/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Desafortunado Encuentro

Jessica Steele

Ryden habría cedido a las exigencias del amor? Jennifer no pudo resistirse a esa bañera deliciosa. Se desnudó y se sumergió en la espuma fragante, con un suspiro de placer. No quería pensar en nada, no quería recordar el desastre en que se había metido al a conocer los dos hermanos, Noel y Ryden, los propietarios de la casa. Yo estaba casi dormida cuando un ruido en la puerta la sorprendió. Alguien trataba de entrar! ¿Cuál? Noel, el amigo en quien podía confiar y que sabía su verdadera identidad? O Ryden… el irresistible Ryden, a quien ella deseaba con la locura?

Jessica Steele

Desafortunado Encuentro

Misleading Encounter

CAPÍTULO I

La lluvia que cayó durante toda la noche se había convertido en una llovizna por la mañana. "Una buena excusa para renunciar a la carrera matinal que se había propuesto", pensó Jennifer. En ese momento, con seguridad, nadie en su sano juicio estaría despierto. Después de todo, era su primer día de vacaciones. Se cubrió bien preparándose para otra siesta de media hora.

Sin embargo, se acordó de la promesa que se hiciera a sí misma de que sería más productiva, porque necesitaba aprovechar más el tiempo. Se levantó rápidamente y diez minutos más tarde, vestida con un chandal de color rosa, salió de la casa. Sintiéndose mejor dispuesta a cada paso, llegó a la conclusión de que el sacrificio no había sido en vano.

Y mientras corría, observó las viejas casas, silenciosas, reflexionando sobre cómo los seres humanos pueden ser contradictorios. La soledad, que tanto tuvo que sufrir por la muerte de la señora Gemmill, ahora le daba cada vez placer.

Recordando la muerte de su amiga, se entristeció. Después de todo, la anciana era para ella casi una madre.

Regresó a la idea de hace cuatro años antes de mudarse a la casa de su vecina. La Sra. Gemmill se gozan de perfecta salud y Jennifer, se acaba de graduar en la escuela de secretariado, había empezado a trabajar en la Fabriba de porcelana Laffard. Sus padres se divorciaron y vivia con su madre. El padre, quien rara vez había visto, pagaba los gastos de alquiler las sustentaba a ambas.

La madre de Jennifer, Daphne Cavendish, era una mujer atractiva y despertaba mucho interés en los hombres. Pero uno de esos hombres en particular, Bruce Humphreys, estaba de vacaciones de su trabajo en Hong Kong, empezó a ir a casa. Daphne comenzó portarse como una adolescente enamorada, no fue difícil para Jennifer deducir que el pretendiente en última instancia acabaría por llevarse a su madre con él cuando regresara a China.

Cuando Daphne regresó a casa con el anillo de compromiso en su dedo, le dijo que la boda sería en breve, Jennifer sintió que su futuro ya había sido asignado. Estaba en lo cierto. Un día, aprobechando el momento en que su hija estaba en la oficina, la Sra. Cavendish tuvo una larga conversación con su vecina.

Al regresar del trabajo, Jennifer encontró todo resuelto. La madre empezó el tema, explicando que el contrato de alquiler estaba por expirar, no tenía la intención de renovarlo. El tono de la conversación hasta el momento indicaba que la llevarían a vivir con ellos a China.

– Eso es normal, mamá. No quieres tener una casa aquí y otra en Hong Kong. Sería un desperdicio.

– Me alegro de veas las cosas desde ese ángulo, querida. Gemmill ha convenido en aceptarte como huésped a cambio de una pequeña cuota. – Esas palabras cayeron como una bomba a Jennifer:

– Tengo que vivir con la señora Gemmill? ¿Por qué no puedo quedarme aquí en esta casa?

Las emociones se mezclaron, Jennifer aún luchaba por aceptar la idea de que no había lugar para ella en la nueva vida de su madre. De repente, tenía que vivir con una señora que, a pesar de que parecía ser una buena persona, era muy anciana a los ojos de una muchacha de diecisiete años.

– Trata de entender, querida. Como dije, no voy a renovar el contrato. Además, no me gusta la idea de que vivas sola.

Jennifer se conformó un poco al ver que la madre todavía se preocupaba por ella.

– No hay problema, voy a estar bien. Puede…

Su madre la interrumpió:

– De todos modos, incluso si la propiedad permitiese a una niña de tu edad renovar un contrato de arrendamiento, lo cual dudo, nunca serías capaz de mantenerla con lo que ganas.

La madre le dijo la verdad. La paga era baja, en consonancia con la posición del recién formada, que ocupaba Jennifer. Sin embargo, no se dio por vencida. Al día siguiente visitó varias propiedades para saber qué tipo de apartamento estaba en condiciones de pagar. Fue frustrante el admitir que incluso los pequeños apartamentos estaban muy por encima de sus posibilidades. No encontró otra alternativa que vivir con la señora Gemmill.

Pero al principio tenía la intención de mudarse en cuanto recibiera un aumento de sueldo, pronto cambió de opinión. La patrona, jóvenes de espíritu, muy inteligente, había demostrado ser una gran compañera, la diferencia de edad fue rápidamente olvidada.

Cuando la señora Gemmill estaba enferma y ya no tenía fuerzas para caminar, Jennifer compró un coche.

Y ese mismo coche era el responsable de sus actuales dificultades financieras, recordó al ver la plaza del pueblo donde vivía. Ese viernes, justo en vísperas del viaje tan esperado, había dejado de funcionar, tendría que tener una fortuna para arreglarlo. Así que sería necesario posponer una vez más las bien merecidas vacaciones, que había sido retrasado desde que el estado de salud se su compañera había empeorado.

Recordó cómo se agotó física y emocionalmente por las vigilias sucesivas y el temor constante de que la Sra. Gemmill no sobreviviera un día más.

No deseaba a su peor enemigo las horas que había pasado cuando sus temores se confirmaron y su amiga falleció. Ni siquiera recordaba cuando los familiares nunca antes había visto, aparecieron para reclamar sus derechos.

Disgustada con todo aquello, decidido mudarse lo más rápidamente posible. Inicialmente, la oferta de los corredores de una casa en Surrey, cerca de New Hampshire, parecía una buena idea. Tenía que viajar seis millas diarias de casa al trabajo. Aún así fue a verlo porque se sentía ansiosa por mudarse.

Se enamoró de el lugar. El encanto de la antigua aldea de Stanton Verney la había impresionado tanto que el trastorno del viaje parecía un pequeño precio a pagar por el placer de vivir allí.

La mudanza le había costado casi todos sus ahorros, se vio obligada comprar muebles y un sinfín de cosas pequeñas. El dinero que tenía ahorrado para irse de vacaciones cuando la Sra. Gemmill se había puesto enferma, fue una entrada providencial.

Ahora la situación se estaba repitiendo.

La reparación del coche le dejaba a cero otra vez, no tenía el dinero para el merecido descanso.

Pensando en el coche, o más bien la falta de el, ya que sólo estaría listo al día siguiente, martes, llegó al parque. Tenía la intención de completar el circuito, ir a casa y tomar un buen baño.

A pesar de vivir allí hacía menos de un mes, tuvo tiempo suficiente para conocer las costumbres de la celosa Sociedad para la Conservación de los Jardines de la Villa. Por esta razón, trató de evitar pisar la hierba.

Los pensamientos vagaban a cuando el coche se había detenido en la carretera y ayudada por dos punkis tubo que sacarlo de allí. Sonrió al pensar en los chicos con el pelo verde. La imagen de la extraña vestimenta de uno de ellos se interrumpió de repente. No podía creer lo que veían sus ojos: alguien que nunca había escuchado a algunos de los defensores de la naturaleza del lugar, había estacionado en el centro del césped.

Imaginando el peligro de que el propietario estaba corriendo por no retirar el vehículo antes de que los residentes se enterasen, Jennifer se acercó.

Pudo notar a continuación que la situación era peor de lo que pensaba. El coche había patinado en la curva, a la izquierda de la carretera, patinó hasta detenerse en la hierba, llevándose todas las flores que encontró.

Miró el interior del vehículo y se sorprendió: había un hombre desplomado sobre el volante.

Con los ojos fijos en él fue a la ventana para ver mejor. Estaba inmóvil, pero no parecía herido.

Un escalofrío le recorrió la columna vertebral: el desconocido se había elegido el pueblo de Stanton para suicidarse?

Ante el temor de estar en lo cierto, golpeó el cristal con fuerza. Al no recibir respuesta, no encontró otra alternativa que abrir la puerta con la esperanza que el cuerpo no cayese sobre ella.

Todavía estaba con la mano en el pomo de la puerta cuando el brazo del hombre pareció moverse. En el asiento junto al conductor, vio una botella vacía de whisky.

El desconocido estaba borracho y no muerto.

Respiró aliviada dando un paso hacia atrás. Estaba dispuesta a tomar todas las medidas apropiadas, si estuviese muerto o enfermo, pero cuando el otro brazo se movió, Jennifer decidió que podía arreglárselas solo y continuó la carrera.

Sin embargo, casi llegando a casa, no pudo evitar una ligera preocupación por la suerte del pobre hombre.

Dentro de poco todo el pueblo estaría en pie y aún podría estar allí. Se acordó de la marca de los neumáticos, pensó que la multa sería enorme por hacer un daño tan grande, el escándalo que harían por todo aquel estrago sería incalculable. Por lo menos llamarían a la policía, lo detendrían antes de que pudiera decir una palabra.

Contrariamente a sus hábitos, decidió dar otra vuelta.

Mientras corría, pensó que podría estar bebido por haber discutido con su esposa, una cosa era cierta, en el estado de embriaguez en se encontraba le quitarían el permiso de conducir. A lo mejor era el padre de dos o tres hijos.

Por el número de la matrícula, el coche era nuevo, lo que le hizo pensar que el dueño estaba en buena situación financiera. Si necesitaba el coche para trabajar tanto como ella, la pérdida del permiso de conducir también podría significar la pérdida de su empleo.

En un impulso, decidió ayudarlo y se acercó al coche otra vez.

Se quedó allí, vacilante, sin saber exactamente qué hacer. Entonces se acordó de cómo los punkis habían sido tan atentos con ella, ayudarla, sin siquiera conocerla. No costaba nada hacer lo mismo por el extranjero. A pesar de que era un alcohólico, necesitaba solidaridad.

Jennifer sabía que tenía que actuar rápidamente, no había tiempo que perder. Al abrir la puerta, el alcohol en el aliento le causó náuseas, pero se contuvo y lo sacudió por la manga del jersey:

– ¡Despierta! ¡Despierta!

Él no se movió, se quedó dormido en un sueño pesado. Estaba nerviosa al pensar que todavía estaría allí cuando los vigilantes llegaran a exigir una explicación. Por último, trató de empujarlo y se complació al ver que reaccionó. Pero pronto se congeló de nuevo. "Por cierto, la tarea que me propuse será muy difícil", pensó angustiada.

Para no meterse en problemas una vez más, quería salir de allí. Sin embargo, la conciencia habló más fuerte.

Estaba a punto de rendirse cuando, después de mucho esfuerzo, logró tomar el volanta. La suerte parecía que la ayudara porque el coche no había sufrido muchos daños.

Poco a poco condujo marcha atrás, una vez en la carretera, aceleró. Después de considerar varias alternativas, concluyó que el único lugar seguro para ocultar al "criminal" que sería su casa. Después de todo, para que servía un garaje vacío?

Antes de guardar el coche, sin embargo, pensó que era mejor llevar al "invitado" a casa. Fue más fácil de lo que pensaba, tal vez debido al movimiento del coche, el hombre se despertó. Aunque no era capaz de hablar, estaba lo suficientemente sobrio como para darse cuenta de que quería caminase.

Con dificultad, casi cayéndose, logró llevarlo a la puerta.

Entonces lo arrastró hasta el sofá, le puso una almohada bajo la cabeza. Luego se apresuró a poner el coche en el garaje. Volviendo a la casa se encontró con que no había ningún peligro en dejar al "invitado" solo por un tiempo. Aubió al piso de arriba, tomó una ducha tan rápida como pudo, se lavó el pelo largo y rubio y se sintió renovada. A su regreso a la habitación lo encontró acostado todavía, pero con los ojos inyectados en sangre clavados en ella.

– En respuesta a su pregunta está en una casa en Stanton Verney, acabo de salvarlo de un triste final – se adelantó, viendo que él no tenía fuerzas para hablar.

A pesar de que no recordaba haberlo visto antes, se dio cuenta que el desconocido reaccionó al nombre del lugar.

– ¿Vive aquí? – El hombre parecía no entenderla, ya que no respondió. – Yo soy Jennifer Cavendish. Creo que necesitas un café…

Ya casi en la cocina, oyó su voz ronca y educado:

– ¿Por casualidad no tendría una… aspirina?

Jennifer disolvió dos en un vaso de agua y se las llevó al "huésped”. Luego regresó a la cocina para poner el agua a hervir. Café negro era el mejor remedio para la resaca. Decidió unirse a él en una taza, tomó la leche en polvo de la despensa. En ese momento lamentó que su próxima adquisición, un refrigerador nuevo, tuviese que esperar hasta que las finanzas se recuperasen del gasto del taller del coche.

Cuando regresó con la bebida, lo encontró sentado casi en su totalidad. Pudo observar que la voz no era tan ronca cuando respondió como si hubiera escuchado la pregunta:

– Mi familia vive en Comberford, Broadhurst Hall.

Se refería a una aldea, situada a unos tres kilómetros de distancia.

Apenada por la apariencia de profunda tristeza que él demostraba, trató de animarlo:

– Estuvo a punto de llegar.

El hombre mantuvo la cabeza baja, no se divertía.

Jennifer se sentó y lo miró. Parecía inofensivo, debía de tener unos veinticinco años. Vio que temblaba al menor movimiento, tragando un sorbo de café, dijo:

– ¡Dios mío, qué dolor de cabeza!

– Calma, la aspirina pronto hará su efecto. No quiere tomar una botella entera de whisky y salir indemne, ¿no? Si esa que yo vi estaba entera cuando empezó a beber.

– ¿Dónde me has encontrado?

– En el coche, pero eligió mal el lugar del parque donde estacionó. – Él no pareció entender. – Ha hecho un gran estrago en lo que podríamos llamar "tierra santa": el jardín de la villa. Los miembros de la Sociedad para la Conservación de los Jardines lo habrían linchado si yo no lo hubiera encontrado antes.

– ¡Ah! Así que ese sería mi triste final?

Jennifer asintió con la cabeza, se dio cuenta que él comenzaba a pensar más claramente.

El hombre tomó el último sorbo y le entregó la taza:

– ¿Puedo tomar un poco más?

Media hora más tarde, Noel Kilbane, que era su nombre, había mejorado considerablemente, pero aún mantenía la misma expresión de la infelicidad. Le dio las gracias a Jennifer por salvarlo de la posible confusión, pidió disculpas por el lamentable estado en que estaba. A continuación, explicó que rara vez bebía, pero ese día había tenido que tomar unas copas.

Era obvio que no sólo había tomado un par de copas y que la razón por la ingestión continua de alcohol continuaba torturándole. Recordó que la familia de Noel podría estar preocupada:

– ¿No le gustaría avisar a su esposa?

– No estoy casado… y creo que nunca lo estaré.

Suspiró cuando pronunciaba estas palabras, Jennifer se dio cuenta de cuán profundo era su dolor. Vio que se controla para no llorar. De repente, como si ya no pudiera ahogar tanto dolor, Noel empezó a hablar, con voz sufrida. Fue entonces cuando descubrió la causa de toda esta tristeza.

Él y su novia, a quien llamó Gypsy, había pasado un fin de semana maravilloso. Fue todo tan fantástico que al llevarla a su casa, un piso en Crawley, había encontrado la ocasión para pedirle que se casara con él. Estaba equivocado. Había estado tan sorprendido, desilusionado por recibir un no por respuesta que insistiendo tanto, había causado una mayor discusión.

– Lo siento mucho – le consoló Jennifer sabiendo que cualquier cosa que pudiera decir no reduciría la angustia. – Ahora entiendo por qué era necesario que bebiera.

– Bebí toda la noche, cuando el bar cerró, me compré una botella. Cuando perdí la dirección, terminando en parque, decidí quedarme allí, porque mis padres no querrían verme en ese estado. Sabes, mi padre sufrió un derrame cerebral y Ryden no quiere que le moleste nada. Creo que debí haberme desmayado porque no recuerdo nada más.

Se quedaron en silencio por un momento, pero Jennifer logró desviar sus pensamientos:

– Ryden es el médico de su padre?

Noel negó con la cabeza y se estremeció. Se podía ver que el dolor no había pasado.

– Es mi hermano. Ahora se encuentra en los Estados Unidos.

Ella no pudo realizar su intento de distraerlo, pues volvió al asunto de su novia:

– Cuando Gipsy me juró que nunca se casaría con un socio simple socio minoritario, me di cuenta haber elogiado de mas las cualidades de mi hermano. Aunque ella no lo conocía, porque no había tenido la oportunidad de presentarle a alguien en mi familia, es evidente que estaba mucho más interesada en él que en mí.

Al parecer, la lucha había sido fea. Jennifer intentó cambiar el tema de nuevo:

– Eres un socio en esta empresa?

– De Kilbane Electronics.

El nombre le resultaba familiar. Ella acababa de recordar que era del ramo de microcomputadores. Mientras tanto, Noel volvió a hablar de la novia:

– Tuvo el corage de decir que yo sólo estaba a cargo de las ventas debido a que era el hermano del jefe. Me he enterado de que soy bueno en lo que hago.

Jennifer vio que él tenía el orgullo herido y trató de mitigarlo:

– No creo que lo digera en serio. Apuesto que Gypsy ya se arrepintió de la mitad de lo que dijo.

– Ojalá fuera cierto. Incluso me acusó de ser inmaduro, dijo que no quería volver a verme. También dijo que si alguna vez se casaba, sería con un alto ejecutivo y no con un don nadie.

Se dio cuenta de que no podía hacerle pensar en otra cosa. No sabía qué más decir. De repente, Noel volvió en sí, y pareció avergonzado, esbozó una sonrisa.

– Soy un aburrido, ¿no? Estoy hablando tanto y ni siquiera se tu nombre.

– Mi nombre es Jennifer y no me molesta, ¿verdad?

– Lo siento. En general es a Ry a quien busco cuando tengo problemas, pero…

– No te preocupes, no me molestas. Por otra parte me ayudó a olvidar mis propias preocupaciones.

– También tienes problemas con tu vida amorosa?

De hecho, la "vida amorosa" Jennifer no existía. Algunos hombres incluso la invitaron a salir, cuando la señora Gemmill estaba enferma, sin embargo, tan ninguno de ellos la interesaba, no se molesto por tener que rechazarlos para que poder cuidar a una persona que era tan querida.

– No, no se trata de eso. Tuve problemas con mi coche. – Y le contó toda la historia.

– Por cierto, donde guardó el mío? Algo me dice que no lo dejó fuera.

– Lo escondí en el garaje. Supongo que ahora eres capaz de conducir. – Jennifer cogió las llaves del estante y se las entregó.

– te he hecho perder un montón de tiempo. – Noel hizo un movimiento para levantarse.

– No hay necesidad de precipitarse. Hoy es mi primer día de vacaciones y no tengo nada importante que hacer.

– Bueno… – Miró su reloj: – ¡Dios mío! Debía de estar en un avión en este momento.

– También te tomas unas vacaciones?

– Por desgracia no. Tengo que trabajar en París, donde hay un una feria de informática. Creo que corro cogeré el vuelo de la tarde. Mientras esté allí para la inauguración mañana… – La voz se apagó y la cara Noel comenzó a mostrar signos de tristeza.

– Todavía hay tiempo para otra taza? – Jennifer ofreció con prontitud.

– Lo siento. Es que me acordé de que estaba en una feria cuando la conocí. Gypsy es una vendedora.

– Tal vez todo se arregle entre vosotros – le tranquilizó, seguro de que había perdido toda esperanza.

– Entonces, ¿dónde pasarás las vacaciones? Creo que has mencionado que tu coche estará mañana listo, ¿no? – Noel estaba tratando de no desanimarse.

– Fue lo que dije. Pero creo que me quedaré aquí. – No entró en detalles sobre la situación financiera. – Pensándolo bien, tal vez haga un pequeño viaje. Pero si el tiempo sigue como está, volveré de la playa oxidad en lugar de bronceada.

Noel sonrió y buscó las llaves en la mano. Entonces, como si tuviera una idea, le preguntó:

– La decisión de ir a la playa es definitiva?

– No necesariamente. Sólo pensaba en hacer algo diferente…

– ¿Sueles ir a la Capital?

– Londres? No puedo recordar la última vez que estuve allí.

– Entonces sería una buena opción para salir de la rutina, ¿no? Antes de que pudiera decir nada, Noel separó unas llaves y se las entregó:

– Mi hermano y yo tenemos un apartamento donde nos alojamos durante la semana. Puedes pasar las vacaciones allí.

– No puedo aceptar!

– Claro que puedes. La nevera está llena y el apartamento listo para su uso.

– Pero no me conoces bien.

– Acepta, Jennifer. Déjame que te devuelva lo que hiciste por mí. Por otra parte, el apartamento está vacío. Ryden no volverá hasta finales de la semana que viene y yo, dentro de quince días. Como puedes ver, es todo tuyo.

Ella tuvo que admitir que la idea de pasar unos días en Londres era muy agradable. Sin embargo, no se sentía bien, no lo ayudó porque esperara una retribución.

– No, gracias – se negó con firmeza para hacerle entender que era caso cerrado y se fue a la cocina antes de que flaquease. – Voy a preparar el café que te ofrecí.

Se sintió aliviada cuando, al regresar a la sala, Noel no insistió mas en ese asunto. No se demoró. Después de beber el café se apresuró para no perder otro vuelo.

Jennifer todavía se reía cuando volvió a la sala. Parecían dos ladrones, sigilosos, cuando sacaron el coche del garaje.

El hecho de que Noel estubiera tan feliz al partir, la había dejado satisfecha. Instintivamente, se agachó a recoger un cojín en la alfombra y descubrió la razón de la animación del joven. Debajo de él estaban las llaves, acompañadas de una nota que incluía una dirección en Londres y las siguientes palabras: "Por favor, acepta, los actos de bondad deben ser recompensados…"

El impulso inicial fue echarlo al primer buzón de correos que encontrase, pero como Noel estaría fuera de Inglaterra durante las próximas dos semanas, no se apresuró. Por otra parte, con la confusión que acontecería en el pueblo, estaba segura que algunos residentes le preguntarían lo que sabía acerca de esas marcas de neumáticos. Se aplazaría la pregunta hasta que el caso se enfriase.

Así que el martes las llaves aún se encontraban en su poder.

Esa mañana, como de costumbre, Jennifer salió despreocupada para su carrera matinal. Fue genial poder hacer ejercicio mientras todo el mundo seguía dormido.

Al regresar a casa, más que nunca sintió la falta de su vieja amiga. No tenía nada que hacer y el aburrimiento la atormentaba. Por un momento pensó en la posibilidad de utilizar la llave que Noel le había dejado. Pero después, pensando que se sentiría mejor cuando el coche volviera de la reparación.

Se fue a dormir con la ilusión de un mejor despertar. Pero a la mañana siguiente, la sensación opresiva todavía continuaba, Jennifer vio que no tenía otra opción que volver a ver al querido y viejo Londres.

Jennifer dudó por algún tiempo hasta que, a las cinco de la tarde, estacionó el coche frente de la dirección que Noel le había dado. Observó el edificio, luego llenándose de coraje, tomó el ascensor y buscó el apartamento en el piso indicado.

Una vez dentro, todas las dudas y temores se desvanecieron, sólo pensaba en descansar y prepararse para un día lleno de actividades.

Notó que la decoración era discreta y masculina. Había dos habitaciones, Jennifer optó por la que tenía un libro de marketing en la cabecera, que debía ser la de Noel. Puesto que había sido invitado por él, nada más lógico que ocupar su habitación.

Después de una comida ligera, lavó los platos, preparó la mesa con el café, porque no quería perder ni un minuto a la mañana siguiente. Después de una larga ducha decidió irse directamente a la cama. El último pensamiento que se le ocurrió antes de apagar la luz fue que finalmente podía disfrutar de cada segundo de sus vacaciones.

No sabía cuanto había dormido antes de ser despertada por un ruido fuerte.

Se tranquilizó pensando que eran los ruidos normales en edificios de apartamentos. De repente dio un salto en la cama. Esta vez había oído, alto y claro, el sonido de unas pisadas!

El corazón se le disparó. ¡Pues claro¡, algún ladrón se había enterado que los dueños estaban ausentes, aprovechó para hacer una limpieza.

En ese momento, paralizada por el miedo, se dio cuenta de que la puerta se abría, un instante después se encendió la luz.

Temblando, con los ojos verdes abiertos, Jennifer vio delante de ella un hombre alto con el pelo oscuro, vestido con un traje.

De tan asustada como estaba no pensó que vestía demasiado bien para ser un ladrón. A su vez, él la miraba con una ceja levantada, haciendo una pausa en su camisón transparente con el cabello largo y rubio despeinado:

– ¿Qué hace en esta cama, señorita? O más bien, ¿cómo ha llegado hasta aquí?

