/ Language: Español / Genre:thriller

Afines en la Muerte

J Robb

Cuando el recién ascendido a capitán de la división de narcóticos del Departamento de Policía y Seguridad de Nueva York Jonah McMasters y su mujer regresan un día antes de sus vacaciones, esperaban con ilusión reencontrarse y pasar más tiempo con su inteligente y vivaz hija de dieciséis años. Pero ni sus peores pesadillas les podían haber preparado para la escena del crimen que les está aguardando. La joven Deena ha sido brutalmente violada y asesinada y las pruebas evidencian un crimen que horrorizaría incluso al policía más experto, y eso incluye a la teniente Eve Dallas, a la que el capitán le ha asignado específicamente la misión de hallar al culpable. A medida que avanzan en la investigación todo parece conducir al pasado de McMasters, y Dallas y su equipo cree estar a punto de arrestar al asesino. Pero lo que no saben es que hay alguien que está tratando de burlarse de ellos y eludir a la justicia usando un sin fin de identidades. Sin embargo, el exceso de confianza puede llevar a cometer errores por descuido. Y precisamente un solo error es todo lo que Eve necesita para dar caza a ese brutal criminal.

J D Robb

Afines en la Muerte

Eve Dallas – 35

Bienvenidas, tristezas afines!

Horrores simpáticos, salve!

– James Thomson

Una mentira que es la mitad de una verdad es

Siempre la más negra de las mentiras.

– Tennyson

CAPITULO UNO

Se había muerto e ido al cielo. O mejor aun, porque quién sabe si realmente había buen sexo y mañanas perezosas de fiesta en cielo. Ella estaba viva y coleando.

Bueno, viva de de cualquier manera. Un poco dormida, muy satisfecha y feliz de que el final de las guerras urbanas -casi cuarenta años antes- hubiera dado lugar a la fiesta del Día de la Paz Internacional.

Tal vez el domingo de junio había sido seleccionado de manera arbitraria, y ciertamente simbólica-y tal vez los restos de esa fea época todavía cubrían el panorama mundial, incluso en el 2060-, pero se suponía que las personas tenían derecho a sus desfiles, comidas al aire libre, discursos al viento, y fines de semana de largas borracheras.

Personalmente, ella estaba feliz de tener dos días libres consecutivos por cualquier motivo. Especialmente cuando un domingo se iniciaba como éste.

Eve Dallas, policía de homicidios y pateadora de culos, tumbada desnuda sobre su marido quien le había dado un pequeño vistazo del cielo. También pensó que le había dado e él un buen vistazo mientras yacía debajo de ella, con una mano perezosa acariciando su trasero, y su corazón latiendo como un martillo turbo.

Ella sintió el golpe en la cama de su gato regordete, Galahad, uniéndose a ellos ahora que el espectáculo había terminado.

Pensó: Nuestra pequeña familia feliz en una mañana de domingo. ¿Y no era eso una cosa asombrosa? Ella tenía una pequeña familia feliz -una casa, un hombre absurdamente hermoso y fascinante que la amaba, -y sin ser exagerada- realmente buen sexo.

Por no mencionar el día libre.

Ronroneó casi con tanto entusiasmo como el gato, y acarició la curva del cuello de Roarke.

– Bien -dijo ella-.

– Por lo menos.- Sus brazos la abrazaron, un abrazo agradablemente tierno. -¿Y qué te gustaría hacer ahora?

Ella sonrió, amando el momento, la cadencia de Irlanda en su voz, el roce de la piel del gato contra el brazo cuando la embistió con la cabeza en un intento por llamar la atención.

O más probable, por el desayuno.

– Casi nada-.

– Nada puede ser arreglado.-

Sintió moverse a Roarke, y oyó aumentar el ronroneo del gato, cuando las manos que recientemente le habían dado placer a ella lo rascaron.

Ella se apoyó para mirarle la cara. Sus ojos se abrieron.

Dios, eso la mató, aquellos ojos azules, brillantes, de oscuras y espesas pestañas y la sonrisa en ellos, eran solo de ella. Sólo de ella.

Inclinándose, tomó la boca mágica con la suya en un beso profundo, de ensueño.

– Bien, eso esta lejos de ser nada.-

– Te amo.- Ella lo besó en las mejillas, un poco ásperas por el crecimiento de la barba durante la noche. -Tal vez porque eres tan guapo.-

Lo era, pensó, cuando el gato los interrumpió moviendo su cabeza bajo el brazo y metiéndose entre ellos. Los labios esculpidos, ojos agudos de hechicero, y los huesos definidos, todo ello enmarcado por la seda negra de su pelo. Cuando se añadía al conjunto, un cuerpo largo y desgarbado, hacía un maldito paquete perfecto.

El se las arregló para eludir el gato y atraerla hacia sí para darle otro beso, y luego siseó.

– ¿Por qué diablos no bajas y molestas a Summerset por el desayuno?- Roarke movió el brazo para apartar al gato, que frotaba sus patas y garras, dolorosamente, sobre su pecho.

– Yo iré a buscarlo. Quiero café de todos modos. -

Eva se levantó de la cama, caminó -delgada y desnuda-, al AutoChef del dormitorio.

– Tú me costaste otra, bola de pelo-, murmuró Roarke.

Los ojos bicolores de Galahad brillaron, tal vez divertidos, antes de revolverse en la cama.

Eve programó la cafetera, y como era un día de fiesta, un plato de atún. Cuando el gato se abalanzó sobre el con hambre, programó dos tazas de café fuerte y negro.

– Pensé en bajar para tener un poco de entrenamiento, pero una persona se ocupó de eso ya.- Ella tomó el primer sorbo mientras regresaba a la plataforma y al lecho del tamaño de un lago. -Voy a tomar una ducha.-

– Voy a hacer lo mismo, entonces te puedo agarrar.- Él sonrió mientras le entregaba su café. -Un segundo entrenamiento, debo decir. Muy saludable. Quizá sigamos con un irlandés completo. -

– Tú eres un irlandés completo.-

– Yo estaba pensando en el desayuno, pero puedes tener ambas cosas.-

¿No se veía feliz, y -pensó- deliciosamente descansada? Ese cabello marrón revuelto sobre la cara, los grandes ojos oscuros llenos de diversión. La abolladura pequeña en la barbilla que adoraba se profundizaba un poco cuando sonreía.

Había algo en el momento, pensó, en momentos como este cuando estaban tan en sintonía, que le parecía un milagro.

La policía y el ex-criminal que se reformó, reunían las condiciones necesarias, y era tan normal como la ensalada de papas de día de Acción de Gracias.

Él la estudió por encima del borde de su taza, a través de la bocanada de vapor fragante. -Estoy pensando que deberías usar ese traje con más frecuencia. Es uno de mis favoritas. -

Eve ladeó la cabeza, bebió más café y dijo -Estoy pensando en que quiero una ducha muy larga.-

– ¿No es curioso? Creo que quiero lo mismo-.

Ella tomó un último sorbo. -Entonces será mejor que empecemos. -

Más tarde, demasiado perezosa para vestirse, se colocó una bata mientras Roarke programaba más café y un desayuno completo irlandés para dos personas. Era todo tan… hogareño, pensó. El sol de la mañana golpeaba en las ventanas de la habitación, más grande que el apartamento en el que había vivido dos años antes. El próximo mes harían dos años de matrimonio, pensó. Él había entrado en su vida, y todo había cambiado. Él la había encontrado, ella lo había encontrado, -y todos aquellos lugares oscuros dentro de los dos se habían vuelto un poco más pequeños y un poco más brillantes.

– ¿Qué quieres hacer ahora?- Le preguntó.

Lo miró cuando cargó los platos y el café en una bandeja para llevarlos a la sala de estar.

– Pensé que el programa era no hacer nada.-

– Puede no ser nada, o puede ser algo. Por ejemplo ayer, hubo mucho de nada. Probablemente hay algo en las reglas del matrimonio que puedas escoger para hoy. -

– Ah, sí, las reglas.- Bajó la bandeja. -Siempre un policía.-

Galahad no quitaba los ojos de los platos como si no hubiera comido en días. Roarke apuntó con un dedo de advertencia hacia él, así que el gato volvió la cabeza con disgusto y comenzó a lavarse.

– Mi elección entonces, ¿no?- El cortó sus huevos, pensándolo. -Bueno, vamos a pensar. Es un bonito día de junio. -

– Mierda-.

Levantó la frente.

– ¿Hay algún problema con junio, o con los días hermosos?-

– No. Mierda. Junio. Charles y Louise. -Frunciendo el ceño, mordió el tocino. -La boda. Aquí-.

– Sí, el próximo Sábado por la noche, y hasta donde yo sé, eso está todo bajo control.-

– Peabody dijo que, debido a que soy la amiga más antigua de Louise- la madrina de honor o lo que sea-, se supone que debo estar en contacto con Louise todos los días esta semana para asegurarme de que no necesita que yo haga algo.- El ceño de Eve se oscureció cuando pensó en Peabody, su pareja. -Eso no puede ser correcto, ¿verdad? Todos los días? Es decir, Jesús. Además, ¿qué diablos podía ella necesitar que yo haga? -

– ¿Mandados?-

Ella dejó de comer, entrecerró los ojos en él. -¿Mandados? ¿Qué quieres decir con mandados? -

– Bueno, yo estoy en una situación de desventaja ya que nunca he sido una novia, pero mi mejor conjetura. Confirmar los detalles con la floristería o los proveedores, por ejemplo. Ir de compras con ella para ver los zapatos o la ropa de la boda o de la luna de miel…

– ¿Por qué haces eso?- Su voz sonaba tan agraviada como su cara. -¿Por qué me dices estas cosas, después de que me sacudiste el mundo dos veces en una mañana? Eso es cruel. -

– Y probablemente cierto en otras circunstancias. Pero conociendo a Louise, lo tiene todo bajo control. Y conociéndote, si Louise quería que alguien fuera con ella a la tienda de zapatos, le hubiera pedido a alguien más que fuera su madrina de boda. -

– Le hice la despedida.- Con su risa casi ahogada, le pinchó con un dedo el brazo. -Fue aquí, y yo estaba aquí, así que sé cómo hacerlo. Y me estoy haciendo un vestido y todo eso. -

Él sonrió, divertido por su desconcierto y -un ligero miedo – cuando se trataba de ritos sociales. -¿Y cómo es ese vestido?-

Ella troceó sus huevos. -No sé lo que parece, exactamente. Es una especie de color amarillo. Louise eligió el color, y ella y Leonardo estuvieron de acuerdo sobre eso. El médico y el diseñador. Mavis dice que son magníficos al cuadrado. -

Ella consideró el estilo particular de su amiga Mavis Freestone. -¿Porqué me da un poco de miedo, ahora que lo pienso? ¿Por qué lo estoy pensando? -

– No tengo ni idea. Puedo decir que, si bien el gusto de Mavis en la moda es… único, como tu amiga más cercana ella sabe perfectamente lo que te gusta. Y Leonardo sabe exactamente lo que más te conviene. Te veías exquisita día de nuestra boda. -

– Yo tenía un ojo negro debajo de la pintura.-

– Exquisita, y absolutamente . En cuanto a la llamada de Peabody, yo diría que ponerte en contacto con Louise no estaría de más, simplemente para hacerle saber que estás dispuesta a ayudar si ella lo necesita. -

– ¿Y si ella lo necesita? Ella debería haberle pedido a Peabody que hiciera esto en lugar de tenerla como segundo al mando, o en la línea. Como sea que se llame esa cosa. -

– Creo que se llama asistente de la novia.-

– Lo que sea.- Con una mano impaciente, Eve apartó el término. -Son parecidos, y Peabody realmente sabe se todo eso… de lo femenino.-

La locura de eso, era lo que a Eve le preocupaba. El alboroto, los adornos, el frenesí.

– Tal vez es raro porque Peabody salió con Charles, más o menos, antes de conectar con McNab. Y después, también. -Frunció el ceño mientras los pensamientos giraban en su cabeza. -Pero nunca golpearon entre ellos, personal o profesionalmente.-

– ¿Quién Charles y McNab?-

– ¡Para ya!.- Logró que sonriera y que por un momento dejara de pensar en los mandados y las compras. -Charles y Peabody nunca se acostaron juntos cuando Charles era un profesional. Y también es raro que él fuera un compañero con licencia cuando él y Louise conectaron, y que todo el tiempo que estuvieron saliendo, – y acostándose juntos, – no le molestó que él se desnudara con otras personas profesionalmente. Luego lo deja todo sin hablar con ella y se prepara como un terapeuta, compra una casa y le propone casarse. -

Comprendiendo, Roarke la dejó correr a través de las palabras rápidas y lógica desigual mientras cortaba los huevos, las patatas, y el tocino. -Muy bien, ¿de qué trata todo esto? -

Ella clavó los huevos de nuevo, a continuación, puso el tenedor sobre el plato y tomó su café. -Yo no quiero meter la pata con ella. Ella está tan feliz, son muy felices, y esto es un compromiso muy grande para ella. Entiendo eso. Realmente lo entiendo, y yo hice un trabajo basura en el nuestro. Lo de la boda. -

– Yo seré el juez de eso.-

– Lo hice. Te dejé todo a ti. -

– Creo que tenías un par de asesinatos en tus manos.-

– Sí, lo tenía. Y por supuesto tú no tenías nada más que hacer que sentarte sobre tus gigantescas pilas de dinero. -

Sacudió la cabeza y extendió un poco de mermelada en un triángulo de pan tostado. -Todos hacemos lo que hacemos, querida Eve. Y se me ocurre pensar que hacemos lo que hacemos muy bien. -

– Yo no podía manejarlo y lo descargué sobre ti, y no te gustó, la noche antes de la boda.-

– Eso agregó un poco de emoción.-

– Entonces me drogaron y me patearon, todo en mi despedida de soltera en un club nocturno antes de que te pusiera el collar, lo cual fue muy divertido en retrospectiva. Pero el punto es que realmente no hice bien las cosas, así que no sé cómo hacer bien las cosas ahora. -

Le dio una palmadita amistosa en la rodilla. Para una mujer de su valor a veces aterrador, le temía a las cosas más extrañas. -Si hay algo que necesitas hacer, vas a encontrar la manera de hacerlo. Te diré, que cuando caminaste hacia mí ese día, nuestro día, al sol, eras como una llama. Brillante y hermosa, y me quitaste la respiración. Sólo estabas tú-.

– Y unos quinientos de tus mejores amigos-.

– Sólo tú-. Tomó su mano, la besó. -Y será lo mismo para ellos, lo apuesto.-

– Sólo quiero que ella tenga lo que quiere. Eso me pone nerviosa. -

– Y eso es la amistad. Tú usaras un vestido amarillo y estarás ahí para ella. Eso será suficiente. -

– Espero que sí, porque no voy a llamarla todos los días. Eso es seguro. -Miró su plato. -¿Cómo puede alguien comerse un irlandés completo?-

– Poco a poco y con gran determinación. Supongo que no eres lo suficientemente decidida-.

– No tanto.-

– Pues bien, si te se encargas del desayuno, yo mientras pensaré.-

– ¿En qué?-

– En qué hacer a continuación. Deberíamos ir a la playa, disfrutar de un poco de arena y surf. -

– Yo puedo aceptar eso. ¿La costa de Jersey, Hampton?

– Yo estaba pensando en algo más tropical.-

– No puedes querer viajar todo esa distancia a la isla para un día, o parte de un día.- La isla privada de Roarke era un lugar privilegiado, pero estaba prácticamente en el otro lado del mundo. Incluso en su avión llevaría al menos tres horas de ida.

– Un poco lejos para un impulso, pero hay más. Hay un lugar en las Islas Caimán que podrían satisfacernos, y hay una pequeña villa que está disponible para el día. -

– ¿Y sabes esto porque…?-

– La he mirado para adquirirla,- dijo él con facilidad. -Así que podría volar hacia allá, llegar en menos de una hora, acomodarnos, disfrutar del sol, el surf y beber algunos cócteles tontos. Terminar el día con una caminata por la playa bajo la luna. -

Ella se encontró sonriendo. -¿Cómo de pequeña es la villa?-

– Lo suficientemente pequeña como para servirnos de agradable estimulo para unas buenas vacaciones, y un espacio suficiente para que podamos viajar con unos amigos, si lo deseamos.-

– Tú ya tenías esa idea.-

– Lo tenía, sí, y lo puse en el apartado del sí y cuando. Si lo deseas, podemos hacer de esto el cuándo. -

– Puedo estar vestida y poner todo lo que necesito para el día en una bolsa en menos de diez minutos.-

Ella se levantó de un salto, corrió a su tocador.

– Hay una bolsa preparada-, le dijo. -Para nosotros dos. Por si acaso-.

Ella lo miró. -Nunca te pierdes un truco.-

– Es raro tener un domingo con mi esposa. Me gusta sacar el máximo partido de ello. -

Ella arrojó la bata para tirar de una simple camiseta blanca, agarró un par de pantalones cortos de color caqui.-Hemos tenido un buen comienzo en la fabricación de la mayoría de ellos. Esto debería contar. -

Mientras ella se ponía los pantalones cortos, el comunicador en su tocador sonó. -Mierda. Maldita sea. ¡Mierda!- Su estómago se redujo al leer la pantalla. Su mirada a Roarke estaba llena de arrepentimiento y disculpas. -Es Whitney-.

Él vio cómo el policía asumía el control, en la cara, la postura, mientras cogía el comunicador para responder a su comandante. Y pensó: Ah, vaya.

– Sí, señor.-

– Teniente, lamento interrumpir sus vacaciones.- La cara ancha de Whitney llenó la pequeña pantalla, y en ella se notaba una tensión que lo hacía apretar los músculos en la parte posterior de su cuello.

– No es ningún problema, Comandante.-

– Me doy cuenta de que está fuera de servicio, pero hay una situación. Necesito que acuda al 541 del South Park Central. Estoy en la escena ahora. -

– ¿Usted está en la escena, señor?- Malo-, pensó, mucho y malo para que el comandante esté en la escena.

– Afirmativo. La víctima es Deena MacMasters, de dieciséis años de edad. Su cuerpo fue descubierto esta mañana por sus padres cuando volvieron a casa de un fin de semana. Dallas, el padre de la víctima es el capitán Jonás MacMasters.

Tardó un momento. -Ilegales. Conozco a un teniente MacMasters. ¿Ha sido promovido? -

– Hace dos semanas. MacMasters la solicitó específicamente como primaria. Me gustaría acceder a lo solicitado. -

– Me pondré en contacto con la detective Peabody de inmediato.-

– Yo me encargo de eso. Me gustaría que esté aquí lo antes posible. -

– Entonces, estoy en camino.-

– Gracias.-

Ella desconectó el comunicador, se dirigió a Roarke. -Lo siento-.

– No lo hagas.- Se acercó a ella, tocó con la punta de los dedos la pequeña abolladura en la barbilla.-Un hombre ha perdido a su hija, y eso es mucho más importante que un poco de playa. ¿Lo conoces? -

– En realidad no. Se puso en contacto conmigo después de que atrapé a Casto. -Pensó en el mal policía que había ido tras ella en su fiesta de despedida de soltera. -MacMasters no era su teniente, pero quiso ayudarme para cerrar ese caso, y quitar a un mal policía. Yo lo agradecí. Él es de fiar-, continuó mientras se cambiaba los pantalones cortos de vacaciones por pantalones de trabajo. -Un jefe bueno y sólido. Yo no había oído hablar de su promoción, pero no estoy sorprendida por ello. -

Ella arregló el encrespado pelo rastrillándose los dedos por él. -Lleva cerca de veinte años en el trabajo. Tal vez veinticinco. He oído que traza una línea dura y la va siguiendo, se asegura que aquellos que sirven bajo su mando hagan lo mismo. Cierra los casos. -

– Suena como alguien que conozco.-

Se puso una camisa del armario. -Tal vez-.

– Whitney no te dijo cómo fue asesinada la niña.-

– Él quiere y necesita que me meta sin ninguna idea preconcebida. No dijo que fue homicidio. Eso es para que yo y el médico forense lo determinemos-.

Ella cogió el arnés de su arma y se lo ató. Embolsó su comunicador, su -vínculo y enganchó sus esposas. Ella no se molestó en fruncir el ceño cuando Roarke le ofreció la chaqueta liviana de verano que había seleccionado fuera de su armario para llevar sobre de su arma de mano. -El que Whitney esté allí significa una de dos cosas-, le dijo. -Es algo malo, o son amigos personales. Tal vez ambas cosas. -

– Para él, estar en escena…-

– Sí-. Se sentó para tirar de las botas que prefería para el trabajo. -El hijo de un policía. No sé cuándo voy a volver. -

– No hay problema.-

Ella se detuvo, lo miró, pensó en las maletas preparadas por si acaso, y en los paseos bajo la luz de la luna tropical. -Podrías volar allá y visitar la villa.-

– Hay bastante trabajo que puedo hacer aquí para mantenerme ocupado.- Puso sus manos sobre los hombros de Eve cuando se levantó y posó sus labios sobre los de ella. -Ponte en contacto cuando tengas un mejor manejo de la situación.-

– Lo haré. Nos vemos entonces. -

– Ten cuidado, teniente.

Ella corrió escaleras abajo, apenas interrumpiendo la marcha cuando Summerset, – el hombre de Roarke para casi todo y la piedra en su zapato-, se materializó en el vestíbulo.

– Yo estaba bajo el supuesto de que estaba fuera de servicio hasta mañana.-

– Hay un cuerpo muerto, que por desgracia no es el tuyo.- Luego se detuvo en la puerta. -Hable con él para que haga algo que no sea trabajo. Solo porque yo tengo que hacerlo… -Ella se encogió de hombros y se dirigió al encuentro de la muerte.

Pocos policías podían darse el lujo de vivir en una residencia unifamiliar en las verdes orillas del Parque Central. Por otra parte, pocos policías, – bueno, ninguna otra más que ella- vivían en un maldito castillo-mansión en Manhattan. Con curiosidad por saber cómo MacMasters logró la suya, hizo un pequeño resumen sobre él mientras navegaba por el tráfico ligero de la mañana de vacaciones.

MacMasters, Capitán Jonás, le dijo su computadora, nacido el 22 de marzo 2009, Providence, Rhode Island. Sus padres Walter y Marybeth Hastings, Educado en la Academia Stonebridge, y en Yale, se graduó en 2030. Se casó con Carol Franklin en 2040, una hija, Deena, nacida el 23 de noviembre 2043. Registrado en el NYPSD el 15 de septiembre de 2037. Elogios y honores recibidos.

– Salta eso. Finanzas. ¿De dónde proviene el dinero? -

Trabajando… Capital actual aproximadamente ocho millones seiscientos mil. Heredó una parte de la herencia del abuelo. MacMasters, Jonás, murió por causas naturales 06 de junio 2032, fundador de Cocina y Baño Mac, con sede en Providence. Valor actual de la empresa de-

– Suficientemente bien. Las preguntas y sus respuestas. -

Dinero de la familia, pensó. Educado en Yale. Termina como un policía de Ilegales en Nueva York. Interesante. Un cónyuge y un matrimonio de veinte años, elogios y honores en el trabajo. Ascendido a capitán. Todo lo que dijo de él ya lo sabía. Sólido.

Ahora bien, este policía sólido que apenas conocía, la había solicitado expresamente como primaria en la investigación de la muerte de su única hija. ¿Por qué? se preguntó.

Ella se lo iba a preguntar.

Cuando llegó a la dirección, estacionó detrás de un negro y blanco. Mientras colocaba la luz de servicio, le dio una mirada a la casa. Buen lugar, pensó, y salió para buscar su kit de campo. Y, a pesar de que corría el riesgo de abusar de la palabra, le pareció sólida.

Una construcción de las Pre-guerras urbanas, muy bien rehabilitada por lo que mantenía su carácter, mostrando algunas cicatrices. Parecía digna, pensó, el ladrillo rosa, el corte cremoso, las largas ventanas -actualmente protegidas -con pantallas de privacidad, cada una.

Macetas de coloridas flores montaban guardia a cada lado del corto tramo de los escalones de piedra, un bonito toque, supuso ella. Pero estaba más interesada, cuando se acercó y cruzó la acera, en la seguridad.

Cámaras completas, pantallas de visualización, la placa para el pulgar, y ella habría apostado que tenía cerraduras activadas por reconocimiento de voz. Un policía, y en particular uno con un buen criterio, se aseguraría de proteger su casa y todo, todo el mundo en ella.

Y aún así su hija adolescente fue asesinada adentro.

Uno nunca podía cubrir todas las bases.

Tomó su insignia de su bolsillo para mostrarla al uniformado en la puerta, entonces la enganchó a su cintura.

– Ellos están esperando por usted en el interior, teniente-.

– ¿Fue usted el primero en escena?-

– No, señor. El primero en la escena está adentro, junto con el comandante, el capitán y su esposa. Mi compañero y yo fuimos avisados por el comandante. Mi compañero está en la parte posterior. -

– Está bien. Mi pareja va a llegar en breve. Le detective Peabody-.

– He sido informado, teniente. La voy a hacer pasar. -

No es un novato, pensó Eve mientras esperaba a que la hiciera pasar, el uniformado era a la vez experimentado y duro. ¿Whitney lo había llamado, o fue el capitán?

Miró a izquierda y derecha, y se imaginó que la gente en las casas vecinas estaban despiertos y vigilando la casa, pero demasiado corteses- o estaban demasiado intimidados para salir a ver qué ocurría.

Entró a un vestíbulo fresco y amplio con una escalera central. Flores sobre la mesa, notó, muy frescas. Sólo de un día, tal vez dos. Un pequeño cuenco que contenía algún tipo de pastillas de menta de colores. Todo en colores suaves y cálidos. No había desorden, salvo un par de sandalias de color púrpura brillantes – una debajo y una al lado de una silla de respaldo alto.

Whitney salió de una puerta a la izquierda. Él la llenaba, pensó, con la mayor parte de su cuerpo. Su rostro moreno estaba lleno de preocupación, y captó el destello de tristeza en sus ojos.

Y aún así su voz fue neutra cuando habló. Años de ser un policía lo mantuvo recto.

– Teniente, ya que estamos aquí. Si puede tomar un momento antes de subir a la escena. -

– Sí, señor.-

– Antes de hacerlo, voy a darle las gracias por aceptar este caso.- Cuando ella dudó, estuvo a punto de sonreír.

– ¿Si se lo hubiera puesto a su elección, lo habría tomado?.-

– Sin ninguna duda, Comandante. El capitán me quiere, me tiene. -

Con una inclinación de cabeza, dio un paso atrás para conducirla a la sala.

Sintió una sacudida, tuvo que reconocerlo, cuando vio a la señora Whitney. La esposa del comandante tendía a intimidarla con su forma almidonada, apariencia fría, y sangre azul. Pero por el momento, parecía estar totalmente centrada en consolar a la mujer sentada a su lado en un pequeño sofá de una bonita sala.

Carol MacMasters, llegó a la conclusión Eve, una belleza pequeña, de pelo oscuro para contrastar con la elegancia rubia de Anna Whitney. En sus ojos negros empapados, Eve pudo leer tanto la devastación como la confusión. Sus hombros temblaban ligeramente, como si ella estuviera sentada desnuda en el hielo.

MacMasters se levantó cuando ella entró. Ella le juzgó con 64 años y flaco al punto de ser desgarbado. Su vestimenta casual de jeans y camiseta coincidía con el regreso de unas breves vacaciones. Su cabello, oscuro como el de su esposa, y rizado se mantenía apretado alrededor de un rostro delgado, con profundos surcos en la mejilla que podían haber sido hoyuelos en su juventud. Sus ojos, pálidos, de un verde casi brumoso, se encontraron con los suyos levemente. En ellos vio el dolor, el shock y la ira.

Se acercó a ella, le tendió una mano. -Gracias. Teniente… -Él pareció quedarse sin palabras.

– Capitán, lo siento mucho, siento mucho su pérdida. -

– ¿Es ella?- Carol luchó, incluso cuando las lágrimas rodaron por sus mejillas. -¿Es la teniente Dallas?-

– Sí, señora. Sr. MacMasters, Sra. MacMasters-

– Jonás dijo que tenías que ser tú. Eres lo mejor que hay. Tú vas a descubrir que… cómo… Pero aún así se habrá ido. Mi bebé aún así se habrá ido. Ella está arriba. Ella está allá arriba, y no puedo estar con ella. -Su tono de voz del dolor pasó hacia la histeria. -Ellos no me dejan ir con ella. Ella está muerta. Nuestra Deena está muerta. -

– Carol, en este momento tienes que dejar que la teniente haga lo que pueda.- La señora Whitney se acercó para poner un brazo alrededor de Carol.

– ¿Puedo simplemente sentarme con ella? ¿Puedo…

– Pronto-. Le dijo la señora Whitney. -Pronto. Me quedaré contigo ahora. La teniente va a cuidar bien de Deena. Ella va a cuidarla bien. -

– La voy a llevar-, dijo Whitney. Anna Whitney asintió con la cabeza.

Estirada e intimidante, pensó Eve, pero ella se ocuparía de una afligida madre y un padre devastado.

– Debes quedarte aquí, Jonás. Voy a regresar en breve. Teniente.

– ¿Usted es amigo de los padres de la víctima fuera del trabajo?- Preguntó Eve.

– Sí. Anna y Carol colaboran en algunos comités juntas, y a menudo pasamos tiempo con ellos. Socializamos. Traje a mi esposa como una amiga de la madre de la víctima. -

– Sí, señor. Creo que será una gran ayuda en esa área. -

– Esto es difícil, Dallas.- Su voz era pesada como plomo cuando empezó a subir las escaleras. -Nos conocemos desde que Deena era una niña. Le puedo decir que ella era la luz de sus corazones. Una niña brillante, encantadora. -

– La casa tiene una excelente seguridad por lo que he visto. ¿Sabe si estaba activa cuando los MacMasters regresaron esta mañana? -

– Los bloqueos fueron forzados. Jonás encontró que las cámaras habían sido desactivadas, y eliminado los discos de los últimos dos días. No tocó nada -, agregó Whitney, girando a la izquierda en la parte superior de la escalera.-No le permitió a Carol tocar nada, salvo a la chica. E impidió que su esposa moviera el cuerpo o alterara la escena. Estoy seguro de que todos podemos entender que hubo un momento de shock. -

– Sí, señor.- Era extraño, pensó, e incómodo ser empujada a la posición de entrevistar a su comandante.-¿Sabe usted a qué hora regresaron a casa esta mañana?-

– A las ocho y treinta y dos, precisamente. Me tomé la libertad de comprobar el registro de la cerradura, y confirmó la declaración que Jonás me hizo. Te voy a dar una copia de la declaración de registro del enlace de mi casa-. Él me contactó de inmediato, solicitándote a ti, y mi presencia, si era posible. No se ha sellado la escena, su habitación. Pero está segura. -

Hizo un gesto, dio un paso atrás. -Creo que es mejor que vaya abajo, para que proceda. Cuando su pareja llegue, voy a enviarla hacia arriba. -

– Sí, señor.-

Él asintió de nuevo, luego suspiró mientras miraba a la puerta de la habitación abierta. -Dallas… Es muy duro.-

Esperó hasta que él se volvió y empezó a bajar las escaleras. Sola, se acercó a la puerta y miró a la joven Deena MacMasters muerta.

CAPITULO DOS

– REGISTRO ENCENDIDO. TENIENTE EVE DALLAS, en escena, Deena MacMasters, la víctima-.

Recorrió la habitación primero mientras tomaba el sellador de su kit de campo para cubrirse las manos y las botas. Un ambiente amplio, luminoso y ventilado, con ventanas de triple pantalla de privacidad activadas -a lo largo de la pared -con vista al parque. Un banco acolchado, con montículos de almohadas de colores, curvado bajo el cristal. Carteles de músicos populares, actores, personalidades, hechos por una persona tímida y soñadora cubrían las paredes. Una pequeña garra apretó el estómago de Eve mientras estudiaba uno de su amiga, Mavis Freestone, con su pelo azul ensortijado, levantando los brazos en señal de triunfo, titulado Maternidad Rocks!

En ella, vio la letra grande de Mavis.

Deena, Tu eres Rock, también!

MAVIS FREESTONE

Deena había sacado el cartel de Mavis de algún concierto o evento, -y Mavis riendo-, burbujeante, lo firmó con el bolígrafo púrpura de Deena. El ruido, las luces, el color, la vida… Eve lo imaginó. Y un recuerdo emocionante para una chica de dieciséis años que no podía haber sabido que tendría muy poco tiempo para conservarlo.

Una parte de la sala había sido diseñada para el estudio y trabajo escolar con un escritorio blanco brillante, estantes, una computadora de alto nivel y un centro de comunicaciones, los archivos de discos, -todo ordenado y limpio. Una segunda área, ideal para descansar, probablemente estar con amigas, también se veía ordenada y aparentemente tranquila con mullidos cojines y suaves mantas, un montón de animales de peluche probablemente conseguidos durante toda la infancia.

Un cepillo para el cabello y espejo de mano, unas pequeñas botellas de color, un plato de conchas marinas, y un trío de fotos enmarcadas estaban en un aparador blanco brillante como el escritorio.

Alfombras gruesas, de colores vivos brillaban sobre un piso de madera reluciente. La más cercana a la cama, notó, sacada de su posición habitual. La habían empujado o se había deslizado.

Un par de bragas -simples, blancas, sin adornos, estaban cerca de la alfombra.

– Él le despojó de la ropa interior,- dijo Eve en voz alta, -La tiró a un lado.-

Las mesas de noche junto a la cama tenían lámparas elegantes, cortinas con volantes y borlas. Una vez más, una de los cortinas torcidas en su base. Un golpe de un brazo o un codo. Todo lo demás alrededor de la cama mostraba un amor por el orden y la precisión, un amor por las cosas bonitas de niña.

Una joven de dieciséis años, pensó Eve, pero tal vez ella estaba proyectando. A los dieciséis años, había estado contando los días para la mayoría de edad y escapar del sistema de crianza. No había habido color de rosa, ni adornos, ni osos de peluche amados desde la niñez en su mundo.

Y aún así, ella sentía que esta era la habitación de una niña que todavía estaba firmemente anclada en la infancia, apenas acercándose a la mujer que podría haber sido. Una que había muerto viviendo el peor temor de una mujer.

En el centro de la habitación bonita, alegre, la cama mostraba la violencia viciosa. La maraña de sábanas de color rosa y blanco con restos oxidados de manchas de sangre -de las heridas de todo el cuerpo- atadas a las piernas como una cuerda. Él las había utilizado para atar sus pies a los pies de la cama, para mantener las piernas abiertas para él.

Ella había luchado, -los moretones y marcas crudas en los tobillos, los muslos donde la falda púrpura estaba arrugada mostraba que había luchado, mostraba que la había violado violentamente. Al lado de la cama, Eve se inclinó, hacia abajo para mirar las esposas de policía que unían las manos de la víctima a su espalda.

– Esposas de policías. La víctima era la hija de un policía. Evidencia de lucha en hematomas y laceraciones en las muñecas. Ella no fue fácil. No hay signos de mutilación. Algunos hematomas en la cara indican golpes físicos, moretones en el cuello indican estrangulación manual-.

Ella abrió la boca de la víctima, utilizó su linterna y lupa. -Algunos hilos y telas en sus dientes, en su lengua, sangre en los labios, los dientes. Se mordió el labio, profundamente. Un poco de saliva en la sangre y, posiblemente, en la funda de la almohada. Parece que la utilizó para sofocarla. La ropa está subida, pero no eliminada, algunos desgarros en los hombros de la camisa, faltan botones. Él tiró de ellas-, continuó mientras trabajaba por el cuerpo. -Las sacó de su camino, pero no estaba demasiado interesado en los juegos preliminares del violador-.

Con cuidado y deliberación, aún con la boca seca y notando un golpe constante en la parte posterior de la cabeza, examinó los daños causados por la violenta violación.

– La torturó. La estranguló, la asfixió, la violó. Estrangulación, ahogo, violación. Vaginal y analmente. En varias ocasiones por la cantidad de moretones y desgarros. -Eve sentía que su respiración se atascaba en sus pulmones intentando cerrarlos, y se forzó a dejar salir el aire. Miro de nuevo. -La sangre de la zona vaginal indica que la víctima podría haber sido una virgen. Medicina forense va a confirmar. -

Ella tuvo que enderezarse y tomar unas cuantas respiraciones más para calmarse. No podía permitirse el lujo de apagar el registro para recuperarse a sí misma, no podía permitirse el lujo de dejar constancia de lo mucho que sus manos querían temblar, lo mucho que su estómago quería vaciarse.

Ella sabía lo que era estar indefensa ante algo como esto, ser abusada de esta manera, estar así de aterrorizada.

– En este momento parece que la seguridad estuvo comprometida. Las cámaras se apagaron y todos los discos se retiraron del lugar. No hay ninguna señal visible de irrupción, -la Unidad de la Escena del Crimen lo va a confirmar. Ella le abrió la puerta, le dejó entrar, la hija del policía. Ella lo conocía, confiaba en él. Violación y asesinato cara a cara. Él la conocía, quería ver su rostro. Personal, muy personal. -

Más tranquila, ella sacó sus medidores para determinar el tiempo de la muerte. -Hora de la muerte, 3:26. Primaria determina violación y homicidio para ser confirmado por el médico forense. Solicita al Dr. Morris si está disponible. -

– Dallas-.

El rostro de Eve mostraba la intensidad del momento -el pasado había sido demasiado profundo para ella- cuando oyó que su pareja se aproximaba. Ella colocó su rostro en líneas neutras y se volvió hacia Peabody que estaba en la puerta.

– La chica murió duro-, dijo Eve.-Luchó duro, murió duro. No hay tejido en las uñas que pueda encontrar, pero si un montón de restos de las sábanas. Parece que tenía la almohada sobre la cara, la mordió y su propio labio. Como se trata de múltiples violaciones lo más probable, es que pueda haber muerto en la lucha. También la estranguló. Debemos ser capaces de obtener su palma del hematoma -

– Yo la conocía.-

Instintivamente Eve se acercó, para bloquear la vista de Peabody del cuerpo, lo que obligó a su pareja a mirarla en su lugar. -¿Cómo?-

El dolor, sencillo y sincero, brilló en los ojos marrones oscuros de Peabody. -Cuando yo era una novata, hicimos este tipo de servicio público en las escuelas.- Peabody despejó su garganta, apretó los labios.-Ella fue mi enlace, como una guía con los estudiantes. Una chica muy dulce y lista. Creo que tenía once o cerca de doce. Yo era nueva en Nueva York, también, y me dio algunos consejos sobre dónde ir de compras y esas cosas. Y, ah, el año pasado hizo un informe sobre la Libre-Agers para la escuela.- Peabody hizo una pausa, se ocupó de sellarse. -Ella se puso en contacto, y yo le ayudé con algunos antecedentes y anécdotas personales.-

– ¿Va a ser un problema para ti?-

– No- con un soplido, Peabody se apartó el pelo oscuro de la cara, abriéndose los dedos una vez puestos los guantes que llevaba. -No. Era una buena chica, y me gustaba. Mucho. Quiero saber quién le hizo esto. Quiero encerrar al hijo de puta. -

– Para empezar, controla la seguridad, la electrónica a través de la casa. Busca cualquier signo de robo. -Una casa grande, pensó Eve. Tomaría un tiempo, el tiempo suficiente para poner a Peabody con el talante de policía.-Necesitamos comprobar todos los vínculos, copiar todos los registros. Necesito a los barrenderos, pero quiero que designen Código Amarillo. Esto no es apagón a los medios de comunicación, no podemos hacer eso con un policía involucrado, pero no quiero que el jugo sea derramado tampoco. Quiero a Morris a menos que él no sea capaz. -

– ¿Está de vuelta?-

– Programó para estar de regreso a partir de mañana. Si él está en la ciudad y dispuesto, lo quiero. -

Peabody asintió con la cabeza, sacó su comunicador. -Teniendo en cuenta que es hija de un policía, creo que quieres a Feeney-.

– Piensas bien, sigue adelante y llama al culo flaco de tu pareja. Feeney va a necesitar a McNab en esto de todos modos, así que vamos a poner a nuestro equipo de EDD en marcha ahora. -

– Está esperando. Cuando Whitney se puso en contacto conmigo, le pedí que esperara mi señal. Si estás lista para empezar, te voy a echar una mano. -

Eve escuchó el mensaje entre líneas. Tengo que hacer esto. Necesito demostrar que puedo.

Eve dio un paso atrás, se volvió hacia el cuerpo. -No le quitó la ropa. La rompió un poco, la quitó de en medio. Otra indicación de que no era sexual, y que no se trataba tanto de una humillación como de un castigo, la violencia o el dolor que causó. Él no se preocupó por su desnudez, su exposición. En tres-, dijo y contó cuando rodaron juntas el cuerpo hacia abajo.

– Dios.- Peabody respiró, exhaló. -La sangre no se trata sólo de la violación. Creo que… ella era virgen. Y esas son las esposas de un policía. Las usó, manteniendo las manos atadas a la espalda. Está haciendo un punto, ¿no te parece?, con lo primero, y causando más dolor con el segundo. Mira la forma en que cavó en sus muñecas, empujando en ellas el peso de su cuerpo. Pudo haberla esposado a la cabecera. Ya es bastante malo. -

– Se trata del dolor,- dijo Eve breve. -El dolor que inflige le da mayor control sobre la víctima. ¿Sabes algo acerca de sus amigos? ¿Novios, hombres? -

– No, no realmente. Cuando me estaba ayudando con el informe, le pregunté acerca de novios, por hablar. -

Mientras hablaba Peabody comenzó a explorar y estudiar el ambiente. Volviendo, juzgó Eve, a caer de nuevo al talante de un policía.

– Ella era muy joven y se ruborizó, dijo que no tenía muchas citas ya que estaba concentrada en su trabajo escolar. Ah, ella estaba metida en la música y el teatro, pero quería estudiar filosofía y las culturas alternativas. Habló acerca de unirse a los Cuerpos de Paz o Educación para Todos después de la universidad.-

Tímida, pensó Eve, utilizando las impresiones de Peabody para ayudarse a formar una imagen de la muerta. Idealista, tomaba en serio la educación.

– Y yo recuerdo,- continuó Peabody, -cuando nos reunimos en este ciber bar para la investigación, McNab llegó al final. Ella era muy tímida con él -se ruborizó de nuevo. Supongo que todavía era tímida en relación a los chicos. Algunas niñas lo son. -

– Está bien. Empieza a trabajar en el resto. Voy a terminar aquí. -

Tímida en torno a los niños, pensó Eve. Los padres fuera por el fin de semana. Idealista a menudo va junto con ingenua, sobre todo con los jóvenes.

Tal vez quiso dar el salto, de niña a mujer. Estudió la ropa destrozada de nuevo.

Bonita falda, top agradable. Podría ser que la víctima se vistiera un poco para sí misma, pero ¿no es probable que se hubiera tomado la molestia para una fecha? Pendientes, pulseras -que deben haber agregado todavía más dolor al frotarlos contra las esposas. Uñas de los pies y de las manos pintadas. Mejoras faciales, notó Eve después de tomar las microgafas y mirar muy de cerca la cara. Manchada de lágrimas, por la lucha, la presión de la almohada.

¿Se pintan las chicas la cara para pasar la noche en casa?

¿Salió, trajo a casa a alguien con ella, la cita salió mal?

– Lo dejó entrar o llegó a casa con él. No hay señales de que hubieran suavizado las relaciones en la sala, pero tal vez en otros lugares. No habría sido capaz de ponerlo en orden. Entró, tiró sus sandalias moradas, en algún momento del día o de noche. Tal vez puso en orden la planta baja. ¿Lo trajiste aquí, Deena? Hasta tu dormitorio. No se corresponde exactamente con la adolescente sin experiencia sexual, pero siempre hay una primera vez. No hay señales de lucha aquí tampoco, – fuera de la cama- y hasta es coherente con la lucha después de la esclavitud. ¿Acaso lo puso en orden, también? ¿Por qué iba a hacerlo? No, él te trajo arriba. No-dijo ella lentamente. -No, no te quitaste los zapatos. Eres demasiado intrínsecamente ordenada. Se cayó, se desprendió cuando te forzó -o te llevó escaleras arriba. Marcar para análisis de toxicidad y rápido. -

Ella volvió a respirar. Era más fácil ahora, pensó, más fácil después de lidiar con Peabody, después de encontrar la esquina correcta dentro de sí misma para enterrar el pasado, una vez más.

Ella se alejó del cuerpo, y comenzó a buscar en la habitación.

Buena ropa, notó, buenas telas y la desconcertante costumbre -para Eve-de coleccionar zapatos. Una colección incluso más grande de libros en disco -ficción y no ficción. Una enorme colección de discos de música, y un movimiento rápido a través del menú de tonos púrpura reveló innumerables descargas de música.

No hay diario secreto escondido de los ojos de los padres en el PC personal. O en el enlace.

Ella repitió la última comunicación en el enlace del escritorio y escuchó a través de una conversación coloquial entre la víctima y una chica llamada Jo acerca de los planes de compras, la música, el molesto hermano más joven de Jo. Ni una palabra sobre los chicos. ¿No estaban las adolescentes obsesionadas con los chicos?

Y no había discusión acerca de planes para la noche del sábado.

El cuarto de baño de color el violeta y blanco continuaba con el orden y la limpieza. Ella encontró los accesorios -muchos, muchos tubos de tinte de labios parcialmente utilizados. Ningún preservativo o control de nacimiento de cualquier tipo escondido. Ni rastros de que la víctima hubiera estado contemplando tener relaciones sexuales.

Y aún así, pensó Eve, había dejado que su asesino entrara o la llevara a su casa.

Ella comenzó, se detuvo una vez más al lado de la cama. -La víctima debe ser empaquetada, etiquetada y transportada a la morgue.- Después de que ella salió de la habitación asignó a uno de los uniformados para que estuviera afuera de ella hasta que los barrenderos y el furgón de la morgue llegaran.

Ella se tomó su tiempo para evaluar el resto de habitaciones en el segundo piso. En la del capitán había colores suaves y relajantes, una gran cama con un cabecero acolchado. Dos trajes de noche estaban caídos al lado de la silla como si los hubieran dejado caer o volcado.

MacMasters probablemente los llevó, pensó, mientras que la mujer caminaba hacia la habitación de la hija para verla. Grita, grita, MacMasters deja caer las bolsas y corre a la habitación de su hija.

Ninguna de las otras habitaciones – dos oficinas en casa y una sala de medios de comunicación informal, dos baños más, y lo que tomó como una habitación de invitados- parecían haber sido alterados.

En la planta baja, puso un marcador en las sandalias, y luego buscó a Peabody.

– A mi modo de ver,- dijo Peabody, -la seguridad y las cerraduras fueron desactivadas desde el interior. No hay señales de que fueran alteradas. EDD puede encontrar otra cosa, pero parece que se volvió a activar de nuevo desde el interior, a continuación, las cámaras se apagaron desde la fuente. El último disco no es del sábado. Lo corrí de nuevo en mi PPC. Muestra a la víctima que viene a casa, sola, tan sólo después de 18:00. Tenía un par de bolsas de compras, ambas de Girlfriends. Es una boutique de alta gama, que se centra en los adolescentes y la gente de la universidad. Está entre la Quinta y la cincuenta y ocho. -

– Vamos a comprobarlo, a ver qué había comprado, y si lo compró sola. Ver si hizo los arreglos necesarios para conectar con un amigo para ir de compras el sábado. No he encontrado en el PC o enlace personal, ni en su computadora, o su unidad de escritorio ninguno que sea con Girlfriend, dos con sus padres en las últimas cuarenta y ocho horas. Encontré ocho bolsas vacías. -

– Ella llevaba una bolsa de paja blanca francesa con hebillas de plata en el disco.-

– No vi nada de eso en su habitación. Comprueba los armarios comunes de almacenamiento. Se trata de personas ordenadas. Tal vez ellos tienen un lugar para ese tipo de cosas. ¿Estaba con sandalias moradas? -

– ¿Las que están en el vestíbulo? No, patines de color azul. -

– Está bien.-

– Dallas, otra cosa. La sala de control. Está codificada. No hay signos de manipulación que pueda ver allí tampoco. O bien lo cerró, o ella le dio el código. O es realmente muy bueno puenteando. -

– Ella le habría dicho cualquier cosa si él dijo que tenía que hacerlo. Sin embargo, tendremos la visita de expertos en manipulación. -

– Había un vaso en el mostrador de la cocina. Lo embolsé. Todo lo demás está guardado, por lo que lo dejé. Además, corrí el registro del AutoChef. Ella pidió dos pizzas individuales a las 18:30 anoche. Una de verdura, una de carne. Ella tenía compañía, Dallas.

– Sí, ella tenía compañía. Voy a hablar con MacMasters y su esposa. Los barrenderos deben venir en cualquier momento. Conduce la manada, ¿quieres? -

Eva volvió a la sala. Anna Whitney estaba sentada junto a Carol, un perro guardián elegante. MacMasters sentado al otro lado, manteniendo su mano apretada en la suya. Whitney de pie, mirando por la ventana del frente.

La señora Whitney miró por encima primero y Eve vio, brevemente, al perro guardián con la guardia baja. Un dolor terrible quemaba sus ojos, y en ella una petición que Eve leyó claramente.

Ayúdenos.

MacMasters se enderezó cuando Eve entró, poniéndose tieso como un palo.

– Lamento entrometerme. Sé que este es un momento muy difícil-.

– ¿Tiene hijos?-, Preguntó Carol con voz apagada.

– No, señora. -

– Entonces no lo puede saber, ¿verdad?-

– Carol-, murmuró MacMasters.

– Tiene razón-, dijo Eve, sentándose frente al trío en el sofá. -No puedo. Pero sé esto señora MacMasters. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para encontrar a la persona responsable de lo sucedido a su hija. Me ocuparé de que todo lo que se pueda hacer, se haga. Yo me encargaré de ella, se lo prometo. -

– La hemos dejado sola, ¿no lo ve? La dejamos sola. -

– La llamó dos veces. Usted se aseguró de que estaba tan segura como es posible hacerlo-, dijo Eve, incluso cuando Anna tomó aire para hablar. -Es mi trabajo observar y analizar, y de mis observaciones en este punto, ustedes eran padres buenos y amorosos. Usted no es responsable de esto. Voy a encontrar al que lo es. Usted me puede ayudar ahora respondiendo algunas preguntas. -

– Regresamos temprano. La íbamos a sorprender y salir a un brunch, una gran fiesta, luego a un matinée. Le gustaba ir al teatro. Íbamos a darle la sorpresa. -

– ¿Cuando preveían volver a casa?-

– Habíamos planeado originalmente llegar a casa esta tarde-, respondió MacMasters. -Salimos por la tarde, tomamos un servicio de lanzadera a Lude Inter, una posada en las Smoky Mountains en Tennessee. Carol y yo estábamos tomando un tranquilo fin de semana para celebrar el ascenso. -Él se aclaró la garganta. -Hice las reservas hace diez días. Habíamos estado allí como una familia antes, pero… -

– Deena quería que hiciéramos el viaje nosotros solos,- dijo Carol. -Por lo general vamos juntos, pero esta vez… Tendríamos que haber insistido en que se quedara con la familia Jenning. Pero, tenía casi diecisiete años, y era tan responsable. Ella iba a ir a la universidad el próximo año, así que pensamos-

– ¿Son amigos de la familia Jenning?-

– Sí. Arthur y Melissa. Su hija, Jo, es la mejor amiga de Deena. -A medida que respondía los labios de Carol temblaban. -Deena quería quedarse sola, y pensamos, los dos pensamos que debíamos respetarla, confiar en ella, permitirle independencia. Si-

– ¿Me puede decir los nombres de sus otros amigos?-

Carol respiró temblando. -Jo, y Rowe Hilly, Libby Grogh de la escuela. Son los más cercanos. Y Jamie, Jamie Lingstrom -.

Eva se puso en alerta. -¿El nieto del difunto Frank DS Wojinksi?-

– Sí-. MacMasters asintió con la cabeza. -Yo era amigo de Frank, y Jamie y Diana han sido amigos desde hace años.-

– ¿Novios?-

– Diana no estaba interesado en los chicos, no de esa manera, hasta el momento.-

Cuando MacMasters habló, Eve atrapó la mirada en los ojos de su esposa. -¿Señora? -

– Ella era tímida con relación a los chicos, pero le gustaban. Creo que hubo uno en particular que le gustaba. -

– ¿Quién?-

– Ella nunca lo dijo, no directamente. Pero en el último par de meses tomó más interés en su aspecto, y… no estoy segura de poder explicarlo, pero yo sabía que había un chico que le llamaba la atención e interesaba. Lo suficiente para que yo tuviera otra charla con ella sobre el sexo. -

MacMasters frunció el ceño a su esposa, una mirada de desconcierto más que de molestia. -Nunca lo dijiste.-

Ella miró a su marido, y sus labios temblorosos trataron de curvarse. -Algunas cosas son privadas, Jonás, y sólo entre las chicas. Ella no había estado con un chico todavía. Yo lo hubiera sabido. Y ella me lo hubiera dicho. Hablamos del control de la natalidad y la seguridad. Ella sabía que yo estaba dispuesta a llevarla a la clínica si quería elegir un método anticonceptivo-.

– ¿Sabe usted si ella llevaba un diario?-

– Más que un diario, un cuaderno. Ella registraba pensamientos, observaciones, quejas, me imagino, a veces trozos de canciones, de poesía o una canción. -A medida que sus ojos siguieron lagrimeando, Carol buscó otro pañuelo. -Le encantaba la música. Ella la mantiene en su cartera, siempre. -

– ¿Ella tenía un PPC, un vínculo? -

– Sí. Estarían en su bolso, también. -

– Ella tiene una bolsa de paja blanca, con hebillas de plata.-

– Su bolsa de verano. Lo compramos el mes pasado. Es su nueva favorita. -

– ¿Dónde la guardaba cuando no la estaba usando?-

– En su habitación, en el gancho en el interior de la puerta del armario-.

El gancho estaba vacío, pensó Eve. Su asesino la había tomado, y todo en él.

– Tengo que preguntar. ¿Deena usaba ilegales? -

– Ella no lo hacía. No lo digo con absoluta certeza, simplemente porque era mi hija y debido a mi posición-. MacMasters mantuvo su mirada fija sobre Eve. -Conozco todas las señales, teniente. Y yo soy muy consciente de cómo una chica de la edad de Deena puede ser susceptible a la presión o las ganas de experimentar. Ella se opuso fuertemente a los ilegales, no sólo porque están en contra de la ley, sino porque tenía un profundo respeto por su cuerpo, su salud-.

– Ella es muy consciente de la nutrición,- agregó Carol. -De hecho, a menudo se sentía culpable por beber café o degustar la comida chatarra. Trabaja seis días a la semana – yoga, correr, entrenamiento de resistencia. -

– ¿Qué gimnasio usaba?-

– No le gustan los gimnasios. Tenemos una pequeña área en el nivel inferior. Y si quería correr el exterior, utiliza el parque. Los senderos seguros. Ella lleva un botón de pánico, y sabe auto-defensa. Jonás se ocupó de eso. Ella está usando el parque últimamente, si hacia buen tiempo. Los ilegales no serían una opción para ella. Ella se respeta a sí misma y a su padre demasiado-.

Tiempo presente, pensó Eve, todo en tiempo presente. Deena estaba viva para ella. ¿Sería una pesadilla cuando la realidad se estableciera totalmente?

Ella vaciló, tratando de encontrar el tono adecuado para dirigirse al padre, sin acelerar la pesadilla para la madre. De traer al policía a la sala.

– Carol-. MacMasters apretó brevemente su mano sobre la de su esposa. -¿Podrían tu y Anna hacer un poco de café? Creo que todos podemos tomar un poco. -

– Yo apreciaría eso-, dijo Whitney.

– Por supuesto que podemos.- Obviamente, comprendiendo la táctica, Anna se levantó, tomando una mano de Carol. -Me gustaría un poco de café.-

– Sí, está bien. Tendría que haber ofrecido… -

– Nosotros nos encargaremos de ello.- Anna llevó firmemente a Carol de la habitación.

– ¿Quiere saber si ha habido amenazas contra mí o mi familia-, comenzó MacMasters. -Cualquier cosa del trabajo que podría haber conducido a esto. Siempre hay alguien que se va de la lengua, un comerciante que trata de lanzar su peso alrededor para salvar la cara. Tengo un archivo de lo que considero las amenazas más graves. Hicimos una importante operación hace dos meses. El hombre del dinero, Juan García, pagó una fianza. -Le cambió la cara en un gesto de disgusto. -Un abogado tiburón, un montón de dinero. Lleva un brazalete, pero eso no lo detendría. -

– Lo vamos a comprobar.-

– Sí. Sí. Pero… esto no es su estilo. -MacMasters se frotó las manos por la cara. -Él iba por mí, o los otros policías. Él me rajaría la garganta, o me cortaría en un abrir y cerrar de ojos, si él pensara que podía salirse con la suya, pero yo no lo veo haciendo esto, u ordenarlo. Además, si iba por mi familia, él querría que yo supiera quién lo hizo. -

– Vamos a verlo de todos modos, y a mirar el resto de su archivo. Voy a necesitar una copia. -

– Usted la tiene. Sé que nunca se puede estar seguro -Se interrumpió un momento, pareció luchar. -No estamos seguros de si, o cuando algo podría volverse contra nuestra familia por el trabajo, pero sé que no me han acechado. Este es un buen vecindario, y hemos mantenido todo a nombre de Carol, en los registros públicos. Corre la voz, lo sé, pero la casa está asegurada, y le inculcamos la seguridad y la conciencia a Deena desde que era niña. -

– ¿Algo más cerca de casa?-, Sugirió Eve. -¿Una discusión o disputa con un vecino?-

– No. Nada-. MacMasters extendió las manos. -Todo el mundo se lleva bien. Deena, especialmente Deena, era muy querida. Ella, -ella hacía los recados para la señora Cohen, una vecina, cuando estaba en cama con un tobillo roto. Le daba de comer al gato de Rileys cuando se fue de vacaciones. Ella…-

– ¿No ha notado a nadie desconocido rondando en la zona?-

– No. No. En todo caso, nunca le habría abierto la puerta a un extraño, especialmente cuando estaba sola en la casa. Miré, mientras esperaba a los uniformados. No pude encontrar ningún signo de robo. No hay nada perdido o alterado. No fue un robo que salió mal. Fue directo y deliberado en contra de mi niña. Y fue alguien que ella conocía. -

– En este punto de la investigación tengo que estar de acuerdo con usted, capitán. Aún no cubrimos todo el suelo. Voy a hablar con sus amigos. Si había un muchacho que le llamó la atención -, prosiguió Eve utilizando la frase de Carol-, puede haber sido más suelta con ellos. -

– No fue… una cita que salió mal. No fue un impulso. -

– No, señor, no creo que fuera. -

– Entonces dime lo que crees.-

Eve miró a Whitney, recibió una inclinación de cabeza. -En esta primera etapa creo que ella puede haber tenido una cita, planeado entretener a un amigo, -alguien que pudo haber conocido fuera de su círculo. Alguien a quien pudo haber traído. Creo que él la incapacitó. Hay un vaso, la única cosa fuera de lugar en la cocina, que llevamos como prueba. -

– La drogó-. Las emociones rasparon las palabras crudas.

– Es posible. Capitán, todavía no puede sacar conclusiones, y no estoy del todo cómoda delineando la especulación. Le prometo que lo mantendremos informado. Le prometo que mi pareja y yo, y el equipo que ya he empezado a montar, vamos a trabajar diligentemente para encontrar las respuestas. -

– La pedí a usted, teniente, porque no tengo ninguna duda de eso-. Apretó los dedos a los ojos. -Para el registro, y para repetir la declaración que di al comandante: Mi esposa y yo regresamos temprano de unas vacaciones de dos días. Las cerraduras estaban aseguradas. Las cámaras, lo descubrí más tarde, estaban apagadas. No me di cuenta de inmediato. Fuimos directamente arriba. Llevé el equipaje a nuestra habitación, mientras que Carol se fue a la habitación de Deena para ver si estaba despierta. Ella gritó. Mi mujer gritaba, y corrí directamente a ella. La encontré tratando de levantar a Deena de la cama. Pude ver… -

– No hay necesidad, capitán. Puedo referirme a la declaración que dio al comandante. -

– No, todos sabemos que necesita ser repetido. Pude ver que Deena se había ido. Vi la evidencia de abuso sexual y física -la sangre, los moretones, las esposas. Aparté a mi esposa fuera de nuestra niña porque… Sabía que tenía que hacerlo. Luchó, pero fui capaz de sacarla de la habitación y llevarla a nuestra habitación en la que utilicé tanto la fuerza como la intimidación para mantenerla allí mientras me puse en contacto con el comandante. Me doy cuenta de que ese no es el procedimiento. Debía haber llamado a los uniformados, pero… -

– Yo hubiera hecho lo mismo.-

– Gracias.- Su pecho se estremeció mientras luchaba por controlarse. -Le expliqué la situación al Comandante. Le pedí su ayuda. Los uniformados que envió llegaron. No, eso no es exacto. Volví a la habitación de Deena primero. Tenía que ver… yo tenía que estar seguro. Convencí a Carol de que viniera abajo, y en ese tiempo comprobé la seguridad y busqué indicios de robo. Luego llegaron los uniformados. El comandante y la señora Whitney llegaron poco después. En ese momento, el comandante y yo fuimos de nuevo a… a la escena. Luego la pedí como primaria. -

– Gracias, capitán. He enviado dos uniformados para hacer el puerta a puerta. Con el permiso del comandante voy a hacer una copia en todos los informes. -

– Permiso concedido. El equipo forense está aquí -, agregó Whitney cuando vio el coche que se detenía afuera.-Sería mejor si mantenemos a Carol en la cocina.-

– Voy a volver con ella.- MacMasters se paró. -Si usted ha terminado conmigo, por ahora, teniente.

– Sí. Los barrenderos estarán por toda la casa pronto. ¿Hay algún lugar donde usted y su esposa puedan ir por el momento? -

– Vas a volver a casa con nosotros-, dijo Whitney.

