/ Language: Español / Genre:love_history

Amor Vengado

Julia Quinn

El único crimen de Wade Conner había sido enamorarse de la hija del alcalde, Leigh Hampton. Pero le habían acusado de raptar y asesinar a una niña. Algo tan terrible que Leigh no se había atrevido a defenderlo. Cuando Wade volvió al pueblo muchos años después, se había convertido en un escritor de prestigio, sin embargo, el pueblo de Kinley seguía considerándolo culpable. pero Leigh sabía que mientras toda la ciduad sospechara de él nunca encontrarían al verdadero asesino. De ella y del hombre que amaba dependía la resolución del caso y la posibilidad de hacer realidad un futuro incierto…

Julia Quinn

Amor Vengado

Julia Quinn – DARLENE HROBAK GARDNER

© 1992 Darlene Hrobak Gardner.

Traducción de José Cebrián Moncho

Título original: Wade Conner's Revenge.

Capítulo uno

Una brisa cálida envolvía el reducido grupo de personas reunido en torno a la tumba de Ena Conner, pero su hijo sintió escalofríos, Levantó sus ojos apenados hacia el predicador e intentó concentrarse en sus palabras, mientras el ataúd descendía a la fosa. Un pájaro cantó alegremente entre los árboles. Wade se dio cuenta, distraídamente, de que las lluvias de primavera habían reverdecido la hierba. ¿Por qué la luz de la vida tenía que acompañar a los muertos? La letanía monótona del predicador cesó. Wade intentó sin éxito arrancar sus pensamientos de la desesperanza del pasado y fijarlos en la realidad del presente.

Ena Conner no habría querido que su único hijo estuviera doce años lejos de Kinley, sin embargo, regresar a Carolina del Sur y enfrentarse a las sospechas que pesaban sobre él lo habían mantenido en Manhattan. Le había mandado a su madre un billete para Nueva York dos veces al año, pero Ena sólo lo utilizaba la mitad de las veces. Pensó que aquello debía encerrar algún significado. Wade no sentía el menor cariño por Kinley a pesar de que le mortificaba el hecho de que su madre no hubiera estado allí para ver su regreso.

Se pasó la mano por la nuca y se sorprendió al descubrir que tenía el cuello húmedo de sudor. El sol brillaba en un cielo sin nubes, señal de que iba a ser un día bochornoso. Apenas se había dado cuenta del calor que hacía hasta ese momento. Desde que había llegado al cementerio, un frío interior le había nublado los sentidos.

El pastor cerró la Biblia lo que sacó a Wade de su ensimismamiento. Cualquiera que lo hubiera mirado habría visto un nombre atractivo que rondaba los treinta años y cuyos rasgos morenos denotaban un rastro de sangre india. Tenía los pómulos sobresalientes, una piel bronceada y un porte orgulloso. Se inclinó sobre la fosa y dejó caer una rosa amarilla de Tejas, las preferidas de Ena.

Una lágrima le rodó por la mejilla y fue a hacerle compañía a la rosa. Wade parpadeó repetidamente, el resto de las lágrimas desaparecieron como si nunca hubieran existido. Ena Conner había sido una mujer dura y orgullosa que había tenido un hijo soltera y lo había educado por sí sola, inculcándole su fuerza. Sólo su corazón, que le había fallado tres días antes, había sido débil. Wade no creía que a su madre le hubiera gustado verle llorar ante su tumba.

Aceptó en silencio las condolencias de los pocos vecinos que habían acudido a la ceremonia. Por enésima vez se preguntó por qué Ena no había dejado Kinley con él. Aunque no había estado aislada del todo, las familias con una larga historia en Kinley nunca la habían aceptado. Había educado a sus hijos preocupándose por sus problemas en la escuela sin que jamás dejaran de mirarla por encima del hombro por no ser uno de ellos. En el funeral no había más de una veintena de personas, si la hubieran considerado uno de los suyos toda la ciudad habría estado allí.

Wade reprimió su amargura y echó a andar hacia el coche de alquiler. No pudo evitar volverse para ver la tumba de su madre cubierta de tierra. Con su madre desaparecida era probable que siempre se sintiera solo en Kinley. Por el momento, todo el mundo parecía aceptarle, pero Wade presentía que nadie le había perdonado sus pecados, reales o imaginarios. Él tampoco les perdonaría jamás.

El reflejo del sol sobre los cabellos sedosos de una mujer atrajo su atención. Tuvo que cerrar los ojos para soportar un tormento distinto.

Aquel pelo oscuro le traía recuerdos que Wade no estaba dispuesto a revivir. Recordaba cuál era el tacto de aquel pelo castaño y la mirada de unos ojos azules atravesados de una extraña luz violeta.

Aquellos ojos, doce años más viejos pero no menos atractivos, se volvieron hacia él llenos de algo parecido a la compasión. Wade se detuvo y observó con una mezcla de fascinación y recelo cómo aquella aparición del pasado irrumpía en su presente.

Su figura había perdido la angulosidad de la adolescencia para desarrollarse en unas curvas mucho más femeninas. Caminaba como quien está acostumbrada a que le admiren, cosa que no le extrañó a Wade. Leigh Hampton no poseía la belleza de una modelo de revista, pero él se había sentido irresistiblemente atraído hacía ella hacía años, sin embargo, sabía que en aquel cuerpo menudo y perfecto latía un corazón traicionero.

Leigh tenía una nariz pequeña y unos ojos grandes, pero el rasgo más destacado de su rostro era la boca. Era un tanto grande y a Wade siempre le había recordado a una fresa apetitosa. Lo que más le había gustado de ella había sido su boca, sobre todo cuando le sonreía.

Pero aquellos labios no sonreían y Wade se preguntó qué iría a decir. Hacía años, sus últimas palabras selladas con un beso habían sido que se verían pronto. Había sido una mentira más amarga aún por los acontecimientos que tuvieron lugar a continuación.

Wade sabía desde el principio que el hijo bastardo de una recién llegada no podía mantener relaciones con la hija de una de las familias más destacadas de Kinley, pero había esperado de ella algo más que el silencio. Se preguntó si al mirarlo vería en él el inocente que había sido o el novelista de éxito que había llegado a ser. Claro que su opinión ya no importaba.

Leigh se detuvo a unos pasos de él y echó hacia atrás ligeramente la cabeza para mirarle a los ojos. Había olvidado lo menuda que era. Wade medía algo más de uno ochenta, Leigh apenas le llegaba a la barbilla. Wade sintió un aguijonazo en el corazón al recordarse que era más fuerte de lo que parecía.

No hubiera querido sentir nada, pero le recordaba a una época de su vida en la que había creído en el amor y la felicidad duraderos. No, sabía si el dolor de su corazón era debido a la pérdida de su madre o a la reaparición de Leigh, pero no permitió que su rostro reflejara sus emociones. Ella había aplastado sus sueños con la misma ligereza de quien apaga una colilla y Wade había sufrido tanto que ocultar sus emociones era para él como una segunda piel.

– Hola, Wade -susurró ella.

– Hola, Leigh.

No había pronunciado su nombre en doce años y al hacerlo se sintió extraño. Los asistentes habían llegado a sus coches y se iban dejándoles a la orilla de aquel cementerio. Wade se sorprendió de no haberla visto en el entierro ni en el funeral. Quizá la había apartado de su mente como había apartado el recuerdo de lo que ella le había hecho.

– Siento lo de Ena.

Wade imaginó que en su voz había algo muy parecido al miedo. ¿Sería posible que aún tuviera miedo de él? Descubrió que la idea le resultaba agradable. Nunca se había librado del deseo de que ella sufriera por lo que le había hecho pasar.

– Yo también -dijo él con voz hueca.

Seguía llevando el pelo largo y liso pero se había cardado el flequillo, que le caía en mechones sobre la frente. A regañadientes, tuvo que admitir que era mucho más atractiva que a los diecisiete años.

Leigh parecía incómoda bajo su mirada y se apartó el pelo del cuello. Aquel gesto nervioso hizo que Wade se acordara del punto sensible que tenía en la nuca. Leigh apretó los labios. Tenía la frente perlada de sudor y un fino velo de transpiración sobre el labio superior.

– Lo decía por los dos. Ena y yo éramos amigas. ¿No lo sabías? No, claro que no. Supongo que quería que supieras que no eras el único que la amaba.

Wade sintió el impulso de preguntarle cómo podía querer a la madre de un hombre del que se había desprendido como si fuera calderilla, pero se contuvo. No era el momento ni la ocasión para sacar a relucir el pasado, sobre todo cuando había muerto muchos años antes que Ena.

– Siempre dijo que no quería llantos en su funeral -dijo Wade al cabo de un rato-. Decía que había vivido bien y que le gustaría que se tocara música tejana en su entierro. Pero, la verdad, no me siento con ánimos de bailar.

Leigh asintió y trató de sonreír sin conseguirlo. Alzó el brazo sobre el abismo que les separaba y le apretó la mano, un gesto demasiado repentino para no ser espontáneo. Wade dejó su mano inerte, sin rechazar ni responder a su gesto.

– Siento mucho que tenga que ser así, Wade -dijo ella, abandonando el intento.

Wade no supo si se refería a la muerte de su madre o a su reencuentro. Leigh se dio media vuelta y se alejó como si ya no hubiera nada que decir. Él se quedó donde estaba, el sentimiento de pérdida que le había invadido desde su llegada a Kinley se hizo más profundo.

Leigh levantó una caja de frascos y la llevó con esfuerzo a la parte delantera del almacén familiar. Cuando acabó de ordenar los frascos en la estantería, jadeaba. Se sacudió el polvo de los vaqueros y se pasó una mano por la frente sudorosa y polvorienta. Frunció el ceño ante su aspecto. Tenía veintinueve años y nunca había tenido un trabajo que le exigiera llevar otra cosa que unos pantalones vaqueros y una camiseta.

Las campanillas de la puerta tintinearon avisándola de que un cliente acababa de entrar. Se asomó por una esquina del mostrador y fue recibida con una risa suave. Drew, su hermano menor, se le acercó y le pellizcó la mejilla.

– ¿Qué te parece tan divertido, Drew?

Los ojos de su hermano chispeaban de gozo. Drew sacó un pañuelo y le limpió la cara.

– Tú -rió él-. No puedo creer que seas dos años mayor que yo. Con esa coleta y la cara sucia no aparentas más de diecisiete.

Diecisiete. A esa edad había cometido el error de creer que podía manejar a Wade Conner. Había sido lo bastante ingenua como para creer que una adolescente tonta podía mantener a raya la pasión de un hombre y había pagado muy cara su equivocación.

– ¿A qué viene ese ceño, Leigh?

Drew le cogió la barbilla. Era ridículamente alto comparado con su uno sesenta. Por otro lado, parecía una versión masculina de sí misma. Pelo castaño, nariz recta y una boca un tanto grande en proporción al resto del rostro.

Leigh dejó a un lado su mal humor y lo abrazó. Trabajaban juntos en el almacén de la familia y él era la primera persona que prefería ver por las mañanas. Pero tampoco iba dejar pasar la oportunidad de reprenderle por su irresponsabilidad. Levantó la muñeca y señaló el reloj.

– Quizá el ceño se deba a lo tarde que llegas, Drew. Tenías que abrir tú esta mañana, menos mal que se me ocurrió venir a primera hora.

Drew hizo una mueca y Leigh sintió remordimientos. En realidad, no estaba enfadada porque nunca esperaba que su hermano fuera puntual.

– Lo siento, Leigh -se disculpó él, mientras comprobaba de un vistazo que los comestibles y demás artículos ya estaban ordenados.

Leigh había heredado la tienda tras la muerte de su padre hacía diez años. Y había hecho auténticas maravillas. Con el anciano Hampton, el negocio era un caos donde los clientes no podían encontrar nada.

– ¿No me habrás necesitado?

– Sólo para cargar unas cuantas cajas -contestó Leigh sin conseguir enfadarse.

Leigh se acercó a la caja registradora. Era un modelo antiguo, pero las cosas viejas eran muy valoradas por Kinley, su conversación constituía un modo de entender la vida. Había una cafetera junto a la caja y le sirvió una taza de café a su hermano.

– Cuéntame dónde estuviste anoche.

– En el bar, ¿dónde si no?

Kinley sólo disponía de un bar. Drew solía quejarse de que era una de las desventajas de vivir en un pueblo tan pequeño. A unos cincuenta kilómetros al sur estaba Charleston, una ciudad próspera que conservaba en buen estado su centro histórico. Georgetown quedaba más cerca, pero su aire estaba viciado por las fábricas de papel.

– Lo sabía -rió Leigh.

– También estaba Wade Conner -dijo Drew, observando su reacción.

La sonrisa desapareció de los labios de Leigh que tragó saliva e intentó dominar el pánico que amenazaba con apoderarse de ella.

– Creí que ya se habría ido. El funeral de Ena fue hace cuatro días.

– Quizá me equivoque, pero me dio la impresión de que no pensaba marcharse pronto. Estaba preguntando por ti.

Drew parecía preocupado. No sabía todo lo que había pasado hacía doce años, pero sí sabía que Leigh estaba dolida.

– Ha pasado mucho tiempo fuera. Supongo que tendrá curiosidad por saber lo que ha sido de todos nosotros en estos doce años.

– Yo no he dicho eso, Leigh. Lo que he dicho es que quería saber de ti. Quería saber dónde vives, en qué trabajas y si te habías casado.

– ¿Se lo dijiste?

– Yo no. Es demasiado astuto como para preguntarme a mí. Habló con los chicos.

Leigh se mordió el labio inferior y dejó que su frente se poblara de arrugas. En otra época, Wade se hubiera dirigido directamente a la fuente más cercana y segura de información. Wade había sido su amigo, su confidente, su amante. Pero el cuento de hadas había terminado convirtiéndose en una pesadilla.

– Yo estaba hablando con Everett Kelly y créeme si te digo que echaba chispas. Entiéndeme, no creo que le hayas dado pie a Everett, pero se hace la ilusión de que tú eres su chica.

Leigh suspiró. Conocía a Everett desde la infancia y eran amigos, pero cualquier atisbo de romance entre ellos pertenecía al terreno de la imaginación.

– Pero no es Everett quien me preocupa, Leigh, sino Conner.

– No tienes por qué preocuparte -dijo ella, extrañada por su curiosidad-. Le vi en el funeral de Ena y me miró como si yo no existiera. No puedo creer que piense en reiniciar nuestras relaciones.

– Intentaré creerte, hermanita. Bien, será mejor que me ponga a trabajar. Me parece que te prometí que ordenaría el almacén.

Con un gesto dramático, Drew se dirigió a la parte trasera como quien camina hacia la silla eléctrica. Leigh le rió la gracia, aunque tuvo que hacer un esfuerzo. En cuanto su hermano se perdió de vista, se dejó caer en la silla que había detrás del mostrador. Zapateó nerviosa y se mordió el pulgar tratando de imaginarse el motivo de que Wade se hubiera quedado en Kinley.

Pensaba que con su madre enterrada ya no había nada que le atara allí. Incluso había tenido tiempo de poner la casa de Ena a la venta y volver a Nueva York. Kinley tenía para Wade fantasmas que nunca podrían ser exorcizados. ¿Qué le retenía allí?

Leigh cerró los ojos y le recordó en el cementerio, un extraño que apenas se parecía al joven que ella había conocido. Había sido el único chico del pueblo que tenía una moto, el único en dejar el instituto para viajar por todo el país, el único que había sabido exactamente lo que quería. Y también, había sido el único capaz de conseguir que el corazón de Leigh dejara de latir.

En el cementerio le había notado muy cambiado, más maduro. Los años le había añadido personalidad a sus rasgos, pero le habían privado de lo que ella más admiraba, su sonrisa. De no haber sido tan alegre, Leigh nunca se habría fijado en él. Al contrario, la intensa reacción de sus instintos ante su presencia la hubieran alejado de no haber sido Wade tan encantador. Todavía llevaba el pelo un poco más largo de lo normal, pero sus ojos grises ya no reflejaban confianza al mirarla. Leigh no podía culparlo por eso. Ella tampoco confiaba en él. Deseaba fervientemente que no hubiera regresado, aunque siempre había sabido que lo haría. La muerte de Ena sólo había apresurado lo inevitable.

– ¡Oh, Ena! ¿Por qué has tenido que morir?

Las campanillas de la puerta tintinearon y Leigh se levantó con una sonrisa que murió en su boca al ver a Wade. Tenía el presentimiento de que su vida no volvería a la normalidad hasta que él se hubiera marchado de la ciudad. Wade tenía un aspecto menos formal que en el cementerio. Unos pantalones de deporte y una camiseta cubrían un cuerpo que se había desarrollado desde que Leigh lo viera por última vez. Se había convertido en un hombre atractivo, más musculoso y más amenazador.

El viento le había despeinado y el pelo le caía en mechones sueltos sobre la frente. Estaba serio. A Leigh se le ocurrió que no había visto su sonrisa en doce años. Wade llegó junto al mostrador con un centenar de preguntas brillándole en los ojos.

– Hola, Wade -saludó Leigh para quebrar aquel silencio.

Se había imaginado aquella escena muchas veces desde el funeral, pero no estaba preparada para la oleada de pánico que despertaba en ella la intensidad de su mirada.

– Leigh -contestó él sin dejar de mirarla.

¿Dónde estaba el viejo Wade Conner que había conocido? Leigh tenía ganas de gritarle. ¿Dónde estaba la alegría de sus ojos y la sonrisa de sus labios? Incluso su voz había cambiado. Recordaba que una vez había tenido un acento sureño como el suyo, pero todo rasgo del sur había desaparecido de él.

Leigh decidió ocultar su inquietud e hizo un gesto hacia la tienda.

– ¿Puedo ayudarte a buscar algo? Estoy segura de que encontrarás la tienda bastante cambiada. Cuando me hice cargo de ella tras la muerte de papá fui a un cursillo sobre cómo disponer los artículos…

Leigh se detuvo al darse cuenta de lo que decía.

– En fin, ¿en qué puedo ayudarte?

– No he entrado a comprar nada. ¿Todavía tenéis café?

Leigh asintió. Le sirvió en un vaso de plástico mientras se preguntaba a qué habría entrado. Algo le decía que era mejor no saberlo. Le tendió el vaso evitando rozar sus dedos.

– Tiene mejor aspecto que cuando la llevaba el alcalde Hampton -comentó él, echando un vistazo-. ¿Has conseguido que dé beneficios?

Viniendo de cualquier otro habría sido una pregunta inocente. Todo el mundo sabía que Drew Hampton Tercero era un hombre tan desmañado para los negocios que la tienda estaba al borde de la bancarrota cuando Leigh la heredó. Su padre había dado mucho crédito ofreciendo una variedad de productos demasiado amplia sin llevar control sobre las ventas. Siempre había estado demasiado ocupado actuando como el terco alcalde de la ciudad como para tener éxito en su negocio. Leigh había conseguido sacarlo a flote en pocos años. No quería que Wade supiera los detalles de la incompetencia de su padre porque hubiera disfrutado. Después de todo, su padre le había amenazado si volvía a tocarla.

– Nos va bien. Pero dime, si no has entrado a comprar nada, ¿a qué has venido?

Wade dejó escapar una risa suave, carente de alegría. Su mirada hacía que se sintiera atrapada y desamparada.

– Ésa no es una manera muy amable de tratar a un vecino.

– Hace mucho que no somos vecinos.

– Tienes razón, pero tengo una proposición que hacerte. Como buenos vecinos.

Leigh frunció los labios y trató de no pensar en las evocaciones que habían despertado sus palabras intencionadas. La última vez que Wade le había hecho una proposición había olvidado todo recato y se había entregado a él sobre la hierba y bajo los magnolios. Si quería conservar la cordura no podía pensar en aquello.

– ¿Quieres cenar conmigo esta noche?

Leigh se quedó con la boca abierta. Su cerebro se negó a creer que había oído correctamente.

– ¿Qué has dicho?

– Sólo he preguntado si querías cenar conmigo. Estoy seguro de que ya lo has hecho alguna vez. Sí, toda esa rutina de un menú, platos, cubiertos, ya sabes.

Sus palabras sonaban a broma, pero su voz lo desmentía. Daba la sensación de estar ofendido.

– ¿En serio quieres cenar conmigo? -preguntó ella sin preocuparse por la falta de tacto.

– Sí.

Sólo había dos restaurantes en Kinley. Leigh conocía a los dos propietarios y se los imaginó observándola mientras ella trataba de relajarse en compañía de Wade.

– No creo que sea una buena idea. Sólo hay dos…

– No me refería a salir a un restaurante. Sé cocinar. Lo que te pregunto es si quieres venir a mi casa.

Leigh tragó saliva. La invitación empeoraba por momentos. No podía pretender en serio que ella pasara la velada a solas con él. Había demasiados recuerdos de sabor amargo, demasiada culpa entre los dos.

– ¿Por qué quieres cenar conmigo?

Wade sacudió la cabeza y miró al suelo. Era curioso pero parecía hacer verdaderos esfuerzos por dominarse.

– Cuando repasaba las pertenencias de mi madre encontré una carta para mí. Es lo más parecido a un testamento que dejó escrito y te menciona. Quería que te quedaras con algunas cosas. He pensado que esta noche sería una buena ocasión para entregártelas. Claro que si no quieres…

– Por supuesto que quiero -le atajó ella. Leigh se sintió molesta consigo misma por haber pensado siquiera por un segundo que él la invitaba con la intención de reanudar sus relaciones amorosas.

– Pero no tienes que prepararme cena. Pasaré por allí cuando acabe de trabajar.

– Tengo que comer -repuso él estoicamente-. No me importa preparar la cena para dos personas. ¿Qué te parece a las siete?

– Oye, Leigh. ¿Por qué no me dices dónde has metido la escoba? El almacén está bastante sucio.

Drew había aparecido por una puerta lateral. Si estaba sorprendido de ver a Wade lo ocultó muy bien.

– ¿Cómo te va, Wade? -preguntó Drew con lo que quería ser una sonrisa.

– Hola, Drew. Por mí no te entretengas. Ya me iba. Te veré a las siete, Leigh -dijo lanzándole una mirada retadora.

– A las siete -repitió ella con voz débil.

– Hasta luego y gracias por el café.

Los dos hermanos observaron cómo se marchaba. Ninguno de los dos habló durante un rato.

– ¿De qué hablaba, Leigh? ¿Qué quiere decir que te verá a las siete?

– Me ha pedido que vaya a cenar a su casa.

– ¿Y has aceptado? -preguntó Drew incrédulo.

– Yo diría que no me ha dado la oportunidad de negarme. Ena me ha dejado algunas de sus pertenencias y Wade quiere dármelas.

– Iré contigo -dijo su hermano entrecerrando los ojos cargados de sospecha-. No me parece una buena idea que estés a solas con él. Puede ser peligroso.

– No seas tonto, Drew. Wade y yo éramos amigos. No tengo miedo de cenar con él.

– No me gusta nada. No deberías cenar con un presunto criminal.

Era obvio que su hermano creía en los rumores que habían acosado a Wade hasta provocar su huida de Kinley. Leigh también pensaba que era peligroso, pero por un motivo bien distinto.

Wade retomó la carrera y corrió por las calles del centro. Sus pisadas quedaban amortiguadas por las zapatillas de deporte. La tranquilidad de Kinley resultaba agradable después del bullicio de Manhattan, pero Wade no se dejaba engañar por las apariencias. Detrás de aquella quietud aparente rebullía la sospecha contra él. La había visto reflejada en los ojos de la gente desde que había vuelto. Sólo era una cuestión de tiempo que oyera las palabras desagradables que se escondían tras su silencio. Estaba seguro de que le condenaban a sus espaldas. Después de todo, ¿no había formado parte siempre el chismorreo de la estrechez mental que caracterizaba a Kinley?

La brisa llevaba suspendida el olor de las fábricas de conservas de pescado del pueblo. Doce años antes, Wade había trabajado en un barco de pesca. Recordó el trabajo duro de jalar el aparejo y separar las gambas de los otros peces y crustáceos atrapados en las redes. Era uno de los pocos recuerdos asociados con Kinley que no le resultaba desagradable. Le había gustado llevar el olor del mar en sus manos.

Se alejó del puerto pasando junto a un roble enorme bajo el que los niños habían jugado durante generaciones. Un niño solitario se columpiaba subido en un neumático. También Wade había hecho novillos muchas mañanas sólo para columpiarse. En aquella época, había carecido de la disciplina necesaria para practicar un deporte metódico.

Había empezado a correr después de mudarse a Manhattan porque no quería que su cuerpo sufriera las consecuencias del exceso de comida y bebida y la falta de ejercicio. En la carrera por la que había optado, la tentación de prestar más atención a la mente que al cuerpo siempre estaba presente. Dobló por uno de los caminos serpenteantes que se alejaban del pueblo alegrándose de haber desarrollado una pasión por correr ya que le proporcionaba más ejercicio a la mente que al cuerpo.

La noche anterior, los parroquianos del bar le habían tratado con recelo. Casi podía oír los susurros que estallaban en cuanto él volvía la espalda. No importaba cuánto hubiera triunfado, a los ojos de la ciudad siempre seguiría siendo el criminal mezquino que ellos necesitaban. Una noche de insomnio le había convencido de que debía vender la casa de Ena y dejar que el pasado muriera con ella. Sin embargo, una sola mirada a Leigh había bastado para desbaratar sus planes.

No había sido su intención invitarla a cenar. Sólo pretendía decirle que Ena le había legado algunas cosas. Pero al verla sin maquillaje, con el pelo recogido en una coleta infantil, había sido incapaz. Una vez la había amado con una pasión que descartaba todo sentido común y que no había vuelto a sentir desde que dejara Kinley.

Los recuerdos de aquel amor apasionado habían hecho surgir la invitación de sus labios. Se le había ocurrido una idea descabellada. Necesitaba paz y quietud mientras escribía y pensó que Kinley era el refugio perfecto para trabajar en su próxima novela, un viaje al pasado y al interior de su alma. El personaje principal sería un hombre joven, sospechoso de un secuestro y posterior asesinato. La heroína podía ser una chica que tenía en sus manos la capacidad de limpiar su nombre. La trama sería que ella se había sentido demasiado asustada de los chismorreos de un pueblo como para admitir que había estado entre sus brazos en el momento del crimen.

Wade apretó el paso hasta que el sudor lo empapó. Llegó a la casa que había sido de su madre y se quedó en el porche con la cintura doblada y la cabeza gacha intentando recobrar el aliento. Tenía que encontrar otra idea. La que se le había ocurrido se parecía demasiado a su propia y cruel realidad y no estaba preparado para escribirla.

Por un instante, se había permitido olvidar la traición de Leigh y el precio que había tenido que pagar, pero no volvería a repetirse. Se juró a sí mismo no ver a la chica de voz dulce sino a la traidora en que se había convertido. Nunca olvidaría las palabras que le había susurrado para despedirse dejándole con el corazón destrozado. Su corazón se había curado hacía muchos años y no quería exponerlo una segunda vez.

Capítulo dos

El teléfono sonaba cuando Leigh abrió la puerta de su casa. Una casa de estilo colonial con una columnata blanca por porche. Su familia había insistido en que era demasiado grande para una sola persona cuando la había comprado. Mientras se apresuraba a llegar a su habitación, tuvo que reconocer que tenían razón. Sin embargo, por mucho esfuerzo que le costara mantenerla, se sentía encantada con su amplitud y elegancia.

– ¡Por Dios, Leigh! -dijo su hermana Ashley-. ¿Cómo has tardado tanto en contestar al teléfono? Ya iba a colgar. En serio, deberías instalar varios supletorios en esa casona.

– ¿Qué quieres Ashley? -dijo Leigh, quitándose los zapatos y dejándose caer en una de las sillas.

– Vaya una manera de saludar a tu única hermana.

Ashley tenía un acento sureño muy pronunciado, algo que Leigh nunca había podido explicarse puesto que su hermano y ella lo tenía mucho más suave.

– Si has tenido un mal día en el almacén no deberías pagarlo conmigo.

– No ha sido malo sino largo -suspiró Leigh, tratando de ser paciente-. ¿Llamas por alguna, razón en especial, Ashley?

– Pues sí, la verdad. Me encontré con Drew hoy y mencionó por casualidad que piensas ir a cenar con Wade. ¿Crees que será prudente?

Leigh intentó dominarse. La absoluta falta de tacto con que Ashley se metía en la vida de los demás había sido uno de los motivos por el que las dos hermanas nunca habían estado demasiado unidas. No obstante, no era la única razón de ese distanciamiento.

– Hace tiempo que no necesito que me lleves de la mano.

Prudente no era la palabra que ella hubiera utilizado para describir su acuerdo con Wade, pero por nada del mundo estaba dispuesta a admitirlo ante su hermana.

– Me tienes muy preocupada. Wade Conner ha estado fuera mucho tiempo, pero eso no cambia nada. La gente todavía piensa que la pequeña Sarah Culpepper estaría viva de no ser por él.

Por lo menos, pensó Leigh, lo bueno de su hermana era que siempre iba directa al grano.

– Pues yo no lo pienso. Y, si no recuerdo mal, tú tampoco veías nada malo en Wade.

Leigh se arrepintió al instante de sus palabras. Ashley estaba casada con el jefe de policía de la ciudad, pero había sido una adolescente que creía que sus cabellos rubios y sus ojos azules podían conquistar a cualquier hombre. Sin embargo, sus encantos le fallaron con Wade y era obvio que todavía estaba resentida.

– No hacía falta que lo dijeras. Sólo que me parece que no debías andar con él. Tú no le conoces.

Pero Leigh conocía la manera que tenía de mirarla con el corazón en los ojos, recordaba la sonrisa eterna de sus labios.

– No te preocupes, Ashley. Voy a cenar con él porque Ena me ha dejado algunas cosas. No se me ha ocurrido tener una aventura con Wade.

– ¿La tuviste? Siempre sospeché algo pero nunca tuve la seguridad.

– ¡No me digas! Siempre he creído que sabías todo lo que ocurría en Kinley.

– Está claro que no estás de humor para confidencias, pero quiero que sepas que iré a verte más tarde por si necesitas hablar con alguien.

– No te he invitado, Ashley -replicó Leigh, conteniéndose a duras penas-. Ya soy mayorcita para manejarme a mí misma y a Wade Conner.

– De todas formas, será mejor que no bajes la guardia. Sospecho que tiene el diablo metido en el cuerpo.

– Yo creo que eso nos pasa a todos un poco -dijo Leigh antes de colgar.

Subió a su dormitorio. Los muebles de color cereza contrastaban con el rosa de la alfombra y las paredes. Sin embargo, no le animó como de costumbre. Abrió un armario y rebuscó entre las ropas colgadas y las cajas de zapatos. Aunque Leigh mantenía el orden en la tienda nunca había sido muy meticulosa con los detalles menores. Su armario reflejaba aquel rasgo de su personalidad.

Encontró lo que buscaba en la repisa superior. Tuvo que encaramarse a un taburete para alcanzar una caja pesada que llevó a la cama. A los pocos momentos pasaba las páginas del álbum del instituto. Al fin dio con las fotos de su clase.

Wade se le apareció tal como ella lo recordaba, un muchacho con ojos chispeantes y sonrisa contagiosa. Le sorprendió un poco que su foto apareciera en el álbum. Wade había abandonado las clases a mediados de aquel curso. No estaba segura si había sido para embarcarse en un barco de pesca o para viajar en su moto.

Se tumbó en la cama contemplando la foto de Wade. Había sido un muchacho temerario y despreocupado en abierto contraste con ella que siempre había sido muy consciente de sus responsabilidades y de las consecuencias de sus acciones hasta que empezó a escaparse por las noches para reunirse con él.

Siempre había sabido quién era Wade. En una ciudad tan pequeña como Kinley, todo el mundo se conocía. Sabía que había aparecido en la ciudad a los doce años en compañía de su madre a la que todo el mundo presumía viuda. Uno de los antepasados de Leigh había sido fundador en Charleston en 1670, su familia había vivido en Kinley hacía más de cien años por lo que su «pedigree» nunca había sido puesto en duda. Aquello la había molestado desde siempre, no sólo por lo concerniente a Wade, sino por que le fastidiaba vivir en una sociedad tan rígida.

Wade tenía tres años más que ella y había ido tres cursos por delante en el instituto. Sus caminos raramente se habían cruzado, sin embargo, cada vez que él la miraba, Leigh sentía un escalofrío de delicia recorrerle el cuerpo.

Wade Conner no se parecía a los demás muchachos de la ciudad y eso la fastidiaba. Había oído rumores de que por sus venas corría sangre india lo que explicaba el color oscuro de su piel. También sabía que no le gustaban las clases y que hacía novillos cada vez que tenía ocasión.

Seguramente, Ena no había podido inculcarle disciplina, rendida ante el encanto de su hijo. La había convencido de que le dejara comprar una moto a los dieciséis años. Cuatro años más tarde, había convencido a la propia Leigh para dar un paseo en ella. Leigh suspiró y cerró el álbum mientras que sus pensamientos retrocedían en el tiempo.

Una Leigh de diecisiete años apresuró el paso tratando de recuperar el tiempo que había perdido al quedarse dormida. Un esfuerzo inútil. Una brisa fuerte sopló entre los robles que flaqueaban la senda que llevaba al instituto y Leigh intentó sujetar sus libros demasiado tarde. Sus deberes salieron volando en la misma dirección por la que había venido.

– ¡No me lo puedo creer!

Echó a correr en pos de su tarea atrapando las hojas sueltas en el aire. Leigh no tenía unas piernas muy largas, pero eran ágiles y veloces. Pronto alcanzó los papeles fugitivos y los atrapó. Pero la sonrisa de triunfo se le borró de los labios al mirar a su presa. Los deberes estaban arrugados y sucios.

El rugido de una moto llenó la bóveda mohoso de los árboles. Leigh se volvió a tiempo para ver que Wade Conner se acercaba. Aunque hubiera llevado un casco, habría sabido quién era porque nadie en Kinley tenía una moto como la suya. Cuando se detuvo a su lado, Leigh lo miró sorprendida. No podía imaginarse qué motivo impulsaba a un chico de mundo que había viajado y que era mayor que ella a pararse junto a una chica del instituto.

– Te llamas Leigh Hampton, ¿verdad? Soy Wade Conner.

Era una presentación innecesaria. Leigh ya se había encargado de averiguarlo todo sobre él desde el mismo momento en que había aparecido en la ciudad. Además, la mayoría de las chicas estaban fascinadas con él, aunque no era elegante admitirlo. Wade era un pillo que no obedecía las reglas de una ciudad educada por lo que estaba descartado de la lista de los jóvenes «de la buena sociedad». Desde luego, no era una compañía recomendable para la hija del alcalde. Sin embargo, Leigh se moría de curiosidad.

Se quedaron mirándose un largo rato. Wade llevaba una cazadora de cuerpo para protegerse de la brisa fresca de octubre, tenía un aspecto peligroso y emocionante. A Leigh se le aceleró el pulso mientras la comisura de los labios de Wade se curvó en una sonrisa.

– ¿Te apetece dar una vuelta?

La respuesta lógica habría sido responderle que se dirigía a clase y negarse con educación.

La realidad era otra, llegaba tarde y en su mano aún estaba las hojas arrugadas y sucias de sus deberes. Se echó a temblar. Podría haber sido miedo, pero a ella le pareció que era una emoción desatada.

– Claro -se oyó decir a sí misma.

Le pasó sus libros y él los depositó en una alforja lateral. Leigh se sentó detrás y se abrazó a su cintura. El calor de su cuerpo traspasaba la cazadora. Nunca había sido tan consciente del cuerpo de un hombre. Se vio asaltada por la urgencia de acariciarle los duros músculos del vientre. Pero no pudo pensar mucho, Wade arrancó la moto y pronto cortaron el viento en la dirección opuesta al instituto. La velocidad enardeció a Leigh en vez de asustarla. Wade tenía una reputación de temerario, pero conducía como un experto. En ningún momento se le ocurrió que podía cometer una imprudencia, tenía la impresión de que jamás permitiría que le sucediera algo malo. De pronto, confió plenamente en él.

Wade salió de la carretera y tomó por un camino polvoriento. Ella se aferró a él con fuerza pero sin temor. Aquel día era especial, como el trozo de chocolate que alguien sometido a dieta hurta cuando nadie le ve. Leigh no tenía la intención de echarlo a perder con remordimientos o miedos. El camino se estrechó hasta convertirse en un sendero. Wade se adaptó reduciendo la velocidad. Leigh se vio sorprendida por una masa de arbustos que señalaba el fin del sendero pero él frenó con facilidad como si conociera de sobra el camino.

Se bajaron y Wade la miró con una intensidad que la hizo emocionarse. Le pareció que todos sus sentidos se agudizaban y oyó el burbujeo del agua que corría cercana. Se introdujo entre los arbustos. Sorprendida, se halló ante lo que consideró uno de los tesoros ocultos de la naturaleza. Se trataba de un remanso por el que discurría una corriente azulverdosa que lamía la hierba de la orilla bajo los robles mohosos.

– ¡Es precioso!

Dejó que sus ojos fueran de la hermosura del escenario a la hermosura del hombre que se encontraba a su lado. La sonrisa de Wade le hizo entender las implicaciones de que la hubiera llevado allí. Era su lugar secreto, pero había querido compartirlo con ella.

Leigh se alisó la falda y se sentó con las piernas recogidas sobre la hierba mientras absorbía toda la belleza del paraje. Una gaceta blanca pasó cerca de ellos provocando su sonrisa. Leigh se sentía feliz. Wade se sentó junto a ella. Leigh oía su respiración pero él se mantuvo a una distancia respetuosa. Maldijo aquella distancia, ella quería tocarle.

– Cuéntame, ¿qué haces por ahí en vez de estar en clase? -preguntó él recostándose, mientras la miraba con una indulgencia perezosa.

– ¿Y cómo es que tú no estás embarcado? -replicó ella con un revoloteo de pestañas.

Sabía que estaba coqueteando, pero no podía evitarlo. Wade tenía el pelo revuelto y ella sentía la necesidad de alisárselo.

Cuando se echó a reír, las carcajadas surgieron de él como un súbito estallido de alegría. De cerca, incluso era más atractivo que de lejos. Había oído que era una oveja negra y un pendenciero. Pero al contemplar el tono de su piel, el pelo negro, la risa brotaba de sus ojos grises lo dejó todo a un lado. Por alguna razón que no alcanzaba a explicarse confiaba en él.

– El barco está en puerto. He pasado más de una semana en el mar, ¿no crees que me merezco un descanso? Vamos, dime por qué no estabas en el instituto.

– No lo sé, nunca había hecho novillos. He tenido una mañana terrible. Primero se me pegaron las sábanas, no he desayunado y he echado a perder mis deberes. Cuando me has preguntado si quería dar una vuelta no se me ha ocurrido ninguna buena razón para rehusar.

– Yo pensé que lo harías. Bueno, la verdad es que estaba completamente seguro de que dirías que no.

– ¿Por qué?

– Venga, Leigh. Las chicas como tú no dan paseos con chicos como yo, lo sabes perfectamente. ¿O no te has enterado? Soy el que ha dejado los estudios, un pendenciero que siempre se mete en líos y tú eres la hija del alcalde.

– ¿Intentas asustarme?

– Diablos, no. Si supieras lo mucho que he deseado poder sentarme a hablar contigo no dirías eso.

– ¿Mucho? ¿Cuánto?

– Desde que estabas en séptimo curso, aunque no sé por qué lo confieso.

Wade tiró un guijarro al agua. Volvió a reír y le guiñó un ojo.

– Leigh, si supieras la cara que pones. Parece que no puedes decidir si miento o no. Te aseguro que es cierto.

– ¿Por qué me lo cuentas?

Se sentía cautivada por su sinceridad. Estaba segura de que hablaba en serio. Parecía que Wade tenía la capacidad de hablar con el corazón en la mano.

– Porque quiero besarte -dijo él sin sonreír.

Leigh lo miró y reconoció las emociones que bullían en su interior. Había pasión, pero también un humor amargo y una burla de sí mismo.

– Entonces hazlo -murmuró ella.

Wade abrió mucho los ojos, pero la sonrisa retornó a sus labios. Se acercó a ella y le puso las manos sobre los hombros con precaución antes de besarla en la boca. El contacto fue dulce, suave y acabó nada más empezar. Wade se retiró, le cogió el rostro entre las manos y le sonrió.

– Wade Conner, estoy segura de que sabes besar mucho mejor -le desafió ella sin detenerse a preguntarse de dónde sacaba el valor.

Leigh tenía diecisiete años, pero su experiencia con el sexo opuesto era muy limitada. Había besado a varios chicos y había descubierto que la experiencia, aún siendo placentera, distaba mucho de ser arrebatadora. Sin embargo, de alguna manera sabía que Wade no iba a ser como los demás.

Wade volvió a besarla. Leigh se quedó sin aliento cuando él le introdujo la lengua en la boca y rodeó su lengua en una serie de caricias eróticas. Se abrazó a él dejándose llevar por las nuevas sensaciones que nacían en sus entrañas. Leigh dibujó el contorno de sus labios con la lengua y él gimió. Atrapó aquella lengua con los dientes para luego soltarla y profundizar el beso.

Leigh sintió que el mundo giraba a su alrededor, no quería detenerse pero fue Wade quien interrumpió el abrazo. Se miraron sonriéndose con los ojos como si algo increíble y especial acabara de suceder.

Así comenzó todo. Durante una temporada fue increíblemente especial. Leigh tenía una educación demasiado rígida como para hacer novillos otra vez, pero los dos se las arreglaban para robar unas pocas horas y verse todas las tardes. Empleaban aquel tiempo besándose, riendo y conversando.

– ¿Qué piensas hacer cuando acabes el instituto? -preguntó Wade una tarde, después de arrancar una margarita y ofrecérsela.

– Tienes que prometerme que no vas a reírte.

Wade se lo prometió solemnemente mientras ella olía la flor.

– Quiero ser artista. Ya sé que suena tonto. Sólo soy una chica de pueblo que no sabe qué es el arte verdadero. Pero guardo montones de apuntes y de cuadros en mi habitación. Lo que más deseo es poder ir a la escuela superior de arte.

– No me parece que sea ninguna tontería.

A Leigh se le ocurrió que Wade parecía ofendido. Pensó por un momento si no sería debido a que no lo había incluido en sus planes.

– Me gustaría ver tus trabajos alguna vez.

Wade sonrió y la sombra de ofensa que ella había creído ver desapareció. Se echó en sus brazos impulsivamente, sin pensar en contenerse.

– Nunca se lo había contado a nadie -confesó ella-. ¿Qué haría yo sin ti?

Al día siguiente le llevó varios bocetos y se sonrojó cuando él alabó su talento. Wade se lanzaba con entusiasmo a la vida y ella era una parte muy importante. Sus besos se hicieron más ardientes cuando se conocieron mejor, pero Wade nunca la presionó para que hicieran el amor. Para Leigh, cada día con él era un tesoro que guardaba en sus recuerdos para luego volver a vivirlo. Se negaba obstinadamente a pensar en nada que pudiera ensombrecer su relación incipiente, pero le mortificaba el hecho de que Wade sólo parecía vivir el presente.

– No puedes pasarte la vida pescando gambas -se aventuró a decir una tarde mientras contemplaban la puesta del sol.

– Nunca he dicho que sea mi intención.

– Pero es que nunca dices nada sobre el futuro -insistió ella, sabiendo que Wade deseaba evitar el tema.

– Si lo hiciera, te asustarías.

Wade acababa de ponerle fin a la conversación tocando un punto para el que ella no estaba preparada. Aludía a su futuro juntos y Leigh no deseaba pensar más allá de aquel instante. Siempre había evitado pensar en la razón por la que no podían tener un futuro, la misma por la que se veían en secreto, lejos de los ojos de la gente. Aun así, Leigh no podía engañarse a sí misma. Los comadreos podrían fin a sus relaciones clandestinas si su padre, el tercero de una dinastía de Drew Michael Hampton, se enteraba de que existían.

Su familia había sido una de las primeras en establecerse en Kinley tras la Guerra Civil y su padre pensaba que estaban en el escalafón más elevado de la escala social. Leigh le quería, pero también sabía que la idea de que su hija saliera con un desarrapado como Wade le haría perder los estribos. Con el tiempo, fue eso lo que pasó exactamente.

– Leigh -le dijo su padre una tarde que ella estaba estudiando-. ¿Por qué desapareces todas las tardes? ¿Dónde te metes?

– ¿A qué te refieres, papá? -preguntó ella, tratando de ocultar su aprensión.

Su intuición, sin embargo, le decía que era demasiado tarde. En el fondo de su corazón supo que su padre les había descubierto.

– Antes pasabas por la tienda cuando salías de la escuela. Tu madre dice que tampoco vienes directamente a casa.

Drew Hampton Tercero permanecía frente a ella con los brazos cruzados sobre el pecho. Un hombre alto, prematuramente encanecido y con una voz rebosante que conminaba al respecto y a la obediencia.

– Voy a dar un paseo junto al arroyo -dijo ella sin atreverse a mentirle a su padre.

– He oído que vas a pasear con el chico de Ena Conner -sentenció él con una voz fría como el hielo.

Leigh se echó a temblar ante sus palabras. Cuando era pequeña la castigaba con palmetazos en las manos antes de mandarla a su cuarto. Las palmas empezaron a escocerle con el recuerdo.

– ¿Dónde lo has oído?

– Eso no te importa, lo que importa es si es cierto.

Leigh tragó saliva. Sabía que la habían descubierto y se animó a ser valiente. Alzó la barbilla, un gesto que le había visto hacer a su padre cuando estaba en dificultades.

– Sí -admitió.

Había esperado un estallido de furia y su padre no la desengañó. Lanzó un juramento que nunca antes había oído en sus labios.

– ¡Por Dios! Hija, ¿es que no tienes sentido común para andar por ahí con un perdedor sin remedio? Eres una Hampton, la hija del alcalde. Espero de ti mucho más que un don nadie.

– ¡Wade no es un don nadie! -exclamó ella, venciendo el miedo-. Y no tienes por qué preocuparte. Dije que salía con él no que me acostara con él.

Hampton avanzó unos pasos hacia ella y se detuvo como luchando consigo mismo para recuperar el control de sus actos. Tenía hinchadas las venas del cuello y sus sienes pulsaban.