CAPÍTULO II

Esas palabras dejaron a Jennifer más tranquila. Al parecer, el desconocido no era un ladrón. Por la forma en que había formulado la pregunta, pensó que había escogido la cama equivocada.

– ¿Este cuarto es el tuyo? – La voz sonaba un poco fuera de tono, siempre lo hacía cuando estaba nerviosa.

– En realidad, es de mi hermano. – Explicó en un tono frío y tranquilo, sin apartar los ojos de ella. – Pero insisto en la pregunta: ¿cómo entraste aquí?

Ahora no había duda de que él era el hermano de Noel, que se suponís que estaba en Estados Unidos. Tenía razones para extrañar que su presencia allí, pero pronto lo entendería. Bastaba con contarle toda la historia. Tal vez, cuando estuviera al tanto de todo, insistiese en que se quedara. Pero Jennifer ya había decidido que se iría a la mañana siguiente. Sonrió tratando de ser agradable.

– Usted debe ser Ryden. Noel dijo que no estaría de vuelta hasta la próxima semana. – Por el aspecto con que la miró, Jennifer pronto descubrió que había dicho algo malo. Trató de arreglarlo: – Bueno, como Noel se iba a París e… antes de salir de mi casa al aeropuerto… De todos modos, encontré la llave del apartamento debajo…

No pudo continuar debido a que la voz de él la interrumpió como un trueno:

– ¡Qué audacia!

– ¿Qué? – Balbuceó atónita.

– Tienes diez minutos para empacar y retirarse de aquí.

– Déjeme explicarlo mejor. Es que Noel… – No lo podía creer, Ryden Kilbane la echaba a estas horas de la noche!

– No es preciso, ya entendí todo. Usted debe haber venido a Londres para alguna feria. Pero no creo que vaya a economizar su dinero, aprovechándose de alojamiento y comida gratis. La feria ha terminado.

Ahora empezó a entender, la confundía con la novia de Noel.

Pero antes de que pudiera decir nada, Ryden hizo un gesto de impaciencia que indica que hablaba en serio. Jennifer trataba de aclarar las ideas para encontrar una manera de decir que hasta que el lunes, no conoció a Noel. De repente se vio empujada fuera de la cama por los brazos firmes. Tomada por sorpresa, perdió el equilibrio, cuando la colocó en el suelo, cayó sobre él.

Al principio, sintió el contacto de su cuerpo, Ryden estaba petrificado, pero luego la empujó con furia.

No era justo. Ese idiota no le dio la oportunidad de aclarar el malentendido. La ira se mezclada con la frustración de darse cuenta que pensaba que era una aprovechada.

Ryden dirigió sus ojos grises a donde el camisón transparentaba el contorno de sus pechos pronunciando las palabras con desprecio:

– El accionista mayoritario ni siquiera está un poco interesado en lo que tiene para ofrecer, chica. Si no está lista en diez minutos, va a salir exactamente así.

Estaba tan furiosa, que no tuvo tiempo de tomar represalias. Él ya se había ido y cerrado la puerta.

Durante unos segundos no pudo hacer nada sino decir algunos improperios, sin embargo, como no quería quedarme aquí por más tiempo, e vestió, corrió y comenzó a empacar una maleta. Poco a poco se calmó viendo la situación con mayor claridad. No cabe duda de que los hermanos habían hablado después de la partida de Noel de Stanton Varney. La mención del "socio mayoritario" fue una prueba. Por otra parte, Ryden era el confidente de su hermano, debía estar consciente de la discusión en detalle. Se acordó de lo deprimido que estaba Noel, se disculpó a Ryden por su actitud. Si, durante la conversación, Noel había dejado transparentar la cantidad de dolor que sentía, sería comprensible que Ryden Kilbane estuviera fuera de sí en su apartamento al encontrar la causa de tanta angustia.

El hecho de que se hubiera equivocado de persona también era de esperar, ya que Gypsy nunca había sido presentada a nadie de la familia.

Una cosa parecía cierta: Ryden quería mucha a su hermano y quien le ofende, recibiría su merecido. Jennifer lo había aprendido por experiencia propia.

Sin embargo, la idea de ser confundida con una joven tan frívola como Gypsy no le agradaba, trató de imaginarse una forma de aclarar el malentendido. Seguramente, Noel estaría muy entretenido contando sus problemas, olvidándose de mencionar que le había dado la llave del apartamento.

La puerta se abrió bruscamente, interrumpiendo sus pensamientos. Sólo por la expresión en el rostro de Ryden vio que no podía lograr su objetivo. Extendió su mano:

– La llave!

Jennifer miró al fondo de su bolso, sin decir una palabra, se la entregó. Era demasiado humillante! Ladeó la nariz y se retiró altiva. Había caminado hasta la mitad de la sala cuando se volvió y vio a Ryden en la puerta del cuarto, satisfecho.

– Es una pena que cuando conversaron, Noel no le haya dicho…

– ¿Podría salir? Estoy esperando.

Jennifer se dispuso a tomar represalias. Sin embargo, se suavizó al recordar cómo Ryden cuidaba a su padre, que estaba enfermo. Había aprendido también tener mucho cariño a los ancianos después de haber vivido con la Sra. Gemmill.

– Cuando habló con su hermano, había recibido noticias de su padre? Él… – No pudo continuar, acosada por el odio que veía brotar en los ojos grises.

– ¡Cállate y vete ya!

Jennifer no esperó más. Tenía la impresión de que se quedaba un minuto mas sería arrojada por la ventana. Llegó a la puerta, cuando decidió que no dejaría que la situación se fuera de rositas.

– Voy a estar feliz, por no tener que volver a verle la cara.

Ryden le dio la espalda, apagó todas las luces y entró en su cuarto. Medio desorientada, Jennifer tanteó buscando su maleta. lo peor ocurrió: el bolso cayó de su hombro. Trató de equilibrarse, pero fue en vano. De repente tuvo una caída enorme.

Al caer, empujó la puerta, que golpeó con una explosión, ahogando su grito de dolor y haciendo que pareciera que alguien se había vuelto loco. Sin embargo, ella todavía estaba allí, tirada en la alfombra y herida. No necesitó mucho tiempo para sentir que había sido grave, porque el dolor se hizo cada vez más insoportable. Trató de ponerse de pie para encender la luz, pero fue peor. Necesitó de todo su control para no gritar. Sabía que necesitaba ayuda. Se contuvo, indefensa, nunca pensó en llamar a Ryden.

Tenía que encontrar otra manera. En ese momento, se le ocurrió que si pudiera meterse en la otra habitación, podría llegar a la lámpara de la mesilla de noche, entonces vería lo que había sucedido a su pierna. Lo que hizo, guiándose por el haz de luz procedente de debajo de la puerta del "enemigo". Ella lo odiaba con cada movimiento, cuando las ondas de sudor corrían por su cuerpo.

Le tomó mucho tiempo volver a hacer la ruta que acababa de completar en cuestión de segundos, pero la logró finalmente.

Agotada y empapada en sudor, luchando para recuperar su energía. Se deshizo de sus pantalones, pudo ver la magnitud del daño. Aunque no era capaz de mover la pierna, la rodilla estaba muy hinchada, parecía no tener nada roto.

Casi se desmayó al intentar meterse en la cama y estaba demasiado cerca para pedir ayuda. Ryden iba a tener una sorpresa desagradable. No sólo continuaba en el apartamento, sino que si quería deshacerse de ella, tendría que llevarla a su casa. No podía caminar y mucho menos conducir.

Las horas siguientes fueron los peores de su vida. Sabía que una buena compresa aliviaría el dolor de la rodilla, pero yo estaba segura de que no sería capaz de llegar a la cocina. Se dio cuenta de que deben estar en shock, porque tenía un frío sudor. Se cubrió bien y cuando el sol le dio las primeras señales de vida, se quedó dormido.

Algún tiempo después, se despertó con dolor. Oyó a alguien moverse, trató de encontrar una forma de comunicarle que todavía estaba allí. No fue necesario. En la puerta que había dejado abierta, podía ver Ryden con una bata de felpa, frente a la maleta que pensaba que ya había conseguido eliminar.

– ¡¿De donde sacó la valentía?!

Entró en la habitación como una bala, la levantó en el aire. Esta vez sólo quería tirarla a la calle. Jennifer gritó desesperadamente:

– ¡Pare! Mi rodilla está inflamada!

Ryden la miró con desprecio, lo que demuestraba que no se dejeba engañar tan fácilmente. Sin embargo, teniendo en cuenta su palidez, se contuvo.

– Sí, me torcí la pierna! – Ella se apresuró a decir. Lentamente miró hacia abajo y vio la hinchazón de la rodilla.

No pudo evitar una mirada maliciosa de las largas piernas de Jennifer, que se encontraban expuestas.

– ¿Cómo ocurrió…

Sentía hervir la sangre. Después de un rato, pensó, él también la acusaría de haberse caído a propósito.

– Todo es por tu culpa. Si hubieras esperado un minuto para apagar la luz no hubiera tropezado.

– ¿Cómo llegaste aquí? – Entonces la colocó en la cama, con mucho cuidado, Ryden no manifestó la más mínima compasión. – ¿Por qué no me has despertado?

– En respuesta a la primera pregunta, con dificultad. En respuesta a la segunda, pensé que se pondría mas furioso al ver que había tenido la temeridad de tener un accidente en su propiedad.

Al ver la forma en que él se quedó mirando a sus piernas, Jennifer se dio cuenta de que estaba casi desnuda y trató de cubrirse. Ryden se sintió agredido con ese gesto, que empeoró aún más la atmósfera entre ellos.

– No puedo caminar – trató de arreglarlo.

– Muy bien, así no dará problemas.

En este momento, Jennifer hizo un movimiento brusco con la pierna y sus ojos se llenaron de lágrimas. Por un momento pensó que no lo soportaría, irónicamente, podría comenzar a llorar delante del enemigo. Se enfrentó con una batalla consigo misma para no darle ese gusto, cuando habló, su voz todavía sonaba temblorosa:

– ¿Hay un analgésico en la casa?

– ¿Te duele?

– Para tu alegría, sí!

Se levantó para ir a buscar el medicamento, pero se detuvo para recoger a los pantalones que ella había tirado en el piso, poniéndolos en la silla.

– Conozco a un médico que vive en el edificio. Es mejor hablar con él antes, ¿verdad?

A aquellas alturas, lo único que quería era algo que le aliviase el dolor, independientemente de quien viniera. Pasaron unos minutos entre el momento en que salió de la habitación, hablando con una persona al teléfono, afeitarse y traer el té.

– ¿Quieres azúcar?

Jennifer negó con la cabeza y se sentó con dificultad para recibir la taza. Al ver que Ryden no hacía ningún gesto para ayudarla, recordó como se había disgustado al tocarla y pensó que estaba tratando de evitar una segunda aproximación.

Tenía ganas de decirle que no era quien él pensaba. Sin embargo, encontró que los acontecimientos recientes habían hecho una sed de venganza en ciernes tan fuerte que incluso la asustaban. Le iba a dar un puñetazo a la soberbia de aquel arrogante, eso esperaba!

Ryden señaló que el doctor quería saber el nombre del paciente. Ella vio una buena oportunidad para burlarse de él:

– Pensé que lo sabía todo. No me digas que te has perdido algo?

Para su sorpresa, no tomó represalias.

– Sólo sé que su apodo es Gypsy, pero me niego a llamarla por ese nombre.

– Mi nombre es Jennifer Cavendish. Para usted, señorita Cavendish.

Aún reinaba la hostilidad entre ellos cuando sonó el timbre anunciando la llegada del Dr. Oliphant. Ryden lo llevó al cuarto y se fue.

El médico examinó cuidadosamente la ubicación de la torcedura, pero aún así Jennifer tuvo que reprimir un grito. Él la tranquilizó con compasión, después de algún tiempo, llegó a una conclusión:

– No hay nada roto, pero tendrá que inmovilizar la pierna para que se mejore pronto. – Mientras la cubría, el doctor se dio cuenta de que Jennifer estaba abatida. – Consiguió dormir esta noche?

– Un poco.

– Parece que no fue suficiente – concluyó, entregándole una botella de píldoras. – Tome dos de estas cada ocho horas. – Colocó el frasco en la mesita de noche y se dirigió a la puerta.

Jennifer le dio las gracias al médico, quedándose más animada, con la esperanza de que la píldora lograse su efecto.

Pudo oír decirle Ryden que el caso no era grave, pero la hinchazón tomaría unos días en bajar. Así que no se sorprendió al ver al propietario del apartamento entrar con su equipaje en la mano.

Por más molesto que estuviese, no necesita ser tan perverso como para colocar sus pertenencias donde Jennifer no pudiera llegar.

– Si por favor me da mis cosas, podré vestirme con una falda para irme. – Aturdida, lo vio entrar con su maleta sacando de ella un pedazo de ropa. – Dije salir! No suelo andar por la calle en camisón.

– No va a ninguna parte. Dr. Oliphant dio órdenes explícitas para que permanezca en la cama las próximas cuarenta y ocho horas.

Jennifer suspiró con tristeza. No podía aguantar tanto tiempo en compañía de ese hombre.

Claro que sólo fingía decepción, advirtió Ryden:

– Debes saber que terminado este período, usted se va a la calle, con o sin su camisón. Ahora póngaselo, porque tengo que ir a trabajar.

– Nunca. Una vez que la pastilla haya hecho su efecto dejo esta casa…

– Yo creo que no está en condiciones de ir a ninguna parte, jovencita. Dr. Oliphant vio que estaba muy cansada y le dio un…

– Calmante!

– Debe dormir unas ocho horas.

Jennifer se dio cuenta de que no había más remedio que obedecerle. Estaba totalmente a merced de aquel bruto y sabía que podía ser peligroso.

CAPÍTULO III

Cuando Jennifer se despertó en la mañana del jueves, todavía le molestaba. Tenía la boca seca, se sentía soñolienta y cansada a pesar de haber dormido tanto tiempo.

Se volvió para tomar de la mesilla de noche los analgésicos, vio la jarra del agua que Ryden había dejado. Entonces, el recuerdo de los acontecimientos recientes, que parecía tan lejanos, volvieron con toda su fuerza. – Que estúpido! – Murmuró.

Recordó el sarcasmo con el que Ryden le apuntara el teléfono, diciendole que podía utilizarlo para cancelar compromisos de trabajo. Como había sido de ingenua al pensar que podría ser una persona amable. Cuando le había visto recoger el camisón que estaba tendido en el suelo que con gran esfuerzo, trataba de alcanzar, llegó a pensar que existía cierta sensibilidad oculta en el corazón de piedra. Lo cierto es que ella debería de encontrarse bajo el efecto de los calmantes, porque le parecía una tarea casi imposible ponerselo.

Entonces, él se ofreció a ayudar.

Pero incluso aunque estuviese totalmente invalida, no tenía la suficiente intimidad con ningún hombre a aceptar dicha oferta.

– Me cambiare la ropa cuando se vaya. De todos modos, gracias.

En este punto se inclinó sobre ella, dispuesto a ayudarla. Ante la negativa, se detuvo por primera vez, el enojo fue sustituido por el desconcierto. Engañada por la reacción que confundió con bondad, Jennifer se sintió obligada a decirle todo.

– Acerca de Noel y yo… – Ryden recuperó inmediatamente la expresión de la agresividad, pero ella insistió: – Mi relación con él era…

– Sé muy bien lo que había entre los dos.

– No hay nada de lo que estás pensando, Ryden. Nos conocimos por casualidad cuando…

– Apuesto que tubo la noche anterior el tiempo suficiente para inventar una bonita historia, ¿no? Si crees que voy a creer una palabra de lo que quieras decir, estás equivocada, joven.

Dejándola aturdida, se apresuró a la oficina. Furiosa, Jennifer pensó en llamar a alguien para que fuera a buscarla, pero sabía que no había ninguna persona en Londres a quien podía apelar. Nunca se sintió tan sola en la vida. Dormir entonces, fue un gran alivio.

Una vez más, se vio la misma situación. No había nadie para ayudarla. Sació la sed con un vaso de agua junto con las pastillas, y diez minutos más tarde, decidió poner a prueba la pierna lesionada.

Después de mucho dolor, se las arregló para llegar al baño. Se sentó en el bidé, agotada, consciente de que había hecho más de lo que debería. Si ls próximas veces eran tan largas y arduas, no serían muy frecuentes.

Entrar en la bañera era aún más complicado. Por el reflejo del espejo, se dio cuenta de cómo estaba de pálida y desaliñada. Después del baño, seguro que se sentiría mejor.

Cuando Jennifer finalmente volvió a la cama, se sentía débil. Había perdido toda esperanza de recuperarse antes de que Ryden volviese.

Suspiró, insatisfecha con su suerte. Recordando cómo se encontraba de mal arreglada, se levantó otra vez para recoger el pincel de la bolsa de viaje. No es que importara mucho lo que podría pensar en su apariencia, pero ella misma se sentiría bien cuando se arreglara. Resolvió pasarse el lápiz labial y colorete también.

Para su sorpresa, Ryden llegó antes de lo esperado.

Sin embargo, cualquier idea que tuviese de que había vuelto a causa de ella, fue descartada de inmediato. Le tomó media hora hasta que llegó a verla.

Jennifer pensó que había gastado todo su tiempo libre para alimentar la ira que sentía por ella. Las sospechas se confirmaron al verlo entrar.

Tomando nota de que se había arreglado, Ryden comentó irónicamente:

– Veo que consiguió levantarse.

A pesar de que se estaba acostumbranda al tono de provocación con que la trataba, Jennifer se arrepintió de haberle dado esta oportunidad.

– Yo sólo podía llegar al baño. Estar atrapada en esta habitación me agrada tanto como a ti.

– ¿En serio? – Ryden miró con aire escéptico. – Debe odiar cada minuto.

La sangre se le subió a la cabeza de Jennifer. Ya era hora de que aquel hombre insoportable notara que existía una gran diferencia entre ella y Gypsys. No soportaba mas ser agredida.

– Mire usted, señor Kilbane! No me interesaría usted, incluso si fuera el último hombre en la tierra.

– Los dos sabemos que estaría interesada en cualquier persona que tenga una cuenta bancaria.

Al ver como se retiraba, se prometió que no le dirigiría más la palabra. Se indignó por la indiferencia que había mostrado por su pierna. Lo cierto es que ni se molestaría si fuera necesaria amputársela.

El enfado se alivió cuando Ryden le trajo una taza de té. Una hora más tarde, mientras disfruta de la maravillosa comida que le sirvió, comenzó a revertir la decisión.

Más tiempo pasó hasta que regresó, diciendo que se iba y le preguntó si necesitaba algo. A medida que la atmósfera entre ellos parecía haber mejorado puesto que iba a pasar allí la noche, Jennifer pensó en revelarle su verdadera identidad.

– No necesito nada, gracias – comenzó con educación, al pasarle el plato vacío. – La cena fue deliciosa. El cocinero está de…

– No fue yo quien lo hizo, son platos congelados.

– Escucha, Ryden, si me das un minuto podré explicarte acerca de Noel…

Al oír el nombre de su hermano, él tiró la bandeja a lo lejos.

– Escucha, no me gusta ni un poco de tenerla aquí, sin embargo, no puedo cambiar la situación. Ya que asumí esta responsabilidad, vas a obedecer mis órdenes.

– Pero yo sólo quería decir…

– En otras palabras, si no quieres que te ponga en la calle como está, tiene que guardarse para sí los trucos que usó para ganar a mi hermano.

– Resulta que Noel…

Ella se interrumpió de nuevo:

– No diga nunca mas el nombre de mi hermano. No puedo soportar a oírlo de la boca de cualquiera como tú.

Jennifer estaba realmente asustada por el tono amenazante. Sólo logró recobrarse quince minutos después de que se fuera. Lo odiaba con todas tus fuerzas.

"¡Idiota!" Él definitivamente no necesitaría mas decirle que se callase, no volvería a intercambiar una palabra con ese imbécil. Mucho menos con relación a Noel. "La justicia es lenta pero segura», pensó. Tomaría llegaría su venganza cuando Ryden, cabizbajo, viniera a pedirle perdón. Sin embargo, sabía que si no le contaba nada nunca sabría que estaba siendo injusto. Era obvio que Ryden no mencionaría su nombre a la única persona que podía decirle la verdad, porque no querría ver sufrir a su hermano, hablandole de su ex-novia.

Estaba entretenida con estos pensamientos, hasta que, alrededor de las once de la noche, el dolor la llevó de regreso a la realidad. Tomó algunas pastillas más, pero no tenía paciencia para esperar a que le hicieran efecto. Se levantó y fue al baño. Mojaba una toalla para hacer una compresa, cuando se ayó que Ryden llegaba.

Muy difícilmente vendría a preguntar cómo se encontraba, seguramente porque estaría furioso. Se equivocó. Estaba de espaldas a la puerta, pero pudo sentir su presencia. Trató de ignorarla, resultó ser imposible, sobre todo por escuchar su voz, libre de la agresividad habitual.

– Todavía te duele mucho?

– Incluso si usted no lo cree que me duele mucho, sí – contestó sin mirarlo. Removiendo la compresa, comenzó a enrollar el vendaje.

– ¿A qué hora tomó el analgésico por última vez?

– Una hora y media. – Incluso cuando se quedó en silencio, Jennifer sabía que la miraba. – No tiene nada mejor que hacer? – Le dijo con irritación. El mismo silencio. Así, llegó a la conclusión de que habla sola, terminó de hacer la cura, apoyó la pierna en el suelo para levantarse. Él todavía estaba allí.

La sorpresa, la desequilibró, el soporte más cercano era Ryden, se aferró a él. De nuevo sorprendida, se dio cuenta de que esta vez no se había movido. Sin embargo, la dignidad no le permitía ser ayudada por el "enemigo". Distanciándose, no queriendo que la viese ir cojeando a la cama, armándose de valor le dijo:

– ¿Te importaría salir de mi camino?

Él se movió, Jennifer trató de dar un paso.

– Esto es estúpido, jovencita…

Un instante después, queriéndolo o no, Jennifer fue cargada de vuelta a la habitación.

Ella hizo todo lo que pudo para mantenerse bien lejos él todo el camino. Sin embargo, cuando la colocaba en la cama, fue incapaz de evitar el contacto. Inmediatamente los dos se alejaron como si hubieran tenido un choque.

Seguro que Ryden había provocado el incidente, Jennifer lo interpretó como un insulto.

– Olvídalo, Kilbane, no va a lograr nada!

Indignado, la dejó caer al instante. Ella gritó cuando la pierna lesionada golpeó el colchón. Ryden suspiró y se fue, dejando en claro que no podía soportar mas la situación.

¿No esperar a verlo esa noche cuando entró llevando una bebida caliente y algunas galletas. El primer impulso fue mandarlo lejos, pero pensó que dormiría mejor si se alimentaba a un poco.

Él la trató con amabilidad exagerada:

– Lo siento, es té de nuevo. No he encontrado el chocolate en la despensa.

Jennifer estaba un poco confundido por el cambio de comportamiento, pero como yo sabía cual era el resultado es siempre trataba de mostrarse amistosa, asumió un tono agresivo:

– Dado que no tiene estricnina, el té parece muy bien.

Esperaba una respuesta en el mismo nivel, pero se quedó desarmada, al notar que Ryden había empezado a reír. Al darse cuenta de lo ridículo de la situación, ella tampoco pudo controlarse.

Sin embargo, su sonrisa desapareció de repente al ver la seriedad en la cara de él, que no desviaba los ojos grises de su boca.

Al darse cuenta de que Jennifer lo había notado, se fue abruptamente.

Esa noche, Jennifer no consiguió dormir bien. Los pensamientos volaron a la imagen de Ryden sonriendo y mirándola, fascinado. Llegó a la conclusión de que era sólo su imaginación.

A la mañana siguiente, parecía distante y serio, le trajo el café yéndose a trabajar, dejando a su desconsolada ante la perspectiva de otro día sin fin, tirada en la cama.

Pero Jennifer tuvo una sorpresa agradable ver que la rodilla mejoraba. Todavía no podía hacer acrobacias, pero sin duda, ir al baño sería menos doloroso.

Estaba aún más optimista al terminar de ponerse la compresa. Incluso se consideró la posibilidad de irse a casa sola.

Sin embargo, todos sus planes se vinieron abajo, cuando intentó ponerse de pie sin apoyo, se cayó. Frustrada, se metió en la cama, tomó dos pastillas para el dolor. Pero no abandonó la idea de irse ahora. Cuando a la hora del almuerzo, Ryden volvió aún taciturno, casi no pudo contener la rabia.

Una vez más friamente le puso delante de una bandeja con sándwiches, café y algunas revistas.

– No había necesidad de preocuparse… – La voz se apagó al verlo salir. En la puerta, Ryden se volvió, demostrando impaciencia, esperando que terminara la frase. – Quiero irme ahor. – Él miró con el escepticismo de otras veces. – Te estoy pidiendo que me lleves a casa!

– Tengo más cosas que hacer que llevarla a pasear.

