/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

El Castillo del Amor

Marion Lennox

Si quería casarse con ella… tendría que demostrarle que la amaba. Como viuda y con una hija, era lógico que Susie desconfiara del hombre al que acababa de conocer y que además era el heredero del casillo en el que ella vivía con su pequeña. Seguramente el importante financiero neoyorquino Hamish Douglas querría venderlo. Hamish había pensado convertir el castillo australiano en un hotel de lujo… hasta que conoció a la bella Susie. Por muy seguro que estuviera del éxito de aquel negocio, no podía negar la atracción que había entre ellos. Como tampoco podía echarla a ella y a su bebé de la casa que tanto querían. Sólo había una solución sensata para Hamish… casarse con ella. Pero Susie era la última persona en el mundo que aceptaría un matrimonio de conveniencia…

Marion Lennox

El Castillo del Amor

El castillo del amor (2007)

Título Original: The heir's chosen bride (2006)

Serie: Castillo en Dolphin Bay 02

Capítulo 1

Se solicita información sobre el paradero de Dougal Douglas (o descendiente directo), hermano del lord Angus Douglas, barón de Loganaich. Por favor, póngase en contacto con el bufete Baird y O’Shannasy, en Dolphin Bay, Australia, para obtener más información.

– Señor Douglas, ha heredado usted el título de barón.

Hamish lanzó un gruñido. Llevaba muchas horas de retraso. El comité de la empresa Harrington llegaría en media hora y su nueva secretaria lo estaba volviendo loco.

– Por favor, dame el correo importante.

– Pero en esta carta dicen que es usted un barón. Tiene que leerla…

– Como leo las cartas que llegan de Nigeria ofreciéndome miles de dólares. Lo único que tengo que hacer es enviar el número de mi cuenta bancaria. Jodie, por favor, deberías ser un poco más espabilada.

– Oiga, que yo no soy tonta -replicó ella, indignada.

Pero le perdonaba. ¿Quién no lo haría? Hamish Douglas era el jefe más guapo del mundo. Jodie se había puesto a dar saltos de alegría cuando Marjorie se había retirado, dejándole el puesto a ella.

A sus treinta y tres años, Hamish era alto, moreno y guapísimo de morirse. Tenía el pelo ligeramente rizado, con el que se peleaba a menudo, unos ojos castaños siempre burlones y una sonrisa increíble. Cuando sonreía, que no era a menudo.

Hamish era uno de los corredores de Bolsa con más futuro de Manhattan, pero no parecía disfrutar de la vida.

Quizá sonreiría al saber que era un barón.

– Esto es, diferente -insistió-. En serio, señor Douglas, tiene que leer esta carta. Si es usted quien esta gente cree que es, ha heredado ciertas posesiones. Y «ciertas posesiones» en palabras de un abogado deben de querer decir una fortuna.

– No he heredado nada. Es una tomadura de pelo.

– ¿Qué es una tomadura de pelo? ¿Jodie te está molestando con el correo otra vez?

Jodie iba a levantarse, pero en cuanto se abrió la puerta del despacho volvió a dejarse caer sobre la silla. Marcia Vinel era la prometida de Hamish. Un problema. Jodie la había oído decirle en más de una ocasión que debería despedirla.

– Es una secretaria temporal. No tiene experiencia.

– Pero me cae bien -había replicado Hamish para alegría de Jodie-. Es inteligente, intuitiva y organizada. Además, me hace reír.

– Tu secretaria no está aquí para hacerte reír, Hamish -había replicado Marcia.

No, pensó Jodie, guardando la ofensiva carta en una carpeta. La vida era algo demasiado serio como para reírse. En la vida lo único importante era ganar dinero. Para ellos.

– ¿Qué dice la carta? -preguntó Marcia-. ¿Es uno de esos timos en los que sólo caen los tontos?

Jodie se puso a teclear en el ordenador, como si el asunto no fuera con ella.

– ¿Dónde está la carta? -insistió la novia de su jefe.

– Es una de ésas en la que te ofrecen millones -suspiró Hamish-. Y Jodie no me está molestando. Venga, Marcia, tengo mucho trabajo.

– He venido a decirte que la delegación de Harrington llegará dos horas más tarde de lo previsto. Su vuelo se ha retrasado, así que puedes relajarte.

– Voy a cambiar las reuniones que tenía para esta tarde -dijo Jodie entonces, levantándose-. Pero creo que debería leer la carta.

No le gustaba Marcia, pero Marcia lo obligaría a echarle un vistazo.

– Jodie, por favor. Una carta en la que dicen que tengo un titulo nobiliario y que he heredado una fortuna… eso son cosas de niños.

– Pero no piden los datos de su cuenta bancaria. Sólo dicen que se ponga en contacto con un bufete de abogados en Australia. Puede comprobarlo si quiere.

– Déjame ver -dijo Marcia entonces, como Jodie había supuesto. Marcia era abogada y trabajaba para la misma empresa que Hamish. Ella era el cerebro, él el dinero decían algunos…

Pero Hamish había ganado el dinero usando su cerebro. En fin, eran un buen equipo, desde luego.

Hubo un silencio mientras Marcia leía la carta. Y tampoco ella parecía pensar que era un engaño. Podía verlo en su cara.

– Hamish, ¿tienes un tío que se llama Angus Douglas? ¿En Australia?

– No -contestó él-. Bueno, creo, que no…

– ¿No conoce a sus tíos? -preguntó Jodie.

– Mi padre emigró desde Escocia cuando era un niño. Hubo una pelea familiar… no sé. Nunca le habló de mi familia a mi madre y murió cuando yo tenía tres años.

– ¿Y nunca te has interesado por tu familia? -preguntó Marcia, sorprendida.

– ¿Para qué?

– Para saber quiénes son. Para saber si tu padre pertenecía a una familia adinerada…

– No, mi padre no tenía dinero. Emigró después de la guerra, cuando todo el mundo salía huyendo de Europa. Cuando se casó con mi madre no tenía nada -contestó Hamish, pensativo-. Lo único que sé es…

– ¿Qué?

– En la universidad, mi compañero de habitación estudiaba Historia Contemporánea. Una vez miré un libro sobre la historia de los emigrantes escoceses para ver si podía encontrar… Por lo visto, mi padre salió de Glasgow en 1947, en el Maybelline. No había otro Douglas en la lista de pasajeros, así que tenía que ser él.

– A lo mejor emigró al mismo tiempo que su hermano -opinó Marcia-. Y a lo mejor su hermano se marchó a Australia. Cariño, en esta carta dice que ese hombre se llamaba Angus Douglas, barón de Loganaich, y que murió hace seis semanas en Australia. Están buscando a su hermano, Dougal Douglas, o algún descendiente directo. Tu padre se llamaba Dougal, ¿no?

– Sí.

Hamish hizo una mueca y Marcia sonrió. Jodie conocía bien esa sonrisa. Significaba que empezaba a oler dinero.

– No creo que haya muchos Dougal Douglas -murmuró Hamish-. Y en la lista de pasajeros del Maybelline, la dirección de mi padre era un sitio llamado Loganaich, Escocia. Miré en el mapa y es un pueblo pequeñísimo. Pensé que algún día iría a visitarlo, pero…

– Pero tenías mucho trabajo -terminó Marcia, la frase por él.

Desde luego que sí. Hamish había sido uno de los alumnos más jóvenes en conseguir el título de Comercio en la Universidad de Harvard. Después de eso, enseguida encontró trabajo en una prestigiosa firma de Bolsa en Nueva York y había escalado puestos con la velocidad del rayo. A los treinta y tres años, era socio de la empresa y multimillonario. No había tenido tiempo de volver a Escocia para buscar a su familia.

– Esto es genial -sonrió Jodie-. En la carta dicen que no están seguros de que sea usted la persona que buscan, pero podría ser. Su padre era uno de los tres hermanos Douglas que emigraron de Escocia en 1947. Los otros dos se fueron a Australia y su padre vino a Estados Unidos.

– Puede leerla él mismo -le espetó Marcia, tan encantadora como siempre, dándole la carta a su prometido.

– Será un engaño.

– Léela.

– Seguramente no será nada -insistió él, pero leyó la carta de todas maneras-. Esto de Loganaich… quizá debería echar un vistazo.

– Yo me informaré sobre el bufete -dijo Marcia-. De hecho, voy a hacerlo ahora mismo.

– No hace falta…

– Claro que sí -interrumpió Jodie-. Señor Douglas, en la carta dicen que es usted un barón y que ha heredado un castillo y todo. Un barón escocés. A lo mejor tiene que ponerse una falda escocesa.

– No pienso enseñar mis rodillas -sonrió Hamish.

Entonces sonó el teléfono y llegó el fax que había estado esperando toda la mañana, de modo que volvieron a trabajar.

Los castillos y los títulos tendrían que esperar.

– Creen que lo han encontrado.

Susie Douglas, de soltera McMahon, estaba sentada en la alfombra, frente a la chimenea del gran salón del castillo de Loganaich, jugando con su hija, Rose Douglas, de catorce meses, que empezaba a quedarse dormida.

– Era de esperar -suspiró Kirsty, su hermana gemela.

– Los abogados han buscado por todos los Estados Unidos. Y ahora creen haber encontrado al barón. En cuanto llegue… creo que volveré a casa.

– Pero no puedes irte -protestó Kirsty, horrorizada-. Ésta es tu casa.

– El tiempo que he vivido aquí ha sido estupendo -admitió Susie, mirando con cariño los maravillosos muros cubiertos de tapices. Las dos armaduras que guardaban el pasillo eran en sí mismas una obra de arte. Y hablaba con ellas todo el tiempo. «Buenos días, Eric». «Buenos días, Ernst».

– Pero no puedo vivir en el castillo para siempre. No es mío. Accedí a quedarme hasta que muriese Angus y ha muerto. Kirsty, cariño, Eric y Ernst le pertenecen a otra persona -dijo Susie, suspirando-. Es hora de marcharse.

– Pero yo no quiero que te vayas -insistió su hermana.

Sin embargo, una parte de ella sabía que tenía razón. La despedida era inevitable.

Tras la muerte de su marido, Rory, Susie quedó destrozada. Además de las heridas que sufrió en el accidente de coche que mató a su marido, su hermana había caído en una terrible depresión. Desesperada, Kirsty se la había llevado a Australia para que conociese al tío de Rory, lord Angus Douglas, barón de Loganaich. Un gran título para un hombre maravilloso. En el barón habían encontrado un amigo y Susie se había recuperado de sus heridas y de su infinita tristeza allí, en el castillo. Después de dar a luz a su hija, empezó a mirar la vida con ilusión otra vez.

Pero su casa estaba en Estados Unidos. Su negocio de diseño de jardines estaba en Estados Unidos. Ahora que Angus había muerto no había nada que la retuviese allí.

Pero mientras Susie se recuperaba, Kirsty, su hermana gemela, se había enamorado del médico local. Kirsty y Jake tenían una casa, niños, un perro, gallinas… toda la catástrofe doméstica. Su hogar estaba allí, en Dolphin Bay, Australia.

– Angus debería haberte dejado este castillo a ti.

– No podía hacerlo.

– ¿Por qué no?

– Este castillo fue construido con el dinero que había heredado de su familia. Cuando el verdadero castillo en Escocia se quemó, Angus utilizó parte del dinero de la herencia para reconstruir aquí, en Australia, pero no podía dejárselo a alguien que no fuera un sucesor directo. Y un hombre. Si yo hubiera tenido un hijo sería diferente, pero ahora irá a parar a un sobrino que no conocemos, Hamish Douglas, un americano.

Había dicho «un americano» con tal tono de desagrado que Kirsty tuvo que reír.

– Lo dices como si los americanos fuesen bacterias. Te recuerdo que tú también lo eres, Susie Douglas.

– Ya no me siento americana -suspiró ella, mirando a su hija-. Además, tengo a mi pequeña australiana.

– Medio americana, medio escocesa y nacida en Australia. Pero es de aquí, desde luego.

– Por eso ya no estoy segura -volvió a suspirar Susie-. Rory me dejó dinero suficiente para comprar una casita y vivir feliz para siempre con mi niña. Pero tengo que trabajar y en Dolphin Bay no hay trabajo para una diseñadora de jardines.

– Pero estoy yo -dijo Kirsty.

– Ya sabes que eso es muy importante para mí. Pero necesito un trabajo. Rory murió hace casi dos años y… las heridas del accidente están casi completamente curadas…

– Gracias a Dios.

– Me gustaba mucho cuidar de Angus, pero este castillo sin él parece vacío. Lo único que puedo hacer es cuidar del jardín y cuando llegue el nuevo propietario…

– ¿Cuándo llega?

– No lo sé -contestó Susie-. Pero los abogados dicen que lo han encontrado. Si te dijeran que has heredado una fortuna, ¿no vendrías corriendo?

Kirsty sonrió con cierta tristeza. Aquel título, aquella fortuna, habían provocado tantas penas…

– Sí, supongo que sí.

– Cuando llegue, ya no tendré nada que hacer.

– A lo mejor no viene. O a lo mejor quiere que te quedes cuidando del castillo.

– ¿Y mantenerlo para nada? ¿Qué harías tú si hubieras heredado este castillo?

– Convertirlo en hotel -contestó Kirsty. Era la verdad. Angus había construido aquel castillo como una réplica exacta del castillo de Escocia y era como salido de un cuento de hadas. Demasiado grande para una familia-. Pero a mí me parece una casa estupenda.

– Sí, claro. Catorce habitaciones, una sala de banquetes, un salón de baile, un invernadero… y Rose y yo. Aunque Jake y tú vinierais a vivir aquí con los niños, tendríamos tres habitaciones por cabeza. Es absurdo.

– Pero no puedes marcharte -insistió su hermana.

– Yo creo que debo hacerlo.

– Al menos, quédate hasta que llegue el barón. A lo mejor él no quiere vender el castillo. A lo mejor te contrata para que arregles el jardín…

– Las dos sabemos que eso no va a pasar.

– Pero te quedarás hasta que llegue, ¿no? Eso es lo que habría querido Angus.

– Lo echo mucho de menos -suspiró Susie.

– Sí, claro. Yo también.

– Puede que el nuevo barón no quiera cultivar calabazas.

– ¡Eso sería un pecado imperdonable!

– Hemos conseguido la más grande este año.

– ¿Te he contado que la noche antes de que muriese Angus me colé en el huerto de Ben Boyce para medir la suya? Es diminuta en comparación con la nuestra. Angus murió sabiendo que este año ganaría el trofeo.

– Pues ya está -rió Kirsty-. El nuevo barón sólo tiene que recoger el trofeo y seguir donde lo dejó Angus.

– El abogado dice que se dedica a las finanzas. Un financiero americano preocupándose por una calabaza… lo dirás de broma.

– No lo digo de broma -insistió su hermana-. Ya lo verás. Se enamorará del castillo y querrá que te quedes para cuidar el jardín y comerá pastel de calabaza durante el resto de su vida.

– No lo creo.

– Al menos, espera a ver qué pasa -repitió Kirsty-. Por favor, Susie. Tienes que darle una oportunidad.

– ¿Vacaciones? -Hamish miró a su secretaria, estupefacto-. Lo dirás de broma.

– No lo digo de broma. Sus vacaciones empiezan la semana que viene… Ah, por cierto, renuncio. Dejo el trabajo.

– ¿Qué? -Hamish llegaba tarde a una reunión.

Estaba reuniendo sus notas cuando su poco convencional secretaria entró en el despacho para darle la noticia.

– Que tiene tres semanas de vacaciones empezando la semana que viene -repitió Jodie pacientemente-. Y que me voy.

Él la miró como si tuviera dos cabezas.

– No puedes irte.

– Claro que puedo. Sólo soy una secretaria temporal. Vine hace dos años para sustituir a su antigua secretaria y sigo teniendo un contrato temporal.

– Pero la gente no se va…

– No, claro que no se van. ¿Por qué se van a ir cuando ganan dinero? -lo interrumpió Jodie-. Pero, ¿se ha dado cuenta de que hay gente que sí se va de la empresa? Empiezan a tomarse días libres porque no pueden seguir el ritmo. Están constantemente cansados, se les olvidan las cosas. Dejan de ser eficientes y son despedidos. Así que, lo que yo voy a hacer es marcharme antes de que me despidan.

– Pero Jodie…

– ¿Por qué cree que Marjorie se retiró tan joven? Oyéndolo a usted y a su novia uno pensaría…

– ¿Marcia?

– Sí, Marcia. Ella está tan encantada con su nuevo título nobiliario… está deseando casarse para convertirse en lady Marcia Douglas. Pero usted no tiene tiempo de ir a ver el castillo…

– Es un castillo falso -protestó Hamish.

– Un castillo es un castillo -declaró Jodie-. Que no tenga seiscientos años no significa que no sea un castillo de verdad. Y la idea de Marcia de ponerlo a la venta sin verlo siquiera es completamente ridícula. He estado hablando con Nick y…

– ¿Nick?

– Mi pareja -contestó ella, con exagerada paciencia-. El hombre con el que comparto mi vida. Es carpintero. Antes era asistente social y trabajaba con niños discapacitados, pero el trabajo lo dejaba agotado y deprimido. Le encantaba, pero era muy duro para él. Es casi tan guapo como usted y le hablo de él todo el tiempo. Pero, claro, usted no me escucha nunca.

Hamish parpadeó. Luego miró su reloj, sin saber qué hacer. Pero enseguida dejó los papeles sobre la mesa. Jodie era una secretaria estupenda, aunque poco convencional, y sería más conveniente pasar unos minutos con ella intentando convencerla para que se quedara que contratar a otra y tener que enseñarle…

– No me haga esto -le suplicó Jodie entonces-. Estoy intentando cambiar su vida, no el horario de una reunión.

– ¿Perdona?

– Usted no ve nada más que el trabajo. La gente dice que del amor no sabe nada. Eso explicaría su relación con Marcia, claro, pero yo no quiero meterme en cosas que no me atañen. Lo único que sé es que no ve la vida. Le han dado una oportunidad fantástica y va a tirarla por la ventana.

Hamish se sentó.

– Eso es…

– Una impertinencia, ya lo sé. Pero alguien tenía que decírselo. Nick acaba de conseguir un contrato para reconstruir el coro de una vieja iglesia en Nueva Inglaterra y me voy con él, por eso tengo que dejar el trabajo. Pero antes de irme he decidido intentar salvarle a usted. Pasarse la vida entera ganando dinero es una soberana estupidez, señor Douglas. Tener un castillo y no ir siquiera a verlo es una locura, así que he cancelado todas las reuniones que tenía planificadas para las siguientes tres semanas. A partir del lunes que viene ya no estaré aquí y, si tiene dos dedos de frente, tampoco estará usted.

– No puedo hacer eso.

– Claro que puede… lord Douglas.

– Jodie…

– ¿Sí? -sonrió ella, encantada con su papel de Santa Claus-. He reservado un billete de avión desde el aeropuerto Kennedy hasta Sidney. Y habrá un coche esperándolo allí para llevado a Dolphin Bay. He reservado dos asientos, por si quiere llevar a Marcia, pero les he dicho que seguramente cancelaría uno de ellos.

– Marcia no vendrá.

– No, pero usted sí. Lleva en este trabajo casi diez años y nadie recuerda que se haya tomado nunca unas vacaciones. Sí, claro, ha estado en reuniones en Suiza y en la Costa Azul, pero trabajando. Y ya es hora de que viva un poco la vida antes de casarse con Marcia.

– No puedo hacer eso -insistió él, aunque ya no estaba tan convencido.

– Los demás socios saben que se va de vacaciones y saben por qué. Ha heredado un castillo y todos han pedido que traiga fotos. Así que, si decide quedarse, quedará como un memo.

– ¿Perdona?

– Así es como se habla en la calle, señor Douglas. Algo que usted necesita aprender. Si va a pasar de corredor de Bolsa a aristócrata, a lo mejor necesita un poquito de experiencia vital entre una cosa y otra.

– Mira, gusano estúpido, si no sales de ahí te cubriré de cemento.

El pelo de Susie intentaba escapar de la cinta y se le metía en los ojos. Pero al intentar apartarlo se manchó la cara de barro. Genial.

Aquélla era su ocupación favorita, hacer agujeros en el barro. Estaba construyendo un camino desde la cocina hasta el invernadero, pero el suelo se había hundido con las lluvias del último mes y tenía que alisarlo para echar cemento antes de colocar las losas.

Rose dormía plácidamente en el salón, el sol le daba en la cara y Susie se sentía estupendamente bien.

Pero tenía que sacar a aquellos gusanos del barro.

– Voy a llevaros a la caja de abono -les dijo-. El abono es como el cielo para los gusanos. Ah, mira éste qué gordito…

Entonces alguien puso una mano en su hombro.

Susie, que llevaba puestos los cascos, y no había oído nada, lanzó un grito, se incorporó a toda prisa y dio un paso atrás.

El extraño la estaba mirando con expresión burlona.

Y era un extraño que parecía recién salido de un yate de lujo o algo parecido. Llevaba unos pantalones de color claro, un polo blanco y una chaqueta de ante colgada al hombro.

Y unos zapatos de ante color crema.

Zapatos de ante color crema. Allí.

Era un hombre alto, atlético, con el pelo negro, bonita piel, una sonrisa preciosa…

Había un coche negro aparcado en el patio, se fijó entonces. Estaba tan concentrada en sus gusanos que no se había dado cuenta de nada.

Podría haber sido un asesino, pensó entonces, angustiada.

Aunque… quizá lo estaba esperando. Aquel hombre tenía que ser el nuevo barón de Loganaich.

Quizá debería haber organizado una guardia de honor o una salva de cañonazos.

– ¿Es usted la jardinera? -le preguntó, mientras ella intentaba limpiarse la cara de barro.

