/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Heredad en conflicto

Jessica Steele

Se rumoreaba que el acaudalado financiero Stallard Beauchamp tenía debilidad por las mujeres bonitas. No obstante, desde el principio él aclaró que consideraba a Farran como un ser despreciable, una chica materialista a quien sólo le interesaba el dinero que podía ganar. No era justo, ¿pero cómo podría ella convencerlo de que estaba equivocado? ¿Y por qué le importaba tanto su opinión, si nada significaba para él?

Jessica Steele

Heredad en conflicto

Heredad en conflicto (1990)

Título Original: Unfriendly proposition (1990)

Capítulo 1

Farran Henderson reconoció con dolor que, para empezar, su primer error fue enamorarse de un hombre casado. Su segundo error, fatal, fue imaginarse que Russell Ottley sintió, alguna vez, amor por ella.

Miró por la ventana del avión que la llevaba a casa, desde Hong Kong, en donde trabajó durante los diez últimos meses. Parecía que el mes de enero en Inglaterra estaba tan sombrío como sus pensamientos, notó Farran al aterrizar el avión en Gatwick.

Sin embargo, su mente fue ocupada de nuevo, al igual que durante el resto del viaje, por Hong Kong. ¡Qué tonta fue!

No la sorprendía ahora haber renunciado de inmediato, sin quedarse a trabajar los dos últimos meses estipulados en su contrato. Le estaba costando mucho trabajo vivir con la vergüenza de haberse más o menos lanzado sobre su jefe, para no hablar del penoso recuerdo de…

Como si todavía le fuera difícil recordar que fue tan crédula, Farran interrumpió sus pensamientos. Se dijo que, para empezar, no se lanzó sobre Russell Ottley. Para empezar, usó toda su fuerza de voluntad para evitar que él se percatara de lo que sentía por él.

Recordó cómo empezó todo. Después de trabajar para Yeo International durante tres años, vio el puesto vacante de secretaria en la filial de Hong Kong. Envió su solicitud, pero la competencia fue muy dura. Eso le causó una mayor satisfacción al saber que, entre todas las candidatas, ella fue la elegida.

Hong Kong había sido todo lo que ella leyó y mucho más; debía ser una de las ciudades más emocionantes del mundo… esas fueron sus primeras impresiones al llegar. Al conocer a su nuevo jefe, Russell Ottley, sus impresiones sobre Hong Kong fueron opacadas por él.

No tardó mucho en descubrir que Russell estaba casado, con dos hijos. Eso fue suficiente para que Farran le pusiera un cartel mental de "No tocar". Pero, gracias a una o dos insinuaciones, se imaginó que Russell no tenía un matrimonio feliz. Después de trabajar tres meses a su lado, su jefe implicó que su esposa planeaba abandonarlo y el letrero de "No tocar" se hizo un poco borroso.

Sin embargo, después de seis meses de laborar juntos y de negar sus sentimientos por él, Farran tuvo que enfrentarse al hecho de que lo amaba.

Tres meses después de eso, se imaginó que quizá Russell sentía lo mismo por ella… y eso fue una agonía para la chica, quien, no obstante, lo alentaba para que salvara su matrimonio.

Mas, siendo humana, se conmovió cada vez que Russell, después de insinuar que su matrimonio estaba perdido, empezó a mirarla de modo especial, a llamarla "luz de mi vida" o, por accidente, "cariño", con ternura.

Unos cuantos días antes, las cosas llegaron a un punto culminante cuando Russell, después de decirle que su esposa estuvo haciendo las maletas, se acercó al escritorio de Farran y de pronto la tomó de los brazos.

– ¿Qué no sabes qué es lo que me provoca el estar cerca de ti? -preguntó con un tono de voz torturado.

En ese momento, Farran no estuvo lista, no había pensado en la situación y se apartó, para dirigirse con rapidez al tocador de damas.

Fue allí en donde Farran se percató de que las cosas habían ido demasiado lejos para fingir que no significaban nada el uno para el otro. Descubrió, de pronto, que, a causa de la historia de fracasos matrimoniales que había en su familia, hasta ese momento no había pensado que podría haber una oportunidad para Russell y ella.

Aunque su esposa lo estuviera abandonando, de todos modos debía considerarse a los niños; Farran estaba segura de eso, puesto que su propia niñez no fue de las mejores. Lo cual quizá también constituía otro de los motivos por los cuales luchaba contra el amor de Russell, para no dañar a los hijos de éste.

Revivió la confusión de la separación y el divorcio de sus propios padres. La vida fue más ordenada cuando su madre se casó de nuevo con Henry Presten. ¡El querido y distante tío Henry! Él también estuvo casado antes y tenía una niña cinco años mayor que Farran. Pero el segundo matrimonio no funcionó mejor que el primero. De hecho fue peor, puesto que la madre de Farran abandonó a Henry con su propia hija, de trece años, y Farran se sintió aún más confusa.

Así que se hizo a la idea de que si la situación iba a ser manejada de modo adecuado, los hijos de Russell no tenían por qué conocer la misma confusión que Farran sufrió.