Jennifer se quedó con los ojos fijos en la puerta, cuando le oyó salir del apartamento, quería tirar la bandeja al suelo. Si tan sólo pudiera seguirlo para poner fin a la conversación… Pero ése era el problema, no conseguía dar un paso.

Si Ryden no estuvo dispuesto a hablar en el almuerzo, por la noche, quien se negó a hablar fue Jennifer. Él fingió no darse cuenta de su mal humor, esperó a que terminara de comer y se fue. Deseando que tuviese una pésima salida, no pudo evitar preguntarse con quien habría salido. Seguramente, con una mujer sofisticada. Pensó que estaba empezando a alucinar cuando se dio cuenta que la imagen que veía en un elegante vestido era la suya. Trató de disipar esos pensamientos. recordando que Noel había dicho que sólo se quedaría en Londres durante la semana. No entendía por que Ryden no viajaba pues estaban a viernes. Tal vez su estancia allí había echado a perder todos sus planes. Empezó a sentirse culpable por ello. Los padres, que tanto ansiaba verlo, estarían decepcionados.

Trató de librarse de la culpa, concluyó que si él hubiera estado de acuerdo en llevarla a su casa, no necesitaba perder el fin de semana.

Cuando llegó Ryden, todavía se sentía deprimida. Pensando en sus padres que le recordaban a su vieja amiga, la señora Gemmill, que hasta hacía poco formaba parte de su vida. Cómo me gustaría que su compañera estuviera a su lado…

– ¿Necesita algo? – Su voz interrumpió sus pensamientos.

Jennifer negó con la cabeza, sin mirarlo mientras las lágrimas rodaban en silencio, no quería que la viese en ese estado.

– ¿Estás bien?

Ella asintió con la cabeza, deseando que saliese. Sin embargo, se acercó a la cama, consolándola:

– Sé que debe doler mucho, pero aguanta, que pronto estarás bien.

La solidaridad inesperada la hizo levantar la cabeza. Los ojos grises transmitían sinceridad. Era el colmo.

– ¡Oh, Ryden – estalló en sollozos.

Quería ocultar su rostro y sintió su brazo sobre su hombro.

– No llores.

Levantó la mirada y trató de sonreír pero no pudo. La proximidad era tal que podía sentir su respiración. El corazón se disparó.

Ryden se acercó aún mas y la besó. Jennifer nunca antes había experimentado tal emoción.

Los labios de Ryden se encontraron con los de ella cuando, con amabilidad, le apoyó la cabeza sobre la almohada. Acariciando su cabello, se acostó junto a ella, lo que la hizo olvidar el mundo que les rodeaba. Los besos se sucedieron, Jennifer descubrió un deseo violento e irresistible que la asustó.

Podía sentir a través de la colcha el cuerpo de Ryden contra el suyo. Su mano cayó lentamente para acariciarla. Le descubrió un hombro, Jennifer sintió reflejado en aquellos ojos sensuales el mismo impulso que la torturaba a ella.

Ella le acarició también, en busca de su piel caliente debajo de la camisa, arqueando su cuerpo para pegarse a la de él, suspirando de placer mientras sus labios exigentes trazaban una línea de fuego desde el cuello hasta los pechos.

Sin embargo, de esta demanda desenfrenada, con el peso del cuerpo de Ryden apretando su pierna herida la volvió a la realidad. No pudo contener un grito de dolor. Él se apartó de inmediato.

– Mi rodilla – Jennifer explicó, sin saber lo que la estaba molestando más, si el dolor o el hecho de haberla alejado de él. Aún así lo deseaba mucho, pero se dio cuenta que los ojos de Ryden habían recuperado la frialdad anterior. Asombrada, escuchó su voz ronca:

– No fue en esta ocasión, señorita Cavendish.

– ¿Qué quieres decir? – Le preguntó indignada, incapaz de comprender que sin querer le hizo recordar que casi cayó en las garras de aquella que había jugado a ser la novia codiciosa de su hermano.

– Santa inocencia! ¿Usted pensó que yo pudiera creer en esas lágrimas? – Parecía más enfadado consigo mismo que con ella. – Puede que haya sido capaz de obtener que la desease, pero entre el deseo y el amor hay una larga distancia.

CAPÍTULO IV

A la mañana siguiente, Jennifer se despertó con los pensamientos más tumultuosos que la noche anterior. No lloraría por lo que había sucedido. Ryden no se lo merecía. Después de todo, que pensaba que era?

Recordó los momentos que había estado a merced de aquellas caricias audaces, odiándolo para llevarla a tal estado de descontrol. Se puso furiosa. Justo en ese momento, él la acusaba de haber incitado deliberadamente su deseo con bajos motivos. Que un hombre mas monstruoso!

No se conformaba con su propio ingenuidad e imprudencia. El ansia de venganza la invadía. Se puso de pie, probando a ver si su pierna había mejorado.

Esta vez fue mucho más fácil de llegar al baño, pero la rodilla aún le dolía demasiado. Aunque se moría de ganas de tomar un largo baño, vio que se produciría un desastre si tratara de entrar en el baño. Se conformaría con la ducha.

A pesar de que podía oír el ruido de Ryden por el apartamento, volviendo a su cuarto no se encontró con él.

Automáticamente se fue a la cama, pero, recordando que el médico había recomendado cuarenta y ocho horas de descanso, llegó a la conclusión de que debería haber estar liberada y se levantó. Se vistió, se sentó en la silla, planeando arreglarse mejor una vez que hubiese descansado un poco. En ese momento, entró Ryden. Llevaba una camisa de manga corta y pantalones vaqueros.

Sus ojos se movieron lentamente de la cama a donde estaba ella. Jennifer parecía distante, recordando los besos que intercambiaron la noche anterior. Pero si el también se acordaba, no lo demostró cuando sus ojos se encontraron.

Ella se recompuso, mientras Ryden ponía la bandeja de café sobre la mesa. Por frunciendo el ceño, se dio cuenta de que no cambiaría de opinión.

Indignada, recordó el día anterior, la forma en que la había dejado sin darle la oportunidad de decir una palabra, vio que ya era hora de que supiera que no volvería a suceder.

"Mi paciencia se ha terminado – dijo, mostrando en su voz toda la tensión que sentía.

– La mía también – dijo, con los dientes apretados. – ¿Puedo dejar la bandeja aquí?

– Haz lo que quieras. Quiero irme a casa, me pregunto qué excusa tiene ahora para no llevarme.

– Ninguna.

– ¿Qué quieres decir…

– Con mucho gusto. Tome el café y vistase. – En la puerta, se volvió Ryden. – ¿Se puede vestir sola o quiere ayuda?

– Ni aunque estuviese con los dos brazos rotos.

Ya vestida, con una falda gris, que dejaba las vendas a la vista y unos zapatos planos, Jennifer se dio cuenta que su aspecto no era el mejor.

– ¿Está lista? – Ryden preguntó, abriendo la puerta.

No tenía intención de pedir disculpas, pero al ver la mirada jocosa que le había dirigido se justificó.

– No podía usar los pantalones vaqueros. No me entran.

– No se ha reducido la inflamación de la rodilla? – Preguntó él al cruzar el cuarto para conseguir las maletas.

– Un poco…

Ryden llegó con el equipaje sin hacer ningún comentario, regresando minutos más tarde. Mientras tanto, Jennifer estaba pensando en cómo podía caminar hasta el coche.

Hizo un gran esfuerzo para levantarse de la silla, cuando Ryden la subió inesperadamente en sus brazos. Por la muestra de la entrada en el garaje, se dio cuenta de que el viaje sería doloroso. Se detuvo delante de un coche que debía haber costado una fortuna, le dijo que se asegurase bien, para poder abrir la puerta.

Una vez dentro del coche, cerró los ojos para que Ryden no pudiera ver reflejado el dolor que sentía en ellos. Minutos después los abrió. Le puso unas almohadas debajo de su pierna lesionada, sorprendiéndola con tal consideración.

De repente, Jennifer dijo:

– Mi coche! ¿Cómo… – Dejó de hablar cuando se dio cuenta de su expresión de impaciencia.

– Dame las llaves. Voy a enviar a alguien para entregártelo.

Buscó en el interior del bolso, entregándole las llaves. Se sorprendió al ver que Ryden esperaba para salir.

– ¿Hay algún problema?

– Me olvidé mi bola de cristal, ¿te importaría decirme donde debo llevarte?

En ese momento se le ocurrió que la venganza iba a venir, sin embargo, pensó, tal vez no supiese que Gypsy vivía en Cawley. Tenía razón.

– Yo vivo en Stanton Verney. – Se dio cuenta de su reacción de repugnancia al pronunciar el nombre del lugar. – Está cerca de… empezó a explicar.

– Sé muy bien dónde está. Por desgracia, muy cerca de Comberford.

– No todo siempre es como queremos, ¿no? – Señaló, sin darse cuenta de que Ryden pensaba en su hermano. Vivir tan cerca, sería difícil para que Noel el pudiese controlar el deseo de verla y evitar otra decepción.

Como faltaba poco tiempo para que Ryden se deshiciera de ella, no se preocupó mas por la cuestión de su verdadera identidad. "Además", pensó, es capaz de dejarme aquí mismo, si se me ocurre mencionar el nombre de Noel de nuevo.

En el camino, todo lo que Jennifer obtuvo de su compañero irascible fue un profundo silencio. No veía la hora de llegar a casa y olvidar toda la historia. Pensaba que los hermanos Kilbane habían hecho sus vacaciones en un desastre total, cuando, por último, él declaró:

– ¿Tu amigo estará allí?

– Yo vivo sola. No tengo ningún amigo, si eso es lo que quieres decir.

Frenó de repente la sacudida causó a Jennifer un dolor en la rodilla.

– Que el daño. – Miró a Ryden, que no parecía preocupado. – ¿Qué fue lo que dije ahora?

– Estoy casi seguro de que Noel mencionó que compartias un apartamento con una joven.

Ese comentario le recordó a la Sra. Gemmill.

– Hasta hace poco vivía con una amiga – dijo con tristeza. – Ahora vivo sola.

– ¡Mientes!

– No, no! – Jennifer gritó indignada. Ya no aguantaba mas que la llamasen mentirosa.

Durante unos segundos en los ojos de ambos saltaros chispas.

Ryden no aceptaba estar equivocado. Tamborileaba nerviosamente en el volante, negándose a admitir que Noel se había equivocado.

Jennifer no quería perder el tiempo, le sonrió irónicamente:

– El paisaje es muy bonito, pero si no te importa, prefiero ir a casa.

– Y me dirás cómo vas a aguantar estar allí tú sola? Apenas eres capaz de arrastrarte!

– Me las arreglaré

.

¿Y cómo vas a cocinar si no eres capaz de aguantar de pie durante un minuto?

Le dije que me las arreglaré y punto final – reiteró, acordándose que la despensa estaba casi vacía.

Presa del pánico ante la idea de que la llevara de vuelta a Londres. No lo permitiría.

Ryden parece que ha decidido qué hacer. Puso el coche en marcha y continuó en la misma dirección. Jennifer se consideró una tonta al pensar que aquel hijo de mala madre podría preocuparse por ella.

No habían andado mucho cuando Ryden se detuvo de nuevo. Asombrada, le vio descender y entrar en una cabina telefónica. Estaba intrigada por saber a quién llamaba por teléfono. ¿Cuál sería la razón? Tal vez él había prometido llamar a alguna novia.

Observó como volvía de nuevo al coche y se sientaba detrás del volante. Casi le preguntó sobre la llamada telefónica, pero, después de haber recibido la fría mirada de costumbre, desistió.

Ryden volvió a poner el coche en marcha. Se quedaron en silencio hasta que, casi llegando a Stanton Verney, se equivocó de camino. Jennifer suspiró, demasiado tarde. Debería haberle dado todos los detalles unos minutos antes.

– Allí atrás era donde debía tomar la izquierda. Pero no hay problema, usted puede dar vuelta el…

– No vamos a Stanton Verney.

– ¿No?! – Una señal donde se leía a Comberford llamó su atención. – Vamos a Broadhurst Hall!

– ¡Chica inteligente¡.

Ella ignoró la ironía.

– Usted tiene que recoger algo antes de dejarme en casa?

– Por favor, perdóname tus representaciones. Sabes muy bien que pasarás el fin de semana allí.

– Aquí es donde te equivocas. Ni siquiera voy a…

– Muy gracioso. Pensé eso te dejaría contenta.

– Pues no me dejó. Para el coche de inmediato!

Redujo la velocidad y se desvió para aparcar. Sin embargo, Jennifer se dio cuenta que su actitud no tenía nada que ver con lo que le había mandado, había aparcado sólo para darle algunas instrucciones antes de llegar a Broadhurst Hall. Se sentía frustrada por no poder descender allí mismo.

– Me niego a ir a su casa.

– No va a ir a ninguna parte sin que yo la lleve, tiene dos opciones: o ir conmigo o Broadhurst o regresar a Londres. ¿Cual es la opción?

– Ni lo uno ni lo otro. Yo prefiero mi casa.

Él fingió no oír.

– En la casa de mis padres tememos un ama de llaves, la señora Stow, que puede ayudarte en lo que necesites. Como yo no estoy interesado en tus avances sexuales, considero que esta es la mejor opción.

Jennifer empezó a pensar que no tenía salida, pero no perdió la oportunidad de burlarse de él.

– ¿No tiene miedo a resistir?

– No me preocupa mi apetito sexual, pero si el tuyo. – Ella intentó protestar, pero Ryden continuó: – De hecho, tus falsas lágrimas fueron las que me advirtieron. Si todo hubiese salido según tus planes hoy en día no sólo te odiaría a ti, también a mí mismo.

No fue nada agradable para Jennifer oír esas palabras, pero también lo odiaba.

Sabía que no podía ir sola a ninguna parte, estaba totalmente a merced de ese ser terrible. Se mostró tan aborrecida con toda la historia como él. Sin embargo, no iba a entregarse con tanta facilidad.

– No te preocupes, no te voy a dar otra oportunidad de acercarte a mí. Y, en pensándolo bien, no te arriesgas demasiado en llevarme a tu casa? Pensé que querías alejarme de tu hermano. – Por la expresión de su cara, Jennifer se dio cuenta de que era ella quien estaba en peligro, pero no se intimidó. – Al final, cambié de opinión. Decidí casarse con Noel, aunque la perspectiva de contar con contigo como hermano que no me gusta lo más mínimo.

Ryden tenía un brillo asesino en los ojos por lo que llegó a anticipar la sensación de que aquellas manos la estrangulaban. Sin embargo, con un esfuerzo sobrehumano, se las arregló para controlar a sí mismo.

– Los dos sabemos que tipo de relación esperas tener conmigo. Sería una tontería que te lleve a casa, si no estuviera seguro de que Noel está a salvo de tus garras, en Francia.

Jennifer fingió cierta docilidad y resignación:

– Puesto que es así, parece que pasaré la noche en Broadhurst Hall…

– Como si no lo supiese. – Antes de que pudiera contestarle, Ryden agregó: – Te conozvo lo suficiente como para saber de lo que eres capaz. Sabes que mi padre estaba enfermo. Así que escucha, Jenifer Cavendish: – Si haces algo que lo perturbe te arrepentirás de por vida. Ahorra también a mi madre de tu veneno.

Ryden hablaba serio. Jennifer le hubiera gustado preguntar qué clase de persona que pensaba que era, para poder hacer daño a una pareja de ancianos que nunca había conocido, pero no lo hizo. Vio que la batalla estaba perdida.

Ryden interpretó su silencio como si se hubiera acordado comportarse y arrancó el coche.

Consternada, Jennifer pensó en cómo le gustaría ver la cara de aquel desalmado cuando supiese en realidad quién era.

CAPÍTULO V

Jennifer estaba impresionada por la enorme extensión de Broadhurst Hall. Viajaron a través de campos interminables, bellamente arbolados. Y eso fue antes de ver la casa.

Pasaron una entrada majestuosa, anunciada por dos pilares de piedra, seguido por una avenida bordeada por pinos. A partir de ahí, se puedo avistar el césped que parecía interminable.

Se acercaron a la mansión, un imponente edificio, de dos pisos, con fachada blanca y balcones en las ventanas.

Aun siendo un lugar encantador, ella preferiría haberse ido a su pequeña casa. Pero como no iba a adelantar nada, diciéndoselo a Ryden, se resignó, cuando se detuvo, abrió la puerta del coche para esperar a que viniese a buscarla.

Sacarla del coche fue tan difícil como lo fue para acomodarla. Cuando Ryden la recogió, Jennifer quería empujarlo, sin embargo, el dolor que le causó hizo que se aferrase los brazos que la sujetaban.

– Parece abatida – le oyó observar en tono delicado.

– Me siento un poco cansada. – Jennifer creyó ver una sonrisa en sus labios antes de volver la cara a un lado.

– Hay un dormitorio preparado para usted – Ryden anunció mientras subían la escalera, se dirigió a través de una enorme puerta de roble, rumbo a la sala.

Así que esta fue la razón de la llamada, concluyó.

– Voy a saludar a mis padres antes de llevarla para arriba – continuó. – Debe estar necesitando un analgésico.

– Muy bien gracias – Jennifer le agradeció sin poder imprimir el tono irónico en su voz que quería. Tal vez ya estaba siendo contaminada por el ambiente tranquilo de la casa.

En este punto, sin saber de dónde, apareció delante una pareja de ancianos. Ella, una mujer delgada de pelo blanco, de unos sesenta años, estaba acompañada por un hombre, también delgado, de unos diez años más.

– Ryden! – Exclamó la mujer, acercándose, visiblemente contenta de verlo.

El hombre también se unió a ellos, Ryden les presentó a Jennifer. Desde el primer momento, sintió el cálido clima de afecto que los unía. Era fácil ver que, a pesar de su edad, la pareja aún se amaba.

Viendo a Verónica y Clifton Kilbane, recordó a sus propios padres, cuyo matrimonio no funcionó. La Sra. Kilbane manifestó la alegría que sentía al ver a su hijo, esperó a que su marido intercambiara unas palabras con él. También entre padre e hijo había una gran cantidad de afecto, que se hizo evidente cuando Ryden los besó.

Verónica se volvió a Jennifer:

– Estamos olvidando nuestra invitada. Lo siento cariño, pero hace tanto tiempo que no nos vemos. Pobre Jennifer! Se entristeció as ver la pierna envuelta en vendajes. – Me alegro de que Ryden la haya convencido de venir con él.

Jennifer sonrió, cautivada por el calor que emanaba de aquella mujer. ¿Cómo podría esa criatura dulce tenido un monstruo como Ryden?

– Jennifer está agotada. Me la llevo arriba y luego me uno a vosotros – Ryden dio un paso adelante con una sonrisa. Una vez que llegamos al tope de la escalera, sin embargo, la expresión de su rostro cambió.

– Me gustaría tratar de caminar sola – Jennifer dijo rápidamente.

Fingiendo no haberla oído, entró en el dormitorio y la puso en la cama.

Era una habitación bonita, muy iluminado, perfumado con rosas que crecían en el alféizar de una enorme ventana.

– La señora Stow llegara en un minuto para ayudarte a arreglar las cubiertas – Dijo Ryden muy serio.

Jennifer estaba cansada de mentir. Además, hizo un sacrificio enorme para vestirse por la mañana, no pretendía volver a hacerlo poniéndose el camisón.

– ¿Acaso insinúas que me vas a dejar encerrada en esta habitación?

– Te olvidas rápido de cómo sonreir, ¿eh? – Ryden ironizó. Entonces, temiendo que el antagonismo entre ellos se reflejase y preocupase a sus padres, trató de suavizar: – Debes descansar. Ya que tuve que hacer el mayor trabajo para ponerla aquí, podría colaborar un poco, ¿no? – Fue a la puerta, pero antes de salir incluso habló: – Voy a dar órdenes a la señora Stow que te traiga el almuerzo. Si estás más descansada por la noche, podrás cenar con nosotros.

Jennifer se encontró a solas sin ninguna posibilidad de seguir protestando. Indignads, se levantó para explorar el lugar llendo al baño. A su regreso se encontró con la figura regordeta y maternal del ama de llaves, que le había traido la maleta.

– Soy la señora Stow, encantada. ¿Quiere que la lleve a la cama?

– Por favor. – Jennifer sonrió, simpatizando con ella.

– Así que ven. – La señora le ofreció el brazo. – Creo que necesitara un bastón. Te voy a conseguir uno. Ahora voy quitarle los sus zapatos.

La jovialidad de la mujer de inmediato le recordó la señora Gemmill.

– Gracias, gracias… – Jennifer le dio las gracias con emoción.

– Antes de deshacer su equipaje, voy a buscarle un café. La Sra. Stow pronto regresó con una bandeja con café, jugo de naranja y bollos caseros. Charlaron, mientras Jennifer se tomaba el café y la mujer que empacaba sus ropas en el armario. El ama de llaves dijo que estaba con la familia Kilbane hacia años, que había cuidado de Ryden y de su hermano desde que eran bebés. Él elogió a sus señores, diciendo que nunca encontraría a otros como ellos.

La pareja de ancianos amaba a sus hijos, les había causado la mayor alegría cuando Ryden advirtió que volvería de los Estados Unidos antes de lo previsto.

– se decepcionaron un poco cuando me llamó diciendo que sólo vendría hoy, esperaban ansiosamente que hubiera llegado la mañana del viernes. Pero, por supuesto comprendían. Ryden no podía dejarla en Londres en este estado, ¿no?

Jennifer se sintió un poco culpable por haber retrasado la reunión de Ryden con sus padres. De mala gana finalmente admitió que su irritación no fue tan gratuita.

Estaba deprimida cuando la señora Stow le trajo el almuerzo, pero al ver el bastón que la mujer le había llevado, empezó a animarse de nuevo.

Comió rápidamente, ansiosa por probar la nueva manera de moverse. Veinte minutos después, se sentó a descansar después de varias vueltas por la habitación, estaba segura de que pronto podría ir a cualquier parte.

Entretenida por este pensamiento, se dio cuenta de que alguien giró el picaporte lentamente, en silencio.

– ¡Ah, lo siento, pensé que estaba dormida. Tiene todo lo que necesita? – Le preguntó la señora Kilbane, entrando en la habitación.

– Más de lo necesario, gracias. Y además amablemente, Stow me ha traído un bastón.

A diferencia de su hijo, la señora Kilbane era muy cariñosa, se ofreció a hacerle compañía. Sacó una silla y se sentó cerca de la cama.

Hablaron animadamente, sin tocar ni una sola una vez la relación entre Jennifer y Ryden, aunque que ella tuviese curiosidad sobre ello, le dijo acerca de la situación de su marido, diciendo que el médico le prohibió conducir por un tiempo. Después de mucha conversación, Verónica se dio cuenta de que era demasiado tarde.

– ¡Dios mío, ni siquiera me fijé en la hora…

– Llegara tarde. – Jennifer se disculpó: – Su marido debe estar esperándola.

– Lo dudo. Se olvida de la vida cuando habla de negocios con su hijo. No me perdonaría si lo interrumpiese.

Jennifer sonrió. La enfermedad del Sr. Kilbane no parecía haber afectado el ambiente alegre y relajado de la casa.

– Deben ser interrumpidos tarde o temprano, ¿no?

– Ryden no va a cansar a su padre. – Sra. Kilbane rompió el aire serio con una sonrisa incómoda. – No quiero que Clifton se aburra, pero no puedo dejar de preocuparme por su salud.

Jennifer conocía muy bien esa sensación de preocupación por el bienestar de un ser querido. Aunque no era el mismo tipo de amor que sentía por la Sra. Gemmill, la inquietud era la misma. Sabía que el Sr. Kilbane se estaba recuperando lentamente, mentalmente deseaba que viviera muchos años.

"Aunque Verónica quisiera mucho a sus hijos, el marido era lo primero", pensó Jennifer cuando la madre de Ryden la dejó.

Imaginó lo agradable que sería ser amada así, se acordó de sus padres. Aprendió de ellos el tipo de matrimonio que no quería tener. ¿Cómo no había encontrado al hombre adecuado decidió que sería muy cuidadosa en la elección cuando llegara el momento.

En ese momento entró la señora Stow, llevando una bandeja con té, sólo permaneció el tiempo suficiente para avisarla de que se arreglara, por que desde que el señor estaba enfermo, que la cena se sirve antes para que pueda descansar.

Jennifer acababa de cambiarse la única blusa que había traido cuando, justo antes de las siete, Ryden vino a buscarla. Al verlo vestido con una camisa polo y pantalones anchos, super elegante, lamentó no haber llevado la ropa apropiada a Londres.

– Siento no tener nada mejor para ponerme.

– Está bien así – señaló, dándole la impresión de que la encontraba tan insignificante que ni siquiera había notado lo que llevaba. Se aproximó a recogerla.

– Puedo caminar, gracias. – Jennifer le mostró el bastón. Sin embargo, antes de que pudiera atraparla, Ryden dio un paso adelante, poniendola su fuera de su alcance. Ella lo fusiló con la mirada y para su sorpresa, recibió a cambio un comentario humorístico:

– Estás tan enojada que me podía noquear con ella. Es mejor prevenir.

– La idea no es mala. – Jennifer luchaba consigo misma para mantenerse seria.

– Será mejor que nos apresuremos o la sopa se enfriara. Después de tanta práctica. – Ryden la tomó en sus brazos.