– Sí, soy la jardinera -contestó Susie-. Y todo demás. Ama de llaves, cocinera y encargada del castillo de Loganaich. ¿Quién es usted?

Pero él estaba mirando hacia otro sitio, hacia una enorme bola dorada a un lado del jardín.

– ¿Qué es eso?

– Una calabaza -contestó ella, orgullosa-. Se llama Priscilla. ¿A que es estupenda?

– No me lo puedo creer.

– Pues será mejor que se lo crea. Es una Dills Atlantic gigante. Este año decidimos cultivar éstas en lugar de las Queensland Blues… nos hemos pasado siglos en Internet buscando algún sitio para comprar las semillas. Claro que no están tan sabrosas como las otras. En realidad, sólo sirven para dar de comer al ganado… pero, ¿qué más da?

– Ya, claro -murmuró él, confuso.

– El único problema es que necesitamos a cinco levantadores de peso para moverla. Nuestro mayor competidor también ha cultivado Dills esta temporada, pero no tiene tanta experiencia como nosotros. Este año el trofeo a la calabaza más grande de Dolphin Bay es nuestro, seguro.

– Seguro -repitió él, perplejo.

Aquella conversación no iba a ninguna parte, evidentemente.

– ¿Hay alguien en casa? -preguntó, señalando el castillo.

– Yo estoy en casa. Rose y yo.

– ¿Rose?

– Mi hija. ¿Es usted…?

– Hamish Douglas. Estoy buscando a Susie Douglas.

– Ah.

Entonces, era el nuevo barón.

Pensaba que se parecería a Rory.

Pero no se parecía a ninguno de los Douglas que ella había conocido. Era más alto, de huesos más largos, mas atlético. Era un Porsche comparado con el Land Rover que había sido Rory, decidió, acercándose y cojeando ligeramente al hacerlo, para estrechar su mano. Aún le dolían un poco las piernas desde el accidente en el que murió su marido y era peor cuando estaba en cuclillas mucho tiempo.

– Susie Douglas soy yo. Hola.

– Hola -sonrió él, estrechando su mano… y mirándosela después.

– Está casi limpia -le espetó ella, indignada-. Además, es sólo tierra. Con unos cuantos gusanos.

– ¿Gusanos?

– Lombrices de tierra, ya sabe. Para su información, esas lombrices son las responsables de que Priscilla haya crecido tanto. Pero voy a meterlas en la caja del abono, no se preocupe. Quiero poner unas losas desde la cocina al invernadero y no me gustaría nada ahogar a un montón de lombricillas bajo kilos de cemento. ¿Quiere que le enseñe el invernadero?

– Esto… sí, claro -contestó Hamish, completamente despistado.

– Será mejor que se lo enseñe, ya que está aquí. Ha heredado usted todo esto y el invernadero es maravilloso. Estaba hecho un asco cuando yo llegué, pero lo he reconstruido. Es casi como las rosaledas que hay en Inglaterra.

– Es usted americana, ¿no?

– Soy la reliquia del castillo. Espere un momento. Tengo que ir a mirar una cosa.

Susie se acercó a la ventana más cercana y se apoyó en el alfeizar para comprobar que Rose seguía durmiendo.

– No. Todo bien.

– ¿Qué?

– Mi hija, Rose. Está durmiendo -sonrió ella, señalando los casco-. ¿Cree que estaba oyendo hip-hop mientras trabajaba? Pues no, estaba oyendo la respiración de mi hija -le explicó, volviéndose hacia el invernadero-. Reliquias era como nos llamaban antes.

– No la entiendo.

– Las mujeres que quedaban atrás cuando morían sus hombres.

– Y su hombre era…

– Rory Douglas -dijo ella-. Su primo. Era escocés-australiano, pero nos conocimos en Estados Unidos.

– Yo no sé nada sobre mis primos -murmuró Hamish.

Susie fue, cojeando ligeramente, hacia un edificio con paredes de cristal, pero caminaba tan rápido que Hamish tuvo que alargar la zancada.

– ¿No sabe nada de su familia?

– No sabía que existiera hasta que recibí la carta de sus abogados.

– Diciendo que era usted un barón -rió Susie-. Qué gracia, ¿no? Es como el cuento de Cenicienta. En realidad, esperaba que fuese usted pobre como las ratas y que viviera en una chabola… pero me han dicho que se dedica a las finanzas en Manhattan. Así que supongo que no viviría en una chabola.

– En una chabola bastante cara -sonrió él. Susie abrió las puertas del invernadero y Hamish miró alrededor, sorprendido-. ¡Vaya!

– Sí, vaya.

El invernadero era tan grande como tres o cuatro salones enormes y con un techo de más de quince metros de alto. Parecía casi una catedral, pensó, mareado. Las vigas eran grandes, oscurecidas por el paso del tiempo.

– Las vigas son de la catedral de St. Mary, al sur de Sidney. St. Mary se quemó después de la guerra, cuando Angus construyó este castillo.

Susie llevaba un peto vaquero manchado de tierra. Era bajita, delgada, con un rostro alegre y amistoso. Tenía los ojos de un marrón muy claro, casi de color miel, y sus rizos castaños con reflejos rojizos parecían negarse a permanecer bajo la cinta. Tenía una cicatriz en la frente, casi imperceptible, pero que la recorría de lado a lado. Seguía siendo joven: pero su rostro había visto…¿qué, la vida?

Su marido había sido asesinado. Eso era lo que le habían dicho los abogados. En Nueva York le había parecido una historia demasiado truculenta, irreal; pero de repente, allí, le parecía real. Horriblemente real.

– ¿Qué sabe usted de la familia Douglas? -le preguntó ella, como si hubiera leído sus pensamientos.

– Muy poco -contestó Hamish-. Sé que Angus fue el último barón y que murió sin tener hijos. Su difunto marido, Rory, era su sobrino mayor, pero tanto él como el segundo sobrino, Kenneth, están muertos. Yo soy el sobrino más joven, por lo visto. Pero ni conocí a Angus ni sabía nada del título o del castillo.

– Ya veo. ¿Sabe algo más?

– Que Angus vino a vivir a Australia después de la guerra y que mi padre y el otro hermano, el padre de Rory y Kenneth, se fueron de Escocia poco después.

– El castillo de Escocia quedó completamente destruido por una bomba incendiaria durante la guerra, pero creo que nadie lo lloró demasiado. Los chicos habían crecido en un ambiente venenoso. Angus lo heredó todo y los demás nada, ni un céntimo. Y el testamento era firme, de modo que no podía cambiar la situación. Después del incendio, todos decidieron marcharse de Escocia. Angus me contó que su padre fue el primero en irse. Se marchó a América y no volvió a saber nada de él.

– ¿Y qué hicieron Angus y el otro hermano… David?

– Angus estuvo en las fuerzas aéreas y fue herido al final de la guerra. Mientras se recuperaba en el hospital conoció a Deirdre. Era enfermera y su familia había muerto en el bombardeo de Londres. Cuando salió del hospital, decidieron venirse a Australia. David vino después -explicó Susie-. La relación entre ellos no era fácil y los hijos de David heredaron ese resentimiento.

– ¿Por qué?

– Cuando el hijo mayor hereda todo y los demás nada empiezan los problemas. Angus reconstruyó el castillo aquí. Era una cura, por supuesto, pero los hombres de este pueblo encontraron trabajo cuando más falta les hacía. A lo mejor no fue tal locura después de todo…

– Ya, claro.

– Deirdre y él no tuvieron hijos, pero David tuvo dos: Rory y Kenneth. Yo me casé con Rory.

Hamish la miró un momento, en silencio.

– Me han dicho que Kenneth asesinó a su marido.

– Sí, había mucho odio entre ellos -suspiró Susie-. Angus decía que sus hermanos siempre lo habían odiado y, evidentemente, Kenneth sentía lo mismo por Rory. Mi marido se marchó a Estados Unidos para huir de todo eso. Cuando me conoció, ni siquiera me habló de la fortuna familiar. Pero Rory iba a heredar todo el patrimonio de Angus y Kenneth lo quería para él. Tanto… tanto como para asesinarlo. Luego, cuando la policía lo descubrió por fin, se suicidó.

– Y ahí es donde entro yo -murmuró Hamish.

Ella respiró profundamente.

– Y ahí es donde entra usted, sí. Bienvenido al castillo de Loganaich, barón. Espero que utilice su herencia con la misma dignidad que Angus. Y espero que el odio de esta familia se detenga de una vez.

– Y yo espero que usted me ayude.

– No, yo me voy a casa. Ya estoy harta de… de todo. Es su herencia. Rory me dejó dinero suficiente como para vivir más o menos cómodamente. De modo que me voy.

Capítulo 2

Tenía que hacerse cargo de aquel castillo, pensó Hamish. Ahora era el momento de decir: «Muchas gracias por todo. ¿Me da usted las llaves?».

Aquello era absurdo. No debería haber dejado que Jodie lo convenciese.

La idea de quedarse solo en aquel castillo era aterradora.

– No tiene que irse ahora mismo. Yo puedo dormir en un hotel y mañana por la mañana nos sentaremos a hablar…

– ¿No va a quedarse aquí?

– Ésta ha sido su casa durante mucho tiempo. No tengo intención de echarla.

– En el castillo hay catorce habitaciones.

Hamish vaciló.

– ¿Le importaría que durmiese aquí?

– No sólo no me importaría. Me parecería lo más normal.

– ¿No tiene miedo?

Ella levantó una ceja.

– No.

– ¿Cómo sabe que yo no soy como Kenneth?

Susie Douglas lo miró a los ojos.

– No, no es usted como Kenneth. Estoy segura. La amargura deja una marca en el rostro.

– Pero no es justo heredar…

– Angus y Rory me han dejado todo lo que necesito -lo interrumpió ella-. Nadie me debe nada y me da igual lo justo o lo injusto de la herencia. Yo tengo una profesión y volveré a ejercerla. Matar por dinero…

– Pero si su hija hubiera sido un niño, él lo habría heredado todo -le recordó Hamish-. Es injusto.

– ¿Cree que eso me preocupa?

– No, estoy seguro de que no.

– Muy bien, entonces solucionado. No tiene que preocuparse, no voy a clavarle un cuchillo a medianoche ni a envenenar sus cereales.

– Tostadas, no tomo cereales.

Ella parpadeó. Aquella conversación era absurda.

– ¿No toma cereales? Todos los americanos toman cereales.

– Yo soy diferente -sonrió Hamish.

– Pero es usted un barón.

– Acabo de enterarme.

Susie lo miró de arriba abajo.

– Sí, lo es. Mocasines de ante o no, es usted un barón. Y no sólo un barón sino un lord.

– Ni siquiera sé muy bien qué significa eso.

– Que se quedará aquí, en el castillo, mientras viva. Pero ser un barón requiere una gran responsabilidad.

– ¿Por qué?

– Porque, además de ser poseedor de tierras, es el que sostiene la dignidad del estado… o de la propiedad en este caso. Angus era un barón estupendo. No sé qué clase de barón habría sido Rory. Kenneth lo habría hecho fatal. Pero usted, Hamish Douglas… ¿será usted un buen barón?

– Eso suena como un reto.

– Quizá lo sea.

Hamish vaciló, sin saber cómo tomárselo. Y sin saber si aquella mujer estaba loca.

– Quizá será mejor que me aloje en un hotel, en el pueblo. Volveré mañana para organizar las cosas.

– No hay mucho que organizar. Pero debe quedarse aquí. En el pueblo solo está el pub y los jueves hay una competición de dardos. No encontrará habitación. Además, si alguien tiene que irse, ésa soy yo. Ahora es su casa, no la mía.

– Pero yo quiero que se quede -insistió él-. Tengo que pensar qué voy a hacer con el castillo y…

– ¿Qué piensa hacer con él?

– Venderlo.

Susie hizo una mueca.

– ¿Puede hacer eso?

– Sí, lo he comprobado -contestó Hamish. En realidad, lo había comprobado Marcia-. Si pongo el dinero en un fideicomiso, puedo venderlo sin ningún problema.

El capital tenía que mantenerse intacto, pero sólo los intereses, más la renta de las tierras en Escocia, lo harían rico… aunque no lo fuese ya.

– No me necesita a mí para vender el castillo -le espetó ella bruscamente. Y luego se mordió los labios-. Lo siento. Sé que vender el castillo es lo más sensato, pero… -Susie tragó saliva-. Bien, me quedaré esta noche. Mañana me iré con mi hermana hasta que encuentre un vuelo a casa.

– Mire, no hay necesidad…

– Sí la hay -interrumpió ella. Y, de repente, su voz sonaba casi desesperada.

– ¿Por qué?

– Porque yo siempre me enamoro -contestó Susie, intentando contener las lágrimas-. Me enamoré tanto de Rory que su muerte me rompió el corazón. Me enamoré de Angus, que era un anciano maravilloso, y ahora me he enamorado de su estúpido castillo, de sus tontas armaduras… se llaman Eric y Ernst, por cierto y les gusta que la gente les hable. Incluso me he enamorado de sus gusanos. Estoy harta de tener el corazón roto, así que me voy a Estados Unidos a diseñar jardines y Rose y yo vamos a vivir felices para siempre. Y ahora, si me perdona, voy a seguir trabajando. Lleve sus cosas arriba. Puede usar el dormitorio que quiera. Todo el piso de arriba es suyo…

– Pero…

– Rose y yo dormimos abajo. Ahora tengo que ponerme a cavar en el barro antes de que mi hija se despierte de su siesta -siguió ella, como si no lo hubiese oído-. La cena es a las siete. Nos vemos en la cocina.

Y, sin decir otra palabra, se alejó hacia el jardín con aparente determinación.

Pero Hamish no pensaba dejarse engañar. Había visto un brillo de lágrimas en sus ojos cuando se daba la vuelta.

– Kirsty, está aquí. El nuevo propietario.

Susie había estado llorando. Kirsty podía oírlo en su voz y se le encogió el corazón.

– ¿Es horrible? ¿Es otro Kenneth? Voy para allá ahora mismo.

– No hace falta que vengas.

Al otro lado del hilo se oyó un pequeño sollozo.

– ¿Entonces qué pasa?

– Que va a vender el castillo.

Kirsty sabía que aquello iba a pasar. Era inevitable. Pero había esperado…

Susie se había esforzado tanto. Malherida después del terrible accidente preparado por Kenneth para matar a Rory, Susie había caído en una depresión tan profunda que casi la convertía en una persona impedida. Pero en aquel castillo, con el cariño de Angus, con su afecto por el maravilloso jardín y su amor por Rose, había conseguido volver a la vida. Durante los últimos meses había vuelto a ser la Susie de siempre, alegre, mandona, llena de planes…

La muerte de Angus había sido esperada, un final en paz para una larga y feliz vida, pero Kirsty sabía que su hermana gemela aún no la había aceptado del todo.

Ella era médico y lo había visto antes. Querer y cuidar de alguien hasta el final, viendo cómo se va, pero sin poder aceptar la realidad de que aquel era el final.

– ¿Y qué vas a hacer?

– Me vuelvo a casa. A Estados Unidos. Mañana mismo si es posible.

– No creo que consigas el pasaporte para Rose en un solo día.

– Ya tengo su pasaporte preparado. Sólo tengo que organizar algunas cosas de última hora. ¿Puedo quedarme en tu casa hasta entonces?

– Supongo que sí -contestó Kirsty, organizando mentalmente su casa para acomodar a su invitada-. ¿Pero por qué? ¿Cómo es?

– Es guapísimo.

Silencio.

– Ya veo -murmuró su hermana-. ¿Y por qué quieres venir a mi casa? ¿No confías en ti misma?

– No, no es eso.

– ¿No?

– No -contestó Susie-. Es que… no es como Rory y no es como Angus y no soporto que esté ahí. Que sea el dueño de todo. No sabe nada del castillo, ni de la familia. Ni de nada.

– Es normal.

– No es normal. Lleva mocasines de ante.

– Ah, ya.

– No te rías de mí, Kirsty Cameron.

– ¿Cuándo me he reído yo de ti?

– Todo el tiempo. ¿Puedo ir a tu casa?

– No, esta noche no. Tengo que airear la habitación de invitados…

– ¡Kirsty!

– Es que acabo de pintarla y huele a pintura. No creo que te pase nada por dormir en el castillo una noche. ¿O quieres que vaya a hacerte compañía?

– No, no. Él se ha ofrecido a dormir en el pub esta noche, así que supongo que es inofensivo. Le he dicho que podía quedarse.

– ¿Quieres llevarte a Boris?

– Boris no es precisamente un perro guardián.

– Pero siempre ha cuidado muy bien de nosotras -replicó Kirsty, indignada. En fin, Boris era un mestizo juguetón que se acercaba a todo el mundo, pero siempre les había sido muy fiel.

– Sí, es verdad -asintió Susie, riendo-. Es estupendo. Pero estoy bien. Le daré de cenar a lord Hamish Douglas y luego me iré a dormir.

– Me parece muy bien.

– Pero ver cómo vende el castillo… Kirsty, no creo que pudiera soportado.

El castillo era fantástico.

Mientras Susie terminaba de hacer su tarea en el barro, Hamish aprovechó la oportunidad para explorar. Y se quedó helado.

Era una construcción de piedra asombrosa, con una mezcla de grandeza… y un toque kitsch. El viejo lord no había ahorrado un céntimo construyendo un castillo como debía ser construido un castillo para que durase quinientos años o más. Pero en aquel fantástico edificio había muebles que no eran tan grandiosos.

A su tía Molly le encantarían aquellas cosas, pensó, haciendo una mueca al ver un horrible candelabro de plástico, las plantas de plástico y las copias baratas de mesas y sillas Luís XIV. Era tan horrible que resultaba hasta brillante.

Luego abrió la puerta de un cuarto de baño y descubrió a la reina Victoria mirándolo desde un enorme retrato. Hamish soltó una carcajada. Un hombre no podía hacer lo que tenía que hacer bajo esa mirada. Tendría que encontrar otro cuarto de baño o quizá ir al pub.

Más exploración.

Encontró otro baño, éste con un candelabro tan grande que casi se salía por la puerta. El retrato que había allí era de Enrique VIII. Muy bien. Podía soportar a Enrique.

Había cinco habitaciones vacías y eligió una que tenía una enorme cama con dosel y una vista del mar que te dejaba sin aliento.

Decidió entonces que alojarse allí no sería tan horrible.

Susie seguía trabajando en el jardín y se quedó mirándola un momento… no, alojarse allí no iba a ser tan fácil.

¿Qué había dicho? Que se había enamorado del castillo, de sus gusanos del jardín…

Y había llorado.

Y, por el temblor de sus hombros, parecía seguir llorando.

A él no le gustaban las lágrimas.

La sonrisa que tenía en sus labios desde que vio el retrato de la reina Victoria desapareció entonces, de repente. Hamish se dispuso a sacar sus cosas de la maleta y colocarlas en el armario. Las camisas bien colgadas, los zapatos alineados.

Marcia decía que era un maniático del orden. Y Marcia tenía razón.

Casi involuntariamente se acercó de nuevo a la ventana. Susie estaba cavando con ferocidad. La vio entonces parar y pasarse el antebrazo por los ojos.

Estaba llorando.

Debería dormir en el pub. Con competición de dardos o sin ella.

Eso era una bobada. ¿Ponerse sentimental? ¿Qué clase de barón era?

Él era el propietario del castillo. Era lord Hamish Douglas. Ridículo. Si su madre supiera que estaba pasando también lloraría, pensó, haciendo una mueca.

¡Demasiadas lágrimas!

Durante la primera parte de su vida, las lágrimas fue lo único que conoció. Cuando tenía tres años, su padre se suicidó. Ése era su primer recuerdo. Demasiadas mujeres, demasiadas lágrimas, demasiados sollozos…

Las lágrimas no habían parado. Su madre había estado de luto por la muerte de su padre durante el resto de su vida. Seguía estándolo.

«Lávate las rodillas, Hamish. A tu padre no le gustaría verte con las rodillas sucias. Ay, hijo, no puedo soportar que él no vaya a verte nunca más».

Lágrimas.

«Haz tus deberes, Hamish. Si suspendes…». Lágrimas.

«Tu padre estaría tan orgulloso de ti».

Y los sollozos continuaban. Sin fin. Su madre, sus amigas, sus tías.

Había habido lágrimas durante todos los días de su vida hasta que se marchó de casa, entre lágrimas de recriminación, para vivir su propia vida. Había encontrado un trabajo en Manhattan, lejos de su casa en California. Lejos de las lágrimas.

Odiaba los lloros, las emociones sin control.

Los odiaba. Su trabajo era un oasis de calma para él, donde las emociones terminaban. Marcia era una mujer fría, contenida. Una mujer que no lloraba nunca.

No debería haber ido allí, pensó entonces. Aquello del título era absurdo. No pensaba usarlo nunca. A Marcia le gustaba y si quería ponerlo delante de su nombre en las tarjetas, era cosa suya.

Pero Marcia no lloraría nunca.

Debía llamarla, decidió entonces, sacando el móvil de la maleta. Había dieciséis horas de diferencia. Las cuatro de la tarde allí era medianoche en Nueva York. Marcia estaría en la cama, leyendo algún documento legal con la misma pasión que otros leían novelas de misterio.

Contestó a la primera llamada.

– Hamish, estupendo. Ya has llegado. ¿Debo llamarte lord Douglas a partir de ahora?

– Corta el rollo, Marcia.

– Perdona. ¿Qué tal el viaje?

– Bien, gracias.

Hubo un momento de pausa. Ella esperaba que dijese algo más, pero Hamish seguía mirando a Susie por la ventana. Estaba cavando como si le fuera la vida en ello.

– ¿Cómo es? -preguntó Marcia por fin-. Me refiero al castillo.

– Una cura. Tengo a la reina Victoria en el baño.

