/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Momentos del Pasado

Jessica Hart

Cuando, después de algunos años, Matthew Standish volvió a la vida de Copper traía una propuesta de matrimonio muy poco romántica bajo el brazo. Según el, la situación requería soluciones prácticas: Matthew necesitaba una madre para su hija de corta edad y un ama de llaves para Birraminda. La solución parecía fácil, sencilla, lógica… sobre todo teniendo en cuenta que Matthew estaba seguro de que la pequeña Copper no podía haber olvidado los momentos que compartieron en el pasado. Y Copper no había olvidado, pero no era la misma joven a la que había conocido siete años atrás. De hecho, tenía una propuesta de negocios muy pragmática que hacerle…

Jessica Hart

Momentos del Pasado

Título Original: Outback Bride

Serie: 1º Amor en Australia

Capítulo 1

– ¿Hola?

Detrás de su mosquitero, la puerta se encontraba abierta. Copper asomó la cabeza, pero sólo pudo distinguir un largo y sombrío pasillo, a lo largo de cuyas paredes estaban alineadas botas, abrigos y diversos aparejos de montar.

– ¿Hola? -Llamó otra vez -¿Hay alguien?

Ninguna respuesta. Podía escuchar el eco de su propia voz en la casa vacía. Consultó su reloj; ya eran cerca de las cuatro. Era extraño que no hubiera nadie en la casa; su padre le había mencionado la existencia de un ama de llaves. ¿Acaso no debería estar allí, cuidando la casa, en lugar de abandonarla y dejarla abierta a riesgo de que entrara cualquier forastero?

Aunque eran pocos los forasteros que frecuentaban aquel lugar. Copper se volvió para mirar hacia el lugar donde había dejado aparcado su coche. Había conducido por un polvoriento camino hasta llegar a aquella casa que reflejaba los rayos del sol abrasador. Y allí se había detenido. Fin de la carretera.

Y sin embargo, pensaba Copper, era aquello lo que precisamente sus clientes esperaban ver: una graciosa casa de estilo colonial enclavada en el centro de una inmensa granja de ganado, solamente accesible por avión o por setenta kilómetros de accidentada carretera.

Copper se ajustó las gafas de sol a la nariz y miró impaciente a su alrededor. Resultaba frustrante haber llegado tan tejos para eso. Empezó a caminar arriba y abajo, preguntándose durante cuánto tiempo tendría que esperar a Matthew Standish y qué aspecto ofrecería. Su padre solamente le había dicho que era un tipo «nada tonto», y que tendría que tener cuidado con él. Copper no tenía ninguna intención de desatender su consejo. El futuro de Viajes Copley dependía de que Matthew Standing consintiera en utilizar Birraminda como base de sus excursiones de turismo rural, y no estaba dispuesta a volver a casa hasta que el acuerdo estuviera firmado y sellado.

Miró su reloj de nuevo. ¿Dónde estaba todo el mundo? Copper odiaba esperar a que las cosas sucedieran; le gustaba hacerlas realidad ella misma. Contrariada, se sentó en un escalón, consciente del imponente silencio que la rodeaba, apenas roto por el lastimero chillido de un cuervo allá abajo, en el arroyo. Odiaría tener que vivir en un lugar tan silencioso.

Aquel lugar habría sido el preferido de Mal. Copper recordaba las veces que Mal le había hablado de las zonas despobladas del interior del país, de su silencio, de su quietud, de los vacíos horizontes sin fin. Le resultaba fácil imaginárselo allí, tranquilo y despreocupado, bajo aquel despiadado cielo azul.

Frunció el ceño. Le dolía no haber podido olvidar a Mal. El pertenecía al pasado, y ella era una chica a quien le gustaba el presente y mirar hacia el futuro. Había creído hacer un buen trabajo al vaciar su memoria de tantos recuerdos, por muy románticos que hubieran sido; pero el largo trayecto a través de aquellas soledades del interior había dado al traste con aquellos esfuerzos. La imagen, el recuerdo de Mal había escapado libre como un genio de su lámpara mágica, y a esas alturas le resultaba imposible ignorarlo.

Copper, que nunca había creído en el amor a primera vista, se había enamorado de Mal casi de inmediato. En el momento en que sus miradas se encontraron, comprendí que su vida había cambiado para siempre. Sonaba casi cursi…

Lo recordaba bien. Se encontraba rodeada de una multitud, como era habitual en ella, cuando distinguió a un hombre que se mantenía al margen, solitario. Parecía emanar una especie de tranquila seguridad en sí mismo que lo separaba de los demás que estaban en la playa. Y cuando levantó los ojos y sus miradas se encontraron, tuvo la inequívoca sensación de que todas las canciones de amor del mundo habían sido especialmente compuestas para ella…

Copper suspiró. Tres cálidas noches en Turquía; en eso había consistido todo. Tres noches, al otro lado del mundo, hacía más de siete años. Era lógico que a esas alturas hubiera olvidado todo aquello… sólo que Mal no era el tipo de hombre que cualquiera pudiera olvidar con facilidad.

– Hola.

Sobresaltada al escuchar aquella voz, se volvió con rapidez para descubrir a una niña pequeña que la estaba mirando fijamente. Había aparecido detrás de un ángulo de la veranda, sorprendiéndola. Era una niña preciosa, pensó Copper. o al menos lo habría sido si no presentara un aspecto tan desarreglado. Su cabello era una masa de rizos oscuros, y en sus enormes ojos azules brillaba una mirada obstinada, terca. Llevaba un peto sucio, desastrado, y tenía la carita sucia de polvo.

– ¡Me has asustado!

– ¿Como te llamas? -le preguntó la pequeña, sin dejar de mirarla.

– Copper.

– ¡Copper no es un nombre de verdad! -exclamó la niña, con un brillo de sorpresa en los ojos.

– Bueno, no -admitió-. Es un apodo… así es como me llaman mis amigos -al ver que la cría no parecía muy convencida, se apresuró a añadir -¿Y tú cómo te llamas?

– Megan. Y tengo cuatro años y medio.

– Pues yo tengo veintisiete y tres cuartos -repuso Copper.

Megan reflexionó sobre sus palabras y, aparentemente satisfecha, tomó asiento en el escalón al lado de Copper, que a su vez la miró llena de curiosidad. Su padre no le había dicho nada de ninguna niña. Ahora que lo recordaba mejor, había estado tan ensimismado relatándole las maravillas de aquella propiedad que poco había añadido acerca de la gente que vivía allí.

– ¿Tu madre está en casa? -le preguntó a Megan, esperando que la niña pudiera presentársela mientras esperaba a que apareciera Matthew Standish.

Megan la miró entonces como si fuera estúpida.

– Está muerta.

– Oh, querida -exclamó Copper sin saber qué decir, impresionada. ¿Qué podría decirle a una niña que había perdido a su madre?-. Lo siento, Megan. Y… ¿quién te cuida entonces?

– Kim.

– ¿Y dónde está Kim ahora? -inquirió Cooper, pensando que se trataría del ama de llaves.

– Se ha ido.

– ¿Se ha ido? -Repitió Cooper, incrédula-. ¿A dónde?

– No sé -admitió Megan-. Pero papá está enfadado con el tío Brett porque ahora ya no hay nadie que me cuide.

Copper sintió un nudo en la garganta al mirar a aquella niña, tan extrañamente segura de sí misma, sentada con toda tranquilidad a su lado. ¡Pobre criatura! ¿Acaso la habrían dejado completamente sola? Ya se disponía a preguntarle si había alguien que supiera dónde se encontraba, cuando una voz masculina llamó a la pequeña. Y al momento vio a un hombre que se dirigía hacia la casa desde un establo cercano.

Era alto y esbelto y, como todavía se encontraba muy lejos, Copper apenas acertaba a distinguir algo más que su sombrero de granjero, su vieja ropa de trabajo y sus botas altas. A aquella distancia parecía un ranchero cualquiera, pero había algo en él, en la despreocupada tranquilidad de sus movimientos, que hizo que Copper sintiera de repente un nudo en la garganta. Por un instante le recordó tan vívidamente a Mal que perdió el aliento, y fue incapaz de hacer otra cosa que mirarlo con fijeza, paralizada.

«No puede ser Mal», se dijo mientras se esforzaba por tranquilizar su respiración. Se estaba comportando de una manera ridícula. Mal pertenecía al pasado, a aquellas calurosas noches estrelladas de Turquía. La imaginación le estaba jugando una mala pasada. Había estado pensando tanto en él durante los últimos días que ahora creía verlo por todas partes. Lo que pasaba simplemente era que ese hombre tenía aquel mismo aire de tranquila fuerza, de seguridad en sí mismo.

Pero cuando el granjero salió de las sombras que proyectaba la casa, acercándose cada vez más, Copper empezó a levantarse temblorosa, incrédula, con el corazón latiéndole acelerado. No podía ser Mal, pero lo era… ¡lo era! Nadie más tenía aquella boca y aquellos ojos castaños de mirada distante, firme y pensativa, bajo las cejas oscuras bien delineadas…

¿La recordaría Mal tan bien como ella a él? ¿O acaso se habría olvidado? Copper no sabía qué sería peor…

Bajo las alas del sombrero, Mal entrecerró los ojos al mirar a Copper, que no tuvo más remedio que apoyarse en uno de los postes de la veranda; era como si de repente sus piernas se hubieran negado a sostenerla. Llevaba unos elegantes pantalones cortos y una chaqueta de lino, la ropa que había escogido para impresionar al formidable señor Standish. Aquella mañana, en el hotel, le había parecido el atuendo ideal para proyectar una imagen práctica y elegante a la vez, pero después del largo y accidentado viaje que había tenido que hacer, se sentía sudorosa, incómoda, fuera de lugar con aquella ropa. Y su hermosa melena ondulada de color castaño, que habitualmente lucía un corte impecable, presentaba en aquel momento un triste aspecto, sucia de polvo.

Demasiado consciente de su propia apariencia, Copper se alegró de que las gafas de sol le ocultaran los ojos. Tragando saliva, se las arregló para murmurar un débil saludo con una voz que apenas reconocía como suya. Antes de que Mal tuviera oportunidad para replicar algo, Megan ya se había levantado para abrazarlo:

– ¡Papá!

Copper sintió entonces que la cabeza le daba vueltas. «¿Papá?». Innumerables veces se había preguntado qué estaría haciendo Mal, pero ni una sola se lo había imaginado como padre. Pero… ¿por qué no? Ya debía de tener unos treinta y cinco años, una edad más que suficiente para tener esposa e hijos. Y sin embargo, siempre había sido un hombre tan solitario…

Resultaba difícil imaginarse a alguien tan centrado en sí mismo llevando una vida familiar, eso era todo. ¿Podía ser eso razón suficiente para que se sintiera tan impresionada, como si acabara de recibir un golpe en pleno plexo solar? Aquello no tenía nada que ver con cualquier estúpida fantasía que él hubiera podido tener acerca de permanecer leal al recuerdo de aquellos escasos días que habían pasado juntos. Ella no lo había sido, entonces, ¿por qué habría de haberlo sido él?

Mal había levantado en brazos a la niña antes de que terminara de bajar los escalones, y en ese momento le estaba diciendo:

– Creí haberte dicho que te quedaras en el cercado, donde yo pudiera verte, ¿no?

Su amonestación quedaba suavizada por la ternura con que le acarició la cabeza antes de bajarla al suelo.

Luego se dirigió a Copper, adoptando una expresión indescifrable:

– Al fin -le dijo de manera inesperada-. Te estaba esperando.

Por un instante, Copper tuvo la sensación de que, después de todo lo sucedido entre ellos, Mal se refería a que la había estado esperando durante aquellos largos siete años.

– ¿A mí? -musitó, esforzándose por no mirarlo.

Su rostro era justo como lo recordaba; relajado, tranquilo pero fuerte, de rasgos bien definidos, con unos labios que en reposo casi parecían severos, pero que en cualquier momento podían esbozar una inesperada sonrisa. Copper jamás había olvidado aquella sonrisa.

Pero en aquel momento Mal no estaba sonriendo. Los años habían dejado su huella en las arrugas que rodeaban su boca, y en sus ojos brillaba una mirada de desconfianza. Copper pensó que parecía cansado, y fue en ese mismo instante cuando recordó que la madre de Megan había muerto. No resultaba sorprendente que Mal ofreciera aquel aspecto tan huraño, tan severo.

– Llegas tarde -le estaba diciendo él, aparentemente inconsciente de la turbación que la asaltaba-. Hace por lo menos cuatro días que te espero.

¿Le había dado su padre la fecha exacta de su encuentro con ella cuando le escribió?, se preguntó asombrada Copper, pero antes de que pudiera decir algo, Megan informó a Mal tirándole de la manga de la camisa:

– Se llama Copper.

Un tenso silencio siguió a aquellas palabras. Copper pensó que, al menos, Mal debía de ser capaz de recordar su nombre. Llevaba gafas oscuras y un diferente corte de pelo, pero seguía llamándose igual.

– ¿Copper? -repitió Mal con tono inexpresivo, sin dejar de mirar a su hija.

– No es un nombre de verdad -explicó Megan-. Es un apodo.

En ese instante Mal miró a la joven, pero la expresión de sus ojos castaños resultaba inescrutable. ¿Realmente se había olvidado de ella? Cooper no pudo evitar sentir una punzada de resentimiento.

– Me llamo Caroline Copley -declaró, satisfecha de su tono de voz práctico, casi profesional; al menos había dejado de balbucear-. Esperaba encontrarme con Matthew Standish.

– Yo soy Matthew Standish -repuso Mal con tono tranquilo.

– ¿Tú? Pero… -se interrumpió, asombrada y azorada a la vez.

– ¿Pero qué? -Mal arqueó una ceja.

Copper se preguntó qué podía decirle. Difícilmente podía acusarlo de no conocer su propio nombre, y silo hacía tendría que recordarle que ya se conocían de antes. Copper tenía su orgullo, ¡y moriría antes que recordarle a un hombre que en cierta ocasión había hecho el amor con ella!

No recordaba haberle dicho su verdadero nombre, ni tampoco haberle preguntado por el suyo. Quizá él había llegado a decirle su apellido, pero si ése era el caso, no podía acordarse. Sólo recordaba el contacto firme y cálido de sus manos en su piel, y la extraña sensación de felicidad que la había asaltado cuando caminaba descalza por la arena de la playa, mientras se dirigía a su encuentro…

– ¿Pero qué? -preguntó de nuevo Mal, insistente.

No la recordaba. No lo atormentaban los recuerdos. El corazón no le latía acelerado ante el pensamiento de lo que una vez habían compartido. Simplemente seguía allí, tranquilo e impertérrito, esperando a que aquella forastera ruborizada contestara a su pregunta.

– Nada -respondió Copper. Consciente de que todavía se estaba agarrando al poste de la veranda, lo soltó precipitadamente-. Quiero decir, yo… yo esperaba encontrarme con un hombre mayor, eso es todo.

– Siento haberte decepcionado -repuso Mal con un tono en el que Copper creyó detectar cierta diversión-. Para ser sincero, yo tampoco esperaba encontrarme con alguien como tú.

Su expresión no había cambiado, y ni siquiera la sombra de una sonrisa había asomado a sus labios, pero de alguna manera Copper tuvo la sensación de que se estaba burlando de ella. Confundida, sin saber si sentirse dolida o aliviada de que Mal no la hubiera reconocido, levantó la barbilla.

– ¿Ah, sí? -exclamó casi de forma agresiva-. ¿Cómo era la persona que esperabas entonces?

Mal la observó de arriba a abajo con irritante detenimiento. Desde su ruborizado rostro, de tensa expresión detrás de sus gafas de sol, hasta su figura esbelta destacada por su elegante chaqueta de lino, sus piernas bronceadas y sus pies enfundados en sandalias de cuero, con las uñas pintadas de rojo.

– Digamos que esperaba a alguien de aspecto más… práctico -explicó al fin.

– Yo soy muy práctica -le espetó Copper, ardiendo de indignación bajo su escrutinio.

Mal no respondió nada, sino que mantuvo la mirada fija en las uñas pintadas de sus pies y la joven tuvo que dominar el impulso de esconderlos. Evidentemente, pensaba que ella era una chica de ciudad que no tenía idea alguna de cómo era la vida en el interior. Tal vez fuera una chica de ciudad, pero desde luego era una mujer muy práctica, una mujer de negocios, y ya había llegado la hora de que se comportara como tal, en lugar de seguir temblando como una colegiala. Que se hubiera encontrado con un hombre al que había conocido fugazmente hacía siete años constituía una sorpresa, una coincidencia, pero nada más.

– Me doy cuenta de que, en este momento, tal vez no parezca tan eficiente como suelo ser -afirmó con frialdad-, pero este viaje ha sido más largo de lo que pensaba en un principio, y la carretera se encuentra en un estado verdaderamente deplorable.

– Deberías haber venido en autobús -dijo Mal después de lanzar una rápida mirada a su coche, más apropiado para la ciudad que para el campo-. Habría enviado a alguien a recogerte.

Copper lo miró sorprendida. Su padre le había escrito para decirle que su hija viajaría a Birraminda para negociar el acuerdo en su lugar, pero ella ciertamente no había tenido la impresión de que mostrara tanto entusiasmo por sus planes como para tomarse la molestia de ir a recogerla. ¿Acaso su padre había malinterpretado su reacción al conocer sus proyectos?

– Creía que sería mejor conservar una mínima independencia -repuso Copper con tono altivo, incómoda ante la expresión de disgusto que se dibujaba en los rasgos de Mal.

– Ya tenemos demasiadas personas independientes en Birraminda. Y tampoco vas a necesitar el coche mientras estés aquí -de repente esbozó una mueca de amargura-Puedo asegurarte que no hay ningún sitio a donde ir.

– Bueno, eso es verdad -asintió Copper-. ¡Pero no pensaba quedarme aquí para siempre!

Por un instante, una extraña expresión apareció en los ojos de Mal, para desaparecer casi de inmediato.

– Me doy cuenta de ello -bajó la mirada a Megan, que se abrazaba confiadamente a sus piernas, y le acarició la cabeza-. En todo caso, no puedo decir que no me haya alegrado de verte -añadió, como si de pronto se hubiera acordado de algo -Megan, ¿querrás decirle al tío Brett que termine el trabajo sin mí, por favor?

La niña asintió con gesto solemne y se marchó corriendo. Mal se la quedó mirando con ternura, y Copper lo observó a su vez, conmovida, recordando que una vez la había mirado de la misma forma a ella.

Cuando Mal se volvió, de nuevo adoptó su anterior expresión cerrada, distante. Quizá algún día Cooper pudiera olvidar su breve encuentro amoroso. Pero, obviamente, él ya lo había hecho.

– Será mejor que entres -le dijo, subiendo los escalones y haciéndola retroceder.

Su instintivo movimiento defensivo no pareció sorprenderlo, y Mal no hizo comentario alguno. Su mirada seguía tan impasible como siempre, pero a Copper no se le escapó el carácter burlón de su gesto cuando le abrió la pantalla del mosquitero, como si supiera exactamente la gran confusión que sentía… y su temor de que el más ligero contacto suyo suscitara en su memoria una avalancha de recuerdos.

Con la cabeza bien alta, Copper entró en la casa. Todo estaba oscuro, silencioso. El interior era mucho más amplio de lo que había imaginado, con varios pasillos que partían del vestíbulo de entrada, y evocaba un sombrío encanto que no se había esperado en un lugar tan apartado de la civilización.

Mal la condujo a una inmensa y desordenada cocina, con salida a la veranda trasera. Por la ventana, Copper alcanzó a ver un patio sombreado por un viejo árbol del caucho, rodeado por una serie de edificios, un molino y dos enormes tanques de agua. A un lado corría un arroyo, flanqueado de árboles cargados de estridentes cacatúas y un poco más lejos, se distinguían unos prados verdes, extraordinariamente exuberantes comparados con la llanura árida que se perdía en el horizonte.

Dejando su sombrero encima de la mesa, Mal se acercó al fregadero y llenó una tetera.

– Pues… sí, gracias -Copper se quitó las gafas de sol y se sentó en una silla.

En varias ocasiones, quizá más de las que le habría gustado admitir, había soñado con volver a ver a Mal. Sus fantasías solían versar sobre un sorpresivo encuentro, durante el cual sus rostros se iluminaban de alegría al reconocerse. Algunas veces se lo había imaginado abriéndose paso entre una multitud, dirigiéndose hacia ella, tomándola de las manos, envolviéndola en aquel mismo hechizo que habían compartido la primera noche que se conocieron. O se lo había imaginado mirándola intensamente a los ojos mientras le explicaba que había perdido su dirección y pasado los siete últimos años recorriendo Inglaterra y Austral ja intentando localizarla.

¡Lo que no había imaginado era que Mal se comportaría como si nunca en toda su vida la hubiera visto antes, mientras le ofrecía tranquilamente una taza de té!

Suspiró, desolada. Quizá eso fuera lo mejor. No debía olvidar que estaba allí para firmar un acuerdo de vital importancia. Sus brillantes ojos verdes descansaron en la espalda de Mal mientras ponía al fuego una vieja tetera esmaltada. La seguridad de cada uno de sus gestos la impresionaba. Deslizó la mirada por sus hombros anchos y sus estrechas caderas, y de repente recordó las ocasiones en que lo había acariciado. Era como si todavía pudiera saborear la textura de su piel bajo los dedos, seguir la curva de su espalda y sentir la tensión de sus músculos en respuesta a su contacto.

Pero aquellos recuerdos le dolían y, suspirando profundamente, cerró los ojos con fuerza. Volvió a abrirlos justo en el momento en que Mal se volvía y atravesaba la cocina, mirándola.

Copper deseó desviar la mirada, soltar un ligero comentario y echarse a reír, pero no pudo. Estaba como hipnotizada por aquellos ojos castaños, mientras sentía el pulso acelerado del corazón latiéndole en las sienes. ¿Por qué se había quitado las gafas de sol? Sin ellas, se sentía desnuda, vulnerable. Sus propios ojos siempre habían resultado embarazosamente transparentes. Con sólo mirarlos, Mal sabría que todavía sentía un incómodo cosquilleo en las manos ante el recuerdo de su cuerpo; que durante todos aquellos años, a pesar de que él la hubiera olvidado, sus besos seguían atormentando sus sueños.

Mal le dejó la taza de té sobre la mesa y Cooper desvió la mirada con un sobresalto, azorada.

– ¿Te encuentras bien? -le preguntó, mirándola extrañado.

– Sí -respondió Copper, horriblemente consciente del tono histérico de su voz-. Estoy un poquito cansada, eso es todo.

Mal sacó una silla y tomó asiento frente a ella.

– No estarías tan cansada si hubieras tomado el autobús -repuso mientras servía el té en dos tazas.

Copper se irguió en su asiento, indignada. De hecho, había pensado en realizar el trayecto en autobús, pero eso habría significado cuarenta y ocho horas de viaje para llegar al pueblo más cercano… ¡lo cual no era precisamente una buena fórmula para llegar fresca como una margarita!

– ¿Ah, sí? -le espetó-. ¿Cuánto tiempo hace que no viajas en autobús?

– Hace años -reconoció Mal, esbozando una media sonrisa-. Ahora que lo dices, creo que la última vez que viajé en autobús fue cuando estuve en Europa… hace ya mucho tiempo.

«Siete años», se dijo Copper. Por un aterrador momento temió haber expresado ese pensamiento en voz alta, pero se tranquilizó al advertir que Mal seguía tomando tranquilamente su té. Parecía relajado y contenido, algo pensativo quizás, pero desde luego no parecía un hombre al que le preocupara excesivamente el pasado. ¿Cómo reaccionaría si le dijera que ella sabía exactamente cuánto tiempo había estado en Europa? Oh, sí, podría decírselo: «te recuerdo de aquel entonces. Pasamos tres días haciendo el amor en una playa». Esa sería una buena forma de impresionarlo con su actitud práctica y profesional ante la vida.

– Oh -se limitó a exclamar al fin.

Se arriesgó a lanzar otra mirada a Mal, que parecía absorto en la contemplación de su té como si estuviera reflexionando sobre un insuperable problema. Copper podía ver las arrugas de tensión que se le dibujaban alrededor de los ojos, y de pronto se preguntó si su esposa habría muerto recientemente. ¿Cómo habría sido la mujer que había compartido su vida y concebido a su hija? Inmediatamente se avergonzó de sí misma por preocuparse tanto por el pasado y por si Mal la recordaba o no. Mal tenía cosas más importantes en que pensar que en una chica a la que había conocido en una playa siete años atrás. Todo lo que tenía que hacer era olvidar aquel fugaz y mágico episodio y fingir que era una completa desconocida para él. Era fácil.

Pero eso no evitó que el corazón se le acelerara de repente cuando Mal levantó la mirada de su té y la sorprendió observándolo.

– ¡Qué… qué bonita cocina! -exclamó con tono ligero, lo primero que se le había ocurrido.

– Siento que todo esté tan desordenado -se disculpó Mal-. Durante esta temporada hay mucho trabajo en la granja y todo está manga por hombro en la casa desde que se marchó Kim. Necesitamos un ama de llaves que lo arregle todo.

– Me doy cuenta de ello -repuso Copper, apartando la mirada de los platos sucios que llenaban el fregadero.

– ¿Habías estado antes en el interior? -le preguntó bruscamente Mal.

Copper dejó su taza de té sobre la mesa. Tenía la incómoda sensación de que el interrogatorio estaba empezando.

– En realidad, no -respondió cautelosamente. Su padre le había advertido que Mal no se había sentido impresionado por la idea de que una empresa de la ciudad organizara selectas excursiones de turismo rural, así que sabía que tendría que esforzarse por convencerlo-. Un par de excursiones en Flinders Ranges, eso es todo.

– En otras palabras -suspiró Mal-, no tienes ninguna experiencia significativa sobre lo que es esto.

– Yo no diría eso -repuso Cooper con frialdad. Había organizado rutas turísticas durante más de cinco años, aunque ella misma no había guiado a los grupos. Su trabajo era estrictamente administrativo-. No necesito ser Cocodrilo Dundee, ¿verdad? -añadió, lanzándole una mirada de desafío-. Tengo experiencia más que suficiente para realizar mí trabajo, ¡y no creo que tenga necesidad de domar toros o hacer ese tipo de cosas!

– Tienes razón -observó Mal-. Pero necesitas tener algún conocimiento de lo que hacemos aquí.

– Me doy cuenta de ello -admitió Copper, tensa-. Esa es una de las razones por las que he venido, después de todo. Quiero aprender tanto como pueda sobre la vida de la granja.

Por un instante un brillo de sorpresa se dibujó en los ojos de Mal.

– Puede que te resulte terriblemente aburrido -le advirtió.

– Yo jamás me aburro -observó con firmeza ella.

– Eso espero -repuso Mal, no muy convencido.

– No tengas ninguna duda -Copper decidió que ya era hora de derivar aquella conversación hacia el tema de los negocios-. Espero ver todo lo posible de Birraminda -afirmó, bastante satisfecha con su tono de voz.

– Veremos lo que se puede hacer -le dijo Mal, mirándola de una forma tan extraña que consiguió alarmarla-. De cualquier forma -continuó-, ya estás aquí, así que tendremos que hacer un esfuerzo. Si estás preparada para ponerte al tanto de todo, entonces estoy seguro de nos las arreglaremos.

Copper se dijo que aquellas palabras no parecían muy estimulantes, pero al menos no se había negado a colaborar.

– Por mí bien -afirmó, resuelta.

Mal la miró fijamente por un momento con expresión impenetrable, y casi de inmediato pareció relajarse.

– Estupendo -dijo y, justo cuando menos se lo esperaba Copper, esbozó una sonrisa que la conmovió.

«Sólo es una sonrisa», se dijo desesperada, intentando sobreponerse a su efecto, al irresistible y devastador encanto de aquel simple gesto, que transfiguraba completamente sus rasgos…

– Me disculpo por no haber sido muy amable contigo-le estaba diciendo en aquel instante-. Durante las últimas semanas hemos recibido la visita de muchas chicas que se marchaban inmediatamente a su casa porque no aguantaban la vida que llevamos aquí… Por eso me he mostrado un tanto cínico, pero si realmente quieres llegar a conocer Birraminda y no le tienes miedo al trabajo duro, entonces me alegro de que hayas venido -la miró de nuevo con una extraña intensidad-. Me alegro mucho -añadió con tono suave, y le tendió la mano.

Pero Copper no lo estaba escuchando. Todavía estaba concentrada en controlar su respiración. Se recordó que había ido allí por un asunto de negocios. Nunca lograría convencer a Mal de que era una verdadera profesional si se derretía de placer cada vez que lo veía sonreír. Era absolutamente estúpido que su sonrisa la afectara de esa manera, sobre todo cuando había decidido enterrar los recuerdos que conservaba de Mal. Era peor que estúpido; resultaba patético.

Concentró su mirada en Mal, que a su vez la estaba observando algo sorprendido por su expresión, y se le encogió el corazón al ver su mano tendida a través de la mesa que los separaba. No podía ignorarla. Ahora no tendría más remedio que tocarlo ¡Era lo último que le faltaba!

Intentando sobreponerse, Copper le estrechó la mano diciéndose que sólo era un gesto simbólico de su trato de negocios.

Pero cuando los dedos de Mal se cerraron sobre los suyos, todos los sentidos de Copper se agudizaron ante aquel mágico contacto. Sí, era una especie de magia, pensó de manera incoherente. Sentía cada línea de su palma, cada pliegue de sus dedos, y veía su rostro con una nueva claridad que revelaba cada detalle: sus largas y espesas pestañas, su cabello, la leve cicatriz que tenía en la mandíbula… Copper podía recordar haber delineado esa cicatriz, podía recordar exactamente el contacto de su cálida, áspera mejilla bajo sus labios…

Capítulo 2

– ¡Aja! ¡Ya os estáis dando la mano!

Copper no siquiera había oído pasos en los escalones de la veranda, y cuando la puerta de la cocina se abrió de repente, dejó de estrechar la mano de Mal como si la hubieran sorprendido abrazándolo apasionadamente, ruborizada.

Uno de los hombres más guapos que había visto en su vida apareció entonces en el umbral. Era tan alto como Mal, rubio, de ojos azules y con un aire de encanto casi tangible. Riendo, entró con Megan en los brazos.

– ¡Ya ves lo que sucede cuando dejas solo a tu padre con una chica tan bonita!

– ¡Brett! -exclamó Mal con una expresión mezclada de resignación y algo más que Copper no consiguió identificar-. ¿Ya has terminado con esas reses?

– Los chicos se encargarán de eso -respondió Brett despreocupadamente, en apariencia insensible a su recriminación-. Cuando Megan me dijo que papá se había quedado con una bonita chica para él solo, tuve que venir a ver esto personalmente -sus ojos azules, de mirada juguetona, observaron a Copper con expresión aprobadora mientras bajaba al suelo a su sobrina. Emanaba una alegría tan contagiosa que la joven no pudo evitar corresponderle con una sonrisa.

– Este es mi hermano, Brett -le presentó Mal con gesto severo, apretando la mandíbula-. Brett, ésta es Copper… -se detuvo, haciendo un evidente esfuerzo por recordar su apellido.

– Copley -dijo ella, ruborizada-. Sé que suena estúpido, pero en mi escuela había otra chica que se llamaba Caroline, y solían llamarme por mi apellido. De alguna manera Copley llegó a convertirse en Copper, y desde entonces he tenido que cargar con ese nombre. Ahora ya nadie me llama Caroline, excepto mi familia, y creo que hasta algunos de mis amigos todavía no saben que Copper no es mi verdadero nombre.

– Lo mismo le pasa a Mal -explicó Brett, ignorando la mirada de advertencia de su hermano y sentándose al lado de Copper-. Lo bautizaron con tres nombres: Matthew Anthony Langland Standish… así que siempre se lo recortábamos en «Mal» cuando éramos pequeños, y ahora sólo la gente con la que hace negocios lo llama Matthew.

– Quizá entonces sea mejor que yo también te llame Matthew -dijo Copper, volviéndose hacia Mal. Aquélla le parecía una buena oportunidad para colocar su relación en el lugar apropiado.

– No creo que sea necesario -Mal frunció el ceño levemente-. Si vas a vivir aquí como un miembro más de la familia, no hay necesidad de mantener esas formalidades.

– Estoy completamente de acuerdo -convino Brett, lanzando una apreciativa mirada a la recién llegada mientras le estrechaba la mano con burlona solemnidad-. Vamos a llamarte por tu apodo; de esa forma seremos recíprocamente informales. Copper te sienta muy bien -añadió, extendiendo una mano para acariciarle el cabello-. Un bonito nombre… para alguien con un pelo castaño cobrizo tan precioso como el tuyo…

Copper frunció los labios; evidentemente aquella era una táctica de flirteo por parte de Brett. Lanzó una subrepticia mirada a Mal. Los estaba observando con una adusta expresión y parecía tenso y sombrío comparado con la radiante alegría que demostraba Brett. Copper pensó en lo extraño que resultaba que el hermano menos guapo resultara, por el contrario, mucho más atractivo e intrigante.

– Creo que deberías ir a echar un vistazo a los jackaroos -le comentó Mal a su hermano, esbozando una mueca de disgusto.

– Estarán bien -repuso Brett, haciendo un gesto despreocupado-. Creo que es más importante que me quede aquí para darle la bienvenida a nuestra nueva ama de llaves.

– ¿Cómo? -inquirió Copper, sorprendida -¿Es que estáis esperando a alguien más hoy?

Un corto y tenso silencio siguió a sus palabras. Los dos hermanos se volvieron para mirarla.

– Te estábamos esperando a ti, claro está -explicó Mal, sombrío.

Copper miró a uno y a otro, intuyendo que debía de haberse producido un malentendido.

– Entonces, ¿quién es la nueva ama de llaves que va a venir?

– Tú eres la nueva ama de llaves -declaró Brett.

– ¿Yo? -preguntó, incrédula.

– ¿Quieres decir que no has venido para sustituir a Kim? -inquirió a su vez Mal, frunciendo el ceño.

– ¡Pues claro que no! -Exclamó indignada Copper-. ¿Acaso parezco yo un ama de llaves?

– ¿Por qué crees que me sorprendí tanto al ver cómo ibas vestida? -Le espetó Mal, pellizcándose el puente de la nariz-. La agencia de Brisbane me dijo que hacía cerca de una semana que habían enviado a una nueva chica, por eso supuse que serías tú.

– Bueno, eso explica también por qué pensaste que debí haber venido en autobús.