Ella estaba confundida por el torbellino de emociones que tubo lugar cuando entró en contacto con el cuerpo caliente. A medida que descendieron las escaleras, podía percivir los músculos perfectos sintiendo el olor de aquella piel, que la excitaba. El corazón se le disparo y pensó que se ahogaba. Sólo cuando él la puso en la silla que se dio cuenta de que por primera vez desde el accidente, había olvidado el dolor.

No tuvo mucho tiempo para tratar con sus emociones, como la pareja Kilbane los esperaba. Jennifer rápidamente se recompuso, respondiendo a su saludo.

El primer plato era una sopa, pero sin paté. Miró a Ryden, reprendiéndolo por haberla engañado, de nuevo, tuvo que contener la risa cuando viola cara que puso.

Inmediatamente, volvió su atención a sus padres. Ella estaba acostumbrada a tratar con ancianos conversando animada durante la cena. Varias veces sentió la mirada de Ryden. Sabía que estaba atento a cada palabra, para cambiar de tema si era necesario. Se puso en estado de alerta cuando la Sra. Kilbane comenzó a alabar a las habilidades profesionales de Noel, diciendo que el hijo menor debería estar haciendo un gran trabajo en Francia.

Jennifer recordó que Noel era simpático, de como su conversación tan agradable era importantísima para un gerente de ventas exitoso, estuvo de acuerdo:

– Estoy segura de que hará un gran trabajo en París. – En el mismo instante sintió la mirada de Ryden.

– Conoces a Noel? – Sra. Kilbane la miró sorprendida.

Jennifer sabía que el hecho conocerle no molestaba a nadie, pero percibió claramente que a Ryden no le había gustado la insinuación.

Como ella se demorase para responder, la anfitriona notó de la mirada entre los dos, concluyendo por sí misma:

– Que tontería. Es lógico que llevándose los hermanos tan bien, es imposible conocer a uno, sin haber visto nunca uno al otro – y cambiando de tema: – Vive en Londres?

Aliviada, Jennifer le dijo que vivía en Stanton Verney.

El Sr. Kilbane señaló que el pueblo estaba muy cerca de allí y dijo que había leído acerca de un conductor vándalo que, seguramente a causa del abuso del alcohol había destruido el jardín del lugar.

Jennifer tubo ganas de reír, pero si se controló a tiempo.

– Miembros de la Sociedad para la Conservación de los jardines tienen mucha dedicación. – Les contó brevemente el carácter de esa asociación, por fortuna, la Sra. Kilbane desvió el curso de la conversación con el hecho de que vivía sola.

– Mis padres se divorciaron y se casarón por segunda vez – Jennifer explicó. – Mi madre y su marido viven en Hong Kong y rara vez veo a mi padre.

– ¡Oh, Dios mío! – La anfitriona le notó el aire melancólico y dijo apenada. – Debe sentirse muy sola.

Jennifer nunca había visto la situación desde esa perspectiva y no pretendía apenar a nadie. Pero antes de que pudiera decir nada en contra, la Sra. Kilbane propuso:

– Mi hijo nos dijo que sólo podía quedarse el fin de semana, pero insisto en la prolongación de su estancia con nosotros.

– Vamos a ver cómo se recupera de su contusión, no es así Jennifer? – Ryden no le dio oportunidad de responder.

Estaba furioso, pensando que había premeditado la conversación, para que se la invitara a quedarse. Jennifer, a su vez, se indignó. No era su culpa si el asunto había terminado con ese resultado. Después de todo, concluyó, el culpable era él por tener una madre tan amable.

Ella habló poco hasta el final de la comida, pero tuvo un gran control para no pelear con Ryden, cuando el señor Kilbane la invitó a conversar un poco en la sala. El hijo, ni mas ni menos, intervino una vez más:

– Lo lamento pero tienen que disculpar a nuestra invitada, ella prefiere retirarse, hacer el viaje la dejó agotada. – Sonrió a Jennifer sin obtener respuesta. Aunque no lo está demostrado, siente mucho el dolor y necesita algunos analgésicos.

Ella quería estrangularlo, pero no veía otra opción que quedarse quieta y tranquilizar a la Sra. Kilbane, diciendo que no le dolía tanto.

Una vez que la pareja se retiró, Jennifer se decidió. Ryden la trataba como si tuviera una enfermedad contagiosa, por lo tanto no tocaría ni un pelo más de su cabello. Se mantuvo firme en su decisión, cuando amenazó con su ayuda.

– No te atrevas a poner tu mano sobre mí. No necesito tu ayuda.

– No seas tan…

– Si me tocas, grito.

Se detuvo, al ver que ella no estaba bromeando.

A duras penas, Jennifer se levantó de su silla, segura de que a él sólo le preocupaba que el escándalo alarmase a sus padres. Decidida, cojeando hasta la puerta, lamentando no haber insistido en llevar el bastón.

Cruzó la sala, donde casi no había muebles para apoyarse, llegó al pie de la escalera, sintió que estaba realmente necesitada de los analgésicos a los que Ryden se había referido.

– ¡Oh, Dios! – Susurraba, apoyada en el pilar de la barandilla. La escalera parecía más alta que nunca. Pero a pesar del que el dolor, no aliviaba su ira, todavía quería subir sin ayuda. Se concentró en lo que iba a hacer, no se dio cuenta de que Ryden se aproximaba.

– Veo que eres muy valiente, pero poco inteligente.

Fue incisiva al ver que el hacía intención de levantarla en brazos:

– Te dije que no quiere ayuda.

Te gusto o no, vas a ser llevada arriba.

– Con cuidado – ordenó.

Al ponerse en contacto de nuevo con ese cuerpo deseado, la cólera desapareció, dando paso a la misma confusión de sensaciones de hacía unas horas, lo que le impidió pronunciar las palabras que el cerebro le mando: ". Bájame"

Completamente superada por la emoción, sólo logró recobrarse un poco, cuando rozó con los pies la jamba de la puerta. Ryden la oyó gemir con un intento de protesta y la colocó en la cama con cuidado.

Incluso con su brazo alrededor de ella, la miró a los ojos. Jennifer se quedó sin aliento, deseaba que él no se moviera. De hecho, le gustaría que la abrazase. Se miraron durante unos segundos, magnetizados, sus labios se encontraron. El corazón de Jennifer parecía a punto de estallar al sentir la boca de Rydén sobre la suya. Se besaron con avidez. De repente se apartó, la atmósfera sensual que los rodeaba fue sustituida por el odio.

Al ver la expresión de su cara, se sacudió con un movimiento brusco, olvidándose de la pierna lesionada.

Ryden se levantó.

– ¡Vete al infierno, tú y tus tácticas de seducción! – Dijo con enojo, antes de salir dando un portazo.

Si Jennifer no había dormido bien la noche anterior, debido al dolor, esa noche fue por otra razon. Nada atenuaba la angustia que Ryden había dejado en su corazón, al decir esas palabras antes de salir.

Debería estar furiosa, sin embargo, éste no era el sentimiento que la dominaba. Además, no le importaba saber el motivo por el qué Ryden había salido tan de repente. Todas indignación fue apagada por la revelación de la verdad: la razón de esa sensación de desmayo, falta de aliento, el corazón acelerado… No era posible, no podía creer lo que las pruebas le mostraban. Ni siquiera simpatizaban con él, ¿cómo podría?…

Pasó la noche tratando de convencerse a sí misma mas de una vez de que era su fértil imaginación la que lo manifestaba. Inútil. Nada podía transformar la realidad. Cuando amaneció, Jennifer tuvo que aceptar la dura realidad de que amaba al hombre equivocado. El hombre que la había maltratado y pisoteado durante esos días. Estaba perdidamente enamorada de Ryden Kilbane!

CAPÍTULO VI

El domingo, Jennifer tenía más evidencia de que, si dependiera de un buen tratamiento, se recuperaría pronto. La Sra. Stow, siempre de buen humor, le trajo una taza de café y le preguntó si había dormido bien y si la rodilla estaba mejor.

Ella mintió acerca de la noche sin dormir diciendo que se sentía mejor. Muchas otras cosas la preocupaban, mucho más que daño.

Entonces, antes de los pensamientos que la perturban regresasen, la señora Kilbane, todavía vestida con una bata, vino a hacer más o menos las mismas preguntas.

Obligada a mentir de nuevo sobre la noche pasada en el claro, Jennifer sonrió, mostrando que no había razón para preocuparse.

– La hinchazón bajó y mi rodilla está mucho menos dolorida.

– Muy bien. No hay necesidad forzarla ahora, pero si se siente mejor después del desayuno, Ryden podría venir a buscarla para que se reuna con nosotros en la sala.

Jennifer estuvo de acuerdo, pero en cuanto la anfritiona salió, se puso de pie para poner a prueba la pierna. Se dio cuenta de que aún no era capaz de saltar obstáculos, sin embargo, hacía progresos.

Ya había ido a la cama otra vez, cuando el ama de llaves le llevó una bandeja con el desayuno.

– Voy a volver a ayudarla a vestirse – advirtió antes de salir, demostrando que estaba al tanto de los planes para después del desayuno.

– Creo que me puede arreglar sola – Jennifer le dio las gracias, pensando en algo que la molestaba: Ryden. Esperó hasta que la señora Stow salió, bebió una taza de café negro y se levantó.

Si bien tomara un baño se vestiría, preocupada por la reacción que tendría al encontrarlo. Aprensiva sobre el estado de descontrol que tenía cuando estaba en sus brazos, pensó que era mejor no dejar que llevase de nuevo. Esperó unos minutos para que la familia terminara el desayuno y se preparan para pasar la jornada en la sala.

No conseguía quitarse a Ryden de la cabeza. Se preguntaba sobre como había surgido aquel el amor por alguien que la hacía sufrir tanto.

Lo único que sabía era que a su lado sentía emociones que nunca había experimentado antes. De hecho, se dio cuenta de que se había enamorado desde el primer momento en que lo vio. Su subconsciente debía haber estado atento a lo que le sucedería a partir del momento en que se conocieron. Eso explica la extraña necesidad de oponerse a él, como si algún mecanismo de defensa estuviese siendo accionado. La cólera que la había invadido todas las veces que Ryden la había llevado en sus brazos era una prueba. Ciertamente, evitaba la sensación que esos brazos le proporcionaban.

El descubrimiento de los verdaderos sentimientos hacia Ryden la dejó frustrada. Sería más fácil sentir odio.

Se dirigió hacia las escaleras lo más rápido que pudo para disipar las preocupaciones. Estaba segura de que todos estaban allí, pero de repente oyó unos pasos detrás de ella. Inmediatamente sabía a quién pertenecían. Apenas podía contener su propia emoción, sin embargo, continuó como si nada hubiera sucedido. Ryden se acercó.

– Valiente, ¿eh? – Dijo en broma.

Jennifer no pudo evitar el impulso para enfrentarse a él, confirmando una vez más lo que sentía por este hombre: amor, mucho amor.

– Creo que es mi problema, ¿no? – Respondió secamente.

Su expresión se volvió dura. Jennifer volvió la cara para no ver el odio que se estampado en su mirada. Se dio cuenta de que ya no podía soportar la situación que se desarrollaba entre ellos y era necesario correr el riesgo de mencionar el nombre de Noel. Decir toda la verdad era la única oportunidad de poder acercarse a Ryden, para conquistarlo.

Llena de valor, buscando las palabras adecuadas y comenzó:

– Ryden… – En ese momento la Sra. Kilbane apareció al pie de la escalera, interrumpiéndola.

– ¡Dios mío! Espera, hijo!

– Hoy Jennifer proclamó su independencia, mamá. Bajará sola.

Jennifer había perdido la oportunidad de explicarlo todo, pero aún mantenía la decisión de hacerlo.

Ponderó el hecho de que aclarar el malentendido no iba a hacer que Ryden la amase, sin embargo, le mostraría que no había razón para tanto odio. Al llegar al último paso, estaba tan ocupada con estos pensamientos que no se molestó con el desafío de siempre:

– Bien hecho, Jennifer! Ahora todo el mundo sabe que eres una mujer de fibra.

– ¡Enhorabuena! – Acogió con beneplácito la Sra. Kilbane. – Pero eso es ya un esfuerzo suficiente por un día. Apóyate en mí, es más fácil llegar a la sala.

– Espera, mamá. Pensé en llevar a nuestra invitada a dar un paseo en coche.

Jennifer se animó, porque le daba la oportunidad que se esperaba. Sin embargo, la anfritiona no estaba de acuerdo y negó con la cabeza.

– Creo que no debe hacer eso, cariño. Jennifer no se quejo de nada porque es muy amable, pero creo que el viaje lleno de baches ayer fue suficiente, no querra repetirlo tan pronto. Por otra parte, me gustaría charlar con ella.

Jennifer interpretó la invitación a pasear como una forma de Ryden de evitar que se acercara a la familia. Aún así sentía perder la oportunidad de estar a solas con él. Poco después llegó a saber que esto no sucederá.

– En ese caso, llevaré sólo papá. – Dijo Ryden. La Sra. Kilbane la ayudó a ir a la sala de estar.

Un poco más tarde, el ama de llaves entró con el café e hizo una alusión a una mejoría del tiempo, mientras servía, y se fue.

Había pasado algún tiempo desde Ryden y su padre se habían ido, las dos hablaron sobre la música, cuando, al colocar la taza en la mesa, la señora Kilbane comentó sobre cómo la casa estaba llena con Ryden alrededor.

– Debe sentir mucho la falta de Ryden, ¿no? – Jennifer no pudo resistir la curiosidad de saber más sobre el hombre que amaba.

– Hace unos años, que tiene un apartamento en Londres y ya nos hemos acostumbrado. A pesar de que sólo comenzó a volver a casa los fines de semana, después de que su padre cayó enfermo.

– El apartamento es de Ryden? – Jennifer preguntó jadeando. Noel le había dado la impresión de que tenía una parte. Nunca habría usado la llave, si lo hubiera sabido.

– Lo que le pertenece a uno es del otro es también, gracias a Dios! Siempre fue así que después de que Noel nació. Ryden tenía once años cuando me quedé embarazada por segunda vez. Como hijo único hasta entonces, tenía miedo de que tuviera celos del nuevo bebé.

– Preocupación innecesaria creo.

– Totalmente querida… Noel nació el día de Noel y estoy segura de que era el mejor regalo que podría recibir Ryden. Gastaba todos sus ahorros con él. – Verónica llegó a decir cómo el hijo mayor cuidaba de su hermano y lo unidos que estaban.

– Ellos nunca se pelearon?

– Una breve discusión en un momento u otro, pero, siendo mucho mayor Ryden, nunca se agredían físicamente.

– Ryden es muy paternal en la forma como trata a Noel, ¿no?

– Mucho. Desde que tengo memoria, Noel siempre ha buscado su hermano cuando estaba en problemas… – El reloj sonó y la Sra. Kilbane se asustó: – ¡Dios mío! Es mediodía. Cómo pasa el tiempo! Será mejor que vaya a ver cómo la señora Stow está haciendo el almuerzo.

Entretenida por la conversación de la dueña de casa, Jennifer no tubo tiempo para pensar en la desesperación que le provocaba su amor por Ryden. Al verse sola, la ansiedad volvió.

De nuevo tenía el corazón apretado por ese dolor. Obligada a descansar, Jennifer necesitaba a alguien para distraerla, desviar sus pensamientos de esa pasión por el hombre que la ignoraba.

Él decidió que no se quedaría allí torturándose, no podía quedarse de brazos cruzados por mucho. Reunió las fuerzas, para actuar. Estaba dispuesta a ponerse de pie cuando escuchó que alguien se acercaba, pensó que era la señora Kilbane. Se relajó en el sofá, esperando que la puerta se abriera.

Sorpresa, vio a un muchacho rubio entrar. No fue el único en asustarse. Aturdido a reconocerla, Noel apenas podía hablar.

– ¿Qué estás haciendo? – Él sonrió, cerró la puerta y se acercó. – No me digas que te di la llave equivocada.

– Ojalá no me hubieras dejado ninguna.

El muchacho cambió su expresión cuando se dio cuenta el tono y notó que tenía una pierna vendada.

– ¿Qué te pasó, Jennifer?

Unos minutos más tarde, ella ya había puesto al tanto de todo, excepto del amor que sentía por su hermano.

– ¡Dios mío, qué desastre! Pero ¿por qué no decirle que no eras Gypsy?

– Lo he intentado varias veces, pero como te he dicho, se puso furioso, completamente fuera de sí.

Sí, ya sé cómo es. Cuando se pone en ese estado, nadie puede controlarlo. Pero luego cuando te lesionaste, te trató mejor?

– Más o menos, creo que se sentía culpable por el accidente. Cuando me trajo a casa, a medio camino dejé escapar que vivía sola y me trajo aquí. Bajo protesta, por supuesto.

– Si conozco bien a mi hermano, debe haberte tratado con la mayor frialdad. Máximo te ofrecería los alimentos.

Jennifer intentó no pensar en las pocas veces que le había ofrecido más que eso. Iba a decir a Noel que de vez en cuando, casi había llegado a tratarse como amigos, sin embargo, tenía miedo de que sus sentimientosse transparentasen.

– Creo que en su lugar, cualquiera hubiera sido odioso, Noel.

– Bueno, será por poco tiempo. Ahora mismo voy a contarle… – El muchacho se quedó en silencio y frunció el ceño.

Jennifer, que en ese momento le iba a decir que Ryden se había ido con su padre, le miró aprensiva.

– ¿Qué pasó? No pareces bien.

– Se me ocurrió que si Ryden fue tan agresivo contigo, pensando que era Gypsy, imagino lo que hará con ella, cuando la conozca?

– ¿Cómo es eso? Pero no terminaron?

– Terminamos. – Noel parecía nervioso. – Por lo menos yo estaba seguro cuando Ryden me llamó por teléfono, de lo contrario no habría mencionado los regalos caros que ella aceptó. Creo que exageré, le he dado una mala impresión de su carácter.

– No seas tan… Necesitabas desahogarte.

– Después de decirle a Ryden la forma cruel en que Gypsy me rechazó, le prometí que la olvidaría, vi que no sería fácil mantener mi palabra. Ayer, no pude resistir y la llamé.

Sólo entonces Jennifer se dio cuenta de lo mucho que Noel amaba a su novia, porque después de tanto sufrimiento seguía buscándola. Tomó nota de lo difícil que era olvidar un amor, aunque no fuese correspondido.

– Debías de estar desesperado, Noel… Asintió con una inclinación de cabeza.

– Temblaba como una hoja a la espera de que ella lo atendiese. Pensé que me contestaría con frialdad, pero al contrario, no podría haber sido más delicada.

– ¿Quiere decir que hicieron las paces?

– Esa es la cosa, todavía no. Si dependiera de Ryden, creo que nunca lo haremos. Accedió a verme mañana por la noche. Por lo tanto, no puedo descubrir que no eres Gypsy, ¿entiendes? Tengo que arreglar las cosas con ella primero.

– Pero no puede hacer nada para…

– Claro que puedes. ¿No lo ves? Si de la reunión, ira a buscarla, la tratará como a ti, Gypsy nunca más hablara conmigo.

– Ryden no lo haría…

– No estoy tan seguro… Sin embargo, no puedo correr el riesgo.

Jennifer creyó que Noel estaba exagerando un poco, parecía no ver la situación con claridad. Era fácil comprender su nerviosismo, tenía miedo de que algo saliera mal perdiendo la única oportunidad para volver con su novia. Intentado pensar, sabiendo por experiencia que en los asuntos del corazón, era casi imposible.

– Pero como Ryden va a saber acerca de la reunión, si no se lo dices?

– Ryden siempre lo sabe todo… Él sabe que cuando llego tarde estoy con alguna chica. Al ver que volví antes de tiempo, se va juntar dos más dos y deducir el resto.

– Pero no tiene idea de donde vive Gypsy.

– No, pero usted sabe el tipo de trabajo que hace. Podrá resolver hablar con las agencias a encontrarla. – Noel la miró con aire suplicante. – Necesito tiempo, Jennifer. Poco a poco, con una palabra aquí y otra allá, creo que puedo borrar la imagen codiciosa de Gypsy que le transmití a mi hermano.

Jennifer comenzó a perder la esperanza de tener una conversación franca con Ryden.

– Yo sé lo que mi hermano es capaz de hacer. No puedo permitir que ofenda mortalmente a Gypsy, tratando de comprarla. Seguro que le ofrece dinero para que me deje.

Noel empezó a sudar. Al ver el estado de su amigo, Jennifer acabo cediendo.

– Así que realmente quieres que te ayude?

– ¿Lo harías? ¿Dejarías todo como está hasta lo arreglara con Gypsys?

No consiguió pronunciar las palabras de consentimiento, de tan decepcionada que estaba, sin embargo, con un gesto de cabeza mostró a Noel que está de acuerdo.

– No será por mucho tiempo, te lo prometo. – Le tomó las manos en señal de gratitud. – Si puedes evitar que sospeche, hasta que yo sepa como están las cosas con Gypsy… – Al ver que ella parecía frustrada, se preocupó. – No estarás triste por no decir la Ryden quien eres en realidad? Es la primera vez que le miento, pero Gypsy es tan importante para mí que…

En ese momento se abrió la puerta. Ryden estaba allí, dirigiéndoles una mirada llena de odio al verlos con las manos tomadas. En seguida entro el Sr. Kilbane.

– Noel! – Saludó con satisfacción, contento de ver a su hijo más joven de nuevo. En el mismo instante, Noel se levantó para saludar a su padre. Jennifer, sin participar en la acción que se desarrolló, desvió los ojos para evitar la hostilidad que le transmitia Ryden. Le oyó entrar en la conversación, con la ira controlada debido a la presencia de su padre:

– Creía que las negociaciones con el Sr. Ducret comenzaría esta semana, Noel…

– La reunión estaba prevista para mañana, pero se enfermó, cayó enfermo con la gripe y hemos tenido que cancelarla. Dejé órdenes de que me llamen tan pronto como se recupere. Dado que son sólo unas pocas horas en avión, me decidí a pasar el fin de semana en casa. – Noel hizo una pausa y miró a Jennifer. – Si hubiera sabido que estaba aquí Gypsy, hubiera llegado antes.

Si Ryden iba ha hacer algún comentario, fracasó debido a la entrada de la madre, quien corrió a abrazar la Noel. El Sr. Kilbane se aproximó y se sentó al frente de Jennifer.

– Hicieron un buen paseo? – Le preguntó, amablemente.

– Tomar un poco de aire, siempre es bueno para la salud… El Sr. Kilbane respondió, sonriendo.

Luego, pasaron a comentar sobre las tonalidades de verde de las hojas que había en esa época del año y sobre la temperatura. Sin embargo, ni siquiera por un minuto, Jennifer dejó de sentir la mirada de Ryden. Incluso hablando con la madre no evitó que la vigilase.

Cuando anunciaron que el almuerzo estaba listo, fue Noel que vino a ayudarla a levantarse.

– Puedes dejar que yo sola me levante – le dio las gracias, mostrándole el bastón.

A lo largo de la comida, Ryden se comportó como un caballero, no le dirigió ni siquiera una palabra grosera, lo que demostraba que valora las ocasiones de la convivencia familiar.

Sin embargo, Jennifer no se engañaba con ese comportamiento cordial. Sabía muy bien que sólo se controlaba por consideración a sus padres.

Una vez terminado el almuerzo, descubrió que ella tenía razón. Ryden demostró que no se olvidaba de las cosas tan fácilmente. Sin embargo, para su alivio, parecía que esta vez era Noel quien se enfrentaba a su furia. Al levantarse, se volvió hacia su hermano.

– Si no tienes nada previsto para esta tarde, quisiera discutir algunos asuntos con contigo en la biblioteca.

– No debes trabajar los fines de semana, el hijo – le aconsejó el padre, y continuó hablando con Ryden.

La Sra. Kilbane sugirió a Jennifer que volvieran al sofá de la sala.

– Si no le importa, me gustaría subir a mi habitación.

– Por supuesto que no, querida. Descansa bien, así tal vez estés más dispuesta a hacernos compañía por la noche después de la cena.

Jennifer notó que Ryden ya había terminado la conversación con su padre y todo el mundo prestó atención a lo que la Sra. Kilbane decía. Cuando los anfitriones salieron, fue Noel quien de nuevo se ofreció a ayudarla.

– Voy a llevar a Jennifer a su habitación y luego me reuniré contigo en la biblioteca, ¿No, Ry?

– Me gustaría tratar de ir sola, si no te importa, Noel?

– Sin embargo, apenas se puedes caminar…

– Acaba de declarar su independencia. ¡Déjala que lo disfrute un poco – Ryden intervino.

Jennifer señaló que hay una zarpa en ese comentario. No esperó al siguiente y se centró en la tarea que se había propuesto.

La subida fue lenta y dolorosa, cuando se detuvo en la parte superior de la escalera para descansar, se dio cuenta de que Ryden y Noel se encontraban en el hall, observándola.

– ¡Viva la independencia! – Exclamó, levantando el brazo y mirando hacia ellos.

Noel sonrió y Ryden hizo un leve movimiento de los labios, repitiendo el comentario que había hecho la noche antes de que era valiente, pero sin duda poco inteligente.