– Da gracias de que así sea. No es lo bastante bueno para ninguna hija mía. Es un bastardo, Leigh. Tiene sangre india y jamás permitiré que una hija mía se case con un maldito indio.

– Nunca hemos hablado de boda -replicó ella enfadada-. Sólo tengo diecisiete años.

– Exacto -gritó él-. Tienes diecisiete años y vives bajo mi techo. Y seguirás viviendo aquí hasta que yo te lo diga. Te prohíbo que vuelvas a verlo.

Giró sobre sus talones y salió de la habitación. Drew Hampton Tercero había hablado. A todos sus hijos les habían inculcado desde pequeños que su palabra era la ley por muy irracional y arbitraria que pudiera ser. Con un puñetazo sobre su mesa, Leigh Hampton, la hija modelo, la estudiante sobresaliente, decidió desafiar la voluntad de su padre.

Durante las semanas que siguieron, Leigh se escapó de casa un poco antes de la medianoche para poder ver a Wade. Todos los días la esperaba en un seto que había junto a su casa con un ramillete de flores. Se abrazaban y besaban y luego iban cogidos de la mano hasta unas cuantas manzanas más allá, donde él dejaba aparcada la moto.

Lo tardío de la hora y la oscuridad de la noche añadía a sus encuentros la intimidad de la que habían carecido hasta entonces. Leigh y Wade se hundieron en un abismo de pasión. Sólo los actos de suprema fuerza de voluntad evitaron que Leigh le revelara sus más íntimos secretos. Después, Leigh volvía a hurtadillas a su casa, llena de amor y de miedo a ser descubierta.

Sabía que sus encuentros clandestinos no podían durar siempre. Sin embargo, nunca imaginó que tendrían un fin tan abrupto y amargo.

Los padres de Leigh habían ido a pasar unos días a Charleston y ellos habían quedado en encontrarse justo después de anochecer. Ella no albergaba temores de ser descubierta porque Drew jamás la delataría y su hermana se había casado y se había marchado de la casa. Aquella noche fría, Wade la llevó al remanso donde se habían conocido.

– ¿Alguna vez te he dicho que te quiero, Wade Conner?

Era la primera vez que lo decía, su voz rebosaba emoción. Apoyó la cabeza en su hombro y se sorprendió al notar la tensión que irradiaba de Wade. Leigh se apartó de él y le miró a la cara para averiguar la causa de su incomodidad.

– Sólo he dicho que te quiero, Wade. ¿Qué tiene de malo?

– Nada en absoluto. Lo que pasa es que no te creo. Si de verdad me amaras, no te importaría que toda la ciudad nos viera juntos, no tendríamos que escondernos.

Leigh suspiró. No quería estropear aquella noche, pero sabía que él tenía razón y no podían evitar la discusión por más tiempo.

– ¡Oh, Wade! Ya conoces mis sentimientos. No me avergüenzo de ti, pero tampoco quiero enfadar a mi padre.

– Ya. No quieres molestar al pomposo y viejo Drew Hampton Tercero, pero te importa un bledo molestarme a mí.

– No tienes que referirte a mi padre con esos calificativos.

– ¿Y qué me dices de los que él usa conmigo? ¿No sabes que fue a buscarme ayer por la tarde para amenazarme con hacer que me despidieran si no te dejaba en paz?

El enfado de Leigh se disolvió en asombro. Abrió mucho los ojos, pero Wade continuó hablando.

– Me llamó cosas como inútil bastardo indio. Si no llega a ser tu padre le habría pegado.

– No tenía derecho a…

– ¡Por supuesto que no tenía derecho! No me importan las genealogías. Me da igual que seas una Hampton o la hija del alcalde. No me importaría que tu familia viviera en una choza. De eso se trata el amor. No se trata de esconderse como delincuentes porque no quieres que nadie nos vea.

Leigh abrió la boca para replicar, pero no pudo. La verdad que había en las palabras de Wade era irrebatible. Al fondo croaban las ranas. El dolor que sentía en el pecho se reflejaba en su rostro.

– Tienes que tomar un par de decisiones, Leigh. Vas a tener que escoger entre él o yo.

– Pero sólo tengo diecisiete años, Wade -protestó-. No puedo cortar de golpe y porrazo con todos los lazos que me unen a mi padre. Quiero ir a la escuela superior y llegar a ser una artista. No quiero tomar esta decisión.

Wade se acarició la barbilla mientras contemplaba el agua.

– Lo sé. Y también sé que no debería presionarte pero, Leigh, por una vez, me gustaría tener una cita de verdad contigo. Ir al cine o a Charleston para cenar en algún restaurante. Estoy enfermo de tanto ocultarme.

Leigh oyó la frustración que había en su voz y se acercó a él hasta que sus cuerpos se tocaron. Levantó una mano para acariciarle y Wade la cogió y la apretó contra su mejilla.

– Nunca esperé que esto sucediera pero te quiero. No te pido que te cases conmigo ahora porque no tengo nada que ofrecerte. Antes quiero demostrar que puedo tener éxito, que no tengo nada de lo que avergonzarme.

Leigh retiró la mano y lo abrazó forzándolo a tumbarse sobre la hierba.

– No me avergüenzo de ti -susurró ella-. Yo también te amo.

La tierra estaba húmeda de rocío pero estaban tan perdidos en sí mismos que no repararon en la humedad. El beso fue diferente a todos los que se habían dado hasta aquel momento, una mezcla de apasionamiento, desesperación y dulzura. Leigh le acariciaba los cabellos mientras se apretaba contra él sintiendo la evidente intensidad de su deseo.

– Wade, Wade -susurró ella, mientras Wade la besaba en el cuello.

Con dedos temblorosos le desabotonó la blusa, ebrio de poder sentir al fin su piel desnuda. Le lamió los pechos mientras el placer de Leigh le sacudía todo el cuerpo concentrándose en su más secreta intimidad. Nunca había experimentado esa sensación, pero quería explorar cada rincón del paraíso que podían ofrecerse.

Wade comenzó a tirar de los vaqueros y Leigh se arqueó para facilitarle la tarea. La ropa interior vino a continuación. Wade se quedó inmóvil, contemplando la desnudez de su cuerpo antes de estrecharla contra su pecho. No interrumpió la lluvia de besos sino para desnudarse él mismo y volver a abrazarla llenándola de una pasión tan desconocida como insatisfecha.

– ¡Ay, pequeña! -suspiró mientras la cubría con su propio cuerpo y le separaba las piernas con las rodillas.

Leigh no tuvo la oportunidad de cambiar el curso de los acontecimientos aunque hubiera querido porque Wade entró en su cuerpo al instante siguiente. Ella dejó escapar un grito de dolor y Wade se inmovilizó. Se alzó un momento para mirarla con una cara que hablaba de pasión y de arrepentimiento antes de sucumbir a un impulso más fuerte que ellos que le conminaba a moverse.

Por instinto, Leigh alzó las piernas rodeando sus nalgas mientras se adaptaba al ritmo que Wade marcaba y olvidaba el dolor momentáneo. Sus bocas se encontraron mientras sus cuerpos llenaban el vacío del otro. Una bola de fuego creció hasta que Leigh pensó que le arrasaba las entrañas y se abrazó a él con todas sus fuerzas.

Se dio cuenta de una forma vaga que los gemidos que escuchaba provenían de su propia garganta mientras que subían cada vez más alto hasta alcanzar el cielo. Se abrazó a Wade para caer juntos a la tierra. Durante mucho tiempo, se quedaron quietos y abrazados hasta que Wade rodó a un lado.

Acurrucada a su lado, Leigh aguardó a que se presentaran los remordimientos, la vergüenza. Su madre siempre le había advertido que tenía que reservarse para el matrimonio. Nunca se le había ocurrido que perdería su virginidad a los diecisiete años en el silencio de la noche, sobre la tierra desnuda y húmeda. Pero Wade la miraba como si acabara de recibir de ella un don precioso y de pronto no hubo lugar en su corazón para la vergüenza.

Sin embargo, temblaba por el frío nocturno, sentía una laxitud placentera, pero temblaba. Alargó un brazo para coger sus ropas. Wade la detuvo e hizo que regresara junto a él. Apenas podía ver su cuerpo magnífico a la débil luz de la luna.

– Leigh, no te avergüences. No quería que sucediera esto, todavía no. Sin embargo, me alegra que haya sido tu primera vez.

Leigh le sonrió y le acarició la mejilla. Se daba cuenta de que él había atribuido su retirada a los remordimientos en vez de al frío.

– Yo también me alegro. Pero una mujer no puede sobrevivir sólo con amor. Me voy a congelar si no me visto.

Los dos se vistieron. Leigh pudo ver que a Wade se le iluminaba el rostro con su respuesta.

La atrajo hacia sí y ella alzó la cara esperando un beso. Se sorprendió al darse cuenta de que él fruncía el ceño.

– Ha sido maravilloso Leigh, pero no es suficiente. No hemos arreglado nada. Quiero algo más de ti que sexo.

– ¿Qué quieres exactamente?

– Ya te lo he dicho -contestó él sin rastro de la felicidad que había habido al acabar de hacer el amor-. Quiero una relación. Quiero pasear por la calle principal de Kinley contigo y saber que no te avergüenzas de mí.

– ¡Wade! ¿No te das cuenta de que todavía no es posible?

– ¿No has dicho que me amas? En mi diccionario eso no es amor.

Leigh sintió que le daba un vuelco el corazón al notar el dolor que había en su voz. Sus ojos se llenaron de lágrimas que resbalaron por las mejillas. En unos minutos había pasado del éxtasis a la desesperación.

– No es tan sencillo, Wade. El amor no es suficiente, no cambia el hecho de que yo tenga diecisiete años y que mi padre te mataría si llegara a saber lo que ha ocurrido.

– Quizá no debí permitir que sucediera, pero tú lo deseabas tanto como yo -repuso Wade a la defensiva.

Leigh pensó que era probable que ella lo hubiera deseado mucho más, pero no dijo nada. Los músculos de Wade la habían fascinado desde el primer momento en que se había subido a la moto. Lo deseaba, lo amaba. Pero no estaba preparada para decírselo al mundo y enfrentarse a su padre.

– No voy a negarlo -dijo ella, esforzándose por contener las lágrimas-. Pero no estoy preparada. No conoces bien a mi padre. Es un hombre poderoso que sabe muy bien cómo conseguir lo que quiere.

– No le tengo miedo.

– Pero yo sí. Si averigua lo nuestro no me dejará ir a la escuela superior de arte. Conseguirá que te despidan. Nunca le he desobedecido antes, Wade. No quiero saber lo malas que serán las consecuencias de mis actos, pero tampoco quiero perder lo que tenemos.

– Pues rebélate, enfréntate a él.

– ¿Y si no puedo?

Leigh fue incapaz de continuar y las lágrimas corrieron libremente ahogando las palabras en su garganta. ¿Por qué Wade no quería entender lo importante que era para ella dejar Kinley y llegar a ser alguien? ¿No sabía lo mucho que quería convertirse en una artista?

– ¿Estás diciendo que no quieres volver a verme? -dijo entre sollozos-. ¿Hemos llegado al final?

Wade avanzó un paso y la rodeó con sus brazos para calmar las convulsiones de su cuerpo. Leigh se dejó mecer en su abrazo cálido mientras él le besaba los cabellos.

– Calma, cariño. No quiero forzarte a que tomes una decisión ahora mismo. Nadie tiene que saber lo nuestro por ahora. Ya es bastante que nos haya sucedido esto.

– Momentos robados, siempre escondiéndonos. ¿Hasta dónde podremos continuar?

– No lo sé -contestó Wade-. Lo único que sé es que quiero verte mañana por la noche. Y pasado mañana. No tenemos por qué hacer el amor, ni siquiera besarnos, si tú no quieres. Sólo dime que nos veremos.

Leigh alzó los ojos y vio la sinceridad reflejada en la cara de Wade. Besó la mano que la acariciaba y luego los labios que la consolaban.

– Te veré mañana por la noche -le prometió.

El día siguiente era domingo y Leigh se levantó tarde. Se duchó y vistió con parsimonia antes de mirarse al espejo. Una amiga le había contado que las chicas se convierten en mujeres sólo después de su primera experiencia sexual. No obstante, Leigh no pudo apreciar diferencia alguna. Tenía el mismo aspecto de siempre, el de una chica de cabellos resplandecientes y unos sorprendentes ojos violeta.

Sus padres debían volver aquel mismo día. Leigh tembló de pensar en lo que haría Drew Hampton Tercero si llegaba a imaginarse lo que había sucedido. Aunque, después de todo, era una tontería pensar que su padre pudiera saberlo con sólo mirarla. Además, tampoco necesitaba a su padre para sentirse culpable. Había sido sincera al decirle a Wade que no bastaba con el amor. Con la luz del día supo que no debía haber sucumbido a la pasión y haber conservado su virginidad un poco más.

Leigh se echó un último vistazo en el espejo antes de bajar las escaleras. La puerta se abrió de golpe antes de que hubiera llegado al piso de abajo y Drew entró jadeando.

– ¡Leigh! ¡Anoche ocurrió algo horrible! Alguien secuestró a Sarah Culpepper.

– ¿Qué estás diciendo, Drew?

Su hermano debía haber entendido mal. No secuestran a la gente en ciudades tan pequeñas como Kinley y sobre todo a las niñitas de siete años y pelo dorado. Esas cosas no podían ocurrir.

– El jefe Cooper cree que debió suceder sobre las nueve de la noche. La señora Culpepper dice que Sarah salió al porche porque quería arreglar un pinchazo de su bici. Fue la última vez que la vio. Esta mañana la bici seguía allí, pero Sarah había desaparecido. Su madre no se dio cuenta de que no estaba hasta casi medianoche. ¿Te acuerdas de que su hermana vive en la casa de al lado? Pues pensó que Sarah habría ido allí y se había quedado dormida en el sofá. Pero…

– ¡Un momento! ¿Estás diciéndome que alguien ha secuestrado a Sarah?

– Exactamente, fíe pasado toda la mañana buscándola con el resto de los voluntarios. No hemos hallado ni rastro de ella.

Leigh se sintió horrorizada. Sarah era su imagen de una niña perfecta con sus rizos rubios y sus ojos profundos y azules. Un prodigio de educación que siempre daba las gracias y respondía con «sí señora» y «sí señor».

– ¡Oh, no!

– Pues eso no es todo, Leigh. Hay un sospechoso. Una media hora antes de su desaparición, Everett Kelly mito por su ventana y la vio hablando con alguien.

– ¿Con quién?

– Con Wade Conner. El jefe le está interrogando en este momento.

Leigh no daba crédito a sus oídos. Wade era el principal sospechoso de un secuestro que no podía haber cometido porque a esa misma hora se encontraba con ella.

– ¿Leigh? ¿Estás bien? Te has puesto pálida.

La voz preocupada de su hermano le llegó a través de la niebla de sus sentidos. Volvió a la realidad y tragó para aliviar el nudo que se le había formado en la garganta.

– Wade Conner no ha secuestrado a Sarah -dijo firmemente.

Pero su hermano confundió su pánico, su seguridad absoluta, con la preocupación por la pequeña.

– Claro, todavía no hay pruebas definitivas. Ya sé que es difícil de creer pero, ¿quién puede saber lo que pasa por la cabeza de otra persona?

Leigh sí lo sabía, o al menos sabía que Wade nunca cometería un acto tan vil, aunque no hubiera estado con ella la noche anterior. ¿Y el resto de la ciudad? Wade no había nacido en el seno de una buena familia como ella. Eso había sido un dato que había jugado en su contra desde que su madre le había llevado a Kinley. Tampoco él había puesto demasiado de su parte al dejarse el pelo largo y rebelarse en contra de la autoridad y las costumbres. A toda la ciudad le resultaba muy fácil hacerle cargar con las culpas.

Leigh se conminó a enfrentarse al destino. Ella era su única coartada, pero si le defendía todos sabrían lo que había sucedido la noche anterior. Una cosa era compartir una noche de amor en la oscuridad y otra muy diferente era dejar que todo el mundo supiera que Leigh Hampton no era tan inocente como aparentaba.

Nadie entendería lo que era tener diecisiete años y enamorarse por primera vez, su padre el que menos.

– Ya sabes lo que la gente dice de Conner, Leigh. Tiene algo de salvaje, nunca puedes estar seguro de lo que puede hacer.

– Pero él no lo hizo -musitó ella.

Drew la miró, tenía la cara desencajada y pálida.

– ¿Acaso sabes algo?

Leigh sabía que su deber era confesar, pero sus labios se negaban a pronunciar su propia sentencia. A pesar de que amaba a Wade no le parecía justo arriesgar sus amigos, su familia y su futuro por salvarle de algo improbable. Al fin y al cabo, Sarah ni siquiera llevaba veinticuatro horas desaparecida. Todavía podían encontrarla.

– No Drew, no sé nada -mintió sin apenas reconocer su propia voz.

Drew no podía saber lo comprensivo, amable y apasionado que era Wade. El sólo recuerdo de la noche anterior la hizo estremecer. Le dolía pensar que habían secuestrado a Sarah mientras ellos hacían el amor.

– Esto no tiene sentido.

Tampoco abundó el sentido común durante los días siguientes. Una ciudad apenada por la desaparición de la niña buscaba con avidez alguien a quien poder culpar y encontrar alivio aunque fuera miserable. No todos creían que Wade fuera culpable, pero en aquel pequeño grupo no se incluía su padre.

– Ya te dije que era un indeseable. No quiero verte a menos de cien metros de ese individuo.

Asustada y confusa, Leigh faltó a su promesa de acudir a la cita que había concertado con Wade la misma noche de la desaparición de la niña. Pero Kinley era una ciudad tan pequeña que resultaba materialmente imposible pasar varios días sin tropezar con la persona que se trataba de evitar. Leigh se encontró con Wade cuando se dirigía a la tienda de su padre a la mañana siguiente de haberle dejado plantado. Él la miró a los ojos hasta que Leigh tuvo que bajarlos.

– Te eché de menos anoche -dijo él sin intentar ocultar la acusación implícita en su voz.

– No pude ir -se excusó ella.

¿Por qué tenía que ser tan duro? Leigh contempló su cuerpo recordando cómo la había hecho sentirse sobre la hierba húmeda. Lo amaba y deseaba volver a sentir su cuerpo pero no estaba dispuesta a afrontar la ira de su padre ni las burlas de la ciudad.

– Ya sabes que dicen que soy responsable de la desaparición de Sarah.

Leigh alzó la mirada. A pesar de la pose altanera de Wade, intuyó lo ofendido que se sentía, el dolor que anidaba en él.

– El jefe de policía todavía no te ha acusado de nada.

– No será gracias a ti.

Leigh abrió la boca para decirle que saldría en su defensa si el jefe Cooper lo metía en el calabozo, pero en aquel momento vio que su padre salía de la tienda.

– Lo siento pero tengo que irme -dijo nerviosa.

Wade siguió la dirección de su mirada. Cuando divisó a Drew Hampton Tercero, la luz del entendimiento iluminó sus ojos.

– Me has estado mintiendo desde el principio, ¿no? -dijo amargamente-. Nunca me has querido. Sólo he sido alguien a quien has usado y tirado a la basura como el periódico del día anterior.

– No lo comprendes -protesto ella-. Yo…

– Te equivocas -le interrumpió Wade-. Lo comprendo perfectamente.

Wade dio media vuelta y se alejó y, aunque su corazón estaba destrozado, Leigh no lo llamó. No podía hacer nada para variar aquella situación. Se quedó de pie en mitad de la calle, llorando a la luz de la mañana.

Capítulo tres

Leigh dejó el anuario para intentar retornar al presente, pero el pasado la retenía entre sus redes. Sarah Culpepper nunca había sido encontrada ni tampoco su secuestrador. Conforme pasaron las semanas y el jefe Cooper no avanzaba en el caso, la gente dejó de llamar secuestrador a Wade para tacharlo de asesino. Las únicas personas que lo consideraban inocente eran Ena, los tíos que habían criado a Sarah y el jefe de la policía. Sin embargo, Leigh nunca rompió su silencio.

Leigh cerró los párpados con fuerza sin conseguir que las imágenes del pasado se desvanecieran. Si hubiera tenido el valor suficiente como para haber cumplido con su deber quizá podría haberlo superado después de tantos años. Recordaba vivamente la amalgama de amor, remordimientos y culpa que la habían atormentado durante aquellos días. Había obrado mal, pero sólo era una chica asustada por una sociedad rígida y un padre dominante. Pero el jefe Cooper nunca presentó cargos contra Wade y la necesidad de ir a confesarle lo que había sucedido aquella noche no se presentó. Wade desapareció dos semanas después del secuestro reforzando la opinión general de que él había sido el culpable. Leigh no había vuelto a verlo hasta la semana anterior.

Cuando se levantó de la cama, temblaba de pies a cabeza. Sólo habían mantenido una relación durante dos semanas, pero habían bastado para cambiarla para siempre. Intentó calmarse sabiendo que nunca podría ser neutral en lo referente a Wade. Hacía tiempo, le había inspirado una pasión ardiente que ahogaba todo sentido común. Al encontrarse de nuevo, otra clase de sentimiento la atormentara. Era la culpa.

El reloj era de oro y realzaba la elegancia de su muñeca. Eran las siete y media cuando llegó a la puerta de Wade. Se había ensimismado tanto en sus rememoraciones del pasado que no se había dado cuenta del transcurrir del tiempo. Cuando reparó en lo tarde que se le había hecho sólo tuvo tiempo de ponerse unos vaqueros y una camiseta limpios y peinarse con rapidez.

Se detuvo ante la decrépita casa que había sido de Ena para recuperar el aliento. Antes de que pudiera tocar el timbre, la puerta se abrió. Leigh dio un paso hacia atrás. Los últimos rayos de sol cayeron sobre Wade resaltando la masculinidad de su cuerpo. Tuvo la sensación de que tenía un aspecto aun más extraño que en el cementerio con su traje de sastre y su pelo cortado por un profesional.

– Ya me parecía que había oído algo aquí fuera. Adelante.

Leigh se dio cuenta de que Wade sí se había arreglado para la ocasión. Llevaba una camisa de manga corta y unos pantalones blancos. Ella se miró las zapatillas de tenis que se había puesto y se mordió los labios. Apenas había entrado en la casa y ya se encontraba en desventaja.

– Siento llegar tan tarde pero es que… -se detuvo al darse cuenta de lo que iba a confesarte-. Se me ha pasado el tiempo volando.

– Creí que habías vuelto a cambiar de opinión -dijo él, dándole a sus palabras una doble intención.

Hacía doce años no había aparecido a la cita. Ahora, llegaba media hora tarde y con aspecto desaliñado. Aquello le decía cuánto le importaba él.

– Vamos, la cena está casi lista.

Wade se dirigió al patio trasero y ella le siguió con un paso más lento. Nunca se había sentido cómodo dentro de la casa, ni siquiera de niño.

Parecía demasiado pequeña para albergar todos los muebles y cachivaches de Ena. No se sentía de ninguna parte. No le gustaba aquella casa ni aquel pueblo, pero tampoco le gustaba la violencia y las multitudes de Manhattan. Lo único que le gustaba de Nueva York era que la gente no chismorreaba de sus vecinos. A nadie le importaba nadie.

Cuando llegaron al patio, Leigh se dio cuenta de que Wade había hecho un esfuerzo para que la mesa quedara atractiva. En el centro había un jarrón con narcisos amarillos recién cortados. Unas copas de vino de tallo largo contrastaban con los platos de marfil a juego con los cuencos de las ensaladas. Un ventilador refrescaba el rincón, pero las manos de Leigh traspiraban. Se preguntaba por qué Wade se esforzaba en agradarla cuando su vieja traición se interponía entre ambos.

– Acabo de poner la carne en la parrilla. Estará hecha en un momento -dijo Wade sin mostrar ninguna expresión en su rostro-. Hace tanto calor que pensé que aquí estaría mejor.

Leigh asintió intentando dominar su nerviosismo. Se sentía tan incómoda en su presencia que le hubiera dado igual el frío o el calor.

– ¿Quieres que te ayude? -preguntó pensando que alguna actividad podría aliviarla.

– No. No hay nada que hacer.

Leigh se descubrió preguntándose en qué momento habría desaparecido el entusiasmo de su voz. El Wade que ella había conocido era un torrente de alegría y de ganas de vivir. El hombre que tenía delante parecía vacío, sin vida.

– Ya he aderezado la ensalada y descorchado el vino -prosiguió él-. Siéntate. Acabaré en un instante.

Se dio media vuelta y desapareció en la cocina. Se sentía tan incómodo como ella. Estaba irritando consigo mismo por el alivio que había experimentado al ver que ella no le había dejado plantada y con Leigh por no ser ni de lejos de la mujer que él había creído hacía tanto tiempo. Había sabido que la invitación no era una buena idea incluso antes de formularla. No quería mirarla y recordar lo que había resultado ser a la vez los mejores y los peores días de su vida. Sin embargo, había intentado de corazón que la cena fuera lo más agradable posible. Había intentado convencerse de que Leigh era una compañera de cena casual, pero no lo había conseguido. No era una mujer que acabara de conocer en la tienda de la esquina. Era la mujer que le había enseñado el significado de la palabra traición.

– ¡Maldita sea! -exclamó descargando el puño sobre el poyo de la cocina.

Leigh no pudo esperarle sentada. Fue al salón que había sido de Ena y pasó una mano por el mármol de la chimenea. Sobre la repisa había una foto de Wade y Ena. La había visto antes, pero nunca se le había presentado la oportunidad para estudiarla detenidamente.

Madre e hijo se habían retratado en la azotea de una de las torres gemelas de World Trade Center. Wade la abrazaba con un sólo brazo mientras reía. Los ojos de la mujer rebosaban de amor y alegría. Leigh suponía que había sido tomada por una de las sofisticadas amigas neoyorquinas de Wade. Sin embargo, se dijo a sí misma que ella no trataba de competir con ninguna chica de gran ciudad.

– Leigh, la cena está lista -dijo Wade desde la cocina.

A ella siempre le había gustado la manera que tenía de pronunciar su nombre. Parecía acariciar cada sílaba como si se tratara de algo muy importante. Respiró profundamente y se dirigió al comedor dispuesta a enfrentarse con lo que la velada le deparara.

Wade reparó en su aspecto nervioso. Se le ocurrió que quizás le tenía miedo y eso le hizo sentirse mejor. Quería que siempre recordara el daño terrible que le había ocasionado. Pero querer algo y conseguirlo son dos cosas diferentes. Leigh se había encargado de enseñárselo hacía muchos años.

– No los he hecho mucho -dijo él refiriéndose a los filetes-. Me pareció lo más seguro.

– Así es como me gustan a mí.

Leigh se llevó a la boca un pedazo de carne decidida a librarse de la sensación de incomodidad e inquietud que la invadía. Hacía mucho tiempo, Wade había conseguido que se mostrara abierta e incluso locuaz, pero aquellos tiempos sólo existían en el recuerdo.

– ¿Qué tal está la carne? Puedo pasarla un poco más si no te gusta tan cruda.

– No es necesario. Está deliciosa -dijo ella sin levantar la vista de su plato.

Wade pensó que todavía era muy hermosa. No le gustaba pensar de aquel modo, pero tampoco podía evitarlo. Incluso sin arreglar era mucho más atractiva que cualquiera de las mujeres que conocía en Nueva York. Había albergado la esperanza secreta de que se hubiera casado y perdido su atractivo con los niños y la vida de pueblo, pero su esperanza había sido vana. Si la hubiera visto por primera vez habría quedado cautivado por sus encantos de la misma manera que hacía doce años. Lo que sí había cambiado era que él era más maduro y no estaba dispuesto a sucumbir ante su belleza.

Leigh cortó otro trozo de carne antes de atreverse a levantar los ojos hacia Wade. Sus miradas se encontraron. Leigh no había podido olvidar aquella mirada de admiración. A los diecisiete años, Wade ya la veía como una mujer. A Leigh sólo le costó un segundo notar la diferencia. Los ojos de Wade ya no reían sino que eran duros y desconfiados.

– Nunca me hubiera imaginado que mi madre y tú fuerais amigas.

– Ena era una mujer maravillosa. Nos hicimos amigas hace unos cinco años cuando ella se cayó y se fracturó una pierna. Tenía problemas para moverse y yo venía de vez en cuando para traerle los pedidos de la tienda.

Había mucho más que decir, pero no quería desvelar todos sus secretos. Leigh había necesitado una amiga íntima. Todas las mujeres de su edad estaban casadas y tenían niños y no soportaba las conversaciones interminables sobre pañales y dientes que salían. Leigh deseaba tener niños algún día, pero le parecía algo poco probable ya que no había nadie en Kinley con quien quisiera casarse.

– Fuiste muy amable -comentó Wade, preguntándose qué la habría motivado a hacerlo.

Ena no tenía dinero por lo que no podía pensar en una recompensa económica. Wade tampoco era rico, pero había invertido su dinero con inteligencia lo que le permitía vivir razonablemente bien y mandarle a su madre un cheque mensual para mejorar sus ingresos.

– No fue ninguna molestia -protestó ella-. Siempre voy andando a la tienda y la casa de tu madre no me pillaba lejos. Para mí era encantadora. Cuando la pierna sanó, continué viniendo un par de veces por semana sólo para charlar.

– Nunca me lo dijo. Claro que sabía que no quería saber nada de ti.

Wade quiso abofetearse. No había sido su intención dejar que Leigh supiera lo mucho que le había herido. No deseaba que Leigh creyera que su traición seguía siendo importante al cabo de tanto tiempo.

Wade tomó un sorbo de vino mientras ella tamborileaba los dedos sobre la mesa en un gesto nervioso. No podían evitar el tema de su comportamiento desleal indefinidamente, pero no se encontraba preparada para discutirlo. Las razones que Wade hubiera podido imaginar durante doce años no podían ser un tema de conversación adecuado para su reencuentro.

– ¿Por qué te has quedado en Kinley trabajando en el almacén? -preguntó él, cambiando bruscamente de conversación.

Leigh se había preparado para todo excepto para aquella pregunta. Había dejado de pintar poco después de que Wade se fuera de la ciudad y cualquier esperanza que hubiera alentado de llegar a ser artista había muerto con su padre.

Todavía le dolía cuando pensaba en lo que podía haber sido.

– Las cosas no salieron como yo había previsto. Fui a la escuela superior, pero mi padre murió cuando me encontraba en mi segundo curso. Mi madre estaba demasiado abrumada como para encargarse de los negocios así que decidí volver y llevar la tienda.

– ¿Y qué hay de Ashley y Drew? ¿Por qué tenías que hacerte cargo tú y no ellos? -preguntó él mientras la miraba con los párpados entreabiertos.

– Era lo lógico. Ashley acababa de tener un bebé y Drew tenía diecisiete años y estaba recién admitido en «La Ciudadela» -dijo Leigh, refiriéndose a la escuela militar de Charleston-. Mis padres soñaban con que Drew se hiciera militar, de modo que la responsabilidad recayó sobre mí. Tuve que hacerlo por la familia.

Wade se daba cuenta de que Leigh había omitido partes muy sustanciales de la historia. Era curioso, pero no le satisfacía que ella no hubiera conseguido lo que esperaba de la vida. Tenía la impresión de que sus padres la habían obligado a renunciar a su propio futuro para que su hermano pudiera tener el suyo. No le extrañaba porque las consideraba tan sexista como estrechos de miras.

– ¿Te importó mucho? -preguntó.

– ¿Por qué habría tenido que importarme? -replicó ella, encogiéndose de hombros-. Era necesaria en el almacén.

– ¿Me equivoco al suponer que las cosas no le fueron bien a Drew en la academia militar?

– No pasó al ejército. Le desengañó la estricta disciplina militar y regresó en cuanto se graduó.

– ¿Sigues pintando? -inquirió él, aunque sabía que la respuesta iba a ser negativa.

Leigh había estado esperando aquella pregunta. ¿Cómo habría podido olvidarse de hacerla? Hacía mucho tiempo que sus cuadros y sus sueños estaban guardados en un trastero de su casa.

– No. Pero hablemos de ti. Cuéntame cómo te convertiste en escritor.

Aunque Wade se había dado cuenta de que el tema de la pintura era una herida abierta para ella, decidió no presionarla. Se sirvió un poco de vino antes de contestar.

– No hay mucho que contar. Después de irme de aquí, me dirigí al norte y trabajé en la construcción. No había mucho más donde poder elegir sin el diploma de graduación. Trabajé muy duro, pero mi mente se aburría. Empecé a leer en mi tiempo libre. Leí mucho robándole horas al sueño. Entonces, una noche tomé unas hojas y comencé a escribir. No pasó mucho tiempo antes de que llenara el cuarto donde vivía con mis escritos.

– ¿Y qué pasó entonces?

Leigh, más que ninguna otra persona, sentía en su propia carne el proceso creativo de Wade. Él se tomó su tiempo para responder. No veía la razón de contarle su historia. Pero Leigh lo miraba con sus ojos violetas muy abiertos y los labios húmedos y expectantes. Sintió el impulso desesperado de besarla a pesar de que sabía de sobra la clase de mujer que era. Decidió concluir su historia.

– Nunca pensé que mis escritos fueran publicables, pero una amiga mía se quedó a dormir una noche y leyó algo. Conocía a un editor y me animó a que se lo mandara. Al poco tiempo me enteré que había sido publicado por una editorial pequeña.

Era la versión abreviada de lo sucedido. Había abandonado Kinley con la confianza en sí mismo bastante maltrecha. Quizá nunca hubiera llegado a ningún sitio de no ser por la mujer que acababa de mencionar. Había conocido a Kim Dillinger en Nueva York. Ella era todo lo que cualquier otro hombre podría haber soñado, una persona inteligente, atractiva, divertida y cariñosa. Pero Wade no podía haber amado a nadie sino a Leigh. Kim se dio cuenta de que no tenía la menor oportunidad desde el principio, aunque eso no había impedido que lo animara y lo convenciera para mudarse a Manhattan por las ventajas que representaba para su carrera.

– ¿Y subiste por ti mismo hasta la cima?

A Leigh le habría gustado saber qué clase de relación le había unido con aquella mujer. A pesar de los años transcurridos, todavía le dolía imaginárselo en los brazos de otra.

– Casi, casi -le corrigió él, sintiendo el orgullo de quien ha dejado atrás los malos tiempos-. Desde hace algunos pocos años, mis novelas han tenido un relativo éxito. Hay un editor de los importantes que está interesado en lo próximo que escriba. Pero tengo que escribirlo. No es nada que se haga chasqueando los dedos. Tendré que trabajar y luego hará falta que le guste.

Leigh lo miró como si lo viera por primera vez desde que había vuelto a Kinley y Wade se detuvo pensando que había hablado demasiado. De repente, Leigh evaluaba los cambios que se habían producido en él. La piel y el pelo eran los mismos, pero todo lo demás era diferente. Su pecho se había ensanchado, su cuerpo era más rotundo y la línea de su mandíbula más acusada. Wade había dejado de ser el muchacho esbelto que ella había conocido para convertirse en un hombre.

– Has cambiado.

– Haces que suene como si fuera algo malo. Si no recuerdo mal, yo era un gamberro que sólo pensaba en divertirse. Ahora soy un profesional respetado que no hace nada más peligroso que conducir demasiado rápido o intentar aparcar sin echar monedas en el parquímetro.

Leigh estuvo a punto de protestar. Ella siempre le había considerado algo más que un simple gamberro. Lo recordaba como un muchacho lleno de buen humor contagioso. Nunca se había sentido más viva que cuando estaba a su lado. Al final, se limitó a encogerse de hombros.

– No lo decía como algo peyorativo. Sólo me refería a que nunca pensé que acabarías siendo escritor.

– Pero te lo hace un poco más fácil, ¿no es cierto? -dijo él, dejando escapar toda la amargura que había estado conteniendo.

– No te comprendo -repuso ella, pensando que no le gustaba el brillo que había aparecido en sus ojos.

– Hablo de ti y de mí. De aquí y de ahora. Incluso tu padre no hubiera puesto reparos a que cenaras con un escritor de prestigio -masculló Wade, sintiendo que podía llegar a odiarla.

Leigh advirtió el dolor que se camuflaba tras su agresividad y sintió que su corazón desfallecería. Quería decirle que nunca se había avergonzado de él, que sólo había sido una adolescente tonta que le tenía un miedo mortal a su padre.

– Te ha ido bien, Wade. Te has abierto camino por ti mismo y eso me alegra.

Wade arrugó la frente con tanta intensidad que ella podía ver la vena que el palpitaba en la sien. Hizo un esfuerzo para recordarse a sí mismo que no podía fiarse de nada de lo que ella dijera. Consiguió dominar su amargura y se puso en pie.

– No me opondré si quieres ayudarme con los platos.

Wade daba por zanjada la discusión. Leigh permaneció sentada un minuto antes de seguirle a la cocina.

Media hora después, Leigh acariciaba con devoción el mantel de encaje que Ena le había dejado con los ojos llenos de lágrimas. Wade la observaba en silencio sin poder explicarse aquella reacción. Su madre había guardado el tapete durante treinta años. No le parecía el tipo de objeto que alguien pudiera llegar a querer.

– ¿De verdad quería que me lo quedara?

Wade asintió fascinado. Consideraba a Leigh un camaleón que podía cambiar de la ternura a la traición en menos de lo que se tardaba en guiñar un ojo.

– No lo entiendo -dijo al fin.

– Era una de sus posesiones más preciadas. Tu abuela se la dejó en herencia. Cuando lo ponía en la mesa siempre pensaba en Texas, vuestro hogar.

– ¿Por qué te lo ha dejado a ti?

– Porque le dije que me parecía muy hermoso. Pero no es eso lo que me conmueve. Significa tanto para mí por lo mucho que significaba para tu madre.

– ¿De verdad? Me sorprendes. No puedo creer que alguien pudiera significar mucho para ti, Leigh.

Sin embargo, fue él el sorprendido por el tono suave en que había hablado, sin amargura ni reproches. Leigh supo instintivamente que preguntaba si había habido otro hombre en su vida. Podía haberle hablado del estudiante de económicas que había conocido en la universidad o el vendedor ambulante que había intentando establecerse en Kinley sin éxito. La verdad era que no había vuelto a sentir lo mismo que en las noches prohibidas de su juventud. Dobló cuidadosamente el tapete y lo dejó sobre su regazo.

– Ya conoces la vida de una ciudad tan pequeña, Wade. Una de dos, o te casas con el vecino de al lado o no te casas.

– ¿Nunca te has sentido tentada?

– No creo en el matrimonio por el matrimonio. Siempre me he dicho que me casaría por amor o no lo haría nunca. Ya ves que no me he casado, y ahora, ¿podemos cambiar de tema, por favor?

A Wade se le pasó por la imaginación que podía haberse casado con él. Sus labios se apretaron en una línea recta. Todavía le dolía oírla decir que no se había casado porque no había querido a nadie lo suficiente y eso le incluía a él mismo. Le parecía que eso hacía que el muchacho que había sido pareciera aún más idiota.

– ¿Te molesta hablar de amor?

Estaban sentados en el suelo del dormitorio de Ena rodeados de paquetes y de cajas. Wade se apoyó en la cama y su movimiento atrajo la atención de Leigh. Pensó que era un lugar extraño para mantener aquella conversación.

– No puedo recordar ningún momento en que hayas utilizado la palabra amor libremente.

– No, claro que no me molesta -replicó ella, sabiendo que se refería a la última noche que habían pasado juntos-. Pero, ¿qué me dices sobre ti? ¿Ha habido muchas mujeres en tu vida? ¿Nunca has tenido tentaciones de casarte?

La sombra de una sonrisa apareció en los labios de Wade mientras se acariciaba la barbilla. Tenía las manos de un artista con dedos largos y gráciles. Sopesó un momento la posibilidad de ser sincero, pero optó por darle una evasiva.

– Son preguntas muy diferentes. Sí, ha habido muchas mujeres en mi vida. Y no, nunca he tenido la tentación de casarme con ninguna. No creo que quiera volver a casarme alguna vez.

La última frase, llena de cinismo y amargura, hizo que Leigh se diera cuenta de que el hombre joven que había amado se había ido para siempre dejando en su lugar a un extraño a quien no conocía en absoluto.

– Ya no te conozco, Wade. Ni siquiera sé por qué me has invitado a cenar.

Hubo un silencio tan largo que Leigh pensó que jamás contestaría a la pregunta que había estado haciéndose durante todo el día. La verdad era que él tampoco lo sabía. De lo único que estaba seguro era de que su cuerpo no escuchaba a su mente. Todo había terminado hacía mucho tiempo, pero todavía podía sentir un fuego en las entrañas cada vez que la miraba. Sólo podía pensar en quitarle la camiseta y los vaqueros y arrojarse con ella sobre la cama deshecha. Notó que su masculinidad se excitaba ante la mera idea.

– Quizá quise volver a escribir el pasado. O quizá sólo quise darte las cosas que mi madre te dejó. Tal vez lo único que sucedió es que no pude evitarlo.

Leigh tragó saliva e intentó decidir cuál era la verdadera razón, pero estaba confusa. ¿Era posible que todavía ardiera en ellos el viejo deseo?

¿Acaso deseaba saborear su boca cuando la miraba? Cerró los ojos porque era precisamente eso lo que ella temía.

– Me cuesta trabajo creerlo. Me parece que te has convertido en un hombre que domina perfectamente sus emociones.

Estaban a menos de treinta centímetros el uno del otro. Wade se inclinó hacia ella lentamente. Nunca había usado colonia. Leigh olió ávidamente el aroma limpio y masculino que siempre le había gustado. Podía sentir su aliento en las mejillas.

– Entonces, dime por qué quiero besarte.

– ¿Por los viejos tiempos?

Sin darse cuenta, Leigh se pasó la lengua por los labios. Wade la vio y no pudo seguir resistiendo.

La estrechó entre sus brazos mientras sus bocas se unían como si nunca se hubieran separado. Leigh cerró los ojos para saborear la dulzura de sus besos en toda su intensidad. Ningún otro hombre había sido capaz de hacerle sentir que se elevaba sobre el mundo al besarla. Los labios de Wade se movieron incitantes sobre los suyos, pero no tenía que esforzarse para provocar su respuesta. Abrió la boca en una invitación flagrante y Wade profundizó el beso acariciando las profundidades aterciopeladas de su interior.

Wade casi había olvidado la exquisitez de besarla y lo mucho que le excitaba oír los pequeños gemidos de placer que se escapaban de lo más hondo de su garganta. Leigh le pasó las manos por el cuello, por los cabellos y él también gimió.

Los pezones de sus pechos se irguieron buscando el calor de Wade. Sus lenguas se trabaron en un duelo erótico. Leigh podía sentir la dureza de su miembro contra el suelo. Él le acariciaba la espalda como si tratara de convencerse de que era la verdadera Leigh a quien estaba abrazando. La Leigh que había amado en su juventud. Los recuerdos volvieron en avalancha y tan rápido como había empezado el beso acabó.

Wade la empujó para liberarse de su abrazo, odiándose a sí mismo por haber sucumbido ante ella. Leigh lo miraba con los ojos muy abiertos sin intentar ocultar todo lo que le hacía sentir.

Pero Wade ya había velado sus emociones y la desconfianza que vio en sus ojos acerados hizo que regresara a la realidad. Por un momento había creído que un beso podía curar la herida que les esperaba. Leigh bajó los ojos, negándose a revelar más sobre sí misma.

– ¿Por qué me has besado? -preguntó ella, cuando no pudo soportar por más tiempo el silencio.

– ¿Por qué me has besado tú?

Leigh se puso en pie, recogió el tapete y retrocedió algunos pasos. Wade la contempló desde el suelo. Se levantó con una sonrisa ancha en los labios. Leigh pensó que empezaba a odiar aquella sonrisa. Le parecía una mueca que él utilizaba como máscara cada vez que el viejo Wade amenazaba con salir a la luz.

– Las viejas costumbres nunca mueren del todo.

– Pues entonces tendremos que ocuparnos de que esas viejas costumbres nos se interpongan en el camino de nuestras relaciones, ¿no? -replicó él, haciendo un gesto hacia la puerta.

Leigh no esperó a que se lo dijera dos veces y salió de la habitación de Ena que le resultaba agobiante. Estaba enfadada consigo misma por haber aceptado la invitación. Se despidió sin mirar hacia atrás y sin detenerse en su camino hacia la puerta.

– Te acompañaré a tu casa -dijo Wade.

– No será necesario. Iré sola.

Wade estaba tranquilo, como si ya hubiera olvidado el beso de la habitación. Hizo un gesto negativo con la cabeza.

– Quiero acostumbrarme a vivir en el sur otra vez. Aquí, los caballeros siempre acompañan a las damas a su casa. De modo que no hay discusión posible.

La temperatura de la noche era fresca pero no incómoda, ideal para dar un paseo. Leigh alzó los ojos para ver la multitud de estrellas que tachonaban el cielo. Una de las ventajas de vivir en una ciudad pequeña era que las luces no impedían la contemplación del firmamento.

Echaron a andar separados pero con el paso sincronizado. Un coche pasó junto a ellos quebrando el silencio nocturno. Los dos saludaron al ver a Everett Kelly sentado al volante. El conductor les devolvió el saludo y aparcó enfrente de la casa de Wade.

– Pobre Everett -murmuró Wade.

– ¿Qué quieres decir con eso?

– ¿No te has fijado en cómo me ha mirado? Todavía está enamorado de ti después de tantos años.

Leigh dejó escapar una risa suave. Le parecía mucho más segura hablar sobre Everett Kelly que sobre ellos mismos.

– Imaginaciones tuyas, Wade. Everett siempre… Bueno, siempre se ha sentido atraído por mí, pero sabe perfectamente qué terreno pisa. Sólo es un viejo amigo que cree saber lo que me conviene.

– ¿Quieres decir que no le parece bien que pasee contigo?

– No me importa lo que pueda pensar -afirmó Leigh un tanto sorprendida al darse cuenta que lo decía muy en serio.

La madurez le había proporcionado la suficiente confianza en sí misma como para no prestar atención a lo que la gente pensara de sus actos.

– ¡Eso sí que es una novedad! -exclamó él que nunca podría olvidar que la esencia de vivir en Kinley era estar pendiente de lo que los demás pensaran.