MacMasters asintió con la cabeza. Eve pensó que el policía estaba comenzando a desvanecerse. Sus manos temblaban, e incluso mientras observaba, las líneas en las esquinas de sus ojos parecían más profundas.

– Voy a estar en contacto, capitán. Una vez más, estoy muy apenada por su pérdida. -

Cuando MacMasters salió era un hombre aturdido. Whitney se volvió hacia Eve. -¿Conclusiones?-

– Especulaciones es más preciso. Ella lo dejó entrar, tenía previsto hacerlo. Imposible decir en este momento si ella lo trajo a casa con ella o si él vino aquí por su cuenta. Ella ordenó comida del AutoChef. Lo más probable es que comieran. Si él la drogó, dejó el vaso sobre el mostrador, fue deliberado. -

– Él quería que nosotros lo supiéramos-, concluyó Whitney.

– Sí, señor. Fue personal, planificado y deliberado. Las violaciones fueron muy violentas, los hematomas faciales se ven como una idea tardía, como espectáculo. Creo que la ahogaba, la sofocada, tal vez llevándola dentro y fuera de la conciencia para prolongar lo que estaba haciendo, su dolor y su miedo. Quería el dolor y el miedo. La hora de la muerte es después de las tres de la mañana. Todo lo que he sabido hasta aquí indica que la víctima no habría dejado a nadie, incluso a un chico del que estuviese medio enamorada, quedarse por la noche. -

– No. No, no creo que hubiera hecho eso. A menos que… si ella creyera que alguien necesitaba ayuda. Alguien que conocía. -

– Es una posibilidad. Lo más probable es que estuviera aquí durante algún tiempo, una cantidad considerable de tiempo. A menos que las barredoras encuentren pruebas de lo contrario, creo que toda la violencia tuvo lugar en su dormitorio, y después de que él le había esposado. Él no corrió ningún riesgo. Él vino aquí para realizar una cosa específica, y así lo hizo. -

– Comprueba con otros crímenes-, comenzó Whitney, luego se detuvo. -Te estoy diciendo cómo hacer su trabajo. En su lugar, debería dejarte hacerlo. -

– Yo voy a empezar con sus amigos. Podemos tener suerte, conseguir un nombre, una descripción. Tengo el vaso que Peabody embolsó enviado directamente al laboratorio. He solicitado a Morris como médico forense. Feeney, McNab, y el que asigne Feeney de EDD se encargarán de la electrónica. También vamos a hacer un barrido del parque donde corría. Si conoció a su asesino allí, alguien podría haberlos visto juntos. Vamos a echar un vistazo a García, aunque estoy de acuerdo con el capitán en eso. -

– Deseo estar informado-, le dijo Whitney, luego miró cuando su esposa entró.

– Quería darles un momento en privado. Y para dar esto a usted, teniente. -Anna ofreció a Eve un cubo de notas. -Los nombres y contactos de los amigos que Carol le ha hablado.-

– Gracias.-

– Sé que usted necesita empezar a trabajar en lo que viene después, pero me gustaría decir algo. Carol y Jonás son amigos queridos, y Deena era… encantadora en todos los sentidos. No siempre me gusta su estilo, teniente. Jack -dijo ella con una mirada de impaciencia cuando empezó a interrumpirla. -Por favor. A menudo los encuentro abrasivos y difíciles de entender. Sin embargo, Carol y Jonás son amigos muy queridos y Deena encantadora en todos los sentidos. Si Jonás no hubiera solicitado que usted dirigiera esta investigación, yo habría utilizado toda la influencia que tengo con su jefe para que la hubiera asignado. Encuentre al hijo de puta. Usted atrape al hijo de puta. -

Ella se rompió, se dirigió directamente a los brazos de su marido, y lloró.

CAPITULO TRES

EVE SE ESCAPÓ. SE DIRIGIÓ AL EXTERIOR DONDE PODÍA RESPIRAR sin pensar en la miseria y el dolor. Y donde podría restablecer las cerraduras de sus propios recuerdos y emociones.

Vio a los dos uniformados que envió a hacer el puerta a puerta volviendo a casa de la víctima.

– Oficiales. Informen-.

– Señor, hemos cubierto la manzana, y pudimos hablar con todos menos cuatro residentes. Otros confirmaron que la familia a dos puertas de este se encuentra fuera de la ciudad, y se fueron por tres días. Las otras dos según los informes, asistieron a un rally del Día de la Paz esta mañana, y el paradero de los residentes restantes se desconoce en este momento. -

– Quiero que el nombre con un signo de interrogación. Lo rastrean y entrevistan. Lo mismo con los asistentes al rally. Todo el mundo que estuvo en su residencia en esta urbanización durante las últimas veinticuatro horas debe realizar una declaración. -

– Sí, señor. Aquellos con los que hablamos no notaron nada fuera de las horas ordinarias o de la noche pasada. Nadie vio a nadie más que a la víctima entrar o salir de la escena. -La mujer policía inclinó la cabeza para mirar su libro de notas. -Una, Hester Privet, vio y habló con la víctima por la mañana de ayer a las 10:15. La víctima estaba, en ese momento, regando las plantas a la entrada de la casa. Hablaron brevemente. La víctima mencionó que tenía algunos recados que hacer ese día, mientras sus padres debían volver a la tarde siguiente. Privet afirma que a continuación, en tono de broma le preguntó si la víctima tenía una gran fiesta prevista para la noche. La víctima parecía un poco nerviosa, pero se rió y dijo que pensaba que “solo pasaría una noche tranquila en su casa”. Privet luego continuó caminando hacia el este. -

Sobre el hombro de la uniformada Eve vio a un perro de color naranja grande, dirigirse con una joven pareja al parque, vio un corredor en brillantes pantalones cortos rojos pasar.

– El testigo pasó por la casa durante el día, ella cree que las 15:00 de la tarde, cuando llevó a sus hijos al parque, y de nuevo aproximadamente a las 17:00 cuando los llevó a casa. Ella afirma que la seguridad estaba comprometida en esos momentos cuando ella se acercó deliberadamente para ver si era consciente de que los padres estaban fuera de la ciudad. Aún así, ella no vio a la víctima en ningún momento. -

– Bien. Déjame saber tan pronto como hayan localizado y obtenido las declaraciones de los otros. -

Después de despedir a los uniformados, se quedó donde estaba y, miró a los asistentes de la morgue llevar a Deena en la bolsa de plástico negro anónima. Luego se trasladó para interceptar a una mujer, de pelo rubio que volando, corrió hacia la casa.

– Señora. Esta es una escena del crimen, no puede entrar en este momento. -

– Es Deena, ¿no? Ellos no dijeron lo que sucedió, la policía. Sólo que había habido un incidente. No podía creer… ¿Es Deena? ¿Qué pasó? -

– No puedo darle ninguna información en este momento. ¿Es usted una amiga de la familia? -

– Sí. Un vecino. Hester Privet. Yo hablé con dos oficiales esta mañana, pero-

– Sí. Yo soy el teniente Dallas. Usted habló con Deena ayer-.

– Sí, justo aquí, justo enfrente. ¿Es que -Dios- que hay en esa bolsa? -

No tiene sentido evadirlo. Todo se sabría muy pronto. -Deena MacMasters fue asesinada ayer por la noche.-

La mujer se tambaleó, dio un paso hacia atrás, luego se envolvió ambos brazos alrededor de su torso. -Pero, ¿cómo? ¿Cómo? -Las lágrimas inundaron sus ojos que se agrandaron del shock. -¿Hubo un robo? Ella es tan atenta a las alarmas y cerraduras. Ella cuida a mis gemelos, mis hijos -y me sermonea sobre cómo hacer que la casa sea segura. Oh Dios, Dios mío. Mis hijos la adoran. ¿Qué voy a decirles? ¿Puedo hacer algo, cualquier cosa? Jonás y Carol. Están lejos. Tengo la información de contacto. Puedo…

– Ellos regresaron esta mañana. Están en el interior. -

Hester cerró los ojos un momento, tomó varias respiraciones. -Yo… casi me acerqué y llamé. Para comprobar. Para asegurarme de que ella no quería venir, relajarse, cenar. Pero me convenció de lo contrario. Me hubiera gustado… ¿Hay algo que pueda hacer? ¿Cualquier cosa? -

– ¿Nunca vio a Deena con alguien más cuando cuidaba a sus hijos? ¿Un amigo? -

– A veces, Jo llegaba con ella. Jo Jennings, su mejor amiga. -

– ¿Chicos?-

– No. Dios. -Ella utilizó el dorso de las manos para limpiarse las mejillas húmedas. -Es contra las normas, y Deena en realidad no tenía citas-.

– ¿Ella siempre seguía las reglas?-

– Sí, por lo que puedo decir. A menudo hubiera querido que rompiera una. -Hester se secó una lágrima. -Ella parecía, para mí, tan joven e inocente para su edad, y por otra parte tan madura. Responsable. Yo confiaba en ella absolutamente con mis hijos. Yo debería haber mirado por ella más mientras sus padres se habían ido, vigilarla de cerca. Debería haber insistido en que fuera a cenar. Pero era sólo por un par de días, y yo no lo creí necesario. Simplemente no pensé. -

– ¿Alguna vez habló con usted acerca de un chico?-

– No de uno específico. Hablamos de los chicos de vez en cuando, en general. Tiene… tenía una buena relación con su madre, pero a veces una chica no puede decir ciertas cosas a su mamá. Y éramos más cercanas en edad. Además, soy curiosa-, admitió Hester con una sonrisa torcida. -Creo que ella se había enamorado de alguien, porque me di cuenta de que estaba teniendo más cuidado con su vestuario, su pelo. Y… bueno, había una mirada en sus ojos. ¿Sabes? -

– Sí-.

– Hice un comentario sobre ello, y ella dijo que estaba probando cosas nuevas. Pero había una mirada en sus ojos. Esta mirada de “yo tengo un secreto” ¿Algún chico la lastimó? Le hicieron algo… -La realidad y el horror golpearon su cara. -Oh Dios.-

– No puedo dar detalles en este momento. Voy a darle mi tarjeta. Si usted recuerda algo que vio, algo que pudo haberle dicho, quiero que me contacte. No me importa lo insignificante que parezca, quiero oírlo. -Eve le pasó una tarjeta. -Una cosa. ¿Notó cuando la vio ayer por la mañana si tenía las uñas pintadas? ¿Pintadas las de la mano y de los pies? -

– Ella no las tenía. Yo me hubiera dado cuenta ya que rara vez lo hacía. Y ella estaba descalza. Regaba las plantas allí, con los pies desnudos, así que me hubiera dado cuenta. -

– Muy bien, gracias. -

– Tengo que decirle a mi marido y a nuestros hijos. Son cuatro. No sé cómo decirles.

Peabody salió cuando Hester se alejó. -EDD en camino, y los barrenderos están allí. La señora Whitney empacó un par de cosas para la señora MacMasters. Se quedarán con los 'Whitney por un día o dos, dependiendo -.

– Vamos a dejarlos entonces. Tenemos que entrevistar a los amigos. Es demasiado tarde en el día para ir al parque, ver los senderos para correr. Su costumbre era correr allí entre las ocho y nueve los fines de semana y los días de semana cuando no tenía escuela. Vamos a salir mañana. Tomaremos a Jamie primero. -

– ¿Jamie? ¿Nuestro Jamie? -

– Lingstrom. Él era un amigo. -

– Cuando es un maldito mundo pequeño, es una mierda.-

No lo podía discutir.

Ella sabía que Jamie estaba en casa para el verano, y permanecía con su madre. Lo mantenía controlado -sin apretar. Él era el nieto de un policía muerto -un policía muy bueno, y un chico que había perdido a su hermana asesinada cuando tenía dieciséis años.

No era extraño a la muerte.

Y a los dieciséis años, le había intrigado a su marido utilizando un control remoto hecho en casa para eludir la seguridad de la casa de Roarke, lo suficiente como para acceder a la finca.

Ella sabía que Jamie tenía un trabajo en uno de los departamentos de Roarke para el verano. Tal como ella sabía Roarke albergaba un poco de frustración porque los objetivos del muchacho iban hacia la división electrónica de detectives y policías más que al sector privado.

– Como eran amigos, y conociendo a Jamie, él va a querer intervenir-

Eve se abrió paso a través del tráfico de las vacaciones. Multitudes crecientes, recuerdos y aperitivos se estaban preparando para el desfile de la tarde.

– Eso va a depender de Feeney.- Había una conexión allí, también, ya que Feeney y el abuelo de Jamie habían sido amigos en su día. -Más al punto, en la corta lista de los amigos de la víctima, y él es único varón en ella.-

– ¿Crees que estaban implicados, románticamente?-

– Los padres no lo creen, -pero según uno de los vecinos, y la madre – había alguien. Alguien bastante reciente que la víctima estaba manteniendo para sí misma. -

Peabody reflexionó un momento. -Si tenía una cosa con Jaime -si tenía una relación- no creo que lo hubiera mantenido para sí misma. Él es más del tipo que los padres aprobarían. Él es inteligente, responsable, tiene una conexión con la policía. Tiene una beca de Columbia, y un montón de otras ofertas de las universidades de nivel superior. Él tomó Columbia para poder estar cerca de su casa, para no dejar a su madre demasiado sola. -

Ante la mirada de reojo de Eve, Peabody se encogió de hombros. -Charla con McNab, que es también por lo que sé que Jamie ha estado saliendo del campo en los últimos meses. Hay una chica, nada serio. No creo que siquiera mencionara a Deena. Yo lo habría recordado, ya que la conocía. Además la mayoría de los muchachos universitarios no salen con las niñas de secundaria, o no por mucho tiempo. -

– ¿Con quién salen las niñas de la escuela secundaria?-

– Chicos. Un muchacho de la universidad sería un golpe grande. Pero… Deena no era de ese tipo. Ella era una especie dulce, seria y tímida. -

– Vulnerable. Un hombre presta atención, sabe cómo jugar. Ella se pintó las uñas. -

– ¿Huh?-

– En algún momento del sábado, se hizo las uñas o las hizo hacer. Se arregló. Falda, una camisa bonita, joyas, maquillaje. Si tú estás descansando en tu casa por la noche, sola, ¿qué estás usando? -

– Mi pijama o ropa deportiva, probablemente mi ropa vieja.-

– Ella no sólo lo dejó entrar, ella lo estaba esperando.- Eve se detuvo junto a la acera de la modesta casa de ciudad.

Ella había hecho todo esto antes, recorrido este mismo camino para contar a Brenda Lingstrom que su hija había muerto.

Esta vez Jamie abrió la puerta.

¿Cuándo se había puesto tan alto? Ella tuvo que cambiar su mirada hasta encontrarse con la suya, una extraña sensación. Se había dejado crecer el pelo un poco más por lo que caía alrededor de su cara, rubio, desordenado. Sus pantalones vaqueros estaban llenos de agujeros, su camiseta floja -con las caras descoloridas de lo que reconoció como un grupo de rock popular basura.

Su cara había cambiado desde la última vez que lo había visto, y se había puesto más guapo. Otro choque leve. Ella no estaba mirando más a un chico, se dio cuenta, sino un hombre.

Sus ojos con sueño brillaron en el placer fácil e inmediatamente después, se quedó en blanco. Él dijo, -Oh, mierda.-

– Me alegro de verte. -

– ¿Quién ha muerto? Tú no estás en la puerta porque estabas de paso. ¿Quién, mi madre?

Él saltó de pánico, mientras su mano salió disparada y le agarró el brazo lo suficientemente fuerte para hacerle un moretón.

– No. ¿Ella no está aquí? -

– Ella y la abuela se fueron el viernes para reunirse con unas amigas para una semana de chicas, aprovechando las vacaciones. ¿Están bien? -

– Hasta donde yo sé. Tenemos que entrar, Jamie-.

– ¿Quién es? Dime quién es. -

No había razón para tratar de suavizar el golpe. -Deena MacMasters-.

– ¿Qué? No. No. ¿Deena? Oh Dios. ¡Oh, dios maldito! -

Se dio vuelta, entró en el salón que había cambiado poco desde que había traído la muerte a él casi dos años antes. Él se paseó por ella, dando vuelta alrededor de la mesa, sillas, dando vueltas como un gato en una jaula. -Dame un minuto, ¿de acuerdo? Dame un minuto-.

Eve hizo un gesto Peabody para una silla, y permaneció de pie mientras que Jamie tenía su minuto.

Se detuvo, se volvió, con un aire de resignación contrario a su juventud. -¿Cuándo?-

– Esta mañana temprano.-

– ¿Cómo?-

– Vamos a hablar de eso. ¿Cuándo fue la última vez que la viste? -

– Ah-. Él se frotó el espacio entre las cejas. El gesto parecía sostenerlo un poco. -Un par de semanas atrás. Espera. -Él bajó con el brazo de una silla, a continuación, miró fijamente al espacio durante algunos minutos.

Y Eve le vio sacar el control y la compostura de nuevo. Si él decidía seguir la ley, tenía la columna vertebral para ser un policía, pensó.

– El martes, hace dos semanas el próximo martes. Un grupo de nosotros fuimos a ver a este nuevo grupo -Crusher-en el Club Zero. Le pregunté si quería venir porque no nos habíamos visto mucho el uno al otro en un tiempo, y a ella le gusta la música. De todas clases, incluso las cosas viejas. Es un club de menores de edad, así que podía entrar, no había problema. Estaban muy mamados, así que ella y yo nos separamos después de la primera serie y se fue a comer pizza, ella comió algo. Yo la llevé a su casa, la llevé a casa antes de la medianoche. Ella tiene un toque de queda. -

– ¿De qué hablaron?-

– De todo tipo de mierda. La escuela, música, videos, e-bits. Ella no está mucho en la e-escena, pero le gustaba oírme hablar de ello. Nos conocemos desde siempre. El abuelo conocía a su padre, y ella estaba mirando fijamente a Columbia para el próximo año. Hablamos de que yo ya había hecho dos semestres. -

– ¿Ella habló de su novio?-

– ¿Qué novio?- Sus ojos se pusieron alertas. -Ella no estaba en sintonía con nadie que conociera. Ella no estaba conectada. Ella tenía un espasmo cuando se trataba de muchachos, casi nunca hizo el uno-a-uno. -

– ¿Uno a uno?-

– Citas, ¿sabes? Ella no creía que era bonita, pero lo era. Y ella decía que no podía pensar en qué decir o cómo decirlo. Mamá dijo que era consciente de sí misma y tímida, y ella lo superaría. Ahora ella no lo hará. -La amargura recubrió sus palabras. -¿Qué pasó con ella, Dallas?

– Sus padres estaban ausentes el fin de semana.- Eve mantuvo su tono enérgico y neutral -En algún momento de ayer, dejó a alguien entrar en la casa. Al parecer, ella lo esperaba, y dado lo que sabemos de ella en este punto, llegamos a la conclusión que lo conocía y confiaba en él. -

Iba a obtener los detalles pronto, Eve lo sabía. Era mejor escucharlos ahora, y de ella. -Él la ató. La violó. Él la mató-.

Su mirada no vaciló ante la suya. La Furia se quebró en él cuando se paró, luego sus ojos se enfriaron. Sí, sería un buen policía, decidió.

– Ella era inofensiva. Quiero decir, que ella era la clase de persona que salía de su camino para no herir a nadie. Pero ella era fuerte, rápida, e inteligente. Ella conocía la legítima defensa. Ella me ganó un par de veces cuando practicamos. Él no habría sido capaz de retenerla sin luchar. Tienes que tener algún rastro. -

– Puede ser que le deslizara una droga para incapacitarla a fin de retenerla e impedir que le causara ningún daño. Ella luchó, Jamie, y duro, pero ya era demasiado tarde. -

– Si dejó entrar a alguien, ella lo conocía. Estuve allí. No hemos estado tan cercanos desde que empecé la universidad, por lo que no conozco a todo el mundo que podía conocer…

– ¿Qué?-

– Cuando se apartó del grupo, para buscar la pizza, me preguntó qué miraban los muchachos de la universidad en una niña. Hice algunas bromas sobre lo que cada chico busca. Pero ella quería saber, como, si se trataba de miradas y si era algo común, y si todos buscábamos sexo. Podíamos hablar así porque no teníamos ese tipo de cosas. -

Él se recostó en el brazo de la silla. -Creo me dijo que no lo pensaba, no lo esperaba. Le dije que casi siempre. Pero que yo no anotaba con cada chica que salía. Le dije que no debía preocuparse por los chicos de la universidad cuando ella fuera una chica de la universidad. Ella sonrió. No pensé nada de eso, la forma en que sonrió y saltó a otro tema. Ella no sólo estaba hablando de chicos. Había un tipo. Hijo de puta. -

– ¿A quién le habría hablado de él?-

– A Jo, si no a nadie. Jo Jennings. BGPFAE -.

– ¿Cómo?-

– Ah, mejores amigas, chica siglos de los siglos. Se conocen desde la escuela primaria. Pero Deena podría mantener las cosas difíciles cuando ella quería o necesitaba. Además, ella preferiría escuchar que hablar. No le gusta destacar, se ponía aturdida si la gente le prestaba demasiada atención. -

– Muy bien. Vamos a hablar con Jo Jennings. -

– ¿Qué pasa con la seguridad?-, Exigió Jamie. -Ella no hubiera apagado las cámaras, ni siquiera por alguien que ella conocía. Regla de la casa, H y F-duro e inflexible. Cámaras activas 24/7. -

– Parece que el asesino las desactivó, y eliminó los discos de registro.-

– Entonces tendría que acceder a la sala de control, y al código de acceso. Él tenía que saber cómo. Él tenía que saber… -Ya pálido, su rostro pareció blanquearse hasta los huesos. -Él lo planeó, todo esto. Él se enfocó en ello ¿Los paró primero? -

– No hemos llegado tan lejos.-

– Incluso si se sabía cómo eliminar el disco duro, -tomó el disco por lo que debe tener ciertas habilidades en el e-lado para la eliminación, sino estaría allí. Él todavía estaría allí en las sombras y ecos. ¿Usted tiene al capitán en esto? ¿Usted tiene a Feeney? -

– Él debe estar ahí ahora, con un equipo-.

– Quiero entrar Dallas, tiene que dejarme entrar-

– Yo no tengo que hacer nada-, dijo con frialdad. -El capitán Feeney tendrá autonomía en la e-información.-

Se puso de pie de nuevo, cada línea en su cuerpo se tensó. -No podrá bloquearme-.

– ¿Es una pregunta o una afirmación?-

Él se acordó de ella. -Una petición-.

– Como he dicho, los e-detalles están en territorio de Feeney. El trabajo es más difícil cuando es alguien que te importa. Tú lo sabes. -

Su garganta se apretó cuando él asintió con la cabeza. -Cuando Alice fue asesinada, Deena fue una roca para mí. Yo no quería hablar con nadie, pero ella seguía estando allí hasta que yo tuve que hacerlo. Voy a estar allí para ella ahora. Puedo manejarlo. En tres años, cuando haya terminado la universidad, me uniré a la fuerza. La universidad primero, es el trato que hice, pero luego me voy por la placa. Puedo manejarlo. -

– ¿Trato con quién?-

– Con Roarke, ya que él cubre la carga de lo que la beca no cubre. Y tú no lo sabías. -El fantasma de una sonrisa volvió a sus ojos. -Creo que él sabe cómo mantener las cosas guardadas, también.-

– Al parecer. Si Feeney te da el visto bueno, no tengo problema con eso. Siento que hayas perdido a tu amiga, Jamie -.

– ¿Lo saben sus padres?-

– La encontraron esta mañana.-

Suspiró. -Me gustaría ir. No sólo por el trabajo, pero puedo ser capaz de ayudarlos. -

– Están con los Whitney.-

Él asintió con la cabeza. -Yo voy a ir de todos modos a hablar con el capitán. Pídale que me deje entrar-

– Limpieza en primer lugar. Incluso los e-geeks deben tener algunas normas. -

– McNab estará allí.- Peabody habló por primera vez, luego se levantó. Se acercó a Jamie, lo abrazó. -Puedes poner algunas cosas en una bolsa, y pasar el rato en nuestra casa si no quieres estar solo aquí.-

– Tal vez. Gracias. -Suspiró de nuevo. -Sí, tal vez. -

Y cuando él puso su cabeza sobre el hombro de Eve, Peabody vio que todavía había un niño allí. -Fui a una fiesta anoche. Tal vez si yo le hubiera pedido que viniera. Tal vez…

– No podrías haber cambiado nada.- Peabody lo hizo regresar. -Nos vamos de aquí.-

Él asintió con la cabeza. -Saldré de aquí-.

Él va a estar pensando en su hermana, también -, comentó Peabody cuando estuvieron de regreso en el vehículo.-No va a ser capaz de evitarlo. La mayoría de las personas pasan a través de su vida sin que la muerte violenta las toque. El tiene dieciocho años, y trató con ella tres veces. -

– Trabajar con el EDD puede ayudarle a enfrentarlo. ¿Si tu tuvieras un chico en secreto, lo mantendrías en secreto? -

– Como tuve una suerte de mierda con los chicos por mucho tiempo una cita seria habría sido motivo de sacar un anuncio en un airtram. Pero Jamie está seguro, -al menos, concuerda con mi opinión- de que podía mantener las cosas calladas. -

Eve se detuvo en la siguiente dirección: -un muy bien mantenido- edificio multifamiliar. -Sólo tenía dieciséis años, y según nuestra teoría actual es muy probable que se enamorara de un chico mayor. Jaime dijo que le preguntó sobre los chicos de la universidad. Tenía que decirle algo a alguien. Yo voto por la BGPFAE-.

El apartamento de los Jennings tomaba la esquina en la planta tercera y cuarta. La mujer que abrió la puerta parecía estar acosada. Eve llegó a la conclusión de que la raíz pudo haber estado en la discusión, en pleno apogeo de gritos. Las voces de una furiosa muchacha, y un muchacho atacando por las escaleras.

– Sí. ¿Qué pasa? -

– ¿La Sra. Jennings?-

– Sí-.

– Teniente Dallas, y Detective Peabody NYPSD.

– Dios, ¿es por las quejas de los vecinos?- Ella levantó sus manos, juntó las muñecas. -¿Me arresta y me lleva o golpeo sus cabezas? Por favor, por favor. Podría hacer que se callen. -

– ¿Podemos pasar?-

La mujer dio a las insignias la más breve de las miradas. -Sí, sí. Ni siquiera saben porque están peleando ahora. Han estado el uno contra el otro la mayor parte de la mañana en una cosa u otra. Día de la Paz, mi culo -, dijo con amargura, cansada. -Su padre se fue al golf. Hijo de puta -, añadió con el atisbo de una sonrisa. -Tal vez usted podría detenerlos, entonces podría tener cinco minutos de paz! -

Gritó la última palabra, apuntando a la escalera. No hizo mella en el ruido.

– Sra. Jennings no estamos aquí por una queja. -¿Por qué no le dice que se callen de una puta vez? Eve se preguntó. -Somos de homicidios-.

– No he matado a nadie. Todavía. ¿Hubo un incidente en el edificio? -

– No, señora. Estamos aquí por Deena MacMasters. -

– ¿Deena? ¿Por qué estarían… ¿Deena? -

Eve vio que se hundió, pero se abrió paso. -Ella fue asesinada esta madrugada. Entendemos que ella y su hija, Jo, eran amigas. -

– ¿Deena?-, Repitió, para asegurarse. -Pero, ¿cómo?- Ella levantó la mano, para empujar su pelo. Como lo tenía ya en una cola, sus dedos se quedaron en sus sienes. -¿Está segura?-

– Sí-.

– Entendemos que esto es un shock, señora Jennings,- dijo Peabody. -Si pudiéramos tener unos minutos con Jo, podría ayudarnos.-

– Jo. Jo no sabe nada. Ha estado en casa toda la mañana, peleando con su hermano. Ella no sabe nada. -

– Ella no está en ningún problema-, le aseguró Peabody. -Estamos hablando con todos los amigos de Deena. Es de rutina. ¿Usted conoció a Deena durante algún tiempo? -

– Sí. Sí. Ellas han sido las mejores amigas desde que tenían ocho. Ellas… ellas… oh Dios. Mi Dios. ¿Qué pasó? -

– Si pudiéramos hablar con Jo,- interrumpido Eve. -Usted es libre de permanecer en la sala.-

– Muy bien. Sí. Muy bien. -Ella caminó a la base de la escalera, se agarró a la barandilla hasta que sus nudillos se volvieron blancos. -Jo! Jo! Te necesito aquí. Ahora mismo. ¿Qué le digo a ella? ¿Debo…

– Vamos a decirleselo.- Eve oyó el ruido que se tradujo en pies resentidos, a continuación, una niña con una explosión de rizos castaños y ojos marrones violentamente enojados apareció. Llevaba pantalones negros -cortos hasta la rodilla, algo que desconcertó a Eva, tenía un trío de remeras, azul que se asomaba desde el rojo y negro.

– ¿Por qué siempre yo?- Exigió Jo. -Él empezó. No se… -Se interrumpió, enrojeciendo profundamente cuando vio a Eve y Peabody. -Yo no sabía que alguien estaba aquí.-

– Jo, nena…

– Yo soy el teniente Dallas. Ella es mi compañera, la detective Peabody.

– ¿La policía? ¿Va a llevarse a ese monstruo fuera? -

– Tú eres el bicho raro.- Un niño, de pelo castaño y rizado en el estilo actual, con los ojos tan violentos como los de su hermana, gruñó cuando irrumpió por las escaleras.

– ¡Alto! Los dos! Ahora! -

Por fin, pensó Eve. Evidentemente sorprendidos por el tono y la orden, los niños se detuvieron y miraron a su madre, como si fuera un extraño de dos cabezas.

Eve se acercó, señaló una silla. -Siéntate-.

– ¿Estoy en problemas? No he hecho nada. Te lo juro. -

– Monstruo-, murmuró el joven en voz baja, a continuación, visiblemente se encogió bajo la mirada fría de Eve.

Eve se volvió a Jo. -Lamento informarte que Deena MacMasters fue asesinada esta mañana.-

– ¿Huh?- Fue la incredulidad instintiva. -¿Qué?- Y se le llenaron de lágrimas los ojos y se derramó al instante. -¿Mamá? ¿Mamá? ¿Qué está diciendo? -

Aunque Eve prefería dejar los llorones a Peabody, se sentó al otro lado de Jo, manteniendo su cara a nivel mientras la madre acercó la silla para poner sus brazos alrededor de su hija.

– Alguien la mató. Alguien que conocía. Un muchacho que ha estado viendo en secreto. ¿Cómo se llama? -

– Ella no está muerta. Nos fuimos de compras el sábado con Hilly. ¿Por qué dices eso? -

El hermano se trasladó a su otro lado, la cólera olvidada.

– Ella dejó entrar a alguien en la casa mientras sus padres estaban ausentes. ¿Con quién estaba saliendo? -

– Con nadie-.

– La mentira no le ayuda ahora.-

– Teniente, por favor. ¿No puedes ver lo trastornada que está? Todos lo estamos. -

– Sus padres están trastornados, también. Regresaron a casa y encontraron a su hija muerta. ¿A quién estaba ella viendo, Jo? ¿Cómo se llama? -

– No lo . Mamá. Mamá. Haz que se vaya. -Volvió la cara, presionándola contra el pecho de su madre -Haz que desaparezca.-

– No puedo irme.- Le dijo Eve con frialdad-, antes de que la señora Jennings pudiera hablar. -Sucedió. ¿Eras su amiga? -

– Sí. Sí-.

– Voy a conseguir un poco de agua -murmuró Peabody, y se volvió para buscar la cocina.

– Dime todo lo que sabes. Es la única manera de ayudarla ahora. Si eras su amiga, querrás ayudarla. -

– Pero yo no lo sé. Realmente no lo sé. Yo nunca lo conocí, ni siquiera lo vi. Ella sólo lo llamaba David. Ella dijo que se llamaba David, y que era maravilloso. Se encontraron en el parque hace unas semanas. Corría allí un par de veces a la semana. Más veces. -

– Está bien. ¿Cómo se conocieron? -

– Le gustaba correr, y ese día él estaba por el mismo camino, y se tropezó. Cayó muy duro, por lo que se detuvo para ver si estaba bien. Él estaba avergonzado, y se había golpeado un poco la rodilla, torcido el tobillo, ¿sabes? Y él le dijo que estaba bien, que no parara, pero cuando trató de levantarse, su botella de agua se rompió y se derramó por todos lados, y estaba más avergonzado porque tenía los zapatos mojados. Fueron a sentarse en la hierba, empezaron a hablar un poco, para que ella pudiera hacer que se sintiera mejor. Y fue muy lindo. -

– ¿Qué aspecto tiene?-

– No lo sé. Ella sólo dijo que era muy lindo. Adorable al cuadrado, y que era de Georgia y tenía un acento que hizo que se fuera su vergüenza. Era torpe y muy dulce y cortés. Anticuado. A ella realmente le gustaba eso de él. -

Peabody trajo un vaso de agua. Jo la miró. -Gracias. Yo no entiendo. No lo entiendo. -

– ¿Por qué lo guardaba en secreto?-Preguntó suavemente Peabody.

– Era romántico. Ni siquiera me lo dijo hasta el mes pasado, y sólo porque ella dijo que iba a estallar si no podía hablar de él. Y… bueno, ella sabía que sus padres le iban a hacer preguntas, y él le dijo que había estado en algunos problemas en casa, en Georgia cuando él había estado en la escuela secundaria. Con ilegales. A su padre no le habría gustado, aunque él le dijo que estaba en línea recta, y que había hecho su rehabilitación y servicio a la comunidad y todo. Ella quería algo más de tiempo antes de decir nada de él.-

– Pero nunca lo conociste tampoco-, señaló Eve.

– Él era tímido, y dijo que -creo- le gustaba que sólo fueran ellos dos por un tiempo. No hacían nada. En serio, mamá, no… Ya sabes. -

– Está bien, cariño. Está bien, Jo. -

– Ellos se reunían en el parque a veces, o se hacían paseos a pie o en su computadora, y se fueron a ver un par de videos y hablaban por el vínculo mucho. Pasaron semanas antes de que incluso la besara. Y él tenía diecinueve años. Tenía miedo de que a sus padres no les gustara que fuera mayor. -

– ¿Tenían una cita ayer por la noche?-

Jo asintió con la cabeza, miserablemente. -Ella lo iba a ver, sólo para comer y pasar el rato porque él iba a llevarla a un espectáculo. Le gustaba ir al teatro, y él consiguió entradas para Costa a Costa. Es por eso que fui de compras, sobre todo. Ella quería un traje nuevo. Ella compró está realmente mag- falda púrpura -es su color favorito, y zapatos nuevos para ir con ella. Ella estaba muy emocionada. -

Eve pensó en los zapatos cerca de la mesa por las escaleras, la falda púrpura arrugado hasta los muslos magullados.

– Ella salió ayer por la tarde para una mani y pedi.- Ojos llenos de lágrimas, miraron a su madre. -Ella me llamó para ver si lo podía conocer, pero tuvimos que cenar con los abuelos. Ella quería que fuera especial. Ella estaba tan feliz. Él no la habría herido. Era agradable. Tiene que haber un error. -

– ¿A quién más le dijo acerca de él?-

– Nadie. Ella no iba a decirme, habían hecho una promesa el uno al otro para mantenerlo sólo para los dos, al menos por un tiempo. Pero no podía, estaba tan feliz que sólo quería hablar conmigo, decirme. Tuve que jurar no decir absolutamente nada, ni siquiera a Hilly o Libby. Y no lo hice. No se lo dije. Era tan mag, que tenía que contarle a alguien algo. Y somos las mejores amigas. Tiene que haber un error -, insistió Jo. -¿Por favor? Tiene que haber un error. -

Había sido un error, pensó Eve mientras caminaban de regreso al coche. Y la joven Deena lo había cometido. David de Georgia -o lo que mierda fuera -, había jugado correctamente desde la primera reunión en el parque. Tímido, torpe, dulce, con sólo una sombra en su pasado. Irresistible para una chica como Deena.

Él había recreado el chico de sus sueños.

Pero ¿por qué?

CAPITULO CUATRO

– ¿FUE UN OBJETIVO ANTES DE QUE LA VIERA CORRIENDO en el parque de forma habitual y a continuación preparó el juego?,- se preguntó Peabody, -¿o incluso antes de eso? Me refiero, en concreto a Deena MacMasters y no sólo una adolescente, tal vez una con ciertas características físicas. -

– Es una buena pregunta.-

– Parece que, si era cuestión de suerte, él tendría que dar marcha atrás cuando se enteró de que su padre era policía. Hay presas más fáciles. -

– O puede haber sido parte de su atractivo para él-, dijo Eve. -Ella sería un reto. Sabía lo suficiente acerca de ella cuando se reunieron. Él ya había hecho o por lo menos comenzado la investigación sobre ella. Él sabía que su padre era un policía, cuando organizó la linda reunión. Conocía sus gustos. Chico tímido, torpe, amable. -

– Específicamente ella, entonces.- Peaboby frunció el ceño. -Así que, por qué, es una buena pregunta-

– Debido a que podemos descartar la otra opción. Yo voy a dejarte al próximo amigo, dejar que lo hagas. Creo que Jo estaba en lo correcto cuando dijo que nadie más sabía de este tipo, -pero vamos a pasar eso-.Cuando hayas terminado de entrevistar a los amigos, ve a la Central. Voy a reservar una sala de conferencias. Quiero que EDD venga con un informe preliminar lo antes posible.

– Se fueron de paseo,- murmuró Eve, pensando en lo que Jo había dicho. -Puedes apostar a que no caminaba con ella en su propio vecindario. En ninguna parte donde sería probable que se encontrara con alguien que la conocía. A cines, donde está oscuro. Mantener todo en secreto. Es más romántico, y estoy avergonzado de mi transgresión menor. Soy tímido. Un par de semanas, dijo Jo. Tiempo para ir enredándola poco a poco. Hijo de puta paciente. -

– Joven, si realmente tiene diecinueve años.-

– Tal vez lo es, o tal vez él parece tener diecinueve años.- Ella volvió a la acera. -Vamos a revisar delitos y delincuentes. Voy a empezar en eso después de pasar por el depósito de cadáveres. -

– Dile a Morris… bueno, sólo dale la bienvenida de nuevo.- Peabody salió.

Un demonio de bienvenida, pensó Eve, pero inició su camino de regreso hacia el tráfico. Los atascos, los enjambres de los peatones en tropel hacia la Quinta para el desfile, las mareas de vendedores con los carritos y las cajas con ruedas cargadas de recuerdos atascaban las calles y aceras.

Dentro de las calles su marcha se retrasó debido al avance lento. Ella entrecerró los ojos ante la multitud de turistas y locales que formaban paredes impenetrables y pensaba que si veía una persona más luciendo un signo de la paz o agitando una bandera de flores, podía ser que sacara el arma y les haría salir corriendo.

Aquí tienes tu paz, pensó.

Echó un vistazo, dejó escapar un suspiro, a continuación, utilizó su enlace del tablero para contactar con Roarke.

– Teniente. ¿Puedo entender que esto no es para hacerme saber que estás en camino a casa?. -

– No. Estoy luchando por el maldito caos del Día de la Paz. Si esta gente quiere la paz, ¿por qué demonios no se quedan en casa? -

– ¿Por qué quieren compartir la buena voluntad con sus semejantes?-

– Y una mierda. Porque quieren emborracharse y tener a la policía en la aglomeración. -

– Hay algo de eso. ¿Hacia dónde vas? -

– Al depósito de cadáveres. A un mal sitio. -

– Lo siento. ¿Puedes contármelo? -

– La hija de dieciséis años de un policía condecorado, quien recientemente obtuvo las barras de capitán. Violación y asesinato, en su casa. Sus padres encontraron el cuerpo esta mañana cuando regresaron de unas vacaciones de fin de semana. -

– Lo siento mucho.- Esos ojos azul intenso miraron su rostro buscando, ella lo sabía, las arrugas.

– Estoy bien.-

– Muy bien. ¿Hay algo que pueda hacer? -

Solo lo haces, pensó, con preguntar. -Estoy tratando de encajar las piezas. Una de ellas es Jamie. -

– ¿Jamie? ¿Cómo? -

– Ellos eran amigos.-

– Seguramente tú no crees-

– No, no lo creo. Voy a comprobar su coartada, simplemente porque no quiero dejar ningún espacio en blanco, pero no es un sospechoso. Ella tenía un novio secreto -uno que parece la hizo su objetivo, estableciendo todas las bases. Estoy camino a la morgue para ver si algunas de las piezas de la evidencia toman forma en mi cabeza. Después de eso, voy directa al laboratorio. -

Vio un hueco en el tráfico, aceleró, inició la vertical, salió disparada, – le encantaba este nuevo auto- y giró al oeste.

– Le pedí a Whitney que estuviera Morris en esto. Luego voy a convocar una reunión informativa en la Central. Tenemos que ir mirando delitos, pasarlo por el sistema electrónico, iniciar un barrido en sus áreas de interés, así que -

– Creo que voy a bajar y verte trabajar.-

– Mira-

– Me puedo quedar fuera del camino, si eso es lo que quieres. Pero no mantendrás fuera a Jamie. Puedo ser un poco de ayuda allí. Tú has dicho que sus padres -un capitán de policía-, regresaron a su casa para encontrar a su hija muerta. Pero no mencionaste los discos de seguridad o el sistema. Uno asume que un policía veterano adoptará todas las medidas necesarias, incluida una fuerte seguridad, para proteger a su familia. Hay algo de e-trabajo aquí. -

– Eso es trabajo de Feeney.-

– Voy a estar en contacto con él entonces.-

Sabía que lo haría. -¿No te gustaría tener un buen domingo tranquilo en casa?-

– Si tuviera a mi mujer aquí, si. Pero ella tiene un tipo diferente de día. -

– Haz lo que quieras. Pregunta. ¿Por qué no me dijiste que complementabas la beca de Jamie? -

– Mierda-. Pareció ligeramente desconcertado. -No es un crimen. Bueno, ahora no estoy del todo seguro, de que no se vea como un soborno, para atraerlo a mi empresa.-

– ¿No es así?-

– Maldita sea, de acuerdo, y lo otro también. Pero el niño está decidido a ser un policía. Si todavía tiene esa idea cuando haya terminado la universidad, su ganancia es mi pérdida. Es sangre brillante. -

– ¿Tan bueno como tú?-

Los ojos azules brillaron salvajes. -No, pero bastante más honesta. Nos vemos en la Central-.

– No tomes la Quinta. ¡Jesús! Ojala pudieras ver esto. Hay algunos gilipollas vestidos como un signo de la paz. Es un círculo amarillo grande, con extremidades desnudas. La gente es tan condenadamente extraña. Te veré más tarde. -

Ella había sabido que iba a venir, tal como ella había llegado a conocer lo útil que era tener a un ex- ladrón, ayudando a analizar la derivación de bloqueos y códigos.

Deena podría haber dado a su asesino el código de acceso para la sala de control, si lo hubiera tenido. Pero si él apagó las cámaras, limpió el disco duro, tuvo acceso a los discos, necesitaba más que el código. Él había necesitado excelentes e-habilidades.

Y allí su ex-ladrón- era insuperable.

– Sangre brillante-, murmuró, con el propio término de Roarke.

Había un cambio de turno en día festivo en la morgue, y los que se quedaron de guardia para ocuparse de los muertos llevaban pantalones cortos coloridos debajo de las batas de laboratorio. La música sonaba con desenfado desde las oficinas y salas de autopsias.

Dudaba que los residentes se preocuparan demasiado de una u otra manera.

Se detuvo el tiempo suficiente para fruncir el ceño ante la máquina de bebidas. Ella quería un tubo de Pepsi, y no quería que ninguna mierda de la maldita máquina.

– ¡Tú!- Ella señaló con el dedo a un técnico que pasaba, y el gesto le puso el rostro tan blanco como las huesudas piernas. -Dos tubos de Pepsi.- Ella empujó unos créditos hacia él.

– Claro, está bien. -Obedientemente, los enchufó, hizo su petición. A pesar de que cuando los tubos cayeron en la ranura, la máquina comenzó con su retahíla actual sobre la bebida, Eve los sacó.

– Gracias.- Ella se alejó de inmediato.

El primer sorbo fue terriblemente frío, y era exactamente lo que buscaba. Ella siguió por el túnel negro, perseguida por el eco de sus propias botas y los restos pegajosos de la muerte que se aferraban al aire bajo la explosión de los cítricos y desinfectantes que flotaban fuera de las rejillas de ventilación.

Se detuvo fuera de las puertas dobles de la sala de autopsias, no para hacer frente a la muerte, sino al hombre que la estudiaba.

Ella respiró, después empujó las puertas.

Allí estaba él, y parecía el mismo.

Llevaba una capa protectora transparente sobre un traje negro oscuro de noche. Lo había combinado con una camisa dorada, y una corbata fina en los dos colores tejidos juntos. Ella frunció el ceño ante el signo de la paz de plata prendido en la solapa, pero tuvo que admitir que en Morris funcionaba.

Tenía el pelo negro apartado de su rostro exótico en una sola trenza, brillante.

Él estaba sobre la niña muerta que había abierto ya con su corte preciso, Y casi artístico.

Cuando levantó sus ojos oscuros hacia Eve, ella sintió que su vientre se apretaba.

Él tenía el mismo aspecto, ¿pero era él?

– Supongo que esto es una porquería de bienvenido de nuevo.- Ella cruzó, ofreció el segundo tubo. -Siento haber tenido que llamarte temprano y en un día de fiesta.-

– Gracias.- Él tomó la bebida, pero no abrió el tubo.

Su vientre apretado comenzó a saltar. -Morris-

– Tengo algunas cosas que decirte.-

– Está bien. Muy bien. -

– Gracias por encontrar justicia para Amaryllis-.

– No lo…

Levantó la mano libre. -Tengo que decir estas cosas antes de volver a nuestro trabajo, a nuestras vidas. Es necesario que lo diga. -

Con un sentimiento de impotencia, metió las manos en los bolsillos y no dijo nada.

– Nos ocupamos de la muerte, tú y yo, y con lo que la muerte deja de duelo. Creemos -o tenemos la esperanza- de que encontrando las respuestas, encontrando la justicia ayudamos a los muertos, y a la pena que envuelve a las muertes. Así es. De alguna manera lo es. Ya no lo creo, ni lo espero, ahora sé que así es. Yo la quise, y su pérdida… -

Hizo una pausa, abrió el tubo, bebió. -Fue inmensa. Pero tú estabas allí para mí. Como policía, y como amiga. Tomaste mi mano durante esos primeros pasos horribles de dolor, me ayudaste a mantenerme firme. Y encontrando las respuestas, me diste, y a ella, un poco de paz. Es un día para recordar la paz, supongo. El trabajo que tú y yo hacemos a menudo es feo e ingrato. Tengo que darle las gracias. -

– Está bien.-

– Hay más, Eve.- Rara vez utilizaba su nombre de pila, y al usarlo ahora, él cerró la mano sobre su brazo para mantenerlo quieto. -Aunque estés incómoda.- Y sonrió, sólo un poco -sólo lo suficiente para aflojar los nudos más apretados en su vientre. -Gracias por sugerir que hable con el padre López.-

– ¿Fuiste a verlo?-

– Lo hice. Yo había pensado en irme, alejarme hasta… Hasta. Pero no había ninguna parte donde quisiera estar, y, francamente, me sentía más cerca de ella aquí. Así que me quedé, y fui a ver a tu sacerdote. -

Ella tuvo que luchar para no retorcerse. -No es mío.-

– Él me dio consuelo-, añadió Morris ante su respuesta nerviosa. -Es un hombre de fe incuestionable, con una mente flexible y compasión ilimitada. Él me ayudó con los siguientes pasos difíciles, y me ayudó a aceptar que tendré más para tomar. -

– Él es… bueno, no un dolor en el culo al respecto. Es mucho más-.

Ahora la sonrisa llegó a los ojos oscuros y alivió más su tensión. -Un excelente resumen. Y gracias por confiar en mí cuando yo no me tenía confianza. -

– No sé lo que quieres decir.-

– Antes de que tu solicitud entrara en la mañana, buscaba las razones -excusas- para no volver todavía. Otra semana, quizás dos. Yo no estaba seguro de estar listo para estar aquí, para hacer frente a este lugar, para manejar el trabajo. Pero pediste por mí. Confiaste en mí, así que ¿qué otra opción tengo sino confiar en mí mismo? -

– Ella te necesita.- El único punto que Eve tenía de la inexpugnable fe de López. -Deena MacMasters te necesita. Tú tienes un buen equipo aquí, gente buena. Pero ella te necesita a ti. Ella nos necesita-.

– Sí. Así que… -Él la sorprendió al rozar sus labios, muy suavemente sobre ella. -Es bueno verte.-

– Um. Igualmente-.

Él le dio un rápido apretón en el brazo, y luego la soltó. ¿Y dónde está la inestimable Peabody? -

– Haciendo trabajo de campo. Tenemos mucho camino por recorrer. -

– Entonces vamos a empezar. Conozco a MacMasters, por supuesto. Él es sólido. Esto hará un agujero en él. -

– Él se está manteniendo.-

– ¿Qué más hay? Su nombre es Deena. -Él miró a Eve, obtuvo su visto bueno.-Mujer, de dieciséis años de edad con un estado de salud excepcional antes de su muerte. Se cuidaba y preocupaba por ella misma. La exploración no mostró lesiones anteriores de cualquier tipo, y confirma una excelente nutrición. Su última comida, consumida aproximadamente a las 18:30 de la tarde, fue la pizza con un relleno de pimientos, champiñones, aceitunas negras, y cerca de seis onzas de gaseosa de cereza. Ante la bandera de toxicidad, he determinado que el barbitúrico que ingirió con la comida estaba mezclado con la bebida. -

– La drogaron.-

– No puedo decirlo, solo que se ella ingirió el barbitúrico, y no hay signos de uso regular del misma en su análisis. Todo lo contrario. Teniendo en cuenta su peso, y la suposición de que no estaba acostumbrado a tomar drogas, la dosis hubiera sido suficiente para dejarla inconsciente, para tal vez tanto como una hora. -

– Un montón de tiempo para que él la lleve a la planta alta, la espose, a continuación, apague la cámara y tome los discos. Si lo hizo, en ese orden. Un montón de tiempo. Ella habría estado aturdida, desorientada cuando volvió en sí. -

– Sí. Ella ingirió otra dosis más pequeña -cerca de la medianoche. -

– ¿Una segunda dosis?-

– Sí. Tenía las manos esposadas a la espalda en las muñecas- hay profundas contusiones, laceraciones que indican que luchó en contra de ellas, muy violentamente. Las marcas en sus tobillos indicar una restricción diferente. Probablemente tela. -

– Sábanas-.

– Eso es consistente. Luchó contra ellos, también. Y si miras. -Hizo una pausa para tomar un segundo par de microgafas, que le dio a Eve. -Aquí-. Se inclinó sobre los tobillos juntos. -Los límites eran muy apretados, cavando en la piel. Aquí, aquí, aquí. -

– Atado, desatado, atado de nuevo.- Ella lo vio en la cabeza también. -Atado, violada, desatada, dada vuelta, atada, sodomizada. Desatado, dada vuelta, violada de nuevo. -

– Sería mi conclusión. Múltiples violaciones, sodomías múltiples, todo extremadamente violento. Como se puede ver… -

Se trasladó el cuerpo. Una línea de sudor, frío como el hielo, se deslizó por la columna vertebral de Eve. Sin embargo, se movió con él, puso más bloqueos a sus recuerdos, y estudió el daño.

– Las lágrimas, el trauma. Su himen estaba intacto antes de la violación. Tan joven -murmuró. -Y utilizada sin piedad. Yo no encontré semen. Estaba sellado, y se mostró cauteloso para hacerlo con cada violación. No tenemos ni rastro de él en o sobre ella. Mi especulación es que se quitó el propio vello de los genitales, posiblemente, todo el pelo del cuerpo antes del acto. De lo contrario, incluso sellado, con múltiples violaciones, violencia, deberíamos haber encontrado un pelo perdido. Hay algunos moretones en sus piernas, su torso, en las manos. Moretones más profundos en los hombros donde se considera que la sujetó con más fuerza. En su garganta…

– Él la ahogó. Veía su cara mientras lo hizo. La vio hasta que ella perdió el conocimiento. Entre las violaciones, entre ellas porque no quería arriesgarse a ir demasiado lejos, matarla antes de tiempo, echar a perder la diversión. -

Ella podía ver, en la sala con las paredes color violeta suave y los muebles blancos brillantes. Ver el terror, el horror. Sentir el dolor.

– Él la ahoga mientras ella lucha, lucha por el aire, se desmaya. Luego desata sus piernas, la da vuelta, la ata ella. Y espera a que se recobre para que pueda sentir que él la va sodomizar. No sirve si está desmayada. Él quiere hacerle daño. Tiene que hacerle daño. Tal vez se corre de esa manera. Con su dolor, sus luchas, sus suplicas…

– Te has puesto pálida.- Morris le tocó el brazo. -Retírate de aquí, siéntate-.

Ella negó con la cabeza, apartó el brazo. Ella se recuperó así. Mirando su propio pasado tanto como a Deena, Eve deslizó el tubo frío sobre la frente.

– Es lo que hace cuando está terminando, sin embargo necesita hacerlo muchas veces. Cuando está tendida temblorosa, o cuando se ha ido a otro lugar, a algún lugar donde no puede sentir el dolor, empuja su cara en la almohada, la sujeta, sofocándola hasta que ella se recupera de nuevo. Entonces él la da vuelta y empieza de nuevo. Él trabajó por cerca de ocho horas, un día de trabajo completo. Así que él podía dejarla descansar un tiempo para que se recuperara de nuevo.

– Tal vez le prometió dejarla ir si le daba la clave de acceso para la sala de control. Pero creo que ya se había ocupado de eso. De cualquier manera, mucho tiempo. Ella le preguntaba por qué, por qué hacía esto. Él se lo diría, se lo diría con exactitud. Debido a que la iba a matar, y él disfrutaría de decirle por qué. -

– ¿Por qué?- Morris habló en voz baja, mirando su rostro.

– No lo sé. Todavía no. Pero tenía que asegurarse de que ella sabía que no era porque él la quería. Que no era porque le gustaba. Si se tomó todo este tiempo, todo este esfuerzo para herirla físicamente, una y otra vez, ¿no querría herirla emocionalmente, mentalmente? Romperla, demostrar lo poco que le importaba cada centímetro de ella. Además de la violación, y todo lo que le hace a su cuerpo, su mente, su maldita alma, quiere asegurarse de que ella sepa que no significaba nada. Que él la había engañado. Saliendo, sosteniendo su mano, siendo un chico tímido. Hacer que se sienta como una tonta. Una buena bonificación-.

Ella mantuvo su respiración, incluso pudo hacerlo, aunque no pudo detener el pulsante martilleo en la cabeza.

– Se quita la máscara. No hay necesidad de ella ahora. Él quiere que ella vea quién es. Quiere que ella sepa quién está dentro de ella cuando él la viola, la está desgarrando y haciendo llorar. Una chica joven y sana, una chica fuerte, por lo que puede hacerlo durante horas, hasta que la última vez que puso sus manos alrededor de su garganta, la última vez que vio sus ojos fue cuando empezó a apretar. Hasta que lo terminó. -

Ella dio un paso atrás ahora. No tembló, aunque quería hacerlo. Sin embargo, tomó un trago largo y lento de la ahora tibia Pepsi. -Deja las esposas. Esposas de policía. Elemento estándar. Desata sus piernas, pero deja las manos esposadas. Porque eso es un mensaje a su padre. Eso es un golpe más para sus tripas. No era a ella, no sobre ella. Ella era sólo un instrumento. Un arma. Podría haberla matado docenas de veces antes de esto, en docenas de formas. Él quería que fuera en esa casa, dentro de la casa donde el policía cree que su hija siempre estará a salvo. -

Estudió la cara. -La segunda dosis, también fue para MacMasters. Quería asegurarse de que se encontrara la droga en su sistema. Por lo que él sabía, en el momento del asesinato, sus padres no debían volver hasta la tarde, a mediados de la tarde. No habríamos llegado a una toxicidad aún en ese tiempo. No habríamos llegado a una hasta la noche, incluso marcado y acelerado. Sólo un nuevo impulso para asegurarse de que la encontráramos. Es por eso que dejó el vaso-.

– ¿El vaso?-

– Es la copa que dejó sobre el mostrador en la cocina, y no habrá rastros de barbitúricos para que el laboratorio lo encuentre. Es como… demostrar su desprecio. Un insulto a todos. Mira lo que puedo hacer en la santidad de tu propia casa, a tu preciosa hija, con la misma cosa con la que trabajas todos los días de tu vida. No se trataba de ella, de Deena. Eso es peor, ¿no? -

Miró a Morris de nuevo, compuesta de nuevo. -Es peor para MacMasters sabiendo que no era por ella. Ella era el conducto. -

– Sí. Sería peor. -¿Y qué te hicieron a ti? se preguntó. ¿Quién fue la persona que te utilizó de esta manera?

Pero él no le preguntó. La conocía muy bien, la entendía demasiado bien para preguntar.

Más tarde, se quedó fuera, respirando en Nueva York, parada en el calor pegajoso de un día en el que parecía haber llegado el verano. Ella había pasado por de él, se dijo, había pasado por lo que debería ser lo peor del día. Se fue de nuevo a su coche y se dirigió al laboratorio.

Esperó toparse con el Jefe de Laboratorio Técnico Dick Berinksi. De hecho, esperaba aliviar la tensión con la patada en el culo que esperaba dar al hombre conocido no tan cariñosamente como Dickhead. -Es una mierda, pero es el mejor-, ella decía de él.

Ella encontró el laboratorio vacío, salvo por un puñado de ratas de laboratorio escondidas en sus cubos de vidrio o dormitando sobre papeles. Y la cabeza en forma de huevo pegado con un pelo negro muy fino del jefe inclinada hacia una pantalla de computadora, mientras que sus espeluznantes dedos, jugaban sobre la pantalla y el teclado.

– Estado-. Lo dijo como un desafío.

Él le lanzó una mirada resentida. -Tenía entradas para el futbol. Asientos en palco. -

Un soborno, sin duda. -El capitán MacMasters tenía una hija. Ahora pregúntame si me importa una mierda tu palco. -

– No iba a estar menos muerta si estaba comiendo un perro, bebiendo una cerveza, y viendo a los Yankees en el maldito Día de la Paz.-

– Vaya, tienes razón. Es una lástima que ella fuera violada, sodomizada, violada de nuevo, aterrorizada, y ahogada a muerte el maldito día de la paz sólo para ocasionarte un inconveniente. -

– Jesús, relájate.- Su propia ira le ponía un brillo asesino en los ojos, mientras agitaba sus dedos de araña en el aire. -Estoy aquí, ¿no? Y ya analicé el vaso. Tiene gaseosa de cereza y barbitúricos. El Mickey aparece como deslizador de la droga, en forma líquida, con una pequeña dosis en polvo de Zoner-.

– ¿Zoner?-

– Sí, sólo un toque. No lo necesitas, no con lo que contenía el deslizador, pero la combinación da sueños extraños al usuario. Por lo general, se despierta con la madre de las migrañas. No veo el lado positivo de tomar este cóctel en particular, pero hay gente para todo. -

– Por lo tanto, ella había sufrido, incluso cuando estaba fuera. Y regresado al dolor. -

– Si él quería drogarla, el deslizador lo haría. Tienes que calcular que quería que estuviera al borde. Tengo el ADN y las huellas, y ambos coinciden con la de la víctima. Acabo de enviarlas ahora mismo. Usted podría haberse ahorrado el viaje. -

– ¿Qué pasa con las sábanas, la ropa?-

– No soy una maldita máquina. Tengo que empezar a hacerlo, y lo voy a hacer. Las barredoras iluminaron la escena -me imagino que lo hicieron-, no hay semen. Se parece a la mayoría. Pero vamos a hacerle un análisis completo. Si de su traje surgió una fuga del tamaño de un alfiler, o se le cayó la baba, lo encontraremos. Antes de preguntar, las esposas son oficiales. Le di un vistazo y son nuevas. O por lo menos no habían sido usados hasta ahora. La sangre y el tejido coinciden con el de víctima. No hay huellas. Las fibras atrapadas en ellas, probablemente de las sábanas. Harpo pueden analizarlas mañana. -

No podía discutir. Había hecho el trabajo. -Envía el informe sobre el vaso y lo demás tan pronto como termines con las sábanas y la ropa.-

Ella lo dejó allí y se dirigió a la Central con el zumbido de un dolor de cabeza en la base de su cráneo.

Incluso el Día de la Paz, llegando hacia el atardecer, la Central zumbaba. Proteger y servir significa 24/7 de maldita paz. Los malos, en sus diversas formas, en sus diversos niveles, no tomaban tiempo libre. Se imaginó que había recintos llenos de chicos en toda la ciudad que no eran tan malos, que solo habían tomado demasiada cerveza en sus vacaciones, asistido a alguna fiesta compartida, o levantado billeteras en el aplastamiento del desfile.

Ella tomó el deslizador en lugar de los ascensores más rápidos para darse sólo un poco más de tiempo para nivelarse.

Hubiera querido tener algo para golpear. Lamentó poder tomarse unos veinte minutos y golpear en uno de los gimnasios del lugar y poner a punto un droide de combate. Sin embargo, ocho horas después de la llamada de Whitney, entró en el bullpen de homicidios, y fue directamente a su oficina.

Café, pensó -del verdadero- serviría para sustituir los golpes de los puños para liberarse del nudo en la garganta.

Estaba sentado en la silla de visitante, que ella sabía que era miserablemente incómoda porque no quería que nadie se quedara en el lugar demasiado tiempo.

Pero estaba sentado, trabajando en su PPC, con la camisa arremangada, con el pelo recogido hacia atrás como cuando se preparaba para sumergirse en una tarea espinosa o ya estaba en la metido en ella.

Eve cerró la puerta.

– Pensé que estarías con Feeney-.