– Pero eso no explica el motivo de tu presencia aquí, ¿verdad? -había un ominoso matiz en las palabras de Mal, y Copper se irguió, a la defensiva.

– Creí que habrías recibido la carta de mi padre.

– ¿Qué carta? -preguntó Mal, impaciente.

– La carta que te escribió hace un par de semanas, diciéndote que acababa de sufrir un ataque de corazón y que yo vendría a verte en su lugar -Copper lo miró expectante pero evidentemente Mal no tenía ni idea de lo que le estaba diciendo-. ¿Te suena el nombre de Dan Copley? ¿Viajes Copley? -Añadió apresurada, esperando a que hiciera memoria-. Estuvo aquí hace unos dos o tres meses. Vino a hablar contigo acerca de la posibilidad de utilizar Birraminda como base para nuestros nuevos proyectos de turismo rural.

– ¡Oh, sí! -un brillo de reconocimiento apareció en sus ojos-, ya recuerdo. ¿Pero, qué tiene que ver eso con tu presencia aquí?

– He venido a negociar un trato contigo, por supuesto-declaró Copper, sorprendida.

– ¿Un trato? -Mal se apoyó en la mesa, inclinándose hacia adelante-. ¿Qué trato? -Inquirió; no levantó la voz, pero algo en su expresión alarmó de inmediato a la joven-. ¡Yo nunca firmé ningún trato!

– Lo sé -respondió Copper-. Pero te mostraste de acuerdo con que papá volviera cuando tuviera un plan de viabilidad económica. Dijiste que estarías dispuesto a discutir los términos en caso de que él te convenciera de que el proyecto tenía visos de funcionar.

Para el inmenso alivio de Copper, Mal suavizó su expresión.

– Puede que dijera algo parecido -admitió-. Pero no puedo decir que me gustase su plan. ¡La sola idea me pone enfermo!

– No es una idea tan mala -replicó Copper-. De hecho, es extremadamente buena. A mucha gente le gustaría experimentar el estilo de vida del interior. No desean quedarse sentados en los autobuses o en las habitaciones de sus hoteles, pero tampoco quieren pasar por las con la radiante alegría que demostraba Brett. Copper pensó en lo extraño que resultaba que el hermano menos guapo resultara, por el contrario, mucho más atractivo e intrigante comodidades de pernoctar en una pequeña tienda de campaña. Nosotros podemos ofrecerles tiendas más grandes y cómodas con literas, sanitarios, una buena cocina y guías especializados, expertos, ornitólogos, gente así…

– A mí me suena bien -intervino Brett-. ¡Sobre todo si están dispuestos a pagar un montón de dinero por el privilegio de reventarse los tímpanos a base de escuchar miles de cacatúas!

– Bueno, el dinero es ciertamente algo de lo que tenemos que hablar -pronunció con cuidado Copper.

– Ahora mismo no vamos a hablar de nada -declaró Mal con tono rotundo-. Siento que tu padre se haya puesto enfermo pero, francamente, no podías haber elegido un momento peor. Si hubiera sabido que venías, te habría dicho que no te tomaras la molestia.

– Pero mi padre te escribió -protestó ella-. Por eso pensaba que me estabas esperando. ¡Tuviste que recibir la carta!

– Puede que sí -se encogió de hombros, indiferente-Últimamente hay mucho que hacer por aquí, y las cosas han estado tan mal desde que Kim se marchó, que cualquier papel que no fuera absolutamente urgente ha tenido que esperar…

Copper lo miraba resentida. Puede que aquello no fuera urgente para él, pero si se hubiera molestado en leer la carta… ¡ella se habría ahorrado tres días de viaje en coche desde Adelaida!

– Pues ahora ya estoy aquí -señaló-. ¿No podrías escuchar al menos nuestras propuestas?

– No -respondió Mal, terco-. Tengo demasiadas cosas que hacer en este momento, sobre todo cuando tú no vas a trabajar para nosotros de ama de llaves. Eso es lo que necesito, un ama de llaves, y no un descabellado plan que promete problemas desde el principio hasta el final. Un ama de llaves que pueda cuidar de la casa, o a mi hija -después de recoger su sombrero, se levantó-. Pero lo que sí tengo son ochenta mil cabezas de ganado, y mil de ellas se encuentran ahora mismo ahí afuera, a decenas de kilómetros de aquí, así que tendrás que disculparnos -señaló la puerta con un movimiento de cabeza-. Y este «nosotros» te incluye a ti, Brett. Todavía tenemos trabajo que hacer.

Cubierto ya con el sombrero, miró a Copper. La joven mantenía levantada la barbilla con gesto de desafío y sus ojos verdes ardían de indignación. Todavía estaba hirviendo de rabia por la manera en que había despreciado su ansiado proyecto. ¡El futuro de la empresa de su padre estaba en juego y todo lo que se le ocurría decir a Mal era que aquello era un plan descabellado!

– Puedes quedarte aquí esta noche, por supuesto -añadió él-. Pero te aseguro que no vamos a hablar de negocios.

A espaldas de Mal, Brett le lanzó a Copper una sonrisa de simpatía.

– Estoy seguro de que encontrarás alguna otra cosa que hacer -le comentó de manera significativa, al tiempo que le hacía un guiño.

– Vamos, Brett -le espetó su hermano-. Ya hemos perdido bastante tiempo.

Copper observó cómo se marchaban tranquilamente. ¡Todos aquellos años soñando con Mal y en encontrarse de nuevo con él, para que le dijera que aquel encuentro le había significado una pérdida de tiempo!

En cierta forma se alegraba de que se hubiera mostrado tan arisco. Eso hacía que le resultara mucho más fácil ignorar la manera en que se le había acelerado el corazón al verlo, la forma traicionera que había tenido su cuerpo de reaccionar ante una fugaz sonrisa suya. Ahora verdaderamente podía dejar atrás el pasado.

Estrechó los ojos al recordar cómo se había negado Mal a escuchar sus propuestas. Había llegado allí con un montón de ideas, y si Mal pensaba que se iba a marchar tranquilamente a su casa al día siguiente… ¡estaba muy equivocado!

La preocupación por el futuro de Viajes Copley casi había conseguido matar a su padre, y la perspectiva de recuperar su fortuna invirtiendo en un proyecto semejante era lo único que lo había motivado para seguir resistiendo. Aquella empresa había dado sentido a la vida de Dan Copley, y los viajes selectos de turismo rural habían constituido su más anhelado sueño. Mientras estuvo en el hospital, Copper había seguido adelante con el proyecto, trabajando día y noche para llegar a la etapa en que podrían mantener una nueva entrevista con Matthew Standish. ¡Y Mal se había negado a escucharla sólo porque no tenía a nadie que le lavara la ropa!

¡Bueno, pues no tardaría en comprender que ella no tenía ninguna intención de admitir un no por respuesta!

Cuando mucho más tarde volvió Mal, Copper se encontraba sentada en la veranda, delante de la puerta de la cocina, contemplando la vista del arroyo. Megan estaba sentada a su lado, en camisón, charlando con ella acerca sobre la granja. Tenía una expresión radiante de alegría, y su melena rizada, antes sucia y llena de polvo, estaba limpia y brillante.

– ¡Aquí llega papá! -se interrumpió de pronto, señalando a Mal.

Copper tuvo que tragarse el nudo que sentía en la garganta. Agradecida de que la luz ya estuviera desapareciendo, observó a Mal acercándose hacia ellas en medio de una nube de polvo. Sus movimientos eran ágiles, fluidos, y reflejaban tal gracia y seguridad que la joven no podía evitar experimentar una extraña aprensión al verlo.

– ¡Papá, papá, tengo una sorpresa para ti!

Copper se obligó a no fijarse en la sonrisa que Mal le lanzó a su hija mientras la levantaba en brazos.

– Te has bañado -comentó mientras Megan se abrazaba a su cuello.

– Ha sido Copper quien me ha bañado, y me ha cantado una canción muy bonita.

– ¿De verdad?

Todavía con la niña en brazos, Mal miró a Copper, que seguía sentada en la mecedora. Advirtió que se había duchado y cambiado de ropa; en aquel momento llevaba una camisa sin mangas y unos pantalones ajustados. Aún tenía húmedo el cabello, de color castaño brillante. Levantando la barbilla en un inconsciente gesto de desafío, Copper le sostuvo la mirada.

– Supongo que no te habrá molestado, ¿verdad?

– Claro que no.

Había un extraño tono en su voz, pero antes de que Copper pudiera especular sobre su significado. Megan le preguntó a su padre, riendo:

– ¿Ya puedo enseñarte la sorpresa?

– Yo creía que la sorpresa consistía en que estuvieras bañada y preparada para acostarte… -se burló, pero la niña negó solemnemente con la cabeza.

– No, es una sorpresa de verdad.

Mal arqueó las cejas y se volvió para mirar a Copper con gesto inquisitivo, pero la joven se limitó a sonreír con expresión inocente. Ella se estaba reservando su propia sorpresa para más tarde.

Megan arrastró a su padre hasta la cocina. A través del mosquitero, Copper alcanzó a escuchar el diálogo de las dos voces, una alta y excitada, la otra baja y profunda, tranquila, y sonrió mientras seguía contemplando la puesta de sol. Había sido un día muy duro y se encontraba muy cansada.

Media hora después reapareció Mal, llevando dos botellas de cerveza. Le ofreció una a Copper y se sentó en otra mecedora, a su lado.

– ¿Dónde está Megan? -le preguntó.

– En la cama.

– Y Brett?

– Duchándose.

Mal también se había duchado. Tenía el pelo húmedo y Copper pudo oler el aroma a jabón que despedía su piel cuando se inclinó hacia adelante. Apoyando los codos en las rodillas, mientras daba vueltas a la botella de cerveza entre las manos.

Copper se dedicó a observarlas inconscientemente, como si estuviera hipnotizada. Siempre le habían encantado las manos de Mal. Eran fuertes, bronceadas, de dedos largos, sensibles, que habían trazado lentos dibujos sobre su piel… se habían cerrado en torno a sus senos y deslizado a lo largo de sus muslos, poseyéndola con una seguridad y una pasión que la habían hecho susurrar su nombre entre gemidos…

Desviando la mirada. Copper bebió un trago de cerveza y se obligó a enterrar aquellos recuerdos. No iba a pensar ni en sus manos, ni en su boca, ni en nada suyo. Iba a pensar únicamente en los negocios.

Para entonces ya había oscurecido, y la única luz existente procedía de la bombilla azul que colgaba del alero de la veranda, para atraer a los insectos. Copper la miraba en silencio, mientras intentaba pensar en la forma más adecuada de introducir en la conversación el tema de su nueva propuesta. Al final, fue Mal quien habló primero.

– Has estado muy ocupada. Ha debido de llevarte mucho tiempo limpiar la cocina.

– Megan me ayudó -repuso ella, encogiéndose de hombros. En realidad. Megan había sido más un estorbo que una ayuda, pero la niña se había sentido tan encantada con la sorpresa que le iba a dar a su padre, que Copper no había tenido corazón para decepcionarla.

Mal seguía dando vueltas a su botella de cerveza entre los dedos.

– No quiero que pienses que no lo aprecio, pero una cocina limpia no basta para hacer que cambie de idea.

– No tenía intención de pedírtelo -repuso Copper.

– ¡No esperarás que me crea que has hecho todo eso por pura bondad! ¡Tienes que querer algo a cambio! -la miró con ojos entrecerrados.

– Así es -asintió Copper-. Quiero que me des trabajo. Mal dejó bruscamente de jugar con la botella de cerveza y se irguió sorprendido.

– ¿Qué tipo de trabajo?

– Necesitas un ama de llaves, ¿verdad? Te estoy sugiriendo que me encargues ese trabajo hasta que llegue la chica de la agencia.

– ¿Qué sabes tú de ese trabajo? -le preguntó, mirándola con sospecha.

– ¿Qué es lo que hay que saber? -Inquirió ella a su vez-. No necesitas tener una calificación muy especial para limpiar una casa… ¿o es que solamente admites a chicas con estudios universitarios en limpieza con aspiradora y fregado de vajillas?

– Quizá debí haber empezado por preguntarte por qué de repente has decidido ejercer de ama de llaves -comentó Mal, ignorando su sarcástico comentario-. Hace muy poco te mostraste muy ofendida cuando te lo insinué.

– Yo no quiero ser un ama de llaves, pero sí deseo quedarme en Birraminda. Y si eso significa pasar unos pocos días trabajando tan duro como acabo de hacerlo esta tarde, entonces estoy dispuesta a hacerlo.

– Y a cambio yo tendré que consentir que tu padre y tú me impongáis ese descabellado plan vuestro, ¿verdad? -Mal dejó la botella de cerveza en el suelo y sacudió la cabeza-. No puedo negar que necesito un ama de llaves, pero no con tanta desesperación como para comprometer a Birraminda en una empresa que puede causarle más daño que beneficio. Aunque fuese un éxito colosal, los beneficios económicos probablemente no serían tan altos como para que mereciera la pena.

Copper suspiró profundamente. Aquél no era el momento más adecuado para demostrarle a Mal que tenía una idea equivocada acerca de su proyecto.

– No te estoy pidiendo que apruebes nuestro plan. Al menos, todavía no. Lo único que te pido es que esperes algún tiempo hasta escuchar la propuesta, antes de que me marche. Estoy segura de que si te expongo nuestros planes, seré capaz de convencerte de que pueden ser tan beneficiosos para ti como para nosotros, pero prefiero esperar a que me dediques toda tu atención. Mientras tanto, trabajaré para ti como ama de llaves -lo miró expectante, deseando poder leer la expresión de su rostro-. Es una buena oferta -le aseguró-. Una hora de tu tiempo a cambio de cuidarte la casa gratis.

– ¿Quieres decir que no esperarás a cambio ninguna retribución? -le preguntó Mal arqueando las cejas incrédulo.

– Todo lo que te pido es la oportunidad de conocer un poco más Birraminda. Todavía hay un montón de detalles prácticos que tenemos que arreglar, y necesito ver los lugares que mi padre escogió.

Siguió un momento de silencio. Mal volvió a tomar su botella de cerveza, con la mirada fija en la bombilla azul.

– Esta disposición a quedarte no tendrá nada que ver con mi hermano, supongo.

– ¿Con Brett? -Copper lo miró asombrada-. ¿Qué podría tener que ver con él?

– Puede llegar a ser muy encantador -repuso Mal, encogiéndose de hombros.

– Me doy cuenta de ello, pero si crees que iba a estar dispuesta a pasar varios días cocinando y limpiando sólo por estar cerca de él… ¡entonces es que estás completamente loco!

– No dirías eso si hubieras visto la cantidad de chicas que se han vuelto locas con él -Mal se frotó la cara con gesto cansado-. Brett, como probablemente habrás observado, es físicamente incapaz de estar con una mujer en una misma habitación sin intentar ligar con ella. No es que se lo tome muy en serio… Brett no se toma nada en serio… pero la agencia no hace más que enviarnos chicas que creen ser las únicas a las que ha besado en toda su vida. Se enamoran locamente de él, luego se aburren al cabo de una semana, y todo termina en lágrimas. Por último, toman el primer autobús para Brisbane. Una vez que la apasionada aventura ha terminado, no hay manera de evitar que le siga otra -añadió con sequedad.

– Entiendo que pueda llegar a ser bastante difícil -comentó Copper al cabo de un momento-. ¿Por qué no le pides a la agencia que te envíe a una mujer mayor?

– ¿Crees acaso que no se me ha ocurrido? -Suspiró Mal-. No es tan fácil. No hay muchas mujeres de mediana edad que estén dispuestas a abandonar una vida cómoda para venir a un sitio como éste. Incluso las chicas más jóvenes sólo vienen con contratos de corta duración. No tienen nada divertido que hacer aquí y se aburren, por eso ninguna se queda permanentemente, pero podrían quedarse un poco más si no fuera por Brett.

– ¿No puedes pedirle que las deje en paz?

– Seguro… -Mal esbozó una sonrisa completamente carente de humor -¡y también podría pedirle que dejara de respirar!

– Debe de ser muy difícil para Megan con tantas chicas yendo y viniendo -comentó Copper, y vio que él fruncía el ceño.

– Ya lo sé, pero… ¿qué puedo hacer?

– ¿Es que Brett no se da cuenta de lo difíciles que te está poniendo las cosas? -le preguntó Copper, curiosa.

– Siempre se lamenta cuando le explico por qué una nueva ama de llaves ha tenido que renunciar, pero ya has visto cómo es. Las críticas simplemente le traen al pairo, y de alguna forma es imposible enfadarse con él durante mucho tiempo. Es casi diez años más joven que yo, así que siempre ha sido como el bebé de la familia. Probablemente quizá por eso nunca ha aprendido a asumir ninguna responsabilidad -volviéndose para mirar a Copper una vez más, Mal se apoyó de espaldas en la barandilla-. Y no ayuda nada el hecho de que sea yo quien administre Birraminda. Brett no tardaría en aprender a asumir sus responsabilidades si esta propiedad fuera suya, pero la granja no es tarea fácil, y hemos tenido que trabajar muy duro para invertir lo suficiente en adquirir más tierra. Esa es una de las razones por las que me mostré dispuesto a escuchar a tu padre cuando estuvo por aquí. Esperaba que pudiera reportamos algún dinero con su proyecto, pero una vez que conocí sus planes, ¡no tardé en cambiar de idea!

– Bueno, quizá yo pueda hacerte cambiar de opinión con respecto a eso -repuso Cooper con una tensa sonrisa-. Sin embargo, no voy a intentar persuadirte ahora. Esperaré a que me concedas tan sólo una hora… si es que aceptas mi oferta, por supuesto -levantó la barbilla-. ¡Y creo que puedo garantizarte que no voy a acabar enamorándome de Brett!

– Pareces muy segura de eso -comentó Mal, mirándola con expresión especulativa.

– Lo estoy. Me cae muy bien tu hermano, pero realmente no es mi tipo. Además… -se apresuró a añadir, antes de que Mal decidiera preguntarle cuál era su tipo-… sucede que ya estoy enamorada de otro hombre.

Mal no hizo movimiento o gesto alguno, pero Copper tuvo la sensación de que el aire se había llenado de una extraña tensión.

– ¿De Adelaida? -preguntó con tono inexpresivo.

– Sí -Copper cruzó mentalmente los dedos al pensar en Glyn, que hasta hacía un mes había sido su novio. Habían pasado buenos momentos juntos y, a pesar de la forma en que había terminado todo, seguía guardándole un profundo cariño. En ese momento no estaba enamorada de él, pero había ninguna necesidad de decirle eso a Mal.

– Entiendo.

– Entonces, ¿hacemos el trato? -le preguntó ella, forzando un tono desenfadado.

– Vas a tener que trabajar duro -le advirtió Mal-. No será como trabajar en una oficina. Parece que tu padre tenéis una imagen muy romántica de la vida en el interior, pero se trata de una vida muy dura. Los días son largos, calurosos, polvorientos, y al final de cada uno de ellos no hay ninguna parte a donde ir, nadie a quien ver. No va a ser una experiencia romántica, te lo garantizo.

– Yo no soy en absoluto una mujer romántica -replicó Copper con frialdad.

Era verdad. A Copper le gustaba la vida tal cual era, y no creía en los sueños. Sus amigos se morirían de risa si supieran que alguien la había acusado de ser una romántica… pero también era cierto que con ninguno de ellos había hablado de aquellos tres días que pasó con Mal en Turquía… Para Copper, aquella experiencia había sido demasiado especial para que pudiera compartirla con cualquier otra persona. Mal había sido su secreto, su aberración, su única experiencia romántica.

– Pues eso debe de resultarle decepcionante a tu novio -repuso Mal con un cierto tono burlón.

– Eso depende de lo que entiendas por «romántico», ¿no? -lo desafió-. Prefiero aceptar las cosas tal y como son -«¿bah, sí?», le preguntó una voz interior. ¿Entonces por qué nunca había tenido éxito en olvidarse de Mal, a pesar de todos sus esfuerzos? ¿Por qué le dolían tanto sus recuerdos?-. Es igual -continuó Copper, dominando su tono de voz-. Todo lo que necesitas saber es que voy a trabajar duro, y no estoy dispuesta a perder más tiempo hablando de tu hermano. Por lo que a mí respecta, Birraminda es una pura cuestión de negocios, y no estoy interesada en nada más.

– De acuerdo -dijo al fin Mal, apartándose de la barandilla-. Te quedarás aquí trabajando de ama de llaves, pero sólo hasta que venga la chica de la agencia. Lo cual puede suceder en cualquier momento.

– Muy bien -convino Copper, levantándose aliviada después de haber sorteado el primer obstáculo. ¡Al menos ya no tendría que conducir de vuelta a Adelaida!-. ¿Y me darás una oportunidad para que te explique nuestra propuesta?

– Sí, mientras no te dediques a recordármelo constantemente -replicó Mal-. No quiero que andes rezongando todo el tiempo. Podrás presentarme tu plan de financiamiento y tus propuestas, pero sólo tendrás una sola oportunidad para hablarme de ello.

– Con una será suficiente -comentó Copper con una sonrisa.

Capítulo 3

Hacia el mediodía del día siguiente Cooper se encontraba exhausta. Mal no se había equivocado al advertirla sobre lo duro que resultaba ese trabajo. Se había levantado a las cinco para preparar el desayuno a Mal y a Brett, así como a los tres jackaroos, y tenía la sensación de haber pasado toda la mañana haciendo viajes de la casa al comedor común.

Había lavado, fregado, barrido… Había dado de comer a las gallinas, a los perros, a seis hombres que desayunaban y comían como animales… y, en medio de todo, había tenido que ocuparse de una vivaracha e incansable niña de cuatro años.

No la había ayudado precisamente el hecho de que hubiera pasado la mayor parte de la noche anterior despierta, pensando en Mal… La única cosa que se había jurado no hacer. A pesar del cansancio, su mente se había negado a dejar de funcionar evocando una y otra vez su imagen. Analizándolo desde todos los ángulos, desconcertada. ¿Cómo se explicaba que no la hubiera reconocido? ¿Se había olvidado de sus caricias, de la pasión con que habían hecho el amor?

Pero Copper se había esforzado por enterrar aquellos recuerdos en el olvido. Había ido a Birraminda únicamente por una cuestión de negocios; eso era lo único que debía importarle. Y eso era lo que se había repetido sin cesar, apretando los dientes.

Al mediodía había comido con los jackaroos y con los demás trabajadores, excepto Bill, en el comedor común. Bill era el decano del grupo, y todos le llamaban «el casado». Mientras que los jackaroos dormían en barracones, él tenía su propia casa a un par de kilómetros de la granja, y acudía allí a comer. Su esposa, Naomi, era la encargada de preparar la comida a los trabajadores por las tardes, afortunadamente para Copper…

Mal le había dicho que lo único que querían los hombres para comer a mediodía eran carnes frías y pan, así que Copper no había tenido que complicarse mucho la vida cocinando. En aquel momento estaba tachando el apartado de comidas de su lista de tareas para empezar a estudiar las que le quedaba, mientras se preguntaba si dispondría de tiempo suficiente para conocer la granja. Necesitaría hacer fotografías y explorar bien el lugar, con el fin de reunir materiales con que confeccionar el atractivo folleto turístico que tenía en mente.

– ¿Qué estás haciendo? -le preguntó Mal, estirando el cuello para ver que Copper anotaba en su lista de tareas las palabras preparar las verduras y baño de Megan. Arqueó las cejas con gesto burlón al leer lo que había escrito-. ¡Nunca he conocido a nadie que hiciera por adelantado un programa de las actividades del día siguiente!

– Me gusta ser organizada -explicó Copper, poniéndose de inmediato a la defensiva-. De otra manera me resultaría imposible.

– Espero que te hayas concedido tiempo para respirar, al menos -repuso burlón.

– ¡Tengo tantas cosas que hacer! -exclamó, algo molesta-. ¡No sabía que la esclavitud todavía fuera legal en el interior!

– Has trabajado muy duro -le comentó Brett en ese momento, quitándole la lista de la mano. Había recibido con entusiasmo la decisión de su hermano de que Copper se quedara con ellos y, en ese momento, sentado a su lado en el banco de la cocina, se acercó a ella con actitud insinuante-. Esta tarde te mereces un descanso… ¿Por qué no sales un poco para que pueda enseñarte lo que tu padre había proyectado para este lugar?

– Brett, a lo mejor te has olvidado del trabajo que todavía te queda por hacer esta tarde… -lo interrumpió Mal, antes de que Copper abriera la boca para aceptar; su tono de voz era tranquilo, pero implacable-. Megan y yo saldremos con Copper.

Megan levantó entonces la mirada, súbitamente alerta.

– ¿Vamos a montar a caballo?

Mal miró a Copper. Ese día llevaba una ropa mucho más adecuada para las tareas que debía desempeñar: una camisa ligera, de color verde, y unos vaqueros, pero todavía seguía teniendo un aire indefinible de chica de ciudad. Durante la comida, la conversación había girado en torno al próximo rodeo que iba a celebrarse, y sus expresivos ojos verdes habían reflejado una intensa sorpresa ante las imágenes de la doma de toros a lazo y la monta de potros salvajes.

– Creo que probablemente Copper preferirá ir en el coche -comentó con tono provocativo, sonriendo burlón.

La joven se tensó, consciente de que en aquel ambiente parecía completamente fuera de lugar.

– Me niego -replicó, levantando la barbilla. ¡No estaba dispuesta a darle a Mal una excusa para que desechara sus propuestas… sólo porque pensara que no podía adaptarse bien a la vida del interior! Se dijo que no tenía ninguna importancia que jamás antes hubiera montado… no podía ser tan difícil-. Me encantará montar a caballo.

Pero se arrepintió de su propia audacia tan pronto como puso los ojos en el caballo que Mal le ofreció. Parecía inmenso, y en el momento en que sacudió las crines para ahuyentar las moscas, Copper no pudo menos que retroceder asustada, apretando nerviosa su carpeta contra el pecho. Quizá lo del coche habría sido una mejor idea.

– ¿Qué llevas ahí? -le preguntó Mal, señalando la carpeta.

– Unos cosas que necesito, el proyecto de papá para el lugar, las medidas de la tienda…, y también tendré que tomar algunas notas.

– ¿Y dónde vas a llevarla? -le preguntó, exasperado-. ¿O es que esperas agarrar las riendas con una sola mano?

Copper no había pensado en eso hasta ese momento.

– ¿No lleva la silla una alforja o algo parecido?

– Anda, dámela a mí -le ordenó suspirando-. Yo te la llevaré mientras tú montas.

– De acuerdo -Copper aspiró profundamente y cuadró los hombros-. De acuerdo.

El caballo sacudió la cabeza con gesto impaciente cuando Copper agarró las riendas. Había visto muchos caballos antes en la televisión. Lo único que tenía que hacer era apoyar un pie en el estribo y auparse sobre la silla. No tenía ninguna complicación…

Pero en la televisión, sin embargo, los caballos no se movían cuando la gente montaba en ellos. Ese caballo en concreto se movía en todas direcciones tan pronto como ponía el pie sobre el estribo, y de esa manera se fueron alejando los dos varios metros, mientras los tres jackaroos, sentados cómodamente en lo alto de la cerca, los miraban divertidos.

Maldiciendo entre dientes, Copper intentó auparse nuevamente sobre la silla, en vano. Mal sacudió entonces la cabeza entre irritado y divertido.

– ¿Quieres que te lo sujete? -le preguntó con un tono de voz tan suave que resultaba humillante. En el momento en que agarró la silla, el caballo, sensible a la mano de su amo, se quedó quieto.

– Gracias -repuso Copper, tensa.

Sujetando con fuerza las riendas con una mano, lo intentó de nuevo, pero no tuvo más éxito que en las anteriores ocasiones. Al final, Mal tuvo que agarrarla de un pie y auparla sin muchas ceremonias sobre la silla.

– Oh, Dios mío -musitó, aterrada de verse tan lejos del suelo. Iba a necesitar un paracaídas para volver a bajar. Demasiado nerviosa para advertir la expresión resignada de Mal, miró fijamente hacia adelante mientras él soltaba la brida del caballo para hacerse a un lado.

Impaciente, el caballo se puso en marcha de inmediato.

– ¡Ay! -exclamó Copper alarmada y tiró de las riendas con fuerza, pero eso sólo pareció excitar aun más a su montura y se puso al trote. En ese momento, soltó los pies de los estribos y empezó a balancearse peligrosamente sobre la silla, gritándole al animal que parase. De alguna parte del patio escuchó unas voces desternillándose de risa. ¡Al menos alguien se estaba divirtiendo con aquella situación!

El caballo se dirigió entonces hacia la puerta del cercado. “¡Oh, Dios mío! ¿Y si ahora le da por saltar?», exclamó Copper para sí.

– ¡Sooooo…! -chilló, tirando frenéticamente de las riendas, y el caballo, astuto, giró hacia un lado haciéndola balancearse hacia el otro, antes de detenerse bruscamente al ver a su amo delante de él. Sorprendida, Copper se vio lanzada hacia adelante por un puro movimiento de inercia, resbaló todo a lo largo de su cuello y aterrizó en el suelo del patio con el trasero, en una postura muy poco digna, a los pies de Mal.

– ¿Te encuentras bien? -le preguntó, sonriendo maliciosamente. No hizo nada por disimular su diversión mientras Megan se tronchaba de risa y los jackaroos estallaban en carcajadas desde la valla.

Sin esperar su respuesta, Mal se agachó para agarrarla de un brazo y ayudarla a levantarse.

– Creo que sí -respondió con resentimiento convencida de que no habría mostrado mayor interés ni aunque se hubiera roto una pierna. Todo el mundo se lo había pasado en grande a su costa…

– ¿Por qué no me dijiste que no sabías montar? -le preguntó Mal con tono suave.

– No tenía la menor idea de que me ibas a hacer montar un caballo salvaje’ -le espetó ella, casi decepcionada al descubrir que la única parte de su persona que había sufrido algún daño era su orgullo.

– ¿Salvaje? -Mal se echó a reír-. El viejo Duke es el caballo más lento y perezoso que he tenido. Lo había elegido especialmente para ti.

– Muy amable de tu parte -murmuró entre dientes-. ¡Recuérdame que jamás vuelva a pedirte un favor!

– ¿Quieres volver a montar?

Copper desvió la mirada hacia los sonrientes jackaroos. El más joven le gritó:

– ¡Hey, Copper! ¡Vamos a contratarte para el rodeo! ¡Será mejor que sigas practicando!

– ¿Por qué no? -replicó ella-. ¡No me gustaría privaros de tan buena diversión!

– Buena chica -Mal le sonrió-. Esta vez te enseñaremos a hacerlo -añadió-. Mira, tienes que sujetar las riendas así -la instruyó después de levantarla en brazos y montarla en la silla.

Por un momento, Copper sintió que se le detenía el corazón. Podía distinguir cada detalle de su rostro: los pliegues a ambos lados de la boca, el brillo amable de sus ojos…

– ¡Relájate! -le pidió, al tiempo que palmeaba cariñosamente el lomo de Duke.

Copper sonrió débilmente y se esforzó por desviar la mirada de su rostro.

– ¡Creo que tengo vértigo!

Mal alzó los ojos al cielo, sonriendo, y montó a su vez en otro caballo de color pardo, con una estrella blanca sobre la frente. En ese momento se les acercó uno de los jackaroos con una cuerda; después de atarla a la brida de Duke, le tendió el otro extremo a Mal, que la agarró mientras colocaba su montura delante de la de Copper.

– ¿Lista?

– Sí -Copper se aclaró la garganta-. Sí -repitió con mayor firmeza en esa ocasión.

Megan ya había montado en su pony, y cabalgaba al trote por el patio con humillante destreza para Copper. Abrieron la puerta en ese momento. Mal espoleó levemente a su montura y abrió la marcha tirando de Duke. Y Copper observó maravillada que podía conservar el equilibrio.

Al principio marcharon lentamente. Megan se había adelantado al trote con su pony, mientras que los dos caballos iban al paso, juntos y tranquilos. Aquella lentitud no parecía molestar a Mal, lo cual no era de extrañar, pensó Cooper. El nunca tenía prisa, jamás se ponía nervioso ni se inquietaba. La joven era muy consciente de su presencia a su lado, tranquilamente sentado en la silla, escrutando el horizonte con la mirada.

Después de un rato, ella también empezó a relajarse y a mirar el paisaje. Iban siguiendo el curso del arroyo, por entre los árboles de caucho que lo flanqueaban. Todo estaba muy tranquilo y silencioso, y sólo se oía el ruido de las hojas bajo los cascos de los caballos.

Seguía siendo muy consciente de Mal, impresionantemente seguro a su lado. Al contrario que ella, no llevaba gafas oscuras, pero el sombrero le protegía los ojos del sol. Copper no podía vérselos,pero sí podía distinguir la forma de su boca firme,particularmente excitante…

Mal guió los caballos hacia un claro cercano al arroyo, que servía de abrevadero. Desmontó ágilmente y ató las riendas a la rama de un árbol caído, antes de bajar a Megan de su pony. La niña corrió alegremente hacia la ribera, donde había una pequeña playa de arena, y Mal se volvió entonces hacia Copper, que ya se estaba preguntando cómo se las iba a arreglar para bajar del caballo.

– Saca el pie izquierdo del estribo -la instruyó-. Luego levanta la pierna y pásala al otro lado. Yo te agarraré.

Mal mantenía los brazos extendidos hacia ella mientras hablaba, pero una timidez paralizante se apoderó de Copper una vez más, y sólo pudo mirarlo indefensa. Desvalida… deseando que nunca se hubiera casado, que los siete últimos años que había pasado se disolvieran en la nada y todo volviera a ser como antes…

– Vamos -la animó Mal-. ¡Algún día tendrás que bajar!

De alguna forma, Copper se las arregló para decidirse, pero lo hizo tan torpemente que estuvo a punto de caer al suelo…, si Mal no la hubiese agarrado de la cintura. La sostuvo por un momento y ella apoyó las manos en sus hombros, luchando contra la abrumadora necesidad de acariciarle el cuello y echarse en sus brazos.

– Gracias -musitó, incapaz de mirarlo a los ojos por temor a que Mal leyera aquel anhelo en los suyos.

– Este es el abrevadero donde tu padre quería montar el campamento turístico -le dijo Mal después de soltarla, mirando a su alrededor.

– Parece perfecto -Copper se aclaró la garganta, y se apartó de él-. Bueno… será mejor que tome algunas notas.

