/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

La proposición del médico

Marion Lennox

Era imposible luchar contra algo tan fuerte como lo que había entre ellos… La tragedia que había sufrido había hecho que la doctora Kirsty McMahon tuviera miedo del amor. Por eso, cuando conoció a Jake Cameron, un padre soltero y alérgico al compromiso y el médico más guapo de Australia, decidió que no debía permitir que la química que existía entre ellos llegara a nada más. Kirsty se mantuvo entretenida conociendo a toda la gente de la zona para así no pensar en el atractivo médico. Pero cuando la atracción se hizo incontrolable, se vieron obligados a replantearse las normas que ellos mismos se habían impuesto…

Marion Lennox

La proposición del médico

La proposición del médico (2007)

Título Original: The doctor's proposal (2006)

Serie: 1º Castillo en Dolphin Bay

Capítulo 1

¿Cómo se llama a la puerta de un castillo medieval? ¿Y qué hacía un castillo como ése en una apartada comunidad pesquera australiana?

La doctora Kirsty McMahon estaba preocupada y cansada. Comenzó a llover, las puertas del castillo parecían cerradas a cal y canto y ni el timbre, ni cuando tocó a la puerta con fuerza lograron que obtuviera respuesta. Entonces gritó, teniendo la misma fortuna.

Suficiente. Había sido una estúpida al ir allí. Susie se estaba quejando de que tenía calambres. Su hermana gemela y ella encontrarían un hotel en Dolphin Bay y regresarían al castillo por la mañana. Si lograba que Susie regresara…

Pero entonces se quedó allí al oír ladridos dentro del castillo y se preguntó si alguien se estaría dirigiendo a abrir la puerta.

Las puertas se abrieron lentamente y un larguirucho perro marrón asomó el hocico, tratando de salir. Pero una mano, una mano de hombre, lo sujetó por el collar.

Kirsty se apartó. Aquel lugar parecía sacado de una novela gótica. El castillo estaba enclavado en una colina sobre el mar y había una leve niebla que hacía que todo pareciera misterioso.

– Boris, si saltas sobre alguien, te la vas a ganar.

Kirsty parpadeó. Aquella voz no parecía misteriosa, era… ¿agradable?

Pero cuando las puertas se abrieron por completo, se dio cuenta de que el adjetivo «agradable» no era suficiente.

El hombre que tenía delante era guapísimo.

Era alto y tendría treinta y pocos años. Tenía el pelo marrón y rizado, un poco despeinado, justo como a ella le gustaba en su hombre.

¿Su hombre? ¿Roben? Aquello casi le hizo sonreír y no le costó nada volver a fijar su atención en aquel hombre misterioso. Un hombre realmente atractivo…

Le enfadó darse cuenta de que estaba allí, delante de aquel castillo, teniendo pensamientos lujuriosos sobre un hombre que no conocía. Se había pasado la vida tratando de mantener el control y, en aquel momento, cuando todo se estaba tambaleando, lo último que necesitaba era la complicación de un hombre. En casa tenía a Robert, que era muy agradable y que seguiría siéndolo durante el tiempo que ella quisiese. Pero no podía negar que aquel hombre misterioso, aquel guerrero del castillo, era guapísimo.

– Hum… hola -comenzó a decir.

El extraño estaba sujetando a su perro, y detrás de ellos podía ver el patio delantero, tras el cual se podían divisar las piedras blancas del castillo, con sus tórrelas y almenas. Kirsty estaba casi con la boca abierta, admirando la belleza del lugar.

– ¿Qué puedo hacer por usted? -Preguntó el hombre.

– Mi hermana y yo hemos venido a ver a Ang… al conde.

– Lo siento, pero Su Señoría no recibe visitas -dijo rápidamente el hombre antes de comenzar a cerrar las puertas.

Kirsty trató de impedirlo con el pie, no teniendo en cuenta lo pesadas que eran las puertas, y gritó ante el dolor que sintió cuando éstas le aprisionaron. Entonces él volvió a abrirlas.

– ¿Le he hecho daño?

– Sí.

– No debió haber puesto su pie ahí.

– Usted estaba cerrando la puerta en mi cara.

El hombre suspiró y ambos comprobaron cómo estaba su pie. Lo había retirado a tiempo y quizá, con suerte, sólo sufriera una leve contusión.

– Lo siento -dijo el hombre, que parecía sinceramente preocupado-. Su Señoría no recibe visitas por el momento. Y nunca ve a los turistas.

– Nosotras no somos turistas.

– ¿Nosotras?

Kirsty indicó hacia el coche, desde el cual su hermana miraba ansiosa.

– Mi hermana y yo.

– Son estadounidenses.

– Lo ha adivinado -dijo ella-. Pero aun así no somos turistas.

– Pero aun así tampoco pueden ver a Su Señoría -dijo el hombre, comenzando a cerrar de nuevo las puertas.

– Somos parientes suyos -dijo ella apresuradamente.

– ¿Qué es lo que ha dicho? -Preguntó el hombre, impresionado. Se detuvo.

– Somos parientes de Angus -explicó ella-. Hemos venido desde América para verle.

En ese momento la expresión de aquel hombre se ensombreció. De repente pareció despectivo y muy, muy enfadado.

– Llegan demasiado pronto -dijo, apartando a su perro como si ella tuviera algo infeccioso-. Pensé que los buitres llegarían pronto, y aquí está usted. Pero Angus todavía está vivo.

Cerró la puerta a toda prisa sin mirar siquiera donde estaba el pie de ella.

* * *

– Bueno, por lo menos estamos en el sitio adecuado -dijo Kirsty a su hermana al regresar al coche-. Pero no sé quién será el centinela. ¿Quizá un hijo?

– Estoy segura de que Angus no tuvo hijos -dijo Susie, tratando de encontrar una postura cómoda en el asiento del acompañante, pero sin mucho éxito, ya que estaba embarazada de ocho meses.

La gemela de Kirsty había estado allí sentada durante bastante tiempo, pero no había querido bajarse cuando habían llegado. Le habría costado mucho. A Susie todo le costaba mucho y las últimas semanas había empeorado, ya que la depresión que sufría se había agravado.

– ¿Entonces qué hacemos? -Preguntó Susie como si no importara mucho lo que su hermana dijera.

Kirsty pensó que todo había sido un desastre, pero cuando había pensado sobre ello en Nueva York, había parecido razonable. Incluso sensato. Para Susie, los últimos meses habían sido terribles, y ella había tratado de rescatar de todas las maneras posibles a su hermana de una depresión que estaba incluso tentándola al suicidio.

Hacía dos años, Susie se había casado con Rory Douglas. Rory era un australiano de ascendencia escocesa que nada más haber conocido a Susie había decidido que América, y Susie, eran su hogar. Había sido un matrimonio muy feliz. Hacía seis meses, la gemela de Kirsty había anunciado su embarazo y ella y su Rory habían estado preparándose para vivir siempre felices y juntos.

Pero entonces había ocurrido el accidente de tráfico. Rory había muerto en el acto, y Susie había resultado gravemente herida, aunque lo peor había sido el daño psíquico ocasionado.

Los psiquiatras no habían servido de utilidad. Nada había podido ayudar.

– ¿Por qué no visitamos Australia? -Había sugerido por fin Kirsty-. Conoces tan poco sobre el entorno en el que vivió Rory. Sé que sus padres están muertos y que no se llevaba bien con su hermano, pero por lo menos podemos visitar el lugar donde nació. ¿Dolphin Bay? ¿Hay delfines de verdad? Parece divertido. Puedo conseguir un permiso en el hospital. Vamos a hacer una visita de investigación para que así le puedas contar a tu hijo de dónde venía su papi.

Había parecido una idea acertada. Susie estaba embarazada y las heridas que tenía en la espalda le hacían necesitar una silla de ruedas la mayor parte del tiempo, pero Kirsty era médico. Podía cuidar de ella.

Pero desde el principio Susie se había mostrado apática. Nada más aterrizar en Sidney había comenzado a tener contracciones, por lo que había pasado cuatro semanas en reposo, con su depresión acentuándose.

Pero por lo menos el bebé estaba bien. En aquel momento Susie estaba de ocho meses, y si se ponía de parto, no supondría un gran problema.

– ¿Por qué no me diría Rory que su tío era un conde? -Susurró Susie-. Y vivir en un sitio como éste… nunca hubiera venido si hubiera sabido esto.

Kirsty tuvo que admitir que se había quedado impresionada. Habían llegado a Dolphin Bay aquella tarde y habían ido a informarse a la oficina de correos, donde la información recibida les había dejado aturdidas.

– ¿Angus Douglas? Es a Su Señoría a quien buscan. El conde.

– ¿Angus Douglas es conde? -había querido saber Kirsty.

– Oh, sí. Es el conde de Loganaich, aunque su parte de Loganaich ya no existe.

– Loganaich -había repetido Kirsty sin comprender.

– Según parece, el castillo de su familia en Escocia se quemó -había explicado la mujer de la oficina de correos-. Lord Angus dice que era un lugar desagradable y que no fue una gran pérdida. Su Señoría no es muy sentimental, aunque a veces lleve falda escocesa. ¡Oh, deberían verlo llevando una! Bueno, el caso es que lord Angus y sus hermanos se marcharon de Escocia cuando apenas eran unos quinceañeros, y dos de ellos, los dos mayores, vinieron aquí.

– Cuéntenos qué sabe sobre ellos -había pedido Kirsty débilmente.

– Lord Angus se casó con una enfermera durante la guerra -había dicho la mujer, señalando al tablón de anuncios, donde había un recorte de periódico sobre una anciana en una feria regional-. Ésa es Deirdre, que Dios la tenga en su gloria. Una mujer realmente encantadora.

– ¿Tuvieron hijos?

– No, pero eran felices -la encargada de la oficina de correos había tomado un pañuelo y se había sonado la nariz; estaba claro que aquélla era una pérdida personal para ella-. Deirdre murió hace tan sólo dos años, rompiéndole el corazón a lord Angus. En realidad, nos rompió el corazón a todos. Y ahora su señoría está solo en su vejez. Doc me dice que no está bien. Doc está haciendo todo lo que puede, pero claro, un médico sólo puede remediar lo que la medicina le permite.

– ¿Ha dicho que… su señoría… tenía hermanos? -Había preguntado Kirsty cautelosamente.

– El hermano que nosotros conocimos era un poco… imprevisible -les había dicho la señora-. Y se casó con una chica que era incluso peor que él. Tuvieron dos hijos, Rory y Kenneth. Los chicos nacieron aquí, pero poco después la familia se marchó. Los muchachos solían venir aquí de vacaciones, para darles un poquito de estabilidad. Deirdre y Angus los adoraban, pero por lo que oí, Kenneth se parecía mucho a su padre y no era amante de la paz. Se peleaba todo el tiempo con Rory. Y, finalmente, Rory se marchó a América para alejarse de él. Hace un par de meses nos enteramos de que había muerto en un accidente de tráfico. Su señoría se quedó destrozado. Kenneth todavía sigue visitándole, pero a la gente de por aquí no nos gusta. No le llamaremos lord Kenneth cuando muera Angus, eso está claro.

– Pero… Angus todavía es conde -había susurrado Susie, aturdida por aquello.

– Parece un poco ridículo, ¿verdad? A él no le gusta que se le llame así. Dice que «Angus» es suficiente para él. Pero entre nosotros nos gusta llamarle lord Angus, o lord Douglas cuando hablamos formalmente. Lo que Deirdre y él hicieron por nuestro pueblo… es muy prolijo de contar. Esperad a ver su casa. Nosotros, de broma, lo llamamos el castillo de Loganaich. ¿Necesitan encontrarlo? Les dibujaré un mapa.

Susie casi había regresado a casa y, en aquel momento, sentada en el coche frente al castillo, miró a su hermana gemela con los ojos más sombríos que nunca.

– Kirsty, ¿qué estamos haciendo aquí? Regresemos a América. Ha sido una tontería venir.

– Hemos llegado muy lejos, y sabes que no podemos regresar a América en este momento. Ninguna compañía aérea te permitiría volar hasta que no nazca el bebé. Vamos a buscar un lugar donde pasar la noche y volvamos por la mañana.

– Volvamos a Sidney por la mañana.

– Susie, no. No puedes perder todo vínculo con Rory.

– Ya lo he hecho. Y oíste a la encargada de la oficina de correos; Rory había perdido cualquier vínculo con su tío.

– Rory hablaba con cariño de Angus y de su tía. La mujer de correos dijo que Angus se quedó destrozado al enterarse de que Rory había muerto. Tienes que verlo.

– No.

– Susie, por favor.

– Las puertas se están abriendo de nuevo -dijo Susie sin inmutarse-. Alguien está saliendo. Tenemos que marcharnos.

Kirsty se dio la vuelta para ver qué ocurría, y vio un Land Rover polvoriento salir del patio delantero. Su coche estaba bloqueando la salida y el Land Rover tuvo que detenerse.

Kirsty arrancó el coche y miró de nuevo al Land Rover. El hombre que le había cerrado la puerta en las narices iba al volante, llevando al perro sentado a su lado.

Kirsty dudó qué hacer y pudo ver cómo el hombre comenzada a enfadarse. Entonces miró a su hermana, que tenía la desesperanza reflejada en la cara, y decidió que no la llevaría a aquel lugar al día siguiente. Deseaba con todas sus fuerzas que su hermana volviese a estar llena de vida como hacía un año. Realmente enfadada, apagó el coche.

– ¿Qué…? -Comenzó a preguntar Susie.

Pero Kirsty ya había salido del coche, habiéndose olvidado del charco que había justo debajo y llenándose de fango hasta los tobillos.

Pero apenas se percató de ello; estaba furiosa al ver que él le había chascado los dedos, lo que provocó que toda la tensión que ella había estado conteniendo durante los últimos meses explotara. Se acercó al Land Rover y abrió la puerta del conductor con tal fuerza que casi la arranca.

– Está bien -le dijo al hombre-. Salga del coche. Quiero algunas respuestas y las quiero ahora.

* * *

Debía haber regresado a casa hacía dos horas.

El doctor Jake Cameron había pasado todo el día arreglando problemas, problemas que todavía tenía delante, antes de poder marcharse a su casa aquella noche. Sus chicas le estaban esperando. Las gemelas eran estupendas, pero él había llevado su paciencia al límite. La señora Boyce tendría que volver a acostarlas aquella noche y estaría enfadada.

Pero no podía salir de allí, ya que el coche de la mujer estaba taponando el camino.

– ¿Qué quiere decir con eso de que «quiere respuestas»? -Preguntó fríamente, saliendo del coche.

Ella había dicho que era familia de Angus, pero él no la había visto nunca; si lo hubiera hecho se acordaría. Era alta, delgada, con ojos marrones claros y con un brillante pelo color caoba. Tendría casi treinta años y era adorable.

– Mi hermana y yo hemos venido desde Nueva York para visitar al señor… a lord Douglas -espetó ella-. Necesitamos ver al conde.

– Quiere decir a Angus -sólo se había referido a Angus como a su señoría para intimidarlas. Como no había funcionado, volvió a referirse a él como Angus. Su amigo.

– Mi hermana no está bien -volvió a espetar ella.

– Nadie está bien -dijo él amargamente-. Y sólo estoy yo para encargarme de ello. Tengo que visitar tres casas más antes de cenar. ¿Puede mover su coche, por favor?

– ¿Es usted médico?

– Sí. Soy el doctor Jake Cameron, el médico de Angus.

– No tiene el aspecto de ser médico.

– ¿Querría que fuera con bata blanca y con un estetoscopio? ¿Aquí? Hace una hora estaba apartando vacas de la carretera, ya que bloqueaban el camino.

– Pensé que quizá usted fuese un sobrino.

– Desde luego que es usted un familiar cercano -dijo él con sequedad-. ¿Necesita su hermana atención médica?

– No, pero…

– Entonces, por favor, mueva su vehículo. Llevo dos horas de retraso y usted me está retrasando aún más.

– ¿Hay alguien más con quien podamos hablar?

– Angus está solo.

– ¿En esa enorme casa?

– Está acostumbrado a estarlo -dijo él-. Pero si le contenta, él no va a estar mucho más tiempo aquí. Mañana va a ser trasladado a la residencia de Dolphin Bay. Será mucho más fácil ir a visitarle allí, ¿no le parece? Pero si está planeando presionarle para que cambie su testamento, no se moleste. Si le acerca algún abogado, telefonearé a la policía.

– ¿Por qué está siendo tan desagradable?

– No estoy siendo más desagradable de lo que tengo que ser. Angus está harto de la presión familiar, y yo tengo mucha prisa.

– Pues sea agradable rápidamente y dígame por qué no podemos ver al conde.

– Angus tiene graves problemas respiratorios -explicó él, hastiado-. Está acostado y, si piensa que va a bajar para satisfacer a un par de avariciosas…

– ¿Lo ve? Ahí está el problema -dijo Kirsty, visiblemente enfadada-. Nos está tratando como si fuésemos unas mugrientas. Ni siquiera conocemos a Angus. No sabíamos que era conde ni que vivía en un lugar que es como una mezcla de Disneylandia y Camelot. Y sobre que somos avariciosas…

Jake apenas estaba escuchándola. ¡Iba tan retrasado! Le había prometido a Mavis Hipton que la iría a visitar aquella tarde; sabía que necesitaba más analgésicos para pasar la noche. Mavis sufría en silencio. No se quejaría, pero él no quería que sufriera por culpa de aquellas dos mujeres.

– Ha dicho que son sus parientes -dijo-. No tiene sentido que no supieran nada.

– Mi hermana estuvo casada con uno de los sobrinos de Angus -explicó Kirsty-. Susie nunca conoció a la familia de su marido y le gustaría hacerlo.

– Sobre todo ahora que él está muriéndose -esperó él, que aquella misma tarde había respondido a una llamada telefónica de Kenneth, en la cual éste no había podido ocultar su alegría ante la noticia de que Angus estaba empeorando. Se preguntó si aquélla sería la esposa de Kenneth.

– Me tengo que marchar.

– No sabíamos que Angus estaba muriéndose. Por lo que teníamos entendido, el tío de Rory era más pobre que las ratas, pero es toda la familia que tenía Rory, aparte de un hermano con el que no se llevaba bien, así que hemos venido hasta aquí para conocerlo.

Jake recordó que Angus había hablado con mucho cariño de su sobrino Rory y cómo le había afectado su muerte. Entonces se le ocurrió una idea.

– ¿Realmente no conocen a Angus? -Preguntó, un poco aturdido.

– Ya se lo he dicho. No.

– ¿Pero les gustaría verlo esta noche?

– Sí, pero…

– Y quizá quedarse a pasar la noche -dijo Jake, que odiaba dejar a Angus solo.

El conde se negaba a aceptar los servicios de una enfermera, pero dado el estado de sus pulmones, dejarlo solo parecía criminal. Si podía convencer a aquellas dos mujeres de que se quedaran a pasar la noche, aun si lo que querían era su dinero…

– Os lo presentaré.

– ¿Cómo? ¿Ahora?

– Sí, ahora. Si me prometen que se van a quedar a pasar la noche, se lo presentaré.

– No nos podemos quedar a pasar la noche.

– ¿Por qué no?

– Bueno… -Kirsty lo miró, asombrada-. No estamos invitadas.

– Yo las estoy invitando. En este momento, Angus necesita a su familia más de lo que nunca ha necesitado a nadie. Mañana va a ser trasladado a una residencia de ancianos, pero ahora mismo necesita ayuda. Tiene fibrosis pulmonar, su capacidad pulmonar está muy disminuida, y me preocupa que sufra un colapso y no sea capaz de solicitar ayuda. Supongo que ninguna de ustedes es enfermera, ¿verdad?

– ¿Por qué? -Preguntó ella, mirándolo a los ojos.

– Ya se lo he dicho -Jake suspiró y miró de nuevo su reloj-. Está enfermo. Necesita ayuda. Si quieren verlo… ¿están dispuestas a ayudar? Si alguna de ustedes es enfermera…

– Ninguna somos enfermera. Susie es paisajista.

– Maldita sea -dijo él comenzando a darse la vuelta.

– Pero yo soy médico.

Hubo una gran pausa. Jake se dio la vuelta y la miró.

– Me está tomando el pelo -dijo él por fin-. ¿Médico de personas?

– Médico de personas.

– ¿Sabe algo sobre la capacidad pulmonar?

– Sí, hemos oído algo sobre pulmones en América -espetó ella, perdiendo los nervios-. El último barco que llegó a puerto trajo algunas fotografías en color. La última opinión médica en Manhattan es que se cree que los pulmones están en algún lugar entre el cuello y la ingle. A no ser que nos hayamos equivocado. ¿Es diferente en Australia?

– Lo siento. Sólo quería decir que…

– Oh, no pasa nada -dijo ella amargamente-. ¿A quién le importa lo que usted haya querido decir? Nos ha insultado de todas las maneras posibles. Pero… ¿Angus se está muriendo?

– Sí -dijo él con suavidad-. Quizá no esta noche, pero pronto. Y ocurrirá mucho antes si se queda solo. Se niega a recibir oxígeno y analgésicos, también tiene problemas cardiacos, no deja que la enfermera local se acerque a él, y si usted es de verdad médico…

– Si no me cree…

– Lo siento -Jake pensó que necesitaba apaciguar los ánimos-. Angus es mi amigo. Siento si he parecido brusco, pero odio dejarle solo. Si acceden a quedarse aquí esta noche, estarán compensando muchas cosas.

– ¿Compensando el qué…?

– El descuido.

– ¡Nosotras no hemos descuidado a nadie! -Exclamó Kirsty, realmente enojada.

– Está bien -acordó él-. Ustedes no han descuidado a Angus. No sabían nada sobre él.

– Muy generoso de su parte. ¿Angus realmente necesita ayuda? ¿Ayuda médica?

– Sí. Tanto médica como personal. Urgentemente.

– Entonces nos quedaremos -dijo ella.

– Así de simple. ¿No necesita consultar a su hermana?

– Susie no está como para tomar decisiones.

– Dijo que ella estaba enferma -Jake frunció el ceño-. ¿Qué le ocurre?

– No está tan mal como para no poder pasar aquí la noche. Supongo que habrá camas.

– Hay catorce habitaciones. Deirdre, la esposa de Angus, se relacionaba mucho con la gente. Hace años que nadie las ocupa, pero una vez al mes el ama de llaves las ventila, por si acaso.

– Así que tenemos donde dormir. ¿Las habitaciones están en la planta baja?

– Algunas sí, pero…

– ¿Dónde está el ama de llaves? -A Kirsty no le interesaban los «peros».

– No vive aquí. Viene tres veces por semana desde Dolphin Bay.

– Él está realmente solo.

– Ya se lo he dicho.

– Y le escuché -dijo ella bruscamente-. Está bien. Vaya y dígale que vamos a entrar.

– ¿Quiénes dijo que eran?

– Yo soy Kirsty McMahon -dijo, enderezándose-, doctora Kirsten McMahon. Mi hermana, Susan, estaba casada con Rory, el sobrino de su señoría.

– El Rory que murió -Jake dudó-. Lo recuerdo. Kenneth, otro de los sobrinos de Angus, le dijo al conde hace algunos meses que su hermano había muerto en Estados Unidos. Lo siento. Pero…

– Déjelo -dijo ella amargamente-. Todo lo que necesita saber es que no nos interesa ningún tipo de herencia. Así que vamos a dejar de hacer juicios, ¿no le parece? Vaya y dígale a su señoría quiénes somos y déjeme que acomode a mi hermana para pasar la noche.

Ella era preciosa. Era una salvación.

Las dejó allí y volvió a entrar al castillo en compañía de Boris. Tenía llaves; había insistido en ello tras el último infarto sufrido por Angus.

Subió a las habitaciones del conde, pero éste no estaba en la cama. Estaba en la ventana, contemplando el mar. Era un hombre pequeño, nervudo y castigado tras años practicando la pesca y la jardinería. Había sido un hombre que amaba estar al aire libre, y el verlo allí dentro vestido con su bata le partía el corazón.

Necesitaba un bypass y no aceptaba someterse a la operación. Pero lo que realmente le estaba matando eran sus pulmones.

– Pensé que te ibas a ir a la cama -gruñó Jake.

Angus lo miró y trató de sonreír.

– Hay tiempo para que me vaya a la cama. Son sólo las cinco.

– Tienes la cena en la mesilla de noche -le dijo Jake, que había subido él mismo la comida, ya que si no Angus no comería. Era duro ver a un amigo apagarse.

– Iré a cenar. ¿Por qué has vuelto?

– ¿Podrías soportar a un par de visitantes?

– ¿Visitantes?

– Dos americanas. Hermanas. Una de ellas dice que estuvo casada con Rory.

– Rory -la sonrisa de Angus se desvaneció-. ¿Mi Rory?

– Tu sobrino. Me parece que es el hermano mayor de Kenneth. Debió marcharse al extranjero antes de que yo viniera -hizo una pausa-. Háblame sobre él.

– No vi a Rory durante años.

– Tenías tres sobrinos -le recordó Jake, que quería que el conde tuviera interés en la familia, que tuviera cualquier tipo de interés, e iba a lograrlo aunque se retrasara aún más.

Le partía el alma ver cómo Angus se había rendido y quizá aquellas dos mujeres le salvaran…

– Yo tenía dos hermanos -susurró Angus-. Nos marchamos juntos de Escocia. Dougal, el más joven, fue a América. David y yo vinimos aquí. Dougal y yo perdimos contacto hace mucho tiempo… sí, tengo otro sobrino en alguna parte, pero no lo he conocido. David se casó aquí y tuvieron a Rory y a Kenneth. Se marcharon de Dolphin Bay, pero los muchachos solían regresar para pasar las vacaciones con nosotros.

– ¿Eran niños agradables? -Murmuró Jake, alentándole.

– A Rory le encantaba este lugar -respondió Angus delicadamente-. Él y yo pasábamos horas pescando. Deirdre y yo le queríamos como si fuera el hijo que nunca tuvimos. Pero Kenneth…

Jake no pudo evitar esbozar una mueca; era obvio que Kenneth no podía haber sido agradable.

– Kenneth era el hermano pequeño de Rory -a Angus le estaba costando mucho respirar-. Kenneth es un joven muy conflictivo, y estoy seguro de que tú te puedes dar cuenta de ello -logró decir-. Tú lo has conocido. Es como su padre. Cada vez que Rory se acercaba, se armaba un escándalo, una situación que fue empeorando a medida que se fueron haciendo mayores y de que Kenneth se percató de que Rory heredaría mi título. Como si algún título importara más que la familia.

Angus tuvo que dejar de hablar, y trató de respirar profundamente. Sus ojos reflejaban una tristeza indescriptible que aparentemente no tenía nada que ver con su salud.

– Kenneth era tan despiadado con Rory que, una vez que sus padres murieron, Rory decidió que la angustia que aquello le estaba causando no merecía la pena -dijo el conde tristemente-. Se marchó a ver el mundo. Estuvo fuera durante los últimos diez años y entonces Kenneth me dijo que había muerto. Lo sentí… tanto.

Jake pensó que quizá Kirsty había dicho la verdad. Le pareció que la situación podía llegar a ser excelente. Angus le había tenido mucho cariño a Rory, y la viuda de éste estaba en la puerta del castillo. Y si se parecía a su hermana, ambas podían suponer una ráfaga de aire fresco en aquel lugar. Una ráfaga de vida.