Cuando finalmente llegó a la cama, pensó que valía la pena el sacrificio. Pero fue el tiempo justo para recuperarse del esfuerzo. Como era de esperar, Ryden llegó a dominar sus pensamientos.

Recordó lo que había dicho de que si su hermano no estuviese a salvo en Francia, no la traería a Broadhurst Hall. Recordó la expresión con que la miró al ver que Noel estaba justo ahí en frente, tomándose las manos con la que piensa que es Gypsy. Se le ocurrió que Ryden no lo dejaría pasar en blanco, y que sin duda guardaría algunas palabras duras para ella. Lamentó que debido a haber accedido a lo que Noel le había pedido, no tenía ninguna defensa más.

Pensó mejor en el asunto y llegó a la conclusión de que era casi imposible que Ryden correspondiera a su amor, no tenía nada que perder excepto la oportunidad de verlo disculparse por haberla juzgado mal.

Todavía recuerdo que Noel había dicho acerca de la rapidez con la que razonaba su hermano, Jennifer reflexionó que si él contara toda la verdad, Ryden podía pensar que había alguna intención oculta, finalmente, descubriría que lo amaba.

En este momento, Jennifer se dio cuenta de que no era sólo Noel quien no podía ver la situación con claridad. El amor por Ryden había disminuido su capacidad de razonar. Se estremeció sólo de pensar en la posibilidad de que pudiera descubrir que se había enamorado de él. Eso fue suficiente para llevarla a decidir que nunca revelaría su verdadera identidad.

Jennifer cerró los ojos, tratando de imaginar la escena que se produciría en el despacho. Posiblemente, Noel enfrentándose a muchas dificultades por mentirle a su hermano, debería estar pisando huevos para no exagerar, mientras que luchaba porque Ryden no descubriese la verdad.

La imagen de la señora Stow frente a la cama con una taza en la mano la llevó de vuelta a la realidad. Se dio cuenta de que debía haberse dormido.

– Pensé que le gustaría un poco de té. También traje algunos bocadillos, a pesar de que el Sr. Kilbane había afirmado que, al menos hasta las ocho de la tarde, nadie podría comer nada después de ese gran almuerzo.

– ¿Hoy vamos a cenar más tarde? – Se sorprendió Jennifer.

– Estamos volviendo a los antiguos tiempos. – El ama de llaves parecía más animada que de costumbre.

La Sra. Stow salió y Jennifer se tomó el té. Sin embargo, como el anfitrión había predicho, no pudo comer las galletas. Como faltaba mucho tiempo para las ocho y no tenía nada que hacer hasta entonces, estaba aburrida. No quería bajar y correr el riesgo de ser llamada a la biblioteca. Si dijese alguna cosa equivocada, podía complicar la situación. Por ahora, concluyó, su vida ya era lo suficientemente complicada. Se levantó y camino hacia el baño.

Su intención era enjuagarse la cara, pero la bañera le llamó la atención. Hacía tanto tiempo que no tomaba un baño de verdad que no se acordaba de como era. Decidió afrontar el reto. Sería una buena manera de matar el tiempo.

Poco después, se sumergió en el agua hasta la barbilla. El calor y el aroma de las sales de baño parecía sublimes, la hizo sentir en las nubes. Hasta el dolor de la rodilla había mejorado.

Aún saboreando cada segundo de deliciosa relajación, Jennifer no podía quitarse de la memoria a Ryden. Después de varios intentos, se rindió y decidió centrarse en la forma que le gustaría que se ofreciese llevarla a casa, tal vez esa misma tarde. Después de todo, razonaba, era sólo un pequeño trayecto a Stanton Verney… Puede ser que también le diera un paseo después de cenar. O tal vez, teniendo en cuenta que los dos hermanos tenían que ir a Londres a la mañana siguiente, la podrían dejar en el camino a casa. De repente las divagaciones se interrumpieron.

Claramente escuchó a alguien entrar en la habitación. Seguramente, la Sra. Stow venía a recoger la bandeja. Se tranquilizó.

Gran error… Comenzó a preocuparse cuando se dio cuenta que había dejado la puerta entreabierta y la persona se acercaba.

Se asustó aún más al reconocer los pasos. Ahora sabía que no era sólo su imaginación. Llegó a la conclusión de que Ryden, furioso de que ella y Noel se encontraban bajo el mismo techo, venía a pedirle cuentas.

CAPÍTULO VII

Jennifer todavía esperaba que a Ryden le sobrase algún resquicio de escrúpulo y que no fuera al baño. Sin embargo, cuando se abrió la puerta, se dio cuenta que una vez más estaba engañada. Al principio se quedó paralizada, pero luego trató de levantarse rápidamente para recoger una toalla. Cuando sintió un dolor agudo en la rodilla, recordó, de la peor manera posible, que aún no podía hacer movimientos bruscos. Se vio obligada a sentarse de nuevo, furiosa.

– ¡Fuera! ¡Sal de aquí! – Gritó al verlo.

Estaba tan enojada que no se dio cuenta de que seguía desnuda por completo. Se puso más enojada aún cuando noto que no hacía caso de sus órdenes. Decidida ponerse frente a él, se volvió a un lado, se dio cuenta de que sería inútil porque él podía ver su reflejo en el espejo. Le podía ver desde ese ángulo, por lo que era obvio que Ryden también tenía una visión completa de su desnudez. La sangre se le subió a la cabeza y le dio la espalda.

– No me vas a decir que mi hermano es el único hombre que puede verte desnuda. Una escena hermosa, por cierto.

– ¿Quieres hacer el favor de salir? – Jennifer casi lloraba. – Supongo que tienes algo muy importante que decir, ya que no podías esperar a que saliera del baño. – Notando que su petición no se cumplió, trató de persuadirlo suavemente. – Por favor, te veré en el dormitorio…

Aliviada, vio que Ryden comenzó a moverse. Se apoyó en el borde de la tina, tratando de levantarse y cubrirse lo más pronto posible. Sólo que no era tan fácil.

Sus manos se resbalaron y se cayó sentada, dejando escapar un grito involuntario. Se sorprendió al sentir de nuevo sus fuertes brazos para levantarla. Antes de que ella pudiera protestar, estaba fuera del agua.

Se congeló cuando la colocó sobre la alfombra de baño, quedó completamente desnuda delante de Ryden. Perpleja, no podía pronunciar ni una palabra ante la insistente una mirada que fue de pies a cabeza, en seguida se limitó a los pechos, pon donde las gotas de agua escurrían obstinadamente.

El pulsar del bulto del pantalón de Ryden, quien tenía los ojos fijos en ella, la hizo salir del trance en que estaba. Al mencionarle que quería buscar una toalla, se adelantó y la cubrió, saliendo después para esperarla en la habitación.

Jennifer no se sorprendió al notar que temblaba, pero se apresuró a recobrar la compostura, por temor a que volviera. Pensando en ello, decidió que no tenía tiempo para vestirse, se puso la bata que había dejado colgada detrás de la puerta. En ese momento, recordó el movimiento del bulto del pantalón de Ryden.

Halagada, llegó a la conclusión de que tal espasmo inconsciente no podía tener otra causa, que su desnudez. Simplemente no entendió por qué. Estaba segura de no ser la primera mujer que había visto en ese estado, concluyó que había sido demasiado optimista y que probablemente era una manifestación de odio puro.

Penser en el sentimiento que él inspiraba a Ryden la dejó triste, pero verlo de forma tan clara la deprimía más.

Un sonido procedente del cuarto le recordó que necesitaba darse prisa si no quería que volviera al cuarto de baño. Desconsolada por el descubrimiento que acababa de hacer y todavía mojada, se abrochó la bata con el cinturón, cogió su bastón y salió del baño.

Al entrar en la habitación se dio cuenta de que tenía que hacer lo imposible para no mostrar el resultado de la avalancha de emociones que su presencia le causaba.

– Imagino que el sermón va a comenzar para que deje a su hermano en paz – bromeó.

– No hace falta decirlo. Ya le ha hecho bastante daño y no es necesario prolongar el sufrimiento, manteniendolo por más tiempo bajo su control, señorita Cavendish.

Jennifer se mantuvo firme a su agresividad, sin embargo, sabía que papel que se había comprometido a jugar con Noel exigía que fuese más dura.

– Tu hermano y yo tuvimos una discusión. Esto es muy común entre los novios… – Notó que Ryden casi estaba fuera de control. – Y a veces se dicen cosas sin pensar.

– Y a menudo, en el fragor de la discusión, con el estado de ánimo exaltado, dejamos escapar pensamientos que luchamos por esconder.

– Es cierto – ella estuvo de acuerdo, pensando que era probable que ese fuese el caso de los Gypsys, pero siguió actuando. – Resulta que Noel sabe…

– El pobre hombre está tan enamorado que ya ni siquiera sabe su nombre. – Ryden interrumpido. – En tan sólo cinco minutos de conversación no sólo lo convenciste de que no hablabas en serio acerca de casarse con alguien de un estatus más alto si no que también le diste esperanzas para de corresponder a sus sentimientos. Esto es sordido, muchacha!

Jennifer no quería cotillear conversaciones ajenas. Lo qué ocurrió entre Gypsys y Noel no le interesaba, sin embargo, le gustaría saber lo que ocurrió en la biblioteca no incurrir en un error y entregar al amigo en la primera oportunidad. Por lo tanto, trató de evitar el asunto.

– ¿Cómo puedes estar tan seguro de que no me gusta tu hermano? Por otra parte, he notado personalmente que individuo insoportable eres, caí del guindo y me di cuenta de que amo a Noel.

Jennifer pensó que había ido demasiado lejos cuando Ryden explotó.

– ¡Mientes! Sólo hay dos cosas que te gustan! dinero y posición. No importa si el hombre que estás buscando te agrada, siempre y cuando te proporcione una existencia pacífica.

A pesar de que pensó que se refería a la novia de codiciosa de su hermano, se sintió golpeada por estas palabras. En este momento era necesario desviarse del ataque de Ryden, quien se acercó amenazadoramente. Pensaba que no saldría de allí con vida.

Su orgullo herido había dado lugar a su agresividad y decidió tomar represalias.

– Tienes que darme mucho más que eso para que aceptara casarme contigo. – Por su expresión, se dio cuenta Jennifer que la había malinterpretado, un instante después, supo cuál es el mensaje que había interpretado.

– ¿Estás insinuando que harías cualquier cosa por dinero? Esto significa que si hago una buena propuesta dejarías a mi hermano en paz?

Se sentía como si la hubiera apuñalado. El dolor sólo disminuyó al constatar que en caso de que Ryden tuviese el menor conocimiento de quién era, nunca haría tal oferta. Sin embargo, ya no quería soportar tal humillación.

– Lo único que estoy sugiriendo es que tu y tu sucio dinero se alejen de mí. De hecho, no quiero verle nunca más. Ah, hay una cosa más: no me esperen a cenar esta noche!

– No me creas que soy tan tonto como mi hermano, que cree todo lo que dices. Sé cómo funciona tu mente diabólica.

Jennifer no tenía ni idea de lo que Ryden podía pensar. Pero no le importaba, no tenía la intención de averiguarlo.

– No me molesta, Sr. Ryden Kilbane – dijo con enojo. – No bajaré a cenar, ¡entendido!

– Una cosa es cierta que no va a hacer ninguna comida en este cuarto. Yo no dejaría que Noel fuese atrapado en esa trampa y permaneciera a solas contigo cuando viniese a preguntarte la razón de tu ausencia.

– Mi intención no era esa.

– Por supuesto que no. Ni por un minuto has considerado la oportunidad de pasar unas horas agradables con él, aquí en este cuarto, ¿verdad?

– Este es un absur… – De repente, Jennifer se dio cuenta de que este comportamiento no conduciría a nada y decidió cambiar de táctica. Cuando volvió a hablar, su voz adoptó un tono dulce e insinuante. – Muy gracioso oír eso de ti. ¿Cómo puedes culpar a Noel, sabiendo que si no fuera por mi rodilla habrías disfrutado tantas horas agradables en tu apartamento. ¿Te acuerdas?

– Si no recuerdo mal, tu también lo querías…

– Es que yo no podía resistir tu encanto fatal – le replicó con ironía.

– Con o sin encanto, querida – la ironía no sólo pertenecía a Jennifer – tu querías más, mucho más…

Ahora, conscientes de los verdaderos sentimientos que tenía por él, tenía que admitir que Ryden tenía toda la razón. Sin embargo, no cedió su posición. Tomó la defensiva y concluyó categóricamente:

– Yo no respondía por mí en ese momento.

– Y ahora respondes?

En realidad no sabía a ciencia cierta quién era. Incluso habiendo eliminado la posibilidad de que ella lo amaba, no parecía una explicación suficiente para la persona en que se estaba transformando. No reconocía su manera de actuar o pensar.

Pero no le gustó la insinuación desagradable y se sintió obligada a mostrarle, mientras se recuperaba del accidente, se volvió más segura de sí misma. Nunca mas vacilaría ni caería en sus brazos como esa noche!

– Ahora es diferente. En su apartamento, me…

El resto de la frase quedó por decir. Las palabras que había preparado murieron en sus labios cuando vio acercarse a Ryden. Cuando Jennifer leyó en los ojos grises, que había renunciado a tratar de extraer la verdad por medio de palabras.

Con cuidado, Ryden le quitó el bastón de las manos y la abrazó.

Ella tragó saliva, incapaz de protestar. Al ver su cara tan cerca, llegó a la conclusión de que la arrogancia con que le había tratado cuando se insultaban a distancia, le hizo decidir que sólo había una manera de obtener la información que quería.

Los labios de Ryden estaban pegados a los de ella antes de que pudiera detenerlo, lo cual no le impidió tratar de empujarlo. Pero con la falta de equilibrio debido a su pierna lesionada, no tuvo mucho éxito.

– ¡Basta! – ordenó inutilmente, cuando comenzó a besar su cuello. Nunca mas lo dejaría, no perdería el control como aquella noche.

– Solo cuando yo lo decida – Ryden dijo con voz ronca, demostrando que nada lo detendría.

Jennifer lo empujó con fuerza y casi se cayó.

– Déjame tomarte – bromeó, mientras sostenía su brazo. No esperó a oír el permiso, la recogió y la llevó a la cama.

– Quieres hacer el favor de… – Ella no completó la frase porque Ryden nuevamente la besó.

– Con mucho gusto. – Él se apartó para responder y una vez más, la besó mientras le acariciaba el hombro bajo su bata.

Cuando sintió las audaces manos hacia los pechos, la determinación de Jennifer creció.

– Eres un estúpido.

– Bésame, cariño.

– ¡Nunca! No es que…

Como aquella negación lo desafiaba, Ryden invistió con más codicia en los labios temblorosos que vía frente a los suyos.

Jennifer no pudo precisar el tiempo que pasó concentrada en no ceder. Con cada beso, cada caricia, pensó en dejar de seguir luchando, sin embargo, esperaba que pronto se cansaría, admitiendo su derrota. Sin embargo, Ryden no se detuvo. Las emociones empezaron a confundirse y Jennifer sintió brotar en su corazón el mismo fuego que la había invadido una vez.

No podía negarse a sí misma que ardía de deseo por Ryden, perdió las fuerzas, dejó de luchar. Después de todo, era un ser humano…

Al sentir de nuevo el contacto de sus labios, no los rechazó. Más bien al contrario, voluntariamente los recibió, en sumisión e invitación. Perdió todo sentido de la realidad, olvidándose de todo, excepto de las caricias y los besos interminables y sedientos que tanto deseaba.

Sorprendido, Ryden apartó su rostro por un segundo y Jennifer se sobresaltó, pensando que la iba a castigar, abandonándola. En un impulso, lo abrazó, hundiendo los dedos en su suave pelo, ofreciéndole la boca para que la besara de nuevo.

Ryden correspondió, tan descontrolado como ella. Deslizó su mano hacia sus pechos firmes, acariciándolos.

– ¡Oh, Ryden – susurró Jennifer, sintiendo todo el cuerpo palpitar a medida que las caricias se volvieron más y más exigentes.

Había perdido casi la razón, entregándose a las emociones, cuando, con cuidado, él levantó su bata y empezó a recorrer su cuerpo con sus labios, besándolo suavemente.

Estaba a punto de pedir que la poseyese, cuando la mano de Ryden comenzó a tocar su vientre, el sexo y los muslos suaves.

– ¡Oh, Ry… – Susurró, su respiración entrecortada, sin darse cuenta de que había pronunciado el nombre de la forma en que sólo le llamaba Noel.

No tardó mucho en darse cuenta de que había cometido un terrible error. Las caricias cesaron casi de inmediato, Ryden estaba de pie junto a la cama.

Jennifer tardó en darse cuenta de los hechos, todavía tenía un brillo de pasión en sus ojos cuando se volvió hacia él. Para su sorpresa, no vio el mismo deseo reflejado en los de él. Aquella constatación la llevó de regreso a la realidad.

No había ninguna emoción impresa en su rostro, no había nada, sólo frío. La misma expresión distante que estaba acostumbrada. No quería creer lo que los ojos de Ryden le decián, no se conformaba.

Sin embargo, se vio obligada a escuchar las palabras pronunciadas con desprecio.

– Tú eres la misma persona que casi fue mía en mi apartamento en Londres, querida. Acabo de probarlo. Como también está claro que Noel no es el único hombre para ti, como insistes en afirmar.

Lo que Jennifer sentía por Ryden haría que correspondiese a cualquier deseo de él, sin embargo, la atmósfera mágica había sido destruida. La insensibilidad del hombre había transformado un acto de amor en algo vil, mezquino.

Estaba cerrada con una llave de oro.

– Serías mía y de cualquier otro, si pudieras tomar ventaja de ello, Gypsy.

Jennifer no podía verlo salir de la habitación. Sus ojos estaban turbados por las lágrimas que comenzaron a brotar, incontrolables.

Una hora más tarde, Jennifer todavía sentía los efectos de esa escena que degradante en la que participara. El único consuelo era saber que, a pesar de haber llegado al punto en que había llegado, Ryden no había obtenido ninguna prueba del secreto de sus verdaderos sentimientos. Estaba protegida.

Después de un tiempo, el dolor estaba siendo reemplazado por la rabia, pensando en cómo había sido de cruel, dejandola de esa manera, sin dar ninguna explicación.

Movido por la indignación, tomó la decisión de que de todos modos bajaría a cenar. Ella estaba dispuesta a enfrentarse al enemigo cara a cara, a pesar de que le amenazase.

La sangre hierve en sus venas, aun cuando, unos minutos antes de las ocho, salió de la habitación. Lo mas seguro era que esta vez Ryden no aparecería para escoltarla abajo, no quería acercarse a él nunca más, se mostró satisfecha con eso.

Trató de apartar el recuerdo de lo cerca que habían estado, de como lo maravilloso que había sido permanecer en sus brazos. En cada paso, se criticaba por haber flaqueado.

Independientemente de la forma como la dejara y de cómo la había envuelto en sus caricias sólo con la intención de demostrar que seguía siendo la misma persona que había conocido en el apartamento en Londres, Jennifer sabía que la deseaba. Ninguna mujer se había equivocado en este asunto. Sí, Ryden Kilbane estaba ansioso de hacer el amor con ella. Ese idiota…

Al acercarse a la sala de estar, se abrió la puerta, interrumpiendo la lista de adjetivos que, mentalmente, le había dedicado.

Noel salió, seguido de Ryden.

– Iba a buscarte – dijo el hermano menor.

– Así lo supuse – respondió ella con una sonrisa. Cuando el señor y la señora Kilbane salían de la sala, Jennifer se dirigió al enemigo.

– Hola, Ryden. Viste cómo avanzo? Pronto conseguiré subir las escaleras de dos en dos.

Se volvió para saludar a sus padres, pero se mantuvo alerta y se dio cuenta cuando Ryden levantó las cejas, sorprendido, admirado de su comportamiento. En lugar de pegarle en la cabeza con el bastón, que era lo que se merecía, actuó como si nada hubiera sucedido.

Esa noche durante la cena, Jennifer mantuvo la imagen de un huésped feliz en una casa preciosa. Participó en todos los asuntos, habló animadamente con la pareja Kilbane y trató a Noel y Ryden lo más normal posible. Se dirigía hora a uno o ahora al otro, sin favorecer a ninguno en particular.

Después de la comida, no pasaría por la cabeza de nadie, ni siquiera de Ryden, en el que percibía una mirada de asombro, la profunda indignación que Jennifer llevaba en su interior.

– No vas a ir directamente a tu cuarto esta noche, Jennifer? – Le preguntó la señora. Kilbane.

Sabiendo que Ryden espera una respuesta afirmativa, por supuesto, porque pensaba que estaba buscando una oportunidad para ver a solas a Noel, Jennifer le contradijo.

– Me quedaría un poco más a hacerles compañía si no les importa.

– Querida – dijo la dueña de casa, dándole el brazo – es un placer tener a una compañera en esta casa, donde predominan los hombres.

Fueron todos juntos a la sala de estar.

Jennifer no podía decir exactamente cuándo, pero durante durante las horas que siguieron, la ira fue pasando. El tiempo, que se inició despacio cuando el señor Kilbane la ayudó a sentarse en el sofá, de pronto pasó volando. Hablaron sobre varios temas en los que todo el mundo participó, la señora Kilbane se dirigió a ella, mientras que los hombres hablaban acerca de las microcomputadoras.

A las diez y media, Jennifer se dio cuenta de lo mucho que le gustaba ser parte de una noche en familia, pero pensó que lo mejor era retirarse. Después de todo, el objetivo no era divertirse, había bajado con el fin de mostrarle a Ryden que él no era tan importante.

"El mensaje ya ha sido dado", se dijo, tratando de recuperar algo de la indignación. Miró su reloj.

– Vaya, lo tarde que es. Creo que voy a subir.

Noel se mostró frustrado.

– ¿Ya? Todavía es muy temprano…

– El médico recomendó que Jennifer durmiese bastante. – Ryden interrumpido.

Era una mentira. Dr. Oliphant había dado instrucciones de un descanso de sólo dos días, un período que ya había cumplido. Al decir aquello, Ryden se traicionó, mostrando lo mucho que la quería lejos de su familia.

– Ryden tiene razon. – Jennifer respondió con una sonrisa que ocultaba bien su ira. – Cuanto más descanse, mas deprisa me recuperare y pronto voy a poder retomar mi ritmo diario normal. – Después de que ella se despidió del señor y la señora Kilbane, Noel se ofreció a acompañarla a la habitación.

– No, Noel, gracias. Ya me he escatimado de más esta tarde, creo que necesito un poco de ejercicio.

Orgullosa de su desempeño, Jennifer se felicitaba cuando, habiendo subido las escaleras, llegó al hall. Casi llegando a su cuarto, oyó pasos detrás de ella. La satisfacción desaparecido como por arte de magia.

Era él, obviamente. Al llegar a la puerta, se detuvo, sin atreverse a entrar. Se volvió lentamente, diciéndose a sí misma, inútilmente, que el hombre sólo merecía su odio, no había razón para permanecer en ese estado, temblando como una tonta adolescente. "Jennifer Cavendish, ¿dónde está tu autoestima?" No había esperanza. Ryden tenía el poder de destruir todas sus defensas.

– Lo siento, si no lo invito a entrar – dijo sería, rezando para que la voz saliera firme. – Estoy muy necesitada de un poco de sosiego.

– ¿Qué pasó con esa criatura dulce, que nos dio las buenas noches hace unos minutos?

Aunque no desea iniciar cualquier discusión, Jennifer no permitiría que se burlaban de ella.

– Quiero que quede bien claro, Sr. Kilbane, aunque no me importa lo más mínimo lo que piense, valoro y respeto a sus padres. Lo creas o no, no podría soportar a hacerles daño.

No esperaba que él cambiase su comportamiento, por lo que dijo, por lo tanto, no estaba decepcionada de ver que, a pesar de que la ironía había desaparecido, no parecía encantado de haberlo emocionado.

– Así que lo que vimos allí era una representación de Miss Dulzura, por respeto a mis padres? Bueno, por lo menos. Tiene el juicio suficiente para no ofender a los dos pobres ancianos.

Finalmente, Ryden encontraría algo a su favor! Suspiró y agarró la manija de la puerta.

– Estoy cansada, Ryden. Si tienes algo que decir, dilo pronto para que pueda…

– La rodilla está mejor? – Le preguntó de repente.

– Mejora todos los días, pero creo que todavía no puede participar en ninguna maratón.

– Mostraste una gran determinación para tratar de caminar sola hoy. Sin embargo, creo que todavía no estás lista para estar sola sin que nadie te ayude.

Jennifer todavía no se había dado cuenta de que no tenía otra opción, pero por mas que tratase, no podía imprimir a su voz de la insatisfacción que deseaba.

– Bueno, eso es lo que…

– Eso significa que no voy a llevarte a casa cuando me vaya a Londres mañana. Te quedarás aquí, no hay otra solución.

– ¡Dios mío! No estará hablando en serio, ¿verdad? Vas a arriesgarte a dejarme aquí sin ti y sin Noel estando presentes?

– Hay veces que me gustaría estrangularla.