Caminó por el lugar mientras garabateaba en su cuaderno, pero su mente no estaba ocupada en los emplazamientos de las tiendas, o en las cocinas del campamento. Estaba ocupada en Mal, que había llevado los caballos a beber antes de dejarlos descansar a la sombra. Emanaba una seguridad, una firme serenidad lentitud que parecía encajar perfectamente con aquel paisaje.

De repente, Mal se volvió para sorprenderla observándolo, y Copper se apresuró a bajar la cabeza a su cuaderno. Sin embargo, no podía seguir tomando notas eternamente, y cuando pensó que ya lo había impresionado suficientemente con su obsesiva profesionalidad, se reunió con él junto al árbol caído.

Mal le hizo un sitio para que se sentara. Durante un rato permanecieron sentados sin hablar, observando a Megan mientras jugaba al lado del agua. Detrás de ellos, los caballos resoplaban suavemente. Poco a poco aquella paz fue envolviendo a Copper, y empezó a relajarse.

– Este lugar es precioso -comentó al fin.

– Sí -Mal miró a su alrededor, y luego a ella-. No lo sería tanto con un montón de tiendas instaladas y una manada de turistas bullendo por todas partes, ¿verdad?

– Todo podría encajar bien con el paisaje -replicó Copper, mirándolo a los ojos-. Te quedarías sorprendido de la manera en que toda esta belleza podría conservarse, pero ahora no voy a intentar convencerte -sonrió-. No he olvidado los términos de nuestro acuerdo… ¡y no voy a desperdiciar la única oportunidad de la que dispongo!

– Oh, sí, a propósito de nuestro acuerdo… -Mal se dio un leve toque en el sombrero, echándoselo hacia atrás-. A mediodía llamé a la agencia para saber qué había sucedido con mi nueva ama de llaves. Al parecer, le ofrecieron trabajar como camarera, y decidió renunciar en el último minuto.

Mirando el reflejo de los árboles en el agua. Copper se preguntó por qué alguien habría podido elegir trabajar en un restaurante cuando podía disfrutar de aquella maravillosa experiencia. Pero luego recordó las tareas que había tenido que realizar aquella mañana y decidió que la chica, quienquiera que fuera, había tomado una decisión muy razonable.

– ¿Van a enviarte a alguien más?

– No tienen a nadie inmediatamente disponible, así que tendrán que poner un anuncio. Pasará al menos una semana antes de que consigan a otra persona, quizá más -Mal la miró-. ¿Crees que podrás quedarte tanto tiempo?

– Por supuesto -respondió Copper, secretamente aliviada. Todavía no estaba preparada para volver a Adelaida… pero tampoco estaba dispuesta a analizar su propia reluctancia a abandonar Birraminda-. Te dije que me quedaría hasta que consiguieras un ama de llaves, y lo haré.

– ¿No tienes ningún compromiso en tu casa?

– Eso no es problema -respondió con cierta sorpresa-. Disponemos de alguien que nos ayuda en la oficina, así que puedo concentrarme por completo en los planes que tenemos aquí. Papá puede echarle un vistazo al negocio. No hay mucho trabajo en esta época del año, por otro lado.

– Yo me refería a compromisos más personales -comentó secamente Mal-. ¿No tienes a nadie que te eche de menos?

“¿Quién habría de echarme de menos?», se preguntó Copper. Tenía muchos amigos que se preguntarían dónde estaba, y desearían que asistiese a alguna fiesta con ellos, pero nada más. Se hallaban tan ocupados con sus propias vidas que no se molestarían en acordarse de ella dos veces.

– No -le confesó Copper sonriendo tristemente-. No creo que nadie me eche mucho de menos.

– ¿Qué hay acerca del hombre del que estás enamorada?

Copper pensó entonces que se había olvidado de lo que le había dicho sobre Glyn.

– No creo que esta ausencia signifique una gran diferencia -suspiró-. Siempre se está quejando de que nunca estoy en casa, de todas formas. Me veo obligada a viajar mucho, y cuando estoy en Adelaida tengo demasiado trabajo en la oficina. No puedo estar en casa todos los días a las cuatro, esperando a que venga.

– Podrías cambiar de trabajo -le sugirió Mal.

– Lo mismo me dice Glyn -repuso con amargura-. Dejando a un lado el hecho de que papá me necesita ahora, me encanta mi trabajo. ¿Por qué habría de abandonarlo?

– Por ninguna razón, si es que tu trabajo te importa más que tu novio.

– ¿Por qué siempre hay que elegir una de las dos cosas? -estalló Copper, frustrada-. Soy muy feliz con la vida que llevo. Glyn sabe cómo soy. ¿Por qué tendría que ser yo la única en asumir todos los compromisos?

– No dirías eso si estuvieras verdaderamente preparada para asumir esos compromisos -comentó Mal con una inesperada nota de dureza en la voz.

– Eso es lo que siempre me dice Glyn -Copper se quitó el sombrero y se pasó una mano por el cabello-. En cualquier caso, eso ya no importa. Estuve diez días en Singapur. Y cuando volví Glyn me dijo que quería hablar seriamente conmigo. Al principio me lo tomé a broma, y le comenté que antes tenía que consultar mi agenda para ver si podía concertar una cita, pero él se lo tomó a mal. Me dijo que estaba harto de regresar a casa para no encontrar a nadie, y que no le parecía que tuviera sentido fingir que éramos una pareja, cuando él pasaba solo la mayor parte del tiempo. Luego, me confesó que estaba frecuentando a Ellie, una buena amiga mía. Su marido la había dejado a principios de años, y los dos se sentían solos, así que… -Copper intentó fingir indiferencia, pero aquel recuerdo todavía le dolía-. Bueno, al final me dijo que iba a mudarse con ella. Todo fue muy civilizado. Tanto Glyn como Ellie siempre habían sido mis amigos. Formábamos parte de la misma pandilla, y no podía evitar volver a verlos si quería conservar a mis amistades…

– Pero tenías tu propio trabajo para consolarte, ¿no? -le comentó Mal, irónico.

– Sí, tenía mi trabajo -respondió dolida.

– Entonces, cuando ayer me dijiste que estabas enamorada de ese Glyn, ¿no me estabas diciendo la verdad?

– Oh, no lo sé… -Copper empezó a girar su sombrero entre las manos-. Quiero a Glyn. Es una gran persona. Incluso un día pensamos en casamos, pero nunca llegamos a eso… por culpa mía. Siempre tenía demasiadas cosas que hacer… y ahora me alegro de que fuera así. Viajes Copley significa demasiado para mí, y si hubiera tenido que renunciar a la empresa por Glyn… estoy segura de que lo nuestro tampoco habría funcionado. El tampoco me habría querido, por mucho que deseara que cambiara.

Mal no dijo nada. A Copper le resultaba imposible discernir si su silencio reflejaba desprecio o simpatía.

– En cualquier caso -continuó ella-, al menos ya sabes por qué no tengo ninguna prisa por volver a Adelaida. Realmente no me importa ver a Glyn y a Elije juntos, pero si estoy fuera durante un tiempo, podré facilitarle a todo el mundo una oportunidad para acostumbrarse a la nueva situación.

– Eso me suena como si a Glyn le estuvieses poniendo un puente de plata para que se escape mejor.

– Mal seguía observando cómo su hija jugaba alegremente en la arena, pero sus labios esbozaban una mueca amarga, como si estuviera recordando algún penoso suceso-. Debió de quedarse consternado al descubrir que estabas dispuesta a anteponer tu negocio a cualquier otra cosa -se interrumpió, para luego añadir-: Mi esposa era como tú. Creía que podría conseguirlo todo. Cuando la conocí, tenía su propia cadena de tiendas en Brisbane. Nunca se me ocurrió pensar que estaría dispuesta a abandonarlo todo para venir aquí, pero a Lisa le gustaba la idea de ejercer de dueña de una enorme granja del interior. Todo lo hacía a lo grande, y Birraminda tenía las dimensiones adecuadas. Por supuesto, yo procuré que pasara algún tiempo viviendo aquí antes de que nos casáramos, para que pudiera ver exactamente la clase de vida que iba a elegir, ¡pero no! Lisa sabía siempre lo que quería… y lo que quería, lo conseguía.

– ¿Por qué te casaste con ella entonces? -le preguntó Copper con mayor agresividad de lo que hubiera deseado. Se había preparado para soportar los celos de su esposa fallecida… ¡pero no para que la comparara con ella!

– No me di cuenta de cómo era hasta que fue demasiado tarde -explicó Mal-. Y era tan bonita… -se interrumpió como si estuviera conjurando su imagen en la memoria-. Tendrías que haberla conocido para comprender cómo era. Poseía una voluntad de hierro y nunca dudaba de cuáles eran sus prioridades. Al principio, pensó que podría administrar su negocio desde aquí, así que invertí una fortuna en equiparla con un despacho especial -se detuvo, para luego añadir, mirando a Copper-: Deberías visitarlo alguna vez. Dispone de teléfonos, un ordenador, fax, fotocopiadora… todo lo necesario para llevar un negocio. Pero eso no le bastaba a Lisa. No estaba interesada ni en lavar ni en limpiar, aunque también le había instalado una nueva cocina. Se aburría si no tenía nada que quisiera hacer realmente, así que siempre estaba detrás de mí pidiéndome que la dejara volar a Brisbane, para que pudiera revisar las cuentas, visitar a los diseñadores o negociar uno u otro acuerdo. Oh. Desde luego era una empresaria muy inteligente…

Copper se preguntó por qué Mal había hecho ese comentario, como si pareciera un insulto. Ella misma no podía evitar reconocerse en Lisa. ¿Qué tenía de malo ser enérgica e inteligente?

– Si era tan inteligente, no se habría casado contigo de no haber estado muy segura de ello -comentó al cabo de un momento.

– Eso mismo era lo que yo pensaba -repuso Mal-. Por supuesto, yo tenía lo que tú llamarías una estúpida y romántica idea acerca del matrimonio, pero la actitud de Lisa no era mucho más práctica. A ella nunca le gustó la vida de aquí, y terminó pasando cada vez más tiempo en Brisbane.

– ¿Megan?

– Megan fue el resultado de un intento desesperado por salvar un matrimonio condenado al fracaso -explicó Mal con frialdad-. No funcionó, por supuesto. Lisa encontró en su embarazo una excusa para escapar permanentemente a la ciudad. Decía que necesitaba estar cerca de un hospital, que Birraminda no era un lugar adecuado para un bebé, así que un día se marchó a Brisbane y no volvió jamás. Ni siquiera me llamó después de que la niña naciera -esbozó una mueca de amargura-. Me dijo que había tenido tanto trabajo que hacer que ni siquiera había tenido tiempo para telefonearme y decirme que había ido al hospital, pero no era verdad. Se suponía que todavía tenía que estarle agradecido por permitirme que viera a nuestra propia hija.

Mantenía una voz muy controlada, pero Copper podía percibir su tensión. Ahora comprendía el porqué de aquella expresión suya, siempre distante, dura. No se extrañaba que Mal hubiera cambiado tanto.

Copper ansiaba ofrecerle su consuelo, pero no sabía cómo. Si hubiera sido una mujer diferente habría sido capaz de tomarle una mano, o de abrazarlo… Pero se había condenado a ser una mujer que anteponía a todo su trabajo, igual que la esposa de Mal, y temía que éste pudiera rechazar su contacto. Así que se limitó a sujetar su sombrero entre las manos, sin decir nada. Al cabo de un rato Mal continuó su relato, como si necesitara desesperadamente ponerle punto final.

– Los dos sabíamos que no tenía ningún sentido fingir que nuestro matrimonio iba a funcionar después de todo. En cierta manera era un alivio, pero el acuerdo de divorcio terminó arruinándome. Todo mi dinero está en estas tierras, y todavía estoy luchando por volver a la situación que antes disfrutaba. Lo peor fue tener que abandonar a Megan pero todo el mundo decía que con quien necesitaba estar era con su madre -su expresión era distante, implacable-. Yo mismo lo creí hasta que vi la cantidad de niñeras que contrataba Lisa para Megan, una tras otra, mientras ella se dedicaba por entero a trabajar en su negocio. Viajaba en avión a Brisbane para verla con tanta frecuencia como me era posible, pero la niña no tenía ninguna oportunidad de llegar a conocerme. Cuando Lisa murmuró en un accidente de coche y fui a la ciudad para traerme a Megan a casa, la cría estaba aterrada. Yo debí de parecerle un completo desconocido.

Copper miró en ese momento a Megan, que seguía jugando en la pequeña playa, Tenía las manos llenas de barro y hablaba sola, absorta en sus juegos, ajena a los dos adultos que la estaban observando.

– Ahora parece muy feliz.

– Yo también lo creo cuando la veo así, pero es que también ha tenido que acostumbrarse a jugar sola -suspiró Mal-. No guarda muchos recuerdos de Lisa, pero se resiente de no tener una madre. Las cosas serían diferentes si pudiera contratar a una niñera para que se quedase aquí por lo menos un año. Necesita algún tipo de seguridad.

– Tú eres su seguridad -comentó Copper con tono suave, pero Mal negó con la cabeza.

– No basta con eso. No puedo estar todo el tiempo en la casa. Megan necesita más atención de la que yo puedo darle. Demasiado a menudo tiene que quedarse sentada en el cercado para que yo no pueda perderla de vista mientras trabajo. Evidentemente, lo que yo necesito es una esposa de verdad -añadió con una sonrisa irónica-. Pero no creo que pueda volver a pasar por un matrimonio como el que tuve.

– No tiene por qué ser así -objetó Copper tras una leve vacilación.

– ¿Ah, no? -Inquirió Mal-. ¿Dónde voy a encontrar a una mujer que esté dispuesta a dejarlo todo para venirse a vivir aquí? Nada de amigos, ni de tiendas, ni de restaurantes, ningún trabajo de interés…, sólo calor, polvo y duro trabajo.

«Sí que sería duro», pensó Copper. No había duda alguna sobre ello. Pero aun así, la esposa de Mal podría contar con otras cosas. Podría contar con el arroyo, con los árboles del caucho, con aquel cielo tan radiante. Podría extender una mano y acariciar a Mal siempre que lo deseara. Pasaría largas, dulces noches en sus brazos, y cuando se fuera a dormir, sabría que al día siguiente lo vería nada más despertarse. ¿Qué clase de mujer había sido Lisa para dar la espalda a todo aquello? ¿Una mujer tal vez como ella misma?, se preguntó Copper, inquieta.

– Nada de eso le importaría si te amara -dijo con una voz levemente temblorosa.

– Si algo he aprendido de mi matrimonio, es que el amor no es suficiente -repuso Mal-. Lisa me amaba… o al menos eso era lo que me decía… y mira lo que nos ocurrió. Y mírate a ti. Tú quieres a Glyn, pero no lo suficiente para que puedas renunciar a las cosas que verdaderamente te importan. ¿Por qué habría de ser diferente la mujer con quien me casara? ¡Eso suponiendo que pueda encontrar alguna detrás de un arbusto! No -declaró levantándose para dirigirse hacia donde estaba atado el pony-. No volveré a casarme. Megan estará bien si consigo encontrar a un ama de llaves decente. Todo lo que puedo hacer es esperar a que una aparezca tarde o temprano por aquí -y se volvió para mirar a su hija-. Venga, Megan. Vamos a casa.

Capítulo 4

«No volveré a casarme otra vez». Aquellas palabras resonaron sin descanso en la mente de Copper durante los siguientes días, aunque no podía explicarse por qué la habían impresionado tanto. Después de todo, Mal y su hija no eran problema suyo. Era una pena que su matrimonio hubiera sido tan desastroso, desde luego, pero no podía evitar resentirse de la forma en que Mal la había comparado con Lisa. Ella no había roto ningún matrimonio, ni privado a ningún padre de su hijo. Había sido Glyn quien la había dejado. Lo único que había hecho era conservar el trabajo que tenía. ¿Qué podía tener eso de malo?

Al menos ahora comprendía la razón del distante comportamiento de Mal. Era amable pero siempre se mostraba alerta, y sonreía muy pocas veces. En algunas ocasiones, Copper había sentido su mirada sobre ella con una expresión que nunca había podido discernir… pero que le había hecho desear gritarle que ella no era ni mucho menos como Lisa.

A veces, Copper se sorprendía odiando a Lisa por haber convertido al Mal que tan bien recordaba en aquel ser frío y reservado. Y en otras ocasiones, como ahora, mientras yacía despierta en la oscuridad, se había sorprendido envidiándola. Había sido una mujer muy hermosa, según le había informado Mal. Debía de haberla amado mucho. Se había casado con ella, se la había llevado a Birraminda y había hecho todo lo posible para que se quedara.

Lo cual significaba que no Mal no había tardado mucho tiempo en olvidarla a ella. Megan ya tenía cuatro años y medio, así que debía de haberse casado con Lisa al menos hacía cinco, seis si se tenía en cuenta el hecho de que el matrimonio ya estaba fallando antes de que la niña fuera concebida. Y eso significaba también que un año después de su idílico encuentro en aquella playa del Mediterráneo, Mal se había desentendido de ella para casarse con otra mujer.

El pensamiento de que se hubiera olvidado de ella con tanta rapidez la hacía sentirse una entupida, porque su propio comportamiento había sido precisamente el opuesto. Siempre lo había recordado con claridad, incluso cuando ya no existía esperanza alguna de que volviera a verlo. Aquellos tres días que pasaron juntos en Turquía habían sido tan maravillosos que, simplemente, le resultaba imposible pensar que no hubieran tenido ninguna continuación, ninguna consecuencia. Solía inventarse interminables excusas para explicarse por qué Mal nunca se había puesto en contacto con ella en Londres, tal y como le había prometido, pero ni una sola vez se le había ocurrido pensar que se había enamorado de otra mujer.

Quizá Mal nunca hubiera estado realmente enamorado de ella. Quizá sólo había sido para él una chica más que conoció en una playa. Ese pensamiento se hundió en el corazón de Copper como un cuchillo.

Al menos así le resultaría más fácil fingir que no le importaba que Mal la hubiera despreciado, calificándola de mujer egoísta, fría, obsesionada por su propio trabajo. Lo único que tenía que hacer era convencerlo de que cediese Birraminda a Viajes Copley… ¡entonces se sentiría más que contenta de volver a Adelaida y olvidarse de una vez por todas de él!

Pero conforme los días fueron pasando, Copper casi empezó a olvidarse del motivo principal de su viaje a Birraminda. Había llamado a su padre para explicarle que se quedaría allí para defender extensamente su proyecto, pero se había atenido a su palabra y todavía no le había hablado de ello a Mal.

La mayoría de las tardes salían a cabalgar con Megan. Y Mal le enseñaba las partes más alejadas de la granja. Durante los primeros días, llevaba un cuaderno donde apuntaba notas y medidas, por ejemplo de la pista de aterrizaje donde Mal tenía una avioneta particular pero después todo aquello empezó a perder importancia.

Sin un contacto diario con su oficina, el negocio había empezado a convertirse en algo irreal para ella. Lo verdaderamente real era la radiante luminosidad del interior, o el rostro alegre de Megan; el sonido de los pájaros cantando en los árboles o la manera en que Mal escrutaba el vacío horizonte sin fin.

Y le encantaba estar con Megan. Le había enseñado a escribir su nombre, le leía cuentos y jugaba con ella. Cada tarde, Copper la acostaba y le daba un beso de buenas noches antes de que entrara Mal. El tierno abrazo que le daba la pequeña era suficiente para que sintiera que aquella jornada de duro y esforzado trabajo había merecido la pena.

– Mira, papá, ¡me estoy lavando el pelo! -le dijo la niña a su padre una tarde, mientras se lavaba la cabeza con champú en la bañera.

Copper estaba de rodillas al lado de la bañera y, al ver a Mal, se incorporó sobresaltada, y disgustada también porque, después de diez días, seguía sin acostumbrarse a sus inesperadas apariciones. Había estado haciendo reír a la pequeña cantando con un vaso de plástico pegado a la boca y, ruborizada, se lo quitó rápidamente al ver la expresión entre burlona y sorprendida de Mal. ¿Por qué cuando más empeño ponía en parecer una mujer fría y profesional, Mal siempre se las arreglaba para sorprenderla haciendo el ridículo?

– Has vuelto temprano -le comentó ella, resentida.

– Lo sé -repuso Mal con irritante tranquilidad-. Pensé que éste sería un buen momento para que me explicases tu proyecto del campamento turístico.

– ¡Oh! -Copper se sentó sobre los talones, sujetándose un mechón de pelo detrás de la oreja con gesto nervioso. Se había arremangado la camisa y el vaso de plástico le había dejado un círculo rojizo en torno a la boca-. ¿Ahora?

– Después de ducharme acostaré a Megan; así mientras tanto tú podrás preparar los documentos que necesites. Luego, podremos discutir tranquilamente sobre ello.

– Bien.

Copper se dijo que si Mal iba a tomar una ducha, ella también. No podía enfrentarse con él tal como estaba, cansada y sudorosa después de una jornada de duro trabajo. Aquélla era su gran oportunidad y no podía desaprovecharla.

Poco después, mientras se duchaba, intentó fortalecer aun más su resolución. Pensó en su padre, que estaría esperando ansioso la decisión de Mal, y en la manera en que estaba decayendo la demanda de Viajes Copley. Necesitaban desesperadamente un nuevo proyecto que cautivara la imaginación de la gente, y las excursiones a Birraminda podrían colocarlos a la cabeza del negocio turístico. Si Mal se negaba, podrían hablar con otros propietarios, pero su padre había puesto todo su corazón en Birraminda… y, en cualquier caso, a esas alturas tardarían demasiado tiempo en cerrar un trato con otros granjeros. ¡Mal tenía que aceptar!

Copper se puso un vestido de color crema, compuesto de una falda plisada y una chaqueta corta. Cuando se miró en el espejo pensó que ofrecía un aspecto fresco y a la vez profesional. Desde su habitación podía escuchar a Mal acostando a Megan, y salió al pasillo con sus carpetas bajo el brazo con la idea de revisar antes su proyecto.

– ¡Estás impresionante! -le comentó Brett silbando de admiración, cuando Copper entró en la cocina para sacar la cena del horno.

Copper pensó que le resultaba imposible que Brett no le cayera bien. Era egoísta, frívolo e irresponsable, pero incluso cuando flirteaba con ella, Copper no podía menos que echarse a reír cuando precisamente más quería expresarle su desaprobación. Cada vez que lo veía se quedaba impresionada por su atractivo, pero sus súbitas apariciones jamás surtían el más ligero efecto sobre ella, y no se le aceleraba el pulso del corazón…, lo cual era bastante extraño, teniendo en cuenta la manera en que reaccionaba ante Mal.

Después de cerrar la puerta del horno, Copper se volvió para sonreír a Brett.

– ¿Habéis tenido mucho trabajo hoy?

– Ha sido un día frenético -respondió Brett con tono perezoso-. Mal no parece darse cuenta de que los días sólo tienen veinticuatro horas -levantó la tapa de la olla para oler satisfecho el guisado-. A propósito, ¿dónde está el negrero?

– Acostando a Megan.

– Oh, bien, así que por el momento lo tenemos fuera de juego -exclamó con expresión radiante, y deslizó un brazo por la cintura de Copper-. Nunca tenemos la oportunidad de hablar a solas tú y yo. Mal siempre anda por ahí y no le gusta que me acerque a ti. ¿No lo has notado?

Copper sí lo había advertido. Mal había decidido no dejarla sola con Brett, aunque resultaba obvio que ella no estaba interesada en él. En cualquier otro hombre, aquel comportamiento habría sido considerado como celoso, pero Copper albergaba la penosa impresión de que ella la última mujer por la que podría estar interesado.

– Tiene muchas cosas en la cabeza -le dijo a Brett.

– Yo también -repuso él-. Unos ojos verdes tan preciosos como los tuyos son capaces de hacer estragos en el ritmo cardíaco de un hombre como yo. ¿Te ha dicho alguien alguna vez que tienes una sonrisa encantadora, Copper?

Copper pensó que si Mal le hubiera puesto la mano en la cintura de esa manera, se habría derretido de emoción; con Brett, sin embargo, la sensación era muy diferente y se echó a reír.

– ¿Por qué tengo la extraña sensación de que ya has usado esa táctica antes?

– Pero si nunca la he utilizado antes, de verdad. -Sonrió Brett-. Te lo juro, eres la chica más bonita que ha pasado por esta casa y estoy desesperadamente enamorado de ti. ¿Por qué no correspondes a mis sentimientos?

– Es una cuestión de gustos -repuso Copper, sacudiendo la cabeza con gesto burlón-. Triste, ¿no?

– Sí, es una pena -asintió Brett-. Una chica tan preciosa como tú debería estar enamorada de alguien. ¿No habrás cometido la estupidez de enamorarte de Mal, verdad? El es un tipo duro, ¡y te lo pasarías mucho mejor conmigo!

Resultaba evidente que estaba bromeando, pero Copper se apartó de él como si le hubiera quemado su contacto.

– ¿Enamorarme de Mal? -Le espetó con innecesaria vehemencia-. ¡Qué idea tan ridícula! ¡Por supuesto que no me he enamorado de Mal!

– Ahora que ya hemos aclarado eso, ¿crees que podrías ir a darle a Megan un beso de buenas noches?

Al oír la fría voz de Mal desde el umbral de la puerta, Copper giró sobre sus talones, ruborizada.

– Luego, si quieres, podríamos hablar de tu proyecto… ¿o es que estás ocupada con Brett?

– No… No, claro que no -balbuceó Copper, pero Brett se limitó a sonreír.

– Pues sí, estamos ocupados -comentó alegremente-. Estoy extremadamente ocupado intentando convencer a Copper de que se enamore de mí… ¡pero por el momento sólo hemos dejado en claro que no lo está de ti!

– Eso he oído -repuso Mal con expresión inescrutable.

– Yo… ¡ejem!… voy a darle el beso de buenas noches a Megan -se apresuró a decir ella. Intentó recoger sus carpetas de la mesa de la cocina, pero estaba tan nerviosa que se le cayó al suelo la mayor parte.

Mal le sostuvo la puerta abierta con irónica cortesía.

– Estaré en mi despacho -le dijo.

Poco después, cuando se inclinaba para besar a Megan en la mejilla, Copper se preguntó qué tenía de malo que Mal la hubiera oído decirle a Brett que no estaba enamorada de él.

Era algo completamente cierto. De acuerdo, estaba lo de Turquía, pero aquello había sido un amor de juventud, y en cualquier caso, ya eran personas diferentes. Mal no estaba enamorado de ella y ella tampoco de él.

Pero entonces ¿por qué sentía ese extraño temor de verlo, de enfrentarse con él?, le preguntaba una voz interior. Copper suspiró profundamente. El futuro entero de Viajes Copley estaba en juego mientras ella estaba allí, vacilando, titubeante. «Deja de comportarte de una manera tan patética. Simplemente entra en su despacho y demuéstrale a Mal lo que eres capaz.», se amonestó.

– Adelante -le dijo él cuando Copper llamó al despacho reuniendo toda la confianza de que fue capaz. Luego rodeó su escritorio para cerrar la puerta a su espalda-. Siéntate.

Aquellas formalidades resultaban un tanto desconcertantes, pero Copper hizo acopio de coraje. Intentando ignorar el ambiente de tensión, abrió una carpeta y sacó el proyecto de campamento que había diseñado su padre para el abrevadero y un fajo de dibujos artísticos sobre el mismo.

Copper estuvo hablando durante cerca de una hora. Y durante todo ese tiempo, fue demasiado consciente, a su pesar, de la presencia de Mal inclinado sobre los planos, de su poderoso cuerpo tan cerca del suyo, de su excitante perfil mientras contemplaba los proyectos. Al final, se quedó callada. Había hecho todo lo posible y sólo le quedaba escuchar su decisión.

– No estoy segura de que pueda explicarte nada más a estas alturas -añadió con cautela mientras comenzaba a recoger los documentos-. Evidentemente, todavía hay muchos detalles que resolver, pero en esta etapa realmente nos gustaría llegar a un acuerdo contigo desde el principio.

Copper no tenía forma de adivinar lo que pensaba Mal acerca de todo eso. Con expresión inescrutable, se levantó del escritorio para acercarse a la ventana.

– Este proyecto significa mucho para ti, ¿verdad? -le preguntó cuando se volvió al fin para mirarla.

– Sí, así es -respondió sincera.

– Sólo me estaba preguntando hasta dónde estarías dispuesta a llegar para convencerme de que lo aprobase.

Y no me estoy refiriendo al dinero. Me estoy refiriendo a lo que estarías dispuesta a ofrecerme personalmente.

– ¿Personalmente? -Copper se echó a reír, nerviosa-. Supongo que eso depende del tipo de cosas que tengas en mente.

– Digamos el matrimonio, por ejemplo.

– ¿Matrimonio? ¿Qué matrimonio? -preguntó Copper, paralizada.

– El tuyo y el mío -repuso Mal con tono tranquilo.

La joven tuvo la extraña sensación de que el suelo cedía bajo sus pies, y se dejó caer en la silla, todavía con las carpetas en la mano.

– ¿Se trata de algún tipo de broma?

– Créeme, no estoy de humor para bromas -dijo Mal-. Te estoy ofreciendo un trato muy serio. Es éste, podrás hacer realidad tu proyecto turístico en el abrevadero si te casas conmigo. No estoy hablando de un compromiso para toda la vida -continuó mientras ella lo miraba absorta-. Estoy pensando en un período de unos tres años…

– ¡Pero… pero eso es una locura! -exclamó-. ¡Tú mismo dijiste que no querías casarte!

– No quiero hacerlo, pero lo haré. Necesito una esposa -Mal recogió un mensaje de fax de unos documentos que estaban sobre su escritorio-. Hoy he recibido esto de la agencia. Han encontrado a una chica que está dispuesta a firmar un contrato de corta duración, pero ya me estoy imaginando lo que va a suceder. Estará bien durante una semana o dos, pero luego empezará a aburrirse, Brett se considerará en la obligación de distraerla, y luego estallará en sollozos para tomar el primer autobús para Brisbane. Mientras tanto, Megan volverá a quedarse sola, abandonada por otra extraña justo cuando había empezado a acostumbrarse a ella -dejó el documento sobre la mesa, con gesto cansado-. He estado pensando en lo que me dijiste acerca de tu proyecto aquel día, y he llegado a la conclusión de que tienes razón.

– ¿De verdad? -inquirió Copper, estupefacta-. ¿Qué es lo que te dije?

– Dijiste que un matrimonio no tenía que ser por fuerza como el que yo tuve con Lisa, y cuanto más pienso en ello, más me convenzo. Un acuerdo de negocios en el que ambas partes conocieran claramente sus compromisos sería un tipo de matrimonio completamente diferente.

– No era ése precisamente el tipo de matrimonio al que me refería -repuso ella con un leve suspiro, pero Mal no la estaba escuchando.

– Eso sí que tiene sentido -añadió él mientras empezaba a pasear por la habitación-. Así contaría con un ama de llaves permanente y Megan vería en ella a una madre. Tres años no es lo ideal, pero sí supone mucha mayor seguridad por el momento. Y… ¿quién sabe?… el matrimonio podría ser un éxito y podríamos renegociar las condiciones para un tiempo mayor.

– ¡No puedo creerlo! -Exclamó Copper, incrédula-. ¡No me estarás pidiendo en serio que me case contigo para resolver los problemas que tienes con tu ama de llaves!

– ¿Por qué no? Tú eres perfecta -Mal dejó de pasear por el despacho y se detuvo junto a ella, mirándola desapasionadamente-. Lo más importante es que eres muy buena con Megan y que a ella le gustas. En segundo lugar -añadió-, parece que no te tomas a Brett en serio. Y tercero, cuando estabas hablando con él, le confesaste que no estabas enamorada de mí.

Copper bajó la mirada a la carpeta que sostenía en el regazo.

– La mayoría de los maridos considerarían eso como un defecto -repuso, sorprendida ella misma de su tono tranquilo.

– Ya tuve una esposa que decía que me quería, y no deseo otra. No, tú misma me dijiste que no eras una mujer romántica, y eso me conviene. Quiero a alguien que pueda considerar el matrimonio como un trato de negocios; que no albergue ni complejos sentimientos ni falsas expectativas.

– ¿Y qué es lo que saco yo de ese trato?

– Yo creía que resultaba evidente -repuso sorprendido-. Consigues la oportunidad de administrar tu negocio en Birraminda. Puedes pensar lo que quieras sobre los guías de grupo y las operaciones logísticas, pero un proyecto de este tamaño necesita de alguien que lo dirija directamente, in situ. Sólo organizar el abastecimiento va a significar un trabajo a tiempo completo, ¿y quién va a encargarse de eso cuando tus grupos de turistas en Birraminda exijan gas, o servicio de teléfono, o alguien que les cambie una rueda pinchada? No puedes hacer todo eso desde Adelaida, así que tendrás que quedarte aquí como supervisora.

– Una cosa es administrar un negocio, y otra muy distinta casarme -señaló Copper, todavía sin poder creer que estuvieran discutiendo una idea tan descabellada.

– Sería como realizar dos trabajos al mismo tiempo -dijo Mal-. Yo ni siquiera te estoy exigiendo que escojas entre tu marido y el negocio, ¿verdad? -Cruzó los brazos sobre el pecho, mirándola directamente a los ojos-. Escucha -continuó como si estuviera hablando de la cosa más razonable del mundo-. Jamás te habría sugerido esto si no me hubieras puesto al tanto de tu situación en Adelaida. Estás sola, tu novio te abandonó para irse con otra mujer y tus amigos se sienten incómodos. Casarte conmigo sería la excusa perfecta para un cambio de aires.

– ¿No crees que el matrimonio sería una solución demasiado extremada para la situación que estoy viviendo? -preguntó Copper con tono irónico-. Podría conseguir un empleo en otro Estado si necesitara desesperadamente escapar…

– Yo te estoy ofreciendo ese empleo -replicó Mal-. No tienes por qué estar desesperadamente enamorada para trabajar con alguien.

– ¡No, pero eso ayuda cuando estás casada con él!

– Según mi experiencia, es precisamente al contrario. Tú misma dijiste que sólo estabas interesada en tu negocio. Bueno, pues por mí no hay problema… te estoy ofreciendo la oportunidad de que me lo demuestres. Puedes quedarte aquí como mi esposa y asegurarte de que tu proyecto tenga éxito, o negociar con el propietario de otra granja para que acepte todo ese lío que vas a montar. En cualquier caso, apostaría a que te vas a pasar la mayor parte del tiempo resolviendo problemas in situ, así que contarías con más posibilidades si te quedaras aquí, en Birraminda, donde tendrías mucha más influencia.

