/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Un hogar lejano

Jessica Hart

A Clare Marshall le encantaba vivir en la gran ciudad, pero no dudó en dejarlo todo para llevar a su sobrina, huérfana de madre, a un rancho situado en medio del caluroso y polvoriento desierto australiano. Clare esperaba hallar al padre de la niña, pero, para sorpresa suya, fue el hermano de éste quien apareció. Gray Henderson no estaba dispuesto a creerse que Alice fuera hija de su hermano, pero pronto la niña se apoderó de su corazón, y su hermosa tía despertó en él una ardiente pasión. Juntos podían formar una familia, al menos hasta que regresara su hermano…

Jessica Hart

Un hogar lejano

Serie: 3 Amor en Australia

CAPITULO 1

CON LOS ojos entrecerrados para protegerse del exceso de luz, Clare observó la nube de polvo que se aproximaba a través de la neblina y se preguntó si se trataría por fin de Gray Henderson.

Deseaba de todo corazón que así fuera, porque se había pasado toda la mañana esperándolo sin otro quehacer que pasear a Alice de un extremo a otro de la calle principal de Mathinson, que, por otra parte, no había tardado mucho en recorrer.

Aparte del hotel, había una tienda en la que se vendía de todo un poco, un banco y una gasolinera. El pueblo, si así se podía llamar a un puñado de casas prefabricadas instaladas en unos terrenos polvorientos, parecía luchar por sobrevivir al calor abrasador. No habían visto a nadie durante su paseo, y no habían tardado mucho en retirarse a la sombra del mirador del hotel, donde Alice se había entretenido con sus juguetes.

Clare, sin embargo, se había aburrido mucho, así que la simple visión de aquella nube de polvo había bastado para que se apresurara a ponerse en pie. Al cabo de unos minutos, la nube se transformó, por fin, en una camioneta abollada que se detuvo frente al hotel con gran estrépito, y de la que se bajó un hombre por la puerta del copiloto.

Desde el mirador lo único que podía ver Clare era que se trataba de un hombre delgado y ágil, vestido con unos pantalones de cuero y una camisa a cuadros. Se había acercado a la ventanilla del conductor y le estaba diciendo a este algo. Después dio un golpe con la mano en el techo del camión a modo de despedida y el vehículo se puso en marcha.

Lo vio acercarse al hotel y pensó que la tranquilidad con la que andaba y el modo lacónico con que se había puesto el sombrero se correspondían perfectamente con la voz suave y profunda que había oído al teléfono. En el ánimo de Clare se mezcló la irritación con el alivio de verlo aparecer por fin. Estaba claro que no tenía ninguna prisa, a pesar de haberla tenido esperando toda la mañana.

Clare intentó tranquilizarse. Recordó que debía ser prudente y no decirle nada. Aquel primer encuentro tenía que salir bien, no solo por el interés de Alice, sino por el suyo propio también. Nerviosa, por la importancia del encuentro, tomó a la niña en brazos y apretó su cuerpecito, tratando de tranquilizarse. Se había pasado toda la mañana esperando a Gray Henderson y en aquel momento habría deseado que no fuera él.

Pero sí lo era.

El hombre se detuvo al verla, y antes de subir los primeros escalones la observó un momento con los ojos entrecerrados. Después continuó subiendo con aquella tranquilidad que tanto la irritaba.

– ¿Clare Marshall? -preguntó, y se quitó el sombrero-. Soy Gray Henderson -afirmó, levantando las cejas ligeramente-. ¿Quería verme?

Tenía el pelo castaño, la piel curtida y unos ojos marrones que no delataban ningún tipo de sentimiento. Estremecida, Clare pensó que eran los mismos ojos de Alice. La había pillado desprevenida. Lo vio mirarla con detenimiento. Seguramente la consideraba fuera de lugar en aquel pueblo perdido, con sus pendientes de perlas, su falda amarilla de lino y sus elegantes sandalias italianas. Había elegido su ropa cuidadosamente para impresionarlo, pero si lo había conseguido, no daba muestras de ello en absoluto.

– Sí -sonrió, y enseguida tuvo la sensación de que su sonrisa parecía tan fuera de lugar como su apariencia; de que su voz sonaba cortada y con un acento demasiado inglés, comparado con la suave cadencia del acento australiano-. Gracias por venir -añadió, y al hacerlo tuvo que esforzarse en reprimirse para no preguntarle por qué había tardado tanto.

– Dijo que era importante -le recordó él.

– Y lo es.

Aunque sabía desde el primer momento que no iba a poder ver a Jack, había estado practicando mentalmente cómo explicarle la situación a Gray Henderson, pero al tenerlo allí delante, le había entrado tal ataque de pánico que se le había quedado la mente en blanco y lo único que podía hacer era mirarlo como una tonta.

Deseó con todas sus fuerzas que se pareciera más a Jack. Pippa le había hablado tanto de él, de su cordialidad, encanto y sentido del humor que era como si ya lo conociera. No estaba preparada para enfrentarse a un hombre tan frío y difícil de tratar como parecía Gray Henderson. Mientras que Jack aparecía en las fotos sonriente y expresivo, el rostro de Gray era serio y no dejaba traslucir en modo alguno lo que pensaba.

– ¿Nos… nos sentamos? -le preguntó, haciendo tiempo mientras ordenaba sus pensamientos confusos.

Gray la siguió hasta el banco que había en el mirador, se sentó a su lado y esperó pacientemente a que le dijera para qué lo había llamado. A Clare le había parecido muy complicado explicarle las cosas por teléfono la noche anterior, pero ahora se preguntaba si no habría sido más fácil hacerlo sin tener que sentir aquellos penetrantes ojos marrones mirándola.

Clare no había conocido nunca a nadie a quien le perturbaran tan poco los largos silencios. Cualquier otra persona se habría apresurado a explicar por qué había llegado tarde, o le hubiera preguntado enseguida para qué quería verlo. Sin embargo, él se había limitado a sentarse y esperar.

Como era obvio que no iba a ser él quien empezara a hablar, se aclaró la garganta.

– Esta es Alice -Clare señaló con la cabeza a la niña que miraba a Gray sin pestañear.

– Buenos días, Alice.

Lo dijo muy serio, pero se acercó a hacerle cosquillas. Alice le dedicó una sonrisa que dejó a la vista sus dos únicos dientes y se apresuró a agarrarse a uno de sus dedos, aunque por poco tiempo porque, de repente, presa de un ataque de timidez, escondió la cara detrás de Clare. Pronto sintió la curiosidad de volver a mirarlo y al ver que seguía observándola se volvió a esconder rápidamente.

Clare no pudo evitar reírse. Sabía que podía ser pasión de tía, pero Alice le parecía una cría preciosa, regordeta y sonrosada, de pelo rubio y hermosos ojos castaños. Seguramente ni Gray podría resistirse a ella.

Lo miró y se tranquilizó al ver que observaba a la niña divertido. La sonrisa que se adivinaba en sus ojos lo hacía, de repente, más abordable. Volvió a hacerle cosquillas hasta que Alice se echó a reír a carcajadas. Clare no pudo evitar pensar que aquel hombre era mucho más atractivo de lo que le había parecido en un principio.

– ¿Qué tiempo tiene? -le preguntó.

Clare se sintió desilusionada al ver que cuando la miraba a ella la sonrisa divertida desaparecía de sus ojos.

– Seis meses. Bueno, en realidad, casi siete.

Levantó a Alice de sus rodillas y la colocó en su sillita, acallando sus protestas con un conejo de goma que estaba ya tan chupado y mordido que conservaba poco de su forma y facciones originales. Al ver que Gray echaba un vistazo al reloj, decidió que había llegado el momento de hablar del asunto que los ocupaba.

– Me imagino que se estará preguntando qué estamos haciendo aquí.

– Por teléfono me dijo que quería ver a Jack -aunque su expresión seguía sin delatar sentimiento alguno, el tono de su voz dejaba traslucir cierta cautela-, pero no dijo nada de un bebé.

– No -admitió-. Como ya le dije es un asunto difícil de tratar por teléfono, así que pensé que era mejor hablarlo cara a cara.

– Bueno, pues ahora que estamos cara a cara, tal vez podría decirme qué es lo que quiere -le dijo Gray, con frialdad.

Clare dudó.

– La verdad es que a quien necesito ver es a Jack. ¿Tiene idea de cuándo va a regresar?

– Dentro de un mes… Tal vez seis semanas.

A Gray parecía no preocuparle en absoluto la vaguedad de los planes de su hermano. Clare lo miró con desesperación. Esperaba que le dijera que iba a regresar pronto, y no iba a volver hasta dentro de un mes.

– Pero…, ¿dónde está?

– En Texas, comprando semen de toro para mejorar la raza de nuestra ganadería.

Clare tragó saliva.

– ¿Puede contactar con él?

– No es fácil.

Clare se sintió agotada de repente. Aquello era más de lo que podía soportar.

Peor que el interminable vuelo desde Londres o la noche que había pasado en vela pensando en cómo reaccionaría Gray Henderson. Era como si sintiera de repente toda la tensión y el cansancio que le había provocado tener que ocuparse de la hija de Pippa tras la repentina muerte de esta. Tuvo la sensación de llevar meses sin dormir. Planear el viaje a Australia la había mantenido ocupada, pero ahora que estaba allí, se encontraba demasiado cansada como para pensar con claridad, y el hecho de tener que explicárselo todo a Gray le suponía un esfuerzo agotador.

Clare bajó la cabeza como si le pesara demasiado para tenerla alta, juntó las manos sobre su regazo y se obligó a concentrarse. No podía darse por vencida.

– Debería haber escrito -dijo con la cabeza baja y el rostro oculto por su sedoso cabello-. Nunca se me ocurrió pensar que Jack pudiera estar de viaje.

– Si quiere dejar una carta, me aseguraré de que llegue a manos de Jack en cuanto regrese.

Clare negó con la cabeza.

– Es demasiado tarde para eso. Necesito hablar con él personalmente.

– Me temo que no es posible, así que se tendrá que conformar con hablar conmigo.

– Sí, ya lo veo -respondió Clare, apesadumbrada.

A Alice se le había caído el conejo y, al ver que su tía no se lo recogía enseguida, gritó enfadada. De manera automática, Clare se agachó y se lo entregó. No podía pensar, tan solo mirar a aquella criatura que dependía de ella por completo para que hiciera lo más conveniente. Acarició la cabeza de la niña, que sonrió complacida al tiempo que se llevaba de nuevo a la boca la oreja del conejo

– Mire, no es que quiera meterle prisa, pero tengo mil cabezas de ganado que atender y ya he perdido bastante tiempo que no tengo viniendo aquí a escuchar eso tan importante que me tenía que decir -por primera vez su voz denotaba impaciencia-. ¿Sería tan amable de ir al meollo de la cuestión?

Alice se incorporó y volvió a mirarlo.

– El meollo de la cuestión es Alice.

– ¿Qué quiere decir? -preguntó, con el ceño fruncido.

– Quiero decir que es la hija de Jack -afirmó, con aplomo-, y necesita a su padre.

Se hizo un pesado silencio.

– ¿Cómo? -preguntó, con un tono poco tranquilizador.

– Alice es hija de Jack.

Gray entrecerró los ojos y miró primero a la una y luego a la otra. La niña le devolvió una mirada muy parecida a la suya y siguió chupando su juguete y retorciéndole la oreja a la vez, como presumiendo de poder hacer varias cosas al mismo tiempo.

– Jack no me dijo nunca nada -afirmó, finalmente con dureza en la voz.

– No conoce la existencia de Alice.

– ¿No le parece un poco tarde para reclamarle como padre?

Clare se retiró el pelo detrás de las orejas, en un gesto de nerviosismo.

– Creo que le gustaría saberlo.

– Me parece que, de tener un hijo, le habría gustado saberlo mucho tiempo antes -le dijo con dureza-. Si dice que Alice tiene seis meses, eso significa que ha tenido quince buenos meses para decidir quién es su padre. ¿Por qué ha esperado hasta ahora para escoger a Jack?

Clare se puso roja de ira.

– ¡No lo he escogido!

– Es lo que parece -la miró de arriba abajo de manera casi insultante-. La verdad es que nunca habría dicho que fuera el tipo de Jack.

– Y no lo soy -esbozó una sonrisa, muy a pesar suyo. Según lo que había oído contar de Jack no creía que ella lo hubiera atraído nunca. Era completamente diferente de Pippa: demasiado tranquila y sensata-. Pero mi hermana sí lo era.

– Entonces Alice no es hija suya -dijo Gray, muy despacio.

– No. Es mi sobrina -lo miró a los ojos-. Y la suya también.

– ¿Y su madre? -preguntó, tras un corto silencio.

– Mi hermana Pippa -se quedó un momento con la mirada perdida en el horizonte- murió hace seis semanas -lo dijo con un tono de voz ligero, como si no importara nada lo que acababa de decir, como si su mundo no se hubiera desplomado.

Se hizo un largo silencio entre ellos. Más allá de la sombra, el sol rebotaba sobre los tejados de metal y castigaba la carretera. Una camioneta, roja por el polvo que llevaba encima, pasó delante del hotel y aparcó frente al almacén. Era la única actividad que se observaba en el pueblo. A Clare, acostumbrada a las calles repletas de gente de la ciudad, aquella tranquilidad se le hacía rara. Podía oler la sequedad del aire, sentir la dureza del banco bajo sus muslos, oír su pulso, golpeándole las sienes y, de repente, fue muy consciente de la proximidad de aquel hombre sentado a su lado, sin decir palabra.

– Creo que será mejor que me lo cuente todo -dijo, finalmente.

Clare respiró profundamente. Aquel hombre hablaba siempre con un tono de voz curiosamente tranquilo. La iba a escuchar. No podía pedir nada más por el momento.

Rebuscó en su bolso hasta encontrar la fotografía que Pippa había mantenido junto a la cabecera de su cama hasta el final de sus días. Estaba arrugada y un poco sobada de tanto manipularla y Clare la alisó sobre sus rodillas antes de entregársela a Gray.

– Esta es Pippa, mi hermana. Y quien está con ella es Jack. ¿No es así?

– Sí, es Jack -admitió. Estudió la foto. Jack tenía agarrada por el hombro a una atractiva joven, radiante de felicidad y se miraban el uno al otro como si el mundo hubiera cesado de existir a su alrededor-. Nunca me mencionó a su hermana -le dijo, bruscamente-, y no suele tener secretos para mí -devolvió la fotografía a Clare-. ¿Cómo se conocieron?

– Pippa encontró trabajo como cocinera en Bushman's Creek. No estoy muy segura cómo.

– Probablemente a través de la agencia. La finca está tan aislada que nadie se queda mucho tiempo y siempre necesitamos gente en la estación seca.

Clare pensó que si la finca se parecía un poco a Mathinson, no le extrañaba que nadie se quisiera quedar.

– Pippa estaba muy contenta de haber conseguido el trabajo. Siempre había soñado con trabajar en una finca de ganado en Australia -suspiró al recordar a su hermana hablando de la finca-. Ya antes de terminar en el instituto hablaba sobre este país, y en cuanto ahorró para el billete de avión y obtuvo el permiso de trabajo, vino a buscar un empleo. Primero empezó en Sydney, poco después se desplazó hasta la costa de Queensland y hace un año y medio aproximadamente me escribió para decirme que había conseguido trabajo en una finca que se llamaba Bushman's Creek -Clare se volvió hacia Gray, sorprendida-. No debe de haber estado aquí en esa época porque, de lo contrario, recordaría a Pippa. No es alguien que pase desapercibido.

– Sí -admitió muy a su pesar-, pasé tres meses en el sudeste de Asia, entrevistándome con posibles compradores. Puede haber estado en la finca por aquel entonces.

– Pasó aquí unos tres meses y los definió como los más felices de su vida. Me habló sobre la finca, lo aislada que estaba y lo duro que tenía que trabajar todo el mundo. Al oírla pensé que debía de ser un sitio horrible, pero a ella le encantó -se quedó callada un momento, sujetando la fotografía-. Y además estaba Jack. Aquí se ve claramente lo felices que eran juntos. Pippa me dijo que había sido amor a primera vista. No se separaban ni un momento y ya estaban hablando de matrimonio cuando, un día, tuvieron una discusión muy fuerte sobre una trivialidad. No sé lo que paso, ni lo que se dijeron, pero debieron de hacerse mucho daño. Pippa era muy cambiante. Tan pronto estaba radiante de alegría como sumida en la más profunda tristeza -Clare esbozó una sonrisa cansada-. No creo que entendiera nunca el significado de la palabra moderación o equilibrio, y tampoco le gustaban los compromisos -miró a Gray. Tampoco él parecía un hombre demasiado dado a comprometerse, pero sin duda era diferente a Pippa. ¿Cómo iba a poder explicarle a un hombre como Gray la intensa y vital personalidad de su hermana?-. Tiene que entender cómo era Pippa. Ponía mucha pasión en todo lo que hacía. Podía ser la persona más amable, chistosa y maravillosa, pero también la más difícil. No tenía término medio. Así que no me extraña que reaccionara con tanto dramatismo después de discutir con Jack. Pensó que todo había terminado entre ellos, metió sus cosas en una bolsa y volvió a casa -Clare suspiró al recordar la manera en que su hermana había irrumpido en su tranquila y ordenada vida-. Hasta dos meses después no descubrió que estaba embarazada.

Gray había estado escuchando en silencio, inclinado hacia delante, con el sombrero entre las rodillas, pero al oír aquello levantó la vista.

– ¿Por qué no se puso en contacto con Jack en cuanto lo supo?

– Traté de convencerla para que al menos le escribiera, pero no lo conseguí -miró a Alice y vio que seguía mordisqueando tranquilamente su juguete y estaba babeando. Sacó un pañuelo de su bolso, la limpió y continuó-: Pippa estaba todavía dolida por la discusión. Además habían pasado dos meses desde su partida y no había recibido noticia alguna de Jack, así que asumió que ya no le interesaba y era demasiado orgullosa como para pedirle ayuda. Pensó que si le contaba lo del bebé se sentiría presionado a tener una relación que no deseaba. El nacimiento de Alice le hizo, a mi entender, darse cuenta, sin embargo, de cuánto lo amaba todavía -Clare siguió hablando muy despacio-, de que aquello era algo que debían haber compartido, así que decidió regresar a Australia con la niña y ver si Jack y ella podían volver a ser felices juntos, pero… -sintió que se le quebraba la voz y respiró profundamente-, pero un par de meses después del nacimiento de Alice, Pippa se encontró un bulto. Le diagnosticaron cáncer, y… bueno, no tuvo suerte. No pudieron hacer nada por ella. Todo fue muy rápido -el dolor le oscureció los ojos-. Murió a los tres meses.

– Lo siento -dijo Gray.

– Sí, yo también -suspiró-. Durante esos tres meses no hizo más que pensar en Jack y Alice. Me hizo prometer que le diría a Jack cuánto lo había amado y que le pidiera que se hiciera cargo de educar a su hija. Quería que Alice creciera con su padre en el lugar en el que ella había sido tan feliz.

– ¿Y se lo prometió?

– Sí. Por eso estoy aquí.

Gray se puso de pie y fue a apoyarse contra la barandilla, la mirada perdida en el infinito.

– No es que no le crea, entiéndame -dijo tras un momento de silencio-, pero, ¿puede probar que Alice es hija de Jack?

– ¿Y por qué iba a inventármelo? -le preguntó, sorprendida.

Se volvió para mirarla, apoyado contra la barandilla, con los brazos cruzados.

– ¿Tal vez por dinero? -sugirió, con una mirada cínica.

– ¿De qué dinero me habla? ¡Por lo que me contó Pippa, no es que vivan en el más puro lujo asiático en Bushman's Creek!

– No, pero entre mi hermano y yo poseemos una cantidad considerable de tierras y Alice, como hija de Jack, podría reclamar su parte.

Clare no daba crédito a sus oídos.

– ¡No me interesan sus tierras! -le dijo con los ojos brillantes de furia-. ¿Quién se cree que soy?

– El problema es que no lo sé -le dijo, con una calma que la irritaba todavía más-. Hasta anoche no había oído hablar nunca de usted ni de su hermana, y ahora espera que me crea que mi hermano es el padre de una criatura de la que no sabe nada. ¿Cómo sé que está diciendo la verdad?

– Por la fotogra… -empezó a decir, pero él la interrumpió.

– Una fotografía no es una prueba de paternidad.

– Jack puede hacerse las pruebas de ADN, si quiere, pero me parece que en cuanto vea a Alice, sabrá que es hija suya. Solo tiene que mirar a la foto para darse cuenta de lo que hubo entre ellos, y no creo que Pippa hubiera podido amar a nadie que le pudiera dar la espalda en una situación como esta.

– Puede ser -le dijo Jack sin acabar de convencerse-, pero esa es una decisión que solo puede tomar Jack. No puede pretender que me responsabilice de una criatura en su nombre.

– Lo comprendo -Clare se empezaba a sentir muy cansada, pero sacó fuerzas de flaqueza y se fue a apoyar a la barandilla-. Lo único que le pido es que se ponga en contacto con Jack y le pida que regrese lo antes posible. No creo que sea mucho pedir.

La miró primero a ella y luego a la niña, que seguía jugando tan contenta.

– No -admitió-, pero tal vez me lleve un poco de tiempo localizarlo. No sigue un itinerario fijo, así que tengo que llamar por teléfono a algunos contactos y esperar que aparezca por allí y reciba el mensaje lo antes posible -miró a Clare y la vio apartarse el cabello de la cara. Bajo sus hermosos ojos grises, las ojeras delataban el cansancio que sentía. Cuando lo miró tuvo claro que solo su gran fuerza de voluntad la mantenía en pie-. Creo que será mejor que regrese a Inglaterra y espere allí a Jack.

Clare se irguió, apartándose de la barandilla.

– ¡No pienso hacer nada parecido! Alice y yo llegamos ayer y, aunque tuviera fuerzas para subirme en un avión y viajar otras veintitrés horas, no lo haría. No podría permitirme pagar otra vez el viaje de Alice cuando Jack aparezca, en el caso de que se quiera hacer cargo de ella. Además me gustaría estar con ella un tiempo para ayudarla a adaptarse.

– Entonces, ¿qué piensa hacer?

– ¿No podríamos quedarnos Bushman's Creek con usted?

Gray miró en silencio aquellos suplicantes ojos grises, en los que parecía que alguien hubiera dibujado con un pincel negro el borde del iris y se apartó bruscamente de ella.

– Bushman's Creek no es un lugar apropiado para usted y la niña.

– ¿Acaso quiere hacerme creer que no hay mujeres y niños allí?

– Estoy tratando de decirle que las condiciones de vida que tenemos no se parecen en nada a aquellas a las que usted está acostumbrada. Se tarda casi cuarenta minutos de avión en llegar desde aquí y después dos horas de carretera. En la época de lluvias, tan solo se puede acceder por aire. Estará muy lejos de tiendas, médicos y otras cosas a las que está acostumbrada y la verdad es que además en este momento no tengo tiempo para ocuparme de usted. Nos encontramos en una de las épocas de mayor trabajo del año.

»Tengo quince mil cabezas de ganado por ahí -continuó, al tiempo que señalaba con la cabeza el horizonte-. Debo reunirías y prepararlas para la venta en el mercado de ganado. La última gobernanta se marchó hace varias semanas y nadie se ha encargado de la limpieza desde entonces. Hacemos las comidas por turnos y la manera más amable de definirlas es como «básicas» -movió la cabeza de un lado a otro-. Creo que nuestro modo de vida le parecería demasiado incómodo. Si de verdad quiere quedarse a esperar a Jack, le aconsejo que se vaya con la niña a uno de esos lugares turísticos de la costa.

– No creo que me lo pueda permitir tampoco -Clare enrojeció al tener que admitir lo precaria que era su situación económica-. Tengo un buen trabajo en mi país, pero Pippa no tenía nada ahorrado y se gasta mucho dinero con los bebés. Además durante la enfermedad de mi hermana pedí días sin sueldo para atenderla y me gasté todos mis ahorros. Los billetes de avión los pagué con la tarjeta de crédito, así que no puedo permitirme pagar un hotel ni alquilar una casa hasta que aparezca Jack. Además -continuó con valentía-, me parece que podría serle de utilidad.

La mirada de Gray la recorrió de arriba abajo: desde los pendientes, pasando por el sencillo pero estiloso vestido hasta las elegantes sandalias.

– ¿De utilidad? -repitió, levantando una de sus cejas, de un modo que la hizo enrojecer-. ¿De qué manera?

La expresión de su cara no había cambiado, pero se dio cuenta de que se divertía. Tal vez eran las arruguitas de los ojos que se habían acentuado un poco o un casi imperceptible brillo en su insondable mirada. Sin poderlo evitar Clare pensó que si le hacía gracia, por lo menos podía tener la decencia de sonreír como era debido.

– Podría ser su gobernanta -afirmó, levantando la barbilla, desafiante-. Soy perfectamente capaz de cocinar y limpiar.

Como única respuesta Gray le tomó las manos y le pasó los pulgares por las palmas.

– Me da la sensación de que no está acostumbrada a hacer trabajos duros.

Su roce era bastante impersonal y Clare se sintió desconcertada al notar un cosquilleo. Las manos de aquel hombre eran fuertes, frías, ásperas y muy oscuras en comparación a la palidez de su piel inglesa. Era como si tuviera los dedos cargados de electricidad y le enviara pequeñas descargas que le recorrían todo el brazo. Al darse cuenta de que se estaba poniendo roja, se apresuró a retirar las manos, furiosa.

– Encargarse de unas cuantas vacas no es nada comparado con cuidar de un bebé veinticuatro horas al día -le espetó, para ocultar su confusión-. Estoy acostumbrada a ensuciarme las manos.

– Pero no está acostumbrada al calor, el polvo, las moscas y el aburrimiento -le respondió Gray, aparentemente indiferente al modo brusco en que había retirado las manos-. No estoy seguro de que se de cuenta de lo duras que pueden ser las cosas por allí.

Sin saber muy bien qué hacer con las manos una vez había conseguido liberarlas, cruzó los brazos, en un gesto que la hizo parecer a la defensiva, sin pretenderlo.

– Soy más dura de lo que parezco -le dijo.

Gray no pareció impresionado.

– Estoy hablando de dureza física, y en este momento no me parece muy dura -le dirigió una mirada crítica-. Me da la sensación de que está a punto de desmoronarse.

– Es por el largo viaje de avión y la diferencia horaria -le dijo, mientras se preguntaba por qué seguía sintiendo las manos quemándole donde él la había tocado-. Llegamos a Australia ayer por la mañana y no he podido descansar mucho desde entonces. Cuando consiga dormir una noche entera volveré a encontrarme bien. Mire -le dijo, al ver que no parecía muy convencido-, puede que no sea su gobernanta ideal, pero usted mismo ha dicho que no tiene tiempo para buscar a nadie más y estoy dispuesta a trabajar duro para pagar mi alojamiento. No molestaré. De hecho me vendrá bien estar ocupada para no pensar demasiado. Ha sido muy franco al hablarme de las condiciones de vida de la hacienda, y no voy a decirle que me va a gustar como a Pippa, porque somos muy diferentes y nunca me ha gustado el trabajo duro, pero haré lo que haga falta para ir a Bushman's Creek.

– ¿Por qué está tan deseosa de ir, si cree que no le va a gustar? -le preguntó.

– Porque no me puedo permitir nada más -le respondió Clare, al tiempo que se retiraba el cabello detrás de la oreja-, porque deseo ver ese lugar donde Pippa fue tan feliz y, si las condiciones de vida son tan poco apropiadas como usted dice, tal vez no pueda dejar allí a Alice. Debo verlo por mí misma. Y si es un sitio donde la niña puede crecer segura y feliz, tengo que ayudarla a acostumbrarse mientras esperamos el regreso de Jack; y para serle franca, porque quiero parar durante un tiempo, parar de viajar, de pensar, simplemente… parar.

– Si la dejo venir, no quiero que dé nada por supuesto -le advirtió Gray-. Será Jack quien tome la decisión oportuna acerca de Alice. Nadie más lo puede hacer por él.

– Lo sé -Clare trató de sonreír-. Por favor…

– ¡Muy bien! ¡Muy bien! -le dijo, casi irritado-. Puede venir… pero con una condición.

– ¿Cuál?

– El parentesco de Alice con Jack debe mantenerse en secreto hasta que él decida contárselo a la gente. No quiero que regrese a casa y se encuentre con que todo el mundo excepto él sabe que, supuestamente, es padre. En lo que concierne a todos los empleados de la estación usted estará allí como gobernanta. Me llamó ayer para pedirme trabajo y hoy he venido a recogerla.

Clare se lo pensó un momento y, dadas las circunstancias le pareció justo. Entendía que Gray quisiera cuidad de los intereses de su hermano. Por lo menos no había rechazado a Alice de antemano.

– De acuerdo. Muchas gracias -le dijo con una sonrisa.

Notó un brillo especial en sus ojos marrones y le vio apartar la mirada mientras se ponía el sombrero.

– Si va a venir conmigo, será mejor que lo haga ahora -le dijo bruscamente-. Tengo que regresar a mis tierras.

Clare estaba tan contenta de que la dejara ir con él que no puso ninguna objeción a su falta de entusiasmo.

– Solo tengo que guardar unas cuantas cosas en la maleta -le dijo, apresuradamente-. No tardaré mucho -levantó a Alice de su sillita y la olió-. Menos mal que por lo menos no necesita que le cambie los pañales -dijo, aliviada-. Tardaría menos si pudiera dejar a la niña con usted -sugirió.

Tras una breve pausa, Gray asintió con la cabeza y Clare le pasó a la niña. De nuevo sus brazos se rozaron y Clare tuvo que resistir la tentación de apartarlos bruscamente.

– Espero que no llore. Últimamente parece no gustarle mucho que la tomen en brazos personas que no conoce.

Se quedó mirándolos, dudando si dejarlos juntos. Gray sujetaba a la niña, alejada de su pecho y ambos se miraban con desconfianza. Gray no apartaba los ojos de ella y Clare se preguntó si buscaba algún parecido con su hermano en la carita de Alice.

Estaba a punto de sugerir que se llevaba a la niña, cuando, de repente, ambos sonrieron a la vez. Clare estaba acostumbrada al efecto que la sonrisa de Alice producía en su corazón, pero no estaba preparada para el que le causó la de Gray. De alguien sombrío e inexpresivo se transformó en una persona jovial y cálida, en alguien turbador e inesperadamente atractivo.

Había una expresión extraña en su rostro cuando Gray apretó a la niña contra su pecho. Sus brazos resultaban demasiado grandes sobre aquel cuerpecito. Dejó de mirar al bebé y sus ojos se posaron en Clare, que los observaba como transfigurada.

– Alice estará bien conmigo -afirmó Gray.

CAPITULO 2

EL HOTEL era el único edificio de dos plantas del pueblo, pero no tenía refinamientos del tipo ascensor o mozo, así que a Clare no le quedó más remedio que arrastrar su pesada maleta por el pasillo, y cuando llegó a las escaleras tuvo que detenerse para recuperar el aliento. Desde allí contempló una escena en el vestíbulo que la dejó boquiabierta.

Alice parecía sentirse como en casa en los brazos de Gray Henderson, que conseguía tener una conversación con el director del hotel, al tiempo que la niña exploraba su cara con fascinación, probando la textura de su piel y cabellos, dándole palmaditas y tirándole de los labios.

Clare no pudo evitar envidiar a Alice. Debía de ser agradable relajarse en un hombro tan firme como el de Gray y sentir la seguridad de sus fuertes brazos. Se preguntó qué se sentiría al acariciar su rostro como estaba haciendo Alice, al apoyarse contra su cuerpo esbelto y duro.

Un estremecimiento le recorrió el cuerpo y tragó saliva, desconcertada por su propia reacción. Le pareció extraño que el primer hombre que le hacía sentir algo parecido después de Mark, fuese una persona tan diferente a este. Mark había sido intenso y apasionado. Sin embargo, le daba la sensación de que Gray no sabía siquiera lo que significaba la palabra pasión.

A no ser que… La mirada de Clare se detuvo un momento en la boca masculina. De repente se dio cuenta de que iba a pasar las próximas semanas a solas con él y el estremecimiento se intensificó.

Se apresuró a tomar la maleta, sintiéndose ridícula por experimentar una atracción tan fuerte por aquel hombre. Hasta un psicólogo sin experiencia le diría el motivo: estaba cansada y vulnerable. Había soportado la tensión de tener que ocuparse de todo durante demasiado tiempo y era normal que le atrajera la seguridad y la fuerza que parecía emanar de Gray. Tal vez no fuera tan guapo como Mark, pero en aquel momento le atraía más alguien que pudiera hacer frente a cualquier tipo de situación que una cara bonita.

El director del hotel los llevó al aeropuerto en su camión. Clare se quedó de piedra al ver como tiraban sus cosas en la parte de atrás del vehículo, sin ningún tipo de consideración y esperaban que ella se sentara con Alice en la parte delantera entre los dos hombres.

– ¿Vamos muy lejos? -preguntó Clare, que recordaba lo que Pippa le había contado sobre largos trayectos por carreteras llenas de baches.

– Solo hasta el aeropuerto -le respondió él, colocando el brazo en el respaldo del asiento, detrás de su cabeza-. Se tarda menos en avión, y al llegar siempre encuentro a alguien que me lleva hasta casa.

– ¡Ah! -Clare respiró aliviada al saber que no iba a tener que pasarse dos o tres horas tratando de no prestar atención a la presión de su muslo. Desde luego él no parecía darse cuenta, ya que hablaba tranquilamente con el conductor, sin hacerle ningún caso. Era como si en vez de ella, hubiera una bolsa de la compra en medio de los dos hombres.

Sintió un tremendo alivio al llegar y poder alejarse de él. El aeropuerto no la impresionó mucho. Era como de juguete, con una sola pista de aterrizaje y alejado de toda civilización. Clare miró a su alrededor y solo pudo ver kilómetros y kilómetros de monte bajo perdiéndose en el horizonte. La «terminal» no era más que una cabaña que ofrecía refugio del sol y una manga de aire se movía débilmente en el calor del mediodía.

Tras intercambiar unas palabras con las personas que estaban esperando su vuelo, cruzaron la pista de aterrizaje y se dirigieron a un avión de hélice diminuto.

