar los riesgos. Creo que es un trabajo digno de hacer, y voy a hacerlo lo mejor que pueda, de la misma manera que tu no te echarías atrás en una historia que se caliente por comodidad. Los accidentes les ocurren incluso a quienes no se arriesgan. Jugar a lo seguro no es una garantía. ¿Quién sabe? Con las narices que tu tocas, tu trabajo puede ser más peligro que el mío.

Palabras proféticas. En el transcurso de ese año B.B. había muerto. Una investigación de Rachel sobre los fondos de un político la había hecho hacer una conexión con tráfico de drogas. No tenía pruebas, pero sus preguntas debían haber puesto nervioso al político. Una mañana ella había ido con retraso para tomar un avión a Jacksonville y su coche se había quedado sin gasolina. B.B. le había lanzado a ella las llaves de su coche.

– Conduce el mío -había dicho él. Tengo mucho tiempo para poner gasolina de camino al trabajo. Te veré esta noche, dulzura.

Excepto que él no tuvo esa oportunidad. Diez minutos después de que su vuelo despegase, B.B. había arrancado su coche y una bomba preparada para detonarse cuando arrancase el coche lo mato instantáneamente.

Obsesionada por la pena, había terminado la investigación, y ahora el político estaba condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional tanto por sus negocios con el tráfico de drogas como por la muerte de B.B. Más tarde había dejado el periodismo de investigación y había regresado a Diamond Bay para tratar de encontrar algún sentido a su vida. Paz, duramente conquistada pero finalmente suya, la había encontrado en el placer de descubrir su trabajo otra vez, y en el ritmo tranquilo de vida en la bahía. Tenía satisfacción, paz y placer, pero no se había atrevido a amar de nuevo; todavía no se había sentido tentada. No había querido tener citas, no había querido que un hombre la besara, o acariciase, o su compañía.

Hasta ahora. Su dedo índice amablemente tocó el cristal que cubría la sonrisa abierta de B.B… Era increíblemente doloroso y difícil caer enamorado. ¡Qué frase tan apropiada era!

– Enamorarse.

Ella definitivamente caía, incapaz de detenerse dando vueltas, zambulléndose de cabeza, si bien no estaba preparada. Se sentía tonta. ¿Después de todo, qué sabía acerca de Kell Sabin? ¡Era suficiente con que sus emociones escapasen de su control violentamente, con toda seguridad! En cierta forma, había comenzado a amarle desde el comienzo, su intuición tenía la sospecha de que él sería importante para ella. ¿Por qué si no había peleado tan desesperadamente por esconderle, protegerle? ¿Correría el riesgo de cuidar de cualquier otro desconocido? Sería romántico dar por supuesto que era predestinación; otra explicación era más anticuada, que una vida le pertenecía al que la salvase. ¿Era eso una predilección primitiva, una clase de unión falseada por el peligro?

En ese momento Rachel soltó una risa sardónica por sus pensamientos. ¿Qué diferencia había? Podía pasarse toda la noche allí pensando en las explicaciones lógicas e ilógicas, pero no cambiarían nada. Estaba, a pesar de su voluntad y lógica, ya medio enamorada del hombre, y empeoraba.

Él trataba de seducirla. Oh, físicamente no estaba preparado, pero de cualquier manera estaba en forma para ella, ya que su fuerza y entrenamiento superior harían que probablemente se recuperase antes que una persona normal. Una parte de ella se hacía añicos por la excitación de pensar en hacer el amor con él, pero otra parte, más cuidadosa, la advertía de que no debía meterse en una situación tan compleja con él. Hacer eso sería correr un riesgo aún mayor que esconderle y cuidarle hasta que recuperase la salud. No le daba miedo el riesgo físico, pero el precio emocional que quizás tuviera que pagar con un hombre así podía ser muy doloroso.

Aspiró profundamente. No podía limitar sus sentimientos y sus respuestas a algo cuidadosamente controlado, como si estuviera siguiendo una receta. Su naturaleza no era controlada y desapasionada. Todo lo que podía hacer era aceptar el hecho de que le amaba, o creía amarle, y ocuparse de eso allí.

Volvió a mirar fijamente la fotografía de B.B. No era una traición amar a alguien más; él hubiera querido que volviese a amar.

Intentaba aceptar esa difícil idea; Rachel no amaba a la ligera. Cuando se daba a sí misma era con toda la pasión de sus emociones, lo cual no era una forma fácil u ocasional de amar. El hombre que había en su cama no daría la bienvenida a su devoción; no le hacía falta una bola de cristal para saber que era uno de esos hombres que combinaba emociones heladas con una sensualidad ardiente. Vivía para el peligro de su trabajo, y era un trabajo que no alentaba las relaciones sentimentales. Le podía dar una pasión cruda, hambrienta, para después marcharse tranquilamente y regresar a la vida que había escogido.

Torvamente, miró alrededor del estudio; después de todo no iba a ser capaz de trabajar. Sus emociones eran demasiadas turbulentas para permitirle hundirse en planificar lo que iba a dar en sus clases o en escribir. Había metido al héroe de su libro en una situación espinosa, ¿pero era posible que en la que se encontraba ella lo fuera aún más? Realmente, le iría bien usar algunos consejos prácticos. Una repentina sonrisa iluminó su cara. Tenía a un experto en su dormitorio; ¿por qué no usar sus conocimientos mientras él estaba allí? Sin nada más, eso ayudaría a ocupar su tiempo. Para ocupar su tiempo, podía terminar de quitar las malas hierbas del huerto ahora que era más tarde y el feroz calor del sol había bajado un poco. También podía hacer algo práctico.

El atardecer se desvanecía rápidamente y ella casi había terminado su tarea, cuando oyó el chirrido de la puerta de tela metálica al fondo abrirse y el primer gruñido furioso de Joe mientras se movía desde la última fila en la que ella había estado trabajando. Rachel gritó el nombre de Joe cuando se lanzó a sus pies, con la seguridad de que nunca lograría llegar al perro a tiempo de detenerle.

Sabin no se retiró. Joe vaciló cuando Rachel gritó su nombre, quedando su atención momentáneamente dividida, y Sabin aprovechó el intervalo para ponerse en cuchillas. Esa posición le dejaba vulnerable, pero también le quitaba de una posición amenazadora. Joe se detuvo sobre las cuatro patas, su cara retorcida, el pelaje de su cuello erizado cuando se encorvó.

– Quédate atrás -dijo Sabin uniformemente cuando Rachel se acercó a él, tratando de interponerse entre Sabin y el perro. Estaba dispuesta a ponerse como escudo; él no creía que el perro la hiriera de forma intencional, pero si el perro atacaba y Rachel trataba de protegerlo… tenía que llegar a un acuerdo con Joe, y eso lo podía hacer ahora.

Rachel se detuvo como le había ordenado, pero siguió hablando en voz baja al perro, intentando calmarle. Si él atacaba, no tendría la fuerza suficiente para forcejear con él y proteger completamente a Sabin. ¿En qué estaba pensando él, saliendo afuera, cuando sabía que a Joe no le gustaban los hombres?

– Joe, quieto-dijo Sabin firmemente.

Igual que había pasado antes, la orden envió a Joe a un paroxismo de furia. Ella avanzó acercándose más, lista para saltar si Joe hacia cualquier movimiento para atacar. Sabin le dirigió una mirada de advertencia.

– Joe, quieto -repitió una y otra vez la orden, siempre en una voz tranquila, uniforme, y Joe lanzó una dentellada a centímetros del pie desnudo de Sabin. Rachel se quedó sin aliento y se tiró sobre el perro, cerrando los brazos alrededor de su cuello. Cada músculo del cuerpo del perro se estremecía. La ignoró, su atención concentrada en el hombre.

– Ponlo en libertad y échate hacia atrás -le ordeno Sabin.

– ¿Por qué no regresas a la casa mientras yo lo sujeto?

– Porque soy un prisionero mientras él no me acepte. Puedo necesitar salir corriendo, y no quiero tener que preocuparme por el perro.

Rachel se encorvó alrededor de Joe, sus dedos sepultados en su pelaje y amablemente acariciándolo. Sabin pensaba marcharse ya, claro que ella siempre había sabido que sería así. Lentamente soltó al perro y dio un paso atrás.

– Joe, quieto -dijo Sabin otra vez.

Rachel contuvo la respiración, esperando otra reacción violenta. Podía ver como Joe se estremecía, y sus orejas se levantaron. Sabin repitió la orden. Por un momento el perro se estremeció a punto de atacar, luego, abruptamente, fue al lado de Sabin y se quedó a su lado.

– Siéntate -dijo Sabin, y Joe se sentó.

– Niño bueno, bueno -rígidamente él movió su brazo izquierdo para palmear la cabeza del perro. Por un momento las orejas de Joe se echaron hacía atrás y gruñó suavemente, pero no hizo ningún movimiento para morder. Rachel lentamente soltó el aire que había estado conteniendo, el alivio hizo que sus piernas se tambaleasen.

Sabin le dirigió a ella una rápida mirada con sus ojos negros.

– Ahora ven a sentarte a mi lado.

– ¿Igual que lo ha hecho el perro? -dijo ella sarcásticamente, hundiéndose agradecida a su lado. Entonces Joe se levantó de un salto y se puso delante de ellos, con las orejas echadas hacia atrás de nuevo.

Sabin puso su brazo derecho alrededor de los hombros de ella y la abrazó contra su pecho desnudo, observando cuidadosamente al perro. A Joe no le gustaba del todo; un gruñido empezó a retumbar en su pecho.

– Está celoso -comentó Sabin.

– O piensa que me puedes herir.

Su brazo alrededor de ella interfería con su respiración, y para apartar su mente de él, se centró en Joe.

– Está Bien. Ven acá, chico. Ven.

Cuidadosamente Joe se acercó. Olió la mano extendida de Rachel, luego la rodilla de Sabin. Después de un momento se dejo caer al suelo y puso la cabeza entre las patas.

– Es una lástima que alguien lo maltratara. Es un animal inteligente, caro, y no es viejo. Tendrá unos cinco años.

– Eso es qué Honey piensa.

– ¿Siempre has tenido la inclinación de recoger a los que tienen problemas? -preguntó, y ella supo que no estaba hablando precisamente de Joe.

– Sólo a los interesantes -ella podía oír la tirantez en su voz y se preguntaba si él la oía también, si especulaba por la causa de ésta. Su mano derecha acarició ligeramente su brazo desnudo, un toque inocente si no hubiera sido por el placer caliente que le daba. Un relámpago en el cielo que oscurecía le hizo levantar la mirada, contenta por la interrupción-. Parece que es posible que llueva. Una nube negra pasó directamente por encima de nosotros esta mañana y no dejó caer ni una gota -justo en ese momento, un trueno retumbo y algunas gotas de agua cayeron sobre ellos-. Mejor entramos en la casa…

Sabin le dejó ayudarle a ponerse de pie, pero anduvo sólo hasta la casa. Joe se levantó y se refugió bajo el coche. Cuando Rachel puso el cerrojo a la puerta de tela metálica hubo un relámpago, y los cielos se abrieron para soltar un diluvio. La temperatura cayó en picado mientras ellos permanecían allí, el viento empujo la lluvia fría y una ligera niebla a través de la puerta metálica. Riéndose, Rachel cerró la puerta de madera, luego se giro para encontrarse entre los brazos de Sabin.

Él no dijo nada. Simplemente cerró su puño en su pelo y le sujetó la cabeza, y su boca cayó encima de la de ella. Su mundo se estremeció, luego se inclinó fuera de su eje. Ella se quedó allí, con las manos en su pecho desnudo, y le dejó hacerle lo que deseara, incapaz de hacer nada, excepto darle lo que quería. Su boca era dura y hambrienta, como había sabido que sería. Él la besó con la habilidad lenta, caliente de la experiencia, su lengua en la de ella, la aspereza de su barba raspando débilmente su piel más suave.

El exquisito placer la aturdió, y apartó su boca de la de él, sus ojos muy abiertos cuando se quedó con la mirada fija en él.

Su puño le sujetaba el pelo.

– ¿Me tienes miedo? -pregunto él suavemente.

– No -susurró.

– ¿Entonces por qué te has apartado?

No podía hacer nada salvo decirle la verdad, quedándose con la mirada alzada hacia él en la oscuridad mientras la tormenta arreciaba sobre sus cabezas.

– Porque es demasiado.

Hubo una tormenta en sus ojos negros, brillando intensamente y crepitando con fuego ardiente.

– No -dijo él-. No ha sido suficiente.

Capítulo Siete

La tensión se enrollaba apretadamente dentro de Rachel; Había estado aumentando durante el transcurso de la noche. Él no la había besado nuevamente, no la había tocado de nuevo, pero la había observado, y de algún modo eso era peor. El poder de su mirada era como un contacto físico, acariciante y ardiente. No podía iniciar una conversación trivial para reducir la tensión, porque cada vez que lo miraba, la estaba observando. Comieron; luego ella encendió la televisión para distraerse. Desgraciadamente los programas no eran muy divertidos, y por eso él la observaba, de modo que volvió a apagar el aparato.

– ¿Quieres que te lea algo? -preguntó al final desesperada.

Él negó con la cabeza.

– Estoy demasiado cansado, y este maldito dolor de cabeza está peor. Creo que voy a volver a la cama.

Él parecía cansado, pero eso no era sorprendente. Había estado de pie durante muchísimo tiempo, teniendo en cuenta que había despertado completamente esa mañana. Ella también estaba cansada, los sucesos del día habían agotado su energía.

– Permíteme darme una ducha primero. Luego te ayudaré a ponerte cómodo -dijo ella, y él asintió.

Se apresuró con su ducha y se puso encima su camisón menos impresionante, luego se puso una bata liviana alrededor de ella. Él la estaba esperando en el dormitorio cuando dejó el baño, y el resto de casa estaba oscura.

– Eso fue rápido -dijo él, sonriendo débilmente-. No sabía de una mujer que podía salir de un cuarto de baño en menos de media hora.

– Machista -contestó ella suavemente, preguntándose si alguna vez su sonrisa alcanzaría sus ojos.

Él se desabrochó los pantalones y los dejó caer, luego los apartó a un lado y cojeó hacia el cuarto de baño.

– Me lavo hasta donde pueda llegar, después tú me haces el resto, ¿de acuerdo?

– Sí -dijo ella, con la garganta cerrándose herméticamente al pensar en sentir su cuerpo bajo sus manos otra vez. No era como si ella no le hubiera bañado antes, pero estaba despierto ahora, y la había besado. Era su respuesta a él lo que la ponía nerviosa, no la preocupación sobre lo que él podía hacer. Estaba demasiado herido como para hacer un avance serio.

No había necesidad de que ella se acostase con él ahora; sería más fácil para los dos si ella no se entregaba a las caricias de él y simplemente se hacía un lecho en el suelo antes de que saliera del baño. Pensando eso, cogió dos colchas de la parte de arriba del armario y las desdobló en el suelo, entonces tiró una almohada abajo. No necesitaría una sábana; su bata sería suficiente.

Después de veinte minutos él abrió la puerta.

– Estoy listo para los refuerzos.

Sólo llevaba puesta una toalla atada alrededor de su fina cintura, y apenas se mantenía sobre sus pies. Rachel lo miró de cerca, la preocupación ahuyentando su nerviosismo. Estaba pálido, la piel tirante sobre sus altos pómulos, pero sus labios estaban muy rojos.

– Creo que tienes fiebre otra vez -dijo ella, colocando su mano contra la mejilla de él. Estaba demasiado caliente, pero la fiebre no había subido tanto como antes. Rápidamente bajó la tapa del inodoro y lo ayudó a sentarse, luego le dio dos aspirinas y un vaso de agua antes de terminar de lavarle el torso, trabajando tan rápido como podía. Cuanto antes estuviera en la cama, mejor. Debería haber buscado indicios de fiebre nuevamente, después de la forma en que él se había forzado durante ese día.

– Siento esto -masculló él mientras ella lo estaba secando-. No pretendía agotarme así contigo.

– No eres Superman -le dijo Rachel enérgicamente-. Ven, vamos a meterte en la cama.

Ella lo ayudó a levantarse, y él dijo:

– Espera -quitando el brazo derecho de alrededor de sus hombros, tiró de la toalla desprendiéndola de su cintura y la dejó sobre uno de los toalleros. Total e indiferentemente desnudo, pasó su brazo sobre sus hombros y se recostó pesadamente contra ella mientras lo ayudaba a caminar hasta la cama. Rachel no sabía si debía reírse o enfadarse con él, pero al final decidió ignorar su falta de ropas. No era como si no lo hubiera visto antes, y si no la había molestado entonces, tampoco la debería molestar ahora.

Aunque él tenía fiebre y estaba agotado, nada se escapaba de su observación. Vio la cama hecha al pie de la cama, y sus cejas oscuras bajaron a medida que sus ojos se estrechaban.

– ¿Qué es eso?

– Mi cama.

Él lo miró, luego a ella. Su voz estaba calmada.

– Levanta esa maldita cosa de ahí y métete en la cama conmigo, donde tienes sitio.

Ella le dirigió una larga mirada, fría.

– Supones demasiado basándote en un beso. Estás mejor ahora. No necesitaré levantarme por ti durante la noche, de modo que no necesito acostarme contigo.

– Después de acostarte conmigo muchas veces, ¿por qué parar ahora? Bien sabe Dios que no puede ser modestia a estas alturas, y el sexo está descartado. Cualquier paso que diera sería publicidad engañosa, y tú lo sabes.

Ella no quería reírse, no quería que él supiera que su lógica parecía muy… lógica. No era el pensamiento de lo que él pudiera hacer, lo que la había vuelto cauta en ese momento respecto a dormir con él, era más bien el saber lo que significaría para ella acostarse cerca de él por la noche, sentir su peso y calor en la cama a su lado. Ella se había acostumbrado a dormir sola, y le dolía volver a descubrir el placer sutil pero poderoso de compartir las horas de oscuridad con un hombre.

Él puso la mano en su cuello, su calloso pulgar frotando los sensibles tendones que recorrían su hombro y la hizo temblar.

– Hay otra razón por la que debes dormir conmigo.

Ella no sabía si la quería oír. La expresión tan fría, letal que había otra vez en sus ojos, le daban la apariencia de un hombre que no se hacía ilusiones, que había visto lo peor y no se sorprendería.

– Estaré justamente ahí, al pie de la cama -susurró ella.

– No. Te quiero a mano, de modo que sepa dónde estás en cada momento. Si tengo que usar el cuchillo quiero estar seguro de que accidentalmente no te pondrás en medio.

Ella giró la cabeza y miró el cuchillo, que todavía se encontraba sobre la mesilla de noche.

– Nadie puede entrar a la fuerza sin despertarnos.

– No correré ese riesgo. Vuelve a la cama. O los dos dormiremos en el suelo.

Él quería decir eso, y con un suspiro ella cedió; no tenía sentido que ambos estuvieran incómodos.

– Bien. Déjeme coger mi almohada.

Su mano cayó a su lado, y Rachel recuperó su almohada, lanzándola a la cama. Con cautela él se sentó en la cama, y un gemido grave escapó de su boca cuando se recostó, tensionando el hombro. Ella apagó la luz y se metió en la cama en el lado contrario, levantando la sábana sobre los dos y acurrucándose en su posición normal, como si hubieran hecho eso durante años, pero su actitud normal era absolutamente superficial. En su interior tenía un nudo; su cautela era contagiosa. Dudaba de que él verdaderamente esperara que los hombres que lo buscaban forzaran la puerta de la casa para entrar en medio de la noche, pero estaba preparado, de todos modos.

La vieja casa se reacomodaba alrededor de ellos con gemidos y chirridos confortables; en el silencio de la noche ella podía oír a los grillos chirriando fuera de la ventana, pero los ruidos familiares no la consolaban. Sus pensamientos vagaban con desasosiego, tratando de unir las piezas del rompecabezas con la información que tenía. Él estaba de vacaciones, ¿pero lo habían emboscado? ¿Por qué estaban intentando deshacerse de él? ¿Sabía algo que deseaban eliminar? Quería preguntarle, pero su respiración tranquila, le dijo que él ya se había dormido, desgastado por el día.

Sin pensar, ella extendió la mano y la puso sobre su brazo. Era un simple gesto automático, nacido en las noches en las que había necesitado darse cuenta de cómo estaba él con cada movimiento.

No hubo advertencia, solamente el golpe rápido como un rayo de su mano cuando cerró los dedos alrededor de su muñeca con una fuerza que la magulló y le retorció la mano. Rachel alzó la voz, tanto por miedo como por dolor, cada nervio de su cuerpo sacudido por su ataque. La mano cerrada alrededor de su muñeca disminuyó un poco su presión, y él masculló:

– ¿Rachel?

– ¡Me haces daño! -la involuntaria protesta escapó de ella, y él la soltó completamente, incorporándose en la cama y jurando suavemente bajo su aliento.

Rachel se restregó la muñeca amoratada, su mirada fija en el débil contorno del cuerpo de él contra la oscuridad.

– Creo que la cama en el suelo sería más segura -dijo ella finalmente, intentando aligerar el ambiente-. Lo siento. No tenía la intención de tocarte. Simplemente… pasó.

Su voz era ruda.

– ¿Estás bien?

– Sí. Mi muñeca está amoratada, pero eso es todo.

Él trató de girarse hacia ella, pero la herida en su hombro lo detuvo, y maldijo de nuevo, parándose.

– Ven a este lado, de modo que pueda dormir sobre mi parte sana y pueda sujetarte.

– No necesito que me sujetes, gracias -aún se sentía un poco conmocionada por la forma en que él había reaccionado, tan violenta y velozmente como una serpiente-. Debes estarlo pasando mal compartiendo la cama.

– Eres la única mujer con la que me he acostado, en el sentido literal, en años -contesto él bruscamente-. ¿Ahora quieres correr el riesgo de volver a sobresaltarme, o vas a ponerte aquí?

Ella salió de cama y anduvo hasta el otro lado, y él se desplazó lo suficiente para dejarle un sitio. Sin hablar, ella se rindió, le dio la espalda y subió la sábana para cubrirlos. En silencio él se puso contra ella como una cuchara, sus muslos contra los suyos, su trasero contra su estomago, su espalda contra su duro y ancho pecho, el brazo de él bajo su cabeza, y el izquierdo alrededor de su cintura, sujetándola en el lugar. Rachel cerró sus ojos, sintiendo su calor y preguntándose cuanta fiebre tendría él. Había olvidado lo que se sentía al acostarse así con un hombre, sintiendo su fuerza envolviéndola como una manta.

– ¿Qué ocurre si te doy en el hombro o en la pierna? -susurró ella.

– Dolerá como el demonio -contestó él secamente, y su aliento le agitó el pelo-. Duérmete. No te preocupes por eso.

¿Cómo podría dormir sin preocuparse de herirle, cuando sería ella la que le causara más dolor? Acurrucó la cabeza en la almohada, sintiendo la fuerza de hierro de su brazo bajo ella; la mano de él se deslizó bajo la almohada y se cerró suavemente sobre su muñeca, un toque que ella deseaba ahora.

– Buenas noches -dijo, hundiéndose en su calor y dejando que el sueño la tomara.

Sabin se quedó acostado allí, sintiendo su suavidad dentro de sus brazos, el dulce perfume femenino en sus fosas nasales y recordando su sabor en su lengua. Se sentía tan bien, y eso lo había puesto alerta. Habían pasado años desde que se acostara realmente con alguien; estaba entrenado para tener un borde fino, afilado que no había podido soportar tener a nadie cerca cuando dormía, eso incluía a su ex-esposa. Incluso mientras había estado casado, se había encontrado esencialmente solo, tanto mental como físicamente. Era extraño que ahora estuviera cómodo, pasando la noche con Rachel en sus brazos, como si no necesitara distanciarse de ella. Era de forma innata una persona cuidadosa y solitaria, en guardia con todo el mundo, incluyendo a sus hombres; ese rasgo de su personalidad le había salvado la vida en más de una ocasión. Quizás era porque estaba ya inconscientemente acostumbrado a estar acostado con ella, a tocarla y ser tocado por ella, pero el roce más suave en su brazo lo había sobresaltado con una violencia que había hecho que no pudiera detenerse.

Sin importar la razón, se sentía bien creer en ella, besarla. Era una mujer peligrosísima, pues lo tentaba de formas en las que nunca había sido tentado. Pensó en tener relaciones sexuales con ella. Cada uno de los músculos de su cuerpo se tensó, y comenzó a endurecerse. Desgraciadamente no podía hacerla rodar sobre su espalda y comenzar a hacerle todas las cosas que quería hacerle, para eso tendría que esperar. La tendría, pero tenía que tener muchísimo cuidado para no convertirlo en nada más que un buen rato. No se podía permitir el lujo de dejar que fuera otra cosa, para ninguno de los dos.

Rachel se despertó lentamente, estaba tan cómoda que no quería abrir los ojos y comenzar el día. Era normalmente madrugadora, se despertaba completamente desde el momento en que sus pies tocaban el suelo, y realmente le gustaba la mañana. Pero esta mañana en particular se había hecho una profunda madriguera con la almohada, su cuerpo caliente y se había relajado, y se dio cuenta de que había dormido mejor que en años. ¿Tan sólo dónde estaba Kell? Inmediatamente se dio cuenta de que él no estaba en la cama; sus ojos se abrieron, y estuvo levantada antes de completar el pensamiento. La puerta del cuarto de baño estaba abierta de modo que no estaba adentro.

– ¿Kell? -lo llamó, saliendo corriendo del dormitorio.

– Aquí afuera.

La respuesta venía de la parte trasera, y fue casi corriendo hasta la puerta de atrás. Él estaba sentado en el porche, llevaba puestos sólo los pantalones vaqueros, y Joe estaba acostado en la hierba a sus pies. El pato Ebenezer y su fiel bandada caminaban bamboleándose alrededor del patio trasero, cazando insectos pacíficamente. La lluvia de la noche anterior lo había dejado todo fresco, y el cielo era de un azul tan profundo y sin una sola nube, tan calmado y matutino, y caliente que casi dolía mirarlo.

– ¿Cómo te has salido de la cama sin despertarme?

Apoyando la mano en el suelo se impulsó para ponerse de pie; ella lo miró notando que parecía que podía moverme mejor que el día anterior. La afrontó a través de la tela metálica.

– Estabas muy cansada después de haberme cuidado tanto durante cuatro días.

– Te desenvuelves mejor.

– Me siento más fuerte, y la cabeza no me duele -abrió la puerta de tela metálica, y vaciló durante un momento, sus ojos negros bajando rápidamente por su cuerpo. Era todo lo que podía hacer para evitar abrazarla contra su pecho, pero ella sabía que el camisón que había elegido la noche anterior no revelaba nada, de modo que el gesto hubiera sido inútil. Probablemente se veía desaliñada, con el pelo desordenado, pero ella se lo había visto peor, así que no iba a preocuparse por eso, de todos modos.

– Estoy demasiado acostumbrada a jugar a mamá gallina -dijo riéndose un poco-. Al no estar tú en la cama me he asustado. Ya que estás bien, iré a vestirme y preparar el desayuno.

– No te vistas por mi -dijo él arrastrando las palabras, un comentario que ella ignoró mientras se alejaba. Kell la observó hasta que se perdió de vista, luego lentamente se abrió paso subiendo las escaleras y regresando dentro. Pasó el cerrojo a la puerta de tela metálica tras de sí. Ella no jugaba a llevar camisones ceñidos para después avergonzarse por lo que se traslucía, pero no lo necesitaba. Con ese camisón rosa de flores y somnolienta parecía lista para que un hombre se hundiera suavemente en su interior. Precisamente era eso lo que había querido hacer cuando se había dado cuenta de que el camisón se le había subido durante la noche y él se encontraba en apuros contra sus sedosos muslos, con tan sólo el tejido de sus calzoncillos separándolo de ella. Se había despertado totalmente necesitando alejarse de la casa, alejar de su vista la tentación. Maldijo con impaciencia su incapacidad física, porque deseaba llenarla, dura, rápida y profundamente.

Ella sólo tardo unos pocos minutos en volver a la cocina, con el pelo cepillado apartándolo de su cara y dos pinzas con forma de mariposa sujetándolo a los lados. Seguía descalza, y llevaba puestos unos vaqueros tan viejos que eran casi blancos, junto con una camisa de punto de talla grande atada en la cintura. Su rostro bronceado no tenía ni gota de maquillaje. Él se percato de que se sentía cómoda consigo misma. Probablemente podría detener los coches cuando se arreglase con seda y joyas, pero lo haría sólo cuando le apeteciese, no para beneficiar a otra persona. Estaba segura de si misma, y a Kell le gustaba eso; era tan autoritario que necesitaba a una mujer fuerte que no se dejase abatir por él, encogiéndose a su lado.

Con pocos movimientos, puso el café y empezó a freír el beicon. Hasta que la mezcla de aromas del café y el beicon no llenó el aire, él no había sido consciente de lo hambriento que estaba, pero repentinamente se le estaba haciendo la boca agua. Puso unos panecillos en el horno, batió cuatro huevos, después cortó en rodajas un melón y lo pelo. Sus claros ojos grises lo miraron directamente.

– Esto sería más fácil si tuviera mi mejor cuchillo.

Sabin rara vez reía o se divertía, pero su tono seco, regañón lo hizo querer sonreír. Se apoyó contra la mesa de trabajo tratando de reducir el peso que su pierna herida tenía que soportar, sin querer replicar. Necesitaba una manera de defenderse, aunque fuera un simple cuchillo de cocina. La lógica y el instinto insistían en eso.

– ¿Tienes algún tipo de arma por aquí?

Hábilmente Rachel movió el beicon.

– Tengo un rifle del 22 debajo de la cama, y una 357 de fogueo cargada en la guantera del coche.

Rápidamente la irritación en él aumentó; ¿por qué no había dicho nada de ellos la noche anterior? Luego ella lo miró de la cabeza a los pies, completo, y él supo que estaba esperando que dijera algo. ¿Por qué le debía dar un arma a un hombre que había puesto un cuchillo contra su cuello?

– ¿Qué hubiera sucedido si los hubiera necesitado durante la noche?

– No tengo carga para el 357 salvo de fogueo, de modo que lo descarté -contestó serenamente-. El 22 está a mano, y no sólo sé como utilizarlo, sino que tengo los dos brazos sanos a diferencia de ti -se sentía segura en Diamond Bay, pero el sentido común le indicaba que necesitaba protección; era una mujer que vivía sola, sin vecinos cerca. Las dos armas eran para aquellos hombres a los que su abuelo llamaba “indeseables”, aunque cualquiera que mirase el cargador del 357 no sabría que estaba cargado con balas de fogueo. Las había elegido para protegerse, no para matar.

Él hizo una pausa, entrecerrando sus ojos negros.

– ¿Por qué me lo dices ahora?

– Uno, porque me dijiste quién eres. Dos, porque preguntaste. Tres, incluso sin el cuchillo, no estás desarmado. Herido, pero no indefenso.

– ¿Cómo?

Ella bajó la mirada hasta sus pies desnudos, duros y oscuros.

– Los callos en los bordes de tus pies, y en tus manos. No son muchas las personas que los tienen. Has trabajado descalzo, ¿o no?

Cuando él habló su voz era tranquila y suave, y un escalofrío recorrió la columna vertebral de ella.

– Notas muchos detalles, dulzura.

Ella asintió.

– Sí.

– La mayoría de la gente no pensaría nada acerca de los callos.

Solamente durante un momento Rachel vaciló, su mirada se apartó, antes volver a la mesa y comprobar la comida.