– ¿Quién?

– La reina Victoria. Pero me he cambiado al que tiene a Enrique VIII.

– ¿De qué estás hablando?

– De retratos. Este castillo está lleno de ellos. La reina Victoria en el baño me molesta.

– Pues quítalo.

Eso sería más sensato. Quitar todos los retratos. Se los enviaría a su tía Molly. En cuanto Susie se fuera.

– ¿Te ha recibido alguien?

– La viuda de Rory Douglas.

– Ah, sí -murmuró Marcia. Hamish la oyó pasar unas páginas hasta que encontró la que buscaba-. Tengo la carta aquí mismo. Fue asesinado por su hermano… por eso has heredado tú. ¿Cómo es?

– Sentimental.

– Una viuda lacrimosa, ya veo. Mi pobre Hamish, qué horror. ¿Va a ser difícil sacarla de allí?

– ¿Qué quieres decir?

– Si ha estado viviendo en el castillo… no será una inquilina de por vida, ¿no?

– No, se ha ofrecido a marcharse esta misma noche.

– Ah, genial.

– Pero no puedo echarla de aquí -dijo Hamish.

– No, bueno, claro. Puede que necesites usar parte del dinero para instalarla en otro sitio. ¿Tiene casa en alguna parte?

– Es americana. Ha dicho que volvía a su casa, de modo que…

– Entonces no es tonta del todo -aprobó Marcia-. ¿Y tú? ¿Cuánto tiempo crees que tardarías en poner el castillo en venta?

– Pintaré el cartel de Se Vende mañana mismo.

– No, en serio. Hamish, esto vale mucho dinero. ¿Crees que podría convertirse en hotel?

– Sí.

– Hay agencias especializadas en ese tipo de edificios. Te llamaré para darte sus nombres.

– Muy bien.

¿Muy bien?

Claro que sí. Marcia había sugerido lo más sensato. Y sí, debería mandarle el retrato de la reina Victoria a su tía Molly, pensó, mientras miraba a Susie.

– Un filete con patatas.

Hamish acababa de abrir la puerta de la cocina cuando oyó la voz de Susie. La cocina parecía hecha para un ejército. Tenía vigas de madera en el techo, un maravilloso suelo de piedra y una antigua cocina de leña, además de una moderna cocina de gas.

– ¿Cómo le gusta la carne?

– En su punto -contestó Hamish.

– En su punto, ¿eh? -sonrió ella. Había dejado de llorar, afortunadamente.

– ¿Eso es un problema?

– Podría serlo.

– ¿Por qué?

– Depende de cómo salgan. Antes de que usted llegara había pensado hacerme un sándwich de pavo.

– Un sándwich, ¿eh? Eso no es mucha cena.

– No se meta conmigo. Ya lo hace Kirsty.

– ¿Kirsty?

– Mi hermana. Ella y su marido son los médicos de la localidad. Kirsty me dijo que debería preparar algo bueno para celebrar su llegada y me ha traído estos filetes hace unos minutos. Se habría quedado para saludarlo, pero tenía una emergencia.

– Ah, ya veo.

– Pero me ha dejado a Boris, por si acaso usted se metía conmigo.

Boris era un perrucho marrón que estaba tumbado debajo de una silla. Una niña de un año, más o menos, movía una galleta sobre su cabeza y el perrillo la miraba esperando con eterna paciencia a que se le cayera.

– ¿Qué haría Boris si me metiera con usted?

– Ya se le ocurriría algo -contestó Susie-. Es un perro lleno de recursos.

Los filetes estaban colocados sobre la mesa. Tenían un aspecto magnífico.

– ¿Cómo piensa hacerlos?

– Voy a freírlos -contestó ella-. Eso no suena muy difícil.

– ¿También piensa hacer patatas fritas?

– Sí… bueno, son congeladas. Kirsty las ha traído. Se meten en el horno y están hechas en tres minutos.

– Dígame que no es usted responsable del retrato de la reina Victoria -sonrió Hamish, pensando en Jodie. A Jodie le encantaría aquel castillo.

– No, la tía Deirdre es quien colgó ese retrato. Angus le dio carta blanca para decorar el castillo… pero también le dio un presupuesto muy pequeño. En fin, no lo hizo tan mal.

– Sí, bueno…

Susie pasó a su lado para abrir la nevera y Hamish empezó a sentirse desorientado. Se había duchado desde que la vio en el jardín. Llevaba unos vaqueros limpios y una camiseta rosa. El pelo, sujeto en una coleta, parecía menos rebelde. Y olía a limón.

– Mamá… mamá…

– Cariño -sonrió Susie. Y eso fue suficiente para que Hamish volviese a la realidad. Su madre lo llamaba «cariño» cuando quería manipularlo.

Entonces dejó de pensar en lo bien que olía y en lo bien que le quedaban los vaqueros, y pensó en cambio en lo estupendo que era que Marcia y él tuvieran toda su vida bajo control, no tener que soportar una existencia llena de lágrimas.

– ¿Qué hace? -le preguntó al ver que echaba un litro de aceite en la sartén.

– Poner aceite.

– ¿Quiere ahogar a los filetes?

– Pues…

– ¿Hay un delantal por ahí?

– ¿Lo dice en serio? -sonrió Susie.

– Me temo que esto de cocinar no es lo suyo.

– ¿De verdad sabe cocinar?

– Puedo hacer unos filetes.

– ¿Le gustaría hacer también una ensalada? Yo puedo mezclar lechuga y tomate… algo más sería problemático.

– Sí, puedo hacer una ensalada -suspiró él-. Pero necesito un delantal.

– Un delantal… -murmuró Susie, mirando alrededor-. Es que yo no uso, pero seguro que Deirdre tenía alguno por aquí -añadió, abriendo un cajón-. Ah, aquí están. Éste le quedará estupendo.

Sí, genial. Un delantal de color rosa con un lazo. Hamish podía ver la portada del Financial Review. Había gente en Nueva York que mataría por verlo con ese delantal.

– ¿Hay una lavadora en el castillo?

– Sí.

– Entonces prefiero no ponerme el delantal. Si me mancho la camisa la lavaré mañana. Las patatas…

– Ah, sí -sonrió Susie, metiéndolas en el horno. Vamos a llevarnos bien. Usted sabe cocinar, yo no. Somos una pareja de cine.

Entonces se dio cuenta de lo que había dicho y se puso colorada. El rubor empezó en su frente y siguió hacia abajo… Encantadora, pensó Hamish. Guapísima.

Pero tenía que concentrarse en otra cosa, pensó, mirando a Rose, que sólo llevaba el pañal y una camisetita blanca. Tenía el pelo rojizo, lleno de rizos, como su madre. Y miraba con sus enormes ojos verdes como si esperase que la distrajera.

Hamish se sintió incómodo. Nunca lo habían mirado así.

En realidad, él nunca había estado con una niña tan pequeña.

La situación se le estaba escapando de las manos.

Rose soltó una risita y empezó a mover la mano con la que sujetaba la galleta. Se le cayó. En el suelo, Boris se levantó de un salto y atrapó la galleta, que desapareció en una milésima de segundo dentro de su boca.

Rose y su madre, y Hamish, lo miraron. Boris miraba a Rose con adoración.

Hamish soltó una carcajada.

Susie lo miró.

– ¿Qué? -preguntó él, desconcertado.

– Nada.

– ¿Por qué me mira así?

– Es que… por un momento… los Douglas. Angus y Rory tenían la misma risa. Una risa ronca, masculina. Y está aquí otra vez. En esta cocina. Donde debe estar.

Por un momento, ninguno de los dos dijo nada. ¿Sabría aquella mujer el poder que tenía para conmover?, se preguntó.

Él nunca había conocido a su padre. Tenía un vago recuerdo de él, una presencia gris, casi fantasmal, pero eso era todo. Había visto fotografías de un hombre que no se parecía a él en absoluto. No había, conexión alguna entre los dos.

Y, de repente, la había.

Pero a él no le gustaban las emociones.

– Yo no me parezco nada a los Douglas -dijo, con más brusquedad de la que pretendía-. Mi padre murió cuando yo tenía tres años y no he tenido contacto con nadie de mi familia.

– Pero es usted un Douglas.

– Sólo por el apellido.

– ¿No quiere ser un Douglas?

No si eso significaba experimentar tantas emociones, pensó Hamish.

– Bueno, es hora de hacer los filetes. Cuatro minutos por cada lado… sin tanto aceite. No tenemos tiempo de seguir charlando.

– ¿No le gusta charlar mientras cocina?

– No.

– Bueno, entonces yo me dedicaré a las patatas -murmuró Susie-. Sé cuándo callarme, no se preocupe.

– No he querido ser grosero.

– Ni yo tampoco. Pero a lo mejor es así como tiene que ser. Usted no quiere ser un Douglas y a mí me resulta difícil estar cerca de uno de ellos. Así que vamos a pasar la noche lo mejor que podamos y luego cada uno irá por su camino.

Capítulo 3

La despertó alguien cantando.

Debía estar soñando, pensó Susie, volviendo a cerrar los ojos de nuevo.

Pero no, alguien estaba cantando en el jardín. Una canción de piratas o algo parecido…

¿Hamish?

Era temprano. Muy temprano. Y no le había resultado fácil conciliar el sueño la noche anterior. Rose seguía durmiendo y no tenía que levantarse todavía. No quería levantarse.

De modo que volvió a cerrar los ojos. Pero Hamish seguía cantando.

Susie abrió un ojo y miró el despertador. Las seis de la mañana.

Aquel hombre estaba loco, decidió. Cantando en el jardín a las seis de la mañana…

Pero tenía una bonita voz.

Muy bien, echaría un vistazo, decidió, saltando de la cama…

¡Estaba cavando! ¡Cavando en el camino que llevaba de la cocina al invernadero!

– ¿Qué está haciendo? -le gritó.

Hamish se detuvo y levantó la cabeza. Llevaba unos pantalones cortos.

Nada más.

Aquél no era el cuerpo de un corredor de Bolsa, pensó Susie. No, tenía sus abdominales marcados. El torso bronceado y unos bíceps de ensueño, como si pasara la mitad de su vida trabajando en el campo y no en una oficina.

Y unas piernas tremendas.

– ¿De quién son esas botas?

– Las he encontrado en la cocina -contestó él-. He pensado que si había heredado el castillo con todo su contenido, las botas también eran mías. Son un poco grandes, pero me he puesto dos pares de calcetines. ¿Qué le parecen? -sonrió luego, levantando un pie.

Susie tuvo que sonreír también. Boris, que había estado tumbado a su lado, se levantó y lamió la bota. Sólo para probarla…

– Bonitos elefantes -dijo Hamish entonces. Susie se miró. Llevaba un pijama de pantalón corto y camiseta con elefantes amarillos.

– Gracias.

– En Manhattan sería la sensación.

– No creo que Manhattan esté preparado para este pijama. ¿Se puede saber qué está haciendo?

– Terminar de cavar.

– Pero…

– He echado la tierra cerca del abono. No sabía si debía echarla dentro… y los gusanos están en el cubo amarillo.

– Los gusanos son muy importantes.

– Por eso los he puesto en el cubo -sonrió él, burlón.

– No tiene por qué reírse de mí.

– No me estoy riendo de usted.

Los dos se quedaron en silencio.

– No se tiene un cuerpo así trabajando en una oficina -dijo Susie por fin.

– Es que voy al gimnasio. Hay uno en el edificio en el que vivo.

– Ah.

– Bueno, ¿entonces he hecho bien? Sólo quería echarle una mano.

– Sí, claro. Le estoy muy agradecida.

– ¿Qué pensaba hacer una vez que el camino estuviera limpio?

– Hay un montón de losetas bajo ese limonero -contestó ella, señalando con la mano.

Él miró e hizo una mueca.

– ¿Ésas? Deben de pesar una tonelada. ¿Pensaba hacerla usted sola?

– Pues claro.

– Pero se habría hecho daño. El abogado me dijo…

– Estoy bien.

– Pero cojea un poco.

– No cojeo mucho, estoy bien -Susie respiró profundamente-. Además, da igual. Ahora son sus losetas.

– Susie -dijo él entonces, tuteándola por primera vez-. ¿De verdad tienes que irte hoy mismo?

– Pues…

– Yo voy a estar aquí sólo tres semanas. He recibido una llamada de Estados Unidos, por eso me he levantado tan temprano. La mejor manera de vender este sitio es con la ayuda de unos especialistas en hoteles «con encanto», por lo visto. Va a venir uno para hacer una valoración y si le gusta, lo pondrá en el mercado. Llegará a Sidney la semana que viene. Marcia cree que debería convencerte para que te quedaras hasta entonces.

¿Marcia?, se preguntó Susie. Pero decidió no preguntar.

– ¿Qué quieres que diga?

– Tú conoces mejor que nadie la historia del castillo. El agente cree que eso es importante. Si la gente viene a un sitio exclusivo, quiere que haya un toque personal. Querrán saber cosas de Angus, de la familia, del castillo en Escocia. Todo eso.

– Se lo dejaré por escrito.

– Venderé el castillo por más dinero si estás aquí para hacer una visita guiada -insistió Hamish-. La viuda del sobrino de lord Angus Douglas…

– Si crees que vas a usar la muerte de Rory…

– No, no he dicho eso.

– No hace falta.

– ¿Pero te quedarás? Puedo pagarte.

– ¿Por qué ibas a pagarme?

– Pues… podrías terminar el camino hasta el invernadero. Te gustaría terminarlo, ¿no?

– Sí, la verdad es que sí -admitió Susie.

– Entonces te pagaré por horas. Piénsatelo -dijo Hamish, antes de volver a cavar otra vez.

Quedarse era absurdo, pensó ella. Más que absurdo. Mirando aquella espalda tan bronceada, con músculos que se movían al ritmo de sus manos sería… incómodo. No había mirado a ningún hombre desde que Rory murió y, por supuesto, no pensaba hacerlo. Pero había algo en Hamish…

No, debería irse. Inmediatamente.

Pero Rose y ella habían sido tan felices allí.

Había empezado a hacer las maletas cuando Angus murió, pero era tan desorganizada que marcharse aquel mismo día sería imposible.

– Lo haré, pero no por dinero -dijo por fin.

– ¿Te quedarás?

– Sí. Incluso puedo cocinar para ti.

– ¿Patatas fritas?

– Sí, bueno, también puedo hacer tostadas. Pero mañana es la feria de la cosecha de Dolphin Bay y necesitamos al lord de Loganaich.

– ¿Perdón?

– El lord inaugura la feria -explicó Susie-. Es la tradición. Nadie podrá hacerlo mañana porque Angus ha muerto, pero eso sería horrible. Quizá podrías ir tú como el último de los Douglas.

Hamish dejó de cavar y la miró, perplejo.

– Seguro que en Australia hay muchos Douglas.

– Pero sólo hay un lord Hamish Douglas. Y es la tradición.

Hamish pensó un momento.

– ¿Y qué tendría que hacer?

– Decir unas palabras. Algo así como: «Declaro abierta la feria». Cuando dejen de tocar las gaitas.

– ¿Tocan las gaitas? -repitió Hamish, suspicaz.

– Sí.

– No tendré que ponerme una de esas faldas de cuadros, ¿verdad?

– Es una falda escocesa muy bonita -rió Susie.

– No pienso ponerme una falda. Tengo las rodillas huesudas.

– En realidad no se llama falda, se llama «kilt». Es algo así como una falda para caballeros. Además, te estoy viendo las rodillas ahora mismo y a mí me parecen muy bonitas.

– Muy bien. Sólo se las enseñaré a miembros de la familia Douglas.

– Yo, por ejemplo.

– O mi madre.

– ¿A Marcia no se las enseñas?

– Marcia tiene suficiente sentido común como para no mirar. Además, he dicho que no y es que no.

– Bueno, entonces voy a hacer las maletas.

– Susie, éste es un viaje de negocios. Yo no soy un lord. No soy lord Douglas. En el siglo XXI eso no tiene sentido. No pienso usar el título. Venderé el castillo y volveré a hacer mi vida.

– ¿Por qué? ¿Tienes miedo?

– Qué tontería. ¿De qué iba a tener miedo?

– Ponerse una falda de cuadros y decir unas palabritas no es tan difícil.

– La gente esperará…

– No esperarán nada y no van a criticarte. La gente de Dolphin Bay quería mucho a tu tío… era su lord. Tú no conoces la historia, pero este castillo salvó al pueblo cuando no había trabajo para nadie. Te recibirán con alegría, ya verás.

«Emociones», pensó Hamish. Más emociones. Pero Susie miraba con expresión desafiante más que lacrimosa.

Inaugurar una feria…

Era absurdo, una cosa de otros tiempos.

– ¿Por qué estás cavando? -le preguntó ella entonces.

– Estaba aburrido.

– ¿Qué piensas hacer hasta que lleguen los de la agencia?

– No sé, le echaré un vistazo a los libros para conocer la historia del castillo, supongo.

Y se libraría de los candelabros de plástico.

Eso no se lo dijo, claro. Pero Marcia ya estaba buscando una tienda de antigüedades donde comprar piezas que pareciesen de primera clase.

Quizá la reina Victoria podría quedarse… si le cambiaban el marco.

– Los libros están en manos del albacea de tu tío el señor O'Shannasy. Pero cierra el bufete los viernes. No podrás hacer nada hasta el lunes, de modo que tienes el fin de semana libre para inaugurar la feria.

– Tengo que seguir cavando…

– Es mi camino -replicó ella.

– Es tu camino hasta que te vayas de aquí.

– Que será hoy, a menos que aceptes inaugurar la feria.

– ¿Por qué es tan importante para ti?

– No quiero que el escenario esté vacío.

– Es un gesto sentimental.

– ¿Y qué tiene eso de malo?

– Que yo soy un hombre de negocios.

– Puedes ser un hombre de negocios cuando te vayas. Hasta entonces, podrías ser lord Douglas. Y pasarlo bien.

Hamish lo pensó un momento.

– No tengo falda.

– Ya lo sé. Y la de Angus te quedaría pequeña porque era más bajito. Pero mi marido solía venir a la feria antes de que nos casáramos… La suya te podría valer.

Genial. Iba a inaugurar una feria en un pueblo desconocido llevando una falda de cuadros del marido muerto de aquella mujer.

– No me mires como si fuera a ponerme a llorar, no pienso hacerlo -dijo Susie, como si hubiera leído sus pensamientos-. Tú no eres Rory.

– Yo no…

– No hace falta que digas nada. No te necesito.

– Ya sé que no me necesitas.

– Es que este pueblo… hay tanta gente… todos irán a la feria mañana y Angus la ha inaugurado desde que llegó aquí. Lo echarán en falta. Si vas a la feria y charlas un rato con la gente… sin decirles que piensas vender el castillo, te estarán muy agradecidos.

– Muy bien, de acuerdo -suspiró Hamish por fin.

– Voy a buscar la falda de Rory -sonrió Susie-. Tú eres más delgado que mi marido, así que habrá que hacer algunos arreglos. Y deja de cavar, te van a salir ampollas. ¿El desayuno dentro de media hora?

– Pues… sí.

– El primero de los banquetes, lord Douglas -rió ella, antes de apartarse de la ventana.

– Está como pez fuera del agua.

En realidad, estaba en el agua. Bajo la ducha. Susie podía oírlo en el baño de arriba.

– Sólo quiere ganar dinero vendiendo el castillo -le dijo a su hermana-. Debería odiarlo, pero… no sé. Es un corredor de Bolsa americano, pero tengo la impresión de que hay algo más debajo de esa fachada.

– ¿Algo bueno?

– Canta en la ducha.

– Ah, genial. ¿Estás interesada?

– ¿Por qué iba a estar interesada? -replicó Susie-. Además, sólo te he llamado para decir que puedes venir a buscar a Boris cuando quieras. Estoy a salvo con Hamish. Y ha aceptado inaugurar la feria mañana.

– ¿En serio?

– Sí. Con la falda de Rory.

– Susie…

– No te vas a poner a llorar, ¿verdad?

– No, pero todos los demás lo harán.

– Espero que no. Hamish saldría corriendo.

– Cuando haya inaugurado la feria, puede correr todo lo que quiera -rió Kirsty-. Ese escenario vacío sería patético.

– Sí, desde luego.

– ¿Entonces te cae bien? -le preguntó su hermana.

– Sí, es simpático -respondió Susie-. Bueno, tengo que colgar. Mi hija está intentando subirse al lomo de tu perro.

Y colgó, dejando escapar un suspiro. Aunque no sabía por qué.

Capítulo 4

Después de desayunar, decidieron ir a la playa. Hamish llevó en una mano la sombrilla y en la otra la toalla. Boris acompañó, saltando por el camino como un perro que estuviese a punto de llegar al cielo. Y cuando volvieron al castillo a buscar a Susie, seguía saltando alegremente.

– Hamish va a llevarnos a la playa, Rose -sonrió Susie, poniendo a la niña en sus brazos-. ¿Quieres ir a la playa?

Hamish se quedó parado. Nunca había tenido un niño en brazos. Era… raro. Pero Rose no se puso a llorar; al contrario, lo miraba con una sonrisa en los labios.

– Menos mal que has venido a buscarnos. Yo no puedo llevar el moisés y a la niña en brazos. Pesa demasiado.

La playa era extraordinaria, una cala pequeña y protegida del viento por una formación de rocas a ambos lados. Y completamente solitaria.

– Me encanta este sitio. Pero no puedo venir casi nunca porque no puedo cargar con Rose, la sombrilla y todo lo demás -sonrió Susie-. Además, me da miedo venir sola.

– ¿Por qué?

Susie apartó la mirada.

– Bueno, déjalo. No sé por qué he dicho eso…

– Cuéntame.

Ella dejó escapar un suspiro.

– Cuando Kenneth descubrió que estaba embarazada quiso matarme.