Regresó a su escritorio y le sonrió a Russell con calidez. Ahora que había aclarado sus ideas, ansiaba decirle cuánto lo amaba y oír las mismas palabras de boca de él. Aunque era lo suficientemente moderna para aceptar el papel de ser la segunda señora Ottley, también era lo bastante anticuada para decir que él debía acercársele primero.

Sin embargo, transcurrieron dos agónicos días antes de que Farran se diera cuenta de que Russell se le iba a declarar.

Fue un jueves por la mañana. Farran levantó la vista y se percató de que Russell no atendía los documentos que tenía enfrente, sino que la observaba con fijeza.

– ¿Hay algo… que te molesta? -sonrió a modo de invitación.

– Podría decirte que sí -alentado por su sonrisa, se acercó al escritorio de la chica.

Al percibir la respuesta en los ojos de Farran, Russell la abrazó con fuerza y devoró con ansia su boca con la suya. El tiempo pareció detenerse.

– ¡Russell! -suspiró Farran al recobrar el aliento.

– Ahora sabes qué es lo que me molesta -susurró él de modo seductor, lo cual emocionó a la chica.

– Sí -replicó ésta. Estaba tan regocijada por su insinuación de que la amaba que poco faltó para que se echara sobre él.

Russell fue el primero en hablar al terminar el segundo beso y la miró con un brillo afiebrado en los ojos.

– ¡Vaya, Farran! -exclamó-. Pensé que serías apasionada, pero tendré que renunciar a mi empleo si esto es sólo una muestra.

Gozosa por lo que consideró que era la confirmación de que en verdad la amaba y de que declaraba que tendrían una relación permanente, Farran de nuevo tomó la iniciativa. Se besaron otra vez y la respuesta de la joven fue más entusiasta que nunca.

Mas, de pronto, los recuerdos de su triste niñez le provocaron remordimientos de conciencia y se apartó un poco.

– Tenemos… que hablar -murmuró.

– Si eso es lo que deseas -comentó Russell con rapidez-, y veo que así es, podríamos pasar el fin de semana juntos.

Al principio, no estuvo segura de qué sintió al respecto.

– ¿En dónde? -sus grandes ojos cafés lo miraron con curiosidad.

– ¿En dónde más que en mi apartamento? -contestó con una sonrisa.

– ¡Russell! -estuvo segura de que su matrimonio había terminado y de que su espesa ya estaría en Inglaterra.

– ¿Lo harás?

– ¿Pasar el fin de semana contigo en tu apartamento? -inquirió la chica.

– Me parece un lugar tan agradable como cualquier otro -añadió con una sonrisa-. Podremos… pues… hablar todo lo que quieras entonces.

– El bienestar de los niños tiene que ser prioritario -señaló Farran con seriedad; todavía no sabía si la esposa se los había llevado consigo a Inglaterra o si los había dejado con su esposo, como lo hizo la propia madre de Farran.

Sólo al ver la mirada de sorpresa de Russell se le ocurrió que, quizá, él no pensó que sería tan comprensiva con la responsabilidad para con los niños. De todas formas, la sorprendió un poco al replicar:

– No entiendo qué tiene que ver su bienestar contigo y conmigo, dulzura.

Farran sólo logró deducir que su esposa debió llevarse consigo a los niños a Inglaterra y que Russell debía estar molesto al respecto. Pero, como sus hijos la preocupaban mucho, insistió.

– Tendrán todo que ver con nosotros cuando vengan de Inglaterra a visitarnos -señaló con suavidad.

Russell terminó esa vez con todos sus sueños románticos al destruir la idea de que su esposa e hijos estaban en Inglaterra… ni siquiera habían salido de Hong Kong.

– ¿Visitarnos? -replicó-. Vaya, Farran -pareció entenderlo todo de pronto-. Sólo quise decir que vinieras a mi apartamento durante el fin de semana… no que te mudaras allá. ¿Cómo podrías hacerlo, de cualquier forma, y a que mi esposa y mis hijos regresarán de su viaje a la isla Lantau el lunes? No creo…

Farran no se quedó a oír lo que creía. Mortificada por su propia estupidez, corrió y ocultó su humillación, de él y del resto de mundo, al encerrarse en uno de los cubículos del baño.

Seguía mortificada y no pensaba con claridad cuando regresó a la oficina. Se percató de que Rusell estaba ausente en ese momento y escribió su carta de renuncia. Salió del edificio y al llegar al santuario de su pequeño apartamento, lo primero que hizo fue llamar al aeropuerto.

El primer vuelo disponible de esa misma noche, lo cual apenas le dejó tiempo para hacer las maletas y arreglar algunos asuntos pendientes en Hong Kong. Apenas logró alcanzar el vuelo.

Cuando el avión aterrizó y se sintió el ligero impacto de las ruedas contra la pista, Farran salió de su ensueño. Una hora después, estaba en ruta hacia la pequeña ciudad de Banford, su único hogar, en el condado de Buckinghamshire.