– Mi esposo hizo entrenamiento extra. Él también tenía callos en las manos.

Algo se cerró de forma hermética dentro de él, torciéndose, y sus dedos se cerraron. Lanzo una rápida mirada a las manos sin anillos de ella, bronceadas.

– ¿Estás divorciada?

– No. Soy una viuda.

– Lo siento.

Ella inclinó la cabeza otra vez y empezó a servir los huevos y el beicon, luego comprobó los panecillos en el horno. Estaban en su punto, dorados por arriba, y rápidamente los puso en la cesta para el pan.

– Fue hace mucho tiempo -dijo ella finalmente-. Cinco años -después su voz cambió y volvió a ser enérgica-. Lávate antes de que los panecillos se enfríen.

Era, pensó él unos minutos más tarde, una cocinera malditamente buena. Los huevos eran esponjoso, el beicon crujiente, los panecillos ligeros, el café simplemente lo suficiente fuerte. Las conservas caseras de peras chorreaban un jugo dorado sobre los panecillos, y el melón amarillo estaba maduro y dulce. No había nada de excepcional en ello, salvo por el conjunto, e incluso los colores eran armónicos. Era sencillamente otra faceta de su naturaleza competente. Cuando él saboreaba su tercer panecillo ella dijo con serenidad:

– No esperes esto todos los días. Algunas mañanas sólo tengo cereales y fruta para desayunar. Tan solo intento aumentar tu fuerza.

Ella sintió una satisfacción en su interior al observar a ese hombre que tan fríamente se controlaba comer con un disfrute tan evidente.

Él se reclinó en su silla, tomándose su tiempo mientras examinaba el destello en los ojos de ella y la sonrisa apenas oculta por la taza de café que ella sujetaba con sus manos elegantes. Estaba bromeando con él, y no podía recordar la última vez que alguien se había atrevido a hacerlo. Probablemente fue cuando estaba en secundaria, cuando una chica reía nerviosamente mientras probaba sus poderes de seducción y siendo capaz de usarlos en el niño que hasta los maestros consideraban “peligroso”. Nunca había hecho nada para que pensaran eso; solamente era la forma en la que lo veían, con su fría mirada, sus ojos negros como una noche en el infierno. Rachel era capaz de bromear con él debido a su seguridad en si misma, y por la certeza que tenía de que eran iguales. No lo temía, a pesar de lo que sabía, o había adivinado.

Con el tiempo. Él la tendría, tarde o temprano.

– Pues vas por buen camino, estás consiguiendo ponerme bien recto-dijo él, respondiendo finalmente a su declaración provocadora. Rachel se preguntó si él lo hacía deliberadamente, haciendo una pausa grande antes de responder. O bien podía estar pensando en lo que iba a decir, o esas largas pausas eran creadas para descolocar a una persona. Todo en él era tan controlado que no creyó que fuese un hábito; era un método deliberado.

Sus palabras podían tener doble sentido, pero Rachel prefirió tomarlas de forma literal.

– Si eso es un soborno para que siga cocinando así, no surtirá efecto. Hace demasiado calor para comer tanto tres veces al día. ¿Más café?

– Por favor.

Cuando vertió el café pregunto:

– ¿Durante cuánto tiempo piensas quedarte?

Él esperó hasta que dejó el cazo en el fogón y se volvió a sentar antes de contestar.

– Hasta que pase esto, y pueda caminar y usar el hombro de nuevo. A menos que quieras que me vaya, y después depende de cuándo decidas echarme.

Pues bien, eso era muy sencillo, pensó Rachel. Se quedaría mientras se recuperaba, pero eso sería todo.

– ¿Tienes alguna idea de lo que vas a hacer?

Él puso los brazos sobre el mantel.

– Sanar. Eso es lo primero de la lista. Tengo que enterarme de cuán profundamente se han infiltrado. Allí hay alguien oculto al que puedo llamar cuando lo necesite, pero esperaré hasta recuperarme antes de hacer nada. Un hombre solo no tiene muchas posibilidades. Tengo tres semanas de vacaciones. Así que tendrán que esperar tres semanas, a menos que mi cuerpo sea encontrado sin vida. Sin mi cuerpo están atados de manos. No pueden hacer nada para reemplazarme hasta que esté oficialmente muerto, desaparecido.

– ¿Qué sucederá si no apareces en tu trabajo dentro de tres semanas?

– Mi archivo será borrado de todos los registros. Los códigos cambiaran, los agentes serán reasignados, y oficialmente dejaré de existir.

– ¿Presuntamente muerto?

– Totalmente, capturado, o pasado al otro bando.

Tres semanas. A lo sumo tendría tres semanas con él. Parecía un tiempo tristemente corto, pero no iba a arruinarlo gimiendo y quejándose porque las cosas no salieran como quería. Había aprendido de la forma más difícil que ese “para siempre” podía ser descorazonadoramente breve. Si estas tres semanas eran todo lo que iba a tener, entonces sonreiría y se ocuparía de él, incluso se pelearía con él cuando le apeteciese, lo ayudaría en todo lo que pudiese… podría apreciarlo mucho… después podría despedirse agitando la mano de ese guerrero oscuro y guardaría las lágrimas para si misma, después de que él se hubiera ido. No le gustaba mucho la idea de que eso era lo que las mujeres habían estado haciendo durante siglos.

Él estaba pensando, sus pestañas ocultando sus ojos mientras miraba sin ver su taza de café.

– Quiero que salgas a hacer otras compras.

– Claro -dijo Rachel con facilidad-. Tenía pensado preguntarte si los pantalones eran de la talla adecuada.

– Todo es de la talla adecuada. Tienes buen ojo. No, quiero que consigas munición para ese 357, una buena cantidad. Lo mismo para el rifle. Serás recompensada.

Ser recompensado era la última de las preocupaciones de Rachel, y consideró con resentimiento el que él lo hubiera mencionado.

– ¿Estás seguro de que no quieres que compre un par de rifles para cazar venado mientras estoy en eso? ¿O una mágnum 44?

Para su sorpresa él tomó en serio su comentario sarcástico.

– No. No deseo que en los archivos salga que has comprado un arma después de la fecha de mi desaparición.

Ella se alarmó, y se reclinó.

– ¿Quieres decir que pueden comprobar los registros de cualquiera?

– Para cualquiera de esta área.

Rachel lo miró durante mucho, mucho tiempo, sus ojos grises recorriendo los planos duros de su cara y sus ojos inexpresivos, eso es lo que miró durante más tiempo. Finalmente susurró:

– ¿Quién debes ser, para que se tomen tantas molestias para matarte?

– Preferirían cogerme vivo -contesto secamente-. Mi trabajo es asegurarme de que eso nunca ocurra.

– ¿Por qué tú?

Una esquina de su boca se curvó hacia arriba en lo que podría tomarse por una sonrisa, aunque carecía de humor.

– Porque soy el mejor en lo que hago.

No era una gran respuesta, pero él era muy hábil en responder preguntas sin dar ninguna información. Los detalles que él le había dado habían sido escogidos con cuidado, escogidos para dar las respuestas que ella exigía. No era necesario; Rachel sabía que haría cualquier cosa para ayudarlo.

Se terminó el café y se puso de pie.

– Tengo cosas que hacer antes de que haga más calor; los platos pueden esperar hasta más tarde. ¿Quieres salir afuera conmigo, o quedarte aquí dentro y descansar?

– Necesito andar -dijo él, levantándose y siguiéndola fuera. Fue cojeando lentamente alrededor del patio, tomando nota de cada detalle, mientras Rachel alimentaba a Joe y a los gansos, después se dispuso a mirar como trabajaba ella recogiendo las verduras que estaban maduras del huerto. Cuando se cansó, Kell se sentó y observó su trabajo, entrecerrando los ojos a causa del sol.

Rachel Jones lograba que se sintiera confortablemente relajado. Su vida era tranquila, su diminuta casa era hogareña, y ese ardiente sol sureño calentaba su piel como las llamas. Todo allí era seductor, de una forma u otra. Las comidas que ella cocinaba y compartía con él le hacían pensar en como sería desayunar con ella todos los días, y esos pensamientos eran más peligrosos que cualquier arma.

Una vez había tratado de tener una vida normal, pero no había sido posible. El matrimonio no había llevado consigo la intimidad que esperaba; el sexo era bueno, y abundante, salvo que cuando el acto terminaba él seguía estando solo, alejado del resto del mundo en parte por su naturaleza y por las circunstancias. Le había gustado su esposa, como máximo, pero eso había sido todo. Ella no había sido capaz de escalar las barreras para llegar al hombre que se encontraba en su interior; incluso era posible que nunca se hubiese percatado de su existencia. En verdad ella o no se había dado cuenta o no había deseado enfrentarse a la verdadera naturaleza de su trabajo. Simplemente Marilyn Sabin había visto a su marido como uno de los miles de hombres normales que tenían un trabajo de oficina en Washington, D.C. que iba al trabajo cada mañana y regresaba -normalmente- por la noche. Ella estaba ocupada con sus prácticas como abogada y muchas veces tenía que trabajar hasta tarde, de modo que lo entendía. Era una mujer animosa, de carácter alegre, de modo que el distante Kell había estado perfectamente satisfecho con ella, y ella jamás había intentado ver al hombre más complicado que había bajo la superficie.

Kell giró su cara hacía el sol, sintiendo como todo en su interior se relajaba y su respiración se hacía más lenta. Marilyn… habían pasado años desde la última vez que pensara en ella, un claro indicio de lo poco que había llegado a calar en su interior. El divorcio no había provocado ninguna respuesta en él salvo un encogimiento de hombros; caramba, debería haber estado loca si se hubiera quedado con él después de lo que sucedió.

El intento contra su vida había sido torpe, o no había estado bien planeado o no lo acabaron de ejecutar. Él y Marilyn habían salido a cenar fuera, una de lo raras ocasiones en su vida conyugal en la que habían salido juntos, y además a uno de los sitios tan lujosos que a Marilyn tanto le gustaban. Kell había visto al tirador apostado tan pronto como dejaron el restaurante y actuó de inmediato, apartando de un empujón a Marilyn y rodando para protegerse a si mismo. Su acción había salvado la vida de Marilyn, porque la había apartado de la trayectoria del disparo que el tirador había efectuado casi simultáneamente al empujó de Kell, hiriendo solamente a Marilyn en el brazo derecho.

Esa noche, cambió para siempre la forma en que Marilyn veía a su marido, y no le gustó lo que vio. Había visto la calma con la que él rastreo y acorraló a su asaltante, la corta pelea, como dejaba con crueldad al hombre inconcsiente en el suelo, oyó la autoridad con la que Kell dio órdenes a los hombres para que llegaran en poco tiempo y asumieran el control. Uno de esos hombres la llevó a un hospital, dónde fue tratada y se recuperó con rapidez mientras Kell pasaba la noche uniendo las piezas del rompecabezas para comprender cómo había sabido el tirador dónde se iba a encontrar esa tarde. La respuesta, obviamente, había sido Marilyn. Ella no había mantenido en secreto sus movimientos o el hecho de que esa noche iba a cenar con su marido, o el lugar; en verdad no había sabido lo peligroso y altamente clasificado era el trabajo de su marido, ni se interesó por averiguarlo.

Cuando Kell la visitó al día siguiente en el hospital su matrimonio estaba roto en todos los sentidos menos el legal. Lo primero que le dijo Marilyn, con mucha serenidad, era que quería el divorcio. No sabía lo que él hacía, no lo quería saber, pero no iba a poner en juego su vida por su matrimonio como él hacía. Su vanidad pudo sufrir un poco cuando Kell accedió tan fácilmente, pero también él había estado pensando durante toda la noche, y había llegado básicamente a la misma conclusión, pero por razones diferentes.

Kell no la culpó por querer el divorcio; había sido lo prudente. También le había demostrado lo fácilmente que podrían llegar a él a través de la persona que supuestamente se encontraba más cercana a él. Había constatado que había sido un error intentar tener una vida normal, teniendo en cuenta quién era y lo que hacía. Otros hombres podían manejarlo, pero esos otros hombres no eran Kell Sabin, cuyos especiales talentos lo acercaban a cualquier peligro. Si había alguien al que otras agencias de inteligencia quisieran sacar de circulación, ése era Kell Sabin. Al ser un blanco, cualquiera que se le acercara también se convertía en un blanco.

Le había enseñado una lección. Nunca más había vuelto a permitir que nadie se le acercara para que pudieran usarlo contra él, o pudieran dañarle. Había escogido esa vida, porque era realista y un patriota, y estaba dispuesto a pagar sin importar el precio que supusiera, excepto -determinó él- que nunca más se vería envuelto un niño, un civil, una de las mismas personas cuya vida y libertad había jurado proteger.

No había vuelto a sentirse tentado por casarse, o tener una amante. El sexo era casual, nunca regularmente con la misma mujer, y estaba siempre al tanto de cuántas veces veía a alguien en concreto. Había ido bien.

Hasta Rachel. Ella lo tentaba. ¡Maldición, cómo lo tentaba! Su parecido con Marilyn era insignificante; era cómoda e informal, cuando Marilyn había sido fastidiosa y elegante. Sabía más de la cuenta -de alguna manera, lo sabía- sobre su vida en general, mientras que Marilyn sólo había visto una parte minúscula durante los años en los que habían estado casados.

Pero simplemente no saldría bien. No podía consentir que ocurriera. Observó como trabajaba Rachel en su pequeño huerto, contenta con esas tareas. El sexo con ella sería ardiente y duraría mucho tiempo, retorciéndose en esa cama con ella, y no se preocuparía si él le desordenaba el pelo o deshacía su maquillaje. Para protegerla, tenía que asegurarse que fuera simplemente sexo. Cuando se marchara para siempre de su vida sería por el bien de ella, y por el suyo. Tenía una gran deuda por lo mucho que se había arriesgado para ayudarlo siendo un desconocido como para hacerle algún daño.

Ella se puso de pie y se desperezó, alzando los brazos a gran altura en el aire; el movimiento alzó sus pechos empujándolos contra la desgastada tela de su camiseta. A continuación recogió la cesta y anduvo cuidadosamente a través de las muchas hileras de verduras hacía él; Joe dejó su sitio al final de la fila y la siguió tratando de cobijarse bajo su sombra. Había una sonrisa en la cara de Rachel cuando se acercó a Kell, sus ojos grises ardientes y claros, su delgado cuerpo moviéndose atractivamente. Él la vigiló mientras se acercaba, conciente de ella con cada célula de su cuerpo. No, no había modo de ponerla en peligro quedándose más tiempo del estrictamente necesario; el verdadero peligro era que estaba tan hambriento de ella que podía sentirse tentado de volver a verla, algo que no podía permitir que sucediera.

Capítulo Ocho

Los pocos días siguientes pasaron lentos, calurosos y tranquilos. Ahora que Kell estaba mejor y no requería una vigilancia constante Rachel volvió a su plan de trabajo normal; terminó de planificar el curso y empezó a trabajar en su libro de nuevo, al igual que en el huerto y todas las demás pequeñas tareas que parecían no acabar nunca. Consiguió las balas que Kell le había pedido, y la 357 nunca se encontraba muy lejos de su mano. Cuando estaban dentro de la casa, algunas veces la colocaba en la mesilla del dormitorio, pero normalmente la solía llevar en el bolsillo trasero de los pantalones, donde podría cogerla al instante.

Honey fue a quitarle los puntos y declaró asombrada que él estaba curado.

– Su metabolismo no debe ser normal -dijo admirada-. Por supuesto, hice un trabajo horrible. El músculo de la pierna era un desastre, pero le hice un apaño bastante bueno, y creo que no tendrá una cojera permanente.

– Hizo un gran trabajo, doctora -dijo él arrastrando las palabras, sonriente.

– Lo sé -respondió Honey alegremente-. Verdaderamente tuvo mucha suerte con el hombro. Puede haber perdido parte de su habilidad para girarlo, pero poco, creo. Vaya con cuidado con el hombro y la pierna durante otra semana aproximadamente, pero puede comenzar a trabajar la rigidez si va con cuidado.

Él ya había estado trabajando la rigidez, Rachel lo había visto ejercitar el hombro y moverse cuidadosamente, como si probase hasta donde podía tirar de los puntos. No había aplicado pesos a la pierna o al hombro, pero había estado realizando ejercicios para mejorar sus movimientos, y como resultado su cojera había mejorado mucho, no estaba peor que si hubiera sido una torcedura.

Honey no había parpadeado cuando él saco la pistola del bolsillo y la colocó en la mesa mientras se quitaba los pantalones de color caqui y la camisa azul de algodón. Llevando sólo los calzoncillos, se había sentado a la mesa y había observado inexpresivamente como le quitaba los puntos y Rachel se inclinaba para mirar. Después volvió a ponerse su ropa y devolvió la pistola al lugar de costumbre en su bolsillo trasero.

– Quédate a almorzar -la invitó Rachel-. Hay ensalada de atún y tomates frescos, ligeros y fríos.

Honey tenía por regla no rechazar nunca una invitación de Rachel.

– Hecho. Estaba deseando un tomate fresco.

– Los sureños le ponen a casi todo tomate -comentó Kell.

– Eso es porque casi todo sabe mejor con un tomate -defendió Honey. Ella era de Georgia, y adoraba los tomates.

– Adoro las manzanas -dijo Rachel distraídamente-. Tomates, quiero decir. Aunque no sé porque los llamaran así, cuando la mayoría de la gente pensaba que eran venenosos porque forman parte de la familia de solano, como la belladona.

Honey se rió ahogadamente.

– ¡Oh, oye! ¿Acaso has estado leyendo libros sobre antiguos venenos? ¿Alguien va a estirar la pata en uno de tus libros por una sobredosis de belladona?

– Claro que no. No escribo a novelas policíacas -en absoluto molesta por la suposición de Honey, Rachel recorrió con la mirada a Kell mientras ponía la mesa-. ¿No eres sureño, verdad? Tienes una voz arrastrada, pero no es sureña.

– La mayor parte de mi acento viene de un tiempo que pase con un hombre de Georgia. Estuvimos juntos en Vietnam. Nací en Nevada.

Probablemente ésa era toda la información que él daría sobre si mismo, de modo que Rachel no hizo más preguntas. Comieron el sencillo almuerzo, con Kell sentado entre las dos mujeres, y aunque él comió tan bien como siempre y se mantuvo al tanto de la conversación, ella observó que él miraba tanto la ventana como la puerta. Era un hábito de él: lo hacía en cada comida, si bien sabía que nadie podría acercarse a la casa sin que Joe los avisara.

Cuando Honey salía le sonrió a Kell y le tendió la mano.

– Si no lo vuelvo a ver, adiós.

Él tomo su mano.

– Gracias, doctora. Adiós.

Rachel se dio cuenta que él no hacía ver que pensaba quedarse.

Honey lo observó consideradamente.

– Literalmente estallo de preguntas, pero creo que voy a seguir mi mejor consejo: no preguntar. No quiero saber. Pero tenga cuidado, ¿me oye?

Él le dirigió su sonrisa torcida.

– Seguro.

Ella le guiñó el ojo.

– Si me hacen alguna pregunta, no sé nada.

– Es una mujer lista, doctora. Después de mi marcha Rachel podrá ponerla al tanto de los detalles.

– Quizás. Pero tal vez me invente las respuestas. De esa manera puedo llegar a conclusiones salvajes y románticas y seguir jugando a lo seguro.

Probablemente el punto de vista de Honey era el mejor, pensó Rachel después de que ella y Kell se quedaran solos. Honey se permitía ser salvaje y romántica en sus fantasías, pero en la vida real optaba por la seguridad. Honey nunca haría algo tan peligroso como enamorarse de un hombre como Kell Sabin. Ella limpiaría la cocina, simplemente como Rachel lo hacía, y se olvidaría de lo demás. Rachel cambió de dirección y se lo encontró observándola de esa forma constante, inquietantemente suya. Levantó la barbilla.

– ¿Qué pasa?

Por toda respuesta se acercó a ella y ahuecó su mano en su barbilla, después la hizo inclinarse y cubrió su boca con la de él. El asombro inmovilizó a Rachel durante un momento; no la había vuelto a besar después de esa primera ocasión, aunque algunas veces pensaba que había algo de posesividad en la manera en que la sujetaba por las noches. Ella no le había dejado ver el placer que le daba pasar la noche entre sus brazos, pero no existía ninguna forma en la que pudiera ocultar la oleada pesada de placer que le proporcionaba su boca, sus labios separando los suyos, sus manos deslizándose por la sólida y cálida pared, que era su pecho. Su lengua se enredó contra la de ella, y ella soltó un sonido profundo, sus pechos y su vientre tensos como si él la hubiera tocado.

Lentamente Kell se adelantó, hasta que ella quedó apoyada contra los muebles. Rachel jadeó y se quedó sin aliento.

– ¿A qué viene esto?

Su boca se deslizó hacia abajo siguiendo la curva de su mandíbula y exploró la suave piel de debajo de su oreja.

– Debe de ser por todas esas manzanas con las que has estado alimentándome -se quejo él-. Deja de girar la cabeza. Bésame. Abre la boca.

Ella lo hizo, agarrándose fuertemente a su camisa, y él tomó su boca en un largo, profundo e intoxicante beso que parecía no acabar nunca, y que hizo que ella se pusiera de puntillas para apretarse contra él. Sus manos se deslizaron hasta su trasero y lo rodeó, levantándola para conseguir un contacto más íntimo.

El beso alejó toda lógica e hizo que ellos se aferraran por la obvia pasión, hambrientos por el otro, esforzándose por estar cada vez más cerca. La pasión había ido naciendo durante días, alimentándose del recuerdo de las caricias íntimas que había habido entre ellos que por lógica venían tras los primeros besos curiosos, pero cuyo orden había variado debido a las circunstancias. Ella había visto y tocado su duro y hermoso cuerpo mientras cuidaba de él y lo calmaba. Él la había tocado con sus manos y memorizado su perfume antes incluso de saber su nombre. Había pasado cuatro noches acostado con ella entre sus brazos, y sus cuerpos se habían acostumbrado uno al otro. La naturaleza había saltado todas las barreras que las personas imponían para proteger su sentido de privacidad, obligándolos a estar en un entorno cerrado falseado por las circunstancias.

La fuerza de sus sentimientos la asustaba un poco, y otra vez ella separó su boca, escondiendo la cara en la curva caliente de su garganta. Tenía que ralentizar las cosas antes de perder el control.

– Eres un hombre rápido -tragó saliva, tratando de normalizar su voz.

El movió sus manos desde su trasero deslizándolas hacia arriba hasta su espalda, abrazándola fuertemente. Su boca estaba cerca de su oído, acariciando con la nariz su oreja, y su voz era caliente y oscura.

– No tanto como deseo.

Los incontrolables escalofríos hacían vibrar todo su cuerpo, y sus pezones estaban tan duros que era doloroso. Él la sujeto aún más estrechamente, aplastando sus senos contra su cuerpo duro y cubierto de músculo y frotó su mejilla contra la parte superior de su cabeza, pero la tierna caricia no era suficiente para calmar su necesidad hambrienta de más. Entrelazó los dedos en su pelo y acercó de nuevo su cara, tomando otra vez su boca, moviendo la lengua imitando el ritmo del amor. Todo el cuerpo de Rachel se sacudió cuando su otra mano le cubrió el pecho, deslizándose dentro de la blusa para poder ahuecarlo en su palma de modo que su calloso pulgar raspaba su endurecido pezón, haciendo que al mismo tiempo el dolor menguara y se crease otro mayor.

– Quiero estar dentro de ti -murmuró, levantando la cabeza para observar cómo se arrugaba el pezón bajo el toque de su pulgar-. He estado volviéndome loco, deseándolo. ¿Me permitirás tenerte durante el tiempo que nos queda juntos?

Dios mío, era honesto, y ella tuvo que tragar saliva para no gritar por el dolor. Incluso ahora, con sus cuerpos ardientes por la necesidad, no hacía dulces promesas que no tenía intención de cumplir. Se marcharía; todo lo que podían tener era temporal. Incluso así, sería fácil si pudiera olvidarse del futuro y marcharse con él a la habitación, pero su honradez le recordó que tenía que pensar en su futuro y en el día en que él la dejaría.

Despacio le empujó, y él se echó hacia atrás, dejándole el espacio que necesitaba. Ella se echó hacia atrás el cabello con una mano.

– No es algo fácil para mi -trató de explicarle, su voz temblaba al igual que su mano-. Nunca he tenido un amante… sólo mi marido.

Sus ojos eran afilados, vigilantes, y él esperaba.

Ella hizo un gesto indefenso. Su honradez merecía la suya.

– Me preocupo por ti.

– No -dijo él vivamente, deliberadamente-. No lo permitas.

– ¿Supones que puedo controlarlo igual que si fuera un grifo? -Rachel lo enfrentó, con la mirada fija en la suya.

– Sí. Esto es sexual, nada más. No te engañes pensando que puede haber algo más, porque aunque lo hubiera, no tendría futuro.

– Oh, lo sé -soltó una risita apremiante, y empezó a mirar por la ventana que había sobre el fregadero-. Cuando te marches de aquí, es cuando terminara.

Deseaba que él lo negase, pero nuevamente esa honradez brutal destrozó sus esperanzas.

– No hay vuelta de hoja. Tiene que ser así.

Sería inútil discutir con él sobre eso; había sabido todo el tiempo que era un solitario, un lobo solitario.

– Así es para ti, pero yo no tengo ese control emocional. ¿Piensas que te amo, oh, mierda, por qué intentar equilibrar el riesgo en la apuesta? -su voz se llenó de indefensa frustración-. Comencé a amarte en el minuto en que te saqué a la fuerza del océano! ¿No tiene sentido, verdad? Pero no se detendrá sólo porque te marches.

La miró, mientras leía con precisión la tensión de su delgada espalda, la rigidez de sus manos. ¿Qué le había costado confesar eso? Era la mujer más directa que alguna vez había conocido, sin usar juegos o subterfugios. Era la única mujer por la que había sentido algo; ya simplemente ese pensamiento le retorcía las entrañas, pero no podía manejar ese conocimiento con más facilidad que el de que si se mantenía a su lado estaría arriesgando su vida. Ella era demasiado importante para él como para ponerla en peligro por su propio placer descuidado.

Puso las manos en sus hombros, mientras le daba un masaje para relajar la tensión que sentía en ellos.

– No te presionaré -murmuro él-. Tienes que hacer lo que sea mejor para ti, pero si decides que me quieres, aquí estoy.

¿Decidir si lo quería? ¡Le dolía de tanto quererlo! Pero él le estaba dando espacio para que pudiera decidir, en lugar de seducirla en la cama aunque sabía que podía hacerlo con facilidad; no se hacía ilusiones sobre su propio control en lo que concernía a él. Puso sus manos sobre las suyas, y entrelazaron sus dedos.

Hubo un golpe cuando Joe abandonó la sombra de las escaleras y se movió alrededor del lateral de la casa. La mano de Kell se tensó bajo la suya, girando la cabeza. Rachel se quedó quieta, luego se estremeció y se movió rápidamente hasta la puerta delantera. No tenía que decirle que se mantuviera fuera de la vista; sabía que si miraba a su alrededor él ya se estaría escondiendo, mientras se movía silenciosamente a través de la casa.

Abrió la puerta y salió al porche, y sólo entonces recordó que Kell había desabrochado parcialmente su blusa. La abrochó rápidamente, mirando alrededor para ver qué había visto Joe. Entonces escuchó el coche que se acercaba por el camino privado; no era posible que fuera Honey, ya que se había marchado, y en las raras ocasiones en que Rafferty venía, se acercaba montado a caballo en lugar de conduciendo.

El coche que se detuvo delante de la casa era un Ford azul claro, un coche gubernamental. Joe se agachó enfrentándolo, mientras gruñía, con las orejas echadas hacia atrás.

– Tranquilo, tranquilo -le murmuró Rachel, mientras trataba de ver quien iba en el coche, pero el sol brillaba en la ventana y la deslumbraba. Entonces se abrió la puerta del coche y salió un hombre alto, pero seguía con la puerta abierta, mientras la miraba por encima del techo del coche. El agente Ellis, sin chaqueta y con gafas oscuras que ocultaban sus ojos.

– Oh, hola -lo llamó Rachel-. Me alegro de volver a verlo.

El ritual sureño tenía sus ventajas, dándole tiempo mientras para ordenar sus pensamientos. ¿Por qué había vuelto? ¿Había visto a Kell cuando este había estado en el exterior? Habían tenido cuidado, mientras confiaban en Joe para advertirlos si alguien se acercaba, pero alguien con prismóticos podía haberlo visto.

Tod Ellis le dirigió su luminosa sonrisa universitaria.

– Es bueno volver a verla, Señorita Jones. Pensé en pasar a verla, para asegurarme de que todo está bien.

Era una excusa bastante débil para todas las millas que había tenido que hacer. Rachel caminó alrededor de Joe y se dirigió al coche intentando impedir que Ellis se acercara a la casa. No era probable que Kell permitiese que le vieran, pero no quería arriesgarse.

– Sí, todo está bien -dijo alegremente, mientras se acercaba al coche y se quedaba de pie ante la puerta por lo que tendría que volverse de espaldas a la casa para mirarla-. Caluroso, pero bien. ¿Han encontrado al hombre que buscaban?

– No, ni rastro. ¿Usted no ha visto nada?

– No ni tan siquiera de lejos, y Joe siempre me hace saber si hay alguien cerca.

La mención del perro hizo que Ellis volviera la cabeza para hacer una rápida mirada para verificar la posición de Joe; el perro estaba quieto en medio del patio, sus ojos entrecerrados dirigidos al intruso, gruñidos bajos que hacían retumbar su pecho. Ellis se aclaró la garganta, entonces volvió a Rachel.

– Es bueno que lo tenga, del modo en que vive aquí sola. No se puede tener demasiado cuidado.

Ella se rió.

– Bien, realmente se puede. Mire a Howard Hughes. Pero me siento segura con Joe protegiendo el lugar.

No podía estar segura, a causa de las gafas oscuras que oscurecían sus ojos, pero creía que él seguía mirando sus piernas y senos. La alarma la recorrió, y tuvo que luchar contra el impulso de bajar la mirada para comprobar los botones; ¿había abrochado bien la blusa? Si no lo había hecho, era demasiado tarde, y además él no tenía ninguna razón para pensar que había estado en la casa, besando al mismo hombre que buscaba.

Entonces él comenzó a reír de forma abrupta, y también, se quitó las gafas mientras las balanceaba en el aire entre sus dedos.

– No vine aquí a investigar -apoyó el antebrazo sobre la puerta abierta del coche, su postura relajada y segura. Estaba acostumbrado a que las mujeres le aprobaran-. Vine a invitarte a ir a cenar. Sé que no me conoces, pero mis credenciales son respetables. ¿Qué me dices?

Rachel no tenía que fingir confusión, era real. No tenía ni idea de cómo contestarle. Si salía con él sería una forma de convencerle de que no sabía nada de Kell, pero por otro lado, podía animar al agente Ellis a que volviera, y no deseaba eso. ¿Por qué seguían ellos aquí? ¿Por qué no habían seguido bajando por la costa en su búsqueda de Kell?

– Pues, no sé -contesto ella, tartamudeando un poco-. ¿Cuándo?

– Esta noche, si no tienes otros planes.

¡Dios, eso estaba logrando con su paranoia! Si habían visto a Kell, podía ser una táctica para sacarla de la casa de modo que no hubiera ningún testigo. Si no, podía hacerlo sospechar si actuaba de forma demasiado extraña. Todas estas conjeturas la iban a llevar a la locura. Al final siguió su instinto. El agente Ellis no había intentado esconder su admiración masculina la primera vez que se habían visto, por lo que iba a tomar su invitación como normal. Si no conseguía nada más, era posible que recibiera alguna información de él.

