/ Language: Español / Genre:thriller

Operación Rompehielos

John Gardner

James Bond, como sucediera antes con Sherlock Holmes, se ha convertido en un mito del siglo veinte. Cuando en la década de los ochenta John Gardner resucitó -con la debida autorización legal-, el personaje de James Bond, dotado para la ocasión de una sensibilidad inédita hacia la salud pública y la ecología, amén de un coche nuevo y de un gesto de comprensión hacia el feminismo, su libro License Renewed pasó a ocupar directamente el número uno entre los títulos más vendidos a uno y otro lado del Atlántico. Según el Daily Telegraph, el mismo Fleming “no hubiese quedado decepcionado”. Un segundo libro que narraba las aventuras actualizadas de Bond, For Special Services, disfrutó incluso de mejor acogida por parte del público, y durante muchos meses se mantuvo en las listas de bestsellers de Estados Unidos. En la obra que ahora nos ocupa, vemos a Bond embarcado en una tercera misión de la mano de John Gardner. Se trata de una arriesgadísima operación que el superespía lleva a cabo junto con sus respectivos pares de Israel, Estados Unidos y la Unión Soviética -es decir, con el Mossad, la CIA y la KGB- en las vastas y desoladas tierras árticas de Laponia. Pero surgen los interrogantes: aunque en teoría el enemigo común es el fascismo, que brota con renovada fuerza de la mano del conde Von Gloda, ¿a quién hay que temer en realidad? ¿Se puede confiar en que el Smersh soviético resista su afán de desquite contra Bond? ¿Quién hace el doble juego: Brad Tirpitz, el escurridizo agente norteamericano, o Rivke Ingber, la voluptuosa espía israelí? ¿Pretenden los servicios secretos finlandeses utilizar a Bond con el único objeto de aliviar el sofocante abrazo que la KGB -con Kolya Mosolov a la cabeza- mantiene sobre su frágil autonomía nacional? Nunca hasta hoy se había topado Bond con un grupo de colaboradores tan fríamente desleales ni soportado una sucesión tan asombrosa de mortales enfrentamientos.

John Gardner

Operación Rompehielos

ICEBREAKER

1983

A Peter Janson-Smith,

en prueba de gratitud.

Nota del autor

Quisiera agradecer la inestimable ayuda que me han prestado algunas personas en la preparación de este libro. En primer lugar debo mencionar a mis buenos amigos Erik Carlsson y Simo Lampinen, que cargaron conmigo en tierras del círculo polar ártico. A John Edwards, que sugirió me desplazase a Finlandia y que hizo posible el viaje. También a Jan Adcock, que soportó con estoicismo, sin poner mala cara, las vicisitudes de un viaje campo a través por el norte de Finlandia, a principios de febrero de 1982, en que fui a empotrarme no una vez, sino tres, contra un talud de nieve.

Quiero dar también mis más sinceras gracias a ese cumplido caballero y diplomático que es Bernhard Flander, quien adoptó la misma comprensiva actitud en una zona algo más comprometida, justo en los limites de la frontera ruso-finlandesa. Ambos agradecemos muy de veras la ayuda del ejército finlandés, que nos sacó del atolladero.

La lista de agradecimientos quedaría incompleta si no incluyera en ella el nombre de Philip Hall, que no cesó de estimularme en todo momento.

JOHN GARDNER

1. El incidente de Tripoli

La sede de la Misión Militar de la República Socialista Popular de Libia está situada al sureste de Trípoli, a unos quince kilómetros de la capital. El recinto militar se extiende en la zona del litoral y queda resguardado de la curiosidad ajena por un bosque de fragantes eucaliptos, altos cipreses y enhiestos pinos que lo rodean por todas partes. A vista de pájaro, desde un avión, las edificaciones ofrecen el aspecto de una penitenciaría o algo parecido. El área militar, en forma de habichuela, está flanqueada por un triple muro de hormigón de seis metros de alto, rematado por una alambrada eléctrica de un metro de altura. Por la noche los perros ladran y se pasean por el cercado, mientras patrullas de vigilancia montadas en carros blindados Cascavel recorren el perímetro exterior del complejo militar.

Las construcciones del interior tienen un aire bastante funcional, proporcionado a los menesteres prácticos que se llevan a cabo en su interior. Hay un barracón de madera que sirve de albergue a las fuerzas de seguridad, y dos edificios más pretenciosos que cumplen la función de «hoteles»: uno destinado a las delegaciones militares de países extranjeros y otro donde se hospeda la representación militar libia.

Entre ambas construcciones aparece un imponente bloque de una sola planta. Los muros tienen más de un metro de espesor, pero la solidez de la obra queda disimulada por una fachada en forma de pórtico con arcadas que encierra la edificación y, también, por el revoque de tono rosáceo, que le confieren un aire singular. Un tramo de escaleras conduce a la puerta principal y da acceso al interior del enorme bloque, el cual se halla dividido en dos partes iguales por un largo y único pasillo. A uno y otro lado se encuentran una serie de oficinas y la sala de radio, y al final del corredor uno se topa de repente con dos puertas grandes y macizas que dan paso a una estancia bastante estrecha y alargada, sin otros elementos que una mesa de reuniones, las sillas correspondientes y una máquina de cine, un equipo de vídeo y un proyector de diapositivas.

A pesar de ser la dependencia principal de todo el conglomerado, dicha habitación carece de ventanas. El aire acondicionado mantiene la temperatura estable, y aparte las dos puertas sólo es posible acceder a la sala por un portillo de metal situado en el extremo más lejano, utilizado por los encargados de la limpieza y las fuerzas de seguridad.

Las instalaciones de la Misión Militar se utilizan tan sólo unas cinco o seis veces al año, y lo que se ventila en sus dependencias merece la atención y fiscalización constante, dentro de lo posible, de los servicios de inteligencia de las democracias occidentales.

La mañana en que se produjo el lance se hallaban en el interior del recinto cerca de ciento cuarenta personas. Los observadores en las capitales de los países de Occidente, que seguían de cerca los acontecimientos en Oriente Medio, estaban informados de que se había formalizado un pacto, y aunque no era probable que el Gobierno libio evacuara un comunicado oficial, no por ello se desconocía el hecho de que Libia se disponía a engrosar su ya cuantioso arsenal con nuevos misiles, aviones de combate y material militar diverso.

La última sesión de la ronda de negociaciones estaba prevista para las nueve y cuarto, y, en efecto, ambas partes se presentaron puntualmente a la hora programada. Las delegaciones libia y soviética, cada una de ellas integrada por una veintena de componentes, se saludaron con ademanes cordiales frente a la entrada del edificio color rosa, hecho lo cual se adentraron en el mismo, enfilaron el largo corredor y llegaron a las dos macizas puertas; los soldados que montaban guardia abrieron sin ruido y las hojas giraron sobre los bien aceitados goznes.

Pero he aquí que cuando casi la mitad de los delegados habían penetrado ya en la estancia, los concurrentes en bloque se quedaron con los pies clavados en el suelo, conmocionados ante el espectáculo que se ofrecía a sus ojos: en el otro extremo de la sala aparecieron diez hombres vestidos de idéntica manera que se desplegaban formando un compacto semicírculo. Llevaban guerreras de comando y pantalones grises de rugosa tela introducidos en gruesas botas de cuero. La siniestra apariencia del grupo quedaba realzada por la fina malla que les cubría el rostro, afianzada por las boinas negras, cada una de las cuales lucia una enseña o emblema plateado consistente en una calavera sobre el anagrama NSAA, envueltos como en un halo misterioso.

Pero lo increíble del caso era que diez minutos antes de la llegada de las dos delegaciones, un pelotón de soldados libios de las fuerzas de seguridad había echado un vistazo y comprobado que todo estaba en orden.

En el acto, los diez intrusos adoptaron la típica posición del que se apresta a disparar: pierna derecha un poco adelantada y las culatas de las pistolas ametralladoras o de los fusiles automáticos apretadas entre el brazo y la cadera. Diez orificios de fuego apuntaban a los delegados que ya se hallaban dentro de la estancia y al resto de los que permanecían aún en el pasillo. Por unos instantes los personajes de la escena dieron la impresión de estar petrificados, y enseguida, tan pronto el pánico hizo mella en los asistentes, detonaron las armas que esgrimía el comando. Los impactos llovieron ininterrumpidos sobre la masa que se agolpaba bajo el dintel, dando lugar a un formidable estruendo ampliado por el angosto del lugar.

La ráfaga de disparos duró menos de un minuto, pero al cesar el fuego sólo quedaban en pie seis delegados; los restantes yacían muertos o gravemente heridos. Fue entonces cuando los soldados y agentes de seguridad libios entraron a su vez en acción.

El comando suicida estaba asombrosamente disciplinado y bien entrenado. La réplica de los libios sólo consiguió abatir a tres componentes del grupo invasor, a pesar de que el tiroteo se prolongó por espacio de un cuarto de hora aproximadamente; el resto logró escapar por el portillo y tomar posiciones en diversos puntos del recinto. El combate que se entabló a continuación arrojó un saldo de veinte muertos más, y al término de la refriega los cuerpos sin vida de los integrantes del pelotón suicida aparecían diseminados como piezas de un enigmático rompecabezas.

A las nueve de la mañana siguiente, hora del meridiano de Greenwich, la agencia Reuter recibió un comunicado telefónico, y a los pocos minutos se difundió a través de los medios de comunicación de todo el mundo el siguiente despacho:

En la madrugada del día de ayer, tres aviones ligeros de transporte, volando a muy baja altura para escapar a la detección del radar, pararon los motores y planearon sobre el recinto de la Misión Militar, sometida a estricta vigilancia, sita en las afueras de Trípoli, capital de la República Socialista Popular de Libia.

Un grupo armado perteneciente a las Tropas de Acción Nacionalsocialista se lanzó en paracaídas dentro de la zona, sin que fuera descubierto.

Por la mañana, el comando en cuestión anotó una baza a favor del fascismo internacional al dar muerte a un nutrido grupo de delegados comprometidos en la tarea de impulsar el maléfico proceder que anida en la ideología comunista y que constituye una amenaza para la paz y la estabilidad mundial.

Con el más digno orgullo honramos la memoria de los miembros integrantes de este grupo armado que supo morir en aras de una noble causa. El comando pertenecía a nuestra Primera División, una unidad de élite.

Daremos pronto castigo a todos aquellos países o súbditos de países no comunistas que confraternicen o mantengan relaciones comerciales con naciones del bloque comunista. Queremos desgajar este bloque del resto del mundo libre.

Este es el comunicado número uno evacuado por el Alto Mando de las Tropas de Acción Nacionalsocialista (NSAA) [1].

En el momento de producirse el suceso a nadie causó sorpresa que las armas utilizadas por el comando fueran de fabricación soviética: seis metralletas ligeras Kalashnikov modelo RPK y cuatro subfusiles AKM, variantes del anterior, de calibre más pequeño pero de mortífera eficacia. Ni que decir tiene que el episodio armado, en un mundo habituado a los atentados terroristas, no alcanzó resonancia especial en los medios de difusión, que restaron importancia a este movimiento armado, tildándolo de «grupito de fascistas fanáticos».

Cuando aún no había transcurrido un mes desde el llamado caso o incidente de Trípoli, cinco miembros del Partido Comunista británico celebraron una cena para agasajar a unos colegas soviéticos que se hallaban en Londres en una misión de buena voluntad.

El ágape tenía lugar en una casa no muy lejos de Trafalgar Square. Se acababa de servir el café cuando sonó el timbre de la puerta. El anfitrión se levantó de la mesa con objeto de atender la llamada. Todos los presentes habían trasegado gran cantidad de vodka que los soviéticos habían traído consigo.

Los cuatro hombres que aguardaban en el exterior vestían uniformes paramilitares muy parecidos a los que llevaban los componentes del comando que protagonizó los sucesos de Trípoli.

El dueño de la casa, que era uno de los elementos más prominentes y beligerantes del Partido comunista británico, recibió varios impactos de bala en el mismo umbral y el grupo acabó en cuestión de segundos con los cuatro oriundos y los tres soviéticos que estaban sentados a la mesa.

Los asesinos huyeron sin dejar rastro y no fue posible atraparlos.

A raíz de la autopsia realizada tras el suceso relatado se puso de manifiesto que las ocho víctimas murieron a causa de los disparos efectuados con armas de fabricación soviética, lo más probable pistolas automáticas Makarov o Stetchkin. Los cartuchos también eran del mismo origen.

A las nueve de la mañana siguiente, hora de Greenwich, el Alto Mando de las Tropas de Acción Nacionalsocialista difundió su segundo comunicado. En esta ocasión se imputaba el hecho a una facción del denominado «Comando Adolfo Hitler».

Durante los doce meses siguientes, no menos de treinta «casos» de asesinatos múltiples perpetrados por miembros del grupo nazi llenaron las páginas de los periódicos.

Destacadas personalidades de ideología comunista residentes en Berlín Occidental, Bonn, Washington, Roma, Nueva York, Londres -una vez más-, Madrid, Milán y varias capitales de la de zona de Oriente Medio murieron acribilladas a balazos, junto con otras personas que mantenían relaciones oficiales o de simple amistad con aquéllas. Entre las víctimas figuraban tres sindicalistas británicos y norteamericanos harto conocidos por su espíritu batallador y por no tener pelos en la lengua.

Aunque también encontraron la muerte algunos integrantes de los comandos asesinos, no se consiguió detener a ninguno de los atacantes. En cuatro ocasiones, miembros de las Tropas de Acción optaron por suicidarse antes que dejarse prender.

Todos los atentados acreditaban una planificación rigurosa y fueron perpetrados con un alto nivel de adiestramiento militar. Después de cada matanza o crimen aislado, la organización armada de ideología nazi difundía el correspondiente comunicado, escrito en el tono exaltado y programático característico de todos los idearios dogmáticos. Cada uno de ellos mencionaba al supuesto grupo militar que había tomado parte en la acción.

Empezaron a emerger nombres evocadores de la época, de pesadilla, que fue el Tercer Reich: División de las SS Heinrich Himmler; el Primer Comando Eichmann, y otros por el estilo. La policía y los servicios de seguridad de todo el mundo no tenían otra pista más que ésa. Nada se había podido deducir de los cadáveres de las víctimas pertenecientes a las Tropas de Acción, fueran hombres o mujeres. Era como si de repente se hubieran materializado, ya adultos y enrolados en el grupo nazi. Fue imposible identificar ni tan siquiera uno sólo de los cuerpos. Los forenses se afanaban trabajosamente en busca de los menores detalles que pudieran suponer un indicio; los servicios de espionaje trataron de rastrear las huellas de los militantes; las oficinas dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas realizaron pesquisas tendentes al mismo fin, pero todo en vano. Siempre el mismo callejón sin salida.

Hubo un periódico que publicó un editorial melodramático con ribetes de anuncio publicitario de película de los años cuarenta. Empezaba así:

Parecen como surgidos de la nada; matan, mueren o se desvanecen para esconderse en sus cubiles. ¿Acaso estos adláteres de la siniestra era nazi se han levantado de sus tumbas para vengarse de sus vencedores de antaño? Hasta el momento, casi todos los actos de terrorismo urbano se inspiraban en ideales propugnados por grupos de la extrema izquierda. Con estos asesinatos, las autodesignadas y mortalmente eficaces Tropas de Acción Nacionalsocialista confieren al panorama una dimensión insólita y sobrecogedora.

Pero lo cierto era que en los recovecos del inframundo constituido por los servicios secretos y de información, empezaba a percibirse una cierta desazón, como quien despierta de una pesadilla y se da cuenta de que sus sueños son realidad. Primero se sucedieron los intercambios de opiniones; luego, discretamente, los trueques de información y, por último, los representantes de este entramado empezaron a cimentar los planes de la más extraña y heterogénea alianza que imaginarse pueda.

2. Afición a las rubias

Mucho antes de ingresar en el servicio secreto, James Bond utilizaba un curioso sistema de memorización para recordar los números de teléfono. A la sazón tenía grabados in mente los números de un millar de personas poco más o menos, de los que podía echar mano en cualquier momento, extrayéndolos de su cerebro como si de una computadora se tratase.

Buena parte de ellos estaban relacionados con el trabajo, razón de más para no registrarlos en una agenda. Pero Paula Vacker no tenía nada que ver con sus actividades profesionales; figuraba en su archivo mental sólo y exclusivamente para ocio y distracción.

Desde la habitación que ocupaba en el Hotel Intercontinental sito en el extremo norte de Mannerheimintie, la anchurosa arteria de Helsinki, Bond marcó un número de teléfono. Tras dos señales del timbre sonó la voz de una muchacha que se expresó en el idioma local.

Bond, muy circunspecto, dijo en inglés:

– Por favor, ¿quiere ponerme con Paula Vacker?

Sin esfuerzo aparente, la operadora preguntó en la misma lengua que su interlocutor al otro extremo del hilo:

– ¿De parte de quién?

– Me llamo Bond. James Bond.

– No se retire, señor Bond; veré si la señorita Vacker puede ponerse al aparato.

Una pausa y enseguida llegó a sus oídos el click del teléfono y el timbre de una voz que se le antojaba muy familiar.

– ¿James? ¿Desde dónde llamas, James?

El acento de la joven apenas si traslucía el tono cantarín del habla de los países escandinavos.

Bond dijo que estaba en el Intercontinental.

– ¿Estás aquí, en Helsinki? -la voz de la chica no ocultaba el placer que le producía la noticia.

– Sí, en Helsinki -remachó Bond-. A menos que las líneas aéreas de tu tierra se hayan equivocado de lugar.

– Finnair es como las palomas mensajeras -dijo Paula-; pocas veces pierden el rumbo. Menuda sorpresa me has dado. ¿Cómo no me avisaste venías?

– Ni yo mismo tenía la menor idea -dijo Bond-. Un repentino cambio de planes -eso por lo menos era verdad en parte-. Como mi ruta pasaba por Helsinki me dije que sería agradable detenerse aquí. Digamos que fue un antojo.

– ¿Antojo?

– Sí, un capricho, un impulso. ¿Cómo pasar de largo sin ver a esa preciosidad de Paula?

Ella se echó a reír; al fin había dado una buena razón. Bond se la imaginó con la cabeza un poco echada hacia atrás, los labios entreabiertos dejando al descubierto la hermosa dentadura y la lengua fina y rosácea. El apellido de la chica daba a entender que tenía antepasados suecos. Traducido directamente del sueco el nombre de la joven seria Paula Preciosa; un apelativo muy apropiado.

– ¿Tienes la noche libre? -Bond sabía que sin presencia de la joven el tiempo se le haría largo y tedioso.

Paula volvió a reír de aquel modo tan suyo, con un destello de humor en la voz y sin esa estridencia peculiar de que hacen gala algunas profesionales de postín.

– Tratándose de ti, James, siempre estoy libre, pero nunca rendida a tus pies.

Se trataba de una broma que databa ya de antiguo y que se le ocurrió al propio Bond. En su día tuvo una buena razón de ser.

Se habían conocido en Londres hacía unos cinco años. Todo aconteció en esa primavera londinense que confiere a las secretarias el aire de que van muy a gusto a su trabajo, una época del año en que el césped de los parques se adorna con la alfombra amarillenta de los parterres de narcisos.

Los días empezaban a prolongar su claridad y el Ministerio de Asuntos Exteriores bullía de actividad. El departamento se disponía a engrasar las ruedas del comercio internacional, y Bond se encontraba destacado en la capital en misión de vigilancia. Lo cierto es que se habían suscitado algunas discusiones, ya que la seguridad interna era competencia del MI5, no de la sección de Bond. El Foreign Office, que patrocinaba la velada, se salió por fin con la suya. A regañadientes, el Grupo «Cinco» se avino a las presiones de los diplomáticos, pero dejó bien sentado que mandaría también a un par de agentes.

Visto desde el lado profesional, la fiesta era de lo más anodina; pero con Paula de por medio las cosas tomaban otro cariz.

No es que Bond la descubriera por casualidad entre la nutrida concurrencia. Es que era imposible no fijarse en ella. Parecía que fuese la única mujer invitada a la fiesta, cosa que molestaba profundamente a las restantes féminas, sobre todo a las más veteranas y a ese espécimen de mujer fatal que siempre ronda en las veladas que auspicia el Foreign Office.

Llevaba puesto un traje de noche blanco. El bronceado de la piel era natural; su tez, fascinante, habría acabado con las casas de cosmética, pues no necesitaba de retoques. La rubia y abundante cabellera caía sobre sus hombros inmune al más furioso vendaval. Por si fuera poco, poseía una silueta esbelta, porte sensual, ojos veteados de gris y unos labios hechos para el amor.

Al principio Bond la escrutó con aire más bien profesional y se dijo qué magnífico «gancho» sería en cualquier lugar, sobre todo en Finlandia, donde al parecer no los había en abundancia. Permaneció un buen rato mirándola a distancia hasta cerciorarse de que no llevaba acompañante. Luego avanzó a su encuentro y se presentó a sí mismo diciéndole que el ministro le había encargado que cuidara de ella. Dos años más tarde, hallándose ambos en Roma, Paula le confesó que el ministro había intentado seduciría a primera hora de la noche, antes de que su esposa llegara a la recepción.

El caso era que había ido a pasar una semana en Londres. Aquella primera noche, ya tarde, Bond la llevó a cenar al Ritz. La joven comentó que el ambiente le parecía «peculiar». Una vez en su hotel, Paula le dio con toda amabilidad unas calabazas como catedrales.

Bond estrechó el cerco. Primero trató de impresionarla, pero la chica no quería ir al Connaught, ni tampoco al The Inn on the Park, Tiberio, el Dorchester, el Savoy o el Royal Garden Roof. Tomar el té en Brown's le pareció simplemente «divertido». Bond se disponía a recorrer con ella la ruta del Tramps y el Annabelle cuando Paula se decantó por Au Savarin, en Charlotte Street. Fue una elección a iniciativa de la chica. Cuando estaban terminando de cenar, el dueño se acercó y se sentó a la mesa y él y Paula y también Bond en menor grado, intercambiaron anécdotas subidas de tono. El superespía no estaba muy seguro de que fuera un tema a la medida de sus posibilidades.

Se hicieron grandes amigos y descubrieron que tenían aficiones comunes: la navegación a vela, la música de jazz y las obras de Eric Ambler. Hablaron también de otro deporte, y al cabo de cuatro noches lo saborearon con delectación. Bond, reputado por su experiencia en la materia, reconoció que la chica merecía una mención summa cum laude. También ella se mostró dispuesta a otorgarle las más altas calificaciones. De todos modos, Bond no estaba seguro de esto último.

Durante los años que siguieron se mantuvo la amistad y se convirtieron, por decirlo con un eufemismo, en dos «primos carnales» que se llevaban muy bien. A menudo coincidían en lugares tan dispares como Nueva York y el puerto de Dieppe, en Francia. Fue esta localidad, el pasado otoño, donde Bond y la muchacha se vieron por última vez. Ahora, en Helsinki, el superagente iba a tener por vez primera ocasión de verse con Paula en la patria de ella.

– ¿Cenamos juntos? -preguntó él.

– De acuerdo, si me dejas elegir el restaurante.

– ¿Acaso no lo haces siempre?

– ¿Pasarás a recogerme?

– A eso y a otras cosas.

– Conforme. Ven a mi apartamento a las seis y media, ¿te parece? ¿Conoces la dirección?

– Sí, preciosa mía, la llevo grabada en el corazón.

– Eso se lo dices a todas.

– Casi a todas, pero soy sincero. Además, ya sabes que tengo debilidad por las rubias.

– No está bien que te hospedes en el Intercontinental. ¿Por qué no tomaste habitación en el Hesperia? Es más finlandés.

– Porque si pulsas los botones del ascensor te sacuden una descarga eléctrica.

– También en el Intercontinental. Ya sabes, el frío y la calefacción central dan estas sorpresas…

– …y también las alfombras, lo sé. Pero las descargas que recibo aquí son más caras, y como yo no pago la cuenta prefiero que sean descargas de lujo.

– Ten cuidado con lo que tocas. En esta época del año cualquier objeto metálico es conductor de electricidad. Cuidado en el baño, James.

– Me pondré zapatillas con suela de goma.

– No pensaba en tus pies de forma especial. En fin, ¡me alegro tanto de que hayas tenido ese antojo, James! Te espero a las seis y media -la chica colgó el teléfono antes de que él tuviese tiempo de responder con algún mimo.

La temperatura en la calle era de unos veinticinco grados bajo cero. Bond contrajo los músculos y luego se distendió. Tomó la pitillera metálica que tenía sobre la mesita de noche y encendió un cigarrillo, uno de los que preparaba especialmente para él la casa H. Simmons de Burlington Arcade.

El ambiente de la habitación era íntimo y acogedor. Bond lanzó con delectación una bocanada de humo hacia lo alto. Sin duda el trabajo tenía sus compensaciones. Aquel mismo día, por la mañana, Bond había dejado atrás temperaturas de hasta cuarenta grados bajo cero, ya que la verdadera razón de su estancia en Helsinki tenía que ver con un muy reciente viaje al Círculo Polar Artico.

Enero no es la mejor época del año para visitar esa zona. Pero tratándose de un período de entrenamiento para subsistir en las condiciones más duras, en la clandestinidad y soportando los rigores del invierno, la parte de Finlandia que abarca el Círculo Polar tenía las mismas desventajas que cualquier otra zona geográfica.

Los Servicios Especiales, a los que pertenecía, consideraban obligado que sus mejores agentes se mantuvieran en plena forma y recibiesen adiestramiento en todas las modernas técnicas de la profesión. De aquí que, una vez al año por lo menos, Bond se esfumara del mapa para practicar con el Destacamento 22 de las fuerzas especiales de Aviación Militar, cerca de Hereford, o en sus desplazamientos ocasionales a Poole, en Dorset, para ser instruido acerca de nuevas tácticas y material utilizado por el Cuerpo Especial de patrulleros de la Marina real.

Si bien se había procedido a liquidar la antigua unidad de élite «Doble Cero», facultada para «matar en cumplimiento del deber», Bond seguía encarnando el papel de 007. El áspero jefe de los Servicios Especiales, conocido por todos como «M», se lo explicó sin andarse con chiquitas.

"En lo que a mí respecta usted sigue siendo el agente 007. Yo asumo toda la responsabilidad de sus actos y, como de costumbre, recibirá las órdenes y objetivos a cumplir directamente de mí, sin intermediarios. Hay veces en que este país necesita de alguien que remiende los desperfectos con un objeto contundente, y a fe mía que van a recibir unos cuantos mamporros.

Dicho en términos más protocolarios, Bond era lo que los servicios de espionaje norteamericanos denominan una «carta única», es decir, un agente para menesteres difíciles al que se dejan las manos libres para acometer misiones especiales. Ese fue el caso cuando Bond, a raíz del conflicto de las islas Malvinas en 1982, tuvo que adoptar un ingenioso camuflaje de su personalidad. En aquel trance ni siquiera fue reconocido ante las cámaras de la televisión. Pero, en fin, todo esto había quedado ya atrás en el recuerdo.

Con vistas a lograr que el agente 007 estuviera siempre en perfecta forma, Bond constató que «M» se las componía para someterle, cada año, a uno o más entrenamientos sobre el terreno. En la presente ocasión se trataba de lidiar con los inconvenientes de un clima gélido. Las órdenes, apremiantes, apenas dieron tiempo a Bond a prepararse para la prueba.

Durante el invierno, miembros de las fuerzas especiales del Arma Aérea realizaban cada año ejercicios de adiestramiento en las nieves de Noruega. Para el año en curso y a modo de aventura suplementaria, M había dispuesto que Bond participase en una misión de entrenamiento en la zona del Círculo Polar, en secreto y sin ningún tipo de permiso o autorización del país en que iba a desarrollarse el lance: Finlandia.

La misión, que no conllevaba elemento alguno de misterio o amenaza siniestra, se reducía a una semana de ejercicios de subsistencia en condiciones adversas en compañía de dos soldados de las fuerzas especiales del Arma Aérea y de dos agentes del Cuerpo de Patrulleros de la Armada.

Sus compañeros de fatigas tenían encomendado un papel más difícil que el de Bond, ya que debían pasar clandestinamente dos fronteras: desde Noruega a Suecia y, a renglón seguido, también en secreto, cruzar los límites fronterizos de Finlandia, para luego encontrarse con Bond en Laponia. Una vez en esta región tenían que pasar siete días sometidos al llamado «régimen del cinturón», es decir, subsistir con lo más imprescindible, guardado en unos cinturones especialmente diseñados para tales menesteres. El objetivo fijado era sobrevivir en un medio hostil sin dejarse ver ni identificar.

A esta prueba seguiría un ejercicio de cuatro días dirigido por Bond, consistente en un recorrido por la frontera fino-soviética, con tomas fotográficas incluidas. Finalizada la misión, el grupo se disgregaría, Bond por un lado y los comandos por otro. Se había previsto que un helicóptero recogiera a estos últimos en una zona alejada, mientras Bond emprendía el regreso por su cuenta.

A Bond no le costó ningún trabajo encontrar un camuflaje en Finlandia. Todavía tenía que realizar las pruebas oportunas de su Saab turbo -él lo llamaba la «Fiera de P1ata»- en las duras condiciones del invierno nórdico.

La Saab-Scania organizaba todos los años una competición automovilística en un circulo de la zona ártica, cerca de la estación de esquí de Rovaniemi. Ambas circunstancias constituían una buena coartada para su estancia en el país. No le fue difícil arreglárselas para que se le invitara a tomar parte en la prueba deportiva; le bastó con un par de llamadas telefónicas y al cabo de veinticuatro horas tenía su coche en Finlandia, equipado con todos los «accesorios» secretos incorporados a sus expensas por la firma Communications Control Systems. Seguidamente Bond tomó un avión con destino a Rovaniemi y escala en Helsinki para discutir algunos detalles con los mecánicos y técnicos de la escudería, amigos de antiguo, como Erik Carlsson y el apuesto Simo Lampinen.

El rally automovilístico le llevó unos pocos días, y después de llegar a un acuerdo con el corpulento Erik Carlsson, que prometió cuidar de «Fiera de Plata», abandonó el hotel cercano a Rovaniemi a primera hora de una gélida mañana.

El atuendo invernal que Bond vestía no hubiese favorecido su imagen con las mujeres de su tierra natal. La camiseta térmica Damart resultaba poco apropiada para determinadas maniobras. Encima de la camiseta, de pantalón largo, llevaba un traje de competición, más un suéter de cuello alto y como remate unos pantalones y chaqueta acolchados, al estilo de los esquiadores. Calzaba gruesas botas Mukluk fuertemente sujetas con cordones. Un pasamontañas de grueso paño, la bufanda, el casquete de lana y las gafas protectoras le resguardaban cuello y cabeza. Debajo de los guantes de piel llevaba otros de la firma Damart que dábanles calor a las manos. Un pequeño envoltorio contenía la impedimenta, incluida su particular adaptación del cinturón de tela usado por los comandos de la aviación y la marina.

Bond se abrió camino trabajosamente a través de la nieve, que en las partes más accesibles del terreno le llegaba hasta las rodillas, atento en todo instante a no apartarse del estrecho sendero que había explorado previamente a la luz del día. Un falso movimiento a la derecha o a la izquierda podía hacerle caer en una hoya de tamaño suficiente para cubrir por completo un automóvil de pequeña cilindrada.

El escúter o velomotor se hallaba exactamente donde le habían indicado los agentes portadores de instrucciones. Nadie preguntaría cómo aquel artefacto había ido a parar allí. Los velomotores para la nieve resultan bastante difíciles de manejar a motor parado, de forma que Bond necesitó diez minutos largos para sacarlo de entre las rígidas ramas de abeto entre las que estaba oculto. A continuación lo acarreó hasta lo alto de una loma que descendía formando una suave pendiente de casi un kilómetro. Bond empujó levemente el escúter y el vehículo empezó a deslizarse, dándole el tiempo justo para saltar al interior y resguardar las piernas bajo el capó.

El escúter resbaló sobre la nieve a lo largo de la pendiente, hasta que perdió impulso y se detuvo. A la sazón y a pesar de lo mucho que resuenan los ruidos en un paraje nevado, Bond se hallaba lo bastante lejos del hotel para poner el motor en marcha no sin antes proveerse de una brújula y comprobar el mapa con una linterna. El pequeño motor entró en funcionamiento. Bond abrió la válvula de admisión, embragó y el vehículo empezó a moverse. Al cabo de veinticuatro horas llegaba al punto de destino donde le esperaban sus compañeros.

Fue una buena idea escoger Rovaniemi como centro de operaciones, ya que desde la población resultaba fácil desplazarse a las zonas más solitarias y despobladas. Por otra parte, con un escúter los puntos más accesibles de la frontera ruso-finesa quedan a dos horas escasas de camino. Así, uno podía trasladarse a Salla, escenario de cruentas batallas entre rusos y finlandeses durante 1939 y 1940. Si uno se adentraba más al norte, la zona fronteriza era más escabrosa.

Durante el verano esta región del Círculo Polar Ártico no resulta desagradable, pero al llegar el invierno las ventiscas, las bajísimas temperaturas y la densa capa de nieve convierten aquellos parajes en un lugar peligroso para los imprudentes.

Bond daba por supuesto que al término del período de entrenamiento con los comandos del arma aérea y de la marina se encontraría agotado y necesitado de reposo, sueño y distensión, cosas que sólo podía conseguir en Londres. La verdad era que en las fases más duras del entrenamiento soñaba con las comodidades de su apartamento de Chelsea. No podía imaginar que de regreso a Rovaniemi, dos semanas más tarde, estaría pletórico de energía y facultades físicas; una sensación que no experimentaba desde hacia mucho tiempo.

Llegó al balneario de invierno casi de madrugada, entró un momento en el Hotel Polar de Ounasvaara, donde la Saab tenía sus cuarteles de invierno, y dejó una nota para Erik Carlsson diciéndole que ya le mandaría instrucciones respecto a «Fiera de plata». Luego se hizo llevar al aeropuerto y tomó el primer avión que salía para Helsinki. En aquel momento su intención era hacer transbordo y dirigirse a Londres.

Pero cuando el DC9-50 se aproximaba al aeropuerto de Vantaa de Helsinki, sobre las doce y media de la mañana se le ocurrió pensar en Paula Vacker. La idea de ver a la chica fue tomando cuerpo en su mente, impulsada sin duda por la sensación de bienestar físico que le poseía.

Cuando el aparato se posó en la pista de aterrizaje, Bond había cambiado por entero sus planes. La verdad era que no se había fijado una fecha exacta de regreso y, además, el departamento le debía aún unas vacaciones atrasadas, aunque «M» le había ordenado que volviera a Londres tan pronto finalizara la misión. Nadie le echaría en falta al menos durante dos días.

Ya en la terminal, tomó un taxi que le llevó directamente al Intercontinental, donde pidió habitación. Una vez el conserje hubo dejado su maleta en la estancia que ocupaba, Bond se dejó caer en la cama y marcó el teléfono de Paula. Quedaron en verse a las seis y media. Bond sonrió, anticipándose al placer que le aguardaba.

No podía imaginar que por el mero hecho de llamar a una antigua amiga y de invitarla a cenar, su vida experimentaría un brusco cambio en las semanas que seguirían.

3. Cuchillos para la cena

Después de tomar una ducha caliente y de afeitarse, Bond se vistió con todo cuidado. Le resultaba agradable enfundarse de nuevo en uno de sus trajes de gabardina gris, de impecable corte, ponerse una camisa azul liso de la casa Coles y anudarse al cuello una de sus corbatas de malla favoritas, diseño de Jacques Fath. Aun en lo más riguroso de los fríos invernales, los hoteles y buenos restaurantes de Helsinki prefieren que los caballeros luzcan corbata.

Afianzada cómodamente bajo su axila izquierda, pendía en su pistolera de resorte la Heckler & Koch modelo P-7 -y no la VP 7O, más pesada-, y para abrigarse convenientemente, Bond salió al vestíbulo del hotel con un magnífico chaquetón Crombie British Warm, que le daba un cierto aire militar, sobre todo a causa del gorro de piel con visera, cosa que en los países escandinavos siempre tenía sus ventajas.

El taxi partió veloz en dirección sur, a lo largo de la Mannerheimintie. En las calzadas de las calles más transitadas se veían montones de nieve pulcramente apilada; los árboles se inclinaban bajo el peso de la nieve, y en algunos de ellos colgaban de las ramas largas agujas de hielo, a modo de adornos navideños. A la altura del Museo Nacional, con su torre puntiaguda señalando al cielo, avistó un árbol al que la nieve y el hielo daban la apariencia de un fraile encapuchado con hábito blanco que asía fuertemente una reluciente daga.

Por encima de los árboles, a través de la fría nitidez de la atmósfera, columbró las cúpulas doradas de la catedral basílica de Upensky, y en el acto se explicó por qué los directores de cine se trasladaban a Helsinki cuando querían situar una secuencia en Moscú.

Lo cierto es que entre las dos capitales media la misma diferencia que entre el desierto y la selva. En efecto, las construcciones modernas de Helsinki poseen un garbo y elegancia arquitectónicos que contrastan con los feos y monstruosos bloques de pisos moscovitas. Sólo los barrios antiguos de ambas ciudades poseen el mismo hálito de misterio; las mismas callejas y plazuelas donde las casas de un lado casi tocan las del otro. Las fachadas, llenas de adornos, recuerdan a la vista lo que debió de ser Moscú en los días felices o infelices de los zares, los príncipes y la desigualdad de clases. En la actualidad, se dijo Bond, los soviéticos se habían quedado tan sólo con el Politburó, los comisarios, la KGB y… las desigualdades sociales.

Paula vivía en una casa de apartamentos con vistas al Esplanade Park, en el extremo sureste de la Mannerheimintie. Bond nunca había visitado aquella parte de la ciudad, de modo que saboreó, sorprendido, la belleza del lugar.

El recinto del parque forma una granja ajardinada que serpentea entre las casas. Todo daba a entender que llegado el verano el parque se convertía sin duda en un paraje idílico, poblado de árboles, rocallas y senderos. En pleno invierno, servía de inusitado marco al genio de artistas de la de la más variada laya y se mostraba a los ojos del visitante como una gran exposición escultórica al aire libre en la que la nieve era el material de base.

La nieve blanda caída en días pasados constituía un blanco tapiz del que emergían formas y figuras creadas con singular talento a principios del crudo invierno; masas abstractas; piezas tan exquisitas que diríanse de fina labra o esculturas fundidas en el más puro metal con infinita paciencia. Perfiles atrevidos contrapuestos a curvas de sosegada paz, al tiempo que las figuras de animales -realistas o de formas angulares- se enfrentaban unas a otras sus gélidas y huecas bocas de nieve a los transeúntes que caminaban presurosos por el lugar, envueltos en pieles y tocados con gorros y capuchas para protegerse del frío.

El taxi se detuvo casi enfrente de una escultura, moldeada poco menos que a tamaño natural, que mostraba a un hombre y una mujer fundidos en un abrazo que sólo el calor de la primavera conseguiría deshacer. Las casas que contorneaban el parque eran en su mayoría construcciones antiguas, aunque de vez en cuando aparecía un edificio de arquitectura funcional, al modo de un insólito Estado-tampón destinado a llenar un vacío en la historia viva de nuestros días.

Sin saber por qué, Bond imaginaba que Paula vivía en una casa moderna y relumbrante, pero resultó que habitaba en un inmueble de cuatro pisos con ventanas de postigos y fachada de vivo color verde, ornamentada con florescencias de nieve semejantes a singulares plantas de macetero, heladas en los intersticios y en los relieves de molduras y espirales o a lo largo de los canalones, como si una partida de gamberros hubiese manchado con espray las partes más asequibles de la fachada.

La casa, dividida por dos hastiales curvos, entramados de madera, tenía una sola puerta de entrada, con sendos cristales en cada hoja, la cual permanecía abierta. Adosados a la pared del vestíbulo se hallaban en los buzones metálicos de los inquilinos, en cuya abertura central figuraba la tarjeta con las referencias personales. Ni el vestíbulo ni las escaleras estaban alfombrados. El parqué llevaba hasta el visitante el aroma de un buen encerado, que a la sazón se mezclaba con los estimulantes efluvios de las cocinas.

Paula vivía en la tercera planta, piso 3ª. Bond empezó a subir la escalera al tiempo que se iba desabrochando el chaquetón. Observó que había dos puertas en cada rellano, una a la derecha y otra a la izquierda; eran macizas y de buena construcción con un timbre y la misma tarjeta que en los buzones situada justamente debajo de aquél.

Al doblar para acceder a la tercera planta se topó con el nombre de Paula Vacker, serigrafiado con un tipo de letra muy elegante, debajo del timbre correspondiente al 3A. Movido por una instintiva curiosidad, Bond echó una mirada fugaz al nombre del inquilino de la puerta de enfrente, un tal A. Nyblin, y se imaginó a un militar retirado, encerrado en su cubil atestado de estampas militares, libros sobre estrategia y ese tipo de novela bélica a la que tan aficionados son los editores finlandeses y que sirven para que la gente siga recordando las tres guerras de independencia que la patria había librado: primero contra la Revolución, luego contra la invasión y, por último, con la mismísima Wehrmacht.

Bond pulsó fuerte y prolongadamente el timbre del piso de Paula y después se mantuvo rígido ante la pequeña lente de la mirilla, visible en el centro de la puerta.

Oyó que alguien soltaba una cadenilla y la puerta se abrió. Allí estaba la chica, ataviada con un vestido largo de seda sujeto apenas por una cinta que le ceñía el talle. Era la misma Paula de siempre, atrayente y seductora.

Bond vio que sus labios se movían como si se esforzara en pronunciar unas palabras de bienvenida. En una brevísima fracción de tiempo, el superagente comprendió que Paula se comportaba de manera anormal y que su aspecto tampoco era el mismo. Estaba pálida y le temblaba la mano que sujetaba la puerta. En sus ojos veteados de gris descubrió el destello inequívoco del miedo.

En el departamento se le había enseñado que la intuición del riesgo no es un sexto sentido, sino algo que se aprende con la experiencia.

Bond dijo en voz alta:

– Sólo soy yo, surgido de las aguas -mientras pronunciaba estas palabras su pie resbaló hacia delante, el borde del zapato pegado a la puerta-. ¿Contenta de verme?

Al tiempo que hablaba, Bond agarró con la izquierda el hombro de la chica, y haciéndola girar sobre sí misma la empujó hasta el rellano. Su mano proyectada hacia la pistolera. En sólo unos segundos Paula se encontró pegada a la pared, muy cerca de la puerta del comandante Nyblin, y Bond entró de lado en el piso con la automática presta a disparar.

Los intrusos eran dos. Uno, un hombrecillo de rostro chupado y picado de viruelas, se hallaba a la izquierda de Bond, erguido con rigidez y las espaldas pegadas a la pared interior, lugar desde el que había estado apuntando a Paula con un revólver de pequeño calibre, parecido al modelo 38 especial de Charter Arms Undercover. Al fondo de la habitación -no había vestíbulo- Bond atisbó a un individuo corpulento con grandes manazas y cara de boxeador «sonado»; se encontraba apostado junto a un bonito tresillo de piel y armazón cromado. Como rasgo más prominente destacaba el bulto informe de la nariz, que semejaba un enorme forúnculo. No esgrimía arma alguna.

El asaltante situado a la izquierda de Bond hizo ademan de apuntar al superagente y, a su vez, el boxeador se movió hacia delante. Bond se valió de la pistola. La Heckler & Koch de gran calibre describió una corta trayectoria y golpeó con fuerza la muñeca del hombrecillo, que soltó un aullido de dolor con el seco crujir del hueso, al tiempo que su arma rodaba por el suelo.

Bond dirigió la automática contra el otro asaltante y con la mano izquierda obligó al hombrecillo a girar sobre sí mismo, como si de un escudo se tratara, y casi simultáneamente le asestó un rodillazo en sus partes bajas. El pequeño maleante dobló el cuerpo y agitó instintivamente la mano sana para protegerse las ingles, lanzó un penetrante chillido y cayó retorciéndose a los pies de Bond.

El grandullón no pareció amilanarse por el hecho de que éste estuviera apuntándole con la pistola, lo cual indicaba que tenía gran valor o que era un retrasado mental, puesto que un arma como la Heckler & Koch podía, desde tan corta distancia, agujerearle las tripas a cualquiera.

Bond saltó por encima del cuerpo caído del hombrecillo, propinándole al hacerlo una fuerte coz la pierna derecha, elevó el arma, extendió los brazos y conminó al grandullón que se acercaba hacia él:

– Quieto ahí o eres hombre muerto.

Más que una advertencia, sus palabras eran una orden; el superagente tenía el dedo apretado contra el gatillo.

Sin embargo, el narizotas no atendió a lo que se le decía, antes al contrario, profirió una obscenidad en un ruso deficiente que implicaba a la parentela femenina de Bond. Este se vio sorprendido por la brusca maniobra de su oponente, que desvió el cuerpo de la trayectoria del arma. Era más peligroso y veloz de lo que había pensado en un principio. Bond trató de seguir con el arma la corpulenta figura del agresor y sólo entonces sintió en el hombro derecho un dolor punzante que no acertó a explicarse.

Por unos instantes, aquella punzada le desestabilizó. Los brazos se le vinieron abajo y el narizotas le lanzó una patada. Bond constató una vez más que uno siempre corre el peligro de equivocarse al juzgar a la gente. El sujeto que tenía delante no era un aficionado, sino un matón avezado que sabía lo que llevaba entre manos.

Al mismo tiempo que hacía esta constatación, Bond tomó conciencia simultánea de tres cosas: el dolor en el hombro, su pistola arrebatada por la patada del agresor volando por los aires hasta chocar contra la pared y, a sus espaldas, los plañidos del hombrecillo que huía a escape escaleras abajo, como diablo.

El grandullón se le acercó aún más y cargó de costado contra él. Bond dio un rápido salto hacia atrás, a 1a derecha de la posición que ocupaba, y al hacerlo divisó el instrumento causante de la punzada en el hombro.

Encajado en posición vertical junto al dintel de la puerta había un cuchillo de monte de unos veinte centímetros con mango de asta y una hoja que se curvaba en la punta. Era un cuchillo para despellejar animales, como los que utilizan los lapones para desollar a los renos.

Tanteando la pared hacia arriba, los dedos de cerraron sobre la empuñadura del instrumento cortante. A la sazón tenía el hombro entumecido por el dolor. Se desplazó con rapidez hacia un lado y esgrimió el cuchillo que sujetaba con fuerza en la mano derecha, la hoja en alto, el dedo pulgar y el índice adelantados sobre el mango, en posición de lucha. Según le habían enseñado, el cuchillo debía sujetarse en posición arrojadiza; nunca asirlo con el pulgar doblado hacia atrás. La consigna, tratándose de un arma blanca, era siempre la de atacar, jamás ponerse a la defensiva.

Bond se encaró con el hombretón, listo para la pelea, rodillas dobladas, un pie adelantado para mantener mejor el equilibrio, en la clásica posición que adoptan los que luchan a navaja.

– ¿Quieres repetirme lo que decías de mi madre? -farfulló Bond, en un ruso mejor que el de su adversario.

El hombre del apéndice nasal como un forúnculo esbozó una mueca y dejó ver una dentadura descolorida.

– Vamos a ver ahora, señor Bond -dijo en un pésimo ruso.

Se asediaron, desplazándose en un movimiento circular. Bond apartó de una patada un taburete que se interponía para disponer de más espacio. El hombretón de la nariz sacó a su vez una navaja y la pasó de una mano a otra, moviéndose con pies ágiles y estrechando el círculo. Era una táctica harto conocida para confundir al adversario: dejarle adivinar qué mano va a utilizar el otro, atraerlo así hacia uno y luego asestar el golpe mortal.

«Vamos, venga ya, adelante; vamos, acércate más, ven a por mí», dijo Bond para sus adentros. Y el narizotas parecía seguir las órdenes de su pensamiento, sin caer en la cuenta del peligro que suponía estrechar en exceso la espiral. Los ojos del superagente estaban clavados en los del hombretón, todos sus sentidos concentrados en el arma centelleante que aquél se pasaba de una mano a otra, produciendo un chasquido sonoro cada vez que la palma atrapaba el mango.

La pelea terminó súbita y rápidamente.

El narizotas se acercó unos centímetros más a Bond, sin dejar de pasar la navaja de una mano a otra. De repente Bond enfiló hacia su adversario y proyectó la pierna derecha hacia delante, como si lanzara una estocada, el pie entre las piernas del grandullón. Al mismo tiempo el superagente se pasó el cuchillo de monte de la mano derecha a la izquierda, luego hizo una finta y simuló el movimiento verso, como sin duda esperaba el contrincante.

Aquélla era la ocasión. Bond vio que los ojos del matón se desviaban levemente hacia donde se suponía que iría a parar el cuchillo de su oponente y por unas décimas de segundo el narizotas vaciló. La mano izquierda de Bond se elevó cinco centímetros y con la velocidad del rayo adelantó el arma y la abatió hacia abajo. Se oyó el chasquido metálico de dos aceros que se entrecruzan.

El hombre del forúnculo nasal intentó pasarse la navaja a la otra mano, pero la hoja del cuchillo que blandía Bond se interpuso y la navaja salió proyectada contra el suelo. Con gesto instintivo, el matón se inclinó para recoger el arma y Bond aprovechó para asestar con la suya un golpe hacia arriba.

El hombretón se enderezó súbitamente, lanzó un gruñido y se llevó la mano a la mejilla, en la que el cuchillo de su adversario había dejado un gran surco sanguinolento que iba desde la oreja hasta el borde del mentón. Otro veloz movimiento de Bond y el cuchillo rajó la mano con que el adversario se protegía el rostro. En esta ocasión el narizotas lanzó un rugido mezcla de dolor y rabia.

Bond no quería acabar con él, hallándose en un país extranjero y en las presentes circunstancias; pero tampoco quería dejar las cosas así. El hombretón abrió los desmesuradamente los ojos, desconcertado y temeroso, cuando su enemigo volvió a echársele encima. El cuchillo de monte hendió hacia arriba dos veces, dejando en la otra mejilla un corte quebrado y llevándose el lóbulo de la oreja.

Era obvio que el narizotas tenía más que suficiente. Se hizo a un lado, tambaleante, y se dirigió puerta con el aliento entrecortado. Bond se dijo a sí mismo que el sujeto aquel tenía más cabeza de lo que había estimado al principio.

Volvió a sentir la punzada de dolor en el hombro, acompañada de una sensación de vértigo. No tenía la menor intención de ir tras los pasos del frustrado asaltante, al que desde allí oía descender las escaleras de madera con pasos inseguros y tambaleantes.

– ¿James? -Paula se encontraba de nuevo en la habitación-. ¿Qué debo hacer? ¿Llamar a la policía o…?

Estaba asustada y tenía el semblante muy pálido. Bond no creyó que tampoco él presentara mejor aspecto.

– No, no, nada de policía, Paula -se dejó caer en el sillón más próximo-. Cierra la puerta, echa la cadenilla y echa un vistazo por la ventana.

Parecía que se le nublaba la visión; todo a su alrededor era una mancha borrosa. En medio de su confusión le extrañó que la chica obedeciera sin rechistar. Por lo general prefería discutir. Paula no era de esas chicas a las que uno puede manejar como se le antoje.

– ¿Se ve algo? -Bond oyó resonar su voz, como un eco lejano.

– Un coche que acaba de arrancar y cuantos más aparcados. No se observa movimiento de personas…

La estancia se desdibujó ante sus ojos y luego volvió a recomponerse la imagen.

– James, tienes una herida en el hombro.

Podía aspirar, junto a él, el fragante olor del cuerpo de la muchacha.

– Por favor, Paula, cuéntame lo sucedido, es importante. ¿Cómo entraron en la casa? ¿Qué hacían en ella?

– Tu hombro, James.

Bond volvió la cabeza para mirarlo. La gruesa tela de la chaqueta British Warm había impedido que el daño fuera mayor, pero, aun así, el filo del cuchillo le había rasgado la hombrera y filtraba y la sangre se filtraba por la guata formando una mancha negruzca y húmeda.

– Cuéntame lo sucedido -repitió Bond.

– Estás herido. Tengo que verte la espalda.

Llegaron a un acuerdo y Bond se desvistió de cintura para arriba. Un aparatoso corte le cruzaba el hombro en diagonal. El cuchillo de monte había penetrado algo más de un centímetro en las partes carnosas. Paula, provista de un desinfectante, agua caliente, esparadrapo y gasa, le limpió y vendó la herida, y mientras lo hacía le contó lo ocurrido. En apariencia la chica estaba tranquila, pero Bond advirtió que le temblaban un poco las manos al recordar los hechos.

Los asaltantes se habían presentado en la casa dos minutos antes de que él llamase a la puerta.

– Me había entretenido un poco -con un vago ademán señaló el vestido de seda-. ¡Tonta de mí! No tenía puesta la cadena de la puerta y ni siquiera se me ocurrió atisbar por la mirilla al oír el timbre.

Los intrusos no tuvieron más que empujar y la obligaron a volver a la habitación. Le dijeron lo que tenía que hacer y, también, lo que le pasaría si no obedecía sus instrucciones.

Teniendo en cuenta las circunstancias, Bond estimó que Paula no tenía elección. Con todo, en lo tocante a su persona había una serie de incógnitas que sólo podía despejar por conducto del departamento, lo cual significaba que, sintiéndolo mucho, se veía en la precisión de regresar a Londres. Una cosa estaba clara, y era que el hecho de que los dos hombres se hubiesen introducido en el domicilio de su amiga unos minutos antes de que él llegara permitía concluir que probablemente esperaban que el taxi en el que viajaba se detuviese en Esplanade Park.

– Bueno, gracias por haberme alertado en la puerta -dijo Bond distendiendo los músculos del hombro ya vendado.

Paula puso cara compungida.

– No te alerté en absoluto. Estaba muerta de miedo.

– De modo que actuaste sólo impulsada por el temor -Bond sonrió a la joven-. Te aseguro que sé distinguir cuando una persona está realmente muerta de miedo, créeme.

Ella se inclinó, le dio un beso y frunció un poco el ceño.

– De veras, James, aún no se me ha pasado el susto. Tenía un miedo atroz. ¿Por qué esa pistola y tu forma de proceder? Creía que eras un alto funcionario del gobierno y nada más.

– Y así es, Paula, todo un funcionario.

Guardó silencio unos instantes, dispuesto a formular más preguntas vitales, pero Paula se volvió y fue a recoger del suelo la pistola automática. Luego se la entregó a su amigo.

– ¿Crees que volverán? -preguntó la chica-. ¿Estoy expuesta a una segunda agresión?

Bond tendió los brazos hacia ella y manifestó:

– Mira, Paula, por motivos que ignoro un par de matones vinieron por mí. Te aseguro que desconozco la causa. Sí a veces me encomiendan tareas un poco peligrosas, por eso tengo que ir armado, pero eso no explica que dos individuos de esa calaña tuviesen que agredirme aquí, en Helsinki.

Añadió que probablemente hallaría la respuesta en Londres y que creía con seguridad que, una vez se hubiera ido él, Paula podría estar tranquila. Ya era demasiado tarde para tomar el avión de la British Airways que salía por la noche con destino a Londres, lo cual le forzaba a esperar el vuelo de las líneas aéreas finlandesas, que salía a las nueve de la mañana.

– Me parece que nuestra cena se ha ido al traste -su sonrisa le daba un matiz compungido, como excusándose por el hecho.

Paula contestó que tenía comida en la nevera y que podían cenar en el apartamento. La voz de la muchacha tenía un tono trémulo. Bond tomó rápidamente una decisión y se dijo que era mejor posponer el interrogatorio para dar otro enfoque más «positivo» a la situación. Luego afrontaría la cuestión realmente enigmática: ¿Cómo sabía aquel par de asesinos que él se encontraba en Helsinki y, más en concreto, que acudiría a visitar a Paula?

– ¿Tienes coche, Paula? -empezó a decir.

Ella respondió en sentido afirmativo. Lo tenía en un aparcamiento exterior.

– ¿Puedo pedirte un favor… luego?

– Yo diría que sí -su sonrisa era una invitación a seguir hablando.

– Estupendo, pero antes de pasar a los detalles hay cosas más importantes que desearía poner en claro.

A renglón seguido, Bond le formuló una serie de preguntas obvias en rápida sucesión, apremiándola a contestar sin dilación, de modo que no pudiera soslayar ningún detalle ni reflexionar acerca de las respuestas que le solicitaba.

Primero le preguntó si había hablado de él con amigos o compañeros de trabajo el día en que se conocieron por primera vez. Ella dijo que sí, naturalmente. Bond repitió la pregunta, pero referida a otros países. Paula contestó en sentido afirmativo. Él quiso saber con cuánta gente poco más o menos. Ella mencionó algunos nombres, todos ellos lógicos, pues se trataba de amistades íntimas o de gente con la que estaba en contacto por razones de trabajo. El superagente preguntó si había personas ajenas al círculo de ella cuando había hablado de él, personas a las que no conociese. La respuesta fue que entraba dentro de lo posible, pero no recordaba detalles al respecto.

Bond situó sus preguntas en un marco temporal más cercano a los acontecimientos. ¿Estaba alguien con ella en la oficina cuando él llamó desde el Intercontinental? Respuesta negativa. ¿Cabía en lo posible que hubieran oído sus palabras? Tal vez sí, desde la centralita. ¿Había hablado con alguien después de recibir su llamada y comentado que él se encontraba en Helsinki y que pasaría a recogerla a las seis y media para llevarla a cenar. Sólo a una persona.

– Había quedado para salir a cenar con una chica, una compañera de otro departamento. Teníamos que discutir unos asuntos relacionados con el trabajo.

La amiga en cuestión se llamaba Anni Tudeer, y Bond empleó un buen rato en documentarse acerca de su persona. Por fin guardó silencio, se levantó y cruzó la estancia hasta situarse junto a la ventana. Apartó la cortina y atisbó a través del cristal.

Desde el piso de Paula el parque tenía un aire sombrío, casi inquietante; las blancas esculturas proyectaban sombras alargadas sobre el manto de nieve helada. Dos figuras enfundadas en pieles caminaban con paso presuroso por la acera de enfrente. En la calle se veían varios coches aparcados. Dos de ellos eran ideales para una misión de vigilancia; estaban situados en un lugar desde el que se debía de divisar perfectamente la entrada al inmueble. A Bond le pareció advertir señales de vida en uno de ellos, pero optó por desechar la idea hasta que llegase el momento.

Volvió a sentarse en el sillón.

– ¿Has terminado con el interrogatorio? -dijo Paula.

– No ha sido un interrogatorio -Bond echó mano de la maciza pitillera y ofreció a la chica uno de los Simmons fabricados especialmente para él-. Quizás algún día tengas ocasión de presenciar uno de verdad. ¿Recuerdas que te hablé de sí podías prestarme un favor?

– Pide y te será concedido.

Bond explicó que tenía sus cosas en el hotel y que debía ir al aeropuerto. Quería saber si Paula le permitiría permanecer en el piso hasta las cuatro de la madrugada, trasladarse luego al hotel en el coche de ella, pagar la cuenta y «adecentarse» antes de dirigirse al aeropuerto.

– Puedo arreglarlo para que me traigan el coche aquí.

– Tú no vas en coche a ninguna parte, James -su voz adoptó un tono de firme seriedad-. Tienes una herida considerable en el hombro, una herida que tarde o temprano necesitará una cura a fondo. Mira, tú te quedas aquí hasta las cuatro de la madrugada, luego yo misma te llevaré al hotel y al aeropuerto. Pero ¿por qué tantas prisas? El avión no sale hasta las nueve y pico. Puedes reservar pasaje desde aquí.

Bond insistió en que ella no estaría completamente a salvo hasta que se librase de su compañía.

– Si me dirijo al aeropuerto de madrugada te verás libre de mí. Y yo también salgo ganando. En un aeropuerto siempre puedes esconderte en algún sitio donde nadie pueda darte una sorpresa desagradable. Y no pienso utilizar tu teléfono por razones obvias.

Ella convino en lo último, pero se empeñó en conducirle al hotel y a la terminal aérea. Bond, que conocía a Paula, se dio por vencido.

– Tienes mejor cara -Paula le pellizcó la mejilla-. ¿Te apetece beber algo?

– Ya sabes cuál es mi combinado preferido.

La chica se dirigió a la cocina y mezcló sabiamente el martini favorito de Bond. Tres años atrás, en Londres, él le había enseñado a prepararlo; se trataba de una receta que por haber sido publicada en determinadas revistas había ganado carta de adopción entre muchas personas. Después del primer trago, el fuerte dolor que sentía en el hombro pareció atenuarse; tras el segundo sorbo Bond creyó recobrar casi la normalidad.

– Me gusta el vestido que llevas -se estableció una conexión entre su cerebro y el cuerpo, y éste, con o sin herida, respondió en consonancia.

– Bueno… -ella sonrió con cierta timidez-, la verdad es que lo tenía todo preparado para cenar en casa. No tenía intención de salir. Estaba ya lista para recibirte cuando esos… cuando esos brutos se presentaron aquí. ¿Qué tal el hombro?

– No me impediría jugar al ajedrez… o al jueguecito que tú quieras.

Con un solo movimiento ella soltó la cinta y el vestido se abrió por entero.

– Dijiste que yo sabía cuál era tu combinado preferido -susurró con voz insinuante, y añadió-: Bueno, si te ves con ánimos…

– Me veo con ánimos -remachó Bond.

No empezaron a cenar hasta casi las doce. Paula puso una mesa con velas y preparó un menú memorable: perdiz blanca en áspic, salmón asado a la parrilla y una deliciosa mousse de chocolate. Más tarde, a las cuatro de la madrugada, vestida para afrontar el frío exterior, Paula dejó que Bond la precediese para bajar la escalera.

Con la P 7 desenfundada, el superagente aprovechó las sombras del edificio para avanzar un trecho y cruzar la calzada, resbaladiza a causa del hielo, deteniéndose primero junto a un Volvo y luego junto a un Audi. En el Volvo había un hombre que dormía con la boca abierta y la cabeza echada hacia atrás, sumido en las pesadillas que sin duda sueñan los vigilantes de pacotilla cuando se duermen en el curso de su misión. El Audi estaba vacío.

Bond hizo señas a Paula, que cruzó la calle con paso firme en dirección a su automóvil. Se puso en marcha al primer intento, expulsando nubecillas de humo por el tubo de escape que se condensaban en la gélida atmósfera. La chica conducía con la seguridad propia del que está acostumbrado a manejar un coche por una ciudad cubierta de nieve y hielo durante buena parte del año. En el hotel, Bond hizo el equipaje y pagó la factura sin que surgiera contratiempo alguno, y tampoco les siguió ningún coche sospechoso cuando Paula enfiló en dirección norte, hacia Vantaa.

El aeropuerto de Vantaa se abre oficialmente a las siete de la mañana, pero lo cierto es que hay gente a todas horas. A las cinco de la madrugada el ambiente de la terminal estaba cargado con ese olor acre consecuencia del exceso de tabaco, las tazas incesantes de café y la fatiga que comporta la espera de los trenes y aviones nocturnos que llegan de los rincones del mundo.

Bond no quiso que Paula permaneciese allí más tiempo del necesario. Le prometió llamarla desde Londres lo antes posible y se despidieron con un beso, sin dramatismo.

Una brigada del personal de limpieza fregoteaba la sala de espera principal, donde Bond decidió apostarse. El hombro volvía a dolerle. Varios pasajeros aparecían ovillados en los cómodos sillones, tratando de conciliar el sueño, y un nutrido grupo de agentes del orden paseaban por parejas de un extremo al otro, prestos a sofocar conatos de violencia o confusión que no llegaban a producirse.

A las siete en punto la terminal se animó con la afluencia de nuevos pasajeros. Bond se había colocado ya frente al mostrador de Finnair, para ser el primero en tomar el billete. El vuelo número 831 de Finnair, cuya salida estaba prevista para las nueve y diez de la mañana, iba semivacio.

Serían las ocho cuando empezó a nevar con fuerza y el DC9-50 tuvo que despegar en medio de la ventisca. Helsinki se esfumó entre una tempestuosa nube de confeti; el aparato se elevó por encima de una imponente masa nubosa que flotaba en un cielo azul iluminado por el claro resplandor del sol.

A las diez y diez, hora local, el avión Finnair se hallaba sobre Londres, presto a iniciar la maniobra de descenso por la pista veintiocho, izquierda, del aeropuerto de Heathrow. Los frenos aerodinámicos entraron en acción conforme la aeronave perdía altura, y al posarse en el suelo, los turboventiladores Pratt & Whitney, rotando en sentido inverso con el mismo prolongado gemido, aminoraron gradualmente la velocidad del aparato. El aterrizaje había concluido.

Al cabo de una hora, James Bond llegó a la sede general del servicio secreto británico, desde cuyas alturas se domina el conjunto de Regent's Park. En aquellos momentos sentía dolorosas punzadas, semejantes a un inoportuno dolor de muelas, y gruesas gotas de sudor perlaban su frente. Además, se sentía mareado.

4. Pastel de Madeira

– Así, pues, ¿seguro que se trataba de agentes profesionales? -era la tercera vez que M formulaba la misma pregunta.

– No me cabe la menor duda -respondió James Bond, al igual que hiciera anteriormente-, y le repito, señor, que iban por mí.

M lanzó una especie de gruñido.

Se hallaban en el despacho de su jefe directo, sito en la novena planta del inmueble. La concurrencia estaba integrada por ellos dos más el jefe de Estado Mayor de M, Bill Tanner.

Tan pronto Bond traspuso la puerta del edificio tomó el ascensor que conducía directamente al noveno piso. Allí se introdujo con paso tambaleante en una oficina exterior, aneja a la de su superior, dominio de la eficientísima miss Moneypenny, secretaria personal de M.

Esta alzó la mirada, y al principio sonrío contenta.

– James -balbuceó, viendo que Bond a duras penas se tenía en pie. Levantándose con presteza le ayudó a tomar asiento en un butacón.

– Me alegro mucho de verte, Penny -dijo Bond, aturdido por el dolor y el cansancio-. Hueles pero que muy bien. Eres toda una mujer.

– No, James, soy toda Chanel, mientras que tú eres una mezcla de sudor, antisépticos y me temo que algo más; diría que el perfume es Patou.

M no estaba en su despacho; había sido convocado a una asamblea del Comité Mixto de los Servicios de Inteligencia, de modo que al cabo de diez minutos, con la ayuda de Moneypenny, Bond se halló en la enfermería, atendida durante las veinticuatro horas por turnos de dos enfermeras. El médico de guardia ya había sido avisado.

Paula tenía razón; la herida requería una cura a fondo: antibióticos y unos puntos de sutura. A las tres de la tarde Bond se había repuesto en buena medida; lo suficiente para sostener un careo con M y su ayudante.

Su jefe no era hombre que gustara de utilizar palabras malsonantes, pero el fulgor de sus ojos denotaba que en aquellos momentos se sentía tentado a sucumbir ante la idea.

– Hábleme otra vez de esa joven de esa tal Vacker.

Se inclinó sobre la mesa de despacho, cargó la pipa valiéndose únicamente del tacto y sus ojos grises acribillaron a Bond, como si no acabara de fiarse de él.

El superagente volvió a relatar todo lo que sabía acerca de Paula.

– ¿Y la amiga? La chica de quien nos habló.

– Anni Tudeer. Trabaja para la misma agencia; tiene idéntica titulación que Paula. Según parece, en la actualidad trabajan juntas en una cuenta especial: la promoción de una empresa química que se dedica a la investigación aplicada y está ubicada en Kemi, en el norte del país, pero en este lado del Círculo Polar.

– Sé dónde se halla Kemi -dijo dijo M, casi regañón-. Tenía usted que pasar por allí camino de Rovaniemi y demás puntos de la zona norte -ladeó la cabeza hacia Tanner-. Ayudante, ¿tendrá la bondad de efectuar las comprobaciones pertinentes en computadora? A ver si descubrimos algún dato de interés. Puede también recurrir a «Cinco»; pregúnteles si disponen de alguna información al respecto.

Bill Tanner saludó respetuosamente con una leve inclinación de cabeza y abandonó el despacho.

Una vez hubo cerrado la puerta, M se dejó caer contra el respaldo de la silla.

– Dígame, cero cero siete, ¿cuál es su versión de los hechos?

Los ojos grises lanzaban destellos y Bond se dijo a sí mismo que M tenía probablemente la clave de lo ocurrido en su cabeza, junto con otros muchos secretos.

Bond meditó cuidadosamente sus palabras:

– Creo que me señalaron como sospechoso, que fui detectado, bien durante los días de entrenamiento en el Círculo Ártico, bien cuando me detuve en Helsinki. Por no sé qué medio intervinieron mi teléfono del hotel. Tiene que ser eso o Paula, cosa que me cuesta mucho creer; o tal vez alguna persona con la que ella habló. De lo que no cabe duda es de que fue una operación improvisada, ya que no tomé la decisión de quedarme hasta que el avión aterrizó en Helsinki. Pero actuaron con rapidez, y desde luego estaban decididos a quitarme de en medio.

M retiró la pipa de los labios y la esgrimió señalando con ella a Bond, como si de una estaca se tratase.

– ¿Quiénes son ellos?

El superagente se encogió de hombros y el movimiento volvió a producirle una punzada en la herida.

– Paula dijo que hablaban finés correctamente. Conmigo se expresaron en ruso, pero tenían un acento terrible. Según Paula, podrían ser de algún país escandinavo, pero no finlandeses.

– No ha respondido a mi pregunta, cero cero siete. Repito: ¿quiénes son ellos?