– Están esperando fuera -dijo-. Les dije que me dieran un minuto.

– ¿Quién? -Angus parecía perdido y confuso.

– La viuda de Rory y su hermana.

– La viuda de Rory -repitió Angus.

– Eso parece.

– Kenneth no me dijo que él hubiera estado casado.

– Quizá Kenneth no lo sabía.

Angus pensó sobre ello y asintió con la cabeza, comprendiendo lo que Jake quería decir.

– Sí, quizá no lo sabía. Rory aprendió muy pronto que en lo relativo a Kenneth era mejor guardarse las cosas para sí.

– ¿Te gustaría verlas?

– Me gustaría verlas.

– ¿Podrías dejar que se quedaran a dormir esta noche? -Preguntó Jake tentativamente.

El conde lo pensó. Se quedó mirando el jardín a través de la ventana.

– La viuda de Rory -susurró por fin-. ¿Cómo es?

– No lo sé -dijo Jake-. Sólo he conocido a la hermana. Kirsty. Parece… que tiene mucho temperamento.

– ¿Qué significa «temperamento»?

– Supongo que significa que es una persona «viva» -admitió Jake.

Angus comenzó a reír, pero su risa se convirtió en tos. Pero cuando se recuperó, todavía tenía el brillo de la sonrisa reflejado en la cara.

– Bueno, bueno. Señales de vida. Esa esposa tuya ha estado fuera durante demasiado tiempo.

– Angus…

– Ya lo sé. No es asunto mío. ¿Dices que estas mujeres están en la puerta?

– Sí. Si te parece bien, iré a dejarlas entrar.

– ¿Crees que deberían quedarse aquí?

– Creo que sí.

Angus se quedó mirando a su médico durante largo rato.

– ¿Es guapa? -Exigió saber casi de manera burlona.

– La esposa de Rory no lo sé -contestó Jake-. Sólo he conocido…

– Sé de quién estabas hablando -dijo Angus, irritado-. La hermana de la esposa de Rory. ¿Es guapa?

– Sí, pero…

– Y si se va a quedar a pasar la noche… tú regresarás por la mañana.

– Sí, pero…

– Dejémonos de «peros» -dijo Angus, cuya cara reflejaba picardía-. No voy a luchar contra lo inevitable. Guapa, ¿eh? Bueno, bueno. Desde luego que pueden quedarse.

Capítulo 2

Cuando salió, Jake observó que había una silla de ruedas boca arriba y una mujer tumbada en medio del fango. Kirsty estaba echada sobre ella. Corrió hacia ellas.

No había duda de que la mujer en el suelo era la hermana de Kirsty. Parecía que era su gemela… y estaba embarazada. Estaba muy pálida y tenía una cicatriz en la frente. La expresión de sus ojos era sombría; él había visto esa misma expresión reflejada en otros ojos, en los ojos de pacientes que no tenían esperanza ni nada por lo que vivir. Y ver aquella expresión en una mujer tan joven era impresionante.

– Oh, Susie, lo siento -estaba diciendo Kirsty, que estaba arrodillada en el fango y tratando de sujetar a su hermana-. Había un surco lleno de agua, y no me di cuenta de lo profundo que era.

– ¿Qué ocurre? -Jake se arrodilló y tomó la muñeca de la mujer-. ¿Se ha caído?

– Realmente es usted muy inteligente -murmuró Kirsty, dirigiéndole una mirada enfurecida-. La he tirado sin querer de la silla de ruedas. Susie, ¿qué te duele? ¿Te has hecho daño en la espalda? No te muevas -Kirsty parecía aterrorizada.

– ¿Se ha hecho daño al caer? -Preguntó Jake, que por fin encontró el pulsó.

La joven agitó la cabeza, amargada.

– Viviré -dijo, tratando de levantarse.

Pero la expresión de terror de Kirsty hizo que Jake le ayudara a mantenerla quieta.

– ¿Qué tenemos aquí? -Jake sujetó a Susie por los hombros para que no se moviera-. ¿Puede quedarse quieta hasta que yo sepa lo que le pasa? No quiero que se haga más daño.

– Se partió la séptima vértebra en un accidente de tráfico hace cinco meses -dijo Kirsty, con el miedo reflejado en la voz-. Parálisis incompleta, pero ha recuperado la sensibilidad.

– Puedo andar -dijo Susie.

– Con muletas -aclaró Kirsty sin soltar a su hermana-. Pero no durante mucho tiempo. Todavía tiene debilidad en la pierna y pérdida de sensibilidad. Permítame ir a por mi bolso. Me puedo levantar -murmuró Susie.

Jake le acarició la mejilla para tranquilizarla.

– No tardaré mucho, pero necesito estar seguro de que do se va a hacer más daño al moverse.

Tardó sólo unos segundos en regresar y en arrodillarse frente a Susie de nuevo. Comprobó que su pulso fuera constante y miró a Kirsty, que estaba aún más pálida que su hermana.

– Voy a recorrer su espina dorsal con mis dedos -le dijo a Susie-. Me imagino que se habrá tenido que someter a tantas revisiones médicas en los últimos meses, que sabrá qué y dónde es lo que tiene que sentir. Quiero que me diga si nota algo diferente. Lo que sea.

– Necesitamos ayuda -espetó Kirsty-. Necesitamos inmovilizarla hasta que se le haga una radiografía. Quiero una camilla y una ambulancia que nos traslade al hospital más próximo.

– Su hermana se fracturó la vértebra hace cinco meses -dijo él con delicadeza-. Los huesos deberían estar completamente soldados.

– Usted no es traumatólogo.

– No, pero sé lo que hago. Y este fango es blando.

– Hurra por el fango blando -dijo entre dientes Susie-. Y hurra por un médico con sentido común. Está bien, doctor cualquiera que sea su nombre, compruébeme la espina dorsal para que así me pueda levantar.

– Susie… -dijo Kirsty, preocupada.

– Cállate, Kirsty, y deja que este doctor tan agradable haga lo que tenga que hacer.

– Sí, señorita -dijo Jake, sonriendo.

Entonces le examinó las vértebras a Susie.

– ¿De cuántos meses está?

– De ocho -respondió ella-. Me quedan cuatro semanas.

– Ya ha tenido una falsa amenaza de parto -murmuró Kirsty.

– Y decide ir de viaje -dijo él secamente-. Muy sensato.

– Métase en sus asuntos -espetó Kirsty.

– Sé agradable -le dijo Susie a su gemela.

Pareció que aquello sorprendió a Kirsty, como si no estuviera acostumbrada a que su hermana hablara por ella misma.

– ¿Ha volado desde Estados Unidos a Australia a los ocho meses de embarazo? -Preguntó Jake a Susie.

Pero ésta no respondió.

– Vinimos hace un mes. Pensamos que a Susie le podía ayudar si encontraba al tío de Rory, Angus, y hablaba con él sobre Rory. Pero Susie tuvo una amenaza de parto y ha transcurrido un mes antes de que hayamos podido dejar Sidney en condiciones de seguridad. Pero ya es suficiente el interrogatorio. ¿Le parece si levantamos a Susie de aquí?

El enfado y la angustia de Kirsty eran palpables; pero se culpaba a ella misma.

Jake ayudó a Susie a sentarse.

– Despacio. No haga movimientos bruscos.

– Este médico es casi tan mandón como lo eres tú. Es agradable -entonces Susie se dirigió a Jake-. Pero sea autoritario con Kirsty; ella necesita más autoridad que yo.

– Me encargaré de su hermana cuando haya terminado con usted -dijo Jake, mirando a ambas hermanas y dándose cuenta de que ocurría algo más.

– ¿Le duele alguna otra parte de su cuerpo?

– Mi orgullo -dijo Susie-. Tengo barro por todas partes.

– ¿Podemos llevarla dentro? -Exigió saber Kirsty, con la tensión reflejada en la voz.

Jake tomó a Susie en brazos; a pesar de su embarazo, estaba tan delgada que preocupó al doctor aún más.

Kirsty puso la silla de ruedas derecha, pero él se dirigió hacia la puerta.

– Oiga -dijo Kirsty-. Póngala aquí.

– La silla está húmeda -dijo él lleno de razón.

– No puede llevarla.

– ¿Por qué no?

– Deberías decir: «suelte a mi hermana, señor» -le dijo Susie a su hermana.

Kirsty se quedó con los ojos abiertos como platos. Parecía que no estaba acostumbrada a que su hermana siquiera hablara, por no mencionar que bromeara.

– Mi estupidez con el coche os bloqueó el camino -le dijo Jake a Kirsty, dirigiéndole una mirada tranquilizadora. Le estaba pidiendo que se relajara.

– Bueno, si cree que puede soportar el peso…

Kirsty estaba tratando de sonreír, pero Jake podía notar lo tensa que estaba.

– Los médicos australianos somos muy fuertes.

– ¿Los médicos australianos tienen que entrenar levantando pesas?

– Es parte de nuestro entrenamiento… justo tras aprender dónde están los pulmones. Pero si quiere ver a alguien fuerte… tengo entendido que el hombre al que están a punto de conocer fue un campeón sin precedente de lanzamiento de troncos cuando era joven. Nuestro lord Angus es pequeño pero fuerte.

– ¿Y cómo se lanzan los troncos? -Preguntó Susie, desconcertada.

– ¿Quién sabe? Eso es un secreto escocés. No sé de esas cosas. Pero entre usted y yo, no creo que sea el mejor deporte para una mujer en su estado.

Susie se rió, y Kirsty dio un grito ahogado, imaginándose la situación, y los tres se dispusieron a entrar en el castillo de Loganaich.

* * *

Él había hecho que su hermana sonriera.

Kirsty ayudó a Susie a lavarse y desvestirse, la arropó entre las sábanas de la cama más lujosa que jamás hubiera visto, y se apartó para que Jake pudiese examinarla. Éste lo hizo a conciencia, como si tuviese todo el tiempo del mundo.

Él había hecho reír a Susie.

Normalmente, que la examinaran de aquella manera hubiera hecho que Susie se subiera por las paredes, pero en aquella ocasión lo toleró totalmente e incluso rió un poco más.

Nunca se reía aquellos días.

Aquel hombre bromeaba de una manera tan sutil que era justo lo que Susie necesitaba.

No. Él era lo que ella necesitaba. Por primera vez en meses la gran responsabilidad de la salud de su hermana había pasado a otra persona.

Quizá se podrían quedar allí durante un tiempo.

– ¿Cuándo comiste por última vez? -Estaba preguntando Jake a Susie.

Kirsty observó que Susie estaba en la cama, sonriendo al médico, ante lo que ella misma sonrió.

– ¿Cuándo comiste por última vez? -Volvió a preguntar Jake.

– Hum… al medio día. Hace cuatro o cinco horas -respondió Kirsty al ver que su hermana no lo hacía.

– ¿Y qué comiste, Susie?

– Un sándwich -respondió Susie.

Kirsty fue a decir algo, pero Jake la miró, pidiéndole con los ojos que guardara silencio.

– ¿Te comiste todo el sándwich, Susie?

– Yo…

– Dime la verdad -dijo él, sonriendo. Estaba claro que sabía la verdad.

– Me comí la mitad -susurró Susie-. Bueno, quizá un cuarto.

– ¿Hay alguna razón por la que no comes?

– Comer me hace sentir enferma.

– ¿Te ha ocurrido lo mismo desde que murió tu marido?

Se creó un silencio en la habitación. Aquella pregunta era casi impactante.

– Sí.

– ¿Has hablado con un profesional sobre tus problemas alimenticios?

– ¿Por qué debería hablar con nadie sobre ello? -Susurró Susie-. Kirsty insiste una y otra vez…

Kirsty fue a decir algo, pero de nuevo Jake le hizo callar con la mirada.

– ¿No te parece que el no comer sea un problema? -Preguntó el médico a Susie.

– No.

– ¿Es eso verdad? ¿No es un problema?

– La única persona que piensa que es un problema es Kirsty. Se preocupa. Es simplemente que no me apetece.

– Supongo que no te apetecen muchas cosas…

– En eso tienes razón -dijo Susie amargamente-. Pero la gente me insiste una y otra vez…

– Sabes, Susie, creo que necesitas un descanso -dijo Jake con delicadeza-. Para empezar, tu presión sanguínea es más alta de lo que debería y necesitamos que baje a sus niveles adecuados.

– No voy a ir al hospital.

– No he sugerido que lo hagas -dijo él sin alterarse-. Pero si crees que puedes soportar vivir a lo pobre en este lugar durante un tiempo…

– ¿Aquí?

– Eres familia de Angus. Estoy seguro de que él estará encantado de tenerte aquí durante una semana o algo así. Voy a hablar con él sobre ello, ¿te parece? Pero mientras tanto, necesitas comer y después dormir.

– No tengo hambre.

– Sabes, estoy seguro de que sí tienes -dijo Jake-. Yo cocino la mejor tortilla del mundo.

– No comprendo -se quejó Susie.

– ¿Pero te comerás mi tortilla? Me dolería si no lo hicieras.

Kirsty pensó que ella misma le había preparado muchas comidas a Susie que ésta ni siquiera había probado. Miró a Jake y se percató de que él la estaba mirado con unos ojos grises que reflejaban calma.

– También prepararé para tu hermana -le dijo a Susie.

Kirsty se ruborizó.

– Yo me prepararé la cena -dijo ella-. Si el tío Angus dice que puedo hacerlo. Después de todo, éste es su castillo, ¿no es así?

– Desde luego que sí -dijo Jake con gravedad-. Susie, si nos perdonas, voy a presentarle a Angus a tu hermana. Te disculparemos. Lo podrás conocer por la mañana.

* * *

– ¿Con qué derecho…? -Kirsty estaba casi enmudecida, pero en cuanto salieron de la habitación recuperó el habla de una manera casi agobiante-. ¿Con qué derecho invita a Susie a que se quede un tiempo con un hombre que ni siquiera conoce? ¿Con un tío que se está muriendo? ¿Es usted su médico o su cuidador? ¿Quién es usted? ¿Y no tenía antes tanta prisa?

– Soy su médico y su amigo -dijo Jake-. Tenemos a nuestro alcance salvar tres vidas, doctora McMahon, y basándome en eso, ¿quién soy yo para quejarme por llegar más tarde de lo que ya lo voy a hacer?

– No comprendo.

– Susie, su bebé y Angus -explicó Jake mientras se dirigía por los pasillos del enorme castillo hacia la habitación del conde-. No es un palacio muy lujoso -comentó-. La esposa de Angus tenía grandes ideas -dijo, subiendo por las escaleras-. Pero cuando la mansión estuvo construida, Angus dijo que ya era suficiente. Es rico, pero no estúpido. Un día este palacio será un hotel para turistas… simplemente las vistas hacen que valga millones. No escatimó dinero en la construcción en sí, pero la decoración es otra cosa. Así que tenemos un espectacular salón de baile con una estupenda araña de luces… de plástico.

Kirsty pensó que era increíble… pero estupendo.

– ¿Le importa explicarme qué está haciendo, viajando con una mujer que está embarazada de ocho meses? Con una mujer que tiene la espalda destrozada y que es anoréxica. ¿Qué locura le impulsó a traerla al otro lado del mundo? No estoy diciendo tonterías cuando digo que estamos trabajando en salvar tres vidas. Ella está poniendo en riesgo su vida y la de su bebé.

– ¿Cree que no lo sé? Mi hermana hubiera muerto si no la hubiese traído hasta aquí.

– ¿Por qué?

– Usted puede darse cuenta. Se enamoró tan perdidamente de Rory que no le importaba nadie más y, cuando él murió, ella quería morirse también. Creo que todavía quiere.

– ¿Está tomando tratamiento para la depresión?

– Se niega a hacerlo. No puede tomar antidepresivos por el bebé. No habla sobre Rory. Simplemente se sienta. Yo esperaba que trayéndola aquí, donde la gente conocía a Rory, quizá rompiera su silencio.

– Ha dicho que ella es paisajista.

– Eso es parte del problema -explicó Kirsty-. Susie no está en forma como para trabajar. No tiene nada, así que simplemente se sienta a pensar en lo que ha perdido.

– Todavía tiene el bebé -dijo Jake-. No ha sido una tragedia completa.

– Es muy fácil decir eso -dijo Kirsty.

– Lo siento.

– ¿Dónde vamos?

– A que conozca a Angus.

– Usted dijo que estaría dormido.

– Dije que se habría ido a la cama, que es diferente. Estará esperándonos.

– ¿Está tan enfermo que ni siquiera puede salir a comprobar qué está pasando?

– Es un poco como Susie -explicó Jake, cuyo tono de voz se dulcificó-. Debería estar en una habitación de la planta de abajo, pero se niega. Se niega a cualquier cosa que pueda ayudarle. Simplemente se sienta y espera.

– ¿Le queda poco para morir? -Preguntó ella sin rodeos.

– Antes de que usted y su hermana llegaran, hubiera dicho que era cuestión de semanas. Incluso días. Cuando vaya a la residencia supongo que perderá sus últimas ganas de vivir. Este lugar es lo único que le da vida.

– ¿Este castillo?

– No. El castillo Loganaich le gusta pero, aunque él lo construyó, es obra de su esposa. Él no lo ama. Su huerto es otra cosa. Pero ahora…

– ¿Ahora?

Pareció que Jake se paró a pensar un momento antes de seguir hablando.

– Ahora tenemos una paisajista y un médico a mano -dijo por fin-. ¿Quién sabe la diferencia que eso puede suponer?

Entonces entraron en la habitación del conde. Angus mostraba todos los síntomas de un deterioro pulmonar. Al verlos entrar se levantó para recibirlos; era un hombre débil que necesitaba un bastón para poder andar.

– Aquí está mi visita -dijo Angus, obviamente alegre-. Pero no…

Kirsty le tendió la mano y él observó que no llevaba anillo.

– ¿No es la viuda de Rory? Jake ha cometido un error, ¿verdad? Rory nunca se casó.

– Sí que lo hizo -dijo Kirsty, confundida.

– Pero usted no…

– Fue mi hermana la que se casó con su sobrino -aclaró ella.

– Ella no está aquí.

– Susie está aquí, pero está enferma -dijo Jake con suavidad-. La hemos acostado. Está agotada.

– ¿Está enferma? -Preguntó el conde, preocupado por Susie.

– Mi hermana tiene muchas ganas de conocerle -dijo Kirsty-. Parece que Jake piensa que está bien que nos quedemos a pasar la noche.

– Pues claro que sí.

– No le molestaremos. Y nos marcharemos a primera hora de la mañana.

– ¿Tan pronto? -La alegría que había reflejado la cara de Angus se desvaneció.

– No queremos molestarle.

– Nadie quiere molestarme -espetó el conde, tan severamente que le provocó tos-. ¿Por qué no me dijo Rory que estaba casado? ¿Por qué tampoco me lo dijo Kenneth?

Kirsty no tenía respuestas.

– Quizá Susie sepa más de lo que yo sé -murmuró-. Puede hablar con ella por la mañana -entonces miró a Jake, vacilante, para a continuación volver a mirar a Angus.

– Es… es… -trató de decir el conde, pero todo aquello era demasiado para él. Se echó sobre las almohadas de la cama y jadeó.

– Necesita oxígeno -dijo ella con urgencia, dándose la vuelta hacia Jake-. ¿Por qué no se le está suministrando oxígeno? Está claro que ayudaría.

– Gracias, doctora McMahon. Eso quiere decir que en Estados Unidos se ha oído hablar del oxígeno, ¿no es así?

– Lo siento -se disculpó ella-. No es asunto mío. Angus… su… lo siento, no sé cómo referirme a usted.

– No he hecho las presentaciones -dijo Jake-. Doctora Kirsty McMahon, éste es Su Eminencia, el conde de Loganaich.

Kirsty frunció el ceño, para a continuación esbozar una cautelosa sonrisa dirigida a Angus.

– Saber cómo llamarle hace todo más fácil.

– Llámame Angus -logró decir, sonriendo a su vez. Pero entonces comenzó a jadear de nuevo.

– Angus, tienes que dejar que te ayude -dijo Jake con la preocupación reflejada en la voz-. Angus no quiere usar oxígeno -añadió-. Sé que no es problema suyo, doctora McMahon, pero como ha surgido el tema, podemos darle una respuesta a la doctora, ¿no te parece, Angus?

– No -jadeó el conde, luchando para poder respirar.

– Angus no usa oxígeno porque ha decidido morir -dijo Jake-. Como tu hermana. Como Susie.

– ¿Susie quiere morir? -Preguntó Angus, jadeando-. ¿La esposa de Rory quiere morir? ¿Por qué?

– Supongo que por la misma razón que tú -masculló Jake-. Porque no encuentra motivos para seguir adelante.

Entonces el conde comenzó a toser y Jake le tomó la mano, agarrándola con fuerza.

– Angus, déjanos ayudarte. Deja de ser tan testarudo.

Kirsty respiró profundamente y miró de reojo a Jake, decidiendo actuar.

– Usted sabe, por el aspecto que tiene, que si no toma oxígeno, podría morir durante la noche -dijo ella-. Susie ha viajado desde la otra parte del mundo para conocerlo. Estaría tan afligida.

– Yo no… no es probable que muera durante la noche.

Kirsty volvió a mirar a Jake, pero éste se había apartado, señal de su aprobación ante aquello.

– Jake le ha dicho que soy médico.

– Sí, demasiados de esa especie.

– Quiere decir que dos son demasiado -intervino Jake-. Hasta que usted llegó, yo era el único médico que había en cientos de millas. No sé por qué dice que hay demasiados médicos, cuando ni siquiera accede a ver a un especialista…

– No hay ningún motivo para hacerlo -jadeó Angus-. Me estoy muriendo.

– Así es -dijo Kirsty casi cordialmente-. ¿Pero no cree que morirse esta noche, cuando Susie ha recorrido todo ese camino para verlo, sería un poco egoísta por su parte?

A Kirsty le pareció oír que Jake se reía.

– ¿Egoísta? -Angus respiró con dificultad-. Yo no soy… yo no soy egoísta.

– Si deja que el doctor Cameron le administre oxígeno, sin duda vivirá hasta mañana. O incluso durante un año o más.

– No me moriré esta noche. No tendría tanta suerte.

– Tiene los labios azules. Eso es un signo muy malo.

– ¿Cómo lo sabe?

– Ya se lo he dicho; soy médico. Tengo la misma titulación que el doctor Cameron.

– Si mis labios estuvieran azules, Jake me lo hubiera dicho -logró decir el conde.

– Jake te lo ha dicho -murmuró Jake desde la ventana, mirando su reloj.

– Así que tengo los labios azules. ¿Y qué?

Kirsty, que trabajaba en un hospicio y estaba acostumbrada a tratar con personas frágiles y atemorizadas, pudo sentir el miedo que se escondía tras la bravuconería de Angus.

Quizá todavía no estaba preparado para morir.

– Déjenos que le administremos oxígeno -dijo-. Y déjenos que le demos algunos analgésicos -añadió, suponiendo que si había rechazado el oxígeno, habría hecho lo mismo con la morfina-. Se puede lograr una gran mejora, no sólo en el tiempo de vida que le queda por delante, sino también en la calidad de ésta.

– ¿Cómo puede estar segura de todo eso? -Dijo entre dientes el conde.

– Angus, tengo un paciente en América -dijo ella con dulzura-. Ha estado recibiendo oxígeno durante diez años. Le ha dado diez años de vida que de otra manera no habría tenido. Diez años en los que se ha divertido.

– ¿Qué diversión puedes tener si estás atado a una botella de oxígeno?

– Mucha -contestó ella firmemente-. Cyril cuida de su nieto. Trabaja en su jardín. Él…

– ¿Cómo puede trabajar en el jardín? -Interrumpió Angus.

Entonces Kirsty se alegró, ya que aquello denotaba interés.

– Lleva su botella de oxígeno con él donde quiera que va -le explicó-. La considera como una bolsa de la compra. Le he observado quitando la maleza del jardín. Usaba una rodillera porque le dolían las rodillas, pero ni siquiera nota el pequeño tubo de oxígeno que tiene en la nariz.

– Él no es como yo.

– Jake me ha dicho que usted tiene fibrosis pulmonar. Él tiene exactamente el mismo problema.

– Yo no tengo ningún nieto.

– No, pero va a tener un sobrino nieto o nieta en pocas semanas -dijo Kirsty ásperamente-. Creo que sería una pena no hacer el esfuerzo para conocerlo.

Aquello causó un gran efecto en Angus, que se quedó mirándola; la incredulidad se mezclaba con la esperanza en su mirada. Se dejaron de oír sus jadeos, y Kirsty pensó que tal vez había dejado de respirar.

Pero entonces, cuando Jake se estaba acercando y ella supo que tenía la misma preocupación que ella, ataque o paro al corazón, Angus comenzó a respirar de nuevo y recuperó el color.

– Un sobrino nieto. ¿Hijo de Rory? -Dijo el conde.

– Susie está esperando al hijo de Rory.

– Kenneth me lo hubiera dicho…

– Kenneth, el hermano de Rory, no quiere saber nada de Susie -le dijo Kirsty, tratando de ocultar su enfado-. Ha dejado claro que no quiere tener ningún tipo de relación con nosotras. Así que vinimos aquí con la esperanza de que el tío Angus, del que Rory hablaba con mucho cariño, mostrara a su vez cariño al hijo de Rory -hizo una pausa, pensando qué decir a continuación-. Y no podría mostrar cariño si se muere. Así que debería aceptar el oxígeno y una dosis de morfina, debería decir gracias y dormir mucho durante la noche para que así, por la mañana, pueda conocer a la madre de su nuevo pariente.

– La esposa de Rory está embarazada -susurró Angus.

– Sí.

– Y necesito vivir si quiero ver al bebé.

– Sí.

– ¿No está mintiéndome?

– ¿Por qué tendría que mentir? -Exigió saber Jake, acercándose de nuevo a la cama-. Angus, ¿te puedo suministrar oxígeno como sugiere la doctora o no?

Angus miró a Jake y a continuación hizo lo mismo con Kirsty.

– Sí -respondió-. Sí, por favor.

En pocos minutos, Jake le suministró oxígeno y morfina al conde, que al poco rato tuvo mejor color y respiró con normalidad. Estuvieron charlando y pudieron observar cómo la cara de Angus reflejó relajación.

– Te dejaremos para que duermas -le dijo Jake.

El anciano sonrió y cerró los ojos.

– Gracias a Dios -dijo Jake suavemente, indicando a Kirsty que salieran de la habitación-. Un pequeño milagro… casi un gran milagro.

– Realmente le importa -dijo ella.

En aquel momento recordaron que habían dejado pendiente el asunto de la tortilla de Susie.

– Puedo prepararla -murmuró Kirsty mientras él la guiaba a la agradable cocina del castillo-. Ya me puedo ocupar yo sola, doctor Cameron. Estaré bien.

– Llámame Jake.

Boris les había seguido a la cocina y, junto con su dueño, estaba inspeccionando la nevera.

– Si le llevas una tortilla a tu hermana, ¿se la comerá? -Quiso saber Jake.

– Hum… no.

– Lo sabía. Yo se la llevaré.

– Pero tienes que atender más visitas a domicilio.

– Las chicas ya estarán dormidas -dijo él entre dientes-. Así que no me importa quedarme.

– ¿Tu esposa se acuesta pronto? -Peguntó Kirsty.

Jake la miró como si fuera estúpida.

– Olvídalo -dijo-. Tú las tostadas y yo la tortilla -entonces sonrió a un esperanzado Boris-. Y tú… ¡siéntate!