– Creo que me gustaría -dijo finalmente-. ¿Qué tienes en mente? No soy una persona a la que le vaya mucho la fiesta.

Él le dirigió su mueca juvenil.

– Estate tranquila. A mi tampoco me va el estilo punk. Soy demasiado delicado para que atraviesen con agujas mis mejillas. Lo que tenía en mente era un restaurante silencioso y bueno, y un buen bistec.

¿Y después un rollo en la cama? Quedaría defraudado.

– De acuerdo -dijo Rachel-. ¿A qué hora?

– ¿Te parece bien a las ocho? Ya habrá anochecido y refrescara, espero.

Ella se rió.

– Diría que te acostumbrarás, pero todo lo que haces es aprender a cubrirte de él. La humedad es la que lo consigue. Bien, las ocho entonces. Estaré lista.

Él se despidió y se sentó tras el volante. Rachel caminó hacia atrás por el patio para que cuando se marchara no la cubriera de polvo, y lo siguió con la vista hasta que el Ford azul estuvo fuera de vista.

Kell la estaba esperando dentro, sus ojos entrecerrados y fríos.

– ¿Qué quería?

– Invitarme a cenar -contestó despacio-. No supe que decir. Salir con él podría impedir que me vieran sospechosa, o podría estar invitándome para sacarme de la casa. Quizás te hayan visto. Quizá sólo quieran investigar.

– No me han visto -dijo él-. O no estaría vivo. ¿Qué excusa le has dado?

– Acepté.

Rachel sabía que a él no le gustaría, pero no había esperado la reacción que consiguió. Su cabeza se giró, y sus ojos quemaban con fuego negro, su frialdad desapareció.

– Mierda, no, no lo harás. Saca esa idea de tu cabeza, señora.

– Es demasiado tarde. Realmente podría parecerle sospechoso si yo le presento ahora alguna excusa débil.

Él metió las manos en los bolsillos del pantalón, y con fascinación Rachel le vio cerrar los puños.

– Es un asesino y un traidor. He estado pensando mucho desde que lo reconocí antes de que hicieran explotar mi barco, juntando algunos detalles sobre cosas que salieron mal cuando no deberían haberlo hecho, y Tod Ellis está conectado de alguna manera a cada uno de esos planes. No saldrás con él.

Rachel no cedió.

– Sí -dijo ella-. Lo haré. Si no consigo nada más, quizás al menos podré obtener alguna información que te ayude…

Se quedó sin aliento de golpe, él había sacado sus manos de los bolsillos y la había cogido tan rápido que no había tenido tiempo de echarse hacia atrás. Sus duros dedos se curvaron sobre sus hombros quemándola, y la sacudió ligeramente, manteniendo en su cara una expresión dura y rabiosa.

– Maldición -susurro él, las palabras apenas audibles cuando las empujó entre sus dientes cerrados-. ¿Cuándo aprenderás que esto no es algo para que jueguen aficionados? ¡Tienes una espada sobre tu cabeza, y no tienes el sentido común de entenderlo! No estas en la Universidad jugando a asesinos, dulzura. ¡Metete eso en la cabeza! Maldición -juro él de nuevo, mientras soltaba sus hombros y pasaba la mano entre su pelo-. Hasta ahora has tenido la suerte de que no te has equivocado y las cosas te han salido bien, ¿pero durante cuánto tiempo esperas que te dure la suerte? Estás jugando con un verdadero asesino de sangre fría profesional!

Rachel caminó hacia atrás, mientras con la mano se frotaba el hombro dolorido. Algo muy dentro había provocado el ataque; esa tranquilidad se reflejaba en su cara.

– ¿Quién? -preguntó al final suavemente-. ¿Tod Ellis… o tú?

Se giró y caminó alejándose de él, entrando mientras en el baño y cerrando la puerta; era el único lugar de la casa donde no la seguiría. Se senté en el borde de la bañera, temblando; se había preguntado en ocasiones que sucedería si él perdía el control en algún momento, pero no le había gustado averiguarlo. Había deseado que perdiera el control cuando la había besado, acariciado. Lo había querido agitado por la necesidad y el deseo, que enterrase su cara contra ella. No había deseado que perdiera el control por la rabia, no había querido oír lo que realmente pensaba de sus esfuerzos de ayudarlo. Desde el principio había estado aterrada de hacer algo mal que pudiera ponerle en peligro; había agonizado con cada decisión, y él la había despedido como si fuera una aficionada inepta. Sabía que no tenía su conocimiento o su esperiencia, pero lo había hecho lo mejor que había podido.

Era doblemente doloroso después de la manera en que la había besado y tocado, pero ahora recordó que incluso entonces él había mantenido el frío control. Había sido ella la que temblaba y anhelaba, no él. Ni siquiera le había mentido, le había dicho que no sería para él nada más que sexo ocasional.

Inspirando profundamente, Rachel trató de tranquilizarse. Ya que estaba en el baño podía ducharse; eso le daría tiempo para que su pelo liso, se secara al aire y no tendría que hacer nada con él salvo recogerlo y hacerse un moño. Podía estar saliendo con Tod Ellis con el mismo entusiasmo que si asistiera a una ejecución, pero no le permitiría pensar que para ella no era una cita real, y eso significaba arreglar su aspecto.

Se desnudó y entró en la ducha, lavando con viveza su pelo y bañándose, sin permitirse el lujo de pensar. Sencillamente no lograría nada salvo perder el tiempo, tiempo que gastaría pensando bien en como dirigir esa noche, en como ser amistosa sin estar animada. ¡Lo último que deseaba era que Ellis la volviese a invitar a salir! Si lo hacía, tendría que buscar alguna excusa. Le había dicho al agente Ellis que iba a hacer un viaje a las Keys; había sido una mentira, pero quizás podía usar la mentira como una excusa para irse.

Cerró el agua y cogió una toalla de encima de la puerta de la ducha, y la envolvió alrededor de su cabeza. Cuando comenzó a abrir la puerta y salir de la ducha vio una imagen borrosa de Kell a través de la mampara escarchada, y apartó la mano de la puerta como si la hubiera quemado.

– Sal de aquí -ella respiró profundamente, mientras quitaba la toalla de su cabeza y envolvía su cuerpo, en cambio. La superficie escarchada de las mamparas le daba alguna protección, pero si ella podía verlo, él también podría ver mucho de ella. Saber que él la había visto ducharse la hacía sentir vulnerable. ¿Cuánto tiempo llevaba allí?

Vio como extendía la mano, y se movió hacia atrás apoyándose contra la pared de la ducha cuando el abrió la puerta.

– No contestaste cuando te llamé -dijo lacónicamente-. Quería saber si estabas bien.

Rachel alzó la barbilla.

– Esa no es una buena excusa. En cuanto viste que estaba tomando una ducha tendrías que haber salido.

Sus ojos se movieron sobre ella, por el pelo mojado, enredado sobre sus hombros brillantes y bajando por sus piernas delgadas, desnudas que eran recorridas por hilos de agua. La toalla la cubría del pecho al muslo, pero llevaría sólo un segundo desnudarla completamente, y sus ojos negros escrutadores tenían una manera de hacerla sentir aun más expuesta de lo que estaba.

– Lo siento -dijo él abruptamente, mientras finalmente alzaba su vista a su cara-. No quise sugerir que no habías sido de ayuda,

– No sugeriste nada -Rachel recuperó la voz de repente-. Lo pensabas y lo dijiste.

Se sentía como si ambas cosas la hubieran insultado y herido, y no estaba de humor para perdonarlo. ¡Después de lo que había dicho, tenía mucho valor para quedarse mirándola como lo estaba haciendo!

Repentinamente él se movió, mientras pasaba su brazo derecho por su cintura y la alzaba sacándola de la ducha. Rachel abrió la boca, cogiéndose a él para conservar el equilibrio.

– Ten cuidado. Tu hombro…

Él la soltó sobre la alfombra de baño, su cara dura e ilegible cuando miró hacia abajo, su brazo derecho todavía cerrado fuertemente alrededor de su cintura.

– No quiero que salgas con él -dijo él finalmente-. ¡Maldición, Rachel, no quiero que corras ningún riesgo por mi!

La toalla estaba resbalándose, y Rachel agarró los bordes para cerrarla más firmemente.

– ¿Por qué no me das algún crédito por ser una persona adulta, capaz de aceptar las responsabilidades de mis propias acciones? -dijo-. Me dices que Tod Ellis es un traidor, y yo te creo. ¿No crees que tengo la responsabilidad moral de hacer lo que pueda para ayudarte a detenerlo? ¡Creo que la situación es lo bastante peligrosa para merecer el riesgo! Es decisión mía, no tuya.

– Nunca deberías haberte visto envuelta.

– ¿Por qué no? Me dijiste que necesitarías ayuda. Has enviado a otras personas a situaciones peligrosas, ¿no?

– Eran agentes especializados -espoleado, gruño-. Y, maldito sea el infierno, por ninguno de ellos desperté ardiendo por la noche por hacerles el amor.

Ella se quedó callada, sus ojos se abrieron cuando investigaron en los suyos. Su expresión enfadada y un poco sobresaltada, como si no hubiera deseado decir eso. El brazo alrededor de su cintura la hacía arquearse contra él, aunque tenía los brazos entre sus cuerpos sujetando la toalla. Sólo los dedos de sus pies tocaban la alfombra, su naciente dureza se anidaba contra la cima suave entre sus muslos. No dijeron nada, ambos muy conscientes de lo que sucedía. Sus pechos se expandieron y cayeron con su rápida respiración, y las rodillas de Rachel se debilitaron cuando sintió que él crecía más duro y largo.

– Lo mataría antes de permitir que te toque -murmuró él, dejando escapar las palabras.

Ella se estremeció al pensarlo.

– Yo no lo permitiría. Nunca -Mirándolo fijamente, volvió a estremecerse, como si algo la hubiera golpeado entre los ojos. Tod Ellis le había hecho volver a comprender el peligro que se acercaba furtivamente a Kell. No tenía garantizadas tres semanas con él; no tenía garantizado mañana, o esa noche. Para los hombres como Kell Sabin no existía el mañana, sólo el presente; la brutal verdad era que podía matarse, que la tragedia y el horror podían golpear sin advertencia. Ya había aprendido esa lección una vez; ¿Cómo había podido ser tan tonta para olvidarla? Había querido que las cosas fueran perfectas, deseado que sintiera lo mismo que ella, pero la vida nunca era perfecta. Tenía que ser tomada como era, o pasaría sin una segunda oportunidad. Todo lo que tenía con Kell era el presente, el eterno presente, porque el pasado se había ido y el futuro nunca llega.

Sus manos se encorvaron sobre su carne, sus dedos amasando como si él apenas pudiera refrenar lo que hacía. Su cara era dura cuando miró hacia abajo, su voz cruda cuando habló.

– No te permitiré echarte atrás como en la cocina. Por Dios, creo que no podría volver a hacerlo. No ahora.

La respiración de Rachel abandonó sus pulmones por la mirada de sus ojos de media noche, una mirada dura, casi cruel por la salvaje excitación. La piel estirada firmemente sobre sus altos pómulos, prominentes, y su mandíbula y boca apretadas. Su corazón dio súbitamente un salto cuando comprendió qué quería decir exactamente, y el miedo y la excitación corrieron por sus venas en una mezcla aturdidora. El mando lo tenía ahora él, y la fuerza primitiva de su hambre ardía en sus ojos.

Las manos que tenía sobre su pecho le temblaron, igual que todo su cuerpo en reacción a la intención claramente dibujada en su cara, la mirada rapaz del macho que ha olido a su hembra. El calor. El calor estaba subiendo por su cuerpo, fundiendo su interior, volviéndolo líquido. Su mano tiró de la toalla y liberó sus pechos. La dejó caer al suelo en un montón húmedo. Desnuda, Rachel se mantuvo de pie agarrada a él, temblando y anhelando y abriendo la boca para coger aire en una inspiración que no parecía ser lo suficientemente profunda.

Bajó la mirada hacia ella, y un sonido retumbante comenzó en su pecho, siguiendo por su garganta. Los muslos de Rachel se volvieron líquidos, y se tambaleó, con la garganta cerrada, y el corazón martilleando. Lentamente él subió la mano y la puso sobre sus pechos, altos y redondos, suaves, con pequeños pezones marrones, firmes, llenando la palma de su mano descubriendo la textura ardiente, aterciopelada de su carne de nuevo. Entonces, igual de despacio, deslizó la mano hacia abajo, llevándola sobre el vientre liso y la curva de debajo del abdomen, sus dedos resbalando por fin entre los rizos húmedos de su feminidad. Ella permaneció allí, agitándose violentamente, incapaz de moverse, paralizada por el caliente río de placer que seguía el recorrido de su mano. Un dedo se movió más intrépidamente. Su cuerpo tembló con violencia, y lloriqueó cuando la tocó, provocó y exploró.

Posó la mirada en el contraste entre su mano dura, nervuda y el pecho suave, exquisitamente femenino y hermoso, y después subió su cara. Tenía los ojos medio cerrados, brillantes por el deseo; sus labios estaban húmedos y abiertos, su respiración rápida. Era una mujer al borde de la satisfacción completa, y su imagen dulcemente carnal destrozó el poco control que le quedaba. Como un salvaje, se arrodilló y la alzó sobre su hombro derecho, la sangre golpeando tan fuertemente sus oídos que no escuchó el gemido sobresaltado de ella.

La llevó a la cama con cinco pasos largos y la dejó caer en ella, siguiéndola después, abriendo sus muslos y arrodillándose entre ellos incluso antes de que ella se hubiera recuperado. Rachel trató de alcanzarlo, casi sollozando de necesidad. Él se quitó la camiseta y la tiró al suelo, luego tiró de los pantalones hasta que los abrió, y bajó sobre ella.

Su cuerpo se arqueó por la impresión cuando él empujo contra ella, y gritó al sentir al mismo tiempo la incomodidad y sobresalto de sus sentidos mientras él la llenó. Él era… oh…

– Tómame entero -gimió él, exigiendo, suplicando. Suspendido sobre ella, su cara brillaba por el sudor, su expresión torturada y en seguida extática-. Todo yo. Por favor -su voz era ronca por la necesidad-. Permítete relajarte… sí. Así. Más. Por favor. Rachel. ¡Rachel! Tú eres mía, mía, mía…

La primitiva letanía cayó sobre ella, y gritó nuevamente cuando él entró y salió de ella, fuertemente, con sus cuerpos retorciéndose juntos. Nunca había sido así para ella, tan intenso que era doloroso. Nunca había amado así, sabiendo que la respiración abandonaría sus pulmones y su corazón se detendría si alguna vez le pasaba algo a él. Si esto era todo lo que quería de ella, entonces se lo daría libre y fervorosamente, marcándolo con el hierro al rojo de su propia pasión dulcemente ardiente.

Él giró sus caderas contra las de ella en un movimiento pausado, y de repente fue demasiado para ella, sus sentidos ascendieron y estallaron. Abrió la boca y gritó, retorciéndose bajo él en un trémula luz de puro calor que no terminó hasta atraparlo a él también. Ella no podía ver, ni podía respirar, sólo podía sentir. Sentía sus fuertes empujones cuando el se movía sobre ella, luego el movimiento compulsivo de su cuerpo entre sus brazos. Sus gritos roncamente salvajes llenaron sus oídos, luego se convirtieron en ásperos gemidos. Lentamente él se calmó, se quedó callado. Su cuerpo se aflojó, y su pene se relajó dentro de ella, pero ella lo acunó felizmente, sus manos seguían cogidas a su espalda.

La preocupación comenzó a llenarla cuando volvió el recuerdo de la manera en que él la había alzado y su forma ruda de hacer el amor. Su cabeza estaba sobre su hombro, e introduciendo los dedos entre su pelo negro carbón, le dijo en un murmuro bajo:

– ¿Kell? Tu hombro… ¿estás bien?

Él se alzó sobre su codo derecho y bajó la mirada hacia ella. Sus ojos grises claros estaban oscurecidos por la preocupación por él, ¡incluso después de que la hubiera tomando con el mismo cuidado y sutileza que un toro en el ruedo! Ella tenía labios suaves, temblorosos, pero no los había besado, ni acariciado y chupado sus hermosos pechos tal y como lo había hecho en sus sueños. El amor estaba en esos ojos, un amor tan puro y luminoso que le retorcía las entrañas y que hizo saltar en pedazo algún muro profundo de su mente y alma, dejándolo vulnerable de una forma en que no lo había sido nunca.

Ahora sabía lo que era el infierno. El infiero era ver el cielo, luminoso y tierno, pero desde detrás de las vallas, sin poder entrar en él sin arriesgarse a la destrucción de lo que más quería.

Capítulo Nueve

– ¿Quién es esa mujer por la que Ellis se ha vuelto loco? -preguntó Charles serenamente, sus pálidos ojos azules no vacilaron en ningún momento cuando miró a Lowell. Como siempre, Charles actuaba aislado, pero Lowell sabia que a él no le extrañaba nada.

– Vive a poca distancia de la playa. Un área abandonada, no hay nadie cerca durante millas. La interrogamos cuando empezamos a buscar a Sabin.

– ¿Y? -la voz era casi sumisa.

Lowell se encogió de hombros.

– Y nada. Ella no había visto nada. -debe ser excepcional para haber captado la atención de Ellis.

Después de considerarlo Lowel agitó levemente la cabeza.

– Es guapa, pero eso es todo. Nada espectacular. Sin clase. Pero Ellis no ha parado de hablar sobre ella.

– Parece que nuestro amigo Ellis no tiene puesta la mente en el trabajo -el comentario era ilusoriamente casual.

Nuevamente Lowell se encogió de hombros.

– Él cree que Sabin murió al explotar el barco, por lo que no se está esforzando mucho para cazarlo.

– ¿Qué piensas tu?

– Es una posibilidad. No hemos encontrado ningún rastro de él. Estaba herido. Aunque por milagro hubiera sobrevivido, hubiera necesitado ayuda.

Charles asintió, sus ojos eran pensativos cuando miró a Lowell. Había trabajado con Lowell durante muchos años y sabía que era firme y competente, sin inspiración, un agente. Tenía que ser competente para haber sobrevivido. Lowell no estaba más convencido que Ellis de la supervivencia de Sabin, y Charles se preguntó si él había permitido que la reputación de Sabin estropeara su sentido común. El sentido común indicaba que Sabin ciertamente había muerto en la explosión o inmediatamente después de ella, ahogándose en las calurosas aguas turquesa para convertirse en comida para peces. Nadie hubiera sobrevivido, pero Sabin… Sabin era único, salvo por ese diablo rubio de ojos dorados que había desaparecido y se había rumoreado su muerte, a pesar de la charla inquietante que había flotado sobre Costa Rica el año anterior. Sabin era más bien una sombra, hábil por instinto y condenablemente afortunado. No, afortunado no, se corrigió Charles. Experimentado. Llamar a Sabin “afortunado” era infravalorarlo, un error fatal que sus colegas habían cometido en demasía.

– Noelle, ven aquí -llamo él, apenas levantando la voz, pero no lo necesitaba. Noelle nunca estaba lejos de él. Le daba placer mirarla, no porque fuera extremadamente bonita, aunque lo era, sino porque disfrutaba de la incongruencia de tal habilidad letal en una mujer tan encantadora. Su trabajo era doble: proteger a Charles y matar a Sabin.

Noelle entró en la habitación, caminando con la gracia de una modelo, sus ojos soñolientos y suaves.

– ¿Sí?

Él ondeo su mano delgada, elegante para indicar una silla.

– Siéntate, por favor. He estado discutiendo sobre Sabin con Lowell.

Ella se sentó, cruzando laspiernas. Los gestos que atraían a los varones confiados eran naturales en ella; los había estudiado y practicado durante demasiado tiempo para dejar de realizarlos. Ella sonrió.

– Ah, agente Lowell. Fuerte, honrado, quizá un poco corto de vista.

– Como dice Ellis, él parece pensar que estamos perdiendo el tiempo buscando a Sabin.

Ella encendió un cigarrillo e inhaló profundamente, luego soltó el humo a traves de sus labios bien formados.

– No le importa lo que ellos piensen, ¿verdad? Sólo lo que tú piensas.

– Me pregunto si estoy atribuyendo poderes sobrehumanos a Sabin, si soy tan cauto sobre él que no puedo aceptar su muerte -meditó Charles.

Los ojos soñolientos parpadearon.

– Hasta que tengamos pruebas de su muerte no podemos permitirnos el lujo de asumirla. Hace ocho días. Si hubiera sobrevivido de alguna manera, estaría lo bastante recuperado para comenzar a moverse aumentando nuestras posibilidades de encontrarlo. Lo más lógico sería intensificar la búsqueda, en vez de reducirla.

Sí, eso era lo lógico; por otro lado, si Sabin había sobrevivido a la explosión y de algún modo lo había encontrado, algo que parecía imposible, ¿Por qué no había avisado a su oficina principal para pedir ayuda? Las fuentes de Ellis en Washington decían de modo indudable que Sabin no había intentado ponerse en contacto con nadie. Ese simple hecho había convencido a todos de que Sabin estaba muerto… pero Charles todavía no podía convencerse. Era el instinto puro lo que le incitaba a hacer a sus hombres seguir investigando, esperando con aplomo a golpear. No podía creer que hubiera sido tan fácil matar a Sabin, no después de todos los años en los que los esfuerzos habían fallado. Era imposible tener demasiado respeto a sus capacidades. Sabin estaba allí fuera, en alguna parte. Charles podía sentirlo.

Se sintió repentinamente animado.

– Tienes razón, claro -le dijo a Noelle-. Intensificaremos la búsqueda, volviendo a mirar en cada centímetro de tierra. De alguna manera, en algún lugar, lo hemos pasado por alto.

Sabin andaba por la casa, su humor salvaje se reflejaba en su cara. Había hecho algunas cosas duras en su vida, pero ninguna tan difícil como tener que ver a Rachel lista para salir con Tod Ellis. Iba en contra de todos sus instintos, pero nada de lo que había dicho le había hecho cambiar de opinión, y él estaba en desventaja, maniatado por las circunstancias. No podía permitirse el lujo de hacer algo que atrajera la atención sobre ella; aumentaría el peligro en el que ella se encontraba. Si hubiera estado listo para moverse hubiera ido él esa noche en vez de exponerla a Ellis, pero de nuevo estaba bloqueado. No estaba listo para moverse, y moverse antes de estar preparado podía significar la diferencia entre el éxito y el fracaso, sumando a la apuesta la seguridad de su país. Se había especializado durante la mitad de su vida en poner primero a su país, incluso a costa de su propia vida. Sabin podía sacrificarse sin vacilar e incluso sin pesar si hubiera sido necesario, pero la simple y terrible verdad era que no podía sacrificar a Rachel.

Tenía que hacer todo lo que pudiera para mantenerla a salvo, aunque significara tragarse su orgullo y sus instintos posesivos. Ella estaría bien con Ellis mientras él no tuviera ninguna razón para sospechar algo. Sacarla de la casa de un tirón y llevársela antes de que Ellis llegara para recogerla, como Kell había querido hacer, hubiera despertado las sospechas del hombre. Kell conocía al agente, sabia que era condenadamente bueno en su trabajo… demasiado bueno, o él nunca hubiera podido esconder sus otras actividades durante tanto tiempo. También tenía un ego comparable con su tamaño; si Rachel lo hubiera rechazado se habría puesto furioso, y no se lo permitiría pasar. Volvería.

La paciencia, la habilidad de esperar incluso ante una gran urgencia, era uno de los mayores dones de Sabin. Sabía esperar, cómo escoger el momento para un mayor éxito, cómo ignorar los peligros y concentrarse sólo en el tiempo. Podía desaparecer literalmente en su entorno, esperando, tanto que cuando estuvo en Vietnam, parte de las criaturas salvajes lo habían ignorado y el Vietcong había pasado a veces a poca distancia de él sin verlo en realidad. Su habilidad de esperar era realzada por su conocimiento instintivo de cuándo la paciencia era inútil; entonces explotaba la acción. Se lo explicaba a si mismo como un sentido bien desarrollado del tiempo. Sí, sabía esperar… pero esperar la llegada de Rachel a casa estaba volviéndolo loco. La quería a salvo entre sus brazos, en su cama. ¡Maldición, cuanto la deseaba en su cama!

No encendió las luces de la casa; no creía que fuera probable que estuvieran vigilando la casa, pero no podía arriesgarse. Rachel y Ellis podían volver pronto, y una casa iluminada podía activar las sospechas de Ellis. En cambio se movió silenciosamente a través de la oscuridad, incapaz de sentarse todavía a pesar del dolor del hombro y la pierna. Su hombro se había convertido en un infierno desde la tarde, y él se lo masajeo con una sonrisa ausente en sus labios, no lo había sentido mientras le había el amor a Rachel; sus sentidos habían estado centrados únicamente en ello y en el éxtasis insoportable de sus cuerpos unidos. Pero desde entonces el hombro le había estado recordando dolorosamente que era una curación lenta; había tenido suerte de no volverse a abrir la herida.

Repentinamente juró y cojeo a través de la cocina hasta la puerta trasera, tan agitado que ya no podía permanecer dentro de los confines de la casa. En cuanto Kell abrió la puerta trasera se dio cuenta de que Joe había abandonado su lugar bajo el árbol principal, moviéndose mientras silenciosamente a través de las sombras, y lo llamó con seguridad. Kell ya no temía ser atacado; Joe había aceptado su presencia con cautela, pero Kell no confiaba lo bastante en él como para no identificarse antes de bajar las escaleras traseras.

Escondiéndose automáticamente entre las sombras, Kell rodeó la casa e investigó los pinos, asegurándose de que la casa no estaba siendo vigilada. Joe se mantuvo aproximadamente a medio metro detrás de él, deteniéndose cuando Kell se detenía y siguiendo cuando Kell seguía.

Una luna nueva estaba subiendo, dando un delgado halo de luz en el horizonte. Sabin miró el cielo claro, tan claro, era como los ojos de Rachel, esa afinidad la hacía parecer más fuera de su alcance.

Su corazón se retorció de nuevo, y cerró la mano en un puño. Susurró una maldición en la noche. Ella era demasiado galante, demasiado fuerte, para su propio bien; ¿por qué no le permitía mantenerla segura y asumir él todos los peligros? ¿No sabía lo que le sucedería si algo le pasaba?

No, ¿Cómo podía saberlo? Nunca se lo había dicho, y nunca lo haría, no a costa de su seguridad. La protegería aunque lo matase hacerlo. Su boca se curvo irónicamente; probablemente lo mataría, no físicamente, pero en lo más profundo de sí mismo donde no había permitido que nadie lo tocara… hasta que Rachel había traspasado todas sus defensas y quemado su mente y alma.

De acuerdo, exitía la posibilidad de que él no saliera vivo, sin embargo, no se detuvo en eso. Había pensado mucho en los últimos días, considerando y desechando opciones. Sus planes estaban hechos. Ahora estaba esperando: esperando a que sus heridas terminaran de sanar; esperando a estar físicamente listo; esperando que Ellis y sus compañeros cometieran algún pequeño error; esperando hasta darse cuenta de que era el momento… esperando. Cuando llegara el momento llamaría a Sullivan, y el plan se pondría en marcha. Tendría a Sullivan que valía por diez hombres normales. Nadie esperaba que ambos estuvieran vivos trabajando juntos de nuevo.

No, su única duda se debía a Rachel. Sabía lo que tenía que hacer para protegerla, pero era la primera vez en su vida que tenía miedo. Permitirle irse era una cosa; vivir sin ella era otra.

Estaba de pie en la oscuridad y maldijo todo lo que le hacía ser diferente de los demás hombres; habilidad extraordinaria y destreza, vista aguda y cuerpo atlético, la extrema coordinación entre mente y músculos que, todo junto, lo hacían un cazador y un guerrero. Cuando se sumaba su alejamiento emocional a lo que había sido normal en el trabajo que tenía, el perfecto, soldado con emociones frías. No podía recordar haber sido alguna vez diferente. No había sido un niño ruidoso, alegre; había sido callado y solitario, manteniéndose lejos incluso de sus padres. Siempre había estado solo en su interior y nunca lo había querido de otra manera; quizás había sabido incluso de niño, cuanto lo heriría amar. Allí estaba. Permitió que las palabras se formaran en su mente, pera incluso eso era tan doloroso que retrocedió. Era demasiado intenso para amar accidental y superficialmente, para jugar los juegos amorosos una y otra vez. Su distanciamiento emocional era una defensa, pero Rachel la había derribado, y herido. Dios, como lo hirió.

Rachel estaba sentada enfrente de Tod Ellis, sonriendo y charlando y obligándose a comer el marisco como si lo disfrutara, pero enfriándose cada vez que el le dirigía esa sonrisa de anuncio de pasta de dientes. Sabía lo que escondía esa sonrisa. Sabía que había intentado matar a Kell; era un mentiroso, asesino y traidor. Consumía toda su fuerza seguir actuando como si se lo estuviera pasando bien, pero nada podía impedir que sus pensamientos se dirigieran hacía Kell.

No había deseado otra cosa que seguir en sus brazos esa tarde, su cuerpo flojo y latiendo por su brusca, rápida, pero satisfactoria posesión de su cuerpo. Se había olvidado de lo que le gustaba… o quizás nunca había sido así antes. Su matrimonio con B.B. había sido caliente y divertido y amoroso. Siendo la mujer de Sabin sería quemarse viva cada vez que la tocase, volviéndose suave, caliente y húmeda, cada vez que su mirada la rozase ligeramente. Él no era tolerante y alegre. Era un hombre duro, intenso, irradiaba la fuerza de su personalidad. No era juguetón; nunca lo había oído reír, ni siquiera sus raras sonrisas llegaban hasta sus ojos. Pero la había alcanzado con una necesidad tan desesperada, que había respondido a todo inmediatamente, y había estado lista para él, amándolo.

No, Kell no era un hombre confortable para tenerlo alrededor, o un hombre fácil de amar, pero no perdió el tiempo tratando de poner trabas a su destino. Lo amaba, y lo aceptaba como era. Miró a Tod Ellis y sus ojos se entrecerraron un poco, porque Kell era un león rodeado de chacales, y este hombre era uno de los chacales.

Ella soltó su tenedor y le dirigió una sonrisa luminosa.

– ¿Durante cuánto tiempo crees que vas a estar por aquí? ¿O has sido asignado a este área de modo permanente?

– No, me muevo mucho-dijo él, respondiendo a su pregunta directa con una nueva sonrisa-. Nunca sé cuando voy a ser reasignado.

– ¿Éste es una especie de trabajo especial?

– Más bien la persecución del ganso salvaje. Hemos estado perdiendo el tiempo. Aunque, si no hubiéramos estado investigando en la playa nunca te habría conocido.

Él había estado tirándole los tejos desde que la había recogido, y Rachel los había esquivado hábilmente. Evidentemente pensaba que era un moderno Don Juan, y probablemente muchas mujeres lo encontraban atractivo y encantador, pero ellas tampoco sabían lo que Rachel sabía sobre él.

– Oh, estoy segura de que no te hubiera herido perder una cita esporádica -dijo ella desenvueltamente.

Él alcanzó su mano a través de la mesa y la puso en la suya.

– Quizá no considero ésta una cita esporádica.

Rachel sonrió y apartó su mano para recoger su vino.