– Te equivocas. Hace mucho tiempo que vivo en mi propia casa. ¿Recuerdas la casa de la señora Lofton? La compré tras su muerte, hace cinco años.

– Pero esa vieja casona es enorme.

– Por eso me gusta. Tengo todo el espacio que quiero y siempre dispongo de sitio cuando vienen a verme mis amigos. Habría sitio de sobra aunque viniera a verme un regimiento.

Leigh sonrió de su propio chiste, pero no estaba segura de si Wade había sonreído. Pasaban bajo una fila de magnolias grandes que ocultaban la luz de la luna. El amarillo pálido de la casa se destacaba entre las sombras de la noche. A Leigh se le había olvidado dejar encendida la luz del porche. El interior también estaba sumido en la oscuridad.

Wade la sujetó del brazo cuando tropezó. El contacto encendió en ella la llama de un deseo que la amedrentaba porque había estado levantando defensas contra él desde que se habían besado, unas defensas que él había traspasado con sólo tocarla.

Leigh se zafó de su brazo y buscó en el bolsillo las llaves de la casa. Cuando ellos eran jóvenes nadie en todo Kinley cerraba las puertas con llave. La delincuencia y el miedo habían llegado incluso hasta una ciudad pequeña.

– Gracias por la cena y por el tapete de tu madre. Es verdad que significa mucho para mí.

– No me des las gracias. Ella quería que tú lo conservaras.

Wade metió las manos en los bolsillos. Quería marcharse, pero no acabas de decidirse. ¿Cómo era posible odiarla y desear besarla al mismo tiempo?

La luz de la luna le iluminaba la cara. Leigh vio un brillo en sus ojos que bien podía ser de deseo. Tragó saliva y se volvió a abrir la puerta. Entró en la casa y se giró para despedirse. La luz resaltaba la prominencia de sus pómulos y la fuerza de su mandíbula.

– Ya nos veremos, Leigh.

– ¿Cuándo vuelves a Nueva York?

Leigh necesitaba saber cuándo volvería a desaparecer de su vida para poder enfrentarse a ese momento. Sin embargo, ni el mismo Wade había tomado esa decisión aún.

– No creo que me vaya por ahora. Me parece que me quedaré por aquí una temporada. Buenas noches, Leigh.

– Buenas noches -pudo decir ella, antes de ceder al impulso de cerrar la puerta.

Se quedó con la espalda apoyada contra ella sintiéndose presa de una debilidad terrible. El corazón le latía apresuradamente. Wade pretendía quedarse en Kinley y ella no estaba segura de poder soportarlo después de lo que había sucedido aquella noche.

Wade regresó a la casa de su niñez sin disfrutar de la paz de la noche sureña. Aún no eran las diez de la noche y no había ni un alma por las calles. En Manhattan las calles bullían de actividad lo mismo a las diez que a las doce. Ni siquiera había pasado otro coche desde que Everett les había saludado. Un gato negro cruzó la calle unos cuantos metros por delante de él. Wade suspiró resignado. No esperaba tener buena suerte durante su estancia en Kinley.

Había creído que ya había dejado la ciudad y Leigh definitivamente atrás, pero no era cierto. Su regreso había despertado las dudas e inseguridades que había llevado consigo durante años. No podía negar que se había sentido desengañado cuando Leigh no se había presentado puntual para la cena. ¿Cómo podía esperar todavía algo de ella, de Kinley? La ciudad y Leigh nunca habían sido buenas para él.

Quizá se hubiera equivocado, quizá debería haberse quedado para luchar y limpiar su nombre hacía doce años. No se merecía haber sido tratado como un criminal cuando su único delito había consistido en enamorarse de Leigh. Tampoco se merecía que lo trataran como un estúpido ahora.

Pateó una piedra. Había decidido quedarse, pero no sabía cómo sobrellevar lo que sentía hacia Leigh, hacia Kinley. Sólo había sido un beso y su cuerpo había reaccionado con el mismo fuego de antaño. El ulular melancólico de un búho contagió su corazón de tristeza.

Capítulo cuatro

– ¡Leigh, espera! ¡Leigh! -llamó Everett a su espalda.

Leigh contuvo el impulso de acelerar el paso. Compuso una sonrisa de circunstancias y se dio la vuelta para esperarlo. En contra de lo que era habitual, Leigh había renunciado a sus vaqueros y se había puesto unos pantalones de color caqui y una blusa beige y roja de manga corta. Sabía, aunque no se atrevía a confesárselo, que la causa del cambio era la posibilidad de tropezarse con Wade.

Everett había apretado el paso para llegar a su lado. Le resbalaban las gafas sobre la nariz. Con el maletín en la mano y una camisa blanca parecía un ejecutivo, sólo que la corbata era demasiado corta. Leigh le gastaba a menudo bromas sobre su manera de vestir. Él se defendía diciendo que a los ciudadanos les gustaba que su contable pareciera un hombre de negocios. Sin embargo, aunque eran las ocho de la mañana, Everett ya tenía un aspecto desaliñado y tenso.

– ¡Uf! Pensé que nunca te alcanzaría. Deberías dejar que pasara a recogerte para ir a trabajar.

– Buenos días, Everett. Ya lo hemos discutido. No salgo a trabajar a la misma hora todos los días y, además, mi casa no te pilla de camino.

– No me importa desviarme unas cuantas manzanas para recogerte, Leigh.

– Lo sé y es muy amable de tu parte. Pero no tiene sentido que vengamos a trabajar juntos. Será mejor que nos conformemos con encontrarnos de vez en cuando.

Everett le gustaba. Era tan fiel y amable como un cachorro, pero sabía que la seguiría a todas partes si no le hablaba en tono cortante.

– Hace una mañana hermosa -comentó Everett.

Hasta ese momento, Leigh no se había dado cuenta, ocupada como estaba en borrar los recuerdos de la noche anterior. Un sueño inquieto le había dejado unas ojeras pronunciadas. Había empleado un tiempo desacostumbrado intentando camuflarlas con el maquillaje.

– Una de las pegas de vivir en el sur es que te habitúas a esta clase de cosas. Tenemos tantas mañanas hermosas que acaban por parecemos normales.

– También hizo una bonita noche ayer, ¿no opinas lo mismo, Leigh? -aventuró él.

– Sí, muy bonito -dijo ella, negándose a sacar el nombre de Wade en la conversación.

– Me sorprendió mucho verte en compañía de Wade Conner. Creí que el asunto del secuestro te había apartado de él hacía tiempo.

Leigh se encaró con Everett. Los ojos violeta brillaban peligrosamente.

– Wade no secuestró a nadie. ¿Te enteras? Todo eso no son más que mentiras. Es un hombre decente que no se merece que le traten de esa manera.

Everett dio un paso atrás. Tenía la expresión de un niño al que acabaran de castigar.

– ¡Bueno, bueno! Sólo repetía lo que todo el mundo ha estado comentando durante años. No quería que te enfadaras.

– Pues lo has conseguido, Everett -dijo ella, esforzándose por mantener el control de sí misma-. De todas formas, yo tampoco tengo derecho a tratarte así. Pero recuerda que ni siquiera lo acusaron oficialmente y la ciudad todavía le trata como si fuera un criminal.

En el rostro de Everett se tensó un músculo mientras torcía la boca.

– Parece que te preocupas mucho por él.

– Everett, Wade forma parte de mi pasado -dijo ella ateniéndose a la cantinela que no había dejado de repetirse desde que se había levantado-. Ya no le conozco. Anoche fui a su casa porque Ena quería que yo conservase algunas cosas suyas. Eso no significa nada. Pero admito que me molesta que lo traten tan injustamente.

– ¿Me perdonas?

Leigh le sonrió. Se cogió de su brazo y echó a andar hacia el centro de Kinley.

– Vamos, señor contable. Llegaremos tarde si no nos damos prisa.

Los días pasaron con lentitud, sin diferenciarse de los años anteriores. La única diferencia consistía en que Leigh esperaba que cada cliente que entraba en el almacén fuera Wade. Cuando llegó el domingo y la tradicional cena en casa de Grace Hampton, se sintió aliviada de estar lejos de la tienda y de los recuerdos de Wade. Había pensado en él y en el beso ardiente y fugaz demasiado y creía que necesitaba unas vacaciones mentales.

– ¿Cuándo nos vas a contar qué tal te fue en la cena con Wade Conner? -preguntó Ashley.

Grace se sobresaltó y Leigh lanzó a su hermana una mirada asesina. Ashley no podía haber elegido un momento más inoportuno. Toda la familia se reunía los domingos para cenar en casa de Grace y comentar los acontecimientos de la semana. El marido de Ashley y sus dos hijos, Drew y su novia, ella y Grace mantenían conversaciones animadas y simultáneas en la mesa. Los momentos de silencio eran raros, pero Ashley había arrojado su bomba en el más adecuado. Todos miraron a Leigh que no podía quitar los ojos de su madre.

– ¿Has cenado con Wade Conner? -preguntó Grace con la cara lívida.

Grace Hampton siempre había tenido la habilidad de hacerla sentir culpable con una sola mirada. A menudo servía para que Leigh se pusiera a la defensiva, como ocurrió en aquella ocasión.

– Sí, madre -contestó Leigh, nerviosa-. Ena me dejó un tapete de encaje que a mí me gustaba mucho. Wade me invitó a cenar para dármelo.

– Eso no significa que tuvieras que aceptar.

La voz de su madre rezumaba toda la soberbia y el esnobismo que había caracterizado a Drew Hampton Tercero cuando hablaba de Wade. Grace siempre había vivido a la sombra de su marido, pero se había transformado en una mujer fuerte tras su muerte.

– Me invitó y no hubiera sido de buen tono rehusar. Además tienes razón, no significa nada. Ni siquiera le he visto después de la cena.

– Tu madre tiene razón, Leigh. No deberías haber cenado con un hombre como Wade Conner -apuntó el marido de Ashley.

Burt Tucker, el jefe de policía de Kinley, tenía dos metros de altura y pesaba bastante más de lo necesario gracias a la cocina de Ashley. No carecía de atractivo a pesar de que el pelo había comenzado a caérsele. Pero a Leigh no le habían gustado nunca los hombres tan corpulentos.

– Vamos, Leigh. Cuéntanos.

La voz de Ashley era melosa, pero a Leigh le hubiera gustado estrangularla allí mismo. Se preguntó cómo haría Burt para soportarla.

– ¿Pretendes que nos creamos que cenar con el atractivo y famoso Wade Conner no es nada? ¿De verdad no tienes nada que contarnos?

– Sí, como dónde enterró el cuerpo -preguntó Michael.

Leigh cerró los ojos. Su sobrino Michael tenía diez años y su hermana July doce. Le costaba trabajo creer que sus padres no le reprendieran por tratar de esa manera a un hombre del que no se había probado ningún crimen. Sin embargo, July intervino.

– Sabes que no debes repetir rumores. Papá siempre dice que no hay que creer todo lo que se oye.

– ¿Y qué has oído tú, July? -preguntó Leigh sin poder contenerse.

– Solo que Conner raptó a una niña y luego la enterró -se apresuró a contestar Michael.

Leigh miró a Ashley y luego a Burt esperando que alguno de los dos corrigiera a su hijo. Ninguno habló. Cuando se dio cuenta de que nadie pensaba hacerlo, se aventuró a negar ella misma el rumor.

– Cariño, tu hermana tiene razón. No puedes creer todo lo que oyes. Es cierto que raptaron a una niña, pero no sabemos si la mataron porque nunca pudimos encontrarla. Y en cuanto al señor Conner… el jefe de policía, el que había antes que vuestro padre, nunca presentó cargos contra él. Cuando seáis mayores comprenderéis que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario, aunque haya sido arrestado. Así funcionan las leyes en nuestro país, ¿No es cierto, Burt? -preguntó Leigh, mirándolo con dureza.

– Por supuesto. Pero también aprenderéis que los buenos no siempre atrapan al culpable.

Los dos niños se quedaron perplejos, como si se enfrentaran a un complicado rompecabezas. Grace miró a su hija sin disimular su desaprobación.

– No os preocupéis, pequeños -le dijo a sus nietos-. Ese hombre sólo ha venido a los funerales de su madre y se irá pronto de la ciudad.

– Me parece que no va a marcharse pronto -dijo Leigh que sabía que tarde o temprano la noticia recorrería todo Kinley-. Ha decidido quedarse indefinidamente.

– ¿Qué? -dijeron al unísono Ashley y su madre.

– Que va a quedarse. Me lo dijo esa noche.

– Eso es una solemne tontería. Nadie en Kinley quiere que se quede -sentenció su madre sin dejar de mirarla-. Espero que esto no tenga nada que ver contigo, Leigh.

– ¿Y por qué tendría que ver conmigo?

– ¿Y por qué no dejamos el tema de Wade Conner? -intervino Drew-. Será mejor que quitemos la mesa entre todos. ¿No os habéis fijado el trabajo que dan ocho personas?

Leigh sintió ganas de besarle por haber acudido a su rescate. La novia de Drew, Amy, una rubia que había asistido a la conversación con incomodidad evidente, se apresuró a levantarse y ponerse a ayudarle. Leigh se les unió.

– El último en retirar su plato friega todo -anunció Drew, provocando que los niños se apresuraran con sus cubiertos.

– Sabes de sobra que no podrás evitar el tema siempre -le sermoneó su hermana cuando acabaron de fregar los platos.

La familia se había dispersado. Leigh se hallaba contemplando los rosales de su madre mientras meditaba sobre lo injusto del tratamiento que su familia deparaba a Wade.

– Y tú sabes de sobra que sacar el tema ha sido un golpe bajo -replicó ella, apartando la mirada.

Todavía hervía de furia. No quería que su hermana se diera cuenta de sus sentimientos.

– Pero, cariño, sólo ha sido una pregunta inocente. ¿Cómo va a ser un golpe bajo?

– No te molestes en fingir, Ashley. Querías molestarme delante de todos.

– ¡Vamos! Sólo quería averiguar si había noticias sobre Conner.

– ¿Por qué no quieres creer que no hubo nada? Cenamos. Me dio el tapete de Ena y me acompañó a casa. Punto. Ni siquiera me ha llamado desde entonces.

– ¿No intentó propasarse contigo?-preguntó Ashley en un susurro.

– Quizá fuera yo la que intentó propasarse con él.

Ashley se quedó visiblemente sorprendida. Leigh le dio la espalda y echó a andar hacia la casa. En aquella casa había pasado su infancia. Ellos eran su familia. Sin embargo, en aquel momento sólo quería escapar a su presencia asfixiante.

Mientras Leigh corría, una pátina de sudor se formó sobre su frente y sus cabellos, recogidos en una coleta, se soltaron. Pero a Leigh no le importaba su aspecto. Corría como si una bestia peligrosa la persiguiera y, en esa ocasión, no se trataba del pasado. El presente se había convertido en una amenaza. Aquella misma mañana había oído que otra pequeña había sido secuestrada. Jadeaba cuando llegó ante la puerta de Wade. Llamó con fuerza.

– Abre la puerta, Wade -gritó volviendo a llamar.

Unas manzanas calle abajo se había formado un grupo de gente que la observaba con la hostilidad reflejada en los rostros. Ya habían encontrado un culpable. Leigh tenía que avisar a Wade antes de que fuera demasiado tarde. Alzó el puño para llamar otra vez pero en ese instante se abrió la puerta.

– ¡Pero qué…!

Wade apareció en el quicio de la entrada. Se quedó sorprendido. Pero Leigh estaba demasiado alterada para fijarse en los pantalones de gimnasia que llevaba o en el vello rizado que le cubría el pecho musculoso. Si no hubiera estado tan nerviosa se habría dado cuenta de que Wade tenía el pelo revuelto y los ojos somnolientos de quien acaba de levantarse.

Entró en la casa sin esperar a que la invitara y cerró la puerta detrás de ella. Era una actitud inusual en una mujer que había sido educada en las buenas maneras y en los modales refinados del sur.

– ¿Pero qué ocurre? Son las nueve de la mañana, Leigh. No todos nos levantamos a la misma hora que tú -dijo él, intentando despertarse del todo.

No la había llamado desde la noche de la cena, pero eso no quería decir que no hubiera pensado en ella, casi no le había dejado dormir. Era en la quietud de la noche cuando la rabia que sentía no le impedía ver su rostro adorable y su cuerpo delicioso. Y era entonces cuando se imaginaba que hacía el amor con ella como una noche hacía mucho tiempo. Por la mañana, se despertaba odiándose a sí mismo pero odiando a Leigh todavía más. Se sintió irritado nada más verla. Pero al momento, leyó en su cara las huellas del miedo y la desesperación y se alarmó. Sus manos subieron automáticamente a los hombros de Leigh para reconfortarla.

– ¿Qué va mal? Cálmate y cuéntamelo.

Leigh se mordió los labios y lo miró a los ojos. Wade no exhibía la menor traza de la desconfianza y el desafío que había mostrado en su último encuentro. Tenía un aspecto preocupado, como si deseara ayudarla. Pero era él el que necesitaba ayuda.

– ¡Wade! Ha desaparecido una niña pequeña.

Wade se puso pálido y tragó saliva. Si Leigh hubiera albergado alguna duda respecto a él, aquella reacción habría bastado para convencerla de su inocencia.

– ¿Quién es?

– Se llama Lisa Farley y tiene ocho años. Sucedió anoche alrededor de las diez. Tenía que haber pasado la noche en casa de una amiga pero, por lo visto, las niñas se pelearon y Lisa decidió volver a su casa andando. No llegó.

Wade la soltó. Sólo entonces se dio cuenta Leigh que la había agarrado tan fuerte que le dejaría marcas. Pero estaba demasiado preocupada pensando en cómo enfrentarse a las acusaciones que inevitablemente le iban a hacer a Wade como para darles importancia. Sin embargo, los pensamientos de Wade iban en otra dirección.

Era increíble que en una ciudad tan apacible como Kinley hubiera dos desapariciones aunque entre ellas mediaran once años. Lo más probable era que Lisa hubiera ido a su casa la noche anterior y al encontrar la puerta cerrada, hubiera pasado la noche en casa de algún vecino. El mal no podía golpear dos veces en una ciudad sureña que rezumaba el encanto de las magnolias. Pero sabía que Leigh tenía razón, debía hacer todo lo que estuviera en su mano para ayudar. Dio media vuelta y se dirigió a la puerta pero las palabras de Leigh le detuvieron.

– ¿Adónde vas?

Wade la miró preguntándose cómo era posible que no entendiera sus motivos. ¿Acaso creía que iba a quedarse con los brazos cruzados en una situación en la que cada minuto contaba?

– Deben de estar organizando partidas de búsqueda. Quiero unirme a ellos.

– No puedes -dijo ella reteniéndolo-. ¿No lo comprendes, Wade? La mitad de la ciudad cree que tú lo hiciste.

– ¿Yo? -preguntó él sin poder ocultar su sorpresa y entonces la máscara que Leigh tanto odiaba veló su cara.

De repente lo veía todo claro. El sentimiento de culpa por haberle dejado en la estancada hacía once años la había llevado a su casa aquella mañana. Retiró sus manos de las de ella como si quemaran, en sus labios apareció una mueca de amargura. Durante un momento había olvidado dónde se encontraba y lo que pensaba de él. Incluso había olvidado que Leigh había sido quien había hecho posible que toda la ciudad lo considerara un criminal. Se daba cuenta de que había ido a avisarle para hacer las paces, pero ya no se dejaría engañar. Deseó no haber regresado a Kinley nunca.

– ¿Por qué no lo he pensado? ¡Dios! Hay cosas que nunca cambian. He sido un estúpido al pensar que podía volver sin tener que enfrentarme al pasado.

– Dejemos el pasado, Wade -dijo ella, sabiendo que era imperioso que la escuchara-. Los Farley vinieron a vivir aquí después de que tú te fueras. Viven en esta misma calle, a cinco casas de ti.

– Una niña desaparece y la gente piensa que yo la he secuestrado en vez de tratar de averiguar lo que ha sucedido. Lo peor de todo es que ni siquiera puedo ayudar a buscarla.

– He oído que el jefe de policía va a venir a hablar contigo -le informó ella, haciendo un esfuerzo para soportar la amargura y el rechazo.

– Es un consuelo. Por lo menos le gusto al jefe Cooper.

– El jefe Cooper murió de un infarto hace un par de años. Ahora es el jefe Tucker.

– ¿Burt Tucker?

Wade se arrepintió de no haber querido saber nada de Kinley durante tantos años, aunque saber que Tucker era el jefe de la policía no hubiera cambiado la animosidad que existía entre ellos. Ya en el instituto había mostrado unos celos irracionales hacia Wade por causa de Ashley. Aunque a él no le había interesado, ella había dejado bien claro que aceptaría cualquier intento de aproximación de Wade.

– Si es el mismo Tucker que yo recuerdo, estoy seguro de que se mostrará dispuesto a creer lo peor de mí.

Leigh dio un paso hacia él. Quería decirle que estaba de su lado, que sentía mucho haberlo dejado alguna vez.

– Nadie te ha acusado todavía.

Unos ojos grises se clavaron en ella. Fue un momento que Leigh recordaría hasta el fin de su vida porque toda la situación se redujo a los términos más simples. Eran un hombre y una mujer que habían desconfiado el uno del otro durante mucho tiempo, ahora él quería que fuera sincera.

– ¿Y tú, Leigh? ¿Crees que lo he hecho yo?

Leigh vio en sus ojos la vulnerabilidad y el desafío. Wade jamás admitiría lo importante que para él era su respuesta.

– Por supuesto que no. ¿Piensas que hubiera venido?

– ¿Por qué has venido?

– Quiero ayudarte.

Wade tuvo la vaga sensación de que algo fallaba, había algo en todo aquello que no tenía sentido.

– ¿Y por qué iba a necesitar tu ayuda?

– Si lo piensas un momento te parecerá obvio. Una niña desaparece y a continuación tú te vas de la ciudad. Al cabo de doce años regresas y desaparece otra.

Leigh hizo una pausa. Sentía la pasión que dominaba su voz, la dilatación de sus senos.

– ¿Qué tratas de decirme? -preguntó él, aturdido.

– Está claro. Alguien intenta comprometerte. Debemos averiguar de quién se trata.

Wade se pasó una mano por la cara. Él era un hombre que escribía para ganarse la vida, pero hacía diez minutos que tenía la sensación de vivir la escena de una novela. En la vida real no ocurrían aquellas cosas.

– A mí me parece una locura. Si en Kinley vive un loco de atar, ¿por qué iba a esperar doce años para golpear otra vez? Ya sé que hay mucha gente a la que no le gusto pero, ¿qué ganarían con incriminarme? No le veo el sentido.

– Ya sé que no, pero no hay ninguna otra explicación.

– Quizá sea una coincidencia. Alguien intenta hacerte cargar con las culpas. Lo sé, Wade. Lo presiento.

Las palabras inflamadas de Leigh tocaron una fibra sensible en el corazón de Wade. Dejó a un lado su desconfianza en ella. Sentía el impulso de acariciarla y apartarle de la frente sudorosa los cabellos sueltos. Ella parecía una leona dispuesta a defender sus cachorros. Wade si dio cuenta de que era a él a quien defendía. Deseaba creer que podía contar con ella, pero no podía evitar preguntarse por lo que la motivaba. Quizá no fuera su enemiga, pero no estaba dispuesta a considerarla su amiga. Se había equivocado una vez y no estaba dispuesto a volver a pagar un precio tan alto.

Unos golpes fuertes resonaron en la puerta. El lazo invisible que se había formado entre ellos desapareció.

– Tiene que ser Burt -dijo ella.

Wade erigió de nuevo sus defensas contra ella y contra todo Kinley. Abrió la puerta. Aunque no era un hombre pequeño, Burt le sacaba la cabeza y pesaba veinte kilos más. Había sido el clásico matón de la escuela, pero se había convertido en la ley de la ciudad. Le dirigió a Wade una sonrisa carente de alegría.

– Te daré tres oportunidades de que adivines el motivo de mi visita, Wade. Pero creo que te bastará con una -gruñó como si la situación le pareciera divertida.

– Yo también me alegro de verte, Burt. Pasa.

Era una ironía que en el sur los antagonistas se trataran por el nombre de pila. Había habido animosidad entre ellos desde los tiempos de la escuela. Después, Burt le había retado a una pelea consumido por los celos. Wade se había marchado sin levantar una mano, pero Burt se lo había tomado como un insulto, le había parecido una manera de decir que no merecía la pena pelearse por Ashley.

Burt entró en la casa. Leigh apareció ante él con el gesto desafiante y el pelo revuelto. Burt masculló una maldición.

– ¿Qué demonios haces aquí, Leigh?

– Buenos días, Burt -saludó ella, tratando de ignorar el disgusto de él y su propia irritación.

Burt pensaba que ser el representante de la ley le daba derecho a expresar su opinión sobre los asuntos de todo el mundo incluidos los de ella.

– Le contaba a Wade lo que ha sucedido con Lisa Farley.

Burt sonrió torcidamente, como si sospechara que Wade ya sabía lo que le había sucedido a la pequeña.

– Bien, ahora que se lo has contado quiero que te vayas -ordenó el policía.

Casi todo lo que Burt decía era una orden. Leigh pensó en discutirle porque no era asunto suyo pero miró a Wade.

– ¿Tú también quieres que me vaya?

– Eso depende de ti.

La respuesta no aclaró sus dudas. Sin embargo, ya lo había abandonado en una ocasión y no tenía intención de repetirlo.

– Entonces me quedaré.

Burt se acomodó en una de las sillas del comedor como si se preparara para una larga charla.

– Tengo todo el día, Wade. En este momento es contigo con quien tengo que hablar.

Wade ignoró la acusación implícita en el tono del policía y se dirigió al baño.

– ¿Y qué significa eso, Burt? -preguntó ella en cuanto Wade cerró la puerta-. No tienes todo el día. Una niña ha desaparecido y un lunático anda suelto.

– ¿Y qué hace aquí una chica tan lista como tú? ¿Qué diría tu madre si lo supiera? Tiene razón, Wade Conner no es una buena persona.

Leigh se llevó las manos a las caderas. Había algo en la forma en que Burt llevaba sus asuntos que la había inquietado desde pequeña.

– Ahórrame el sermón. En todo caso sería yo la que debería sermonearte. Si conocieras sólo un poco a Wade no estarías perdiendo el tiempo aquí. Deberías estar averiguando lo que le ha pasado a la niña.

– Estoy tratando de averiguarlo. Creo que Wade puede ayudarme en mis conjeturas. ¿Por qué estás tan segura de que no estoy tras la buena pista? ¿Olvidas lo que le pasó a Sarah Culpepper hace doce años?

– Nunca podré olvidarlo. Sé que Wade no tuvo nada que ver porque estaba conmigo aquella noche. Mis padres se habían ido de la ciudad y yo me escapé para estar con él. Volví a casa entre las tres y las cuatro de la madrugada. No pudo hacerlo.

El velo que había ocultado su secreto durante años había caído al fin. Hubo un largo silencio. Cuando Burt habló, sus palabras rezumaron desconfianza.

– Wade puede cuidarse de sí mismo sin que tú intervengas.

– Es la verdad, Burt -dijo ella sorprendida de que no la creyera-. No me inventaría nunca algo así.

– Los recuerdos se enturbian con el paso de los años -replicó el policía en el mismo momento en que Wade entraba en el comedor.

– ¿Qué se enturbia? -preguntó Wade, mirando a los dos parientes.

Burt hizo un gesto para expresar que lo que había dicho Leigh no merecía la pena de repetirse.

– Leigh se empeña en que estaba contigo la noche en que raptaron a Sarah Culpepper.

Wade le clavó una mirada y vio que estaba desesperada porque Burt no la creía. Quizá la malinterpretaba y estaba desesperada porque necesitaba su perdón. Años atrás, esa confesión hubiera significado todo para él. Habría significado que ella no se avergonzaba de lo que habían compartido. Pero ya no significaba absolutamente nada.

– Creí que querías hablar de Lisa Farley -dijo Wade.

No podía dejar que el pasado volviera. Sabía que Burt quería inculparle por la desaparición de la niña y necesitaba tener la mente clara. Se sentía irritado. ¿Qué derecho tenía Burt a sospechar de él? ¿Qué derecho tenía la gente de Kinley de tratarle como si fuera un criminal?

– Será mejor que acabemos pronto porque se me está agotando la paciencia, Burt. No pienso servir de cabeza de turco otra vez.

Leigh se sentía desengañada. Wade casi no la había mirado desde que había salido del baño. ¿No se daba cuenta de que ella era su coartada y que aquella vez no estaba dispuesta a abandonarle? Ella era su aliada y no tenía dificultad en saber lo que estaba pensando Burt.

– Como ya he dicho antes, será mejor que la chica se vaya -dijo Burt, levantando la ira de Leigh.

– Pienso quedarme -replicó ella, sentándose cerca de Wade.

Para él era obvio que los dos parientes no se llevaban bien. Tenía la sospecha de que una de las razones que ella tenía para quedarse era provocar a Burt. El jefe de policía clavó sus ojos en Wade como solía hacerlo cuando quería intimidar a la gente.

– Hay una niña desaparecida y da la casualidad de que vive en tu misma calle. Quiero saber con exactitud lo que hiciste anoche. A qué hora cenaste, a qué hora te acostaste. Quiero que me cuentes todo.

Wade cruzó los brazos sobre le pecho. Una expresión ofendida y disgustada apareció en su rostro.

– Eso parece una acusación en toda regla, Burt. ¿Por qué quieres saber todo lo que hice anoche?

– Puedes pensar lo que quieras. Soy el jefe de policía de una ciudad tranquila y respetuosa de la ley y de pronto desaparece una niña. La última vez que sucedió lo mismo fue la última vez que tú estabas aquí. Incluso el más estúpido puede imaginar por qué te hago estas preguntas. No creo que tú esas un estúpido.

Los dos hombres se midieron con la mirada por encima de la mesa. Su antagonismo era palpable. Leigh rompió el silencio descargando un palmetazo sobre la mesa y atrayendo su atención.

– Eso es una estupidez, Burt. El jefe Cooper habría arrestado a Wade si hubiera habido la menor prueba en su contra. ¿Nunca has pensado que no fue así porque no tuvo nada que ver con el secuestro de la pequeña Sarah?

– Ahora no hablamos de Sarah sino de Lisa Farley. Si continúas interfiriendo en mi investigación voy a pedirte que te vayas. Y esta vez, no aceptaré un no por repuesta. Ha desaparecido una niña y pretendo averiguar lo que le ha sucedido.

– Pero Wade no ha tenido nada que ver -insistió ella, ignorando el tono autoritario de su cuñado.

– Si es verdad, no tendrá objeción en responder a mis preguntas. Sólo hago mi trabajo.

– Burt tiene razón -intervino Wade.

Se sentía irritado porque ella había adoptado el papel de su defensora doce años tarde. Tenía que colaborar en la investigación por mucho que le molestara. Luego podría olvidarse de la estúpida idea de quedarse en Kinley y marcharse de aquella ciudad dejada de la mano de Dios.

– No tengo nada que ocultar y quiero saber lo que le ha pasado a Lisa, como todo el mundo. ¿Qué quieres saber, Burt?

Una hora más tarde, Wade acompañó a Burt a la puerta. Leigh se quedó en el comedor meditando sobre la discusión que habían mantenido. Lo único que había habido en común era la mutua desconfianza. Burt había aprovechado todas las ocasiones para introducir acusaciones veladas en sus preguntas, Wade las había ignorado metódicamente. Sin embargo, le había prestado toda su colaboración y sus respuestas habían sido inocentes. El problema era que carecía de coartada. Ella estaba segura de que Burt no el había creído que se había pasado toda la noche frente a un ordenador sin escribir una sola palabra.

– Espero que encuentres a tu hombre, Burt -dijo Wade.

Burt entrecerró los ojos y lo miró de arriba abajo.

– No te quepa la menor duda, Wade.

– No te ha creído ni una palabra -dijo Leigh cuando se cerró la puerta.

Wade se apoyó en la puerta y consideró su decisión de cooperar. Quizá debería haber exigido que hubiera un abogado presente durante la discusión. Todo era una locura. No había hecho nada excepto volver a Kinley para el funeral de su madre. No obstante, comenzaba a ver claro que las cosas se podrían muy mal para él si Lisa Farley no aparecía.

Se sentía cansado y furioso. Su corazón le decía que no podía confiar en Leigh a pesar de que ella se mostraba ansiosa de ayudarle. Ella llevaba un vestido azul que resaltaba el violeta de sus ojos y la hacía parecer aún más hermosa. Se mordía el labio en lo que parecía ser un gesto de preocupación ausente. No era momento de pensar en qué aspecto tendría en la cama, con los labios hinchados por sus besos y los dedos enredados en sus cabellos pero la imagen apareció en su mente. Leigh era tan inconsciente de su atractivo que hubiera sido una locura no desearla.

Volvió a pensar en la manera en que se había enfrentado a Burt para proporcionarle la coartada que hubiera necesitado doce años antes, pero no le produjo satisfacción. Comenzó a subir las escaleras. Se detuvo a mitad de camino y la miró haciendo un esfuerzo para que el dolor que veía en su cara no le afectara.

– Vuelve a tu trabajo, Leigh -dijo con dureza-. Hace doce años necesité tu ayuda, ahora no.

Leigh se quedó sola durante varios minutos completamente perpleja antes de poder salir de aquella casa.

Capítulo cinco

Wade salió de su casa pensando que habían sido dos días miserables. Se había pasado la mañana sentado ante el ordenador sin que las palabras fluyeran para construir una ficción mientras que su vida había tomado un curso extraño.

Los Culpepper se habían ido de la casa de al lado después de la tragedia de Sarah y Wade no reconocía a la mujer que cuidaba las flores de su jardín. Wade la saludó, pero ella se apresuró a apartar la mirada. Empezaba a esperar aquellos desaires aunque nunca se acostumbraría.

Había cambiado el Chevrolet por un Mustang menos serio. Siempre le había ayudado a despejar la cabeza conducir con el viento agitándole los cabellos. Iba a necesitarlo. No había sido una buena idea quedarse en Kinley, pero la decisión de marcharse ya no dependía de él. Hacía dos días que Burt Tucker se había encargado de dejarlo bien claro. Wade se había dado cuenta de que el coche patrulla pasaba demasiado a menudo por su calle desde el secuestro de Lisa, Sin embargo, cuando había ido a la gasolinera para llenar el depósito de su coche, el vehículo blanco y negro de la policía se le había acercado.

– ¿Vas a algún sitio, Wade? -había preguntado Burt en su tono despectivo habitual.

– No creo que sea asunto tuyo, Burt.

El jefe de policía había soltado una de sus carcajadas que indicaban desconfianza.

– Pues yo creo que sí. Me parece que tengo derecho a mantener bajo control todos los cabos de esta investigación, si entiendes a lo que me refiero. Si yo fuera tú, no se me ocurriría irme a ningún sitio.

– Y a mí me parece que también tengo mis derechos. Si me estás ordenando que no me vaya de la ciudad no esperes que te haga mucho caso. No soy ningún patán de Kinley para pensar que lo que tú dices es la palabra de Dios. Tengo la ley de mi parte, Burt. Puedo ir y venir si me da la gana y tú no puedes hacer nada por impedirlo.

La sonrisa había desaparecido de los labios de Burt mucho antes de que Wade dejara de hablar. Por el contrario, la ira tiñó su rostro de rojo.

– No estés tan seguro. Puedo acusarte de secuestro y si eso no funciona, puedo llamar a la policía de Manhattan y decirles lo que sospecho de ti. Me imagino que un escritor de moda como tú no se sentirá muy cómodo con ese tipo de información en los periódicos.

– ¿Sabes una cosa, Burt? He pasado muchos años pensando demasiado bien de ti. Creía que tenías tanta inteligencia como un caracol. Ahora me doy cuenta de que eres aún más estúpido.

Wade sacó unos billetes de su cartera para pagar al estupefacto empleado de la gasolinera que había oído su discusión. Subió a su coche y salió de la ciudad a pesar de las amenazas del jefe de la policía. No creía que lo siguieran. No podía marcharse sin que le resultara imposible poner a la venta la casa con toda la ciudad convertida en un hervidero de rumores en su contra. Ni siquiera le habían dejado tiempo para recuperarse de la muerte de su madre.

Eso había sucedido el martes y ya era jueves por la tarde. Wade sentía la necesidad de alejarse de Kinley un rato. No hubiera sido inteligente marcharse definitivamente hasta que se solucionara aquel misterio. Su reputación profesional estaba en juego. No deseaba que lo asociaran con los terribles acontecimientos que habían tenido lugar en Kinley.

Cuando subió a su Mustang rojo se sintió mejor. Sabía que sus problemas estarían esperándole cuando volviera, pero ya tendría tiempo de enfrentarse a ellos. Cuanto más lo pensaba, más se daba cuenta de que Leigh había tenido razón al sugerir que alguien intentaba inculparle. Sobre todo porque no parecía que Burt sospechase de nadie excepto de él. Alguien en aquella maldita ciudad intentaba arruinar su vida.

Cuando llegó el viernes, Leigh estaba necesitada más de un descanso que de costumbre. Le encantaban las tardes del viernes y las saboreaba como un diabético al que le permiten comer un trocito de chocolate. Casi todos los comercios de Kinley cerraban los viernes por la tarde. Lo necesitaba porque sabía que se pondría a gritar si otro cliente volvía a mencionarle a Sarah, Lisa y Wade en la misma frase. Ni siquiera querían creer la coartada que le había dado Wade para el caso de Sarah. Le parecía que todavía podía oír las palabras de su hermana Ashley al enterarse de su versión.

– No te recuerdo como una adolescente rebelde, querida. ¿No querrás hacerme creer que te arriesgaste a despertar la ira de papá escapándote por la noche?

– Pero es la verdad -había contestado ella, irritada-. Hace un par de días tú misma dijiste que siempre habías sospechado que había algo entre nosotros. ¿Por qué no quieres creerme?

– Siempre has sido muy blanda de corazón con Wade. Eso ha puesto un velo sobre tus ojos y no te ha dejado ver las cosas más simples acerca de él. Empezando porque deberías mantenerte a distancia de todo lo que tenga que ver con él.

Leigh se había limitado a mirar a su hermana. No tenía ganas de discutir.

El sol de aquella tarde era tan templado que Leigh se decidió a pasear después de cerrar la tienda. Llevaba el pelo recogido en una coleta, calzaba unas viejas zapatillas de deporte y vestía unos vaqueros. A los pocos minutos, caminaba por la carretera que llevaba a la escuela. Los musgos que se agitaban colgando de los robles gigantes la hicieron sentirse caminando en otro día del pasado. Hacía doce años que el viento se había llevado sus deberes en aquel mismo camino el día en que Wade había entrado en su vida.

Muchas cosas habían cambiado desde entonces y otras muchas no. Aún seguía preguntándose por qué se sentía insatisfecha de vivir en una ciudad pequeña. Siempre había soñado con ir a clases de arte en una ciudad cosmopolita e incluso se había atrevido a soñar que exponía sus trabajos.

Leigh suspiró. No se había permitido soñar despierta desde hacía mucho tiempo, pero pasear bajo aquellos árboles le hacía recordar a una Leigh mucho más joven que no sabía lo que la vida le depararía en el futuro. Se preguntó si no habría sido todo diferente de haber tenido el valor de defender a Wade entonces. Se preguntó si no sería su destino pasar la vida sola y sin niños en un lugar olvidado del mundo cuando deseaba mucho más.

El rugido de un coche deportivo quebró la placidez de la tarde. Leigh miró por encima del hombro para ver un Mustang de un color rojo brillante. Aunque nunca ante lo había visto, supo de inmediato que era el coche de Wade. Se detuvo junto a ella.

Wade se volvió levantándose las gafas de sol para que pudiera ver sus ojos grises. Tenía el pelo revuelto porque había bajado la capota y la camiseta amarilla que llevaba resaltaba el tono oscuro de su piel. Leigh volvió a tener la sensación de que había abierto una puerta al pasado.

– ¿Quieres dar una vuelta, Leigh Hampton?

– Claro, Wade Conner.

Entonces supo que haber encontrado a Wade de nuevo había sido inevitable. Había sido inevitable desde el momento en que había pronunciado aquellas palabras de amor en su juventud. También Wade reconoció los ecos del pasado y recordó lo nervioso que se había sentido al dirigirse a ella por primera vez. Nunca había sido un joven tímido, pero había temblado por dentro al invitarle a subir a su motocicleta. Todavía sentía un poco de aquel mismo temor a ser rechazado, todavía se preguntaba si ella aceptaría.

Pero Leigh no dudó. En un abrir y cerrar de ojos estaba sentada junto a él en el Mustang. Incluso le dirigió una sonrisa.

– ¿Es tu nuevo juguete? -preguntó ella, admirando el lujoso acabado del vehículo.

– Digamos que es un juguete alquilado.

Wade puso el coche en marcha y el viento soltó mechones de pelo de la coleta de Leigh. Él no pudo evitar disfrutar al verla. De repente parecía muy joven, era como si todos los años que se interponían entre ellos nunca hubieran existido.

– No recuerdo haber visto este coche junto a tu puerta la semana pasada. Me parece que había un Buick gris.

– Era un Chevy azul. Me dije a mí mismo que si me tenía que quedar en Kinley, por lo menos tenía que concederme alguna diversión. Lo que ocurre es que ya no tengo edad para las motos. Sé que a mi madre no le hubiera importado -añadió con tristeza-. Siempre decía que la mejor manera de combatir la nostalgia era comprar algo rojo.

Leigh se echó a reír a pesar de que él no había pretendido ser gracioso. Pero no podía evitarlo porque recordaba a Ena como una joya, llena de amor por la vida y por su hijo. Wade todavía estaba dolido pero tenía razón. A Ena no le habría gustado que se encerrara en la casa solo y triste. De lo que no estaba segura era de si Ena se habría mostrado de acuerdo en que se quedara en Kinley.

– ¿Eso quiere decir que hablabas en serio cuando decías que te quedarías aquí?

Había algo en su voz que obligó a Wade a mirarla. Se preguntó si tendría que reconocer que se había precipitado al tomar la decisión de quedarse. No quería permanecer allí donde la desconfianza y el recelo eran tan palpables y agobiantes como la humedad en el verano. Nadie confiaba en él y él tampoco confiaba en Leigh. Pero eso ya no importaba porque el jefe de policía se había hecho cargo de la situación.

– No he comprado el coche, sólo lo he alquilado. Burt me ha ordenado que no me vaya de Kinley.

Pisó el acelerador y el rugido del viento evitó que siguieran hablando. La aguja del cuentakilómetros subió hasta ciento veinte. Leigh se imaginó que dejaban Kinley atrás para siempre y se preguntó cómo se sentiría si fuera verdad.

Pero la realidad hizo añicos sus ensoñaciones. Wade no podía dejar la ciudad ni ella abandonar sus responsabilidades aunque él la quisiera. Wade no había expresado la más mínima intención de que retomaran sus relaciones donde las habían dejado. Además, se encontraba en graves dificultades. Mejor dicho. Los dos estaban en graves dificultades porque Wade necesitaba su ayuda tanto si estaba dispuesto a admitirlo como si no.

La carretera era recta y estaba desierta. Leigh sabía que Wade disfrutaba con la velocidad. El demonio que había en él nunca había sido exorcizado y Leigh sabía que eso debería haberla asustado.

A unos cuarenta kilómetros, Wade cambió de dirección. A los pocos momentos vieron el cartel de bienvenida a Kinley, «la capital del marisco».

– No bromeabas cuando me contaste que uno de tus vicios era coleccionar multas por exceso de velocidad. Has tenido suerte de que Burt no nos haya pescado.

– Eso servirá para demostrarte que no debes aceptar que te lleven a pasear a la ligera.

Leigh se recostó en el asiento pensando que, en realidad, Wade no había cambiado tanto. Por primera vez, se sintió en paz en su compañía. Cerró los ojos hasta que sintió que el coche había dejado el asfalto y daba tumbos por un camino de tierra. Cuando los abrió, descubrió un paisaje que hacía más de una década que no veía. Wade salió del coche y Leigh le siguió como impulsada por una fuerza superior.

Wade no sabía por qué la había llevado allí ni podía explicarse el motivo de invitarla a dar una vuelta. Era el mismo sitio en el que habían estado la noche de la desaparición de Sarah. Era lógico que volvieran después de haber desaparecido Lisa. Los dos crímenes estaban ligados entre sí de una manera extraña e irracional, al igual que su vida estaba ligada a la de Leigh. El vínculo estaba allí, pero no le encontraba ningún sentido.

– ¿Vas a hacerle caso a Burt?

– No tengo otro opción -contestó él, contemplando el agua-. Sé que no tiene derecho a ordenarme nada, pero también es cierto que puede causarme disgustos si vuelvo a Nueva York.

Wade había dejado las gafas de sol en el coche y se sentía extrañamente indefenso sin ellas. Leigh en cambio, sintió que su relajación anterior dejaba paso a una ira ofendida.

No quería que Wade se marchar antes de solucionar el vacío que había entre ellos, pero le asombrado el modo en que su cuñado usaba las leyes para que sirvieran a sus propios fines.

– Lo dices por tu reputación profesional, ¿no es verdad?

Wade asintió. Recogió una piedra y la arrojó al agua.

– Había llegado a creer que había dejado todo esto atrás definitivamente. Pero no. Incluso es peor que la última vez. Al menos, entonces tenía una coartada, ahora sólo cuento con mi palabra.

– A mí me basta -dijo Leigh.

Wade no la miró. Parecía estar absorto en sus propios pensamientos.

– La verdad es que creo que tenías razón el otro día.

– ¿Sobre qué?

Comenzaba a confiar en ella, pero se guardaba algo de suma importancia. Leigh lo había sabido desde el momento en que ni siquiera la había mirado al decirle que le bastaba con su palabra.

– Es demasiado obvio para ser una coincidencia. El criminal sigue en la ciudad, ¿por qué, entonces, tendría que esperar doce años para cometer otro crimen?

– La única razón es que tú has vuelto. La pregunta es qué podemos hacer.

Wade sacudió la cabeza desesperadamente. Otra niña había desaparecido y su reputación e incluso su futuro pendían de un hilo. Lo irónico era que estaba discutiendo la situación con la mujer que había ayudado a arruinar su vida en el pasado. Sabía que ella ya estaba elaborando un plan. Había dicho «nosotros». Por un segundo, sopesó la posibilidad de marcharse y dejarla sola, pero no lo hizo. Necesitaba toda la ayuda con que pudiera contar y ella se la debía.