– ¿No iremos a viajar en eso? -dijo Clare, sin querer dar un tono tan despectivo a su voz.

– Por supuesto que sí -Gray dio una palmadita afectuosa a la avioneta-. Mi vieja chica es más de confianza que cualquier coche para recorrer esta parte del país. Además, ha hecho este viaje tantas veces que podría volar sola.

Clare no estaba muy convencida de que la edad y experiencia de la avioneta fueran tan tranquilizadoras y, a pesar de la confianza que tenía en la competencia de Gray, no pudo evitar cerrar los ojos mientras despegaban.

– Ya puede abrir los ojos -le dijo Gray, secamente, una vez se encontraban en el aire.

Clare los fue abriendo con mucha cautela.

– Nunca había estado en un avión como este -confesó. Después tocó la puerta como temiendo que se fuese a desencajar de repente-. No parece muy segura.

– Está tan segura como en casa -le dijo-. Relájese y disfrute de la vista.

Clare estuvo a punto de preguntarle de qué vista le hablaba porque debajo de ella la tierra se extendía por kilómetros y kilómetros hasta perderse en el horizonte, siempre del mismo color cobrizo y el cielo era una inmensa luz deslumbrante que se arqueaba sobre aquel vasto vacío. Clare se preguntó por qué demonios habría llegado Pippa a amar tanto aquel país desértico e intimidador.

– ¿Todo esto está… -buscó la palabra más suave que pudo- tan vacío?

– No está vacío en absoluto -le respondió Gray-. Solo lo parece desde aquí. Le sorprenderá ver lo diferentes que son las cosas cuando esté en tierra firme. Hay mucho que ver. Solo tiene que aprender a mirarlo del modo adecuado.

– ¿Ah, sí? -en su voz se dejaba traslucir la incredulidad, pero Gray no se inmutó.

– Se ve que nunca ha estado en un sitio parecido.

– Desde luego que no -Clare suspiró, dándole la razón. Desde luego aquel no era su tipo de lugar preferido-. Los parques municipales son los sitios menos habitados en los que he estado.

– ¿Entonces no es una chica de campo?

– En absoluto -le respondió, sonriendo solo de pensarlo-. Siempre he sido una chica de ciudad. Pippa era diferente: le encantaba ir por caminos polvorientos y luchar contra los elementos, pero yo nunca le encontré el interés. Las ciudades me parecen mucho más apasionantes. Siempre sucede algo y hay muchas cosas que hacer y que ver.

Gray la miró.

– Yo siento lo mismo en estas tierras.

– Pues no es igual, porque cuando terminas de trabajar no puedes salir a cenar o a tomar una copa con los amigos. No puedes ir a un concierto, al teatro o a una galería de arte. No puedes pasear por las calles y observar a la gente pasar.

– ¿Es eso lo que hace normalmente?

Clare se colocó el cabello detrás de las orejas con un suspiro.

– Es lo que solía hacer. He tenido que dejar de hacer mi vida durante un tiempo.

– ¿Por la niña?

– Sí. En este momento ella es más importante -se encogió de hombros-. Tengo suerte. Poseo un apartamento muy bonito y cuento con buenos amigos, un buen trabajo y un jefe maravilloso que va a conservarme el puesto hasta que pueda volver a casa. Todos estarán allí cuando regrese.

Su voz tenía un cierto tono desafiante, casi a la defensiva, como si estuviera más tratando de convencerse a sí misma que a él. Gray no hizo ningún tipo de comentario, tan solo le preguntó a qué se dedicaba, mientras sus ojos se movían continuamente del panel de mandos al suelo o al horizonte.

– Trabajo para una agencia que se dedica a representar cantantes y músicos -le explicó-. Yo no soy músico. Ojalá lo fuera… pero se me da bien todo lo referente a la organización, así que me dedico a la parte administrativa. Me encanta trabajar con gente creativa…

De repente la nostalgia se apoderó de ella y deseó con toda su alma estar allí, en aquella oficina limpia y familiar, con los cotilleos y las bromas, en el bullicio de una incesante actividad. Ella era la persona prudente y práctica de la oficina y se preguntó si se la podrían imaginar allí, colgando sobre un paisaje totalmente extraño, en aquella avioneta, con un hombre cuya quietud hacía que pareciera frívola en comparación con él.

– Me parece que trabajar como gobernanta en un rancho va a ser muy fuerte para usted -le dijo y Clare se retiró el pelo de la cara, con gesto cansado.

– Sí -le respondió, demasiado cansada y nostálgica como para esforzarse en mostrar ningún entusiasmo.

– Ahora entiendo por qué está tan ansiosa por encontrar a Jack -señaló, con un toque de ironía-, cuanto antes entregue a la niña, menos tardará en regresar a su trabajo.

Clare lo miró con resentimiento.

– ¡Lo dice como sí estuviera deseando deshacerme de ella!

– ¿Y no es así?

Clare miró a Alice, que dormía sobre su regazo y una oleada de cariño invadió su corazón.

– Siempre pensé que no quería tener hijos -dijo lentamente-. Creía que un bebé era demasiado exigente, daba mucho trabajo y era difícil de compaginar con mi empleo, y así es, pero… por alguna razón nada de eso importa cuando tienes un bebé a tu cargo. Ahora ya no puedo imaginar mi vida sin ella.

– Entonces, ¿por qué no se ha quedado con ella en Inglaterra? -le preguntó Gray.

– Porque Pippa me hizo prometerle que se la traería a su padre -le dijo, volviéndose para mirarlo-. Y porque muy dentro de mí creo que sería mejor para ella estar aquí con él. No podría permitirme pagar a una persona que la cuidara del modo en que Pippa hubiera deseado, si deseo volver a mi empleo.

– Podría abandonar su trabajo -le sugirió, mirándola fríamente.

– ¿Y de qué viviría? Pippa no tenía ningún ahorro y yo ya he gastado los míos. Me va a romper el corazón tener que despedirme de ella -acarició la cabeza de la niña que aún dormía-, pero tengo que pensar en lo mejor para ella. No la habría traído hasta aquí, si no pensara que lo más conveniente para ella es estar con su padre.

– ¿Y si Jack no acepta que es su padre?

– Entonces tendré que volver a plantearme las cosas. Pero creo que aceptará y usted también lo cree.

Los ojos marrones de Gray la miraron un momento.

– ¿Ah, sí?

– No creo que hubiera dejado que nos acercáramos al rancho, si no pensara que Jack es el padre de Alice -le dijo-. ¿No es así?

Gray tardó un poco en responder. Miró a la niña y enseguida volvió a concentrarse en el cuadro de mandos.

– Se parece a Jack -admitió después de un momento-. Tiene sus mismos ojos, el mismo aire. No me encontraba en el rancho cuando su hermana trabajó allí, así que todo pudo haber sucedido del modo en que dice -continuó diciendo, como justificándose-. Además, Jack ha estado muy raro desde entonces. Solía ser muy alegre y desenfadado, pero si estaba enamorado de su hermana y ella se marchó, eso explica que durante el último año haya estado tan nervioso y de un humor tan cambiante.

– ¿Nunca le preguntó qué le pasaba?

– Jack es un hombre adulto, no un niño. Si hubiera querido contarme algo, lo habría hecho.

Clare puso los ojos en blanco, exasperada ante la típica respuesta masculina a cualquier sugerencia de hablar de algo que tuviera que ver, aunque fuera remotamente, con las emociones.

– ¡Tal vez necesitaba ver un poco de interés por su parte en saberlo!

Por lo menos se dio el gusto de provocar algún tipo de reacción en Gray, que apretó los labios y la miró con cara de pocos amigos.

– Conozco a Jack mucho mejor que usted. Debería haber al menos mencionado a su hermana a mi regreso, y el hecho de que no lo hiciera, me impide adquirir ningún tipo de compromiso en su nombre. En lo que a mí respecta, Alice es su sobrina, no la mía y, hasta que regrese Jack y tome una decisión, usted es simplemente la gobernanta. ¿Entendido?

Clare levantó la barbilla.

– Perfectamente.

Se hizo un tenso silencio, únicamente roto por el ruido de la hélice. Al menos Alice se sentía tensa, porque Gray tenía la misma apariencia impasible de siempre. Al verlo tan relajado, pendiente solo de los mandos, lo miró con resentimiento.

Simplemente la gobernanta. No estaba segura de por qué le había molestado tanto aquel comentario. Si tenía que pasarse semanas alejada de la civilización, más valía que tuviera algo que hacer, aunque fuera cocinar y limpiar. Sin embargo, no tenía por qué habérselo recalcado tanto. ¿Acaso pensaba que solo valía para ese oficio?

De todos modos, ¿para qué necesitaba una gobernanta? Estaba claro que no era un tipo romántico y le resultaba extraño que no se hubiera casado todavía, aunque solo fuera para solucionar el tema doméstico. Clare lo miró por el rabillo del ojo y llegó a la conclusión de que debía de estar cerca de los cuarenta. Le parecía raro que no hubiera encontrado a nadie con quien casarse, porque le parecía bastante atractivo dentro del tipo de hombre rudo, acostumbrado a estar al aire libre.

Sus rasgos eran demasiado imperfectos para ser guapo, pero tenía la piel bronceada por el sol y arruguitas en el contorno de los ojos, como si se hubiera pasado muchas horas mirando al lejano horizonte con los ojos entrecerrados.

Clare detuvo la mirada en la boca varonil y pensó que tampoco era una boca bonita, pero de repente, recordó su sonrisa y algo se removió dentro de ella. Turbada, dejó de mirarlo y se concentró en la vista, como si se repente la encontrara muy interesante.

Para cuando pudo concentrarse en el paisaje, vio que la enorme extensión de monte bajo dejaba paso a un terreno más escarpado. La avioneta se elevó por encima de unas colinas y pareció empezar a descender del otro lado.

– ¿Ya hemos llegado? -preguntó, esperanzada.

– Todavía no, pero ya estamos sobrevolando las tierras de Bushman's Creek.

Consternada, Clare lo vio descender hasta casi rozar las copas de los larguiruchos gomeros.

– ¿Qué está haciendo? -gritó, apretando a la niña.

– Solo estaba echando un vistazo -le dijo, como si bajar en picado fuera la cosa más normal del mundo.

– ¿Y para qué demonios lo ha hecho? -le preguntó, molesta al notar que seguía hablando demasiado alto, presa aún del miedo.

– Quería ver cuanto ganado había por aquí. Siempre hay alguna cabeza que se escapa de la manada.

– ¡O sea que estamos buscando vacas! -murmuró con sarcasmo-. ¡Fabuloso!

Gray no le hizo ningún caso y continuó planeando bajo, ladeando la avioneta de vez en cuando. Sus manos no vacilaron en ningún momento y parecía tan seguro de sí mismo que, sin darse cuenta, Clare empezó a relajarse y a contemplar el paisaje.

A aquella altura, la monótona extensión de tierra pardusca se veía como un erial de color rojizo con algunas matas de hierba, gomeros de corteza plateada y, de vez en cuando, los extraños árboles boas de enorme tronco. Cada dos por tres, un pequeño grupo de ganado salía huyendo al oír la avioneta, levantando una nube de polvo tras de sí y Clare pudo ver canguros saltando entre los árboles, así como los montículos que formaban las termitas.

– ¿Se da cuenta de todo lo que hay que ver ahí abajo? -le preguntó Gray, al tiempo que planeaban sobre un espectacular afloramiento rocoso.

A Clare aquello no le impresionaba en absoluto.

– La verdad es que no lo encuentro muy excitante.

– Depende de lo que sea excitante para usted -sus palabras parecían tener un doble sentido y Clare lo miró con desconfianza-. ¿Qué hace falta para excitarla a usted? -añadió, mirándola de reojo.

Su rostro permanecía serio, pero Clare hubiera jurado que se estaba riendo de ella. Inconscientemente, levantó la barbilla y lo miró desafiante.

– Algo más que unas cuantas vacas perdidas y un par de canguros -le respondió con acidez-. ¿Esto es lo mejor que puede ofrecer Bushman's Creek?

– Depende de lo que esté buscando -le respondió y esa vez a Clare no se le escapó la media sonrisa que se dibujó en sus labios.

Siguieron volando durante mucho tiempo y Clare se llegó a preguntar si iban a llegar algún día, pero de repente Gray le señaló a lo lejos una línea de árboles que serpenteaba sobre el paisaje, cuyas hojas eran más verdes que las del resto.

– Esa es la hacienda -le dijo Gray-. Incluso en la época seca, como ahora, se puede encontrar alguna charca. Y ahí está la casa.

Clare se asomó por la ventanilla, pero no alcanzó a distinguir más que un grupo de tejados metálicos que brillaban a la luz del sol, resguardados del astro rey por numerosas plantas y árboles, como si se tratara de un oasis en pleno desierto.

Poco después la avioneta sobrevoló un terreno cercado donde se veía un gran número de cabezas de ganado, y varios hombres los saludaron al pasar. Un kilómetro más allá aterrizaron por fin.

– Bienvenida a Bushman's Creek -le dijo Gray.

Después de haber dormido profundamente durante todo el viaje, a pesar del ruido y la vibración de la avioneta, Alice se despertó en cuanto la bajaron del avión. Se mostró malhumorada cuando montaron en la camioneta que había quedado a la sombra de un árbol y no paró de llorar en todo el camino.

– ¿Qué le pasa? -preguntó Gray, incómodo por el llanto de la niña.

– No le pasa nada -Clare tenía los nervios destrozados por el malestar de Alice-. Tiene hambre y necesita que le cambien el pañal, eso es todo.

Estaba tan pendiente de Alice que no se fijó demasiado en la casa a la que acababan de llegar.

– Será mejor que utilice mi habitación -le dijo Gray, tras entrar en el acogedor frescor del vestíbulo-. Es la única que ha estado en uso últimamente. Por lo menos no tendrá que limpiar el polvo antes de posar a la niña en alguna parte.

El dormitorio estaba fresco y en penumbra. Amueblado de una manera sencilla, tenía una cama amplia, una cómoda y una silla de apariencia robusta.

Mientras cambiaba el pañal de Alice sobre la cama, deseó poder tumbarse ella también un rato, pero sabía que si lo hacía se quedaría dormida. La emoción del vuelo le había hecho olvidarse del cansancio, pero ahora que habían llegado notaba que volvía a apoderarse de ella por completo.

Luchando contra él, volvió a vestir a Alice y la tomó en brazos. Ya lloraba menos, pero seguía gimoteando. Clare la besó y le dio unas palmaditas mientras se dirigía en busca de la cocina.

– Ya, ya sé que tienes hambre. Te daré algo de comer.

No sabía cómo lo iba a conseguir, pero se daba cuenta de que iba a tener que aguantar sin dormir hasta la noche porque Alice la necesitaba.

Al llegar a un gran salón, Clare se detuvo y miró a su alrededor. La casa no era para nada como la había imaginado. Era más nueva de lo que había pensado y le dio la sensación de que habían ido añadiendo habitaciones a esa zona central, a medida que las habían ido necesitando, pero el ambiente era muy fresco gracias a la galería que rodeaba toda la casa e impedía que el sol entrara directamente. Cada puerta y ventana tenía un fino mosquitero que mantenía fuera los insectos, pero dejaba que se colara la brisa dentro de la casa.

Clare no había esperado encontrarse una casa tan agradable, pero en una cosa Gray tenía razón: necesitaba una limpieza con urgencia. Había polvo por todas las superficies y sus huellas quedaban marcadas en el suelo a su paso.

– Ya le dije que estaba sucia -le dijo Gray, que entraba en ese momento con las últimas bolsas de Clare y había leído la expresión de su rostro sin ninguna dificultad.

– Ya lo sé, pero no me había hecho a la idea de que estuviera tan sucia. ¿Es que no tiene una escoba?

– Espero que usted la encuentre pronto -le respondió, secamente.

– Creo que será lo mejor -miró a su alrededor, consternada-. ¿Cómo puede haberla dejado ponerse así?

Gray se encogió de hombros.

– Es una cuestión de prioridades. Tan solo utilizo la casa para dormir, porque paso todo el día fuera y como con los hombres. Si alguna vez me siento es en mi despacho o en la galería, nunca aquí.

Clare se dio cuenta de que Alice estaba todavía gimoteando.

– Tendré que dejar la limpieza para más tarde -le dijo-. Necesito dar algo de comer a la niña primero.

– Aquí -le dijo, mostrándole el camino-, pero me temo que no hay mucho de comer.

– No importa. Tengo varios potitos para ella. Lo único que necesito es poder hervir un poco de agua.

Gray abrió la puerta de la cocina, totalmente amueblada y con varios frigoríficos.

– Ahí es donde guardamos las cervezas -le dijo, al ver que la mirada de Clare seguía una fila de huellas que llevaban hasta las neveras. No sonrió, pero se le hicieron unas arruguitas en las comisuras de la boca que provocaron una extraña reacción en Clare que, turbada, se volvió bruscamente.

A Alice le costaba mucho comer, así que Clare no se sorprendió de que, tras ver lo que hizo con el primer par de bocados, Gray las dejara solas, con la excusa de ir a ver cómo les iba a sus hombres.

Clare no esperaba volverlo a ver aquella tarde, pero estaba quitando el babero a Alice cuando él regresó a la cocina.

– Creo que tiene que haber una silla alta por ahí -le dijo, mientras la veía levantar a la niña de su sillita.

A Clare se le iluminó la mirada.

– ¡Oh, sería maravilloso! -le sonrió y, antes de que le retirara la mirada, sorprendió en sus ojos una extraña expresión-. ¿No habrá también una cuna?

– Podría ser, porque mi madre no tiraba nunca nada y las cosas que utilizamos mi hermano y yo cuando éramos pequeños deben de estar en el cuarto de los trastos. Le pediré a uno de mis hombres que las busque mañana.

Después de sacar a Alice de su sillita, Clare se dio cuenta de que no podía dejarla en ningún sitio.

– Creo que será mejor que te quedes aquí hasta que encuentre una escoba -le dijo a la niña, tras volverla a dejar en su sillita. Alice pareció desconcertada de encontrarse otra vez en el mismo sitio de antes, pero se limitó a chuparse los dedos mientras miraba a Clare, sin pestañear.

– ¿No pensará ponerse a limpiar ahora? -le preguntó Gray, con el ceño fruncido.

– Para eso estoy aquí -le respondió ella, con una sonrisa que se transformó en bostezo.

– Puede limpiar mañana -le dijo, mirando las profundas ojeras de cansancio que tenía-. Ahora lo que necesita es descansar.

– No puedo -se colocó el pelo detrás de las orejas, pensando que ojalá no hubiera mencionado la palabra dormir-. Alice durmió durante todo el viaje y pasarán muchas horas antes de que vuelva a tener sueño.

– Yo cuidaré de ella.

– ¿Usted?

– ¿Por qué no?

– Pensé que estaba ocupado.

– Las cosas parecen ir bien en los campos. Tendré que ir de vez en cuando para ver si hay novedades, pero no veo por qué no puede venir conmigo. Además, tengo muchos papeles pendientes en el despacho. Podría estar allí conmigo.

– Pero… pero no habíamos quedado en eso -tartamudeó Clare-. No creo que quiera que lo moleste un bebé.

– Lo que no quiero es que me toque cuidarlo si usted enferma de agotamiento -dijo Gray, con brusquedad-. No creo que me sea de mucha utilidad como gobernanta si está tan cansada que no se puede tener de pie.

– No sé -dijo, preocupada-. Alice puede ser difícil a veces…

– Tengo bajo control cuatro mil kilómetros cuadrados -le dijo, señalando con la cabeza en dirección a la ventana-. ¿Me está diciendo que no puedo ocuparme de un bebé?

– Un bebé necesita tanta atención como un rancho. ¡Si no más! No puede limitarse a dejarla sentada sobre una valla mientras usted se ocupa de esas vacas. No podrá apartar los ojos de ella ni un momento.

– Tendrá que confiar en mí -le dijo, dando por finalizada la discusión al levantar a Alice de su sillita. Después tomó a Clare por el brazo-. Venga conmigo.

– Tal vez podría echarme una hora -había luchado tanto tiempo contra el agotamiento que en cuanto bajó la guardia todo el cansancio se le vino encima. A trompicones llegó a la habitación de Gray y no se cayó porque él la llevaba sujeta.

Sin poner más objeciones le dejó retirar la colcha y se sentó en la cama. Mientras tanto, con la niña en brazos Gray se acercó a la ventana y bajó las persianas.

– Duerma un poco -le dijo, pero al volverse para cerrar la puerta, vio a Clare todavía sentada sobre la cama, sin fuerzas siquiera para acostarse.

Gray dudó un momento, pero después se acercó a la cama, dejó a Alice encima y se agachó para quitarle las sandalias a Clare. La acostó y. tras cubrirla con la sábana, tomó una vez más a Alice en sus brazos y se quedó observándola un momento.

Clare acertó a pensar por un momento que debería darle las gracias, pero lo único que pudo hacer fue sonreírles y para cuando Gray y la niña habían llegado a la puerta, ella ya estaba dormida.

Cuando Clare se despertó, horas más tarde, se encontró en una habitación desconocida y en una cama extraña. Desorientada, se quedó un rato tumbada parpadeando ante aquel techo que no le resultaba familiar e intentando separar los sueños de la realidad, en la confusión de imágenes inconexas que tenía en la cabeza. Después de un rato recordó que estaba en Australia, en Bushman's Creek, en la cama de Gray Hender-son.

Gray… Le resultaba desconcertante descubrir lo clara que tenía en su mente la imagen de un hombre que acababa de conocer aquella misma mañana. Clare ladeó la cabeza en la almohada como para apartar de su mente el recuerdo de las arruguitas alrededor de sus ojos; de sus competentes manos, tan bronceadas; de la manera en que su boca se relajaba a veces con aquella inesperada sonrisa. Clare tuvo la desagradable sensación de que la sonrisa de Gray había jugado un importante papel en sus sueños.

Frunció el ceño, molesta por la irrupción de la realidad y se incorporó, apoyándose en las almohadas.

Gray no había querido que viniera, pero ya había aceptado a Alice. Incluso se había mostrado amable insistiéndole en que descansara, bajándole las persianas, y hasta quitándole las sandalias.

Recordaba vagamente haberle sonreído y haber visto una extraña expresión en sus ojos, pero pensó que tal vez había sido un sueño. Gray no podía haberla mirado con una mezcla de ternura y deseo. Nadie miraría a una gobernanta de esa manera; y eso era ella y lo seguiría siendo para Gray.

– Y para mí misma también -murmuró Clare con firmeza, al tiempo que se levantaba de la cama. No estaba allí para pensar en Gray Henderson y en cómo miraría a una mujer que deseara de verdad tener en su cama. Estaba allí por Alice, y si tenía que trabajar como gobernanta, lo haría.

CAPITULO 3

CLARE se horrorizó al mirar el reloj y ver que había dormido casi cinco horas. Su primer impulso fue salir corriendo a relevar a Gray del cuidado de Alice, pero un vistazo en el espejo le bastó para cambiar de idea. Tenía el pelo enredado, la cara hinchada y el vestido de lino completamente arrugado. Si Gray se las había arreglado con Alice durante toda la tarde, podría arreglárselas también durante diez minutos más. Necesitaba una ducha.

Vestida con unos pantalones estrechos color piedra y una blusa blanca, Clare se sintió capaz de enfrentarse a Gray Henderson de nuevo. Las horas de sueño habían obrado maravillas. Se sentía otra vez ella misma. Mientras se peinaba los cabellos húmedos detrás de las orejas y se ajustaba el cinturón, pensó que había llegado el momento de mostrar a Gray quién era la verdadera Clare Marshall, vital y capaz, completamente distinta de la mujer agotada que no había sido capaz ni de quitarse las sandalias.

Fuera todo parecía muy tranquilo, pero cuando se acercaba al salón empezó a oír el incomprensible parloteo de Alice y siguió el sonido de su voz hasta una pieza, al fondo, cuya puerta estaba abierta. Nada más entrar vio a la niña rodeada de una multitud de objetos variopintos, como si Gray hubiera revuelto toda la casa en busca de algo seguro con lo que pudiera jugar Alice, y ella lo hubiera rechazado todo.

Gray estaba sentado al lado de la niña, con una cuchara de madera en la mano y a Clare le divirtió ver que después de pasar cinco horas con su sobrinita parecía mucho menos imperturbable. Aprovechando que no la habían visto, observó cómo Alice agarraba la cuchara y se apresuraba a metérsela en la boca.

– Muy bien -le estaba diciendo Gray, al tiempo que se levantaba-, juega un poco con eso que mientras yo… -se calló al ver como Alice, tras chupetear un poco la cuchara la tiraba al suelo, con desdén-, te busco otra cosa para que juegues -terminó de decir, suspirando.

En ese momento Alice descubrió a Clare y se le iluminó la cara con una sonrisa de bienvenida. Gray se había agachado para recoger la cuchara y, al ver la expresión de la niña, se volvió y vio a Clare en la puerta, aseada y hermosa, devolviendo la sonrisa a Alice.

Se hizo un extraño silencio mientras Gray se ponía de pie.

– ¡Hola! -le dijo, con un tono de voz que Clare no pudo descifrar-. Tiene mucho mejor aspecto.

– Me siento mucho mejor -por alguna razón no era capaz de mirarlo a la cara y se sintió aliviada al poder centrar su atención en Alice, que le tendía los brazos para que la abrazara, balbuceando algo que sonaba a bienvenida. La levantó y le dio un beso en la mejilla-. ¿Has sido buena?

– Se… se ha portado bien -dijo Gray, con un poco de reserva.

Clare echó un vistazo, primero al suelo lleno de objetos y después a la mesa de trabajo, donde parecía haber despejado toda la zona que pudiera estar al alcance de la niña

– ¿Ha conseguido trabajar? -le preguntó, inocentemente.

– No mucho -admitió, y cuando Alice levantó las cejas, sonrió, muy a su pesar-. ¡De acuerdo, no he hecho nada! Parece increíble que una personita como ella pueda restringir tus actividades tanto.

– ¡Oh, Alice! -dijo Clare, tratando de contener la risa-. ¿Lo has tenido ocupado?

– Es ella la que ha estado ocupada. La he llevado a los campos para que pudiera conocer a los hombres y ver su primer ganado.

– ¿No estaba asustada? -preguntó Clare, al pensar que una niña que no había visto nunca una vaca se había encontrado con mil al mismo tiempo.

– No nos acercamos mucho, pero yo diría que no. No ha dejado de parlotear ni un momento.

– Esta niña es una charlatana, ¿verdad? -le dijo Clare, haciéndole cosquillas en la nariz.

– ¿Entiende algo de lo que dice? -preguntó Gray con curiosidad.

Clare se echó a reír.

– No. La verdad es que no dice nada. Tan solo emite sonidos, pero se hace entender muy bien cuando quiere algo; por ejemplo se las arregla para que te enteres de que no quiere permanecer en su silla toda la tarde sin moverse -añadió, divertida.

– Oh, sí, ya sé que ese mensaje lo emite muy bien. No sabía dónde tenía los juguetes así que me puse a buscar por la casa algo que la entretuviera, pero nada parecía interesarle durante más de un par de segundos.

– Solo traje un par de juguetes. Parece que últimamente le interesan más los objetos cotidianos, pero seguramente se lo estaba pasando mejor con la atención que le estaba prestando que con cualquier otra cosa -dudó un momento y después añadió, con timidez-: Lamento que no haya podido aprovechar la tarde, pero se lo agradezco mucho. Hacía tiempo que no dormía tan bien. Gracias por cuidar de ella.

– De nada. La verdad es que ha sido muy educativo. He hecho muchas cosas en mi vida, pero nunca había cambiado un pañal.

Clare se lo quedó mirando boquiabierta.

– ¿Le ha cambiado el pañal?

– Con algo de ayuda -confesó, un poco avergonzado-. Joe me tuvo que enseñar a hacerlo. Tiene hijos, ya mayores, aunque no creo que haya ejercido mucho de padre con ellos. Al final estábamos cuatro alrededor de la cama, rascándonos la cabeza, mientras mirábamos a la niña y el pañal, sin saber qué hacer. Al final salió bien, o al menos eso creímos. Tendrá que comprobarlo.

Clare no pudo evitar echarse a reír al imaginarse a cuatro hombres adultos sin saber cómo llevar a cabo una tarea tan simple.

– Tú podrías haberles enseñado, Alice -dijo a la niña, y la levantó por los aires hasta que la hizo reír a carcajadas.

Su risa era tan contagiosa, que Gray no tardó mucho en echarse a reír también.

Al verlos tan felices, Clare sintió que el corazón le daba un vuelco y cuando su mirada se cruzó con la de Gray se le quebró la risa, sin saber por qué.

Era como si de repente se hubieran dado cuenta de que estaban relajados y riendo juntos como viejos amigos, cuando eran prácticamente unos desconocidos, con intereses encontrados y nada en común, excepto un bebé. Se les borraron las sonrisas al mismo tiempo y Clare apartó la mirada.

– Debería haberme despertado -le dijo, con Alice apoyada en su cadera.

– Fui a buscarla una hora después, pero estaba profundamente dormida y pensé que era mejor dejarla descansar.

Clare no sabía si alegrarse o entristecerse al darse cuenta de que volvía a hablarle con su habitual tono impersonal. Era imposible adivinar lo que habría pensado al verla durmiendo en su cama.

– Bueno… gracias y no se preocupe que no volveré a pedirle que se quede con ella.

Gray se encogió de hombros ligeramente.

– Nos las hemos arreglado bastante bien.

– Ya, pero la idea no era que cuidara de la niña mientras yo recuperaba mis horas de sueño. De ahora en adelante trataremos de no molestarlo. Con un poco de suerte se olvidará de que estamos aquí -terminó de decir con una sonrisa.

Gray se quedó mirándola.

– No creo que sea muy probable -le dijo, lentamente-. Además dudo de que me sea de utilidad como gobernanta si se pasa el día tratando de evitarme.

– No he querido decir eso -Clare se pasó las manos por el cabello, confusa. En Inglaterra tenía fama de ser tranquila, y buena comunicadora, pero había algo en la mirada desapasionada de Gray que la hacía volverse completamente idiota-. Solo quería decir que… bueno, no le voy a pedir que haga nada más por mí.

– Muy bien. Yo sí quiero pedirte algo. Si vamos a vivir durante un tiempo bajo el mismo techo será mejor que nos tuteemos. Aquí todo el mundo lo hace.

Estaba muy serio, pero había cierta mirada burlona en sus ojos castaños que hizo que Clare apretara los labios mientras asentía. Solo trataba de ser amable y tranquilizadora, podía por lo menos hacer un esfuerzo para fingir que la tomaba en serio.

– Se está haciendo tarde. Será mejor que dé de cenar a Alice y la acueste. ¿Hay alguna habitación que podamos utilizar?

– Por aquí.

Le indicó el camino por el pasillo hasta una habitación que estaba en frente de la suya.

– Pero… ¡si está limpia! -dijo, mirando estúpidamente a su alrededor.

– Alice y yo la barrimos un poco mientras dormías -le dijo Gray-. No estaba muy seguro de cómo arreglármelas con Alice, pero sí he sabido hacerte la cama.

Clare la miró y, al imaginarse a Gray inclinado, alisando las sábanas con sus bronceadas manos se ruborizó.

– No deberías haberte molestado -le dijo.

– Me imaginé que no querrías dormir en la mía -le dijo, secamente, y Clare se ruborizó aún más.

– Por supuesto que no, pero podría haberla hecho yo.

Gray hizo como si no la hubiera oído.

– Lo que no sabía era dónde acomodar a Alice. Me parece que es demasiado pequeña para dormir en una cama.

– Anoche la acosté en un cajón -le respondió Clare, contenta de cambiar de tema-. Uno de esa cómoda nos servirá hasta que encuentre la cuna.

De hecho después de bañarla y darle de comer, Alice estaba lista para que la acostaran en cualquier parte, así que la echó en el cajón, sin que protestara lo más mínimo. Clare se rezagó un poco para asegurarse de que se quedaba dormida y después fue en busca de Gray.

Lo encontró en la galería con un jovencito tímido llamado Ben, que al parecer se había ofrecido para vigilar el sueño de Alice, mientras Gray llevaba a Clare a las cocinas de los empleados para cenar algo.

– Si piensas cocinar, a partir de mañana todos comeremos en la casa -comentó Gray a medida que se acercaban al edificio alto y alargado que se encontraba cerca de la casa.

– ¿Para cuántos tendré que cocinar?

– Vamos a ver, en el rancho hay seis hombres, pero además esta noche habrá dos camioneros, que van a llevar mañana algunas cabezas de ganado al mercado y quieren salir temprano, antes de que haga demasiado calor. Normalmente suele haber más gente de paso que viene a realizar algún tipo de trabajo. ¿Pensabas que se trataba de un lugar aislado? Pues ya verás la cantidad de gente que pasa por aquí.

Clare había estado contando con los dedos.

– ¿Así que voy a cocinar por lo menos para ocho o nueve todas las noches? -le preguntó, sorprendida.

– ¿Será un problema?

– Bueno, no… -Clare midió sus palabras, al recordar que le había prometido ser de utilidad-, solo que nunca había cocinado para tanta gente. De todos modos me las arreglaré.

Cuando se encontró frente a la peor cena que había comido en su vida pensó que sin duda tendría que arreglárselas. Mientras masticaba un trozo de carne con la textura del cuero pensó que ella no lo podría hacer peor.

Clare se acostó aquella noche sintiéndose más feliz de lo que se había sentido en los últimos meses, aunque sin saber la razón, porque el estado de la casa la había horrorizado y las cocinas de los obreros no habían mejorado su impresión.

No se trataba precisamente de su cena ideal, pero rodeada de tanta gente, Clare se dio cuenta por primera vez de lo sola que había estado desde la muerte de Pippa. Sumergida en su pena y en su completa dedicación a Alice hacía meses que no quedaba con nadie. Por lo menos allí tenía gente con la que hablar… ¡Si conseguía llegar a entender lo que decían!

Y además estaba Gray.