– No veo como puedes considerarlo de otra manera, teniendo en cuanta que en cualquier momento te pueden reasignar. Aun cuando te quedaras, yo me marcharé pronto y probablemente no vuelva hasta las vacaciones de verano.

No le gustó eso; dañaba su ego que ella no deseara estar a su lado mientras estuviera allí.

– ¿Dónde vas?

– Voy a quedarme con un amigo y hacer algunas investigaciones por allí. Estaba planeando quedarme allí hasta que tenga que volver para dar un curso nocturno en Gainesville en otoño.

Cualquier otro le hubiera preguntado por el curso que daba; Ellis frunció el ceño y dijo:

– ¿Tu amigo es hombre o mujer?

Sencillamente durante un momento ella considero la idea de decirle que fueran a dar un paseo por el corto malecón, pero no era su plan oponersele, no aún. Aún quería obtener alguna información de él si era posible. De modo que le dirigió una mirada franca en la que le decía que había ido demasiado lejos y serenamente contestó:

– Una mujer, una viaja amiga de la universidad.

No era tonto. Arrogante y presumido, pero no tonto. Hizo una mueca que pretendía ser encantadora pero que a ella la dejó fría.

– Lo siento, me he sobrepasado, ¿no? Sencillamente es que, bien, desde el momento en que te vi, me sentí realmente atraído, y quiero llegar a conocerte mejor.

– Pues lo veo difícil-señaló Rachel-. Te marcharás pronto aun cuando yo no hubiera planeado mis vacaciones.

Parecía que no le gustaba que se lo discutieran, pero había dicho que se movía mucho.

– Estaremos alrededor de otras dos semanas -dio él enfurruñadamente.

– ¿Atando los cabos suelto?

– Sí, ya sabes como es. El papeleo.

– ¿Sólo tú y el Agente Lowell?

Él dudo, era un hábito inculcado demasiado profundamente en él para hacerle fácil hablar de cualquier detalle de su trabajo. Rachel contuvo la respiración, preguntándose mientras si su ego lo incitaría a intentar recuperar el terreno perdido siendo demasiado personal. Después de todo, era inherentemente encantador que alguien preguntara por su trabajo. Era una manera de enterarse, de hacer preguntas inocentes que demostraran interés. Bien, estaba interesada, pero no en Ellis.

– Somos nueve investigando activamente -dijo él finalmente-. Hemos sido escogidos especialmente para este trabajo.

¿Porqué eran tan poco escrupulosos? Ella abrió los ojos desorbitadamente, pareciendo muy impresionada-. Debe de ser muy importante para que tantos hombres trabajen en él.

– Como dije, somos los investigadores activos. Podemos llamar a aproximadamente veinte hombres para tener refuerzos si es necesario.

Ella pareció debidamente impresionada.

– ¿Pero tú piensas que está muerto?

– No hemos encontrado nada, pero el jefe todavía no está satisfecho. Sabes cómo es. Las personas que están tras un escritorio piensan que saben más que los hombres en el campo.

Simpatizó con él e incluso hizo algunos comentarios para mostrar que estaba de acuerdo mientras apartaba la conversación del trabajo. Si sondeara demasiado directamente y demasiado a menudo podía despertar sus sospechas. Hablar con él la hacía sentirse sucia y ansiosa para conseguir alejarse de él, tan lejos como pudiera. El saber que intentaría besarla, probablemente incluso intentaría llevarla a su cama, la llenaba de un enfermizo horror. No había ninguna manera en que pudiera tolerar su boca en al suya por un momento. Aunque no fuera una serpiente completa como era, no podría besarlo; era la mujer de Kell Sabin, un hecho que no tenía nada que ver con la voluntad o la determinación. Simplemente lo era.

Se obligó a hablar durante otra hora, sonriendo en los momentos apropiados y rehuyendo el impulso creciente de amordazarle. Casi era más de lo que podía tolerar. El solo pensar que Kell podría utilizar cualquier información que ella obtuviera de Ellis la hacía quedarse. Cuando sus platos estuvieron vacíos y estaban tomando el café, ella volvió a sondearlo.

– ¿Dónde estás alojándote? Esta no es una zona turística y los cuartos de motel pueden ser duros de encontrar.

– Realmente nos extendemos por debajo de la costa -explico Ellis-. Lowell y yo compartimos un cuarto en este pequeño motel bonito, Harran’s.

– Sé donde está -dijo ella, mientras asentía.

– Hemos estado viviendo de comida rápida desde que llegamos. Es un alivio conseguir una comida decente por una vez.

– Ya me imagino- apartó su taza de café y echó una mirada alrededor del restaurante, esperando que el captara el mensaje de que estaba preparada para irse. Los detalles vagos que había conseguido tendrían que ser bastante; sencillamente no podía quedarse más tiempo allí sentada y pretender que él le gustaba. Quería irse a su casa y cerrar la puerta con llave tras de si, apartando a Tod Ellis y los suyos de su vida. Kell estaba allí, esperándola, y deseaba estar con él, aunque se encontrara insegura sobre su estado de ánimo. Había estado callado fríamente cuando se marchó, su rabia apenas controlada. Él quería mantenerla protegida y asumir todos los riesgos, pero Rachel no podría respirar tranquila si estuviese sin hacer nada mientras el estaba en peligro. Él no estaba acostumbrado a que sus órdenes fueran ignoradas, y no le gustaba ni una pizca cuando no lo hacían.

Por razones propias Ellis no era renuente a salir un poco temprano. Rachel imaginaba que creía que el resto de la tarde la pasarían de una manera más física. Quedaría desilusionado.

Ella no habló mucho durante el camino a casa, tanto porque era renuente a tener más contacto con Ellis del que fuera necesario, como porque sus pensamientos estaban concentrados en Kell, aunque en ningún momento de esa tarde sus pensamientos se habían alejado mucho de él. Sus latidos se aceleraron y la sangre corrió a través de sus venas, haciéndola sentir ruborizada y mareada. El haber hecho el amor esa tarde debería haber aclarado su relación, aunque sólo fuera a un nivel elemental, pero no fue así. Kell la había mirada tan extrañado después, como si ella no fuera lo que había esperado. A pesar de su enfado con ella cuando se había negado a hacer lo que le decía, en algún nivel profundo había parecido más solo que nunca. Era un hombre difícil, raro, pero era tan consciente de él, que notaba cada pequeño matiz de su expresión gritándole cosas, cuando las demás personas no serían capaces de notar nada. ¿Por qué había parecido tan retraído? ¿Por qué se sentía más lejos de él ahora que antes de que se hubieran retorcido juntos en el ardor?

Ellis giró hacia el camino privado que terminaba en su casa y unos minutos después aparcó delante. La casa estaba a oscuras, pero realmente ella no había esperado que estuviera de otra manera. Kell no anunciaría su presencia encendiendo las luces.

Salieron del coche, y cuando Ellis se puso a su lado escucharon los gruñidos graves. Bendito Joe, no fallaba nunca.

Ellis retroceció visiblemente, la súbita alarma grabándose en su cara al lado de la puerta abierta del coche. Se detuvo.

– ¿Dónde está? -murmuró.

Rachel miro alrededor pero no pudo ver al perro. Era negro y marrón, con los colores tipos de un pastor alemán, por lo que la oscuridad hacía difícil verlo. Los gruñidos llegaban desde la izquierda, cerca de Ellis, pero aun no podía verlo.

Rápidamente aprovechó la oportunidad.

– Mira, estate quieto mientras yo camino por el patio. Está detrás de ti, así que no te acerques más a é. Cuando yo me aleje, entra en el coche por este lado y probablemente no te molestara.

– Ese perro es malvado. Deberías tenerlo encadenado -saltó Ellis, pero no se opuso a sus instrucciones. Se estaría quieto mientras Rachel anduviera por el patio, después subiría por la puerta abierta del copiloto del coche.

– Lo siento -se disculpó Rachel, esperando que no pudiera escuchar la falsedad de su voz-. No lo pensé. Es una buena protección. Nunca permite que un extraño entre en el patio.

Joe se movió entonces, el movimiento traicionando su posición. Gruñendo, se colocó entre Rachel y Ellis.

Deseó reír. Ahora no había ninguna posibilidad ni tan siquiera de un beso de buenas noches, y por la mirada de Ellis sabía que no quería otra cosa que entrar en el coche, con el sólido acero entre él y el perro. Rápidamente entró y cerró la puerta violentamente, entonces bajo un poco la ventanilla.

– ¿Te llamaré, de acuerdo?

Ella dudo, en lugar de gritar el “¡no!” que deseaba.

– Estaré ocupada preparando las cosas para mis vacaciones. Tengo que hacer unos trabajos antes de marcharme. Realmente no tendré mucho tiempo libre.

Ahora que estaba a salvo del perro, su descaro regresó.

– Tienes que comer, ¿no? Te llamaré para almorzar o algo.

Ella planeaba estar ocupada, pero prefería manejarlo por el teléfono. No quería que se presentase allí sin invitación, pero no era probable estando Joe en la casa.

Estaba de pie en el patio, observando como se marchaba, entonces dijo:

– Buen muchacho -la aprobación era obvia en su voz. Volviéndose hacia la casa, se preguntó porque Kell no encendía las luces ahora que Ellis se había marchado. Empezó a caminar hacia el porche pero no había dado un paso, cuando un brazo duro se curvó alrededor de su cintura y tiró de ella hacia atrás.

– ¿Te has divertido? – susurró en su oreja una voz baja, enfadada.

Kell -se relajó contra él, el placer caliente inundándola con su toque, a pesar de su enfado.

– ¿Te tocó? ¿Te besó?

Había esperado el interrogatorio, pero no principalmente sobre eso. La voz de Kell era áspera, casi salvaje.

– Sabes que no lo hizo -contestó firmemente ella-. Después de todo, estabas aquí fuera mirando.

– ¿Y antes?

– No. Nada. No podía soportar el pensamiento.

Un gran temblor recorrió su cuerpo, una respuesta extraordinaria en un hombre tan controlado como era normalmente, pero cuando volvió a hablar su voz estaba normal.

– Vamos dentro.

Él cerró con llave mientras ella entraba en la habitación a guardar su bolso y quitarse los zapatos; entonces él se unió a ella en la habitación. Sus ojos negros eran inexpresivos cuando miró como se quitaba los pendientes de oro de sus orejas y los guardaba en una caja de terciopelo a rayas. Él había tenido razón; ella pasaba rápida y fácilmente de la sofisticación a ser capaz de andar descalza en el jardín, y de cualquier modo estaba atractiva.

Su fija mirada callada, firme la estaba haciendo sentir intranquila.

– Conseguí alguna información -ofreció ella finalmente, tomando un camisón de la cómoda y lanzándole una rápida mirada. Parecía… furioso, de cierto modo, aunque su cara era como la piedra y sus ojos inexpresivos. Sus brazos estaban cruzados sobre su pecho desnudo; sólo llevaba sus pantalones vaqueros y zapatillas de deporte, y parecía formidable.

Él no hizo preguntas, sin embargo ella lo resumió para él.

– Hay nueve de ellos en búsqueda activa, pero Ellis dejó caer que podían contar con un apoyo de aproximadamente veinte hombres si lo necesitaban. Están separados, revisando la costa de arriba abajo. Ellis y Lowell están quedándose en el Harran’s Motel. Cree que estás muerto y que están perdiendo el tiempo, pero el jefe no se rendirá.

Ése sería el misterioso "Charles". Sabin había sabido quién debía estar detrás de todo desde el momento en que había reconocido a la mujer pelirroja, Noelle, en el barco. Sabía que solo sería cuestión de tiempo hasta que ellos dejaran de buscarlo. Charles estaba a la cabecera de una organización terrorista que había estado aumentado más intrépida y desafiante, mientras que el propio Charles se mantenía a una distancia segura, protegido por un entresijo de tecnicismos y política. Ahora que se había descubierto, Sabin podía ir a por él. Pero había cometido un gran error; su primer esfuerzo no había tenido éxito, y ahora Sabin sabía que su propia organización tenia un topo. Charles no podía permitirse el lujo de detener la búsqueda hasta que Sabin fuera encontrado, muerto o vivo.

Cuando Kell no le hizo ninguna pregunta Rachel se encogió de hombros y entro en el baño quitándose su ropa y poniéndose el camisón. Su silencio la estaba poniendo nerviosa; probablemente lo usaba como un arma, quitarles el equilibrio a las personas y ponerlas a la defensiva. Bien, ella no era ninguno de sus subordinados; era la mujer que lo amaba.

Cinco minutos después dejo el baño, con la ropa puesta sobre su brazo. Sabin estaba sentado en el lado de la cama, quitándose los zapatos. La siguió con la vista mientras ella colgaba su ropa en el armario, incluso sin parecer lejano cuando se puso de pie para abrir la cremallera de sus vaqueros.

– El camisón es una pérdida de tiempo -pronuncio él con lentitud-. Podrías quitártelo también y volver a ponerlo en ese cajón.

Sobresaltada, Rachel miró alrededor. Estaba de pie en la cama, sus manos en sus pantalones vaqueros, y la miraba con la misma atención concentrada de un gato mirando a un ratón. El aire alrededor de ella crujió de repente por la tensión, y la garganta se le seco, obligándola a tragar. Lentamente él bajo la cremallera de sus vaqueros, la abertura extendiéndose para revelar la piel bronceada y la línea vertical de pelo que descendía por su abdomen hasta hacerse más denso abajo visible por sus pantalones abiertos. La protuberancia dura bajo los pantalones demostraba sus intenciones claramente.

Su cuerpo saltó contestando inmediatamente, le corazón le comenzó a latir más rápido y la respiración entró y salió de sus pulmones. Así había sido desde el principio, y no tenía más control sobre ello que antes. Él la deseaba; eso era más que obvio. Pero no deseaba quererla, y la hería saberlo.

Ella volvió a tragar, mientras cerraba la puerta del armario y se apoyaba contra ella.

– Es tonto -dijo ella, intentando un tono normal pero fallando de forma miserable. Su voz estaba tensa y temblorosa-. Después de esta tarde pensaras que estoy más cómoda con la idea de acostarme contigo, pero no lo estoy. No sé que es… lo que hay entre nosotros, si es que hay algo. Pensé que estaría más claro, pero no lo está. ¿Qué quieres de mi? -dijo ella haciendo una breve pausa con gesto despectivo -. ¿Aparte de sexo?

Kell juró silenciosamente. Era bueno en mantener a las personas lejos de él, pero cuando quería tener a Rachel cerca desesperadamente durante las horas que tuvieran, ella pensaba que todavía la empujaba lejos. Tenían tan poco tiempo juntos que el pensamiento de no aprovechar cada momento con ella era insufrible, y no sabía como hacerle ver eso. Quizás era bueno que no lo viera; quizás sería más fácil si ella nunca supiera que a él lo tentaba olvidarse de todas sus reglas y prioridades. Pero tenía que tenerla, tenía que acumular recuerdos para los días vacíos del futuro cuando ella no estuviera allí. Aun ahora ella no jugaba, no intentaba esconderse detrás de mentiras para proteger su orgullo. Era tan honrada que merecía una parte de la misma honestidad por lo menos de él, sin importar cuanto doliera. Pero el dolor no era sólo suyo.

La miró y dijo:

– Todo. Eso es lo que quiero. Pero yo no puedo tenerlo.

Ella tembló y las lágrimas acudieron a sus ojos.

– Sabes que puedes tener lo que quieres. Todo lo que tienes que hacer es alargar la mano y cogerlo.

Lentamente el caminó hacia ella y puso su mano en su hombro, resbalando sus dedos debajo del tirante del camisón y acariciando con la yema de sus dedos callosos la piel calurosa, satinada de ella.

– ¿A costa de tu vida? -preguntó él en voz baja-. No, no podría vivir con eso.

– Pareces pensar que cualquiera que esté cerca de ti se convierte en un objetivo. Otros agentes…

– Otros agentes no son yo -la interrumpió él hablando en voz baja, sus ojos negros fijos en los suyos-. Hay varios gobiernos renegados y grupos terroristas que tienen puesto precio a mi cabeza. ¿Crees que le pediría a cualquier mujer que compartiera esa clase de vida conmigo?

Ella intento sonreír a través de las lágrimas.

– No intentes decirme que vives como un monje. Yo sé que has tenido mujeres…

– Nadie cerca. Nadie especial. Nadie que pudiera ser usado o amenazado en un intento de llegar hasta mi. Lo he intentado, dulzura. Estuve casado, hace años antes de que se volviera tan malo como es ahora. La hirieron intentando acabar con mi vida. Al ser una mujer inteligente, se alejó de mi tan rápido como pudo.

No tan inteligente, pensó Rachel. Sabía que ella nunca se hubiera alejado de él. Su garganta estaba tan cerrada que casi se ahogó con sus palabras al mirarlo fijamente, las lágrimas descendiendo finalmente y rodando por sus mejillas.

– Merecería la pena, por estar contigo -susurró ella finalmente-. Yo me arriesgaría.

– No -dijo él, agitando la cabeza-. No lo permitiré. No me arriesgaré.

Con el pulgar froto las lágrimas quitándolas.

– ¿No es decisión mía?

Él subió ambas manos a su cara, resbalando los dedos en su pelo liso y espeso e inclinando cabeza acercándola a la suya.

– No cuando no sabes realmente el peligro que involucra. Fuiste una pequeña reportera investigadora, y tus noticias fueron muy buenas para ti, pero eres tan inocente como un bebé sobre lo que es realmente mi trabajo. Hay agentes que tienen vidas bastante normales, pero no soy uno de ellos. Pertenezco a una pequeña minoría. Mi existencia ni siquiera es admitida públicamente.

Ella estaba pálida, pero su rostro todavía había palidecido más.

– Sé más sobre los riesgos que involucra de lo que piensas.

– No. Sabes las versiones de las películas, limpio, romántico, atractivo.

Rachel apartó la cabeza repentinamente de su contacto, sus manos cerradas en puños.

– ¿Piensas eso? -devastada, su voz áspera por el dolor-. Mi marido murió por una bomba que habían puesto en mi coche. No hubo nada limpio, ni romántico o fascinante en eso. ¡Él murió en mi lugar! ¡Pregúntame lo que sé sobre que alguien más pague el precio por un riesgo que yo escogí asumir! -las lágrimas comenzaron a caer de nuevo, y las apartó, mientras sus ojos brillaban furiosamente-. ¡Maldito seas, Kell Sabin? ¿Crees que quiero amarte? ¡Pero por lo menos yo estoy deseosa de arriesgarme, en lugar de huir de ello como haces tú!

Capitulo Diez

Ella estaba llorando, y mirarla era como un puñetazo en el vientre. Sencillamente Rachel no era una persona llorosa, y trataba de no llorar, pero las lágrimas seguían rodando por su cara cuando lo enfrentó, y seguía apartándolas enojada. Despacio Kell extendió una mano y apartó su pelo de su cara húmeda, luego la cogió en sus brazos y apretó su cabeza contra su hombro sano.

– Pase lo que pase, no puedo arriesgarte -dijo él en voz baja, torturada.

Oyendo la determinación de su voz, ella supo que sería imposible convencerlo. Se iría, y cuando lo hiciera sería para siempre. Desesperadamente se aferró a él, inhalando el olor de su cuerpo profundamente, sus manos tratando de memorizar lo que se sentía al tocarlo. Todo lo que tenía era eso.

Él inclinó la barbilla y bajó su cabeza abriendo la boca sobre la de ella, la presión era dura y hambrienta, incluso con un poco de enfado porque tenían tan poco tiempo juntos que no bastaba. Ella suspiró y abrió la boca a su lengua exploradora sus dedos curvándose en su musculosa espalda, y como siempre el contestó fuerte e inmediatamente apretándola contra su pecho y enviando punzadas de placer a su vientre. Se dio cuenta, sus manos ásperas cogiéndola y alzándola estableciendo contacto con su propia carne palpitante mientras su boca continuaba tomando la suya.

Quería limpiar el dolor que había visto en sus ojos; deseaba saborearla, tomar el tiempo que tenía con ella, cuando había sido incapaz de hacerlo esa tarde. Sabin no podía recordar el haber perdido el control alguna vez así, ser controlado por una sexualidad brutal. Pero con Rachel sus respuestas eran tan extremas que había explotado sólo segundos después de entrar en ella; ella había llegado también a la ola, pero sabía que se había apresurado, hiriéndola con su penetración demasiado poderosa. Ella era tan cerrada que tomarlo en su interior no había sido fácil para ella. No iba a permitir que fuera así de nuevo; iba a tomarse su tiempo con ella, hasta que estuviera verdaderamente lista para él y temblando al borde del abismo.

Ella estaba temblando entre sus brazos, el sabor salado de sus lágrimas en su lengua. Silenciosamente la llevó a la cama, dejando las luces encendidas porque quería ver cada matiz de su expresión mientras le hacía el amor. Hizo una pausa para quitarse a tirones los vaqueros, y Rachel lo miró, alzando automáticamente las manos a su camisón.

Rápidamente él las apartó.

– No, déjate el camisón por ahora.

Quizás sería más fácil para él si no podía verla desnuda y esperando por él. Estaba en su propio dilema silencioso, por una parte deseando verla mientras le hacía el amor, por otra prepararla para recibirlo, por otra sabiendo que la vista de su cuerpo desnudo lo empujaría más cerca del borde de lo que deseaba por el momento. Sencillamente pensar en ella era bastante tortura. Su sexo estaba pesado y latiendo, su memoria demasiado exacta recordaba como se había sentido al ser envainado por ella.

– ¿Por qué? -pregunto Rachel cuando ambos estuvieron en la cama y él se apoyó contra ella con una expresión que la habría asustado de no haber confiado completamente en él.

Él ahuecó la mano sobre sus pechos, el movimiento deliberadamente lento hizo que el fino algodón resbalase por sus pezones, arrugándoles.

– ¿Por qué el camisón? -clarifico él. Era duro hablar cuando le costaba respirar.

– Sí.

– Porque estoy provocándome.

No, era ella la que estaba siendo provocada, atormentada. Arrastró suavemente los dedos por todas partes dejando tras de sí un delicioso zumbido que despertaba sus nervios. En ocasiones sólo la tocaba con la yema de los dedos, mientras que en otras la acariciaba con toda la palma, el contacto casi demasiado áspero. Y él la besó: su boca, oídos, la línea de su mandíbula, el arco de su garganta, la exquisita hondonada entre sus clavículas. Finalmente sus pechos conocieron la presión caliente, húmeda de su boca y la exploración de su lengua. Todo era más enloquecedor porque él no le quitaba el camisón; incluso cuando su boca se cerró ardientemente sobre un pezón erguido y chupó con una fuerza que la hizo gritar, contaba con la delgada barrera del algodón entre su boca y la carne. En su frustración ella intentó desabrochar los dos botones que cerraban la parte superior del camisón, dándole acceso a su desnudez, pero él la detuvo y cogió sus manos, llevándolas hasta la almohada sobre su cabeza y sujetándolas allí con su fuerte mano derecha.

– ¡Kell! -protestó ella, retorciéndose para escapar, pero era increíblemente fuertae a pesar de sus heridas a medio curar, y ella no podía soltarse-. ¡Tienes una veta cruel!

– No -murmuró él contra su pecho, lamiendo su pezón a través del tejido mojado-. Yo solo quiero que lo sientas intenso. ¿No te gusta esto?

No había ningún modo en que pudiera negarlo; él podía leer las señales de excitación con facilidad en su cuerpo.

– Sí -admitió ella, jadeando-. Pero también quiero tocarte. Permíteme…

– Umm, todavía no. Haces que me sienta demasiado como un adolescente, preparado para ir al Cuatro de Julio. Lo haré bien para ti esta vez.

– Fue bueno antes -dijo ella, y gimió cuando su mano izquierda se arrastró debajo de unión de sus muslos, frotándola delicadamente. La respiración de Rachel se detuvo, y alzó las caderas ciegamente hacia su mano.

– Fui demasiado bruto, demasiado rápido. Te hice daño.

No podía negarlo, pero la incomodidad no había sido inesperada, y el placer la había seguido con rapidez. Empezó a decírselo, pero las palabras se atragantaron en su garganta. El camisón había sido empujado entre sus piernas por la mano sondeadora, estirado firmemente sobre su feminidad. Con un dedo él sondeó la suave hendidura, encontrando y acariciando la carne sensible. El cuerpo de Rachel tembló por el placer, y un gemido grave nació en su garganta.

Su mano era firme pero tierna, con la cantidad justa de presión. Lentamente giró la cabeza de un lado a otro en la almohada enmarcada por sus brazos, y arqueando la espalda. Si la había atormentado antes, está era la tortura, la más dulce tortura imaginable. El calor se extendió por su cuerpo hasta que estuvo roja y húmeda. Sus pechos estaban tan firmes que dolían. Kell supo exactamente cuando ella ya no podía soportarlo más e inclinó la cabeza para chupar fuertemente la carne del pecho, sacando otro sonido suave, salvaje de su garganta.

Después la mano se encontraba en su muslo derecho, debajo del camisón, y el alivio de sentirlo en la piel fue tan intenso que ella volvió a retorcerse.

– Despacio-suspiro él, y ella se mantuvo tan quieta como pudo mientras mano caliente, dura se movía despacio hacia arriba, acariciando su muslo. Sus piernas ya estaban abiertas, por la necesidad dolorosa, y ella se rindió a él.

Su palma apenas la rozó, para luego dirigirse al otro muslo y la acarició hasta que ella creyó que estallaría.

– ¡A qué estás esperando! – era una amenaza y una promesa que siseó entre sus dientes fuertemente apretados.

Él se rió, un sonido bajo y áspero de triunfo masculino. Débilmente, se dio cuenta de que era la primera vez que le oía reír.

– Te estoy esperando -dijo con voz tensa. Él también estaba caliente y sudoroso, sus ojos brillaban por la pasión apenas controlada, su rostro tenso, con los pómulos y los labios sonrojados-. ¿Estás lista, amor? Permíteme verlo -la tocó y entonces los leves y suaves toques cesaron completamente. Él separó su carne suave y dejó resbalar dos largos dedos dentro de ella. Rachel soltó un gemido agudo, alto, y sus caderas se movieron con esfuerzo cuando tembló al borde del éxtasis.

– Aún no -suspiró él-. Aún no. Espera, dulzura. Sencillamente no voy a permitir que te corras todavía. No hasta que esté dentro de ti.

Sus palabras graves, ásperas se derramaron sobre su cuerpo tembloroso y retorcido. Casi sollozando, atormentada por el anhelo, y los dedos sondeadores que la preparaban logrando rápidamente dejarla húmeda, nuevamente trató de liberar sus manos, y esa vez él se lo permitió.

– Ahora -canturreó él, tirando de la camisa de dormir. Rachel se levantó para ayudar a quitarse el frustrante camisón, tirando por encima de su cabeza y arrojándolo al suelo. La cara de Kell se tenso aún más cuando miró fijamente su cuerpo desnudo, la piel sonrojada de ella, resplandeciente. Cerró brevemente los ojos, y rechinó los dientes cuando una pesada ola de deseo en sus interior amenazó su control.

Con cuidado rodó sobre su espalda, protegiendo su hombro, y la puso a horcajadas sobre él.

– Lento y suave-murmuró, con los ojos relucientes como fuego negro cuando se colocó para ella-. Hagámoslo suavemente, poco a poco.

– Te amo -susurró dolorosamente Rachel, cerrando los ojos al sentir su carne contra ella. Aseguró sus manos en su pecho, cerrando los dedos en su pelo rizado, y se resbaló hacia él. Él soltó un sonido gutural y se arqueó bajo ella, cerrando las manos en su cintura-. Te amo -dijo de nuevo, y otro sonido animal escapó de él cuando perdió el control y la agarró de las caderas, para empujarlas contra las suyas en un violento movimiento. -Rachel -gimió, temblando. Su cuerpo estaba tenso y sudoroso debajo de ella.

Ella lo siguió, subiendo, resbalando, cayendo. Giraba en un baile de pura pasión, ralentalizando sus movimientos siempre que parecía que ambos estaban a punto de llegar al clímax. Ya no se sentían dolorosamente vacía; estaba llena de él, lo que por si sólo ya era una gran satisfacción. El tiempo se volvió elástico, se alargó y luego dejó de importar. Se olvidó de todo salvo de Kell, y se dio cuenta de un modo que nunca había sabido que fuera posible, que él se había vuelto irrevocablemente suyo cuando lo sacó de las olas, y que ella era irrevocablemente suya, quizás por la misma causa. Mientras viviera, sería suya.

Estaba llorando de nuevo, aunque en ese momento había olvidado las lágrimas que se deslizaban por su cara.

– Te amo -dijo ella ahogándose, luego bruscamente explotó, apretándose contra él hasta que el suave temblor de su interior hizo que el mundo estallara, y sólo quedaran ellos dos, moviéndose juntos, hasta que él gritó roncamente y exhaló debajo de ella. Después, mientras ella dormía entre sus brazos, él estuvo despierto, y aunque su cara como siempre no mostraba nada, había una mirada desesperada en sus ojos.

– Conduzcamos hasta el pueblo -dijo él la mañana siguiente después del desayuno.

Ella respiró profundamente, dejando las manos quietas durante un momento antes de volver a lavar el último plato. Se lo dio a él para que lo secara, sintiendo que el miedo en su pecho la estrangulaba.

– ¿Por qué?

– Necesito hacer una llamada por teléfono. No voy a hacerlo desde aquí.

Su garganta estaba tan cerrada que apenas podía hablar.

– ¿Vas a llamar al hombre en el que crees que puedes confiar?

– Sé que puedo confiar en él -contestó brevemente-. Apuesto mi vida por el -más aún, estaba apostando la vida de Rachel. Sí, confiaba en Sullivan por completo.

– Pensaba que esperarías hasta estar recuperado -cuando se volvió a mirarlo, sus ojos estaban ensombrecidos por un gran dolor que retorció nuevamente un cuchillo dentro de él.

– Lo pensaba, hasta que Ellis volvió a aparecer. A Sullivan le llevará unos días comprobar algunas cosas para mi y conseguir organizar las cosas. No quiero demorarlo más.

– ¿Sullivan? ¿Ése es el hombre?

– Sí.

– Pero apenas te quitaron los puntos ayer -protestó con urgencia ella, juntando los dedos para no retorcer las manos-. Todavía estas débil, y no puedes… -se mordió el labio, deteniendo el flujo desesperado de palabras. Los argumentos no cambiarían sus pensamientos. ¿Y cómo podía decirle que estaba demasiado débil, cuando le había hecho dos veces el amor durante la noche y había vuelto a entrar esa mañana en su interior? Ella estaba rígida y dolorida, cada paso que daba le recordaban su fuerza y su paciencia. Aún no había recuperado completamente su fuerza, pero aun así, probablemente era más fuerte que los demás hombres.

Cerró sus ojos, odiando su propia debilidad al haber intentado aferrarse a él cuando había sabido desde el principio que no podría.

– Lo siento -dijo hablando en voz baja-. Claro que puedes. Iremos ahora, si tú quieres.

Kell la miró silenciosamente; si había habido algún momento en que se revelase la fuerza de la mujer, era ahora, y eso sólo hacía que marcharse fuera mas difícil. No quería llamar a Sullivan; no quería meter prisa para que todo acabara. Quería estirar el tiempo hasta el límite, pasarse los días calurosos, perezosos que quedaban con ella en la playa, mientras conseguía conocer cada faceta de su personalidad y hacer el amor siempre que quisieran. Y las noches… esas largas noches, calurosas, fragantes, pasada enredados juntos en las húmedas y revueltas sábanas. Sí, eso era lo que quería. Sólo la certeza de que ella estaba en un creciente peligro podía obligarlo a hacer esa llamada a Sullivan. Su instinto le decía que el tiempo se estaba agotando.