– Una justa repartición.

– Hablando de reparticiones… ¿tú no querrás una asociación médica? -Preguntó él.

– Ni siquiera me conoces -dijo ella, asustada.

– Te conozco lo suficiente como para ofrecerte un trabajo.

– No puedes estar tan desesperado como para ofrecerle a una extraña americana una asociación médica.

– Yo siempre estoy desesperado -dijo, comenzando a preparar la tortilla.

Kirsty lo miró de reojo y decidió callarse.

Durante un momento ambos estuvieron en silencio; ambos estaban pensando.

– ¿Dónde esperas que Susie dé a luz? -Preguntó finalmente Jake, enfadado.

– En Sidney -dijo ella-. La hemos inscrito en el Sidney Central.

– Quieres decir que lo has pensado.

– No soy tonta.

– Has arrastrado a una mujer herida, embarazada y anoréxica por medio mundo…

– Ya te lo he dicho. No me quedaba otra opción. Mi hermana se moría mientras yo observaba. Susie es mi gemela y yo la quiero; no iba a dejar que eso ocurriera.

– ¿Y qué esperabas conseguir aquí?

– Susie amaba muchísimo a Rory. Pensé que tal vez encontraría cosas que la despertarían de nuevo -dijo, poniendo una tostada en un plato-. La sonrisa de Angus… cuando él sonríe, es como ver a Rory sonriendo.

– Él le tenía mucho cariño a Rory.

– Eso es lo que yo esperaba -dijo ella-. Este castillo es justo el tipo de cosa extravagante que Rory hubiera construido. Háblame sobre su edificación.

– Salvó el espíritu de esta zona.

– ¿Perdón?

– Éste es un pueblo pesquero -dijo él-. El pueblo dependía del pescado, pero hace cuarenta años más o menos éste desapareció de la noche a la mañana. La gente estaba desesperada, pero entonces llegaron Angus, el conde de Loganaich, y su excéntrica y maravillosa esposa. Nada más ver el enclave, decidieron construir su castillo. La gente decía que era una locura, pero ahora, diría que Angus sabía que la única manera de salvar al pueblo era dándole unos ingresos fijos durante un par de años mediante la construcción del castillo.

– ¿Crees que fue eso lo que ocurrió?

– ¿Quién sabe? Pero la gente del pueblo jamás hablará mal de él. Nadie se ríe de este castillo. ¿Crees que esto estará bien?

Kirsty miró el plato que él había preparado, presentando apeteciblemente la tortilla y las tostadas. Tenía un aspecto estupendo.

– Quédate aquí -ordenó él-. Tengo que darle de comer a mi paciente. ¿Crees que se lo comerá?

– Yo, hum… creo que sí -susurró ella. Le sonaron las tripas.

– El resto es para ti -dijo él, señalando los huevos que habían sobrado-. Te lo prepararía, pero de verdad que estoy muy ocupado -entonces se marchó.

Capítulo 3

– Es guapísimo.

Sentada en el borde de la cama de su hermana, Kirsty sabía a quién se estaba refiriendo Susie.

En la mesilla de noche había un plato vacío; se lo había comido todo. Dos tostadas y una tortilla de dos huevos. Y en aquel momento estaba tomando una taza de té.

– Sí que lo es -admitió Kirsty-. Pero te tengo que decir que me he dado cuenta de que se ha esforzado mucho en tu presencia. Eres una viuda muy glamurosa.

– Kirsty…

– Lo sé, lo siento.

La muerte de Rory todavía estaba muy reciente como para que su hermana siquiera pensara en que en algún futuro fuese a volver a sentir atracción sexual por alguien.

– No, pero tú… -dijo Susie pensativamente-. Kirsty, es un hombre extremadamente atractivo.

– Que tiene mujer e hija. O hijas.

– ¿Cómo lo sabes?

– Dijo que tenía que regresar a casa con sus chicas.

– ¡Caray! -Susie terminó de beberse el té y se acurrucó entre las mantas-. ¿Angus es agradable?

– Angus parece encantador.

Kirsty estaba muy contenta, ya que parecía que su hermana se interesaba por algo.

– Pensé que así sería. Rory me dijo que era muy especial. No me trajo a conocerle porque Kenneth era tan espantoso.

– ¿Por qué es Kenneth así?

– No lo sé -dijo Susie cansinamente-. Rory pensaba que era mentalmente inestable. Él convirtió la infancia de Rory en un infierno. Kenneth fue a América justo antes de que Rory muriera. Se presentó en nuestra puerta una noche y era… raro. Rory no dejó que se quedara. Salió a cenar con él, pero regresó muy agitado… en ese momento pensé que Rory nunca querría regresar a Australia. La única cosa buena que tenía en Australia, según podía ver yo, eran su tío Angus y su tía Deirdre. ¿Crees que Angus es realmente conde? ¿Por qué no me lo diría Rory?

– No tengo ni idea -dijo Kirsty-. ¿Te puedo tomar de nuevo la tensión antes de que te duermas?

– Si tienes que hacerlo. Pero estará baja.

Lo estaba. Y mucho. Mientras se la estaba tomando, a Susie se le comenzaron a cerrar los ojos.

– ¿Crees que nos podremos quedar aquí durante un tiempo? -Preguntó, adormilada.

Kirsty pensó que por qué no. Estaba el problema de su carrera médica en Estados Unidos, pero… tal vez tenía una carrera médica que seguir allí mismo.

Tenía dos pacientes y ambos la necesitaban… siempre y cuando vivieran…

Kirsty se acomodó en una habitación que era tan lujosa como la de Susie. Puso la alarma y comprobó dos veces durante la noche cómo estaban sus pacientes. Encontró a ambos dormidos y, a la mañana siguiente, comprobó que habían decidido vivir un poco más de tiempo. Les preparó té y tostadas, animándoles a que se lo tomaran. Le dio más morfina a Angus, y tras hacerlo, medio dormida, sin saber qué era real o qué era un sueño, se duchó en un cuarto de baño que no sólo tenía una araña de luces colgada del techo, sino que también tenía un retrato de la reina Victoria.

Se estaba secando los dedos de los pies cuando llamaron a la puerta. Eran las ocho de la mañana. Demasiado temprano para visitantes. El timbre volvió a sonar dos segundos después. Pensó que o Angus o Susie tratarían de ir a abrir.

Así que no le quedó más remedio que arroparse con una toalla y correr hacia la puerta.

Allí encontró a Jake y a Boris.

– Pensaba que tenías llave -dijo, frunciendo el ceño.

– Las llaves no son tan divertidas -respondió Jake, cometiendo la temeridad de sonreír.

Kirsty trató de cerrar la puerta, pero él se lo impidió con el pie, entrando en el castillo.

– Podía haber usado mi llave, pero no estaba seguro de en qué clase de bata te encontraría.

– Sí, me estaba paseando por la casa desnuda.

– ¿Ah sí? -Preguntó él con interés.

– ¿Tú qué crees? -Dijo ella, ruborizada, apartándose al ver que el perro olfateaba su toalla-. ¿Podrías controlar a tu chucho? Sólo llevo puesta esta toalla.

– No te preocupes por Boris -dijo, todavía sonriendo-. No tenías por qué pensar que sus intenciones eran deshonestas.

– ¿De qué raza es? -Preguntó Kirsty, distraída.

– Es único.

– ¿Exigiste tú los cruces para crearlo? -Preguntó.

– No es mi perro -contestó tras sonreír, resignado.

– Seguro que no -dijo ella al observar al perro apoyado contra la pierna de Jake con adoración.

– Bueno, no lo es desde hace mucho tiempo -explicó-. Boris era de uno de mis pacientes. La señora Pritchard era la maestra del pueblo, pero estaba jubilada desde hacía mucho tiempo cuando yo la conocí. Ella me presentó a Boris y yo le acaricié la oreja, gesto que hizo que me incluyera en su testamento y que el perro pasase a ser mío cuando ella murió hace seis meses.

– Le tenías mucho cariño a la señora Pritchard y al perro -dijo Kirsty.

– Quizá. ¿Cómo están nuestros pacientes?

– ¿Naciste aquí? -Preguntó ella, fascinada por aquel hombre y sin importarle estar vestida sólo con una toalla.

– No.

– ¿Desde hace cuánto que practicas la medicina en este lugar?

– Más o menos cuatro años.

– ¿Sólo cuatro años? ¿Y por qué demonios viniste?

– Me gustaba -dijo él a la defensiva.

– Lo siento. Sólo estaba preguntando -dijo, sonriendo a Boris-. ¿Cómo reaccionó tu esposa cuando de repente un día apareciste con Boris?

Aquello fue el final de las risas. La sonrisa que había estado esbozando él se borró de su cara.

– Necesito ponerme en marcha -dijo Jake, mirando su reloj-. Voy a ver a Angus. ¿Le gustaría a tu hermana verme también?

– Me gustaría que la vieras. Para serte sincera…

– Para serme sincera… ¿qué?

– Cuando vinimos a Australia, pensé que podría cuidar de ella. Pero médicamente he sido un desastre. Ser una cariñosa hermana y médico a la vez…

– No puedes hacer las partes que requieren ser muy severo -dijo él, dulcificándose levemente.

– Sí que soy severa -dijo ella, incómoda al estar sólo arropada con una toalla-. Le digo que no comer hace daño al bebé. Le digo que tiene que ser más optimista por el bebé y por ella misma.

– Y no funciona, ¿verdad?

– No -admitió Kirsty-. ¿Y cómo la voy a culpar? Recuerdo lo encantador que era Rory y me dan ganas de llorar. Así que imagínate cómo debe de ser para Susie.

– Entonces no has podido desconectar del trabajo.

– Para nada -dijo, arrepentida-. Ni siquiera un poco. Por eso me alegra mucho verte -respiró profundamente-. Hum… ¿asistes partos?

Entonces se creó un gran silencio y ella se percató de que no sabía qué iba a ocurrir con ellas.

– Estamos yendo demasiado rápido -dijo Jake.

– ¿Perdón?

– ¿Ha conocido ya Angus a Susie?

– No. Yo pensé…

– Vamos paso a paso, ¿está bien? -Dijo él, esbozando una sardónica sonrisa-. Lo primero es lo primero. El criterio de selección. ¿Sabes lo que sugiero que deberías hacer primero?

– ¿Qué?

– Vestirse decentemente -dijo Jake-. Vete a ponerte una camiseta o algo así mientras yo voy a ver a nuestros pacientes.

Kirsty salió de su estupenda habitación, todavía ruborizada, después de haberse vestido en un tiempo récord. Se oían voces en la habitación contigua; la habitación de Susie.

Para su asombro estaban todos allí. Susie estaba sentada en la cama y parecía interesada. Angus, sentado en la butaca de al lado de la cama, parecía que todavía tenía dificultades respiratorias, pero tenía mejor color que la noche anterior. Llevaba una botella de oxígeno consigo, adherida a la nariz mediante un tubito. Boris estaba tumbado en la cama, mirando a Susie con adoración mientras ésta le acariciaba las orejas. Jake estaba cerca de la ventana.

Todos estaban mirando a través de la ventana al jardín.

– No está floreciente -estaba diciendo Angus como si se fuera a acabar el mundo-. Si Spike se muere…

– ¿Tenemos otro paciente? -Preguntó Kirsty, desconcertada.

Todos se volvieron a mirarla.

– Eso está mejor -dijo Jake, al que le brillaron un poco los ojos al examinarla con la vista. Pero entonces agitó la cabeza-. O quizá quiero decir más seguro.

– ¿Quién es Spike? -Preguntó ella, ignorando aparentemente el comentario de Jake.

– La calabaza de Angus -respondió Susie.

– ¿Perdón? -Kirsty estaba perpleja.

– Él es un Queensland Blue -dijo Susie como si eso debiera aclararlo todo-. Mira ese huerto. ¿Has visto alguna vez alguno así?

Kirsty se acercó a la ventana y se asomó, preocupada de tener tres pacientes dementes a su cargo. Así como también un perro en el mismo estado.

Pero era cierto que era un huerto impresionante. Era enorme, lleno de verduras y árboles frutales.

– Guau -dijo débilmente.

– Has acertado con la expresión -dijo Susie, apartando las mantas de la cama-. Tengo que ir a verlo.

– ¿Crees que puedes ayudar en algo? -Preguntó Angus.

– Haré todo lo que pueda. Haremos pruebas para ver el estado de la tierra. Quizá esté demasiado húmeda. Me imagino que toda esta lluvia a principios de otoño no es normal, ¿no es así?

– Así es -respondió Angus, dubitativo-. Normalmente no llueve tanto.

– Entonces quizá podamos levantar toda la parra… lo suficiente para que le dé el sol por debajo. Eso debería ayudar mucho a la planta. Pero tenemos que tener cuidado. A estas alturas de la temporada, la humedad puede causar que las plantas se pudran.

– Podredumbre -dijo Angus como si le hubieran dicho que su hijo estaba gravemente enfermo.

– Lo siento. No quiero asustarte. Pero necesitamos salir y analizar qué ocurre.

– Pero tú estás embarazada, muchacha -dijo Angus, mirándola realmente preocupado y con la emoción reflejada en los ojos-. Llevas en tus entrañas al hijo de Rory.

– A Rory no le gustaría si me quedara aquí tumbada mientras la calabaza de su tío Angus se pudre -replicó Susie-. Kirsty, tienes que ayudar.

– Y tú -dijo Angus, volteándose y dándole un codazo a Jake en el estómago-. Me ayudaste a bajar a conocer a mi nueva sobrina sin siquiera tomar mi chaqueta y mis botas. Están empaquetadas en el fondo de mi armario. Bájamelas, buen chico.

– Sí, señor -dijo Jake… y sonrió.

Diez minutos después, Jake y Kirsty estaban de pie en la puerta de atrás, atentos a la principal cuestión médica del día, que era saber por qué Spike no estaba bien.

El paciente en cuestión era una enorme calabaza verde grisácea. Susie estaba apoyada en sus muletas, examinando la planta desde todos los ángulos junto con Angus, que estaba sentado sobre la botella de oxígeno.

– Hum… ¿tenemos o no tenemos un milagro ante nosotros? -Preguntó Jake.

– No te lo creas. Simplemente aguanta tu respiración, sujeta tu lengua y cruza todo lo que tengas.

– La capacidad de mantenerse en pie de Susie es mejor de lo que yo había pensado.

– Ya te lo dije ayer. Puede soportarlo, pero está inestable y no practica. Pero claro, la tierra aquí está tan blanda y fangosa que ha tenido que utilizar sus piernas.

– ¡Alabado sea Dios! -Dijo Jake-. Y… ¿dijiste que Susie era paisajista?

– Así es.

– Así que Angus tiene una sobrina política, embarazada de Rory, que comparte su pasión por la jardinería. Una sobrina que necesita hospedaje durante unas pocas semanas.

– Estás yendo demasiado lejos -dijo ella.

– ¿Sí? Dime que no miras a tu hermana y piensas que esto pueda funcionar.

– Es demasiado pronto para dar nada por sentado.

– Ayer tenías una hermana que no respondía ante nada y yo tenía un paciente que quería morirse. Y no veo que ahora se niegue a que le suministre oxígeno.

– Necesita la botella de oxígeno como asiento para el jardín -dijo, sonriendo-. Está bien, doctor Cameron, reconozco que hasta el momento lo has hecho muy bien.

– La mayoría de los médicos australianos sabemos lo suficiente como para recetar calabazas para un fallo pulmonar en avanzado estado y para una depresión profunda -dijo él, sonriendo a su vez-. ¿Todavía no ha llegado esa práctica a Estados Unidos?

Kirsty se rió mucho y miró a su hermana, pensando que aquello podría funcionar.

– Oye, Angus, había arreglado todo para que ingresaras en la residencia de ancianos esta mañana -gritó Jake.

Entonces, los dos inspectores de calabaza se dieron la vuelta con idéntica expresión de confusión.

– ¿Residencia? -Dijo Angus. Pero entonces lo recordó y la expresión de su cara se ensombreció-. Oh, sí. Eso es -se dirigió a Susie como para explicarse-. Accedí a ir.

– ¿Por qué vas a ir a una residencia de ancianos? -Preguntó Susie, estupefacta.

– Ya es hora de que lo haga, muchacha. No puedo quedarme aquí. El médico viene a verme dos veces al día y no puede seguir haciéndolo indefinidamente.

– Angus tiene fibrosis pulmonar en un estado muy avanzado -dijo Jake gravemente-. No puede estar aquí solo durante más tiempo.

– Fibrosis pulmonar… ¿quiere eso decir que te estás muriendo? -Exigió saber Susie, poniéndose aún más pálida de lo que ya estaba.

– No importa -dijo Angus, inquieto-. Todos nos marchamos antes o después.

– No tan pronto como tú pretendes hacerlo -dijo Jake claramente-. Ya te lo he dicho. Con fisioterapia, oxígeno y analgésicos podrías tener años de vida por delante, sobre todo si accedes a que se te implante un bypass.

– Yo no quiero años. ¿Qué haría yo con tantos años por delante?

– Podrías plantar calabazas más grandes -dijo Susie como loca-. Angus, te acabo de conocer y te pareces a mi Rory al hablar. Eres su tío. Si te mueres, entonces no tendré a nadie. ¿Te gustaría que nos quedáramos?

Aquello impresionó a Kirsty; ver a su hermana tomar la primera decisión desde la muerte de Rory era muy alentador. Ni siquiera había sido capaz de decidir qué ponerse por las mañanas.

– Sólo podríamos quedarnos si el doctor Cameron se encargara de tu parto -dijo a la tentativa.

– Normalmente mando a Sidney a las mujeres embarazadas dos semanas antes de que salgan de cuentas -dijo el doctor, sonriendo.

– ¿Por qué? -Preguntó Susie.

– Un profesional médico en solitario no es lo ideal para asistir un parto. Si necesitas una cesárea, yo necesitaría un anestesista.

– Eso es fácil. Kirsty me puede poner la anestesia. Pero bueno, seguro que no la necesitaré. Pretendo tener un parto natural. ¿Es ése el único problema? -Susie volvió a mirar a Angus-. ¿Está bien si nos quedamos? Estamos apalancadas. Yo vine a Australia a conocerte, pero estaba demasiado cerca de salir de cuentas y ahora ninguna compañía aérea me llevaría a casa. Así que si tú necesitas a alguien que se quede aquí, yo necesito algún lugar donde quedarme… podríamos trabajar con esta calabaza.

– ¿Qué está ocurriendo aquí? -Preguntó Jake, mirando a Susie y Angus-. Todo está ocurriendo demasiado rápido.

– Susie está desesperada por esto.

– No comprendo.

– Ella no tenía nada -explicó Kirsty-. Rory siempre fue muy ambivalente sobre su entorno. Decía que nunca se había llevado bien con sus padres y sabíamos que su hermano lo odiaba. Llegó a América queriendo romper con su pasado, y lo logró no hablando sobre su familia. A la única persona que mencionaba era a su tío Angus, pero sólo de pasada… nunca hablaba mucho de él. Y cuando Susie sugirió que vinieran a visitar su tierra, él se horrorizó. Era como si hubiese decidido que Susie era su única familia. Entonces él murió y a Susie no le quedó nada; no había nadie más que le llorara. Era casi como si Rory no hubiese existido. Y ahora Susie ha encontrado al tío de Rory, que es encantador y la necesita, y te apuesto que ella está pensando que Rory querría que se quedara. Y no te puedes imaginar qué bendición supone eso.

Kirsty dejó de hablar, a punto de llorar.

– De todas maneras, tú lo has hecho muy bien -dijo, restregándose los ojos.

– Lo he hecho bien para ser un médico australiano -dijo él, bromeando.

– No estoy llorando -dijo ella, ruborizada-. Yo no lloro. Es sólo que…

– Alergia al polen -se apresuró a decir Jake-, causada por la calabaza. ¿Quieres que te recete un antihistamínico?

– Estoy bien.

Entonces miró a su hermana, que había abandonado las muletas y estaba sentada en un poyete de piedra que había al lado del huerto. Estaba hablando animadamente sobre el estiércol.

– ¿Podría Susie dar a luz aquí?

– No es lo ideal -dijo el médico-. Normalmente diría que no. Pero si estamos sopesando los pros y contras, diría que ganan los pros. ¿No te parece, doctora McMahon?

– Quizá.

– ¿Qué clase de médico eres?

– Una estadounidense -espetó-. Tú eres médico de familia, ¿verdad?

– De medicina general. Pero tengo práctica en cirugía.

– ¿Tienes un anestesista?

– Ahora mismo no. El viejo Joe Gordon era anestesista, pero murió hace seis meses.

– Lo que explica la cantidad de trabajo que tienes.

– Así es. ¿Y tú?

– Trabajo en un hospicio. En uno muy grande.

– Eres médico de cuidados paliativos.

– Hum… no.

– ¿No?

– Mi especialidad es anestesiar -confesó-. Si quieres anestesia en la espina dorsal, soy tu hombre.

Kirsty observó cómo él se quedó perplejo.

– Pero no nos hagamos ideas preconcebidas -dijo ella a toda prisa-. Yo estoy aquí para cuidar de mi hermana.

– ¿Te interesan mucho las calabazas?

– No mucho -confesó Kirsty, sonriendo-. Les hace falta un poco más de conversación.

– Entonces quizá me podías ayudar.

– ¿Cómo podría hacerlo? -Preguntó, mirando a su hermana-. Tengo que estar aquí con Susie. Y con Angus. Tú mismo dijiste que no se puede dejar solo a Angus. Lo mismo ocurre con Susie. Así que eso me deja…

– Encerrada en un castillo -dijo él, sonriendo. Pero tenía que intentarlo-. Quizá podrías ayudarme -dijo de nuevo.

– ¿Cómo podría hacerlo?

– Yo estoy desesperado.

– No lo pareces.

– Tengo una manera de ocultar mi desesperación con indiferencia.

– ¿Indiferencia? Como salsa de tomate pero más gruesa.

Jake sonrió abiertamente y ella tuvo que admitir que le encantaba cuando él sonreía. Pero se dijo a sí misma que tenía que recordar que aquel hombre estaba casado y con hijas…

– ¿Y cómo estás de desesperado exactamente?

– Bastante desesperado.

– Yo puedo ocuparme de Angus.

– Él necesita una enfermera -dijo Jake-. Pero yo estaba pensando…

– ¡Guau! ¿Puedo mirar?

– Ya está bien de impertinencias -dijo él, sonriendo de nuevo-. Tengo una idea.

– ¡Otra!

– Cállate -ordenó Jake, al que se le había borrado la tensión de la cara.

– Cuéntame tu idea -pidió ella, sonriendo a su vez.

– Mis chicas… -comenzó a decir con cautela.

Kirsty sintió celos de su familia y se le quitaron las ganas de sonreír.

– Dime qué ocurre con tus chicas -logró decir.

– Tengo un ama de llaves.

– Eso está bien.

– Lo está -dijo él-. Pero se pone incluso mejor. Margie Boyce es una enfermera cualificada. Tiene sesenta y algo pero es muy competente. Podría venir aquí durante el día y quedarse con Angus y Susie.

– ¿Te las puedes apañar sin ella?

– No, pero…

– ¿Qué ocurriría con tus hijas?

– Ése es el tema -dijo él pacientemente-. Ellas podrían venir también.

– ¿Tus hijas podrían venir aquí?

– Eso es.

– ¿Y tu esposa?

– Yo no tengo ninguna esposa.

Se creó un momento de silencio.

– ¿No tienes esposa?

– No.

– Pero sí tienes hijas.

– Realmente eres entrometida.

– Lo soy -estuvo de acuerdo Kirsty, sonriendo.

Parecía que la sonrisa de ella tomó por sorpresa a Jake, que se quedó mirándola como sin saber qué pensar de ella.

– Estoy divorciado -aclaró finalmente él a regañadientes.

– ¿Cuántos años tienen tus hijas?

– Cuatro.

– ¿Las dos?

– Son gemelas.

– Los gemelos son estupendos -dijo Kirsty, esbozando una sonrisa.

Jake la miró de reojo. Ella dejó de sonreír y apartó la mirada.

– Laurel y yo nos conocimos en la facultad de Medicina. Yo me especialicé en Cirugía y ella, en Radiología. Ahora, ni siquiera estoy seguro de por qué nos casamos. Creo que ambos estábamos demasiado ocupados con nuestras carreras como para fijarnos en otras personas. Los dos éramos muy ambiciosos… y nuestro matrimonio parecía más una excusa para celebrar una fiesta que otra cosa. Pero entonces Laurel se quedó embarazada.

– ¿No fue un embarazo planeado? -Preguntó Kirsty cuidadosamente.

– Desde luego que no fue planeado. Para Laurel fue un desastre. Simplemente siguió adelante con el embarazo porque creyó que desde que naciera el bebé lo llevaríamos a la guardería -dudó un poco-. Y quizá yo accedí a ello. Yo había sido hijo único y no sabía nada de bebés. Pero entonces… nacieron Alice y Penelope.

– Y se convirtieron en unas personitas.

– Yo sentía amor hacia ellas -admitió él-. Eran mis chicas. Pero la realidad de tener gemelas horrorizó a Laurel. Odiaba cada detalle de nuestra nueva vida y odiaba el efecto que las gemelas tenían en mí. Me dio un ultimátum… o contratábamos a una niñera que viviera en la casa o ella se marchaba. Yo tenía que volver a retomar la vida que teníamos antes de tener hijos. Así que me vi forzado a elegir. Laurel o las gemelas. Pero ella misma sabía mi respuesta incluso antes de plantearme el ultimátum. Las chicas son… demasiado importantes como para abandonarlas al cuidado permanente de otra persona. Ése fue el final de nuestro matrimonio. Laurel se marchó al extranjero con un neurocirujano cuando las gemelas tenían sólo seis meses. No ha regresado.

– ¿Qué hiciste?

– Me mudé al campo -respondió Jake, casi desafínate-. Mi carrera en Sidney era muy dinámica. Sabía que iba a estar muy poco tiempo con las gemelas si me quedaba allí, y tenía una noción romántica de que la vida como médico de pueblo me dejaría mucho tiempo libre con las niñas…

– Y no ha sido exactamente así, ¿verdad?

– Pues no. Pero el problema es que me encanta. La gente es estupenda. Todos quieren a Alice y a Penelope. Quizá no me vean tanto como yo esperaba, pero tienen una magnífica compensación.

– ¿Y tú? ¿Tú tienes compensación?

– Ahora estamos tratando temas demasiado personales. La única razón por la que te estoy contando todo esto es por Margie Boyce. Como ya te he dicho, aparte de ama de llaves, es enfermera. También ejerce de niñera para mí. Está casada con Ben, que era paisajista antes de que su artritis empeorara. Ben y Angus son viejos amigos. En el pasado le sugerí a Angus que Margie y Ben se quedaran aquí, pero está claro que se negó. Sabe que Margie cuida de mis niñas, y entonces yo necesitaría encontrar otra persona que lo hiciera. Pero ahora… -Jake miró esperanzado a las dos cabezas que estaban hablando sobre calabazas-. Si le decimos a Angus que una de las condiciones para que Susie se quede aquí es que Margie venga a cuidarla durante el día… y que traiga las niñas… quizá accediera.

– Eso me dejaría a mí desocupada -dijo ella al pensar en ello.

– Eso te dejaría a ti trabajando conmigo -dijo Jake sin rodeos-. Lo he pensado todo para que no te aburras.