– Vamos a hablar claro -dijo Copper, irguiéndose-. Dejarás que Viajes Copley disponga de Birraminda si consiento en casarme contigo, pero si no… Mi proyecto estará condenado al fracaso. ¿Es eso?

– Efectivamente -asintió Mal, contento de que lo hubiera comprendido con tanta rapidez.

– ¡Pero eso es chantaje!

– Yo prefiero verlo como una cuestión de prioridades -repuso Mal, encogiéndose de hombros-. Yo ya tengo la mía: Megan. Lo único que tienes que decidir es cuál es la tuya.

Copper pensó que aquello era un desafío. No sabía si reír, llorar o simplemente armarse de valor e impresionarlo permaneciendo tan fría como un témpano de hielo, cuando por dentro se sentía terriblemente confundida. Todo lo que sabía era que, silos sueños de su padre no corrieran el riesgo de fracasar tan estrepitosamente, le lanzaría a Mal su propuesta a la cara con el desprecio que se merecía, antes de salir de su despacho dando un portazo. Bajando la mirada, se levantó.

– Yo… me lo pensaré -dijo mientras terminaba de recoger sus carpetas con dedos temblorosos.

– De acuerdo -asintió Mal, abriéndole la puerta-. Esperaré a que tomes una decisión.

Cuando salió del despacho, Copper se quedó mirando incrédula la puerta cerrada, apretando las carpetas contra su pecho. Mal no había pronunciado una sola palabra de estímulo, de confianza, no había hecho ningún intento de persuadirla. ¿Acaso no podía haber demostrado un mínimo interés por ella como persona? Evidentemente. nunca iba a declararle amor eterno a ninguna mujer después de su primera experiencia matrimonial, pero al menos podía haberle dicho que la encontraba atractiva, o que le gustaba… Eso habría sido mejor que nada. En cualquier caso, su propuesta era ridícula. Se negaría a aceptarla, por supuesto.

Durante toda la cena Copper, permaneció distraída, ignorando los burlones comentarios de Brett acerca de su larga entrevista con su hermano, solamente consciente de la presencia de Mal sentado a la cabecera de la mesa. Si estaba preocupado acerca de la decisión que iba a tomar, evidentemente no daba ninguna muestra de ello. No le sonrió, ni siquiera hizo esfuerzo alguno por incluirla en la conversación. Simplemente se sentó allí y se puso a hablar… ¡de vacas!

Copper estaba tan irritada que decidió no pensar siquiera en su propuesta. El problema era que no podía evitarlo; tomó perfecta conciencia de ello cuando se acostó aquella noche con la yana intención de conciliar el sueño. Poco antes, cuando se dirigía a su habitación, pasó un momento por la de Megan con la intención de arroparla, al ver que se había destapado. Mientras le acariciaba tiernamente el cabello la oyó suspirar y murmurar algo en sueños, y sintió que se le encogía el corazón. Y pensó que quizá hubiera peores maneras de pasar los próximos tres años… que asegurándose de que aquella pequeña recibiera todo el amor y la seguridad que tanto necesitaba.

En un principio, había pensado en volver a Inglaterra para pasar un par de años trabajando allí, una vez que el proyecto de Birraminda empezara a funcionar. Recientemente habían contratado a una nueva persona, muy prometedora, para que se hiciera cargo de las tareas de administración de la empresa, así que su partida no le dolería tanto a su padre… Eso significaría un conveniente cambio de aires, y le proporcionaría una oportunidad para librarse de la humillante simpatía de sus amigos. ¿Por qué, en vez de eso, habría de pasar los siguientes tres años en Birraminda? ¿Qué diferencia podría suponer para ella?

La diferencia estaba en Mal. El solo pensamiento de casarse con él le provocaba escalofríos. «Un trato de negocios», había dicho Mal, pero ¿cómo podía pretender que un matrimonio se transformara en eso? ¿Dormirían tranquilamente en habitaciones separadas por las noches, como lo hacían ahora, o compartirían un dormitorio? ¿Esperaría Mal que ella durmiera cada noche a su lado, en la misma cama?

Una ama de llaves o una esposa; ¿qué era lo que realmente deseaba Mal? ¿Y hasta qué punto podría ella soportar serlo?

Agotada, al fin se durmió, y al despertarse se quedó sorprendida al descubrir que se sentía mucho más tranquila. Incluso fue capaz de sostener una tranquila conversación con Mal acerca de las tareas de la granja. Por la mañana, tomó conciencia de que lo único que le importaba no era si Mal dormiría o no con ella, sino el efecto que le causaría a su padre si se negaba a casarse con él y, en consecuencia, fracasaba su ansiado proyecto en Birraminda.

Dan experimentaría una amarga decepción al perder aquella granja, a la que había considerado el lugar ideal. Se quedaría frustrado al ver retrasado su proyecto, y deprimido por la perspectiva de tener que empezar otra vez desde cero. Era lo último que necesitaba en aquel momento, cuando el futuro de su empresa se hallaba en peligro. Si Copper volvía a su casa sin haber conseguido el consentimiento de Mal, tendría la sensación de haberle fallado.

En cierta ocasión, cuando terminó sus estudios en la universidad, Copper había tenido que elegir entre pasar dos días trabajando y estudiando en Europa, o ayudar a su padre en la empresa durante un período particularmente difícil. Dan la había animado a marcharse mientras pudiera, ya que era el momento más adecuado de su vida, pero al tener que hacer frente a tantas dificultades solo, había sufrido su primer ataque al corazón. Y Copper, cuando volvió de Inglaterra jamás pudo perdonarse a sí misma haberlo abandonado. No; ya le había fallado a su padre una vez, y no volvería a hacerlo de nuevo.

En aquel momento, Megan se encontraba cómodamente sentada ante la mesa de la cocina, observando un dibujo de su propia creación titulado Dos caballos en un prado. La niña le había explicado el significado de un garabato casi idéntico, en el que Copper había creído ver un tercer caballo; lo había hecho de manera desdeñosa, como si la sorprendiera su ignorancia en cuestiones artísticas:

– No es una casa, ni tampoco un cocodrilo… Es papá. ¿No te das cuenta?

Copper no pudo evitar pensar que habría preferido mil veces enfrentarse a un cocodrilo antes que con su padre. Estas eran sus reflexiones mientras marcaba el número de sus padres en su teléfono móvil. No tenía intención de pedirles consejo… ya que se quedarían de piedra si supieran lo que pretendía hacer…, pero necesitaba hablar con ellos antes de tomar una u otra decisión.

– Papá está mucho mejor -le informó su madre, Jill. Había bajado la voz para que Dan no pudiera oírla desde el dormitorio, donde se hallaba descansando-. Ya sabes que se preocupa demasiado, y estaba muy inquieto por el resultado de tus gestiones en Birraminda… Pero desde que nos llamaste para decirnos que ibas a quedarte allí una temporada, se encuentra mucho más tranquilo. Creo que piensa que eso es una buena señal, y ya me está volviendo loca con sus planes. Hacía mucho tiempo que no lo veía tan optimista -le confió-. Eso le ha hecho mucho bien y los dos te estamos muy agradecidos, querida.

– Mal… el señor Standish… todavía no se ha comprometido a firmar nada -dijo Copper. Sentía la necesidad de advertirla, pero aparentemente su madre se mostraba tan confiada como su padre.

– No podría negarse cuando tú ya llevas allí cerca de dos semanas, ¿verdad? Y a propósito, ¿cómo es él?

– continuó, antes de que Copper pudiera contestar-. Tu padre no es muy locuaz. Simplemente dice que no es ningún estúpido. ¿Está casado?

– No -respondió Copper, después de una breve vacilación.

– Ah -exclamó su madre, de manera especialmente significativa.

– No seas tonta, mamá -repuso Copper, molesta-. ¿Quieres pasarme con papá?

Dan se mostró encantado de hablar con ella, y tanto le habló de sus planes que Copper apenas pudo abrir la boca.

– Bueno, ¿cómo te está yendo con Mathew Standish?

– le preguntó al fin, optimista-. ¿Ya habéis llegado a la etapa en que podemos hablar de firmar un contrato?

Copper miró entonces a Megan, inclinada sobre su dibujo, y luego al teléfono que tenía en la mano.

– Sólo quedan un par de detalles por arreglar, papá -dijo lentamente-, y luego podremos firmar ese contrato.

– ¡Buena chica! -exclamó Dan, exultante -¡Sabía que no me fallarías!

– No -pronunció Copper casi para sí misma mientras cortaba la conexión-. No te fallaré, papá -cuidadosamente recogió la antena y dejó el móvil sobre la mesa.

Al parecer, ya había tomado una decisión.

Capítulo 5

Copper caminaba rodeando el cercado, contemplando impresionada la inmensa cantidad de reses. Un par de horas antes, desde la veranda, se había preocupado al distinguirlas a lo lejos, dirigiéndose tumultuosamente hacia la casa y levantando a su paso una gran nube de polvo rojizo. Le resultaba difícil creer que tantos animales podían ser conducidos por tan sólo seis hombres, pero allí estaban todos dentro del cercado, desaparecido todo el mido y la confusión anteriores.

Dos jackarooes se hallaban encaramados en la valla, satisfechos del trabajo real izado.

– ¿Habéis visto a Mal? -les preguntó.

– La última vez que lo vi se dirigía hacia el prado -le contestó uno de ellos, sonriendo.

Así que había vuelto, pensó Copper, tensa. Habían transcurrido dos días desde que Mal le presentó su propuesta… o, más bien, su ultimátum, y desde entonces no había hecho ningún esfuerzo por acercarse a ella. Tenía que aprovechar aquella oportunidad que se le presentaba de hablar con él.

Durante todo aquel día. Copper había estado muy nerviosa, esperando a que Mal volviera a la casa. Pero al parecer no tenía ninguna prisa por saber qué había decidido, y al final tendría que ser ella quien acudiera en su busca, incapaz de soportar la espera por más tiempo.

El prado donde se encontraban pastando los caballos estaba regado, y a la luz del crepúsculo su verdor contrastaba vívidamente con el terreno árido y rojizo que lo rodeaba. De repente descubrió a Mal, que se acercaba hacia ella montado en Red, su enorme caballo pardo. Había estado esperando dos días para hablar con él y, ahora que estaba allí, no se le ocurría nada que decirle.

– Hola -lo saludó, protegiéndose con una mano los ojos del sol mientras Mal detenía su montura frente a ella.

Montado en el caballo, Mal parecía imposiblemente remoto e inabordable mientras miraba a Copper, que permanecía frente a él vestida con unos vaqueros y una camiseta clara. La luz del sol arrancaba reflejos a su melena de color castaño cobrizo, salpicando de oro sus largas pestañas. Muy consciente de la intensidad de su mirada, la joven se sorprendió a sí misma sin poder dejar de mirarlo. En vez de ello, acarició la nariz de Red mientras lo sujetaba de la brida.

– ¿Dónde está Megan? -le preguntó Mal al cabo de un momento.

– La he dejado con Naomi. Yo… quería hablar contigo a solas.

– ¿Acerca de lo del matrimonio?

– Sí.

Sin decir una palabra, Mal hizo girar su montura y se dirigió hacia el prado. Copper tuvo que esperar a que desmontara y colgara la silla en la cerca. Sólo entonces, después de darle una palmada cariñosa al animal y dejarlo en libertad, volvió a reunirse con ella.

– ¿Y bien? -le preguntó, con los brazos apoyados en la valla.

– No hay necesidad de que te muestres tan ansioso de saber lo que he decidido -le comentó Copper, irónica.

– ¿Qué sentido tendría eso? -le preguntó él, suspirando-. No puedo obligarte a cambiar de idea, sea cual sea tu decisión.

– ¡Tiene gracia que digas eso después de haberme sometido a chantaje!

– No fue chantaje -replicó Mal-. Que te cases o no es solamente asunto de tu elección.

– ¡Como si pudiera elegir! -musitó Copper.

– ¿Quieres decir que tu respuesta es no? -le preguntó Mal, mirando a los caballos que pastaban bajo los árboles.

– ¿Estás seguro de que quieres molestarte en escucharla?

– ¿Qué quieres decir con eso? -inquirió él, frunciendo el ceño.

– Me hiciste una extravagante propuesta de matrimonio para luego ignorarme durante dos días enteros -lo acusó-. ¡No me parece un comportamiento normal para un hombre que esté realmente interesado en mi decisión!

– He estado reflexionando durante los dos últimos días -señaló Mal-. ¿Cómo podía ignorarte cuando ni siquiera estaba aquí? Ya sabes que he estado muy ocupado con el ganado, y he tenido que pasar una noche con los muchachos en el monte.

– Me ignoraste durante toda la última tarde, antes de que te marcharas. ¡Y esta tarde también! ¡Hace horas que has vuelto, pero no se te ocurrió ir a buscarme!

– Llevo aquí apenas media hora -repuso Mal-. Hace unos minutos que he terminado de encerrar el ganado, así que no he dispuesto de muchas posibilidades de ignorarte. Pero, ya que me lo preguntas, incluso aunque hubiera regresado antes no habría salido corriendo a buscarte para saber tu respuesta… ¡para que luego tú me acusaras de presionarte! Pensé que necesitarías tiempo para reflexionar y yo estaba dispuesto a esperar hasta que tomaras una decisión -su voz adquirió un tono de especial dureza-. Ahora que ya estás lista, al parecer, quizá puedas contármelo. ¿O es que esperas que lo adivine?

– Teniendo en cuenta las circunstancias, eso no te resultaría demasiado difícil -replicó Copper; al menos podía sentirse satisfecha de haber exasperado a Mal.

– Mira, Copper, ¿por qué no me dices de una vez qué es lo que has decidido? -suspiró-. ¿Vas a casarte conmigo sí o no?

– Sí -musitó, aclarándose la garganta-. Sí, me casaré contigo -explicó con mayor claridad-. Pero sólo si firmas un acuerdo formal consintiendo que Viajes Copley disponga del acceso y del control de Birraminda.

– Bien -respondió Mal.

Copper esperó durante un momento, pero al parecer eso era todo.

– ¿Bien? -repitió, ofendida-. ¿Bien? ¿Es eso lo único que tienes que decir?

– ¿Qué más quieres que diga? No tengo ninguna objeción a firmar un acuerdo formal… todo lo contrario. Te sugiero que antes de que nos casemos, firmemos un contrato legal que especifique las condiciones en las que ambos estamos de acuerdo. No me arriesgaré a pasar por otro divorcio como el que tuve, a fin de que cuando acordemos una fecha para el fin del matrimonio, pueda estar de acuerdo también con las condiciones económicas.

– Yo no quiero tu dinero -replicó Copper con desdén-. Lo único que quiero es la seguridad de que Viajes Copley pueda continuar utilizando Birraminda después de que termine nuestro matrimonio.

– Eso es algo de lo que podremos discutir cuando preparemos el contrato -repuso Mal, indiferente-. Lo que quiero decirte es que deberíamos conocer exactamente la situación en que nos encontramos antes de casarnos. Estoy seguro de que una mujer de negocios tan práctica como tú comprenderá el sentido de un contrato legal.

La perspectiva de reducir su matrimonio a una serie de cláusulas no pudo menos que estremecer a Copper, pero teniendo en cuenta que la idea había sido suya, no se encontraba en situación de protestar.

– Creo que ahora mismo tengo cosas más importantes que hacer que discutir sobre un contrato prenupcial.

– ¿Como cuáles?

– Como… bueno, ¡como todo, cualquier cosa! -respondió Copper, frustrada; levantó los brazos para luego dejarlos caer a los lados, desolada-. Para empezar. ¿Qué vamos a decirle a todo el mundo?

– Les diremos que nos vamos a casar -se limitó a contestar Mal.

– ¡Necesitaremos hacer algo más que eso para convencer a mis padres de que pretendo seriamente convivir con un completo desconocido! Se quedarían horrorizados si supieran por qué nos vamos a casar… -señaló-. Sólo me casaré contigo con la condición de que nunca lleguen a saber lo que estoy haciendo…, y eso requerirá convencerlos de que formamos una pareja de verdad.

– ¿Qué es una «pareja de verdad»? -Preguntó Mal, lanzándole una mirada sardónica-. Cada matrimonio es diferente, así que… ¿por qué nosotros habríamos de ser menos «de verdad» que los demás?

– ¡Ya sabes lo que quiero decir! -estalló Copper, contrariada-. Mis padres necesitan creer que nos casamos porque estarnos desesperadamente enamorados, y no porque hayamos firmado un frío contrato de negocios.

– Eso no es un problema, ¿no? -la miró Mal, enganchando los pulgares en los bolsillos de sus viejos vaqueros.

– No -respondió Copper, resentida por la frialdad e indiferencia que demostraba-, ¡pero me pregunto hasta qué punto podrá ser buena tu actuación!

– Los dos tendremos que acostumbrarnos a actuar -repuso Mal, imperturbable-. Todo esto no merecerá la pena a no ser que todo el mundo crea que te has convertido en una cariñosa esposa… especialmente Brett. ¿Crees que serás capaz de convencerlo de que estás más interesada en mí que en tu propio negocio? depende de que, a tu vez, lo convenzas a él de que eres un cariñoso marido… -replicó ella con tono cortante.

– Creo que me las arreglaré.

Copper estaba impresionada por su indiferente actitud. Era como si estuvieran hablando del tiempo, o de la lluvia…, aunque, pensándolo mejor, Mal se animaría mucho más hablando de eso.

– ¿Sabes? ¡El matrimonio es algo más que aparentar delante de la gente que quieres a tu pareja! Creo que deberíamos dejar claro ahora… hasta qué punto vamos a casarnos. Las esposas de verdad no son simplemente amas de llaves con un anillo de matrimonio en el dedo -continuó Copper con alguna dificultad-. Comparten cosas con su marido tanto en privado como en público… un dormitorio, por ejemplo.

– No podremos convencer a Brett si no compartimos un mismo dormitorio -asintió Mal con tono seco-. Y una misma cama -miró significativamente a Copper, que en ese momento bajó la mirada -¿O es ése el problema?

– No es ningún problema -replicó ella, ruborizada, pensando que al fin habían llegado al tema clave-. Es sólo que… bueno, sí, creo que deberíamos decidir ahora si… ya sabes, si tú… si nosotros…

Avergonzada, se arriesgó a mirar a Mal y descubrió que estaba sonriendo. Eso quería decir que sabía exactamente lo que estaba intentando explicarle, pero que no iba a facilitarle las cosas. Continuaba tranquilamente apoyado en la cerca, mirándola con aquella irritante expresión inescrutable que tanto detestaba…

– Lo que estoy intentando decirte -continuó con frialdad -es si esperas que durmamos juntos…

– ¿Por qué no? -inquirió Mal.

– Bueno, nosotros… apenas nos conocemos.

– Eso no nos detuvo antes, ¿verdad?

Siguió un tenso, larguísimo silencio. Copper se quedó paralizada hasta que, muy lentamente, volvió la cabeza hacia él.

– ¡Así que te acuerdas!

– ¿Pensabas que lo había olvidado? -inquirió sonriendo levemente.

– Entonces, ¿por qué no lo dijiste antes? -le preguntó ella con voz ronca. Tenía una sensación muy extraña, como si el pasado y el presente hubieran estallado en una marea de confusos sentimientos…

– Porque tú tampoco me dijiste nada -encogiéndose de hombros, Mal se volvió para contemplar los caballos-. Al principio no estaba seguro. Reconocí tu nombre tan pronto como Megan me lo dijo, pero parecías tan diferente… -pronunció con lentitud, como si estuviera comparando a la Copper actual con aquella que había visto caminar hacia él por la playa, descalza-… Ahora llevas el pelo más corto… a la moda, supongo -continuó Mal, después de un momento de silencio-. Tenías puestas las gafas de sol. Llevabas un traje elegante… y, por el amor de Dios, no esperaba encontrarte en Birraminda… No me parecía posible que fueras la misma chica. Luego, cuando te quitaste las gafas y te vi los ojos, y me di cuenta de que eras tú, entonces… -se detuvo, encogiéndose de hombros-. Bueno, para entonces resultaba claro que aun cuando me hubieras reconocido, no estabas dispuesta a admitirlo. No sé… pensé que quizá te sentirías incómoda, incluso avergonzada si sacaba el tema a colación, y como suponía que habías venido con el objetivo de trabajar para mí, me pareció justo respetar tu decisión y fingir que eras una desconocida -se volvió para mirarla-. A fin de cuentas, habían pasado siete años… no había razón alguna para que pudieras acordarte de mí.

¿Que no había razón alguna?, se preguntaba Copper pensando en el contacto de sus labios sobre su piel, en la maestría de sus caricias, en la pasión que habían compartido… Quería mirar el cercado, los caballos, cualquier otra cosa que no fuera Mal, pero una fuerza irresistible parecía atraer magnéticamente su mirada… para perderse en aquellos ojos castaños y retroceder al pasado, al momento en que, en medio de una multitud, levantó la cabeza riendo y lo sorprendió observándola.

Era como si el destino los hubiera reunido. Durante tres días habían charlado y reído, se habían bañado en el mar de color turquesa. Habían escalado una colina hasta alcanzar unas antiguas ruinas desde las que se divisaba la playa, se habían deleitado contemplando el atardecer y. cuando la noche los envolvió, habían terminado haciendo el amor con la mayor naturalidad del mundo. Después se habían bañado otra vez en el mar sumergiéndose en sus tibias y oscuras aguas…

«Quédate» le había pedido Mal la última noche, pero Copper estaba viajando con un grupo que debería volver a Londres, donde sus amigos la estaban esperando. No le había parecido tan malo despedirse de Mal cuando le había dado su dirección y él le había prometido que la llamaría tan pronto corno le fuera posible. Había estado tan convencida de la continuidad de su relación… ¿Cómo habría podido saber que pasarían siete años antes de que pudiera verlo otra vez?

– Claro que te recordaba -explicó en voz baja.

– Entonces, ¿por qué no me dijiste nada?

– Por el mismo tipo de razones, supongo -dijo débilmente-. Creía que tú no me habías reconocido. Todo lo que sabía era que te habías casado y que tu mujer había fallecido, así que no me pareció muy apropiado recordarte nuestro encuentro. Y tampoco tenía mucho sentido… Sólo fue un romance veraniego, una aventura de vacaciones -añadió como para convencerse a sí misma.

– ¿Es eso lo que piensas? -le preguntó Mal, sin mirarla.

– Nunca estuvimos en contacto después -le recordó Copper. Quería parecer indiferente, como si aquel asunto no le importara, pero su tono de voz destilaba acusación.

– Yo te llamé.

– ¡No, eso no es cierto!

– Lo hice -insistió Mal-. Había pasado aquel año trabajando de asesor agrícola en África. Había esperado para ello a que Brett terminara sus estudios y así pudiera ayudar a papá durante mi ausencia, consciente de nunca volvería a disponer de una mejor oportunidad para viajar que la que tenía al término de mi contrato. Me había decidido por Turquía porque sabía que una vez que volviera a Australia, no tendría muchas posibilidades de hacer un viaje semejante, pero eso me supuso estar fuera de contacto durante un par de meses -de repente, la voz de Mal perdió toda expresión-. Cuando llegué a Londres me encontré un mensaje en el contestador diciendo que mi padre había fallecido repentinamente cerca de un mes antes. Brett era demasiado joven para arreglárselas solo, así que tuve que tomar el primer avión para Australia -vaciló por un momento-. Te llamé desde el aeropuerto de Londres. Una de tus amigas contestó el teléfono. Me dijo que estabas en una fiesta, pero que te transmitiría el mensaje. ¿Lo hizo?

– No -respondió Copper lentamente, pensando en lo diferentes que habrían sido las cosas si hubiera sabido del intento de Mal por ponerse en contacto con ella-. No, nunca recibí tu mensaje.

– Incluso te llamé desde Australia cuando regresé -continuó Mal después de un momento-. Pero tú te encontrabas de nuevo fuera… oh. No sé -se interrumpió, contemplando el horizonte-. Supongo que no tenía mucho sentido, como tú misma has dicho. Te encontrabas al otro lado del mundo y evidentemente te lo estabas pasando bien. Recordé lo que me habías contado de tu vida en Adelaida, las fiestas, los clubes, los cruceros de fin de semana, y yo no podía darte la clase de vida que llevaba aquí. Y también tenía otras cosas en la cabeza, como levantar Birraminda después de la muerte de mi padre -se detuvo de nuevo para mirar a Copper-. Tú me pareciste el tipo de chica que disfrutaba enormemente con todo lo que hacía, así que supuse que no perderías el tiempo preguntándote por lo que me había sucedido.

– No -repuso Copper, pensando que había perdido siete años. ¡Siete años!.

– En cualquier caso -concluyó Mal-, ahora ya no importa. Todo eso pertenece al pasado.

– Sí -convino Copper.

Siguió un incómodo silencio. O, al menos, ella lo encontraba incómodo, porque a Mal no parecía molestarlo lo más mínimo. Los recuerdos parecían arremolinarse en el aire, entre ellos, tan cerca que Copper tenía la sensación de que podía tocarlos con las manos.

– Ha sido… bueno, una tremenda casualidad, ¿no? -Se las arregló para comentar al fin, alejándose un poco de Mal-. Me refiero a que hayamos terminado por encontrarnos después de tanto tiempo.

– ¿Supone eso alguna diferencia? -le preguntó él con tono tranquilo.

Copper no sabía si se estaba refiriendo al pasado o al presente, o a Megan y a su decisión de facilitarle la seguridad que tanto necesitaba durante todo el tiempo que pudiera.

– No -convino, incómoda-. Claro que no.

Mal la miró advirtiendo su postura defensiva, un poco alejada de él, con los brazos cruzados.

– Por lo que a mí respecta, mientras te comportes como una esposa en público después de que nos casemos, tu comportamiento privado es decisión tuya. Los dos ya somos adultos, y en el pasado sentimos una atracción mutua, así que el tiempo que vamos a estar juntos tanto podríamos pasarlo en la cama como fuera de ella. Ya lo hicimos una vez.

– Entonces era diferente -objetó desesperada-. Los dos éramos diferentes. Tú no estabas casado, y yo todavía no había conocido a Glyn. Nunca podría ser igual que entonces.

Un extraño brillo apareció en los ojos de Mal al escuchar el nombre de Glyn.

– No estaba diciendo que fuera a ser lo mismo -explicó, un tanto impaciente-. Sólo te estoy sugiriendo que ya que vamos a compartir un mismo lecho durante los tres próximos años, deberíamos disfrutar tanto del aspecto físico de nuestra relación como de su aspecto, digamos, profesional o de negocios. Sin embargo, eso es decisión tuya. No moveré ni un solo dedo para tocarte a no ser que tú misma me invites a ello. Todo lo que tienes que hacer es pedírmelo… ¡adecuadamente, por supuesto!

Copper se tensó al detectar el tono burlón de su voz.

– ¿Tendré que hacerte un requerimiento formal? -le espetó.

– Estoy convencido de que sabrás decírmelo cuando la ocasión se presente -repuso Mal, suspirando-. Mira, me doy cuenta de que no te atrae la idea. De acuerdo, lo respeto. Incluso podemos hacer que figure en el contrato, si de esa forma te parece mejor. Por lo que a mí respecta el asunto está cerrado, pero si cambias de idea, sólo tienes que decírmelo. Hasta que lo hagas, no tendrás ninguna necesidad de sentirte nerviosa acerca de acostarte conmigo. ¿Está claro?

– Sí -respondió Copper, tensa-. Gracias.

La seguridad que Mal le daba de que no se acercaría a ella a no ser que ella misma se lo pidiera debería resultarle reconfortante, pero de alguna manera se sentía incluso peor que antes. Se había expresado con una absoluta indiferencia con respecto a ese tema. ¿Realmente esperaría Mal que ella le pidiera tranquilamente que le hiciera el amor?

Copper intentó imaginarse la situación: «Oh, Mal, quiero que esta noche me hagas el amor». ¿O quizá había pensado en una tácita invitación? Tal vez esperaba que se le echara encima cuando estuvieran en la cama… Ardía de humillación al pensarlo. ¡Jamás sería capaz de hacer algo parecido! Pero ¿cómo podría pasar tres años durmiendo a su lado sin tocarlo, atormentada por sus recuerdos?

– Entonces -dijo Mal, irguiéndose-, ¿hacemos el trato?

¿Tres años conviviendo con Mal, o regresar a su casa para confesarle a su padre que había fracasado?, se preguntó Copper.

– Sí -respondió después de una pausa.

– Tu negocio debe de significar mucho para ti -comentó Mal casi de inmediato, lanzándole una sardónica mirada.

Por su expresión, Copper comprendió que estaba pensando en Lisa, quien siempre había antepuesto su trabajo a cualquier otra cosa. Pero ¿qué le importaba a ella que él pensara que era igual que su mujer? ¿No era eso mejor que dejarlo saber que temía más sus propias reacciones ante él que lo que pudiera hacerle?

– Así es -asintió, reuniendo los pedazos de su orgullo destrozado-. De otra manera no habría consentido en casarme contigo, ¿no?

– No, supongo que no.

Siguió otro incómodo y penoso silencio. ¿Cómo podía no darse cuenta Mal de lo mucho que necesitaba su consuelo? ¿Por qué no la abrazaba y le decía que todo saldría bien? ¿Cómo podía seguir allí, de pie, limitándose a mirarla, cuando todo lo que quería era que la estrechara entre sus brazos?

– Vamos -dijo Mal con un tono repentinamente brusco. Se quitó el sombrero, se pasó una mano por el pelo y después volvió a ponérselo-. No tiene sentido que nos quedemos aquí toda la tarde.

Empezaron a caminar hacia la casa, guardando una prudente distancia entre ellos.

– ¿Cuándo nos casaremos? -le preguntó ella con una temblorosa sonrisa.

– Por lo que a mí respecta, cuanto antes mejor -respondió Mal-. No querrás celebrar una boda por todo lo alto, ¿verdad?

– Yo no, pero voy a tener que convencer a mis padres de que me caso por amor, y creo que una boda formal ayudaría. Estoy segura de que podré conseguir algo apropiado que ponerme. Megan podría hacer de dama de honor, también.

– Estupendo, tú te encargarás de eso. Sólo dime cuándo y dónde tengo que organizar la boda.

– Es agradable saber lo mucho que significa para ti esta boda -comentó ella con tono sarcástico-. ¡Nadie pensará que nuestro matrimonio es sincero a juzgar por tu actitud!

– Oh, no te preocupes. Me mostraré convenientemente cariñoso cuando la ocasión lo requiera -le prometió.

– ¿Crees que alguien se creerá que nos hemos casado de verdad? -le preguntó bruscamente Copper, casi a su pesar.

– ¿Por qué no habría de creérselo?

– Bueno… sólo llevo dos semanas aquí. Les parecería demasiado precipitado…

– Entonces, tendremos que convencerlos de que nos enamoramos a primera vista, ¿no te parece?

«Ya lo hicimos antes»; esas palabras, que Mal estuvo a punto de pronunciar, permanecieron durante unos segundos como flotando en el aire.

– Brett no se lo tragará -dijo ella, cuidando de desviar la mirada-. Lleva todo este tiempo con nosotros y a estas alturas sabe perfectamente bien que no nos hemos enamorado. Yo misma se lo dije la otra noche.

– Lo recuerdo -repuso Mal con tono seco-. Pero Brett no te creyó. Me dijo que te había traicionado tu propia insistencia al negarlo.

– ¿Eso te dijo? -preguntó furiosa, deteniéndose bruscamente en medio del camino.

– A juzgar por los comentarios que soltó después de que pasáramos tanto tiempo encerrados en mi despacho aquella tarde, yo diría que casi está esperando a que se lo confesemos nosotros mismos -continuó Mal con tono tranquilo-. Todo lo que necesitas hacer es entrar ahora mismo en la casa como si acabara de besarte apasionadamente…

– ¿Y cómo se supone que voy a hacer eso? -Preguntó Copper, contrariada -¡No es tan fácil!

– Oh, no sé -un súbito brillo especulativo apareció en los ojos de Mal mientras extendía una mano para acariciarle tentadoramente una mejilla-. Yo no creo que sea tan difícil.

A Copper se le encogió el corazón, y casi se olvidó de respirar. Toda su furia anterior, su incomodidad, cualquier otro sentimiento se había evaporado ante su contacto. Incapaz de apartarse, sólo pudo mirarlo con los ojos muy abiertos. Y cuando Mal extendió la otra mano para acercarla hacia sí, cedió sin resistirse.

– Según mi experiencia, lo más sencillo es generalmente lo mejor -murmuró Mal-. Y la manera más sencilla es besándote -añadió muy suavemente, y la besó.

Al primer contacto de su boca, Copper suspiró levemente y entreabrió los labios. Aquello era como volver a casa, como reconciliarse con el pasado. Su lengua era tan excitante, sus labios tan cálidos y persuasivos como recordaba…

Indefensa, aterrada por la intensidad de su propia respuesta, Copper se agarró a la camisa de Mal en un esfuerzo por anclarse a la firme seguridad de su cuerpo. Todo a su alrededor se había evaporado y sólo existía él…, el sabor de sus labios, el contacto de sus manos, la abrasadora intensidad de su beso. La cabeza le daba vueltas, su cuerpo pulsaba de emoción, y cuando Mal dejó de besarla para estrecharla entre sus brazos, ni siquiera pensó en protestar. En vez de ello, dejó de agarrarle la camisa y deslizó las manos por su espalda y su cintura, como impelida por una fuerza irresistible.

Se besaron apasionadamente, sin aliento, casi desesperados mientras las dudas y la confusión que Copper había sentido durante las dos últimas semanas desaparecían de repente. Se sentía perdida, pero no le importaba, Sólo le importaban aquellos brazos que se cerraban en torno a ella, aquellos besos… y la convicción de que nunca más quería volver a separarse de Mal.

Capítulo 6

– ¿Mal? ¿Eres tú…? -la voz de Brett interrumpió aquel momento de pasión. El joven se detuvo bruscamente en la puerta de la casa mientras contemplaba la escena-. ¡Oh, oh! -exclamó sonriendo.

Mal ni siquiera se tensó. Sin apresurarse, levantó la cabeza y miró a su hermano.

– ¿Qué pasa? -le preguntó con voz firme.

Copper, estremecida y mareada, estuvo a punto de caerse cuando Mal la soltó. Le temblaban las piernas de manera incontrolable y le ardían las mejillas. Era incapaz de pronunciar palabra.