– ¿Qué?

– Mi hermana y yo fuimos a dar un paseo en barca y se las arregló para lanzarnos contra las rocas. Pero las dos somos muy duras. Nadie puede con las gemelas McMahon.

– ¿Sois gemelas?

– Sí. Y muy orgullosas de serlo. Pero en fin, dejemos el pasado. A mi hija le encanta el agua, así que vamos a darnos un bañito a la orilla.

Hamish tuvo la impresión de que quería apartarse de él. Como si tuviera miedo.

Susie lo miraba nadar, con poderosas brazadas, hasta llegar a la playa. Parecía un nadador profesional. O quizá era porque tenía la espalda tan ancha…

Pero tenía que dejar de pensar esas cosas. Y tenía que controlar sus hormonas.

– Nadas muy bien -le dijo cuando llegó a su lado.

– Me gusta nadar. Pero tú sólo te has metido hasta las rodillas.

– No puedo nadar con una niña de catorce meses agarrada a mi cuello.

– Rose está dormida ahora. Podrías nadar un rato -sugirió Hamish.

– No me gusta dejar a mi hija sola.

– No está sola, está conmigo.

Sí, era verdad. Y Rose estaba profundamente dormida en su moisés. Estaría dormida durante al menos un par de horas. Hamish le estaba ofreciendo la libertad que necesitaba. Y de verdad le gustaría nadar un rato.

Pero algo la detenía. No era desconfianza exactamente, pero…

– Puedes confiar en mí -dijo él entonces.

– Lo sé.

– Podrás verla desde el agua. Venga, Susie, ve a nadar un rato. Vete ahora mismo o te llevaré en brazos y te tiraré al agua.

– No te atreverías -replicó ella, desafiante.

– No lo haría -le confesó Hamish-. Puede que haya heredado un título, pero sólo soy un corredor de Bolsa con un gran instinto de supervivencia.

Hamish la miró mientras iba hacia el agua, cojeando ligeramente. Era preciosa.

Llevaba un biquini que dejaba al descubierto cada curva de su cuerpo, pero también una cicatriz en la espalda. ¿Era esa lesión que hacía que cojease?

Había perdido a su marido… asesinado por su propio hermano. Estaba criando a una niña. Sola.

Y él iba a echarla del castillo.

Hamish tragó saliva. Aquel castillo valía una fortuna, desde luego, y conservar allí a una mujer a la que no conocía de nada sólo por razones sentimentales sería completamente absurdo. Los abogados le habían dicho que su marido le había dejado un dinero, de modo que podía volver a Estados Unidos y seguir adelante con su vida.

Hamish siguió mirándola, pensativo. Nadaba con expresión de felicidad, mirando alrededor como si estuviera viendo aquella playa por primera vez. O por última vez.

Entonces desapareció bajo el agua. Y no volvió a sacar la cabeza.

Hamish se incorporó, asustado. Boris ladró, esperando alguna aventura. Pero Hamish dio un par de pasos adelante, asustado como no había estado nunca…

Susie sacó la cabeza del agua unos segundos después, a quince metros de donde se había hundido. Y Hamish volvió a respirar.

Ella lo saludó con la mano y él le devolvió el saludo. Si supiera que tenía el corazón acelerado… qué tonto. Susie nadaba de maravilla. Mejor que él.

– Lo que pasa es que nunca te has tomado unas vacaciones. Por eso te has asustado. Se te ha olvidado lo que es la playa -se dijo a sí mismo, enfadado-. Pero corta el rollo de una vez.

Hamish se tumbó de nuevo en la toalla y cerró los ojos.

Luego abrió uno. La vigilaría un poco. Por si acaso.

Había sido estupendo. Nadar en la playa, sola, sin tener que preocuparse de la seguridad de su hija… hacía tanto tiempo que no podía hacerlo que casi se emocionó.

Cuando iba hacia la sombrilla, Hamish se levantó con una toalla en la mano.

– ¿Qué tal?

– Una maravilla.

– Es una playa estupenda, sí. Supongo que no te apetece nada marcharte.

– No, no me apetece, pero… es hora de que la disfrute otra persona. U otras personas. Todos los que se alojen en el hotel.

– Lo más sensato es vender el castillo, Susie.

– Sí, claro -respondió ella, apartando la mirada-. Gracias por cuidar de Rose.

– Nunca había cuidado de un niño.

– ¿Nunca?

– No tengo hermanos, así que… Bueno, tenía un primo, pero era un idiota.

– Qué pena ser hijo único. Tener una hermana gemela siempre ha sido maravilloso para mí.

– Pero Rose…

– Sí, ya sé. Pero mi hija siempre estará rodeada de niños -dijo ella, decidida.

¿Cómo iba a hacerlo? No tenía ni idea, pero ya encontraría la manera.

Pensaba volver a su casa para cuidar de su hija y seguir trabajando en lo que más le gustaba. Aunque estuviera sola.

No pensaba dejar que esa idea la deprimiese.

– Tu hermana vive aquí, ¿no?

– Sí.

– ¿Tiene niños?

– Sí. Bueno, las niñas son de su marido, pero es como si fueran sus propias hijas.

– ¿Por qué no te quedas aquí?

– ¿Y depender de Kirsty toda mi vida? No, eso nunca.

– La independencia puede ser muy dura.

– Sospecho que tú sabes mucho de eso -sonrió Susie-. Yo estoy aprendiendo.

– Susie… -empezó a decir él. Pero se detuvo al oír un ruido. Era un pequeño yate que se acercaba a la cala. En él había una pareja de mediana edad, el hombre con una camisa hawaiana y la mujer con un bañador que tenía más flores que la camisa de su marido.

Cuando llegaron cerca de la playa el hombre se puso en pie y se colocó las manos sobre la boca a modo de altavoz:

– ¿Podemos atracar aquí? ¿Hay rocas? -les gritó.

– ¡No hay rocas! -gritó Susie.

El yate se acercó a la playa y el hombre metió un pie en el agua como si esperase que hubiera pirañas.

– ¡Qué bonito es esto, Albert! -exclamó la mujer-. El agua no está nada fría. Hola.

Eran americanos. Dolphin Bay estaba empezando a llenarse de americanos, pensó Susie.

– Hola.

– Sólo queríamos hacerles una fotografía -explicó la mujer-. ¿Verdad que sí, Albert? Les hemos visto con el niño… y el perro. ¿Es un dingo?

Susie miró a Boris y soltó una carcajada.

– Sí, claro. Es prácticamente salvaje.

– ¿Podemos hacerles una fotografía? Ya sé que no son ustedes aborígenes, pero tienen un aspecto tan típico del país…

Susie se volvió hacia Hamish, con una ceja levantada.

– ¿Qué te parece, cariño?

Él sonrió.

– No sé, cielo -contestó, fingiendo un acento australiano que no le salió mucho mejor que a ella-. Podríamos hacernos una foto en el yate para enseñársela a los niños cuando sean mayores.

A Susie le dio la risa y Albert los miró con expresión suspicaz.

– Pueden hacernos una fotografía -dijo ella por fin.

– ¿Les importaría abrazarse? -preguntó la americana entonces-. O podrían tomar al niño en brazos.

– Es una niña. Y no, será mejor no hacerlo. La pobre está dormida. Cariño, ¿por qué no abrazas al dingo?

El «dingo» lamió la cara de Hamish cuando lo tomó en brazos.

– Póngase detrás del bebé, para que salgan todos en la fotografía.

Hamish y Susie obedecieron, divertidos.

– Pásele un brazo por los hombros -le instruyó Albert-. Vamos, abrace a su mujer.

– No es mí…

– Abrázame, cariño -interrumpió Susie-. Sé que estás deseando hacerlo.

Hamish le pasó un brazo por la cintura. Estaba en una playa australiana, con un perro en brazos, una niña durmiendo en su moisés y abrazando a una mujer. Y sonriendo a la cámara de unos americanos despistados como si fuera el día más feliz de su vida.

Fue una experiencia extraña. Si Marcia pudiera verlo no daría crédito. O pensaría que tenía un gemelo idéntico que hacía esas cosas tan raras.

Susie, apretada contra su costado, olía de maravilla. Y su piel estaba tan calentita…

Tenía que volver a casa, se dijo. Tenía que poner el castillo en venta y seguir adelante con su vida como si todo aquello no hubiera pasado nunca.

– ¿Dónde podemos enviar las fotografías? -preguntó Albert-. ¿Tienen una residencia permanente?

– Esta gente parece pensar que somos vagabundos -dijo Hamish en voz baja.

Susie soltó una carcajada.

– Miren, no estamos casados y no somos vagabundos. Les presento a lord Hamish Douglas, barón de Loganaich. Yo soy… la reliquia del castillo. Y su jardinera, además.

– Una jardinera estupenda -sonrió Hamish, dejando a la pareja americana boquiabierta.

– Siguen pensando que somos un par de vagabundos -dijo Hamish mientras el yate se alejaba mar adentro.

– Debería haberles dicho que soy una princesa árabe o algo así -rió Susie-. ¿Has visto qué cara han puesto?

– Pero les hemos alegrado el día, seguro. Ahora tendrán algo que contar cuando vuelvan a casa.

– Seguro que pasan por la oficina de correos.

– ¿Para qué?

– Harriet lleva la oficina de correos de Dolphin Bay y tiene un cartel en la puerta anunciando una «Oficina de Información». Impartir información, del tipo que sea, es su gran pasión en la vida. Seguro que van a preguntarle y cuando les cuente que eres un lord de verdad volverán para hacernos más fotos.

– Entonces nos esconderemos en el castillo y cerraremos las persianas.

– Ojala fuese tan fácil -rió Susie-. En fin, es hora de volver a ser adultos. Tengo que acabar el camino.

– Y yo tengo que hacer un inventario.

– ¿Qué?

– Marcia dice que debería catalogar los muebles del castillo.

– Ah, ya. ¿Qué piensas hacer con Eric y Ernst?

– ¿Quién?

– Las dos armaduras.

– Ah, no sé. A lo mejor las vendo.

– Yo las compraría.

– ¿Para qué?

– Cuando vuelva a casa no tendré a Boris y necesito alguien que me proteja -contestó Susie-. Además, siempre hablo con ellas. Hemos llegado a un consenso sobre serios asuntos políticos, pero aún no hemos decidido nada sobre el protocolo de Kyoto.

Hamish la miró, atónito. Y luego soltó una carcajada.

– Espero que no te haga gracia algo tan serio como el protocolo de Kyoto.

– No, claro que no. Es una cosa muy seria. La semana pasada le estaba contando yo a mi tronco de Brasil…

– No te rías de mí.

– No me estoy riendo de ti -sonrió Hamish-. Pero Eric y Ernst son tuyos. No puedo separarte de tus contertulios políticos. ¿Cómo piensas llevártelos a casa?

– No creo que me los dejasen llevar en el avión.

– Podrías conseguirles un pasaporte diplomático. Yo podría hacer algunas llamadas. Eric y Ernst, nacidos en China y con opiniones políticas que tiran hacia la izquierda… porque supongo que serán de izquierdas.

– Es peligroso suponer nada sobre Eric y Ernst.

– Muy bien. Estudiaré la situación con cautela diplomática. Pero haré todo lo que esté en mi mano, Susie Douglas. Cuando te marches a América me gustaría ver que llevas a Eric a un lado y a Ernst a otro.

– Eric es vegetariano -le informó ella-. Y a Ernst no le gusta viajar al lado de la ventanilla.

Hamish soltó una alegre carcajada. Susie lo miraba con una expresión seria que contrastaba con el brillo de burla que había en sus ojos y él se sintió…

– Veremos qué puedo hacer -consiguió decir-. Pero mientras tanto, creo que deberíamos volver al castillo. Sospecho que hemos tomado demasiado el sol.

Capítulo 5

Estuvieron más serios durante el resto del día. Tanto que casi se evitaban el uno al otro. Hamish se dedicó a catalogar algunos muebles, pero no tenía mucho sentido catalogar candelabros de plástico. Susie se dedicó a guardar cosas en las maletas, pero no ponía el corazón en ello.

Se encontraron para cenar.

– Sopa de tomate y tostadas -le informó ella.

Y Hamish no discutió. Tomó la sopa con tostadas y después, cuando Susie se fue a la cama, tomó más tostadas. Al día siguiente iría al pueblo para comprar provisiones o acabaría muerto de hambre. Entonces recordó que al día siguiente era el día de la feria. Angustiado, decidió que no tenía más apetito. De modo que volvió a su habitación y se quedó mirando al techo.

Jodie le había dicho que aquéllas serían unas vacaciones, pero ¿no se suponía que uno descansaba durante las vacaciones? ¿Que se olvidaba de todo? El sonido de las olas le llegaba por la ventana, pero el resto del mundo parecía en silencio. Acostumbrado al ruido incesante de Manhattan, aquello parecía otro planeta.

Hamish decidió que echaba de menos Manhattan. Su dúplex, su austero cuarto de baño sin reyes ni reinas que mirasen, el ruido del tráfico… ¿Y a Marcia? Sí, claro que echaba de menos a Marcia.

No, no era cierto. Y no echaba de menos Manhattan tampoco. No sabía qué le pasaba. Por fin, consiguió conciliar el sueño y Marcia, Jodie y Susie parecían competir por aparecer en él. Marcia aparecía en silencio, mirándolo todo con expresión despreciativa. Jodie estaba en jarras, retándolo a ser diferente. Y Susie se estaba riendo.

Pero de repente la risa de Susie se convirtió en lágrimas y Hamish despertó con el cuerpo cubierto de sudor.

Y Susie ya no estaba en sus sueños. Estaba en la puerta de su habitación y ni lloraba ni reía. Tenía una falda de cuadros en la mano.

– Buenos días.

– Buenos días -murmuró él, sorprendido.

– Su kilt y los demás complementos esperan, lord Douglas.

Hamish se sentó en la cama de un salto. Pero enseguida recordó que no llevaba pijama, de modo que agarró la sabana y parpadeó ante la aparición que había en la puerta.

Susie llevaba un pantalón azul pirata y un top con los mismos cuadros que la falda que tenía en la mano. Porque se llamase «kilt» o no aquel era una falda, pensó, irritado.

– ¿Qué estás mirando?

– Esa blusa que llevas.

– Puede que tú seas el jefe del clan, pero yo también soy una Douglas.

Aquella mujer era pariente suya, pensó Hamish.

Y la familia era algo aterrador.

– No pienso ponerme eso.

– Me lo prometiste -le recordó Susie-. Ahora no puedes echarte atrás, barón. Además, ya he prometido que iríamos.

– ¿A quién se lo has prometido?

– A los organizadores de la feria. ¿Quieres que te ayude a vestirte?

– ¡No!

– Bueno, es que había pensado que podrías tener problemas con el «sporran».

– ¿Qué?

– La escarcela que se lleva encima de la falda.

– Ah, ya. No, me la pondré yo solito, gracias.

– Estupendo -sonrió Susie, tirando sobre la cama la falda de cuadros, una especie de bolsita de piel y un gorro con una pluma.

– ¿Tengo que ponerme todo eso?

– Todo. Vamos, date prisa. Voy a hacer el desayuno.

– Tostadas, por favor.

– ¿No quieres gachas? Es lo típico.

– Tostadas. Como líder del clan, exijo tostadas.

– Ah, me encantan los hombres duros… que llevan falda.

– Susie…

– Ya me voy, ya me voy.

Cuando terminó de vestirse, Hamish se miró al espejo.

– Ojala pudiera verme Jodie.

A su secretaria le habría encantado. ¿Y Marcia? A Marcia le impresionaría todo aquello, seguro. Pero era en Jodie en quien pensaba. En Jodie lanzando un silbido de admiración.

Su secretaria se reía tanto como Susie. Susie y Jodie…

Dos mujeres extrañas en su vida. Pero Jodie ya no era parte de su vida. Ahora estaba reconstruyendo coros o algo así en Nueva Inglaterra… con Nick. Ridículo. ¿Cómo iba a ganar dinero haciendo eso?

Y Susie. En unas semanas, Susie no sería más que un recuerdo. Y él estaría de nuevo con Marcia. En Nueva York.

Que era lo que quería.

– ¡Gachas! -oyó un grito desde el piso de abajo-. En la mesa. Ahora mismo.

– ¡Tostadas! -gritó él, abriendo la puerta-. ¡He dicho que quería tostadas!

– ¡La tradición te obliga a comer gachas por lo menos hoy!

Hamish bajó a la cocina y entró en ella como una tromba.

– ¡Quiero tostadas!

– ¡Hamish! Se volverán locas por ti -exclamo Susie.

– ¿Quién?

– Las señoras de Dolphin Bay -contestó ella-. Estás guapísimo. ¿Llevas todo en el sitio adecuado?

– Eso creo -contestó él, tragando saliva.

– ¿Y llevas el atuendo apropiado… debajo?

– Mejor no hablamos de eso.

– Da igual. Nunca había visto un héroe escocés más impresionante. Y eso que he visto Braveheart.

– Imagino que a Braveheart se le daría mejor que a mí usar una espada. En fin, ¿dónde están mis tostadas?

– Pues verás… he quemado dos. Estaba distraída pensando en Angus… y en Priscilla.

– ¿Priscilla?

– La calabaza de Angus. Hoy va a ganar el concurso, seguro. Es la calabaza más grande. He traído un grupo de hombres del pueblo para que la suban a la furgoneta. Venga, cómete las gachas.

Fue una experiencia extracorpórea.

Primero, la feria en sí misma, situada entre dos colinas con el pueblo a un lado y el mar al otro. Y luego la gente mirándolo…

– Cuidado con Priscilla, Cameron -le advirtió Susie a uno de los hombres-. Si la arañas, te mato. Tiene que estar impoluta para ganar el concurso.

– No te preocupes, Susie, la trataremos como si fuera de cristal.

– Eso espero. Venga, Hamish, vamos al escenario.

– ¿De verdad tengo que hacerlo?

– Pues claro que sí -contestó ella, irritada-. Todo el mundo hace su papel aquí. Y tu papel es ser el lord de la comunidad. Hamish Douglas, te guste o no, tienes que hacerlo.

El discurso fue asombroso. Bueno, lo primero que fue asombroso fue que no se quedara sordo con el sonido de las gaitas. Pero si Angus había hecho aquello durante cuarenta años, también podía hacerlo él, se dijo.

Un discurso. Tenía que soltar un discurso. No el que usaría para celebrar la fusión de dos empresas sino algo, que Dios lo ayudase, que tuviera cierta emoción.

Sólo una vez.

Hamish tragó saliva pero, por fin, se le ocurrieron unas palabras:

– Sé que no puedo ocupar el sitio de mi tío Angus -empezó a decir cuando la multitud quedó en silencio-. Pero la familia Douglas ha tenido una conexión especial con este pueblo durante cuarenta años y puedo aseguraros que esa conexión no morirá nunca. Mientras el castillo de Loganaich permanezca en pie, recordaremos el lazo que existe entre el pueblo y el castillo. Recordaremos la amistad, el cariño, los buenos y los malos tiempos. La muerte de lord Angus fue muy triste, pero vivió una vida plena con su querida Deirdre, los dos rodeados del cariño de Dolphin Bay. Angus diría que la vida tiene que continuar y, por lo tanto, que todo el mundo disfrute de la feria anual. Yo, Hamish Douglas, barón de Loganaich, declaro inaugurada la feria anual de la cosecha de Dolphin Bay. Y espero que prueben la maravillosa calabaza Priscilla… para que no tenga que comer pastel de calabaza durante el resto de mi vida.

El público aplaudió, encantado. Y también él estaba contento. Era completamente absurdo. Como si aquello lo estuviera haciendo alguien que no fuese él, Hamish Douglas, el serio financiero de Nueva York.

Pero le resultaba increíblemente divertido.

– Hamish, has estado estupendo -lo felicitó Susie, con lágrimas en los ojos.

– Gracias, pero no hay necesidad de llorar.

La sonrisa había desaparecido de sus labios.

Las lágrimas de Susie lo habían devuelto a la realidad. Llorar en una situación así era algo ridículo. Además, Susie le estaba contagiando esa absurda emoción.

¡No!

– ¡Empieza el concurso de calabazas! -gritó alguien.

– Oh, Priscilla -dijo Susie. Sus lágrimas desaparecieron al instante-. Harriet, ¿puedes quedarte con Rose un momento?

– Sí, claro -contestó la encargada de la oficina de correos.

– Vamos, Hamish. Tenemos una cita con el destino -sonrió Susie.

Su calabaza ganó el concurso. Era inevitable.

Era la calabaza más grande que nadie hubiera visto jamás. Y le dieron un trofeo y un certificado para que fuese oficial. El segundo premio se lo llevó un anciano que no parecía muy disgustado por haber perdido.

O quizá sí. Porque cuando le dieron el trofeo a Susie, el hombre volvió la cara y Hamish pudo ver una lágrima rodando por su rostro.

¡Más lágrimas!

– Su tío era un gran hombre, pero sabía que este año iba a ganarme. Sabía que era el ganador. Espero que esté en el infierno, pero lo echo de menos -le confesó el anciano.

Más emociones. ¿Qué le pasaba a la gente de Dolphin Bay?

– ¡Tía Susie, tía Susie! -oyó unos gritos entonces. Eran dos niñas con coletas que corrían alegremente hacia ellos. Dos niñas de unos cinco años, las dos con la cara manchada de chocolate.

– ¡Tía Susie, mamá tiene un bebé para ti!

– ¿Un bebé? -el rostro de Susie se iluminó -¡Lo sabía, lo sabía!

– ¿Qué ocurre? -preguntó Hamish.

– Está embarazada. Mi hermana está embarazada.

– ¡Susie!

Susie se abrazó a una mujer que era exactamente igual que ella. Pero esa mujer no estaba llorando. Afortunadamente.