Se mantuvo callado durante tanto tiempo que Rachel abrió los ojos y se lo encontró mirándola con esa mirada tan decidida suya.

– Lo que yo quiero -dijo él deliberadamente-, es volver a hacerte el amor.

Eso era todo lo necesario, sólo su mirada y sus palabras, e inmediatamente sentía crecer el calor y la humedad mientras su cuerpo se tensaba, pero sabía que no podría aceptarlo cómodamente. Lo miró con profundo pesar.

– Creo que no puedo.

Él le tocó la mejilla, sus dedos duros, ásperos acariciaron los contornos de su cara con una ternura increíble.

– Lo siento. Debería haberlo comprendido.

Ella le dirigió una sonrisa que no era tan firme como deseaba.

– Déjame cambiarme de ropa y peinarme, y nos vamos.

Como ella no era de las que perdían el tiempo delante de un espejo, estuvieron en camino en cinco minutos. Sabin estaba alerta, sus ojos oscuros captando cada detalle del campo y examinando cada coche que se encontraban. Rachel se encontró mirando el retrovisor por lo si los perseguían.

– Necesito una cabina telefónica lejos de la calle principal. No quiero ser visto por seiscientas personas que hayan ido a comprar comida-las palabras eran concisas, su atención puesta en el tráfico.

Obedientemente, buscó una cabina telefónica al lado de una estación de servicio a las afueras del pueblo y aparcó al lado. Kell abrió la puerta, luego la volvió a cerrar sin salir. Se volvió hacia ella con una sonrisa divertida en los labios.

– No tengo dinero.

Su sonrisa reveló la tensión dentro de ella, y se rió entre dientes cuando cogió su bolso.

– Podrías usar mi tarjeta de crédito.

– No. Si alguien investigara podría conducirlos a Sullivan.

Tomo el puñado de monedas que ella le dio y entró en la cabina, cerrando la puerta detrás de él. Rachel miró mientras el echaba las monedas por la abertura, luego miró alrededor para ver si alguien estaba observándolo, pero la única persona que había era el encargado de la estación de servicio, y se encontraba sentado en una silla en la oficina delantera, apoyándose contra la pared con las patas delanteras de la silla levantadas mientras leía un periódico.

Kell regreso al cabo de unos pocos minutos, y Rachel arrancó el coche cuando él se dejó caer en el asiento y cerró la puerta de golpe.

– No te llevó mucho tiempo -dijo ella.

– Sullivan no malgasta las palabras.

– ¿Vendrá?

– Sí -De repente él sonrió de nuevo, esa sonrisa rara, verdadera-. Su mayor problema será salir de la casa sin que su esposa lo siga.

El humor, en ese asunto en particular, era inesperado.

– ¿Ella no sabe nada sobre su trabajo?.

Él resopló.

– No es su trabajo, él es granjero. Y Jane hará de su vida un infierno si no la lleva con él.

– ¡Granjero!

– Se retiró hace un par de años de la Agencia.

– ¿Su esposa también era una agente?

– No, gracias a Dios -dijo con verdadero sentimiento.

– ¿No te gusta?

– Es imposible que no te guste. Simplemente estoy contento de que Sullivan la mantenga bajo control en esa granja.

Rachel le echó una mirada dubitativa.

– ¿Es bueno? ¿Cuántos años tiene?

– Es de mi edad. Se retiró. Al gobierno le habría gustado tenerlo durante otros veinte años, pero consiguió marcharse.

– ¿Y es bueno?

Las oscuras cejas de Kell se alzaron.

– Es el mejor agente que he tenido en mi vida. Nos entrenamos juntos en Vietnam.

Eso la tranquilizó; más incluso que el miedo a su marcha, ella temía el peligro al que él tendría que enfrentarse. No aparecería en los periódicos, pero habría una pequeña guerra en la capital de la nación. Kell no descansaría hasta que su departamento estuviera nuevamente limpio, incluso a costa de su vida. El saberlo la carcomía. Si pudiera, si se lo permitiera, se iría con él y haría todo lo que pudiese para protegerlo.

– Para en una farmacia -ordenó él, girando en el asiento para mirar detrás de ellos.

– ¿Qué quieres de una farmacia? -se volvió a mirarlo y se lo encontró mirándola débilmente divertido.

– Control de natalidad. ¿O no has comprendido que es un riesgo que hemos estado corriendo?

– Sí, lo había comprendido -admitió ella en voz baja.

– ¿Y no ibas a decir o hacer algo sobre ello?

Apretó las manos al volante hasta que se le pusieron los nudillos blancos, y se concentró en el tráfico.

– No.

Esa simple palabra, serenamente pronunciada que tuvo el poder de hacerle girar la cabeza, y sintió su mirada ardiente sobre ella.

– No quiero dejarte embarazada. No puedo quedarme, Rachel. Estarías sola, con un bebé que criar.

Frenó en un semáforo en rojo y volvió la cabeza para encontrar su mirada.

– Merecería la pena, tener a tu bebé.

Él apretó la mandíbula, y juró entre dientes. Maldición, estaba duro de nuevo sólo por el pensamiento de dejarla embarazada, de ella cuidando a su hijo y alimentándolo con sus hermosos pechos. Lo deseaba. Quería llevársela con él y estar todas las noches en casa con ella, pero no podía volver la espalda a su trabajo y su país. La seguridad era crítica, ahora más que nunca, y sus servicios eran inestimables. Era algo que tenía que hacer; no podía poner en peligro a Rachel.

Sus ojos grises estaban oscurecidos por la mezcla de amor y dolor.

– No te haré fácil el dejarme -susurró ella-. No esconderé lo que siento, ni te despediré con una sonrisa.

Su perfil se veía duro e ilegible cuando retrocedió para mirar el camino; no contestó, y cuando la luz se puso de nuevo en verde condujo con cuidado hasta la farmacia más cercana. Sin hablar, cogió un billete de veinte dólares de su bolso y se lo dio.

Su mano se cerró crispada sobre el billete, y la miró con expresión asesina:

– Es esto o abstinencia.

Ella aspiró profundamente.

– Entonces supongo que entrarás, ¿no?

No, ella no se lo estaba poniendo ni un poco fácil; estaba haciéndolo tan difícil que lo estaba desgarrando. Maldición, él le daría un bebé cada año, si las cosas fuesen distintas, pensó con salvajismo al entrar en la farmacia y hacer su compra. Quizás llegaba demasiado tarde; quizá ya estaba embarazada. Sólo un ingenuo o descuidado descartaría esa posibilidad.

Dejó el dinero y había empezado a andar hacía la puerta, cuando Rachel entró, con cara cansada, y los ojos abiertos y nerviosos. Sin vacilar él se volvió y paseó por varios pasillos decididamente examinando una alta pila de bebidas apartadas. Rachel caminó pasándolo, a la sección de cosmética. Sabin espero, y un momento después la puerta volvió a abrirse. Dio un vistazo al tipo de pelo rubio y agachó la cabeza, llevando automáticamente la mano hacia su espalda para coger la pistola, pero su cinturón estaba vacío. La pistola estaba en el coche. Sus ojos se entrecerraron, y una fría, mortal mirada se fijó en sus rasgos; moviéndose silenciosamente, comenzó a seguir a Ellis.

Rachel había visto el Ford azul conduciendo calle abajo, y había sabido de inmediato que era Ellis; su único pensamiento había sido advertir a Kell antes de que saliera de la farmacia y Ellis lo viera. Si Ellis los había estado siguiendo ya sería demasiado tarde, pero estaba bastante segura de que no era así. Era simplemente una triste coincidencia; tenía que serlo. Había hecho como que no le había visto, mientras salía del coche y andaba hasta la farmacia como si hubiera conducido hasta allí, precisamente para eso. Había oído como se abría suavemente una puerta de un coche detrás de ella, y supo que Ellis estaría allí en unos segundos. Kell sólo le había tenido que echar un vistazo a la cara y se había dado la vuelta; ahora todo lo que ella tenía que hacer era conseguir librarse de Ellis, aun cuando tuviera que escaparse en el coche y marcharse sin Kell. Después podría pasar a recogerlo.

– Me pareció que eras tú. ¿No me oíste cuando te llamé?

Ella se giró, dando la impresión de que él la había asustado.

– ¡Tod! ¡Me has asustado! -abrió la boca, poniendo una mano en su pecho.

– Lo siento. Creí que sabías que iba detrás de ti.

Parecía que él había estado pensando mucho esa mañana; esperaba que eso no le hubiera estresado mucho. Le dirigió una sonrisa abstraída.

– Tengo tantas cosas en la mente que sencillamente estoy un poco despistada. Estaba intentando conseguir todo lo que necesito para el viaje, pero he dejado la lista de la compra en casa, y estoy intentando como loca recordarlo todo.

Él miro a su alrededor, y su sonrisa fácil destelló:

– Y supongo que el lápiz de labios es esencial.

– No, pero el bálsamo labial lo es, y pensé que estaría aquí.

Capullo condescendiente. Se preguntó qué tal le sentaría que ella lo apartara de un empujón para librarse de él. El problema con alguien que tenía un ego tan grande era que cualquier desaire le haría cambiar de objetivo, empeñándose en vengarse. Incluso sabiéndolo, no logró ocultar la acidez de su voz, y él la miro sorprendido.

– ¿Algo va mal?

– Tengo un fuerte dolor de cabeza -murmuró. Vio a Kell, moviéndose detrás de Ellis; su cara sin expresión, sus ojos entrecerrados y fríos, y se movía como una pantera acercándose furtivamente a su presa. ¿Qué estaba haciendo? ¡Se suponía que tenía que quedarse fuera de la vista hasta que ella se librase de Ellis, no atacar al hombre! Todo color abandonó su cara cuando Ellis la miró.

– Pareces enferma -admitió finalmente.

– Creo que anoche bebí demasiado vino -giró sobre sus talones y echó a andar por el pasillo, alejándose de Kell. ¡Condenado hombre! ¡Si quería saltar sobre Ellis, primero tendría que atraparlo! No se detuvo hasta que consiguió la loción repelente de insectos; agarró una botella y frunció el ceño cuando leyó las indicaciones en la parte trasera.

Ellis aún estaba detrás de ella.

– ¿Crees que esta noche te sentirás lo bastante bien para poder salir?

Rachel apretó los dientes por la frustración. No podía creer que fuera tan lento de entendederas. Fue un esfuerzo respirar profundamente y contestar serenamente.

– Yo creo que no, Tod, pero gracias por preguntar. Realmente me siento mal.

– No te preocupes, lo entiendo. Te llamaré dentro de un día o dos.

De alguna forma consiguió controlarse lo suficiente como para dirigirle una pálida sonrisa.

– Sí, hazlo. Quizás me sienta bien para entonces, a menos que esto sea algún tipo de virus.

Como la mayoría de las personas, se apartó un poco con la mención de algo contagioso.

– Te dejo que vuelvas a tus compras, pero realmente tendrías que irte a casa y tomártelo con calma.

– Es un buen consejo. Lo haré.

¿No se iba a ir nunca?

Pero todavía se demoraba, hablando, siendo tan obviamente encantador que ella quiso amordazarlo. Entonces volvió a ver a Kell, moviéndose silenciosamente a espaldas de Ellis, sus ojos nunca se apartaban de su presa. Desesperadamente se sujetó el estómago y dijo con claridad:

– Creo que voy a vomitar.

Fue realmente asombroso lo rápido que se apartó Ellis, mientras la miraba con cautela.

– Deberías irte a casa -dijo él-. Te llamaré después -las últimas palabras las dijo mientras salía por la puerta. Ella esperó hasta que él se montó en el Ford y se marchó, antes de girarse para ver a Kell mientras caminaba hacia ella.

– Quédate ahí -le dijo lacónicamente ella-. Voy a dar una vuelta alrededor de la manzana para ver si realmente se ha ido.

Salió antes de que él pudiera decir algo. Estaba que echaba chispas, y conducir alrededor de la manzana le daría tiempo para enfriarse. La había puesto furiosa que él corriese ese riesgo en ese momento, cuando no estaba al cien por cien preparado para un ataque cuerpo a cuerpo. Cuando estuvo en el coche apoyó la cabeza en el volante por un momento, agitada. ¿Y si Ellis había visto a Kell entrar en la farmacia y había estado hablando con ella simplemente para asegurarse de que fuera Kell antes de informar a sus superiores? Creía que no, pero incluso la posibilidad la horrorizaba.

Nerviosa, puso el coche en marcha y rodeó la manzana, mirando mientras tanto todas las calles buscando un Ford azul estacionado en cualquier parte. No tenía que buscar solamente a Ellis; también tenía que buscar a Lowell, y no tenía ni idea de qué coche podía estar conduciendo él. ¿Y cuántos otros hombres estarían ahora en este área?

Volviendo a la farmacia, aparcó cerca de la puerta y Kell salió, entrando en le coche a su lado.

– ¿Viste a alguien?

– No, pero no sé que tipo de coche podrían tener los demás -se metió en el trafico, siguiendo la dirección opuesta a la que Ellis había tomado. Esa no era la que quería seguir, pero siempre podría girar después.

– Él no me vio -dijo suavemente, esperando poder aliviar parte de la evidente tensión de ella.

– ¿Cómo lo sabes? Podría haber ido a informar y esperar los refuerzos, sorprendiéndote en un lugar mejor que en medio de una farmacia llena.

– Relájate, dulzura. No es tan inteligente. Intentaría atraparme.

– Si es tan tonto, ¿por qué lo contrataste? -disparó ella.

Pareció quedarse pensativo.

– No lo hice. Alguien más lo “adquirió”.

Rachel le echó una ojeada.

– ¿Uno de los dos hombres que conocían tu paradero?

– Cierto -dijo severamente.

– Eso lo hace más fácil para ti, ¿no?

– Desearía que lo hiciera, pero no puedo permitirme el lujo de tomar algo por seguro. Hasta que lo sepa con toda seguridad, ambos son sospechosos.

Tenía sentido; si él tenía que equivocarse, estaría siendo cauteloso. No podía permitirse el lujo ni de un solo error.

– ¿Por qué lo estabas siguiendo así? ¿Por qué no te quedaste sencillamente fuera de la vista hasta que yo me hubiera librado de él? -exigió ella, con los nudillos blancos nuevamente.

– Si él me hubiera visto, su plan hubiera podía ser agarrarte como cebo para atraerme. No iba a permitir que eso pasara -la manera suave, tranquila en que él lo dijo hizo que Rachel se estremeciera, como si el aire se hubiera helado de repente.

– ¡Pero no hubieras podido manejar la situación!. La pierna podía haberte fallado y tienes el hombro tan rígido que apenas puedes moverlo. ¿Qué hubiera pasado si se te hubiera abierto la herida otra vez?

– No sucedió. Sin embargo, no buscaba pelea, sólo estaba preparado para ella.

Su arrogancia masculina hizo que sintiera la necesidad de gritar; en cambio apretó los dientes.

– ¿No se te ocurrió que algo podría haber salido mal?

– Ciertamente, pero si te hubiera cogido, no hubiera tenido elección, por lo que quise estar en posición.

Y estaba deseoso de hacer cualquier cosa que fuera necesaria, a pesar de la rigidez de su hombro y su pierna coja. Pertenecía a esa casta, capaz de ver el coste y aun así estar deseoso de pagarlo, aunque haría todo lo que pudiera por inclinar la balanza de su lado.

Aún estaba pálida, sus ojos oscurecidos, y él extendió una mano para deslizarla por su muslo.

– Todo está bien-dijo suavemente él-. No ha pasado nada.

– Pero podría haber pasado. Tu hombro…

– Olvídate de mi maldito hombro, y de mi pierna. Sé perfectamente hasta dónde puedo llegar, y no me meto en nada a menos que crea que puedo ganar.

Estuvo callada durante el resto del viaje, hasta que aparcó debajo de un árbol.

– Creo que iré a nadar -dijo ella apretando los dientes-. ¿Quieres venir?

– Sí.

Joe como siempre, fue a su puerta del coche, con sus ojos oscuros concentrados en ella aunque permanecía a distancia, y anduvo a su lado cuando subió al porche. Aceptaba a Kell, pero si ambos estaban fuera nunca se alejaba de Rachel. Era un guerrero que estaba satisfecho de quedarse, pensó ella con anhelo, luego resueltamente dejó de lado el ramalazo de autoconmiseración. La vida seguiría, aun cuando no estuviera Kell. La hería pensarlo, y no quería hacerlo, pero sabía que sobreviviría de algún modo, aunque su vida hubiese cambiado de forma irrevocable cuando había pasado esos días con él, días tranquilos salpicados por momentos de terror.

Ella se puso su bañador negro y Kell se puso unos pantalones cortos de denim, y después de coger un par de toallas, atravesaron los pinos bajando a la playa. Joe los siguió y se tumbó bajo la poca sombra que daban un grupo de matorrales. Rachel dejó caer las toallas en la arena y señaló las puntiagudas rocas casi ocultas por el agua, que se veían cuando las olas subían y se estrellaban contra ellas.

– ¿Ves la línea donde rompen las olas?? Hay están las piedras. Estoy bastante segura de que te golpeaste la cabeza esa noche. La marea había comenzado a subir, por lo que el nivel de agua era bajo -señaló de nuevo-. Te saqué de ahí.

Kell miró la playa y luego se volvió y miró fijamente la cuesta donde los pinos se erguían altos y restos, un pequeño bosque de centinelas de madera. De algún modo lo había arrastrado por esa cuesta y lo había metido en su casa, un hecho que no podía imaginar cuando miraba su cuerpo delgado.

– Estuviste malditamente cerca de matarte al intentar sacarme de allí, ¿no? -Preguntó en voz baja.

Ella no quería pensar en esa noche, o lo que le había costado físicamente. Parte de ella estaba bloqueada en su cerebro; recordaba que había sentido dolor, pero la naturaleza exacta de ese dolor se le escapaba. Quizás la adrenalina era la responsable tanto de su fuerza de esa noche, como de la amnesia parcial que siguió. Le miró por un largo momento, luego se giró y caminó hacia el mar. Él la miro hasta que el agua llegó a sus rodillas, después sacó la pistola de su cinturón y cuidadosamente la dejó en una toalla, cubriéndola con otra para evitar que se llenara de arena. A continuación dejó caer sus calzoncillos y caminó desnudo hasta el agua detrás de ella. Rachel era una nadadora fuerte, después de haber pasado la mayor parte de su vida en el golfo, pero Kell se quedaría a su lado a pesar de la rigidez de su hombro. Al principio, cuando ella se dio cuenta de que él estaba en el agua, comenzó a protestar diciendo que iba a mojarse las heridas, pero se tragó las palabras. Después de todo, él había nadado con las heridas abiertas, y el ejercicio sería una buena terapia. Nadaron por la bahía media hora, antes de que él decidiera que había tenido suficiente, y Rachel volvió a la playa con él. Hasta que el agua no le llegó a la cintura, Rachel no comprendió que él estaba desnudo, y el familiar deseo retorció sus entrañas cuando lo miró salir del agua. Era tan delgado, duro y perfecto, músculos curtidos, entrelazados, bronceados incluso sus firmes nalgas. Ella lo miró cuando recogió la pistola y extendió las toallas, su cuerpo reluciente ofreciéndose al sol.

Ella también abandonó el agua, agachándose para retorcer su pelo y escurrir el agua. Cuando volvió a enderezarse se lo encontró mirándola.

– Quítate el bañador -dijo suavemente él.

Ella miró al mar, pero no había ningún barco a la vista. Volvió a mirarle a él como a una bronceada estatua desnuda, solo que ella jamás había visto una estatua excitada. Lentamente levantó las manos hasta los tirantes de su bañador y los bajó. Inmediatamente sintió el ardiente sol besando sus pechos mojados. Una ligera brisa sopló de repente, deslizándose sobre sus pezones y haciendo que se arrugaran. La respiración de Sabin se atascó en su pecho, y le tendió la mano.

– Ven aquí.

Ella empujó el traje de baño y se lo quitó, después caminó hasta las toallas. Él se sentó y la cogió, tendiéndola a su lado y estirándose. La diversión brillaba en sus ojos oscuros cuando bajó la mirada hasta ella.

– Adivina qué me he olvidado de traer.

Ella empezó a reírse, un sonido puro y profundo en ese mundo donde sólo existían ellos.

– Ah, de todas formas estás demasiado sensible para eso -murmuró él dejando resbalar la mano por sus pechos y haciendo que se irguieran sus pezones-. Tendré que… improvisar un poco.

Se apoyó sobre ella, ocultando el sol con sus anchísimos hombros, y su boca quemó la suya, luego bajó por su cuerpo.

Él era muy bueno improvisando. Estuvo un rato encima de ella como si fuera una ofrenda, un sacrificio al sol para que la besara a su elección, hasta que al final su cuerpo se arqueó hacia su ansiosa boca y gritó por un placer insoportable, su lamento subiendo hasta el sol.

Capítulo Once

Rachel no se permitió pensar durante mucho tiempo, aunque sabía que ambos sólo tenían como máximo unos días más, pero ése era el tiempo que tardaría ese Sullivan en hacer los arreglos y viajar para encontrarse con Kell. Vivía completamente en el presente, regocijándose con su compañía en cualquier cosa que hicieran. Él había empezado a ayudarla a recoger las verduras del huerto, y trabajaba con Joe, ganando más confianza con el perro y demostrándole a Rachel lo bien entrenado que estaba Joe. Tras el primer día en que habían nadado, también pasaron mucho tiempo en la bahía; nadaban todas las mañanas y nuevamente por la tarde, después de que lo peor del calor hubiera pasado. Era una terapia maravillosa, y cada día él estaba más fuerte, su hombro menos rígido y menos flácido. También hacia otros ejercicios, trabajando para devolver la forma a su cuerpo, y ella sólo podía mirarlo asombrada. Ella era atlética y estaba en buena forma, pero su paciencia no era nada comparada con la de él. A menudo sentía dolor; ella se dio cuenta, aunque él nunca decía nada, pues lo ignoraba como si no estuviera. Diez días después de haberlo metido tambaleante en su casa, se lo encontró trotando con el muslo herido fuertemente vendado para reforzarlo. Tras un momento de enojo Rachel se unió y corrió a su lado, preparada para cogerlo si su pierna se doblaba y caía. No habría sido bueno gritarle, ya que era importante que estuviera preparado para afrontar cualquier cosa que se encontrase cuando la dejara.

E hicieran lo que hicieran, hablaban. Él era reservado sobre si mismo, tanto de forma natural como por su entrenamiento, pero tenía muchos detalles fascinantes sobre las ideas políticas y económicas de los gobiernos de todo el mundo. Probablemente también sabía más de lo que cualquiera querría que supiera sobre la fuerza de los ejércitos y sus capacidades, pero no hablaba sobre eso. Rachel aprendió tanto de lo que omitía como de los asuntos de los que hablaba.

No importaba lo que hicieran, si quitaban las malas hierbas del huerto, corrían alrededor de la casa, cocinaban o hablaban de política, el deseo corría entre ellos como una corriente invisible, uniéndolos en un estado superior de conocimiento. Sus sentidos estaban saturados de él; conocía su sabor, su olor, su tacto, cada matiz de su voz profunda. Como normalmente era tan inexpresivo, ella observaba cada pequeño movimiento de su frente o tirón de sus labios. Aunque estaba relajado con ella y sonreía más a menudo, a veces fastidiándola, su risa era rara, y por lo tanto doblemente valorada, ocasiones que atesoró en su memoria. Su deseo no podía apagarse haciendo el amor, porque era más que una necesidad física. Se sumergía en él, sabiendo que sólo tenía el presente.

Aunque, el deseo físico no podía negarse, Rachel nunca había disfrutado tan plenamente antes, incluso en los primeros días de su matrimonio. Kell tenía un fuerte apetito sexual, y cuanto más le hacía el amor, más deseaban ambos volver a hacerlo. Tuvo un cuidado exquisito con ella hasta que se acostumbró a él, su forma de hacer el amor era sofisticada y terrenal. Había momentos en los que se demoraban, saboreando cada sensación como gourmet sexuales hasta que la tensión era tan fuerte que explotaban juntos. También había veces en que su amor era rápido y duro, cuando no había juegos porque su necesidad de estar juntos era demasiado urgente.

El tercer día después de que Kell hubiera llamado a Sullivan, Kell le hizo el amor con violencia apenas controlada, y supo que él estaba pensando que ése podía ser el último día que tuvieran juntos. Se aferró a él, sus brazos firmemente cerrados alrededor de su cuello cuando se desplomó sobre ella pesadamente agotado y sudoroso. Se le hizo un nudo en la garganta, y apretó fuertemente los ojos en un esfuerzo por negar el paso del tiempo. No podía permitirle que se fuera todavía.

– Llévame contigo -dijo densamente ella, incapaz de permitirle sencillamente irse alejándose de ella. Rachel era demasiado peleona para permitir que se fuera sin intentar que cambiara de idea.

Él se tensó y se apartó de ella para quedar tumbado a su lado, con un brazo cubriendo sus ojos. El ventilador de techo zumbaba sobre su cabeza, moviendo una brisa fresca por su piel acalorada y haciendo que percibiera un poco de frío sin el calor de su cuerpo apretado contra el de ella. Ella abrió los ojos para mirar fijamente su ardiente mirada de desesperación.

– No -dijo finalmente él sin añadir nada más, pero la simple palabra era tan definitiva que casi le rompió el corazón.

– Algo podría hacerse -presionó ella-. En el peor de los casos podríamos vernos de vez en cuando. Puedo moverme. Puedo trabajar en cualquier sitio…

– Rachel -la interrumpió cansadamente él-. No. Déjalo.

Bajó el brazo que tenía sobre los ojos y la miró. Aunque su expresión apenas había cambiado, ella podía asegurar que le molestaba su insistencia.

Pero estaba demasiado desesperada para parar.

– ¿Cómo puedo dejarlo? ¡Te amo! ¡Esto no es ningún juego que esté jugando, que me permita coger mis cosas y sencillamente irme a casa cuando me canse de él!

– ¡Maldición, no estoy jugando a ningún juego! -rugió él, dándose media vuelta en la cama y cogiéndole el brazo para sacudirla, traspasando finalmente sus límites. Sus ojos ardían y estaban entrecerrados, sus dientes apretados-. ¡Podrías morir por mi! ¿No aprendiste nada cuando murió tu marido?

Ella palideció, mientras lo miraba fijamente.

– Podría morir estando en el pueblo -dijo temblorosamente ella al final-. ¿Eso haría que yo estuviera menos muerta? ¿Te afligirías menos? -de repente se detuvo, tirando de su brazo y frotándose donde sus dedos se habían apretado sobre su carne. Estaba tan blanca que sus ojos ardían en su rostro sin color. Finalmente dijo con esfuerzo-: ¿O no te afligirías en absoluto? Estoy siendo demasiado presuntuosa, ¿verdad? Quizás soy la única involucrada aquí. En ese caso, tan sólo olvídate de lo que he dicho.

El silencio se estiró entre ellos mientras se enfrentaban en la cama; la cara de ella estaba tensa, la de él sombría. Él no iba a decir nada. Rachel inhaló profundamente cuando el dolor se apretó en su interior. Bien, ella se lo había buscado. Lo había empujado, luchando para que cambiara de idea, tener un compromiso con él, y había perdido… todo. Había creído que la quería, la amaba, aunque él nunca hubiera dicho nada de amor. Lo había achacado a su reticencia natural. Ahora tenía que enfrentar la desagradable verdad de que su brutal honestidad le había impedido decirle que la amaba. Él no soltaría palabras hermosas simplemente porque desease aliviar sus sentimientos. Ella le gustaba. Era una mujer bastante atractiva, y ella era consciente de eso; él era muy sexual. La razón de sus atenciones era obvia, y ella se había convertido en una completa necia.

Lo peor era que incluso esa realidad dura y desagradable no detenía su amor. Ésa era otra realidad, y ella no podía desear alejarlo.

– Lo siento -masculló ella, mientras salía corriendo de la cama y alcanzaba su ropa, de repente avergonzada de su desnudez. Ahora era diferente.

Sabin la miró, cada músculo apretado fuertemente. El gesto de la cara de ella lo carcomía, la brusca turbación, el súbito apagado de la luz de sus ojos cuando cogió su ropa intentando cubrirse. Podría dejarlo así. Ella podría superarlo más fácilmente si pensaba que simplemente la había usado, corresponder a ninguno de sus sentimientos, sólo sexualmente. Los sentimientos ponían nervioso a Sabin; no estaba acostumbrado a ellos. ¡Pero maldito si él podía aguantar mirar su cara! Quizás no podía darle mucho, pero no podía marcharse dejándola con la idea de que sólo había sido conveniente sexualmente.

Rachel estaba fuera de la habitación antes de que él pudiera cogerla, y entonces escuchó el golpe de la puerta metálica. Yendo hacia la puerta, la vio desaparecer entre con pinos con Joe a su derecha, como de costumbre. Maldijo con fiereza cuando tiró de sus pantalones y empezó a seguirla. Ella no se sentiría dispuesta escucharlo ahora, pero le escucharía aunque tuviera que sujetarla.

Cuando Rachel llegó a la playa se detuvo, preguntándose como iba a encontrar el valor para volver a la casa y actuar como si todo fuera normal, como si no tuviera un nudo de dolor dentro de sí. Aunque probablemente sólo sería durante un día más; eso podría manejarlo. Parte de ella se alegraba de poderlo medir en horas; entonces podría olvidarse de su control y llorar hasta que no tuviera más lágrimas. Pero el resto de si misma gritaba por el pensamiento de no volver a verlo, no importaba lo que él sentía -o no sentía- por ella.

Una concha rosa pastel estaba medio oculta por un grupo de algas, y ella hizo una pausa para apartar las algas con el pie, esperando encontrar algo hermoso que iluminara su corazón.

Pero la concha estaba rota, la mayor parte desaparecida, y siguió andando. Joe dejó su lado, trotando por la playa para hacer su propia exploración; él había cambiado con la llegada de Kell, también por permitir por primera vez que un hombre lo acariciara y aprender a aceptar a alguien más aparte de Rachel. Miró al perro, preguntándose si también extrañaría a Kell.

Una mano caliente se cerro sobre su hombro, deteniéndola. Incluso sin echar la mirada atrás supo que era Kell; conocía su toque, el tacto de las ásperas yemas de sus dedos. Lo sentía a su espalda, alto y ardiente, tan intenso que su piel picaba siempre que él estaba cerca. Todo lo que tenía que hacer era girar y su cabeza encajaría en el hueco de su hombro, su cuerpo encajaría entre sus brazos, pero él no le permitiría encajar en su vida. No quería tratarlo con lágrimas e histérica, y tenía mucho miedo de girarse, por lo que se mantuvo de espaldas a él.

– Es no es fácil para mi -dijo él bruscamente.

– Lo siento -dijo ella, deseando acabar rápidamente-. No quise empezar una escena, o ponerla en marcha. Simplemente olvídate de ello, si puedes.

Su mano se apretó en su hombro, y él la giro, resbalando la otra mano en su pelo y echádole la cabeza hacía atrás para poder verle los ojos.

– ¿No ves que no puede funcionar entre nosotros? No puedo dejar mi trabajo. Lo que yo hago… es duro y feo, pero es necesario.

– No te he pedido que dejes tu trabajo -dijo ella, su cara orgullosa.