– Venía a preguntarte si te apetecía una cerveza -explicó Brett, sin dejar de sonreír-. ¡Pero ya me doy cuenta de que estás ocupado!

– Lo estábamos antes de que nos interrumpieras -repuso Mal.

Copper se preguntó entonces cómo podía Mal parecer tan tranquilo. Ella tenía el corazón acelerado, la cabeza le daba vueltas, estaba excitada y medio ahogada… ¡y él respiraba con toda normalidad!

Brett, por su parte, hacía oídos sordos a la indirecta de su hermano.

– Creía que lo de besar a las amas de llaves era cosa mía -le comentó, fingiendo sentirse dolido.

– A ésta no -Mal miró entonces a Copper, que se estaba esforzando por volver a la realidad-. Esta es mía -desvió de nuevo la mirada hacia Brett y su voz adquirió un claro tono de advertencia-. Copper va a casarse conmigo, así que será la única que haya escapado a tus manos.

– ¡Lo sabía! -Brett prorrumpió en gritos de alegría y, después de darle una cariñosa palmada a su hermano, abrazó a Copper y la levantó en voladas -¡Lo sabía! ¡Mal cree que no puedo leerle esa cara de póquer que tiene, pero sabía lo que sentía por ti desde el principio!

– ¿De verdad? -balbuceó ella. Cuando volvió a poner los pies en el suelo, sentía las rodillas tan débiles que se agarró instintivamente a Mal buscando la seguridad de su cuerpo.

– No sabía que fueras tan perspicaz, Brett -observó Mal. Copper no pudo menos que preguntarse si aquel sarcástico comentario le resultaría tan obvio a Brett como a ella. Aparentemente no era así, ya que seguía asintiendo con la cabeza, satisfecho de sí mismo.

– Pues lo noté mucho mejor de lo que tú te imaginas. Fingíais que os ignorarais mutuamente, pero por las miradas que os lanzarais a hurtadillas, ¡yo sabía que lo vuestro era verdadero amor!

– ¿Qué sabes tú de eso? -le preguntó Mal.

– No mucho, la verdad -admitió Brett-. Pero puedo reconocerlo cuando lo veo, y creo que los dos sois muy afortunados -de repente se puso serio-. Muy afortunados -añadió, antes de sonreír de nuevo-. ¡Venga, esto hay que celebrarlo!

– Yo… -Copper tuvo que aclararse la garganta en un desesperado intento por recuperarse; no podía seguir eternamente agarrada a Mal-. Será mejor que vaya a buscar a Megan para darle de cenar.

– Te acompañaré -se ofreció Mal.

– Sí, mientras tanto yo me aseguraré de enfriar la cerveza -intervino Brett-. No tardéis mucho.

– Esperemos que todo el mundo sea tan fácil de convencer como éste -musitó Mal cuando su hermano volvió a entrar en la casa. Miró a Copper, que todavía estaba apoyada en él intentando reunir las fuerzas necesarias para apartarse-. ¿Te encuentras bien?

La preocupación que destilaba su voz la tomó por sorpresa. ¡Lo último que deseaba era que Mal pensara que aquel beso había significado mucho más para ella que para él!

– Sí, estoy bien -respondió a la defensiva-. ¡Qué curioso que Brett haya pensado que estábamos enamorados durante todo este tiempo! -exclamó después de un largo e incómodo silencio, con una risa nerviosa, cuando ya se dirigían a buscar a Megan…

– Sí, qué curioso -asintió Mal con tono inexpresivo, y la joven deseó haber mantenido la boca cerrada.

El día estaba tocando a su fin cuando volvían a la casa con Megan. La niña correteaba alegre entre ellos, contenta de haber estado jugando con los pequeños de Naomi. Copper era muy consciente de la presencia de Mal a su lado, inclinando la cabeza para escuchar gravemente las palabras de su hija. La ternura que le demostraba, de alguna manera sorprendente en un hombre tan fuerte y silencioso, la conmovía profundamente. Mal debía de querer mucho a Megan si, por su bien, estaba dispuesto a casarse con una mujer a la que no amaba.

Aquel pensamiento tranquilizó en cierta forma a Copper. Megan se adelanté corriendo para entrar primero en la casa, y desapareció en la cocina.

– ¿Vas a decírselo esta noche? -le preguntó Copper.

– Puede que sí -respondió Mal.

Cuando subía las escaleras de la veranda, Copper titubeó de repente. Una vez que se lo dijeran a Megan, ya no habría ninguna posibilidad de volver atrás. Definitivamente, para ella comenzaría una nueva vida.

– ¿Realmente crees que podremos lograrlo? -le preguntó, temerosa.

Mal se había detenido a su lado, y en ese momento se volvió para mirarla a los ojos.

– Claro que podemos. Yo pensaré constantemente en Megan y tú en tu proyecto, y los dos tendremos éxito -de manera inesperada, le tomó una mano y se la apretó-. Todo saldrá bien -le prometió y, muy lentamente, inclinó la cabeza para acariciarle los labios con los suyos.

La irrefrenable excitación que Copper antes había sentido se transformó esa vez en una infinita calidez y ternura. Poco después, tomados de la mano, se miraban en silencio, como asombrados de lo que había sucedido entre ellos. Fue en ese momento cuando Brett se asomó a la puerta de la casa, pidiéndoles que se apresuraran.

– ¡Hey, venga! ¡No estáis solos y la cerveza se está calentando!

En la cocina, Copper evitó mirar a Mal. No sabía qué hacer con las manos. Las sentía extremadamente sensibles como si en sus yemas se hubiera quedado grabado el contacto de su piel. ¿Habría tenido Mal realmente intención de besarla? ¿Habría querido consolarla de esa forma? ¿O habría escuchado a Brett saliendo de la cocina y se habría forzado a sí mismo a asumir su nuevo papel?

Mal sentó a Megan en sus rodillas para explicarle que se iba a casar con Copper, y que se quedaría con ellos en Birraminda.

– ¿Eso te gustaría? -le preguntó.

Megan no parecía todavía preparada para comprometerse demasiado.

– ¿Cuánto tiempo se quedará?

– Mucho.

– ¿Para siempre? -le preguntó la niña a Copper.

– Espero que sí, Megan -respondió, mirando por un momento a Mal por encima de su cabecita.

Megan pareció contentarse con su respuesta y puso fin a la conversación. De alguna manera, Copper se había imaginado que reaccionaría echándose en sus brazos, pero la niña había visto a demasiada gente llegar a la casa para después marcharse, de forma que se había acostumbrado a no confiar en nadie desde un principio. Simplemente se bajó de las rodillas de su padre y continuó jugando como antes.

Sin embargo, cuando Copper la acostó poco después y le dio un beso de buenas noches, la pequeña la abrazó cariñosamente.

– Te quiero -dijo con tono ferviente, y a Copper se le llenaron los ojos de lágrimas.

– Yo también te quiero, corazón.

– Y estoy muy contenta de que vayas a casarte con papá -le confesó en voz baja.

– Yo también -susurró Copper y, cuando levantó la mirada, vio a Mal observándolas desde el umbral.

– Y papá -añadió él.

– ¡Ya lo veo!

Megan tiraba de la mano a Copper, exultante de alegría, al distinguir la figura de Mal entrando en la sala de espera del aeropuerto, acompañado de Brett. Los dos hombres se detuvieron por un momento, buscándolas con la mirada entre la multitud.

Copper descubrió a Mal en el mismo momento en que lo hizo Megan. La niña y ella habían estado dos semanas en Adelaida y ahora volvía a verlo allí, tan tranquilo y contenido como siempre. Le habría encantado comportarse con la misma desinhibición que Megan, que en ese momento corría hacia su padre segura de que la estrecharía cariñosamente entre sus brazos.

– Hola -los saludó Copper con una sonrisa mientras se acercaba a ellos, y Mal se quedó inmóvil al verla; llevaba un ligero vestido de color amarillo pálido, con escote, y en las manos sostenía un sencilla pamela.

– Copper… -pronunció, sin saber qué añadir. Su voz sonaba extraña, casi como si estuviera turbado. Luego la tomó de una mano para acercarla hacia sí mientras sostenía a su hija con el otro brazo. El fugaz contacto de sus labios en los suyos sacudió a Copper como si se tratara de una descarga eléctrica-. Te he echado de menos -le confesó.

Copper no sabía si lo había dicho sinceramente o si sencillamente estaba actuando delante de Brett que contemplaba la escena interesado.

– Yo también te he echado de menos -pronunció con voz ronca.

En el caso de Copper era verdad. Hacía unas dos semanas que había llegado a Adelaida en compañía de Megan, y había echado de menos a Mal mucho más de lo que había creído posible. Se había acostumbrado a convivir con él, a su manera de sonreír cuando volvía del trabajo… A veces le ocurría que se olvidaba por completo de que todo aquello era una farsa.

Y a veces, cuando Mal la sacaba a pasear a caballo por el arroyo, o cuando se sentaban en la veranda para contemplar la luna, le parecía absolutamente natural que estuvieran juntos, hablando tranquilamente de los sucedidos en el día. Sólo cuando sus miradas se encontraban de manera inesperada, el ambiente se llenaba de una súbita tensión y Copper recordaba que no estaban enamorados de verdad, que sólo estaban fingiendo.

Y no se trataba de que Mal no le hubiera dejado suficientemente clara su posición. A juzgar por su ostentosa ausencia cada noche. Brett no parecía albergar duda alguna acerca del carácter de su relación, pero Copper tenía demasiado bien presente el hecho de que Mal y ella se despedían amablemente en el pasillo para retirarse cada uno a su dormitorio.

– Supongo que con esa actitud pretende ser discreto -le había comentado Mal la primera noche, cuando Brett había salido del salón asintiendo con la cabeza y haciendo expresivos guiños.

– ¿Te das cuenta de que está esperando que nos lancemos a la cama tan pronto como cierre la puerta a su espalda? -le había preguntado Copper en un fallido intento por adoptar un tono de diversión.

– Claro.

– ¿Quieres… quieres que empecemos ahora? Me refiero a lo de compartir una habitación -le había comentado, incómoda-. ¿No crees que será un poco extraño si no lo hacemos?

– Dejemos a Brett que saque las conclusiones que quiera mientras esté fuera -había repuesto Mal con tono despreocupado-. Pronto nos casaremos, y luego dispondrás de tiempo más que suficiente para acostumbrarte a compartir un dormitorio.

Copper debería haberse sentido aliviada, pero en vez de eso no pudo evitar sentir una punzada de decepción. Cuando aparentaba tanta indiferencia, no estaría bien insistir en acostarse con él…

Durante el día tenía tantas cosas que hacer que le resultaba fácil olvidarse de ello, pero por la noche el convencimiento de que Mal en realidad no la deseaba le recordaba constantemente el acuerdo que habían firmado. Y conforme fueron transcurriendo las semanas, la irritabilidad de Copper fue en aumento.

Al final, fue un verdadero alivio cuando Mal la llevó a ella y a Megan en su avioneta a Brisbane, donde las embarcó en un avión para Adelaida con el fin de que organizara los preparativos de la boda. Y sin embargo, cuando se despidió de Mal, Copper no pudo evitar sentir un nudo de emoción en la garganta, algo que siempre le sucedía cuando pensaba en él. Conforme se acercaba la fecha de la boda se había sentido cada vez más nerviosa… una sensación que, en aquel instante, después de volver a verlo en el aeropuerto de Adelaida, se había acrecentado aun más.

Mal y Brett habían tenido tanto trabajo en la granja que sólo dos días antes de la boda habían podido abandonarla, para volar a Adelaida en su avioneta de seis plazas. Copper sintió un escalofrío al pensar que cuando volvieran a Birraminda todos juntos en aquel aparato, para entonces ya sería la esposa de Mal…

– ¡Hey, Megan! -La llamó Brett-. Ven a darme un abrazo para que papá pueda saludar a Copper apropiadamente Mal bajó a la pequeña, que de inmediato corrió alegremente a los brazos de su tío. Copper apenas podía oírlos. Mal se había vuelto hacia ella, con una sonrisa brillando en las profundidades de sus ojos castaños, y la joven se alarmó terriblemente al darse cuenta de que se disponía a besarla.

Copper se dijo que Mal no tenía por qué besarla por obligación, sólo porque Brett le hubiera recordado que un simple beso de bienvenida no era un saludo adecuado para dos amantes que habían estado separados durante dos semanas. Eso fue lo que pensó irritada en el momento en Mal la tomó de las dos manos, acercándola hacia sí.

Se esforzaba por mantener su orgullo intacto y comportarse como la fría mujer de negocios que era, pero por otro lado su corazón la urgía a renunciar a luchar contra el anhelo que latía en su interior. Al fin, consolándose con la idea de que sólo estaba fingiendo, se apoyó en el pecho de Mal con un débil suspiro.

Se encontraban muy cerca, envueltos en una especie de halo mágico. Poco a poco, todo empezó a desaparecer a su alrededor hasta que sólo quedó Mal, deslizando las manos por sus brazos desnudos. Muy lentamente inclinó la cabeza hasta acariciarle los labios con los suyos. Poseída por un delicioso sentimiento de anticipación, Copper cerró los ojos, esperando. Y fue entonces cuando Mal se apoderó de su boca con un beso violento, apasionado, dolorosamente dulce.

Copper pudo sentir cómo sus dudas anteriores se disolvían en un aquel hechizo. Deslizó las manos por su pecho y le acarició el cuello, mientras se abandonaba a aquel torrente de sensaciones que la hacían perder toda noción del tiempo o del espacio. Fue como una bendición sentir sus brazos en torno a su cuerpo, hasta el punto de que, cuando él empezó a apartarse, no pudo evitar musitar una débil protesta. Mal la besó entonces de nuevo, un beso más tierno y breve, y luego otro, todavía más fugaz… Cuando al fin la soltó, esbozó una sonrisa ver su turbada expresión.

– Hola -la saludó, obediente a las instrucciones de Brett.

– ¡Papá, tengo un vestido rosa! -exclamó en ese momento Megan, acercándoseles. Tantas novedades tenía que contarle a su padre, que se había impacientado al verlos mirándose el uno al otro, en silencio.

Copper parpadeó y se echó a reír, convencida de que debería agradecerle a Megan aquella interrupción. «Tómatelo con calma», se dijo desesperada. Aquél no había sido un beso de verdad; Mal simplemente había estado fingiendo porque Brett andaba cerca. Y ella también había estado fingiendo… ¿O no?

Sentía débiles las piernas y, fingiendo o no, se sintió patéticamente alegre cuando Mal volvió a tomarla de la mano. Su contacto era reconfortante, indescriptiblemente consolador.

– ¿Un vestido rosa? -Le estaba diciendo Mal a su hija-. Eso suena muy elegante.

– Sí, y ahora tengo una amiga que se llama Kathryn -le informó solemnemente Megan mientras correteaba entre ellos seguida de Brett, que llevaba las maletas-. Esta tarde voy a jugar con ella.

– Espero que no te importe… -le comentó Copper a Mal, humedeciéndose los labios-. Sé que llevas mucho tiempo sin ver a Megan, pero ha congeniado maravillosamente con la hija de mi prima y…

– No, claro que no me importa -respondió Mal cuando llegaron al coche que Copper le había pedido prestado a su padre-. Hoy tenía intención de pasar el día contigo a solas.

– ¿Oh? -esperando no parecer demasiado contenta, Copper se concentró en buscar en su bolso las llaves del coche.

Aprovechando que Megan había rodeado el coche para entrar por la otra puerta, y que Brett se hallaba entretenido apuntando el teléfono de una chica a la que había conocido en el avión, Mal le dijo a Copper bajando la voz:

– Ya he hablado con un despacho de abogados de la ciudad para que nos redacte el contrato. Hoy será el único día de que dispongamos para firmarlo antes de la boda.

– Estupendo -repuso Copper, tensa, sintiéndose una estúpida por haberse ilusionado tanto de aquella forma. Bueno, ¿qué se había esperado? Aquel beso, ¿había supuesto acaso alguna diferencia para Mal?

Megan no dejó de hablar durante todo el trayecto hasta la casa de los Copley, y Copper se alegró de concentrarse en conducir para dominar la amarga decepción que sentía. Por otro lado, no podía evitar sentirse nerviosa ante la perspectiva del primer encuentro de Mal con su madre, que siempre había estado muy encariñada con Glyn y que además se había mostrado mucho menos convencida que su padre acerca de sus planes de boda.

Pero se había olvidado de lo encantador que podía mostrarse Mal cuando quería. Al cabo de muy poco tiempo, la señora Copley ya veía a los dos hermanos como a los hijos que nunca había tenido, y para cuando empezó a relatarles embarazosas anécdotas de su infancia, Copper decidió que preferiría firmar el contrato después de todo.

Dan Copley, interpretando correctamente la angustiada expresión de su hija, se apresuró a cambiar de tema.

– Me temo que vais a tener que soportar una fiesta familiar esta noche, pero habíamos pensado que quizá Caroline y tú desearíais pasar la tarde a solas…

– Me parece muy bien -observó Mal y, después de mirar su reloj, se levantó-. Brett y yo hemos reservado una habitación en un hotel del centro, así que será mejor que vayamos para allá. ¿Por qué no vienes con nosotros, Copper? Luego podríamos comer juntos.

La joven sonrió, tensa, sabiendo que tan pronto como se desembarazara de Brett, Mal no la llevaría a un romántico restaurante sino al despacho de abogados para firmar su contrato.

No tardaron mucho tiempo en hacerlo. Instruido por Mal desde Birraminda, un abogado admirablemente discreto había redactado un conciso documento que recogía exactamente los términos que habían acordado. Copper inclinó la cabeza sobre el documento fingiendo leerlo, pero tenía los ojos llenos de lágrimas cuando al fin lo firmó.

– Aquí tienes tu copia -le dijo Mal cuando ya se marchaban-. Será mejor que la guardes bien.

Hacía un día soleado y caluroso, y Copper se alegró de poder esconder los ojos detrás de sus gafas de sol.

– ¿Podrías guardármela tú hasta después de la boda?

– le preguntó con frialdad-. No me gustaría que mis padres la encontraran por error, y supieran el precio que estoy teniendo que pagar para que su negocio tenga éxito…

– Si eso es lo que quieres… -Mal se guardó las dos copias en un bolsillo de la chaqueta-. Bueno, pues ahora iremos a comer, que eso es lo que supone que deberíamos estar haciendo en estos momentos.

Caminaron en silencio hasta llegar a un restaurante con vistas al río, donde eligieron una mesa al aire libre, a la sombra de un emparrado. Mal se había cambiado en el hotel y ahora llevaba unos ligeros pantalones de piel y una camisa de algodón color azul pálido. Sacó las dos copias del contrato del bolsillo interior de su chaqueta y las extendió sobre la mesa, entre ellos. Copper intentó no mirarlas mientras Mal hablaba con los camareros, y cuando levantó la cabeza se llevó una sorpresa al ver que pedía tranquilamente una botella del mejor champán de la casa.

– Pasado mañana nos vamos a casar -le explicó en respuesta a la pregunta que leyó en sus ojos.

– Lo sé, pero… bueno, ahora que estamos solos no necesitamos fingir, ¿no? -pronunció Copper con alguna dificultad.

– No, pero tus padres quizá nos pregunten por esta comida, y creo que esperarían que pidiéramos champán, ¿no te parece?

– No creo que necesiten una mayor dosis de convencimiento por nuestra parte -repuso ella-. Mamá pensó al principio que lo de la boda era un tanto precipitado, pero al final ha terminado por acostumbrarse a la idea. Y a los dos les encantará tener a Megan como nieta, así que a estas alturas ya te consideran parte de la familia.

– Con Brett ha pasado igual -comentó Mal-. Ha aceptado lo de la boda sin hacer una sola pregunta.

– Entonces, es que debemos de ser mejores actores de lo que creíamos en un principio -sonrió Copper con amargura.

– Supongo que si -comentó Mal después de un largo y tenso silencio.

Llegó el camarero con el champán. Copper pudo ver cómo los otros comensales contemplaban sonrientes la escena, evidentemente pensando que eran amantes, y deseó levantarse para gritarles que no era verdad, que Mal no la quería… ¡que todo aquello no significaba nada, nada!

Pero no podía hacer eso. Mientras observaba el líquido burbujeante en su copa, recordó la alegría que se llevaría su padre cuando viera en marcha su proyecto. Luego pensó en Mal, en la tibieza de sus labios, en sus manos…

– Bueno… -sonrió valientemente y levantó su copa-. ¡Por nuestro acuerdo!

Mal vaciló por un momento antes de hacer el brindis.

– Por nuestro acuerdo.

Copper dejó la copa en el mantel mientras buscaba desesperadamente algo que decir, pero al final fue Mal quien habló primero.

– Entonces, ¿cómo te ha ido durante estos días?

– No muy mal. Mi madre se ha pasado los últimos veintisiete días pensando en la boda -suspiró-. Le insistí en que queríamos una ceremonia sencilla, con un banquete discreto, pero cada dos por tres se le ocurre invitar a alguien más y me temo que Ja celebración se está complicando por momentos.

– Yo habla pensado que toda esa labor organizativa le habría convenido mejor a alguien con tu talento para los negocios -repuso Mal, indiferente.

Aquellas dos semanas habían sido muy difíciles para Copper. Había tenido que soportar la tensión de mantener bajo control los planes de su madre, pero peor había sido el esfuerzo de representar constantemente el papel de novia feliz.

– Eso no me habría preocupado si se hubiera tratado de una boda verdadera -comentó ella-. Pero esto de fingir de continuo cansa muchísimo, y resulta estúpido realizar tantos esfuerzos cuando tú y yo sabemos que esto no es más que una farsa.

– Pronto pasará -fue la única respuesta de Mal.

– Durará por lo menos tres años -replicó Copper.

– ¿Estás intentando decirme que has cambiado de idea?

– Ya es demasiado tarde para eso, ¿no? -Copper desvió la mirada hacia los contratos que estaban sobre la mesa-. Ya los hemos firmado.

– Pero todavía no estamos casados -señaló él, impasible-. No es demasiado tarde para que cambies de idea.

– No, no me hagas caso. Es sólo que estoy…

– ¿Nerviosa?

– ¡Sí, nerviosa! -le confesó, sin poder contenerse-. Si de verdad quieres saberlo, ¡estoy absolutamente aterrada!

– ¿Por la boda?

– ¡Por todo! Apenas nos conocemos y ya vamos a casarnos. Está muy bien hablar de contratos, pero un trozo de papel no va ayudarnos a vivir juntos, ¿verdad?

– Al menos sabes lo que tienes que esperar de este matrimonio -repuso Mal, mirándola por encima del borde de la copa.

– Si, sé las tareas que tendré que hacer cada día, pero no sé cómo nos irá juntos, o si seré capaz de vivir en el interior, o si de repente me voy a convertir en madre de una niña de cuatro años… ¡o cualquier cosa! -exclamó Copper, desesperada.

– Has estado viviendo en el interior con Megan durante unos dos meses -le dijo Mal con tono razonable-. Y en cuanto a lo de cómo nos irá junto… bien, ya tuvimos una experiencia en el pasado y no veo por qué no podríamos hacer lo mismo Otra vez…, sobre todo si ninguno de nosotros alberga falsas expectativas sobre lo que el otro realmente desea. Y si termina en desastre, al menos sabrás que no estás atrapada y que tu vida no va a cambiar para siempre. Además, cuando terminen los tres años, ya habrás fundado tu nuevo negocio y podrás volver a Adelaida para recibir los beneficios.

Copper intentó imaginarse a sí misma alejándose de Birraminda, de Megan, de Mal, esforzándose por fingir que nunca hablan existido. En aquel momento no podía hacerlo. Entonces, ¿cómo podría hacerlo después de tres años?

– De alguna manera, creo que no será lo mismo -repuso con amargura.

Capítulo 7

¿Por que había tardado tanto tiempo en aceptar que lo amaba? En esa ocasión no podía decirse que solamente era una aventura de vacaciones, una fugaz pasión por un desconocido. En aquella ocasión era real.

El día de la boda, Copper se miró en el espejo. Llevaba un sencillo vestido estilo años veinte, de seda. Se había puesto unos preciosos pendientes de perlas, y sus brillantes ojos verdes destacaban como nunca. Se dijo que debería sentirse feliz. Minutos después atravesaría el jardín para desposarse con el hombre al que amaba, rodeada de sus familiares y amigos. Se convertiría en la esposa de Mal y volvería a Birraminda, donde se enfrentaría al desafió de hacer realidad el ansiado proyecto de su padre. ¿Qué más podría desear?

Deseaba que Mal la amara también. Deseaba que la necesitara como ella a él, que sufriera cuando ella no estuviera a su lado… Pero eso no aparecía en el acuerdo que habían firmado. Copper se apartó del espejo para tomar su ramillete de flores mientras recordaba sus palabras: «Ya tuve una esposa que decía que me amaba, y no quiero otra». Mal no quería que ningún profundo sentimiento le complicara la vida. Quería una esposa práctica, una mujer que se atuviera estrictamente a los términos del contrato.

– ¡Papá ha venido! -Le informó Megan cuando entró corriendo en el dormitorio, temblando de excitación; llevaba su melena oscura recogida con una cinta rosa, a juego con su precioso vestido-. ¿Crees que le gustará mi vestido?

– Pensará que eres la niña más bonita del mundo -le aseguró Copper.

No había estado sola con Mal desde el día anterior. Cuando comieron juntos en el restaurante. Al día siguiente por la mañana se había llevado a pasear a su hija por la ciudad, mientras que Copper se había visto arrastrada por un remolino de frenética actividad, ya que sus amigos se habían mostrado decididos a celebrar su inminente boda. La tarde la habían pasado tranquilamente en compañía de sus padres.

Durante los dos últimos días. El descubrimiento de lo mucho que lo amaba había pesado como una losa para Copper. Nada de lo que la rodeaba le parecía real excepto sus sentimientos por Mal, y ahora que ya habían llegado las cinco de la tarde y estaba a punto de casarse… se sentía más nerviosa que nunca.

– Estás preciosa -le comentó su padre al entrar en la habitación-. Este es el día más feliz de mi vida -sonrió emocionado-. Vas casarte con un buen hombre, Caroline. Te echaremos de menos, pero sé que serás muy feliz.

Copper parpadeó para contener las lágrimas.

– Gracias, papá -repuso con voz ronca, y lo besó en las mejillas-. Gracias por todo.

– ¿Preparada? -le preguntó mientras le ofrecía su brazo.

– ¿Estamos preparadas, Megan?

La niña asintió enérgicamente. Llevaba preparándose todo el día…

– Pues adelante.

El jardín donde había jugado cuando era niña estaba decorado con farolillos de papel. En las numerosas mesas que estaban dispuestas a la sombra había flores amarillas y blancas que impregnaban el ambiente con su fragancia. Cuando apareció Copper, un alegre murmullo se levantó en el pequeño grupo de invitados que rodeaban a Mal y a Brett, y todos se volvieron para ver cómo la novia caminaba por el césped hacia ellos.

Pero Copper sólo tenía ojos para Mal, que la esperaba vestido con una chaqueta blanca que resaltaba su cabello oscuro, con su habitual aspecto sereno y tranquilo. Al verla, esbozó una sonrisa que le aceleró el corazón.

De repente, la joven se encontró a su lado. Su padre le tomó una mano y se la besó antes de apartarse, y Copper recordó entonces que tenía que entregarle el ramillete a Megan, que lo tomó cuidadosamente, sonriendo.

Luego fue Mal quien la tomó de la mano. A partir de ese momento, fue como si todo dejara de existir. Copper nunca llegó a saber realmente cómo se desarrolló la ceremonia, pero de alguna manera respondió adecuadamente a las preguntas que se le hicieron.

Mal la miró por un momento, sonriendo, antes de acunarle el rostro entre las manos e inclinarse para besarla. El contacto de sus labios fue suficiente para sumergirla en un dorado hechizo; los términos del contrato que habían firmado, los invitados que los observaban, la convicción de que Mal nunca correspondería a sus sentimientos, todo eso no le importó cuando sus labios se fundieron en un beso íntimo, mágico, que terminó demasiado pronto…

Un murmullo de aprobación se levantó entre los invitados cuando Mal levantó la cabeza, y la sonrisa que Copper esbozó fue como la señal para que todos estallaran en aclamaciones y felicitaciones a los novios. Megan seguía agarrando el ramillete; tenía los ojos muy abiertos, y se sentía un poco intimidada por él tumulto que se había formado. Cuando Copper la levantó en brazos, la pequeña sonrió, reconfortada, y poco después se reunía con su amiguita para seguir jugando en el jardín.

La madre de Copper estaba llorando de felicidad, y su padre parecía verdaderamente emocionado. La joven sólo tenía tiempo para darles un beso antes de que. junto a Mal, se viera rodeada de amigos y familiares. Al principio, Mal no le soltaba la mano, pero no transcurrió mucho tiempo antes de que los separaran y Copper se encontró en medio de amigas a las que no veía desde hacía mucho tiempo.

– Es guapísimo -suspiraban, con cierta envidia-. ¡Todo es tan romántico, Copper!

Alguna amiga suya también le hizo algún comentario sobre el hermano de Mal, y una incluso llegó a preguntarle si estaba casado.

Pero Copper pensaba que el adjetivo «romántico» era el que menos convenía a su matrimonio. Incluso el hecho de ver a Glyn no bastó para distraerla de aquellas reflexiones. Por otro lado, su nueva situación no dejaba de asombrarla. «Estoy casada con Mal…». Se repetía sin cesar, sorprendida.

Inconsciente de su expresión de tristeza mientras abrazaba a Glyn para luego volverse con gesto distraído. Copper de repente descubrió a Mal a su lado.

– Vamos a bailar -le dijo, Tomándola posesivamente de la cintura para llevarla a la carpa cercana.

Había oscurecido y alguien había encendido las luces del jardín. Resultaba evidente que todo el mundo había estado esperando a que ellos abrieran el baile, al ritmo de una romántica balada. Copper sentía la fuerte y cálida mano de Mal en su espalda. Mientras apoyaba la cabeza en su hombro. Pensó que todo el mundo debía de imaginarse que estaban locamente enamorados. Por el rabillo del ojo alcanzaba a distinguir el pulso que latía en su garganta, tentadoramente cercano. Si ella fuera una novia de verdad, podría volver la cabeza y acariciárselo con los labios: podría levantar el rostro sabiendo que la besaría; podía murmurarle que ansiaba estar a solas con él…

Pero no era una novia de verdad, y no podía hacer ninguna de las cosas que tanto ansiaba. Sólo podía apretarse un poquito más contra él y fingir que sólo estaba amando, y anhelar que todo aquello fuera cierto, sincero…

Pero ya estaban casados. Copper al fin sucumbió a la tentación y apoyó el rostro contra la garganta de Mal, aspirando el aroma de su piel. Se sentía debilitada de deseo. En algún momento de la noche se despedirían de todo el mundo y se dirigirían al hotel de las montañas; la puerta se cerraría a su espalda y se encontrarían solos en una habitación. Y entonces, ¿qué? ¿Realmente esperaría Mal a que ella se lo pidiera antes de tocarla? ¿O la tomaría de la mano y la acostaría en la cama para hacerle el amor? Se estremecía de emoción al evocar esa posibilidad…

Bailaban en silencio, abrazados. Copper se encontraba tan ensimismada en esas reflexiones que se sobresaltó cuando Mal le preguntó de pronto:

– ¿A quién estabas besando antes?

– ¿Yo? -Copper se apartó levemente de él, confundida por el contraste entre su frío tono de voz y la intimidad de su abrazo-. ¿Cuándo? -preguntó vagamente; ¿acaso no había besado a todo el mundo aquella tarde?

– Justo hace un momento.

– Oh… -hizo un esfuerzo por recordar con quién había estado hablando antes de que Mal hubiera aparecido a su lado-. Era Glyn.

– ¿Glyn? -Repitió Mal, apretando su abrazo-. ¿Quién le invitó a la boda?

– Yo, Glyn siempre ha sido un buen amigo mío. No podía dejar de invitarlo…

– No sé por qué -repuso Mal, disgustado-. Yo pensaba que no querías volver a verlo.

– No le guardo rencor a Glyn -explicó Copper, algo sorprendida por su actitud. Si no lo hubiera conocido mejor, habría pensado que estaba celoso-. De hecho, ahora nuestra relación es mucho mejor que la que teníamos antes.

Era verdad. Su compromiso con Mal había disuelto los últimos vestigios de tensión que habían existido entre ellos, y Copper había sido capaz de hablar con Glyn con la misma naturalidad que con un viejo amigo. Además, el hecho de verlo aquella tarde la había hecho darse cuenta de la diferente calidad de sus sentimientos hacia Mal. Su relación con Glyn había sido agradable, cómoda. Pero superficial comparada con lo que sentía por el hombre con quien en ese momento estaba bailando.

– ¿Quieres decir que lo has visto antes de esta tarde? -le preguntó Mal, incrédulo.

– Sí, un par de veces.

– ¿Y qué pasa con esa mujer por la que te dejó? -continuó con tono áspero-. ¿Estaba ella al tanto de esos encuentros?

– No. el marido de Ellie regresó hace un par de semanas, y ella decidió conceder una última oportunidad a su matrimonio. Así que ha acordado con Glyn que no se verán durante un tiempo.

– De modo que vuelve a estar libre -comentó Mal-. ¡Supongo que ahora te arrepientes de no haberlo esperado un poco más!

Copper reflexionó amargamente sobre el absurdo de aquella situación, cuando delante de todo el mundo parecían dos enamorados.

– No, porque entonces no habría sido capaz de ejecutar mi proyecto en Birraminda, ¿verdad? -replicó exasperada. ¿Acaso no podía Mal darse cuenta de cómo se sentía? ¿No se daba cuenta de ello cuando la besaba?

De inmediato se arrepintió de sus palabras. La mención de su negocio había sido suficiente para endurecer aun más la expresión de Mal, y Copper no tuvo dificultades en adivinar que estaba pensando en Lisa, quien siempre había antepuesto su trabajo a todo lo demás.

– ¿Me estás recordando por qué te has casado conmigo? -le preguntó él.

– No creo que necesite hacer eso -repuso Copper en voz baja, sabiendo que Mal nunca se olvidaba de las verdaderas motivaciones de su matrimonio, al igual que ella.

Más tarde, cuando al fin terminó la fiesta, Copper no pudo pensar en nada más que en la noche que se avecinaba. La tensión provocada por su discusión acerca de Glyn se había evaporado, para ser sustituida por una nueva y distinta inquietud en el mismo momento en que se quedaron solos.

