/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

Rescatando el Amor

Marion Lennox

Lo tenía todo… excepto el amor de su marido… La boda de Rose y Marcus había sido rápida y maravillosa… pero en realidad sus votos eran una farsa, porque el suyo era un matrimonio de conveniencia. El multimillonario Marcus Benson le ofrecía a su flamante esposa una vida llena de lujos, todo un sueño para una mujer humilde como Rose. Pero lo que Rose quería era su amor, no su dinero. El problema era que se estaba enamorando de su marido y él había construido toda una muralla alrededor de su corazón. ¿Tendría ella lo necesario para derribarla?

Marion Lennox

Rescatando el Amor

Rescatando el amor (2005)

Título Original: The Last Minute Marriage (2004)

Serie Multiautor: 9º Novias por Contrato

Capítulo 1

Marcus Benson abrió de golpe la puerta de la escalera de incendios y se dio de bruces con… Cenicienta.

Era inusual que Marcus atropellara a la gente. La influencia de Corporaciones Benson en la comunidad internacional de los negocios y la de Marcus, a su cabeza, era indiscutible. Él no atropellaba a nadie; le limpiaban el camino.

No sólo poseía poder, riqueza e inteligencia; tenía treinta y pocos años, era alto, estaba en perfecta forma física y tenía el cabello negro y unas facciones marcadas. Su carisma era tal que todas las revistas femeninas lo declaraban por unanimidad el soltero de oro de América,

Y soltero era precisamente como pretendía continuar. La experiencia que había tenido relativa a la vida familiar había sido un desastre. Las Fuerzas Armadas le habían enseñado la lealtad y la amistad, pero las dos habían terminado en tragedia. Así que Marcus Benson era un hombre que caminaba solo.

Pero eso era antes de que conociera a Rose O'Shannassy. Y a los chicos de Rose, sus perros, sus vacas… y su catástrofe.

Sin embargo, en ese momento no veía nada de eso; sólo veía a una chica que le recordaba vagamente a Cenicienta. Pero Cenicienta debería estar en la cocina, encendiendo el fuego, hambrienta. No debería estar comiendo en el rellano de una escalera de incendios de Nueva York. Aunque, en realidad, la única comida que Marcus vio fue una bebida amarilla y un bocadillo que, con el impacto, volaba por los aires. Y a una chica de rizos castaños pobremente vestida. Así que tal vez no fuera Cenicienta.

Entonces, ¿quién era? ¿Una vagabunda? Llevaba pantalones cortos, una camiseta raída y sandalias estropeadas. La primera impresión que le dio fue de niña abandonada. Lo siguiente que sintió fue horror cuando, tanto la comida como la chica, perdían el equilibrio y caían por las escaleras hasta el siguiente rellano.

¿Qué había hecho? Había ido demasiado deprisa. Pero no había suficientes horas en el día para Marcus Benson. Había gente esperándolo. Bueno, tendrían que seguir esperando, porque acababa de tirar por la escalera a una chica. Aunque a él le pareció una eternidad, sólo pasaron unos segundos mientras ella resbalaba, e inmediatamente después Marcus se puso a su lado y le apartó los rizos de la cara para ver si estaba herida.

Entonces se dio cuenta de que no era una vagabunda. Estaba limpia. Se había manchado la ropa con el batido y lo que quedaba del bocadillo, pero su cabello estaba cuidado y era suave. Su ropa parecía recién lavada y ella, a pesar del desastre, era… ¿guapa? Sí, definitivamente era guapa. Y no era ninguna niña.

Marcus pensó que tendría unos veinte años. Tenía los ojos cerrados, aunque no parecía estar inconsciente. Más bien daba la impresión de estar agotada. Tenía ojeras y estaba muy delgada. Demasiado delgada.

Marcus confirmó su primera impresión: era Cenicienta.

Ella abrió los ojos. Eran unos enormes ojos verdes que reflejaban sorpresa y dolor.

– No te muevas -dijo él mientras observaba atentamente su rostro.

– Ay-susurró la chica.

– ¿Ay?

– Sí -confirmó ella. La tensión que había en su voz demostraba que, aunque estaba quitándole importancia, realmente le dolía. No se movió; simplemente se quedó tumbada en el rellano, como si intentara aceptar los hechos-. Supongo que he derramado el batido. Vaya.

– Hmmm -él bajó la vista hacia el siguiente tramo de escaleras-. Sí, así es.

– ¿Y el bocadillo?

Tenía acento australiano, pensó Marcus. Su voz era cálida y vibrante, y temblaba un poco, tal vez por la sorpresa o el dolor. Pero estaba preocupada por el bocadillo, y Marcus sonrió, pensando que si ésas eran sus preocupaciones, no estaría malherida.

– Supongo que ya habrá llegado la calle -dijo él.

– Genial. Seguro que hasta salgo en los periódicos por golpear a algún transeúnte con él.

– Oye -Marcus Benson que nunca se involucraba en nada, le puso una mano en la mejilla para tranquilizarla. La había tirado por las escaleras, le había arruinado la comida y le había hecho daño. Pero ella aún tenía ánimos para hacer una broma-. Si alguien tiene que salir en los periódicos, ése soy yo, por haberte tirado por la escalera.

Ella abrió un ojo y lo miró con precaución.

– ¿Quieres decir que puedo demandarte?

– A menos, por lo que vale el bocadillo -le dijo Marcus, logrando que ella sonriera.

Tenía una sonrisa preciosa. Impresionante. Y los ojos le brillaban. Tal vez no tuviera veinte años, pensó Marcus. Tal vez fuera mayor. Una sonrisa como aquélla requería mucha práctica.

Pero no debería estar pensando en la sonrisa de una mujer, Tenía prisa. Por eso había usado la escalera de incendios, porque todo el mundo había decidido usar el ascensor en el momento más inoportuno, colapsándolo. Su ayudante estaría esperándolo en la calle, mirando el reloj. Tenía que cerrar un trato. Pero no podía dejar a la mujer allí, así que agarró su teléfono móvil.

– ¿Ruby? -dijo en cuanto su ayudante contestó.

– Marcus -era un día muy ajetreado, incluso para una ayudante tan eficiente como Ruby, cuya voz ya reflejaba preocupación-. ¿Dónde estás?

– Estoy en la escalera de incendios. ¿Puedes subir, por favor? Tengo un problema.

Guardó el móvil en el bolsillo de la chaqueta, intentando no hacer una mueca. Ruby era muy eficiente, pero un problema en la escalera de incendios era algo inusual, incluso para su ayudante.

«Ella se hará cargo», pensó. Ruby siempre lo hacía. Pero hasta que llegaran refuerzos tenía que concentrarse en la chica.

– ¿Estás herida? -te preguntó. Ella lo estaba mirando fijamente con los ojos muy abiertos. Se había movido un poco y Marcus pudo ver un pegote de jalea, que se había escapado del bocadillo, en sus rizos, cerca de una oreja. Sintió un deseo casi irreprimible de limpiárselo…

«Contrólate, Benson». Aquello se estaba convirtiendo en algo personal, y él nunca se involucraba en asuntos personales. Para esas cosas estaba Ruby.

– Gracias por preguntar -dijo ella educadamente-, pero estoy bien. Puedes irte.

Marcus parpadeo, algo sorprendido.

– ¿Puedo irme?

– Tienes prisa, y yo estaba en medio. Me has tirado el bocadillo, me has derramado el batido y me has techo daño en el tobillo, pero es culpa mía. Yo…

– ¿Te he hecho daño en el tobillo?

– Sí -contestó ella con dignidad-. Eso parece.

Marcus la miró de arriba abajo. Tenía unas piernas largas, bronceadas y aparentemente suaves. Eran unas piernas fantásticas, y resultaba un poco incongruente que terminaran en unas estropeadas sandalias de cuero que parecían sacadas de una tienda de tercera mano. Pero el calzado no era lo único discordante; uno de tos tobillos se estaba hinchando por momentos.

– Diablos -dijo Marcus.

– Oye, soy yo quien debería decir eso. ¿Porgué no te vas para que pueda hacerlo?

– Por mí no te cortes.

– Una dama no dice palabrotas delante de un caballero -contestó ella, elevando el tobillo para podérselo ver. Hizo una mueca de dolor y volvió a dejarlo en el suelo, con cuidado-. Puede que yo no sea una dama, pero por el traje que llevas, está claro que tu sí eres un caballero.

Él se miró su traje de Armani. «Ponte un traje caro y ya eres un caballero», pensó. Aunque tirara chicas por las escaleras.

– Lo siento mucho -le dijo. Ella asintió, como si estuviera esperando la disculpa.

– Me preguntaba cuánto tardarías en decirlo.

Sus palabras sorprendieron a Marcus. No solamente era extraño su acento, sino que todo en ella era raro. La chica lo estaba pasando realmente mal, él podía verlo. Pero era descarada e inteligente, y quería que Marcus desapareciera para poder decir palabrotas en privado, o lo que fuera que hiciera en privado.

– ¿Solamente te duele el tobillo?

– ¿Te parece poco?

– No, supongo que no -le tocó el pie ligeramente, y vio que le dolía bastante-. Ha sido una buena caída.

– Tu me empujaste fuerte.

– Supongo que sí.

– Estoy bien -dijo la chica, aunque la amargura que había en su voz decía lo contrario-. Puedes dejarme sola.

– Puede que el tobillo esté roto.

– Sí, con la suerte que tengo… -por un momento pareció que iba a hundirse, pero se las arregló para mostrarle de nuevo aquella sonrisa-. No te preocupes. Si estuviera reto, me dolería más.

– ¿Quieres que te ayude a entrar? -preguntó Marcas, señalando la puerta por la que había salido.

– ¿A las oficinas de Charles Higgins? -la chica elevó las cejas en un gesto de incredulidad-. En situaciones normales, Atila no me dejaría sentarme en su sofá. ¿Crees que me dejaría hacerlo ahora que estoy llena de batido de plátano?

– Supongo que no -dijo él. Atila… Sabía exactamente a quién se refería: la secretaria de Charles Higgins-. ¿Estabas esperando para ver a Charles?

– Sí.

Marcus conocía a Charles Higgins. Ese tipo era basura, un egocéntrico que tenía la misma moral que una rata. Debido a las reformas en el edificio, las mismas obras que estaban causando problemas con los ascensores, Marcus había tenido que compartir un lavabo con Charles Higgins durante las últimas semanas. Pero ahí se había acabado su relación con él. El tipo tenía fama de hacer tratos fraudulentos con dinero igualmente fraudulento.

Marcus era el propietario del edificio. Le alquilaba una parte a Higgins, pero eso no significaba que le gustara el hombre. No se le ocurría qué tipo de negocios podría tener aquella chica con un abogado baboso como Higgins.

– ¿Tenías una cita?

– Esta mañana a las diez. Hace tres horas. Atila no hacía más que ponerme excusas para no dejarme pasar. Al final me entró tanta hambre que saqué la comida, y ella me dijo que tenía que comer aquí fuera. Entonces apareciste tú.

Aquello tenía sentido. La secretaria de Higgins, una mujer de edad indefinida y pecho enorme, tenía fama de ser aún más desagradable que su jefe.

– Tal vez… -era una conversación absurda. En cualquier momento Ruby llegaría y lo rescataría, pero mientras tanto tal vez podría darle algunos consejos a la chica-. Tal vez unos pantalones cortos, una camiseta y sandalias piojosas no sea el mejor atuendo para hablar con un poderoso abogado de Nueva York.

– ¿Estás diciendo que mis sandalias son piojosas? -preguntó ella mientras se tocaba el tobillo de nuevo y hacía otra mueca de dolor.

– Sí -dijo Marcus con firmeza, y casi consiguió que la chica sonriera de nuevo. Casi. Seguro que el tobillo le dolía bastante. Pero ¿dónde demonios estaba Ruby?-. En realidad, «piojosas» es un adjetivo bastante agradable para describirlas.

– Son de mi tía.

– ¿Y…?

– Que está muerta -contestó la chica, como si aquello lo explicara todo.

– Ah -respondió Marcus, y entonces sí que consiguió la sonrisa.

Merecía la pena trabajar por esa sonrisa. Era maravillosa.

– También traje ropa más apropiada -dijo ella-. No soy tonta. Provengo de Australia. Vine rápidamente porque mi tía se estaba muriendo, aunque me dio tiempo a meter ropa decente en la maleta. Desafortunadamente, mi equipaje ha debido de perderse y alguien se estará poniendo ahora el traje con el que tenía que ver a Charles. Lo que llevo puesto es lo único que tengo.

– ¿Y no pensaste en comprar algo más? -preguntó él, y enseguida vio que había sido un error. A pesar de todo lo que le había hecho, la chica había reaccionado con humor. Sin embargo, en ese momento le echó una mirada furiosa.

– Claro. Con un poco de dinero todo se soluciona. ¿Para qué está el dinero, si no? Igual que Charles. Dejas a tu madre con Rose hasta que parece que vas a heredar; después la mandas a la otra parte del mundo. En clase turista, ¡Y cuando se está muriendo! ¡Aunque puedes permitirte mucho más! Pero es que realmente no la quieres. La metes en cualquier residencia de ancianos para que muera sola, asegurándote de que antes cambie su testamento… -se mordió el labio inferior mientras hacía una mueca de dolor.

– Hmmm… Yo no tengo madre -dijo él cautelosamente, consiguiendo que el enfado de la chica aumentara aún más.

– Por supuesto que no. No estaba hablando de ti, sino de los hombres como tú.

– ¿Me estabas etiquetando?

– Sí -respondió ella.

– Comprendo -en realidad, no comprendía nada de lo que estaba pasando. La chica estaba realmente furiosa y él tenía que tranquilizarla si quería sacar algo en claro de todo aquello-. ¿Quién es Rose?

– Yo -dijo ella frunciendo el ceño.

– ¿Tú eres Rose? Hola. Yo soy Marcus.

– Podemos saltarnos las presentaciones. Aún estoy enfadada. Charles, Atila y tú estáis metidos en lo mismo. Pensáis que porque no llevo un traje de Armani no merezco la pena. Y sí, sé que es Armani, no soy estúpida. Nunca conseguiré ver a Charles. He gastado todo mi dinero cuidando a Hattie y enterrándola, y si no logro verlo… -suspiró profundamente, y el dolor se reflejó en su rostro.

Marcus se dio cuenta de que la chica estaba usando el enfado como barrera, pero no estaba funcionando. Sus sentimientos empezaban a salir a la superficie.

– Esto es estúpido -murmuró ella-. Tú te lavas las manos y, de todas formas, tendrás una secretaria como Atila. Aunque yo amenace con demandarte, te dirigirás a tu secretaria y le dirás «Arréglalo. Mantenía alejada de mí».

– Yo no haría…

Pero por supuesto que lo haría.

– ¿Señor Benson?-dijo Ruby a sus espaldas. Era su fría y eficiente ayudante, en cuyas manos Marcus dejaba los problemas personales-. ¿Hay algún problema, señor Benson? ¿En qué puedo ayudarlo?

Ruby era maravillosa, la respuesta a las oraciones de Marcus. Era una afroamericana que ya había pasado los cuarenta años, corpulenta y bien vestida. Tenía el aire de ser la madre o la tía de alguien, aunque no era ninguna de las dos cosas.

Tampoco tenía los estudios propios de una secretaria. Siete u ocho años atrás, cuando Marcus la había descubierto por casualidad, ella era una empleada más en el enorme imperio financiero Benson. Marcus estaba intentando manejar a una delegación japonesa, a un equipo de abogados sedientos de sangre y a un grupo de periodistas y fotógrafos de la revista Celebrity-Plus. La que era su secretaria altamente cualificada había sucumbido a la presión.

Desesperado, Marcus había salido de su despacho y había preguntado por alguien, ¡cualquiera!, que hablara mi poquito de japonés. Para su asombro, vio que Ruby se ponía de pie. Había estudiado algo de japonés en un curso nocturno, le dijo. Aunque Marcus pensó que no podría esperar mucho de ella, en veinte minutos Ruby tenía encantados a los delegados japoneses, había organizado un almuerzo, había repartido vales entre los periodistas para un exclusivo pub cercano a la oficina y tomaba notas tranquilamente mientras Marcus hacía frente a tos abogados. Incluso hizo una lista de prioridades cuando él comenzó a estar desbordado.

Las prioridades de Ruby siempre eran acertadas, tanto que Marcus nunca había necesitado otra ayudante. Ruby hacía las cosas con tranquilidad. Era imperturbable, y valía millones. Mucho más que millones. Con una sola mirada a Rose, supo lo que Marcus quería y se puso manos a la obra.

– Si el señor Benson la ha herido, haremos todo lo que podamos por solucionarlo -le dijo-. El señor Benson tiene una cita a la que no puede faltar, pero yo puedo ayudarla.

Miró a Marcus, interrogativamente, preguntándole con la mirada si debía ser comprensiva. Él asintió y sonrió. La combinación de asentimiento y sonrisa era la señal para que Ruby fuera todo lo agradable posible con la mujer.

Y Marcus realmente quería que así fuera, porque se sentía culpable. Si Ruby podía arreglar las cosas con la chica, entonces merecía la pena perder a su ayudante por unas horas.

– La llevaré a las instalaciones médicas para que le vean el tobillo -estaba diciendo Ruby. Marcus se apartó un poco, dejándola al cargo-. Le compraremos ropa. Le daremos una comida decente y haremos que un taxi la lleve a casa. ¿Le parece bien?

A Marcus le parecía bien. Seguro que la generosidad ayudaba. Todavía sentía una punzada de culpa, pero Ruby la aliviana.

– Gracias -Rose se incorporó hasta quedar sentada y miró a Ruby y a Marcus. Su rostro no tenía ninguna expresión. No mostraba dolor ni enfado. Nada. Marcus dedujo que era una defensa, un escudo-. Gracias, pero no necesito ayuda -le dijo a Ruby mientras le echaba una mirada a Marcus. Su secretaria estaba dispuesta a esconder los problemas bajo la alfombra, y la mirada de Rose decía que sabía exactamente qué clase de hombre era Marcus; el tipo de hombre que pagaba a alguien cuando había dificultades. Su mirada también decía que, cuanto antes se alejara de él, mejor estaría-. No voy a demandarlos, y mis problemas son asunto mío. Tengo una cita para ver al señor Higgins. Si me voy ahora, la perderé, y no puedo permitírmelo. Así que gracias, pero me quedaré aquí. Esté presentable o no, no puedo perder esta oportunidad.

– El señor Higgins no la recibirá con ese aspecto -dijo Ruby cortante, haciendo que Marcus se tensara.

– Ya se lo he dicho -intervino él-. Incluso dudo que la vea de ninguna manera.

Ruby frunció los labios, sabiendo que su jefe podía tener razón.

– Pero si tiene una cita…

– Ruby, ya conoces a Charles. No va a dejar que Rose entre en ese edificio con esa pinta.

– Hey, perdonadme -dijo Rose con cautela, mirándolos-. ¿Puedo participar en la conversación?

– Por supuesto -Marcus frunció el ceño y Ruby lo miró con los ojos muy abiertos. La chica no era una víctima, después de todo.

– Tiene que verme -dijo Ros-. Tengo una cita.

– Una cita con Charles no significa nada si él ve que existe la posibilidad de que no puedas pagarle -afirmó Marcus-, Y pagarte bien.

– Tiene que verme -repitió ella-. Es mi primo.

Se hizo el silencio mientras digerían la información.

– ¿Charles Higgins es su primo? -preguntó Ruby, y Rose asintió. La chica no parecía muy satisfecha. De hecho, parecía preferir que ese parentesco no existiera.

– Lo es. Mala suerte.

– ¿Y tienes que concertar una cita para verlo? -Marcus no entendía nada.

– Sí.

– Se le está haciendo muy tarde, señor Benson -dijo Ruby, pero Marcus ya había oído bastante.

Marcus odiaba a Charles Higgins. Era un hombre sin escrúpulos. Sus asociados y él habían alquilado varios despachos en el edificio aprovechando que Marcus había estado fuera, en Europa. A Marcus le había molestado muchísimo que le concedieran un contrato de doce meses, y a la menor oportunidad estaba dispuesto a echarlo. Estaba pensando en cómo conseguirlo, pero mientras tanto… La chica no lograría nada. Lo sabía. Y Ruby también lo sabía; podía leerlo en su cara.

Así que lo mejor que podía hacer por Rose era curarla, alimentarla y llevarla al alojamiento que tuviera. Pero…

La había herido. Había dificultado su vida cuando ésta ya era casi imposible. Había desesperación en los ojos de Rose. Conocía lo suficiente a Charles Higgins como para saber que iba a exprimir a la chica. Ella estaba sola y él le había hecho daño. Rose esperaba que le dijera a su ayudante que se encargara de ella, desentendiéndose. Pero demonios, no podía hacerlo.

– Ruby, ¿puedes reorganizarme toda la tarde? -dijo, sin creer muy bien lo que estaba diciendo.

Si no cerraba ese trato a lo largo de la tarde, perdería miles de dólares. Pero no podía evitarlo. Cuando Marcus tomaba una decisión, ésta era irrevocable.

– Si lo atrasas todo unas horas -continuó diciendo-, acompañaré a Rose. Veré a Charles Higgins con ella -afirmó ante la mirada sorprendida de su ayudante.

– Tu… -empezó a decir Rose.

Marcus no tenía ninguna duda sobre lo que la chica pensaba de él. Seguía allí sentada, con el cabello rizado revuelto y su pecoso rostro libre de maquillaje. Aún tenía el pegote de jalea junto a la oreja, y seguía mostrando el mismo antagonismo hacia él. Tal vez fuera por el traje, pensó Marcus. O por la presencia de su ayudante, por el poder que irradiaba… Fuera por lo que fuese, Rose lo miraba con desprecio.

– ¿Porqué no? -preguntó él, mirando a Rose y a Ruby. Ambas mujeres lo observaban como si se hubiera vuelto loco.

– El proyecto es importante -murmuré Ruby, pero Marcus detectó el comienzo de una sonrisa en sus ojos, normalmente inexpresivos.

– Lo sé. Pero confío en que lo mantengas todo en orden hasta que vuelva.

– ¿Y eso cuándo será?

– Dentro de un par de horas.

– Será mejor aplazarlo hasta mañana -sugirió Ruby. En esa ocasión Marcus pudo ver claramente una sonrisa-. Curar un tobillo, comprar ropa y enfrentarse con un abogado lleva algo más de tiempo.

– Hmmm… Tal vez tú te podrías ocupar del tobillo y de la ropa -dijo algo inquieto-. Después yo podría llevarla a ver a Charles.

– ¡No! -sorprendentemente, Ruby negó con la cabeza en claro desacuerdo-, No, señor Benson, yo no debería hacer eso. Es un gran gesto por su parte, y sería injusto que yo lo privara de él.

– Ruby…

– Oíd -aún sentada algo más abajo, Rose estaba conteniendo la respiración. Y la dignidad-. No es necesario nada de esto. Como ya he dicho, no necesito ayuda.

– Si tienes que enfrentarte a Charles, entonces necesitas ayuda -dijo Marcus, y Ruby asintió.

– Siga su consejo, señorita. ¿Es australiana?

– Sí, pero…

– Si yo estuviera en Australia, seguiría su consejo, porque estaríamos en su territorio-afirmó Ruby-. Pero estamos en la América de los negocios, y no hay nadie mejor en ese terreno que Marcus Benson. Póngase en manos de un experto.

– No quiero estar en manos de nadie.

– ¿Realmente crees que puedes conseguir lo que quieres sin mí? -pregunto Marcus.

– Sinceramente…

– Sinceramente, ¿qué?

– Sinceramente, no creo que pueda lograrlo de ninguna manera -admitió ella-. Fue una estupidez venir, pero tenía que intentarlo.

– Pero si has hecho todo este camino -dijo Marcus con un tono más amable-, ¿por qué no aprovechas la mejor oportunidad que se te ofrece? Acepta mi consejo.

– ¿Cuál? ¿Ponerme en tus manos?

– Eso es.

Lo miró a los ojos, confundida, y volvió a bajar la mirada. Sorprendentemente, sus ojos estaban brillantes y en ellos se adivinaba el desafío. Levantó la barbilla con orgullo. Podía parecer desvalida, pero desde luego, no actuaba como tal. Tenía temple, pensó Marcus con admiración. Y valor. Y también parecía saber cuando tenía que ceder.

– De acuerdo -dijo Rose tragando saliva-. De acuerdo.

Ruby sonrió. Parecía estar disfrutando mucho con todo aquello.

– Haga exactamente lo que le diga el señor Benson.

– No soy muy buena haciendo lo que me digan que haga.

– Entonces sea discreta -le dijo Ruby-. Puede que sea bueno para los dos. Muy bien, me voy a salvar su trato, señor Benson, mientras ustedes se enfrentan con el terrible Charles. No me gustaría estar en su piel Buena suerte.

– ¿La contrataste tú? -preguntó Rose mientras Ruby desaparecía escaleras abajo, agitando una mano para despedirse. Aquella mañana Ruby había acudido al trabajo con aspecto cansado, pero en ese momento bajaba las escaleras de incendios con energía.

– En realidad, la adquirí -contestó él-. Fue por casualidad.

– Ella te gusta -Rose parecía interesada en el asunto, tanto, que su enfado había pasado a un segundo plano.

– Soy un hombre de negocios y ella es una ayudante estupenda.

– Entonces, si Ruby amenazara con irse.

– Movería cielo y tierra para conseguir que se quedara -admitió Marcus-. Como te he dicho, soy un hombre de negocios.

– Sólo tengo una contusión en el tobillo. No es grave -dijo Rose.

– Tu tobillo se está hinchando por momentos -contestó Marcus.

– Lo he pasado peor y he podido vivir sin un médico. El tiempo es demasiado valioso como para desperdiciarlo en la sala de espera de un médico.

– No tendrás que esperar. Pásame las manos por el cuello y yo te llevaré en brazos.

– ¿Que me vas a llevar? ¿Estás loco? Yo tendré un esguince en el tobillo, pero tú te quedarás lisiado de por vida.

– Puedo llevarte.

– Nadie me lleva en brazos. Nunca -Rose se apoyó en la barandilla de la escalera e intentó dar un paso.

Dolía. Y mucho.

– Rose…

– No.

– Sí -contestó Marcus y, aunque no había hecho nada parecido en su vida, se acerco y la tomó en brazos. No pesaba nada-. ¿Comes alguna vez?

– ¿Comer? ¿Estás bromeando? Claro que sí. Excepto cuando algún hombre de negocios me tira la comida por las escaleras. Bájame.

– No.

Tal vez no estuviera tan delgada, decidió Marcus, apretándola con más fuerza. Tal vez tuviera curvas… justo donde debía tenerlas. Y además, olía estupendamente. Tenerla en sus brazos lo hacía sentirse… bien.

Qué estupidez. Era una tontería, pero no podía evitarlo.

– ¿Vamos a usar el ascensor? -preguntó ella.

– No. Bajaremos por las escaleras.

– Nos caeremos.

– No nos caeremos -le aseguró Marcus-. No dejaré que te caigas.