El tío Henry, su padrastro, se sorprendería al verla, pensó la chica durante el trayecto. O quizá no lo haría. Henry Preston era un inventor de aparatos que no tenían ningún uso práctico. Casi siempre se absorbía en su invento actual y quizá habría olvidado que no había visto a su hijastra desde hacía diez meses.

Como no dormía desde hacía veinticuatro horas, Farran estaba agotada, no sólo emocional sino físicamente, al intentar cargar su equipaje a la casa de su padrastro. Sin embargo, no lo vio a él sino a la señora Fenner, el ama de llaves "de corazón de oro", que trabajaba para ellos desde hacía varios años.

– ¡Qué sorpresa! -sonrió ésta al divisar a la chica. Y, al ayudarla con las maletas, exclamó-: El señor Preston nunca dijo que llegarías hoy -sonrió mostrando sus dientes postizos-. Pero está tan concentrado en su última idea, que estoy segura de que no sabe si está en la Tierra o en la Luna.

– No le avisé al tío Henry que vendría -explicó Farran al estrecharle la mano, y se alegró de que nada, ni siquiera el sentido de humor de la señora Fenner, hubiera cambiado-. ¿Está en el taller?

– ¿En dónde más? -replicó la señora Fenner y añadió, mientras la chica ya se dirigía en esa dirección-: Prepararé un poco de café.

Farran entró en el taller de su padrastro y, como éste no la oyó, permaneció un rato observándolo. Tenía cincuenta y nueve años y, a pesar de que nunca tuvo un salario fijo, siempre estaba ocupado en algo. Hubo un tiempo en que los Preston fueron ricos, pero ya no era el caso. AI mirar al amable hombre, absorto en algún problema, la inundó una oleada de calidez. De pronto, ya no le pareció tan traumático el hecho de que su madre la dejara en ese hogar. Georgia, la hija de Henry Preston, tenía dieciocho años en este entonces y Farran siempre se entendió bien con ella, a pesar de ser muy diferentes.

Farran pensó en ese momento que quizá su madre charló acerca del asunto con Henry antes de marcharse y que tal vez juntos estuvieron de acuerdo en que era mejor para la niña quedarse allí, en vez de sufrir un cambio de escuela y de todo lo demás.

Nunca Henry ni Georgia la hicieron sentir mal en su casa, y nunca le señalaron a Farran que le dieron un hogar cuando su madre se marchó. Invadida por un agradecimiento profundo, su voz se tornó algo ronca al decir:

– ¡Tío Henry!

– ¿De dónde saliste? -inquirió Henry Preston al darse la vuelta, atónito-. Todavía no se cumplen los doce meses desde que te fuiste, ¿verdad? -sonrió y se acercó para abrazarla y darle un beso.

Farran se sorprendió de que recordara que su contrato duraría un año y negó con la cabeza.

– No, todavía no -quedó intrigada por la siguiente pregunta que escuchó.

– ¿Acaso también te llamaron?

En honor de verla en casa sin esperarla, Henry Preston se quitó el overol y fue a tomar un café con su hijastra a la sala de estar.

Farran entendió a qué se refirió la pregunta de su padrastro. La aclaración provocó que dejara de estar ensimismada en sus propios problemas para entristecerse por otra cosa. Al parecer, una señora King llamó a su padrastro una hora antes para informarle que su única parienta de sangre, además de su hija, murió el día anterior.

– ¿Murió la tía Hetty? -Farran habló con tristeza, pues conoció a la anciana diez años atrás. El título de "tía" formaba parte de la misma cortesía con la que llamaba "tío" a Henry Preston.

– Me temo que sí. La señora King me llamó para avisarme que el funeral se efectuará el próximo martes -hablaron con respecto de la señorita Hetty Newbold, la anciana de ochenta y un años en cuya casa Georgia y Farran se quedaron a pasar la noche varias veces. Henry cambió de tema-. Georgia ya había salido para ir al trabajo cuando la señora King llamó, así que yo la llamé por teléfono. Me dijo que como parece que esta señora King era una de las amigas íntimas de la tía Hetty, y que como parece haberse hecho cargo de todos los preparativos, no tiene mucho caso que vayamos a Dorset antes del próximo martes. Parece que tiene muchísimo trabajo en el salón.

– Qué bueno que su negocio marche sobre ruedas -añadió Farran. Dejó de pensar en la tía Hetty para enorgullecerse del éxito de su hermanastra, obtenido gracias a su talento y trabajo, desde que puso el primer salón de belleza elegante en Banford hacía tres años.

Pensó en la ambición de Georgia de ser dueña de una cadena de salones y la fatiga la invadió cuando su padrastro le preguntó:

– ¿Irás a la ciudad a ver a Georgia?

Farran logró sonreír. El tío Henry debía tener un invento de la mayor importancia en el taller puesto que, después de veinte minutos de estar alejado de eso, ya empezaba a tener síntomas de nostalgia.

– De hecho, pensaba irme a la cama.