Reinaba un silencio incómodo en el coche mientras se dirigían colina arriba, hacia el hotel. Para cuando llegaron, Copper casi temblaba de expectación y estaba tan nerviosa que apenas podía hablar; fue Mal quien se encargó de recibir las felicitaciones del director del hotel y quien cerró al fin la puerta de la habitación.

– Gracias a Dios que todo esto ha terminado -suspiró, dejándose caer en uno de los sillones.

– Sí -fue todo lo que pudo decir Copper. Observó cómo Mal se desabrochaba el botón superior de la camisa y cerraba los ojos.

– Todo ha ido bien, ¿verdad?

– Sí -respondió ella, con la garganta cerrada.

Mal parecía agotado. Copper anhelaba acercársele, darle un masaje en los hombros, sembrar su rostro de pequeños besos hasta lograr que sonriera y se olvidara de su cansancio. Aquel anhelo era tan intenso que, debilitada, tuvo que sentarse en una silla, frente a él. Sentía un nudo de opresión en su interior, un nudo que la estrangulaba y que le aceleraba el corazón. Se obligó a sí misma a respirar pausadamente, aspirando el aire y reteniéndolo por un momento antes de soltarlo.

De repente Mal abrió los ojos, dando al traste con todos los esfuerzos que estaba haciendo Copper por tranquilizarse.

– Yo… creo que voy a tomar una ducha -balbuceó, levantándose, y se dirigió al cuarto de baño.

Bajo la ducha, se vio asaltada por imágenes de su pasado, por recuerdos de los días que había pasado con Mal en Turquía. Ansiaba acurrucarse contra él. Como había hecho entonces; quería saborear su piel, escuchar el latido de su pulso… Las manos le temblaban mientras se ponía la bata, y cuando se miró en el espejo vio que los ojos le brillaban con febril intensidad. «Todo lo que tienes que hacer es pedírmelo»; aquellas palabras de Mal resonaron de nuevo dentro de su cerebro y Copper acogió aliviada la oleada de furia que acompañó a aquel recuerdo. Mal era injusto al obligarla a que le pidiera algo parecido. ¿Qué esperaba que le dijera ella? ¿Que, después de todo, le gustaría acostarse con él?

No podía hacer eso… ¿o sí?

Al fin y al cabo, Mal había sido completamente franco con ella. No había visto ninguna razón por la que los dos no pudieran satisfacerse físicamente. Lo único que no quería era comprometerse emocionalmente, pero Copper no tenía por qué confesarle que estaba enamorada de él. Nada podría ser peor que pasar tres largos años soportando aquella terrible necesidad…

– ¿Te has quedado dormida ahí dentro?

– No, no… Ahora salgo -aspirando profundamente, se ajustó el cinturón de la bata. «Ahora o nunca», pensó.

Cuando Copper abrió la puerta, Mal estaba sentado en el borde de la cama, con el torso desnudo, quitándose los zapatos y los calcetines.

– Estaba empezando a preguntarme si pensabas pasar la noche allí -le dijo sin mirarla.

– Lo siento -musitó ella con voz débil.

Ahora era el momento. Todo lo que tenía que hacer era sentarse a su lado y acariciarle la espalda desnuda. «Hazme el amor, Mal»; eso era lo único que tenía que decirle. No sería tan difícil, se dijo a sí misma. Pero sus pies se negaban a moverse y aquellas palabras se le habían atascado en la garganta, y cuando Mal se levantó para entrar en el cuarto de baño. Copper se dio cuenta de que había desperdiciado una buena oportunidad.

Decepcionada, despreciándose a sí misma por su falta de coraje, Copper salió al balcón para que el frío aire de la noche refrescara sus ardientes mejillas. Allá abajo podía distinguir las luces de Adelaida, entre las colinas y el mar. Una de aquellas luces podría ser la de su casa, donde sus familiares y amigos todavía estarían celebrando su matrimonio, y quizá imaginándosela pasando una luna de miel inolvidable con Mal…

– ¿Qué estás haciendo ahí fuera? -le preguntó él cuando salió del cuarto de baño y la vio asomada al balcón, descalza y medio oculta por las sombras. Después de un momento de vacilación se reunió con ella y se apoyó en la barandilla. Se había quitado los pantalones y sólo llevaba unos pantalones cortos, tipo boxeador.

– Estaba pensando -respondió al fin Copper.

Una leve brisa se levantó procedente de los árboles, despeinándola, y la joven se subió el cuello de la bata, como si tuviera frío.

– ¿En qué?

– Oh… sólo en que esta noche de bodas no es como me había imaginado que sería -contestó, fijando firmemente la mirada en las luces de la ciudad.

– ¿Qué te habías imaginado? -inquirió Mal con tono suave desde las sombras, y Copper tragó saliva, nerviosa.

– Una habitación como ésta, quizás. Una vista, una noche semejante… Creía que todas estas cosas podrían ocurrir, pero nunca pensé que todo lo demás sería tan diferente.

– Me fijé en la manera en que mirabas a Glyn esta tarde -le comentó de repente Mal con voz áspera-. Supongo que habrías esperado pasar esta noche con él.

– Simplemente había esperado pasar esta noche con alguien a quien amara -repuso ella con dificultad-. Eso es todo.

Siguió un largo e incómodo silencio. Copper era atrozmente consciente del latido acelerado de su propio corazón, de la textura de la bata sobre su piel desnuda, del poderoso cuerpo de Mal a su lado…

– ¿Mal?

– ¿Si?

– Yo… yo… -empezó a decir, desesperada-… he estado pensando en lo que me dijiste… -se interrumpió, sin poder evitarlo.

– ¿Qué es lo que te dije? -le preguntó él, súbitamente alerta.

– Tú… dijiste que no me tocarías a no ser que yo te lo pidiera -respondió Copper con precipitación. Todavía tenía la mirada fija en las lejanas de luces de la ciudad, que parpadeaban como si se burlaran de sus torpes intentos por explicarse-. Y… yo me preguntaba si… bueno, si podríamos fingir… sólo por esta noche… que… que todo esto es realmente como me había imaginado y que nos hemos casado… porque nos queremos de verdad y no porque hayamos firmado ese contrato… -volvió a interrumpirse, incapaz de mirar a Mal pero decepcionada por su silencio-. Bueno, no tienes por qué hacerlo. Probablemente no sea una buena idea, después de todo -añadió desesperada-. Ha sido un día muy largo, los dos estamos cansados y…

El resto de la frase murió en su garganta mientras Mal se le acercaba para volverla tiernamente hacia sí.

– Yo no estoy cansado -le dijo con tono suave, acariciándole el rostro-. ¿Y tú?

Copper sintió que se le detenía el corazón al ver la expresión de su mirada.

– No… no… -susurró.

– ¿Fingimos entonces?

– Sólo por esta noche -tartamudeó Copper.

– Sólo por esta noche -le confirmó Mal con tono solemne, aunque ella llegó a detectar un brillo de alegría en las profundidades de sus ojos castaños mientras le acariciaba tiernamente la nuca-. ¿Por dónde empezamos?

Sus caricias la inflamaban de deseo por instantes, y de pronto Copper comprendió que la respuesta a aquella pregunta era muy fácil.

– Bueno… -fingió reflexionar-. Si estuviera enamorada de ti, no me mostraría tan tímida. Podría acercarme un poquito más a ti… así -explicó mientras le acariciaba el pecho desnudo con una inefable sensación de alivio-. Y luego podría besarte… justo aquí -tentadoramente, le acarició con los labios el pulso que latía en su garganta, deslizándolos con deliciosa lentitud por el cuello hasta llegar a la mejilla y al lóbulo de la oreja-. O tal vez aquí… -susurró mientras continuaba-. O aquí… o aquí…

Mal se había quedado inmóvil al primer contacto, pero cuando sus besos se fueron tornando cada vez más provocativos, enterró los dedos en su cabello y la obligó a levantar la cabeza.

– Si yo estuviera enamorado de ti -le dijo con voz grave, profunda, mirándola directamente a los ojos-, te diría que estás preciosa, que me he pasado el día entero pensando en este momento, ansiándolo… -murmuró, inclinando la cabeza para besarla.

Copper abrió la boca como un capullo de flor entregándose al sol. Deslizó las manos por sus hombros y le devolvió el beso, mareada por el placer de poder tocarlo y saborearlo, de saber que era real y que, a pesar de lo que sucediera al día siguiente, aquella noche era suya, de los dos.

En ese instante, después de haberla estrechado entre sus brazos, Mal se dispuso a abrirle la bata, mientras Copper gemía de deseo.

– Creo -musitó él contra su cuello -que podríamos ponernos más cómodos, ¿no te parece? Esto es, si estuviéramos enamorados -añadió, apartándole la bata para besarle un hombro.

– Sí… -respondió Copper con voz temblorosa.

De repente, Mal apagó la luz principal, y durante un buen rato permanecieron mirándose solamente iluminados por las lámparas de la cama, saboreando de antemano lo que seguiría a continuación. Copper podía sentir cómo temblaba su cuerpo de expectación mientras Mal se quitaba los pantalones cortos y luego, con movimientos deliberadamente lentos, terminaba de despojarla a ella de la bata.

Su piel desnuda brillaba bajo la tenue luz y Mal contuvo el aliento a la vez que deslizaba las manos por su cintura, impresionado por su belleza.

– Copper…

Eso fue todo lo que dijo, pero pronunció su nombre como si fuera una caricia, y todos los sentidos de la joven se enardecieron de deseo al escuchar su voz profunda al ver la expresión de su mirada, al sentir la firme promesa de sus manos. Sin atreverse a respirar por miedo a que se rompiera aquel hechizo y se despertara para descubrir que sólo había estado soñando, Copper esperó… hasta que Mal la abrazó sonriendo y la llevó a la cama. Entonces, fue como si el mundo hubiera estallado en mil pedazos candentes de placer.

El contacto de sus cuerpos desnudos fue tan intenso que Copper casi sollozó de deseo. Deslizaba las manos impaciente por su piel, explorando su textura, la dureza de sus músculos, admirando la suavidad y la fuerza de aquel cuerpo que clamaba por su posesión… Pero Mal no parecía tener prisa.

– Si estuviéramos enamorados… -murmuró mientras le acariciaba un seno-…, te diría que he soñado contigo, que he ansiado tocarte así…

Exploraba cada centímetro de su cuerpo sin apresuramiento, deteniéndose posesivamente en cada curva, en cada ángulo, sonriendo contra su piel. Sus manos expresaban la misma firmeza y seguridad que recordaba Copper, su boca seguía siendo igual de excitante, pero la necesidad que sentía por él era más grande, mucho mayor que antes. Su cuerpo parecía tener el temple del acero, implacable pero cálido, suave, gloriosamente excitante.

Intoxicada de placer, Copper se colocó sobre él sembrando de besos su pecho, su vientre plano, acariciándolo con la lengua hasta que Mal gruñó y volvió a tumbaría de espaldas. Luego la castigó besándola lentamente, prolongando su tormento, y sólo cuando ella le suplicó que la liberara, cedió a aquella urgencia que ya no podía contener por más tiempo.

Copper gimió al sentirlo dentro de sí. Abrazándose a él, sollozó su nombre y Mal respondió instintivamente moviéndose a un ritmo salvaje, tan antiguo como el tiempo, arrastrándola cada vez más cerca del abismo, de la eternidad… Se detuvieron durante un momento mágico, interminable, antes de que una irrefrenable marea de sensaciones los barriera por completo lanzándolos a aquel abismo, en el que fueron cayendo una y otra vez. Abrazados desesperadamente, Mal y Copper pronunciaban sus nombres sin cesar, sin dejar de moverse, y justo cuando ya creían que sus cuerpos iban a romperse en mil pedazos, como una copa al estallar contra el suelo, cayeron en un puro éxtasis, en una pura tormenta de gozo que poco a poco fue amainando…

Tiempo después, Copper abrió los ojos lánguidamente y se quedó sorprendida al ver que la habitación seguía todavía allí. Aparentemente, nada había cambiado. Se habían dejado abierta la puerta del balcón y la brisa movía las cortinas, pero por lo demás todo seguía tan inmóvil como si el tiempo se hubiese detenido. Podía escuchar el sonido de sus respiraciones aceleradas, pero era como si procedieran de un lugar lejano, fuera del mundo.

Permaneció tumbada en la cama, satisfecha, ocupada en acariciar la espalda de Mal, saboreando su cálido cuerpo tan relajado en aquel momento como el suyo, escuchando cómo se iba calmando poco a poco su respiración. De repente, Mal se tensó y se incorporó sobre un codo para mirarla sonriente, con una expresión de inmensa ternura.

– Sé que estamos fingiendo -le dijo con tono muy suave -pero si estuviera enamorado de ti, ahora mismo te diría lo mucho que te quiero.

Por un instante, Copper estuvo a punto de confesarle la verdad, pero se contuvo a tiempo. Si le confesaba que realmente estaba enamorada de él, Mal podría sentirse irritado o avergonzado, y no quería estropear aquella mágica noche. En vez de eso lo abrazó con exquisita ternura murmurando:

– Y yo te diría que yo también te quiero.

Capítulo 8

Cuando Copper se despertó a la mañana siguiente, Mal ya se había levantado y vestido. Se encontraba de pie frente al tocador, pero al oírla bostezar se volvió para mirarla con un extraño brillo en los ojos.

Aunque soñolienta, aquel cambio de expresión no le pasó desapercibido a Copper, y se incorporó cubriéndose con las sábanas.

– Buenos días -le dijo, sintiéndose ridículamente tímida después de todo lo que habían compartido aquella noche.

– Buenos días -la saludó Mal con tono suave pero distante, como si entre ellos se hubiera levantado una invisible barrera.

Copper sintió un nudo en la garganta. ¿Qué era lo que había sucedido? La noche anterior Mal le había hecho el amor con una pasión que había estado más allá de las palabras. ¿Cómo podía permanecer en ese momento tan tranquilo, tan indiferente, tan tremendamente inabordable? Luego bajó la mirada y descubrió que tenía algo en la mano. El contrato.

– Esta es tu copia -le dijo Mal, dejando despreocupadamente el documento sobre la mesa del tocador-. Será mejor que la guardes bien.

Copper se dijo, desengañada, que Mal no había podido dejarle más claro que lo de la noche anterior no había sido más que un puro fingimiento, al menos para él.

Apoyando la cabeza en la almohada, se volvió para mirar hacia otro lado.

– Lo haré.

Permaneció tensa y callada durante el trato a la ciudad, para recoger a Megan. Todo aquel día transcurrió en una especie de atmósfera de pesadilla. Durante el desayuno. Mal se había comportado como si nada absolutamente hubiera sucedido entre ellos. Sólo le había hablado de la conveniencia de comprar fruta y verdura fresca para la granja. Y de la hora a la que había quedado en recoger a Brett en el hotel, pero no hizo la más mínima mención a las largas y dulces horas que habían pasado haciendo el amor.

Copper le había pedido que fingiera que la quería, y eso era lo que había hecho: fingir. Estaba muy claro.

Temía lo que pudiera suceder a la noche siguiente. El contrato pertenecía al reino de la dura luz del día. Pero una vez que cayera la noche, y se encontraran encerrados en el dormitorio, podrían recrear una vez más la ternura y el gozo que habían compartido. No le preocupaba que Mal sólo estuviera fingiendo, llegó a decirse Copper, con tal de volver a tenerlo en sus brazos otra vez.

Anhelaba regresar a Birraminda, pero aquel día parecía no terminar nunca. Tuvieron que hacer las compras necesarias, recoger a Megan, despedirse de todo el mundo hasta que, después de recoger a Brett, llegaron por fin al aeropuerto.

El vuelo a Birraminda, a bordo de la pequeña avioneta, resultó especialmente largo e incómodo. Todo el mundo estaba muy cansado. Mal llevaba los controles del aparato, frunciendo el ceño; Brett estaba de pésimo humor y Megan muy irritable; en cuanto a Copper, habría querido encerrarse en una habitación a oscuras para desahogarse llorando.

Cuando aterrizaron en la pista de la granja ya estaba a punto de caer la noche, y después de cargar todas sus compras en la camioneta, se dirigieron hacia la casa. Copper tuvo que dar de cenar a Megan, bañarla y acostarla, así que, para cuando se retiró a su dormitorio con Mal, se sentía demasiado cansada como para pensar en los planes que había trazado para redescubrir la magia que había compartido con su marido…

– ¡Estoy agotada! -suspiró dejándose caer sobre la cama, mientras Mal cerraba la puerta.

– No hay necesidad de que me lances indirectas -repuso él, y Copper lo miró sorprendida.

– ¿Qué quieres decir?

Irritado, Mal empezó a desabrocharse la camisa.

– Quiero decir que no tienes por qué inventarte una excusa cada noche para evitar acostarte conmigo. La noche anterior me lo dejaste suficientemente claro.

– Pe…Pero… pero si no era una indirecta… -tartamudeó Copper-. ¡Solamente estaba diciendo que me encontraba cansada!

– Muy bien -repuso Mal, dejando su camisa en el respaldo de una silla y tomando una toalla-. Tú estás cansada, yo estoy cansado, así que intentaremos dormir.

Cuando Mal volvió del cuarto de baño, Copper ya estaba acostada, rígida y tensa, de espaldas a la lámpara de la mesilla. Tenía los ojos cerrados y fingía dormir, pero su cuerpo vibraba de deseo. Podía sentir a Mal moviéndose por la habitación, oírlo mientras se desvestía, y se lo imaginaba con tanta claridad como si tuviera los ojos bien abiertos.

Luego Mal apagó la luz y Copper sintió que la cama se hundía cuando se acostó a su lado. En medio de la oscuridad, contuvo el aliento. Si en ese momento se volvía hacia ella, si le hablaba, evidentemente todo estaría bien. Lo recibiría en sus brazos y se reirían juntos de todas las tensiones y equívocos del día…

Pero Mal no se volvió hacia ella. Ni siquiera le dio las buenas noches. Simplemente se quedó inmóvil y se durmió.

Decepcionada, Copper se volvió del otro lado. La noche anterior, ¿habría querido Mal simplemente satisfacerla? Ese pensamiento la hacía arder de humillación. Si Mal pensaba que ella iba a suplicarle que le hiciera el amor cada noche, estaba muy equivocado. Se lo había pedido una vez, ¡y sería la última! La próxima ocasión sería él quien hiciera el primer movimiento.

De madrugada. Copper tomó una decisión. Le resultaba sencillo tomar decisiones cuando estaba furiosa. Pero eso no cambiaba el hecho de que todavía lo amaba. De alguna manera, iba a tener que conseguir que Mal se enamorara de ella, como ella lo estaba de él. Si Mal quería una esposa práctica, nada romántica, la tendría. Jugaría su papel y no le pediría nada a cambio. Quizá, con el tiempo, se daría cuenta de que no se parecía en absoluto a Lisa y decidiría que, después de todo, quería una mujer que lo amara como ella.

Durante las semanas siguientes, Copper se esforzó realmente por ser como Mal quería que fuese. La mayor parte del tiempo lo pasaba con Megan, enseñándola a leer con unos manuales que había comprado en Adelaida. Cuando no estaba con la pequeña, limpiaba, fregaba y mantenía en orden la casa. Arregló la despensa, reorganizó el despacho e incluso se ofreció a ayudar a Mal con la contabilidad. Y también estaba lo del campamento turístico. Copper se sumergió totalmente en su proyecto, reservándose siempre cierto tiempo cada día para estudiar las propuestas de construcción del edificio o rediseñar los planos, a la luz de todo lo que había ido aprendiendo acerca de la vida en el interior.

Tan ocupada estaba que los días se le pasaban volando, pero no así las noches. No era muy difícil charlar a punto de caer la noche, y después de cargar todas sus compras en la camioneta, se dirigieron hacia la casa. Copper tuvo que dar de cenar a Megan, bañarla y acostarla, así que, para cuando se retiró a su dormitorio con Mal, se sentía demasiado cansada como para pensar en los planes que había trazado para redescubrir la magia que había compartido con su marido…

– ¡Estoy agotada! -suspiró dejándose caer sobre la cama, mientras Mal cerraba la puerta.

– No hay necesidad de que me lances indirectas -repuso él, y Copper lo miró sorprendida.

– ¿Qué quieres decir?

Irritado, Mal empezó a desabrocharse la camisa.

– Quiero decir que no tienes por qué inventarte una excusa cada noche para evitar acostarte conmigo. La noche anterior me lo dejaste suficientemente claro.

– Pe…Pero… pero si no era una indirecta… -tartamudeó Copper-. ¡Solamente estaba diciendo que me encontraba cansada!

– Muy bien -repuso Mal, dejando su camisa en el respaldo de una silla y tomando una toalla-. Tú estás cansada, yo estoy cansado, así que intentaremos dormir.

Cuando Mal volvió del cuarto de baño, Copper ya estaba acostada, rígida y tensa, de espaldas a la lámpara de la mesilla. Tenía los ojos cerrados y fingía dormir, pero su cuerpo vibraba de deseo. Podía sentir a Mal moviéndose por la habitación, oírlo mientras se desvestía, y se lo imaginaba con tanta claridad como si tuviera los ojos bien abiertos.

Luego Mal apagó la luz y Copper sintió que la cama se hundía cuando se acostó a su lado. En medio de la oscuridad, contuvo el aliento. Si en ese momento se volvía hacia ella, si le hablaba, evidentemente todo estaría bien. Lo recibiría en sus brazos y se reirían juntos de todas las tensiones y equívocos del día…

Pero Mal no se volvió hacia ella. Ni siquiera le dio las buenas noches. Simplemente se quedó inmóvil y se durmió.

Decepcionada, Copper se volvió del otro lado. La noche anterior, ¿habría querido Mal simplemente satisfacerla? Ese pensamiento la hacía arder de humillación. Si Mal pensaba que ella iba a suplicarle que le hiciera el amor cada noche, estaba muy equivocado. Se lo había pedido una vez, ¡y sería la última! La próxima ocasión sería él quien hiciera el primer movimiento.

De madrugada. Copper tomó una decisión. Le resultaba sencillo tomar decisiones cuando estaba furiosa. Pero eso no cambiaba el hecho de que todavía lo amaba. De alguna manera, iba a tener que conseguir que Mal se enamorara de ella, como ella lo estaba de él. Si Mal quería una esposa práctica, nada romántica, la tendría. Jugaría su papel y no le pediría nada a cambio. Quizá, con el tiempo, se daría cuenta de que no se parecía en absoluto a Lisa y decidiría que, después de todo, quería una mujer que lo amara como ella.

Durante las semanas siguientes, Copper se esforzó realmente por ser como Mal quería que fuese. La mayor parte del tiempo lo pasaba con Megan, enseñándola a leer con unos manuales que había comprado en Adelaida. Cuando no estaba con la pequeña, limpiaba, fregaba y mantenía en orden la casa. Arregló la despensa, reorganizó el despacho e incluso se ofreció a ayudar a Mal con la contabilidad. Y también estaba lo del campamento turístico. Copper se sumergió totalmente en su proyecto, reservándose siempre cierto tiempo cada día para estudiar las propuestas de construcción del edificio o rediseñar los planos, a la luz de todo lo que había ido aprendiendo acerca de la vida en el interior.

Tan ocupada estaba que los días se le pasaban volando, pero no así las noches. No era muy difícil charlar a punto de caer la noche, y después de cargar todas sus compras en la camioneta, se dirigieron hacia la casa. Copper tuvo que dar de cenar a Megan, bañarla y acostarla, así que, para cuando se retiró a su dormitorio con Mal, se sentía demasiado cansada como para pensar en los planes que había trazado para redescubrir la magia que había compartido con su marido…

– ¡Estoy agotada! -suspiró dejándose caer sobre la cama, mientras Mal cerraba la puerta.

– No hay necesidad de que me lances indirectas -repuso él, y Copper lo miró sorprendida.

– ¿Qué quieres decir?

Irritado, Mal empezó a desabrocharse la camisa.

– Quiero decir que no tienes por qué inventarte una excusa cada noche para evitar acostarte conmigo. La noche anterior me lo dejaste suficientemente claro.

– Pe…Pero… pero si no era una indirecta… -tartamudeó Copper-. ¡Solamente estaba diciendo que me encontraba cansada!

– Muy bien -repuso Mal, dejando su camisa en el respaldo de una silla y tomando una toalla-. Tú estás cansada, yo estoy cansado, así que intentaremos dormir.

Cuando Mal volvió del cuarto de baño, Copper ya estaba acostada, rígida y tensa, de espaldas a la lámpara de la mesilla. Tenía los ojos cerrados y fingía dormir, pero su cuerpo vibraba de deseo. Podía sentir a Mal moviéndose por la habitación, oírlo mientras se desvestía, y se lo imaginaba con tanta claridad como si tuviera los ojos bien abiertos.

Luego Mal apagó la luz y Copper sintió que la cama se hundía cuando se acostó a su lado. En medio de la oscuridad, contuvo el aliento. Si en ese momento se volvía hacia ella, si le hablaba, evidentemente todo estaría bien. Lo recibiría en sus brazos y se reirían juntos de todas las tensiones y equívocos del día…

Pero Mal no se volvió hacia ella. Ni siquiera le dio las buenas noches. Simplemente se quedó inmóvil y se durmió.

Decepcionada, Copper se volvió del otro lado. La noche anterior, ¿habría querido Mal simplemente satisfacerla? Ese pensamiento la hacía arder de humillación. Si Mal pensaba que ella iba a suplicarle que le hiciera el amor cada noche, estaba muy equivocado. Se lo había pedido una vez, ¡y sería la última! La próxima ocasión sería él quien hiciera el primer movimiento.

De madrugada. Copper tomó una decisión. Le resultaba sencillo tomar decisiones cuando estaba furiosa. Pero eso no cambiaba el hecho de que todavía lo amaba. De alguna manera, iba a tener que conseguir que Mal se enamorara de ella, como ella lo estaba de él. Si Mal quería una esposa práctica, nada romántica, la tendría. Jugaría su papel y no le pediría nada a cambio. Quizá, con el tiempo, se daría cuenta de que no se parecía en absoluto a Lisa y decidiría que, después de todo, quería una mujer que lo amara como ella.

Durante las semanas siguientes, Copper se esforzó realmente por ser como Mal quería que fuese. La mayor parte del tiempo lo pasaba con Megan, enseñándola a leer con unos manuales que había comprado en Adelaida. Cuando no estaba con la pequeña, limpiaba, fregaba y mantenía en orden la casa. Arregló la despensa, reorganizó el despacho e incluso se ofreció a ayudar a Mal con la contabilidad. Y también estaba lo del campamento turístico. Copper se sumergió totalmente en su proyecto, reservándose siempre cierto tiempo cada día para estudiar las propuestas de construcción del edificio o rediseñar los planos, a la luz de todo lo que había ido aprendiendo acerca de la vida en el interior.

Tan ocupada estaba que los días se le pasaban volando, pero no así las noches. No era muy difícil charlar normalmente con Mal durante el día, pero cada noche, cuando se acostaban, los dos se mantenían apartados sin dirigirse la palabra. Copper no volvió a hacerle ninguna petición a Mal, pero como resultaba evidente que esa táctica no estaba dando resultado, se fue sintiendo cada vez más frustrada.

Estaba haciendo grandes esfuerzos por convertirse en una buena esposa, adaptándose además a la vida del interior, pero al parecer eso no era suficiente. No podía marcar una vaca ni montar a caballo muy bien, y para Mal lo demás no contaba. Era como si no tuviera mérito para él que mantuviera en orden la casa, o que advirtiera que uno de los jackaroos no se sentía bien, o descubriera que Naomi se encontraba profundamente deprimida. Y tampoco tenía ni una sola palabra de agradecimiento para ella por la educación que le estaba proporcionando a Megan.

Cuanto más reflexionaba sobre ello, más crecía su resentimiento… hasta que casi se convenció a sí misma de que no estaba en absoluto enamorada de Mal. ¿Cómo podía estar enamorada de un hombre que apenas reconocía su existencia?

Conforme transcurrían las semanas, la tensión fue aumento hasta alcanzar un límite insoportable para Copper.

Cierto día se encontraba en el despacho, trabajando con algunos diseños, cuando Mal entró de repente y le dijo que los hombres necesitaban que les preparase algo de comida para llevar, ya que pretendía mandarlos a revisar unos cercados.

Copper dejó a un lado su bolígrafo y lo fulminó con la mirada.

– ¿Por qué no me lo dijiste durante el desayuno?

– Porque entonces no lo sabía -respondió Mal, impaciente-. Creí que tardarían más en terminar lo que habían empezado ayer, pero han sido muy rápidos y será mejor que comiencen esta misma mañana a revisar esas vallas.

– Pues si han ahorrado tanto tiempo. Muy bien podrían prepararse ellos mismos la comida -repuso Copper, y volvió a tomar su bolígrafo.

Un ominoso silencio siguió a sus palabras.

– ¿Por qué no puedes prepararla tú? -le preguntó Mal con frialdad.

– Porque estoy ocupada -le espetó.

– No estás ocupada; ¡sólo te estás entreteniendo con ese precioso proyecto tuyo!

– ¡No me estoy entreteniendo! -estalló Copper, furiosa-. Estoy estudiando la forma más barata de aprovisionar a los grupos de turistas, y la manera más adecuada de calcular los costes. ¡Creo que eso es un poquito más importante que preparar unos sándwiches que tú y todos los demás sois perfectamente capaces de hacer solos!

– Por supuesto, piensas que eso es mucho más importante -replicó Mal, desdeñoso-. Estás obsesionada con tu negocio. Siempre estás aquí, moviendo papeles de un lado a otro. ¡Aunque Birraminda se cayera a pedazos a ti no te importaría, siempre y cuando pudieras sacar adelante tu proyecto!

– ¿Quieres saber lo que he estado haciendo esta mañana, Mal? -Inquirió Copper, conteniéndose con dificultad-. He preparado el desayuno para ti y para tus hombres, después he lavado los platos y he arreglado la cocina, he barrido el suelo, te he hecho la cama, te he lavado la ropa y te he limpiado la ducha. Y además -continuó, sin darle oportunidad a Mal de replicar-, he dado de comer a tus perros y a tus gallinas, he preparado el guisado del mediodía y dos tartas de manzana para la cena, para no hablar del helado que he guardado en la nevera. Y por si fuera poco, he bañado a tu hija y la he vestido, y después he jugado con ella… y ahora que dispongo de unos pocos minutos para mí sola, estoy trabajando en un ventajoso negocio que le reportará jugosos beneficios a la propiedad, unos beneficios de los que está muy necesitada a juzgar por las cuentas… que, por cierto, también he puesto al día. ¡Y todavía te atreves a insinuarme que no hago nada por Birraminda!

– No te estoy acusando de estar sentada todo el día sin hacer nada -replicó Mal, imperturbable-. Pero sólo estás haciendo lo que haría en tu lugar cualquier ama de llaves, y eras perfectamente consciente de tus deberes cuando firmaste el contrato.

– ¡Lo que no sabía era que estaba firmando tres años de esclavitud! -exclamó Copper con amargura.

– Si tienes tanto que hacer, ¿por qué no dejas de cocinar por las tardes para la gente? A Naomi no le importaba hacerlo.

– ¡Naomi no estaba contenta haciéndolo! -Estalló Copper-. Si tuvieras ojos para ver algo más que tus estúpidas vacas, te habrías dado cuenta de eso -se levantó de repente para acercarse a la ventana, cruzándose de brazos-. El otro día descubrí a Naomi llorando -explicó, volviéndose para mirarlo con expresión acusadora-. Tiene dos niños pequeños y otro más en camino, Bill está fuera de la casa todo el día, y ella no puede dar abasto con tanto trabajo. Cuando estuve hablando con ella, se encontraba tan mal que pensaba incluso largarse con los niños y regresar a Brisbane. Si yo no la hubiera escuchado, si no me hubiera esforzado por facilitarle las cosas, ofreciéndome a cocinar y a cuidarle los críos cuando pudiera, a estas alturas ya no estaría aquí -Copper se interrumpió por un momento, furiosa, antes de continuar-: Bill no es un tipo muy expresivo, pero cualquiera se daría cuenta de que adora a su mujer, y si se hubiera marchado él la habría seguido, y tú te habrías quedado corto de personal. Y como tú te habías pasado las últimas semanas contándome lo muy ocupado que estabas, supuse que preferirías que convenciera a Naomi de que se quedara. ¿Pero acaso me estás agradecido por eso? ¡No! Piensas que simplemente puedes entrar aquí y chasquear los dedos para conseguir que al momento me ponga a hacer unos pocos sándwiches. Y cuando protesto. ¡Me echas en cara los términos de nuestro contrato!

Durante todo el tiempo Mal la miraba asombrado, sin saber qué responder.

– Bueno, yo también soy empresaria -añadió Copper, con los ojos brillantes-, y leo los contratos antes de firmarlos. Allí no figuraba nada acerca de preparar sándwiches o algo parecido. ¡Lo que sí figuraba era el acuerdo de que pasaría parte de mi tiempo elaborando el proyecto, lo cual era la única razón por la que me casé contigo, por silo has olvidado!

– No lo he olvidado -repuso Mal con frialdad-. Nunca me diste la oportunidad de que lo olvidara.

– ¡Mira quién habla! -exclamó Copper, furiosa-. ¡Apenas abres la boca excepto para recordarme las cláusulas del contrato! Si fuera por ti, me pasaría todo el día a tu entera disposición. ¿Quizá debería estarte agradecida de que al menos me dejes dormir por las noches?

– Supongo de unos pocos minutos para mí sola, estoy trabajando en un ventajoso negocio que le reportará jugosos beneficios a la propiedad, unos beneficios de los que está muy necesitada a juzgar por las cuentas… que, por cierto, también he puesto al día. ¡Y todavía te atreves a insinuarme que no hago nada por Birraminda!

– No te estoy acusando de estar sentada todo el día sin hacer nada -replicó Mal, imperturbable-. Pero sólo estás haciendo lo que haría en tu lugar cualquier ama de llaves, y eras perfectamente consciente de tus deberes cuando firmaste el contrato.

– ¡Lo que no sabía era que estaba firmando tres años de esclavitud! -exclamó Copper con amargura.

– Si tienes tanto que hacer, ¿por qué no dejas de cocinar por las tardes para la gente? A Naomi no le importaba hacerlo.