– Gente capaz de contratar matones extranjeros bien entrenados, mercachifles profesionales de camuflaje y el trabajo sucio.

– En tal caso, ¿a cuenta de quién corrió el alquiler de los servicios, y por qué motivo? -M permanecía muy compuesto en su sillón y hablaba con voz sosegada.

– Me cuesta hacer amigos.

– Déjese de ironías, cero cero siete.

– Está bien -Bond lanzó un suspiro-. Imagino que sería un pacto. Un saldo de SPECTRE. Desde luego no fueron los de la KGB ni otros por el estilo. Pudo ser uno de esa docena de grupos que actúan medio respaldados.

– ¿Diría usted que las Tropas de Acción Nacionalsocialista es uno de estos grupos?

– Lo sucedido no corresponde a su estilo. Ellos van a la caza de comunistas…, a bombo y platillos, publicidad incluida.

Los labios de M se distendieron en una leve sonrisa.

– Entonces, quizá quisieran echar mano de una agencia publicitaria, ¿no cree, cero cero siete? Una agencia como esa en la que trabaja la señorita Vacker, por ejemplo.

– Señor… -su voz resonó incisiva, como si M se hubiera vuelto loco de repente.

– No, Bond, no es su estilo; a menos que quisieran acabar rápidamente con alguien que consideraran una amenaza.

– Pero yo no…

– Ellos no tenían por qué estar enterados de eso; no tenían por qué saber que iba usted a detenerse en Helsinki para jugar estúpidamente al plaboy…, un papel que cada vez exige más esfuerzo, cero cero siete. ¿No se le dijo que regresara enseguida a Londres después del período de ejercicios en la zona ártica?

– Sí, pero sin poner mucho énfasis en ello. Yo pensaba…

– Me importa un rábano lo que usted pensara, cero cero siete. Lo que yo quería era tenerle aquí, en Londres, en vez de zascandilear por Helsinki. ¿No comprende que hubiera podido comprometer al departamento y también a usted mismo?

– Yo…

– Usted no tenía por qué saber nada -el tono de voz que empleaba M parecía a la sazón menos cortante-. A fin de cuentas yo no hice más que mandarle a unos entrenamientos en condiciones climatológicas adversas, para que se acostumbrase. Yo asumía toda la responsabilidad. Debiera haber sido más explícito.

– ¿Explícito dice usted?

M permaneció en silencio todo un minuto. Sobre su cabeza pendía la pintura original de Trafalgar, de Robert Taylor. El cuadro venía a ser como un compendio de la personalidad y determinación de su superior jerárquico. Llevaba colgado allí un par de años. Con anterioridad había ocupado su lugar Cape St. Vincent, de Cooper, prestado por el National Maritime Museum, y antes… Bond no se acordaba muy bien, pero los lienzos aludían siempre a victorias navales de Gran Bretaña. M poseía esa arrogancia integral que concede primacía absoluta a la lealtad hacia la patria, acompañada del firme convencimiento de la invencibilidad de las tropas de combate nacionales, por adversas que sean las circunstancias y con independencia de la duración del conflicto.

Por fin, M reanudó el diálogo.

– Mire, cero cero siete. En la actualidad estamos embarcados en una operación de envergadura en la zona del Círculo Ártico. El entrenamiento a que fue usted sometido era, permítame utilizar el término, un ejercicio de precalentamiento. Para decirlo en pocas palabras: se incorporará usted a dicha misión.

– ¿Contra? -Bond intuía cuál iba a ser la respuesta.

– Las Tropas de Acción Nacionalsocialista.

– ¿En Finlandia?

– Cerca de la frontera con la Unión Soviética -M se inclinó todavía un poco más hacia delante, como si quisiera estar seguro de que nadie podía oírles. Luego añadió-: Tenemos destacado allí a uno de nuestros agentes, aunque sería más exacto decir que teníamos. Le estamos esperando. No hace falta que entremos ahora en detalles. Al parecer no se entendía bien con el resto. El equipo en pleno se reagrupará aquí y se lo presentaremos, en fin, para situarle un poco en el contexto de la operación. Antes, sin embargo, le pondré al corriente, por supuesto.

– ¿Ha dicho usted el equipo en pleno? ¿Qué clase de gente lo integra?

– De lo más heterogéneo, cero cero siete, Elementos de lo más discordante. Pero después de sus aventurillas por Helsinki temo que ya no sea posible contar por entero con el factor sorpresa. Confiábamos en que pasaría usted desapercibido y podría incorporarse al grupo sin alertar a esa pandilla de neofascistas.

– ¿El grupo? -repitió Bond.

M carraspeó para ganar un poco de tiempo.

– Se trata de una operación conjunta, cero cero siete; una misión insólita preparada a instancias de la Unión Soviética.

Bond frunció el entrecejo.

– No me diga que el Servicio Central de Moscú también entra en el juego.

M asintió brevemente con un movimiento de cabeza.

– Sí -aunque tampoco parecía gustarle mucho la idea-. Pero es que además vamos a trabajar con Langley y Tel Aviv.

Bond silbó por lo bajo, lo que hizo enarcar las cejas y apretar los labios a M.

– Ya le he dicho que eran elementos de lo más discordante.

Bond, como si repitiera para sí algo imposible de asimilar, murmuró a media voz:

Nosotros, la KGB, la CIA y el Mossad…, los israelíes.

– Tal como suena -aprovechando que ya había sacado el asunto a relucir, M continuó informando a su hombre-. Se trata de la Operación Rompehielos… El nombre se lo pusieron los norteamericanos, claro. Los soviéticos no protestaron porque eran ellos los que solicitaban el favor…

– ¿ La KGB pidió ayuda? -Bond aún no salía de su asombro.

– Sí, por conducto secreto. Cuando nos llegó la noticia, los pocos que estábamos en el ajo no sabíamos que pensar. Poco después recibí una invitación para visitar a nuestros amigos de Grosvenor Square -refiriéndose al lugar donde se hallaba la embajada de los Estados Unidos.

– ¿Y habían recibido la petición de ayuda?

– Sí, y siendo lo que es la CIA, también sabían que el Mossad había sido objeto del mismo requerimiento. Al cabo de un día se acordó celebrar una reunión tripartita.

Bond hizo un ademán solicitando permiso para fumar. M, sin dejar de hablar, movió levemente la mano, asintiendo a la insinuación de aquél. Sólo hacía una pausa para encender una y otra vez la pipa.

– Enfocamos la cuestión desde todos los ángulos. Estudiamos las posibles encerronas (que las hay, sin duda), examinamos también las opciones en caso de que las cosas no salieran bien y, por último, se decidió nombrar a los agentes que desempeñarían la misión. Pensamos en tres por cada parte, pero los soviéticos insistieron en no fueran más de tres; ya puede imaginar: que si demasiada gente, que si era necesario asegurar la discreción de la operación y cosas por el estilo. Finalmente nos entrevistamos con el negociador de la KGB, Anatoli Pavlovich Grinev…

Bond asintió con aire de complicidad.

– Coronel del Primer Directorio. Tercer Departamento. Camuflaje: Agregado comercial de KPG.

– Ese es el hombre -reconoció M. Las iniciales KPG aludían a Kensington Palace Gardens, y más en concreto, al número 13 de la zona, donde se hallaba ubicada la embajada soviética. El Tercer Departamento del Primer Directorio se ocupaba exclusivamente de las operaciones de contraespionaje relativas al Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Países Escandinavos-. Sí, señor, ha dado usted en el blanco.

Bajito, orejas de pichel. Era una descripción muy acertada del taimado coronel Grinev. Bond había tenido ya tratos con él y el hombre le inspiraba tanta confianza como una mina de tierra sin explotar.

– Pero ¿explicó en qué consistía el asunto? -en realidad Bond no preguntaba-. ¿Por qué la KGB recababa nuestra participación, la de la CIA y la del Mossad para realizar una operación conjunta clandestina en territorio finlandés? Imagino que debe de estar en bastante buenas relaciones con el SUPO, los servicios de información finlandeses.

– No del todo -respondió M-. ¿Ha leído usted todo el material de que disponemos relativo a las Tropas de Acción Nacionalsocialista?

Bond asintió con la cabeza. Luego añadió:

– Vaya monada de expediente. Informes detallados de los treinta y pico asesinatos perpetrados con éxito. Ese es el plato fuerte del caso…

– No olvide el análisis y las conclusiones del Comité Mixto de los Servicios de Inteligencia. Son cincuenta páginas.

Bond indicó que, en efecto, lo había leído.

– Se estima que las Tropas de Acción no son una simple organización de terroristas fanáticos. No me parece una deducción muy consistente.

– No me diga -las palabras de su superior traslucían un deje de ironía-. Pues yo sí estoy seguro, cero cero siete. Por supuesto que los miembros del grupo son unos fanáticos, pero los servicios secretos y de seguridad militar de las principales potencias coinciden en la estimación. El ideario que mueve a las Tropas de Acción se nutre de postulados del nacionalsocialismo más recalcitrante. No hablan por hablar, y da la impresión de que cada día que pasa crece el número de adeptos. Todo parece indicar que los dirigentes del grupo se consideran como los arquitectos del Cuarto Reich. Por el momento su objetivo es el comunismo organizado; pero hace poco han surgido dos nuevos elementos.

– ¿Cuáles son?

– Brotes de antisemitismo por toda Europa y Estados Unidos…

– No se ha demostrado que haya relación…

M le indicó, alzando la mano, que no le interrumpiera.

– En segundo lugar, hemos atrapado a uno de ellos.

– ¿Un miembro de las Tropas de Acción? Pero si nadie…

No se ha informado ni hablado de ello, pero lo tenemos mejor atado que una momia egipcia.

Bond preguntó si al decir «tenemos» se refería al Reino Unido.

– Oh, sí; en este mismo edificio, en el ala destinada a los huéspedes -y al decir estas palabras señaló con un brusco gesto hacia el suelo, una clara alusión al amplio centro de interrogatorios ubicado en los sótanos del edificio. Aquella parte del inmueble se había habilitado después de que los recortes en el presupuesto de defensa impidieran que los servicios de información británicos contaran con «un lugar bajo el sol» en las afueras, donde antes se hallaba el centro de detención e interrogatorios.

M continuó explicando que el sujeto en cuestión había sido detenido «después de la última juerguecita en Londres», refiriéndose al asesinato, a plena luz del día, de tres altos funcionarios británicos en el momento en que abandonaban la embajada soviética, a la que habían acudido para negociar un tratado comercial. De eso hacía seis meses. Por lo visto uno de los asesinos intentó pegarse un tiro, pero los hombres del servicio secreto consiguieron hacerse con él.

– No se salió con la suya -M sonrió sin ganas-. Nos encargamos de mantenerlo con vida. Casi todo lo que sabemos se basa en lo que nos ha contado.

– ¿Ha querido hablar?

– Poca cosa -respondió M encogiéndose de hombros-; pero lo que dijo nos permitió leer entre líneas. Son poquisimas las personas que están enteradas, cero cero siete. Si le cuento todo esto es para que no dude ni un momento que estamos sobre la buena pista. Tenemos casi la absoluta certeza de que las Tropas de Acción constituyen una organización de ámbito universal que cuenta cada día con más gente y a la que es preciso parar los pies sin dilación, de lo contrario saldrá a la luz pública e intentará hacerse con un sector del electorado en muchas democracias. De aquí el enorme interés de los soviéticos en el asunto.

– En tal caso, ¿por qué ir de la mano con ellos?

– Porque ningún otro servicio de inteligencia, desde el Bundesnachrichtendienst hasta el SDECE, dispone de indicios…

– Pero…

– Nadie sa1vo los de la KGB.

Bond permaneció impasible, sin mover un músculo.

– Por supuesto, ellos no están enterados de que tenemos un prisionero -prosiguió M-, pero cuentan con una pista de bastante interés. El suministro de armas.

Bond inclinó la cabeza.

– Puesto que siempre han utilizado material soviético, presumo que…

– No presuma nada, cero cero siete. Es una de las reglas básicas de la estrategia. La KGB cuenta con pruebas sólidas de que las armas que emplean las Tropas de Acción están muy bien escondidas en territorio ruso y que alguien, probablemente un súbdito finlandés, se encarga de transportarlas a diversos puntos. Tal es la razón de que quieran operar en la clandestinidad, sin conocimiento del gobierno finlandés.

– ¿Y por qué nosotros? -Bond empezaba a ver claro.

– Dicen -empezó M-, dicen que es necesario contar con el soporte de otros países que no sean los del bloque oriental. Es lógico que uno de ellos sea Israel, puesto que será el próximo objetivo. En cuanto a los Estados Unidos y Gran Bretaña, ambos constituirían un formidable elemento de disuasión si se sabe que forman parte de la operación de lucha. Además arguyen que ello nos afecta a todos por igual, que se trata de algo de interés común.

– ¿Lo cree usted así, señor?

M esbozó una leve sonrisa y le miró con gravedad.

– No, no del todo. Pero tampoco pienso que nos la quieran jugar urdiendo una complicada añagaza que implique a tres servicios de inteligencia.

– ¿Cuánto tiempo lleva en marcha la Operación Rompehielos?

– Seis semanas. Solicitaron su presencia desde el principio, pero antes quería comprobar el grosor de la capa de hielo. Ya me entiende.

– ¿Y es sólida?

– Aguantará su peso, cero cero siete, o al menos así lo creo yo. Claro que lo ocurrido en Helsinki aumenta el riesgo de la operación.

Hubo una larga pausa. Detrás de la maciza puerta se oyó, lejano, el repiqueteo de un teléfono. Bond rompió por fin el silencio.

– El agente al que usted asignó la misión…

– Para ser exactos le diré que eran dos. Cada grupo tiene un agente coordinador in situ, camuflado en Helsinki. Este es el hombre al vamos a sustituir. Dudley. Clifford Arthur Dudley. Residió en Estocolmo una temporada.

– Buen elemento -Bond encendió otro cigarrillo-. Hemos trabajado juntos. -En efecto, ambos habían llevado a cabo una comprometida misión en París, hacía dos años. Se trataba de vigilar y hacer desaparecer de la escena a un diplomático rumano-. Sí, un tipo listo, y además muy cordial. ¿Dice usted que se llevaba mal…?

M rehuyó la mirada de su interlocutor. Se levantó del sillón y dirigió sus pasos hacia la ventana; allí permaneció unos instantes inmóvil, con los puños cerrados detrás de la espalda y la vista fija en la zona de Regent's Park.

– Sí -dijo con voz calma-. Sí. Le pegó un puñetazo en la boca a nuestro colega norteamericano.

– ¿Cliff Dudley?

M se dio la vuelta. Sonreía con una ironía muy peculiar.

– Por supuesto, lo hizo siguiendo mis instrucciones. Para ganar tiempo o, como dije, para comprobar el hielo; y en espera de que estuviera usted aclimatado, si le interesa seguir el juego.

Nueva pausa, rota también por Bond.

– ¿Y tengo que reunirme con el resto del grupo?

– Sí -M parecía un tanto abstraído en sus pensamientos-. Sí, sí. Tiene que sumarse al grupo lo antes posible. Yo mismo escogí el punto de cita. ¿Qué le parece el hotel Reid's de Funchal, en Madeira?

– Mejor que una kota lapona en el Círculo Polar Ártico, señor.

– Me alegro. En tal caso vamos a facilitarle toda la información de que disponemos, y si puede con ella le mandaremos de viaje mañana por la noche sin dilación. Bueno, ahora hay que poner manos a la obra. Debe meterse en la cabeza que eso no va a ser un pastel, como se solía decir durante la segunda guerra mundial.

– ¿Ni siquiera un pastel de Madeira? -sonrió Bond

Por fin M soltó una breve carcajada.

5. Cita en el Reid's

A la postre, James Bond abandonó Londres más tarde de lo previsto. Quedaba mucho por hacer, y los médicos insistieron en comprobar su estado físico. Además, luego apareció Bill Tanner con los resultados de la pesquisitoria sobre Paula Vacker y su amiga Anni Tudeer.

Dio cuenta de dos hechos de notable interés no muy tranquilizadores. Por lo visto Paula era sueca de nacimiento, aunque había adoptado la ciudadanía finlandesa. Durante unos años su padre había pertenecido al cuerpo diplomático sueco, pero una nota señalaba que era hombre de «un belicismo muy derechista».

– Probablemente quieren decir que era un nazi -gruñó M.

La idea de que eso fuera cierto no agradó a Bond, pero lo que Bill Tanner dijo a continuación todavía le sentó peor.

– Podría ser, como dice usted -comentó el ayudante de M-, pero de lo que no cabe duda es de que la amiga del padre es, o era, de ideología nazi.

Lo que dijo Tanner a continuación hizo surgir en Bond el fuerte impulso de solicitar una breve autorización para visitar a Paula de nuevo y, en especial, vérselas con su gran amiga Anni Tudeer.

Las computadoras no arrojaron mucha información sobre esta última, pero sí sobre su padre, que había sido un oficial de alta graduación del ejército finlandés. Lo cierto era que el coronel Aarne Tudeer perteneció al Estado Mayor del insigne mariscal Mannerheim en 1943, y que aquel mismo año -cuando los finlandeses lucharon junto con las tropas alemanas contra los rusos- Tudeer aceptó un puesto en el seno de las Waffen SS.

Aunque Tudeer era ante todo un soldado, se hizo evidente que su admiración por la Alemania nazi y, en especial por Adolfo Hitler, no conocía límites. A finales de 1943 Aarne Tudeer fue ascendido al rango de Oberführer de las SS y trasladado a la patria nazi para desempeñar un cargo en el partido.

Al termino de la guerra Tudeer desapareció, pero existían indicios seguros de que seguía con vida. Los perseguidores de nazis todavía tienen su nombre en las listas. Entre las muchas operaciones en las que tuvo un papel destacado figuraba la «ejecución» de cincuenta prisioneros de guerra que fueron ejecutados después de la famosa «gran escapada» del Stalag Luft III en Sagan, acaecida en marzo de 1944, una atrocidad que marcó un hito en los anales de la infamia y de la que se habló ampliamente en los periódicos.

Con posterioridad, Tudeer luchó con bravura durante la histórica y sangrienta marcha de la 2ª División Acorazada de las SS, la división Das Reich, en la ruta de Montauban a Normandía. Es de sobras conocido que en el curso de aquellas dos semanas de junio de 1944 se produjeron actos de atrocidad que desafiaban todas las leyes de la guerra. Uno de ellos fue la quema de seiscientos cuarenta y dos hombres, mujeres y niños en el pueblo de Oradour-sur-Glâne y Aarne Tudeer tuvo una participación activa en dicho episodio.

– Sí, ante todo un soldado -manifestó Tanner-, un criminal de guerra que, a pesar de ser en la actualidad un hombre en edad de jubilación, sigue siendo objeto de búsqueda por parte de los cazadores de nazis. Durante la década de los cincuenta se detectó su presencia de manera incuestionable en diversos países de Sudamérica, pero no es menos cierto que en los sesenta regresó a Europa, después de haber logrado con éxito un cambio de identidad.

Bond fue grabando todos los detalles en su memoria y pidió la oportunidad de estudiar los documentos y fotografías disponibles.

– Supongo que no me concederán permiso para hacer una escapada a Helsinki para ver a Paula y conocer a la tal Tudeer.

– Lo siento, cero cero siete, pero el tiempo es un factor vital. Todo el grupo que participa en la operación deja unos días la zona de actividad por dos razones. La primera para conocerle a usted y comunicarle sus impresiones; y, en segundo lugar para planear los detalles de lo que va a ser la fase final de la misión. Tenga en cuenta que creen saber de dónde proceden las armas, cómo llegan a manos de las tropas de Acción y, sobre todo quien está al frente del tinglado y desde qué lugar lo dirige.

M volvió a llenar la pipa, se reclinó en el sillón y empezó a instruir a Bond sobre los detalles. Por muchas razones, lo que dijo era de suficiente calibre como para que el superagente no se moviera de su asiento hasta que el otro hubo terminado la perorata.

Permanecieron enfrascados en su conversación hasta bien entrada la noche. Luego le acompañaron a su apartamento de Chelsea, donde quedó a merced de los cuidados de May, su temible casera, quien al ver la facha que presentaba Bond, le conminó a meterse en cama con el tono de las niñeras de antaño.

– Señor Bond, está usted hecho un guiñapo. A la cama. Le traeré algo de comer en una bandeja. Y ahora a la cama, ¡vamos!

Bond no tenía ganas de discutir. Al poco rato apareció May, portadora de una bandeja con un plato de salmón ahumado y huevos revueltos, que Bond ingirió al tiempo que echaba un vistazo al montón de cartas que se habían acumulado en su ausencia. Apenas hubo terminado de cenar el cansancio se apoderó de él, y sin darse cuenta se sumió en un sueño profundo y reparador.

Al abrir los ojos de nuevo, Bond comprobó que May le había dejado dormir hasta muy tarde. El reloj digital que tenía en la mesilla de noche marcaba casi las diez. En un santiamén se levantó y pidió a May que le sirviese el desayuno. Minutos más tarde sonaba el teléfono. Era M, que reclamaba a gritos su presencia.

El tiempo que pasó en Londres le dio oportunidad de ampliar la información de que ya disponía. Además de un concienzudo examen de los que iban a participar en la Operación Rompehielos, se le dio oportunidad de hablar largo y tendido con Cliff Dudley, el agente al que iba a sustituir.

Dudley era un escocés de corta estatura, duro y porfiado, al que Bond respetaba y por el que sentía gran simpatía.

– De haber dispuesto de más tiempo estoy seguro de que habría podido desenredar la madeja -manifestó Dudley-. pero a quien de verdad querían era a ti. M lo dejó bien sentado antes de despacharme allí. Ten cuidado, James, no debes descuidarte un solo momento. Ninguno de los otros te sacará de apuros. Es obvio que los servicios centrales moscovitas están tras la pista, pero dan toda la impresión de estar haciendo doble juego. El tipo tiene una docena de ases escondidos en la manga, y todos en el mismo traje; me atrevería a jurarlo.

El «tipo», como le llamó Dudley, no era un desconocido para Bond, al menos en cuanto a reputación. Nicolai Mosolov gozaba de ella en alto grado, pero en todo caso era una reputación que nadie hubiese deseado para sí.

Sus amigos de la KGB le llamaban Kolya. Mosolov hablaba correctamente inglés, americano, alemán, holandés, sueco, italiano, español y finlandés. En la actualidad pasaba de los treinta. Fue el alumno «estrella» de la Escuela de Adiestramiento sita en las cercanías de Novosibrisk y por espacio de algún tiempo trabajó con el muy calificado grupo de Ayuda Técnica, encuadrado en el Segundo Directorio de los Servicios Centrales a los que pertenecía; en realidad era una unidad de élite profesional dedicada al robo profesional y a otros menesteres de esa índole.

En el edificio que daba a Regent's Park también se conocía a Mosolov bajo los más diversos pseudónimos. En los Estados Unidos se hacía llamar Nicholas S. Mosterlane, y en Suecia y en otros países nórdicos pasaba por ser Sven Flanders. Cierto, los servicios secretos británicos estaban al cabo de su identidad, pero nunca le habían pillado con las manos en la masa; ni siquiera cuando operaba en Londres bajo la cobertura del ciudadano Nicholas Mortin-Smith.

– Una especie de hombre invisible -remachó M-, un auténtico camaleón. Se confunde con el ambiente y desaparece cuando uno cree que lo tiene entre las manos.

Tampoco la idea de trabajar con el hombre que habían enviado los norteamericanos le llenaba de alegría. Brad Tirpitz, conocido en los medios de los servicios de información como Brad el Malo, era un veterano formado en la vieja escuela de la CIA que había logrado escapar de las numerosas purgas el seno de esta organización, cuya sede central radicaba en Langley, estado de Virginia. En opinión de algunos, Tirpitz era una especie de bravucón, un hombre para el que todo se reducía a vencer o morir; en fin, una auténtica leyenda. Pero había quien lo veía desde otro prisma: como un agente que no vacilaba en utilizar los métodos más expeditivos, un hombre que opinaba que el fin justificaba siempre los medios; y, por decirlo con palabras de uno de sus colegas, los medios eran en ocasiones de lo más ruin: «posee los instintos de un lobo hambriento y tiene el alma de un escorpión».

En consecuencia, se dijo Bond, las perspectivas eran poco halagüeñas: un «duro» de la Central moscovita y un tirador de primera formado en Langley aficionado a disparar primero y a preguntar después.

El resto del día y parte de la mañana siguiente los empleó Bond en ultimar la información y en pasar una última revisión médica. Así, pues, hasta la tarde de la tercera jornada en la capital londinense no pudo tomar el avión de las Líneas Aéreas Portuguesas, que partía a las dos y que enlazaba en Lisboa con el Boeing 727 rumbo a Funchal.

El sol de la hora crepuscular tocaba casi la línea del horizonte marino y proyectaba contra las rocas cálidas grandes manchas de color cuando el aparato en que viajaba Bond -que volaba a unos 1.800 metros sobre la punta de San Lorenzo, con objeto de efectuar aquel inquietante viraje a baja altura necesario para enfilar la angosta pista de aterrizaje como la cubierta de un portaaviones en los roquedales de Funchal.

Una hora más tarde un taxi dejaba al superagente ante el hotel Reid's.

Al día siguiente, por la mañana, Bond se dedicó a tratar de localizar a Mosolov, Tirpitz o al tercer componente de la Operación Rompehielos: el agente del Mossad al que Dudley describiera como «una muchacha extremadamente joven, de un metro setenta aproximadamente, tez tostada, y un cuerpo igualito que el de la Venus de Milo, salvo que tiene dos brazos preciosos y un rostro diferente».

– ¿Diferente hasta qué punto? -había preguntado Bond.

– Una belleza al estilo de los años veinte, diría yo. Guapa, muy guapa. Deploraría tener que enfrentarme con ella…

– Supongo que te refieres al plano profesional, ¿no? -Bond no pudo evitar la pulla.

En cuanto a M, la agente israelita era una incógnita. Se llamaba Rivke Ingber. El expediente indicaba: «Sin datos».

Bond, pues, se dedicó a pasear la mirada por las dos piscinas gemelas del hotel con las gafas de sol caladas, escudriñando rostros y cuerpos.

Sus ojos se detuvieron unos instantes en una rubia alta y distinguida que lucía un bikini Cardin y cuya figura se apartaba de todo lo normal. Bueno, se dijo Bond a la vez que la chica se lanzaba al agua cálida de la piscina, no hay ninguna ley que prohiba mirar.

Continuó la inspección y volvió un poco el cuerpo en dirección al solario. Aquel movimiento le produjo una leve punzada de dolor en la herida del hombro, a la sazón casi curada. Volvió a fijar la mirada en la joven que nadaba en la piscina, cuyas piernas, largas y esbeltas, se abrían y entrecerraban, mientras los brazos se movían con indolencia, con ademanes de una sensualidad casi consciente.

Bond sonrió una vez más ante la idea de escoger aquel lugar como punto de encuentro. Pese al poco exigente turismo de masas que uno halla a su paso desde las Canarias hasta Corfú, el Reid's era uno de los contados establecimientos hoteleros que hablan mantenido el prestigio de su cocina, la calidad de su servicio y la elegancia de sus dependencias, en la línea de una tradición hotelera que se inició en la década de los treinta.

La tienda del hotel vendía recuerdos de los buenos tiempos, como las fotos de sir Winston y lady Churchill en el marco de los frondosos jardines anejos. En las bien aireadas salas de estar se veían bastantes hombres en edad de jubilación que leían envarados en sus asientos y que lucían bigotes retocados a tijeretazos. En la famosa terraza donde se tomaba el té, jóvenes parejas con modelos adquiridos en Yves Saint-Laurent o en Kenzo se codeaban con ancianas aristócratas de rancia estirpe.

Bond creía estar en el paraíso de la comodidad. Indudablemente los compinches de M acudían a este rincón idílico, donde el tiempo parecía detenerse, con la regularidad de un cronómetro suizo.

Desde el lugar donde se encontraba, Bond escrutó el área de la piscina y del solario de forma metódica y regular. Ni rastro de Mosolov, y tampoco de Tirpitz. Estaba en condiciones de reconocer a cualquiera de los dos gracias a las fotografías que había estudiado en Londres. En cambio, no tenía referencias visuales de Rivke Ingber, pero Cliff Dudley se limitó a sonreír con aire de complicidad y a decirle a Bond que no tardaría en dar con lo que andaba buscando.

Era la hora en que los huéspedes se encaminaban al restaurante instalado cerca de la piscina, abierto por los dos lados y protegido por unas arcadas de color rosa. Las mesas estaban dispuestas, los camareros atentos y la barra del bar a punto. Se había preparado un bufet que incluía toda clase de ensaladas y platos fríos, y también, si el cliente lo deseaba, sopa caliente, quiche, lasaña y canalones.

La hora del almuerzo. Los hábitos profundamente arraigados en Bond respondieron ahora en el marco de aquel hotel de Madeira. La tibia brisa y el sol de la mañana que había dedicado a su labor de vigilancia provocaron en él una agradable necesidad de comer algo ligero. Se puso encima una especie de albornoz corto y se dirigió pausadamente al comedor, donde se sirvió algunas lonchas finas de jamón y empezó a escoger entre la variada gama de llamativas ensaladas.

– ¿Le apetece una bebida, señor Bond? Sólo para romper el hielo.

Era una voz de mujer, apagada y sin acento.

– ¿Señorita Ingber? -Bond no se volvió siquiera a mirarla.

– Sí, llevo esperándole algún tiempo, y creo que usted también a mí. ¿Almorzamos juntos? Los otros ya están aquí.

Bond se dio la vuelta. En efecto, era la misma espléndida rubia de la piscina. Se había cambiado el bañador y ahora lucía un bikini oscuro. Las partes del cuerpo expuestas al sol eran de un color broncíneo, como las hojas de las hayas en otoño. La variedad de tonos -la piel, la fina tela oscura del bañador y los llamativos cabellos áureos, cortos y rizados- hacía de Rivke Ingber no sólo una mujer de lo más deseable, sino un modelo de estética y salud corporal. El rostro traslucía una fresca lozanía; era un semblante impoluto, de corte clásico, casi de rasgos nórdicos, con una boca de labios muy marcados y unos ojos negros en los que parecía palpitar, casi tentadoramente, un destello de humor.

– Está bien -reconoció Bond-; se me ha anticipado, señorita Ingber. Shalom.

– Shalom, señor Bond…

Los labios rosados se curvaron en una sonrisa franca, incitante y completamente natural.

– Llámeme James.

Bond registró en su mente aquella sonrisa.

La joven sostenía ya una bandeja con un poco de pechuga de pollo, unos tomates cortados en cuartos y una ensalada de arroz y manzana. Bond señaló hacia una de las mesas cercanas. Ella echó a andar delante de él, con movimiento elástico y un balanceo de caderas leve pero casi provocativo. Depositó la bandeja sobre la mesa y de forma instintiva tiró un poco hacia arriba del bikini; luego los pulgares se posaron en la parte interior de la pierna, precisamente sobre la base de las firmes y bien perfiladas nalgas. Era un ademán que miles de mujeres realizan a diario, con toda espontaneidad y sin parar mientes en ello, cuando se encuentran en la playa o en la piscina; pero tal como lo efectuaba Rivke Ingver, el movimiento cobraba un sesgo inequívocamente sexual y tentador.

Se sentó frente a Bond y volvió a obsequiarle con su sonrisa, a la vez que pasaba la punta de la lengua por el labio superior.

– Bienvenido a bordo, James. Hace tiempo que esperaba la oportunidad de trabajar contigo -se hizo un instante de silencio-, cosa que no puedo decir de nuestros colegas.

Bond fijó sus ojos en ella, tratando de adivinar lo que se ocultaba tras aquellas pupilas negras, un rasgo poco corriente en una rubia como era Rivke.

– ¿Tan mal han ido las cosas? -inquirió Bond, sorprendiendo a la chica con el tenedor a mitad de camino entre el plato y la boca.

Ella se echó a reír con una risa tintineante, cantarina.

– Peor aún -puntualizó-. Imagino que te explicarían por qué tú predecesor abandonó el grupo, ¿no?

– Pues no -Bond la miró con expresión de ingenuidad-. Todo cuanto sé es que me vi metido en este embrollo sin apenas tiempo para documentarme. Me dijeron que el equipo que participaba en la operación, y que se me antoja una mezcla de lo más curioso, me pondría al corriente de los detalles.

Ella se echó a reír de nuevo.

– Bueno, se produjo lo que podría llamarse una falta de entendimiento. Brad Tirpitz me trataba según su forma habitual de proceder, es decir, a base de comentarios un tanto groseros. Su compañero de Londres le asestó un puñetazo en la boca. Yo me sentí un poco molesta. La verdad es que podía lidiar yo misma perfectamente con Tirpitz.

Bond se llevó a la boca una cucharada de comida, masticó y deglutió con presteza, luego solicitó datos sobre la operación.

Rivke le miró con un atisbo de coquetería por entre los párpados semicerrados.

– Oh, eso sí que no -dijo, llevándose con un aire travieso un dedo a los labios-. Yo soy el cebo, ni más ni menos, y se supone que debo atraerte con mis artes y mañas hasta los dos expertos. Todos tenemos que estar presentes para escuchar las instrucciones que esperamos de ti. Si he de serte sincera, no creo que me tomen muy en serio.

Bond sonrió sin ganas.

– Entonces es que nunca han oído lo que se dice del departamento en el que usted presta servicio.

– Hacemos las cosas bien porque la alternativa es de lo más aterrador -sus palabras tenían un tono monocorde, casi como el de una cotorra.

– Y , Rivke Ingber, ¿te desenvuelves bien?

Bond deglutió otra porción de comida.

– ¿Pueden volar los pájaros?

– En tal caso, nuestros colegas deben de ser unos idiotas.

Ella lanzó un suspiro.

– Idiotas no, James, chovinistas. No son hombres que se distingan por la confianza que depositan en las mujeres, eso es todo.

– Yo nunca he tenido problemas -el semblante de Bond permaneció impasible.

– Eso me han dicho.

De repente la voz de la muchacha había adoptado un matiz de formalidad. Tal vez fuera una advertencia de que no se acercara a ella más de lo preciso.

– Así pues, no se habla de Rompehielos, ¿eh?

– No te preocupes, tendremos ocasión de saciarnos cuando nos reunamos con los dos de arriba.

A Bond le pareció notar una insinuación para que guardara distancias, incluso en la forma con que ella le miraba. Era como si primero 1e hubiese ofrecido su amistad y después, de forma brusca, se mostrara reticente a concedérsela. Con pareja rapidez, Rivke volvió a ser ella misma y sus negros ojos encontraron las no menos singulares pupilas azules de James.

Concluyeron el ágape sin que Bond volviera a intentar siquiera sacar a colación el tema de Rompehielos. Habló de Israel con ella, pues era un país que conocía bien, y de las muchas dificultades que lo asediaban, pero no quiso derivar la conversación hacia la vida privada de la joven.

– Es hora de que vayamos a ver a los dos muchachotes, James.

Se pasó una servilleta por los labios mientras sus ojos se alzaban en dirección al hotel.

Rivke comentó que seguramente Mosolov y Tirpitz les habían estado observando desde sus terrazas. Tenían habitaciones contiguas en el cuarto piso y desde el balcón, explicó la chica, se divisaba una buena perspectiva de los jardines y de la zona donde estaba ubicada la piscina, lo que facilitaba la vigilancia ininterrumpida por parte de uno u otro.

Se dirigieron cada cual a un vestuario distinto para cambiarse de ropa y salieron de ellos con un atuendo más adecuado para la ocasión: Rivke vestía una falda plisada de tono oscuro y blusa blanca; Bond sus mejores pantalones marinos, camiseta de algodón Sea Island y mocasines. Entraron en el hotel y tomaron el ascensor hasta el cuarto piso.

– Ah, ¿cómo está usted, señor Bond?

Mosolov era, en efecto, un personaje tan indefinible como afirmaban los expertos. Era imposible precisar su edad, lo mismo aparentaba veinticinco que cuarenta y cinco.

– Kolya Mosolov -se presentó a sí mismo y estrechó la mano de Bond. Incluso el mero acto de saludar resultaba un gesto vago; los ojos, de un gris turbio, opacos, no daban la sensación de corresponder a la franca mirada que le dirigió Bond.

– Encantado de trabajar con usted -a la vez que sonreía, Bond retuvo en la mente todos los rasgos que le fue posible en tan corto espacio: cara pequeña, pelo rubio cortado sin gracia alguna, pero, paradójicamente, pulcro. Ni el hombre ni las prendas que vestía denotaban personalidad: camisa a cuadros de manga corta color marrón, unos pantalones que parecían cortados por un aprendiz de sastre en un día poco afortunado. El rostro parecía transformarse según el talante o la diferente luz del entorno, y eso hacía aparentar más o menos años, según el caso.

Kolya señaló hacia una silla, aunque Bond no pudo precisar si lo hizo con la mano o sin ademán alguno.

– ¿Conoce usted a Brad Tirpitz? -hablaba un inglés perfecto, con un leve acento de los londinenses residentes en las afueras y un cierto tono coloquial.

El sillón parecía contener o abarcar a Tirpitz, que estaba arrellanado en él. Era un sujeto grandote con unas manazas toscas y un rostro que daba la impresión de haber sido tallado a cincel en un bloque de granito. Tenía el cabello canoso, cortado casi a cepillo. A Bond le satisfizo advertir en aquel semblante las huellas de un golpe y un ligero corte en la parte izquierda de la boca, singularmente pequeña.

Tirpitz levantó el brazo con un gesto indolente en el que había que ver una especie de saludo.

– Hola -gruñó con voz bronca, como si hubiera dedicado muchas horas a imitar el acento de los «duros» de la pantalla-. Bien venido al club, James.

Bond no pudo detectar el menor atisbo de calor o cordialidad en las palabras de su interlocutor.

– Encantado de conocerle, señor Tirpitz -hizo una leve pausa al pronunciar el término «señor».

– Brad -fue la respuesta de Tirpitz. En esta ocasión las comisuras de los labios insinuaron una sonrisa. Bond asintió con la cabeza.

– ¿Le han informado a usted de que se trata? -Kolya Mosolov adoptó el aire de un individuo que se excusa por tener que abordar el tema.

– Muy por encima…

Rivke terció a la vez que sonreía a Bond.

– James me ha dicho que le han mandado aquí casi de improviso. En Londres no le han facilitado detalles.

Mosolov alzó los hombros, se sentó e indicó una de las otras sillas. Rivke se dejó caer en la cama y dobló ambas piernas debajo del cuerpo, a modo de cojín.

Bond asió la silla que se le había indicado y se situó contra la pared, de modo que pudiera abarcar a sus interlocutores con la mirada. También podía atisbar por la ventana hasta la terraza.

Mosolov aspiró con fuerza.

– No disponemos de mucho tiempo -manifestó-. Debemos partir a lo sumo dentro de cuarenta y ocho horas para regresar al teatro de operaciones.

Bond hizo un gesto con la mano.

– ¿Podemos hablar sin temor en este lugar?

Tirpitz soltó una risotada.

– Tranquilo. He inspeccionado la zona. Yo ocupo la habitación contigua. ésta se encuentra en el extremo de la planta, y no he dejado de vigilar todo el tiempo.

Bond volvió la vista hacia Mosolov, que adoptó un aire de paciente espera, casi obsequiosa, durante la corta interrupción. Guardó un breve silencio y prosiguió:

– ¿Le parece muy extraño todo esto? La CIA, el Mossad, mi departamento y el suyo, todos colaborando en una misma misión.

– Al principio, sí -Bond aparentó una gran tranquilidad. M le había prevenido para cuando llegara ese momento. Cabía en lo posible que Mosolov no dijese todo lo que sabía, en cuyo caso había que redoblar la cautela-. Al principio me pareció un tanto extraño, pero pensándolo bien…, bueno, todos estamos metidos en el mismo embrollo. Sin duda nuestros puntos de mira son divergentes, pero ello no es razón para que no podamos trabajar juntos en interés de todos.

– Conforme -dijo Mosolov en un tono incisivo-. En tal caso le explicaré cual es la situación global -se interrumpió, miró a uno y otro lado, dando una impresión muy real de un personaje corto de vista y un tanto profesoral-. Rivke, Brad, añadió lo que estiméis conveniente a mis explicaciones.

La muchacha asintió y Tirpitz se echó a reír de forma desagradable.

– Bien -de nuevo el truco de la transformación mágica: Kolya deja de adoptar aires académicos para convertirse en el ejecutivo eficiente que asume el control de la situación. Bond disfrutaba del espectáculo-. Bien, iré directo al asunto. Como probablemente usted ya sabe, señor Bond, la cosa gira en torno a esas… Tropas de Acción Nacionalsocialista, una organización terrorista muy cualificada empeñada ante todo en la lucha contra mi país y que se está convirtiendo también en una clara amenaza para otras naciones. Fascistas de viejo cuño.

Tirpitz volvió a reír de aquella forma tan desagradable.

– Aburridos fascistas nostálgicos.

Mosolov hizo caso omiso de las palabras. Parecía el único modo de encajar las pullas malintencionadas del norteamericano.

– No soy un fanático ni estoy obsesionado con las Tropas de Acción -puntualizó bajando el tono de voz-. Con todo, al igual que sus gobiernos, pienso que esta organización se agranda y crece de día en día. Es una amenaza…

– Ya volvemos a empezar -Brad Tirpitz sacó un paquete de Camel, golpeó la base contra el pulgar, extrajo un cigarrillo y lo encendió con una cerilla, que arrancó de un librillo-. Las cosas claras, Kolya. Las Tropas de Acción Nacionalsocialista os han metido el miedo en el cuerpo.

– Una amenaza para el mundo -continuó Kolya, impertérrito-. No sólo para la Unión Soviética y los países del Este.

– Pero vosotros sois el blanco principal -gruñó Tirpitz.

– Y hemos asumido el hecho, Brad, como bien sabes. Por ese motivo mi gobierno se dirigió a sus dirigentes. Al Knesset de Rivke; al Gabinete del señor Bond -se volvió hacia el superagente-. No sé si estará enterado de que todas las armas utilizadas en las agresiones perpetradas por las Tropas de Acción son de procedencia soviética. El Comité Central no fue informado de ello hasta después de producirse el quinto ataque. Hubo algunas naciones y servicios de información que recelaron de nosotros; sospechaban que suministrábamos armas a una organización, seguramente de Oriente Medio, que a su vez las hacía llegar a manos del grupo. Pero no era verdad. De todos modos estas apreciaciones nos resolvieron un problema.

– Alguien que había metido las manos en el cajón -terció Brad Tirpitz.

– En efecto -subrayó, cortante, Kolya Mosolov-. La pasada primavera, en el curso de una inspección sin previo aviso de los depósitos de armas, la primera en dos años, un veterano oficial del ejército rojo descubrió una tremenda diferencia en los cómputos, una falta inexplicable de contingentes de armas, y todo procedente de una sola fuente de suministro.

Se levantó y cruzó la habitación para hacerse con una cartera, de la que sacó un gran mapa, el cual extendió sobre la alfombra, a los pies de James Bond.

– Aquí -señaló con el dedo un punto en el papel-. Aquí, cerca de Alakurtii, tenemos un gran arsenal…

La localidad en cuestión se encontraba a unos sesenta kilómetros al este de la frontera finlandesa, bastante al interior del Círculo Polar Artico, distante unos doscientos y pico de kilómetros al noreste de la región noreste de Rovaniemi, donde Bond había sentado sus cuarteles antes de adentrarse mucho más al norte, a raíz de la expedición con fines de entrenamiento que le preparara M.

Kolya prosiguió sus explicaciones.

– Durante el pasado invierno, el arsenal en cuestión fue objeto de una incursión. Podemos cotejar todos los números de serie de armas capturadas que habían utilizado las Tropas de Acción. No cabía la menor duda de que procedían de Alakurtii.

Bond preguntó qué tipo de armas se habían echado en falta. El rostro de Kolya se tornó inexpresivo mientras recitaba la lista sin especificar detalles.

– Kalashnikovs, de varios modelos; pistolas Makarov y Stetchkin; granadas RDG-5 y RG-42…, todo en grandes cantidades, con munición abundante.

– ¿Ningún material de más calibre? -Bond dio la pregunta un tono de naturalidad, que exigía una respuesta no menos espontánea.

Mosolov negó con la cabeza.

– Ya es mucho. Se llevaron cantidades ingentes.

Primer punto negativo para el ruso, pensó Bond, informado como estaba por M -que disponía de sus propias fuentes, al margen de lo que dijeran los soviéticos- de que entre las armas robadas figuraban gran número de lanzacohetes RPG-7V, con toda su dotación, provistos de cabezas nucleares de diferentes tipos -convencionales, para la guerra química y de tipo táctico- y de suficiente envergadura para destruir una pequeña ciudad y arrasarlo todo en un radio de setenta kilómetros desde el centro del impacto.

– Ese armamento desapareció durante el invierno, cuando sólo mantenemos una pequeña guarnición en la base Liebre Azul, nombre clave del arsenal. El coronel que reparó en la ausencia del equipo actuó con la cabeza. No habló con ninguno de los mandos de la base, pero dio cuenta de lo sucedido directamente al Servicio de Inteligencia Militar, el GRU.

Bond asintió con la cabeza. Estas siglas correspondían a la organización Glavnoye Razvedyvaúelnoye Upravleniye, estrechamente vinculada a la KGB, y sería la fuente recipiendaria de la información.

El GRU instruyó a un par de monjes, nombre que gustan de aplicar a los agentes del servicio secreto que cumplen misiones en los organismos del Estado del Ejército.

– ¿Y cumplieron con las reglas de sus sagradas órdenes? -preguntó Bond muy serio.

– Más que eso. Consiguieron descubrir a los responsables: unos suboficiales más codiciosos de la cuenta que percibían dinero de alguna fuente exterior.

– ¿De modo que saben ustedes cómo se llevó a cabo el robo de las armas? -interrumpió Bond.

Kolya sonrió.

– Como y la dirección que tomaron. Tenemos la casi absoluta certeza de que el pasado invierno el cargamento pasó por algún punto de la frontera difícil de controlar en toda su extensión, aunque hay zonas minadas y hemos desarbolado muchos kilómetros de terreno. Pero sigue entrando y saliendo gente todos los días. Creemos que fue así como se deshicieron de las armas.

– ¿Desconocen entonces cuál fue el primer punto de destino? -era la segunda pregunta capciosa que formulaba Bond.

Mosolov se mostró dubitativo.

No estamos seguros. Cabe una posibilidad. Nuestros países aliados están tratando de fijar un posible emplazamiento, y los agentes de mi departamento permanecen alerta ante el primero que despierte sospechas. De todos modos, la situación todavía es confusa.

James Bond se volvió a los otros dos componentes del grupo.

– ¿También para ustedes dos?

– Nosotros no sabemos más que lo que Kolya nos dijo en su momento -respondió Rivke con voz sosegada-. Esta es una operación amistosa en la que prevalece la confianza.

– Los de Langley me dieron un nombre que todavía no ha sido mencionado, eso es todo.

Estaba claro que Brad Tirpitz no pensaba ser más explícito, de modo que Bond preguntó a Mosolov si sabía de algún nombre.

Se hizo un largo silencio. Bond esperaba que saliera de sus labios el nombre que M le había facilitado la pasada noche en el despacho de la planta nueve del edificio que daba a Regent's Park.

– Es aún tan inseguro…

Mosolov no deseaba que le sonsacaran.

Bond se disponía a tomar de nuevo la palabra, pero Kolya añadió con presteza:

– La semana próxima. Es muy posible que para entonces los tengamos a todos metidos en el saco. Nuestros monjes han informado de que se está preparando otro robo de armas para transportarlas al lugar en cuestión. Por eso no contactamos con mucho tiempo. Como grupo nuestra tarea es la de obtener pruebas del robo, y luego vigilar la ruta que tomarán las armas… hasta su punto de destino.

– ¿Y piensa usted que el personaje encargado de recibirlas es el conde Konrad Von Glöda? -Bond esbozó una amplia sonrisa.

Kolya Mosolov no mostró señal alguna de emoción o sorpresa.

Brad Tirpitz dejó escapar una risita.

– En tal caso, Londres posee la misma información que Langley.

– ¿Quién es Von Glöda? -preguntó Rivke, sin tratar de disimular su sorpresa-. Nadie me ha hablado de ese tal conde Von Glöda.

Bond sacó la pitillera metálica del bolsillo trasero del pantalón, se llevó a los labios uno de los largos y blancos cigarrillos de H. Simmons, lo encendió, aspiró el humo, y luego lanzó una bocanada prolongada y tenue.

– Mi departamento, y al parecer también la CIA, poseen indicios de que el cabecilla de la organización en Finlandia, su principal soporte, es un personaje conocido como el conde Konrad Von Glöda. ¿Es así, Kolya?

Los ojos de Mosolov aún permanecían nublados.

– Es un nombre en clave, un seudónimo, eso es todo. No tenía sentido alguno facilitarle a usted ese dato en el momento presente.

– ¿Por qué no? ¿Se está callando alguna cosa más, Kolya? -en esta ocasión Bond no sonrió.

– Mi único y sincero deseo sería llevarles hasta el refugio de Von Glöda en Finlandia la semana próxima, cuando haya dado resultado nuestra vigilancia en la Liebre Azul, señor Bond. Confío en que me acompañe hasta territorio ruso y allí pueda observar todo lo necesario por sus propios ojos.

A Bond le costaba creerlo. Un agente de la KGB acababa de invitarle a entrar en la misma boca del lobo, so pretexto de presenciar el robo de un voluminoso contingente de armas. Además, al menos por el momento, no tenía medio de saber si Kolya le había presentado esta perspectiva con sinceridad, como un hito de la Operación Rompehielos, o si ésta no era más que una trampa, la culminación de un sueño largamente acariciado para atrapar a Bond en suelo soviético.

M temía que pudiera darse el caso y antes de que Bond partiese hacia Madeira le previno ante la eventualidad.

6. Plata contra amarillo

Los cuatro miembros del equipo integrantes de la Operación Rompehielos habían acordado encontrarse para cenar juntos, pero Bond tenía otras ideas en la cabeza. En la corta reunión de trabajo celebrada en la habitación de Kolya, la advertencia de M acerca de una posible -y peligrosa- duplicidad entre el singular cuarteto se puso, por desgracia, claramente de manifiesto.

De no ser por la insinuación que lanzó Brad Tirpitz, el nombre del conde Konrad Von Glöda ni siquiera se habría mencionado, a pesar de que, en opinión de «M», el enigmático personaje era pieza clave en cualquier misión conjunta de vigilancia. Por otro lado, Kolya tampoco se había molestado en dar toda la información referente a las armas sustraídas del arsenal soviético conocido como Liebre Azul.

Así como Brad Tirpitz estaba a todas luces muy al corriente de la situación, todo parecía indicar que Rivke desconocía buena parte de los detalles. La operación en su conjunto, con la inclusión de la invitación a ser testigo de un segundo robo de armas en el lado soviético de la frontera, olía un tanto a chamusquina.

Si bien se había acordado reunirse a la hora de la cena, Kolya había insistido en que los cuatro agentes que participaban en la misión debían partir hacia el teatro de operaciones, en Finlandia, en el plazo máximo de cuarenta y ocho horas. Incluso se había concertado de común acuerdo un punto de encuentro en territorio finés.

Bond era consciente de que antes de reunirse con sus compañeros en las gélidas tierras del Círculo Ártico, tenía que ventilar algunos asuntos. Sin duda no esperarían que Bond actuara con tanta presteza. El domingo por la mañana salían varios vuelos desde Madeira, con lo que sin duda alguna Kolya aprovecharía la circunstancia de la cena para indicar de qué manera debía desbandarse el grupo y viajar por separado. Ni que decir tiene que James Bond no tenía intención de dar a Kolya Mosolov la ocasión de impartir instrucciones.

Al salir de la habitación pidió excusas a Rivke, que deseaba tomar una copa en su compañía en el bar, y se dirigió a la estancia que ocupaba en el hotel. Un cuarto de hora más tarde, James Bond se encontraba en un taxi camino del aeropuerto de Funchal.

Allí tuvo que esperar un buen rato. Era sábado, y se le había escapado el avión de las tres. No pudo hacer otra cosa que esperar al último vuelo de la noche, previsto para las diez, que en esa época del año sale únicamente los miércoles, viernes y sábados.

Sentado en el avión, Bond reflexionó sobre el siguiente paso que se proponía dar, contando con que lo más seguro era que sus colegas llegasen a Lisboa en el primer avión del domingo. Bond prefería estar ya lejos, camino de Helsinki, antes de que ninguno de ellos pisara territorio continental.

Seguía la de buena suerte. Según el calendario de vuelos, no salía ningún avión de Lisboa después de la llegada del último aparato procedente de Funchal. Sin embargo, el avión de la compañía KLM que cubría el trayecto Lisboa-Amsterdam había tenido que retrasar considerablemente la salida debido a las malas condiciones atmosféricas reinantes en Holanda, y el superagente pudo encontrar acomodo en el único asiento libre que quedaba.

Finalmente, Bond llegó al aeropuerto de Schiphol, Amsterdam, a las cuatro de la madrugada. Un taxi le llevó en derechura al Hilton International, donde, pese a lo intempestivo de la hora, le fue posible sacar pasaje para el vuelo de Finnair número 846, cuya salida estaba prevista para las cinco y media de la tarde.

En su habitación, Bond comprobó con rapidez el maletín de noche y el portafolios especialmente concebido para ocultar los dos cuchillos Sykes Fairburn tipo comando y la P-7 automática Heckler & Koch, todo debidamente encubierto de forma que el contenido de la cartera escapase a la detección de los rayos X o al registro obligatorio en los aeropuertos. Se trataba de un artilugio inventado por la ayudante del maestro armero de la sección Q, Ann Reilly (a la que todos llamaban «Cuca») y perfeccionado hasta tal punto que se mostraba reacia a facilitar detalles técnicos incluso a los compañeros de su departamento.

Después de algunas discusiones, es especial por parte de Bond, el encargado de la armería se avino a suministrar la P-7 Heckler & Koch, calibre 9 milímetros, de amartillaje veloz, con preferencia a la más incómoda y engorrosa VP-70, que requería oprimir el gatillo dos veces para un solo disparo. La P-7 era un arma más ligera y se parecía a al entrañable Walter PPK que Bond llevó durante mucho tiempo y que a la sazón los servicios de seguridad del Estado habían desechado.

Antes de ducharse y de irse a la cama, Bond envió un telegrama urgente a Erik Carlsson, en Rovaniemi, dándole instrucciones referentes al Saab. Luego encargó que le llamasen a las once y media y le sirviesen el desayuno.

Concilió bien el sueño, pese a que no podía quitarse de la cabeza las reticencias que le producían Mosolov, Tirpitz y también Ingber, pero sobre todo el primero. Despertó bastante recuperado, pero con la misma preocupación acerca de sus compañeros de misión.

Fiel a la costumbre, despachó unos huevos revueltos con bacon, tostadas, mermelada y café. Terminado el desayuno, llamó al número de Londres donde sabía que podía encontrar a M un domingo por la mañana.

Mantuvieron una charla en lenguaje figurado, como tenían por costumbre siempre que era preciso un cambio de impresiones en el curso de una misión. Establecido el contacto, Bond suministró a su jefe un compendio de la situación:

– Cambié impresiones con los tres clientes, señor. Están interesados, pero no estoy seguro de que formalicen el trato.

– ¿Le han expuesto los detalles del proyecto? -la voz de M sonaba extrañamente joven a través del hilo telefónico.

– No. El señor Este se mostró muy parco respecto al director del que hablamos usted y yo. Debo precisar que Virginia parecía estar muy al corriente de los detalles, en cambio Abraham daba la impresión de no estar bien informado.

– Ah -M permanecía a la espera.

– El señor Este tiene interés en que vaya con él al lugar del último envío. Dice que se prepara otro para fecha próxima.

– Es muy posible.

– Sin embargo, quiero que sepa que no me facilitó todos los datos relativos al primer cargamento.

– Ya le dije que podía hacerse el remolón -Bond casi podía ver la sonrisa que debía iluminar el rostro de M por la satisfacción de que los hechos le hubiesen dado la razón.

– En todo caso, yo me voy al norte hoy a media tarde.

– ¿Dispone ya de algunos números? -preguntó M, dando a Bond oportunidad de proporcionarle las referencias cartográficas del punto fijado como lugar de encuentro.

El superagente ya tenía prevista la contingencia, de modo que recitó los números con presteza, repitiéndolos para que M pudiera anotarlos, ya que cada par de dígitos estaba invertido con respecto al orden real.

– Listo -dijo M-. ¿Viaja en avión?

– Por tierra y aire. Lo he dispuesto todo para me tengan el coche a punto -Bond titubeó un instante-. Una cosa más, señor.

– Diga.

– ¿Se acuerda de la señorita? Aquella que nos planteó la cuestión…, hiriente como un cuchillo.

– Sí.

– Bien, se trata de su amiga, la chica que tenía un padre con ideas raras en la cabeza.

Era una clara alusión a Anni Tudeer.

M gruñó en sentido afirmativo.

– Necesitaría una foto a efectos de identificación. Puede serme de utilidad.

– No lo sé. Tal vez sea difícil. Para usted y también para nosotros.

– De veras se lo agradecería, señor. Lo considero de importancia vital.

– Veremos lo que se puede hacer -M no parecía muy convencido.

– Usted envíela si le es posible. Se lo ruego, señor.

– Bueno…

– Si le es posible, digo. Me pondré en contacto con usted cuando haya alguna novedad.

Bond colgó el receptor con brusquedad. Otra vez aquella maldita reticencia por parte de M. Jamás le había sucedido. Ya le ocurrió lo mismo la primera vez que se mencionó el nombre de Rivke Ingber durante las sesiones de trabajo en el despacho de Londres. Y a la sazón volvía a manifestarse ante la mera insinuación de identificar de modo concluyente a Anni Tudeer, que para Bond no era sino un nombre que escuchó en boca de Paula Vacker.

El vuelo 846 de la Finnair, servido por un DC 9-50, estaba tocando a su término. La hora prevista de llegada era diez menos cuarto de la noche. Mientras contemplaba la panorámica de las luces, difusas a causa del frío y de la nieve, se preguntó si sus tres compañeros de misión habrían llegado ya a Finlandia. Desde la última visita a la capital se había acumulado más nieve, y el aparato se posó en un tramo de pista que más parecía un paso abierto entre la nieve, apilada a uno y otro lado hasta formar una masa más alta que el fuselaje del avión.

Tan pronto pisó la terminal del aeropuerto, Bond aguzó los sentidos. Además de vigilar la presencia posible de sus tres compañeros, observaba atento al más pequeño indicio de peligro. Tenía buenas razones para recordar el último encuentro con aquel par de asesinos en la hermosa capital finesa.

Bond tomó un taxi que le condujo al hotel Hesperia, una elección muy intencionada. En efecto, el superagente quería viajar sin compañía hasta el lugar de la cita y era muy posible que Mosolov, Tirpitz y Rivke Ingber hubiesen emprendido ya la marcha, cada uno por separado, y se encontrasen en la capital. En el supuesto de que alguien anduviese en busca de Bond, lo más seguro era que asomara la cabeza por el Intercontinental.

Mientras reflexionaba sobre estos puntos, adoptó una actitud de suma cautela. Cuando el taxi se detuvo, Bond se demoró en el pago con objeto de echar un rápido vistazo al entorno; también esperó unos segundos antes de entrar por la puerta principal del hotel, y en el momento de transponer el umbral paseó rápidamente la vista por el vestíbulo para cerciorarse de que todo estaba en orden.

Incluso cuando se acercó a la chica del mostrador de recepción para inquirir sobre el Saab Turbo. Bond logró situarse de forma tal que dominaba un amplio espacio ante sí.

– Creo que les han entregado un coche; un Saab 900 Turbo, color plateado. Va a nombre de Bond, James Bond.

La muchacha que se hallaba detrás del largo mostrador frunció el ceño con un cierto aire de irritación, como si no tuviera otra cosa que hacer que comprobar si se había entregado un coche al hotel para los clientes extranjeros.

Bond pidió habitación para una noche y pagó por adelantado, aunque lo cierto era que no tenía intención de dormir en Helsinki si el automóvil había llegado. En aquella época del año, el viaje por carretera de Rovaniemi a Helsinki requería veinticuatro horas; eso suponiendo que no se desatase ninguna ventisca que bloquease la carretera. En el caso de Erik Carlsson la cosa resultaba más fácil, puesto que era hombre de gran experiencia y consumada destreza en el manejo de automóviles, dada su condición de ex corredor de rallies.

Y cumplió con su parte. Cubrió el recorrido en un tiempo asombroso. Bond suponía que tendría que esperar, pero la chica de recepción agitaba ante él las llaves del coche, como para remachar la valoración que había hecho de su amigo.

Bond subió a su habitación, descabezó un sueñecito de una hora y a renglón seguido empezó a prepararse para el lance que tenía en perspectiva. Se desvistió y se enfundó en un atuendo adecuado a las temperaturas de la zona polar ártica: camiseta Damart, ropa de montañero encima, pantalones acolchados de esquí, botas Mukluk, un grueso jersey de cuello alto y un anorak azul también acolchado confeccionado por Tol-ma Oy, de Finlandia, para la Saab. Antes de calarse la prenda, Bond se sujetó el correaje de la pistolera, especialmente diseñada por la Sección Q para contener la Hecker & Kock. Era una funda ajustable que admitía gran número de posiciones, desde la cadera hasta el hombro. En esta ocasión, el superagente se colocó el correaje de manera que la funda quedaba situada en mitad del pecho.

Comprobó el funcionamiento de la P-7, cargó el arma y deslizó varios cargadores en los bolsillos, cada uno de ellos con diez cartuchos con bala.

En el portafolios, Bond llevaba todo cuanto pudiera necesitar, aparte de la ropa guardada en la bolsa de mano; el resto de la impedimenta, como otras de posible uso, herramientas, bengalas y diversos artilugios pirotécnicos, se hallaban en el automóvil.

Mientras se vestía, Bond llamó al número de Paula Vacker. Dejó sonar el timbre veinticuatro veces, pero no obtuvo respuesta. Probó entonces con el número de la oficina, aunque en el fondo sabía que nadie atendería la llamada, por lo menos a una hora tan intempestiva del domingo por la noche.

Lanzó una imprecación por lo bajo, pues la ausencia de Paula significaba trabajo de más antes de abandonar Helsinki. Concluyó su atuendo calándose un pasamontañas que remató con un cálido gorro de lana; luego se enfundó las manos en unos guantes de conducir con revestimiento térmico, se enrolló una gruesa bufanda al cuello y se metió en el bolsillo un par de gafas protectoras, consciente de que si debía salir del coche a temperaturas muy por debajo de cero, era esencial que se cubriera por entero el rostro y las manos.

Finalmente, Bond llamó a recepción para notificar su partida y marchó rectamente a la zona de aparcamiento, donde se hallaba el Saab 900 Turbo, fulgurante bajo el destello de las luces.

Colocó la pieza del equipaje más grande en el maletero de atrás y aprovechó para comprobar que estaba todo lo que había solicitado: una pala, dos cajas con raciones de campaña, bengalas luminosas de repuesto, así como un poderoso lanzacabos Schermuly Pains-Wessex Speedline, capaz de lanzar doscientos setenta y cinco metros de cable a una distancia de doscientos treinta metros con rapidez y exactitud.

Enseguida Bond abrió el capó para desconectar los sistemas de alarma antirrobo y para prevenir manipulaciones. Se adelantó un poco más para observar la parte extrema, donde estaban los compartimentos secretos para los mapas, más bengalas luminosas, un enorme revólver Magnum 44 modelo Rutger Super Redhawk, que venía a ser su armamento complementario, una herramienta capaz de frenar en seco el avance de cualquier hombre y, manejado con pericia, de cualquier vehículo que le saliera al paso.

Luego, el superagente pulsó uno de los botones del tablero, aparentemente sin transcendencia, y su cajoncillo salió proyectado hacia atrás, dispuestas en el interior se veían seis granadas oviformes, de las llamadas «para prácticas», y que en realidad eran granadas de impacto como las que utilizan las fuerzas especiales del Arma Aérea. Detrás de la «caja de huevos» se hallaban otras cuatro bombas de mano, éstas más mortíferas: las L2-A2, que son parte del equipo convencional de las fuerzas de combate británicas, una variante de las M-26 del ejército norteamericano.

Abrió acto seguido la guantera y se cercioró de que estaba la brújula, junto a la cual encontró una breve nota de Erik. Decía así: «Te deseo buena suerte sea cual fuere tu trabajo», y luego apostillaba: «¡No olvides lo que te enseñé respecto al pie izquierdo!»; firmaba Erik.

Bond sonrió al evocar las muchas horas que había pasado con Carlsson aprendiendo las técnicas de frenada con el pie izquierdo, para girar y enderezar el coche sobre una gruesa capa de hielo.

Por último contorneó el Saab, con objeto de asegurarse de que los neumáticos no presentaban ninguna anomalía. La distancia hasta Salla era bastante larga, alrededor de los mil kilómetros, lo cual no habría tenido importancia con buen tiempo, pero que se convertía en una aventura si había que conducir a través de la nieve y el hielo invernales.

Bond examinó el tablero de mandos como lo hace un piloto antes del despegue. Encendió la ingeniosa pantalla de control visual, adaptada y ajustada a imitación del avión de caza Saab Viggen. El cuadro se iluminó en el acto y ofreció referencias digitales relativas al combustible y a la velocidad, y también proyectó una escala de líneas convergentes que tenían por objeto hacer que el conductor mantuviera siempre el vehículo en la zona de carretera que le correspondía. El artilugio venía a consistir en unos como pequeños sensores radáricos que detectaban la posible presencia, a derecha e izquierda, de hoyas o acumulaciones de nieve, eliminando así toda posibilidad de sufrir las consecuencias de una colisión o de un atasco definitivo a causa de los elementos invernales adversos.

Antes de partir para Salía, el superagente tenía que hacer una visita personal. Puso en marcha el motor, dio marcha atrás y enfiló la rampa de salida que daba a la vía principal, torció por la Mannerheimintie y tomó la dirección del Esplanade Park.

Las estatuas de nieve seguían ornamentando el lugar; las figuras del hombre y la mujer fundidos en un abrazo se mantenían incólumes. Mientras cerraba la portezuela del coche, Bond creyó escuchar un aullido, como el de un animal herido, proveniente del otro extremo de la ciudad.

La puerta del piso de Paula estaba cerrada, pero Bond intuyó algo anómalo. El superagente lo percibió en el acto en virtud de ese sexto sentido que sólo se adquiere después de una larga experiencia. Con rápido ademán se desabrochó los dos botones centrales del anorak, de modo que pudiese echar mano de la Heckler & Koch. Acto seguido colocó la enorme suela de goma de la bota derecha contra el exterior de la puerta y presionó con ella. La puerta cedió y giró sin dificultad sobre sus goznes.

Cuando Bond vio que el cierre y la cadena de seguridad habían sido arrancados de cuajo, llevó instintivamente la mano a la pistolera automática. Así, a primera vista, resultaba obvio que el intruso había forzado la entrada sin sutilezas, a base de fuerza bruta. Bond se echó a un lado y permaneció con el oído atento, conteniendo la respiración. Ni el más leve rumor, tanto en el piso de Pula como en el resto del inmueble.

Bond avanzó con paso cauteloso. El apartamento estaba todo él patas arriba: muebles y objetos de adorno aparecían rotos y los fragmentos esparcidos por el suelo. Siempre con sumo cuidado y con la pistola fuertemente asida, Bond entró en el dormitorio. Allí reinaba el mismo caos: cajones y armarios abiertos, la ropa en desorden por toda la habitación. Hasta el edredón aparecía rasgada con un cuchillo. Inspeccionó las restantes estancias de la casa y el espectáculo era idéntico por doquier, y ni rastro de Paula.

Todos sus sentidos incitaban a Bond a salir de la casa, de la ciudad; a lo sumo, a lo sumo avisar a la policía cuando ya estuviera lejos de Helsinki. Podía tratarse de una ratería, o de un rapto disfrazado de robo con allanamiento. Pero había una tercera hipótesis, vez la más viable. A pesar del caos que reinaba en el piso de su amiga, se advertía, paradójicamente, un propósito, los indicios de un registro minucioso que sugerían la presencia de alguien que había ido en busca de una cosa concreta.

Bond recorrió de nuevo las habitaciones. Disponía en aquellos momentos de dos pistas, o, mejor, de tres, contando el hecho de que al entrar en el piso había encontrado todas las luces encendidas.

Sobre el tocador de Paula, del que habían sido barridos los productos de belleza, frascos y demás útiles de cosmética, había un pequeño objeto. Bond lo tomó con cuidado, le dio la vuelta y lo sopesó en la palma de la mano. ¿Se trataba de un valioso objeto que se remontaba a los días de la segunda guerra mundial? No, era algo más personal, más sintomático. Lo que Bond tenía en la mano era la Cruz de la Orden Teutónica, suspendida de la clásica cinta tricolor y enmarcada en una guirnalda de hojas de roble y dos espadas cruzadas. Una condecoración muy apreciada, todo sea dicho. En el reverso, grabada con claridad, aparecía la inscripción: SS-OBERFÜHRER AARNE TUDEER. 1944.