– Hola, supongo que tú eres Kirsty.

– Sí -sonrió ella-. Y tú eres Hamish Douglas, claro. Éste es mi marido, Jake.

– Encantado.

– ¡Has ganado, Susie! -exclamó Kirsty después de las presentaciones, volviéndose hacia su hermana.

– Desde luego que sí. Angus sabía que este año íbamos a ganar. Ya te conté que había entrado en el huerto de Ben por la noche. Yo creo que Angus murió muy tranquilo y ahora nos estará viendo desde donde esté…

Hamish levantó los ojos al cielo.

– No llores, Susie -dijo su hermana.

– No quiero llorar, pero es que estoy tan feliz.

– No me extraña. ¡La calabaza es gigantesca!

Susie recordó entonces que le habían dicho las niñas.

– ¡Kirsty, estás embarazada!

– ¿Qué?

– Las niñas me han dicho que tenías un bebé.

– ¡Un cachorrito! -exclamó su hermana-. Tengo un cachorrito para ti. No estoy embarazada.

– ¿Un cachorro?

– Éste -dijo Kirsty, señalando tras ellos-. Queremos que nos devuelvas a Boris, pero necesitas un perro.

Un niño apareció entonces con una bola de pelo entre las manos.

Un cachorro marrón y blanco con largas orejas y una cola larguisíma. Era el cachorro más raro que Hamish había visto en toda su vida.

– ¿Qué es esto? -exclamó Susie.

– Es un regalo. Para que Rose no sea hija única. Susie, te presento a Adam y al cachorro de Adam. Nos lo ha regalado, así que ahora es tuyo.

– Oh, Kirsty…

– Susie, que no tengo pañuelo -le advirtió Jake, su marido.

– Pues con Susie te hace falta una caja entera -rió su hermana.

– ¡Susie! -la llamó entonces Harriet-. Que alguien me haga una foto con lord Douglas. Quiero ponerla en la oficina de correos.

– Pero…

– Ah, es verdad, no debería ser conmigo -dijo la mujer entonces, con expresión conspirador-. Venga, voy a haceros una fotografía juntos. Tú con el nuevo lord de Loganaich. Dos Douglas encontrando su sitio en la vida por fin. ¡Es un milagro!

Susie miró a Hamish un poco asustada de su reacción. Y él tragó saliva.

– Me temo que debo… aclarar la situación para que no dé lugar a engaños. No hay nada entre Susie y yo. Estoy prometido con una mujer, Marcia Vinel. Llegará aquí pasado mañana.

Capítulo 6

Hamish se pasó el resto del día siendo inspeccionado. Desde todos los ángulos. Susie estaba en lo cierto cuando le dijo que la gente de Dolphin Bay lo recibiría bien. Más que bien. Todo el mundo se mostraba encantador, pero hablaban de él sin parar. Y de ella. Y de la buena pareja que hacían.

– Tengo que quitarme esta falda -le dijo a Jake-. ¿Alguna vez he silbado a una mujer que tenía bonitas piernas? Pues deberían matarme. Me lo merezco. Todo el mundo me está mirando las rodillas.

– Están mirando todo en general. Eres nuevo aquí, hombre, es normal.

– Susie me ha contado que eras cirujano en la ciudad antes de casarte. ¿Por qué viniste a Dolphin Bay?

– La vida -suspiró el cuñado de Susie.

– ¿La vida? Ésta no es mi idea de la vida.

– ¿Y cuál es?

– Un poquito más de control, más seriedad. Saber qué voy a hacer cada mañana, cuando me levanto.

– Yo sé lo que voy a hacer cada mañana. Intentar poner orden en el caos. Y no me gustaría que fuese de otra manera.

– O sea, que somos completamente diferentes -sonrió Hamish-. Por cierto, ¿por qué le habéis dado un cachorro a Susie? ¿No crees que ya tiene suficientes cosas que atender?

– El corazón se ensancha para dar cariño a quien lo necesita -contesto Jake-. Yo soy médico, así que lo sé muy bien.

– Pero ahora Susie tendrá que querer al cachorro, lo desee o no.

– Lo ha decidido su hermana gemela. Y si Kirsty cree que Susie necesita un cachorro, es que lo necesita. Está muy sola.

– Los perros no solucionan la soledad.

– A veces sí. Además, lo del perro no ha sido decisión mía.

– Pero Susie piensa volver a casa.

– Sí, eso dicen -murmuró Jake, mirándolo de arriba abajo.

– Si sigues mirándome me pondré a andar y no dejaré de hacerlo hasta que llegue a Nueva York.

– Ya me imagino que estarás harto -rió Jake.

– Todo el mundo está inventando historias de amor entre Susie y yo.

– Es que sería genial.

– Ya, pero a mí me gustan las mujeres serias, frías, inteligentes y profesionales.

– Susie es inteligente.

– Pero ya estoy prometido. Marcia llegará pasado mañana.

Jake levantó una ceja.

– En fin, tú sabrás. Por el momento, yo tengo que irme a inflar globos o mi mujer me matará.

– ¿Ves? Marcia nunca me obligaría a inflar globos.

– Qué suerte tienes. O no. Depende de cómo lo mires. En fin, te dejo para que hagas esa llamada.

– ¿Qué llamada?

– A tu prometida. Si piensas armarte para la batalla siempre es buena idea decirle a la armadura que la necesitas.

¿Qué tenía aquel sitio?, se preguntó Hamish.

Estaba en medio de un grupo de gente que creía conocerlo perfectamente sólo porque se llamaba Douglas de apellido. Gente que parecían creer que sabían más sobre su vida que él mismo.

Lo cual era, evidentemente, ridículo.

Pero Jake había dicho que tenía que hacer una llamada telefónica… y tenía razón.

Marcia contestó enseguida, como siempre.

Seguía trabajando en el despacho.

– Hola. ¿Qué tal va la valoración?

– Estoy un poco distraído -contestó Hamish-. Nuestra calabaza ha ganado el premio.

– Pues enhorabuena a la calabaza. Hamish, ¿te encuentras bien?

– ¿Estás muy ocupada en este momento?

– Siempre estoy ocupada, ya lo sabes.

– ¿Y no podrías dejarlo todo y venir a Dolphin Bay?

– ¿Por qué iba a hacer eso?

– Por la viuda -suspiró Hamish.

– Ay, cariño. Ahora lo entiendo todo. Tú eres el heredero y ella es la desconsolada viuda. Supongo que estarán intentando emparejaros.

– Nosotros no. Quiero decir… no es cosa suya. Pero la gente del pueblo parece encantada con la idea.

Al otro lado del hilo hubo un silencio. Hamish la oyó teclear en el ordenador, seguramente comprobando su agenda.

– Tengo tres días libres -dijo Marcia por fin-. El próximo viernes hay una conferencia en Hong-Kong sobre prospecciones petrolíferas… no pensaba ir, pero está más o menos cerca así que puedo aprovechar.

– Entonces…

– Llegaré allí el lunes y me iré el jueves. ¿Eso resolvería tus problemas?

Hamish miró alrededor. Prospecciones petrolíferas en Hong-Kong.

Una de las niñas de Jake, ¿Alice?, se acercaba a él con un perrito caliente en la mano. Iba dejando una pista de tomate y mostaza por el camino, pero lo llevaba con las dos manos como si fuera un regalo asombroso.

¿Marcia allí?

– Eso sería estupendo.

– Si no necesitas nada más… estaba terminando un documento importante.

– No.

– Entonces adiós.

Clic.

– Marcia viene a Dolphin Bay -le dijo a Alice, mientras aceptaba el perrito caliente.

– ¿Marcia es buena?

– Sí, muy buena.

– ¿Le gustan los perritos calientes?

– Supongo que sí.

– Mi tía Susie dice que tienes que venir. La tala de troncos está a punto de empezar y el barón tiene que ser el primero.

– Hay algo en un hombre con falda escocesa… -murmuró Kirsty, mirando a Hamish-. Tiene buena figura nuestro nuevo barón.

– No es nuestro nuevo barón -la corrigió Susie-. El nuevo barón no vendería el castillo y saldría corriendo.

– Aún no lo ha vendido. Además, es guapísimo.

– Kirsty, que está prometido.

– Pero te habrás dado cuenta de que es guapísimo -insistió su hermana.

– Tendría que estar ciega para no verlo.

Mientras tanto, Hamish hacía lo que podía para cortar un tronco enorme. Tenía ampollas en las manos, pero estaba seguro de que no debía quejarse. De modo que golpeaba con el hacha sin parar mientras enormes gotas de sudor caían desde su gorro hasta la frente.

– Me encantan las faldas escocesas. Tengo que hacer una para Jake -dijo Kirsty.

– Yo estoy guapo sin falda -replicó su marido-¿Cómo vas a mejorar algo que ya es de por sí irresistible?

Susie seguía mirando a Hamish, pensativa. ¿Cómo sería la tal Marcia?

Aunque no era asunto suyo, claro.

– Me voy a casa -dijo abruptamente-. Harriet está cuidando de Rose y del cachorro y la pobre debe de estar harta.

– ¿Vas a quedarte con el cachorro?

– Claro. Será mejor que me lo lleve hoy mismo, así se acostumbrará a mí. Aunque nuestra casa sea sólo temporal.

– Susie, ¿de verdad lo quieres?

– Claro que sí, me encanta.

– Pero Hamish…

– Hamish nada. Está prometido, Kirsty.

– Pero si os llevarais bien…

– Nos llevamos bien. Pero por muy bien que nos llevemos, piensa vender el castillo. Es lo más sensato, además. ¿Alguien puede llevarme a casa?

– Sí, claro -dijo Jake-. Si de verdad quieres irte.

– Tengo que irme.

Ganó.

Hamish se colocó con las piernas abiertas sobre los dos trozos del tronco que acababa de partir, más orgulloso que cuando consiguió su título en la Universidad de Harvard. Le dolían las manos… le dolían de verdad, pero ¿qué importaba un poquito de dolor? se sentía como transformado, como si estuviera en otro siglo. En otra vida.

Había ganado.

Entonces se volvió para buscar a Susie con la mirada… y había desaparecido.

– ¿Dónde…? -empezó a preguntar. Jake se acercó a él.

– Bien hecho. Enhorabuena.

– ¿Dónde está Susie?

– Se ha ido a casa.

De repente, el dolor en las manos era absolutamente insoportable.

Aquello era absurdo… pero ya no se sentía transformado.

Hamish no fue al castillo a cenar y a Susie no le importó. No le importó, no le importó y no le importó. Había comido demasiados perritos calientes como para preocuparse por la cena, además.

– Voy a llamarte Taffy -le dijo al cachorro-. Ya sé que me han sugerido otros sesenta y tres nombres, pero nadie puede decirme cómo llamar a mi cachorro.

Taffy levantó la cabecita y luego siguió durmiendo.

– El cachorro, la niña y yo. Tengo una familia completa -sonrió Susie-. ¿Dónde puedo ir? ¿Dónde llevaré a mi pequeña familia?

Volvería a la casa que había compartido con Rory. Claro. Era lo mejor, lo más sencillo.

Pero la idea de volver a la casa en la que había vivido con su marido…

– Estará vacía, Taffy. Incluso contigo. Es una casa preciosa en la costa, enfrente del mar… pero no sé si Rosie y yo vamos a ser suficiente compañía para ti.

Como respuesta a su pregunta, Taffy no dijo nada en absoluto.

– Pero tengo que volver a casa…

– ¿Hablar solo no es la primera señal de cura?

Susie se levantó de un salto.

– ¿Qué haces?

– Volver a casa -contestó Hamish.

– Me has asustado.

– No era mi intención.

– Es tu cocina -dijo ella, pero sonaba a la defensiva-. ¿Has cenado?

– Sí. Y lo he pasado muy bien.

– Nada parecido a Manhattan, ¿verdad?

– Nada parecido. No había pasado un día como éste en toda mi vida. Me han hecho «adjudicador oficial», de modo que he tenido que probar tartas, galletas, pasteles… algunos estaban buenísimos.

– Ah, ya.

Los dos se quedaron en silencio. El ambiente había cambiado. Era… diferente.

Susie no se había sentido así desde que Rory murió y, de repente, le pareció como si le faltase el aliento. ¿Por qué? ¿Sentía que estaba traicionando a Rory?

No. Se sentía libre. Era como si una enorme nube gris hubiera desaparecido del horizonte.

– ¿No te importa que venga Marcia? -le preguntó Hamish entonces.

– No, claro que no. Ésta es tu casa.

– Debería habértelo dicho antes.

– No importa, hay sitio para todos. Y yo siempre puedo irme…

– No quiero que te vayas, Susie. Aún no.

– Pero tengo que irme.

– ¿A Estados Unidos?

– Esta noche, no creo -sonrió ella-. Y gracias, por cierto.

– ¿Gracias?

– Por lo de hoy. A todo el mundo le ha gustado tener al barón de Loganaich en la feria.

– Ha sido un placer.

– ¿En serio?

– Sí, en serio.

Y allí estaba otra vez. Bang. Como en los comics, pensó Susie. Bang, bang, zing. La nube desaparecía por segundos y su corazón saltaba de alegría. No sabía por qué.

– Buenas noches, lord Douglas.

Hamish alargó una mano para estrechar la suya. Y enseguida hizo una mueca de dolor.

– ¡Ay!

– ¿Qué pasa?

– Que tengo ampollas de cortar troncos. ¡Qué dolor!

– Pobrecito… ¿no te has puesto ninguna pomada?

– No… bueno, no es para tanto.

– ¿A qué esperas, a que se te caigan las manos?

– A un lord no se le caen las manos.

– Pero si tienes una astilla clavada -dijo Susie entonces, inspeccionando sus manos de cerca-. Y aquí otra. Serás tonto… tengo que llamar a Kirsty.

– ¿Para qué?

– Necesitas atención médica.

– No, no. Voy a lavarme las manos y… me pondré talco o algo así.

– Eso no solucionará nada.

– Si sigues poniendo esa cara de susto, me echaré a llorar -la amenazó Hamish.

– ¿De verdad?

– No.

– Aunque entendería que lo hicieras.

– Yo no. Tengo aversión a ese pasatiempo.

– Pues entonces no te acerques a mí. Yo lloro mucho. Con sólo mirarte las manos me dan ganas de llorar. Eres un héroe.

– ¿Un héroe?

– Cortar troncos con esas manos de corredor de Bolsa…

– Oye, que no son tan finas.

– Pero las tienes destrozadas…

– Por favor, no llores -dijo Hamish entonces. Parecía tan asustado que Susie lo miró, sorprendida.

– No estoy llorando. Siéntate, anda.

– ¿Qué?

– Que te sientes. Voy a limpiártelas con un antiséptico… o con alcohol de quemar. Y entonces veremos qué clase de hombre eres. Que no lloras, ¿eh? El antiséptico en estas heridas escuece muchísimo. El antiséptico haría que una cebolla se pusiera a llorar, desesperada.

Hamish se dejó caer sobre una mecedora mientras ella metía una de sus manos en un bol de agua jabonosa y examinaba la otra atentamente para quitarle las astillas.

– Debería darte una cinta de cuero para que la mordieras.

– No creo que sea para tanto.

– Estoy intentando no hacerte daño, que conste.

– No me haces daño -dijo Hamish en voz baja.

– Háblame de tu trabajo -sonrió Susie, volviendo a concentrarse en las astillas.

– ¿De mi trabajo?

– En Manhattan. ¿Te gusta lo que haces?

– Sí.

¿De verdad le gustaba? Ya no estaba tan seguro.

– Estoy intentando imaginar por qué. A mí me encanta plantar cosas y ver cómo crecen. ¿A ti te emociona invertir dinero?

– En realidad, mi trabajo consiste en averiguar lo que va a valer el dinero en el futuro y comprar y vender, partiendo de esa base.

– Así que compras y vendes dinero. Me parece un poco raro, pero si a ti te hace feliz…

¿Le hacía feliz? Hamish no lo había pensado nunca. Eso de la felicidad le resultaba un concepto extraño.

¿Y qué habría hecho Marcia al ver esas ampollas?, se preguntó entonces. Claro que no tendría ampollas de haber estado con Marcia. Estando con ella, el mayor riesgo era un esguince de muñeca por usar el ordenador.

Algo lamió su pierna entonces y Hamish miró hacia abajo, sorprendido.

El cachorro.

– Se llama Taffy, por cierto -dijo Susie-. Y si se ha despertado, será mejor que lo saque al jardín. Hamish, no toques nada, vuelvo enseguida.

Un segundo después había salido de la cocina.

«No toques nada».

Hamish se quedó sentado, con la mente en blanco, sin pensar en nada. Era una sensación extraordinaria, nueva para él.

Siempre había tantas cosas que hacer, tantos problemas que solucionar, tantos informes que leer, constantes análisis del mercado… Su ordenador estaba arriba, en el dormitorio. Lo había conectado brevemente por la mañana para echar un vistazo a su correo, pero no encontró nada demasiado importante. Quizá debería subir… Pero eran las nueve de la noche en Australia, las cinco de la mañana en Nueva York. Ahora mismo no estaría pasando nada.

Aunque el mercado japonés estaría abierto. El yen estaba un poco temblón cuando se había ido de Nueva York. No estaría mal echar un vistazo y…

Susie estaba en el jardín. Con Taffy.

Desde donde estaba podía oír el mar. Podía oler.

Ella le había dicho que no se moviera, de modo que no se movió. No mucho. Sólo se acercó a la puerta de la cocina y la observó mientras le enseñaba a Taffy lo que se esperaba de él.

Como si el perro pudiera entender.

– No hay prisa -le estaba diciendo-. Entiendo que todo esto te resulte un poco extraño, pero pronto te acostumbrarás. Rose y yo siempre estaremos contigo, así que no tienes que preocuparte. Nunca estarás solo.

¿Y el Dow Jones?, pensó Hamish, mirando su reloj. Él siempre tenía que preocuparse del Dow Jones.

Pero quizá no. Quizá preocuparse por índices de mercado allí era… ridículo.

Susie estaba de rodillas sobre la hierba y el cachorro se había tumbado de espaldas para que le rascase la barriguita.

¿Cómo iba a cuidar de su hija y del perro estando sola?, se preguntó Hamish. Debería estar preocupándose de eso en aquel mismo instante y no rascándole la barriga a un perro.

Marcia habría devuelto el cachorro sin dudarlo. En cuanto a la niña… ¿Marcia vigilando el sueño de un bebé? ¿Marcia teniendo un bebé?

La idea le pareció tan ridícula que tuvo que sonreír. Y Susie se volvió hacia él en ese momento.

– ¿Qué pasa?

– Nada.

– ¿Te estabas riendo de mí?

– No, no. Me estaba riendo del cachorro -respondió Hamish-. Por cierto, creo que Rose se ha despertado.

– Ah, qué bien. Imagino que tendrá hambre. Pero antes tienes que hacer lo que tienes que hacer Taffy. Venga, no me decepciones.

El cachorro miró a su nueva amiga con adoración, moviendo la cola.

– Quédate aquí un momento mientras voy a buscar a Rose -le ordenó Susie entonces. Hamish asintió y levantó un pie para evitar que Taffy la siguiera. El cachorro lanzó un aullido de pena. Los dos lo miraron. Taffy abrió la boca y volvió a lanzar un aullido lastimero.

– Dios mío, ¿dónde me he metido?

– Devuélvelo.

– ¿Qué?

– No tienes por qué quedártelo.

Susie tomó a Taffy en brazos, ofendida.

– ¿Cómo que no? Mira que decir eso delante de él. A mí me encantan sus aullidos, son muy bonitos. Y muy originales. Además, ahora es parte de mi familia.

– Un perro no es de la familia…

– Claro que sí. ¿Te importaría ir a buscar a Rose?

– ¿Sacarla del moisés?

– Sí, ése es el plan.

– ¿Quieres que la tome en brazos?

– Veo que los barones sois muy valientes -bromeó Susie-. Si la tomas por las axilas, ni siquiera te dolerán las ampollas.

– Yo no puedo levantar a un niño…

– No seas ridículo. Vamos, tráemela.

Hamish entró en la casa y, siguiendo la pista de los gritos indignados de Rose, llegó hasta el dormitorio. Y se quedó helado.

La cama era tan grande como la de su habitación, con montones de edredones y montones de almohadas. Era una cama asombrosa.

Y las paredes…

Susie había quitado las horribles lámparas de la tía Deirdre y había colocado cuadros. No grandes obras de arte, pero sí cuadros muy atractivos y que pegaban mucho en aquella habitación. Además, había fotografías de Susie de niña, de un hombre que debía ser Rory… una pareja enamorada. Hamish los miró, sonriéndose el uno al otro y sintió algo…

«No mires», se dijo a sí mismo.

Entonces pensó en su apartamento en Manhattan, amueblado por un famoso decorador que daría un paso atrás, horrorizado, si viera aquello.

Un grito de indignación lo devolvió al presente.

Era Rose, que levantaba los bracitos hacia él.

– Hola -murmuró.

Podía hacerlo. Podía tomarla por las axilas y llevarla así hasta la cocina. No podía ser tan difícil.

– Pañá -dijo la niña.

No, eso no. Él no sabía cambiar pañales.

– Pañá -insistió Rose.

Muy bien. Era un barón, un lord. Y los barones eran unos valientes.

– ¿Dónde están tus pañales?

La niña estaba señalando hacia una mesa.

– Ah, muy bien -murmuró él, dejándola sobre la cama, donde la niña prácticamente desapareció entre los edredones.

La cama olía como Susie.

La habitación olía como Susie.

Hamish Douglas, corredor de Bolsa en Manhattan, noveno lord de Loganaich, se dispuso a cambiar un pañal por primera vez en su vida. Y no lo hizo mal. Pero no fue fácil.