– Estaba.- Roarke se volvió de hacia ella para estudiar su rostro. -Ellos han vuelto de la escena hace un rato. Están preparando la sala de conferencias que has reservado. -

Ella asintió con la cabeza, se dirigió directamente a su AutoChef a ordenar café. -Sólo quiero un minuto para organizar mis pensamientos para la sesión informativa. Puedes decir que estoy en camino. -

Hubiera querido acercarse a la pequeña ventana, mientras esperaba el café, pero su inquietud requería estar sola. En su lugar, se dirigió hasta su escritorio.

Él se levantó y se puso detrás de ella. Él hizo menos ruido que su gato. Y tomó la taza de café de su mano para apartarla.

– Hey. Te quiero ver peleando. -

– Lo tendrás en un minuto.- Todo lo que hicieron aquellos dedos fuertes, buscando con sus ojos azules los de ella, fue tocar con su mano sus mejillas.

– Está bien.- Dejándose ir, simplemente dejándose ir, ella dio un paso hacia sus brazos. Podía cerrar los ojos y ser envuelta, ser abrazada, ser amada y comprendida.

– Ahora no.-Volvió la cabeza para presionar los labios a su pelo. -No-.

– Estoy bien.-

– No del todo. No voy a preguntar si pasarás por esto. Lo harías aunque no fuera un colega el que te pidió ayuda. -Ante el temblor de la cabeza, le besó el pelo de nuevo, a continuación, aflojó el abrazo para que sus ojos se encontraran. -Necesitas demostrar que puedes pasar a través de ello.-

– Estoy pasando a través de ello.-

– Lo estás. Pero creo que se te olvida que no necesitas pasar a través de nada sola-.

– Ella era mayor que yo. El doble de mi edad. Sin embargo… -

Él le acarició la espalda cuando ella se estremeció, sólo un temblor fuerte. -Sin embargo. Joven, indefensa e inocente-.

– Yo ya había dejado de ser inocente. Yo estaba… Cuando estaba en la morgue, la miré y pensé, que podría haber sido yo en la losa. Si no lo hubiera matado antes, podría haber sido yo. Él podría haberme matado antes o después, o peor, convertido en una cosa. Ponerle allí primero era lo que había que hacer, y eso es todo. Ella no tuvo la oportunidad, ni siquiera la oportunidad de hacerlo. Un buen hogar, padres que la amaban, y que están rotos, algunas partes de ellos siempre estará rota igual que ahora. Pero ella no tuvo la oportunidad de hacerlo. Nunca lo podrá tener. -

– No, nunca.-

Ella aguantó y esperó un minuto, luego dio un paso atrás. -Deseaba tener tiempo para ir a golpear hasta mandar a la mierda a un droide de combate.-

– Ah.- El sonrió. -Eso nunca falla para ti-

– Sí. Pero esto fue mejor-.

Tomó su café, se lo entregó a ella. -Tomar un bloqueador para el dolor de cabeza sería mejor todavía-.

– No es tan malo, no tan malo ahora. Voy a trabajar fuera. -

– La pizza que pedí debe ayudar.-

– ¿Ordenaste pizza?- La parte de ella que la anhelaba se peleaba contra la parte de ella que quería mantener la disciplina. -Te he dicho que no sigas comprando comida para mis policías. Se echaran a perder y se corromperán. -

– Sólo hay un policía que me interesa echar a perder y corromper, y la pizza es una de sus debilidades.-

Bebió el café haciendo todo lo posible para fruncirle el ceño por encima del borde. -¿Pediste de pepperoni?-

CAPITULO CINCO

FEENEY MORDIO UNA REBANADA CARGADA. Estaba en la mesa de conferencias, centrado en el pastel, mientras que Jamie y McNab atacaban un segundo trozo. Su ex pareja, ahora capitán de la División de Detectives de Electrónica buscaba equilibrar lo que quedaba del trozo y lo que parecía ser un tubo de crema de soda mientras estudiaba las fotos de la escena del crimen que Peabody aún no había puesto en el tablero de asesinato.

Se había cortado el pelo recientemente, notó Eve, pero se notaban muchas primaveras en su pelo del color de jengibre y los mechones de color gris que se colaban a través de él. Su rostro, curtido y gastado, colgaba como el de un perro dormido. Ella pensó que había comprado la chaqueta de color marrón mierda que había emparejado con pantalones arrugados antes de que su asistente, McNab, hubiera sido desconectado de la teta de su madre.

Por el contrario, el joven as EDD y pareja de Peabody chisporroteaba en cargas atómicas rojas y una camiseta del color de las yemas de huevo radiactivos revueltos con rayos. Su largo cabello rubio estaba recogido detrás de su rostro delgado, muy ceñido en una trenza.

Ya que estaba allí, Eve cogió un trozo.

– ¿Estás bien con que Jamie trabaje en esto?- Preguntó a Feeney.

– Él se va a meter en él de todos modos. Es mejor si lo hace donde puedo mantener mis ojos sobre él. -Tomó un trago de refresco crema. -Él se va a meter directamente en lo pedregoso, pero está bastante centrado. También conocía a Deena. Es un buen chico. -Él mantenía sus ojos en las fotos de la escena del crimen. -Enfermo de mierda. Esto va a extenderse a través del departamento. Tendrás más policías en fila por los detalles sobre esto de los que puedas utilizar. -

– ¿Cómo de bien conoces a MacMasters?-

– Hemos trabajado unos cuantos juntos, tomado unas cervezas juntos. Buen policía. -

Era, lo sabía, el elogio más alto de Feeney.

– Uno ve esto Dallas, y cree que -como policía, como padre-, uno puede hacer todo bien, hacer el trabajo, mantenerlo limpio, y que todavía puedes proteger a tu propio hijo de algo como esto. Crees que puedes, a pesar de que sabes lo que hay ahí fuera, piensas que puedes. Entonces algo como esto lo trae directamente a casa, justo en la puerta principal. Y tú sabes que no puedes. -

Sacudió la cabeza, pero no se quitó la ira en su rostro. -Queremos creer que podemos proteger a los nuestros.- Entonces se detuvo, dio un largo trago. -Yo iba a salir con mi mujer a Nueva Jersey esta tarde, una parrillada en casa de nuestro hijo. Nueva Jersey por el amor de Dios-, añadió con el desprecio deliberado de un nativo de Nueva York.

– Bueno, míralo de esta manera, el tráfico hubiera sido una mierda total.-

– Eso es, mierda de primera. De todos modos, mi mujer va a traerme un plato.- Miró a Deena de nuevo. -Esta niña vale mucho más que unas vacaciones con barbacoa.-

– Fue por ella, Feeney, sabía cómo llegar a ella. Tiene que haber una razón. Trabajaremos a partir de ahí. -

– Venganza-. Feeney asintió con la cabeza. -Podría ser. Él ha sido un policía por mucho tiempo, Teniente de ilegales cerca de diez años, supongo. Capitán ahora. Cierra los casos y no tiene ninguna mierda. Buen policía-, repitió. -Los policías buenos tienen enemigos, pero…

– Sí, he estado trabajando en los 'peros'. Vamos a empezar aquí, y vamos a ir a través de ellos. Pantalla -ordenó.

La orden indicó a los demás el comienzo de la sesión informativa.

– La víctima es Deena MacMasters, mujer, dieciséis años. El médico forense ha confirmado que el homicidio fue por estrangulación manual. La víctima fue violada y sodomizada varias veces durante un período de entre seis y ocho horas. Rastros de barbitúricos -deslizada en forma líquida- mezclado con una pequeña cantidad de polvo Zoner que se encontraron en los análisis de toxicidad que indican que fue drogada-.

– Eso es peluca-.

Eve se detuvo, levantó las cejas hacia Jamie.

– Lo siento Teniente. Quería informar que los fanáticos llaman a ese cóctel peluca, ya que, además te da vuelta la cabeza. Si usted toma suficiente para perder el conocimiento, va a tener pesadillas extrañas, que se supone son muy reales, y tendrá un dolor de cabeza de mierda después. -

Feeney señaló con el dedo a Jamie. -¿Cómo sabes tanto sobre eso? Si estás jugando con esa mierda en la universidad, te voy…

– Oye, no me mires. Yo estoy limpio. Si hago eso puedo perder mi beca. Además, Jesús, si quiero una pesadilla voy a comer un burrito y ver una película de terror a la medianoche. -

– Maldita sea, de acuerdo.-

– Jamie confirma lo que me dijo Dickhead en el laboratorio. Como no hay heridas defensivas, ni señales de lucha antes, creemos que fue drogada con esta combinación, y luego llevada a su dormitorio donde fue atada. Esposas en sus manos, sábanas utilizadas como cuerdas en los tobillos. -

– Quería empezar por ella aún cuando estaba inconsciente-, murmuró Peabody.

– Y mientras ella estaba inconsciente, él pudo haberse tomado el tiempo para limpiar los platos y el vaso a través del desinfectante, pudo tener acceso a la sala de control. Luego tendría tiempo para regresar a la habitación antes de que se recobrara.

– Con excepción de su ropa interior, la ropa no fue quitada, pero se la apartó durante los asaltos. Hay algunas lágrimas en su camisa, pero no indican mucha fuerza. Esto demuestra la falta de rabia, de frenesí, y una deliberación-.

Eva volvió su mirada hacia Jamie cuando él empezó a hablar. Fue suficiente para que se callara. -Algunos moretones en la cara y el torso indican que fue golpeada, pero no con mucha fuerza. Moretones en los bíceps, hombros, indican que ella fue presionada. Los hematomas y laceraciones en las muñecas, los tobillos significan que ella luchó, y luchó duro.

– Su asesino se tomó su tiempo, la incapacitaba por ahogo o asfixia, hasta que se desmayaba, momento en el que creemos le quitaba las esposas del tobillo, le daba vuelta, y la ataba. Lo más probable es que esperaba a que recobre el conocimiento antes de violarla de nuevo. Al parecer, repitió este patrón más de una vez. -

Ella miró hacia Jamie de nuevo. Tenía la cara muy blanca, ojos muy oscuros, pero no dijo nada.

– Esto nos dice mucho-, dijo, y esperó.

– Um. No perdió el tiempo y la energía golpeándola-, comenzó Peabody. -Él no estaba interesado en hacerle daño de esa manera. Él no se molestó en desnudarla, ya que no le importaba. No se trataba de ese tipo de humillación.-

Eve asintió con la cabeza. -Es un insulto más el dejarla vestida. Se basa en el acto más de lo que ya es. Penetración. Dominio. Dolor. -

Su corazón se agitó, un ritmo rápido de pánico. Y miró a Roarke, directamente a los ojos, para calmarse de nuevo.

– El laboratorio ha confirmado un vaso que dejó en el mostrador de la cocina donde figuran los mismos medicamentos que se encontraron en su sistema. También confirmó, que las esposas utilizadas en las muñecas eran elementos policiales. Sólo su sangre y tejidos se han encontrado en ellas. Hasta el momento, en la escena del crimen no se ha encontrado ningún rastro del asesino en la escena. No hay ADN del asesino en o sobre el cuerpo de la víctima. El estaba sellado. Peabody, las declaraciones de los testigos. -

– El teniente y yo hablamos con dos de los amigos de la víctima, así como Jamie. También hablé con otros dos en la lista que nos dieron los padres de la víctima. De éstos, sólo Jo Jennings declaró tener conocimiento de que un hombre estaba involucrado con la víctima. Según los informes, de diecinueve años de edad, y al parecer le dijo a la víctima que era un estudiante de Columbia, originario de Georgia. Se conocieron hace varias semanas en el parque donde habitualmente Deena corría, y comenzaron a salir en secreto. Todos los entrevistados declararon que la víctima tenía una PPC, un enlace de bolsillo-, pero tampoco se encontraron en la escena o en la casa. Llegamos a la conclusión que el asesino los llevó ya que podía haber registro de comunicación entre ellos. Ninguno de los amigos de Deena o la familia conocieron o pueden identificar a este hombre, de acuerdo con sus declaraciones. -

– Según la declaración de Jo-, continuó Eve, -la víctima dijo a el UNSUB (sospechoso desconocido) que su padre era un policía, un policía de Ilegales. Entonces él le dijo a la víctima que había sido arrestado una vez por el uso de ilegales, y parece que lo utilizó para convencerla de que mantuviera la relación en secreto a sus amigos y familiares. -

– Ella le hubiera dado una mano.- Jamie miró a Eve, obtuvo su visto bueno. -Si él le dijo que estaba avergonzado o preocupado por eso, ella le habría ayudado para que no se sintiera incómodo. No le gustaba poner a nadie fuera de lugar, ¿sabes? -

– Sumado a ello-, dijo McNab, -un novio secreto. Muy jugoso para una niña de esa edad. -

– Por lo que parece la víctima no sólo lo dejó pasar en la noche del asesinato, sino que lo estaba esperando. Una vez más según la declaración de Jo, la víctima creyó que el asesino iba a venir a comer algo, y luego la llevaría al teatro. El registro del AutoChef indica dos pizzas – una de carne, mientras que la víctima era vegetariana- ordenadas a las 18:30. Ella ingirió su primera dosis de drogas, a través de su refresco. -

– ¿La primera dosis?- preguntó Feeney.

– Ella ingirió una segunda dosis cerca de la medianoche. Creo que el asesino sabía que cuando sus padres pensaban volver, era esta tarde. Creo que esta segunda dosis le fue dada para asegurarse de que apareciera claramente en el análisis toxicológico. Él no podía saber que sus padres decidieron volver varias horas antes de lo previsto. Dejó el vaso sobre el mostrador para asegurarse de que lo haríamos analizar, y encontraríamos los medicamentos. -

– Una bofetada a MacMasters-. Feeney frunció el ceño ante el informe de toxicología en la pantalla de la pared.-De ello se deduce, pero… si vas detrás de un policía, vas por el policía. Si vas a ir a él a través de su familia, ¿dónde está la firma? Tú quieres que él sepa, sin duda, que fue tu venganza. Además, Cristo sabe que esta mierda no hubiera sido posible si hubieran llevado a la chica antes de hoy. Conseguir que Deena guardara el secreto, eso es arriesgado. Una chica de esa edad, habla. Ella le dijo a una amiga parte de eso. -

– Más diversión de esta manera.- Eve cambió la imagen en la pantalla a fotografía de identificación de Deena con fotografía, -joven, fresca, sonriente. -Más personal. No sólo en la casa, en la bonita habitación de la niña. Y ella abrió la puerta. ¿Confirmado? -

Feeney asintió con la cabeza. -No hay señales de manipulación, de la desviación de cualquier puerta o ventana en el lugar. Nuestra línea de tiempo preliminar coincide con la tuya. Seguros desconectados, desde el interior y con el procedimiento adecuado, a las 18:23, y de inmediato vuelto a conectar, de nuevo desde el interior y con el procedimiento adecuado. Ella lo dejó entrar, entonces cerró la seguridad. A las 23:18, la puerta de la sala de control se abrió, con código de acceso, y las cámaras se desconectaron con el procedimiento adecuado-.

– Había trabajado en ella durante unas cuatro horas para entonces.- Pensó Eve, no podía dejar de pensar lo que era ser violada y abusada durante horas. -Ella le habría dado el código de acceso. Él no tenía que trabajar por sí mismo. Él la trabajó en su lugar. -

– Ella era hija de un policía,- se opuso Jamie. -Y ella era inteligente. No creo que hubiera sido tan fácil para él. -

No lo puedes saber, llegó a la conclusión Eve. ¿Cómo podrías cuando nunca has estado allí? -Cuatro horas de haber sido violada y aterrorizada, ahogado, asfixiado. Él le dice, bien, me voy, pero tengo que apagar la cámara, conseguir los discos. Tal vez ella dice que no la primera vez, o las primeras veces. Así que él le lastima más, otra vez. Dame los códigos, Deena, y termina todo esto. -

– Ella no le dio el código para obtener los discos, no directamente de todos modos.- Habló McNab. -Puede ser que no lo tenía. No hay razón para que ella los tuviera. Él lo hackeó, pero no le llevó mucho tiempo. Diez minutos tal vez, así que tiene algunas habilidades o algún buen equipo. Los discos fueron retirados de acuerdo con el registro a las 23:31. Los discos duros fueron borrados y dañados, pero sacó el tiempo. Y podemos reconstruir los datos, con imágenes. No va a ser un paseo, pero tenemos una oportunidad. El sistema es ultra. Cuanto más ultra, mayor a prueba de fallos, mejor oportunidad de reconstruir un dato y una derivación. -

– Esa es una prioridad-, dijo Eve. -Una vez que tuvo el disco, lo limpió y sacó, y volvió con ella por dos horas más.-

– Salió por la puerta principal-, dijo Feeney -Abrió las esclusas desde el interior, y las restableció a las 04:03-.

– Dándole un espacio después de la hora de la muerte para limpiar, hacer su propio bar, dejar el vaso. Sin prisas, sin pánico, un paso a la vez. Apuesto a que tenía una lista de control -, murmuró Eve. -Él no deja tiempo suficiente para hacerse notar o ver. Sin embargo, llegó a la luz del día, y no tenemos a nadie que lo vio. Se mezcla bien, se mueve bien. Hay un par de paradas de metro a tres cuadras. He ordenado copias de seguridad de todos. Pero… -

No le gustaban las probabilidades. -Si es lo suficientemente inteligente como para hacer todo esto, es demasiado inteligente para quedar atrapado en la seguridad en una estación cerca de la escena. Caminó, lo más probable. Si su agujero está a poca distancia de la escena, tal vez un auto o taxi dentro de diez cuadras, en cualquier dirección. Toma el maldito autobús. Él podría tener su propio transporte. -

– Caminar es mejor-, comentó Roarke. -Sábado por la noche, la ciudad ocupada. Hace buen tiempo. ¿Quién va a notar un chico -o un joven-, caminando a lo largo? Bien vestido, sería de esperar, pero no tan bien como para llamar la atención. Afuera hay sol, por lo que estaría llevando gafas de sol, tal vez una gorra o capucha. Tal vez tienen un auricular y se ve como si estuviera escuchando música, o que está usando su enlace como un apoyo, por lo que parece que está hablando o enviando mensajes de texto. La oportunidad llega, podría mezclarse con un grupo de personas -pegarse a algunos de su edad. Menos aún se notaría si está con otros. Es más, si tienes una mente para cometer el crimen en un barrio, y te muestras de antemano, – debes mezclarte y desaparecer. Lo que yo haría, en su lugar, es usar el vinculo un par de cuadras antes, para llamar al objetivo.-

Eve entrecerró los ojos. -Hacerle saber que estás cerca de allí. No puedo esperar a verte. Sólo una cuadra. Todavía estamos, ¿no? Ese tipo de cosas. -

– Sí. Entonces no iba a estar ahí, vigilando para él mientras hablan un poco más. Allí mismo, abre la puerta, incluso antes de que empiece a subir por las escaleras. Está en una cuestión de segundos-. Roarke se encogió de hombros. -Bueno, así es como yo lo hubiera jugado.-

– Y ella tiene su enlace, ahí mismo-, añadió Eve -Va a tener que tomar este, y de esta manera no tendría que buscarlo si lo pones de nuevo en su bolsa. Eso sería inteligente y eficiente. Muy conveniente. -

Ella dio un toque con los dedos en su muslo mientras se paseaba un momento. -Todavía debemos golpear el resto del barrio. Y el parque. El parque es la mejor apuesta. Peabody, vamos a ir por la mañana. Feeney, con su equipo en la electrónica. Céntrense en la seguridad. Voy a correr delitos, y estoy enviando a Mira un perfil. Actualmente tengo oficiales haciendo rondas en todos sus escenarios habituales, y un par haciendo un control de un tal Juan García, un químico-distribuidor. -

Feeney levantó la barbilla hacia las fotos de la escena del crimen. -Ese tipo no funciona así-.

– De acuerdo, pero vamos a eliminarlo, y a otros que surjan del archivo o la memoria de MacMasters. Lo más probable es que se fue con ella donde se la conocía. Tras el contacto inicial, tendría la necesidad de alejarse. Para pasear -fuera de su perímetro-, con los videos, pero no sus lugares de costumbre-el parque. Probablemente se trasladó a un sector diferente para reunirse después de que él lo hubiera preparado. -

– Si se trata de venganza…-

Ella asintió con la cabeza a Feeney. -Vamos a ir sobre los casos MacMasters, y yo voy a hablar con él de nuevo, volver con él. Jamie, ¿ella reconocería a un tipo de pandilla? -

– Yo creo que sí, sí. Ella era inteligente, como he dicho. Realmente consciente de la calle, sólo una especie de… no consciente de sí misma. ¿Es eso así?, ¿está bien? Sabía que debía tener cuidado sobre a qué tipos evitar. -

– ¿Qué tipo podría interesarla?-

– Bueno… tendría que estar limpio. No me refiero sólo a aseado. Tendría que verse bien, sonar bien. Jo dijo que le dijo que iba a Columbia ¿no? Ese gancho podría servir para ella, ya que yo lo hago, y ella iba a ir el año que viene. Es una apertura, ¿sabes? Y, ah, los modales. También sería cortés. Si entraba demasiado fuerte, la iba a asustar. -

Un montón de otras universidades en Nueva York, pensó Eve, pero él golpeó justa a aquella donde uno de sus amigos más cercanos va, donde planeaba ir. Eve no lo vio como una coincidencia.

– Él la estudió, la acechó, la investigó. Y se tomó su tiempo. -No, no era un distribuidor de ilegales o un comerciante. -MacMasters hizo las reservas para este viaje hace diez días. Este hijo de puta estaba listo. Esta era su oportunidad. Ella le habría dicho que su padre fue ascendido-.

– Ella me envió un mensaje, la noche después de que se informó,- le dijo Jamie. -Creo que todo el mundo lo sabía. Ella estaba muy orgullosa. Me sorprendió que ella no fuera en el viaje, como una celebración familiar. -

– Una niña, en las primeras semanas de un romance-, dijo Peabody. -Ella no quiere irse con sus padres el fin de semana cuando puede quedarse en casa y ver al tipo. Incluso si ella estaba en duda, una sola palabra de él, cómo le había echado de menos, y la haría quedarse. -

– Trabajamos las líneas que tenemos. Peabody, en contacto con alguien de Columbia en la remota posibilidad de que le dijera la verdad. Quiero una lista de todos los varones estudiantes -y añade cualquier personal- matriculado o empleado, o que se ha matriculado o empleado en los últimos cinco años que sean de Georgia. Edad de dieciocho a treinta. Mientras que se está ejecutando llama a Baxter, él y su chico están de vuelta al trabajo. Quiero que tome a García, a continuación, de seguimiento a todos los puerta a puerta, y los amplié a un radio de tres manzanas de la escena. -

En su oficina corrió delitos, e hizo una exploración completa de la búsqueda a través del cerebro de Feeney, IRCCA, para hacerlo luego mundial, y ejecutar los datos fuera del mundo también.

Mientras que su equipo trabajaba, armó su segundo tablero de asesinato en su oficina. Las imágenes de Deena -viva y muerta-, se quedarían con ella mientras ella trabajaba.

– Chica inteligente,- murmuró Eve mientras colocaba las imágenes, informes, líneas de tiempo. -Hija de Policía. Todo el mundo dice eso. Pero en el fondo todavía eras sólo una niña. Un muchacho de aspecto agradable te presta atención, te dice las cosas correctas, te mira de una manera especial. Y dejas de ser inteligente para siempre. -

Ella lo había sido, pensó Eve. No solo la hija de un policía, sino de un policía experimentado, -un cínico, uno duro como ella misma. Y Roarke le había prestado atención, le dijo las cosas correctas, la miró de esa manera. Ella no podía alegar que había sido inteligente. Había doblado sus propias reglas, se había enamorado de un hombre que sabía que era peligroso, alguien que había sido un sospechoso de asesinato.

No, ella no había sido inteligente. Ella había estado deslumbrada. ¿Porqué podía alguien esperar que Deena actuara de otra manera?

– Yo sé lo que sentías, o creía que sentías,- murmuró Eve. -Yo sé cómo llegó a ti, rompió tu resistencia, tus defensas, tu mejor juicio. Yo, tuve suerte. Tú no la tuviste. Pero yo sé cómo consiguió que bajaras la guardia. -

Así que ahora, en lugar de pensar como la chica, tenía que pensar como el perseguidor.

Se volvió hacia el AutoChef -se detuvo.

Café, recordó. El primer regalo de Roarke a ella había sido una bolsa de café. El verdadero. Irresistible para ella, y de más valor para ella que un puñado de diamantes.

Encantador y reflexivo -y correctamente acertado.

¿Le dio algún obsequio? se preguntó. ¿Algo pequeño y exactamente lo correcto?

Dio un paso atrás a su escritorio, estudió la fotografía de Deena. Música y teatro, recordó. Los grandes intereses. Y la lectura. Todos los discos de música, pensó. Tal vez formó una mezcla de música, diseñada exclusivamente para ella. O poemas -las mujeres ¿no bajan poesía, sobre todo si es para un hombre?

Quería unirse a los Cuerpos de Paz o la Educación para Todos. Pero maldito si podía pensar en una señal de dichos departamentos.

Su equipo sonó cuando la primera búsqueda se completó. Dejando que hirviera a fuego lento el otro ángulo, Eve se sentó a leer los expedientes sobre violación y asesinato.

Nada apareció, a pesar de leer y analizar, corrió las probabilidades más de una hora. La búsqueda a través de IRCCA le dio los mismos resultados. Había un puñado de casos generales para rastrear, pero su instinto le dijo que era sólo por rutina. Pero había que hacerlo.

Había eliminado la mitad de los casos generales cuando Peabody entró

– Tengo una lista parcial de Columbia, -la corriente. Antes de mañana no es posible que pueda obtener los restantes. En este momento hay sesenta y tres estudiantes varones del gran estado de Georgia, y cuatro profesores, un guardia de seguridad, y otros dos empleados. El guardia cerca de los treinta, un jardinero de veinticuatro, y un técnico de mantenimiento, veintiséis. -

– Vamos a hacer carreras de fondo de ellos, de todos ellos.-

– Simplemente no parece como si le hubiera dicho mucho de la verdad.-

– Creo que le dio suficiente de la verdad, así que si ella interpretaba a la hija del policía, y lo comprobaba, podría pillarlo. Él es muy cuidadoso para dejar abierta esa posibilidad-.

Peabody hizo un gesto hacia el AutoChef, recibió una inclinación de cabeza. -¿Crees que es un estudiante de allí?-Preguntó mientras se acercó para programar el café.

– Creo que él ya lo había establecido, así si lo comprobaba, habría aparecido como un estudiante. Es posible que ya se haya ocupado de eso, limpiado el registro. Esto es lo que podrías hacer, si fueras cuidadoso. Encuentras un estudiante, clonas su identificación, tomas su nombre, -o lo cambias a elección. Puedes apostar tu culo a que tenía lo que se vería como la identificación de un estudiante. Consigue descuentos, bien, cuando vas a videos, teatro, conciertos. La invitó a salir, -él tendría que mostrarla y tendría que pasar el examen. -

– Yo no había pensado en eso. Es por eso que usted consigue los tipos con un poco menos mierda que yo. -Pasó a Eve el café fresco. -Así que tal vez, uno de estos sesenta y tres es su víctima… O pudiera ser que tuviera un socio. -

– Él trabaja solo. Un socio significa que tienes que confiar. ¿En quién podría confiar en él tanto? No hay cabos sueltos, si se trabaja solo. Yo voy a apostar a que a uno de los estudiantes le robaron su documento de identidad o lo perdió en los últimos seis meses. Él lo clonó, sustituyó la foto con una suya, ajusta los datos básicos si es necesario. Si Deena tiene una sospecha, y lo chequea, va a encontrar que está registrado como un estudiante. Por ahora, los ejecutas. Cada punto. Mañana, comprobamos para ver si alguno de ellos sustituyó su identificación. Toma la parte superior desde la mitad, -ordenó. -Voy a tomar el resto. Trabaja aquí o en casa, e informa a mi oficina en casa en la mañana, a las 7:10. -

– ¿A dónde vas?-

– Quiero volver a la escena, caminar a través de ella, luego voy a hacer las búsquedas en casa. Copia los datos de Columbia a mi unidad de origen. -

– Está bien. Si llego a algo, te lo haré saber. -

Eve sirvió más café, y llamó a Roarke. -¿Algún progreso?-

– Esto no será rápido ni fácil.-

– Ya he terminado aquí. Voy a volver a la escena, a hacer un recorrido, luego voy a casa para hacer el resto-.

– Te veré en el garaje.-

– No es rápido ni fácil, ¿recuerdas?-

– Con la bendición del capitán, voy a enviar algunas de las unidades a mi laboratorio en casa. Tengo un equipo mejor. Cinco minutos-. Él apagó.

Ella cargó lo que necesitaba, envió copias de todos los informes, notas, archivos de su unidad de origen. En el camino al garaje llamó a uno de los oficiales del puerta a puerta. Todos los residentes en la barriada de la víctima habían sido localizados y entrevistados. Y ninguno de ellos había visto a nadie entrar o salir de la casa de MacMasters, salvo a Deena el fin de semana.

Tal vez Baxter y su fiel ayudante, Trueheart, tuvieran mejor suerte, pensó. O ella y Peabody obtendrían un éxito en los circuitos del parque por la mañana. Pero cuando un hombre no dejaba ningún rastro de sí mismo en una violación y asesinato, cuando se tomaba horas para completar la tarea y no dejaba nada más detrás, la probabilidad de que él no tuviera cuidado suficiente como para ser visto con su víctima era baja.

Sin embargo, alguien en algún lugar lo había visto. Recordarlo es una cuestión diferente.

Habían caminado, hablado, comido, jugado en la ciudad, y por varias semanas. Ella sólo tenía que encontrar un lugar, una persona, una grieta en el conjunto para forzar la abertura.

Se dirigió a su coche, se recostó contra el capó mientras sacaba su libro de notas para introducir más datos.

Columbia. Identificación del estudiante.

Georgia. Acento sureño.

¿Verdad o mentira? ¿Por qué verdad, por qué mentir?

Enlace de bolsillo desaparecido, PPC -posible, e-diario, bolso. ¿Otros contenidos de la bolsa importantes? ¿Protección y el trofeo?

Ella levantó la vista cuando Roarke cruzó el garaje. -Cuando trabajabas una marca, ¿alguna vez usaste un falso acento?-

– Una estación de policía es un lugar extraño para discutir estos asuntos desde mi punto de vista. Puesto que estás trabajando, voy a conducir-.

Esperó hasta que estuvieron en el vehículo antes de contestar la pregunta. -Sí, de vez en cuando, lo suficiente como para adaptarme a la marca. Pero más a menudo el irlandés era adecuado y suficiente. Podría cubrirlo -cambiando a un grueso acento del oeste del condado, o a uno elegante con los tonos de la escuela pública-.

– Pero, sobre todo si se trataba de una estafa, o algún trabajo que tomaría varias semanas y mucha comunicación con la marca, sería más fácil y más seguro atenerse al natural. Más elegante o denso, pero quedarse con lo básico. -

– Eso es bastante cierto,- él estuvo de acuerdo cuando se dirigía hacia la parte alta de la ciudad. -Un resbalón y todo puede desmoronarse.-

– Un tipo le dice que es de Georgia. A ella le gusta el acento, le pregunta a su amigo de que parte. Él es inteligente, así que lo más inteligente es usar lo que tiene, con lo que se siente cómodo. Tal vez vivió en el sur, al menos por un tiempo. Él le dice que va a Columbia, así que tal vez lo hizo, o sabe lo suficiente para poder hablar de forma inteligente cuando dice, hey, tengo un amigo que va allí. No tiene sentido conseguir tropezar con ese tipo de detalles. Es difícil creer que él tiene diecinueve años, y tiene este tipo de paciencia y de control, este tipo de enfoque. -

Ella miró a Roarke. -Aunque algunos lo hacen.-

Cambió de carril para caer en un hueco estrecho en el tráfico. -A los diecinueve años tenía toda una vida detrás de mí, de ser una rata de la calle, de ejecutar juegos, robar, y apuntando hacia la obtención de la mierda. Así que para entonces ya había perfeccionado algunas habilidades, y aprendí de la necesidad de la paciencia y el control. -

– El asesinato es diferente al robo.-

– De hecho, es completamente diferente. Y más aún cuando es el asesinato deliberado de una niña inocente. Estaría todo en la motivación, ¿no es así? Planearlo, ejecutarlo, y ejecutarlo de esta manera tendría que tener un motivo fuerte. Pero para algunos, el motivo está sobre todo en la emoción, ¿no? -

– No se siente como un asesinato por emoción. Es demasiado exigente para eso. Y demasiado frío. -

No dijo nada durante unos instantes mientras cortaba alrededor de un taxi cabina, rápido y a través de un segundo antes de que brillara la luz roja. -Cuando fui por los hombres que habían torturado y asesinado a Marlena, estaba frío. De sangre fría, mente fría. Algunos podrían haber mirado los resultados y pensado lo contrario, pero no hubo emoción implicada en eso. Ninguna. -

Eve pensó en la joven hija de Summerset -una niña en la que Roarke pensaba como una hermana, y que había sido utilizada y asesinada como una advertencia a él. -Deena no fue ejecutada. Si hay una similitud entre ella y Marlena es la venganza. Que no deja de sonarme. Por otra parte, podría haberse realizado de otra forma, en otro momento. Raptarla, tener a MacMasters en agonía antes de matarla -.

– Le gustó jugar al novio, estás pensando. Tenerla en su poder. Le gusta el juego tal vez. Si había una emoción, habría estado en esa etapa de la misma. Sangre fría y una mente fría. Se necesita ambos para tener un romance con una chica, para utilizarla para el expreso propósito de quitarle la vida. -

Cuando se detuvo delante de la casa MacMasters, Eve salió a la acera.

– Es más tarde de lo que hubiera sido cuando él entró aquí. Tuvo que caminar, nada más tiene sentido. Podría haber venido de cualquier dirección, incluso a través del parque. Hasta que encontremos a alguien que lo vio esa noche, no podemos saber. Tenía las esposas, tenía la droga. Noche tibia, pero podría haber estado usando una chaqueta. Una gran cantidad de muchachos la usan más por el estilo que por necesidad. Las esposas en el bolsillo, tal vez, lo mismo con la droga. Pero necesitaba herramientas, ¿no?, para la seguridad. Tal vez tenía una satchel (bolsa con correa), un bolso, una mochila. O sólo puso las herramientas en otro bolsillo. McNab usa pantalones que tienen un millón de ellos. -

– Con una chaqueta podrías poner las esposas en la parte trasera y están cubiertas, muchas veces los policías lo hacen.-

– Creo que él vino directamente, un joven con un lugar adonde ir. Sólo otro adolescente o universitario tipo, bien parecido, ropa limpia y de primer nivel. Nadie le presta atención. Creo que la llamó a una o dos cuadras de distancia, para que tuviera el enlace con ella, de la forma en que dijiste. Tal vez sólo para decir: 'Ya estoy cerca de allí, -tal vez, sí, tal vez fingir que no está seguro de la casa. Eso sería inteligente. Ella le habría guiado, manteniendo su mirada hacia fuera para él, le abre la puerta para darle la bienvenida cuando él sube la escalera. -

– Ella lo quiere en forma rápida y suave, también, ¿no es así? No quiere que los vecinos le mencionen a sus padres que vieron a un chico visitarla durante su ausencia. -

– Buen punto.- Eve achicó sus ojos. -Sí, buen punto. Es posible que incluso lo haya trabajado antes, cuando él la convenció de recibirlo. 'Te llamo cuando estoy cerca, para que me puedas ver llegar. -Su pequeño secreto. -

Ella lo vio en su cabeza mientras subía la escalera, rompía el sello de la policía, usaba su maestro para abrir las cerraduras.

– Sin embargo, alguien podría verlo. Él no está preocupado porque alguien lo mencione. Ella estará muerta, sacrificada. Pero él tiene que tomar precauciones acerca de lo que ven. Así que sí, estoy apostando a una chaqueta, probablemente, una gorra, anteojos. Manteniendo la cabeza hacia abajo, las manos en los bolsillos, con un auricular o auriculares. Tal vez puedan identificar la ropa, pero nada más. Tal vez te puedan dar una idea general de su altura y contextura. Su color. Entonces, ¿qué? Incluso los ojos de los testigos rara vez son exactos. No es más que un chico que va a ver a una chica. -

Se detuvo de pie en el hall de entrada, para mantenerlo rodando por la cabeza. -Ella está emocionada. Él la besa, la saluda. Sigue siendo el hombre tímido, siendo el niño dulce. Él tiene que mantenerlo hasta que pueda tomarla sin lucha, para que ella no tenga la oportunidad de luchar o huir o golpearlo con cualquier cosa. Ella tiene la música encendida, le gusta la música. Les gusta la música. Tal vez le muestra algo de la casa, por lo menos le llevará de vuelta a la cocina para poder conseguir las bebidas, la comida. -

Ella caminó hacia atrás, con Roarke a su lado. -Es divertido, es emocionante cenar, sólo los dos. Él tiene cuidado de no tocar nada, o si tiene que tocar algo toma nota de ello para frotarlo ligeramente después. Pone las manos en los bolsillos de nuevo. Un tipo tímido. Los chicos comen allí, en la cocina. Justo allí.-

Se acercó a una mesa de color azul brillante con bancos acolchados que ofrecía una vista de un pequeño patio rodeado por un alto muro.

– Se sientan uno frente al otro para poder hablar. Así se pueden ver sus ojos mientras habla. Comen, ríen, bromean, coquetean. Oh, hey, ¿quieres otra con gas? Claro le dice, y cuando va a conseguirlo, desliza la droga en su bebida. Es muy fácil. Ella se siente mareada durante un minuto, se siente fuera, pero con la patada del Zoner, suave, también. Termina de deslizarse, se cae. Y la lleva arriba.

– Peso muerto, pero no tanto para que un hombre joven y saludable no pueda llevarla un tramo de escaleras. -Continuó mientras seguía la ruta de acceso a la escalera de la cocina. -Tiene sentido más que la llevara hasta la parte posterior. ¿Por qué desperdiciar energía? Si hubiera conocido la casa, y muy bien puede haberlo hecho, sabría cual era la habitación de ella. Tendría que haberla visto por la ventana en cualquier momento que ella no usaba la pantalla de privacidad. Incluso si él no estaba seguro, es tan fácil saber cual es la habitación de ella. El color, los carteles. Todo es de una chica. -

Roarke no dijo nada, todavía no. Él sabía lo que estaba haciendo, caminando a través de la víctima y el asesino.-La tiene que esposar primero, no corre riesgos. Las esposas, las sábanas. Apretado en las sábanas, quiere que ella lo sienta. Quiere dejar marcas. Espera que ella luche. Sabe que ella lo hará. Así que va hacia abajo y limpia. Pone los platos, la copa, en la máquina. Ejecuta esterilizar, hace desaparecer cualquier rastro. Echa un vistazo a la puerta de seguridad. No tiene sentido trabajar en ella. Ella te va a dar el código. Él se va a asegurar de ello. Guarda todo, cierra bien. -

Ella da vueltas alrededor, sacude la cabeza con disgusto. -No, no, fuera de orden. Él se ocuparía de la planta baja, incluso antes de traerla para arriba. No hay nada de él aquí. Todas sus cosas en un montón ordenado, con cuidado, mucho cuidado. Después de terminar con ella, toma su bolso, comprueba el contenido, lo baja para guardar sus cosas. Sube de nuevo, pasa por la sala, se asegura, muy seguro de que no hay nada de él, nada en su computadora, en el enlace de la habitación. En cualquier lugar… -

Hizo una pausa, caminando por el lugar, abriendo los cajones donde ya había buscado. -¿Toma algo para asegurarse de estar duro? Múltiples violaciones requieren mucha energía, mucho aguante. Eso es algo que se consideraría algo increíble. Tal vez él no lo necesita. Tal vez al revolverse ella atrapada en la pesadilla que le dio, indefensa y asustada, aunque sea de forma inconsciente, tal vez eso lo levanta.

– Entonces ella empieza a recobrarse, y empieza la diversión.-

– No pases por eso.- El sintió las garras a través de su corazón, que lo dejaron sangrando. -Sabemos lo que sucedió entonces, así que no lo hagas.-

– Es parte de eso. Tengo que hacerlo. Ella está… desconcertada. El medicamento hace que su mente esté pesada al principio, luego el dolor de cabeza, el dolor punzante de la misma. -

Miró a la cama, con el colchón desnudo ahora. -Se me ocurre que podría haberlo hecho más fácil. Dándole una dosis de puta o conejo. Esa fue una elección. No quería que ella participase, incluso con una droga de violación. Él quería su terror y dolor. ¿Él le dice lo que va a hacer, o comienza directamente a trabajar? Yo no lo veo todavía. Simplemente no puedo imaginarlo todavía. Ella llora. Ella sólo tiene dieciséis años, y comienza a gritar y le pregunta por qué, y no quiere creer que el chico dulce es un monstruo. Pero la hija del policía lo sabe. La hija del policía le ve ahora. Ella sabe quién es.

– Ella lucha, -lo que ha de ser satisfactorio, – incluso durante la violación, pelea. Ella lucha, incluso mientras ella grita, llora y suplica. Ella es virgen; buen bono. Ella sangra desde donde la han roto, de sus muñecas, de sus tobillos. Ella es fuerte y lucha duro. -

Se paró allí, con sus tripas anudadas, mientras Eve fue a través de ello, paso a paso, horror por horror. Ella se movió alrededor de la sala, rodeando la cama donde la obscenidad había tenido lugar. A pesar de que ella describió los últimos momentos de la vida de una joven, su voz se permaneció estable.

Él no volvió a hablar hasta que ella hubo terminado y comenzó una nueva búsqueda de la habitación.

– Incluso después de todo este tiempo contigo, no sé cómo lo puedes hacer, cómo puedes ponerte en su lugar, ver estas cosas como tú lo haces.-

– Es necesario.-

– Eso es mierda. Es más que una especie de observación objetiva de las cosas. Tú haces lo que haces, porque lo haces para ellos. Haces lo que haces por Deena y todos los demás cuyas vidas se han robado. Es más que estar de pie por los muertos, que ya es bastante difícil de soportar. Tú además, caminas con ellos, a través de eso. Con todo lo que he hecho en mi vida, yo no sé si tendría el estómago para hacer lo que haces, todos los días. -

Se detuvo por un momento, se dejó detener, se apretó los ojos con los dedos. -No puedo dejar de hacerlo. No sé si alguna vez fue una opción, pero yo sé que no es una ahora. No puedo verlo. No es sólo porque no hemos encontrado a nadie con vida que lo haya hecho. Es quién es, lo qué es, por qué lo hizo y porque de esta manera. No puedo verlo. Está oscuro. Caminar a través de ella ayuda a despejar algunas de las tinieblas. -

Se frotó los ojos, reorientándose. -¿Cuánto tiempo toma recuperar los discos de un sistema como el que hay aquí, y limpiar el disco duro?-

– Tiene dos mecanismos de seguridad, y requiere un código para la recuperación de disco. Pero conozco el sistema-.

– Sí, uno de los tuyos, lo he comprobado. Pero él lo conoce. Apuesto sobre eso. -

– Pues bien, me llevaría unos treinta segundos la recuperación, y uno o dos para hacer la limpieza. Pero él lo infectó para corromperlo. Nosotros conseguimos mucho con el trabajo de hoy. Un virus complicado para corromper la unidad, borrar los datos y las imágenes, tomaría algún tiempo para cargar, y la habilidad o el dinero para obtenerlo. -

– No es tan bueno como tú, -no es una palmadita en la espalda, pero él no tiene tu experiencia. Si pasa de diecinueve años, dudo que llegue a treinta. Así que tal vez dos o tres veces más tiempo para la recuperación, tal vez dos veces en la limpieza ya que está usando un virus. -

– ¿Qué estás buscando, Eve? Si yo tuviera una idea podría hacer algo más que estar aquí. -

– No lo sé. Algo. Tú me diste café. -

– ¿Cómo?-

– Una cosa simbólica, de tu encanto. Un pequeño regalo, nada demasiado importante. Tú me enviaste el café justo después de conocernos. -

– Y tú me entrevistaste como un sospechoso de asesinato.-

– Funcionó. El café, quiero decir. Pulsó el botón correcto. Entonces, ¿qué le dio? Qué… yo lo sabía. La puta si lo sabía. -Levantó un disco de música tomado de los cien más o menos en un soporte. -Feliz Mix 4 Deena, es la etiqueta. Y mira, añadió esta cosa en la etiqueta -un gran corazón rojo, y las iniciales en el interior. -

– DM, para ella, DP para él.-

– Por el nombre que le dio de todos modos-, confirmó Eve. -David, dijo Jo. Nunca tan inteligente como ellos piensan. Él debería haber buscado esto, haberlo tomado. Es un enlace, y es el único hasta ahora. -Lo embolsó.

– Tengo que decir que las probabilidades de rastrear el disco- ya que es algo común -son astronómicos.-

– Él lo hizo. Un enlace es un enlace. -Miró a su alrededor otra vez, satisfecha por el momento. -Bueno, la escena no tiene más que decirme. Al menos no por ahora. Tengo que ir a trabajarla. -

CAPITULO SEIS

COMO SUMMERSET NO APARECIO CUANDO LLEGARON a casa, Eve levantó las cejas. -¿Dónde está el señor miedo?-

La mirada que Roarke le envió logró ser a la vez resignada y ligeramente amonestadora. -Summerset tiene la noche libre.-

– ¿Quieres decir que la casa está libre de Summerset? lástima que tenemos que desperdiciarla con el trabajo. -

Le deslizó una mano por la espalda, por encima de su trasero. -Un descanso no estaría fuera de lugar.-

– No. Tengo más de treinta búsquedas que hacer. Además debo preparar la presentación de informes a Whitney que tiene la esperanza de que consigamos un milagro. -Ella comenzó a subir las escaleras, a continuación, se detuvo en seco cuando vio al gato sentado en el rellano, mirándola con ojos, indudablemente molestos.

– Jesús, es casi tan malo como tu gorila.-

– No le gusta quedarse solo.-

– Pues yo no voy a empezar a llevarlo a la escena del crimen. Trátalo con él, amigo-, le dijo el gato, pero se detuvo para agacharse y alzarlo cuando llegó al descanso. -Algunos de nosotros tenemos que trabajar para vivir. Bueno, uno de nosotros tiene que hacerlo. El otro lo hace sobre todo por diversión. -

– Resulta que debo tomar un poco de diversión. Después voy a pasar un cierto tiempo en el laboratorio. -

– Trabajo, en el Día de la Paz -o casi Noche de la Paz ahora, supongo.-

– Un poco de algo que comencé esta mañana cuando mi esposa me dejó por mi cuenta.-

Continuaron juntos con el gato haciendo cabriolas entre ellos.

– ¿Puedes hacer una copia de este disco?-Le preguntó. -Tengo que mantener el original limpio.-

– No hay problema.- Tomó la bolsa de pruebas. -Vamos a comer en dos horas-, decretó Roarke cuando pasó delante de su oficina hacia la suya. -Mientras tanto, puedes dar de comer al gato.-

Ella no se molestó en fruncir el ceño, era un derroche de energía. Se trasladó a su oficina, y de nuevo se detuvo en seco junto al gato relleno que Roarke le había dado -un juguete réplica de Galahad – tirado en la silla sueño.

Ella miró el juguete, al original, y de vuelta al juguete. -Sabes, yo no quiero ni saber lo que estabas haciendo con eso.-

En la cocina, dio de comer al gato, y programó una jarra de café.

En su escritorio encendió la computadora y luego se sentó a organizar sus notas e informes, y comenzó las diez primeras búsquedas de la lista de Columbia. Mientras el equipo trabajaba, Eve miró el informe que había redactado para Whitney.

Ella lo refinó, volvió a leerlo. Con la esperanza de que estuviera satisfecho, por ahora, con el escrito, envió copias a su casa y a las unidades de la oficina.

Ordenó al equipo que mostrara las búsquedas en orden, en la pantalla. Se sentó con su café, estudió los datos e imágenes.

Jóvenes, pensó, todos tan jóvenes. En ninguna de sus carreras iniciales había ni un soplo de antecedentes penales, ningún golpe de detención de jóvenes, ningún golpe por ilegales, ni siquiera algo como un golpe de nudillos académico.

Pasó el resto, a continuación, comenzó de nuevo desde otro ángulo.

– Computadora, ejecutar la lista actual de padres, hermanos con antecedentes penales y / o conexión al Capitán Jonás MacMasters, como jefe investigador o detective del caso-.

Reconocido. Trabajando…

Venganza, si era venganza, provenía de raíces diferentes, pensó. Mientras la carrera avanzaba, se levantó para instalar otro tablero de asesinato.

Datos completos…

– En la pantalla-.

Ahora había algunos tropiezos, y algunas cosas que no olían bien. Once en su lista tenían algunos golpes por ilegales, algunos más de uno. Y, sin embargo, notó, ninguno de estos tuvo que ver con MacMasters.

Considerándolo, ordenó una ejecución del agente investigador o equipo. Tal vez la conexión con MacMasters era más nebulosa.

Una vez más, llegó a cero.

Ella le preguntaría a MacMasters directamente. Tal vez uno de los investigadores fue un viejo amigo de la infancia, o un primo tercero ya retirado.

Una pérdida de tiempo, que no tenía, pero había que cubrir el suelo.

Ella rodeó el tablero de asesinato, mirando desde otro ángulo, pero no vio nada nuevo. Ella sacudió la cabeza cuando Roarke entró.

– Hija-, dijo. -Venganza, -si consideramos eso- era matar a la hija de MacMasters. ¿Es un espejo? MacMasters es de alguna manera responsable -en la mente del asesino- por la violación o la muerte de su hija o hijo. Aunque sea niño, MacMasters sólo tuvo una hija. -

– Si el asesino está cerca de la edad que pretendía tener, sería un padre muy joven. ¿Y si él es el niño, y MacMasters es, a su juicio, responsable de la violación o el asesinato de su madre? O, para el caso de sí mismo. Él puede ser que se perciba como una víctima-.

– Sí, estoy viendo esas rutas, también.- Ella arrastró ambas manos por el pelo. -Básicamente, no estoy llegando a ninguna parte. Tal vez descansar, borrarlo de mi cabeza durante una hora, sea una buena idea. -

– He copiado el disco de música-.

Algo en su tono la hizo apartar la vista del tablero, mirarlo a los ojos. -¿Qué tienes?-

– Corrí un auto-análisis, mientras estaba trabajando en el otro e-negocio. Es tanto de audio como de video, lo que es muy inusual. El arte del performance es a menudo una parte de un disco como éste. Pero había una adición hecha esta mañana a las dos y media, y otra tan sólo después de las tres-.

– El lo agregó. Hijo de puta. ¿Lo pasaste? -

– No, no, asumí que lo habrías desaprobado-.

Ella le tendió la mano para tomar el disco, luego lo llevó a su computadora.

– Escuchar el contenido de las adiciones, a partir de las dos y media, de esta fecha. Exhibición del video en la pantalla. -

Roarke no dijo nada, pero fue hacia ella y se quedó allí.

La música fue lo primero, algo ligero y locamente alegre. El tipo de cosas, pensó, que algunas tiendas ponen de fondo. Siempre le daban ganas de golpear a alguien.

Luego la imagen se deslizó – un enfoque suave, luego más nítido y claro hasta que cada golpe, cada lágrima, cada mancha de sangre de Deena MacMasters se mostró con claridad.

Ella había estado apoyada en las almohadas medio reclinada, medio sentada, frente a la cámara. Probablemente su propia PPC o vínculo, pensó Eve. Sus ojos estaban apagados, devastados, derrotados. Su voz, al hablar, mostraba el agotamiento y los golpes.

– Por favor. Por favor, no lo hagas. -

La imagen se desvaneció, luego apareció de nuevo.

– Está bien. Muy bien. Papá, esto es culpa tuya. Todo es tu culpa. Y, y, oh Dios. Oh Dios. Muy bien. Yo nunca te perdonaré. Y yo te odio. Papá. Papá. Por favor. Muy bien. Nunca sabrás por qué. Tú no lo sabes, y yo no lo diré. Pero, pero tengo que pagar por lo que hiciste. Papá, ayúdame. ¿Por qué nadie me ayuda? -

La imagen se desvaneció de nuevo, y cambió la música. Eve oyó el cliché cuando la cámara volvió, panorámica, lentamente, desde los pies de Deena, hasta sus piernas, su torso, a la cara. A los ojos vacíos.

Se centró en la cara cuando el texto comenzó a desplazarse.

Te puede tomar un tiempo encontrar esto, ver esto. Tu hija muerta a la que le gustaba la música! Lo toqué para ella mientras la violé hasta matarla. Ah, por cierto, era una idiota, pero un pedazo de culo decente. Espero que nuestro pequeño video te haga meterte el arma en la boca y soplarte los sesos.

Ella no ha leído sus líneas muy bien, pero eso no disminuye la verdad. Por tu culpa, idiota. Si no fuera por ti, tu hija profundamente estúpida aún estaría viva.

¿Cuánto tiempo puedes vivir con eso?

Recibes la venganza que te mereces!

Para el crescendo, el audio pasó a los gritos de Deena.

– PC, reproducir, mismo segmento.-

– Jesucristo, Eve.-

– Necesito volver a verla-, le espetó ella. -Lo necesito analizar. Tal vez dijo algo que podemos recoger, tal vez hay algo que recoge su reflexión. -Ella se acercó a la pantalla cuando inició su reproducción.

Roarke cruzó para abrir el panel de la pared. Sacó una botella de vino, la destapó.

– No hay espejo, no hay superficie reflectante. ¿Sus ojos? La forma en que la tiene sentada, tal vez pueda obtener un reflejo en sus ojos. -

– ¿Viva o muerta? Lo siento,-dijo Roarke inmediatamente. -Lo siento por eso. En verdad. -

– Está bien.-

– No lo está. Ella es tan joven, y temo que sí, tan impotente. -

– No soy yo.-

– No. No tú, ni Marlena. Pero… -Le entregó una copa de vino, y luego tomó un largo trago de la suya. -Voy a ver si puedo conseguir algo de ella. Tendría una mejor oportunidad con el original que con una copia. -

– Tengo que registrarla en la Central, ejecutarla a través de Feeney.- Tiempo, pensó, todo toma tiempo, pero… -No hay atajos en esto.-

– Muy bien, entonces.- Roarke hizo un gesto a la pantalla. -No vas a mostrarle esto al padre.-

– No- Ella bebió porque tenía la garganta seca. -Él no necesita ver esto.-

Debido a que lo necesitaba, necesitaba el contacto, Roarke le tomó la mano mientras estudiaban la pantalla juntos. -Parece que tiene como motivo la venganza, su reparación-.

– Tenía que serlo. Yo no podía verlo de otra manera. -Una, y otra vez, leyó el texto definitivo, ese feo mensaje del asesino.

– Está presumiendo,- dijo en voz baja. -Él no pudo resistir hundir el cuchillo. Dejar el disco de música no fue el error. Sin embargo, añadir esto es un gran error. Él no se preocupa por eso, pero es un error. -

– No era suficiente, incluso torturar a esa niña, obligarla a decir esas palabras -las últimas- a su padre. Tenía que añadir la suya. -

– Exactamente. Esa es una grieta en el control, en la lógica, incluso en la paciencia. -

– Matar-, sugirió Roarke. -Para algunos es un subidon, una carrera.-

– Eso es correcto. Estaba tan malditamente satisfecho de sí mismo. Todas las semanas, los meses de preparación llegan a su final aquí, en lo que él considera su victoria. Así que tiene que hacer su pequeño baile. Es un error, una debilidad -, dijo con un guiño. -Él puso mucho de sí mismo allí, no pudo resistirse a reclamar su responsabilidad por ella. Es el tipo de cosa que nos da algo a lo que agarrarnos. -

Personal, pensó. Profundamente personal. -Necesitaba que MacMasters supiera y sufriera con su conocimiento. Nos da un foco. Nos concentramos en MacMasters, sus expedientes, su carrera. ¿A quién ha bajado, a quien dio una patada en sus últimos años como policía. Todo lo que hizo hasta que estuvo frío y controlado. ¿En esta parte? Es arrogante, e incluso mientras está satisfecho, es realmente molesto. Eso le ayuda. -

Debido a que ya era suficiente, tal vez demasiado, Roarke se alejó de la pantalla. -Espero por Dios que lo haga.-

– Vamos a tomar un descanso.-

– Eso lo estás haciendo ahora por mí.-

– Solo a medias.- Ordenó apagarse la pantalla y una copia del disco. -Tienes razón, esto nos ha golpeado muy fuerte. Necesito sacarlo de mi cabeza por un rato. -

Volvió a preguntarse por qué no había visto lo pálida que se había puesto, lo oscuro de los ojos. -Vamos a comer. No aquí. Vamos a dejar esto. Vamos a tener una comida al aire libre, afuera. -

– Está bien. Sí-. Ella dejó escapar un suspiro que alivió un poco la constricción en el pecho. -Eso estaría bien. Debo informar a Whitney, y al equipo. Tengo que hacerlo ahora. -

– Haz eso, y yo me encargo de la comida.-

Cuando llegó abajo, salió a la terraza, se quedó con su copa de vino en el límite entre la piedra y el césped. Él había encendido las luces que iluminaban los árboles, los arbustos, los jardines para que brillaran bajo la luna. La mesa estaba puesta, – él la preparó, – con velas encendidas, platos cubiertas, de plata.

Dos mundos, supuso. El que habían dejado lejos por un momento, y el que estaba aquí, brillante en la noche.

– Cuando construí esta casa, este lugar-, comenzó, todavía mirando hacia la oscuridad brillante, -quería una casa, y la quería importante. Segura, por supuesto. Pero creo que no lo fue hasta que estuvimos juntos en la misma cama, entonces era segura. La seguridad no era una prioridad para mi. Me gustaba bordearla. Cuando amas, la seguridad se convierte en algo fundamental. Y aún con lo que somos, y lo que hacemos, ahí está el borde. Lo sabemos. Tal vez lo necesitamos.-

Se volvió hacia ella ahora, y el fue a la vez luz y sombra.

– Anteriormente dije que no sabía cómo podías soportar lo que haces, ver lo que ves. Supongo que me lo preguntaré una y mil veces y de mil maneras a través de nuestra vida juntos. Pero esta noche, lo sé. No tengo las palabras, no tengo frases ingeniosas o filosofía elevada. Simplemente sé. -

– Cuando sea demasiado lo que traigo a casa, me lo tienes que decir.-

– Querida Eve.- Él dio un paso hacia ella, deslizó la punta de sus dedos sobre su cabeza de pelo desordenado. -Quería una casa, y la quería importante. Conseguí el envoltorio de la misma, ¿no? Un envoltorio impresionante con todo esto. ¿Pero tú? Lo que tú eres, lo que traes a casa, -incluso eso, tal vez debido a eso, haces que resalte su importancia. Y yo, ¿que podría añadir a ello? Bueno, podría equilibrar la balanza un poco. -

– ¿Estás buscando el equilibrio?-

– Puede ser -, murmuró. -Así que.- Él se inclinó para depositar un beso en la frente. -Vamos a comer.-

Levantó una de las tapas de plata y estudió el plato debajo. Un trozo de pescado ligeramente a la plancha con una colorida mezcla de verduras con bastante pasta rizada.

– Parece… saludable-.

El se echó a reír, y la besó de nuevo. -Apuesto que va a bajar bastante fácil. Luego, puedes borrar lo sano con mucho café y algunas de las -cookies- que has escondido en tu oficina. -

Ella le lanzó una mirada suave mientras se sentaba. -Escondido indica oculto. Sólo hay que poner distancia, de tal manera que ciertas personas cuyos nombres riman con Treebody y McBlab no puedan apoderarse de ellos y meterlos bajo su bufanda. -Cortó un poco de pescado, se lo comió. -Está bueno.-

– Como una alternativa a la pizza-.

– No hay alternativa a la pizza. Es única. -

– ¿Te acuerdas de tu primer trozo?-

– Recuerdo mi primera pizza en Nueva York, -la verdadera. Fuera de la escuela, mayor de edad. Me sacudí del sistema y llegué a Nueva York, ingresé a la Academia. Pasaron un par de semanas, y yo estaba moviendome por la ciudad, consiguiendo mi rumbo. Entré en este pequeño lugar, -West Side de Polumbi. Pedí una porción. Tenían un mostrador que corría a lo largo de la ventana del frente, y me senté allí. Lo mordí y fue como, no sé, mi pequeño milagro. Pensé, soy libre, por fin. Y estoy aquí, donde quiero estar, y estoy comiendo esta maldita pizza y mirando a Nueva York. Fue el mejor día de mi vida. -

Ella se encogió de hombros, cortó varios trozos de los pescados a la plancha con delicadeza. -Maldita sea, también está bueno, como la pizza, -.

Eso le rompió el corazón.

Durante un tiempo hablaron de cosas intrascendentes, afortunadamente de cosas ordinarias. Pero él la conocía, su mente, su estado de ánimo.

– Dime lo que dijo Whitney. Está dentro de tu cabeza. -

– Eso puede esperar-.