– Que desconsiderado de mi parte -de inmediato se disculpó-. Claro, para llegar a esta hora del día, debiste volar de noche. Bueno, le diré a la señora Fenner que te prepare la cama… -se interrumpió cuando la señora Fenner vino a ver si ya habían terminado de tomar el café.

– El cuarto de Farran estuvo listo para usarlo desde el día en que se fue -rezongó la leal ama de llaves-, y acabo de hacerle la cama. Creo que le haría bien dormir unas horas -comentó al ver a la chica.

Sin embargo, tan pronto como estuvo a solas, a Farran le costó algo de trabajo conciliar el sueño. Dejó de pensar en la señora Fenner, en el tío Henry, en Georgia y en la tía Hetty. ¿Cómo pudo ser tan tonta? Tenía veinticuatro años, por el amor de Dios. ¿Cómo pudo ser tan… ingenua?

Se tapó con las colchas y se enfrentó al hecho de que, mientras ella estuvo sumida en ilusiones amorosas, el amor nunca formó parte de las ideas de Russell. Nunca la amó, eso estaba muy claro. Todo lo que quiso fue una aventura adúltera… ¡en el hogar que compartía con su esposa e hijos, además!

Farran se enfrentó a la verdad y a su propio error. Supo, ¿verdad?, que estaba casado. Si quería pretextos para su conducta podía pensar que creyó que su matrimonio no tenía solución y que, una vez que dejó de luchar contra su amor, empezó a imaginar un futuro al lado de Russell.

Al fin, logró dormir y bien, puesto que hacía mucho que no descansaba. Un ruido la despertó. Al principio, tuvo que recordar en dónde se hallaba y luego vio a su hermanastra.

– Así que viniste en persona para averiguar por qué no contesté a tus cartas, ¿verdad? -inquirió Georgia a modo de saludo y disculpa por no escribir nunca.

– Nunca te gustó el papeleo -sonrió Farran. No tenía nada que reprocharle y aceptó la taza de té que le tendió su hermanastra.

– Eso me da pesadillas -aceptó la rubia Georgia y observó el cabello color café oscuro que le llegaba a Farran a los hombros-. Pero como es parte esencial de la administración de un negocio, no puedo evadirlo -hizo una pausa y estudió la palidez del cutis perfecto de Farran-. ¿Qué fue lo que no funcionó? -preguntó con suavidad. -Yo… -se detuvo y explicó-… he renunciado a mi empleo… él… -se interrumpió.

– Un hombre, ¿cierto? -calculó Georgia. Tenía veintiocho años y era mucho más prudente y sensata que Farran-. Puedes contármelo cuando quieras, pero mientras tanto la señora Fenner ha preparado una cena espléndida y…

– Me levanto, de inmediato -afirmó Farran.

Diez minutos más tarde al oler la sabrosa comida, se percató de que estaba muerta de hambre.

De nuevo le estuvo agradecida a Georgia cuando, al hacerle su padrastro preguntas, sobre Hong Kong, ésta cambió de tema. Hablaron de la muerte de la señorita Hetty Newbold.

– Pobrecita -murmuró Georgia. El lazo de sangre familiar con la anciana no era muy claro-. Debí ir a verla o escribirle -se lamentó y aparentó sorpresa al recordar algo-. No me acuerdo de cuándo fue la última vez que fui a High Monkton.

– ¿Qué nadie ha ido a verla desde que yo me fui? -exclamó Farran. Antes de ir a Hong Kong, ella misma fue varios fines de semana al pueblo de High Monkton en nombre de Georgia y de su padre. La tía Hetty siempre se alegró mucho de verla y oír las noticias de sus familiares. Con el tiempo, Farran fue a verla por desarrollarse entre ambas un afecto mutuo.

– Ya sabes cómo es esto -se disculpó Henry Preston-. Georgia y yo siempre estamos muy ocupados y, de cualquier manera, un día que la llamé por teléfono me preguntó si sólo porque yo tenía casi sesenta años, había dejado de conducir mi auto.

– A veces hacía comentarios muy acerbos -tuvo que reconocer Farran-. Pero los quería mucho a los dos y…

– Es por eso que la tía nos ha dejado a papá y a mí su fortuna -intervino Georgia.

– Es algo natural -declaró Farran, ya que sabía que la tía Hetty tenía mucho dinero. Pero la sorprendió algo la sequedad del comentario de Georgia.

– Estoy en graves apuros si no es así -anunció esta última-. Pero, como me mostró una copia de su testamento la última vez que fui a visitarla, creo que no tengo que preocuparme de nada.

– ¿Tienes… problemas financieros? -preguntó Farran.

– ¿Quién no los tiene? -contestó Georgia.

– Pero pensé que tu negocio iba de maravilla.

– Así es -confirmó Georgia-, pero no tan bien como para poder comprar la verdulería que está al lado, que acaba de ponerse a la venta.

– ¿Quieres abrir una verdulería? -su padre dejó de contemplar el mantel para hacerle la pregunta, y Georgia alzó la vista al techo.