– Todo juega contra nosotros para averiguar lo que le ha pasado a Lisa. Burt nos ha advertido que no nos interpongamos en su camino y nadie de la ciudad hablaría conmigo.

– Quizá no podamos averiguar lo sucedido con Lisa -dijo ella con los ojos brillantes-, pero nada nos impide tratar de averiguar lo que sucedió con Sarah.

– ¿Qué te propones?

– Es un poco arriesgado, pero creo que es nuestra única oportunidad. Los dos crímenes tienen que estar relacionados, ¿de acuerdo? Sí descubrimos quién secuestró a Sarah habremos descubierto al secuestrador de Lisa.

– No funcionará. La pista está muy fría, hace demasiado tiempo que ocurrió. Además, no podemos estar seguros de que se trate de la misma persona. Sólo es una teoría.

– Escúchame, Wade. Es la única teoría que tenemos y ha de bastarnos. Sé que las pistas se han de haber enfriado, pero nunca intentamos seguirlas. Yo escondía la cabeza en la arena y tú te marchaste de la ciudad. ¿No crees que debemos intentarlo por nosotros mismos y por Sarah? Nos lo debemos.

Wade adquirió una expresión tensa mientras meditaba sus palabras. La miró y vio que sus labios sensuales estaban entreabiertos de anticipación y en sus ojos había una expresión suplicante. Ya le había herido en una ocasión. Sería una locura confiar en ella sólo porque sus ojos se iluminaban al verlo. Pero quizá no fuera tan mala idea. Quizá era la única oportunidad que tenían. Wade sintió que Leigh contenía la respiración mientras aguardaba su respuesta.

– ¿Cuál será nuestro primer movimiento?

Leigh dejó escapar el aire que había estado conteniendo. Que Wade estuviera de acuerdo era más importante para ella de lo que había creído.

– En cuanto estés listo iremos a Charleston. Creo que deberíamos hacerle una visita a Martha Culpepper.

Al cabo de un momento asintió y ella sonrió aliviada. Necesitaba ayudarle casi tanto como él necesitaba su ayuda. Por vez primera desde su reencuentro sintió una tenue esperanza. Quizá podría ganarse su confianza otra vez, quizá podría arreglar las equivocaciones del pasado. Hacía calor y Leigh se levantó la coleta para airear su nuca con un gesto inconsciente.

– ¿Por qué no te lo has cortado?

Leigh sabía la respuesta. Un cabello que le llegaba a la cintura era muy poco práctico en el calor húmedo del sur, pero nunca había pensado en cambiar de estilo. Hacía muchos años, un hombre le había acariciado los cabellos pidiéndole que nunca se los cortara. Nunca lo había hecho. Bajó la mirada al suelo y mintió.

– Creo que soy demasiado gallina como para arriesgarme a verme sin él.

Wade la contempló un momento. Suspiró al pensar que ella ni siquiera recordaría lo mucho que a él le habían gustado sus cabellos largos. Después de lo que había ocurrido no podía esperar nada de ella y mucho menos que no se hubiera cortado el pelo en todos aquellos años por él. Se tumbó en el ribazo dejando que la hierba le refrescara el cuerpo.

– No sé por qué te he traído aquí. Me trae demasiados recuerdos a la memoria.

Leigh apretó los labios mientras el recuerdo de dos cuerpos jóvenes entrelazados sobre la hierba se avivaba en su memoria. Aquella noche le había dicho que le quería y al día siguiente su mundo secreto se había derrumbado. El mismo día, su vida, tan llena de promesas y de esperanzas, había terminado y otra que no era suya había ocupado su lugar. No sólo había abandonado a su amante sino a sí misma. Pero, ¿cómo podía decírselo?

– No todo son malos recuerdos, Wade.

– Yo no considero que el que una niña pequeña desaparezca sin dejar ni rastro sea un buen recuerdo.

Wade no quería pensar en los buenos momentos. Las promesas que Leigh le había hecho no habían sido otra cosa que mentiras. Hacía mucho calor aquella tarde sin brisa. Sabía que ella debía estar sudando, pero no veía nada que lo delatara. También sabía que los años debían haber dejado su huella en ella pero su rostro era tan suave como el de una adolescente. Y eso era lo que no podía olvidar, la adolescente que le había roto el corazón. Antes de que pudiera impedirlo, la pregunta que había jurado no hacer nunca se escapó de sus labios.

– ¿Por qué callaste, Leigh?

El corazón de Leigh latió con fuerza porque era la pregunta que ella había estado temiendo. Aunque había previsto que él le pidiera explicaciones, no estaba preparada para responder. Lo miró. Wade tenía el ceño fruncido y Leigh le tenía demasiado respeto como para pretender que no le había entendido.

– No puedes imaginarte cuántas veces me he preguntado lo mismo. Aún no estoy segura de haber hallado una respuesta.

Wade se sentó para contemplarla. Tuvo que hacer un esfuerzo para que no le afectase el brillo del sol sobre el rostro que todavía le resultaba tan atractivo.

– ¿Por qué no?

– No lo sé. Aquella época me parece muy confusa.

– ¡Vamos, Leigh! Hace tiempo que me debes una explicación y has tenido doce años para perfeccionarla.

– ¡Oh! Tenía mis razones. Entonces pensaba que seguir viviendo en Kinley sería como morir prematuramente. Esta ciudad me parecía sofocante. Quería ir a la universidad y llegar a ser alguien. Pero me enamoré de ti y ya nunca supe lo que quería.

Leigh hizo una pausa. Podía sentir la rabia de Wade vibrar en el aire húmedo y cálido. Se merecía una explicación y ella había dado un rodeo.

– Bueno, eso no es del todo cierto -confesó Leigh-. Sabía que te quería, pero no deseaba enfrentarme a la ira de mi padre. Le tenía mucho miedo. Me parecía un ser todopoderoso. Incluso imaginé que llegaría a encontrar una forma de que nunca me fuera de Kinley.

Wade se echó a reír. La historia era absurda. Sobre todo porque su padre estaba muerto y ella llevaba la clase de vida que siempre había odiado.

– No esperarás que me lo crea, ¿verdad?

– Es la verdad -repuso ella herida por sus burlas-. ¿Por qué no lo crees?

– Mírate, Leigh. Eres una chica de ciudad pequeña que sigue trabajando en la tienda de su padre que falleció hace años. Nunca has salido de Kinley quizá porque nunca te lo propusiste en serio.

– No es cierto.

– Podrías haberte ido conmigo -dijo él, recordando el sueño que había alimentado antes de descubrir que el amor era mentira-. No tenías por qué quedarte esperando la autorización de tu padre.

– Piensa en lo que estás diciendo. Ni siquiera acabé los estudios medios y recuerda que quería ir a la universidad a estudiar arte.

– Podías haberlo hecho. De alguna manera nos las hubiéramos arreglado.

– ¿Sin dinero? ¿Sin nuestras familias? ¿Sin nuestros amigos? ¿Qué hubiéramos pensado?

– Ahí está el problema. Siempre te preocupaste mucho por lo que pensaban los demás. ¿Por qué no lo admites de una vez, Leigh?

– ¿Qué debo admitir? -dijo ella con lágrimas en los ojos al darse cuenta de que Wade no le daba la menor oportunidad.

Estaba contestando a sus preguntas, pero él sólo escuchaba lo que hacía mucho tiempo había decidido que era la verdad.

– Que te avergonzabas de mí -sentenció él.

– No se trataba de eso -negó ella, comenzando a llorar-. Tienes razón al decir que no quería que la gente cotilleara sobre mí, pero nunca estuve avergonzada de ti. Fui una adolescente que desobedeció a su padre y dejó que el chico llegara hasta donde podía llegar. Sé que deseaba hacer el amor tanto como tú, pero no estaba preparada para asumir las consecuencias. Estaba muy confusa, ¿no puedes entenderlo?

– Tan confusa que estuviste dispuesta a que yo cargara con las consecuencias de un crimen que tú sabías perfectamente que yo no había cometido. ¿De verdad te sentías tan confusa?

– No me importa que no creas cualquier otra cosa que diga, pero ten por seguro que si el jefe Cooper te hubiera arrestado no habría permitido que fueras a la cárcel. Le hubiera contado todo. Sólo que nunca te acusó.

– ¿Nunca te has preguntado por qué?

Leigh asintió en silencio mientras trataba de controlar su llanto. Durante meses, después de la desaparición de Sarah, no se había preguntado otra cosa.

– Cooper sabía lo nuestro -dijo Wade sin sorprenderse de que Leigh se quedara con la boca abierta-. Sabía que nos veíamos aquí y nos vio venir la noche en que desapareció la pequeña. La señora Culpepper estaba segura de que me había visto ayudarla a reparar el pinchazo poco después de las seis. Cuando Cooper nos vio venir hacia este sitio en la moto consultó su reloj y eran las seis y diez. En lo que a él se refiere, no necesitaba que yo tuviera una coartada porque mi coartada era él mismo.

– Pero… pero… ¿Por qué no le dijo a nadie que yo estaba contigo?

Wade se puso en pie y se apartó los cabellos de la cara.

– No importa -dijo sacudiendo la cabeza.

– ¿Por qué? -insistió ella.

– Porque yo se lo pedí. Sabía cómo te sentías. Sabía que no querías que nadie se enterara de lo nuestro.

La expresión de Wade parecía tallada en piedra. Por nada del mundo hubiera revelado lo que pensaba. El rechazo de Leigh le seguía doliendo en lo más hondo, después de tanto tiempo y tanta distancia, seguía doliendo.

Leigh lo miró y comprendió que no sabía nada. No sabía que una Leigh de diecisiete años había llorado cada noche durante mucho tiempo o que la Leigh adulta estaba avasallada con los sentimientos de culpa por lo que había hecho. Y, sobre todo, no le había dicho que la declaración de amor de aquella noche había sido sincera. Si hubiera sido más madura y consciente del tesoro que era el amor, jamás le habría permitido irse.

– Vamos a dejarlo -dijo Wade-, sucedió hace mucho tiempo y ni siquiera era tan importante entonces.

¿Qué no era tan importante? Leigh sintió que una daga atravesaba su corazón. ¿Era lo que Wade pensaba de su relación? ¿Le había importado tan poco que se había sacudido de encima su error, su abandono con un simple encogimiento de hombros?

– ¿De verdad piensas eso, Wade? ¿Crees que no tenía importancia?

Él la miró un momento e hizo un gesto negativo. Leigh hubiera podido llorar de alivio, pero se dio cuenta de que él no se refería a su relación.

– Lo importante fue que una niña desapareció como si se la hubiera tragado la tierra. Lo importante es que haya vuelto a suceder. Y es importante que tratemos de aclarar este asunto hasta donde podamos.

– Yo hablaba de nosotros -dijo ella, parpadeando para librar de lágrimas sus ojos.

Wade salvó el abismo que les separaba para ponerle las manos sobre los hombros. Se acercó tanto que Leigh podía sentir su aliento sobre el rostro. Era una postura humillante, pero todo su cuerpo reaccionó a su contacto. Entreabrió los labios deseando su beso con la misma intensidad que deseaba su perdón. Pero Wade no acabó de cruzar el resto del abismo.

– No ha habido un «nosotros» durante mucho tiempo -le espetó él sacudiéndola.

La soltó sintiéndose furioso porque el mero contacto despertaba su deseo. Leigh dejó escapar un sollozo, pero él estaba decidido a ser inmune a su dolor. Le resultaba muy difícil perdonarla, sobre todo en aquel sitio donde estaban rodeados por los recuerdos.

– Ya te encargaste de que no lo hubiera hace doce años.

Wade echó a andar hacia el coche.

– ¿Nos vamos?

Leigh lo miró. Tenía las mejillas cubiertas de lágrimas. La esperanza se había extinguido. No siguió sus pasos hasta secar las lágrimas. Cuando llegó al coche, aventuró una mirada hacia él. Pero en lo que a él concernía ya no había nada más que decir.

Un poco más tarde, contemplando a Leigh alejarse por la acera, Wade se dijo a sí mismo que era un estúpido. Ella llegó a la puerta de su casa, se volvió por última vez, y desapareció en el interior. Wade se quedó solo con la visión de aquellos cabellos largos y las caderas esbeltas flotando ante sus ojos.

– ¡Estúpido! -repitió en voz alta.

Tenía blancos los nudillos de la fuerza con que sujetaba el volante. Desde que Leigh había aparecido con sus ojos tristes y su compasión en el funeral de su madre, Wade no había actuado de una forma racional. Supo que la decisión que había mantenido inamovible durante tantos años se tambaleaba. Había jurado que jamás tendría nada que ver con ella otra vez. Sin embargo, nada más llegar a Kinley, la había invitado a cenar, la había estrechado entre sus brazos, la había llevado a su escondite secreto y había accedido a resolver el crimen en su compañía.

Además, habían quedado a las nueve del día siguiente para el viaje a Charleston y hacer una visita a Martha Culpepper.

Una locura. Wade se había hecho una vida en Nueva York que no incluía las sospechas mezquinas de un pueblo ni el silencio de la mujer que amaba. Se había labrado una posición como novelista de éxito a base de ambición y de trabajo duro. Tenía un piso en Manhattan, un círculo de amigos, compañía femenina cada vez que la deseaba y una cierta felicidad.

No conseguía explicarse por qué estaba dispuesto a arrojarlo todo por la borda sólo por poder ver a Leigh Hampton una vez más. La luz del atardecer envolvía la casa de su madre en unas sombras que reflejaban su estado de ánimo. ¿Qué había esperado al exigir explicaciones cuando sabía que no había nada completamente blanco o negro? Sacudió la cabeza porque sabía la respuesta.

Quería que ella le dijera que lo sentía, que se había arrepentido de su silencio desde aquel mismo día porque siempre le había querido. Más aún, quería que le dijera que todavía lo amaba. Sin embargo, ella había dado rodeos y había murmurado algo acerca del autoritarismo de su padre.

– Nunca tendría que haberle preguntado. Nunca debería haber permitido que volviera a aparecer en mi vida.

Salió del coche y vio que Everett estaba sentado en su porche al otro lado de la calle. Wade levantó una mano para saludarle, pero Everett no respondió. Se levantó de su silla y se metió en la casa. Wade pensó que cuando ni siquiera el recaudador de la ciudad le saludaba era una indicación de que nadie lo quería ver allí.

Horas más tarde, Wade estaba en la cama mirando al techo. Casi nunca se arrepentía de sus acciones, pero tenía que reconocer que la decisión de quedarse en Kinley había sido un error. Unos pocos días antes, había llegado a creer que podría empezar una nueva vida más sencilla en la ciudad que le había visto crecer. Pero se había engañado a sí mismo. ¿Acaso no había tenido siempre una vena desafiante que impregnaba sus acciones? ¿Cómo se le había podido ocurrir que podría vivir satisfecho en Kinley?

Juntó las manos tras la nuca y suspiró. La parte más conservadora de sí mismo añoraba una mujer y una familia, pero tenía treinta y dos años y no estaba más cerca del matrimonio que cuando tenía veinte. Todas sus relaciones se habían agotado al cabo de unos pocos meses. Pensó en la última mujer que había conocido en Nueva York. Era una rubia de rasgos delicados y una belleza clásica, pero su recuerdo le dejó frío. Sabía que pensar en Leigh tendría sobre él un efecto completamente distinto, pero rehusó hacerlo. Ya había pensado en ella demasiado. Wade cerró los ojos y se sumió en un sueño profundo.

Capítulo seis

Los jardines de White Point, en el distrito histórico de Charleston, eran una mezcla de la agonía del pasado y de las promesas del presente. Los cañones que apuntaban al puerto recordaban a sus visitantes que una nación había luchado por su independencia a costa de muchas vidas. Wade llevó a su Mustang a lo largo del boulevard Murray a baja velocidad porque los turistas cruzaban la calle sin prestar mucha atención al tráfico. Leigh se alegró de que el coche fuera descapotable porque así podía saborear la brisa salina del mar.

La primavera era una maravillosa explosión de azaleas rosas y violetas, fragancias, lluvias refrescantes y un tiempo casi perfecto. Lo único que molestaba a Leigh eran las multitudes de turistas que lo invadían todo. Había sido una chica de ciudad pequeña durante demasiado tiempo como para encontrarse cómoda entre la multitud.

El coche se alejó del parque y el ambiente se tranquilizó. Unas cuantas personas charlaban o paseaban a sus perros por el malecón. Al otro lado de la calle, las mansiones de amplios pórticos proporcionaban a sus propietarios magníficas vistas del mar.

– Es muy hermoso, ¿verdad, Leigh?

Leigh se limitó a asentir en silencio. La conversación durante el viaje había sido muy impersonal. Tenía la impresión de que Wade había declarado una tregua. Ella había pasado una noche horrible rememorando su discusión en el remanso y no estaba dispuesta a declarar otra guerra.

Al fin llegaron a la casa de estuco gris donde vivía Martha Culpepper. Wade silbó por lo bajo para verla.

– No sabía que los Culpepper tuvieran tanto dinero.

Leigh sacudió la cabeza. Por primera vez desde que había comenzado el viaje podía centrar su atención en algo que no fuera Wade. Más allá de la hermosa fachada, los aleros necesitaban una reparación, el césped estaba descuidado y todo el porche necesitaba una mano de pintura.

– No lo tienen. Como otras muchas familias antiguas del sur, poseen esta casa. Sin embargo, necesitan hasta el último centavo para conservarla.

– ¿Y tú cómo lo sabes? -preguntó él mientras caminaba a su lado.

Wade la tomó del brazo. Leigh sintió que se le ponía la carne de gallina por la excitación que despertaba aquel mero contacto.

– Wade, trabajo en una tienda. La gente habla. Apuesto a que conozco un poco de la vida de todo el mundo que haya vivido en Kinley alguna vez.

– ¿Nunca te has cansado de vivir en una ciudad donde no hay secretos?

– Hay dos maneras de verlo. O la ciudad está llena de metomentodos o la gente se preocupa mucho por ti. Personalmente creo que es una mezcla de ambas cosas. Sin embargo, en Kinley hay secretos. Todavía no sabemos lo que le sucedió a Sarah.

Los comentarios de Leigh sobre la situación financiera de la familia cobraron más fuerza cuando estuvieron cerca. Las maderas del porche estaban agrietadas, la pintura desconchada. La casa no tenía timbre y Leigh usó el pesado llamador de bronce. De repente, su misión le pareció remota y tan pesada como la aldaba. Se había puesto un vestido de color turquesa aquella mañana de sol. Pero en la puerta de la mujer cuya niña había desaparecido hacía tiempo, el conjunto le parecía frívolo.

– ¿No has llamado para avisar que veníamos? -preguntó Wade, cuando nadie acudió a abrir la puerta.

– La verdad es que no. Iba a hacerlo, pero tuve miedo de que no quisieran recibirnos.

La puerta se abrió de par en par antes de que Wade pudiera expresar su disgusto. Apareció una mujer pequeña con la cara cubierta de arrugas profundas y el cabello negro profusamente poblado de mechones canosos. Leigh sabía que se trataba de Martha, pero su aspecto había cambiado tanto que no la hubiera reconocido al cruzársela por la calle.

Había sido una mujer de pelo negro y curvas generosas. Martha no tuvo dificultades en reconocerla.

– Leigh Hampton. Vaya sorpresa. Me alegro mucho de verte.

Su voz sonaba más áspera que antes. De pronto, reparó en la presencia de Wade que se había quedado a un lado. Su rostro palideció visiblemente.

– Hola, Wade.

La preocupación también se hizo visible en la expresión de Wade.

– Hola, señora Culpepper. No deberíamos habernos presentado de improviso. Ahora me doy cuenta de que no ha sido lo correcto. Si verme le disgusta, me iré inmediatamente.

Martha era menuda, pero se mantuvo erguida y pareció sacar fuerzas de flaqueza. Todavía eran visibles en ella las huellas del sufrimiento por la desaparición de Sarah y el fatal ataque al corazón que había sufrido su marido el año anterior. Sin embargo, Martha era una superviviente.

– No seas tonto. No me molestas. Es sólo que verte… despierta muchos recuerdos. Hace una tarde muy hermosa. Me disponía a sentarme en el porche. ¿No os importa acompañarme en vez de pasar?

Leigh y Wade siguieron el ejemplo de Martha y se sentaron en sillones de mimbre que estaban dispuestos mirando hacia el mar. Martha no había preguntado a qué se debía su visita y Leigh dudaba de que llegara a hacerlo. Una anfitriona refinada del sur tenía que esperar a que sus invitados expresaran las razones de su visita. Martha se limitó a manifestarle a Wade sus condolencias por la muerte de Ena y se sentó a esperar.

– Debe preguntarse por qué motivo hemos venido a visitarla -empezó Leigh sin más preámbulos.

Pero al mirar a Wade se dio cuenta de que se sentía incómodo por la posibilidad de que la conversación hiriera a Martha y la hiciera sufrir aún más. Leigh se sorprendió de la madurez de su actitud. Distaba mucho de ser el gamberro impenitente y despreocupado que todos creían. Leigh intentó asegurarle sin palabras de que pretendía ser lo más delicada posible.

– Señora Culpepper, sé que esto le va a hacer recordar cosas que quizá preferiría olvidar. Pero Wade y yo necesitamos su ayuda.

Martha se inclinó hacia delante y fijó los ojos en el puerto. Su mirada parecía estar muy lejos de los horribles misterios que había enterrados en Kinley.

– ¿Y cómo puede ayudaros una vieja como yo? -preguntó Martha sin apartar los ojos del mar.

– Señora Culpepper, ha ocurrido algo terrible -dijo Leigh con toda delicadeza de que fue capaz-. Otra niña pequeña ha desaparecido. Su nombre es Lisa Farley y su familia vive pocas casas de donde vivía usted. Tenía que pasar la noche en casa de una amiga, pero cambió de idea y volvió andando a su domicilio. Hay sólo unas cuantas manzanas, pero no llegó.

Martha continuó sentada tan inmóvil que Leigh pensó que no la había escuchado. Poco a poco, su cara adquirió una expresión de infinita tristeza.

– ¿Cuántos años tiene?

– Ocho -dijo Wade tan dolorido como Martha.

Sarah le había adorado como el hermano mayor que nunca había tenido. Sarah había desaparecido a los siete años.

– ¡Ay, Dios! -exclamó la mujer, llevándose la mano a la boca.

– Todo Kinley cree que he sido yo, señora Culpepper. Siguen sin confiar en mí. Mucha gente continúa pensando que yo fui el responsable de la desaparición de Sarah.

– ¡Claro que no fuiste tú! -exclamó Martha-. Sólo un tonto de remate podría pensar una cosa así.

– ¿Y por qué cree usted que no fue Wade quien lo hizo? -preguntó Leigh.

Dos pares de ojos sorprendidos se clavaron en ella. Los de Wade eran más penetrantes porque la pregunta le parecía absurda viniendo de alguien que conocía la verdad.

– Porque es cierto, por eso.

– No me refiero a eso -insistió Leigh-. Ya sé que Wade no lo hizo; lo que pregunto es cómo lo sabe usted. ¿Por qué está tan segura de que no tuvo que ver con la desaparición de Sarah?

– Cuando tengas mi edad sabrás algunas cosas sobre las personas. Sé que Wade no la secuestró porque no es la clase de persona que va por ahí haciéndole daño a la gente. Y mucho menos a Sarah. Yo siempre supe que era la niña de sus ojos.

– Tiene usted una razón, señora Culpepper -musitó Wade.

– Además -continuó Martha, mirando a Leigh fijamente-, Ena y yo estábamos al tanto de que Wade desaparecía todas las noches para verse contigo. Hubiera apostado mi vida a que estaba contigo aquella noche.

Leigh abrió mucho los ojos. Miró a Wade, pero éste también estaba sorprendido y trataba de digerir la información. Para él era nuevo saber que su madre supiera las razones que tenía para no querer volver a Kinley.

– Sin embargo, no consigo entender por qué necesitáis mi ayuda -prosiguió Martha-. No he vuelto por Kinley en diez años.

– Tengo una teoría sobre el secuestro de Lisa -le explicó Leigh-. Deje que se la cuente. Creo que Sarah y Lisa han sido secuestradas por la misma persona. Hace unas pocas semanas que Wade regresó para el funeral de su madre. No había vuelto desde la desaparición de Sarah. Ahora ha desaparecido otra niña y toda la ciudad acusa a Wade. No puedo aceptar que sea una coincidencia extraordinaria. Creo que alguien trata de inculparle.

– Sigo sin entender por qué venís a mí. Ni siquiera conozco a los Farley. -No hemos venido a hablar de Lisa. El jefe Tucker nos ha hecho saber que no desea nuestra ayuda. Hemos venido para hablar de Sarah.

– Creemos que la única manera de averiguar lo que le ha pasado a Lisa es saber qué le ha ocurrido a Sarah -concluyó Wadesin mucha convicción.

– ¿Acaso creéis que no lo hemos intentado nosotros? -preguntó Martha evidenciando todo el dolor y la derrota de una mujer vieja-. Mi marido lo intentó tantas veces que acabó con su corazón. No pudo encontrar ni el más mínimo indicio. ¿Qué os hace pensar que podréis después de todo este tiempo?

Leigh se dijo a sí misma que ella tenía que conseguirlo. Había sido una adolescente egoísta y asustada y ahora tenía que corregir sus errores. Pensó que había tenido un tesoro entre los brazos y había dejado que se le escapase. Sabía que Wade pensaba como Martha y le sorprendió la ironía que encerraba aquella situación.

Si un mes antes se hubiera tropezado con Wade en Nueva York, habría bajado la cabeza rezando para que no la reconociera. Y se encontraba en una terraza de Charleston hablando con una mujer cuya sobrina había sido de una manera triste e indirecta la causa de que su relación se destrozara.

Su vida había descrito un círculo completo. No podía permitir que Wade siguiera pagando las consecuencias de su cobardía, no podía permanecer de brazos cruzados mientras una nueva tragedia se desarrollaba ante sus ojos.

– Señora Culpepper, no tengo hijos y no puedo hacerme una idea de lo terrible que puede ser perderlos. Sé que no debe ser fácil para usted hablar sobre esto y también sé que es probable que no saquemos nada en limpio, pero tenemos que intentarlo. Ha desaparecido otra pequeña y otra madre está sufriendo. El jefe de policía cree que fue Wade el que lo hizo. Va a convertirse en una repetición de lo que pasó hace doce años si no hacemos algo para evitarlo. Inténtelo con nosotros. Por favor.

Martha guardó silencio. Wade no podía apartar la mirada de Leigh. El día anterior le había dicho que todo había acabado hacía mucho cuando sabía que no era cierto. Sus ojos brillaban de tal manera que no hubiera podido negarle nada en aquel momento. ¿Qué era ella? ¿Un traidor o un salvador, amiga o enemiga, una amante o alguien que le había utilizado?

– Fue una noche tan oscura que ni siquiera se veían las estrellas -comenzó Martha-. Recuerdo haber mirado por la ventana y haber pensado que era una noche propicia para los secretos, una noche hecho para estar con quien te amara y en ningún otro sitio. Sin embargo, no me preocupé por mi pequeña. Creí que estaba a salvo en una casa donde también tenía afecto y calor. Tampoco mi marido se preocupó. Habíamos trabajado todo el día en el jardín y nos encontrábamos muy cansados. Sarah se había ido a pasar la noche a casa de su prima Joyce y los dos pensábamos que seguía allí.

Martha ocultó el rostro tras sus manos y sacudió la cabeza.

– Lo he pensado muchas veces. Se me ocurrió llamarla por teléfono para desearla buenas noches y decirle que la quería, pero estaba tan agotada que me fui a la cama en seguida.

– No lo entiendo -dijo Wade, aprovechando la pausa-. ¿Por qué estaba tan segura de que Sarah se encontraba en casa de su hermana?

– Mary vivía a sólo dos casas de la mía. Sarah pasaba tanto tiempo allí como en nuestra propia casa. Se puso el pijama muy temprano y me dijo que iba a arreglar su bici y después a dormir con su prima. Hacía frío y le dije que se pusiera un jersey.

– Miré por la ventana y vi a Wade ayudándola con el pinchazo. En aquel momento el viejo reloj de pie dio las seis, pero como era noviembre ya era de noche. Sarah llevaba uno de esos pijamas que tienen los zapatos incorporados. Tenía estampados unos corazones rosa, ¿o eran púrpuras? También llevaba un jersey verde y una manta roja. Se la llevaba a todas partes porque pensaba que daba suerte.

Martha sonrió con tristeza ante la ironía. Daba la impresión de que había olvidado que había dos personas escuchándola.

– Me retiré de la ventana y nunca más he vuelto a verla. Nunca llegó a casa de Mary. Mi hermana se imaginó que se había dormido en mi casa. Pero eso no lo averiguamos hasta la mañana siguiente, cuando era demasiado tarde.

Se hizo un silencio tan intenso que Leigh podía oír las olas en el malecón. Martha miraba hacia la bahía como si en el azul inmenso pudiera encontrar las respuestas que llevaba buscando tanto tiempo. Sus ojos estaban secos pero reflejaban un dolor profundo.

– Lo siento -dijo Wade.

– Ha pasado mucho tiempo. Muchas veces he intentado decirme que está en el cielo, pero no ayuda mucho. Sigo deseando que estuviera aquí conmigo.

Leigh comprendió que Martha quería quedarse a solas con su dolor y se levantó. Wade la siguió. Le puso una mano en el hombro y se sorprendió de la fragilidad de aquella mujer.

– Gracias por hablar con nosotros, señora Culpepper.

La dejaron sentada al sol, rodeada por las sombras del pasado.

– ¿Estás segura de que quieres comer aquí con toda esta muchedumbre? -preguntó Wade, mientras aparcaba el coche en lo que parecía ser la única plaza libre en el área del mercado.

Leigh salió del coche antes de contestarle. Por lo general, evitaba a los turistas y la felicidad de plástico que les acompañaba. Pero la visita a Martha había sido tan deprimente que necesitaba un poco de trivialidad.

– ¡Vamos! ¿Qué clase de neoyorquino eres tú? No creo que esta gente sea nada comparada con la avalancha humana de Manhattan. Además, ¿cuántas veces venimos a Charleston?

Wade descubrió que no podía rehusar. Leigh tenía un aspecto angelical con el pelo flotando en el viento, las largas piernas desnudas y una sonrisa suave en los labios. Tenía la impresión de que quería un rato distendido con él. Olvidó su desconfianza y salió del Mustang.

– En Manhattan te acostumbras a las multitudes. En Carolina del Sur son algo inesperado. Aunque tampoco esperaba venir aquí contigo.

Leigh le tomó de la mano. Caminaron en silencio. Leigh se sentía como una colegiala. Sentía cosquilleos por todo el cuerpo sólo por ir de la mano de Wade. Se detuvieron a mirar un puesto de cuadros. La mayoría eran acuarelas de la ciudad pintadas pensando en el dinero de los turistas. Los ojos expertos de Leigh descubrieron al instante que carecían de emoción.

– Las tuyas son mucho mejores -dijo Wade.

Hacía mucho tiempo que no veía sus cuadros, pero el sentimiento intenso que emanaba de ellos no se había borrado de su recuerdo. Cambiaron de acera para pasear por una zona menos ruidosa concurrida.

– No consigo entender por qué dejaste de pintar. ¿Nunca has pensado en retomarlo?

Leigh se soltó de su mano y cruzó los brazos sobre el pecho. Le gritó sin darse cuenta de su tono de voz.

– No se trata de un tenedor que puedas dejar y tomar.

– ¿Y por qué no? A mí me parece que nunca te has dado una oportunidad. ¿Dónde estaría yo si me hubiera deshecho de mi máquina de escribir? ¿Dónde estaría Robert Redford si se hubiera retirado después de su primer papel?

– Bien, ya has dejado clara tu opinión. Ahora cambiemos de tema.

Leigh se dirigió a un restaurante italiano del que había oído hablar. Se sentaron en silencio en el pequeño pero atestado comedor. El ruido hacía resaltar su silencio en vez de enmascararlo y Leigh se removió inquieta en su silla. Wade tenía una expresión hosca y poco familiar.

– ¿Qué hacemos aquí, Leigh? -preguntó alzando la voz para que pudiera oírle-. Es irónico que no quieras hablar de tu arte. No lo entiendo. Tampoco es que seamos amigos. ¡Demonios! Ni siquiera sé lo que somos. A veces, sigo resentido contigo pero…

– ¿Qué desean los señores? -interrumpió el camarero.

– ¿Qué intentabas decir? -preguntó ella, cuando el camarero se fue con el pedido.

– La verdad es que no lo sé -suspiró él-. Supongo que en parte me siento mal por haber hecho este viaje. Pobre señora Culpepper. Sigo viéndola sentada al sol, sufriendo por una pérdida que jamás podrá superar. Continúo pensando que ha sido un error venir a escarbar en sus heridas. Quizá sea mejor dejar que el pasado siga enterrado.

Leigh entrecerró los ojos. Parecía que Wade se refería a algo más que a Martha.

– No estoy de acuerdo. Estamos hablando de un crimen en el que los dos jugamos un papel. No lo hemos cometido, pero quizá seamos culpables por no haber intentado resolverlo. Quizá seamos los únicos capacitados para hacerlo. Ahora ha desaparecido otra criatura y no deberíamos ignorarlo. Quizá tengas razón y sea una locura, pero hemos de intentarlo.

– Mira. No somos Sherlock Holmes y el doctor Watson. Sólo hemos conseguido levantar el polvo viejo. ¿De qué sirve hacer sufrir a Martha? Es el mismo rompecabezas de hace doce años.

– Hemos averiguado algunos detalles. Hasta hoy, no sabíamos nada de Joyce, la prima de Sarah. Quizá si le hiciéramos una visita podríamos añadir otra pieza al rompecabezas.

Wade la miró como si la viera por primera vez. Al fin, sus labios se tensaron mientras que su mirada se endurecía.

– Leigh, pregúntate a ti misma por qué es tan importante para ti. ¿Es porque quieres averiguar lo que le sucedió a Sarah o porque te sientes culpable por lo que me hiciste?

– Me siento muy culpable. No he podido pensar en ti en todo este tiempo sin sentirme culpable.

El camarero les sirvió dos platos de pasta humeante. Leigh la probó. Parecía goma y no la delicia italiana que recordaba. Wade meditaba. Una parte de él quería que se sintiera culpable, pero otra parte no quería que ese fuera el motivo de que quisiera ayudarle.

– ¿Quieres oírme decir que lo siento? -dijo Leigh-. Sabes de sobra que es cierto. No puedo cambiar el pasado, pero lo haría si estuviera en mi mano. Nunca quise que te fueras de Kinley de la manera en que te marchaste. Es más, nunca quise que te fueras.

– Ya te dije ayer que será mejor que dejemos esta discusión. No es tan importante.

– Entonces, ¿por qué me miras con tanta rabia cuando crees que no te veo? Si de verdad no es tan importante, ¿por qué actúas como si me odiaras?

Wade estrujó la servilleta sin darse cuenta. Era cierto que desconfiaba de ella pero, ¿de verdad había actuado como si la odiara? Vio que Leigh se mordía el labio inferior para evitar que temblara y se sintió como un canalla. No importaba lo que Leigh hubiera hecho en el pasado, intentaba ayudarle y él no le estaba dando facilidades.

– No te odio, Leigh. Ya ni siquiera te conozco. Cuando me fui eras poco más que una niña. Ahora eres toda una mujer.

– Soy una mujer que quiere conocerte mejor. ¿No podemos ser amigos?

Leigh sabía que no era completamente sincera. La amistad estaba bien para empezar, pero no quería detenerse ahí.

Wade deseó que pudiera ser tan sencillo. Una vez habían sido amigos y aquella amistad había florecido en amor. Si dejaba que Leigh se aproximara demasiado, podía enamorarse otra vez de ella. Supo que no podía hacerle ninguna promesa.

– Nos hemos metido en esta investigación juntos, ¿de acuerdo? Antes de que hayamos terminado me conocerás mucho más de lo que hubieras deseado.

Leigh dudaba que alguna vez pudiera llegar a conocerle tan bien, pero no estaba dispuesta a admitirlo después de que él hubiera ignorado su pregunta. Tenía que enfrentarse al hecho de que él no quería renovar su relación con ella. Sin embargo, cuanto más tiempo pasaba con él, más deseaba que lo hiciera.

– ¿Quieres decir que me acompañarás a ver a Joyce? -preguntó aferrándose a la única ventaja de que disponía.

– Lo acabo de decir. Estamos juntos en esto.

Capítulo siete

Su conservación se había suavizado después de haber aireado sus diferencias. Sin embargo, prevalecía una rigidez que Leigh no sabía aliviar.

– ¿No te gustaría venir esta noche a cenar?

Wade la contempló y se dio cuenta de que había estado ofreciéndole ramas de olivo durante todo el día. Quería hacer las paces y quizá deseaba terminar lo que habían empezado en su juventud. La oferta era tentadora, pero no podía aceptarla. Tal vez pudiera perdonarla algún día, pero no estaba dispuesto a que le hirieran de nuevo.

– Tenemos cosas que discutir si queremos averiguar lo que le pasó a Sarah -insistió ella-. Necesitamos planear nuestros movimientos. La cena puede ser una buena ocasión.

– Lo dejaremos para otro día, Leigh. Ya hemos decidido que iremos a hablar con Joyce. Hazme saber cuándo le viene bien, ¿de acuerdo?

Cuando entró en su casa, Leigh se derrumbó en el sofá y se cubrió el rostro con las manos. Estaba segura de que algo verdadero y muy fuerte había sobrevivido a los años de separación. Leigh se quedó en el sofá hasta que el hambre la obligó a ir a la cocina.

El teléfono sonó y Leigh dejó caer a la olla el paquete de carne y verdura congelada que tenía en las manos. Decidió no mencionarle a Wade la cena congelada con la esperanza de que todavía pudieran verse.

– ¿Wade? -preguntó al contestar.

Hubo un momento de silencio durante el que Leigh pudo escuchar la respiración de alguien. Después colgaron y el pitido telefónico fue lo único que oyó. Era la tercera vez que le sucedía en unos pocos días. Leigh colgó el teléfono y se resignó a cenar sola.

Con el plato de comida en las manos se sentó ante el televisor para reflexionar sobre los acontecimientos del día. Wade le había preguntado por qué estaba tan decidida a limpiar su nombre y había llegado el momento de hacer examen de conciencia. El problema era que estaba tan confusa que no sabía la respuesta. Veía a Wade como un chico de veinte años y, al mismo tiempo, como un hombre maduro que despertaba en ella sentimientos que creía muertos hacía años. Era cierto que quería enmendar sus errores y hacer las paces, pero había mucho más. Verlo otra vez había sido como un relámpago que le había abierto el corazón y recargado los antiguos sentimientos. ¿Podía enamorarse otra vez de él?

Le sorprendió el timbre de la puerta. Se levantó preguntándose si el objeto de sus pensamientos estaría al otro lado. Medio esperando que se tratara de él y medio rezando para que no lo fuera, abrió la puerta.

– Hola, Leigh. Espero que no te importe que pase a verte -dijo Everett, subiéndose las gafas-. ¿No soy una molestia?

– No te preocupes -suspiró ella-. Pasa, pasa.

Le indicó el sofá para que se acomodara. Everett se sentó de tal modo que las rodillas estaban al mismo nivel que su pecho. Everett se había cambiado de ropa, pero su camisa azul de manga corta y sus pantalones negros le hacían parecer como si siguiera en la contaduría municipal. Se subió las gafas de nuevo y la miró intensamente. Leigh estaba acostumbrada a sus escrutinios, pero nunca había soportado muy bien la adoración que Everett sentía por ella.

– ¿Qué ocurre, Everett? ¿Se debe tu visita a algún motivo en especial? -preguntó ella en tono amistoso.

Ella se había vuelto a sentar sobre la manta que había extendido en el suelo para cenar.

– Estaba preocupado por ti. Pasé por la tienda esta tarde, pero no estabas.

Leigh se preguntó si Drew le habría informado sobre su viaje. Lo último que le faltaba era que Everett se dedicara a fisgonear en sus asuntos intentando ser algo más que un amigo.

– Muy amable por tu parte, pero no hay de qué preocuparse. Tenía que ocuparme de algunos asuntos, nada más.

Leigh escogió sus palabras con cuidado. Se imaginaba que Everett se pondría celoso si averiguaba que había salido con Wade.

– Siempre me preocupo por ti, Leigh. ¿No sabes lo mucho que me importas?

Claro que lo sabía. Siempre lo había sabido. Pero Everett nunca había querido escuchar cuando ella le repetía una y otra vez que no estaba interesada en ser su amante.

– ¡Oh, Everett! -suspiró ella-. A mí también me importas, pero no de la manera que tú dices. No insistas. Nos conocemos desde que éramos niños. ¿No puedes aceptar que te considere un hermano? Debes saber que te quiero como amigo, pero nada más.

Durante un momento, el cuarto quedó tan en silencio que Leigh pudo oír el tic tac del reloj. El labio inferior de Everett temblaba y tenía los ojos húmedos mientras trataba de recobrar el control de sí mismo. Fracasó pero el cambio fue asombroso. Sus ojos se secaron y la lanzó una mirada gélida.

– Se trata de Wade Conner, ¿no es cierto? -estalló con una voz que no parecía la suya-. Has estado con él hoy. Él es la razón de que sólo quieras que seamos amigos.

– Wade no tiene nada que ver con esto -contestó Leigh, haciendo un esfuerzo por calmarle-. Sabes desde hace años que entre nosotros no puede haber otra cosa que amistad. Me gustaría que lo aceptaras de una vez por todas. No quisiera perderte como amigo.

Con la misma rapidez que se había despertado, su ira murió. De nuevo volvió a parecer un cachorrillo deseoso de complacer a su amo.

– Yo tampoco quiero perderte. No sé qué me ha hecho decir estas cosas. ¿Me perdonas?

Leigh asintió mientras pensaba que había sido ridículamente fácil aplacar el intento de Everett de profundizar su amistad. Quizá se debía a que ya tenía mucha práctica y a que él era un hombre sumamente dulce y pasivo.

– Por supuesto que te perdono, Everett -dijo Leigh mientras observaba su expresión de gratitud.

Wade pensó que Leigh podía estar en lo cierto mientras se acercaba a la casa a la que se habían mudado los Cooper tras la desaparición de Sarah. Quizá tenía sentido hurgar en el pasado y averiguar qué papel habían jugado. A Martha le había dolido hablar, pero la verdad no sería agradable tampoco si llegaban a descubrirla.

Aquella mañana, otro vecino le había negado el saludo y había oído a otro más insinuar que él era un criminal. Aquello le había enfurecido, pero también le había hecho darse cuenta de que era imperioso que limpiara su nombre. Pero eso no era todo. A él le gustaban los niños y Sarah había sido su preferida. Era probable que Lisa también le hubiera gustado. ¿Y si Leigh tenía razón y ellos eran los únicos que podían resolver aquellos crímenes? Debían intentarlo por las niñas.

Había quedado con Leigh en recogerla en la acera al mediodía ya que la residencia de los Cooper estaba al otro lado de la ciudad. La vio poco antes de llegar a la casa.

Leigh andaba deprisa. Se le ocurrió que en los últimos días siempre estaba apresurada. Odiaba las prisas, pero no quería que Wade llegara a casa de los Cooper antes que ella. Por la manera en que Mary Cooper se había expresado por teléfono no creía que le dejara llegar a la puerta si se presentaba solo. Además, le había prometido a Drew que no tardaría más de una hora.

Mary Cooper se había mostrado dispuesta a colaborar hasta que Leigh le había dicho que Wade estaría presente. Mary casi había cancelado la cita.

Intentó ignorar el gozo que invadió su corazón al ver a Wade. Pensó que no era justo que Dios lo hubiese hecho tan atractivo. Unos minutos más tarde, se hallaban en el salón de Mary, frente a sendos vasos de limonada y escuchando sus protestas. Su hija Joyce, que ya tenía diecinueve años, estaba a su lado jugando nerviosamente con su pelo rubio.

– La verdad, Leigh, es que no te entiendo -dijo Mary sin mirar nunca a Wade-. ¿Qué se te ha metido en la cabeza ahora? ¿Investigar el pasado? Martha me llamó ayer para decirme que incluso te habías presentado en Charleston para hablar de mi sobrina.

Leigh reprimió una respuesta airada que pugnaba por salir de ella. Se decía que si perdía los estribos nunca llegaría el fondo del asunto. No tenía que haberse preocupado porque fue Wade quien respondió.

– Siento que se sienta así, señora Cooper. Leigh y yo sólo pretendemos averiguar la verdad. Creemos que Sarah y Lisa han sido raptadas por la misma persona. Ése es el motivo de que fuéramos a hablar con Martha y por eso queremos hablar con Joyce.

– ¿Y si yo creo que fuiste tú quien lo hizo? -preguntó Mary con los labios fruncidos y una mirada dura en los ojos.

Aquella vez le tocó a Wade controlar sus nervios. Respiró profundamente y contó hasta cinco en silencio.

– ¡Oh, mamá! ¿Cómo puedes decir una cosa así? -intervino Joyce-. Mírale. Un hombre como Wade, ¿puedo llamarte Wade, verdad?, no tiene que ir por ahí raptando chicas. Lo más probable es que sean ellas quienes quieran raptarle.

Joyce ignoró el jadeo estupefacto de su madre y le sonrió a Wade abiertamente.

– Os ayudaré en lo que pueda. ¿Qué queréis saber?

– Todo lo que pasó la noche en que raptaron a tu prima -se apresuró a decir Leigh antes de que Mary tuviera oportunidad de hablar.

Joyce hizo una mueca mientras se concentraba para recordar. Wade se dio cuenta de lo bonita que era. Si Sarah hubiera estado viva sería como ella. Se le ocurrió que los chicos de su universidad debían andar locos para conseguir que saliera con ellos.

– No creo que pueda ser de mucha ayuda. Sólo tenía siete años. Me acuerdo claramente del día en que me enteré que Sarah había desaparecido, pero no recuerdo absolutamente nada de aquella noche.