– ¡No es por el maldito trabajo por lo que estoy angustiado! -grito él, su oscura cara furiosa-. ¡Eres tú! ¡Dios, me destrozaría si algo te pasara! Te amo -hizo una pausa, inspiró profundamente, y continuó en voz más baja-. Nunca se lo he dicho a nadie antes, y no debería estar diciéndolo ahora, porque es inútil.

El viento agitó su pelo alrededor de su cara cuando ella lo miró fijamente, su mirada gris insondable. Lentamente el puño soltó su pelo y bajó la mano por su garganta, frotando con el pulgar sobre el pulso tembloroso en la base. Rachel tragó.

– Podríamos intentarlo durante un poco de tiempo al menos -susurró ella, pero él agito la cabeza.

– Quiero saber que estás segura. Tengo que saberlo, o no funcionaré como debo. No puedo cometer un error, porque si lo hago podría significar la muerte de gente, de buenos hombres y mujeres. Y si fueras secuestrada -él se detuvo, su rostro casi salvaje-. Vendería mi alma para mantenerte segura.

Rachel sentía que su interior estallaba.

– No, no es posible que sea así. Sin negociación…

– Te amo -dijo severamente él-. Nunca he amado a nadie antes, ni a mis padres, ni ninguno de mis parientes, ni siquiera a mi esposa. Siempre he estado solo, diferente de todos los demás. El único amigo que he tenido a sido Sullivan, y él es tan lobo como yo. ¿Realmente crees que podría sacrificarte? Dulce infierno, mujer, eres mi oportunidad en la vida -le tembló un músculo en la mandíbula, que apretó con fuerza cuando la miró fijamente-. Y no me atrevo a aprovecharla-terminó él en voz baja.

Ella lo entendió, y deseó no hacerlo. Porque la amaba, no confiaba en no traicionar a su país si ella era secuestrada y usada como un arma contra él. No era como la gente que había amado antes y volverían a amar; era demasiado remoto, también demasiado frío. Por alguna razón, química o quizás las circunstancias, la amaba, y era la única vez en su vida que amaría a una mujer. Vivir con él lo haría vulnerable a los ataques; amarla solamente lo haría vulnerable, porque para un hombre como él, el amor era algo maravilloso y terrible.

Él cogió su mano, y caminaron en silencio hasta la parte trasera de la casa. Era hora de almorzar; Rachel entró en la cocina con la intención de intentar mantenerse ocupada cocinando para no pensar. Kell se apoyó contra los armarios y la miró, sus ojos negros le quemaron la carne. De repente extendió la mano y cogió la de ella, quitándole la olla que tenía cogida y poniéndola en la encimera.

– Ahora -dijo él guturalmente, mientras tiraba de ella hacia la habitación.

Se bajó los calzoncillos pero no perdió tiempo en quitarse la camisa; ni siquiera en bajarse los pantalones, abriéndolos solamente y empujándolos abajo. No lo hicieron en la cama. La tomó en el suelo tan desesperado por estar dentro de ella, envainarse en su cuerpo y eliminar toda distancia entre ellos, que no pudo esperar. Rachel se agarró a él cuando golpeó contra ella, cada centímetro de su carne, cada célula, marcada a hierro con su posesión. E incluso entonces ambos supieron que no sería suficiente.

Esa tarde cuando ya anochecía ella salió al jardín para recoger unos pimientos frescos para agregarlos a la salsa para los fideos que estaba cocinando. Kell estaba tomando una ducha y Joe, extrañamente, no estaba a la vista. Empezó a llamarlo, pero decidió que debía estar dormido bajo el arbusto principal, refugiándose del calor. La temperatura rondaría los treinta grado y la humedad era alta, lo que presagiaba tormenta. Con la mano llena de pimientos cruzó el patio trasero hasta la casa. Nunca pudo decir después, de donde llegó; no había nadie a la vista, ni ningún lugar donde pudiera esconderse. Pero cuando subió los primeros peldaños del porche, de repente estaba detrás de ella, su mano sobre su boca y tirando de su cabeza hacia atrás. Su otro brazo la agarró casi en el mismo movimiento que Kell había usado cuando la asaltó por la espalda, pero en vez de un cuchillo, ese hombre empuñaba un arma; la luz del sol brilló sobre el lustre azulado.

– No hagas ningún ruido y no te heriré -murmuró el hombre contra su oreja, su voz suave en las consonantes y puro líquido en las vocales-. Estoy buscando a un hombre. Se supone que está en esta casa.

Ella le arañó la mano, intentando gritar una advertencia aunque Kell podía estar todavía en la ducha y no podría oírla. ¿Pero que sucedía si Kell la oía? Intentando ayudarla podría hacer que le dispararan. El pensamiento la paralizó, y se echó contra el hombre, esforzándose por organizar su mente y pensar en lo que podía hacer.

– Shhh -dijo el hombre en voz baja, suave que hizo que el cuerpo de ella se helara-. Abre la puerta ahora, y entraremos tranquilos y fácilmente.

No tenía ninguna elección salvo abrir la puerta. Si hubiera querido matarla ya lo hubiera hecho, pero aun podía golpearla para dejarla inconsciente, y el resultado sería el mismo: sería incapaz de ayudar a Kell si la oportunidad se presentaba. El hombre la empujó caminando contra su cuerpo grande, sosteniéndola con tanta fuerza que no pudiera soltarse. Ella miró fijamente el arma en su mano. ¿Dónde estaría Kell? Intentó escuchar la ducha, pero el latido de su corazón rugía como un trueno en sus oídos cubriendo el sonido. ¿Se estaría vistiendo? ¿Había oído la puerta trasera? Aun cuando la hubiera oído, ¿pensaría en ello? Confiaban en Joe para avisarles si cualquiera se acercaba. Seguido de este pensamiento vino otro, y el pozo del dolor volvió a ella. ¿Había matado a Joe? ¿Era por eso que el perro no se había acercado a la casa cuando ella había salido al jardín?

Entonces Kell salió de la habitación, llevando sólo los pantalones vaqueros y la camisa de la mano. Se detuvo, su cara completamente inmóvil mientras miraba al hombre que la tenía, y después a los aterrados ojos que asomaban por encima de la mano que tapaba su boca.

– Estás dándole un susto de muerte -dijo en un tono frío, controlado.

La mano sobre su boca se aflojó, pero el hombre no la soltó por completo.

– ¿Ella es tuya?

– Es mía.

Entonces el hombre grande la soltó, apartándola con suavidad de sí mismo.

– No me dijiste nada sobre una mujer, por lo que no me iba a arriesgar -le dijo a Kell, y Rachel comprendió quién era.

Se mantuvo en silencio, luchando por recuperar el control y consiguiéndolo lentamente, respirando profundamente hasta que pensó que podría hablar sin que la voz le temblara.

– Tú debes de ser Syllivan -dijo ella, con una calma admirable cuando gradualmente relajó sus manos.

– Sí, señora.

No sabía que se había esperado, pero no era esto. Él y Kell se parecían tanto que se tambaleó. No físicamente, pero ambos tenían la misma tranquilidad, el mismo aura de poder. Tenía el pelo largo, aclarado por el sol, y sus ojos eran tan agudos y dorados como los de un águila. Una cicatriz le cortaba el pómulo izquierdo, testimonio de alguna batalla anterior. Era un guerrero, delgado, duro y peligroso… como Kell.

Mientras lo había estado mirando, él le había dado el mismo trato, estudiándola mientras ella se esforzaba por el control. Una esquina de su boca se estiró en casi una sonrisa.

– Siento haberla asustado, señora. Admiro su control. Jane me hubiera dado patadas en las espinillas.

– Probablemente lo hizo -comentó Kell, su tono aun frío, pero ahora con un fondo divertido.

Las cejas oscuras de Sullivan bajaron sobre sus ojos dorados.

– No -dijo él secamente-. Ahí no fue donde me dio patadas.

Esa parecía una historia fascinante, pero aunque Kell seguía pareciendo divertido, no siguió.

– Ésta es Rachel Jones -dijo mientras alargaba su mano hacia ella en una orden sin palabras-. Me sacó del océano.

– Encantado de conocerla -la pronunciación de Sullivan era suave y grave mientras veía cómo Rachel se acercaba inmediatamente a Kell en respuesta a la mano extendida de él.

– Me alegro de conocerlo, señor Sullivan… creo.

Kell le dio un pequeño y reconfortante apretón, y luego empezó a tirar de su camiseta; era una acción que aún le causaba alguna dificultad, debido a la rigidez de su hombro y a la herida. Sullivan miró, el tejido rojizo y sensible de la cicatriz, formado recientemente donde la bala había herido el hombro de Kell.

– ¿Cuál es el daño?

– He perdido un poco de flexibilidad, pero aún hay inflamación. Podría recuperar una parte cuando la inflamación baje.

– ¿Tienes heridas en otro sitio?

– En el muslo izquierdo.

– ¿Te retrasará?

– Quizás. He estado corriendo, preparándome.

Sullivan gruñó. Rachel comprendió que el hombre no quería hablar libremente delante de ella, la misma cautela inculcada que caracterizaba a Kell.

– ¿Tiene hambre, señor Sullivan? Estamos preparando fideos.

Esa mirada salvajemente animal se iluminó.

– Sí, señora. Gracias -la suavidad de su pronunciación lenta y grave de sus corteses modales hacia tal contraste con la fiereza de sus ojos que Rachel sintió que perdía el equilibrio. ¿Por qué Kell no la había advertido?

– Entonces terminaré mientras vosotros habláis. Debo de haber dejado caer los pimientos cuando me agarró -dijo ella. Empezó a caminar hacia la puerta, entonces retrocedió, con pena en sus ojos-. ¿Señor Sullivan?

Él y Kell se dirigían a la sala, y Sullivan se detuvo, mirándola.

– ¿Señora?

– Mi perro -dijo ella, con la voz temblando ligeramente -. Siempre está fuera cuando salgo. ¿Por qué no está…?

El entendimiento apareció en esos ojos dorados y salvajes.

– Está bien. Lo tengo atado en ese bosquecito de pinos. Me llevó un tiempo condenadamente largo ser más astuto que él. Es un buen animal.

El alivio la debilitó.

– Entonces iré a desatarlo. ¿No le hizo daño?

– No, señora. Está aproximadamente a cien metros, a la izquierda de ese senderito.

Ella corrió bajando por el sendero, con el corazón latiéndole sordamente; Joe estaba donde Sullivan había dicho que estaría, atado fuertemente a un pino, y estaba furioso. Incluso le gruñó a Rachel, pero ella le habló suavemente y se le acercó a paso lento, tranquilo, mientras lo calmaba antes de arrodillarse a su lado para desatar la soga alrededor de su cuello. Incluso entonces siguió hablando, dándole palmaditas, rápidas, y los gruñidos disminuyeron en su garganta. Finalmente acepto un abrazo, y por primera vez le dio un lametón dándole la bienvenida. Un nudo subió por su garganta.

– Venga, vamos a casa -dijo ella, mientras se ponía de pie.

Cogió los pimientos de donde los había soltado y Joe rondó alrededor de la casa. Se lavó las manos y empezó a preparar la salsa, escuchando el retumbar suave de las voces de los hombres en la sala. Ahora que había conocido a Sullivan entendía la confianza de Kell en el. Era… increíble. Y Kell incluso lo era más. Verlos juntos la hacía comprender el tipo de hombre del que había vuelto a enamorarse, y ese hecho la asustaba.

Casi había pasado una hora antes de que ella los llamara a la mesa, y el sol era una bola roja y ardiente bajando por el horizonte, un recordatorio de que su tiempo con Kell estaba agotándose. ¿O ya se había ido? ¿Se marcharían pronto?

A propósito, para conseguir alejar su mente de sus miedos, mantuvo la conversación. Era notablemente difícil, con dos hombres como ellos, hasta que finalmente dio con el tema adecuado.

– Kell me dijo que estaba casado, sr. Sullivan.

Él asintió, suavizando la expresión un poco haciendo que pareciera menos formidable.

– Jane es mi esposa -dijo como si todos conocieran a Jane.

– ¿Tiene niños?

No hubo nada que confundiera esa mirada de intenso orgullo que se apoderó de su cara, con cicatrices.

– Gemelos. Tienen seis meses.

Por alguna razón Kell parecía estarse divirtiendo de nuevo.

– No sabía que los gemelos fueran normales en tu familia, Grant.

– No lo son -gruñó Sullivan-. Ni en la de Jane. Ni siquiera el condenado doctor lo entendió. Nos tomo a todos por sorpresa.

– Eso no es raro -dijo Kell, y ambos se miraron, sonriendo abiertamente.

– Fue un infierno, se puso de parto dos semanas antes, en medio de una tormenta de nieve. Todos los caminos estaban cortados, y no podía llevarla a un hospital. Tuve que traerlo al mundo -por un momento hubo una mirada desesperada en sus ojos, y un débil brillo de sudor apareció en su frente-. Gemelos -dijo débilmente-. Maldición. Le dije que no me volviese a hacer eso en la vida, pero ya conoces a Jane.

Kell se rió con fuerza, su risa profunda y rara haciendo que temblores de placer atravesaran a Rachel.

– Probablemente la próxima vez tendrá trillizos.

Sullivan le lanzó una mirada.

– Ni siquiera lo pienses -murmuró.

Rachel se llevó una cucharada de fideos a la boca.

– No creo que sea culpa de Jane que tuviese gemelos, o que nevase.

– Lógicamente, no -admitió Sullivan-. Pero la lógica desaparece cuando Jane pasa por la puerta.

– ¿Cómo la conoció?

– La secuestré -dijo desenvueltamente, dejando a Rachel boquiabierta, ya que él no ofreció ninguna otra explicación.

– ¿Cómo has conseguido escapar de ella? -pregunto Kell, provocando otro intenso brillo.

– No fue fácil, pero no podía dejar a los niños -Sullivan se apoyó en la silla, una luz escéptica apareció en sus ojos-. Vas a tener que venir conmigo para explicárselo.

Kell pareció alarmado, después resignado; finalmente sonrió abiertamente.

– Bien. Quiero verte con esos bebés.

– Ellos ya gatean. Tendrás que mirar por donde andas -dijo un orgulloso padre, sonriendo abiertamente-. Sus nombres son Dane y Daniel, pero que el infierno me golpee si sé cuál es cuál. Jane dijo que podemos permitirnos decidir cuando crezcan.

Así era. Los tres se miraron entre ellos, y Rachel trató de tragar compulsivamente. Kell hizo un sonido áspero y ahogado. En un movimiento perfectamente sincronizado los tres dejaron las cucharas sobre la mesa, y se echaron a reír hasta que les dolió.

Charles leyó el informe de inteligencia recogido rápidamente sobre Rachel, frunciendo el entrecejo cuando se tocó la frente con un dedo delgado. Según los agentes Lowell y Ellis, Rachel Jones era guapa pero por otra parte era una mujer normal, aunque Ellis estaba enamorado de ella. Ellis estaba enamorado de las mujeres en general, por lo que no era extraño. El problema era que el informe la pintaba como algo no ordinario. Estaba bien educada, viajera, mujer de múltiples talentos, pero nuevamente el problema era más profundo que eso. Había sido reportera gráfica con un talento extraordinario, nervio y perseverancia que significaban que sabía más que una persona normal sobre cosas que normalmente se mantenían apartadas del conocimiento público. Según su registro, había tenido mucho éxito en su campo. Su marido había sido asesinado por una bomba en el coche de ella cuando comenzó a investigar la conexión entre un poderoso político y drogas ilegales; en lugar de ceder, como tantas personas habrían hecho, esta Rachel Jones había seguido investigando al político y no sólo había demostrado que estaba envuelto en el contrabando y distribución de drogas, además había demostrado que era el culpable de la muerte de su marido. El político estaba cumpliendo en la cárcel cadena perpetua.

Esta no era la mujer inocente que Lowell y Ellis habían descrito. Lo que preocupaba a Charles en particular era por qué había proyectado esa imagen; tenía alguna razón, ¿pero cuál era? ¿Por qué había querido engañarlos? ¿Para divertirse, o había un motivo más serio?

Charles no estaba sorprendido de que ella hubiera mentido; según su experiencia la mayoría de las personas mentían. En su profesión era necesario. Lo que no le gustaba era el no saber el por qué; ya que el por qué era el corazón de todas las cosas.

Sabin había desaparecido, posiblemente estaba muerto, aunque Charles no pudiera convencerse de eso. No se había encontrado ningún rastro de él, ni los hombres de Charles, ni un barco de pesca, ni un velero ni ninguna de las agencia en activo. Aunque el barco de Sabin había explotado, debería haber quedado algún rastro identificativo humano si él hubiera estado en el barco. La única explicación era que estaba en el mar y había nadado hasta la orilla. Casi desafiaba la lógica el pensar que realmente pudiera haberlo hecho estando herido, pero éste era Sabin, no un hombre normal. Lo había hecho, ¿pero dónde? ¿Por qué no había aparecido todavía? Nadie había encontrado a un hombre herido; ni se había informado de alguien con heridas de bala a la policía; no había sido admitido por ninguno de los hospitales de la zona. Simplemente se había desvanecido en el aire.

Así que, por un lado tenía a Sabin desaparecido. La única posibilidad era que alguien estuviera escondiéndolo, pero no había ninguna pista. Estaba ésta Rachel Jones por otro lado, que, como Sabin, no era normal. Su casa estaba en el primer área de la búsqueda, el área dónde era más probable que se hubiera dirigido Sabin. Ni Lowell ni Ellis creían que ella tuviera algo que esconder, pero no lo sabían todo sobre ella. Había dado una falsa imagen; estaba más familiarizada con agentes secretos y tácticas de lo que habían sospechado. Pero qué razón tendría para haber actuado como menos de lo que era… a menos que tuviera algo que esconder. Más aún, ¿tenía algo que esconder?

– Noelle -dijo él suavemente-. Quiero hablar con Lowell y Ellis. Inmediatamente. Encuéntrelas.

Una hora después ambos hombres estaban sentandos enfrente de él. Charles dobló sus manos y les sonrió ausentemente.

– Señores, quiero discutir sobre esta Rachel Jones. Quiero saber todo lo que pueden recordar sobre ella.

Ellis y Lowell intercambiaron una mirada; entonces Ellis se encogió de hombros.

– Es una mujer guapa…

– No, no estoy interesado en lo que vieron. Quiero saber lo que ha dicho y hecho. Cuando investigaste la playa de su área y subiste a su casa, ¿entraste?

– No -contesto Lowell.

– ¿Por qué no?

– Tiene ese condenado perro guardián que odia a los hombres. No permitiría que un hombre entrara en el patio -explicó Ellis.

– ¿Incluso cuando la sacaste a cenar?

Ellis los miró a disgusto, como si detestara admitir que un perro lo había asustado.

– Ella salió hasta el coche. Cuando yo llegue a su casa el perro estaba allí esperando, preparado para tirarse sobre mi pierna si tomaba una mala dirección.

– Así que nadie ha entrado en la casa.

– No -admitieron ellos.

– ¿Ella negó haber visto a un hombre, un extraño?

– No hay forma de que Sabin haya llegado a esa casa sin que ese condenado perro se lo haya tomado de desayuno- dijo Ellis con impaciencia y Lowell asintió.

Charles golpeó suavemente las puntas de sus dedos.

– ¿Ni siquiera si ella lo hubiera metido dentro? ¿Qué pasaría si ella lo hubiera encontrado? Pudo haber atado al perro y haber vuelto a por Sabin. ¿No es posible?.

– Claro, es posible- dijo Lowell frunciendo el ceño.- Pero no encontramos ningún rastro de Sabin, ni siquiera una huella que nos hiciese pensar eso. Lo único que vimos fueron las huellas que había dejado ella cuando subió arrastrando conchas desde la playa… – se detuvo bruscamente y sus ojos se encontraron con los de Charles.

– ¡Estúpidos!- siseó Charles. – Había arrastrado algo desde la playa y vosotros no lo comprobasteis.

Ellos se removieron inquietos.

– Ella dijo que eran conchas- masculló Ellis – Y me di cuenta de que tenía varias en la repisa de la ventana.

– No actuó como si ocultara algo – dijo Lowell tratando de suavizar las cosas. – Me topé con ella al día siguiente mientras iba de compras. Se paró a hablar conmigo acerca del calor y de ese tipo de cosas.

– ¿Qué compró?. ¿Miraste el carrito?.

– Ah, ropa interior, cosas de mujeres. Cuando pasó por caja vi un par de zapatillas de deporte. Me di cuenta porque… – se paró y pareció enfermo de repente.

– ¿Por qué?- le apremió Charles secamente

– Porque parecían demasiado grandes para ella.

Charles los miró furiosamente con ojos fríos y mortíferos.

– Así que ella subió arrastrando algo desde la playa. Algo que vosotros no investigasteis. Ninguno de vosotros ha llegado a entrar dentro de su casa. Compra zapatos demasiado grandes para ella, posiblemente de hombre. ¡Sabin ha estado delante de nuestras narices todo el tiempo!. Y si escapa por culpa de vuestras chapuzas os prometo personalmente que vuestro futuro no va a ser nada agradable. ¡Noelle!-llamó.

Ella apareció inmediatamente por la puerta.

– ¿Si, Charles?

– Haz venir a todo el mundo inmediatamente. Podemos haber encontrado a Sabin.

Tanto Ellis como Lowell parecían enfermos, y desearon que esta vez no se encontrara a Sabin.

– ¿Qué pasa si estás equivocado?- preguntó Ellis.

– Entonces la mujer quedará asustada y alterada, pero nada más. Si no sabe nada, si no ha ayudado a Sabin no tenemos ningún motivo para hacerle daño.

Pero Charles sonrió cuando lo dijo, con ojos muy fríos y Ellis no le creyó.

El sol se había puesto y el crepúsculo había hecho aflorar un fuerte coro de ranas y grillos. El pato Ebenezer y su bandada se bamboleaban por el patio, picando el suelo en busca de insectos, y Joe permanecía tumbado en el porche.

Kell y Sullivan estaban ahora en la mesa, dibujando diagramas y discutiendo planes; Rachel trató de trabajar en el manuscrito, pero su mente continuó vagando. Kell se iría pronto, y el sordo sufrimiento latía dentro de ella.

La bandada de gansos se dispersó repentinamente, chillando ruidosamente, y Joe ladró una sola vez antes de abalanzase fuera del porche. Kell y Sullivan actuaron como uno, agachándose rápidamente lejos de la mesa y corriendo silenciosamente de puntillas hasta las ventanas de la sala de estar. Rachel cerró su escritorio con la cara pálida, aunque trató de estar tranquila.

– Probablemente es sólo Honey- dijo, yendo hacia la puerta principal.

– ¿Honey?- preguntó Sullivan.

– El veterinario.

Un sedán blanco se detuvo en el camino enfrente, y una mujer salió. Sullivan miró con atención fuera de la ventana y todo el color desapareció de su cara. Apoyando su cabeza sobre la pared, juró quedamente y largamente.

– Es Jane- gimió.

– Infierno- masculló Kell.

Rachel abrió la puerta para salir fuera y atrapar a Joe, que se había plantado en mitad del patio. Pero antes de que Rachel pudiera abrir la puerta, Jane había rodeado el coche y pasado al patio.

– Perrito agradable- dijo alegremente, palmeando a Joe en la cabeza mientras pasaba.

Sullivan y Kell salieron fuera del porche detrás de Rachel. Jane puso las manos en sus caderas y miró encolerizada a su marido.

– ¡Como no me trajiste contigo, decidí seguirte!

Capítulo Doce

A Rachel le gustó Jane Sullivan nada más verla. Alguien que con tanta tranquilidad mimaba a Joe, y después afrontaba la ira de Grant Sullivan sin parpadear, era alguien a quien Rachel quería conocer. Las dos mujeres se presentaron, mientras Sullivan esperaba con los brazos cruzados sobre el pecho, sus ojos dorados disparando fuego mientras observaba a su esposa con el entrecejo fruncido.

– ¿Cómo me encontraste? -dijo con voz áspera, en voz baja y casi inaudible-. Me aseguré de no dejar ninguna huella.

Jane lo olfateó.

– Tú no, de modo que hice lo más lógico y fui donde no ibas y te encontré -dándole la espalda, saludó a Kell con un abrazo entusiasta-. Sabía que tenía que ver contigo. ¿Estás en problemas?

– Un poco -dijo Kell, sus ojos negros se llenaron de diversión.

– Me lo figuraba. Vine a ayudar.

– Estoy condenado -estalló Grant.

Jane le dirigió una mirada tranquila.

– Sí, puede ser. Marchándote a hurtadillas y dejándome con los bebés…

– ¿Dónde están?

– Con tu madre. Cree que me está haciendo un favor. De todas maneras, eso es lo que me hizo llegar tan tarde. Tuve que llevarle los gemelos. Y luego decidir qué harías si quisieras evitar que alguien supiera dónde estabas.

– Voy a ponerte cruzada sobre mis rodillas-le dijo, y la miró como si el pensamiento le diera una gran satisfacción-. Esta vez no te librarás.

– No lo harás -dijo ella con aire satisfecho-. Estoy embarazada otra vez.

Rachel había estado disfrutando del espectáculo de ver a Grant Sullivan llevado hasta la desesperación por su hermosa esposa, pero ahora casi sintió lastima por él. Estaba pálido.

– No puedes estarlo.

– No apostaría sobre eso -Kell entró, disfrutando del giro en los acontecimientos tanto como Rachel.

– Los gemelos sólo tienen seis meses -graznó Grant.

– ¡Lo sé! -contestó Jane con cara indignada-. Estaba allí, ¿recuerdas?

– No íbamos a tener más durante un tiempo.

– La tormenta -dijo ella sucintamente, y Grant cerró los ojos. Estaba verdaderamente pálido, y a Rachel le dio pena.

– Entremos, estaremos más frescos -sugirió, abriendo la puerta metálica. Ella y Kell entraron, pero nadie los siguió. Rachel miro a hurtadillas por la puerta; Jane estaba en los brazos musculosos de su marido, y su cabeza rubia estaba inclinada hasta la oscura de su mujer.

Curiosamente, esa visión añadió un poco más de dolor al interior de Rachel.

– Ellos lo lograron -susurró ella.

Los brazos de Kell se deslizaron alrededor de su cintura, y él la empujó de regreso contra de él.

– Él está en eso ahora, ¿recuerdas? Estaba jubilado antes de se encontraran.

Rachel quiso preguntar por qué no podía retirarse también, pero tenía que abstenerse de expresar esa pregunta. Lo que había servido para Grant Sullivan no servía para Kell Sabin; Kell era único en su especie. En lugar de eso preguntó:

– ¿Cuándo te marchas? -debería haberse sentido orgullosa de que su voz fuera firme, pero el orgullo no significaba nada para ella a esas alturas. Le habría suplicado de rodillas si hubiera creído que surtiría efecto, pero dedicación al servicio era más fuerte.

Él guardó silencio por un momento, y ella supo que no iba a gustarle la respuesta, aunque la esperase.

– Mañana por la mañana.

De modo que tenía una noche más, a menos que él y Sullivan pasaran más tiempo resolviendo los detalles de su plan.

– Nos acostaremos temprano -dijo él, tocando su pelo, y ella se retorció entre sus brazos para encontrar sus ojos de medianoche. Su cara era distante, pero él la quería; lo podía distinguir en sus caricias, por algo fugaz en su expresión. Oh, Dios mío, ¿Cómo iba quedarse quieta viéndole marchar y sabiendo nunca volvería a verle?

Jane y Grant entraron, y la cara de Jane estaba radiante. Sus ojos se abrieron con deleite cuándo vio a Rachel en los brazos de Kell, pero algo en sus expresiones evitó que dijese algo. Jane era muy intuitiva.

– Grant no me dirá qué pasa -anuncio ella, y se cruzó de brazos tercamente-. Voy a seguirle hasta que me entere.

Las cejas negras de Kell se alzaron.

– ¿Y si te lo digo yo?

Jane consideró eso, mirando de Kell a Grant, luego de regreso a Kell.

– ¿Quieres negociar? Quieres que regrese a casa.

– Regresas a casa -dijo quedamente Grant, su voz acerada-. Si Sabin quiere informarte, depende de él, pero este nuevo bebé me da doblemente la razón para asegurarme de que estas a salvo en la granja, en lugar de jugarte el pellejo saliendo en mi búsqueda.

Un destello en los ojos de Jane le dio lugar a Rachel para pensar que Sullivan tenía una pelea entre manos, pero se Kell anticipó diciendo:

– Bien, creo que mereces saber que ocurrió, puesto que Grant está involucrado en esto. Sentémonos, y te lo contaré.

– Sólo lo que necesite saber -adivinó exactamente Jane, y Kell le dirigió una sonrisa sin humor.

– Sí. Sabéis que siempre hay detalles que no pueden ser revelados, pero puedo contarte la mayor parte.

Se sentaron alrededor de la mesa, y Kell esbozó los puntos principales de lo qué había ocurrido, las implicaciones y por qué necesitaba a Grant. Cuando termino Jane miró a ambos hombres durante mucho tiempo, luego lentamente inclinó la cabeza.

– Tienes que hacerlo -después se echó hacia delante, plantando ambas manos sobre el mantel y dando una imagen inflexible a Sabin, quien la miró de lleno-. Pero déjame decirte, Kell Sabin, que si algo le ocurre a Gran, iré detrás de ti. No te imaginas la de problemas que te causaré si eso ocurre.

Kell no respondió, pero Rachel sabía lo que pensaba. Si ocuría algo no era probable que tampoco él sobreviviese. No sabía como podía saber lo que pensaba, pero lo hacía. Sus sentidos estaban concentrados en Kell, y un cambio o un gesto mínimo en su tono era registrado por sus nervios como un terremoto en el sismógrafo más fino.

Grant se puso de pie, levantando a Jane y poniéndola a su lado.

– Es hora de que durmamos un poco, ya que nos marcharemos temprano. Y tú te irás a casa -le dijo a su esposa-. Dame tu palabra.

Jane no discutió ahora, cuando sabía en qué estaba metido.

– Bien. Iré a casa después de recoger a los gemelos. Lo que quiero saber es cuando te puedo esperar de vuelta.

Grant recorrió con la mirada a Kell.

– ¿Tres días?

Kell inclinó la cabeza.

Rachel se puso de pie. En tres días habría terminado, de una forma u otra, pero para ella terminaba mañana. Mientras tanto tenía que buscar un lugar para que durmieran los Sullivan, y casi agradeció tener algo con lo que ocupar su tiempo, aunque no su mente.

Le pidió perdón a Jane por no tener una cama más, pero no pareció que le molestase en lo más mínimo.

– No te preocupes -dijo aliviada Jane-. Me he acostado con Grant en tiendas de campaña, cavernas y cobertizos, de modo que el bonito suelo de la sala de estar no es más incomodo para nosotros.

Rachel ayudada por Jane reunió edredones y almohadas de más para formar una cama, cogiéndolos de la parte alta del armario y apilándolos sobre los brazos de Jane. Jane la miró astutamente.

– ¿Estás enamorada de Kell?

– Sí -Rachel dijo esa única palabra firmemente, sin pensar en negarlo. Era un hecho, tan parte de ella como sus ojos grises.

– Es una clase de hombre duro, raro, pero para que el acero sea de excelente calidad, tiene que ser difícil de manejar. No será fácil. Lo sé. Mira el hombre que yo escogí.

Se miraron la una a la otra, dos mujeres con un mundo de conocimientos en los ojos. Para bien o para mal, los hombres que amaban eran diferentes a otros hombres, y nunca tendrían la seguridad que la mayoría de las mujeres esperaban.

– Cuando se marche mañana, se acabará-dijo Rachel con la garganta cerrada-. No volverá.