– Nadie me había llevado antes en brazos -dijo Rose y, para sorpresa de Marcus, dejó de parecer indignada y se relajó-. Muy bien, de acuerdo. Puede que incluso esto me gaste.

– Puede.

– Además, de todas formas vamos a emergencias, por si te da un infarto con el esfuerzo.

– Exacto -contestó Marcus débilmente, y la apretó un poco más contra su cuerpo-. Exacto.

Ella le tenía intrigado, y la reacción que tuvo al ver su coche también lo intrigó. Robert, el chófer, estaba esperando en la calle. Seguramente lo habría avisado Ruby, porque no mostró ninguna emoción al ver llegar a Marcus con Rose en brazos. Cuando llegaron al coche, la puerta trasera ya estaba abierta.

Sin embargo, Rose no parecía dispuesta a subirse a una limusina negra con cristales tintados.

– Oye, no voy a meterme ahí dentro.

– Pareces una pueblerina -le dijo Marcus.

– Sí, y tú pareces… un mañoso. Chóferes, limusinas, cristales tintados… ¡por el amor de Dios!

– Tienen que estar tintados. Trabajo en este coche.

– Muy bien -ella dudó, pero quitó los brazos de alrededor del cuello de Marcus. Al hacerlo, sintió una extraña sensación de pérdida. Se había agarrado a él por seguridad, pero se había sentido… bien-. Nadie puede ver el interior. ¿Y quién me dice que si me meto en este coche no voy a acabar muerta?

– Robert, ayúdame a meterla en el coche… a la fuerza, si es necesario -le dijo Marcus al chófer-. Y abre las malditas ventanillas. La mafia… ¡Dios santo!

Allí estaban, en una clínica que ofrecía un servicio personalizado al que sólo podían acceder los ricachones de Nueva York. Rose estaba totalmente sorprendida.

– ¿Vienes aquí y alguien te ve? ¿Sin más? -estaban esperando para entrar a rayos X, sentados en lujosos sillones de cuero.

– Claro.

– No hay nada claro en esto -respondió ella-. Si hubiera tenido esto cuando Hattie… -Rose tomó aire-. ¿Charles Higgins podría permitirse todo esto?

– Teniendo en cuenta el alquiler que paga, yo diría que sí.

– Lo mataré -murmuró, recostándose en el sillón y mirando su pierna vendada.

– Tienes suerte. El tobillo no está roto, pero tienes una buena contusión -le había dicho uno de los médicos-. Espera un poco, las enfermeras te darán unas muletas.

Todavía enfadada y con Marcus sin decir palabra a su lado, Rose se dirigió a recepción. Y se enfureció aún más cuando él pagó.

– Yo puedo pagar.

– Sí -contestó Marcus con amabilidad-, pero fue culpa mía. Deja que pague.

– Dinero -susurró ella-. La solución para todo. Mientras puedas exprimir al mundo entero para conseguir más.

Aún quedaba el asunto de la ropa, así que con Rose cómodamente sentada en la limusina, Marcus le pidió a Robert que los llevara a la Quinta Avenida.

– Sólo necesito asearme un poco y estaré bien -le dijo ella, pero Marcus negó con la cabeza.

– No. Charles nunca te dejaría entrar en su despacho con esa pinta.

– Pero…

– Pero nada. Es ridículo volver allí y esperar una cita que no vas a conseguir. Deja que te ayude -pero Marcus no podía creer que estuviera haciendo aquello. ¿Se había vuelto loco?

El nunca se involucraba en nada, y sin embargo se estaba ofreciendo a todas aquellas cosas. Pero Rose no esperaba nada de él. Podía irse en ese mismo momento y no habría consecuencias. Nunca volvería a saber nada de aquella mujer.

Pero no podía hacerlo. Miró a Rose y descubrió desafío en su rostro. Pero también había desesperación. De ninguna manera podía dejarla.

Deseaba ayudarla, pasara lo que pasase. Por pernera vez en muchísimos años Marcus Benson quería involucrarse.

Capítulo 2

Marcus pensaba que conocía a las mujeres, pero estaba equivocado. La tienda a la que llevó a Rose también fue una equivocación.

Una mujer con la que había salido una vez le había dicho que la tienda tenía una ropa formal fabulosa, pero Rose no hacía mas que miar a su alrededor con sospecha. Las empleabas reaccionaron dé la misma manera: sonrieron a Marcus y fueron cautelosas y fríamente amables con la vagabunda que iba con él.

– ¿Pueden buscarle a Rose algo de ropa formal? -preguntó a una de las dependientas, mientras Rose le lanzaba una mirada molesta.

– Esto me hace sentir como una Barbie. «Hoy vamos a vestida para ir a la oficina».

– ¿No quieres que te ayude? -preguntó Marcus,

– No.

– Rose.

– De acuerdo -mientras la empleada iba en busca de algo apropiado, le lanzó una mirada en la que había una disculpa, aunque el desafío aun estaba presente-. Vale. Estás siendo muy amable y yo me estoy comportando como una estúpida. Pero esto me parece… incorrecto.

– Esto es lo más sensato. Simplemente, hazlo. -Pruébese esto -dijo la dependiente, dirigiéndole una brillante sonrisa a Marcus. La mujer puso el traje contra en cuerpo de Rose, aunque esperaba que fuera él quien decidiera.

Sin embargo, él no tuvo oportunidad de decidir, porque Rose levantó la etiqueta del precio y dejó escapar un pequeño grito. Apartó el traje y miré a Marcus como si se hubiera vuelto loco.

– ¿Es que has perdido la cabeza? -le espetó.

– ¿Qué quieres decir?

– Mira el precio. No puedo permitirme comprar esto.

– Pago yo, ya te lo dije. Yo eché a perder tu ropa. -Sí, me echaste el batido encima de una camiseta de cinco dólares y ahora estás intentando reemplazarla con esto que cuesta tres mil. ¡Tres mil dólares! Mira, esto se nos está yendo de las manos. Ya has hecho suficiente y yo no puedo quedarme más -dijo mientras se dirigía a la puerta.

– No conseguirás ver a Charles -la previno Marcus. La lucha interna que Rose estaba teniendo se reflejaba en su rastro, y él también pudo sentirla. Pero Marcus se había estado divirtiendo. No había sido tan malo hacer de benefactor millonario de una pobre chica. Peto se suponía que la chica tenía que estar agradecida y sonreír dulcemente.

Rose seguía avanzando hacia la puerta, manejando con dificultad las muletas. Empezaba a parecer desesperada.

– Tengo que tratar con Charles yo sola -murmuró.

– Estabas de acuerdo en hacer esto.

– Fui una estúpida. Debí de golpearme la cabeza con las escaleta. Y ahora estoy en una tienda elegantísima con un tipo que tiene más dinero del que nunca podré imaginar… y que me está ofreciendo gastarse en un traje la cantidad de dinero con laque yo podría alimentar a mi familia durante un año.

– ¿Tu familia?

– No tengo por qué hablar de mi familia. Ya no puedo más, tengo que irme. Lo siento -dio algunos pasos más, hasta llegar a la puerta-. Lo siento. Muchas gracias por todo lo que has hecho.

– Rose…

– No puedo hacéroslo. No puedo.

La alcanzó tres puertas más abajo. La había seguido, aunque no estaba muy seguro de por qué se empeñaba en ayudarla.

Le había dejado algo de tiempo para que se calmara y ahora la veía caminar más despacio, como si no supiera a dónde ir. Tenía los hombros caídos y parecía totalmente desesperada.

Entonces la alcanzó. Le puso una mano en el hombro y la giró para que lo mirara. No le sorprendió ver lágrimas en sus bonitos ojos.

Pero ella dejó de llorar en cuanto sintió el contacto. Se limpió las lágrimas y dio un paso atrás, balanceándose peligrosamente.

– Déjame sola.

– Lo siento.

– No deberías sentirlo. Sólo estabas intentando ser amable.

Marcus desechó el deseo de actuar como hada madrina de Rose. Intentó ponerse en su lugar. Mucho tiempo atrás él también había dependido de otras personas, y sabía que era mucho más difícil tomar que dar.

– He sido un poco insensible -consiguió decir-. Pensaba que podía ayudar. Y aún quiero hacerlo.

– No puedes -contestó ella,

– Sabes que sí. Y estaría encantado de hacerlo si me dejas.

– Sí, claro. Con el maldito dinero -se enjugó más lágrimas-. Eso es lo único que sabes hacer.

– Lo siento -no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo. ¿Cómo se había metido en aquel lío?

Podía irse sin más, no tenía por qué insistir, ¿Por qué entonces seguía haciéndolo? Lo único que sabía era que quería saber más.

– ¿Podemos empezar otra vez, por favor? -preguntó Marcus. Ella se sorbió la nariz y lo miró con suspicacia,

– ¿Empezar otra vez?

– No sé cómo como hemos llegado a esta situación -admitió él-. No tengo ni idea de lo que está pasando, pero quiero ayudar. Tampoco sé por qué quiero hacerlo, pero así es -rozó ligeramente una mano de Rose.

Sabía que ella aún tenía el deseo de salir corriendo. Él también lo tenía,

– Dime lo que necesitas-le dijo-. ¿Que puedo hacer para ayudarte?

Ella inspiró profundamente. Estaban en la Quinta Avenida, rodeados de gente elegantemente vestida. Marcus no desentonaba en aquel ambiente, pero ella sí. Pero evidentemente no estaba pensando su aspecto. Miró a Marcus durante unos seguidos e hizo una confesión.

– Necesito comer algo.

– ¿Tienes hambre?

– Perdí el bocadillo, ¿recuerdas? No he desayunado y el bocadillo era todo lo que tenía para comer. Y también necesito un billete de metro para llegar a donde me alojo. Tengo que quedarme hasta mañana… para el funeral de la tía Hattie. Fui una estúpida al intentar ver a Charles. Ahora… Ahora sólo quiero irme a casa.

– De acuerdo, me encargaré de tu transporte. Pero antes, deja que te dé de comer. No -sacudió la cabeza al ver que ella daba otro paso atrás. Sabía lo que Rose estaba pensando. El dinero no la impresionaba, sino que la hacía huir-. Hay un pequeño restaurante muy cerca, y no es caro. Por lo menos, admite que te debo una comida. ¿Puedes aguantarme un poquito más?

Ella lo miró confundida, balanceándose con las muletas y observándolo pensativa. No era el tipo de mirada que Marcus estaba acostumbrado a recibir de las mujeres. Decir que lo desconcertaba era quedarse corto.

– Seguro que piensas que soy una desagradecida -dijo Rose finalmente. Pero Marcus estaba tan lejos de pensar eso que parpadeó, sorprendido.

– No lo creo. Deja que te dé de comer.

– ¿Como si fuera algún bicho en una jaula del zoo?

Él sonrió.

– Lo siento. Me he expresado mal. Come conmigo, por favor.

– ¿Por caridad?

– Porque necesito recompensarte.

Lo miró durante largos segundos, y en ese momento algo cambió. La imagen de la Cenicienta se difuminó un poco más y Marcus se dio cuenta de que era una mujer realmente fuerte.

Rose se sentía superada por las circunstancias. No estaba segura de lo que estaba ocurriendo, y eso que ella siempre llevaba el control de las situaciones. Sin embargo, a pesar de sentir que lo estaba perdiendo, continuaba luchando.

– Gracias-le dijo finalmente-. Me encantaría comer contigo.

A Marcus lo invadió una oleada de absurda gratitud al escuchar sus palabras.

– Y a mí también -respondió con sinceridad.

La llevó a un restaurante al que no había ido en años. El propietario, un hombre robusto de casi setenta años, lo recibió encantado.

– Pero si es el gran Marcus, que ha venido a honrar este humilde establecimiento con su presencia…

– Corta el rollo, Sam -gruñó Marcus.

– ¿A qué debo este honor? -el hombre miró a Rose y le dedicó una cálida sonrisa de bienvenida-. Una dama. Por supuesto. Y una dama con clase, es evidente. Apuesto a que podría apreciar cualquiera de mis especialidades sin pensar siquiera en las calorías.

– Tiene toda la razón -Rose pareció relajarse por fin con la amabilidad de Sam-. ¿Qué me recomienda?

– En este establecimiento todo es recomendable. Le diré lo que vamos a hacer… -miró de reojo a Marcus, y éste asintió casi imperceptiblemente. El restaurante de Sam era famoso, con una reputación bien merecida. El hombre podía intuir lo que la gente necesitaba, y simplemente lo ofrecía, junto a grandes dosis de comodidad, amistad y buen humor-. Traeré mi especialidad. Sólo tendréis que sentaros y no pensaren nada, excepto en aquello de lo que tengáis que hablar. No os preocupéis por la comida, que de eso me encargo yo.

No pensar en nada excepto en aquello de lo que tenían que hablar… Pero parecía que no había nada de lo que hablar. O, al menos, así lo veía Rose. La comida de Sam era espectacular una enorme olla de sopa de pescado con almejas, receta heredada de su abuela, y una especie de tortitas de maíz que estaban espectaculares.

Era una comida exquisita, pensó Marcus, y de repente se preguntó por qué había pasado tanto tiempo sin ir a aquel restaurante. Se reclinó en su asiento, disfrutando de la comida y del ambiente. El local estaba lleno de estudiantes, madres jóvenes, universitarios y artistas que parecían no tener absolutamente nada en la vida. Todos comían con la misma dedicación que Rose.

Y mientras ella comía, Marcus pensó en la cita que había tenido la noche anterior. Elizabeth era una magnífica abogada, elegante, sofisticada y atractiva. Pero había tomado sólo una ensalada y medio vaso de vino. Por supuesto, había rechazado el postre.

Su magnífica figura requería ciertos sacrificios, había pensado Marcus, y aunque ella te había invitado a su exclusivo apartamento para tomar café, café fue lo único que compartieron. A él no le había apetecido llevar las cosas más lejos.

Pero ahora… sentado a la mesa y observado a Rose devorar la sopa y saborear cada bocado de las tortitas, pensó que prefería aquel cómodo silencio a una conversación ingeniosa. Estaba disfrutando de verdad.

– ¿Qué? -preguntó ella de repente.

– ¿Cómo dices?

– Me estás mirando como si fuera un bicho raro. No me gusta.

– Eres australiana. ¿Qué esperabas?

– ¿Nunca has conocido a un australiano?

– A ninguno al que le guste la sopa de pescado tanto como a ti -respondió Marcus.

– Es la mejor que he comido en la vida.

Rose le sonrió y él parpadeó, asombrado. Vaya sonrisa… capaz de volver loco a un hombre. ¿De dónde había salido? Era una sonrisa generosa y brillante, acompañada por un pequeño hoyuelo junto a la boca…

«Cálmate, Benson», se dijo. Seria mejor que no se involucrara más.

– ¿Quieres contarme por qué tienes que ver a Charles Higgins? -preguntó, y la sonrisa se desvaneció. Maldición, no tenía que haberlo mencionado.

Pero por eso estaban allí. Era importante y, para ser sinceros, Marcus estaba intrigado.

Aquella mujer acababa de rechazar un traje de tres mil dólares como si nada. Ninguna mujer de las que Marcus conocía habría techo eso.

– Me tiraste al suelo en las escaleras, pero en parte fue culpa mía -dijo ella, como si le estuviera leyendo el pensamiento-. No quiero depender de nadie. Si te gastaras tres mil dólares en un traje para mí, me sentiría mal el resto de mi vida. Y Charles sabría que sólo era fachada.

– ¿Charles te conoce?

– Ya te lo dije. Es mi primo -contestó Rose.

– Entonces, ¿por qué…?

– Crees que porque soy de la familia puedo verlo cuando quiera.

– Sí, algo así -confesó él.

– Estoy aquí porque mi tía ha muerto -dijo Rose-. La madre de Charles. He pasado los últimos días sentada junto a la cama de la tía Hattie. No he visto a Charles y a Hattie la entierran mañana. Puede que Charles no vaya al funeral pero, desde luego, no lo va a pagar.

– Entonces… ¿No eres familia cercana? -se aventuró a decir Marcus.

– Claro que lo soy -y le dio otro bocado a una tortita. Aunque fuera una conversación difícil, no se olvidaba de que estaba disfrutando de la comida. Su voz, sin embargo, tenía un rastro de amargura-. Soy la buena de Rose, la que siempre hace lo correcto y se encarga de los asuntos familiares. No como Charles.

– Entonces, ¿por qué necesitas verlo?

Ella inspiró profundamente. Dejó el cubierto en el plato e inclinó la barbilla con un gesto que Marcus estaba empezando a reconocer.

– La tía Hattie y mi padre tenían cada uno la mitad de la granja familiar -le dijo-. Mi padre nos dejó su mitad cuando murió hace diez años, y el trato siempre había sido que Hattie haría lo mismo. Pero no lo hizo. Le dejó su parte a Charles, así que necesito que él… -Rose vaciló, como si aceptara la imposibilidad de lo que estaba apunto de decir-. Necesito que acepte mi propuesta de no vender la granja. Que me la deje hasta… hasta que yo sea libre.

– ¿Libre?

Ella lo miró con ojos llenos de dolor.

– La granja es todo lo que tengo. Para Charles no significa nada, sólo dinero. Tiene que darse cuenta de que no dejarme vivir allí sería desesperadamente injusto -se mordió el labio inferior, tratando de apartar un dolor que parecía inamovible-. Pero eso no tiene nada que ver contigo. Charles es mi primo, y es problema mío. Tú me has invitado a comer, y ahora me asearé lo mejor que pueda y me enfrentaré a él otra vez. Y si no consigo nada me iré a casa, pero al menos lo habré intentado.

Marcus no podía soportar esa mirada de dolor. La situación era como ver enfrentarse a David y Goliat, y Goliat era Charles Higgins. Tenía que quedarse con ella.

– No puedes enfrentarte sola a él.

– Por supuesto que puedo.

– Nada de por supuesto -gruñó él-. Charles es un baboso. Tal vez sea diferente con su familia, pero sigue siendo un baboso. Puede que me excediera un poco con lo del traje de tres mil dólares, pero mi instinto nunca falla. Buscaremos algo de ropa decente y yo iré contigo. Puedo conseguirte una entrevista con él.

– ¿Cómo?

– Para empezar, el edificio en el que tiene sus oficinas es mío.

– Estás bromeando -dijo Rose sorprendida.

– Desgraciadamente, no. Ya he decidido no renovarle el contrato de alquiler, pero eso él no lo sabe. Puedo ejercer presión.

– Pero…

– Termínate la soda -dijo Marcus, levemente consciente dé lo que estaba haciendo. Se estaba involucrando cada vez más-. No debemos hacer esperar a Charles, ¿no?

Volvieron a intentarlo con la ropa, pero esa vez Marcus apostó por algo más normal. Fueron a unos grandes almacenes de precio asequible y Rose escogió una falda sencilla, una blusa y unas sandalias de tiras. Estaba fabulosa, decidió Marcus, y se preguntó por qué las mujeres llevaban trajes de tres mil dólares cuando podían estar tan atractivas con ropa más barata.

Pero Rose no era cualquier mujer. Estaba fantástica con cualquier cosa, pensó mientras Robert los llevaba de vuelta a las oficinas de Higgins.

El único problema era que ella estaba un poco pálida. Se agarraba las manos con tanta fuerza que Marcus podía ver cómo se le ponían blancos los nudillos. Pero mantenía la conversación mientras pasaban Central Park.

– Siempre he querido ver Central Park -le dijo-. Desde que era una niña soñaba con montar a caballo en Central Park.

– ¿Eres una chica de campo?

– Ya te lo dije, vivimos en una granja. Ordeño vacas para ganarme la vida.

¿Vivimos? ¿Quiénes? Bueno, no importaba… ¿o sí?

– ¿Vives en una granja y sueñas con venir a Nueva York para montar a caballo?

– Es diferente -Rose sonrió levemente y Marcus vio que aún se agarraba las manos con fuerza. Tuvo que luchar contra el impulso de tomar esas manos entre las suyas-. A John Lennon le encantaba este parque, y también a Jackie Kennedy.

– ¿Admirabas a Jackie Kennedy? -preguntó Marcus.

– Tenía clase.

– ¿Y John Lennon?

– Sus gafas eran muy sexys -contestó ella.

– ¿De verdad? -dijo Marcus débilmente, y fue recompensado con una pequeña risa. Sus manos, observó con satisfacción, estaban empezando a relajarse-. ¿Y quién más crees que era sexy? ¿Paul? ¿George? ¿Tal vez Ringo?

– Ringo era sexy -afirmó ella-. Mucho. Cada vez que veo los video clips pienso que era usa monada.

Rose era tan diferente… Marcus se descubrió preguntándose cómo el día había acabado de aquella manera. En vez de firmar acuerdos de millones de dólares, estaba conversando sobre el sex appeal de Ringo. Y estaba disfrutando.

Pero en aquel momento llegaron a las oficinas, y las manos de Rose se agarrotaron de nuevo.

– No te preocupes -le dijo Marcus, poniendo una mano sobre las suyas. El contacto los sorprendió a los dos. Fue como si los recorriera una corriente de electricidad, pero cálida, íntima y reconfortante-. Estaré detrás de ti. A cada momento.

La señorita Pritchard, alias Atila el Huno, la secretaria de Charles, era una mujer insoportable. Cuando Rose salió del ascensor, la vio acercarse y suspiró. Ni siquiera fingió ser educada.

– ¿Qué quiere?

– Tengo una cita -dijo Rose, intentando que su voz fuera firme-. Era a las diez de esta mañana.

– El señor Higgins tenía un momento libre a las dos -contestó la mujer con desdén-, pero usted no estaba. Ya no va a tener un hueco hasta la semana que viene.

– Entonces, pregúntele al señor Higgins si me concede a mí una cita -dijo Marcus, que se había quedado detrás de Rose, haciendo que la mujer desviara hacia él la mirada-. Creo que su contrato de alquiler está a punto de expirar y, como arrendador, espero un comportamiento profesional de mis arrendatarios. Rose tenía una cita a las diez esta mañana y todavía está esperando. No me gusta tener a clientes contrariados vagando por las oficinas -señaló una silla-. Rose, si quieres sentarte… -le dirigió a la secretaria una sonrisa burlona-. Esperaremos. Dígale al señor Higgins que estamos aquí y que esperaremos lo que haga falta.

La frialdad de los ojos de Atila desapareció al instante. Había muy pocas personas en la ciudad que no fueran conscientes del poder de Marcus.

– Pero… -empezó a decir la mujer.

– Usted dígaselo -dijo Marcus con aire cansado-. Me gustaría acabar con esto cuanto antes, y espero que el señor Higgins piense lo mismo.

Y el señor Higgins lo pensaba. Cinco minutos después, Marcus y Rose eran conducidos a su presencia.

Decir que Rose estaba tensa era quedarse corto. Aquella entrevista era extremadamente importante para ella, pensó Marcus. Intentaba parecer tranquila, práctica y eficiente, aunque por dentro hervía de rabia.

Charles estaba sentado tras un enorme escritorio de caoba. Antes de que pudiera levantarse, Rose había atravesado el despacho, golpeando con las pateas de las manos la pulida superficie de madera con tanta fuerza que una de las bandejas de papeles saltó.

– Eres un sapo asqueroso-le espetó. Marcus parpadeó asombrado al oírla-. Hiciste venir a Hattie hasta aquí y ella vino porque pensaba que la querías, pero no era así. La abandonaste -la voz de Rose estaba cargada de desprecio y de ira-. Podría haber muerto en casa conmigo. Con Harry. Con la gente que la quería. Pero le dijiste que querías que estuviera aquí, donde no conoce a nadie. ¿Cómo pudiste hacerlo?

– Mi relación con mi madre no tiene nada que ver contigo -respondió Charles. Tenía casi cuarenta años, era obeso y llevaba un traje de tres piezas que, aunque se veía desaliñado, era carísimo. Miraba a Rose con evidente desprecio-. No tengo ni idea de lo que quieres de mí, Rose, ni por qué te has molestado en concertar esta cita -miró a Marcus rápidamente y luego volvió a centrar su atención en ella. Era evidente que Marcus era la única razón por la que había accedido a verla-. Tampoco sé cómo has conseguido arrastrar al señor Benson hasta aquí.

– A mí no me arrastra nadie a ningún lado -dijo Marcus con suavidad. Agarró una silla y se sentó, como si fuera alguien que estaba allí para pasárselo bien.

– Esto es un asunto familiar -dijo Charles, y Marcus le dedicó una sonrisa.

– Considérame de la familia de Rose. Rose, odio decirlo, pero no creo que sermonear a Charles por el comportamiento que ha tenido con su madre, sea justificado o no, nos vaya a llevar a ninguna parte. Dejémoslo y salgamos de aquí. Este lugar me pone nervioso.

Charles sé ruborizó.

– No tienes por qué quedarte.

– He venido con la dama. Rose, di lo que tengas que decir.

Rose se mordió el labio y su mirada se encontró con la de Marcus. Este le envió un mensaje silencioso: «Cálmate. Enfadándote no vas a conseguir nada».

Rose lo entendió y luchó por recuperar el control, inspirando profundamente.

– El testamento… -empezó a decir.

– Ah, sí -Charles también había tenido tiempo para tranquilizarse-. El testamento -le lanzó otra mirada nerviosa a Marcus y se hundió aún más en su sillón de cuero. El enorme escritorio estaba pensado para intimidar a los clientes, y Charles no tenía intención de abandonar su protección-. ¿Qué demonios tienes que decir del testamento de mi madre?

– Se suponía que Hattie me iba a dejar su parte de la granja.

– Me temo que no, primita.

A Marcas le entraron ganas de golpearlo, y tuvo que contenerse con todas sus fuerzas.

– Hattie ha vivido siempre en la granja -dijo Rose-. Igual que todos nosotros. Todos menos tú. Te fuiste hace veinte años, pero la granja te ha pagado la educación y los viajes -paseó la mirada por el lujoso despacho-. Estoy segura de que subvencionó todo esto. Tas gastos casi nos han dejado en la ruina. Además, siempre te has llevado la mitad de los beneficios. Es una locura que te dejara su mitad de la granja.

– Soy su hijo.

– Pero te lo hemos dado todo y ella sabía que yo no podría comprar tu parte. Eso me obligaría a vender.

– No es problema mío -dijo Charles con frialdad.

– No -ella tomó aire, obligándose a calmarse-. No es problema tuyo, y no debería serlo. Todo lo que te pido… Todo lo que te pido es que conserves tu mitad de la granja y dejes que yo la siga llevando hasta que Harry sea mayor de edad.

– Harry… -Charles hizo una mueca de desprecio, pero pareció recordar que Marcos aún estaba allí y forzó una sonrisa-. ¿Cuántos años tiene Harry?

– Doce.

Doce. Marcus frunció el ceño, procesando la información. Rose no era lo suficientemente mayor como para tener un hijo de doce años… ¿no?

– Necesitamos quedamos en la granja hasta que Harry cumpla los dieciocho. Charles, sabes lo importante que es la granja para todos nosotros -Rose casi estaba rogando.

– A mí nunca me importó.