– Dinos lo que recuerdes, Joyce -dijo Leigh, tratando de no desanimarse-. Incluso lo que a ti te parezca inconexo puede ser importante.

– No sé lo que esperas sacar de todo esto, Leigh -intervino la señora Cooper.

Joyce ignoró el comentario de su madre y arrugó la frente tratando de recordar.

– Me acuerdo que siempre llevaba aquella estúpida manta roja a todas partes -dijo Joyce, riendo-. Era muy soñadora. Decía que era una alfombra voladora que iba a llevarla a muchos sitios exóticos.

– ¿Alguna vez habló de escaparse? -preguntó Wade.

– Siempre. Tenía libros de fotografías. Solía enseñarme los sitios a los que quería ir. No es que fuera infeliz en su casa, sólo tenía un espíritu muy aventurero. Le gustaban sitios como Hawai, Nueva York o Florida. Pero no creo que se escapara. Sólo teníamos siete años.

– ¿Recuerdas si habló de escaparse poco antes de desaparecer? -insistió Wade.

– No. Ni siquiera recuerdo que tuviera que dormir en mi casa aquella noche. Lo hacíamos tantas veces que no tengo un recuerdo claro. Sólo recuerdo que una mañana me levanté y mamá me dijo que había desaparecido. Nunca he logrado comprenderlo…

La voz de Joyce se apagó y se quedó en silencio.

– ¿Y usted, señora? ¿No recuerda algo más? -preguntó Leigh, aceptando que Joyce no podía proporcionarles más información.

Mary guardó silencio un momento, como si no quisiera contestar.

– Nada importante. Recuerdo que fui a ver cómo dormía Joyce y me pareció extraño que Sarah no estuviera con ella. Nunca planeábamos nada, pero siempre parecían encontrar la manera de estar juntas. Ojalá lo hubieran estado aquella noche.

Leigh estaba sentada en su porche disfrutando de la noche. La entrevista en casa de los Cooper había sido tan oscura como la noche sobre Kinley. Se preguntó si no estaban pasando por alto algo obvio o si una niña de siete años podía desaparecer por sus propios medios sin dejar ni rastro. Mientras más hablaban con la gente relacionada con el caso más inexplicable se hacía el misterio. Leigh frunció el ceño. Si alguien quería incriminar a Wade eso suponía que alguien muy cercano, un amigo o un vecino, era un loco peligroso. ¿No era una amenaza para toda la ciudad?

El sonido de unos pasos en la oscuridad hizo que el corazón le diera un vuelco. La silueta de un hombre apareció en la negrura. Al acercarse pudo ver que se trataba de Wade y respiró aliviada. Su cuerpo se relajó, pero su corazón comenzó a latir aún más deprisa.

– ¿Te importaría decirme qué haces sentada aquí a oscuras? Es una noche de lo más negra. Ni siquiera se ven las estrellas.

Wade tenía una voz rica en matices y profunda. Sin embargo, a Leigh le gustaba más la de antes cuando todavía conservaba el acento del sur. Se preguntó si la ausencia de acento se debía a que consideraba el sur como un mal recuerdo y si eso la incluía a ella.

– Sólo estaba pensando.

– ¿En mí? -preguntó él, sentándose a su lado y rozándole el muslo con la pierna.

Leigh sintió escalofríos. Se abrazó a sí misma aunque hacía calor. Deseó haber llevado encima algo más que unos pantalones cortos y una camiseta.

Asintió para que no supiera hasta qué punto le afectaba su proximidad.

– En ti, en Sarah y en que las piezas no encajan. Sigo creyendo que hay una pista clave para todas las respuestas. Pero, por ahora, no damos con ella.

Wade guardó un silencio desengañado. ¿Cuándo había comenzado todo aquello? ¿Cuándo se había vuelto Leigh tan seria, tan introspectiva? ¿Cuándo había dejado de hablarle de sus pinturas y de sus sueños para empezar a hablar de secuestros y misterios? ¿Y cuándo había empezado él a soñar despierto?

– Joyce dijo que Sarah hablaba mucho de escaparse.

Leigh asintió.

– Era una niña con espíritu aventurero que pensaba que el mundo debía ser algo más que Kinley. Quería viajar y conocerlo.

Se calló pensando en que ella había sido igual, pero no había cumplido sus sueños. Se preguntó si a Sarah le había sucedido lo mismo.

– Quizá no la raptaran delante de su casa -apuntó Wade-. ¿Y si decidió escaparse aquella noche? Pudo haberle dicho a Martha que iba a dormir con su prima, esconderse y aprovechar la noche para desaparecer sin ser vista.

– ¿Y entonces qué? Una niña de siete años no puede llegar muy lejos antes de aprender que escaparse no es tan fácil como parece.

– Es posible que procurara no llamar la atención.

– Muy bien. Supongámoslo. Pero no cambia nada el hecho de que no pudo llegar muy lejos por sus propios medios, de modo que el secuestrador sigue siendo alguien de Kinley. Y eso nos lleva otra vez al principio.

– Es una pesadilla, Leigh. Por alguna razón que no logro entender, soy el vínculo entre el secuestro de dos niñas inocentes. Incluso aunque no tuviera nada que ver, me siento responsable. Me estaba volviendo loco pensándolo en casa de mi madre y decidí unirme a la búsqueda de Lisa Farley. Cuando estaba en el bosque me encontré con Ben y Gary Foster. Me di cuenta de que no buscaban a Lisa, me observaban preguntándose qué haría yo allí. No se les ocurrió que la buscaba como todo el mundo. Pensaron que estaba borrando las pistas.

– No puedes estar tan seguro, Wade -protestó ella.

– Claro que estoy seguro. La gente de Kinley no se fía de mí y yo no me fío de ellos. ¡Demonios, Leigh! Ni siquiera confío completamente en ti y tú eres la única persona que me cree.

– Martha también te cree. Y Ena creía en ti.

– ¡Ah, Ena! -exclamó él, saboreando el nombre de su madre-. Es gracioso. Sólo la veía un par de veces al año, pero la echaba constantemente de menos. Nunca me había dado cuenta de lo importante que era para mí. Cuando la llamaba por teléfono me daba la impresión de que hablar conmigo era su tarea más importante. Era una mujer muy fuerte y segura de sí misma.

– Crió un hijo muy fuerte.

Wade rió, aunque lo que había dicho Leigh no tenía ninguna gracia.

– ¿Y por qué me afecta todo el cotilleo de la ciudad? ¿Y por qué tengo ganas de azotar a Burt y a los Foster?

– No seas tan duro contigo mismo, Wade. Hace años te hubieras peleado. Ahora eres un hombre maduro. Entonces eras muy impulsivo, hacías lo que querías sin importarte las consecuencias.

Wade pensó que acertaba y se equivocaba al mismo tiempo. Había madurado, pero el niño que había en su interior seguía viviendo y había algunos impulsos que no podía controlar. Unos impulsos que se encendían con el deseo que creía ver en sus ojos violetas, con la suavidad del cuerpo que tenía a su lado.

– ¿Quieres decir que hace años te habría besado si hubiera querido hacerlo?

Wade le puso una mano en el hombro y la hizo mirarle. Leigh le contempló sin hablar y él no vio nada que le disuadiera de besarla.

– Porque ahora mismo, siento grandes deseos de besarte.

Se abrazaron como atraídos por un imán. Sus alientos se entremezclaron, sus bocas se encontraron y sus lenguas se unieron con una urgencia apasionada. Wade le rozó los pezones y ella gimió de placer. Volvió a tocarla y Leigh cerró los ojos ante la oleada de placer ardiente que le traspasaba el cuerpo hasta concentrarse en el núcleo de su feminidad que ansiaba ser satisfecho.

Las manos de Wade le abarcaron los pechos y se sintió arder de deseo. La besó en el cuello, en la garganta, en la boca. Leigh volvió a sentirse como la adolescente que no había podido dominarse sobre la hierba hacía doce años. Se sentía como la mujer que nunca había dejado de amar a su primer amor.

Wade había deseado acariciarla desde el momento en que la había visto en el cementerio, pero no se había imaginado que pudiera ser tan ardiente. Su piel era más sedosa, sus curvas más plenas, su respuesta más apasionada. Se había endurecido aún antes de tocarla y notaba que perdía el control. Si no se detenía pronto, no sería capaz de parar. Pero no quería que aquella sensación cesara, no cuando hacía tanto tiempo que no la experimentaba.

– Invítame a tu casa -susurró.

Leigh asintió de inmediato. No podía negarse como no podía negar el deseo que sentía. ¿Por qué no lo había admitido antes? Wade se separó de ella y se puso en pie sujetándola contra él.

Subieron las escaleras hasta el dormitorio, pero Leigh sintió que una nube la transportaba. Sin embargo, al llegar a su habitación la colcha blanca y rosa hizo que se pusiera tensa. Ningún hombre había estado allí. Lo consideraba el santuario donde podía soñar despierta y en la intimidad. Le miró a los ojos y la tensión se esfumó. Al fin y al cabo, la mayoría de sus ensoñaciones habían tratado de él.

– Leigh, quiero que estés segura. No quiero que haya arrepentimientos esta vez.

– No me he arrepentido ni entonces ni ahora -dijo ella, poniéndose de puntillas para besarle.

Sus labios eran suaves y cálidos como el edredón que usaba en las noches de helada. También tenían aquella misma impresión de familiaridad. Dibujó sus contornos con la lengua sabiendo que el inferior era un poco más lleno. Wade profundizó el beso con un ansia que la dejó sin aliento y toda la habitación empezó a girar. De pronto estaban en la cama sin que Leigh pudiera decir cómo habían llegado hasta allí.

Sin embargo, sus manos parecían saber qué hacer con exactitud. Las dejó correr sobre su cuerpo, deslizándolas por la espalda y por las nalgas. Wade gimió y pasó las suyas sobre su vientre hasta alcanzar los pechos. Ella arqueó la espalda mientras sus pezones se adelantaban para darle la bienvenida.

Leigh alzó los brazos para ayudarle a que le quitara la camiseta. Luego Wade se sentó para despojarse de la suya mientras Leigh admiraba la perfección de su pecho desnudo. Wade Conner ya no era un chico sino un hombre.

Leigh se quitó el resto de la ropa hasta quedar desnuda y temblando de deseo. Wade dudó un momento, pero acabó de desnudarse y ella vio que su deseo era tan urgente como el suyo.

Cuando sus cuerpos se unieron sobre la cama, Leigh tuvo la impresión de que nunca se habían separado. Se abrazaron con ansia. Más tarde encontrarían tiempo para hacer el amor con calma. Wade era un amante considerado que procuraba dar tanto placer como recibía. Quería retardar el momento de entrar en ella, pero sentía que estallaba.

– Ahora, Wade -jadeó ella como si le hubiera leído el pensamiento-. No esperes más.

Antes de que acabara la frase ya estaba en su interior. Una alegría infinita que era todo sexo y a la vez no tenía nada que ver con él la llenó. Wade le introdujo la lengua en la boca y en aquel instante empezaron a moverse al unísono. Adoptaron un ritmo en perfecta sincronía, como si hubieran sido amantes durante doce años, como si estuvieran hechos el uno para el otro.

Leigh le había perdido. Sus años habían estado vacíos porque aquel hombre era el único que podía llenarlos. Algo extraño y maravilloso estalló en su interior y al mismo tiempo el cuerpo de Wade se convulsionó. Los ojos de Leigh se llenaron de lágrimas antes de regresar a la tierra. Wade sintió las lágrimas en sus propias mejillas.

– ¿Qué ocurre, Leigh? ¿Te he hecho daño?

Leigh estuvo a punto de echarse a reír ante lo absurdo de la pregunta. Wade la había transportado a un lugar en el que nunca había estado. ¿Pero cómo podía decirle que lloraba por todo lo que habían perdido y habían vuelto a encontrar? Acababan de redescubrirse y no quería poner una nota triste en el comienzo de su nueva relación.

– Sólo me siento feliz.

Wade sonrió y, al cabo de un momento, rodó hacia un lado.

– He deseado hacer esto desde el primer momento en que te vi -dijo él con una sonrisa triste.

– Yo también -confesó ella.

Estaba feliz porque al fin Wade lo había confesado, pero se sentía triste porque parecía que la verdad no le agradaba. Estaban abrazados, no porque la deseara conscientemente, sino porque no había podido refrenarse. Se dijo a sí misma que debía ser paciente. Quizá algún día la perdonara por el pasado y volviera a enamorarse de ella. Ella ya estaba segura de quererle. Siempre había sido así y así seguiría siendo. Sin embargo, era demasiado pronto para decírselo.

– Wade, no quiero remordimientos.

Wade guardó silencio porque sabía que los tendría más tarde. Mantener sus sentimientos a un nivel trivial mientras dormía al lado de Leigh no iba a ser fácil. Sabía que tenía que volver a poseerla. Peor no era el momento de decirle que no debía esperar demasiado de él. La besó y Leigh se quedó dormida entre sus brazos, más feliz de lo que había sido desde su adolescencia.

Capítulo ocho

Se despertaron en mitad de la noche para hacer el amor dulce y lentamente. La atmósfera fue tan maravillosa que más tarde Leigh no supo decir si había sucedido en realidad.

Leigh cerró los ojos con fuerza, intentando no escuchar el timbre insistente que le martilleaba los oídos, pero no funcionó. Unas manos la zarandearon con cuidado para despertarla. Abrió los ojos y descubrió a Wade mirándola.

– Tu teléfono está sonando, dormilona.

Leigh miró el reloj. Eran las nueve y media. Llegaba tarde al trabajo. Tenía que ser su hermano el que llamaba. Mientras ella intentaba despejarse para contestar, Wade se apartó hasta que sus cuerpos dejaron de tocarse. Había intentado irse durante la noche, pero ella se había acurrucado contra él y no había sido capaz. Tendría que tener más cuidado en el futuro si pretendía mantener su relación a un nivel trivial.

Leigh notó su retirada, pero el teléfono seguía sonando.

– Dígame.

– ¡Por Dios, Leigh! ¿Por qué no estás en la tienda? -dijo Ashley y Leigh le hubiera colgado de no advertir una nota de desesperación en la voz de su hermana-. No importa. Ha ocurrido algo terrible. Ben y Gary Foster han estado rastreando los pantanos esta mañana y han encontrado un esqueleto. Burt está casi seguro de que pertenece a la pobre Sarah.

– ¿Cómo pueden estar seguros de que se trata de Sarah?

– No están absolutamente seguros pero, ¿quién más puede ser? El juez ya ha ido allí. Dice que aunque los huesos no están intactos se trata del esqueleto de un niño. Es algo horrible. ¿Cómo va a tomárselo Martha?

– ¿Han encontrado alguna pista sobre Lisa Farley?

– No. Leigh, Burt ha estado intentando localizar a Wade para hacerle algunas preguntas.

– ¿Por qué? -preguntó Leigh a sabiendas de que su cuñado no iba a agradecerle su interferencia.

– Ya sabes la respuesta, querida. Wade siempre ha estado bajo sospecha. Es natural que Burt deba interrogarle. A propósito, si le ves, querrás decirle que Burt le está buscando. Parece que no lo encuentra por ninguna parte.

– De acuerdo -contestó ella, aunque suponía que su hermana ya había adivinado que estaba con ella-. Se lo diré.

Leigh colgó y se volvió para observar la expresión severa de Wade. Había pasado mucho tiempo corriendo sin camiseta a pleno sol, la única parte de su cuerpo que estaba pálida era la cara. Leigh se cubrió los pechos con la sábana. No le parecía adecuado discutir algo tan desagradable mientras estaban desnudos.

– Han encontrado a Sarah -dijo Wade, antes de que ella pudiera hablar.

– Los hermanos Foster han encontrado un esqueleto en los pantanos esta misma mañana. Buscaban a Lisa. Todavía no están seguros, pero es el esqueleto de un niño. Es probable que sea el de Sarah.

Wade se quedó inmóvil durante un momento. Se le había roto el corazón cuando se había enterado de la muerte de su madre, pero no había sido nada comparado con aquello. Ena había muerto a una edad avanzada, pero estaban hablando de una niña que había sido raptada en la oscuridad de la noche.

– Todo este tiempo he mantenido la esperanza de que Sarah estuviera en algún sitio viviendo la vida que les gusta a los adolescentes. Nunca he podido imaginarme su pelo rubio y sus ojos azules en una mujer adulta. Quería que estuviera viva, pero en mi interior siempre he sabido que estaba muerta. ¿Por qué me cuesta tanto aceptarlo?

Era una pregunta para la que no había respuesta. Leigh no pudo hallar palabras para que se sintiera mejor. Pensó que si la gente de la ciudad pudiera verlo en ese momento, sabrían que un hombre con un corazón de oro como Wade jamás le haría daño a nadie y mucho menos a una criatura.

– ¿A qué te referías cuando dijiste que se lo dirías? -preguntó él con una voz extraña que carecía de su autoridad habitual.

Leigh bajó la cabeza. No quería causarle más dolor, pero sabía que tenía que decírselo.

– Burt quiere hablar contigo, pero estoy segura de que se trata de una simple formalidad.

Una cortina oscura le veló el rostro. Leigh había llegado a pensar la noche anterior que las sombras habían empezado a disolverse. Sin embargo, el sol brillaba, los pájaros trinaban y las sombras acechaban por todas partes.

– Necesito vestirme -dijo él, saliendo de la cama.

Una lágrima rodó por la mejilla de Leigh. Después la siguió otra, y otra…

– Cuéntame todo lo que sepas -le dijo Leigh a Ashley.

Estaban en la cocina de su hermana bebiendo café. El cuarto era alegre, pero Leigh no estaba de humor para disfrutar de la decoración.

– En serio, Leigh, te lo he contado casi todo por teléfono.

Ashley tenía un aspecto cuidado y sofisticado. Leigh todo lo contrario. Se había dado una ducha rápida y se había vestido con una camiseta grande y unos pantalones cortos viejos. Calzaba un par de zapatillas de tenis ajadas.

– No comprendo por qué has venido corriendo hecha una facha -la sermoneó Ashley-. Podías haberte maquillado un poco.

– Ashley, por favor. Cuéntame lo que ha pasado. Burt tiene que haberte contado todo con pelos y señales.

– ¡Pues claro! Ya sabes que los hermanos Foster se presentaron voluntarios para buscar a Lisa. Todos los demás se mantenían en los terrenos más cómodos, de modo que decidieron ponerse sus botas de pescar y buscar en los pantanos.

– Me parece bastante lógico.

– Por lo que se ve, hay una senda que sale del Camino Viejo. A lo mejor la conoces. Los Foster comenzaron a buscar por ahí. No llevaban ni una hora cuando tropezaron con los huesos de la pobrecita Sarah. Ben comentó que no los hubieran encontrado de no haber llovido tan poco últimamente. El pantano se ha secado en algunas zonas y el esqueleto era visible en el barro. ¿Leigh? ¿Leigh, cariño, qué te pasa?

Leigh se había quedado pálida. La senda, el camino. El esqueleto había sido descubierto junto a su remanso secreto donde ella y Wade habían hecho el amor por primera vez. Parecía demasiado cruel para ser cierta. Comenzó a temblar. ¿Acaso sabía el asesino que ellos se veían en ese lugar? ¿Habían dejado el cuerpo de la pequeña allí cerca para incriminar a Wade?

– ¿Leigh? ¿Leigh? ¡Dime que estás bien!

El pánico de su hermana la sacó de su pesadilla. Alzó los ojos y vio que el miedo de Ashley era real.

– Estoy bien, Ashley. Es sólo que lo que me has descrito es demasiado horrible. No comprendo cómo alguien pudo hacer una cosa así.

– Lo sé, querida. No dejo de pensar en lo horrible que puede ser que secuestren a Michael o a Julie. No creo que pudiera soportarlo. Ha sido un golpe de suerte que encontraran los restos de Sarah. Burt dice que ha tenido que ser alguien que conozca las mareas porque incluso con la marea baja el cuerpo quedaba cubierto. Sólo porque este año hay sequía hemos podido encontrarla. Hace años, hubiera sido imposible.

Ashley se sentó y las dos hermanas estuvieron un rato en silencio, sumidas en sus propios pensamientos.

– Leigh, por favor no me malinterpretes -dijo Ashley con una delicadeza que era inusual en ella-. Estoy preocupada por ti y por Wade. ¡No! Deja que acabe. No me ha costado mucho imaginar dónde estaba cuando Burt me ha dicho que no conseguía localizarle esta mañana. Sé que te ves con él.

Leigh cruzó los brazos sobre el pecho y le lanzó una mirada asesina, diciéndole a las claras que detestaba el papel de hermana mayor que estaba interpretando, Ashley la ignoró por completo.

– Claro que no querrás que hable de estas cosas, pero he de hacerlo. Sé que crees en la inocencia de Wade, pero la mayoría de la gente piensa lo contrario. No veo otra cosa que desventajas en tu asociación con él, no puede salir nada bueno de todo esto. Si hasta has llegado a decir mentiras para protegerle.

– Ashley, no es ninguna mentira. Estaba con él la noche en que Sarah desapareció. ¿Por qué no quieres creerlo?

– Supongo que es precisamente eso, no quiero creerlo.

La sinceridad de Ashley era tan absoluta como inesperada. Leigh la miró de una manera completamente nueva y vio que estaba profundamente preocupada por ella.

– No quisiera que te metieras en problemas. Tengo el presentimiento de que va a ser un asunto muy feo.

Leigh le tomó una mano por encima de la mesa.

– Tengo que implicarme, Ashley. Ya me callé una vez y sólo conseguí que mucha gente sufriera. Tengo el deber de decir lo que sé.

Ashley asintió comprensivamente. Leigh sintió remordimientos por todas las veces que le había colgado el teléfono o le había dicho que se ocupara de sus propios problemas. Ashley distaba mucho de ser la hermana perfecta, pero había demostrado que se preocupaba por ella.

– No puedes creer en serio que Wade secuestró a esas niñas, ¿verdad?

Ashley fijó la vista en el suelo y frunció los labios.

– Eso es lo que me preocupa querida. No lo sé. De verdad que no lo sé.

Wade caminó por la calle principal echando chispas. Burt había tenido el descaro de llamarle a la comisaría de policía y acusarle veladamente.

Le ponía enfermo que todo el mundo le acusara cuando el verdadero criminal debía estar riéndose a carcajadas viendo lo bien que marchaba su macabro plan. Burt no tenía ninguna prueba en contra suya. ¿Cómo iba a tenerla si Wade no tenía nada que ver con los crímenes?

Se pasó una mano por la frente sudorosa y maldijo el calor del sur. Sonrió para sí mismo al pensar que no debía extrañarse ya que Kinley era el mismo infierno en la tierra.

Unos gritos en la calle le hicieron volver la cabeza. Abe Hooper ocupaba el centro de la calzada desierta. Wade no le había visto desde que se había ido, pero no parecía haber cambiado. Debía tener más de sesenta años y seguía con las ropas desastradas, sin afeitar y borracho.

– Arrepentíos -gritaba, aunque no pasaba nadie-. Arrepentíos de vuestros pecados u os condenaréis eternamente.

Lo último que quería Wade era una discusión con el borracho oficial de la ciudad. Divisó la ferretería a pocas casas de donde se encontraba y decidió refugiarse allí con la excusa de comprar pintura. Su dormitorio no había sido pintado en mucho tiempo. Tenía la idea de que un poco de trabajo físico le aliviaría de las tensiones.

Entró en el establecimiento y tuvo que alzar la voz para hacerse oír por encima del ruido del aire acondicionado. A los pocos momentos, Sam había reunido unas brochas y una lata grande de pintura.

– Hace calor, ¿eh? -dijo Sam, mientras le cobraba.

Sam no sonreía, pero tampoco lo miraba con recelo. Wade casi no se acordaba de él probablemente porque Sam no tenía hijos de su misma edad.

– Demasiado. Pero todo en Kinley ha sido excesivo desde que he vuelto.

– No todo el mundo presta oídos a las habladurías.

– Tampoco todo el mundo es tan buena persona como usted -se despidió Wade.

No había razón para que hubiera de encontrar la sospecha y la desconfianza en toda la ciudad, pero le alegraba que no estuviera presente en todas partes.

Cuando salió ya no se veía a Abe Hooper pero su alivio duró poco al ver acercarse hacia él a Gary Foster. Con su pelo rubio y sus ojos castaños, Gary parecía el chico de la puerta de al lado. Sin embargo, nunca había habido entre ellos algo remotamente parecido a la buena vecindad.

– Vaya, vaya. Pero si es el hijo pródigo que ha vuelto -dijo Gary sarcásticamente-. ¿Por qué no me dices dónde has metido a Lisa y nos ahorras a todos el trabajo de buscarla?

Wade pasó de largo ante él con la intención de prestar oídos sordos a sus bravatas, pero lo que oyó a continuación le hizo detenerse.

– No vas a salirte con la tuya, aunque Leigh mienta para salvarte.

Wade se dio la vuelta y lo miró duramente. Se sentía en desventaja porque no sabía de qué estaba hablando.

– ¿Qué insinúas?

– No te hagas el tonto -rió Gary-. ¿Vas a decirme que no sabes que Leigh va diciéndole a todo el mundo que estaba contigo cuando Sarah desapareció hace doce años? Por suerte, en esta parte del país, todos tenemos el suficiente sentido común como para saber que no es cierto.

La noticia le afectó. Ya sabía que Leigh se lo había confesado a Burt, pero no tenía idea de que había corrido la voz. ¿No se daba cuenta de que su confesión llegada con doce años de retraso aún le haría parecer más culpable a los ojos de todos? Dio media vuelta para alejarse, pero Gary no tenía intención de dejar que se marchara con tanta facilidad.

– Es una suerte que tu madre haya muerto. El ataúd cerrado le impedirá ver en qué te has convertido.

Wade no pensó, se limitó a reaccionar. Dejó la pintura y las brochas sobre la acera, se acercó a Gary y disparó su puño derecho. El puñetazo le alcanzó en la mejilla izquierda tirándolo al suelo.

Wade giró sobre sus talones, recogió sus cosas y se alejó con paso tranquilo. Foster se quedó sobre la acera maldiciéndole y amenazándole con que tendría que arrepentirse. Lo irónico era que Wade ya estaba arrepentido. Golpear a Gary por el honor de su madre le había hecho sentirse bien por un momento. Pero era algo que a Ena no le habría gustado y tampoco le iba a ayudar a solucionar sus problemas. Lo más probable era que los complicara aún más.

A Leigh se le hizo muy largo el día en el almacén. Cada vez que sonaba el teléfono corría a cogerlo con la esperanza de que fuera Wade. Había intentado llamarlo sin resultado y la tienda empezaba a darle una sensación de claustrofobia. Salió a la calle y se apoyó contra la pared.

Hacía un hermoso día de primavera que no podía ocultar la gelidez que se había apoderado de la ciudad. Mirara donde mirara, veía los muros cubiertos con carteles de Lisa Farley encabezados por la palabra «Desaparecida». Al otro lado de la calle, el campo de juego de la escuela estaba vacío. Faltaba una semana para las vacaciones de verano, pero no había ni carreras ni gritos de los niños excitados ante meses de libertad.

Los niños ya no volvían a sus casas jugando y empujándose. Un poco antes de la hora de salida, las madres se congregaban en la puerta y se los llevaban firmemente cogidos de la mano. Leigh comprendía su reacción, pero no podía perdonarles el que culparan a Wade de sus miedos.

– Hay poco trabajo hoy, ¿verdad, Leigh? -dijo una voz junto a ella.

Leigh se sobresaltó. Había estado tan abstraída en sus pensamientos que no había oído a nadie acercarse. Gary Foster la saludaba con una media sonrisa. Leigh respiró aliviada. Gary Foster era un hombre atractivo que provenía de lo que su madre denominaba «una buena familia». Había salido unas cuantas veces con él, pero sus besos nunca habían encendido la chispa que una sola mirada de Wade provocaba. Le había rechazado con tacto, sabiendo que luego tendría que escuchar las recriminaciones de su madre. Gary era uno de los pocos solteros de Kinley que tenía el beneplácito de su madre. Gary también tenía un ojo morado.

– Ha sido un mal día, Gary -contestó ella, entrando en la tienda-. Y a juzgar por tu ojo me atrevería a decir que tú tampoco has tenido mucho más suerte.

Gary ignoró el comentario y cogió algunos paquetes de pilas.

– La linterna se ha quedado sin pilas. Se me ha ocurrido hacer una buena provisión por si tenemos que salir a buscar a Lisa esta noche.

– ¿Todavía nada? -preguntó ella, aunque sabía la respuesta.

– No. Todo el mundo ha perdido las esperanzas desde que mi hermano y yo encontramos los restos de Sarah. Pero todavía no hemos hallado un indicio que nos lleve tras la pista de Lisa.

– ¿Han comprobado que se trata de Sarah?

– Ahora están seguros. El doctor Thomas todavía tenía su ficha dental y coincide con el esqueleto. Por desgracia, los restos han estado en el pantano demasiados años y no puede saberse lo que le sucedió. Claro que es bastante improbable que llegara hasta allá por sus propios medios, de modo que hemos de suponer que fue asesinada.

– Siento que la encontrarais vosotros. Debe de haber sido muy desagradable.

Gary asintió y Leigh vio una luz, que bien podía ser dolor, en sus ojos.

– Al menos Martha ya sabe lo que le sucedió. Podía haber sido peor la incertidumbre de no saber si continuaba con vida.

Leigh le dio el cambio, pero él no se movió del mostrador.

– Leigh, me he enterado de que sales con Wade Conner.

– No creo que sea asunto tuyo -dijo ella, preguntándose si había alguien en la ciudad que no lo supiera.

– Ya sé que no es de mi incumbencia, pero quizá deberías pensártelo antes de volver a verlo. Todo el mundo le señala a él, no hace falta que te lo diga.

Gary la miró con preocupación tratando de evaluar su reacción. Fue aquella mirada lo que le salvó de las iras de Leigh.

– Desde luego, no es de tu incumbencia. Y también te equivocas de medio a medio con Wade. ¡Por el amor de Dios, abre los ojos! Es una novelista de éxito que ha vuelto de Nueva York para los funerales de su madre. No ha regresado para arrebatar a una pequeña inocente a sus padres y hacerle algo horrible. La persona que lo ha hecho está enferma. ¿Me oyes, Gary? Enferma. Y Wade, un hombre cariñoso y sensible, es la víctima y el centro de las sospechas de todos. Nunca van a atrapar al verdadero criminal mientras toda la atención esté centrada en Wade.

Gary dio un paso atrás, como si intentara escapar de su defensa ardiente.

– Siento que te enfades, pero te conozco desde hace mucho tiempo y me preocupo por ti. Sé que harás lo que te dé la gana, pero por lo menos, piensa en lo que te he dicho. Acuérdate de mis palabras, Leigh. Vas a arrepentirte de haber puesto los ojos en Wade Conner.

Se acercó a la puerta, pero se detuvo en el último momento para mirarla.

– A propósito. Ese hombre cariñoso y sensible es quien me ha puesto el ojo así.

Gary salió antes de que Leigh tuviera tiempo de responder. ¿Por qué habían reñido? Podía tener algo que ver con las desapariciones. Sin embargo, si Gary tenía un ojo morado, ¿no estaría herido Wade?

A las seis de la tarde, Leigh cerró la tienda y salió a buscarla. Se le había ocurrido la idea de que la gente podía haber tomado la justicia por su mano en contra de Wade. Empezó a correr sin preocuparse de que se le había soltado el pelo ni de que la gente se quedaba mirándola. De alguna manera sabía que un linchamiento no era posible en aquellos tiempos, pero no por eso dejó de correr.

Aunque el día estaba nublado llegó a la casa empapada en sudor. Sin preocuparse por las apariencias, golpeó la puerta hasta que se abrió de un tirón.

Wade apareció salpicado de pintura, pero sin ninguna herida visible. Se sorprendió al verla de aquella forma. El pelo le caía suelto por la espalda y el sudor bañaba la camiseta vieja y los pantalones cortos que llevaba. Sólo Leigh podía presentarse así y parecer hermosa.

– Si vas a tomar por costumbre aporrear mi puerta será mejor que te dé una llave. Puede que salve mis oídos.

– No estás herido. ¿Por qué tiene un ojo morado Gary Foster?

A Wade le pareció entender de pronto. Leigh también se disponía a juzgarla.

– ¡Ah, vamos! Los chismes corren rápido en una ciudad pequeña. ¿Tú también vas a preguntarme qué hice para provocarle?

– Claro que no -contestó ella, preguntándose por qué habría llegado a esa conclusión.

– ¿Y debo esperar otra cosa? ¿No eres de Kinley? Eres una de ellos. A veces ocurre, necesitáis una cabeza de turco y yo estoy disponible. ¿Qué desaparece una niña? Pues bien, Wade tiene que haberlo hecho. ¿Qué Gary acaba con un ojo morado? Ha tenido que ser culpa de Wade que es un chico malo.

Wade hablaba en un tono violento y sarcástico que ella no alcanzaba a explicarse.

– ¿Qué dices? No todo el mundo va a por ti. Yo no.

Leigh retrocedió un paso. Wade no parecía el hombre que ella amaba. Tenía una expresión de rabia a duras penas contenida que estaba dirigida hacia ella.

– Abre los ojos y mira a tu alrededor, Leigh. ¿Por qué te empeñas en defender esta maldita ciudad donde nada es lo que parece? Es un sitio bonito lleno de mala gente. No entiendo cómo puedes vivir aquí.

– No estamos hablando de mí -dijo ella sin entenderle muy bien.

– Claro que sí. Creía que eras distinta pero, al parecer, me equivoqué. Dime, ¿por qué no te has ido?

– Tenía que llevar la tienda, Wade. Mi madre y mi hermano dependen de mí.

– ¿No te das cuenta de lo ridículo que suena? -se rió él-. ¿Cuánto tiempo llevas engañándote a ti misma? Drew es un hombre que puede cuidar de sí mismo. Y si tanto te preocupa la seguridad de tu madre, vende de una vez la maldita tienda. Ninguno de los dos te necesita.

– Eso no es cierto -musitó ella.

– ¡Un cuerno! ¿Sabes lo que pienso? Creo que necesitas hacerte la mártir, que tienes que convencerte a ti misma de que no tienes otra opción excepto la de quedarte aquí. Porque si no te darías cuenta de que nunca has intentado irte de verdad. Abandonaste tus sueños, abandonaste tu pintura, me abandonaste a mí, pero jamás abandonarás Kinley.

– ¿Cómo puedes decir eso después de lo de anoche? ¿No significó nada para ti?

– Quizá fuera por los viejos tiempos.

Leigh no necesitaba escuchar más. Unas lágrimas ardientes empezaron a rodar por sus mejillas. Sólo quería irse. Abrió la puerta y salió corriendo a la última luz del atardecer.

Wade sintió que parte de su rabia se marchaba con ella. Estaba furioso por cómo le había tratado la ciudad y lo había descargado en ella. No le había dado opción a explicarse e incluso se había negado a admitir que lo sucedido la noche anterior había significado algo para él. También se había negado a admitirlo ante sí mismo. No podía perdonarla, pero tampoco podía olvidarla.

Con un suspiro cerró la puerta tras de sí. Quizá no estuviera seguro de por qué había dormido con ella, pero sí sabía que le debía una disculpa. Comenzó a caminar hacia la casa de Leigh.

Leigh estaba demasiado cansada tras la carrera para correr más de una manzana. Redujo el paso el resto del camino, pero no pudo parar la tormenta de pensamientos que se arremolinaban en su cerebro. ¿Cómo podía haber dicho esas cosas? Seguía llorando, pero tenía que admitir que Wade tenía razón. Había renunciado a sus sueños y se había resignado a una vida provinciana. También le había abandonado a él. Pero no era la estúpida que él pretendía y tampoco se había acostado con él sólo en recuerdo de los viejos tiempos.

Cuando alcanzó a ver su casa se paró en seco. Estaba cansada y la distancia era bastante, pero pudo distinguir que la puerta principal estaba abierta de par en par. Se acercó despacio, secándose las palmas de las manos en los pantalones.

Entró sin preocuparse de cerrar a sus espaldas. Reinaba un silencio absoluto, pero Leigh sabía que algo andaba mal. Desde la desaparición de Lisa había puesto especial cuidado en cerrar puertas y ventanas cuando salía de casa. ¿Por qué, entonces, la puerta estaba abierta como una invitación descarada?

En la planta baja todo estaba como ella lo había dejado por la mañana. Subió la escalera escuchando los latidos de su propio corazón. Cuando se asomó a su habitación el terror le heló la sangre en las venas. Parecía que un ciclón hubiera pasado por allí. El contenido de armarios y cajones yacía esparcido por el suelo. Las lámparas habían sido estrelladas contra la pared y la cama acuchillada.

Se llevó la mano a la boca para ahogar un grito y echó a correr escaleras abajo hacia la puerta. Necesitaba escapar del mal que había invadido su casa, pero tropezó en la oscuridad con un pecho masculino que le bloqueó la salida. Enloquecida, Leigh comenzó a golpear aquel pecho.

– ¡Leigh! ¡Para! Soy yo, Wade.

La voz obró el sortilegio y Leigh se detuvo de inmediato.

– ¡Gracias a Dios que eres tú! -exclamó ella, derrumbándose contra su pecho.

– ¿Quién creías que era? -preguntó él abrazándola, extrañado por su reacción.

Wade esperaba recriminaciones y furia, no afecto. Leigh se le abrazaba tratando de recuperar el aliento. Cuando se calmó, ia separó de sí lentamente.

– Cuando he llegado, la puerta estaba abierta. Alguien ha arrasado mi habitación.

Wade lanzó un juramento y la abrazó con ternura.

– ¿Y no se te ocurre otra cosa que meterte en la casa sabiendo que ha entrado alguien? ¡Por Dios! Podía haber estado dentro.

A Leigh le sorprendió su enfado pero se recuperó en seguida y se apartó de él.

– Por suerte, no estaba.

Leigh parecía tan pequeña e indefensa que Wade tenía ganas de darse un buen golpe. La había estado hiriendo cuando ella necesitaba que la confortara. Había algo terrible en Kinley y había llegado a irrumpir en la casa de Leigh. Sintió un escalofrío al pensar en lo que podría haber pasado. Ninguno de los dos lo había hecho, pero era muy posible que la persona que había entrado en la casa fuera la misma que había asesinado a Sarah.

– Prométeme que serás más precavida de ahora en adelante.

Wade sentía el impulso de abrazarla otra vez, pero sabía que la situación era demasiado seria. Leigh asintió.

– Supongo que no lo pensé. Nunca me había sucedido algo parecido.

– Vayamos a tu habitación -dijo Wade, tomándola de la mano.

Wade entrecerró los ojos cuando vio el caos que reinaba en el dormitorio. No tenía sentido, no había sido algo metódico. Las ropas habían sido tiradas en todas direcciones. Pasó una mano por la cama hecha trizas. Habría podido jurar que la habían desgarrado con un cuchillo de monte, pero la deducción no arrojaba ninguna luz sobre el misterio porque todo el mundo en aquella ciudad tenía un cuchillo de monte. ¿Y cuál era la motivación? ¿Qué tenía que ver con la desaparición de las dos niñas?

– ¿Falta algo?

– No tengo nada de valor en la casa excepto algunas joyas. Supongo que no sabré si faltan hasta que no haya ordenado todo este lío.

La voz se le quebró y Wade estuvo al instante junto a ella, acunándola contra su pecho mientras lloraba. Era un llanto lleno de incertidumbre y temor, un llanto que le partía el corazón.

– Me fastidia decirlo, pero creo que deberíamos llamar a Burt -susurró él.

Capítulo nueve

Burt examinó el desastre de la habitación. Wade y Leigh estaban a su lado. Ella tenía los ojos enrojecidos por el llanto. Burt suspiró e hizo un gesto negativo con la cabeza.

– No me gusta el aspecto de todo esto. No señor, no me gusta nada.

Se acercó a la cama y observó las desgarraduras.

– Parece que han usado un cuchillo de monte. Y ahora, Leigh, vamos a ver si lo he entendido bien. Has venido a casa desde el almacén y la puerta estaba abierta. Has subido y has descubierto esto. Luego ha dado la casualidad de que ha aparecido Wade.

– No exactamente. Fui a ver a Wade antes de venir a casa. Tuvimos una… discusión y él me siguió hasta aquí.

– Comprendo -murmuró Burt, quien claramente no entendía nada-. ¿Falta algo?

– No que yo sepa. ¿Por qué querría alguien hacer esto, Burt?

El jefe de policía le lanzó una de sus típicas miradas.

– Eso mismo iba a preguntarte yo. ¿Se te ocurre alguien?

– Si no te importa yo tengo un par de ideas -intervino Wade, todavía sorprendido de que Leigh pudiera ser tan fuerte-. Pero creo que Leigh se sentirá mejor si tratamos de esto abajo.

Wade le puso la mano en la espalda para bajar. La acción no le pasó desapercibida a Leigh. Si Wade quería disculparse, ella estaba lista para perdonarle.

– ¿Qué ideas tienes? -preguntó Burt, después de que se hubieran sentado.

– Creo que alguien intenta asustar a Leigh para que deje de remover el pasado. Está decidida a averiguar lo que le pasó a Sarah y tengo la sospecha de que nos estamos acercando demasiado.

– ¿Qué? -gritó Burt lleno de ira-. ¿Quieres decirme que estáis investigando la muerte de Sarah Culpepper?

– Sí -dijo Leigh en actitud desafiante-. Nosotros queremos averiguarlo tanto como tú. Que nos pongamos a discutir no va a cambiar las cosas.

– Así que alguien ha destrozado tu dormitorio como advertencia.

– Exacto -dijo Wade.

– ¿Y creéis que es la misma persona que asesinó a Sarah o que ha secuestrado a Lisa?

– Creemos que se trata de la misma persona -dijo Wade, mientras Leigh asentía.

– ¿Y qué más creéis? -preguntó Burt, exhibiendo una paciencia desacostumbrada en él.

– A mí me parece que no tiene que tratarse necesariamente de la misma persona. Puede haber sido el asesino, pero también cualquier otra persona que no quiera que se resuelva el misterio.

– Sí -corroboró ella con aire pensativo-. Quizá sea alguien que no quiera ver el nombre de Wade limpio.

Burt se removió inquieto en su silla y se pasó una mano por sus escasos cabellos. Al parecer, su paciencia con la teoría de Wade se había acabado.

– ¿Queréis parar de una vez? Estoy seguro de que os podéis pasar una eternidad teorizando, pero eso no nos lleva a ninguna parte. Y antes de que continuéis, me gustaría dejar una cosa bien clara. Tendréis que responder ante mí si me entero que seguís jugando a los detectives aficionados. No me mires así, Leigh. Ya sé que no te gusta que te den órdenes. Admitamos por un momento que Wade tiene razón y que alguien no quiere que vayas metiendo la nariz por ahí. Si sigues metiéndote donde no te llaman, puedes acabar herida.

– Tienes toda la razón, Burt. No me gusta que me den órdenes.

Wade carraspeó. Empezaba a pensar que Burt podía tener razón, pero no quería ponerse de su parte.

– Creía que querías hacer unas cuantas preguntas, Burt.

– Sí. Vamos a ver, Leigh. Dices que la puerta estaba abierta cuando llegaste. ¿La habías cerrado bien al irte?

– No lo sé. Estaba muy molesta y preocupada y no puedo estar segura.

– Bien. ¿Alguien más tiene una llave de la casa?

– Sí, Ashley tiene una.

– Dejemos a Ashley aparte.

– Pensé en darle una a mi madre, pero tuve miedo de que se lo tomara como una invitación para husmear cuando ella quisiera.

– ¿Dónde guardas la llave de sobra?

– En un cenicero de la cocina. Espera. Iré a ver.

Leigh se levantó y salió del salón.

– Lo próximo que vas a preguntarle es quién pudo cogerla y volverla a dejar en su sitio sin que ella se diera cuenta. Después le preguntarás si he podido ser yo. ¿Me equivoco, Burt?

Burt contempló a Wade sin disimular su desagrado.

– No te consideraba tan listo como para adelantárteme.

– Sigue allí -anunció Leigh al volver-. Supongo que eso significa que nadie la ha cogido.

– Supongo que tienes razón -rezongó el jefe de policía sin quitar los ojos de Wade.

En aquel momento sonó el timbre de la puerta y la tensión que había entre los dos hombres se quebró. Ashley apareció con cara de preocupación.

– ¡Ay, querida! He venido en cuanto he podido. ¡Qué asunto más desagradable! Sobre todo con lo que está sucediendo en Kinley -dijo su hermana pasando directamente al salón-. Burt, espero que descubras a ese gamberro en seguida. ¡Oh! Hola Wade.

– Ashley -saludó Wade, incorporándose.

– Querida, si Burt no te lo ha dicho todavía quiero que pases la noche con nosotros -prosiguió ella sin prestar atención a Wade-. No puedes quedarte después de lo que ha pasado.

Leigh miró desesperadamente a Wade deseando que él hubiera hecho la invitación primero.

– Burt, ¿has acabado ya con Leigh? Me gustaría llevármela a casa.

– Mira, Ashley. Ya soy mayor. Aprecio tu interés pero no veo la necesidad. Estaré bien aquí.

– No creo que sea una buena idea -dijo Burt, adelantándose a Wade-. Todos nos sentiríamos más tranquilos si vinieras a nuestra casa esta noche. ¿Por qué no recoges lo necesario mientras yo escribo el informe?

– Te acompaño a tu habitación -se ofreció Ashley mientras su marido sacaba un lápiz y se dirigía a la mesa.

– Te equivocas conmigo, Burt -dijo Wade cuando las dos mujeres desaparecieron escaleras arriba-. Algún día demostraré que todos me debéis una disculpa.

– No aguantes la respiración esperando o no será sólo una niña la que muera.

Leigh caminaba por el salón de Ashley sintiéndose como un presidiario en la cárcel. Una vez más deseó haberse opuesto a quedarse en casa de su hermana. Tampoco quería estar sola, pero estaba segura de que Wade no lo hubiera permitido. Podían haber discutido sus desavenencias o estar uno en los brazos del otro. Sintió que la temperatura de su cuerpo se elevaba al pensarlo e intentó concentrarse en otra cosa.