– No hace falta.-

Ella jugaba con las verduras. -Él está de acuerdo en que no tiene sentido mostrar a MacMasters el disco, o que -en este momento -le informe de la misma. Nos centraremos en los casos de MacMasters, actuales y anteriores, a ver si podemos conectar cualquiera de ellos a las amenazas archivadas. Pero… -

– Estás pensando que es demasiado inteligente para haberlo amenazado directamente.-

– Ha cometido un error, habrá cometido otros. Pero no creo que lo encontraremos allí. Baxter y Trueheart investigaron el nombre que a MacMasters se le ocurrió, un comerciante que había ayudado a quebrar. No hay nada allí, dijo con una sacudida de la cabeza. -El no está en el juego. Cuando tu… -

El inclinó la cabeza cuando ella se calló y se sirvió más pescado.-Termina de decirlo.-

Ella lo miró a los ojos, sintiendo llevarlo -en medio de una noche tan hermosa- a la sangre y el dolor del pasado. -Está bien. Los hombres que mataron a Marlena, que la violaron y la mataron como una advertencia para ti… -

– ¿Si les hice saber que tenía la intención de cazarlos y matarlos?- Concluyó. -Se te hace -que es la palabra más diplomáticas de acuerdo a las circunstancias-, incómodo preguntar o ahondar demasiado profundo en el hecho de que yo les di caza, y los maté. A todos los que la habían torturado, violado, golpeado y destrozado. -

Tomó su vino, mientras el filo crudo de su ira bien controlada la apuñalaba. Pero ella mantuvo su mirada fija en la suya. -La comodidad no es siempre una parte de esto, es lo que hago, lo que somos.-

– Lo que se hizo a esa chica, lo que vimos en la pantalla en el piso de arriba se hizo a otra niña, aún más joven. Por más de uno. Una y otra vez, una y otra vez. Por la misma razón, parece. Para atacar a otra persona. Con Marlena, era a mí. Ella era mi familia, y ellos la desgarraron a pedazos. -

– Te dije que me digas cuando lo que traigo a casa es demasiado. ¿Por qué diablos no lo haces? -

Él se echó hacia atrás haciendo un obvio -era tan raro que fuera obvio-esfuerzo por responder. -Estamos muy entrelazados por eso, Eve. Y yo no lo cambiaría. Pero hay veces, Cristo Jesús, es como tragar cristales rotos. -

Se le ocurrió de repente, y le dio ganas de saltar y golpearlo. -Maldita sea, no estoy comparando lo que hiciste con lo que este hijo de puta ha hecho. Tú no mataste a un inocente para castigar a los culpables. No actuaste por venganza ciega, sino – esté de acuerdo o no- por un sentido de justicia. Te pregunté, idiota, porque tú eras joven cuando sucedió, y los jóvenes son a menudo explosivos, impacientes. Pero respondiste que con paciencia, con especial atención hasta que habías hecho… lo que te habías propuesto hacer. Que no fue, por el amor de Cristo, violar y asesinar a una niña para conseguir tu desquite. -

Él no dijo nada durante un momento, luego se encogió de hombros suavemente. -Bueno, eso sin duda me dice -A pesar de que ella frunció el ceño, ante la luz vacilante de las velas entre ellos, sonrió. -El hecho, el hecho singular, de que puedes saber lo que sabes de mí y aceptarlo, esa es mi gran suerte.-

– Cojones-, murmuró, y le hizo reír ante uno de sus juramentos.

– Yo te adoro, todos los días. Y me doy cuenta de que necesitaba más comida y más descanso. Y tenía que sacar eso de dentro de mí. Así que, tú pregunta, teniente.

– ¿Cual, maldita sea, era la pregunta?- Le preguntó.

– ¿Yo amenacé o me jacté o transmití a los hombres que habían matado a Marlena que tenía la intención de hacerles pagar por ello? No. Ni tampoco dejé rastro alguno para que cualquiera de los implicados supiera el por qué de ello. -

– Eso es lo que yo pensaba.- Más tranquila, ella asintió con la cabeza. -Pero entonces, no fue como esto. No fue una venganza. Eso es parte de la diferencia, y parte de la necesidad aquí. La razón para el video, el mensaje-.

– Sí. Yo estaría de acuerdo. ¿Ese tipo de venganza? Es sed. -

– Sed-, murmuró, y escuchó el mensaje de vuelta en su cabeza. -Sí. Esa es una buena palabra para ello. -

– En general, usted haría lo suficiente para que el objetivo de la venganza temblara por la flecha de la que provino. De lo contrario, no tiene sentido ese baile de victoria. -

– Sí, pero tenemos que comprobarlo. Tendremos que peinar a través de la universidad, que es una perspectiva. Y vamos a analizar el disco. Feeney debe tener eso. -

– ¿Estoy siendo degradado?- preguntó Roarke a la ligera.

Ella arqueó las cejas. -Estamos muy entrelazados para eso-, dijo. -Pero es hija de un policía. Tenemos que tener cuidado. Quiero la cabeza de la EDD a cargo de esa parte de la evidencia. Tenemos un presupuesto ilimitado, ilimitada mano de obra -y habrá quienes, en los medios de comunicación, incluso en el departamento, cuestionen eso. -

Una tenue línea de molestia cabalgó entre los ojos. -¿Cómo es que este caso consigue tanto tiempo y esfuerzo? “¿Por qué un civil Joe no recibe el mismo tratamiento?” Las respuestas son sencillas. “Tú vienes después de un policía o de la familia de un policía, que se supone está después que tú”. Y es más complejo. “Tú vienes después de un policía o de la familia de un policía”, Y nos pone a todos en la mira y hace que sea malditamente difícil hacer el trabajo para el civil Joe. Vivimos con eso, pero esto lo intensifica. MacMasters tuvo colegas a través de los años, y como un jefe, hombres bajo su mando. ¿Cuántos de ellos podrían ser vulnerables? Y más, cuando capturemos a este hijo de puta, cada una de las pruebas, todos los puntos del procedimiento tienen que estar por encima de cualquier duda. No podemos tener algo cuestionable en la corte, nada que algún abogado defensor pueda argüir. -

Comió un bocado. -Dicho esto, si tuvieras el tiempo y la inclinación para trabajar con la copia, nadie te lo impide. Como consultor experto civil, asignados al EDD, informas a Feeney. -

– Lo que no es tan divertido como informarte a ti. Pero mensaje recibido. -

– Una de las cosas más valiosas que haces es dejarme rebotar cosas en ti. Escuchar, dar opiniones. Sólo hablando de eso abres nuevos ángulos para mí. Por eso hice la pregunta. -

– Entendido. Ahora tienes otra, así que rebota-.

– Bueno, tengo que jugar todas las líneas de tracción, -remolcarlas. Una de las que se mantiene dando vueltas en mí es la conexión de Columbia. Tal vez, tal vez, sea solo más mierda. Pero se siente como si lo hubiera jugado con raíces en la verdad. Lo mismo que lo que dijo sobre el acento. Así que es de allí, o trabajó allí, o conoce a alguien que lo hizo. Por otra parte él no está fuera de ámbito, tal vez -tal vez -supervisaba clases. Le hizo sentir que podía hablar con ella. Tal vez él falsificó su nombre, pero él probablemente tomó algo que era natural para él, o significaba algo para él. Él no va a darle demasiada verdad, pero si de sus raíces. -

– Con un establecimiento de ese tamaño, incluso con la seguridad, no es difícil ingresar al campus, estudiar la disposición, reunir datos. Los nombres de los instructores, horarios de las clases. Él podría conseguir la mayoría de la información en línea o simplemente con pedirlo. -

Había más, pensó. Algo más.

– Él la estudió, por eso sabía que tenía un amigo que iba allí. Era, estoy segura, uno de sus ángulos. Una de las formas que utilizó para conseguir que hablara con él. En estas primeras etapas, ella no tiene ningún motivo para mantener todo en secreto. Así que le podría decir a Jamie que conoció a este muchacho que va allí. -

– Ah-. Desde su lugar, Roarke asintió con la cabeza. -Y si la hubo estudiado, sabría que su amigo Jamie estaba interesado en e-trabajo, trabajo policial. ¿No querría cubrirse allí, por si Jamie metía la cabeza para ver a este chico que ponía estrellas en los ojos de su buena amiga? -

– Si tuviera un cerebro lo haría. Tal vez, una vez que lo tiene preparado y enganchada, él no conoce a las adolescentes suficientemente bien como para darse cuenta de que ellas tienen que decírselo a alguien. Un compañero, un amigo. Así que no está preocupado porque nosotros excavemos allí. Pero tendría que preocuparse -acerca de que Jaime lo compruebe o ella como hija de un policía lo haga-, aunque sólo sea para satisfacer su curiosidad. Tendría que mostrar el carné de estudiante en los videos y así sucesivamente para obtener el descuento, o le preguntaría por qué no lo hace. ¿Dónde lo consiguió? -

– Robados o falsificado.-

– Tal vez ambas cosas, porque si alguien lo comprueba – él tiene que cubrirse- tiene que aparecer en la lista.-

– Sabemos que tiene algunas competencias electrónicas. No sería difícil de hacer. Y, -agregó Roarke,- si él tenía un cerebro, ya debe haberse borrado de esa lista. -

– Alta probabilidad de que lo haya hecho. Así que mañana voy a empezar a empujar a alguien en el colegio para que me dé una lista de los estudiantes que informaron del robo de un documento de identidad, y voy a comenzar a vadear a través de eso. -

– ¿Por qué mañana?-

– Porque es el maldito y cada vez más molesto Día de la Paz, y ya es tarde de todas formas, y no hay nadie en la Administración o lo que sea.-

– Yo puedo ocuparme de eso-.

Achicando los ojos, señaló con el dedo de advertencia hacia él. -Acabo de decir que tenemos que tener cuidado. No puedo hackear archivos de los estudiantes de Columbia -.

– ¿No es una lástima ya que disfruto de eso? Pero puedo hacerme cargo de esto con una llamada de enlace-.

– ¿A quién?-

– ¿Por qué no empezar por la parte superior, con el presidente de la universidad?-

Ella entrecerró los ojos. -¿Tú conoces al presidente de la Universidad de Columbia?

– Sí, sí. Industrias Roarke patrocinan una beca, y ha donado equipos de laboratorio de vez en cuando. Además, hablé con ella hace tiempo con respecto a Jamie. -

– ¿Así que sólo debes recoger el vínculo, darle una llamada y no hay problema? -

– Bueno, no lo sabremos hasta que lo intentemos, ¿vamos?-

Sacó el enlace de su bolsillo, tocó con los dedos sobre la pantalla para hacer una búsqueda. -Ella es una mujer interesante, con un radar casi aterrador para la mierda. Te gustará. -Sonrió cuando la llamada fue respondida. -Peach. Lamento interrumpir tu noche. -

Encima de la mesa, Eve escuchó la débil respuesta, pero no las palabras. Fuera lo que fuese, Roarke se echó a reír.

– Pues bien, estoy encantado de ser de ayuda. Da la casualidad de que estoy a punto de pedir la tuya. Eres consciente de que mi mujer es un oficial de policía. Ah, ¿es así? Sí, en efecto, se encuentra bastante bien en la pantalla. Ella dirige una investigación que puede tener alguna relación con un alumno o ex alumno de Columbia-.

Se detuvo, escuchó, echó una mirada hacia Eve. -Sí, esa habrá sido su pareja. Sé que el NYPSD agradece tu cooperación. Tienen más cosas que pedir. Creo que sería mejor que la teniente te explique directamente lo que necesita. ¿Esperas un momento? -

Tocó el control, esperó a que Eve tomara el enlace.

– ¿Peach?-, Dijo. -Un presidente de la universidad llamado Peach?-

– Doctor Lapkoff-.

– Correcto.- Eve tomó el vínculo, abrió las comunicaciones. Su primera impresión fue de unos ojos azul hielo tan agudos que parecían ser capaces de perforar acero. Ellos sonreían en un rostro fresco, atractivo cubierto con pelo marrón corto, lacio.

– Teniente Dallas.- El tono era enérgico, -como si fuera absurdo no serlo. -¿Cómo puedo ayudarle?-

En cuestión de minutos, las ruedas burocráticas giraban. Eve pasó el 'enlace a Roarke. -Ella dice que va a tener los datos para mí en una hora.-

– Entonces lo hará.-

– Así que supongo que será mejor volver a trabajar, y prepararse para ello.-

De vuelta en su oficina, ella comenzó una búsqueda para coincidir con la lista de Columbia y el archivo de amenazas de MacMasters, y una segunda para las coincidencias con sus expedientes en los últimos cinco años. Tomaría tiempo.

Ella lo utilizó para estudiar el vídeo de nuevo.

Él lo había detenido y reiniciado, ella juzgó, un montón de veces. Cada vez que Deena dudaba o se iba del guión. Paciencia, concentración. Él tenía un mensaje, y quería entregarlo.

Echarle la culpa al padre, a pesar de que era perfectamente claro que la víctima sólo hablaba bajo coacción. Él había necesitado que dijera las palabras. ¿La hija al padre? ¿Era tan importante? ¿Hijo al padre? ¿Un sujeto o simplemente la suerte del sorteo?

No, no hubo suerte en esto. Cada elección fue deliberada. Directo a MacMasters, sin mención de la madre. Papá, papá-, no la madre.

Nunca perdonar. Odio. Nunca sabrá por qué. Debe pagar.

¿Los pecados del padre? se preguntó. ¿Ojo por ojo?

Se sentó, puso las botas sobre la mesa, cerró los ojos.

El asesino era mayor -por unos pocos años quizá- que la víctima. Objetivo deliberado, que utiliza para castigar a MacMasters. Parientes de sangre.

¿Familiar? ¿Hijo? ¿Hijo no reconocido? Posible.

La crueldad del acto, la planificación, el mensaje enviado, -todo apuntaba a una intensa ofensa. ¿Contra el asesino? ¿Contra la conexión familiar o allegada al asesino?

Nota: Buscar en los archivos de MacMasters las terminaciones, o arrestos / testigos / victimas que resultaron muertas o con lesiones extremas. Agregar cadena perpetua dentro y fuera del planeta.

Personal, muy personal. Esto no era un negocio.

Abrió los ojos cuando su equipo marcó una llamada entrante. Enderezándose, hizo subir a los datos. Peach Lapkoff era una mujer de palabra.

Esa era la parte buena, Eve notó. La mala era el número de estudiantes en una universidad que se las arreglaba para perder sus documentos de identidad.

Necesitaba más café.

Con más combustible comenzó el laborioso proceso de señalar hacia abajo. A pesar de que su unidad informó que no había coincidencias en la búsqueda inicial, sintió el estallido.

– Powders, Darian, diecinueve años de edad. Estudiante de segundo año de Lit. Sustitución de identificación solicitada y pagada el cinco de enero, 2060. -Ella miró su lista anterior, entrecerró los ojos. -Y aquí está otra vez, Darian, procedente de Savannah. Todos los datos sobre sujeto actual en la pantalla. -

Ella giró, estudió su identificación. -Pareces un buen chico, sonrisa grande, encantadora. Estás hecho a medida. -

Eva siguió estudiando y se preguntó si podría estar mirando a un asesino, o su víctima.

– Hay una manera de averiguarlo.-

Se levantó, tiró de la chaqueta que había arrojado sobre el respaldo de su silla, y luego llamó a Roarke.

– Hola, tengo un ángulo que quiero comprobar. No llevará mucho tiempo-.

– ¿Echar un vistazo es como salir?-

– Sí, tengo un posible. Quiero trabajar ahora. -

– Nos encontraremos abajo.-

– No tienes que…

– No me hagas perder el tiempo, ni yo a ti tampoco. Voy a conducir-.

Cuando apagó ella resopló.

No tiene sentido discutir. Y podía hacer una carrera secundaria de Powders, mientras Roarke jugaba al chofer.

Él la alcanzó en las escaleras y abrió la puerta bajo la mirada amarga de Galahad cuando el vehículo en remoto cruzó al frente a la casa.

– ¿Hacia dónde vamos y por qué?-

– Columbia, a las viviendas dentro del campus para entrevistar a un posible sospechoso. Lo más probable es que sea una víctima potencial. Pero de cualquier manera este no es mi vehículo-.

Roarke miró el auto convertible de dos asientos, de brillante plateado de arriba hacia abajo. -Es mío, y ya que voy a conducir y es una noche muy agradable, quiero un viaje apropiado.-

Ella frunció el ceño todo el camino hasta el asiento del pasajero. -Tengo un auto adecuado, que me diste.-

– Es seguro, cargado, y deliberadamente poco atractivo. Introduce la dirección -, sugirió, e iniciaron el viaje.

Odiaba admitirlo, pero se sentía muy bien, la noche, el aire, la velocidad. Recordándose a sí misma que no se trataba de divertirse, comenzó una carrera más en Powders, Darian.

– Un chico de Georgia, pidió en enero un nuevo ID. Tiene la edad adecuada, y tiene una cara bonita. -

– ¿No está fuera de la escuela durante el verano? ¿Por qué esta en el campus en junio? -

– Está teniendo un semestre corto de verano, y publicando su pasantía en Westling. Lit. Ha completado su segundo año en la universidad, tiene un promedio de 3.4 grado. Ningún penal, pero sí su hermano -que todavía está en Georgia- y tiene dos ilegales que aparecen. Una mierda de menor importancia. Él tiene un tío en Nueva York, un editor en la editorial, que tiene un hijo un par de años mayor que éste que recibió un golpe más duro por ilegales. Hizo seis meses, y otros tres en rehabilitación. La detención era de Brooklyn, no fue MacMasters -.

– Apenas un motivo para lo que se hizo a esa chica.-

– Es un comienzo-, dijo Eve, y siguió trabajando a largo mientras disfrutaba del paseo.

CAPITULO SIETE

EVE MOSTRO SU PLACA DE IDENTIFICACIÓN AL DROIDE adusto frente al escritorio que controlaba el ingreso a los dormitorios. Ella supuso que habían puesto droides para tratar de evitar cualquier posibilidad de soborno o la debilidad humana con los infractores. Pero ella pensó que eso se vería compensado con la capacidad de probablemente la mitad de los residentes para reprogramar o borrar su memoria.

El droide dio a la insignia de Eve tanto una simple mirada como un rápido escaneo.

– ¿Propósito de la visita?-

– Eso será archivado en alguno de los suyos.-

De manera droide, el equipo denominado -Sra. Sloop -, según su placa de identificación la miró fijamente durante el proceso.

– Yo soy responsable de los residentes y visitantes de este edificio.-

– Yo soy responsable de los residentes y visitantes de esta ciudad. Gano. -Eve tocó la placa. -Esto requiere que responda a una simple pregunta: ¿Está Powders, Darian en el lugar en este momento?-

El droide parpadeó dos veces, entonces consultó la computadora, aunque Eve había imaginado que tenía la información en sus propios circuitos.

Durante el proceso, Eve se preguntó si pellizcarse la cara, apretar los labios, levantar la manga para mirar las manecillas del reloj era un intento por intimidar a los residentes para que se comporten, o a cualquiera.

Como por su fachada y desaprobación que le recordaba a Summerset, ella no veía cómo podría trabajar.

– Powders se ha conectado a las 03:30. Él no ha cerrado la sesión. -

– Está bien, entonces.- Eve se volvió hacia el ascensor.

– Usted está obligada a registrarse-

Eve no se molestó en mirar hacia atrás. -Usted escaneó mi placa. Eso me registra- Caminó y ordenó el cuarto piso. -¿Por qué no usan a seres humanos?-, Se quejó a Roarke. -Los Droides no son tan divertidos para atornillar.-

– No lo sé. Me pareció ligeramente entretenida. Y se veía considerablemente apuesta. -

– Tal vez, pero ya pasó.- Con las manos en los bolsillos, se balanceó sobre sus talones. -Una persona es probable que se ponga de mal humor o se enoje por unos minutos de todos modos. Eso es más satisfactorio. -

Cuando se abrieron las puertas, el ruido cerró sus tímpanos, y le hizo vibrar los ojos. La música -un choque de estilos, volúmenes, letras de canciones- bombeaba fuera de las habitaciones con sus puertas un poco abiertas. Voces mezcladas con ellas, algunas elevadas por la discusión o el debate, otros cantando. La gente, posiblemente bajo la influencia de productos farmacéuticos y en las diversas etapas de vestimenta, vaga ban por los pasillos.

Una pareja enlazada en el beso profundo y manoseándose, justo fuera de una puerta cerrada. Eve se preguntó por qué simplemente no entraban y terminaban el trabajo.

Ella se paró delante de una chica deportiva con dos anillos en la nariz y lo que podría haber sido un tatuaje de un ganso gritando en el hombro izquierdo.

– Powders, Darian ¿Dónde lo encuentro? -

– ¿Dar?- La chica agitó una mano detrás de ella al tiempo que daba a Roarke un largo, lento, y humeante estudio. -Hacia atrás, último de la derecha. La puerta está abierta. Yo voy por ese lado-, le dijo a Roarke,- si estás interesado. -

– Eso es una buena oferta-, dijo Roarke gratamente. -Pero voy a ir por este camino.-

– Que fastidio-.

Con una mirada más de de asombro que de molestia, Eve vio a la chica caminar. -Ella te miró bien el culo.-

– Ya lo sé. Me siento tan barato y utilizado-.

– Mierda. Tú le miraste. Los hombres siempre lo hacen. -

– Es cierto, que es por lo que nos sentimos tan a menudo baratos y usados. -

Ella soltó un bufido, y luego caminó por el pasillo, miró la habitación. Vio un revoltijo de cosas y personas, olió a pizza muy rancia y Zoner muy fresco. Señales del Día de la Paz dispersas entre cuerpos roncando y botellas de cerveza, que eran probablemente tan ilegales como el Zoner.

– ¿Hay alguien que en realidad estudie por aquí?-

– El que está con las puertas cerradas, me imagino.- Roarke se encogió de hombros. -Y siendo un fin de semana de vacaciones, yo creo que la mayoría se encuentra así.- Miró cuando pasaron sobre un par enroscado en el suelo delante de una pantalla de video al máximo volumen. -O simplemente inconscientes.-

Eve solo podía sacudir la cabeza. -El droide es un Inútil, y ellos lo saben.-

Se detuvo ante la puerta abierta al final del pasillo. Dentro diez jóvenes tendidos en grandes cojines de colores sobre el piso o desplomados en un sofá rojo pequeño. La fuente de la música aquí era un equipo de computadora que sonaba en la pantalla. Las dos personas restantes parecían estar de duelo en el escenario. Sus equipos -en la cima de las artes del rock basura-, mostraban guitarras, como sus homólogos del aire y cantaban la versión con toda la fuerza de sus pulmones.

Pensó en gritar, pero consideró que era una pérdida de aire y esfuerzo. En cambio, se acercó y empujó su placa en frente de uno de los individuos.

Fue un poco decepcionante que nadie se apresurara a ocultar o deshacerse de los ilegales. El chico la miró, apartó un mechón de los cabellos de color rojo y negro de sus ojos y dijo: -¡Guau! ¿Qué haces? -

– Apágalo-.

– ¿El qué?-

– Apaga la máquina.-

Él abrió los ojos como platos. -Pero es la ronda final, y hay empate. Dar a lo mejor podría perder su título. -

– Mi corazón sangra. Apágalo. -

– Whoa.- Él se recogió el pelo de nuevo, a continuación, se acercó al controlador principal para cambiarlo manualmente. Puso una pausa, que le convino a Eve. Pero los participantes y el público que no habían visto la Placa de identificación, se pusieron locos.

– ¿Qué carajo? ¿Qué mierda? ¿Quién hizo eso? -El joven jugador -que Eve reconoció como Darian- se dio la vuelta. Parecía a punto de golpear a alguien con su guitarra invisible. -Yo estaba a punto de ganar a Luce!-

– Falso-. Luce olfateó, tiró un metro de cabello blanco -rubio como la paja blanqueada. -Yo fui el que te tuvo. Totalmente abajo. -

– No es este eón. Jesús, Carlos, ¿qué pasa? -

– Está la policía-, dijo Coby y señaló con la cabeza hacia Eve.

El individuo tirado le llamó la atención. Darian se desplazó hacia Eve, con los ojos un poco saltones. -Whoa. ¿En serio? -

– En serio. ¿Darian Powders? -

– Sí, bueno, soy yo! -Él levantó su mano. -Si el sonido está demasiado fuerte, igual lo tiene todo el mundo.-

Eve vio, por el rabillo del ojo, a uno de los extremos -al tirado largarse hacia la puerta. Ella lo detuvo apuntando un solo dedo.

– Yo no soy el campus, soy del NYPSD. Tengo algunas preguntas. -

Luce eludió a Darian, puso su mano en uno de los bolsillos de una manera que le dijo a Eve que eran sólo rivales de juego, pero amigos. -Necesitas un abogado, Dar.-

– ¿Qué? ¿Por qué? ¿Por qué? -

– Cuando un policía te hace preguntas, debe tener un representante.-

– Apuesto a que eres un estudiante de derecho.-

Luce miró a Eve con los ojos de un azul tan pálido que parecían agua de manantial. -Prelaw (antes de la ley se refiere a cualquier curso de estudio tomadas por un estudiante en la preparación para estudiar en una escuela de leyes)-.

– Entonces, ¿por qué no respondes por él la primera pregunta. Es fácil. Darian, ¿puede explicar tu paradero de las 18:00 de anoche a las 04:00 horas de esta mañana? -

– Bueno, sí. Vamos, Luce, es fácil. Un grupo de nosotros fuimos ayer a la tarde a la orilla. ¿Qué hora era, alrededor de las dos tal vez? -

– Aproximadamente.- Luce mantuvo los ojos claros en Eve. -Volvimos a las siete.-

– Y desaparecimos de McGill, y fuimos a una fiesta en lo de Gia. Ella tiene un grupo fuera del campus. Gia. -Él hizo un gesto a una morena pequeña.

– Um, no sé cuando se fue, exactamente, pero era muy tarde. O temprano, supongo -, dijo Gia.-Empezamos el torneo de Rock Tu culo, y no nos fuimos hasta cerca de tres. Cerca de todos modos. -

– Volvimos aquí después y me estrellé-, le dijo a Eve Darian. -El tiempo, no sé, exactamente, pero debe estar registrado abajo.-

– Bueno, ¿ves? Es fácil. -Pensó Eve haciendo conexiones con el comentario de Jamie sobre la fiesta de última hora del sábado por la noche.

– Así que… ¿lo hice bien?- Darian le ofreció la misma sonrisa que tenía su identificación.

– Sí. No es necesario un abogado-, le dijo a Luce. -¿Conoces a Jamie Lingstrom?-

– Claro. Hemos tenido algunas clases juntos, a veces nos vemos. Oye, estuvo en la fiesta de anoche por un tiempo. Usted puede preguntarle… Espere. ¿Está en problemas? Él no está, no está en problemas. Quiere ser un maldito policía. Perdón, quiero decir, que está estudiando para ser un e-policía-.

– No está en problemas. Sucede que conozco a Jamie, también. Usted no está en problemas tampoco, pero todavía tengo preguntas. Todos los demás pueden salir.-

Los cuerpos se levantaron tambaleantes y salieron. Luce se mantuvo parado al lado de Darian, y el muchacho Coby se quedó en el suelo.

Eve miró a Coby, señaló a la puerta.

– Pero yo vivo aquí y todo eso.-

– Busca otro lugar para estar. Y cierra la puerta detrás de ti. -

Cuando hubo salido, Eve miró a Luce.

– Yo no me voy. Estoy en mi derecho. -

– Muy bien. Siéntense, los dos. -

Eve les mostró la foto de ID de Deena. -¿Conocen a esta chica?-

– No. Espere. Quizás… -

– Decide-, informó Eve a Darian.

– Creo que la he visto, tal vez,- Miró a Eve como ella se imaginaba que habría mirado a uno de sus profesores. Vivamente. -¿Tal vez con Jamie? Pero no en la fiesta de anoche, o hace un tiempo. Creo que tal vez. Luce-.

Luce frunció el ceño ante la imagen. -Sí. Un par de veces con Jamie. No es su novia. Le pregunté porque ella es más joven. Dijo que habían estado juntos desde siempre. Realmente no hablé con ella mucho o nada, pero la vi un par de veces con Jamie en Perk -la cafetería. ¿Por qué? -

Eva ignoró la pregunta. -Darian, solicitaste una nueva identificación de estudiante en enero.-

– Sí. Perdí la mía. -

– ¿Cómo la perdiste?-

– No lo sé. Si lo hiciera, probablemente la encontraría. -Él sonrió, un poco débil.

– ¿Te acuerdas cuando la perdiste?-

– Fue justo después de las vacaciones de invierno. Sé que la tenía cuando volví, -me fui a casa para Navidad, – porque tienes que mostrarla para entrar en el dormitorio y después de una pausa. Regresé temprano, para Año Nuevo y lo hice, porque, bueno, porque quería estar con la familia para la gran víspera. Además, Luce ya habíamos comenzado… -

– Somos una unidad.-

Eve asintió con la cabeza a Luce. -Son amigos.-

– Comenzamos a unirnos el pasado otoño, y yo quería volver. Yo la echaba de menos. -

– Oh.- Abrazó a Luce más cerca.

– Y tuvimos una gran fiesta para la víspera aquí. Una gran fiesta. Sé que la tenía en la víspera, porque tenía que mostrarla para obtener el descuento en los suministros. No cerveza o cualquier cosa, siendo menores de edad. -Él sonrió de nuevo, muy, muy inocentemente. -Así que estuvimos de fiesta hasta bien entrado lo nuevo, y no volvimos a salir hasta el tercer día cuando comenzaron las clases. Quiero decir, limpiamos, tiramos todo a la basura y todo eso, pero nos mantuvimos juntos. Nos echaron a todos los de la fiesta, y estaba terriblemente resfriado de todos modos. Luego fui a registrarme para la clase, y el ID no estaba. -

– ¿Al tercero? ¿Por qué esperaste al quinto para reclamarlo? -

– Ah… Bueno, usted sabe informas y te aplican, y… mierda. Bueno, bueno, por lo del habilidoso del tercero. Me imaginé que lo había dejado otra vez aquí o algo así. -

– ¿Habilidoso?-

– Yo, ah…-

Echó un vistazo en dirección a Luce, pero ella estaba mirando fijamente a Eve. -A ella no le va a importar eso, Dar. Ella no se preocupa por esa falta-.

– Bueno, sí, bueno, hay otro estudiante que me presta su identificación. Se supone que se hace, pero, no es contra la ley. ¿Lo es? -

– No te preocupes por eso.-

– Busqué por todas partes cuando regresé. No estaba. Entonces, bien, me fui a mis clases temprano al día siguiente, volví por un par de tiendas donde compramos cosas, en caso de que la dejara allí. No, otra vez. Lo informé, al final del cuarto día, y se publicó en el quinto. -

– ¿Dónde guardas tu ID?

– En la cartera, o a veces simplemente en el bolsillo es más fácil. Si la muestras mucho, es más útil en el bolsillo. -

– ¿Donde la tenías la noche de la fiesta?-

– No lo sé. ¿Mi bolsillo? Tal vez. O tal vez la tiré en mi habitación, por lo que revolví el lugar cuando me di cuenta que no la tenía. Cuesta setenta y cinco una nueva emisión, además de las formas. Es una molestia-.

– Voy a necesitar una lista de los que estaban en la fiesta.-

– Señora…

– Teniente-.

– ¿Whoa, en serio?- Sus ojos se desorbitaron de respeto, sorprendido. -Teniente, yo no podría hacerlo aunque me pusiera las esposas y me llevara adentro. Nosotros estábamos juntos. La gente iba y venía, y yo no conocía a la mitad de ellos. Alguien de alguna parte trae un amigo. Ya sabe cómo es eso. Conseguimos una suite en la esquina, aquí, porque era más grande que el piso. Llegó gente de todas partes. Jamie estaba aquí-, recordó. -Usted podría preguntarle. Estábamos de pared a pared y algo más, así que… Mierda. Soy estúpido. Alguien la levantó aquella noche. Maldita sea, la gente te roba-

– Lo hacen-, acordó Eve.

– Y alguien lo usó para hacer algo ilegal-, dijo Luce cuando Darian palideció. -Algo que sucedió anoche. Algo entre las 6 p.m. y las 4 a.m. No fue Darian. -

– No, no fue Darian. Yo necesitaré hablar con ustedes de nuevo, pero por ahora les agradezco su cooperación. -

– ¿No va a decirnos lo que hizo, quien lo tomó?-, Preguntó Darian.

Se iban a enterar muy pronto, pensó Eve. No tenía sentido que fuera ahora. -No estoy en libertad.-

– Se trata de esa chica-, murmuró Darian. -Ella hizo algo o algo le pasó a ella.-

Eve hizo un gesto a Roarke y comenzó a ir hacia la puerta. -Cuida mejor tu identificación.-

– ¿Teniente? ¿Jamie está bien? ¿Está bien? -

– Sí-. Ella miró hacia atrás, al chico de pelo oscuro y la chica bonita pálida, -Jamie está bien.-

Ella meditó sobre él un poco, cuando se dirigían a casa. -Por lo tanto, el chico, Darian, va a una fiesta en la víspera de Año Nuevo, y el asesino pasa, entra y roba su identificación. Demasiada puta suerte en mi mundo. -

– De acuerdo, aunque no es imposible que fuera un momento de oportunidad. Más probable es que su asesino hubiera echado el ojo a Darian, o a otros candidatos incluidos Darian, a continuación, aprovechara la oportunidad para caer en la fiesta, entre la multitud. No es difícil de enganchar el ID de el entonces, si lo tenía Darian, o estaba en su habitación. La gente entra y sale, muy juntos, sin duda, indudablemente con alcohol o algunos ilegales en la mezcla. -

– Él conoce el campus, a los que andan por allí. El apuntaba a Deena, así que tenía que saber que era cercana a Jamie, que va allí. -

– Estás pensando que Jamie lo conoce, o por lo menos se ha encontrado con él en algún momento. Un amigo de un amigo de un amigo. -

– Se ajusta, ¿no? Él podría haber utilizado incluso algunos nombres que le eran vagamente familiares para hacerla sentir más cómoda con él de inmediato. Esos dos chicos reconocieron a Deena y la pusieron con Jamie. Así que el asesino menciona su nombre, u de otros. Ella automáticamente se siente segura. Él tuvo la identificación por meses antes de acercarse a ella. Paciente como una araña de mierda. -

Volvió a trabajar para redactar la entrevista con Darian, y comenzar el laborioso proceso de estudiar los resultados de su búsqueda de los expedientes de MacMasters.

Eran casi las dos de la mañana, cuando Roarke la encontró asintiendo con la cabeza ante los datos.

– No se puede trabajar con sueño-, señaló. -Es hora de los dos estemos en la cama.-

– Tengo un puñado de posibles.- Ella presionó las palmas de sus manos sobre los ojos que se habían puesto borrosos. -Las conexiones de las personas que MacMasters envió por largos períodos, los que murieron en la cárcel. Él no tuvo ninguna terminación en los últimos cinco años. Tengo que ir más atrás, tal vez. Y tengo que hablar de esto con él. -

– Lo cual será para mañana.-

– Sí. Sí, lo será. -Se empujó hacia arriba. -¿Por qué estás despierto?-

– Trabajaba en la búsqueda de borrado de datos, lo que con el sistema MacMasters es como tratar de encontrar un fantasma en un cuarto oscuro con los ojos vendados-.

Dado que ambos estaban muy cansados para subir por las escaleras, llamó al ascensor. -Y haciendo el análisis de la copia de la grabación. Y eso sería un infierno mucho más conciso con el sangriento original. No hay reflejo. No está en los ojos. -

– Hubiera sido muy afortunada.- Bostezó camino al dormitorio. -Organicé una sesión informativa aquí para las 7:00, después Peabody y yo vamos a golpear el parque. Feeney puede tener el disco en registro y comenzar el análisis. -

Se desnudó camino a la cama. -Me reuniré con Mira, ella va a tener un perfil. Y yo voy a refrescar la memoria de Jamie. Este hombre ha estado cerca, en la periferia, sin mezclarse, pero ha estado por allí. No es un fantasma. Habrá pistas. -Ella se dejó caer boca abajo sobre la cama.

– Siempre hay pistas en alguna parte.-

– Has encontrado algunas en menos de veinticuatro horas.- Él se deslizó a su lado, pasó un brazo alrededor de ella para atraerla más cerca. -Encontrarás más.-

– Tal vez fue una víctima.- Su voz se arrastraba. -Y acusa a MacMasters de no hacer lo suficiente… culpa a la policía, castiga a los policías. Tal vez… -

En la oscuridad, Roarke le acarició la espalda mientras se iba durmiendo, cuando Galahad se dejó caer sobre la cama a sus pies. Pensó, aquí estamos, todos sanos y salvos por esta noche.

Soñó con habitaciones oscuras, y la búsqueda de pistas en las calles duras de su ciudad. Detrás de ella las cosas se movían a lo lejos, en las sombras. Soñó con una joven que la miraba con los ojos muertos.

Mientras ella seguía, una cartelera animada saltó a la vida, contando historias y mostrando la imagen de una niña llorando, indefensa, sangrado. Su voz llenaba la oscuridad con dolor, con miedo.

Él estaba allí con ella, ella lo sentía detrás de ella, a su lado, delante de ella. Respirando, esperando, observando mientras la chica le rogaba, sangraba y moría.

Él estaba allí cuando la imagen pasó a otra chica, una chica en una habitación iluminada con luz roja. Allí, mientras la niña Eve había rogado, desangrado y muerto.

Así que se arrancó del sueño con su corazón golpeando y el aire atrapado en sus pulmones. Se obligó a dejar salir el aire. -Luces. Luces encendidas, al diez por ciento. -

Sus manos temblaban ligeramente mientras las miraba, las giraba, buscando sangre.

No había, por supuesto que él no estaba allí. Era solo un sueño, y no tan malo. No tan malo. Cerrando los ojos ella esperó que los latidos de su corazón se calmaran, para mantener el equilibrio. Pero ella no podía alejar el frío, y Roarke no estaba allí para darle calor.

Sus dientes querían rechinar, por lo que los apretó mientras se levantaba, se ponía una bata. Ella miró la hora, vio que eran apenas eran las 5:30. Fue hacia la pantalla de la casa, se aclaró la garganta.

– ¿Dónde está Roarke?-

Buenos días, querida Eve. Roarke está en su oficina principal.

– ¿Qué diablos?- Preguntó ella, y se fue a averiguarlo.

Estúpida, se dijo, una estupidez estar demasiado incómoda para volver a la cama, dormir la media hora que le quedaba. Pero ella no podía hacerle frente, no, estando sola.

Ella lo escuchó mientras se acercaba a la oficina, pero las palabras eran extrañas, confusas, extranjeras. Pensó con nostalgia en el café, y pensó que necesitaba el golpe para aclararse el cerebro porque hubiera jurado Roarke estaba hablando en chino.

Se acercó, con cara de sueño, a la puerta abierta de su oficina. A lo mejor todavía estaba soñando, pensó, porque Roarke hablaba muy bien chino. O, posiblemente, coreano.

En la pantalla de pared un asiático ponía fin a su conversación en un perfecto inglés. Roarke se paró, rodeando el holo-modelo de algún tipo de edificio. De vez en cuando la estructura cambiaba, o se abría en una vista interior, como si él o el otro hombre hicieran un pequeño ajuste.

Extensas ventanas asomaban abriéndose en forma de arco.

Fascinada, se apoyó en la jamba de la puerta y lo miró trabajar.

Se había vestido para el día, pero no se había molestado, hasta ahora, con la chaqueta del traje o corbata. Eso le dijo que el hombre en la pantalla era un empleado en lugar de un socio de negocios.

Estudió el holo, se fue a buscar una taza de café de su escritorio. Mientras bebía escuchó la conversación con el otro hombre sobre el espacio, flujo y luz ambiental.

Roarke interrumpió con otra serie en chino, indicando lo que parecía ser para Eve, la esquina sureste del edificio.

Momentos más tarde lo que había sido sólido se convirtió en cristal. El techo de ese sector se levantó, cambiaron los ángulos, luego se relajó en una especie de curva suave.

Roarke asintió con la cabeza.

Ella empujó el batiente cuando la conversación terminó. La pantalla quedó en blanco, y el holo se esfumó.

– ¿Desde cuándo hablas con fluidez en chino? O lo que sea. -

Se volvió hacia ella, con la sorpresa parpadeando en la cara. -¿Qué estás haciendo? Has dormido apenas tres horas. -

– Tarro, hervidor de agua. ¿Era chino? -

– Lo era. Mandarín. Y no hablo más que un puñado de palabras básicas. El traductor de la Computadora, me guía en ambos sentidos. -

Frunció el ceño cuando él se acercó al AutoChef. -Nunca he visto-ni oído-un traductor. Sonaba como si no fuera generado por una computadora.-.

– Algo en lo que hemos estado trabajando durante un tiempo, y se está vendiendo en los mercados claves.- Él le dio el café que había programado para ella. -Esto hace que sea fácil hacer negocios cuando se siente y suena como una conversación en vez de una traducción.-

– ¿Qué era la cosa? ¿El holograma? -

– Un complejo que estamos construyendo fuera de Beijing.- Sus ojos se oscurecieron mientras estudiaba el rostro.-Tuviste una pesadilla.-

– Más o menos. No era mala. Está bien. -

Pero ella no protestó cuando él la atrajo y la abrazó. El calor por fin regresó a sus huesos. -Lo siento. Yo tenía que hacer esto. -

– ¿A las cinco y media de la mañana? O antes, ya que parecía ser esa hora cuando llegué aquí. -

– Son doce horas más tarde en Beijing. Esperaba terminarlo antes de despertarte. -Acarició su espalda. -No sirve de nada preguntar si deseas dormir un poco más.-

– Tarro, hervidor de agua-, repitió. -Voy a darme un baño. Eso y el café me ayudarán. -

– Muy bien, entonces. Vamos a tomar el desayuno cuando hayas terminado. Tengo algunas cosas que ver. -

– Siguen siendo apenas las seis de la mañana.-

Él sonrió. -No en Londres.-

– Huh. Eso siempre me parece raro. -Dio un paso atrás. -¿Cuánto de esto se puede hacer cuando estoy desvelada?-

– Depende-.

– Me parece extraño-, repitió, y utilizó el ascensor para ir a la piscina.

A las siete, estaba alimentada, vestida y lista para la reunión. No le sorprendió encontrar un buffet preparado en su oficina. Roarke, que la conocía, insistía en alimentarla, a ella y a sus policías también. Se preguntó por qué, y decidió preguntárselo a Mira uno de estos días.

Ella asomó la cabeza a la oficina de Roarke por la puerta de al lado. -Voy a cerrar esta. Tú ya estás actualizado. -

Hizo un sonido de acuerdo mientras examinaba la pantalla de su computadora. -Dile a Feeney que me despejaré en dos horas, y que me dé un poco de tiempo-.

– Muy bien-.

Ella cerró la puerta al oír a Peabody, McNab, y Jamie parlotear mientras caminaban por el pasillo.

– Esto es lo que van a conseguir-, les ordenó, -y no pierdan el tiempo.-

– Huelo a carne de cerdo.- McNab se disparó hacia el buffet como una bala de neón con Jamie en sus talones.

Peabody suspiró. -Estoy a dieta-.

– Vaya una novedad-.

– No, en serio. Vamos a ir a la playa el próximo día libre. Odio los trajes de baño. Me odio en traje de baño. Y ayer, hubo pizza. Creo que aún está en mis muslos. -Suspiró. -Espero que haya frutas, tal vez unas pocas verduras bajas en calorías.-

Peabody arrastraba los pies hacia la tentación cuando Feeney entró -Baxter y su chico vienen justo detrás de mí, así que mejor ir allí en primer lugar. McNab, deja de acaparar el cerdo. -

– Te dije que habría comida-, dijo Baxter, y señaló. -Obtén tu parte y la mía-, dijo al joven, poco avezado Trueheart. Entonces él se acercó a Eve.

Como era su costumbre, Baxter llevaba un traje muy elegante. Pero no tenía su hermoso rostro de culo listo esta mañana.

– Estamos al día, o actualizados con los últimos datos que enviaste. No conocía a la chica, pero conozco a MacMasters. Trabajé en el mismo escuadrón con él cuando yo era un novato y era un detective en su camino a ser Teniente. Es tan bueno como parece. Si no nos hubieras tirado, yo me hubiera inclinado hacia él. Si el presupuesto llega a ser un problema, le daremos una patada a los libros. -

– No será un problema, pero la oferta es observada y apreciada.-

– No hay un hombre en la división que no haría lo mismo. Vamos a detener al hijo de puta, Dallas.

– Eso es correcto. Sigan comiendo-, dijo a la sala en general-, pero dejen la charla. Estamos cerca de veinticuatro horas ya. No tenemos tiempo que perder. -

– ¿Dónde está tu hombre?- le preguntó Feeney.

– Está trabajando en lo suyo. Después de dos horas va a ser tu hombre. Bueno, vamos a redondear esto. Pantalla arriba. -Se detuvo cuando Whitney entró en la habitación. -Señor-.

– Lamento la interrupción. Me gustaría sentarme en la conferencia de mañana. Y decirte que el capitán MacMasters estará disponible para usted, aquí, a las 9:00. Me pareció que una reunión aquí sería menos complicado para él que en la Central-.

– Sí, señor. Ah… si quiere algo que no haya sido consumido con avidez… -

– Acepto el café, gracias. Por favor, adelante. -

– Todos ustedes son conscientes del caso, y los primeros pasos de la investigación. Todos son conscientes de que se trata de la hija de un policía, y que creemos que era el objetivo específico. Creemos que ella conocía a su asesino, y que éste se había preparado para los eventos de la noche del sábado y la madrugada del domingo. Otros datos y otras líneas de investigación han salido a la luz, que les informaré en breve. Feeney, el estado de EDD. -

– Lento. Sé que no es lo que ninguno de nosotros quiere oír. El virus utilizado para limpiar y corromper el disco duro es eficaz. Lo estamos armando de nuevo juntos, un byte maldito a la vez, y la mitad de los bytes son inútiles. Ninguna de las unidades D y C en la residencia contienen nada útil. Por lo que podemos determinar que nunca se puso en contacto con la víctima y nunca fue contactado por ella desde cualquiera de los enlaces de la casa. Nunca envió o recibió ningún e-mail de ella desde cualquiera de las computadoras de la casa, incluyendo su computadora del dormitorio. La unidad de la habitación fue escaneada y buscamos de 20:15 a 20:33. Nada se ha eliminado durante ese período. -

– Él lo hizo durante uno de sus descansos-, concluyó Eve, -y no encontró nada que le preocupara.-

– No hay nada que le preocupara-, comentó McNab. -No hay mención de cualquier reunión, ninguna alusión a un novio en ninguna de sus comunicaciones en esa unidad. Tal vez están en una especie de código de chica, pero no puedo romperlo. -

– Ella lo guardó para sus bolsillos. Más personal, más íntimo, más secreto. -Eve asintió con la cabeza. -Incluso sus mensajes y conversaciones con su mejor amiga de él, en la computadora principal y los -enlaces. La habrá limpiado. Mantengamos el foco en la seguridad por el momento. -

Ella cambió su mirada a Jamie. -Jamie, necesito que salgas de la habitación en este momento.-

– ¿Por qué?- Él se levantó de su silla. -Soy parte del equipo-.

– Una parte civil del equipo. Te llamaré cuando te quiera de vuelta. -

– No puede dejarme fuera. Estoy haciendo el trabajo.-Se volvió a apelar a Feeney. -Estoy poniendo mi peso-.

– No discutas con tu teniente. Eso es el trabajo, también. -

– Me estoy preguntando si el teniente tiene fe en mí, cree que yo lo puedo manejarlo.- Él se puso de pie. -Si no es así, soy un lastre no un activo. Se trata de Deena. Así que dime, Dallas, si no estoy tirando-.

– Eso es para que Feeney lo diga.-

– Él tiene su aguante-, dijo Feeney.

– Y no puedo mantener mi aguante si estoy excluido de partes de la investigación, no tengo todas las piezas de los datos. Si vas a decir algo que crees que no puedo manejar, estás equivocada. -

– No es lo que voy a decir.- ¿Era malo el deseo de protegerlo de lo que se avecinaba? Tal vez lo era, tal vez. Pero ella podría lamentar no haberlo hecho. -Yo encontré un disco de música y vídeo en posesión de la víctima, que creo que fue creado por el asesino. Ciertamente, la última sección era su trabajo. -

Ella le dio a Jamie una última mirada. -Computadora, ejecutar la copia del disco marcado con la referencia H-23.901.-

Reconocido…

CAPITULO OCHO

LOS POLICÍAS VEN LO QUE OTROS NO. Caminaron a través de lo peor de lo peor, y Eve sabía que el equipo que se había reunido podría caminar sin pestañear.

Y todavía nadie hablaba. Le parecía que nadie respiraba mientras el video se reproducía en la pantalla.

Vio, desde donde estaba parada, que Jamie bajaba la vista, vio temblar su cuerpo. Y vio a Peabody tomar su mano. Sus nudillos se pusieron blancos -y debía haber enterrado los huesos de Peabody uno con otro-, pero ella no se inmutó.

Y con esa conexión, el muchacho levantó la mirada y observó de nuevo el resto de la pesadilla de su amiga muerta pasar.

Él sería un buen policía, pensó. Dios le ayudara, sería un buen policía.

Incluso cuando la pantalla quedó en blanco, y se silenció la música viciosa, nadie habló. Eve dio un paso al frente de la sala.

– Va a pagarlo-. Su tono era de furia helada, lo necesitaba, lo necesitaban. -Voy a decir esto en primer lugar, y quiero que todos en esta sala lo crean. Para que lo sepan en sus entrañas. Él va a pagar por Deena MacMasters.

– Ella tenía dieciséis años. Le gustaba la música. Era tímida, le iba bien en la escuela y tenía un círculo pequeño, cómodo de amigos. Tenía ideales, esperanzas, y quería ayudar a hacer una diferencia. Ella era virgen, y eso le fue robado con saña. Le robaron su vida, sus esperanzas e ideales con saña. Antes él la obligó a decirle al padre que amaba que él era el culpable, que lo odiaba por ello. A partir de ahora no hay ninguna razón para que el padre lo sepa, para que vea lo que hemos visto. El contenido de este disco no debe ser discutido más allá de los miembros de este equipo hasta que se indique lo contrario. -¿Preguntas?-

Sin embargo la sala quedó en silencio.

– Feeney, usted y su e- equipo analizará el disco y seguirán trabajando en juntar las piezas del disco duro de nuevo. Quiero que desentierren los archivos, correos electrónicos, notas, todo lo que la víctima puso en la unidad D y C en abril. Cualquier búsqueda que hizo, todo lo que hizo en la época en que conoció al UNSUB. Es posible que desde entonces lo haya eliminado, o puesto todos los datos relativos a la reunión en algún archivo críptico. Sabemos que el asesino no encontró nada, así que nada ha sido eliminado. Tal vez vamos a ser más afortunados. -

Cogió su café. -Baxter, tú y Trueheart repitan el escrutinio en la zona. Es probable que el asesino estuviera cerca de la casa, el barrio, antes del sábado, incluso antes de los primeros meses. Encuentren a alguien que vio a un chico bien parecido que podría pasar por uno de diecinueve años en esa cuadra, frecuentando un cyber café local, un 24/7. Tengo una lista de los lugares favoritos de la víctima. Échale un vistazo. -

– Sí, señor.-

– Estoy trabajando en los casos de MacMasters, tienen unos pocos posibles. No suena para mí, pero vamos a verlo de todos modos. Cuando haya terminado el escrutinio, vas a meterte allí. -

Cogió un archivo adjunto con el disco y se lo entregó a él. -Te voy a buscar ayuda en eso-.

– ¿Por qué no vamos empezando a trabajar en ello, Teniente. Podemos tocar a cualquiera que tenga algo de espacio para ello. -

– Muy bien. Lo dejo para ustedes. Mientras tanto, Peabody yo vamos a sondear la zona del parque donde la víctima dijo haber conocido al asesino. Después de lo cual, nos encontraremos con MacMasters aquí y tratamos de afinar la búsqueda para volver a sus casos.

– Conexiones-, dijo. -Las conexiones entre MacMasters y el asesino, el asesino y Deena, el asesino y un testigo, perpetrador, víctima, sospechoso, o persona de interés en los archivos de MacMasters. Si el asesino no está ahí, alguien que importa o que le importaba a él está. Nosotros debemos encontrar la conexión. -

– Si es el asesino,- dijo Baxter, -debería ser bastante fácil estrecharlo por su edad. Incluso si él tiene una cara de niño, tiene que tener menos de veintiséis o veintisiete -para pasar por uno de diecinueve años. Podría ser alguien que tuvo algunos problemas difíciles por ilegales-.

Jamie negó con la cabeza. -Simplemente no encaja. Si hubiera estado en cualquier basura, o fuera un usuario real, ella lo hubiera sabido y rechazado. Ella sabía qué buscar allí. Nunca saldría con una cabeza química. -

– Estoy de acuerdo con eso.- Eve asintió con la cabeza a Jamie. -Sumado a ello, alguien que hizo el disco duro no va a pasar por uno de diecinueve -especialmente con la hija de un policía. Sin embargo, lo comprobamos. No descartamos nada ni a nadie. -

Hizo una pausa, y luego apretó el siguiente botón. -Jamie, creo que lo has visto o reunido con él.-

– ¿Qué? ¿Por qué? ¿Dónde? -

– Tú conoces a Darian Powders.-

– Dar, seguro.- Su rostro perplejo pasó directamente al choque. -¿No creerás que Darian-

– Está limpio-, dijo Eve rápidamente, -pero creo que es una de las conexiones. Su identificación fue robada, seguramente durante una fiesta en su suite dormitorio en la víspera de Año Nuevo. Tú estuviste allí. -

– Yo… sí. La fiesta rock de Dar y Coby. Conozco a los dos, fui a clases con ellos un tiempo. Tuvieron una fiesta importante para la víspera. -Su rostro se endureció, y le pareció a Eve que las manchas de insomnio debajo de sus ojos se oscurecieron. -¿Él estaba allí? ¿Estás diciendo que el tipo que mató a Deena estaba allí? -

– El tiempo suficiente, si no me equivoco, para robar la identificación de Powders.-

– Pero Deena conocía a Dar -bueno, casi. Lo suficiente como para reconocerlo. Si este hombre utilizó su identificación y ella la vio… la clonó, -dijo con disgusto. -Si es bueno y tiene acceso al equipo y los programas adecuados, podría haber clonado el ID, ajustado lo suficiente, para poner su propia foto y sus datos.-

– Las huellas básicas tendrían que coordinar-. McNab frunció el ceño ante eso.-Para clonar y falsificar, tendrías que mantener los ajustes al mínimo.-

– La misma escuela, el mismo cumpleaños-, continuó Eve. -Probablemente la misma altura y la misma contextura dentro de lo razonable. Él tiene que conocer el campus, la rutina, tal vez iba allí, o trabajó allí. La conexión de Columbia era una buena táctica para ganarse la confianza de Deena. Vas allí, Jamie, él lo estaba planeando, y él conoce un poco a Darian. Su nombre de todos modos. Él necesitaba una identificación para mostrarla cuando estaba con ella, ir a los videos o clubes. Tienes que pensar, ponerlo en tu cabeza y empezar a pensar en la fiesta. Antes de la fiesta, después. Ver si puedes recordar a alguien que andaba alrededor, en la periferia, mezclado, pero sin hacer mucha socialización. Él no quiere hacerse notar, no quiere dejar una buena impresión. -

– Fue un atasco. No conocía a la mitad de la gente que estaba allí. Yo-

– Él no se habría quedado mucho tiempo, -pero apuesto que lo suficiente para ver, para ver si llevaste a Deena. Esto era el negocio para él. No era diversión, fue un propósito-.

– Voy a tratar. Bueno, voy a tratar-.

– Él habría estado en otros lugares a donde ibas. Un club, la biblioteca, un cybercafé, un restaurante. Tus ojos pasarían directamente sobre él. Él es sólo uno de la multitud. Piensa en cualquier momento que estuviste con Deena entre enero y abril. Deja que hierva a fuego lento en tu cabeza, y quiero saber si se te ocurre algo. No importa qué tan pequeño o vago sea. -

– Está bien.-

– Trata de llegar a el-, ordenó Eve.

Cuando la sala aclaró, Whitney se acercó a Eve. -A menos que haya objeciones me gustaría estar cuando hablas con MacMasters-.

– No, señor, nada que objetar. -

– Nos encontraremos de nuevo aquí entonces. Mientras tanto, déme una asignación. -

– ¿Señor?-

– Todavía soy un policía. Todavía sé cómo hacer una carrera.- Dijo él, entonces pareció sujetarse. Hizo un gesto apartando las palabras y habló con más calma. -Yo puedo hacer trabajo de campo, tocar puertas, correr probabilidades, perseguir una pista. Usted es la primaria, Teniente. Déme una asignación. -

– Ah…- La yuxtaposición la descolocó. Whitney daba las órdenes. Pero había dejado lo suficientemente claro que necesitaba hacer más que eso. Tenía que participar. -Tengo una pequeña lista de posibles, obtenida del archivo de las amenazas de MacMasters. Para ser honesto, señor, no creo que vayamos a golpear ahí. -

– Pero tiene que ser objeto de seguimiento. Me lo llevo. -

– La mayoría, si no todos se pueden hacer desde el escritorio. Si alguno de ellos hace pop, entonces-

– Yo me acuerdo cómo se hace. Voy a encontrar algún lugar cercano para trabajar. -

Ella vaciló, sólo un instante. -Le invito a utilizar mi oficina, y mi escritorio aquí, Comandante-.

Un leve destello de diversión encendió sus ojos. -También sé de la santidad de una oficina y escritorio. Tal vez haya otro lugar en esta casa suya donde me pueda instalar. -

– Por supuesto. Voy a ver que Summerset se encargue de eso. -Tomó los archivos de disco de su escritorio. -Esto debería ser todo lo que necesita. Peabody y yo estaremos de vuelta antes de las 9:00. -

– Buena caza-, dijo, luego se volvió a estudiar su tablero de asesinato.

– Vamos a dividirnos-, le dijo Eve a Peabody. -Tomemos zonas, mostremos la imagen de la víctima a cada corredor, paseador de perros, niñera, intermitente, chico, octogenario, y durmientes de la acera.-

– Alguien la va a recordar porque era un cliente habitual. Él es otra cosa -, comentó Peabody.

– Alguien lo vio, y los vio juntos en el primer encuentro. Esperó dos meses a partir de entonces para el asesinato. Los recuerdos de las personas se desvanecen. Vamos a impulsar de nuevo al foco. -

Se detuvo en la base de la escalera donde Summerset, con la cara flaca impasible, vestido de negro, esperaba con el gato regordete a sus pies.

– El Comandante Whitney necesita de una oficina. Él va a estar trabajando aquí esta mañana. -

– Yo me ocuparé de él.-

¿Eso es todo? Pensó. ¿Ninguna observación inteligente, ninguna burla? Ella comenzó a analizar su falta de humor mordaz, cuando se dio cuenta de que él sabía lo que estaban trabajando. La violación, la tortura y el asesinato de una joven, ya que su niña había sido violada, torturada y asesinada.

No habría burlas entre ellos por el momento.

– El Capitán MacMasters debe llegar a las 9:00-, continuó en el mismo tono uniforme. -Si no vuelvo, puede llevarlo a mi oficina, e informar al comandante.-

– Entendido. Su vehículo está listo. -

Ella asintió con la cabeza, salió a la mañana hermosa, cálida. ¿Si Deena nunca hubiera conocido al muchacho que había conocido como David, estaría partiendo hacia el parque en esta mañana de verano cálida? ¿Podría estar ya corriendo por el camino, golpeando los pies al ritmo de la música que se reproducía en sus oídos?

Inhalar, exhalar, pensó Eve, en el comienzo de otro día cualquiera.

Ella se sentó al volante, condujo hacia las puertas.

– ¿Cómo lo lleva Jamie?- Preguntó a Peabody. -Necesito saber si debo acelerar de nuevo sus funciones.-

– Creo que él lo está capeando. Es duro para él -, agregó Peabody,- pero lo va a sobrellevar. Habló mucho de su última noche. Es bueno para él, además me da otra imagen de ella para agregar a mi cuenta. O de cómo Jamie la veía, de todos modos. -

– ¿Es diferente? ¿Su imagen de la tuya? -

– Algo sí. En realidad él no la veía como una chica, como a las demás mujeres. Ella era una amiga, una compañera. Esto me hace preguntarme si ella sentía lo mismo, o si eso era frustrante para ella. Puede ser una perra ser la chica en la que el chico solo piensa como una amiga. -

Peabody se movió, volviéndose hacia Eve. -Me pregunto si esa era una situación habitual para ella, que -quiero decir- si ella estaba acostumbrada a que los chicos la vean de esa manera. Así que tal vez se resignó a verse a sí misma de esa manera. No una chica a la que los muchachos miraban, y querían estar con ella. -

– Hasta este tipo.-

– Sí. Éste la miraba a ella, quería estar con ella o le hacía pensar eso. Y creo que fue diferente con este tipo a causa de eso. Es lo que sucede cuando sales con un tipo, sobre todo a esa edad, especialmente la primera vez. Y por todo lo que decía, creo que este fue su primer gran flechazo. Su primera cosa seria, así que ella sería diferente-.

– ¿Cómo?-

– Bueno, no tan tímida, -no con él. Él la hace tan feliz. ¿Y una niña, a esa edad, con un chico universitario saliendo con ella? Todo palpita y le estremece. Ella está lista para hacer lo que quiera, ir donde quiere, creo, -o al menos fingir- que le gusta lo que a él le gusta. Ella va a hacer de ella misma lo que ella piensa que él quiere. Me imagino que esa es una de las maneras por las que consiguió mantener todo esto oculto. Tanto es así que apenas le dijo a su mejor amiga algunos detalles reales. -

– Si no eres lo que quiere, ¿por qué está haciendo eso contigo?-

– Esa lógica -y confianza en sí mismo, -sólo se aplica a la primera oleada de romance, sobre todo a los dieciséis años. Sólo tienes que recordar cuando tenías esa edad. -

– No me importaba nada de eso cuando yo tenía dieciséis años. Todo lo que importaba era salir del sistema y entrar a la Academia. -

– ¿Tú sabías que ibas a ser policía cuando tenías dieciséis años?- La idea golpeó a Peabody como casi inconcebible. -Yo estaba obsesionado con la música, las estrellas de video, y con January Olsen, cuando tenía dieciséis años.-

– ¿ January Olsen?-

– Un muchacho realmente adorable con el que tuve un flechazo.- Podía suspirar cariñosamente ahora. -Pensé que íbamos a COHAB, criar a dos niños adorables, y hacer un importante trabajo social y cambiar el mundo. Si alguna vez realmente me miraba o pronunciaba mi nombre. ¿Tú no tuviste un January Olsen? -

– No, lo que significa que es más difícil para mí entrar en su cabeza de lo que es para ti. -

– Bueno… supongo que en algún nivel Deena y yo éramos almas gemelas. Al menos cuando yo tenía dieciséis años. Un poco tímidas, torpe con los chicos, pero amigos casuales con muchos. Yo planeaba hacer un gran trabajo. ¿Lo de su aspecto? Su madre y la vecina notaron que se ocupaba más. Eso es un signo seguro de que hay un hombre. -

Peabody comenzó a marcar los puntos con los dedos. -Más preocupación de su persona, su guardarropa. Eso es definitivamente un chico. Dos, no estaba viendo a Jamie tanto, algo en lo que él no pensó hasta ahora. Él está ocupado con la escuela y sus amigos de la universidad, por lo que no debió pensar mucho cuando ella le dio excusas algunas veces cuando le preguntó si quería comer una pizza o ver un video. Ella fue ganándose su tiempo para el hombre, cortando algo de su grupo básico.