– Pero te pagó los estudios. Te permitió ser lo que querías ser, y quiero que Harry también tenga esa oportunidad. No me importa que te sigas llevando la mitad de los beneficios, y la tierra no hace más que revalorizarse.

– Lo he comprobado -dijo él-. Ahora se vendería por una fortuna y, como está cerca del mar, podría convertirse en una granja de animación.

– Nos encanta la granja.

– Olvídalo. Voy a vender.

– Charles…

– Mira, si no tienes nada más que decirme… -miró a Marcus con nerviosismo, preguntándose cómo demonios se habría involucrado en aquello-. Me estás haciendo perder el tiempo.

Rose tragó saliva y abrió y cerró las manos con fuerza. Por fin vio que era inútil seguir insistiendo y se rindió.

Marcus vio cómo ella aceptaba la derrota, y le dolió. Sintió un deseo casi irrefrenable de darle un puñetazo a Charles.

Pero Rose había pasado al siguiente punto.

– ¿Vendrás mañana al funeral de Hattie? -preguntó en un susurro.

– Los funerales no son lo mío.

– Hattie era tu madre.

– Sí. Y está muerta. Pero lo he superado, igual que tienes que hacer tú. Y en cuanto el funeral acabe, la granja se pondrá a la venta. Estaría a la venta hoy mismo si no fuera por esa cláusula.

– ¿Qué cláusula? -preguntó Marcus.

Ése era el tipo de negociaciones en las que él era bueno. Había aprendido que era mejor no precipitarse, siso quedarse al margen, escuchando, concentrándose en lo esencial y comprobándolo todo.

Charles le dedicó una mirada molesta.

– Mi madre puso un estúpido codicilo en el testamento. Yo me marché antes de que el abogado terminara de leerlo, pero sé que lo hizo.

– Háblame de ello -pidió Marcus con amabilidad.

– No es asunto tuyo.

– Háblame de ello.

– Si me caso, heredaré -intervino Rose, apenada-. No tiene ningún sentido. Justo antes de que Hattie se marchara para venir aquí, salí con uno de los granjeros de la zona. Solamente tuvimos un par de citas, pero fue bastante para que Hattie creyera que me iba a casar. Como si pudiera hacerlo. Pero ella pensaba… Bueno, se preocupaba por mí, la pobre tía Hattie. Pensaba que me pasaría la vida cuidando de mi familia, sin preocuparme por mí misma. Por eso añadió esa estúpida cláusula; si estoy casada, heredaré. Creyó que casándome disfrutaría más de la vida. Pero es imposible.

– ¿No podrás casarte… nunca?

– ¿En una semana? -Rose se rió amargamente-. Hattie estaba muy enferma. Incluso se le empezó a ir la cabeza antes de abandonar Australia. Por eso probablemente Charles pudo convencerla para que viniera. Estaba aquí sola, y Charles pudo presionarla para que le dejara la granja. Así que escribió un testamento dejándoselo todo pero, según parece, añadió un codicilo cuando Charles la dejó sola con el abogado. La cláusula dice que sí me caso antes de una semana de su muerte, la granja pasará a ser mía. Pero… ¿una semana? Tal vez quisiera decir un año. Bueno, en cualquier caso, dijo una semana, y el plazo se acaba el miércoles -volvió a mirar a su primo, aunque estaba segura de lo que éste iba a decir.

– Charles, por favor.

– Vete. Me estás haciendo perder el tiempo -Charles se levantó, se alisó el chaleco y se dirigió a la puerta.

Marcus lo observó. A su obesidad se añadía su corta estatura, lo que le hacía parecer una bola de grasa. Un baboso.

– Siento que le haya hecho perder el tiempo, señor Benson -le dijo Charles-. Vuelve a la granja, Rose, a donde perteneces. Disfruta las pocas semanas que quedan antes de que se venda. Pero hazte a la idea de que estará en el mercado en cuanto acabe la semana.

– Siento haberte hecho perder el tiempo.

Habían permanecido en silencio hasta que salieron a la calle. El sol brillaba con fuerza y Rose parpadeó, como si creyera que el sol no podía existir en un lugar como aquél.

– Deduzco que la granja se puede vender por un precio elevado -dijo Marcus suavemente.

– ¿Qué? Ah, sí. Ya oíste lo que dijo.

– Entonces quedarás en una posición acomodada.

– No, no será así.

– ¿Tienes alguna aptitud profesional? -preguntó él-. ¿Una carrera?

– Sí. Soy granjera.

– ¿Y no puedes conseguir trabajo en algún sitio? ¿En alguna granja?

– ¿Estás bromeando? ¿Con cuatro niños? ¿Quién me contrataría? -dijo Rose.

– ¿Cuatro niños? -preguntó Manáis con cautela, y ella se encogió de hombros, como si no fuera asunto suyo. En realidad, no lo era. O no debería serlo.

– Mira, ya te dije que lo siento -ella inspiró profundamente-. Pero ya es suficiente. Has sido muy amable conmigo, mucho más de lo que podría haber esperado. Gracias a ti he podido ver a Charles y pedirle lo que necesitaba pedirle. Sabía que sería inútil, pero tenia que intentarla Por los chicos. Ahora tengo que pensar en enterrar a la tía Hattie con todo el amor del que sea capaz y después volveré a Australia. Fin de la historia.

– ¿Tienes cuatro hijos? -tal vez no fuera de su incumbencia, pero tenía que saberlo. ¿Cuántos años tendría Rose? ¿Veinticinco? ¿Veintiséis?

Cuatro hijos. Su mirada se posó involuntariamente en la cintura de Rose. No, no podía ser.

– ¿Qué estás mirando? -preguntó ella.

– Tu figura -admitió con una sonrisa-. Te conservas muy bien para tener cuatro hijos.

Ella abrió mucho los ojos. Parecía sorprendida. Y entonces su rostro, que hasta ese momento había estado en tensión, se transformó con su risa. Tema la sonrisa más maravillosa del mundo. Y la risa más maravillosa.

– ¿Crees que soy una madre soltera con cuatro hijos?

– Bueno…

– Son mis hermanos -le dijo-. Daniel, Christopher, William y Harry. Tienen veinte, dieciocho, quince y doce años respectivamente. Todos son estudiantes, y la granja los mantiene. Bueno, supongo que soy yo quien los mantiene. Ellos me ayudan, pero la mayoría de las cosas las hago yo. Hasta ahora. A partir de ahora, supongo que con lo que saquemos dé la venta podrán seguir estudiando, pero Dios, sabe donde viviremos. Las vacaciones de la universidad duran cuatro meses, y es entonces cuando somos una familia. A Harry le encanta la granja. Se le partirá el corazón si tenemos que irnos.

Marcus la miraba en silencio, con incredulidad. ¿Rose mantenía a cuatro hermanos? ¡Cielo santo! Era demasiada carga para unos hombros tan pequeños. Hizo una mueca y Rose forzó una sonrisa.

– Ya te lo dije. Es mi problema, no el tuyo.

– Siempre podrías casarte -dijo Marcus con voz débil, y Rose esbozó una sonrisa con pesar.

– ¿Antes del miércoles? No lo creo. Es un codicilo estúpido redactado por una anciana confusa que estaba desesperada por hacer las cosas bien para todos. Y eso era imposible -Rose le dio la mano con un gesto de despedida-. Muchas gracias por ayudarme. Te estoy realmente agradecida. Adiós.

Se dio la vuelta y se alejó de él con las muletas por la acera, que estaba llena de gente que iba de compras.

Marcus se quedó observando su cabello, su silueta y la hermosa curva de su cuello. Era una mujer fuerte. Como David y Goliat, pensó de nuevo, pero aquella vez no había honda. No había ningún tipo de arma.

Rose se había despedido. No esperaba nada de él, y estaba sola de nuevo. Pero Marcus no podía aceptarlo. No tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero sabía que tenía que hacerlo.

– Rose, espera -la llamó. Ella se detuvo y se giró.

– ¿Sí? -estaba delgada y pálida, y casi parecía etérea, como si fuera a desvanecerse.

Y eso era lo que él quería… ¿o no? Marcus nunca se involucraba. Había hecho una promesa mucho tiempo atrás y nunca había estado tentado de romperla. Hasta ese momento, cuando las posibilidades eran romper la promesa o ver cómo Rose regresaba a Australia con sus problemas.

Marcus ni siquiera sabía cuáles eran sus problemas. Casi no la conocía a ella. Tenía un trato millonario que cerrar, una cita aquella noche con una mujer por la que muchos hombres matarían, tenía una vida en Nueva York…

Rose lo miraba con actitud interrogante. Estaba esperando a que por fin la dejara libre y pudiera marcharse. Pero él no podía dejar que se fuera, y sólo había una forma de evitar que lo hiciera.

– Hay una manera por la que puedes casarte antes del miércoles -dijo Marcus. La gente que estaba a su alrededor se detuvo, atónita. Rose estaba totalmente asombrada.

– ¿Cómo? -dijo en un susurro. Estaban separados unos metros y había gente entre ellos. Marcus vio cómo sus labios se movían, y leyó en sus ojos que la estaba entreteniendo inútilmente,

Pero no era así. Él sabía lo que tenía que decir, y cuando lo dijera, sería lo correcto. Sería incluso inevitable.

– Cásate conmigo.

Capítulo 3

Rose no podía creer lo que acababa de escuchar. Para ella el mundo se acababa, Tenía que enterrar a su tía al día siguiente, ignorando el dolor que le causaba el testamento. Tenía que volver a casa y decirles a los chicos que no tenía ni idea de cuál sería su futuro. O eso o… O enfrentarse a un hombre que, a unos metros de ella, acababa de hacerle una proposición descabellada.

– ¿Cómo dices? -preguntó finalmente. Los peatones que había a su alrededor se rieron y se detuvieron para ver cómo terminaba aquella historia:

– Te ha pedido que té cases con él, querida -dijo una anciana-. Parece un buen partido. Si fuera tú, me lo pensaría.

– Es joven -dijo otra persona-. Y guapa. Antes debería disfrutar de la vida.

– Pero mira ése traje -respondió la anciana-. Ese tipo está forrado. Cásate, querida, pero no firmes ningún acuerdo prematrimonial.

Marcus sonrió y también lo hizo Rose. Era una broma, pensó ella. De mal gusto, pero una broma al fin y al cabo.

– Gracias -dijo finalmente- Es una proposición muy agradable, pero tengo que asistir a un funeral y debo volver a Australia.

– Lo digo en serio, Rose.

Ya estaba bien. Las bromas tontas tenían que acabar. En realidad, todo tenía que acabar. Lo único que quería era esconderse en un rincón y llorar a su tía. Sintió un deseo casi incontenible de darse la vuelta y echar a correr, aunque el tobillo no se lo permitiera. Pero debía quedarse y ser educada.

– Marcus…

– Lo digo en serio -se acercó a ella y le tomó las manos. Al hacerlo, las muletas cayeron al suelo, haciendo que Rose se sintiera más vulnerable que nunca-. Rose, podemos hacerlo.

– Pero… ¿qué…? -apenas pudo emitir un susurro.

– Podemos casarnos. Cuando te diste la vuelta lo vi claro. Tienes que casarte antes del miércoles y puedes hacerlo. Puedes casarte conmigo.

– Pero… tú no quieres casarte conmigo -dijo ella.

– Claro que no. No quiero casarme con nadie. Por eso precisamente. Porque no quiero casarme con nadie, me caso contigo.

– Eso es ridículo.

– No. Es sensato -afirmó Marcus.

– ¿Cómo puede ser sensato? -Rose no sabía si reír, llorar o echar a correr. Aquel hombre la estaba mirando como si tuviera la solución a todos sus problemas, y ella sólo tuviera que confiar en él.

Pero ella no lo conocía. Quiso liberar sus manos, pero Marcus la agarró con más fuerza.

– Rose, puede funcionar.

– ¿Cómo demonios puede funcionar?

Pero quince minutos después, cuando se había calmado lo suficiente para escuchar, empezó a considerar la propuesta. -Haré que mis abogados examinen el testamento esta tarde -le dijo Marcus-. Si todo lo que necesitas es casarte, estaré encantado de ayudarte.

Rose se sentó a una mesa frente a él. Habían entrado en la primera cafetería que encontraron, y Rose se sentía como si la hubieran dado un mazazo.

– Pero… solamente me tiraste la comida, y aquí estás, ofreciéndote a casarte conmigo. ¿Por qué?

– No me gusta Charles Higgins.

– Pues échalo del edificio, pero no hagas esto. Te estás metiendo en un lío.

– No, no es verdad -contestó, negando con la cabeza-. Simplemente te estoy proponiendo matrimonio. Firmamos unos papeles y ya está. Y, a pesar de lo que dijo aquella mujer, también firmamos un acuerdo prematrimonial que diga que no tenemos poder sobre las propiedades del otro después del divorcio. Y cuando la herencia se haya llevado a cabo, nos separamos. Mis abogados pueden ocuparse de eso.

– Pero… sigo sin entender. De acuerdo, no te gusta Charles Higgins, pero no es una razón para hacer esto. Resolvería todos mis problemas, y es tan importaste para mí que estoy tentada a aceptar tu plan. Pero tiene que haber un truco. ¿Qué quieres a cambio?

Él dudó y Rose lo observó, pensando en la proposición. Era una locura.

– Sería bueno para ti -contestó Marcus-. No se si puedes entenderlo, pero es importante para mí.

– No, no lo entiendo. Explícamelo.

– Me gustaría ayudar.

– ¿Haciendo de mecenas de una pobre chica? -Rose se ruborizó y bajó la vista-. Lo siento, he sido muy desagradable.

– ¿Así es como te hace sentir mi proposición?

– Sí, así es. Por fin lo entiendes.

– ¿Que es mucho más difícil recibir que dar? Sí, eso lo entiendo-dijo Marcus.

– No sé nada sobre ti.

– Rose, vengo de una familia en la que sólo podíamos recibir -la miró a los ojos con firmeza-. No había otra opción. Mi madre recibía ayuda social y yo tuve que pelearme con todo el mundo para llegar a donde estoy. Tuve que aceptar ayuda de gente a la que preferiría no deber nada. Pero ahora estoy en condiciones de dar. Eso no significa que espere devoción incondicional; con un gracias me vale, y luego cada uno seguirá con su vida. Y tal vez algún día tú puedas hacer lo mismo por otra persona. Rose, cásate conmigo y acabemos con esto.

– ¿Cómo demonios voy a hacer eso?

– Es fácil. Conseguimos una licencia y nos casamos. Habrá algunas formalidades que tengamos que pasar, pero seguro que con dinero todo se agiliza. Para algo tengo el mejor equipo legal de Nueva York. Dijiste que tenemos hasta el miércoles.

– Sí, pero…

– Eso es pasado mañana. No pasa nada, podemos hacerlo -afirmó él.

– ¿Y si encuentras a la mujer de tus sueños la próxima semana?

– Eso no va a ocurrir.

– ¿Por qué no? ¿Eres gay? -preguntó Rose con curiosidad.

La pregunta lo sorprendió, y por un momento se quedó con la boca abierta.

– No, Rose. No soy gay.

– ¿Y qué otra razón puedes tener para no casarte?

Marcus dudó y Rose pensó que parecía a punto de hacer una confidencia, algo que seguramente rara vez hacía. Había algo en ese hombre que lo hacía ser muy reservado.

– Mi madre se casó cuatro veces -dijo finalmente-. Cada celebración la vivía intensamente, como una novia tradicional, y en cada ocasión me decía que aquella vez habría un final feliz. Pero siempre elegía perdedores, y cada boda nos metía en problemas. Así que me dije que eso jamás me ocurriría a mí, que nunca haría esos votos. Algunas cosas se inculcan, Rose, y no pienso cambiar de opinión ahora.

– Siento mucho que tu madre no tuviera suerte cuando se casó, pero hay un montón de gente en el mundo que piensa que casarse es una buena idea.

– También hay otras cosas, como depender de alguien. Aprendí muy pronto que la independencia es mucho mejor-afirmó Marcus.

– ¿Más fácil?

– Probablemente sí-admitió él.

Tal vez tuviera razón, pensó Rose. Pero ella jamás había podido ser independiente. Tampoco era el momento de pensar en ello, porque estaba sentada frente a un hombre que le ofrecía una solución a todos sus problemas. Pero no sabía nada de él. Su proposición era absurda.

Marcus la miraba, esperando una respuesta.

– No te conozco. Podrías ser un timador.

– Sí, claro. Pero si aceptas te estarías arriesgando, según tú, a perder tu mitad de la granja, mientras que si no lo haces, se la cederías definitivamente a Charles.

– Pero… no puedo -dijo ella.

– ¿Por qué no? ¿Hay alguien más con quien quieras casarte?

– No, pero…

– Ahí lo tienes. Tómalo o déjalo. No estoy muy seguro de por qué te estoy ofreciendo esto, pero me parece sensato. ¿Te casarás conmigo, Rose? ¿Por to menos hasta el viernes?

Ella lo miró totalmente sorprendida.

– Estás hablando en serio…

– Por supuesto que sí.

A Rose le daba vueltas la cabeza. Estaba penando en un millón de cosas a la vez, pero por encima de todos sus pensamientos estaba la idea de que tal vez pudiera conservar la granja…

– Rose -Marcus le tomó una mano-. Rose, no necesitas comprenderlo. No puedes, porque casi no lo entiendo ni yo. Lo único que tienes que hacer es confiar en mí y decir que sí.

Como si fuera tan fácil… Aunque en realidad, pensó Rose, tal vez no fuera algo tan trascendental. La gente se divorciaba cada día. Al fin y al cabo, el matrimonio se reducía a un documento que se podía anular en cualquier instante. Y los chicos estarían seguros…

Se mordió el labio inferior y miró a Marcus a los ojos. Él parecía tranquilo y aún le sostenía la mano, esperando.

– De acuerdo -dijo en un susurro-. No tengo ni idea de por qué quieres hacer esto, pero te lo agradezco mucho. Sí, me casaré contigo. Cuanto antes, mejor.

Marcus dejó a Rose con Robert para que la llevara a su hotel y él se concentró en la boda. Aunque le había dicho que podía organizaría para el miércoles, no sabía si seria posible. Y cuando un hombre estaba en esa situación, recurría a su ayudante.

Sacó a Ruby de la sala de reuniones donde ella había estado manteniendo las cosas bajo control. La inalterable Ruby empezaba a sentir la presión, y cuando, ya en el despacho de Marcus, éste le dijo que quería que organizara su boda, fue incapaz de responder.

Tuvo que beber un vaso de agua para calmarse y comprender la situación.

– ¿Tú? ¿Casarte?

– ¿Qué hay de malo en que me case?

Ruby pensó en ello mientras Marcus, sentado tras su escritorio, la miraba con paciencia.

– ¿Con la vagabunda?

– Con Rose. Eso es.

– No me lo creo -contestó, totalmente sorprendida.

– No importa si te lo crees o no -respondió, molesto-. Solamente dime lo que tengo que hacer.

Ella se quedó pensativa y bebió otro sorbo de agua.

– Veamos… una boda. Nunca he organizado una, pero puedo hacerlo, ¿Tienes alguna preferencia?

¿Por la iglesia, por lo civil, con pétalos de tosa y damas de honor…?

– Nada. Sólo quiero una boda rápida.

– ¿Cómo de rápida?

– Para mañana.

– ¡Para mañana! -su voz se había transformado en un grito agudo.

– Eso es. El miércoles como muy tarde.

– Pero las licencias, las formalidades, las colas de espera…

– Gasta todo el dinero que necesites, pero hazlo.

– Vaya, qué romántico.

– Ruby… hazlo -dijo mirándola con seriedad.

– Muy bien. De acuerdo -inspiró profundamente y Marcus se dio cuenta de que estaba conteniendo la risa-. ¿Sabemos el nombre de la novia?

– Rose.

– Ya sé que su nombre de pila es Rose, pero vamos a necesitar algo más de información.

Marcus le tendió un papel desde el otro lado del escritorio.

– He apuntado sus datos. No soy estúpido.

Ruby estudió el papel.

– Rose O'Shannassy. Veintiséis años. Australiana -leyó.

– Eso es -contestó Marcus-. Necesita que yo haga esto -Ruby dejó de leer y lo miró fijamente.

– ¿Tiene problemas?

– Sí.

– ¿Quieres contármelo?

Marcus suspiró, sabiendo que no tenía ningún sentido permanecer callado. Le contó a Ruby brevemente lo que pasaba y, cuando hubo terminado, la expresión de su ayudante había cambiado por completo. Ya no había ni rastro de la risa. Ruby estaba decidida a ayudar.

– Necesitarás un buen acuerdo prematrimonial -le dijo.

– ¿Puedes ocuparte de ello? -preguntó Marcus.

– Por supuesto. Pero sabes que Charles no se quedará de brazos cruzados, sobre todo si hay dinero de por medio.

– Supongo que no.

– Hablaré con nuestros abogados -dijo Ruby-. Y haré que nos envíen por fax esta tarde una copia del testamento.

– Bien.

Entonces ella pareció dudar.

– Marcus… Aquí está la dirección de Rose.

– Sí, le dije que la anotara por si necesitabas que rellenara algunos papeles.

– Mmm -volvió a mirar el papel y observó a Marcus con cautela-. ¿Sabes dónde se aloja?

– No importa, la boda es sólo una formalidad. Donde viva es asunto suyo.

– Muy bien. Pero es que… conozco ese hotel. Un vecino tenía un amigo de Canadá que se quedó allí una noche. Es el hotel más barato de la ciudad, pero se lo robaron absolutamente todo.

Marcus tomó el papel de manos de Ruby y leyó la dirección.

– ¿Puedes arreglarlo?

– ¿Cómo? ¿Me presento allí y le digo que quieres que se mude?

– Supongo que no -sabía que las cosas no funcionaban así con Rose-. Tengo que irme -dijo finalmente, y Ruby asintió.

– Marcus Benson al rescate. ¡Buena suerte!

Cuando Robert la dejó en el hotel, Rose estaba exhausta. Se dejó caer en el duro colchón e intentó dormir. Pero, a pesar de no haber dormido casi nada y de los calmantes que le habían dado los médicos, no pudo conciliar el sueño. No era por el ruido, ya que llevaba una semana en aquel lugar y se había acostumbrado a la cacofonía. Tampoco estaba preocupada por su seguridad, porque no tenía nada que le pudieran robar. Llevaba el pasaporte y el billete de avión en un cinturón interior, pegado a la piel, y no tema nada más.

Debería dormir pero, ¿cómo? Cada vez que cerraba los ojos aparecía Marcus. Y se iba a casar con él. Increíble. No sabía nada de él pero, ¿qué podía hacer? Lo más sensato sería contratar un detective privado para averiguar algo sobre él, pero no tenía dinero.

No poseía nada de valor, así que Marcus no podría engañarla ni robarle. Solamente tenía la mitad de una granja. Si Marcus pretendía casarse con ella por otra cosa que no fuera altruismo, se iba a llevar una gran sorpresa.

Pero podría quedarse con Harry. El pensamiento, sorprendentemente, le pareció bueno. A Marcus le gustaría Harry, y a su hermano posiblemente también le gustaría Marcus. Ella quería a su hermano con locura, pero si Marcus también lo quería, estaba dispuesta a compartirlo.

Compartir. Era un buen concepto. Un concepto fantástico, de hecho.

El pensamiento la distrajo y su mente dejó de dar vueltas. Finalmente, el cansancio pudo con ella y se quedó dormida.

Se despertó con los gritos. No era nada nuevo, porque la mitad de los clientes de aquel hotel estaban borrachos, drogados o las dos cosas. Pero aquella vez los gritos parecían más fuertes y más cercanos.

En la habitación había ocho camas, y en cuatro de ellas había gente peleando, dando puñetazos, arañando y rodando. Se escuchó el sonido de cristales rotos y una mujer gritó.

Rose abrió los ojos y sintió que alguien la agarraba, levantándola.

– ¡Bájame!

– No llames la atención -le dijo su futuro marido-. ¿Es éste tu bolso? Cállate y deja que te saque de aquí.

Marcus la llevó a su apartamento, un ático, y durante el camino no contestó a ninguna de sus protestas.

– Me voy a casar contigo. Eso implica mantenerte viva, al menos hasta mañana. Así que haz el favor de obedecer mis órdenes -dijo él al cerrar la puerta a sus espaldas.

Rose aún estaba confusa, y medio dormida por los calmantes, pero aún le quedaban fuerzas para protestar.

– No se me da muy bien obedecer órdenes.

– ¿Por qué será que no me sorprende? -dijo él.

Estaban de pie en la entrada del apartamento y Rose sólo podía ver mármol negro y espejos. Pensó que si no fuera por la medicación, le entraría el pánico.

– No puedo quedarme aquí contigo.

– También suponía que ibas a decir eso -señaló tres puertas mientras decía-: Baño, dormitorio y cocina. Yo me quedaré en el club. Te veté por la mañana.

– Pero…

Rose lo miró, totalmente confundida. Sólo sabia que aquel día había empezado como un desastre y que todo se había solucionado gracias a aquel hombre con unos ojos preciosos y una sonrisa igualmente preciosa.

– Gracias -acertó a decir.

– Está bien -contestó Marcus.

– Lo digo de verdad -se acercó y le tomó una mano; después, antes de que él adivinara lo que iba a hacer, le dio un suave beso en los labios. Fue muy leve, simplemente un beso de gratitud, pero a Marcus le causó una gran confusión.

– Será mejor que me vaya -su voz sonaba extraña. Ronca. Insegura.

– No tienes que irte -quería decirle que ella podía dormir en el sofá, pero el cansancio y los calmantes le impidieron añadir nada más.

Le había dicho que no tenía que irse y lo había dicho en serio. Quería que se quedara. Se sentía sola.

– Quiero decir… -intentó explicarse.

– Sé lo que quieres decir -la interrumpió Marcus, y sonrió. Aquella sonrisa era capaz de derretirla, de cambiarlo todo-. Pero sigo pensando que es mejor que me vaya.

La acarició levemente, deslizando un dedo por su mejilla. ¿Estaba Rose imaginándose cosas, o Marcus parecía reacio a irse?

– Cierra la puerta con llave cuando me vaya. Y no te metas en líos hasta mañana.

Y eso fue todo. Marcus se dirigió a la salida y cerró la puerta tras él. Rose estaba tan confusa que ni siquiera podía pensar. Agarró las muletas y se acercó a la primera puerta, al dormitorio. A la cama. Era una cama alta y mullida con un montón de cojines. Se subió a ella y se dejó caer.

Cinco minutos después estaba dormida. Y mientras dormía mantuvo una mano en la mejilla, donde los dedos de Marcus la habían acariciado.

Tumbado en su cama del club, Marcus maldijo en silencio. Una ceremonia y habría terminado con Rose para siempre.

Pero cuando había entrado en aquel hotel de mala muerte y había visto la pelea entre borrachos, los cristales rotos. Ya Rose, durmiendo como si estuviera tan cansada que ni siquiera podía protegerse…

Y después lo había besado. Marcus no sabía qué pensar. Sólo sabía que había tenido que recurrir a toda su fuerza de voluntad para no quedarse con ella y llevarla a la cama.