– Él quiere que esto termine -aclaró Jane, sus ojos de color café extraordinariamente sombríos-. Pero no digas que no volverá. Grant no quería casarse conmigo. Dijo que no saldría bien, que nuestras vidas eran demasiado diferentes y que nunca tendría cabida en su mundo. ¿Te suena familiar?

– Oh, sí -Sus ojos y voz estaban desolados.

– Tuve que dejarle marchar, pero finalmente me siguió.

– Grant ya estaba jubilado, y el trabajo es el problema.

– Es un problemón, pero no es infranqueable. Es duro para los hombres como Grant y Kell aceptar amar a alguien. Siempre han estado solos.

Sí, Kell siempre había estado solo, y decidió seguir así. Saber y entender sus razones no hacía que vivir con ellas fuera mas fácil. Dejó a Jane y Grant hacerse una cama en la sala de estar, y Kell la siguió a la habitación, cerrando detrás de si la puerta. Ella estaba en la mitad de la habitación con las manos agarradas con fuerza, sus ojos ensombreciéndose a medida que lo observaba.

– Deberíamos habernos marchado esta noche -dijo quedamente él-. Pero quería una noche más contigo.

Ella no se permitiría llorar, no esa noche. No importaba lo que ocurriera esperaría hasta mañana, cuando se marchase. Él apagó la luz y fue a ella por el cuarto oscurecido, sus manos ásperas cerrándose sobre sus hombros y tirando de ella contra él. Su boca era dura, hambrienta, casi hiriéndola cuando la besó con una necesidad salvaje. Su lengua investigó la suya, exigiendo una respuesta que tardó en llegar, porque el dolor era grande dentro de ella. Él siguió besándola, deslizando las manos por su espalda y caderas, acunándola contra el calor de su cuerpo, hasta que finalmente ella comenzó a relajarse y se dejó vencer por él.

– Rachel -le susurró, desabrochando su camina para encontrar sus pechos desnudos y ahuecándolos en las palmas calientes de sus manos. Despacio rodeó con los pulgares sus pezones y los sedujo con su dureza; el calor, el sentido punzante de la excitación y la anticipación comenzaron a aumentar en el interior de ella. Su cuerpo lo conocía y respondió, volviéndose pesado y húmedo, preparándose para él porque sabía que no la dejaría insatisfecha. Él deslizó la camisa por sus hombros, inmovilizándole los brazos con la tela mientras la levantaba, arqueándola sobre su brazo y empujando sus pechos hasta él. Intencionadamente puso la boca sobre su pezón y lo chupó, el fuerte movimiento hizo que el ardiente hormigueo se extendiera por su carne sensible. Ella hizo un ruido apenas perceptible, jadeando por el placer a medida que las sensaciones se extendían desde sus pechos hasta su bajo vientre, donde el deseo tiraba.

Su cabeza se echó para atrás y ella tuvo la repentina sensación de caer, lo que hizo que se agarrara a su cintura. Hasta que no sintió el frescor de las sábanas bajo ella, no se dio cuenta de que él la había estado bajando hasta la superficie de la cama. Su camisa estaba atrapada bajo ella, con las mangas bajada atrapando desde sus codos hasta sus muñecas, inmovilizando eficazmente sus brazos mientras que su torso estaba desnudo para que sus labios y lengua investigaran saboreando. La miró con una expresión torturada, luego inclinó la cabeza y la enterró entre sus pechos, sus manos cerrándose alrededor de su cara como si desease absorber su perfume y sentir su piel satinada.

Ella gimió cuando su cuerpo latió por la necesidad, y probó a intentar liberar sus brazos.

– Kell -su voz era alta, forzada.-. déjame sacar los brazos.

Él levantó la cabeza y evaluó la situación.

– Aún no -gimió-. Simplemente acuéstate ahí y déjame amarte hasta que estés lista para mi.

Ella emitió un sonido rudo de frustración, tratando de rodar hacia un lado de modo que pudiera liberarse, pero Kell la sometió, sus manos duras sujetándola.

– Estoy lista -insistió ella antes de que su boca bajase hasta la suya y acallara más protestas.

Cuando él levantó la cabeza otra vez la satisfacción llenaba sus rasgos tensos.

– No tanto como estarás -luego se inclinó sobre sus senos otra vez, sin detenerse hasta que estuvieron mojados y brillantes por su boca y sus pezones estuvieron rojos y fueron apretados nudos. Delicadamente mordió la curva de su pecho, usando lo justo sus dientes para dejar que ella los sintiera pero no lo suficiente para causar dolor.

– Librémoste de estos -la tensión también era evidente en su voz, cuando tiró de los botones de los pantalones cortos de ella. La soltó y la cremallera chirrió suavemente cuando la bajó. Su mano entró en sus pantalones cortos abiertos, excavando bajo sus bragas hasta encontrar la carne caliente, húmeda y dolorida que buscaba.

– Ah -dijo él con satisfacción serena cuando sus dedos la recorrieron y la encontraron lista, de verdad-. ¿Te gusta esto?

– Sí -todo lo que ella pudo hacer fue gimotear la palabra.

– Te gustará más cuando esté dentro de ti -prometió con voz ronca, y deslizó sus bragas y pantalones cortos por sus caderas y muslos, pero no los quitó. Los dejó por encima de sus rodillas, y sus piernas quedaron atrapadas tan eficazmente como sus brazos. Lentamente pasó su mano sobre ella, de sus pechos hasta su vientre, demorándose en su vientre desnudo.

Ella se retorció bajo sus dedos minuciosos, su corazón tronando en su pecho e interfiriendo con el ritmo de su respiración.

– No te haces una idea -sollozó ella, sus manos agarrándose a la sábana bajo ella. Él la estaba mirando de una manera que la informó de que le gustaría sujetarla indefensa mientras él jugaba y disfrutaba con su cuerpo. Era poco civilizado, sus instintos rápidos y primitivos.

Él soltó una risa baja, áspera.

– Bien, amor. No tienes que seguir esperando. Te daré lo que quieres -velozmente la desnudó, hasta le sacó los brazos de la camisa que los había sujetado, y se quitó sus propias ropas, después dejó caer su peso sobre ella. Rachel lo aceptó con un suspiro de alivio doloroso, sus brazos envolviéndose alrededor de él cuando él le abrió las piernas y entró en ella. Ella alcanzó la cima rápidamente, convulsionándose entre sus brazos, y lentamente el volvió a darle placer. Esa noche no podía tener bastante de ella, volviendo a ella varias veces, como si el tiempo se ralentizara cuando ambos se encerraban en el amor.

Fue poco antes del amanecer cuando ella volvió a despertarse, descansando sobre su pecho sobre él, acurrucada en la curva caliente de su pecho y sus muslos, tal y como habían dormido todas las noches desde que había recobrado el conocimiento. Ésa sería la ultima vez que la sujetaría así, y ella yació muy quieta, no deseando despertarle.

Pero él ya estaba despierto. Su mano avanzando despacio sobre sus pechos, luego hasta sus muslos. Levantó la pierna, dejándola sobre su muslo y deslizando su mano por su espalda. Su mano se aplastó contra su estomago para sujetarla mientras empezaba a moverse.

– Una última vez -gimió él contra su pelo. Dios querido, ésa era su última vez, y él no creía que pudiera soportarlo. Si alguna vez había sido feliz, había sido durante esos cortísimos días con Rachel. Ésta sería la última vez que su cuerpo suave enfundaría su dureza, la última vez que sus pechos llenarían sus manos, la última vez que vería la mirada brumosa por la pasión en sus ojos grises como lagunas. Ella tembló bajo sus manos, mordiéndose los labios para evitar gritar cuando el placer creció dentro de ella. Cuando llegó el momento la estrechó contra él, sujetándose profundamente dentro de ella mientras ésta apoyaba la cara en la almohada para reprimir los sonidos que hacía, después empujó profunda y duramente y se estremeció con su liberación.

Ahora el cuarto estaba iluminándose, el cielo resplandeciente con el color rosa perlado de la salida del sol. Él se enderezo en la cama y miró hacia abajo a ella, a cuerpo húmedo y enrojecido como el cielo. Quizás la última vez había sido un error, ya que no había tomado las precauciones habituales, pero no podía lamentarlo. No podría haber soportado ninguna separación entre sus cuerpos.

Rachel yació exhausta en las almohadas, observándole con el corazón en los ojos. Su cuerpo aún latía por el amor, y su pulso sólo estaba un poco menos acelerado.

– Podrás no regresar nunca-susurró ella-. Pero te esperare aquí, de todas formas.

Sólo el tirón fuerte de un músculo al lado de su boca reveló su reacción. El negó con la cabeza.

– No, no desaproveches tu vida. Encuentra a alguien, cásate y ten una casa llena de niños.

De algún modo ella formó una sonrisa.

– No seas tonto -dijo con dolorosa ternura-. Como si pudiera haber otro después de ti.

Estaban listos para marcharse, y Rachel estaba tan rígida en su interior que pensó que podía romperse en pedazos si alguien la tocaba. Sabía que no habría besos de despedida, ninguna palabra final que ardiera en su memoria. Simplemente se marcharía, y habría terminado. Él ni siquiera se llevaba su pistola, lo cual le daría una excusa para ponerse en contacto con ella para devolvérsela. La pistola estaba registrada a su nombre; él no quería nada que pudirera servir para localizarla en caso de que las cosas salieran mal.

Sullivan había escondido su coche de alquiler en alguna parte de la carretera; Jane iba a llevarlos allí, luego regresaría a su granja. Rachel se quedaba sola en una casa con un eco insustancial, y ya estaba tratando de pensar en formas de ocupar su tiempo. Trabajaría en el huerto, segaría el césped, lavaría el coche, tal vez fuese a nadar. Más tarde saldría a comer, ver una película, cualquier cosa para posponer el regreso. Quizás para entonces estuviera tan cansada que podría dormir, aunque no tenía muchas esperanzas en ello. Con calma, porque tendría que lograr sobreponerse, porque no tenía alternativa.

– Te informaré-susurró Jane, abrazando a Rachel.

Los ojos de Rachel brillaron.

– Gracias.

Grant abrió la puerta y salió andando sobre el porche, lo cual puso de pie a Joe, y los gruñidos llenaron el aire. Serenamente Grant examinó al perro.

– Pues bien, caramba -dijo él suavemente.

Jane bufó.

– ¿Tienes miedo a ese perro? Es tan dulce como puede serlo.

Kell los siguió hasta el porche.

– Joe, siéntate -ordeno él.

Se oyó el peculiar sonido, agudo de un rifle siendo disparado y la madera se astilló en el poste y a cuatro centímetros de la cabeza de Kell. Kell cambió de dirección y se tiró de cabeza por la puerta abierta al mismo tiempo que Rachel saltaba hacia él, y la golpeó echándola al suelo. Casi simultáneamente Grant lanzó literalmente a Jane por la puerta cuando otro disparo estalló, luego la cubrió con su cuerpo.

– ¿Estáis todos bien? -pregunto Kell a través de los dientes apretados, mirando ansiosamente a Rachel cuando movió un pie y pateó la puerta cerrándola.

Ella se había golpeado la cabeza contra el suelo, pero no era nada serio. Su cara estaba blanca, se agarró a él.

– Sí, estoy b-b-bien -tartamudeó ella.

Él comenzó a ponerse de pie, poniéndose en cuclillas bajo la ventana.

– Tú y Jane tumbaos en el vestíbulo -ordenó él con brusquedad, cogiendo la pistola del dormitorio donde la había dejado.

Grant había ayudado a Jane a sentarse, apartándole el pelo de la cara y dándole un beso rápido antes de empujarla hacia Rachel.

– Vamos muévete-chasqueó él, sacando la pistola del cinturón.

Hubo otro disparo, y la ventana más cercana a Grant se hizo pedazos, creando una lluvia de cristales a su alrededor. Maldijo de forma espeluznante.

Rachel clavó los ojos en ellos, tratando de ordenar sus pensamientos. Sólo estaban armados con pistolas, mientras que quienquiera que les estuviera disparando tenía un rifle, inclinando la balanza contra Kell y Grant. Un rifle tenía la ventaja de la puntería a una distancia mayor, permitiendo al asaltante disparar desde más lejos que las pistolas. Su rifle del 22 no era muy potente, pero tenía mayor alcance y precisión que las pistolas, y ella gateó hasta el dormitorio a por él, así como a por la munición que tenía. ¡A dios gracias que Kell le había dicho que comprase munición!

– Aquí -dijo ella, gateando de vuelta a la sala de estar y deslizando el rifle hacia Kell. Él echó un vistazo alrededor, su puño cerrándose sobre el arma. Grant se movió a través de la casa, inspeccionando para asegurarse de que nadie entraba por la puerta de atrás.

– Gracias -dijo brevemente Kell-. Vuelve al vestíbulo, dulzura.

Jane estaba tumbada allí, clavando los ojos en su marido con una furia extraña en sus ojos.

– Te dispararon -gruñó ella.

– Si -confirmó él.

Estaba tan furiosa como un volcán a punto de entrar en erupción, murmurando para si misma cuando arrastró la bolsa que había llevado con ella, abrió la cremallera y lanzó la ropa y el maquillaje a un lado.

– No lo soporto-dijo con furia-. ¡Maldición, te dispararon!

Ella sacó una pistola y la dejó en la mano de Rachel, luego volvió a buscar en el bolso. Ella sacó un maletín pequeño, del tamaño de la funda de un violín y se lo lanzó a Grant.

– ¡Toma! ¡ No sé cómo juntar esta cosa!

Él abrió la caja y le lanzó una dura mirada a Jane incluso mientras comenzaba a montar el rifle con movimientos rápidos, y ensayados.

– ¿Dónde demonios obtuviste esto?

– ¡No importa! -ladró ella, lanzándole un cargador de munición hacia él. Él cogió uno de ellos y lo colocó en el arma. Kell la miró por encima del hombro.

– ¿Tienes algo de C-4 o granadas?

– No -dijo con pesar Jane-. No tuve tiempo para conseguir todo lo que quería.

Rachel gateó hasta la ventana, levantando cautelosamente la cabeza para mirar fuera. Kell juró.

– Agáchate-chasqueó él-. Mantente fuera de esto. Vuelve al vestíbulo, es más seguro.

Estaba pálida, pero tranquila.

– Sólo sois dos, y la casa tiene cuatro lados. Nos necesitas.

Jane agarró la pistola descartada por Grant.

– Ella está en lo cierto. Nos necesitas.

La cara de Kell era dura como una piedra. Eso era exactamente lo que más había deseado evitar, uno de sus mayores temores haciéndose realidad. La vida de Rachel estaba siendo amenazada a causa de él. ¡Diablos! ¿Por qué no se había ido anoche, como debería haber hecho? Había permitido que el deseo sexual sobrepasara a su sentido común, y ahora ella estaba en peligro.

– ¡Sabin! -la voz llegó desde los pinos.

No contestó, pero sus ojos se entrecerraron a medida que examinaba el espacio impenetrable y espeso, intentando encontrar al que había hablado. No iba a contestar y revelar su posición; los dejaría descubrirlo del modo más difícil.

– ¡Ven, Sabin, no lo hagas más difícil de lo que tiene que ser! -continuó la voz-. ¡Si rindes, te doy mi palabra de que ninguno de los demás será dañado!

– ¿Quién ese mentiroso? -gruño Grant.

– Charles Dubois, alias Charles Lloyd, alias Kurt Schmidt, alias varios otros nombres -murmuró Kell

Los nombres no tenían ningún sentido para Rachel, pero las cejas de Sullivan se alzaron.

– De modo que finalmente decidió venir detrás de ti -miro alrededor-. No estamos en una buena posición. Tiene hombres alrededor de la casa. No son tantos, pero estamos cercados. Comprobé el teléfono, no funciona.

Kell no necesitaba que le dijeran que la situación no era buena. Si Dubois usaba proyectiles contra la casa, como los que había llevado en su barco, estarían todos muertos. Pero de todas maneras estaba intentando capturar a Kell vivo. Vivo, ya que valía mucho dinero que muchos pagarían por ponerle las manos encima.

Intentó pensar, pero el frío hecho era que no había salida de la casa. Aunque esperaran hasta la noche y trataran de salir a hurtadillas, había poca cobertura que usar salvo los arbusto, lo que era bueno si estaban dentro de la casa. Fuera de la casa, estarían al descubierto por un buen trozo en todas las direcciones. Eso significaba que sería difícil pasar desapercibidos, pero también quería decir lo mismo a la inversa. Aunque saliese andando y se rindiera, no salvaría a los demás. Dubois nunca dejaría testigos con vida. Él lo sabía, y Sullivan lo sabía; sólo podía esperar que Rachel y Jane no se dieran cuenta de lo desesperada que era realmente la situación.

Una mirada a Rachel desechó esa idea. Ella lo sabía bien. Ese había sido el problema desde el principio; era demasiado consciente, sin un velo de ignorancia para protegerla. Quiso cogerla entre sus brazos y sujetarla contra su hombro, asegurarle que estaría bien, pero con esos ojos claros grises, mirándolo con serenidad, él no podría mentirle, ni siquiera para darle una comodidad momentánea. Nunca deseó que hubiera mentiras entre ellos.

Hubo un disparo en el dormitorio, y todo el color abandonó la cara de Grant, pero antes de que pudiera moverse Jane lo llamó.

– ¡Grant! ¿Se supone que es a la rótula a dónde debo disparar a estas personas?

Si era posible, el se puso más pálido y juró largo y bajo.

– Pues bien, da igual -añadió filosóficamente-. No apunté bien, de todos modos. Pero le di a su arma, si eso cuenta.

– ¡Sabin! -gritó el hombre otra vez-. ¡Estás poniendo a prueba mi paciencia! Esto no puede continuar durante más tiempo. Sería una lástima que la mujer fuera dañada.

"La mujer," en lugar de "mujeres". Después Kell se dio cuenta de que Rachel no había salido al porche; habían visto a Jane y creído que era Rachel. Ambas eran delgadas y tenían el pelo oscuro, aunque Jane era más alta y su pelo un poco más largo, pero nadie se había dado cuenta con la distancia.

No les daba mucha ventaja, pero podía ayudar el que Dubois menospreciara el número de personas armadas.

– ¡Sabin!

– ¡Estoy pensando! -gritó Kell, manteniendo la cabeza fuera de la ventana.

– El tiempo es un lujo que no puedes permitirte, amigo mío. Sabes que no puedes ganar. ¿Por qué no te facilitas las cosas? ¡La mujer será liberada, te lo prometo!

Las promesas de Dubois no valían ni el aire que las llevaba, y Kell lo sabía. Tiempo. De algún modo tenía que conseguir algo de tiempo. No sabía lo que iba a hacer, pero cada segundo de más les daba una oportunidad para intervenir. La oportunidad momentánea no dejaría de ser crítica, y si podía detener a Dubios de algún modo podría quitárselo de encima.

– ¿Qué pasa con mi otro amigo? -grito él.

– Por supuesto -mintió Dubois lisamente-. No tengo nada contra el.

Los labios de Grant se curvaron en una abierta sonrisa fiera.

– Seguro. No hay forma de que no me haya reconocido.

Que hazaña sería para Dubois capturar tanto a Sabin como al Tigre, el guerrero leonado grande con ojos salvajes, dorados que se había juntado con Sabin en la selva y después se convirtió en su primer agente. Cada uno era legendario por derecho; juntos habían sido increíbles, tan armonizados que actuaban como un solo hombre. Sullivan había tenido un choque con un cierto número de los hombres de Dubois unos años atrás; no, Dubois no había olvidado eso, considerando que Sullivasn lo había hecho quedar como un tonto.

Un movimiento repentino entre los árboles llamo la atención de Kell, y sus ojos negros se entrecerraron.

– Mira a ver si lo puedes obligar a decir algo -dijo a Grant, deslizando el cañón del 22 solamente una pulgada fuera de la ventana rota y manteniendo sus ojos fijos en los árboles.

– Ven, Dubois -gritó Grant-. No juegues. Sé que me has reconocido.

El dedo de Kell apretó ligeramente el gatillo mientras reinaba el silencio; ¿realmente Dubois estaba sorprendido de que ellos supieran quién era? Era cierto que había operado desde el fondo en lugar de arriesgar su propia seguridad, pero Kell había ido detrás de él durante años, desde que Dubois comenzó a vender sus servicios como terrorista.

– Así que ese eres tú, Tigre.

Allí estaba otra vez, ese leve movimiento. Kell miró por encima del cañón y suavemente apretó el gatillo. La detonación del rifle hizo eco en la pequeña casa, ahogando completamente cualquier grito de dolor, pero Kell supo que no había fallado. Pero no sabía si le había dado a Dubois o a otro.

Una lluvia de balas se rompió sobre la casa, haciendo añicos todas las ventanas y astillando las paredes y los marcos de las ventanas, pero el acero reforzado mantuvo sujeta la puerta.

– Creo que no le gustó eso -masculló Kell.

Grant se había agachado en el suelo, y ahora levantó la cabeza.

– Sabes, nunca me gustó ese apodo que no vale un carajo -habló arrastrando las palabras, luego giró el rifle levantándolo. Era automático, y abrió fuego, disparando tres veces, como cualquier soldado bien entrenado haciendo un buen uso de su capacidad de fuego sin desaprovechar munición. Se oyeron a la vez disparos de pistola provenientes del dormitorio y del despacho de Rachel; luego volvió a estallar el infierno. Destrozaban la casa, y el miedo helado lo llenó, porque Rachel estaba atrapada.

– ¡Rachel! -gritó él-. ¿Estáis bien?

– Estoy bien -contestó ella, y su voz tranquila le provocó dolor.

– ¡Jane! -gritó Grant. No hubo respuesta-. Jane -gritó de nuevo, su cara grisácea a medida que su mirada se dirigía al dormitorio.

– ¡Estoy ocupada!

Grant parecía que si estuviera a punto de explotar, y a pesar de todo Kell sonrió abiertamente. Mejor a Grant que a él. La vida de Jane también estaba en peligro, y el pensamiento de que le ocurriera algo era casi tan difícil de soportar como el que alguien lastimara a Rachel.

Hubo otro momento de calma, y Grant arrancó su cargador vacío y puso otro en su lugar.

– Sabin, mi paciencia está acabándose -llamó Dubois, y Kell hizo una mueca. Maldición, no había sido a Dubios a quien había dado.

– Aún no has hecho ninguna oferta verdadera -gritó a cambio él. Cualquier cosa para ganar tiempo.

Jane salió a gatas del dormitorio, su pelo completamente desordenado y sus ojos agrandados.

– Creo que viene la caballería -dijo ella.

Los dos hombres la ignoraron, pero Rachel fue a su lado.

– ¿Qué? -preguntó ella.

– Hombres a caballo -dijo Jane, agitando la mano hacia el dormitorio-. Los vi, vienen por el camino.

Rachel sintió ganas de llorar o reír, pero no podía hacerlo con su mente así.

– Es Rafferty -dijo ella, y ahora logró su atención-. Mi vecino. Debe de haber oído los disparos.

Grant se puso en cuclillas y atravesó corriendo la casa hasta la cocina, desde donde podría ver.

– ¿Cuántos? -preguntó Kell.

– Veinte, más o menos -dijo Grant-. Maldición, van directamente hacia los disparos de armas automáticas. ¡Comenzad a disparar y atraed el fuego de Dubois!

Lo hicieron. Rachel avanzó a rastras hasta una ventana, sujetó la pesada pistola por fuera de ella y disparó hasta vaciarla, entonces volvió a cargarla antes de vaciarla otra vez. Kell hacía un uso juicioso del 22, y Jane tenía una habilidad reveladora por si misma. ¿Le habían dado a Rafferty suficiente tiempo como para colocarse detrás de Dubois y sus hombres? Si seguían disparando, podían dar a sus rescatadores.

– Cubríos -gritó Kell. Se tumbaron en el suelo cubriéndose las cabezas mientras las paredes eran astilladas por las balas. Los disparos golpearon las paredes haciendo que los cristales volaran. Grant maldijo, y vieron como la sangre fluía de un corte en su mejilla. Jane dio un grito agudo y se movió hacia él, a pesar de que seguían disparando; Kell la agarró y forcejeó con ella para tumbarla.

– Estoy bien -gritó Grant-. Es sólo un pequeño corte.

– Quédate cerca del suelo -le dijo Kell a Jane, luego la soltó, seguro de que seria arriesgado intentar evitar que fuera con Grant.

Después, repentinamente, todo quedo quieto salvo por algunos disparos sueltos, y abruptamente cesaron, también. Rachel se colocó sobre el suelo, apenas atreviéndose a respirar, el olor acre de la pólvora llenaba sus fosas nasales y su boca. Kell puso una mano en su brazo, y sus ojos negros se deslizaron sobre sus rasgos blanquecinos como si intentara memorizarlos.

– ¡Oye! -bramó una voz profunda-. ¿Rachel, estas allí?

Sus labios temblaron, y repentinamente sus ojos se llenaron de lágrimas.

– ¡Es Rafferty! -susurró ella, luego levantó su cabeza para llamarlo-. ¡Jonh! ¿Está todo bien!

– Depende -llegó la respuesta-. Estos bastardos de aquí no piensan que esté bien.

Kell lentamente se puso de pie y tiró de Rachel hacia él.

– Suena como uno de mis hombres.

Rachel sintió como si fuera una sobreviviente de un naufragio cuando salió al porche con Kell sujetándola. Grant y Jane los siguieron, con Jane dando toquecitos al corte en la mejilla de Grant, llorando levemente cuando se quejó sin parar de él. Sin el brazo alrededor de su cintura, Rachel estaba segura de que no hubiera sido capaz de mantenerse en pie.

Ella soltó un grito fantasmal cuando vio a los tres gansos muertos en el patio, con la sangre oscureciendo el blanco de sus plumas, pero no pudo hacer ningún sonido cuando vio a Joe tirado a un lado del borde del porche. Kell la tomó entre sus brazos, presionando su cara contra su hombro.

John Rafferty era grande, armado con un rifle de caza y rodeado por sus hombres, quienes también estaban armados vigilaban a una quincena de hombres que estaban reunidos delante de ellos. Los ojos de Rafferty eran feroces y estaban entrecerrados bajo sus cejas oscuras cuando aguijoneó al hombre delgado, de pelo cano que estaba ante él.

– Oímos el tiroteo y vinimos a ver que sucedía -John habló arrastrando las palabras-. No me gusta que la chusma dispare a mi vecina.

Charles Dubois estaba ferozmente blanco, sus ojos no se apartaban de Sabin. A su lado estaba Noelle, sus bellos ojos llenos de aburrimiento.

– No ha terminado, Sabin -protestó Dubois, y Kell apartó amablemente a Rachel, entregándosela a Grant. Kell tenía negocios que atender, y explicándolo para la ley, luego manteniéndole quieta a ella tomaba alguna obra.

– Ha terminado por lo que a ti respecta -dijo brevemente él.

Al lado de Charles, Noelle sonrió lenta, somnolientamente, después se retorció de forma repentina; ya que era una mujer, el vaquero que tenía detrás no la había sujetado con fuerza. Y, de algún modo, cogió un arma, un revólver pequeño y feo.

Rachel lo vio, y todo se movió a cámara lenta. Con un grito se liberó del brazo de Grant, arrojándose hacia Kell. Un hombre agarró el brazo de Noelle, y la pistola estalló en el mismo momento en que Rachel golpeaba a Kell, tirándole de un golpe. Ella gritó otra vez cuando el dolor ardiente estalló en su costado; luego todo su mundo se volvió negro.

Capítulo Trece

Sabin se apoyó contra la pared del hospital esperando, la nariz se le llenó del olor a antiséptico y su cara era oscura, fría y remota, aunque el infierno gritaba en sus ojos. Detrás estaban Jane y Grant, esperando con él. Jane estaba sentada, su cara expresaba un completo sufrimiento; Grant rondaba la habitación como un gran felino.

Sin importar cuanto lo intentara, Kell no podía olvidar la imagen de Rachel yaciendo sobre la tierra sangrando. Ella se había visto pequeñita y muy frágil, sus ojos cerrados y su cara blanca como el papel, tirada como una muñeca descartada por un niño, una mano fina con la palma hacia arriba yaciendo en el suelo. Había caído de rodillas a su lado, olvidando la pelea y los disparos continuaron detrás de él, y el dolor, asfixiante había estallado en su pecho. Su nombre había hecho eco en su mente, pero no había podido hablar.

Luego, de modo increíble, sus ojos se habían abierto. Estaba aturdida y con dolor, pero esos ojos claros, se habían aferrado a él como si fuera su ancla, y sus labios temblorosos habían modelado su nombre. Hasta ese momento no se había dado cuenta de que ella estaba viva. Ver como recibía la bala había sido para él una pesadilla hecha realidad y aún no se había recuperado. No esperaba recuperarse nunca.

Pero había apartado la ropa de su herida en el costado y aplicado primeros auxilios, con Jane arrodillada a su lado ayudándolo. Grant había asumido el control de los demás, haciendo lo que era necesario, asegurándose de que ningún indicio fuera filtrado.

Dubois estaba muerto, Noelle herida crítica y sin esperanzas de sobrevivir. Irónicamente, había sido Tod Ellis quien había disparado contra ellos. Durante la pelea después de que Noelle disparara a Rachel, Ellis se había soltado y agarrado un rifle. Sus motivos eran oscuros. Quizás había querido deshacerse de Dubois de modo que nadie conociera la verdadera ayuda que había prestado Ellis; quizás, finalmente, no había podido soportar lo que había hecho. O quizás había sido por Rachel. Sabin podía identificarse con esa misma razón; gustosamente hubiera matado a Dubois y a esa perra traidora con sus propias manos desnudas por lo que le habían hecho a Rachel.

Honey Mayfield había ido para encargarse de Joe, y creía que se recuperaría. Rachel necesitaría que algo, alguien a quien aferrase, aunque fuera un simple perro. Su casa estaba tan dañada que serían necesarias semanas para arreglarla; sus mascotas habían sido abatidas, su vida había sido puesta cabeza abajo, ella misma había sido herida, y el hombre al que amaba había sido la causa de ello. La agonía fría y penetrante llenó su pecho. Casi le había costado la vida a ella, cuando se hubiera matado antes de hacerla sufrir esto. Había conocido el peligro, pero se había quedado, incapaz de destrozarse alejándose de ella. La única vez que había dejado que su corazón tomase la decisión por su cabeza, y casi la había matado. Nunca más. Por Dios en el cielo, nunca más.

Solamente se quedaría hasta que saliese de la operación y supiera que iba a estar bien; no podía marcharse sin saberlo, hasta haberla visto otra vez y haberla tocado. Pero entonces él y Grant deberían marcharse. La situación era crítica; tenía que llegar a Washington antes de que la noticia se hubiera filtrado y el traidor, o traidores, pudieran cubrir sus huellas.

– Jane -dijo quedamente, sin girarse-. ¿Te quedarás?

– Por supuesto -respondió ella sin titubear-. Sabes que no tienes que preguntar.

Había sido todo lo que había podido para obtener la cooperación de las administraciones locales; de no haber sido por uno de los delegados, un hombre llamado Phelps, que conocía a Rachel, todo estaría arruinado a esas alturas. Pero Phelps había sabido qué hacer, y lo había hecho, tapando todo esto. Rafferty había garantizado el silencio de sus hombres, y Kell no tenía dudas de que ninguno de ellos se atrevería a desobedecer a Rafferty.

El cirujano entró en la sala de espera, su cara mostrando cansancio.

– ¿Señor Jones?