Bond guardó la condecoración en uno de los bolsillos del anorak y al volverse oyó un tintineo producido sin duda al golpear un objeto metálico con la bota. Paseó la mirada por la alfombra y advirtió junto a la plata cromada de la mesilla de noche una placa que desprendía un fulgor mate. ¿Otra condecoración? No, se trataba de un emblema de campaña, también alemán, era de bronce oscuro rematado por un águila, y estampado en la plancha figuraba el perfil de un mapa de la zona más septentrional de Finlandia y Rusia, en cuya parte superior se leía una palabra: LAPONIA. Era la insignia de las fuerzas de la Wehrmacht destacadas en aquella región. También, grabada el reverso, aparecía otra fecha: 1943.

El superagente la guardó junto con la condecoración y se dirigió hacia la puerta de entrada. No vio manchas de sangre por parte alguna, por lo que no le quedaba sino confiar en que Paula hubiese salido para hacer uno sus muchos viajes, de negocios o de placer.

Instalado de nuevo en el Saab, dio la calefacción y abandonó el parque, retrocediendo por la Mannerheimintie con objeto de alcanzar el cruce que llevaba a la carretera cinco, que discurría en dirección norte y que bordeaba las poblaciones de Lahti, Mikkeli, Varkaus, para adentrarse luego en Laponia, el Círculo Ártico y Kuusamo, hasta dejarle en el hotel Revontuli, cerca de Salla, donde se reuniría con los restantes componentes de la Operación Rompehielos.

Al salir del inmueble que habitaba Paula hacía un frío atroz. El ambiente presagiaba una inminente nevada y la helada producía como una niebla cristalina en torno a los edificios de la capital.

Ya en las afueras de Helsinki, Bond se concentró por entero en la tarea de conducir y pisó el acelerador al máximo, dentro de lo que permitían el estado de la carretera y la visibilidad. Las carreteras nacionales finesas son excepcionalmente buenas, incluso las del sector norte del país, donde, en pleno invierno, las máquinas quitanieves mantienen abiertas las principales vías de comunicación, si bien el firme se halla recubierto por una dura costra de hielo.

No había luna, y durante las ocho o nueve horas siguientes, Bond sólo captó el blanco fulgor de la nieve iluminada por los faros que el vehículo dejaba atrás y que adquiría un súbito tono opaco cuando a lo lejos emergía un gran bosque de abetos al resguardo del blanco manto que jalonaba ambos lados de la carretera.

Sus compañeros viajaban en avión, de eso no cabía duda alguna, pero Bond quería tener las manos libres, aunque sabía muy bien que esta libertad de acción terminaría al llegar a Salla. Si tenía que cruzar la frontera en compañía de Kolya, habría que avanzar con suma precaución a través de bosques, lagos, colinas y valles que constituían el desolado marco invernal del Círculo Polar Ártico.

La pantalla de control del Saab era una auténtica maravilla, una especie de sistema de guía automática que indicaba a Bond en qué lado de la carretera se encontraban los obstáculos formados por la nieve. Cuanto más se adentraba en la zona septentrional, menos localidades hallaba a su paso. En aquella época del año sólo había dos que pudiera llamarse diurna; el resto del tiempo predominaba la penumbra crepuscular o la negra noche.

Se detuvo un par de veces para repostar y tomar un bocado. A las cuatro de la tarde, pese a que lo mismo hubieran podido ser las doce de la noche, se hallaba a unos cuarenta kilómetros de Suomussalmi. A la sazón se encontraba relativamente cerca de la frontera ruso-finesa, y a unas pocas horas del Círculo Polar Artico. Aún tenía mucha carretera por delante, si bien al menos por el momento, las condiciones climatológicas no habían supuesto graves impedimentos.

En dos ocasiones el Saab tuvo que lidiar con la ventisca que formaba blancos y cegadores torbellinos a impulsos del fuerte vendaval. Pero cada vez apuró Bond a1 limite las posibilidades del vehículo y salió indemne, aunque rogando al cielo que no fueran más que dos núcleos tormentosos aislados, como así resultó. Con todo, el tiempo era tan inestable que pasó por zonas donde la temperatura había subido de forma brusca y levantaba una especie de calina que dificultaba la conducción más que la propia nieve.

Otras veces el Saab rodaba por largos tramos de terreno llano y cubierto de hielo, y Bond encontró pequeñas poblaciones sumidas en el cotidiano quehacer: las tiendas iluminadas, figuras embozadas que caminaban presurosas por las aceras, mujeres que tiraban de unos pequeños trineos de plástico atestados de productos alimenticios adquiridos en pequeños supermercados. Pero una vez fuera de la población, parecía no existir otra cosa más que el paisaje interminable de nieve y árboles, el paso ocasional de un gran camión, de un automóvil que se dirigía al pueblo que Bond había dejado atrás o de los mastodónticos transportes cargados de troncos que circulaban en una y otra dirección.

La fatiga hacía mella en Bond de una manera intermitente. De vez en cuando detenía el coche a un lado de la carretera, dejaba que el aire gélido penetrase unos instantes en el interior y relajaba el cuerpo durante un breve lapso. También tomaba ocasionalmente una tableta de glucosa, a la par que bendecía la comodidad del asiento ajustable del Saab.

Cuando llevaba alrededor de diecisiete horas en la carretera Bond se halló a unos treinta kilómetros del cruce que formaban la carretera nacional cinco y el ramal que habría de conducirle hasta la ruta directa este-oeste que enlaza Rovaniemi con la zona fronteriza de Salla. Dicho ramal se encuentra ciento cincuenta kilómetros al este de Rovaniemi y a algo más de cuarenta kilómetros de Salla.

El paisaje que enfocaban los faros del coche permanecía inalterable: nieve y un horizonte sin fin de bosques casi petrificados por el hielo y, de repente, una masa arbórea que iba del tono castaño al verde oscuro, como una especie de camuflaje, una franja de territorio que no había recibido de lleno el impacto de las tormentas de nieve y a la que la fuerte helada no parecía afectar. De vez en cuando, en algún claro del bosque, divisaba una forma que daba el perfil de la kota, es decir, la tienda hecha con palos y pieles de reno típica de los lapones, parecida a la del indio norteamericano; otras veces era una cabaña de troncos que se había desplomado bajo el peso de la nieve.

Bond distendió los músculos, aferró con fuerza el volante sorteando obstáculos, atento a cualquier cambio súbito en la pantalla de control, mientras el Saab hendía el aire a toda la velocidad que permitían el hielo y la nieve acumulada en el firme. Casi presentía el éxito de su maniobra, es decir, llegar al hotel sin haber recurrido al avión. Incluso podía resultar que se hubiese anticipado a sus compañeros, lo que siempre suponía una ventaja.

En aquellos momentos pasaba por un paraje de lo más solitario, sin más particularidad que la bifurcación aludida, a unos diez kilómetros. Tampoco había gran cosa entre este punto y Salla, a excepción de alguno de los singulares campamentos lapones o chalets de verano, construidos en madera, desiertos durante los rigores de la estación.

Disminuyó la velocidad al entrar en una curva y mientras se ceñía al borde, atisbó de soslayo un recodo a su derecha unas luces en sentido contrario al suyo.

Bond hizo señales con los faros, primero con los de cruce y enseguida los largos, para ver qué tenía delante. El destello de las luces le permitió vislumbrar una enorme máquina quitanieves de color amarillo que se estaba aproximando; llevaba todas las luces encendidas, y la doble reja, dispuesta en forma de cuña, le daba la apariencia de un buque de guerra.

No se trataba de una moderna aventadora de nieve, sino que era una máquina cortahielos mastodóntica. El vistazo a las luces y la formidable silueta llevó a Bond a pensar lo peor. Las quitanieves que se usaban en aquella parte del planeta estaban constituidas por una estructura alta, enorme, rematada por una maciza cabina de cristal que facilitaba la visibilidad en todas direcciones. Estas moles avanzan montadas sobre orugas, como la artillería de campaña motorizada, en tanto que la cuchilla o arado se halla en la parte delantera y se manipula mediante una serie de pistones hidráulicos capaces de cambiar el ángulo o la altura en pocos segundos.

Las rejas propiamente dichas son de acero, en forma de cuña, de filo cortante y unos cuatro metros de altura; las enormes cuchillas tienen ambos bordes redondeados hacia adelante, con lo cual la nieve y el hielo se van depositando a uno y otro lado, expulsados por la pura fuerza del impacto.

Pese al mastodóntico aspecto que ofrecen, dichas máquinas pueden dar marcha atrás, moverse de través y dar un giro completo con la misma facilidad que un tanque pesado. Más aún: están especialmente proyectadas para conservar esa movilidad en las más adversas condiciones climatológicas.

Hacía ya bastante tiempo que los finlandeses habían solventado los problemas de la nieve y el hielo en sus vías de comunicación más importantes, y a esos gigantes solían seguir las formidables aventadoras de nieve, que limpiaban lo que quedaba en el firme después del ataque demoledor de las máquinas cortahielos.

Bond lanzó una imprecación por lo bajo, pues se dijo que allí donde hay quitanieves lo más probable es que queden los vestigios de una tormenta invernal. Maldijo de nuevo el silencio, pensando que sería el colmo haber sorteado dos ventiscas para toparse con las consecuencias de una tercera.

Bond bajó la vista y miró por el retrovisor, Detrás de él avanzaba otra quitanieves, oculta seguramente en el recodo que había dejado a su derecha hacía unos segundos. Dejó que el coche avanzara por la inercia, luego puso de nuevo una marcha y avanzó a poca velocidad acercándose lo más posible a la cuneta. En el supuesto de que tuviera que enfrentarse con una fuerte nevada y con lo que todavía le quedaba de camino, prefería arrimarse al borde de la carretera lo más posible para dejar paso libre a la monstruosa máquina.

Mientras se disponía a echarse a un lado, Bond observó que la quitanieves que tenía delante avanzaba por el centro de la carretera. Una rápida mirada por el retrovisor le confirmó que el segundo mastodonte había hecho otro tanto. El superagente sintió un cosquilleo en la nuca, presintiendo el peligro. Pasó un cruce y un vistazo a la derecha le bastó para darse cuenta de que la carretera se encontraba en relativo buen estado, lo cual significaba que las quitanieves no estaban allí cumpliendo su normal tarea, sino que perseguían un fin más siniestro.

Tres segundos después de haber dejado atrás el cruce, Bond pasó a la acción. Dio un golpe de volante a la derecha y a la vez pisó con fuerza el freno valiéndose del pie izquierdo, notando que el coche derrapaba por detrás, como cabía esperar, y en el acto aceleró el motor, con lo que el vehículo giró en redondo sobre las ruedas en un viraje perfectamente controlado. La maniobra situó a Bond en dirección contraria a la que seguía hasta el momento. Aumentó gradualmente las revoluciones, controlando los bandazos del coche, ya que de otro modo resbalaría sobre la capa de hielo y daría una nueva vuelta en redondo.

La máquina que antes tenía detrás estaba mucho más cerca de lo que había calculado, y conforme aumentaba la velocidad, atento a las ruedas del automóvil por si se veía obligado a rectificar un derrapaje, la mole metálica se agrandaba a ojos vistas, dispuesta a embestirle a medida que se reducían las distancias.

Tendría suerte si lograba enfilar el cruce antes de que la quitanieves se le echase encima, y aunque no tenía tiempo para comprobarlo estaba seguro de que también la otra mole había aumentado la velocidad. De no alcanzar a tiempo el cruce quedaría atrapado, sin posibilidad de escapatoria: o bien chocaría con el muro de nieve apilada al borde de la carretera -y la fuerza del impacto empotraría el Saab en la blanca masa, sin opción alguna-, o se vería atrapado entre las dos cuchillas de las quitanieves, capaces de machacar incluso a un coche de maciza carrocería como el Saab.

Con una mano sujetó el volante y con la otra pulsó dos botones del cuadro de instrumentos. Se oyó un sonido silbante en el instante en que el sistema hidráulico abría dos de los compartimentos ocultos. Bond tenía ahora a mano las granadas y la Ruger Super Redhawk. También la encrucijada quedaba cerca, recto delante de él.

La quitanieves que venía de cara, de color amarillo intenso y armazón de hierro, realzados por la luz de los faros del Saab, se hallaba a poco más de diez metros del cruce. Bond, fintando como podría hacerlo un boxeador, inició el giro hacia la derecha mientras el mastodonte de hierro se arrimaba con marcha trepidante a la izquierda en un intento de embestir al Saab en el momento de realizar el viraje en ángulo recto.

Fue entonces cuando Bond, casi en el último instante, cuando ya había iniciado el giro, forzó aún más el volante a la derecha, frenó con el pie izquierdo una vez más y aumentó de nuevo las revoluciones del motor pisando con fuerza el acelerador.

El Saab volteó como si de un avión se tratara y en el mismo instante Bond liberó ambos pedales interrumpiendo el impulso giratorio del vehículo, que se desplazó de costado, en paralelo con la carretera que acababa de abandonar.

Rectificó con el volante y disminuyó poco a poco las revoluciones. El superagente tuvo la sensación de que el Saab respondía como un animal domesticado, resbalando ligeramente las ruedas traseras. Rectificar. Resbalar. Rectificar. Pisar el acelerador. Pudo enderezar el vehículo, que rodó sin dificultad. A la derecha y a la izquierda se erguían amenazadores las dos gigantescas máquinas.

Al evitar la embestida de la quitanieves más peligrosa -ahora a su derecha-, Bond hizo lo único que tenía a su alcance. Echó mano de las granadas L2-A2, arrancó la cinta del seguro con los dientes y abriendo un poco la portezuela para maniobrar mejor, arrojó una de ellas tras de sí. Una ráfaga de aire gélido se coló por el espacio abierto mientras Bond forcejeaba para cerrar de golpe la portezuela. Luego notó la trepidación producida por el roce de la parte trasera del Saab con la cuchilla de la quitanieves que tenía a la derecha.

Por unos instantes creyó que la embestida le enviaría fuera de la carretera contra cualquiera de los claros bancales de nieve helada que jalonaban el firme, pero el coche se estabilizó y Bond pudo hacerse con el control al tiempo que se levantaba una nube de espuma por el lado del guardabarros que dio contra el níveo muro. El ancho de la carretera secundaria no era excesivo, pero sí suficiente para que Bond pudiera continuar la marcha. Enseguida oyó a sus espaldas el estallido de la granada.

Lanzó una mirada rápida por el retrovisor -pues la carretera era tan angosta que no se atrevía casi a desviar los ojos de la pantalla visual- y vio unas lenguas de fuego rojizo debajo mismo de uno de los gigantes de hierro. Con un poco de suerte la explosión atascaría por lo menos a la quitanieves durante unos diez minutos, el tiempo necesario para que la otra la apartase del camino.

En cualquier caso, se dijo Bond, aun hallándose en aquella peligrosa y angosta vía, flanqueada por una barrera de nieve, podía librarse de cualquier máquina quitanieves, siempre que viniera por detrás, claro está. El superagente no contaba con la presencia de una tercera, que apareció de repente ante sus ojos, avanzando recta hacia él, con los proyectores hendiendo la oscuridad y deslumbrándole con el chorro de luces. En esta ocasión no había medio de escapar, ningún lugar donde ocultarse.

A sus espaldas, contando con la suerte, quedaría un mastodonte inutilizado, pero la segunda quitanieves entraría en acción tan pronto hubiese apartado el obstáculo del camino. Enfrente tenía que vérselas con otro de los monstruos amarillos, que arrojaba un chorro de nieve por sus entrañas. Bond pensó para sus adentros que debía de haber un cuarto enemigo dispuesto a intervenir, oculto en algún lugar de la ruta principal.

Al igual que en una operación militar motorizada, alguien había preparado una emboscada exclusivamente para Bond y el Saab, y este anónimo personaje había sabido escoger el punto y la hora más convenientes.

Pero el superagente no se detuvo a pensar en la lógica y en los motivos que indujeron a ese alguien a prepararle aquella trampa. Las luces de la quitanieves que tenía delante se fundieron con los potentes faros del Saab, y a pesar del cegador destello Bond pudo ver cómo el monstruo bajaba el arado en cuña hasta morder el hielo del centro de la carretera, mientras sus vísceras deglutían la nieve a su paso con la facilidad de una lancha motora que surca las aguas a gran velocidad.

Bond pensó y actuó con la rapidez del rayo. Se acercó cuanto pudo al borde de la carretera y detuvo el coche. Permanecer dentro del Saab en las presentes circunstancias habría sido una auténtica locura. Había que plantearse la situación como si se tratara de una operación de combate. Le habían arrinconado en un callejón sin salida y no tenía más que una alternativa: frenar el avance de la quitanieves que venia de cara.

El arma que a la sazón necesitaba era la Magnum Redhawk calibre 44, con rápido gatillo de doble tiempo. Bond echó mano de ella y a la vez se metió dos granadas en los bolsillos del anorak acolchado. Abrió la portezuela con suavidad y salió acuclillado; luego extendió la mano y aferró una de las granadas de impacto, que los comandos del Arma Aérea denominan «chupinazos».

El terreno estaba duro y el frío era tan intenso que Bond tuvo la sensación de darse un remojón en agua helada. Sin pérdida de tiempo avanzó en cuclillas hasta la trasera del coche, para guarecerse, y luego saltó ágilmente a lo alto del bancal de nieve que tenía a su izquierda.

El blanco manto algodonoso, pulvurento y blando, englutió a Bond, que tuvo que avanzar con la nieve hasta la cintura, pugnando por no hundirse todavía más. El superagente pateó con fuerza hacia atrás hasta que tuvo suficiente libertad de movimiento para ponerse rodilla en tierra. La nieve seguía tragándolo y casi le llegaba ya a los hombros.

Pero aún así, su posición resultaba ventajosa. Ya no le cegaba el resplandor de los focos de la quitanieves ni le amenazaba la inexpugnable torrecilla que remataba la plataforma superior del monstruo mecánico. A través de las gafas protectoras pudo atisbar a dos hombres sentados en la cabina de mando y la implacable marcha de la máquina sobre el Saab.

No cabía duda. Aquellos sujetos iban a por todas, dispuestos a partir en dos a la «Fiera de Plata». Color plata contra amarillo, se dijo Bond, y elevó el brazo derecho mientras la mano izquierda, con la izquierda, con la granada en ella, servía de apoyatura, a la altura de la muñeca, para poder precisar mejor la puntería.

El primer tiro hizo añicos el proyector; el segundo astilló los cristales de la cabina de conducción. Apuntó alto; no quería matar a nadie si era posible evitarlo.

Se abrió una de las puertas y una figura hizo ademán de saltar al suelo, momento en el que Bond bajó el arma, la sujetó con la mano izquierda y tomó una de las granadas de impacto. Tiró del seguro y arrojó aquella especie de huevo verdusco hacia la cabina de cristales rotos, poniendo en el empeño toda la fuerza de que era capaz.

La bomba de mano debió de explotar en el interior mismo de la cabina. Bond oyó el clásico estampido, pero se protegió los ojos del fogonazo. Ni éste ni la explosión acabarían con la vida de los ocupantes; a lo sumo producirían roturas de tímpano y, con toda seguridad, ceguera temporal.

Esgrimiendo el revólver en alto, Bond se dejó rodar por e1 bancal, casi como si nadara por un denso y pulverulento mar de nieve, hasta que le fue posible enderezarse y caminar, con gran cautela, en dirección a la mole de hierro.

Uno de los hombres yacía, inconsciente, al pie de la máquina; era el individuo que se aprestaba a saltar cuando Bond lanzó la granada. El otro, que ocupaba el asiento del conductor, se movía de acá para allá, medio enloquecido, cubriéndose el rostro con las manos y lanzando gemidos en siniestra armonía con el viento que aullaba por el embudo que formaba la carretera secundaria.

Bond buscó un agarradero, se izó hasta la cabina y abrió de golpe la puerta. Una especie de instinto advirtió al conductor del peligro que se avecinaba, ya que encogió el cuerpo. Bond no tardó en liberarle del miedo y le asestó un golpe seco en la nuca con el cañón de la Ruger. El sujeto se desplomó como para descabezar un sueñecito.

Olvidándose del frío, Bond cargó con el conductor, se descolgó del mastodonte y arrojó el fardo junto al hombre que yacía tumbado en el suelo. Luego subió de nuevo a la cabina. La quitanieves tenía el motor en marcha. Desde lo alto, Bond creía hallarse a un kilómetro del complicado sistema hidráulico y del arado en forma de cuña. El número de palancas era para aturdir a cualquiera, pero el motor aún resoplaba. Lo único que pretendía era sacar al monstruo de la carretera o bien desplazarlo más allá del Saab para obstaculizar el paso de la máquina que estaba en la bifurcación.

A la postre la cosa no resultó muy complicada. El trasto aquel funcionaba mediante un volante, embrague y acelerador, como cualquier vehículo de motor. Bond necesitó tres minutos poco más o menos para rebasar el Saab y dejar la máquina en una posición que obstruyera el paso de la otra. Paró el motor, quitó la llave de contacto y la arrojó más allá de los suaves montículos de nieve. Los dos individuos que manejaban la máquina permanecían inconscientes y probablemente sufrirían congelación de algún miembro y lesiones auditivas. Bien poca a cambio de lo que pretendían hacer con él, se dijo Bond, trincharle en pedazos y dejar que se pudriera hasta el verano.

Se introdujo en el coche, puso la calefacción a tope con objeto de secarse las ropas empapadas, recargó la Redhawk y volvió a colocarla, junto con las granadas, en los respectivos compartimentos, ajusto de nuevo los botones de mando y echó un vistazo al mapa.

Suponiendo que la quitanieves hubiese recorrido todo el trayecto, la carretera estaría limpia hasta el empalme con la general que conducía a Salla. Otras dos horas de volante y se habría salido con la suya. Luego resultó que fueron tres horas y pico, por la gran cantidad de vueltas y revueltas que presentaba el trazado.

A las doce y diez de la noche el superagente columbró el gran rótulo iluminado que anunciaba el hotel Revontuli. A los pocos minutos llegó al desvío y al gran edificio semicircular, detrás del cual se hallaban el trampolín de saltos, las instalaciones del telesquí y la pista, profusamente iluminada.

Bond aparcó el coche y no pudo ocultar su sorpresa al ver que a los pocos momentos de haber parado el motor, el parabrisas y el capó empezaban a cubrirse de hielo. A pesar del detalle, resultaba difícil hacerse cargo del frío que hacía en el exterior. Bond se caló las gafas protectoras, se cercioró de que la bufanda le cubría el rostro y a continuación, después de sacar la cartera de mano y la bolsa con la ropa, conectó los sensores y el sistema de alarma y finalmente, manipuló el mecanismo de cierre general.

El hotel era un edificio moderno de mármol y madera tallados. Junto al vestíbulo había un bar muy espacioso lleno de gente que reía y bebía acodada en la barra, sin pensar en el frío exterior. Mientras se dirigía al mostrador de recepción, una voz conocida saludó su presencia.

– Hola, James -era Brad Tirpitz-. ¿Cómo te has retrasado tanto? ¿Has venido esquiando todo el camino?

Bond asintió, quitándose las gafas y desenrollando la bufanda.

– Me pareció que hacía una buena noche para dar un paseo -respondió con rostro inexpresivo.

En recepción tenían la reserva, de forma que los trámites le llevaron sólo un par de minutos. Tirpitz había vuelto al bar, donde, según observó Bond, bebía sin compañía. En cuanto a los demás, ni rastro de ellos. El superagente necesitaba dormir. Según lo acordado, se reunirían todas las mañanas a la hora del desayuno hasta que el grupo estuviese completo.

Un conserje se hizo cargo del equipaje y cuando se disponía a subir al ascensor, la chica que estaba en recepción le comunicó que había un envío postal urgente a su nombre. Era un sobre de liviano papel manila con soporte de cartón.

Una vez el mozo hubo salido de la habitación, Bond cerró la puerta y rasgó el sobre. En el interior encontró una nota escrita en una cuartilla y una fotografía. M había escrito de su puño y letra: «Ésta es la única foto que se ha podido conseguir. Ruego destruyas el contenido del sobre.» Bueno, se dijo Bond, al fin sabría qué aspecto tenía Anni Tudeer. Se dejó caer en la cama y alzó la foto entre las manos.

El estómago le dio un vuelco y 1uego sus músculos se tensaron. El rostro que parecía mirarle desde la copia mate era el de Rivke Ingber, su colega del Mossad. Así pues, Anni Tudeer, la amiga de Paula e hija del oficial finlandés de las SS alemanas todavía buscado por crímenes de guerra, era Rivke Ingber.

Con dolorida lentitud, James Bond tomó del cenicero que estaba junto a la cabecera de la cama un librillo de cerillas, encendió una y quemó la fotografía y la nota que la acompañaba.

7. Rivke

Por espacio de años Bond había cultivado el hábito de descabezar cortos sueñecitos y en la actualidad era capaz de regular sus necesidades en lo que al sueño se refería, incluso cuando se encontraba sometido a grandes tensiones. También había adquirido la costumbre de «introducir» los problemas en la computadora de su mente y, mientras dormía, el subconsciente «procesaba» la información. Por regla general se levantaba con la cabeza despejada, y a veces con una nueva visión de las dificultades que le acechaban, las cuales, como era lógico, emergían otra vez después del sueño.

A consecuencia de la dura y larga peripecia que supuso el viaje en coche desde Helsinki, Bond sentía un cansancio natural muy explicable, pero su cabeza bullía con un amasijo de pensamientos e incógnitas contradictorios.

Por el momento nada podía hacer respecto al allanamiento del piso de Paula y el caótico estado en que los asaltantes lo habían dejado. Lo que interesaba era saber si la propia Paula se encontraba sana y salva. Por la mañana, cuando se despertara, bastaría con un par de llamadas para cerciorarse de ese extremo.

Mucho más preocupante era el obvio ataque de que había sido objeto horas antes por parte de las quitanieves que le salieron al paso. Después de salir a toda prisa de Madeira y de torcer hacia Helsinki a través de Amsterdam, el intento de quitarle de medio sólo podía significar que le habían detectado en el aeropuerto y, con posterioridad, averiguado sus intenciones de partir con el Saab en dirección a Salla.

Era evidente que alguien, no sabía quien, deseaba apartarle del juego, de la misma forma que lo intentaron antes de recibir instrucciones de Londres, con la agresión que sufriera en el apartamento de Paula, cuando todavía ignoraba y estaba al margen de toda operación secreta dirigida contra las Tropas de Acción Nacionalsocialista.

Dudley, el agente que había ocupado su puesto mientras M aguardaba el regreso de Bond, le manifestó sin ambages el recelo que sentía hacia Kolya Mosolov. El propio Bond tenía sus teorías, y lo que acababa de descubrir -el hecho de que Rivke Ingber, agente del Mossad, resultara ser la hija de un oficial de las SS buscado por doquier- se le antojaba un detalle de lo más alarmante.

Mientras se duchaba con ánimo de acostarse, dejó que estos problemas impregnasen su mente. Por unos instantes pensó en comer un bocado, pero luego decidió lo contrario. Sería mejor que permaneciese en ayunas hasta el día siguiente, en que desayunaría con sus compañeros de misión, en el supuesto de que estuviesen todos en el hotel.

Bond tenía la sensación de que sólo llevaba unos minutos durmiendo cuando le pareció oír unos leves golpecitos en la puerta. Recuperó el nivel de conciencia y abrió de golpe los ojos. Sí, alguien llamaba con golpes intermitentes; dos palmaditas cortas y secas contra la puerta.

Sin hacer el menor ruido, Bond sacó la automática que guardaba bajo la almohada y cruzó la habitación. Las llamadas eran continuadas; primero un doble golpe, luego una larga pausa, y vuelta a empezar. Se acercó a la puerta por el lado izquierdo, la espalda contra la pared, y susurró:

– ¿Quién es?

Soy Rivke Ingber, James. Tengo que hablar contigo. Por favor, abre la puerta.

A Bond se le aclaró la mente. Al meterse en cama quedaban pendientes de respuesta diversas incógnitas. Una de ellas era tan palmaria y evidente que se impuso en el acto por su propio peso. En el supuesto de que Rivke fuese la hija de Aarne Tudeer, era lógico que existiese un vínculo natural entre la chica y las Tropas de Acción. Rivke debía de tener tan sólo treinta años poco más o menos, treinta y uno a los sumo, cual significaba que sus años de juventud y de formación transcurrieron en algún recóndito escondrijo en compañía de su padre. Si eso era verdad, nada tendría de extraño que Anni Tudeer fuese un superagente de ideas pro nazis, infiltrado en el seno del Mossad.

A partir de dicha premisa, cabía en lo posible que acabase de recibir información en el sentido de que los británicos estaban al cabo de su verdadera identidad. También entraba en el terreno de lo especulativo que la chica sospechase que los colegas de Bond no tendrían reparos en ocultar la información recibida de la CIA y de la KGB. Ya se había dado el caso. Por lo demás, la Operación Rompehielos empezaba a resultar una alianza bastante incómoda.

Bond consultó la esfera luminosa de su Rolex Oyster Perpetual. Eran las cuatro de la madrugada. En el plano psicológico, Rivke no podía haber escogido mejor momento.

– Espera un segundo -susurró Bond, que volvió a cruzar la estancia para ponerse un albornoz y depositar nuevamente la pistola bajo la almohada.

Al abrir la puerta, Bond vio con claridad que la muchacha no ocultaba ninguna arma. Teniendo en cuenta cómo iba vestida, difícilmente quedaba lugar para camuflarla. En efecto, Rivke lucía una bata ligera, de tonos opalinos, que apenas escondía un camisón casi transparente, ceñido al cuerpo, que hacía juego con aquélla. La imagen de la muchacha habría bastado para que cualquier hombre bajara la guardia: el bronceado de la tez bajo la sutil gasa del camisón, el contraste de tonos, subrayado por el áureo brillo del cabello y unos ojos implorantes que traslucían una sombra de temor.

Bond la hizo entrar en la habitación, cerró la puerta y retrocedió unos pasos. Pensó que la mujer era una auténtica profesional o una rubia de lo más natural y espontáneo carente de inhibiciones.

– Ni siquiera sabía que estabas en el hotel; era obvio que sí estabas. Bien venida.

– Gracias -hablaba con voz apagada-. ¿Permites que me siente, James? Lo siento muchísimo, pero…

– No te preocupes; es un placer. Por favor -indicó una silla-. ¿Quieres que pida algo o prefieres tomar una bebida de las que hay en la nevera?

Rivke negó con la cabeza.

– Es todo tan tonto, tan absurdo -miró a uno y otro lado, como si estuviese desconcertada.

– ¿No quieres contármelo?

Asintió con rápido movimiento de cabeza.

– No vayas a pensar que soy una idiota sin remedio, James, te lo ruego. Soy de las que saben desenvolverse con los hombres, pero Tirpitz… Bueno…

– Me dijiste en una ocasión que podías entendértelas con él sin ayuda, cuando mi sustituto salió en tu defensa y le dio un puñetazo.

La joven guardó silencio unos instantes, y luego habló con voz entrecortada:

– Sí, ya lo sé, pero estaba en un error, ¿qué quieres que le haga? -una pausa-. Oh, James, perdona. Ya sé que se me tiene por una profesional perfectamente entrenada y segura de lo que hace, pero…

– Pero no puedes con Brad Tirpitz, ¿verdad?

Sonrió al advertir el tono irónico en las palabras de Bond, y respondió con la misma moneda:

– No sabe tratar a las mujeres -el rostro se tensó y desapareció la sonrisa que fulguraba en sus ojos-. Se ha portado de una manera indecente. Pretendió entrar por la fuerza en mi habitación, completamente ebrio. Daba la sensación de que no iba a renunciar a sus propósitos.

– O sea que ni siquiera le atizaste con el bolso.

– James, te aseguro que daba miedo verle.

Bond se dirigió a la mesilla de noche, tomó la pitillera y el encendedor y le ofreció un cigarrillo a Rivke, que lo desechó con un ademán de la cabeza. Bond encendió el suyo y lanzó una bocanada de humo hacia lo alto.

– Lo que me cuentas no casa contigo, Rivke.

Bond había tomado asiento en el extremo de la cama, enfrente de la chica, y escrutó aquel rostro busca de un destello de verdad.

– Si, ya sé, ya sé -hablaba de forma atropellada-; pero no quería estar sola en la habitación. No tienes idea de cómo estaba…

– Mira, Rivke, no eres una flor marchita. Tú no eres de las que se agarran al primer hombre que les sale al paso en busca de protección. Esos tipos que portan como trogloditas son un compendio de lo las personas de tus cualidades detestan y aborrecen.

– Perdona -hizo gesto de levantarse; por un instante pareció que la cólera se adueñaba de ella-. Voy a dejarte en paz. Sólo necesitaba compañía. Los sujetos que integran el resto de ese llamado equipo no sirven para eso.

Bond avanzó el brazo y depositó una mano en el hombro de la joven, obligándola con suavidad a sentarse en la silla.

– Por favor, Rivke, tranquilízate y no te vayas, pero no me tomes por un estúpido. Puedes despachar a Tirpitz, sobrio o borracho, sólo con pestañear…

– No es como tú lo dices.

La táctica se remontaba a los días de nuestros primeros padres, pensó Bond para sus adentros, pero ¿iba él a enmendarle la plana a lo que se cuenta en la Biblia? Cuando una hermosa mujer llama a la habitación de un hombre en plena noche en solicitud de protección -incluso cuando ella se basta y se sobra para salir del trance-, señal de que algo lleva entre manos. Por lo menos así sucede en la vida real, aunque no en ese contexto de secretos y doble juego en el que tanto Rivke como Bond vivían y trabajaban.

Después de dar otra fuerte chupada al cigarrillo adoptó la decisión crucial. Rivke Ingber se hallaba sola, en su habitación y él conocía la verdadera identidad de la muchacha. Quizá fuese conveniente poner ya las cartas boca arriba y anticiparse a una posible nueva maniobra de la joven.

– Oye, Rivke, hará cosa de un par de semanas (ni que hubiese perdido la noción del tiempo), ¿hiciste o dijiste algo cuando Paula Vacker te confió que yo estaba en Helsinki?

– ¿Paula? -la chica parecía realmente desconcertada-. James, no sé…

– Mira, Rivke -se inclinó un poco hacia delante y tomó la mano de su compañera entre las suyas-, en nuestro trabajo uno traba extrañas amistades y se granjea curiosos enemigos. Lo que necesitas en estos momentos son amigos. No quiero convertirme en tu adversario, e insisto en que te hace falta un amigo. Mira, Rivke, sé quien eres.

La muchacha enarcó una ceja y en sus ojos fulguró un destello de prevención.

– Pues claro. Soy Rivke Ingber, ciudadana israelí, y trabajo para el Mossad.

– ¿Conoces a Paula Vacker?

La respuesta surgió espontánea y rotunda.

– La conocía; pero de eso hace ya algunos años.

– ¿Tampoco has estado en contacto con ella últimamente? -Bond oyó el eco de su voz, que resonaba con cierto dejo de arrogancia-. ¿No trabajas con ella en la misma empresa, en Helsinki? ¿No tenías concertada una cena, que Paula canceló, pocas horas antes de salir para Madeira?

– No -era una negación categórica y franca.

– ¿Ni siquiera bajo tu nombre real, Anni Tudeer?

La joven aspiró con fuerza y luego expulsó el aire con un resoplido, como si tratara de vaciar por entero los pulmones.

– Es un nombre del que prefiero no acordarme.

– No lo dudo.

Retiró con presteza la mano.

– Está bien, James, te acepto el cigarrillo que me ofrecías.

Bond tomó un cigarrillo, lo encendió y se lo pasó a la chica. Rivke aspiró con delectación y luego expulsó el humo con lentitud.

– Creo que estás muy bien documentado, pero, por favor, deja que sea yo quien te cuente la historia -ahora la voz de Rivke era cortante, desprovista de aquel matiz meloso, casi seductor, de hacía unos instantes.

Bond se encogió ligeramente de hombros.

– Lo único que sé es tu nombre. También puedo decirte que soy amigo de Paula Vacker. Ella me dijo que te había confiado que íbamos a salir juntos, en Helsinki. Cuando llegué al apartamento de Paula me esperaban un par de facinerosos que esgrimían navajas y que la vigilaban a ella. Querían hacerme picadillo.

– Ya te he dicho que hace años que no veo a Paula. Pero, dime, aparte de conocer mi nombre de antes y de saber, probablemente, que soy hija de un antiguo oficial de la Gestapo, ¿qué otras cosas sabes de mí?

Bond esbozó una sonrisa.

– Tan sólo que eres muy hermosa. Únicamente tu nombre de antes, como tú dices.

La joven asintió con la cabeza. Su rostro aparecía desprovisto de expresión, como una máscara.

– Lo suponía. Muy bien, señor James Bond, permíteme que te ponga en antecedentes para que puedas ordenar el expediente como es debido. Cuando lo haya hecho, creo que sería conveniente que tratásemos de averiguar qué está sucediendo. Me refiero a lo ocurrido en casa de Paula… Siento curiosidad por ver qué pinta ella en todo este asunto.

– El piso de Paula había sido objeto de un registro; estaba patas arriba. Pude comprobarlo ayer antes de salir de Helsinki. Además, por el camino tuve que deshacerme de tres o cuatro máquinas quitanieves que pretendían «remodelar» mi Saab conmigo dentro. Mira, Anni Tudeer, o Rivke Ingber, o como quiera te llames, hay alguien que está empeñado en quitarme de en medio.

La chica arrugó el ceño.

– Mi padre era, sigue siendo, Aarne Tudeer, es cierto. ¿Conoces su historial?

– Sólo que formaba parte del Estado Mayor de Mannerheim y que aceptó la propuesta que le hicieron los nazis de ocupar un alto cargo en la Gestapo. Me consta que es un hombre valeroso, implacable, un criminal de guerra que aún está en la lista negra.

Rivke asintió con un movimiento afirmativo de la cabeza.

– Esa parte de su vida no descubrí hasta que la cumplí los doce poco más o menos -hablaba con voz sorda, pero con una resolución que a Bond se le antojó auténtica-. Cuando mi padre abandonó Finlandia lo hizo acompañado de otros oficiales y de un grupo de soldados bajo su mando. Como sabrás, por aquellos días había un numeroso contingente de mujeres que seguían a las tropas. El mismo día que salió de Laponia, mi padre se declaró a una joven viuda, hija de buena familia, gente que poseía extensas propiedades en la región, bosques en su mayoría. Mi madre era medio lapona. Aceptó su proposición de matrimonio y se avino a seguirle en sus desplazamientos, con lo que se convirtió en cierto modo en una de las mujeres que marchaban a la zaga del ejército. Vivió atrocidades difíciles de creer.

La joven meneó la cabeza, como si no acabara de dar crédito a las peripecias por las que había atravesado su madre. Tudeer se casó con la madre de Rivke al día siguiente de abandonar Finlandia y ella permaneció a su lado hasta la caída del Tercer Reich. Luego ambos escaparon.

– Mi primer hogar fue Paraguay -continuó Rivke-. Claro que en aquel entonces nada sabía del asunto. Más tarde reparé en que casi desde mi infancia hablaba cuatro idiomas: finlandés, español, alemán e inglés. Vivíamos en una hacienda, en la selva, bastante cómodamente por cierto; pero guardo un mal recuerdo de mi padre.

– Cuéntame -poco a poco Bond iba sacándole a la chica la historia de su vida. En realidad no constituía ninguna novedad. Tudeer se comportaba como un autócrata; era un borracho cruel y sádico.

– Cuando mi madre y yo escapamos de su lado, tenía diez años. Entonces aquella huida me pareció una especie de juego. Iba vestida como las niñas indias. Salimos en una canoa y luego, con la ayuda de unos guaraníes según creo, llegamos hasta Asunción. Mi madre había sido una mujer muy desgraciada. No sé cómo lo consiguió, pero obtuvo pasaportes para las dos, y también una especie de subvención. Los pasaportes eran suecos. Volamos en avión a Estocolmo, donde permanecimos seis meses. Mi madre acudía todos los días a la embajada de Finlandia, hasta que un buen día nos concedieron pasaportes finlandeses. Mi madre pasó el primer año en Helsinki tramitando el divorcio y los papeles para obtener una compensación por las tierras que había perdido, situadas en donde estamos ahora, en la zona ártica. Vivíamos en la capital y allí supe por vez primera lo que era una escuela. En el colegió conocí a Paula y nos hicimos amigas. Eso es todo.

– ¿Todo? -repitió Bond, enarcando las cejas.

– Bueno, el resto es fácil de adivinar.

Durante la etapa de estudiante Rivke empezó a conocer detalles sobre la vida de su padre.

– A los catorce ya lo sabía todo. Me pareció espantoso. Me asqueaba pensar que mi padre había abandonado su patria para unirse a los nazis. Imagino que eso me creó un complejo, una fijación. Al cumplir los quince ya sabía el rumbo que iba a tomar mi vida.

Bond había tenido ocasión de asistir a muchas confesiones en el curso de incontables interrogatorios y la experiencia adquirida 1e había dotado de una gran intuición a la hora de dilucidar si una persona contaba la verdad. Éste era el caso de Rivke, aunque sólo fuera por la precipitación con que narraba los hechos y por los pocos detalles que proporcionaba. Con frecuencia, los agentes tienen algo que ocultar se muestran demasiado prolijos en sus explicaciones.

– ¿Querías tomarte el desquite? -le preguntó Bond.

– Una especie de venganza, aunque no me parece la palabra justa. Mi padre no participó en lo que Himmler denominaba la «solución final», el problema de los judíos, ya sabes, pero de todos modos colaboró con los nazis, y desde entonces se le busca como criminal de guerra. En lo que a mi concierne empecé a identificarme con un pueblo que había perdido seis millones de almas en las cámaras de gas y en los campos de concentración. Muchos amigos me han dicho que mi reacción fue desproporcionada. Sentía el impulso de hacer algo positivo.

– ¿Te hiciste judía?

– Al cumplir los veinte me fui a Israel. Mi madre murió al cabo de dos años. La vi por última vez el día que partí de Helsinki. Seis meses después di los primeros pasos hacia mi conversión. Hoy soy tan judía como pueda serlo una persona de ascendencia no semita. En Israel lo intentaron todo para disuadirme, pero pasé por cuantas pruebas me salieron al paso, incluso el servicio militar, gracias al cual precisamente se consolidaron mis aspiraciones -la joven no podía disimular el orgullo que aquella gesta le producía-. El mismo Zamir en persona me mandó llamar y mantuvo una entrevista conmigo. Me costó creerlo cuando me descubrió su identidad: coronel Zwicka Zamir, jefe del Mossad. Él lo arregló todo y me concedieron la ciudadanía israelí. Luego ingresé en el Servicio, donde recibí entrenamiento especial. Tenía otro nombre.

– ¿Y qué me dices de la venganza, Rivke? Habías expiado, pero quedaba el desquite.

– ¿El desquite? -sus ojos se abrieron, frunció el ceño y una sombra de angustia nubló su rostro-. James, ¿me crees?

Durante la breve pausa que antecedió a su respuesta, Bond pasó un rápido examen a los hechos que conocía. 0 Rivke era la mejor actriz que había conocido o, como pensara al principio, decía toda la verdad.

Estos sentimientos debían contraponerse a la íntima y larga amistad que la unía a Paula Vacker. Desde que la conoció, Bond siempre penso que era una chica encantadora, inteligente y muy entregada a su trabajo, pero nada más. Pero si Rivke decía la verdad, resultaría que Paula era, además de mentirosa, posible cómplice de una tentativa de asesinato.

Bond recordó que después de haber dado cuenta de los dos sujetos que le acorralaron en el piso de Paula, esta había cuidado de él y luego le acompañó al aeropuerto. Por otro lado, era evidente que alguien le había señalado con el dedo para que le diesen el pasaporte camino de Salla. La orden sólo pudo partir de Helsinki. ¿Sería Paula?

Bond retomó de nuevo el argumento de su amistad con Paula.

– Tengo buenas razones para dudar de tus palabras, Rivke -empezó diciendo-. Conozco a Paula desde hace mucho tiempo. La última vez que la vi, es decir, el día en que me dijo que de te había hablado de mí, Anni Tudeer, se mostró muy precisa. Dijo que Anni trabajaba con ella en la misma empresa de Helsinki.

Rivke sacudió lentamente la cabeza.

– A menos que otra persona se haya apropiado de mi nombre…

– ¿Nunca has trabajado en su campo, en asuntos de publicidad?

– ¿Bromeas? Ya te he dicho que no. Te he contado lo que ha sido mi vida. Conocía a Paula en la escuela.

– ¿Y sabía quién eras? ¿Sabia quién era tu padre?

– Sí -hablaba con voz apagada- Mira, James, ésta es una cuestión que puedes aclarar con facilidad. Llama a su oficina e infórmate. Pregunta si trabaja en la empresa una tal Anni Tudeer. Si es así, existen dos personas que responden a ese nombre… o bien Paula te ha mentido -se inclinó un poco más hacia Bond. Luego habló con voz dura y precisa-: Te aseguro, James, que no hay dos Anni Tudeer. Paula miente y, yo por lo menos, quisiera saber por qué.

– Sí -asintió Bond-. Lo mismo digo.

– Entonces ¿me crees?

– No tiene sentido que me mientas sabiendo que puedo comprobar lo que dices en un corto espacio de tiempo. Estaba convencido de que conocía bien a Paula, pero ahora…, bueno, mi intuición me dice que debo dar crédito a tus palabras. Desde el hotel se pueden realizar las investigaciones pertinentes en Helsinki, y, por supuesto, con la gente de Londres. Allí ya me dijeron que eras Anni Tudeer -Bond sonrió a la joven. Su mente empezaba a sintonizar con la parte física de su ser. Rivke, una deliciosa mujer, se hallaba muy cerca de él-. Sí, te creo, Rivke Ingber. Eres sin duda agente del Mossad, y solo queda por aclarar la cuestión de la venganza a que antes aludía. No me hago a la idea de que sólo pretendías expiar por lo que hizo tu padre. Estoy seguro de que quieres verlo en chirona o muerto. ¿Qué me dices?

– La verdad es que no importa demasiado -se encogió levemente de hombros con gesto incitante-. Ocurra lo que ocurra, Aarne Tudeer ha de morir -el tono cantarín de su voz desapareció por unos momentos y dio paso a un matiz acerado y duro. Luego volvió a recobrar la dulzura de siempre y dejó escapar una leve carcajada-. Perdona, James Bond, no debería haber intentado embaucarte. Brad Tirpitz estaba inaguantable esta noche, pero, tienes razón, me lo habría sacudido de encima sin dificultad. Tal vez mi grado de profesionalidad no sea tan bueno como yo creía. Fui una ingenua al pensar que podía engatusarte.

– ¿Y atraerme a qué trampa?

Bond, que ya estaba casi del todo convencido acerca de los móviles y las explicaciones de la chica, conservaba una punta de cautela, el mínimo indispensable en un hombre de sus características.

– No se trata de una trampa, a decir verdad -extendió la mano y sus dedos se posaron en la palma de Bond-. Si he de serte sincera no me siento segura al lado de Tirpitz y Kolya. Quería convencerme de que podía contar contigo.

Bond dejó caer la mano de Rivke y pasó suavemente el brazo por la espalda de la muchacha.

– Estamos metidos en el mundo del recelo y la desconfianza, Rivke, y ambos necesitamos creer en alguien. Te aseguro que tampoco a mí me agrada todo este tinglado. Pero lo primero es lo primero, por eso tengo que hacerte una pregunta, porque sospecho la respuesta, nada más. ¿Estás segura de que tu padre tiene que ver con las Tropas de Acción Nacionalsocialista?

Rivke no se detuvo a pensar.

– Completamente.

– ¿Cómo lo sabes?

– Esa es la razón de mi presencia aquí y el motivo de que me asignaran este cometido. A raíz del primer asesinato perpetrado por las Tropas de Acción, los servicios secretos israelíes, con la ayuda de computadoras y demás, se pusieron a investigar sin demora. Es lógico que empezaran con los antiguos altos mandos, miembros del Partido Nazi, de la Gestapo y de los que habían conseguido huir de Alemania. Figuraban varios nombres en la lista de sospechosos, entre ellos el de mi padre. En cuanto al resto tendrás que creer en mi palabra, pero puedo decirte que el Mossad tiene pruebas de que el papel que juega en las acciones de este grupo es muy destacado. No es pura coincidencia que las armas salgan de Rusia por la frontera finlandesa. Él está aquí, James, con nombre supuesto y con un rostro casi irreconocible; en fin, lo necesario para conferir a su persona una nueva identidad. También va acompañado de otra mujer. A pesar de su edad, conserva su energía y capacidad para la acción. Sé que ronda por aquí.

– Como un ave de presa -y Bond sonrió con ironía.

– Estamos en plena temporada de caza, James. Mi querido progenitor está preparado. Mi madre solía contarme que él se veía a sí mismo como un Führer redivivo, un mesías del nazismo venido a este mundo para conducir a sus hijos a la tierra de promisión. Bien, la prole ha a ganado en número y fuerza y es tal la confusión que reina en el mundo que los jóvenes o los débiles de espíritu pueden muy bien respaldar cualquier ideología descabellada so pretexto de falsos ideales. No tienes más que ver lo que pasa en tu propia patria…

Bond la atajó.

– Una patria que todavía no ha tolerado que asuma el mando un loco o dictador. Hay por aquellos pagos un buen garrote en danza que, si bien a veces actúa con retraso, lo reconozco, acaba por enderezar las cosas.

Ella fingió un puchero de contrición.

– Conforme, lo siento. Todas las naciones tienen sus pecadillos -Rivke se mordió los labios, perdida por breves segundos en divagaciones marginales-. James, por favor, cuento con una ventaja, información privilegiada, si así lo prefieres. Te necesito a mi lado.

«Adelante con los faroles -se dijo Bond-. Aunque no estés completamente seguro, muerde toda la carnaza, pero conserva un mínimo de alerta, lo mínimo imprescindible.» Luego habló en voz alta.

– De acuerdo. Pero ¿y los otros? Brad y Kolya.

– Los dos se las prometen muy felices. No sé con certeza si trabajan de acuerdo o van el uno contra el otro. Unas veces parecen sinceros y otras dan la impresión contraria. ¿Es eso una estupidez? ¿Una paradoja contradictoria? Tal vez, pero es la realidad. No tienes más que verles -Rivke le miró con franqueza a los ojos, como si tratara de hipnotizarle, confiriendo a su voz el tono que se adopta al hablar de temas trascendentes-. Mira, tengo la sensación… es sólo intuición si tú quieres, de que o la CIA o la KGB saben cosas que tratan de ocultar. Cosas relacionadas con las Tropas de Acción.

– Apostaría a que se trata de Kolya -respondió Bond con presteza-. A fin de cuentas fue la KGB la que reclamó nuestra intervención, la de Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña. Imagino que en relación con las Tropas de Acción Nacionalsocialista hay algo más que una simple fuga de armas. Sin duda éste es uno de los factores de la cuestión. Pero tal vez haya algo más espantoso ya atroz detrás de todo eso.

Rivke acercó la silla un poco más al extremo de la cama, donde Bond estaba sentado.

– ¿Te refieres a que, además de armas, ha surgido un feo asunto que presenta mal cariz? ¿Algo que se ven en dificultades para refrenar?

– Es una teoría, pero bastante probable -la chica estaba tan cerca que Bond podía aspirar la fragancia de su perfume y el olor natural de una mujer atractiva-. Sólo una teoría -repitió- pero perfectamente posible. La forma de actuar de la KGB se aparta de lo corriente. Por lo general trabajan en solitario y no dejan trascender ninguna información, y ahora, de repente, van y requieren nuestra ayuda. ¿No querrán tendernos una trampa? Quizá nos han tomado por unos incautos bobalicones, y cuando salga a relucir el asunto, sea lo que fuere, estaremos ya demasiado comprometidos. Israel, Estados Unidos y Gran Bretaña cargarían entonces con las culpas. La idea es lo bastante ruin para pensar que los rusos hayan decidido ponerla en práctica.

– Son muy mala gente -la voz de Rivke adquirió de nuevo un matiz apagado.

– Sí, mala gente -Bond se preguntó que reacción habría tenido el viejo y ultraconservador M al oír esa definición.

Rivke manifestó que, ante la expectativa de tener que hacer frente a una mala pasada de la KGB destinada a poner en entredicho a sus respectivos gobiernos, lo más prudente era concertar un pacto de ayuda mutua.

– Creo que, aun en el caso de que nuestras suposiciones no se confirmen, es mejor que nos guardemos mutuamente las espaldas.

Bond la obsequió con la más encantadora de sus sonrisas y se inclinó hacia ella, de forma que sus labios casi rozaban los de la muchacha.

– Tienes toda l razón, Rivke, aunque más que la espalda me gustaría vigilarte de frente.

A su vez, los labios de ella parecían estar examinando los de Bond. Tras una breve pausa, susurró:

– Mira, James, no me asusto con facilidad, pero todo esto me ha puesto un poco nerviosa…

Rivke tendió los brazos y rodeó el cuello de su interlocutor. Los labios de uno y otro se rozaron, primero en una suave caricia. En lo más intimo de su voz recomendaba a Bond con insistencia que anduviera con cautela, pero la advertencia se consumió en el ardor de aquel roce, y luego, cuando se abrieron sus bocas y las lenguas se entrelazaron en el juego amoroso, los rescoldos de prudencia se esfumaron en el aire.

Cuando al fin sus labios se despegaron parecía que hubiese transcurrido una eternidad. Rivke, jadeante, permanecía abrazada a Bond; el cálido aliento de su boca acariciaba la oreja del hombre y de sus labios fluían sonidos y palabras excitantes.

Con ademanes pausados Bond la levantó de la silla y la condujo hasta la cama, donde se tendieron, los dos cuerpos muy pegados. Volvieron a darse la lengua hasta que, obedeciendo a una señal inaudible, las manos empezaron a tantear los cuerpos.

Lo que empezó siendo apetencia sexual, una necesidad dictada por la soledad de dos personas que anhelaban compartir consuelo y confianza, acabó convirtiéndose en una manifestación de amor tierno y afectuoso.

Bond, aún vagamente consciente de la sombra de duda que anidaba en su mente, no tardó en consumirse con el calor de aquella preciosa criatura, cuyos miembros y el cuerpo todo respondían a las caricias de una forma casi telepática. Actuaban como dos danzarines perfectamente acoplados, capaces de predecir y adivinar los movimientos respectivos.

Sólo más tarde, mientras Rivke, sepultada bajo las mantas, permanecía acurrucada como una niña entre los brazos de Bond, volvieron a comentar las vicisitudes de la misión que les había traído allí. Para ellos dos, las pocas horas que habían pasado juntos fueron un fugaz escape de las ásperas realidades de su profesión. A la sazón eran las ocho y pico de la mañana. Otra jornada, otra dura briega con los riesgos que conlleva la actividad de los agentes del servicio secreto.

– Lo dicho. Para el buen fin de esta operación trabajaremos los dos en equipo -Bond tenía la boca más seca de lo normal-. Eso nos protegerá mejor…

– Sí, y…

– Y yo te ayudaré a mandar al infierno al dichoso Oberführer de la Gestapo Aarne Tudeer.

– Oh, James, querido, te lo agradezco. De verdad que sí -ella alzó la vista y le dirigió una mirada al rostro iluminado por una sonrisa hecha de puro placer, sin la menor sombra de malicia u horror, como si implorase la muerte súbita de aquel padre al que tanto aborrecía. Luego, su talante cambió de nuevo, la faz sosegada y una risa que apuntaba en el fulgor de los ojos y en las comisuras de los labios-. ¿Sabes? Nunca pensé que esto pudiera ocurrir, James.

– Vamos, Rivke, no querrás hacernos creer que una mujer que se presenta en la habitación de un hombre a las cuatro de la madrugada, apenas vestida, no lleva oculta la idea de seducirle.

Ella se echó a reír con ganas.

– Oh, claro que lo había pensado; lo que pasa es que no acababa de creerme que pudiera suceder. Imaginaba que sólo estabas pendiente de tu trabajo y, por otra parte, yo me consideraba suficientemente fuerte y bien entrenada para resistir la tentación -bajó un poco la voz-. Me gustaste desde el primer día, pero que no se te suba a la cabeza, ¿eh?

– Pierde cuidado -Bond rompió a reír.

El eco de la risa apenas se había extinguido cuando el brazo de Bond alcanzó el receptor telefónico.

– Ya es hora de averiguar qué novedades nos depara nuestra buena amiga Paula.

Mientras marcaba el número del apartamento de su amiga en Helsinki contempló admirativamente a Rivke, que se estaba cubriendo con la bata de transparente seda.

Lejos, al otro extremo del hilo, sonó el timbre del teléfono. Nadie se puso al habla.

– ¿Qué piensas de esto, Rivke? -Bond colgó el auricular-. No está en casa.

Rivke meneó la cabeza.

– Creo que debes probar en la oficina, pero no sé que decirte, la verdad. Antes éramos muy amigas; no veo motivo para que mienta en lo concerniente a mí. Es una tontería. Además, dices que era muy buena amiga tuya…

– Durante mucho tiempo, y te aseguro que jamás me dio pie para sospechar de ella. No hay quien entienda este galimatías -Bond se puso en pie y se dirigió hacia el armario de puertas correderas. Estiró el brazo hacia el anorak acolchado, suspendido en el colgador, extrajo del bolsillo dos insignias metálicas y las arrojó sobre la cama. Se oyó el chasquido discordante producido al caer la una sobre la otra. Era la ultima prueba en cuanto a la joven-. ¿Qué me dices de este par de recuerdos, querida?

Rivke alargó la mano, sostuvo los dos emblemas unos segundos y luego los dejó caer repentinamente en el lecho, como si estuvieran al rojo vivo.

– ¿Dónde? -bastó con una palabra, que fluyó restallante, como un tiro.

– Las encontré en el piso de Paula; estaban en el tocador.

El color había huido del rostro de la chica.

– No veía estas insignias desde que era niña -tendió el brazo hacia la Cruz de la Orden Teutónica y volvió a tomarla en la mano, pero en esta ocasión le dio la vuelta-. ¿Te das cuenta? Lleva su nombre grabado en el reverso. Es la Cruz con hojas de roble y espadas de mi padre. ¿En el piso de Paula has dicho? -sus últimas denotaban un sincero asombro y la más absoluta confusión.

– Como lo oyes. En el tocador, a la vista de cualquiera.

Rivke arrojó de nuevo las insignias sobre la cama, se acercó a Bond y le echó los brazos al cuello.

– Creía que lo sabía todo, James, pero hay cosas que no me caben en la cabeza. ¿Por qué Paula? ¿A qué vienen esas mentiras? ¿Cómo han aparecido la Cruz Teutónica y el emblema de la Campaña del Norte? Por cierto, que él tenía en mucho aprecio esta insignia… ¿Cuál es la razón de todo esto?

Bond la estrechó contra su pecho.

– No te preocupes, Rivke, lo averiguaremos. Yo tengo tanto interés como puedas tenerlo tú. Paula me pareció siempre tan…, no sé como decirte…, tan juiciosa, tan franca.

Rivke se despidió al poco rato.

– Debo poner en claro mis ideas, James. ¿Quieres venir a la pista de esquí conmigo?

Bond negó con la cabeza.

– Tengo que charlar con Brad y Kolya. Además creía que nos protegíamos mutuamente…

– Necesito salir y estar sola un rato. No te preocupes, James -añadió-; no voy a correr ningún riesgo. Estaré de vuelta para el desayuno. Si me retraso, discúlpame con los demás.

– Por lo que más quieras, ten cuidado.

Rivke asintió con un breve movimiento de cabeza. Luego dijo con cierto aire de timidez:

– Lo he pasado estupendamente, señor Bond. A lo mejor se convierte en una costumbre.

– Por mí no hay inconveniente -Bond la atrajo hacia sí, ya en la puerta, y se despidieron con un beso.

Cuando la chica hubo salido de la habitación, él se dirigió a la cama y recogió las dos condecoraciones de Aarne Tudeer. El ambiente estaba impregnado del aroma de la muchacha. Parecía como si Rivke estuviera aún muy cerca de él.

8. Tirpitz

James Bond estaba francamente preocupado. Salvo un leve asomo de duda, todo parecía indicar que Rivke Ingber era completamente de fiar y que había dicho la verdad al identificarse como una muchacha convertida a la fe judía y que se decía agente del Mossad, extremo que también Londres había certificado.

Sin embargo, el misterio que envolvía a Paula Vacker le tenía desconcertado. Ella y Bond eran grandes amigos desde hacía varios años, y en ningún momento le había dado ella pie para pensar que fuese otra cosa que una chica inteligente, que gustaba de divertirse, y muy competente en su profesión. Pero, de pronto, después de las confidencias de Rivke y a la luz de los últimos acontecimientos, su figura se presentaba a los ojos de Bond como un ídolo con pies de barro.

El superagente se duchó y afeitó con más parsimonia de lo que en él era habitual. Luego se puso unos pantalones de montar de gruesa tela, jersey negro de lana trenzada y cuello alto y una chaqueta de ante, suficiente para ocultar la automática que portaba debidamente afianzada, después de comprobar el mecanismo de carga y disparo. Al mismo tiempo tomó un par de cargadores y los deslizó en el bolsillo secreto cosido en la trasera de los pantalones.

El atuendo que vestía, con el complemento de unos zapatos de piel tipo mocasín, bastaba para resguardarle del frío en el interior del hotel. Al salir de la habitación, Bond se hizo el propósito de llevar siempre el arma encima.

Ya en el pasillo, se detuvo un momento y consultó su Rolex. El tiempo había corrido deprisa desde que Rivke salió de su habitación. Eran casi las nueve y media. Sin duda, la agencia de publicidad donde trabajaba Paula atendería ya las llamadas. Volvió a la habitación y marcó el prefijo de Helsinki, seguido en esta ocasión del número de la oficina de su amiga. Se puso al aparato la misma telefonista que contestó a Bond aquel fatídico día que tan lejos le parecía ahora.

Bond cambió al inglés y la voz al otro extremo del hilo hizo lo propio, al igual que sucediera en la ocasión anterior. Pidió hablar con Paula Vacker. La respuesta, concisa y categórica, no sorprendió a Bond.

– Lo siento, pero la señorita Vacker está de vacaciones.

– ¡Oh! -exclamó Bond, fingiendo decepción-. Prometí que la llamaría. Supongo que no sabrá dónde puedo localizarla, ¿verdad?

La telefonista le rogó que aguardara unos instantes.

– No puedo indicárselo con exactitud -contestó al poco rato-, pero dijo algo de irse a esquiar al norte. Demasiado frío para mi gusto. Ya tenemos suficiente con el tiempecito que hace aquí.

– Sí, claro. Bien, muchas gracias. ¿Cuándo salió de vacaciones?

– El jueves, señor. ¿Quiere dejar algún recado?

– No, no, la llamaré cuando vuelva a Finlandia.

Bond habló con el tono de quien da por concluida la conversación, pero de repente preguntó con tono casual:

– Por cierto, señorita, ¿trabaja aún aquí Anni Tudeer?

– ¿Anni qué, señor?

– Anni Tudeer. Creo que es una amiga de la señorita Vacker.

– Lo siento, señor, pero en la empresa no figura nadie con ese nombre.

– Gracias -dijo Bond, y colgó el auricular.

De modo que la buena de Paula se había dirigido al norte, como todos ellos, pensó Bond para sí. Miró a través de la ventana. El frío era tan intenso que parecía palpable; diríase que se podía cortar con un cuchillo, pese al resplandor del sol y al nítido azul del cielo. Era un azul intenso, pero no cabía esperar que aquel firmamento extraordinario deparase también un poco de calor. El astro rey irradiaba una luz semejante al reflejo de un iceberg. Como Bond sabía muy bien, en esta región del planeta uno no podía fiarse de la temperatura agradable y el cobijo que ofrecía el hotel, pues las condiciones climáticas son de lo más engañosas. Nada tendría de extraño que en el plazo aproximado de una hora se ocultase el sol y empezara a nevar con inusitada violencia, o que una neblina helada empañase la visibilidad y oscureciera la luz del sol.

La habitación que ocupaba se encontraba en la parte trasera del edificio, lo cual le permitía avizorar con claridad las instalaciones del telesilla, la pista de esquí y la curva silueta del trampolín de saltos. Diminutas figuras aprovechaban el corto lapso de luz diurna y la limpia atmósfera para colgarse de las sillas del telesquí, que funcionaba sin parar, mientras en lo alto de la colina los esquiadores, semejantes a insectos movedizos en contraste con la blancura de la nieve, descendían por la larga pendiente, unos describiendo un curso sinuoso, que obligaba a controlar la velocidad, y otros enfilando la línea de descenso directo, con el cuerpo inclinado hacia adelante y las líneas flexionadas.

Bond pensó que Rivke muy bien podría ser uno de aquellos puntitos que se deslizaban por el inmaculado y destellante paisaje. Casi percibía dentro de sí la vigorizante sensación de una veloz carrera pendiente abajo y, por un momento lamentó no haber acompañado a la chica. A continuación, después de lanzar una última ojeada al nevado paraje, punteado tan sólo por los esquiadores, el movimiento del telesilla y las densas masas de abetos de tono verde castaño que jalonaban la pista, adornados como árboles de Navidad por colgantes agujas de hielo, James Bond se puso en pie, salió de la habitación y se encaminó hacia el comedor principal.

Allí estaba Brad Tirpitz, solo, sentado ante una de las mesas del rincón junto al gran ventanal, más o menos en el mismo ángulo en que estaba Bond en su habitación, en la segunda planta del edificio.

El norteamericano le vio acercarse y levantó la mano con un gesto cansino, mezcla de saludo y de reclamo.

– Hola, Bond -el rostro pétreo de Tirpitz pareció resquebrajarse ligeramente-. Kolya se ha disculpado. Anda por ahí organizando no sé qué con los escúters -se inclinó un poco hacia él-. Será esta noche, o, para ser exactos, a primera hora de la mañana.

– ¿Qué pasa esta noche? -Bond habló con un tono de frialdad, en una perfecta parodia del inglés flemático y reservado.

– ¿Preguntas qué pasa esta noche? -Tirpitz alzó los ojos al cielo-. Amigo Bond, según Kolya esta noche saldrá una remesa de armas de Liebre Azul. ¿Recuerdas? El arsenal próximo a Alakurtii.

– ¿Conque se trata de eso? -Bond dio la impresión de que el polvorín y el robo de armas le tenían sin cuidado. Tomó el menú y se enfrascó en la lectura de los múltiples platos que figuraban en la lista. Cuando el camarero hizo su aparición, pidió de corrido su desayuno habitual, aunque subrayó que deseaba un gran tazón de café.

– ¿Te molesta que fume? -el laconismo de Tirpitz se asemejaba al lenguaje gestual de un piel roja.

– No, si a ti no te importa que yo desayune entre tanto -el superagente se mantuvo serio. Tal vez se debiese al hecho de haber prestado servicio en la Royal Navy y de haber permanecido varios años junto a M, pero fumar mientras alguien ingería alimentos se le antojaba poco menos que encender un pitillo antes del brindis de lealtad a la Reina.

– Mira, Bond -Tirpitz acercó la silla a su interlocutor-. Me alegro de que Kolya no esté aquí. Deseaba hablarte a solas.

– Dime.

– Tengo un recado para ti. Felix Leiter te manda saludos y Cedar muchos besos.

Bond sintió un leve cosquilleo producido por la sorpresa, pero no dejó que trascendiera. Felix Leiter era su mejor amigo en Estados Unidos. En otro tiempo fue uno de los altos cargos de la CIA; y Cedar, hija de Felix, formaba también parte de la organización. No hacía mucho que aquella había colaborado muy eficazmente con Bond en una peligrosa misión [2].

– Ya sé que no confías en mí -prosiguió Tirpitz-, pero sería mejor que lo hicieras, hermano. Piénsalo bien, porque tal vez sea el único amigo que tengas por estos contornos.

Bond asintió con la cabeza.

– Puede que tengas razón.

– Tu jefe te informó a fondo de la misión. En Langley hicieron lo propio conmigo. Lo más probable es que estemos en posesión de la misma información, y, como sabes muy bien, Kolya se ha callado lo que le convenía. Lo que trato de decir es que nos conviene trabajar juntos, tanto como nos sea posible. Ese soviético de mierda no ha enseñado toda la mercancía y me imagino que nos tendrá reservadas algunas sorpresas.

– Creía que éramos un equipo que trabajaba de común acuerdo -Bond se expresó con aire imperturbable y cortés.

– No te fíes de nadie; sólo de mí -aunque había sacado un paquete de cigarrillos, Tirpitz no hizo ademán de encender un pitillo. Se hizo una pausa mientras el camarero servía el desayuno de Bond: huevos revueltos, tocino entreverado y café. Cuando se hubo alejado, Tirpitz volvió a la carga-. Recuerda lo que sucedió en Madeira. Si yo no lo hubiese mencionado ni siquiera habría salido a relucir lo que constituye la amenaza más grave. Me refiero a ese conde de mentirijillas. Sabes de él tanto como yo. Konrad Von Glöda. Kolya no tenía intención de facilitarnos el nombre, y ¿sabes por qué?

– Dímelo tú.

– Porque Kolya está haciendo doble juego. En este asunto del robo de armas andan mezclados algunos elementos de la KGB. Así nos lo comunicaron nuestros agentes en Moscú hace varias semanas. Se ha pasado la información a Londres en fecha reciente. Es probable que en su momento recibas un aviso en dicho sentido.

– ¿Cuál es la historia, entonces? -a la sazón era Bond el que se mostraba lacónico, ya que Brad Tirpitz parecía corroborar la teoría que había comentado con Rivke en su habitación.

– Parecida a un cuento de hadas -Tirpitz soltó una risotada-. Los informes de Moscú hablan de que en el seno de la KGB hay un grupo de jerarcas descontentos; forman un grupo muy reducido. Pues bien, ese grupito se ha confabulado con otra facción no menos descontenta del Ejército Rojo.