«Cuidaré de ella hasta que se vaya de Nueva York», se dijo. «Y después la olvidaré».

Cuando Rose se despertó y miró a su alrededor, lo que vio no le gustó en absoluto. Aquel lugar era cómodo, silencioso y seguro, pero también era aséptico. Supuso que el apartamento lo había decorado un profesional con gusto clínico, moderno y masculino. Todo era frío, en gris y negro, con cristal y cromo.

Se bajó de la cama y caminó hacia la ventana. Por lo menos, había unas excelentes vistas de Central Park, Pudo ver unos coches de caballos paseando por el parque.

Paseó de nuevo la mirada por el apartamento e hizo usa mueca. No había nada personal, ni siquiera una fotografía. Aquel lugar era tan frío como un hotel. Incluso más.

¿Quién demonios era el hombre con el que se iba a casar? ¿Qué hacía ella en su casa? Pero no tenía tiempo para contestar a esas preguntas. Miró su reloj y casi dio un grito. ¡El funeral era en media hora!

Se duchó rápidamente, se vistió con la ropa que Marcus le había comprado el día anterior y se detuvo un momento en la puerta, dispuesta a marcharse.

Miró de nuevo el piso y pensó que no le daba pena irse. El hotel en el que se había hospedado era horrible, pero aquel apartamento tampoco era un hogar… Era la casa de Marcus. ¿Y qué? Marcus no significaba nada para ella. Nada en absoluto.

Capítulo 4

– Marcus…

La llamada telefónica de Ruby lo despertó. Siempre se levantaba al amanecer, pero aquella noche casi no había dormido, pensando en los acontecimientos del día.

No sabía cómo, pero Rose había conseguido atravesar sus defensas. Y él se había involucrado. Hasta el fondo.

Esperaba que estuviera durmiendo, que su cama no le pareciera demasiado grande y extraña.

Pensó en ella, sola en su frío apartamento, y por primera vez deseó haberlo decorado más acogedoramente. También había pensado en ello por la noche, y cuando finalmente había conseguido dormirse, prácticamente había decidido contratar a otro decorador. Pero no, eso sería una pérdida de tiempo, porque en cuanto Rose se marchara, a él dejaría de interesarle el piso.

Consiguió contestar a Ruby al teléfono, con voz somnolienta.

– ¿La sacaste de allí? -preguntó ella.

– ¿Qué?

– De aquel hotel. ¿La sacaste? -Ruby parecía impaciente.

– Sí. Está en mi casa.

– ¿En tu casa? -Marcos pudo oír el tono de interés en la voz de Ruby.

– Yo estoy en el club.

– De acuerdo. En el club, en la otra punta de la ciudad. Muy acogedor.

– ¿Qué es lo que quieres, Ruby?

– Una boda.

– ¿Hay algún problema? -preguntó, preocupado.

– Ninguno para casarte. He encontrado un juez que está dispuesto a hacerlo, y nuestro equipo legal ya lo tiene todo en orden.

– Entonces, ¿qué ocurre?

– Lo que no me gusta es que Rose vaya a dejar el país -contestó Ruby-. Vuelve a su casa mañana, ¿no?

– Eso creo.

– Y tú te vas a quedar aquí.

– ¿Y qué otra cosa puedo hacer?

– Un marido de verdad iría con ella.

Marcus se tensó y concentró toda su atención en la conversación.

– Ruby, no es un matrimonio real.

– Eso no es lo que dirán los papeles. Esto tiene que ser serio, Marcus, no simplemente una ceremonia y un certificado de matrimonio, o Charles lo echará todo por tierra a la menor oportunidad. No funcionará a menos que paséis un tiempo juntos. Si te casas con la chica, tienes que hacerlo correctamente.

– ¿Correctamente? ¿Y qué sugieres?

– Bueno -Marcus la oyó inspirar profundamente, como si fuera a decir algo de lo que no estuviera segura- Adam, Gloria y yo hemos estado pensando.

Adam y Gloria. Las mejores mentes del equipo legal. Y Ruby. Los tres juntos eran la mano derecha de Marcus.

– ¿En qué habéis estado pensando?

– En que deberías tomarte unas vacaciones.

Marcus se quedó callado, pensativo.

– ¿Sigues ahí? -preguntó Ruby.

– Sí.

– ¿Te has tomado vacaciones alguna vez?

– No necesito…

– Marcus, has estado haciendo dinero desde que tu madre te abandonó cuando tenías doce años -lo cortó Ruby, y él casi dejó caer el teléfono.

– Pero, ¿qué demonios…?

– ¿Pensabas que no lo sabía? ¿Que ninguno de nosotros lo sabía? Has luchado cada segundo de tu vida, Marcus. Lo único que sabes es hacer dinero.

– Ruby…

– Sí, ya lo sé.

Nunca se entrometían en la vida del otro. Jamás.

Y les gustaba que fuera así, pero Ruby estaba rompiendo las reglas.

– Marcus -siguió diciendo ella-, empecé a trabajar en los negocios porque perdí a mi marido y a mi hija en un accidente de coche. Lleno mi vida con el trabajo porque he amado y ya no me queda nada. Pero tú… Tú ni siquiera has empezado.

¿Ruby había tenido un marido y una hija? ¿Y habían muerto? ¿Por qué él nunca lo había sabido? Nunca había preguntado porque no era asunto suyo.

Y ella tampoco se había metido en su terreno personal. ¿Por qué lo hacía ahora?

– ¿Me estás diciendo que tengo que enamorarme?

– No esperamos milagros -contestó Ruby-. Pero acabas de cerrar el trato comercial con Forde y no ocurrirá nada en las siguientes semanas de lo que Adam, Gloria y yo no podamos ocuparnos. Si realmente quieres que tu matrimonio tenga validez, necesitas unas vacaciones. Tienes que ir a Australia.

– Unos cuantos días no solucionarán nada.

– Unos cuantos días no, pero dos semanas sí. Lo he comprobado. Hay un precedente en el caso de Amerson contra Amerson. Los Amerson se casaron, tuvieron una luna de miel de dos semanas y después cada uno se fue a vivir a un país diferente. Se llamaban por teléfono una vez a la semana y se escribían muchísimo por e-mail. Él murió y la mujer heredó, pero el hermano del marido reclamó la herencia, argumentando que el matrimonio no había sido válido. Pero el juez decretó qué sí lo había sido, así que ése es el precedente que vas a usar. Vas a estar dos semanas en Australia, y después llegarán las llamadas y los e-mails. O eso, o nada.

– ¿Dos semanas?

– Como mínimo.

– No puedo -afirmó Marcus.

– Claro que puedes. Es una chica muy agradable.

– ¿Es qué?

– ¿No lo es? Bueno, ya me dirás qué más cosas es -dijo Ruby suavemente, y colgó.

Marcus se quedó atónito. Debería salir de aquel lío en ese mismo momento. Las cosas se estaban complicando demasiado. Entonces recordó dónde había encontrado a Rose la noche anterior; pensó en su propia situación varios años atrás y en todo lo que había luchado para conseguir lo que tenía.

Pensó en Ruby, y en por qué él nunca le había preguntado por su vida privada. Recordó a Rose, tomándole las manos, besándolo.

Unas vacaciones. ¿Qué daño podrían hacerte dos semanas?

Rose permanecía de pie en la capilla donde se estaba celebrando el funeral. El sacerdote estaba pronunciando palabras de despedida para su querida tía.

No había nadie más. Charles, por supuesto, no había acudido. Rose observó el ataúd de madera y se esforzó por no pensar en lo triste que estaría Hattie si supiera que su hijo no había ido a despedirla.

Intentó pensar en los buenos momentos, pero los recuerdos se negaban a aflorar. La apenaba enormemente tener que despedir a Hattie allí, en lugar de en su querida iglesia de Australia. Rose odiaba todo aquello. Además, se estaba viendo obligada a casarse con un desconocido para proteger su herencia.

El matrimonio era una locura. Tenía que ser su imaginación, parte de la pesadilla que tuvo la noche anterior. En aquel momento, Marcus era sólo un recuerdo nebuloso.

El ataúd que tenía delante era la única cosa real en aquel caos. El sacerdote estaba murmurando la última bendición. Era un hombre amable; sabía que a Rose le apenaba que el funeral fuera tan corto, pero tenía que celebrar tres más esa misma mañana.

La cortina se cerró delante del ataúd… y todo se terminó.

– Le habría alegrado mucho saber que estás aquí.

La voz familiar la sobresaltó, y cuando Marcus le puso una mano en el hombro, Rose estuvo a punto de volverse hacia él y echarse a llorar. Definitivamente, no era un recuerdo nebuloso; Marcus era muy real.

– Volví a mi apartamento y vi que ya te habías ido -añadió-. Luego Ruby me llamó y me dijo que el funeral era ahora. Siento no haber llegado antes.

– Pero… ¿porqué?

– Pensé que necesitarías ánimos. Además, para eso están los maridos -le dedicó una sonrisa que casi la derritió-. La querías -Rose asintió-. He estado haciendo algunas averiguaciones. Tu tía sólo vino a Estados Unidos cuando se puso enferma. Y porque Charles insistió -ambos miraron hacia la cortina. Un ruido de ruedas les indicó que el ataúd de Hattie estaba dejando paso al siguiente.

– Australia era su hogar -dijo Rose con voz cansada-. Pero Charles quiso que su madre muriera aquí.

– ¿Por qué? -preguntó él.

– ¿No lo adivinas? Charles hizo un viaje relámpago a Australia cuando los médicos le dijeron a Hattie que le quedaba poco tiempo, e insistió en que volviera aquí con él. Creo que, en su estado, estaba tan agradecida de que se interesara por ella que habría hecho cualquier cosa. Cuando hablábamos, decía que todo iba bien. Pero de repente dejó de telefonearme y Charles no contestaba a mis llamadas. Me preocupé tanto que decidí subirme a un avión y venir.

No añadió que en el viaje se había gastado todos sus ahorros. Él la miraba fijamente.

– ¿Y Charles no la estaba cuidando bien?

– ¿Tú qué crees? Por supuesto que no. Era australiana y no tenía seguro médico. Ni siquiera la estaban tratando. Había empeorado y Charles la llevó a una horrible residencia, abandonándola allí. Se alegró tanto de verme… Estaba muy confusa. Conseguí que un medico la viera, pero ya era demasiado tarde. Él cáncer se había extendido tanto que sólo tenía algunos momentos de lucidez, pero por lo menos sabía que yo estaba con ella. Murió una semana después de que yo llegara.

– Tras haber cambiado el testamento a favor de su hijo -intervino Marcus.

– Estaba en su derecho.

– Creo que voy a disfrutar de este matrimonio -miró a Rose, que estaba pálida, y decidió dejar su furia para otro momento. Además, había otro funeral esperando para ser celebrado-. Deja que te compre algo de comer.

– No -Rose intentó serenarse-. No, gracias.

El director de pompas fúnebres se acercó a ellos, impaciente por despejar la sala para que pudiera celebrarse el siguiente funeral. Miró a Marcus con curiosidad y, al reconocerlo, abrió mucho los ojos.

– ¿Marcus… Benson?

– Sí -Marcus le tendió la mano y la impaciencia del hombre desapareció al instante.

– No tengan prisa. Hay otro funeral ahora, pero tómense su tiempo.

– Gracias.

– Tengo que irme -dijo Rose.

– ¿Tienes miedo de mí? -preguntó él, con voz suave-. El miedo no es una buena base para un matrimonio.

– No tengo miedo de ti. Ni siquiera te conozco. Y eso tampoco es una base pata un matrimonio.

– Es cierto. Y ahí está el problema.

– ¿Hay algún problema? -preguntó Rose.

– Así es.

– Bueno, entonces… -le echó otra mirada a la cortina, como si no supiera si debía irse o no. Pero había gente esperando al otro lado de la puerta, y el director estaba impaciente. Hattie se había ido, y posiblemente su roturo también, porque el hombre que iba a solucionarle la vida acababa de decir que había un problema-. No hace falte que me digas qué problema es. La idea de casarnos era una locura. Tengo que tomar un avión mañana, y estoy segura de que tú tienes mucho trabajo. Gracias por haber venido esta mañana y por haberme alojado en tu casa. Has sido muy amable.

– Gracias.

– Bueno, no todos los días se recibe una proposición de matrimonio de alguien tan agradable como tú -miró al director de la funeraria y le dedicó una sonrisa-. No se preocupe, nos vamos -entonces le tendió la mano a Marcus y se la estrechó en un gesto de despedida rápidamente, antes de que se derrumbara-. Adiós -murmuró, y se dio la vuelta.

Marcus volvió a agarrarla de la mano y le hizo darse la vuelta.

– No.

– ¿No?

– Lo del matrimonio sigue en pie. Ruby dice que puedo casarme contigo.

– Bien por Ruby. ¿Tu ayudante te ha dado permiso para casarte?

– No. Bueno, sí. Ella se ha encargado de todo, y le he pedido que le pase el testamento a mis abogados para estudiarlo. Sería una pérdida de tiempo casarse y no poder darle la vuelta al testamento. Los abogados dicen que si nos casamos y luego tú te vas y yo me quedo, Charles puede argumentar que el matrimonio ha sido una farsa.

– Entonces, ¿qué estás diciendo? ¿Que tenemos que consumar el matrimonio?

Marcus hizo una mueca.

– No, no es eso.

– Es un alivio -dijo ella.

– Sabía que dirías eso.

Rose sonrió. Era la primera vez que sonreía en ese día, y le sentó bien. Le estaba muy agradecida a Marcus. Aunque el plan que tenían entre manos no funcionara, su presencia durante esos dos días la había aliviado mucho. La había hecho sonreír. La había hecho sentirse como si alguien se preocupara por ella.

– Si no hay que consumar el matrimonio, ¿qué tenemos que hacer?

– Ruby dice que necesitamos una luna de miel. Legalmente, tenemos que pasar algún tiempo juntos si queremos que nos vean como un matrimonio de verdad. Acabo de cerrar un trato que nos ha llevado tres años. Ruby dice que no me he tomado vacaciones en diez años, y tiene razón. En cualquier caso, si te gustaría tener una luna de miel… si quieres… Puedo volver a Australia contigo y quedarme un par de semanas.

– Estás bromeando -dijo, mirándolo estupefacta.

– Nunca bromeo.

– ¿Quieres venir a casa conmigo? Pero… No. Yo no quiero un marido.

– Eso está bien, porque yo no quiero una mujer -Marcus se encogió de hombros y sonrió-. Pero Ruby dice que, ya que me he ofrecido a hacer esto, tengo que hacerlo bien. Además, nunca he estado en Australia.

– Estoes una locura. No puedes tomarte dos semanas de vacaciones por una desconocida.

– Sí que puedo. Por vacaciones. Ruby dice que tengo que quedarme en tu granja.

– ¿Quieres quedarte en mi granja? -preguntó ella.

– No. Pero estoy preparado para hacerlo.

– Marcus, no puedo enfrentarme a esto -dijo Rose negando con la cabeza.

– Lo entiendo. Pero si realmente deseas quedarte con la granja, tienes que tragarte el orgullo, aceptar mi ayuda y asimilar que no quiero nada a cambio -le tomó las manos y la miró intensamente-. ¿Eres lo suficientemente fuerte como para aceptar esto? Recibir es duro, Rose. Lo sé bien. Pero… puede que no te quede otra opción.

Marcus estaba tan confuso como ella, pero no lo demostraba. Su mirada decía «confía en mí» y le mostraba el camino que debía tomar. Aunque era una auténtica locura, para Rose, que nunca había tenido a nadie que le mostrara el camino, la idea resultaba tremendamente atractiva.

– ¿Sin ataduras? -logró preguntar.

– Sin ataduras -respondió él.

– Te haré un par de calcetines para Navidad.

– ¿Eso significa que aceptas?

– No tengo elección. Te estoy muy agradecida, y odio tener que estar agradecida, así que… ¡Tendrás que acostumbrarte a mis calcetines!

Entraron en una cafetería cercana y tomaron café y pastas en silencio. Rose era consciente de que Mateos la observaba, como si quisiera ver es su interior, pero ella no podía hacer nada. Y tampoco estaba muy segura de importarle.

– ¿Qué les pasó a tus padres? -preguntó él, y a Rose se le contrajo el estómago.

– Mi madre murió de eclampsia al dar a luz a Harry. Y mi padre falleció cuando su tractor volcó hace diez años.

– ¿Y desde entonces has mantenido a tus hermanos?

– También estaba Hattie-dijo ella.

– ¿Hattie te cuidaba?

– Yo tenía dieciséis años. Era fuerte y podía hacerme cargo de la granja. Quería a Hattie y no podría haberlo conseguido sin ella, pero mi tía tenía artritis.

– A ver si lo he entendido bien. Tenías dieciséis años cuando te quedaste sola con una granja y cuatro niños. ¿Qué edad tenía el mayor?

– Daniel tenía once años.

– ¿Y tu primo? ¿Charles?

– Es bastante mayor que yo. Se fue antes de que mi padre muriera. Hattie le enviaba su parte de los beneficios, y solamente sabíamos algo de él cuando quería más dinero.

– ¿Estabas todavía en el instituto?

– Tuve que dejarlo, pero no me importó. Me encanta trabajar en la granja, y he conseguido que prosperara.

– ¿Los chicos te ayudan?

– Claro. Daniel y Christopher están en la universidad y William asiste a una escuela especial en la ciudad. Daniel será veterinario y Christopher está en su primer año de Derecho. Y William es brillante. Ganó una beca y estudia en una escuela especial para niños con talento.

– Pero… ¿los mantienes a todos?

– No. Ellos también me ayudan. Durante las vacaciones.

– Pero el resto del tiempo sólo estas tu.

– Y Harry -sonrió ampliamente al pensar en su hermano pequeño-. Harry es maravilloso, te encantaría conocerlo.

– ¿Dónde está ahora? -preguntó Marcus.

– Con Daniel en su residencia de la universidad, escondido como un polizón. No le gustó que me fuera, y pensé que estando con los chicos se sentiría mejor. Los chicos están cuidando de él, pero tengo que volver.

– Ya lo veo. Estás llevando toda esa responsabilidad tú sola…

– Son mi familia -respondió Rose, a quien no le había gustado el tono que había usado él-. ¿Tú qué harías?

Se miraron en silencio y ella pensó que, de haber estado en su lugar, Marcus habría salido corriendo.

Pero él miró por encima de su hombro y sonrió, y cuando Rose se dio la vuelta, vio a Ruby en la calle, que los saludaba con la mano.

– Te diré lo que vamos a hacer -dijo Marcus, devolviéndole el saludo a Ruby-. Te voy a dejar en manos de Ruby para que te convierta en una bonita novia. Yo tengo que atar algunos cabos sueltos, pero después me casaré contigo y te llevaré a Australia. Con dos condiciones.

– ¿Cuáles?

– Que no me hagas ordeñar una vaca y que no me dejes a cargo de un chico de doce años.

Ruby tenía la idea de un verdadero vestido de novia y nada podía hacerle cambiar de opinión. Además, ¡la boda era en cuatro horas!

– Puedo casarme con lo que llevo puesto -dijo Rose, que ya se sentía condenada.

– La mitad de las mujeres de todo el mundo están deseando casarse con Marcus Benson… ¿y tú vas a llevar ropa de diario? Rose, te está haciendo un favor. Lo mínimo que puedes hacer es aceptar la forma en que lo hace.

Parecía razonable. Pero para aceptarlo, Rose tenía que hacer algo: tragarse su orgullo.

– Estoy arruinada -admitió finalmente.

– Sí -contestó Ruby, tras dudar ligeramente-. Pero Marcus me ha dado un generoso cheque y con él te vamos a preparar para la boda.

Rose dejó escapar un suspiro.

– Le dije…

– Sí, se lo dijiste. Ayer me contó que te había ofendido. Dijo que había intentado comprarte ropa formal y que tú se la arrojaste a la cara. La verdad es que yo también lo habría hecho, pero rechazar un vestido de novia es diferente.

– Él no… No creo que…

– Te vas a casar con él -dijo Ruby con suavidad-. Y no tienes que sentirte culpable por ello, porque Marcus no se casará con nadie más.

– Pero no puedo aceptar su dinero.

– Sí que puedes. Y le estarías haciendo un favor, porque por primera vez se está implicando en algo.

– ¿Qué quieres decir? -preguntó Rose, sorprendida.

– ¿No sabes nada de él?

– Nada, aparte de lo de su madre. Pero el que ella arruinara su vida no quiere decir que Marcus tenga que estar solo para siempre.

– Luchó en la Guerra del Golfo -dijo Ruby-. ¿Y sabías que procede de una familia muy humilde?

– Sí, me lo contó -pero, ¿qué tenía eso que ver con ella?

– ¿También te contó que invirtió el primer centavo que ganó? Es extraordinariamente bueno haciendo dinero. Uno de sus padrastros lo introdujo en el mundo de la informática y desde entonces no ha parado. Invirtió en Internet, incluso antes de que la mayoría de la gente supiera qué era. Pero nunca pudo escapar de su pasado. Su madre desapareció cuando tenía doce años, y desde entonces ha estado solo, luchando con uñas y dientes. Cuando su última familia de acogida lo echó a la calle, se unió al ejército. Dios sabe por qué, pero imagino que porque nunca ha tenido un hogar. Tal vez viera en el ejército algo parecido a una familia, o tal vez no le interesara seguir viviendo.

– Ruby, eso es horrible.

– Lo mismo le ocurrió en las Fuerzas Armadas-continuó Ruby-. Se supone que yo no sé esto, pero un sargento de su regimiento vino a verlo un día que Marcus estaba fuera de la ciudad. Darrell también lo ha pasado muy mal y, siguiendo un impulso, lo invité a comer. Así me enteré de toda la historia. Al principio Marcus era un chico abierto y bromista, pero cuanta más muerte veían, más callado se volvía. Entonces su batallón cayó en una emboscada y murieron casi todos. Para Marcus fue el final. Lo interiorizó todo, nunca habla de ello. Al volver se concentró en construir un imperio y ya está, en su vida no hay nada más. Pero entonces apareciste tú.

– ¿Yo? ¿Qué tengo yo que ver en esto?

– Le importa lo que te ocurra. Por primera vez, se está preocupando por alguien. Está pensando en tu bienestar y se ha ofrecido a casarse contigo. Aunque el matrimonio dure sólo dos semanas, tú serás la única novia que tenga en toda su vida. Piénsalo bien, Rose. ¿No crees que podrías formar parte de esta historia?

– Pero… ¿cómo? ¿Por qué?

Ruby sonrió y tomó las manos de Rose en las suyas.

– Lo único que sé es que va a dejar de hacer dinero por dos semanas porque se está preocupando por ti. Tal vez, si tú le correspondieras haciéndolo divertido…

– ¿Divertido?

– Sospecho-dijo Ruby lentamente- que los dos tenéis problemas en comprender esa palabra; Mira, Marcus me ha dado un cheque por una cantidad obscena de dinero para organizar una boda -dudó un momento y la expresión de su cara cambió-. Una vez tuve una hija. Si Amy siguiera viva, ahora tendría tu edad. Yo podría comprarle un vestido de novia.

Rose la miró atónita. Parecía que no era ella sola la que tenía ciertas carencias.

– Así que, ¿no somos solamente Marcus y yo los que necesitemos divertirnos? -se aventuró a decir.

– Exacto. Y hoy… tal vez hoy y durante las siguientes dos semanas podamos conseguirlo -Ruby sonrió y Rose pudo ver en sus ojos un atisbo de ruego-. Si me dejas, me gustaría convertirte en la novia más hermosa del mundo. Me gustaría demostrarles a todos lo que se puede conseguir en unas pocas horas. Y después escribiré una bonita invitación y se la mandaré a Charles Higgins por correo urgente.

– ¿A ti tampoco te gusta Charles?

– No lo soporto -Ruby se levantó, aún sonriendo-. Bueno, ¿qué me dices? ¿Estás preparada para dejar de lado tus escrúpulos y pasártelo bien? Marcus puede permitírselo, y será maravilloso. Y organizar una boda en cuatro horas puede ser divertido, ¿no?

Rose la miró, sintiendo que cada vez entendía menos lo que estaba ocurriendo y que perdía el control de la situación. Pero si ya había perdido el control, ¿por qué no dejarse llevar durante el resto del día? ¿Por qué no… divertirse?

– Una novia vestida de blanco -murmuró.

– Sí. Y todo lo demás. Conozco el lugar apropiado -afirmó Ruby.

– Es una locura.

– Hagámoslo, Rose. Sé dónde vive ese sargento; está sólo a media hora de aquí. ¿Te parece bien si yo soy la dama de honor y Darrell el padrino? Y seguro que Charles vendrá. Esperará encontrarse con una farsa, pero se encontrará una boda de verdad. Hagámoslo. ¿Por qué no?

– Se me ocurren mil razones -respondió Rose.

– ¿Y alguna de ellas es más importante que disfrutar? -Ruby te echó una mirada a la funeraria que había al otro lado de la calle e hizo una mueca-. La vida es para, vivida. Vamos, te desafío a que lo hagas.

Capítulo 5

MArcus llegaba tarde. Cuando había entrado en su despacho vio que había mil cosas por hacer. Irse a Australia con tan poco tiempo parecía imposible. Pero Ruby se había encargado de organizado todo y allí estaba él, en la limusina con Robert, con diez minutos de retraso.

– Espero que su novia no se haya marchado -dijo Robert, y Marcus lo miró a través del espejo retrovisor.

– ¿Cuánta gente sabe que me voy a casar esta tarde?

– Supongo que todo el mundo. El teléfono de la oficina no ha parado de sonar. Parece que no ha sido muy discreto con sus planes de boda.

No, no lo había sido. ¿Qué ocurriría si había fotógrafos?, pensó de repente. ¿Y si se había enterado la prensa? Deseó que Ruby hubiera sido capaz de convencer a Rose para que se comprara un vestido. Algo bonito.

Rose esperaba en la entrada de Justicia, sintiéndose ridícula. Pero también se sentía extrañamente bien. Ligera. Y libre.

Ruby había tenido razón: lo habían pasado de maravilla. Habían ido al emporio nupcial más grande de Nueva York y cuando Ruby había explicado que la boda era aquella tarde, que Rose se iba a casar con Marcus Benson y que el dinero no era ningún problema, se habían volcado en ellas completamente.

Rose se había probado varios vestidos fabulosos, aunque el que eligieron finalmente era bastante sencillo. Era de seda de color marfil, con finos tirantes y un escote en forma de corazón. Parecía hecho especialmente para ella. Se le ajustaba perfectamente a la cintura y después caía en elegantes pliegues hasta los tobillos.

Después habían escogido unas sandalias blancas, el esteticista le había puesto unos pequeños lazos blancos en el cabello y le había aplicado un poco de maquillaje. Cuando por fin Rose se miró en el espejo, se encontró con una hermosa imagen que no reconoció.