– ¡Naomi no estaba contenta haciéndolo! -Estalló Copper-. Si tuvieras ojos para ver algo más que tus estúpidas vacas, te habrías dado cuenta de eso -se levantó de repente para acercarse a la ventana, cruzándose de brazos-. El otro día descubrí a Naomi llorando -explicó, volviéndose para mirarlo con expresión acusadora-. Tiene dos niños pequeños y otro más en camino, Bill está fuera de la casa todo el día, y ella no puede dar abasto con tanto trabajo. Cuando estuve hablando con ella, se encontraba tan mal que pensaba incluso largarse con los niños y regresar a Brisbane. Si yo no la hubiera escuchado, si no me hubiera esforzado por facilitarle las cosas, ofreciéndome a cocinar y a cuidarle los críos cuando pudiera, a estas alturas ya no estaría aquí -Copper se interrumpió por un momento, furiosa, antes de continuar-: Bill no es un tipo muy expresivo, pero cualquiera se daría cuenta de que adora a su mujer, y si se hubiera marchado él la habría seguido, y tú te habrías quedado corto de personal. Y como tú te habías pasado las últimas semanas contándome lo muy ocupado que estabas, supuse que preferirías que convenciera a Naomi de que se quedara. ¿Pero acaso me estás agradecido por eso? ¡No! Piensas que simplemente puedes entrar aquí y chasquear los dedos para conseguir que al momento me ponga a hacer unos pocos sándwiches. Y cuando protesto. ¡Me echas en cara los términos de nuestro contrato!

Durante todo el tiempo Mal la miraba asombrado, sin saber qué responder.

– Bueno, yo también soy empresaria -añadió Copper, con los ojos brillantes-, y leo los contratos antes de firmarlos. Allí no figuraba nada acerca de preparar sándwiches o algo parecido. ¡Lo que sí figuraba era el acuerdo de que pasaría parte de mi tiempo elaborando el proyecto, lo cual era la única razón por la que me casé contigo, por silo has olvidado!

– No lo he olvidado -repuso Mal con frialdad-. Nunca me diste la oportunidad de que lo olvidara.

– ¡Mira quién habla! -exclamó Copper, furiosa-. ¡Apenas abres la boca excepto para recordarme las cláusulas del contrato! Si fuera por ti, me pasaría todo el día a tu entera disposición. ¿Quizá debería estarte agradecida de que al menos me dejes dormir por las noches?

– No hay problema de que hagas otra cosa más que dormir por las noches. ¿Verdad? -Replicó Mal, y giró sobre sus talones-. No eres tan imprescindible como piensas, Copper. Nos las arreglábamos muy bien antes de que vinieras, y nos las arreglaremos muy bien otra vez tanto si te quedas aquí como si no -se detuvo con una mano en la puerta y se volvió para mirarla-. Yo mismo prepararé los sándwiches… ¡por nada del mundo querría distraerte de ese importante negocio tuyo!

Se marchó dando un portazo dejando a Copper sola. Rechinando los dientes de furia. Había trabajado sin cesar para Mal… Y todo lo que hacía él era repasarle el contrato por la cara y exigirle que le preparase unos o hay problema de que hagas otra cosa más que dormir por las noches. ¿Verdad? -Replicó Mal, y giró sobre sus talones-. -No eres tan imprescindible como piensas, Copper. Nos las arreglábamos muy bien antes de que vinieras, y nos las arreglaremos muy bien otra vez tanto si te quedas aquí como si no -se detuvo con no en la puerta y se volvió para mirarla-. Yo mismo prepararé los sándwiches… ¡por nada del mundo querría distraerte de ese importante negocio tuyo!

Demasiado irritada para permanecer quieta en un sitio, se puso a pasear por el despacho. Así que Mal pensaba que estaba obsesionada por su propio negocio, ¿verdad? ¡Pues todavía no había visto nada! Copper se prometió a sí misma demostrarle a Mal que aquellas «distracciones», que le ocupaban parte de su tiempo, producirían el mejor negocio de turismo mal del país. ¡Le demostraría cuán obsesiva podría llegar a ser!

Por la tarde reinó una atmósfera muy tensa. Copper habló solamente con Brett y se mostró muy cuidadosa en no decirle nada que, de alguna manera, no estuviera relacionado con su proyecto. El propio Mal apenas pronunció una palabra, excepto para anunciar que volaría a Brisbane a la mañana siguiente, y que regresaría un día después.

Copper se alegró de que se marchara. Pero al día siguiente se disgustó consigo misma por echarlo tanto de menos. Todo en aquella casa le recordaba su ausencia…

Por la tarde, Brett y ella se sentaron tranquilamente en las mecedoras a tomar una cerveza juntos. Al ver su sombría expresión, el joven le preguntó:

– ¿Has discutido con Mal?

– ¿Qué te hace pensar eso? -replicó Copper.

– Ayer estaba furioso, y cuando le pregunté qué le pasaba, estuvo a punto de romperme la cabeza -explicó Brett, preocupado.

Copper se dijo entonces que no tenía sentido fingir que no sucedía nada entre Mal y ella.

– Si quieres saberlo, ¡últimamente está insoportable! -le confesó, y se sintió reconfortada al encontrar en Brett a un comprensivo confidente.

– Lo sé -comentó-. ¡Hace semanas que he intentado evitarlo todo lo posible! No estoy diciendo que Mal no sea un gran tipo, pero cuando se pone así lo mejor es guardar las distancias. ¡Deberías haberlo visto el otro día, cuando me olvidé de encargar a los jackaroos que revisaran la cerca! -Se interrumpió, haciendo una mueca-. Si piensas que es duro estar casado con él, deberías ponerte en mi lugar alguna vez. Al menos está enamorado de ti…

– ¿Tú crees? -inquirió Copper con un tono de amargura que no fue capaz de evitar. No podía confesarle a Brett la verdad de su relación con Mal, pero no veía por qué debería fingir que funcionaba maravillosamente bien-. Jamás lo habrías creído si lo hubieras visto ayer, te lo aseguro.

– No es muy bueno exteriorizando sus sentimientos, eso es todo -Brett se movió un tanto incómodo en su mecedora-. Nunca se lo había dicho a nadie antes, pero lo pasó muy mal con Lisa. La odiaba -añadió con súbita vehemencia-. Era la mujer más bonita que he visto en mi vida, pero de alguna forma destrozó por dentro a Mal. Lo convirtió en un hombre amargo, duro, y creo que jamás volverá a ser el que era -Brett suspiró y sacudió la cabeza antes de beber un trago de cerveza-. Por eso me alegré tanto cuando se casó contigo… ¡dejando a un lado mi propia y amarga decepción, por supuesto! -Exclamó con una sonrisa-. Tú eres buena para él, Copper. Generalmente se cierra en banda, como si no tuviera emociones, ni sentimientos. El hecho de que esté furioso es en sí una buena señal.

– Te recordaré eso la próxima vez que tengamos una discusión -repuso Copper con una amarga sonrisa, y Brett dejó su cerveza en el suelo de la veranda.

– Mira, abramos una botella de vino para acompañar la cena de esta noche -le sugirió, animado-. Los dos nos lo merecemos. Mal estará ahora mismo cómodamente instalado en un buen hotel…, ¡así que lo menos que podemos hacer es demostrarle que podemos divertirnos perfectamente sin él!

Al final fueron dos botellas las que abrieron, y Copper se sintió fatal al día siguiente. No recibió ninguna llamada de Mal, y cuando se reunió con Brett aquella tarde, le preguntó si no debería llamar al hotel para saber qué le había sucedido.

¿Crees que se encontrará bien? le preguntó preocupada.

– Claro que sí. Habrá decidido quedarse una noche más, eso es todo.

– Entonces, ¿por qué no nos ha llamado?

– Quizá se le haya olvidado -repuso Brett con naturalidad, dejándose caer en una silla y agarrándose la cabeza con las dos manos-. ¡Qué dolor, Dios mío!

Pero Copper seguía pensando en Mal. Volvería cuando le apeteciera, y no antes, pero… ¿tanto trabajo le habría costado dejárselo saber? ¡Probablemente habría consignado en su maldito contrato que ella tendría que esperarlo pacientemente y estar preparada para servirle la comida cuando se dignara aparecer!

Cerró la puerta del horno, contrariada, y fue a sentarse ante la mesa de la cocina al lado de Brett.

– ¿Crees que otra botella de vino nos sentaría bien? -le preguntó él.

– ¿Lo aprobaría Mal? -inquirió a su vez Copper sonriendo.

– No.

– En ese caso… ¡iré por el a borrarnos!

Acababan de servirse el primer vaso cuando oyeron el sonido de la avioneta, y se miraron decepcionados.

– ¿No sería mejor que fueras a buscarlo? -le sugirió ella, pero Brett negó con la cabeza.

– En la pista de aterrizaje tiene la camioneta -señaló-. ¡Que se las apañe solo!

– Tienes razón -repuso Copper, irguiéndose-. No hay motivo para no disfrutar de un buen vino si nos apetece, ¿verdad?

– Verdad.

La situación era tan ridícula que los dos empezaron a reír nerviosamente como dos críos traviesos, disfrutando de su rebeldía. Y cuando Mal entró en la cocina, todavía seguían riendo a carcajadas.

Copper se interrumpió de inmediato nada más verlo, emocionada. Su primer impulso fue echarse en sus brazos y suplicarle que no volviera a marcharse otra vez, pero de alguna manera se obligó a exteriorizar una despreocupación que estaba muy lejos de sentir.

– Vaya, ya has vuelto.

– Sí, he vuelto -Mal miró sombrío a uno y a otro -¿Qué creéis que estáis haciendo?

– Consolándonos el uno al otro por tu ausencia -respondió ella.

– Bueno… -señaló Brett-… pensaba que era mí deber reconfortar a Copper.

– A mí no me parece que tenga mucha necesidad de que la reconforten -replicó Mal-. Si hubiera sabido que iba a pasar esto, habría vuelto solo.

– ¿Qué quieres decir? -inquirió ella, asombrada-. Has venido solo.

– No. Te he traído un ama de llaves.

– ¿Que me has traído qué?

– Un ama de llaves -repitió Mal, y luego se volvió hacia la veranda-. Aquí está.

Mientras hablaba, una chica preciosa y esbelta, de cabello color miel y brillantes ojos azules, entró en la cocina y sonrió a Brett y a Copper… que la miraban estupefactos, con la boca abierta.

– Os presento a Georgia -dijo Mal.

Copper apenas pudo esperar a que Mal cerrara la puerta del dormitorio para lanzarse sobre él.

– ¿Cómo te atreves a traer a esa chica sin consultarme antes? Creía que te habías marchado a Brisbane por un asunto de negocios.

– Y así fue.

– Y simplemente te encontraste a una chica bonita y se te ocurrió traértela a casa. ¿Es eso?

– Ya te lo expliqué al presentarte a Georgia -repuso impaciente-. Tenía que ver a nuestro contable, que es un viejo amigo mío. Y como me había comentado que la hija de un amigo suyo estaba buscando trabajo en el interior, me preguntó si conocía a alguien que pudiera emplearla.

– ¡Y tú dijiste que sí!

– No, fuiste tú. Tú eras la única que se quejaba de todo el trabajo que tenías que hacer. Me pareció bien contratar a una chica para que te ayudara… ¡aunque sólo fuera para evitar que siguieras acusándome de esclavizarte! Y Georgia es una chica del interior. Creo que nos será muy útil.

– Oh, sí, es ideal -exclamó Copper, celosa.

Durante la cena, Georgia les había contado que su padre había poseído una granja muy similar a la de Birraminda, así que había pasado la mayor parte de su vida en el interior. Una vez que él se jubiló, Georgia se marchó a la ciudad para encontrar trabajo, pero no había sido muy feliz y había saltado literalmente de alegría ante aquella oportunidad de regresar a su tierra natal. Era una chica amable y muy competente, a juzgar por la forma en que había salvado la desastrosa cena que Copper había preparado. De hecho, Copper no había podido evitar sentirse acomplejada al compararse con ella. Georgia sabía montar bien a caballo, lacear un becerro y pilotar un avión…, y era cinco años más joven que Copper.

– Qué pena que no visitaras a tu contable antes de que yo apareciera por aquí -añadió resentida mientras empezaba a desnudarse.

Mal también estaba desvistiéndose, y ambos estaban demasiado furiosos para darse cuenta de ello.

– Vamos a ver, ¿cuál es el problema? -le preguntó él-. Dijiste que tenías demasiado trabajo que hacer y yo he encontrado a alguien para que te ayude. ¡Imaginaba que me estarías agradecida!

– Te recuerdo que tenemos un teléfono -le espetó Copper mientras se quitaba los vaqueros-. ¡Podrías haberme preguntado antes si quería ayuda!

Mal juró entre dientes al tiempo que se despojaba de la camisa.

– ¡Nunca imaginé que podrías llegar a comportante de una manera tan irracional!

– Simplemente, me habría gustado que me consultaras -repuso ella, obstinada-. Se supone que soy tu esposa.

– ¡Sólo cuando tú te sientes como tal!

– ¿Sólo cuando yo me siento como tal? -Repitió Copper, incrédula-. ¡Tú eres el único que me trata como si fuera un ama de llaves… y no muy satisfactoria, además!

– Si eso fuera verdad… no me habría complicado tanto la vida para conseguir simplemente un ama de llaves, ¿no te parece?

– No lo sé -Copper se quitó la camiseta y se apartó el cabello de los ojos-. Mis funciones como esposa son bien escasas, ¿verdad? Ni siquiera soy una esposa en la cama.

– ¿Y de quién es la culpa? -exclamó Mal-. En cierta ocasión me dejaste muy claro que sólo me querías por una sola noche. Yo me comprometí a que no te tocaría a no ser que tú me lo pidieses, y ciertamente no lo has hecho.

– Una esposa de verdad no le hace esas peticiones a su marido -repuso Copper, desabrochándose el sostén y tomando su camisón-. ¿Por qué no podemos comportamos normalmente?

– De acuerdo -desnudo como estaba, Mal rodeó la cama y le quitó el camisón de las manos-. Vamos a acostarnos.

– ¿Qué?

– Que vamos a acostarnos -repitió-. Quieres que seamos una pareja normal. Las parejas normales se acuestan.

– No seas ridículo -replicó Copper, tensa, e intentó arrebatarle el camisón.

– ¡Ah, no! -exclamó Mal acercándola hacia sí y arrastrándola consigo a la cama.

El contacto de su cuerpo desnudo la dejó sin habla por un momento, pero cuando se disponía a apartarse Mal se colocó encima de ella y le sujetó los brazos.

– Tú eres la única que quiere ser normal -le recordó-. Así que vamos a empezar.

La sensación de su piel contra la suya resultaba indescriptiblemente excitante, y los intentos que hizo Copper por liberarse sólo consiguieron aumentar su deseo. Mal debió de haber sentido su reacción, porque le soltó los brazos y, tomándole una mano, se la llevó a los labios.

– Un marido normal se disculparía con un beso -murmuró, depositando un cálido beso en su palma-. Siento no haberte consultado antes lo de contratar a una nueva ama de llaves -continuó mientras la besaba delicadamente la parte interior del brazo, hasta llegar al hombro-. Lo siento mucho -y dejó de hablar para besarla apasionadamente en los labios.

Copper se había olvidado de su intención primera de resistir. Se había olvidado de la furia, de los celos, de la terrible tensión que había soportado durante las últimas semanas. Nada importaba en ese momento salvo aquel fuego que le corría por las venas, consumiéndola de deseo. Se abrazó a Mal y entreabrió los labios entregándose a la seductora exploración de su lengua, mientras se estiraba voluptuosamente bajo su cuerpo.

– Ahora es tu turno -susurró Mal, sonriendo contra su piel.

Era tan maravilloso poder tocarlo otra vez, poder acariciar sus poderosos músculos… Rápidamente se colocó sobre él, excitada por su propio poder sobre aquel cuerpo fuerte, bronceado, que yacía a su merced.

– Siento haber sido tan gruñona y desagradecida-dijo Copper con tono obediente mientras empezaba a besarlo.

– ¿Cuánto lo sientes? -inquirió Mal.

– Ya te lo demostraré -repuso ella con una sonrisa.

Capítulo 9

Protegiéndose del resplandor del sol con una mano, Copper contempló el patio. Sí, allí estaban el padre y la hija, charlando animados mientras caminaban. No podía distinguir la expresión de Mal, que inclinaba la cabeza para escuchar atentamente a Megan, pero de repente vio que alzaba la mirada como si hubiera intuido su presencia, y le sonreía. Copper estaba demasiado lejos para poder escuchar lo que decían, pero debían de estar hablando de ella, porque Mal le dijo algo y la niña la señaló con alegría y se lanzó corriendo a su encuentro.

Mal la siguió, sin dejar de sonreír, y a Copper le dio un vuelco el corazón cuando abrazó a la pequeña, emocionada.

Los últimos días habían sido maravillosos. La terrible tensión anterior de su relación con Mal había desaparecido, como fulminada por la pasión que habían compartido la noche en que llegó Georgia. A partir de entonces, Mal se había mostrado tan contenido y callado como siempre, pero algo en su interior se había relajado, aunque rara vez tocaba a Copper delante de los demás. Sin embargo, cuando se retiraban por las noches a su habitación y cerraban la puerta, su silenciosa reserva se evaporaba y le hacía el amor con una ternura y una pasión que la dejaban exultante, vibrante de alegría.

No le había dicho que la amaba, pero Copper estaba contenta con la situación actual. Le resultaba difícil de creer que Mal podía hacerle el amor de esa forma sin sentir algo por ella, y no veía necesidad alguna de forzarlo a contraer un compromiso para el cual quizá no estuviera preparado. A fin de cuentas, todavía disponía de tres años para que se enamorara de Copper.

– Pareces muy satisfecha -le comentó Mal-. ¿En qué estabas pensando?

– En esta noche -respondió sincera.

– Eres una mala mujer -repuso él con tono suave, pero sonrió mientras la atraía hacía sí para darle un beso cálido, dulce, lleno de promesas.

Copper se sentía ebria de felicidad. Todo estaba funcionando perfectamente. Mal quizá no la amara todavía, pero lo haría tarde o temprano, y Megan se estaba convirtiendo en una niña feliz y encantadora.

Incluso Georgia estaba disfrutando con su nueva vida. El resentimiento que Copper había sentido por su llegada se había transformado en un cariño realmente sincero. Georgia era una chica sencilla, buena, y una gran trabajadora. Como ella se ocupaba de la cocina y de gran parte de las tareas de la casa, Copper disponía de mucho más tiempo para pasarlo con Megan o para trabajar en el despacho. Todavía tenía mucho que hacer con su proyecto, pero ya estaba esperando a que la empresa constructora fijara una fecha, y mientras tanto aprovechaba para ayudar a Mal con la contabilidad.

Solamente Brett parecía descontento. De manera extraña, no hacía ningún intento de ligar con Georgia, e incluso parecía disgustarlo su presencia.

– Es demasiado perfecta -le comentó a Copper algunos días después, cuando se lo encontró sentado solo en la veranda.

– Yo creía que te gustaba -repuso Copper con desenfado-. ¡Estamos muy preocupados por ti, Brett! Una chica guapa, con tantas cualidades… ¡y tú apenas le has dirigido la palabra!

– No es tan guapa -replicó, hosco-. Y no me gusta ese tipo de gente tan fría, tan competente.

– Puede que Georgia sea competente, pero nadie podría llamarla fría -objetó Copper-. Es una chica buena y cariñosa, y no la culparía si se sintiera dolida por la forma en que la ignoras.

– Es ella la que me ignora a mí -dijo Brett-. Siempre me hace sentir como si me arrastrara detrás de una piedra, a su acecho -permaneció silencioso por un momento-. Y tampoco quiero su aprobación -continuó, con un tono muy poco convincente-. Ella no es ni mucho menos tan divertida como tú, Copper, ¿Y has notado la relación de complicidad que comparte con Mal?

Por supuesto, Copper lo había notado. Georgia se comportaba con absoluta naturalidad, pero el instinto celoso de Copper creía distinguir demasiada… aprobación en la expresión de Mal cuando la miraba. La experiencia que Georgia tenía del trabajo en una granja la capacitaba para entender a Mal en todo lo que le decía, y también podía discutir con él acerca de los problemas del ganado, de los caballos…Podía castrar un becerro y lacear una vaca con la misma facilidad que cocinar un asado, y no transcurrió mucho tiempo antes de que Copper empezara a sentirse excluida de sus conversaciones. Ella sólo podía hablar con Mal de facturas y de cuentas, y nadie podía estar interesado realmente en eso.

Incapaz de competir con Georgia en aquellos terrenos, Copper frecuentaba cada vez más a Brett, que se mantenía distante cuando Mal y su nueva trabajadora hablaban de los asuntos de la granja, y se mostraba más que dispuesto a flirtear descaradamente con su cuñada. Una o dos veces Copper lo había sorprendido mirando a Georgia con una expresión muy sospechosa… lo cual la había convencido de que lo que sentía por aquella chica era muy diferente de lo que proclamaba. El evidente flirteo del que hacía objeto a Copper tenía un tinte de desesperación: era como una forma de despreciar lo que Georgia pudiera sentir por Mal.

Mal no dijo nada al principio, pero conforme fueron pasando los días y la división entre ambas conversaciones se fue acentuando, empezó a adoptar una expresión hosca, desaprobadora cuando miraba a Copper y a Brett. Copper, por su parte, fingía no notarlo. ¿Quién era él para sentirse disgustado por las conversaciones que mantenía ella con Brett, cuando él se pasaba todo el día monopolizando a Georgia?

– ¿Por qué le das tantas alas a mi hermano para que haga ese ridículo tan espantoso a tu costa? -le preguntó Mal una noche, después de que Brett se hubiera mostrado especialmente escandaloso.

Estaban tumbados en la cama, a oscuras, y Copper tuvo la sensación de que Mal había pronunciado aquellas palabras a su pesar, como si algo lo hubiera forzado a ello.

– Yo no le doy alas -replicó-. Simplemente hablo con él, lo cual es más de lo que Georgia y tú hacéis a eso lo llamas «simplemente hablar». ¡A mí no me lo parece!

– Me sorprende que lo hayas notado -le espetó Copper-. Siempre estás pegado a Georgia. ¡Creía que te habías olvidado de con quién estabas casado!

– Yo no soy el único que parece haberlo olvidado -repuso Mal, sombrío-. ¡Brett y tú sois los únicos que habéis decidido que no necesitas preocuparte por que lleves un anillo de matrimonio en el dedo!

Exasperada por su ofuscamiento, Copper se sentó en la cama y encendió la luz de un manotazo. ¡Si iban a discutir, lo cual era muy probable, sería mejor que se vieran las caras!

– Brett no está interesado en mí. Resulta obvio que se ha enamorado de Georgia.

– ¿Brett? -Mal se sentó también, y se volvió para mirarla incrédulo -¡Brett jamás se ha enamorado en toda su vida!

Copper apretó los dientes e intentó no distraerse mirando su tentador pecho desnudo.

– Pues yo creo que ahora sí.

– Y supongo que el hecho de que esté enamorado de Georgia, explica que se pase todo el tiempo pegado a ti, ¿no? -inquirió, irónico.

– Pues claro -respondió Copper, impaciente-. Georgia no ha mostrado ningún interés por Brett, así que él no quiere que piense que está colgado de ella, eso es todo.

– Toda esa psicología de aficionado tuya no me parece muy convincente -comentó Mal-. ¿Es que de pronto te has convertido en una experta en cuestiones de amor?

– Sé más que tú, en todo caso -le espetó-. ¡No serías capaz de reconocer el amor ni aunque te estallara en la cara!

– Mientras que tú cuentas con toda la experiencia que has acumulado con Glyn.

– Pues sí -repuso Copper, desafiante-. ¡Al menos es más que la que tú tienes! Glyn y yo nos queríamos.

– ¡Sí, te quería! ¡Por eso apenas pudo esperar a abandonarte por otra mujer!

– Por lo menos fue sincero con lo que sentía -replicó furiosa-. Es un hombre bueno y me aprecia… ¡lo cual es más de lo que puedo decir de ti!

– Si es tan maravilloso, ¿por qué no te vas con él?

– ¡Ojalá lo hubiera hecho!

– Piensa un poco -la provocó Mal -¡si hubieras esperado unas pocas semanas más, podrías haberlo recuperado!

– Todavía no es demasiado tarde -señaló Copper, tan furiosa que apenas era consciente de lo que estaba diciendo -Ellie aún sigue con su marido…

– ¿Cómo lo sabes? -le preguntó Mal, frunciendo el ceño.

– Existe el mundo exterior aparte de la granja, ¿sabes? -Comentó sarcástica-, ¡y todavía me comunico con él de vez en cuando!

– ¿Has estado en contacto con Glyn?

Mal la agarró de un brazo pero ella se liberó de un tirón, temiendo que el simple contacto de sus dedos sobre su piel fuera suficiente para que se olvidase de su furia.

– ¿Y qué pasa? ¡No es asunto tuyo, de todas formas!

– ¿No es asunto mío que mi mujer telefonee a su ex-amante?

– Ya acordarnos el tipo de matrimonio que sería el nuestro -repuso Copper -una pura cuestión de negocios. ¡En el contrato no ponía nada acerca de cortar todo lazo con el mundo exterior!

– Convinimos en que haríamos todo lo posible para aseguramos de que todo el mundo pensara que estamos verdaderamente casados -exclamó Mal-. Te casaste conmigo, Copper, y creo que ya es hora de que mejores tu actuación… ¡para empezar, de aquí a tres años ya puedes olvidarte de todo lo referente a Glyn!

– ¡Cuidado, Mal! -replicó Copper, provocativa-. Cualquiera diría que estás celoso, y tú no quieres eso, ¿verdad? Los celos son un sentimiento «complicado», como el amor o la necesidad, ¡y los dos sabemos lo que opinas acerca de eso!

– ¿Qué sabes tú sobre sentimientos? -Inquirió desdeñoso-. Lo único que te interesa son los negocios.

– ¡Es gracioso que diga eso alguien que ha tenido que recurrir al chantaje para conseguir una esposa!

– Entonces obtuve lo que me merecía, ¿no? ¡Una mujer dispuesta a venderse a sí misma para fundar un negocio!

– Si eso es lo que piensas de mí, creo que será mejor que pongamos fin a esta farsa ahora mismo -declaró Copper con voz temblorosa de furia-. No tiene ningún sentido que sigamos con esto. Todo lo que querías era un ama de llaves, y ya tienes a Georgia. Evidentemente, piensas que ella está haciendo un trabajo mucho mejor del que podría hacer yo, así que será mejor que me vuelva a Adelaida.

– ¿Y renunciar a tu precioso proyecto? -Se burló Mal-. Nunca harías eso. ¿Verdad, Copper? No, firmaste un contrato por el que te comprometías a quedarte aquí durante tres años, y te quedarás aquí durante tres años. No puedes dar por rescindido nuestro acuerdo sólo para tener la oportunidad de volver con Glyn.

– ¡Merecería la pena perder el proyecto con tal de vivir con un hombre que al menos me apreciara! -le gritó Copper.

– Yo te apreciaría si te ajustaras a tus compromisos y te comportaras como una verdadera esposa -replicó Mal con frialdad-. Y dejaras en paz a Brett, por supuesto.

Copper suspiró desesperada y escondió el rostro entre las manos. Aquella discusión no la estaba llevando a ninguna parte.

– Mira, intentaré explicártelo otra vez. Brett sólo flirtea conmigo porque está celoso de ti.

– ¿Brett celoso de mí? -Rió incrédulo -¡Esta sí que es buena! ¿Cómo has podido sacar esa conclusión?

– Nunca tiene la más mínima oportunidad de impresionar a Georgia porque tú siempre estás con ella. Tú eres el único que lo dirige todo. Eres el único que toma las decisiones. Eres el único que monopoliza a Georgia todas las tardes, en la casa, ¿Cómo puede Brett competir contigo?

– ¡Pues hasta ahora no había tenido ninguna dificultad!

– Lo sé, pero este caso es diferente. En esta ocasión. Brett está enamorado.

– Y entonces, ¿por qué se empeña en flirtear con mi mujer?

– Todo eso está relacionado con Georgia -repuso desesperada-. ¿Es que no te das cuenta?

– De lo único que me doy cuenta es de que lo miras de una manera muy especial cada tarde -respondió Mal mientras ahuecaba violentamente la almohada para volver a tumbarse en la cama-. Si tú lo dejaras en paz, podría tener alguna oportunidad de enamorarse de Georgia, pero con tu comportamiento le estás causando problemas. Es algo embarazoso para mí y extremadamente incómodo para Georgia ver cómo te comportas con Brett.

– Ah, y no podemos consentir que Georgia se sienta incómoda, ¿verdad? -estalló Copper, tumbándose a su vez de espaldas a Mal.

– Te lo advierto, Copper. Deja en paz a Brett. No voy a quedarme quieto viendo cómo fastidias a mi hermano y le complicas la vida.

– Todo lo que le hecho a tu hermano… -replicó alterada, volviéndose para mirarlo-… es ofrecerle un poquito de simpatía y comprensión, algo que al parecer no puede conseguir de ti. ¡Eres tan terco y arrogante que no alcanzas a ver nada más allá de tus narices!

– No estás aquí para comprender a Brett -repuso Mal con crueldad-. Estás aquí para comportarte como mi esposa delante de los demás, y eso te impide exhibirte públicamente con mi hermano… o con cualquier otro hombre. Me gustaría que en el futuro recordaras eso.

– No necesitas preocuparte -dijo Copper con voz temblorosa-. ¡No tengo intención de olvidarme del motivo por el cual me casé contigo!

De repente, para su desmayo, se dio cuenta de que la luz todavía seguía encendida. Parpadeando furiosamente para contener las lágrimas, se incorporó para apagarla y luego volvió a tumbarse, dándole la espalda. Siguió un silencio, y luego pudo escuchar a Mal emitiendo un breve suspiro de exasperación. A partir de ese momento, y a pesar de que permaneció despierta durante horas, él no hizo intento alguno por tocarla.

Al día siguiente, Copper pensó que aquella discusión había sido una absoluta estupidez. La noche anterior podría haberse acercado a él, y estaba segura de que habrían terminado haciendo el amor, pero una parte de su ser se rebelaba ante la idea. ¿Por qué debería humillarse ante Mal cuando no había tenido nada de lo que disculparse? El no era el único que podía comportarse de manera irrazonable…

– Estaremos fuera todo el día, con el ganado -le informó bruscamente Mal durante el desayuno-. Necesito que Georgia pilote la avioneta, así que tendrás que olvidarte de tu negocio y cuidar un rato a Megan, para variar.

Copper no quiso hacerle ningún comentario, agotada como estaba después de la noche que había pasado. Ella no podía pilotar un avión ni trabajar con el ganado, como Georgia. Por lo que a Mal se refería, Copper sólo le servía de utilidad para quedarse en la casa y no estorbar. Resultaba sorprendente que no hubiera reaccionado la noche anterior, cuando le amenazó con regresar a Adelaida. Después de aquella ocasión, casi habría pensado que se alegraría de poder desembarazarse de ella.

Copper sentía la casa horriblemente vacía cuando se quedó sola con Megan, después de que Georgia y los hombres se marcharan. Deprimida, empezó a limpiar la cocina, pero el silencio le resultaba tan opresivo y acusador que al final ya no pudo soportarlo más.

– Vámonos de picnic -le propuso a Megan, desesperada por alejarse de aquella casa y de todo lo que le recordaba a Mal-. Iremos en mi coche y haremos algo diferente para variar.

Copper no había vuelto a utilizar su coche desde que llegó en él desde Adelaida, y le resultaba extraña la sensación de conducir. La última vez que se había sentado al volante, Mal solamente era un recuerdo atesorado en lo más profundo de su memoria, una desvaída imagen del pasado o un vago arrepentimiento, y ahora… Ahora Mal formaba una parte tan fundamental de su vida que le resultaba imposible imaginarse la vida sin él. Tenía la sensación de que toda su vida había estado enfocada hacia el momento trascendental en que llegó a Birraminda por primera vez.

Pensó en lo mucho que había cambiado desde entonces. Mientras conducía por un accidentado sendero hacia una zona agreste y rocosa que nunca había podido llegar a visitar. Mal se la había señalado en cierta ocasión, en una de las excursiones a caballo. Le había hablado de sus extrañas rocas rojizas, de sus hermosos árboles de caucho y de sus enormes termiteros, que creaban en aquel lugar una atmósfera muy especial.

Al recordar aquellas excursiones, Copper sintió que se le encogía el corazón: Mal, sentado en su caballo, relajado e inmóvil, contemplando el enorme y vacío horizonte. En aquel entonces todo le había parecido posible. Todavía no conocía el desdén que podía reflejar su mirada, o la crueldad que podían destilar sus palabras. ¿Había cambiado Copper, o lo había hecho él?

Tardaron mucho más de lo que había esperado Copper en llegar a su objetivo, y al fin comieron tranquilamente debajo de una gran roca. Aquel era un lugar extraño, salvaje, tan antiguo como el tiempo, y la joven se alegraba de haberlo visitado. Distraída, observaba cómo Megan se entretenía jugando a las casitas con las piedras que encontraba. Aquel paisaje le comunicaba su propia quietud, su serenidad, tranquilizando sus excitados nervios y capacitándola para pensar con claridad…

Mal y ella habían sido felices antes, y podrían volver a serlo otra vez. No tenía sentido seguir aferrándose a su orgullo si con ello sólo conseguía deprimirse. Esa misma noche hablaría con Mal y le confesaría que lo amaba. Tal vez la rechazara, pero ese gesto al menos sería sincero. Copper no soportaba la perspectiva de pasarse tres años fingiendo que su negocio la importaba más que el propio Mal.

En todo caso, tenía que hacer algo. No podía continuar así, dejando que estúpidos equívocos se enredaran de continuo convirtiéndose en amargas discusiones, El deseo que cada uno sentía por el otro era demasiado intenso para que desapareciera simplemente en cuestión de días. Si pudieran pasar otra noche juntos, todo volvería a la normalidad.

Impaciente por regresar y confesarle exactamente cómo se sentía, Copper se levantó, desperezándose.

– Vámonos, Megan. Vámonos a casa.

Tardó un rato en convencer a Megan de que abandonara la casita de piedras que había construido, pero al fin subió al coche. Ensimismada como estaba pensando en Mal y en lo que le diría, al principio no se dio cuenta de que el motor no arrancaba. Cuando tomó conciencia de ello, frunció el ceño e hizo girar de nuevo la llave del encendido. Nada sucedió.

Copper lo intentó otra vez…, y otra… Su exasperación se tomó en furia, y luego en temor. Esforzándose por controlar su miedo, salió del coche para echar un vistazo al motor. No tenía ni idea acerca de cómo funcionaba, y no sabía por dónde empezar a mirar. El metal estaba ardiendo, y el reflejo del sol la cegaba.