– Y la tercera -, agregó Peabody. -Un descanso o un poco de distancia de su grupo. Tú quieres que tu grupo principal conozca al chico, pero otra parte de ti se preocupa. ¿Qué pasa si no les gusta? Así que lo mantienes para ti misma, como una manera de evitar la posibilidad. -

– Es muy malditamente complicado-.

Sabiamente, Peabody asintió con la cabeza. -Ser un adolescente es el infierno, la miseria y la alegría salvaje. Gracias a Dios es sólo una década de todos ello. -

Su propia adolescencia no había sido tan infernal o miserable como su primera década. Pero Eve lo entendió.

– Ella fue astuta y lo reservó.-

– Eso fue, en cierto modo, una rebelión. Sólo que ella estaba muy tranquila al respecto -, agregó Peabody. -También estoy inclinada a pensar que a Jamie no le gustaría la cosa sobre este tipo, o sería duro con eso, actuaría como policía con ella. Y ese tipo de rebelión no estaba en ella. No creo que él esté equivocado.-

– Todo esto nos está diciendo qué tipo de máscara llevaba. No es lo que está debajo de el. Se la ha sacado ahora. No hay más necesidad de ella. -

Ella vio en una ranura ilegal, activó la luz de servicio.

– Esto es peor que lo de Coltraine.-

Eve salió, no dijo nada mientras Peabody caminaba a su encuentro.

– La conocíamos.- Sus ojos, oscuros y atribulados, buscaron la cara de Eve. -Ella era una de nosotros. Y salía con Morris. Yo no creo que alguna vez un trabajo golpeara tan duro como ese. ¿Pero esto? La hija de un policía, una chica así, ¿matarla así? Y yo la conocía. Es peor-.

– Él sabe eso-, dijo Eve. -Él sabe que es peor que cualquier cosa. Él quiso que lo fuera, se aseguró que lo sería con el vídeo. Y él está pensando que escapó limpiamente, sacudiéndose de eso. Vamos a probar que está equivocado, y lo vamos a llevar adentro. -

– Sí. Muy bien-. Peabody hizo rodar sus hombros. -Supongo que es una forma de hablar.-

– Es un hecho. Ve hacia el norte. Voy a tomar hacia el sur. -

Un día de paseo, pensó Eve. Bolas de nubes de algodón blandas se extendían en un perfecto y delicado cielo azul. El aire esparcía la fragancia de las flores y arbustos en flor que no podía nombrar, arremolinándose en la isla. Hierva verde, extendida como una alfombra debajo de los árboles altos y majestuosos. La pared de ellos y los arbustos florecidos dejaban fuera el ruido, el ritmo, la prisa de la ciudad y abrían una puerta a un mundo tranquilo y verde.

El estanque brillaba como una joya en estado líquido bajo el arco del puente con el reflejo de los árboles y las nubes de ensueño que empañaban su superficie.

La gente se sentaba en los bancos, bebiendo de go-tazas, hablando entre sí o en enlaces, consultando a sus PPCs. Trajes de negocios, sudaderas, vestidos de verano, harapos de mendigo se mezclaban en el conjunto ecléctico que era Nueva York, incluso en el verde.

Niñeras y padres de familia profesionales aprovechaban el tiempo y empujaban a niños y bebés en extraños dispositivos con ruedas o los transportaban en arneses extraños. A lo largo del camino los corredores con sus auriculares de botón, auriculares, e-pods de fitness, vestidos con pantalones cortos de colores suaves o pieles mostrando cuerpos ya tonificados.

Se imaginó a Deena a lo largo del camino marrón, su vida extendida delante de ella como la hierba verde, verde brillante y las islas de flores. Hasta que se detuvo para ayudar a un chico.

Ya que estaba más cerca, Eve se acercó primero un grupo de adultos con niños -cautelosamente.

Ella miró al grupo en general. -NYPSD. ¿Han visto a esta chica? -. Levantó la foto de Deena.

Consiguió automáticamente un montón de sacudidas de cabeza. Uno de los niños -de la edad que juzgaba tenía Bella de Mavis, la miró con esos ojos inexpresivos de muñeca que Eve encontraba espeluznantes mientras chupaba afanosamente el chupete que alguien había pegado en su boca.

– Tal vez ustedes la hayan visto-, dijo Eva. -Ella corría aquí por las mañanas, a estas horas, varios días a la semana.-

Una de las mujeres, con un muy pequeño niño de cabeza redonda sujeto al frente, se acercó más. Eve tuvo que esforzarse para no inclinarse hacia atrás cuando el niño agitó los brazos y las piernas como un metrónomo humano.

– He estado aquí casi todos los lunes y miércoles desde mayo. No la he notado. ¿Qué hizo ella? -Ella levantó la cabeza con una mirada ávida, con miedo. -Esta parte del parque se supone que es una zona segura, al menos durante el día.-

– Ella no hizo nada. ¿Alguien más? Podría haber corrido aquí más habitualmente a principios de la primavera. Marzo, abril. -

Más sacudidas de cabeza, pero Eve notó que una de las mujeres le daba una mirada más intensa.

– ¿Usted ha la visto?-

– No estoy segura. Creo que tal vez. Pero no fue en el parque. No creo. -

– Alrededor del barrio-, dijo Eve, -en una tienda, en la calle. Tal vez más de una vez, si ella le resulta familiar. O tal vez usted habló con ella. -Miró a los dos niños montados en tándem en el carro. -Le gustaban los niños. Déle otra mirada. -

– Creo que… Sí. Claro. Ella es la que me ayudó. -

– ¿Le ayudó?-

– Tenía todas estas diligencias. La mujer para la que trabajo, a veces no se acuerda que sólo tengo dos manos, ¿sabe? Tenía a los dos niños, Sterling y el pequeño Max. Sterling se maneja por sí mismo. Y yo tenía que recoger un vestido para ella, hacer la compra, y además, ella quería flores. Lirios. Así que estaba cargada, y, de repente Sterling grita, me apuñala el oído. -

Ella cambió su mirada a una de las otras mujeres y tuvo una sonrisa de comprensión.

– Así que estoy tratando de lidiar con él, y estoy haciendo malabares con las cosas para poder guardarlas en el coche, y esta chica, -ella es-me llama y viene corriendo rápidamente. Tenía a Mister Boos. -

– ¿A quién?-

– Mister Boos, el oso de Sterling. Ve-. Ella hizo un gesto al muchacho en el segundo asiento de la silla de paseo en tándem. Estaba sentado lanzando miradas de sospecha a Eve y agarrando un oso de peluche azul brillante con los oídos destrozados y una expresión de asombro en su cara.

– Es mío-gritó Sterling, y mostró los dientes en desafío.

La mujer dio vuelta a los ojos. -Si él no puede tener a Mister Boos, la vida no vale la pena. Lo había dejado caer, o tal vez lo lanzó, y yo no había notado. Así que ella lo recogió y se lo trajo, y en ese momento Max comenzó lamentarse por Sterling. Ella preguntó si podía darme una mano, y le dije que sólo necesitaba unas seis más o algo por el estilo. Hice que Sterling le diera las gracias por salvar a Mister Boos, y le dije que sólo tenía que ir alrededor de otra cuadra. Y ella dijo que se iba por ese camino, y que iba a llevar la bolsa del mercado si quería. Fue muy amable de su parte. -

– Caminó con usted.-

– Sí, lo hizo,- La mujer, que debía tener un radar de niños, dando vueltas en la cabeza señaló con un dedo de advertencia un segundo antes de que Sterling pudiera seguir adelante y darle una paliza a su hermano pequeño con el señor Boos.

El se paró, con una sonrisa angelical y una mirada satánica en sus ojos. Eve se preguntó si estaría dándole caza en unos veinte años.

– Lo siento, es el aburrimiento. ¿Dónde estaba yo? Oh sí, esta chica. Ella me ayudó con las bolsas, me acompañó hasta el edificio. Ella fue muy amable, y educado en realidad. Una gran cantidad de chicos de esa edad, ni siquiera te ven, usted sabe lo que quiero decir. Hizo reír a Sterling, dijo cuánto le gustaban los niños. Cuidaba a un par de gemelos, me acuerdo que dijo, así que sabía que podían dar mucho trabajo. -

¿Cuándo fue eso? -

– Lo sé exactamente porque al día siguiente fue mi cumpleaños. El cinco de abril. -

– ¿Estaba sola?-

– Eso es correcto. Caminando a casa desde la escuela, dijo. Tenía una mochila, creo. No estoy segura de eso, de verdad. Pero la vi un par de semanas más tarde. Tal vez un mes o seis semanas. No lo sé. Estaba lloviendo, -el cielo acaba de abrirse, y yo estaba corriendo para llevar a los niños a casa. Eso fue en la Segunda, en algún lugar entre la Quincuagésima y Quincuagésima quinta. Porque había llevado a los niños al Museo de los Niños que está allí para un programa. Ellos tenían un espectáculo de magia. -

– ¿Hablo usted con ella?-

– No, yo me apresuraba a llegar a la parada de autobús, porque el maxi iba a llevar la silla de paseo en tándem, y estaba lloviendo a cántaros. Yo no quería caminar todo el ancho de la ciudad bajo la lluvia con los niños. Pero la vi y la saludé y traté de llamar su atención. Pero ella y el chico simplemente se subieron a un airboard y se fueron.-

– El chico-, repitió Eve y sintió el cosquilleo.

– Estaba con un chico, y se reían. Ella parecía muy feliz. Mojada, pero feliz. -

– ¿Le dio usted un vistazo a él, al muchacho?-

– Ah… Algo así. Fue sólo por un minuto. -

– Conceptos básicos. Altura, peso, color. -

– Bueno, caramba, no estoy segura.- Empujó su pelo, se mordió el labio. -Más alto que ella. Creo que somos de la misma altura, y era más alto. Claro, ella estaba abrazada a su hombro cuando saltó al tablero, porque enganchó sus brazos alrededor de él, impulsándose para poner la barbilla en el hombro. Pensé que era dulce. Por lo tanto, no sé, unos seis pies, supongo. Delgado. Quiero decir que no tenía nada sobre él. Como ya he dicho estaba lloviendo por lo que su camisa estaba toda mojada. Un chico blanco. Parecía blanco. Oh sí, se quitó la gorra y se la metió en la cabeza. Eso fue dulce, también. Tenía el pelo castaño. Marrón, un poco enmarañado, como… no sé. -Ella golpeó la mano un par de pulgadas debajo de sus orejas.

– ¿Qué color de ojos, rasgos?-

– Realmente fue sólo por un minuto. Ni siquiera. ¡Oh, tenía anteojos. Los chicos los usan, incluso cuando llueve, para verse fríos. Era lindo. Pensé, es bueno que ella tenga un novio lindo porque realmente me ayudó a salir ese día. -

¿Algo más? ¿Su ropa, el airboard? ¿Usaba joyas? -

– No lo sé. Fue un minuto. -

– ¿Quiere trabajar con un artista de la policía? Usted puede recordar más. -

La alarma brilló en su rostro, y las mujeres a su alrededor empezaron a murmurar. -Yo apenas lo vi, y mi jefa… Además, no quiero meterla en problemas. Ella realmente me ayudó a salir. Es una buena chica. -

Eve pesó las opciones. Los medios de comunicación tendrían la historia por la tarde, si no la tenían ya. Estaría en la tapa de todos modos. -Le ayudó a salir. Ella fue asesinada la madrugada del domingo. -

– Oh, vamos. No, no me diga eso. -A medida que su voz se puso aguda, los niños en el tándem comenzaron un duelo lamentos.-Oh, Dios mío.-

Inmediatamente las otras mujeres se acercaron, tocándola, reuniendo a sus hijos o cargas un poco más cerca.

– El hombre con el que la vio puede tener información. Es importante que lo encuentre. -

– Apenas lo vi, y estaba lloviendo. No lo sé. Era una buena chica. Ella era sólo una niña. -

– ¿Cómo se llama?-

– Marta. Marta Delroy. -

– Marta, su nombre era Deena. Deena la ayudó. Ahora usted puede ayudarla. Lo voy a arreglar con su empleador. -

– Está bien.- Ella sacó un pañuelo de uno de sus bolsillos. -¿Qué tengo que hacer?-

Después que Eve hizo los arreglos, tomó la información del empleador de Marta, una de las otras mujeres tomó la palabra.

– Usted dijo que corría aquí en las mañanas, a estas horas. Es posible que desee hablar con Lola Merrill. Ella corre casi todos los días ahora que su hija empezó el preescolar. Por lo general se acerca a hablar después de que termina. Rubia alta, gran complexión. Es probable que ya haya corrido esta mañana. -

– Gracias.-

Dejó a las mujeres, sacó su enlace para hacer los arreglos para que su artista favorito tomara a Marta, y luego llamó a Peabody.

– Yo estaba a punto de llamar-, le dijo Peabody. -Creo que tengo algo. Una mujer piensa que la vio a principios de mes. -

– ¿Alta, rubia, de gran complexión?-

– Jesús, ¿tienes una super-visión?-

– No, pero tengo una confirmación y un testigo propio. Obtén la declaración de Lola, luego quiero que ella trabaje con Yancy lo antes posible. Voy a arreglar con Yancy. Mantenla allí unos minutos. Voy en camino. -

Se puso en contacto con la Central, añadió un segundo testigo a Yancy mientras caminaba hacia la zona de Peabody. Vio a la rubia, y tuvo que aceptar que su complexión dentro del traje negro de correr con ribetes de color azul brillante era excepcional.

– ¿Lola Merrill?-

– Es correcto.-

– Soy la teniente Dallas, compañera de la detective Peabody. Apreciamos su ayuda. Dígame lo que vio, y cuando lo vio-.

– Hace unas semanas, a mediados de abril, creo, porque todavía era muy rápido a esa hora de la mañana, y los narcisos acababan de estallar. Veía a la chica un par de veces a la semana. Tenía buena forma, buena resistencia. Nos saludamos con un movimiento de cabeza, la forma en que se hace. -

Lola dobló un tramo del tendón de la corva. -Nunca hablé con ella. Ese día la vi con este muchacho. Tenía un aspecto encantador el muchacho. Fuera del camino, sentados sobre la hierba. Él tenía su zapato, y estaba frotándose el tobillo. No me detuve porque parecía que lo tenía, y se reían. -

Se enderezó, tiró de su pierna detrás de ella para estirar los cuadriceps. -Seguí adelante, y se habían ido cuando terminé. Fue la primera vez que lo vi, y no lo vi desde entonces. Le estaba diciendo a su pareja que no la he visto por ahí últimamente, tampoco. -

– ¿Le dio un buen vistazo a él?-

Lola se encogió de hombros. -Yo no estaba prestando mucha atención. Yo estaba golpeando mis endorfinas. Pelo marrón, enmarañado. Lindo. Un buen calzado. Me di cuenta de los zapatos. Es algo que hago. -

– ¿Qué tipo de zapatos?.-

– Anders Cheetahs- la línea superior. Blancos con el logotipo de la marina. -

– ¿Color de ojos?-

– Gafas. Muchos corredores usan gafas o lentes. Y una gorra. Una gorra de béisbol. Me di cuenta de eso. Ah, y tenía una sudadera de Columbia. Fui allí, así que la reconocí. -

Eve cambió la mirada a Peabody, vio el mismo sentido de satisfacción que sentía. -La Sra. Merrill está muy feliz de trabajar con el artista de la policía, -dijo Peabody.

– Es muy emocionante, pero no sé la cantidad de ayuda que puedo dar. Yo apenas lo miré. -

Suficiente, pensó Eve, cuando terminó su circuito del parque, lo suficiente para darse cuenta de su pelo, sus zapatos, la gorra, la camisa. Yancy obtendría el resto, cualquier otra cosa que estuviera enterrado en el subconsciente.

– Fuimos afortunados-, dijo Eve mientras se alejaban. -Malditamente afortunados.-

– En serio, una puta suerte. Dos testigos con un barrido, y dispuestos a trabajar ambos con Yancy. -

– Gorra, gafas -más difícil de conseguir algo sólido del rostro. Él fue inteligente allí, pero no tan inteligente para ir con otros zapatos para su fin. Probablemente trató de impresionarla allí. La sudadera fue su apertura, su conexión. Podemos esperar que alguien más le haya visto en el East Side, como mi testigo lo hizo. Y se reunieron más de dos meses antes del asesinato. Él debe imaginarse que nunca los pondremos el uno con el otro.

– Claro, tal vez ella mencionó conocer a este tipo en el parque, y que lo ayudó. Pero después de que él trabaja en ella, todo es secreto. Él no conoce a las chicas de su edad, ella tendría que hablar de ello con su amiga. Ahora tenemos una sombra en vez de un fantasma. -

– Cerca de seis pies, complexión delgada, cabello castaño, blanco, joven. No mucho de una sombra todavía, pero más de lo que teníamos hace una hora. -

– Una vez que Yancy trabaje con ellos, tendremos más-.

Giró hacia las puertas de su casa. -Mientras hablo con MacMasters, comienza con los zapatos. Toca a alguien en la división para que te ayude con eso. El que no está enterrado en un activo. Yo apuesto a que eran bastante nuevos, los compró sólo para conocerla. Y vamos a empezar a buscar en la zona donde Marta los vio. Ve si puedes averiguar qué día el Museo de los Niños de East Side tuvo un espectáculo de magia, y hubo una tormenta. Podemos marcar el día en que el testigo los vio. Pon a alguien en eso, enfócate en los locales de música, videos, salones de juego, lugares donde los adolescentes se pueden juntar. -

– En eso.-

– Dile a Summerset que te instale en alguna parte.- Estacionó, salió del coche. -No va a ser su barrio tampoco. Él no quiere que alguien lo vea, lo pare, le hable. No cuando estaba con ella. Sólo ellos dos. -

Ella entró, simplemente sacudió el pulgar hacia Peabody cuando Summerset apareció.

– El capitán MacMasters la está esperando en su oficina. El Comandante Whitney está con él. -

Ella no dijo nada, pero se puso en marcha.

– Su vestido está listo y será entregado hoy.-

– ¿Mi qué?-

– Su vestido para la boda de la Dra. Dimatto. A Leonardo le gustaría verlo puesto, en caso de que requiera más arreglo. -

Eve abrió la boca, la cerró, e hizo algunos sonidos guturales. -Está bien. Está bien. Basta con colocarlo donde quiera que ponga las cosas cuando llegue aquí. -

Vestidos, accesorios, bodas. Por el amor de Dios. ¿Se suponía que tenía que llamar a Louise, informarle sobre el vestido?

Por el amor de Dios, pensó de nuevo.

Tendría que esperar. Ahora mismo estaba a punto de hablar con un padre que sufría sobre la investigación del asesinato de su hija.

Todo lo demás tendría que esperar.

CAPITULO NUEVE

CUANDO EVE CRUZO LA PUERTA VIO A MacMasters parado frente a las ventanas. ¿Veía el verde, el color azul de las flores? Ella lo dudaba.

Se veía encogido, decidió. Desgastado y oprimido por la carga del dolor. ¿Podría ser un policía ahora? ¿Pensar como uno, pararse como uno?

Ella no estaba segura.

Miró al comandante, de pie junto a él. La posición era de apoyo, de amistad, de pérdida compartida.

Ella necesitaba que ambos dieran un paso atrás de esa pérdida, para erigir una distancia de objetividad, para darle lo que necesitaba.

O que se alejaran por completo.

Entró. -Comandante. Capitán. -

Ambos se volvieron. En la cara MacMasters vio rápidamente la chispa de la esperanza. Los sobrevivientes, lo sabía, necesitaban respuestas.

– ¿Hay algún avance, teniente?-

– Estamos siguiendo algunas líneas-, dijo a MacMasters. Ella se acercó a su escritorio, alrededor del tablero de asesinato que había dejado deliberadamente. Tenía que hacerle frente, y ella recordó lo que Roarke había dicho cuando había permitido a Morris ver el tablero en la investigación de Coltraine.

Lo que iba a ver, que era el centro de la misma. Ella era el tema central.

– He actualizado al capitán -hasta la fecha, a partir de la información de esta mañana-, dijo Whitney, con la mirada fija en su cara. -Le ahorré tiempo.-

– Sí, señor. Vamos a repasar algo de eso, pero usted debe saber que se encontraron dos testigos esta mañana que creen que vieron a Deena con el sospechoso. Ambos están dispuestos a trabajar con un artista de la policía. He arreglado que el detective Yancy se reúna con ellos. -

– ¿Dos?- Saltó la voz de MacMasters. -¿Dos personas lo vieron?-

– Dos testigos independientes creen que vieron a Deena con un hombre joven. Ambos dieron descripciones básicas que coinciden con el color. Tome asiento, capitán-.

– Yo…

– Por favor.- No era un policía ahora, decidió. Él era un padre. Ella sólo podía tratar de encontrar la manera de hablar con ambos. -Le diré lo que sé, y lo que estamos haciendo.-

Le informó de las entrevistas con las dos mujeres desde el parque. -El momento de la observación de Merrill corresponde a lo que creemos que fue la primera reunión. El momento de Delroy indica que continuaron reuniéndose, y fuera de lo que hemos establecido -a través de sus declaraciones, de su esposa, los amigos de Deena- era su zona habitual. ¿Sabe si ella viajaba a menudo al East Side? -

– No, en general. Ella tenía sus tiendas y lugares de reunión favoritos más cerca de casa. Y los lugares que le di cerca de Columbia. -

– Podemos especular que se encontraron fuera de estas zonas para mantener en secreto su relación. Estamos trabajando para determinar el día que Delroy los vio, y yo voy a enviar a funcionarios a la ubicación donde les vieron. Van a mostrar la foto de Deena a comerciantes, empleados de tiendas, camareros-.

Ella vio la lucha en la cara MacMasters, una batalla entre la esperanza y la desesperación.

– Podemos encontrar otros testigos que nos ayuden a identificar al sospechoso. Si alguien la reconoce, -Eve continuó,- puede recordarlo. Merrill, que se mueve habitualmente en este sector del parque, dijo que no había visto a Deena durante algún tiempo. Usted y su esposa indicaron que Deena seguía corriendo en el parque con regularidad. -

– Sí. Ella… varias mañanas a la semana. Ella… -

– Puede que se haya trasladado a otro sector, a fin de encontrarse con el sospechoso.-

– ¿Por qué no notamos un cambio?- Murmuró MacMasters. -Carol lo hizo. Pero yo nunca… Si ella nos hubiera dicho. Si solo… -

– Capitán, yo creo que este hombre era muy persuasivo, y muy deliberado.- ¿Era un consuelo? Eve se preguntó. -La había estudiado, tenía un plan, y jugó con su juventud, su confianza. Él utilizó la conexión de Columbia para hacerle bajar la guardia. Creo que es una clave. Su amigo va allí. Ella planeaba asistir. Ella conocía, casualmente, a varios otros estudiantes que son amigos de Jamie-.

– Sí. Usando a Jamie, incluso una conexión nebulosa se habría ganado su confianza. Y estando necesitado-, continuó MacMasters. -Fingiendo estar herido o en problemas. Ella instintivamente le ofrecería ayuda. -

– Podemos ver lo que hizo, cómo lo hizo, y yo me reuniré con la Dra. Mira más tarde, hoy para discutir el perfil y la patología. Pero todavía no sé por qué. Creemos que era el objetivo específico por una razón. Y que usted, el trabajo que hace, es la razón. -

– Si tiene pruebas de que el asesinato de Deena está conectado a uno de mis casos…

– Tengo motivos para creer que el asesinato de Deena está conectado. Lo que en este momento no tengo, es la razón o circunstancia. -

– ¿Por qué razón?- El dolor vibraba en su voz, irradiaba de sus ojos. -Si se trataba de venganza, si esto se debía a mi trabajo, ¿cómo espera que viva con eso? ¿Cómo espera que me conforme con la especulación en lugar de respuestas?

Aquí estaba la línea que tenía que caminar, por lo que mantuvo su voz plana y rápida. -Espero que confíe en que el investigador principal por el que solicitó expresamente, y el equipo que ha elegido, harán todo lo necesario para encontrar esas respuestas. Dentro de veinticuatro horas, tenemos dos posibles testigos que pueden ayudar a identificar a este hombre. Tenemos una sólida conexión con la Universidad de Columbia, y los testigos potenciales que pueden haber visto a este hombre. Tenemos una línea de tiempo de los acontecimientos, y la falta de rastros y ADN en la escena nos dice que esto fue bien planeado, no un crimen del momento, de la pasión o la oportunidad. Todo oficial asignado a este caso está trabajando diligentemente-.

– Yo no cuestiono eso.-

Terreno inestable, pensó Eve. ¿Cómo podría el hombre pararse ante cualquier otra cosa en este momento? -Necesito saber si usted es capaz de trabajar a través de sus casos, su memoria, sus impresiones, sus instintos para ayudar a esta investigación, encontrar una conexión. He estado viendo a través de sus archivos de casos durante los últimos tres años -, continuó. -Tengo una pequeña lista, pero no tengo un zumbido de cualquiera de ellos. Es posible. -

– Deme los nombres.-

– Lo haré. Él no va a estar en su archivo de amenazas-.

– ¿Cómo puede estar tan segura?-

– Nosotros vamos a echar un vistazo a todos los nombres allí, créanme-, le aseguró Eve. -Pero yo le digo que no lo vamos a encontrar allí. Cualquier persona que hace una amenaza llama la atención. Ha sido muy cuidadoso para permanecer fuera del radar. ¿Cuántos hombres entre dieciocho y veintiséis años lo han amenazado en los últimos tres años? -

– Puedo despejarlos de forma rápida. Los miembros de pandillas, traficantes de ilegales, drogadictos…

– Él no es ninguno de esos. Ella habría reconocido las señales. -

Esperó, dándole tiempo para negar o confirmar.

– Sí.- Él se frotó el centro de la frente. -Sí. Tiene razón. Ella sabía qué buscar. Ella era prudente. Ella era… -

– Él está limpio-, continuó Eve, interrumpiéndolo para darle tiempo a recobrar la compostura. -Él es inteligente, y puede ser encantador. Ambos testigos se refirieron a él como un chico guapo. Chico, capitán. No está en el archivo de amenazas. Una persona relacionada con él, posiblemente. Usted no arrestó a este chico. Pero usted puede haber arrestado a su padre, su hermano, su mejor amigo, madre, hermana. Y para este tipo de venganza estamos hablando de una detención grave, terminación o tramo a largo plazo-.

Se pasó las manos por la cara. -Teniente, he sido jefe desde hace algunos años, y rara vez trabajé en las calles. En raras ocasiones trabajo los casos. Yo los superviso. Esa fue una elección deliberada de mi parte. Ayudo, aconsejo, coordino. He sido primario en una investigación no más de una docena de veces en los últimos seis años. -

– Usted está a cargo y por lo tanto es responsable. Esa es la realidad y la percepción. -

– ¿Estás diciendo que esto podría haber llegado a través de cualquiera de los casos que alguno de mis hombres trabajó?-.

– Sí. Creo que tuvo una parte activa, un poco de visibilidad o ganó algo de crédito. No ha, por lo que sabemos, buscado venganza contra alguno de sus hombres. Pero si en usted. Y la venganza fue promulgada poco después de que su promoción fue anunciada. -

Ahora su cara estaba herida. -¿La mató por mis barras?-

Ella le dio el disparo, insegura de si lo iba a sorprender o revivir. -Capitán, siempre pensó en matarla. Lo siento, pero esa es la realidad-.

Él se levantó, se tambaleó hacia las ventanas para mirar hacia fuera.

– Vamos, teniente -ordenó Whitney.

– El momento puede ser importante. Fue promovido, capitán, y Deena estaba sola en la casa por un período de tiempo. En esa parte, creo que se apoderó de una oportunidad. Me parece que la opinión de la Dra. Mira y su teoría será de gran valor, pero hasta que converse con ella, vamos a abordar este camino. Vamos a volver diez años atrás para empezar, y empezar con terminaciones y/o detenciones y encarcelamientos con resultado de muerte. A continuación, las detenciones o encarcelamientos que resultaron en lesiones graves. A continuación, tramos de vida. -

Hizo una pausa cuando MacMasters se quedó donde estaba, no dijo nada. Whitney le indicó que continuara.

– Este no era un trato pequeño. Para asesinar, para planificar, para arriesgarse, tuvo que importar mucho. Buscamos una conexión con el autor, que se corresponda con la zona de edad de nuestro sospechoso.

– Usted me los consigue-, agregó, -y yo voy a Investigo. En este momento, me importa lo que sus tripas le dicen. ¿Quién sale? -

De espaldas a la sala, MacMasters respiró, se estremeció. -Leonard y Gia Wentz. Manejaban un negocio de drogas, utilizando principalmente menores de edad para las distribuciones, haciendo el comercio alrededor de las escuelas y casas de videos. Yo tenía cuatro detectives en eso. Manejamos una operación que les reventó en enero. Leonard cayó, y hubo un breve tiroteo. Dos de mis hombres fueron heridos. Está cumpliendo una dura condena de veinticinco años, y ella está en quince años. -

– Me acuerdo de eso. A mediados de enero. Es demasiado cercano. Nada de este año. Se robó la identificación la víspera de Año Nuevo. Él ya lo estaba planeando. Se remontan a más. -

MacMasters se apartó de la ventana caminó. -Mis hombres hacen un buen trabajo. Es como tratar de contener la marea, pero hacemos un buen trabajo. Tenemos arrestos sólidos y una buena tasa de condenas. Bajo porcentaje de terminación-.

– No lo piense, capitán. No lo justifique. Voy a preparar un poco de café. -

Eve se fue a la cocina. No iba a trabajar, pensó. Todavía no de todas formas. Él no podía salir y pensar como policía. ¿Por qué habría de hacerlo? ¿Cómo podría?

Pero ella preparó el café, lo llevó.

– Nosotros arruinamos vidas,- dijo. -Si usted lo mira desde el otro extremo, desde el lado de algún tipo haciendo lo que hace, violar, matar, robar, hacer frente, lo que sea. Es lo que hace, o lo que hizo esta vez por la razón que sea. Llegamos y lo detenemos. Además, hacemos todo lo posible para ponerlo en una jaula por ello. Él pierde su libertad, en principio. Podría perder su casa o su familia si él tiene una. A veces, si las cosas van hacia abajo, pierde su vida. -

Ella bebía café, esperando mientras iba explicándose. -Lo arruinamos. Somos responsables. Usted es responsable. Piense en la vida que ha arruinado. Piense en ello de esa manera, no haciendo el trabajo, sino en los resultados. Desde el otro lado. -

– Está bien.- Tomó el café, la miró a los ojos. -Está bien. Simpson Nattie. Es una contable, de un pequeño lugar agradable en el Upper East, ingresos dignos, esposo, un niño. Nattie trataba ilegales y manejaba los libros para una operación de nivel medio. Cuando lo paramos, la llevamos con eso. Ella está en Rikers haciendo el último de cinco años. Perdieron el lugar poco agradable en el Upper East. El marido se divorció hace dos años, consiguió la custodia total del niño. -

– ¿Qué edad tiene el niño?-

– Él estaría cerca de diez, doce años.-

– Demasiado joven. Tal vez ella tiene un hermano, un amante. Pronto nos ocuparemos de ella. -

MacMasters se pasó la mano por el pelo. Podía verlo agarrar, alcanzar, tratando de volver. -Tal vez esto fue un golpe de contratado.-

– Yo no lo creo. Deme un nombre más, de arriba. -

– Cecil Bancos. Tipo malo. Trataba con Zeus, perseguía fugitivos y los niños que corrían por las calles, los enganchaba, se convertía en su proxeneta. Manejaba un negocio del sexo de menores de edad. Trabajamos con la unidad de victimas especiales en eso. Cuando reventó la operación principal trató de huir. Se fue por la ventana, se perdió por la escalera de incendios, y tomó un cabezazo hacia abajo cuatro pisos. Una gran cantidad de personas perdieron ingresos pesados y el acceso cuando se lo llevaron y cerraron sus operaciones. -

– ¿Cuándo?-

– Hace dos años el septiembre pasado.-

– ¿Familia?-

– Ah, sí. Sí. Había un par de mujeres, adictas. Ambas dijeron ser sus esposas. No era, legalmente. Tenía un hermano, un hermano menor. Hizo algunas vueltas a Cecil, pero aceptó un descargo por rehabilitación y servicio a la comunidad. Risso. Risso Banks. Estaría cerca de los veintidós años, veintitrés. -

– No están en el archivo de amenazas-.

– Yo estaba en el caso, pero no como principal. Las mujeres hicieron mucho ruido, pero nada que me preocupara. ¿El niño, el hermano? Lloró como un bebé, lo que le ayudó con el descargo-.

– Bien. Vamos a comprobarlo. Esto es lo que quiero que haga. Lo que surge, lo escribe, tenga en cuenta las fechas, las circunstancias básicas. Vamos a tomarlo desde allí. -

– Teniente, ¿cuál es la probabilidad de que el asesinato de Deena esté conectado a mí, por el trabajo? Usted tendría que ejecutarlo. -

No había manera de suavizarlo. Y, por ello no lo insultó a él y a su hija. -En este momento, con los datos recogidos, la probabilidad es de noventa y ocho punto ocho.

Se sentó de nuevo, y la taza en su mano temblaba ligeramente. -Es mejor saberlo. Mejor saberlo. ¿Debo decirle a su madre? Tengo que hacerlo, pero ¿cómo? ¿Cómo decirle a su madre? Estamos planeando su funeral. El jueves. Parece demasiado rápido, demasiado pronto. Jueves. Simplemente no podía… lo voy a escribir. Pero, ¿cómo puedo soportarlo? -

Él se rompió. Y verlo romperse retorció su corazón, sus entrañas. Se quedó donde estaba cuando Whitney fue a él, cuando su comandante suavemente tomó la taza de café, la dejó a un lado, y puso sus brazos alrededor de MacMasters.

Whitney la miró, le indicó que se fuera.

Ella se fue, se dirigió escaleras abajo. Ella quería salir, sólo por un momento, sólo por un soplo de aire. Cuando Summerset la detuvo en el rellano inferior, parte de la rabia, y algo de la pena se vio en su rostro antes de que fuera educado.

– La pérdida de un hijo es más profunda que cualquier otra-, dijo. -No pasan de la manera que otras pérdidas pueden hacerlo. Sin embargo, cuando la pérdida ocurre, un padre mira hacia adentro. ¿Qué pude haber hecho, que no hice? Cuando la pérdida ocurre con violencia, hay más preguntas. Cada respuesta que damos es tanto dolor y confort, pero no puede haber ningún confort sin dolor. -

– Ninguna de las respuestas que le di hoy le van a dar consuelo.-

– Todavía no. -

Como él continuó, Eve simplemente se sentó en los escalones. Ella tomaría su momento allí.

Antes de que pudiera tener el momento, su vínculo sonó. -Dallas-.

– Teniente Dallas, soy la Dra. Lapkoff de la Universidad de Columbia. Hablé con usted y su marido la noche anterior. -

– Eso es correcto.-

– Le agradecería unos minutos de su tiempo hoy, en relación con este asunto.-

– Este asunto es una investigación de homicidio-.

– Soy consciente.- La cara de Lapkoff se mantuvo fría y compuesta. -Como parte de esa investigación cruza mi medio, me gustaría hablar de ello. Esta institución va a cooperar con usted tanto como sea posible. Le agradecería lo mismo de usted y su departamento. -

– ¿Está usted en la escuela ahora?-

– Estoy-.

– Veinte minutos-, dijo Eve, y colgó.

Ella sacó su comunicador para contactar con Peabody. -¿Estado?-

– Más de esos zapatos se han vendido en los últimos seis meses por lo que parece. Me estoy concentrando en lugares de Nueva York y fuentes en línea. -

– Sigue así. Voy a reunirme con el presidente de Columbia, a continuación, con Mira. Después, vamos a ver un par de posibles. Voy a volver a buscarte, o te diré dónde encontrarme. -

Ella apagó, se puso en contacto con la secretaria de Mira. -Necesito encontrarme con la Doctora en su oficina. Voy a estar en campo. -

– La Dra. Mira es…

– Un miembro esencial de este equipo de investigación. El comandante ha dado a esta investigación prioridad superior. Necesito encontrarme con ella en el edificio que alberga las oficinas del presidente de la Universidad de Columbia en una hora. -

– Ella no lo puede hacer en una hora. Noventa minutos. -

– Noventa minutos-, confirmó Eve.

Ella se dirigió a Morningside Heights, y a la belleza, la antigüedad, la dignidad de Columbia. Aparcó tan cerca como pudo de la administración, encendió su luz de En servicio y la seguridad.

Cualquier polla del campus que tratara de quitarlo o moverlo haría que quedara cerrado rápidamente.

Los estudiantes de verano descansaban en el verde césped, se sentaban cerca de las fuentes o paseaban por los senderos de uno a otro edificio. Las edades oscilaron entre los veinte y la mitad de siglo. Algunos de los mayores eran del personal, suponía, pero algunos serían estudiantes. Fomentar su educación, ir a grados avanzados, tomar un curso corto como un hobby.

La vestimenta también era variada, notó, trajes de maxicargos, jeans con microskirts. Un montón de gorras de béisbol, un montón de camisetas de la Universidad y sudaderas.

El UNSUB podría haberse mezclado aquí con tanta facilidad, en un campus extenso y que se extendía con verdes dignos y majestuosos edificios antiguos. Al igual que el Parque Central, pensó, era un mundo dentro de un mundo en el que una cara extraña no sería motivo de una ceja levantada. Sobre todo si se veía como si perteneciera allí.

Sabiendo adónde ir, vas allí. Te sientas en el césped o un banco y tomas aire, o estás un poco al aire libre estudiando.

Observación. El estuvo observando, como ella ahora. La mirada, el ritmo, la sensación.

Ella caminó hacia la Administración, mostró su tarjeta de identificación para la exploración. -Tengo una cita con la Dra. Lapkoff-.

El guardia asintió, leyó el análisis. -Ella le puso en el registro, para su despacho.-

Se movió, le dio instrucciones rápidas y concisas para llegar a la oficina del presidente.

Enrarecido, pensó Eve mientras tomaba las escaleras. El aire, la arquitectura. Las guerras Urbanas habían profanado o destruido la mayor parte de los edificios más antiguos de aquí. Se imaginó que había elementos contemporáneos -cámaras, seguridad, alarmas, guías animadas. Pero los tenían escondidos, fuera de la vista por lo que el ambiente era antiguo y tradicional.

Antes de que ella hubiera llegado a las oficinas, un hombre de unos treinta años en uno de esos trajes cruzados, cruzó el suelo de mármol ancho y se acercó a ella.

– ¿Teniente Dallas?- Su sonrisa era tan hábil como su traje, y su acento levemente, muy levemente italiano. -Soy el auxiliar administrativo de la Dra. Lapkoff. Ella quisiera que me acompañara-

Buen chico de aspecto, notó, pero que nunca pasaría por diecinueve de nuevo. Y su piel de color café no podía confundirse con blanca. Lástima, el administrador del presidente hubiera sido una excelente posibilidad.

– ¿Cuántas personas trabajan en este edificio, administrativamente?-

– ¿En el verano?-

– No, de otoño hasta la primavera.-

– Ciertamente puedo obtener esa información. La Dra. Lapkoff tiene un asistente administrativo, un secretario ejecutivo y un asistente personal. Cada uno de nosotros también tiene un asistente. Luego, por supuesto, está el rector y su equipo, los vicepresidentes y los suyos. Por aquí. -

Él la llevó a través de un área de recepción y directamente al dominio del presidente.

Ella había pensado que sería más elegante e intimidante. En cambio, a pesar de su grado y digna antigüedad, parecía la oficina de una mujer muy ocupada. Contaba con una excelente vista del campus y una pequeña sala de estar compuesta de muebles usados y tapicería descolorida por el tiempo y el sol.

Sin embargo, la pared con fotografías y títulos podría proyectar intimidación. Como la mujer parada detrás de un escritorio grande y desordenado.

Su altura y contextura le valió el término de escultural, y las características fuertes competían por el dominio con los ojos azules como láser.

Eve imaginaba que esa mirada penetrante había dado a los estudiantes recalcitrantes, profesores, y los donantes un buen escalofrío.

– Teniente, gracias por venir, y por ser tan rápida.- Ella caminó alrededor del escritorio con el paso de una mujer que sabe adónde va con desvíos mínimos y estrechó la mano de Eve con fuerza. -Harry, sirve a la teniente Dallas un poco de café. -

– No, gracias.-

– ¿No? Usted se puede ir Harry. Teniente. -Ella hizo un gesto hacia una silla, y luego volvió detrás de su escritorio de nuevo. La posición de poder. -Tengo entendido que hizo una visita a uno de nuestros dormitorios anoche.

– Correcto-.

– Le pregunté a Darian al respecto esta mañana. Él tiene miedo de estar en problemas, y está bastante molesto por las circunstancias. -

– No está en problemas. Las circunstancias son molestas. -

– Lo son. Darian es un excelente estudiante con sólo algunas infracciones menores. Yo investigué personalmente y exhaustivamente sus antecedentes esta mañana. Me preocupa que uno de nuestros estudiantes haya sido utilizado para cometer un delito, y uno de esa naturaleza. Nosotros le facilitaremos los datos que usted desee-.

– Lo aprecio-.

Lapkoff se echó hacia atrás, sonrió un poco. La sonrisa suavizó su rostro, pero los ojos se mantuvieron firmes y agudos. -Está enojada por ser convocada aquí, por así decirlo. Lo entiendo. Somos mujeres de posición y autoridad, y ser convocada no es grato. -

– El asesinato no es grato, Dra. Lapkoff, un infierno de mucho más.-

– Sí, sí. Yo no le pedí que venga sólo para satisfacer mi curiosidad. Aunque admito que yo quería echar un vistazo a la policía de Roarke. Y de Jamie Lingstrom. Yo he tomado un interés en Jamie, ya que él nos trajo a Roarke-.

Los penetrantes ojos azules brillaron con diversión por un momento. -Una vez más, por así decirlo.-

– Roarke tiene un interés personal en Jamie.-

– Así me lo han dicho. Y se por Darian que Jamie también estaba relacionado con esta chica. -Ella ladeó la cabeza.-Otra cosa que me imagino que compartimos es la capacidad de interrogar y obtener información.- Ella esperó un momento. -Y mantener la información para nosotros mismos. Aprecio su discreción, teniente, pero…

Se inclinó de nuevo hacia delante. -Esto no es sólo mi trabajo. Esta universidad y todo lo que ello conlleva son mi responsabilidad. Y mi pasión. La conclusión obvia es que esta universidad puede estar conectada a la muerte de Deena MacMasters. Eso me molesta. -

Hizo una pausa, sacudió la cabeza como si estuviera impaciente. -No, eso no es exacto. Me cabrea. Si la persona que mató a esa chica se asocia con Columbia, puede estar segura que lo quiero saber. Quiero ofrecer toda la ayuda que pueda. -

– Le agradezco su cooperación.-

– Mi abuelo paterno era policía-.

Eve levantó las cejas. -¿Sí?-

– En San Pablo. Sus historias me fascinaban cuando era niña. Se retiró como Detective Inspector. Estábamos muy orgullosos de él. Teniente. -Peach cruzó las manos sobre el escritorio. -Yo creo en la ley y el orden -y en un martini muy seco. También creo en esta universidad, lo que representa. Darian y Jamie es lo que representa. Darian está enfermo por la culpa y la preocupación. Jamie, aunque no he hablado con él, está enfermo de dolor. Usted, teniente, tiene fama de conseguir las cosas, y patear todo culo que sea necesario patear para hacerlo. Así que yo, esta oficina, y cualquier oficina o laboratorio en esta universidad están a su disposición. -

– Esa es absolutamente una buena oferta.-

Ahora Peach se inclinó hacia adelante y sus ojos eran un vidrio helado. -He visto los informes de la mañana sobre el asesinato.-

– Así que ya salieron.-

– Ellos no tienen mucho, pero suficiente. Mostraron su foto. -

– Espero tener la representación de un artista del sospechoso al final del día. Eso puede dar lugar a un nombre y ubicación, pero a menos que esté ya en el sistema, algo así puede tomar una gran cantidad de tiempo. ¿Tiene programas de imagen? -

– Lo tenemos.-

– Es posible que él fuera estudiante aquí en un tiempo, o empleado aquí. Es posible que si ejecutamos la imagen del artista a través de su base de datos de identificadores de estudiantes y personal, podría conseguir una coincidencia antes que nosotros. -

– Voy a arreglarlo.-

– No lo puede hacer cualquier persona del personal. Necesito un policía para hacerlo. Tendría una orden con su permiso y aprobación de la historia. -

– Va a tener ambas cosas.-

– Esto reduce ciertamente el tiempo.-

Esta vez Peach le dedicó una sonrisa brillante. -Una de mis mejores habilidades y ocupaciones favoritas.-

– Pues bien, cuando tengamos el boceto tendré un hombre de EDD aquí para esa tarea-.

– Voy a prepararlo-.

– Creo que el sospechoso pirateó los archivos de sus estudiantes en abril, agregó sus datos o los datos que deseaba, para que cualquier control lo mostrara como un estudiante de aquí. Él quitó los datos en o alrededor del día del asesinato. Un buen e-hombre puede ser capaz de encontrar las señales, y el rastro.-

Peach resopló. -Muy bien. Será un montón de trabajo tedioso, me imagino. -

– Eso es una buena parte de lo que hacemos. Lo tedioso-.

– Entendido. No es tan diferente de lo que hago. Supongo que esperaba algo más inmediato y emocionante. -

– Entonces usted no ha escuchado historias de su abuelo muy de cerca.-

Ella volvió a sonreír. -Sospecho que él las adornó un poco. Aún así eran jugosas. Tengo muchas ganas de leer el libro de Nadine Furst del caso Icove-.

– Mmm.- Eva se puso de pie.

– Teniente. Aunque sí creo en la ley y el orden, en la educación y en ese martini seco, también creo en la juventud, -su potencial y brevedad, su sed maravillosa. Siento mucho lo de Deena MacMasters, lamento mucho su juventud tomada y ese potencial acabado. -

– Así estamos todos-.

Peach entregó a Eve una tarjeta. -Mi información de contacto, incluido el número de mi enlace personal. Por favor, úselo si usted necesita alguna cosa. -

– Gracias, Dra. Lapkoff-.

– Llámame Peach-.

CAPITULO DIEZ

MIENTRAS EVE CRUZABA EL CAMPUS TOMO SU ENLACE de bolsillo 'para comprobar si Mira estaba en el sitio o cerca, y entonces la vio. La psiquiatra de la policía y perfilador superior estaba sentada en un banco blanco a la luz del sol en el borde de una fuente magnífica. Llevaba unas gafas de marca de un audaz color rosa. Eve no estaba segura de que hubiera visto en su vida a la elegante Mira con gafas, y mucho menos con cualquier frivolidad femenina. Con su rostro inclinado hacia el sol, el pelo recogido de nuevo en ondas en la nuca, exponía el colgante multicolor de sus orejas, Mira parecía absolutamente relajada y como en casa con el ritmo casual del verano de la escuela.

Una leve sonrisa suavizaba su hermoso rostro en reposo, mientras que el agua se derramaba musicalmente de piedra en piedra, de nivel a nivel a sus espaldas. Sus piernas excelentes, estaban cruzadas, expuestos por la falda hasta la rodilla de un traje color de crema de vainilla. Sus zapatos de punta abierta en el mismo tono lucían tacones de aguja. A su lado estaba apoyado un bolso parecido a un pétalo de rosa lo suficientemente grande como para tragarse a un niño pequeño.

Eve preguntó si Mira estaba dormida, y si tenía que empujarla o aclararse la garganta. A continuación, con una gran sonrisa Mira suspiró profundamente.

– ¡Dios! ¡Qué día tan hermoso. Yo rara vez puedo aprovechar una mañana tan espectacular como esta. -Mira, se encogió de hombros, y luego los dejó caer en una especie de encogimiento feliz. -Tengo que darte las gracias por sacarme.-

– Bueno, me alegro de que haya un lado positivo. Yo no tenía tiempo para ir al centro y volver. Estamos trabajando duro en esto-.

– Entendido. La edad de la víctima y la conexión a un agente de policía hace que sea una prioridad. ¿Se puede hablar aquí? -

– Sí-. Eve se sentó a su lado. -Pudo leer el archivo.-

– Sí.- Mira tocó brevemente la mano de Eve, un gesto que ambos sabían reconocer por los dolorosos recuerdos de la infancia de Eve.- ¿Hubieras tomado este caso si MacMasters no hubiera pedido específicamente por ti?-

– No elijo las asignaciones para quedarme con la mejor-. El tono agudo, a la defensiva, atrapó a Eve con la guardia baja. Ella se lo quitó de encima. -Si no puedo manejar lo que viene a mí,- dijo, -Yo no merezco la placa. Eso es todo. -

– Para ti, sí, estoy de acuerdo. No con la filosofía, pero si con tu creencia en ella. Ella tiene suerte de tenerte -Deena-, porque tú entiendes a lo que se enfrentó en las últimas horas de su vida. -

– No es lo mismo-.

– No, nunca es lo mismo. Y, por el contrario, es precisamente lo mismo. Es lo que necesito saber antes de discutir el caso, acerca de tus pesadillas y flashbacks. Es lo que necesito saber-, repitió Mira, suavemente, cuando la cara de Eve se puso pálida. -Si este caso, las exacerba-

– No lo es. No lo hará. No son tan malas. -Arrastrando una mano por el pelo, Eve luchaba para poner su molestia por las preguntas personales a un lado. Mira estaba en lo cierto, admitió, la pregunta debía ser formulada.-Todavía las tengo, pero no son tan graves…-, decidió. -No son tan frecuentes o intensas. Creo que he llegado a un punto -no sé- que pasaron, y nada puede cambiar lo que él me hizo. Pero lo detuve. Si regreso, a las pesadillas, podré detenerlo de nuevo, si tengo que hacerlo. Él no tiene más el poder. Lo hice. -

– Sí.- la sonrisa de Mira era tan brillante como la luz del sol, y de nuevo puso su mano sobre Eve. -Lo hiciste-.

– No puedo parar las pesadillas, pero puedo manejarlas mejor ahora. No son un baile en un prado, el cual no me parece bueno de todos modos. ¿Por qué estar bailando en un prado con todo lo que la hierba alta oculta alrededor escabulléndose en ella, y con insectos que vuelan alrededor de su cabeza como un grupo tan divertido? -

– Hmm-, fue lo mejor que Mira pudo pensar.

– Lo que quiero decir es que no confío en haber quitado todo de mi subconsciente, pero no me patean el culo todas las noches, ya no.-

– Me alegro de oírlo. Me alegra mucho. -

– Tuve un momento, mirando a Deena, a lo que le hizo a ella, que me puso un poco inestable. Pero creo que pasé a través de él. No va a afectar mi capacidad para dirigir la investigación. -

– Me preocuparía tu capacidad para dirigir la investigación si no fueras tocada de alguna manera por lo que se hizo con ella.-

Eve no dijo nada durante unos instantes. -Y trajo esto, lo empujó, para que pudiera salir. Así que no tendría que tenerlo escondido en el fondo de mi mente. -

Mira dio a la mano de Eve una palmadita rápida. -¿Funcionó?-

– Al parecer-.

– Bien, bien por mí. Y por ti. Y Deena. -

– Está bien.- Hecho, pensó Eve. Por ahora. -¿Revisó el video?-

– Sí. Particularmente cruel, ¿no? Por forzar a la niña a decir esas cosas, con la intención de que el padre las escuchara, por mostrar gráficamente al padre el resultado. -

– No hay duda que fue un mensaje para MacMasters-.

– No, ninguna. Era todo un mensaje. La ubicación, el uso de esposas de la policía, el método, e incluso la longitud de tiempo que el asesino se tomó. Horas. -

– Él lo disfrutó-, comentó Eve. -disfrutó en extenderlo.-

– Sin lugar a dudas. Pero más, es una forma de alardear. Un gesto en su cara. Hice esto a lo que amabas, en tu propia casa, y me tomé mi tiempo. -

– La hizo sufrir, quería que MacMasters supiera que había sufrido, que había tenido el poder total sobre ella.-

– Las violaciones son otra forma de poder, y de mensaje. La violé, la lastimé, la humillé, la aterroricé, tomé su inocencia antes de quitarle la vida. -Mira se movió, mirando hacia Eve. -Y así lo hizo, en primer lugar con encanto y deslumbrándola, haciéndola sentir algo por él, creer que él sentía algo por ella.-

– Le hizo más daño de esa manera.- Eve estudió a los alumnos caminar o correr por el campo. -Le hizo más daño cuando ella entendió que él no sentía nada.-

– Se suma a ello, a ese poder. La engañó primero, desarrolló una relación con ella que tomó tiempo y esfuerzo -y otra vez se tomó su tiempo. Gozó con la planificación, el engaño, su enredo romántico con él tanto como con la muerte misma-.

– Es joven. Si pasó de diecinueve años, no puede haber pasado los treinta años. -Ella miraba a la gente que camina por allí, calculando su edad por la apariencia, tono de piel, movimiento, gestos, vestuario. -Y yo diría que más joven. Mediados de los veinte. Pero él es organizado, controlado y centrado. Él no tiene una mente joven, no cede a los impulsos -o ciertamente, no con esto. El acechó, estudió e investigó a su objetivo. Sabía exactamente cómo acercarse a ella. -

– Tendencias sociopáticas, con un propósito-, confirmó Mira. -Es una combinación peligrosa. Aunque el video no fue un impulso, fue indulgente. Necesitaba que MacMasters entendiera: Esto es tu culpa. Incluso la crueldad, la violación, el asesinato no era suficiente, a menos que MacMasters comprendiera que era el culpable de ello. No quería que el padre acabara sólo destrozado, quería que entendiera que esto era el resultado de un acto previo o un delito. -

– Vamos a través de sus casos. Tengo un par de líneas a tirar. -

– Va a estar enterrado allí.- Mira negó con la cabeza. -Nada y nadie obvio. Aunque es difícil creer que este sea su primer asesinato, puede ser. Fue un fin, por lo que puede muy bien haberlo impulsado desde hace algún tiempo. En todas las pruebas que has reunido me indicas que él sabe cómo adaptarse, mezclarse, comportarse del modo en que una sociedad considera normal o aceptable-.

– Ha pasado el tiempo en este campus, y tiene competencias electrónicas.-

– Él tiene educación. Su víctima fue una estudiante brillante, y ella esperaba que él tuviera educación ya que se hizo pasar por un estudiante universitario. Él haría lo que se espera, por lo tanto, aclimatarse. Él tiene un trabajo o una fuente de ingresos. Pero yo creo que él trata con personas. Tendría que hacerlo, para observarlos, para ejercer su oficio de ser lo que se espera. Es probable que viva solo y es considerado por sus vecinos, sus compañeros de trabajo, como un joven agradable. Amable, servicial. Detesta la autoridad, pero tiene cuidado de no demostrarlo. Hace lo que se le dice, y si es necesario, encuentra una manera de devolver cualquier ofensa o delito.

– La policía es el enemigo,- continuó Mira, -pero es poco probable que vaya a tener una hoja. Cosas de menor importancia, tal vez, antes de que él hubiera desarrollado plenamente el control y la concentración. Más que eso, este policía es el enemigo, alguien a ser aplastado. Pero no directamente. Él entiende que es más doloroso tomar a un ser querido. -

– Al igual que MacMasters le quitó uno suyo-.

– Creo que sí. Sí, eso sería mi conclusión. Si se tratara de MacMasters y él, el castigo habría sido más directo. Pero este castigo -es tu culpa- indica un tipo específico de pago. Usted tomó algo mío, yo tomo algo tuyo. -

Pero, ¿quién? Eve se preguntó, frustrada. ¿O qué? -MacMasters estuvo en un escritorio durante mucho tiempo. Él no trabaja en las calles. Él tiene un representante para cerrar los casos, o para supervisar a los policías que lo hacen. Pero es metódico, no llamativo. Es una flecha recta, y él no tiene ningún tipo de terminaciones. Nunca ha bajado a un sospechoso en el trabajo. -

– Hay otras formas de llevar a un ser querido, además de la muerte.-

– Sí, y he pensado en eso. Pero, la violación y la muerte, pasar por todo eso dirigido a él, porque un policía tuvo una parte en enviar a tu hermano, tu padre, lo que sea, a una jaula. Es ojo por ojo. Muerte por muerte. Su propósito, como usted ha dicho. -

– Me inclino a estar de acuerdo, pero la gente muere en la cárcel, son asesinados o se auto terminan. O salen y hacen lo mismo. Los testigos son asesinados para evitar que declaren, y es trabajo de la policía convencerlos de declarar. Las víctimas no reciben siempre justicia. -

– Sí, estuve allí, también. ¿Cómo encontramos a un ser querido de este bastardo, que murió, -murió, fue asesinado, – en los archivos de casos de un policía con más de veinte años en el trabajo? -

– Él va a creer o haberse convencido de que esta persona era o es inocente. Como Deena era inocente. Tú podrías considerar la posibilidad de que esta conexión con el asesino fue víctima de abuso, herido, violado, asesinado dentro o fuera de la cárcel. O uno que se auto-terminó después de la liberación, o después de un ataque. Yo empezaría buscando a alguien que fue estrangulado o ahogado. El método fue otro mensaje. Pudo haberla golpeado hasta la muerte, utilizado un cuchillo, dado una sobredosis. Hay varias maneras de matar a una niña indefensa. Él eligió el método-.

– Así es, eso es exactamente, correcto.- Eve achicó sus ojos mientras lo daba vuelta. -Cada detalle fue planeado. Por supuesto que el método estaba previsto. No sólo porque quería verla cuando la mataba, no sólo porque quería usar sus manos. Porque tenía que hacerlo, para hacer su punto. Es un buen ángulo. Podemos reducirlo con ello, impulsar en eso. -

Ella lo pensó. -Van a tener el memorial de Deena el jueves.-

– No puede haber nada más doloroso. ¿Cómo lo lleva MacMasters? -

– Apenas. Él está listo para asumir la culpa, aun sin saber acerca del video. El asesino perdió su tiempo allí. Me preguntó cómo iba a soportarlo, y yo no tenía una respuesta. No sé lo que es tener un hijo, pero sé que cuando la víctima es un niño es más difícil. Todos sentimos eso. No sé cómo alguien se encuentra cuando es su hijo. -

– La mayoría se basan en el orden natural. Hijos entierran a sus padres, no al revés. Aquellos de nosotros que sí conocemos el asesinato, incluso la muerte, sabemos que no hay respeto por el orden natural. Se trata de una carga para MacMasters y su esposa que nunca podrán olvidar. Con el tiempo, van a vivir, trabajar, jugar, hacer el amor, reírse, pero nunca podrán poner esto abajo.-

– Sí-. Pensó en lo que Summerset le había dicho. -Eso es lo que oigo. En cualquier caso, el memorial. Creo que va a encontrar una manera de estar allí. Creo que tendrá que ver los resultados de su trabajo. Tendrá que ver a MacMasters llorar y sufrir. Tiene que estar absolutamente seguro, de que hizo el trabajo. Sin embargo es centrado, es todavía joven. ¿Cuál es el punto de atornillar a alguien si no el verlo retorcerse? -

– Estoy de acuerdo. Hay una probabilidad muy alta de que encontrará una manera de asistir, o al menos encontrará una manera de observar a MacMasters. La niña era el arma. MacMasters era el objetivo. -

– Eso es lo que pienso. Gracias por venir. -

– Lo que lamento es no se puedo encontrar una excusa para trabajar aquí, el resto del día. Es un campus hermoso. He dado algunas conferencias aquí, y asistí a un par de actuaciones, pero…

– Espera. Conferencias. ¿En un lugar como un teatro? -

– Sí, tienen un teatro excelente.-

– ¿Y el público puede asistir a estas cosas?-

– Por supuesto. Ellos-

– Espere.- Ella hizo un chasquido, y dio un tirón a su -enlace. -Dra..Lapkoff-.

– Eso fue muy rápido.-

– Necesito una lista de cada actuación, concierto, conferencia, video, en vivo, u holográfica, abierta al público desde abril hasta el pasado sábado. Envíelo a este contacto. -Ella leyó los datos de su unidad en la Central.

– Lo voy a arreglar.-

– Gracias.-

– ¿Conoces a Peach?-, Le preguntó Mira cuando Eve apagó y marcó el otro código.

– ¿Eh? Bueno, más o menos. ¿La conoce? -

– Sí. Dennis y yo somos patrocinadores de la universidad. Él enseñó aquí por años. -

– ¿Él, de verdad? ¿El Sr. Mira enseñó aquí? -

– Tú sabías que él era profesor.-

Eve pensó en Dennis Mira y sus cómodas chaquetas de punto, sus ojos bondadosos, su encantadora actitud vaga.-Sí, creo que nunca…-

– Él sigue dando cursos de vez en cuando y conferencias a menudo. Somos amigos de Peach y su familia. -

– Un mundo pequeño. Jamie. -Ella se volvió de nuevo al enlace. -¿Has ido a alguno de los conciertos, obras de teatro, conferencias, cualquier cosa, en la Universidad de Columbia desde abril?-

– ¿Qué?- Él tenía la apariencia de un e-geek, los profundos ojos vidriosos. -Sí, fui a una conferencia sobre delitos electrónicos.-

– No, no es eso. Algo a lo que Deena habría ido. -

– ¿Quieres decir como el canto, el baile y esa mierda?- Él le dio una mirada que sólo podía venir de la juventud y el dolor. -¿Por qué lo haría?-

– Lo que yo pensaba.- Ella lo interrumpió, llamó a Peabody. -Quiero que te vayas a la escena, busques cualquier cartel, afiche, souvenirs, cualquier cosa perteneciente a un concierto, representación, conferencia de Columbia desde el momento de la reunión hasta el día del asesinato. Tráelo a la Central. Trae cualquiera de ellos desde cualquier lugar durante el mismo período de tiempo. -

– Se puede hacer. ¿Los zapatos? Pensé en lo que dijiste. Upper East no era su lugar. Probablemente el área de Deena tampoco si él no quería ningún tipo de posibilidad de que lo vieran. Así que me estoy centrando en los vendedores del centro. Sólo una corazonada-.