Luego, a instancias de Rose, los empleados de la tienda habían centrado su atención en Ruby. Habían encontrado un bonito traje de color azul pálido, con sombrero y zapatos a juego. El esteticista también había decidido mejorar los rizos de Ruby, así que al final ésta se había quedado tan sorprendida con su imagen como Rose.

Una limusina blanca, adornada con orquídeas del mismo color, las esperaba para llevarlas a la cita con Marcus. De camino, habían bebido champán.

Una vez en el lugar acordado vieron que Marcus aún no había llegado, pero sí Darrell, el sargento. Se había vestido con el uniforme de gala militar, y estaba tan imponente que Rose apenas se fijó en las cicatrices de su cara.

– Me alegro mucho por ti -le dijo Darrell-. Marcus se merece a alguien que le haga feliz.

– ¿Estás segura de que vendrá? -le susurró Rose a Ruby.

– Eso espero. Si no, tendrás que casarte con Darrell.

Estupendo. Rose miró con nerviosismo hacia la calle. Había un montón dé fotógrafos, obviamente esperando a alguien importante. Ya estaban allí cuando ella llegó, pero la habían ignorado.

– Esto es una locura -murmuró Rose. Bajó la vista al precioso ramo de orquídeas blancas, sin creer lo que veía-. No puedo…

En ese momento un coche que le resultaba familiar se detuvo frente a la puerta. Robert salió de él, y después Marcus. Estaba increíblemente atractivo. Llevaba un traje oscuro y una orquídea blanca en el ojal.

Su… ¿marido?

Sintió unos deseos irrefrenables de salir corriendo, pero Ruby, sonriente, la agarraba del brazo, y Darrell estaba entre ella y la puerta. No había escapatoria.

Entonces se abrió la puerta y él la vio. Por un momento Marcus pensó que se había equivocado de lugar. Había esperado un despacho oficial y a Rose vestida con algo respetable y formal. Pero en lugar de eso tenía… una novia.

Se quedó helado y por un instante revivió la pesadilla de su infancia, el brillo y el glamour de las horribles bodas de su madre. Pero fue sólo un momento. No era una pesadilla, sino Rose. Ella estaba hablando con Ruby y, cuando Marcus entró, se dio la vuelta, lo miró y le sonrió.

Aquello no era como todas las bodas horrorosas de su madre. El vestido de Rose era sencillo, pero hermoso, y ella estaba preciosa. La sonrisa de Rose se amplió y por un momento los dos se miraron a los ojos fijamente. En aquel instante, algo en Marcus se evaporó: el convencimiento de que nada ni nadie podría conmoverlo.

Nunca antes había pensado que una mujer podía ser tas adorable. Y no se debía al vestido ni a los lazos del cabello, sino a sus ojos, a su sonrisa, a la forma en que lo miraba, queriendo que compartiera con ella ese momento.

Rose no paraba de sonreír, y eso fue suficiente para que el corazón de Marcus sufriera una sacudida. El inmutable e intocable corazón de Marcus Benson.

Pero la de Rose no era la única sonrisa. También estaba Ruby, con un traje de color azul pálido que, de alguna manera, la hacía parecer menos dura. Ruby sonreía a Marcus y a Rose, y la mirada que te dirigía a ella era de puro orgullo.

Y Darrell. ¿Cómo se habría enterado Darrell de aquello? Normalmente era un hombre severo de mediana edad a quien la vida no había tratado bien. Su mujer lo había abandonado cuando tuvieron que hacerle injertos en la piel, estaba muy traumatizado por los acontecimientos del Golfo y prácticamente no tenía nada por lo que sonreír. Pero allí estaba, vestido con su imponente uniforme militar, sonriendo como si fuera una boda de verdad.

Marcos se acercó a Rose y ella le puso una mano en el brazo como si él ya fuera suyo, con un gesto de posesión. Eso tendría que haber bastado para que echara a correr, pero había cuatro personas sonriéndole, incluyendo el juez de paz, y fuera la prensa esperaba para ver si era capaz de cumplir aquel compromiso.

Pero no era un compromiso, se dijo con desesperación. Sólo se trataba de un papel, nada más. Y no sonreír habría sido estúpido, incluso cruel, cuando todo el mundo estaba esperando. Miró a Rose una vez más y fue demasiado para él. Las comisuras de los labios empezaron a elevarse, sus ojos se iluminaron… y sonrió para ella.

Marcus le tomó las manos firmemente, se volvieron hacia el juez y pronunciaron sus votos.

– Yo os declaro marido y mujer.

¿Por dos semanas…?

Se habían olvidado de Charles.

Ruby le había enviado la invitación, y nadie había vuelto a pensar en él. Pero mientras el juez pronunciaba las últimas palabras y Marcus miraba a su novia, sorprendido por lo que acababa de ocurrir, la puerta se abrió violentamente y entró el primo de Rose.

Se quedó de pie en la entrada, con los ojos desorbitados. En su rostro se veía una furia incontrolada casi criminal. Perversa. Cuando Rose se dio la vuelta para ver quién era, Charles arremetió contra ella.

Marcus supo de inmediato que estaba a punto de golpearla. Había visto suficiente violencia en su vida como para reconocerla, y también para reaccionar rápidamente. Con un solo movimiento, se puso delante de Rose para protegerla de la furia de su primo.

– ¡Tú, pequeña…! -Charles se movió hacia un lado para agarrarla, pero Marcus se le adelantó, tomándolo fuertemente por los hombros.

– ¿Qué demonios crees que estás haciendo?

– ¡Esa… zorra! -Charles estaba fuera de control-. Cuando llegué al despacho después de comer me encontré con esto -dijo sacando la invitación del bolsillo-. ¡Esto! No sé cómo ha podido convencerlo para…

– No me ha convencido nadie -contestó Marcus fríamente.

– Seguro que lo ha hecho. Esa zorra, esa…

– Cuidado con lo que dices. ¡Estás hablando de mi mujer!

Mujer. La palabra actuó como un muro de hielo. Charles se calló y los miró.

– No es posible… ¿Por qué querría casarse con ella?

– Nos estás ofendiendo -dijo Marcus, conteniéndose.

– Ella es quien me está ofendiendo -espetó Charles-. Está haciendo esto para robarme lo que me pertenece por derecho. La granja es mía. Me tomé muchas molestias en traer aquí a la vieja y…

– Sal de aquí -ordenó Marcus. Entonces, se volvió al juez de paz-. ¿Hay guardias de seguridad en el edificio?

– Tengo invitación -susurró Charles.

– La invitación queda rescindida.

– Y también este matrimonio. Esto es una farsa, es ilegal. No puede casarse con ella y desaparecer con mi propiedad. Haré que lo anulen.

– No tengo intención de casarme con Rose y desaparecer. La voy a llevar a Australia -Rose salió de detrás de él y Marcus le pasó un brazo por los hombros-. La voy a llevar a casa, con todos los honores. Vete acostumbrando -Marcus se giró hacia Darrell-. Darrell, si no hay guardias de seguridad, ¿quieres ayudarme a deshacerme de… esto?

– Será un placer -contestó Darrell.

– Os ayudaré-afirmó Ruby.

– Yo también -intervino Rose-. Al fin y al cabo, es mi primo.

– Tienes que hacer otra cosa -le recordó Ruby-. Algo importante. Si ha terminado ya… -añadió, dirigiéndose a Charles.

– No, no he terminado -dijo Charles, retrocediendo hacia la puerta mientras Darrell daba unos pasos hacia él-. Mis abogados se pondrán en contacto con vosotros.

– Espero que tengan mejores modales que tú -respondió Marcus, y luego se volvió hacia Ruby-. ¿Qué ha olvidado hacer mi novia?

«Mi novia». La expresión le sonaba extraña. Era como un gesto de protección, una declaración de intenciones de que los abogados de Charles no podrían hacerle daño. Pero, ¿en dónde se estaba metiendo? Mientras Darrell cerraba la puerta tras el primo de Rose, Marcus la miró, y vio que estaba tan confundida como él. Le estaba ofreciendo protección, pero para Rose la protección era algo desconocido.

Pero no, todo era una ilusión. Lo que sentía hacia ella, la forma de abrazarla, apretándola contra su cuerpo… Sólo era una fachada para convencer a Charles de que aquello era una boda real.

– ¿Qué ha olvidado hacer? -preguntó Marcus de nuevo.

Ruby los unió aún más y miró al juez, que estaba sorprendido porque la ceremonia se hubiera interrumpido tan violentamente. Pero era un juez experto, y seguramente habría visto todo tipo de matrimonios extraños.

– ¿Podemos continuar? -preguntó Ruby, y el hombre logró sonreír.

– Bien, ¿dónde estábamos? Ah, sí. Yo os declaro marido y mujer -inspiró profundamente y miró a Rose y a Marcus. La interrupción había sido desagradable, pero ante él había una pareja cuyo lenguaje corporal lo decía todo-. Eso es todo, amigos -dijo cerrando su libro-. Excepto por la última parte, mi favorita. Puedes besar a la novia.

No.

La palabra comenzó a subirle por la garganta, pero consiguió no pronunciarla. Marcus miró a Rose y vio en sus ojos el mismo pánico que él sentía.

Allí estaban, mirándose atónitos, como si no pudieran creer que estaban haciendo aquello. Pero Marcus inclinó la cabeza, le levantó a Rose la barbilla, la miró intensamente a los ojos y…

No quería hacerlo. No quería…

Era mentira. Lo que más deseaba en el mundo era besarla.

«Será sólo un beso», se dijo. No significaría más que unas firmas en un papel.

Pero entonces sus labios rozaron los de Rose y se dio cuenta de que significaba mucho más. Toda su vida cambió en aquel mismo instante. El frío Marcus Benson que no hacía nada sin pensar, cuya vida era una sucesión de movimientos calculados, que no perdía nunca el control; de repente estaba perdido.

Le puso las manos en la cintura para acercarla un poco más a él, con suavidad. Al instante sintió la calidez del cuerpo de Rose y entre ellos surgieron chispas.

Y su boca… Rose sabía… En realidad no sabía a nada que Marcus hubiera experimentado antes. Rose era suave y tierna, pero a la vez despedía una gran energía.

Se estaba arqueando hacia él y Marcus sabía que estaba tan sorprendida como él por las sensaciones, unas sensaciones que no podía analizar, porque no tenía nada con que compararlas.

Marcus era ajeno al pequeño grupo de testigos, que los miraba divertido. Sólo era consciente de los labios de Rose, de su sabor…

– Estoy seguro de que seréis muy felices.

Las palabras del juez rompieron la magia. El beso había durado mucho. Marcus se apartó, pero sólo un poco. Sus manos permanecieron en la cintura de Rose y la miró, descubriendo la confusión en sus ojos.

– No quería…

– Lo siento…

Hablaron los dos a la vez y la magia terminó de romperse.

– No tenéis que disculparos -el oficial, aún sonriendo, le tendió una mano a Marcus, obligándolo a soltar a Rose-. Un hombre no tiene que disculparse por besar a su mujer, y viceversa. Tenéis toda la vida para hacerlo -le estrechó la mano a Marcus y después besó a Rose-. Siento la interrupción que hemos tenido, pero no parece haber arruinado el momento. Ahora sólo tenéis que firmar unos papeles. Felicidades, señor y señora Benson. Bienvenidos a vuestra nueva vida.

Durante la hora siguiente Marcus se movió como un autómata. Firmó en el registro, aceptó felicitaciones, se enfrentó con la prensa y protegió a su mujer lo mejor que pudo. Comió, sin saber el qué, en el restaurante que Ruby había reservado, escuchó el tímido discurso de Darrell y sonrió.

A su lado Rose también sonreía, con una sonrisa que parecía tan forzada como la suya. Finalmente, las formalidades terminaron.

– Darrell y yo tomaremos un taxi para ir a casa -le dijo Ruby a su jefe. Metió la mano en el bolso y sacó un sobre-. Aquí están los billetes de avión, el pasaporte y toda la documentación que necesitarás durante las próximas semanas. Vuestro avión sale mañana a las nueve de la mañana.

Ruby se había tomado la libertad de cambiar el vuelo de Rose, que salía el mismo día, pero por la noche, argumentando que la boda estaría en todos los titulares y que, saliendo por la mañana, no tendrían que enfrentarse con la prensa.

– La prensa del corazón ha estado intentando emparejar a Marcus desde que amasó su primer millón de dólares -dijo Ruby.

– Y ahora lo han atrapado -Darrell sonrió a Ruby-. Es fantástico.

– Pero yo no he atrapado a nadie -protestó Rose.

Ruby se colocó el bolso al hombro y miró a Darrell.

– ¿Qué te parece si los dejamos solos?

– Me parece estupendo -Darrell sonrió. Le estrechó a Marcus la mano con fuerza y besó a Rose en ambas mejillas-. Cuídalo bien -dijo dirigiéndose a Rose-. Marcas es el mejor amigo del mundo y te necesita más de lo que imaginas. Os deseo todo el amor posible.

Allí estaban, solos en un reservado del restaurante. La sensación era… increíble.

«Si al menos no estuviera tan adorable…», pensó Marcus. «Si no pareciera tan vulnerable…»

– Necesito quitarme todo esto -dijo Rose- Me siento como la muñequita que va encima de la tarta.

Tal vez vulnerable no fuera la palabra apropiada. Y Rose tema razón: necesitaban volver a la normalidad. Pero volver a la realidad dolía…

– Incluso Cenicienta tenía hasta medianoche -dijo él-. ¿Quieres prolongar el cuento de hadas?

– ¿Hacer qué?

– Te vas de Nueva York mañana y no has paseado por Central Park. ¿Te gustaría hacerlo?

Rose lo miró como si se hubiera vuelto loco. Después hizo una mueca y se señaló el vestido.

– ¿Llevando esto?

– Los mejores cuentos de hadas terminan llenos de glamour -contestó Marcus con cautela, sin estar muy seguro de lo que estaba haciendo-. ¿Confías en mí?

– No confío en nadie que me ofrezca cuentos de hadas -dijo ella, pero le dedicó una sonrisa traviesa-. El príncipe siempre me pareció algo afeminado.

De pronto Marcus también se encontró sonriendo.

– Prometo no ser afeminado. ¿Qué dices? ¿Vamos a divertirnos?

Divertirse. Marcus la miró y supo instintivamente que para Rose la palabra era tan desconocida como para él.

– ¿Quieres que nos divirtamos? -preguntó ella.

– Sí. Quiero que nos olvidemos del imperio financiero Benson, de la granja O'Shannassy y de tu primo Charles. Hoy llevas un vestido de cuento de hadas y yo nunca había estado casado. ¿No podemos hacer que dure un poquito más?

– De acuerdo -su bella mujer lo tomó del brazo con confianza-. De acuerdo, señor Benson. Por esta tarde, Cenicienta y su príncipe seguirán con el cuento de hadas. Salgamos a Nueva York y divirtámonos.

Capítulo 6

Marcus la llevó a Central Park, dónde se dirigió a un carruaje de caballos con intención de dar un paseo. -¿Hasta dónde quieren llegar? -les preguntó el conductor.

– Queremos ver todo Central Park. No importa el tiempo que tardemos.

– Muy bien -dijo el conductor. A su alrededor se había reunido un grupo de gente, observando a los novios-. Suban -entonces se dirigió a los caballos-. Venga, chicos, vamos a hacer que nuestros amigos no olviden esta tarde. Y, como están recién casados, puede que les hagamos un descuento.

Para Rose, las siguientes horas pasaron como un torbellino. Se sentía en un mundo de fantasía donde todo era posible y donde ella era hermosa, deseada y querida. El duro trabajo de la granja había sido reemplazado por ropas mágicas, un par de caballos, las vistas de Central Park y gente que la saludaba con la mano.

De vez en cuando bajaban del carruaje y Marcus le enseñaba los lugares que le gustaban. Y cuando el tobillo de Rose se resentía, él la tomaba en brazos, ignorando sus protestas.

Durante esos momentos el conductor esperaba paciente, sonriendo, y finalmente los dejó cerca de un lugar que Marcus conocía.

Era un restaurante con comida exquisita. Les dieron la mejor mesa y Rose bebió y comió cosas que ni siquiera había imaginado que existieran. Estaba cansada, pero se sentía estupendamente. Aun así, casi no habló en toda la tarde. Estaba atónita, como si todo aquello te estuviera ocurriendo a otra persona.

Pero al mirar a Marcus, que la observaba con una pequeña sonrisa en los labios, llegó a la conclusión de que él también estaba viviendo una fantasía, y no protestó. En realidad, no quería protestar.

Entonces, mientras el camarero les servía café, una pequeña orquesta empezó a tocar música suave. Marcus se levantó, aún sonriendo y mirándola fijamente.

– ¿Quieres bailar?

– Yo no… No puedo… El tobillo.

– Confía en mí -dijo él-. Apóyate en mí, yo aguantaré tu peso. Esta noche todo es posible.

Rose se levantó, con el vestido revoloteando a su alrededor. Marcus la tomó en sus brazos, elevándola ligeramente para que no apoyara peso en el tobillo. Entonces la orquesta los vio en la pista de baile y comenzó a tocar el vals nupcial.

Rose rompió a reír y enterró el rostro en el hombro de Marcus. Él la guiaba con manos expertas y Rose, que nunca había tenido la oportunidad de estar en una pista de baile, parecía saberlo todo sin necesidad de haberlo aprendido. Por supuesto. Aquella noche todo era posible.

– Somos unos farsantes -dijo ella, y sintió que Marcus se tensaba ligeramente, pero después sonrió.

– Mientras sólo lo sepamos nosotros…

– ¿A qué hora se convierte Robert en ratón?

– Estará bien hasta la medianoche -contestó él-. Después, tú tendrás que empezar a probarte zapatos de cristal.

Ella bajó la vista a su pie derecho, oculto bajo el vestido. Tenía el tobillo vendado, y en la tienda lo habían solucionado dándole una sandalia tres tallas más grande que la izquierda.

– Tendré que acordarme de perder el zapato izquierdo -dijo Rose.

– O si no, rescribimos el cuento -sugirió él-. De hecho, estoy seguro de que podemos hacerlo. Además, vamos a tener que buscar una calabaza más grande, porque en vez de irte sola, tu príncipe va a ir a casa contigo.

Rose creyó detectar un ligero rastro de satisfacción en su voz. Pero, ¿en dónde se estaba metiendo?

– Pero esto no es real. Ni siquiera después de medianoche, o después de dos semanas. Nada de esto es real.

– No -contestó Marcus sin dejar de bailar. La abrazaba firmemente para sujetar su peso, con la cabeza apoyada en los rizos de Rose.

– Tal vez deberíamos irnos a casa -sugirió ella.

– ¿A casa?

– Quiero decir, a tu apartamento. Quiero decir… Tú al club -eso sería lo más sensato, ¿no?

– No creo que podamos hacer eso esta noche -dijo él- Estamos casados.

– ¿Y…?

– Toda la prensa del corazón nos está observando. ¿Quieres que sepan que dormimos separados en nuestra noche de bodas?

– ¡Sí!

– Estoy seguro de que no lo quieres.

Rose pensó en ello un instante, lo que le resultó realmente difícil. Pero estaba sintiéndose… La forma en que su cuerpo estaba reaccionando…

– ¿Lo dices… por Charles? -preguntó ella.

– ¿Por qué otea cosa podría decirlo?

Por supuesto. ¿Por qué otra cosa podría decirlo? Qué estúpida.

– Entonces… ¿Estás diciendo que tenemos que dormir en el mismo lugar? Pero…

– Tengo un sofá cama en el comedor. No te preocupes.

– No estoy preocupada -y era cierto. Era imposible estar preocupada cuando se sentía flotar.

– ¿Crees que deberíamos ir a casa ya? -preguntó Marcus.

– Sólo una vuelta más por la pista de baile -susurró. Él la abrazó con más fuerza y Rose lo sintió sonreír.

El cuento de hadas terminó en la puerta de entrada.

Robert los había llevado a casa y Marcus, a pesar de las protestas de Rose, la llevó en brazos hasta la puerta.

Estaban solos en el apartamento. Marcus aun llevaba a Rose, su mujer, en brazos, y ella lo miraba con ojos brillantes y dulcemente inocentes. Estaba tan deseable… ¡Y era su mujer! Podría besarla en ese mismo momento…

– Olvídalo -dijo ella, apartando su cara de la de él-. Marcus Benson, bájame. Ahora.

– Pero pensé…

– Ya sé lo que pensaste, puedo leerlo en tus ojos. Sé que quieres algo se retorció en sus brazos y Marcus tuvo que bajarla.

– No quiero nada.

– ¿Me estás diciendo que no quieres llevarme a la cama?

No había nada que Marcus deseara más, pero contestó:

– No me he casado contigo para llevarte a la cama.

– No. Lo has hecho para hacerme un favor. Pero ahora estamos casados…

– Eso puede ser un aliciente -admitió él, sonriendo-. ¿Me estás diciendo que tú no lo piensas?

– No quiero acostarme contigo.

– ¿No?

– ¡No! -afirmó Rose con vehemencia.

– Pero entre nosotros hay atracción física…

– Me has comprado este fantástico vestido y me has tratado como a una princesa. Por supuesto que hay atracción. Pero de ninguna manera me voy a acostar contigo.

– ¿Porqué no?

– Si me enamoro de ti, estoy perdida.

– ¿Porqué?

– Piensa un poco, chico listo -dijo Rose mientras se quitaba las sandalias-. Cenicienta no tenía vida propia me voy a la cama. ¿Duermo yo en el sofá o lo haces tú?

– Puedes quedarte en la cama.

– Muy bien -Rose se dirigió al dormitorio y cerró la puerta, dejándolo pasmado.

Rose no pegó ojo en toda la noche. ¿Cómo podría hacerlo? Estaba en la enorme cama de Marcus, observando cómo la luz de la luna se reflejaba en su vestido de novia, colgado cuidadosamente en una percha.

Había tenido una boda. Había habido fotógrafos, pensó, muchas cámaras pendientes de ella. Tal vez dentro de muchos años se encontrara con una foto en una vieja revista. La foto de un cuento de hadas. Con Marcus, su príncipe. ¿Los príncipes ordeñaban vacas? Por supuesto que no. De hecho, Marcus había puesto esa condición.

El pensamiento le hizo soltar una risita. Debería dormir, se dijo, pero Marcus estaba al otro lado de la pared. Y había querido llevarla a la cama.

«Se ha casado conmigo», pensó. «Soy su mujer». ¿Tenía que acostarse con él para pagar la deuda? No, pero…

«Si me acuesto con él es porque hace que el pulso se me acelere». Hizo una mueca e intentó calmar los latidos de su corazón.

«Sería un desastre», le dijo la parte sensata del cerebro. Le debía mucho, pero no le debía su corazón.

Pero tal vez tener a un hombre en su cama no sería tan malo. Tal vez tener a Marcus…

«Vete a casa, Rose», se dijo. «Vuelve con tus perros si quieres compañía, vuelve a la realidad».

Se dijo que la realidad era buena, era su futuro. Pero en ese momento… Miró su vestido de novia y pensó en Marcus. La realidad parecía muy lejana.

Marcus prefería la fantasía. Estaba tumbado mirando al techo, un techo sin ningún interés, aburrido. Igual que él.

Pero aquel día se había sentido transformado. Había sentido que la vida merecía la pena… Qué pensamiento tan estúpido.

Se recostó en las almohadas y pensó en todas las bodas de su madre. Ella siempre le decía que aquella vez iba a ser la definitiva, que por fin empezarían una hueva vida. Pura fantasía.

Y allí estaba él, atrapado en la misma fantasía que había usado su madre para hacer de la vida algo más soportable. Bodas glamorosas. Un cuento de hadas…

Menos mal que Rose había tenido algo de sentido común; si no, en ese momento estaría en sus brazos, pensó. Casarse con ella estaba bien, pero hacer el amor con ella… ¡No!

¿Cómo demonios se había metido en aquel lío? ¿Una mujer? ¿Australia? El futuro inmediato le parecía ridículo.

– Yo no soy de los que creen en finales felices -le dijo al techo-. Mi vida está aquí.

Rose se arrellanó en su asiento de primera clase y se esforzó por sentirse indignada. ¿Cómo había descubierto Marcus que su billete era de clase turista? ¿Cómo se había atrevido a cambiarlo por aquél?

Pero podía extender las piernas. De hecho, podía tumbarse como en una cama. Había mantas, mullidas almohadas y podía escuchar música suave en su equipo personal de entretenimiento.

Iba de vuelta a la realidad, con sus vacas y el trabajo duro. Pero su marido estaba echado a su lado, y aquello no parecía real. Pero si estiraba la mano y… No, no quería estirar la mano. Rose O'Shannassy sabía muy bien cuál era la realidad. Más o menos.

Marcus podría haber usado su jet privado, pero Ruby se lo impidió.

– Ya sabes cómo reaccionó con la ropa. Con esto reaccionará exactamente igual -había dicho su ayudante. – Pero accedió a comprarse un vestido de novia.

– Eso fue fantasía. Un jet privado, a ojos de Rose, sería ridículo.

– Pero, ¡demonios! Esperar en los aeropuertos…

– Como todos los mortales. Sólo van a ser dos semanas.

Así que allí estaba él, en un vuelo comercial camino de una escala de cuatro horas en Tokio.

Y, sin embargo, se sentía bastante cómodo. Las miradas sorprendidas de Rose eran una delicia, aunque Marcus tenía la sensación de que estaba controlando su indignación ante tal despilfarro de dinero.

Rose. Su mujer.

Fantasía… realidad. Las fronteras estaban empezando a difuminarse.

Capítulo 7

En cuanto aterrizaron, Rose se transformó. Se volvió hacia Marcus con determinación y dijo: -Muchas gracias. Ahora ya puedes dejar de fingir.

– ¿Dejar de fingir?

– Quiero decir… -se ruborizó un poco, pero su decisión aumentó aún más-. Con todo esto de la boda. Hacerme viajar en primera clase, comprarme ropa, tratarme como tu mujer… Ya no necesitas hacerlo, aquí a nadie le importa.

– ¿Cómo dices?

– Lo siento, creo que me he expresado mal. Es que… aquí casi nadie habrá oído hablar de ti, y no les importará si estamos casados o no.

– ¿Me estás diciendo que me vaya? -preguntó Marcus.

– ¿Crees que Charles va a comprobar si estamos juntos?

– Seguro que lo hará.

– Pero, ¿cómo puede hacerlo? -dijo Rose con incredulidad.

– Los detectives privados son relativamente baratos cuando hay una gran cantidad de dinero en juego.

Rose pensó en ello y asintió con la cabeza.

– Muy bien, puede que tengas razón. Pero te quedarás en la casa de Hattie. Mi tía vivía separada de nosotros, aunque la casa también está en la granja.

– ¿No quieres que me quede contigo?

– No tengo habitación de invitados.

– Pero tienes cuatro hermanos. Si tres de ellos no están ahora en casa, ¿cómo no puedes tener una habitación libre?

Rose abrió la boca para contestar, pero volvió a cerrarla. Después sonrió.