Según Tirpitz, ambos grupos disidentes entraron en contacto con el núcleo de lo que más tarde emergería como las Tropas de Acción Nacionalsocialista.

– Por supuesto, son unos idealistas -farfulló Tirpitz entre dientes-; unos fanáticos. Gente que conspira dentro de la Unión Soviética para subvertir el ideal comunista mediante un terrorismo de ultraderechas. Ellos fueron los que urdieron el primer robo de armas en Liebre Azul, y les pillaron con las manos en la masa, hasta cierto punto.

– ¿Cuál es ese punto?

– Les descubrieron, pero el hecho no se divulgó. Vienen a constituir una especie de mafia, o lo que somos nosotros, si tanto me apuras. Tu gente cuida por sí misma de sus intereses, ¿no es verdad?

– Siempre que tengan posibilidades de salir adelante.

Bond pinchó un poco de huevo con el tenedor, lo llevó a la boca y tomó una tostada.

– Bien, hasta el momento los pájaros de la plaza Dzerzhinsky han logrado que el oficial que les sorprendió llevándose material del arsenal se mantuviera callado como un muerto. Más aún, al frente de esta operación clandestina conjunta marcha uno de los suyos: Kolya Mosolov.

– ¿Quieres decir que Kolya va a dejarnos en la estacada? -Bond se volvió hacia Tirpitz y le miró cara a cara.

– No sólo eso, sino que su misión consiste en asegurarse de que la próxima remesa de armas salga sin novedad de Liebre Azul. Después se correrá la voz de que el camarada Mosolov encontró la muerte en esos nevados e inhóspitos parajes. Y, luego, ¿adivinas a quién le van a cargar el mochuelo?

– ¿A nosotros? -apuntó Bond.

– Oficialmente, sí, a nosotros, pero en la práctica está previsto que seas tú, amigo Bond. Por supuesto, el cuerpo de Kolya nunca será hallado, en cambio el tuyo sospecho que sí. Claro está que en su momento Kolya resucitará de la tumba. Ya sabes. Otro nombre, otra cara, otra zona de la selva.

Bond asintió vigorosamente con la cabeza.

– Es poco más o menos lo que me imaginaba. No pensaba que Kolya me condujera a la Unión Soviética para presenciar sin más un robo de armas.

Tirpitz sonrió sin ganas.

– Muchacho, al igual que tú, ya no me queda nada por ver. Berlín, la guerra fría, Vietnam, Laos, Camboya. Siempre la eterna canción. Hermano, creo que me necesitas…

– Y yo creo que tú también tienes necesidad de mí… ¿verdad, hermano?

– Eso es. Pero has de jugar a mi modo. Mientras te dedicas a esquiar al otro lado de la frontera, haz lo que te diga, o sea, lo que la Casa quiere que hagamos. Si estás conforme, te cubriré las espaldas y procuraré que todos salgamos enteritos y de una pieza.

– Antes de que te pregunte qué se pide de mí, queda una cuestión importante por aclarar.

Bond dejó de aparentar sorpresa y pasmo. Primero había sido Rivke quien había solicitado con insistencia su ayuda, y ahora Tirpitz. Esta circunstancia daba una dimensión insólita a la Operación Rompehielos. Nadie se fiaba de su vecino de mesa. Todo el mundo quería contar por lo menos con un aliado, el cual, según sospechaba Bond, sería arrojado a una zanja o apuñalado por la espalda a la menor señal de peligro.

– Adelante -incitó Tirpitz. Eso le hizo caer en la cuenta de que se había distraído a causa de unos huéspedes recién llegados que estaban siendo tratados por el personal del hotel como verdaderos príncipes.

– ¿Qué pasa con Rivke? Eso era lo que quería preguntar. ¿Vamos a marginarla como a Kolya?

Tirpitz le miró sorprendido.

– Bond -dijo con voz calmosa-, es posible que sea un agente del Mossad, pero supongo que sabes perfectamente quién es ella. Me refiero a que, sin duda, en Londres te habrán dicho que es…

– La hija insólita de un oficial finlandés que colaboró con los nazis y que todavía figura en la lista de los que tienen la cabeza puesta a precio, ¿no es eso?

– Sí y no -Brad Tirpitz elevó la voz-. Claro está que todos sabemos quién era el hijo de perra de su padre, pero nadie tiene idea de qué lado de la raya está la chica. Ni siquiera los del Mossad. A nosotros nadie nos ha mencionado esa cuestión, pero yo he podido ver su ficha en el Mossad. Te aseguro que ni siquiera ellos saben la verdad.

Bond dijo sin inmutarse:

– Yo diría que es sincera y al completamente leal al servicio secreto israelí.

Tirpitz soltó un leve gruñido de contrariedad.

– Está bien, Bond, sigue creyéndolo así. Pero ¿qué me dices de ese tipejo?

– ¿Qué tipejo?

– Del falso conde Konrad Von Glöda. El instigador del asunto de las armas y, probablemente, de todas las operaciones de las Tropas de Acción. Digo mal, el hombre que casi con toda seguridad maneja todo el cotarro: el Reichsfuhrer Von Glöda.

– ¿De veras?

– ¿Quieres decir que ninguno de los tuyos te puso al corriente?

Bond se encogió de hombros. M había sido bastante preciso y le había dado toda clase de datos, pero también había recalcado que en el caso del misterioso conde Von Glöda había algunos puntos un tanto confusos, aún no comprobados. Su jefe, siendo como era un rigorista, se negaba a dar como cierto lo que sólo tenía visos de probabilidad.

– Chico, no tienes ni idea de lo que pasa -los ojos de Brad Tirpitz adquirieron un matiz vidrioso-. El loco y estrambótico papaíto de Rivke Ingber, Oberführer de las SS, Aarne Tudeer, es también el Papá Noel de este cuento. En fin, que Aarne Tudeer y el conde Von Glöda son la misma persona. Un nombre muy apropiado, por cierto.

Bond sorbió un sorbo de café mientras su cerebro trabajaba a velocidad de vértigo. Si Tirpitz le había facilitado una información correcta, Londres ni siquiera había insinuado dicha posibilidad. Todo cuanto M le había comunicado era el nombre, la posibilidad de que fuese el elemento instigador que coordinó e1 robo de material militar y el hecho, casi seguro, de que el conde había dispuesto los puntos de ocultación de las armas desde la frontera soviética a su punto final de destino. Pero no se habló de que el conde Von Glöda fuese Tudeer.

– ¿Estás seguro de lo que dices? -Bond simulaba la misma actitud imperturbable.

– Tan seguro como que la noche sigue al día, cosa que por lo demás sucede con rapidez en estos pagos.

Tirpitz se interrumpió repentinamente y sus ojos se pasearon por el comedor hasta detenerse en la pareja que tantas atenciones mereció a su llegada.

– Bueno, ¿qué sabes en definitiva? -el surco de las comisuras de la boca de Tirpitz pareció acentuarse-. Echa una ojeada, Bond. Ahí tienes a nuestro hombre en persona. El conde Von Glöda, acompañado de su esposa, conocida simplemente como «la condesa» -bebió un trago de café-. Dije antes que el nombre me parecía muy apropiado. En sueco, Glöda significa «resplandor». En Langley le bautizamos con el nombre clave de Luciérnaga. Brilla con el fulgor de la plata que salvaron los nazis y con la que ahora debe embolsarse al frente de las Tropas de Acción. Es, también, un gusano en el peor sentido del término y yo mismo en persona me encargaré de capturar a ese bichejo.

Era innegable que la pareja formada por ambos personajes translucía un aire de distinción. Cuando hicieron su entrada Bond reparó en los costosos abrigos de pieles que llevaban, y a la sazón permanecían sentados como si fuesen los dueños de Laponia, con la actitud y la pose de unos príncipes renacentistas.

Konrad Von Glöda era de elevada estatura, musculoso, y se mantenía erguido como una vara. Por otra parte, su aspecto resultaba engañoso por lo que respecta a la edad. Lo mismo se le podían atribuir cincuenta y pico que tenerle por un hombre de setenta años espléndidamente conservado. Y es que aquella piel tersa y bronceada, el rostro y la estructura ósea, no facilitaban la tarea. Lucía una abundante cabellera de tonos argénteos y al dirigirse a la condesa se recostaba en el sillón mientras su mano subrayaba con gestos sus palabras y la otra permanecía apoyada con regia soltura en el brazo del sillón. El rostro atezado, rebosante de salud traslucía una vitalidad que en nada desmerecía de la que pudiera tener un joven ejecutivo. En cuanto a su porte, poco más había que añadir, desde los fulgurantes ojos grises hasta el mentón prominente y la arrogante inclinación de la cabeza. Sí, era un hombre con el que había que contar. «Resplandor» era el término que mejor cuadraba a la idiosincrasia del falso conde.

– Toda una estrella, ¿eh? -interpeló Tirpitz.

Bond afirmó con un seco movimiento de cabeza. Bastaba con echar un vistazo al personaje para reconocer que poseía esa cualidad excepcional que le llaman carisma.

También la condesa se comportaba con el aire de una persona que se sabe en posesión de los medios y la capacidad para conseguir o tomar lo que se propone. Pese a la imposibilidad de dilucidar la edad del conde, resultaba evidente que era mucho más joven, y todo en ella denotaba que se sabía consciente de sus atributos físicos, estéticos y corporales. Ahora mismo, sentada a la mesa mientras tomaba el desayuno, producía la impresión de ser una mujer para quien el deporte y el ejercicio físico fuesen algo consustancial a su persona. Bond se dijo que en el marco de sus actividades «deportivas», se contaba sin duda el más antiguo de los ejercicios corporales, pues la suave tez, los cabellos negros recogidos hacia atrás en ondulados pliegues y las facciones de reminiscencias clásicas desgranaban poemas de efervescente sexualidad.

Mientras Bond atisbaba a la pareja, un camarero se acercó con paso precipitado e inclinándose hacia él preguntó:

– ¿El señor Bond?

El superagente hizo un gesto afirmativo.

Le llaman por teléfono, señor. La cabina está junto al mostrador de recepción. Es de parte de una tal señorita Paula Vacker.

Bond se puso en pie con presteza y pudo observar que Brad Tirpitz le miraba con un dejo de ironía.

– ¿Problemas a la vista, Bond? -la voz de Tirpitz parecía menos áspera, pero Bond no quiso proyectar al exterior sus emociones. Brad el Malo, pensó, merecía ser tratado con la misma cautela que una serpiente de cascabel.

– Nada especial. Una llamada de Helsinki.

Se encaminó hacia el teléfono, extrañado de que Paula hubiera logrado dar con su paradero.

Al pasar junto a la mesa de Von Glöda, Bond se permitió mirarlos sin recato, aunque aparentando indiferencia. El conde hizo lo propio, y las miradas de los dos hombres se entrecruzaron, si bien en los ojos del falso aristócrata palpitaba una maldad casi tangible y un odio que Bond pudo percibir incluso cuando ya había dejado atrás a la pareja, como si los penetrantes ojos grises le perforasen la espalda.

La recepcionista le indicó con la cabeza una pequeña cabina telefónica con la puerta entreabierta. Bond se plantó en ella en dos zancadas y levantando el auricular habló sin demora.

– ¿Paula?

– Un momento -era la voz de la telefonista. Oyó un clic y tuvo la clásica sensación de alguien que se hallaba, lejano, al otro extremo del hilo.

– ¿Paula? -repitió.

Si le hubieran conminado a responder en aquel momento, Bond seguramente no se habría atrevido a jurar que aquélla era la voz de Paula, aunque sí existía un noventa por ciento de posibilidades de que fuera su amiga. La comunicación, cosa rara en las líneas telefónicas finesas, era deficiente. La voz parecía hueca, como procedente de una cámara de resonancias.

– James -dijo la voz-. Calculo que puede suceder de un momento a otro. Despídete de Anni.

Siguió una larga carcajada medio fantasmal, que disminuyó lentamente su intensidad, como si Paula retirara el auricular muy despacio, de forma intencionada, para luego colgarlo en la horquilla.

Bond enarcó la ceja y en su interior sintió una desazón que crecía por momentos.

– ¿Paula? ¿Eres tú…? -guardó silencio, sabedor de que no valía la pena hablarle a un aparato desconectado. «Despídete de Anni…» ¿Pero que demonios sucedía? De repente cayó en la cuenta. Rivke se hallaba en la pista de esquí. ¿O ni siquiera había tenido tiempo de alcanzarla? El superagente se precipitó hacia la puerta principal del hotel.

En el momento en que alargaba el brazo para asir la manija sonó a sus espaldas una voz incisiva.

– Ni lo suenes, Bond. No puedes salir vestido así -era Brad Tirpitz-. Te helarías en menos de cinco minutos. La temperatura está muy por debajo de cero.

– Brad, consígueme rápido algo de ropa.

– Ve por la tuya. ¿Qué diablos ocurre? -Tirpitz hizo ademán de dirigirse al guardarropa contiguo a la recepción.

– Más tarde te lo contaré. Rivke está fuera, en la pista de esquí, y tengo la corazonada de que corre peligro.

Bond pensó que tal vez Rivke no había llegado a la pendiente. Paula había dicho: «Calculo que puede suceder de un momento a otro.» Fuera cual fuera el plan, quizá se había consumado ya.

Tirpitz regresó con su equipo en los brazos: botas, gafas protectoras, guantes y chaquetón acolchado.

– Dime lo que sucede y veré lo que puedo hacer -su voz adquirió un tono imperioso-. Ve a buscar tu ropa. A mí me gusta estar prevenido y guardar el equipo de invierno al alcance de la mano -mientras pronunciaba estas palabras se quitó los zapatos de un tirón y se calzó las botas. Estaba claro que no había forma de convencer a Tirpitz.

Bond se volvió hacia la hilera de ascensores a la par que gritaba:

– Si Rivke está en lo alto, hazla bajar y tráela enterita -luego pulsó con fuerza el botón y desapareció en el ascensor.

Una vez en su habitación, Bond tardó menos de tres minutos en ponerse la ropa de invierno. Mientras se cambiaba no cesaba de escudriñar por la ventana hacia el telesilla y la zona de esquí. Todo parecía estar dentro de la más absoluta normalidad, y así seguían las cosas cuando llegó a las instalaciones del telesilla. Habían transcurrido poco más de seis minutos desde que iniciara aquella maratón.

La mayoría de la gente empezaba a regresar al hotel, pues había pasado el tiempo ideal para practicar el esquí. Descubrió a Brad Tirpitz junto a la ventanilla de la estación de telesquí, acompañado de otras dos personas.

– ¿Qué hay de nuevo? -preguntó Bond.

– He dicho que telefonearan a los de arriba. La chica figura en la lista. Ahora mismo está en la pista de descenso. Viste un traje color carmesí. Vamos, Bond, cuéntame de una vez lo que ocurre. ¿Guarda relación con la misión?

– Luego -Bond estiró el cuello y entrecerró los ojos protegidos por las gafas, la mirada dirigida hacia la parte alta de la montaña para tratar de localizar a la muchacha.

La pendiente principal descendía por el saliente, poco profundo, de la montaña formando una serie de escalones que se prolongaban a lo largo de un kilómetro y medio. La parte superior quedaba oculta a la vista, pero la pendiente era bastante pronunciada, ancha y sinuosa; en ocasiones la pista discurría por entre los abetos y el terreno se equilibraba hasta parecer casi llano, mientras en otros puntos del trazado, después de los tramos fáciles, la pista se quebraba en curvas de inclinada pendiente.

El último medio kilómetro era una pista den entrenamiento que discurría larga, recta y suave hasta el final. Dos muchachos con atuendo negro y gorros de lana de franjas blancas estaban culminando con pericia lo que sin duda había sido una vertiginosa carrera desde la cima. Ambos ponían una nota llamativa con sus exclamaciones, risas y contorsiones, alborotando a placer.

– Ahí la tienes -Brad le pasó los prismáticos con los que había estado escudriñando la última recta de descenso-. Traje carmesí.

Bond enfocó a su vez. Sin duda Rivke era una magnífica esquiadora. Se deslizó ladeándose y atravesó un tramo de mucha pendiente y luego enfiló en línea recta, reduciendo velocidad conforme la pendiente se iba suavizando. Después aceleró un poco para remontar un montículo y se situó en la línea de descenso directo que formaba el largo tramo final.

Apenas entró en línea -a menos de quinientos metros de donde ellos se encontraban-, pareció que la nieve rompía a hervir a uno y otro lado y una gran polvareda blanca se levantó a sus espaldas. De repente, en el centro de aquella florescencia nívea se produjo un estampido, y una llamarada, roja primero y blanca después, relampagueó hacia lo alto.

El sordo retumbar de la explosión llegó a los oídos de los dos hombres una fracción de segundo después de que Bond viera voltear en el aire el cuerpo de Rivke, proyectado por la fuerza del impacto que arrancó la polvareda de nieve.

9. El lanzacabos

Bond sintió que se le retorcían las tripas de horror e impotencia cuando, a través de las gafas protectoras, presenció el espectáculo de la masa de nieve lanzada hacia lo alto. La figura de color carmesí, lanzada al aire como una muñeca de trapo, desapareció entre la nubecilla de blanco algodón, al tiempo que los contados testigos que se hallaban junto a Tirpitz y Bond se arrojaban al suelo como si intentaran protegerse de un fuego de mortero.

Brad Tirpitz, al igual que Bond, permaneció de pie. Lo único que hizo el norteamericano fue recobrar los prismáticos y llevarse los protectores de goma a los ojos.

– Allí está, me parece que inconsciente -Tirpitz hablaba como pudiera hacerlo un observador de tiro en campaña, presto a reclamar la intervención de la aviación o a marcar el objetivo a la artillería-. Sí, boca arriba, medio sepultada en la nieve, a unos noventa metros de donde ocurrió la explosión.

Bond le arrebató los gemelos para comprobar lo que había dicho su compañero. La nieve empezaba a asentarse y pudo avizorar con claridad a la muchacha, que estaba tumbada con las piernas y los brazos extendidos.

Una voz informó a sus espaldas:

– La dirección del hotel ha llamado a la policía. Acudirán enseguida, pero cualquier equipo de rescate tendrá dificultades para llegar con rapidez hasta allí. La nieve está demasiado blanda. Tendrán que avisar a un helicóptero.

Bond se dio la vuelta. Ante él, también provisto de unos prismáticos, se hallaba Kolya Mosolov.

En los pocos segundos que siguieron a la explosión, la mente de Bond trabajó con febril actividad. La llamada telefónica de Paula, en el supuesto de que fuese ella, venía a corroborar buena parte de lo que Rivke le había confiado, fortaleciendo a la vez las primeras deducciones de Bond. Era innegable que Paula Vacker desbordaba el papel que el superagente le había asignado hasta el momento. Primero le había tendido una trampa en su piso a raíz de la primera estancia de Bond en Helsinki. De algún modo estaba enterada de la aventura nocturna con Rivke y también había dispuesto para ella una celada mortífera. Más aún, Paula había perpetrado el suceso en la pista de esquí con una precisión increíble. Sabía dónde estaba Bond, donde estaba Rivke y el acuerdo al que habían llegado. Eso sólo podía significar una cosa, y era que Paula disponía de algún acceso a los cuatro miembros de la Operación Rompehielos.

Bond salió de su ensimismamiento.

– ¿Qué te parece?

Se volvió rápidamente hacia Kolya y enseguida concentró de nuevo la vista en la ladera.

– Lo he dicho. Hace falta un helicóptero. La parte central de la pista está dura, pero Rivke está hundida en un sector de nieve blanda. Si queremos proceder con rapidez ha de ser con la ayuda de un helicóptero.

– No me refería a eso -replicó Bond con brusquedad-. ¿Qué ha ocurrido en tu opinión?

Kolya se encogió de hombros, enfundados en gruesas prendas de invierno.

Yo diría que se trata de una mina terrestre. Por estos parajes todavía las hay. Tal vez de los días de la guerra de invierno ruso-finlandesa, o de la segunda guerra mundial, y hasta es posible que de fecha posterior. También hay que contar con que, a veces, al inicio del invierno, las ventiscas y tormentas las mueven de sitio. Sí, creo que ha sido una mina.

– ¿Qué pensarías si te dijese que me avisaron?

– En efecto -corroboró Brad, con los binoculares todavía fijos en los destellos rojizos que la luz arrancaba del cuerpo de Rivke-. Bond recibió una llamada telefónica o algo parecido.

Kolya se mostró indiferente.

– Ah, tendremos que hablar de eso. ¿Pero dónde diablos están la policía y el helicóptero?

Como si hubiera oído sus palabras, un Saab Finlandia llegó a la zona de aparcamiento resbalando sobre las ruedas, a sólo unos pasos de donde se hallaban Kolya, Tirpitz y Bond.

Se abrieron las portezuelas y salieron un par de agentes uniformados. Kolya se les acercó de inmediato y les habló en finlandés, con la naturalidad de un nativo. Hubo algunas gesticulaciones un tanto fuera de lo corriente y Kolya regresó junto a Bond profiriendo un juramento obsceno en ruso.

– El helicóptero tardará por lo menos media hora en llegar -parecía muy irritado-. Y lo mismo el grupo de rescate.

– En tal caso tendremos que…

Brad Tirpitz le interrumpió con vehemencia.

– Se mueve. Ha recuperado el conocimiento y trata de levantarse. No, ha vuelto a caer. Creo que no puede mover las piernas.

Bond preguntó con premura a Kolya si el coche patrulla disponía de un megáfono. De nuevo otro chorro de incomprensible jerga, y Kolya que anunciaba a Bond:

– Si, tienen uno.

Bond echó a correr tan deprisa como se lo permitía el suelo helado, mientras con su mano enguantada abría la cremallera de un bolsillo del anorak y sacaba las llaves del coche.

– Prepáralo -gritó, volviendo la cabeza-. Yo me encargaré de ella. Prepara el megáfono.

Las cerraduras del Saab estaban bien aceitadas y tratadas con anticongelante, de modo que Bond no tuvo dificultad en abrirlo. Desconectó los sensores de la alarma, pasó a la parte de atrás y abriendo el espacioso maletero sacó un par de cazonetes o tensores y el voluminoso tambor del lanzacabos Pains-Wessex. Volvió a conectar la alarma, cerró el coche y regresó a toda prisa al pie de la pista de esquí, donde uno de los policías, que parecía bastante inhibido, sostenía entre las manos un megáfono del tipo Graviner.

– Se ha incorporado a medias, ha agitado el brazo una vez y ha dado a entender que no podía moverse de esa posición -Tirpitz transmitió con voz premiosa esta información, mientras Bond se acercaba a ellos.

– De acuerdo.

Bond tendió la mano, tomó el megáfono del policía, conectó el amplificador con un chasquido y elevó el artefacto hacia la mancha rojiza que constituía el cuerpo de Rivke Ingber. Tuvo la precaución de no tocar con los labios el metal del aparato amplificador.

– Atención, Rivke, si me oyes bien levanta el brazo. Soy James.

La voz, amplificada a diez veces el volumen normal, resonó alrededor del grupo. Bond advirtió el movimiento, y Tirpitz, que vigilaba con los prismáticos, dio cuenta de ello:

– Ha levantado un brazo.

Bond se aseguró de que el megáfono estaba orientado en línea recta hacia donde se encontraba Rivke.

– Rivke, voy a lanzarte una cuerda. No te asustes. Va propulsada por un cohete que pasará bastante cerca de ti. Indícame que has comprendido.

La chica volvió a elevar el brazo.

– ¿Te ves con fuerza para atarte la cuerda al cuerpo, bajo los brazos, cuando tengas el cabo a tu alcance?

Otra señal afirmativa.

– En tal caso, ¿crees que podemos tirar de ti con cuidado?

Gesto afirmativo.

– Si no resulta viable o si te duele mucho mientras te arrastramos, indícalo levantado los dos brazos. ¿Comprendes lo que digo?

Una vez más la muchacha asintió con el brazo.

– Conforme.

Bond se volvió hacia el grupo y les indicó lo que tenían que hacer.

El lanzacabos en cuestión es un artefacto que constituye un todo autónomo, mecanismo de propulsión incluido; su apariencia es la de un voluminoso tambor cilíndrico provisto de un asa portadora y un dispositivo de disparo en la parte superior. Sin lugar a dudas es el lanzacabos más eficaz construido hasta la fecha.

Bond quitó la tapa protectora de plástico, encajada en la delantera del cilindro, y dejó al descubierto el cohete, bien afianzado en el centro del tambor, así como los doscientos setenta y cinco metros de cuerda enrollada, fácilmente deslizable, que ocupaba casi todo el espacio útil. Desenganchó el extremo de la cuerda y dio instrucciones para que lo sujetaran con fuerza en el parachoques trasero del Finlandia, a la vez que se situaba casi en línea recta frente a la figura con traje de esquiar color carmesí tendida en lo alto de la pendiente.

Una vez afianzada la cuerda, Bond quitó el pasador detrás del asa portadora y luego colocó la mano en el sujetador anatómico detrás del mecanismo de disparo. Hundió los talones de las botas Mukluk en la nieve y dio cuatro pasos cuesta arriaba. La capa de nieve amontonada en el borde derecho de la amplia pista era blanda y muy profunda, mientras que por el centro formaba una dura costra por la que sólo se podía trepar con ayuda de un equipo especial para adherir el calzado al hielo.

Tras el corto avance la nieve le llegaba a Bond hasta la cintura, pero la posición no era bastante buena para disparar el cabo, cuyo extremo libre corría detrás de él hasta el parachoques del Finlandia.

Preparándose para resistir la sacudida, Bond se desprendió del cilindro y dejó que encontrara su punto de equilibrio. Después de haber adquirido la certeza de que el cohete pasaría por encima del cuerpo de Rivke, apretó el gatillo.

Se oyó el sordo ruido del percutor contra el mecanismo de ignición y, enseguida, el cohete salió impulsado a gran velocidad, dejando tras sí una estela de humo. La cuerda, atada a su extremo, parecía impulsar la aceleración del cohete, al tiempo que describía un gran bucle en lo alto, sobre el paisaje nevado.

El artefacto fue a caer a bastante distancia del cuerpo de la muchacha, pero justo en la trayectoria, hundiéndose en la nieve con un ruido apagado y brusco. Por unos instantes dio la sensación de que la cuerda permanecía, temblorosa, suspendida en el aire, pero enseguida comenzó a caer semejante a una serpiente pardusca, prendida de un punto situado bastante más arriba de donde yacía Rivke.

Bond retrocedió con dificultad a través de la nieve hasta llegar junto al grupo que asistía a la escena y arrancó el megáfono de las manos de uno de los agentes.

– Levanta la mano si puedes acercar la cuerda que tienes encima -una vez más la voz de Bond llenó de ecos las laderas.

Pese a la gélida temperatura del exterior, varios huéspedes se habían acercado al lugar, en tanto podía verse a otros que escrutaban a través de las ventanas del hotel. A lo lejos se oyó el ulular de la sirena de una ambulancia que se aproximaba por momentos.

– Pásame los prismáticos, por favor -Bond hablaba con voz que no admitía réplica. Tirpitz le entregó los binoculares y el superagente ajustó el visor y concentró el foco en la figura de Rivke.

La chica estaba caída en una postura extraña, con la nieve hasta la cintura, si bien a su alrededor el terreno aparecía cubierto por fragmentos de hielo y nieve endurecida. A juzgar por lo poco que pudo ver de su cara, Bond tuvo la sensación de que padecía fuertes dolores. Con gran esfuerzo fue tirando de la cuerda y del extremo de la misma, más arriba de donde yacía tumbada.

La operación de recoger la cuerda se demoró una eternidad. Rivke, con evidente dificultad, herida y aterida de frío, se detenía de vez en cuando a descansar. El simple esfuerzo de tirar de la cuerda hacia ella le resultaba una tarea casi insoportable. A juzgar por lo que veía a través de los prismáticos, Bond hubiera dicho que la cuerda llevaba atado un peso muerto al extremo, tal era la lentitud con que progresaba la muchacha en su empeño para poder salir de su difícil situación.

En ocasiones, Bond la apremiaba, al darse cuenta de que flaqueaba, y su voz, amplificada por el megáfono, llenaba el aire de resonancias.

Finalmente, Rivke alcanzó a recoger toda la cuerda y empezó entonces la pugna por sujetarla al cuerpo.

– Bajo los brazos, Rivke -encareció Bond-. Anúdala y pasa el nudo por la espalda. Avisa cuando estés lista.

Después de un buen rato, la chica levantó las manos.

– Muy bien. Ahora vamos a tirar de ti lo más suavemente que podamos. Te arrastraremos por la nieve blanda, pero si te resulta demasiado penoso no olvides levantar ambos brazos. Preparada, Rivke.

Bond se volvió hacia el grupo, que había procedido ya a desanudar el cabo sujeto al parachoques del Finlandia y a tirar del trozo de cuerda floja hasta que el cabo se tensó al contacto con el cuerpo de Rivke. El cuerpo de la chica empezó a moverse por la pendiente.

Bond había oído llegar la ambulancia, pero ahora, por primera vez, constató su presencia. La unidad de socorro llevaba consigo una dotación médica completa, al frente de la cual estaba un médico joven con barba. El agente británico preguntó a qué lugar pensaban trasladarla, y el médico, que dijo llamarse Simonen, respondió que al pequeño hospital de Salla.

– Lo que pase después depende ya de la gravedad de las heridas -subrayó, levantando ambas manos en un ademán de incertidumbre.

Transcurrieron casi tres cuartos de hora hasta que Rivke pudo llegar a escasa distancia del grupo. Cuando Bond se acercó a ella pateando furiosamente la nieve, la chica se hallaba medio desvanecida. Con toda suavidad, guió el esfuerzo de los que tiraban del cuerpo y les ayudó a depositarla junto al borde mismo de la pista.

Rivke lanzó un gemido y al acercarse el médico abrió los ojos. Enseguida reconoció a Bond.

– James, ¿qué ha ocurrido? -habló con un hilillo de voz.

– No lo sé, cariño. Creo que sufriste una caída.

Bond sintió que la angustia se le marcaba en el rostro cubierto por las gafas y la bufanda al ver en el semblante de Rivke unas reveladoras manchas blancuzcas, síntoma de congelación.

Al cabo de unos momentos el médico tocó a Bond en el hombro y se lo llevó aparte. Tirpitz y Kolya Mosolov se arrodillaron a su vez junto a la muchacha. El médico habló por lo bajo.

– Fractura de ambas piernas, en un examen superficial -se expresaba en un inglés muy bueno, detalle que Bond ya había captado con ocasión de la primera y breve conversación que sostuvieron-. Congelación parcial, como puede observar usted, e hipotermia en fase avanzada. Tenemos que darnos prisa.

– Procedan con la mayor rapidez posible -Bond sujetó al médico por la manga-. ¿Puedo acudir más tarde al hospital.

– Por supuesto que sí.

Rivke había vuelto a perder el conocimiento. Bond no podía hacer otra cosa que permanecer allí, aturdido, viendo cómo los enfermeros sujetaban con cuidado a la chica en la camilla y la introducían en la ambulancia.

Las imágenes parecieron sobreponerse en su mente: el frío ambiente, el hielo y la nieve, la ambulancia avanzando entre los crujidos de las ruedas hacia la puerta principal de acceso al recinto del hotel, se entremezclaban con la visión de otra escena que fluía de la memoria contra su voluntad. Otra ambulancia; distinta carretera; calor; el coche manchado de sangre, y un policía austríaco que formulaba incesantes preguntas sobre el mortal accidente que había sufrido Tracy. Aquella atroz pesadilla de siempre…, la muerte de la única mujer que había sido su esposa, latente en los más profundos recovecos de su ser.

Como si las dos escenas se hubieran fundido en una sola, oyó a Kolya que decía:

– Tenemos que hablar, James Bond. He de hacerte algunas preguntas. También debemos prepararnos para esta noche. Todo está a punto, pero ahora somos uno menos. Tendremos que modificar un poco los planes.

Bond asintió con la cabeza y se encaminó con paso lento y cansino hacia el hotel. Ya en el vestíbulo acordaron verse a las tres en la habitación de Kolya.

Una vez en la suya, Bond abrió la cartera de mano y manipuló los dispositivos de seguridad que dejaban a la vista el doble fondo y los falsos laterales, todo ello ingeniosamente camuflado en el artilugio de su buena amiga Q, compañera del servicio.

Sacó de uno de los compartimentos laterales una pieza oblonga de color rojo, no mayor que un paquete de cigarrillos. Era el VL-34, conocido como el «protector de la intimidad», a buen seguro uno de los más pequeños y avanzados detectores electrónicos de aparatos de escucha conocidos hasta el momento. Ya la noche de su 1legada Bond había rastreado la estancia sin hallar ningún objeto sospechoso. Pero, dadas las circunstancias, no quería correr riesgos.

Sacó la antena retráctil, conectó el aparatito y empezó a recorrer la habitación. A los pocos segundos, el cuadro de señales se iluminó con una serie de luces y, enseguida, con la antena en dirección al teléfono, destelló una luz amarilla, que señaló sin lugar a dudas la existencia de un transmisor y de micrófono instalados en las proximidades del aparato telefónico.

Después de haber localizado uno de los detectores, Bond prosiguió su minuciosa búsqueda por toda la habitación. Cerca de la radio y del aparato de televisión había un par de pequeñas alarmas, pero la luz de encendido automático no llegó a inmovilizarse. Transcurrido un breve lapso de tiempo, adquirió la certeza de que el único artefacto de escucha que había en la estancia era el ya mencionado del teléfono. Al examinarlo, no tardó en darse cuenta de que constituía una versión modernizada de la vieja y conocida «bobina sin fin», que convierte el teléfono en un transmisor que funciona las veinticuatro horas del día, dondequiera que el operador esté ubicado. Incluso si la persona que escucha está en el otro rincón del planeta, es posible captar no sólo las llamadas telefónicas, sino todo lo que se dice en la habitación donde está el teléfono.

Bond quitó el aparato de escucha, lo llevó al lavabo y lo aplastó con la suela del zapato. Luego lo arrojó al retrete. «Así perecen todos los enemigos del Estado», murmuró con una sonrisa burlona.

Era de suponer que también sus compañeros de misión tenían similares artefactos en sus respectivas habitaciones. Quedaban dos interrogantes por contestar: cómo y cuándo fueron instaladas las escuchas y cómo pudieron actuar con semejante precisión en el atentado contra la vida de Rivke. Paula o quien fuese tuvo que proceder con suma rapidez para disponerlo todo. La otra posibilidad era que el hotel Revontuli estuviese copado por los asesinos, que forma que éstos hubiesen tenido tiempo de preparar las trampas y celadas bastante antes de su llegada.

Sin embargo, para llevar a efecto sus planes, Paula o ese alguien que había organizado los contragolpes tuvo que estar presente en la reunión de Madeira. Puesto que Rivke había quedado malherida, quedaba libre de sospecha. Pero ¿qué pensar de Brad Tirpitz y de Kolya? No tardaría en descubrir qué se traían esos dos entre manos. Si en verdad la misión relacionada con el arsenal soviético de Liebre Azul se llevaba a cabo aquella noche, quizá toda la baraja quedara al descubierto.

Tras desvestirse, se duchó y se puso una ropa más cómoda. Luego se tumbó en la cama y encendió un Simmons. Dio dos o tres chupadas y aplastó el cigarrillo contra el cenicero. Entornó los ojos y cayó en un sueño ligero.

Se despertó con un sobresalto y consultó la hora. Eran casi las tres. Se acercó a la ventana y miró a través de los cristales. Mientras permanecía allí el paisaje nevado pareció cambiar de tonalidad. A medida que el sol descendía, el blanco puro se transformaba en otros tonos. Enseguida se produjo el espléndido fenómeno que las gentes del país denominan «el instante azul», en el que el blanco fulgente de la nieve y el hielo reflejado en el suelo, las rocas, las casas y los árboles adquieren por espacio de uno o dos minutos una coloración verdiazul antes de que caiga la noche.

Llegaría tarde a la entrevista con Kolya y Tirpitz, pero nada podía hacer para evitarlo. Bond se dirigió con presteza al teléfono, libre ya de los aparatos de escucha, y solicitó a la telefonista el número del hospital de Salla. La chica se lo proporcionó rápidamente. El superagente esperó que le dieran comunicación y marcó el número. Al despertar, su primer pensamiento había sido para Rivke.

La recepcionista del hospital hablaba el inglés con fluidez. Bond preguntó por Rivke y le dijeron que esperase un momento. Por fin, la mujer se puso de nuevo al aparato.

– Lo siento, pero aquí no figura ninguna paciente con ese nombre.

– Ha ingresado hace poco -insistió Bond-. Sufrió un accidente en el hotel Reventuli, en la pista de esquí. Hipotermia, congelación en el rostro y fractura de las dos piernas. Ustedes mandaron un médico y una ambulancia… -se interrumpió tratando de recordar el nombre-. Sí, el doctor Simonen.

– Lo lamento, señor. Éste es un centro pequeño y conozco a todos los médicos. Sólo hay cinco y ninguno se llama como usted dice.

– Lleva barba y es un hombre joven. Dijo que podía llamar.

– Perdone, señor, pero debe haber alguna equivocación. Hoy no se ha recibido ninguna llamada de Revontuli pidiendo una ambulancia. Acabo de comprobarlo. Y tampoco ha ingresado ninguna paciente, ni tenemos a un doctor Simonen por aquí. A decir verdad no hay ningún médico joven y con barba. Ojalá lo hubiese.

Bond preguntó si había otros hospitales en la zona. La respuesta fue negativa. El más próximo se hallaba en Kemijärvi, y allí carecían de un servicio de urgencias, al igual que en el centro clínico de Pelkosenniemi. Bond pidió el número de ambos hospitales y los de la policía local. Después dio las gracias, colgó el auricular y volvió a marcar.

Al cabo de cinco minutos se confirmó la mala nueva. Ninguno de dichos hospitales había atendido a ningún huésped accidentado del hotel; y lo que aún era peor, los cuartelillos de la policía comarcal no tenían en ruta, cumpliendo servicio, ningún Saab Finlandia. Más todavía, dijeron no haber enviado patrulla alguna al hotel. Dijeron que sin duda se trataba de un error, que sabían muy bien de qué hotel se trataba y que era un sitio espléndido para practicar el esquí. Deploraban lo ocurrido.

También Bond, que estaba sumamente preocupado.

10. Kolya

James Bond montó en cólera.

– ¿Quiere eso decir que no piensa mover un dedo por Rivke? -pronunció estas palabras sin gritar, pero su voz era fría y cortante, como el hielo que decoraba los árboles situados más allá de la ventana de la habitación de Kolya.

– Daremos cuenta de lo sucedido a su organización -Kolya se expresaba con indiferencia-, pero no enseguida, sino cuando hayamos concluido el trabajo. Es posible que para entonces puedan darnos razón de ella. No tenemos tiempo de pasearnos por ahí, entre la nieve, tratando de localizarla. Si no aparece, los del Mossad tendrán que hacerse cargo de ella. ¿Qué dice la Biblia? «Dejad que muertos entierren a los muertos», ¿no es así?

Bond estaba a punto de perder la paciencia. Poco faltó para que así ocurriera desde que acudió a la cita con los dos hombres. La primera vez fue cuando llamó a la puerta. Kolya atendió la llamada y Bond entró como una exhalación, con un dedo en los labios y blandiendo en la otra mano, como si fuera un talismán, el detector VL-34.

Brad Tirpitz soltó una risita sarcástica, que se trocó en una incendiaria mirada de disgusto cuando Bond sacó otra bobina de escucha empalmada al teléfono de Kolya, más algunos artilugios electrónicos adicionales ocultos debajo de la alfombra y tras el rollo de papel higiénico en el baño.

– Creía que lo habías peinado todo -dijo Bond, con acento cortante, lanzando una mirada de recelo a Tirpitz.

– Exploré todas las habitaciones al llegar al hotel, incluida la tuya, muchacho.

– También dijiste lo mismo en Madeira.

– Porque no encontré nada.

– En tal caso, ¿cómo es posible que, sean quienes fueren, hayan podido localizarnos aquí?

Tirpitz, sin inmutarse, insistió en que había inspeccionado las habitaciones en busca de aparatos de escucha.

– Todo estaba en orden, tanto en Madeira como aquí.

– En tal caso se ha producido una filtración, y puesto que me consta que no soy yo, tiene que ser uno de vosotros.

– ¿De nosotros? ¿De nosotros dices? -Kolya parecía realmente enfadado.

Como Bond no había podido facilitar a Kolya todos los detalles de la llamada telefónica de la que suponía era Paula, acompañada de la consiguiente advertencia de un incidente inmediato, aprovechó para hacerlo ahora. El semblante de Kolya experimentó un cambio. Las facciones del soviético, pensó Bond, eran como el mar. En la presente ocasión, el cambio de expresión fue de la calma al encrespamiento paulatino, conforme el británico le exponía como se había dispuesto la trampa, al menos desde su punto de vista. Al margen de la identidad del enemigo que les hostilizaba, lo cierto era que conocía bastante a fondo los pasos que se proponía dar.

– No era una vieja mina lo que estalló en la pista de esquí -afirmó Bond con crudeza-. Rivke es una buena esquiadora, yo no lo hago mal y supongo que tú, Kolya, no eres ningún aprendiz. En cuanto a Tirpitz, desconozco…

– Me las arreglo bien -contestó, como pudiera hacerlo un escolar enfurruñado.

Era muy posible, prosiguió diciendo Bond, que la bomba que hizo explosión en la ladera fuera accionada por control remoto.

– También pudo ser un tirador apostado en el hotel. No sería la primera vez que se echa mano de este recurso: utilizar una bala para activar la carga explosiva. Personalmente me decanto por la primera suposición, la del control remoto, porque encaja con todos los elementos en juego. Así, el hecho de que Rivke estuviese en la pista, la llamada telefónica, que debió de coincidir con el momento en que ella estaba en la parte superior del recorrido… -extendió los brazos-. En fin, que nos tienen acorralados. Ya han conseguido eliminar a uno de nosotros, lo que facilita cualquier medida que adopten para acabar con el resto…

– Y el deslumbrante conde Von Glöda desayunando en el hotel en compañía de su esposa -manifestó Tirpitz con aspereza. Apuntó con el dedo a Kolya Mosolov-. ¿Puedes decirnos algo al respecto?

El soviético asintió a medias.

– Les vi antes del suceso en la pista, y también cuando regresé al hotel.

James Bond retomó la cuestión que había planteado Tirpitz.

– Dime, Kolya, ¿no crees que ya ha llegado el momento de que sueltes lo que sabes de Von Glöda?

Mosolov hizo un gesto dando a entender que todo aquello le resultaba un galimatías muy confuso.

– El supuesto conde Von Glöda es un sospechoso de primer orden…

– Es el único sospechoso -atajó Tirpitz.

– El probable instigador del grupo que tratamos de desenmascarar -añadió Bond.

Kolya lanzó un suspiro.

– No di más explicaciones sobre su persona porque estaba a la espera de una prueba definitiva, la localización de su cuartel general.

– ¿Y dispones ya de esta prueba? -Bond se aproximó a Kolya, casi amenazando.

– Sí -fue una afirmación rotunda y clara-. Sabemos lo que hace falta. Forma parte de las instrucciones para la operación de esta noche -Kolya hizo una pausa como si sopesara la conveniencia de facilitar más información sobre el asunto-. Imagino que los dos estaréis al cabo de quién es realmente Von Glöda -parecía disponerse a dar un espectacular golpe de efecto.

Bond asintió con la cabeza.

– Y también la relación de parentesco que le une con nuestra colega, ahora ausente -añadió Tirpitz.

– Conforme -dijo con un tono ligeramente irritado-, en tal caso seguiré con la exposición del plan.

– Y dejarles a Rivke a los lobos, ¿verdad? -la imagen de la muchacha seguía hostigando a Bond.

Kolya volvió despacio la cabeza hacia el superagente.

– Soy del parecer de que Rivke se halla perfectamente atendida y de que… ¿cómo decís en vuestra tierra?… y de que la dejemos jugar a fondo sus posibilidades. Me atrevería a afirmar que la chica reaparecerá en el momento oportuno, cuando esté a punto. Mientras tanto, si queremos reunir las pruebas que acaben de una vez con las Tropas de Acción Nacionalsocialista, que es el único objeto de nuestra presencia aquí, hemos de preparar con cierta cautela la misión de esta noche.

– Adelante, pues -dijo Bond, disimulando su indignación.

Tal como había anticipado ya Kolya Mosolov, el objetivo de la operación era presenciar, y a ser posible fotografiar, el robo de armas del arsenal conocido como Liebre Azul, situado en las cercanías de Alakurtii. Kolya desplegó en el suelo un mapa militar de la zona, cubierto por doquier con marcas de diverso tipo: cruces en rojo y varios trazos, azules y amarillos.

El dedo índice de Kolya indicó una crucecita roja exactamente al sur de Alakurtii, unos sesenta kilómetros dentro de territorio soviético y a una distancia aproximada de setenta y cinco con relación al lugar donde a la sazón se encontraban.

– Doy por supuesto que todos los aquí presentes saben manejar un escúter -miró primero a Tirpitz y después a Bond. Los dos hombres corroboraron las palabras de Kolya con un breve movimiento de cabeza-. Me alegro, porque nos espera una dura jornada. Las previsiones meteorológicas para esta noche no son alentadoras. Temperaturas muy por debajo de cero que subirán un poco después de medianoche, en que se prevé una ligera nevada, pero que volverán a descender a los mínimos de antes.

Kolya subrayó que se desplazarían con los escúters por terreno accidentado y que el trayecto duraría casi toda la noche.

– Tan pronto vi que Rivke iría a parar al hospital… -empezó a explicar de nuevo…

– Lugar en el que no se encuentra -interrumpió Bond.

– …dispuse lo necesario -prosiguió Kolya, haciendo caso omiso de la intromisión de Bond-, ya que para llevar a buen fin la operación se requiere el concurso de cuatro personas. Debemos cruzar la frontera soviética sin ayuda de mis paisanos, por una ruta que sospecho es la que utilizan los vehículos de las Tropas de Acción. La idea era que dos de nosotros se quedaran apostados como señalizadores a lo largo del camino, en tanto que Bond y yo recorreríamos todo el trecho hasta Alakurtii. Según la información de que dispongo el convoy del grupo neofascista llegará, por acuerdo con el oficial que manda Liebre Azul y sus subordinados, hacia las tres de la madrugada.

Cargar los vehículos utilizados por las Tropas de Acción no llevaría más de una hora. Kolya creía que serían anfibios sobre oruga del tipo APC, con toda probabilidad una de las muchas variantes de los carros soviéticos BTR.

– Al parecer lo tienen todo dispuesto. Eso es al menos lo que me han asegurado los míos. Bond y yo filmaremos con un vídeo y tomaremos fotografías, si es necesario mediante el uso de infrarrojos; de todos modos, imagino que habrá una buena iluminación. Liebre Azul está lejísimos, en las antípodas, y nadie va a prestar demasiada atención durante la operación de carga. Será durante el camino cuando irán alertados, mientras se dirijan a la base, y, sobre todo después, a la salida del convoy. Por lo que atañe a Liebre Azul, confío en que todos los reflectores estarán encendidos.

– ¿Y qué pinta Von Glöda en todo esto?

Bond había estado examinando el mapa y los jeroglíficos trazados a lápiz que lo cubrían, y la verdad era que la cosa no parecía tan sencilla. El paso por la zona fronteriza presentaba no pocas dificultades; densos bosques, lagos helados y largos trechos al descubierto, tapizados por la nieve; en fin, un que territorio que en pleno verano presentaba la típica vegetación de la tundra. Pero lo que más le inquietaba eran las zonas boscosas. Sabía por experiencia lo que suponía desplazarse y seguir una pista montado en un escúter por entre las vastas masas negruzcas de pinos y abetos.

Kolya sonrió con cierto aire de complicidad.

– Von Glöda estará allí -manifestó con excesiva lentitud.

El dedo índice de su mano se cernió sobre el mapa y fue a dar en una parte marcada con señales oblongas y cuadraditos. Aquel punto preciso caía dentro de la mismísima frontera finlandesa, un poco más al norte de donde tenían previsto emprender el camino de vuelta.

Bond y Tirpitz se inclinaron hacia delante. El superagente memorizó rápidamente las coordenadas del mapa, en tanto que Kolya seguía con sus explicaciones.

– Tengo la casi absoluta certeza de que el hombre que los tuyos, Brad, apodan «Luciérnaga» estará oculto y a salvo en este lugar, hoy por la noche, y pienso también que el convoy procedente de Liebre Azul tiene su meta en este mismo punto.

– ¿Certeza casi absoluta? -Bond enarcó una ceja con aire inquisitivo y con una mano se apartó un mechón de pelo que le caía sobre la frente-. ¿Por qué? ¿Cómo?

– Mi patria… -no había en su voz el menor asomo de chovinismo ni de xenofobia-. Mi patria presenta algunas ventajas desde un punto de vista geográfico -con un dedo siguió toda la zona circundante de las señales oblongas marcadas en rojo-. Durante las últimas semanas hemos podido establecer una fuerte vigilancia. También nos ha sido de gran utilidad las pesquisas llevadas a cabo por nuestros agentes sobre el terreno -prosiguió diciendo lo que todos los allí presentes debían saber ya: que en aquel sector fronterizo aún quedaban en pie gran número de casamatas y fortificaciones medio derruidas-. En muchos países europeos, en Francia por ejemplo, y también en Inglaterra todavía pueden verse defensas y construcciones del tiempo de la guerra. Muchas de ellas permanecer intactas pero no pueden aprovecharse, pues aunque las paredes exteriores se mantengan en pie, el interior está en ruinas o desmoronado. Por ello supongo que les será fácil imaginar cuántas fortificaciones y búnkers se construyeron en estos parajes durante la Guerra de Invierno y, más tarde, a raíz de la invasión alemana.

– Puedo dar testimonio de eso -Bond sonrió como si pretendiera dar a entender a Kolya que aquella parte del planeta no le era del todo desconocida.

– También los míos saben cómo es la cosa -Tirpitz no quería ser menos.

– Ah -la exclamación de Kolya podía hacer las veces de una sonrisa de condescendencia.

Se hizo un largo silencio.

Luego Kolya asintió con la cabeza, y aquella extraña facilidad para cambiar súbitamente la expresión del rostro le confirió una aire de solemnidad y cordura.

– Cuando fuimos alertados acerca de lo que estaba ocurriendo en Liebre Azul, nuestros departamentos de servicios especiales recibieron instrucciones concretas. Aviones capaces de volar a gran altura y satélites orbitales fueron adscritos a misiones de reconocimiento en distintos puntos hasta entonces exentos de vigilancia, y el resultado fue esto que tengo en las manos.

Pasó la mano por debajo del mapa y sacó una pequeña carpeta de plástico, de la que extrajo una serie de fotografías que entregó a sus dos interlocutores. Algunas de ellas respondían a la clásica foto tomada por un avión de reconocimiento, probablemente los aparatos soviéticos tipo Mandrake, Mongrove o Brewer-D, todos ellos idóneos para misiones de este género. A pesar de tratarse de documentos gráficos en blanco y negro se observaba con claridad la remoción de tierras que había tenido lugar en vastas superficies. Se habían tomado ya bien entrado el verano o, quizás, a principios de otoño, antes de las primeras nevadas, y en casi todas ellas se veía sin lugar a dudas lo que parecían ser entradas a fortificaciones de hormigón armado.

Las restantes fotografías eran de una especie con la que tanto Tirpitz como Bond estaban familiarizados: imágenes enviadas por satélites orbitales de reconocimiento, captadas a muchos kilómetros de altura de la tierra mediante diversidad de cámaras y objetivos. Las más interesantes eran las que mostraban, en vivos colores, los cambios de la estructura geológica.

– Echamos a volar uno de nuestros Cosmos del servicio de inteligencia del ejército. Buen trabajo, ¿verdad?

Los ojos de Bond se movían con rapidez de las fotos de los satélites a los pequeños dibujos en el mapa. La mayoría de ellas habían sido agrandadas con lentes de aumento y luego ampliadas a buen tamaño; se apreciaban con claridad el movimiento de tierras y las obras de excavación. La densidad y los colores dejaban traslucir sin asomo de duda que eran construcciones hechas a conciencia, con abundante uso de cemento y hierro. También se apreciaba la existencia de una simetría, señal inequívoca de que las obras subterráneas eran de gran envergadura y constituían un conjunto coherente.

– Pero aún tengo algo más que las fotografías -prosiguió diciendo Kolya. Sacó otra carpeta de plástico que contenía planos horizontales y planos alzados de lo que no podía ser otra cosa que un gigantesco búnker-. Las imágenes enviadas por los satélites nos pusieron sobre aviso y enviamos a nuestros agentes a inspeccionar sobre el terreno. Además, disponíamos de uno o dos mapas de la zona, muy reveladores, que se remontaban a la Guerra de Invierno y que también se utilizaron con posterioridad. A finales de los años treinta, los ingenieros militares finlandeses construyeron exactamente en este punto un enorme depósito subterráneo de armas, con capacidad para albergar por lo menos diez tanques, así como las municiones y piezas de recambio. La entrada principal era muy grande…, aquí -señaló a la vez las fotos y el esquema planigráfico-. Nuestros hombres y los archivos documentales vinieron a corroborar que en la práctica el búnker nunca llegó a utilizarse. Sin embargo, hará cosa de un par de años recibimos informes que hablaban de una gran actividad en toda la zona durante el verano: brigadas de obreros de la construcción, maquinaria pesada y todos los accesorios que conllevan las obras de gran envergadura. Se trata sin ningún género de dudas del cubil de Von Glöda -con el dedo empezó a señalar los trazos marcados en el mapa-. Como podréis observar, la primitiva entrada fue reconstruida y cerrada herméticamente; en fin, un escondrijo lo bastante espacioso para contener vehículos y, abajo, amplias instalaciones para almacenamiento.

El cúmulo de pruebas era obvio y convincente. El conjunto parecía realmente grande, dividido en dos secciones, una destinada a parque móvil y almacenes y otra a vivienda, constituida por un laberinto de cubículos, con capacidad suficiente para que trescientas personas por lo menos pudieran habitar allí durante el año.

El acceso principal se encontraba situado en línea parale1a a otra entrada más pequeña, ambas provistas de una rampa independiente que se adentraba hasta unos trescientos metros en las entrañas de la tierra, a una profundidad suficiente, como dijo Tirpitz «para sepultar un montón de cadáveres».

– Nosotros pensamos que aquí están «sepultados» todos, del primero al último -Kolya no mostró el menor asomo de ironía-. Mi opinión personal es que nos hallamos ante el cuartel general y puesto de mando de las Tropas de Acción. El lugar se construyó también como punto vital de estacionamiento de los convoyes de armas y municiones robadas de los arsenales y depósitos del Ejército Rojo. En una palabra, estoy convencido de que el búnker remozado es el núcleo del grupo neonazi.

Tirpitz miró a Kolya con un cinismo que casi podía palparse.

– Así que todo lo que tenemos que hacer es sacar unas bonitas fotos de tus soldaditos en trance de traicionar a la patria, seguir luego al convoy hasta aquí -señaló un mapa- y meternos en el búnker, su precioso y acogedor Palacio de Hielo.

– Ni más ni menos.

– Y eso a cargo de tres personas. Supongo que yo plantado como una valía en la frontera, donde cualquier loco pueda cazarme como a una liebre.

– No, si eres tan bueno como me han dicho -Kolya le devolvió la ironía-. En lo que a mí concierne me he tomado la libertad de reclamar los servicios de un camarada, y ello por la sencilla razón de que existen dos pasos fronterizos -indicó otra línea que discurría más al norte de la ruta que en principio debían seguir él y Bond, y argumentó sobre la conveniencia de tener vigilados ambos puntos-. Esta misión hubiera correspondido a Rivke, para prevenir riesgos. Ahora necesitábamos una reserva, y ya lo tengo.

Bond permaneció pensativo durante un rato, luego dijo:

– Kolya, quisiera hacerte una pregunta.

– Adelante -el soviético alzó la cabeza hacia él y le miró de manera abierta y franca.

– Si las cosas salen según lo previsto, es decir, si obtenemos las pruebas y le seguimos la pista al convoy hasta el búnker que dices está situado aquí -Bond puso el dedo en el mapa-, cuando hayamos cubierto el objetivo, ¿cuál es el siguiente paso?

Kolya ni siquiera se detuvo a pensar la respuesta.

– Una vez tengamos la certeza de que contamos con las pruebas precisas, caben dos alternativas. Informar a nuestros respectivos departamentos o, si la situación es propicia, terminamos la tarea nosotros mismos.

Bond se abstuvo de formular más preguntas. Las palabras de Kolya presuponían un interesante final de partida. En el caso de que se viera implicado un complot o añagaza tendida por la KGB o el Ejército Rojo, el método de «terminar la tarea nosotros mismos» le parecía excelente para encubrir y enterrar el asunto para siempre, y con más motivo todavía – calculó Bond- si Kolya Mosolov pretendía impedir el retorno de él y de Tirpitz. Por lo demás, si la hipótesis del complot tenía algún fundamento, el Alto Mando de las Tropas de Acción Nacionalsocialista quizá hubiera iniciado ya un cambio de sede y decidido buscar refugio en otro búnker.

Siguieron hablando y se ocuparon de los detalles: el lugar donde estaban escondidos los escúters, tipo de cámaras que iban a utilizarse, el punto exacto donde Tirpitz debía apostarse y la posición del agente reclutado por Kolya, aludido sólo con el seudónimo de «mujik», como uno de los paupérrimos campesinos esclavizados por las leyes de la Rusia zarista.

Tras una hora poco más o menos de apretada conversación, Kolya entregó sendos mapas a Tirpitz ya al superagente británico. Abarcaban la zona de referencia, poseían las excelencias cartográficas que cabe esperar en este tipo de mapas y tenían, marcadas con lápiz fino, las rutas fronterizas, así como la ubicación de la base Liebre Azul y la misma serie de figuras oblongas que señalizaban el conglomerado subterráneo de lo que habían coincidido en denominar el «Palacio de Hielo».

Sincronizaron sus relojes. Tenían que encontrarse a medianoche en el punto de la cita, lo que significaba que deberían salir del hotel por separado entre las 11.30 y las 11.40.

Bond regresó a su habitación y abrió la puerta sin hacer ruido. Sacó el detector y rastreó de nuevo la estancia. Quedaban muy lejos los días en que uno podía vigilar su habitáculo dejando diminutos fragmentos de fósforos de madera en la puerta o entremetidos en los marcos de los cajones. En los buenos tiempos, pensó el superagente, una pequeña torunda de algodón hacía auténticos milagros, pero a la sazón, con tanto miniaparato de escucha electrónica, la vida se había vuelto más complicada y mucho más difícil de sobrellevar.

Otra vez los espías habían aprovechado su ausencia con motivo de la reunión para instalar artilugios. En esta ocasión no se contentaron con acoplar una bobina automática en el teléfono, sino todo un soporte de adminículos de escucha. Uno detrás del espejo del baño, otro diestramente colocado y recosido en los cortinajes, un tercero, en fin, camuflado en forma de botón que los intrusos habían metido en la pequeña madeja con hilos y agujas de coser que contenía una de las fundas de la carpeta con papel y sobre de cartas del hotel. Por último, Bond halló un adminículo dispuesto ingeniosamente dentro de una bombilla nueva, junto a la cama.

Bond realizó por tres veces consecutivas la operación de rastreo. Los que habían colocado aquellos aparatos no eran unos aficionados. Mientras destruía los diversos artilugios se preguntó si el que habían acoplado al teléfono tenía por objeto despistarle, con la esperanza de que, una vez localizado, cesara en la búsqueda.

Cuando se hubo asegurado de que podía proceder sin temor, Bond desplegó el mapa. Antes sacó de la cartera una brújula de las usadas en el ejército y que tenía intención de llevar consigo durante la operación nocturna. Valiéndose de las finas hojas de un pequeño cuaderno de notas y de una tarjeta de crédito a modo de tiralíneas, Bond empezó a hacer cálculos y a transportar las rutas mezcladas en el mapa, efectuando anotaciones de los rumbos exactos que debían seguir para cruzar la frontera y localizar Liebre Azul; luego hizo lo propio, determinando las marcaciones, con respecto a la ruta de acceso al recinto y la que partía en dirección opuesta.

También tuvo la precaución de comprobar los ángulos y marcaciones que conducían al Palacio de Hielo. Durante todo ese tiempo que estuvo trabajando sobre el mapa, James Bond se sentía intranquilo. Era una sensación que había experimentado más de una vez desde la reunión del grupo de Madeira. Por otra parte, sabía cuál era la causa esencial de esa desazón. De vez en cuando James Bond había trabajado en colaboración con otro compañero del servicio o con un departamento conexo. Pero a la sazón se veía obligado a desenvolverse en el seno de un equipo, y el superagente no era hombre de grupo, sobre todo si dentro del mismo se daban una serie de elementos que inspiraban muy poca confianza.

Posó los ojos en el mapa como en busca de un indicio y, de repente, sin pretenderlo, la respuesta le vino a la mente.

Arrancó una de las hojas del cuadernillo y la colocó con sumo cuidado sobre las señales del Palacio de Hielo. Con idéntica minuciosidad, trasladó al fino papel los trazos a lápiz del mapa que indicaban la superficie interior del búnker subterráneo, y a continuación añadió los detalles topográficos del área. Una vez completado el calco, Bond deslizó el papelillo hacia el nordeste, sobre el mapa, cubriendo aproximadamente un espacio equivalente a quince kilómetros.

El movimiento transversal desplazó el Palacio de Hielo al otro lado de la frontera, en territorio soviético. Pero la cosa no paraba ahí, sino que los accidentes topográficos coincidían exactamente con las curvas de nivel circundantes, las zonas boscosas y las líneas sinuosas que significaban el curso de los ríos en verano. En general, la topografía era muy similar, pero aquello resultaba de lo más extraño. O bien los mapas habían sido impresos expresamente para la ocasión o bien había dos emplazamientos -uno a cada lado de la frontera- que coincidían con gran exactitud en cuanto a las características del terreno.

Con el mismo cuidado, Bond dibujó sobre su mapa la posible ubicación alternativa del Palacio de Hielo. Luego efectuó una o dos marcaciones más. Era muy posible que el cuartel general de Von Glöda y el primer punto de estacionamiento del convoy que transportaba las armas no radicara en Finlandia, sino todavía en territorio fronterizo soviético. Aun teniendo en cuenta la similitud del paisaje en toda la región comprendida en el mapa, resultaba una coincidencia muy extraña que hubiera dos emplazamientos situados a quince kilómetros uno del otro prácticamente idénticos.

También le llamó la atención como se orientaban las dos entradas principales al búnker del Palacio de Hielo. Ambas estaban encaradas hacia territorio ruso. Si realmente la fortificación estaba en el lado soviético de la frontera, debía tener en cuenta que esta zona había pertenecido antaño a Finlandia, antes de la gran conflagración que fue la Guerra de Invierno de 1939-1940. En cualquier caso, era muy extraño que los accesos a las defensas originales se orientaran hacia la parte rusa, particularmente si los búnkers fueron construidos antes de la guerra de 1939; pero no era tan extraño, si se construyeron una vez firmada la paz, cuando extensos territorios (incluida buena parte de esa zona) pasaron a manos de la Unión Soviética tras la rendición de Finlandia el 13 de marzo de 1940.

A los ojos de Bond resultaba perfectamente posible que el Palacio de Hielo fuera excavado en su día por los soviéticos. Si realmente albergaba a la plana mayor del grupo neonazi que trataban de desarticular, ello suponía dos cosas. En primer lugar que el líder de las Tropas de Acción era un terrorista más inteligente y osado de lo que Bond había supuesto, y, en segundo lugar, que la coerción y conspiración en el seno del servicio de operaciones especiales del Ejército Rojo y de la KGB tenía más alcance e implicaciones de las supuestas en principio.

Lo que Bond tenía que hacer ahora era encontrar la forma de enviar un mensaje a M. Técnicamente hablando, no tenía más que tomar el teléfono y llamar a Londres. Sin embargo, aunque no quedasen ya aparatos de escucha electrónica, ¿quién podía asegurarle que las llamadas no estuviesen intervenidas a través de la centralita?

Sin perder más tiempo del necesario, Bond memorizó los rumbos y las coordenadas del mapa, valiéndose de una técnica de retención de datos que venía practicando intensamente desde tiempo atrás. Luego rompió en pedacitos las hojas del cuadernillo en las que figuraban las anotaciones, rasgando al hacerlo algunas de las páginas posteriores, las arrojó al retrete y aguardó unos momentos hasta asegurarse de que el agua se las había tragado.

Bond se puso a toda prisa ropa de abrigo y salió de la habitación, pasó junto al mostrador de recepción y se dirigió a su automóvil. Entre los muchos artilugios secretos de que iba provisto había uno salido de la inventiva de la sección «Q» en fecha muy reciente.

Delante del cambio de marchas había lo que a primera vista parecía un radioteléfono perfectamente normal, un aparato sin ninguna utilidad a menos que hubiera una unidad base dentro de un radio aproximado de cuarenta kilómetros. Pero ni siquiera ese elemento le hubiera servido a Bond para establecer conexión, del mismo modo que tampoco le era de utilidad un teléfono corriente.

Con todo, el artefacto telefónico del Saab disponía de dos ventajas. La primera de ellas consistía en una cajita negra de la que pendían dos terminales. Las dimensiones del objeto no rebasaban el tamaño de dos casetes superpuestas. Bond sacó la cajita de su escondite, un compartimento colocado detrás de la guantera.

Reactivó los sensores de la alarma y regresó con paso torpe, a causa del hielo, al hotel y a su habitación.

Poco deseoso de correr riesgos, el superagente llevó a cabo un rápido rastreo con el detector, aliviado al comprobar que durante su corta ausencia no le habían colocado ningún micrófono oculto. Con ademanes presurosos desatornilló la placa de la parte inferior del teléfono, conectó los terminales de la cajita y descolgó el receptor del soporte, dejándolo al alcance de la mano. El modernísimo dispositivo electrónico almacenado en la cajita negra procuraba a Bond una cómoda unidad base de recepción que le permitía hacer uso del radioteléfono instalado en el coche. Por este medio se aseguraba el acceso al mundo exterior valiéndose ilegalmente de la red de telefonía finlandesa.

La segunda ventaja del aparato telefónico del Saab iba a ponerse enseguida de manifiesto. Bond volvió al automóvil, manipuló uno de los botones cuadrados de color negro instalados en el panel de mandos y, detrás de la oquedad donde aparecía encajado el teléfono, se deslizó una placa que dejó a la vista un diminuto teclado de computadora y una no menos pequeña pantalla. Se trataba de un criptógrafo o desmodulador telefónico de infinita complejidad, que podía servir para captar la voz o enviar mensajes trasladados a una pantalla receptora afín situada en una de las dependencias del edificio que daba sobre Regent's Park, donde un técnico especializado podía decodificar el mensaje y plasmarlo en un lenguaje computarizado perfectamente inteligible.

Bond pulsó las teclas pertinentes para establecer la conexión entre el sistema de telefonía del Saab y su unidad base, acoplada al aparato telefónico de su habitación del hotel. Luego tecleó el código de llamadas internacionales, seguido del correspondiente al Reino Unido y a la capital londinense. A continuación marcó el número del cuartel general del servicio secreto.

Acto seguido introdujo la fecha del día en clave y empezó a transmitir el mensaje hablando con voz clara y articulada. El chorro de palabras apareció en la pantallita -al igual que en su homóloga de Londres- formando un revoltijo de letras agrupadas.

En conjunto, la transmisión le llevó un cuarto de hora poco más o menos. Bond permanecía agachado en el interior del vehículo, sin más luz que el tenue fulgor que irradiaba de la pequeña pantalla, consciente de la costra de hielo que se había formado en las ventanas. En el exterior soplaba una ligera brisa y la temperatura seguía descendiendo.

Una vez hubo transmitido el mensaje en su integridad, Bond desconectó los mandos, reactivó los sensores y regresó al hotel, donde, una vez más, con objeto de no dejar nada al azar, rastreó la habitación en un santiamén. Finalmente, desempalmó la unidad base del aparato telefónico propiedad del hotel.

Cuando ya había colocado la cajita en la cartera de mano y se disponía a volver con ella al Saab antes de que empezara la misión que realmente importaba, oyó unos golpecitos en la puerta.

Bond, ateniéndose en esta ocasión a las reglas más elementales de la ortodoxia policial, echó mano de la pistola automática y se dispuso a abrir, no sin antes echar la cadenilla de seguridad. Preguntó entonces quien llamaba.

– Soy Brad -respondió una voz entrecortada-, Brad Tirpitz.

Al entrar en la estancia, Bond observó que el americano parecía trastornado por algún incidente. Tenía el semblante pálido y un aire como de alerta se reflejaba en el contorno de los ojazos de Brad el Malo.

– Ese Kolya es un hijo de perra -farfulló.

Bond le hizo señas, indicándole el sillón.

– Siéntate y escúpelo. He peinado la habitación. Tuve que «despiojarla» otra vez después de la reunión con Kolya.

– También yo -una sonrisa desmayada abrió un surco en el rostro de Tirpitz, interrumpiéndose bruscamente, como siempre, a la altura de los ojos. Diríase que un escultor había trabajado laboriosamente a cincel aquellas pétreas facciones y de repente abandonado la tarea.

– He pescado a Kolya in fraganti. ¿A que no te imaginas lo que está tramando?