Jennifer no se quedó a escuchar el resto. Entró en la habitación y cerró la puerta con todas sus fuerzas, para a continuación, arrojarse en la cama, sollozando. El hombre que todavía quería? No paraba de agredirla y también que no la dejaría partir!

CAPÍTULO VIII

Acostada en una hamaca, tomando el sol de la tarde, Jennifer no podía recordar otro lunes que hubiese pasado con tanta lentitud. Sin embargo, sabía muy bien por qué: Ryden no estaba en Broadhurts Hall.

Trató de prestar atención al libro que estaba leyendo, pero la concentración era imposible. Sus pensamientos siempre terminaban volviendo al hombre que le había robado el corazón. A pesar de que luchó, que estuviese herida y consciente de que él la odiaba, la falta de Ryden hacía que su vida perdiera interés.

Pensó que estaba siendo ingrata con todos que se esforzaban por que tuviese un buen día, tratando de animarla. Por la mañana temprano, se había reunido con la Sra. Stow, que había venido a traerle el té. Inmediatamente sintió un vacío en el corazon cuando anunció lo siguiente:

– Ahora que los dos trabajadores se fueron de casa, nos podemos concentrar en usted.

Después de cambiar los vendajes y vestirse, lista para bajar a pedir disculpas a la señora de la casa por permanecer allí todavía. Pero la anfitriona ni siquiera escuchó sus explicaciones.

– Tonterías, querida. Yo misma pedí a Ryden anoche que fuese a invitarla, con el fin de reforzar la invitación que le hizo el otro día. Me encantó cuando, esta mañana, me dijo que había aceptado.

" La Sra. Kilbane no conoce los hechos," Jennifer pensó con ironía. A sus ojos, Ryden le hizo una invitación con extrema amabilidad…

No tocó el tema de nuevo cuando la anfitriona fue a reunirse con ella en el jardín. La conversación tomó otro rumbo:

– Clifton está en el garaje, tocando chismes debajo del coche creo que de alguna manera le alivia la frustración, por su parte de no poder conducir.

Jennifer entiende muy bien la actitud del Sr. Kilbane. Nada más molesto que sentirse inútil, incapaz de realizar actividades.

– Y usted no conduce? – Le preguntó a Verónica.

– Nunca conseguí ser una buena conductora. Mi esposo jura que su cabello era del color del Ryden, antes de tratar de enseñarme a conducir. Afortunadamente para la hipertensión Clifton me di por vencida.

Cómo había mucho de que hablar porque había gran afinidad entre las dos, a las seis y media todavía estaban en el conversando con entusiasmo en el jardín. En los pocos momentos que estaban en silencio, su mente vagaba y Jennifer volvía a concentrarse en Ryden. Recordó el pelo negro que su madre se refería y que no los vería antes del viernes. Pensó que debería haber regresado a su casa.

Le gustaría partir antes de su llegada, pero teniendo en cuenta que Stanton Verney estaba a algunos kilómetros de distancia, era demasiado lejos para ir caminando, sobre todo con la pierna lesionada, llegó a la conclusión de que tenía un problema difícil.

Se preguntó si el ama de llaves sabría si había alguna posibilidad de que el Sr. Kilbane le prestara el coche, cuando el sonido de alguien que se acercaba interrumpió su línea de pensamientos.

Como ella se volvió hacia la dirección desde la que venían los pasos, pensó que debía estar con alucinaciones. Vio a Ryden vestido con un traje gris con un maletín en la mano como si acabara de salir de la oficina. Esa visión le causó un shock, ya que pensaba que nunca mas lo encontraría. Las emociones se mezclaron, pero su corazón se desbordó de alegría.

Jennifer estaba tan feliz con esta repentina llegada que no se dio cuenta de la mirada que la señora Kilbane le dirigió cuando se volvió a devolverle el libro, que con el susto, había dejado caer al suelo.

Si su amable anfitriona tenía alguna duda sobre los sentimientos que su huésped tenía para su hijo mayor, y viceversa, ahora la había perdido. Se dirigió a Jennifer con una expresión traviesa en su rostro.

– Pocas veces Ryden llega a casa la noche del lunes. Creo que tiene algo que ver con el hecho de que estás aquí, ¿eh?

Jennifer estaba tan angustiada que no oyó la pregunta. Cara a cara con Ryden, después de haber pasado el día pensando en él, la hizo olvidar incluso el dolor que sintió la última vez que hablaron. Por un momento llegó a creer que la sospecha de la Sra. Kilbane tenía fundamento y cuando se paró cerca de ellas, no pudo evitar una sonrisa llena de ternura. Sus ojos verdes continuaron brillando cuando lo saludó pensando que su corazón iba a explotar, cuando la miró durante unos segundos que parecieron horas.

Antes de que Jennifer se pudiese rehacer de la conmoción y consiguiese hablar, Ryden se dirigió a su madre de una manera casual:

– ¿Dónde está Noel?

– ¿Noel? – Se Sorprendió Sra. Kilbane.

– ¿No volvió a casa?

Ella negó con un movimiento de cabeza.

– ¿Debería estar de vuelta?

– Bueno – Ryden se mostró desconcertado – es que salió de la oficina antes y el pensé…

Todo lo que hubiese imaginado, Jennifer no quería saberlo. Al escuchar esas palabras fue como si recibiera una corriente de agua fría sobre sus fantasías. La sonrisa desapareció cuando se dio cuenta de su propia ingenuidad. Era una completa por pensar que Ryden cambiando sus hábitos a causa de ella. Era por cauasa de Noel por lo que había regresado, con el único propósito de asegurarse de que su adorado hermano pequeño no volviese a caer en las garras de la que consideraba la más baja de las criaturas, cuando volvió en sí, la señora Kilbane comentó.

– Sólo nosotros cenaremos a las siete y media. ¿Quién sabe si Noel llegara?

Jennifer pensó que el momento sería propicio para dar a Ryden la impresión de que aquella sonrisa de bienvenida había sido dirigida por consideración absoluta a su madre. Ella lo miró con frialdad.

– Habida cuenta de que Noel no advirtió que venía, puede ser que tenga una reunión con cualquier persona en cualquier otro lugar. – Dijo Ryden.

La cena no fue muy agradable para Jennifer. Cada vez se hizo más difícil de disimular la decepción de constatar que Ryden, aun tomándola por otra persona, ni siquiera la había aceptado como una cuñada. Después de todo, él había tenido tiempo suficiente para conocerla y descubrir por si mismo que no pertenecía a la misma categoría de las mujeres, como los Gypsy.

Hizo su mejor sonrisa y charla durante la comida para que nadie se diera cuenta de los tiempos difíciles que pasaba. Sin embargo, una vez que la cena terminó, se sintió impotente para seguir representando, como lo había hecho la noche anterior.

Antes de que pudiera comunicar la decisión de retirarse, oyó a la dueña de la casa diciendo que ella y su marido estaban siguiendo una serie en la televisión y que, para no molestar a los demás la verían en la sala de la chimenea.

Al darse cuenta de la intención de la gentil dama, de jugar a cupido, pues era obvio que no sería tan desconsiderada como para imponerles su compañía, Jennifer estaba agradecida. Sin embargo, sabía que no iba a ser un buen intento.

Sonrió avergonzada y les deseó un buen programa. Estaba convencida que Ryden también se había dado cuenta del propósito de su madre, trató de no pasar demasiado tiempo a solas con él, esperando apenas que saliesen para levantarse.

Se dirigió a la puerta sin decir buenas noches. Pero como caminaba muy lentamente, cuando llegó a la puerta, Ryden ya la había abierto. Cojeando por delante de él y continuó hacia la escalera, al darse cuenta de que estaba siendo seguida.

Trató de hacerle morder el anzuelo:

– Mi hermano no llegó a tiempo para la cena.

– Me di cuenta.

La mirada de Ryden fue la única pista de Jennifer para entender cómo se había decepcionado con su lacónica respuesta.

– Eso significa que estás segura.

– ¿Cómo es eso?

Aunque decepcionado con la reacción pasiva de ella, Ryden dijo:

– Podría haber ido a buscar a alguien.

– Entonces, buena suerte para él. – Como sabía exactamente dónde y con quién estaba Noel, Jennifer sonrió.

Ryden estaba molesto con esta actitud indiferente, demostrada por la forma en presionaba los maxilares. Jennifer notaba que en cualquier momento se enervaría otra vez, y decidió subir a su cuarto. Sin embargo, él la sujetó por el brazo.

Viéndose obligada a detenerse, se volvió impaciente.

– Parece que no tienes suerte, ¿verdad? – Comenzó él. – El plan para ganarte al accionista mayoritario, se fue cuesta abajo… – Jennifer intentó soltarse y la mantuvo con más fuerza. – Y perdió la oportunidad de contentarse con el gerente de ventas.

Jennifer hizo lo posible para mantener la calma y respondió con cinismo:

– En ese caso, será mejor irme a casa. ¿No crees?

Al oír estas palabras, Ryden se puso furioso, la lanzó con brutalidad y se volvió. Antes de salir, sin embargo, agregó:

– No vas a ningún lugar sin mi permiso, señorita Cavendish.

En el silencio de la noche mientras todos dormían, Jennifer rodó en la cama, tratando de entender la reacción de Ryden al afirmar que ella no iría a ninguna parte sin permiso. Concluyó que no estaba muy seguro de que había perdido la oportunidad de arreglarse con Noel. De lo contrario, teniendo en cuenta que estaba visiblemente recuperada y ya no necesitaba a alguien para llevarla, ¿qué otro motivo tenía para mantenerla en Broadhurst Hall? Sólo podía ser para vigilar la relación con su hermano.

Desesperada por darse cuenta de que el odio por Ryden pronto desapareció, Jennifer decidió que necesitaba encontrar una salida de esta casa tan pronto como fuera posible. De lo contrario, aquel amor le traería aún más problemas.

Cuando, una hora y media más tarde, oyó el sonido de un coche, pensó que había encontrado la respuesta. Era Noel – dedujo. Ella le oyó entrar y subir las escaleras. Cuando pasó por la puerta del dormitorio, ya había planeado todo en su mente.

Sabía que los hermanos que saldrían temprano a la mañana siguiente y que irían a Londres. Cuando amaneció un mal día, ya estaba vestida y atenta al sonido de cada paso.

Escuchó pasar a Ryden, pero él no era a quien esperaba. Diez minutos más tarde, otra persona, de quien no reconocía los pasos con tanta facilidad, se dirigió a las escaleras. Cuando por fin llegó a la conclusión de que era Noel, salió de la habitación, pero tenía que apoyarse en la barandilla porque ya estaba casi abajo.

– Noel! – Y le susurró, al ver que el no se volvía, trató de bajar tan rápido como pudo.

Dio gracias a Dios cuando la segunda vez que lo llamó, lo vio subir a su encuentro.

Pensando que la razón de la llamada urgente era otra, comenzó a disculparse.

– Traté de estar a solas contigo el domingo, pero Ry no me dio un minuto libre. No es que él tubiera mucho que contar acerca de la conversación en la biblioteca. No me dejó que me alabara las cualidades de Gypsy y no creía que ella había hablado sin pensar en la discusión de ese día.

Jennifer, molesta, quiso explicar la verdadera razón, pero él estaba tan embalado en la narración que no se daba cuenta.

– Cómo no quería empeorar la situación aún más, insistiendo en el tema, no dije mucho, sólo le conté que todavía estaba enamorado y no des…

– Escucha a Noel, no es de lo que quiero hablar.

Por último, la atendió. Sin embargo, Jennifer se dio cuenta del aspecto abatido y concluyó que no era el único en pasar una noche de insomnio. Pensó que era egoísta y se mostró interesada en el problema del muchacho.

– ¿Cómo fue la reunión con Gypsy?

– No quieras saber, no podía haber sido peor. A pesar de que parecía contento de verme cuando nos fuimos a cenar y le pregunté… – Noel hizo una pausa para armarse de valor, se dio cuenta que Jennifer estaba inquieta. – Si empiezo a hablar, voy a estar aquí todo el día. ¿Qué es lo que querías preguntarme? Si puedes dejar de fingir que eres Gypsy?

– Sí, eso también. Antes me gustaría pedirte que me llevaras a Stanton Verney. Hablé con Ryden y se negó a llevarme.

Al enterarse de que su hermano no había permitido que se fuera, Noel llegó a la conclusión de que iba a seguir vigilándola.

– ¡Oh, Dios! Así que necesitamos continuar nuestro trato. Si sigue queriendo seguir sus pasos cuando camina también me estará vigilando. Se arruinará todo entre Gypsy y estoy seguro…

– Creo que exageras, Noel.

Hizo un movimiento de cabeza, demostrando con cansancio que no estaba seguro de nada más. Sin embargo, al ver la expresión triste de Jennifer, dejó a un lado sus propias preocupaciones.

– ¿Por eso eres tan infeliz? ¿Echas de menos tu casa?

– ¿Me llevas? – Desvió el asunto, no quería que nadie supiese la verdadera razón.

Después de comprobar mentalmente sus compromisos, Noel le propuso:

– Tengo alguna reunión urgente esta mañana, pero no puedo estar aquí a las dos. ¿Te parece bien?

Fue como si a Jennifer le quitaran un peso de encima. Una sonrisa agradecida iluminó su rostro.

– Muy bien, te espero.

– ¿Sabes que eres un amor? – Le dio un beso de despedida. – No lo digo no sólo por lo que has hecho por mí. ¿Por qué no me habré enamorado de ti en vez de enamorarme de Gypsy?

– Supongo que todavía quieres trabajar hoy. – Una voz ruda procedente de la sala cortó la alegría del momento. – Por favor date prisa.

Jennifer miró a tiempo de ver la cara de preocupación de Ryden, antes de que saliese bufando. Le oyó golpear la puerta del coche y estaba triste por ser testigo de aquella escena. Incluso dejando de lado sus propias razones, descubrió que tenía que irse pronto a casa porque su presencia en Broadhurst Hall estaba causando malentendidos entre los hermanos que siempre había estado tan unidos.

Pasó momentos terribles decidiendo cómo iba a decir a la señora Kilbane que partiría. Después de todo el amor y la atención que había recibido de la dueña de casa, era una ingrata al insistir en volver a casa.

La reacción de la Sra. Kilbane había demostrado que no sólo era una abuela dulce y cariñosa, sino también una mujer muy sabia y perspicaz. Jennifer no se extendió mucho en explicaciones, sólo le dijo que su rodilla estaba casi curada, Noel se iría a llevarla esa tarde a Stanton Verney. – Noel? – Le preguntó, perpleja. Pero a continuación, disfrazando su curiosidad, contó que su marido de vez en cuando fumaba un cigarrillo a escondidas y ella se había acostumbrado a todas las noches cuando él estaba dormido, comprobar si no había dejado ninguna colilla encendida. Pero entonces, no se resistió y agregó: – Ayer, cuando llegué a la biblioteca sin hacer ruido, sorprendí a Ryden con un vaso de whisky en la mano y un aire indignado, como si algo le atormentara el corazón.

– EI… que… – Confusa, Jennifer la miró sin saber qué decir.

– Muy bien, cariño. No hace falta explicar nada. Creo que cuando Clifton y yo estuvimos viendo la serie, tuvieron una pequeña discusión. Esto es normal.

Jennifer comenzó a sentirse peor por mentir a la señora Kilbane, al pensar de que las pocas palabras que intercambió con Ryden esa noche no pudieran considerarse como una discusión.

– Si piensas que te debes ir, no voy a tratar de convencerte de lo contrario. Pero espero verte pronto, cuando Ryden y tú hayan resuelto sus diferencias, ¿no?

Una vez que Noel llegó con el coche, Jennifer vio una caja llena de provisiones en el maletero. Verónica lo pensado había pensado en todo! Emocionada, pensó que nunca podría agradecerles lo suficiente la atención que había recibido de los padres de Ryden.

Fueron juntas al coche, la gentil dama insistió en que se quedara con su bastón. Jennifer podía leer en los ojos de la señora Kilbane que sabía su secreto, pero que no lo revelará a nadie. Con un aire sombrío, la dueña de la casa le dio un abrazo y un beso de despedida. Luego le susurró una frase llena de sentido.

– ¡Regresa tan pronto como puedas, cariño. Voy a estar esperando que todo se resuelva rápidamente.

Con la certeza de que nunca más volvería a poner pie en Broadhurst Hall, Jennifer no podía encontrar palabras para responder.

Afortunadamente, durante el viaje, como se esperaba, Noel la distrajo contándole la una cena con Gypsy. Cuando, en un momento, parecía confundido acerca de qué dirección tomar, Jennifer comenzó a explicar el camino de la casa.

– Admito que no estaba muy bien la última vez que estuve en tu casa. – Sonrió. – Pero creo que puedo recordar cómo llegar allí.

Ya en frente de la casa, el hermano de Ryden demostrado ser un perfecto caballero, llevándola adentro y poniendo los alimentos en la cocina.

– ¿Te puedo preparar un té? – Ofreció.

– No para mí, gracias. Pero si quieres…

Noel negó con la cabeza.

– Tengo que volver al trabajo.

– Estoy haciéndote peder el tiempo, ¿no?

– Es lo menos que podía hacer. – Entonces, como si recordara lo que realmente le preocupaba, le comentó: – Ya sabes, Gypsy está trabajando en una exposición electrodomésticos en la ciudad, desde hoy hasta el sábado.

– ¿La vas a ver esta noche?

– Creo que sí. A veces pienso que sería mejor aprender a ser más duro como Ryden. Las mujeres hacen todo lo que quiere.

Jennifer no quería saber los casos de Ryden. Ya había pasado por malos momentos en los últimos días y no era necesario tener celos para empeorar las cosas.

– Tu y su hermano son muy diferentes, lo que funciona para uno puede no funcionar para otro, Noel.

– Sí, creo que tienes razón. Además, ni siquiera podía pasar un día sin verla. Aunque no siempre es posible. – Dio un profundo suspiro. – La próxima semana, vuelvo a Francia.

– Sr. Ducret ya está curado?

– Está mejor, no ve la hora de empezar a trabajar.

Jennifer sabía muy bien lo que se sentía al estar en la cama con un enfermo, por lo que podía entender al pobre hombre.

La conversación fue breve y, mirando su reloj, se despidió de Noel apresurado. En la puerta, la saludó con una sonrisa. – Te llamaré.

Era poco probable. Jennifer sabía como Gypsy ocupaba su mente, fuera del trabajo del, no tendría tiempo para otra cosa.

A las nueve de la noche, sintiéndose miserable por el amor no correspondido que al girar la pierna que le impedía caminar, Jennifer decidió irse a la cama. Creyó que en principio, se recuperaría de la noche anterior, pasada en el claro. Dulce ilusión. Una hora más tarde, no había podido pegar ojo.

El teléfono sonó, pero ella no respondió. No esperaba ninguna llamada telefónica y no se molestó en levantarse para responder a una equivocación. Pero el timbre siguió sonando, Jennifer decidió rendirse. Se levantó y descendió lentamente las escaleras. Mientras iba por el cuarto, continuó oyéndose el sonido rítmico, advirtiendo que quien estaba al otro lado de la línea, no se rendiría tan fácilmente.

Como siempre, cuando logró llegar al teléfono, se quedó en silencio. Así que dejó el teléfono en su sitio. Cojeando fue a la cocina y se preparó una taza de té, para no desperdiciar todos los sacrificios que hizo.

El miércoles amaneció radiante, pero Jennifer no le dio mucha importancia, porque no había ninguna diferencia para los que se vieran obligados a quedarse en casa. Tomó una ducha, pasando unos momentos dolorosos tratando de salir de la bañera. Se acordó de la facilidad con la que el Ryden la levantara aquella vez y lo que había sucedido entonces.

A medida que se cambiaba, vio que se atormentaba por nada. Terminó de vestirse y bajó las escaleras. Tampoco adelantaba nada continuando alimentando la rabia que sentía por él porque no era así como podría sacar de dentro de sí misma aquel amor.

Esta vez estaba cerca del teléfono cuando empezó a sonar el timbre. Instintivamente descolgó el teléfono y dijo el número. Se sorprendió al escuchar la voz de Ryden, por un momento pensó que el corazón se le salía por la boca. Se controló, pensando que sólo era su imaginación. No lo era.

– Supongo que estás pensando que eres muy inteligente por haberme engañado…

Jennifer tenía ni idea de lo que Ryden quería decir. Él continuó:

– Ya lo tenías todo planeado, ¿verdad? Incluso cuando te advertí que no te irías de Broadhurst Hall sin mi consentimiento.

En ese instante, se recuperó de la conmoción, empezó a entender. Había llamado porque tenía el orgullo herido! Furiosa, replicó con frialdad.

– Si sabías que yo ya lo había planeado todo desde el principio, ¿por qué te estás quejando ahora?

Ryden no respondió y se acordó de que su número no figura en la guía telefónica.

– ¿Cómo me has encontrado?

– No te interesa.

Jennifer quería cortar, pero no podía dejar de oír su voz durante unos minutos más.

– ¿Dónde estuviste anoche? – Él continuó en un tono lleno de odio y acusación. – ¡Fuera con mi hermano?

Sintió una extraña sensación de saber que era él quien había llamado por teléfono el día anterior, sin embargo, esas palabras habían provocado una vez más su instinto de defensa. Ya no estaba dispuesta a soportar tantas insinuaciones desagradables.

– ¿Qué te hizo pensar que salimos? – Recordando lo mucho que le había costado a levantarse en medio de la noche, decidió tomar venganza. – Hay ciertos momentos en la vida que la última cosa que haría sería salir de la cama, y mucho menos para contestar el teléfono…

Por unos segundos se podía oír la respiración de Ryden alterada por el odio. Cuando colgó, Jennifer colgó el teléfono en el dispositivo con calma, señalando que se trataba de manera extraña de decir adiós para siempre.

CAPÍTULO IX

El viernes, Jennifer llegó a la conclusión de que nunca había tenido unas vacaciones tan desastrosas como estas.

Se sentía tan deprimida que pensaba que nunca sería capaz de recuperarse. No conseguía conformarse con el hecho de que Ryden podía odiarla tanto. Ni siquiera se molesta en comprobar si en realidad correspondía a esa imagen monstruosa que había hecho de ella.

Jennifer decidió que no se rendiría. Vio que tendría que reunir todas sus fuerzas para salir del fondo en el que se encontraba. El primer paso era no pensar en nada relacionado con Ryden, resultó ser una tarea casi imposible.

Como la rodilla mejoraba cada día, pronto iba a encontrarse en plena forma física por completo. Lo más difícil era sobrevivir al fin de semana porque el lunes terminaba sus vacaciones y tendría que volver a tomar el ritmo de su vida. No tendría mucho tiempo para quedarse ociosa pensando amargamente en Ryden.

”Aun así, pensó, no tendré la rodilla lo suficientemente recuperada para empujar los pedales del coche, tengo que…"

– El coche! – Gritó en voz alta.

Tantas otras cosas le había preocupado en ese período, que se había olvidado por completo que había dejado el coche en Londres.

Jennifer pasó media hora tratando de convencerse de que no era tan grave y que no necesitaba el coche. Estaba dispuesta a dejar el coche allí para no tener que hablar con Ryden nuevo.

Sin embargo, finalmente tuvo que reconocer que algunos problemas se habían quedado sin resolver. Lo principal era llegar a la oficina de Laffard a las nueve de la mañana. Aunque el pueblo de Stanton es un lugar muy agradable, había algunos inconvenientes: estaba lejos de la ciudad, el servicio de transporte era prácticamente inexistente. Por lo tanto, una persona necesitaba para vivir su propio transporte. No había otra manera, por mucho que quisiese evitarlo, se vería obligada a contactar con el odioso hombre.

A media tarde, Jennifer no había llegado a ninguna conclusión acerca de cómo hacerlo. Volver a hablar con él volvería a abrir las heridas aún no cicatrizadas, como resultado de la última conversación que tuvieron, se resistía a pasar por eso otra vez. Entonces recordó que una vez había mencionado que enviaría a alguien a entregarle el coche y se acercó a la ventana, esperando un milagro.

Se dio cuenta que la fijación por Ryden disminuía su capacidad de razonar, cuando unos minutos más tarde, se le ocurrió una solución muy simple.

Unos segundos después, marcó el número de Kilbane Electronics, que había logrado a través de la guía telefónica.

– Me gustaría hablar con el Sr. Noel Kilbane, por favor.

Estaba nerviosa mientras esperaba, temerosa de que la secretaría le pusiese con Ryden. Se quedó halada, pensando en esta posibilidad. Sin embargo, la suerte parecía querer ayudarla. La secretaria le informó que Noel no estaba en la oficina. – Si lo deseaba, puede dejarle un mensaje, pero creo que iba a reunirse al final de la jornada. Es poco probable que vuelva por aquí.

– Tratare de encontrarle en su casa más tarde – Jennifer mintió.

Pasó horas quebrándose la cabeza para encontrar otra solución. Lo más probable es que Ryden hubiera olvidado la promesa que le había hecho, y estaría camino de Broadhurst Hall esa noche. Si no actúa rápido, no se tomarían medidas hasta el lunes por la mañana.

De repente, se le ocurrió la idea de que quizás Noel había decidido tomar una ducha antes de reunirse con Gipsy. Poco antes de las siete, llamaba a la telefonista para saber el número de su piso de Londres.