Clare lo había estado observando sin que se diera cuenta, mientras hablaba con los hombres al otro extremo de la mesa. Por alguna razón le había resultado difícil sostenerle la mirada, así que en aquel momento le parecía estar viéndolo por primera vez. Era un rostro intrigante y difícil de describir al mismo tiempo. No tenía unas facciones que llamaran la atención y sí un rostro inexpresivo que debería haberlo hecho parecer bastante anodino, pero no era así. Había algo en su quietud que atraía, que hacía muy difícil apartar la mirada de él. Los ojos de Clare se detuvieron en su boca y se preguntó cómo era posible que pudiera resultarle ya tan familiar. Tan familiar y tan inquietante al mismo tiempo. Le resultaba difícil creer que acabara de conocerlo.

Ya no podía concebir no reconocerlo al instante, no saber lo fuertes que eran sus manos, lo inesperada que resultaba su sonrisa. Ya sabía cómo reía, cómo andaba, cómo volvía la cabeza cuando se daba la vuelta y la encontraba mirándolo. Le había costado un poco asimilar que aquellos ojos impenetrables pertenecían, no a un hombre al que había conocido toda la vida, sino a alguien a quien acababa de conocer.

Al principio se había sentido humillada, pero ahora no podía evitar experimentar algo parecido a la felicidad al tumbarse en la cama que Gray había hecho para ella aquella tarde. Tal vez se le podría llamar alivio, como si finalmente hubiera podido liberarse de un peso y descansar. Había llevado a Alice a Bushman's Creek y no podía hacer otra cosa hasta que apareciera Jack, entonces tendría que preocuparse del futuro, pero hasta entonces viviría al día. Mientras se iba quedando dormida, Clare pensó que Bushman's Creek no iba a ser nunca un lugar en el que pudiera ser completamente feliz, pero al menos podría vivir contenta durante un tiempo.

Contenta no era precisamente la palabra que definía cómo se sentía Clare cuando el llanto de Alice la sacó de la cama al amanecer.

– ¡Ya voy, ya voy! -murmuró, tanteando el camino por la habitación, demasiado dormida como para saber si estaba tan oscuro porque tenía los ojos cerrados o porque no había encendido la luz

Al final encontró a Alice, la tomó en brazos y la llevó a su habitación, pensando que si la acostaba con ella, su contacto la haría tranquilizarse, pero pronto se dio cuenta de su equivocación. Había tardado demasiado en atenderla y la niña estaba enrabietada y cada vez gritaba más.

– De acuerdo, de acuerdo, cariño -trató de calmar a la enfadada Alice-. Te traeré un poco de leche. Tal vez así te tranquilices.

La noche había refrescado el ambiente y se puso una bata antes de colocarse a Alice sobre el hombro y dirigirse a la cocina. Alice gritaba tanto y todo a su alrededor le resultaba tan extraño que tuvo que detenerse un momento para recordar lo que iba a hacer.

– ¡La leche! -se recordó en voz alta.

Estaba intentando abrir la nevera con una mano, mientras sostenía a Alice con la otra, cuando apareció Gray, bostezando y frotándose los ojos.

Se acercó a Clare y tendió los brazos.

– ¿La tomo en brazos?

Clare fue a decir que ya se las arreglaría ella sola, pero se calló, porque se dio cuenta de que no se las estaba arreglando demasiado bien y, ya que estaba despierto, bien la podía ayudar.

– Gracias -le dijo, al tiempo que le pasaba a Alice.

Clare lo miró encantada mientras paseaba a la niña de un lado a otro de la cocina, apretándola contra su fuerte pecho, para que se tranquilizara. Llevaba puesta una camisa de color azul y unos pantalones cortos. Aunque lo veía todo un poco borroso, a Clare no se le pasaron desapercibidas sus fuertes piernas.

Para cuando tuvo el biberón listo, Gray ya había conseguido tranquilizar a la niña con sus paseos.

– ¿Por qué no le das el biberón? -le preguntó, sin pararse a pensar que hacía solo unas horas se había prometido no pedirle ayuda en el cuidado de Alice-. Parece muy contenta contigo.

Gray se sentó en una silla y Clare le vio colocar a la niña contra su pecho con torpeza y tomar el biberón que ella le tendía con una mirada insegura. Era reconfortante ver cómo un hombre tan competente se sentía perdido con un bebé en brazos.

– Ponle el biberón en la boca -lo animó, con una sonrisa-. Ella sabrá lo que tiene que hacer.

En efecto, en cuanto le acercó la tetilla de goma a la boca, la niña se aferró al biberón y empezó a chupar con los ojos cerrados.

– Bueno, parece que era esto lo que quería -dijo Gray, y Clare se acercó para ver de cerca la inconfundible mirada de ternura con que contemplaba a Alice, relajada en sus brazos-. ¿Se despierta llorando todas las noches?

– No, pero no le gusta que le cambien sus horarios habituales -Clare se sentó en otra silla al lado de Gray y la niña, contemplándola con una mezcla de preocupación, cariño y sorpresa al ver lo rápido que había pasado del llanto más furioso a aquella expresión de beatitud-. Debería haber imaginado que se iba a despertar esta noche -se echó hacia atrás en la silla y se pasó los dedos por el pelo, con expresión cansada-. Siento que te hayamos despertado. La próxima vez te tendrás que poner una almohada sobre la cabeza.

– Tengo el sueño muy ligero -se limitó a decir Gray.

Alice ya parecía saciada, así que Gray le retiró el biberón y le limpió la boca con el pulgar.

– ¡Qué bien se te dan los niños! -dijo Clare, observando sus suaves movimientos-. Tal vez se deba a que eres muy tranquilo. Los niños saben muy bien cuando estás tenso o preocupado por algo. Tu corazón debe de latir de manera muy agradable y pausada.

Los ojos de Gray se posaron en ella un momento. Tenía el cabello enredado, los ojos enrojecidos por el sueño y no le pasó desapercibida la fresca piel de su cuello y la curva de sus senos, que dejaba entrever el suave y ligero material del camisón.

– No siempre -le dijo, secamente.

Demasiado cansada como para sentirse incómoda, apoyó la barbilla sobre una mano para observar a Alice. Enseñó a Gray como hacerla eructar y él lo consiguió a la primera.

– ¿Estás seguro de que no lo habías hecho antes? -le dijo, medio bromeando.

– Sí, pero uno de los primeros recuerdos que guardo en mi mente es el de mi madre dándole el biberón a Jack en esta cocina. Debía de tener unos cinco años.

Pippa había dicho que Jack tenía treinta y tres años, así que a pesar de ser tan temprano no le costó mucho calcular que Gray tenía treinta y ocho.

– Son bastantes años de diferencia -señaló Clare-. ¿Os lleváis bien?

– Cuando te crías en un sitio como este, tan aislado, no te queda más remedio que llevarte bien. Solíamos hacer muchas cosas juntos y cuando murieron nuestros padre nos pareció la cosa más normal del mundo dirigir juntos el rancho.

– No os parecéis en nada.

Clare había hablado sin pensar.

– No sabía que hubieras conocido a Jack…

– Y no lo conozco, pero he oído hablar a Pippa mucho de él. Parece maravilloso -le dijo, pensando en las historias tan divertidas que Pippa le había contado-. Cálido, gracioso, amable… -de repente, Clare se dio cuenta de lo que implicaban sus palabras y se puso roja-. Eh… pero no quiero decir que tú no lo seas…

Para alivio de Clare no pareció enfadado, sino más bien divertido.

– No, si tienes razón. Somos bastante diferentes. Jack ha sido siempre de trato mucho más fácil, pero también más intranquilo. Cuando era más joven siempre andaba metido en líos, aunque hay que decir que se las arreglaba muy bien para salir de ellos. A todo el mundo le caía bien.

– Pippa era así también, como nuestro padre: muy románticos y siempre dispuestos a vivir las aventuras más arriesgadas, que a veces salían mal, pero a nadie le importaba porque nos lo pasábamos de maravilla con ellos. Yo era la sensata de la familia. Mi madre murió cuando tenía trece años y supongo que enseguida me metí en su papel. Papá y Pippa solían tomarme el pelo, pero es que sentía que debía ocuparme de ellos. Nunca se las habrían podido arreglar solos.

– ¿Todavía vive tu padre? -preguntó Gray y ella negó con la cabeza.

– No. Murió hace siete años.

Gray frunció el ceño.

– Así que te has quedado sola.

Clare estaba mirando a la niña.

– No. Está Alice.

– La muerte de tu hermana debió de ser muy dura para ti.

– Sí -la mirada de Clare se perdió en la oscuridad de la noche-. Sí, cuando murió sentí que algo en mí moría también. Pippa era una persona tan vivaz, tan alegre. Todavía no me hago a la idea de que no va a volver a aparecer para decirme que ha pensado recorrer el mundo en un velero o irse a la selva. Siempre envidié la habilidad de Pippa para vivir al día. No planeaba nada para el futuro, ni le gustaba ahorrar. Hasta que conoció a Jack, lo único que quería era vivir peligrosamente.

– ¿Y qué querías tú?

– Seguridad -enrojeció al mirar a Gray-. Suena muy aburrido, ¿verdad? Papá siempre estaba cambiando de trabajo y cuando éramos pequeñas cada año estábamos en un colegio distinto. A Pippa eso le hizo convertirse en una trotamundos, pero yo añoraba echar raíces en algún sitio, así que en cuanto pude hacer frente a una hipoteca, me compré mi propia casa -continuó-. Pippa no podía entender cómo podía ser feliz trabajando para la misma agencia desde los veinte años, pero me gustaba volver todos los días a mi apartamento, tomar el mismo autobús cada día y encontrarme con la misma gente -Gray la miraba con una extraña expresión- Supongo que tú también me encontrarás aburrida -le preguntó con un cierto tono de desafío.

– No, no era eso lo que estaba pensando -le respondió, lentamente.

Por la mañana, cuando pensó en lo que habían estado hablando aquella madrugada, Clare se horrorizó. Debía de haber estado medio dormida y con las defensas bajas para permitirse el lujo de hacer unos comentarios tan estúpidos sobre Gray, los latidos de su corazón y lo bien que se le daban los niños. Si lo hubiera hecho a propósito, no habría sonado tanto como una mujer desesperada. Seguramente a esas alturas estaría pensando que había intentado ligar con él, y que le gustaban tanto los niños que estaba decidida a tener uno propio y lo había elegido como padre.

– Tendré que hacerle ver que soy una mujer a la que le gusta su trabajo -dijo a Alice, mientras le cambiaba el pañal-, y que si alguna vez pienso en tener un compañero, desde luego lo elegiré por algo más que la tranquilidad con la que lata su corazón -Alice movió las piernas en señal de apoyo y Clare le hizo cosquillas en la tripita-. ¿Así que tú crees que lo único que tengo que hacer es convencerlo de que no soy la típica mujer que se vuelve loca al ver a un hombre con un bebé en los brazos?

– ¡Ma! -dijo Alice, que Clare tradujo como un sí.

Preparó un saludo frío para cuando lo viera y se dirigió a la cocina con Alice en los brazos. Al llegar y ver que no había nadie se sintió muy decepcionada. No eran más de las siete y parecía que ya hacía mucho tiempo que se había ido.

Clare leyó la nota que le había dejado sobre la mesa y suspiró al saber que estaban cargando los camiones y regresaría un poco más tarde para tomar un tentempié. No había ningún comentario acerca de que debería haber estado haciendo el desayuno para él y los hombres, pero estaba segura de que lo había pensado. ¡Y ella que quería impresionarlo con su profesionalidad! Se dijo que no volvería a ocurrir y para compensar aquel fallo se puso a limpiar la cocina.

Tres horas más tarde, cuando regresó, Gray la encontró de rodillas, fregando el suelo, mientras Alice estaba entretenida con una taza de plástico y un cuenco lleno de agua.

– Veo que has estado ocupada -le dijo a modo de saludo, mientras miraba a su alrededor con las cejas levantadas.

Clare levantó la cabeza al oír su voz y al verlo apoyado en la puerta, más masculino que nunca, el corazón le dio un vuelco. Enfadada consigo misma se dijo que se trataba solo de la sorpresa.

Se sentó sobre los talones y se limpió el sudor de la frente con el dorso de la mano.

– ¿Acaso pensaba que iba a estar todavía en la cama? -le preguntó, con más acidez de la que hubiera deseado.

Si Gray lo notó, no se dio por aludido.

– No, pero tampoco pensaba encontrarte de rodillas.

– Estoy aquí para trabajar -le dijo, con voz altiva.

Gray no dijo nada, pero Clare creyó percibir una mirada divertida en su rostro y de repente se dio cuenta de la pinta que debía de tener con el pelo pegado a la cabeza, manchas de polvo en la cara y la camisa húmeda y sucia. Seguramente estaba comparando su estado lamentable con aquel otro tan diferente que tenía el día anterior cuando le había asegurado que estaba acostumbrada a trabajar duramente.

– ¿Por qué has vuelto tan pronto? -le preguntó, enfadada.

– Ya hemos terminado en los campos. Los chicos están tomando un tentempié y yo he entrado para hacer el té. Si no te importa que pise en tu suelo recién limpio, claro está.

Clare se preguntó por qué estaba tan segura de que se reía de ella, con lo serio que estaba. Se puso en pie, sintiéndose enojada, sin saber la razón

– Lo haré yo. Después de todo es mi trabajo.

– Veo que estás encantada con tu trabajo.

Con el sombrero ladeado se apoyó en uno de los muebles de cocina cercano a la puerta, cruzado de brazos. Tenía las botas polvorientas y las mangas de la camisa remangadas, dejando a la vista sus fuertes muñecas bronceadas.

Parecía relajado, pero a Clare no le pasó desapercibido el poder que emanaba de su cuerpo. Apartó los ojos para buscar té en uno de los armarios.

– No creo que «encantada» sea la palabra más adecuada en este caso -apuntó.

– Entonces, ¿cuál es la palabra adecuada?

Clare se encogió de hombros.

– ¿«Resignada»? -sugirió-. ¡No creo que fregar suelos sea mi trabajo ideal! ¡Estoy acostumbrada a un poco más de trabajo mental y un entorno mucho más agradable!

– Tú propusiste trabajar de gobernanta -señaló Gray.

– Porque era el único modo de poder venir aquí -replicó, sin pensar, pero al verlo fruncir las cejas se dijo que debería haber tenido un poco más de tacto-. De todos modos no te preocupes, pienso respetar mi parte del trato -se apresuró a añadir-. No me hubiera pasado toda la mañana de rodillas si no pensara hacerlo, tal y como prometí -su mirada se perdió un momento en el monótono paisaje que se contemplaba por la ventana-. Además tampoco hay mucho más que hacer aquí -añadió con un suspiro.

Gray se apartó bruscamente del mueble.

– Bueno, con un poco de suerte no tendrás que soportarlo durante mucho más tiempo.

Clare se dio rápidamente la vuelta.

– ¿Has hablado con Jack?-preguntó, ansiosa.

– No, pero he dejado un mensaje para él, así que se lo darán en cuanto se ponga en contacto con sus socios, que será uno de estos días.

Clare miró a Alice que, despreocupada por su futuro, estaba echando agua por el suelo.

– Esperemos que así sea -le dijo.

– Mientras tanto, como muy bien has dicho, estás aquí para trabajar de gobernanta -había un tono implacable en su voz que Clare no había oído antes-. Eso quiere decir que tendrás que hacer la cena de esta noche. Pan y carne fría será suficiente para comer, pero a los chicos les gustaría tomar algo dulce para el tentempié de las mañanas y las tardes. Tal vez, cuando termines con el suelo, podrías hacer una tarta o unas galletas.

Sonaba más a orden que a petición y Clare lo miro con incredulidad.

– ¡Pero todavía queda el resto de la casa por limpiar además de ocuparme de Alice! ¿Cuando me voy a poner a hornear dulces?

– Fuiste tú la que dijiste que no tenías nada más que hacer -dijo, injustamente tras recoger su sombrero-Estaré en la galería. Avísame cuando esté listo el té.

CAPÍTULO 4

– ¡YA ESTÁ bien! -exclamó Clare, al tiempo que ponía un sombrerito a Alice y colocaba a la niña en la sillita-. Vámonos de esta cocina.

Herida por la insinuación de Gray acerca de que al final no iba a poder arreglárselas, decidió probarle que podía ser la mejor gobernanta que había habido nunca en Bushman's Creek. En la despensa había encontrado los ingredientes necesarios, no solo para hacer un pastel de chocolate para aquella tarde sino también tortitas. Había terminado de limpiar la cocina y barrido el salón, y además había dado de comer a siete hombres y un bebé, así que después de recoger decidió que ya era hora de tomarse un descanso.

Fuera el aire era seco y caluroso. Tras dejar la casa, tan resguardada del sol, la luz le pareció tan intensa que tuvo que protegerse los ojos de la claridad. Al pie de las escaleras que bajaban del porche, Clare dudó qué dirección tomar. A un lado quedaba el riachuelo, casi seco, bordeado de algunos árboles. Al otro lado se encontraban las cocinas de los obreros flanqueadas por dos edificios largos y bajos que dedujo serían sus dormitorios, y pensó que tal vez por esa parte habría algo más interesante que ver.

Pero se equivocó. Encontraron una especie de molino de viento, cuyas aspas permanecían inmóviles, dos tanques de agua grandes, una torre de radio y otros hangares bastante deteriorados. Creyó haberlo visto todo, hasta que se encontró con un gallinero. Estuvieron observando un rato a las gallinas, pero enseguida se aburrieron. Todo le parecía tan marrón, tan pobre, tan aburrido.

Además hacía mucho calor. Y estaba todo lleno de moscas.

Se las apartó de la cara con un suspiro y se dirigió a los corrales donde estaba el ganado. Se oían muchos bramidos y gritos procedentes de allí, así que pensó que algo debía de estar pasando. De cualquier modo, sería algo distinto a las gallinas.

Al llegar se encontró con una escena de aparente confusión. Había tanto polvo que al principio le costó ver lo que estaba sucediendo. Después de un rato, lo que en un principio le había parecido una estampida, resultó ser simplemente que estaban cambiando al ganado de sitio.

En cuanto se aseguró de que iban en la dirección contraria a la suya, Clare se acercó más y distinguió a Joe y a un par de empleados que, a caballo, se aseguraban de que la manada no se dispersase, pero a Gray no lo vio.

Decepcionada se dio la vuelta camino de la casa pensando que tal vez el riachuelo habría resultado más interesante después de todo.

Solo había dado unos pasos cuando oyó el sonido de unos cascos detrás de ella. Se volvió y vio a Gray cabalgando sobre un enorme caballo castaño, con una mancha blanca debajo de la nariz. Al principio se asuste porque el animal no paraba de relinchar y mover la cabeza, pero pronto se tranquilizó al ver como lo dominaba, sujetando las riendas firmemente con una mano

– ¿Me querías para algo? -le preguntó y Clare se puso rígida.

– ¿Quererte? -repitió a la defensiva-. ¡Por supuesto que no! ¿Para qué iba a quererte?

– No lo sé. Eso es lo que he venido a averiguar -Gray se bajó del caballo-. Ben me dijo que te había visto en los corrales y pensó que podrías estar buscándome.

– Pues se equivocó -Clare estaba enfadada, más nerviosa de lo que quería admitir por la presencia de aquel hombre, por su competencia y su sonrisa, que no era una verdadera sonrisa, a juzgar por cómo la hacía sentirse-. No estaba buscando a nadie. Solo he salido a dar un paseo. ¿Tienes algo en contra?

– Solo que andes por ahí sin sombrero. Le has puesto uno a la niña. ¿Por qué no lo llevas tú?

– No tengo sombrero. Cuando hice la maleta no pensé en mi ropa. Supongo que imaginaba poder comprar uno aquí; antes, por supuesto de darme cuenta de que estaba a setecientos kilómetros de la sombrerería más cercana -añadió, con un toque de sarcasmo.

– Hay un montón de sombreros en la casa. Esta noche te buscaré uno -Gray se quitó el sombrero y se lo puso a Clare en la cabeza antes de que tuviera la oportunidad de protestar-. Mientras tanto será mejor que te pongas este.

El caballo volvió a relinchar y sacudió la cabeza para apartar a las moscas de sus crines. Parecía impaciente por seguir adelante, pero Gray no le prestó atención.

– Entonces, ¿qué te parece? -preguntó a Clare.

– ¿El qué? -inquirió con desconfianza.

– Bushman's Creek.

– Para ser sincera, no puedo entender por qué le gustaba tanto a Pippa -le dijo, con franqueza.

Gray miró a su alrededor como si tratara de ver las cosas a través de sus ojos.

– Supongo que es un poco distinto de Inglaterra.

Clare pensó en la calle donde vivía, bordeada de casas adosadas, sin ningún tipo de pretensiones, pero con el carácter que le imprimían la pintura de las puertas, ventanas y buzones, así como los diminutos jardines, cuidados con esmero. En primavera los cerezos estaban repletos de flores y en los atardeceres de verano podías tomarte una cerveza en la terraza del pub de la esquina. Le resultaba difícil imaginar un sitio más diferente de Bushman's Creek.

– Sí, un poco -le dijo, con un suspiro.

– No tardarás en acostumbrarte.

Gray acarició la nariz del caballo con gesto distraído y Clare se encontró así misma mirando aquellos largos dedos, completamente fascinada, pero enrojeció en cuanto se vio sorprendida y se apresuró a retirar la mirada.

– No me puedo imaginar habituada a esto -le dijo-. Todo es tan… intimidante. Hay demasiado de todo. Demasiado calor, demasiado cielo, demasiadas moscas… pero no suficiente que hacer ni que ver. Es simplemente, marrón, grande y monótono.

– No puedes juzgar negativamente Bushman's Creek después de un paseo de cinco minutos. Todavía no has visto nada. Espera a ver los lagos, las dehesas y los desfiladeros que hay al final. Espera a que llegue la temporada de lluvias en que los riachuelos se llenan de agua y la hierba te llega por la cintura. Entonces no creo que pienses que la finca está seca y vacía.

Clare lo miró, poco convencida.

– No creo que tenga la oportunidad -le dijo, altiva, aprovechando la ocasión para mostrarle que la noche anterior no había sido ella misma-. Sin duda alguna, Jack habrá regresado antes.

– Y tú no ves el momento de quitarte de encima el polvo de Bushman's Creek, ¿verdad?

– Bueno, la verdad es que no es el tipo de lugar que me gusta -le dijo-. ¡Y después de limpiar la cocina, espero no volver a ver polvo en mi vida!

Gray se quedó mirándola un momento como pensando si valía la pena discutir con ella, pero debió de pensar que no, ya que se volvió a subir al caballo, para fastidio de Clare.

– Si el único problema es el aburrimiento, será mejor que regreses al trabajo -le dijo, secamente-. Volveremos para tomar el tentempié dentro de una hora y media -Clare se quedó mirándolo, con el sol cegando sus hermosos ojos grises-. Y que no te vuelva a ver sin el sombrero -le dijo, y tras poner en marcha al caballo a golpe de espuela, se alejó cabalgando.

Clare lo observó alejarse hasta que lo vio desaparecer en una curva del camino y el polvo que había levantado se había vuelto a asentar; después se enderezó el sombrero y se dirigió a la casa.

– Pareces cansada.

Clare se sobresaltó al oír la voz ronca de Gray, mientras limpiaba la mesa, después de la cena.

– Estoy bien -le dijo, aunque le dolía todo el cuerpo. Tal vez le había dicho a Gray que estaba acostumbrada a trabajar duro, pero desde luego no tanto.

– Has hecho bastante por hoy -le dijo-. Ve a sentarte en la galería y yo te llevaré una taza de café.

La tentación era demasiado difícil de resistir.

– Muy bien -le dijo Clare, tras dejar el trapo, evitando mirarlo a los ojos.

Después de dejarse caer en una de las enormes sillas de paja que había en la galería y cerrar los ojos con un suspiro, se preguntó cómo iba a reaccionar ante Gray. Lamentaba haber sido tan sincera sobre la finca y no haber tenido un poco más de tacto. Después de todo, era el hogar de aquel hombre y se había portado con ella mucho mejor de lo que se merecía. No solo se había ocupado de Alice, sino que además se había preocupado de proporcionarle la silla y la cuna para la niña.

Pensó en el comportamiento tan irascible que había tenido aquella tarde. Su ansiedad por hacer ver a Gray que no estaba desesperada por encontrar a un hombre, como le parecía haberle dado a entender la madrugada anterior, había hecho que terminara por comportarse como una maleducada y una tonta. Así que Gray seguía teniendo una idea errónea de ella.

Clare dio un suspiro que terminó en bostezo. Consciente de lo poco amable que había sido con Gray, se había pasado toda la tarde nerviosa ante la perspectiva de volver a verlo. Hubiera entendido que la dijera que si tan poco le gustaba la finca lo mejor que podía hacer era marcharse; sin embargo, él se había comportado exactamente igual que siempre, lo que implicaba que no dejaba traslucir en absoluto lo que sentía o pensaba.

Por lo menos el pastel y las tortitas les habían gustado y, después de todo, no debía preocuparle lo que Gray pensara de ella, tan solo lo que pensara de Alice, y estaba claro que ya la había aceptado como parte de su familia. Aquella tarde, después de ducharse había bajado a la cocina y la encontró tratando de dar de comer a Alice con una mano y de pelar patatas con la otra.

– Déjame hacerlo a mí -se ofreció, mientras Alice le dedicaba una sonrisa de bienvenida.

Clare lo miró con desconfianza, reacia a incumplir su parte del trato mostrándose demasiado dispuesta a liberarse de parte del trabajo.

– No tienes por qué hacerlo… -empezó a decir, pero Gray la interrumpió.

– Me apetece nacerlo. También es sobrina mía y si se va a quedar aquí, será mejor que aprenda a hacer mi parte.

Era la primera vez que reconocía a Alice como hija de Jack y Clare sintió un tremendo alivio al oírlo. Quería mucho a la niña, pero estaba contenta de poder compartir la responsabilidad de su cuidado con alguien.

– Come muy mal -le advirtió, al tiempo que le pasaba la cuchara-. ¡Seguramente lamentará no haber esperado a ducharse después!

Alice tenía su propia cuchara, que no paraba de agitar en el aire y, a veces, intentaba meter en el plato; pero lo que más le gustaba era meter los dedos en el puré que Clare había hecho especialmente para ella. Clare estaba acostumbrada a verla después pringarse la cara y el pelo, pero hubiera apostado a que Gray no se esperaba encontrar nada parecido al ofrecerse a darle de comer. Sonrió al pensar en la tremenda sorpresa que se llevaría si pensaba que alimentar a su sobrina era simplemente cuestión de meterle una cucharada tras otra en la boca.

Tal y como esperaba, Alice se negó a comer y después de un rato, Gray miró a Clare con desesperación.

– ¿Crees que está comiendo algo? ¡Me da la sensación de que llevo yo casi todo el puré encima!

Le dejó tiempo para recuperarse mientras bañaba y vestía a Alice, pero antes de acostarla volvió a llevársela para que le diera las buenas noches. Alice tendió los brazos en cuanto lo vio y Gray la apretó contra sí, con tal expresión de ternura en el rostro que a Clare se le hizo un nudo en la garganta al verlo y tuvo que apartar la mirada.

Mientras recordaba aquello pensó que, a pesar de ser tan callado, en ningún momento resultaba un hombre anodino, y había algo intimidante en esa capacidad suya para el silencio y la tranquilidad, algo inquietante en sus inexpresivos ojos castaños. Y para colmo había descubierto que además era un hombre tierno.

Estaba pensando en la suerte que tenía Alice, cuando abrió los ojos y se encontró a Gray mirándola fijamente, con una expresión peculiar.

– Lo siento, no quería molestar -le dijo, al verla incorporarse de golpe. Dejó una taza de café sobre la mesa que tenían al lado-. ¿Estabas dormida?

– No -horrorizada de lo ronca que había sonado su voz, se aclaró la garganta-, solamente pensando.

– ¿En qué?

Gray apagó las luces, dejando solo la fluorescente que servía para ahuyentar los insectos de la casa. A veces se oían unos chasquidos y chisporroteos que indicaban que algún mosquito había caído en su trampa.

Cuando lo vio sentarse a su lado, Clare agradeció la oscuridad. Se preguntó qué diría Gray si supiera que había estado pensando en él y en lo que sentiría si la besara.

– ¡Oh, simplemente que Alice parece haberle tomado cariño! -dijo, en cambio, y se volvió para mirarlo en la oscuridad-. Se le dan bien los niños. ¿Ha deseado alguna vez tener alguno propio?

Gray pensó en la pregunta, echado hacia delante en la silla y con la taza de café entre las manos.

– La verdad es que nunca había pensado en ello -respondió finalmente-. Supongo que di por sentado que Lizzy y yo tendríamos niños en el futuro.

Clare sintió algo muy extraño en la boca del estómago.

– ¿Lizzy? -repitió, en un tono tal vez demasiado estridente-. ¿Quién es Lizzy?

– Una amiga mía -respondió Gray-. Sus padres viven cerca de Mathinson. Nos conocemos desde que éramos niños.

– Ah, así que fue tu primera novia -apuntó, temiendo parecer un poco entrometida.

– Sí, estuvimos prometidos durante un tiempo, hace unos años.

– ¿Qué pasó? -le preguntó con curiosidad.

– Nada dramático -respondió, mirándola de soslayo-. Los dos éramos muy jóvenes y Lizzy quiso ir a trabajar a Perth antes de que nos casáramos.

– ¿Y… y conoció a alguien allí?

– No, simplemente descubrió que le gustaba su trabajo y la vida de ciudad. Me dijo que no podía imaginarse viviendo aquí toda la vida y yo tampoco yéndome, así que decidimos volver a ser simplemente amigos. Nada trágico.

– ¿Pero… pero no te importó? -tartamudeó Clare, sorprendida por el desapego con el que lo había contado. Le parecía increíble que no le hubiera dolido.

– Nos separamos sin rencor, si es a eso a lo que te refieres. No podría sentir rencor por Lizzy, aunque quisiera. Es una de mis mejores amigas, lo ha sido siempre y lo será. Me alegra que tuviera el coraje de decírmelo antes de que cometiéramos un terrible error.

Nunca lo había oído hablar con tanta calidez. Clare sujetó su taza, sintiendo una extraña punzada. Parecía como si todavía estuviera enamorado de Lizzy.

– Tal vez cambie de opinión y decida volver contigo.

– No creo. Ya no. Ahora es una chica de ciudad. Tú deberías comprenderla mejor que nadie.

– ¿Yo? -preguntó, sorprendida.

– Tampoco estarías dispuesta a vivir aquí, ¿verdad?

– Pero yo no estoy enamorada de ti.

– Imagina que sí lo estuvieras y que fuera recíproco. ¿Estar enamorada te compensaría de las moscas, el calor y el aislamiento?

A Clare se le hizo un nudo en la garganta al darse cuenta de lo fácilmente que se lo podía imaginar. Si estuviera enamorada de Gray se sentarían juntos en la oscuridad y conocería el sabor de sus besos. Su sonrisa, sus manos y su cuerpo musculoso le resultarían familiares. Se sentiría segura si Gray la quisiera. Se despertaría cada mañana en su cama y sabría que siempre lo iba a encontrar a su lado.

Como también encontraría las moscas, la intimidante quietud y el monótono horizonte.

– Claro que no, pero yo soy extranjera y no he vivido aquí desde pequeña como ella.

– Razón de más para saber lo que significaría casarse conmigo -dijo Gray.

– Pareces siempre dispuesto a salir en defensa de ella -dijo Clare, y enseguida se dio cuenta del tono acusador que había empleado-. Debe de significar mucho para ti.

– Así es -respondió secamente.

Clare dedujo enseguida que todavía estaba enamorado de Lizzy y se preguntó cómo sería aquella mujer que le había robado el corazón y que él aún no había sido capaz de reemplazar, a pesar de los años que habían pasado.

– ¿Cómo es? -preguntó con curiosidad.

– ¿Lizzy? Es el tipo de mujer que ilumina los lugares en los que entra. Es cálida, generosa y muy sociable -Gray sonrió y Clare tuvo la sensación de que por un momento se había incluso olvidado de que ella estaba allí-. Nació para divertirse -continuó-. Esté con quien esté siempre se lo pasa bien -miró a Clare-. Te gustará. Le cae bien a todo el mundo.

Clare se sintió contrariada al oírle decir con tanta seguridad que Lizzy le caería bien. A ella nunca le habían gustado demasiado las fiestas y se preguntó si era una coincidencia o estaba puntualizando a propósito lo diferentes que eran.

– Si le gustan tanto las fiestas, entiendo que no quisiera vivir en el rancho -dijo, deseando sonar fría, más que contrariada-. Es una pena no poder asegurarnos de que nos enamoramos de la persona apropiada, ¿verdad? Tú necesitas a alguien hogareño y con los pies en la tierra, que disfrute con las tareas de la casa.

– ¿Ah, sí? -exclamó Gray-. ¿Y tú qué necesitas, Clare?

La mirada de Clare se perdió en la oscuridad. Todo estaba en silencio, y solo se oían los sonidos producidos por los insectos al ser atrapados por la lámpara fluorescente. Había intentado con todas sus fuerzas no pensar en Mark. Parte de ella deseaba mantener sus sentimientos en silencio y otra parte añoraba hablar sobre él, simplemente decir su nombre en alto. Gray le había hablado sobre su amor frustrado, así que tal vez era justo que ella le hablara sobre el suyo.

– Necesito a alguien que no puedo tener.

– ¿Por qué no?

– Bueno, la historia de siempre -dijo, tratando de quitarle importancia a las cosas, pero sin poder ocultar la amargura que delataba su voz-. Cometí el error de enamorarme de un hombre casado.

– Ya.

La voz de Gray no delató ningún tipo de sentimiento, pero ella volvió enseguida a la defensiva.

– ¡No lo sabía! -gritó-. Había cumplido los treinta y ya no esperaba enamorarme -juntó las manos sobre el regazo y trató de que su voz sonara tranquila-. Tenía mis amigos, mi apartamento, mi trabajo y era feliz, hasta que un día Mark entró por la puerta de mi despacho y fue como si todas las canciones de amor las hubieran escrito especialmente para mí -sonrió débilmente, recordando aquel maravilloso día-. Nos miramos y los dos supimos que queríamos estar juntos -observó a Gray, esperando encontrar en su rostro una expresión de incredulidad o desagrado, pero continuaba tomando el café y en la oscuridad era más difícil que nunca leer su expresión-. Mark tiene a su cargo una orquesta muy importante -continuó, tras un momento-, comimos juntos, en principio para hablar de una gira que estábamos organizando para la orquesta, pero terminamos hablando de nosotros mismos. Al día siguiente también comimos juntos, y cenamos… Había algo inevitable en todo aquello. No pude evitarlo -le dijo, como si suplicara su comprensión-. No había sentido nunca nada parecido por nadie. Mark era todo lo que yo deseaba -su voz estuvo a punto de quebrarse, pero se tranquilizó-. Pensé que estábamos hechos el uno para el otro.