– ¡Qué calor! -se quejó.

Mordiéndose el labio, abrió la puerta trasera del coche para decirle a Megan:

– Anda, ve a jugar un rato a la sombra -le sugirió, antes de volver a ocuparse del motor.

No le parecía que hubiera nada roto. Revisó el agua y el aceite, más por hacer algo que por otra cosa, y luego intentó encender de nuevo el motor. No funcionó, por supuesto. Copper se enjugó el sudor de la frente con el dorso del brazo mientras se decía que no había ninguna necesidad de preocuparse. Cuando volviera con el ganado, Mal se daría cuenta de que se habían perdido y comenzaría a buscarlas de inmediato.

«Pero no sabrá por dónde buscar», le susurró una voz interior, provocándole un escalofrío. No, Mal las encontraría. Todo lo que tenía que hacer era resistir y cuidar bien de Megan.

¡Megan! Copper salió del coche, apresurada ¿Dónde estaba Megan? A su alrededor no había más que rocas, árboles y un opresivo silencio, pero ni rastro de ella.

– ¿Megan? -la llamó, consternada-. ¿Megan?

De inmediato, el paisaje había adquirido una cualidad de pesadilla. Tenía la sensación de encontrarse en otra dimensión, donde nada tenía sentido. Megan se encontraba jugando tranquilamente a su lado hacía apenas un minuto. ¿A dónde podría haber ido?

Copper se obligó a tranquilizarse, controlando su respiración. Lo último que debía hacer era dejarse llevar por el pánico. Empezó a llamar a Megan, dando vueltas en círculos concéntricos alrededor del coche, alejándose cada vez más… cuando de repente un grito, bruscamente interrumpido, le heló la sangre en las venas. Copper empezó a rezar para sus adentros mientras buscaba desesperadamente algún rastro de la niña, abriéndose paso entre los árboles…, hasta que salió un claro y la vio por fin, tumbada inmóvil, demasiado inmóvil, bajo una saliente rocoso.

– ¡Megan! -frenética, Copper cayó de rodillas a su lado; era como si de repente el mundo se hubiera tornado sombrío, negro…-. Por favor, por favor, no… Por favor, no…

Podía escuchar una voz que murmuraba incoherencias, y tardó algún tiempo en darse cuenta de que era la suya. Y en poder salir de la oscuridad que la abrumaba para tomarle el pulso a Megan… un leve latido que le indicaba que la niña estaba inconsciente, pero viva-. ¡Oh, gracias a Dios!

Las lágrimas le corrían por el rostro mientras Megan empezaba a reaccionar, gimiendo.

– ¡Me duele mucho el pie!

La primera reacción de Copper fue de alivio, al darse cuenta de que sólo se había herido en un pie. La examinó con mucho cuidado. Tenía el tobillo muy hinchado, pero no sabía si estaba roto o si simplemente era un esguince.

– ¿Qué ha pasado, Megan? -le preguntó.

– Te oí llamarme, y quería esconderme en las rocas, pero me caí -explicó, empezando a llorar-. La cabeza también me duele -sollozó.

Copper pensó que debía de haberse golpeado en la cabeza cuando cayó. Al levantar la mirada a la enorme roca bajo la que se encontraban, se quedó helada. Estaba medio suelta, y muy bien podría haberse caído encima de la pequeña.

– Tranquilízate -consoló a la niña mientras la levantaba en brazos, sosteniéndole el tobillo.

¿Por qué nunca se le había ocurrido hacer un curso de primeros auxilios? Aparentemente. Megan no parecía tener más que un tobillo hinchado, ¿pero quién podía asegurar que el daño que había sufrido al golpearse en la cabeza no era grave?

– Sshh -musitó, acunándola con dulzura entre sus brazos. Sospechaba que estaba más asustada que otra cosa por la caída, pero quizá estuviera equivocada.

Copper nunca en toda su vida se había sentido más inútil. Fingiendo saber lo que estaba haciendo, se arrancó un jirón de la camisa para improvisar un vendaje y atarlo en torno al tobillo de Megan, pero el más ligero contacto la hacía gritar de dolor.

– ¡Quiero irme a casa! -sollozaba.

Sólo entonces Copper se acordó del coche.

– Todavía no podemos irnos a casa, corazón -pronunció con dificultad-. Pero te llevaré al coche y te daré un poco de agua.

– No quiero agua. ¡Quiero volver a casa!

– Lo sé, lo sé -Copper dejó a Megan en el suelo, cerca del coche, y se arrancó otro jirón de la camisa para enjugarle el sudor de la frente. Al menos había llevado agua consigo. Era la cosa más sensata que había hecho en todo el día.

Durante todo el tiempo, estuvo hablando alegremente con Megan, de manera que la niña no alcanzó a percibir su preocupación, pero por dentro intentaba desesperadamente calcular el tiempo que tardaría Mal en descubrir que se habían perdido, y en organizar su rescate. Se había llevado el ganado a pastar a unos prados lejanos. ¿Y si no volvía a casa hasta que cayera la noche, y se le hacía entonces demasiado tarde para salir a buscarlas? No quería pensar en lo que significaría pasar una noche entera en aquel lugar con Megan aterrorizada, herida, provista tan sólo de una botella de agua.

Durante lo que le pareció una eternidad, Copper se quedó sentada a la sombra, acunando a Megan en su regazo y contándole cuentos para distraerla, hasta que al fin consiguió que se durmiera, exhausta. Después de eso, ya no tuvo nada más que hacer salvo esperar. A cada segundo, el silencio que la envolvía se tornaba más opresivo. Copper podía sentirlo vibrando en el aire, aplastándola, ensordeciéndola, hasta que creyó confundir su ruido con el de un avión…

Dejando suavemente a la niña en el suelo, salió de la roca bajo la que se encontraba. Sí, era la avioneta, volando baja sobre los árboles, pero todavía algo alejada de allí. El primer impulso de Copper fue gritar, hasta que se dio cuenta de que con ello sólo conseguiría despertar innecesariamente a Megan, así que se apresuró a entrar en el coche para hacer señales con las luces.

Con una insoportable lentitud, la avioneta viró y se dirigió hacia ella, volando lo suficientemente bajo como para que Copper distinguiera a Georgia haciéndole señas desde la cabina mientras hablaba por radio. Desesperadamente, señaló la capa levantado del coche para indicarle que se había averiado. Georgia asintió con la cabeza y levantó el pulgar para darle ánimos. Luego volvió a virar y se dirigió hacia la casa.

Copper se quedó contemplando la avioneta hasta que desapareció, y en seguida se dio cuenta de que por allí cerca, con tantas rocas, no había ningún lugar donde pudiera efectuar un aterrizaje. Georgia debía de haber transmitido por radio su posición a Mal. El alivio que sintió fue tan abrumador que tuvo que apoyarse en el coche para no caer.

Volviendo a su refugio bajo la roca, volvió a acunar a la pequeña en su regazo.

– Todo saldrá bien, Megan -murmuró-. Papá viene hacia aquí.

Capítulo 10

El silencio era tan completo que Copper alcanzó a escuchar el motor del todoterreno de Mal mucho antes de que lo viera aparecer, cuando ya había anochecido. Para entonces se encontraba demasiado cansada para moverse, y no tuvo más remedio que quedarse sentada, indefensa, con Megan en su regazo.

– Estarnos aquí -intentó llamar a Mal, que se había bajado del todoterreno y escrutaba nervioso la oscuridad.

Su débil voz, apenas un murmullo, bastó para que se volviera de repente y las descubriera en su refugio, debajo de las rocas. A partir de aquel instante todo se volvió borroso para Copper, interrumpido a intervalos por fogonazos de terrible claridad… como la expresión de Megan cuando vio a su padre o la desesperada ternura con que Mal abrazó a la pequeña. Tampoco le pasó desapercibida la palidez de su rostro, la dureza de su expresión al mirarla y el horrible silencio que reinó en el coche durante el trayecto de vuelta a la casa.

– Las explicaciones pueden esperar-replicó con tono cortante cuando Copper intentó explicarle lo sucedido.

Georgia los estaba esperando en la casa. Fue ella quien le vendó apropiadamente el tobillo a Megan y quien ayudó a Mal a consolar a la pequeña, a bañarla y a acostarla. Dejaron sola a Copper, que se retira al dormitorio caminando con dificultad, cansada y dolorida. Se sentía demasiado deprimida para hacer algo más que quedarse sentada en el borde de la cama, con su camisa hecha jirones. Todo había sido culpa suya. Nunca debió haber salido con Megan de la casa.

Su remordimiento era tan grande que ni siquiera intentó defenderse cuando Mal entró en la habitación cerrando la puerta a su espalda.

– ¿Te das cuenta de que esta tarde pudiste haber matado a mi hija?

Copper simplemente volvió la cabeza. Sentía la mirada de Mal fija en ella mientras paseaba por la habitación.

– La metiste en un coche que no habías conducido desde que llegaste de la ciudad. Y la llevaste al lugar más peligroso de toda la propiedad -pronunció Mal. No levantaba la voz, pero cada palabra restallaba como un látigo-. ¡Y luego, la dejaste alejarse tranquilamente de tu lado!

– Lo siento -susurró Copper, entrelazando las manos para dominar su temblor.

– ¿Lo sientes? ¿De qué sirve que lo sientas? -Mal estaba pálido de furia-. ¿Cómo te has atrevido a arriesgar así la vida de mi hija? ¡Ni siquiera se te ocurrió dejar una nota para decirnos a dónde ibas! Si Georgia no hubiera vuelto temprano y te hubiera descubierto, habríais pasado toda la noche ahí fuera, perdidas. ¡Si no me hubiera transmitido por radio vuestra posición, a estas horas todavía estaría conduciendo como un desesperado, tratando de encontraros!

– No sabía que el coche fuera a averiarse… -repuso Copper, arrepentida.

– No se averió -le informó con desprecio-. Brett ya lo ha traído. Cualquiera con un mínimo conocimiento de mecánica habría resuelto el problema.

– Yo no sé nada de mecánica -murmuró, bajando la mirada.

– ¡Claro que no! -Exclamó Mal mientras seguía paseando furioso por el dormitorio-. No sabes nada útil y jamás has hecho intento alguno por aprender. ¡Todo lo que has hecho ha sido mover papeles de un lado a otro y ponerme en ridículo!

– ¡Eso no es verdad! -exclamó al fin Copper, sobreponiéndose a su depresión y a su arrepentimiento.

– ¿Ah, no? -Inquirió desdeñoso-. Dios mío, jamás he podido aprender la lección y siempre me he liado con mujeres que no me convenían… Lisa era tan inútil como tú, pero al menos no era tan irresponsable. Puede que no pasara mucho tiempo con Megan, ¡pero al menos nunca la expuso al riesgo que ha corrido contigo hoy!

– ¿Por qué entonces te casaste con mujeres que no te convenían? -Copper se levantó despojándose de su camisa hecha jirones, demasiado dolida y furiosa para permanecer quieta-. Nunca encontrarás a una mujer que te satisfaga, Mal, porque piensas que el matrimonio es algo que puede ser arreglado por medio de un estúpido contrato. Me acusas de estar obsesionada con mi negocio, pero tú eres el único que lo ve todo en términos de contrato. Siempre piensas en lo que vas a sacar de un matrimonio, y no en lo que estás dispuesto a dar -añadió, temblando de indignación-. ¡Yo creía que lo hacías porque estabas amargado después de tu experiencia con Lisa, pero ahora pienso que es porque tú no tienes nada que ofrecer nada que dar… e incluso aunque lo tuvieras no te mercería la pena!

Mal se acercó entonces hacia ella, pero de repente dio media vuelta y se dirigió hacia la puerta. En el último instante se volvió para mirarla con frialdad, diciéndole con el más absoluto desprecio:

– La razón por la que no te doy nada, Copper, es porque no quiero nada de ti -y salió, cerrando la puerta a su espalda.

– ¡Copper, tienes muy mal aspecto! -exclamó preocupada Georgia cuando la vio a la mañana siguiente.

– Estoy bien -mintió, forzando una sonrisa.

Había pasado la noche encogida en posición fetal en la cama, con la mirada fija en la pared y demasiado desesperada incluso para llorar, mientras las últimas palabras de Mal resonaban una y otra vez en su cerebro. Inútil. Irresponsable. Peor que Lisa. No lo había visto desde que salió de la habitación, pero tampoco sentía ninguna necesidad de hacerlo. Ahora sabía exactamente lo que pensaba de ella, y su esperanza de que pudieran ser capaces de resolver sus diferencias le parecía en aquel momento absurdamente ingenua.

Mal jamás la perdonaría por haber puesto en peligro la vida de Megan, y cuanto más pensaba Copper en ello, más llegaba a la conclusión de que estaba en lo cierto. Ella era completamente inútil allí, en Birraminda. No pertenecía y jamás pertenecería a aquel lugar. Mal necesitaba una esposa como Georgia, que era radicalmente diferente de Copper. La conciencia de su verdadera situación la asustaba terriblemente, pero sabía que tenía que hacerlo.

– ¿Cómo está Megan? -le preguntó, intentando ignorar la mirada preocupada de Georgia.

– Muy bien, aparte de la lesión del tobillo -respondió la chica-. Los niños tienen una gran capacidad de recuperación, pero nosotros pensamos que sería mejor que pasara el día en la cama… en caso de que padeciera alguna secuela por el golpe que recibió en la cabeza.

Copper se estremeció al oír aquel «nosotros». Sabía que no lo hacía intencionadamente, pero la tranquila sensatez de Georgia sólo parecía reforzar la sensación que tenía de sentirse una inútil.

– Iré a verla.

Cómodamente apoyada en un montón de almohadones, Megan parecía más aburrida que enferma, pero su expresión se iluminó de alegría al ver a Cooper. Ardía de deseos de enseñarle su pie vendado.

– Tengo un esguince en el tobillo -le informó orgullosa-. ¿Quieres contarme un cuento?

– Hoy no, corazón -con un nudo de emoción en la garganta, Copper se sentó en el borde de la cama-. Tengo que irme a Adelaida.

– ¿Puedo ir contigo? -le preguntó Megan, alegre.

– No: tienes que quedarte y cuidar de papá.

– ¿Cuándo volverás?

Copper vaciló. Había pensado en decirle que sólo estaría ausente durante una semana, pero… ¿no sería eso más cruel que confesarle la verdad?

– No… No volveré, Megan.

Era una de las cosas más difíciles que había tenido que decir a alguien en toda su vida. Megan la miraba fijamente, con los ojos muy abiertos, confundida.

– No puedes irte.

Copper había temido ese momento, pero la expresión que veía en los ojos de la niña era peor que cualquier cosa que hubiera imaginado.

– Papá dijo que te quedarías -añadió, antes de estallar en sollozos.

– Oh, Megan… -Copper la estrechó entre sus brazos, acunándola-. Lo siento tanto… -susurró, consciente de la inutilidad de ese consuelo-. Pero Georgia está aquí para cuidarte, y a ti te gusta, ¿no?

– No quiero a Georgia -sollozó Megan-. ¡Te quiero a ti! ¡Dijiste que te quedarías para siempre!

– Megan, yo… -Copper se interrumpió, a punto de llorar-. Yo no quiero irme -lo intentó de nuevo-. Ojalá pudiera quedarme para siempre.

– Entonces, ¿por qué te vas?

– Megan, tú quieres a papá, ¿no? -Al ver que asentía con la cabeza, continuó-: Yo también, pero él no me quiere a mí.

– ¡Sí que te quiere!

– Algunas veces, cuando quieres a alguien, tú quieres que ese alguien sea feliz aunque tú no lo seas. Eso es lo que me pasa a mí. Creo que si me marcho, papá será más feliz.

– ¡No! -exclamó Megan -¡Él quiere que te quedes!

– Yo no pertenezco a este lugar -le confesó Copper abrazándola con fuerza, con los ojos llenos de lágrimas-. Pero quiero que sepas que te quiero mucho. Siempre te querré. Serás una buena niña y te portarás bien con papá, ¿verdad?

Megan no contestó, sino que continuó aferrándose a ella, desesperada, mientras Copper intentaba tumbarla de nuevo en la cama. Luego se quedó a su lado, arrullándola, hasta que se cansó de tanto llorar y se quedó dormida.

La cubrió delicadamente con una sábana y le apartó con ternura los ricitos de la cara, congestionada por las lágrimas. Durante un buen rato permaneció de pie, mirándola con el corazón destrozado, hasta que al fin se marchó de la habitación cerrando sigilosamente la puerta.

– ¡No puedes irte! -Georgia se quedó horrorizada cuando Copper le anunció que se marchaba-. No estás en condiciones de conducir y…

– Tengo que hacerlo -respondió. Se sentía terriblemente cansada, como si hubiera envejecido de repente diez años.

– Copper, yo sé que anoche Mal y tú tuvisteis una discusión -le confesó, incómoda-. Lo vi salir de tu habitación; tenía una expresión desesperada, casi agónica. Pero ayer fue un día muy duro, y los dos estabais muy alterados. Estoy segura de que si conseguís hablar, podréis solucionar vuestra situación.

– Mal y yo ya hemos hablado bastante -repuso Copper. Se sentía completamente agotada, aunque todavía no eran ni las nueve de la mañana-. Yo no pertenezco a este lugar, Georgia. No puedo montar a caballo, ni arreglar un coche ni curar un esguince de tobillo, y después de lo de ayer resulta evidente que ni siquiera sirvo para cuidar de Megan.

– Todo eso no importa -se apresuró a replicar Georgia-. Lo único que importa es que Mal y tú os queréis. ¡Por favor, quédate y habla con él esta noche!

– No puedo -le confesó Copper, entre lágrimas; sabía que no podría soportar que Mal volviera a mirarla con tanto disgusto, con tanto desdén-. ¡No puedo!

– Pero, ¿qué le voy a decir a Mal cuando me pregunte por qué te has marchado?

Copper recogió su maleta. Había roto en dos su copia del contrato dejando los pedazos sobre la almohada de la cama.

– No necesitas decirle nada. Ya sabrá él por qué me he ido -respondió, ahogando las lágrimas-. Cuida bien a Megan, Georgia y dile a Mal… dile que lo siento… por todo.

– Esta tarde le enviaré un folleto por correo -Copper colgó el teléfono y se frotó el cuello con gesto cansado. No pudo menos que preguntarse si realmente había estado alguna vez acostumbrada al trabajo de oficina.

A lo largo de los diez últimos días había estado luchando por rehacer su vida, pero seguía teniendo la sensación de que todo lo que la rodeaba era irreal, borroso… excepto el dolor que la atenazaba por dentro. Cada día le parecía interminable, y cuando llegaba al final de cada jornada de trabajo, como en aquel mismo momento, sólo veía ante sí la perspectiva de una tarde estéril y vacía. Levantó un fajo de solicitudes de reservas y volvió a dejarlo caer con desgana sobre la mesa de escritorio. Ansiaba volver a Birraminda. Echaba de menos el cielo radiante del interior, su inmenso espacio, los caballos pastando serenamente en sus prados… y, sobre todo, echaba de menos a Mal.

Le había llevado algún tiempo convencer a sus padres de que realmente lo había abandonado.

– Pero estábamos tan seguros de os llevabais tan bien… -le había dicho su madre con expresión consternada al verla volver a casa, deprimida y agotada.

– Sólo fue una farsa -había replicado Copper son amargura-. Simplemente estábamos actuando.

– Pues si eso es verdad… ¡deberían contrataros en Hollywood! -fue el comentario de su padre.

Al final, tuvo que confesarles lo del contrato que había firmado con Mal. La expresión de su padre se oscureció visiblemente al escuchar su relato, y Copper sintió una terrible punzada de culpa.

– Lo siento, papá. Sé que estabas muy ilusionado con el proyecto de Birraminda, pero estoy segura de que podremos encontrar otro lugar si…

– ¡El proyecto! ¿Qué importa el proyecto? -había exclamado Dan-. ¡Lo único que me importa eres tú! Me gustaría llamar ahora mismo a Mal… ¿Cómo se ha atrevido a chantajear a mi hija?

– ¡No, papá! ¡No fue un chantaje! Yo elegí casarme con él…

– Debió haberte obligado. ¿Cómo pudiste elegir casarte con un hombre que sólo fingía casarte?

– Pero yo no estaba fingiendo, papá. Ese fue el problema.

Aunque dudando todavía, sus padres al fin habían aceptado su decisión de regresar a casa, y Copper se había sumergido en el trabajo de la oficina. Cualquier cosa era mejor que quedarse en casa esperando a que sonara el teléfono, o a que Mal llamara a la puerta. Seguramente sabría que había vuelto a casa de sus padres, pero no había hecho ningún intento por ponerse en contacto con ella. En esa ocasión no tenía ninguna excusa para ignorar su paradero.

Con un suspiro, Copper se levantó del escritorio.

Eran las seis de la tarde, y su padre no tardaría en recogerla. Como había llevado su coche al taller, Dan había quedado en ir a buscarla a la oficina. Conectó el contestador telefónico y ordenó los papeles de su mesa antes de pasarse las manos por el pelo con gesto cansado. La vitalidad que tanto la había caracterizado había desaparecido víctima de la desesperación.

Asomada a la ventana, distinguió el coche de su padre y le hizo una seña indicándole que ya salía. Abandonó la oficina y subió rápidamente al vehículo. Pero cuando se volvía hacia su padre para darle las gracias, sonriendo, se llevó una buena sorpresa. No era su padre quien conducía, sino… Mal.

Por un instante, sintió que se le paraba el corazón y el aire escapaba de sus pulmones. Mal estaba allí, tranquilo, imperturbable, pero en sus ojos había una expresión que Copper jamás había visto antes. Cuando bajó la mirada, advirtió el pedazo de papel que sobresalía del bolsillo superior de su camisa.

De inmediato reconoció aquel papel, y la fría, cruel realidad borró brutalmente la primera sensación de alegría que había experimentado al verlo. Mal había llevado aquel contrato consigo y, con toda seguridad, iba a obligarla a atenerse a las condiciones del mismo.

Una tremenda amargura hizo presa en ella.

– ¿Qué estás haciendo en el coche de mi padre? -inquirió furiosa.

– Me lo ha prestado -con toda tranquilidad, Mal puso el intermitente y arrancó-. ¿Pensabas que lo se había robado?

– ¿Has hablado con mis padres?

– Estuve en su casa a primera hora de la tarde -seguía concentrado en conducir, sin mirarla-. Tuve que soportar una desagradable sesión con tu padre, pero una vez que dispuse de la oportunidad de explicarle a qué había ido allí, me cedió su coche y me animó que te recogiera yo mismo.

– ¿A qué has venido? ¿Me lo puedes explicar a mí?

– Yo pensaba que resultaba evidente -repuso Mal-. Necesitamos hablar.

– Ya hemos hablado bastante.

– No. Si tú no quieres hablar, lo haré yo, y tú me escucharás.

Condujo hacia la playa y aparcó el coche frente al mar. Había hecho un día soleado, pero no muy caluroso, y la playa estaba casi vacía. Durante un rato permanecieron sentados sin hablar, contemplando las olas. Mal parecía haberse olvidado de que quería hablar con ella.

– ¿Y bien? -Preguntó al fin Copper-. ¿Qué es lo que quieres decirme?

– Quería saber por qué te habías marchado sin despedirte.

– Pues deberías saberlo -repuso con amargura-. Me dejaste muy claro lo que pensabas de mí la noche anterior. Pensé incluso que te alegrarías de que me fuera.

– ¿Pensaste que me alegraría al volver a casa y descubrir que mi esposa me había abandonado? -se volvió para mirarla.

– Pero yo no era realmente tu esposa, ¿verdad, Mal? Para estar verdaderamente casados hacen falta más cosas que una simple ceremonia. Por lo que a ti se refería, yo sólo era un ama de llaves, y ya antes habías tenido muchas. Ni siquiera tuviste que molestarte en llamar a la agencia para conseguirte otra, ya que Georgia estaba allí, preparada para ocupar mi lugar. ¿Por qué no intentas chantajearla para que se case contigo? ¡Sería mucho mejor esposa de lo que yo lo he sido!

– Ciertamente es ideal… -empezó a decir Mal, sonriendo.

Copper yo no pudo soportarlo más. Salió del coche, cegada por las lágrimas, y empezó a caminar hacia la playa. Pero Mal la siguió.

– ¡No vuelvas a huir de mí! -le gritó, deteniéndola-. ¿Por qué crees que he venido a buscarte?

– ¡No lo sé! -se enjugó las lágrimas, furiosa-. Supongo que para repasarme ese papel por la cara, ¿Qué es lo que vas a hacer, denunciarme por incumplimiento de contrato?

– No -Mal sacó el documento de su bolsillo-. Aunque si, me lo he traído. Mira, aquí está -y mientras hablaba, lo rompió en pedazos.

– ¿Qué es lo que has hecho? ¡Era el contrato! -exclamó, asombrada.

– Ya no existe.

– Pero… ¿no lo quieres?

– Jamás lo he querido.

– ¡Tú mismo insististe en que lo firmáramos! Siempre estabas hablando de él. No lo entiendo…

– Dios mío, ¿es que no te das cuenta? -gritó Mal, desesperado -¡Recurrí al contrato porque era la única manera de conseguir que te quedaras conmigo!

Aquellas palabras permanecieron suspensas en el aire, en medio del silencio que los rodeaba. Copper no podía moverse, y Mal se acercó a ella para tomarla de los brazos con suavidad.

– Yo nunca quise ese contrato, Copper. Sólo te quería a ti.

– Tú querías un ama de llaves… -lo corrigió ella. Estaba temblando, aterrada de enfrentarse a la amargura de su desilusión, pero incapaz de ignorar la esperanza que acababa de concebir.

– Eso mismo me decía a mí mismo, pero sólo era una excusa. Una excusa que estuve buscando desde el día en que volví a casa y te encontré sentada en los escalones de la veranda, junto a Megan. Fue un milagro volver a verte después de siete años.

– Yo creía que ni siquiera me habías reconocido, que no te acordabas… -repuso Copper con voz temblorosa-. ¡No me dijiste que me habías estado esperando durante todo ese tiempo!

– No te esperaba -explicó Mal-, y eso es algo de lo que siempre me arrepentí. Había aceptado que jamás volvería a verte otra vez, y luego conocí a Lisa. Con ella quería sentir lo que había sentido contigo, pero no pudo ser; el matrimonio fue un desastre desde el principio. Constantemente pensaba en ti, en tu forma de sonreír, en la manera que tenias de cerrar los ojos cuando te besaba… -se interrumpió, mirándola enternecido-. Solía preguntarme cómo habría sido mi vida si mi padre no hubiera fallecido justo en aquel entonces, o si hubieras estado en tu casa cuando te llamé. Pero, como no tenía mucho sentido lamentarse de eso, me esforcé todo lo posible para olvidarte. Y, cuando ya había creía haberte enterrado en el fondo de mi memoria, de repente apareciste…

– ¿Por qué no me dijiste eso entonces? -le preguntó Copper, insegura.

– No estaba segura de que los días que habíamos pasado juntos en Turquía significaran para ti lo mismo que para mí. Obviamente, habías seguido disfrutando con la vida que llevabas y no parecías arrepentirte de nada -esbozó una mueca-. Y Lisa me enseñó a ser desconfiado. Fue un golpe tremendo descubrir la importancia que le dabas a tu negocio, pero pensé que si podía conseguir que te quedaras un poco más, tendríamos la oportunidad de conocernos el uno al otro. Cuando tú misma me propusiste quedarte para trabajar de ama de llaves, me pareció demasiado bueno para ser cierto, pero no tardé mucho tiempo en darme cuenta de que eso no sería suficiente. Me dejaste muy claro que tu negocio era tu absoluta prioridad, y comprendí que no te quedarías si yo simplemente te lo pedía.

– ¿Por eso recurriste al chantaje? -le preguntó Copper, esbozando una sonrisa.

– Fue lo único que se me ocurrió, pero con ello sólo conseguí empeorar las cosas -esbozó una mueca-. Me sentía culpable por haberte forzado a un matrimonio que no deseabas, y el mismo hecho de que hubieras aceptado me indicaba a las claras la absoluta prioridad que le concedías a tu negocio.

– ¿Te parecía que estaba pensando en mi negocio en nuestra noche de boda?

– No estaba seguro -le confesó Mal-. Cuando hicimos el amor, estaba convencido de que sentías lo mismo que yo, pero te había observado mientras hablabas con Glyn después de la ceremonia y recordé lo que me habías dicho acerca de que todavía lo amabas. Temía que simplemente estuvieras intentando olvidarlo, y cuando me desperté a la mañana siguiente y vi las dos copias del contrato, me di cuenta de que yo mismo te había colocado a ti y a mí en una situación imposible. Sabía que no tenía ningún derecho a tocarte a no ser que tú misma me lo pidieras, porque era eso lo que habíamos convenido. Pero no tenía ni idea de lo duro que resultaría acostarme a tu lado cada noche, sin hacer el amor…

– ¿Ah, no? -inquirió ella, sonriendo.

– Copper -pronunció Mal con súbita urgencia-. Sobre el amor, te dije un montón de estupideces. Fingí que no quería saber nada más del amor después de mi experiencia con Lisa, cuando durante todo el tiempo sentía miedo de confesarte lo mucho que te amaba. He venido a buscarte para pedirte disculpas por la manera en que te he tratado, pero en realidad lo que más deseo es pedirte que vuelvas conmigo -vaciló por un momento, para sorpresa de Copper-. Sé que no tengo derecho a pedírtelo pero Birraminda no es lo mismo sin ti. No es como antes. Te necesito ahora, y Megan también -le acunó la cara entre las manos con infinita ternura-. ¿Volverás, Copper? No como mi ama de llaves, sino como mi esposa…

Copper lo abrazó por la cintura y le sonrió con los ojos brillantes.

– Eso depende de cuánto tiempo quieras que me quede esta vez.

– Para siempre -respondió Mal.

– De acuerdo -aceptó, y lo besó exultante de alegría.

Mal la estrechó entre sus brazos, besándola con ansia desesperada, y Copper pensó que nunca en toda su vida se había sentido tan feliz. Acurrucada contra su pecho, empezaron a caminar por la playa.

– Yo creía que Georgia era tu esposa ideal… -musitó provocativamente.

– Será la esposa ideal de Brett. También tenías razón en eso, Copper…

– ¿Georgia y Brett se van a casar? -preguntó deleitada.

– Se comprometieron después de que tú te fueras. De hecho, creo tu partida les hizo tomar conciencia de cómo se sentirían si uno de los dos se marchaba…

– ¡Sabía que Brett estaba enamorado, pero no me había dado cuenta de lo que Georgia sentía por él! -Copper abrazó a Mal mientras continuaban paseando.

– Desde luego, Georgia es la única chica que Brett se ha tomado en serio, y creo que les irá muy bien. Ahora mi hermano es más firme, más responsable. He estado tan desesperado buscándote que ha tenido que asumir una gran cantidad de trabajo en la granja, y eso le ha sentado maravillosamente bien. Sólo están esperando a que vuelvas para casarse.

– Entonces, ¿ya no estás celoso de Brett? -le preguntó Copper, bromista.

– Ahora no -respondió Mal, sonriendo arrepentido-. Aunque sí que lo estaba. Pero no tan celoso como lo estuve de Glyn. Sentía verdadero terror de que decidieras volver con él -se tensó por un momento antes de confesarle-: La última noche te dije cosas imperdonables, Copper. Jamás en mi vida me he sentido tan asustado como cuando descubría que Megan y tú os habíais perdido, pero todavía seguía furioso por la discusión que habíamos tenido y me desahogué contigo. Al día siguiente me sentí tan mal que volví a salir con el ganado, con tal de no quedarme en casa. Quería decirte que lo sentía, que no había tenido intención de decirte todo aquello, pero cuando regresé y Georgia me contó que te habías marchado… -se interrumpió por un momento, como si aquel recuerdo lo torturara de una manera insoportable-. Fue el peor momento de mi vida. Georgia estaba llorando, lo mismo que Megan, y Brett no hacía más que decirme lo condenadamente estúpido que había sido… pero lo único que se me ocurrió fue que, después de todo, habías decidido volver a probar suerte con Glyn… Al principio me sentí tan furioso y desesperado que me negué a ir a buscarte. Los últimos diez días fueron un verdadero infierno; no hacía más que imaginarte con Glyn… Pero esta mañana ya no pude soportarlo más. Tomé el primer avión y fui directamente a casa de tus padres… Dan me echó en cara haberte hecho tan desgraciada, pero cuando le dije que no le veía sentido a la vida mientras no pudiera convencerte de que volvieras conmigo… ¡se apiadó de mí y me prestó las llaves de su coche!

– ¿Mal? -Copper lo apartó ligeramente de sí para poder mirarlo a los ojos-. ¿Te he dicho alguna vez que te quiero?

– Ahora que lo dices… -sonrió-… creo que no.

– Pues te quiero -dijo ella, y le dio un beso largo, cálido, inefablemente dulce que anunciaba la promesa de los años por venir.

Poco después se quitaron los zapatos y caminaron descalzos por la playa. El contacto de la arena tibia y cálida bajo sus plantas le recordó a Copper la playa de Turquía por la que habían caminado juntos siete años atrás, de la mano.

– ¿Tendremos que casamos otra vez ahora que ya hemos roto los contratos? -le preguntó a Mal en un murmullo.

– No necesitamos otra boda, pero creo que sí podríamos pasar otra luna de miel, ¿no te parece? ¿Por qué no le damos la buena nueva a tus padre y después salimos para el hotel de las colinas? Podríamos celebrar una verdadera luna de miel ahora que ya no necesitamos fingir más. ¿Qué te parece?

– ¡Me parece maravilloso! -exclamó Copper mientras volvían hacia el coche.

Tres días después, la avioneta sobrevoló el arroyo y aterrizó en Birraminda.

– Bienvenida a casa -declaró Mal, besando tiernamente a Copper.

Brett y Georgia los estaban esperando en la pista, conteniendo a duras penas a la impaciente Megan, ansiosa por salir corriendo hacia ellos antes de que terminara de detenerse la hélice del aparato.

– ¡Copper, Copper! -la llamó mientras se lanzaba a sus brazos-. ¡Has vuelto a casa!

Copper le dio un tierno abrazo, y por encima de la cabeza de la pequeña su mirada se encontró con la de Mal.

– Sí -repuso-. Ya he vuelto a casa.

Jessica Hart

***