– No sabría decírtelo con exactitud.

– Al terminar la reunión dejé en su habitación un pequeño aparato de escucha. Lo coloqué sin más detrás del cojín del sillón. Luego estuve todo el tiempo a la espera.

– Y resulta que no te ha gustado lo que has oído decir de ti, ¿verdad?

Bond abrió la nevera empotrada y preguntó a Tirpitz si quería un trago.

– Sí, cualquier cosa. Tienes razón, Bond. Es verdad eso que dicen de que uno nunca oye hablar bien de sí mismo.

Bond mezcló con presteza un par de martinis y entregó uno a Tirpitz.

– En fin… -Tirpitz echó un trago y asintió con un gesto de aprobación-. Bien, muchacho. Como te decía, Kolya hizo varias llamadas telefónicas. Cambiaba de idioma a cada momento y me fue imposible adivinar de qué estaba hablando; en definitiva, lenguaje ambiguo. Pero en cambio, sí entendí lo último que dijo. Habló con alguien sin andarse con rodeos, en ruso. El viajecito de esta noche, amigo, nos lleva al final de trayecto.

– ¿Cómo?

– Pues sí. A mi piensan aplicarme el mismo tratamiento que a Rivke; justo en la frontera, para que parezca causado por una mina de Tierra. Incluso puedo precisar el lugar exacto en que va a ocurrir.

– ¿Qué lugar? -inquirió Bond.

– No en terreno sagrado, y perdona la expresión, sino sobre la marcha, al aire libre. Voy a mostrártelo.

Tirpitz alargó la mano, pidiendo con el gesto a Bond que le entregase el mapa. Pero Bond no estaba dispuesto a enseñar el mapa a nadie, fuera persona de confianza o no, sobre todo ahora que había punteado en él la posible ubicación real del Palacio de Hielo.

– Maldita sea, Bond, eres un desconfiado de mierda -el semblante de Tirpitz adquirió un aspecto granítico: rostro anguloso, facciones duras como aristas y una expresión de violencia contenida.

– Basta con que me des las coordenadas.

Tirpitz soltó la retahíla de cifras y Bond situó mentalmente el punto mencionado por el americano en el marco de la zona de operaciones. Parecía encajar con las palabras del americano. Se trataba de un punto cercano a un campo de minas marcado en el mapa, a sólo unos metros de la ruta que pensaban seguir. Una mina accionada por control remoto… y se acabó.

– En cuanto a ti, no veas -masculló Tirpitz-. Te han preparado una salida a escena de lo más espectacular.

– Me gustaría saber qué trato van a dispensarle a Kolya Mosolov – manifestó Bond, con un destello de falsa ingenuidad en los ojos.

– Eso mismo me pregunto yo. Los dos estamos de acuerdo, amigo. Aquí lo que cuenta es aquello de que los muertos no hablan.

Bond asintió con la cabeza, guardó silencio unos instantes, bebió un sorbo de martini y encendió un pitillo.

– En tal caso mejor será que me cuentes la sorpresa que me tienen reservada. Todo parece indicar que nos espera una noche larga y fría.

11. De safari por la nieve

Cada dos por tres James Bond tenía que aminorar la velocidad para quitarse el hielo que empañaba los cristales de las gafas protectoras. No habían podido escoger una noche más desapacible. Incluso una ventisca era preferible a un viaje en aquellas condiciones. Kolya había dicho: «un safari por la nieve», y luego se había echado a reír.

La oscuridad parecía envolver al grupo. De vez en cuando desaparecía de golpe, dejaba atisbar un poco el paisaje y se cernía nuevamente sobre ellos, como si unas misteriosas celosías hubieran caído ante sus ojos. Era preciso permanecer concentrado al máximo para no perder de vista al hombre que marchaba delante. Lo único tranquilizador era que Kolya, que encabezaba la caravana, alumbraba un poco el camino con el pequeño faro del escúter enfocado muy bajo. Tras él seguían las dos rugientes máquinas Yamaha de Bond y Tirpitz, que trepidaban en la noche. Bond se dijo que aquellos artefactos hacían ruido más que suficiente para atraer a todas las patrullas en un radio de quince kilómetros.

Después de mantener una larga conversación con Brad Tirpitz, Bond dispuso su impedimenta con más cuidado de lo que tenía por costumbre. Ante todo debía poner un poco de orden en sus cosas, apartar las que no necesitaba y guardarlas en el Saab, de donde a su vez tenía que retirar algún material que tal vez le fuera de utilidad. Abandonó el hotel y depositó la cartera de mano y la bolsa de viaje en el maletero, hecho lo cual se deslizó en el asiento del conductor. Una vez aposentado en él, tuvo motivos para estar agradecido al anónimo ángel custodio que velaba por los agentes secretos comprometidos en una misión.

Apenas había vuelto a colocar la unidad piloto en su escondrijo detrás de la guantera, la lucecita roja empezó a destellar con rápidas intermitencias junto al teléfono del coche.

Bond se apresuró a pulsar el grueso botón de mando, carente de toda indicación, para conectar el desmodulador de la minicomputadora y la pantalla. El rápido parpadeo de la lucecita, no mayor que la cabeza de un alfiler, señalaba que la unidad de almacenamiento contenía un mensaje de Londres.

El superagente activó con presteza los dispositivos pertinentes y pulsó las teclas que daban entrada al mensaje cifrado. A los pocos segundos, la pequeña pantalla, del tamaño de un libro de bolsillo, se llenó de grupos de letras. Bond tocó suavemente unas cuantas teclas más y las letras formaron un revoltijo aún más intrincado, hasta que desaparecieron de la imagen. Mientras el ordenador empezaba a procesar los datos, el artilugio zumbó y emitió leves chasquidos. De repente surcó la pantalla una línea móvil integrada por nítidos caracteres de imprenta. El texto del mensaje decía así:

DEL JEFE DEL SERVICIO A 007 MENSAJE RECIBIDO NECESARIO ABORDE ASUNTO VON GLÖDA CON GRAN PRECAUCION REPETIMOS CON LA MAYOR PRECAUCIÓN IDENTIFICACION POSITIVA REPITO IDENTIFICACION POSITIVA VON GLÖDA ES CRIMINAL GUERRA NAZI AARNE TUDEER MUY POSIBLE SU HIPÓTESIS SEA CORRECTA CUANDO TOME CONTACTO ADVERTIRME SIN DEMORA Y ABANDONAR CAMPO OPERACIONES ES UNA ORDEN SUERTE «M»

De modo que M estaba lo bastante preocupado como para ordenarle que cesara en su línea de actuación cuando estuviese demasiado cerca del personaje, se dijo Bond para sus adentros. Por su mente cruzaron otras expresiones más o menos sombrías relacionadas con la palabra línea, tales como «llegar al extremo de la línea», «línea de fuego», o «estar vencido en toda la línea», como sinónimo de traición, expresiones todas ellas muy adecuadas a las presentes circunstancias.

Tras haberse asegurado de que el coche quedaba bien cerrado, Bond volvió a su habitación y pidió que le sirvieran algo de comida y más vodka. Los tres expedicionarios habían convenido que permanecerían en sus respectivos cubículos hasta el momento de la cita, en el lugar donde estaban aparcados los vehículos.

Un camarero de avanzada edad se presentó con un carrito en el que iba la cena encargada por Bond, consistente en una simple crema de guisantes con trocitos de carne magra y unas deliciosas salchichas de reno.

Mientras ingería los alimentos, el superagente constató de forma paulatina que la desazón que le producía la Operación Rompehielos no se debía por entero a las justificaciones que se habían dado acerca de su forma de trabajar, sino que existía además un elemento que tenía que ver con el nombre de Aarne Tudeer y su relación con el conde Von Glöda.

Bond evocó los nombres de otros peligrosos delincuentes con los que había librado feroces batallas, las más de las veces en solitario. Casi todos eran hombres o mujeres en los que dominaba odio casi visceral hacia él. Al azar acudieron a su memoria personajes como sir Hugo Drax, un embustero y timador al que Bond desenmascaró primero como un tahúr, y con el que luego sostuvo una lucha de muy distinto signo [3]. Auric Goldfinger era un sujeto de la misma laya, un rey Midas al que el superagente retó tanto en el plano deportivo como en el más despiadado y peligroso de la escaramuza abierta [4]. Estaba también Blofeld. Había muchas cosas sobre él que aún le helaban la sangre en las venas [5]; imagen de Blofeld y de su deudo, con el que 007 había tenido que encararse hacía muy poco [6].

Pero el conde Von Glöda -o mejor, Aarne Tudeer- parecía haber tendido un manto de tinieblas, sombrío y amenazador, sobre todo aquel asunto. Un descomunal interrogante. «Glöda igual a resplandor», dijo Bond en voz alta, mientras daba buena cuenta de un exquisito bocado de salchicha.

Se preguntó si el personaje poseía un extraño sentido del humor y si el seudónimo contenía un mensaje, la clave de su personalidad. Para él Glöda era un nombre cifrado, un espectro al que atisbó una vez en el comedor del hotel Revontuli; un hombre vigoroso, entrado en años, tostado por el sol, de pelo gris oscuro y porte militar. De seguro que si se hubiera tropezado con él en un club londinense, Bond no le habría concedido mayor atención. Todo en él delataba al militar retirado. No envolvía al personaje un aura de perversidad y resultaba imposible concretar el menor detalle respecto a su proceder.

Durante un brevísimo instante Bond sintió como si una mano fría y viscosa le recorriese la espalda. El hecho de no haber hablado con él cara a cara y de no haber tenido siquiera la oportunidad de consultar un expediente completo sobre Von Glöda, antiguo oficial de las SS, le producía una desazón que muy pocas veces experimentaba. En aquel brevísimo lapso el superagente llegó al extremo de preguntarse si había encontrado la horma de su zapato.

Bond respiró hondo y se sacudió la idea de la cabeza. No, no permitiría que Von Glöda le amilanase. Más aún, en el caso de que llegara a enfrentarse cara a cara con el falso aristócrata, Bond pensaba hacer caso omiso de las órdenes de M. Si su enemigo era en verdad el responsable de las actividades terroristas de las Tropas de Acción, no podía desertar del campo y emprender la retirada. Por el contrario, si se le presentaba la oportunidad de asestar un golpe mortal a la organización, Bond no dejaría que se le escapara de las manos.

Sintió que la confianza le invadía de nuevo. Volvía a ser el solitario de siempre, el francotirador que en las gélidas tierras del Círculo Ártico no podía confiar en nadie. Rivke había desaparecido y maldijo el hecho de no haber encontrado el medio ni tenido tiempo suficiente para ir en su busca. Kolya Mosolov era tan de fiar como un tigre herido. En cuanto a Brad Tirpitz, si bien en teoría eran aliados, Bond no acababa de convencerse de la buena voluntad del americano. Era verdad que, ante la eventualidad de un posible asesinato, habían urdido un plan para evitarlo, pero eso era todo. Los eslabones de la mutua confianza aún no estaban soldados.

En aquel preciso instante, cuando la noche aún no había cerrado, James Bond formuló un juramento. Haría las cosas solo y a su modo, sin plegarse a voluntades ajenas.

Así las cosas, los tres hombres iniciaron la marcha, a una velocidad que oscilaba entre los sesenta y los setenta kilómetros por hora, virando bruscamente y avanzando a sacudidas por un mal dibujado sendero que discurría entre los árboles paralelo a la frontera rusa, situada a un kilómetro de distancia poco más o menos.

Los escúters para la nieve -que los turistas denominan skidoos- son capaces de abrirse camino a través de la nieve y el hielo a velocidades de vértigo. Son máquinas que deben manejarse con todo cuidado. De un diseño característico, con las capotas panzudas que les confieren cierto aire amenazador y unos largos esquís salientes, los escúters se desplazaron sobre su terreno natural mediante unas orugas provistas de grandes escarpias que impulsan la máquina hacia adelante, proporcionándole un impulso de arranque que enseguida se traduce en un aumento de la velocidad, a medida que los esquís se deslizan sobre la superficie.

El conductor apenas va protegido, y tampoco los posibles pasajeros. El único elemento de defensa es un corto parabrisas o guardavientos. El que sube a un escúter por primera vez tiende a conducirlo como si fuera una motocicleta, lo cual es un craso error. Una moto puede girar en bruscos ángulos, pero la motoneta describe círculos mucho más amplios. Otra particularidad es que los novatos acostumbrados a ir en moto sueltan la pierna al tomar un viraje. Probablemente no tienen ocasión de repetirlo porque van a parar directos al hospital, con el miembro fracturado, ya que lo único que se consigue es que la pierna quede enterrada en la nieve y sufra un brusco tirón a causa de la velocidad de la máquina.

Los ecólogos maldijeron la llegada de esos artefactos, ya que, según ellos, los puntiagudos refuerzos metálicos de la oruga o cadena de arrastre escarbaban el suelo y destruían la textura del terreno bajo la capa de nieve. Sin embargo, han transformado por completo la forma de vida en la zona ártica, sobre todo en el caso de la población nómada de Laponia.

Bond mantenía la cabeza agachada y sus reflejos respondían con prontitud. Tomar un viraje suponía un esfuerzo considerable, en especial cuando la capa de nieve era profunda y dura, ya que el conductor tiene que mantener la inclinación lateral de los esquís con el manillar, sujetarlo con fuerza, aguantar las trepidaciones y resistir la tendencia normal de los deslizadores a recuperar la orientación hacia delante. Pero, además, seguir a un experto como Kolya presentaba dificultades suplementarias. Uno podía quedar aprisionado en los surcos del escúter que marchaba delante, lo que planteaba problemas en el manejo de la máquina, ya que era como andar metido en los carriles de un tranvía. Luego, si el conductor que encabezaba la marcha cometía un error, lo más probable era que el inmediato seguidor acabase maldiciendo a toda su parentela y fuese a embestir contra él.

El agente británico trató de seguir a Kolya en sus continuos virajes, deslizándose en bruscos giros de un lado a otro, levantando la vista cada momento en la esperanza de poder vislumbrar el camino con la tenue luz que proyectaba el escúter de Kolya. En ocasiones se dejaba ir más de la cuenta y la máquina se empinaba como un tiovivo, bamboleándose primero a la derecha y luego a la izquierda, escurriéndose hacia arriba hasta casi perder el control y resbalando de nuevo hacia atrás para encabritarse acto seguido del otro lado y finalmente, tras forcejear con el manillar, recobrar la posición normal.

Incluso con la cara y la cabeza cubiertas por completo, el frío y el viento herían el semblante de Bond como cuchillas de afeitar, y para evitar el entumecimiento de las manos tenía que doblar los dedos a cada instante.

Lo cierto era que el agente O07 había hecho cuanto estaba en su mano para prevenir las contingencias del viaje. La automática estaba en la funda afianzada en el pecho, protegida por la chaqueta acolchada. No le era posible echar mano del arma con rapidez, pero por lo menos la llevaba encima, con abundante munición de reserva. La brújula colgaba de un cordel o bramante sujeto al cuello e iba resguardada en el anorak; bastaría un leve tirón del cordel para hacerse con el instrumento. Algunos de los artilugios electrónicos más pequeños los llevaba distribuidos en los bolsillos de las diversas prendas de abrigo, en tanto que los mapas estaban guardados en un bolsillo de los pantalones de esquí, también acolchados, a la altura del muslo. Uno de los largos cuchillos de comando Sykes-Fairburn lo había fijado en el interior de la bota izquierda, y sujeto en el cinto colgaba un cuchillo más corto del tipo que utilizaban los lapones.

Bond llevaba a la espalda una mochila pequeña que contenía diversos objetos, entre ellos un mono blanco con su capuchón por si había necesidad de camuflarse en la nieve, tres granadas detonadoras y dos bombas de fragmentación L2-A2.

El bosque parecía espesarse cada vez más, pero Kolya giraba a derecha e izquierda sin titubeos, lo que denotaba claramente que conocía el camino como la palma de su mano. Eso al menos era lo que pensaba Bond, que seguía el ritmo del soviético, quien marchaba unos dos metros por delante, consciente de que Brad Tirpitz también iba a la zaga.

En aquel momento Kolya había empezado a torcer el rumbo. Bond se daba cuenta de ello a pesar de que el giro era muy lento. El soviético les guió por entre las aberturas de los árboles, efectuando virajes a uno y otro lado, pero Bond advirtió que se iban decantando hacia la derecha, en dirección este. No tardarían en salir del bosque. Seguirían luego un kilómetro de terreno descubierto y a continuación otra zona boscosa hasta llegar al largo declive que conducía al fondo del valle, donde una franja de árboles talados indicaba los límites fronterizos y pretendía disuadir a todo aquel que intentara pasar al lado soviético.

Súbitamente salieron veloces como flechas de la masa arbórea y a pesar de la oscuridad reinante el cambió resultó intimidante. Durante el trayecto por el bosque uno se sentía en cierto modo protegido, pero a medida que entraban en terreno abierto, la negrura era cada vez menos densa, hasta que el entorno cobró una tonalidad grisácea.

Aumentaron la velocidad, puesto que se trataba de un tramo recto libre de obstáculos en el que no era preciso efectuar virajes ni bruscos cambios de dirección. Kolya parecía haber fijado el rumbo y forzando el motor del escúter dio rienda suelta a la máquina. Bond siguió tras él, inclinándose un poco a la derecha y dejándose caer ligeramente de espaldas, aprovechando la marcha a través del descampado.

El frío se hizo más intenso, bien fuera por la falta de abrigo o por el mero hecho de haber aumentado la velocidad. Quizá, también, porque llevaban casi una hora de marcha y el frío había empezado a penetrar en sus huesos pese a las gruesas prendas de abrigo que llevaban encima.

Bond avizoró ante él la siguiente masa de arbolado. Si Kolya no aminoraba la velocidad para cruzar la escasa superficie de la franja boscosa, llegarían al largo declive en terreno descampado en cuestión de diez minutos.

«El valle de la muerte», pensó Bond, ya que el lugar previsto para tender la trampa mortal a Tirpitz era precisamente el fondo del valle, también exento de árboles. Ambos habían estudiado la contingencia en la habitación de Bond y a la sazón, con los escúters lanzados a gran velocidad, se estaban acercando a la zona de peligro. Cuando se produjera la explosión, Bond no tendría oportunidad de frenar la marcha o de retroceder hasta el lugar del suceso para comprobar si el plan urdido con Tirpitz había resultado. Lo único que podía hacer era confiar en el sentido de la oportunidad de Tirpitz y en su capacidad para superar los inconvenientes de aquel medio hostil.

Se adentraron de nuevo en el bosque, una sensación parecida al tránsito de la luz diurna al oscuro interior de una catedral arbórea. Las ramas de los abetos flagelaban el cuerpo de Bond y las agujas pinchaban su rostro, mientras tiraba con fuerza del manillar para girar a la izquierda, luego a la derecha, luego derecho y nuevamente a la izquierda. Hubo un momento incluso en que calculó mal la toma de un amplio viraje y notó que la parte delantera de un esquí daba contra la base de un árbol oculto por la nieve; otro momento difícil, en que le pareció iba a salir despedido de la pista, fue cuando el escúter topó con un nudo de gruesas raíces cubiertas de hielo y volteó a la máquina hasta casi hacerla derrapar. Pero Bond aguantó la embestida, sujetó con gran esfuerzo el manillar y consiguió enderezar el artefacto.

En esta ocasión, al salir a campo abierto, parecía que el paisaje que tenía ante los ojos se vislumbraba con mayor claridad, pese a la escarcha que empañaba las gafas protectoras. Divisó el valle con sendos declives a uno y otro lado que formaban una suave pendiente hasta allanarse en el fondo. Desde allí el terreno se empinaba para desembocar, en la otra ladera, en una masa de árboles que parecía dispuesta en formación militar.

Al entrar de nuevo en el descampado el grupo aumentó la velocidad. Bond notó que la panza del escúter restregaba contra el suelo conforme la máquina salía proyectada al acelerar el motor. Ello le obligó a sujetar con más fuerza el manillar para evitar un derrapaje.

A medida que avanzaban pendiente abajo crecía la sensación de vulnerabilidad. Kolya les había dicho que este sector era utilizado constantemente por los que cruzaban la frontera de forma clandestina, dado que el puesto más cercano de la policía de fronteras se hallaba, por ambos lados, a unos quince kilómetros de distancia, y muy pocas veces emprendían patrullas nocturnas. Bond confiaba en que no se equivocara. Dentro de poco entrarían en la base del valle, una superficie lisa y helada de medio kilómetro, y enseguida treparían por la cuesta que les llevaría a la franja de árboles y a la madre Rusia.

Pero antes Tirpitz estaría muerto, por lo menos en teoría.

Sin pretenderlo, le vino a la memoria un viaje que realizó en invierno, hacía ya bastante tiempo, al Berlín oriental. La nieve y el hielo no alcanzaba las proporciones de inclemencia, dureza y destemplanza del sector donde ahora se encontraban, pero recordaba haber pasado por el puesto fronterizo del sector oeste en Helmstedt, donde le advirtieron que siguiera la amplia carretera que cruzaba la zona oriental sin desviarse del camino. Durante los primeros kilómetros la ruta estaba flanqueada por bosques, entre los cuales atisbó con claridad las altas torres de madera provistas de proyectores y los soldados rusos con uniformes de invierno, agazapados entre los arbustos al borde mismo de la carretera. ¿Era acaso la misma perspectiva la que les aguardaba en los árboles que se divisaban en lo alto de la colina?

Llegaron al fondo llano del valle y enfilaron en línea recta. Si Brad Tirpitz estaba en lo cierto, el atentado contra su vida tenía que producirse en cuestión de dos o tres minutos.

Kolya aumentó la velocidad como si se dispusiera a tomar impulso para afrontar la cuesta. Bond partió tras el ruso y se reclinó un poco hacia atrás, rogando por que Tirpitz reaccionara a tiempo. Volviéndose en el duro asiento, giró la cabeza y comprobó con satisfacción que, de acuerdo con el plan establecido, el americano se había quedado bastante rezagado. Vio el bulto difuso y negro del escúter, pero no pudo distinguir si Tirpitz montaba todavía en él.

En el mismo instante en que Bond volvía la cabeza hacia atrás se produjo el suceso fatal. Era como si hubiera estado contando los segundos que faltaban para llegar al punto fatídico. ¿Se trataba acaso de una intuición?

Enseguida vino la explosión. Todo cuanto pudo ver fue el fogonazo que surgió en el lugar donde la masa negra y difusa del escúter saltó por los aires; una llamarada, rojiza en el centro, y un contorno gigantesco de luz fosforescente iluminaron la columna de nieve, que se elevó a sus espaldas, en la oscuridad de la noche.

Luego el ruido, el doble retumbar que ensordeció los oídos. La onda expansiva de la explosión llegó hasta el escúter de Bond, golpeándole por detrás y lanzándolo fuera de su ruta.

12. Liebre Azul

En el momento de producirse la explosión los reflejos de Bond entraron en acción de manera automática. Sujetó con firmeza los brazos del manillar y redujo la velocidad, con lo que el escúter se deslizó lateralmente sobre la nieve en un largo derrapaje hasta que de forma gradual la máquina ralentizó el ritmo hasta su inevitable detención.

Antes de que tuviera tiempo de darse cuenta, Bond se halló a la altura de la motoneta de Kolya.

– ¡Tirpitz! -gritó con toda la fuerza de sus pulmones, sin oír siquiera el eco de su propia voz. Le zumbaban los oídos y las resonancias de la onda expansiva, sumadas a la temperatura glacial, casi le habían dejado sordo. Lo curioso era que tenía conciencia de que Kolya le estaba hablando a gritos, sin que pudiera asegurar que percibía el sonido real de sus palabras.

– ¡Por lo que más quieras! ¡No te me pongas de lado! -vociferó el ruso. Su voz se elevó como una ráfaga de aire en la ventisca-. Tirpitz está listo. Se habrá desviado del camino y golpeado una mina. No podemos detenernos. Supondría un grave peligro, Bond, pégate a mí, es el único medio de llegar a la meta.

Kolya repitió las palabras «¡pégate a mí!», y en esta ocasión Bond sí se dio cuenta de que las había oído con claridad.

Todo había concluido. Volvió la cabeza hacia atrás y vio el tenue resplandor de las llamas que salían del escúter de Tirpitz, roto en varios fragmentos sobre la nieve. Luego oyó el zumbido de la máquina de Kolya, que se deslizó por la capa de hielo como una exhalación.

Bond aceleró a fondo y partió detrás del soviético manteniéndose a corta distancia y en línea recta en relación con el artefacto que conducía Kolya. Si las cosas habían salido como esperaba, en aquellos momentos Tirpitz se habría calzado ya los esquís que ocultara en su máquina cuando todavía faltaba más de una hora para que iniciaran la marcha.

Según el plan, el americano debía tirar al suelo los esquís, los palos y el equipaje tres minutos antes de llegar al punto donde, a tenor de lo que había podido escuchar, le tenían preparada la trampa. Un minuto después, Tirpitz debía bloquear el manillar, dejarse caer sobre la nieve blanda y, al mismo tiempo, dar todo el gas al escúter. Si actuaba en el momento oportuno y contaba con un poco de suerte, podría librarse de la explosión y echar mano de los esquís con toda tranquilidad, ya que dispondría de tiempo suficiente para llegar al punto de encuentro concertado con el británico.

«Apártalo ya de la mente -dijo Bond para sus adentros-. Considera que Tirpitz ha muerto y que sólo dependes de tus propios recursos.»

La subida por la otra vertiente del valle no era cosa fácil, y Kolya mantenía un ritmo demoledor, como si anhelara llegar de una vez al relativo abrigo de los árboles. Mediado el largo tramo al descubierto empezó a envolverle una nieve que caía racheada sobre los dos hombres.

Por fin llegaron al bosque y a la oscuridad. Kolya se detuvo, se volvió e hizo señas a Bond de que se acercara. Salvo el débil palpitar de los motores, el silencio que reinaba en aquel sector de pinos y abetos enhiestos era absoluto. Kolya, sin que al parecer tuviera que elevar la voz, murmuró unas palabras que llegaron con toda nitidez al oído de Bond.

– Siento lo de Tirpitz -manifestó-. Podría habernos ocurrido a cualquiera de nosotros. Es probable que hayan vuelto a minar la zona y cambiado la colocación de los artefactos. Ahora volvemos a estar con uno de menos.

Bond asintió con la cabeza sin pronunciar palabra.

– Pégate a mí como una sanguijuela -prosiguió diciendo el ruso-. Los dos kilómetros que siguen son bastante malos, pero luego entraremos en un sendero lo suficientemente ancho. A decir verdad, mejor llamarle carretera. Si diviso el convoy yo apagaré el faro y me detendré. Así pues, si observas que apago la luz del escúter, para tú también. Cuando estemos cerca de Liebre Azul ocultaremos los escúters y recorreremos el último trecho a pie con las cámaras -palmeó las mochilas sujetas en la trasera de la máquina-. Será un corto paseo bajo los árboles, unos quinientos metros.

«Quinientos metros. La cosa puede ser movidita», pensó Bond.

Kolya continuó diciendo:

– Si aguantamos de firme nos queda una hora y media de viaje poco más o menos. ¿Estás en forma?

Bond asintió de nuevo.

Kolya, con ademanes pausados, situó la máquina en posición, mientras Bond, simulando comprobar su atuendo, tiró del bramante que sujetaba la brújula, la abrió torpemente con los dedos enguantados y colocó el instrumento en la palma de la mano. Luego se inclinó para consultar la esfera luminosa. Esperó a que la aguja se detuviera y calculó el rumbo aproximado. En efecto, se hallaban poco más o menos en el punto donde Kolya había dicho que se encontraban. En tal caso, la hora de la verdad llegaría más tarde, si conseguían seguir al convoy desde Liebre Azul hasta el Palacio de Hielo.

Bond introdujo la brújula dentro del anorak, se irguió y alzó la mano para indicar que estaba en condiciones de proseguir el viaje. Avanzaron con lentitud y recorrieron los dos kilómetros comprometidos, casi al paso de un hombre. Parecía lógico que existiera un camino más ancho que desembocara en el sendero protegido por la masa de árboles en el supuesto de que el convoy se acercara por la parte de Finlandia.

Tal y como Kolya había anticipado, después de aquel primer recorrido desembocaron en una pista ancha, cubierta por nieve dura y prieta, helada toda ella pero con huellas alternas de rodadas muy hondas que denotaban el paso de vehículos sobre orugas, si bien resultaba imposible precisar la fecha en que había pasado el convoy. El frío era tan intenso que cualquier artefacto metálico que rompiera la costra de nieve helada dejaría marcas que a los pocos minutos quedarían tan endurecidas como las anteriores.

Kolya empezó a incrementar la velocidad. Bond siguió tras él por la superficie llana sin la menor dificultad y, a la vez, pese al aturdimiento que le producían el frío y la trepidación de la marcha, surgieron en su mente algunos interrogantes. Kolya había dado pruebas de una destreza extraordinaria a lo largo del camino hasta la frontera, sobre todo al atravesar las franjas boscosas. Era imposible tanta pericia si antes no hubiera seguido aquella misma ruta infinidad de veces. Bond tuvo que concentrarse al máximo durante todo el trayecto, pero Tirpitz le siguió bastante rezagado. A la sazón el superagente tenía la sensación de que el americano no llegó a acercársele en ningún momento durante el zigzageante recorrido por los bosques.

¿Acaso los dos hombres habían cruzado antes la frontera por este mismo punto? Desde luego cabía la posibilidad de que así fuera, y cuanto más lo pensaba, más confuso se sentía Bond, ya que el ruso mantuvo un ritmo muy rápido incluso en las zonas difíciles, y ello sin recurrir a la brújula o el mapa. Era como si le hubiesen orientado por medios externos; tal vez por radio. Nadie le había visto sin las ropas de abrigo a partir del momento en que iniciaron el viaje. ¿Cabía en lo posible que Kolya se hubiera orientado mediante una señal de radio? Resultaba fácil ocultar unos auriculares bajo la capucha con revestimiento térmico. Mentalmente tomó nota de que debía inspeccionar el escúter el ruso por si llevaba oculto algún artefacto de la especie indicada.

Pero, si no era la radio, ¿cabía pensar en una senda marcada o señalizada? Era otra hipótesis que no debía descartar, puesto que Bond había tenido tanto trabajo para mantenerse a la zaga del soviético que difícilmente habría reparado en la presencia de luces o focos indicadores a lo largo del trayecto.

También se le ocurrió pensar que Cliff Dudley, el agente que le precedió en los albores de la Operación Rompehielos, no se había mostrado muy explícito acerca de la labor que el grupo llevó a efecto en la zona del Círculo Polar Artico, antes del choque con Tirpitz y la reunión del grupo en la isla de Madeira. ¿Acaso M no había insinuado o dicho abiertamente que la intención era que Bond formase parte del equipo desde el principio?

En una palabra: ¿qué habían estado haciendo durante su ausencia aquellos representantes de cuatro servicios secretos de otros tantos países? ¿Era posible que todos hubieran pisado ya territorio soviético? ¿Y si hubieran inspeccionado Liebre Azul? Sin embargo, el caso era que toda la información de peso había venido de Kolya, de la Unión Soviética: las fotos tomadas por los aviones espía y las imágenes remitidas por los satélites orbitales, eso sin contar los datos aportados por los agentes destacados sobre el terreno.

Se había hablado de la necesidad de buscar a Von Glöda, de identificarle como el jefe supremo de las Tropas de Acción, o incluso bajo el nombre de Aarne Tudeer. Pero el caso era que Von Glöda se había dejado ver en el comedor del hotel a la hora del desayuno, sin disimulo, a la vista de todo el mundo, sin que nadie diese la menor prueba de inquietud.

Si desde un buen principio James Bond recelaba de todos, después de los visos que tomaban los acontecimientos aumentaron las sospechas que en él despertaban todas las personas involucradas en la operación que se traían entre manos.

El superagente se preguntó si lo que ocurría era, simplemente, que M había aplicado al caso una táctica puesta en práctica desde hacía tiempo por soviéticos. De repente la respuesta se le apareció con toda claridad. Su jefe le había enviado a una misión imposible. La vieja argucia de los soviéticos consistente en mandar a un agente para hacerse cargo de una operación proporcionándole un mínimo de información y dejándole a su albur con objeto de que tratara de esclarecer los hechos, era perfectamente aplicable a su caso. El agente 007 llegó, una vez más, a la conclusión de que dependía por entero de sus propios recursos. En realidad, la deducción a la que había llegado anteriormente por su cuenta constituía la base del razonamiento de M. En una palabra, jamás había existido un «equipo» en el sentido estricto del término, sino tan sólo los representantes de cuatro servicios de inteligencia que en teoría colaboraban estrechamente unidos, pero que en realidad tiraban cada uno por su lado. Cuatro lobos esteparios.

La idea no dejaba de dar vueltas en su cabeza mientras alzaba y asía con fuerza el manillar del escúter, lanzado a gran velocidad a la zaga de Kolya, por la interminable superficie de nieve y hielo de afiladas aristas. Perdió la noción del tiempo. Todo parecía reducirse al frío glacial, al zumbido del motor y a la inacabable cinta de color blanco que constituía la estela de la máquina de Kolya.

De repente Bond reparó en un leve resplandor que se intensificaba de forma gradual enfrente de él, por el lado izquierdo, hacia el noroeste, hasta convertirse en un brillante fulgor que irradiaba entre los árboles. Poco después, el ruso apagó el faro, redujo la velocidad y detuvo el escúter entre el ramaje de los abetos, a la izquierda de la senda. Bond se acercó con su máquina y frenó al lado de Kolya.

– Esconderemos estos trastos en el bosque -susurró el soviético-. Nuestro objetivo está al otro lado… Liebre Azul, con todas las luces encendidas como si fuera la fiesta del Primero de Mayo.

Aparcaron los escúters y los camuflaron lo mejor que pudieron. Kolya sugirió que se colocaran el mono blanco para pasar más desapercibidos. Luego añadió:

– Caminaremos metidos en la nieve, hasta un lugar que domina el depósito de armas. Llevo prismáticos de noche, de forma que no te molestes en sacar ningún artefacto adecuado al caso.

Bond, sin embargo, había empezado ya a «molestarse». So pretexto de enfundarse el atuendo de camuflaje, se desabrochó con los dedos entumecidos los prendedores del anorak. Por lo menos estaba en condiciones de sacar la automática con rapidez. También se las arregló para sacar de la mochila una granada detonadora y una bomba de fragmentación, que introdujo en uno de los múltiples bolsillos de que iba provisto el mono, blanco y holgado, que a la sazón llevaba.

El soviético no dio la impresión de haber reparado en ello. Iba provisto de un arma, que colgaba sin disimulos sobre su cadera. Llevaba unos grandes prismáticos suspendidos del cuello, y a pesar de la oscuridad reinante, Bond creyó detectar incluso una sonrisa en la cambiante faz del soviético en el instante en que éste le tendió la cámara automática de infrarrojos. Kolya, por su parte, llevaba colgado del cinto, sujeto con unas correas, un equipo de filmación en vídeo, debajo justamente de los prismáticos.

Kolya indicó con ademanes el punto de detrás de la loma de donde parecía fluir la luz, entre los árboles. El ruso había encabezado la marcha y Bond se pegó a sus talones; las figuras de los dos hombres se asemejaban a las de unos fantasmas arropados con sábanas que se abrían camino a través del camposanto, de árbol en árbol.

Tras recorrer un corto trecho llegaron al pie del promontorio, nimbado por la luz de los proyectores, que lanzaban sus haces luminosos hacia lo alto desde el otro extremo. No había signo alguno de centinelas ni vigilancia de ningún tipo. Al principio Bond caminó con dificultad, ya que todavía tenía los miembros entumecidos por el frío y el largo viaje en el escúter.

Cuando se hallaban próximos a la cumbre, Kolya indicó con la mano que se agacharan un poco. Siempre muy juntos, los dos agentes serpentearon a través de la densa capa de nieve que sepultaba las raíces y las bases de los troncos. Al fondo, más abajo, envuelto en un halo de luz resplandeciente, divisaron el depósito de pertrechos militares conocido como Liebre Azul. Después de haberse esforzado por atisbar entre la oscuridad y la nieve durante más de tres horas, el brillo cegador de las luces de arco de los enormes reflectores obligó a Bond a cerrar los ojos. Mientras escrutaba atentamente el lugar, el superagente se dijo que no era extraño que los soldados y la oficialidad de la base se hubieran dejado sobornar hasta el punto de incurrir en un delito de traición militar como era la venta de armas, municiones y equipo militar. Vivir todo el año en un lugar como aquél, desolado y triste durante el invierno y plagado de mosquitos durante el corto verano, constituía de por sí suficiente motivo para que un hombre se dejase tentar, aunque sólo fuera por simple gusto.

Mientras la vista se iba acostumbrando a la luz, Bond pensó en la tenebrosa vida de los hombres que integraban la guarnición. ¿Qué se podía hacer en un campamento como aquél? ¿Jugar a las cartas por la noche? ¿Beber? Eso; un excelente para destacar a los alcohólicos, que irían tachando los números del calendario en espera de un breve permiso que a buen seguro conllevaba un largo desplazamiento. Quizá alguna visita ocasional a la población de Alakurtii, que según sus cálculos distaba seis o siete kilómetros. ¿Y qué se podía encontrar en un pueblo como ése? Un desvencijado cafetucho, la misma comida de todos los días sólo que cocinada por manos diferentes, la barra de un bar para embriagarse y, posiblemente, algunas mujeres. Quizá muchachas laponas nacidas en el sector ruso, fácil presa de las enfermedades y de la soldadesca brutal y libertina.

Los ojos de Bond habían terminado por habituarse al entorno. Estudió con atención desapasionamiento el exterior de la base, que ocupaba un amplio claro de forma rectangular en el bosque. Algunos de los árboles podados para construir la base habían empezado a crecer y alcanzaban ya las altas alambradas de espino y los reflectores colocados en los ángulos. Justo debajo de donde ellos se encontraban se veían dos grandes puertas de acceso, abiertas en ese momento. El camino que discurría sinuoso por entre los pinos y abetos aparecía limpio de hielo y nieve, probablemente debido a la ayuda de un quemador o, quizá, de una brigada de trabajadores.

El interior del recinto mostraba una distribución ordenada y pulcra. Cerca de la puerta de entrada, a uno y otro lado, se divisaban sendos proyectores, unas torretas de madera y el cuerpo de guardia. La pista de grava discurría, recta, por el centro de la base y tenía una longitud aproximada de doscientos cincuenta metros. Los depósitos de material militar se hallaban situados a ambos lados de esta vía interior. Eran sendas estructuras semejantes a los barracones prefabricados del tipo Nissen, de techo curvo y de placa acanalada, altos planos laterales y una rampa para carga y descarga que formaba como un saliente añadido a cada una de las construcciones.

El conjunto estaba bien concebido. Los vehículos entraban y se dirigían rectamente a las rampas en cuestión, realizaban el trabajo y acto seguido enfilaban la vía interior hasta el extremo del campamento donde el pavimento describía un amplio círculo, donde el pavimento describía un amplio círculo que permitía dar la vuelta con holgura. Cualquier tipo de carga o descarga podía llevarse a cabo con rapidez. Así, los camiones o vehículos blindados penetraban en el recinto, procedían a efectuar las operaciones pertinentes, se dirigían a la gran curva para dar la vuelta y tomaban el mismo camino por el que habían llegado.

Detrás de las unidades de almacenamiento se divisaban unos barracones de troncos considerablemente largos, sin duda los dormitorios de la guarnición, comedores, sala de esparcimiento, etcétera, que formaban un todo armónico. De no ser por la alambrada y el largo perfil de las rampas, bastaría con añadir una pequeña iglesia para obtener la imagen de un poblado en los aledaños de una pequeña fábrica.

La subida hasta lo alto del promontorio había revigorizado un tanto a Bond, pero en aquellos momentos empezaba a sentir de nuevo la mordedura del frío. Tenía la sensación de que por sus venas fluía nieve en vez de sangre y que sus huesos eran como el hielo, cortante y resplandeciente, que colgaba como espadas de Damocles de las ramas de los árboles.

Dirigió una mirada a su izquierda y vio a Kolya filmando ya con el vídeo para la posteridad. La cámara dejó oír un zumbido cuando el ruso apretó el gatillo disparador; luego ajustó la lente y volvió a presionar el mecanismo de filmación y grabación de imágenes. Bond tenía ante sí la pequeña cámara de rayos infrarrojos cargada y con el objetivo puesto. Apoyándose en los codos, se levantó las gafas protectoras, se acopló el ocular de goma que hacía las veces de visor y enfocó la imagen. En pocos minutos tomó nada menos que treinta y cinco instantáneas del transbordo de armas y pertrechos en la base de Liebre Azul.

La información que poseía Kolya se ajustaba plenamente a la realidad. El depósito de armas resplandecía con todas las luces encendidas, al margen de toda precaución. Junto a las rampas de carga y descarga se hallaban cuatro grandes vehículos blindados sobre orugas destinados al transporte de tropas, aparcados en formación. Se trataba de los famosos BTR-50, tal como el ruso había anticipado. «Ni que tuviese una bola de cristal», pensó Bond. Tanta clarividencia le resultaba muy sospechosa.

Los BTR soviéticos se fabrican según diversas variantes. Así, la principal es el carro anfibio destinado al transporte de tropas, de dos a veinte hombres. Luego está el modelo artillero; o el que en aquel momento tenían ante la vista, destinado exclusivamente al transporte de carga por terreno accidentado. Los vehículos se reducían en cuanto estructura a lo más esencial, pues se les había desprovisto de buena parte del blindaje y el peso descansaba en las gruesas cadenas de las orugas. Además, todos iban provistos de una gruesa plancha delantera que barría prácticamente del camino cualquier obstáculo que se les pusiera por delante, bien fueran escombros, hielo, montones de nieve o troncos de árbol. Todos ellos estaban pintados de gris. Las plataformas, de guardas abatibles, ocultaban una serie de escotillas rectangulares, muy hondas, en las que se iban introduciendo con rapidez las cajas y embalajes de todo tipo.

La dotación de los BTR permanecía a un lado, al margen de1 esfuerzo físico que conllevaba la operación de acarrear y levantar las pesadas cajas, aunque de vez en cuando un miembro de las respectivas tripulaciones intercambiaba una palabra con el suboficial que dirigía las tareas de carga desde la rampa y que verificaba el transbordo con una tablilla sujetapapeles en las manos.

Los hombres que efectuaban el trabajo vestían monos de fino tejido de algodón gris y exhibían con claridad galones y emblemas en hombros y brazos. Ni que decir tiene que llevaban el traje de faena sobre las gruesas prendas invernales y se cubrían la cabeza con gorras de piel provistas de enormes orejeras que les llegaban casi hasta la barbilla. En la parte frontal de cada gorra lucía la clásica estrella del Ejército Rojo.

Sin embargo, los dos hombres que componían la dotación de cada unidad vestían un uniforme que hizo enarcar las cejas a Bond y le produjo un súbito vuelco en el estómago. Debajo de los chaquetones de piel se distinguían unos gruesos pantalones azul marino, en tanto que calzaban los pies con gruesas y resistentes botas muy adecuadas para el servicio cotidiano del soldado. Aunque llevaban orejeras protectoras, se tocaban con una simple gorra marinera adornada con relucientes insignias. El atuendo, por desgracia, le recordaba con persistencia a Bond tiempos pasados, un mundo diferente.

Kolya le tiró del brazo y le pasó los prismáticos de noche al tiempo que señalaba hacia la parte delantera de la primera rampa.

– Ahí tienes al comandante en jefe -susurró.

Bond tomó los binoculares, enfocó la imagen y divisó a dos hombres que dialogaban entre ellos. Uno pertenecía a la dotación de los transportes, el otro era un sujeto achaparrado y fuerte, de tez cetrina, embutido en un abrigo con los galones de sargento en las hombreras, una ancha cinta roja que se distinguía con claridad a través de la lente.

– Son suboficiales -volvió a susurrar Kolya-. Casi todos son tipos amargados o gente de los que otras unidades quieren prescindir. De ahí que fuese tan fácil comprar su silencio.

Bond asintió con la cabeza y devolvió los prismáticos al ruso.

El depósito de armas de Liebre Azul parecía estar a dos pasos de su punto de observación, un efecto engañoso de la luz rutilante y de la helada, que se cernían sobre sus cabezas como una evanescente y tupida cobertura. Más debajo de donde se hallaban apostados, los hombres parecían exhalar aliento vaporizado de las bocas y las ventanas de la nariz como bestias de carga agobiadas por la dura labor, en tanto resonaban las órdenes terminales, amortiguadas por la densa atmósfera. Eran voces estridentes que gritaban en ruso, apremiando a los soldados en su tarea. Bond pudo oír incluso el sonido de una voz que decía:

– A ver si os dais prisa, atajo de idiotas. Pensad en la prima que os embolsaréis después de la faena y en las chicas que llegan mañana de Alakurtii. Terminad de una vez y luego podréis descansar.

Uno de los hombres se volvió hacia el que así hablaba y le gritó con voz perfectamente audible:

– Voy a necesitar un buen descanso si me traen a la gorda de Olga… -la frase se perdió en el aire, pero las risotadas que siguieron denotaban que el soldado había concluido con algún comentario subido de tono.

Bond tiró del cordoncillo de la brújula, comprobó el rumbo sin que el ruso se diera cuenta y realizó unas rápidas operaciones mentales. Entonces oyó un rugido abajo. Era uno de los BTR que había puesto el motor en marcha. Un enjambre de soldados manipularon las escotillas, sujetaron las pesadas guardas abatibles, las alzaron y finalmente las desplegaron y encajaron hasta constituir la plataforma plana características de aquel tipo de vehículos.

Los restantes carros estaban casi cargados. Los hombres se afanaban junto a los compartimentos y acababan de anudar cuerdas y afianzar correajes. El motor del segundo transporte empezó a trepidar.

– Ya es hora de que bajemos -murmuró Kolya, al tiempo que el primer transporte se dirigía con lentitud hacia el punto de giro. El convoy tardaría unos quince minutos en acondicionar las plataformas, dar la vuelta y situarse en fila para emprender la marcha.

Con cautela, los dos agentes secretos iniciaron un lento retroceso. Una vez a cubierto, en un lugar desde el que no se divisaban las construcciones de la base, tuvieron que detenerse unos instantes para que los ojos se ajustaran de nuevo a la oscuridad. A continuación se deslizaron por la resbaladiza pendiente, un trayecto que cubrieron mucho más rápidamente que el ascenso al promontorio, hasta llegar a la masa de árboles, caminando a tientas en dirección al lugar donde habían ocultado los escúters.

– Primero dejaremos que pasen -Kolya hablaba como si fuese él quien llevase el mando-. Los motores de esos armatostes rugen como leones enfurecidos. La escolta ni siquiera se enterará cuando arranquemos – tendió la mano para recuperar la máquina fotográfica que había prestado a Bond y la guardó junto con el equipo de vídeo.

A lo lejos todavía resplandecía con luz tenue la base de Liebre Azul, pero en el silencio de la noche el sonido trepidante de los carros de transporte cobró un tono ronco, estridente y agresivo. Bond realizó otra rápida operación mental, en la confianza de que no incurriría en un error de cálculo. De repente el ruido se orientó hacia ellos y empezó a resonar entre los árboles.

– Ahí los tenemos -dijo el ruso, dándole con el codo. Bond se inclinó hacia delante, tratando de avizorar la marcha del convoy por el extremo del camino. El estruendo de los vehículos de transporte se intensificó aún más, y a pesar de que el hielo y los árboles distorsionaban el sonido, resultaba fácil adivinar que el convoy llegaba por la izquierda del lugar donde Bond y Kolya se hallaban apostados.

– Listo -murmuró Kolya. De repente se le veía nervioso, enderezado a medias sobre el asiento de su máquina, con la cabeza vuelta, como retorcido por una llave.

El retumbar de los motores aminoró hasta convertirse en un estertor. «Habrán llegado al cruce», pensó Bond. Luego oyó con toda claridad el motor de uno de los BTR y el chirriar de las cadenas de tracción. Era otra clase de ruido. Mientras, Kolya se irguió un poco más que antes.

Finalmente, el ruido de los motores se normalizó. Los cuatro transportes seguían en fila por la misma senda, a idéntica velocidad. Sin embargo, había algo en todo aquello que infundía recelo. Fueron precisos uno o dos segundos para comprobar que el eco de los motores se iba apagando.

Kolya lanzó un juramento en ruso:

– Se dirigen hacia el norte -dijo, escupiendo casi las palabras. Luego su voz pareció atemperarse-. Ah, bueno, eso significa que han optado por la otra ruta. Allí tengo apostado a mi segundo agente. ¿Preparado?

Bond asintió y arrancaron las máquinas. Kolya rodó sobre el manto de nieve y de inmediato aceleró a fondo.

El estruendo de los orugas de transporte llegaba hasta sus oídos sobreponiéndose incluso al ruido que producían los escúters, por lo que no tuvieron dificultad en ponerse a la zaga del último vehículo, apenas visible en la lejanía, por espacio de diez u once kilómetros. El pequeño convoy siguió el mismo rumbo hasta que Bond pensó que estaban peligrosamente cerca de Alakurtii. Vio entonces que Kolya le indicaba por señas que se disponía a virar. En efecto, el ruso torció a la izquierda en ángulo recto y se metió de nuevo en el bosque, si bien en la presente ocasión la senda tenía un ancho razonable. La capa de nieve profunda y mostraba las huellas recientes del paso de los carros blindados.

El camino parecía discurrir siempre cuesta arriba. Los dos escúters tenían que avanzar entre vueltas y revueltas para evitar las rodadas de las orugas de los transportes. La máquina de Bond rugía en son de protesta ante el esfuerzo que se le exigía, en tanto el superagente trataba de determinar el rumbo que seguía la caravana de blindados.

Si realmente los vehículos regresaban al lado fronterizo, a la sazón se hallaban empeñados en un avance campo a través que habría de conducirlos casi al mismo punto del bosque por el que habían penetrado en territorio soviético. Durante un buen rato dio la impresión de que, en efecto, se dirigían hacia el lugar de referencia, es decir, rumbo al suroeste. Pero al cabo de una hora poco más o menos, la pista se bifurcaba. Los blindados tomaron el ramal de la derecha y enfilaron hacia el noroeste.

Hubo un momento en que Kolya consideró que estaban demasiado cerca del convoy e hizo ademán de detenerse. Bond tuvo el tiempo justo para tirar de la brújula y determinar el rumbo que marcaba la aguja en la esfera luminosa. Si los BTR mantenían la misma dirección era indudable que irían a parar muy cerca de la posición marcada en el mapa como el emplazamiento del Palacio de Hielo, en el que se hallara en zona soviética, según la posición real que Bond había deducido de sus cálculos.

Al cabo de unos kilómetros Kolya volvió a detenerse e hizo señas a Bond de que se le acercara.

– Dentro de unos minutos cruzaremos la frontera -dijo en voz alta. El viento les daba de frente, penetrando en sus cuerpos a través de la ropa de abrigo y llevando de nuevo hasta ellos el ruido atronador de la caravana de blindados que marchaba siempre en cabeza-. El agente que tengo apostado debe estar por ahí, un poco más adelante, de modo que no te alarmes si ves que otro escúter se une a nosotros.

– ¿No tendremos que cruzar por un descampado si seguimos en esta dirección? -Bond formuló la pregunta con tanta ingenuidad como le permitía fingir el viento que azotaba sus rostros.

– No. ¿Recuerdas el mapa?

Bond lo tenía grabado en la mente, al igual que las señales que había trazado por su cuenta y el emplazamiento posible del Palacio de Hielo, en el sector soviético. Por breves instantes pensó en deshacerse de Kolya, esquivar luego al segundo hombre, asegurarse de que el cargamento iba a parar búnker y emprender acto seguido la huida de la Unión Soviética a la mayor velocidad posible.

La idea vibró en su cabeza unos momentos. Pero una voz interior le decía: «No te precipites, asegúrate, sigue tras ellos y quizás llegues a tu filón de oro».

Al cabo de un cuarto de hora largo divisaron otro escúter. Un hombre alto y delgado envuelto en gruesas prendas de abrigo, les aguardaba sentado en la máquina, dispuesto a emprender la marcha.

Kolya levantó el brazo y el nuevo expedicionario tomó la delantera. Delante de ellos, no muy lejanos, los blindados avanzaban con un ruido sordo y trepidante por la senda del bosque, que en aquel tramo era de una anchura limitada, suficiente apenas para permitir el paso de los vehículos oruga.

Transcurrida media hora seguían avanzando en la misma dirección. Una luz débil se esparcía por el firmamento. De repente, Bond sintió que se le ponían los pelos de punta. Hasta entonces habían podido oír de forma constante el ruido que producían los motores de los transportes, que se imponían incluso al de sus propias máquinas. Pero en aquellos instantes sólo percibía el zumbido de los escúters. Instintivamente redujo la velocidad, torció para no meterse en uno de los surcos dejados por las cadenas del convoy y al efectuar el giro divisó con claridad la silueta del agente. Pese a la abultada indumentaria de invierno, Bond creyó reconocer el perfil de la cabeza y los hombros.

Aquel pensamiento le aguijoneó unos instantes, y en tan breve lapso de tiempo los acontecimientos se precipitaron.

Delante de ellos un haz de luz penetró por el tupido ramaje de los árboles. Bond atisbó la mole del BTR que marchaba en último lugar y una especie de risco cubierto de nieve que se elevaba ante los vehículos. Súbitamente las luces se intensificaron procedentes de todos los ángulos, diríase incluso que del propio cielo. Las grandes lámparas de arco y los haces de los reflectores hicieron que Bond se sintiera como desnudo, prendido en la red en pleno descampado.

Ladeó el escúter en un intento de aprovechar el poco espacio disponible para dar la vuelta y emprender la huida, al tiempo que una de sus manos se introducía veloz en la chaqueta para hacerse con la pistola. Pero los surcos de las orugas de los blindados no le permitieron llevar a cabo la brusca maniobra.

De repente empezaron a salir de los árboles por todas partes: de atrás, de los lados, de enfrente. Eran hombres vestidos con uniformes de campaña grises, cascos abombados y largos chaquetones forrados de piel, que convergieron hacia los tres expedicionarios, los rifles y metralletas fulgurantes bajo la luz de los potentes proyectores.

Bond tenía la pistola en la mano, pero finalmente bajó el cañón. No era momento propicio para un duelo. Hasta un hombre como el agente 007 sabía cuando llevaba las de perder.

Miró hacia adelante. Kolya permanecía sentado en el escúter, la espalda erguida, pero el agente que encabezaba la marcha se apeó y, prescindiendo del ruso, se encaminó hacia Bond. La forma de andar le resultaba familiar, al igual que antes sucediera con la cabeza y los hombros.

Un proyector que le daba de lleno en la cara le forzó a bajar la vista y entonces advirtió las botas de los soldados que le rodeaban. El crujido de unos pasos en la nieve se acercaba de forma gradual; era el agente comisionado por Kolya. Una mano guantada le arrebató la pistola. Bizqueando, el superespía levantó la mirada.

La figura se quitó la bufanda, levantó las gafas protectoras, se despojó del gorro de lana y dejó que los rubios cabellos cayeran en desorden sobre los hombros. Con placentera risa y fingiendo un acento alemán, al modo de una actriz, Paula Vacker clavó su mirada en los ojos de Bond.

– Herr James Bond, paga usted la guega ha tegminado -dijo.

13. El Palacio de Hielo

Los hombres de uniforme se acercaron y después de rodearle empezaron a cachearle. Primero se apoderaron de las granadas y luego del contenido de la mochila. Sin embargo no le quitaron el cuchillo de comando que ocultaba en las botas Mukluk, lo cual no dejaba de ser una pequeña ventaja.

Mientras los hombres sacaban a Bond de su escúter y le obligaban a caminar con leves empujones, Paula seguía riéndose de él.

Bond se encontraba aterido de frío y muy cansado. En tales circunstancias, ¿por qué no simular un desfallecimiento? Podría reportarle alguna utilidad. Y así lo hizo, se dejó caer con flaccidez y los dos soldados que le custodiaban tuvieron que cargar con su peso. Inclinó la cabeza con aparente desmayo y entreabrió los ojos para no perder detalle del entorno.

Salieron del bosque y desembocaron en un claro semicircular que terminaba en una amplia y desarbolada pendiente, semejante a una minipista de esquiar. Por supuesto, se trataba del búnker, o mejor, del Palacio de Hielo, ya que en las paredes laterales, a un costado de la pendiente, se abrieron dos puertas enormes, camufladas con pintura blanca. Del interior parecía llegar una corriente de aire caliente. Puertas adentro, el blocao se hallaba muy bien iluminado.

Bond se apercibió también, vagamente, de una entrada más pequeña situada a la izquierda. Lo que estaba viendo encajaba a la perfección con los primitivos planos que Kolya le había proporcionado. El búnker estaba dividido en dos partes: una destinada a depósito de pertrechos militares y servicios de mantenimiento, y la otra a vivienda.

Oyó que un motor se ponía en marcha y vio cómo uno de los blindados -el que marchaba en última posición- reptaba y se introducía en la abertura y desaparecía por la larga rampa interior que Bond sabía que se adentraba en las entrañas de la tierra.

Cerca de él, Paula se echó a reír de nuevo, al tiempo que se oyó el zumbido de un escúter, el mismo que había conducido Bond, a la sazón ocupado por uno de los hombres vestidos de uniforme.

Kolya hizo un comentario en ruso, y Paula le contestó en el mismo idioma.

– Pronto te sentirás mejor -dijo uno de los soldados que le acarreaban en un inglés con mucho acento-. Dentro podrás echar un trago y calentar tu aterido cuerpo.

Le apoyaron contra la pared, justo en el interior, al lado de las imponentes puertas de acceso, y le tendieron una botella que Bond se llevó a los labios. Tuvo la sensación de que trasegaba fuego líquido que de los labios caía hasta la boca del estómago. Jadeante, Bond farfulló:

– ¿Qué demonios…? ¿Qué me habéis dado?

– Vodka con leche de reno. Está bueno, ¿verdad?

– Sí, sí, muy bueno -escupió más que dijo Bond.

Pugnó por recobrar el aliento. Después de haber probado aquel aguardiente tan peregrino no tenía sentido que simulara desfallecimiento. Sacudió la cabeza y echó un vistazo a su alrededor. Del fondo de la caverna llegaban los olores del humo del motor diesel. La rampa de entrada, bastante inclinada y ancha, torcía casi en ángulo recto y se adentraba muy honda en el suelo.

En el exterior, los soldados procedían a alinearse en columna de a tres. El superagente reparó ahora en todos aquellos que lucían el uniforme de campaña gris: botas de invierno de caña corta y pantalones con rodilleras, chaquetones holgados con forro de piel y bolsillos oblicuos y, debajo, las guerreras reglamentarias, en cuyas solapas lucían los emblemas del cuerpo y el arma. Los oficiales calzaban botas de caña alta y, presumiblemente, vestían pantalones de montar, ocultos por los faldones de los gruesos abrigos.

Kolya se hallaba de pie junto a su escúter, charlando todavía con Paula. A los dos se les veía nerviosos y Paula se había vuelto a poner la bufanda y el gorro para protegerse del frío. En un momento dado Kolya llamó a un oficial; lo hizo en forma imperativa, como si fuera dueño y señor de todo y de todos.

El oficial al que Kolya había llamado asintió con un movimiento de cabeza y profirió una orden que sonó como un trallazo. Dos soldados se adelantaron y se hicieron cargo de los escúters. A juzgar por las trazas había una pequeña casamata contigua, a la derecha de la entrada principal, con capacidad suficiente para albergar varios vehículos.

Acto seguido, el pelotón de soldados se adentró marcando el paso en el búnker, dejando atrás a Bond y a sus dos guardianes, provistos de sendos fusiles ametralladores AKM de fabricación soviética. Bond se dijo que aquellas armas eran el único detalle no casaba con el ambiente teutónico del lugar. Los soldados se perdieron en la rampa, dejando oír el rítmico golpeteo de las botas contra el piso de cemento armado.

Kolya y Paula avanzaron sin prisas hacia la gran puerta de acceso, como si tuviesen todo el tiempo del mundo por delante. En el exterior, en la franja arbolada, Bond divisó un par de kotas laponas, parecidas a las de los pieles rojas. En el centro ardía una fogata y una figura permanecía inclinada sobre una marmita; era una mujer vestida con el típico atuendo: falda negra con profusión de ornamentos, gruesos pantalones semejantes a polainas o sobrecalzas, botas de piel de reno y un tocado y el chal tejidos con vistosos colores, las manos protegidas con mitones. Antes de que Paula y Kolya llegasen a la maciza puerta de entrada, se unió a la mujer lapona un hombre que llevaba también una vistosa indumentaria, con una chaqueta adornada con diseños ornamentales y un manto recamado, de vivos colores, que colgaba de sus hombros. En algún lugar cercano a las kotas se oyó el resoplido de un reno.

De lo alto del techo curvo, abovedado, llegó un chasquido metálico seguido de una serie de penetrantes silbos de aviso. Paula y Kolya apresuraron el paso y enseguida se oyó el clásico ruido de un sistema de cierre hidráulico. Las grandes puertas de metal empezaron a desenrollarse, formando una especie de telón de seguridad que aislaba el recinto subterráneo del mundo exterior.

– Bueno, James, ¡sorpresa! -exclamó Paula, a la vez que se quitaba de nuevo el gorro de lana.

El superagente observó que la chica llevaba una chaqueta de piel sobre lo que parecía ser un uniforme. Kolya, desde atrás, cambió de posición, moviéndose como un boxeador sobre el cuadrilátero. Sin duda alguna Kolya sabía adaptarse como un camaleón, pensó Bond para sus adentros. Un semblante para cada ocasión.

– No tanta sorpresa como crees -Bond consiguió esbozar una sonrisa. Fingir despreocupación se le antojaba el único recurso de que disponía en aquellos momentos-. Los míos están al cabo de todo el asunto. Incluso conocen con exactitud de la ubicación del búnker -los ojos del superagente se clavaron en los de Kolya-. Debiste andar con más cuidado, Kolya. Los mapas no respondían a la realidad. Es improbable encontrar dos zonas idénticas, con los mismos accidentes topográficos, situadas a quince o veinte kilómetros una de otra. Estáis atrapados.

Por una fracción de segundo le pareció detectar una sombra de preocupación en el rostro del ruso.

– Tirarte faroles, James, no te llevará a ninguna parte -dijo Paula.

– ¿Piensa recibirnos ahora? -preguntó Kolya a la chica.

Paula asintió.

– En su momento. Creo que podemos permitirnos mostrarle a James la ruta panorámica para que advierta la amplitud del búnker del Führer.

– Santo Dios -Bond rió sin ganas-; ¿también a ti te han lavado el cerebro, Paula? En tal caso, ¿por qué no dejaste que aquel par de gorilas que estaban en tu apartamento acabasen conmigo de una vez?

Ella esbozó una sonrisa desmayada, agridulce.

– Porque resultaste demasiado duro de roer. En todo caso, el trato era entregarte con vida, no muerto.

– ¿El trato?

– Calla la boca -terció Kolya, tajante.

Ella hizo un gesto con elegante gracia, como quitando importancia a la objeción del ruso.

– De todos modos lo sabrá dentro de muy poco. Kolya, no andamos sobrados de tiempo. El jefe te ha dado lo que pedías, como prometió. El material almacenado tiene que salir de aquí dentro de uno o dos días a lo sumo. No pasa nada por decirle todo esto a nuestro amigo.

Kolya Mosolov hizo chasquear los dedos con impaciencia.

– Supongo que todos están aquí, ¿no?

Ella sonrió, asintió con la cabeza y recalcó el término.

– Todos.

– Conforme.

Paula centró de nuevo la atención en el agente 007.

– ¿Te gustaría echarle un vistazo al lugar? Es un buen paseo. ¿Te ves con ánimos?

Bond lanzó un suspiro.

– Creo que sí, Paula. ¡Qué lástima que una preciosidad como tú ande metida en todo este tinglado!

– Machista -lo dijo sin que pareciera ofendida-. Está bien; saldremos de paseo. Pero antes, que le registren -ordenó, mirando a los guardianes-. Y hacedlo a conciencia, porque este sujeto tiene más escondrijos que un contrabandista griego. Inspeccionadlo todo, y cuando digo todo ya sabéis a qué me refiero. Yo bajaré la rampa con nuestro camarada ruso.

Los soldados, en efecto, buscaron en todas partes, encontraron lo que tenían que encontrar y lo hicieron sin muchos miramientos.

Luego, Paula y Kolya se apostaron a uno y otro lado de Bond, seguidos por la pareja de guardianes con las metralletas a punto.

Unos metros más allá, la rampa formaba una pendiente más inclinada y describía una curva muy cerrada. El grupo se dirigió hacia el muro izquierdo, junto al cual se había construido un paso con barandilla y escalones.

Era obvio que el búnker estaba concebido con gran perfección y la obra respondía a las exigencias del plano. Una corriente de aire caliente les envolvía y, alzando la vista, Bond distinguió diversos conductos -para el agua, el combustible y el aire acondicionado- destinados a facilitar la vida en las entrañas de la tierra. De trecho en trecho se divisaban unas pequeñas cajas metálicas empotradas en los muros, sin duda elementos de un sistema interior de comunicaciones. A lo largo del túnel grandes luces de neón colocadas en las paredes y en la bóveda proporcionaban una excelente iluminación. A medida que descendían se iba ensanchando el pasadizo. Más abajo, Bond observó que desembocaba en un hangar de grandes proporciones.

El superagente no pudo menos de sorprenderse a la vista de las instalaciones. Los cuatro blindados que habían cargado armamento en Liebre Azul estaban alineados junto a otros cuatro vehículos, dando un total de ocho, y, sin embargo, dadas las gigantescas proporciones del lugar, semejaban coches de juguete.

Un nutrido contingente de soldados uniformados procedía a descargar el material que acababa de llegar. Cajas de embalaje y cajones apilados ordenadamente sobre maderos eran transportados por carretillas elevadoras y depositados en cámaras independientes provistas de unas escotillas de entrada y grandes cierres de volante, todo a prueba de incendios. No cabía duda de que Aarne Tudeer, alias conde Von Glöda, había tomado todas las precauciones. Los hombres calzaban zapatos con grandes suelas de goma para que no saltaran chispas que prendieran en la munición y provocaran una catástrofe. Bond estimó que había armas suficientes para desencadenar una guerra de consideración y, desde luego, para mantener una operación terrorista cuidadosamente planeada, e inclusive emprender una guerra de guerrillas de un año o más de duración.

– Podrás ver que somos gente eficiente. Pretendemos enseñar al mundo cómo hay que hacer las cosas -Paula sonrió mientras hablaba, con ostensible orgullo.

– ¿No hay bombitas nucleares o de neutrones? -preguntó Bond.

Paula se echó a reír de nuevo con una risita irónica, como dando por liquidado el asunto.

– Tendrán eso y lo que necesiten -terció Kolya.

Bond mantenía los ojos bien abiertos, observando los almacenes de armas y municiones y tomando buena nota de las puertas de salida. En el fondo de su mente surgió el recuerdo de Brad Tirpitz. Si había salido indemne de la explosión, todavía quedaba la posibilidad de que pudiera aproximarse esquiando y ocupar algún punto estratégico, de que no se hallara muy lejos del búnker y pudiera de algún modo dar la alarma.

– ¿Has visto lo suficiente? -fue Kolya quien formuló la pregunta, en un tono sarcástico.

– ¿Es la hora del aperitivo? -inquirió Bond con despreocupación, pues no había otra forma de enfocar aquella situación. Por lo menos quizá se enteraría muy pronto de toda la verdad sobre Tudeer -o Von Glöda, como gustaba hacerse llamar- y los tejemanejes de las Tropas de Acción Nacionalsocialista.

Por el momento sabía ya lo más esencial sobre Paula, a saber, que era parte integrante del aparato paramilitar de Von Glöda y que, por razones que ignoraba, Kolya estaba metido en el asunto. Eso sin contar la enigmática referencia verbal a un pacto o algo parecido.

Bond creyó atisbar lo que parecía la cabina central de mandos, detrás de un pasadizo estrecho que se adentraba en el vasto subterráneo destinado a depósito y almacenamiento. Sin duda las gigantescas puertas de entrada al búnker eran controladas desde aquella cabina, y tal vez, también, los sistemas de ventilación y calefacción. Con todo, convenía no olvidar que aquel sector constituía solo una parte relativamente pequeña del búnker en su conjunto. La destinada a vivienda y dependencias anexas, que sabía lindaba con la sección en que ahora se hallaba, probablemente era aún más intrincada.

– ¿La hora del aperitivo? -Kolya retomó la pregunta-. Es posible. El conde es un hombre muy espléndido con sus invitados. Imagino que habrá dispuesto se sirva un ágape.

Paula comentó que, en efecto, suponía que le darían algo de comer.

La verdad es que es un hombre muy comprensivo, sobre todo con los condenados, James. Algo así como aquellos emperadores romanos que saludaban a sus gladiadores.

– No sé por qué, pero me lo imaginaba -replicó Bond con sarcasmo.

Ella sonrió con ganas, asintió brevemente con la cabeza y echo a andar, en cabeza, por la superficie de cemento, dejando oír el taconeo metálico de sus botas. Se adelantó hasta detenerse delante de una de las puertas de metal empotradas en el muro de la izquierda, donde esperó a que Kolya, Bond y los dos guardianes se unieran a ella. Al lado de la puerta se observaba un dispositivo electrónico de cierre y apertura. Paula murmuró unas palabras introduciendo los labios en la cavidad receptora. Se oyó un chasquido y la puerta se deslizó hacia atrás. Volviéndose de nuevo hacia Bond, sonrió y dijo:

– Existe un buen dispositivo de seguridad entre las diversas secciones del búnker. Las puertas que unen las distintas dependencias sólo se abren a impulsos de determinadas modulaciones de la voz -otra vez afloró la misma deliciosa sonrisa. Traspusieron el umbral y la puerta se cerró automáticamente tras ellos.