– No está mal. Vamos a trabajar esto primero. Consigue las cosas, ve a casa. Estaré allí dentro de una hora.-

Eve apagó el vínculo, se levantó. -Gracias. Buen ángulo. Tengo que volver-.

– Si estás por regresar a la Central, tal vez podría ir contigo.-

– Tengo que ir a ver a un chico sobre su hermano muerto.-

Mira recogió su bolso rosa grande. -Eso será muy interesante. ¿Puedo? -

– Supongo. Es un potencial. No en lo alto de la lista, pero… Bueno, si nos da algún problema, puedes golpearlo con la bolsa y hacerle algo de daño. -

Mira pasó una mano amorosa sobre el cuero en color pastel.-Todos tenemos nuestras armas.-

Cuando llegaron a su vehículo, Eve hizo una corrida de Risso Banks, obtuvo su casa y las direcciones de trabajo.

– Hombre, de veinticuatro años. Ha mantenido su nariz limpia desde el colapso de la detención y la desafortunada muerte de su hermano, y tiene un empleo remunerado. Encaja en el perfil. Soltero, sin historia de COHAB. Parece que se adapta, pero no es así. Su hermano cayó -, literalmente, por en cuatro historias de splat. MacMasters era el jefe, pero no el principal, y fue un fracaso compartido con la unidad de victimas especiales-. Cecil, el hermano, trabajaba con ilegales y el comercio de pedofilia-.

– Un encanto.-

– Al parecer. No fue violado, pateado, ahogado o estrangulado. Se tiró de cabeza de una ventana tratando de evitar el arresto. Aún así, no lejos del camino. -

– Mucho de ello es eliminado, ¿no? Trabajo de campo, el trabajo de enlace, los detalles. -Obviamente, el contenido, Mira se recostó. -¡Qué interesante vehículo. Se ve tan ordinario desde el exterior, pero tiene más hardware que el interior de mi oficina. Y es muy cómodo, -suave, también -, añadió mientras Eve tejía a través del tráfico.

– Se mueve como un turbo, y en las verticales, como un avión-helicóptero. Blindado y a prueba de explosión. Fue… una especie de favor -un regalo de Roarke. -

– Con un regalo así no tendrías que llamar continuamente a la cabeza de requisiciones. Me enteré del accidente pasado. -

Antes de poder detenerse, Eve se encogió de hombros. -No fue mi culpa.-

– No, pero… él te pidió un favor, así serías capaz de aceptarlo, y él podría sentir que estás tan segura cómo es posible-.

– Supongo que por eso todas las ventanas, tienen las iniciales de mi nombre.-

– Eso, y me gusta pensar que conoces Roarke bastante bien. Es un excelente favor-regalo. Dime, ya que tenemos un poco de tiempo, ¿está todo el mundo listo para la boda? Estamos deseando que llegue. -

– Supongo, probablemente.- La palabra boda tenía un pequeño rescoldo de culpa y el malestar le quemaba en los intestinos a Eve. -Se supone que debo llamar a Louise -la gente me dice eso-, y ofrecerme a hacer las cosas de la madrina de honor. No sé qué es eso. Hicimos la fiesta, y el vestido que tengo que usar fue entregado hoy. ¿Qué más hay? -

– ¿Es una pregunta retórica?-

– Mierda-.

– Yo te aconsejaría que llames a Louise cuando tengas unos momentos libres, y le preguntes si necesita algo. Es muy probable que no necesite nada más que hablar o ventilarlo un poco. Ella es una persona eficiente que sabe lo que quiere y que ciertamente lo dispone. Pero hay siempre pequeños problemas y dolores de cabeza de último minuto. Todo lo que necesitas hacer es escuchar.-

Eve coló su mirada, llena de esperanza cautelosa, hacia Mira. -¿En serio?-

– Daría un ochenta y ocho punto tres de probabilidad.-

Eva lo aceptó, aliviada. -Eso es decente.-

– Pasé por su nuevo hogar la semana pasada, para echar un vistazo a la oficina de Charles. Él está nervioso y excitado, y ha establecido una oficina muy bien allí. Por supuesto, hice un recorrido por toda la casa. Está quedando muy bien, creo. Urbana, clásica, ecléctica, -muy de ellos. Van a hacer una buena vida allí-.

– Es bueno. Son buenos. Está todo bien. Sólo quiero que pase ya de la boda.-

– No me digas que estás nerviosa.-

– No. Bueno, sí. -Nerviosa por estar nerviosa Eve se movió en su asiento. -¿Qué pasa si el caso se pone caliente, o yo estoy a punto de cerrarlo, o cualquier mierda en el trabajo baja ese día? ¿Qué hago? Con Roarke, no tiene que preocuparse. Él va. Si tiene que cancelar algo o llegar tarde, lo que sea, lo consigue. Él es extremadamente frío en ese aspecto. Yo todavía me siento culpable a veces. Pero esto es otra cosa. Es el día más importante para Louise. Yo no quiero meter la pata-.

– Tú sólo haces lo que puedes hacer, Eve. Louise entiende las situaciones de emergencia, las prioridades, las exigencias de la vocación. Es un médico. -

Eve frunció el ceño durante un momento. -Eso es correcto. Es un médico. Si ella tiene las manos en la cavidad del cuerpo de alguien, no las va a sacar y se van a poner un vestido de fantasía. Ella acabaría primero. -

– Eso espero-.

– Está bien. Eso está mejor. Está bien. -

– ¿Qué llevaras puesto?-

– Una cosa amarilla-.

Mira sonrió. -Mira hacia delante, no me mires y dime lo que estoy usando.-

– ¿Lo ha olvidado?-

– Compláceme-.

– Un traje, la falda hasta la rodilla, chaqueta de tres botones, -de color blanquecino. Tipo de vainilla. Botones plateados, cuadrados, encaje en la parte superior. Zapatos, rosa claro, recortado en los dedos, tacones de aguja. Pendientes multicolores de piedras, de estilo colgante, de plata, y una cadena en el cuello de plata de tres hileras con algunas piedras pequeñas fijadas en varios puntos. Un enorme bolso de color rosa, y unas gafas con el marco del mismo color rosa, un poco mas claro – los cuales coinciden con la pintura de uñas de los pies. Anillo de boda, unidad de muñeca de plata de lujo con pulsera de brillantes.

– ¿Cómo recuerdas ponerte todo eso,- le preguntó Eve, -las cosas brillantes?-

– Se llama vanidad,- le dijo Mira. -Me gusta la mía. Y es tan interesante que sólo puedas recordar tu vestido para la boda como una cosa amarilla, y que puedas describir lo que llevo hasta el alto de mis tacones. Que, sí, son miserablemente incómodos, pero elegantes. -

Mira volvió los tobillos para admirarlos. -Y ahora que he visto de primera mano tu armario, no sé cómo te resistes a engalanarte con todos esos vestidos hermosos todos los días.

– Tal vez yo soy como el vehículo-, decidió Eve. -Me mantengo normal por fuera, así nadie nota todo el hardware de dentro.-

– Muy bien-. Rió Mira. -Muy bien-.

– Es lo que él hace,- Eve murmuró.

– Y volvemos en círculos hacia atrás.-

– Se mantiene normal, todos los días, discreto en el exterior. Nadie ve lo que hay dentro. Nadie ve a un monstruo. Cuando va a obtener algo o comprar zapatos, nadie se da cuenta de él. O, si se quiere, ven un buen chico, un chico joven y guapo. No es espectacular, porque lo recordarían. Sólo bien parecido, educado, apenas sacude el aire. Tenemos dos testigos que lo vieron con Deena, y eso es todo lo que me dieron, casi todo. Haremos lo mejor porque Yancy va a cavar en los detalles, pero ellos no pensaban en él, no le echaron un vistazo especialmente. No lo habrían notado en lo absoluto, lo más probable, salvo porque él estaba con ella. La conocían a ella, por lo que se fijaron en él. -

Ella consiguió un segundo puesto a nivel a media cuadra de la dirección del trabajo de Risso, y luego miró a los tacones de Mira. -Es una caminata corta. ¿Puedes manejar eso? -

– Soy una profesional.-

A mitad de camino, Eve maldijo, suspiró, y luego saltó por encima de la barrera de la acera. -Vuelvo enseguida -dijo – cuando Mira la miró boquiabierta.

Ella había visto el comienzo, y realmente la marca se lo merecía. Caminando a lo largo, embobado en las tiendas con su bolsillo trasero abultado. ¿O lo había estado hasta que el ladrón arrancó la cartera con el golpe clásico.

El ladrón siguió adelante, sin prisas, con la cartera ya en el interior del bolsillo delantero derecho de su pantalón, bajo su sudadera holgada.

Eva corrió una cuadra para cerrar la distancia, y luego empezó a andar a un ritmo rápido de Nueva York. Ella golpeó al ladrón en el hombro. -Perdón, ¿me puedes ayudar?-

Él le dio una mirada inocente de ojos redondos, otro chico de la calle. -¿Con qué?-

– Bueno, yo tengo otras cosas que hacer, realmente estoy presionada por el tiempo, así que tú podrías ayudarme y darme la cartera que acabas de levantar. Esa de aquí. -Ella golpeó la mano en el bolsillo. -Ah, y cualquier otra propiedad que hayas levantado hoy, también. A continuación, los dos podemos seguir con nuestro negocio. -

– No sé de qué estás hablando. Se enojó él. -Lo sintió preparase para correr, y agarró el hombro.

– Podrías realmente hacer esto rápido y sencillo para los dos. No quiero tomar el tiempo para -Hey! -

Él se agachó, giró, se retorció como una serpiente que se desprende la piel y la dejó sosteniendo una sudadera con capucha vacía.

Tenía un torso desnudo sobre las piernas en cuclillas. En realidad ni siquiera era un desafío. A pesar de que tuvo que esquivar a los peatones cuando el ladrón satisfecho la evadió, rompió a través de ellos, y lo atrapó antes de llegar a la esquina.

– Ayuda, ayuda!- Él ladró cuando ella lo empujó de cara contra el primer edificio más cercano. -¡Policía!-

– Vamos, imbécil, tú sabes que yo soy la policía.- Ella le esposó las manos a la espalda, rodillas y piernas abiertas para ponerlo extendido. -Si haces que te persiga otra vez, te vas a comer la acera.-

Ella le dio una palmada hacia abajo, no encontró armas pero seis carteras.

– ¿Alguna de estas es tuya, cabrón?-

– Encontré esas.- Punzantes ojos sustituyeron los ojos muy abiertos. -Yo iba a encontrar a un policía y entregarlas, lo juro por Dios-.

– Uh-huh. Vi ésta en el bolsillo trasero de ese tipo. Estoy seguro de que va a estar muy agradecido. -

– Llamé a los uniformados.- Mira, se apresuró con sus altos tacones.

– Bueno, no me salvé.- Ella golpeó al ladrón en la parte posterior de la cabeza.-¿Ves? ¿Ves? Simplemente no me pudiste ayudar. Ahora los dos tenemos que pasar por el acuerdo. Usted! -Dijo, y señaló a la marca que en la actualidad era uno de los muchos que estaban mirando la escena.

– ¿Yo? ¿Yo? Yo no hice nada. -

– ¿Tienes ID?

– Sí. Claro. Tengo… -Llegó a su bolsillo trasero. -Mi cartera! Mi cartera no está!-

– ¿No es una coincidencia? Yo la tengo aquí mismo. -Manteniendo un codo en la parte baja de la espalda del ladrón, cogió la cartera. -Es como magia, ¿no? Para obtenerla de nuevo tendrá que esperar aquí a los oficiales uniformados y presentar un informe con ellos. -

– Yo estaba teniendo un buen día-, murmuró el ladrón. -Un día muy bueno.-

– Pues ahora la has cagao.- Levantó su placa a los dos uniformados que venían en camino.

Tomó un tiempo que no quería gastar, pero al final, supuso, se hizo justicia.

– Estoy como al principio -, dijo Mira. -En un momento estabas ahí, al siguiente estabas saltando por encima de la barandilla y corriendo.-

– Sin embargo, es otra razón para no usar trapos de lujo y rompedores de tobillo.-

– Ahí tienes razón.-

Retrocedieron hacia la tienda donde trabajaba Risso.

Una gran cantidad de aparatos, notó, todos bajo el lema: ¡20% de descuento! ¡Sólo por esta semana! que probablemente habían estado puestos durante años.

Ubicó a Risso Banks de su identificación, y vio que él la reconocía como policía. Él se acercó, con un palo de madera roja enorme en el hombro.

– Le vi pillar al ladrón. Él no tenía ninguna velocidad. -

– Tenía seis carteras que no eran suyas.-

– La delincuencia está en todas partes.-

Él era un tipo bien parecido, -un poco en el lado socarrón- con un corte de pelo corto tipo centurión que parecía reciente. Pelo oscuro, ojos marrones taciturnos. La altura y constitución adecuada, pero ella no consiguió un zumbido de él.

– ¿Quieres hablar aquí, Risso, o en algún lugar más privado?-

– Si tienes algo que decir, dilo. El jefe sabe que tuve algunos problemas hace un tiempo. No he tenido ninguno desde entonces. Él lo sabe también. Cumplí las condiciones de mi contrato. -

– Tu hermano tuvo un trato más duro.-

Se encogió de hombros, y luego sacudió la cabeza hacia la parte trasera de la tienda. -Me equivoqué. Me dio ilegales antes de que yo tuviera diez años, me enganchó. Trabajé para él, seguro. ¿Qué más había? Y cuando se vino abajo, corrió, y él me dejó con la policía. Corrió, tratando de salvar su propio culo, y no hizo nada para ayudarme. Así que consiguió lo que se merecía, por lo que yo puedo ver. Y no voy a derramar lágrimas por él. Estoy rehabilitado, tengo trabajo. Si los policías quieren venir a echarme un ojo, muy bien. Yo estoy limpio. -

– Si me das la respuesta correcta a una pregunta, salgo. No hay daño, no hay castigo. -

– Depende de la pregunta.-

– Usted tiene buena actitud, Risso. Tengo que admirar eso. Sábado a las 18:00 a domingo a las 03:00. -

– Cerramos a las 18:00 el sábado. El jefe y yo cerramos aproximadamente, un cuarto de hora después. Usted puede preguntarle. -

¿Y después? -

Él se encogió de hombros, lo que ella interpretó como molestia en vez de nervios. -Fui a casa, limpié un poco. A las 20:00, el jefe, yo y otros tres chicos jugamos a las cartas como lo hacemos la noche del sábado, una vez al mes. El juego fue en mi casa esta vez. -Sonrió, con ese atisbo de sonrisa. -Un juego amistoso.-

– No estoy preocupada por las apuestas. ¿Es tu jefe? -Ella hizo un gesto hacia el hombre barrigón tratando de vender a un cliente una nueva PPC.

– Sí. Y el tipo de atrás, Carmine, estuvo en el juego. -

– Espera un minuto.-

Ella se acercó al barrigón, levantó su placa. -Una rápida. ¿Quién cerró con usted la noche del sábado, y en qué momento? -

– Risso, él está allí. Lo cerramos aproximadamente a las 18:00s. -

– ¿Cuándo lo vio luego?-

– En su lugar, un par de horas más tarde. Teníamos un juego de cartas. ¿Hay algún problema? -

– No, no hay problema. Gracias. -

– Es un buen chico-, dijo el hombre cuando Eve comenzó a alejarse. -Él viene a tiempo, hace el trabajo, y no se queja. Le di un aumento la semana pasada, se lo merece. -

Eva asintió con la cabeza. -No está en ningún problema.-

Ella regresó a Risso, le entregó su tarjeta. -Si los policías vienen a darle una ojeada, hágamelo saber.-

Miró a la tarjeta. -¿Por qué?-

– Porque yo hice una pregunta y usted me dio la respuesta correcta. Porque usted no es su hermano. -

Eve salió mientras continuaba mirando a la tarjeta.

– Eso estuvo bien hecho,- le dijo Mira.

– Eliminación. Cruzando las líneas. -

– Eso no es lo que quise decir.-

Eve se encogió de hombros y caminó con Mira de nuevo al coche.

CAPITULO ONCE

KARLA ROBINS MARCÓ SU CÓDIGO, INSERTÓ SU IDENTIFICACIÓN que le había dado la inmobiliaria en la ranura. Tarareó para sí misma cuando la seguridad reconoció ambos. Un día perfecto, pensó, moviendo hacia atrás la melena de pelo rizado de color negro brillante. Ella tenía grandes esperanzas de que fuera espectacular por el cierre de la fría transacción de venta del loft a un cliente muy joven y adinerado.

Era justo lo que buscaba. Ella no podía creer su suerte, y el momento. La propiedad había caído en su regazo, justo la noche anterior, cuando los compradores anteriores rompieron el contrato.

De su pérdida, ella realmente esperaba su ganancia.

Dio un paso dentro de la zona del vestíbulo pequeño, codificada para el ascensor.

La comisión sería excepcional, y no podía haber llegado en mejor momento.

Ella se iba a casar el sábado, y pensando en eso, hizo un pequeño giro en el ascensor.

Podía cerrar este acuerdo, tener toda la documentación en orden en un instante, rápido, rápido. Cuando ella y Tony regresaran de su luna de miel, esto estaría solucionado, iría a presentar al feliz nuevo propietario del loft una canasta de regalo llena de vinos de lujo y comestibles -y lo más importante- a recoger su comisión grande y hermosa.

Recorrió la cabina del ascensor pequeño, asintió con la cabeza aprobando. Una buena seguridad, manejo suave y privacidad. Y las puertas de hierro calado, pensó cuando llegó a la buhardilla, agregaban un toque de moda retro.

Se abrieron sin hacer ruido en un espacio con techos altos y amplios ventanales y un trío de dobles tragaluces.

Los pisos de madera original -con qué frecuencia encuentras eso- eran elegantes. Las paredes, con tonos neutros elegidos para vender, eran totalmente insonorizadas. Cocina, pensó, vagando por allí, totalmente actualizada hasta la fecha. Compacta, electrodomésticos brillantes con divertidas rayas de cebra modernas en los mostradores -configurados para aprovechar al máximo el espacio.

El cliente probablemente no iba a cocinar para sí mismo. Él era adinerado, y actualmente tratando de hacerse un nombre como un artista. Pero iba a recibir visitas sin embargo, y este era un buen espacio para eso.

Añadido dos dormitorios -uno que estaría muy bueno como estudio con más claraboyas, más ventanas – y una vista al sur- y lo que ella consideraba un sueño de baño con bañera de hidromasaje, ducha de chorro, tubo de secado paredes de cristal ahumado – él nunca conseguiría algo mejor.

El lugar, se dijo, -animaba, se corrigió- animaba a la juventud, divertida, en la honda y acomodada.

Ella ahuecó el pelo, se volvió para echarse un vistazo en el espejo. El aspecto importaba. Se había vestido con cuidado, preparada con cuidado al gusto del cliente y la ubicación.

Lo quería en el Soho, artístico, un sitio de moda en medio de un montón de galerías, restaurantes, clubes. Y esto era. Karlene se imaginaba que un agente de bienes raíces debía reflejar lo mismo que mostraba. Ella había elegido la falda corta negra, los tacones altos con impresión de leopardo, y la parte superior de un rojo vivo con sus abalorios de plata en lugar de un juego más tranquilo, de manera deliberada.

Transmitía juventud y frescura, -como era, pensó con una sonrisa-, pero para algunos clientes quería proyectar madurez, estabilidad, sobriedad.

Este hombre era más joven que ella.

Debe ser agradable, pensó mientras miraba a unidad de pulsera, y continuaba recorriendo, quitando la pelusa de algunos de los almohadones con estampados salvajes en los muebles colocados en el salón. Apenas veintidós años y capaz de pagar una prima por un loft del Soho.

Ella y Tony tenía un lugar agradable, se recordó. Y con su ojo para los negocios y la decoración, ella consiguió mucho jugo en ello. Pero un día -y con comisiones como ésta- iban a poder comprar un loft grande, soleado.

Buscó en su bolso, sacó el tubo de olor que había elegido. Fue a la cocina otra vez, se agachó para enchufarlo en el sistema de aire. En unos momentos, el desván olería, sutilmente, a galletas de azúcar. Una buena elección, lo sentía, para un cliente más joven.

Cruzó la pantalla de estado de ánimo de la sala de estar, la encendió con una vibrante combinación, enérgica de colores y formas, a continuación, ordenó el sistema de música -no demasiado alto.

– Configurar el tono-, dijo, volviéndose en un círculo para tener todo listo al llegar a casa.-

Consideró, abrir el panel de la pared para mostrar los monitores de seguridad, pero decidió no hacerlo. Era demasiado joven para preocuparse demasiado allí, -y ella haría un punto para mostrarlo cuando hicieran la gira. En cambio, se acercó a las ventanas del frente, amplias, se quedó mirando lo que ella esperaba, -por ella y su cliente- pronto sería la zona de Drew Pittering.

Me gusta la cocina, la gente que camina por debajo esta al día. Neo de Bohemia era el tono aquí, el ritmo. Artistas mostrando sus productos en la acera, la gente tomando café y teniendo conversaciones intensas fuera de los cafés y bares. También pequeñas boutiques -apretadas al lado de las galerías.

Le sentaba tan bien. Comisión a un lado, trabajó duro para adaptarse al gusto del cliente, a la propiedad, y viceversa. Antes de que tuviera treinta, tenía la intención de tener su propio negocio. Ella había elegido ya el nombre. Vistas urbanas.

Cuatro años por delante en su objetivo, reflexionó. Y ella sabía lo que había que hacer.

Si Drew tenía su interés aquí, estaría en camino.

Estaba corriendo un poco tarde, se dio cuenta. Pero entonces, el cliente era el rey. Ella tomó aire, y luego sacó su 'enlace. Ella iba a ser optimista, pensar en positivo y hacer reservas para ella y Tony en su restaurante favorito para celebrar la venta.

Iba a ser Jinxing, se dijo. Lo anticipó. Visualizándolo. Esta noche, iban a beber champán y brindar por el futuro.

Una vez hecho esto, ella corrió a través de su libro de citas para asegurarse que tenía el resto de su semana -su última semana como una mujer soltera-en orden. La preparación final, consultar con el proveedor y el planificador, el día completo de tratamientos de spa y salón de belleza para ella y su fiesta de bodas.

Chequeó, chequeó, chequeó.

Cuando su vinculo sonó, comprobó la pantalla y tuvo un momento de preocupación. -Por favor que no llame para cancelar,- murmuró, y luego respondió con un tono alegre. -Hola, Drew! Estoy aquí de pie mirando por la ventana del frente. Es una bonita vista. -

– Lo siento, lo siento, estoy llegando tarde. Me pillaron con el trabajo y se me fue la hora. Pero estoy cerca de allí. Bajando por la cuadra ahora. -

– Eso es magnífico.- De alivio, apenas resistió a hacer un baile. -Yo te abro para que puedes subir directamente arriba. Tienes la dirección. -

– Aquí mismo. Me encanta este barrio, Karlene. Es justo lo que quiero. -

– Espera hasta que veas el espacio.- Ella se acercó para apagar la seguridad para él. -Te lo juro, si no se ajustan a esto, lo estoy comprando para mí misma.-

– Sólo dime que nadie más lo está mirando todavía. Tengo una buena sensación. -

– Me puse en contacto en primer lugar, como te había prometido. Nadie debe verlo hasta mañana como te dije. Tenemos un salto en él. -

– Perfecto. Estoy en camino. Hey, en el ascensor. Diez segundos-.

Ella se rió, cerró el 'enlace. Y lo saludó con una sonrisa impresionante.

– Realmente siento haberte hecho esperar-, dijo mientras llegaba -Pero he traído un regalo disculpa.- Le ofreció una de los dos go-tazas de café que tenía en una bolsa de comida para llevar.

– Estás perdonado.- Ella brindó con la copa. -¿Dónde deberíamos comenzar?-

– Déjame estar aquí un minuto.- Él cambió la bolsa al hombro, miró a su alrededor la sala de estar abierta. -Esto es… mira a la luz de aquí.-

– Eso es lo que me hizo pensar en ti, en línea recta. Tanta luz natural. Hecho a medida para un artista. Tú podrías utilizar todo este espacio para tu trabajo. Pero si realmente quieres usarlo para vivir, para el entretenimiento, el segundo dormitorio tiene la misma exposición, y claraboyas. -

– ¿Pantallas de privacidad? No me gusta sentir a nadie que me mire mientras trabajo. -

– Por supuesto.- Ella levantó un dedo. -Computadora, poner pantallas de privacidad, en todas las ventanas.-

Con un zumbido calmo, las pantallas claras bajaron. -Como pueden ver, son de primera calidad. No afectan la luz. Las puedes oscurecer si deseas cortar el sol. -

– Perfecto-. Le sonrió. Joven, encantador, atractivo. -Absolutamente perfecto. ¿Cómo está el café? -

– Igual. -Ella tomó otro sorbo. -Para moverte en la ubicación, en un minuto lo tienes todo. Restaurantes, galerías, clubes -y magnificas tiendas de cafés como ya lo has descubierto. -

– Es donde quiero estar.- Él se apartó de los ascensores, caminado ahora detrás de las ventanas con mosquiteros.

– Los muebles de la escena son para darle un sentimiento, una idea del uso del espacio. El hecho es Drew, que podrías hacer cualquier cosa con este ámbito. Trabajar, jugar, una combinación. Sé que dijiste que no cocinas, pero tienes que ver la cocina. Es perfecta, y ultra eficiente. Tal vez una novia vaya a disfrutar de su uso. -

Él sonrió, agitó su dedo.

– Lo sé, no hay chicas en este momento -, dijo con una sonrisa. -El arte en primer lugar. Sin embargo, los artistas pueden entretenerse, ¿verdad? Y tienes que comer. Puedes tener restos de comida para llevar, poner en el AutoChef, -y allí un D y C-para el control de sitios de comidas para llevar, las entregas, los menús-.

– Ahora funciona para mí.-

– Ah, y la seguridad del sistema. Puedes echar un vistazo a las zonas de la cámara. -

Hizo un gesto. -Vamos a ver el resto en primer lugar.-

– Vamos a tomar la habitación principal a continuación. Se escenificó también, así que tendrás una idea de cómo podría ser utilizado. ¿Y la ventaja de estar en el piso superior? Tragaluces allí, también. -

Ella dio unos pasos, tambaleó un poco.

– ¿Estás bien?-

– Wow. Un poco mareada. -

La preocupación brillaba en sus ojos. -¿Por qué no nos sentamos un rato?-

– No, estoy bien. Estoy bien. Sólo llevo trabajando un montón de horas esta tarde, tratando de hacerlo todo. -

– Así es. El Sábado es el Gran Día-.

– El más grande. Y el lunes estamos teniendo la luna de miel. Extraordinario, quiero conseguir todo despejado. Sólo necesito otra sacudida. -Ella tomó un largo trago de café.

– Hay un pequeño baño fuera de la segunda habitación, -o lo que veo como tu estudio. Eso sería muy útil para ti, ¿te lo muestro? Es oscilante-.

Ella entró, a continuación, se tambaleó cuando sus rodillas se doblaron.

– Oye, oye.- Él tomó su brazo, su peso, la acompañó hasta la cama. -Vamos a sentarnos-.

– Lo siento. Lo siento mucho. -Ella fue casi flotando hasta la cama. -Me siento mal… Voy a estar bien en un minuto. -

– Realmente no lo creo. En todo caso, termina con esto. -Acercó el café a sus labios, lo vació en su garganta mientras sus ojos se ponían vidriosos.

– Espera-.

– Oh, no te preocupes. Voy a tomarme mi tiempo. Tenemos todo el día. -

Su cara era borrosa, pero por un instante, al mirarlo ella, sus dientes al descubierto en una sonrisa horrible, sintió miedo. Sintió miedo, y luego nada.

Como se había sellado en el ascensor, abrió su bolsa para sacar el cable.

– La seguridad es primero-, murmuró, y le ató las manos a la espalda.

Como los vendedores pusieron sábanas de buena calidad, las utilizó para asegurar sus piernas por los tobillos a los a los bordes de plata brillante del estribo.

Sacó el resto de sus herramientas antes de desnudarse, y guardó su ropa cuidadosamente doblada en la bolsa.

Estudió a Karlene cuando acabó con su propio café adulterado, decidió que ella parecía tranquila. Lo que no duraría mucho tiempo.

El loft era insonorizado, lo había comprobado. Así como él había comprobado que los otros dos inquilinos del edificio estaban en el trabajo.

Desnudo, se acercó a los controles para cambiar la música a una con un ritmo duro, subiendo un poco el volumen. Satisfecho, regresó a los controles de seguridad principal, controló las cámaras, comprobó todas las cerraduras.

Más tarde, pensó, cuando se hubiera ablandado lo suficiente… cuando la hubiera suavizado, ella le daría su número de seguridad. Le suplicaría para dárselo. Eliminaría el registro, apagaría las cámaras, y cargaría el virus.

Pero antes, mucho antes de eso, él daría dolor, y le daría miedo. Y él hablaría con ella, íntimamente, de su perra madre. Y por qué Jaynie Robins era responsable de la muerte horrible de su hija.

Puso la go-taza adulterada -una táctica ya que él había comprado el café real en la parte alta de la ciudad -, a continuación, lo llevó a la cocina.

Regresó a la habitación, comprobó su lista de tareas para hacer, seguro de que no había olvidado nada.

Cuando ella se quejó, se agitó, sonrió.

Era hora de ir a trabajar.

***

Eva entró en el bullpen de homicidios con un propósito. Varias conversaciones se detuvieron. Baxter se puso de pie.

– Teniente-

– Diez minutos, sala de conferencias, información completa.- Ella siguió su camino, directamente en su oficina. Necesitaba cinco de aquellos diez aclarar su cabeza, organizar sus pensamientos. Preparó el café, se volvió para comprobar las entradas en su computadora.

– Medios de comunicación, medios de comunicación, medios de comunicación. A la mierda con ellos. Que hablen con el enlace. -Ella subió la lista de Peach -Lapkoff se había movido rápido- y comprobó las actuaciones, las fechas.

– Computadora, iniciar búsqueda. Víctimas de violación / homicidio por asfixia y / o estrangulamiento en el sistema penal. En y fuera del planeta, incluidos los centros de reinserción, detención domiciliaria, local, federales y global. Agregar el factor de conexión al capitán Jonás MacMasters, como parte del equipo de investigación, administrativo o de detención. -

Reconocido… ¿longitud de búsqueda?

Hermano, hijo, amante. Podría ser cualquiera. Podía ser ninguno. -Veinticinco años.-

Advertencia… Buscar datos de esta naturaleza, veinte años o más demorará los resultados.

– Entonces es mejor que empieces. Orden dada. -

Reconocido… Trabajando…

– PC, enviar los resultados, año a año, a las unidades tanto en mi oficina como en casa.-

Advertencia… La extracción de datos por año retrasará resultados.

– No te puedo ayudar. Orden dada. -

Se sirvió café y se fue a la sala de conferencias mientras el equipo trabajaba.

Ella había esperado que Peabody estuviera de vuelta para poder descargar en su pareja la preparación del lugar. En cambio, tuvo que cargar los datos en la computadora de la habitación y comenzar a actualizar el tablero.

Ella sacó un segundo tablero y comenzó a escribir.

¿Crimen copiado de un evento anterior?

Conexión -MacMasters al asesino -asesino a persona asesinada por desconocidos- mismo modus operandi. Búsqueda en curso.

UNSUB -organizado, centrado, con capacidad para aclimatarse.

Ella continuó, con la lista de los salientes del perfil de Mira.

Dos testigos con posibles avistamientos del UNSUB trabajando actualmente con el detective Yancy.

Conexión con Columbia. Estudiantes y personal, acceso a los archivos.

Zapatos identificados por el testigo, de marca, sudadera de Columbia.

Asistió con la víctima a actuaciones públicas en Columbia y / o conferencias, varias veces.

Ella todavía estaba escribiendo cuando Baxter y Trueheart entraron.

– Informe-.

– En el barrio no conseguimos nada. Si tuviéramos un boceto, creo que tendríamos mejor suerte. Vimos a sus conocidos, tampoco nada allí. Los niños dentro y fuera, prestan atención. Muchos que la reconocieron, pero nadie la puso con un hombre que coincida con lo que sabemos. -

Pasó a Trueheart. -Bueno, realmente no hicimos nada mejor con el escrutinio de la zona en que sus testigos los vieron. Tuvimos un par de personas que pensaban que tal vez la habían visto, pero no se comprometieron. Tuvimos uno que pensaba que la había visto y con un chico de alrededor de veinte. Pero él no podía darnos más que eso. Ni siquiera para color, contextura, prendas de vestir. Sólo tal vez. Tenemos su nombre y datos, para cuando lleguemos al dibujo. -

– Hemos empezado a ir a través de casos MacMasters, trabajando desde atrás hacia la actualidad -, agregó Baxter.-Cualquier cosa que aún chirríe, lo revisaremos-.

– Divídanse el trabajo por los extremos y encuéntrense en el medio-, ordenó Eve. -Estamos estancados en los corrientes, así que vamos a comenzar a golpear más atrás, todo el camino y trabajar hacia adelante.-

– ¿Volvemos a los archivos de cerca de un cuarto de siglo atrás?- Baxter se frotó la nariz. -Tú eres el jefe.-

– Eso es correcto.- Miró cuando Peabody entró con una caja grande. Trueheart se apresuró a tomarla.

– Mi chico es un verdadero caballero-, comentó Baxter.

– Más que el policía en el ascensor cuando tuve que apretar el botón. Tienen que ser cincuenta carteles de cine-, continuó Peabody. -Y los programas y carteles. Los juntaba donde iba y busque en sus cosas, agregué té show y conciertos y otros recuerdos. -

– Bien. Tengo la lista de la Dra. Lapkoff, detallando actuaciones y conferencias en la universidad desde abril. Las probabilidades son que si la víctima asistió, el asesino fue con ella. Emparejaremos la parafernalia con la lista. -

Se volvió hacia la mesa de asesinato en la que había puesto un mapa. -Los alfileres rojos muestran las tres localizaciones donde sabemos que estuvieron juntos. El parque, la ubicación de la Segunda Avenida, y su casa. Vamos a seguir investigando hasta agregar más. -

Miró su unidad de pulsera. -¿Dónde diablos está EDD?-

– Yo llamé a McNab en mi camino acá. Dijo que estaría aquí.- Peabody miró la mesa de conferencias. -No hay comida, ni bebida. ¿Alguien quiere? Qué pregunta más estúpida-, dijo antes de que alguien respondiera. -Vuelvo enseguida-.

– Bueno, mientras estás organizando la nevera,- comenzó Eve, y se paró cuando Feeney y McNab entraron. -Que bueno que hayan podido venir.-

Feeney disparo con el dedo a ella. -Estamos hasta el cuello. Voy a necesitar una transfusión de sangre por la que perdí a través de mis malditos ojos-.

Se sentó, hizo girar su cuello. Eve escuchó los chasquidos y crujidos a través de la habitación.

– El hijo de puta utilizó un virus nuevo. No hay nada como esto que hayamos visto antes. Tengo hombres trabajando en su identificación, reuniendo los elementos. -

– Los nuevos virus aparecen cada día-, dijo Eve. -Se supone que deben estar protegidos de todos modos. CompuGuard supuestamente está en eso. -

– Ellos están ocupados tratando de regular, joder con las cuestiones de privacidad, no registrados. Se cultivan nuevas mierdas cada pocas semanas, nuevas mierdas buenas cada año o dos. Esta es una nueva mierda, realmente buena. -

Eve consideró. -¿Cuánto tiempo toma llegar a una nueva mierda realmente buena?-

Puso un rostro sobrio. -Soy un oficial de la ley.-

– Sí, ¿y? -

Se encogió de hombros. -Depende de cuánto tiempo tengo para trabajar, la cantidad de daño que quiero hacer. -

– ¿Algo como esto?- dijo McNab -Usted tendría que tener unas buenas horas dedicadas: cien -cincuenta en ella. Más si eres un aficionado. Además, tendrías que protegerte. CompuGuard tiene observadores. Ellos no capturan todo, eso es putamente seguro, pero si le abofeteas, te dan un fuerte golpe. -

Ella empezó a hablar, pero él se anticipó. -Empezamos a correr el CG sobre las infracciones conocidas y multas. El problema es que no les gusta compartir, por lo que tenemos que conseguir un permiso cada vez que llegamos a una bandera. -

Pensó en las habilidades de Roarke, y su equipo no registrado. Allí, consideró, podría estar dispuesta a borrar la línea si era necesario.

Se volvió hacia la pizarra, escribió: nuevo virus de computador, posible e-educación o empleo.

– Sí-. Feeney asintió con la cabeza. -Es un ángulo.-

– El perfil de Mira, que ya cubriremos, incluye que tiene un trabajo, o una fuente de ingresos. Incluye educación, habilidad de centrarse. Todo lo requerido para el e-trabajo. -

– Apuesta tu culo-, coincidió McNab, luego sonrió cuando Peabody entró transportando otra caja. -Oye, cuerpazo, te voy a echar una mano.-

– Mira, mi chico es un caballero, también.- Agregó Peabody un aleteo de pestañas.

– El olor de los alimentos-, dijo Baxter.

– Sándwiches, chips de soja, barras de energía.- Peabody se enganchó con un sándwich. -Agua, pastillas efervescentes, Pepsi.-

– La fuga de cerebros-, dijo Jamie, -necesita gas.-

– Así es-. Eve agarró un tubo de Pepsi, lo abrió, y luego informó al equipo sobre el progreso de la mañana y las vías.

– Método de espejo.- Feeney empujó el último resto de carne y queso fundido en su boca. -Eso es bueno. El lo llevaría a cabo de esa manera por el placer de hacerlo. -

– Por otro lado, utilizar una navaja, palo, tubo, algo de esa naturaleza-, especuló McNab. -Es más desordenado.-

– Tenía drogas. Él no se complicó, no iba a eso. Incluso una navaja, – continuó Baxter,- en un pinchazo al corazón y -disponiendo de un montón de tiempo, no va a evitar las salpicaduras. Estrangulamiento con las manos desnudas. Eso lleva tiempo, esfuerzo, y sí, el propósito de nuevo. -

– Lastimarla era la cosa, ¿verdad?- Jamie se quedó mirando la gaseosa en la mano. -Ese fue el resultado.-

– En realidad no fue desordenado.- Trueheart se aclaró la garganta cuando todos los ojos se volvieron hacia su rostro. -Si él estaba trabajando sin rabia, lo habría hecho. Creo. Tal vez no quería usar los puños, ensuciar sus manos. Pero había un montón de armas en la casa. Objetos que podría haber utilizado, ya sea como objetos contundentes o cortantes. Y la ahogó más de una vez, así que… eso es lo que quería. Esa es la forma en que quería matarla. Creo. -

Baxter sonrió. -El chico consiguió una A.-

– Para llegar a este punto de vista, estoy haciendo búsquedas de violación y asesinatos en el sistema penal, con víctimas que se conecten a MacMasters y sus investigaciones o las investigaciones de agentes bajo su mando.-

– Eso va a llevar un infierno de tiempo-, calculó Feeney. -Pero es un buen ángulo.-

– Mientras tanto, como el detective Yancy no está aquí, él sigue trabajando con uno o ambos testigos. Vamos a conseguir ese estado después de la reunión. Baxter y Trueheart tienen un huevo de gallina nuevo en vista. Lo van a mostrar cuando tengamos un boceto.

– También estamos tirando líneas con Columbia. Vamos a hacer búsquedas de los estudiantes y el personal -de nuevo- dijo ella antes de que alguien comentara. -Lo ampliaremos para incluir a todos los estados del sur, y regresaremos otros cinco años. También vamos a hacer una referencia cruzada con los artículos traídos de la víctima, de salas de teatro y conferencias realizadas en la universidad desde abril. Si él la tomó o la acompañó, vamos a tener otra ubicación, y más testigos potenciales. Peabody. Los zapatos. -

– Zapatos. Bueno, el testigo del parque vio los zapatos del sospechoso. Anders Cheetahs, azul marino sobre fondo blanco. Estos son de gama alta, diseñados como zapatos para correr. La opinión del testigo fue que eran nuevos, o bastante nuevos, y he estado haciendo una búsqueda de proveedores con las ventas de este modelo a partir de enero. Permítanme decir que había un infierno de un montón de gente y un infierno de un montón de trabajo para ejecutar un zapato. Lo dividí en varias categorías. En línea, Skymall, Nueva Jersey, y los sectores de Nueva York. En los lugares donde se sabe o se cree que el sospechoso ha estado con la víctima, para centrarme en la Cuadragésima, en línea y fuera de Manhattan. -

Ella hizo una pausa para beber agua. -Y aún así, un montón de zapatos. Dada su altura reputada, me he centrado en el tamaño promedio de los hombres de seis pies, y contextura esbelta, de acuerdo con la probabilidad más alta. Y aún así-

– Lo conseguiremos, Peabody, espetó Eva.

– Lo siento. He mantenido la búsqueda en el modo automático en mi PPC. Pero yo estuve algún tiempo pensando en el metro de regreso a la Central. Salieron de la Escuela, y había un montón de adolescentes y veinteañeros en el coche. Pensé en cómo iban vestidos, ¿sabes? Y eso me hizo pensar. Estamos con la teoría de que se mezcla, se aclimata. Estoy de acuerdo. Pero empecé a preguntarme acerca de ese primer encuentro. Lo había planeado. La sudadera de Columbia, era como un traje -de su personaje, algo para relacionarse. ¿Y los zapatos? Era una corredora, por lo que probablemente habría reconocido que llevaba zapatos de alta calidad para correr. -

– Vestido para su parte,- Eve estuvo de acuerdo.

– Sí. Y planeado, ¿verdad? Piensa las cosas de antemano. ¿Por qué no iba a planear su traje? Cuando voy a comprar algo para usar -como, por ejemplo, para un evento importante, quiero coordinar, tener todo lo que va de la mano. Si yo lo puedo comprar todo, vestido, zapatos, bolso, todo eso, lo hago en un solo lugar. Si no puedo, tomo una de las piezas que tengo, o incluso una foto de ella mientras estoy de caza para el resto. -

– ¿Una foto?- preguntó Eve, sinceramente sorprendida.

– Claro. Usted no quiere que su bolsa entre en conflicto con los zapatos o los zapatos con su vestido. ¿Quieres lucir bien?. E incluso si tienes un apretón… -Ella envió McNab una mirada coqueta. -Incluso entonces, deseas causar buena impresión.-

McNab envió a Peabody una sonrisa empalagosa. -Tú siempre te ves bien para mí.-

– Paren antes de que me enferme-, ordenó Eve.

– Tal vez compró los zapatos, los pantalones, los pantalones de correr, todo junto. En el mismo lugar, quiero decir, – continuó Peabody, pero su mano se coló entre las sillas para mover los dedos hacia McNab. -Un traje. Era, de una manera muy retorcida, como una primera cita. El vestuario de la primera cita es importante. Quería que ella lo vea de una manera determinada, para causar una cierta impresión. -

– Lo entiendo-murmuró Eva. -La chica recibe una de primera.-

– ¿En serio?- Peabody se hinchó. -Porque he comenzado una nueva búsqueda de lugares que venden equipos de la universidad, para correr, y los zapatos Anders. Hay muchos, pero no tantos como sólo de zapatos. -

– Anteojos-, dijo Eva. -Llevaba gafas de sol, y una gorra.-

– Voy a que conectarlo. La otra cosa es, si compró todo esto de un solo proveedor, probablemente no fue con dinero en efectivo. No, si él no quería destacar. Tiene que estar cerca de la cola, o más. Habría usado su tarjeta de crédito o de débito. Había dejado un rastro. -

– ¿Por qué iba a preocuparse por eso?- Eve asintió con la cabeza. -Nadie lo va a notar, pensar dos veces. Empuja eso-.

– Todo lo que pueda.-

– Baxter, Trueheart, sigan trabajando los archivos. Cuando y si tengo algún resultado de mi búsqueda -de crímenes, vamos a ver todos los factores. Te voy a dar una pinta de mi propia sangre-, le dijo a Feeney,- si me consigues algo de la unidad de disco duro. -

– Tu hombre llamó, debe estar en esto más adelante, esta tarde. Él tiene algunos trucos. -

Sin lugar a dudas, pensó Eve. -El memorial de la víctima está programado para el jueves. Quiero un equipo -cualquiera de ustedes que se pueda despejar, así como uniformados con ropa de civil y cualquier detective que pueda conseguir para asistir. Él va a querer estar allí, va a querer disfrutar los beneficios de su trabajo. Si tenemos el boceto en ese momento, cada uno en el equipo tendrá una copia. Vamos a mantener el martillo abajo. -

Eve esperó y trató de ignorar -el beso rápido y el apretón de culo- que Peabody y McNab intercambiaron en la puerta.

– Ese fue el buen pensamiento-, dijo, -el ángulo de la compra.-

– Ir de compras es una parte vital de mi vida, a diferencia de la tuya. Sin embargo, se siente como que tenemos muchos ángulos, pero ninguna forma. Él sigue siendo un fantasma. -

– Esperemos que Yancy puede traerlo a la vida.-

CAPITULO DOCE

ELLA SABÍA QUE ERA MEJOR NO EMPUJAR a Yancy cuando se trata de representaciones. Pero ella pensó que podría intentar un empujón único y firme. Al no encontrarlo en su lugar de trabajo, hizo una búsqueda rápida del trío por las salas de conferencias privadas.

Ella interrumpió a otros dos artistas policías, pero no encontró Yancy.

Ella lo localizó en la sala de descanso.

Estaba parado, apoyado en el mostrador corto, comiendo frutos secos de una bolsa, los ojos cerrados, los auriculares puestos.

Su mata de pelo rizado se curvaba atractivamente alrededor de su cara llamativa. Llevaba las mangas enrolladas, con la camisa desabrochada en el cuello, y un par de pantalones vaqueros muy gastados.

Se le ocurrió que probablemente se parecía más a un universitario que un detective de la policía.

Podría pasar por uno de veintidós o veintitrés, pensó. Joven, si trabajaba en ella.

Entonces sus ojos se abrieron, y añadió otros cinco años. Los ojos sabían demasiado para apenas dos décadas.

– ¿Cuántos años tienes?-

Levantó las cejas. -Veintiocho. ¿Por qué? -

– Sólo imaginaba algo así.-

Comió otro puñado de frutas. -Estás pensando en el sospechoso. Parece joven, pero puede ser mayor. -

– Algo como eso.- Ella echó un vistazo a la bolsa que le ofreció. -No, gracias. ¿Por qué comes eso? -

– Ojala lo supiera. Terminé con Marta. -

– Delroy, la niñera del parque. ¿Qué tienes? -

Él negó con la cabeza. -Ella no le dio una buena mirada. Ella era un juego, y trabajó en él, pero todo se reduce a una mirada rápida, y bajo la lluvia. Ella es bastante sólida en la altura y complexión, el color, el pelo. La llevé a través de él, y sale que vio su perfil. Tengo lo que se siente como real en lo que llevaba puesto, y una idea bastante buena del estilo de la airboard. Pero su cara es sobre todo la impresión. Joven, bien parecido. -

– ¿Por qué no me lo enseñas?-

Él resopló. -No vas a estar feliz.-

Pero él la llevó a su lugar de trabajo. De pie, pidió los croquis en el equipo, a continuación, expuso el dibujo que había hecho.

– Mierda. Podría ser cualquiera. Podría ser una mujer. -

Yancy levantó un dedo, como un punto. -Sí, y la segunda parte podría ser una ventaja. Era un hombre, está segura de eso, pero ella utiliza términos como lindo, y bonito. Puede ser que tiene rasgos andróginos. Las chicas se sienten seguras y se sienten atraídas por chicos con rasgos andróginos. No son una amenaza. -

– Así que puede o no puede ser un niño bonito que puede o no tener diecinueve años.-

– Tengo tu segundo testigo por venir. Ella debe estar en una media hora. Hice un rápido vínculo de calentamiento con ella. Ella es más decisiva que Marta, más enérgica, con más confianza. Puedo hacerlo mejor con ella. Y lo que tengo de ella puedo usarlo con lo que he llegado hasta aquí. Voy a mostrar el producto terminado a los dos testigos, y ver si suena. -

– Háblame de la airboard.-

– Negra, con rayas plateadas. Plata metalizada, piensa, ya que brillaba, y estaba lloviendo así que no había sol. Eso es bastante simple para un diseño de airboard. Así que hice una búsqueda. Dos fabricantes hacen que el diseño básico. Go-Scoot y Deporte Anders Street -.

– Anders-.

– Sí, ¿qué tal? ¿No fue hace tanto tiempo que estabas investigando un asesinato? -

– Un mundo pequeño, incluso para los muertos, supongo. Pero es interesante porque el segundo testigo identificó los zapatos como de marca Anders. Podría ser lealtad a la marca. Dame lo que tengas tan pronto como lo consigas. -

– Usted lo conseguirá-, dijo y sonrió.

De vuelta en su oficina ella hizo una corrida de Nattie Simpson, el marido, el chico. Como MacMasters le había dicho, Nattie estaba haciendo su tiempo en Rikers. El marido -ahora ex- se había trasladado al este de Washington, con el niño. Tenía treinta y cinco años, y no podría pasar por un adolescente. El niño tenía diez años, y no podía pasar tampoco.

Sin embargo, ella siguió adelante con una llamada a Rikers para una visión general de Nattie antes de cruzar ese punto de vista de su lista.

No hay conexión, ni pop -pensó- cuando hubo terminado.

Un callejón sin salida.

Revisó los resultados de búsqueda en delitos similares, y no encontró nada que conectase a MacMasters en los últimos cinco años.

Consideró, la adición de víctimas y los testigos, entonces decidió que su unidad de oficina probablemente explotaría ante esa gran actividad. Tendría que hacerlo en casa.

Asignaciones específicas, para más tarde. Ella comenzó las referencias cruzadas de la caja de souvenirs de Deena con la lista de Lapkoff.

Allí, ella golpeó rápido.

– Musical de primavera, Shake It Up, 15 de mayo – 18:00-

Ella pasó a través de él, escaneó fotografías, resumen del juego, las listas de reparto y el equipo, los anuncios, en caso de que Deena hubiera hecho anotaciones.

A pesar de que no encontró ninguna, registra el programa de mano como prueba, lo embolsó.

Ella continuó a través de, por lo que ordenó en montones -obras de teatro, conciertos, teatro, danza, arte de performance. Y frunció el ceño cuando vio un segundo programa de mano de Shake It Up, las mismas fechas.

– ¿Tomaste la suya, también, Deena? Mierda, mierda. -Ella agarró el sellador de su escritorio, se cubrió las manos. Ella hojeó el segundo, y encontró una pequeña anotación dentro de un corazón sobre el resumen.

D & D

5/16/60

– Uno es el suyo, uno tiene que ser.- Ella lo registró y embolsó el segundo programa de mano, luego hizo una -llamada al enlace de Jo Jennings.

Su madre respondió. Parecía agotada ahora, pensó Eve. Cansada.

– Sra. Jennings, tengo que hablar con Jo. -

– Teniente, mi niña está destrozada. Simplemente… devastada. ¿Sabe usted que se está culpando a sí misma? Se echa la culpa a sí misma por no decirle a nadie que Deena estaba viendo a un chico. Lo único que hizo fue mantener su palabra a su mejor amiga, pero ella está aplastada por la culpa de eso ahora.-

– Puede ayudarla hacer algo para ayudar. Sólo quiero la confirmación de algo, si puede dármelo. Y podría ser muy importante para la investigación. -

– Muy bien. Muy bien. -La Sra. Jennings se frotó en la frente. -Ella está en su habitación. Ella apenas ha salido desde que llegó y… Ella puede estar durmiendo. No voy a despertarla si ella está durmiendo. -

Puso el enlace en espera. Eve utilizó su computadora para enviar un mensaje de prioridad al correo electrónico de Berenski en el laboratorio.

Hay posibilidad de obtener impresiones en el homicidio de MacMasters. Entregar lo antes posible. Esta es una prioridad. No me des ninguna mierda.

– Teniente. Jo está aquí. Me voy a quedar con ella. -

– Eso está bien. Jo, necesito saber si Deena fue con el chico que estaba viendo en secreto a una producción musical en la Universidad de Columbia. En mayo, el 15-

– No lo sé. -

– ¿No te lo dijo? Sé que le gustaba el teatro, se entusiasmaba con el teatro. Ella guardó programas de mano. Tenía una gran colección de ellos. -

– Se suponía que debía ir con ella esa noche y él la mató.- Las lágrimas saltaron y se derramaron.

– Pero no era la primera vez que iban a ir a ver una obra de teatro juntos, ¿verdad?-

– El le dijo que le gustaba el teatro, también. Es sólo un mentiroso. -

Lo dijo con fiereza, con amargura. -Sólo un mentiroso.-

– Teniente, eso es suficiente.-

– Un momento. Dieciséis de mayo, Jo. Se habían estado viendo durante unas cuatro semanas. Fue un musical sobre los estudiantes universitarios hecho por estudiantes universitarios. Apuesto a que lo disfrutó. -

– Shake It Up-.

– Eso es correcto. ¿Ella fue con él? -

– Fue como un aniversario. Un mes. Ella se reunió con él para cenar, después se fueron a la obra. Le dio un pequeño perro de peluche. -

Eve recordó la recogida de animales. -¿Qué tipo de perro?-

– Uno marrón y blanco pequeño. Si usted se frota las orejas dice Te amo. Mamá. -

– Está bien, nena, está bien. Eso es todo, teniente.

– Jo, tú me has ayudado mucho. Tú ayudaste a Deena hablando conmigo, recordando. -

– ¿Lo hice?-

– Sí, lo hiciste. Gracias. -

Jo volvió la cara hacia el pecho de su madre. La Sra. Jennings asintió con la cabeza a Eve, luego apagó.

Eva cogió la bolsa de evidencia, se acercó al escritorio de Peabody. -Puede que tenga algo. Dos programas de mano para una actuación de Columbia, una de sus mejores amigas confirma que Deena asistió con el UNSUB, en mayo dieciséis. -

– ¿Dos? Ella mantuvo la suya. -

– Parece lógico. Yo los estoy llevando al laboratorio ahora, personalmente. Tengo más búsquedas, pero esta unidad no se ocupará de ellas. Estoy trabajando desde casa después de ir al laboratorio-.

– Roarke está en EDD.-

– Mierda. Bueno, voy a verlo en casa más tarde. También tengo que ir por la escena. Le dio a Deena uno de los juguetes de peluche. Podría tener suerte allí. Voy a correr, a conseguir la cosa para el laboratorio a primera hora mañana. -

– Si llego a algo, mientras tanto, serás la primera en saberlo.-

– Sí, haz una secundaria, y agrega un airboard Anders. Negro con franjas de carreras plateadas. Deporte de calle. Es posible que lo haya comprado junto con los zapatos. -

– Lo tengo.-

Eva sacó su vínculo mientras se dirigía hacia el garaje.

Teniente-dijo Roarke.

– Tengo un trabajo de campo, luego voy a trabajar desde casa. Estoy saliendo ahora., ¡ah, Simplemente para tu información. -

Levantó la ceja. -Entonces, supongo que tendré que volver a casa. -

– Lo siento. Cuando lo hagas… vamos a hablar de eso después. -

– Si tú lo dices. Voy a estar allí… con el tiempo. Come algo, y no esperes por mí-, ordenó y cortó la transmisión.

Ella frunció el ceño ante la pantalla en blanco. Estaba molesto cuando lo oyó. No debería haber pedido un trabajo policial si iba a estar molesto porque no podía llevarlo de regreso a casa.

Ella lo cocinó todo el camino hasta el laboratorio, y entró preparada para masticar el corazón de Dickhead, si él le daba algún pero.

– ¿Qué es?- Ladró ante ella. -Es el puto final de la jornada para mí, ya me tienes aquí…- Se detuvo, palideciendo un poco mientras se deslizaba a una distancia segura. -Jesús, Dallas, ¿me acabas de gruñir?-

– Voy a hacer algo más que gruñir. Voy a arrancar tu hígado con mis propias manos y me lo comeré. -Ella golpeó los dos programas de mano sellados hacia abajo. -Uno de ellos va a tener sus huellas. Quiero sus malditas impresiones y a la mierda tu final del turno-.

– Hey, hey, hey. Hubieras utilizado al menos un soborno decente. No es que me gustara tener uno, en virtud de las circunstancias -, añadió a toda prisa. -Simplemente decía-.

Con los hombros encorvados, tomó uno de los programas de mano con las pinzas, lo colocó en una gasa estéril. Corrió un escáner en la parte delantera, introdujo algo en su computadora. Dejó escapar un largo suspiro de sufrimiento.

– Tengo manchas, muchas de ellos, algunas parciales, -un par decentes y eso sólo en la cubierta de uno. ¿Sabes cuántas personas manejan este tipo de cosas? ¿Tienes las personas para compararlos, empaque, embarque, desempaque, distribución, entrega?. -

– Quiero todas las impresiones, y las manchas en ellos, dentro y fuera analizado e identificado-.

– No es un complemento de mierda. Lo haremos, vamos a lograr que se haga, pero no es muy fácil con esta mierda, muchas manos sobre ellos-.

– Sólo consigue las impresiones. Yo voy a hacer la eliminación. -

– Por supuesto que lo harás. -Señaló a donde ella estaba -o se sentaba- en sus trece. -Tenemos lo que pediste esta mañana. He trabajado yo mismo, y puse dos de mis mejores en ella. Hicimos nuestro trabajo, y vamos a hacer esto, también. Así que no saltes a mi garganta. -

Debido a que respetaba su enojo y su orgullo mucho más que su lloriqueo y mentira, ella asintió con la cabeza. -El hijo de puta que mató a Deena MacMasters manejó uno de estos. Tuvo que hacerlo. No tengo una cara, no tengo un nombre. Tengo líneas, avenidas y ángulos, pero no tengo un sospechoso viable. Vamos a llegar el final de las primeras cuarenta y ocho horas, y no tengo ningún sospechoso. -

– Vamos a conseguir lo que necesitas-.

Dio un paso atrás, las manos en los bolsillos. -Dos puestos en caja, al lado de la base tercera, los Yankees, primer partido en casa en julio.-

Él le enseñó los dientes en una sonrisa. -Eso está mejor.-

Qué demonios, pensó mientras caminaba de regreso a su coche. Él se lo había ganado.

Empezó a dirigirse de nuevo a la parte alta, hacia la casa, entonces se dio cuenta que no estaba tan lejos, no realmente, de la nueva casa de Louise en el West Village. Un desvío rápido, y podía cumplir con su deber.

Probablemente Louise ni siquiera estaba en casa. Probablemente. Y si Charles estaba podía decir que paró en el camino a casa para ver si había algo que podía hacer para el sábado.

Ella se había descolgado, y no estaría más de treinta minutos.

Excelente plan. Ella pidió la dirección, que no podía recordar, en el tablero, y comenzó a manejar esquivando, su camino hacia el sector más de moda.

Frondosos árboles, piedra arenisca, ladrillo viejo y pequeños patios delanteros ordenados hacían de este segmento de la Villa Occidental un atractivo barrio. Flores abiertas, perritos haciendo cabriolas en los extremos de la correa en manos de personas que podían permitirse el lujo de pasear en una tarde de lunes a viernes. Vehículos, de la variedad inteligente y brillante, se alineaban en las aceras. Ella consiguió un lugar a dos esquinas de su destino y utilizó el tiempo de caminata para ejecutar probabilidades.

En su perfil, Mira dijo que trabajaba, y puesto que era mejor que el promedio en e-competencias, tal vez trabajaba en ese campo. El equipo dio a la idea algún mérito con setenta y dos puntos de probabilidad.

Va con eso, pensó, si hubiera asistido a Columbia, había tomado cursos electrónicos. Más, sin duda, de lo que se requería para algún grado. Posiblemente, se especializó en algunos e-campos.

Tocaría la fuente allí, pensó, y refinaría su solicitud de búsqueda a Peach Lapkoff para incluir a estudiantes de los estados del sur que se habían especializado en o tenido un fuerte enfoque en e-grados.

Inmersa, podría haber seguido si Louise no la hubiera saludado.

– ¡Dallas! Tienes que ser la última persona que esperaba ver pasar por aquí. -

Distraída, Eve se detuvo, miró por encima. Y allí estaba la novia -la que sería la novia-, con sus cabellos de sol con una gorra de color rosa, con una camiseta manchada de tierra y un par de pantalones de algodón holgados. El médico tenía una especie de pequeña pala en la mano mientras que las flores florecían a sus pies.

– Yo estaba en el barrio. Más o menos. ¿Sabes realmente hacer eso? -Eve señaló al montón de flores que se entendían detrás de una puerta de hierro.

– Yo lo hice. ¿Quién si no lo haría? -Riéndose, Louise se quitó los guantes del mismo color de su gorra. -Yo iba a conseguir a alguien para hacerlo, entonces pensé, por el amor de Dios, si puedo penetrar en el abdomen de alguien, debo ser capaz de cavar en un poco de suciedad. Es muy divertido! -

– Está bien.- No estaba segura acerca de esa parte, pero los resultados eran bastante magníficos. -Se ve muy bien.-

– Quería que todo estuviera listo antes de la boda. Algunos de los invitados de fuera de la ciudad vienen por la cena de mañana a la noche. Tengo que estar loca añadiendo una cena a la lista, pero no puedo detenerme. ¡Adelante! Tienes que ver la casa. -

– Yo solo pasaba-, dijo Eva cuando Louise abrió la puerta. -Estoy en camino a casa. Para el trabajo. Pero yo pensé en ver si hay algo que necesitas, o que podría hacer para ayudarle antes de la ceremonia-.