– Pero entonces, ¿estaba casado?

Clare dejó caer los hombros.

– Sí, lo estaba. Tal vez debí haberlo supuesto, pero no fue así. Me sentía demasiado feliz para pensar -añadió con tristeza-. Cuando Mark me lo dijo, me pilló totalmente por sorpresa y me llevé un tremendo disgusto. Me sentí… -volvió la cabeza para otro lado, incapaz de describir cómo se había sentido-. Dijo que me quería y que su mujer y él se habían distanciado, pero tenían dos hijos pequeños. Yo no quería ser la responsable de una ruptura familiar, así que quedamos en que él intentaría salvar su matrimonio y trataríamos de ser buenos amigos, como Lizzy y tú, pero yo no creo que se pueda ser amigo de alguien a quien se ama.

– ¿Lo intentasteis? -preguntó Gray, con voz tranquila.

– Sí, claro que lo intentamos, pero creo que ambos estábamos seguros de que no funcionaría. Todavía tuvimos que seguir trabajando juntos, pero lo pasamos muy mal amándonos y sabiendo que lo nuestro no tenía futuro. Casi había decidido buscar otro trabajo, cuando Pippa regresó inesperadamente de Australia y entonces… Bueno, ya sabes lo que sucedió. La agencia para la que trabajo es pequeña y mi jefe fue muy amable conmigo. Sugirió que me tomara algún tiempo libre para pensar y recuperarme. Creo que siempre lo sospechó todo, aunque Mark y yo tratamos en todo momento de ser muy discretos en el trabajo. Tuve mucha suerte, porque me dijo que me guardaría el trabajo, así que pensé que era lo mejor que podía hacer, porque me repondría un poco de la muerte de Pippa, decidiría lo que era mejor para Alice y… me acostumbraría a no ver a Mark. Deseaba que tuviera una verdadera oportunidad de salvar su matrimonio.

Clare se encogió de hombros.

– ¿Y tú qué?

– Espero que cuando llegue el momento de marcharme ya haya conseguido olvidarlo un poco.

– Ahora entiendo por qué te encuentras fuera de lugar -le dijo, tras un largo silencio-. Aquí no hay nada de lo que tú quieres.

– Sí que lo hay. Quiero que Alice sea feliz. Lo deseo más que ninguna otra cosa en el mundo y creo que aquí puede serlo. Siento haber sido tan desconsiderada al hablar del rancho esta tarde. No es el lugar, soy yo. No estoy acostumbrada a esto.

– Alice lo estará. Es una Henderson y este será su hogar. Aquí crecerá feliz.

Clare se quedó mirándolo, sin poder dar crédito a sus oídos.

– Pareces muy seguro ahora de que Jack la aceptará como hija suya.

– Y lo estoy. Cuanto más la miro, más seguro estoy de que es de la familia -Gray se puso de pie-. Deberías dormir un poco. Tal vez no te sientas como en casa aquí, pero has trabajado muy duro y te lo agradezco mucho.

Le tendió una mano para ayudarla a levantarse y a Clare le sorprendió lo poco que dudó en aceptarla. Los dedos masculinos fuertes y cálidos se enlazaron con los suyos, y la alzó sin ningún esfuerzo. Clare tuvo que contenerse para no aferrarse a ellos.

– Gracias -le dijo, con una sonrisa tímida, cuando la soltó.

– No te preocupes por Alice. Estará bien. Jack y yo nos quedaremos con ella y podrás regresar a casa. Tal vez al final las cosas se arreglen entre Mark y tú.

De pie en la galería, con la complicidad de la oscuridad y sintiendo aún en la mano el cosquilleo que le había producido su contacto, Clare pensó que nunca se había sentido tan lejos de Mark.

– Tal vez -se limitó a decir.

La conversación en la galería marcó un rumbo nuevo en su relación con Gray. Ya lo sabía todo de ella, así que no tenía que fingir. Solo tenía que esperar el regreso de Jack y, mientras tanto, apartar todos los pensamientos tanto del presente como del futuro de su mente.

Le resultó más fácil de lo que había pensado, porque los días en el rancho fueron pasando sin darse cuenta. Clare limpiaba, cocinaba y regaba las plantas de la galería. Tal vez una vez despreció esa rutina, pero mientras colgaba pañales o alimentaba a las gallinas, se llegaba a olvidar de que en un tiempo solo le gustaban los trabajos que le producían un estímulo intelectual en una agitada oficina y se pasaba los días inmersa en una actividad frenética, concertando citas de trabajo y corriendo de una reunión a otra.

Había veces en que su vida londinense le parecía muy remota, como si fuera algo que le hubiera sucedido a otra persona. En Bushman's Creek no había un montón de teléfonos que sonaran a todas horas, ni mensajes apareciendo continuamente en el ordenador con problemas que debía solucionar urgentemente. Solo se oían los gritos de los grajos cerca del río durante el día, los zumbidos de los insectos por la noche y las pisadas de Gray, dejando sus huellas polvorientas sobre la galería.

A veces hasta se le olvidaba por qué estaba allí. No había llegado ningún mensaje de Jack y, después de dos semanas, dejó de preguntar a Gray si sabía algo de su hermano. Ya no parecía importarle demasiado, porque Alice se había adaptado muy bien, adoraba a Gray y Clare estaba encantada de compartir sus cuidados con él cuando se ofrecía. Le enseñó a bañarla, hacerla eructar, esterilizar sus biberones y tranquilizarla cuando se echaba a llorar. Gray siguió incluso intentando dar de comer a su sobrina, aunque ella continuaba negándose a colaborar.

Poco a poco Clare se fue relajando por primera vez desde la muerte de Pippa. En Bushman's Creek se sentía más cerca de su hermana. Nunca le gustaría aquello tanto como a ella, pero por lo menos ya no le desagradaba.

Por la noche se sentaba con Gray en la galería y escuchaban los sonidos de la noche. Era capaz de estar callado largo rato y ella lo espiaba por el rabillo del ojo, intrigada por el control que tenía de sí mismo.

Clare se sorprendió al darse cuenta de que pensaba cada vez menos en Londres y más en Gray, en el tipo de persona que era y la vida que llevaba. A veces hasta se preguntaba si alguna vez buscaría a otra mujer para que compartiera con él la vida en el rancho, pero no se atrevía a preguntárselo y Gray nunca tocaba el tema.

CAPÍTULO 5

– ¿ESTÁS OCUPADA? Clare dejó el rodillo de amasar sobre la mesa y miró a Gray, sorprendida.

– No mucho -le dijo, al tiempo que se limpiaba las manos llenas de harina en el delantal-. ¿Por qué?

– Necesito hablarte de algo.

Lo había visto preocupado desde su regreso de Mathinson hacía un par de horas. Le había traído las compras que le había pedido, pero no había sido capaz de entablar una conversación con ella, y se había apresurado a marcharse. En ese momento le parecía incluso más reservado de lo normal.

– No suena nada bien -le dijo, con un tono de voz lo más despreocupado que pudo-. Espera un momento que meta esto en el frigorífico -dejó la masa en la nevera y se quitó el delantal antes de volverse hacia Gray-. ¿De qué se trata?

– Vayamos a dar un paseo. Se está muy bien cerca del riachuelo a estas horas.

Clare dudó.

– Alice está dormida.

– No vamos muy lejos, y además Joe andará por aquí. Le he pedido que arregle esa ventana, así que la oirá si llora.

– De acuerdo -Clare se puso el sombrero vaquero que Gray había insistido tanto en que llevara cada vez que saliera, aunque solo fuera a dar de comer a las gallinas.

Mientras bajaban las escaleras del porche, Clare pensó en cómo se había familiarizado con cosas que le parecían tan extrañas hacía sólo dos semanas. Se había acostumbrado al brillo de la luz, al permanente azul del cielo, al intenso calor que la golpeaba cada vez que salía de la sombra, y hasta se estaba acostumbrando a la tranquila y callada presencia de Gray.

Pero no a su sonrisa. Clare no creía que pudiera acostumbrarse nunca. Siempre la pillaba desprevenida y contenía la respiración mientras se le formaban aquellas arruguitas en el contorno de los ojos y le brillaban los dientes de un blanco perfecto.

Caminaron en silencio por la cabecera del riachuelo, oyendo el crujido de las hojas secas bajo sus pies.

– Esta mañana recogí el correo en Mathinson -dijo, finalmente-, y había una carta de Jack.

– ¿De Jack?

Clare se dio cuenta de que prácticamente se había olvidado de Jack y de todo el interés que tenía en encontrar al padre de Alice para que empezara una nueva vida con él. A las orillas de aquel riachuelo se sentía casi como en un sueño, paseando tranquilamente con Gray, pero, por desgracia, la realidad se había colado de repente.

– ¿Y… y qué dice en ella?

– Solo que en el último momento tomó la decisión de ir a comprar toros a Argentina en vez de a Texas, y una vez allí piensa quedarse una temporada.

– ¿Así que no recibió ninguno de tus mensajes?

– No.

Clare hizo un esfuerzo por sobreponerse, consciente de que debía estar contenta de haber recibido esa carta, en vez de desear que nunca hubiera llegado. Se preguntó por qué lamentaba tanto que significara que ya no faltaba mucho para que dijera adiós a Alice y Bushman's Creek. Tenía que suceder algún día y tal vez cuanto antes mejor.

– ¿Te manda alguna dirección en la que puedas ponerte en contacto con él? -preguntó, tratando de sonar práctica.

Gray negó con la cabeza.

– Está viajando, pero no dice por dónde. Lo único que menciona es que necesita romper con todo por un tiempo -Clare le vio fruncir el ceño, mientras doblaba la carta-. Soy consciente de que no podía saber que usted iba a venir con Alice, pero no es propio de él hacer algo así.

– ¿Y… y dice cuándo piensa regresar?

– No hasta después de la temporada de lluvias.

– ¿Y eso cuándo será?

Se volvió para mirarla.

– No hasta dentro de cinco meses, por lo menos.

– ¡Cinco meses! -Clare lo miró, consternada, al darse plena cuenta de lo que implicaba la carta de Jack-. Cinco meses… -repitió, más despacio.

– Lo siento, Clare.

– Tendré que marcharme a casa -le dijo, sin mirarlo. Todo el esfuerzo que le había supuesto traer a Alice y adaptarse a aquella tierra no había servido de nada.

Gray dudó.

– Podrías quedarte -sugirió Gray.

– Solo durante dos meses más. Tengo una visa válida solo para tres meses y las leyes australianas son muy estrictas.

– No si estás casada con un australiano -Clare se quedó mirando fijamente al suelo, hasta que levantó la cabeza muy despacio para mirar a Gray, con los ojos muy abiertos, consciente de lo que parecía estar sugiriéndole-. Podrías casarte conmigo.

Incapaz de hablar, lo único que pudo hacer fue permanecer allí sin moverse, aturdida, mientras en el silencio que la rodeaba parecía resonar el eco de las palabras de Gray.

Clare se humedeció los labios.

– ¿Casarme contigo? -consiguió decir finalmente, segura de no haber oído bien.

– Siendo mi esposa tendrías derecho a permanecer en este país.

– ¡Pero… pero tú no te quieres casar conmigo!

Le pareció notar un cambio de expresión en sus ojos, pero pasó tan rápido que no pudo interpretarlo.

– Estoy tratando de dar una solución práctica al problema -le dijo-, porque creo que Alice es lo que más importa. Está feliz y se ha adaptado bien. No creo que fuera bueno para ella volver a Inglaterra y regresar cuando, finalmente, aparezca Jack. No estoy diciendo que vayamos a estar casados toda la vida. Tan pronto como regrese Jack y se aclare el futuro de Alice, nos separaremos y podrás regresar a tu trabajo en Inglaterra, como habías planeado.

– No… no sé -tartamudeó Clare. Le daba vueltas la cabeza solo de pensar en casarse con él.

– ¿Cuál es el problema? -le preguntó.

Clare lo miró, un poco desesperanzada.

– Todo, en realidad… No me puedo creer que sea tan fácil casarse y después separarse cuando nos convenga.

– No veo por qué no -dijo Gray-. Los dos sabemos que se trata simplemente de un acuerdo práctico. No será muy romántico, pero no tiene por qué serlo tampoco.

Clare pensó en Mark y en cómo había soñado casarse con él un día y se preguntó cómo podría haber imaginado que se iba a terminar casando con un hombre tan diferente a él.

Mientras trazaba con el dedo un dibujo invisible en el tronco de un árbol, preguntó:

– ¿Y Lizzy?

– ¿Qué pasa con ella?

– Todavía la amas.

Gray volvió la cabeza para mirarla. En sus ojos había una expresión enigmática.

– ¿Ah, sí?

Se hizo un largo silencio y al final fue Clare la que miró a otro lado.

– ¿Qué pasa si cambia de opinión y averigua que te has casado?

– Eso no va a suceder -le respondió tranquilamente-. Lizzy está comprometida con un hombre que conoció en Perth, así que no va a regresar ahora.

Clare no estaba segura de si aquello la hacía sentir mejor o peor.

– Ya -dijo, lentamente.

– Lizzy no tiene nada que ver con esto. Lo único que ocurre es que ni usted ni yo podemos casarnos con la persona que queremos y ninguno de los dos esperará nada de este matrimonio aparte de una solución práctica al problema que tenemos.

– Pero el problema es sólo mío -se sintió obligada a puntualizar Clare-. ¿Por qué ibas a casarte con una mujer a la que apenas conoces?

– Por Alice. Es de mi familia y los Henderson miran por los de su propia sangre. Creo que sería mejor que te quedaras con ella hasta que regrese Jack, y si casarnos es la única manera de conseguirlo, eso es lo que haré. Además resuelve el problema práctico de tener a alguien que la cuide durante el día. Si tú no estuvieras tendría que buscar una persona para que se ocupara de ella, y es difícil encontrar una buena gobernanta.

– ¿Quieres decir que te casarías solo por tener la casa limpia y la comida preparada? -le preguntó Clare, con acritud.

– No -le respondió, mirándola a los ojos-. Pero si lo haría por Alice. No es como si fuera a ser para siempre. Ya sé que este no es el tipo de lugar en el que quieres vivir, pero Londres te estará esperando todavía cuando vuelva Jack. Solo serán unos meses y tú misma dijiste que querías alejarte de tu entorno por un tiempo. ¿Por qué no estar aquí con Alice?

– ¿Por qué no? -dijo Clare, casi como si estuviera hablando consigo misma-. Será más barato que viajar… ¡Oh, pero qué ridiculez! -se alejó, como impulsada por lo absurdo de la situación-. No me puedo creer que de verdad esté pensando en casarme con un hombre al que ni siquiera he…

Clare se detuvo bruscamente, como si de repente se encontrara al borde de un abismo.

– ¿Al que ni siquiera has besado? -terminó de decir Gray por ella y dio unos pasos para poder estar a su altura y mirarla a los ojos-. ¿Es eso lo que ibas a decir?

Casi se le cortó la respiración al darse cuenta de lo cerca que estaba de ella.

– Sí -dijo muy bajito, queriendo sonar fría y tranquila, aunque era consciente de lo deprisa que le latía el corazón.

– Eso tiene fácil remedio, ¿no te parece?

Clare no pudo responder, solo fue capaz de permanecer allí de pie, inmovilizada por la luz de aquellos ojos, mientras muy dentro de ella tomaba vida una mezcla de anticipación y terror ante la fuerza de aquel traicionero deseo.

Sin prisas, Gray le quitó el sombrero y lo dejó caer sobre un tronco que había a su lado. Después se quito el suyo, lo sostuvo en una mano mientras con la otra acariciaba la mejilla de Clare, antes de deslizar suavemente los dedos bajo sus sedosos cabellos oscuros.

Clare los sintió, cálidos y fuertes en su nuca y temblorosa le dejó que la atrajera contra él y buscó apoyo en su pecho. Gray examinó su rostro durante largo rato con una expresión en los ojos que estuvo a punto de hacer que se le parara el corazón, y después la besó,

Clare creyó haber dejado de sentir la tierra bajo sus pies y cerró los ojos, mitad aterrorizada y mitad entusiasmada ante la intensidad de lo que sentía con el primer roce de sus labios. Era como si un rayo de sol hubiera atravesado la sombra, inundándola con una luz cegadora que reduciendo el mundo a su alrededor a un mero borrón, solo le hubiera dejado la capacidad de sentir el calor de Gray, el sabor de su boca y la suavidad de sus labios explorando los de ella con un efecto tan dulcemente devastador.

Con el sombrero aún en la mano, Gray le rodeó la cintura e intensificó su beso. Clare se fundió con él, sintiéndose tan ligera como si no tuviera huesos, mareada de placer, impotente bajo el agradable tormento de sus labios y, cuando él levantó la cabeza, Clare no pudo reprimir un gemido de protesta.

La volvió a apretar contra él, en respuesta, antes de soltarla de mala gana.

– Ahora piensa en casarte conmigo -le dijo.

Clare lo miró medio mareada, sin saber lo grandes y oscuros que se veían sus ojos, ni lo tentadora que temblaba su boca. Se sentía flotar, como si careciera de cuerpo e incapaz de moverse, mientras sus sentidos le recordaban lo que había experimentado mientras Gray la besaba, hasta que de repente tomó plena conciencia de lo que la rodeaba: todo estaba en silencio, hacía calor, no corría ni una ráfaga de viento y olía a una mezcla de polvo, corteza y hojas secas. Vio la luz cegadora, más allá de la sombra en la que se encontraban y sintió el movimiento de la tierra bajo sus pies.

De repente las ramas sobre su cabeza parecieron despertar a la vida cuando una bandada de pájaros remontó el vuelo y el hechizo se rompió. Consciente de que las piernas no la iban a sostener, Clare se dejó caer sobre el tronco y sacudió la cabeza, como para recuperar la lucidez.

– No necesitas tomar una decisión de inmediato -le dijo, malinterpretando el gesto.

– No estaba diciendo que no -dijo Clare, haciendo un tremendo esfuerzo para recuperarse-. Quería decir… no estoy segura de lo que quería decir -confesó, con impotencia, mientras se preguntaba qué demonios le sucedía a ella, Clare, famosa en su trabajo por mantener siempre la compostura y ser capaz de salir de cualquier crisis. No había sido más que un beso, y ni siquiera largo o demasiado apasionado. No había razón para sentir como si el mundo estuviera dando vueltas a su alrededor-. Tendré que pensarlo -dijo.

– Por supuesto -mientras se ponía el sombrero con calma, Gray no quitó los ojos de su rostro arrebolado-. Puedes tomarte el tiempo que necesites. Ahora tengo que volver al trabajo -le dijo, y al ver que Clare no decía nada se dio la vuelta para marcharse-. Cuando hayas tomado una decisión -le dijo, mientras se alejaba-, házmelo saber.

Clare observó la cuna que Joe había restaurado, haciendo que casi pareciera recién comprada. Con un colchón nuevo resultaba perfecta. Acarició los bordes con el dedo y deseó que Alice no estuviera dormida, para tomarla en sus brazos y estrecharla. A veces, como en aquel momento, cuando miraba a la hija de Pippa, la quería tanto que casi le dolía. Se sentía capaz de hacer cualquier cosa por ella.

Incluso casarse con Gray Henderson.

No había tenido que pensárselo mucho, después de todo, porque no había otra alternativa. La ley decía que solo podía pasar tres meses en Australia y no podía permitirse marcharse y regresar para obtener otra visa, e incluso si pudiera no estaba segura de que las autoridades se lo permitieran. Sin duda el matrimonio era su única opción y Gray el único marido posible.

No estaba segura de por qué la idea de casarse con él la ponía tan nerviosa. No era desagradable ni feo. En realidad, tal vez sería más fácil si lo fuera.

El recuerdo de su beso la hizo estremecerse. Si no la hubiera besado. Si pudiera dejar de recordar lo que había sentido al besarlo.

Confundida por su propia reacción, Clare no había parado de dar vueltas toda la noche. No creía que pudiera estar bien besarse de ese modo, cuando los dos estaban enamorados de otra persona. No entendía por qué habían sentido algo tan intenso. Gray no lo había admitido, pero estaba claro que aún amaba a Lizzy. Y además estaba Mark… Mark al que ella había amado tan intensamente, segura de no poder amar nunca a nadie de aquel modo.

Pero cuando trató de recordar el rostro de Mark, tan solo pudo ver a Gray de pie delante de ella, con el ala del sombrero ocultándole el rostro y esa sonrisa enigmática en su boca. Gray con sus inexpresivos ojos castaños, su paso lento y su cuerpo musculoso.

El hombre con el que se iba a casar.

Clare permaneció todavía largo rato mirando la cuna, respiró profundamente y salió en busca de Gray.

Estaba en la galería, tal como había imaginado, apoyado en la barandilla y mirando a las estrellas que, como todas las noches, poblaban el cielo. Clare podía distinguir su figura, pero cuando se dio la vuelta, se dio cuenta de que no veía la expresión de su rostro. Pensó que había sido una tonta al ponerse tan nerviosa por lo que le tenía que decir, y se alegró de no haber esperado hasta la mañana para nacerlo. Era el tipo de conversación que resultaba más fácil tener en la oscuridad.

Fue a apoyarse a su lado en la barandilla, y contemplaron juntos las estrellas un rato, sin mediar palabra. Todo estaba en silencio y por suerte hacía fresco, después del intenso calor diurno. Al mismo tiempo que se dejaba invadir por la paz de la noche, sus dudas empezaron a desvanecerse.

– He estado pensando en lo que dijiste ayer -comenzó, sin dejar de mirar al cielo- ¿Todavía sigue la oferta en pie?

Gray se volvió para mirar su rostro, pálido y luminoso bajo la luz de las estrellas.

– Sí.

– Entonces, me gustaría aceptarla, aunque sé que no es el modo en que ninguno de los dos desearíamos contraer matrimonio -se apresuró a decir, para que no pensara que quería que la abrazara o fingiera una alegría que no sentía-. Sin embargo quisiera poner una condición.

Gray se puso en guardia.

– ¿Cuál?

– Creo que deberíamos firmar un documento legal por el que quedara claro que yo no puedo reclamar nada cuando me vaya. No quiero que pueda parecer que me voy a beneficiar económicamente por casarme contigo. En tu caso no ibas a obtener ningún provecho -añadió con ironía-, porque no poseo ningún bien.

– Yo no diría eso -le dijo, mirándola intensamente a los ojos.

Clare se dio cuenta de que estaba enrojeciendo, sin saber por qué.

– Aparte de mi habilidad con una escoba y un recogedor, por supuesto -le dijo, con una sonrisa nerviosa.

– No estaba pensando precisamente en eso -Gray se volvió a mirar el perfil de los gomeros contra la oscuridad del cielo-. Podemos firmar un documento legal, si piensas que es necesario. Hablaré con mi abogado sobre ello y tal vez podamos hacer un viaje hasta Perth para firmarlo. Sí, de todos modos sería buena idea ir a Perth, porque querrás comprar un vestido de novia, y además podríamos adquirir los anillos y cualquier otra cosa que Alice y tú vayáis a necesitar.

– ¿Te parece necesario gastar dinero en un vestido de novia? En realidad no va a ser una boda de verdad.

– Nosotros lo sabemos, pero de cara al resto de la gente debe ser absolutamente convincente. Será más fácil que las autoridades se cuestionen nuestro matrimonio si no celebramos una boda como Dios manda, con vestido, fotos e invitados. Me temo que tendremos que invitar a toda la gente del distrito y actuar un poco.

– No había pensado que habría otra gente implicada -confesó-. ¿No van a pensar todos que es un poco raro que hayas decidido casarte conmigo de repente?

– No creo que les parezca extraño, porque para cuando nos casemos ya llevarás aquí casi dos meses, y habremos estado viviendo solos en la casa todo ese tiempo. Lo más natural sería que nos enamoráramos.

Clare sintió que el rubor coloreaba sus mejillas y agradeció la oscuridad.

– Supongo que ellos no van a saber lo que sentimos en realidad.

– No, y tienen que seguir sin saberlo -le dijo Gray-. Ya has visto la cantidad de gente que pasa por aquí, por una u otra razón, así que no podemos permitirnos que nadie sospeche que no se trata de un matrimonio de verdad. Vamos a tener que fingir. ¿Crees que podrás hacerlo?

– Podré, si puedes tú -de repente lo asaltó una duda-, a no ser que…

– ¿Qué?

– Nada -se apresuró a decir.

– Dímelo -se incorporó en la barandilla, con el ceño fruncido.

– Bueno, solo que… hay una cosa que… -incapaz de mirarlo a los ojos, se concentró en uno de sus dedos con el que estaba trazando una línea imaginaria en la barandilla, preocupada sobre cómo preguntarle si se quería acostar con ella o no. Se sintió estúpida, ante tal preocupación porque, al fin y al cabo, los dos eran adultos y después de respirar profundamente decidió hablar antes de arrepentirse-: Me preguntaba si pensabas… si estabas pensando… que nosotros… -sintiéndose incapaz de continuar, se calló y empezó de nuevo-. Creo que estoy tratando de preguntarte cómo de casados exactamente vamos a estar -miró a Gray-. Ya sabes lo que quiero decir.

– Sí, ya sé lo que quieres decir -le dijo y después le apartó un mechón detrás de la oreja-. ¿Cómo de casada te gustaría estar, Clare?

– No… no estoy segura -le confesó.

– Entonces esperaremos hasta que lo estés -le dijo con calma-. Es decisión tuya.

– Pero, ¿y si fuera decisión tuya?

Una sonrisa le iluminó el rostro.

– Yo soy un hombre, Clare, no una máquina y tú eres una mujer muy atractiva. Si queremos que nuestro matrimonio sea convincente tendremos que compartir la alcoba y no me extrañaría que bajo esas circunstancias hiciéramos muchas otras cosas -se encogió ligeramente de hombros-. No hay prisa en tomar la decisión. ¿Por qué no te lo piensas?

– No quiero pensarlo -Clare se volvió para mirarlo-. Estoy harta de pensar. Nos vamos a casar y será más fácil para los dos si nos comportamos de la manera más normal posible. Somos adultos y libres, así que no veo ninguna razón para que no… ya sabes…

– Sí, lo sé -le dijo, gravemente, aunque Clare estaba convencida de haber detectado cierto tono humorístico en su voz. Trató de no darse por aludida y continuó.

– Tal vez resulte extraño hablar de ello así en frío, pero quizás podríamos hacer lo que hace la gente normal. Podríamos tratar de olvidar que es por el bien de Alice y simplemente… conocernos.

Gray sonrió y tomándola por la cintura, la atrajo suavemente hacia sí.

– ¿De este modo? -le sugirió.

– Sí -respondió Clare, notando que le empezaba a faltar el aire. Ella misma lo había sugerido y era lo que de verdad deseaba, pero no estaba preparada para la intensa reacción de su cuerpo ante el tacto de los dedos masculinos a través de la fina tela de su vestido, ni para la manera en que se le había acelerado el pulso-. Podríamos… fingir que… nos estamos enamorando y ver hasta donde nos lleva eso -le dijo, con la voz cada vez más entrecortada, a medida que Gray bajaba la cabeza para casi… rozarle los labios.

– Finjamos -aceptó, y salvó el poco espacio que quedaba entre ellos.

Clare dejó escapar un suspiro y, tras separar los labios bajo los de Gray, deslizó los brazos alrededor de su cuello, abandonándose al placer embriagador que le producía explorar su boca. Como a la deriva en un torbellino de sensaciones, sintió que se licuaba, que los huesos se le convertían en miel y se apretó más contra él, embrujada por el encantamiento del beso que los tenía esclavizados. Era como si este poseyera voluntad propia, de manera que ninguno de los dos pudiera liberarse, aunque así lo hubiera deseado.

Nunca supo cuánto tiempo habían estado besándose bajo la oscuridad que reinaba en la galería, pero le pareció que aquel beso duraba una eternidad y al mismo tiempo había terminado demasiado pronto. Gray le tomó el rostro entres sus largos y fuertes dedos y se fue separando lentamente de ella con suaves besos, hasta terminar con uno muy rápido en los labios. Después levantó la cabeza y, casi sin aliento, se miraron durante largo rato a los ojos.

– Aunque solo finjamos estar enamorados, te diré que no he parado de pensar en ello desde que me besaste ayer.

– Aunque solo estemos fingiendo -le contestó Gray, con una sonrisa- yo llevo pensándolo desde hace mucho más tiempo. Vamos -la soltó-. Te acompañaré a tu habitación.

Aquello se convirtió en una rutina diaria: por el día, Gray la trataba como había hecho siempre. Clare era solo la gobernanta y él, el dueño del rancho. Ninguno de los trabajadores hubiera adivinado que cuando se marchaban a sus dormitorios, tras la cena, Gray la tomaba de la mano para llevarla a la galería y besarla a la luz de las estrellas.

Clare se repetía a sí misma que solo estaban haciendo lo acordado: conocerse, fingir ser una pareja normal para que también pudieran fingir ser un matrimonio normal, pero a medida que pasaban los días se sentía más nerviosa, al darse cuenta del efecto devastador que el más mínimo roce de Gray tenía en ella. Pensaba continuamente en él, en su boca, sus manos y la poderosa masculinidad de su cuerpo.

A veces miraba a Gray y la inundaban los recuerdos de sus besos, y el deseo era tan fuerte que la dejaba mareada y casi sin respiración. Clare sabía que solo se trataba de una fuerte atracción física, pero le impedía concentrarse en nada que no fuera un estremecimiento de anticipación cuando caía la noche. Esperaba con ansiedad el momento en que Gray la sentaba sobre sus piernas, aunque cada vez que ocurría una voz dentro de ella le advertía de lo fácil que le podía resultar olvidarse que no se trataba de algo verdadero. Gray nunca lo olvidaba. Era él quien ponía fin a los besos y la escoltaba educadamente hasta su habitación. Frustrada se decía que si fueran una pareja de verdad no la dejaría en la puerta de la alcoba con un casto beso de buenas noches. «Tú decides» le había dicho, y el eco de sus palabras resonaba en los oídos de Clare mientras colgaba la ropa y daba de comer a las gallinas. Lo único que tenía que hacer era decírselo. No tenían por qué hacer un mundo de ello porque ambos eran libres y se habían comprometido a pasar juntos unos meses. ¿Por qué no iban a dar rienda suelta a la atracción física que existía entre ellos? No tenía por qué significar nada. Sería un modo de sacarle el mayor provecho posible a una situación que de todos modos era extraña.

Ensayó todos los modos posibles de decir a Gray que ya se había decidido. Era muy importante dejar claro que en lo concerniente a ella era una cuestión simplemente física. Le diría que no tenía por qué preocuparse por que ella se fuera a implicar sentimentalmente, se trataría tan solo de una aventura pasajera y no esperaba nada de él.

Pero, en cuanto Gray la tomó en sus brazos aquella noche, todos los argumentos que tan cuidadosamente había escogido se desvanecieron, quedaron olvidados en la estremecedora excitación que se apoderó de ella. ¿Cómo iba a poder hablar cuando los labios de él atrapaban los suyos, cuando sus manos le recorrían los muslos, bajo la falda, con cálida insistencia? ¿Cómo podía pensar cuando estaba humedeciendo la piel de su cuello con unos besos lentos, suaves y seductores?

– Será mejor que lo dejemos mientras podamos -murmuró Gray, mientras ella dejaba caer la cabeza hacia atrás, incapaz de reprimir un gemido de placer.

– No -susurró. Era lo único que podía decir después de todos los discursos que había preparado-. No… no pares -musitó, con voz entrecortada-. No quiero parar.

Gray dejó de acariciarla de repente y se quedó mirándola en silencio antes de ponerse de pie. Clare se sintió abatida. ¿No la deseaba? ¿La iba a rechazar? ¿Acaso pensaba que era mejor esperar hasta que se conocieran mejor?

Se preparó para hablarle con todo el tacto del que fuera capaz, pero cuando Gray le tomó la mano para guiarla a través del oscuro pasillo, no se detuvo en la puerta de la habitación donde ella dormía con Alice para darle las buenas noches, como había hecho hasta entonces, sino que la llevó a su dormitorio.

– ¿Estás segura, Clare? -le preguntó.

La anticipación la hacía temblar y los latidos de su corazón le retumbaban en los oídos, pero consiguió sonreír. Después levantó las manos y las apoyó en el musculoso pecho masculino de Gray.

– Estoy segura -respondió, suavemente.

Gray miró sus brillantes ojos durante largo rato y después sonrió.

– Muy bien -le dijo, con una voz que Clare sintió vibrar en su piel, y cerró la puerta del dormitorio suavemente.

CAPITULO 6

UNA SEMANA más tarde se marcharon a Perth. A Clare se le hizo muy raro encontrarse de nuevo en una ciudad, y estaba encantada de volver a ver coches, tiendas y edificios de oficinas. Las calles estaban llenas de gente vestida con elegancia, y tenían un aire cosmopolita que contrastaba vivamente con el silencio y la quietud de Bushman's Creek.

Le debería haber resultado familiar, pero, sin embargo no lo era. Ahora para ella familiar era el rancho, con su riachuelo y sus inmensos terrenos polvorientos, y aunque sabía que Gray pensaba que estaba impaciente por regresar a una ciudad, no era así.

Los últimos días en el rancho habían sido especiales, con sus noches largas y dulces. A pesar de haberlo deseado tanto, nunca hubiera imaginado que sentiría aquella pasión abrasadora que se había encendido entre ellos desde aquella primera noche y que no había cesado de dejarla temblorosa siempre que Gray la tocaba o le rozaba la piel con los labios.

Cada vez le resultaba más difícil recordar que solo fingían ser una pareja normal. Dos días antes, a su regreso de Mathinson había encontrado a Gray tratando de dar de comer a Alice en la cocina. Ya había conducido hasta el pueblo otra vez para comprar comestibles, sobre todo fruta y verduras que no podían cultivar, y el viaje de ida y vuelta le llevó más de cuatro horas, por lo que esta vez había dejado a Alice al cuidado de Gray.