En el área donde a la sazón se encontraban, los pasadizos parecían tan monótonos y desprovistos de adornos como los pasillos más anchos. Las paredes eran del mismo cemento rugoso, a buen seguro hormigón armado, pensó Bond para sus adentros. En lo alto de los muros se veían diversos conductos correspondientes a la calefacción y ventilación, que discurrían a todo lo largo sin ocultación alguna.

Por lo que Bond podía observar, la parte del búnker destinada a vivienda parecía tener poco más o menos la misma superficie que la sección de almacenamiento, depósitos y pertrechos. La distribución seguía el mismo criterio geométrico, y los túneles y pasadizos se entrecruzaban de forma laberíntica.

El estrecho pasillo de acceso desembocaba en un paso central, más ancho, que cruzaba en sentido perpendicular. Bond echó un vistazo a su izquierda y divisó varias puertas a prueba de incendios, una de las cuales permanecía abierta y dejaba ver el pasadizo que habían dejado atrás. Sobre la base del esquema que tenía en la mente, Bond dedujo que del túnel central, verdadera arteria, arrancaban otros corredores. A la izquierda vio lo que parecían ser las dependencias que albergaban a los soldados. El superagente se dijo que aquél debía de ser el punto más vigilado, puesto que por el lado izquierdo se entraba -y salía- en la parte del búnker que servía de morada a la guarnición y al personal en general. En una palabra, para salir al exterior uno tenía que pasar por los cuarteles y, seguramente, ya en la puerta principal, superar un tipo u otro de control de paso.

Kolya y Paula le empujaron con suavidad hacia la derecha. Cruzaron por otro par de puertas a prueba de incendios, entre las cuales otros corredores cortaban el paso principal y mostraban numerosas puertas empotradas a uno y otro lado. Se oía rumor de voces y, de vez en cuando, el teclear de las máquinas de escribir. Bond sacó la impresión de que se mantenía una vigilancia muy estricta, pues divisó fugazmente centinelas armados: los había por doquier, algunos en los umbrales de las puertas y otros en la intersección de los diversos pasillos secundarios con la arteria principal.

Sin embargo, después del tercer par de puertas a prueba de incendios, el ambiente cambiaba por completo. Las paredes ya no estaban constituidas por la fría y rugosa superficie de cemento, sino revestidas por una especie de arpillera de color pastel. También los tubos de los diversos sistemas y los cables de la electricidad estaban guarnecidos bajo unas cornisas curvas y ornamentales. Las puertas que se divisaban a los dos lados eran puertas batientes provistas de grandes mirillas que permitían ver con toda claridad a hombres y mujeres sentados ante unas mesas de oficina y rodeados por aparatos de radiofonía y equipo electrónico.

Pero lo más sórdido de aquel espectáculo, se dijo Bond, eran las fotografías y los carteles que, de forma intermitente, rompían la uniformidad de los muros. Eran imágenes que el superespía conocía bien, al igual que cualquier estudioso o conocedor de los sucesos de la década de los treinta y de los cuarenta.

Se toparon de nuevo con otro par de puertas metálicas, como las anteriores, pero una vez franqueado el paso, los pies pisaron un suelo alfombrado con una densa moqueta. Paula alzó una mano y el grupo se detuvo.

Se hallaban en lo que parecía ser una antesala. Bond pensó una vez más que lugares como aquél solo se veían en las películas. En el extremo se alzaban dos grandes y macizas puertas de madera noble, flanqueadas por pilares dóricos, y apostados junto a ellas había dos centinelas que lucían uniforme azul oscuro, gorras de visera y el emblema de la Gestapo. Calzaban botas relucientes y exhibían un brazal de color rojo, negro y blanco con la cruz gamada. Los cinturones de cuero, sostenidos por una correa que pasaba sobre el hombro derecho, así como las pistoleras, tenían un lustre y lisura singulares, en tanto que la calavera plateada de la muerte destacaba en lo alto de las gorras.

Paula dijo apresuradamente unas palabras en alemán y uno de los guardianes, tras asentir con un breve movimiento de cabeza, dio suavemente con los nudillos en la puerta, para luego desaparecer en la habitación contigua. El segundo guardián miró a Bond con una sonrisa torcida, mientras su mano acariciaba una y otra vez la pistolera que le pendía del cinto.

Pasaron unos minutos, hasta que la puerta de doble hoja se abrió de nuevo y dio paso al primer centinela, que hizo una señal afirmativa a Paula. La muchacha tocó a Bond en el brazo. Los tres se adentraron en la estancia, dejando atrás a los guardianes que les habían acompañado hasta la antecámara.

Lo primero y lo único que Bond advirtió al entrar fue el gigantesco retrato de Adolfo Hitler obra de Fritz Erler, que dominaba por completo cuanto había en aquella estancia. Ocupaba casi toda la pared del fondo y causaba un impacto tan tremendo y vívido que Bond se quedó quieto, mirándolo, por espacio de casi un minuto. Ello no le impidió cobrar conciencia de que había otras personas presentes en la habitación, y tampoco se le escapó que Paula, en posición de firmes, levantaba el brazo y hacía el saludo fascista.

– ¿Le gusta, señor Bond?

La voz provenía del extremo de una gran mesa de despacho, muy bien ordenada, con el secafirmas, una hilera de teléfonos de distintos colores y un pequeño busto de Hitler.

Bond apartó los ojos de la pintura para fijarlos en el hombre que se hallaba sentado detrás del escritorio. Era aquel mismo rostro curtido por la intemperie, el inconfundible porte militar -apreciable incluso en esa posición- y peinado bien peinado de un gris oscuro. El semblante no era el de un anciano. Como Bond ya apreció en su momento en el comedor del hotel Revontuli, el conde Von Glöda tenía la suerte de contar con unas facciones intemporales; era, en fin, un hombre de rasgos clásicos, todavía de buen ver, pero cuyos ojos no traslucían el menor destello de cordialidad. En aquellos instantes los había vuelto hacia Bond, como un enterrador que se limita a calcular mentalmente las medidas del féretro para su cliente.

– Sólo lo había visto en fotografías -contestó Bond con voz pausada- y no me habían gustado ni pizca. De ahí que, si este es el original, tampoco me impresiona demasiado.

– Comprendo.

– Cuando hables con el conde debes darle el tratamiento de Führer.

El consejo partió de Brad Tirpitz, cómodamente arrellanado en un butacón cercano al escritorio.

La verdad era que Bond había perdido toda capacidad de asombro. El ver que también Tirpitz formaba parte de la trama sólo le indujo a sonreír y a asentir brevemente con la cabeza, como dando a entender que lo normal hubiese sido que se le pusiera en antecedentes desde un buen comienzo.

– Ya veo que esquivaste la mina… Vaya, vaya -Bond intentó, con éxito, conferir un tono despreocupado a sus palabras.

La cabeza granítica de Tirpitz se movió con lentitud de un lado a otro.

– Me temo que te equivocas de hombre, amigo James.

Von Glöda soltó una risita desmayada, y Tirpitz prosiguió diciendo:

– Dudo mucho que hayas visto nunca una foto de Brad Tirpitz. Brad el Malo le tenía mucha aprensión a eso de las fotografías, como el amigo Kolya aquí presente. Sin embargo, se me dijo que, a media luz, ofrecíamos una estampa similar. La misma figura poco más o menos. Creo que el pobre Brad fracasó de plano. Fue eliminado sin ruidos antes incluso de que se pusiera en marcha la Operación Rompehielos.

– Eliminado y cabeza abajo -añadió Kolya-. Por un feo agujero en el hielo.

Hubo un movimiento en la sala de despacho; el hombre sentado detrás de ella dio una palmada llamando al orden, como si pensara que no se le hacía suficiente caso.

– Lo siento, mi Führer -Tirpitz se dirigió a él con genuina deferencia-, pero me pareció más sencillo contárselo directamente a Bond.

– Yo cuidaré de las explicaciones; en el supuesto de que haya que dar alguna, claro está.

Fue Paula la que terció entonces, con un matiz en la voz que el superagente no alcanzaba a reconocer.

– Führer, ha llegado el último envío de armas. El cargamento podrá expedirse en un plazo de cuarenta y ocho horas.

El conde ladeó la cabeza, fijó unos instantes los ojos en Bond y luego los posó rápidamente en Kolya Mosolov.

– En fin, por mi parte creo estar en condiciones de cumplir lo estipulado en el acuerdo, camarada Mosolov, puesto que el precio lo tiene ahí delante a la vista: el señor James Bond. Ni más ni menos que como le prometí.

– Sí.

Kolya no dio muestras de satisfacción ni de descontento. La escueta afirmación daba a entender, sencillamente, que se había cumplido con un tipo de acuerdo no especificado.

– Führer, quizás… -empezó a decir Paula, pero Bond la atajó en seco.

– ¿Führer? -exclamó con vehemencia-. ¿Llamas Führer a este hombre…? ¿Jefe él? Todos aquí estáis locos de remate, y tú la primera -con ademán enérgico apuntó con el dedo al hombre sentado detrás del escritorio-. Aarne Tudeer, buscado por genocidio durante la segunda guerra mundial; un insignificante oficial de las SS al que los nazis concedieron ese dudoso honor por lanzar a las tropas finlandesas contra los rusos… contra los paisanos de Kolya. Y ahora ha conseguido reunir en torno a sí a un reducido grupo de fanáticos, los ha vestido como extras de una película de Hollywood, despliega todos los arreos aderezos y quiere que se le llame Führer. ¡Vamos! ¿Qué juego se lleva entre manos, Aarne, y adónde espera que le conduzca? Unas cuantas acciones terroristas aisladas, un número relativamente corto de comunistas asesinados en las calles… Total, una victoria pírrica. Aarne Tudeer, en el reino de los ciegos el tuerto es el rey. No hay más que un tuerto y un loco excéntrico…

Aquel rapto de cólera, calculado para causar el máximo impacto, fue cortado con brusquedad por Brad Tirpitz o como quiera que se llamase aquel imbécil, que saltó del butacón y propinó con el revés de la mano un golpe en la boca de Bond.

– ¡Silencio! -la orden provino de Von Glöda-. ¡Silencio todos! Siéntate, Hans.

Luego volvió su atención hacia el agente 007, que sentía el gusto salobre de la sangre que fluía de un corte en la lengua. Bond se dijo que si surgía la ocasión, el tipo llamado Hans, Tirpitz o quienquiera que fuese, recibiría por triplicado el golpe que le había propinado.

– James Bond -los ojos de Von Glöda aparecían más vidriosos que nunca-. Su presencia en este lugar responde a un solo propósito que le explicaré en su momento. Sin embargo… -se detuvo un instante demorándose en esta última expresión, y luego la repitió- sin embargo, hay cosas que desearía participarle, y también otras que quisiera me confiase a mí.

– ¿Quién es el cretino que se hace pasar por Brad Tirpitz?

Bond trataba de salirse por la tangente cuanto le era posible, pero Von Glöda demostró ser un hombre poco inclinado a dejarse llevar por otras sendas que no fueran las suyas, acostumbrado a que sus órdenes se cumplieran sin rechistar y con una mentalidad que se recreaba en todo lo que afectara a la panoplia militar.

– Hans Buchtman es mi Reichsführer de las SS.

– En fin, su Himmler particular -comentó Bond con sorna.

– Oh, señor Bond, le aseguro que no es para tomarlo a broma -movió la cabeza ligeramente-. Sal, Hans, pero no te vayas lejos.

El llamado Buchtman, o Tirpitz, se cuadró, saludó a la manera nazi y abandonó la estancia. Von Glöda se dirigió entonces a Kolya.

– Mi querido Kolya, lo siento, pero este asuntito nuestro tendrá que retrasarse unas horas… un día a lo sumo. ¿Le molestaría avenirse a ello y complacer mi petición?

Kolya afirmó con la cabeza.

– Supongo que no hay inconveniente. Hicimos un trato y yo dejé por entero en sus manos el cumplimiento de la parte que le correspondía. Nada tengo que perder.

– Por supuesto que no, Kolya. ¿Qué podría perder con ello? Paula, atiéndele y no te apartes de Hans.

La chica se dio por aludida con un «si, Führer», tomó a Kolya por el brazo y salió con el ruso de la habitación.

Bond estudió con detenimiento al hombre que tenía ante sus ojos. Si en verdad era Aarne Tudeer, había que reconocer que se conservaba magníficamente y que su aspecto físico era el de un individuo vigoroso y sano. ¿No podía ser que…? No, Bond sabía que no debía seguir con las conjeturas…

– Está bien, ahora puedo hablarle con libertad.

Von Glöda se puso en pie, las manos detrás de la espalda. Su figura, alta y erguida, denotaba al militar de carrera por los cuatro costados. Bond se dijo que por lo menos aquel sujeto no era un mequetrefe aficionado a jugar a soldados como Hitler demostró ser, sino un hombre vigoroso, de buen porte y aire marcial que parecía tan sagaz como el más veterano jefe de estado mayor.

Bond se dejó caer en un mullido sillón. No tenía la intención de esperar a que le preguntaran.

– Para dejar las cosas en claro y con objeto de que no se haga ilusiones -empezó diciendo el peregrino Führer-, su enlace en Helsinki, a través del cual debe en principio operar usted…

– ¿Sí? -Bond sonrió.

Un número de teléfono, ése era todo el contacto con el enlace de su departamento en la capital finesa. Aunque en el curso de la sesión de trabajo que sostuvo en Londres antes de partir se habló en concreto de utilizar los servicios del agente en cuestión, Bond jamás pensó seriamente en recurrir a sus servicios. La experiencia le había enseñado que, hallándose comprometido en servicios peligrosos, lo más prudente es huir del agente local como alma que lleva el diablo.

– Decía que su enlace fue, para decirlo con la jerga en boga, «fumigado» tan pronto partió usted hacia la zona ártica.

– Ah -Bond profirió la exclamación en un tono enigmático.

– Simple medida de precaución -el conde agitó la mano como reconociendo lo inevitable-. Sí, muy lamentable, pero imprescindible. Disponíamos ya de un sustituto de Brad Tirpitz y debía tener mucho cuidado en lo tocante a mi descarriada hijita. Kolya Mosolov se atuvo al plan que yo había trazado. Todos los enlaces de los servicios secretos británicos, americanos y del Mossad fueron reemplazados y los teléfonos de contacto, o la radio en el caso de los israelíes, operados por hombres de mi absoluta confianza. Así pues, amigo Bond, no confíe en que la caballería venga en su ayuda.

– Nunca espero que acuda la caballería. La verdad es que no confío en los caballos. En el mejor de los casos son animales demasiado temperamentales, y desde los sucesos de Balaclava, allí en el Valle de la Muerte, no he tenido mucho tiempo para pensar en la caballería.

– Bond, tiene usted un peculiar sentido del humor. Sobre todo para un hombre que está en su situación.

El superespía se encogió de hombros.

– Yo soy tan sólo uno entre muchos, Aarne Tudeer. Detrás de mí aguardan centenares de personas, y detrás de ellas unos miles. Lo mismo en el caso de Rivke y de Tirpitz. En cuanto a Kolya, no puedo pronunciarme porque desconozco las motivaciones que le impulsan -se interrumpió unos segundos-. Las quimeras que persigue, Aarne Tudeer, podría explicarlas un psiquiatra bisoño. A fin de cuentas, ¿cuál es el esquema del juego? Primero un grupo neonazi, que perpetra actos terroristas y que puede disponer de armas y de hombres. Una organización a escala planetaria. Con el tiempo el terrorismo habrá de convertirse en un ideal, en un empeño por el que valga la pena luchar. Luego el movimiento se extenderá y nutrirá sus filas hasta convertirse en un grupo de presión que las organizaciones internacionales no puedan menos de tomar en consideración. Y por último, ¡bingo!, se habrá alcanzado la meta que Hitler no pudo conseguir, o sea, un Cuarto Reich de ámbito global. Así de fácil -soltó una seca carcajada-. Fácil, pero imposible. Por lo menos de aquí en adelante. ¿Cómo pretende conseguir que un tipo de la especie de Mosolov, entregado en cuerpo y alma al Partido, alto funcionario de la KGB, le secunde en sus planes, siquiera sea en los prolegómenos de la empresa?

Von Glöda miró a Bond con aire sosegado.

– Amigo Bond, ¿tiene usted idea de a qué departamento pertenece Kolya en el seno del Primer Directorio de la KGB?

– Así, de improviso, no sabría decirlo.

En el semblante del conde se dibujó una leve sonrisa bajo los ojos de una dureza diamantina, mientras los músculos faciales apenas se contrajeron al dar respuesta a la pregunta.

Pertenece al quinto departamento, el mismo que hace años, muchos años, solía denominarse SMERSH.

Bond vio un resquicio de luz.

– Pues bien, el departamento de marras tiene por lo visto lo que en la jerga de la delincuencia se llama una «lista de éxitos», y en ella figuran unos cuantos nombres de personas a las que se quiere apresar vivas, no muertas. ¿Se imagina quién figura en cabeza de dicha lista, amigo James Bond?

Bond no tenía por qué devanarse los sesos. SMERSH había sufrido muchos cambios, pero en tanto que departamento de los Servicios de Información soviéticos, su existencia -y sus archivos- se remontaba a muchos años atrás.

– Mmmm -Von Glöda afirmó con la cabeza-. Especialista en la caza de los que han delinquido contra la integridad y seguridad del Estado. Muerte a los espías, señor Bond. Un poco de información antes de darles el pasaporte. James Bond está en la cúspide de la lista de reclamados por el departamento, y como sabrá muy bien, lleva en la cabecera bastantes años. Yo necesitaba, digamos, un tipo de colaboración especial. Algo que… ¿cómo expresarlo?, algo que me sirviera de escudo frente a la KGB. Todo el mundo, hasta los miembros de la KGB, tiene un precio, y el de ellos era usted, James Bond, siempre y cuando lo pusiera en sus manos en buenas condiciones, sin daños. Gracias a usted voy a ganar, he ganado ya, armas y una perspectiva para el futuro. Cuando haya terminado con usted, Kolya le llevará a Moscú, a la recoleta plazuela Dzerzhinsky -lo que pasaba por ser una sonrisa se desvaneció por completo-. Llevan mucho tiempo esperándole. Pero, en este punto, lo mismo me ocurre a mí. Llevamos esperando desde mil novecientos cuarenta y cinco -se dejó caer, alto como era, en un sillón enfrente de Bond-. Permítame que le cuente toda la historia y entonces verá cómo he dado cima al ideal del Cuarto Reich, y dispuesto el futuro político del orbe, sobre la base de tomarles el pelo a los soviéticos y de venderles un espía británico tras el que andaban como locos. Hay que ser muy necio, muy estúpido, para apostar el futuro de su ideología a un solo hombre.

Su interlocutor era un loco alucinado; Bond lo sabía, pero seguramente no era el único. Se dijo que lo mejor sería prestarle oídos, escuchar todo lo que Von Glöda tenía que decirle. Sí, iba a prestar atención a la música y a la letra, y luego, tal vez, hallaría la verdadera respuesta… y la forma de salir de allí.

14. Un mundo de héroes

Una vez terminada la guerra y después de la muerte del Führer en Berlín… -empezó a relatar Von Glöda.

– De valerosa, nada -puntualizó Bond-. Ingirió veneno y luego se pegó un tiro.

El conde no dio la impresión de haber oído sus palabras.

– Entonces pensé en regresar a Finlandia y, quizás, también, en ocultarme aquí. Los aliados me buscaban y sin duda con ello me habría puesto a salvo, pero comportándome como un cobarde.

Conforme el conde Von Glöda iba hilvanando sus recuerdos -la ocultación en Alemania, el contacto con grupos como Spinne y Kameradenwerk, que organizaban la huida de los nazis-, Bond se dio cuenta de que no se las había con un nazi nostálgico envuelto en el sueño de una gloria que acabó para siempre en el búnker de Berlín.

– Los escritores suelen llamarlo ODESSA -Von Glöda hablaba con tono meditativo-, pero no es más que una noción un tanto romántica, la obra de una organización dispersa que sacaba a la gente del país. Peor el trabajo de verdad lo hicieron abnegados militares de las SS que tuvieron la clarividencia de comprender por dónde podían reventar las costuras.

Como tantos otros, Aarne Tudeer fue dando tumbos de un lado para otro.

– Imagino que sabrá muy bien que Mengele, el ángel exterminador de Auschwitz, permaneció oculto en su población natal durante casi cinco años sin ser descubierto y, con el tiempo, todos logramos salir del país.

Primero, Von Glöda y su itinerante esposa se trasladaron a la Argentina. Después formaron parte de la vanguardia de los que buscaron refugio en un campamento, seguro y bien protegido, en el interior de las selvas paraguayas. Allí estaban todos los más buscados. Pero Aarne Tudeer, como se hacía llamar entonces, no se sentía a gusto entre sus camaradas de partido.

– Todos hacían comedia -manifestó con sarcasmo-. Cuando Perón alcanzó el poder, y también más tarde, salieron al descubierto. Incluso organizaron asambleas y celebraciones, como la elección de Miss Nazi 1959. El sueño del Führer se haría realidad -soltó un bufido mezcla de cólera y de asco-. Pero aquello no era más que cháchara ociosa. Vivían de sus sueños y dejaron que estos rigieran sus vidas. Perdieron la hombría, desecharon el heroísmo de antaño y cegaron sus ojos a la realidad de la ideología que Hitler había edificado para ellos. Porque el Führer tenía razón: aunque el nacionalismo fuera reducido a cenizas, renacería de ellas como el ave fénix. De no ser así, el comunismo se adueñaría de Europa antes de fin de siglo, y a la postre de todo el mundo.

Von Glöda tocó la fibra sensible de los que todavía no habían renunciado a convertir el sueño en realidad. El mejor momento para ello sería la etapa de transición que vivía el mundo, cuando parecía navegar sin rumbo ni dirección precisos, cuando todos anhelaban tener un jefe que los acaudillara y les mostrase el camino.

– Sin duda era el momento adecuado. El régimen comunista -alegó el conde- no podía menos de titubear antes de embarcarse en el empeño de dominar a toda la humanidad.

– Pues lo cierto es que las cosas no han sucedido como dicen ustedes -Bond sabía que su única esperanza radicaba en establecer un nexo de algún tipo con aquel energúmeno, como el rehén que trata de ganarse a los que le mantienen prisionero.

– ¿No? -el conde se permitió incluso lanzar una carcajada-. No, las cosas se nos han puesto mucho mejor de lo que podíamos siquiera imaginar. Observe lo que sucede en el mundo. Los soviéticos se han infiltrado en los sindicatos y los gobiernos de Europa y América, y son muchos los que ven el régimen comunista con buenos ojos. Supongo que convendrá conmigo en que el bloque formado por los países del Este se está desmoronando.

»El año pasado nos dimos a conocer al mundo entero con unos cuantos golpes minuciosamente planeados, empezando por el incidente de Trípoli. Este año las cosas van a ser distintas. Estamos mejor armados y equipados y contamos con más partidarios. Colocaremos a nuestra gente en puestos de gobierno y el año que viene el partido saldrá a la luz. Pasados dos años volveremos a ser una fuerza política de primer orden. Reinvicaremos el nombre de Hitler, reinstauraremos el orden y barreremos el comunismo, el enemigo común, del mapa de la historia. La gente está pidiendo a voces orden y disciplina, un nuevo orden; un mundo de héroes, no de campesinos y víctimas de un régimen.

– ¿Sin muertes? -preguntó Bond.

– Ya me entiende, Bond. Es preciso que desaparezca toda la escoria. Pero cuando hayamos acabado con ella, habrá una raza superior, no ya una raza aria, sino europea.

El caso era que el hombre había logrado convencer a algunos de los nazis de la vieja guardia refugiados en Paraguay de que el sueño era posible.

– Hace seis años -manirestó con orgullo- me asignaron una gran suma de dinero, la mayor parte de lo que había sido depositado en los bancos suizos. A finales de los años sesenta adopté, o mejor, recuperé otro nombre. Existen vínculos de sangre entre mis antepasados y la estirpe de los Glöda, hoy extinta. Visité varias veces el viejo continente y hace cuatro años empecé a trabajar en serio. Recorrí todo el orbe, Bond; organicé, conspiré, separé el trigo de la paja.

»Tenía pensado iniciar los 1lamados actos terroristas el año pasado -Von Glöda parecía a la sazón enseñar el juego-. Como de costumbre, el problema consistía en adquirir armas. Disponía de hombres; soldados hay muchos y también suficientes instructores con experiencia. Pero el armamento es ya otro cantar. No podía hacerme pasar por un miembro de la OLP, el IRA o las Brigadas Rojas.

Por estas fechas Tudeer había regresado a Finlandia. La organización empezaba a cobrar forma. El único problema que tenía era encontrar un lugar secreto para instalar el cuartel general y procurarse armas. Entonces se le ocurrió una idea…

– Visité esta zona. La conocía bien y la recordaba aún mejor.

Sobre todo se acordaba del búnker que inicialmente construyeron los rusos y que los alemanes remozaron y agrandaron. El conde residió seis meses en Salla y recorrió las rutas de «escamoteo» habituales para entrar y salir de la Unión Soviética. Constató con sorpresa que una gran parte del búnker se encontraba en perfectas condiciones y se dirigió abiertamente a las autoridades soviéticas con el aval de la Cámara de Comercio finlandesa.

– Hubo algunos forcejeos, pero finalmente me concedieron permiso para trabajar en la zona. Les dije que iba a realizar unas prospecciones mineras, pero sin entrar en muchos detalles. Era una buena inversión; a los soviéticos no les costaba ni un céntimo.

Al cabo de seis meses y con la ayuda de especialistas venidos de Sudamérica, Africa y hasta de Gran Bretaña, el búnker estaba totalmente acondicionado. En el ínterin, Von Glöda había entrado en contacto con dos depósitos de pertrechos militares ubicados en las cercanías.

– Uno de ellos fue clausurado el año pasado. De allí saqué el parque móvil, los BTR -se dio con el puño en el pecho-, y fui yo también el que mantuvo conversaciones y cerró el trato con aquellos imbéciles traidores de Liebre Azul. Se vendieron por nada…

– Por nada y un montón de armas; cohetes y demás que todavía no ha utilizado, según creo -Bond recibió una mirada torva a cambio de esta puntualización.

– Pronto -asintió Von Glöda-, dentro de un par de años, echaremos mano de ese armamento y de otro aún más disuasorio.

Se hizo una pausa.

¿Acaso Von Glöda esperaba que le felicitase? Nada tendría de extraño.

– Según los indicios parece que ha dado usted un golpe maestro -dijo Bond.

Quiso dar a sus palabras un aire socarrón, pero Von Glöda se lo tomó en serio.

– Sí, sí, eso creo yo. Ir a los rusos y recibir armas de sus propios mandos, gente sin el menor sentido de su ideología y menos aun de la ideología de nuestro partido… ¡Estúpidos! ¡Cretinos!

De nuevo una pausa.

– Y el mundo procede como ellos, ¿no es así? -insinuó Bond.

– ¿El mundo? Sí, los gobiernos actúan como lo han hecho los rusos y acuden a mí en busca de protección. No sé por qué le cuento todo esto, Bond. Seguramente porque es usted la única persona ante quien puedo presumir de verdad, sí, jactarme de los éxitos obtenidos hasta el momento. Un millar de hombres y mujeres aquí, en este búnker. Cinco mil hombres en el campo de operaciones, distribuidos por todo el orbe. Un ejército que incrementa sus filas de un día para otro; atentados contra las principales sedes oficiales de Europa y Estados Unidos, todo planeado basta los más nimios detalles y, por último, las armas y pertrechos preparados para su envío. Después del próximo acto terrorista vamos a disponer de nuestro propio cuerpo diplomático, y si eso no da resultado, más atentados y vuelta a empezar. Al final contaremos con el ejército más poderoso y el partido más nutrido del hemisferio occidental.

– El mundo idóneo para los héroes, ¿no? -carraspeó-. No, señor, carece usted del número de hombres y de armas suficientes para imponerse a tantos países.

– ¿Que no dispongo de armas suficientes? Lo dudo mucho, señor Bond. Ya en el curso del presente invierno hemos sacado de aquí gran número de armas y material militar: los BTR, los Snowcats, cantidad de ellos…, y lo hemos pasándolos por Finlandia, a través de zonas despobladas. En estos momentos están esperando su expedición a diversos destinos, camuflados como maquinaria agrícola y herramientas para el campo. Los sistemas que utilizo para abastecer de armas a mis soldados son de lo más perfecto.

– Sabíamos que pasaba usted las armas a través de territorio finlandés.

Von Glöda, cosa rara, se echó a reír de buena gana.

– En parte porque yo quería que lo supiesen. Sin embargo, hay otras cosas que no me interesa que se divulguen. Una vez hayamos sacado esta nueva remesa de armamento, me dispongo a trasladar mis cuarteles más cerca de las bases europeas. Tenemos ya dispuestos varios refugios. Este es, como supongo se dará cuenta, uno de los problemas que debo resolver y que le afecta a usted.

Bond arrugó el ceño sin comprender lo que el conde quería dar a entender, pero el autonombrado jefe del nuevo Reich se perdió en el relato de cómo había llegado a una entente con los mandos de Liebre Azul.

Por lo visto, durante algún tiempo tuvo lugar un próspero comercio con los hombres de la base, sin que surgieran impedimentos. Pero un buen día el jefe del puesto -«un hombre de escasa imaginación»- se presentó en el búnker presa del pánico. Al parecer se había llevado a cabo una inspección imprevista y dos coroneles del ejército soviético habían puesto el grito en el cielo y lanzaban acusaciones a diestro y siniestro contra todo el mundo, incluyendo por supuesto al comandante de la base. Von Glöda le aconsejó que no perdiera los nervios y que pidiese a los coroneles una investigación por cuenta de la KGB.

– Yo estaba seguro de que la cosa resultaría. Si hay algo que admire en los soviéticos es su facilidad para cargarle las responsabilidades a otro. El comandante del depósito de armas y sus hombres estaban atrapados; los coroneles se quedaron de una pieza al comprobar el material que había sido sustraído. En una palabra: todo el mundo se hallaba expuesto a un fuego cruzado que podía resultar muy peligroso, y todos deseaban cargarle el muerto a un chivo expiatorio. ¿Y quién más apropiado que la KGB, les indiqué?

El agente 007 tuvo que admitir que el conde Von Glöda había dado pruebas de una gran dosis de sentido común. Un suceso como aquél jamás sería liquidado y resuelto en el seno del Tercer Directorio de las Fuerzas Armadas. La desaparición de una ingente cantidad de material y equipo militar en los rincones de la zona ártica en modo alguno podía seducir al directorio en cuestión.

Aparte sus cualidades o defectos, aquel Führer de nuevo cuño sabía de estrategia y conocía la mentalidad de los rusos. Después de que el Servicio de Información Militar se desentendiera del caso, sería el Departamento Cinco el que se haría cargo de la situación, y no era difícil adivinar lo que se pretendía con ello. Si el Departamento Cinco tomaba cartas en el asunto, una vez resuelta la papeleta no quedaría el menor vestigio ni de las armas que faltaban ni de los personajes implicados en el asunto. Sería un barrido a conciencia. Probablemente se hablaría de una catástrofe acaecida en un arsenal militar, como, por ejemplo, una explosión que había aniquilado a todo bicho viviente, sin dejar rastro alguno.

– Le aconsejé al estúpido comandante del puesto que pusiera sobre aviso al primer agente del KGB que se presentara en el lugar y le dijese que se entrevistara conmigo. Al principio se dejaron ver algunos agentes del servicio de inteligencia militar, pero no permanecían más de dos días en Liebre Azul. Luego llegó Kolya. Tomamos unas copas y se abstuvo de hacer preguntas. Le pregunté qué era lo que más le apetecía con objeto de escalar puestos en el servicio. Formalizamos el trato en ese mismo despacho. Liebre Azul dejaría de existir en el plazo aproximado de una semana. Nadie indagaría. Tampoco habría soborno de por medio. Kolya sólo quería una cosa. Le quería a usted, señor James Bond, a ser posible servido en bandeja. Yo me limité al papel de titiritero y a indicarle de que hilos debía tirar para conseguir apresarle a usted. Luego se convino en que yo me quedaría unas horas en su compañía, transcurridas las cuales se lo entregaría de mil amores al Departamento Cinco, al que su departamento conoce tan bien como SMERSH, para que hiciesen con usted lo que les viniera en gana. Vivo o muerto, por descontado.

– Mientras, usted seguía construyendo el Cuarto Reich -añadió James Bond-. Y luego todos vivirán felices y comerían perdices, ¿no es así?

– Más o menos. Pero ya me he retrasado más de la cuenta. Mi gente le espera para charlar con usted…

– Aunque no tenga derecho a preguntar, tengo curiosidad por saber si fue también usted el que organizó la operación conjunta entre la CIA, la KGB, el Mossad y mi departamento.

Von Glöda asintió con la cabeza.

– Le indiqué a Kolya cómo debía proceder y la forma de sustituir a los agentes respectivos y sus enlaces. Comprenderá que no pedí a los del Mossad que me mandaran a mi descarriada hija.

– Rivke -Bond evocó en su mente aquella noche en el hotel.

– Sí, así se hace llamar en la actualidad, o por lo menos es lo que me han dicho. Si se comporta bien, señor Bond, puede que me deje enternecer y le permita verla antes de partir hacia Moscú.

¡De modo que Rivke estaba viva y en el Palacio de Hielo! Bond se contuvo para no traslucir sus sentimientos. Encogiéndose de hombros, inquirió:

– ¿Decía usted que alguien quería hablar conmigo?

Von Glöda se situó, de pie, detrás de la gran mesa de despacho.

– No me cabe duda de que en Moscú tienen unos deseos enormes de verle, pero también mi servicio de información desea hacerle unas cuantas preguntas sobre ciertos asuntillos.

– ¿De verdad?

– Sí, de verdad, señor Bond. Estamos enterados de que su departamento tiene detenido a uno de los nuestros; un soldado que no cumplió con su deber.

El superagente volvió a encogerse de hombros y puso cara de desconcierto.

– Mis hombres son soldados leales y me consta que anteponen la causa a cualquier otra cosa. Ello explica los éxitos que hemos conseguido hasta el momento. Nada de prisioneros. Todos los miembros de las Tropas de Acción deben prestar juramento de sacrificar la vida antes que incurrir en el deshonor. En el curso de los actos de terrorismo que desencadenamos el año pasado, no cayó prisionero ninguno de los comandos participantes, salvo… -dejó la frase en suspenso-. Vamos, señor Bond, ¿tiene la bondad de hablar?

– No tengo nada que decir -sus palabras sonaron inexpresivas y a la vez categóricas.

– Creo que sí tiene algo que decir. La operación contra tres altos funcionarios británicos en el momento en que salían de la Embajada de la Unión Soviética. Haga memoria, Bond.

La memoria de Bond estaba muy lejos de allí. Recordaba las instrucciones de M y la expresión de gravedad que nubló el semblante de su jefe cuando aludió al interrogatorio de uno de los militantes de las Tropas de Acción, preso en las dependencias subterráneas del edificio de Regent's Park, el que había intentado suicidarse. ¿Qué había dicho M en aquella ocasión? «Se ha mostrado muy impreciso», y no añadió pormenor alguno.

– Estimo -la voz de Von Glöda se apagó hasta casi convertirse en un susurro-, estimo que cualquier información arrancada a ese prisionero debió de serle comunicada a la hora de recibir instrucciones, antes de entrar en contacto con Kolya. Necesito saber, debo saber, qué es lo que les ha contado el traidor a la causa, y, le guste o no, va usted a decírmelo, señor Bond.

Este consiguió arrancar una carcajada de su reseca garganta.

– Lo siento, Von Glöda…

– ¡Führer! -gritó el conde hecho un basilisco-. Hará lo que todo el mundo y va a llamarme Führer.

– ¿A un oficial finlandés que se pasó al bando de los nazis? ¿A un finlandés germanófilo poseído por delirios de grandeza? No puedo llamarle Führer.

Bond se expresó con calma, ajeno a la perorata que le soltó su interlocutor.

– He renunciado a toda nacionalidad. No soy finlandés ni alemán. ¿Acaso Goebbels no proclamó los sentimientos de Hitler? El pueblo alemán no tenía derecho a sobrevivir porque no había sabido cumplir ni estar a la altura de los ideales propugnados por el gran movimiento nazi. Tenía que ser liquidada para dar paso a un nuevo Partido que recogiera la herencia del pasado.

– Pero no fue liquidado.

– Da lo mismo. Mi lealtad es para el partido y para Europa. Para el mundo entero. Nos hallamos en los albores del Cuarto Reich. Incluso esta información parcial que puede usted darme me es necesaria, y va a procurármela.

– No tengo la menor idea de que haya ningún prisionero de las Tropas de Acción, ni sé nada de un interrogatorio.

El hombre que permanecía erguido delante de Bond pareció de repente convulsionado por la rabia. Sus ojos lanzaban llamaradas de cólera.

– Le aseguro que me dirá todo lo que sabe, todo lo que el Servicio de Inteligencia británico conoce acerca de las Tropas de Acción Nacionalsocialista.

– Nada tengo que decirle -repitió el superagente-. No puede forzarme a decir cosas que ignoro. En todo caso, ¿qué salida tiene si quiere seguir adelante con su guerra particular? Entregarme a Kolya; es el acuerdo a que ha llegado para que mantenga la boca cerrada.

– No sea ingenuo, señor Bond. Estoy en situación de sacar el material y los hombres de este lugar en veinticuatro horas. También Kolya es víctima de la ambición. Si logra entrare en el edificio de la plaza Dzerzhinsky con usted cogido del brazo, el hombre al que el SMERSH lleva tanto tiempo deseando echar el guante, le parece que se creará un nombre y adquirirá poder. ¿Piensa que los suyos saben lo que se trae entre manos? Por supuesto que no. Kolya está dotado para el arte escénico, como todos los buenos agentes secretos y los soldados. En lo que concierne al Departamento Cinco del Primer Directorio, Kolya Mosolov se halla destinado en una misión en la zona para descubrir cómo se ha producido el escamoteo de armas en Liebre Azul. Si no tienen noticias de él, pasará un tiempo antes de que se decidan a dejarse ver por aquí. ¿Es que no lo entiende, James Bond? Gracias a usted he ganado tiempo, eso es todo. La oportunidad de concluir el negocio de las armas y la ocasión de salir indemne. Kolya Mosolov es una pieza sacrificable, como lo es usted.

Bond forzó la máquina de su mente y analizó rápidamente los hechos. Era indiscutible que el ejército terrorista neonazi de Von Glöda había llevado a cabo una brillante actuación el año pasado, Además, el propio M había insistido con vehemencia en que las Tropas de Acción eran un motivo de grave preocupación para los gobiernos de los países occidentales. La desazón y las advertencias de su superior siguieron a las observaciones que formuló respecto al prisionero del grupo neonazi a la sazón encarcelado en el edificio que daba sobre Regent's Park. En buena lógica, eso significaba que el individuo en cuestión había dicho lo suficiente como para que el servicio de inteligencia británico estuviese en posesión de una información valiosísima sobre la fuerza real y los escondrijos de Von Glöda. De lo que se trataba, pensó Bond, era de conocer la respuesta, y la respuesta única y verdadera era que su departamento, si no otros, sabía con exactitud dónde estaba ubicado el cuartel general de Von Glöda en aquellos momentos y, seguramente, a través de especialistas en interrogatorios, la situación de otros posibles puestos de mando en el futuro.

– Así que yo soy sacrificable a causa de un prisionero -empezó diciendo Bond-, un hombre sobre el que no se puede afirmar que esté en poder de los míos. Resulta gracioso si uno tiene en cuenta los millones de seres que su antiguo Führer mantuvo en cautiverio, asesinó en las cámaras de gas o despachó en los campos de trabajo o en las fábricas como si de esclavos se tratara. Y ahora resulta que todo depende de un individuo.

– Bravo por la actuación, Bond -respondió el conde sarcásticamente-. ¡Ojalá las cosas se presentaran tan sencillas! Pero éste es un asunto de la mayor transcendencia y debo pedirle que no lo pierda de vista. No puedo permitirme correr riesgos inútiles.

Se interrumpió unos segundos, como si estudiara la mejor forma de exponer la situación a Bond.

– Mire, ninguno de los que están aquí, ni siquiera el personal de mi Estado Mayor, sabe con exactitud dónde se halla emplazado el que va a ser mi próximo puesto de mando. Ni siquiera Kolya, que me debe el haberle preparado el terreno para promocionarse a las altas esferas de su gobierno. Tampoco Paula ni Buchtman…, Tirpitz para usted. Ninguno de ellos, repito, conoce los detalles.

»Sin embargo, hay por desgracia un grupito de gente que, por más que no tengan una idea clara al respecto, conocen este dato. Por supuesto que los hombres y mujeres que esperan mi llegada al nuevo cuartel general están al corriente de todo, pero no son los únicos. Por ejemplo, el comando que llevó a cabo la operación en Kensington Palace Gardens, junto a la Embajada soviética. Partieron de este búnker hacia el puesto de mando a que hacía referencia con objeto de recibir instrucciones, antes de salir para Londres.

»Desde este emplazamiento secreto se dirigieron a la capital británica para cumplir con la misión asignada. Sabemos que murieron todos menos uno. Según el informe que recibí no llegó a suicidarse y los agentes del servicio secreto, al que usted pertenece, le echaron el guante. Se trata de un perfectamente adiestrado, pero incluso los agentes más destacados pueden caer en una trampa. Usted sabe muy bien sacar conclusiones lógicas, señor Bond, y por ello necesito que me diga dos cosas: primero, si este militante les facilitó la ubicación del que va a ser mi próximo cuartel general en muy breve plazo, y en segundo lugar dónde se le guarda prisionero.

– No me consta que haya ningún hombre de las Tropas de Acción que haya sido detenido.

Von Glöda miró a Bond con una expresión vaga, completamente desprovista de emociones.

– Es posible que esté diciendo la verdad. Yo lo dudo, pero entra en lo posible. Lo único que deseo es conocer la verdad. Como le he dicho, personalmente creo que sabe dónde está el prisionero y qué información ha facilitado. Sólo un necio le encomendaría una misión sin proporcionarle toda la información necesaria.

Sin duda, Von Glöda era un individuo de gran perspicacia, se dijo Bond, y tenía una mente sagaz y una capacidad inusitada para calar en el detalle, pero sus últimas palabras indicaban con meridiana claridad su completa ignorancia en materias relacionadas con los servicios de inteligencia. Por razones obvias, Bond también se sintió ofendido por la insinuación de que M fuese un necio.

– ¿De veras piensa usted que iban a darme acceso a todos los datos? -Bond se permitió una sonrisa de indulgencia.

– Estoy convencido.

– En tal caso el necio es usted, señor, no mis jefes.

El conde soltó una corta carcajada de sarcasmo.

– Piense lo que quiera, pero no puedo correr riesgos. Sabré la verdad. Disponemos de recursos para lleva a un hombre hasta el límite de su capacidad. Si realmente no tiene nada que decirnos, no lo dirá y yo me quedaré tranquilo. Pero si usted sabe aunque sólo sea dónde está detenido mi soldado, mandaremos la información a Londres. Le aseguro que, por inaccesible que le parezca el lugar, mi gente de Londres acabará con él en un periquete.

¿Era siquiera concebible que uno de los comandos de Von Glöda pudiera penetrar en el cuartel general de los servicios secretos británicos? Por más dudas que albergara, Bond hubiese preferido no hacer la prueba.

– ¿Y qué pasa si me avengo a lo que pide y le cuento una mentira? ¿Qué sucede si le digo que sí, que tenemos a ese prisionero, aunque le haya dicho que no tengo idea de que exista, y que nos ha dado la información que necesitábamos?

– En tal caso sabría también dónde está emplazado el nuevo puesto de mando, señor Bond. Como verá, no tiene por dónde escabullirse.

«Eso se lo cree usted», pensó Bond. El hombre no podía ver otra cosa que no fuera el blanco o el negro.

– Ah, se me olvidaba decirle una cosa -Von Glöda irguió el cuerpo-. En este lugar somos fervientes partidarios de los interrogatorios a la vieja escuela. Resultan dolorosos, pero muy eficaces. Por mi parte no creo en lo que Kolya denominaría interrogatorios «químicos». De forma que aténgase a las consecuencias, señor Bond. Un sufrimiento fuera de lo corriente, por decirlo con palabras suaves. Pretendo llevarle hasta el límite del dolor, y los médicos me han asegurado que no hay hombre en el mundo capaz de soportar el método que pienso aplicarle.

– Le repito que no sé nada.

– En tal caso no se derrumbará y yo sabré que no me ha mentido. Pero yo pregunto: ¿por qué no evitarse ese mal trago? Hábleme del prisionero, dígame dónde está y qué secretos ha revelado.

Transcurrían los segundos, casi audibles en la mente de Bond. Se abrió la puerta y apareció el hombre al que James Bond había conocido como Brad Tirpitz, seguido de dos guardianes uniformados que esperaban en la antesala. Levantaron el brazo a modo de saludo militar.

– Ya sabes qué información necesito de este hombre, Hans -dijo Von Glöda con voz imperiosa. Utiliza todos tus métodos de persuasión, y sin demora.

– Jawohl, mein Führer.

Los brazos se alzaron en sincronía al tiempo que sonaban sendos taconazos. Luego los dos hombres se acercaron a Bond y le cogieron los brazos. Sintió como las esposas se cerraban en sus muñecas, el apretón de unas manos fuertes y los empujones que le propinaron, sin ceremonias, hasta sacarlo de la habitación.

No salieron de la antesala. Tirpitz-Buchtman se acercó a la pared revestida de arpillera y empujó con las manos. Se oyó un chasquido metálico y se abrió una puerta secreta.

Buchtman franqueó la puerta seguido de uno de los soldados, que mantenía agarrado a Bond por la chaqueta, en tanto el segundo guardián aferraba con fuerza las muñecas esposadas del superagente. Uno delante y el otro detrás. Bond no tardó en comprender el motivo. Una vez pasada la abertura de entrada empezaba un estrecho pasadizo por el que sólo podía pasar un hombre.

Después de dar media docena de pasos se hizo evidente que estaban descendiendo. Enseguida, el grupo llegó a una escalera de piedra iluminada por la tenue luz azulada de unas bombillas empotradas en la pared, a intervalos regulares. Una cuerda que pasaba por unas anillas encajadas en el muro hacía las veces de barandilla.

El avance resultaba muy lento porque la escalera llegaba hasta muy abajo. Bond intentó calcular la profundidad, pero enseguida desistió. Los peldaños se hicieron más altos. Llegaron a una pequeña plataforma que daba a una cámara abierta. Allí, Buchtman y los dos guardianes se pusieron gruesos abrigos y guantes. A Bond no le fueron ofrecidos. El superagente, a pesar de que todavía llevaba encima el equipo de invierno, empezó a sentir el flujo de un frío gélido que provenía de las entrañas de la tierra.

Mientras avanzaban, los escalones se fueron haciendo cada vez más resbaladizos. Bond sentía las protuberancias que formaba el hielo en las paredes laterales del pasadizo. Siguieron bajando y bajando hasta que desembocaron en una gruta circular resplandeciente de luz. Los muros eran de roca natural y el suelo diríase que lo formaba una gruesa capa de hielo puro.

Grandes vigas de madera atravesaban la gruta de una parte a otra por el centro radial de la misma. Sujeto en los maderos se veía el aparejo de una polea que la pendía una sólida cadena en cuyo extremo se hallaba fijado lo que parecía un gancho de anclaje.

Uno de los soldados uniformados desenfundó la pistola y se acercó a Bond en actitud vigilante. El otro abrió una especie de arqueta de metal incrustada en el hielo, de la que sacó una pequeña sierra de cadena.

En aquella gruta natural que venía a ser una gélida mazmorra, el aliento de los hombres se condensaba y formaba pequeñas nubecillas. Al ponerse en marcha el motor de la sierra, llegó hasta Bond el olor de la gasolina.

– La tenemos bien guardada -Buchtman hablaba con el mismo acento americano de siempre, el del falso Tirpitz-. Listo -hizo una señal con la cabeza a uno de los guardianes, el de la pistola, y añadió-: Quitadle la ropa.

Mientras empezaban a desvestirle, vio que la sierra mecánica mordía el suelo de la caverna y lanzaba al aire chispas de hielo. Aun con la ropa, el frío intenso hería con dolor su carne. A la vez que le iban quitando sin miramientos la ropa empezó a sentir como si su cuerpo estuviera envuelto en un invisible abrigo de afiladas agujas.

Con una indicación de la cabeza, Buchtman hizo reparar a Bond en el hombre que manipulaba la sierra.

– Te está haciendo una bonita bañera, amigo James -se echó a reír-. Estamos muy por debajo de los cimientos del búnker. Durante el verano el agua sube muy arriba. Esto es un pequeño lago natural. Pues bien, vas a tener oportunidad de verlo muy de cerca.

Mientras decía estas palabras, la sierra mecánica hendió la capa de hielo, que debía tener por lo menos treinta centímetros de espesor. Acto seguido el soldado empezó a cortar un tosco círculo cuyo centro coincidía con el gancho de anclaje sujeto al extremo de la cadena.

15. Frío mortal

Le quitaron las esposas. A la sazón James Bond sentía demasiado frío para oponer resistencia. Cuando le desvistieron de cintura para arriba, que fueron las últimas prendas que le quitaron, no advirtió apenas la diferencia. Le costaba mucho moverse y ni siquiera podía disfrutar del alivio de tiritar de frío.

Uno de los soldados extendió los brazos de Bond frente al desnudo cuerpo y volvió a ponerle las esposas. En esta ocasión tuvo la sensación de que el metal estaba al rojo vivo.

Bond empezó a concentrarse. Trata de pensar en algo… Olvídate del frío… Cierra los ojos… Ante ti sólo una mancha en el universo, un punto que se va dilatando.

El chirrido de las cadenas. Bond oyó más que sintió como sujetaban las muñecas esposadas en el gancho de anclaje. Luego, un instante de desorientación, mientras tiraban de la polea. El rechinar del aparejo. Sus pies dejaron de tocar el suelo y mientras le izaban tirando de la cadena empezó a girar y a columpiarse en el vacío. Al cargar todo el peso en las muñecas sintió un dolor agudo. Los brazos tensos como cables, desencajados. Luego una nueva sensación de aturdimiento. Dejó de sentir dolor en el cuerpo suspendido, en los brazos, en los hombros y en las muñecas, ya que la temperatura glacial actuaba como un anestésico.

Lo extraño era que la sensación que mejor percibía eran las oscilaciones y los giros. Por lo general Bond no perdía el sentido de orientación mientras volaba, ejecutaba maniobras acrobáticas o soportaba otras pruebas de extrema tensión en el curso de los ejercicios que realizaba cada año para comprobar su forma física. Pero en aquellos momentos sintió el regusto de la bilis en la garganta, mientras el movimiento oscilante se regularizaba, al modo de un péndulo humano, y disminuían los giros; primero hacia un lado, luego hacia el otro.

Abrir los ojos le suponía un esfuerzo doloroso. Luchó contra la escarcha que se había depositado en sus párpados. Pero era preciso que lo consiguiera, pues necesitaba angustiosamente fijar la mirada en un punto.

Las paredes de la gruta, abultadas por las masas de hielo, parecían dar vueltas a su alrededor mientras el foco de intensa luz sobre su cabeza se polarizaba en haces luminosos de distintos colores: amarillo, rojo y azul. Resultaba imposible mantener la cabeza erguida con los brazos tensos, soportando el peso del cuerpo.

La cabeza de Bond cayó hacia delante. Debajo se dibujaba un orificio negro en cuyos bordes se movían unas figuras. El agujero daba lentas vueltas, semejante a un ojo. Fue preciso que transcurrieran unos segundos para vencer el aturdimiento físico y mental y constatar que el ojo no se movía, sino que era una ilusión producida por el movimiento de balanceo de su cuerpo, colgado de la cadena.

Las puntas de los alfileres seguían pinchándole por todas partes. Unas veces parecían clavársele de golpe en todo el cuerpo y otras en puntos determinados en el cuero cabelludo, luego en un muslo o raspándole los órganos genitales.

«Concéntrate». Pugnó por dar con una perspectiva idónea, pero el aturdimiento producido por el frío glacial era un valladar, un muro frígido que le impedía pensar. «Concéntrate más aun».

Por fin Bond pudo fijar la mirada en el ojo, cuando cesaron los giros y las oscilaciones. El ojo era un orificio abierto en el hielo y el fondo oscuro era el agua helada del interior. Sus verdugos empezaron a soltar despacio la cadena, y sus pies apuntaban directamente sobre el agua.

Sonó una voz. Era la de Tirpitz-Buchtman.

– James, muchacho, lo vas a pasar muy mal. Dinos lo que sabes antes de seguir adelante. Ya sabes lo que queremos. Limítate a responder sí o no.

¿Qué era lo que querían? ¿Por qué todo aquello? Bond tuvo la sensación de que incluso su cerebro se estaba congelando. ¿Cómo?

– No -su voz se le antojó una especie de graznido.

– Los tuyo han apresado a uno de nuestros hombres. Dos preguntas. ¿En qué lugar de Londres está escondido? ¿Qué le han sacado en los interrogatorios?

¿Un hombre? ¿Cautivo en Londres? ¿Cuándo fue eso? ¿Qué había confesado? La mente de Bond se aclaró unos instantes. Ah, el militante de las Tropas de Acción detenido en Regent's Park. ¿Qué había confesado? Ni idea; pero ¿no había salido indemne? Sí, el prisionero debía de haber dicho bastantes cosas. Cuidado. Hay que mantener la boca cerrada. Luego dijo en voz alta:

– No sé de nadie que esté detenido. Nada de un interrogatorio -su voz, irreconocible, resonó en la cavidad de la gruta.

A sus oídos llegó como flotando la voz de su interlocutor. Bond tuvo que pugnar lo indecible para captar y asimilar cada una de las palabras.

– Muy bien, James, tú lo has querido. Volveré a preguntarte dentro de un momento.

Oyó en lo alto una especie de chirrido. La cadena. Vio cómo su cuerpo se desplazaba en dirección al negro orificio. Sin razón aparente Bond pensó de pronto que había perdido por completo el sentido del olfato. Qué extraño. ¿Por qué no podía oler? «Concéntrate en otra cosa». Pugnó y desvió el cauce de su pensamiento. Un día de estío. La campiña. Los árboles cubiertos de hojas. Una abeja que revolotea sobre su cabeza, y entonces pudo oler, recobrar el sentido del olfato envuelto en una gravilla de hierba y heno. A lo lejos el zumbido de algún tractor que avanzaba cansinamente entre los surcos.

«No hables. No sabes otra cosa que esto, el heno y la hierba. Nada. No sabes nada».

Bond oyó el chirrido final de la cadena en el preciso instante que tocaba el centro del orificio. Incluso logró atisbar a medias que el agua se había vuelto a recubrir de una fina capa de hielo. Luego, una brusca sacudida y la zambullida en el mismo centro. Debió de proferir algún grito, porque la boca se le llenó de agua. El resplandor del sol. El roble. Los brazos forzados a caer a impulso de la cadena. No podía respirar.

La sensación que experimentaba no era la de un frío atroz, sino la de un cambio de medio radical. Podía tratarse de agua hirviendo o helada, le parecía lo mismo. Después de la primera conmoción, Bond sólo tuvo conciencia de un dolor lacerante en todo el cuerpo, como si un foco de luz incolora y traslúcida le hubiera abrasado 1os ojos.

Seguía con vida, aunque sólo lo supiera a causa del dolor que sentía. Los latidos del corazón resonaban en su pecho y en sus sienes como timbales.

Era del todo imposible saber cuanto tiempo le habían mantenido en el orificio, bajo el hielo. Jadeante, con el resuello entrecortado, aspiró afanosamente en busca de aire, el cuerpo contraído por los espasmos, como un títere manejado por un desenfrenado titiritero.

Al abrir los ojos Bond vio que estaba suspendido de nuevo sobre el agujero cortado en el hielo. Fue entonces cuando le envolvió una brusca sacudida de frío, frío de verdad; el mecerse del cuerpo, los giros de acá para allá, los alfileres convertidos en púas que le desollaban vivo.

Su cerebro traspasó el frío y el muro de dolor. No, aquello era mentira. La hierba; los efluvios del campo en el estío; sonidos de la campiña y del verano, el tractor trazando los surcos muy cerca de él y el susurro del viento entre las ramas del roble.

– Está bien, Bond. Eso no ha sido más que el aperitivo. ¿Me escuchas?

Bond respiraba con normalidad, pero, en cambio, sus cuerdas vocales no parecían responder del todo bien. Por fin acertó a balbucear:

– Sí, te estoy oyendo.

– Sabemos muy bien hasta dónde podemos llegar, pero no te engañes, seguiremos adelante, hasta el límite. ¿En qué lugar de Inglaterra tenéis oculto a nuestro soldado?

Bond, una vez más, oyó el eco de una voz que no le parecía la suya propia sino la de otro ser.

– No sé de ningún hombre que esté detenido.

– ¿Qué secretos ha revelado a tu gente?

– No sé de ningún hombre que esté detenido.

– Como quieras.

Otra vez el chirrido mortal de la cadena.

Le zambulleron, dejando caer sobre su cuerpo el peso de la cadena. En esta ocasión por más tiempo. Bond pugnó por respirar, el velo rojizo que empañaba sus ojos mezclándose con una luz traslúcida que parecía derretir cada músculo, cada vena, cada víscera. Luego el alivio supremo de la oscuridad roto de pronto por el dolor del cuerpo desnudo columpiándose suavemente, extraído por segunda vez del charco helado.

El frío glacial que hacía en el interior de la caverna aumentó el sufrimiento que experimentara después de la primera inmersión. Ya no eran alfileres ni púas lo que desgarraba su cuerpo, sino pequeños roedores que le mordisqueaban la carne entumecida. Un dolor indescriptible en las partes más sensibles que hizo que Bond se retorciera y tratara de librarse de las esposas y el gancho de sujeción, anhelante por tener las manos libres y cubrirse con ellas los riñones.

– En Inglaterra hay un soldado de las Tropas de Acción Nacionalsocialista detenido en algún lugar. ¿Dónde está?

El verano. Prueba… Trata de recordar el verano. Pero aquello no era el verano. Sólo unos dientes atroces, pequeños y afilados que rasgaban la piel y mordían en el músculo y la carne. El soldado de las Tropas de Acción se hallaba en el cuartel general de su departamento en Regent's Park. ¿Qué mal había en decírselo? El verano… Las hojas verdes del verano.

– ¿Me escuchas, Bond? Habla y todo irá mejor para ti.

Llega el verano…

Canta, ¡cucú…!

– No sé. No sé nada de un prisionero… Nadie…

Sin darle tiempo a terminar la frase, se oyó el matraqueo de la cadena y Bond fue sumergido de nuevo en el charco helado. En esta ocasión, el grito pareció salido del interior mismo de su cabeza.

Se debatió en vano sin pensar siquiera lo que haría o podría hacer si le quitaban las esposas. Era un simple juego de reflejos fisiológicos: un cuerpo que lucha instintivamente para no dejarse morir, atrapado en un elemento que sin duda le daría un corto margen de supervivencia. Tuvo una conciencia vaga de que los músculos no respondían, de que el cerebro había dejado de operar racionalmente. Un dolor indescriptible, atroz. Oscuridad.

De nuevo vuelto a la vida, columpiándose en el aire. Bond se preguntó cuán cerca fluctuaba entre el vivir y lo desconocido, pues a la sazón el dolor se había concentrado en su cabeza. Era como un estallido llameante, cegador, que le abrasaba por dentro.

Oyó una voz que gritaba, como si tratara de comunicar con él desde la lejanía.

– El prisionero, Bond. ¿Dónde lo esconden? No seas estúpido; sabemos que está en algún lugar de Inglaterra. Basta con que nos digas el lugar. El nombre. ¿Dónde está?

«En el cuartel general de mi departamento. Un edificio junto a Rengent's Park. Transworld Export.» ¿Lo había dicho? No, aunque las palabras llegaron a formarse con claridad en su mente, en espera de ser vomitadas fuera.

Las hojas verdes del verano; el verano se acerca; vida es bonita; la última rosa del estío; el veranillo…

Las víboras se agitaban en su cabeza. Luego unas palabras; su voz que decía bien alto: «Ningún prisionero. No sé nada de una prisión».

El crujido del hielo a su alrededor; el rojo incandescente, el líquido cegador y la agonía del cuerpo que recobra la sensibilidad. Suspendido en el aire, chorreante, boqueando para recuperar el aliento, todo él, hasta el punto más recóndito del cuerpo desgarrado, hecho trizas. Por fin la mente había descubierto la verdadera fuente del sufrimiento. El frío. Un frío letal. Una muerte lenta por congelación.

El sol resplandecía. Hacía tanto calor que la frente de Bond se hallaba perlada de sudor, que caía sobre sus ojos. Ni siquiera podía abrir los párpados y sabía que había bebido demasiado. Bebido como un rey. ¿Por qué como un rey? Se había emborrachado por un penique; no, por dos peniques.

Había perdido la noción del equilibrio. Una risa: la de Bond. Por regla general no se embriagaba, pero aquello era algo más que una curda. Estaba ebrio como un… Atiborrado de alcohol como algo… ¿Cuándo fue? ¿El Cuatro de Julio? Por lo menos aquello hacía que uno se sintiese bien. Deja que la vida siga. Atolondrado… despreocupado… oscuridad. Oh, Dios, iba a perder el conocimiento, a desmayarse. No, se sentía demasiado feliz para que ocurriera. Contento… muy dichoso… La oscuridad que se acerca y se cierne sobre él. Una insinuación fugaz de lo que realmente ocurría, mientras la negrura de la noche le envolvía por entero. Un frío mortal.

– James… James -la voz le resultaba familiar. Parecía venir de lejos, de muy lejos, de otro planeta-. James… -una mujer, la voz de una mujer. Por último supo de quién se trataba.

Calor. Estaba tendido y experimentaba una sensación de calor. ¿Estaría en una cama? ¿De verdad sería aquello un lecho?

Bond intentó moverse y la voz repitió su nombre. Sí, estaba arropado entre sábanas y el ambiente era cálido.

– James.

Con sumo cuidado Bond abrió los ojos. Sintió un pinchazo en los párpados. Después movió el cuerpo, despacio porque cada movimiento le causaba dolor. Por fin volvió la cabeza hacia la voz. Tardó unos segundos en centrar la imagen en su retina, disipando el velo que enturbiaba la visión.

– Oh, James. Te han hecho la respiración artificial. Estás bien. He pulsado el timbre y me han dicho que mandarían a un especialista en cuanto te trajeran aquí.

La habitación no se diferenciaba de las normales de una clínica, con la excepción de que no había ventanas. En la cama de al lado estaba Rivke Ingber, las piernas escayoladas y levantadas, suspendidas de una polea. Tenía buen aspecto y se la veía feliz.

Luego retornó la pesadilla y Bond evocó el trance por el que había pasado. Cerró los ojos, pero no vio más que el orificio negro, frígido y circular del charco helado. Movió las muñecas y sintió un fuerte dolor allí donde antes las esposas ceñían la piel.

– Rivke…

Fue la única palabra que pudo pronunciar, pues su mente se hallaba atormentada por otros pensamientos ¿Había hablado? ¿Qué les había dicho? Podía recordar las preguntas que le formularon, pero no las respuestas. Una imagen de la campiña en verano pasó como una sombra por su mente: la hierva, el heno, un roble, un zumbido mecánico a lo lejos.

– Beba esto, señor Bond -era la primera vez que veía a la mujer, pero vestía con pulcritud un traje de enfermera y sostenía un tazón de humeante líquido cerca de sus labios-. Es un consomé. Caliente. Le conviene tomar bebidas calientes. Se pondrá bien. Ahora estése quieto y no se preocupe por nada.

Con el cuerpo entre almohadas, no tenía ni la fuerza ni el deseo de resistirse. El primer sorbo hizo que los años, el pasado entero se agolpara en su mente. El sabor del líquido le trajo a la memoria días muy lejanos, de la misma forma que la música despierta recuerdos dormidos.

Evocó la infancia lejana, el olor aséptico de la enfermería del colegio, los accesos de gripe acostado en su casa.

Sorbió más liquido y sintió el calor que descendía como un leve hormigueo hasta el estómago y el vientre. Pero el ardor en las entrañas despertó el horror del tormento: la caverna de hielo y el frío gélido, el frío indescriptible que sintió cuando le zambulleron en el charco helado.

¿Había hablado? Por más que se estrujaba el cerebro, no acertaba a responder. En la bruma de las vívidas y diabólicas imágenes de la tortura, no sabía lo que había sucedido entre él y sus verdugos.

Deprimido volvió los ojos hacia Rivke. La chica le miraba con fijeza, con los ojos llenos de ternura y comprensión, como lo hizo aquella mañana temprano, antes de la explosión en la pista de esquí.

Los labios de Rivke se movieron, susurrantes, inaudibles, pero Bond pudo adivinar con facilidad lo que decían:

– James, te quiero.

Él sonrió y asintió con un corto movimiento de cabeza, mientras la enfermera inclinaba un poco la taza de consomé para que Bond pudiera beber con más facilidad.

Estaba vivo y Rivke junto a él. Mientras permaneciera con vida todavía cabía una posibilidad de acabar con las Tropas de Acción Nacionalsocialista y borrar del mapa al Führer y el «nuevo mundo» que tenía en perspectiva.

16. Cómplices del delito

Después del consomé le pusieron una inyección y la enfermera dijo no sé qué sobre la congelación y sus efectos.

– No hay nada que temer -concluyó-. Dentro de unas horas estará perfectamente.

Bond miró a Rivke, en la cama contigua, y farfulló unas palabras, pero el sueño se apoderó poco a poco de él. Más tarde no podía asegurar si había sucedido o no, pero le pareció que antes de despertar del todo pasó por una fase de aturdimiento durante el cual Von Glöda permaneció al pie de la cama. El conde, alto y distinguido, hablaba con aire untuoso e hipócrita.

– Ya lo ve, señor Bond. Le dije que le arrancaríamos lo que necesitábamos saber. Mejor que las drogas y la química. Confío en que no le hayamos estropeado su vida sexual. Yo diría que no. De todos modos, gracias por la información. Nos ha sido de gran ayuda.

Cuando al fin estuvo realmente despierto, Bond había adquirido casi el convencimiento de que aquello no había sido un sueño, hasta tal punto tenía grabada en la mente la imagen de Von Glöda. Con todo, había soñado; había visto a Von Glöda vestido con el uniforme nazi en un entorno como el congreso del Partido Nazi en Nuremberg. Luego le sacudió un estremecimiento de pánico al recordar el tormento del charco helado, pero el pensamiento se alejó de su mente con presteza. Ahora se sentía mejor, aunque un tanto aturdido todavía, y ansioso de ponerse en acción. Además, no tenía donde elegir. O encontraba el medio de salir del laberinto del búnker o acabaría emprendiendo viaje a Moscú del brazo de Kolya, para una confrontación entre él y los sucesores del antiguo SMERSH.

– ¿Estás despierto, James?

En los pocos segundos que duró la vuelta a la realidad había olvidado la presencia de la muchacha. Volvió la cabeza hacia ella, sonriente.

– Terapia por partida doble. ¿Qué tendrán ahora en perspectiva?

La joven se echó a reír y señaló con la cabeza las dos piernas enyesadas a conciencia, que pendían de unas poleas de sujeción.

– Tal como estoy no creo que pueda hacer gran cosa. Es una verdadera lástima. El asqueroso de mi padre estuvo aquí hace un rato.

Aquellas palabras zanjaban toda duda. Las palabras de Von Glöda no eran un sueño. Bond juró por lo bajo. ¿Cuánto les había dicho sometido a la tortura y el aturdimiento del baño en el charco de hielo? Imposible precisarlo. Calculó rápidamente qué posibilidad tenía un comando de infiltrarse el edificio de Regent's Park. Un ochenta por ciento de probabilidades. Pero a ellos les bastaría con deslizar a un solo hombre lo cual reducía el porcentaje. Si, en efecto, habla confesado, estaba seguro de que en aquellos momentos las Tropas de Acción habían instruido convenientemente a sus hombres. Demasiado tarde para poder alertar a M.

– Te veo muy inquieto. ¿Qué cosas horribles te han hecho, James?

– Me llevaron a nadar en un maravilloso paraje invernal, querida. Nada que justifique el miedo. Pero, ¿y tú? Vi el accidente que sufriste. Creímos que te habían trasladado en una ambulancia escoltada por la policía. Pero es evidente que estábamos en un error.

– Me disponía a enfilar el último tramo de la pista de esquí, ansiosa de verte otra vez. De repente, ¡puf!, y ya no recuerdo más. Me desperté con mucho dolor en las piernas y con mi padre al pie de la cama en compañía de esa otra mujer, aunque me parece que ella no está aquí. El caso es que disponían de instalaciones hospitalarias. Me rompí las dos piernas y un par de costillas. Me escayolaron, me dieron un largo paseo y finalmente desperté en esta habitación. El conde lo llama su «puesto de mando», pero no tengo ni idea de dónde me encuentro. Las enfermeras son amables, pero no sueltan prenda.