Para su alivio, logró que la atendieran. Sin embargo, se quedó inmóvil cuando se dio cuenta que no era la voz de Noel.

– Hola! Hola! – Ryden repite varias veces, intensificando, el tono irritado.

– Aquí está… Jennifer – dijo ella, impulsiva. – Quiero hablar con Noel.

Él respondió sarcasticamente:

– Decepcionada no oír su voz, querida? Mi hermano se fue en medio de una reunión para tener más tiempo para encontrarla.

– Bueno, debe haber tenido mucho tráfico. Es me he olvidado pedirle a Noel que me traiga mi coche y estaba llamando para recordar…

– ¡Ah! Esto significa que los dos todavía encuentran tiempo para hablar? – Ryden se echó a reír – ¿Será en los intervalos?

Jennifer no esperó más.

– Adiós, Ryden. – Colgó el teléfono.

Sin embargo, él no la escuchó porque había colgado en primer lugar.

Cómo no conseguía pensar en otra cosa, Jennifer se fue a comer algo, tratando de encontrar una manera de llegar a la oficina el lunes.

A la mañana siguiente, todavía no había encontrado una respuesta, cuando, bajó las escaleras, escuchó un coche aparcando en frente de la casa. Al contestar a la puerta, tuvo la sorpresa más grande de la vida.

Allí estaba su coche, seguido por el de Ryden, que tenía los ojos fijos en ella. Estaba tan nerviosa que casi se olvidó de saludar a la Noel.

– Hola, amor – le saludó.

Cuando él se bajó para besarla, Jennifer se dio cuenta de que quería continuar con la farsa.

– Entren un poco. – Lo llamó, dando un paso hacia atrás. Llegó a la conclusión de que Ryden se habían reunido para dar un paseo con su hermano, probablemente, hacia Broadhurst Hall.

Ryden entró en la habitación sin decir nada y Jennifer les invitó a sentarse.

– ¿Queréis un café? – Les ofreció, deseosa de ocultarse en la cocina para pasar el efecto del choque.

Sin embargo, Noel interrumpió sus planes.

– Déjame ir, tienes que conservar tus fuerzas al máximo. Siéntate y estate quieta que enseguida vuelvo. – Diciendo esto, se fue directo a la cocina, mostrándose familiarizado con el diseño de las habitaciones, como si viviera allí.

Este hecho no pasó desapercibido a Ryden, quien puso una expresión de descontento.

Jennifer no tuvo más remedio que aceptar. Durante unos segundos, se hizo un incómodo silencio, era obvio que Ryden no estaba satisfecho con la compañía. Sin embargo, fue él quien lo interrumpió.

– Y la pierna? Espero que no estemos importunándote en los momentos más impropios.

Ella pensaba que el amor estaba lleno de contradicciones. Parecía que cuando el tiempo no pasaba cuando no lo veía, ahora al escuchar su comentario sarcástico, en referencia a esa noche en el piso de Londres, quería matarlo.

– No te preocupes, siempre estoy en forma.

– ¿Dónde está nevera? – Noel apareció en la puerta de la cocina, intrigado.

Todavía enojada con las provocaciones, contestó sin pensar:

– ¿Qué nevera? Nunca he tenido una.

De repente se dio cuenta de la mirada desconcertada de Ryden, dándose cuenta de que Noel, supuestamente un visitante muy frecuente, nunca se había dado cuenta de la falta de un objeto tan voluminoso. Sobre todo teniendo en cuenta que el ama de casa estaba herida y debería haber entrado en la cocina varias veces para preparar un té o algo así.

– La leche está siempre en la despensa si eso es lo que quieres. – En cuanto a Ryden, Jennifer rápidamente cambió de tema, con la esperanza de que no se diera cuenta del desliz. – Decidieron no ir Broadhurst Hall la noche anterior?

– Ya ves, ya son dos viernes seguidos.

– Debe tener cuidado de no convertirse en un hábito. Jennifer sonrió cuando Noel entró con una bandeja de café, pero cambió de expresión para recibir la taza de sus manos.

– ¿Azúcar?

A diferencia de su hermano, Ryden sabía muy bien que no le gustaba el té ni el café endulzado.

– Todavía quiero un poco adelgazar mas en la cintura y tengo un par de semanas más de la dieta. – Ella oró para que la mentira no se descubriese. – ¿A qué hora sale tu vuelo, Noel?

Ellos intercambiaron una mirada de complicidad y Jennifer se fue calmando, mientras que su amigo habló sobre los planes de viaje y dijo que sentía no poder de verla en toda la semana. Sin embargo, con la mayor delicadeza en el mundo, añadió:

– Pero no te preocupes, voy a hablar contigo todos los días, para qué existe el teléfono, querida?

Jennifer sonrió. Luego, como para despejar los lapsos anteriores, lo que indica que no la conocía tan bien como se suponía, Noel dejó la taza sobre la mesa y propuso que se reuniesen durante todo el fin de semana.

– No necesitarás el coche hasta el lunes, ¿puedo guardarlo?

– Por favor, ¿sabes dónde está el garaje?

Cuando salió Noel se sentía a gusto, pero en cuanto se encontró a solas con Ryden, le dijo sin problemas.

– Gracias por seguir aquí Noel. Fue bueno que me trajo el coche, lo necesitaba para trabajar la mañana del lunes. Con el servicio de autobuses tan pobre como el que tenemos en Stanton Verney, no podía…

– ¿Qué? – Ryden explotó. – Todavía no puedes trabajar! Mirate, ni siquiera puede caminar sin bastón. ¿Cómo crees que vas a estar de pie durante horas, en una feria?

Jennifer estaba indignada, sintiendo que su responsabilidad por el accidente no le daba derecho a inmiscuirse en su vida.

– Resulta que no voy a trabajar en ninguna feria.

– No me digas que encontraste algo más lucrativos? Una ocupación más amena, tal vez, donde esté en una posición mas cómoda…

Jennifer tuvo que aferrarse para no atacarlo.

– ¿Y si te dijera que es una oficina?

– ¡Oh, por supuesto! ¿Y qué preparación tienes en ese ramo?

– Suficiente.

– No ibas a durar un día en el trabajo. Además, ¿quién en su sano juicio te contrataría?

– Porcelanas Laffard, por ejemplo. ¿Satisfecho?

– Creo que vives de pequeños trabajos, como ese.

La puerta se abrió y entró Noel. Ryden inmediatamente se levantó para irse. Mientras tanto, Jennifer consideró que no había dicho nada en esos pocos minutos que pudieran dejar a su amigo en la estacada. Llegó a la conclusión de que no había nada malo en el hecho de que Gypsy tratara de conseguir un trabajo temporal, hasta que se recuperara para tener el trabajo normal.

– Nos vemos más tarde – Noel se despidió, dándole un beso en la mejilla.

– No puedo esperar. – Ella sonrió, ansiosos por que partieran. Sin embargo, incluso antes de oír el rugido del motor, se había olvidado de las burlas de Ryden, y murió de nostalgia por él.

El domingo, Jennifer se despertó y fue al garaje a encender el coche. Fue frustrante que admitir que Ryden tenía razón. En el momento de presionar el acelerador, un estremecimiento de dolor le recorrió la columna vertebral y se dio cuenta que no iba a ir ninguna parte, el lunes, con seguridad, ni en los próximos días.

Esa tarde llamó por teléfono a la casa de su jefe. Por la satisfacción de su jefe al escuchar su voz, llegó a la conclusión de que las cosas no iban muy bien con la sustituta en la oficina.

– Por favor, Jennifer, cuando se tome unas vacaciones, le ruego que deje una dirección donde se la pueda encontrar.

– Pero esa exageración… Estoy segura de que Angela se esforzó por hacer lo mejor posible – respondió ella, perdiendo el valor para decirle la verdadera razón de la llamada.

– Si esto es lo mejor que puede hacer, no quiero estar cerca cuando el peor – Sr. Beckwith, dijo, bromeando, feliz al pensar que al día siguiente se desharía del la novata. – Casi mandé un mensaje por radio, pidiéndote que volvieras. Por cierto, te divertiste lo suficiente?

– Para ser sincera… – Jennifer respiró hondo, se levantó el coraje para contar toda la historia.

Unos minutos más tarde, colgó aliviada. El Sr. Beckwith había estado tan aterrorizado ante la perspectiva de tener que soportar por más tiempo a Angela que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar que esto sucediera.

– Iré a buscarla personalmente – dijo.

El jefe cumplió su palabra, y a las ocho y media en punto el lunes, llamó a la puerta de la casa. Él era muy ingenioso y muy pronto consiguió hacerla sonreir. Jennifer estaba feliz por volver al trabajo. Sin embargo, la esperanza de sacudir los pensamientos de Ryden, manteniéndose ocupada, se fustraron de inmediato.

Siendo el brazo derecho del Sr. Beckwith, se mantenía la siempre muy despierta para ser capaz de responder rápidamente a cualquier pregunta.

El martes se complace en ver que, aunque el Sr. Beckwith se mostrase preocupado por su dificultad para moverse, la euforia del día anterior había pasado y no le prestaba tantos cuidados. Aprovechó para escapar un poco. Tomó su bastón y dijo que necesitaba unos papeles y fue a buscarlos para hacer un poco de ejercicio.

El Sr. Beckwith se levantó al mismo tiempo, ofreciendose a hacer el trabajo, porque tenía que intercambiar algunas palabras con John Taylor, el director de ventas.

– Además, tengo que hacer más ejercicio que usted – sonrió, señalando el vientre voluminoso.

Sin embargo, como el jefe se demoraba demasiado, Jennifer, que necesitaba con urgencia los papeles para continuar el trabajo, pensó que podía ir y volver antes de su llegada. Ya iba a salir cuando el señor entró Beckwith.

– Perdón por la demora, John no estaba en su oficina. – Al colocar los papeles sobre la mesa, había una expresión de satisfacción en su cara, Jennifer esperó para saber la razón. – Por eso, cuando sonó el teléfono, se decidió a atenderlo porque podría ser un cliente. Y así fue.

Jennifer sabía que él había conseguido un buen pedido, no podía aguantar para darle la noticia. Probablemente había encontrado divertido jugar al gerente de ventas, cuando en realidad, era el dueño de todo.

Sin embargo, ese día, la miró varias veces de forma extraña, con un aire de admiración, que la llevó a pensar que la satisfacción de tenerla de vuelta no se había enfriado todavía.

No fue hasta el martes que se dio cuenta de esa mirada sospechosa. El viernes, después de terminar un expediente, el Sr. Beckwith la observaba con el mismo brillo en sus ojos mientras arregla la mesa para salir. Jennifer comenzó a pensar que debía pedir un aumento, si no se acostumbran a su retorno. Sabía que estaba más que cualificada para ganar más, aunque en los últimos días, de tanto pensar de Ryden, su trabajo no había rendido como antes.

El recuerdo de los momentos en que la agresividad había desaparecido y Ryden la había besado con pasión y deseo, insistían en regresar con toda claridad. No se podía imaginar cual sería la reacción de Ryden al conocer la verdad. Tal vez si se hubieran conocido en otras circunstancias, correspondería a su amor.

El sábado, al igual que todas las mañanas cuando se despertaba, Jennifer se propuso no pensar en ello. Se estaba tomando un baño, jurando que esta vez sería capaz de mantener su promesa.

Se sentía mucho más contenta al ver que, al estar libre de la venda, podía utilizar de nuevo los pantalones. Se movía con más facilidad ahora que el día anterior, no necesitaba del bastón. Sin embargo, bajó las escaleras con cuidado.

En cuanto tomó el café, decidió que el domingo que haría otro intento de conducir. Tal vez la suerte estuviese de su lado y podría llamar al Sr. Beckwith, para que no fuera a buscarla.

Como aún no se encontraba en plena forma, se tomó un tiempo para arreglarse, pero a las diez estaba lista y decidió aventurarse a ir de compras.

Se asustó, cuando estaba con la bolsa bajo el brazo, casi en la puerta y alguien llamó. La mayor sorpresa fue al abrir, se enfrentó a la última persona que esperaba encontrar.

– Qué rapidez – Ryden señaló, los ojos grises sin la hostilidad habitual.

– Es que me iba – anunció con voz temblorosa.

Se dio cuenta de la insinuación, pero no se movió.

– ¿Y la rodilla?

– Mucho mejor, gracias. – No se podía imaginar una razón para su presencia allí. Así que pretendía hacer algunas compras en el pueblo.

Ryden, una vez más la sugerencia de que ella no tenía tiempo para estar conversando.

– Stanton Verney es un pueblo muy bonito.

De repente, Jennifer volvió en sí. El corazón empezó a latir más rápido cuando se dio cuenta de que la visita no podía ser de tipo social. Sabía que no entraba en las maneras de Ryden andarse con rodeos, y dedujo que lo sabía todo. Seguramente, Noel le contó todo y ahora estaba tratando de encontrar las palabras adecuadas para pedir disculpas.

– También lo creo – estuvo de acuerdo, disimulando la emoción. Debía estar siendo difícil para Ryden retractarse, aunque tantas veces saborease el momento de la venganza, ahora, tal vez debido al amor que sentía por él estaba apenada.

– Pero no has venido aquí para hablar acerca de dónde vivo o cómo lo estoy pasando no, Ryden? – Trató de echarle una mano.

Durante unos segundos, el tiempo pareció detenerse. El corazón le latía tan fuerte que casi no respiraba bien.

– Tienes razón. – Ryden metió la mano en el bolsillo poco a poco. – Es que mi madre se preguntaba cómo estabas arreglándote sola. Le advertí que no había que preocuparse, pero fue en vano.

Jennifer recibió estas palabras como un chorro de agua fría de nuevo se había comportado como una tonta! Se dio cuenta de que habría sido imposible que Noel le informara de algo, ya que sólo volvería de París al día siguiente y no había resuelto la situación con Gypsy.

Ryden continuó:

– Ella quiere ver con sus propios ojos que te encuentras bien, me pidió que viniese a buscarte para que tomaras un café con nosotros.

– Esta es una invitación para ir a tu casa? – Jennifer lo miraba, perpleja.

– Exactamente. – Sonrió.

Sin embargo, Jennifer ya había recuperado la lucidez suficiente para darse cuenta de que la invitación no partía de él sino de su madre, con quien había estado de acuerdo sólo por respeto. Se entristeció mas al ver que no era por su causa que Ryden estaba allí.

– ¡Oh, que amabilidad! – Bromeó, incapaz de controlar la irritación.

– No entiendo. – Ryden le lanzó una mirada sospechosa.

– No acostumbras a entender muchas cosas, realmente. Harías cualquier cosa para mantenerme lejos de Noel, pero desde que está en Francia, decidiste hacer realidad los deseos de tu madre, viniendo aquí lleno de sonrisas y bromas, pidiéndome que vaya a tu casa. – Jennifer se dio cuenta de que gritaba y de que pronto todo el barrio estaría en las ventanas para ver lo que pasaba.

– Ah, eres fuego, ¿eh, Jennifer? – Ryden no se alteró.

Siempre descubriendo nuevos detalles de tu personalidad…

Al verle sonreír de nuevo, estuvo a punto de decirle que todavía le quedaba mucho por descubrir sobre ella, pero se contuvo. Sin embargo. Ryden no esperó a que hablase y siguió burlándose.

– Parece que no obtuve mucho éxito en mantener lejos a mi hermano, ¿no? Estoy seguro de que la línea entre París y Stanton se mantuvo ocupada durante toda la semana.

– ¿Qué hay de extraño?

No le gustaba mentir, pero ahora quería volverse atrás. No se pudo entender la expresión de Ryden, porque él miró al suelo, sin embargo, pensó que estaba perturbado por la respuesta. Un instante después, él la miró.

– Supongo que sí te llamó la noche anterior.

Confundida, sin saber qué decir, sonrió tímidamente.

– No es necesario, yo mismo lo llamó a París.

Se sorprendió con la mentira tan evidente que acababa de decir, y tenía miedo de la reacción de Ryden. Estaba segura de que en cualquier momento recibiría una respuesta agresiva y no esperó a oírla, porque eso arruinaría su fin de semana.

– Realmente necesito irme. Da las gracias a tu madre de mí parte, pero no puede ir. Dile que la rodilla está bien y casi ni molesta. – Se acordó de algo y se entró un minuto. – va a sabes que es verdad, cuando le devuelvas esto. – Y le entregó su bastón.

Ryden no se movía. Temerosa de no ser capaz de mantener esa mirada durante más tiempo, Jennifer no tuvo más remedio que tomar la iniciativa. Corrió hacia él, lo que le obligó a alejarse. Así que, decidida, cerró la puerta de la casa.

Ella lo vio dirigirse al coche y tirar el bastón en el asiento trasero. Al darse cuenta de que Ryden se había resignado a no llevarla con él, sentía una mezcla de alegría y decepción. Fue por poco tiempo, en lugar de entrar en el coche, se dirigió hacia ella. El único motivo que tenía, pensóJennifer, Ryden era que quisiera decirle adiós. Con la mayor calma le quitó la bolsa del brazo y dijo.

– Vamos, te llevaré hasta el pueblo.

Al darse cuenta de que un vecino estaba en la ventana, Jennifer pensó que lo mejor era aceptar, evitando así un escándalo. Entonces sintió el brazo fuerte de Ryden tirando de ella hacia el coche.

– Buenos días, señora Mason – saludó con una sonrisa, pensando que no podía decir qué era peor: la aparición prematura de vecinos o las libertades que Ryden se había tomado con ella.

Todavía perpleja por descubrir la razón de esta repentina amabilidad cuando vio Ryden pasar junto a la tiendas y salir a la carretera para Comberford. Sería perder el tiempo mandarle que se detuviera, suspiró.

– Sólo una taza de café y después me traerás de vuelta a casa inmediatamente.

– Bueno, usted es quien manda… – Él se burló.

– ¿Por qué ahora? Sabía que sólo aceptaría porque no tenía otra opción.

– Puede que no lo estés disfrutando, pero te conozco lo suficiente como para saber que no se lo demostrarás a mis padres.

En otro momento, Jennifer se hubiera sentido halagada por los comentarios de esta naturaleza procedentes de Ryden, sin embargo, su mecanismo de defensa se encontraba más activo.

– Piensas que lo sabe todo sobre mí, ¿eh?

– Como ya te dije – que comenzaba a perder la calma – cada día descubro más…

Se quedaron en silencio durante unos segundos y luego cambió de tema.

– ¿Cómo fue tu trabajo la semana pasada?

– Todo lo contrario de sus expectativas. El Sr. Beckwith, que resulta ser el propietario de la fábrica de porcelana Laffard, estaba tan contento con mi trabajo que me pidió que me quedara una semana más.

– Vaya, así que debe ser que necesitan una sustituta. El empleado al que sustituyes se fue de vacaciones?

Su respuesta hizo enojar.

– Es en esta época del año muchas personas se van de vacaciones.

– ¿Te gusta ese tipo de trabajo?

– Prefiera las ferias – mintió, innecesariamente, porque no sabía nada sobre ese tema.

Ryden la miró como si hubiera esperado una reacción, aparcando bajó para ayudarla.

Jennifer intentó deshacerse de aquellas manos que la aseguraban como si él tuviera miedo de verla huir antes de que la sra. Kilbane apareciese. Fue imposible, Ryden sabía ser insistente.

Más una vez que se resignó, con la certeza de que él no tenía la menor idea de lo que el contacto le causaba. Mientras la conducía por el pasillo, trató de concentrarse en mantener el rostro sereno para encontrarse con la encantadora Verónica.

Ryden todavía la sujetaba con fuerza, abrió la puerta de la sala de estar.

Jennifer se quedó atónita. El que estaba dentro no era la señora Kilbane.

– No he recibido la llamada telefónica que me pediste que contestase – Noel dijo, volviéndose hacia ellos.

Jennifer pensó que se desmayaría, y sólo después de cerrar la puerta, Ryden la soltó.

– Pensé que estabas en Francia.

La mirada atónita de Noel siguió unas veces a ella, otras veces a su hermano, como si él también hubiera sido tomado por sorpresa. Finalmente se levantó y, mirando Ryden, dijo:

– El viaje tuvo que ser pospuesto de nuevo, desde que el Sr. Ducret sufrió una recaída. No he salido de Inglaterra esta semana.

– No has pa… – Perpleja, Jennifer comenzó a tartamudear. Sintió que Ryden la estaba mirando y se acordó de que hacía minutos, afirmó haber hablado con Noel en París.

Poco a poco, se atrevió a enfrentarlo. Si había alguna esperanza de que la mentira pasara desapercibida, se deshizo de inmediato. Por la expresión de su cara, Jennifer podía ver que él recordaba cada detalle y no parecía contento de haber sido engañado.

Ryden puso las manos en las caderas:

– ¿Alguno de ustedes me puede explicar lo que está pasando?

CAPÍTULO X

El tictac del reloj era el único sonido que rompía el silencio que siguió a la indagación de Ryden.

Era evidente que había descubierto algo. Ahora espera a oír la verdad, que en opinión de Jennifer, debería partir de Noel.

Como ninguno de los dos hablaba, Ryden comenzó a impacientarse.

– ¿Y Entonces? Estoy esperando.

– La culpa no es Noel.

Jennifer se enfrenta con valentía el ceño de Ryden, por defender a su hermano. Ella estaba dispuesto echarle en cara que era en parte también culpa de él por haberla impedido contarle, cuando se conocieron, que no era la novia de Noel. Sin embargo, un pensamiento la detuvo, ya que su amigo no se había manifestado, tal vez tuviera la intención de seguir con el engaño.

Ryden irritado. Se volvió contra ella, interpretandomal su afirmación.

– Por lo tanto, admites abiertamente que es tu culpa?

– Jennifer no tiene nada que ver con eso. – Noel finalmente intervino. – Ella…

Fue interrumpido por su hermano, que no le gustaba verlo proteger a su amiga.

– ¿Con cuántas chicas vas salir con al mismo tiempo? – Le preguntó bruscamente, antes de pasar a Jennifer. – También te pidió que e casaras con él, como lo hizo con Gypsy?

El hecho de que Ryden acababa de declarar que él sabía de la existencia de la existencia de la verdadera novia, pasó desapercibido para Jennifer. Lo que quedó fue la impresión de que no le importaba si le dolía o no la revelación de que Noel se había comprometido con otra persona. Su orgullo se lastimó al ver lo poco que significaba para Ryden.

Sin embargo, si ella no se había dado cuenta de lo que acababa de ser revelado, no fue el caso de Noel.

– Sabes que Jennifer no es Gypsy.

– Hace unos pocos días.

– ¿Y por qué esperar hasta ahora para decirlo? No es de tu naturaleza hacerlo. Pensé que me matarías cuando te enterases.

– No quería escuchar mas mentiras y pensaban que la única forma era poneros cara a cara.

– Armaste esta trampa – Jennifer se rebeló volviendo en sí. – Nos engañaste.

– Yo los engañé?! ¿Qué te parece que estaban haciéndome a mí todo este tiempo?

– Lo planeaste todo desde el principio. Deliberadamente me hiciste decir que Noel me había telefoneado desde París… y nunca a tu madre me pidió que viniera aquí, ¿verdad?

Ella recibió por respuesta sólo una mirada fría. Se indignó, sobre todo al recordar que fue arrastrada allí.

– Estabas decidido a traerme aquí de una manera u otra. Si fuera necesario me habías llevado gritando en el coche, ¿no?

– No podía dejar que dos continuaran conspirando contra mí! – Ryden contestó.

Al oír estas palabras, Jennifer se sintió ofendida. Ryden a pesar de saber que ella no era Gypsy, no había mejorado su juicio sobre ella. Era evidente que pensaba que era una especuladora, una mujer lista para golpear en el tronco. Era el fin de sus esperanzas… Ni aún sabiéndolo todo, se interesaría por ella!

– Quiero la verdad. – Ryden continuaba desafiándolos con sus ojos. – Quiero que me digan por qué todo esto y qué es exactamente lo que existe entre vosotros dos.

Jennifer había pensado ya tenía agotada toda la angustia por amar al hombre equivocado, pero se equivocó. Ahora que lo sabía todo, parecía odiarla aún más, todavía no aceptaba que ella tuviera alguna relación con Noel. El dolor era tan grande que se dio cuenta de que no soportaría mucho más tiempo la situación.

Si no fuera por la dificultad que todavía encontraba en levantarse, hubiera salido corriendo de la habitación dejando a Noel responder a al interrogatorio.

– Quiero saber dónde Gipsy entra en esta historia, y si mi hermano quiere casarse con ella. – Se volvió con disgusto, a Jennifer. – ¿O piensas que le permitiría casarse contigo?

Se sintió aún más herida por que él ni siquiera se molestó en mostrar a todos que la odiaba. No pudo contener las lágrimas que había logrado evitar hasta ahora. Ese último golpe fue el colmo.

Se levantó, olvidando que había dejado de usar el bastón ayer. El dolor físico no era nada comparado con la herida abierta en su corazón. Las lágrimas rodaban por sus mejillas, mientras que sin control, tratando de llegar a la puerta de entrada. La abrió para salir.