No sabía lo que él y su cuñado habían discutido. ¿Sabía Burt que su remanso secreto era el lugar donde habían aparecido los restos de Sarah? ¿Sabía Wade que ella lo amaba? Su expresión aquella tarde había sido una mezcla de preocupación y dolor. ¿Pensaba que volvía a abandonarle?

– Leigh, Burt y yo tenemos que hablar contigo.

Su hermana entró seguida de Burt y se sentaron en el sofá haciéndole un gesto para invitarla a imitarlos. Leigh sintió curiosidad por saber a qué se debía la seriedad de sus caras.

– ¿Habéis tenido dificultades para acomodar a los niños? Sé que estaban inquietos por lo de Sarah. Aunque no es eso de lo que queréis hablar, ¿no?

– Se trata de Wade, cariño -dijo Ashley, mirando a su marido-. No sabemos muy bien cómo decirlo pero…

– Espera. Déjame adivinarlo. Queréis advertirme sobre lo peligroso que es. Pensáis que mató a Sarah y ha secuestrado a Lisa. Si lo entiendo bien, la noche en que Sarah desapareció estaba conmigo. Es fantástico que pudiera estar en dos lugares a la vez ya que yo no tengo nada que ver con la desaparición y asesinato de Sarah. Luego, vuelve a la ciudad para los funerales de su madre y arriesga toda su carrera de éxito, por no decir su propia vida, y secuestra una segunda niña. Para mí está todo clarísimo.

Burt y Ashley intercambiaron una mirada de preocupación.

– Leigh -dijo Ashley-. ¿Sabes algo del padre de Wade?

– No comprendo. ¿Qué tiene que ver su padre con todo esto?

– No debería decirte esto ya que forma parte de una investigación en curso -intervino Burt-. Pero hemos decidido contártelo en vista de que pasas tanto tiempo con él.

– ¿Queréis decirme de una vez de qué estáis hablando?

– Ya sabes que Wade es sospechoso -dijo Burt, ignorando el bufido de disgusto de Leigh-. Forma parte de la rutina investigar la historia de los sospechosos. Llamé a Tejas y pedí su certificado de nacimiento.

Burt hizo una pausa y Leigh se sintió atemorizada. Por la expresión de su cara sabía que había algo terrible en el pasado de Wade.

– Su padre fue un hombre llamado Willie Lovejoy. Me sorprendí e hice algunas averiguaciones sobre su padre.

– Cariño -intervino Ashley-, Willie Lovejoy murió el año pasado en el hospital psiquiátrico de su condado. Estuvo ingresado desde que se volvió loco hace veinte años.

Leigh se preguntó si Wade lo sabría. Era terrible descubrir que su propio padre no había podido resistir las presiones del mundo. Pero ¿por qué le contaban aquello? ¿Qué tenía que ver su enfermedad mental con las tragedias de Kinley?

– Leigh, ¿me has escuchado? -insistió su hermana.

– Sí, pero sigo sin entender a qué viene todo esto.

– ¿Y sí Wade ha salido a su padre?

– ¿Cómo? -preguntó Leigh, pensando que no había entendido bien.

– ¿Y si fue Wade quien secuestró a Sarah hace doce años? Admitamos que estuvo contigo. ¿Pero y si la retuvo en algún lugar, fue a verte y después acabó lo que había empezado? -dijo Burt-. ¿Y si al volver a la escena del crimen el impulso asesino hubiera vuelto a despertarse en él?

– De todas las estupideces que he oído en mi vida ésta se lleva la palma. ¿Intentáis decirme que debo considerar la posibilidad de que esté loco?

– Pero es una posibilidad.

– Entonces explícame quién ha irrumpido en mi casa y ha destrozado mi cama a cuchilladas. Recuerda que estoy ayudando a Wade. Ni siquiera tú puedes encontrar un móvil.

– ¿Y si ha destrozado tu habitación para que pensáramos que otro era el responsable de los crímenes? ¿O porque teme que averigües que él es el verdadero autor? -insistió Burt-. Sólo porque estuviste con él antes de descubrir los destrozos no puedes decir que no lo hizo.

– No puedo creer lo que oigo.

– Sólo te lo decimos porque estamos preocupados por ti -dijo Ashley en tono cariñoso-. Creemos que debes saber a lo que te arriesgas con él.

– Sólo porque el padre de Wade estaba enfermo no podéis decir que él lo esté. Los dementes no escriben libros, ni lloran en el funeral de su madre, ni sufren por la desaparición de unas niñas.

– Tampoco tienen cuernos en la cabeza, ni rabo -contraatacó Ashley-. Medita lo que te hemos dicho, Leigh. Y, por favor, ve con cuidado.

– No os preocupéis. Os aseguro que tendré cuidado, pero no será de Wade. Alguien ha destrozado mi cama, ¿recordáis? Y ahora, si me perdonáis, me voy.

Leigh se fue con la cabeza muy erguida. Ashley y Burt intercambiaron una mirada y sacudieron la cabeza con preocupación.

La tarde del día siguiente, Leigh caminó hacia la casa de Wade disfrutando del perfume de la primavera. Recordó haberle dicho a Everett que en el sur, el buen tiempo se daba por seguro. La vida era tan corta y tan insegura que consideraba un error dar algo por seguro. Tenía que recordarlo la próxima vez que viera a Drew porque le había prometido que se haría cargo del negocio mientras ella arreglaba los destrozos de su casa.

Había pasado el día ordenando su casa en compañía de su hermana y había sentido la necesidad de arreglarse cuando Wade la había llamado para invitarla a cenar. Casi había llegado cuando Wade apareció tras la mosquitera llevando unos vaqueros cortos y una camiseta. Parecía más un sueño que un loco.

– Estás preciosa -dijo él-. Pero me parece que se me escapa algo. ¿No íbamos a poner unas hamburguesas en la parrilla?

Leigh se había puesto una falda blanca y una camisa de algodón a rayas rosas y blancas. Desde su vuelta a Kinley, las sonrisas entre los dos habían sido tan escasas que las atesoraba para los días grises del futuro. Se puso de puntillas y le besó en los labios. Wade pareció sorprenderse por aquella muestra de afecto. Leigh recordó la agria discusión que habían mantenido el día anterior.

– Pensé que podíamos ir al Mel's Diner.

– ¿Por algún motivo en especial?

Wade estaba cansado de sentirse observado y no quería ir a ningún lugar público aunque fuera, en compañía de Leigh.

– El primero es que Kinley es pequeño y la gente habla mucho. Se me ha ocurrido que podíamos averiguar algo que nos ayude a resolver el misterio. Segundo, hay tanta gente que sospecha de ti que salir le puede sentar bien a tu imagen. Les demostrará que no tienes nada que ocultar.

– Ahora escúchame -dijo Wade, poniéndole un dedo sobre los labios-. No quiero que sigas investigando cuando puede poner en peligro tu vida. No quiero que se repita lo de ayer.

– No hay de qué preocuparse -protestó ella-. He mandado cambiar todas las cerraduras hoy mismo.

– Te equivocas, Leigh -dijo él, irritado por su testarudez-. Si alguien se siente amenazado por tus averiguaciones, las cerraduras no lo detendrán. Puede intentar otra cosa cuando estés sola en el almacén o cuando vuelvas caminando a tu casa.

– En fin. No puedo pasarme la vida encerrada en una jaula.

– Ni yo voy a pedírtelo. Sólo te pido que dejes de investigar. No digo tampoco que no sea una buena idea. Sin embargo, creo que debería encargarme yo de ahora en adelante, ¿de acuerdo?

Leigh agradecía su preocupación, pero la exasperaban sus palabras. Wade quería que le hiciera una promesa, pero no podía hacérsela. ¿No se daba cuenta de que la única manera en que podrían vivir el presente era librándose y limpiando las heridas del pasado? ¿No se daba cuenta de que la gente jamás hablaría con él?

– No veo por qué eso ha de impedirnos salir a cenar.

Wade la miró sabiendo que no iba a hacer promesas. Después se encogió de hombros. Su expresión era tan preocupada que Leigh deseó que Ashley y su marido pudieran verla.

– Tú ganas. Espera que me cambie de ropa.

Llegaron temprano al restaurante. Sólo había una pareja de personas mayores y un grupo de adolescentes. Los dos restaurantes de Kinley no servían mucho más que hamburguesas, perritos calientes y batidos.

Wade se sentía incómoda ante la sonrisa de Leigh. Tenía la sensación de que conseguía que hiciera cosas que no tenían sentido como dormir con ella, involucrarle en una investigación que podía poner en peligro su vida y hacerle comer fuera. Frunció el ceño mirando el menú.

Alguien carraspeó y los dos alzaron la cabeza. Mel estaba junto a la mesa. Era un hombre bajo y tan calvo que incluso la pobre iluminación le hacía brillar la piel. Leigh rara vez le había visto sonreír, pero en aquel momento le sonreía a Wade.

– ¡Bueno, Wade Conner! -saludó ofreciendo una mano extendida-. Ya me preguntaba cuándo te dejarías caer por aquí.

– No podía resistir mucho -contestó Wade, estrechándosela.

– El mejor cocinero de hamburguesas que he tenido nunca. He oído que ahora vives en Nueva York y escribes.

– Es cierto. Soy novelista. Y debería haberme quedado en Manhattan, pero tenía que volver. Debes haberte enterado de lo de mi madre.

– Claro, y lo siento mucho. También siento mucho cómo te trata la gente de aquí. Quiero que sepas que no me creo ni una palabra de lo que dicen.

– Te lo agradezco, Mel -dijo Wade, mirando a Leigh-. Significa mucho que la gente crea en ti.

– Bien, ¿qué queréis que os traiga? -dijo Mel, sacando una libreta de su delantal.

El gesto fue tan torpe que Wade dedujo que no tomaba las notas muy a menudo. Leigh se sintió aliviada al ver que había desaparecido su gesto sombrío.

– Nunca me contaste que trabajabas aquí.

– Hay muchas cosas que nunca te he dicho. Tampoco sabrás que fui yo el que inventó el reclamo del cartel «Coma en Mel». ¿Qué te parece?

Leigh arrugó la nariz antes de echarse a reír.

– Que te equivocaste de profesión. Tendrías que haber probado en el mundo de la publicidad. ¿Qué otras cosas no me has contado?

– Que tienes un precioso hoyuelo aquí cuando te ríes -dijo él tocándole la nariz.

– ¡Quita esa mano!

– Es verdad. Y tampoco te he dicho que nunca he conocido a una mujer que tuviera unas piernas más esbeltas que las tuyas. Más largas, sí. Pero las tuyas ganarían el primer premio en cualquier concurso.

– Estás haciendo que me sonroje -murmuró ella, mientras cruzaba las piernas por debajo de la mesa.

– También me gusta la manera que tienes de sonrojarte -dijo él, apoyando los codos sobre la mesa-. Y yo no diría que es sonrojarse, sino más bien un delicado tono sonrosado.

La puerta del restaurante se abrió y ambos volvieron la cabeza. Ben y Gary Foster entraron. Ben apartó la mirada, pero Gary se los quedó mirando. El ojo morado resaltaba en su cara.

– Nos mira como si pensara que yo soy el Lobo Feroz y tú Caperucita.

– ¿No te gustaría que habláramos de vuestro altercado?

Wade se enderezó distanciándose de ella. Estaba seguro de que encontraría una excusa para Gary como la encontraba para todo Kinley. Sin embargo, sentía curiosidad por saber lo que opinaría.

– ¿No sería más sencillo que me preguntaras por qué le golpeé?

– Muy bien. ¿Por qué le golpeaste?

– Por muchas razones. La principal fue que dijo algo desagradable sobre mi madre.

Leigh se mordió los labios. Siempre había oído que Gary tenía una lengua afilada, pero a ella no le había mostrado nunca ese aspecto de su personalidad. Wade se contenía bastante para ser un hombre inocente acusado de las mayores infamias. Sin embargo, no sabía cómo decirle que estaba con él.

Wade malinterpretó su silencio y no pudo reprimir un comentario amargo.

– Ya ves. Te equivocabas al decir que había madurado. Estoy seguro de que piensas que no debería haberle hecho caso.

– Tienes razón. Creo que deberías haber pasado de largo. Pero si yo hubiera estado en tu lugar, creo que también le habría golpeado.

– ¿Qué? -exclamó él, sorprendido-. ¿Arriesgarte a dar una mala nota en tu precioso Kinley?

– Sólo es un pueblo, Wade -respondió ella, mirándolo desafiante-. El sitio no es lo importante, sino la gente.

– Si Kinley no importa tanto, ¿por qué no te has marchado?

– Supongo que nunca he tenido una razón lo bastante fuerte como para decidirme.

Wade pensó de inmediato que él debería haber sido esa razón. No obstante, ella nunca le había dado oportunidad de pedirle que se fuera con él.

– ¿Y qué me dices de tu pintura? ¿No era una buena razón para irte?

Leigh dejó escapar un suspiro. Hacía tanto tiempo que no hablaba de sus cuadros que no estaba segura de poder explicarse. Pero sabía que si se negaba a contestar, Wade jamás volvería a confiar en ella.

– No. Tan sólo pinté un cuadro más cuando te fuiste, después perdí el deseo de pintar. No estoy segura del motivo. Tengo la sensación de que fue tu marcha y la desaparición de Sarah. Aquello pareció dejar sin vida la ciudad y yo siempre me había inspirado en las cosas vivas, cosas que irradiaban alegría. No sé si esto tendrá sentido para ti.

– ¿Estás diciendo que simplemente renunciaste? -preguntó él, pensando que entendía más de lo que le hubiera gustado.

– Es una manera de decirlo -suspiró ella, sabiendo que también había renunciado a sí misma-. Quizá tuvieras razón al decir que me he estado engañando poniendo a mi madre y a Drew como excusa.

– Fui muy duro contigo anoche. No debería haberte dicho que hice el amor contigo por los viejos tiempos.

– No importa -dijo ella con los ojos cargados de tristeza-. No siempre sabemos por qué actuamos de una manera determinada.

Mel llegó en aquel momento con su pedido de hamburguesas, patatas fritas y batidos.

– Las he hecho yo mismo. Espero que os gusten -dijo orgulloso antes de irse.

Wade se sintió aliviado por aquel respiro. Leigh pensó desanimada que el hombre que amaba todavía albergaba un mar de resentimiento contra ella.

– Para ser comida rápida está muy buena.

Leigh se limitó a asentir. Era obvio que él se arrepentía de haber reconocido que el hacer el amor había significado algo. Decidió que quizá no consiguiera que la amara, pero podía ayudarle a limpiar su nombre.

Otra pareja entró en el establecimiento lanzando miradas de sospecha hacia Wade. Aunque los dos conocían a Leigh ninguno la saludó.

– Me parece que no ha sido tan buena idea salir -comentó Wade-. No creo que nos sirva de nada. Nadie quiere hablar con nosotros.

– Pero tenemos que intentarlo, Wade. Sólo nosotros podemos hacerlo.

– De acuerdo. Dispara. ¿Quién crees que secuestró a Sarah?

– Alguien a quien no le gustas -contestó ella, dándose cuenta de que Gary les observaba desde el otro lado del comedor-. Cuanto más lo pienso más me convenzo de que lo preparó para que todo el mundo creyera que habías sido tú. Los restos de Sarah han sido encontrados en nuestro remanso. ¿No lo sabías? Creo que alguien depositó allí el cuerpo con la intención de que lo encontraran. El hecho de que hayan tardado tanto se debe a que quien lo hizo no conocía bien las mareas.

– Es una con jetura bastante traída por los pelos. Hay otras explicaciones mucho más plausibles. Quizá alguien que conocía las mareas lo puso allí porque no quería que fuera encontrado.

– Quizá. ¿Pero por que habían de secuestrar a tu vecina? ¿Por qué no a la mía o a la de mi hermana? ¿Por qué Sarah?

– Estás diciendo que la secuestraron porque vivía en la casa de al lado. Supongamos que es verdad. ¿Quién puede odiarme tanto como para asesinar a una niña inocente para colgarme el crimen?

– Yo iba a preguntarte lo mismo -contestó ella, observando consternada cómo fruncía el ceño.

– Everett.

– ¿Everett? ¿Cómo se te ha podido ocurrir eso?

– Para mí tiene lógica. Vive enfrente de mí y de los Culpepper en aquella época. Pudo haberme visto hablando con Sarah aquella noche y esperar a que me fuera para actuar.

– Pero es ridículo que…

– Es quien más desearía quitarme de en medio. Está enamorado de ti, Leigh. ¿Y si sabía lo nuestro hace doce años? ¿Y si se volvió tan loco que no pudo soportarlo? Eso incluso podría explicar la desaparición de Lisa. Yo he vuelto a la ciudad y nos ha visto juntos. Si funcionó una vez, puede volver a funcionar.

– Brillante. Sólo que tu teoría tiene un fallo.

– ¿Cuál?

– Everett es incapaz de hacer daño por no hablar ya de asesinar. Una vez que cenó en mi casa una mosca estaba molestándonos. Yo estaba ocupada con la comida y le dije dónde estaba el matamoscas pero se negó a usarlo. Me dijo que nunca había matado nada. Al pensarlo me di cuenta de que ni siquiera le he visto pisar una hormiga.

Leigh tenía razón. El Everett que Wade conocía era la personificación de la mansedumbre.

– Quizá sea un fallo en mi teoría, pero sigue siendo la más plausible. Es cierto que está locamente enamorado de ti.

– Lo sé y yo le quiero. Sólo que de otra manera. Me gustaría que algún día pudiera aceptarlo.

– Tampoco le gustas a Gary Foster -continuó ella-. Fue a la tienda el otro día y me dijo que me mantuviera lejos de ti. Supongo que ésa es la razón de que nos esté mirando todo el rato.

– ¿Qué tratas de insinuar?

– Que quizá encontró el esqueleto porque sabía dónde buscar exactamente.

– Aguarda un momento -dijo Wade-. Estás hablando del hombre más pulcro que he conocido nunca. En el instituto lo peor que hizo fue olvidar el monograma en una de sus camisas.

– Y tú olvidas que siempre te ha guardado rencor -dijo ella, ignorando el sarcasmo.

– No creía que tú lo supieras. Es gracioso, han pasado quince años y tengo la impresión de que lo recuerda como si hubiera sucedido ayer. El día del altercado me miró con verdadero odio.

– Tengo entendido que te dedicabas a molestarle.

– Era una tontería. Entonces, él era la estrella del equipo de baloncesto y se jactaba como un pavo. Pero yo sabía que podía derrotarle en un uno a uno. Cuando le reté, no podía imaginarme que se lo diría a medio instituto. Yo creí que sólo seríamos él y yo y la cancha vacía…

– Pero se presentó todo el mundo. Incluso Ashley estuvo allí. Lo sé porque recuerdo cuándo me lo contó.

– No fue mi culpa que se rompiera una pierna. Cargaba muy duro porque le estaba humillando delante de sus amigos. Recuerdo que fue el mejor enfrentamiento de uno para uno que he jugado en mi vida. Me saltó por detrás cuando yo me disponía a tirar a canasta. Cayó sobre la pista de cemento y se rompió la pierna. Con eso se acabó la estrella del último curso. Siempre me ha echado a mí la culpa. A veces creo que pensaba graduarse en baloncesto.

– Todavía te guarda rencor.

– Sí -admitió él-. ¿Pero el rencor es un motivo para asesinar a una inocente? A mí me parece que no.

Leigh miró a Gary y descubrió que éste seguía observándolos. Aquella ocasión, no sólo no desvió la mirada sino que entrecerró los ojos para observar a Wade.

– No te aprecia. Eso es seguro.

– La mayoría de la gente de esta ciudad no me aprecia. Tu cuñado, Burt, es el ejemplo perfecto y no creo que él sea el asesino. ¿Acaso lo crees tú?

– Claro que no. ¡Por amor de Dios! Es el jefe de policía.

– ¿Quién, entonces?

– ¿Quién más tiene algo contra ti?

– Quizá te equivoques al pensar que yo soy el motivo. Quizá el asesino simplemente sea un maníaco, un loco.

«Un loco», repitió Leigh para sí. Alguien que aparenta ser perfectamente normal, pero que está trastornado. Leigh se obligó a dejar de pensar antes de que fuera demasiado tarde.

– ¿Qué te ocurre, Leigh? Te has puesto pálida en menos de un segundo.

– No es nada -dijo ella, forzando una sonrisa-. Me encuentro bien.

– El viejo Abe Hooper está loco -dijo Wade al cabo de un rato-. Lo vi hace unos días. Eran las doce y ya estaba como una cuba. Gritaba algo sobre la condenación eterna. Me dijo que me arrepintiera de mis pecados.

Abe era una institución en Kinley, tan viejo como el roble del centro. Vivía con una vieja tía y se gastaba la mayor parte de su dinero en vino barato. Burt le había encerrado varias veces por conducta escandalosa y había ido en varias ocasiones a un centro de desintoxicación. Nunca se había curado.

– ¿Crees que puede estar detrás de todo esto? -preguntó Wade.

Leigh se mordió el labio. Sabía que los chicos de la ciudad lo mortificaban por su aspecto desaliñado y su permanente estado de embriaguez. A Abe no debían gustarle los niños.

– Es posible. No sé por qué no he pensado antes en él. Quizá deberíamos buscarle mañana para hablar con él.

– Ni hablar. Después de lo de anoche no quiero que te metas en nada. Hablaré yo con él.

Leigh tomó un trago de su batido y aprovechó para mirar a Wade con disimulo. No significaba mucho, pero estaba sinceramente preocupado por ella. Ya era algo. Sin embargo, no era lo bastante como para impedirle hablar con Abe.

Capítulo diez

Cuando salieron del restaurante, hacía un calor insoportable. Leigh deseó que se levantara la brisa para llevarse el ánimo severo que se había apoderado de Wade.

– No puede decirse que te hayamos ofrecido una bienvenida calurosa, ¿eh, Wade? Estoy segura de que desearías no haber vuelto.

– Siempre he sabido que acabaría volviendo-. Leigh supo a qué se refería. Sabía que volvería porque ella estaba allí. Se detuvieron bajo la luz de una farola. Los rasgos atractivos e indios del muchacho que se había ido se habían hecho más duros, los ojos habían perdido parte de su inocencia. Sin embargo, seguía siendo el hombre que ella conocía, el hombre que amaba.

Ella tenía un aspecto tan hermoso a la luz de la farola que Wade se preguntó por qué se empeñaba en resistirse a la atracción que le empujaba a abrazarla. Tenía que admitir que él era como las polillas que revoloteaban en torno a la luz que caía sobre ellos. No podía resistirse aunque acabara quemándose.

Leigh se puso de puntillas al mismo tiempo que él inclinaba la cabeza y sus labios se unieron. Wade le había hecho el amor a muchas mujeres, pero ninguna había conseguido encender la pasión que Leigh desataba con un mero roce de los labios. Quería encontrar algún lugar para poder hacer el amor al aire libre. Quería olvidar el pasado para concentrarse en el futuro.

Leigh lo abrazó y deseó no haberlo perdido nunca. La lengua de Wade penetró en su boca iniciando un duelo sensual que la elevó por encima de Kinley y sus mortíferos secretos. La estrechó contra sí y ella pudo sentir la evidencia de su deseo apretándose contra su vientre. Tras unos momentos. Wade la apartó de sí temblando.

– Ya que estamos en un lugar público no me parece acertado que sigamos así.

Leigh se sonrojó porque había sido él quien había puesto los pies en la tierra. A ella ni siquiera se le había ocurrido que pudieran encontrarse con alguien. La tomó de la mano y continuaron su paseo. La noche era muy oscura, pero Leigh se sentía a salvo e incluso un tanto optimista. Había una ventana abierta a la esperanza de renovar su relación.

– Wade, ¿por qué no me hablas de tu padre?

Sintió que la mano de Wade se tensaba. Al instante, supo que había hecho la pregunta equivocada. El frágil vínculo se quebró y Wade le soltó la mano.

– ¿Hay algo que Burt no te haya dicho ya? No vayas a negar que Burt está detrás de esa pregunta porque ya ha hablado conmigo.

– No pensaba negarlo. Burt me ha hablado de tu padre, pero quería saber la verdad de ti.

– ¿Qué te ha contado?

Leigh sintió un desánimo infinito. Parecía que cada vez que daban un paso hacia delante en sus relaciones ocurría algo que las empujaba hacia atrás.

– Que se llamaba Willie Lovejoy y que murió el año pasado.

Wade se sentó en uno de los bancos que flanqueaban la calle principal y Leigh lo imitó. Su herencia india nunca le había parecido tan pronunciada. El pelo era más negro que la noche y su nariz recta destacaba contra el alumbrado.

– ¿Te ha dicho que murió en un psiquiátrico? Es verdad. El pobre estaba loco. Y ahora veamos si puedo imaginarme cómo funciona la mente de Burt. Estoy seguro de que cree haber hallado mi motivación para raptar niñas. Estoy loco, igual que mi padre.

Leigh esperó en silencio a que Wade continuara. Cuando habló, pareció que un dique se había roto en su interior. Un torrente de palabras tristes en un tono suave.

– Willie Lovejoy nunca fue un buen hombre, lo que es difícil de decir del propio padre. Pero yo no le consideraba mi padre. Ni siquiera lo vi hasta hace unos pocos años en ese psiquiátrico. Fui a su habitación con las rodillas temblando, pero no era alguien que pudiera ponerme nervioso. Estaba sentado en la cama, vestido con un camisón verde y miraba fijamente hacia delante. Podría haber jurado que no había nadie en el cuarto.

– Willie era el secreto de mi madre. Jamás habló de él. Hace un par de años necesité una copia de mi certificado de nacimiento. Mi madre me dijo que no lo tenía, de modo que escribí a Tejas. Así me enteré de que tenía padre y de cómo se llamaba.

Wade hizo una pausa. Un búho ululó entre los árboles mientras los grillos proseguían con su concierto nocturno.

– Me quedé muy sorprendido. Como sabía que mi madre no me contaría nada, fui a ver a una tía que tengo allí que no puso reparos en contarme la historia. Willie Lovejoy era un indio de pura sangre que vivía en una reserva a pocos kilómetros de la casa de mi madre. Bebía demasiado, peleaba demasiado y blasfemaba demasiado. Sin embargo, por alguna razón inexplicable, a las mujeres les gustaba. Mi madre se enamoró de él cuando tenía dieciséis años. Willie tenía casi veinticinco, pero eso no le detuvo. La dejó embarazada y no quiso volver a verla cuando se lo dijo.

– Unos cuantos años después, empezó a actuar de una manera extraña. Dejó su trabajo en una gasolinera y empezó a vivir en las calles mendigando y negándose a ducharse. Luego le dio por exhibirse entre las chicas y lo detuvieron. Le diagnosticaron una esquizofrenia y lo ingresaron en un centro. Una gran figura paterna, ¿verdad?

– Lo siento, Wade. No lo sabía.

– Lo que me revienta es cómo la gente se precipita a sacar conclusiones. No creo que Burt tenga la más remota idea de lo que es la esquizofrenia. Yo sí. Los descendientes no tienen necesariamente que ir por ahí secuestrando y asesinando niñas.

– Nadie te ha acusado.

– Públicamente no. Pero ya me han condenado. Vamos -dijo levantándose-. Será mejor que te lleve a tu casa.

Las revelaciones sobre su padre parecían haberles separado aún más. Cuando un búho dejó escapar su lamento en la distancia, Leigh sintió que era el sonido de su propio corazón.

– ¿A qué hora paso a recogerte para el funeral de Sarah? -preguntó Wade, cuando llegaron a la puerta de la casa.

– Wade, no creo oportuno que vayas. ¡Por favor! Escúchame antes de interrumpirme. Creo que te convertirás en una molestia para los que acudan. La atención se centrará en ti en vez de en la ceremonia. Ya sé que querías a Sarah, pero tu presencia allí no conseguirá otra cosa que encrespar los ánimos.

Wade sacudió la cabeza sin dar crédito a sus oídos. Siempre había sospechado que Leigh era como su padre en el fondo de su corazón.

– ¿Por qué han de encresparse los ánimos si le presento mis respetos a una niña que no mereció la muerte a la que la condenaron? Y todo porque alguien me guarda rencor.

– Ya sé que es injusto -dijo ella, tratando de apaciguarle-. Pero no creo que Kinley esté preparado para verte en los oficios. Creo que pondrás en tu contra a alguna gente que más te convendría tener de tu lado.

– ¿Te veré mañana? -preguntó él, bajando la cabeza.

No estaba seguro de si tenía una vena masoquista que él mismo desconocía. ¿Por qué pedía que le siguieran castigando?

– Me temo que no. Mañana cerramos la tienda por el funeral. Mi madre ha invitado a toda la familia a cenar y tengo que estar allí.

– Y, por supuesto, yo no estoy invitado.

Wade no deseaba cenar con su familia, pero estaba harto de que lo trataran como un apestado. Leigh estaba dispuesta a hacer el amor con él siempre que fuera en privado. Aún no podía mostrarle su afecto delante de su familia. No se explicaba por qué había esperado otra cosa de ella.

– No te molestes en decir nada. No crees que fuera apropiada mi presencia y tampoco me quieres en la digna mesa de los Hampton. No ha cambiado nada.

Giró sobre sus talones antes de que Leigh pudiera responder, pero también antes de que pudiera ver la ira y el dolor que inundaban sus ojos grises. El muro que había habido entre ellos se alzaba de nuevo en su sitio.

La pequeña iglesia estaba llena de gente. Todo el mundo estaba presente excepto Martha, que había preferido quedarse en Charleston rumiando sus recuerdos, y Wade. Leigh se sentía incómoda porque empezaba a cuestionarse si su ausencia no equivaldría a una admisión de su culpabilidad ante los ojos de Kinley.

– ¿Va a venir Wade? -preguntó Ashley.

Su hermana se había puesto un vestido blanco que contrastaba con el negro de Leigh. Pero la muerte de Sarah no había arrojado ninguna sombra en la vida de Ashley.

– Le pedí que no viniera. Pensé que la mayoría de la gente se sentiría molesta si le veían.

– Me parece muy acertado. Los ánimos ya están bastante exaltados.

Leigh vio que Everett se le acercaba. Lo hacía con tanta torpeza que tenía que disculparse con todos los ocupantes del banco por el que intentaba atravesar hasta ocupar un sitio junto a ella.

– Hola, Leigh -saludó mientras se subía las gafas.

– Hola, Everett.

Pero los pensamientos de Leigh estaban en otro sitio. Se le acababa de ocurrir que si Everett había ocupado uno de los últimos asientos vacantes, el asesino de Sarah estaba necesariamente presente en el acto. La sangre se le heló en las venas. Su mirada vagaba continuamente por la multitud en busca de posibles culpables. Reparó en Gary Foster, pero no podía creer que fuera capaz de algo tan monstruoso. Un carraspeo en la puerta le hizo girar la cabeza. Abe Hooper estaba allí, vestido con un traje marrón y roto, y una camisa que alguna vez debía haber sido blanca. Fumaba y había un bulto delator en uno de los bolsillos de su chaqueta. Sin mirar, supo que llevaba una botella de whisky. Leigh se preguntó a qué habría ido. A esas horas de la mañana, solía estar durmiendo la borrachera de la noche anterior.

El reverendo Manigault, un hombre de sesenta años, tomó su lugar ante el micrófono.

– Amigos míos, nos hemos reunido hoy aquí para recordar a una pequeña que no tuvo la oportunidad de convertirse en mujer. Una niña cuya vida fue arrebatada de una manera inimaginable para cualquier persona con corazón. Puede que nunca lleguemos a saber los motivos que…

– ¿Por qué no? -chilló Abe desde el fondo.

Todos los asistentes giraron la cabeza para ver quién hablaba. Pero el reverendo se limitó a carraspear antes de proseguir.

– Quizá nunca sepamos los motivos de este horrible crimen. No obstante, no debemos centrarnos en el aspecto negativo cuando pensemos en Sarah Culpepper.

– ¿Por qué? -insistió el graznido de Abe.

Burt se levantó y comenzó a avanzar entre la gente hacia la salida donde se encontraba el viejo borracho.

– Aunque vivió poco tiempo entre nosotros, Sarah dejó la huella de su sonrisa en esta comunidad. Su hora de reunirse con el Señor llegó demasiado pronto…

– ¿Por qué? -tuvo tiempo de gritar Abe, antes de que Burt lo alcanzara.

El jefe de policía le condujo fuera de la iglesia a lo que Abe no opuso resistencia.

– Su hora de reunirse con el Señor llegó demasiado pronto, pero no antes de plasmar su huella indeleble en Kinley.

Leigh no escuchaba el sermón. Había visto su oportunidad de hablar con Abe y no tenía intención de dejarla escapar.

– Perdona, Ashley. Tengo que irme.

– ¿Ahora?

Everett se inclinó torpemente para ver lo que sucedía.

– Creo que me he dejado el horno encendido -mintió Leigh.

Ya en la puerta, casi tropezó con Burt en su precipitación por darle alcance.

– El funeral no puede haber terminado -dijo el policía con aire escéptico.

– No, no. Es que no estoy segura de haber apagado el horno y es preferible que vaya a comprobarlo.

Leigh se zafó de su cuñado. Divisó a Abe que se dirigía al centro de la ciudad.

– ¡Leigh! -gritó Burt a su espalda-. Échale un ojo a Abe. Hoy está peor que de costumbre.

Se apresuró a ir tras de Abe. El viejo se movía con rapidez. Cuando llegó a su lado, estaba sudando por el esfuerzo.

– Señor Hooper -llamó a unos cuantos pasos.

Abe se detuvo. La miró recelosamente y entrecerró unos ojos teñidos de amarillo.

– ¿Por qué me sigues, niña? -gruñó.

– Quería hablar con usted sobre Sarah -dijo ella, resistiendo el tufo a alcohol.

– ¿Y qué te hace pensar que yo quiero hablar contigo?

– Sólo trato de averiguar lo que le sucedió. Me ha parecido, por sus comentarios en la iglesia, que usted podía saber algo -respondió ella, procurando no ponerse nerviosa.

Los labios del anciano se distendieron en una versión distorsionada de una sonrisa. Se echó a reír escupiendo pequeñas gotas de saliva.

– Ya he intentado decir lo que sabía, pero nadie quiere escucharme -dijo Abe mortalmente serio-. La gente de Kinley no quiere creer a un tipo como yo, ¿sabes? Todos piensan que sólo soy un borracho. Pero veo cosas y conozco asuntos e historias que nadie sabe.

– ¿Qué clase de cosas?

– Sé quién mató a la niñita porque lo vi con mis propios ojos. No la vi morir pero vi a quien lo hizo. Ella tenía problemas con su bicicleta y entonces él la cogió y se la llevó. Yo lo vi todo, pero él no lo sabe.

Leigh estaba paralizada. Un nudo le oprimía la garganta. Abe se refería a Wade. Era ridículo, pero no podía moverse del sitio. Tenía que sacarle más información.

– No lo entiendo. Si dice la verdad, ¿por qué el jefe Cooper no lo arrestó?

– ¡Oh! Le interrogó, ¡vaya que sí! Pero es un tipo astuto, casi convence al jefe para que me arrestara a mí. Sólo porque un hombre beba un poquito no se convierte en un embustero. No estaba a… ¿cómo se dice?

– Alucinando.

– Eso mismo. Bueno, pues el jefe no confió en lo que yo decía y, al cabo de un tiempo, dejé de decirlo. También sé que tú no me crees. Pero escúchame, niña. Andas en compañía de un tipo muy peligroso. Si no crees lo demás, por lo menos, fíate de lo que te digo.

Abe dio media vuelta y dejó a Leigh sola, clavada en el suelo. No supo cuánto tiempo estuvo allí antes de que se le ocurriera que debía cambiarse de ropa antes de ir a la casa de su madre. Echó a andar lentamente. Sólo podía pensar en Abe Hooper y en la terrible advertencia que le había hecho.

Rodeada de su familia, Leigh acabó por convencerse de que Abe deliraba. Era probable que su mente alcoholizada le hubiera hecho ver el crimen del que hablaba todo el mundo. Y no podía descartar la posibilidad de que él fuera el autor, pero era inconcebible que hubiera cometido el crimen en un delirio alcohólico para implicar a Wade.

– Leigh -la llamó su hermana-. La verdad, querida, es que últimamente parece que vives en otro mundo. Te preguntaba si te habías dejado el horno encendido.

– ¿El horno? -repitió Leigh con la mente en blanco.

– Sí, tu horno. ¿No te acuerdas que te fuiste del funeral para comprobarlo?

– ¡Ah, el horno! No, fue una falsa alarma. Ya sabes que esas cosas no te dejan tranquila hasta que las compruebas.

Leigh se dio cuenta de que toda la mesa la miraba. Estaba segura de que Burt no le había creído ni una sola palabra.

– Me alegro de que Sarah pueda descansar en paz al fin -dijo Grace Hampton.

Había sido una de las pocas personas que habían faltado a la ceremonia alegando que no podía soportar el sol de la mañana. Mirándola, presidiendo la mesa con su empaque regio, ninguno hubiera dicho que se trataba de una mujer débil.

– Me temo que no -apuntó Burt-. No podrá haber paz hasta que no haya arrestado al culpable.

– Eso suena como si ya estuvieras muy cerca. ¿No podrías darnos alguna pista? -preguntó Grace.

– ¡Mamá! -intervino Ashley antes de que su marido pudiera contestar-. Sabes muy bien que Burt no puede divulgar detalles mientras continúe la investigación. En especial esta investigación, considerando que Leigh está presente.

Leigh cerró los ojos. Al abrirlos otra vez, descubrió a su hermano Drew que la miraba con aire compasivo desde el otro lado de la mesa. Los dos habían sido víctimas de los comentarios de su hermana en innumerables ocasiones y sabían lo que se avecinaba.

– ¿Qué insinúas, cariño? -preguntó su madre como era habitual.

Cuando Ashley no contestó, Grace se dirigió a su hija menor.

– ¿Qué ha querido decir tu hermana, Leigh?

Leigh decidió que había llegado la hora de anunciar las malas noticias.

– Estoy segura de que ya te lo imaginas, madre. Pero por si te queda alguna duda, se refiere a que Wade Conner es el principal sospechoso. Burt no debe hacer comentarios estando yo presente porque paso demasiado tiempo en compañía de Wade, ¿no es así, Ashley?

Ashley asintió y Leigh tuvo que admitir por su expresión que debía sentirse como una miserable. Se le ocurrió que quizá su hermana no fuera tan manipuladora y malintencionada como siempre había creído. Quizá sólo fuera una bocazas.

– No creo haberte entendido -dijo su madre con una voz súbitamente gélida-. ¿Has dicho que sales con Wade Conner?

– Me has entendido perfectamente. Y para ser completamente sincera te diré que también estaba con él la noche en que Sarah Culpepper desapareció. Papá me ordenó que me mantuviera alejada de él, pero no le hice caso.

– Pero… yo pensaba que sólo era un rumor de mal gusto. Eres una jovencita muy tonta -la reprendió su madre, fingiendo una indiferencia que no sentía-. No era apropiado para ti cuando tenías diecisiete años y sigue sin ser apropiado ahora.

– ¿Y tú cómo lo sabes, madre? -preguntó Leigh en tono desafiante-. No puedes pretender que te escuche ya que nunca has tratado de averiguar qué veía en él. Papá y todos vosotros siempre le habéis visto como un niño sin padre que no pertenecía a nuestra categoría social. Pues bien, ahora es todo un hombre y un hombre educado. Es una pena que seáis tan cerrados de mente para no daros cuenta.

Todo el mundo en la mesa se quedó con la boca abierta. No era que no se hubieran dado cuenta de la cerrazón de Grace sino que nadie se había atrevido a decírselo hasta aquel momento. Leigh se dio cuenta de que no tenía caso seguir allí. Se levantó con toda la gracia y la elegancia que su madre le había inculcado.

– Si te he insultado, lo siento, madre. Sin embargo, lo he dicho de corazón.

Leigh miró a Grace, pero ésta apartó la mirada.

– Y ahora, si me excusáis, creo que ya he dicho bastante para una tarde.

La noche había caído y Leigh comía una bolsa de patatas fritas sola en su casa. Había pensado llamar a Wade, pero el recuerdo de su dolor la había detenido. ¿Qué podía haberle dicho? ¿Qué Abe Hooper le acusaba de ser el asesino?

El problema era que habían empezado a investigar con años de retraso y la pista estaba fría. Sin embargo, el presentimiento de que eran ellos quienes debían solucionar el misterio se resistía a abandonarla. No podía quitarse de encima la sensación de que faltaba una pieza en el rompecabezas. ¿Pero dónde encajaba en aquel desfile de despropósitos y personajes dispares? Simplemente, no tenía sentido.

Dejó la bolsa de patatas que empezaba a empacharla y se dirigía a la cocina a beber un vaso de agua cuando sonó el teléfono.

– ¿Hola?

– Mantente lejos del pasado -dijo una voz amortiguada tras un pañuelo.

Leigh se indignó. Alguien de su ciudad intentaba asustarla y no iba a tolerarlo.

– ¿Quién eres tú? ¿Qué quieres?

– Mantente lejos del pasado o te arrepentirás.

– ¿Quién eres?

Al otro lado de la línea colgaron. Leigh dejó el teléfono preguntándose qué clase de locura se había apoderado de Kinley. Si tenía que creer a Abe, aquella voz era la de Wade. Era ridículo. Wade no era el asesino. Si la amenazaba era porque se estaban acercando. No estaba dispuesta a consentir que el verdadero asesino la asustara ahora.

– No voy a mantenerme lejos de nada -dijo en voz alta mirando al teléfono.

Capítulo once

Wade se levantó y desentumeció su espalda. Se sentía satisfecho porque había empezado a hacer progresos con su nueva novela. Fue al frigorífico para procurarse una bien merecida cerveza. Había decidido que la ficción era preferible a los hechos de su vida real. Pensó en la posibilidad de emborracharse. Había hecho cosas extrañas desde que había llegado a Kinley, pero emborracharse deliberadamente era demasiado.

Salió al porche y se dejó caer en el balancín. El sol estaba muy bajo en el horizonte por lo que su luz era soportable. Pero era una ilusión, como Leigh. Si se aproximaba demasiado, le quemaría.

Se había jurado a sí mismo no dejar que sucediera, pero había sucedido. Estaba resentido consigo mismo y con Leigh. La atracción no era un antídoto lo bastante fuerte como para curar la traición. Sin embargo, tenía que reconocer que la había tratado de una forma mezquina. Su justificación se basaba en que era el único medio de que disponía para mantenerla a distancia. Ni siquiera se atrevía a desafiar a su familia e invitarle a cenar. Su reconocimiento de que había estado con él la noche en que Sarah había desaparecido no lo apaciguaba. Nadie la creía y sólo había servido para que todos sospecharan aún más de él.

Si no hubiera sido por las amenazas de Burt habría cogido sus cosas para marcharse al día siguiente. Quería resolver el misterio, pero no estaba más seguro en Kinley que las niñas desaparecidas. La diferencia era que no peligraba su vida, sino su corazón. La paradoja era que todavía deseaba tener a Leigh entre sus brazos.

Alzó la vista y, como conjurada por su pensamiento, allí estaba Leigh. Llevaba un vestido amplio y azul que la hacía parecer como recién salida de un sueño.

– Hola, ¿sigues enfadado conmigo? -preguntó ella con una sonrisa nerviosa.

El atardecer bañaba a Wade en una luz dorada. Leigh no recordaba haber visto otro hombre tan atractivo en pantalones cortos y camiseta. Su mirada recorrió todo su cuerpo y acabó sonrojándose al darse cuenta de que debía estar observándola.

– ¿De dónde sales? -dijo él, ignorando deliberadamente su pregunta.

– Llamé a la puerta y como no me contestaste pensé que podías estar aquí detrás. ¿Y bien?

– Y bien, ¿qué?

– ¿Sigues enfadado conmigo?

– Eso depende de si has traído algo de cenar.

– ¡La cena! ¡Ya decía yo que se me olvidaba algo!

Wade sonrió. Una sonrisa que animó a Leigh. Ella le había herido, pero no podía prescindir de ella como Leigh tampoco podía vivir sin él.

– Quizá puedas reparar tu falta y ayudarme a improvisar algo.

– ¿Estás invitándome a cenar? -preguntó ella con un revoloteo de pestañas conscientemente provocativo.

– La verdad es que te estoy invitando a que hagas la cena. Bueno, si todavía no has cenado. Se me ha ido el tiempo volando. He estado trabajando todo el día y necesito distraerme. Vamos a la cocina.

– ¿Escribes un libro nuevo? Es maravilloso, Wade. ¿Vas muy adelantado? ¿De qué trata? ¿Dónde se desarrolla?

– ¡Eh! ¡Eh! Un artista no desvela sus secretos el mismo día de escribirlos.

Wade abrió un armario y sacó una caja con etiqueta mejicana.

– Vamos a cenar tacos, ¿te parece bien? Estupendo. Yo doraré la carne y tú te encargas de la lechuga, el tomate y el queso.

– No me creo que no puedas adelantarme algo del libro -insistió Leigh de buen humor.

Parecía que la había perdonado. No había asistido a los funerales y la había invitado a cenar. El muro que les separaba persistía, pero podía poner todo su empeño en derribarlo.

– Te diré de lo que no trata. No hay crímenes, ni mutilaciones, ni amodorradas ciudades sureñas. Si quieres saberlo, te diré que está basado en parte en la vida de Ena, pero todavía no he ultimado los detalles. Es la historia de una mujer lo bastante valiente como para dejarlo todo y comenzar una nueva vida.

– Ena se hubiera sentido muy orgullosa. ¡Cómo me gustaría que siguiera con vida!

Trabajaron en un silencio amistoso muy diferente al de su primer encuentro en aquella casa. Entonces habían actuado como enemigos que se observaban mutuamente. A Leigh le parecía imposible que sólo hubiera pasado un mes. Inesperadamente, se echó a reír.

– ¿Qué ocurre? -preguntó él, alzando una ceja.

– Nada. Sólo que no puedo creer que esté haciendo tacos con el célebre autor del Más allá.

Wade se sorprendió. Más allá era una de sus primeras novelas. En ella exploraba las posibilidades de la reencarnación. Contaba la historia de un joven retrasado que tenía destellos de inteligencia tan deslumbrantes que los demás creían que había vivido una vida anterior.

– ¿Lo has leído? Creí que no estaba bien distribuido.