– Ha sido como subir al Anapuma -murmuró para sí mismo, sudando.

Susie estaba sentada en un banco del jardín, esperando que el cachorro se dignase a hacer lo que tenía que hacer, cuando Hamish le entregó a su hija.

– ¿Quieres sentarte un rato?

¿Sentarse? ¿Para qué?

– No, quizá debería seguir cavando…

– Sí, justo lo que te hace falta ahora mismo -sonrió Susie.

– Los barones somos muy valientes.

– Déjate de tonterías y siéntate un rato conmigo.

Hamish obedeció. Curiosamente, le resultaba muy fácil obedecer a aquella mujer.

– Gracias por lo de hoy. Has hecho feliz a mucha gente.

– ¿Por enseñar las rodillas?

– No, en serio. Lo has hecho muy bien -insistió ella. Y entonces giró la cabeza para darle un beso. Apenas un roce. Para darle las gracias.

Pero no fue eso exactamente.

La gente se besaba todo el tiempo, pensó Hamish. Se besaban para saludarse, para decirse adiós o, como en aquel momento, para dar las gracias. No significaba nada. No había ninguna razón para pensar que acababa de recibir una descarga de cuarenta mil voltios.

¿Sería porque Susie no se parecía absolutamente nada a las mujeres con las que él había salido siempre? No tenía nada que ver con Marcia. Con los pantalones cortos y la camiseta no debería resultar excesivamente atractiva o erótica, pero olía… y era…

Suave y deliciosa y absoluta, imperativamente deseable.

Pero debía ser consecuencia de aquel día tan raro, se dijo. Había sido un día diferente para él. Seguramente habría miles de mujeres como ella.

– Hamish, tranquilo, no voy a violarte.

– No, ya, es que… estoy prometido con Marcia.

– Eso ya lo sé -respondió Susie, con cierta aspereza-. No pensarás que estoy loca por ti sólo porque soy viuda.

– No…

– Sí lo piensas. Si alguna colega tuya te hubiera dado un beso de despedida, por ejemplo, ¿qué habrías pensado?

– Nada.

– Pero como yo soy una viuda, tienes que recordarme que estás prometido. Por si acaso.

– No, yo…

– Pues te aseguro que no tienes nada que temer. ¿Crees que soy tonta? No me habías dicho que Marcia venía hasta que la gente del pueblo ha empezado a mirarnos como si fuéramos una pareja. Entonces se te ha puesto la cara de un conejo cegado por las luces de un coche. ¿Crees que no me he dado cuenta?

– Oye, que yo no…

– Vamos, Rose, voy a darte la cena -dijo Susie, levantándose.

Hamish se quedó mirándola, sin saber qué decir.

Taffy lo miraba, dubitativo.

– Yo que tú me iría con ella. Yo soy hombre muerto.

El cachorro decidió seguir su consejo y todo quedó en silencio. Ni siquiera podía oír el mar.

Nada.

Hombre muerto.

Debería subir a comprobar su correo. Debería…

– ¡Gracias por dejar que Taffy entrase en casa! ¡Acaba de dejarnos un regalo en medio del pasillo! -le gritó Susie por la ventana-. ¡Y vas a limpiarlo tú, lord Douglas!

Genial. Hamish se levantó. Los barones eran gente muy valiente.

Incluso los hombres muertos servían para algo.

Capítulo 7

Los días siguientes fueron incómodos para los dos. Susie y Hamish se evitaban todo lo que podían. Aunque no podían evitarse mucho.

Pasaban las mañanas en la playa. ¿Por qué no iban a hacerlo si la playa era preciosa? Taffy corría alegremente de un lado para otro, pero Susie permanecía en silencio.

– ¿Quieres nadar un rato? Yo me quedo con la niña.

– Bueno -contestó ella, como si le estuviera haciendo un favor.

– Oye, Susie, escúchame… no quise ofenderte…

– No me ofendiste. Sólo dejaste caer que te veía como un marido en potencia. Y nada podría estar más lejos de la verdad.

El lunes por la noche, cuando Marcia llegó al castillo, casi fue un alivio para Hamish. Jake había ido a buscarla al aeropuerto porque tenía que hacer algo en Sidney.

– Hola, cariño -lo saludó, bajando de la furgoneta.

Hamish la abrazó con todas sus fuerzas. Tanto que ella lo miró, sorprendida.

– Vaya. Si sólo han sido unos días.

– Te he echado de menos.

– ¿La viuda está mirando?

La viuda. Hamish tardó un momento en entender a quién se refería. Marcia parecía pensar que la había besado para que Susie los viera.

– ¿Le has hablado a Marcia de Susie? -preguntó Jake.

– Pues… no, no le he contado mucho.

– Sólo que todo el pueblo espera que se case con él -respondió Marcia-. Puedes decir la verdad, cariño. Para que no haya malentendidos.

– Ningún malentendido -dijo Jake-. Ya veo.

Hamish carraspeó.

– ¿Qué tal el viaje desde el aeropuerto? ¿Habéis venido charlando?

– No, yo he venido durmiendo -contestó Marcia-. Me temo que he sido muy aburrida.

– No, en absoluto -dijo Jake, con amabilidad-. Bueno, me voy, te dejo con tu Hamish.

– Eso sería estupendo.

Estaba despidiendo al campesino, claramente.

– Muy bien -sonrió Jake, subiendo a la furgoneta.

– Hasta pronto, Jake. Y gracias.

– De nada.

Hamish se quedó mirando la furgoneta hasta que desapareció por el camino.

– Has sido un poco antipática con él, ¿no te parece?

– ¿Por qué? -preguntó Marcia-. Es un médico de familia, cariño. Y yo no tengo juanetes de los que hablar.

– No, supongo que no.

Marcia estaba fuera de su territorio, pensó Hamish. Normalmente no era desagradable con nadie. Tampoco era excesivamente agradable, pero… se portaba mejor con la gente que era como ella.

Él era como ella, pensó entonces. Aquélla era la mujer con la que iba a casarse. Le gustaba su sentido del humor sofisticado. Era tan inteligente…

– ¿Dónde está la viuda?

– Dentro. Ven, voy a presentártela.

Marcia miró alrededor. El castillo a la luz de la luna era como un sueño.

– Esto se venderá por una millonada. Hamish, imagínate las fotografías en el Architectural Digest. Tu propio castillo escocés sin tener que soportar la niebla y el frío de Escocia.

– Escocia es un sitio estupendo -replicó él, sorprendiéndose a sí mismo.

– Pero si nunca has estado allí.

– No, pero soy descendiente directo de…

Marcia soltó una carcajada.

– Te has convertido en el barón de Loganaich, ya veo. Mi barón, defendiendo la tierra de sus antepasados. En cualquier momento subirás a la torre para tocar la gaita.

Hamish sonrió.

– Me he puesto una falda escocesa.

– Eso tengo que verlo.

– Pero antes tengo que presentarte a Susie.

– La viuda, sí. Bueno, vamos a quitarnos de en medio la parte horrible y luego nos divertiremos un rato. Este sitio sonaba bien sobre el papel, pero ahora que lo veo en persona… tenemos que pensar cuánto vamos a pedir por este maravillo castillo.

La reunión entre Susie y Marcia no fue un éxito precisamente. Susie estaba en la cocina, limpiando, y recibió a Marcia con cautelosa cortesía. Su prometida respondió de la misma manera… sin soltar el brazo de Hamish. Susie se excusó enseguida porque tenía que atender a su hija.

– Hay filetes en la nevera, Hamish. Los haría yo, pero…

– Yo los hago mejor que tú -sonrió él, deseando que no pareciera tan tensa. Deseando que Marcia no estuviera tan pegada a él.

– Bueno, me voy a dormir. Hasta mañana.

– Pero si sólo son las nueve -objetó Marcia.

– Susie está recuperándose todavía de un accidente -le explico Hamish. Y enseguida deseó no haberlo dicho porque ella lo fulminó con la mirada.

– No estoy recuperándome, ya me he recuperado.

– Pero cojeas -señaló Marcia.

– Pues sí, es mi pequeña idiosincrasia. A mí me gusta -replicó Susie, intentando contener su indignación-. Me voy a la cama. Voy a leer una novela de amor y no pienso recuperarme en absoluto. Hamish, tienes que enseñarle el castillo a Marcia. Seguro que estará interesada en el inventario que has hecho. Y cuando termines… Marcia, tienes que decirme cuándo vendrán los de la agencia porque tengo que organizar todo antes de marcharme. Buenas noches -se despidió, tomando a Taffy en brazos.

– ¿La he ofendido? -preguntó Marcia en voz baja.

– Supongo… no creo que sea buena idea decirle a alguien que cojea.

– ¿Qué quieres decir? Es obvio que cojea, ¿no? No esperaría que no me diese cuenta.

– Marcia… bueno, da igual. ¿Tienes hambre?

– No, he comido en el avión y estoy agotada. Quizá la viuda ha tenido una buena idea con eso de irse a dormir tan temprano.

– No la llames así. Se llama Susie.

– Bueno, como se llame. ¿Dónde dormimos?

– He pensado que podrías dormir en la habitación que hay al lado de la mía. Ven, voy a enseñártela.

– ¿No dormimos juntos?

– No. Me parece…

– Cariño, si le gustas a esa mujer cuanto antes se dé cuenta de la realidad, mejor para todos.

– No es eso. Es que… ésta es su casa y quiero que siga siendo así hasta que nos vayamos. Creo que lo mejor es dormir en habitaciones separadas.

Ella levantó una ceja.

– Muy bien. Como quieras. En realidad, tengo una cita con mi ordenador. Esta noche yo no pienso leer novelas de amor.

Hamish durmió hasta muy tarde. Solía despertarse temprano en Nueva York para llegar a la oficina antes que nadie. No recordaba la última vez que había dormido ocho horas seguidas.

Pero allí, con aquel silencio… y le gustaba aquella habitación, además. Con sus edredones tan mullidos, la cama con dosel. Se estaba convirtiendo en lord Douglas, desde luego.

Necesitaba a Marcia, se dijo. Seguramente ella haría una broma que lo devolvería a la realidad.

Pero no dejaba de pensar en Jodie. ¿Dónde estaría en aquel momento? ¿Estaría haciendo bancos de madera con su Nick? Echaría de menos a su peculiar secretaria cuando volviese a Nueva York, pensó.

Cuando volviese a Nueva York. Cuando se fuera de allí.

Cuando dejase a Susie.

Pero Susie iba a marcharse primero.

Quizá podrían seguir en contacto. Al fin y al cabo, eran casi parientes. Además, ella tenía que cuidar de una niña y de un perro estando sola. Quizá podría echarle una mano. Decía que iba a trabajar diseñando jardines otra vez, pero cualquiera podía ver que tenía problemas físicos. Sus piernas no la sostendrían durante mucho tiempo.

Él podría… podría…

No podía hacer nada. No era asunto suyo. Pero él era el jefe del clan. El barón de Loganaich. Era su obligación cuidar de…

¿De la reliquia?

La idea de que Susie fuese una reliquia era completamente absurda. Tanto que le dio la risa mientras se metía en la ducha. Aquello era una locura. Iría a buscar a Marcia y le mostraría aquel loco castillo de arriba abajo. Se reirían de lo ridículo que era, hablarían de asuntos prácticos y le preguntaría cómo iban las cosas en la oficina. Marcia era justo lo que necesitaba.

Sí, eso era.

Marcia estaba en la cocina. Con Susie, Rose y Taffy. Una fiesta, desde luego. Cuando Hamish abrió la puerta, ellas se volvieron para mirar. Y ninguna de las dos parecía contenta.

Un hombre más cobarde habría dado marcha atrás. Evidentemente, había problemas. ¿Problemas de mujeres?

– No tenemos leche de soja -dijo Susie-. Tenemos plátanos, pero a Marcia no le gustan. Las naranjas aún no están maduras, así que no podemos hacer zumo. Y a Marcia no le gustan las fresas por la mañana.

– Tienen demasiadas calorías y yo llevo una dieta muy estricta -explicó su prometida.

– Puedes tomar un filete -sugirió Hamish.

– ¿Un filete para desayunar? Hamish, por favor, dame las llaves del coche e iré al supermercado a comprar algo.

– Está a diez kilómetros y no abren hasta las diez. ¿No puedes tomar una tostada?

– Aquí la gente suele desayunar gachas -dijo Susie.

– ¿Gachas? -repitió Marcia, poniendo cara de asco-. Además, eso debe de tener muchísimas calorías.

– Oye, Marcia, que esto no es un hotel -le advirtió Hamish.

– Bueno, no pasa nada. En realidad, no tengo hambre.

– Pero estás muy delgada -dijo Susie.

– Una mujer nunca está demasiado delgada.

– Pues yo estuve demasiado delgada durante un tiempo y era horrible.

– Yo no tengo intención de sufrir anorexia si es a eso a lo que te refieres. Controlo mi dieta perfectamente.

– Yo no tenía anorexia…

Hamish carraspeó.

– Yo voy a tomar un café.

– Y yo voy a desayunar en el jardín -anunció Susie, tomando a Rose en brazos.

– Deja que te ayude -se ofreció él.

– Gracias, pero puedo hacerla yo sola.

– Susie, he hablado con los de la agencia -dijo Marcia entonces-. Llegarán mañana. ¿Estarás aquí?

– Claro que estaré aquí. Se lo prometí a Hamish. Y después me iré a casa.

Marcia se llevó el ordenador y el móvil a la playa.

– Ah, menos mal que hay cobertura. Esto es el fin del mundo, cariño.

– Sí -murmuró Hamish, distraído mirando a Susie, que estaba bañando a Rose en la orilla mientras Taffy ladraba como un histérico.

Hamish descubrió que estaba sonriendo. Pero Susie y Rose y Taffy no eran perfectos. Marcia era perfecta.

¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué estaba comparándolas?

– Voy a quedarme con la niña para que Susie pueda nadar un rato -dijo entonces.

– ¿Tú vas a quedarte con la niña? -exclamó Marcia, atónita.

– Sé cambiar pañales y todo.

– Yo que tú no pondría eso en mi curriculum. No es la clase de habilidad que te consigue un buen trabajo en nuestro mundo.

«Nuestro mundo». Hamish miró el ordenador.

– ¿Quieres echarme una mano?

– Lo dirás de broma.

– Sí, claro que lo decía de broma -suspiró él-. Sigue con lo tuyo. Cuidar niños no es una tarea en la que piense ocuparme después de esto.

– Ve, niñera Douglas -rió Marcia-. Y ten cuidado, me estás manchando el ordenador de arena.

Hamish se quedó jugando con Rose en la orilla mientras Susie nadaba un rato. No tenía que hacer nada para divertirla porque la cría era feliz dando patadas a las olas.

¿Habría olas donde vivirían a partir de entonces?

No lo sabía.

Y no debería importarle.

Susie desapareció en cuanto volvieron al castillo. Subió a su habitación con dos enormes maletas que sacó de un armario y no volvieron a verla durante el resto del día.

– Me alegra mucho que esté siendo sensata -dijo Marcia-. No hacía falta que yo viniera, Hamish. Yo no creo que esté interesada en ti.

– No.

Marcia miró alrededor.

– Este sitio es precioso. Es una pena venderlo de inmediato.

– ¿Y qué sugieres que haga? ¿No estarás diciendo que te gustaría vivir aquí?

– No, pero he pensado que podríamos hacer algunas mejoras antes de venderlo… para conseguir un precio mejor. Ven, voy enseñarte a lo que me refiero.

– ¿Qué?

– Ven -insistió ella-. No entiendo cómo no se le ha ocurrido a nadie antes que a mí.

Marcia lo llevó al jardín.

– Hay que tirar ese muro para que puedan entrar las máquinas.

– ¿Qué máquinas?

– Para que los turistas puedan ver la playa desde aquí, hombre. Y aquí construiríamos una piscina. La mayoría de los turistas prefieren bañarse en una piscina olímpica que hacerlo en la playa.

– Pero…

– Hamish, el año pasado, cuando estuvimos en Bermudas, ¿pasamos algún tiempo en la playa?

– Estábamos en una conferencia.

– Claro, teníamos cosas, que hacer. Había una playa, pero no la usamos. Ese es el tipo de cliente al que queremos atraer. Hombres de negocios gente que aprecie el verdadero lujo. ¿Crees que podríamos convencer a la viuda para que se quedase aquí durante unos meses, mientras duren las obras?

– Sospecho que no hay ninguna esperanza.

Marcia se encogió de hombros.

– Bueno, encontraremos a otra persona -dijo, colocándose el móvil en la oreja-. Charles, soy Marcia. Quería pedirte un presupuesto…

Su prometida se alejó por el jardín para hablar con el constructor, dejando a Hamish pensativo. Una piscina olímpica. Destruir el jardín de Susie.

– ¿De verdad cortaríais los naranjos de Angus?

Hamish se volvió al oír la voz de Susie.

– No sabía que estuvieras aquí.

– Pues estaba -suspiró ella.

– Podrías habernos avisado de que estabas oyendo la conversación.

– La viuda es una chica muy discreta -replicó Susie, irónica-. Angus estaba muy orgulloso de sus naranjas, Hamish.

– Alguien podría estar orgulloso de una piscina olímpica -dijo él.

– Sí, Marcia seguramente.

– A mí me parece buena idea. Eso aumentaría el precio del castillo.

– Pero… si vendes el castillo, ¿el dinero no tenía que ir a un fideicomiso?

– Sí, así es. Yo sólo me quedaré con los intereses.

– ¿Marcia y tú pensáis tener hijos? ¿Alguien que lo herede?

– Pues… -Hamish no sabía cómo contestar a eso-. No tengo ni idea.

– ¿Tu hijo preferiría heredar un castillo o un montón de dinero?

– Susie…

– Ésa es la decisión que debes tomar. Y debes hacerlo rápido.

– ¿Qué haría si conservara este sitio?

– En lugar de pensar cuál es la mejor manera de ganar dinero con este castillo, podrías quedarte. Tú eres rico, ¿no?

– Sí, pero…

– Pero vas a cortar estos preciosos naranjos -suspiró Susie-. ¿Sabes que éste es el único sitio en mil kilómetros en el que crecen naranjos? La gente de Dolphin Bay come las naranjas de Angus durante todo el año. Tenemos más vitamina C que en toda Australia.

– Vaya -sonrió Hamish.

– Te da igual.

– Susie, tenemos que seguir adelante.

– Yo sigo adelante -replicó ella, irritada-. Eres tú el que no se mueve. Vas a llevarte el dinero para volver a Manhattan a hacer lo que has hecho siempre. ¿Qué pasa con el dinero? ¿Por qué es tan importante para ti?

– El dinero es importante para todo el mundo.

– Para comprar lo que uno necesita, sí. Incluso para darse un lujo de vez en cuando. Pero Marcia quiere ganar más, mucho más. Y tú también.

Hamish dejó escapar un suspiro.

– ¿Qué estás haciendo?

– Recoger fresas.

– ¿Para qué?

– Para hacer mermelada.

– Pero si no sabes cocinar.

– Pienso aprender -dijo ella, muy digna-. Me iré de aquí pasado mañana y pienso llevarme mermelada de fresas conmigo.

– Así que aprenderás a hacerla hoy mismo.

– ¿Por qué no?

No tenía miedo de nada, pensó Hamish. Entonces la recordó en la playa. Una mujer con cicatrices, que cojeaba ligeramente, lanzándose de cabeza hacia las olas.

– Seguro que encontramos una receta en Internet.

– Muy bien, gracias. Si la encuentras, dímelo.

– Pero mañana llega el representante de la agencia…

– Hablaré con él mientras hago la mermelada.

– Pero tienes que hacer el equipaje.

– Ya casi he terminado de hacerlo.

– Tenemos que ir a la playa…

– Sí, bueno…

– ¿No quieres ir a nadar el último día?

– Sí, pero…

– Pero también quieres hacer mermelada -sonrió Hamish-. ¿Por qué no la hacemos ahora mismo? Supongo que sólo nos hace falta un montón de azúcar y tarros de cristal.

– ¿Cómo sabes?

– Porque la mermelada siempre va en tarros de cristal. Además, mi tía Molly solía hacerla…

– ¿Tienes una tía que se llama Molly? -sonrió Susie.

– Sí, y es una cocinera estupenda.

– ¿Y tú solías mirarla mientras cocinaba?

– Sí, algunas veces -le confesó Hamish, tragando saliva. Aquella conversación era demasiado profunda para él. O quizá los ojos de Susie eran demasiado profundos. O quizá la idea de que a partir del día siguiente no volvería a verla.

– Si queremos terminar antes de medianoche, deberíamos empezar ahora mismo -sugirió.

– Rose está durmiendo y Taffy también -murmuró Susie entonces, como para sí misma-. Y si me voy a la cama, soñaré con naranjos arrancados de raíz, así que será mejor hacer mermelada.

– Susie…

– Lo sé, lo sé, no es asunto mío -dijo ella, encogiéndose de hombro-. Estoy siendo injusta. Además, es muy amable por tu parte enseñarme a hacer mermelada. Acepto encantada. ¿Crees que Marcia querría ayudarnos?

Capítulo 8

Hacer mermelada no era tan fácil como parecía. Hacía falta azúcar; fresas, tarros, una receta, concentración…

Tenían todo lo que necesitaban… salvo la concentración. Susie no era capaz de concentrarse en que estaba haciendo porque no dejaba de mirar a Hamish de reojo. Rose y Taffy estaban durmiendo, Marcia en su habitación usando el ordenador… Dos personas que trabajaban juntas deberían hablar, ¿no?

Hamish era tan alto, tan masculino. Y limpiaba cada fresa con la misma atención que pondría mientras negociaba un contrato por millones de dólares.

Era tan… tan…

Susie era tan…

¿Tan qué? No lo sabía. Estaba cortando fresas en silencio, concentrada en la tarea. Concentrada en hacer mermelada.