– No, papá, no quiero abrir una verdulería -replicó, pero sus ojos brillaron de emoción al explicar-: Desde que llamaste al salón de belleza esta mañana, he estado haciendo todo tipo de averiguaciones. Primero llamé al Departamento de Planeación Urbana para ver si les parecía bien el cambio de negocio. Como Banford ya tiene demasiadas verdulerías, no hubo problemas por ese lado.

– Ah, estás pensando en convenir la verdulería en otro salón de belleza -advirtió su padre.

– Así es -Georgia prosiguió con las explicaciones-. Aunque tengo intenciones de ampliar el salón que ya tengo y no de abrir otro. Es por eso que hoy tuve que ir a una compañía constructora, a agentes de bienes raíces, a prestamistas y abogados.

Farran no supo qué pensar de lo que oía. Parecía que la tía Hetty apenas dio la última boqueada cuando Georgia ya sabía cómo gastar la mitad de la fortuna que le correspondía.

– Las cosas… parecen tener un ritmo acelerado -comentó.

– En los negocios no puedes quedarte cruzado de brazos -y Georgia reveló-: Con la ayuda del banco, ya aseguré la propiedad.

El fin de semana pasó con rapidez. El sábado era el día más ocupado de toda la semana para Georgia, y Farran permaneció en casa para arreglar sus maletas y ropa. Esa noche, la discusión giró en torno a la fortuna de la tía Hetty. Henry Presten se percató de que ahora podría comprar el torno que necesitaba con tanta urgencia. El domingo, Farran ayudó a Georgia con sus cuentas y, cuando todo estuvo en orden, hacia la hora de la comida, los tres acordaron que irían a High Monkton en el auto de Georgia para asistir al funeral de la tía Hetty, el martes.

El lunes, Farran desayunó con Georgia, quien después fue a su negocio con gran entusiasmo. Farran fue a buscar algo adecuado para asistir al funeral y además se dio cuenta de que tendría que empezar a buscar un trabajo. Sin embargo, nada la entusiasmó en esos momentos.

Georgia llegó a casa tarde por la noche. Henry Preston ya había cenado y estaba en su taller, cuando Georgia se quejó con Farran de que dos peluqueras cayeron enfermas y de que tuvo que buscar sustitutos con rapidez.

– Luego, el contratista que dijo que estaría allí a las cinco no apareció y llegó hasta pasadas las seis.

– ¿Vas a construir algo?

– Son alteraciones -corrigió Georgia-. Pedí prestadas las llaves de la verdulería para enseñarle el lugar, pero el tipo me dijo que no se podrían hacer muchas cosas debido a una vigas y al reglamento de construcción… Entonces, después de llamar a un arquitecto, el resultado es que mañana nos encontraremos a las once horas para discutir el asunto allí mismo. No sé cómo podré hallar tiempo, puesto que dudo que Linda y Christy lleguen antes del martes, pero…

– No me gusta presionarte más -intervino Farran-, pero, ¿acaso has olvidado que la tía Hetty será enterrada mañana al medio día?

– ¡Dios! -exclamó Georgia, horrorizada-. Lo olvidé… -se quedó pensativa unos instantes-. No puedo ir -concluyó con rapidez-. Tú y papá tendrán que ir sin mí.

– ¿No… hay forma de que puedas asistir? -Farran pensaba que el hecho de que hubiera un lazo de sangre entre la tía Hetty y Georgia, hacía más importante el que su hermanastra fuera y no tanto que ella misma estuviera presente.

Pero Georgia negó con la cabeza.

– ¿Cómo?

Farran apenas la vio a la mañana siguiente en que Georgia partió muy temprano para su trabajo.

– Espero que tengas un día más fácil hoy -deseó Farran al verla marcharse.

– Es algo imposible -contestó Georgia. Estaba a punto de salir por la puerta cuando se regresó-. Ya se lo mencioné a mi padre, pero es probable que lo olvide. Como irán a Selborne antes y después del funeral -Selborne era el nombre de la casa de la tía Hetty-, ¿podrías recogerme el testamento?

– ¿No crees que la señora King, quien lo ha arreglado todo, le habrá dado ya el testamento al abogado de la tía Hetty? -preguntó Farran, después de entender a qué se refería su hermanastra.

– No lo creo -replicó Georgia-. Sólo los más allegados a la familia saben que la tía guardaba sus papeles de importancia en una caja de galletas, en la parte del fondo de ese viejo armario de su vestidor.

Farran sintió afecto por su hermanastra al oír que ésta la incluía como parte de "los allegados a la familia", puesto que la tía Hetty le mostró varias veces a Farran la caja de marras. La chica le prometió que traería el testamento a su vuelta. Georgia comentó que llevaría el testamento a sus propios abogados para acelerar las cosas, el miércoles. Luego se fue al trabajo.

Como no quiso molestar a su padrastro, Farran esperó a que sólo faltaran cuarenta minutos para que partieran al pueblo de High Monkton, antes de decirle que se preparara.

Al acercarse a la puerta del taller, olió algo raro. El olor se intensificó y, al entrar, vio que su padrastro tardaría varias horas en quedar limpio.