Entonces no había dado problemas, pero esta vez en cuanto entró se dio cuenta de que había estado dando guerra. La cocina presentaba un estado de caos total: por todas partes había restos del puré que Clare había dejado preparado y allí estaba Gray, con una sonrisa en los labios tratando de conseguir que la rebelde Alice aceptara otra cucharada de comida.

Al verla, alivio y algo más se había reflejado en sus ojos, pero antes de que Clare tuviera la oportunidad de averiguar qué era, Alice la había visto y estalló en un incompresible parloteo, con el que debía estar queriéndole decir que Gray no tenía la menor idea de cómo a ella le gustaba comer y blandió la cuchara en la mano con mucho brío, como para dar más fuerza a su argumento, haciendo volar por el aire un poco de puré de patatas y zanahorias, que fue a parar a la cara de Gray, que suspiró y se lo limpió.

Clare se echó a reír al ver la cara que ponía y, tras dejar la caja en el suelo, fue a humedecer un trapo en el fregadero.

– ¡Es gracioso ver cómo un hombre que es capaz de saltar de un caballo a galope para tumbar a una res, no se las puede arreglar con una niñita! -bromeó, mientras se agachaba para limpiarle a Alice las manos y la cara, a pesar de sus protestas.

– No me explico cómo consigues que coma un solo bocado -le dijo, resignado ante su incapacidad.

– Le gusta comer sola, así que la dejo que lo haga y después limpio todo lo que ha ensuciado -le dijo, Clare.

Cuando se incorporó vio que Gray todavía tenía manchada la mejilla de puré y, sin pensárselo dos veces, apoyó una mano en su hombro y le limpió con un pico del trapo. Hasta que no fue a retirarse de su lado no se dio cuenta de la naturalidad con que lo había tocado. Lo había limpiado como si fuera un niño, pero al mirarlo a los ojos no hubo nada infantil en la manera de latir apresuradamente de su corazón.

La mirada se intensificó y duró un interminable momento, como si una fuerza invisible, imposible de resistir les impidiera separarse. Clare ni siquiera lo intentó, le apretó los hombros con los dedos y se inclinó para rozar sus labios. Al principio fue un beso suave, pero cuando ella trató de apartarse, Gray la hizo sentarse sobre sus rodillas. Clare se apretó contra él y, tras rodearle el cuello con los brazos, se fundieron en un beso apasionado.

Alice no parecía impresionada, pero sí molesta por la repentina falta de atención, así que dejó escapar un grito agudo. Gray abrió un ojo y frunció el ceño, pero Alice volvió a gritar y, tras golpear la mesa, volcó el plato de comida.

Al empezar a darse cuenta de sus travesuras, Clare levantó la cabeza, con desgana.

Satisfecha de que ya le estuvieran mirando los dos, les dedicó una sonrisa y, como para premiarlos por su obediencia, se puso el plato en la cabeza a modo de sombrero.

– ¡Alice! -Clare dio un salto para tratar de evitarlo y el momento mágico pasó. No se habían dicho nada, pero sabía que había sido un paso importante. Era la primera vez que se besaban durante el día como dos enamorados y había sido algo completamente natural.

No, Clare no había estado deseando a marcharse de Bushman's Creek, en absoluto.

Miró a Gray por el rabillo del ojo y sonrió. Lo más lógico sería que pareciera fuera de lugar en el ambiente sofisticado de Perth, pero no era así. Se lo veía tan calmado y seguro de sí mismo como en el rancho y conducía el coche que habían alquilado en el aeropuerto igual de bien que montaba a caballo o pilotaba una avioneta.

Gray la miró y vio su sonrisa.

– ¿Estás contenta de regresar a la ciudad?

Clare se sobresaltó al oír su pregunta. Se había acostumbrado tanto a estar triste por Mark, apenada por la muerte de su hermana o preocupada por el futuro de Alice que le asombraba darse cuenta de que era feliz por primera vez en mucho tiempo.

– Sí, mucho.

Gray había reservado un hotel con vistas al río Swam y, desde la ventana de su habitación, podían ver las embarcaciones deportivas deslizándose suavemente por las azules aguas.

– ¡Esto es maravilloso! -exclamó, al ver que Gray se había acercado también a disfrutar de la vista.

El rostro se le había iluminado y le brillaban los ojos.

– Supuse que te gustaría -le dijo, con una nota extraña en la voz-. Alice está profundamente dormida -añadió, poco después.

– No me extraña -Clare se acercó a la cuna que les había proporcionado el hotel, situada en un rincón de la habitación. Alice estaba tumbada de espaldas, totalmente relajada, con los brazos a la altura de la cabeza y los puñitos apretados-, porque no durmió nada durante el vuelo -volvió a acercarse a Gray que seguía al lado de la ventana-. Creo que no vamos a ir a ningún sitio durante un par de horas.

– No.

Por alguna razón el aire pareció hacerse más denso. Se miraron y después apartaron la mirada. Clare empezó a sentir un temblor que le nacía muy dentro, y cuando por fin Gray levantó la mano para apartarle un mechón de la cara, contuvo la respiración.

– ¿Qué deberíamos hacer hasta que se despierte? -le preguntó él, suavemente.

– ¿Qué sugieres? -le preguntó con la voz enronquecida.

– Bueno -su mano empezó a deslizarse por el cuello de Clare-, tengo que hacer unas llamadas de trabajo. Si quieres puedes echar un vistazo a la guía turística y decidir qué es lo que te apetecería visitar.

Sus dedos habían alcanzado ya el escote, y acariciaba descuidadamente el borde, con tanta suavidad que Clare se estremeció.

– Podría hacerlo -respondió con dificultad, sintiendo que le costaba oírse porque los latidos de su corazón ensordecían sus palabras.

– O…

– ¿Sí? -alcanzó a decir Clare, porque Gray había comenzado a desabrocharle los botones de la blusa, con una lentitud exasperante.

– O podríamos tumbarnos -terminó de decir con una sonrisa picara en los labios.

– ¿Estás cansado? -le preguntó Clare, sonriendo a su vez.

– No.

Gray desabrochó el último botón de la blusa y tras deslizársela por los hombros la dejó caer al suelo. La tomó por la cintura y sonrió abiertamente al notar como Clare se estremecía y respiraba profundamente, con los ojos oscurecidos en respuesta a las suaves caricias que sentía sobre su piel satinada.

– ¿Y tú?

– No -respondió Clare, que sucumbiendo a la tentación, deslizó las manos hasta los hombros de Gray y se deleitó acariciando sus músculos-. En absoluto.

Mucho tiempo después, cuando abrió los ojos vio como los últimos rayos del sol vespertino entraban por la ventana.

Sintió que toda la alegría y energía de aquel sol la inundaba y se estiró con placer. Después se volvió hacia el lado de Gray y lo besó en el hombro.

– Alice sigue durmiendo profundamente -murmuró él.

Al levantar la cabeza Clare vio que la miraba con la sonrisa más cálida que había visto nunca en sus labios y sintió que nacía algo dentro de ella en lo que prefirió no detenerse a pensar, ya que de reconocérselo a sí misma le supondría tener que tomar una decisión, y en aquel momento lo único que quería era seguir allí tumbada al lado de Gray.

– ¿Está todavía dormida? -le preguntó, estirando los brazos con pereza.

– Aunque parezca increíble, sí -respondió mientras enredaba un dedo en los cabellos de Clare-. Y la verdad es que no es que hayamos estado quietecitos, precisamente -bromeó, tirándole suavemente del pelo.

Clare enrojeció y se echó a reír.

– No creo que podamos seguir haciendo lo mismo cuando sea un poco más mayor.

Se mordió el labio al darse cuenta al instante de que con sus palabras había querido decir que seguirían haciendo el amor cuando Alice tuviera la edad suficiente como para enterarse de lo que estaban haciendo, y ella no estaría ya allí cuando Alice fuera mayor. Recordar aquello fue como sentir que una nube había tapado el sol de repente, privándola de su luz y calor.

Se apartó de él y se sentó sobre la cama.

– ¿Qué pasa?

– Nada -Clare se había puesto de espaldas a Gray para que no pudiera verle la cara-. Simplemente me estaba dejando llevar demasiado por el entusiasmo -le dijo, tratando de que su voz sonara alegre.

– ¿Qué quieres decir? -empezaba a notarse cierto enfado en su tono.

– Que por un momento olvidé que no estaría aquí cuando Alice sea mayor.

Clare le oyó levantarse.

– No, porque ya habrás vuelto a Londres, ¿verdad? -afirmó, sin que su voz denotara ningún sentimiento.

– Sí-respondió, tratando de parecer entusiasmada.

Se levantó también, sacó la bata de la maleta y se la puso, apretándose el cinturón como si buscara algún tipo de calor y seguridad en ella. Por supuesto que se iría a Londres, era allí donde tenía su vida. Siempre había pensado que su estancia en Australia sería algo temporal. Clare se recordó que dentro de unos meses se iría a casa y pensaría en Gray con gratitud por haberle hecho más fácil dejar a Alice en un hogar lleno de amor. Le debía mucho, porque se daba cuenta de que incluso le había hecho olvidar a Mark.

– ¿Gray? -al darse la vuelta vio que ya se había puesto los pantalones y se estaba abrochando la camisa. Su rostro volvía a ser impenetrable.

– ¿Qué?

– Quería decir… -su fría indiferencia le impidió seguir.

– No necesitas decir nada, Clare -le dijo, secamente-. Los dos conocemos perfectamente la situación.

– Lo sé, pero quería que no pensaras que yo… que estoy tomando esto en serio.

– ¿Tomando el qué seriamente? ¿El sexo?

– Sí -tuvo que tragar saliva. Dicho así sonaba muy impersonal-. Lo que tenemos es fantástico, pero sé que se trata de algo meramente temporal. Tal vez en eso resida parte de su atractivo -añadió, dubitativa-. Creo que lo que trato de decir es que no tienes que preocuparte porque yo me vaya a implicar… emocionalmente -el rubor tiñó levemente sus mejillas al recordar cómo lo abrazaba y las cosas que le decía cuando hacían el amor-. Supongo que a veces puede parecer como si…

– No parece nada -le respondió Gray, bruscamente, mientras se metía la camisa por debajo de los pantalones-. Escucha Clare, llegamos a un acuerdo, así que no tienes por qué sentirte culpable por pasártelo bien.

– ¡Y no me siento culpable! Es solo que…

– No veo motivo alguno para seguir hablando de esto. Los dos convinimos en hacer las cosas lo mejor posible y eso es lo que estamos haciendo. Cuando regrese Jack, cada uno volverá a hacer su vida. ¿No es eso lo que los dos queremos?

– Sí, eso es lo que queremos los dos -respondió Clare, con desanimo. Se hizo un tenso silencio hasta que recogió su bolsa de aseo y se encaminó al cuarto de baño-. Perdona, pero me voy a dar una ducha.

Clare se metió bajo la ducha y se repitió a sí misma que eso era lo que quería. No podía soportar la idea de que Gray pensara que iba a hacer algo tan estúpido como enamorarse de él, así que no había razón alguna para que se deprimiera porque le hubiera dejado claro que no había ninguna posibilidad de que se enamorara de ella. En lo que a él concernía, la suya era una relación puramente física y eso era lo mejor, porque les facilitaría las cosas a la hora de las despedidas, cuando llegara el momento. Para entonces seguramente estaría contenta de marcharse.

Cuando Alice se despertó, un poco más tarde, salieron de compras. Ya casi estaban cerrando las tiendas y las calles bullían de gente que paseaba o estaba sentada en las terrazas de las cafeterías, descansando después de un largo día de trabajo o de una tarde de compras. Vio a unos grupos sentados en las terrazas y recordó muchas tardes después del trabajo cuando se reunía con sus colegas al final de la jornada para tomar algo y comentar los últimos cotilleos de la oficina, o cuando se juntaba con sus amigos para concretar día y hora para una cena o la próxima película que iban a ver. Perth era muy diferente de Londres, pero parecía poseer la misma vitalidad y Clare iba absorbiendo su fuerza, mientras paseaba por las calles y con cada paso que daba se sentía más alta, más segura, más ella misma.

– Este es el tipo de lugar que me va -le dijo a Gray-. Es una pena que nos tengamos que ir.

– Nada te impedirá venir cuando dejes Bushman's Creek -le replicó, con frialdad-. Puedes pasar unos días aquí antes de tomar el avión para Londres. Tengo amigos que estarían encantados de enseñártelo todo.

– Pero, ¿no te importaría que pensaran que te estoy abandonando a los pocos meses de matrimonio? -le preguntó, tensa, al pensar que parecía que estaba contando los días que faltaban para que se marchara.

– Una vez regrese Jack, ya nada importará. Diremos la verdad a todo el mundo y podrás marcharte.

El hotel puso a su disposición un sistema de altavoz por el que podían oír si Alice se despertaba, así que decidieron cenar en uno de los restaurantes. Después de mirar el menú y sorprenderse de lo elevado de los precios, Clare se alegró mucho de haber metido en la maleta su mejor vestido y aquella noche se pasó largo rato en el cuarto de baño, arreglándose

Algo había cambiado entre Gray y ella. Existía un distanciamiento del que no sabía si alegrarse o entristecerse. Había sido fácil intimar en el rancho y tal vez aquel viaje a Perth era justo lo que necesitaban para darse cuenta de lo diferentes que eran. Gray había dejado claro que su relación terminaría en cuanto regresara Jack, y le había venido bien para recordar que ella no pertenecía, ni pertenecería nunca a Bushman's Creek.

Mientras se maquillaba las pestañas pensó que la Clare que era tan feliz cocinando y limpiando en el rancho era una aberración. Aquella Clare se ponía la ropa más vieja que tenía y apenas se miraba al espejo. Cantaba mientras limpiaba el polvo de la galería, regaba las verduras, recogía los limones o, colgaba la ropa, y como entretenimiento llevaba a Alice de paseo hasta el riachuelo para escuchar cantar a los pájaros. Esa era la Clare que había olvidado tan fácilmente el acuerdo que tenían y había llegado a pensar que podía ser feliz toda la vida en aquel rancho, la Clare que necesitaría sólo un empujoncito para enamorarse locamente de Gray.

Pero, enfadada consigo misma, se recordó enseguida que aquella no era la Clare de verdad. Se miró en el espejo y vio que su vestido era elegante, y el reflejo también la mostró segura de sí misma, el tipo de mujer que tenía su vida completamente bajo control.

– Esa soy yo de verdad -murmuró.

Se había delineado los ojos como solía hacer y pintado los labios con el mismo rojo de siempre, que sabía le iba tan bien con el color pálido de la piel y los cabellos oscuros. Entonces, ¿por qué se sentía tan rara? Le daba la sensación de ver en el espejo la cara de otra persona.

Clare tuvo que repetirse a sí misma que esa era ella; que se arreglaba siempre así cuando salía por las noches: vestida elegantemente y maquillada. Ella no era la otra Clare, de la mirada ensoñadora y el pelo detrás de las orejas. Podía disfrutar estando con Gray unos meses, pero esa no era ella. Ella era una inteligente chica de ciudad, y no debía olvidarlo.

Recogió el bolso y se encaminó a la puerta. También se sentía rara con los tacones y se tuvo que apoyar un momento en el marco, tratando de acostumbrarse a ellos: primero un pie, luego el otro…

Gray había estado contemplando por la ventana las luces de la ciudad con el ceño fruncido y al oír la puerta del cuarto de baño se dio la vuelta y la vio balanceándose sobre un solo pie, una mano agarrada al marco de la puerta, tratando de no caerse y la otra entre el pie y la tira de la sandalia. Después puso el otro pie sobre el suelo y, a medida que avanzaba, le parecía como si una mujer diferente hubiera salido del baño. Estaba muy atractiva, con aquellos ojos brillantes y una boca tan seductora. Se le endureció el rostro mientras recorría con los ojos los sedosos cabellos y el elegante vestido que se le ajustaba al cuerpo como un guante.

– Estás muy… elegante -le dijo.

Aquel elegante sonó en los oídos de Clare como un insulto. Podía haber dicho sexy, guapa, sofisticada, hasta simplemente bien, pero «elegante» era una palabra fría y dura.

– Me pareció un restaurante caro -le dijo, con los labios apretados-, así que pensé que merecería la pena hacer un esfuerzo. Es agradable tener la oportunidad de vestirse bien, para variar -añadió, deseando poderle herir tan fácilmente como él la había herido a ella-. No es que tenga muchas oportunidades en el rancho, ¿verdad?

La mordacidad con que trataba de herirlo pareció no hacerle mella.

– Supongo que no -le respondió.

– No te gusta, ¿verdad?

La miró desafiante, suspiró y se metió las manos en los bolsillos.

– No es eso -le respondió después de un momento-. Lo que pasa es que estás diferente.

– Solo es un vestido. Soy la misma de siempre.

Gray la miró, sin sonreír.

– Ya lo sé -le abrió la puerta, como aburrido del tema-. Alice está durmiendo. ¿Nos vamos?

Clare pensó que no tenía por qué importarle lo que él pensara, porque al fin y al cabo, ¿qué sabía de ropa? Levantó la cabeza y pasó delante, pensando que lo fundamental era que se sentía a gusto vistiendo otra vez ropa bonita, pero para cuando llegaron al ascensor, se encontró deseando llevar puesta la misma blusa rosa cuyos botones había desabrochado aquella tarde de una manera tan seductora.

El restaurante estaba lleno y se oía el murmullo de las conversaciones y el ruido de los cubiertos al chocar contra los platos. Clare no perdía de vista a Gray mientras seguía al camarero que los guiaba a su mesa. Vestía con mucha discreción, como siempre, y no hacía nada para llamar la atención, pero había algo en él, tal vez la seguridad que transmitía, su ágil caminar o su firme y musculoso cuerpo que atraía las miradas.

Clare se sintió ridícula, allí sentada frente a él, fingiendo estar enfrascada en la lectura del menú. Aquella misma tarde habían hecho el amor, con el sol inundando su lecho, y en ese momento parecían dos extraños.

No era capaz de mirarlo de frente y se le perdían los ojos entre el menú, los vasos, los cubiertos y las otras mesas. Una vez hubieron pedido, trató desesperadamente de que se le ocurriera algo que decir, para romper la tensión que se palpaba en el aire. Empezó a juguetear con el tenedor, pinchando el mantel, hasta que Gray le agarró la mano, firmemente y se lo quitó.

– ¿Por qué estás tan nerviosa? -le preguntó, irritado.

– No lo sé -le confesó-. Me siento como si estuviera en una primera cita. Qué tontería, ¿verdad?

Estaba claro que Gray pensaba que lo era.

– ¿Y estás así de histérica en todas tus primeras citas?

– Menos con Mark -recordó Clare-. Nos sentimos a gusto desde el principio.

Gray la miró con frialdad.

– No espero que te vayas a sentir igual conmigo, pero no tienes por qué estar tan nerviosa. ¡Al fin y al cabo nos conocemos!

– Creo que es porque te veo fuera de contexto -le intentó explicar-. Estoy acostumbrada a verte en el rancho y me resulta extraño estar contigo en un sitio como este.

– Soy el mismo en todos los sitios.

– Entonces tal vez sea yo la diferente -Clare acarició el borde del vaso-. Te dije que era la misma, a pesar del vestido, pero no creo que sea verdad del todo. Aquí me siento diferente. Caminar por las calles esta tarde me recordó Londres. Tengo un trabajo fantástico, que me encanta, aunque a veces me ponga al borde de un ataque de nervios. Me gusta trabajar con gente creativa. Tal vez necesite adrenalina.

Gray había estado observando su expresión soñadora mientras hablaba de Londres.

– No me extraña que te aburras en el rancho -le dijo, con dureza en la voz.

Clare al oírle decir eso, levantó la vista.

– ¡No me he aburrido! Ya sabes lo que es cuidar de Alice, no tienes tiempo para aburrirte.

– Pero no es a lo que estás acostumbrada, ¿verdad?

– No, pero me estoy acostumbrando. No podría pasar toda mi vida allí, pero está bien para una temporada. Creo que venir a la ciudad me ha desestabilizado un poco.

Gray esperó a que el camarero terminara de servir el vino.

– ¿Estás tratando de decirme que has cambiado de opinión? -le preguntó directamente.

– ¿Cambiar de opinión?

– Sobre la boda.

– ¡No! -el pánico se apoderó de ella y los dedos se le pusieron blancos de tanto apretar la copa-. ¡Claro que no, me tengo que casar si quiero quedarme en Australia!

– Si quieres nos podemos casar aquí. Sería más arriesgado en caso de que las autoridades investigaran, pero así después te podrías quedar en Perth, si es eso lo que deseas. Tengo amigos aquí que te podrían ayudar. No tendrías que regresar al rancho.

El pensamiento la hizo palidecer. Si no regresaba a Bushman's Creek no volvería a ver las bandadas de pájaros que acudían a beber al riachuelo, o las maravillosas puestas de sol, ni volvería a sentarse en la galería con Gray.

– Creo que será mejor que sigamos adelante según lo que teníamos planeado -le dijo, un poco nerviosa-, Alice se ha acostumbrado muy bien al rancho y estaré encantada de seguir allí durante el tiempo que sea necesario. Sé que no será para siempre, y por si acaso las autoridades investigan, conviene que aparentemos ser un matrimonio de verdad.

Gray la miró con los ojos entrecerrados, mientras le volvía a llenar la copa.

– Si estás segura…

– Lo estoy -se apresuró a decir. ¿Acaso esperaba que se pusiera de rodillas y le implorara?

– En ese caso, mañana por la tarde iré a ver a mi abogado, para que redacte un acuerdo prematrimonial, como convinimos. Compraremos los anillos y será mejor que elijas un vestido de novia.

Clare se tranquilizó hablando de cosas prácticas. La prudente Clare se encontraba más a salvo pensando en todo lo referente a invitaciones y banquetes que cuando se trataba de considerar cómo se sentiría casada con Gray y, sobre todo, cuando tuviera que despedirse de él.

Antes de abandonar el rancho había hecho una lista con las cosas que necesitaban Alice y ella, y además había pensado darse algún capricho, pero por alguna razón, al día siguiente no disfrutó tanto de la tarde de compras como había imaginado. Gray estuvo ocupado con negocios, pero antes de marcharse la llevó a una joyería donde eligió unas sencillas alianzas de oro y un precioso anillo de diamantes. Clare le dijo que no era necesario, pero Gray insistió.

– Lo puedes dejar aquí cuando te vayas, si no te gusta -le dijo, con indiferencia.

El brillo de los diamantes en su dedo la distrajo toda la tarde. Las tiendas tenían estilo y un amplio surtido, sobre todo comparadas con las de Mathinson, pero por alguna razón era incapaz de concentrarse. Se sentía perdida sin Gray.

Se dijo que tal vez le hubiera resultado más fácil comprar si él se hubiera llevado a la niña, pero en el fondo sabía que esa no era la razón. Echaba de menos su apacible presencia y su ágil caminar. Añoraba su ironía y el modo en que la miraba a veces con esa sonrisa acechando en sus ojos. Echaba de menos mirar hacia atrás y saber que estaba allí.

Regresó al hotel enfadada consigo misma por haber desperdiciado una tarde de compras en una ciudad como Perth, pensando en un hombre que pertenecía a un país lejano, donde la tierra parecía abrasada por el sol y no se veía nada ni a nadie en muchos kilómetros a la redonda.

– Demasiado para una chica de ciudad -suspiró.

CAPITULO 7

LE RESULTABA imposible tranquilizarse. Se sentó encima de la cama y, con Alice a su lado, se puso a revisar las compras que habían hecho, pero pendiente en todo momento de la puerta y sobresaltándose al menor ruido. Cuando por fin llegó, al verlo en la puerta de la habitación el corazón le empezó a latir precipitadamente.

Deseó con todas sus fuerzas ser Alice, y que no pasara nada porque se le iluminara la cara y tendiera los brazos hacia él, porque con seguridad la estrecharía con fuerza. Ella solo podía sonreír muy envarada, paralizada por una absurda timidez.

– ¿Os lo habéis pasado bien? -le preguntó, mientras lanzaba a Alice por el aire, para regocijo de la niña.

– De maravilla -mintió, consciente de que su voz sonaba poco convincente. Deseó preguntarle si las había echado de menos, pero no se atrevió. Se levantó enseguida para tratar de resistir a la tentación de tender ella también los brazos, y suplicarle que le sonriera y la abrazara-. ¿Vamos a cenar también esta noche en el hotel? -preguntó, por decir algo.

– No -respondió Gray, todavía jugando con la niña-. Cenamos en casa de Lizzy -hizo cosquillas a Alice en la nariz-, ¡Está deseando conocerte!

– ¿Cuándo hablaste con ella?

– La llamé por teléfono en cuanto supe que veníamos a Perth y otra vez esta tarde, y esta noche es la que mejor le viene.

– ¿Y si a mí no me viene bien?

Gray levantó una ceja, sorprendido.

– ¿Es que tienes otros planes?

– ¡No se trata de eso! -Clare estaba furiosa consigo misma. Había desperdiciado toda la tarde pensando en Gray, mientras que a él le había faltado tiempo para llamar a su querida Lizzy-. Podías haberme preguntado -le dijo, enfadada y humillada.

– Pero, ¿me puedes explicar cuál es el problema? -le preguntó, un poco exasperado-. Tú eres la que echas de menos la vida social en el rancho, así que ahora tienes la oportunidad de ser sociable Te caerá bien Lizzy. Es una buena amiga mía y de Jack, y siempre que venimos a Perth la visitamos.

– Entonces, ¿por qué no vas solo?

– Porque Lizzy está deseando conoceros a Alice y a ti -le dijo con dureza-. Le he hablado del compromiso y le parecería muy extraño que no vinieras esta noche. Además, es una ocasión doblemente especial porque no la he visto desde que se comprometió y me quiere presentar a su novio.

– ¡Ya, claro! Lizzy tiene novio así que tú le quieres presentar a tu novia -dijo Clare, amargamente-. Ahora entiendo por qué estabas tan empeñado en comprarme un anillo de compromiso -tendió la mano y los diamantes brillaron intensamente-, necesitabas que tuviera todas las pruebas de nuestro compromiso, para que no sospechara. Por eso compraste el anillo, ¿verdad?

– No.

Clare se quedó estupefacta ante su rotundidad.

– ¿Qué significa ese «no»?

– Pues que esa no es la razón por la que te compré el anillo -lo dijo, con tranquilidad, pero una ligera palpitación en su mandíbula delataba que estaba haciendo verdaderos esfuerzos por mantenerse en calma.

– Entonces, ¿por qué lo compraste? -lo desafió.

Gray la miró fríamente.

– En este momento, Clare, no me apetece decírtelo.

Clare se vistió para salir, sin que se le quitara el mal humor y el resentimiento. Sabía que Gray pensaba que no estaba siendo razonable y no la hacía sentirse mejor, precisamente sospechar que, en el fondo, ella también lo creía. No sabía por qué estaba tan enfadada. En realidad no había nada de sorprendente en lo que había pasado. Empezaba a entender por qué habían ido a Perth en vez de a Darwin, que estaba más cerca de Bushman's Creek.

Lo que en realidad la ponía nerviosa debía ser pensar en él haciendo planes a sus espaldas. Sabía lo que sentía por Lizzy, pero aun así, pensaba que debería habérselo dicho a ella primero.

– ¿Qué le has dicho a Lizzy sobre nosotros? -le preguntó en el coche, mientras se dirigían a la casa de Lizzy.

– Le dije que estabas trabajando en el rancho y que nos habíamos comprometido.

– Así que no me va a hacer volverle a contar ninguna historia sobre cómo nos conocimos y enamoramos a primera vista, o algo parecido, ¿verdad?

– No -Gray redujo porque se acercaban a un semáforo en rojo-. Solo le dije que me había enamorado de ti.

Se hizo un tenso silencio.

– ¿No quiso saber por qué? -quiso que su voz mostrara que le divertía la idea, pero solo consiguió sonar tensa.

– Claro que sí. Las mujeres siempre quieren saber por qué.

– ¿Y qué le dijiste?

La miró y después se concentró en la carretera.

– Le dije que lo entendería cuando te conociera.

Desconcertada, Clare notó que se le encendían las mejillas y apartó la vista para mirar fijamente por la ventana.

– ¿Significa eso que le piensas decir la verdad? -preguntó, porque no sabía cómo interpretar sus palabras. La inexpresividad de su rostro y su voz le impedían deducir con claridad si estaba hablando en serio o no.

– No creo que le tengamos que decir a nadie la verdad -dijo Gray-. Ni siquiera a Lizzy. Todavía no.

Clare se repitió a sí misma ese «ni siquiera a Lizzy», consciente de la importancia que le concedía y apretó los labios. Para cuando llegaron a la casa estaba temiendo la velada que la esperaba y preparada para odiar profundamente a la antigua novia de Gray, pero era imposible que no le gustara Lizzy. Era alta y atractiva más que guapa, con el pelo rubio y una boca grande, siempre dispuesta a la risa. Su vivacidad le recordó dolorosamente a Pippa.

Estaba claro que se querían mucho. Bastaba con ver el modo en que la abrazaba o lo afectuosamente que le sonreía, y Clare se preguntó cómo se sentiría Lizzy pensando que se iba a casar con ella, porque aunque se fuera a casar con otro podría sentirse posesiva respecto a su amistad con Gray. Pero Lizzy le dio una calurosa bienvenida y en ningún momento le pareció que pudiera estar celosa.

– ¡Gray dijo que eras muy guapa y tenía razón! -le dijo Lizzy y Clare no pudo evitar mirar a Gray, sorprendida. No se podía creer que Gray hubiera dicho eso-. ¡Estoy tan contenta de que os vayáis a casar! Gray llevaba mucho tiempo esperándote.

Se los presentó con orgullo a su prometido Stephen.

Mientras él y Gray se daban la mano, Clare pensó que no podían ser más diferentes. Aparte de ser los dos altos y de estar ambos enamorados de Lizzy, no parecían tener nada en común.

Stephen era menos musculoso que Gray y muy guapo. Además tenía un aire como de artista apasionado. Desde el principio le recordó a alguien, pero tardó unos minutos en darse cuenta de que ese alguien era Mark, y le sorprendió que, en vez de sentir una punzada en el corazón, tan solo experimentara la satisfacción de resolver algo que le había estado preocupando.

Lizzy y Gray estuvieron intercambiando novedades sobre amigos comunes, o más bien Lizzy estuvo bombardeándolo con cotilleos, mientras que él la miraba, encantado, con una sonrisa en los labios. Al verlos tan compenetrados, a Clare no le quedó más remedio que dirigir su atención a Stephen, quien le contó que era músico, lo que significaba que iba a poder tener con él una conversación tan animada como la que estaban teniendo Lizzy y Gray.

Stephen resultó una buena compañía. Era una persona aguda y como tenían muchos conocidos comunes en el mundo de las orquestas, le resultó muy agradable hablar con él. Desde luego no era culpa de Stephen el que se distrajera constantemente con la intimidad que existía entre Gray y Lizzy.

Hacia el final de la velada a Clare le dolía la mandíbula de tratar de mantener una sonrisa constante. Lizzy era tan alegre que no había habido ningún silencio incómodo, pero aun así podía percibir cierta tensión en la mesa. Gray se había puesto muy tenso y su trato hacia Stephen bordeaba la hostilidad. Estaba celoso y desde luego el otro se había dado cuenta.

Fue un alivio cuando Gray se levantó, interrumpiendo su conversación con Stephen acerca de un director de orquesta famoso y anunció que se tenían que ir. Recogieron a Alice de la habitación donde había estado durmiendo y la metieron en el coche.

– Os veré en la boda -les dijo Lizzy, dando a Clare un cálido abrazo-. Ya solo faltan un par de semanas, ¿verdad? ¡Debéis de estar muy emocionados!

– Oh, sí, mucho -respondió Clare con retintín, pero afortunadamente Lizzy no pareció darse cuenta.

– Estoy muy contenta de haberte podido conocer antes de verte en la iglesia. Imagino que os vais a casar en la iglesia de Mathinson.

– No -respondió Gray por ella-, la boda se va a celebrar en Bushman's Creek.

– ¡No me digáis que os vais a perder una boda tradicional! -exclamó Lizzy, decepcionada.

– Hemos pensado que sea una ceremonia muy sencilla -intervino Clare-, porque está muy lejos como para que vengan mis familiares y se haga una boda tradicional.

– No había pensado en eso -dijo Lizzy, con tristeza-, pero Stephen y yo estaremos allí -le dio otro abrazo-. Espero que pienses en nosotros como en tus amigos.

– Es un encanto -le dijo después en el coche.

– Sí, lo es -respondió Gray.

– Stephen también -añadió con maldad.

– Está claro que te ha caído bien -le dijo con ironía.

Clare se volvió hacia él.

– ¿Qué quieres decir con eso?

– Que te has pasado la noche coqueteando con él.

– ¿Coqueteando…? -preguntó Clare, sin poder dar crédito a sus oídos.

– Bueno, ¿de qué otro modo le llamarías a pasarte la noche mirándolo a los ojos y hablando sobre el mundo de la música de modo que nadie más pudiera intervenir?

– ¡No estaba coqueteando! -le dijo, furiosa-. Me puse a hablar con él, porque me daba pena que viera cómo tonteabas con Lizzy. Desde luego no hiciste ni el más mínimo esfuerzo por ser agradable con Stephen. ¡Estaba claro que tenías celos!

– ¡Celos! ¿Por qué había de estar celoso de un hombre así?

– ¿Tal vez porque es atractivo, cultivado, agudo, inteligente…? -sugirió dulcemente y lo miró con desagrado.

– No es lo bastante hombre para Lizzy.

– ¿Por qué? ¿Acaso porque le interesa más la música que las vacas? No hace falta ir por ahí, montando a caballo como un macho y luchar con un toro para probar que eres un hombre, ¿sabes?

Gray apretó con fuerza el volante.

– Soy perfectamente consciente de tu ideal de hombre. Lo que estoy diciendo es que Stephen no tiene una personalidad lo bastante fuerte como para estar a la altura de Lizzy.

– ¡Tonterías!

– ¿Y tú qué sabes de ella, si apenas habéis conversado? ¡Has estado muy ocupada impresionando a Stephen!