En el exterior, acaba de tener un coche aparcado, y Jennifer ni siquiera se molestó en saber a quién pertenecían. Lo único que quería era verse lejos de Broadghurst Hall tan pronto como fuera posible. Se sentó al volante y puso el coche en marcha incluso antes de cerrar la puerta.

Se las arregló para ver a Ryden salir corriendo y gritar algo cuando pasó por delante de él. Pero no quiso escuchar. "Maldita sea", pensó, "espero no tener un accidente!"

Cuando yo había recorrido unos quinientos metros de la carretera, salió del letargo que le había causado su emoción y el dolor en la pierna se hizo mas agudo, obligándola a detenerse. Sin fuerzas, se echó a llorar y apoyó la cabeza en el volante.

Apenas tuvo tiempo de ordenar los pensamientos y reconsiderar lo que había hecho, cuando el sonido de alguien conduciendo como un loco llamó su atención. Aunque trató de ignorarlo, El vehículo se detuvo con un chillido de los neumáticos sobre el asfalto, al momento siguiente, la puerta del coche donde estaba fue abierta violentamente.

– Nunca vuelvas a hacer eso, ¿de acuerdo? ¿Te hiciste daño? – Ryden parecía harto de tanta preocupación "Tu -… – Estás llorando, Jennifer?

– Déjame en paz – contestó bruscamente, enjugándose las lágrimas con el dorso de la mano. – ¿Por qué no me olvidas? Voy a devolver el coche, así que… No, pensándolo bien, tu puedes llevártelo. Me voy caminando.

– No seas estúpida! ¡Basta! No irás a ninguna parte hasta que tengamos una conversación.

Jennifer pensó que ya había escuchado lo suficiente, pero no quería dejar transparentar lo mucho que le dolía.

– No tenemos nada que hablar. Noel no te lo ha contado todo?

– No esperé a escuchar lo que tenía que decir… – Dijo, dando una vuelta al coche que mostraba toda la pintura rayada por el impacto con la guía. Abrió la puerta y se sentó junto a Jennifer. – Ahora, ¿te importaría decirme qué está pasando?

A Jennifer me gustaría que él hubiera mantenido la agresividad, porque escuchando su voz tranquila, era difícil mantener el tono de animosidad.

– ¿Qué te interesa? – Se encogió de hombros. – Puedes estar seguro de que no me casaré con Noel, incluso aunque él me lo pidiera, lo que no va a hacer.

Ryden abrió la boca y Jennifer se volvió hacia él. Tenía la impresión de que estaba un poco pálido.

– Aquí es donde te equivocas. Me interesa mucho.

Sin poder creerlo, miró hacia otro lado para no lastimarse más. Lo que no podía entender por qué ahora, sabiendo que no iba a ser su cuñada, no parecía querer llevarla de nuevo a Stanton Verney.

– ¿Nos podemos ir? – Las lágrimas se habían cesado, pero todavía necesita la soledad para aliviar la angustia que la estaba asfixiando.

– Al parecer no entiendes lo que digo. No vamos a salir de aquí hasta aclarar algunas cosas.

Cómo no veía la hora de estar sola, Jennifer dio un suspiro de impaciencia.

– Di lo que quieras, pero sé que no estoy ni un poco interesada.

– A veces, Jennifer Cavendish, quiero estrangularla.

– Y ¿por qué no me estrangula? – Ella desafió. Fue justo antes de caer en una profunda depresión. Sabía lo que pudiese añadir sólo empeoraría las cosas.

– No entiendo por qué me tratas así…

Ella se congeló. En un intento de librarse de ese sufrimiento, se había traicionado. El orgullo la llevó a tomar represalias en un tono de superioridad.

– Te trato como te merece. – Sin embargo, no pudo mantener el aire de indiferencia durante mucho tiempo y pronto se hizo vulnerable. – No sé que idea tienes de mí, el Sr. Kilbane, pero sé que duele ver a alguien que tiene una opinión tan mala de mí!

– ¡Dios mío! Así que fue por eso por lo que saliste de esa manera?

– ¿Piensas que es poco?

Sin embargo, Jennifer sabía que había ido demasiado lejos. De repente, Ryden puso su brazo alrededor de su cintura y la besó suavemente en la cara.

Por un instante perdió la noción de dónde estaba. Entonces se dio cuenta y lo empujó.

– ¿Crees que eso lo resuelve todo? Ahora, por favor, llévame a casa. Tengo mil cosas que hacer, yo…

Él echaba chispas.

– Escucha, señorita Cavendish! Pasé días, no días, semanas, sin saber qué hacer. Así que no creas que sólo porque estés nerviosa podrás evitar esta conversación.

– No entiendo – balbuceó, desgarrado entre el miedo de revelar sus sentimientos y la curiosidad de saber lo que perturbaba a aquel hombre, siempre tan auto-suficiente para hacerle pasar los días más oscuros de su vida.

– Hay muchas cosas que no entiendo. Para empezar, después de hablar con mi hermano y después de haberme formado una opinión tan mala sobre la mujer que tan cruelmente lo había rechazado, te conozco a ti, que no correspondes ni un poco a esa imagen.

– En el apartamento, traté de decirle que no era Gypsy.

– Ahora lo sé. Dios, ¿cómo podría soportar la forma en que te traté esos días? Fui un estúpido.

Acostumbrados al tono áspero de Ryden, Jennifer se sorprendió y casi sonrió cuando le confesó:

– A veces, si no hubiera perdido el equilibrio debido a la lesión en la rodilla, te habría dado un puñetazo en la cara!

– Te mostraste tan valiente y todo lo que hice fue maltratarte.

Estaba tan agradable que algo le dijo a Jennifer que si continuaba a este ritmo, pronto estaría totalmente indefensa. Ella trató de impedirlo.

– Si esto era lo que querías decir, Ryden, está bien. Tengo que irme antes de que cierren las tiendas…

– ¿Alguien te ha dicho que eres muy terca?

Jennifer se dio cuenta de que estaba realmente decidido a tener esta conversación y decidió no forzar la situación.

– Está bien – suspiró – habla entonces.

– Como iba diciendo… cuando te conocí y vi que no eras como me imaginaba, pensé que podías estar fingiendo. Luego, después de dos o tres hechos aislados que no encajaba en el rompecabezas, llegué a la conclusión de que Jennifer Cavendish y la novia de Noel, Gypsy, eran dos personas diferentes.

Ella permaneció en silencio, pero apenas podía contener la emoción de saber que Ryden procuraba descubrir su verdadera identidad. Aunque pensase que las palabres que oyó en Broadhurst Hall habían destruido el amor que sentía por él, se dio cuenta de que el sentimiento está más vivo que nunca.

Él seguía contando:

– Sin embargo… – De repente se detuvo. Curiosamente, Jennifer le miró y casi pierde el aliento antes de la intensidad con la que los ojos grises la estaban mirando. – Sin embargo, no fue hasta el martes que todo estuvo claro… cuando telefoneé a Laffard.

Durante unos segundos, desconcertada, no dijo nada, pero cuando se recuperó, la reacción fue de rabia.

– Tuviste el valor de llamar a mi trabajo, para que te informaran acerca de mí?! – Indignada, imaginó como estaría siendo motivo de chismes en los últimos días, especialmente si él había hecho preguntas indiscretas a la telefonista que era muy chismosa. – ¿Con quien hablaste?

Sin embargo, por desgracia para ella, era peor de lo que pensaba.

– Una persona que se presentó como Samuel Beckwith. Recordé el nombre cuando tu la mencionaste de camino a Broadhurst, diciendo que tu jefe estaba contento con tu servicio, pidiéndole que se quedara una semana más.

Jennifer se ruborizó, sabiendo que desde ese momento Ryden había descubierto que ella estaba mintiendo descaradamente. Si había hablado con Beckwith estaba segura que también había descubierto que el empleo en Laffard no era temporal.

– ¿Que derecho tienes para hablar con mi jefe para preguntarle acerca de mí? – Le preguntó con enojo.

– Por lo que entiendo, no pregunté nada, al contrario, fue muy amable conmigo pasando información acerca de ti.

– ¡Mentira! Nadie contesta al teléfono y empezar a hablar de su secretaria con un extraño.

Al final, se dio cuenta de que dejó escapar el cargo que había desempeñado y se puso furiosa al ver que todavía trataba de controlar una sonrisa.

– En esto tienes razón. En realidad, telefoneé con el fin de adquirir algunas piezas de porcelana para las oficinas de Electronics Kilbane. He encontrado que ese detalle alegrarían el ambiente.

Jennifer sabía que no tenía necesidad de hacer la solicitud personalmente.

– Sin embargo, el hombre que contestó el teléfono apenas esperó a que yo le diera mi nombre o pidiese un catálogo de muestras. No tardó en presentarse como el propietario de la empresa, diciendo que era una feliz coincidencia que estuviera en el departamento de ventas y respondiendo a una llamada tan importante. Entonces, me preguntó quien me había puesto en contacto con ellos.

Jennifer logró imaginarse lo que pasó, el Sr. Beckwith, siempre bien informado sobre el mundo de los negocios, había reconocido el nombre de Kilbane Electronics como una especialización en el campo de la informática y había sido halagado por el hecho de que el presidente en persona, hubiera elegido a Laffard entre otras muchas fábricas de porcelana. No era de extrañar que tuviera esa expresión a su regreso del departamento de ventas. También se explicó cómo los miraba resto de la semana.

– Dijiste que era yo quien te indicó Laffard?

– Sólo mencioné que conocía a la srta. Cavendish, que debería estar haciendo un trabajo temporal en cualquier sección de la empresa.

– Eh, bueno… ¿qué dijo?

– Me dijo que no sólo trabajabas allí desde que te graduaste, sino que también eras su brazo derecho.

– Debes de haberte sorprendido.

– Al principio, no lo creía, pero pronto me di cuenta de que estábamos hablando de la misma persona.

– ¿Cómo es eso?

– Me contó cómo había sido de desesperante durante tus vacaciones y se había horrorizado por la perspectiva de pasar un par de semanas más sin la eficiente secretaria, cuando lo llamaste el domingo, diciendo que habías sufrido un esguince en la rodilla y no podías conducir.

– Ha sido un amor a venir a recogerme todos los días de esta semana. – Le mencionó explicando, pero Ryden asintió con la cabeza como si él ya lo supiese todo.

– Lo hizo de buena gana. – Hizo una pausa y luego continuó: – Así que, aturdido por lo que escuché, me disculpé, diciendo que debería haberla confundido con otra persona, porque si trabajaban todo el día, no puedía ser la recepcionista de una feria por la noche.

Jennifer sabía lo que venía, porque cada vez que tenía que salir temprano a causa de su vieja amiga enferma, había pedido permiso al Sr. Beckwith.

– Él me dijo cómo, cuando terminabas el último expediente en la oficina, corrias a su casa para cuidar como enfermera a la pobre señora con quien vivías desde que tu madre se fue al extranjero. Y que, con lo ocupada que estabas atendiendo a tu amiga, no te sobraba ni un minuto libre para pasear, mucho menos para trabajar en las ferias.

– Ella murió a principios de mayo. – El rostro de Jennifer se puso triste al recordar a su amiga.

– Te tuviste que mudar, tan pronto como aparecieron los familiares egoístas.

– Es cierto. – Jennifer tosió para ocultar la emoción en la voz. – Tuve la suerte de encontrar la casa de campo. Cómo es una casa para sólo una persona no había sido alquilada.

– Lo que explica el hecho de vivir sola…

– ¡Ah! Este fue el primer detalle que se te escapó?

– No le di demasiada importancia en ese momento porque estaba ciego de rabia.

– No es necesario que me salves, Ryden, puedes decir todo.

– ¡Oh, Jennifer, Jennifer, no tienes ni idea…

Se imaginaba cosas, por escuchar su nombre pronunciado con tanta emoción, en un tono tan dulce…

– Ya me lo imaginaba. Tú me seguiste sólo porque tus planes para confrontarme con Noel se desvanecieron cuando huí.

– Vine detrás de ti porque estaba aterrado, pensando que podías matar…

– Antes de que pudieras hacerlo con tus propias manos, ¿no? – De repente, se dio cuenta de las palabras que había utilizado Ryden. – Estabas aterrorizado!?

Ryden asintió con la cabeza y no parecía encontrar las palabras para continuar. Ella se sorprendió al verlo en tal situación, ya que desde que lo conocía, nunca lo había visto flaquear.

– ¡Maldita sea! Me estás volviendo loco! – Explotó inesperadamente.

Por primera vez, Jennifer no tomó represalias. Detectando otra emoción escondida debajo de la reacción de rechazo. Sin embargo, no podía creer lo que su corazón le decía.

– No entiendo dónde quieres llegar. – Tragó saliva, ya que sus manos temblaban, apretó el volante.

Con una expresión tensa, Ryden estaba más enfadado consigo mismo que con la falta de percepción de Jennifer.

– Sabes muy bien que yo odiaba a la tal Gypsy, incluso antes de conocerte.

– Es… Pronto me di cuenta.

– Lo que no sabes es que estaba atrapado en una lucha dentro de mí al darme cuenta de que me estaba enamorando de la bella rubia con ojos verdes que encontré en mi apartamento.

– ¿Es cierto? ¿Por qué no me lo dijiste mientras estábamos allí, solos?

– No pude. Tuve que actuar de esa manera para defenderme de mis sentimientos. ¿Qué otra cosa podía hacer? Nunca había visto a Noel tan desesperado como el día en que me dijo de la manera cruel en que Gypsy rechazó su propuesta de matrimonio. Yo sabía que él la amaba. Al principio, pensé que tu eras ella.

– Así que sólo porque te dije que Noel dejó las llaves del apartamento en mi casa, dedujiste de que yo era Gypsy y comenzaste a odiarme?

Para la frustración de Jennifer, asintió con una inclinación de cabeza.

– Pero a la mañana siguiente, me encontré con que no la odiaba como me gustaría.

– ¿Fue cuando viste que estaba herida?

– Estaba furioso con el accidente, pero pensé que era un castigo merecido por lo que habías hecho sufrir a mi hermano. Sin embargo, cuando te pregunté si estabas realmente dolida y dijiste que sí, me di cuenta de que no estaba tan contento con ello, como debería. En realidad, no podía soportar verte sufrir.

– ¡Oh… – Jennifer susurró, temiendo no aguantar estar sin tocarlo.

– Pronto se despertaste en mí un deseo incontrolable, contra el que luché con todas mis fuerzas pensando en cómo Noel se vería de herido al saber que yo había tenido a la mujer que amaba.

– En cualquier caso, era sólo atracción física. Esto sucede cuando un hombre y una mujer tienen una convivencia muy estrecha.

– Eso es lo que me dije. Pero pronto me di cuenta que era más que eso. Pensé que…

– No, por favor no continúes. – A Jennifer le entró pánico.

– ¿Tienes miedo, Jennifer?

Se volvió hacia la ventana, las defensas armadas y cambió de tema para evitar más preguntas difíciles de responder.

– Yo quiero ir a casa. – Pasaron unos segundos que parecieron una eternidad, cuando sintió a Ryden tocarle suavemente el hombro.

– No hay necesidad de sentir miedo.

– No lo siento. – Se separó rápidamente.

– ¿Entonces, por que huir de esa manera? Nunca te había visto actuar así, excepto hace poco en Hall Broadhurst.

Pensando que ya había dicho demasiado, ella hizo un gesto de la cabeza, lo que indica que no diría ni una palabra mas y esperó a que la llevara a su casa.

Sin embargo, Ryden la sujetó con fuerza, volviéndola hacia él. A pesar de que no quería enfrentarse con él, no reaccionó cuando levantó la cara.

Sus ojos se encontraron:

– Puede ser reciproco, mi dulce Jennifer, que el sentimiento que percibí existir en mí cuando morí de celos viendo como mi hermano te tomaba de las manos en la habitación?

Un escalofrío la recorrió, dándole deseos de huir. Un instinto de defensa le advirtió, pero no pudo resistirse:

– ¿Qué… que sentimiento era ese? – Se arrepintió de haber preguntado, al notar que su rostro tenía un aire serio. Esperó una decepción.

– Te amo, Jennifer.

– Tu me…? – Ella no pudo completar la frase porque las palabras se negaron a salir.

– No quieres dejar de hacerme sufrir? – Ryden miró sus profundos ojos verdes, esperando que ella había entendiera el mensaje. – La única razón por la que no acepté la idea de verte casada con mi hermano era porque quería que te casaras conmigo.

Jennifer quedó sin aliento y se tuvo que pellizcar para asegurarse de que no soñaba.

De pronto empezó a ver y se di cuenta de que Ryden esperaba tenso una respuesta.

– Me quiero casar contigo!

Ryden no la dejó terminar, la abrazó con fuerza y suspiró.

– ¡Oh, Dios! No quiero volver a pasar por esto. – Cómo no creía lo que acababa de oír, la separó para poder mirarla. ¿Dijiste que aceptas? ¿Cásarte conmigo?

– ¡Oh, sí, querido.

– ¿Incluso después de lo que hice, todavía me amas?

– ¿Y tú?

– Te amo tanto que voy a enloquecer!

Ella sonrió con alivio, antes de que se besasen con ternura. – Te amo demasiado, querido – murmuró, sintiendo sus labios acariciando su rostro.

Cada beso, cada caricia, apareció para aliviar la soledad que lleva dentro de sí, y cuando se miraron de nuevo, el dolor de los momentos angustiosos ya no existía.

– Si estoy soñando, no me dejes despertar, Ryden.

– ¿Pasaste por los mismos momentos de duda que yo, mi amor?

– Siempre te amé, pero pensé que me odiabas.

Ryden la besó suavemente los párpados y apretó contra su pecho como si quisiera protegerla.

– Nunca más te hará sufrir, Jennifer.

– Fuiste muy cruel…

– No me lo recuerdes, por favor. En realidad, creo que me lastimaba mí mismo.

– Te pusiste furioso cuando dije que no vivía con ninguna amiga.

– Yo estaba descontento por no haber sido capaz de dejarte sola, aunque consideraba que esto era lo que merecías.

Jennifer suspiró y le dio otro beso.

– Te llevé a casa, decidido a ponerte en la calle en caso de que hicieras daño mis padres. Entonces te convertiste en un enigma para mí.

– ¿Por qué no fui cruel con ellos?

– Fuiste perfecta con ellos. Podría haberme ahorrado la molestia de tratar de entenderte si hubiese sabido que estabas actuando de forma natural, no eras más tu misma. No es de extrañar que estuvieran encantados con mi dulce Jennifer.

– Creo que tu madre ya sabe que estoy enamorado de ti – Jennifer admitió un poco avergonzada.

– ¿Ya lo sabe?!

– Se dio cuenta de mi alegría al verte regresar de forma inesperada, el lunes.

– Al ver que me saludabas con una sonrisa, pensé que era amor, no sabes lo feliz que era. La esperanza se apoderó de mí.

– Cuéntamelo todo, Ryden.

– A partir de ese día, pensé que había una oportunidad para conquistarte, pero tenía miedo de hacerse daño a Noel. Sin embargo, todo se puso peor para mí esa noche. Estaba tan confundido al ver que ignorabas mi presencia.

– Me acuerdo cuando dijiste que no me dejabas salir sin tu permiso de Broadhurst.

– Por eso me contrarié, cuando volví a la noche siguiente, ya habías partido.

– Me has llamado dos veces después de eso, Ryden.

– Me gustaría no haberlo hecho. Casi me volvió loco imaginándote en la cama con mi hermano. Decidí que la única forma era seguir el consejo que le di a Noel era sacarte de mi cabeza. Sólo que no era tan fácil.

– Fue mi culpa por haber llamado para saber del coche.

– Incluso sin una llamada, me acechabas día y noche, y yo apenas podía dormir. Comencé a estar intrigado cuando Noel fue a tu casa al día siguiente y él demostró que no la conocía tan bien como debería.

– Ah, entonces notaste su metedura de pata cuando me preguntó por el azúcar en el café?

Ryden sonrió.

– Lo disfrazaste muy bien, pero se me quitaba de la cabeza, empecé a considerar este y otros hechos que no encajaban. Me pregunté si Noel frecuentaba tanto tu casa que no se dio cuenta de que no tenías nevera.

– Ciertamente, si pensabas que yo era Gypsy, ya le habría pedido una.

– Por supuesto. Pasé el fin de semana recordando los pequeños detalles. El hecho de que Noel me había contado que vivías en un apartamento con una amiga, contradice lo que había constatado: Vivíaa sola en una casa de campo.

– ¿Conseguiste encontrar la explicación?

– No, me tenía que asegurar para no hacer estas preguntas a Noel.

– En su lugar, tuviste la feliz idea de llamar a Laffard?

– Así es. Sólo que nunca paso por mi cabeza escuchar lo que escuché. Básicamente, llame porque te echaba de menos y quería sentirme cerca de ti. Imagínate lo que me sorprendió el saber que había sido engañado…

– Estabas furioso?

– Furioso? Yo estaba perplejo por lo que tuve la presencia de ánimo para pedirle al Sr. Beckwith que no dijese nada acerca de la llamada, diciendo que podrías verte alterada si sabías que te había confundido con otra persona. Cuando colgó, aún me quedé por algún tiempo con el teléfono en la mano, estupefacto.

– ¿Qué hiciste entonces?

– Yo estaba feliz con la posibilidad de que no fuers la novia de Noel y al mismo tiempo enojado con ustedes dos. Entonces decidí volver a pensar en toda la historia.

– ¿A qué conclusión llegaste?

– Pensé que la única salida era enfrentarlos a los dos, no queriendo ser engañado de nuevo. No podía creer que amases a Noel, después de comprobar por dos veces la atracción que sentíamos el uno por el otro y recordar la forma en que me miraste aquel día en el jardín.

Jennifer levantó el rostro y se besaron. Esta vez, con pasión, para saciar la sed de amor, tanto tiempo reprimida. Empezaron a desearse y Ryden se alejó, tratando de calmar los ánimos.

– Creo que aún no estás totalmente recuperada para tal espectáculo en el coche.

– Es tu culpa. – Ella se echó a reír.

– Parece que he escuchado esto antes… ¿Estás lista para decirme lo que mi hermano significa para ti?

– Espero que se convierta en mi hermano, pero por el momento, es sólo alguien que conocí un lunes, y ese día iba a viajar a París para asistir a una feria de informática.

– ¿No conocías a Noel hasta entonces?

– Yo nunca lo había visto antes.

– Esto fue después de que Gypsy se negó a casarse con él, ¿no?

– En realidad, fue poco después. Lo encontré en el coche, después de ahogar sus penas en una botella de whisky en la carretera. Por desgracia, fue un poco descuidado y destruyó todo el jardín de la plaza Stanton Verney.

– Recuerdo a mi padre diciendo que había leído algo en el periódico al respecto.

– Esa mañana salí temprano para correr y vi lo que había sucedido. Para ser honesta, casi lo dejó allí.

– ¿Y por qué no lo dejaste?

– Tuve un ejemplo de solidaridad el viernes anterior, cuando mi coche se averió y, por otra parte, Noel no estaba en condiciones de conducir. Decidí que lo llevaría a mi casa hasta que se recuperara.

– Él se había quedado dormido?

– Estaba, y había una botella de whisky vacía en el asiento del pasajero. Cuando recobró el conocimiento, me explicó la discusión que tuvo con Gypsy y yo debo haberle mencionado mis días de vacaciones, gasté mis ahorros para reparar el coche, estas cosas…

– Continúa, por favor.

– Fue entonces cuando Noel me propuso que pasara unos días en el apartamento en Londres, pero me negé. Cuando salió, encontré las llaves acompañada de una nota pidiéndome que aceptara. Dos días después, cambié de idea y decidí utilizarlo.

– ¡Dios mío! Pensar que fuiste generosa con mi hermano y yo traté de ponerte en la calle…

– No podías adivinar, Ryden – Jennifer dijo, con simpatía.

– Debería haber sido menos cabeza dura, haberte dejado que me lo contases.

– Fui yo quien debería insistir… Yo ya había decidido hacerlo en Broadhurst, cuando descubrí que me había enamorado de ti. Pensaba contártelo todo cuando llegases del paseo con tu padre. Sin embargo, cuando regresaste, Noel ya estaba allí.

– ¿Qué te impidió contarme toda la verdad?

– Al principio, quiso aclarar el error. Sin embargo, había telefoneado a Gypsy desde París y tenían una cita. Al saber cómo me trataste a mí cuando pensabas que era ella tenía miedo de que lo arruinarías todo. Le había prometido que le guardaría el secreto cuando llegaste con tu padre.

– Ven aquí – Ryden la apretó con fuerza contra su corazón. – Me perdonas por haberte hecho sufrir.

Durante unos minutos se quedaron en silencio, sólo abrazados. Después Ryden buscó sus labios.

– Tengo que decirle al mundo que eres mía.

– Creo que una excelente idea.

– A pesar de ser un poco tarde para tomar un café, creo que tu futura suegra estará feliz de verte.

Cuando Ryden arrancó el coche, Jennifer estaba llena de felicidad.

– Noel Y el coche? ¿Quién va a conducielo?

Asegurando el volante con una mano, la abrazó.

– A partir de ahora, no quiero separarme de ti.

Jennifer suspiró feliz porque eso es lo que también quería.

Jessica Steele

***