– No creo que pueda trabajar aquí -dijo ella, que pensó que allí acabaría también aburriéndose como le había ocurrido en Sidney-. ¿No necesitaría inscribirme y un seguro médico?

– Esta zona está catalogada como comunidad remota. Muy remota. Eso quiere decir que el gobierno está agradecido con cualquiera que trabaje aquí -miró su reloj-. Todavía es por la tarde en Estados Unidos. Si me das una lista de tus títulos y un número de teléfono del hospital en el que has estado trabajando, te puedo conseguir una acreditación para que comiences a trabajar ahora mismo. ¡Y quiero decir ahora mismo!

– Realmente me quieres aquí -dijo Kirsty, turbada.

– Realmente te quiero -Jake dudó un momento-. Como médico.

– Desde luego -dijo ella recatadamente-. ¿Qué otra cosa podrías haber querido decir? Pero… traer aquí a todo el mundo… ¿Qué dirá Angus?

– Se lo plantearé a Angus como un hecho consumado. Tú quieres trabajar conmigo. Él quiere que Susie se quede aquí, pero Susie no se puede quedar a no ser que Margie se quede con ella. Y Margie no se puede quedar aquí a no ser que las gemelas vengan con ella. Y Ben también.

Jake continuó hablando, dejando de sonreír para mostrar la seriedad del asunto.

– Este lugar ha sido como una tumba. Desde que Deirdre murió, Angus se ha encerrado en sí mismo, esperando que a él también le llegara la muerte. Pero tiene mucho por lo que vivir y quiero que se dé cuenta. Si puedo abrir las puertas, traer a su viejo amigo Ben, a Margie para que lo cuide y a las gemelas para que llenen el castillo de risas y juegos, junto con Susie y un pequeñín que le darán de nuevo una familia… ¿No crees que quizá eso se equipare a cualquier antidepresivo, doctora McMahon? ¿Para Susie tanto como para Angus? ¿Qué piensas?

Capítulo 4

A las dos de aquella misma tarde, Kirsty iba sentada al lado de Jake en el coche, dirigiéndose a su primera visita a domicilio. Se sentía avasallada.

En el castillo habían quedado Susie, Angus, Ben y Margie, Alice, Penelope y Boris. Quizá ellos también se sentían avasallados, pero habían parecido contentos.

– ¿Cuánto has tardado en arreglarlo todo? -Preguntó ella.

– Trabajo rápido cuando veo la recompensa. Ha salido todo muy bien, ¿verdad?

– Es fantástico -susurró Kirsty.

Había sido fantástico haber visto reír a su hermana al menos una docena de veces. Se había sentado a la mesa con las gemelas y apenas parecía haberse percatado de que estaba comiendo.

Las gemelas, dos alegres diablillos que habían heredado los preciosos rizos castaños de su padre, no dejaban de hablar… ¿y quién podría sentirse desolado a su lado?

– Es excelente -dijo Jake.

– No hay necesidad de ponerse petulante. Si cuando regresemos Boris ha arrancado las calabazas…

– Boris es muy inteligente -dijo él firmemente-. Si fueran piernas de cordero o fresas, entonces me preocuparía.

Se creó un tenso silencio. No sólo eran Susie y Angus los que se estaban beneficiando de aquella situación. Incluso el humor de Kirsty había mejorado. Y quizá tenía que ver con que estuviera sentada al lado de Jake Cameron…

– Háblame del paciente al que vamos a ver -se apresuró a pedir, intentando de esa manera distraerse de aquellos pensamientos.

– Mavis Hipton es un cielo -dijo él con dulzura-. Tiene ochenta años y un cáncer terminal. Cáncer de útero con metástasis ósea. Como Angus, se niega a ir al hospital. Aunque en realidad está mejor que él, ya que su hija, Bárbara, cuida muy bien de ella.

– ¿Entonces por qué quieres que yo la vea?

– Tiene muchos dolores. Yo no puedo controlarlo sin hacer que ella esté tan adormilada que no sea capaz siquiera de leerles a sus nietos. Fui a verla anoche tras salir del castillo. Le subí la dosis de morfina, pero esperaba que tú pudieses darme una solución más imaginativa. Puedo telefonear a un médico de Sidney para que me aconseje, pero sin verla no es muy aconsejable. Y…

– ¿Y?

– Y él piensa que adormilar a los pacientes terminales es la mejor manera de tratarlos -dijo Jake de manera sombría-. Espero que tú no estés de acuerdo. Quizá a Mavis le queden unos pocos meses por delante, y si le puedo dar algún tiempo de calidad con su familia… bueno, estaría condenado si le privara de ello a no ser que tuviera que hacerlo.

Cuando llegaron a la pequeña casucha donde vivía la señora Hipton, les salió a recibir una mujer que se estaba secando las manos con un trapo.

– Jake, no pensé que te fuera a ser posible regresar hoy.

– Te dije que lo haría, Bárbara.

– Sí, pero ayer noche te costó hacernos un hueco, y sabemos lo ocupado que estás.

– ¿Cómo ha pasado la noche?

– Como un bebé -dijo Bárbara-. Fue estupendo que vinieras. Tenía muchos dolores.

– ¿Y hoy?

– Es incluso peor de lo que debería ser. No quiere ponerse más morfina. Dice que se la pondrá esta noche, pero que ahora no. Le hace sentirse somnolienta, y dice que si va a estar todo el tiempo dormida, prefiere morirse ahora mismo.

– Quizá podamos mejorar la situación. Bárbara, ésta es la doctora McMahon. Kirsty es una especialista en alivio del dolor de Estados Unidos. Me preguntaba si a tu madre le importaría verla.

– A mi madre le encanta ver a quien sea -dijo Bárbara, señalando una casa más grande que había en la misma calle-. Ahí es donde vivimos mi maridito y yo -le dijo a Kirsty-. Mi madre se siente muy sola y su homo es mejor que el mío. Ahora mismo estoy haciendo bollitos. Entrad y vedla. Cuando hayáis terminado, tendré preparados los bollitos.

– ¿Quién necesita que le paguen cuando hay bollitos? -Dijo Jake.

El asombro de Kirsty aumentó. Se dio cuenta de que Jake era un médico que tenía corazón.

La habitación de Mavis era encantadora y tenía unas magníficas vistas, pero la señora estaba muy mal. Su mirada reflejaba miedo y dolor; era una mirada que había visto muchas veces.

– Así que usted es una especialista en aliviar el dolor -dijo Mavis al verla entrar en la habitación.

– Hola, señora Hipton -dijo Kirsty, estrechando la seca y agrietada mano que le ofrecía la mujer-. Soy la doctora McMahon. Llámeme Kirsty.

– ¿Qué relación tienes con este lugar? -Susurró Mavis, haciendo un gran esfuerzo-. No me digas que viajaste desde Estados Unidos sólo para pasarme consulta.

– La hermana de Kirsty estaba casada con Rory Douglas -explicó Jake.

– ¿Casada con Rory? ¿Con el Rory de Angus?

– Mi hermana está visitando a Angus -dijo Kirsty-. Así que pensé en ser útil mientras ellos dos se conocen.

– Así que Angus vuelve a tener familia -jadeó Mavis-. Bueno, bueno. ¿No es eso encantador? -Dijo, logrando esbozar una dolorosa sonrisa-. Todo el mundo debería tener familia -miró a Kirsty y después a Jake, para volver a mirar a Kirsty-. Incluso el doctor Cameron.

– Yo creo que las gemelas son suficiente familia para cualquiera -dijo Kirsty, ignorando la insinuación-. Señora Hipton…

– Llámame Mavis.

– Entonces… Mavis -Kirsty sonrió-. ¿Podrías soportar si el doctor… si Jake y tú me contarais con detalle tu historial de dolor?

Kirsty escuchó. Durante un rato no comentó nada. Esperó a que Jake terminara su exploración completa.

– Creo que tal vez pueda ayudar un poco -dijo por fin, vacilando-. Si confías en mí.

– He comprobado las referencias de la doctora McMahon -dijo Jake antes de que la anciana pudiese responder-. Es la mejor.

Aquello hizo sentirse muy bien a Kirsty, que miró a Jake, agradecida.

– ¿Cuándo has recibido morfina por última vez? -Preguntó ella.

– Sobre las cuatro de esta madrugada.

– ¿Por qué no te has suministrado más desde entonces?

– No la he necesitado.

– Ahora mismo tienes dolor. Y mucho.

– Puedo soportarlo -dijo Mavis-. Pensé que… te acostumbras. Te haces adicta a esa medicina y llega un momento en que no es efectiva. Si la cosa empeora mucho…

– Ahora mismo estás muy mal -dijo Jake con delicadeza.

– No me estoy muriendo todavía -dijo Mavis, mirando a Jake, atemorizada.

– No -dijo Kirsty suavemente, tomando la mano de Mavis entre las suyas-. Todavía no te estás muriendo. Pero tienes mucho dolor. La morfina es una droga extraña. Si la tomas para olvidarte de los problemas, como hacen muchos adictos, entonces sí, te volverás adicta. Perderá su efectividad y necesitarás dosis más altas. Pero si tienes dolor de verdad, como tienes tú, nunca pierde efectividad. Te lo prometo. Creo que estás sufriendo innecesariamente un dolor porque tienes miedo de convertirte en adicta y por qué la droga te deja adormilada. Por tus miedos, no estás tomando la droga regularmente, lo que significa que aguantas mucho dolor antes de administrarte la siguiente dosis. Alcanzas el nivel en el que el dolor es insoportable y entonces finalmente tomas la droga. Es así, ¿verdad?

– Yo… sí -murmuró la anciana.

– Mavis, te prometo que la morfina no es adictiva si te suministramos la dosis adecuada al dolor que sientes. También te prometo que seguirá siendo efectiva durante el tiempo que la necesites. Lo que tenemos que hacer es encontrar la dosis adecuada. La dosis es distinta para cada persona, porque el dolor que cada uno siente es distinto. Tienes que comenzar administrándote una dosis de esta mezcla de morfina que Jake te ha preparado cada cuatro horas. Menos de lo que te estás administrando ahora… pero regularmente. Quiero que me prometas que vas a suministrarte estas dosis pase lo que pase. Después de más o menos un día la somnolencia disminuirá. La dosis que te estoy prescribiendo te permitirá disfrutar de la vida. Quiero que me telefonees diariamente y te iré incrementando la dosis hasta que el dolor haya desaparecido por completo, momento en el que te cambiaré a unas pastillas que podrás tomar dos veces al día.

– Pero la morfina me deja tan somnolienta -susurró Mavis-. No quiero tomarla. Me queda tan poco tiempo. No puedo simplemente pasarlo durmiendo…

– La somnolencia frecuentemente ocurre si tomas mucha morfina ocasionalmente -explicó Kirsty-. Esperas tanto que necesitas una dosis muy alta para combatir el dolor y eso te deja adormilada. Lo que tenemos que hacer es darte poca dosis pero frecuentemente. De esa manera será raro que sientas somnolencia -la doctora sonrió.

– ¿Te vas a quedar durante un tiempo? -Preguntó Mavis, mirando a Kirsty.

– Mi hermana sale de cuentas dentro de un mes. No me voy a marchar a ningún sitio.

– Así que nuestro doctor Jake tiene una compañera durante un mes.

– Supongo que así es -dijo Kirsty-. Y tú tienes una médico muy mandona. Si me aceptas como médico.

– ¿No le importa a Jake?

– A Jake no le importa -dijo él mismo firmemente detrás de ella-. Parece que Kirsty es un regalo del cielo, Mavis.

– Bienvenida a Dolphin Bay, amor. Estaría muy agradecida si pudieses lograr que yo estuviera más a gusto.

– Bien -dijo Kirsty alegremente-. Estupendo. Haré que estés llena de vida en muy poco tiempo.

– Ha sido estupendo -dijo Jake mientras se dirigían de regreso al castillo en el coche-. Realmente estupendo.

– Todavía no sabemos si seguirá las instrucciones que le hemos dado.

– Lo hará -dijo él sin rodeos-. ¿Por qué no iría a hacerlo? Ha sufrido tanto que deseaba morirse tan pronto como pudiese… y lo que estaba haciendo yo no era de ayuda.

– Le estabas aliviando el dolor. O dándole la opción de librarse de él.

– Drogándola completamente -Jake agarró el volante con fuerza-. Hay tanto que no sé sobre este trabajo -dijo tristemente-. Parecía que tú sabías todo sobre ello.

– Trabajar con enfermos terminales es lo que hago todos los días. Claro que conozco los detalles. Pero me imagino que mis conocimientos de medicina general son mucho más limitados que los tuyos. Preséntame un caso de varicela y saldré corriendo.

– Cualquier persona en su sano juicio saldría cogiendo ante un caso de varicela -dijo él, sonriendo.

Kirsty pensó que aquello era estupendo. Realmente podía trabajar con aquel hombre, incluso podría divertirse…

– ¿Podrías suministrar anestesia para una pequeña operación? -Preguntó Jake.

– Claro. Hum… ¿qué tienes que hacer?

– Tengo un granjero de mediana edad con una hernia que está desesperado por operarse. Francis está casi incapacitado por la hernia que tiene en la ingle, pero tontamente le tiene miedo a los hospitales de la ciudad. Se le ha metido en la cabeza que, si sale de aquí no volverá con vida, así que aguanta con una hernia que le convierte casi en un invalido. Pero si tengo una anestesista competente, podría operarle aquí. Si tú estás aquí…

– Ya que estoy, aprovéchate de mí, ¿no?

– Es lo que pretendo hacer.

Jake encendió la radio y Kirsty miró hacia el mar que tenía a su izquierda, que era precioso.

– Esto es el cielo -susurró ella.

– Si tú lo dices.

– Realmente sería un sitio estupendo para criar niños.

– Por eso estoy yo aquí.

Kirsty dudó. El coche se estaba acercando al castillo.

– ¿Qué pretendes hacer ahora?

– ¿Esta tarde?

– Sí.

– Dejarte en el castillo, llevarme a los Boyce, a las gemelas y a Boris, y dejarles en casa.

– Pero tienes más trabajo que hacer.

– Sí, pero tú vas a estar en el castillo para cuidar de Angus y de Susie, así que Margie no tiene que quedarse. Margie se encargará de todos en la residencia del hospital.

– ¿Vives en la residencia del hospital?

– Sí.

– ¿Te gustaría dejarlos a todos en el castillo por lo que queda de tarde? -Dijo Kirsty en un impulso, pensando en el montón de comida que había visto en el congelador de Angus-. Vuelve cuando hayas terminado de trabajar y yo os prepararé la cena a todos.

– No -contestó él bruscamente-. Gracias.

Ella se quedó mirándolo, impactada ante el cambio del tono de su voz.

– ¿Qué es lo que he dicho para ofenderte?

– Nada.

– ¿No te gustaría cenar con… con nosotros?

Jake dudó si hablar o no, pero finalmente se decidió.

– Kirsty, será mejor que te diga esto claramente. Quizá parezca tonto al plantear esto tan pronto, pero no quiero que te lleves una idea equivocada. No tengo relaciones con mujeres. Mis gemelas necesitan toda mi atención y no puedo alborotarlas de esa manera.

En ese momento se creó un tenso silencio. Kirsty sintió como si le hubiesen arrojado agua fría.

– ¿No tienes relaciones con mujeres? -Dijo ella por fin.

– Las gemelas y yo nos las apañamos muy bien solos -explicó él-. Tomé la decisión de no alborotar su vida al involucrarme con mujeres. Soy padre, y eso es lo más importante. Después soy médico de este distrito. Mi vida sexual ocupa un triste último lugar.

– No tienes relaciones con mujeres -repitió ella-. ¿Qué quieres decir exactamente con «relaciones»?

– Ya sabes.

– No lo sé -gruñó ella, enfadada-. He estado trabajando contigo durante la última hora. ¿Es eso para ti una relación?

– No, yo…

– He estado hablando contigo. Me he entrometido en tu espacio personal al hacer que me hablases. Incluso has sonreído un par de veces. ¿Constituye eso una relación?

– Sabes perfectamente a lo que me refiero -Jake parecía ruborizado.

– Así que tienes miedo de venir a cenar con mi hermana, con Angus, con las gemelas, con los Boyce, con Boris y conmigo. Tienes miedo porque eso dará pie a lo que tú calificas como una relación. Tienes miedo de que mientras estemos comiendo los postres me suba a la mesa y te arranque la ropa.

– No seas…

– ¿Melodramática? ¿No crees que eres tú el que está siendo melodramático, pensando que invitarte a cenar significa que estoy detrás de tu cuerpo? ¿Y no crees que estás siendo un poco hiriente? No sabes nada de mí. Podría tener marido y seis hijos esperándome en Manhattan, y aquí estás, no sólo diciendo que te estoy haciendo una propuesta, sino que estoy traicionando a mí… a mi querido marido.

– ¿Estás casada? -Preguntó él, deteniendo el coche.

– Eso a ti no te importa -espetó Kirsty una vez se hubo bajado del automóvil-. Oh, quizá haya parecido que te estaba haciendo una proposición, pero, aunque te cueste creerlo, no lo estaba haciendo. No tenemos ninguna relación entre nosotros. Nada.

– Kirsty…

– ¿Qué? -Dijo ella, casi gruñendo.

– ¿Sigues aceptando venir a operar la hernia mañana por la mañana?

Kirsty se tragó su orgullo, ya que no quería seguir aburriéndose como en Sidney.

– Podemos realizar la operación si cada uno nos ponemos a un lado de la camilla y tenemos a un intérprete en medio -murmuró-. Después de todo, si no tenemos una relación, no podemos hablar. Tú estás estableciendo las reglas; no hay relación.

– Lo siento, Kirsty.

– Yo también -espetó ella-. Porque quizá hubiéramos tenido una cena muy agradable todos juntos. Tal vez hubiese sido lo que todo el mundo necesitaba. Y quizá hubiésemos tenido una relación laboral decente. Pero no va a ocurrir.

Dio un portazo muy tuerte a la puerta del coche y entró a toda prisa en el patio trasero del castillo, desde donde se oían risas provenientes de la cocina. Pero no se detuvo y se metió en su habitación. No salió hasta que no oyó arrancar el coche de Jake.

Jake trabajó el resto de la tarde con la sensación de que había sido un estúpido. Un completo idiota. Ella sólo había hecho una invitación a cenar para él, su familia y amigos, y él había reaccionado como si ella se le hubiese lanzado encima para arrancarle la ropa.

Pasó consulta a la señora Bakerson, que siempre tenía la rodilla con problemas, y fue incapaz de distraerle de sus pensamientos.

Estaba pensando en Kirsty.

Ella era preciosa.

Quizá ella no estuviese pensando en tener una relación, pero él sí. Nada más tenía que mirarla y ver la delicadeza con la que trataba a Angus y a Mavis para querer llevar aquello más lejos.

Pero ella estaba casada…

No, no estaba casada. Simplemente lo había sugerido para hacerle sentir aún más estúpido por haber rechazado la invitación para cenar.

– ¿Puedes mirarme el dedo gordo del pie? -Estaba preguntando Connie Bakerson-. La uña se me está hincando en la carne. ¿Piensas que necesito una operación?

Jake examinó el dedo gordo del pie de Connie muy seriamente. El diagnóstico era fácil; era una de las cosas buenas de ser médico rural. Conocía todos los detalles. A pesar de su rodilla, Connie y su marido pasaban todo el tiempo libre que tenían bailando…

No podía concentrarse. No podía dejar de pensar en Kirsty. Si se permitía a sí mismo enamorarse…

No podía hacerlo. No había futuro en amar a nadie más que no fueran las gemelas. Si se enamoraba de Kirsty y luego ella se marchaba…

– No estás muy hablador -comentó Connie.

– Lo siento.

– Estarás pensando en esas jóvenes que están en el castillo -dijo Connie con repentina perspicacia-. ¿No es estupendo que estén aquí? Todo el mundo habla sobre ello. Una de ellas está embarazada del sobrino nieto de nuestro Angus y la otra es médico. ¡Vaya combinación! ¿No sería estupendo si se quedaran? Sería estupendo para Angus y para ti.

– ¿Por qué seria estupendo para mí?

– Bueno, porque una de ellas es médico -respondió Connie, estupefacta-. He oído que ya ha hecho una visita a domicilio contigo, y la gente dice que es encantadora.

Jake pensó amargamente que en una pequeña comunidad como aquélla las noticias volaban.

– Oye, quizá sea un buen partido -continuó diciendo Connie-. He oído que es muy guapa. Dicen que las dos lo son, pero su hermana resultó gravemente herida en el accidente en el que murió su marido. Pobre chica. Pero Harriet, la de la oficina de correos, dice que la doctora es despampanante -levantó las cejas, indagadora-, ¿Qué te parece, doctor? Has estado sin pareja desde hace demasiado tiempo. Esas pobres pequeñinas necesitan una madre.

– He oído que está casada -dijo Jake con cierta divertida malicia-. Y que tiene seis hijos.

– ¿Seis hijos? -Dijo ella, perpleja-. Nadie me ha dicho nada de eso.

– La red de cotilleo del pueblo te está dejando de lado. Me lo dijo ella personalmente. Se ha tomado un tiempo libre para cuidar de su hermana, pero en Estados Unidos tiene un pobre y oprimido marido cambiando pañal tras pañal…

– Me estás tomando el pelo.

– Me lo ha dicho ella misma -aseguró él.

– ¡Vaya! -Connie se levantó, levemente indignada-. Dando vueltas por aquí cuando tiene todos esos pequeñines…

– Terrible, ¿verdad?

– Debe de estar realmente preocupada por su hermana.

– Quizá simplemente esté cansada de cambiar pañales.

– No debemos juzgarla -dijo Connie con resolución-. Necesitamos saber más detalles. Tu Margie ha estado allí esta mañana, ¿no es así?

– Así es.

– Quizá me pase a hacerle una visita de vuelta a casa.

– Hazlo -dijo Jake, que repentinamente se sintió cansado-. Ve a ver si puedes encontrar más trapos sucios. Oh, ¿Connie?

– ¿Mmm?

– Deja de bailar durante una semana.

– Pero…

– Hay algunas cosas de las que estoy seguro -dijo Jake-. No de muchas, pero ésta es una de ellas. Tienes la rodilla dañada, así como el dedo gordo del pie. Te prescribo botas nuevas y descanso.

– No puedo descansar.

Jake observó cómo la señora se marchaba, y pensó que desde luego no podía descansar con tanto cotilla a su alrededor…

Ella iba a ayudar a Jake a operar, pero no estaba muy emocionada. Le pareció sentir un poco de miedo. Tenía que telefonear a Robert, su bondadoso novio de toda la vida. Con él tenía una relación muy insulsa, pero necesitaba aferrarse a algo, y Robert siempre era de utilidad…

A la mañana siguiente, cuando Kirsty se despertó, oyó a su hermana silbando. Incapaz de creer lo que oían sus oídos, se acercó a mirar por la ventana.

El cambio que habían experimentado sus dos pacientes era extraordinario. Susie estaba vestida y echada sobre una colchoneta que habían encontrado el día anterior, plantando zanahorias.

Angus estaba controlando la situación desde su ventana.

– Te vas a hacer daño, chica -grito-. Espera a que yo baje para echarte una mano.

Angus necesitaba que le ayudaran a vestirse y a comprobar el oxígeno… y era Kirsty la que tenía que hacerlo. Le hizo sentirse avergonzada tenerlo esperando.

Capítulo 5

El hospital de Dolphin Bay era una pequeña e impecable edificación de piedra gris. Tenía un encantador jardín, y cuando Kirsty aparcó su coche en la entrada pensó que era un lugar maravilloso para morir. Y para vivir…

Todos sabían quién era ella; los pacientes, las enfermeras, los jardineros…

– Usted debe de ser la doctora Kirsty. Yo soy Babs. La estaba esperando.

– El doctor Cam… el doctor Jake me dijo que estuviera aquí a las diez.

– Sí, pero Francis está en tal estado que, si no le dejamos sin sentido pronto, va a salir corriendo -dijo Babs, apresurando a Kirsty a meterse en el quirófano-. Está bien, Jake. Kirsty está aquí.

Jake, que ya estaba preparando todo, se dio la vuelta y sonrió a Kirsty, provocando que a ésta le diera un vuelco el corazón y que se preguntara por qué no le ocurriría lo mismo cuando Robert sonreía.

– ¿Estabas esperándome?

– Tenemos al paciente más asustadizo del mundo -dijo él-. Francis tiene sesenta años. Hasta que su hernia empeoró, era nuestro jefe de bomberos. Si le enfrentas a un violento fuego, actúa con mucha calma, pero enséñale una gota de sangre y se desmaya. Todavía está en su habitación. Pensé que si le traíamos en silla de ruedas, vería el quirófano y quizá muriera de la impresión.

– Entonces le reconoceré allí, ¿está bien? -Preguntó ella.

– Si fueras tan amable. ¿Hay algo aquí que necesites? -Ofreció Jake, sonriendo.

Kirsty inspeccionó con la mirada. Aquello debía ser un proceso simple… una anestesia sin complicaciones.

Francis era un hombre grande, pero se mantenía en forma, no fumaba y no tenía enfermedades. El único problema era el miedo que tenía.

– Hola. Soy la doctora Kirsty, su anestesista. Estoy aquí para que se relaje lo suficiente como para que Jake le arregle el bulto. ¿Doy tanto miedo?

– N… no, pero…

– ¿Va su esposa alguna vez a la peluquería? ¿Se sienta alguna vez bajo un secador?

– Claro -susurró el hombre, sin saber adonde llevaba todo aquello.

– Bueno, no quiero asustarle más de lo que ya está, pero su esposa tiene más probabilidades de electrocutarse bajo el secador de las que tiene usted de salir perjudicado por mi anestesia. Pero el doctor Jake me dice que usted tiene miedo.

– No lo tengo… no es…

– No, es lógico -dijo Kirsty, sonriendo y levantándole la muñeca, aparentemente para tomarle el pulso, pero en realidad en un intento de reconfortarle-. Lo sé. A mí me dan miedo las mariposas. No puedo soportarlas; hacen que se me erice el pelo. Pero si tuviera que enfrentarme a ellas para arreglar mi vida…

– ¿Lo haría?

– En realidad, no -concedió, sonriendo compungida-. No sin gritar y correr mucho, no sin perder la dignidad. Lo que sí que haría, sería pedirle a un médico agradable que me diera algo que me adormilara y que me hiciera soñar con hadas, para que así se me pudieran acercar las mariposas y yo simplemente saludara y sonriera.

– Está diciendo que puede darme algo así.

– Oh, la más agradable de las drogas -dijo Kirsty-. Garantiza que sonreirá hasta que las vacas regresen a casa.

– Hasta que las vacas regresen a casa -repitió él, aturdido-. ¿No era usted de Nueva York?

– Estoy aprendiendo la jerga local -dijo ella-. ¿Me va a dejar que le suministre mi sustancia alucinógena?

– ¿Hará que me quede dormido? -Logró preguntar el hombre, que parecía incluso más aturdido.

– No -respondió Kirsty-. No, simplemente hará que se relaje. Entonces, si le parece bien, sólo si le parece bien, le daré algo para que se duerma un poco mientras el doctor Jake le repara el bulto. Puede decidir lo que quiera, pero… quiere que le arregle la hernia, ¿verdad?

– Verdad -susurró Francis.

– ¿Realmente lo quiere?

– S… sí.