– He tenido un ligero accidente con el aceite -alzó la vista para explicar lo sucedido. A Farran le pareció que tuvo intenciones de inundar el piso con aceite y, a juzgar por su rostro y cabello, también se dio un baño con él-. Acaba de suceder, pero será mejor que limpie este desastre.

Farran lo miró a él y al piso, que parecía necesitar varios kilos de detergente, y tomó una decisión.

– ¿Puedo tomar tu coche prestado?

– ¿Irás?-inquirió con alegría.

Farran condujo sola a High Monkton y, con cada kilómetro recorrido, se deprimió más. De pronto, le parecía que su vida no tenía sentido ni dirección.

Tuvo que pararse en un embotellamiento y decidió que, como ya estaba casi en High Monkton, no tenía caso ir primero a Selborne y luego a la iglesia, casi de inmediato. Desconsolada, se dirigió a la iglesia.

Su tristeza se ahondó cuando vio cómo los sepultureros entraban con el ataúd de la señorita Newbold. Rezó una oración por ella, pero al empezar la misa, se desconcentró. Cuando la misa terminó. Farran se sintió peor que nunca en su vida.

Salió de la iglesia con el deseo desesperado de no pensar más en Russell Ottley. Este no tenía lugar en el sitio en donde se oraba por la memoria de la tía Hetty.

Tragó saliva y trató de recobrar la compostura pero, de pronto, sintió que alguien la miraba. Miró hacia su izquierda y casi apartó la vista de nuevo.

Mas no la apartó. Aunque no estuvo consciente de si hubo diez personas o cien en la iglesia, de pronto estuvo muy consciente del hombre alto que la miraba. No sólo la miraba, sino que la observaba con fijeza y frialdad. Sin poder creerlo, pues estaba más acostumbrada a que los hombres la admiraran, Farran se percató de que no había admiración en los ojos de ese hombre. ¡Sólo un profundo desprecio!

Sorprendida de que alguien pudiera mirarla con desprecio, Farran se aseguró de no haber interpretado mal la mirada. No era así, puesto que estaba a menos de tres metros de distancia y lo suficientemente cerca para que la chica pudiera ver su nariz recta y arrogante y su barbilla firme.

La siguió mirando por debajo de la nariz y Farran decidió que le devolvería la misma mirada. Pero antes de poder hacerlo, una mujer de aspecto muy desagradable, anciana, que se colgaba del brazo del hombre, le dijo algo para atraer su atención.

Farran alzó la barbilla una fracción más alto y se dirigió a su auto. ¡Cerdo arrogante!, nombró en su mente al extraño. ¿Quién demonios creía que era, para observarla de ese modo?

De cualquier manera, no le importaba ni un comino, se dijo a sí misma al abrir la puerta del auto. A menos de que él se dirigiera también a la casa, y hubo algo en su apariencia que sugirió que no sería así, la chica no lo volvería a ver nunca más.

De alguna manera, nunca se le ocurrió que, de sentirse deprimida y casi obsesionada por Russell Ottley, a quien no podía sacarse de los pensamientos, ahora se sentía muy enojada y no había pensado en Russell Ottley durante, unos cuantos minutos.

Capítulo 2

Para fastidio de Farran, volvió a ver al extraño. No quiso ir a Selborne sino regresar a Banford, pero como Georgia quería mostrar el testamento a los abogados al día siguiente, tuvo que ir a la casa de la tía Hetty.

Cuando Farran entró en la casa, no reconoció a nadie. Había menos de doce personas reunidas en la sala de estar y, aparte de él, todas parecían ser matronas ancianas. Farran lo vio a él de inmediato, aunque fingió no hacerlo. Estaba parado cerca de la mujer de aspecto desagradable, a quien vio antes, la cual estaba sentada y dando órdenes, con malos modos, a una mujer cincuentona y atareada.

Cuando la mujer atareada se alejo y el hombre alto se inclinó para hacerle un comentario a la mujer anciana, Farran tuvo la oportunidad de mirarlos bien. La nariz recta y barbilla firme eran como las recordaba, y además parecía pasar mucho tiempo al aire libre, ya que su cabello rubio estaba aclarado por el sol.

Adivinó qué tendría más de treinta años; ¿acaso era el hijo de la mujer de aspecto amargado? Si ésta era contemporánea de la tía Hetty, más bien sería el nieto que el hijo. Pero como también parecía estar amargado, por lo menos en la iglesia, debían estar emparentados entre sí.

Farran volvió la cabeza con rapidez cuando creyó que la miraría. Justo en ese momento, una mujer robusta trajo una bandeja y se paró frente a la chica.

– ¿Quiere una taza de té? -preguntó la mujer.

– Ahora no, gracias -declinó Farran con cortesía. Como era la representante de la familia, supuso que debía hallar a la señora King para agradecerle el haber hecho todos los preparativos del entierro-. ¿Es usted la señora King? -inquirió con suavidad.