– No lo compré. Sé que no debí hacerlo, pero un día vi el que tenía Ena y me lo llevé. Todavía estaba en la casa de mis padres. Me encerré en mi cuarto y lo leí de un tirón. Creo que es brillante.

– No lo sabía. ¿Has leído algún otro?

– Sí -confesó ella algo avergonzada-. Sabía que se los mandabas a Ena para que los leyera. Tenía la costumbre de dejarlos por ahí cuando los terminaba. Ahora pienso que lo hacía para que yo los leyera. Sabía que me interesaban, pero que nunca se los pediría.

Wade puso la carne picada en la sartén sin saber a qué atenerse con aquella confesión. Justo cuando pensaba que la conocía ella se salía de sus cálculos. ¿Sería posible que se equivocara con ella? Rechazó el pensamiento, era demasiado arriesgado.

Después de cenar, ordenaron la cocina y se sentaron en el porche a tomar el fresco. Wade tenía el brazo sobre el respaldo del balancín, pero sus cuerpos no se tocaban. Leigh se imaginó que eran un matrimonio descansando de las fatigas de un día ajetreado. ¿Se haría realidad su sueño alguna vez?

– Siento haberte tratado rudamente la otra noche -dijo Wade con esfuerzo.

Las disculpas no eran su fuerte y todavía tenía muchos motivos para estar furioso. Pero ella le había ofrecido la paz y él no podía rehusar.

– Quizá tuvieras razón con lo del funeral.

– Yo también lo siento, Wade. Sinceramente, creo que ha sido lo mejor. Y nunca se me ocurrió que quisieras cenar con mi familia. Mi madre y Burt no son precisamente miembros de tu club de admiradores.

Leigh no le contó la discusión con su familia porque no veía necesidad de echar sal en la herida. Wade ya tenía bastantes problemas como para preocuparle con las relaciones que ella mantenía con su madre.

– Lo sé, pero me hubiera gustado que no te avergonzaras de mí ante ellos.

– ¡Wade! No me avergüenzo de ti. Lo que ocurre es que mi familia es… eso, mi familia. Aceptar a la gente no se cuenta entre sus virtudes.

– No habrás seguido husmeando en la muerte de Sarah, ¿verdad? -preguntó Wade para cambiar de tema.

– La verdad es que sí -dijo ella, nerviosa-. ¡Déjame acabar! Abe Hooper estuvo en la iglesia actuando de una forma muy extraña. Interrumpió cada vez que pudo al reverendo desde la puerta.

– Leigh, dijiste que lo dejarías después de lo que ocurrió en tu casa.

– Yo no. Fuiste tú quien lo dijo. ¿Quieres que te cuente lo que ocurrió en el funeral o no?

Wade guardó silencio y Leigh se sintió aliviada de despertar su interés ya que no su aprobación.

– El reverendo comenzó diciendo que nunca sabríamos los motivos de la muerte de Sarah y Abe le gritó que por qué no. Cada vez que el reverendo aludía a los aspectos oscuros de su desaparición o de su muerte, Abe gritaba lo mismo, «¿por qué?». Al final, Burt le hizo salir.

– Y, naturalmente, tú tuviste que seguirle.

– Al principio no quiso hablar conmigo, pero luego cambió de opinión. Pretendió haber visto con sus propios ojos cómo te habías llevado a Sarah aquella noche. Aún intento explicarme por qué diría una cosa así.

Wade se preocupó. Un cerebro trastornado por la bebida. ¿No le había gritado Abe que se arrepintiera de sus pecados?

– ¿Y tú qué crees?

– Yo creo que alguien intenta con todas sus fuerzas que las pruebas apunten hacia ti. Examinemos la evidencia. Vuelves a la ciudad y desaparece otra niña. Encuentran los restos de Sarah cerca de nuestro remanso. Y para completar el cuadro, un viejo chiflado jura que te vio hacerlo.

– Olvidas el descubrimiento de que mi padre estaba loco.

– No olvido nada, Wade. Me limito a enumerar los hechos. Alguien intenta incriminarte y tengo la impresión de que nos estamos acercando. Primero está lo sucedido en mi habitación y luego la llamada de anoche.

– ¿Qué llamada? -preguntó él con todos los sentidos alerta.

– ¡Oh! No fue nada. He estado recibiendo llamadas que colgaban nada más contestar en estos últimos días. Sin embargo, anoche no colgó. Me dijo que me mantuviera lejos del pasado.

– ¿Nada más?

– No. Dijo que me mantuviera lejos del pasado o que me arrepentiría.

– ¿Por qué no me lo has dicho hasta ahora? -dijo él, cogiéndola por los hombros con fuerza.

No podía entenderla. Era tan frágil y, sin embargo, decidida e independiente. Wade quería protegerla, pero ella actuaba como si no lo necesitara.

– Te lo estoy diciendo. Y, por favor, ¿quieres soltarme? Me haces daño.

Wade obedeció. No se había dado cuenta de lo fuerte que la sujetaba.

– Lo siento -se disculpó-. No sabía que te habían amenazado. Se lo habrás dicho a Burt, por supuesto.

Leigh hizo un gesto negativo y él lanzó un juramento. Sentía que ella había llegado demasiado lejos en su imprudencia.

– ¡Maldita sea, Leigh! Esto no es un juego. El culpable ya ha matado una vez y no podemos saber si lo hará de nuevo. No puedes manejarlo.

– No. Le estoy poniendo nervioso.

– Es a mí a quien estás poniendo nervioso. ¿No crees que le corresponde a Burt investigarlo? Te puede pasar cualquier cosa.

A la escasa luz del atardecer, Leigh distinguió la preocupación que había tras el enfado de Wade. Cabía la posibilidad de empezar de nuevo. Pero si querían conseguir la felicidad juntos no había otra solución que seguir adelante y terminar lo que habían comenzado.

– A ti te puede ocurrir algo peor si no llegamos al fondo del asunto. Algo como que te arresten bajo una acusación falsa.

– Eres una cabezota -dijo él, dando un manotazo sobre el balancín.

No quería admitir su derrota. Le resultaba imposible hacer que Leigh cambiara de opinión. Su cerebro trabajaba a marchas forzadas para intentar disuadirla.

– De todas formas, me parece que ya hemos hablado con todo el mundo que tenía algo que decir. Opino que hemos llegado a un punto muerto en la investigación.

Leigh se quedó un momento pensando. ¿Había hablado con todo el mundo?

– ¡Everett! -exclamó-. Tiene gracia. Le veo casi todos los días y hablamos de cualquier tema, pero nunca hemos hablado sobre lo que sucedió aquella noche.

– Entonces, hablaremos con él -dijo Wade, pensando que era mejor unir fuerzas ya que ella no estaba dispuesta a cejar en su empeño.

– No seas tonto. No adelantaríamos nada. Ya sabes lo que siente por ti. Y no me mires así. No voy a correr ningún peligro. Lo conozco desde siempre.

– Es probable que también conozcas al asesino desde hace años. Vamos, te acompañaré a tu casa.

Se puso en pie y le tendió una mano para ayudarla a levantarse. Cuando Leigh la tomó, no pudo resistir el impulso de tirar de ella y abrazarla. Sus bocas se unieron como si fueran una sola y Leigh cerró los ojos para saborear el deseo que ardía en sus entrañas. Wade no se había afeitado, pero eso sólo añadía más excitación a la urgencia. La besó como si no quisiera volver a respirar y ella le respondió con todo su ser. No importaba la desaprobación de su madre ni las sospechas de toda la ciudad, sólo quería estar entre sus brazos.

Wade se separó de ella haciendo un esfuerzo. Aunque quería pedirle que se quedara a dormir, la tomó de la mano y echaron a andar en la oscuridad. Cuando llegaron a su casa, volvió a resistir el impulso de tomarla en brazos y subirla a su habitación. Estaba seguro de que ella se lo permitiría, pero no estaba preparado para aceptar lo que Leigh tenía que ofrecer. Pero ninguno de los dos estaba preparado para que la noche acabara en la puerta de la casa.

– ¿Por qué no pasas y nos preparamos un café?

– No tomo café -contestó él sin saber si la estaba rechazando o sólo era sincero.

– Yo tampoco -confesó ella-. ¿Qué te parece un té helado?

– ¿Qué sureño que se respete podría rehusar esa oferta?

Intercambiaron sonrisas y fueron a la cocina que era sorprendentemente pequeña comparada con el tamaño de la casa. Había algo muy íntimo en la sensación de ver a Wade sentado en su cocina, algo cálido y reconfortante. Leigh se sentó a su lado.

– ¿Qué ocurre? -preguntó al ver que fruncía el ceño.

– Me acabo de dar cuenta de que no tienes cuadros en la casa. Es un poco extraño para una persona que se volvía loca por el arte.

– No tanto. Después de que lo dejé, no quería que nada me lo recordara.

– Entonces lo echas de menos.

– Y no me había dado cuenta hasta hace muy poco. Estuve tentada de abrir el trastero y recuperar el tiempo perdido.

Wade estaba de pie antes de que ella hubiera terminado de hablar. Le cogió fa mano.

– Vamos. Te ayudaré a limpiar las telarañas.

Quince minutos después, los dos estaban sentados en el suelo del trastero rodeados de telas que Leigh observaba con ojo crítico.

– Eras muy buena -comentó él, mirando los lienzos.

Había uno grande sobre uno de los acontecimientos del año en Kinley, la bendición de la flota pesquera. Había otra de unos niños jugando en torno al viejo roble que presidía el centro de la ciudad. Otra era una vista de la calle donde Wade había crecido pero parecía diferente, como invadida por la melancolía.

– La pinté justo después del secuestro de Sarah.

El cuadro estaba manchado por una curiosa mota roja. Wade la rascó distraídamente con el dedo, pero no salió.

– Todo parecía triste aquel día. Éste fue el último cuadro que pinté antes de guardarlo todo para siempre.

– No lo sabía.

– ¿Cómo podías saberlo?

Wade cogió un retrato suyo. Leigh lo recordaba porque consideraba que era lo mejor que había hecho nunca. No solía poner mucha imaginación en sus obras prefiriendo ceñirse a la realidad, pero aquel lienzo era diferente. Lo había pintado de memoria.

Naturalmente, tenía un aspecto más juvenil. Los ojos le brillaban y no tenía las marcas de los años en el rostro. Al verlo, Leigh recordó por qué había desafiado las iras de sus padres para verse a escondidas con él. Wade representaba el peligro y la emoción. Era lo que la había arrastrado hacia él al principio, sin embargo, no era eso lo que la había mantenido amándolo. Leigh descubrió que tenía dificultades para separar el joven Wade del maduro en lo profundo de su corazón.

– No recuerdo haber posado para este cuadro.

– No posaste. Así es como yo te veía.

Wade la miró un momento. Al pensar cómo podría haber sido una parte de la amargura salió a la superficie. Optó por levantarse.

– Se hace tarde. Me voy.

Leigh no pudo imaginarse por qué había cambiado tan repentinamente de humor. Quizá nunca llegara a conocerlo como antes. Era un pensamiento consolador.

Burt entró sudando a la tienda de los Hampton. Leigh estaba sentada tras la caja, hojeando una revista. Se levantó al verlo.

– ¿En qué puedo ayudarte?

Leigh no había vuelto a hablar con él desde que le había informado de la amenaza anónima. Esperaba que se tratara de otra advertencia para que se mantuviera fuera de su investigación. Pero Burt tenía otras preocupaciones en la cabeza.

– ¿Qué tal un paquete de cigarrillos? -dijo él, pasándose la mano por la frente.

– ¿Cigarrillos? Burt, dejaste de fumar hace meses.

– Necesito fumar. No bastaba con que no supiéramos nada de Lisa. Ahora Abe Hooper ha muerto. Y yo que pensaba que ser el jefe de policía de Kinley sería un trabajo sin tensiones. No sé lo que está pasando. Debe ser algo en el aire o en el agua potable.

– ¿Abe muerto? -repitió ella, atragantándose-. ¿Cómo?

– Tendré que esperar a los resultados de la autopsia, pero parece que se ha ahogado. Lo han encontrado flotando boca abajo en el arroyo Mason.

– ¿Ha habido algo sospechoso en su muerte?

– ¿Qué clase de pregunta es ésa, Leigh? Sabes tan bien como yo que Abe siempre andaba borracho. Se cayó al agua y no pudo levantarse.

Leigh tenía otra opinión. Las coincidencias eran demasiadas. ¿No utilizarían la muerte de Abe para culpar a Wade?

– ¿Y esos cigarrillos, Leigh?

Leigh salió de su ensimismamiento y le alcanzó un paquete de su marca preferida. Burt se detuvo un momento más antes de salir.

– Leigh, tu madre está muy molesta por lo que sucedió en la cena. Creo que deberías llamarla.

Sin embargo, durante el resto de la tarde, los pensamientos de Leigh estuvieron centrados en Abe Hooper en vez de en su madre. Se daba cuenta de que si se demostraba que había sido un asesinato, todo volvería a apuntar hacia Wade. Nadie había sido testigo de su conversación con el viejo. Wade era inocente. Entonces, ¿por qué Abe había acabado ahogado? Resolvió que debía hablar con la única persona con que no lo había hecho, Everett. El teléfono sonó en aquel momento y fue a contestar.

– Almacén Hampton, dígame.

– Hola. Soy Wade.

No era necesario que lo dijera. Ella podía identificar su voz entre millones.

– Hola Wade. ¿Qué te cuentas?

– Esperaba que no tuvieras nada que hacer esta noche. Me gustaría cenar acompañado.

No era una invitación elegante, pero a Leigh le bastaba. Empezaba a sospechar que sus esperanzas estaban infundadas, pero un hombre no hacía una invitación si no estaba interesado.

– Lo siento. Drew y su novia me han invitado a cenar.

Leigh no añadió que planeaba hablar con Everett después de la cena porque no quería que Wade volviera a advertirla sobre los peligros que corría.

– Quizá en otra ocasión -dijo él sin revelar el menor desengaño en su voz-. Bueno, te dejo que vuelvas al trabajo.

– Espera, Wade. Hay noticias graves. Han encontrado a Abe Hooper muerto en el arroyo Masón. Burt cree que cayó al agua y se ahogó.

Hubo un silencio significativo al otro lado del teléfono.

– Es muy probable. Ya sabes lo alcoholizado que estaba.

No parecía muy sorprendido por la muerte de Abe y Leigh se dijo que no había nada sospechoso en ello.

– ¿Pero no crees que hay algo que no encaja? Es demasiada casualidad que Abe muera después de hablar conmigo.

– No. Dijo que yo era el culpable, ¿recuerdas? Puesto que los dos sabemos que no lo soy, me parece una muerte natural. ¿A ti no?

La pregunta sonaba como un desafío y quizá lo fuera. Si confiaba en él, su confianza debía ser absoluta.

– Sí, tienes razón. Oye, acaba de entrar un cliente y tengo que dejarte. ¿Quieres que cenemos juntos mañana?

– Bien. Quedamos mañana.

Capítulo doce

Aquella noche, Leigh fue a ver a Everett. Desde la muerte de sus padres, hacía quince años, Everett vivía en aquella casa cavernosa solo. No le prestaba mucha atención aunque la mantenía razonablemente limpia. Leigh sospechaba que sólo limpiaba el polvo una vez al año. La casa era notable porque estaba coronada por una especie de torre que, en realidad, era una habitación extra. Leigh llamó a la puerta por segunda vez.

– ¡Oh! Eres tú -dijo Everett, apareciendo en el umbral.

Tenía un aspecto más desaliñado que nunca. Se subió las gafas para mirar a Leigh.

– Hola, Everett -saludó ella, pensando que estaba actuando de un modo extraño, incluso para ser Everett-. ¿Puedo pasar?

Todos los ventiladores situados en el techo de las habitaciones estaban funcionando. Creaban una corriente de aire cálido y un ruido terrorífico.

– ¿No podemos ir al patio? -gritó ella para hacerse oír.

En el patio, la brisa y el silencio nocturno eran un alivio. Los dos se sentaron en el balancín.

– ¿Te has enterado? Abe Hooper ha muerto -comenzó ella.

Everett carraspeó. Leigh volvió a pensar que tenía un aspecto más desaliñado que de costumbre. Incluso tenía las mejillas manchadas de suciedad.

– Sí. En Kinley es difícil no enterarse. Dicen que se emborrachó, cayó al arroyo Mason y se ahogó.

– Yo he oído lo mismo. Te preguntarás a qué se debe mi visita. Ya sé que te parecerá un poco raro, pero quería preguntarte sobre la noche en que Sarah desapareció.

– ¿Por qué? -preguntó él.

Se miraba las manos. Era obvio que no aprobaba su investigación más que Burt.

– Eres el único con quien nunca he hablado. Claro que he oído lo que dijiste entonces, pero quería que habláramos frente a frente.

– Creí que Burt quería que dejaras esta investigación porque era demasiado peligrosa.

– No tengo miedo. Sólo quiero llegar al fondo de la historia. ¿Vas a ayudarme o no?

Hubo otro momento de silencio antes de que Everett se decidiera a comenzar. Leigh había adoptado una actitud fraternal para no provocar su timidez.

– Era una noche muy oscura, pero cuando miré por la ventana todavía quedaba algo de luz. Vi a Wade Conner y a la niña inclinados sobre la bici. Recuerdo que ella llevaba puesto un pijama.

– ¿Y qué más?

– No vi nada más. No volví a asomarme de forma que no vi lo que sucedió.

– ¿Te acuerdas de algo más sobre esa noche?

– Sólo de que hacía frío.

– ¿Qué crees que pasó, Everett?

– Si te lo digo, volverás a enfadarte como la última vez que te acompañé al trabajo.

Leigh le puso la mano en la mejilla.

– Es probable que tengas razón. Gracias. Eres un buen amigo. La próxima vez que me enfade tú deberías hacer lo mismo.

– Nunca podré enfadarme contigo, Leigh. Siempre serás mi chica.

Leigh sonrió dejando que el comentario le resbalara como agua de lluvia.

– Te acompañaré a tu casa -se ofreció él.

– No, gracias. Eres muy amable, pero quiero estar sola un rato. Una de las cosas buenas de esta ciudad es que una mujer todavía puede caminar sola por la noche.

Sin embargo, al salir de la casa se preguntó si seguiría siendo cierto. Una voz anónima la había amenazado. ¿Corría peligro al pasear sola? Quizá había hecho mal en no prestar atención. Quizá no debería haber rechazado la oferta de Everett. Pensó en detenerse en casa de Wade, pero las luces estaban apagadas y pasó de largo.

Le desalentaba sentirse tan nerviosa en la ciudad que siempre había significado para ella seguridad. Oyó el primer ruido cuando dobló una esquina. Parecía como si un pie humano hubiera roto una rama caída. Leigh volvió la cabeza, pero sólo había oscuridad.

Apresuró el paso. Oyó una rápida sucesión de pisadas, o al menos, eso le pareció. Asustada, caminó aún más deprisa. El grito de un gato le puso los pelos de punta, pero fue el sonido de una respiración trabajosa lo que le hizo correr. No llevaba las ropas ni el calzado adecuado, pero corrió con todas sus fuerzas. Había muerto una niña y Abe había aparecido ahogado. No tenía la menor intención de convertirse en la siguiente casualidad.

Si hubiera podido pensar con claridad se habría detenido a las pocas manzanas, pero sólo quería estar en la seguridad de su casa. Delante de su casa tropezó con una grieta en el pavimento y cayó al suelo. Su rodilla derecha se llevó la peor parte del golpe. Se tanteó y notó un líquido vicioso en el sitio donde se había roto los pantalones. Ignoró la herida, se puso en pie y siguió corriendo. Las lágrimas brotaban de sus ojos al llegar a la puerta. Como de costumbre, no había dejado la luz del porche encendida.

Rebuscó en su bolso. Maldijo para sus adentros su mala costumbre. El perseguidor podía llegar en cualquier momento. Todo lo que tenía que hacer era acercarse por la espalda, taparle la boca y apretar su garganta hasta que dejara de respirar.

– Leigh, ¿ocurre algo?

Leigh se volvió y vio una sombra levantarse del balancín. Intentó gritar, pero ningún sonido salió de su garganta. La sombra se acercó. Esperaba haber encontrado su destino cuando descubrió que se trataba de Wade. Corrió a sus brazos desesperadamente.

Wade la estrechó con fuerza y se alegró de haber cedido al impulso de verla aquella noche. No sabía la causa de su agitación, pero estaba seguro de que tenía que ver con el misterio que se enseñoreaba de Kinley.

– ¿Qué tienes, pequeña? -preguntó acariciándole el pelo-. Espero no haberte asustado. Estaba sentado esperando a que llegaras.

Leigh lloraba a raudales sin preocuparse por detener las lágrimas.

– Alguien venía siguiéndome. He oído pasos y una respiración pesada y…

– Cálmate, cariño. No hay nadie, sólo yo. Dame tu bolso y deja que busque las llaves.

Cuando entraron, Wade le limpió la herida mientras ella le contaba lo sucedido. Había dejado de llorar, pero el miedo no se le había quitado del todo. Wade estaba furioso pensando en que alguien había tratado de asustarla.

– ¿Quién habrá sido? -preguntó ella, sentada en el borde de la bañera.

Tenía la rodilla llena de sangre. Wade le había cortado la pernera. Al principio le dolió, pensando en que había arruinado la prenda, pero se consoló al darse cuenta de que podía haber sido peor. Wade estaba más preocupado de lo que le habría gustado admitir.

– Esto no puede seguir así -dijo él-. Una cosa es que alguien intente incriminarme y otra muy distinta que intente hacerte daño.

– Creo que más bien trataba de asustarme -objetó ella, aunque no lo creía del todo-. Pero, ¿por qué? Hemos hablado con todos los que tenían algo que decir sobre Sarah y no estamos más que al principio.

– Alguien debe creer que estamos cerca de descubrirle.

– Pero no es verdad, Wade. Nuestro mejor sospechoso ha acabado ahogado. La única explicación que tiene sentido es que se ha suicidado al no poder soportar la culpa por más tiempo. Pero, entonces, ¿por qué han intentado asustarme? No creo en fantasmas. Si hubiera matado a esas dos niñas la locura se habría terminado.

Wade acabó de vendarla y le ofreció la mano para que se levantara.

– Creo que deberías llamar a Burt y contarle lo que ha pasado. Nunca seremos bastante cuidadosos con todo lo que ha estado sucediendo.

Un rato después, Leigh estaba sentada en el sofá con un vaso de leche en la mano. Tenía la cabeza apoyada en el hombro de Wade y se sentía cómoda.

– Burt parecía más enfadado que preocupado. Me ha dicho que no tendría nada que temer si no andará metiendo la nariz en su trabajo.

Wade sonrió porque había esperado esa misma reacción de su cuñado.

– ¿Ha sido antes o después de aconsejarte que dejaras de verme?

Leigh se echó a reír. A Wade le alegró que olvidara el susto que se había llevado.

– Las dos cosas. No puede decirse que haya sido discreto.

Se acurrucó contra él. A Wade le gustó la sensación de tener su cuerpo tan cerca. Ella le había necesitado, quizá más que nunca, y él había estado allí, deseoso de reconfortarla. Se juró a sí mismo que aquella noche no se negaría el placer de hacerle el amor.

– ¿Por qué me esperabas, Wade?

Wade se preguntó si podía decirle la verdad: que no podía soportar un día sin verla. Pero no estaba preparado para hacer esa confesión.

– Ha sido un impulso. Quizá mi sexto sentido me avisó de que algo andaba mal.

– Gracias por haber estado aquí cuando te necesitaba.

Wade le alisó los cabellos y la besó en la frente.

– No ha sido nada. No lo pienses.

– No puedo hacerlo. Pienso en ti a cada momento.

– Yo también pienso en ti -susurró él.

Deseaba hacerle el amor más que charlar, pero comprendía que Leigh necesitaba sentirse segura. Lo que no sabía era si podía ofrecerle esa seguridad.

– A veces es tan difícil de creer. Hace poco hicimos el amor, pero desde entonces, hemos estado discutiendo. Tengo la sensación de que querías mantenerte a distancia. No sé lo que sientes por mí o si mantenemos alguna relación.

Leigh dejó de hablar y se echó a reír. Se le había ocurrido una idea que no había pensado hasta entonces.

– Ni siquiera sé si tienes una amiga en Nueva York.

Wade no podía hablar de su relación porque ni él sabía dónde estaban. Sin embargo, podía hablarle de su vida en Manhattan. Normalmente no se sentía obligado a hablar de su vida amorosa con una mujer por haber compartido una cama. Pero Leigh era diferente.

– No he sido un santo, Leigh. Ha habido más mujeres de las que te imaginas, pero nunca sentía nada en serio por ellas. Todas eran atractivas, pero de una manera artificial. ¿Sabes a lo que me refiero? Las mejores ropas, los mejores maquillajes. Muchas eran modelos. He descubierto que esa clase de mujeres no me afectan a nivel emocional. Nunca he pensado en casarme porque no he encontrado a la mujer adecuada. ¿Alguna otra pregunta?

– Sí, una más -dijo ella sabiendo que el futuro dependía de su respuesta-. ¿Piensas volver a Nueva York?

Wade se separó de ella y se levantó del sofá. Se acercó al ventanal que daba al porche trasero y miró la oscuridad de la noche. Después se volvió y la miró a ella, pero Leigh no podía leer sus ojos desde donde estaba.

– En Kinley, la gente me mira como si fuera una especie de monstruo. Incluso si aparece el culpable, nunca olvidaré esas miradas. Esta ciudad siempre me traerá malos recuerdos.

Los ojos de Leigh se llenaron de lágrimas. Se las limpió antes de que él pudiera advertirlas. El vínculo entre ellos era tenue, no tenía derecho a agobiarle con exigencias. Ni siquiera le había dicho que lo amaba, pero podía demostrárselo.

Se levantó y se acercó a él. Le puso las manos sobre el pecho para sentir los latidos del corazón. Alzó los ojos y vio un hombre que había cambiado mucho con los ojos. No obstante, todavía podía mirarla y hacer que se sintiera la persona más importante del universo.

– Quédate conmigo esta noche. Quiero que podamos tener buenos recuerdos.

Leigh le ofreció los labios y él aceptó la invitación. Los acontecimientos de la noche y los horrores del pasado desaparecieron al unirse sus bocas. Al principio se besaron con suavidad, con dulzura. Después el beso creció en intensidad y urgencia. La besó bajo la oreja y a lo largo de la mandíbula. El deseo estalló en sus entrañas con un fuego ardiente.

Wade le tomó el rostro entre las manos para mirarle a los ojos. La besó dulcemente en los labios. Leigh supo que la noche estaba llena de promesas y esperanzas. No era hora de secretos y misterios sino de un amor que había sobrevivido a los años y la distancia en Leigh. Sonrió y él la tomó en brazos para llevarla a su habitación.

Wade encendió una lámpara con la intención de disfrutar con la vista tanto como con el cuerpo antes de depositarla sobre la cama. Se quitó los zapatos y se reunió con ella. La deseaba más que al aire que respiraba, su masculinidad presionaba contra la tela de los pantalones.

Sus bocas se buscaron en un beso que era desesperado y tierno a la vez. Leigh cerró los ojos para concentrarse en la sensación de su cuerpo contra ella. Se abrazó a él como si no quisiera soltarle nunca, pero sabiendo que un día habría de marcharse. No le sorprendía que nunca hubiera sentido nada serio por ningún otro. Su corazón pertenecía por entero a Wade.

La besó en la garganta, pero Leigh se apartó. Abrió los ojos y vio su gesto de extrañeza. Le contestó con una sonrisa. Después se incorporó para quitarse los pantalones destrozados.

– Déjame a mí -dijo él con un brillo en los ojos que Leigh esperaba fuera algo más que deseo.

Le apartó las manos y bajó la cremallera de los pantalones. Con suavidad, le pasó las manos sobre la curva de las caderas antes de bajárselos.

A Leigh se le contrajeron los músculos del vientre al sentir las manos sobre su piel. Wade le desabotonaba la camisa mientras descargaba una lluvia de besos sobre su estómago. Cuando quedó con la ropa interior, Wade saltó de la cama para desnudarse rápidamente y volver a su lado.

«Te quiero» dijo Leigh para sí, pero sin pronunciar las palabras.

Pronto los besos le impidieron pensar. Sus labios se buscaban. Wade le mordió el labio inferior con suavidad y la desafió con la lengua. Mientras le acariciaba el cuerpo le besaba el cuello, los hombros, los pechos. Una mano se apoyó en sus nalgas para atraerla más hacia sí.

Ella dejó correr las manos a lo largo de su espina dorsal hasta alcanzar sus nalgas redondas. Abrió los ojos y vio que Wade le sonreía. La besó otra vez y tomó su mano para guiarla hasta su masculinidad. Hervía de deseo. Ella le acarició hasta que Wade encontró el centro húmedo y cálido de su placer. Leigh no podía esperar más. Lentamente le guió hacia su interior, una sensación tan exquisita que tuvo que contener la respiración.

Wade no había descubierto nada comparable a estar inmerso en la femineidad de Leigh. Se preguntó vagamente cómo había podido vivir tantos años sin ella, sin aquella sensación de plenitud. Decidido a prolongarlo lo más posible, se mantuvo inmóvil unos momentos antes de iniciar un ritmo cadencioso, el ritmo del amor.

Una y otra vez llegaba a la cumbre, pero se detenía para prolongar el placer de Leigh.

Y luego el mundo desapareció en una explosión de placer tan intento que Leigh pensó que la cama temblaba con su propio cuerpo. Y poco a poco, el mundo volvió a la quietud y a la seguridad entre los brazos de Wade.

– Ha sido maravilloso -dijo él, besándola.

La abrazó contra sí disfrutando de la sensación de sentir su piel. Era mucho más deseable que a los diecisiete años, aunque en aquella época él no lo hubiera creído posible.

De madrugada, Leigh se despertó y contempló su rostro. Se dio cuenta entonces de que no había respondido a la pregunta de si pensaba volver a Nueva York. Lo amaba, pero sabía que no la había perdonado enteramente. Quizá el amor no bastaba. Su relación estaba ligada al asesinato de una niña y al secuestro de otra.

Desasosegada, se levantó de la cama y se echó una bata por encima. Wade dormía como un niño. Leigh se acercó a la ventana y descorrió la cortina. La farola de enfrente de su casa se había fundido y no veía más que oscuridad. Allí fuera dormía un asesino que la había acechado aquella misma noche. Sintió escalofríos. ¿Tendrían Wade y ella una oportunidad o era su relación demasiado tenue como para sobrevivir a la horrible verdad que se agazapaba en Kinley?

Rara vez el trabajo en la tienda le había hecho sonreír. Sin embargo, Leigh se pasó la mañana siguiente sonriendo. Los pensamientos oscuros se habían esfumado al despertarse y descubrir a Wade a su lado. Ni siquiera le importó barrer, cosa que debía haber hecho Drew la noche anterior.

Cuando llegó su hermano se detuvo a contemplarla trabajar.

– ¿Te das cuenta de que tarareas «Qué hermosa mañana»? -preguntó él, después de esperar un rato a que descubriera su presencia.

Leigh le saludó alegremente antes de servirle una taza de café.

– Me parece que te tomas las cosas a la ligera. He pasado por casa de Ashley y me ha dicho que anoche te siguieron cuando saliste de casa de Everett.

– Es cierto.

– Me rindo. ¿Desde cuándo que te sigan es un motivo para canturrear de contento? ¿No estás molesta?

– Soy demasiado feliz para estar molesta.

Deseaba compartir la noticia antes de que estallara en su interior. Drew esperó en ascuas sin quitar los ojos de su sonrisa.

– Estoy enamorada.

– ¿Qué has dicho?

– Estoy enamorada de Wade. Por primera vez desde hace muchos años, me siento viva. No me había dado cuenta de que mi vida se había estancado hasta que Wade regresó. No lo he sabido hasta hace poco, Drew, pero le he querido siempre.

– ¿Qué significa esto, Leigh? ¿Vas a casarte con él?

Leigh era lo bastante sincera consigo misma como para saber que era eso lo que quería. Pero una cosa era desearlo y otra distinta decirlo en voz alta.

– No hemos hablado de matrimonio. La verdad es que ni siquiera hemos hablado de amor.

– ¿Y crees que él te corresponde?

– No lo sé, pero pienso averiguarlo.

Drew dejó su taza sobre el mostrador y la miró. Los dos hermanos tenían los ojos del mismo color violeta.

– ¿No crees que te precipitas un poco? Wade sólo lleva en Kinley un par de semanas.

– Olvidas que le conozco hace años -replicó ella, manteniéndole la mirada.

– No olvido nada -dijo él muy serio-. No sé lo que pasó entre vosotros, pero sí que nunca has pensado con cordura cuando se trataba de él.

– ¿Qué quieres decir?

– No soy muy diplomático, lo sé. Sólo quiero decirte que pises el freno. Han ocurrido cosas terribles y tú estás escuchando a tu corazón en vez de a tu cabeza.

– Ya era hora de que lo hiciera. Siempre he sido la «Pequeña Obediente», escuchando lo que decía papá, escuchando lo que decía mamá. Me parece que olvidé escucharme a mí misma. Mírame, Drew. Casi tengo treinta años y nunca he seguido los dictados de mi corazón. Me enamoré de Wade cuando tenía diecisiete años y lo perdí. Me enamoré de mis cuadros y los abandoné para llevar esta tienda.

Drew frunció el ceño. Leigh supo que estaba pensando en el sacrificio que le habían exigido a ella. Nunca había podido estudiar arte porque los Hampton querían que Drew hiciera la carrera militar. Leigh había cumplido con su parte, pero él no.

– Siempre me he sentido culpable por eso, hermanita. Creo que de verdad tenías talento. Sentí mucho que lo dejaras.

– Yo también. Pero me siento viva otra vez, ¿recuerdas? Mientras venía hacia aquí he pensado en retomar los pinceles. Wade y yo abrimos el trastero y me ha estado animando para que lo intente otra vez. Quizá no sea demasiado tarde.

– Quizá sería mejor que te tomaras el resto del día libre no sea que se te pase.

Leigh se sintió aliviada. Drew se preocupaba porque ella le importaba de verdad.

– Muchas gracias. Te tomo la palabra. Y me voy antes de que cambies de idea. No te preocupes por mí, Drew -dijo de camino a la puerta-. Wade es un buen hombre que no tiene nada que ver con lo que está pasando en Kinley.

– Es probable que tengas razón. Pero escucha lo que voy a decirte. ¿Qué pasará si Burt nunca resuelve el asesinato de Sarah o la desaparición de Lisa? ¿Podrías vivir con Wade el resto de tu vida con esa sospecha encima de él?

Leigh le apretó la mano por toda respuesta y salió de la tienda. Nunca lo había pensado. Amenazas aparte, se proponía restaurar el bueno nombre de Wade. Se negaba a pensar en lo que ocurriría si no lo conseguía.

Leigh se dirigió directamente al trastero en cuanto llegó a su casa. Había dejado la puerta abierta temiendo que si la cerraba se desvanecería toda esperanza de volver a pintar. Buscó las pinturas, un lienzo en blanco y un viejo caballete. Había una vista a pocas manzanas de su casa que siempre había deseado plasmar.

Capítulo trece

Leigh canturreaba mientras se acercaba a la casa de Wade. Había pintado hasta que se había quedado sin luz y con el cuello y los hombros doloridos por la falta de costumbre. Estaba tan contenta que iba riéndose. No había acabado el lienzo, pero lo que había hecho demostraba que no había perdido el talento. Momentos después, tuvo que reprimir una oleada de desengaño. Su madre le había enseñado que lo educado era llamar por teléfono antes de hacer una visita. Llamó por segunda vez, pero tampoco obtuvo respuesta.

A unas cuantas manzanas de su casa, Wade aceleró el paso. Tenía que correr para disipar la ira que la visita de Burt le había provocado. Todavía podía oír sus palabras amenazadoras.

– Será mejor que confieses, Wade. Las evidencias se amontonan con más rapidez de lo que puedo recogerlas. ¿Cómo es que nunca me dijiste que solías visitar el remanso donde fue hallado el esqueleto de Sarah?

Era evidente por qué no se lo había dicho. Lo que ya no era tan evidente era quién lo había hecho por él. La única respuesta posible apuntaba a Leigh. Wade se regañó a sí mismo por no haberlo esperado. Casi había empezado a pensar en un futuro a su lado. Wade se rió aunque le dolían los pulmones y aceleró aún más.

Leigh se dio la vuelta y se alejó de la puerta de Wade sin molestarse en disimular su desengaño. Entonces lo vio. Corría a grandes zancadas, devorando la distancia que les separaba. Pero su visita parecía estar más pendiente de sus pasos que de ella. A pocas casas de distancia aflojó el paso a una marcha rápida.

– Hola -saludó ella-. No estabas en casa y ya empezaba a pensar que debería haber llamado.

– Deberías, sí -contestó él, jadeando.

Quería interrogar a Leigh, pero deseaba ser él el que escogiera la ocasión y el lugar. En aquel momento, cansado y jadeante, estaba en desventaja. Y Leigh parecía salida de un anuncio de refrescos para gente guapa.

– He pensado que quizá podría convencerte para que prepararas algo de cenar -dijo ella, atribuyendo la tensión de su rostro al esfuerzo-. Aunque también puedo prepararla yo.

– No tengo hambre.

– Pronto lo tendrás -rió ella.

Intentó no mirar el sudor que le corría por el pecho desnudo. Tenía el vello negro, pero había empezado a ponerse gris. Aquello la entristecía porque le hacía recordar todo el tiempo que habían perdido.

Un ladrido la sobresaltó. Se volvió para ver un perro grande y negro que les amenazaba enseñando los dientes.

– ¿De dónde ha salido?

Wade se encogió de hombros. Aquella era una oportunidad tan buena como cualquier otra.

– No sé de quién es, pero se divierte atormentándome cuando corro. Por lo general, me persigue un par de manzanas. Hoy no me ha visto pasar. Entremos.

– Tengo noticias estupendas -dijo ella sin quitar la vista del perro-. Pero pueden esperar a que te hayas duchado.

– ¿Por qué esperar? Me sentarían bien unas cuantas noticias agradables.

El tono de Wade hizo que Leigh lo mirara detenidamente. Sin embargo, sólo vio un hombre que trataba de recuperar el aliento después de una carrera agotadora.

– He empezado a pintar -dijo ella sin poder contenerse.

– Estupendo -dijo él sin ninguna emoción.

Leigh se dio cuenta de que pasaba algo extraño. Cansado o no, aquella no era la manera en que un amante reaccionaba al día siguiente de haber hecho el amor.

– ¿Qué ocurre, Wade?

Wade atravesó la casa hasta el patio trasero seguido de Leigh. Le indicó que se sentara, aunque él permaneció de pie.

– Burt ha venido a verme hoy -dijo Wade, esperando ver dibujarse en su rostro los colores de la culpabilidad. o ocurrió nada. Leigh lo miraba sin comprender. Un velo descendió sobre el rostro de Wade mientras cruzaba los brazos sobre el pecho.

– ¿Y bien? -preguntó ella.

– Y resulta que sabe de nuestro remanso. En concreto, sabe que yo pasaba mucho tiempo allí. Y allí encontraron los restos de Sarah.

En vez de la culpa que esperaba descubrir, el rostro de Leigh expresó rabia y otro sentimiento que Wade no supo identificar.

– Y, claro, tú has asumido que he sido yo la que se lo he dicho.

Era triste, pero probaba definitivamente que Wade no confiaba en ella. Podían compartir sus cuerpos, pero no sus almas.

– ¿Y acaso no fuiste tú?

– Por supuesto que no. ¿Por qué iba a hacer algo así? Dime, ¿qué motivos podría tener?

Wade se limitó a encogerse de hombros. No lo había pensado porque Leigh afectaba a su capacidad de raciocinio. Leigh, con sus brillantes ojos de color violeta. Leigh, con sus mentiras y su traición.

– ¿Tan ciego estás que no te das cuenta de lo que siento por ti?

– Ahórrate los melodramas, Leigh -dijo él que quería hacerla sufrir tanto como sufría él mismo-. Ahórrate las palabras también porque no pienso creer nada de lo que digas. ¡Una segunda oportunidad! ¿No es eso lo que querías? ¡Qué iluso!

– ¿Qué pretendes decir?

– Ya te lo he dicho. Estás conmigo no porque quieres, sino porque te sientes demasiado culpable.

– Eso no es justo -replicó ella, enfadándose-. Eres tú quien no confía en mí. No intentes darle la vuelta y echarme la culpa.

– ¿Qué no es justo? No intentes decirme que tu empeño en encontrar al asesino de Sarah no está provocado por tu sentimiento de culpa.

– Pareces muy enfadado. ¿No te das cuenta de que la gente puede tener más de un motivo para hacer las cosas? Admito que me siento culpable por lo que pasó. ¿Y si quiero enmendar mi equivocación? Eso no tiene nada que ver con lo que siento por ti.

– Tiene todo que ver -chilló Wade-. Si hubieras hablado cuando debías, ni siquiera estaríamos en esta situación. Todo hubiera salido a la luz y nuestra relación habría tenido una oportunidad.

Por primera vez, Leigh se dio cuenta de que él tenía razón. El miedo mortal que le tenía a su padre habría evitado que saliera en defensa de Wade en caso de que le hubieran acusado.

– Y ahora eres tú el que no nos das esa oportunidad. Estoy harta, Wade. He admitido una y otra vez que me equivoqué, pero tú no puedes olvidarlo. Si pudiera volver atrás lo haría, pero es imposible.

– Yo tampoco puedo -dijo él, bajando la voz.

Los dos tenían un aspecto miserable. Su relación era como un columpio a punto de romperse y lanzarlos a la desesperación. Antes que Wade pudiera seguir hablando, Leigh se levantó y se fue por la puerta trasera. Wade la vio, pero ni siquiera intentó detenerla.

Wade volvió a casa a la mañana siguiente con el ceño fruncido después de pasear. No había podido dormir, pero el paseo tampoco la había calmado. Podía haberse equivocado al acusar a Leigh, pero no pensaba disculparse. Sin embargo, no podía engañarse a sí mismo. La quiso entonces y la seguía queriendo.

Al doblar la última esquina vio el coche patrulla de la policía aparcado frente a su puerta. El jefe Burt Tucker llamaba al timbre. Cuando le vio venir fue a su encuentro. Tenía la gorra calada baja y no sonreía. En su mano sostenía un documento:

– Wade Conner. Aquí tengo una orden judicial que me autoriza a registrar tu casa.

– ¿Qué buscas, Burt? -preguntó Wade un tanto sorprendido por su tono.

– No tengo por qué contestarte. No correré el riesgo de que destruyas la evidencia.

Wade sacudió la cabeza amargamente. ¿Cuándo iba a creer alguien en su inocencia aparte de Leigh?

– ¿Qué evidencia, Burt? Tienes que cometer un crimen para que haya una evidencia y yo no he cometido ninguno.

– Si no colaboras, tendré que detenerte por obstaculizar una investigación.

Wade abrió la puerta decidido a no separarse del policía. No creía que Burt fuera un agente corrupto, pero estaba desesperado por arrestar a alguien.

– No he dicho que no pensara cooperar. Sólo he dicho que no tengo nada que ocultar.

– Ya lo veremos.

Burt parecía un policía de película mala. Pero no se trataba de una película.

– ¿Cuál es tu habitación, Wade? -preguntó el policía, subiendo la escalera.

– La segunda puerta a la derecha.

Se apoyó en el quicio de la puerta mientras Burt registraba cajones y armarios mientras murmuraba para sí. Cuando llegó al armario donde Wade guardaba los zapatos se puso de rodillas.

– ¿Estás seguro de que no puedo ayudarte en nada?

– Necesito tus zapatillas de deporte.

Sin decir una palabra, Wade entró en la habitación. ¿Para qué demonios podía necesitarlas? Se inclinó, las sacó de debajo de la cama y se las entregó a Burt. El policía examinó las suelas. Sacó una bolsa de plástico de un bolsillo, metió las zapatillas y selló la bolsa cuidadosamente. Al volverse hacia Wade su expresión se hizo aún más seria.

– Quedas arrestado bajo la acusación de haber raptado a Lisa Farley -dijo sin poder evitar una ligera sonrisa-. Tienes derecho a guardar silencio. Cualquier cosa que digas podrá ser usada en tu contra entre un jurado. Tienes derecho…

– Un momento -le atajó Wade sin poder creer lo que oía-. ¿Me arrestas por un par de zapatos?

– En la escena del crimen se hallaron huellas. Estoy seguro de que cuando vayamos a la comisaría coincidirán.

– No lo dudo. Corro por este vecindario. No me extraña que haya dejado alguna huella en el jardín de alguien.

– También puedes haberlas dejado al raptar a Lisa -replicó Burt, sacando unas esposas-. Te sugiero que no digas nada más hasta que te consigas un buen abogado. Te has metido en un lío. ¿Quieres que te espose o vendrás por tu propia voluntad?

– Iré, aunque no por mi voluntad -dijo Wade, haciendo un esfuerzo para permanecer tranquilo.

Burt acabó de leerle sus derechos mientras Wade se sentía parte de una película irreal. Estaba claro que no debería haber vuelto nunca.

La cárcel de Kinley no era más que una celda de retención. Al construirla, la gente había insistido que se hiciera en las afueras para mantener a los posibles criminales tan lejos como fuera posible. Además de Wade y el fallecido Abe, los únicos que la habían ocupado eran dos jóvenes de Georgetown que habían robado en la gasolinera.

Leigh entró en la comisaría echando chispas. Había cerrado la tienda nada más enterarse de la noticia. No había olvidado su discusión con Wade, pero había cosas más importantes de las que ocuparse.

– ¿Te has vuelto loco? -le gritó a Burt-. ¿En qué estás pensando para arrestar a Wade? ¿No sabes que hay un asesino suelto? ¿De verdad crees que haces algo arrestando a un inocente?

Burt levantó su enorme cuerpo para tener alguna ventaja.

– Cálmate -gritó-. ¿Te digo yo cómo has de llevar tu negocio? Pues déjame hacer mi trabajo.

– ¡Y un cuerno! No voy a tolerar que te dediques a ganar puntos de cara a la ciudad a costa de un inocente. Quiero saber en qué te basas para acusar a Wade de secuestro.

Burt tuvo que hacer un esfuerzo por dominarse.