– Bien -dijo ella, soltándole la muñeca y tomándole la mano, comenzando a llamarle de tú para crear cercanía-. Eres valiente, Francis. ¿Quieres que empecemos ahora?

– S… tal vez.

– Entonces vamos a comenzar por el primer paso -dijo Kirsty-. Cierra los ojos mientras Babs te sujeta la mano. Sentirás un pequeño pinchazo y veremos si mis polvos de hada funcionan.

En ese momento le administró el sedante y charló con el hombre, observando cómo los ojos de éste reflejaban confusión, pero no terror. Incluso estaba sonriendo.

– ¿Pasamos al siguiente paso? -Preguntó ella.

Francis asintió con la cabeza. Entonces se oyó un ruido desde la puerta, y Kirsty se giró para ver quién era, encontrándose con que era Jake, que la estaba mirando con ostensible admiración.

– Eres buena -le dijo.

– Lo sé -contestó ella, luchando para controlarse; aquel hombre poseía la capacidad de desestabilizarla-. Francis y yo estamos desarrollando una relación muy agradable entre nosotros. ¿No te da pena que tú no estés involucrado en tener relaciones?

No debía haber dicho aquello.

La operación se desarrolló en un silencio casi completo. El ambiente era tan tenso, que era casi insoportable.

Al ver cómo operaba Jake, Kirsty decidió que le encantaría trabajar con él; era muy meticuloso en todo lo que hacía y tenía mucha seguridad en sí mismo. Era un magnífico cirujano, y la operación fue todo un éxito.

Jake tenía una lista.

Kirsty se percató de que la hernia había sido una prueba. Cuando se quitó la bata del hospital, vio a Jake, esperándola. Le acercó una hoja de papel.

Dorothy Miller: venas.

Mark Glaston: carcinoma.

Scotty Anderson: osteoporosis.

– ¿Qué es esto? -Preguntó ella cautelosamente desde el pasillo de fuera del quirófano.

– Mira, lo siento -dijo él, que parecía exasperado-. Ayer me excedí.

– Lo hiciste.

– No hace falta que me lo restriegues por la nariz.

– Cuéntame qué es esta lista -pidió ella fríamente.

Entonces Jake le explicó los tres casos de la lista, casos que, estando ella en aquel momento allí, podrían ser operados en el pueblo sin necesidad de trasladar a los pacientes.

– Realmente me necesitas -dijo ella, animándose.

– Hum… sí. Lo que hiciste con Mavis… he estado visitándola esta mañana y me ha dicho que ya habías telefoneado y ajustado la dosis. El cambio es milagroso. Y como estás aquí y no estás ocupada…

– Utilízame -estuvo de acuerdo ella, decidiendo llevar las cosas hacia delante un poco más-. Pero hay una cosa que deberías aprender, y es a hablar conmigo. No estoy acostumbrada al silencio. Quizá podríamos poner hilo musical en el quirófano. O cotillear. A eso es a lo que estoy acostumbrada en donde trabajo.

– El silencio ayuda a concentrarse.

– Claro. Y tienes que concentrarte mucho con una hernia. Es para ponerse muy nervioso.

– Estás siendo muy tonta.

– ¿No crees que eres tú el que está siendo tonto?

– ¿Lo soy? -Exigió saber-. Déjalo, Kirsty.

La mirada de Jake estaba enfureciendo de nuevo a Kirsty. Era como si él le tuviera miedo.

– No quiero esto -añadió él.

– No lo hagas.

– ¿Que no haga el qué?

– No sigas adelante con esto -advirtió ella-. Si vas a decir que yo estoy sintiendo lo que tú estas sintiendo o que yo quiero tu cuerpo pero tú no quieres el mío, o que te encantaría hacerme el amor locamente pero eres homosexual…

Se oyó la risa de alguien. Babs estaba detrás de ellos con los ojos como platos.

– No me tengáis en cuenta -logró decir Kirsty, dándose la vuelta y sonriendo a Babs-. Soy estadounidense. Se nos conoce por ser directos, cuando no descaradamente ridículos -se dirigió a Jake-. Desde luego que cumpliré con su lista, doctor Cameron. En cualquier momento. En cualquier lugar. Pero ahora no, ya que me voy a nuestro castillo a ver cómo están Angus y Susie.

Entonces tomó aire y se dirigió a la enfermera.

– No te preocupes por haber escuchado nuestra conversación. Pero ten claro que lo que has oído no ha sido ninguna proposición que yo le estuviera haciendo a tu doctor Jake.

De regreso al castillo, trató de entender por qué estaban reaccionando de aquella manera sus hormonas.

Jake no era el único que no quería tener una relación; ella misma tampoco quería. Había aprendido muy rápido. Cuando su hermana y ella habían tenido diez años, su madre había muerto trágicamente de una hemorragia interna. Todos se habían quedado deshechos, pero su padre, apasionadamente enamorado de su esposa, nunca se había recuperado, y dos años después se hubo suicidado. Entonces sus niñas habían pasado de una casa de acogida a otra.

En ese momento, Kirsty había razonado que el amor debía de ser algo horroroso, pues tenía aquel efecto en las personas, y había decidido que ella nunca iba a sentir algo así salvo hacia su hermana.

Cuando Susie había conocido a Rory, Kirsty se hubo permitido por un breve espacio de tiempo pensar en los finales felices… pero entonces Rory falleció. El terrible círculo había comenzado de nuevo.

Pero a ella no le iba a ocurrir. Ella había tenido citas con hombres agradables, pero que no suponían una amenaza para su libertad emocional. Ése era el camino de la supervivencia. El agradable y seguro Robert…

Pensó que Jake estaba amenazando seriamente su tranquilidad mental y, justo en ese momento, entró con el coche al patio del castillo, donde las dos pequeñinas de Jake salieron a recibirla.

– Vimos desde arriba que venías -dijo Alice… ¿o era Penelope?-. Angus se fue a dormir, y Susie nos dijo que teníamos que subir para decirle que Spike ha ensanchado media pulgada desde ayer. El señor Boyce dice que Spike va a ser «imorme».

– Y Boris ha dejado las marcas de sus patas por toda la cama de Angus cuando le dejamos entrar -anunció su gemela-. Margie gruñó, y entonces vio nuestros zapatos cubiertos de barro. Nos dijo que somos unas granujas… pero Angus dijo que le gustan las granujas. Entonces vimos tu coche y pensamos en bajar a recibirte.

– Y bajamos las escaleras saltando -continuó diciendo la otra gemela, sonriendo-. Aquí las escaleras son precioooosaaaaaas. Penelope puede saltar tres de golpe, y yo casi puedo hacerlo también. Pero no todo el rato.

– Tienes que practicar -dijo Kirsty, sonriendo mientras salía del coche. Vio a Susie en la puerta, apoyándose en las muletas, y se sorprendió al ver la misma sonrisa en su hermana que cuando era niña.

– Margie ha dicho que en cuanto regresaras nos tenemos que marchar a casa -dijo una de las gemelas-. Pero primero tienes que ver a Spike. Te lo queremos enseñar nosotras. Está «enogme» y Susie dice que se va a poner «requeteenogme».

– ¿«Requeteenogme»? -Dijo Kirsty, viendo a su hermana reírse desde la puerta-. Es una calabaza estupenda -logró decir.

– Por favor, ¿nos podemos quedar a comer? -Suplicó una de las gemelas-. Telefonearemos a papi y le diremos que tenemos que hacerlo. El señor Boyce está ocupándose de Spike, y Margie dice que está más feliz que un marrano en un charco y nos podemos quedar a comer, siempre y cuando tú digas que está bien y lo mismo diga papi.

– ¿Qué piensas? -Le preguntó Kirsty a su gemela.

– Creo que estas niñas son estupendas.

– Yo creo que este lugar es estupendo -dijo Kirsty.

– ¿Te lo has pasado bien con Jake esta mañana?

– Practicamos una operación muy buena -contestó Kirsty, que sabía que su gemela la conocía lo suficiente.

– Eso está bien -dijo Susie recatadamente.

– ¿Nos podemos quedar? -Preguntaron lastimeramente las gemelas de nuevo.

– Telefonea a Jake y pregúntale si las chicas se pueden quedar a comer -le dijo Kirsty a Susie.

– ¿No quieres hacerlo tú?

– El doctor Cameron y yo tenemos lo que se está convirtiendo en una relación muy fría -replicó-. Así que no te hagas ideas.

– ¿Yo? -Dijo Susie-. ¿Cuándo he hecho yo eso? Oh, se me olvidaba, Robert ha telefoneado. Ha dicho que siente no haber podido hablar contigo esta mañana. Va a salir de fin de semana, pero ha dicho que a ver si te telefonea el lunes. Así es… -comenzó a decirle a las niñas mientras éstas le acercaban a Kirsty-. Así es como debe ser una relación apasionada.

– Susie… -dijo Kirsty, advirtiéndole.

– Lo sé. Estoy metiendo las narices donde no debería. Pero me estoy divirtiendo y, oh, Kirsty, me hace sentir tan bien.

Las gemelas y los Boyce se quedaron a comer.

– Jake parecía muy reacio -dijo Susie tras haber telefoneado-. No dejaba de decir que no quería que las gemelas molestaran, pero… ¿cómo van a hacerlo estando Margie y Ben aquí? Margie es encantadora, y dice que prefiere cuidar a las niñas aquí antes que en el pueblo.

Kirsty pensó que era difícil saber quién cuidaba a quién. Después de comer, por acuerdo común, volvieron al huerto para supervisar el crecimiento de Spike.

– Las ventajas del hogar -dijo Kirsty.

– Jake debería estar aquí. Es triste que pase tan poco tiempo con sus niñas. Deberías ayudarle más mientras estés aquí, Kirsty, para que así tenga más libertad -dijo Susie.

– Hago lo que puedo.

El timbre sonó.

– No estamos en casa -dijo Susie, bostezando-. Esto es perfecto. No necesitamos a nadie más.

Pero quizá fuese Jake… que tal vez pudiese quedarse un rato. Kirsty se levantó para abrir.

Pero al dirigirse hacia la puerta se percató de que no sería Jake; él tenía llaves.

Al abrir la puerta se quedó petrificada al ver a un hombre que era igual que Rory.

– Rory -dijo, atónita.

– Soy Kenneth Douglas -dijo el hombre. Era el hermano de Rory.

– Hola -dijo ella, tendiéndole la mano-. Soy la hermana de Susie, Kirsty.

– ¿Susie? -Dijo él sin comprender.

– La esposa de Rory, Susie.

– ¿La esposa de Rory está aquí? -Preguntó él, paralizado.

– Sí.

– No tiene ningún derecho.

– Parece que Angus piensa que es muy bienvenida -dijo Kirsty, forzándose a mantener la sonrisa-. Estamos todos en el huerto. ¿Quiere que le acompañe dentro?

– ¿Quién está en el huerto?

– Su tío…

– Angus no está aquí -dijo Kenneth entre dientes-. Está en una residencia de ancianos. Le trasladaron ayer. Se está muriendo.

– No creo que se esté muriendo -dijo Kirsty con delicadeza-. Le hemos convencido de que el oxígeno le ayudará y es maravilloso. Ha vuelto a trabajar en el jardín.

– El doctor dijo que iba a ingresar en una residencia de ancianos.

– Ahora que nosotras estamos aquí, no tiene que marcharse. Se puede quedar todo el tiempo que quiera.

– ¿Nosotras? -Dijo el hombre, enfadado-. ¿Quiénes son «nosotras»?

– Mi hermana y yo.

– Su hermana no tiene ningún derecho -gruñó él-. ¿Quién demonios se cree que es? Pensaba que estaba demasiado herida para viajar. Pensé que estaba hundida.

Kirsty deseaba cerrarle la puerta en las narices, pero era demasiado tarde; ya había entrado.

– Mire, señor Douglas…

– Quiero verla -dijo, dirigiéndose hacia el huerto a toda prisa-. Si está tratando de ganarse al viejo… si cree que aquí hay algo para ella… Rory está muerto y soy yo el único que puede decir algo sobre cómo debe tratarse al viejo. Yo.

– Lo siento, pero…

Kirsty no pudo detenerle. Kenneth abrió la puerta del huerto y se quedó perplejo ante la escena doméstica que tenía delante de él.

Angus y Ben charlando sobre calabazas.

Las gemelas jugueteando.

Margie tejiendo.

Y Susie, apoyándose sobre un codo para ver quién era. Reconoció a Kenneth y trató de sonreír.

– Kenneth -susurró.

Kirsty miró al hermano de Rory y vio que se había quedado pálido. Si no se hubiera acercado y lo hubiera sujetado, éste se hubiera caído.

– Estás embarazada -dijo, con la aversión y el odio reflejados en la voz-. Del hijo de Rory.

Capítulo 6

Durante un momento nadie dijo nada.

– Kenneth -dijo Angus por fin, mirando a su sobrino como si fuera un fantasma.

– Se supone que estabas muerto -gruñó Kenneth.

– Pues no lo estoy -dijo el conde con cautela, agarrando su botella de oxígeno.

– Telefoneé a ese maldito doctor la semana pasada y me dijo que ayer ibas a ingresar en una residencia y que te estabas muriendo.

– Dije que si nadie se preocupaba lo suficiente por venir, entonces moriría.

Kirsty no se había percatado de que Jake había llegado, y de repente lo vio detrás de Kenneth.

– Tú -dijo el sobrino del conde, enfureciéndose cada vez más-. Tú mentiste.

– Kenneth, ten cuidado -dijo Jake en tono de advertencia-. No tienes por qué pensar que la gente aquí está en tu contra. ¿Te gustaría conocer a mis gemelas?

Kirsty se dio cuenta de que Jake estaba tratando de calmar la situación. La cara de Kenneth reflejaba una furia desmedida y ella pensó que se trataría de alguna enfermedad mental.

– Ella está embarazada -susurró Kenneth-. Embarazada.

– Susie está embarazada del hijo de Rory, sí -dijo Jake-. Todos pensamos que es estupendo.

– Y ella heredará… -Kenneth se ahogó al hablar-. Ella heredará de Rory…

– Rory está muerto, Ken -dijo Jake sin alterarse-. Susie no va a heredar nada de nadie.

– Elb…

– Sal de mi jardín -dijo Angus, completamente pálido-. Si insultas a la esposa de Rory, no eres bienvenido en mi casa.

– No es tu casa. Deberías estar muerto.

– Jake -dijo Angus, cansado.

– Ken, vamos -dijo el doctor suavemente, agarrando a Kenneth-. No eres bienvenido aquí, compañero. No puedes hablarle a la gente de esa manera y ser bienvenido -entonces lo apartó de los demás-. Algo me dice que no te has tomado la medicación. Puedo ayudarte si vienes conmigo. Vuelve a hablar con tu tío cuando te sientas más calmado.

– No me toques -Kenneth trató de soltarse con furia.

Jake le soltó, ya que se estaba dirigiendo hacia la puerta. Pero de repente trató de dirigirse de nuevo hacia los demás, ante lo que Jake, que había esperado tal reacción, lo agarró de nuevo.

– Ken, vamos al hospital, compañero -dijo suavemente.

– No necesito…

– Necesitas ayuda -dijo Jake, que hablaba como si nada indigno hubiese ocurrido-. Sabes que se supone que tienes que tomar medicación. Me lo dijiste la última vez.

– Ella está embarazada. Es mío.

– Kirsty, ¿me podrías ayudar a llevar a Ken al hospital? -Preguntó Jake, sonriendo a sus pequeñas-. El señor Douglas está enfermo. Le duele la cabeza y le hace decir cosas que en realidad no quiere decir. La doctora Kirsty y yo nos lo vamos a llevar y vamos a hacer que se sienta mejor. Margie, el señor Boyce, Susie y Angus se van a quedar y van a cuidar de vosotras. ¿De acuerdo?

– De acuerdo -susurró Penelope… ¿o era Alice?

– Estupendo -dijo Jake, mirando a Kirsty-. ¿Quiebres conducir o prefieres sentarte en la parte trasera con nuestro pasajero?

– Creo que conduciré -contestó ella débilmente-. Si te parece bien.

Se dirigieron al hospital en un nefasto silencio. Parecía que Ken no se oponía, lo que hizo preguntarse a Kirsty lo frecuente de aquellos arrebatos.

En el hospital, Jake le suministró una pequeña dosis de medicación y preparó una cama, sentándose al lado de Ken mientras éste se dormía. Kirsty podía haber desaparecido en ese momento, pero no lo hizo. Necesitaba saber acerca del enfado de aquel hombre; la manera en la que había tratado a Susie había sido espantosa.

Fue a prepararse un café y esperó a que Jake saliera de la habitación. Cuando finalmente lo hizo, tenía un aspecto nefasto y trató de hacer un esfuerzo para relajar la expresión de su cara.

– Pensaba que te habrías ido a casa.

– Sólo tenemos tu coche -le recordó-. Si me hubiese ido, te hubiese dejado tirado.

– Hay coches al servicio del hospital, o alguien del pueblo me hubiese llevado.

– Quiero que me cuentes sobre Ken. Odia a Susie. ¿Por qué?

– Ken odia al mundo entero -dijo Jake sin rodeos, empezando a prepararse un café-. Ken nació con un desorden de la personalidad que le hace pensar que el mundo está en contra suya. Angus me ha dicho que cuando venía a visitarles de pequeño era una pesadilla… estaba tan celoso de Rory que le hizo la vida insoportable a todos. Últimamente me ha estado dando la lata sobre la salud de su tío. Me figuro que piensa que Angus va a morir pronto y que heredará. Su actuación de hoy lo confirma. Pero su comportamiento está más allá de los límites normales. Está realmente enfermo.

– ¿Qué puedes hacer al respecto?

– No estoy seguro -dijo Jake-. Su comportamiento de hoy ha sido tan extraño que en otra época habría hecho que le encerraran.

– Hoy en día no es tan fácil poder hacerlo, ¿verdad?

– Supongo que será igual en Estados Unidos que aquí. Tiene que haber evidencia de una perturbación psiquiátrica grave, y el informe de dos psiquiatras que establezcan que es un riesgo para la sociedad. Debería haber dejado que pegara a alguien. Entonces le habrían arrestado.

– Entiendo -Kirsty dudó si seguir preguntando-. ¿Y ahora qué?

– Puedo tenerle aquí durante la noche. Probablemente me he pasado de la raya dándole una dosis de droga que le dejará dormido durante horas. Me puede demandar alegando que no accedió a ello. Pero espero que tras dormir mucho esté más calmado. Voy a telefonear a la base de datos psiquiátrica del estado para ver si alguien lo conoce.

– ¿Puede llevar una vida normal?

– ¿Quieres decir que si suele ponerse al límite y casi agredir físicamente sin ninguna razón? No. Angus me ha contado lo que le pasa. Desde que era niño sufre una furia aparentemente incontrolable, pero que de alguna manera mantiene controlada y puede llevar una vida normal. Es un buen contable y trabaja en Sidney. Debe aparentar ser normal la mayor parte del tiempo.

– Hoy desde luego que no -dijo ella, estremeciéndose.

– No. Quizá él vio las repercusiones que tendrá el bebé de Susie más claro que lo que Angus o Susie lo han visto. Están tan emocionados de haberse conocido que todavía no se han percatado de lo que es obvio.

– ¿El qué?

– Angus es un hombre extremadamente rico. Aunque trata de no darle importancia, tiene un título por el que mucha gente daría lo que fuera. También tiene propiedades en Escocia y una renta que te haría marear si supieras la cantidad. Angus me dijo que nunca lo quiso, pero su título establece las cosas de tal manera que no pudo evitar heredarlo. Dijo que Rory sentía lo mismo. Se quedó destrozado cuando su sobrino murió, porque la siguiente línea sucesoria…

– Es Kenneth -Kirsty suspiró-. Oh, no.

– Quizá ya no sea Kenneth -dijo Jake-. Quizá lo sea el bebé de Susie.

– Entonces hoy… -comenzó a decir Kirsty, a la que le faltaba el aliento al percatarse de la situación.

– Durante los últimos meses, desde que Rory murió, Kenneth ha debido de haber estado creyendo que él sería el próximo conde de Loganaich, con toda la riqueza y privilegios que ello conlleva. Hoy ha visto que Susie está embarazada y que había estado equivocado. Vi su cara. Cuando vio que Angus estaba utilizando oxígeno, parecía enfadado, ya que ello suponía un retraso en recibir su herencia. Pero cuando se dio cuenta de que Susie estaba embarazada, casi se desmaya.

– Mi hermana no querrá ninguna riqueza -susurró Kirsty-. Nunca la querría.

– Me lo suponía -dijo Jake amablemente-. Sólo hay que conocerte a ti para saber lo encantadora y generosa que debe de ser Susie.

– No -dijo ella, angustiada-. No sabes nada sobre nosotras. Rory y Kenneth eran hermanos y eran muy diferentes.

– Kenneth está enfermo, y tú no lo estás -dijo él con suavidad-. Kirsty…

– Déjalo, Jake -dijo severamente-. ¿Qué hacemos entonces con Kenneth? Quiero decir…

– No hay mucho que podamos hacer -dijo él con los ojos todavía reflejando amabilidad-. Como ya he dicho, voy a tratar de encontrar un psiquiatra que lo conozca y que me aconseje. Trataré de que lo trasladen a una de las mejores instituciones psiquiatritas. Sólo podemos esperar que cuando despierte se someta al nuevo orden.

– Nunca antes había pensado que heredaría -dijo ella-. No hasta que Rory murió.

– Nos aferraremos a eso. Tal vez funcione.

– ¿Cómo va a funcionar?

– Así es -dijo él, preocupado al mirar su reloj-. Quizá les diga a los Boyce y a las niñas que se queden en el castillo el resto del día. Hará que se distraigan y…

– ¿Y será más seguro para Angus y Susie?

– Sí. El castillo es muy grande. Hay muchas habitaciones.

– ¿Estás pensando en llenarlas?

– Quizá sea divertido para los Boyce y las chicas -dijo Jake-. Por no mencionar a Susie y Angus. Voy a telefonear a Angus. Tal vez le diga que de esa manera tú estarás libre para ayudarme.

– Si las gemelas se quedan allí…

– Yo también lo haré -dijo él-. Sólo hasta que sepa que Kenneth está fuera de la región -Jake dudó antes de seguir hablando-. Me pone nervioso.

– A mí también.

– Tendremos que ser capaces de mantener las manos apartadas el uno del otro durante un par de días.

Kirsty se puso tensa y se preguntó a qué estaría jugando Jake.

– No sé nada sobre tus manos, pero mis manos no tienen la mínima tendencia a tocarte -espetó-. A no ser que sea para darte un tirón de orejas. De todas las frases arrogantes y egocéntricas…

– Tú también sientes algo.

– Piérdete -contestó ella, enfadada-. Vete a jugar a otra parte con tus podridos sentimientos. No sé de qué estás hablando -dijo, dándose la vuelta y saliendo del hospital.

– ¿Cómo vas a llegar a casa? -Gritó él detrás de ella.

– Andando.

– Espera un momento y te llevo en coche.

– No confiaría en mí misma -logró decir-. Tú y yo juntos en un coche con toda esa pasión fundida… seríamos un peligro para la seguridad vial, Jake Cameron.

Kirsty siguió andando y se cruzó con Babs, que entraba en ese momento.

– ¿Pasión fundida? -Preguntó la enfermera-. ¿Me estoy perdiendo algo?

– Las dos lo estamos haciendo -le dijo Kirsty, sonriendo cansinamente-. El doctor Cameron y yo acabamos de ingresar a un paciente con un desorden psiquiátrico, pero si fuera tú, me preocuparía por saber quién está tratando a quién -dijo, marchándose de allí sin mirar hacia atrás.

Fue un paseo muy largo, pero lo necesitaba. Al llegar al castillo, entró y se dirigió al cuarto de baño, pensando que todo saldría bien. Kenneth sería una amenaza, pero aquel lugar era como una fortaleza.

Entonces se dirigió a buscar a los demás habitantes del castillo. Angus, Susie y las gemelas estaban dormidos. Se dirigió a la cocina, donde Margie estaba pelando patatas bajo la supervisión de Ben.

– Parece que no tienes a nadie más con quien hablar que nosotros -dijo Margie, dándole la bienvenida-. Espero que no te importe, pero pensé en hacer empanada para cenar.

– ¿Ha hablado Jake contigo?

– El doctor Jake ha hablado con Su Excelencia y él ha hablado con nosotros. Todos pensamos que es una buena idea, ¿verdad, Ben?

– Kenneth supone una preocupación para todos nosotros -dijo él tras asentir con la cabeza-. Angus está muy disgustado. Ni siquiera ha pensado en su calabaza.

– Pero nosotros le hemos tranquilizado -aseguró Margie-. Hemos tenido a todos distraídos tomando fresas para hacer un pastel. Hemos comido tanto que vamos a reventar. Hay un poco en la despensa para ti, muchacha.

Kirsty tomó un trozo de pastel y se lo comió, pensando que aquello era auténtica medicina y que tal vez era lo que Jake necesitaba. Había sido una idea excelente que todos se quedaran allí.

– ¿Cómo habéis podido simplemente mudaros al castillo? -Preguntó Kirsty, confusa.

– ¿No lo harías tú si te lo pidieran? -Respondió Margie, impresionada-. No hay una sola persona en esta zona que no diera su brazo derecho por una invitación así. Mi Ben y Su Excelencia se conocen desde hace mucho tiempo. Han estado comparando calabazas desde siempre y ahora, con la artritis de Ben, ya no salimos tanto. Cuando Jake telefoneó y sugirió que nos quedáramos aquí, pensamos que sería como tener unas vacaciones. Ahora que has llegado, iré a casa a tomar nuestro neceser…

– Riega nuestro huerto -dijo Ben.

– Ayer llovió, así que no hay necesidad -contestó su esposa con serenidad-. Ves, no hay problema.

– Pero… Jake… -dijo Kirsty, a la cual todo aquello le parecía increíble.

– Creo que nuestro Kenneth ha asustado a nuestro doctor -dijo Margie-. Pero tengo que decir que a Jake le vendrá bien estar aquí unos días. Su apartamento del hospital es un lugar deprimente.

– ¿Por qué no busca un lugar más agradable donde vivir?

– Porque es práctico, querida -contestó Margie-. Cuando llegó al pueblo, se compró una casa encantadora a poca distancia del hospital pero claro, él es el único médico y, si le llamaban en medio de la noche, no había nadie que se ocupara de las niñas.

– ¿Y qué es lo que hace ahora?

– Su apartamento es parte del hospital. Cuando le llaman de madrugada, las enfermeras se ocupan de las gemelas. Pero vivir en el hospital hace que las niñas tengan que estar calladas. No pueden gritar al bajar las escaleras como hacen aquí. Les vendrá muy bien salir de allí. Aunque lo que Jake realmente necesita es una esposa. Pero no esperamos milagros.

– Yo tampoco los esperaría -dijo Kirsty-. Le gusta estar solo.

– Él piensa que eres muy atractiva -dejó caer Ben.

– Todos pensamos que Kirsty es muy guapa -dijo Margie, mirando con severidad a su marido-. No seas casamentero, Ben. Sabes que sólo trae problemas.

Para sorpresa de Kirsty, los días que siguieron fueron muy tranquilos.

Jake y su familia se mudaron al castillo pero, aparte de en las comidas, apenas vio al doctor. Lo evitaba todo lo que podía y quizá él también estaba haciéndolo.