– Soy la señora Allsopp -se presentó-. Hacía la limpieza para la señorita Newbold los lunes y los jueves -al percatarse de la pregunta hecha con voz baja por Farran, se dio cuenta de que la chica no quería atraer la atención y añadió con voz aún más baja-: No conozco a ninguna señora King, pero si quiere puedo preguntar quién es.

– No, todo está bien -Farran pensó que, como era martes, ninguna otra persona más que la señora King habría podido organizar que la señora Allsopp sirviera el té ese día.

La señora Allsopp se alejó y Farran recordó que la tía Hetty le mencionó el nombre de la señora de la limpieza, pero, como la chica sólo la visitaba los fines de semana, nunca tuvo oportunidad de conocerla.

Farran no tenía ganas de ir al piso superior para hurgar en las pertenencias de la tía Hetty, pero no podía regresar a Banford sin el testamento. A pesar de que lo que pensaba hacer no le parecía "muy correcto", decidió que, debido a su relación con Georgia y su padre, teñía más derecho que nadie a entrar en los cuartos de la casa.

Decidida a hallar después a la señora King para agradecerle lo que hizo, Farran tomó la resolución de ir en busca del testamento y de terminar de una vez por todas con el asunto.

En silencio, se repitió que tenía más derecho que nadie, aunque esperó que si alguien la veía salir de la sala de estar y dirigirse a la escalera, pensaría que iba al baño, que estaba situado en el piso superior.

Farran nunca pensó que tendría tantos problemas para llevar a cabo el pedido de su hermanastra y se dirigió al dormitorio de la señorita Newbold y de allí al vestidor. Con rapidez extrajo la caja de galletas que estaba en el sitio de siempre, en el armario.

Estaba lista para transferir el testamento de la caja a su bolso cuando descubrió que la caja estaba vacía.

Eso no fue todo. Afectada todavía por la impresión, de pronto se dio cuenta de que no estaba sola. Alguien la había seguido.

– ¿Es esto lo que busca? -inquirió una voz masculina, educada y arrogante.

Farran supo, sin lugar a dudas, a quién pertenecía esa voz. A pesar de estar atónita, se irguió con lentitud y se dio la vuelta. Como supuso, era el extraño alto, rubio y con el pelo desteñido por el sol. Sostenía en la mano un pergamino doblado.

– Si eso es el testamento de la señorita Hetty Newbold, entonces creo que tengo más derecho a él que usted -Farran intentó hablar con frialdad y extendió la mano para tomarlo.

Él no hizo ningún intento de entregárselo.

– Creo que no es así.

– ¿Qué quiere decir? -replicó acalorada-. Tengo más derecho que…

– No tiene ningún derecho -la interrumpió, seco-. Quizá en el antiguo testamento de la señorita Newbold no habría quedado en mala situación, pero…

– ¿Cambió su testamento? -Farran estaba azorada ante la mera idea. Georgia contaba con que…

– Me temo que sí -repuso el extraño, más con el aspecto de estar complacido por confirmarlo que de estar triste de tener que ser él quien le diera la noticia-. En su nuevo testamento, su último testamento, me parece que la han excluido. Parece que usted -sonrió-, no hereda nada en absoluto.

– Yo… -jadeó Farran y de pronto odió a ese arrogante portador de noticias-. No… le creo -recobró la compostura para salir en defensa de Georgia-. Sé a ciencia cierta que la señorita Newbold heredó sus propiedades a…

– A una persona -intervino el hombre de nuevo-. A Stallard Beauchamp -mientras Farran estaba atónita por eso, le entregó el pergamino, con el aspecto de quien se divierte mucho con toda la situación.

Farran tomó el papel y fue al dormitorio a leerlo. Esperando una y otra vez que él mintiera, abrió el documento y empezó a leerlo con rapidez.

Minutos después, incapaz de creer que el hombre tenía razón, lo ley de nuevo, con mayor lentitud esa vez. Parecía que la señorita Newbold dejaba todo lo que poseía a un hombre de quien ella, y estaba segura de que también era el caso de Georgia, nunca había oído hablar en su vida. Después de leerlo una segunda vez, notando que el nombre de Stallard Beauchamp aparecía en todas partes y que nunca se mencionaba el nombre de Henry Presten ni el de Georgia, Farran entubo tan tensa que apenas le quedó sensatez, suficiente para revisar la fecha del documento. Estaba fechado hacía menos de un mes.

Farran pensaba en lo que esto significaría para los planes de Georgia, cuando alzó la vista para encontrarse con la mirada socarrona del extraño. Eso la enfureció.

– ¿Quién es Stallard Beauchamp? -inquirió, irritada.

– ¡Ja! -el hombre la miró de nuevo con desprecio-. Su acto de duelo no duró mucho en la iglesia, ¿verdad? -mientras Farran se percataba de que el desprecio de que fue objeto, era motivado porque él creía que sólo fingió estar triste durante la misa, cuando en realidad estuvo más concentrada en su asunto con Russell que con la pobre tía Hetty, el desconocido prosiguió-: Permítame presentarme.