– Creo que todo va según lo previsto, lo que es una ayuda por el hecho de que estoy hiper ridícula y fuera de mi mente. No tenía idea sobre que sería tan loca en cada pequeño detalle. -Ella abrió el camino por el sendero a través de las flores hacia la puerta principal. -Tengo una lista de listas. Y estoy disfrutando cada minuto de ella. -

– Esto lo demuestra. Pareces tontamente feliz. En el buen sentido. -

– Lo soy, exactamente. Lo somos. Charles está en su oficina con clientes. Tendrá para una hora por lo menos. -

– ¿Cómo le va a él?-

– Le va fenomenal, y es mucho lo que quiere ahora. Todo esto es lo que queremos. -Abrió la puerta, señaló a Eve el hall de entrada.

Suave, Eve habría dicho, con paredes en colores cálidos y sutiles, acentuados con espejos aerodinámicos y arte intrépido. Una mesa elegante contenía botellas delgadas y sinuosas en varios tamaños y colores vivos.

El tema continuaba con esa mezcla de audaz y tranquilo cuando Louise le agarró la mano para tirar de ella a una sala de estar con más elegancia en las líneas del sofá y en la forma curva de las sillas.

La impresión era lo que ella supuso que sería la lujosa elegancia urbana, con toques personales de fotos, flores, piezas que ella recordaba haber visto en sus apartamentos individuales.

– Este lugar estaba vacío cuando lo compraron, ¿verdad?-

– Sí-. Brillaban de placer los ojos plateados de Louise. -Hemos pasado el mayor tiempo en amueblarlo y decorarlo. Todavía tenemos los toques finales, pero-

– Parece terminado.-

– Oh, no todavía, pero está evolucionando. Te voy a enseñar el resto. -

Imposible decir que no, así que Eve se perdió por la casa, y trató de hacer las observaciones pertinentes o ruidos cuando Louise explicaba acerca de cómo se había enamorado de una lámpara o una silla en especial. En todo momento, el ambiente era de estilo, pulido, y de alguna manera calmo.

– Charles se queda aquí por ahora.- Luisa abrió una puerta. -Esta es una manía de novia.-

Eve no lo habría llamado la manía, sino caos organizado. En lo que se supone serviría como una habitación, Louise había establecido su cuartel general de boda. Dos maletas abiertas, parcialmente embaladas estaban en la cama mientras las cajas de regalo y envío se apilaban ordenadamente o dispuestas en un rincón. Regalos de boda, Eve supuso, que no habían encontrado todavía su lugar. En un escritorio al lado de un mini CD había un montón de discos, con un montón de fichas.

En el centro de la habitación había un gran tablero, dos caras cubiertas con trozos de tela, fotografías de flores, trajes, peinados, comida, cuadros y líneas de tiempo.

Con los ojos entrecerrados, Eve lo rodeó, sólo ligeramente sorprendida de ver una imagen generada por computadora de sí misma con el vestido amarillo.

– Es como un tablero de asesinato-, murmuró, y luego hizo una mueca. -Lo siento, mala comparación.-

– No del todo. Es el mismo principio. Todo ello se aplica, hasta la toma de oliva para la recepción. Estoy obsesionada-.

Ella se rió un poco desesperada mientras apretaba sus manos a su corazón. -Tengo cartas y hojas de cálculo en el equipo para realizar un seguimiento de los regalos, las respuestas, número de asientos, incluida la luna de miel. Es como una droga. -

– Tú no me necesitas.-

– No para los detalles, pero chica, de lo contrario.- Louise agarró la mano de Eve otra vez, luego la soltó para envolver sus brazos alrededor de sí misma. Los movimientos rápidos y bruscos estaban completamente fuera de lugar.

– Tal vez necesitas un medicamento-, sugirió Eve.

– Ja. Estoy nerviosa, y nunca esperé estarlo. Estamos cambiando nuestras vidas cada uno, para hacer una vida juntos. Es lo que quiero, y lo quiero más cada día que estoy con él.-

– Eso es bueno.-

– Es muy bueno. Pero estoy nerviosa porque quiero que la boda -que ese día- sea tan perfecto, tan exacto que me estoy poniendo nerviosa por todas las cosas que pueden salir mal. Tonta. Estoy atrapada en el cuento de hadas del día. -

– Porque no estás nerviosa o preocupado por lo que viene después de ella. Ustedes ya han cambiado sus vidas, hicieron su vida. Está aquí en esta casa. -

Para preocupación de Eve los ojos de Louise se humedecieron. -Oh Dios, yo te necesito. -Ella le echó los brazos alrededor de Eve. -Así es, estás en lo correcto. Lo hicimos, lo tenemos. No solo yo. -

Desconcertada, Eve acarició de nuevo a Louise. -Está bien.-

– Yo puedo preocuparme porque la limusina llegue tarde a recogerme en el hotel, o las flores que estén en la sombra, o por el tamaño de las copas de champán, porque casarse con Charles no me pone nerviosa en absoluto. Me hace feliz, resuelta y contenida. Gracias a ti. -

– No hay problema.-

– Vamos a salir de aquí. Vamos a bajar y tomar un café. -

– Realmente no puedo. Tengo que volver al trabajo. -

Louise dio un paso atrás, sus ojos grises se pusieron sombríos. -Es por la chica joven, ¿no? La que fue violada y asesinada en su propio dormitorio. He oído el informe, y dijeron que llevabas la investigación-.

– Sí-.

– Espero que lo encuentren rápidamente-, dijo Louise, mientras caminaban hacia abajo. -Sus padres deben estar devastados.-

– Estamos trabajando en algunos ángulos.-

– Entonces no te detendré, aunque me gustaría que pudieras quedarte. Estoy tan contenta de que pasaste por aquí. Ahora puedo estar nerviosa, sin estar nerviosa acerca de por qué estoy nerviosa-.

– Si tú lo dices.- Eve se detuvo en la puerta cuando algo hizo clic. -¿En qué hotel?-

– ¿Cómo?-

– ¿Por qué necesitas un coche para que te recoja en un hotel?-

Louise se encogió de hombros, y su expresión se volvió tímida. -Más obsesión. No quiero que Charles me vea antes de la boda por el mito ridículo de la mala suerte. Pero tal vez no es un mito, ¿y por qué arriesgarse? Y como voy a necesitar todo el día para prepararme y hacer frente a los detalles, decidí que me quedaría en un hotel la noche anterior, conseguir mis servicios de spa allí, que Trina vaya a hacerme las uñas, cabello, maquillaje, ese tipo de cosas. -

En este caso, Eve se dio cuenta, eso era algo que podía hacer, que debía hacer como madrina de honor. -Cancela eso. No puedes permanecer en una habitación de hotel, sola, la noche antes de la boda. Puedes permanecer en la casa, donde todo va a suceder de todas formas. -Y ella pensó, aquí estaba el gran sacrificio de la amistad. -Trina puede hacer lo que necesitas allí. Tal vez quieras un par de amigas contigo. Es algo ritual, ¿no? -

Con el rostro resplandeciente, aturdido, Louise disparó sus manos para agarrar a Eve. -Eso sería absolutamente increíble. Absolutamente perfecto. Significaría mucho para mí. -

– Entonces se hace.-

– Gracias-. Louise abrazó a Eve de nuevo. -Gracias.-

– Regístralo en tu tablero. Nos vemos el viernes. -

– A las cinco ensayo,- dijo Louise.

– Claro que sí.- Qué era, se preguntó Eve. ¿Ensayo? Jesús, ¿Tenía que hacerlo todo dos veces? Ella pasó una mano por su cabello mientras caminaba de regreso al coche. Probablemente tendría más gráficos y líneas de tiempo, y…

– ¡Mierda!- Haciendo caso omiso de la mirada insultante del par de mujeres que pasaban, Eve sacó su comunicador. -Feeney, mira de nuevo en la seguridad. A ver si hay otro fallo, cualquier cosa, un retraso, cualquier anomalía antes de la noche del asesinato. No muy cerca -, agregó. -Puede haber un descuido antes del momento cercano a la muerte.-

– ¿Quieres que deje esto para sondear a través de semanas?-

– ¿Y si estuvo en la casa antes? Espera. Déjame hablar con MacMasters en primer lugar, a ver si notó algún problema pasajero. -

Le cortó a Feeney, intentó dar con MacMasters mientras aceleraba su paso al coche. -Capitán, ¿me puede decir si experimentó algún problema con su sistema de seguridad en los últimos seis meses. Incluso un pequeño inconveniente? -

– No- Sus ojos parecían haberse hundido en su cráneo. -Tengo un chequeo semanal del sistema como medida de precaución. Las mejoras agregadas hace unos meses dicen que es innecesario, pero…

– ¿Qué mejoras?- Ella se sentó detrás del volante.

– La empresa de mantenimiento de forma automática nos informa cuando hay actualizaciones están disponibles.-

– ¿Cuándo fue la última actualización?-

– No estoy seguro, creo que… En algún momento de marzo. Lo coordiné con nuestra visita anual de mantenimiento. -

– ¿La empresa hace las actualizaciones y el chequeo en la casa o en el sitio?-

– Las dos cosas.-

– Necesito el nombre de su empresa de mantenimiento.-

– Seguridad Plus. Los hemos utilizado durante años. Son de primera categoría. ¿Cree que alguien allí…

– Yo voy a cubrir ese ángulo, capitán. Vamos a cubrirlos todos. Me pondré en contacto con usted. -

Empujó su camino a la parte alta de la ciudad, mientras llamaba a Feeney de nuevo. -Empieza en marzo-, le dijo. -MacMasters tuvo una actualización en el sistema en marzo, y su empresa de mantenimiento fue a agregarlo. Seguridad Empresa Plus, yo voy a correrlos ahora. -

– Haría falta pelotas para caminar directamente en la casa de esa manera-y cerebro. Tendría que conocer de primera mano el sistema. ¿Dónde está, cómo funciona?, justo en el lugar. Pero ya hemos comprobado la compañía. Es lo que hacemos. Tengo la actualización, y el técnico que lo hizo. Está limpio, y tiene veinte más que nuestro hombre. Trabajó para la compañía desde los quince años. -

– Maldita sea. Tal vez este hombre está conectado. Tal vez él tiene el mismo sistema, y obtuvo la misma actualización. Pudo obtener el mismo aviso. A lo mejor no ensayó en el lugar, pero maldita sea, practicó bien. Ejecútalo de todos modos. Voy a correr otros clientes con el mismo sistema, las mismas actualizaciones-.

– Ahórrate el tiempo. Voy a poner un hombre para correr esto. Será más rápido. -

– Llámame. Espera, mierda, espera. ¿Esta empresa tiene más de un lugar? -

– Ellos tienen una docena en el área metropolitana, contando Nueva Jersey.-

– Todavía podía trabajar para ellos. Trabajar para ellos, ser un cliente, o ambas cosas. -Se sintió mejor -Vamos a impulsar esto. Estoy en el campo, luego estoy trabajando en casa. Envíame todo lo que obtengas. -

– Lo que tú digas,- murmuró Feeney y colgó.

CAPITULO TRECE

PARA AHORRAR TIEMPO, EVE ASIGNO A DOS DETECTIVES para recuperar el juguete de peluche de la escena del crimen y entregar – en mano- al laboratorio. Ella quería seguir adelante en la posible relación con la empresa de seguridad.

Cuando entró en la casa, dio a Summerset una breve mirada. -¿Por qué no trae un droide con uno de esos trajes de director de la funeraria y lo pone en el hall de entrada? Sería más vivo. -

– Entonces echaría de menos sus intentos diarios de ser ingeniosa.-

– Sólo tengo que intentarlo ya que el objetivo se presenta siempre en medio.- Ella subió por las escaleras, complacida. Idiota, pensó. Bastante bueno.

Ella fue directamente a su oficina, arrojando su chaqueta en el camino hacia su escritorio para comprobar las entradas.

La larga lista de nombres de Peach Lapkoff demostraba lo rápida y eficiente que era la mujer. Eve deseó tenerla en la nómina. Peabody había llegado a través de una lista de proveedores dentro de la ciudad que llevaba todos los elementos en cuestión, y añadió una nota de que ella estaría en el campo verificando.

Leyó la lista de lugares de Seguridad Plus en Manhattan, los datos sobre el técnico que había trabajado en MacMasters, y luchó contra la impaciencia cuando no vio nada de Yancy antes de que tuviera el café.

Con él, rodeó su mesa. -Una conexión, sólo un vínculo sólido, eso es todo lo que necesito. Si no pudo acceder a la casa y al sistema antes de la noche del asesinato, todavía podría caminar a través de él, ¿no? Eres tan cuidadoso, tan preciso. Trabajando para la empresa puedes acceder a los datos sin necesidad de venir a la casa. O tal vez eres lo suficientemente bueno para introducirte en ella desde el exterior. -

Se dio la vuelta y volvió hacia atrás.

– Yo no lo creo. No creo eso. Plantea demasiadas variables. Pero tal vez no tuviste que hacerlo porque la víctima te dio suficiente información acerca de la disposición. Eso no es tan preciso, no tan detallado, pero sería suficiente-.

Ella se detuvo, tomó café, enrollando los dedos de los pies, hacia sus talones. -Tal vez no hay problema técnico para que podamos encontrar, ya que podría ponerlo a prueba por su propia cuenta. Sólidas e-habilidades, pero no un genio. Si fueras un e-estrella, podrías haber encontrado una manera de evitar las cámaras sin tocarlas, sin dejar señales, con un mando a distancia antes de entrar, pero había que hacerlo desde el interior, para poner el virus y corromper el disco duro. El sistema es demasiado bueno para tus habilidades. -

Ella ladeó la cabeza mientras siguió estudiando el tablero. -Me pregunto, me pregunto… ¿No te cabrea que seas bueno, pero no brillante? No eres lo suficientemente excepcional como para evitar las cámaras de seguridad. No eres los suficientemente excepcional como para pasar el bloqueo de seguridad de MacMasters' -el enemigo. ¿Tienes que meterte debajo de su piel? Apuesto a que, sí, apuesto a que es una mierda para ti. Porque es lo suficientemente rico, lo suficientemente inteligente, lo suficientemente cuidadoso para tener lo mejor, y no puedes deslizarte a través de lo mejor. -

Ella trabajó para tratar de encajar algunas de las nuevas piezas, luego se sentó, pies levantados, ojos cerrados, tratar de pensar.

Ser un cliente es la forma más inteligente, la forma más segura, pensó. Pero los sistemas buenos son caros. Y requieren de una casa privada para su instalación.

Pero no tiene que ser su hogar. Un amigo, un pariente de un cliente. Pensó en nuevas preguntas y se sentó a darle la lata a Feeney de nuevo. Su entrante sonó y le entregó la lista de empleados y clientes, -con un negativo de referencia cruzada- hecho por Roarke.

Cotejó -las listas con los nuevos datos de Columbia, y chocó con otro negativo.

Molesta se paró para caminar. -Tú estás ahí, tú estás ahí, hijo de puta.-

Rodeó, caminó, se sentó, lo trabajó de una docena de formas diferentes desde una docena de puntos de vista diferentes.

***

Y mientras ella trabajaba, Karlene Robins murió.

En el loft, se volvió a comprobar y verificar los detalles. Había conectado su salida del edificio antes de hora, y había enviado a su novio un texto muy dulce para que no se pueda preocupar. Se vistió, luego colocó sus herramientas, así como su enlace, su PPC, y su libro de notas en su bolsa. Una vez más, apagó las cámaras, cargó su virus.

Salió del edificio y se dirigió a casa.

***

El trabajo policial, pensó Roarke, era sangrientamente tedioso. No tenía dudas de que estaría haciendo mucho más de él muy pronto. Pero cuando entró en la casa, determinó que no estaría haciendo nada de eso hasta que él hubiera tenido una comida decente y una hora para eliminar la e-basura de la cabeza.

– Este es un cambio-, comentó Summerset. -¿Vienes a casa tarde para la cena sin previo aviso, y pareciendo molesto y cansado?.-

– Entonces no me tientes para insultarte como Eve lo hace.-

– Ella está en su oficina, y lo ha estado desde que llegó a casa. ¿Hay algún progreso? -

– No lo suficiente, para tenerlo en cuenta-.

Él continuó y la encontró donde había pensado que lo haría, en su escritorio inclinada sobre los datos y el café.

Se levantó cuando él entró, pero él señaló con el dedo para detenerla antes de que hablara. -Vamos a tener una comida ya que todo lo que has tenido es café y una barra de chocolate.-

Ella parpadeó, y luego señaló que había olvidado deshacerse de la envoltura. -Necesito saber si…

– Te diré lo que hay que decir, pero yo también quiero algo de comida.-

– Está bien.- Se le ocurrió que él había tenido menos sueño que ella, y hacía malabares entre su trabajo y el suyo. -Voy a conseguirla.-

Levantó las cejas. -¿Lo harás ahora?-

– Sí. ¿Qué tal un filete? Probablemente necesitemos refuerzo-.

– Yo muy bien podría.- Él se acercó, le acarició el pelo. -Gracias por eso.-

Mientras ella fue a la cocina, abrió una botella de vino. Deliberadamente, le dio la espalda a su tablero de asesinato para mantenerlo fuera de su cabeza durante unos minutos. Un poco de tiempo de facilitación de descanso, pensó mientras bebía.

Sus cejas se levantaron otra vez cuando trajo la cena para dos en una mesa, cuando había asumido que comerían en su escritorio.

– Vamos a comer cerca de las ventanas-, dijo, y asintió con la cabeza al vino mientras empujaba la mesa hacia ellos.-Me vendría bien un vaso de eso.-

Sirvió una segunda copa, luego se acercó a ella, le rozo el hoyuelo poco profundo en su barbilla y la besó. -Hola, teniente.-

– Hola Civil. Vamos a tomar un respiro. -

– Yo podría tomar uno casi tanto como puedo comer la carne roja.-

– Está bien.- Se sentó, hundió su tenedor en una de las ensaladas que había programado con él en mente.-Fui a ver a Louise en su nuevo lugar.-

Ahora sus cejas se levantaron hasta arriba. Eres una caja de sorpresas,

– Yo pase cerca de allí de todos modos, y… Bueno, pensé que no estaría, así que sólo dejaría una nota y conseguir, ya sabes, algo de crédito.-

Mirándola, escuchándola, se rió por primera vez en horas. -Nunca cambies-.

– Bueno, debería haber trabajado, pero ella estaba allí. Plantando flores, ¿Quién lo imaginaría? -

– Asombroso-.

– No tengo que comer sarcasmo para reconocer el sabor. De todos modos, tuve que entrar y pasar por el lugar. Que debo decir que se parece a ellos. Suave, sofisticado y actual. Ella parecía feliz, el tipo de persona que contagia en un radio de diez pies. -Ella metió la ensalada en la boca para acabar de una vez. -Al igual que un virus en el aire.-

– Dios, tonta romántica. No es extraño que te adore. -

Ella le ofreció una sonrisa. -Así que, mientras yo estaba infectada, ella estaba hablando de que se iba a quedar en un hotel la noche antes de la boda porque ella no quiere que Charles la vea antes, y ella tiene que ser frotada, pulida y pintada. Le dije que debía quedarse aquí. -

– Ella debe hacerlo, por supuesto.-

– Y entonces le dije que probablemente querrá sus amigas con ella. Yo no sé de dónde vino. Solo salió de la infección estrafalaria de felicidad. No fue hasta que estuve a cierta distancia, y era demasiado maldita tarde, que me di cuenta de que una de esas mujeres era Trina. Tiene que serlo. Así que ahora he abierto todo a un montón de mujeres con la manía de la boda, una de las cuales vendrán a mí, oh sí, ella, con la porquería y la cosa pegajosa-.

Su corazón, pensó Roarke, siempre iba a ganar sobre su sentido de conservación a la hora de los que le importaban.

– Pero por pensar en el amigo acumulas crédito.-

– Yo no sé si vale la pena. Además… -

– Asesinato-, dijo cuando ella se calló. -Ya me has dado un respiro, y carne roja. No tienes que parar de hablar de ello. -

– Te veías cansado e irritable, y casi nunca lo estás. Ese es mi trabajo. -

Pensó en Summerset que dijo -molesto y cansado- y sintió el ceño fruncido agarrar antes de que pudiera detenerlo.-Estaba ambas cosas.-

– Estas mejor ahora.-

Se rió de nuevo. -Me tienes ahí. Me gusta el trabajo electrónico por regla general, sobre todo cuando hay un reto. Pero esto es como tratar de desenredar un ovillo de un hilo a la vez. -

– Tal vez no lo necesite. Tengo otros hilos, y los estoy atando. Yancy está trabajando en su rostro. Tengo varios puntos de contacto, y cuando le clave uno, habrá otros. Creo que puede estar en el e-negocio, o puede pagar un montón de juguetes. Incluido el mismo sistema de seguridad involucrado. Es tu sistema. Lo actualizas regularmente. -

– A medida que la tecnología surge, hay mejoras, opciones, sí. A un cliente se le daría la opción de añadir una o todas de las características nuevas o mejoras. -

– Lo qué hizo MacMasters, en marzo. El momento es muy, muy bueno. Un par de semanas más tarde, Deena se encuentra con su asesino. No puedo conectar al asesino o MacMasters al técnico que hizo las actualizaciones, pero va a ser uno, o él o la empresa. Seguridad Plus-.

– No es mía. Tenemos una oferta de servicio y mantenimiento a empresas y clientes y tienen la opción de elegir entre ellos, o por su cuenta y riesgo, con un independiente. Seguridad Plus es una organización sólida, y un centro de servicio para la mayoría de los sistemas tope de la línea. -

– Pero ha actualizado el sistema de marzo.-

– Lo puedo ver.-

– Mientras estás en ello, ¿puede ver quien ha comprado el mismo sistema que MacMasters en los últimos seis meses? Año-, corrigió ella. -Un año más, y tendría las mismas mejoras que en marzo. Ha pasado mucho tiempo en este proyecto. Habría recibido actualizaciones, también. Consiguió cada una de ellas.

– Te advierto que vende muy bien a un cierto nivel de clientela, y la mayoría busca las actualizaciones. -

– Algo va a cruzar con el tiempo. El sistema, su trabajo, su educación, su rostro, su motivo. Va a cruzar. -Sé muy bien que se va a cruzar. -Entonces va a cruzar una y otra vez. Luego, vamos a tomar la cuerda de la pelota y empujar hacia abajo su garganta. -

– Espero poder ayudar con eso. Por la niña, sus padres, por ti. Y por el mismo hijo de puta egoísta que comprometió mi sistema. -

– Todas buenas razones.-

– Voy a buscar los datos para ti. Puede tardar un poco. -

Ella tomó otro sorbo de vino. -¿Por qué no establecer una carrera y búsqueda, y vamos a terminar el respiro con un baño?-.

El inclinó la cabeza. -¿Un baño? ¿Es un eufemismo? -

– Tal vez-.

– Voy a prepararlo.-

Le gustaba el agua, era buena, era una fuerte nadadora -tanto literal como eufemísticamente. Necesitaba lo físico para compensar las horas y horas de pensar. Tal vez si paraba de pensar por un ratito, iba a volver a ello con más claridad.

Demasiado hilos, decidió. Tenía que encontrar uno, obtener uno para agarrarlo. Cuando lo estirara, el resto se desmoronaría.

Y, admitió, ella seguía pensando.

Ella no se molestó en ponerse un traje, y en cambio se desnudó en la humedad, el calor perfumado, y se zambulló en el agua azul profunda. Sintió que él se lanzaba a su lado, y emergía cuando comenzó a cortar el agua. Ella conocía su naturaleza competitiva. Él emparejó su ritmo, se empujó a sí mismo- y pronto se emparejaron en velocidad y habilidad en el agua.

Golpearon la pared al mismo tiempo, se giraron y corrieron de vuelta. El ritmo, rápido, duro -golpear empujar golpear- fue su trabajo. Imposible pensar cuando cada músculo trabajaba a su capacidad máxima, cuando el corazón comenzó a latir con fuerza por el esfuerzo.

A las cinco vueltas todavía estaban -golpe a golpe-, patada a patada.

Empujó un poco más, y un poco más todavía, cortando el azul profundo, de ensueño, extendiéndose por un centímetro, mientras que el agua voló por la fuerza de las tijeras de las piernas. Un poco más rápido, un poco más duro, buscando la velocidad y el poder, ella vio su cara borrosa mientras se inclinaba para tomar aire.

Una vez más, pensó, de nuevo, y curvó su cuerpo, empujó sus piernas para tocar la pared. A su lado, de cierta manera, como una sombra, golpeó a través de la claridad, la frescura, el azul del agua.

Perdió la cuenta del número de vueltas, de tiempo, de todo, salvo el movimiento, el ritmo, la presión física pura y el placer de estimularse a sí misma, y a él.

Desafío y movimiento, piel y agua, velocidad y necesidad.

Y cuando él la agarró, cuerpo resbaladizo y húmedo, a mitad de camino, ella estaba lista para él.

Se buscaron, sus bocas se juntaron, frescas del agua calientes de hambre. Con mordiscos rápidos, frenéticos, respondió a la urgencia del beso, mientras su corazón acelerado presionaba contra el suyo. Ella envolvió sus piernas alrededor de su cintura, demasiado desesperada para preocuparse si se hundían como piedras.

– Ahora.- Ella se volvería loca si no era ahora.

Ella lo capturó mientras él la agarraba por las caderas, y sus las caderas se hundieron, exigiendo más, tomando más. Cuando él le dio más, empujando su espalda contra la pared, apoyándola, su cabeza cayó hacia atrás en un solo grito ahogado.

Fuerte, elegante, pensó mientras hacía estragos en su cuello. Y siempre ardiente. El amor y la lujuria, la necesidad y el placer se arremolinaban en su interior cuando el agua se arremolinó en la tormenta de su apareamiento.

Con él, de nuevo con él, latido a latido, demanda a demanda, en esta última vuelta frenética de la carrera. Ella se encadenó a él, los brazos y las piernas cerradas como cadenas mientras la boca se fusionaba a la de él una vez más.

Y fuerte y elegante, ella se estremeció contra él cuando los condujo a los dos hasta el final.

Bajó la frente a su hombro, a continuación, logró agarrar el borde cuando ella comenzó a deslizarse. -Ten cuidado.- Apenas pudo murmurar él. -O nos van a encontrar mañana boca abajo flotando en el agua.-

– Está bien.- Pero se acurrucó contra él. -Necesito un minuto.-

– No solo tú. No tenía ni idea de que nadar unas vueltas hiciera tan intenso el juego previo. -

– Mi idea-.

– No, tú has recogido el crédito por sexo y crédito como amiga en el mismo día.-

El sonido que hizo fue medio risa, medio suspiro. -Louise estaba nerviosa por la boda, porque todos los detalles sean perfectos. Tiene gráficos y líneas de tiempo y me dijo que ella es una ruina de los nervios y no esperaba estar así.-

– Es un día excepcionalmente importante-.

– Sí, pero le dije que está nerviosa por las minucias, porque ella no está nerviosa por el matrimonio, por Charles, por lo que están haciendo y por qué. -

Él le rozó su mejilla mientras se retiraba para estudiarla. -Tú eres la sabia.-

– No estaba nerviosa acerca de los detalles de las cosas de la boda cuando nos casamos. Apenas les presté atención, te las dejé todas a ti. -

– Así es.- Le besó la punta de la nariz. -Pero entonces tú estabas distraída por un asesino en serie.-

– No, eso no es todo. Quiero decir, sí, eso fue un factor. -Retiro su pelo, seda negra mojada, lejos de su cara. -Pero me di cuenta que no estaba nerviosa por las minucias porque yo estaba nervioso sobre el resto. Por el matrimonio, lo que estábamos haciendo y por qué. Yo creía que era la parte loca de eso, -tú, yo, el matrimonio. -Ella tomó su cara entre las manos, lo miró a los ojos. -Estoy muy contenta de haber estado equivocada. Tú eres mi feliz compañero.-

Él se apretó a ella, todo fue para ella. -Así es, tampoco tú estás sola.-

Atrapó sus labios una vez más, más suave ahora, más dulce. Luego retrocedió. -Ya basta de esto. El respiro ha terminado. -

Ella se movió libre, sacó la cabeza de la piscina para salir. Cuando él salió, ella le arrojó una toalla.

– Como un respiro, fue excepcional.-

– Sí, bueno, vale la pena hacerlo. Se podría pensar eso. -

Roarke envolvió una toalla alrededor de su cintura. -Y nuestra transición se ha completado.-

– Bueno, mi cabeza se despejó. Creo que es bueno en lo que hace-cuidadoso. No quiere demasiada atención. Pero él es el hombre confiable, el que realiza el trabajo sin la fanfarria. La gente diría, oh sí, el asesino es un bastardo fiable. Apuesto a que odia eso-.

– ¿Por qué?-

Tomando una bata ella caminó hasta el ascensor. Se puso ropa cómoda para el resto de la noche. -Porque es mejor que eso. Mejor que ellos. Es joven, es guapo, encantador, eficiente, inteligente y hábil como para llegar a esto, o conseguir que alguien más llegue a este e-virus que tiene a todos los obsesionados de la informática perplejos. -

– No estamos confundidos-, corrigió Roarke un poco molesto mientras iban hacia el dormitorio. -La investigación sangrienta está en curso y estamos siguiendo todos los caminos de mierda-.

A pesar de que le causó gracia oírle citar la línea de costumbre del departamento -con la adición del irlandés- se encogió de hombros. -El punto es lo mismo. Él no va a estar en la gestión, ni siquiera en los mandos medios a menos que requiera llevar una etiqueta con su nombre. Él será el secretario o técnico o trabajador que en su perra vida conseguirá el trabajo que OT le da. Si le piden un trabajo, lo hace, pero se molesta cuando su jefe o compañero de trabajo o supervisor toma todo o la mayor parte del crédito. -

En el dormitorio se puso la ropa interior. -Y él lo odia, la forma en que debe odiar no ser capaz de derrotar la seguridad de MacMasters desde el exterior.-

– ¿Eso crees?-

– Sé que es así, porque yo te estoy mirando a ti. Tú estás cabreado porque ha hecho algo que no has sido capaz de averiguar. Sin embargo-, añadió, sin molestarse en disimular una sonrisa cuando los ojos azules centellaron. -Es frustrante-.

– Tú lo estás haciéndolo más-, murmuró Roarke.

– Estás trabajando en eso. Pero el punto es, que este tipo de persona está dentro de un caparazón, un traje que tiene que usar que probablemente no le encaja muy bien. Las pequeñas cosas se oponen a un buen ajuste. Dejando el vaso, haciendo el video, pasando horas para matarla, y hacerlo dentro de la casa. Hay formas más sencillas, más seguras, pero tiene que presumir un poco. -

Intrigado, Roarke siguió vistiéndose. -¿Y qué tiene que ver todo esto con lo que dices?-

– Bueno, añadiendo a que él es joven, y que va a influir aún con su sentido de paciencia y control, va a cometer más errores. Tal vez sólo unos pequeños, – pero los va a hacer. Y voy a poder utilizar su necesidad de arrojar ese juicio ordinario, cuando lo tenga en una entrevista. Él querrá decírmelo.

– ¿Y ahora?- Ella se pasó una mano por el cabello húmedo. -Me dice que si trabaja para Seguridad Plus, es uno de los obsesos de la informática. Dondequiera que él trabaje, lleva a casa un sueldo decente, pero maldita sea, no es suficiente para pagar ese sistema. Tiene que ser un geek para el fabricante o una empresa de servicios-.

– Pediré a Caro que me consiga los nombres de todos los varones menores de treinta años que trabajan para alguna filial-. Dijo refiriéndose a su terrible secretaria. -El resto de los geeks los he estado corriendo durante todo el día. Ninguno de ellos se destaca, y ninguno se ajusta a tu perfil-.

– Los perfiles pueden estar equivocados. Ese fue un buen trabajo, obten los datos, dárselo a EDD. -

– Tal vez voy a pedir un aumento.-

– Te acabo de dar uno.- Ella le lanzó una sonrisa, y salió de la habitación.-Me gusta más una compañía de servicio. Está más de acuerdo. Servicio, no creación. Ninguna salpicadura -.

– Soy te di un buen servicio y recuerdo claramente las salpicaduras.-

– Bueno ahora incluso hacemos bromas sexuales.-

– Es lo justo. Eve, podría ser un consultor independiente, un cerebro de confianza, un solucionador de problemas. El campo es amplio y abierto. Él puede no trabajar para alguna empresa. -

– Mierda. Mierda. -Ella caminó. -Eso sería aún mejor para él, ¿no? Alguien que viene, arregla las cosas, o da consejos, pero en realidad no hace el día a día. Es perfecto. Maldita sea. Voy a trabajar a través de todo de nuevo, pieza a pieza. Añadir los datos que me consigas, mezclarlo con los datos de Columbia. Entonces-

– Una cosa que no has considerado,- interrumpió Roarke. -Es joven, inteligente, hábil, y no tiene escrúpulos. Hay otras formas para alguien como él de ganar dinero, lo suficiente para comprar un sistema de alto vuelo y la residencia para ponerlo. Robando. -

– ¿Robarlo?-

– La antigua y gran e-tradición. Hackear cuentas, desviar fondos. Manteniendo ese nivel medio, también, nada demasiado grande. Él sabe cómo usar la ID de otra persona para obtener lo que quiere. El robo de identidad es un negocio rentable si tienes talento. -

Se frotó las manos mientras sopesaba la idea. -Corre el riesgo de ser atrapado, pero está dispuesto a arriesgarse. Es cuidadoso y mantiene el riesgo bajo. ¿Por qué trabajar, o trabajar muy duro, cuando sólo puede tomar? Se trata de un ángulo. Es una buena idea. -

Su mesa de enlace sonó incluso mientras se dirigían a su oficina. Ella atendió, y escaneó el lector rápido. -Yancy, dame algo bueno.-

– Tuve un segundo período de sesiones con cada uno de los testigos. Tuve que darles, y darme un descanso entre ambos, pero sé que tenemos que impulsar. Creo que tengo algo, o algo parecido. Lola está más segura que Marta, pero…

– Muéstramelo-.

– Un momento. Ninguno de ellos le vio a los ojos, a causa de las gafas. Estas y la parte de la gorra escondían su rostro. He proyectado lo más probable, la probabilidad es de ochenta y siete y cambio, para esas características. Los ojos, las cejas, la frente. Marta tiene una idea de la frente, la cara superior cuando se quitó la gorra, pero-

– Muéstrame-, exigió Eve.

– Va en camino, en la pantalla y en copia impresa, proyectada y con gorra y gafas.-

Ella se inclinó sobre su unidad, estudió las imágenes que aparecieron en la pantalla dividida. Roarke se dirigió a las impresiones que salían de la ranura.

Joven, pensó. A principios y mediados de los veinte por su calibre policía. Hombre caucásico, atractivo, con incluso algunos rasgos femeninos. Nariz pequeña y recta, labios gruesos, ojos dulces, párpados un poco pesados. La cara era ovalada, casi clásica, y el cabello oscuro, desgreñado a la moda.

Estudió la imagen con ella, donde las características estaban oscurecidas por la gorra y las gafas. Y asintió con la cabeza.

– Me diste uno muy bueno, Yancy.-

– Si estás segura con él, lo podemos enviar a los medios-.

– A ningún medio de comunicación. Solo a los miembros del equipo por ahora. Es probable que vaya al memorial de la víctima. No quiero alertarlo, asustarlo y que huya. Manda esto a los demás miembros, con un candado. Voy a iniciar una búsqueda de imágenes, a ver si puedo identificar al hijo de puta. -

– Buena suerte-.

– Tú me diste más que suerte. Esto podría hacer la diferencia. Envíalo, Yancy, y vuelve a casa. -

– Puedes contar con ello.-

Cuando Yancy apagó, Eve consideró sus opciones, a continuación, se puso en contacto con Jamie.

– Dallas, Hey.-

– Te voy a enviar una imagen,- dijo sin preámbulos. -Toma, y búscalo en Columbia. Yo voy a enviarte los datos. Quiero empezar a utilizar su programa de imagen, a ver si me puede conseguir una coincidencia-.

– Es él-.

– Es lo que tenemos. Esto está bloqueado, Jamie. Nadie más que tú, o McNab si lo necesitas. No es para cualquiera de tus e-amigos-.

– Lo entiendo. Ya lo sé. Voy a trabajar, Dallas. -

– Voy a conseguirte la autorización. Buen trabajo-, dijo, y luego dejó escapar un suspiro y una vez más llamó a Peach Lapkoff.

– Bueno, teniente, estamos llegando a ser las mejores amigas. -

– Pido disculpas por interrumpir su noche. Tenemos una imagen, y se la estoy enviando a Jamie a la universidad, como un consultor experto, civil, para trabajar con su programa de imágenes. -

– ¿Ahora?-

– Ahora. Necesito que autorice esto, Dra. Lapkoff, y que lo mantenga confidencial. No puedo permitirme el lujo de una fuga. -

– Yo me encargo de eso personalmente.-

– Estás haciendo mi trabajo más fácil.-

– Mi abuelo no esperaría menos.-

– Ella lo está haciendo bien,- murmuró Eve mientras cortaba la transmisión. -Así que.- Ella asintió con la cabeza a las imágenes en la pantalla. -Ahí lo tienes, cabrón. Ahora, ¿quién eres? Computadora, iniciar la búsqueda y encontrar todos los datos individuales de las imágenes actuales, comience con residentes de Nueva York. -

Reconocido. Iniciando…

– Búsqueda secundaria: la misma imagen, misma Directiva, para con los estudiantes enlistados en el archivo Lapkoff-Columbia-C-.

Reconocido. Iniciando búsqueda secundaria…

– Podría tener suerte allí, lo encuentran en la lista corta antes de que Jamie haga la mitad de Morningside Heights. Muy bien. Ahora, mientras los datos se están corriendo, puedo añadirlo a la mezcla y…

Él le apartó, tocó una serie rápida de teclas. -Terminó, hace unos minutos. Y sí, hicimos una actualización en su sistema la tercera semana de marzo. ¿Quieres una búsqueda en tercer lugar, con estos datos?, lo hago. -

– Afirmativo-.

Ordenó él mismo el trabajo. -Yo diría que es hora de más café, y tendría que ir al laboratorio para tener el mío.-

– No es necesario-

– Ese no es el punto, ¿verdad? Yo no voy a dejar que un sinvergüenza me venza. Llévalo, teniente, y así yo seguiré. -

Ella consiguió su propio café, y luego agregó los dos bocetos a su tablero. A medida que su equipo trabajaba, rodeó el tablero y consideró la teoría de Roarke. Piratería o robo de identidad. Un chico tendría que perfeccionar su oficio, ¿no? Y una versión más joven del hombre en su tablero podría haber cometido un par de errores. Resbalar un poco, aprender todos los detalles.

Una mancha pequeña en su registro como menor, reflexionó. Podemos añadirlo, sí que podemos. Podemos añadir esa posibilidad. Tal vez de vuelta a casa, siempre que la casa fuera el infierno.

Palos cerca de la verdad, ella recordó. Él le había dicho a Deena que había tenido un pequeño encuentro con la ley sobre ilegales. Tal vez las había tenido con delitos cibernéticos en cambio.

Dejó que el equipo continuará su búsqueda y se sentó con su PPC para ejecutar penales, por delitos menores, con los datos que había acumulado de Roarke y Columbia.

No le sorprendió encontrar tantos. El policía en ella se sorprendía más cuando alguien conseguía pasar por la vida sin una mancha o una multa o una detención.

Ella comenzó el laborioso proceso de análisis, eliminando, separando los posibles. Una vez más, perdió la noción del tiempo, y casi dejó caer su tercera taza de café cuando su vínculo sonó.

– Dallas-. El rostro de Jamie le dijo lo que quería oír. -Lo he conseguido. Creo que lo tengo. Es una coincidencia de noventa y siete punto tres de probabilidad. Es de cinco años atrás, y sólo tuvo un semestre y medio, pero…

– Mándamelo. En la pantalla, ahora, -le ordenó mientras la transmisión zumbaba.- Ella se quedó mirando la foto de identificación. -Buen trabajo, Jamie. Apaga todo lo que tienes allí, limpia la búsqueda. -

– Es él, ¿no? Es el hijo de puta que mató a Deena-.

Ella miró los ojos cansados y furiosos de Jamie. -Hiciste un buen trabajo-, repitió. -Vamos a vernos por la mañana. Vete a casa. Duerme un poco. -

Ella sabía que quería discutir, era evidente en su rostro. Pero él sacó un-Sí, señor. -

Cortó la transmisión y luego se volvió a la pantalla para estudiar otra cara joven y atractiva.

– Hola, Darrin Pauley. Eres un hijo de puta. -

En el laboratorio, Roarke se trenzaba en una lucha. Había agarrado la cola amorfa del fantasma y estaba luchando para mantenerlo. -¿Lo ves?-, Exigió.

En una pantalla de pared, los ojos de Feeney se redujeron a rendijas. -Lo veo, ¿tengo ojos, no?. Es necesario volver a calibrar el bypass, entonces-

– Estoy muy jodido para hacer eso.- Roarke giró hacia otra computadora, introdujo otro código.

– Puedo pelear desde aquí.- En otra pantalla, McNab se movió. -Si agarramos la parte de atrás desde aquí…

– Sigue trabajando para mejorar, espetó Feeney. -Ya lo tengo.-

– Roarke-.

– ¡Ahora no!- Le disparó Roarke a Eve, y a los dos hombres en las pantallas de pared.

– Jesús, una pared geek-, murmuró. Entonces vio a otra imagen, una sombra en las sombras.

– Lo estás sacando.-

– Lo hemos conseguido, pero con las uñas ensangrentadas. Calma. Si no puedo bloquear esto, tendremos que hacerlo todo de nuevo. -

Mientras miraba, la pantalla comenzó a desdibujarse con puntos blancos. Oyó a McNab decir: -¡No! Maldita sea, ¡no! Es otra cepa. Jesús-.

– No esta vez-, espetó Roarke. -El patrón está allí. Invierte el código, cada secuencia. -

Eve podía ver el brillo de sudor en el rostro de Feeney, escuchar la férrea determinación en la voz de Roarke.

Los puntos en la pantalla se desvanecieron.

– ¡Lo hicimos!- gritó McNab.

– No del todo, sin embargo,- la voz de Roarke sonó un poco aliviada. -Pero lo hicimos sangrientamente bien.-

No sabía lo que estaban haciendo, pero la sombra que pantalla brillaba que parecía se desvanecería. Luego se estabilizó, se silenció.

– Cerrado- dijo McNab. -Hemos encerrado al hijo de puta. Le sacudimos al maldito. -Él saltó para arriba en una danza de la victoria.

– Cristo-. Roarke se inclinó hacia atrás. -Me vendría bien una pinta.-

– Me vendría muy bien tener una, también. Buen trabajo, para cada uno de nosotros maldición -, dijo Feeney.

– Ah… ¿qué es eso?- Cuando Eve hizo un gesto a la sombra, todos los ojos, en la pantalla o en la sala, se volvieron a mirarla.

– Rompimos el virus-, le dijo Roarke. -Hemos reconstruido esta imagen distorsionada de los píxeles. Realizamos un milagro sangriento. Y no, no es eso. Eso es todo por ahora. -

– Vamos a empezar a mejorarla, definirla, limpiarla-, le dijo Feeney, luego tomó un largo trago de una botella de cerveza. -Va a tardar horas, tal vez un día, pero está ahí, y lo podemos sacar. Y ya que estamos haciendo eso, tenemos la secuencia y la codificación de bloqueo para obtener el resto de ella. Vamos a ser capaces de ver al hijo de puta caminando justo en la puerta.

– Eso va a ser el límite a la misma. Mientras tanto, gracias a Jamie, tengo un nombre, y un punto de origen. Darrin Pauley, edad veintitrés años. Según los datos declarados vive en Sundown, Alabama, al sur de Mobile, con su padre, Vicente Pauley. No tengo ninguna conexión de un Pauley con MacMasters-todavía, pero encaja a la perfección, hasta su sonrisa tímida. -

– Él no es más de Alabama que mi culo-, dijo Feeney.

– No, pero su padre lo es. Le corrí, y él tiene trabajo remunerado, vive con su esposa y su hija de doce años de edad, en Sundown-.

– Podría ser un ciego-, sugirió Feeney.

– Podría, pero el parecido es notable. Él tiene que ser entrevistado, ahora, y cara a cara. -

Roarke miró al equipo que había empezado a disfrutar de nuevo. -Supongo que vamos a Alabama esta noche. -

– Supones correctamente.-

CAPITULO CATORCE

TENÍA QUE APRECIAR EL ESTAR CASADA CON UN HOMBRE que podía llamar a uno de sus propios jets privados en un chasquido de dedos y pilotarlo si lo deseaba.

En este caso, lo hizo, y fue una gran ventaja. Podía sentarse, seguir haciendo carreras, discutir con Peabody, teorías que rebotaban en su piloto personal, y básicamente ignorar la vista fuera del parabrisas.

– Yo habría estado lista en cinco minutos-, se quejó Peabody. Su rostro puso mala cara en la pantalla mientras que en el fondo McNab continuaba su e-trabajo en incomprensible geek.

– Hubieras tardado un mínimo de treinta minutos para acceder al transporte. No ibas a estar allí, Peabody. No vamos a perder el cuello, por el amor de Cristo. Y te necesito justo donde estás, para cavar y encontrar una dirección en Nueva York o de contacto de Darrin Pauley. Empleo, licencia de conducir, criminal, finanzas, medico. Todas y cada maldita cosa. -

– Yo podría hacer esto mientras-

– Puedes tener un viaje en avión otra vez.-

La cara de Peabody se animó, sólo un poco. -¿Cuándo?-

– Dios. Busca. Ahora. -

– Lo haré. Lo hago-.

– Y trabaja en los zapatos y el ángulo del equipo. Comprueba para ver si tiene un crédito o débito a su nombre. Si no, vamos a cruzar los datos que tenemos con los hombres con las iniciales DP. Utilizó la ID de Darian Powders. Sigue con lo familiar, así que tal vez tiene otros alias con esas iniciales. -

– Eso es bueno. Yo-

– Eso es todo. Ve a dormir algunas horas, porque vamos a informar al equipo completo a las 7:00. Reserva la sala de conferencias. Estoy fuera-, dijo Eve y cortó la transmisión.

– Mientras me encuentro, como siempre, emocionado por su comportamiento al mando-, dijo Roarke -, este miembro del equipo no estará disponible a las 7:00 de la mañana.-

Suprimió la necesidad de jurar, porque maldita sea, lo podría haber utilizado. -Los civiles obtienen un pase.-

– Puedo reordenar algunas cosas si Feeney me necesita, y estar disponible para él a la misma hora que hoy-.

– Si funciona para ti. Él no va a estar en Alabama. Él necesita la recompensa de ver, de primera mano, a MacMasters devastado. Y él ha estado en Nueva York desde hace algún tiempo. Tal vez no por cinco años, tal vez no todo el tiempo desde su paso por Columbia, pero desde hace un tiempo. Manteniendo un ojo en las cosas, tejiendo su tela. Él va a venir al memorial, así que no puedo soltar el croquis a los medios de comunicación y descubrirlo. Podría empujarlo contra el padre. -

– Entonces, que haces. Esperas hasta después de la ceremonia. -

– Un riesgo calculado.- Ella quería ponerse de pie, caminar, pero el tamaño del avión, la extensión de la noche, el vacío fuera del parabrisas la mantuvo en su lugar. -No hay posibilidad de que esté allí. Muy poca posibilidad, pero no puede ser ignorada. Mejor posibilidad, su padre sabe dónde está, y puedo ir a buscarlo. A continuación, controlamos las comunicaciones del padre hasta que tomamos al bastardo. El otro extremo es, no consigo nada, el padre aconseja a Pauley, y él escapa. Pero… -

– No lo creo.-

– Un hombre de familia, matrimonio largo, otro niño. Ningún otro penal de una detención de menor importancia por perturbar la paz cuando tenía veinte años. Sólido historial de empleo, salario de nivel medio, pequeña casa en los suburbios, hipoteca. ¿Este hombre va a arriesgar a su esposa y su hija, esa casita, el trabajo, la vida, para esquivar una investigación policial sobre la violación y asesinato de una niña? ¿Cargos por obstrucción, encubrimiento, y cualquier cosa que pueda usar para ejercer presión sobre él? -

– Depende, yo diría, de lo mucho que ama a su hijo, y lo lejos que va a llegar para protegerlo. -

– Yo no entiendo esa clase de amor, de esos que protegen monstruos. No creo que sea amor. Si ama a este enfermo, hijo de puta, voy a usar eso. Él necesita ayuda. Ayúdenos a ayudarle. Si yo no lo encuentro, alguien más podría hacerlo. Mató a la hija de un policía y otra persona podría ponerse sobre la ley. -

Ella tamborileó con los dedos en el muslo, trató de ignorar la trepidación del avión, que comenzaba a descender.-Tengo que tomar otro riesgo.- Ella llamó a Baxter en casa. -Toma el dibujo-, le ordenó sin más preámbulos.-Busca a Trueheart e indaga en los cafés, clubes, lugares de reunión alrededor de la universidad, y en el campus-.

– ¿Ahora?-

– No, caramba, siempre que lo desees. Jamie trabajó un programa de imágenes de Columbia. Habla con él, hazle saber que estás en el campus. Y, si no es mucha molestia, si no interfiere con tus planes para la noche…

– Jesús, Dallas, tiras de mis bolas.-

– Tus pelotas nunca me han interesado, Baxter-.

– Una vez más, ¡ay!-.

– Lleva el boceto alrededor de barrio MacMasters. Todo lo que aparece, me llamas. De lo contrario, informativa a las 7:00, sala de conferencias de la Central. -

– Muy bien. Está bien. ¿Dónde diablos estás? -

– Estoy a punto de llegar a Alabama.- Su estómago se volcó. -Espero, sinceramente, en una sola pieza. Peabody tiene los detalles si los necesitas. Muévete, Baxter-.

– En movimiento-.

La teniente Dallas, que pasaría a través de un tiroteo para hacer el trabajo, cerró los ojos con su estómago temblando cuando cruzaron hacia la toma de contacto para el aterrizaje.

Ella estaba mejor cuando estaban comprimidos a lo largo de las carreteras con elegantes coches de alquiler, con el pesado aire del sur azotando su cabeza.

– Un poco tarde para una llamada de la policía a un hombre de familia-, dijo. -Bueno, nos da una ventaja.-

– No es tan tarde. Estamos en tiempo en la Central -, le dijo. -Estamos una hora antes aquí-.

Ella apretó los dedos a los ojos. -Así que estamos aquí antes de irnos. ¿Cómo cualquier persona puede no mantener su cerebro encrespado con cosas como esta? -

Incapaz de resistir, Roarke le dio un codazo y una sonrisa. -Y cuando volvamos, vamos a perder una hora.-

– ¿Ves? No tiene sentido. ¿Cómo se puede perder una hora? ¿Adónde va? ¿Puede alguien encontrarla? ¿Puedes informarlo a la División de Tiempo Perdido? -

– Querida Eve, tengo que informarte que el mundo no es plano, ni Nueva York su centro.-

– La primera parte, está bien, ¿pero la segunda? Tal vez debería serlo. Las cosas serían más simples. -

Redujo la velocidad, deslizándose sobre una calle suburbana, donde los árboles eran abundantes y las casas atascadas tan cerca de Eve se preguntó por qué los ocupantes no vivían en apartamentos. Así probablemente tendrían más privacidad.

Minúsculos patios se extendían desde el lavado hasta el alumbrado público y la seguridad, y el olor de la hierba, junto con algo profundo y dulce, impregnaba el aire.

Después de poner el asistente de navegación del vehículo, Roarke giró a la izquierda en una esquina y se detuvo ante una casa-igual que todas las otras casas-en el centro de la cuadra.

Eve frunció el ceño ante la casa. ¿Se había malacostumbrado viviendo en la enorme casa que Roarke había construido, o la casa era del tamaño de su caja de zapatos promedio? Dos pequeños coches estaban estacionados, uno contra el otro, en la calzada estrecha. Pequeñas flores crecían a lo largo del borde.

Las luces parpadeaban contra el cristal de la ventana. En su resplandor, vio una bicicleta aparcada junto a la escalera de entrada.

– Estas personas no pueden permitirse el lujo de enviar un niño a Columbia. A menos que tenga una beca – lo que está fuera de perfil- ¿cómo iban a pagar ese tipo de carga? -

– Bueno, los sabios y previsores suelen comenzar a ahorrar e invertir para la educación universitaria, mientras el niño se encuentra todavía en el útero. Incluso entonces, sí, se necesitarían considerables sumas. -

Salió, se dirigió hacia la casa. Se detuvo con su mano apoyada en la culata del arma. -¿Oyes eso?-, Exigió mientras ladeaba la cabeza ante el eructo bajo repetitivo que se elevaba en el aire lleno de vapor.

– Por supuesto que lo oigo. Estoy parado aquí. -

– ¿Qué diablos es eso?-

– No estoy del todo seguro, pero creo que puede ser una especie de rana-.

– ¿Rana? ¿En serio? ¿Esas cosas verdes que saltan? -Ella escaneó la oscuridad y las corrientes de las farolas.-Suena muy grande. Como una alienígena -rana grande. -

– No tengo mucha experiencia personal con las ranas, pero no creo que tengan ranas alienígenas en Alabama. Por lo menos no el tipo que requieran de tu impresionante arma de policía. -

– Vamos a ver eso.- Por si acaso, se quedó con la mano en el arma.

A través de la ventana del frente vio el movimiento en la pantalla de entretenimiento, y el hombre sentado en un sillón reclinable, la mujer con los pies acurrucados en el sofá.

– Noche tranquila en casa delante de la pantalla-, murmuró Eve. -¿Podrían, estar así, si tuvieron alguna parte en…? ¿Qué está haciendo? La mujer ¿Qué está haciendo con los palillos y el hilo? -

– No tengo ni idea. ¿Por qué tengo que tener las respuestas a estas cosas? -

– Porque- si. Dijo ella y le hizo reír.

– Bueno, a simple vista, parece ser una especie de nave…-.

Siguió hacia la puerta, estudiando los palos, el hilo, la mujer. Lo sacó de algún archivo de los hechos enterrados. -Haciendo punto- Eve golpeó el hombro de Roarke. -Conseguí una. Ella está tejiendo. -

– Si tú lo dices.-

– Yo vi esa cosa, -los palos, el hilo, en alguna parte, en algún caso. Ella esta tejiendo, está mirando la pantalla y toma cerveza, y la bicicleta de la niña se encuentra estacionada en la puerta- no encadenada. No son delincuentes que ayudaron a planear el asesinato de una adolescente, y si están involucrados en la piratería o el robo de identidad, voy a ponerme a tejer. -

– ¿Todos eso a partir de una mirada a través de la ventana de la sala?-

– ¿La seguridad? Mínima, y ahora ni siquiera está activada. No hay cortinas, nada que ocultar aquí. -Ella se acercó a la puerta, llamó. En un momento, la mujer abrió la puerta, sin consultar ni preguntar quién estaba allí.

Su sonrisa fácil pasó a la sorpresa, pero no dejó de ser bienvenida. -Bueno, hola, ¿qué puedo hacer por ustedes?-

La voz era tan cálida y dulce como el aire. Ella se echó hacia atrás el pelo rubio miel como algunas mujeres lo hacían cuando se ven atrapadas por sorpresa.

– Estamos buscando a Darrin Pauley.-

– ¡Ay Dios, creo que vive en Chicago o algo así. No lo hemos visto en…

– ¿Quién es, Mimi?-

– Están buscando a Darrin, dulce. No hay nada malo en que se queden en la puerta, pero…

Eve sacó su placa, vio como los ojos de Mimi se ampliaban mientras Vincent Pauley se acercaba a la puerta. -¿Qué es todo esto? ¿Policía? ¿Policía de Nueva York? ¿Él está en problemas? ¿Darrin está en problemas? Bueno, infiernos.- Lo dijo en un suspiro, algo resignado, triste, y sorprendido a la vez. – Será mejor que hablemos adentro. -

Le hizo un gesto a su esposa, mientras ella le frotaba el brazo para confortarlo. -¿Por qué no les sirvo un poco de té? Es una noche cálida, y estoy seguro de que podrían tomar algo frío. -

– ¿Mamá?- Una niña pequeña miraba hacia abajo sobre la barandilla en la parte superior de la escalera a la derecha.

– Vuelve a la cama, Jennie. Son sólo algunas personas que quieren hablar con papá. Vamos, tienes un gran día mañana. -

La chica parpadeó con ojos soñolientos hacia Eve, a continuación, se deslizó al piso de arriba.

– Vamos a jugar el Mundial mañana, junto con la mejor amiga de Jennie y sus padres. Dos días de parques de atracciones y agua. Dios nos ayude. Yo estoy balbuceando. Déjeme traer el té. -

Ella se deslizó lejos. Eve se preguntó si su prisa era para escaparse, o para volver rápidamente. En cualquier caso, ella y Roarke se quedaron con Vicente Pauley de hermoso rostro y los ojos tristes.

– Vamos a tomar asiento. Pantalla fuera-, ordenó, y apagó la comedia. -Creo que siempre me he preguntado si algún día tendría la policía en la puerta preguntando por Darrin. Han pasado años desde que incluso puse mis ojos en él. Yo no puedo decirles dónde está. El no está en contacto. -

– ¿Cuándo fue la última vez que vio a su hijo, Sr. Pauley?-

Sonrió, pero había amargura en los bordes. -No sé si es mi hijo.- Se frotó los ojos. -Dios, hay cosas que nunca dejan de venir detrás de usted, ¿verdad? Yo estaba con su madre cuando él nació, y había estado con ella durante meses antes. Puse mi nombre en los registros. Pensé que era mío. Pero yo no sabía que ella había estado con otra persona antes de estar conmigo, mientras estaba conmigo. Yo no tenía veinte todavía, era verde como la hierba y estúpido con ella. -

– No digas eso, Vinnie!- Mimi entró llevando una bandeja con una jarra grande, varios vasos llenos con rodajas de limón y trozos de hielo.

Roarke se levantó. -Deje que le ayude con eso, señora Pauley.-

– Oh, gracias. Usted tiene un acento agradable. ¿Es de Inglaterra? -

– Irlanda, hace mucho tiempo.-

– La abuela de mi abuela, por parte de mi padre, era de Irlanda. De un lugar llamado Ennis-.

Ella lo pronunciaba mal, con acento en el final, pero Roarke sonrió. -Un pueblo pequeño y encantador. Tengo gente no lejos de allí. -

– Y en Estados Unidos para ser policía.-

– Él es un consultor,- dijo Eve, con firmeza, cuando Roarke sofocó una sonrisa. -La madre de Darrin aparece como Inga Sorenson, fallecida.-

– Ese es el nombre que usaba cuando estaba con ella, y lo dejé de esa manera en los registros. No sé si era su nombre. No sé si está viva o muerta. Yo dije que estaba muerta, pero… -

– ¿Por qué no me dice cuando fue la última vez que lo vio o habló con él?-

– Creo que tal vez hace seis años, o siete-.

– Siete-, confirmó Mimi. -A principios de primavera porque yo estaba poniendo las plantas de la parte de atrás, y Jennie estaba en la guardería. Vinnie estaba en el trabajo, y yo estaba sola aquí. Tenía miedo de dejarlos entrar así que llamé a Vinnie y él volvió a casa. -

– ¿Ellos?-Repitió Eve, y vio a Mimi deslizar la mirada hacia su marido.

– Darrin, y el hombre que puede ser su padre-, dijo Vinnie. -El hombre al que considera su padre, y con el que Inga estaba antes que yo, y tal vez mientras estaba conmigo según sé. Mi hermano-.

– No aparece ningún hermano en sus registros, Sr. Pauley.-

– No. Yo lo quité. Me costó mucho dinero, y es ilegal, supongo, pero necesitaba hacerlo. Lo necesitaba antes de poder pedirle a Mimi que se casara conmigo. -

– Es un hombre malo. Un hombre muy malo. Vinnie no es como él, agente. -

– Teniente. Dallas. ¿Cómo es un hombre malo? -Eve preguntó.

– Él hace lo que quiere, toma lo que quiere, lastima a quien quiere-, le dijo Vinnie. -Él siempre lo hacía, incluso cuando éramos niños. Se fue cuando teníamos dieciséis años. -

– ¿Teníamos?- Repitió Roarke. -¿Son gemelos entonces?-

– Mellizos, no idénticos.- La distinción parecía un punto importante para Vinnie. -Sin embargo, nos parecemos mucho.-

– Yo nunca les confundí. Hay algo que da miedo en sus ojos. -Mimi se estremeció. -Algo malo, que no está bien en ellos. Y lo siento, Vinnie, está en los ojos de ese muchacho, también. No importa cuán dulce sonríe o cómo de educado habla, está en sus ojos. -

– Tal vez lo está. De todos modos, ellos no estuvieron aquí mucho tiempo. Ellos querían quedarse unos días. Dios sabe por qué, o lo que habían hecho que necesitaban quedarse aquí. Le dije que Darrin podría quedarse, pero Vance tenía que irse. Él no se quería quedar sin Vance. Le pregunté acerca de su madre, ¿por qué no estaba su madre con él?. Él es el que dijo que estaba muerta. Dijo que había estado muerta por años. Asesinada dijo. -

– ¿Cómo?-

– Él no me dijo. Me sorprendió, y le pregunté, ¿cómo, cuándo, quién? Todo lo que dijo fue que sabía quién era el responsable. Y tenía planes. Mimi tiene razón. Algo no está bien en sus ojos, y cuando lo dijo lo pude ver. Tenía planes. Los quise lejos de mi familia. -

Vinnie miró hacia las escaleras. -Yo los quería lejos de Mimi y Jennie. Incluso si él es mío, yo no lo quiero cerca de mis hijas. Esa es la parte difícil, ¿sabes? Incluso si él es mío. -

– Nosotros somos tuyos,- dijo Mimi en voz baja. -Eso es lo que importa.-

Vinnie asintió con la cabeza, tomó un largo trago de la copa helada. -Yo no tenía veinte cuando Inga… ella era hermosa. Lo siento, cariño. -

– Está bien.- Mimi le tomó la mano, le dio un apretón fuerte. -Yo estoy aquí-

Llevó sus manos a los labios, presionó con fuerza sus nudillos. -Seguro que lo estas. Que lo están. -

– Anda y diles al respecto-, le pidió Mimi. -Deja de preocuparte y diles.-

– Muy bien. Me enamoré de ella, de Inga. Por lo que yo pensaba que era. No sé si ella escapó de mi hermano, o si lo pensaban juntos, para engañarme, para usarme y tener un lugar seguro donde permanecer mientras estaba embarazada. Era difícil saberlo. Ya no tanto, pero en aquel entonces, cuando ocurrió, era difícil. Y por eso pagué para sacar el nombre de Vance de mis datos. -

– Nadie va a hacerle sufrir por eso, señor Pauley,- le aseguró Eve.