– Puedes quedarte en la casa de Hattie -repitió-. ¿Quién va a encontramos aquí?

Los encontró todo el mundo. En cuanto atravesaron la puerta de las aduanas, Rose desapareció entre un montón de cabezas pelirrojas. Sus hermanos, que estaban ansiosos por verla, la envolvieron en un fuerte abrazo, rodeándola, hasta que Marcus la perdió de vista.

Cuando por fin la liberaron, Rose los miró a todos con afecto. Tres de ellos ya medían más de un metro ochenta, y el cuarto era un muchachito lleno de pecas que prometía ser tan alto como sus hermanos.

– Os he echado mucho de menos a todos -les dijo-. Venid a conocer a Marcus.

El mayor, que acababa de salir de la adolescencia, se tensó al oír esas palabras. Tenía la misma mirada que había tenido Rose cuando vio a Marcus por primera vez: de desafío y vulnerabilidad. El chico dio un paso adelante y estrechó la mano de Marcus con fuerza.

– Soy Daniel. Rose llamó y nos contó lo que has hecho por nosotros. Te estamos muy agradecidos.

Y Marcus, un hombre de mundo, sofisticado, enrojeció ante la muestra de gratitud. La de todos, que lo miraban como si fuera su hada madrina.

– Solamente me he casado con vuestra hermana. No ha sido un sacrificio tan grande.

– Bueno, Rose es una mandona -dijo Daniel-. Y también es muy desordenada y no sabe cocinar.

– ¡Oye!-protestó ella.

– Pero es muy buena con la obstetricia animal -intervino Christopher-. Aunque Daniel estudia veterinaria, no querría contar con nadie más que con ella en un parto complicado.

– Éstos son mis hermanos -dijo Rose débilmente-. Daniel, Christopher, William y Harry. Ya te han hecho una lista de todos mis defectos y virtudes -se agachó un poco y volvió a abrazar a su hermano más pequeño-. ¿Me has echado de menos?

– Sí -Harry parecía algo avergonzado, pero se dejó abrazar e incluso devolvió el abrazo antes de que se lo impidiera su vena masculina-. ¿Podemos irnos ya a casa?

– Lo dices como si no te hubiéramos cuidado bien en la universidad-se quejó Daniel.

– ¿No te descubrieron? -preguntó Rose.

– Todo el mundo sabía que estaba allí -dijo Daniel-. Incluso los profesores, pero nadie dijo nada.

– Chicos, supongo que no tendréis tiempo de volver a la granja, ¿no? -pregustó-Rose, y tres de ellos negaron con la cabeza.

– Estamos a finales del trimestre y hay exámenes -le explicó Daniel-. Pero dentro de tres semanas volveremos para la cosecha. A menos que nos necesites antes -le dirigió a Marcus una rápida mirada y el mensaje que quería expresar quedó claro: «A menos que necesites ayuda con este desconocido que has traído a casa»-. Pero mientras… -miró su reloj-. Tengo clase esta tarde, y también los otros. ¿Podemos dejar al enano contigo?

Rose rodeó los hombros de Harry con un brazo y los otros lo miraron con expresiones que decían que ninguno de ellos pensaba que era un enano. Marcus pensó que aquella familia exudaba cariño, y que era una sensación… cálida. Pero ya se había comprometido demasiado con Rose y no pensaba comprometerse con su familia.

– He dejado la camioneta en el aparcamiento -estaba diciendo Daniel-. Pero no cabréis todos.

– Supongo que Marcus alquilará un coche. No creo que quiera quedarse todo el día metido en la granja, esperando mis órdenes.

– ¿No era para eso este matrimonio? -preguntó William.

– William… -el tono de Rose era de advertencia, pero William estaba sonriendo.

Todos se echaron a reír y Marcus no pudo evitar pensar que eran buenos chicos. Formaban una familia muy agradable. Por supuesto. ¿Como podría ser de otra forma si Rose era…?

No. Tenía que centrarse en las cosas prácticas. Un coche. Miró sus documentos de viaje y sí, allí había lo necesario para alquilar un coche, pero.

– Tal vez este coche tampoco sea lo suficientemente grande. Es un coche deportivo. Ruby sabe lo que me gusta…

– ¿Qué tipo de coche deportivo? -preguntó Harry, liberándose de la mano de su hermana un instante.

– Un Morgan 4/4.

– ¿Un Morgan? -a Harry casi se le salieron los ojos de las órbitas-. Rose, ¿te has casado con un tipo que alquila deportivos Morgan?

– No está mal, ¿eh? -Rose miró a Marcus con ojos brillantes-. Bueno, chicos, ¿y si comemos juntos para ponernos al día? Después nos iremos. Yo llevaré la camioneta y Marcus y Harry pueden seguirme en el… ¿cómo se llama? Él Morgan. Venga, vamos.

Una hora después Marcus conducía por la carretera de la costa del sur de Gales con un muchachito que no paraba de hacer preguntas y que estaba encantado con aquel personaje que su hermana había llevado a casa.

Cuanto más se dirigían al sur, más desconcertado se sentía Marcus. Harry parecía haber aceptado la explicación de su matrimonio como un golpe de buena suerte, tal vez por el hecho de ir sentado en un Morgan, y parecía totalmente feliz. Guando al fin se detuvieron, Marcus no tenía ni idea de dónde se estaba metiendo.

Rose había llegado antes que ellos y estaba en el porche de una casa destartalada, rodeada de una jauría de perros. Éstos se lanzaron hacia el coche de Marcus sin dejar de ladrar y Rose los siguió.

Seguía llevando la misma ropa que en el avión, la falda y la blusa que habían comprado en Nueva York, pero parecía diferente. Estaba sonriendo y había algo en aquella sonrisa…

Era felicidad, pensó Marcus. Estaba feliz porque había vuelto a aquel lugar abandonado de la mano de Dios.

Pero pensar aquello no era justo, decidió Marcus. El lugar era precioso. Charles había luchado para conseguirlo, y con razón. El terreno de la granja se extendía junto a la costa, salpicado de magníficos eucaliptos, y al fondo podían admirarse las montañas. Con el sol del atardecer parecía un lugar mágico.

Pero la casa no. Tanto el porche como la vivienda parecían a punto de derrumbarse.

– Bienvenido a la granja Rosella -le dijo Rose, haciéndose oír por encima de los ladridos-. Tranquilos, chicos -pero los animales se alteraron aún más al ver que Harry estaba en el coche. El muchacho, contento, saltó a tierra y terminó rodando por el suelo con los perros.

Marcus seguía mirando la casa.

– ¿De verdad vives ahí?

– Sí. Pero no te preocupes. La casa de la tía Hattie es mejor. Está a unos cien metros más allá, detrás del establo. Ahora te llevaré allí.

– Bien -Marcus bajó del coche y echó una mirada alrededor. Necesitaba familiarizarse con el lugar. Estaba en territorio desconocido y el conocimiento era lo que daba el poder-. Necesito una visita guiada.

– Harry puede enseñarte la granja cuando vuelva mañana de la escuela.

La alegre cara de Harry apareció entre los cuerpos de tos perros.

– Claro que sí, pero nos llevará muchísimo tiempo -afirmó el chico-. Será mejor que no vaya al colegio y que se lo enseñe todo.

– Ni lo sueñes -contestó Rose-. Ya has perdido bastantes días de colegio. Pero puedes enseñarle a Marcus la casa de Hattie ahora.

Marcus frunció el ceño. Harry podía llevarlo a la casa de la tía y así él dejaría en paz a Rose.

– Antes meteré tu maleta en la casa -le dijo a ella.

Rose negó con la cabeza y fue a agarrar la maleta que Marcus había sacado del coche.

– Yo lo haré.

– Pero tu tobillo…

– Estoy bien. Déjala aquí.

– ¿No quieres que vea tu casa? -preguntó Marcus.

– No hay nada que ver.

– ¿No quieres que lleve la maleta a tu habitación? -insistió él.

– Rose duerme en el porche -intervino Harry. Apartó a los perros, se levantó y comenzó a hacer de anfitrión-. Solamente hay una habitación y Rose me hace dormir en ella.

– ¿Rose duerme en el porche?

– Es… fresco -dijo ella.

– Seguro que sí. En invierno tiene que ser muy fresco. ¿Duermes ahí todo el año?

– Todos teníamos que dormir en el porche hasta que papá murió -le informó Harry-. Los chicos y yo teníamos una cama muy grande, y Rose dormía en otra más pequeña, en el otro lado.

– Es increíble -dijo Marcus.

– No es asunto tuyo -le espetó Rose-. Y si estás pensando que a Harry no lo cuidamos bien, te equivocas. Cuando era un bebé dormía conmigo.

Ahora… En casa de Hattie siempre hay comida y leche. Iré mañana a comprar si necesitas algo más. Mientras…

– ¿Qué vamos a cenar? -preguntó Marcus.

Vamos. Aquel «nosotros» implicaba la idea de compartir. Marcas no sabía si era may sensato, pero no estaba dispuesto a irse a otra casa extraña y asaltar él solo la nevera.

– Salchichas -dijo Harry-. Rose siempre hace salchichas. También las quema.

– ¿Habrá salchichas en mi… en la nevera de Hattie?

– Seguro que sí. Rose compra millones de salchichas.

– De acuerdo. Yo cocinaré. Cenamos en mi casa, digamos… ¿dentro de una hora?

– Pero ni siquiera sabes la comida que hay en la casa -objetó Rose.

– ¿Las tiendas están muy lejos?

– Quince minutos en coche.

– Entonces no hay que preocuparse.

– ¡No puedes cocinar! -exclamó Rose.

– ¿Quién ha dicho que no puedo?

– ¿De verdad vas a cocinar? -preguntó Harry con cierta sospecha, pero esperanzado-. ¿En serio?

– Sí.

– Es fantástico -dijo el chico, satisfecho-. ¿Verdad, Rose?

– Tengo que ordenar las vacas -contestó ella.

– ¿Qué? ¿Esta noche?

– No he pagado a nadie para que las ordeñe esta noche. Si no lo hago yo, no habrá beneficios.

– ¿Puedo ayudarte? -preguntó Marcus.

– Me gusta ordeñar sola. Tú ocúpate de las salchichas.

– Pero el tobillo…

– Estoy bien. Y ya has hecho suficiente, no quiero que me ayudes.

La alegría se había desvanecido. No del todo, pensó Marcus, pero también había incomodidad. Era como si Rose se hubiera dado cuenta de que había que pagar por la alegría. Y el precio era… él.

La segunda casa parecía una casa de muñecas. Estaba en mejores condiciones que la primera, y era evidente que la había decorado una mujer.

Era rosa. Muy rosa. El exterior era de ladrillo, pero dentro las paredes eran rosas, igual que los cuadros y los adoraos.

– A la tía Hattie le gustaba el rosa -dijo Harry. Rose los había dejado, así que Harry estaba haciendo de anfitrión.

– Ya lo veo -contestó Marcus con cautela-. Es horrible.

– Sí que lo es. Nuestra casa es mejor, aunque se esté cayendo.

– No te entiendo -Marcus miró a su alrededor-. ¿Cómo puede ser mejor vuestra casa? Porque ésta, si le quitamos el color rosa…

– Ah, te refieres al dinero -dijo Harry con desprecio-. La tía Hattie siempre tuvo más que nosotros.

– ¿Por qué?

– Es fácil. Mi abuelo fue justo.

– ¿Cómo dices?

– Mi abuelo tuvo dos hijos, papá y la tía Hattie.

La tía tuvo un bebé, Charles, cuando era una adolescente, pero siguió viviendo aquí. El abuelo le construyó esta casita. Papá se casó con mamá y tuvieron cinco hijos. Cuando el abuelo murió, le dejó la mitad de la granja a papá y la otra mitad a la tía Hattie, aunque era nuestra familia la que hacía todo el trabajo. Rose dice que papá se enfadó mucho. También dice que ésa es otra de las razones por las que papá odiaba a las mujeres.

– ¿Y…?

– Y todos los beneficios de la granja tenían que dividirse en dos: la mitad para Hattie y la otra mitad para nosotros.

– ¿Quién trabaja la granja? -preguntó Marcus.

– Rose, sobre todo. Nosotros la ayudamos.

– ¿Hattie no la ayudaba?

– La tía nunca trabajó -Harry miró a su alrededor e hizo una mueca-. Excepto para pintar cosas.

– Eso es muy injusto para Rose.

– Sí, es injusto. Pero Charles siempre decía que teníamos dos opciones: hacerlo de esa manera o dejar la granja. Papá nunca quiso marcharse, y mientras tuviera suficiente dinero para la bebida… Creo que no debería haberte dicho eso. Daniel me dijo que no lo hiciera, y Rose se pondría furiosa.

– No se lo diré -Marcus frunció el ceño-. Así que Rose se quedó y sacó la granja adelante. ¿Por qué se fueron tus hermanos?

– Ella dijo que se fueran.

– ¿Por qué?

– Dijo que nunca iba a haber suficiente dinero para que todos fuéramos granjeros y que tenían que estudiar una carrera. Cuando Rose se pone mandona no hay quien discuta con ella.

– En eso tienes razón.

– ¿De verdad vas a cocinar salchichas?

– No si puedo evitarlo. ¿Dónde está la nevera?

– Te la enseñaré. Hattie solía ir a la ciudad y comprar cosas interesantes.

– Vamos a echarle un vistazo -le dijo Marcus-. ¿Sabes cocinar?

– ¡No! -contestó Harry, sorprendido.

– Pues estás a punto de aprender.

Rose se dio una ducha después de ordeñar a las vacas. Estaba muy cansada, pero de nuevo se sentía en casa, En casa. Además, las amenazas a su seguridad, su padre y su primo, habían desaparecido.

Marcus lo había hecho por ella. Le había onecido un gran regalo.

Bajó la vista a la alianza dorada que aún llevaba. Marcus había insistido que en los dos la llevaran durante un año.

– Hagamos esto bien-le había dicho.

Él, desde luego, lo estaba haciendo bien. Y ella lo había enviado a casa de Hattie.

«A lo mejor le gusta el rosa», pensó mientras sonreía. Pero por lo menos estaría cómodo. Y alejado de ella. Su vida podría volver a la normalidad.

– ¿Rose? -Harry la estaba buscando y ella sacó la cabeza de la ducha.

– ¿Mmm?

– Marcus y yo hemos preparado la cena. Date prisa, tienes que venir antes de que se enfríe -el muchacho la esperó con impaciencia mientras ella se ponía unos vaqueros limpios y una camiseta-. ¡Vamos, vamos!

Demasiado entusiasmo para comer unas salchichas…

– ¿No te pistaría cenar solo conmigo esta noche? -preguntó ella.

– ¿Estás bromeando? -contestó Harry, sorprendido-. Marcus es genial.

– Sí, pero…

– Ya verás lo que hemos preparado.

Curry.

Rose abrió la puerta trasera de la casa de Hattie y se detuvo, asombrada. ¡Curry! Nunca había olido algo parecido en aquella casa. Harían falta tres botes de ambientador para disimular el olor. Hattie no lo habría permitido nunca.

Entonces Marcus apareció en la puerta y ella dejó de pensar en su tía. Nunca había visto a Marcus así. Desde que lo conoció, siempre había llevado trajes, ropa muy formal. Pero en aquel momento…había cambiado. Se había puesto unos vaqueros desgastados y una camiseta que se le ajustaba al pecho, marcándole los músculos de los brazos. Tenía el pelo alborotado y una mancha naranja en la mejilla. Y llevaba un delantal.

Era uno de los delantales de Hattie, rosa, con un enorme lazo.

Rose lo miró con sorpresa. Se había preparado para una cena formal y educada, para darle la bienvenida a un invitado. Pero los adjetivos formal y educado no tenían cabida en aquello. No pudo aguantar más la risa y explotó en carcajadas.

– ¿Qué? -preguntó él, haciéndose el ofendido-. ¿No te gusta mi delantal?

– Es… -Rose intentó controlarse, pero no pudo. Reía a carcajada limpia-. Es muy bonito. Y el lazo también. Bien… bien hecho chicos -intentó controlarse una vez más-. Umm… ¿Es curry lo que huelo?

– Así es -contestó Marcus-. Harry dijo que le gustaba.

– Pero… ¿tenía la tía Hattie curry en polvo?

– El curry no se hace con curry en polvo -respondió él-. No cocinas mucho, ¿verdad, señora Benson?

Señora Benson… Rose se mordió el labio inferior e intentó ignorar el comentario.

– Cuanto tenía ocho años, tuve a una profesora muy sensata -empezó a explicar ella-. Un día nos llevó a las chicas aparte y nos dijo que si queríamos llegar a ser algo en la vida, nunca teníamos que aprender a escribir a máquina, a coser ni a cocinar. Yo seguí su consejo al pie de la letra.

– Bien hecho -respondió él, divertido-. Así que curry en polvo, ¿eh?

– Entonces, ¿cómo lo has hecho? -quiso saber Rose.

– Tomas los frasquitos de hierbas que Hattie tiene en su colección Delicias de Gonrmet. Yo creo que los compró para decorar más que para usarlos, pero tiene de todo. Cilantro, comino, cúrcuma, cardamomo… Nunca los abrió, así que todo está bueno. Después tomas la pequeña plantita de chili que hay en el porche, y que seguramente está ahí fuera porque no va bien con el rosa. Tomas dos chilis, un trozo de cordero congelado, una lata de tomate frito, algunos limones del árbol que hay fuera y ¡voilá! ¿Tienes hambre?

¿Que si tenía hambre? Rose inspiró el aroma y el estómago empezó a hacerle cosas extraordinarias. Pero no era sólo por el aroma, pensó. Era por aquella situación. Había un hombre en casa de Hattie. ¡Un hombre en su vida!

Pero ya había bastantes hombres en su vida. Tenía cuatro hermanos a los que adoraba, y había tenido que enfrentarse a un padre negligente y a un primo violento. No necesitaba más hombres.

Pero Marcus le estaba sujetando la silla para que se sentara, un gesto que nunca nadie había hecho por ella. Marcus le estaba sonriendo. Nunca nadie le había sonreído…

¿Se estaba volviendo toca? ¡La gente le sonreía todo el tiempo! Pero nadie como Marcus…

Estaba en casa, se dijo, y la vida tenía que volver a la normalidad. ¿Podría?

Rose y Harry se sentaron frente a Marcus y comieron como si nunca lo hubieran hecho antes, saboreando cada bocado.

Para Marcus, cocinar era su placer secreto. Durante los primeros años de su vida se había alimentado de hamburguesas y Coca-Cola. Pero entonces uno de los novios de su madre la había cortejado contratando a un chef por una noche. A Marcus lo habían enviado a la cama mientras los dos tenían un romántico encuentro, pero los aromas que le llegaban lo habían atormentado. Al día siguiente, los ingredientes sobrantes estaban en la cocina. Marcus había investigado y después había tenido una larga charla con la vecina de al lado.

Aquél había sido el comienzo de una habilidad que hasta entonces no había compartido con nadie. Pero compartir era fantástico, pensó. Rose y Harry habían disfrutado comiendo. Había disfrutado de verdad.

– ¿Donde aprendiste a hacer esto? -preguntó ella.

Marcus se lo contó, sintiéndose extraño al hablar de su pasado con una mujer que parecía interesada de verdad. Incluso parecía que le importara.

Pero no, eso no podía ser, se dijo Marcus. La vida de Rose era la granja. Sin embargo, cuando ella se levantó para irse, Marcus sintió una extraña sensación de pérdida.

– Prepararé café -dijo, pero ella negó con la cabeza.

– Tengo que ordeñar por la mañana. A las cinco. Necesito dormir. Y Harry tiene que ir al colegio.

– Pero… -empezó a protestar Harry.

– Son sólo las ocho -dijo Marcus-. Incluso el príncipe del cuento podía disfrutar un poco más.

– Dejaste a Cenicienta en Nueva York -repuso Rose con firmeza.

Capítulo 8

Marcus se quedó en su casita rosa, a solas con sus pensamientos. Ordenó y limpió la cocina y deshizo la maleta, colgando su ropa en perchas rosas.

Encendió su portátil. Eran las nueve de la noche, lo que significaba que en Nueva York eran las cinco de la mañana. Tenía que haber alguien conectado.

Había esperado un montón de correspondencia de Ruby, pero no había nada. ¿Dónde estaba todo el mundo? Le echó una mirada al móvil. Podría llamar. Había muchos asuntos que discutir. Despertaría a todo el mundo…

Pero trabajaban para él, tendrían que aguantarse…

– Tómate unas vacaciones -le había dicho Ruby-. Lo digo en serio, Marcus. Tómate dos semanas sin nada de trabajo. No quiero saber nada de ti. A ver si eres capaz de hacerlo.

Ruby lo había planteado como un desafío y él había reaccionado como si fuera estúpida. Pero al mirar el móvil y el portátil supo que no lo era. Lo conocía mejor que él mismo.

«Esta noche ha estado bien», pensó. «De hecho, ha estado genial». No sólo había enseñado a un chico de doce años a preparar curry, sino que había visto cómo disfrutaba. Y había visto cómo Rose disfrutaba al ver el placer de Harry.

Había hecho feliz a Rose y se sentía bien por eso. Pero, ¿en qué estaba pensando? Aquella situación era sólo por dos semanas. «Dos semanas, Benson, y después te vas».

Encendió la televisión y en la pantalla apareció una absurda serie americana. ¿Cómo se había metido en aquel tío?, se preguntó. Además, no podía dormir. Su cabeza le decía que eran las seis de la mañana y estaba muy despierto.

Rose también se había acostumbrado al horario de Hueva York, pensó. ¿Cómo podría haberse ido ya a la cama? ¿En el porche? Aquello era otra cosa en la que pensar. Una chica durmiendo en el porche…

Se la imaginó tumbada en una cama con muelles rotos y mantas deshilachadas, poniendo el despertador al alba para ir a ordeñar las vacas.

Era una verdadera Cenicienta, decidió. Y él se había ofrecido para rescatarla.

No podría dormir. Sobre todo, si los muelles se le estaban clavando en el cuerpo. Y… ¿cómo era aquel cuento del guisante? Una princesa que dormía sobre cien colchones, pero que sentía la molestia de un pequeño guisante…

Se estaba volviendo loco. ¿Acaso iba a ir a rescatarla de un guisante?

«No voy a ir a ningún sitio». Pero no era cierto. Se negaba a estar un minuto más en aquella pequeña habitación rosa y en aquella pequeña casa rosa.

Solamente iría hasta el porche, se dijo, pata asegurarse de que Rose estaba bien.

«No lo hagas», pensó. Simplemente saldría a dar un paseo. Y si se acercaba…

Rose estaba tumbada en la oscuridad sin poder dormir, preguntándose dónde estaba la alegría que siempre había sentido en aquella cama. En aquel lugar.

Aquél era su lugar privado, donde podía taparse hasta los ojos y perderse en sus pensamientos mientras en el mundo exterior las vacas pastaban, los árboles se agitaban con el viento, las olas del mar acariciaban la orilla y los búhos ululaban.

La granja estaba viva por la noche y le hacía compañía. La había echado muchísimo de menos en Nueva York y ahora debería estar disfrutándola. Debería estar durmiendo. Sin embargo, miraba el cielo estrellado y sólo podía ver a Marcus.

Marcus se alejó un poco más de su pequeña casa rosa. Distinguía los perfiles de las vacas en los prados, el contorno de los árboles y de las montañas y podía oler los eucaliptos y la sal del mar.

Continuó caminando, siguiendo las huellas de las generaciones de la familia de Rose. Acercándose a ella.

Harry le había dicho que Rose visitaba a Hattie con frecuencia. Gracias a la presencia de la tía, los niños habían podido quedarse en la granja cuando su padre murió. Pero Hattie había sido una mujer débil que, aunque se había preocupado por Rose, no había conseguido protegerla de su propio hijo.

– No recuerdo mucho de Charles -le había dicho Harry-. Yo era muy pequeño cuando se marchó. Daniel dice que era una sabandija Se pegaba con todo el mundo. La tía Hattie tuvo que quedarse aquí cuando Charles era un niño porque no tenía otro sitio donde ir, pero él odiaba la granja. Y a nosotros. Todos nos alegramos mucho cuando se fue, pero era horrible cada vez que volvía a casa. Dan dice que sólo volvía por dinero y que hacía llorar a la tía. Siempre quería más dinero y Rose se enfadaba mucho por eso. No le dejaba que pegara a la tía Hattie, así que Charles le pegaba a ella. Mucho.

Charles era como Marcus se había imaginado, pero le ponía furioso pensar que había pegado a Rose.

De pronto, se encontró pensando en su propia infancia. Había gente que había tenido una infancia peor que la suya, y lo habían superado. ¿No podía hacer él lo mismo? La imagen de su madre y de sus numerosos novios aún le provocaba escalofríos, pero no era solamente eso. Sabía lo que pasaba cuando se encariñaba con la gente. Cosas terribles. Era mucho mejor mantenerse alejado…

Pero sus pies seguían moviéndose, y Marcus se acercaba cada vez más a la casa de Rose. De repente, los perros salieron de la nada, asombrados de ver a un humano despierto, y rodearon alegremente a Marcus, ladrando y saltando. Entonces se escuchó una voz en la noche.

– Tip, Bryson, ¿Quién está ahí? Venid aquí, chicos.

Rose. Y él la había asustado, pensó con consternación.

– Si eres tú, Marcus, ten cuidado de no pisar una boñiga de vaca. Las hemos dejado sueltas.

– Gracias por avisar. ¿Estás en la cama?

– Claro. Y tú también deberías estar en el mismo sitio.

– No estoy cansado. ¿Por qué no estás dormida?

– Tal vez porque hay hombres extraños paseando alrededor de la casa.

– No tienes voz de haber estado dormida. ¿Me estás diciendo que estás despierta por mi culpa?

– Yo no diría eso -contestó ella con cautela-. No exactamente.

– ¿Qué dirías entonces?

– Que me siento muy feliz de estar en casa.

– ¿Aunque eso signifique dormir en el porche?

– Me gusta dormir en el porche. Ven y verás.

– ¿Me estás invitando a tu dormitorio? -preguntó él.

– Te estoy invitando a mi porche. Es diferente. ¿Vas a venir o no?

Marcus se acercó al extremo del porche y se detuvo, atónito. No estaba muy seguro de lo que había esperado encontrar, pero no era aquello. Había una pequeña cama pegada a la pared. Hasta ahí, todo bien. Pero él se había imaginado un horrible camastro o algo parecido, y en su lugar había…

Cojines. Almohadas. Edredones. Había una montaña de ropa de cama y, a la luz de la luna, Marcus pudo intuir sus colores alegres y brillantes. Debía de haber una docena de enormes almohadas junto a Rose y por el suelo. El más viejo de los perros, un collie, dormitaba enroscado junto a la cama.

– Es maravilloso, ¿verdad? -dijo Rose. Se removió bajo la ropa de cama, de forma que sólo se le veía la nariz.

– Pensé que eras pobre -contestó Marcus, antes de darse cuenta de lo que había dicho.

– ¿Pobre?