¿Y por qué hacer mermelada de fresas con ella le parecía algo tan… tan normal? ¿Tan encantador?

– ¿Cuántas necesitamos? -le preguntó Susie entonces.

– ¿Eh?

– ¿Cuántas fresas más necesitamos?

– Yo creo que tenemos suficientes. Sólo hay que mezclar las fresas con el azúcar y poner todo a cocer.

– ¿Nada más? Pues podría haberlo hecho yo sola.

– ¿Te habría gustado más hacerlo sola?

Susie vaciló.

– No -dijo por fin-. No sabría qué hacer después de que todo estuviera cocido.

– Aquí dice lo que hay que hacer -sonrió Hamish, señalando la receta.

– Genial. Tú lo vas leyendo y yo remuevo. ¿De acuerdo?

– De acuerdo.

Pero cuando fueron a meter la mezcla en el primer tarro de cristal, estalló. Los dos sé miraron, sorprendidos. Quizá la mermelada estaba demasiado caliente…

– Será mejor que la dejemos enfriar un poco -sugirió Susie.

– No, yo creo que si la metemos cinco minutos en la nevera…

– Hamish, quiero llevarme algo de mermelada a casa. Será mejor que la dejemos enfriar o acabará toda en el suelo. ¿Te has cortado?

– No, estoy bien.

Susie tomó su mano.

– Déjame ver. Te has quemado los dedos…

– No, en serio…

– Pon la mano bajo el grifo -le ordenó ella.

– No es nada, de verdad.

– Pon la mano bajo el grifo, no seas cabezota.

Estaban tan cerca. Ella sujetaba su mano mientras la ponía bajo el chorro de agua fría. Y era tan…

– Susie, de verdad siento mucho lo de los naranjos.

– No tienes por qué.

– Pero Marcia tiene razón. Con una piscina, esta propiedad valdría mucho más dinero.

– Sí, claro. Lo sé -murmuró Susie, apartando la cara.

– ¿Estás llorando?

– No.

Claro que estaba llorando. Había lágrimas rodando por sus mejillas.

– Muy bien, no los cortaremos -dijo Hamish entonces.

– ¿Qué?

– Que no cortaremos los naranjos. No haremos una piscina.

– ¿Sólo porque me he puesto a llorar?

– No puedo soportar verte…

– No puedes soportar verme llorar, así que harás lo que yo quiera.

Susie lo pensó un momento y entonces volvió a llorar. Las lágrimas no dejaban de rodar por sus mejillas.

– Susie…

– Quiero que me prometas que te pondrás la falda escocesa cada primer lunes de mes durante el resto de tu vida.

– Pero eso es ridículo -protestó Hamish.

Susie se secó las lágrimas con el antebrazo y dejó de llorar inmediatamente. Había un brillo de burla en sus ojos.

– No soy yo la que está siendo ridícula.

– Pero… ¿eres capaz de llorar cuando te da la gana?

– Sí. Un truco estupendo, ¿verdad?

– ¿Para, conseguir lo que quieres?

– Nunca lloro para conseguir lo que quiero.

– Pero si acabas de hacerlo.

– Lo creas o no, no lo he hecho. Si de verdad crees que quiero que te pongas esa falda escocesa una vez al mes…

– ¿Entonces?

– Te estaba tomando el pelo, Hamish Douglas. ¿Nunca te han gastado una broma?

– Pero estabas llorando…

– ¿Quieres dejar en paz el asunto de las lágrimas? Me estás aburriendo.

Aquello era absurdo. Un segundo antes estaba llorando con lágrimas de verdad…

– No me gusta verte llorar.

– No estoy llorando.

– Susie…

– ¿Qué?

– Estás loca.

– Sí, seguramente.

– Me gustaría…

– ¿Qué te gustaría, Hamish Douglas?

¿Qué le gustaría?

La pregunta quedó colgada en el aire. La miró, con su camiseta manchada de mermelada, despeinada, con los ojos brillantes y, de repente…

De repente fue como si la niebla se abriera.

Sentía millones de emociones cruzando por su cabeza, por su corazón, pero lo único que tenía claro era algo absurdo, una locura. Pero no podía dejar de pensar.

– Quiero besarte.

Susie lo miró, en silencio.

– Muy bien. ¿Y por qué no lo haces?

¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué quería besar a Susie?

¿Estaba loco? Marcia, su prometida, estaba a unos metros de allí. Podría entrar en la cocina en cualquier momento. Aunque no era posesiva, encontrar a su prometido besando a otra mujer sería pasarse un poco, ¿no?

Pero no podía controlarse. Porque Susie estaba delante de él. Su querida, llorona y dolorida Susie.

¿Querida? ¿De dónde había salido esa palabra?

Pero estaba ahí. Como Susie. Delante de él, esperando que la besara.

¿Estaba loca? ¿Había perdido la cabeza por completo? Besar a Hamish… dejar que la besara con su prometida en la habitación de arriba.

Pero lo había retado a besarla. Y él iba a hacerlo. O, al menos, esperaba que lo hiciera.

Había puesto las manos en su cintura. Estaba tomándose su tiempo, mirándola a los ojos mientras la atraía hacia él.

Quizá estaban cometiendo un terrible error, pero Susie no quería admitirlo. Ahora no, cuando estaba tan cerca. Tan cerca.

Hamish estaba inclinando la cabeza para buscar sus labios. Y la miraba con… ¿con amor?

No, eso no podía ser. Hamish no podía amarla.

Él amaba a Marcia.

¿Y a quién amaba ella?, se preguntó entonces.

A Hamish.

Esa respuesta apareció en su cerebro de inmediato. Como si siempre lo hubiera sabido. Como si no fuera un secreto.

Amaba a Hamish.

Que estaba comprometido con otra mujer. Susie intentó recordárselo a sí misma, pero no valía de nada. Aquello no era importante. Lo único importante era que Hamish iba a besarla.

No podía pensar en Marcia, ni en Rory. No había sitio en su corazón en aquel momento para nadie más que para Hamish.

Y su beso.

¿Qué estaba haciendo? ¿Besar a una mujer que no era Marcia?

Estaba haciendo lo que tenía que hacer, decidió. Lo que era necesario que hiciera.

Estaba haciendo lo que había deseado hacer desde que vio a Susie en el jardín del castillo.

Qué ternura había en sus labios, pensó ella.

No era un hombre reclamando lo que era suyo, no. Era un hombre inseguro. Tan inseguro como ella, tan sorprendido por lo que estaba pasando como ella. Y, sin embargo, el beso era increíblemente erótico.

Hamish.

Los latidos de su corazón parecían repetir ese nombre. Hamish. Cuando Rory murió pensó que no podría amar a otro hombre en toda su vida.

Seguía queriendo a su marido lo querría para siempre, pero Hamish era un hombre diferente, un amor diferente. Su nuevo, su maravilloso amor.

Hamish.

Quizá había pronunciado su nombre sin darse cuenta siquiera. Pero él seguía besándola. En los labios, en el cuello, en los párpados… mientras ella le echaba los brazos al cuello.

Estaba en los brazos de su amor. En los brazos del hombre del que, sin querer, se había enamorado.

Se derritió entre sus brazos, apretándose contra su torso, abandonándose a la promesa de su cuerpo. A la sensación de que entre sus brazos todo era posible. Nunca más estaría sola. Con Hamish a su lado, podía con el mundo entero.

– Susie… Susie, no podemos.

– ¿No podemos?

– No podemos hacer el amor.

Ella se apartó. Y, en ese momento, volvió a la realidad.

Marcia.

– ¿Quieres decir que no podemos hacer el amor aquí, en la cocina?

– Sí, bueno, sería un poco pringoso.

– Sí, es verdad -murmuró Susie, confusa y un poco mareada-. Pero tampoco hay que asustarse.

– No estoy asustado -dijo Hamish-. Yo no quería…

– ¿No querías besarme?

– No, Susie, yo…

– Estás comprometido con Marcia, ya lo sé. Mira, es tarde y los dos estamos cansados… sólo ha sido un beso de buenas noches. O un beso de despedida.

«Mentirosa», pensó. Pero él estaba asintiendo con la cabeza.

– No podemos… Marcia y yo vamos a casarnos.

– Sí, claro. Además, tú y yo… sería imposible. Yo soy tan sentimental.

– Sí, es verdad. Lloras por todo.

– Sí, por todo. Y a ti no te gusta ver llorar a nadie -suspiró ella.

– No.

– Marcia está arriba, Hamish. Es tu prometida, tu futuro. Y yo tengo que ir a ver cómo están Rose y Taffy. Ellos son el mío. Y besándote sólo estoy interfiriendo con la realidad, con lo que tiene que ser a partir de ahora.

Y antes de que Hamish pudiera decir una palabra, Susie salió de la cocina. Al jardín. ¿Al invernadero? ¿A la playa?

Había lágrimas en sus ojos, pero Hamish no podía seguirla.

¿Debía ir con Marcia?

No. Se iría a la cama. Solo.

Capítulo 9

Hamish subió a su habitación, con el corazón pesándole dentro del pecho. Llamó a la puerta de Marcia y, al no recibir respuesta, asomó la cabeza. Marcia estaba hablando por teléfono, con el ordenador sobre las rodillas. Levantó la mirada y, sin dejar de hablar por teléfono, le tiró un beso. Y luego volvió a concentrarse en el ordenador.

No le necesitaba. De modo que Hamish cerró la puerta y fue a su habitación.

A la cama.

¿A dormir?

Imposible.

¿Por qué la había besado? No podían llevar aquello más lejos. Si se casara con Susie, ella esperaría…

¿Si se casara con Susie?

Si se casara con ella, lo odiaría porque volvía a casa muy tarde por las noches. Porque trabajaba los fines de semana. Porque no tenía tiempo de ir al parque con la niña.

No, Susie no era para él. Había pasado treinta años de su vida trabajando para conseguir lo que quería y tirar todo por una mujer…

Y no era sólo una mujer. Era una mujer con una niña pequeña y un cachorro. Un cachorro que aullaba cuando quería algo.

Hamish sonrió.

No, tenía que ponerse serio.

Pero no dejaba de darle vueltas a la cabeza.

Marcia era la mujer que le convenía. Desde luego que sí…

En ese momento sonó un golpecito en la puerta.

– Entra -dijo, pensando que sería su prometida. Pero no era Marcia, sino Susie.

– Perdona si te he despertado.

– No, no…

– ¿Está Taffy aquí?

– No.

– ¿Seguro?

– Seguro -contestó Hamish-. La puerta ha estado cerrada hasta que subí.

– Es que no lo encuentro.

– ¿Se ha perdido? -preguntó Hamish, levantándose.

– No, seguro que no. No tienes que levantarte.

– Pero si no lo encuentras…

– Estará durmiendo en algún sitio, no te preocupes. Este castillo es demasiado grande. Venga, vuelve a la cama.

– Pero estás buscándolo.

– Ya lo encontraré, tranquilo. Además, ya sabes que es muy ruidoso cuando quiere algo. En cuanto tenga hambre se pondrá a aullar. Vuelve a la cama, Hamish.

– ¿Has mirado en la habitación de Marcia?

– Sí, pero está trabajando y no sabe nada. En fin, si oyes aullidos en medio de la noche, ya sabes quién es. He advertido a Marcia para que no se asuste.

– Deja que te ayude a buscarlo.

– No, en serio. Hamish, de verdad, quiero estar sola.

– Pero…

– No sé qué ha pasado antes, pero ha sido algo absurdo y sin sentido. Buenas noches.

Susie cerró la puerta antes de que él pudiera decir nada más.

Debería ir con ella. Debería ayudarla a buscar a Taffy. La idea de que Susie tuviera que buscar sola al cachorro por todo el castillo en medio de la noche lo hacía sentir como un inútil.

¿Qué había dicho? Que lo que ocurrió antes había sido absurdo y sin sentido.

Claro que sí. Los dos lo sabían. Susie era una mujer que controlaba sus emociones y él… él sabía dónde había que poner las emociones.

Y no podía ponerlas en Susie.

A las siete de la mañana, Hamish entraba en la cocina, medio dormido. Jake estaba allí, sentado en el banco de madera.

– Buenos días. ¿Qué haces aquí?

– Kirsty se ha llevado a Rose a casa. Susie está buscando al cachorro y yo he venido a hacer unas llamadas para pedir ayuda a la gente del pueblo.

– ¿Qué?

– Susie ha estado buscando a Taffy toda la noche y está agotada.

– ¿No lo ha encontrado todavía?

– No -contestó Jake, con frialdad.

– Pero no me dirás que ha estado buscándolo toda la noche.

– Bueno, si quieres no te lo digo.

– Le dije que la ayudaría a buscar, pero ella se negó. Espera un momento… habíamos dejado a Taffy en el lavadero…

– Creo que Marcia pasó por allí para salir al jardín. Y debió dejar la puerta abierta -contestó Jake, mirándolo como si fuera un gusano.

– ¿Dónde está Marcia ahora?

– Hablando por teléfono con Nueva York. ¿Dónde crees que podría estar?

Hamish tragó saliva.

– ¿No ha visto al cachorro?

– ¿Tú qué crees?

– ¿Y por qué estás aquí tú?

– Susie llamó a Kirsty al amanecer.

– ¿Por un perro?

– Una bobada, ¿no? Sólo es un perro. Pero Susie lo quiere.

Hamish cerró los ojos.

– Voy a vestirme.

– Sí, muy bien. Espero que te apuntes al grupo de rescate.

– Claro, sí… por supuesto.

– Estará muerto -Susie miraba de un lado a otro de la playa, desesperada-. Se lo habrá llevado un halcón o un águila. Es absurdo seguir buscando… absurdo.

– Tranquila, seguro que lo encontraremos -dijo Kirsty, que había dejado a todos los niños con una chica del pueblo para ir a buscar a Taffy-. Además, hay veinte personas buscándolo.

– ¿Veinte?

– Pues claro. Todo Dolphin Bay te quiere, tonta.

Susie tuvo que hacer un esfuerzo para no ponerse a llorar.

– Seguro que está muerto.

– Seguiremos buscando hasta que lo encontremos.

Hamish no podía creerlo. Había veinte personas buscando a un cachorro.

– ¿Qué haríais si se perdiera un niño?

– Lo mismo -contestó Kirsty, encogiéndose de hombros-. Bueno, seguramente el pueblo entero estaría buscándolo.

– ¿Dónde está Susie ahora?

– La he convencido para que se tumbase un rato. ¿Sabes una cosa, Hamish? Susie no está destrozada sólo por la desaparición de Taffy.

– Sí, bueno… cuando se marche también te echará de menos a ti -dijo él, temiendo el camino que llevaba la conversación.

– Lo que tú digas.

– ¿Jake está buscando?

– Jake tenía una operación esta mañana. Ha tenido que irse.

– Bueno, al menos alguien tiene un poco de sentido común.

Kirsty lo miró, enfadada. Sí, era igual que Susie. Le brillaban los ojos de la misma forma.

– El sentido común es una cosa muy extraña, ¿sabes? Cuando crees que lo tienes controlado, se convierte en algo diferente. Ten cuidado con lo que piensas sobre el sentido común, Hamish Douglas. Puede que te muerda en el trasero.

– ¡Hamish!

Él se volvió. Era Marcia, teléfono en mano.

– ¿Qué?

– Te están buscando.

– ¿Susie?

– No, el agente de la empresa hotelera. Acaba de llegar y está en el salón: Quiere hablar contigo… y con Susie.

– Voy -dijo Hamish, pasándose una mano por el pelo-. Pero no quiero molestar a Susie ahora -luego se volvió hacia Kirsty-. Si hay alguna noticia, házmelo saber.

Tenía que concentrarse.

Lachlan Glendinning era el representante de una firma hotelera de fama internacional. Había estado tasando el valor de un hotel en el norte de Queensland y se había tomado considerables molestias para ir hasta Dolphin Bay. Decirle que no podía hablar con él porque estaba buscando a un cachorro sería absurdo… especialmente cuando Susie había conseguido que todo el pueblo estuviera en la batida.

Pero le gustaría seguir buscando a Taffy.

¿Por qué?, se preguntó. Él no habría hecho algo así antes de conocer a Susie.

– Me han dicho que han perdido un perro -dijo Lachlan, a modo de saludo.

– Sí, eso parece.

– Esta comunidad es muy pintoresca. Yo creo que el castillo podría venderse muy bien. Pero me encantaría hablar con la señora Douglas. ¿De verdad no pueden decirle que venga?

– Está agotada -contestó Hamish-. Ha estado buscando al cachorro toda la noche.

– Muy bien. Como usted diga.

– ¿Quiere ver el interior del castillo?

– Ya me lo ha enseñado su prometida -contestó Lachlan, tocando una de las armaduras con el bolígrafo-. Esto tendrá que desaparecer. Sé dónde conseguir unas de verdad.

– Ernst y Eric se vienen a casa conmigo.

Era Susie, que acababa de aparecer en el salón sin hacer ruido.

– ¿Es usted la señora Douglas?

– Sí, soy yo. ¿Quiere ver el jardín?

– Ah, estupendo, yo tengo que hablar por teléfono -suspiró Marcia.

– Y yo seguiré buscando a Taffy -murmuró Hamish. Pero en la mirada de Susie no había simpatía alguna.

– No hace falta. Seguro que está muerto. De no ser así, ya lo habríamos encontrado -dijo ella. Luego se volvió hacia Lachlan-. Siento no haber estado aquí para recibirlo…

– No se preocupe, lo comprendo.

– Marcia le habrá dicho que están pensando convertir parte del jardín en una piscina…

– Susie, no pienses en eso ahora -la interrumpió Hamish.

– Ya sé que no tengo que pensar en eso. Mi avión sale mañana y, a partir de entonces, nada de esto será cosa mía. El castillo está en tus manos. Y tú vas a venderlo para meter el dinero en el banco.

– Que es lo más sensato -intervino Marcia.

– Sí, claro. Bueno, ¿quiere ver el sitio donde van a construir la piscina?

– Susie, ve a buscar a tu cachorro -insistió Hamish.

– Mi cachorro ha muerto.

Entonces, ¿por qué no lloraba?, se preguntó él. ¿Y por qué pensaba eso? ¿Quería ver llorar a una mujer?

– Hamish, ve con ellos -dijo Marcia.

– Pero tenemos que buscar a Taffy

– Ya has oído a Susie, el bicho está muerto.

El bicho.

Iba a casarse con esa mujer.

Pensó entonces en Taffy, sentado sobre su gordo trasero y aullando como un lobillo.

El bicho.

– No sabemos si está muerto o no -replicó Hamish, aireado-. Si me perdonan, yo voy a seguir buscando.

¿Por qué no lloraba?

Durante todo el día, Hamish la vio ir de un lado a otro como un autómata. Le enseñó la finca a Lachlan, hizo la comida, siguió buscando a Taffy, pero era evidente que le dolía la espalda. Y cojeaba de forma notable. Hasta que Kirsty le ordenó que dejase de buscar y subiera a hacer el equipaje.

– Te mandaré a Eric y Ernst por correo -dijo Hamish.

– He cambiado de opinión. En América nunca se sentirán cómodos. Tienen que estar ahí, al pie de la escalera. Si quieres ponerlos en otro sitio… bueno, es cosa tuya.

– Susie, quédate un poco más.

– ¿Por qué?

– Tenemos que encontrar a Taffy.

– Déjalo ya, Hamish. He dicho que me voy y me voy.

No había manera de convencerla.

Al anochecer, Marcia fue a buscar a Hamish.

– Tenemos que invitar a Lachlan a cenar. Se ha pasado el día fotografiando el castillo desde todos los ángulos, así que no podemos darle una tostada. Te lo digo en serio, Hamish, te estás portando de una forma absurda. Lachlan se aloja en el pub del pueblo… debería dormir aquí, pero supongo que no querrás pedirle a la viuda que haga eso.

– Te he dicho que no la llames así -contestó él, furioso.

– Bueno, Susie, como quieras.

– No voy a pedirle a Susie que atienda a un invitado esta noche. Jake y Kirsty van a traer la cena. Susie necesita a su familia y a nadie más en este momento.

– Entonces, tú y yo deberíamos llevar a Lachlan a cenar. Tú no eres de la familia.

No lo era. Hamish vaciló. Marcia tenía razón.

Debería llevar a Lachlan a cenar. ¿Susie querría tenerlo a su lado esa noche? Seguramente no.

– La cena en media hora -los llamó Kirsty desde la cocina.

– Vamos a cenar fuera -dijo Marcia.

– ¿Ah, sí? ¿Tú también, Hamish?

– Pues…

– Yo creo que sería mejor que te quedases aquí esta noche.

– ¿Por qué? -preguntó Marcia-. ¿Por qué tiene que quedarse?

– Por Susie. Está pasándolo fatal.

– Susie estará mejor sin el cachorro. Cuantas menos molestias, mejor.

– Ya, bueno… mira, si tú quieres salir a cenar, me parece muy bien. Pero Hamish, tú deberías quedarte para animar a mi hermana. Ponte la falda escocesa o algo.

– De acuerdo.

Marcia miró su reloj, irritada.

– Muy bien, yo me iré a cenar con Lachlan. En serio, Hamish…

Fue una cena incómoda, pero todos hacían lo que podían para animar a Susie.

– Papá, ¿por qué se tiene que ir la tía Susie a América? -preguntó Alice.

– Porque allí está su casa.

– Pero su casa está aquí.

– El castillo es de Hamish ahora -dijo Jake.

– Pero todo el mundo dice que Hamish no lo quiere.

– No tiene que quererlo -intentó sonreír él-. Es suyo y puede hacer con él lo que le parezca.

Hamish no sabía qué decir. Toda la familia parecía estar en su contra. Él mismo parecía estar en su contra. Y no soportaba la mirada triste de Susie.