– ¡Para que te enteres, estuve charlando con Lizzy en la cocina antes de cenar, mientras que tú no hacías ningún esfuerzo para entablar conversación con Stephen -le dijo Clare, fríamente-. Lo quería saber todo sobre nosotros, así que tuve que inventarme una bonita historia sobre lo enamoradísimos que estamos, que ella pareció tragarse, Dios sabe por qué -añadió, sin disimular su sarcasmo-, ya que no es que hayas dado la imagen de novio cariñoso. Apenas si me has dirigido la palabra en toda la tarde.

– Ni siquiera tuve la oportunidad. Estuviste demasiado ocupada encontrando a Stephen agudo, inteligente y atractivo.

– Es todas esas cosas y Lizzy lo piensa también. Me habló de él y de cómo se conocieron. Ya sé que no quieres oírlo, pero está enamorada de él. Creo que serán muy felices juntos.

– Escucha, lo único que quiero es que Lizzy sea feliz. Si pensara que Stephen la iba a hacer feliz, sería el primero en darles la enhorabuena, pero no creo que sea el hombre que le convenga.

– Ya, claro, para ti Lizzy no puede ser feliz teniendo un buen trabajo en la ciudad y casada con un hombre maravilloso, sino atrapada en Bushman's Creek y muerta de aburrimiento.

– ¿Es así como te sientes tú? -le preguntó con dureza.

– ¡Por lo menos yo solo tengo que permanecer allí hasta que regrese tu hermano!

Clare se dio cuenta enseguida de que se iba a arrepentir de haber hablado de aquella manera, pero estaba cansada y enfadada. Con Gray por ser tan ciego y testarudo, y consigo misma por importarle cómo fuera él. A punto de echarse a llorar miró para otro lado. Una cosa era haber oído hablar sobre Lizzy y otra diferente conocerla, encontrarla encantadora y darse cuenta de por qué Gray la había amado durante tanto tiempo.

Las luces de la ciudad empezaron a aparecer borrosas ante sus ojos. Las calles de aquella zona estaban todavía llenas de gente que se divertía y se oía la música procedente de los locales cercanos. Toda aquella gente comenzó a agobiarla y deseó con todas sus fuerzas estar de vuelta en Bushman's Creek, con el polvo, la luz y aquel cielo de un azul resplandeciente.

Al día siguiente tomaron un avión de vuelta. En cuanto Clare puso los pies en la arena rojiza del desierto se sintió más tranquila. Era como volver a casa.

Tenían un pacto y lo único que debía hacer era respetarlo. Sin embargo, lo había estropeado todo. El buen ambiente que se respiraba entre ellos antes de ir a la ciudad había desaparecido. La noche anterior habían dormido sin tocarse siquiera en la habitación del hotel y Clare se preguntaba qué debía hacer aquella noche. Tal vez debía regresar a la habitación que había compartido con Alice.

Su sentido práctico le hizo comprender enseguida que no podía pasarse los meses que le quedaban sintiéndose de aquella manera. Tratar de fingir que no pasaba nada solo empeoraría la situación.

Aquella noche después de acostar a Alice fue a buscar a Gray. Lo encontró apoyado en la barandilla de la galería, con una cerveza en la mano y expresión preocupada. Al oír llegar a Clare, se incorporó y, tras posar la cerveza, se volvió hacia ella.

– He venido para pedirte disculpas -le dijo Clare.

– No hay de qué disculparse.

– Yo creo que sí. Me comporté muy mal en Perth. No comprendo por qué estaba tan irritada.

– ¿Ah, no?

Clare suspiró.

– Bueno, supongo que sí. Estar allí me recordó tanto mi vida en Londres, que me sentí… -vaciló, tratando de encontrar la palabra adecuada; dividida, miró su austero perfil-, pero preferiría no haber dicho muchas de las cosas que te dije anoche. La verdad es que después de todo me alegro de estar de vuelta y permaneceré gustosa aquí, durante el tiempo que se me necesite.

– Entonces, ¿te marcharás en cuanto regrese Jack?

– Creo que debería hacerlo, si acepta a Alice como hija suya.

Gray se quedó callado un momento.

Me parece que soy yo el que debería pedir disculpas. Tendría que haber sido mucho más comprensivo. Al estar contigo en una ciudad y ver lo a gusto que te encontrabas allí, debería haberme dado cuenta de lo difícil que tiene que haber sido para ti adaptarte a vivir en un sitio como este.

– Y yo me di cuenta de por qué Lizzy era tan importante para ti -le dijo Clare-, así que los dos aprendimos algo -se detuvo y acarició con la mano la barandilla, luego continuó, insegura-. No era una situación fácil para ninguno de los dos, pero las cosas iban muy bien antes de ir Perth, ¿verdad?

Gray volvió la cabeza para mirarla.

– Sí -respondió con suavidad-, iban muy bien.

– ¿Crees que todo podría volver a ir del mismo modo? -preguntó Clare.

– ¿Sacar el mayor partido posible a una relación temporal? -dijo Gray, como si estuviera recitando algo que se hubiera aprendido de memoria.

– Sí.

Lentamente, Gray le retiró un mechón de la cara. Sonreía cuando le puso la mano en la nuca para atraerla contra él.

– Podríamos intentarlo -dijo.

– Té… un cazo… tazas… agua… sandwiches -murmuró Clare, mientras comprobaba el contenido de la caja-. ¡Azúcar! -recordó y, tras echar un poco en un tarro, lo colocó entre las galletas y el zumo de Alice-. Muy bien, Alice, creo que ya está todo -dijo a la niña, tras levantarla del suelo para sentarla en la sillita de la parte trasera del coche-. Estamos listas para irnos.

Habían pasado ya diez días desde su regreso de Perth y la mañana anterior Gray se había llevado a sus hombres a la parte más remota de la finca para realizar la última gran reagrupación de ganado antes de la boda. A pesar de sus palabras de aliento, diciéndoles que la niña y ella estarían bien solas, a Clare no le hacía mucha gracia pasar un día entero con su correspondiente noche sin él en la casa, pero al final habían estado bien.

No se había sentido tan sola como esperaba, al menos durante el día. ¿Cómo se iba a sentir sola con los perros, gallinas y caballos esperándola con impaciencia para que los alimentara? Además, desde la ventana de su habitación podía ver los enormes canguros rojos y otros más pequeños de color gris, que solían acercarse y quedarse mirándola, hasta que daban un salto y se escondían dentro de unos matorrales.

No, Clare no se había sentido sola durante el día, pero la noche se le había hecho muy larga sin Gray. La cama le había parecido enorme sin él y se la había pasado dando vueltas, sin poder conciliar el sueño. Mientras cargaba el coche se dio cuenta de la emoción que sentía al pensar en que lo iba a volver a ver, cuando hacía tan solo veinticuatro horas que no estaba con él. Se había puesto en contacto con ella por radio y habían quedado en que iría a su encuentro a uno de los puntos de riego, antes de que hicieran con el ganado los últimos kilómetros.

Encontraron el punto de riego sin dificultad y Clare aparcó a la sombra de un árbol. En la parte trasera del coche, Alice estaba inmersa en una de sus interminables conversaciones consigo misma y, apoyada en el volante, mientras esperaba la aparición del ganado, Clare pensaba en los últimos diez días.

La manada no tardó en aparecer. Las primeras vacas pasaron al lado del coche, sin que les suscitara curiosidad alguna, pero pronto el aire se tiño de polvo rojo y se oyó el galope del ganado mezclado con los gritos de los vaqueros que, a caballo, trataban con esfuerzo de controlarlo.

Uno a uno los hombres fueron llegando hasta donde estaba ella y, sin sus gritos, el ganado no tardó en detenerse, como sin saber qué hacer. Tras un momento de vacilación bajaron las cabezas para mordisquear las escasas matas de hierba seca que se veían, alejándose poco a poco de los humanos y sus caballos.

El punto de riego parecía ser un lugar donde acostumbraban a parar. Habían limpiado una zona bastante alejada de los árboles para hacer fuego y alrededor de ella se veían unos cuantos troncos a modo de asiento, que ya parecían desgastados y brillantes por el uso. En un abrir y cerrar de ojos Joe encendió fuego y puso el agua a hervir para hacer el té.

Los otros hombres se sentaron alrededor, encima de los troncos, liando cigarrillos o ayudando a entretener a Alice, mientras Clare sacaba las cosas de la caja. Alice los tenía a todos encandilados. Parecían haber perdido la timidez con ella y se pasaban el tiempo haciéndole carantoñas y poniendo caras raras para nacerla reír. A Clare le emocionaba ver como aquellos hombres rudos se comportaban como niños con Alice y se la iban pasando unos a otros con sus enormes manos encallecidas.

– ¿Dónde está Gray? -preguntó, mientras desenvolvía sandwiches.

– No tardará mucho -le respondieron todos-. Venía al final para que no se quedara ninguna vaca rezagada.

– Ahí está -dijo alguien.

Clare se volvió y le dio un vuelco el corazón. Gray venía a caballo hacia ella y, en un momento determinado, desmontó y ató su montura junto a los otros animales, que permanecían pacientemente a la sombra, sacudiendo la cabeza para espantar las moscas.

Se quitó el sombrero mientras se acercaba a ellos y se pasó el dorso de la mano por la frente para limpiarse el sudor. Contemplándolo, Clare se dio cuenta de cuánto lo amaba.

Con los sandwiches todavía en la mano, permaneció inmóvil como si hubiera echado raíces allí. Se sintió un poco mareada, como al borde de un abismo. ¿Por qué se había enamorado de un hombre que estaba sudoroso, sucio y cansado, y cuando además el amor era lo último que entraba en sus planes?

De repente, se dio cuenta con claridad de que lo que pasaba era que no se había enamorado en ese momento de él, sino que se había ido enamorando irremediablemente desde que subió las escaleras del hotel y sonrió a Alice. Lo que ocurría era que no lo había querido aceptar hasta aquel momento.

– Clare, ¿estás bien? -de repente se dio cuenta de que Gray la estaba mirando atentamente y el rubor tiñó sus mejillas. Se había quedado allí en medio con los sandwiches en la mano y los hombres la miraban con curiosidad.

– Estoy bien -se sorprendió por lo ronca que sonaba su propia voz y se apresuró a aclararse la garganta-. Lo siento. Estaba… soñando.

Le temblaban las piernas y, temerosa de que pudieran fallarle, se sentó sobre uno de los troncos.

– ¿De veras? -insistió Gray-. Tienes mala cara.

– Es el calor -deseosa de cambiar de tema pasó los sandwiches a Ben-. Aquí tenéis la comida.

Los hombres dieron buena cuenta de esta, pero ella no pudo probar bocado. Tomó té, que Joe le sirvió en una jarra vieja de esmalte, y la retuvo entre las manos, mirando dentro de ella, como si luchara por asimilar la enorme importancia de su descubrimiento.

Clare se preguntó una y otra vez por qué había tenido que enamorarse de él. Estaba harta de amar sin esperanza. No quería amar a Gray, prefería seguir pensando que lo suyo era una aventura sin más trascendencia y que no le costaría decir adiós cuando se marchara.

Pero ya era demasiado tarde.

Había amado a Mark, pero no de aquel modo: intenso, turbulento, emocionante, ni siquiera en los primeros momentos de su historia. Había supuesto un escape a la monotonía del trabajo, pero se preguntaba cuánto tiempo habría durado lo suyo cuando se hubieran tenido que enfrentar a las cosas prácticas de la vida.

Cuando recordaba las veces que había repetido a Gray que no se iba a enamorar, no sabía si llorar o reír ante su propia ceguera. Era tan obvio. ¡Había sido siempre tan obvio! Solo un idiota habría podido resistirse a la verdad durante tanto tiempo.

Clare se bebió el té, con una mezcla de desesperación y júbilo. Una parte de ella ansiaba gritar a los cuatro vientos su amor y otra parte temía la reacción de Gray, si lo hacía. Podía imaginar la cara de incredulidad que pondría y no le parecía justo que se sintiera presionado a dar un cariz distinto a aquel matrimonio. Cuando le prometió que no se iba a implicar emocionalmente, que no iba a tomarse aquella relación en serio no sabía el error que estaba cometiendo.

Estuvo a punto de arrebatarle la taza de las manos y gritarle que dejara de hablar de ganado, mandara a todos marcharse, la tomara en sus brazos y la hiciera suya sobre la arena rojiza del desierto, prometiéndola que nunca la dejaría marchar.

Lo podía imaginar con tanta claridad que cuando le vio dejar la taza sobre el suelo y volverse hacia ella, sintió un repentino ataque de pánico, al pensar que podía haber hablado en voz alta. Pero Gray no la tomó en sus brazos, sino que se limitó a decir que tenían que marcharse antes de que el ganado se fuera demasiado lejos, y se puso de pie.

Después llevó a Alice hasta el coche, mientras Clare recogía lo que había sobrado de la comida con las manos temblorosas y Ben apagaba el fuego. Para cuando hubo terminado de recoger, todos los hombres montaban ya sus caballos, listos para partir y Gray había colocado ya a Alice en el coche.

– ¿Seguro que estás bien, Clare? -le preguntó con el ceño fruncido, después de cerrar el maletero-. Has estado muy callada.

Clare le esquivó la mirada.

– Estoy bien -acertó a decir-. Supongo que serán los típicos nervios de antes de la boda.

Gray asintió como si la comprendiera perfectamente.

– Solo cuatro días más y todo habrá terminado.

Se refería a la boda, pero a Clare se le clavaron sus palabras en el corazón como un cuchillo y con los ojos de lágrimas se apresuró a meterse en el coche, antes de que Gray se diera cuenta. Todo terminaría pronto. Jack regresaría y ella tendría que decir adiós y pasarse el resto de la vida tratando de olvidar a Gray.

– Ya lo sé -le dijo.

CAPITULO 8

CLARE se colocó delante del espejo y levantó los brazos para que la larga casaca de gasa se deslizara suavemente sobre su cuerpo. El vestido que llevaba debajo era de un gris pálido, el mismo color plateado de sus ojos, y sentía el frescor de la lujosa seda rozándole la piel.

– Es el día de mi boda -se lo repetía en voz baja constantemente, pero aun así le resultaba difícil de creer-. Es el día de mi boda -repitió esta vez en voz alta a su reflejo en el espejo, y ensayó una sonrisa que, en realidad, no iba con la expresión melancólica de sus ojos-. Dentro de unos minutos voy a salir por esa puerta para casarme con el hombre al que amo. Entonces, ¿por qué tengo esa cara tan triste?

Por supuesto conocía la razón. Amaba a Gray, pero no quería casarse con él de aquel modo. No quería ser segundo plato de ninguna mesa. Deseaba casarse con Gray porque la amara, no porque no podía tener a Lizzy. Quería casarse con él, sabiendo que ambos se amaban y deseaban compartir el resto de sus vidas.

Acarició el collar de perlas que adornaba su cuello. Había pertenecido a Pippa, que lo había heredado de su madre y se lo había dado a Clare, para que fuera su depositaría y se lo entregara a Alice, cuando esta fuera mayor. Aquel día, más que ningún otro, deseaba llevarlo puesto y recordar de ese modo a su hermana. Tocó las perlas como si de un talismán se tratara, para recordarse lo que significaba de verdad aquel matrimonio. Se estaba casando con Gray por Alice, y por Pippa.

Debería haber sido el día de Pippa, que se casaba con el hombre que amaba bajo los fantasmales gomeros, y Gray debería haber sido el padrino, en vez del novio que iba a contraer matrimonio con la mujer equivocada.

Pero no era Pippa la que se casaba, sino ella. Gray entró en la habitación, después de haber llamado suavemente a la puerta. Vestía formalmente con esmoquin y pajarita. La dureza de sus rasgos y el blanco resplandeciente de su camisa le hacían aparecer formidable, más moreno, más masculino y, de alguna manera, extraño, poco familiar.

– ¿Estás lista?

– Casi -Clare se había apresurado a apartar la cara, pero no lo bastante rápido como para que él no viera las lágrimas que inundaban sus ojos.

Gray cerró la puerta tras de sí y miró a la mujer que estaba a punto de convertirse en su esposa. El luminoso gris de su vestido hacía juego con sus ojos y la seda brillaba a través de la tela transparente de la casaca, mientras permanecía allí, de pie, con los ojos llenos de tristeza y una flor en los cabellos.

– Clare -la llamó, suavemente.

Clare no pudo responder. Siguió dándole la espalda, con la mano sobre su boca temblorosa, tensa por el esfuerzo que estaba haciendo para no llorar.

Sin decir una palabra más, Gray cruzó la habitación y la abrazó con fuerza.

– No llores, Clare -ella se resistió al principio, pero pronto se dejó envolver por aquellos musculosos brazos que tanta seguridad le daban, mientras luchaba por contener las lágrimas-.Ya sé que esta no es la boda que tu deseabas -Clare sintió la vibración de su voz a través de su cuerpo-, pero te prometo que todo va a ir bien. Cuando uno se casa le parece que va a dar un gran paso, pero no te exigiré nada, y tú lo sabes. Puedes irte cuando quieras. No va a ser para siempre.

– Ya lo sé -susurró Clare, mientras pensaba que precisamente eso era lo que más le dolía.

Le dejó que la consolara con la fuerza de su cuerpo musculoso. Apoyada sobre Gray se sentía como en casa y se aferró a él, con la cara escondida en su cuello, para poder respirar el familiar aroma de su piel. Podía oír los pausados latidos de su corazón, la calidez de su mano a través de la resbaladiza seda y, poco a poco, fue absorbiendo su calma.

Gray le había dicho que no iba a ser para siempre, pero podía cambiar de opinión, porque Lizzy se iba a casar y una vez se hiciera a la idea de que ella no iba a volver con él, tal vez estuviera listo para empezar de nuevo. Ella estaría allí y tal vez con el tiempo la llegara a amar. Si Jack tardaba lo suficiente en regresar, puede que Gray se acostumbrara a estar casado con ella. Tal vez le pidiera que se quedara con él. Quizás esta vez amar no le resultara tan desesperanzador.

Clare respiró profundamente y se apartó de Gray.

– Ya estoy bien. Gracias.

– ¿Estás segura? -Gray la miró preocupado, sin soltarle las manos.

Clare asintió y trató de sonreír, sin conseguirlo del todo.

– Gracias. Me estaba comportando como una tonta.

– Ya sabes que todavía puedes cambiar de opinión -le dijo, aunque no sonó muy convencido.

– No quiero echarme atrás -su voz sonó más serena y volvió a respirar profundamente, mientras lo miraba a los ojos-. Deseo casarme contigo.

Gray la miró de una forma extraña y le apretó un momento las manos antes de dejarla ir.

– Entonces, ¿vamos a casarnos? -dijo Gray.

Clare consiguió sonreír esta vez.

– Sí, vamos.

Recogió el sencillo ramo de flores y caminó a su lado por el pasillo hasta salir al porche. En lo alto de las escaleras Gray le ofreció la mano y Clare se la tomó, sin un asomo de duda, con el corazón en un puño mientras enlazaba sus dedos con los del hombre que iba a ser su esposo.

Los invitados habían empezado ya a llegar el día anterior y la pequeña pista de aterrizaje estaba llena de avionetas. Clare se sorprendió al ver la cantidad de gente que estaba esperándolos. Al principio solo vio una masa de rostros sonrientes, hasta que distinguió a Lizzy, que llevaba a Alice en brazos, con el bonito vestido y sombrero a juego que le había comprado en Perth.

No recordaba mucho más de lo que sucedió después. Habían convenido que la ceremonia fuera sencilla y probablemente se habían jurado amor delante del juez, pero, más tarde, lo único que podía recordar era que Gray le había sujetado firmemente la mano y había deslizado la alianza en su dedo anular. También recordaba la expresión de sus profundos ojos castaños, cómo le había sonreído al inclinar la cabeza y la manera en que la había besado, con tanta dulzura que casi sintió dolor físico al separarse de él.

Y después todo había terminado. Tras los vítores y silbidos, Alice vio que la gente se acercaba a besarla y darle la enhorabuena. Reconoció algunas caras porque las había visto en Mathinson, pero la mayoría de las personas allí congregadas le resultaban desconocidas, y pronto se sintió mareada de tantas presentaciones. Cuando vio a Lizzy a su lado, con Alice en los brazos, suspiró aliviada.

Al ver a Clare, a Alice se le iluminó la cara con una sonrisa y tendió los brazos. Clare la abrazó, apretó su cálido cuerpecito contra ella y la besó en la cabeza.

– Bueno, ¿cómo te sientes de mujer casada? -le preguntó Lizzy, con una sonrisa.

Clare buscó a Gray con los ojos, le vio sonreír, mientras Joe le apretaba la mano y se sintió invadida por una súbita oleada de alegría. Tal vez aquel no fuera el matrimonio que ella hubiera deseado, pero al menos estaba con el hombre que amaba, y aquella noche, cuando terminara la fiesta Gray cerraría la puerta de su alcoba y estarían solos. Aquello le bastaba por el momento.

– Muy bien -respondió a Lizzy, con una sonrisa.

– Stephen lamentó mucho no poder asistir, pero tenía que dar un concierto en Sydney.

– Es una lástima que no haya podido venir -dijo Clare, al tiempo que miraba a Lizzy dubitativa. Aunque sonreía, le pareció percibir que algo no iba bien y deseó que Lizzy y Stephen no tuvieran problemas.

Le hubiera gustado que Stephen estuviera allí, no solo porque le caía bien, sino también porque quería que Gray viera a su antigua novia firmemente comprometida con otro hombre. Lizzy había asistido sola y Clare se preguntó si Gray al verla no pensaría en lo que podría haber sido.

Pero no vio ningún tipo de añoranza en el rostro de Gray cuando se acercó a Lizzy y la besó en la mejilla, así que poco después Clare dejó de preocuparse. Después de todo era el día de su boda y lo que tenía que hacer era disfrutarlo. Todo el mundo preguntaba por Jack y lamentaba que no hubiera podido asistir a la boda.

– No hemos podido localizarlo -explicaba Gray por enésima vez-. Está en algún lugar de Sudamérica.

– ¿Y no podíais haber esperado hasta que regresara? -preguntó una de sus tías, una dama de ojos astutos, pero sonrisa encantadora.

– No sabemos cuándo va a regresar. Puede tardar meses -Gray puso la mano sobre los hombros de Clare-, y ya había esperado bastante para encontrar a la mujer adecuada. No me apetecía esperar ni un día más.

Su tía movió la cabeza, divertida.

– No has cambiado -le dijo-. Pareces el mismo muchacho de siempre: ¡testarudo como una muía! Esperaba pacientemente hasta que tenía claro lo que quería, y una vez llegado ese momento nadie ni nada lo podía detener.

Clare sonrió a Gray, encantada de imaginarlo siendo un muchacho.

– Así que testarudo como una muía…

– Sé muy bien lo que quiero -dijo suavemente-, y ahora lo tengo.

Ambos se miraron y por un momento fue como si estuvieran solos en el mundo, lejos de las conversaciones y las risas que se oían a su alrededor. De repente Clare sintió una opresión en el pecho que le dificultó la respiración. Gray estaba actuando… ¿o acaso no?

Vagamente oyó que alguien les preguntaba por la luna de miel.

– De momento no vamos a ir a ningún sitio -respondió Gray, apartando los ojos de Clare-. Tenemos mucho trabajo en el rancho y al no estar Jack no me puedo tomar más de un par de días libres.

– No me importa lo que hagamos, con tal de que estemos juntos -dijo, y mientras Gray la apretaba contra sí, Clare deseó que no supiera que estaba diciendo la verdad.

Bushman's Creek había sido transformado para la boda. Habían instalado una carpa cerca del riachuelo y las mesas estaban decoradas con unos exquisitos centros florales. En cuanto a la cocina de Clare, la había tomado un ejército de abastecedores de comidas de encargo, venidos especialmente para la ocasión desde Darwin. Clare, que se había estado preguntando cómo demonios se las iba a arreglar para alimentar a todos los invitados, se había encontrado, de repente, sin nada que hacer, excepto dejarse arropar por el calor y el afecto de todos los amigos y familiares de Gray.

Tras la cena, se retiraron las mesas de la carpa y empezó el baile, amenizado por una banda de música. Mientras bailaba con Gray, Clare pensó que ni el más desconfiado de los agentes de inmigración habría puesto jamás en duda que aquello no fuera una boda feliz y, desde luego, ninguno de los invitados habría adivinado que las cosas no eran lo que parecían.

– Me alegro de que todos se lo estén pasando bien -Clare dudó un momento antes de hablar-. Gracias por haber organizado una boda tan convincente. Te debe de haber costado mucho dinero.

– No tienes nada que agradecerme -le aseguró, con una dulzura que la sorprendió-. Todo el mundo lleva tanto tiempo esperando a que me case que lo menos que podía hacer era organizar una buena fiesta. Si hubiera sido una celebración discreta habríamos despertado muchas suspicacias.

– ¿Crees que nadie sospecha que no estamos… bueno ya sabes…?

– ¿Enamorados? -Gray arqueó una ceja-. ¿Por qué habrían de sospechar?

– Bueno, no sé… -Clare empezó a desear no haber iniciado aquella conversación-. Siempre había pensado que resultaba obvio para todo el mundo cuando una pareja no se amaba.

– Tal vez seamos muy buenos actores -le respondió con ironía.

Clare pensó que no cabía duda alguna que él lo era.

– Tal vez -admitió, apartando la mirada. Una música lenta y sensual empezó a sonar y Clare sintió los brazos de Gray rodeándole el cuerpo, la dureza de su pecho musculoso, la proximidad de su piel. Sabía que si volvía la cabeza podría besarle el cuello.

Una recién casada normal hubiera podido besar a su marido, sin pensárselo tanto. Le hubiera susurrado «te amo», sin temer traicionarse a sí misma.

Pero ella no era una recién casada normal, y si quería que Gray la amara, debía tener mucho cuidado para no hacerle sentir que lo estaban tratando de obligar a hacer algo que no deseaba-. Creo que será mejor que vaya a ver cómo está Alice -murmuró en cambio.

– Te acompañaré -le dijo Gray, soltándola.

– No hace falta… -empezó a decir Clare, pero él no la dejó terminar.

– ¿Qué va a pensar todo el mundo si dejo que mi mujer ande paseándose por ahí sola en nuestra noche de bodas?

De la mano salieron de la carpa y se dirigieron hacia la casa. El cielo era como terciopelo negro y estaba tan cuajado de estrellas que parecían una masa borrosa por encima de los árboles. La casaca transparente de Clare, flotaba con cada movimiento suyo y el vestido plateado brillaba bajo la luz de las estrellas, mientras caminaban por las sombras que proyectaban los fantasmales gomeros

Todos los sentidos de Clare se encontraban despiertos hacia lo que la rodeaba: el zumbido de los insectos en los árboles y el aroma embriagador que desprendían las hojas secas de los eucaliptos cuando las pisaban. La suavidad de la seda al rozarle la piel la excitaba y nunca había sido tan consciente de su propio cuerpo o del de Gray. Caminaba a su lado en silencio y con el rostro oscurecido por las sombras, pero podía sentir el roce de sus dedos enlazados en toda su intensidad y estaba segura de poder distinguir cada una de las callosidades de sus manos, o incluso las espirales de sus huellas dactilares.

Alice estaba dormida. Agotada por todas aquellas caras desconocidas y tanta actividad, no se había movido desde que Clare se escapara de la fiesta, horas antes, para echarla en su cuna. Lizzy se había ofrecido a hacerlo por ella, pero Clare deseaba estar a solas con la hija de Pippa más que ninguna otra noche. De no haber sido por Alice, jamás habría ido a Bushman's Creek y, por lo tanto no habría conocido a Gray, no se habría enamorado de él, ni se habrían casado.

Inclinada sobre la cuna, Clare colocó la colcha de la niña con una expresión de ternura en el rostro. Al incorporarse, la luz procedente del exterior incidió sobre la alianza y se quedó mirándola asombrada, como si no la hubiera visto antes. Estaba casada. Dio una vuelta al anillo en el dedo. No le había parecido real hasta entonces, en que se encontraba en aquella habitación a oscuras, con el hombre callado y tranquilo que se había convertido en su esposo.

Al levantar la vista hacia él, lo encontró mirándola.

– ¿Qué pasa? -le preguntó.

– Estamos casados -le dijo, con un tono de voz peculiar, como si acabara de darse cuenta.

– Sí -rodeó la cuna y le tomó las manos-. Estás muy hermosa hoy, Clare -le dijo con voz ronca-. Estoy orgulloso de ti.

– ¿De verdad?

Gray asintió.

– Te he estado mirando cuando hablabas con todo el mundo, les sonreías y les hacías creer que eras una novia como todas las demás, y ninguno de ellos ha sospechado siquiera lo duro que resultaba para ti.

– No más que para ti -acertó a decir Clare.

– La verdad es que no me resultó tan duro. Simplemente fingí que era real.

– ¿Y eso te ayudó?

– Sí -le apretó los dedos-, mucho -Gray frotó la alianza con el pulgar-. Si funciona, tal vez deberíamos seguir fingiendo durante un tiempo -le sugirió con una sonrisa que le derritió hasta los huesos.

– Sí, tal vez deberíamos -asintió Clare y se besaron al lado del bebé, que seguía durmiendo plácidamente.

– Vamos -le dijo, al tiempo que la guiaba hasta su habitación por el pasillo.

– ¿Y los demás? -le recordó, al ver que la hacía entrar en la alcoba y cerraba la puerta tras de sí-. ¿No se preguntarán dónde estamos?

Una sonrisa le iluminó el rostro.

– Se lo están pasando demasiado bien como para darse cuenta de que nos hemos ido, y si lo hicieran imagino que no les costaría adivinar dónde estamos. Lo extraño sería que permaneciéramos en la fiesta toda la noche, cuando todo el mundo espera que aproveche la menor oportunidad para estar a solas con mi mujer.

– Tienes razón -dijo Clare, fingiendo que estaba considerando el asunto-, y ya que queremos resultar convincentes -añadió-, deberíamos quedarnos aquí y sacarle el mayor partido posible a la situación. ¿No te parece?

– Exactamente -le dijo Gray, con una sonrisa que hizo que le diera un vuelco al corazón-. ¡Entonces, ven aquí, señora Henderson!

Clare le obedeció sin rechistar y no ofreció ni la menor resistencia mientras Gray le despojaba de la casaca, que caía al suelo como si de una tela de araña se tratara.

Después le tomó la mano y le besó la palma con ternura, antes de besar el interior de sus muñecas y dejar que sus labios subieran suavemente por su brazo, deteniéndose en la sensible zona del interior del codo y en la curva de su hombro, acercándola cada vez más a él con cada beso, hasta que Clare ya no pudo soportar el ardiente deseo. Incapaz de permanecer pasiva ni un momento más, le tiró de la camisa, hasta sacársela de los pantalones, y así después de que él la cubriera con sus besos, recorriendo su escote y su cuello hasta alcanzarle la boca, Clare pudo acariciarle la espalda mientras se besaban apasionadamente.

Sintió la calidez de sus dedos mientras le bajaba la cremallera del vestido, lentamente, dejando que se deslizara por sus caderas hasta caer suavemente al suelo y se estremeció de placer al notar el roce de los dedos masculinos en sus caderas y sus manos moverse sobre su piel desnuda. Presa de una gran excitación se arqueó sobre él y susurró su nombre.

– Creo que ya es hora de que lleve a mi esposa a la cama -murmuró Gray con una sonrisa.

Cuando Clare se despertó a la mañana siguiente ya era de día. Medio dormida dedujo que debía ser domingo, porque cualquier otro día de la semana estaba en pie antes del amanecer para hacer el desayuno a los hombres.

Se estiró con pereza antes de abrir los ojos por completo. El sol entraba por las rendijas de las persianas y se sentía mejor que nunca. Permaneció un rato inmóvil, sin abrir los ojos del todo, preguntándose por qué se sentía tan feliz, hasta que de repente los acontecimientos del día anterior acudieron a su mente.

Estaban casados. Se había convertido en la esposa de Gray. Levantó la mano y examinó la alianza, como para convencerse a sí misma de que era verdad, y sus labios esbozaron una sonrisa cuando recordó cómo había terminado el día.

Al rememorar como le había hecho el amor Gray, un cosquilleo le recorrió el cuerpo. La noche anterior la pasión que sentían el uno por el otro había alcanzado nuevas alturas y después del amor habían permanecido muy quietos, con los cuerpos enredados, pensando en lo que habían descubierto juntos, y murmurando palabras de amor, mientras volvían poco a poco a poner los pies en el suelo. Puede que estuvieran fingiendo, pero había parecido tan… real.

Clare se repetía que Gray no podía hacerle el amor de aquel modo sin quererla. Se le debía notar mucho lo que sentía, y si él no se encontraba aún preparado para amarla de la misma manera, estaba segura de que le llegaría el momento. Llena de esperanza, se había quedado dormida en sus brazos, con una sonrisa en los labios.

Todavía sonriendo con optimismo, Clare se volvió hacia el lado de Gray, pero no había nadie. Decepcionada al no encontrarlo allí, acarició con la mano la parte de la sábana donde había estado tumbado. Con un suspiro pensó en lo bonito que hubiera sido que estuviera allí al despertar, que sus ojos castaños le hubieran sonreído, mientras acercaba la mano para acariciarla, y que la hubiera besado, asegurándole después que lo ocurrido la noche anterior no había sido un sueño.

Clare intentó convencerse de que no lo podía tener todo. Habría sido perfecto haber hecho el amor lentamente con él otra vez por la mañana, y que le hubiera dicho que la amaba, pero no lo había hecho… al menos por el momento, así que solo le quedaba la esperanza.

No tenía sentido que pidiera más de lo que le podía dar. Sería feliz con lo que tenía.

La casa estaba en silencio. Tan solo se oía cantar a los pájaros. Al parecer todos excepto Gray estaban aún durmiendo, tras la fiesta de la noche anterior. Clare tomó el reloj que había sobre la mesilla de Gray. Normalmente a esa hora Alice estaba despierta, así que decidió ir a ver qué hacía.

Tras ponerse una bata de algodón, recogió la ropa que permanecía donde la habían dejado la noche anterior. Sobre el suelo, el vestido parecía un charco plateado. Clare sonrió al recordar cómo se lo había quitado Gray y lo colgó en una percha. Sería muy difícil plancharlo, pero no lamentaba ni una sola de sus arrugas.