– Un padre abusivo, tu madre murió, te hacen dormir fuera…

– Mi padre no era abusivo. Simplemente, no tenía tiempo para mí. Mi madre tampoco mostraba mucho interés; se quedaba en casa y tenía bebés. Le encantaban los niños, pero en cuanto empezamos a hacer trastadas nos sacó aquí fuera. Éramos afortunados.

– ¿Afortunados?

– Teníamos a los perros y nos teníamos los unos a los otros. Tuvimos una infancia maravillosa.

– Nunca tuvisteis dinero.

– No me parece que tú seas feliz -dijo ella suavemente- porque tengas dinero. ¿Dónde preferirías dormir? ¿En ese apartamento aséptico de Manhattan o aquí, en la mejor habitación del mundo?

– ¿Y si llueve?

– Cuelgo plásticos del techo del porche. Y si hace mucho frío dejo que un perro o dos me hagan compañía. Es maravilloso.

– Seguro que sí, pero prefiero la calefacción central.

– Date la vuelta -dijo ella mientras se incorporaba-. Mira.

Marcus te hizo caso y se quedó sobrecogido. La vista era impresionante. La luna se reflejaba en el mar, las olas acariciaban la orilla y la espuma adquiría un tono plateado. La playa se extendía por varios kilómetros y desde la casa, que estaba sólo a unos doscientos meteos, se escuchaba el murmullo adormecedor de las olas.

– Por esto me casé contigo -dijo Rose en voz baja-. No por dinero.

– ¿Ni por amor?

Ella se giró y le sonrió.

– ¿Estás buscando un romance?

– Umm… no -contestó él.

– Tuve una boda muy bonita y te lo agradezco. Pero después de casarse la princesa vive feliz para siempre, ¿no?

– Con el príncipe.

– ¿Quién necesita un príncipe? Tengo esto. Tengo a los perros y seguridad para los chicos.

– ¿Me estás diciendo que me puedo volver a Nueva York?

– Oh, no, te necesito aquí. Dijiste que tenían que pasar dos semanas para que el matrimonio fuera válido, ¿no? Después podrás irte. Porque eso es lo que quieres… ¿verdad?

– Por supuesto -dijo Marcus.

– Pero eso no significa que no pueda invitarte a mi porche, para que veas el regalo que me has hecho. Sigo teniendo la sensación de que me ves como una obra de caridad. Me has salvado, y sólo deseo poder salvarte a ti también.

– ¿Salvarme?

– No tienes una vida muy satisfactoria-dijo Rose.

Marcus la miró a la luz de la luna. Ella se abrazaba las rodillas y lo miraba con apreciación, casi como si tuviera delante un bicho raro.

– ¿Quieres dejarlo ya? -preguntó él.

– ¿El qué?

– Deja de meterte en lo que no es asunto tuyo.

– Si eso es lo que quieres que haga… -volvió a meterse bajo los edredones y se tapó hasta la nariz-. Buenas noches.

Lo estaba echando. Debería darse la vuelta y bajar los escalones del porche. Pero.

– ¿No tienes jet lag? -le preguntó.

– ¿Jet lag? ¿Con la cama que había en el avión? Tienes que estar bromeando.

– Me refiero a las zonas horarias -dijo él-. Tengo la sensación de que es por la mañana.

– Sí, yo también, un poco. Pero las vacas estarán despiertas a las cinco y tengo que levantarme a esa hora. Necesito dormir.

– Quieres que me vaya -afirmó Marcus.

Rose lo miró fijamente. Solamente asomaban sus ojos por debajo de los edredones.

– ¡Te sientes solo! La casa de Hattie es horrible, y toda rosa. No me extraña que te sientas solo.

– ¿Y tú no?

– Echo de menos a los chicos -admitió ella-. Harry ahora duerme dentro, pero me encantaba cuando todos estábamos aquí fuera -señaló el otro extremo del porche-. Es un lugar fantástico para dormir. Puedes probarlo si quieres.

– ¿Siempre les dices a hombres desconocidos que duerman contigo en el porche?

– En el otro extremo del porche. Y tú no eres un desconocido; eres mi marido. Además, los perros te atacarán si se lo ordeno. Daniel lo hizo la última vez que Charles vino a casa.

– ¿Qué hizo? -Entrenar a los perros. Charles… bueno, me hizo pasar una mala noche y Daniel decidió que, si iba a quedarme sola, necesitaba protección. Sólo tengo que decir una palabra para que se conviertan en fieras salvajes. ¿Quieres verlo?

– ¡No!

Marcus se estaba acostumbrando a la luz de la luna y pudo ver que ella sonreía. Pero aquello era una locura. Se había casado con ella, había volado a Australia y allí estaba, con una invitación para compartir él porche con Rose y una manada de perros asesinos.

Pero era… perfecto. Podía dormir allí, con Rose, en la cama rosa de Hattie o en la habitación llena de pósters del adolescente que había sido Charles antes de irse. Ésas eran las tres opciones.

– Es una oferta muy generosa -dijo Rose alegremente, como si le leyera los pensamientos-. No se la hago a cualquiera. Pero ahora, si no te importa, me voy a dormir.

Se dio la vuelta en la cama y se tapó completamente. Ya había hecho su ofrecimiento; el resto dependía de él.

Marcus pensó que debería irse a casa de Hattie. ¡Pero aquello era tan diferente de su apartamento de Manhattan…! Observó a Rose por usos instantes y después, lentamente, comenzó a caminar hacia el otro lado del porche.

La cama, tres veces más grande que la de Rose, estaba preparada. Pensó en los cuatro muchachos durmiendo entre las almohadas, con ella acostada muy cerca. Tal vez no hubiera sido una infancia tan mala, después de todo.

Dudó por unos segundos, pero enseguida se desnudó hasta quedarse en ropa interior y se metió en la cama, sintiéndose como un niño en un campamento. Y entonces recibió otra sorpresa: no había muelles que se le clavaran en el cuerpo ni mantas deshilachadas. La cama lo envolvía suavemente, igual que los aromas y los sonidos del exterior. Un perro se acercó a él y puso el hocico en un lado de la cama, con un gesto esperanzado.

– Tú debes de ser Tip. ¿Eres uno de los asesinos? -el perro movió la cola y emitió un suave bufido, más esperanzado todavía-. Si tienes pulgas no te vas a quedar.

– ¡No tiene esas cosas! -exclamó una voz indignada desde el otro lado del porche.

– Pensé que estabas dormida -dijo Marcus, mientras el perro tomaba sus palabras como una invitación y se tumbaba en la cama. Justo encima de su pecho.

– A Tip le gusta estar ahí -dijo Rose con satisfacción-. Y yo nunca he dormido con un marido. ¿No te hace sentir raro?

¿Raro? Eso era quedarse corto, pensó Marcus. Tumbado, se quedó mirando las estrellas mientras Rose se tapaba hasta los ojos y el perro empezaba a roncar suavemente a su lado.

Nunca se dormiría. ¿Cómo podría dormir en aquella situación? Pero lo hizo.

Capítulo 9

Marcus Benson no había domado más de cuatro horas seguidas desde que tenía catorce años. No había necesitado hacerlo y tampoco había querido. Si dormía, soñaba, y era más fácil sumergirse en los mercados financieros y hacer dinero que enfrentarse a los demonios del pasado. Hasta aquella noche.

Rose se levantó al amanecer y se dirigió al establo, seguida de cerca por los perros, encantados de tenerla de vuelta en casa. Marcus seguía durmiendo, y sólo se despertó cuando Harry, con una mochila al hombro y media tostada en la boca, salió de la casa.

– ¡Tú! -exclamó el muchacho el verlo en la cama. Se miraron. Después Marcus le echó una ojeada a su reloj y volvió a mirar al chico-. Has dormido con Rose -no era una acusación, sino una expresión de sorpresa.

– He dormido en el otro extremo del porche.

– Sí, nunca compartía su cama con nosotros -dijo Harry, dándote otro mordisco a la tostada-. Le decíamos que se estaba más calentito aquí, con nosotros, pero ella prefería los perros. Parece que también ha preferido los perros a ti, ¿no?

– Eso parece. Umm… ¿te vas al colegio?

– Sí -Harry le echó un vistazo a una nube de polvo que anunciaba la llegada del autobús escolar-. Tengo que irme. ¿Qué hay de cena esta noche? ¿Algo bueno? Hasta luego -y se fue con la tostada en la boca, la mochila a la espalda y los cordones de los zapatos desabrochados.

Marcus lo vio correr para subir al autobús por los pelos, sonrió y volvió a mirar su reloj. ¿Cómo demonios había dormido tanto? Desde el establo le llegaba el zumbido de la máquina de ordeñar y algún que otro mugido. ¿Rose ya estaba levantada y trabajando? Se suponía que él tenía que rescatarla, ¿no? Vaya príncipe que estaba hecho.

Pero ayudarla no era tan fácil como parecía. Cuando dos minutos después entró en el establo, la vaca más cercana retrocedió alarmada y Rose dijo:

– No te muevas.

Se detuvo y observó a Rose. Llevaba unos vaqueros desteñidos y una camisa que había remangado. Se había sujetado el cabello con un par de pinzas y llevaba botas de goma. Estaba en su ambiente, al contrario que él.

– He venido a ayudar -le dijo.

– Gracias, pero asustarás a las vacas. No están acostumbradas a ver en su establo a multimillonarios de Nueva York.

– No tenías por qué decirles que soy multimillonario -contestó con cautela, y ella sonrió.

– Lo habrían adivinado por los zapatos. Los zapatos de ante suave no pegan aquí.

– Supongo que no. Umm… ¿no tendrán tus hermanos un par de botas de goma por ahí?

Rose ajustó la máquina a las ubres de una vaca y se dirigió al siguiente animal.

– Sí que tienen, pero eso no ayudaría. Me lo estás poniendo más difícil.

– ¿Por estar aquí?

– A las vacas no les gustan los extraños.

– Pero tengo que hacer algo. No puedo quedarme de brazos cruzados dos semanas.

– Bueno… podrías pintar la casa de Hattie -dijo ella.

– ¿Para que puedas vivir en ella?

– No, yo me quedo en mi porche. Pero los chicos traen amigos de la universidad y una casa de invitados que no fuera rosa estaría bien. Sólo si realmente quieres ser útil, claro -le dedicó su mejor sonrisa-. Aunque si no quieres hacer nada, me parecería bien.

– ¿No hay ninguna cosa aparte de no hacer nada y pintar casas? -preguntó él.

– Podrías hacerme el desayuno -contestó Rose inmediatamente.

– ¿Has decidido que sea yo quien cocine?

– Creo que eso lo has decidido tú solo. Yo simplemente preparo un cuenco de cereales -le echó una mirada a las diez vacas que esperaban su turno pacientemente-. En media hora puedo estar en casa.

– ¿Para comer cereales?

– Cereales o cualquier otra cosa que haya decidido tu imaginación.

Marcus hizo tortitas en la casa de Rose. Se sentía raro. Podía verla a través de la ventana mientras cocinaba, y la siguió con la mirada mientras terminaba de ordeñar y se metía en una caseta que hacía de lavabo para asearse un poco.

La cocina de Rose, a diferencia de la de Hattie, era acogedora. Estaba claro que era allí donde Rose y los chicos pasaban más tiempo. Era una gran sala, con una antigua estufa de leña, una mesa enorme y ventanales desde los que se veía la playa.

– Tortitas y café -dijo Rose desde la puerta-. Sabía que había una razón por la que me casé contigo.

– Me gustaría que dejaras de referirte a nuestro matrimonio como una especie de juego -contestó él-. No es así.

– Pero tampoco es real.

– Durante dos semanas tiene que ser real.

– Cuando pienso en ello superficialmente, todo está bien. Pero si lo analizo con detalle… ¿cómo demonios pudo ocurrir?

– Fantasía -dijo Marcus-. A todo el mundo le gustan los cuentos. El desayuno ya está listo. Siéntate.

Rose se sentó a la mesa y comió con avidez. Pero de repente apartó el plato y miró a Marcus, preocupada.

– Siento no haberte dejado ayudar con las vacas.

– No pasa nada.

– Sí que pasa. Te debo mucho. Debí haberte dejado hacer lo que querías.

– Pero no me dejaste dormir en tu lado del porche -dijo Marcus, sin darse cuenta de que aquellas palabras estaban saliendo de su boca.

– ¿Quieres hacerlo?

¿Quería hacerlo? Pero mientras la miraba, supo que sólo había una respuesta.

– No, Rose. No quiero aprovecharme de ti. Ha sido una tontería decirlo. Lo siento.

– Estarías en tu derecho.

– Si piensas que casarme contigo me da automáticamente ese derecho, es que no has conocido a hombres muy agradables -se miraron en silencio durante unos segundos y Marcus dijo finalmente-: Cuéntame qué quieres hacer ahora.

– ¿Quieres decir… con mi vida?

– Me refería más bien a qué vas a hacer esta mañana.

– Ah. ¿Quieres decir… como comprar? La verdad es que estaría bien ir por algo de comida.

– Soy muy bueno haciendo la compra.

– ¿Quieres bajar a la ciudad y empujar un carrito de supermercado? Por aquí no hay latas de caviar.

– Rose, déjalo ya.

– Está bien, lo siento. Pero estoy segura de que no quieres venir.

– Si que quiero. Me niego a estar encerrado dos semanas en casa de Hattie mientras el resto del mundo decide que nuestro matrimonio es válido, voy contigo.

– Pero la gente pensará…

– ¿Qué? ¿Que estamos casados? Eso es lo que se supone que tienen que pensar. Mira, Rose, acepto que tengamos que dormir en zonas distintas del porche, pero que cada uno lleve un carrito diferente en el supermercado me parece demasiada independencia.

– Creía que eras de los que piensan que nunca se tiene suficiente independencia.

Sí, él también lo creía. Miró a Rose mientras desaparecía en el interior de la casa para buscar unos zapatos y se preguntó que había pasado con aquel ideal.

Fue un día muy satisfactorio, la clase de día que Marcus nunca había tenido.

Primero fueron al supermercado. Él había esperado que Rose se mostrara tímida, pero lo presentó a todos sus conocidos con soltura.

– Tienen que saber que estás aquí -le dijo ella-. Charles conoce a mucha gente de aquí y estoy segura de que se pondrá en contacto con ellos para comprobar que estás conmigo. No te importa, ¿verdad?

– No, yo…

– Después de todo, no tendrás que ver a esta gente después de dos semanas. ¿Cuántas latas queremos de espaguetis?

– Ninguna. ¿Quieres comprarlos enlatados cuando los podemos hacer en casa? Si no quieres convertirte en una divorciada mañana en vez de dentro de dos semanas, deja las latas en su sitio.

La gente los miraba y murmuraba. La noticia estaba corriendo como la pólvora.

– El ambiente no parece muy amigable -comentó Marcus mientras seguían con la lista de la compra.

– Mi padre mintió y engañó a mucha gente, y luego mi primo hizo lo mismo. A todos los de la familia nos ven como unos parias.

– Pero tú pagas tus deudas, ¿no? -preguntó Marcus.

– No tengo deudas. Pago en metálico o no me llevo nada. Siempre ha sido así ¿Judías con tomate?

– No. Ni tampoco queso envasado. ¿Es que no tienes alma?

– Como para vivir-contestó ella con orgullo. -Tiene que ser la diferencia de culturas -dijo Marcus, empezando a sentirse desesperado.

Pero según avanzaba el día, más fascinado se sentía. Rose lo llevó a ver las vallas porque, según le explicó ella, había que comprobar una vez a la semana que los animales no las rompieran. Después encontraron a una vaca atrapada entre un seto y un pequeño barranco formado por la erosión. La liberaron y vieron cómo volvía con la manada,

Luego se sentaron frente al mar a comer unos sándwiches que Rose había preparado. Divisaron la aleta de un delfín, que jugaba entre las olas, y Marcus supo en ese momento por qué Charles había luchado tanto para mantener sus derechos sobre aquel lugar.

Sería un fabuloso complejo de vacaciones. Pero como granja era aún mejor.

– ¿La playa es segura para nadar? -preguntó él.

– Claro.

– ¿Podemos nadar?

– No. Tengo que ordeñar.

– ¿Cómo? ¿Ya?

– Harry llegará en cualquier momento. Ve a nadar con él-dijo Rose.

– ¿No te ayuda nadie a ordeñar?

– Me gusta hacerlo. No necesito ayuda.

– Ahora me tienes a mí. Necesitas…

– Sólo necesito un marido para que me dé su apellido, ya lo sabes. Gracias por este día tan estupendo -dijo mientras se levantaba. Quédate aquí y descansa.

– Rose, quiero ir contigo. Seguro que te duele el tobillo.

– Estoy bien. Y ya te lo dije: asustarías a las vacas. Hazle compañía a Harry.

Pero Harry no quería compañía. Tenía deberes.

– Tengo que hacer un trabajo sobre volcanes.

– ¿Necesitas ayuda?

– No. Gracias de todas formas, pero estoy acostumbrado a hacerlo solo.

Así que Marcus se volvió a la playa. Por lo menos allí encontraba placer. El agua estaba estupenda, y nadó con la fuerza de un campeón de natación. No en vano tenía un apartamento que le daba derecho a usar una piscina climatizada. Pero nadó solo.

De repente se sintió muy intranquilo. ¿Qué estaba haciendo? Nada. Absolutamente nada. Nadie lo necesitaba.

Debería estar contento. Tenía por delante dos semanas de vacaciones y nada que hacer. Eso le hacía sentir… no sabía cómo. Nunca había deseado que lo necesitaran… sobre todo alguien que no lo quería.

Mientras ordeñaba las vacas, Rose no hacía más que mirarlo. Marcus parecía tener una perfecta forma física y, nadando en la playa, no tenía nada que ver con el ejecutivo del que se había enamorado cinco días atrás.

¿Enamorado? ¿Se había enamorado de Marcus Benson? Por supuesto que sí.

– Y como una idiota -se dijo-, ¿Cómo he podido enamorarme de Marcus Benson? -preguntó mientras las vacas la miraban-. ¿Cómo he podido hacerlo?

Pero lo había hecho. Se dio la vuelta y volvió a mirar el mar. Marcus seguía nadando con vigor, dando fuertes brazadas.

– No tenemos nada en común -les dijo a las vacas-. Él es como el gran príncipe Marcus, siempre rescatando a damiselas en apuros. Así no puede haber una relación de igualdad, no quiero que me rescaten durante el resto de mi vida.

«Sí que quieres», pensó inconscientemente.

– Si insisto, se vendría a mi lado del porche.

«No tendrías que insistir. Sabes muy bien lo que sientes cuando te toca. Y él también lo siente».

– ¿Estás sugiriendo que lo seduzca? -preguntó, continuando con aquella conversación con ella misma,

«Estás casada con él. No sería ilegal».

– ¿Estás loca? Dentro de dos semanas se irá y…

«Te romperá el corazón».

El corazón y la cabeza se pusieron de acuerdo en aquel punto.

– Me he enamorado de él, pero no quiero al caballero de brillante armadura. Quiero al hombre que hace reír a Harry, al hombre que se preocupa por Ruby, al hombre que hace que mi corazón dé un vuelco…

«Sigue portándote como hasta ahora. Mantén las distancias. Y, sobre todo, mantén tu corazón intacto», pensó.

– Pero hace cinco días que mi corazón ya no está intacto.

Rose terminó de ordeñar y se encontró en la casa con Harry, que estaba metiendo unas salchichas en una cesta de picnic.

– Hoy toca noche en la playa -dijo el muchacho.

Noche en la playa. Era una costumbre que habían mantenido durante años. En noches cálidas como aquélla encendían un fuego y cenaban en la playa. Nadaban, comían y regresaban a casa al anochecer.

Era una gran idea, pero… ¿era tan buena cuando Marcus estaba con ellos?

– Él todavía está allí -dijo Harry-. Se ha ido a correr, así que seguro que nos da tiempo a encender el fuego antes de que vuelva.

– Yo pensaba… ¿no quería cocinar? Compró un montón de cosas esta mañana.

– Hoy nos toca cocinar a nosotros, y haremos unas salchichas fabulosas -contestó Harry-. Llévate el bañador. Y date prisa.

Cuando Marcus regresó de correr ya habían encendido el fuego, e incluso había un techo de brasas. Las salchichas se estaban haciendo en la sartén. Marcus había visto el humo en la distancia y supo que lo estaban esperando.

– Estamos haciendo una barbacoa. Ven y pruébala -lo invitó Harry.

Rose levantó la vista de las salchichas. Llevaba un bañador y una camiseta por encima. Sonrió a Marcus y éste sintió que se ruborizaba.

– ¿Eres lo suficientemente valiente como para probar mis salchichas?

– ¿No me voy a envenenar? -preguntó él, y la sonrisa de Rose se amplió.

– No cocino tan mal.

– Sí que cocina mal -dijo Harry alegremente-. ¿Cuántas salchichas, Marc? ¿Tres o cuatro?

– Seis -Marcus se sentó junto al fuego. No solía comer salchichas, pero tenían un aspecto estupendo. Además, había estado fuera todo el día y tenía hambre.

– Si tienes hambre te comerás cualquier cosa -dijo Rose, como si le leyera el pensamiento-. Las clases de cocina son una pérdida de tiempo.

– ¿Y los cocineros también son una pérdida de tiempo?

– Estoy segura de que lo único que te importa a ti es tu negocio.

Rose era capaz de bromear con él y de hacerle sentir bien. Demonios, le hacía sentir como si quisiera salvarla, como si siempre hubiera estado ahí, iluminando su vida.

Qué pensamiento tan estúpido. Hizo un esfuerzo por que sus sentidos volvieran a la realidad.

– ¿Habéis traído ketchup? -preguntó.

– ¿Ketchup? -repitió Harry, sorprendido.

– Se refiere a la salsa -le explicó Rose-. Habla en americano.

– Pues deberías aprender australiano -dijo Harry.

– Sí, tengo muchas cosas que aprender.

– Ya lo creo -afirmó el muchacho-. Y vas a tener que darte prisa para aprenderlo todo en dos semanas.

Cenaron salchichas y pastel de chocolate y después Rose se fue a dar un baño. Harry volvió a la casa para terminar sus volcanes. Tal vez Marcus debería haberse ido también pero, ¿cómo podía dejar que Rose nadara sola?

En realidad lo que quería era meterse con ella en el agua, pero algo lo detuvo. Sentía que, de alguna manera, nacerlo era como dar un paso hacia su lado del porche.

Rose no nadaba como él. Estaba cansada. Llevaba levantada desde las cinco de la mañana y el tobillo le debía de doler. Simplemente flotaba en el agua, dejándose mecer.

Ahí estaba la diferencia, pensó él. Todo lo que Rose quería era la granja y un futuro para sus hermanos. No necesitaba nada más, y así era feliz. No aceptaría lo que él le podía ofrecer, pensó Marcus, y el pensamiento lo sacudió. ¿Se estaba ofreciendo él?

Era encantadora y le hacía sonreír. Si pudiera llevarla con él a Estados Unidos… También podrían llevarse a Harry, y contratar a un capataz que cuidara la granja en su ausencia…

Pero, ¿qué demonios estaba pensando? Aquello no tenía sentido. Él solía ser una persona solitaria, ¿qué había cambiado? Rose. Ella lo había cambiado.

Rose salió del mar y caminó por la orilla hacia él, sonriendo y sacudiéndose el agua del cabello. Los perros se habían acercado a ella y jugaban a su alrededor. Marcus volvió a sentarse en la arena y la observó secarse el pelo con una toalla, sonriéndole…

– Estás preciosa -dijo suavemente, y sus palabras se quedaron prendidas en la noche, como la promesa de algo que aún habría de venir.

Ella dejó de secarse el cabello y lo miró. Marcus habría esperado verla reír, o protestar, pero en lugar de ello volvió a sonreír.

– Tú tampoco estás mal.

– Vaya, gracias -se levantó y tomó la toalla de manos de Rose-. Deja que yo lo haga.

Ella dio un paso atrás, sin soltar la toalla.

– No quieres hacerlo.

– ¿Secarte el pelo? Claro que sí.

– Yo sé lo que digo -ya no sonreía-. El aspecto personal no va a funcionar.

– ¿Por qué no?

– Ninguno de tos dos está en situación de llevarlo más lejos.

– Tenemos dos semanas… -dijo Marcus.

– Mantente en tu lado del porche, Marcus. O tal vez sea mejor que vuelvas a casa de Hattie.

– ¡No! Cualquier cosa menos eso. No quiero volver a estar rodeado de cosas rosas.

– Entonces no me toques -dijo ella.

– ¿Por qué no quieres que te toque?

– ¿Quién ha dicho que no quiero que me toques?

– Yo supuse… -empezó a decir Marcus.

– Tú siempre lo supones todo. Tuve que aceptar tu oferta de casarte conmigo para salvar la granja, pero no por eso tengo que verte como alguien maravilloso para el resto de mi vida. Y tú tampoco quieres que lo haga. No quieres estar en un pedestal, pero cuando bajas…-Rose inspiró profundamente-. Cuando bajas de tu pedestal te veo sólo como la persona, como Marcus. Marc. Alguien que se siente incluso más solo que yo, que es encantador y generoso, que sonríe y hace que se me encoja el estómago y… Marcus, no. No he querido decir…

Rose lo miraba con sus luminosos ojos verdes, intentando contarle la verdad, y el habría sido inhumano si no hubiera reaccionado. Le tomó las manos y se miraron intensamente.

Después no supo quién se acercó antes al otro, pero no importaba. Lo importante fue que unieron sus labios mientras el cuerpo húmedo de Rose se amoldaba al suyo, suave y cálido. Cielo santo. Los pechos de Rose presionaban su torso y los labios femeninos sabían a mar, a sal, a calidez, a deseo y…

Rose. La palabra no salió de sus labios, pero sintió como si la hubiera gritado. ¡Rose! Y era suya. ¡Suya! Marcus deslizó las manos por su espalda, apretándola aún más contra él, amándola, deseándola.

Amándola. El mundo se detuvo en aquel preciso momento, y fue como si su corazón también se hubiera parado, para después volver a latir con ánimos renovados y convertir a Marcus en una persona diferente. Alguien que sentía la sorpresa y la alegría.

Nunca hubiera imaginado que podría sentir todo aquello. Había tenido una infancia estéril, había sufrido en el ejército y en el Golfo. Se había convencido de que no podía acercarse a nadie, porque todos desaparecían. En su trabajo sólo le había importado hacer dinero.

Pero en aquel momento estaba implicado. Hasta el corazón. Y con su mujer.

Profundizaron el beso. Rose se estaba rindiendo a él, abriendo los labios y ofreciéndole su boca. Cielo santo, la deseaba.

El beso parecía no tener fin. Rose se estaba entregando al momento, a las sensaciones, pero aquello tenía que terminar. Marcus se apartó ligeramente y la miró a la cara. Ella lo observó algo confusa, pero sonriendo.

– Parece… Rose, parece que eres mi mujer de verdad.

La sonrisa de Rose se esfumó.

– ¿Qué quieres decir con eso?