– ¿Quieres café, Kirsty?

– No, hoy no.

– Pero tú siempre tomas un café después de cenar -su hermana le sonrió-. ¡Kirsty… estás embarazada!

– Sí, lo estoy. Pero no quería que lo supieras.

– ¿Cuándo pensabas decírmelo?

– Cuando estuvieras instalada y contenta en Estados Unidos.

– Ah, entonces las cosas cambian -dijo Hamish, esperanzado. Aunque no sabía por qué.

– No, no han cambiado en absoluto -replicó Susie-. Mi hermana va a tener un niño y yo vuelvo a casa. Pero vendré a verla dentro de unos meses.

– ¿Para quedarte?

– No, para visitarla, como haría cualquier hermana.

– Pero sois gemelas, deberíais estar juntas.

– Estarán juntas cuando nazca el niño -dijo Jake, apretando la mano de su mujer-. Aunque tenga que cruzar el Atlántico a nado para traerme a Susie, te prometo que estaréis juntas cuando nazca. Y si Susie discute, se dará cuenta de que su cuñado tiene muy mal genio.

– Oh, Jake…

Ah, las lágrimas, pensó Hamish. Pero no lloró.

Susie miró a su hermana y a su cuñado durante unos segundos… y después se puso a hacer café.

Y una taza de chocolate para la futura mamá.

Capítulo 10

Kirsty, Jake y las niñas se fueron después de tomar café. Iban a llevar a Susie al aeropuerto al día siguiente.

– Vendremos a buscarte a las ocho en punto -dijo Kirsty.

– Estaré lista, no te preocupes.

Para Hamish, aquellas palabras, aquella despedida, era casi irreal. Porque Susie no lloraba. ¿Por qué no lloraba?

Lloraba con calabazas. ¿Por qué no lloraba ahora? No le importaría que llorase, sería normal. Pero esa expresión seria, ausente… era horrible.

– ¿Qué quieres que haga? -le preguntó.

– Nada.

– Entonces volveré a la playa. Para echar un último vistazo.

– Taffy está muerto.

– No puedes saberlo con seguridad.

– Sí lo sé. No soy tonta, Hamish. Un cachorro de diez semanas no desaparece a menos que haya muerto. No ha venido a comer, no ha venido a cenar… ya no está, Hamish. Dejé de tener esperanzas tontas cuando murió Rory. Y ahora, si no te importa, tengo cosas que hacer.

– ¿Puedo ayudarte?

– Sólo me queda mirar en la habitación de Angus. Hay muchas cosas que hay que tirar, pero prefiero hacerlo yo. No quiero que lo haga Marcia.

– Muy bien. Iré contigo.

Susie debería estar haciendo su equipaje y despidiéndose del castillo, pero acabaron los dos en la habitación de Angus Douglas. Rebuscando entre las cosas de su tío y de Deirdre. Aparentemente, Angus no había tirado nada en toda su vida.

Con la ropa era muy sencillo. Todo iría a una tienda de segunda mano.

– No sé qué hacer con esto -dijo Susie, mirando la falda escocesa y el «sporran».

– ¿Hay un museo en Dolphin Bay?

– No.

– ¿Una biblioteca o algo así?

– Sí…

– Podemos donarlo entonces. Supongo que a la gente del pueblo le gustaría tener esto como recuerdo.

– Sí, la verdad es que es una buena idea -suspiró Susie.

Susie, que se iría al día siguiente. Susie, a quien no volvería a ver nunca seguramente.

Hamish se quedó pensativo un momento.

– No voy a casarme con Marcia.

Ella miró, sorprendida.

– ¿Qué?

– Que no voy a casarme con Marcia.

– ¿Y ella lo sabe?

– Todavía no. Se lo diré esta noche.

– Te agradecería que lo hicieras cuando yo me haya ido. Me culpará a mí.

– ¿Por qué?

– Porque soy una mala influencia -intentó sonreír Susie-. Te obligo a dejar el ordenador en casa cuando bajamos a la playa.

Él asintió con la cabeza.

– Susie, ¿tenemos que hacer esto ahora? Puedo hacerlo yo solo mañana.

– Angus habría querido que lo hiciera. Debería haberlo hecho antes, pero me daba pena… Oye, ¿tú crees que Marcia se llevará un disgusto?

– No, pero creo que debería habérselo dicho a ella antes que a ti.

– Sí, es verdad. Bueno, olvida que me lo has dicho. Y no se lo digas a ella.

– Quería que tú lo supieras.

Silencio.

– Susie, vete a la cama.

– No. Mira, éstas son cartas de Angus y Deirdre.

– ¿No pensarás leerlas?

– ¿Por qué no? No las destruyó, de modo que… quizá quería que las leyésemos -contestó Susie-. Además, tú tienes que saber algo sobre tu familia. Mira, ésta es de Deirdre. Estaba en la ciudad, comprando…

¡Mi amor, tenemos niños!

Angus, cariño, una de las tristezas de nuestro matrimonio es no haber tenido hijos y no poder adoptarlos. Pues bien, yo he encontrado una forma de reemplazarlos. No, cielo mío, no he recogido a unos niños de la calle, aunque espero que algún día alguien los deje en nuestra puerta. Pero hoy he encontrado a Eric y a Ernst.

¿Qué son, dos sabuesos quizá, dos gatos siameses?

No.

Son guerreros. Miden dos metros y son… ¡un par de armaduras de época! Son preciosas, Angus. Bueno, son una imitación de las armaduras reales, pero te van a gustar mucho. Parecen dispuestos a luchar, espada en mano. ¡A Ernst le falta una pierna! Tendremos que hacerle una nueva, claro. No sabes cómo me gustan. En cuanto las he visto me he dado cuenta de que estaban destinadas a cuidar de nosotros para siempre.

En fin, cariño mío, vuelvo a casa el viernes, así que espérame en la estación con el coche. Iré con Eric y Ernst, por supuesto. En la taquilla me han dicho que no es ningún problema porque puedo comprar billetes para ellos e irán sentados conmigo. ¿Te puedes creer? Estoy tan contenta… Quiero que los conozcas enseguida. Eric, Ernst, tú y yo, dispuestos a vivir felices para siempre a partir de ahora.

Los dos se quedaron en silencio. Era una carta ridícula.

Hamish intentó imaginar a Marcia escribiendo esa carta… imposible.

Susie y Deirdre debían ser almas gemelas.

– ¿Por qué no pudieron adoptar niños?

– Deirdre era profundamente sorda. Supongo que en aquella época las agencias de adopción tendrían otras normas… no sé.

– Pensé que había sido enfermera durante la guerra.

– Y así es.

– ¿Cómo podía ser enfermera si era sorda?

– Trabajaba en un hospital de rehabilitación y supongo que luchó con uñas y dientes para conseguir el puesto. Angus me contó que un día despertó en el hospital y vio su cara… fue amor a primera vista.

– Amor a primera vista -repitió Hamish-. Supongo que tú…

– ¿Qué?

– Supongo que tú no querrías casarte conmigo.

Ella miró, en silencio.

– ¿Acabas de pedirme que me case contigo?

– Sí.

– ¿Por qué?

– Porque sospecho que estoy enamorado de ti.

– Pero estás comprometido con Marcia.

– No voy a casarme con ella, ya te lo he dicho.

– Pero Marcia cree que sí.

– Jodie me dijo que estaba cometiendo un error…

– ¿Quién es Jodie, otra novia?

– No, no, es mi secretaria. Bueno, mi ex secretaria… pero volvamos a lo nuestro. ¿Quieres casarte conmigo, Susie?

– ¿Por qué sospechas que me quieres?

– Porque no quiero que vuelvas a Estados Unidos. Porque no quiero que estés sola…

– ¿Y qué harías tú conmigo en Manhattan? ¿Y qué haría yo?

– Pues… tú podrías trabajar en lo tuyo. Hay muchos jardines en Nueva York.

Ella lo miró, suspirando.

– Quieres casarte conmigo porque te doy pena.

– ¿Qué? ¿Por qué dices eso?

– No seas tonto. Si no te diese pena, ¿querrías casarte conmigo?

– Claro que sí.

Ella inclinó a un lado la cabeza.

– Tú no estás enamorado de mí, Hamish. Pero yo sí lo estoy de ti.

Se había enamorado. Se había enamorado de él. Hamish intentó tocarla, pero Susie se apartó.

– No.

– ¿No? ¿Por qué?

– Porque tú no me quieres. No sabes nada de mí.

– Sé quién eres. Sé que eres la persona más valiente que he conocido nunca.

– Una pena, pero eso no es amor. Si muriese mañana, ¿te pondrías a llorar?

– Yo no lloro -contestó Hamish.

– Es verdad. Tú no lloras.

– Susie, yo no soy sentimental.

– Pero yo sí. Y no me gustaría casarme con un hombre que no lo fuera. Tú no me conoces, Hamish, no sabes nada de mí. Y ahora, si no te importa, me voy a la cama.

– Susie, por favor, piénsalo. Sería lo más sensato.

– No, sería condenarme a la soledad durante el resto de mi vida. Y yo creo que merezco algo más que eso.

Capítulo 11

¿Estaba loca?

Susie, en la cama, no dejaba de recordar la conversación.

El hombre del que estaba enamorada le había pedido que se casara con él.

Una mujer valiente habría aceptado… y lo habría domado, como había que domar a tantos hombres para que supieran lo que era el amor de verdad. Debería casarse con él y hacer las preguntas después.

Pero no podía hacerlo.

– No puedo ensanchar mi corazón ni un poquito más.

El corazón podía ensancharse hasta cierto punto. Y después de ese punto, se rompía.

Susie quería llorar, pero las lágrimas no aparecían. Por primera vez en mucho tiempo, era incapaz de derramar una sola lágrima.

Romper su compromiso con Marcia había sido mucho más fácil de lo que esperaba. Lo único que había molestado a su ex prometida era haber ido hasta Australia para nada.

Hamish se tumbó en la cama y miró el techo, pensativo.

Entonces sonó su móvil.

A las tres de la mañana. ¿Habría ocurrido algo en la oficina?

– ¿Sí?

– Se supone que no deberías estar trabajando -era Jodie, su secretaria.

– No estoy trabajando -rió Hamish.

– ¿Sigues en Australia?

– Sí, aquí estoy. ¿Y por qué me tuteas? Antes solías llamarme señor Douglas.

– Pero ya no soy tu secretaria. Llamo como amiga.

– Jodie, son las tres de la mañana.

– ¿Desde cuándo necesitas dormir?

– No estaba durmiendo.

– Acabo de ver una fotografía tuya. La chica es guapísima y el bebé me encanta…

– ¿Dónde has visto una fotografía mía?

– En una revista. Estabas en la playa…

– ¡Los americanos! -exclamó Hamish, riendo-. Pero bueno, ¿para qué me llamas?

– Es que estoy embarazada. Y soy muy feliz. Tan feliz que me preocupo por toda la gente a la que quiero.

– No tienes que preocuparte por mí.

– Si acabas con la chica de la playa, seguro que no.

Hamish dejó escapar un suspiro.

– No quiere casarse conmigo, Jodie.

– ¿Te has enamorado? ¡Hamish! No le habrás dicho que vais a vivir en tu horrible dúplex de Manhattan, ¿verdad?

– ¿Qué tiene de malo mi dúplex?

– ¡Está pintado de gris, por el amor de Dios! Y los muebles son de metal.

– Pero es mi casa. Además, yo trabajo en Manhattan…

– Pues yo trabajo ahora como secretaria temporal en la iglesia que Nick está restaurando y me pagan una miseria, pero soy inmensamente feliz.

– Me alegro por ti, pero…

– No te pongas estirado, Hamish.

– ¡Señor Douglas!

– Ah, cuánto me alegro de haber llamado. Veo que estás colgadito por ella. Nick me dijo que iba a meterme donde no me llamaban, pero yo quería saber… Volveré a llamarte en un par de días, para ver si has logrado convencerla. No te pongas estirado… y no le hables de vivir en tu horrible dúplex.

Hamish no podía dormir. A las cinco de la mañana se levantó y salió a dar una vuelta para aclararse la cabeza. Llamando a Taffy. No sabía por qué le parecía tan importante encontrarlo. Pero lo era. Era más importante que nada que hubiese hecho en toda su vida.

– ¡Taffy!

Si pudiese encontrarlo…

– ¿Taffy?

Una parte de él se negaba a aceptar que el cachorrito hubiese muerto. Y no iba a rendirse, decidió. Lo encontraría. Por Susie.

Lo buscó durante horas, pero no encontró. Era más lógico. Y no se podía luchar contra la lógica. Cuando volvió al castillo, Jake y Kirsty ya estaban allí, esperando a Susie.

– No lo has encontrado -dijo ella.

Sabía lo que había estado haciendo. Tampoco ella era lógica.

– No. Susie…

– Hamish, ¿puedes ayudar a Jake a meter las maletas en el coche? -le preguntó Kirsty.

– Sí, sí… voy enseguida. Susie, tenemos que hablar.

– Anoche dijimos todo lo que teníamos que decir, Hamish. Ahora tengo que irme. Pero te deseo toda la suerte del mundo.

No le dio un beso de despedida siquiera.

De modo que Hamish dio un paso atrás y la dejó ir.

El castillo estaba vacío, horriblemente vacío. Marcia se había marchado por la noche y Susie acababa de hacerlo. Un minuto antes estaba lleno de gente y ahora… el silencio era insoportable.

Hamish entró en la cocina, esperando encontrarse los platos del desayuno sin fregar, pero todo estaba impoluto. Pensó entonces en la primera vez que había visto a Susie en el jardín, en sus risas cuando estaban en la playa, en cómo lo convenció para que se pusiera una falda escocesa, en cómo le curó las manos…

No podía seguir allí, en aquel sitio. Decidió entonces ir a la playa. Quizá si nadaba un rato se olvidaría de todo. Tenía que hacerlo.

Bajó a la playa a paso rápido y, después de quitarse la ropa, se lanzó al agua y empezó a nadar con todas sus fuerzas. Mientras nadaba vio un águila haciendo círculos sobre su cabeza. Parecía estar vigilando algo… un pez muerto, quizá.

Hamish miró hacia las rocas y vio algo, un bulto. Sí, tenía que ser un pez muerto. Pero nadó hacia allí, por si acaso. Aunque no tenía esperanzas…

Cuando se acercaba a las rocas comprobó, con el corazón a punto de salirse de su pecho, que no era un pez muerto. Era una bolita de pelo empapada… Taffy.

Al principio pensó que estaba muerto, ahogado, pero el perrillo movió la cabeza. Y ese movimiento, ese gesto en el que parecía pedirle ayuda, le conmovió de tal modo que, con los ojos llenos de lágrimas, escaló por las rocas sin darse cuenta de que se estaba cortando, sin pensar en nada más que en recuperar al cachorro.

– Taffy

¿Qué había pasado?

El águila seguía dando vueltas sobre su cabeza. Miró a Taffy entonces y vio que tenía heridas por todo el cuerpo. Debía haberlo llevado hasta allí sujetándolo con el pico… y debía habérsele caído después por alguna razón. El águila estaba intentando recuperar a su presa, pero no iba a conseguirlo.

Hamish sujetó al cachorro contra su pecho y se lanzó al mar para volver a la orilla todo lo rápido que era capaz.

– No te preocupes, Taffy. No te va a pasar nada. Voy a llevarte a la clínica para que te curen… no te mueras, Taffy. Tengo tantos planes para nosotros. Dios mío, ¿cómo he podido ser tan idiota?

– Dos heridas profundas en un costado y algunos arañazos en el otro -dijo la veterinaria, observando al cachorro.

– ¿Cree que puede salvarlo? -preguntó Hamish, angustiado.

– Seguro que sí. Taffy morirá de viejo -sonrió la mujer.

Hamish dejó escapar el suspiro de alivio más grande de su vida. Habría querido salir corriendo, gritarle a todo el mundo que lo había encontrado. El castillo estaba tan vacío sin él.

– Susie se llevará una alegría.

Claro, Taffy era el perro de Susie. Pero Susie ya no estaba allí.

– ¿Puedo llevármelo a casa?

– ¿Al castillo? ¿Sabe cómo sujetar una vía? Porque tenemos que ponerle suero.

– Sí, creo que sí.

Hamish salió de la clínica con el perrillo en brazos, sacudiendo la cabeza. Tenía cosas que hacer. Cosas importantes. ¿Qué avión habría tomado Susie? Con las nuevas reglas internacionales, había que llegar al aeropuerto con tres horas de antelación para tomar un vuelo… aún estaba a tiempo. Aún podía llegar a tiempo.

Decidido, se dirigió a la oficina de correos.

– Harriet, tienes que venir conmigo al aeropuerto.

– ¿Qué?

– Como barón de estas tierras, te necesito.

– ¿Eh?

– Nadie mejor que tú entenderá que soy un caballero en busca de su dama. Tienes que venir conmigo en el coche y sujetar a Taffy.

– ¡Taffy!

– Sí, lo he encontrado. Pero te contaré la historia por el camino. Tenemos que llegar al aeropuerto lo antes posible.

* * *

– ¿Cómo que no puedo pasar?

– Lo siento, amigo, pero el perro no puede entrar en el aeropuerto. Son las normas.

– Harriet…

– Tranquilo, yo me quedo con él -sonrió la mujer-. Vamos, corre, ve por ella.

– ¡Oiga, no puede pasar! -gritó el empleado.

– ¿Cómo que no? Tengo que encontrar a la mujer de mi vida.

– Pero tiene que comprar un billete…

– ¡No hay tiempo para eso!

– ¡Espere!

Pero Hamish ya había salido corriendo.

¿Para qué quería comprar perfume?, se preguntó Susie, mirando distraídamente en el duty free.

– ¿Se encuentra bien, señorita? -le preguntó alguien.

– ¿Eh? Sí, sí, estoy bien. Gracias.

Entonces oyó gritos en la puerta. Había un par de guardias de seguridad escoltando a un hombre…

¡Hamish!

– Perdone, ¿dónde lo llevan?

– A la comisaría del aeropuerto. Apártese, señorita.

– No pueden llevárselo. Es mío.

Capítulo 12

– Tienes que volver a casa, Susie. He encontrado a Taffy.

– Pero no lo entiendo. Que hayas encontrado a Taffy

– Susie, lloré al encontrarlo. Lloré como no había llorado nunca. Y no podía evitarlo. Lloraba por él, por ti, por mí… Quiero casarme contigo, Susie. Quiero que seamos una familia: Rose, Taffy, tú y yo. Nada en el mundo me haría más feliz.

– Por Taffy.

– No, por ti. Y por mí. Cuando encontré al cachorro pensé que había encontrado a nuestro perro. A nuestro perro. Pero había perdido a la persona más importante en el mundo para mí. Nada me importa más que tú, ni mi trabajo, que nunca me ha hecho feliz… nada. Y entonces entendí por qué llorabas… y por qué habías dejado de llorar. Tienes que quererme, Susie. Dime que me quieres.

– Hamish…

– Viviremos en Dolphin Bay… no lo hago para que digas que sí sino porque es lo que deseo con todo mi corazón.

Ella tragó saliva. ¿Podía ser cierto?

– Claro que te quiero -dijo por fin-. ¿Cómo no voy a querer a un hombre que tiene unas rodillas tan bonitas?

– Eres una mujer con muy buen gusto. Hamish se inclinó entonces para besarla. La tomó entre sus brazos, intentando no aplastar a Rose, y la besó en los labios con todo el amor del que era capaz.

– ¿Quieres casarte conmigo, Susie?

– Sí, quiero casarme contigo.

– Viviremos en el castillo, con nuestras calabazas.

– Como en los cuentos de hadas.

– Sí, como en los cuentos.

– ¿Dónde está Taffy ahora?

– En la puerta de entrada, lo tiene Harriet. Ven a verlo, mi amor.

De: Hamish Douglas

A: Jodie Carmody

Asunto: Sugerencia

Querida, Jodie

Susie y yo estamos encantados al saber que Nick y tú podréis asistir a nuestra boda el mes que viene aquí, en Dolphin Bay. Como me has dicho que Nick ha terminado el coro de la iglesia y estabais buscando nuevas aventuras, Susie y yo hemos pensado que quizá os gustaría compartir la nuestra.

Como tú esperabas, mi vida ha cambiado por completo. Ahora vivimos en el castillo con nuestra niña, tenemos un perro y un hermoso huerto de calabazas. Trabajo desde casa para una empresa financiera, pero necesito una secretaria.

Susie se dedica al jardín, encantada de la vida, pero necesita gente que se coma sus verduras.

El castillo se hace viejo y son necesarias continuas reformas. ¿Crees que a Nick le gustaría ese trabajo?

Hemos decidido que, durante los veranos, el castillo será un campamento para niños discapacitados. Pasarán aquí dos semanas, bañándose en la playa, disfrutando del sol y aprendiendo a trabajar en un huerto. Ya hemos hablado con las autoridades y estamos entusiasmados.

Pero necesitamos a alguien con experiencia en niños discapacitados. ¿Conoces a alguien así, Jodie?

Nos gustaría que Nick y tú tuvierais una casa en la finca… quizá construirla podría ser el primer trabajo para tu marido. Este castillo necesita dos familias. Os estamos invitando a que seáis nuestros socios.

No tienes que contestar inmediatamente. Habrá que negociar los términos, claro. Pero en esto no serás una secretaria temporal. ¿Qué te parece, Jodie? ¿Te gustaría compartir nuestra felicidad?

Piénsatelo y dime algo. Con cariño,

Hamish, Susie, Rose, Taffy, Ernst y Eric.

Mensaje de texto de Jody Carmody a Hamish Douglas:

Estamos en camino.

P.S. ¿Quiénes son Ernst y Eric?

Marion Lennox

***