– Si no me equivoco en mis cálculos… -Bond se acomodó recostándose de un lado, de forma que pudiera ver y hablar con más holgura a la muchacha. Rivke tenía el rostro ojeroso y el semblante acusaba la incomodidad y malestar que le causaban las piernas enyesadas y la tirantez de la polea de sujeción-, si estoy en lo cierto, estamos en un gigantesco búnker situado a diez o doce kilómetros de la frontera finlandesa. En territorio soviético.

– ¿Soviético, dices? -Rivke abrió la boca y los ojos, aturdida por las palabras de Bond.

Este asintió.

– Tu papaíto ha sabido montárselo muy bien -hizo una mueca que denotaba admiración-. Hay que admitir que es un hombre de una inteligencia excepcional. Estábamos buscando indicios y resulta que está operando desde el último lugar que uno podría pensar: en suelo ruso.

Rivke rió sin estridencia, con un dejo de amargura.

– Siempre fue un hombre muy sagaz. ¿A quién se le habría ocurrido buscar en Rusia la sede de un grupo fascista?

– Justamente -Bond guardó silencio unos instantes-. ¿Cómo van esas piernas?

Ella levantó una mano con un gesto que quería ser de impotencia.

– Tú mismo puedes verlo.

– ¿Todavía no te han aplicado terapia de recuperación? No sé… A ver si puedes andar, aunque sea con muletas o algún otro artefacto.

– ¿Bromeas? No es que me duela mucho, pero resulta muy molesto. ¿Por qué lo dices?

– Tiene que haber un medio de salir de este lugar y no pienso huir yo solo dejándote en la estacada -hizo una pausa, como para corroborar su decisión-. No voy a quedarme sin ti ahora que te he encontrado, Rivke.

Al posar de nuevo la mirada en la chica, Bond creyó notar que sus grandes y hermosos ojos estaban un poco húmedos.

– Oh, James, qué bonito oírte hablar así, pero en el supuesto de que haya una forma de escapar tendrás que hacerlo tú solo.

Bond se quedó pensativo. Si lograba salir indemne de aquel escondrijo, ¿llegaría a tiempo para volver con ayuda? Luego expresó verbalmente estos pensamientos.

– No creo que el reloj esté de nuestra parte, Rivke, y menos si les he dicho lo que me estoy temiendo…

– ¿Decirles…?

– Que a uno le sumerjan en un baño de agua prácticamente helada y desnudo resulta ligeramente duro, ¿sabes? Me desvanecí un par de veces. Querían que contestase a un par de preguntas.

Siguió explicando a la chica que sabía una e las respuestas, pero la otra sólo podía presumirla.

– ¿Qué tipo de preguntas?

En pocas palabras le refirió lo del prisionero capturado en Londres antes de que pudiera suicidarse.

– Tu padre dispone de un nuevo puesto de mando. Ese fulano sabe lo suficiente para dar una pista a los nuestros. Lo peor es que ese soldado de las Tropas de Acción detenido en Londres probablemente no se da cuenta de lo que sabe. El maníaco de tu padre envió a un comando al nuevo puesto de mando para recibir instrucciones, antes de partir para Londres. Nuestros especialistas en interrogatorios, como los tuyos del Mossad, no son imbéciles. Unas cuantas preguntas atinadas y habrán obtenido la información que deseaban.

– O sea que en tu opinión el servicio secreto británico sabe dónde está ese lugar…, ese segundo cuartel general, ¿no es así?

– No pondría la mano en el fuego, pero si he dicho a los verdugos de Glöda que tenemos preso a uno de los suyos y que ha sido interrogado, pueden deducir las respuestas tan bien como nuestros especialistas. Me inclino a pensar que tu padre se dispone a evacuar el búnker como alma que lleva el diablo.

– Hablaste de que te hicieron dos preguntas.

– Querían saber dónde lo teníamos escondido. La verdad es que eso no me preocupa poco ni mucho. Cabe en lo posible que un hombre pueda introducirse allí, pero es imposible un asalto directo por un grupo armado.

– ¿Por qué, James?

– Hay un centro de interrogatorios en los sótanos del cuartel general de mi departamento en Londres. Lo tienen escondido allí.

– Rivke se mordió el labio.

– ¿De veras crees que les dijiste eso?

– Entra en lo posible. Dijiste que tu padre había estado antes aquí. Lo recuerdo de forma vaga. Daba la impresión de que estaban al cabo del asunto. Tú estabas despierta…

– Sí -por unos instantes ella apartó la mirada de los ojos de Bond.

Los agentes del Mossad, consideró Bond, preferían ingerir una cápsula de veneno a dejarse interrogar y hacer confesiones comprometedoras.

– ¿Crees que no he cumplido con mi departamento -le preguntó a Rivke-y con esta alianza infausta en la que debíamos estar metidos?

Rivke tardó unos instantes en contestar.

– No, James. No. Es obvio que no tenías alternativa. No. Pensaba en lo que dijo mi padre… Dios sabe por qué le llamo así, ya que en realidad no me siento hija de él. Cuando vino aquí dijo algo referente a que habías facilitado información. Yo estaba medio adormilada, pero su voz tenía un tonto sarcástico. Te dio las gracias por los datos facilitados.

Bond se sintió presa de una profunda angustia. M le había mandado «a ciegas», a una misión peligrosa, aunque no podía echárselo en cara. Seguro que su jefe pensaba que cuantas menos cosas supiera tanto mejor para su agente. Al igual que él, lo más probable era que M se hubiera llevado una sorpresa a la vista de lo acontecido: la muerte del verdadero Brad Tirpitz, el doble juego de Kolya Mosolov con Von Glöda, sin contar con la doblez de Paula Vacker, que tanto había afectado a Bond.

La angustia provenía de la convicción de que no había cumplido con su patria y con el servicio secreto, al que pertenecía. Según la escala de valores de Bond, éstos eran los pecados más graves que se podían reprochar a un hombre en sus circunstancias.

En aquellos momentos Von Glöda debía de estar realizando todos los preparativos para desalojar el búnker: embalar las armas y pertrechos, organizar su transporte, proceder a la carga de los blindados y destruir todo el material de archivo. Se preguntó si dispondría de alguna base eventual -aparte del nuevo puesto de mando al que había aludido- desde la que lanzar a sus hombres. Sin duda estaría deseando abandonar el búnker lo antes posible, pero la evacuación requeriría unas veinticuatro horas.

Bond echó un vistazo a su alrededor para comprobar si le habían dejado algo de su ropa en la habitación. Delante de la cama vio una especie de cómoda, pero era demasiado pequeña para contener prendas de vestir. Y no había más. Sólo los accesorios propios de una pequeña habitación en una clínica privada. Un mueble similar frente al lecho de Rivke, una mesa con vasos, una botella y algún instrumento médico en un rincón. Nada de lo que veía podía serle de utilidad. Alrededor de cada una de las camas había unos bastidores con cortinas, dos lámparas en la cabecera y una luz fluorescente en el techo, además de las habituales rejillas de ventilación.

Por su mente pasó la idea de inmovilizar a la enfermera, desnudarla y disfrazarse con sus ropas. Pero bien pensado aquello resultaba un poco absurdo, ya que la constitución física de Bond no daba margen para que pudiera pasar por una fémina. Además, sólo el esfuerzo de pensar le dejó postrado. Se preguntó qué le habrían inyectado después de la sesión de tortura.

Partiendo del supuesto de que Von Glöda cumpliera lo acordado con Kolya -cosa que parecía poco probable-, la única oportunidad del superagente sería evadir la custodia del soviético.

Se oyó un ruido procedente del pasadizo exterior, luego se abrió la puerta y entró la enfermera, sonriente, con el uniforme bien almidonado y un aire aséptico en toda su persona.

– Bueno, tengo algo que decirles -hablaba con apresuramiento-. Pronto saldrán de aquí, los dos. El Führer ha decidido que le acompañen. He venido para avisarles de que dentro de unas horas vendrán a buscarles -hablaba un inglés perfecto, con un levísimo acento, apenas perceptible.

– Vaya, ahora nos toca hacer de rehenes -dijo Bond, con un suspiro.

La enfermera sonrió con ganas y contestó que confiaba en que así fuera.

– ¿Y cómo van a llevarnos? -Bond tenía la vaga idea de que entretener a la enfermera con un poco de charla podía ser de alguna ayuda, siquiera fuera para obtener un mínimo de información-. ¿En un Snowcat, en uno de los orugas de transporte o cómo?

La muchacha contestó siempre sonriente:

– Yo viajaré en su compañía. En lo que a usted respecta, señor Bond, no hay problema. En cambio, nos preocupan las piernas de la señorita Ingber. ¿No es así cómo le gusta que la llamen? Tengo que llevarla a cuestas. Saldremos en el avión personal del Führer.

– ¿Avión? -Bond no había tenido ocasión de comprobar si el lugar disponía de todo lo necesario para el despegue y aterrizaje de aviones.

– Oh, sí. Entre los árboles hay una pista que está siempre abierta, incluso cuando las condiciones atmosféricas son más duras. Disponemos de un par de avionetas, provistas de esquíes en invierno, claro está, además del reactor del Führer, un Mystère-Falcon convenientemente adaptado. Muy rápido, y aterriza sobre cualquier cosa.

– ¿También despega de cualquier sitio? -Bond pensó en la dura capa de hielo y nieve que se amontonaba en el bosque.

– Cuando la pista está a punto -la enfermera no parecía preocupada-. No tienen que temer lo más mínimo. Tenemos una batería de quemadores a lo largo de la pista metálica, y los pondremos en funcionamiento poco antes de partir -se detuvo en el mismo umbral-. En fin, ¿necesitan alguna cosa?

– Tal vez un par de paracaídas -manifestó Bond.

Por primera vez la chica dejó de sonreír.

– Antes de salir les traeré la comida. Hasta entonces tengo cosas que hacer -la puerta se cerró y oyeron el chasquido de la llave al otro lado de la puerta en el pasillo.

– Se acabó -dijo Rivke-. James, querido, si alguna vez pensaste en una casita en el campo con rosas en la puerta para los dos, olvídalo.

– Sí lo había pensado, Rivke. Jamás pierdo la esperanza.

– Conociendo a mi padre no me extrañaría que nos dejase caer del avión a cinco mil metros de altura.

– Eso explica la poca gracia que le hizo a la enfermera mi comentario sobre los paracaídas -gruñó Bond.

– ¡Chsss! Hay alguien en el pasillo, junto a la puerta.

Bond se volvió hacia Rivke. No había oído nada, pero de repente la muchacha había adoptado un aire de vigilancia, casi de nerviosismo. Bond movió el cuerpo, un tanto sorprendido al ver con qué facilidad y presteza respondían sus miembros. Este movimiento sirvió para inyectarle una súbita y renovada agilidad mental, que hizo que se desvaneciese la sensación de aturdimiento que le dominaba. Parecía haber recobrado toda su lucidez. Bond se maldijo a sí mismo por infringir una vez más las reglas elementales de la profesión: vaciar su mente a Rivke sin llevar a cabo ni la menor comprobación, olvidando todas las medidas de seguridad.

Haciendo caso omiso de su desnudez, Bond corrió hacia la mesa del rincón donde se hallaban los accesorios médicos, tomó un vaso y volvió precipitadamente a la cama. Con voz susurrante le dijo a Rivke:

– Siempre queda el recurso de romperlo. Te sorprendería comprobar los efectos de un trozo de cristal en la carne.

Ella asintió, con la cabeza ladeada, atenta al menor ruido. Bond seguía sin oír nada. De repente se abrió la puerta de la habitación con tanta brusquedad y rapidez que pilló al mismo Bond desprevenido. Era Paula Vacker.

Con paso silencioso se adelantó con la celeridad de «un rayo engrasado», como hubiera dicho la patrona de Bond, y antes de que los dos postrados pudieran reaccionar se deslizó entre una y otra cama. Bond vio entonces que Paula, esgrimiendo su P-7 automática, propinaba sendos culatazos a las dos luces que estaban en la cabecera de ambos lechos. Oyó el ruido de los cristales rotos, hechos añicos por la rapidísima acción de la muchacha.

– ¿Qué…? -balbuceó el superespía, aunque se dio cuenta de que la merma de luz poco importaba, ya que la que realmente iluminaba la habitación era la del fluorescente del techo.

– Ni un solo movimiento -advirtió Paula, paseando la automática en semicírculo, de una cama a la otra, a la vez que retrocedía semiagachada hasta la puerta, lanzaba un fardo al interior y volvía a cerrar, esta vez con llave.

– James, los aparatos de escucha estaban en las bombillas de estas dos lámparas. Cada palabra que has dicho, toda tu conversación con esta monada que tienes al lado ha sido grabada y la cinta entregada al conde Von Glöda.

– Pero…

– Basta de palabras -la pistola apuntaba ahora a Rivke, no al agente 007. Con la puntera de la bota, Paula envió el envoltorio hacia la cama de Bond. Ponte esas ropas. Vas a ser durante un rato un oficial del ejército del Führer.

Bond se levantó de la cama y desató el fardo. Halló ropa interior con revestimiento térmico, calcetines, un grueso jersey de cuello alto y un uniforme de campaña gris, integrado por pantalones y guerrera de invierno, así como botas, guantes y un gorro militar de piel. Se vistió con apresuramiento.

– ¿Qué es todo esto, Paula?

– Te lo explicaré cuando tenga tiempo -contestó tajante-. Tú limítate a seguir con eso. En todo caso saldremos por los pelos. Kolya se ha largado ya de forma que sólo quedamos nosotros dos. Cómplices del delito, James. Al menos intentaremos escapar.

Bond casi había terminado de vestirse. Se colocó al lado de la cama que daba a la puerta y preguntó:

– ¿Y qué pasa con Rivke?

– ¿Qué pasa, dices? -la voz de Paula era cortante como una estalactita.

– No podemos sacarla de aquí. Pero, vamos a ver, ¿de qué lado estás tú?

– Por extraño que te parezca, del tuyo, James. Más de lo que puede decirse de la hija del Führer.

Mientras decía estas palabras, Rivke se agitó en el lecho. Como si fuera una especie de visión borrosa, el superagente vio que Rivke, con sospechosa facilidad, sacaba las piernas de la escayola, se dejaba caer de lado y asomaba empuñando una pequeña pistola. En su cuerpo no había la menor señal de contusiones y movía las piernas, supuestamente fracturadas, con la facilidad de un atleta.

Paula lanzó una imprecación y conminó a Rivke a que soltara el arma. Bond, que estaba poniéndose la última prenda de su atuendo, asistió a la escena como si se tratara de una secuencia en cámara lenta. De un lado Rivke, sólo con las bragas puestas y levantando el arma tan pronto sus pies tocaron el suelo; de otro Paula, que extendió los brazos en posición de tiro. Rivke hizo ademán de avanzar y en el acto sonó el fuerte estampido de la automática de Bond en manos de Paula. Una nubecilla de humo que se arremolinaba en la punta del cañón de la pistola, el rostro de Rivke roto en una masa de sangre y hueso, y su cuerpo, impulsado hacia atrás por la fuerza del impacto, doblándose hasta caer por encima de la cama.

Luego el olor de pólvora quemada.

Paula volvió a lanzar un juramento.

– Lo último que deseaba. El ruido.

Fue aquél uno de los pocos momentos de su vida en que Bond perdió el dominio sobre sí mismo. Había empezado a reconocer los síntomas inequívocos de una pasión amorosa hacia Rivke y, por lo demás sabía de la perfidia de Paula. Ahora, asentado sobre las gruesas suelas de las botas, se dispuso a efectuar un postrer y desesperado intento: saltar sobre Paula y arrebatarle el arma. Pero la chica se limitó a arrojar la automática sobre la cama y a recoger con rápido ademán la pistolita de Rivke.

– Mejor que tomes eso, James. Quizá la necesites. Hemos tenido suerte. Le birlé la llave a la enfermera y la mandé a un recado imaginario. No hay nadie en esta sección del búnker y es posible que el ruido del arma no haya sido escuchado por los centinelas. Pero vamos a necesitar alas en los pies.

– ¿De qué estás hablando? -inquirió Bond, sospechando ya la torturante verdad.

– Luego te lo contaré todo. Pero ¿es que no te das cuenta? No te arrancaron ninguna confesión durante la tortura y entonces te pusieron al lado de Rivke. Se lo revelaste todo porque confiabas en ella, pero por desgracia era la hijita del alma de papá. Siempre lo fue. Por lo que sé, esperaba convertirse a su tiempo en la primera Führer del renacido Reich. Y ahora salgamos, por favor. Debo intentar sacarte de este lugar. Como te dije, los dos somos cómplices del mismo delito.

17. Un trato es un trato

Paula llevaba un sobretodo de oficial de impecable corte sobre el uniforme con que Bond la había visto la última vez. Por debajo de los faldones asomaban las botas, y para realzar el efecto de conjunto, se había calado un gorro de piel militar.

Bond lanzó una última mirada al lecho en el que poco antes se hallaba Rivke. Era indudable que las escayolas eran un subterfugio que apoyaba las palabras de Paula. La bilis se le subió a la garganta al contemplar la pared del fondo, salpicada de sangre y carne sanguinolenta, al modo de una pintura surrealista. Todavía podía aspirar el olor del cuerpo de la joven, que llenaba la habitación.

Se dio la vuelta y tomó el gorro de piel que Paula había llevado para él. Dadas las incidencias surgidas en el curso de la Operación Rompehielos, donde la lealtad de todos los implicados se bamboleaba ora a un lado ora al otro, todavía no estaba convencido de las verdaderas intenciones de Paula, pero por lo menos parecía hablar en serio al decirle que debían huir de aquel lugar, cosa que a su vez suponía la venturosa oportunidad de poner millas de por medio entre él y Von Glöda.

– Respecto a los centinelas y demás gente que nos salga al paso, yo actúo siguiendo órdenes del Führer -indicó Paula-. Aquí tienes dos pases convencionales, Uno para ti y otro para mí -le entregó un tarjetón de plástico semejante a una tarjeta de crédito-. Sin eso no hay quien se acerque a los servicios de talleres o a los depósitos de armas. Si nos topamos con alguien que te haya visto en otra ocasión, procura ocultar el rostro lo mejor que puedas y, sobre todo, no te alejes de mí. Deja también que sea yo la que hable, James. La salida es por el búnker pequeño y tenemos bastantes oportunidades de conseguirlo. Les ha entrado la fiebre desde que Von Glöda dio la orden de evacuación, una vez le soltaste lo que sabías a Rivke…

– Sobre eso, debo… -empezó a decir Bond.

– Sobre eso lo mejor es que cierres la boca -Paula se mostró incisiva-. Cada cosa a su tiempo. Aunque sólo sea por una vez, confía en mí. Como te pasa a ti, no estoy metida en este tinglado por diversión -por unos segundos apoyó la mano enguantada en el brazo de él-. Créeme, James, te atraparon utilizando a la chica como anzuelo y tuve oportunidad de ponerte sobre aviso. El truco más viejo de la profesión, por lo demás. Pon a un detenido en compañía de una persona que le merezca confianza y escucha luego la conversación -se echó a reír de nuevo-. Estaba con Von Glöda cuando le entregaron las cintas. El hombre dio un salto el aire. El muy imbécil… Estaba convencido de que al no haber confesado tú, no tenía por qué preocuparse. Bueno; ahora, James, no te apartes de mí.

Paula abrió la puerta cerrada con llave, salieron al corredor y se detuvieron unos segundos mientras ella volvía a echar el cerrojo. El pasadizo estaba vacío. Se hallaba recubierto con baldosines blancos, muy asépticos, y en el aire flotaba como un efluvio de sustancia desinfectante. A derecha e izquierda había otras habitaciones y dependencias médicas, y el final del corredor, que caía a su izquierda, estaba bloqueado por una puerta metálica. Por lo menos había que reconocer que Von Glöda estaba bien organizado.

Paula encabezó la marcha en dirección a la puerta de metal.

– Oculta la pistola, pero tenla preparada por si acaso hemos de hacer como el general Custer -advirtió-. En caso de que se produzca un tiroteo, no tenemos muchas posibilidades -la mano de Paula se hallaba introducida en el fondo del bolsillo derecho del gabán, donde había guardado la pistola de Rivke.

La parte del corredor que discurría por el extremo más alejado de las dependencias hospitalarias estaba bien decorado, con la tela de arpillera y la serie de pasquines y fotos enmarcadas que Bond viera en las proximidades del despacho de Von Glöda. Partiendo de esta simple observación, Bond se dijo que debían de estar todavía en las profundidades del búnker, en un sector que probablemente discurría paralelo a los pasadizos que llevaban a las oficinas y estancias del nuevo Führer.

Paula insistió en caminar delante, mientras que Bond, los dedos cerrados sobre la automática que llevaba en el bolsillo, se mantuvo a unos dos pasos de la muchacha, un poco a la izquierda de ella, rozando la pared, como hubiese hecho un buen guardaespaldas.

Al cabo de dos minutos el pasadizo se bifurcaba. Paula tomó el ramal de la derecha, que formaba una escalera de peldaños alfombrados. La inclinación era mucha y les llevó hasta un corto tramo al término del cual había un par de puertas batientes de doble hoja provistas de sendas ventanillas cubiertas por una malla metálica que les franquearon el paso a lo que en otro tiempo debió de ser uno de los túneles principales.

Ahora su entorno volvía a ser el de un pasillo abovedado de paredes rugosas, con las instalaciones de aire y calefacción expuestas a la vista. Paula volvía la cabeza cada dos por tres para comprobar que Bond iba a la zaga. Giraron luego a la izquierda y el simple contacto con el suelo indicó a Bond que ascendían por un tramo en leve pendiente.

Cuando la rampa se hacía más empinada, encontraron a la derecha un pasaje con pavimento de madera, para facilitar la subida y la adherencia del calzado, y una barandilla, todo muy similar al pasillo que habían enfilado al entrar por primera vez en el búnker. También de aquí, como en la gran puerta principal, arrancaban a ambos lados una serie de pasadizos y divisábanse multitud de puertas empotradas en ellos. Por vez primera desde que abandonó la sección destinada a hospital, llegó a sus oídos ruido de voces, taconeo de botas y algún grito esporádico o los pasos de un soldado que emprendía veloz carrera.

Al mirar hacia los distintos pasadizos secundarios, Bond captó signos inequívocos de una actividad frenética, pero siempre controlada. Los hombres portaban sus pertenencias personales, armarios metálicos, cajones y archivos; otros daban la impresión de que estaban vaciando las dependencias y los había que incluso arrastraban armas. La mayor parte parecían encaminarse hacia la izquierda, corroborando el sentido de la orientación del superagente. En ese momento podía asegurar que se encontraban en la galería principal, que debía conducirles a la entrada del búnker más pequeño.

Un pelotón de seis soldados descendía por la rampa a paso ligero, perfectamente entrenados, la vista al frente. Al pasar junto a Paula y Bond, el suboficial ordenó el saludo de rigor.

Delante de ellos divisaron a un pelotón de guardia apostado ante lo que parecía ser el último obstáculo. El túnel terminaba bruscamente en una gruesa puerta levadiza. Bond vislumbró en el techo el mecanismo hidráulico que elevaba la puerta, pero en el lado derecho vio también, un poco hundida, una portezuela muy bien atrancada.

Ahora o nunca -murmuró Paula-. Manténte en tu papel, no vaciles y, sobre todo, deja que sea yo la que hable. Una vez fuera, hay que seguir a la izquierda.

A medida que se acercaban a la entrada, vio que el destacamento de guardia estaba formado por un oficial y cuatro soldados, todos ellos armados. Cerca de la puerta había una maquinita semejante a esos artefactos que expenden billetes en el metro.

Estaban tan sólo a cuatro pasos de la salida. Paula gritó en alemán:

– Dispónganse a franquearnos el paso. Seguimos órdenes especiales del Führer en persona.

Uno de los soldados avanzó hacia la puerta y el oficial dio un paso adelante, situándose junto a la máquina.

– ¿Me hace el favor del pase, Fräulein? ¿Y usted, señor?

En aquellos momentos estaban muy cerca unos de otros.

– Por supuesto -dijo Paula, y sacó el tarjetón de plástico con la mano izquierda. Bond la imitó.

– Está bien -el oficial poseía uno de esos rostros adustos y secos característicos del veterano que obra a impulsos de la rutina-. ¿Saben algo de esa súbita orden de evacuación? Sólo nos han llegado rumores.

– Sé mucho -la voz de Paula se endureció-. En su momento serán informados.

Se encontraban ahora justo frente al oficial.

– Se dice que hemos de estar preparados en un plazo de veinticuatro horas. Menudo trabajo.

– No es la primera vez que trabajamos duro -sin demostrar la menor emoción, Paula entregó la tarjeta para que la máquina verificara los datos.

El oficial tomó las dos tarjetas de identificación, las depositó una después de otra en una pequeña ranura cerca de la parte de arriba y esperó a que se encendieran y apagaran una serie de luces que iban acompañadas de un zumbido suave en cada fase.

– Buena suerte, sea cual fuere su misión.

Devolvió las tarjetas y Bond asintió con un breve movimiento de cabeza, en tanto el soldado que se hallaba en la puerta abría con llave y corría los macizos cerrojos.

Paula dio las gracias al oficial y Bond siguió tras sus pasos al tiempo que saludaba al estilo nazi. Se oyó el brusco entrechocar de los talones y una voz tal que ordenaba a gritos dejar paso a los dos comisionados del Führer. La portezuela se abrió.

Segundos más tarde salían al exterior. El frío gélido hizo presa en sus carnes como una fina rociadura con hielo. Estaba oscuro y Bond, que no llevaba reloj, había perdido la noción del tiempo. No había forma segura de averiguar si eran las siete de la tarde o las cinco de la madrugada. La negrura del ambiente daba la impresión de que uno se hallaba sumido en la inacabable noche ártica.

Avanzaron hacia la izquierda guiándose por las lucecitas azuladas que delimitaban el perímetro exterior del búnker. Debajo de la capa de nieve Bond notó la dura plancha de metal que formaba parte de la «calzada» eslabonada tendida alrededor del puesto de mando. Sin duda, la pista de despegue y aterrizaje que utilizaba Von Glöda debía de estar construida por las mismas bandas o planchas metálicas.

Frente a ellos se erguían las enormes puertas blancas que daban acceso al vasto blocao subterráneo. Al pasar por delante, Bond se dio cuenta de a dónde le conducía Paula. La chica se encaminaba en derechura al pequeño refugio de cemento armado en el que había visto se guardaban los escúters. A duras penas columbró el círculo de árboles que aparecía a su derecha, lo cual le llevó a recordar el infausto momento en que salieron de aquel bosque al descampado, donde Kolya le había atraído con engaño, para verse súbitamente envuelto en las luces de los focos.

Paula parecía no haber olvidado el menor detalle. Tan pronto llegaron a la casamata, arrimada a la misma roca, sacó un llavero del que colgaba una cadenilla.

Al abrir llegó hasta ellos un fuerte olor a gasolina y petróleo, a la vez que al accionar el interruptor situado al lado de la puerta se iluminaba el interior con una luz tenue. Los escúters estaban aparcados en perfecto orden, semejantes a insectos gigantes, apiñados en su período de hibernación.

Paula echó mano del primero que se avino a sus propósitos, un Yamaha negro, grande y alargado, de mucha más capacidad que las máquinas con las que él y Kolya había cruzado la frontera.

– Supongo que no te importará si conduzco yo.

Paula estaba ya comprobando el nivel del combustible, pero en la casi penumbra del blocao Bond pudo percibir, más que ver, la abierta sonrisa que iluminaba el semblante de la joven.

– ¿Dónde me llevas, Paula?

Elevó la vista y fijó la mirada en Bond.

– Los míos tienen un puesto de observación a unos diez kilómetros poco más o menos -con mano la hizo un gesto indicando el sur-. Parte del sector está cubierto de bosque, pero el puesto se encuentra emplazado en un promontorio. Desde allí se divisa el Palacio de Hielo en su conjunto y la pista que arranca de él.

Levantó el escúter y lo colocó de tal manera que pudieran salir directamente por la puerta, sin necesidad de maniobras. La mano de Bond se cerró sobre la culata de su pistola automática.

– Tendrás que disculparme, Paula. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero tengo la sospecha de que te entiendes con el conde Von Glöda o con Kolya. Desde un buen principio esta misión anduvo torcida y nadie ha resultado ser lo que en buena ley debía ser y parecía ser. Me gustaría saber qué lado estáis tú y los tuyos, como acabas de decir.

– Vamos, James, todo lo que nuestros archivos indican que pasas por ser uno de los agentes más capacitados de Gran Bretaña. Lo siento, oficialmente no eres el agente cero cero siete, ¿verdad?

Bond sacó despacio la pistola automática.

– Paula, mi instinto me dice que trabajas para la KGB.

La muchacha echó la cabeza atrás y se echó a reír.

– ¿De la KGB? Te equivocas, James. Vamos ya, no tenemos tiempo que perder.

– Nos iremos cuando me hayas dicho la verdad. Esperaré las pruebas más tarde; incluso si perteneces a la KGB.

– Tonto -en esta ocasión la sonrisa de Paula cobró un aire amistoso-. Soy del SUPO finlandés y pertenezco al servicio secreto desde bastante antes de que nos conociéramos. A decir verdad, mi querido James, el hecho de que nos hayamos encontrado en esta misión no ha sido casualidad. A estas alturas tu departamento ya debe estar informado.

¿Del SUPO? Cabía en lo posible. El término correspondía a las siglas de la Suojelupoliisi, las Fuerzas Policiales de Protección, o lo que era lo mismo, el Servicio de Inteligencia y Seguridad finlandés.

– Pero…

– Te lo demostraré durante las dos horas que siguen -especificó Paula-; y ahora, James, por lo que más quieras, salgamos de aquí. Queda mucho que hacer.

Bond asintió con la cabeza y montó en la trasera del escúter. La muchacha embragó y la máquina salió sin dificultad del refugio. Una vez en el exterior, frenó y se apeó para cerrar la puerta a sus espaldas. A los pocos segundos se hallaban entre los árboles del bosque.

Durante un minuto largo la chica ni siquiera se molestó en encender el potente faro del vehículo. Bond, desde aquel instante, no hizo otra cosa que encomendar su alma al cielo, pues Paula conducía el Yamaha como si formara parte de su cuerpo, zigzagueando con una precisión que cortaba el aliento. Ella llevaba puestas las gafas protectoras e iba embozada en una gruesa bufanda, pero Bond no podía hacer sino protegerse tras la espalda de la joven, mientras el viento silbaba furiosamente a su alrededor.

El superespía se aferraba con fuerza a la cintura de Paula, pero en un momento dado, soltando una risa deliciosa que el viento llevó a los oídos de Bond, la chica abandonó por unos momentos el manillar, tomó las manos de Bond y las colocó sobre sus pechos, cubiertos por la gruesa ropa y el sobretodo de oficial que llevaba.

El trayecto no era cosa fácil, ni mucho menos. Contornearon un largo peñascal a través de un bosque muy denso, luego iniciaron un prolongado viraje para tomar la cuesta, sorteando árboles a cada instante. Sin embargo, Paula no aminoró la marcha. Con el acelerador casi a tope, ladeaba el escúter para esquivar los árboles que le salían al paso, inclinándose peligrosamente en un ángulo próximo, en determinados puntos, a los cuarenta y cinco grados, pese a lo cual en ningún momento perdió el control de la máquina.

Paula redujo por fin la velocidad y en lo alto del risco torció a derecha e izquierda, siguiendo lo que parecían un sendero natural. De repente aparecieron dos figuras a uno y otro lado del camino. Bond, que se había acostumbrado a la oscuridad, atisbó el perfil de unas metralletas que se recortaban contra la nieve.

La muchacha frenó despacio hasta detener el escúter y enseguida levantó el brazo. La mano de Bond fue instintivamente en busca de la P-7 automática. Se entabló una breve charla a media voz entre Paula y el más corpulento de los dos desconocidos. Vestía al modo lapón y lucía un poblado bigote que le confería cierto aspecto de bandolero. El otro hombre era alto y delgado, con uno de los rostros más feos que Bond había visto, alargado como de comadreja, y unos ojillos penetrantes que no perdían detalle de lo que ocurría a su alrededor. Bond confiaba por su propio bien en que Paula le hubiera dicho la verdad. No le hubiere absoluto quedar a merced de ninguno de aquellos sujetos.

– Han estado de guardia lejos de las dos kotas, allí en lo alto -manifestó Paula, a la vez que volvía la cabeza hacia Bond-. En total dispongo de cuatro hombres. Los dos restantes han ido turnándose en la vigilancia del equipo de radio y cuidando de que no se apagara el fuego. Parece que todo está en orden. Ahora los otros están en el campamento. Les he dicho que iremos directos a las kotas. Imagino que querrás comer alguna cosa y, además, yo tengo que mandar un mensaje a Helsinki. Luego lo transmitirán a Londres. ¿Quieres comunicar algún detalle a tu jefe…, a M?

– Solamente ciertos pormenores de lo que ha sucedido y el lugar donde ahora estoy. ¿Se sabe a dónde piensa dirigirse Von Glöda?

– Te lo indicaré después de hablar con Helsinki -respondió ella, acelerando el motor sin embragar. Bond asintió con vigor:

– De acuerdo -avanzaron con lentitud, al ritmo de los dos lapones, que se habían situado delante y detrás de la máquina. Bond se inclinó hacia la muchacha y le gritó al oído-: Paula, si me engañas te abrasaré en el acto.

– Cierra la boca y confía en mí. Aquí no tienes a nadie más en quien confiar, ¿entendido?

A corta distancia de la linde del bosque, colgaba en lo alto del risco, se hallaban las dos kotas. Las pieles de reno que cubrían la sencilla armazón de las tiendas contrastaban contra el blanco de la nieve. Del vértice de aquéllas, donde se entrecruzaran los palos ahorquillados que servían de soporte, se escapaba hacia arriba una nubecilla de humo. Bond se dijo que desde abajo sería muy difícil avistar el campamento, al abrigo de altos abetos y pinos. Paula detuvo el Yamaha y los dos se apearon.

– Voy a mandar ese mensaje radiado sin demora -Paula señaló la kota de la derecha y Bond tuvo que aguzar la vista para descubrir las antenas que asomaban entre los mástiles de arriba-. Mis otros muchachos están dentro. Le he dicho a Aslu que monte guardia fuera -indicó con la cabeza al malcarado lapón-. Niiles te acompañará a la otra tienda para que puedas comer un bocado.

El lapón que lucía el poblado bigote, Niiles, hizo una mueca y sacudió la cabeza invitándole a seguirle. La metralleta que portaba apuntaba al suelo.

– Conforme, Paula -dijo Bond.

Cuando aún no estaban a seis pasos de la kota llegó hasta él el olor de un fuego de leña. Niiles se adelantó, levantó el grueso faldón de piel que cubría la entrada y escrutó el interior. Una vez seguro de que no había peligro, el lapón hizo gesto a Bond de que se acercara. Entraron los dos a un tiempo y de inmediato Bond sintió un escozor en los ojos producido por el humo.

Tosió, se restregó los ojos y echó un vistazo alrededor. La fina humareda que escapaba de las brasas se colaba por el agujero situado en el vértice de la tienda. Junto con el humo aspiró el agradable olor de la comida puesta al fuego. Rápidamente los ojos del superagente se acostumbraron a la semipenumbra del interior y pudo distinguir un montón de sacos de dormir, mantas, platos y otros accesorios dispuestos con mucho orden.

Niiles dejó el arma e hizo ademán indicando a Bond que tomase asiento. Señaló hacia la marmita que hervía sobre las brasas, depositadas en un agujero excavado en el suelo. Niiles se llevó las manos a la boca.

– Comida -asintió con expresión placentera-. Comida. Bueno. Comer.

Bond hizo un ademán aceptando la invitación.

El lapón tomó un plato y una cuchara, se acercó al fuego e inclinándose sobre la marmita llenó el plato con lo que parecía una especie de potaje.

De pronto, sin razón aparente, cayó al suelo y profirió un aullido de dolor al sentir la quemazón de las llamas. Alguien le había hecho la zancadilla. Una de las mantas cobró forma humana de improviso, pero antes de que Bond lograra saca la pistola llegó a sus oídos, serena, desde el otro lado de la penumbra, la voz de Kolya.

– Ni lo intentes siquiera, James. Morirías antes de alcanzar la culata -a continuación dijo unas palabras en finlandés a Niiles, que había salido del fuego y se restregaba con cuidado la mano chamuscada.

– Debería haberlo supuesto -Bond habló con la misma parsimonia que el ruso-. Todo ha sido demasiado fácil. Desde luego, Paula me la ha jugado bien.

– ¿Paula? -por unos instantes el resplandor de la llama iluminó el rostro de Kolya-. Acabo de ordenarle a ese patán que me entregue la metralleta. Le mataré al primer ademán sospechoso. Personalmente preferiría estar mejor armado cuando Paula se presente aquí. Ya lo ves, James, estoy a merced de mis recursos, frente a un enemigo que me supera en número. Pero tengo amigos que aguardan por ahí y no pienso regresar a Moscú con las manos vacías.

Sin descuidar su actual situación, su mente empezó a dilucidar la cuestión de si debía o tratar de advertir a Paula. ¿Cómo despachar a Kolya en aquellas circunstancias? Mientras Niiles, con ostensible dolor, empujaba suavemente el arma automática con el pie hacia donde estaba Kolya, los ojos de Bond recorrieron con detenimiento el sombrío interior de la tienda.

– Así pues, debo deducir que piensas llevarme preso contigo.

Bond forzó la vista a través de la tenue cortina de humo.

– Este fue el trato que acordé con aquel puerco fascista, Von Glöda -Kolya rió con ganas-. Llegó a creer que podría organizar su tinglado nazi desde el territorio de la Unión Soviética.

– Bueno, pues ha estado haciéndolo. Todos los actos de terrorismo que ha lanzado alcanzaron su objetivo. Utilizó armamento ruso, y ahora se dispone a huir.

Kolya meneó lentamente la cabeza.

– El pretendido conde Von Glöda no tiene escapatoria posible.

– Pues quería llevarme con él. En un avión. Quizá ya haya despegado.

– No. Me he mantenido a la espera y a la escucha. Su queridito reactor personal no ha emprendido el vuelo, y ni siquiera lo intentará antes del alba. Aún nos quedan un par de horas.

De modo que sólo faltaban dos horas para el amanecer. Por fin tenía Bond un punto de referencia en cuanto a la hora del día en que se encontraba.

– ¿Cómo piensas pararle los pies? -preguntó sin estridencias.

– El plan ya está en marcha. Von Glöda tiene soldados extranjeros en suelo soviético. Sus hombres serán machacados al amanecer. Las fuerzas aéreas soviéticas dejarán el búnker hecho papilla -el semblante de Kolya pareció adoptar otra expresión a la trémula luz de las llamas-. Por desgracia, nuestra base de Liebre Azul también desaparecerá del mapa. Será un error lamentable, pero acabará con todos los problemas.

Bond se quedó pensativo unos instantes.

– De modo que piensas destruir a Von Glöda y a sus tropas. Es decir, haciendo que cumpla su parte pero incumpliendo tus promesas.

– Mi querido James… Un trato es un trato, pero a veces sucede que una de las partes no está conforme. ¿Cómo iba a dejarte escapar, amigo mío? Sobre todo teniendo en cuenta que mi departamento, al que antes llamabais SMERSH, lleva esperando la ocasión propicia para echarte el guante desde hace no sé cuanto tiempo. No el negocio que concerté con Von Glöda siempre ha sido un poco torcido.

18. Los Fencers

Hubo unos segundos de silencio y después Mosolov dijo una palabras ininteligibles a Niiles, que se quejaba de la quemadura.

– No hay por qué dejar que una buena comida se eche a perder -dijo Kolya Mosolov con voz calma-. Le he dicho que vuelva a poner la olla en el fuego y que avive la lumbre. No creo que se atreva a intentar ninguna tontería. Has de saber que tengo por aquí a unos cuantos hombres y que con toda seguridad habrán apresado a Paula. De forma mejor que puedes hacer… -se detuvo sin completar la frase y dio un respingo que denotaba súbito miedo.

El humo se espesó unos momentos y enseguida volvió a disiparse al hurgar Niiles en las brasas. Bond advirtió que alguien había agarrado a Kolya por los pelos y tiraba de su cabeza hacia atrás, mientras una mano blandía un cuchillo lapón y colocaba el filo en la garganta del ruso.

El fuego cobró vida y a la luz de las llamas el feo rostro de Aslu se hizo visible por detrás de Kolya.

– Perdona, James -Paula estaba en el interior de la tienda junto a la piel que tapaba la abertura de acceso. Llevaba una pistola automática en la mano-. No quise decírtelo, pero los míos vieron cómo Kolya, hace un par de horas, se colaba en la tienda. Me serviste de cebo.

– Pues podrías habérmelo advertido -la voz de Bond tenía un tono de acritud-; ya estoy acostumbrado a que me sirvan en bandeja a los leones.

– Te pido perdón otra vez -Paula avanzó unos pasos-. La verdad es que tenía algunas cosillas pendientes. Aquí el amigo Kolya se había traído un grupo de camaradas. Seis en total. Después de que Aslu y Niiles vieron que Kolya había conseguido reptar hasta el interior de la kota, dieron buena cuenta de ellos. Gracias a eso soy ahora una mujer en libertad y no una prisionera de la KGB.

– Hay mucho más… -empezó a decir el ruso, pero luego lo pensó mejor y cerró la boca.

– Ándate con cuidado, Kolya -dijo Paula con una gran sonrisa-. Ese cuchillo que Aslu aprieta contra tu cuello tiene el filo de una guillotina. Con un buen tajo te puede descabezar -se dirigió a Niiles y le dirigió unas palabras apresuradas.

El rostro del lapón se contrajo en una mueca de maligna complacencia, realzada por la luz trémula de las llamas. Moviendo la mano chamuscada con suma precaución, avanzó hacia Mosolov, recobró la metralleta que el otro le había quitado y empezó a cachear al agente soviético.

– Son como dos niños -manifestó Paula-. Les he dicho que lo desnuden, lo lleven al bosque y lo aten a un árbol.

– ¿No crees que sería mejor tenerlo junto a nosotros hasta el último momento? Dijiste que se había traído a un grupo de hombres…

– Sí, pero los hemos liquidado y…

– Pero puede que haya más. Ha dispuesto un ataque de la aviación soviética al amanecer. Después de haber experimentado cómo se desenvuelve Kolya, no me agrada la perspectiva de perderle de vista.

Paula permaneció pensativa uno segundos y luego, a instancias de lo sugerido por Bond, dictó otras instrucciones a los lapones.

Kolya permaneció en silencio, casi taciturno, mientras le ataban manos y pies, le ponían una mordaza en la boca y lo empujaban hasta el rincón de la tienda.

Paula indicó a Bond con un movimiento de cabeza que saliera de la kota. Ya en el exterior, la muchacha bajó la voz y susurró:

– Desde luego tienes razón, James. Es más seguro que siga donde está. Además puede que otros camaradas anden merodeando por los alrededores. El único sitio donde estaríamos a salvo es en Finlandia, pero…

– Pero tú, como yo, quieres ver lo que sucede con el Palacio de Hielo -apostilló Bond con una sonrisa.

– Así es -convino la chica-. Cuando todo haya terminado creo que podremos soltarlo, a menos que quieras llevarte su cabeza a Londres como recuerdo, y dejar que sus hombres localicen el cuerpo.

Bond contestó que llevar a cuestas todo el camino a Kolya sería un estorbo inútil.

– Es mejor desembarazarse de él antes de partir -fue su veredicto, y mientras llegaba ese momento ambos tenían una tarea que llevar a cabo: enviar un mensaje de Paula a Helsinki y hacer llegar el de Bond a M.

Frente al equipo de radio de la kota, Bond empezó a palparse los bolsillos.

– ¿Acaso es eso lo que andas buscando? -Paula se le acercó con su pitillera metálica y el encendedor de oro en la mano.

– Estás en todo.

– Quizá me decida a demostrártelo más tarde.

Haciendo caso omiso de los lapones, Paula le tendió los brazos y le besó con ternura, luego volvió a besarle con cierto apasionamiento en el gesto.

La emisora instalada en la tienda comprendía un transmisor de onda corta muy potente con los artilugios para comunicar por morse o de viva voz. Había además un aparato de transmisión ultrarrápida que permitía grabar el mensaje y procesarlo a continuación en décimas de segundo para que desde la otra terminal pudieran ralentizarlo y proceder a su desciframiento. Por regla general, como es bien sabido, este tipo de mensajes se plasman en una serie de ruidos parásitos en los auriculares de los muchos que siguen las incidencias del tráfico por señales acústicas.

Bond permaneció unos minutos a la expectativa, mientras Paula disponía lo necesario para enviar su propio comunicado a Helsinki. Estaba convencido de que Paula era una agente profesional de primera magnitud y de que trabajaba para el SUPO, aspecto ése que hubiera debido conocer desde hacía años, teniendo en cuenta el tiempo que duraban sus relaciones.

Paula había comunicado ya el nombre clave que utilizaba en los actos de servicio, y le satisfizo enterarse de que la operación contra Von Glöda se la conocía por Voubma, un antiguo término lapón que significaba «empalizada» o «cercado», alusivo a los vallados en que este pueblo encierra a los renos para hacerlos criar.

Habiendo perdido todo el equipo, excepto la Heckler & Koch automática y lo que pudiera quedar en el Saab, aparcado en el hotel Revontuli, Bond no tenía medio de enviar un mensaje cifrado. Mientras Paula manipulaba el transmisor, uno de los lapones que habían estado casi todo el tiempo en la kota permanecía junto a la chica. Al otro se le dieron instrucciones de que vigilase el búnker y la pista de aterrizaje.

Por fin, después de algunos titubeos, Bond redactó un mensaje que se pudiera transmitir oralmente de forma satisfactoria. Decía así:

DE LA CENTRAL OFICIAL DE COMUNICACIONES DE CHELTENHAM A M STOP ROMPEHIELOS SE HA IDO AL TRASTE PERO SE ESPERA ALCANZAR EL OBJETIVO AL AMANECER DEL DÍA DE HOY STOP REGRESARÉ LO ANTES QUE PUEDA STOP MENSAJE URGENTÍSIMO REPITO URGENTÍSIMO SACAR SU MEJOR BOTELLA DE LA BODEGA STOP OPERO A TRAVÉS DE LA SECCIÓN DE VUOBMA 007.

El prefijo suscitaría más de una sorpresa, pero no había forma de soslayarlo. Las instrucciones para cambiar de lugar al prisionero eran bastante evidentes. No era la fórmula ideal, pero, aunque algún puesto de escucha de las Tropas de Acción lo captara, lo más seguro era que ya estuviesen al corriente de dónde mantenían oculto a su militante. En caso de que el mensaje fuera interceptado, no haría más que corroborar el hecho de que iba a ser trasladado. A corto plazo y sin otros recursos a su disposición, era todo lo que Bond podía hacer.

Después de terminar su comunicación, Paula tomó el trozo de papel que le tendía Bond, añadió un código particular, se aseguró de que el mensaje era para la central de Cheltenham por conducto del Departamento de Comunicaciones del servicio secreto inglés y grabó el texto antes de procesarlo mediante el dispositivo de transmisión rápida.

Finalizados estos trámites, intercambiaron opiniones. Bond indicó cuál era a su entender el medio idóneo para mantener una vigilancia continuada sobre el búnker. El ataque aéreo previsto para el amanecer ocupaba buena parte de sus pensamientos. Luego habría que escapar lo más rápido posible, desembarazarse de Kolya Mosolov y cruzar la frontera sin correr riesgos innecesarios.

– ¿Conoces bien el camino de vuelta? -preguntó a Paula.

– Con los ojos vendados. Más tarde te lo explicaré, pero en cuanto a este punto no debes preocuparte lo más mínimo. Lo único dificultoso es salir a escape de aquí y luego esperar a que oscurezca para pasar al otro lado de la frontera.

Por mediación de Paula, Bond dio órdenes para desmontar la radio y llevarse los paquetes, aprovechando que los cuatro lapones tenían aparcados cerca de allí sus espaciosos escúters. Al propio tiempo dispuso dos turnos de guardia, de forma que uno de los lapones despertara a todo el grupo con tiempo el sobrado para desarmar la tienda antes del amanecer.

– Mosolov es una carga -reconoció Bond-, pero nos conviene tenerlo junto a nosotros el mayor tiempo posible.

Paula se encogió de hombros.

– Déjalo por cuenta de mis lapones y ellos se encargarán de Kolya -murmuró. Pero Bond no quería mancharse las manos con la sangre del ruso más que en último extremo. Así pues, se trazó un plan y se dieron las órdenes oportunas.

Mientras se procedía a desarmar la kota que albergaba el equipo de radio, Bond y Paula se encaminaron con dificultad hacia el abrigo restante. El viento les llevó entre los árboles un aullido escalofriante, largo y persistente, al que siguió otro parecido.

– Lobos -informó Paula-. Es una camada que está en el lado finlandés. Los guardias fronterizos han tenido un año de cosecha abundante, a razón de un par de lobos semanales prácticamente por patrulla, más tres osos desde Navidad. Ha sido un invierno singularmente duro y no debes mostrarte muy crédulo cuando te digan que los lobos no son animales peligrosos. Si el invierno es malo y escasea la comida, atacan sin discriminación, sean hombres, mujeres o niños.

Niiles, con una mano vendada, había terminado de dar la comida a Kolya, al que luego colocó recostado en un rincón de la tienda. Con anterioridad, Bond previno a Paula que no comentase ningún plan en presencia del soviético. Por el contrario, hicieron cuanto pudieron por ignorar su existencia, por más que en todo momento había cerca de él un lapón encargado de vigilarle estrechamente.

El potaje de reno que había cocinado Niiles estaba delicioso, de modo que comieron con verdaderas ganas, mientras el hombre sonreía feliz al ver con qué avidez despachaban su obra. Durante el corto tiempo que Bond llevaba en la atalaya de observación de Paula, había empezado a sentir una sincera admiración hacia sus duros y resistentes ayudantes lapones.

Mientras comían Paula sacó una botella de vodka y todos juntos brindaron por el buen término de la operación, estrechando los vasitos de parafina y deseándose kippos (salud, en finlandés) a mansalva.

Terminado el refrigerio, Paula se acomodó junto con Bond en uno de los sacos de dormir más anchos. Mosolov parecía estar dormido y muy pronto la pareja, tras algunos tiernos abrazos, se sumió también en el sueño. En un momento dado fueron despertados por Aslu, que sacudió con fuerza a Bond por el hombro. Paula, que ya estaba despierta, tradujo las palabras del hombre y dijo que se observaba movimiento en el búnker.

– Todavía falta media hora larga para el alba -anunció.

– Está bien.

Bond se hizo cargo de la situación. Se procedería a desarmar la tienda sin dilación y luego uno de los lapones se ocultaría entre los árboles para vigilar a Mosolov, en tanto los demás se reunirían en el punto de observación.

Al cabo de diez minutos Paula y Bond se reunieron con Niiles, que estaba apostado entre las rocas y la nieve en lo alto del risco, escrutando la lejanía con unos prismáticos de noche. A sus espaldas los otros lapones se afanaban en silencio en levantar el campo. Bond vio a lo lejos cómo Kolya era obligado a adentrarse en el bosque, hostigado por la pistola ametralladora que esgrimía Aslu.

Bond no pudo menos de sorprenderse ante lo que veían sus ojos, pese a la media luz presagio de un amanecer que no se produciría hasta dentro de veinte minutos poco más o menos. Desde la atalaya en que se hallaba Paula se divisaba sin obstáculo alguno el pequeño claro del bosque y la gran superficie rocosa que constituía el techo del búnker. Desde aquel mirador privilegiado se observaba claramente que la entrada al Palacio de Hielo propiamente dicho se había construido aprovechando un saliente en la roca de inclinada pendiente, al modo de un gigantesco escalón de piedra, que formaba una tosca figura de media luna entre los árboles. Mediante una diestra tala se había dejado el espacio indispensable para maniobrar frente a los dos accesos principales, a la vez que se habían dejado abiertos otros pasos entre los árboles, la roca y el hielo que configuraban diversas pistas en torno al búnker por las que se accedía a terreno más alto y, también, más despejado.

Por el lado sur, por encima de la gran estribación rocosa, el denso bosque estaba cuidadosamente cortado por una franja sobre la que discurría una amplia pista de aterrizaje, semejante a un largo dedo blanco grisáceo, que iba desde la roca hasta un acceso que parecía terminar en la espesura del bosque circundante.

No se veía signo alguno de aviones. Bond suponía que el reactor Executive Mystère-Falcon, así como las dos avionetas, debían de estar ocultos en sendos blocaos, excavados en la roca que constituía a la vez parte del techo del búnker.

Dada la distancia y la escasa luz de aquella hora resultaba difícil precisar la longitud de la pista de aterrizaje. Bond se limitó a estimar que un despegue en una zona arbolada apenas dejaba margen para el error. Pero como Von Glöda ya había muestras de su capacidad, era improbable que la pista en cuestión dificultara más de la cuenta el despegue o el aterrizaje de los aparatos.

Más abajo, el ejército particular de Von Glöda se aprestaba a evacuar sus cuarteles. Se habían encendido los focos instalados bajo los árboles, mientras las enormes puertas que daban paso a la rampa para el tránsito rodado que se hundía en las entrañas del Palacio de Hielo estaban abiertas y proyectaban un potente haz oblicuo de luz sobre los árboles.

Paula murmuró unas palabras al oído de Niiles y luego se volvió hacia Bond.

– Por el momento no hay novedad. Ningún vehículo ni avión a la vista, aunque Niiles dice que se observa mucho movimiento entre los árboles.

– Confiemos en que Kolya sea formal y los rusos lleguen a tiempo para destruirlos -respondió Bond.

– Tan pronto hagan su aparición nos sepultaremos en la nieve como si fuéramos estatuas -murmuró Paula-. Supongo que las instrucciones de Kolya habrán sido muy precisas, pero no quiero que me dé en la cabeza ningún cohete perdido.

Apenas había terminado de pronunciar estas palabras cuando se oyó a lo lejos el hiriente zumbido de un avión de reacción, como un lejano plañido traído por el viento. Al mismo tiempo, en el este, el sol adquiría un tinte sanguinolento. Se miraron mútuamente y Bond levantó la enguantada mano y cruzó los dedos en señal de suerte. Desplazándose ligeramente, los tres observadores se esforzaron por hundirse un poco más en la nieve. Por espacio de unos segundos Bond tuvo conciencia plena de cuán sereno se sentía, ajeno a todo lo que no fuera el búnker en la lejanía, a poco más de un kilómetro de su atalaya.

Por el noreste, a gran distancia, destellaban una serie de manchas luminosas de color anaranjado a la vez que se elevaba un penacho de humo del tupido bosque.

– Liebre Azul -dijo Paula en voz alta, como si tuviera que hacerse oír por encima de un estruendo-. Han… -sus palabras quedaron literalmente sofocadas por las ondas de choque supersónicas que precedían al vuelo de los aviones. Un ruido sordo y prolongado, que retumbaba con creciente fuerza rodeó a Paula, Bond y Niiles, presagio ominoso de lo que iba a suceder al alba, que ya empezaba a despuntar.

El primer par de cazabombarderos pasó en vuelo rasante sobre los árboles, a la derecha de donde estaba oculto el trío, pero sin disparar ni dejar caer ninguna bomba. Surcaron el cielo como el rayo, entorno a las alas flotaban pequeños remolinos de vapor, pues a pesar de volar a escasa altura, las temperaturas glaciales generaban estelas de condensación. Parecían dardos de plata, flechas de precisión provistas de grandes tomas de aire, elevada cola y alas en delta que, junto con los timones de profundidad, contribuían a configurar una superficie larga, esbelta y móvil.

Como guiados por la misma mano, los dos aparatos levantaron el morro hacia el cielo y ascendieron con gran estruendo a increíble velocidad, hasta convertirse en unos puntillos plateados que viraron hacia el norte.

– Fencers -comentó Bond con voz apagada.

– ¿Fencers? No entiendo -dijo Paula con cara de extrañeza.

– Fencers. Es el nombre en clave que les aplica la OTAN -los ojos de Bond se movían constantemente, en espera de la siguiente pasada que estaba seguro iniciaría el ataque-. Son los Su-19. Muy peligrosos. Cazabombarderos de ataque sobre objetivos terrestres. Pueden hacer mucho daño, Paula.

Mentalmente repasó las características de aquellos aparatos. Los datos aparecieron en la pantalla de su memoria como si de una computadora se tratase. Fuerza motriz: dos reactores de doble flujo con dispositivo de inyección para obtener empuje adiciona1 y potencia útil de 9.525 kilogramos. Velocidad: 1,25 Mach a nivel del mar y 2,5 Mach en vuelo a gran altura. Techo operativo: 18.000 metros. Régimen o impulso ascensional: 12.000 metros por minuto. Armamento: un cañón ametrallador de doble boca GSh-23 de 23 milímetros, encajado en el eje longitudinal inferior, y un mínimo de seis estructuras rígidas para el lanzamiento de diversidad de misiles aire-aire o aire-tierra, teledirigidos o no. Radio de acción en misión de combate: 800 kilómetros con todo el armamento. El resultado de este conjunto de datos era un avión de combate mortífero de máxima prestación. Ni siquiera los más optimistas pilotos de la OTAN hubieran osado negarlo.

Bond se dijo que, después de haber avistado el objetivo, los dos aviones de vanguardia se pondrían en contacto con el resto de la escuadrilla, o tal vez del ala y les transmitirían las coordenadas del blanco y las instrucciones a través del teclado de una computadora de pequeño tamaño.

Había que suponer que estaban ya de acuerdo en lo concerniente al orden de ataque. El rapidísimo recocimien1o daba a entender que aquél se produciría mediante sucesivos picados en ángulo -uno cuarenta y cinco grados-, quizá desde distintos puntos, y los aparatos se presentarían en formaciones de a dos, programados y sincronizados para atacar en rápida sucesión con precisión cronométrica. Bond imaginó a los pilotos soviéticos -de primera clase, para poder pilotar los Fencers- concentrándose en los instrumentos electrónicos que indicarían la velocidad, altura, momento y ángulo de picado; le parecía verlos preparando las armas, mirando constantemente el firmamento, sudorosos bajo los trajes y cascos especialmente diseñados para contrarrestar los efectos fisiológicos de la aceleración.

Primer ataque vino en forma de retumbo ensordecedor por el lado izquierdo, seguido casi inmediatamente de un segundo que parecía provenir directamente de la vertical sobre sus cabezas.

– ¡Ahí van!

Bond vio que Paula volvía la cabeza al tiempo que él miraba hacia arriba, y los dos reactores pasaron como rayos, hendiendo el aire con violencia y surcando con estruendo el límpido cielo azulado por el lado izquierdo.

No se había equivocado. Los Fencers atacaban en formaciones de a dos, con el morro hacia el suelo en un típico picado contra un blanco terrestre. Vieron con toda claridad cómo salían proyectados los primeros misiles encajados en las alas: una gran llamarada blanca que salía de sus colas y enseguida la estela anaranjada de los mortíferos dardos que desgarraban el aire. Dos misiles por avión. Los cuatro dieron de lleno en la fachada del búnker, penetrándolo y explotando como grandes inflorescencias ígneas color naranja que alcanzaron sus ojos antes de que el atronador impacto llegara a los oídos.

En el momento mismo en que los dos aparatos efectuaban un rápido viraje hacia la izquierda apareció el segundo par por el lado derecho de Bond y Paula. Nuevamente el mismo trazo flamígero y la consiguiente explosión en la zona del blanco, acompañada del gigantesco brote de llamas. Antes de explotar, los misiles perforaban una buena porción de roca, acero y cemento. Bond contemplaba la escena fascinado mientras trataba de dilucidar el tipo de armamento utilizado.

Cuando la tercera formación pasó lejos de la derecha, pudo seguir la trayectoria completa de los misiles. Eran del tipo AS-7, los llamados Kerries por la OTAN, del que existían diversas variantes, teledirigidos o no. También eran portadores de ojivas intercambiables -con blindaje o todo carga explosiva- y de bombas perforantes de acción retardada.

Echó un vistazo hacia abajo y vio que después de tres pasadas y de doce misiles Kerry, el Palacio de Hielo parecía ya partido en dos. Todavía resonaba el eco de las explosiones, pero a través de la inevitable cortina de humo pudieron atisbar el cegador brillo carmesí del fuego que empezaba a salir despedido por las dos entradas principales, procedente de los depósitos de armas y del parque de vehículos pesados.

Siguió una cuarta y una quinta oleada de Fencers que hizo temblar la atmósfera. Los cohetes parecían suspendidos en el aire unos instantes al virar los aparatos y elevarse con atronador zumbido para luego lanzarse en un picado demoledor. Dejando tras sí una estela anaranjada y rectilínea, los misiles desaparecieron entre la nube de polvo y humo y llamas para explotar a los pocos segundos con estremecedor retumbo que parecía cobrar cada vez mayor resonancia.

Desde su privilegiada atalaya, los lapones, Paula y Bond no podían apartar los ojos de aquel espectáculo de destrucción premeditada. A la sazón el cielo parecía hallarse repleto de aviones. A los dos de cabeza seguían sucesivas series, con la precisión de una escuadrilla de acrobacia aérea. Mientras los misiles acertaban en el blanco una y otra vez, las ondas de choque y los impactos cegadores martilleaban sus oídos.

El búnker se tornó casi invisible; su presencia se adivinaba por la negra columna de humo y los constantes golpes de los impactos en el seno de la sombría nube. El ataque aéreo, que duró a lo sumo siete u ocho minutos, dio la impresión de prolongarse durante horas. Finalmente surgieron del lado izquierdo dos Fencers que volaban en un ángulo de ataque poco usual. Los aparatos, habiendo disparado todos los misiles, empezaron a barrer el humo llamas y las llamas con el fuego de los cañones ametralladores.

De repente redujeron velocidad, perdieron altura y enfilaron derechos a través de la columna de humo. En el momento en que más denso de la nube se produjo un gran retumbo al que siguió un fragor parecido al de una erupción volcánica. En un principio Bond creyó que los Fencers habían colisionado sobre el blanco. Luego, la negra humareda se convirtió en una gran bola de fuego que iba extendiéndose y agrandándose, el color naranja se convirtió en blanco para teñirse finalmente de un rojo sanguinolento. La tierra tembló bajo sus pies y sintieron el movimiento de la nieve y la roca, como si de repente, desafiando todas las leyes naturales, se hubiera producido un terremoto.

Cuando la bola ígnea se elevó por encima de la plataforma donde se encontraban, les alcanzó en el rostro la onda calorífera. Lenguas de fuego parecían estar a punto de lamer sus cuerpos y otras se enroscaban en los troncos de los árboles. De pronto se vieron envueltos en el impetuoso flujo de aire ascendente, semejante a un violento tifón; al tiempo que la explosión atronaba sus oídos. La mano de Bond salió proyectada y hundió la cabeza de Paula en la nieve, a la vez que él hacía lo propio y contenía el aliento.

Por fin disminuyó el calor abrasador. No se veía rastro alguno de los aviones. Habían desaparecido. Alzaron la vista y pudieron observar que otros aparatos ganaban altura y describían amplios círculos. Poco después, cuando Bond bajó la mirada, se hizo cargo de lo que había sucedido en el claro.

El lugar que antes ocupaba el búnker no era a la sazón más que un vasto cráter rodeado de árboles chamuscados o partidos. De las entrañas del refugio salían lenguas de fuego y se divisaba con toda claridad el casi sobrenatural espectáculo que ofrecían los trozos de pared arrancados de cuajo, tramos de escaleras y vigas de hierro que colgaban suspendidas en el aire sobre un mar de cascotes y escombros constituido por los muros llenos de boquetes y los pasadizos agrietados por doquier. El conjunto daba la impresión de un edificio bombardeado al que hubiesen arrojado luego a una gran sima.

Las explosiones y los incendios provocados por la constante penetración de los misiles acabaron por alcanzar la sección de almacenamiento, y todas las municiones, bombas, depósitos de carburante y demás material bélico acabaron por estallar en una sola y formidable detonación. Como resultado de ello, el Palacio de Hielo de Von Glöda había quedado totalmente destruido.

Se levantó una gran humareda que poco a poco se fue alejando. Ocasionalmente surgía un brote de llamas que se mezclaba con los incendios que llevaban un tiempo ardiendo. Pero aparte del crepitar del fuego no se oía ningún ruido. Tan sólo el horrible olor de la desolación llegaba al grupo que observaba desde la atalaya y flotaba siniestro sobre lo que antaño pareciera una fortaleza subterránea inexpugnable.

– ¡Dios mío! -exclamó Paula con la respiración contenida. Sea cual fuere el destino de Kolya, se ha vengado cumplidamente.

A la vez que decía estas palabras se dio cuenta de que había pasado la sordera temporal que le produjo el fragor del ataque.

Medio aturdidos todavía por la escena que habían presenciado, regresaron al lugar donde antes se hallaba emplazado el campamento de Paula, y Bond se dirigió hacia el lugar donde Aslu se había llevado a Mosolov, entre los árboles.

Fue el primero en darse cuenta. Reaccionó en el acto y agitó aparatosamente los brazos para que los lapones se dispersaran y echaran cuerpo a tierra. Él hizo lo propio y obligó también a la chica a tenderse contra el suelo.

– No te muevas de aquí -ordenó con voz apagada. Bond permanecía con todos los sentidos alerta, a la par que blandía la pesada pistola automática en la mano-. Diles a tus hombres que me cubran en caso de peligro.

Paula asintió con la cabeza y descubrió su semblante pálido.

Bond emprendió veloz carrera, semiagachado entre los árboles, presto a intervenir ante la menor señal sospechosa. Aslu, el malcarado lapón, parecía aún más siniestro muerto como estaba. Fijándose en las huellas en la nieve, el superagente dedujo que había sido atacado por cuatro hombres armados con cuchillos, para evitar todo ruido de lucha. El lapón tenía un gran tajo en la garganta, pero también otras heridas, lo cual denotaba que el corte en el cuello no era sino el golpe culminante de una enconada lucha. En una palabra, Aslu se había defendido, a pesar de que le atacaron por sorpresa.

No había la menor huella de Kolya Mosolov. Incluso el más necio de los mortales habría comprendido que aquellos parajes no eran el lugar más ideal para dar un paseo. Mientras regresaba junto a Paula, Bond se preguntó si los escúters seguirían intactos en el mismo lugar y si Kolya tenía intención de lanzar un contraataque sin dilación.

Paula se sintió muy afectada cuando Bond la puso al corriente de lo sucedido. Más tarde le confesaría que Aslu había colaborado con ella en infinidad de ocasiones y que era uno de los auxiliares más valiosos de que disponían en frontera. Sin embargo, transmitió la noticia a los compañeros del muerto sin un temblor en la voz. Sólo alguien que la hubiera observado muy de cerca habría descubierto hasta qué punto se sentía afectada por la desaparición de Aslu.

Bond dio órdenes precisas y rápidas. Uno de los lapones iría a comprobar lo que había sucedido con los escúters. Bond llegó a la conclusión de que, si las máquinas seguían ocultas y en buen estado, el grupo debía emprender la huida sin tardanza. Como era lógico, lo que más le preocupaba era la posible presencia de los hombres que rescataron a Kolya en las proximidades de donde ahora se encontraban, prestos a terminar también con ellos.

– Asegúrate de que tu gente está preparada para luchar ahora mismo, y me refiero a luchar también por salir de aquí como sea en caso necesario -especificó a Paula.

Niiles se adelantó y al cabo de unos minutos regresó con la noticia de que las máquinas estaban en perfecto estado y sin rastro de huellas que indicara que las habían localizado.

En aquellos momentos Bond pudo entender por qué los lapones demostraron ser un enemigo tan formidable contra la invasión del ejército ruso en 1939. Se movían en el bosque con rapidez y sigilo sin par, progresaban por saltos y se cubrían mutuamente las espaldas en el movimiento de avance. En ocasiones se hacían invisibles, incluso a los ojos de Bond.

Paula siguió a la zaga de su amigo, pues era ella la que iba a marchar en cabeza de la expedición. Justo cuando llegaban al lugar donde estaban ocultos los escúters, los tres lapones pusieron en marcha los motores. El rugido de los cuatro motores parecía sacudir los árboles de los alrededores y Bond esperaba que de un momento a otro empezaran a llover los disparos.

En cuestión de segundos Paula ocupó el sillín delantero del gran Yamaha -con Bond detrás de ella- y emprendieron la marcha, aumentando la velocidad y sorteando los árboles siempre en dirección sur. Por el momento no surgieron obstáculos.

Tardaron casi dos horas en completar el recorrido previsto. Bond, que a pesar del frío y de lo incómodo de su postura no perdía detalle, se dio cuenta de que los tres lapones les seguían en círculo desplegándose y protegiéndoles durante todo el camino de una posible emboscada. En un momento dado, cuando tuvieron que aminorar la velocidad por lo accidentado del terreno, Bond creyó haber oído el rugido de otros motores, de unos escúters. De una cosa estaba seguro, y era que Kolya Mosolov no dejaría que salieran tan tranquilos de territorio soviético. O bien seguía tras de sus huellas o bien les estaría esperando, después de calcular en qué punto pretendía Paula emprender la última y veloz carrera hacia la libertad. Bond no descartaba la posibilidad de que Kolya les atacara desde el aire.