Kenneth no estaba causando problemas.

Jake explicó que lo había enviado en ambulancia hasta Melbourne para que le hicieran una evaluación psiquiátrica. Las autoridades telefonearon diciendo que parecía estar en su sano juicio y que no veían ninguna razón por la que tenerle allí ingresado. Le dieron el alta y en el castillo todos esperaron que regresara echando chispas, pero no fue así.

– Puedes marcharte a tu casa -le dijo Susie a Jake mientras cenaban la tercera noche de su estancia, pero lo dijo a regañadientes.

Jake sonrió al notar que no lo decía de buena gana. Kirsty pensó que debía de estar dándose cuenta de lo agradable que era estar allí todos juntos.

– Si a Angus le parece bien, prolongaremos nuestra estancia unos días más. Todavía tengo ciertos reparos acerca de Kenneth.

– Y tus niñas se lo pasarán en grande -dijo Angus, satisfecho-. En este lugar ahora se escucha lo que debe escucharse; ruido y vida.

– Si estás seguro de que no molestamos…

– Apenas te veo, Jake -dijo Angus claramente-. Veo a los demás, pero tú nunca estás aquí.

– Estoy trabajando.

– Entonces deja que nuestra Kirsty lo comparta. Está deseándolo.

– Kirsty está ayudando.

– No lo suficiente -replicó Angus-. Deja que te ayude con las consultas.

– Hoy ha puesto vacunas.

Así había sido. Había visitado el colegio de primaria y había administrado setenta vacunas. Le había ahorrado a Jake algunas horas para que así pudiera llegar al castillo antes y estar con sus hijas. Pero en realidad podría ayudarle en la clínica; el único problema era que estaría a su lado.

– Tengo que marcharme -dijo repentinamente Jake-. Tengo que pasar consulta esta tarde. ¿Dejaréis que Margie os acueste? -Preguntó a sus gemelas.

– Susie me va a leer un cuento esta noche -le dijo Alice-. Y Kirsty se lo va a leer a Penelope. Y mañana lo haremos al revés.

– Yo puedo leerles un cuento a ambas si necesitas que Kirsty te ayude -se atrevió a decir Susie.

– Estoy bien solo -contestó él, marchándose de la sala.

Los días transcurrieron. Cuando Jake había dicho que estaba bien solo, lo había dicho de verdad. Junto con Kirsty, había operado a Dorothy Miller, a Mark Glaston y a Scotty Anderson, pero habían sido pequeñas operaciones y, cuando ella había ofrecido ayudar más, él no lo había aceptado.

– Tu mayor preocupación debe ser que Angus y Susie sigan saludables -le había dicho él.

Pero se le escapaba el detalle de que Angus y Susie se cuidaban el uno al otro.

No sabía qué le ocurría. Debía estar contenta; Susie y Angus mejoraban cada día y no sabían nada de Kenneth. La única razón por la que el castillo estaba lleno de gente aún en aquel momento, era porque todos estaban de acuerdo en que era beneficioso para su hermana y el conde, que habían comenzado a hacer «carreras» entre ellos por el huerto.

Todo era perfecto, pero lo único que podía hacer era pensar dónde estaría Jake, que no estaba en la casa en aquel momento. Se estaba volviendo loca.

– Creo que voy a salir a ver a Mavis -decidió.

– Jake va a verla la mayoría de las tardes -le dijo Ben.

– Si no se me necesita, no entraré -dijo ella de manera profesional, sin entrar en el juego.

– Entra de todas maneras, chica, y examina a Mavis -dijo Margie firmemente-. Y, Ben, no te metas en lo que no te llaman.

– ¿Os ocuparéis de Susie y de Angus? -Preguntó Kirsty, tratando de ignorar a ambos.

– La tortuga contra la tortuga -dijo Margie, refiriéndose a las «carreras» que hacían los dos enfermos-. ¡Qué emocionante! Desde luego que les vigilaremos. Márchate, querida, a ver si tú puedes moverte un poco más deprisa que esta extraña pareja. Tendré la cena preparada en una hora, pero si no regresas a tiempo, no hay problema. Voy a hacer muchos perritos calientes.

Al sentarse en el coche, Kirsty pensó que era un alivio salir del castillo. Necesitaba tiempo. Necesitaba… no sabía lo que necesitaba.

Al salir a la carretera, observó el mar y a los delfines saltando sobre las olas. Era un espectáculo maravilloso.

Cuando llegó a la granja de Mavis, se dio cuenta de que Ben había tenido razón; el coche de Jake estaba allí aparcado. Mientras se acercaba al porche, Jake salió de la casa.

– Hola -dijo ella.

– ¿Qué haces aquí?

– Pensaba que me habías dicho que me mantuviera en contacto con Mavis.

– Y lo hice. Pero pensaba que estabas en el castillo.

– Bueno, pues no lo estoy -dijo ella, enfadada-. ¿Cómo está nuestra paciente?

– Sentada en la cama con sus dos nietos y un equipo de pintura -dijo Jake, permitiéndose sonreír-. Hay pintura por todas partes. ¿Quieres verlo?

– Sí -dijo, sonriendo a su vez. Pero al recordar con quién estaba hablando, dejó de sonreír-. Pero no te entretendré. Obviamente estás ocupado.

– No estoy tan ocupado como para perderme tu reacción ante lo que has conseguido -dijo, apartándose y dejándola pasar-. Lo has hecho estupendamente, doctora McMahon.

Kirsty se ruborizó. Pensó que tenía que regresar a Estados Unidos. Estaba perdiendo el juicio.

Entonces entró en la casa y, al llegar a la habitación de Mavis, se quedó impresionada. La habitación estaba repleta de familiares. Mavis estaba recostada en unas almohadas, con sus nietos a ambos lados, y tenía una bandeja sobre las rodillas donde pintaba. Había tanta pintura sobre la colcha como en los lienzos, pero parecía que a nadie le importaba. Al ver a Kirsty llegar, todos la miraron y sonrieron.

– ¿Así que no me necesitas para que ajuste nada? -Dijo Kirsty dulcemente.

– Oh, no, querida. Estoy muy bien -dijo Mavis, sonriendo.

Kirsty sabía que la metástasis en los huesos haría que el dolor tuviese que ser tratado cada día, pero por lo menos la anciana estaba disfrutando de la vida.

– Me enseñarás antes de irte -dijo Jake suavemente.

– Claro -dijo Kirsty, que sabía que él estaba pensando lo mismo que ella-. Te enseñaré lo último en manejo del dolor para este tipo de enfermedad -entonces se acercó a Mavis-. ¿Puedo interrumpir la pintura para reconocerte rápidamente? ¿Tienes algún punto dolorido?

– Me duele un poco la cadera -admitió Mavis-. Pero está mucho mejor que la semana pasada y no me gusta quejarme.

– Doctor Cameron, ¿por qué no se lleva a estos dos aspirantes a pintor a dar un paseo? -Dijo Kirsty a la desesperada-. Así su abuela y yo podremos tener una conversación sobre caderas doloridas.

Una vez que Jake se hubo marchado, se relajó. No sólo ayudó a la señora Mavis con el dolor de su cadera, sino que estuvo hablando con ella, asegurándole que mantendrían controlado el dolor.

– Quizá tengamos que cambiar la combinación de analgésicos una y otra vez -le dijo-. Pero podemos hacerlo. Incluso cuando me vaya, dejaré instrucciones de cómo actuar. Y siempre estaré al otro lado del teléfono.

– Ojala que te pudieras quedar -dijo Mavis con nostalgia.

Cuando salió de la casa, el sol ya no calentaba tanto. Se encontró a Jake sentado en la galería con un granjero de más o menos sesenta o setenta años.

– Ésta será la otra doctora -dijo el hombre, satisfecho-. Dos por el precio de uno. Bárbara dijo que el médico vendría esta noche y he estado vigilando la carretera para ver cuándo venía. Y ahora os tengo a los dos.

– Herbert vive justo allí arriba -dijo Jake con sequedad, casi disculpándose con la mirada-. Herbert, ésta es la doctora McMahon. A Herbert no le gustan las clínicas porque no le gusta esperar.

– Mi parienta me hace bañarme antes de ir a la clínica. Un hombre podría perder un día entero en una visita así -dijo Herbert, indignado-. Tengo la pierna un poco mal y mi parienta ha dicho que me iba a llevar mañana, quisiera o no. Pero ahora que os he encontrado… si me pudiera arreglar la pierna.

Se remangó el pantalón y enseñó un ensangrentado hematoma, con un profundo corte en el centro. Era obvio que se había herido hacía algunos días y que lo había ignorado.

– ¿Qué ocurrió? -Preguntó Jake.

Tenían público. Bárbara estaba allí de pie, observando, con un niño en cada mano.

– Una maldita vaquilla me dio un golpe el pasado lunes -dijo Herbert agriamente-. La parienta lo vio anoche y me dijo que se me caería la pierna si no te lo enseñaba. Así que aquí estoy.

– Supongo que no hay ninguna posibilidad de que vengas al hospital -dijo Jake, que parecía divertido en vez de enfadado. No se sorprendió cuando Herbert negó con la cabeza.

– Antes se me tendría que poner la pierna negra.

– La pierna se te pondrá negra si no la cuidas más -dijo Jake sin rodeos. Entonces miró a Bárbara-. ¿Está bien si la doctora McMahon y yo practicamos una pequeña cirugía en tu galería?

– Es la galería de mamá -dijo Bárbara, sonriendo y señalando hacia la ventana de su madre.

Mavis estaba observando todo.

– Mientras no os importe tener público, adelante.

Kirsty pensó que aquello era muy extraño.

Jake acomodó al granjero sobre unos cojines, puso papel de periódico bajo su pierna y comenzó a limpiar y a examinar la herida, que necesitaba puntos. Herbert estuvo todo el rato hablando con Bárbara sobre el mercado de ganado.

Kirsty se percató de que en aquella comunidad todos se tenían mucho afecto entre sí. Jake tenía razón; era el lugar adecuado para criar niños. Se planteó si Susie decidiría quedarse allí tras dar a luz. En realidad, no tenía a nadie por quien volver a Estados Unidos; sólo se tenían la una a la otra. Y allí su hermana tenía tanto… Angus, los Boyce, Jake, las gemelas, el huerto…

Observó cómo Jake tapaba la pierna del granjero y decidió que tenía que regresar al castillo en ese momento. Pero antes le administró al hombre una dosis de antibiótico en vena.

– Mañana por la mañana tengo que practicarte una pequeña cirugía para comprobar cómo está la herida -le dijo Jake a Herbert.

– ¡Ah! Sabes que no tengo tiempo para acudir al hospital.

– Telefonearé a Maudie y le pediré que tire la cerveza que fabricas si no estás allí -replicó Jake.

Entonces Bárbara y Herbert comenzaron a bromear y a lanzar indirectas sobre una posible relación entre ambos doctores, algo que a Kirsty no le hizo gracia.

En ese momento sonó el teléfono móvil de Jake. Cuando colgó, todos lo estaban mirando.

– Es una tragedia -dijo él, compungido.

– ¿Una tragedia? -Preguntó Kirsty, cautelosa.

– Angus y Susie se encuentran mejor.

– Hum… ¿y eso es una tragedia? -Preguntó ella, intrigada.

– La señora Boyce preparó perritos calientes para cenar -dijo Jake tristemente-. Todos han estado haciendo ejercicio y tenían mucha hambre… y nosotros llegamos tarde. No ha podido lograr que nos esperaran y siento tener que decirte, Kirsty, que se han comido todo. Lo que nos deja sin cena. Margie dice que tenemos que comprar pescado y patatas fritas de vuelta a casa.

– Comed algo aquí -dijo Bárbara-. Yo puedo poner…

– Margie nos puede dar huevos con tostadas -dijo Jake, suspirando como un mártir-. Pero la doctora McMahon y yo somos unos héroes médicos. Sabemos cómo sobrevivir, y pescado con patatas fritas será un lujo.

– Coméroslo en la playa -dijo Herbert-. Como yo y mi parienta. Llevamos una botella de vino a la playa todos los viernes por la noche y nueve de cada diez veces terminamos haciendo jugueteos con las manos -al darse cuenta de lo que estaba diciendo, resopló, avergonzado-. Quiero decir… cuando éramos jóvenes terminaba así. En los viejos tiempos…

– Eso parece ser justo lo que ambos necesitáis -dijo Mavis desde la ventana-. Si tuviera cuarenta años menos, iría con vosotros.

– Compraremos pescado y patatas fritas y lo llevaremos a casa -dijo Kirsty, que no quería meterse en terreno peligroso.

– Puedo adivinar lo que pasaría si hicierais eso, y creo que tú también puedes -dijo Bárbara-. Aunque ya hayan cenado, al veros aparecer con esa comida tan rica, todos tendrán hambre de nuevo y os lo quitarán de las manos. Llévala a la playa, doctor Jake.

– Sí, doctor Jake -dijo Herbert-. Llévala a la playa.

– No necesito pescado y patatas fritas -dijo Kirsty.

Pero todos dijeron que aquello era lo que tenían que hacer. Todos excepto Jake, que no dijo nada mientras los demás planeaban por ellos.

– ¿Tienes hambre? -Preguntó Jake cuando por fin se hizo silencio.

Kirsty tuvo que admitir que sí tenía.

– Entonces vamos -dijo él, resignado-. Pescado y patatas fritas en la playa. Cumpliendo órdenes.

Capítulo 7

Kirsty encontró una mesa cerca de las tiendas, al lado del mar, y esperó a que Jake comprara la cena. Cuando salió de la tienda y se acercó a la mesa, sonrió al poner la bolsa sobre la mesa.

– Deberíamos llevar esto a casa -logró decir ella.

– Bárbara tiene razón. Los carroñeros se lo comerían en cuestión de minutos, y yo me muero de hambre.

– Ésta es mi mitad -dijo ella, separando su comida.

– Oye -dijo Jake, asustado-. Creía que las mujeres fingían no comer.

– Yo no. He estado viendo cómo Susie se ponía enferma ante cualquier cosa frita durante meses, así que hemos estado comiendo poca cosa. Esto es maravilloso.

– Encantado de hacerte un favor.

Kirsty se percató de que él estaba constantemente mirándola.

– ¿Qué? -Dijo por fin-. Parece que nunca hubieras visto a nadie comer una patata.

– Nunca había visto a alguien como tú.

– Entonces mira a Susie. Es idéntica a mí.

– No es idéntica a ti.

– ¿Por qué está embarazada y con secuelas físicas? Se recuperará y será una persona más fuerte de lo que yo nunca pueda llegar a ser.

– ¿Lo dices por qué la vida le ha dado muchos golpes? -Preguntó él, curioso-. ¿No crees que tú seas igual de fuerte?

– Yo no soy fuerte.

– Cuando telefoneé para comprobar tus antecedentes, me dieron un informe magnífico. Simpática, generosa, ambiciosa y preparada para ser una de las directoras más jóvenes del hospicio en el que trabajabas en Estados Unidos. «Fuerte» era una de las palabras que más emplearon para referirse a ti. Pero te marchaste. No te has acercado por allí durante los últimos tres meses y le han tenido que dar las consultas a otra persona.

– Hay muchos trabajos -dijo ella-. No es muy importante.

– La mujer con la que hablé me dijo que sí era muy importante. En el feroz mundo de la medicina, que te marcharas porque te preocupabas mucho por tu hermana, es sinónimo de suicidio profesional.

– Eso no tiene sentido -dijo Kirsty, enfadada-. Oh, bueno, quizá sea verdad en un sentido… para llegar a donde yo iba encaminada tienes que ser ciego ante todo lo demás que no sea tu profesión. Yo lo estuve durante un tiempo, pero la familia es lo primero.

– Mi ex mujer todavía está ciega -dijo él incoherentemente.

– Entonces bien por ella -dijo Kirsty, aún más enfadada.

Se levantó y se acercó a tirar los envoltorios de su cena en la papelera más cercana.

– Me voy a dar un paseo por la playa. Tú vete a casa.

– ¿Me estás echando?

– Sí -contestó ella-. Si nos ven dando un paseo por la playa, creo que no necesitaremos un certificado de boda. En este pueblo será como si nos fuéramos a casar.

– Estás comenzando a ver a lo que yo me tengo que enfrentar.

– Quizá -concedió ella-. Pero no has sido educado.

– Me he olvidado de cómo ser educado.

– Seguro -dijo Kirsty, que cuando llegó a la arena se quitó las sandalias.

Entonces vio que él estaba haciendo lo mismo.

– Se supone que tú te tienes que ir a casa.

– Las niñas se comieron mi perrito. Todos se comieron nuestros perritos. No le cuento cuentos a los «come perritos».

– Lo que quieres decir es que ni siquiera se percatarán de que no estás allí -dijo ella, relajándose-. Hay gente que hace cola para leerles un cuento. Has hecho tan feliz a tantas personas al prestarnos tu familia.

– Pobre Kenneth -dijo él con suavidad-. No sabe a lo que ha dado pie.

– Supongo que fue Kenneth el que nos empujó a estar juntos -dijo Kirsty-. Pero vas a tener que olvidarte pronto de él y dejar que todos os marchéis a casa.

– ¿Quién quiere regresar a su casa? -Dijo él enigmáticamente-. Yo me voy a dar un paseo por la playa. ¿Tú qué vas a hacer?

– ¿Paseamos por partes distintas de la playa?

– Desde luego. ¿Quieres que vaya a por Boris para que venga de acompañante?

– Deberías.

– Si voy a buscarlo, todos vendrán también a hacernos compañía.

– Lo que haría de esto un asunto muy importante -dijo ella suavemente-. Y no queremos eso, ¿verdad, doctor Cameron?

Al final dieron un paseo muy largo. Kirsty pensó que la última semana había sido un regalo para ella, ya que había descansado mentalmente. A su hermana sólo le quedaban tres semanas para dar a luz y el bebé podría nacer en condiciones de seguridad.

También había practicado de nuevo la medicina y se había divertido haciéndolo.

Pero lo más importante de todo era que por primera vez en mucho tiempo se había sentido parte de una familia, y la mayor parte de aquello se lo debía al hombre que tenía a su lado, que sin duda alteraba sus hormonas. Pero claro, no ayudaba que fuese tan guapo, tan generoso, tan…

– ¿Qué piensas? -Preguntó Jake.

– Estaba pensando que todo esto ha sido divertido.

– ¿Divertido?

– Vacunar a los niños en el colegio. Ver cómo Angus y Susie hacían carreras. Juguetear en el castillo con Boris y las gemelas.

– Ellos también se han divertido -Jake hizo una pausa-. Será mejor que regresemos.

Se dieron la vuelta, pero parecía que él lo hacía de tan mala gana como ella.

– ¿Así que nunca más vas a volver a tener ninguna relación? -Preguntó ella.

Pero él no contestó.

– Lo siento -dijo Kirsty por fin-. No he oído tu respuesta.

– Estaba tratando de no oír tu pregunta.

– Puedo preguntar -dijo ella, un poco indignada-. Después de todo, recuerda a mi maridito y a las seis criaturas que me esperan en casa.

– Me había olvidado de ellos -dijo Jake, comenzando a sonreír-. Quizá porque no llevas fotos suyas en un relicario alrededor del cuello.

– Son demasiados. Me dañaría el cuello.

– Pero si lo hicieras, la gente del pueblo dejaría de hablar de nosotros -le dijo Jake.

– Eso realmente te afecta.

– Lo hace -concedió él-. Parece que me relacionan con todas las mujeres en este lugar. Es cansino.

– Me imagino que lo es. Todas esas mujeres…

– Es sólo que… mira, yo vine aquí por eso mismo, porque todos se preocupan por todos. Esto son sólo inconvenientes, así que no debería quejarme.

– ¿Por qué te importa lo que digan? -Preguntó ella con cautela-. ¿Tan importante es? Si alguien te ve besándote con alguien y va diciendo por ahí que tienes una acalorada aventura amorosa… ¿es eso una tragedia?

– Es por mis niñas.

– A ellas apenas les va a afectar. Sólo tienen cuatro años. Es muy poco probable que las corrompan.

– Pero si la mujer se lleva una idea equivocada…

– Tienes miedo de que, si tocas a una mujer, te vaya a llevar a una situación matrimonial inmediata. Eso parece un poco… presuntuoso.

– Lo es -dijo él, esbozando una compungida sonrisa-. Parece que soy un engreído.

– Desde luego.

– Así que, si te besara, tú no pensarías que lleva a ninguna parte.

– Supongo que no podría ser -concedió ella-. Teniendo en cuenta a mi maridito.

En ese momento divisaron un aparcamiento para coches al que solía acudir mucha gente del pueblo. Kirsty divisó por lo menos diez coches.

– ¿Sabes una cosa? -Dijo-. Si me besaras ahora, podrías utilizarlo como una coraza que te serviría durante algunos años.

– ¿En qué te basas para decir eso?

– Por la mañana todos hablarían de ello. El doctor tiene un apasionado romance con la doctora. Entonces nada. La doctora regresa a Nueva York, dejando desolado al doctor. Te podrías esconder tras tu corazón roto durante mucho tiempo.

– ¡Pero… gracias!

– Es sólo una idea -dijo ella, sonriendo-. Sólo me estoy ofreciendo para conseguir algo bueno. Si necesitas una coraza, ¿qué mejor que un corazón roto? O… -hizo una pausa-. Yo le podría decir a todo el mundo que tú sabías lo de mi maridito y los seis niños. Eso funcionaría. Incluso quizá funcionara mejor.

– ¿Cómo iba a funcionar mejor? -Preguntó Jake, mirándola como si fuera una extraterrestre.

– Las madres advertirían a sus hijas sobre ti. «No te acerques a él, querida. Es un destroza hogares».

– Lo tienes todo pensado.

– Sólo estoy tratando de ayudar.

– ¿Por qué?

– Porque estás amargado -contestó ella-. Y yo soy una especialista en paliar el dolor.

– ¿Qué te hace pensar que yo siento dolor?

– Creo que estás muy solo. Creo que, el que tú esposa te abandonase, te ha dejado desconcertado y herido. Asustado. Quieres mantener a tus gemelas y a ti a salvo de que os hagan daño de nuevo, y estás utilizando el cotilleo del pueblo como una excusa para que no se te acerque nadie.

– Eso no tiene sentido.

– ¿Ah no? -Kirsty lo miró a la cara-. ¿Seguro que no tiene sentido, Jake? Casi no nos habíamos conocido cuando tú me dijiste que me retirara y sabes que hay una atracción mutua. Apartando a mis hijos imaginarios, ¿hay alguna razón sensata por la que no me estés besando ahora mismo, cuando sabes que ambos lo estamos deseando?

– Yo…

Kirsty se alejó un poco de él, pensando que finalmente había enloquecido por completo.

– ¿Kirsty? -Dijo Jake tras ella.

Kirsty se detuvo, esperanzada.

– ¿Sí?

– O te beso o te ahogo -dijo él, que parecía mucho más desesperado que apasionado-. Así que date la vuelta y deja que te bese.

La besó.

Estaba loco. Aquello era una locura. Tendría que haberse marchado de allí, pero ella era demasiado… Kirsty.

Había entrado en su vida y había encendido algo que llevaba mucho tiempo sin ser encendido, si es que alguna vez lo había estado.

Kirsty era diferente a cualquier otra mujer; su calidez, sus curvas, toda ella se derretía en su cuerpo… se compenetraban de tal manera que era impresionante… y maravilloso.

Ella le acarició la cara, haciendo más profundo aquel beso; era tan erótico que sintió cómo empezaban a encogérsele los dedos de los pies.

Había besado a otros hombres, desde luego. Pero nadie había provocado que tuviera que encoger los dedos de los pies.

Era increíble que Jake estuviera besándola, que ella estuviera abrazándolo y que él no estuviera apartándola, sino que estuviera besándola más profundamente. Parecía que la deseaba tanto como ella a él.

Nunca antes nada le había hecho sentir tan bien. Sus pechos estaban presionando el pecho de él, que la estaba abrazando por la cintura, acercándola aún más hacia su cuerpo.

Pero aquello no podía perdurar. Kirsty pensó que simplemente estaban actuando delante del público, pero ella no lo iba a detener. Hacerlo sería una tontería… y ella no se sentía tonta. Se sentía ligera, caliente, maravillosa y… amada.

Lo abrazó aún más estrechamente, para besarlo más apasionadamente. Pero él la tomó de las manos y la alejó de él… sólo un poco.

– ¿Crees que ya les hemos dado suficiente? -Dijo él, cuyos ojos reflejaban alegría.

– No -dijo ella-. No estarán satisfechos hasta que no me arranques la ropa y me hagas el amor. Aquí mismo.

– ¿Quieres hacer eso? -Preguntó, soltándole las manos.

– Quizá que me conozcan como la fulana de Dolphin Bay no sea lo que tenía en mente -logró decir ella, muy decepcionada de que la hubiera soltado-. Aunque tengo que decir que lograría maravillas en tu reputación. ¿Fornicación en público? Ninguna madre dejaría que su hija se acercara a ti, ni siquiera para que las vacunaras contra la gripe.

– Entonces quizá sea mejor que no lo hagamos.

– Sí, quizá sea mejor.

Él la tomó de la mano y anduvieron como una pareja delante del acantilado sobre el que estaba el aparcamiento. Aunque era un gesto muy simple, a Kirsty le conmovió muchísimo.

– ¿Crees que lo que acabamos de hacer me mantendrá a salvo de los casamenteros? -Murmuró Jake, agarrándola con fuerza de la mano, así como con calidez.

– Durante las próximas semanas nos emparejarán -susurró Kirsty-. Todos saben que hemos estado durmiendo en el mismo castillo. Entonces, cuando me marche, tú puedes fingir tener roto el corazón de nuevo, justo como estuviste cuando se marchó tu mujer. Superar lo de tu mujer te ha dado años de armonía. El pueblo acababa de comenzar a intentar emparejarte con alguien… y sufres otra pérdida amorosa.

– Tú eres mi amor perdido -dijo él, que parecía asustado.

– ¿No te parece que interpreto muy bien ese papel?

– Hum… claro.

– Entonces ahí tienes -dijo Kirsty a punto de llorar…

En aquel momento sonó el teléfono móvil de Jake y ella lo bendijo. Necesitaba espacio. Se apartó un poco, sentándose en la arena.

Se preguntó si podría soportar vivir allí y ser observada constantemente. Quizá no. A no ser…

– El pescado y las patatas fritas estaban muy buenos -dijo cuando Jake se acercó, tratando de ser educada y quitándole importancia a lo ocurrido-. Ha sido un paseo muy agradable, así como el beso. Muchas gracias, doctor.

– Ya está. ¿La consulta ha terminado?

– Suponía que tendrías que ir a algún sitio, a ver a alguien.

– Emily Cannon tiene una urgencia.

– Ahí lo tienes. Te veré en casa -dijo, pensando que en realidad no sería así, ya que él y las gemelas dormían en una suite muy alejada de su habitación-. A no ser que necesites ayuda.

– No te necesito.

– Entonces buenas noches, doctor Cameron.

– Buenas noches, doctora McMahon.

Capítulo 8

Fue una noche muy larga. Kirsty estuvo despierta, tumbada en la cama, preguntándose qué demonios había hecho. Había abandonado su dignidad y se había comportado como una imbécil.

– Me he divertido -dijo para sí misma-. Y él también se ha divertido. Éramos dos personas maduras actuando para el cotilleo local.