También colgó la chaqueta de Gray, colocó sus pantalones doblados sobre una silla y metió la camisa y los calcetines en la cesta de la ropa sucia, antes de dirigirse, descalza, a la habitación de Alice.

La cuna estaba vacía y Clare pensó que Gray estaría dando de desayunar a la niña, así que se dirigió a la cocina. Mientras se acercaba, sin hacer el menor ruido, empezó a oír el parloteo ininteligible de Alice y sonrió al imaginar a Gray tratando de que no tirara la mayor parte de la comida al suelo o sobre su cabeza. El pobre seguía sin saber dar de comer a un bebé.

Todavía sonreía al llegar a la puerta de la cocina. Alice fue la primera en verla.

– ¡Gah! -gritó, blandiendo su cuchara, pero Clare no la miraba a ella. Lo que contempló le borró la sonrisa de los labios. Gray estaba allí, pero no dando de desayunar a Alice, y además no estaba solo.

Estaba abrazando a alguien y Clare supo al instante de quién se trataba.

Era Lizzy.

Fue como si una mano helada le agarrara el corazón. Había sabido desde el principio lo que Gray sentía por Lizzy, pero en el fondo no se lo había llegado a creer del todo hasta aquel momento en que vio la intimidad que había entre ellos, lo bien que parecían estar juntos.

Clare se sintió enferma. Le habría gustado darse la vuelta y desaparecer, hacer como si no los hubiera visto, pero no pudo moverse, se quedó muy quieta, mirando, mientras se desvanecía toda la alegría y el optimismo con que se había despertado.

– ¡Gah! -repitió Alice, esta vez con más fuerza, y al ver que seguían sin hacerle caso tiró la cuchara al suelo.

El sonido hizo que Gray levantara la cabeza y viera a Clare mirándolos, afligida.

– ¡Clare! -dijo y soltó a Lizzy para dirigirse hacia donde estaba ella.

Temerosa de traicionarse echándose a llorar en cualquier momento, Clare escogió la postura más segura y se refugió tras una máscara de fría indiferencia.

– No os preocupéis por mí -dijo con frialdad, mientras se agachaba para recoger la cuchara.

– Pensé que estabas dormida -dijo Gray.

Clare pensó, con amargura, que no le cabía ninguna duda de ello.

– ¿Ah, sí?

Gray entrecerró los ojos al percibir su tono irónico.

– Alice y yo vinimos a la cocina para hacerte una taza de té -perseveró.

– ¡Y me encontraron a mí llorando en tu cocina! -intervino Lizzy. Se secó la cara y sonrió con tristeza a Clare, que por primera vez se dio cuenta de que había estado llorando-. Lo siento, Clare, ya sé que es una mañana muy especial para ti. No quería estropeártela.

Parecía muy disgustada, pero no culpable de que Clare la hubiera sorprendido dando un apasionado abrazo a su marido, al día siguiente de su boda. Clare sintió que las garras de los celos empezaban a desclavarse de su corazón.

– ¿Qué ocurre? -preguntó.

Lizzy respiró profundamente.

– He decidido no casarme con Stephen -le dijo.

– Pero… ¿por qué? -Clare la miró consternada. Lizzy tenía que casarse con Stephen, ¿cómo si no iba Gray a olvidarla?

– Creo que no nos amamos lo suficiente -respondió Lizzy con tristeza.

Clare pensó que por lo menos no había dicho que, finalmente, había terminado por darse cuenta de que seguía enamorada de Gray. El miedo que había sentido al verlos abrazados había sido tremendo, pero aquello era casi igual de duro. Gray no la amaría nunca mientras Lizzy estuviera libre, mientras hubiera una remota posibilidad de que pudiera ser suya.

– Claro que amas a Stephen -se apresuró a decirle-. ¡Es maravilloso, divertido, inteligente y además está enamorado de ti! -vio como la expresión de Gray se endurecía. Estaba claro que no le nacían ninguna gracia sus intentos de convencer a Lizzy para que se quedara con Stephen, pero de todos modos siguió intentándolo-. No tomes ninguna decisión precipitada, Lizzy. Stephen es un buen hombre y está hecho para ti. Le echarás más de menos de lo que crees.

– Tú no lo entiendes -Lizzy sollozó de nuevo-, porque tienes a Gray.

– Créeme, sé de lo que estoy hablando -insistió Clare, sin mirar a Gray-, el amor de verdad solo se presenta una vez, y cuando ocurre se debe hacer todo lo posible por conservarlo -aquello, después de todo era lo que ella estaba haciendo-. No eches a perder algo que podría ser tan especial, porque lo lamentarás el resto de tu vida.

– ¡De eso se trata! -dijo Lizzy entre sollozos-. No estoy segura de que lo que Stephen y yo tenemos sea tan especial. Ayer os observaba a vosotros y cuando os mirabais era como si no hubiera nadie más en el mundo. Entonces me di cuenta de que si me casaba con Stephen no sería igual. Nosotros no tenemos lo que tenéis Gray y tú.

– Para nosotros, es… diferente -dijo Gray, lanzando una mirada de advertencia a Clare.

– Ya lo sé -asintió-. A eso me refiero. Entre vosotros hay algo que relampaguea cuando estáis juntos. Ni siquiera hace falta que os toquéis. Hay electricidad en el aire entre vosotros y eso no ocurre entre Stephen y yo.

Se hizo un incómodo silencio.

– Pero Stephen y tu parecíais felices juntos -insistió Clare, con desesperación.

Lizzy suspiró.

– Sí, claro. Nos llevamos bien, y lo quiero mucho, por supuesto, pero no se da entre nosotros esa chispa que veo entre vosotros. Cuando miro hacia atrás me doy cuenta de que tal vez nos comprometimos porque todas nuestras amistades empezaban a casarse. Tenemos muchas cosas en común y nos encontramos bien juntos, así que pensamos que eso bastaría, pero ahora que he visto cómo debería ser una relación, no me puedo conformar. Si me caso tiene que ser perfecto.

– Lizzy… -Clare la miró con desesperación-. Lizzy, nunca es perfecto. No puedes fijarte en nosotros, porque cada pareja tiene sus propias razones para casarse -continuó, escogiendo sus palabras cuidadosamente-. Gray y yo sabemos cuáles son las nuestras, pero no serían las más apropiadas para ti, ¿verdad? -añadió, mirando a Gray, desafiante, pero él no contestó.

Lizzy se pasó los dedos por los cabellos.

– Pensáis que soy una ridícula romántica, ¿verdad? -les dijo, con una sonrisa cansada-. Bueno, tal vez lo sea, pero creo que tengo razón. Anoche no pegué ojo -confesó-. Me pasé la noche pensando en Stephen y creo que no sería honesta con él si nos casáramos sin estar segura de que es el hombre apropiado para mí. En cuanto llegué a la conclusión de que en realidad no deseaba casarme con él, me sentí aliviada y supe que había tomado la decisión acertada -tomó un pañuelo de papel y se sonó la nariz-. La verdad es que no sé por qué lloro -admitió, avergonzada-. Imagino que será porque ya tengo treinta años y deberé empezar de nuevo. Todo el mundo está casado, menos yo. ¿Y si nunca encuentro al hombre que me conviene?

– Lo encontrarás -le aseguró Gray, al tiempo que le daba un fuerte abrazo-. Tengas la edad que tengas siempre serás maravillosa y te mereces lo mejor. Dentro de poco te tocará a ti, te lo prometo. Hay alguien esperándote y cuando lo encuentres sabrás que hiciste lo correcto al esperar a tu príncipe azul.

– Gracias, Gray -Lizzy le sonrió y le devolvió el abrazo-. Siempre has sido mi mejor amigo. ¡No pretendía pasarme la mañana llorando en tu hombro!

– Aquí lo tienes para cuando lo necesites -le dijo, abrazándola de nuevo-. Vamos Lizzy, deja de llorar y ve a darte una ducha. Nosotros te prepararemos un café. Ya verás como después te sentirás mucho mejor.

CAPITULO 9

MIENTRAS daba de desayunar a Alice, Clare pensó con cierta amargura que le parecía muy bien que Gray se preocupara por los sentimientos de Lizzy, pero… ¿y los de ella?

Era como si una piedra le obstruyera la garganta, pero se negaba a llorar. No iba a hacer una escena. Si se abandonaba a las lágrimas y los celos haría el ridículo y avergonzaría a Gray. A pesar de todo lo sucedido, Clare no quería que algo así ocurriera. No después de lo que había pasado la noche anterior.

Al fin y al cabo era culpa de ella, por empeñarse en creer que hacer el amor llegaría a significar para Gray tanto como para ella. No le había parecido tan absurdo pensarlo cuando Lizzy estaba aún comprometida con Stephen, pero ya era libre, todo había cambiado.

Mientras terminaba de dar de desayunar a Alice, que por una vez comía sin rechistar, Clare deseó poder hacer retroceder el tiempo y no haber ido a la cocina para encontrarse a Gray y Lizzy abrazados.

Tenía dos opciones, bien actuar como la esposa agraviada y agobiar a Gray con exigencias poco razonables de que no tuviera nada que ver con su más querida amiga de la infancia, o bien salvar lo que le quedaba de orgullo y fingir que le daba igual lo que hiciera y a quién amara.

Cuando Gray volvió a entrar en la cocina, Clare estaba limpiándole la cara y las manos a Alice con un trapo húmedo.

– Lamento lo sucedido -le dijo él, con cuidado, buscando la expresión de sus ojos.

– No necesitas disculparte -le respondió con indiferencia.

– Me levanté al oír a Alice, y la bajé a la cocina para no despertarte. Te iba a llevar el desayuno a la cama, pero me encontré con Lizzy hecha un mar de lágrimas y no iba a dejarla así.

– Claro que no -respondió Clare-. No tienes por qué darme explicaciones.

– Eres mi esposa y tienes todo el derecho a molestarte por encontrarme con otra mujer.

– Pero no soy una esposa de verdad, ¿no es así, Gray? -Clare quitó el babero a Alice y, tras levantarla de la silla, la dejó en el suelo con una caja de plástico en las manos para que jugara-. Si nos hubiéramos casado en circunstancias normales, supongo que me habría molestado, pero en este caso no creo que sea asunto mío. Entiendo cómo te debes haber sentido.

– ¿De verdad? -le preguntó con sarcasmo-. ¿Y cómo me sentí?

Clare lo miró con valentía.

– Bueno, supongo que pensaste que era una lástima que Lizzy no se hubiera decidido a romper su compromiso hasta el día después de tu boda.

Gray la miró un momento sin saber qué hacer y después se acercó al fregadero para llenar la hervidora de agua. La encendió y, cuando se dio la vuelta, ya volvía a ser el mismo hombre controlado de siempre, aunque las minúsculas pulsaciones de un músculo en su mentón delataban los esfuerzos que estaba haciendo para mantener la calma.

– Pues te aseguro Clare que no es eso lo que pensé -le dijo con frialdad-. Simplemente sentí lástima por lo disgustada que estaba Lizzy. Romper un compromiso no es una decisión fácil de tomar.

– Bueno, ella debería saber cómo hacerlo -le dijo, con sarcasmo-. ¡Tiene mucha práctica!

– ¡No estás siendo justa! -le respondió enfadado.

– ¿Ah, no? -aclaró el trapo bajo el grifo y lo retorció con una fuerza innecesaria-. ¿Acaso eres más justo tú cuando la animas a seguir esperando a su príncipe azul? Deberías haberle dicho la verdad, Gray. Entonces no pensaría que tenemos una relación tan maravillosa, ¿verdad? ¡Sabe Dios de dónde habrá sacado esa idea!

– Simplemente ha percibido la atracción sexual que hay entre nosotros -le respondió Gray con frialdad, mientras sacaba el café del armario. Miró a Clare que se había quedado muy quieta al lado del fregadero-. Eso no se puede negar. No después de lo de anoche.

Clare se ruborizó y levantó la barbilla.

– No iba a negarlo, pero ser compatibles en la cama no convierte el resto de la relación en perfecta.

– ¡Clare, te aseguro que eso no tienes que recordármelo! -le dijo, con frialdad-. Sin embargo, la atracción sexual es importante y ni toda la amistad o el respeto del mundo pueden sustituirla. Si no existe entre Lizzy y Stephen es que él no es el hombre apropiado para ella.

Clare estaba deseando que terminara aquel día que tan bien había empezado. A medida que avanzaba la mañana un gran número de gente, que el día anterior había encontrado dónde dormir, apareció frotándose los ojos. Encantada de poder hacer algo que la mantuviera ocupada y no la dejara pensar, Clare les ofreció una comida y después fue con Alice a despedirlos a la pista de aterrizaje donde, una tras otra, fueron despegando todas las avionetas.

Lizzy fue la última en marcharse. Conocía a todo el mundo y no le fue difícil que la llevaran hasta el aeropuerto de Mathinson, desde donde podía tomar un avión de vuelta a Perth.

– Lamento tanto lo sucedido antes -dijo a Clare, mientras la abrazaba-. No pretendía estropearte la mañana.

– No importa -le respondió Clare, con los labios apretados.

– Os habéis portado de maravilla -siguió diciendo Lizzy, abrazando a Gray esta vez-. Tenéis mucha suerte de estar juntos. En cuanto a ti -tomó a Alice en sus brazos-, eres una preciosidad.

Encantada como siempre de ser el centro de atención, Alice sonrió y se apretó contra Lizzy, que la besó con cariño.

– Es un bebé encantador. Cuando queráis tener una luna de miel como Dios manda, estaré encantada de venir a cuidar de ella, mientras estáis fuera.

– Pero… ¿y tu trabajo? -le preguntó Clare, sorprendida.

– Gray tenía razón cuando me dijo esta mañana que una taza de café me vendría bien -le dijo Lizzy, alegremente-. He pensado mucho desde entonces y creo que es hora de que se produzcan algunos cambios en mi vida. Me ha gustado mi trabajo, pero lo llevo haciendo un montón de tiempo y ya me aburre. En cuanto regrese, dimitiré y me pondré a buscar algo diferente, así que tendré tiempo para venir y ayudaros, si me necesitáis.

Gray miró el rostro inexpresivo de Clare.

– Es muy amable por tu parte, Lizzy -le dijo-. Tal vez te tomemos la palabra. Por el momento no nos podemos ir… pero tal vez cuando regrese Jack.

Clare pensó que seguía siendo un actor excelente, porque nunca se irían de luna de miel. Ella regresaría a Inglaterra y Gray tendría la excusa perfecta para que Lizzy volviera a Bushman's Creek para ocupar su lugar. Se despidió de los últimos invitados, con una sonrisa forzada en los labios y asintiendo cada vez que le decían lo feliz que debía estar por haberse casado con un hombre tan estupendo.

Se sintió muy aliviada al ver desaparecer en el cielo la última avioneta y poder dejar de sonreír. Clare se quedó sola en aquel desierto rojizo, con Gray y Alice, mirando al cielo hasta que las avionetas se convirtieron en un pequeño punto en la distancia y se volvió a hacer el silencio sobre Bushman's Creek.

Después de todo el barullo, Alice se mostró cansada e irritable el resto del día. Clare comprendía cómo se sentía y deseó poder gritar y tirar cosas como hacían los bebés. Para cuando pudo acostar a Alice aquella noche estaba exhausta.

– Creo que me voy a la cama -le dijo, después de que Gray le ofreciera un café tras una cena que había transcurrido en completo silencio. Era el día libre de los trabajadores y habían aprovechado para marcharse al pub de Mathinson, así que estaban solos. Los dos habían hecho un tremendo esfuerzo por aparentar normalidad, pero parecían no tener nada de qué hablar-. Estoy cansada -le dijo Clare.

– Todos estamos cansados -admitió él, con cierta desolación en el tono de voz.

Por lo menos era una excusa para tumbarse en la cama sin tocarse. Clare pensó en volver a su antigua habitación, pero solo conseguiría poner en evidencia ante Gray lo dolida que estaba, y eso no podía consentirlo. Tal vez el orgullo fuera un pobre consuelo, pero era lo único que le quedaba.

Así que cuando Gray entró en la alcoba, fingió estar dormida y permaneció echada de espaldas a él.

Le pudo oír trajinar por la habitación. Habría deseado estar dormida, pero, ¿cómo iba a poder relajarse si la oscuridad vibraba con los sonidos que emitía al desvestirse? Podía imaginárselo claramente sacándose la camisa de los pantalones, desabrochándose el cinturón, quitándose las botas… Apretó los ojos con fuerza para tratar de apartar aquellas seductoras imágenes de su cabeza.

Notó como se hundía la cama bajo su peso, cuando se acostó a su lado, y se puso tensa, deseando y temiendo a la vez que la tocara, porque sabía que se entregaría a él por completo en cuanto lo hiciera. Notó que la miraba y dudaba, pero ninguna voz profunda murmuró su nombre para comprobar si estaba despierta, ninguna mano se deslizó seductora sobre la curva de su cadera, ni sintió que la besaban en el hombro, hasta que, ardiente de deseo se daba la vuelta para perderse en sus brazos.

Le dolía el cuerpo de cansancio, pero estaba demasiado triste y agotada para relajarse, y apenas se había adormecido un poco cuando el llanto de Alice la despertó y le hizo saltar de la cama. Al final ninguno de los dos durmió mucho, porque en cuanto Clare o Gray se volvían a echar, Alice empezaba a llorar de nuevo y así durante toda la noche.

Como la situación continuó las noches siguientes, Clare empezó a temer que Alice pudiera estar enferma, y Gray lo dejó todo para llevarlas al médico en Mathinson.

– Solo se trata de una fase -les había dicho el médico, añadiendo que se le pasaría y que no había motivo alguno de preocupación, pero para entonces Clare lo que más deseaba en el mundo era poder dormir una noche entera.

Gray y ella se turnaban para atender a la niña, pero aun así, se sentía como un zombi todo el día. Le dolía la cabeza, era incapaz de pensar como es debido y se encontraba torpe: tiraba harina por el suelo, ponía azúcar en las salsas en vez de sal o se encontraba a sí misma en medio de la cocina con una cebolla en la mano, preguntándose qué iba a hacer con ella.

Curiosamente, Clare estaba de algún modo agradecida a aquellas noches agotadoras, porque como se encontraba exhausta, le resultaba más fácil volverse a comportar de un modo normal con Gray. Ambos estaban demasiado cansados para hablar o pensar siquiera, y por lo tanto no existía tensión entre ellos cuando se dejaban caer en la cama, deseosos de dormir cuanto más mejor, antes de que Alice los hiciera levantarse una y otra vez.

Justo cuando empezaban a olvidar lo que era no estar agotados, vieron que el médico tenía razón al decir que solo se trataba de una fase, porque Alice volvió a dormir como de costumbre. Aturdidos y agradecidos por aquel respiro, al principio Clare y Gray se preocuparon más por recuperar el sueño perdido y volverse a sentir humanos de nuevo que por hablar de su relación, y después, cuando regresaron a la rutina habitual, Clare decidió que era mejor dejarlo estar, porque además no merecía la pena hablar de ello, ya que no se podía hacer nada para cambiar las cosas. Tal vez no fuera tan malo que no la amara, al fin y al cabo compartía el lecho con él.

No era la situación perfecta, pero, ¿no le había dicho ella a Lizzy que ninguna relación lo era? Estaban juntos y Alice ya no se despertaba por las noches. Eran motivos suficientes para sentirse feliz.

Llevaban casados exactamente un mes cuando llegó la carta.

Aquella mañana Gray había ido a Mathinson. Clare estaba barriendo el suelo de la cocina cuando oyó llegar la camioneta. Estaba acostumbrada a que el corazón le diera un vuelco cada vez que sentía su proximidad, y para cuando apareció en la puerta, con la caja de comestibles que le había encargado en las manos, ya había conseguido tranquilizarse y estaba lista para comportarse con una tranquila cordialidad.

– ¡Hola! -le dijo, tratando de sonar alegre y siguió barriendo para que no pareciera que se había pasado toda la mañana pendiente del sonido de la avioneta-. ¿Lo has traído todo?

– Excepto los champiñones frescos. No había, así que los compré en lata.

– Muy bien.

Últimamente siempre se comportaban así: de modo educado, amistoso. No era que estuvieran tensos exactamente, pero mantenían las distancias, como si ninguno de los dos se atreviera a bajar la guardia por completo.

Alice llegó hasta las botas de Gray y empezó a tirarle de los pantalones hasta que él la tomó en brazos y empezó a jugar con ella, tirándola por el aire. Todavía sonriendo por el júbilo de la niña, miró a Clare y la vio contemplarlos con una sonrisa en los labios, tan relajada que se había olvidado de que tenía la escoba en la mano.

Sus ojos se encontraron y dejaron de sonreír inmediatamente, mientras el aire entre ellos parecía evaporarse y dejaba un silencio irrespirable y cargado que produjo en Clare un temblor incontrolable. Aunque lo hubiera intentado no habría podido apartar la mirada.

Por supuesto fue Alice quien, sin pretenderlo alivió la tensión.

Decepcionada al ver que el juego parecía haber terminado y que Gray ya no le prestaba atención, le aplastó la nariz con la mano y después le apretó el labio inferior para obligarlo a mover la cabeza para todos los lados. Encantada por el éxito de su estrategia, Alice le dedicó una de sus encantadoras sonrisas.

Gray la miró con el ceño fruncido, fingiendo estar enfadado con ella, pero lejos de asustarse se limitó a acurrucarse en su hombro y para cuando volvió a mirar a Clare, esta ya había vuelto a ponerse a barrer, la cara oculta bajo sus largos cabellos negros.

– Recogí el correo en el pueblo -le dijo, minutos después-. Hay cartas para ti.

– Muy bien -dejó el cepillo y el recogedor y se acercó a la caja, sobre la que se amontonaban las cartas. Empezó a revisarlas una a una con las manos un poco temblorosas. Había una del banco, un par de sus amigos y…

Clare se quedó helada al reconocer la escritura del sobre.

– ¿Qué te pasa? -le preguntó Gray, que debía de haberla estado observando con más atención de la que pensaba.

– Es de Mark -respondió con una voz extraña.

Se quedó mirando fijamente el sobre y pensó que hubo un tiempo en que solo ver la escritura de Mark hacía que su corazón latiera a toda velocidad, en que hubiera dado cualquier cosa por saber de él. Sin embargo, en aquel momento lo único que se preguntaba era cómo habría averiguado su dirección.

Clare se sentó en una silla y empezó a dar vueltas al sobre. Era de Mark, el hombre que había amado y que la había amado. Se preguntó si no debería sentir algo más intenso.

– ¿No la vas a abrir? -la brusquedad de Gray la sobresaltó y solo acertó a asentir con la cabeza. Respiró profundamente, abrió el sobre y sacó la carta.

Mientras Clare leía la misiva, el silencio fue absoluto. Cuando terminó, dejó las cuartillas sobre la mesa y miró a Gray, con ojos inexpresivos.

– ¿Y bien?-preguntó, con bastante brusquedad-, ¿qué es lo que quiere?

Su evidente hostilidad hizo salir a Clare de su aturdimiento.

– Quiere que regrese -le dijo.

– ¿Que regreses? ¿Por qué?

– Porque me ama.

– Se supone que debería amar a su mujer -dijo Gray con un tono tan hiriente que Clare apretó los labios y levantó la barbilla.

– ¡Pues tú no amas a la tuya! -le respondió, con frialdad.

Se sostuvieron la mirada un momento, desafiantes, hasta que Gray la retiró y después dejó a Alice en el suelo, que corrió a jugar otra vez con el recogedor y el cepillo.

– Es diferente en nuestro caso.

– Ahora también en el de Mark -los ojos plateados brillaron desafiantes. Se dio cuenta de que si había esperado por un momento que él negara su acusación y declarara de repente que la amaba estaba muy equivocada.

– ¿Qué quieres decir?

– Mark está en trámites de divorcio -le dijo, con frialdad-. Dice que su mujer y él lo han intentado, pero que al final han llegado a la conclusión de que su matrimonio no volvería a funcionar.

– ¿Y sus hijos?

– No dice nada, pero los dos los adoran y seguramente tratarán de hacer que la separación sea lo menos traumática posible para ellos.

– Ya -Gray tomó sus cartas e hizo como si las estuviera revisando, cuidadosamente-. ¿Así que ahora que las cosas se han solucionado a su conveniencia, Mark espera que lo dejes todo y regreses con él?

– No, Mark no es así. Solo quería que supiera que me ama y que no ha podido olvidarme -le tembló la voz de repente y se preguntó por qué Mark no le había escrito antes, cuando habría dado cualquier cosa por oírselo decir a él y no a la persona fría y distante de ojos castaños que hacía que el corazón le latiera a toda prisa tan solo con tenerlo allí cerca, revisando el correo-. Quiere casarse conmigo -dijo, tras respirar profundamente.

– Bueno… eso es lo que tú deseabas, ¿no?

Le dolió profundamente la indiferencia con que lo había dicho.

– Sí, supongo que sí.

Gray dejó de fingir que revisaba la correspondencia y dejó caer las cartas, bruscamente sobre la mesa.

– ¿Te vas a casar con él?

– No puedo -respondió Clare, apartando la mirada-. Estoy casada contigo.

– Te prometí que anularíamos el matrimonio en cuanto quisieras -sus palabras sonaron como forzadas-. Si es lo que deseas ahora, no tienes más que decirlo.

Clare pensó, disgustada, que si quería terminar aquello, ¿por qué no lo decía claramente? Deseó levantarse y gritarle que estaba ciego si no veía que no quería marcharse, que deseaba que aquel matrimonio durara para siempre.

– Tenemos que pensar en Alice -fue lo único que pudo decir.

– Alice ya se ha acostumbrado a vivir aquí -le dijo Gray-. Ya ves lo feliz que es -dudó un momento-, si te quieres marchar, Lizzy puede venir a cuidarla. Anoche me dijo por teléfono que ha dejado su trabajo, y se ofreció a venir cuando quisiéramos. Todavía cree que nos vamos a ir de luna de miel, pero podríamos decirle la verdad. No se lo contaría a nadie.

Clare pensó que era evidente que estaba deseando desembarazarse de ella. De repente sintió nauseas y un dolor en el pecho. Le temblaron las manos al volver a doblar la carta de Mark para meterla de nuevo en el sobre.

– Gracias por el ofrecimiento -le dijo, con frialdad-, pero Alice es primordial para mí y me temo que no me voy a ir hasta no ver a Jack con mis propios ojos. Se lo prometí a Pippa y pienso cumplir mi promesa.

Incapaz de soportar la desilusión que estaba segura vería reflejada en el rostro de Gray, Clare evitó mirarlo, pero pudo sentir sus ojos penetrantes sobre ella, así que decidió observar a Alice, que se lo estaba pasando de lo lindo golpeando el cepillo contra el recogedor. Aquellos ojos la ponían nerviosa, no quería que viera la desolación en su rostro, ni como hacía esfuerzos para contener las lágrimas.

– ¿Qué le vas a decir a Mark? -le preguntó, con dureza.

Clare se miró las manos y pensó que, de quedarle algo de orgullo, le diría que si no fuera por Alice correría a reunirse con Mark, pero no pudo mentirle.

– No lo sé. Tengo que pensarlo.

Cuando se volvió a quedar sola, Clare intentó convencerse a sí misma de que lo que sentía por Gray no era tan fuerte, de que tal vez aquella necesidad dolorosa que tenía de él no era real, después de todo. Sola en aquel lugar tan aislado, con un hombre atractivo y un bebé, cualquier mujer podría haberse enamorado.

Cuando volviera a casa tras el regreso de Jack, seguramente se daría cuenta de que su amor por él no era lo que había pensado. Tal vez llegara a la conclusión de que Mark era el hombre que quería, después de todo. Y tras haber vivido en aquel aislamiento, volvería a descubrir el color, el ruido y la emoción de la ciudad y olvidaría a Gray. Quizás un día todo le pareciera un sueño y se riera de sí misma por haber creído enamorarse locamente de un hombre con el que no tenía absolutamente nada en común, un hombre que vivía al otro lado del mundo en un lugar al que ella no pertenecía.

Tal vez.

Clare se levantó y empezó a preparar la comida. Los hombres no tardarían en llegar y el día tendría que continuar, aunque ella se sintiera como si se le hubiera hundido el mundo bajo los pies. Por un momento creyó que Gray y ella habían recuperado la armonía, pero no podía haber dejado más claro que estaba cansado de aquel matrimonio y quería que se marchara a casa con Mark.

– No me quiero ir a casa -murmuró Clare, con desesperación, admitiendo la verdad. Por más que se repitiera que Londres volvería a gustarle, sabía que ya nada sería igual. Lo encontraría gris y vacío sin Gray. ¿Cómo iba a soportarlo sin su presencia?

Sabía que no debía martirizarse pensando en el futuro. Tenía tiempo todavía. Tal vez Jack tardara otros seis meses en regresar y Lizzy cambiara de opinión sobre Stephen. Quizá ella se llegara a convencer a sí misma de que, después de todo, deseaba regresar a casa.

Después de comer, Gray ordenó a sus empleados que repararan todas las vallas deterioradas y él se retiró a su despacho para trabajar con la correspondencia que había llegado aquella mañana. Clare acostó a Alice y se sentó en el porche con un libro. Normalmente aprovechaba la siesta de la niña para realizar las tareas que le requerían un poco más de concentración, pero aquella tarde estaba demasiado cansada para concentrarse en nada. El trabajo podía esperar.

Pero el libro permaneció abierto en su regazo, sin que pudiera leer una sola línea. Se quedó mirando al riachuelo y poco a poco la calma y la luz apaciguaron sus nervios. Sintiéndose ya más tranquila pensó que todo saldría bien, que mientras pudiera permanecer en Bushman's Creek todo iría bien.

Oyó sonar el teléfono, pero no se movió para responder. Gray estaba en casa así que podía seguir allí sentada y disfrutar de la quietud.

Cuando Gray abrió la puerta corredera de cristal, minutos después, ella se encontraba todavía sentada en aquel sillón en el que se habían besado tantas veces. Al oír la puerta se volvió y lo miró con sus enormes ojos grises.

Gray se quedó mirándola y algo en su expresión la hizo levantarse de inmediato. Un escalofrío premonitorio le recorrió el cuerpo y el libro que había permanecido abierto sobre su regazo cayó al suelo.

– ¿Qué ocurre? -susurró.

– Era Jack.

Jack. Clare se quedó mirándolo y le entraron ganas de llorar. No podía ser Jack. Todavía no.

– ¿Dónde está? -preguntó con voz temblorosa y se humedeció los labios.

– Llamaba desde Mathinson -le dijo Gray-. Quiere que vaya a recogerlo ahora mismo -miró el pálido rostro de Clare con desolación-. Vuelve a casa.

Clare sabía que debía decir algo, porque al fin y al cabo tanto Gray como ella llevaban meses esperando ese momento. Jack fue la razón de su llegada a Australia. Después de tantas vicisitudes por fin iba a conseguir cumplir la promesa que le había hecho a Pippa, pero el único pensamiento que ocupaba su mente era que no estaba preparada.

No estaba preparada para encontrar las palabras adecuadas que hablarle sobre Pippa. No estaba lista para dejar a Alice con su padre. No estaba preparada para separarse de Gray.

No estaba preparada para marcharse.

– ¿Le… le vas a hablar de Alice? -consiguió decir por fin.

– Lo sabe -le respondió Gray con suavidad-. Me confesó que nunca había podido olvidar a Pippa, a pesar de que lo había intentado incluso marchándose a Sudamérica. Siempre había deseado ir y pensó que allí nada le recordaría a ella, pero no resultó y decidió ir a verla a Inglaterra -se detuvo, preocupado, al ver que Clare se dejaba caer pesadamente sobre el sillón, con la mirada perdida-. Jack tenía tu dirección, de cuando Pippa te escribía, y había planeado hablar contigo y pedirte que le dijeras donde estaba tu hermana, pero, por supuesto, cuando llegó tú ya te habías marchado. Al parecer habló con una vecina tuya que le contó lo de Pippa y le habló del bebé y de vuestro viaje a Australia para encontrar al padre.

– Debe de haber sido la señora Shaw -murmuró Clare-. Vive una planta más abajo y se portó muy bien con Pippa durante su enfermedad.

– También fue muy amable con Jack -le dijo Gray-. Cuando supo que habíais venido a Bushman's Creek, tomó el primer avión que pudo y ahora está en Mathinson, deseando regresar a casa.

– Será mejor que vayas a buscarlo -consiguió decir, con voz temblorosa-. Si tomas la avioneta, dentro de un par de horas estarás de vuelta.

– Sí -Gray parecía todavía preocupado por ella-. ¿Estarás bien?

– Claro -se agachó a recoger el libro y consiguió esbozar una sonrisa-. No esperaba que regresara tan pronto, eso es todo. No sé por qué me ha impresionado tanto, al fin y al cabo es el momento que llevábamos esperando durante tanto tiempo, ¿no es así?

– Sí -le volvió a decir-. Supongo que sí.

Alice se había despertado. Al verla entrar en la habitación una sonrisa le iluminó el rostro y a Clare se le rompió el corazón al tomarla en sus brazos. Oyó planear la avioneta que se dirigía a Mathinson, a Jack.

Cuando regresara tendría que entregar a Alice a su padre.

Llevó a la niña hasta la habitación que compartía con Gray y tomó la fotografía de Pippa. El rostro de su hermana le sonrió, mientras Alice jugaba con sus cabellos. La angustia se apoderó de Clare mientras miraba a su hermana, preguntándose cómo iba a ser capaz de decir adiós a Alice.

– No creo que pueda hacerlo, Pippa -susurró a su hermana, que siguió sonriéndole desde la fotografía-. Pero lo he prometido -murmuró, recordando la promesa hecha en el hospital.

Para cuando oyó aterrizar la avioneta, ya había vestido y dado de comer a Alice. La abrazó, aspirando su calor y el dulce aroma a limpio que desprendía su cuerpecito. Le besó las manos y la cabeza, donde la suave pelusilla empezaba a transformarse en cabellos rubios y la tristeza que sintió fue tan agobiante que le costó incluso respirar.

Fuera oyó cerrar de un golpe la puerta de la camioneta y unos pasos apresurados subiendo las escaleras del porche. Clare tragó saliva y abrazó a Alice con más fuerza. Se abrieron las puertas correderas de cristal, pero no fue Gray quien apareció en el umbral, sino Jack.