Por fin detuvieron la marcha, al resguardo de los árboles que se alzaban en lo alto de la ladera del valle limítrofe entre Finlandia y la Unión Soviética que discurría de norte a sur como el lecho seco de un río imaginario.

Bond creyó oportuno tomar inmediatamente posiciones defensivas. Él se quedó junto a Paula al lado del gran Yamaha, en tanto los tres lapones se adentraban aún más en el bosque formando como una cuña protectora en torno a Paula y el agente británico. Esperarían allí hasta que anocheciera lo bastante para intentar el paso al territorio finlandés.

– ¿Confías en poder lograrlo? -preguntó Bond a Paula para probar su temple y firme voluntad-. Me refiero a que no me gustaría terminar chocando contra una mina.

Paula permaneció unos instantes en silencio.

– Si quieres probar fortuna por tu cuenta… -empezó a decir, con un leve tono de irritación en la voz.

– Tengo plena confianza en ti, Paula.

Estaban detrás del escúter. Bond se inclinó hacia ella y la besó. La muchacha temblaba, y no precisamente de frío. James Bond sabía muy la zozobra que la embargaba. Si Kolya se proponía actuar mientras todavía estuvieran en territorio soviético tendría que ser muy pronto.

La luz empezó a disminuir y Bond sintió que el nerviosismo hacía presa en él. Niiles se había ocultado entre el ramaje de un pino. Bond no podía verle -por supuesto, ni siquiera se dio cuenta de que trepaba al árbol-, y si estaba al tanto del hecho era porque el lapón le había indicado a Paula cuáles eran sus intenciones. Por más intentos que hacía y por más que forzaba la vista, Bond no conseguía avistar al hombre; por otra parte, la luz, que se iba amortiguando por momentos, no contribuía a ello. De repente llegó la llamada fase o instante «azul», aquel reflejo verde azulado que proyectaba la nieve en la atmósfera y que confería una nueva perspectiva al ambiente y al paisaje.

– ¿Preparada? -Bond se volvió hacia Paula y vio que ésta asentía con un corto movimiento de cabeza.

En el momento en que sus ojos se apartaron del pino en el que sabía se ocultaba Niiles, sonó el primer disparo. El tiro provenía directamente del árbol en cuestión, de lo que cabía deducir que el lapón había avistado primero a los hombres de Kolya. Todavía no se había apagado el eco del disparo cuando sonaron nuevos estampidos de arma de fuego. Parecían venir de un semicírculo que había enfrente de donde se hallaban, en el interior del bosque: tiros sueltos y también mortíferas ráfagas de metralleta.

Resultaba imposible precisar el número de atacantes, ni siquiera asegurar que estaban avanzando. Todo lo que Bond sabía era que delante de ellos se libraba un encarnizado combate.

Aunque el período «azul» aún no había dado paso a la oscuridad, no tenía sentido permanecer a la espera. Paula ya había dicho que los lapones estaban dispuestos a frenar el paso de todo lo que Kolya mandara por delante, a la vez que trataban de escapar. Había llegado el momento de comprobar estas palabras.

– ¡Adelante! -le gritó el superagente a la chica.

Paula, como buena profesional que era, no titubeó un solo instante. Aceleró el motor, Bond saltó detrás de su asiento y la muchacha enfiló la máquina, en sentido diagonal, hacia terreno descampado, por la desnuda y helada ladera que conducía al valle desprovisto de árboles, lo que debía ser la puerta de su salvación.

El fuego de las armas se intensificó y lo último que Bond acertó a ver por entre una fina capa una nieve en polvo fue una figura que caía desde lo alto de la copa de un pino. No era el momento indicado para comunicarle a Paula que Niiles se había reunido con su amigo Aslu.

Cuando habían recorrido medio kilómetro, la oscuridad les envolvió, mientras a sus espaldas todavía se oía el estampido de las armas. Los dos lapones que aún seguían con vida oponían una tenaz resistencia, pero Bond sabía que sólo era cuestión de tiempo y que en buena medida dependía del número de hombres con que contara Kolya Mosolov. ¿Trataría de darles alcance en escúters de gran potencia, o, como buen táctico que era, preferiría rociarles de balas en el valle?

La respuesta les llegó cuando se aproximaban -lanzados a toda velocidad- al lecho del valle, a una distancia de tres o cuatro kilómetros de la otra vertiente y, en consecuencia, de la salvación. Por encima del zumbido del motor, se oyó un ruido sordo muy alto sobre sus cabezas y enseguida el paraje quedó iluminado por una bengala sujeta a un paracaídas que esparcía una luz misteriosa y brillante por la nieve y el hielo del sector que estaban cruzando.

– ¿Te atreverías a avanzar en zigzag? -gritó Bond al oído de Paula, pensando en los campos de minas.

Ella volvió la cabeza y respondió también a voces:

– Pronto lo averiguaremos -al tiempo que decía estas palabras alzó la barra del manillar, lo que provocó un violento desplazamiento lateral de la máquina. Al mismo tiempo, a la izquierda de Bond resonó el inquietante estampido de las balas henchiendo el aire.

Paula volvió a levantar el manillar poniendo en ello la fuerza que uno saca cuando pasa por situaciones desesperadas. El escúter se desvió bruscamente y torció el rumbo, se enderezó y emprendió una marcha a veces zigzagueante y otras avanzando casi de costado, para luego, dando todo el gas, situarse de nuevo en línea recta hacia su objetivo.

Bond y Paula se agacharon instintivamente. La primera bengala empezaba a agotarse y arrojaba menos luz, pero aun así las balas silbaban cerca de ellos. Por dos veces Bond vio caer delante del escúter las estelas largas, casi indolentes, de las luces verdes y rojas, primero a su izquierda y luego a su derecha.

Las cabezas gachas, pegadas a la plancha del escúter, Bond se sintió invadido por una extraña sensación de rabia y frustración. Necesitó unos momentos para comprender la causa, pero al fin se dio cuenta de que una voz en su interior le decía que permaneciera en el lado soviético de la montaña y se enfrentara a Kolya en vez de huir. En su mente vibraba con insistencia el viejo dicho: «Quien lucha y esconce la cabeza, tendrá que volver a la cancha con certeza». No era propio del superagente rehuir el combate frontal, pero algo le decía que en aquel caso había otra alternativa. Tanto él como Paula tenían una meta que conseguir, a saber, cruzar la frontera sanos y salvos. Era el único modo de salir bien librados.

Las luces trazadoras seguían cayendo, aun cuando la luminosidad había mermado. Pero una segunda explosión lanzó al aire una segunda bengala. En esta ocasión cesó el ruido de los disparos y en su lugar llegó a sus oídos el estruendo terrorífico de un tren expreso que se acerca a toda velocidad, o ésta fue por lo menos la sensación que les producía. Había momentos, pensaba Bond mientras pegaba su cabeza al cuerpo de la muchacha, en que parecían volar sobre la superficie helada.

Luego retornó el impacto de los morteros, esta vez delante de ellos y a la derecha. Tres grandes explosiones color naranja cegaron momentáneamente sus ojos en la oscuridad; luego, una especie de luminiscencia residual inundó su retina.

Bond cayó en la cuenta de que las primeras bombas de mortero habían caído a sus espaldas y que ahora caían delante de la máquina. Eso sólo podía significar que el enemigo estaba acotando el blanco y que, muy probablemente, la próxima andanada les acertaría de lleno. Salvo el caso, claro estaba, de que Paula quedara fuera del campo de tiro. Sin duda Paula estaba haciendo lo increíble para salir del trance. Con el acelerador a todo gas, el escúter Yamaha apenas rozaba la nieve helada.

En la lejanía, a través de la tenue claridad, los bosques de la zona situada en territorio finlandés se atisbaban como una masa sombría en la penumbra ártica.

Aún pasaron por otro momento de gran peligro: el ruido sordo del disparo, el silbido de la bomba siguiendo una trayectoria cercana a la máquina que constituía el blanco, y nuevos retumbos amenazadores, pero la impresionante velocidad que Paula había imprimido al Yamaha hizo que rebasaran el campo de tiro de los morteros. Otras seis explosiones atronaron el espacio, pero en esta ocasión cayeron detrás de ellos y bastante desviadas. Salvo en el caso de que fueran a chocar contra una mina -y habían sido muchas las oportunidades de que eso ocurriera- conseguirían su objetivo.

Bastante antes, cuando Paula y Bond iniciaron su desesperado intento de pasar la frontera finlandesa, dos hombres treparon por las rocas cercanas a lo que había sido el flamante y ya devastado búnker de Von Glöda conocido como el Palacio de Hielo. Dada la oscuridad reinante era improbable que pudieran ser avistados.

Desde que se produjera el demoledor ataque de madrugada, los dos hombres habían trabajado con denuedo en el único y minúsculo fragmento del búnker que, por verdadero milagro, se mantenía en pie. Era un blocao de hormigón armado que albergaba una avioneta de tonos grisáceos, una Cessna 150 Commuter provista de unos esquís montados sobre el tren de aterrizaje. En el momento en que empezaba a menguar la pobre luz del día consiguieron al fin desatrancar las puertas del hangar, combadas por las explosiones.

No parecía que el aparato hubiera sufrido daños, si bien la pista de despegue estaba agujereada y cubierta de cascotes. El hombre más alto dio unas amigables instrucciones a su acompañante, que tanto empeño había puesto en la tarea de desbloquear la entrada del hangar. Con el mismo afán, el individuo en cuestión se abrió camino por la pista, eliminando los obstáculos más aparatosos que encontraba su paso, hasta dejar relativamente libre un tramo que se extendía delante del Cessna.

El motor dio señales de querer ponerse en marcha, petardeó unas cuantas veces y, por fin, la hélice giró con un zumbido reconfortante y regular.

El más pequeño de los dos sujetos desanduvo el camino, saltó a la cabina de mandos junto al hombre de elevada estatura y la avioneta empezó a moverse cautelosamente, como si el piloto estuviera tanteando la seguridad de la plancha bajo los esquís. A Continuación, el piloto se volvió hacia su compañero y elevó el pulgar en señal de buena suerte, como es habitual en los despegues, a la vez que abatía los alerones para facilitar al máximo el ascenso del aparato. Enseguida aumentó las revoluciones y el Cessna avanzó entre bamboleos y trepidaciones a la vez que el aparato ganaba velocidad. El piloto estiraba el cuello, esquivaba los obstáculos a derecha e izquierda para evitar las partes deterioradas de la pista; luego entró con una sacudida en un tramo de superficie helada, dio la impresión de que incrementaba la velocidad absoluta e inició una vuelo rasante sobre la accidentada pista.

Los árboles se vislumbraban amenazadores delante de la cabina, agrandándose por momentos. El piloto percibió aquel momento justo en que el aparato responde y transfiere sin peligro su peso a las alas, y entonces desplazó suavemente hacia atrás la palanca de mando. El morro se elevó, pareció titubear unos instantes y prosiguió el impulso hacia adelante, columpiándose todavía a corta distancia del suelo, pero ganando altura con cada segundo que transcurría. El piloto desplazó un poco más la palanca, a la par que con la mano izquierda habría del todo la válvula de admisión de gasolina. Luego efectuó una compensación cargando un poco más sobre la cola de la avioneta. La hélice arañó el aire y el morro se abatió ligeramente; volvió a rasgar aire y rebanó la atmósfera enviando una corriente impulsora que se deslizó por las superficies del fuselaje, hasta que la avioneta, ya estabilizado el curso, enfiló hacia las alturas.

Faltó poco, muy poco, para que no colisionaran con las copas de los altos pinos.

El conde Von Glöda esbozó una sonrisa, trazó el rumbo y dirigió el Cessna en su marcha ascendente hacia su próximo objetivo. Aquella jornada hubiese podido acabar en una catástrofe, en una derrota apabullante, pero todavía no habían acabado con él. Millares de partidarios suyos esperaban para ponerse a sus órdenes, pero antes tenía que zanjar un asunto pendiente. Con ademán agradecido sacudió la cabeza hacia el semblante fragoso de Hans Buchtman al que Bond conociera como Brad Tirpitz el Malo.

Paula y Bond llegaron al hotel Revontuli a las dos de la madrugada. El superagente se dirigió directamente al Saab para mandar a M un mensaje cifrado. Puso especial cuidado en los términos que empleaba.

Cuando llegó al mostrador de la recepción le esperaba una nota que decía así:

Querido James: Ocupamos la suite número 5. ¿Hay algún inconveniente en que pasemos la noche y la mañana aquí y no salgamos para Helsinki hasta después del almuerzo? Te adora, Paula.

P.S. La verdad es que en estos momentos no estoy exhausta y me he permitido pedir una botella de champán y unos filetes del magnífico salmón ahumado que preparan en este hotel.

No sin satisfacción, Bond evocó los ocultos encantos de Paula y su singular sabiduría en el amor. Con paso vivo se dirigió al ascensor.

19. Asuntos pendientes

Camino de Helsinki en el Saab, pasaron charlando casi todo el trayecto.

– Quedan todavía muchas cosas que me gustaría averiguar.

Bond había empezado a pronunciar estas palabras apenas dejaron atrás la población de Salla. A la sazón se sentía revigorizado, tranquilo y en plena forma. Se había afeitado, duchado y cambiado de atuendo.

– ¿Por ejemplo?

Paula se hallaba en una de aquellas fases en que las mujeres satisfechas se abandonan con gusto a las apetencias de su hombre. También se había cambiado de ropa y lucía una indumentaria con abundancia de pieles. Ahora parecía una mujer de verdad y no, como antes se llamara a sí misma «un manojo de ropa interior provista de revestimiento térmico». Sacudió con gracia su hermosa cabellera rubia y reclinó la cabeza en el hombro de Bond.

– ¿Cuándo sospechó tu departamento, el SUPO, de Aarne Tudeer, del conde Von Glöda o como quiera que guste llamarse?

Paula sonrió, como si se sintiera muy orgullosa de ella misma.

– Fue idea mía. Mira James, no comprendo cómo no llegaste a descubrir mi verdadera actividad profesional hace años. Yo daba por supuesto que tenía una buena tapadera, pero no hasta el extremo de que no recelases de mí.

– Fui lo bastante idiota para aceptarte sin más -dijo Bond, aspirando con fuerza-. En una ocasión hice que comprobaran tu identidad, pero el resultado fue negativo. Ya sé que ahora, dadas las circunstancias, es fácil decirlo, pero más de una vez me pregunté cómo era posible que coincidiéramos en lugares tan distantes.

– Ah.

Además, no has contestado a mi pregunta -insistió Bond.

– Bien, nosotros sabíamos que algo llevaba entre manos. Lo que quiero decir es que todas esas explicaciones de que fui condiscípula de Anni Tudeer son la pura verdad. Su madre se la trajo de nuevo a Finlandia y aquí la conocí. Tiempo después, cuando ya trabajaba para el SUPO, supe oficialmente que Anni pertenecía al Mossad, y esto no pude creerlo.

– ¿Por qué razón?

Durante unos instantes la mente de Bond se evadió hacia otros derroteros. Cualquier mención de Anni Tudeer bastaba para despertar en él dolorosos recuerdos.

– ¿Preguntas por qué no creí que fuese una auténtica agente del Mossad? -Paula habló en un tono convincente-. La conocía demasiado bien. Era la niña de los ojos de Aarne Tudeer y, a su vez, ella le profesaba un cariño entrañable. Sabía y comprendía lo que pasaba por su mente como sólo una mujer puede hacerlo. En parte por las cosas que decía y en parte por intuición. Por supuesto que todo el mundo sabía lo de su padre; no era ningún secreto. Lo que nadie imaginaba era que Anni hubiese sufrido en sus manos un auténtico lavado de cerebro. Creo que, ya desde niña, planeó el camino que iba a seguir en la vida y la parte que le correspondía de sus sueños. Es casi seguro que estuvo casi constantemente en contacto con ella, aconsejándola y marcándole directrices. Era el único capaz de enseñar a Anni cómo debía actuar en el Mossad.

– Lo que hizo la mar de bien -Bond contempló el bonito rostro de su acompañante-. ¿Por qué me hablaste de ella la primera vez que te interrogué después de la agresión de aquellos cuchilleros en tu apartamento?

La chica lanzó un suspiro.

– ¿Y tú qué crees, James? Me encontraba en una situación muy delicada. Era la única forma que tenía de facilitar algunos indicios.

– Está bien. Ahora cuéntame toda la historia -exclamó Bond con interés.

Paula Vacker había estado comprometida en el caso de las Tropas de Acción desde el principio, antes incluso de que tuviera lugar el incidente de Trípoli. El SUPO, a través de informadores y de sus propios servicios de contraespionaje, supo del retorno de Tudeer a Finlandia, de su nuevo apellido aristocrático y de que estaba preparando algún tinglado en la misma frontera rusa.

– Después de haber cambiado impresiones con todos los servicios secretos habidos y por haber torno a las Tropas de Acción Nacionalsocialista, insinué que podían ser obra de Tudeer -explicó Paula a Bond-. Entonces tuve la mala fortuna de que mis jefes me ordenaran infiltrarme en la organización, de modo que empecé a frecuentar los lugares adecuados y a expresarme en consonancia con ellos. La cosa funcionó y de la noche a la mañana me convertí en una fiel y activa militante nazi, aria de pura cepa.

Von Glöda terminó por entrevistarse con ella.

– Finalmente entré a formar parte de su círculo de allegados como su agente en Helsinki. En otras palabras, actué como agente doble con la anuencia de mis superiores.

– Los cuales se abstuvieron de informar a mi departamento, ¿no es eso? -había muchos puntos que Bond todavía no acababa de entender.

– No. Lo cierto es que estaban completando un expediente. Luego se cernieron nubarrones de tormenta sobre el Palacio de Hielo, a propósito de Liebre Azul, y no hubo necesidad de preparar informe alguno. Los jefes de Kolya pusieron en marcha la Operación Rompehielos y a mí se me encomendó la tarea de cubrirte las espaldas. Imagino que tu departamento recibiría la información completa y entraría en escena más tarde, cuando ya habías partido hacia el Palacio de Hielo.

Bond estuvo dándole vueltas al asunto durante unos kilómetros. Por fin, manifestó:

– No llego a digerirlo… Ni el asunto de esta maldita Operación Rompehielos ni el trato con Kolya.

– Es casi imposible entenderlo a menos que uno haya sido testigo presencial de lo que allí ocurría y del increíble maquiavelismo de Von Glöda, así como de la pérfida astucia de Kolya Mosolov -se rió con aquella risa tan particular y seductora-. Los dos eran unos megalómanos locos por el poder, cada cual a su manera, como puedes suponer. Hice el viaje desde Helsinki hasta el búnker, por la zona ártica al menos una docena de veces, ¿sabes? Me encontraba allí, en un puesto de confianza, cuándo estalló la bomba.

– ¿Te refieres a Liebre Azul?

– Sí. Todo ocurrió como te lo contaron. Es preciso descubrirse ante el amigo Tudeer, o Von Glöda. Dio pruebas de su temple. El hombre tenía una fibra moral y un aplomo increíbles. No hace falta decir que los soviéticos le vigilaban muy de cerca, más de lo que imaginaba.

– No sé. Tengo mis dudas -Bond tomó una curva demasiado deprisa, juró por lo bajo, pisó el freno con el pie izquierdo, salió del derrape tras el acelerón y en pocos segundos había recuperado el control del vehículo-. No sé si lo habrás oído decir, pero un general británico comentó en una ocasión que los rusos merecerían el premio a la ineptitud. Son capaces de incurrir en las mayores estupideces. Cuéntame lo que sucedió en Liebre Azul.

– Se me acogió muy bien en los círculos próximos al pretendido Führer. Pocas veces dejaba de recordarnos lo listo que había sido al sobornar a los necios suboficiales del depósito de armas. La verdad es que les pagó una miseria por el material de guerra y ellos ni siquiera pensaron en que sus jefes pudieran darse cuenta.

– Pero les descubrieron.

– Pues claro. Yo estaba en el búnker cuando sucedió el hecho. El suboficial gordinflón aquel se presentó como un rayo en el Palacio de Hielo. Como el resto de sus compinches, no era más que un campesino vestido de uniforme. Olía que apestaba, pero Von Glöda estuvo formidable con él. Debo reconocer que en los momentos difíciles el hombre tenía una sangre fría admirable. Claro que, por otra parte, estaba convencido de su destino como el nuevo Führer. Nada podía fallar y todo el mundo tenía un precio. Le oí aconsejar al jefe de la guarnición de Liebre Azul que sugiriese a los inspectores militares que recabasen la ayuda del GRU, o sea, del servicio de inteligencia militar. El conde sabía que éstos les pasarían la información a la KBB. Lo extraño es que la treta surtió efecto y en menos que canta un gallo Kolya Mosolov se presentó allí.

– Pidiendo que le sirvieran mi cabeza en una bandeja.

Paula sonrió con cierto aire enigmático.

– No fue exactamente como dices. Kolya no tenía la menor intención de dejar que Von Glöda se saliera con la suya. Se limitó a darle largas. Ya conoces a los rusos. El único punto débil de Kolya era que deseaba liquidar el asunto de Liebre Azul. Por otro lado, pienso que el propio Von Glöda se veía a sí mismo como el demonio tentando a Cristo. La verdad es que ofreció a Kolya lo que él más podía apetecer.

– Y Kolya dijo: «La cabeza del señor Bond».

– Lo que llenaba la mente de Von Glöda era su megalomanía, su delirio por convertirse en dueño del y señor del orbe. Kolya no tenía en principio tantas pretensiones. No pretendía más que liquidar el problema de Liebre Azul, lo que significaba acabar también con todo el tinglado del conde. Pero, dadas las especiales cualidades de Von Glöda, empezó a dar cuerda a sus propias quimeras de grandeza y consiguió estimular la imaginación de Kolya.

Bond asintió con la cabeza.

– «Kolya, ¿qué es lo que más deseas en el mundo?». Y Kolya pensó: «Que me trilles el camino, camarada Von Glöda, y me soluciones el asunto de Liebre Azul. Fama y ascensos en mi carrera». Y luego, voz alta, contesta: «Quiero a Bond, a James Bond».

– En una palabra, el antiguo SMERSH, el actual Departamento Quinto, te quería vivo, de modo que él pidió, como dices, tu cabeza -se echó a reír de nuevo, como si todo aquello le pareciese la mar de divertido-. Entonces Von Glöda tuvo la osadía de llegar a un pacto con Kolya que exigía de éste un duro esfuerzo. En definitiva, la conjunción de la CIA, del Mossad y de tu departamento se hizo a través de Kolya, y también a través de él se solicitó tu mediación en el caso. Fue Kolya el cerebro que urdió todo el tinglado.

– ¿Ateniéndose a las órdenes de Von Glöda? Aquí hay algo que no encaja.

– No encaja, James, hasta que te hagas cargo de las dos personalidades involucradas y sus motivaciones. Ya te dije que Kolya no tenía intención de permitir que Von Glöda se saliera con la suya. Pero sus propias apetencias de poder y deseos de ascender en el escalafón le indujeron a valerse de la organización del conde para poder salirse con la suya y atraerte a territorio soviético. Claro que el empeño requirió una dura labor: los mapas especialmente impresos, la supresión de Tirpitz…

– ¿También la inclusión de Rivke en el grupo? -inquirió Bond.

– Von Glöda insinuó a Kolya que reclamara su participación, de la misma forma que le recomendó que hiciera lo propio con Tirpitz por el lado norteamericano. Kolya quería ponerte la mano encima a toda costa. Pasó horas y más horas utilizando el teléfono de Von Glöda y comunicando con los servicios centrales de inteligencia de Moscú. Primero se mostraron reticentes, pero Kolya se las arregló para urdir un cuento que tuviera cierta consistencia. Sus jefes se mostraron de acuerdo y cursaron la petición de ayuda oficial a los gobiernos de Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña. Cuando vieron que al principio no te incorporabas al grupo hubo un fuerte pataleo de rabia. El amigo Buchtman fue el primero en llegar. Al parecer era un antiguo enlace del conde y le encargaron que saliera al encuentro de Tirpitz, el verdadero Tirpitz, y lo eliminara. Luego Rivke llegó a Finlandia. Era algo preocupante. Tenía que mantenerme alejada todo el tiempo que pudiera. Von Glöda me nombró oficial de enlace con Kolya, lo que me vino bien, y, además, por entonces los servicios centrales le habían dado ya carta blanca. Creyeron simplemente que Kolya se proponía acabar con un grupo de disidentes que se habían hecho fuertes en la frontera finlandesa y liquidar el asunto de Liebre Azul, valiéndose de británicos e israelíes como cabezas de turco si algo salía mal. Supongo que debían imaginar que las Tropas de Acción no eran más que un grupito de fanáticos.

Hizo una pausa, sacó uno de los cigarrillos de Bond y prosiguió con sus explicaciones.

– En lo que a mí respecta, Rivke constituía la principal preocupación. No me atrevía a encararme con ella y, por otra parte, Kolya quería que se le pasaran determinados mensajes aquí en Helsinki, de modo que tuve que hacerlo a través de terceros. Era una fase en la que todo el mundo aguardaba con impaciencia la oportunidad de verte en escena. Rivke intervino en el momento en que Von Glöda fraguó aquel avieso plan, como medida complementaria…

– ¿A qué plan te refieres?

Paula suspiró.

– Un plan que me puso muy celosa, la verdad. Rivke tenía que conquistar tu corazón y luego esfumarse en el caso de que Von Glöda necesitara de ella para atraparte. El famoso accidente en la pista de esquí requirió muchos preparativos y no poca sangre fría por parte de Anni. Pero siempre había sobresalido en gimnasia… como no dudo pudiste averiguar -y pronunció estas últimas palabras con mal indisimulada malicia.

– ¿Crees que Von Glöda pensaba que le dejarían salir adelante con su plan? -gruñó Bond.

– Oh, sospechaba de Kolya, claro está. No confiaba en él. Este fue el motivo de que yo sirviera de enlace con los rusos. Von Glöda quería estar al corriente de todo. Más tarde, por supuesto, llegó el día en que nuestro ilustre Führer exigió saber qué había pasado con el hombre que los suyos apresaron en Londres. Tú ya estabas sentenciado a muerte, y Kolya también. El plan de Von Glöda era trasladarse con los suyos a Noruega.

– ¿Noruega? ¿Era allí donde se había construido el nuevo cuartel general?

– Eso me dijeron mis jefes. Pero también les constaba que tenía otro escondite en Finlandia. Imagino que era el lugar al que pensaban dirigirse antes del ataque aéreo preparado por Kolya.

Bond condujo en silencio durante un buen trecho, dándoles vueltas a las palabras de su compañera. Finalmente, dijo:

– Mira, lo que más me fastidia de todo esto es que Von Glöda ha sido el primer adversario de mi vida con el que he tenido que lidiar sin llegar a conocerle bien. En el curso de otras misiones, siempre pude meterme en la piel del contrario. En una palabra, sabía con quién tenía que enfrentarme. Pero en el caso de Von Glöda no puedo afirmar que llegara a conocerle.

– Ahí radicaba su fuerza. No daba a nadie completa confianza; ni siquiera a la amiga con la que le gustaba exhibirse. Yo diría que Anni… que Rivke era la única que le conocía de verdad.

– ¿Y tú? -preguntó Bond con un leve tono de recelo.

– ¿A qué te refieres? -Paula hablaba con frialdad, como herida en sus sentimientos.

– Mira, Paula, es que algunas veces no acabo de estar muy seguro de ti.

Ella aspiró con fuerza.

– ¿Después de todo lo que he hecho?

– Aun así. Por ejemplo, ¿qué me dices de aquel par de rufianes que me esperaban en tu apartamento, navaja en mano?

Ella meneó la cabeza en silencio, con cierto aire de fatalismo.

– Ya me extrañaba que no me lo recordaras -se ladeó un poco volviendo el cuerpo hacia él-. ¿Crees de verdad que te tendí una trampa?

– Confieso que me ha pasado por la cabeza.

Paula se mordió el labio.

– No, James, querido -lanzó un suspiro-. No, no fui yo quien urdió la añagaza. Tuve que dejarte en la estacada. ¿Cómo explicártelo? Como te he dicho, ni Von Glöda ni Kolya jugaban limpio. Todo el mundo estaba en una situación desventajosa, por decirlo de algún modo. Trabajé siguiendo instrucciones del SUPO, y también de Von Glöda. La situación se hizo insostenible una vez me asignaron la tarea de enlace con Kolya. A cada momento iba y venía de Helsinki. Entonces apareciste como llovido del cielo y no pude ocultárselo a mis jefes. Te dejé en la estacada por la fuerza, James. Me prohibieron decirte una sola palabra.

– Lo que tratas de decir es que los del SUPO te ordenaron que informases a Kolya, ¿es cierto?

Ella asintió con la cabeza:

– Kolya vio la posibilidad de apresarte en Helsinki y cargar contigo por la zona ártica hasta la Unión Soviética él solito. Perdona.

– ¿Y las máquinas quitanieves?

– ¿Qué máquinas quitanieves?

Paula cambió de talante. Momentos antes se había puesto a la defensiva y luego adoptó un aire contrito. Ahora su expresión era de genuina sorpresa. Bond la puso al corriente de lo sucedido en el trayecto entre Helsinki y Salla.

La muchacha se quedó pensativa unos momentos.

– En mi opinión, también fue cosa de Kolya. Me consta que sus hombres vigilaban el aeropuerto y los hoteles…, me refiero a Helsinki, claro está. Sin duda sabían a dónde te dirigías. Pienso que Kolya se ha tomado muchas molestias para capturarte y llevarte empaquetado bajo el brazo a la Unión Soviética sin recurrir a las fórmulas propuestas por Von Glöda.

Casi al término del viaje Bond estaba prácticamente convencido de las explicaciones de Paula. Tal y como había dicho, nunca tuvo tiempo de conocer a fondo lo que pasaba por la cabeza del autocrático Von Glöda, el hombre de cabellos grises y delirios de grandeza. Por otra parte, y a la luz de experiencias anteriores, no le costaba entender el singular enfrentamiento entre dos personajes tan resueltos como eran el conde y Mosolov.

– ¿Vamos a tu casa o a mi hotel? -preguntó Bond al llegar a las cercanías de Helsinki. Estaba casi del todo convencido, aunque subsistía en lo más recóndito de su mente la sombra de una duda, puesto que en la Operación Rompehielos nada resultó ser lo que en principio parecía. Era el momento idóneo para jugar su mejor carta.

– Es mejor que no vayamos al apartamento -Paula carraspeó suavemente-. Está todo revuelto y patas arriba. De veras, James, fueron unos simples ladrones. Ni siquiera me dio tiempo a llamar a la policía.

Bond se acercó al bordillo y detuvo el automóvil.

– Lo sé, Paula -al tiempo que decía estas palabras sacó de la guantera las condecoraciones de Von Glöda y las arrojó a la falda de su compañera-. Las encontré en el tocador cuando me presenté en tu apartamento antes de partir para la zona ártica. Estaba, en efecto, todo revuelto.

Por unos segundos la muchacha pareció muy irritada.

– En tal caso, ¿por qué no hiciste uso de ellas? Habrías podido mostrárselas a Anni.

Bond le dio unas palmaditas en la mano.

– Lo hice y las reconoció, cosa que me produjo sospechas y recelos en lo concerniente a ti. ¿Dónde las conseguiste?

– Me las dio Von Glöda, por supuesto. Quería que las mandara limpiar y bruñir. Tenía como una obsesión por ellas, al igual que por su glorioso destino -hizo chasquear la lengua, como recriminándose por el hecho-. Demonios, debiera haber supuesto que aquel hijo de perra las utilizaría contra mí.

Bond tomó las medallas y las metió otra vez en la guantera.

– Está bien -dijo, aliviado-, quedas absuelta. Vamos a solazarnos un poco, Paula. ¿Qué tal si tomamos la suite nupcial del Intercontinental?

– ¿A ti qué te parece? -Paula apretó la mano de Bond entre las suyas y luego le rozó la palma con un dedo a todo lo largo.

Se inscribieron sin dificultad en el registro del hotel y el servicio ininterrumpido de restaurante les procuró alimento y bebida en corto tiempo. El viaje en coche, las explicaciones mutuas y la larga amistad que les unía consiguieron dar al traste con todas las barreras que se interponían entre ellos.

– Voy a darme una ducha -indicó Paula- y luego podremos disfrutar a gusto. No sé en tu caso, pero yo diría que ninguno de nuestros departamentos tiene por qué saber que hemos llegado a Helsinki hasta dentro de veinticuatro horas.

– ¿No crees que sería mejor ponernos en contacto con ellos? Siempre nos cabe el recurso de decir que estamos en camino -sugirió Bond.

Paula reflexionó unos instantes.

– Bien, quizá me decida a llamar a mi enlace un poco más tarde. Cuando hay algo urgente, mi jefe siempre me deja un número al que poder llamar. ¿Y tú?

– Dúchate tú primero y luego lo haré yo. No creo que mis superiores necesiten nada de mí hasta mañana por la mañana.

Paula le dedicó una encantadora sonrisa y se dirigió al baño con la bolsa de viaje en la mano.

20. El destino

James Bond soñaba. Era un sueño que había tenido antes muchas veces: el sol y una playa que identificaba sin lugar a dudas como la de Royale-les-Eaux. Era el mismo paseo marítimo de antaño por supuesto. No el nido de turistas en que se había convertido. En el sueño de Bond la vida y el tiempo se habían detenido, y aquel marco era el de su infancia y adolescencia. Sonaba una banda de música. Los macizos de salvias, alhelíes y lobelias formaban una orgía de color. Hacía calor y él se sentía contento.

Era un sueño que se le presentaba normalmente cuando se sentía a gusto, y, ciertamente, aquella noche le había deparado muchas alegrías. Junto con Paula había conseguido escapar de las garras de Kolya Mosolov, había llegado hasta Helsinki y allí… bueno, las cosas se sucedieron mejor incluso de lo que ambos esperaban.

Paula volvió del baño vestida tan sólo con una vaporosa bata, el cuerpo lozano y fresco, con un aroma que a Bond se le antojaba más incitante que nunca.

Antes de ducharse, el superagente hizo una llamada a Londres. Más en concreto, a un número reservado para los mensajes grabados de M. En el supuesto de que hubiese alguna novedad, ahora se enteraría de ello, como respuesta al mensaje cifrado que había mandado desde el Saab cuando se encontraba todavía en Salla.

Tal como esperaba, se dejó oír la voz de su jefe. Era un comunicado escueto en un lenguaje ambiguo que casi equivalía a una felicitación por la forma en que Bond había llevado las cosas. También confirmaba que se sabía que Paula trabajaba para el SUPO. Bond se dijo entonces que ya no podían surgir más sorpresas.

Paula fue la primera en tomar la iniciativa y le hizo el amor como una especie de anticipo de lo que iba a venir. Luego, tras un breve reposo durante el cual Paula conversó y bromeó acerca de las difíciles situaciones que casi les llevaron a la catástrofe, Bond continuó allí donde la chica se había detenido.

Eran aquéllos unos instantes llenos de paz, ternura y calor. Un calor sólo atenuado por el frío tacto de un no sé qué en el cuello. Medio adormilado, Bond trató de sacudirse con la mano lo que parecía una intromisión anormal en la cálida sensación que su cuerpo experimentaba, y al hacerlo topó con un objeto duro y que adivinaba desagradable, aunque de manera muy vaga. Abrió repentinamente los ojos y sintió la presión del objeto frío en la garganta. ¡Se acabó Royale-les-Eaux! Una vez más se imponía la cruel realidad.

– Limítese a enderezarse y estése quieto, señor Bond.

El superespía volvió la cabeza y vio a Kolya Mosolov que retrocedía unos pasos. En su mano, apuntando al cuello de Bond, esgrimía una aparatosa Stetchkin que aún parecía mayor debido a que llevaba un silenciador acoplado al cañón.

– ¿Cómo…? -farfulló Bond. Luego pensó en Paula y vio que estaba profundamente dormida a su lado.

Mosolov soltó una risita, un detalle inusitado en él, pero nada extraño tratándose de un hombre de múltiples registros.

– No te preocupes por Paula -dijo con voz sosegada, seguro de sí mismo-. Debíais de estar muy cansados, supongo, porque pude forzar la cerradura, ponerle una pequeña inyección y echar un vistazo por la habitación sin despertaros.

Bond juró por lo bajo. Aquello era impropio de un agente de su experiencia. ¿Cómo pudo haber sido tan necio para descuidar la guardia y dejar que el sueño le venciera por completo? Por lo demás, había tomado todas las precauciones que era menester. Incluso recordaba haber inspeccionado la estancia en busca de artefactos de escucha como primera medida.

– ¿Qué clase de inyección? -trató de no aparentar inquietud.

– Dormirá como una bendita por espacio de seis o siete horas. Suficiente para que nosotros hagamos lo que cumple hacer.

– ¿De qué se trata?

Mosolov hizo un ademán con la mano que sostenía la Stetchkin.

– Vístete. Queda un trabajito que quiero terminar. Luego emprenderemos un viaje de placer. Incluso te he conseguido un pasaporte nuevo; sólo para estar seguro. Saldremos de Helsinki en coche, después subiremos a un helicóptero y, por último, transbordaremos a un avión que nos estará esperando. Para cuando Paula esté en condiciones de dar la alarma, nosotros ya estaremos muy lejos.

Bond se encogió de hombros. No tenía muchas alternativas, si bien deslizó la mano hasta la almohada, debajo de la cual había colocado su automática. Kolya Mosolov rebuscó en su anorak, que llevaba desabrochado, y finalmente dejó ver la P-7 de Bond metida en su cinturón.

– Me pareció más seguro. Para mí, claro está.

Bond puso los pies en el suelo y alzó la vista hasta el ruso.

– ¿No abandonas fácilmente, verdad Mosolov?

– Mi carrera depende de que te lleve conmigo a Moscú.

– Al parecer da lo mismo vivo que muerto -Bond se puso en pie.

– A ser posible con vida. Lo que sucedió en la frontera resultó de lo más preocupante, pero al fin tengo ocasión de terminar lo que había empezado -exclamó Kolya con satisfacción.

– No lo entiendo -Bond empezó a caminar hacia el sillón donde estaba su ropa doblada-. Tu gente hubiese podido acabar conmigo los últimos años si les hubiera venido en gana. ¿Por qué precisamente ahora?

– Limítate a ponerte esa ropa.

Bond obedeció, pero sin dejar de conversar.

– Dímelo, Kolya; dime por qué ahora.

– Porque el momento es oportuno. Moscú lleva años persiguiéndote. Hubo una época en que se contentaban con verte muerto. Pero las cosas han cambiado, y me alegro de que hayas salvado el pellejo. Confieso que me equivoqué dejando que nuestros soldados dispararan contra ti… El agobio del momento, ya sabes.

Bond lanzó un gruñido.

– Bien, como te decía, las cosas no son lo que eran -prosiguió el soviético-. Tan sólo queremos comprobar determinada información que obra en nuestro poder. Primero procederemos a un interrogatorio con productos químicos y te sacaremos todo lo que sabes. Luego dispondremos de un precioso lote para efectuar un canje. Tenéis detenidos a un par de nuestros hombres que han hecho un buen trabajo en la Central de Comunicaciones de Cheltenham. No me cabe duda de que a su debido tiempo podremos concertar un intercambio.

– ¿Es ésa la razón principal de que Moscú decidiera iniciar todo el fregado? Me refiero a las maniobras de Von Glöda y sus muchachos.

– En parte, sí -Kolya Mosolov blandió la pistola-. Bueno, termina de una vez. Antes abandonar Helsinki queda otra cosa que hacer.

Bond se enfundó los pantalones de esquí.

– ¿En parte, Kolya? ¿En parte, dices? Una maniobra un poco cara, ¿no crees? Pensabas apresarme y luego por poco me matas.

– Hacerle el juego a Von Glöda contribuyó a solucionar otros asuntillos pendientes.

– ¿Cómo Liebre Azul?

– Liebre Azul y otras cosas. La muerte de Von Glöda era una conclusión inevitable.

– Dices que era… -Bond miró con fijamente a su interlocutor.

Kolya Mosolov asintió con la cabeza.

– Realmente asombroso, ya lo sé, sobre todo después de la hermosa exhibición aérea de los nuestros. Diríase que era imposible que escapara alguien con vida. Pero el amigo Von Glöda lo consiguió.

A Bond le costaba creer lo que decía Kolya. Ni que decir tiene que M no estaba al corriente. Preguntó a Kolya dónde se escondía a la sazón aquel Führer de opereta.

– Está aquí -Mosolov habló con la naturalidad de quien menciona la evidencia-, en Helsinki. Reagrupando sus fuerzas, como diría él. Preparado para empezar de nuevo, salvo que se le paren los pies, y debo ser yo quien lo haga. Sería molesto, por decirlo con un eufemismo, que Von Glöda contase con otra oportunidad de poner en marcha sus planes.

Bond casi había terminado de vestirse.

– Pretendes sacarme de esta ciudad y llevarme a Rusia, y también quieres acabar con Von Glöda ¿Las dos cosas a la vez? -se ajustó el cuello alto del grueso jersey de lana.

– Oh, sí. Tú formas parte de mi proyecto, señor Bond. Tengo que librarme del amigo Glöda, o Aarne Tudeer o como quiera que desee que figure en su lápida. Es el momento propicio…

– ¿Qué hora es? -preguntó Bond.

Como buen profesional, el soviético no se tomó siquiera la molestia de consultar el reloj.

– Las ocho menos cuarto de la mañana poco más o menos. Como decía, la ocasión es idónea. Mira, Von Glöda está en Helsinki con algunos de sus hombres. Esta mañana sale hacia Londres vía París. Imagino que el muy loco pretende organizar alguna asamblea política en tu ciudad. También está el asunto del prisionero de las Tropas de Acción que guardáis en vuestro poder, según creo. Como es lógico, el conde está deseoso de vengarse de ti, Bond, de forma que he pensado en ofrecerte como blanco. No resistirá la tentación.

– Lo imagino -respondió Bond con voz crispada.

El solo pensamiento de que Von Glöda siguiera con vida le sumió en un mar de depresiones. Una vez más desde el inicio de aquella maldita operación, pretendían usarlo como cebo. El superagente se revolvió contra la expectativa. Tenía que haber una salida. Si alguien iba a acabar con Von Glöda, ese alguien sería Bond.

Mosolov siguió con su perorata.

– El avión del conde sale a las nueve. Sería buena cosa que James Bond estuviera sentado en su propio coche en el aparcamiento del aeropuerto Vantaa. Sería una circunstancia más que suficiente para que el camarada Von Glöda abandonara el edificio de salidas internacionales. Por supuesto, nada sabrá de que yo dispongo de recursos particulares para asegurarme de que tú te estés quietecito en el coche: un par de esposas, otra inyección algo distinta de la de Paula -señaló hacia la cama, donde la chica seguía durmiendo a pierna suelta.

– Estás loco -a pesar de sus palabras, Bond sabía muy bien que él era la única carnaza que el conde estaría dispuesto a morder-. ¿Cómo piensas hacerlo?

Mosolov esbozó una sonrisa furtiva.

– Señor Bond, tengo entendido que tu coche va equipado con un teléfono algo peculiar, ¿me equivoco?

– Pocos son los que conocen ese dato -Bond se sentía realmente preocupado. Mosolov sabía lo del artilugio telefónico. Se preguntó si habría algo que el soviético ignorara.

– El caso es que estoy al cabo del asunto y conozco los detalles técnicos. Según creo, la unidad base o central de tu teléfono ha de operar a través de un aparato común, de modo que el dispositivo quede conectado a la red del país en que está actuando. Por ejemplo, la unidad base puede acoplarse al teléfono que hay en esta habitación. Así pues lo que haremos será conectar aquí el dispositivo central y conducir en dirección al aeropuerto. Cuando lleguemos allí te esposaré y quedarás inmovilizado en el asiento. Sin embargo, poco antes de llegar utilizaré el teléfono del coche, llamaré al mostrador de información del aeropuerto y les pediré que llamen por los altavoces a Von Glöda, el cual recibirá el mensaje de que el señor Bond está en el aparcamiento, solo e incapacitado para moverse. Creo que incluso puedo dejarle el mensaje a nombre de Paula; estoy seguro de que a e11a no le importará. Cuando nuestro amigo salga del edificio yo estaré cerca -palmeó la Stetchkin-. Con un arma de este calibre la gente ni se enterará y todos creerán que el conde ha sufrido un ataque al corazón, por lo menos al principio. Para cuando sepan la verdad de lo ocurrido tú y yo estaremos muy lejos. Tengo ya un coche esperando. Será cosa de un momento.

– No puede funcionar. No conseguirás salirte con la tuya -dijo Bond con voz resuelta, pese a que le constaba que Mosolov tenía todas las probabilidades del mundo. Era la clásica jugada temeraria y audaz que muchas veces daba resultado. Pero Bond se agarró a un asomo de esperanza. Mosolov había cometido el error de pensar que el teléfono del Saab necesitaba el acoplamiento de la unidad base a la red central; o sea, que su llamada sería una simple llamada urbana y el alcance del dispositivo electrónico incorporado al coche tenía una operatividad de treinta kilómetros poco más o menos. Un error así era todo lo que Bond necesitaba.

Kolya hizo un movimiento con la Stetchkin.

– Anda, dame las llaves del coche. Saldremos los dos juntos. Luego me indicarás la forma de sacar la unidad piloto.

Bond simuló estar reflexionando.

– No tienes elección -repitió Mosolov.

– Sí, tienes razón -declaró por fin el superagente-. No me queda otro remedio. Lamento tener que acompañarte a Moscú, Mosolov, pero también ansío ver a Von Glöda borrado del mapa. Pero sacar la unidad piloto del coche lleva un poco de trabajo. Se precisan unas cuantas operaciones previas con los mecanismos de cierre que bloquean el lugar donde está oculta, pero me tendrás a tiro todo el rato. Por mi parte estoy dispuesto. ¿Por qué no empezamos enseguida?

Kolya asintió con la cabeza, echó una mirada a Paula tumbada boca abajo en el lecho y luego introdujo la Stetchkin debajo de la chaqueta acolchada. Hizo indicaciones a Bond de que tomara las llaves del coche y las de la habitación y que pasara delante de él.

Durante el trayecto por el pasillo, Mosolov se mantuvo tres pasos largos detrás de Bond, y en el ascensor se apostó en el rincón más lejano. No cabía duda de que el agente soviético había recibido un buen entrenamiento. Un movimiento sospechoso por parte de Bond, y la pistola dejaría oír un sordo estampido, amortiguado por el silenciador, que originaría un grueso orificio en las entrañas vitales del agente 007.

Se dirigieron al aparcamiento, hacia donde estaba el Saab. Unos metros antes de llegar al vehículo, Bond se volvió.

– Voy a sacar la llave del bolsillo, ¿conforme?

Kolya guardó silencio y se limitó a asentir con un movimiento de cabeza a la vez que removía el cañón del arma oculta debajo del abrigo para refrescarle la memoria. Bond tomó la llave mientras escrutaba de una ojeada los alrededores. El aparcamiento estaba solitario; ni un alma a la vista. El hielo crujía bajo sus pies y sintió el sudor que se concentraba en los sobacos bajo las gruesas prendas de abrigo. Era de día.

Llegaron al coche. Bond abrió la portezuela del lado del conductor y luego volvió la espalda a Kolya.

– Tengo que pulsar el botón de encendido, no poner el motor en marcha, sino el circuito electrónico para desbloquear el cierre -dijo.

Kolya asintió de nuevo mientras Bond se inclinaba sobre el asiento del conductor. Al introducir la llave en el encendido desbloqueó el volante y comunicó al ruso que tenía que tomar asiento para abrir el compartimento donde se hallaba oculto el teléfono. Kolya volvió a dar su asentimiento. Bond sintió casi en propia carne el cañón del arma de Kolya apuntándole desde debajo del anorak, sabedor de que a la sazón la sorpresa y la rapidez eran sus únicos aliados.

Con gesto casi maquinal Bond pulsó el botón cuadrado de color negro en el tablero de mandos, en tanto su mano izquierda se colocaba en el lugar que correspondía. Se oyó un silbido producido por el mecanismo hidráulico que abría el compartimento secreto. Segundos después su mano izquierda empuñaba la enorme Ruger Redhawk.

Entrenado a disparar con ambas manos, y con la confianza que inspiraban sus movimientos pausados y normales, Bond, apremiado como estaba, se volvió ligeramente y disparó el arma apenas salida de su escondite. La explosión del cartucho de la Magnum le chamuscó los pantalones y el anorak.

Kolya Mosolov no tuvo tiempo de enterarse de lo ocurrido. Momentos antes tenía el dedo en el gatillo de la Stetchkin con silenciador y segundos después una explosión cegadora, un dolor que ni siquiera llegó a sentir, y, por último, la oscuridad y las tinieblas eternas.

El impacto de la bala arrancó al ruso del suelo, le perforó el gaznate y casi desgajó la cabeza del cuerpo. Los zapatos arañaron el hielo al resbalar hacia atrás y el cuerpo giró en el instante de desplomarse, yendo a parar a casi dos metros del punto de caída, tal había sido la fuerza del impacto.

Bond ni siquiera vio lo sucedido. Tan pronto hubo disparado, cerró de golpe la portezuela, retornó la Redhawk al compartimento y dio vuelta completa a la lleve del encendido.

El Saab retornó a la vida. La mano de Bond procedió con destreza y confiada calma. Primero pulsó el botón de cierre del escondite, ancló el cinturón flexible de seguridad, soltó el freno de mano y el coche inició el avance, al tiempo que ajustaba las entradas de aire de la calefacción y ponía en funcionamiento la luneta térmica.

En el momento de arrancar el coche atisbó muy rápidamente lo que quedaba del espía soviético: un pequeño montón de ropa sobre el hielo y un charco de sangre que se agrandaba por momentos. Viró Para tomar Mannerheimintie y sumarse al reducido tráfico que en aquella hora se dirigía al aeropuerto Vantaa.

Una vez enfilada la ruta, Bond echó mano del teléfono y activó el dispositivo que había sido causante del error que había costado la vida a Kolya Mosolov. La suya era una simple llamada urbana que no necesitaba de unidad piloto ni de arreglos especiales, ya que el enlace local, bajo cuyo control teórico estaba Bond, disponía de un número situado a menos de quince kilómetros del punto donde a la sazón se encontraba el Saab, camino del aeropuerto.

Marcó el número en cuestión, pulsando los botones al tacto más que con la vista, ya que Bond tenía que estar alerta a todos los detalles dada la situación. A través del microteléfono oyó un zumbido lejano, pero nadie atendió la llamada. De todas maneras, Bond se dio por satisfecho.

Condujo con cuidado, atento a la velocidad, pues la policía finesa era particularmente susceptible en esta materia y no perdonaba al infractor. El reloj del tablier, ajustado ya a la hora de Helsinki indicaba las ocho y cinco de la mañana. Llegaría a Vantaa sobre las ocho y media, sin necesidad de acelerar, seguramente a tiempo de enfrentarse cara a cara con Von Glöda.

El aeropuerto, como sucede en todas las terminales internacionales, estaba muy concurrido. Aparcó el Saab en un lugar de fácil acceso y se metió la aparatosa Ruger Redhawk en el interior del anorak, el largo cañón del arma introducido al sesgo en el cinturón. En las escuelas de tiro enseñan a no utilizar jamás el truco que tantas veces aparece en las películas, consistente en portar la pistola sujeta por el interior del cinto con el cañón en línea recta con la pierna; por el contrario, recomiendan llevarla atravesada, pues en caso de accidente uno podría perder fácilmente un pie, y eso con suerte. Si la desgracia se ceba en el que porta el arma de manera poco ortodoxa, corre el riesgo de perder lo que un instructor denominaba «el aparejo marital», expresión que Bond encontraba de mal gusto. Introduzca el arma de lado, y a lo sumo se chamuscará la piel, aunque puede que el infortunado que esté demasiado cerca encaje el tiro.

El gran reloj de pared de la sala de espera destinada a los vuelos internacionales marcaba las ocho y media menos dos minutos.

Con paso vivo, abriéndose paso entre la multitud, Bond llegó al mostrador de información y se enteró de la hora a que tenía prevista su salida el avión de las nueve con destino a París. La azafata ni siquiera levantó la vista. El número del vuelo era AY 873 vía Bruselas. No avisarían a los pasajeros hasta un cuarto de hora más tarde, pues había un poco de demora por razones de avituallamiento.

Por el momento no era preciso, pues, requerir a Von Glöda a través de los altavoces. Si los acompañantes que integraban su escolta andaban esparcidos por ahí, quizá pudiera arrinconarle en aquel sector de la terminal. Si no resultaba posible, no le quedaría más remedio que salirle al paso en la zona contigua a las pistas.

Cuidando de protegerse las espaldas en la medida de lo posible, Bond traspuso con dificultad la zona de las tiendas, con la idea de apostarse cerca del pasillo que discurría por el extremo izquierdo del edificio, por el que se iba a las cabinas de control de pasaportes y a las salas de espera vecinas al área de estacionamiento de los aviones.

Al fondo de esta sección de la zona de salidas, frente a unos grandes ventanales, había una cafetería separada de la sala principal por un seto de flores artificiales de muy poca consistencia. A la izquierda de esta valla, muy cerca del punto donde se encontraba Bond, estaba la sección de control de pasaportes, con sus estrechas cabinas ocupadas por funcionarios de la policía.

El superespía empezó a escrutar los rostros con la esperanza de descubrir el de Von Glöda. En la sección mencionada había un incesante flujo de pasajeros, en tanto que la cafetería también rebosaba de público, la mayoría sentado en torno a unas mesillas redondas y de baja altura.

De repente, casi sin quererlo, Bond vio por el rabillo del ojo la faz de su presa: el mismísimo Von Glöda que se levantaba de una de las mesas de la cafetería.

El pretendiente al arruinado trono de Hitler daba la impresión de estar tan bien organizado en Helsinki como lo estaba en el Palacio de Hielo. Vestía prendas inmaculadas, e incluso bien arropado con un abrigo gris, como un civil más, emanaba de él un aire militar. El cuerpo erguido y su prestancia física denotaban a un hombre que se salía de lo corriente. Por unos instantes Bond pensó que no era de extrañar que Tudeer se creyera predestinado a dominar el orbe.

Le rodeaban seis guardaespaldas, todos vestidos con elegancia y con aire militar. «Quizá mercenarios», se dijo Bond. Von Glöda se dirigió a ellos en voz baja, recalcando sus palabras con rápidos movimientos de las manos. El superagente tardó un poco en darse cuenta de que los ademanes parecían calcados de los del propio Hitler.

Se oyó el chasquido del sistema de los altavoces y el persistente zumbido del amplificador. Bond creyó que se iba a dar el aviso para la salida del vuelo con destino a París. Von Glöda ladeó la cabeza para escuchar mejor el anuncio, pero al parecer también dedujo que se trataba de su avión y enderezó de nuevo la testa. Con estudiada solemnidad estrechó la mano de todos los hombres que le rodeaban y echó un vistazo en busca del maletín de mano.

Bond se acercó al seto artificial y se dio cuenta de que había demasiada gente en la cafetería para correr el riesgo de apresar a Von Glöda. Sin duda el lugar más propicio para aprehenderle sería el trecho que mediaba entre la cafetería y las cabinas de inspección de pasaportes.

Semioculto todavía por la constante riada de viajeros, Bond se apartó hacia la izquierda. Von Glöda parecía inquieto y miraba a su alrededor, como si presintiera algún peligro.

El zumbido se apagó y se oyó la voz de la locutora a través de los múltiples altavoces, más alta de lo normal, casi insoportable a los oídos, rotunda y clara. Bond sintió que el estómago le daba un vuelco y se detuvo en seco, los ojos clavados en la figura de Von Glöda, cuyo cuerpo adquirió aún mayor rigidez al escuchar estas palabras: «Por favor, el señor James Bond que se presente en el mostrador de información de la segunda planta».

Se encontraba en esa planta. Bond miró rápidamente a su alrededor en busca del citado mostrador, sabedor de que también el conde hacía lo propio. La voz repitió en inglés: «Señor Bond, diríjase por favor al mostrador de información».

Von Glöda giró sobre sus talones. Tanto él como Bond debieron de atisbar al mismo tiempo al hombre que se hallaba de pie junto a la sección de información. Era Hans Buchtman, al que Bond había conocido como Brad Tirpitz. En el momento en que sus miradas se encontraban, Buchtman hizo ademán de dirigirse hacia el superagente, mientras sus labios pronunciaban palabras inaudibles, que se quedaron flotando en el aire, perdidas entre el ruido y la algarabía del entorno. Von Glöda miró perplejo a Buchtman y frunció el ceño, hasta que al fin descubrió a Bond.

Por unos instantes pareció como si la escena quedara inmovilizada en la retina de los adversarios, Pero enseguida Von Glöda dio órdenes a sus acompañantes, que empezaron a desplegarse, al tiempo que el conde agarraba el maletín de viaje y emprendía presurosa marcha.

El superespía salió a descubierto con la idea de cortarle el paso consciente a la vez de que Buchtman se abría paso a codazos. En el preciso instante en que sus manos tocaban la culata de la Redhawk, oyó finalmente a Buchtman que gritaba:

– ¡No! ¡No, Bond! ¡Le queremos con vida!

«Claro que le queréis con vida», pensó Bond para sus adentros. Con la mano aferrada a la culata del arma, se lanzó contra Von Glöda.

– ¡Quieto ahí, Tudeer! -gritó-. ¡Jamás tomará ese avión! ¡No se mueva!

La gente empezó a gritar y Bond, que se encontraba tan sólo a unos pasos de Von Glöda, se dio cuenta de que el jefe de las Tropas de Acción Nacionalsocialista tenía una pistola en la mano derecha, semioculta por el maletín que llevaba en la otra mano.

Bond seguía pugnando por sacar la aparatosa Redhawk, que se resistía a salir del cinto. Volvió a conminar al conde y echó una rápida ojeada a su espalda. Buchtman se le estaba echando casi encima, apartando con violencia a los que se interponían a su paso.

En medio del pánico que cundía a su alrededor, Bond oyó a Von Glöda gritar histéricamente a la vez que se encaraba con él:

– ¡Ayer no pudieron acabar conmigo! ¡Eso es una prueba de mi destino y de la misión que me ha correspondido!

Como respuesta a sus palabras, Bond consiguió liberar el cañón de la Redhawk. Von Glöda levantó el brazo armado y apuntó a Bond con una Luger. El superagente dobló una rodilla a la vez que estiraba también el brazo con la pistola. Mientras toda su atención se concentraba en el rostro de Von Glöda y en la Luger que esgrimía, volvió a gritar:

– ¡Se acabó, Von Glöda! ¡No sea estúpido!

A continuación brotó una llamarada de la Luger y, en el mismo momento, los dedos de Bond apretaron dos veces el gatillo de la Redhawk.

Sonaron dos estampidos simultáneos y Bond tuvo la sensación de que una mano gigante le sacudía por el costado. Las cabinas del control de pasaportes bailaron ante sus ojos y cayó al suelo, mientras Von Glöda, con la cabeza caída a un lado, retrocedía vacilante, como un venado herido, repitiendo con voz entrecortada:

– El destino… El destino… El destino…

Bond no acertaba a explicarse por qué yacía tumbado en el suelo. Sus ojos nublados advirtieron vagamente que un funcionario buscaba protección detrás de una de las cabinas de inspección. Luego, desde aquella misma postura en el suelo, apuntó de nuevo a Von Glöda, que parecía trataba de disparar la Luger por segunda vez. Bond apretó el gatillo y el conde dejó caer el arma. Dio un paso atrás y su cabeza pareció desaparecer en medio de una densa bruma.

Sólo entonces empezó a sentir Bond un vivo dolor. Estaba exhausto. Alguien le sostenía por los hombros. A su alrededor reinaba una gran algarabía. Oyó una voz que le decía:

– No se ha podido evitar, James. Acabaste con ese hijo de perra. Ahora todo ha terminado. Hemos llamado una ambulancia. Te pondrás bien.

Su interlocutor siguió hablando, pero a Bond se le nubló la vista y dejó de reconocer todo sonido, Como si alguien, intencionadamente, hubiese apagado el volumen.

21. «Esto no puede ser el cielo»

El túnel era muy largo y los muros laterales se hallaban revestidos de un blanco refulgente. Bond se preguntó si por azar había vuelto a la zona ártica. Luego se vio nadando. El agua estaba caliente unas veces y fría otras. Rumor de voces. Música melódica. El rostro de una joven inclinado sobre él y llamándole por su nombre

– ¿Señor Bond…? ¿Señor Bond…?

Era una voz cantarina y la muchacha tenía una cara hermosísima, el cabello rubio, y se le aparecía como rodeada por un halo.

James Bond abrió los ojos. Sí, era un ángel rubio con una aureola blanca y brillante.

– ¿He llegado finalmente al término? No es verdad; esto no puede ser el cielo.

La muchacha se echó a reír.

– No está usted en el cielo, señor Bond, sino en un hospital.

– ¿Dónde?

– En Helsinki. Hay aquí unas personas que quieren verle.

De repente le invadió una agobiante sensación de fatiga.

– Dígales que se vayan -su voz se tornó indistinta-. Estoy muy ocupado ahora. El cielo es muy grande.

Volvió a refugiarse en el túnel, a la sazón oscuro y cálido.

Permaneció dormido horas, semanas o meses, carecía de punto de referencia, pero cuando Bond despertó por fin, sólo sintió el dolor en el costado derecho. El ángel había desaparecido y en su lugar descubrió sentada tranquilamente en una silla junto a la cama, una figura bien conocida.

– ¿De nuevo con nosotros, cero cero siete? -dijo M-. ¿Qué tal se encuentra?

Por la mente de Bond desfilaron de nuevo, como fotogramas de una vieja película, escenas del pasado: las tierras de la zona ártica, los escúters, Liebre Azul, el Palacio de Hielo, el puesto de observación de Paula, el bombardeo de la base y las ultimas horas en Helsinki. También recordaba con claridad el cañón de la Luger.

Tragó saliva. Tenía la boca seca.

– No del todo mal, señor -respondió con voz ronca. Luego se acordó de Paula, postrada en la cama-. ¿Y Paula?

– Bien. Sana como el que más.

– Me alegro -Bond cerró los ojos y evocó todo lo sucedido. M guardaba silencio. Aunque se negaba a reconocerlo, la verdad era que estaba impresionado. Sólo en contadísimas ocasiones abandonaba su jefe el seguro refugio del edificio que daba sobre Regent's Park. Por fin, Bond abrió de nuevo los ojos-. Señor, confío en que la próxima vez me ponga al corriente de todos los detalles y no se le olvide ninguno.

M carraspeó.

– Consideramos más conveniente para usted que comprobase los hechos por su cuenta, cero cero siete. La verdad es que no estábamos seguros de ninguna de las partes intervinientes. La idea era enviarle allí para que prendiera fuego al asunto.

– En este punto yo diría que consiguió su objetivo.

El ángel rubio regresó otra vez junto al lecho. Se trataba, por supuesto, de una enfermera.

– No conviene que le fatigue -regañó a M en un inglés perfecto. Luego desapareció de nuevo.

– Le alcanzaron dos balas -prosiguió su jefe, sin conceder mayor importancia a lo que había dicho la enfermera-, ambas en la parte superior del pecho. No revisten gravedad. Dentro de una o dos semanas estará como nuevo. Me ocuparé de que le den un mes de permiso después de que abandone el lecho. Tirpitz se proponía entregarnos a Tudeer, pero dadas las circunstancias usted no tenía alternativa -M le dio unas palmaditas en la mano con aire paternal, gesto muy poco corriente en él-. Ha sido un buen trabajo, cero cero siete, lo que se dice un buen trabajo.

– Muy amable de su parte, señor, pero yo creía que el nombre real de Brad Tirpitz era el de Hans Buchtman, compinche de Von Glöda.

– Así tuve que dejártelo creer, James -por vez primera cayó en la cuenta de que Tirpitz se encontraba también en la habitación-. Siento de verdad la forma en que sucedieron las cosas. Al final todo se torció. Tuve que seguir al lado de Von Glöda. Me temo que esperé un poco más de la cuenta. Por pura suerte no nos atizaron como al resto. Vaya jaleo armó la Fuerza Aérea soviética. Dios santo, jamás en la vida había visto nada parecido.

– Lo sé, pude verlo con mis propios ojos -a pesar de su estado, Bond se sentía molesto con el norteamericano-. Pero, ¿qué me dices de todo el asunto Buchtman?

Tirpitz procedió a dar una larga explicación de los hechos. Hacía un año, poco más o menos, que la CIA le ordenó que entrase en relación con Aarne Tudeer, de quien se sospechaba que tenía tratos con los rusos en materia de suministro de armas.

– Le conocí en Helsinki -dijo Tirpitz-. Hablo muy bien el alemán y me había prefabricado un expediente completo bajo el nombre de Hans Buchtman, y con este falso nombre fuimos presentados. Le dije que podía proporcionarle armas. También insinué que guardaba notable parecido con un tipo de la CIA llamado Brad Tirpitz. Lo mencioné para curarme en salud y la cosa resultó. Creo que soy uno de los pocos sujetos que han tenido que darse muerte a sí mismos, si entiendes lo que quiero decir.

La enfermera regresó con una jarrita de agua de cebada y advirtió a los dos visitantes que sólo disponían de unos minutos. Bond preguntó si podía traerle un martini en vez de aquel potingue y la muchacha sonrió con cara de circunstancias.

– No me fue posible evitarte lo de la tortura ni abreviar el trámite -continuó Tirpitz-. Ni siquiera pude prevenirte sobre Rivke, porque no estaba enterado. Von Glöda se mostraba suspicaz y no me habló del tinglado del hospital hasta que ya era demasiado tarde. Por lo demás, la información que me facilitaron mis hombres era bastante pobre, por no decir paupérrima.

«¡Y tan pobre!», pensó Bond para sus adentros. Luego cayó en un estado de sopor y cuando salió de él, al cabo de unos minutos, sólo su jefe permanecía en la habitación.

– Todavía estamos recogiendo los restos, cero cero siete -seguía diciendo M-. Creo que de las Tropas de Acción no va a quedar nada -a juzgar por el tono de su voz, M parecía contento-. No creo que nadie pueda recuperar lo que queda de ellas, y eso gracias a su labor, cero cero siete. A pesar de la falta de información.

– Todo sea por el deber -añadió Bond con sarcasmo. Pero la observación no pareció causar el menor efecto en su superior.

Después de que M se despidiera de él, la enfermera entró en la habitación para asegurarse de que Bond se sentía bien.

– Es usted una enfermera, ¿no es así? -preguntó Bond con voz recelosa.

– Claro que sí. ¿Por qué lo pregunta, señor Bond?

– Quería asegurarme -logró esbozar una sonrisa-. ¿Qué tal si cenamos esta noche?

– Le han puesto a régimen, pero si le apetece algo más puedo traerle el menú…

– Me refiero a si quiere cenar conmigo, juntos.

La enfermera se alejó un paso de la cama y le miró con franqueza a los ojos. Bond se dijo que chicas como aquélla quedaban ya muy pocas. Muy de tarde en tarde se topaba uno con tipos tan seductores. Como Rivke o Paula, por ejemplo.

– Me llamo Ingrid -dijo la enfermera con frialdad-, y estaré encantada de cenar con usted cuando esté bien del todo; repito, bien del todo. ¿Recuerda lo que me dijo al recobrar el conocimiento después del tiroteo?

Bond negó con la cabeza, recostado en la almohada.

– Dijo: «Esto no puede ser el cielo». Señor Bond…, James…, quizá tenga ocasión de demostrarle que sí es el cielo, pero no mientras no se haya recuperado.

– Lo que no ocurrirá hasta pasado mucho tiempo -la voz provenía de la puerta-. Además, si alguien tiene que enseñarle al señor Bond qué clase de cielo es Helsinki, ésa seré yo -dijo Paula Vacker.

– Oh -Bond sonrió con desmayo. Tuvo que admitir que, incluso al lado de la despampanante enfermera, Paula se llevaba la mejor parte.

– Eres el colmo, James. Te dejo un minuto solo y ya estás intentando seducir a la enfermera. Esta es mi ciudad, y mientras estés aquí…

– Pero si estabas durmiendo -Bond simuló una mueca de cansancio.

– Sí, pero resulta que ahora estoy más que despierta. Oh, James, ¡me tenias tan preocupada!

– Nunca debes preocuparte por mí.

– ¿No? Está bien. He podido arreglar las cosas. Tu jefe, que por cierto es un hombre encantador, dice que puedo cuidarte durante un par de semanas cuando salgas de aquí.

– ¿Encantador? -repitió Bond, incrédulo. Luego reclinó más la cabeza y se dejó ir, exhausto. Paula se inclinó sobre él y le dio un beso.

Por la noche, a pesar de aquellos recuerdos -el Círculo Artico, las amenazas, y todos los engaños y dobleces imaginables-, James Bond durmió sin que su sueño se viera turbado por pesadillas.

Se despertó hacia el amanecer y enseguida volvió a dormirse. En esta ocasión, como siempre que estaba contento y en paz, soñó con Royale-les-Eaux, tal como fuera una vez, hacía ya muchos años…

John Gardner

***

[1] National-Socialist Action Army, lo que se corresponde con las siglas NSAA.

[2] Véase "For Special Services" (1982), de John Gardner.

[3] Véase "Moonraker", de Ian Fleming.

[4] Véase "Goldfinger", de Ian Fleming.

[5] Véanse "Operación Trueno", "Al servicio secreto de Su Majestad" y "Sólo se vive dos veces", de John Gardner.

[6] Véase "For Special Services", la novela inmediatamente anterior a esta de John Gardner.