Pero tenía que admitir que tal vez hubiese sido así para Jake, pero para ella había sido mucho más. No se podía dormir. Se levantó y se acercó a la habitación de Susie, donde se encontró a su hermana despierta y mirando al techo.

– ¿Qué te ocurre? -Preguntó Kirsty.

Susie se dio la vuelta y sonrió.

– No ocurre nada. Ése es el problema.

– ¿Huh?

– Me ha despertado Rory Júnior practicando fútbol -dijo Susie-. Y entonces me he tenido que levantar para hacer pis por cuarta vez esta noche. Y ahora… estaba aquí tumbada, pensando que parece que de nuevo la vida es esperanzadora. Sólo un poco. Pero estos últimos días… han sido como un rayo de esperanza.

– Eso es estupendo -dijo Kirsty afectuosamente-. La depresión es una enfermedad horrorosa. He estado tan asustada por ti -tomó la mano de su hermana, apretándola-. Creo que todavía lo estoy.

– Crees que las nubes volverán a formarse -susurró Susie-. Yo también tengo miedo de que lo hagan. Es estupendo que esté teniendo esta… esta breve felicidad, pero entonces recuerdo que Rory no está aquí para compartirla conmigo. No verá a su hijo. Y entonces pienso que no tengo ningún derecho para seguir adelante.

Kirsty había dejado la puerta abierta y vieron una sombra en el rellano.

– Jake -dijo Susie, sonriendo.

Jake se detuvo en la puerta, con Boris a su lado.

– Susie -dijo Jake con calidez y afecto-. ¿Ocurre algo? -Al ver a Kirsty le cambió la voz-. Lo siento. Ya tienes a tu médico personal atendiéndote. Yo me iba a la cama. Vamos, Boris.

– Entra y haznos compañía -dijo Susie.

Jake entró e ignoró a Kirsty.

– ¿Realmente estás bien?

– Sí, de verdad -contestó Susie-. Angus y yo hemos organizado para mañana una visita al fisioterapeuta que me recomendaste.

Kirsty reconoció que aquello era un gran paso adelante. Jake había convencido a ambos de que fueran a ver al médico, diciéndole a Susie que Angus lo necesitaba y viceversa.

Aunque Jake había provocado que Kirsty tuviera un lío tremendo en su cabeza, ella le perdonaba todo gracias a cuánto había ayudado a su hermana. Pero tenía que continuar. Quizá después del parto las hormonas hicieran que tuviera una depresión post parto…

– Susie se siente culpable por comenzar a divertirse un poco -le dijo a Jake-. Rory no está aquí para compartirlo. Se siente muy mal de estar aquí y que él no esté. Tiene miedo de que la depresión vuelva a aparecer.

– Es una sensación terrible -dijo Jake suavemente-. Lo sé porque me ocurrió lo mismo cuando mi hermana murió. Es una de las cosas más difíciles de asumir.

– ¿Tu hermana murió? -Preguntó Susie.

– En un accidente de tráfico cuando tenía dieciséis años -dijo Jake brevemente-. La primera vez que me olvidé… mis amigos me llevaron a ver una película. Era una película muy tonta y todos acabamos borrachos y sin parar de reír. Pero entonces pensé que Elly nunca iba a ver aquella película, se me revolvió la tripa al pensarlo y vomité. Mi cuerpo reaccionó a la angustia de mi mente.

– Seguro que tus amigos no lo entendieron -susurró Susie.

– Les dije que estaba malo del estómago. Quizá me creyeron. Y lo que siguió a aquello fueron meses y meses estando supuestamente malo del estómago. Incluso ahora tengo mis momentos. Pero he aprendido… -Jake dudó si seguir hablando. Miró a Kirsty, como inseguro de abrirse ante ella-. Pero he aprendido que no puedo dejar de ver películas. Ni puedo dejar de ir a la playa, ni de celebrar mi veintiún cumpleaños, ni dejar de casarme o tener hijos simplemente para que no se me revuelva la tripa por qué no ayuda. El dolor y la pérdida te revuelven de tal manera el estómago, que de vez en cuando tienes que sacarlo fuera, llorando, vomitando, golpeando objetos, o cualquier cosa que te ayude… pero tienes que hacerlo. Si no, estás agarrotado.

– Supongo que así es como he estado yo -susurró Susie-. Agarrotada por dentro.

– Sólo estás un poco magullada -dijo Jake, sonriendo-. Estás mejorando mucho al andar. Rory estaría muy orgulloso de ti.

– Lo estaría, ¿verdad? -Dijo Susie. Entonces miró a Jake y a Kirsty y viceversa-. Y esta noche, en la playa…

– Tengo que irme a la cama -dijo Jake, interrumpiéndola-. Acabo de llegar a casa. He tenido que realizar tres visitas a domicilio y son las dos de la madrugada.

– Esta noche en la playa, ¿estabas tratando de olvidarte de algo? -Preguntó Susie-. ¿O ambos estabais siguiendo hacia delante?

– No estoy seguro de lo que quieres decir -dijo Jake, acusando a Kirsty con la mirada de habérselo contado todo a su hermana.

– Déjala en paz -dijo Susie al percatarse de la mirada-. Ella no me ha dicho nada. Pero la cuñada de Margie estaba en el aparcamiento y se han realizado muchas llamadas telefónicas. Margie, antes de irse a la cama, vino a contármelo y a preguntarme si no me parecía estupendo. Es justo que os avise. Simplemente soy la primera en hacer la pregunta.

– Bueno, ya lo has preguntado -dijo Jake-. Ahora me voy a la cama. Buenas noches.

– No me has respondido -se quejó Susie.

– No es asunto tuyo.

– No. Pero soy la gemela de Kirsty -dijo Susie, volviendo a sonreír-. Conozco todas sus preocupaciones. Si no me crees, pregúntale a tus propias gemelas.

– Tengo un par de gemelas en mi vida -dijo Jake, cuya voz reflejaba una leve desesperación-. No puedo soportar otro par más.

– Déjalo, Susie -dijo Kirsty, incluso más desesperada que Jake-. Deja que se vaya a la cama.

– Sólo estoy preguntando -respondió Susie-. ¿Te ha hablado Kirsty sobre sus sombras?

– No…

– Nuestra madre murió cuando teníamos diez años -explicó Susie-. Nuestro padre se suicidó poco después. Desde entonces, Kirsty se ocupa de todo. Me ha cuidado… me ha protegido. Aceptó su trabajo en el hospicio y se ha ocupado de los moribundos. Nuestro padre se suicidó porque no podía seguir adelante. A mí la vida me ha golpeado duramente. Kirsty ha observado todo esto y ha decidido que no quiere que le ocurra lo mismo.

– Basta ya -exigió Kirsty, desesperada.

– Has estado trabajando para que yo me pusiera mejor y ahora yo estoy… por primera vez desde que Rory murió estoy sacando la cabeza de la niebla y percatándome de lo que acontece a mí alrededor. No se me está revolviendo la tripa y me siento… ligera. Y estoy muy interesada en lo que le pasa a mi gemela.

– Eso está bien -dijo Jake, echándose para atrás-. Yo me tengo que marchar.

– Pues claro que sí -dijo Susie-. Kirsty, tú también tienes que marcharte.

– Me voy a quedar un rato contigo.

– No te necesito.

– Sí que me necesitas -espetó Kirsty-. Buenas noches, doctor Cameron.

– Buenas noches, doctora McMahon.

* * *

– ¿Cómo has podido? -Le recriminó Kirsty a su hermana una vez que Jake se hubo ido. Estaba indignada, enfadada e impresionada-. Susie, has asustado muchísimo al doctor. Y a mí.

– Tú no estás muy asustada -dijo Susie pensativamente-. Oh, Kirsty, es guapísimo. Y le has besado.

– Estábamos haciendo el tonto. Tomándole el pelo a los del pueblo.

– ¿De verdad?

– De verdad.

– Así que… -dijo Susie, mirando a su hermana como hacía meses no miraba a nadie- estás diciendo que no estás enamorada de Jake Cameron.

– Estás teniendo alucinaciones. Te voy a tomar la tensión.

– No le pasa nada a mi tensión -murmuró Susie-. Por otra parte, la tuya… oh, Kirsty, ¿qué le vas a decir a Robert?

– Nada.

– Supongo que no tienes por qué hacerlo. Es tan atontado que ni siquiera se dará cuenta de que se han desecho de él.

– ¡Susie!

Kirsty apenas fue capaz de dormir después de todo lo ocurrido. Se despertó temprano y decidió prepararse el desayuno. Pero cuando llegó a la puerta de la cocina, oyó a Jake y se detuvo.

– Tenemos que hacer que engordes de alguna manera -estaba diciendo-. Que me acompañe una bolsa de huesos no le viene bien a mi imagen médica. Si quieres ser un súper perro del médico, tienes que tener el aspecto de un anuncio de vitaminas andante. Toma otra loncha.

Kirsty se apoyó en la pared, escuchando a escondidas.

– Pronto nos tendremos que ir a casa, compañero. Sólo estamos aquí para ofrecer protección, y parece ser que no hay ninguna amenaza. Ha estado bien. Pero fingir que podría seguir siendo así todo el tiempo es de tontos. Las familias felices son una fantasía.

Entonces se oyó un gimoteo y Kirsty pudo imaginarse a Boris restregando sus orejas en Jake.

– ¡Ya va! -Jake parecía exasperado-. No quieres tu beicon, ¿verdad que no? Si ella no estuviese aquí, yo me quedaría más tiempo. Pero está. Y es muy peligroso. Las gemelas, tú y yo… formamos una unión, y no voy a dejar que nada la amenace. Ni nadie.

Entonces Kirsty, en vez de entrar en la cocina, subió a ver cómo estaba Angus. Tenía ganas de llorar, pero se forzó a no hacerlo. Cuando llegó a la habitación de Angus, llamó a la puerta. Pero no obtuvo respuesta.

Entonces, suponiendo que estaba dormido, abrió la puerta un poco. Consternada, vio que Angus no estaba en la cama, sino tumbado al lado de la ventana, con la botella de oxígeno a su lado y el tubo que le conectaba a ella arrancado de su nariz debido a la caída.

– ¡Jake! -Gritó.

Angus había dejado de respirar. No podía encontrarle el pulso. Tenía el cuello caliente, pero no podía encontrarle… no podía…

Entonces se dijo a sí misma que era una estúpida y que comprobara las vías respiratorias. Le metió los dedos en la boca, buscando algo que le obstruyera, pero no encontró nada.

Tenía que hacer que volviera a respirar. ¡El oxígeno!

– ¡Jake! -Volvió a gritar, pensando que Angus debía de estar muerto si aquel grito no le despertaba.

Le abrió el pijama y le tumbó de espaldas. Se preguntó cuánto tiempo llevaría en el suelo.

– ¿Qué demo…?

– Debe de ser un paro cardiaco. ¿Tienes un…?

– Voy a por ello -dijo Jake, marchándose a toda prisa.

Kirsty comenzó a hacerle el boca a boca.

Entonces llegó Susie, que se quedó en la puerta, apoyada en sus muletas. Detrás de ella estaban Margie y las gemelas. Sus caras reflejaban lo consternadas que estaban.

– Llevaros a las pequeñas -logró decir Kirsty.

Jake regresó y dejó su equipo en el suelo. Tenía un desfibrilador portátil y colocó las paletas sobre el pecho de Angus. Entonces comprobó el monitor.

– Hay pulso -le dijo a Kirsty-. Todavía hay pulso.

– Pero…

– Es muy débil. Sigue haciéndole el boca a boca, Kirsty -dijo Jake, sacando una máscara de oxígeno de su equipo y poniéndosela al conde, llenando sus pulmones de oxígeno puro.

Tras esperar un rato, oyeron un pequeño jadeo. Luego otro. Y otro, tras lo cual Angus comenzó a toser. ¡Habían logrado que volviera a respirar!

El conde abrió los ojos.

– Sue… Susie -murmuró Angus.

– Aquí estoy, Angus.

El anciano se quedó mirándola, desconcertado, tratando de hablar.

– Tranquilo -murmuró Jake.

Entonces le quitó la máscara a Angus para que éste pudiera decir lo que tan desesperadamente quería.

– Mantente a salvo -murmuró por fin Angus-. Susie… Rory…

– Estoy bien -dijo Susie con tacto, acariciándose la tripa-. El bebé de Rory está a salvo. Estamos preocupados por ti.

– Spike -susurró-. Morirá…

Kirsty sonrió ante aquello. Si Angus estaba preocupado por su calabaza, seguro que había esperanza. Seguro que había un mañana para aquel anciano tan amable a quien su hermana y ella estaban empezando a querer.

– Susie se ocupará de tus calabazas -dijo Jake, emocionado-. No permitirá que mueran. Pero mientras tanto, Susie ha venido desde muy lejos para tener a su hijo y que tú puedas ejercer de tío abuelo. Así que será mejor que hagas un esfuerzo por ella. Vas a ir al hospital.

– No -dijo Angus en alto, indignado.

– Oh, sí que lo vas a hacer, viejo loco -dijo Jake, aún más emocionado-. Vas a venir para un examen completo. Es una orden. ¿No quieres estar al lado de Susie para ayudarla cuando tenga a su bebé?

– Yo… sí.

– Entonces vas a venir al hospital.

– Spike -susurró Angus, cerrando los ojos.

– Te prometo que voy a cuidar de tu calabaza -dijo Susie-. Lo haremos Ben y yo.

– Vamos -dijo Jake, tomando al anciano en brazos-. Kirsty, ¿vienes conmigo?

– Puedo andar -dijo Angus débilmente.

– Sí, y yo puedo volar -contestó Jake-. Pero no lo hagamos, a no ser que tengamos la necesidad.

Capítulo 9

Dos horas después, Kirsty conducía de vuelta al castillo en un coche del hospital pensando que tal vez, sólo tal vez, las cosas pudieran ir bien.

El electrocardiograma mostró un daño mínimo, así como hicieron las enzimas cardiacas. Nada que no se pudiera reparar. Angus estaba dormido, con una respiración profunda, casi normal.

– Irá a Sidney a que le sometan a un examen cardiaco -había gruñido Jake-. No había conseguido ingresar al viejo loco en el hospital antes de esto, pero me voy a mover tan rápido que no se va a enterar de lo que ocurre -había dudado si seguir hablando-. ¿Kirsty?

– ¿Te gustaría que yo fuera con él?

– Si pudieras… yo me ocuparía de Susie por ti.

– Desde luego que lo harías -había dicho ella en voz baja, habiendo apartado la mirada.

Kirsty pensó que tal vez alejarse un par de días de aquel lugar, del cual se había enamorado, le vendría bien. El plan era que ella acompañara aquella misma tarde a Angus en ambulancia a Sidney, como su médico personal… y como su familia.

– Spike se está muriendo -dijo Susie apenas su gemela hubo llegado al castillo-. Kirsty, Spike se está muriendo. Angus debió de haber estado tratando de decírnoslo…

Susie se estaba balanceando muy peligrosamente sobre las muletas, y Kirsty se acercó a sujetarla para evitar que se cayera al suelo.

– Jake ha telefoneado -dijo Susie-. Ha dicho que Angus se pondrá bien y que tú vas a viajar con él a Sidney. Entonces salí fuera para ver… Kirsty, Spike…

– Susie, tranquilízate.

– Estoy tranquila, pero…

– No estás tranquila. Sé razonable. ¿Dónde está todo el mundo?

– Ben ha ido a su casa para regar su propio huerto. Margie dice que es el primer lugar al que va cuando está disgustado. Entonces, cuando Jake telefoneó, diciendo que quería que fueras a Sidney, Margie dijo que iba a hacer la comprar ahora, ya que no quiere que yo esté sola durante mucho tiempo, y después de que te vayas lo estaré. Así que, junto con las gemelas, se ha ido al pueblo. Pero cuando se marcharon… -comenzó a sollozar.

– Oye, no llores -dijo Kirsty, tratando de calmar a su gemela-. Está bien.

– No lo está -sollozó Susie-. Sé por qué Angus debe de haber sufrido el infarto. Debió haberlo visto. Cuando se marcharon, fui a comprobar el huerto. Alguien ha arrancado a Spike. Han arrancado las raíces. Lo he vuelto a plantar, pero tardarán días en restablecerse.

– Alguien lo ha arrancado de la tierra -susurró Susie-. Supongo que hemos tenido suerte de que no se haya roto toda la plata. Pero ahora mismo, Spike no puede recibir agua y morirá.

– ¿No maduraría de todas maneras? -Preguntó Kirsty sin convicción.

– Es demasiado pronto. Crecerá más antes de madurar. Seguro que Angus miró por la ventana, se apresuró a ayudar y entonces sufrió el ataque. ¿Quién puede haber hecho algo así?

Kirsty fue a decir algo, pero pensó que era una tontería.

– No puedo soportarlo -se quejó Susie-. ¿Cómo se lo vamos a decir a Angus?

– Cállate, Suze -exigió Kirsty, que estaba examinado el tallo-. Suze, si cortas una flor y la pones en agua, la chupa. ¿Se podría hacer lo mismo con este tallo?

– La calabaza chuparía agua -respondió Susie-. Pero no la suficiente, y el tallo se desintegraría.

– Pero si pudiéramos suministrar agua directamente al tallo… -sugirió Kirsty-. Quizá mediante una vía intravenosa. Sólo hasta que el tallo se recupere.

– Oh -dijo Susie, dándose cuenta de ello-. Ooooooh.

– No estoy segura de si funcionará -advirtió Kirsty.

– Será mejor que quedarnos aquí sentadas, observando cómo muere.

– ¿Que has hecho qué? -Preguntó Jake al otro lado del teléfono, incrédulo. Había telefoneado para informar a Kirsty de que el avión salía a las dos.

Susie había respondido a la llamada y le había informado de los procedimientos médicos que habían realizado, pero, demasiado excitada, le había pasado el teléfono a Kirsty.

– Le hemos puesto una vía intravenosa a Spike. Te lo creas o no, quizá funcione.

– Me estás tomando el pelo.

– No eres el único médico que puede ejercer medicina general cuando el caso lo requiere.

– No -dijo Jake, haciendo una pausa-. Kirsty, ¿sabes quién ha arrancado la calabaza?

– No puedo imaginar quién haya sido -respondió-. Quizá… ¿Boris cavando?

– ¿Parece como si Boris hubiera estado cavando en ese lugar?

– No -de repente, Kirsty supo qué estaba pensando Jake.

Había sido alguien que quería causarle un enorme dolor a Angus.

– ¿Quién está ahí en este momento?

– Yo y Susie.

– Meteros en casa y cerrar las puertas con llave. Yo voy para allá.

Cuando Kirsty salió a buscar a su hermana al huerto, a donde había salido tras contestar a la llamada telefónica de Jake, vio que éste no había actuado como un paranoico.

Kenneth estaba allí junto con Susie… apuntándole con una pistola a la cabeza.

– Kenneth -dijo Kirsty bruscamente, tratando de distraerle.

– Tú eres ella -dijo él ininteligiblemente.

Aquello le dejó claro a Kirsty que aquel hombre estaba enfermo y que tener a dos gemelas delante le estaba confundiendo.

– ¿Tú quién eres? -Exigió saber Kenneth.

– Yo soy Susie -dijo Kirsty, desesperada-. Soy la esposa de Rory.

– No. Ella es Susie. Ella está embarazada. El viejo muere y el niño hereda todo. El título, las tierras en Escocia, incluso la mayoría de este lugar -volvió a centrarse en Susie-. Vine esta mañana a haceros sufrir. Vi la calabaza y supe cuánto la quería el viejo. Tenía razón, ¿verdad? Casi se ha muerto de la impresión. Ha sufrido un ataque al corazón y, en cualquier momento, morirá. Todo su testamento será mío. Sólo tengo que librarme de ti.

– Angus no se está muriendo -se apresuró a decir Kirsty.

– Cuando maté a Rory pensé que sería fácil.

Kirsty vio cómo Susie palideció aún más de lo que ya estaba, y pensó que se iba a desmayar. Automáticamente dio un paso adelante, pero Kenneth le apuntó con la pistola.

– Eso es -gruñó él-. Pensasteis que fue un accidente, ¿verdad? Todos lo hicisteis. Fue muy fácil. Sabía que estaba casado, y me tuve que mover rápido. Pero ese lugar donde vivíais… todo lo que tuve que hacer fue amañar la dirección asistida del coche. Esperaba que ambos murierais, pero cuando sólo lo hizo Rory, no me importó. Debería haber sabido que estabas embarazada.

– Esta vez no te saldrás con la tuya -dijo Kirsty, tratando por todos los medios de mantener la voz calmada-. Si le disparas a Susie, todo el país te perseguirá. Kenneth, déjanos. Márchate mientras puedes.

– No te voy a disparar -dijo él-. ¿Crees que soy tonto?

– Lo que creo es que nos estás apuntando con una pistola.

– Y os dispararé si tengo que hacerlo -le dijo Kenneth-. Prefiero que nos muramos todos antes de que el hijo de Rory herede toda la riqueza del viejo, ya que de esa manera Rory seguiría ganando. Pero voy a hacer las cosas de una manera mejor.

– ¿No nos vas a disparar? -Preguntó Kirsty, tratando de distraerle.

– Lo tengo planeado -dijo Kenneth, casi triunfal-. Vine esta mañana y os vi a todos. Pensé que la única manera de seguir adelante con mi plan era tomarla a ella… -dijo, agitando la pistola de nuevo sobre Susie- sola. Hacer que pareciera un accidente. Así que preparé el bote y volví.

– El bote.

– En el fondo del acantilado -dijo él-. Moveos.

– Susie no puede bajar por el acantilado. Apenas puede andar.

– Ahí es donde te incluyo en mis planes. O la bajas por el acantilado o lo hago yo, empujándola. Moveos. Las dos. ¡Ahora!

Lo que siguió a aquello fue una pesadilla. El castillo estaba en lo alto de una colina y justo al otro lado estaba el acantilado. Kirsty podía bajar por el fácilmente, pero para Susie, que apenas había comenzado a aprender a mantenerse en pie con ayuda de las muletas, era casi imposible.

Pero tenían una pistola apuntándoles a la cabeza y no tenían otra opción.

– ¡Daros prisa! -Gritó Kenneth.

Boris les había seguido, preparado para la aventura. Kirsty se preguntó qué tendría planeado hacer con ellas. No le cabía duda de que no dudaría en matarlas.

Cuando Jake regresara al castillo se daría cuenta de que algo marchaba mal y quizá sospecharía que Kenneth las había secuestrado. Pero nunca miraría en la playa. No pensaría que Susie fuese a llegar tan lejos…

– No puedo continuar -gimoteó Susie.

– Sí que puedes -dijo Kirsty, dándole apoyo a su hermana, sujetándola con fuerza.

– Cállate -espetó Kenneth.

– Kenneth, al hacer esto estás arruinándote la vida -murmuró Kirsty, tratando de que él entrara en razón-. Nunca podrás ocultar que fuiste tú el que nos mataste. Déjanos marchar y nos olvidaremos de que ha ocurrido esto.

– Yo maté a Rory -dijo, dándole a Susie un fuerte empujón con la pistola-. ¿Crees que voy a matar a mi hermano para luego dejar que un niño estúpido me quite lo que me pertenece?

– Le pertenece a Angus -dijo Kirsty, percatándose de que Susie había perdido una de las muletas y ella estaba ejerciendo de apoyo lateral para su hermana.

Cuando finalmente llegaron a la playa y bordearon el último acantilado, Kirsty comprobó que Kenneth lo tenía todo preparado. Había dos barcas en la cala; una lancha a motor y un bote de madera unidos por una cuerda.

– Subid al bote -ordenó Kenneth-. Ahora.

– ¿Qué vas a hacer? -Preguntó Kirsty, desesperada.

– Cállate y sube.

Se acercaron al bote y Susie se agarró a su hermana, que pudo sentir cómo temblaba.

De repente, una parte de Kirsty dejó de estar aterrorizada. De repente simplemente se sintió muy enfadada. Fríamente enfadada. Se preguntó si pretendía dispararles en alta mar.

– Sabes, el mar lleva los cadáveres hacia la orilla -dijo, tratando de no mostrar emoción-. Si apareciéramos en la orilla con agujeros de bala, te perseguirían por asesinato.

– No tendrás agujeros de bala a no ser que los pidas -gruñó él-. Subid al bote.

Susie se agarró al bote, pero se resbaló y cayó de rodillas. Kirsty se arrodilló a su lado.

– Tenemos que montarnos -le dijo-. Vamos. Ambas podemos nadar. Lo intentaremos.

– Nos matará.

– ¡Montad! -Gritó Kenneth.

– Lo estamos intentando.

En ese momento volvió a aparecer Boris, que había estado persiguiendo a una gaviota.

– ¡Haced que se marche el perro! -Chilló Kenneth, apuntando con la pistola al animal.

– Si matas al perro, será una evidencia de que nos has hecho daño -gritó Kirsty.

– Entonces apartadlo. No quiero que se suba al bote.

– Ve a buscar a Jake, Boris -ordenó Kirsty… sin esperanza-. Vete a casa, Boris -dijo, poniéndole al perro una hilera de algas marinas que había en la arena en el collar y en el cuello, deseando que se mantuvieran allí para que Jake lo viera y darle así una pista de dónde estaban.

Dos minutos después estaban montadas en el bote. Kenneth estaba en la lancha a motor. Se dirigían a alta mar…

* * *

– ¿Dónde están?

Jake llegó al castillo justo cuando lo hicieron Margie y las gemelas.

– ¿Dónde están Kirsty y Susie?

– Estarán en el huerto -dijo Margie tranquilamente-. Penelope, lleva la bolsa de los helados. Alice, encárgate de la de la carne.

– Papi está asustado -dijo Alice perspicazmente.

Pero Jake no estaba escuchando. Se dirigía hacia la puerta del jardín a toda prisa.

No estaban allí. Estarían dentro. Tenían que estar dentro.

Pero tampoco estaban en el castillo…

– No hay nadie en casa, papi -le dijo Penelope a su padre cuando éste entró en la cocina-. Fuimos a ver si Susie quería helado. ¿No están en el jardín?

– ¿Estás preocupado por Kenneth? -Preguntó Margie en voz baja para no perturbar a las niñas.

– ¿Está otra vez aquí aquel hombre repugnante? -Preguntó Alice.

– Creo que no -contestó Jake, sacando su teléfono móvil para telefonear a la policía.

– Aquí está Boris -dijo Alice al ver entrar al perro por la puerta de atrás-. ¡Puaj! Está mojado.

– Y tiene algo pegado en el collar -dijo Penelope-. Algas marinas.

Kenneth aumentó la velocidad y, en un momento dado, cortó el cable de remolque, haciendo que el bote diera un bandazo y provocando que Kirsty y Susie salieran despedidas contra el agua…

Kenneth estaba loco, pero no era estúpido.

Siguió apuntando a Susie con la pistola. Ella era la que no se podía mover rápidamente, y debía saber instintivamente que Kirsty nunca la dejaría.

Mientras se adentraban mar adentro, las pocas esperanzas que había mantenido Kirsty se desvanecieron. Pensó que, aunque saltaran del bote, todo lo que tenía que hacer era dispararles hasta matarlas. O quizá sabía dónde había tiburones, lo que le hizo sentirse enferma.

– ¿Qué va a hacer? -Preguntó Susie.

– No lo sé -respondió su hermana.