Clare lo reconoció enseguida por la foto que Pippa había guardado como un tesoro, aunque en ese momento no se reía y parecía agotado. Se detuvo al verla allí de pie, con el bebé en los brazos, pero sus ojos no se posaron en ella, sino en Alice. La niña le devolvió la mirada, sus ojos eran exactamente del mismo color castaño que los de su padre.

Clare tenía un nudo en la garganta que le impedía hablar. Al principio ninguno de los dos se movió, hasta que Jack se acercó lentamente a ellas. Se detuvo un momento, indeciso, hasta que sin poder dar crédito a sus ojos vio que Alice le sonreía, una amplia sonrisa que dejó a la vista sus dos únicos dientecitos. Parecía como si supiera que por fin había ido en su busca.

Clare se estremeció al ver la expresión del rostro de Jack. Hasta aquel momento no había sabido si esperar o temer que no aceptara a su hija, pero su rostro no dejaba duda alguna sobre lo que sentía.

– Esta es Alice -dijo Clare, tratando de librarse del nudo que tenía en la garganta y consiguiendo esbozar una sonrisa temblorosa-, tu hija -añadió-. Tómala en brazos.

Jack hizo lo que le decían y miró a los ojos confiados de Alice, antes de dirigir la mirada hacia Clare, que por primera vez tuvo la sensación de que se fijaba en ella.

– Pippa… -empezó a decir, pero se le quebró la voz, y no pudo continuar.

Clare aspiró profundamente.

– Ella quería que Alice creciera contigo -le dijo, y a pesar de sus esfuerzos por evitarlo le tembló la voz-. Te amaba mucho.

Jack no respondió. Se quedó mirándola un momento sin decir palabra y después apretó a Alice contra sí, buscando dar y recibir cariño al mismo tiempo, como si los dos estuvieran solos en este mundo.

CAPITULO 10

CEGADA por las lágrimas que inundaban sus ojos, Clare se apresuró a salir de la cocina. Tropezando con los escalones corrió hacia el riachuelo, sin poder dejar de llorar. Le pareció oír cómo la llamaba Gray, pero continuó corriendo hasta refugiarse bajo la sombra de los gomeros que se inclinaban sobre el agua, donde se detuvo, la mano sobre su boca temblorosa, tratando de contener los sollozos que la hacían estremecerse.

Gray no tardó en llegar hasta donde estaba. Haciendo caso omiso a su resistencia, la abrazó y la apretó contra él, hasta que después de un rato Clare se relajó y lloró con desesperación sobre su hombro.

– No lo puedo soportar-dijo, entre sollozos-. ¡Alice es ahora mi niña! ¡No puedo soportar la idea de marcharme y dejarla aquí!

– Entonces, no te vayas -le dijo Gray, muy bajito.

– ¡Tengo que hacerlo! ¡Se lo prometí a Pippa! Ella quería que estuviera con Jack y le prometí dejarla aquí, pero en el fondo pensaba que nunca tendría que hacerlo. Me engañé pensando que Jack no regresaría y que si lo hacía no aceptaría a Alice como hija suya, pero acabo de ver su rostro y ¡sí… sí la quiere! Además, Alice se fue enseguida con él -Clare volvió a sollozar-. Sabía que era su padre; estoy segura. Ahora se tienen el uno al otro y no me necesitan.

– Alice siempre te necesitará -le dijo Gray, pero ella sacudió la cabeza sobre su hombro.

– No -murmuró entre sollozos-. Yo no soy la madre de Alice. Pertenece a su padre. Debería alegrarme de que Jack haya vuelto, como quería Pippa, y que ya quiera a Alice… Soy feliz… pero no puedo dejar de llorar…

Gray la dejó llorar un rato. La tenía abrazada como hacía con Alice cuando lloraba y le acariciaba la espalda de arriba abajo, para tranquilizarla.

– Recuerda lo que dijiste cuando viniste -le dijo-. Me hablaste de tu trabajo, de tu apartamento y de cuánto te gustaba vivir en Londres. En realidad no querías dejarlo y ahora puedes regresar. Eres de allí, y además… también tienes a Mark. Puedes tener todo lo que siempre has deseado.

Clare sacudió la cabeza y volvió a sollozar. Gray la abrazó con más fuerza.

– Sé que te va a resultar difícil dejar a Alice, pero tienes tu propia vida, Clare. Has hecho todo lo que has podido por ella y ahora te toca a ti. Mereces ser feliz -continuó, mientras le acariciaba el pelo-, y lo serás en cuanto regreses a casa. No tienes por qué preocuparte por nuestro matrimonio, me aseguraré de que el divorcio sea lo más rápido posible, y entonces serás libre para casarte con Mark.

Clare se dio cuenta de que estaba tratando de consolarla, pero le resultaba cada vez más difícil soportar sus palabras. Deseaba que le suplicara que se quedara, no que le facilitara la partida.

Luchando por controlar las lágrimas se apartó de él y se secó la cara con las manos.

– Lo siento, pero me da mucha pena decirle adiós a Alice.

– Lo sé, pero te prometo que cuidaré de ella. Las dos seréis felices.

Clare pensó que seguramente Alice sería feliz, pero ella desde luego no; sin embargo, se limitó a asentir con la cabeza, desolada. Si Gray no la quería, y eso era obvio, lo mejor sería que se marchara a casa. Tenía otra vida esperándola, y quizá una vez de vuelta en Londres recordaría por qué le gustó tanto en un tiempo, pero no sería feliz. No volvería a ser feliz sin él.

Clare dejó a Alice en la cuna y se inclinó para darle un beso de buenas noches. Jack había estado observando, sin perder detalle, todo el ritual que conllevaba preparar a Alice para acostarse, y en aquel momento se encontraba al otro lado de la cuna, mirando a su hija, con una expresión tan tierna que a Clare se le volvieron a nublar los ojos y se sintió culpable por costarle de aquel modo dejar a Alice en brazos de un padre que la amaba tanto.

Acarició por última vez la cabeza de la niña y sonrió a Jack.

– Te dejo a solas con ella para que le des las buenas noches -le dijo, y salió de la habitación.

No tenía mucho trabajo aquella noche, porque había hecho un flan por la mañana, la carne estaba terminando de asarse en el horno y Gray se había ofrecido a encargarse de las verduras. Se le hizo muy raro no estar en la cocina a aquella hora, cocinando, de modo que todo estuviera preparado a tiempo, siguiendo sus pequeños rituales cotidianos.

Clare se sentó en el porche, donde tantas veces había estado con Gray y pensó que se tendría que habituar a cambiar de costumbres, porque en Londres no tendría que cocinar enormes trozos de carne, ni habría hombres tímidos entrando en tropel en su cocina, ni escucharía charlas sobre rodeos o lluvia y, sobre todo, no estaría Gray sentado a la cabecera de la mesa, con sus manos fuertes y su media sonrisa.

Clare apretó los dedos sobre los ojos para contener las lágrimas. No podía seguir llorando de aquella manera.

Jack se unió a ella minutos después, se sentó a su lado, en la silla que solía ocupar Gray y permanecieron en silencio durante un rato. El sol se estaba poniendo detrás de los árboles que bordeaban el riachuelo y el horizonte brillaba como si hubieran encendido una hoguera sobre la curva de la tierra.

– He echado mucho de menos las puestas de sol de Bushman's Creek -empezó a decir Jack.

Clare no desvió los ojos del cielo.

– Yo también las echaré de menos.

Se volvió para mirarlo y el corazón le dio un vuelco al ver la angustia que reflejaban sus ojos.

– Háblame de Pippa -le suplicó.

Aquel atardecer, con el rostro iluminado por el brillo de los últimos rayos de sol, Clare empezó a hablar. Sabía que a su hermana le habría gustado que la recordara alegre, así que pasó por alto las terribles semanas de su enfermedad y le dijo cuánto lo había amado Pippa, lo que había lamentado marcharse de aquel modo y cuánto habría deseado poder regresar a Bushman's Creek para estar junto a él y su hija.

Cuando terminó de hablar, Clare estaba otra vez llorando y Jack le apretó la mano con fuerza. Sus dedos eran cálidos y fuertes como los de Gray.

– Gracias por tus palabras, Clare, y por mantener tu promesa y traerme a Alice. Es lo único que me queda de Pippa. Te prometo que cuidaré de ella como Pippa habría deseado.

– Sé que lo harás -respondió Clare entre sollozos.

Jack le apretó otra vez la mano y después se la soltó.

– ¿Y tú qué vas a hacer ahora?

– ¡Oh! Tengo mi vida en Londres -le dijo, tratando de mostrar entusiasmo.

– Sí, ya me lo ha dicho Gray. Me contó lo de la boda y todo lo que has hecho por Pippa, por Alice… por nosotros. Yo quería pedirte que te quedaras en el rancho, pero Gray dice que ya has hecho bastante y que deseas marcharte a casa.

Clare evitó mirarlo, y permaneció con las manos apretadas sobre el regazo.

– Creo que será lo mejor -le dijo, pensando que a Gray le había faltado tiempo para decidir su partida.

– No te pido que te quedes para siempre, pero sí durante un tiempo. No te lo pido por mí, sino por Alice. Todavía te necesita.

Clare negó con la cabeza.

– No, es a ti a quien necesita ahora, Jack. Tenéis que construiros una vida juntos y yo no formo parte de ella. Cuanto antes me vaya, antes se acostumbrará a ti -la voz estuvo a punto de quebrársele, pero se tranquilizó-. Si pensara que Alice me necesita de verdad, por supuesto que me quedaría, pero creo que es hora de que cada uno continuemos con nuestras vidas, y es mejor que me vaya. Le será más fácil olvidarme ahora que es un bebé.

Jack la estudió con aquellos ojos que se parecían tanto a los de Gray y Alice.

– ¿Estás segura?

Clare asintió y tragó saliva, para tratar de librarse del nudo que se le había hecho en la garganta.

– Lo único que sé es que cuanto más tiempo me quede, más me va a costar despedirme de ella.

– Lo comprendo. ¿Cuándo te quieres marchar?

– Lo antes posible -le dijo, en voz baja, preguntándose si le llegaba el sonido de su corazón rompiéndose en pedazos.

– Mañana hay un avión a Darwin y desde allí podrás tomar un vuelo internacional -calló un momento, mientras observaba el perfil de Clare, con cierta ansiedad-. Gray dice que Lizzy vendrá a ayudarnos hasta que podamos encontrar una gobernanta -Clare sintió una opresión en el pecho-, pero tendrás que decirle a Lizzy la verdad sobre tu matrimonio. ¿Te importará tener que hacerlo?

– No -respondió, desolada-. Ya no importa.

Clare se quitó los anillos y los dejó sobre la cómoda, donde Gray los pudiera encontrar fácilmente. Miró a su alrededor, como tratando de grabar aquella habitación en su retina para siempre, después tomó su maleta, muy ligera ahora que ya no contenía las cosas de Alice, y salió al porche, donde la esperaban Jack y Alice.

Clare tomó en sus brazos a la niña por última vez. Tenía muchas cosas que decirle, pero era demasiado pequeña para entenderlo, y se limitó a abrazarla con fuerza, esperando que Alice se diera cuenta de cuánto la quería. Alice jugueteó con sus cabellos, alegremente y Clare tuvo que cerrar los ojos para contener las lágrimas.

– No permitiré que te olvide -le dijo Jack-. Te enviaré fotos y puedes venir a visitarnos.

– Ya no será lo mismo -consiguió decir, aún con los ojos cerrados.

Oyó llegar la camioneta y los pasos familiares de Gray subiendo las escaleras del porche.

– ¿Clare? -le tocó el brazo y su voz era muy suave-. Si quieres llegar a tiempo para el avión de Darwin tenemos que irnos.

Clare asintió, enmudecida por la desesperación. Besó a Alice por última vez, se la entregó a Jack y después empezó a bajar las escaleras, sin volver la vista atrás.

Como si se hubiera dado cuenta de repente de lo que sucedía, Alice empezó a llorar y Clare se tapó los oídos con desesperación. Gray puso la maleta en la parte trasera de la camioneta y se sentó a su lado. Tras observar su rostro un momento, puso en marcha el motor, tratando así de que no se oyera el llanto de Alice, que cada vez lloraba con más desesperación.

– Vámonos, por favor -susurró Clare y Gray arrancó.

Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas, mientras que con la mirada siempre al frente, se apretaba con fuerza los oídos, como temiendo oír aún el llanto de Alice. A pesar de repetirse que no debía volver la vista, no pudo evitar darse la vuelta para ver por última vez la casa y las figuras que la despedían en el porche.

Pero tanto la casa, como Alice y Jack habían desaparecido ya como tragados por el rojo polvo del desierto que iba levantando la camioneta.

Sintiéndose morir de pena, Clare miró al frente di nuevo. Aquella sería la última vez que pasara al lado de riachuelo. Tenía que recordarlo todo, porque los recuerdos serían lo único que le quedaría.

Para alivio suyo, Gray no intentó entablar conversación. En la pista de aterrizaje colocó su maleta en la avioneta y cuando la ayudó a subir, volver a sentir el roce de sus manos le resultó muy difícil de soportar.

Había dejado la camioneta a la sombra y pensó que la encontraría allí cuando regresara, pero que ella no estaría.

Aun viendo lo difícil que le resultaba marcharse Clare sabía que hacía lo correcto, aunque una parte de ella se negara a creer que ya no volvería a viajar en la destartalada camioneta, que nunca volvería a subir la; escaleras del porche, ni dejar que la puerta se cerrara tras ella. No vería a Alice ponerse de pie, ni dar sus primeros pasos o decir las primeras palabras.

Y Gray permanecería allí sin ella, moviéndose por aquellas tierras con su ágil caminar, entrecerrando los ojos para avistar el horizonte, sacudiéndose el polvo de sombrero, y ya era demasiado tarde para decirle cuánto lo amaba.

El avión de Darwin estaba ya estaba listo en la pista con la hélice en movimiento, cuando aterrizaron en Mathinson. Clare se alegró en el fondo, porque así se ahorrarían una despedida larga.

Como una autómata, compró el billete y facturó el equipaje. Después de cumplir con todos los trámites de aeropuerto, Clare y Gray se quedaron mirándose en silencio.

– ¿Vas a regresar directamente? -preguntó ella, finalmente.

– Lizzy llega hoy de Perth -le dijo Gray, con voz cansada-. Su vuelo aterrizará dentro de un par de horas, así que haré tiempo hasta entonces y me la llevaré a casa.

– Muy bien -Clare no pudo seguir mirándolo, así que se concentró en la tarjeta de embarque, que no dejaba de manosear-. Alice estará bien -le dijo, sin estar segura de si estaba tratando de convencerse a sí misma o a Gray.

– Por supuesto que sí.

Una azafata empezó a recoger las tarjetas de embarque y Clare se dio cuenta de que había llegado la hora de la despedida.

– Bueno… -parece que ya ha llegado el momento.

– Sí.

Se miraron sin decir palabra. Clare, sintiendo una mezcla de deseo y pánico, pensó que si Gray la tocaba estaría perdida, pero no lo hizo. Le vio apretar las manos, pero la dejó volverse y entregar la tarjeta de embarque a la azafata.

Clare se dio cuenta de que todo había terminado, de que la estaba dejando marchar y se sintió como helada, incapaz de llorar.

Pasó la barrera y entró en la pista de aterrizaje.

– ¿Clare? -había desesperación en su voz, así que se apresuró a volverse. El viento hizo que los cabellos le cubrieran la cara. Se los colocó detrás de la oreja y lo miró, sus ojos plateados brillaron bajo la luz del sol.

– ¿Sí?

– Yo… -Gray se detuvo, frustrado. Detrás de ella las hélices se movían cada vez más rápido y una azafata la esperaba, con impaciencia en lo alto de las escaleras del avión-. Gracias, Clare -consiguió decir finalmente, sintiéndose como derrotado-. Gracias por todo.

Clare no pudo decir nada. Trató de sonreír, pero no lo consiguió, así que se apresuró a avanzar por la pista de aterrizaje hasta el avión, para que él no pudiera ver las lágrimas que corrían por sus mejillas.

El avión despegó y Clare pudo ver cómo quedaba atrás aquel polvo rojizo del desierto, que tan familiar le resultaba ya, y como, poco a poco, se iba alejando del aeropuerto hasta perderlo de vista por completo.

Estaba otra vez lloviendo. Clare miró aquel cielo oscuro y las gotas que golpeaban contra sus cristales y recordó con dolor el calor y la luz de las desérticas extensiones australianas. Llevaba un mes en Londres, cuatro semanas desoladoras. Debería resultarle ya más fácil, pero no era así. El recuerdo de Bushman's Creek era como un dolor que, lejos de ir aminorando, se hacía tan agudo en algunas ocasiones que le hacía dar un respingo.

Quería dar un paseo hasta el riachuelo o sentarse en el porche a mirar el cielo estrellado. Deseaba estar en la fresca cocina y esperar a oír las pisadas de Gray sobre las escaleras de madera y escuchar cerrarse la puerta del porche antes de verlo aparecer, sacudiéndose el polvo del sombrero, con esa media sonrisa que la hacía estremecer.

Conservaba un reloj con la hora australiana y de vez en cuando lo miraba para imaginar lo que estaría haciendo exactamente en aquel momento. Cuando permanecía desvelada sobre la cama sabía que Gray estaba a caballo, con el sombrero caído sobre los ojos, contemplando el horizonte, pensativo o dirigiendo el ganado. Clare se lo podía imaginar deteniéndose para almorzar: Joe estaría liándose un cigarrillo, Ben comiendo con ansia unas galletas y Gray tomando una taza de té, tan tranquilo como siempre.

Y cuando esperaba en la parada del autobús, con el cuello del abrigo subido para protegerse de la humedad, se imaginaba a Gray echado en aquella cama que habían compartido, la habitación iluminada tan solo por la luz de las estrellas. Conocía su modo de dormir, como se le relajaba la expresión del rostro y su pecho subía y bajaba con ritmo acompasado, y se moría de ganas por escuchar el sonido de su respiración y sentir la calidez de su piel.

Tampoco dejaba de pensar en Alice y rezaba todos los días para que fuera feliz, ni se apartaba de su pensamiento el modo en que la luz cambiaba sobre las dehesas y la paz y el silencio que reinaban en ellas.

Nada le parecía igual en Londres. Las calles repletas de gente que tanto le gustaran una vez le parecía que se estrechaban demasiado a su alrededor, y le hacían sentir claustrofobia. Eran demasiado ruidosas y había demasiada gente en ellas. En Australia estaba rodeada de espacio y luz, pero en Londres le costaba encontrar un trocito de cielo.

Suspiró y volvió a mirar a la pantalla del ordenador. Debía pensar en su estancia en Australia como si se tratara de un sueño, y de alguna manera tratar de olvidarla. En Londres tenía su vida, un trabajo, amigos y un alojamiento hasta que se marcharan los inquilinos de su apartamento. No tenía sentido que siguiera viviendo para un sueño, aunque hubiera sido maravilloso.

Lo había intentado. En la oficina la habían recibido con los brazos abiertos y se había volcado en su trabajo con la esperanza de olvidar que un día había sido feliz fregando, cocinando, limpiando y dando de comer a las gallinas.

Por las tardes, cuando ya no podía refugiarse en su trabajo, se esforzaba en salir y hacer las cosas que había creído echar de menos en el rancho, pero nada llenaba su vacío, y aunque sonreía y fingía pasárselo bien, se sentía triste y sola.

Mark había sido su última esperanza. Se había aferrado al pensamiento de que, en cuanto lo volviera a ver, renacería todo lo que había sentido por él, y se daría cuenta de que lo de Gray no había sido más que una ilusión, pero no había sido así. Habían cenado juntos, en un restaurante que no tenía nada que ver con la cocina del rancho, y hablado mucho, pero como viejos amigos, no como amantes. Lo había encontrado atractivo, encantador, todo lo que una vez deseó, pero no era Gray.

Gray… Cada vez que pensaba en él, la añoranza se hacía dolorosa. Dejó el trabajo que llevaba tratando de terminar durante la última media hora y tomó el reloj que guardaba en su mesa de despacho. Eran casi las tres y media en Londres, pero en Bushman's Creek ya debían de estar brillando las estrellas y Gray debía de estar durmiendo tranquilamente. Clare lo podía imaginar con tanta claridad que hasta era capaz de oír el sonido de su respiración y cuando volvió a mirar la pantalla, las lágrimas que inundaban sus ojos le impidieron ver con claridad lo que había escrito.

El teléfono sonó y, antes de responder, se esforzó por que su voz sonara normal. Era Anette, la recepcionista que había a la puerta de su despacho.

– ¿Estás ocupada? -le preguntó-. Tengo aquí a una persona que desea verte.

– ¿Quién es?

– Se llama Gray Henderson. Le he preguntado si lo estabas esperando y me ha respondido que creía que no… ¿Clare? -Anette calló un momento, confundida por la intensidad del silencio que se había hecho al otro lado de la línea-. Clare, ¿estás ahí?

Clare estaba con el auricular en la mano, sin dar crédito a lo que acababa de oír. Colgó muy despacio, sin responder y se levantó, sorprendida de que la sostuvieran las piernas. Como en un sueño se dirigió lentamente hacia la puerta y la abrió.

Había un hombre de pie, delante de la mesa de despacho de Anette, un hombre delgado y bronceado que se volvió al oír la puerta y la miró.

Gray.

Una oleada de alegría e incredulidad se apoderó de ella y se tuvo que apoyar en la manilla de la puerta, para no caerse.

– Eres tú -susurró.

– Sí, soy yo -su voz era la misma de siempre, pausada y tranquila, se quedó mirándolo fijamente, pensando que tal vez fuera producto de su imaginación y por lo tanto desaparecería de un momento a otro, si apartaba los ojos de él.

Parecía cansado y no sonreía. Observó en él una inseguridad que no había visto nunca, y enseguida pensó que le traía malas noticias. ¿Por qué si no iba a estar allí?

– ¿Alice…? -preguntó, incapaz de traducir sus pensamientos en palabras.

– Está bien -se apresuró a responder Gray.

Clare dejó escapar un suspiro de alivio y la tensión desapareció. Detrás de él vio que Anette los miraba sin perder detalle y se hizo a un lado para permitir pasar a Gray.

– Pasa.

Gray dudó un momento y después entró en el despacho. Clare cerró la puerta y ambos se quedaron mirándose en silencio.

– ¿Cómo estás? -empezó a decir Gray.

– Bien -le respondió, aunque hubiera deseado decirle que se sentía triste, sola y desesperada.

Se hizo un incómodo silencio y Clare se humedeció los labios.

– ¿Cómo… cómo me has encontrado? -le preguntó, aunque parte de ella le gritaba que cómo podía estar hablando de semejantes trivialidades cuando por fin lo tenía allí, y lo único que tenía que hacer era cruzar el despacho para tocarlo.

– Pregunté a Stephen. Recordé que le habías hablado de tu trabajo y pensé que tal vez recordaría el nombre de tu agencia. No me equivoqué.

– ¿Stephen? -preguntó Clare, esperanzada-. ¿Están él y Lizzy otra vez juntos?

– No, Lizzy se encuentra todavía en el rancho.

A Clare se le volvió a caer el mundo encima. Había tratado de no pensar en Lizzy y, cuando imaginaba el rancho, ella nunca aparecía ni en «su» cocina, ni sentada en su «su» silla del porche.

Clare se acercó a su mesa y se puso a ordenar unos papeles, dándose tiempo para tratar de borrar la amargura y la decepción de su rostro. Tenía la cabeza baja y el pelo negro le tapaba la cara, pero cuando levantó la vista vio que los ojos de Gray la observaban sin disimulo.

– ¿Qué estás haciendo aquí? -le preguntó, casi con mala educación.

Gray no respondió inmediatamente. Se acercó a la ventana y contempló la lluvia, como si estuviera pensando de qué manera explicarse mejor, pero cuando habló, su respuesta fue bastante sencilla. Se dio la vuelta y la miró con sus ojos castaños.

– Vine a ver si eras feliz -le dijo.

Clare se quedó boquiabierta.

– ¿Feliz? -repitió, como si hubiera olvidado el significado de esa palabra.

– ¿Lo eres?

Clare dudó un momento, pero enseguida se dio cuenta de que no tenía sentido seguir fingiendo.

– No.

– ¿Por qué no?

Clare volvió a dudar.

– ¿Por qué lo quieres saber?

– Porque te amo -le dijo y Clare se preguntó si le habría oído bien-. Creí que lo sabías.

– No lo sabía -la voz de Clare sonó como si perteneciera a otra persona. Permaneció muy quieta, temerosa de estar soñando y que el mínimo movimiento la fuera a despertar, devolviéndola a la desoladora realidad.

– ¿Por qué no me lo dijiste? -le preguntó, con la voz temblorosa.

– No quería hacerte las cosas más difíciles. Dejaste muy claro que nunca te plantearías siquiera vivir en Bushman's Creek y podía entenderlo porque eres una chica de ciudad y el rancho no tiene nada que ofrecer a una mujer como tú -incapaz de seguir sosteniendo la intensa mirada de aquellos luminosos ojos grises, se volvió hacia la ventana, con las manos en los bolsillos-. Me dije que no tenía sentido enamorarme de ti porque no estabas hecha para Bushman's Creek, pero cuanto más te veía allí, más en tu sitio me parecías. Estuve muchas veces a punto de decirte lo que sentía, pero temía hacerte sentir incómoda, y cuando fuimos a Perth me di cuenta de que había sido un estúpido al pensar que podías desear quedarte. Cambiaste en Perth, Clare -le dijo, volviéndose a mirarla-. Estuve a punto de decirte lo mucho que te amaba aquella tarde en que hicimos el amor, pero insististe tanto en que para ti lo ocurrido no significaba nada especial y además te fuiste al baño y regresaste convertida en una mujer sofisticada… La verdad es que no sabía cómo tratarte -admitió Gray-. Después de la cena en casa de Lizzy me acusaste de estar celoso, pero eras tú la que me producías los celos, no ella. No podía soportar verte tan a gusto con Stephen, porque pensaba que si ese era el tipo de hombre que encontrabas atractivo, nunca me querrías a mí.

– ¡Pero… -Clare consiguió recuperar la voz-, pero pensé que amabas a Lizzy!

– Yo a Lizzy la quiero solo como a una amiga. Al principio te dejé pensar que la amaba porque creí que así te resultaría más fácil aceptar casarte conmigo, ya que no había posibilidad de que me enamorara de ti, y más tarde porque estaba celoso -Gray se acercó a ella y le tomó las manos, como si ya no pudiera soportar seguir separado de ella por más tiempo-, pero nunca amé a Lizzy del modo en que te amo a ti, Clare -su voz era tan profunda que le pareció que vibraba a través de sus venas-, del modo en que te amé desde el momento en que te vi en el porche del hotel de Mathinson con Alice en brazos -la miró y, al ver la expresión de sus ojos, le apretó más las manos-. Sabía que no tenía ninguna posibilidad, pero seguí esperando. Me dije que si Jack tardaba lo suficiente en regresar, te acostumbrarías al rancho, pero entonces llegó la carta de Mark y enseguida me di cuenta de todo lo que él te podía ofrecer.

– Y entonces Jack regresó -le dijo Clare, muy despacio y Gray asintió.

– Sí, Jack regresó y tuve que llevarte al aeropuerto y verte partir en aquel avión.

Clare recordó el olor a gasoil, el calor y cómo le latía el corazón, mientras caminaba por la pista de aterrizaje.

– Pensé que querías que me marchara -le dijo, incapaz aún de creer que aquello fuera real.

– Creí que estabas deseando marcharte porque aquí te esperaba todo lo que me habías dicho tantas veces que necesitabas para ser feliz. Habías renunciado a tanto que pensé que tenías derecho a ser dichosa, por eso no dije nada en el aeropuerto. Sabía lo difícil que te había resultado dejar a Alice y pensé que tal vez te aferrarías a cualquier excusa para volver con ella de inmediato. No quería que la niña fuera el motivo de tu regreso al rancho, Clare -le dijo, muy bajito-. Quería que volvieras por mí. Que fueras feliz.

– Gray… -Clare se sintió más relajada y notó como la felicidad inundaba su cuerpo, y derretía el hielo que se había formado alrededor de su corazón, desapareciendo con él la tristeza y el dolor que la habían agobiado-. Gray, ¿cómo podría ser feliz sin ti? -le preguntó con dulzura. Los dedos de Gray apretaron los suyos con tanta fuerza que sintió dolor, pero no le importó y le sonrió a través de las lágrimas-. Te dije que estaba bien, pero era mentira. Me he sentido muy triste y he echado mucho de menos Bushman's Creek, pero sobre todo te he echado de menos a ti. No ha habido ni un solo minuto desde que dejé el rancho en que no haya deseado haber tenido el coraje de decirte cuánto te amaba.

– ¿Me amas? -la soltó y tomó su rostro entre las manos-. Clare, ¿cómo puedes amarme?

– No lo sé. Pero sé que te amo.

La besó y Clare se fundió con él en un abrazo, tranquila ya al ver que estaba allí y la amaba. Le rodeó la cintura con las manos y le acarició la espalda febrilmente, como si tratara de convencerse a sí misma de que era real, mientras se besaban con pasión.

– Dios, Clare, ¡cuánto te he echado de menos!

La voz de Gray sonó tan temblorosa mientras le besaba el cuello, los ojos, la boca que a Clare le costó reconocerla. Se aferró a él y lo besó con una especie de desesperación.

– ¿Por qué no me viniste a buscar antes? -le preguntó, casi sin respiración-. He sido muy desgraciada.

– Lo sé, lo sé… -Gray levantó la cabeza y le apartó el cabello de la cara con las dos manos-. Lizzy me dijo que debía venir a buscarte enseguida, no podía dar crédito a sus oídos cuando se enteró de que te habías marchado. Me dijo que no importaba por qué nos habíamos casado, que lo importante era que estábamos hechos el uno para el otro y que sería un idiota si te perdía. Jack también me dijo lo mismo -miró a Clare muy serio-. Nunca se ha perdonado haber dejado marchar a Pippa. Sabe muy bien lo que es amar a alguien y perderlo por el estúpido orgullo.

– Entonces, ¿por qué no viniste cuando te dijeron?

– Porque no creí que tuvieran razón cuando me decían que me amabas. Insistías tanto en dejar claro que nuestro matrimonio era solo temporal, que eras una chica de ciudad -le limpió con dulzura las huellas que las lágrimas habían dejado en su rostro-. Podía haber tratado de convencerte para que te quedaras, pero ¿qué habría sucedido si pasado un tiempo hubieras echado de menos tu vida de aquí? No quería que te preguntaras si habrías sido feliz casada con Mark, ni que te sintieras frustrada con la vida del rancho cuando podías haber estado haciendo un trabajo que te gustara. Tenía que darte la oportunidad de averiguar lo que querías de verdad, Clare, así que les dije a Jack y Lizzy que por lo menos necesitabas un mes, y que después vendría a averiguar si eras feliz o no.

»Casi me descorazoné cuando te vi -le confesó, señalando su elegante traje-. Se te veía con tanto estilo, tan profesional vestida de este modo, que me alegré de haber traído conmigo los papeles del divorcio, como excusa para verte. Necesitaban la firma de los dos, así que si me hubiera parecido que eras feliz, no te habría dicho nunca que te amaba, ni te habría preguntado si me amabas.

Clare sonrió.

– ¿Y ahora que sabes que te amo? -le preguntó, suavemente.

– Podemos romper los papeles -Gray se metió la mano en un bolsillo y sacó los anillos que Clare había dejado sobre la cómoda, aquel terrible día en que pensó que no volvería a ver Bushman's Creek-. Mira lo que he traído.

– ¡Mis anillos! -Clare se los volvió a colocar en el dedo-. Los he echado de menos -le dijo.

– Ahora siempre los podrás llevar puestos -le dijo, con esa media sonrisa que tanto había añorado-. Ahora ya sabes por qué te quería comprar un anillo de diamantes, Clare. Te lo compré porque te quiero, y siempre te querré.

A Clare se le iluminaron los ojos de felicidad, mientras deslizaba los brazos por el cuello masculino y levantaba la cabeza para que la besara.

– ¿Gray? -le dijo, en cuanto pudo hablar, echándose hacia atrás para mirarlo-. ¿Puedes hacer algo por mí?

– Lo que quieras -le dijo, abrazándola como si no estuviera dispuesto a dejarla marchar jamás.

– Llévame a casa.

– ¿A casa? -le preguntó con una sonrisa cargada de ternura y deseo.

– Sí, a Bushman's Creek.

Al atardecer de su primer día en el rancho, Clare y Gray se dieron un paseo por la orilla del riachuelo, agarrados de la mano. El cielo parecía de fuego y el sol poniente bruñía el paisaje, con un brillo misterioso, mientras que poco a poco se dejaba de oír a los pájaros. Jack estaba acostando a Alice y Lizzy estaba en la cocina.

– Me resulta extraño no tener nada que hacer -dijo Clare.

– Lizzy se marcha a Perth dentro de un par de días, así que tendrás un montón de cosas que hacer a partir de entonces.

– ¡Ahora veo por qué querías que volviera! -bromeó Clare-. Necesitas otra gobernanta.

Gray se detuvo y le hizo mirarlo de frente.

– No necesito una gobernanta -le dijo, muy serio-. Te necesito a ti. Necesito verte, tocarte y saber que cuando regreso a casa, al final del día, vas a estar allí.

– Siempre estaré allí -le prometió Clare, y se besaron mientras el sol desaparecía por el horizonte.

– ¿Sabes que Jack está pensando en comprarse una propiedad cerca de aquí? -le dijo Gray, mientras regresaban a la casa-. No querrá separarse de Alice, así que cuando se vaya se la llevará con él. ¿Te dará pena volver a perderla?

– Un poco, pero no será como la otra vez. No tendré que despedirme del mismo modo que entonces. Si van a vivir cerca la podré ver y además, se quieren tanto que es mucho mejor que estén juntos. Y si estoy contigo lo demás carece de importancia -le dijo. Las luces de la casa, en la distancia, brillaban como dándoles la bienvenida en la oscuridad-, pero de todos modos se me hará raro no tener que cuidar de ningún bebé -añadió, un poco melancólica.

Gray la atrajo contra sí, con una sonrisa en los labios.

– Espero que podamos hacer algo para solucionarlo -le dijo.

Jessica Hart

***