Él asintió con la cabeza. -Bueno, eso es bueno saberlo. De todas formas, Inga me dejó cuando Darrin tenía un par de meses de edad. Tomó todo lo que no estaba clavado en mi casa, mi coche, limpió los ahorros que tenía, incluso la pequeña cuenta que abrí para el niño antes de que él naciera. Todo lo que quedó era este cubo de video de mi hermano, riéndose, dándome gracias por cuidarla para él. Me enteré de que había sido detenido cerca de un año antes. Por algún tipo de fraude o algo así. Supongo que tal vez envió a Inga conmigo, así que yo… la cuidé. Y cuando salió, él se la llevó. Así como así.

– Nunca la volví a ver, nunca vi a Vance o el niño otra vez hasta ese día que Mimí me llamó a casa. Contraté a un investigador privado para tratar de encontrarlos, pero yo no podía permitírmelo por mucho tiempo. Nunca llegó a nada, pero quería intentarlo. No sé si era mío, el muchacho, pero en aquel entonces, lo sentía como el mío. -

– Hiciste lo mejor que pudiste.-

Sonrió a Mimí, pero sus ojos estaban húmedos. -Sentí el deseo de rendirme. Supongo que así fue. Yo estuve enojado mucho tiempo, y luego, bueno, conocí a Mimi. Lo puse detrás de mí, hasta que se presentó aquí hace unos años. Y yo no sé adónde se fueron desde aquí. Tenemos un e-mail de Darrin de hace unos tres años. Dijo que estaba en la universidad, en Chicago. Que iba a hacer algo de sí mismo, estudiando mucho. Parecía… -

– Sincero-, agregó Mimi.

– Creo que lo era-, Vinnie dijo con un suspiro. -Él preguntó si tal vez lo podía ayudar un poco. Dinero. Conociendo a Vance, lo comprobé. Y él estaba registrado en la universidad como dijo. Así que le envié mil dólares. -

– Y nunca supimos nada más-, terminó Mimi. -¿Pero después de eso? Alguien accedió a nuestra cuenta bancaria. Eso sólo era nuestra cuenta de emergencias, gracias al Señor, donde Vinnie tiene el dinero que enviaba Darrin. Sólo había otros cinco mil en la misma. Tomó cuatro de la misma. Lo hizo, Vinnie, -dijo ella cuando su marido pareció a punto de protestar.

Suspiró, asintió con la cabeza. -Sí, supongo que él lo hizo.-

– Vinnie no lo reportó a la policía.-

– Si es mío, él tiene derecho a algo. Y podría estar terminando allí. El estaba registrado. He intentado contactar con él a través de la universidad, pero me dijeron que no estaba registrado. Que no tenían antecedentes de él. Yo discutí, porque ellos lo tenían dos semanas antes. Pero no llegaremos a ninguna parte. -

¿Cuánto se registró? Preguntó Eve. -Creemos que el hombre que conocemos como Darrin Pauley está y ha estado en Nueva York. Creemos que ha cometido diversos delitos cibernéticos y participó en robos de identidad. -

Vinnie bajó la cabeza en sus manos. -Igual que Vance. Igual que Vance. ¿Qué les digo a mis padres? ¿Qué les digo a ellos? -

– Sr. Pauley, hay más. Es más duro, y dentro de las siguientes cuarenta y ocho horas va a estar en los medios de comunicación. -Él levantó la cara para mirarla, y sus ojos estaban llenos de temor. -El hombre que conocemos como Darrin Pauley es el principal sospechoso de la violación y asesinato de una niña de dieciséis años de edad. La hija de un oficial de policía condecorado. -

– No. No. No. Mimi-.

Puso sus brazos alrededor de él, y aunque su rostro registraba conmoción y horror, no mostró incredulidad. Sus ojos se encontraron con Eve mientras sostenía a su esposo, y ella asintió. -Yo tenía miedo de él. Cuando me miró, yo tenía miedo. Esa chica, hemos escuchado al respecto. Hemos oído hablar de ella esta mañana en la pantalla del dormitorio cuando estábamos vistiéndonos. Dijeron su nombre. Teniente Dallas. Lo había olvidado. -

– Necesito algo que pueda recordar, cualquier detalle que me puede dar de Darrin, su hermano, Inga Sorenson.-

– Creo que podría haber sacado dinero a mis padres un par de veces.- Vinnie se frotó los ojos. -No hablamos sobre esto, o ellos, pero es difícil decir que no a los suyos.-

– Vamos a averiguarlo.-

– Déjeme hacer eso. Déjeme hablar con ellos, explicarles… de alguna manera. Voy a usar la otra habitación. ¿Está bien? -

– Adelante-.

– ¿Qué hacemos ahora?-, Preguntó Mimi. -¿Qué debemos hacer? Si viene aquí -

– No creo que lo haga. No tienen nada que él quiera. Pero voy a hablar con la policía local. Si se pone en contacto con usted, usted debe mantener la calma, comportarse de forma natural. Y contactar con la policía local, y conmigo de inmediato. -

– Nos vamos de vacaciones mañana.-

– Y debe hacerlo,- le dijo Eve. -Vayan exactamente como lo planearon. ¡Lejos de esto. -

– Disfruta de tu hija-, agregó Roarke. -Usted tiene una buena familia. Esto no es parte de ella. -

***

En el camino de regreso al transporte, Eve miró hacia el cielo. -Sólo otras víctimas más.-

– Ella es una sensible. Por lo menos ella tiene un tufillo de ello-, añadió cuando Eve se volvió para estudiarlo. -Sólo un sentimiento que tengo de ella, y uno en el que creo, que podría explicar por qué ella vio lo que hay dentro de ese muchacho. Tal vez no era tan hábil para ocultarlo, pero yo creo que ella vio su interior, y le dio miedo. -

– Ella tenía razón de temerlo.- Sentándose, comenzó una carrera de Vance Pauley. -Y tenía razón cuando dijo que Vance era un hombre malo. Muchos problemas aquí. Sus antecedentes juveniles sin sellar así que alguien se me adelantó en el camino. Tenía problemas desde los nueve. Ausentismo escolar, robo, destrucción de propiedad privada, acoso cibernético, piratería, asalto, agresión. -

– ¿Con nueve sangrientos?-

– Me estoy moviendo a través. Doce la primera agresión. El fraude de identidad fue lo que lo detuvo en el período Inga. Luego desapareció, así como así. Tiene una hoja de una milla de largo de la infancia a la edad de veintiún años, luego nada. -

– Fue más inteligente.-

– O Inga era más inteligente, y corrió los juegos, le enseñó. Y no tengo nada de ella, nada con el nombre que corresponda a la edad, la descripción que Pauley me dio, la ubicación, donde vivió cuando estaba con él. Ella aparece en los registros de Darrin como su madre, muerta el 16 de mayo del 2041. Él habría tenido cuatro años. Pero no hay partida de defunción correspondiente.-

– Ella va a estar en los archivos de MacMasters. No con ese nombre, necesariamente, pero es el motivo. La razón para el plan que hizo hace apenas siete años. -

– Sí. Y la voy a encontrar. -

Ella sacó su -vínculo cuando sonó. -Dallas-.

– ¿Estás en serio en Alabama?- Exigió Baxter.

– Estoy en camino al transporte, y de regreso de nuevo.-

– ¿Podrías traer un poco de barbacoa? No hay nada como la barbacoa del Sur. -

– Baxter, es tu culo el que va estar en una barbacoa si me estás llamando por nada.-

– ¿Puedo tener barbacoa si tengo algo? Jesús, Dallas, que vas a asustar a mi apetito con esa cara. Bueno, tenemos un éxito. Una muchacha que trabaja en la barra de un club que abastece a los tipos de la universidad apenas legal. Ella hizo el boceto. Ella dice que fue a algunas clases con este chico. Realmente fue a Columbia. Mejor aún, ella es una estudiante de postgrado, trabajando su camino para su maestría, y dice que lo vio -te va a encantar- en una fiesta en la víspera de Año Nuevo. -

– Powders-.

– Powders. Nos dijo que ella estaba allí sola, y bueno, ¿por qué no, por qué no poner un pequeño éxito en él. Él no estaba interesado en ella. Créanme, un hombre debería estar loco para no interesarse. ¿No es así, Trueheart? -

– Ella es muy bonita.-

– Caliente. Te quemas los dedos de ardiente. -Suspiró como un tutor paciente. -Mi trabajo nunca se termina con este muchacho.-

– Que te lo escriba. -

– Ahí es donde el trabajo del niño nunca se termina. Así que nosotros nos esforzamos…

– ¿Ustedes mismos que?-

– Nosotros apuramos a Powders, y obtuvimos la confirmación. Él, su compañero de cuarto, -por desgracia todos menores de edad- lo reconocieron. Sólo alguien que veía de vez en cuando. Pero la chica le vio la noche de la fiesta. Ella dijo que siempre nota a los chicos helados -y le dio a nuestro Trueheart un pequeño aleteo. -

– Señor, ella no-

– Tienes que ser más observador, mi joven aprendiz. Así que nosotros vamos a conseguir los testigos de la noche que le levantó el ID de Powders. Es bueno. -

– Es bueno.-

– Dallas, también es malditamente tarde para ir a tocar la puerta de MacMasters-.

– No es más que… mierda.- Una hora ganada, una hora perdida. Ella simplemente lo odiaba. -Lo verás después de la conferencia de mañana.-

– Nosotros tal vez consigamos un par más aquí y allá. Shilly es sólida. -

– Shilly-.

– Yo sé, que incluso tiene vapor, un nombre en llamas. Acerca de la barbacoa-.

Ella le cortó.

– La APA va a estar contenta con eso cuando lo bajemos,- le dijo a Roarke. -Está bien construido. Si te las arreglas para limpiar ese disco duro, y me consigues la foto de él cruzando la puerta-

– Yo lo haré.-

– Lo vamos a guardar. Pero tenemos que encontrarlo primero. Tenemos la cara, murmuró. -Tenemos un nombre. No el que está usando ahora, no, no el que utilizó con Deena. Ese fue David. Sino un nombre. Que tenga sentido, conexión con su parentesco. -

Notó que estaban a punto de entrar en la estación de transporte. -Puedo iniciar la búsqueda de Inga -cualquiera sea el nombre que usaba- en el camino a casa.-

– Yo podría encontrarla más rápido, apostaría. Si deseas pilotear-.

– Ja, ja.-

– Tú disfrutarías más del vuelo si aprendes a manejar los controles.-

– Prefiero hacer de cuenta que estoy en el suelo.-

Roarke le envió una sonrisa rápida. ¿Y cuántos vehículos has destrozado, volado, o destruido en los pasados, oh, dos años? -

– Piensa en eso, entonces imagina que pasaría si estoy al volante a treinta mil pies.-

– Buen punto. Yo voy a pilotar el vuelo. -

– Haz eso, as.-

Aparcó. -Ellos tenían algo, los Pauley. Una base sólida, una fuerte conexión entre sí. Cada uno de ellos sólido por su lado, desde mi percepción, y más juntos todavía. -

– Yo no diría. Él se siente responsable, y siente una especie de dolor por Darrin. Aunque es muy poco probable que él sea el padre. -

– Sigue siendo su sangre, en cualquier caso. La sangre es un lazo fuerte. El parentesco, como has dicho. Y un buen hombre así, debe sentirlo igual. -

– Un hombre malo puede sentirlo, también,- dijo ella y salió del coche para regresar a casa.

CAPITULO QUINCE

HABÍA SIDO IRENE SCHULTZ-AL MENOS EN JUNIO DE 2039 cuando un joven Jonás MacMasters la había detenido, por fraude, posesión de sustancias ilegales, y solicitar sexo sin licencia.

Su acompañante masculino, un tal Víctor Patterson, había sido interrogado y puesto en libertad, aunque en sus notas MacMasters indicaba su complicidad. La falta de pruebas en su contra, y la confesión de la mujer hicieron imposible retenerlo y acusarlo.

Un niño varón, Damien Patterson, había sido retirado por los servicios de niños y puesto en cuidado adoptivo durante la investigación, y posteriormente devuelto a su padre. Schultz había tomado un acuerdo, y había hecho dieciocho meses.

Caso cerrado.

– Tiene que ser ella-, dijo Eve cuando ella y Roarke volvieron a la casa. -Todo encaja. Dos meses después de su liberación, ella desaparece, y lo mismo ocurre con Patterson y el niño. Desaparecen, sin más datos de la historia. -

– Toman nuevas identidades.-

– Ese es el patrón.- Ella subió las escaleras. -El cambio de identidad, de lugares donde moverse, empezar un nuevo juego. Pero aquí hay un nuevo ángulo. De las notas del caso, está claro que MacMasters cree que Patterson -o Pauley-era parte del fraude. La dejó pagar, y ella lo dejó. Bajó por ella. Es más, Vinnie no dijo nada sobre los ilegales. Su hermano no tiene golpes por ilegales en su historial. Eso es nuevo. ¿De dónde viene? -

Eso no cuadraba, no jugaba, pensó Eve.

– ¿Y la solicitud? Esos son los riesgos estúpidos para este tipo de estafadores. Estúpido, y no pinta como que ella fuera una estúpida. La mujer jugó para Vinnie durante un año. Ella sabe -sabía- cómo ejecutar un juego, a largo y corto plazo. Luego, cae, no sólo por fraude, sino por posesión y solicitud. No corre. -

– El sexo y las drogas son dinero rápido si lo necesitas-, comentó Roarke. -Y mucho dinero si sabes cómo jugar. Eso parece. -

Eve se detuvo en la escalera, lo consideró. Rápido y grande. -Podría encajar con Pauley. La codicia, la impaciencia. Tal vez. -

– Y está diciendo,- agregó Roarke, -que cuando hizo este acuerdo a los dieciocho años, no incluyo a Pauley. Sería un procedimiento estándar, ¿no le ofrecerían algo más ligero si implicaba su pareja? -

– Sí, lo harían. Y habría habido cierta simpatía por ella. Madre joven, registro limpio -o eso parecía. Ella se fue con un defensor público. -Ella se mudó a su oficina, directamente a su ordenador. -Tengo su nombre y el nombre de la APA a partir de las notas de casos de MacMasters. Pero no tendría las negociaciones de aquí. Necesito su memoria en este. -

– Ella no murió en la cárcel.-

– No, ella no murió en la cárcel. ¿Por qué culpa a MacMasters de su muerte, cuando y donde y como quiera que haya pasado? Es ilógico, y en su manera torcida, él es lógico. -

Ella se paseaba por el salón, alrededor de ella. -Algo que no está en los expedientes, las notas, algo que no está registrado. Pero el es un chico, infierno casi un bebé ¿verdad? Entonces, ¿cómo sabe él lo que pasó, cómo sabe que MacMasters tiene que pagar? -

Ella cubrió hasta la ficha policial de Irene.

– Porque Pauley le dice-, concluyó, estudiando la fotografía, los ojos duros y cansados de la mujer. -Pauley le cuenta cómo murió, desde su punto de vista de todos modos. O cómo quiere que sea para jugar. Puede ser, sí, dejé a tu madre pagar el pato completo mientras me fui. No, no puede ser eso. -

A medida que caminaba, hablaba, hablaba para si, Roarke apoyó la cadera en la esquina de su escritorio. Le encantaba verla trabajar, mirarla recrear, cavar.

– ¿Qué clase de hombre permite que la madre de su hijo tome el golpe? ¿Cómo puede dar un paso atrás, dejarla caer mientras huye? -

Pensó en los Risso Banks. -Mira a este hombre, lo fui a ver. Un chico joven. Su hermano mayor lo convirtió en un adicto, le metió en el juego del sexo, entonces cuando llegó el susto, dejó al niño y trató de salvarse a sí mismo. Y así es como le recuerda su hermano, dejándolo a él y tratando de salvar su propio culo. -

– Darrin Pauley habría sido demasiado joven para recordar.-

– Sí-. Eve asintió con la cabeza. -Sí, así Vance Pauley puede escribir la historia como él quiere. Trabajaron juntos, no hay duda, pero empezó a trabajar solo. Pudo dejar que salga así por su hijo, o es un cobarde, un usuario. ¿Por qué acusar a MacMasters injustamente? Tú puedes hacer el juego, siempre puedes hacerlo, jugar con los policías atornillando contigo. Y aún así… -

– ¿Un año y medio de prisión contra la violación y asesinato de la hija del policía veinte años después?- Roarke miró las fotos, las marcadas diferencias, en su tablero. -Muy desequilibrado-.

– Símbolos. Mira, dijo que todo era simbólico. Por lo que debe haber algo más, tiene que haber algo. Algo entre su liberación y su muerte, ¿algo que Pauley puede señalar a MacMasters? Algo acerca de su arresto, el tiempo antes de su muerte. -

Empujó su cabello, trató de poner en marcha la búsqueda de Darrin Pauley. -Si Vinnie le dijo a Darrin la verdad acerca de cuando murió -y no veo por qué mentiría acerca de eso-, fue dos años después de la detención, unos seis meses después de su liberación. ¿Qué pasó durante esos seis meses? Necesito encontrar su muerte, eso es lo que necesito encontrar y rastrear de nuevo a partir de ahí. -

– Hay muchos más datos sobre ella ahora. Puedes agilizar la búsqueda sobre lo que está hecho. -

– Exactamente-.

– Permíteme. Computadora: resultados de la búsqueda de mujeres víctimas de violación y asesinato por estrangulamiento y asfixia con fecha de la muerte en 2041. Las víctimas con iniciales I, S. -

Reconocido…

– Ordenador-, agregó Eve, -edad de la víctima de entre veinte y veintiocho, y debe haber dado a luz a por lo menos un hijo.-

– Tienes razón-, comentó Roarke.

Ella se sonrió. -Lo hiciste bien, para ser un civil.-

Reconocido… Accediendo a archivos, comenzar la búsqueda. Trabajando…

– No-dijo Roarke cuando se volvió hacia la cocina. -No hay más café, no a esta hora. Nunca dormirás. Y aunque las respuestas que esperas obtener con esta búsqueda son vitales, no te ayudarán a atrapar al hombre esta noche. -

Era difícil discutir, a pesar de que quería el maldito café. Metió las manos en los bolsillos. No era sólo la computadora la que podría darle sus respuestas. -Él tiene que tener otra identidad, tiene que estar usando una. ¿Por qué no está apareciendo? ¿Por qué sólo tenemos a Darrin Pauley? -

– Cambia su pelo y color de los ojos, tono de piel, algunas las características. Todo esto es perfectamente legal, y de moda, incluso. Aunque él pudo haber optado por utilizar el mismo aspecto básico para la identificación de estudiante que utilizó con Deena, su ID de Darrin Pauley, es probable que tenga una media docena de otros, con suficiente variación para deslizarse en una búsqueda. Más o menos cabello, una variación de color y algunos cambios sutiles en las características para pasar una carrera mixta. Y con cierta habilidad, y algo de dinero, es muy fácil mantener una identificación fuera de la red por completo. -

– Si él trabaja, tiene que tener una que pasa, y está en la red. Al menos inicialmente. Es de rutina hacer una rápida verificación de antecedentes antes de contratar. -

– Depende de quién está contratando, pero sí, la mayoría lo hace de forma rutinaria. Pero uno no tiene que seguir con el mismo. Una vez contratado, ¿con qué frecuencia se ejecuta la ID de un empleado a través de la red? Sobre todo si, como lo has dicho, se mantiene fuera de problemas, se mantiene constante. -

– Así que usó una de su época en Columbia, posiblemente, otra para su acercamiento a Deena, y con alguna variación. Diferente aspecto y personalidades para diferentes objetivos. Mavis trabajaba de esa manera hace tiempo. -

Ella buscaba el café, pero enganchó los pulgares en los bolsillos delanteros y se centró en el trabajo. -El perfil de Mira sugiere que vive solo. Tal vez sea así, tal vez. Pero a lo mejor todavía está conectado con su padre. Una sociedad así, continuamente refuerza la misión, ¿verdad? Y le ayudaría a mantener ese control, esa paciencia, porque siempre habría alguien con quien hablar de ello, con quien compartir su éxito, con quien presumir-.

– Alguien que lo anime,- agregó Roarke. -Que lo ayude con el trabajo de campo, la investigación, los ingresos-.

– Tal vez no trabaja en absoluto, y la fuente de ingresos es el Grift (estafa). Es bueno en eso, y le enseña la manera de mezclarse, de aclimatarse, de llevarse bien. Eso se ajusta el perfil-.

Tarea completa, anunció la computadora. Resultado de búsqueda. Exhibición en pantalla.

– En la pantalla de pared-, ordenó Eve. -Illya Schooner, edad veinticinco años, nacida en Dakota del Norte, padres fallecidos, sin hermanos.-

– Es más fácil si se elimina cualquier familia, porque sus datos pueden que ser generados.-

– Sí, sí, pero tiene un niño en el registro. David Pruit en ese momento, y figura Val Pruit como marido y familiar cercano, como el padre del niño. Ella tiene un aspecto diferente que en la ID donde figura como Irene Schultz. El pelo más largo, más ligero, rizado, cambio de color de ojos, labios más llenos, más finas las mejillas, un lunar al lado de su labio superior. Se quitó un año de edad, el cuello más largo, las cejas más gruesas y más altas. -

– Mucho de esto puede hacerse con algunos e-ajuste, si el sujeto no quiere hacer frente a ajustes faciales permanentes. ¿Quién realmente observa algunas diferencias más sutiles, a excepción de un policía? ¡Y mucho de ello es simplemente atribuible a un capricho. Ella cambió su pelo, quiso ojos verdes en lugar de azules. -

– Murió con esta cara, o muy cerca, en Chicago, donde tenía su domicilio en ese momento, en mayo de 2041. Violación y asesinato por estrangulamiento. Necesito más que eso. Necesito el expediente del caso, el investigador-.

– Eve, ya es demasiado tarde para empujar en la policía de Chicago para buscar un archivo por un asesinato de hace diecinueve años. Tendrías mejor suerte en la mañana. -

– Puedo obtener algunos datos a través de IRCCA ahora. Y… Computadora, buscar a David Pruit, fecha de nacimiento seis de octubre de 2037, madre Illya Schooner padre Pruit, Val. En segundo lugar búsqueda de Val Pruit, los mismos datos. -

Reconocido. Trabajando…

– Ellos no estarán en la base de datos.-

– No, pero quiero confirmarlo. En algún momento, repitieron una identificación. Te ha llevado todo eso, problemas, gastos. ¿Por qué no actualizarlo? Volverlo a usar. -

– Un excelente punto.-

– Y mientras tanto, puedo tocar el IRCCA, y poner una petición oficial para el expediente del caso.-

– Está bien, pero tienes descansar por la noche.-

Con el café, probablemente podría seguir una hora, quizá dos. Y sería hacer un poco más que acceder a los datos, que podría hacer mientras descansaba.

– ¿Qué tan difícil sería establecer una búsqueda de variaciones de menor importancia como ésta?- Ella subió la foto de identificación de Inga, dividiendo la pantalla. -Adición de un período de cinco años de edad, con las mismas iniciales-.

– Configurarlo, es bastante fácil. ¿Los resultados? Estarán por todos los sangrientos sitios. Ella es una mujer muy atractiva en sus comienzos o mediados de los veinte años y cuenta con un cierto conjunto de iniciales, con una ligera variación. ¿Tienes idea de cuántas puede haber en el mundo que se ajusten a esa descripción básica? -

– Quedémonos con los EE.UU. Yo estoy pensando en Darrin / David / Damián. -

– Y aún así-.

– Voy a vadear a través de los resultados. Todo lo que tienes que hacer es conseguirlo. -

– Voy a instalarlo, a continuación, vamos a la cama.-

– Eso es un trato.-

Ella se despertó justo después de las cinco con la bendita fragancia del café. Abriendo un ojo, vio a Roarke frente al AutoChef, bebiendo una gran taza y mirándola sobre ella.

– Pensé que era hora de trabajar-, dijo mientras levantaba una segunda taza y se la llevaba.

– Gracias. ¿Has comenzado ya hoy la búsqueda de la dominación económica mundial? -

– Eso no está programado hasta las seis, momento en el que calculé empezarás la búsqueda actual de la verdad, la justicia, y la pateada de culo-.

– Suena bastante bien. Tengo una buena sensación. Con lo que tenemos, lo estamos consiguiendo, podemos detenerlo hoy. Puedo juntar lo suficiente como para transportarlo acá. Si el EDD me pone la imagen de él entrando en la casa, tengo más. Motivo, medios, oportunidad. Es todo lo que hay. Circunstanciales, pero fuerte. -

– Me gusta un policía optimista-.

Se sintió más optimista después de que haberse duchado, vestido, tomado una segunda taza de café y una galleta.

En su oficina, comprobó los entrantes con la loca esperanza de que alguien en el turno de noche en la policía de Chicago decidiera hacer una buena acción. No hubo suerte allí, notó, pero iba a tener que empujar de nuevo y pronto. Revisó los resultados de la búsqueda que Roarke había corrido a petición suya, y sintió que su optimismo caía un poco.

– ¿Trescientos treinta y tres mil posibles? Mierda. -Ella notó que había realizado una búsqueda secundaria agregando la dirección actual de Nueva York. Eso lo había reducido a poco más de trece mil.

Y él había corrido los resultados contra las personas que habían comprado el sistema de seguridad. El hombre pensaba como un policía, decidió, aunque el resultado que surgió era un huevo de gallina.

Tenía que haber otro punto de vista, otra manera de reducir gradualmente los posibles. Volvería sobre eso, decidió, cuando hubiera actualizado sus informes y preparado la reunión.

Le tomó casi toda la hora, y restauró la mayor parte de su optimismo anterior. Justo antes de las siete, se puso en contacto con Whitney.

– Comandante, acabo de enviarle un informe actualizado.-

– Sí, está viniendo ahora. Lo destacado-.

Así lo hizo, ahogando el deseo de pararse, para estar como ella prefería al dar sus exámenes orales.

– Siento-, continuó, -que estamos apilando ladrillos para construir un caso sólido, y refinado de nuestra búsqueda del sospechoso. Creo que el capitán MacMasters puede proporcionar más detalles y mayor información sobre el asunto de la detención, el interrogatorio, y la condena de Irene Schultz, lo que además nos ayudará en la detención de Darrin Pauley. -

– ¿Cuándo informa a su equipo?-

– Ellos están llegando ahora, señor.- Ella indicó silencio a Peabody, McNab, y Jamie, cuando entraron parloteando.

– Voy a tener al capitán en mi oficina a las nueve. Él accedió a emitir una breve declaración a los medios al mediodía. Tendremos que hacer lo mismo, y estar junto a él. Él no responderá preguntas, sino usted. Cinco minutos de duración.-

Mierda. Mierda. Mierda, pensó. -Sí, señor.-

– Informe a su equipo, teniente. Me pondré en contacto con Chicago desde aquí, para darles un empujón con la información que necesita. -

– Gracias, Comandante.-

Terminó la conversación cuando Summerset llegó empujando una larga mesa de buffet, y Trueheart entró por la puerta empujando el otro extremo.

– Dios, ¿nadie piensa en otra cosa que en comida?-, Reclamó.

– El pensamiento es a menudo más claro cuando el cuerpo está bien atendido.- Summerset dio un paso hábilmente a un lado de la estampida. Eve vio su mirada pasar al tablero de asesinato, y supo que se quedó en las fotos de la escena del crimen de Deena. Miró de nuevo a Eve. -Les deseo a todos los más claros pensamientos.-

Cuando salió de la habitación, Eve se levantó, se sirvió café. -Cálmense, gente. Esta es una reunión informativa no un concurso de caras. Pantallas encendidos, -ordenó. -Este es nuestro sospechoso-, comenzó. -Nacido Darrin Pauley, edad veintitrés años. Y esto es lo que sabemos o creemos saber acerca de él. -

Ella se acercó al hombre que el sospechoso creía era su padre, y de allí a la mujer que había sido su madre.

– Ella es la llave del candado-, dijo Eve. -Whitney está reforzando mi solicitud de anoche pidiendo a Chicago los archivos de su asesinato, y la solicitud para hablar directamente con los investigadores principales y otros en ese caso.-

– Puedo obtener informes de los medios de comunicación-, sugirió Jamie. -Aunque fue veinte años atrás, podría desenterrar toda la cobertura mediática de su muerte.-

– Muy bien. Según los datos de IRCCA ella fue violada y sodomizada repetidamente, posiblemente por más de un atacante. Ella no estaba atada, lo que explica por qué esto no hizo pop como delitos. Ella fue golpeada, con más severidad que nuestra víctima, y también mostró signos de uso de ilegales-

Hizo un gesto al tablero donde había señalado las similitudes entre los asesinatos de Deena MacMasters e Illya Schooner. -La evidencia indica que fue sofocada en parte con una almohada que se encontró en la escena, y fue estrangulada con las sábanas. Ella fue encontrada en un fracaso de un LC de nivel medio por el servicio de limpieza, y había muerto, según el informe hacía ocho horas. No se dieron a conocer los testigos, ninguno de los que fueron entrevistados dio a la policía ninguna información relevante. -

– Conmoción y asombro-, murmuró Baxter.

– Ella no era un compañero con licencia-, añadió Eve. -Sin embargo, al ser entrevistado, Víctor Patterson declaró que estaban experimentando algunas dificultades familiares cuando había comenzado a prostituirse para financiar un creciente problema de droga. Él tenía coartada para el momento en cuestión. -

– Pudo haberlo hecho-, especuló Baxter. -Si ella estaba en la droga, era una carga para el juego, podría haber querido deshacerse de ella.-

– Es posible, pero improbable. Mira en el fondo. -Ella subió su hoja en la pantalla. -Detenciones, detenciones, problemas, problemas, justo hasta que salió de la cárcel y huyó con ella. Luego, nada. El anduvo bajo la superficie desde entonces. ¿Y ella? Nada, ni una maldita cosa antes de que cayera por el fraude. ¿Se volvió lista en la cárcel? Mi dinero dice que era el cerebro, que era la inteligencia. Pero algo cambió una vez que ella hizo el tiempo. Que se dio vuelta. Peabody, consigue los datos de su tiempo en Rikers, encuentra a alguien que la recuerde. -

– Se puede hacer. Tal vez fue sólo el tiempo en sí mismo -, sugirió Peabody. -Es como has dicho, no tenía nada antes. Libre como un pájaro, haciendo las cosas a su manera. A continuación, bam, ella está en una jaula durante un año y medio. -

– La amargó-, consideró Eve. -Sacudió su confianza. Y si hubiera conseguido el gusto por los ilegales en el exterior, lo podría haber alimentado en el interior. Ampliado, explotado. -

– Ella no es la misma persona que sale que la que entró.- Peabody estudió la ficha policial. -Ella se ve muy áspera en su interior.-

– Sí, ella lo es. No la hermosa y vibrante que Vinnie Pauley recuerda de sólo un par de años. -

– El hombre equivocado-. Trueheart parpadeó cuando todos los ojos se dirigieron a él. -Um. Quiero decir, ah, el largo tiempo de contacto con Pauley, el tipo equivocado. Su influencia tal vez la llevaron a una recesión. -

– Podría ser. El tiempo, los cambios. Lo que sabemos,- agregó Eve,- es que entre la Inga que Vinnie Pauley conocía a la Illya que murió mal en un fracaso sexual de Chicago, hubo un gran deslizamiento. Y parece que por su parte en eso, y durante años, Vance Pauley tuvo influencia sobre Darrin Pauley. ¿Qué hay de la imagen de seguridad en la casa de la víctima? -

– Lo he conseguido.- McNab se levantó, alzó un disco. -¿Está bien si lo conecto?

– Adelante-.

Se fue a su escritorio. -Exhibición, pantalla tres. Puede ver que hay más definición -, comenzó.

– ¿Puedo?-

– Es lento. No es como una rutina de limpieza y mejora, y no puedo trabajar a ese ritmo. Fuimos capaces de capturar y bloquear la imagen, pero está severamente dañada. Los pixeles tienen que ser reparados en todos los niveles, paso a paso. Feeney y yo capturamos y encerramos dos más ayer por la noche, utilizando el mismo procedimiento que funcionó. Y los tenemos en proceso. Creo que eso es todo lo que vamos a recuperar. -

– Vamos a trabajar en una manera de acelerar el proceso-, agregó Feeney -Estamos en eso, pero no prometo nada-.

– Me voy a reunir con Whitney y MacMasters a las nueve, y espero recoger a través de la memoria de MacMasters la detención de Irene Schultz y cualquier otro dato que pueda tener. Peabody seguirá el ángulo de los zapatos. Baxter y Trueheart volverán al área alrededor de la escena del crimen con el boceto. Al mediodía MacMasters emitirá un comunicado a los medios de comunicación, y yo tomaré brevemente sus preguntas. He iniciado una nueva búsqueda, con el resultado actual de trece mil posibles. -

Cuando ella lo explicó, Trueheart se aclaró la garganta. -Tal vez, si poseen el sistema de seguridad, su padre lo compró. Utilizando uno de sus alias. -

– Buena idea. Ejecuta eso. Reunión informativa en la Central a las 16:00, momento en el que voy a seleccionar a los demás miembros del equipo para cubrir el memorial. Vamos a reunirnos -a menos que tengamos a este hijo de puta por entonces- a las 7:00 mañana, el equipo completo. Ahora vayan y encuentren a este hijo de puta. Baxter, un minuto. -

Entró en la cocina, volvió con una bolsa y se la arrojó.

Cuando él miró el interior su rostro se iluminó como el sol. -Joder, trajiste una barbacoa de Alabama. Me encanta esta mujer. -

– Guarda el amor para Roarke. Él se ocupó. Vete. Peabody, conmigo. -

Peabody esperó hasta que estuvieron fuera de la casa, en el coche, y Eve aceleró hacia afuera, hacia las puertas. -Está bien, sé que estamos en medio de una investigación profunda, y tenemos un montón de hilos para tirar y luego, unir. Pero cada uno tiene su hilo específico o hilos. Voy a estar en todos los puntos de venta lo antes posible. -

– ¿Y?-

– Y entonces, pensé que podría tomar unos pocos minutos para hablar de la boda.-

– Louise tiene la mano en eso. Lo sé porque pasé y hablé con ella sobre eso. Cumplí con ese deber. -

– De verdad hiciste eso y mucho más. Ella me informó, totalmente-, dijo Peabody con un brillo alegre en los ojos. -Invitarla a quedarse la noche del viernes, y al resto de nosotros fue absolutamente magnifica de tu parte, Dallas.-

– Fue un momento de debilidad.- Uno del que Eve rezaba no arrepentirse cuando se abrió a la central. -¿Quiénes son, exactamente, 'el resto'?-

– Ya sabes, las de siempre. Mavis, Nadine, Trina y yo. Tal vez Reo si puede estar-, añadió, pensando en la APA. -Y, ah, Trina traerá a otro consultor para que todas podamos embellecernos. Pero la mejor parte es que todas vamos a estar allí para Louise. Con ella. Así que me preguntaba si podrías establecer una especie de suite nupcial para ella. -

– ¿Qué significa eso? Yo no voy a tener un campamento en el césped. Ella va a tener una habitación. Una suite. Lo que sea. -

– Sí, sí, pero ¿podemos decorarlo como de novia? Flores, champagne, velas-tengo algunas que mi primo hizo que son realmente suaves- comida, música. Para establecer el estado de ánimo. -

Eve no dijo nada durante un momento. -Yo debería haber pensado en eso, ¿verdad?-

– No. Es por eso que estoy aquí. Todo va a ser mag, y esto es como una bonificación para ella. -

– Está bien. Todo muy bien. -

– ¡Está bien! Pensé que podíamos…

– No, eso hace unos minutos. Quiero a Jenkinson y Reineke en la ceremonia conmemorativa. Asegúrate de que tienen los detalles sobre el momento y el lugar de las reuniones de información. Voy a pedir a MacMasters la recomendaciones de dos de sus detectives para esa tarea también. Y vamos a querer media docena de uniformados, por lo menos la mitad de ellos de la división de MacMasters-.

– Conseguir los policías de la división de MacMasters de una buena jugada.-

– Cualquier policía que pueda estará allí de todos modos. Quiero ese lugar cubierto, pero tenemos que mantener el reloj para el sospechoso apretado. Cuanto más policías conozcan su rostro, menos posibilidades de que lo asusten. -

– Él tiene que saber que el lugar estará lleno de policías para presentar sus respetos. Eso puede asustarlo de todos modos. -

– Yo no lo creo.- Eve se metió a través de una brecha entre un MAXIBUS y un Taxi rápido. -A él le va a gustar. Le gustará la idea de estar ahí. Otra aguja en el ojo. Por lo que él sabe, no tenemos nada-.

– Después de la conferencia de prensa de hoy…-

– Todavía va a pensar que no tengo nada.- Eve tenía la intención de asegurarse de ello.

En el momento en que entró en Homicidios, Eve olió donas. Y pensó: Nadine.

Ella dio a los detectives y los uniformados en el bullpen una larga mirada de acero, a continuación, se dirigió a su oficina. Como lo esperaba, la reportera estrella estaba sentada en la silla de visitante. Nadine sorbía café, sin duda sacado del propio AutoChef de Eve. Ella dio a Eve una mirada nerviosa con sus ojos verdes divertidos, y esponjó su -siempre listo para la cámara- cabello rubio.

– Casi nueve de la mañana,- dijo Nadine, -tarde para que vengas a comprobar.-

– No es demasiado tarde para echarte afuera.-

– Vamos, Dallas, yo he relajado la historia de MacMasters.- La diversión se desvaneció. -Yo he informado, con respeto, y apegada a las declaraciones del departamento de enlace. Conozco a MacMasters. Yo trabajo el ritmo del delito. Esperaba, por muchas razones, que pudieras cerrar esto de una forma rápida. Eso no está sucediendo. -

Eve se acercó a tomar un café para ella. -Hay una conferencia de prensa programada para el mediodía.-

– Soy consciente, y estaré allí. Dame un adelanto. -

– No puedo hacerlo. No puedo-, añadió antes de que Nadine pudiera hablar.

– Tienes algo. Te conozco, y sé que tienes algo. -Los ojos de Nadine se entornaron y pinchó un dedo hacia Eve. -¿Tiene un sospechoso? ¿Qué tan cerca estás de hacer un arresto? -

– Tú me conoces lo suficientemente bien como para saber que no voy a contestar nada de eso.-

– Fuera del registro-. Nadine levantó sus manos para señalar sin grabadora. -Puedo ayudar.-

Lo había hecho el pasado, no había duda. Pero aquí, pensó Eve, no lo podía hacer.

– Vas a decir que no. Antes de hacerlo déjame decirte que cuando has trabajado el crimen golpeando de la manera en que lo haces, sabes cómo trabajan los policías -los buenos, los malos, los indiferentes. Ves como hacen el trabajo que estás haciendo. Ahora esta chica, la hija de este policía es asesinada de esta manera, y sucede prácticamente en los talones de la muerte de la Detective Coltraine. Es difícil dar un paso atrás de eso. Puedo ser objetiva, Dallas, porque ese es mi trabajo. Pero es importante. -

Eve contempló su café. -Tal vez te gustaría hacer un segmento en su programa de los sistemas de seguridad de alta gama.-

¿No es eso extraño? Estaba pensando en hacer un segmento en Now!, de los sistemas de seguridad de alta gama de las casas. -

– Espeluznante-. Eve ladeó su cadera, deslizó una mano en el bolsillo mientras bebía. -Muchos de los expertos consideran que la interfaz de Total Home 5500 es una de las mejores, si se lo pueden permitir. Sabes, como policía, me pregunto: ¿La gente paga por algo así porque quieren estar seguros, o porque tienen algo que ocultar -?

Nadine le dio su sonrisa lenta, felina. -Ese es un punto de vista interesante.-

– Tal vez. Tú sabes, miles de personas en Nueva York compraron ese sistema, y pagan por las actualizaciones periódicas de mantenimiento y de seguridad, además de ser un gran servicio y de confianza. Probablemente la mayoría de ellos son unos tipos cuidadosos que respetan la ley. Por otra parte, sólo se necesita uno. -

– Sería difícil encontrar que alguien lo compró por motivos que no sean respetuosos de la ley.-

– Un proceso largo y tedioso-, acordó Eve con facilidad. -Incluso si, por ejemplo, decide echar un vistazo a los clientes con determinadas iniciales. Como DP o VP que lo estrecha un poco, pero las probabilidades son que tienes que vadear a través de cientos de personas. -

– Es cierto, pero los periodistas y sus equipos de investigación están programados para vadear a través de lo tedioso.-

– Sí. Los policías no sabrían nada de eso. -Eve esbozó una sonrisa. -Vete, Nadine. Tengo una reunión. -

– Voy a verte al mediodía.- Nadine se levantó, se dirigió a la puerta. -Y yo estoy deseando que llegue la próxima fiesta de boda, incluida la fiesta de pijamas-.

– Cállate-.

Con una carcajada, Nadine salió, y terminando su café, Eve pensó que al menos habría encontrado una posible forma de reducir los posibles.

CAPITULO DIECISEIS

EVE ENTRÓ A LA OFICINA DE WHITNEY PARA encontrarse con los hombres que estaban allí. Aunque MacMasters todavía estaba pálido, y tenía profundas líneas alrededor de los ojos y la boca que no habían estado allí, incluso en su última reunión, parecía… más recto, pensó.

Y la mirada fría y dura en sus ojos le dijo que estaba listo.

– La Detective Peabody está manejando algunas asignaciones, y siguiendo una pista,- comenzó Eve. -Pensé que era mejor que se ocupara de eso, que de asistir a esta reunión.-

– Jack me dijo que… El comandante me informó que usted tiene una posible pista que se conecta a un viejo caso mío.-

– Así es. Pudimos identificar a un individuo a través de la imagen coincidente con el boceto que el detective Yancy compuso gracias a los dos testigos. Es identificado como Darrin Pauley, con una residencia que figura en Alabama. -

– Alabama-.

– Capitán, creemos que esta identificación es falsa, y que este sujeto puede estar implicado en fraude, delitos cibernéticos y robo de identidad. He hablado con Vicente Pauley, quien aparece como el padre del sujeto en esta identificación. -

Le informó brevemente, viendo a MacMasters luchar para recordar los nombres, los detalles, el caso.

– ¿Hace veinte años?-

– Creo que hace veintiún años. Estamos accediendo a todos los datos de la investigación, los individuos involucrados. ¿Se acuerda, capitán? Usted trabajó con un detective llamado Frisco, que cayó en la línea seis años después. -

– Frisco me entrenó. Era un hombre bueno, un poli sólido. -

– Tengo una copia del archivo. Mirando a través de el podría ayudar a su memoria.-

– Usa mi escritorio,- le dijo Whitney, y enchufó el disco que Eve le ofreció. -Mientras tanto, teniente.- Él le hizo un gesto a pocos metros. -Usted tendrá el archivo sobre el asesinato de Illya Schooner esta mañana. Un Teniente Pulliti, jubilado, fue principal en la investigación. Le pondremos en contacto con usted. Tengo el nombre y los datos de contacto de un Sung Kim, que fue el guardia asignado al bloque de celdas de Irene Schultz durante su encarcelamiento. -

– Gracias, señor. La información será útil. -

– Recuerdo un par de trucos-.

– Recuerdo esto -murmuró MacMasters. -Recuerdo esto. Yo estaba todavía en uniforme, no había tomado el examen de detective todavía. Frisco me dejó tomar la iniciativa sobre el mismo. Tuvimos un informe de una de nuestras comadrejas de que esta mujer corría estafas. Ella solicitaba un John, a continuación, copiaba su identificación, su tarjeta de crédito. Lo siguiente que él sabía era que tenía todos estos cargos falsos, o que iba a encontrar su cuenta bancaria más ligera por unos cuantos miles. Muchas de las marcas no lo denuncian, sobre todo si están casados o involucrados, o tienen algo más que perder. -

MacMasters estudió la pantalla, moviendo la cabeza lentamente. -Sí, lo recuerdo. Me acuerdo de ella. Había, al parecer elegido el tipo menos probable para hacer ruido. Pero había estafado al hermano de la comadreja, y él fue a nosotros. Frisco y yo le tendimos una trampa. Yo me hico a pasar por la marca y controlé la zona donde se sabía que trabajaba. -

– Y ella picó-, dijo Eve cuando MacMasters quedó en silencio.

– Lo siento, me llevó atrás. Antes de que Deena naciera, cuando Carol y yo estábamos comenzando apenas, cuando Frisco estaba vivo. Él era un hijo de puta duro. Lo siento -repitió, cuando se volvió. -Sí, mordió la segunda noche. Fue limpio y simple. La tuvimos por solicitud sin licencia, por tenencia de ilegales, y un clonador-.

Sus ojos se entrecerraron, como si trabajara para ver con claridad de nuevo a través de dos décadas. -Sí, un pequeño clonador. Pequeño, me acuerdo de eso, también. Apenas del tamaño de la palma de su mano. Muy, muy resbaladizo considerando que era veinte años atrás. Tenía mi ID en ella, también. Yo nunca sentí que ella lo levantó. Ella estaba detenida, y todavía me sacó la identificación civil que metí en el bolsillo sin que sintiera el agarre, a pesar de que lo había estado esperando. -

– ¿Ella había estado usando?-, Preguntó Eva.

– Sí. No tenía el aspecto de mucho tiempo, de la calle, pero era mucho. Tenía Ups y Exótica en ella, y en su sistema. Tal vez ellos los necesitan para tener relaciones sexuales con las marcas-.

– ¿Cómo lo jugó?- le preguntó Eve. -¿Probó un trueque, trabajó un acuerdo, lloró?-

– No, ninguno de los habituales. Ella -la impresión que estoy recordando, parecía agitada, un poco asustada. Eso es lo que estoy recordando, y ella quería su llamada de inmediato. Como ve aquí en las notas. Ella no dijo nada de nada hasta que hizo su llamada. Pero ella no llamó a un abogado, como pensamos que lo haría. -Gritó entonces. Así es -, murmuró. -Ella empezó a llorar durante la llamada. Yo podía verla a través del vidrio, las lágrimas corrían por su rostro, y me sentí… -

– Adelante-, le pidió Eve.

– No es importante, no pertinente. Recuerdo que me sentí mal por ella, sentada, llorando, pareciendo tan cansada y derrotada. Creo que le dije algo parecido a Frisco, y él me dijo que me debía endurecer. En su más colorido lenguaje-.

MacMasters sonrió, muy débilmente. -Él podría ser un culo duro. Nos quedamos cerca, y cuando terminó, pidió uno de oficio. -

– Usted fue a ver al hombre llamado Patterson.-

– Ella no quería hablar hasta que habló con el abogado, y ya era tarde, medianoche para entonces, por lo que no creí que íbamos a conseguir nada con ella hasta la mañana. Y nos dimos cuenta de que había contactado a este tipo, al que aparecía como su esposo, como padre de su hijo. -

– Se puso en contacto con él para que tuviera tiempo de deshacerse u ocultar algo incriminatorio-.

– Tuvo que ser,- acordó MacMasters. -¿Qué demonios pensaba el hombre que ella estaba haciendo toda la noche? ¿Jugando al bridge? Así que mientras ella estaba en el tanque, fuimos a su residencia. Se podía ver, en diez segundos se podía ver que estaba equivocado. Patterson estaba mal. Sin embargo, el apartamento estaba limpio. Sin ilegales, sin evidencia de fraude. Servicios Infantiles tomó al niño, y lo llevamos a un interrogatorio. -

– ¿Esa noche?- le preguntó Eve.

– Sí. Frisco y yo lo queríamos poner en la caja, y lo empujamos. Pero él lo jugó inocente, y nunca salió de eso. El afirmó que ella trabajaba de noche en algún lugar fuera. Estaba sudando, agregó MacMasters mientras miraba hacia atrás. -Todavía puedo ver el sudor rodando por su rostro, como las lágrimas bajaban por el rostro de ella. Tal vez si hubiéramos tenido más tiempo para trabajarlo. Pero su abogado nos dijo que consiguiéramos la APA, que su cliente quería un trato. -

Tomó aliento, trabajándolo en su cabeza. -Pensamos que iba a rodar por el marido, implicarlo a él para llevarla abajo. Tiramos de él, fuimos a hablar con ella. Ella confesó. -

– ¿Así sin más?-

– Así sin más. Su abogado no estaba feliz, se podía ver eso. La APA no había llegado hasta allí todavía, pero ella insistió en que quería hacerlo. Reclamó una adicción a Exótica, y que le había llevado a prostituirse. Tomó el rap completo. Afirmó que compró la clonación en el mercado negro. Ella no acusó a Patterson. Empujamos allí, y cuando la APA se metió con ella, le ofreció un mejor trato si metía al esposo adentro. Pero ella no lo hizo. Se trata un año y medio, y se fue él. Le devolvieron el niño.

– Frisco solía decir:- A veces se desliza lodo. -Este fue uno de esos momentos. -

– ¿Tenía miedo de él?-

– Diablos, no.- MacMasters dejó escapar una media sonrisa. -Ella lo amaba. Era todo para ella. Amaba al hijo de puta, y él lo sabía. La dejó pagar el precio. Más, nos dimos cuenta, cuando Frisco y yo hablamos sobre esto, nos dimos cuenta de que durante la llamada, cuando ella empezó a llorar, el hijo de puta le habló de dejarla tirada. -

– Cabe-, dijo Eve en voz baja. -Debió ser así.-

– Se puede saber algo sin poder demostrarlo, sin ser capaz de hacer un caso.- Incluso ahora, veinte años después, la frustración brillaba claramente en el rostro de MacMasters. -Hicimos el caso de ella, que cerró el caso. Ella cumplió el tiempo, y ella se lo merecía, pero… -

MacMasters negó con la cabeza. -Era la ley, pero no estaba bien. No en el fondo de la misma. Patterson la dejó caer, sola, y jugó al marido sorprendido, el padre desesperado. Vimos sus finanzas, usted puede ver aquí en el archivo. No tenían mucho más de dos meses de alquiler en su cuenta. ¿Dónde estaban los miles que ella había estafado? Ella dice que en su hábito por los ilegales y el juego, pero no pudo decirnos donde había jugado a la basura. Era mentira. Lo había recaudado, pero nunca se movió de esa posición. Se mantuvo firme en que había gastado el dinero, y que él no había sido parte de ello. Que no lo sabía. Y vio su sentencia con lágrimas en los ojos, sosteniendo al niño, con el niño llorando por su madre. Fue…

Se interrumpió, se puso lentamente de pie. En lugar de frustración, el recuerdo de un policía de un caso que no se había bajado del todo bien, era de shock. -El niño. ¿Es el chico que cree que mató a Deena? -

– Me inclino por ello, sí.-

– Pero, por el amor de Dios, ¿por qué iba a hacer eso, porque él haría eso a una niña inocente, porque una vez detuve a su madre? Porque ella cumplió menos de dos años.-

– Irene Schultz también conocida como Illya Schooner fue golpeada, violada y asesinada por estrangulamiento en Chicago en mayo de 2041.-

Se deslizó de nuevo en la silla como si sus piernas se disolvieran. -¿Patterson?-

– No, tenía coartada. Voy a tener el expediente completo a finales de esta mañana, y llegaré a la primaria en la investigación, pero se ve claro en él. -

– ¿Cómo podía ser mi culpa? ¿Cómo puede culparme por eso, y matar a mi hija? -

– No tengo la respuesta para usted. Capitán, -Pauley- Patterson, ¿le amenazó de alguna manera? -

– No, todo lo contrario. Él cooperó plenamente en la superficie. Jugó al -ahí debe haber algún error, por favor, puedo ver a mi esposa.- Él nunca pidió un abogado. Cuando yo empujé con los ilegales, la clonación en su cara, se quedó en shock, de incredulidad, de vergüenza. Se desempeñó como una sinfonía. -

– Usted dijo que era la mitad de la noche cuando la llevó. ¿Pero no intentó pararlo, no trató de conseguir su EP para presionar por una audiencia de fianza?-

– No. La detuvimos, la dejamos cocerse y tener un par de horas de sueño en la cuna. La APA no venía hasta la mañana de todos modos. No hizo ninguna diferencia en su declaración. Lo sentí por ella. Maldita sea, maldita sea, yo lo sentí por ella. Ella lo protegió, y él la dejó. Lo sentí por ella, y ese niño. El niño llorando por ella. Ahora mi hija está muerta. -

A veces, pensó Eve, las respuestas no alivian el dolor. Cuando fue a su oficina a buscar más respuestas, sintió el peso en la parte posterior de su cuello.

Ella encontró el archivo de Chicago en su entrada, y se sentó a leer. Había dado un primer paso cuando el teniente Pulliti se puso en contacto con ella a través de 'enlace.

– Aprecio que me llame, teniente-.

– Estoy feliz de hacerlo. El hecho de que tomé mis treinta, un par de años atrás no significa que estoy navegando en el Lago Michigan. El Cap dijo que se trataba de un homicidio antiguo. Schooner Illya-.

– Eso es correcto.- Se había jubilado joven, pensó Eve. No podía haber tenido más de sesenta y cinco años, con una cabeza llena de cabello oscuro, ojos marrones claros. O bien el trabajo no había puesto años en su rostro, o había pasado una buena parte de su pensión recibiendo tratamientos faciales.

– Violación y asesinato-, dijo. -La víctima era una mujer, de unos veinticinco años.-

– Lo recuerdo -interrumpió. -Yo estaba trabajando en el South Side entonces. Fue duro, no habían pasado mucho de los Urbanos. Época de miedo. -

– Apuesto-.

– Ellos trabajaron bastante en ella. El Cap dijo que le envió el archivo. -

– Eso es correcto.-

– Por lo tanto, puede ver, que trabajaron en ella. Tomó algún tiempo para que muriera. -

– Usted dice 'ellos'. El Estado me informa que pareció atacada por un atacante -zurdo y diestro. Pero no es concluyente. -

– Los Sementales trabajaban en parejas en ese entonces.-

Eve desplazó hacia abajo a sus notas. -El grupo que dominaba en esa zona y manejaba los ilegales y el comercio del sexo.-

– Los Sementales manejaban los ilegales y el comercio sexual en el lado sur. Lo hicieron por más de una década. Ella lo infringió. Para ellos, era el negocio. Alguien trata de entrar en su negocio, lo quitaban. Duro. -

– Pero miraron a su marido.-

– Sí, lo miramos fijamente, también. Parecía excesivo incluso para los sementales, a menos que fuera un corte grande. Y si era de corte grande, ¿dónde estaba el corte? Según las reglas de juego, ellos le habrían advertido en primera instancia, o si era buena tal vez le darían la oportunidad de trabajar para ellos. -

Pulliti golpeó el costado de su nariz. -Es que no olía bien.-

– ¿No pudieron ligarlo con el marido?-

– Tenía una coartada firme y apretada. Tenía al niño en casa. Sobre el momento en que la mierda la estaba violando, el estaba llamando a la puerta de un vecino para pedir ayuda ya que el niño estaba enfermo, y su esposa-dijo-estaba en el trabajo. El vecino lo verificó. -

– Sí, lo veo.-

– Pero no olía bien. Estuvimos tocando las puertas y todo el mundo decía cómo se cuidaba a sí mismo, casi no dice boo, se quedaba con el niño en la noche, lo sacaba durante el día mientras la mujer dormía, o salía por su cuenta. Pero esa noche, la noche en que necesita una coartada, llama a la puerta de alguien. Claro que era conveniente-.

– ¿Crees que lo preparó?-

– Lo pensé, lo consideré. Vea, los Sementales de entonces, habían iniciado un miembro o un socio de negocios. Te apalean y mueres o gangbang, es un tipo particular de orgía en la que una mujer o un hombre mantiene relaciones sexuales con tres o más hombres por turnos o al mismo tiempo, tomas tu opción. Usted toma la paliza o golpea, entonces te dan tu parte de su negocio. -

Sexo y drogas, pensó. Dinero rápido, mucho dinero. -¿Crees que fue con ellos voluntariamente?-

– Tal vez, o tal vez él la entregó. Lo tomarían como un negocio, especialmente una mujer. Te diré, que es la forma en que olía para mí, pero no había una pizca de evidencia que apuntara de esa manera. Ella fue el ticket de comida por lo que pude ver, tenían gran cosa que mostrar a cambio. -

– Simplemente alquilar un par de meses en el sector financiero,- Eve interrumpió. -No grandes trozos.-

– Eso es correcto. No es no llevarse una mano a la boca, ese tipo de cosas, pero no caviar ni vino de burbujas tampoco-.

– Bajo el radar-, expresó Eve.

– Se podría decir. Por lo tanto, tal vez le entregó a los sementales y las cosas se salieron de las manos. No sé, pero era demasiado suave para él. Él viene diciendo que estaban teniendo problemas matrimoniales, y ella estaba teniendo problemas con los ilegales. Pero los vecinos dijeron que nunca los oyeron pelear. Y se veían como una familia agradable cuando salían juntos, excepto que la mujer parecía un poco desgastada-.

Mientras hablaba con él, Eve hizo sus propias notas, formuló sus propias teorías.

– Esta dirección, en donde ella, el hombre y el niño vivieron. ¿Qué tipo de barrio era ese? -

– Medio sólido. Familias trabajadoras, un montón de niños. Tenían un buen piso en un edificio bonito. Nada llamativo, pero agradable. El marido, tenía algún destello. -

– ¿De verdad?-

– Unidad de muñeca cara, zapatos. El muchacho tenía un montón de juguetes de moda. Tenían electrónica de lujo. Él estaba trabajando en la e-reparación, algún tipo de consultoría, y ella era -según él- una madre profesional. Pero él apenas ponía algún tiempo en el trabajo, y la mayoría cuidando al niño, según los vecinos. Le pregunté acerca de la unidad de pulsera. Dijo que era un regalo de cumpleaños de su esposa.

– Él estaba fuera-, dijo Pulliti. -Mi instinto me dice que él estaba fuera, pero la evidencia dijo que estaba limpio.-

Cuando Chicago le hubo dado todo lo posible, Eve se echó hacia atrás, cerró los ojos. Él estaba fuera, pero llegó limpio. Había un patrón.

Dejó que la mujer tomara la caída de él, -tal como había dejado a la mujer dormir, vivir con su propio hermano, – y al igual pudo haberla dejado recoger sus calzoncillos y marcas en el territorio de las pandillas.

Sexo, pensó. ¿Le gustaba usar el sexo para la estafa? ¿Era parte de la emoción?

¿Cuando los ilegales entraron en ella? ¿Cuándo los había empezado a utilizar?

MacMasters dijo que podría haber necesitado tener relaciones sexuales con su marca.

Tal vez era así. No con el hermano. Es el parentesco de una manera retorcida. Ellos parecían iguales, y había vivido como una familia.

Ella se levantó, caminó a la ventana y volvió. Caminó hasta su tablero y se alejó.

No, él no llamó a la puerta de un vecino por pura casualidad la noche de su asesinato. De ninguna manera en el infierno. Pero no habría sido sólo una cubierta para los policías. No pudo ser. Ellos nunca le habrían puesto en la escena del crimen.

Cubriéndose bien. Cubriendo su culo mientras ella estaba siendo violada.

Él sabía que algo iba a pasar con ella, algo malo. Algo que podría implicar que la policía llegara a la puerta. Un trato. Una configuración. Un comercio.

Pero el niño crece y va tras MacMasters, reflejando el crimen contra su madre en la hija de MacMasters. ¿Por qué? ¿Debido a que MacMasters fue el agente que lo detuvo, en otra ciudad, dos años antes del asesinato de su madre?

¿Qué sentido tenía hacerlo, incluso para un psicópata? No hizo por EJE…

Se detuvo, se volvió para mirar a su tablero de nuevo. A menos que…

– Dallas, podría haber una línea en…

– ¿Quién es la mayor influencia en tu vida?- le interrumpió Eve. -Quiero decir, ¿quién dirías que te dio las bases para lo que eres, cómo piensas, lo que crees?-

Peabody frunció el ceño sobre la cuestión. -Bueno, me gusta pensar que pienso por mí misma, y hay una variedad de factores, en mi experiencia de vida-

– Corta el rollo-.

– Bueno, ¿en la base? Mis padres. No es que esté de acuerdo con todo allí, o que estaría en una comuna criando cabras o tejiendo lino, pero…

– La base está ahí. Eres un policía, pero con tendencias de Libre Ager. -Tocó el boceto de Yancy ante el ceño fruncido de Peabody cuando profundizó el análisis.

– Por lo tanto, ¿Quién influyó más en esta? Su madre asesinada cuando él tenía cerca de cuatro años. ¿Quién es la mayor influencia sobre lo que él cree, cómo ve el mundo? -Ella señaló con su dedo la impresión de identificación de Pauley. -Este. Es un estafador, un operador. Él estafó a sus padres por el tiempo y el dinero una y otra vez, a pesar de que lo conocían. El es resbaladizo, se desliza. Su propio hermano tiene que fingir que no existe para sí mismo, poner una barricada. Una mujer inteligente y taimada se enamora de él de tal manera que toma una condena de dieciocho meses -para que él pueda quedar libre y se mete en prostitución e ilegales después de que está enganchada. No antes, después. -

– El hombre equivocado-, agregó Peabody. -Como dijo Trueheart.-

– Sí, un tipo realmente malo. Y si le dice al niño que perdió a su madre, asesinada porque la policía atornilló con ella, ¿por qué no lo creería? -