Pero entonces miró al horizonte y lo supo. Divisó unas peligrosas rocas, un pequeño arrecife. Kenneth se estaba dirigiendo directamente hacia ellas. Cada vez más rápido. El reflejo de la luz del sol le permitió ver una navaja que llevaba él. Navaja que utilizaría para cortar el cable de remolque.

Iba a provocar que el bote donde ellas iban chocara directamente contra las rocas.

– ¡Nos va a empotrar contra las rocas! -Gritó, abrazando a su hermana con fuerza.

Si saltaban del bote, él podría regresar a alcanzarlas. Su única esperanza era esperar.

Capítulo 10

El impacto dejó aturdida a Kirsty. Tenía un profundo y agudo dolor en el pecho. Pero Susie la tenía tomada de la mano, y cuando salió a la superficie, sintió cómo su hermana la agarraba con más fuerza.

Frente a ella tenían los pedazos de maderas en los que había quedado convertido el bote.

Pero no estaban seguras.

Las olas chocaban contra las rocas, aunque afortunadamente no eran muy altas. Susie, que parecía que estaba pensando con más claridad que Kirsty, acercó a su hermana hacia el oleaje, ya que allí estaba su única salvación. Kenneth no debía verlas. Ambas lo sabían.

Su esperanza residía en que él hubiera estado demasiado pendiente en alejar su lancha de las rocas como para haber visto lo que habían hecho.

Estaban aterrorizadas y apenas sacaban la cabeza por encima del agua. Pero de pequeñas habían jugado al waterpolo. Si pudieran pasar las olas y llegar al arrecife…

No les quedaba otra opción. Y, aunque ambas estaban heridas y débiles, lo intentaron.

Kirsty, a pesar del intenso dolor que tenía en el pecho, lo logró. Buceó entre las olas, saliendo a tomar aire sólo un momento y, tras una dura lucha contra el mar, logró llegar al arrecife.

Y entonces esperó. Sólo lo tuvo que hacer por unos segundos, segundos que le parecieron los más largos de su vida. Suplicó que Susie pudiera conseguirlo…

Entonces, de repente, su gemela salió del agua, ante lo cual Kirsty casi rió de alegría.

Aquélla era la Susie que había estado a su lado desde pequeñas, una niña fuerte, temeraria, valiente… una mujer cuya alegría había sido sólo apagada por la muerte de Rory.

– Deja que venga a por nosotras ahora -dijo Susie, agarrando a Kirsty de las manos.

Apenas asomaban sus cabezas por la superficie del agua, y había olas que rompían entre ellas y el horizonte. Incluso si Kenneth volvía a comprobar parte de las rocas, no podría verlas.

La única manera en la que podría hacerlo, sería acercando su lancha demasiado a las olas y poniéndose en peligro él mismo.

Se preguntaron cuánto tiempo debían esperar allí.

– ¿Qué te duele? -Preguntó Susie.

– Creo que me he roto una costilla -contestó Kirsty-. No es gran cosa. ¿Y tú cómo estás?

– Puedo luchar contra el agua durante horas.

Kirsty pensó que aquello no era verdad. Susie no estaba tan fuerte como ella pensaba…

Quizá pudieran subirse a una de las rocas, un poco más adelante lo comprobaría.

La playa estaba desierta, pero había huellas de pisadas en el suelo, señal de que había habido gente por allí. Había una gran hendidura en la arena; marca de una barca que había salido hacia el mar.

Jake pensó que las tenía en una barca y, con el corazón encogido, se preguntó dónde estarían.

– Vamos a llamar al helicóptero -dijo Fred Mackie, el único policía de Dolphin Bay-. Si no se está utilizando en este momento, puede llegar aquí en menos de media hora.

– Media hora.

– Mientras tanto haré que salgan a buscarlas todas las barcas del puerto.

– Si las mata en el mar…

– Está loco, pero no tanto -dijo Fred, un poco nervioso, ya que conocía a Kenneth desde que éste era niño-. Voy a telefonear al equipo de psicólogos.

El teléfono de Jake sonó, y éste respondió. Era Angus.

– Dicen que él tiene a las chicas -parecía que a Angus le faltaba el aliento; estaba desesperado.

– Ahora, no…

– No me protejas -espetó Angus-. Es lo que han estado haciendo las enfermeras. Yo sabía que algo marchaba mal. Telefoneé a Ben Boyce y ha venido a estar conmigo.

– No te preocupes…

– Desde luego que me preocupo -gruñó el conde-. Debía haber sacado fuerzas para decir algo esta mañana. Vi a Spike, y sabía que tenía que ver con Kenneth. El tema es que… sé dónde puede haberlas llevado.

– ¿Dónde?

– Le dan mucho miedo las pistolas -dijo Angus-. Le fascinan, pero le aterrorizan. Su padre solía fastidiarle con ellas. Lo que estoy tratando de decirte es que quizá les haya amenazado con una pistola, pero dudo que sea capaz de usarla. Pero si quería causar daño…

– Dime.

– Hay unas rocas muy peligrosas, al noreste. Búscalas en un mapa acuático…

– Las encontraré -se apresuró a decir Jake-. ¿Por qué crees que están ahí?

– Una vez Kenneth mató a un perro de esa manera -susurró Angus-. El perro de Rory. Por eso fue que Rory se marchó. Estaba haciéndome una visita, él y su labrador negro, que le acompañaba a todas partes. Kenneth también vino, y no le gustó que Rory estuviera aquí. Se llevó al labrador al mar y lo destrozó haciendo que chocara contra las rocas.

– Oh, Dios.

– Date prisa, Jake -susurró Angus-. Date prisa.

Tenían que salir del agua. Llevaban quince minutos agachadas detrás de las rocas, sintiendo cada vez más frío y temor. A Kirsty le dolía mucho el pecho, pero ésa no era su mayor preocupación. Susie estaba cada vez más callada, y llegó un momento en el cual ya no habló más; ni siquiera respondía a su hermana.

Entonces Kirsty pensó que era un riesgo salir de aquel refugio, pero todavía peor era quedarse.

– Susie, voy a escalar. Cuando llegue arriba, te subiré a ti.

Susie no contestó.

– ¿Qué ocurre? -Preguntó Kirsty, dándole la vuelta a su hermana para que la mirara.

– Nada.

Entonces, sufriendo un dolor tremendo en el pecho, Kirsty subió a lo alto de una de las rocas, temerosa de ser vista entonces por Kenneth. Pero afortunadamente el horizonte estaba desierto.

Una vez arriba, tras varios intentos, logró subir a su hermana.

– Estamos bien -susurró, apretando la mano de Susie.

Susie le devolvió el apretón con tanta fuerza que Kirsty no pudo evitar gritar.

– Ahora sólo tenemos un problema -susurró por fin Susie.

– ¿Qué? -Preguntó Kirsty, que creía haberse dañado un pulmón, ya que apenas podía respirar.

– Creo que acabo de tener mi cuarta contracción.

– Seguro que es Kenneth -dijo Jake-. ¡Fred! -Gritó al policía.

– ¿Quieres que lo persiga? -Preguntó Rod.

– Me comunicaré con la central -dijo Fred en tono grave-. Ahora mismo está solo en el bote. Mandaré a que alguien lo alcance. Mientras tanto…

– Vamos hacia las rocas -exigió Jake-. ¡Vamos!

– Si estaba remolcando un bote con esa lancha tan potente… -dijo Fred pensativamente.

– Dije que no tendría una cita con ella -susurró Jake.

– Eso sería una novedad -dijo Fred, bromeando un poco-. Que tú quisieses tener una cita con alguien.

– No quiero tener una cita con ella -dijo Jake, desesperado-. Quiero casarme con ella.

– ¿Qué velocidad puede alcanzar esto?

La barca pesquera de Rod Hendry era la única barca de la bahía que estaba preparada para zarpar. El sargento Mackie estaba dando órdenes a través de su radio mientras Jake incitaba a Rod a ir más rápido.

– Si vamos más rápido, compañero, el motor saldrá por delante sin la barca -dijo Rod-. Voy tan rápido como puedo -entonces frunció el ceño, mirando al horizonte-. ¿Quién demonios es ése?

Jake tomó los prismáticos de Rod y divisó una lancha a motor. Muy potente.

– Ésa debe de ser la lancha a motor de Scott Curry -dijo Rod-. Vi cómo salía hace un rato -entonces frunció de nuevo el ceño-. No puede ser. Scott está en Queensland.

– Has dilatado cinco centímetros. Susie, vas muy rápido. Frena un poco.

– ¿Cómo voy a frenar? -Susurró Susie, desesperada-. ¿Cruzando las piernas? No lo creo. ¡Guau!

– Respira entre contracción y contracción -dijo Kirsty-. Hagas lo que hagas, no empujes.

– Tengo miedo -gimoteó Susie.

– Bueno, bueno, señora Douglas, ¿de qué tiene miedo? -Dijo Kirsty, tratando de tranquilizar a su hermana-. Las mujeres siempre han dado a luz. Esto simplemente es un parto en el agua.

– Pues quiero que me calienten el agua, por favor, doctora -dijo Susie, tratando en vano de sonreír.

– No digas tonterías. Escribirás un libro sobre esto. Parto natural. El mar, el sol, los delfines…

– Kirsty, no puedo tener a mi hijo en esta roca.

– Me parece que no tienes otra opción -dijo Kirsty, observando cómo otra contracción se apoderaba de su hermana.

* * *

– Las rocas a las que se refería Angus son aquéllas que se ven allí -dijo Rod.

– ¿No podemos ir más rápido? Creo que… -dijo Jake, mirando por los prismáticos.

Pero Rod se los quitó y miró por ellos. Lo que vio le hizo acelerar su barca al límite.

– Oye -dijo el sargento de policía-. Nos vas a matar.

– Están en la roca -espetó Rod-. Una está de cuclillas, pero la otra… demonios, quizá esté muerta.

– Se está acercando un bote -le susurró Kirsty a Susie.

Pero Susie ya no oía nada debido al dolor tan intenso que estaba sintiendo.

– ¡No! -Gritó Susie-. Kirsty, no…

– Respira -ordenó-. Está bien, Susie. Si tienes que hacerlo, hazlo. Empuja.

– ¡Kirsty!

Jake podía ver que Kirsty estaba en cuclillas sobre Susie, pero no podía ver… no podía ver…

– ¡Kirsty!

– No me atrevo a acercarme más -murmuró Rod. Pero antes de que hubiera terminado de decirlo, Jake se había lanzado al agua…

– ¿Qué ocurre? -Preguntó Jake al llegar junto a las chicas, apartando a Kirsty para poder ver.

– El cordón, lo tiene alrededor del cuello. No puedo…

– Susie, deja de empujar -ordenó Jake-. Respira. No empujes. No tienes que empujar. Susie, ¡para!

Kirsty sabía lo que estaba haciendo Jake; era lo que ella había estado tratando de hacer, pero no había podido debido a que tenía las manos entumecidas…

Estaba empujando al bebé hacia adentro, sólo un poco para así poder maniobrar…

– Ahí -suspiró Jake, triunfal.

– No puedo… no puedo…

– Está bien -tranquilizó Jake-. Empuja, Susie, amor. Adelante.

Diez segundos más tarde, Rosie Kirsteen Douglas llegó al mundo. En alta mar, en un trozo de roca no muy grande y con unos pulmones sanísimos.

Cuando Jake colocó a la pequeñina con su madre, Kirsty observó cómo Susie no dejaba de sonreír. Lo único que parecía importarle era su hijita.

Capítulo 11

Cuando Kirsty se despertó, tuvo que agitar la cabeza para asegurarse de que no estaba soñando. Pero no fue una buena idea. No debía agitar nada.

Se quedó muy quieta, y cuando Babs se acercó a su cama de hospital, se dirigió a ella.

– Pensaba que estabas dormida.

– ¿Qué ocurre? -Preguntó Kirsty, ansiosa por saber qué había pasado.

– Tienes todo el cuerpo magullado. Si quieres un diagnóstico más profesional, tendré que ir a por tu médico. Lo que no será difícil, teniendo en cuenta que ha estado andando por el pasillo, esperando a que te despertaras, durante las dos últimas horas. Deja que te tome la tensión y la temperatura e iré a buscarlo -entonces miró a Kirsty a la cara y sonrió-. Está bien. Iré ahora a por él. Algo me dice que tu tensión se alterará tras verlo.

Antes de que Kirsty pudiera decir nada, Babs salió de la habitación. Un minuto después, Jake entró. Su cara reflejaba tanta ansiedad que Kirsty casi rió al verlo.

– Jake.

– Kirsty… -dijo él, acercándose a ella y tomándole la mano.

– Oye, ¿me estoy muriendo? -Logró preguntar débilmente-. Ni siquiera yo actúo así con mis pacientes dos minutos antes de que mueran.

– Podías haber muerto -gruñó él, con la emoción reflejada en la voz. Tomó una silla y se sentó a su lado, sin soltarle la mano-. Kirsty, ¿te casarías conmigo?

– Hum, no -susurró ella-. Bueno, todavía no. Hay cosas que tengo que resolver primero.

– No tengo al oficiante matrimonial esperando en el pasillo -dijo él, esbozando una compungida sonrisa y dándole un beso-. ¿Qué es lo que tenemos que resolver?

– ¿He estado dormida?

– Te inyectamos diez miligramos de morfina antes de bajarte de la roca.

– ¿Me has inyectado morfina?

– Estaba tan preocupado por el bebé, que no me percaté de que tú tenías problemas -dijo Jake-. Entonces te desvaneciste…

– No me desvanecí.

– Ésa es mi chica -dijo él-. Está bien. Cuando llegó el helicóptero y te pusimos el arnés, perdiste el conocimiento.

– Estoy segura de que no lo hice.

– No tienes que avergonzarte por haberte desmayado porque un estúpido médico haya tratado de levantar con un arnés a una paciente con dos costillas rotas. Tienes el pecho destrozado…

– Susie -interrumpió ella, ya que oír todo aquello la estaba alterando aún más de lo que ya estaba.

– Susie está muy bien. Ha estado en todo momento consciente, y cuando te desmayaste, se volvió loca. Nos gritaba que teníamos que llevar más médicos y que yo estaba demasiado involucrado contigo como para tratarte. No paraba de dar órdenes y de sujetar con fuerza a su bebé.

Kirsty sonrió. Aquélla era la Susie que ella conocía. Mandona. Feliz. Dueña de su mundo.

– ¿El bebé está bien de verdad?

– Rose es preciosa. Ella y su madre están durmiendo en la habitación de al lado, donde también está Angus, que se ha negado a ir a Sidney hasta que no compruebe que estás bien. Ambos están durmiendo con la incubadora de Rosie entre sus camas. No te sé decir quién está más orgulloso.

– ¿Incubadora?

– Sólo hasta que estemos completamente seguros de que está suficientemente caliente. Pero estoy seguro de que es una precaución innecesaria. La niña está bien.

– ¡Es maravilloso!

Pero había una cosa más que tenía que preguntar.

– ¿Kenneth?

– ¿Podemos hablar de ello en otro momento? -preguntó Jake, cuya cara se ensombreció.

– No.

– No son buenas noticias -dijo él, apretándole la mano con fuerza.

– Cuéntame.

– Lo vimos cuando nos alejábamos de las rocas. Angus nos dijo dónde buscar y por qué. El sargento telefoneó a la central y, cuando Kenneth llegó a la bahía, le estaban esperando.

– ¿No le arrestaron? -Preguntó Kirsty, que lo intuyó por el tono de voz de Jake…

– Se adentró en alta mar de nuevo y los barcos pesqueros y de reserva natural salieron tras él. Estuvieron persiguiéndole durante media hora sin acercarse, simplemente esperando a que se le acabara la gasolina. Sabían que estaba mareado.

– ¿Y entonces qué pasó?

– Se acercó a la orilla, pero entonces, aceleró la lancha al máximo y se estrelló contra las rocas.

– Dios bendito.

– Las enfermedades mentales son tan malas -dijo Jake tristemente-. Hay muchas cosas que desconocemos. Si pudiera volver atrás en el tiempo, quizá estudiaría psiquiatría.

– Pero entonces Dolphin Bay se quedaría sin el mejor médico de familia del mundo. Oh, Jake…

– He decidido que este lugar necesita otro médico. Lo decidí hace mucho tiempo, pero ahora estoy seguro. Y ese otro médico eres tú, Kirsty McMahon. Te amo tanto…

– No puedes amarme.

– ¿Por qué no?

– Porque ya no amas.

– Sí que lo hago. Ahora sí.

– Yo te acosé y te hice propuestas deshonestas.

– Simplemente pediste un beso. Yo estoy hablando de algo más. Te pido matrimonio.

El dolor estaba volviendo, aturdiéndola. Miró a Jake a los ojos y vio reflejado en ellos amor y deseo…

– Esto no es justo -susurró Jake al ver el dolor y la confusión que reflejaban los ojos de ella-. No te empujaré.

– No puedo pensar con claridad…

– No lo intentes -dijo él, agachándose y besándola en la frente-. Te voy a dar algo con lo que te vas a quedar profundamente dormida. Cuando te despiertes comenzaremos de nuevo.

– Comenzaremos…

– Comencemos de nuevo, Kirsty -dijo Jake con suavidad-. Olvidémonos de que fui un imbécil, y ahora olvidémonos de que te he pedido que te cases conmigo. Pero también… olvidémonos de tu miedo al compromiso, de tu creencia de que la gente que está a tu alrededor morirá, de tu miedo de seguir adelante. Duerme, mí encantadora Kirsty, y despierta a un mundo nuevo. Nuestro nuevo mundo. Que comienza ahora.

Jake cumplió su palabra.

Durante las siguientes semanas, mientras el magullado cuerpo de Kirsty se curaba, él no habló de matrimonio.

Cuando la ambulancia aérea trasladó a Angus a Sidney, también se llevó a Kirsty, ya que necesitaba cirugía torácica. Sólo fue antes de que la subieran al avión que la besó con delicadeza en los labios.

Mientras estuvo en Sidney, no la telefoneó más de lo que hubiera hecho un médico normal. Cuando una semana después regresó a Dolphin Bay, Angus lo hizo con ella. El bypass al que se había sometido éste había sido todo un éxito.

Susie había telefoneado una y otra vez a Kirsty mientras ésta había estado en el hospital, describiéndole lo perfecta que era su hija y lo mucho mejor que podía andar ella sin el peso del embarazo.

– Jake ha estado reponiendo la vía intravenosa a Spike todos los días -le dijo Susie a su hermana al verla-. Está portándose muy bien.

– ¿Todavía duerme en el castillo?

– Esta mañana se ha llevado a las niñas a su casa -dijo Susie, mirando de reojo a su hermana-. Dijo que Angus y tú tendríais que descansar, y sería mejor si no estaban por aquí las gemelas y Boris. Margie ha acordado que venga su hermana a ayudar en las labores de la casa hasta que todos estemos bien.

– Así que Jake vendrá por aquí, ¿cuándo?

– Dijo que vendría esta noche y todas las noches de ahora en adelante mientras lo necesitemos. Por Angus.

Aquella noche, Jake estuvo media hora con el conde. Luego bajó a la planta de abajo y habló un rato con Kirsty y con Susie. Cuando se fue a marchar, Kirsty lo acompañó a la puerta y trató de darle las gracias. Pero él la tomó de los hombros y la besó. Fue un delicado beso en los labios.

– No me des las gracias por ser cariñoso, Kirsty.

Parecía que en aquel momento eran ambos los que necesitaban tiempo y espacio para aceptar lo inevitable. Ella había telefoneado a Robert y le había dicho que tenía que buscar a otra persona.

Jake y ella sabían que la felicidad estaba a la vuelta de la esquina, pero no había que apresurarse…

Pero entonces llegó la fiesta de la cosecha, una gran fiesta en Dolphin Bay.

– El año pasado no pude asistir -les dijo Angus-. Tenía neumonía. Pero este año iré aunque muera en el intento.

Jake no estaba presionando a Kirsty. Era su amigo… el amigo que reía con ella, el amigo que compartía el amor por sus niñas pequeñas…

– No puedes tenerle esperando para siempre -dijo Angus.

– Lo sé.

– ¿Entonces qué es lo que te retiene?

– Es como… he sido tan independiente durante tanto tiempo -susurró-. Pero ahora soy feliz.

– ¿Te aterra que al dar el siguiente paso pierdas lo que has conseguido?

– La muerte de mi madre rompió nuestra familia -explicó Kirsty-. Mis padres estaban enamorados, pero tras la muerte de mi madre, mi padre simplemente… su mundo se detuvo. Y Susie… se entregó por completo y, cuando Rory murió, estuvo a punto de hacerlo ella también.

– Así que no vas a dar ese último paso.

– Lo… lo daré -confesó Kirsty, que sabía que amaba demasiado a Jake.

– Es un obstáculo muy duro -dijo Angus-. Pero es parte de la vida, muchacha. Amas y sufres el riesgo de una pérdida, o no amas… caso en el cual ya has perdido. Deirdre y yo nos lo pasamos estupendamente juntos. Y aquí estoy yo con las arañas de luces de plástico y la vieja reina Victoria en el cuarto de baño. Pero no lo querría de otra manera. Tuve cuarenta maravillosos años junto a mi encantadora Deirdre y aquí estoy, enamorándome otra vez de una chiquitina llamada Rose que me ha robado el corazón…

Angus dejó de hablar al oír un claxon desde el patio delantero, secándose una lágrima.

– Suficiente. Me estoy convirtiendo en un llorón. Pero no pongas en riesgo las cosas por esperar demasiado, muchacha.

No. No lo iba a hacer. Mientras llevaba a Angus, a Susie y a Rosie a la fiesta, pensó que todo lo que tenía que hacer era decir que sí.

Jake ya estaba allí. Alice y Penelope salieron a recibirles en cuanto llegaron. Todos hablaban, pero Kirsty sabía que Jake la estaba mirando. No, no la estaba mirando. Estaba con ella.

Kirsty se apartó un poco del grupo justo cuando Angus subió al escenario y dio un discurso, plagado de humor irónico. Entonces comenzó la competición de calabazas, donde Spike participaba y en la que, para sorpresa de todos, había una calabaza más grande que la de Angus.

– ¿De quién es…? -Preguntó Kirsty.

Entonces una cabeza sobresalió detrás de la enorme calabaza. Ben Boyce.

– Tú… tú… -comenzó a decir Angus, al que parecía que le iba a dar una apoplejía. ¡Traidor!

– ¿Traidor por qué? -Preguntó Ben… inocente.

– Yo cultivé mi calabaza en mi jardín y tú lo hiciste en el tuyo. ¿Qué malo hay en eso?

– ¡Tú ayudaste con mi calabaza!

– Lo hice -dijo Ben-. No hubiera sido deportivo no hacerlo. Se llama Fatso y es mejor que Spike. Tiene más sed.

– ¿No estarás queriendo decir que has utilizado vías intravenosas?

– Claro que sí -respondió Ben-. Cuando vosotros comenzasteis a utilizarlas, observamos cómo la doctora McMahon lo hacía… y mi Maggie es enfermera. Te tenemos que dar las gracias, doctora le dijo a Kirsty.

– Fatso tendrá que ganar -dijo Susie, colocando a su pequeña sobre la calabaza-. Oh, Angus, ¿te molesta mucho?

– Desde luego que me molesta -espetó ante Ben-. Mocoso. Será la octava vez de veinte que me ganes, ¡Espera al año que viene!

– Entonces es un reto -dijo Ben-. En la misma feria el año que viene, Angus Douglas. Apostamos una botella de tu mejor whisky escocés contra una de las tartas de frutas de Maggie.

– Esta hecho.

Todos rieron. Angus le dio unas palmaditas a su amigo en la espalda y ambos se dirigieron dentro de las instalaciones, seguramente a por uno de los whiskys de Angus.

– Es la hora de la carrera de sacos de madres e hijas -anunció alguien por megafonía.

Entonces Jake se acercó a sus gemelas, que estaban admirando las calabazas.

– Vamos a por una limonada, chicas -les dijo.

Kirsty observó cómo todas las madres con sus hijas se metían en un mismo saco. Incluso estaba Mavis en una silla de ruedas, lo que la dejó impresionada.

– Yo puedo hacerlo -dijo Susie, que había ido en su silla de ruedas para poder llevar consigo a Rosie-. Yo soy mamá y, si Mavis puede hacerlo, yo también.

– ¡Tú y Rosie vais a dejarles tirados, chica! -Gritó la señora Grey, arreglando un saco para ellas.

Kirsty fue a ayudar, pero se dio cuenta de que ya había mucha gente ayudando a Susie. Entonces vio que Jake se marchaba de allí con sus niñas, para que no preguntaran nada. Para que no preguntaran por qué ellas no tenían madre. Pero estaba claro que las pequeñas sabían lo que ocurría… y lo odiaban.

– ¡Alice! -Gritó Kirsty-. ¡Penelope!

Las niñas se dieron la vuelta junto con su padre. Parecían esperanzadas.

– ¿Queréis venir en un saco conmigo? -Gritó.

Todos sabían lo que en realidad ella estaba diciendo. Jake se quedó inmóvil. Inexpresivo.

– Tú no eres nuestra madre -gritó Alice.

– No, pero una carrera madre e hija es divertida -gritó Kirsty a su vez-. Así que pensé… que podría ser una amiga que puede ejercer de madre cuando me necesitéis.

Todos se quedaron con la boca abierta ante aquello. Las gemelas soltaron la mano de su padre y corrieron. Se metieron en el saco que Ben les sujetaba, dejando un espacio en medio.

– Éste es tu sitio -le dijo Penelope a Kirsty-. En el medio.

– Ahí es donde van las mejores mamás -dijo Susie delicadamente-. Métete, Kirsty, cariño. Pon todo tu corazón y amor.

Así lo hizo. Se alinearon en la salida junto con todas las demás y Kirsty observó a Jake, que estaba mirando al grupo. Vio cómo Angus le daba unos golpecitos en el hombro y de repente sintió ganas de llorar.

– ¡Salid!

Entonces todos los sacos comenzaron a correr, madres e hijas de todas las generaciones.

– Saltad -les dijo Kirsty a las gemelas.

– ¡Estamos saltando, estamos saltando! -Gritaron las niñas-. Míranos, papi.

– ¡Seguid así! -Chillo Kirsty-. Podemos hacerlo.

Ella podía hacerlo. Podían hacerlo. Llegaron a la meta en decimoctavo lugar… quizá decimonoveno, pero no de las últimas. Fue estupendo. Y entonces, alguien proclamó a Susie y a Rose, ¡Susie y Rose!, ganadoras. Las segundas fueron Mavis y Bárbara.

Kirsty se tumbó en el suelo y abrazó a las niñas. Boris se acercó y le besó la cara y ella se preguntó cómo podría sentirse más ganadora de lo que lo hacía en aquel momento.

Entonces Jake se acercó. La liberó del saco y la abrazó. La besó, sonriendo ante lo que veía. Estaba orgulloso y feliz.

– No ganamos, papi -dijo Alice.

– No ganamos -repitió su hermana-. Pero saltamos muy alto.

– No os preocupéis por ganar -dijo Jake-. Siempre está el año que viene.

Y entonces, frente a todos los habitantes de Dolphin Bay, frente a aquellas personas que serían parte de sus vidas para siempre, el doctor Jake Cameron besó a la doctora Kirsty McMahon.

Los dos se convirtieron en uno.

O… dos pasaron a formar parte de aquella maravillosa población que estaba llena de vida.

Para siempre.

Marion Lennox

***