– Sabes que no tengo por qué decirte nada. Pero en vista de que eres mi cuñada y estás fuera de tus casillas te lo diré. Hemos encontrado unas huellas de zapatillas en el patio de los Farley. Coinciden exactamente con las zapatillas de deporte de Wade.

– ¿Y qué más?

– Que le hemos arrestado por secuestro.

– ¡Qué ridiculez! Es la evidencia más endeble que he visto en mi vida. Creía que Lisa desapareció cuando volvía de casa de una amiga. Hay un centenar de razones que pueden explicar esas huellas. Hay un perro grande que siempre le persigue cuando corre. ¿Y si le hizo salirse de la acera y pisar el patio?

Leigh esperaba que Burt dijera algo, pero guardaba silencio. Aquello la puso más furiosa todavía.

– Es una tontería arrestarle. Han pasado semanas desde que Lisa desapareció. ¿No te das cuenta de que no pueden ser del día del crimen porque la lluvia las hubiera borrado ya? ¿No entiendes que es una tontería?

Como la mayoría de los hombres cuyo lado fuerte no es la inteligencia, a Burt le irritaba que le llamaran tonto.

– Si no fuéramos parientes te echaría de aquí por insubordinación.

– Sólo porque sabes que tengo razón -gritó ella sin hacer caso-. Creo que te han presionado tanto para que arrestaras a Wade que ni siquiera te importa que sea inocente.

– Te advierto que te calles. Bien, y ahora vas a escucharme. No le has hecho caso a tu hermana. Ashley te llamó anoche. Cuando no contestaste no fue muy difícil adivinar dónde estabas.

– Eso no es asunto tuyo, Burt -replicó ella, recordando que había estado discutiendo con Wade.

– Quizá no, pero te nubla el entendimiento. No puedes ver lo que hay delante de tus narices porque lo tienes demasiado cerca.

– Ahórrate el psicoanálisis -dijo ella, dándose cuenta de que Burt no iba a ceder-. Voy a contratar al mejor abogado que pueda encontrar. Tus evidencias no resistirán una revisión. Son tan débiles que no resistirían aunque contratara al peor de los abogados.

– Te aconsejo que no te interpongas en mi camino.

Leigh no se echó atrás. Si Burt quería guerra, tendría guerra.

– Dime a cuánto asciende la fianza para que pueda sacarle de aquí.

– No es posible. Tengo que llevarle a Charleston para que un juez fije la fianza y no podré hacerlo hasta mañana por la mañana.

– ¿Cómo? Son las diez de la mañana. ¿Qué tienes que hacer hoy?

– Asuntos de la policía -dijo Burt, bajando la vista hacia el escritorio-. No puedo. Tendré que pasar la noche aquí, te guste o no.

– No me gusta. Y yo sí sé lo que hacer para aprovechar el tiempo. Por lo pronto, quiero ver a Wade.

Leigh creyó que su cuñado iba a negarse. Sin embargo, para su sorpresa la acompañó hacia la puerta que daba a las dos pequeñas celdas.

– Está ahí.

Leigh iba a abrir la puerta cuando cayó en la cuenta de algo que se le había pasado por alto.

– ¿Por qué me llamó Ashley anoche?

Burt guardó silencio un momento. Era evidente que trataba de decidir si debía contestarle.

– Reconozco que era para decirte los resultados del examen a los restos de Sarah. No te lo diría, pero mañana lo publicará el periódico. Parece que Sarah murió a consecuencia de un golpe en la cabeza.

– ¿No pudo ser un accidente?

– Sólo en tus sueños. Recuerda esto. Si vas a seguir con Wade, tendrás que acostumbrarte a hablar con él a través de los barrotes.

Leigh le ignoró y entró en la zona de las celdas. Estaban limpias debido a que eran nuevas, pero no tenían nada de alegres. Eran oscuras y sólo había un catre en cada una. Wade estaba sentado en el suyo. Tenía un aspecto agitado y nervioso. Alzó los ojos cuando Leigh se acercó, pero su expresión no era de bienvenida.

– Hola.

– Nunca me imaginé que un día me visitarías en una celda -dijo él sin devolverle el saludo-. La verdad es que me sorprende que me visites.

Leigh encontró un taburete y lo acercó a los barrotes. ¿Cómo podía hacerle entender que ya no tenía diecisiete años? ¿Cómo decirle que mientras él quisiera permanecería a su lado a pesar de todo?

– No te guardo rencor, Wade.

Wade no podía estar seguro si sus palabras pretendían herirle, pero lo consiguieron. Le castigaba por haber sido incapaz de perdonarla. Leigh había ignorado las habladurías y la gente para permanecer a su lado desde que había vuelto. Empezaba a darse cuenta de los motivos que había tenido para no perdonarla. Si la hubiera perdonado, habría sido libre para amarla otra vez y no podía amar a una mujer cuya única motivación era el sentimiento de culpa.

– Debes ser la única en esta ciudad.

– Wade, necesitas un abogado. Arthur Riley es el mejor de Charleston y, además, es amigo de mi familia. Puedo llamarle en cuanto te deje.

Wade se pasó una mano por la mejilla pensando en la manera de rechazar su oferta con delicadeza.

– Escucha, Leigh. Te lo agradezco de veras, pero preferiría que no lo llamaras. Quisiera contar con alguien de mi absoluta confianza. La verdad es que un amigo de tu familia no me inspira demasiada.

– ¿Tienes pensado otro? -preguntó ella, tratando de no sentirse herida.

– Se llama Spencer Cunningham. Es un buen amigo mío y un abogado condenadamente bueno.

Wade no le contó que Spencer era su mejor amigo, el hombre que mejor le conocía. Pero Spencer tampoco sabía nada de Leigh. Wade jamás le había hablado a nadie de Leigh.

– Pareces preocupado. ¿Crees que irás a juicio?

– Creo que sí. Quien matara a Sarah también ha secuestrado a Lisa y es lo bastante inteligente como para haber llegado hasta aquí. No veo por qué tendría que cometer un desliz ahora. Afrontémoslo. He caído en la trampa. Esperemos que la caída no haya sido tan fuerte que los daños sean irreparables.

Leigh tenía ganas de gritar, pero se contuvo porque no hubiera servido de nada.

– Han acabado con los análisis de Sarah. Parece que murió de un golpe en la cabeza, ¿a ti qué te parece?

– Que la mataron deliberadamente -contestó él, tratando de no imaginarse la escena.

– Ésa es la explicación lógica. A veces me pregunto si no estaremos todos equivocados respecto al caso de Sarah. Es posible que se escapara y se golpeara contra una roca ella sola.

– ¿En el pantano? Incluso aunque hubiera podido llegar hasta allí por sus propios medios, no habría vuelto a suceder. Lisa estaría en la casa de sus padres.

– Tienes razón. No es probable que Lisa también se haya escapado de su casa. Llamaré a Spencer. ¿Quieres que haga algo más?

– No -contestó él, rompiéndole el corazón.

Leigh se levantó y se dirigió a la puerta. Se detuvo un momento antes de abrirla.

– ¿Sabes que tendrás que pasar la noche aquí?

– El bueno de tu cuñado ya se ha encargado de decírmelo.

Wade intentó sonreír sin conseguirlo. Leigh salió de allí con el corazón tan sombrío como la sonrisa de Wade.

Capítulo catorce

Spencer miró severamente a su amigo. Era un hombre alto, rubio y atractivo. Parecía un surfista californiano, pero era inteligente y agudo. Wade sabía que estaba muy ocupado en su bufete pero había tomado el primer avión a Charleston en cuanto se había enterado.

Los dos amigos estaban sentados en el cenador de la casa de Ena bebiendo una cerveza que no conseguía relajarles.

– Será mejor que me cuentes cómo te has metido en este lío -dijo Spencer con una voz sorprendentemente suave-. Y te aseguro que es un lío colosal.

– Dímelo a mí. Pero antes quiero darte las gracias. No soportaba la idea de pasar una noche en la cárcel. Y, ahora que lo pienso, no me has contado cómo has conseguido persuadir a Burt de que me soltara.

Spencer hizo un gesto con la mano como si quisiera indicar que era lo menos que podía hacer.

– No ha sido persuasión exactamente. Yo le llamaría amenaza. Sus evidencias no podían sostenerse ante un jurado y él lo sabía. Le dije que le entablaría un pleito por arresto ilegal si no encontraba a alguien que pudiera fijar una fianza rápidamente. Una hora después estabas libre.

– ¿Pero no limpio? -preguntó sabiendo que Spencer se guardaba algo.

– Puede que tenga algo más que una simple huella. El buen hombre dice que tiene un testigo visual.

– ¡Imposible! ¿Cómo puede tener un testigo de un crimen que no he cometido?

– No es un testigo del crimen. Se trata de alguien que jurará haberte visto con la niña antes de que desapareciera.

– Un momento. ¿Hablas de Sarah Culpepper o de Lisa Farley?

Wade había admitido que había estado ayudando a Sarah con su bicicleta, pero ni siquiera conocía a la otra niña.

– De Lisa Farley. ¿Hay más de una?

Wade asintió. Aquello aclaraba todas sus dudas. Alguien estaba decidido a incriminarle. Meditó un instante sobre cómo contarle a su amigo los acontecimientos que había amortajado su pasado y se decidió por una versión abreviada.

– Sarah fue asesinada hace años cuando todos pensábamos que la habían secuestrado. Me culparon a mí, pero no había pruebas. Al final, me fui de la ciudad. Encontraron su esqueleto hace unos días.

– El estiércol se hace más profundo -dijo Spencer-. Supongo que tampoco tendrás una coartada para ese crimen.

– La verdad es que sí.

No quería desvelar su pasado, pero no era el momento de andarse con rodeos y secretos. Si Spencer tenía que hacer una defensa eficiente, necesitaba todos los datos.

– Su nombre es Leigh Hampton. Estaba con ella la noche en que secuestraron a la primera de las niñas.

– ¡Ah! -exclamó el abogado que había hecho sus propias deducciones-. Supongo que ella será la protagonista central de este misterio.

– Es una manera de decirlo. Hemos estado investigando para tratar de averiguar lo que sucedió hace doce años.

Spencer terminó su cerveza y se levantó. Wade parpadeó para asegurarse de que no alucinaba. Un momento antes, Spencer parecía necesitar un buen descanso. El Spencer que tenía delante se había revitalizado.

– Bien, ¿a qué esperamos?

– ¿A qué te refieres? -preguntó Wade, receloso del repentino cambio de humor de su amigo.

– Quiero saberlo todo sobre esos secuestros y tres cabezas piensan mejor que una. Vamos a visitar a tu amiga Leigh Hampton.

– No es tan sencillo -dijo Wade con los ojos fijos en la mesa.

Cuando vio que Wade no se explicaba, Spencer volvió a sentarse. Puso los codos sobre la mesa y alzó las cejas dispuesto a escuchar.

– ¿Por qué no? ¿Acaso no está de nuestro lado?

– No es eso.

Wade pensó que Leigh había estado de su parte desde que la había visto en el cementerio. Entonces le había ofrecido su compasión. Luego se había ofrecido a sí misma. Y Spencer quería pedirle apoyo.

– Entonces, ¿qué es? -insistió Spencer.

Wade se preguntaba cómo decirle a su amigo que no se quiere a una mujer que se mantiene a tu lado por un sentimiento de culpabilidad. Le echó un vistazo a su reloj y vio que eran casi las seis de la tarde.

– Nada. Trabaja cerca de aquí. Vamos.

Leigh estaba nerviosa. La gente de Kinley sabía que tenía que cerrar a las seis, pero no hacían demasiado caso y se demoraban hasta, última hora. Ya eran las seis y cuarto y habían sonado las campanillas anunciando la llegada de otro cliente.

– Hemos cerrado.

Alzó la vista y se encontró a Wade en compañía de otro hombre. Estaba segura de que debía ser Spencer Cunningham.

– ¿Te importa si te esperamos? -preguntó Wade.

En la caja registradora había tres personas mayores. Los tres miraron con expresión de desagrado a Wade.

– Hola -dijo Leigh, ignorándolos.

Todos los clientes se habían callado, pero las sospechas llenaban el aire. Leigh les dirigió un gesto de disculpa cuando despachó al último cliente.

– Dime que no te has fugado -bromeó ella.

Wade intentó sonreír sin conseguirlo. Parecía que la estancia en la celda le había dejado exhausto.

– Nada de eso. Se lo debo al mejor abogado de Nueva York. Leigh, quiero que conozcas a Spencer Cunningham.

Leigh le habría reconocido sin la presentación. Se veía a las claras que no era de Kinley y llevaba la determinación y la inteligencia escritas en el rostro.

– Creía que eras abogado, no que hacías milagros. ¿Cómo has convencido a Burt para que lo soltara?

– Digamos que utilicé un poco de persuasión legal -bromeó Spencer mientras le estrechaba la mano.

– ¿Ha terminado todo?

Spencer hizo un gesto negativo. Leigh se sintió tan frustrada que dio un zapatazo contra el suelo.

– Es como para volverse loca. No pudo creer que Burt haya presentado cargos con una evidencia tan débil. La huella de unos pies semanas después del suceso. ¿Es legal?

– Puede que tenga algo más que la huella de un pie -dijo Wade-. Burt afirma que tiene un testigo.

– ¡Imposible! -exclamó Leigh.

– No vamos a resolver nada hablando aquí. Me gustaría que me dierais todos los detalles posibles, pero estoy seguro de que debe haber un sitio más cómodo que la tienda.

– ¡Oh! Lo siento. Podemos ir a mi casa -invitó ella.

– Esperaba que lo dijeras -bromeó Spencer.

Leigh cerró la tienda mientras trataba de combatir la desesperación que amenazaba con dominarla. Unos minutos después, estaban instalados en el salón de Leigh frente a una pizza que ella misma había preparado. Ella deseaba cogerle la mano para confortarle, pero Wade se había instalado lo más lejos posible.

– Empezad cuando queráis -dijo Spencer.

Comenzaron la historia con la fatídica noche en que Sarah había desaparecido y la acabaron con la detención de Wade. Debido a que Spencer necesitaba toda la información que pudiera recopilar para preparar la defensa sólo omitieron los detalles más personales. Cuando terminaron, habían transcurrido varias horas.

– ¿Eso es todo? -preguntó el abogado.

– Sólo falta añadir que soy una detective pésima. Nos engañamos a nosotros mismos al pensar que podíamos encontrar la pista de algo sucedido hace tanto tiempo. Lo único nuevo que hemos averiguado es que Sarah llevaba una manta roja a todas partes y que Abe Hooper estaba empeñado en que había sido testigo de su secuestro. Pero ha muerto y, de todas maneras, su palabra no gozaba de credibilidad.

– No seas tan dura contigo misma. Lo sucedido no es culpa tuya.

– Yo no estoy tan segura. No fue tu futuro el que eché a perder -dijo ella, mirando a Wade.

– No fue culpa tuya -afirmó él, sorprendido al ver que creía en lo que decía.

Leigh lo miró como si estuvieran a solas. Llevaba años esperando oír esas palabras de sus labios. Pero ya no podía aceptarlas.

– Si hubiera hablado entonces, nada de esto habría sucedido. Quizá Sarah no hubiera muerto, ni Lisa habría desaparecido, ni tú habrías sido acusado.

– No pienses eso -dijo Wade volviendo a sorprenderse-. Creo en el destino. No importa lo que hubieras hecho, esto habría pasado igualmente.

– ¿Lo dices de verdad? -preguntó ella sin atreverse a creerle.

Spencer carraspeó para llamar su atención.

– Siento interrumpir, pero la libertad de Wade depende de lo que me contéis. Ahora pensad. ¿Conocéis a alguien que haya actuado de una forma extraña desde el regreso de Wade? O quizá no sea extraña la palabra adecuada, digamos que con nerviosismo.

– Nadie excepto el viejo Hooper. Debía estar loco. Si no, no consigo imaginarme por qué me advirtió que me mantuviera lejos de Wade. Pero eso fue lo que dijo.

– ¿Te pidió que te mantuvieras alejada de Wade?

Leigh meditó un momento. Había dicho algo muy parecido pero aquellas palabras no eran las palabras exactas. «Andas en compañía de un tipo muy peligroso». ¡Eso era! No había nombrado a Wade. Ella sólo lo había deducido.

– ¡Leigh! ¿Qué te ocurre? -preguntó Spencer, preocupado.

– No estoy segura de que sea importante. Abe me dijo que andaba en compañía de un tipo muy peligroso. No mencionó el nombre de Wade, pero tampoco podía referirse a nadie más.

– Estoy seguro de que no soy el único hombre con el que has andado en estos doce años.

– No, pero es ocioso sospechar de Drew. Burt puede ser un cabezota y lo que tú quieras, pero no es un asesino. Y Everett… Bueno, Everett, es Everett. Abe debía estar loco. No podía referirse a nadie más que a ti.

– ¿Y Gary Foster?

– La única vez que he estado con Gary fue cuando compró pilas en la tienda. Es inútil. Empiezo a pensar que deberíamos concentrarnos en limpiar el nombre de Wade. Parece que estamos ante un caso sin solución.

– Ni siquiera tú crees lo que dices.

– Claro que no. Creo que hay que castigar a los criminales, pero también creo que todos debemos pagar por nuestros pecados.

Spencer se quedó mirándola absorto en sus propios pensamientos.

– Has dicho algo sobre una manta roja, Leigh. Quizá pueda significar algo.

Leigh negó con la cabeza. Eran casi las doce y no habían llegado a ninguna conclusión.

– Creo que lo mejor será dejarlo hasta mañana.

– No me parece mala idea -dijo Spencer, reprimiendo un bostezo.

Sin embargo, Wade estaba rígido. Se levantó mirando a Leigh mientras que los pensamientos se arremolinaban en su cerebro. La manta roja de Sarah, la manta roja en la pintura de Leigh. Wade cerró los ojos y lo vio todo rojo.

– ¿Qué te ocurre, Wade? -preguntó Leigh, alarmada.

– ¡Tu cuadro! La vista que pintaste de la calle Calhoun al día siguiente de la desaparición de Sarah. Ése que tiene una mancha roja.

Leigh abrió mucho los ojos. ¿Y si la pincelada roja señalaba al asesino?

– ¡Oh, no! -exclamó ella, poniéndose pálida.

– ¿De qué habláis? -preguntó Spencer sin comprender-. ¿Se os ha ocurrido algo?

Leigh sentía que era el pensamiento más desagradable que jamás le había pasado por la cabeza. No podía decirlo en voz alta hasta estar segura de que era verdad. Echó a correr escaleras arriba hacia el trastero. Wade y Spencer la siguieron.

Leigh se decía que no era posible. Él no podía haberlo hecho. «Andas en compañía de un tipo muy peligroso». No, no podía ser verdad.

– ¡Señor! ¡Señor, que me equivoque! -rezó mientras buscaba en una pila de cuadros viejos.

Sacó el que buscaba y lo sostuvo ante sí para mirarlo atentamente. Era un día triste y había pintado la calle en colores apagados, como si estuviera plagada de sombras. Pero en la parte superior había una pincelada de rojo, justo donde había temido encontrarla. Sarah debía haber intentado usar la manta como señal para llamar la atención, pero no había funcionado.

Doce años demasiado tarde, había descubierto la pista y entendido su significado. La manta roja en la ventana de la torre de la casa de Everett había cumplido su misión.

Leigh giró la cabeza para mirar a Wade. Tenía el rostro bañado en lágrimas. Wade vio la pincelada roja. La estrechó entre sus brazos y le acarició el pelo dejando que se desahogara. En la puerta, Spencer les miraba sin comprender nada.

– La pista ha estado en el cuadro durante todos estos años -sollozó ella contra el hombro de Wade.

Se limpió las lágrimas e intentó recobrar el control de sí misma.

– Es irónico. No recordaba haber pintado una mancha roja en la habitación de Everett, pero debió de quedar impresionada en mi subconsciente. Un color tan alegre en un día tan aciago.

«Everett», pensó Wade. Everett el sumiso. El que nunca había matado una mosca, había asesinado a una niña. Más aún. Había asesinado a una niña, secuestrado a otra y tratado de arruinar dos vidas.

– Eso era lo que Abe trataba de advertirte -le dijo a Leigh.

De pronto, se le ocurrió que también podía haber matado a Abe. Wade sintió que una rabia incontenible se apoderaba de su cuerpo.

– ¿Pero por qué lo hizo? -preguntó Wade.

Leigh se separó de él. Nunca se había sentido tan mal.

– Tenías razón al decir que siempre había estado enamorado de mí. Yo lo sabía, pero no me imaginaba que pudiera llegar tan lejos. De alguna manera, averiguó lo nuestro y secuestró a Sarah para incriminarte.

– Y ha secuestrado a Lisa porque ya le funcionó la primera vez -concluyó Wade-. Tuve que dejar la ciudad y a ti al mismo tiempo.

– Hemos sido marionetas en sus manos -dijo ella-. Estábamos tan ocupados culpándonos el uno al otro que no nos detuvimos a pensar que había otro culpable, el verdadero.

Leigh se apartó de él. El mismo gesto de doce años antes. ¿Pero cómo podía saber que obedecía al plan retorcido de una persona enferma?

– Hay que llamar a Burt -dijo, pero Wade se dirigió hacia la puerta.

– ¿Dónde vas? -preguntó el abogado.

– A casa de Everett -contestó él sin detenerse-. Ya ha muerto una niña y temo que pueda morir otra si perdemos más tiempo.

– Deja que llame a Burt antes -dijo ella.

– Wade, no creo que sea una buena idea -objetó Spencer.

Leigh asintió, pero no podía ir tras Wade antes de llamar a su cuñado. De repente, Everett representaba un peligro mortal y quería disponer de toda la ayuda que pudiera conseguir.

Wade corrió a la casa de Everett sin hacer caso de la noche perfumada. Everett tenía que haberse vuelto loco sin que nadie lo notara. ¿Quién sino un loco podía matar a una niña indefensa? Sólo esperaba que no fuera demasiado tarde para Lisa.

Sólo había unas pocas luces encendidas en la casa. La ventana de la torre estaba a oscuras.

Aquella noche, con la luna oculta tras las nubes, la casa se alzaba amenazante, como el decorado de una película de terror.

Wade había sabido que iría desde que había visto la mancha roja en el cuadro, pero no había trazado un plan de acción. Sin embargo, estaba más decidido que nervioso. La culminación de doce años de lágrimas, malentendidos y dolor estaba al otro lado de la puerta.

No podía llamar porque alertaría a Everett de su presencia. No debía subestimarle. Había sometido a Leigh a una persecución metódica para asustarla. Tanteó el pomo, pero la puerta no se abrió. Alguien con tanto que ocultar como Everett no dejaría nunca la puerta abierta. Pero Wade no había llegado hasta allí para que le detuviera una cerradura. Vio una ventana y supo lo que iba a hacer. Haría mucho ruido, pero no tenía otra alternativa. Buscó una piedra. El ruido sonó como un cañonazo en la quietud de la noche. La ventana estaba a la derecha de la puerta y sólo tuvo que meter la mano y correr el pestillo.

Wade aguardó a que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad que reinaba en el interior. Los ventiladores estaban parados.

Esperaba que Everett apareciera para averiguar a qué se debía el estrépito, pero se equivocó. Sabía que no tenía tiempo que perder y se lanzó escaleras arriba pensando que conducían a la torre. Sin embargo, se encontró en el segundo piso. Cuando empezaba a pensar que debía bajar, encontró otra escalera que ascendía. Arriba, había una sola puerta. Estaba cerrada. Había una llave colgada de un clavo en la pared. La probó y la cerradura se abrió.

La puerta chirrió, pero Wade no hizo caso. En un rincón, sobre un montón de mantas, había una niña inmóvil. Wade sólo podía distinguir su pelo rubio, como el de Sarah, en la oscuridad. Temió lo peor.

Encontró el interruptor de la luz. Al encenderla, la niña volvió hacia él un rostro en el que eran visibles las huellas de las lágrimas. Instantáneamente, se apretó contra la pared como un animal acorralado.

– ¿Lisa? No tengas miedo. He venido para llevarte a casa.

La niña lloraba cuando la cogió en brazos, todo su cuerpo se sacudía con los sollozos.

– Quiero ver a mi mamá. Quiero irme a mi casa.

– No te preocupes, preciosa. No vamos a quedarnos ni un minuto más -la tranquilizó Wade aunque hervía de rabia por dentro.

– No debiste venir -dijo Everett, desde la puerta.

Lisa lloró aún más fuerte, pero Wade no se sobresaltó. La estrechó contra su pecho para se sintiera protegida. En su interior, la rabia crecía hasta volverse incontrolable.

– Y tú no deberías tener una niña en el ático. ¿Qué clase de monstruo eres?

Everett llevaba los mismos pantalones negros y la camisa de manga corta de siempre. Tenía el pelo revuelto y las gafas le pendían de la punta de la nariz. Pero sus ojos brillaban con un resplandor nuevo y amenazador.

– La cuido bien. Le doy de comer y le consigo libros para que se entretenga. Y todo por tu culpa -dijo Everett en un tono completamente distinto-. Nunca la habría traído de no ser por ti. Lo has echado todo a perder.

Wade reconoció el peligro en los ojos de Everett y decidió que era mejor no contestarle.

– Vamos, Lisa. Te llevaré a casa.

– No vais a ningún sitio.

La voz de Everett temblaba. Se llevó la mano al cinto y sacó una pistola.

– Si sales por esa puerta, firmarás mi sentencia de muerte.

– Tendrías que haberlo pensado antes de secuestrar a Sarah y a Lisa.

Lisa lloraba en silencio, pero se aferraba con todas sus fuerzas al cuello de Wade.

Everett se enfureció. Le apuntó con el arma, pero un ruido en la puerta le distrajo. Allí estaba Leigh, con la boca ligeramente abierta y el corazón saltándole en el pecho. Después de llamar a Burt y decirle a Spencer que se quedara en su casa, había corrido hasta allí. Había rezado por estar equivocada con respecto a Everett, pero sabía que habían descubierto la verdad.

– Everett, ¿cómo has podido?

Everett se puso pálido al verla, pero no bajó la pistola. Al contrario, le indicó que se reuniera con Wade y Lisa. Leigh obedeció asustada. No le tenía miedo a Everett pero aquel no era Everett, sino un loco.

– Tuve que raptarlas, ¿no lo comprendes? Él es como un veneno para ti. Te hubiera arruinado la vida. Sólo intentaba alejarle de ti.

Leigh sintió que se le revolvía el estómago. Doce años atrás, había amado a Wade con toda la pureza de una niña mientras que el mal crecía en el corazón de su mejor amigo. Una niña había pagado con su vida.

– No. No lo comprendo. No entiendo por qué tuviste que matar a Sarah -dijo asqueada.

Everett detectó la repulsión que le causaba. Pareció herirle, pero no bajó el arma.

– Yo no la maté. Le chillé al ver aquella estúpida manta roja en la ventana. Empezó a llorar y me acerqué para decirle que se callara. Ella se cayó de espaldas y se golpeó la nuca contra el alféizar.

Leigh y Wade miraron hacia la ventana. El alféizar era de mármol y tenía la altura de un niño. Sarah debió ponerse de puntillas para poner su manta en la ventana.

– Y en vez de llamar al médico, en vez de pedir ayuda, la llevaste al pantano -le acusó Leigh, llorando.

– ¡No me escuchas! -chilló Everett-. Ya había muerto. No se podía hacer nada por ella. Yo te amaba. Intentaba salvarte la vida.

– ¿Y Abe Hooper? ¿También le mataste tú?

A Everett le temblaba violentamente la mano.

– ¿No lo entiendes? Tenía que morir. Te seguí aquel día y le oí decirte que me había visto coger a Sarah. Tú no lo entendiste, pero yo sabía que sólo era cuestión de tiempo. Tuve que seguirle al arroyo y ahogarle. Todo lo hice por ti.

– ¡Oh, no! -exclamó ella, al darse cuenta de que el Everett que ella había querido se había ido para siempre-. Me has amenazado. Destrozaste mi habitación. Me seguiste hasta darme un susto de muerte.

– No podía soportar que durmieras con él. Lo hice porque te amo.

– ¿A eso le llamas amor? ¿A privarme del único hombre con quien podría haber sido feliz? ¿A apuntarme con una pistola le llamas amor?

– No lo entiendes -gritó él-. Sólo quería que tú me amaras.

Sus hombros empezaron a agitarse y dejó caer la mano que sujetaba la pistola. Wade supo que aquella podía ser su única oportunidad. Con una mirada le hizo señas a Leigh para que fuera hacia la puerta. Sólo se oían los sollozos de Everett y de Lisa. Leigh ya estaba en la puerta cuando Wade empezó a moverse.

– ¡Quedaos donde estáis! -chilló Everett, apuntándoles otra vez-. Al primero que se mueva le pego un tiro.

Wade supo lo que tenía que hacer. Era una fanfarronada, tenían que seguir.

– No te detengas -le susurró a Leigh.

– ¡Alto! -repitió Everett.

Siguieron andando. Wade se preparó para sentir el impacto de una bala en su cuerpo. Pero en vez de dolor se sintió aliviado como nunca en su vida cuando los tres llegaron a la escalera a salvo. Burt subía los escalones con la pistola desenfundada.

– Everett está ahí y tiene una pistola -dijo Wade con voz átona-. Acaba de confesarlo todo.

Burt asintió. Everett había chillado tanto que se le había oído desde la calle.

– Yo también le he oído. ¿Está bien la niña?

– Tan bien como puede esperarse -dijo Wade.

Burt entró en el ático.

– Vámonos de aquí -dijo Leigh.

Cuando llegaron a la calle, se sintió invadida por una profunda tristeza. Lisa seguía llorando, pero Leigh lloraba por dentro. La noche era silenciosa, incluso los grillos se habían callado. La luna asomó un momento para volver a ocultarse tras el manto de nubes.

El sonido de un disparo rompió el silencio. Un momento después, Burt salió de la casa con la cabeza gacha. Miró un momento el trío e hizo un gesto negativo.

Y ya no hubo más silencio porque Leigh se echó a llorar más fuerte que la pequeña Lisa, que se había visto en el centro de un triángulo del que nadie había sospechado hasta aquella noche.

Capítulo quince

Leigh se despertó a la mañana siguiente con un fuerte dolor de cabeza y los ojos hinchados y enrojecidos por el llanto. Lo primero que vio fue el dosel rosa. Sorprendida, se incorporó y entonces recordó. Estaba en la habitación de su sobrina.

El reloj marcaba las nueve, pero no podía haber dormido más de dos horas. Le extrañaba no haber tenido pesadillas, pero pensó que con lo sucedido la última noche tenía bastante para una buena temporada.

Le hubiera gustado creer que no había ocurrido nada, pero sabía que Everett estaba muerto. Everett que había compartido su infancia y la había amado más allá de la cordura.

Cuando Ashley y Spencer habían llegado, Leigh y Lisa lloraban. Estaba segura de que de no ser por eso, Burt les habría amonestado por entrar en la casa. Pero ni siquiera Burt tenía tan poco tacto. Leigh se había refugiado en los brazos de su hermana que por una vez había permanecido en silencio.

Leigh se había perdido el único acontecimiento feliz de toda la noche, la reunión de Lisa con sus padres.

El resto era una niebla de tristeza. Recordaba las luces de una ambulancia, los brazos de Wade sobre sus hombros y su declaración en la comisaría. Se sentía sola y miserable.

La puerta se abrió para dejar paso a la cabeza de Ashley que espiaba su sueño. Incluso el aspecto de su hermana acusaba los efectos de la noche. El maquillaje no lograba disimular las ojeras ni la preocupación de su mirada.

– Leigh, ¿te encuentras bien?

Leigh intentó sonreír, pero no pudo conseguirlo.

– No. Me siento triste, traicionada, estúpida. ¿Por qué no me di cuenta? ¿Por qué no supe que Everett estaba detrás de todo?

– Cariño, no te culpes. No podías saberlo. Además, eras la única que seguía la pista correcta. ¿No sabes que Everett fue a ver a Burt para decirle que Wade solía hacer el vago donde aparecieron los restos de Sarah? Incluso le dijo que le había visto con Lisa la noche en que desapareció. Estábamos tan preparados para culpar a Wade que ninguno nos dimos cuenta.

Leigh ahogó un sollozo decidida a no llorar. Ya había llorado bastante, ahora debía curarse.

– Nunca he entendido por qué todo el mundo quería usar a Wade como cabeza de turco.

– Yo tampoco, cariño. Supongo que es más fácil sentirse a salvo si puedes señalar a tu enemigo. ¿Quién iba a imaginárselo?

– Yo tendría que haberlo sabido.

– Déjalo ya, Leigh. Si no hubieras empezado a removerlo todo, quizá Lisa nunca habría aparecido. Y quizá Wade habría ido a la cárcel.

– Y quizá no tendrías que admitir que te equivocabas respecto a él.

– De acuerdo. Me equivoqué. Es el hombre que te conviene.

Leigh sonrió entonces. Una sonrisa débil como un rayo de sol en invierno. Abrazó a su hermana con fuerza. Cuando se separaron, las dos tenían lágrimas en los ojos. Ashley le apretó la mano cariñosamente.

– Si me necesitas, estaré abajo.

Wade se inclinó sobre la ventanilla del coche. Spencer estaba al volante. Se miraron con afecto.

– Nunca te agradeceré bastante que hayas venido. ¿Estás seguro de que no quieres quedarte un par de días?

– ¿Para qué? Te he librado de una buena, ¿no? ¿Qué más quieres que haga?

Wade se rió, aunque no estaba de humor para alegrías. La noche anterior había sido la culminación de una serie de horrores que tardaría mucho tiempo en olvidar. Ahora era libre para dejar Kinley y a Leigh.

– Guárdame una cerveza en Manhattan -dijo Wade.

La sonrisa de Spencer desapareció de sus labios.

– ¿Vuelves, entonces?

– En cuanto recoja mis cosas y ponga la casa a la venta.

– ¿Y Leigh?

Wade se puso pálido. Spencer no se sorprendió porque había tirado a dar.

– ¿Qué ocurre con Leigh? -replicó Wade como si hablaran del tiempo.

– Una vez me dijiste que habías dejado tu corazón en Kinley. Hasta que no conocí a Leigh no me di cuenta de que lo habías dejado con una mujer. ¿No crees que ya es hora de decirle que la sigues queriendo?

Wade sonrió sin alegría.

– ¿Y que se ría de mí en mi propia cosa? No, Spencer. Hay cosas que es mejor callar.

– Ella también te quiere.

Wade palmeó el hombro de su amigo antes de erguirse.

– Hace mucho tiempo que no creo en cuentos de hadas. Lo único que Leigh quiere de mí es el perdón y ya lo tiene. Ahora es libre de vivir el resto de su vida sin el peso de la culpa y yo soy libre para marcharme. Nos veremos en Nueva York.

Wade se dio media vuelta y se dirigió al porche. Su amigo puso el coche en marcha. Antes de alejarse, se miraron a los ojos. Wade se dio cuenta de que Spencer pensaba que dejaba a sus espaldas una tragedia aún mayor que la de la noche anterior.

Eran las seis de la tarde cuando Leigh se sentó en el sofá de su casa. Le había dicho a su hermana que quería pasar el día haciendo limpieza y no le había mentido. La casa estaba resplandeciente, mucho más que el primer día. Sin embargo, la tarea no le había servido para solucionar sus problemas personales.

Estaba segura de que Wade se iba. Ni siquiera la había llamado para ver cómo se encontraba. No lo culpaba. La había perdonado. Pero el perdón no era amor. La culpa era de ella por haberse enamorado desesperadamente de él.

Reprimió las lágrimas que amenazaban con brotar. Wade se iba y tenía que acostumbrarse. Lo había hecho una vez y podía repetirlo. Sólo que aquella vez sería diferente. Vendería la tienda y se marcharía a estudiar arte. Tenía la esperanza de que una nueva vida pudiera contrarrestar el dolor de su amor perdido. Kinley no era un sitio malvado porque hubiera albergado el mal, sólo era un sitio cualquiera. Ya era hora de que dejara de pagar por los crímenes que otro había cometido.

Sonó el timbre. Leigh se levantó de mala gana. Había aceptado las disculpas de su familia. Incluso su madre, con quien no había hablado desde su enfrentamiento en la comida, la había llamado.

– Odio admitir que estaba equivocada con Wade, pero lo estaba -le había dicho-. No quiero perderte, Leigh. Si lo quieres, no seré yo quien ponga objeciones. Tu padre y yo nunca nos facilitamos la vida. Quizá haya llegado la hora de empezar.

Leigh se había quedado sorprendida que sólo había podido responder con monosílabos. Pensó en lo irónico de la situación. Grace pensaba que había un futuro para ellos cuando ella se preparaba para decirle adiós definitivamente. Cabía la posibilidad de que fuera él quien llamaba a la puerta. Intentó arreglarse el pelo pero abandonó. Una mujer descalza y en pantalones cortos nunca había sido elegante y nunca lo sería. Abrió la puerta y allí estaba Wade, atractivo, deseable e… inalcanzable.

– Hola.

Leigh no respondió y Wade se preguntó por qué había ido. ¿Sólo para torturarse con la imagen de la mujer que amaba y nunca podría tener? ¿Una mujer deseable incluso cuando no se arreglaba? Pero no podía irse sin decirle adiós.

– ¿Puedo pasar?

Leigh despertó y se hizo a un lado. Wade la contempló. Tenía la mejilla sucia y el polvo cubría su ropa.

– ¿Has estado limpiando?

– Pues sí. No me apetecía sentarme a pensar en que uno de mis mejores amigos era un asesino -le explicó sabiendo que no era sino parte de la verdad.

– La gente no siempre es lo que parece.

Leigh se dio cuenta de que no había amargura en su voz a pesar de todo lo que Everett había hecho para perjudicarle. A ella le costaba trabajo perdonarle a pesar de que estaba muerto, de que había estado loco.

– Ojalá me hubiera dado cuenta antes de lo que le pasaba a Everett.

Wade sintió deseos de abrazarla, pero no tenía derecho. No cuando su relación se acababa por segunda vez.

– Me he encontrado a Burt y me ha dicho que Lisa está mucho mejor. La han examinado y no tiene ningún daño físico.

– ¿Y tú? ¿Te han dado permiso para irte?

Wade asintió. Había notado la desesperación en su voz, pero no acababa de entenderlo. ¿Por qué le afectaba tanto que él se fuera?

– Burt ha retirado todos los cargos que había contra mí.

Leigh quiso decir que se alegraba por él, pero no pudo. La sensación de que le perdía para siempre la agobió. De repente, se dio cuenta de que seguían en el vestíbulo.

– Perdona, pasa. ¿Quieres un vaso de limonada?

– No he venido a tomar limonada. He venido a decirte que regreso a Nueva York.

Lo había dicho. No estaba preparado para decirlo, pero lo había hecho. Lo más grave era que jamás estaría preparado.

Leigh había esperado aquellas mismas palabras, pero ni siquiera podía respirar. La pesadilla de la noche anterior se prolongaba. Después de años de esperarle, de sufrir por él, Wade se marchaba. Sin embargo, el sufrimiento era peor que nunca.

Se preguntó si sus brazos volverían a abrazarla alguna vez. Doce años de pérdida no parecían nada comparados con lo que iba a perder. Se sintió tan devastada como la noche anterior, cuando había descubierto la verdad sobre Everett.

Wade estaba perplejo por su reacción. Quería quebrar aquel silencio opresivo.

– He puesto mi casa a la venta. He embalado todo lo que mi madre dejó para instituciones benéficas. No ha sido un día fácil.

– Es difícil despedirse de lo que se quiere -alcanzó a decir ella-. ¿Cuándo te vas?

Leigh sintió que se le desgarraba el corazón. Apartó la mirada y fue al salón. El ventanal proporcionaba una vista del jardín que ella misma cuidaba. Sabía que Wade estaba detrás de ella. Una mano se posó en su hombro. Había empleado tantas energías levantando sus defensas contra él que no podía levantarlas por última vez antes de que se derrumbaran.

– Antes de irme, Leigh, quiero que sepas que no te culpo por lo que sucedió hace años. Antes sí, pero me he dado cuenta de que fue una de esas cosas que te ocurren cuando estás creciendo. Tú tenías razón. No puedo pedirte responsabilidades por algo que sucedió hace tanto tiempo.

– ¿Estás diciendo que me perdonas? -dijo ella con voz trémula.

Wade asintió, todavía perplejo ante su reacción. ¿Por qué actuaba de aquella manera tan extraña si lo único que quería era su perdón? ¿Acaso no lo tenía?

– Sí, supongo que es eso lo que digo. Te perdono. ¿No es lo que querías?

Leigh soltó una carcajada, un sonido desgarrado y artificial antes de que las lágrimas empezaran a brotar de sus ojos. Wade olvidó sus precauciones y la abrazó. Ella apoyó la cabeza contra su pecho, agradecida por el refugio que representaba, aunque sabía que no podría contar con él al día siguiente.

– Claro que deseaba tu perdón. Comprendo perfectamente que tengas que marcharte. No puedes ser feliz aquí después de todo lo que ha pasado. Sé que no puedes vivir en una ciudad donde la gente no confía en ti.

– Entonces, ¿por qué lloras?

Leigh guardó silencio unos momentos. Se debatió entre salvar su orgullo o decir la verdad. Recordó que el orgullo no le había servido de nada doce años antes y se decidió.

– Nunca me ha resultado fácil perderte. No fue fácil cuando era casi una niña, pero ahora es más duro. Sin embargo, ya aprendí a vivir sin ti una vez. Puedo intentarlo de nuevo.

Una chispa de esperanza se encendió en Wade. La apartó de sí para mirar el fondo de sus ojos violetas. Le tomó las manos. Leigh advirtió que sus ojos grises rebosaban de sinceridad y desesperación.

Wade se sonrió. Durante doce años, los recuerdos de Leigh había estado teñidos de dolor y resentimiento. Había mantenido vivo el rencor porque hubiera sido imposible vivir con sus verdaderos sentimientos. Había algo en aquella mujer menuda que le había atrapado para siempre. No estaba seguro de qué era, lo único que sabía era que la amaba con todo su ser. Spencer tenía razón. Era el momento de decirle cómo se sentía.

– He estado reprimiendo mis sentimientos desde el instante en que volví a verte. Incluso después de haber dormido juntos, seguí diciéndome que no podía ser amor. Pero no era otra cosa.

Los ojos húmedos de Leigh se abrieron sorprendidos.

– ¿Me quieres?

– No creo que haya dejado de quererte nunca. No espero que me correspondas, no por ahora. Me basta con importante un poco. Porque te importo, ¿verdad?

Leigh le sonrió con todo su amor en los ojos.

– ¿Qué te hace pensar que no te quiero? ¿Qué crees que intento decirte desde que has llegado? Claro que te quiero. No pensarás que me voy a la cama con todo antiguo amante que pasa por la ciudad, ¿no?

– Será mejor que no.

Se besaron con fiereza y ternura a la vez. Leigh cerró los ojos y Wade le acarició el pelo como siempre le había gustado.

– Entonces vente conmigo. Tengo mi casa de Nueva York. Está justo en la esquina de una escuela de arte.

– ¿Y qué voy a hacer con la tienda? -preguntó ella divertida.

– Véndela e invierte el dinero para asegurar la vejez de tu madre. Drew quedará libre para escoger la carrera que más le guste. ¿No te has dado cuenta de que no soporta los negocios?

Leigh asintió y fingió considerar su propuesta.

– No es mala idea.

– ¿Qué? Lo resolvería todo. Tu familia se quedaría contenta y tú podrías casarte conmigo.

– Casarnos -repitió ella fuera de sí de felicidad-. ¿Estás pidiéndome que me case contigo?

– Por supuesto. Ten en cuenta que te quiero -bromeó-. Sé que necesitarás tiempo para pensártelo. Te será difícil dejar Kinley y la tienda. No lo piensas demasiado y piensa también en esto.

Wade inclinó la cabeza y le rozó los labios con los suyos. Leigh cerró los ojos para dejarse llevar. Wade jugaba con su lengua mientras acariciaba la piel cerca de sus senos. Y luego, se separó de ella. Leigh sintió el vacío donde habían estado sus brazos. Abrió los ojos y le sorprendió sonriendo. Estaba tan cerca que podía oler aquel aroma que sólo su cuerpo exhalaba. Los ojos le brillaban de contento, sus rasgos aquilinos nunca le habían parecido más atractivos.

– Wade, tengo que confesarte algo. Decidí vender la tienda antes de que llegaras.

Wade sonrió. Había llegado el momento de poner el pasado en el lugar que le correspondía.

– Bien. Entonces sólo tienes que pensar si quieres casarte conmigo. ¿Quieres?

Leigh cerró los ojos y le vio de mil manera diferentes. Cuando los abrió todo le pareció extrañamente brillante. Era como si al resolver el misterio todas las sombras se hubieran desvanecido. Sentía la luz en su corazón al mirar al hombre que amaría para siempre.

– Sí -dijo y al mirarle a los ojos, supo que las sombras habían desaparecido de sus vidas.

Julia Quinn (Darlene Hrobak Gardner)

Darlene Gardner trabajó como periodista deportiva durante años antes de darsecuenta de que prefería inventarse citas a esperar que algún atleta dijera algo interesante.

En su vida pasada pasó de cubrir el fútbol americano de Penn State para el periódico de su universidad a trabajar como columnista para el Charleston Post and Courier antes de volver a escribir sobre deportes en el Fort Lauderdale Sun-Sentinel.

Su carrera como escritora de ficción ha sido igual de variada. En la familia Harlequin/Silhouette ha escrito para las líneas Temptation, Duets e Intimate Moments, pero espera haber encontrado su hogar en los libros de Superromance. Million to One, su primer libro de Superromance, se publicó en octubre de 2005. Ha publicado también bajo el seudónimo de Julia Quinn (no confundir con la autora de histórica).

A propósito, Darlene no ha logrado apartarse del mundo de los periódicos ni de los deporte. Su esposo es periodista desde hace tiempo. Y los atletas, en la forma de sus dos hijos centes, ahora viven en su casa en el norte de Virginia.

Pero cualquier cosa interesante que digan sus hijos es más probable que termine en una novela romántica que en una historia para el periódico.

Visita a Darlene en la web en www.darlenegardner.com

***