– Hicimos unos votos y se están haciendo realidad.

– ¿Amarnos y respetarnos hasta que la muerte nos separe? ¿En la salud y en la enfermedad? No lo creo, Marcus.

– Tal vez no -contestó en voz baja.

Era preciosa, pensó. La mujer más deseable que había conocido en su vida…Pero él era un solitario, igual que Rose.

– No -dijo ella, y él se sorprendió.

– ¿No?

– Sé lo que estás a punto de sugerir, y mi respuesta es no.

– ¿Estás negando que me deseas?

– Por supuesto que te deseo -dijo ella-. Puedes sentirlo, igual que yo puedo sentir que me deseas. Pero no es suficiente.

– ¿Por qué no?

– Porque lo quiero todo. O todo o nada.

– ¿Qué demonios quieres decir?

– Me he enamorado de ti, Marcus -él la miró estupefacto-. He sido una estúpida. He deseado hacer realidad el cuento de hadas. Pero ahora debemos ir a casa -agarró la cesta del picnic, rompiendo el contacto visual-. Lo siento. Nunca debería haberte besado. Nunca debería haberte dejado que…

– Los dos lo queríamos. Y puede funcionar, Rose. Yo nunca había soñado con… Pero tú, lo que siento por ti…Estoy preparado para intentarlo -quiso tomarle las manos, pero ella dio un paso atrás-. Escucha, Rose, podemos hacerlo. Puedes quedarte en la granja mientras Harry te necesite, pero la reformaré para hacerla más agradable. Y puedes visitarme en Nueva York cuando yo tenga tiempo libre…

– Y tú… ¿cuándo vendrías?

– Mi trabajo está en Nueva York, pero vendría siempre que pudiera.

– Vaya, qué romántico.

– Has dicho que me quieres -dijo él.

– Sí, pero no quiero esto.

– Funcionará.

– Vete.

– Rose…

– Vete. Puedo echar a los perros contra ti.

Esas palabras despertaron el enfado de Marcus. ¿A qué estaba jugando aquella mujer?

– Rose, si me voy, si vuelvo a Estados Unidos mañana, estás perdida.

– ¿Me estás diciendo que vas a terminar con esto porque no quiero dormir contigo? ¿Que vas a dejar que Charles se quede con la granja porque no accedo a tus planes?

– Por supuesto que no. No te estoy haciendo chantaje.

Ella lo miró por unos momentos, fríamente.

– Muy bien. Será mejor que no te acerques a mi porche esta noche. Hasta mañana.

– Pero…

– Buenas noches.

Capítulo 10

A aquella conversación siguieron cinco días llenos de tensión. -¿Ya no os gustáis? -preguntó Harry.

– Claro que nos gustamos -le dijo Marcus. Estaba cocinando un guiso de ternera con vino tinto y champiñones del que luego Harry le llevaría un plato a Rose.

Ella se había negado a seguir comiendo con él, y había preferido dedicarse al trabajo. Marcus le había pedido que fuera su mujer y ella lo había rechazado. Para él, era imposible amar a una mujer. Era imposible amar a nadie.

Pero se estaba encariñando con Harry más de lo que quería reconocer. Mientras Rose les dedicaba su tiempo a las vacas, Harry llevaba los deberes a la casa rosa cada tarde, y charlaba mientras Marcus cocinaba o trabajaba con su portátil. Era un muchacho curioso, agradable y lleno de entusiasmo, y Marcus sabía que cuando terminaran las dos semanas no iba a echar de menos sólo a Rose.

– Soy un tipo solitario -le dijo a Harry mientras picaban cebollas-. Y Rose también. Por eso quiere cenar sola. Además, somos muy diferentes. Mi vida está en Nueva York y la de ella, aquí. Si nos… encariñamos…

– ¿Estás diciendo que si cenáis juntos podéis enamoraros?

– ¡No!

– Creo que sí-Harry era un muchacho inteligente y muy intuitivo. Sonrió ampliamente-. Eso sena genial. Podrías estar aquí todo el tiempo y podrías llevarme al colegio en el Morgan. Puedes trabajar desde aquí con el ordenador y por teléfono.

– Pero hay otras cosas. Harry, no tienes ni idea de toda lo que exige mi vida.

– Estoy seguro de que la vida aquí es mejor.

– Tengo un Porsche en Nueva York -dijo Marcus, intentando poner las cosas de modo que Harry pudiera comprenderlas.

– Pero el Morgan está aquí. Y nosotros tenemos un tractor genial. ¿O es que quieres que Rose vaya contigo a Nueva York y que conduzca el Porsche?

– Rose se va a quedar aquí y yo voy a volver a Nueva York. Ella se quedará con su tractor y yo con mi Porsche.

– Sí, pero ella tiene muchas más cosas. Tiene a las vacas y a los perros. Tiene la casa y me tiene a mí. Vas a tener que ofrecer algo mejor que un Porsche para competir con nosotros.

– No quiero competir -afirmó Marcus.

– Rose también dice que no se va a enamorar de ti. Yo creo que los dos estáis locos.

Rose se quedó con las vacas mucho más tiempo del necesario. Pronto se iría a casa y comería sola un plato de algo delicioso hecho por Marcus. Harry pensaba que era una tonta. Y tenía razón.

Pero no. Lo que estaba ocurriendo era peligroso. ¿Y cómo no podría haberse enamorado? El la había salvado, la había vestido como una princesa y le ofrecía… su mundo. ¿Debería contentarse con unas migajas? Claro que no, pero eso era lo que Marcus le estaba ofreciendo. Porque no le ofrecía su corazón.

Pero aquella noche podría dormir en sus brazos… Sí, claro, cuando a él le convenía Y el resto del tiempo dormiría allí sola, en una gran casa construida con su dinero, o en aquel frío apartamento de Nueva York.

– Esto es una estupidez -le dijo a Ted cuando la cabeza del animal le rozó la mano-. Marcus está jugando a cuentos de hadas, pero uno de los dos tiene que ser sensato.

«Pero no quiero ser sensata. Quiero ir allí y cenar con ellos, reírme con Marcus y después volver con él hasta el porche y…»

– Ya basta -se dijo.

Le dio una palmadita al perro y se dirigió a la casa. Cenaría y se iría a la cama. Sola.

Era media mañana cuando llegaron. Rose estaba en el prado, limpiando un canal de agua, cuando vio que el coche entraba en el camino que conducía a la casa. Marcus estaba dentro, seguramente absorto en alguna vídeo conferencia. Tal vez debería volver e interceptar el coche antes de que interrumpieran a Marcus, pensó.

Pero no. Sería mejor mantenerse alejada de él, igual que Marcus estaba haciendo con ella, desde la noche en la playa.

Rose bajó la vista hacia su ropa; estaba llena de barro del canal. Se limpió la cara con el dorso de la mano y deseó no haberlo hecho.

¿Y quiénes eran los visitantes?

«Que no sea nadie importante, por favor».

Marcus miraba la pantalla de su ordenador sin ver nada realmente. Se distraía mirando por la ventana viendo cómo Rose trabajaba fuera, seguramente haciendo algún duro trabajo.

– ¿Está ahí, señor Benson?

Aún mantenía la vídeo conferencia y debería estar concentrado en ella. Pero Rose…Allí estaba, en el prado. Podía verla llena de barro…

– Estoy aquí -dijo esforzándose por fijar la mirada en la pantalla.

Entonces oyó el motor de un coche. Genial. Tendría que ocuparse él; Rose estaba demasiado lejos para recibir a los visitantes.

– Tengo que dejarlos, caballeros -le dijo a la pantalla, sin preocuparle que los problemas que estaban discutiendo aún no habían sido resueltos.

Tenía sus propios problemas, y éstos no tenían nada que ver con Nueva York. O tal vez sí. Salió al exterior mientras el coche aparcaba frente a la casa y se quedó atónito al ver salir a Darrell. Darrell lo saludó con la mano y después abrió la puerta del copiloto.

Ruby.

– Era demasiado complicado hacerlo desde Nueva York.

Estaban los cuatro sentados en el porche de Rose. Ésta había sacado limonada y se comportaba como la perfecta anfitriona. Se había quitado las botas de goma y Marcus podía ver el agujero de uno de sus calcetines. Un dedo asomaba por él. Si alguien le hubiera dicho que encontraría erótico el dedo del pie de una mujer, se habría echado a reír.

– ¿Qué era complicado hacer desde Nueva York? -le preguntó a Ruby. La mujer parecía completamente satisfecha y Darrell, a su lado, tenía el mismo aire de satisfacción.

– Es sobre tu testamento -contestó Ruby.

– ¿Mi testamento?

– El testamento de la tía de Rose. Por el amor de Dios, Marcus, concéntrate.

– De acuerdo. El testamento de Hattie. ¿Qué ocurre?

– Me pediste que lo investigara y, como no había tiempo de hacerlo antes de la boda, lo hice después -se volvió hacia Rose-. ¿Le dijiste a Marcus que tu tía se sentía confusa durante sus últimas semanas de vida?

– Yo… sí. Estaba un poco confusa. Yo empezaba a preocuparme.

– ¿Y sabías que había otro testamento, uno anterior?

– Sí. Me dijo que había escrito uno, pero eso fue mucho antes de irse a Estados Unidos.

– Por supuesto que sí -dijo Ruby, sonriendo ampliamente-. Y lo hemos encontrado. Lo escribió dos años antes de morir, mucho antes de enfermar. También hemos comprobado sus informes médicos y, ¿adivináis lo que hemos encontrado? Marcus tenía razón. Su estado mental no era bueno, pero empeoró mucho en Estados Unidos. Su buen juicio dejó de existir, al menos, seis semanas antes de su muerte. Darrell y yo llevamos aquí dos días, cotejando las opiniones legales de varios abogados australianos y americanos. Todas coinciden. El nuevo testamento no es válido, Rose. La granja es tuya. Casada o no, Charles no puede hacer nada.

Rose la miraba completamente atónita, sin terminar de comprender.

– ¿Es…? ¿La granja es mía?

– Eso es. Marcus me dijo que hiciera todo lo posible por darle la vuelta al testamento. Él sospechaba esto. De otra forma, nunca se habría casado contigo.

– No, claro que no -dijo Rose mirando inexpresivamente a Marcus.

– Así que lo único que tenéis que hacer es anular el matrimonio -les dijo Darrell-. Podéis usar el argumento de la no consumación. A menos que hayáis…

– No -lo cortó Marcus-. No lo hemos consumado.

– Eso está bien -intervino Ruby, aunque ya no sonreía-. Me alegra ver que has tenido sentido común. He traído los formularios de anulación. Si los firmáis, podréis seguir con vuestras vidas como si nada hubiera ocurrido. Marcus, ya no tienes que estar aquí. A menos que quieras tomarte unas vacaciones.

– Esto no se parece mucho a unas vacaciones -contestó él.

– El alojamiento no es de cinco estrellas -murmuró Rose, ruborizándose-. Entonces, ¿puedes irte?

– Sí -no había nada más que decir.

– Tengo que darte las gracias. Has hecho tanto por mí… No sé cómo podría compensarte.

– Mi oferta aún sigue en pie -dijo Marcus. Ruby y Darrell observaban en silencio.

– Sí, tu oferta de un matrimonio que me deja fuera.

– No seas ridícula. Si estuvieras preparada para darle una oportunidad…

– ¿A qué hay que darle una oportunidad? -preguntó Ruby.

– Quiere construirme una mansión aquí. Quiere venir un par de semanas al año y durante el resto del tiempo quiere que me instale en su apartamento de mármol negro y que mantenga la cama caliente para los veinte minutos al día que puede pasar conmigo.

– Eso no es justo -dijo Marcus.

– ¿Qué más me puedes ofrecer?

– Dirijo un imperio financiero, Rose. ¿Qué más quieres?

– A ti -Rose suspiró y se volvió hacia Ruby y Darrell-. ¿Tenéis que volver a Estados Unidos inmediatamente o puedo ofreceros alojamiento durante algunas noches? Aunque aquí no hay lujos.

– A mí me parece estupendo -dijo Darrell-. No necesito mármol negro.

– Hace años que no tengo vacaciones -le dijo Ruby a Marcus-. ¿Te importa si yo también me quedo?

– Yo me voy a casa, pero quédate, no hay problema. Si te gusta el rosa, claro.

Se fue media hora después de que Harry regresara del colegio. Se sintió incapaz de marcharse sin decirle adiós al chico.

– Esperaba que esto durara más -dijo el muchacho-. Me gustaba cocinar y me ayudabas con los deberes.

– Tus hermanos volverán pronto.

– Sí, pero no es lo mismo. Hacías reír a Rose… Podrías hacerlo de nuevo si quisieras, ¿no?

– Tengo que irme.

– ¿No te vas a despedir de ella?

– Está ordeñando -contestó Marcus.

– Creí que eras un amigo.

– Harry…

– Hasta luego -recogió su mochila y se metió en la casa.

Ruby y Darrell no estaban a la vista. Rose estaba con las vacas. Nadie lo vio irse.

Darrell y Harry se habían ido a la cama y Ruby y Rose se quedaron en el porche.

– ¿De verdad te pidió que siguieras casada con él? -preguntó Ruby.

– Ya lo oíste, algo así. Nunca dijo que me quería. Le gustaba hacer de hada madrina y quería construirme aquí una mansión. Dijo que podría visitarlo, ésa fue la palabra que usó, en Nueva York, y quedarme en ese horrible mausoleo que tiene, esperándolo.

– No parece una propuesta muy romántica… Querida, has hecho lo correcto. Tiene que darse cuenta…

– Nunca se dará cuenta.

– A veces ocurren milagros -respondió Ruby-. Por ejemplo, Darrell y yo. Él me necesita y yo… después de prepararte para la boda y ver lo que le estaba ocurriendo a Marcus… Bueno, supongo que bajé la guardia. Darrell me llevó a casa después de la boda y empezamos a hablar. Hablamos y hablamos y hemos estado juntos desde entonces -sonrió suavemente-. Supongo que estaremos juntos para siempre. Es así de sencillo.

– Pero Marcus no se da cuenta -dijo Rose.

– ¿Lo amas?

– Claro que sí. Y cuando se lo dije me ofreció matrimonio. Con sus condiciones.

– Bueno, lo que necesitamos es un plan.

– ¿Un plan? Pero Ruby…

– ¿No te irás a echar atrás ahora? Además, aún no hemos anulado el matrimonio.

– De acuerdo. ¿Cuál es el plan?

– El silencio. Marcus ha probado algo que ni siquiera sabía que existiera. Dejemos que piense en ello.

Capítulo 11

Pasaron dos semanas. Tres. -¿Cuánto puede durar el silencio? -preguntó Rose, y Ruby dejó por un instante su primer intento de ordeñar una vaca.

– Todo el tiempo que sea necesario. Ten paciencia.

Marcus no daba crédito. El servicio telefónico estaba fuera de servicio. Ordenó a todos sus empleados que contactaran con las autoridades de telecomunicaciones en Australia, pero sin éxito. Además, Ruby había apagado su teléfono móvil. Su ayudante le había enviado un fax desde la oficina de correos diciendo que se iba a tomar un mes de vacaciones y que quería aprender a ordeñar. Genial.

Finalmente decidió ir a Tiffany's en la hora del almuerzo y, después de observar con detenimiento las vitrinas, compró un anillo con un diamante. Un diamante perfecto y carísimo. Lo envió por correo urgente con una nota: Para mi Cenicienta. Por favor, reconsidéralo.

Unos días después, sin embargo, el anillo regresó a él con otra nota: No soy Cenicienta, soy sólo yo. Te quiero, Marcus, pero no quiero tus diamantes.

Estaba en una reunión cuando llegó la siguiente entrega. Su secretaria lo interrumpió, ya que Marcus le había dicho que lo hiciera si recibían algo de Australia.

Había dos cajas. La primera contenía el vestido de novia de Rose, con los zapatos a juego y los lazos del cabello. La nota decía: Gracias por el cuento de hadas.

En la segunda caja había un par de botas de goma del número de Marcus. Y otra nota: La realidad es más divertida.

Ruby lo llamó a finales de mes. Marcus se excusó, salió rápidamente de la reunión y se encerró en su despacho para poder hablar con ella.

– Ruby, ¿dónde demonios estás? Eres mi empleada.

– Estoy donde tú deberías estar. En Australia, pasándolo estupendamente. Y ya no trabajo para ti. Me despido. Darrell me ha pedido que me case con él. Silencio. ¿Ruby se iba a casar con Darrell? Ruby nunca dejaba que su vida personal interfiriera en el trabajo. ¡Ruby no tenía vida personal!

– Hemos decidido quedarnos y ayudar a Rose con la granja durante una temporada -continuó ella-. ¡Marcus, sé ordeñar! Todo es estupendo.

– Pero… tu sitio está aquí.

– No. Mi sitio está donde Darrell esté. Rose dice que podemos redecorar la casa rosa y quedarnos todo el tiempo que queramos. Tenemos algunos ahorros y Darrell cuenta con su pensión de veterano. Podemos ser realmente ricos sin tener nada. Sólo el uno al otro.

– ¿Sabes que le pedí a Rose que se casara conmigo? -preguntó él después de unos momentos de silencio.

– ¿Te refieres a enviarle ese maldito diamante?

– Costó una fortuna -respondió él-. Además, ella dijo qué me quería.

– Sí, pero tú no le pediste que se casara contigo, sino que te visitara en Nueva York.

– Si ella me quisiera…

– Dejaría su vida por ti, ¿no? Tal vez se le esté rompiendo el corazón porque no puede hacerlo. Está Harry, sus otros hermanos, los perros… ¿Y tú qué le ofreces? ¿Diamantes?

– Ruby…

– Ése es tu miedo, Marcus. Nunca te lo he dicho porque a mí me pasaba lo mismo. Tienes miedo de la vida. Sabes muy bien que Rose nunca podría aceptar tu oferta de riquezas, pero te ama. Tú, sin embargo, no la quieres. Sólo quieres lo que ella podría ser si olvidara sus responsabilidades. Tu oferta de matrimonio es un insulto.

– Ruby…

– Sí, lo sé, lo sé. Ésa no es forma de hablarle a mi jefe. Es una suerte que me haya despedido, ¿verdad?

Pasaron tres meses. Tres meses en los que cada mañana Rose se sentaba a ordeñar y se preguntaba qué había dejado en Nueva York. Hasta que una mañana ya no pudo más. Entró en la cocina, donde Harry se estaba preparando el desayuno, y le preguntó:

– Harry, ¿te importaría si volviera a Nueva York por unos días?

– ¿Para traer a Marcus? Pero Ruby dice que tenemos que esperar a que sea sensato.

– Creo que ya he esperado demasiado. ¿Estarás bien aquí?

– Claro. Darrell y Ruby cuidarán de mí. ¿Crees que vendrá Marcus?

– Eso espero.

Cuando Marcus salió de la reunión, su chófer lo estaba esperando.

– Hay alguien esperándolo en la escalera de incendios, señor. Alguien con comida.

A Marcus le dio un vuelco el corazón. ¿Sería…? Por supuesto que sí. Rose. Estaba sentada en el rellano donde se vieron por primera vez. Sostenía una bolsa con bocadillos y un par de bebidas.

– Rose -dijo con cautela. Ella sonrió-. ¿Qué estás haciendo aquí?

– Pensé que podríamos empezar dé nuevo. Podríamos compartir. He traído suficiente comida para los dos.

– Pero…

– Ruby dice que debería darte más tiempo, pero me sentía sola. Y si yo estaba sola, pensé que tú debías de sentirte aún peor. Así que he venido para ver si podemos ser amigos y compartir. Podríamos compartir unos bocadillos, o la escalera de incendios. O la vida.

– Rose…

– Te quiero, ya lo sabes. Tú me salvaste, y ahora me toca a mí salvarte. Ya eres millonario y siempre estás ocupado haciendo dinero. ¿Por qué? ¿Para poder comprar más mármol negro?

– No.

– ¿Qué más quieres comprar?

– ¿Una cama nueva para tu porche? -dijo con cautela-. Una grande. Y tal vez un jet. Como transporte.

– ¿Para venir a casa los fines de semana? -preguntó ella.

– ¿A casa?

– «Casa» es donde yo estoy, Marcus. Te quiero. Ruby dice que debería dejar de decirlo, pero no puedo. Te quiero, te quiero, te quiero. Te quiero tanto que no puedo aceptar tu oferta de dos semanas al año y algunos fines de semana. Me volvería loca. Esa vida es para alguien que quiere tu posición. Pero yo no quiero tu posición, Marcus. Te quiero a ti.

– No puedo…

– Ya lo sé. Por eso estoy aquí… para ver si hay alguna posibilidad de que pueda funcionar -se levantó y agarró la bolsa de la comida-. Tienes cosas que hacer. Te veré mañana. ¿A la misma hora en el mismo lugar? -preguntó-. ¿Traigo bocadillos?

– ¡No!

– No voy a comer caviar.

– No tienes que hacerlo -quiso agarrarla, pero ella fue más rápida. Con un rápido movimiento, bajó al siguiente rellano y se alejó.

– ¡Nos vemos mañana!

Fue un día muy largo. Marcus no podía dejar de pensar en Rose, en sus ojos, en su voz…

«Te quiero, te quiero, te quiero», le había dicho. No podía quitarse esas palabras de la cabeza.

A media tarde salió del edificio y se dirigió a Central Park. Caminó y caminó pensando en Rose y, cuanto más caminaba, más sonreía. No era Cenicienta; era su adorable Rose. Lo había seguido y le estaba ofreciendo… el mundo.

Pero, ¿dónde estaba? ¿No estaría en el mismo horrible lugar que la última vez? ¡No! Marcus tomó rápidamente un taxi y atravesó la ciudad. No estaba allí. ¿Dónde, entonces? Llamar a todos los hoteles de Nueva York no parecía muy sensato.

¡Diablos! ¿Para qué estaba el dinero? Volvió a la oficina y puso a todos sus empleados a llamar a los hoteles. Ni rastro de Rose. Entonces se dirigió a los apartamentos de Ruby y de Darrell. Nada.

No había nada más que pudiera hacer, sólo esperar. O… Tal vez sí hubiera algo…

Rose se sentó en la escalera de incendios y esperó. Las doce. Las doce y media. Marcus se estaba retrasando…

De repente se abrió la puerta y apareció. Llevaba su maletín y una bolsa.

– Hola -dijo él, y le dedicó una sonrisa-. ¿Puedo sentarme?

– Claro -Rose se hizo a un lado en el escalón-. Sé mi invitado.

Marcus se sentó. Puso el maletín entre los dos y lo abrió.

– Yo también he traído comida. Espero que no se haya estropeado. Sopa de pescado y tortitas de maíz. Recuerdo que te gustaba.

– Ya lo creo. ¿Quieres compartir mis bocadillos?

– Ése es el plan. Si tú compartes mi comida.

No dijeron nada más. El silencio entre ambos era extraño, pero no tenso. Rose podía sentir una especie de calidez entre los dos, una especie de… ¿amor?

– Es una pena que no podamos quedarnos aquí para siempre -dijo ella suavemente-. En terreno neutral.

– En realidad, quiero hablarte de eso -Marcus dejó su plato en el suelo y esperó a que ella hiciera lo mismo-. No soy muy bueno en esto del… amor.

– Nosotros podríamos enseñarte. Harry y yo. Y Ruby y Darrell y Ted…

– Creo que ya lo habéis hecho -contestó él con suavidad.

Marcus sonreía, y en ese momento era un hombre que, después de haber visto muchas cosas, había vuelto a casa. Con ella. Rose le devolvió la sonrisa y de alguna manera supo que todo estaba bien. Que iba a funcionar.

– Te he traído un par de regalos -dijo Marcus.

– No quiero diamantes.

Pero él ya estaba sacando de la bolsa una cajita de terciopelo. Dentro había un sencillo anillo de plata trenzada, con tres diminutos zafiros. Brillaban a la luz del sol, y en sus profundidades estaba el color de los ojos de Rose. El color del mar.

– Es un anillo hecho especialmente para ti. Por quien eres y por lo que eres -Rose abrió la boca, pero Marcus la silenció poniéndole un dedo en los labios-. Y hay más.

Tomó de nuevo la bolsa y sacó de ella… ¿unas botas de goma? Pero no eran unas botas normales. Habían sido usadas como lienzo y en ellas lucía la obra de arte más sorprendente que Rose había visto en toda su vida. Había cuatro maravillosas obras de arte. Dos del número de Rose y otras dos del de Marcus.

– He tenido que remover cielo y tierra para que un amigo las hiciera. Podremos usarlas en el establo… juntos.

– ¿Durante dos semanas al año?

– Bueno, de eso también quiero hablarte. Sé que te encanta tu porche, y sé que no dejarás que los chicos duerman en tu lado pero, ¿podrías echarle un vistazo a esto? -sacó de su maletín un juego de planos y los extendió frente a ellos.

– ¿Planos? -preguntó ella.

– Sí. Mira, aquí está tu porche. Aunque en los planos se ha convertido en el dormitorio principal, aún sigue siendo un porche.

– Marcus… Te dije que no quería una mansión.

– Déjalo ya, Rose. Hay mucha diferencia entre tu porche y lo que el resto del mundo llama una mansión. Y creo que no pasaría nada si le añadiéramos alguna extravagancia. Como… una ducha caliente. Tu porche permanecería casi intacto. La cocina también, porque sé que te encanta, y a mí también. Sólo habría que reformarla un poco. Añadiríamos un gran comedor, para cuando los chicos vengan a casa, un lugar donde puedan recibir a sus amigos. Y una habitación para cada uno. Y dos baños. Sé que te parece mucho, pero sigue sin parecerse a una mansión.

– Marcus…

– Y esto de aquí es el despacho -dijo él con cierta ansiedad-. He pensado que ya que Ruby está allí, podría usar tu casa como base, delegando la mayor parte de las responsabilidades en gente de aquí. Ruby y yo podríamos trabajar con el teléfono, el fax e Internet. Probablemente necesitaría venir a Nueva York… un par de veces al año. Y te prometo no viajar en primera clase. ¿Qué opinas?

– ¿Viajarías en clase turista por mí?

– Haría cualquier cosa por ti.

– Marcus, yo me quedaría en tu apartamento de mármol negro si tú estuvieras allí.

– ¿De verdad?

– De verdad.

– ¿Te pondrás mi anillo?

Rose miró la cajita de terciopelo. Sacó el anillo y se lo puso.

– Oh, Marcus. Es precioso. Yo también debería haberte traído algo.

– Tú eres suficiente.

– ¿Te pondrás las botas de goma por mí? -preguntó Rose con voz temblorosa.

Marcus se quitó rápidamente los zapatos y se puso las botas.

– Solamente veo un problema en todo esto -dijo él-. Estoy un poco preocupado por este cuento de hadas en el que nos hemos metido. Mis pies ya se han transformado. Si me besas, ¿me convertiré en una rana?

– Vamos a comprobarlo -susurró ella-. Y vamos a comprobarlo bien. Y si te conviertes en una rana… prometo seguir queriéndote. Soy tuya para siempre.

Marion Lennox

***