Kell se había identificado como el marido de Rachel y había hecho que las cosas se aceleraran. Maldita burocracia. Cada minuto significaba la pérdida de más sangre de ella. Él se enderezo apartándose de la pared, todo su cuerpo tenso.

– ¿Sí?

– Su esposa está bien. Está ahora en recuperación. La bala dio directamente en el riñón. Ha perdido una gran cantidad de sangre, pero repusimos parte, y su condición se ha estabilizado. Creí que no se podría salvar el riñón, pero el daño era menor de lo que esperaba. Salvo por complicaciones, no veo ninguna razón por la que ella no vuelva a casa en una semana.

El alivio fue tan grande que todo lo que pudo decir fue:

– ¿Cuándo puedo verla?

– Probablemente en una hora. Voy a mantenerla en la U.C.I. durante la noche, pero es sólo como prevención. No creo que el riñón vaya a sangrar de nuevo, pero si lo hace, la quiero allí. Mandaré a una enfermera a decirle cuando la moverán.

Kell inclinó la cabeza y estrechó la mano del doctor; luego se levantó rígidamente incapaz de relajarse ni siquiera ahora. Jane se sentó a su lado, resbalando su mano en la suya más grande y apretándosela para confortarlo.

– No te culpes por esto.

– Fue mi error.

– ¿De verdad? ¿Desde cuándo tienes a tu cargo el mundo? Me he debido perder los titulares.

El suspiró cansadamente.

– Ahora no.

– ¿Por qué no ahora? Si no te recobras de esto no estarás en forma para hacer lo necesario.

Ella estaba en lo cierto, por supuesto. Jane no podía llegar al mismo lugar por la ruta que tomaría todo el mundo, pero finalmente ella estaba en lo cierto.

Cuando le permitieron ver a Rachel, se sintió aturdido por la sacudida; había visto a demasiadas personas heridas para no saber que la parafernalia de los hospitales casi siempre lo hacía parecer todo peor. Sabía que las máquinas estarían enganchadas a ella, controlando sus signos vitales, y sabía que los tubos entrarían en su cuerpo. Pero nada le había preparado para el golpe de entrar a su habitación y que ella abriera los ojos y le mirara.

Sorprendentemente, una débil sonrisa se extendió por sus labios sin sangre, e intentó alargar la mano, pero su brazo estaba atado a la cama, mientras que una aguja le metía un líquido claro en las venas. Por un momento Kell quedó congelado en el sitio, y sus ojos se cerraron para contener la ardiente sensación que los llenaba. Casi fue más de lo que podía hacer, acercarse a la cama y subir su mano hasta su mejilla.

– …No es tan malo -se las arregló para decir ella, su voz era casi inaudible-. Oí… al doctor -afirmó.

¡Dios mío, estaba intentando reconfortarle! Él se sofocó, restregándose la mano contra la mejilla. Había dado su vida para evitarle esto a ella, y él era la causa.

– Te amo -masculló él roncamente.

– Lo sé -susurró ella, y se durmió. Sabin estuvo inclinado sobre la cama durante varios minutos más, memorizando cada línea de su cara por última vez. Después se enderezó y su cara se convirtió en la usual máscara dura, sin expresión. Salió enérgicamente de la habitación y bajó al vestíbulo donde esperaban Grant y Jane, él dijo llanamente:

– Marchémonos.

Rachel caminó por la playa como hacía todas las tardes, su mirada en la arena buscando conchas. Joe iba delante de ella, volviendo cada poco tiempo para ver como iba, luego volviendo en su búsqueda. Durante las semanas después de que lo hubiera recogido de Honey, Joe había estado casi paranoico sobre dejarla salir de su vista, pero esa etapa había pasado. Para Joe, era como si los hechos del verano no hubieran pasado.

Pronto llegó Diciembre, y ella se puso una chaquetita fina para protegerse del frío viento. El cuatrimestre de otoño en la universidad de Gainesville había terminado salvo por los exámenes finales, pero tenía suficiente para mantenerse ocupada. Había trabajado como loca desde Julio, terminando el manuscrito antes de tiempo y de inmediato pensando en otro. Había tenido los alumnos a los que enseñar, y aumentaba el número de turistas después de los días tranquilos de la parte alta del verano que el calor había mantenido alejados con lo que las tiendas de recuerdos eran un negocio floreciente, lo que quería decir que a veces tenía que bajar dos veces por semana, algunas tres.

La cicatriz era el único recordatorio de lo que había ocurrido en Julio. Eso, y sus recuerdos. La casa había sido arreglada, habían tenido que reemplezar la madera, ya que el daño había sido demasiado grande para simplemente emplastar encima. Las ventanas tenían marcos nuevos, y una nueva instalación fija de luz en la sala de estar, igual que muebles y alfombra nuevos, porque se había entregado a la esperanza lo nuevo desterraría los recuerdos. La casa se veía normal, como si nunca hubiera ocurrido nada que requiriera semanas para repararlo.

Su recuperación había pasado sin problemas, y en un tiempo relativamente corto.

En un mes había vuelto a sus actividades normales, tratando de salvar algunas de las verduras del huerto, lo que se había salvado de la negligencia. Inmóvil, el dolor de su herida le había dado alguna idea de lo que Kell había sentido al ejercitar sus piernas y hombro para recuperar la movilidad, y quedó sobrecogida.

No había sabido de él, ni una palabra. Jane se había quedado con ella hasta que salió del hospital, y le pasó la información de lo que había pasado en Washington. Rachel no sabía si Jane sabía más de lo que decía, o si eso era todo lo que le habían dicho. Probablemente, lo último. Después Jane también se marchó, recogiendo a los gemelos y volviendo junto a Grant a la granja. En ese momento, estaría con el embarazo avanzado. En un momento dado Rachel había pensado que también podía estar embarazada, pero había resultado una falsa alarma. Sencillamente su cuerpo se había descolocado.

No tenía ni eso. No tenía nada salvo sus recuerdos, y nunca la abandonaban.

Había sobrevivido, pero eso era lo único que hacía: sobrevivir. Había pasado días enteros sin encontrar ninguna alegría en ellos, aunque no había esperado alegrías. En el mejor de los casos, eventualmente encontraría algo de paz. Tal vez.

Era como si hubiera sido separada en dos. El perder a B.B. había sido terrible, pero esto era peor. Entonces había sido joven, y quizás no había sido capaz de amar tan profundamente como ahora. La pena la había hecho madurar, le había dado la profundidad de sentimientos con la que amaba a Kell. No pasaba ni un minuto sin que lo añorase, que no viviese con dolor porque él no estaba allí. No podía saber nada de él a través de Jane; no había ninguna información disponible sobre Kell Sabin, nunca. Él había regresado a su mundo de sombras grises y había sido tragado por ellas, como si nunca hubiera pasado. Le podía ocurrir algo y nunca se enteraría.

Eso era lo peor, no saber. Él estaba allí, pero era inalcanzable.

Algunas veces se preguntaba si lo había soñado, que él se había acercado a ella en el hospital e inclinado sobre ella con el corazón en los ojos como nunca lo había visto antes y le había susurrado que la amaba. Cuando había vuelto a despertarse había esperado verle, porque ¿cómo podía un hombre hacer eso y luego dar media vuelta e irse? Pero había hecho exactamente eso. Se había ido.

A veces casi le odiaba. Oh, conocía todas sus razones, pero cuando pensaba en ellas, no parecían demasiado buenas. ¿Qué le había dado derecho a decidir por ella? Él estaba siendo malditamente arrogante, tan seguro de que sabía más que nadie, que hubiera podido zarandearlo hasta que le castañearan los dientes.

El hecho era que se había recuperado de la herida, pero no de perder a Kell. La carcomía día y noche, eliminando su alegría de vivir y extinguiendo la luz de sus ojos.

No languidecía -era demasiado orgullosa para permitirse hacerlo- pero sólo existía en el limbo, sin planes o anticipación. Caminando por la playa, fijando la mirada en las olas, Rachel afrontó que tenía que hacer algo. Tenía dos opciones: podía intentar llegar hasta Kell, o no hacer nada. Pero simplemente darse por vencida, no hacer nada, no iba con ella. Él había tenido tiempo para cambiar de idea y volver, si hubiera ido, de modo que ella tenía que aceptar que no iba a volver sin un incentivo. Si él no venía, ella iría a él.

Simplemente tomar esa decisión hizo que se sintiera mejor que en meses, más viva. Llamó a Joe, cambio de dirección y subió a paso vivo por la playa hacia su casa.

No sabía como llegar a él, pero tenía que comenzar por algún lado, de modo que llamó a información para conseguir el numero de la agencia de Virginia. Eso fue fácil, aunque dudaba que fuera tan fácil ponerse en contacto con Kell. Llamó, pero el operador que contestó al teléfono negó que alguien con ese nombre trabajase allí. No existía ninguna ficha sobre él. Rachel insistió en dejar un mensaje, de todas maneras. Si él sabía que había llamado, quizás le devolvería la llamada. Quizás la curiosidad no le permitiese ignorar el mensaje.

Pero los días pasaban y no llamaba, de modo que Rachel volvió a intentarlo y recibió la misma respuesta. No existía ningún registro sobre un Kell Sabin, comenzó a ponerse en contacto con toda la gente con la que había hecho negocios cuando era reportera, haciendo preguntas relacionadas con el modo de ponerse en contacto con alguien resguardado por el secreto de la red de inteligencia. Le envió mensajes a través de cinco personas distintas, pero no tenía modo de saber si alguno de ellos realmente le había llegado. Siguió llamando, esperando que a la larga el operador se sintiese tan frustrado que le pasara a otro su mensaje.

Durante un mes lo intentó. Llegó y pasó la Navidad, igual que las fiestas de Año Nuevo, pero el motor de su vida estaba encendido de algún modo en el intento de contactar con Kell. Le llevó un mes admitir que no había modo de hacerle llegar un mensaje, o que él los había recibido y aún no había llamado.

El darse por vencida de nuevo, después de ese dolor tan grande, era casi más de lo que podía soportar. Durante un tiempo había tenido esperanzas. Ahora no tenía nada.

No se había permitido llorar; había parecido algo sin sentido, y realmente había intentado levantarse y continuar. Pero esa noche Rachel lloró como no había llorado desde hacía meses, acostada sola en la cama que había compartido con él, con la dolorosa soledad. Le había ofrecido todo lo que tenía y era y él se había marchado. Las largas horas de la noche se arrastraron, y ella yació con los ojos abiertos y ardientes, mirando fijamente la oscuridad.

Aún no se había dormido cuando sonó el teléfono a la mañana siguiente, y su voz era aburrida cuando contestó.

– ¿Rachel? -pregunto Jane con vacilación-. ¿Estás?

Con un esfuerzo Rachel se animó.

– Hola, Jane, ¿Cómo estás?

– Redonda -dijo Jane, resumiéndolo en una palabra-. ¿Te gustaría que fuera a hacerte una visita? Te advierto, lo hago con una segunda intención. Puedes perseguir a los niños mientras yo me siento con los pies en alto.

Rachel no supo como podría soportar ver a Jane y Grant tan felices juntos, rodeados de sus niños, pero hubiera sido una bajeza negarse.

– Sí, por supuesto -se obligó a responder.

Jane guardó silencio, y demasiado tarde Rachel recordó que nada pasaba por alto para Jane. Y siendo Jane, fue directa al grano.

– Es Kell, ¿no es eso?

La mano de Rachel apretó el auricular, y cerró los ojos por el dolor que le causaba el simple hecho de oír su nombre. Tantas personas habían negado su existencia que la aturdió que Jane lo trajera a colación. Trato de hablar, pero su voz se paró; entonces comenzó a llorar de nuevo.

– He intentado llamarle -dijo destrozada-. No consigo llegar al final. Ni siquiera alguien admitirá que le conoce. Aunque le hayan dado mis mensajes, no ha llamado.

– Creía que cedería antes -dijo Jane.

Para entonces Rachel se había controlado otra vez, y pidió perdón a Jane por llorar. Se mordió el labio, prometiéndose que no volvería a pasar. Tenía que aceptar su pérdida y dejar de acongojarse.

– Mira quizás pueda hacer algo -dijo Jane-. Tendré que trabajar con Grant. Hablaré contigo después.

Rachel colgó el teléfono, pero no se permitió hacer hincapié en lo que había dicho Jane. No podía. Si sus esperanzas volvían a alzarse para volver a derrumbarse, eso la destruiría.

Jane fue en busca de Grant, y lo encontró en el granero, trabajando en el tractor. Hacia frío, pero a pesar del frío trabajaba sólo en mangas de camisa, y éstas estaban enrolladas hasta sus codos. Dos niñitos regordetes de pelo rubio blanquecino y ojos ambarinos, abrigados cómodamente contra el frío, jugaban a sus pies. Grant había comenzado a sacarlos con él, ahora que ella estaba tan grande con el embarazado que era duro salir persiguiendo a niños que empezaban a andar tambaleándose.

Cuando la vio se enderezó con una llave metálica en la mano. Velozmente su mirada se fijó sobre ella, y a pesar de su volumen una especial brillo iluminó sus ojos.

– ¿Cómo me pongo en contacto con Kell? -preguntó ella, yendo directa al grano.

Grant se vio cauteloso.

– ¿Por qué quieres ponerte en contacto con Kell?

– Por Rachel.

Pensativo, Grant miró a su esposa. Kell había cambiado su número de teléfono privado al poco tiempo de volver a casa, y Grant se había asegurado de que Jane no lo descubriera desde entonces. Era demasiado peligroso dejar que ella supiera cosas como ésa; tenía un genio certero para atraer problemas

– ¿Qué pasa con Rachel?

– Acabo de hablar con ella. Estaba llorando y sabes que Rachel nunca llora.

Grant la miró en silencio, pensando. No había muchas mujeres que hubieran hecho lo que había hecho Rachel. Ella y Jane no era mujeres normales, y aunque hacían las cosas de forma distinta, la verdad era que ambas eran mujeres fuertes. Luego bajó la mirada hacia los niñitos que jugaban felizmente en el heno, gateando sobre sus pies. Lentamente una sonrisa agrietó su cara dura. Kell era un buen hombre; merecía parte de esa felicidad.

– Bien -dijo, apartando la llave y agachándose para coger a los gemelos en brazos-. Entremos en casa. Haré que acepten la llamada. Pero por nada en este mundo te dejaré conseguir el número.

Jane le sacó la lengua, pero le siguió hasta la casa con una gran sonrisa en la cara.

Grant no dejaba detalles al azar; la hizo esperar en otra habitación mientras hacía la llamada. Cuando oyó sonar la línea la llamó, y ella corrió deprisa dentro para coger el auricular de su mano. Dio tres timbrazos más antes de que el teléfono fuese cogido desde el otro lado y una voz profunda dijese;

– Sabin.

– Kell -dijo ella alegremente-. Soy Jane.

Hubo un silencio sepulcral por un momento, y lo aprovechó.

– Se trata de Rachel.

– ¿Rachel? -su voz era precavida.

– Rachel Jones -dijo Rachel, pinchándolo-. ¿No la recuerdas? Es la mujer de Florida.

– Maldición, sabes que la recuerdo. ¿Algo va mal?

– Necesitas ir a verla.

Él suspiró.

– Mira, Jane, sé que tienes buenas intenciones, pero no hay nada que hablar. Hice lo que era necesario.

– Necesitas ir a verla -repitió Jane.

Algo en su voz le llegó, y ella oyó el repentino tono afilado de su voz.

– ¿Por qué? ¿Hay algo mal?

– Ha estado intentando contactar contigo -dijo evasivamente Jane.

– Lo sé. Me llegaron los mensajes.

– ¿Entonces por qué no la has llamado?

– Tengo mis razones.

Era el hombre mas terco, sin ataduras ni compromisos que alguna vez había conocido, excepto por Grant Sullivan; eran tal para cual. Pero incluso la piedra podía ser destruida por el golpe del agua, de modo que no se dio por vencida.

– Deberías haberla llamado.

– No serviría de nada -dijo agudamente él.

– Si tú lo dices -Jane volvió a lo mismo con agudeza-. ¡Pero al menos Grant se casó conmigo cuando supo que estaba embarazada!

Luego colgó de un golpe el teléfono con un ruido satisfactorio, y una sonrisa alegre se extendió por su cara.

Kell caminaba de un lado a otro por su oficina, pasándose la mano por el pelo negro. Rachel estaba embarazada, llevaba a su bebé. Contó los meses. Estaba de seis meses, ¿entonces por qué había esperado tanto tiempo para ponerse en contacto con el? ¿Había algo mal? ¿Estaba enferma? ¿En peligro de perder al niño? ¿Iba algo mal con el bebé?

La preocupación lo devoraba; era incluso peor que pasar por todos esos días desde que la dejó en el hospital. La falta y la necesidad no habían disminuido; más aún, habían aumentado. Sólo su sentido común había podido combatir la tentación que tenía de llamarla cada hora, su memoria no lograba olvidar la imagen de ella en el patio con la sangre mojando su ropa, y sabía que no podía continuar viviendo si su presencia la volviese a poner en peligro. La amaba más de lo que había sabido que un ser humano era capaz de amar; nunca antes había amado, pero cuando lo había hecho, lo hizo con toda el alma. Se extendía por sus huesos y sus músculos; no podía olvidarla ni por un momento. Cuando dormía en su recuerdo estaba el sujetarla en brazos, pero más a menudo yacía despierto, con el cuerpo duro y dolorido por el deseo de que su blandura lo rodease.

No conseguía dormir; su apetito había disminuido; su temperamento era un infierno. Aún no podía tener relaciones sexuales con otras mujeres, porque el simple hecho era que las otras mujeres no le tentaban lo suficiente como para despertarle. Cuando cerraba los ojos por la noche veía a Rachel, con su liso pelo oscuro y sus ojos claros, grises, y la saboreaba con la lengua. Recordaba su franqueza, su honradez, y los juegos que jugaban otras mujeres para atraerle no surtían efecto.

Ella iba a tener a su bebé.

Los mensajes que le habían estado llegando lo habían estado volviendo loco, y una docena de veces había intentado coger el teléfono. Todos los mensajes eran iguales, breves y sencillos. “Llámame. Rachel”. Dios mío, como había deseado, sencillamente oírla otra vez, pero ahora esos mensajes cobraban un mayor sentido. ¿Había querido decirle que iba a ser padre, o era algo más urgente que eso? ¿Iba algo mal?

Intentó coger el teléfono y en verdad marcó el número, pero colgó de golpe antes de que el teléfono pudiera comenzar a sonar. El sudor se desató en su frente. Quería verla, asegurarse de que todo estaba bien. Quería verla a ella, una sola vez, la persona más importante y redondeada por su niño, aunque no recibiese nada más en su vida.

Llovía al día siguiente mientras conducía por la estrecha carretera privada que conducía a la playa y la casa de Rachel. El cielo estaba llorando y poniéndose gris, vertiendo malhumoradamente la lluvia como si nunca fuese a detenerse. La temperatura rondaba los diez grados pero eso parecía caluroso después de haber pasado veinte años en Virginia, y el informe meteorológico de la radio había prometido cielos despejados y una subida de la temperatura para el día siguiente.

Había hecho los preparativos para volar a Jacksonville, después había tomado un avión a Gainesville, dónde alquiló un coche. Fue la primera vez que salía andando de la oficina así, pero después de lo sucedido ese verano, nadie lo cuestionó. No hubiera servido de mucho si lo hubieran hecho; una vez que Sabin decidía ponerse en marchar, se ponía en marcha.

Detuvo el coche delante de la casa y salió, agachándose contra la lluvia. Joe estaba en los escalones delanteros, gruñendo y era tan parecido a antes que una sonrisa apremiante tiró de la boca de Kell.

– Joe, siéntate-dijo él. Las orejas del perro se alzaron ante esa voz y la orden, y un ladrido saltó hacia Kell, sacudiendo la cola.

– Esto es un verdadero saludo -dijo Kell, inclinándose para frotar la cabeza del perro-. Sólo espero que Rachel esté igual de contenta de verme.

Después de que hubiera ignorado sus mensajes bien podía darle con la puerta en las narices. A pesar del frío sintió como comenzaba a sudar, y su corazón golpeaba violentamente contra sus costillas. Estaba tan cerca de ella; ella estaba al otro lado de la puerta, y él estaba temblando por la anticipación, su vientre endureciéndose. Maldición, eso era justamente lo que necesitaba.

Se estaba empapando, de modo que corrió a toda velocidad a través del patio y brinco sobre el porche de un salto, despreciando las escaleras. Dio un golpe contra el marco de la puerta metálica, e impacientándose volvió a hacerlo, más fuerte.

– Sólo un minuto.

Cerró los ojos al oír la voz de ella, después se oyó el ruido de pasos acercándose a la puerta, y los abrió, sin querer perderse ni un segundo de verla. Ella abrió la puerta, y se enfrentaron silenciosamente a través de la pantalla. Sus labios se movieron, pero no salio ningún sonido. Él trago al verla a través de la pantalla, pero no había luz en la sala de estar, y el oscuro día grisáceo no ayudaba mucho. Todo lo que realmente podía ver era el óvalo pálido de su cara.

– ¿Puedo pasar? -pregunto él quedo al final.

Sin hablar ella empujó la puerta abriéndola y se movió hacia atrás para que él pasara. Entró, cerró la puerta detrás de él y alcanzó el interruptor, inundando la habitación de luz. Ella se alzaba ante él, pequeña y frágil y delgadísima. Llevaba unos vaqueros ceñidos y una sudadera negra con bolsillos; su pelo era mas largo y estaba apartado de su cara con dos horquillas grandes de carey. Estaba pálida, su cara tensa.

– No estás embarazada -dijo con una voz apremiante. ¿Había perdido al bebé?

Ella tragó, después negó con la cabeza.

– No. Había esperado estarlo, pero no sucedió.

Su voz, tan baja y bien recordada, hizo que se estremeciera placenteramente, pero sus palabras lo sacudieron.

– ¿No has estado embarazada?

Ahora ella parecía confundida.

– No.

Sus puños se cerraron. No sabía que era peor, el hecho de que Jane le hubiera mentido, o la decepción de que después de todo Rachel no estuviera embarazada.

– Jane me dijo que estabas embarazada -rechinó, luego abruptamente recordó las palabras exactas y una risa explotó a través de su cólera-. ¡Caramba! No lo hizo. ¡Lo que ella dijo fue: al menos Grant se casó conmigo cuando se enteró de que estaba embarazada! -le dijo a ella, imitando a Jane-. Después me colgó el teléfono. Es tan astuta que no lo pillé hasta ahora.

Rachel lo había estado mirando, sin tan siquiera parpadear mientras bebía de su imagen. Él estaba más delgado, más duro, su fuego negro más intenso.

– ¿Viniste por que creíste que estaba embarazada?

– Sí.

– ¿Por qué tomarte la molestia ahora? -preguntó ella, y se mordió los labios para que dejaran de temblar.

Bien, se lo había ganado. La miró otra vez. Ella había perdido peso, y sus ojos estaban vacíos. Lo sobresaltó, lo golpeó duramente. No parecía una mujer feliz, y todo lo que alguna vez había buscado él, era que ella estuviese segura y feliz.

– ¿Cómo estás? -le pregunto, la preocupación volviendo su voz más profunda hasta convertirla en un ruido sordo.

Ella se encogió de hombros.

– Bastante bien, supongo.

– ¿Te molesta el costado?

– No, de ningún modo -ella se fue dando media vuelta, yendo hacia la cocina-. ¿Te gustaría una taza de chocolate caliente? Precisamente iba a prepararlo.

Él se sacó el abrigo y lo lanzó sobre una silla antes de seguirla. Lo asalto un abrumador sentido de deja vu a medida que se apoyaba contra los muebles y la veía trabajar con las cazuelas y tazas para medir. De improviso ella se detuvo y agachó la cabeza para descansarla contra la puerta de la nevera.

– Me mata estar sin ti -dijo con voz sorda-. Lo intento, pero ya no me importa. Un día contigo vale más que toda una vida sin ti.

Sus puños se cerraron fuertemente otra vez.

– ¿Piensas que es fácil para mi? -su voz raspó el aire como una lima oxidada-. ¿No recuerdas lo que sucedió?

– ¡Sé lo que puede ocurrir! -gritó, girándose hacia él-. ¡Pero soy adulta, Kell Sabin! ¡Es mi derecho arriesgarme si creo que merece la pena! Lo acepto cada vez que entro en mi coche y conduzco hacia el pueblo. Mueren muchas más personas en las carreteras cada año que por terroristas o asesinos. ¿Por qué no me prohíbes conducir, si realmente quieres protegerme?

Sus ojos ardían mirándola, pero no dijo nada, y su silencio remoto la incitó.

– Puedo vivir con los riesgos de tu trabajo -continuó ella-. No me gusta, pero es tu decisión. Si no me puedes dar lo mismo, ¿Qué haces aquí?

Aún tenía los ojos fijos en ella, frunciendo el entrecejo. El hambre por ella aumentaba como una obsesión. La quería, más de lo que quería su próximo aliento. No podía vivir con ella, o sin ella, y los pasados seis meses le habían demostrado cuan pobre era la vida sin ella. La contundente verdad, sin adornos era que la vida no era digna de ser vivida si no la podía tener. Una vez acepto eso, sus pensamientos se movieron hacia delante. Tenía que tomar medidas para asegurarse de que ella estaba a salvo; tenía que hacer cambios y ajustes, algo que no había hecho antes. Era extraño qué sencillo se veía todo de repente, solamente porque había admitido para sí mismo que tenía que tenerla. Dios bendijese a Jane por obtener su atención y darle una excusa para ir; ella había sabido que una vez que viera a Rachcel de nuevo no podría marcharse.

Afrontó a Rachel a través de la cocina.

– Realmente puedes aceptar eso, los riesgos que corro y las veces que me iré y no sabrás donde estoy o cuando volveré?

– Ya lo hago -dijo ella, alzando la barbilla-. Lo que necesito saber es que volverás a mi cuando puedas.

Aún la observaba, sus ojos entrecerrados y atravesándola.

– Entonces bien podríamos casarnos, porque Dios sabe que he sido un desastre sin ti.

Ella parecía aturdida; después parpadeó.

– ¿Es una proposición?

– No. Era básicamente una orden.

Lentamente las lágrimas llenaron sus ojos grises, haciéndolos brillar tan intensamente como diamantes y una sonrisa comenzó a iluminar su cara.

– Bien -dijo ella sencillamente.

Él hizo lo que había estado deseando hacer; cruzó la habitación hasta ella y la tomó en brazos, su boca aferrándose a la de ella mientras sus manos descubrían nuevamente las curvas suaves de su cuerpo. Sin otra palabra, la levantó y la llevó al dormitorio, lanzándola a la cama tal y como había hecho la primera vez que hizo el amor con ella. Velozmente le bajó los pantalones vaqueros completamente, luego apartó bruscamente la sudadera subiéndola para revelar sus hermosos senos redondeados.

– No puedo tomarte despacio -susurro él, tirando con fuerza de sus pantalones claros.

Ella no necesitaba que la tomase despacio. Lo necesitaba, y le tendió los brazos. Él abrió sus muslos y la montó, controlándose sólo lo suficiente como para ralentizar su entrada para no hacerle daño, y con un grito de placer Rachel lo tomó en su cuerpo.

Se quedaron en la cama el resto del día, haciendo el amor y hablando, pero en su mayor parte solamente sujetándose el uno al otro y celebrando la cercanía del otro.

– ¿Qué sucedió cuando volviste a Washington? -preguntó en una ocasión durante la tarde.

Él se tendió boca arriba con un brazo atlético estirado sobre su cabeza, adormecido después de hacerle el amor, pero sus ojos se abrieron cuando ella le preguntó.

– No te puedo decir mucho -avisó antes él-. Algunas veces no podré hablar mucho sobre mi trabajo.

– Lo sé.

– Tod Ellis habló, y ayudó. Grant y yo tendimos una trampa, y uno de mis superiores cayó en ella. Eso es todo lo que puedo decirte.

– ¿Había otros en tu departamento?.

– Dos más.

– Casi te cogieron -dijo ella, temblando ante la idea.

– Me hubieran cogido, de no ser por ti -giró su cabeza sobre la almohada y la miró; sus ojos resplandecían, ese brillo que solo él podía producir. No deseaba que ese impulso luminoso desapareciera nunca. Extendió una mano para tocar su mejilla-. Estoy desilusionado de que no estés embarazada.-dijo suavemente.

Ella se rió.

– Puedo estarlo después de hoy.

– Por si acaso -se quejó él, rodando sobre ella.

Ella recobró el aliento.

– Sí, faltaría más, por si acaso.

Epílogo

Estaban sentados en el porche de la granja donde vivían Grant y Jane, disfrutando del leve calor de ese día de finales de verano. Kell estaba apoyado echando la silla hacia atrás, con los pies en la baranda, y Grant estaba echado en una posición totalmente relajada. Ambos hombres parecían soñolientos después de la comida que habían tomado, sin embargo dos pares de ojos alertas vigilaban a los niños que jugaban en el patio mientras que Rachel y Jane estaban en la casa. Entonces las dos mujeres se unieron a sus esposos en el porche, sentándose en grandes mecedoras.

Kell se enderezó de golpe cuando Jaime que era la niña más pequeña, se cayó en el patio, pero antes de que pudiera abrir la boca los cuatro muchachitos se apiñaron alrededor de ella, y Dane -¿o Daniel?- la ayudó a levantarse, mientras le limpiaba la suciedad de sus piernecitas regordetas. Los cinco niños parecían extraños juntos, con los tres muchachos de Sullivan con el cabello casi blanco, tan rubios, mientras que Brian y Jaime eran morenos, con el pelo y ojos negros. Jaime era la reina de ese grupo en concreto, gobernándolos a todos con sus ojos grandes y sus hoyuelos. Ella iba a ser pequeña, mientras que Brian tendría la figura de su padre.

Los niños corrieron, chillando mientras iban hacia el granero, con Dane y Danial sujetando las manos de Jaime, y Brian y Craig detrás de ellos. Los cuatro adultos los miraron ir.

– Puedes creerlo -dijo pensativamente Kell-, ¿Tenemos cuarenta años y juntos tenemos cinco niños en edad preescolar?

– Habla por ti -se volvió Rachel-. Jane y yo todavía somos jóvenes.

Kell la miró y sonrió abiertamente. Aún no había ni una cana en su pelo, y tampoco en el de Grant. Ambos eran duros y se apoyaban, y más satisfechos de sus vidas de lo que lo habían estado nunca.

Todo había ido bastante bien. Se había casado con Rachel, y rápidamente consciente de que habían hecho un bebé, Kell había aceptado una promoción y no había sido durante mucho tiempo más un blanco de primera categoría. Aún estaba en posición de usar su conocimiento y especialización, pero era mucho menos peligroso. Había sido un intercambio, pero uno que para él valía la pena. Miró a Rachel. Oh, sí, definitivamente había merecido la pena para él.

– Nunca me lo dijiste -dijo Jane ociosamente, mientras se mecía en la silla como si no tuviera una sola preocupación en el mundo-. ¿Me perdonaste por haberte hecho creer que Rachel estaba embarazada?

Grant se rió entre dientes, y Kell se estiró aún más, mientras cerraba los ojos.

– No fue una gran mentira -dijo apaciblemente Kell-. Estaba embarazada antes de que llegara el día siguiente. A propósito, ¿Cómo conseguiste mi número?

– Te llamé por ella -confesó Grant, a medida que ponía también sus pies en la barandilla-. Pensé que necesitabas algo de una buena vida.

Los ojos de Rachel se encontraron con los de Kell, y se sonrieron. Era bueno tener unos amigos así.

Linda Howard

***