Farran se percató de que, de no estar tan impresionada por el nuevo giro que tomaban los acontecimientos, ella misma habría podido deducir quién era el hombre. Como sintió que necesitaba más tiempo para pensar qué hacer, le entregó el documento y preguntó con frialdad:

– ¿Usted es Stallard Beauchamp?

– El mismo -respondió con sarcasmo-. ¿Qué familiar entristecido es usted… Georgia Presten o Farran Henderson?

Farran de nuevo recibió una fuerte sacudida. ¿Cómo sabía ese hombre su nombre?

– Soy Farran Henderson -le aclaró-. ¿Cómo es que usted sabe de mí, mientras que yo nunca he oído hablar de usted?

No pareció preocuparle el tono de voz exigente.

– Los nombres de Georgia Preston, Henry Presten y Farran Henderson aparecían en el testamento anterior de la señorita Newbold -explicó.

– Ya… veo -Farran veía poco, salvo el hecho de que ahora Georgia podía despedirse de su sueño de comprar la verdulería y de que, al parecer, la tía Hetty debió añadir una cláusula en su anterior testamento para dejarle a ella misma alguna pequeña herencia.

Sin embargo, Farran intentó no mostrar azoro al enterarse, por medio de Stallard Beauchamp, de que la señorita Newbold le dejó más que una pequeña herencia.

– La fortuna, señorita Henderson, sería dividida en partes iguales entre ustedes tres. Qué lástima que la caja de documentos personales que la señora Allsopp me entregó, también contuviera este testamento -se burló-. Este testamento -lo blandió con arrogancia frente a la chica-, hace que los demás no sean efectivos. Lo cual significa -le aclaró por si acaso la chica no pudiera percatarse de ello sola-, que ni usted ni sus parientes políticos tienen derecho a nada.

Este momento, Farran fue de la opinión de que Stallard Beauchamp debía ser el hombre más detestable sobre la tierra. Era obvio que pensaba que el único motivo de su presencia allí, era recoger el testamento de la señorita Newbold. Quiso aclararle que sólo fue a High Monkton por respeto a la anciana, pero, al abrir la boca para decírselo, se dio cuenta de que no era cierto. Claro que habría asistido al entierro, pero nunca hubiera ido a la casa y subido al cuarto de la tía Hetty, de no ser por el pedido de Georgia.

Como ya había abierto la boca para decir algo, recordó que él sabía cuál era su relación con Georgia y su padrastro. Pero, ¿y él?

– ¿Quién es usted? -inquirió la chica y cuando él la miró como para decirle que eso no era un asunto de su incumbencia, añadió-: Ni siquiera está emparentado con la señorita Newbold -habló también con cierta arrogancia-. Eso lo sé a ciencia cierta.

– No tengo ningún lazo de sangre -sus ojos se entrecerraron-. Sin embargo, no sentí que necesitaba tener un lazo de parentesco para saludar a la señora cada vez qué pasaba.

– ¿Se hizo la norma de visitarla?

– He estado en esta casa muchas veces durante el año pasado -replicó y su voz adquirió un matiz duro-. ¿En dónde estuvieron usted y sus parientes en los últimos doce meses? -quiso saber.

Farran deseó poder decirle que Georgia y su padrastro visitaron a la tía Hetty el año pasado, mas, como no era cierto, todo lo que pudo hacer fue hablar de sí misma.

– He estado trabajando en Hong Kong. Regresé tan sólo el viernes pasado -añadió, pero la añadidura fue un error.

– ¡Vaya, no pierde tiempo para nada! -exclamó Stallard Beauchamp de modo agresivo.

– ¿A qué se refiere con eso? -replicó Farran mientras sus ojos cafés, de costumbre apacibles, chispeaban.

– ¿Qué otra cosa puedo querer decir más que, como la señorita Newbold murió el jueves, usted debió tomar el primer vuelo disponible?

– No fue sino hasta que llegué que supe que había muerto -protestó Farran con furia.

– Claro que no -rezongó, sin creerle nada de lo que decía-. Y claro, sólo fue por accidente que usted entró aquí y luego al vestidor de la señorita Newbold. ¿Qué habría sido más natural que, al darse cuenta de que cometió un error, usted procedió a hurgar en cosas que no le pertenecen para poder asir, con sus avaras manos, el documento que creyó que le daba derecho a la tercera parte de las propiedades?

Farran lo miró con dureza y deseó que no fuera el tipo de hombre que, si le diera una patada, se la devolvería sin dudarlo. Pero no podía defenderse en contra de la acusación de haber entrado en el vestidor de la señorita Newbold para hurgar en cosas que no le pertenecían, aun cuando las pesquisas no las hizo en su favor sino en el de Georgia. Así, después de ser tratada como si fuera una mujer mezquina, sólo le quedaba el ataque para defenderse.

Hizo acopio de dignidad y se dirigió a la puerta.

– Ojalá y le aproveche su herencia -le dijo al pasar frente a él-. Es obvio que ha trabajado mucho estos últimos doce mes para conseguirla.

Pero, sus esperanzas de salir del cuarto con la última palabra se frustraron al oír el comentario de Stallard Beauchamp, quien parecía ser el ganador en lo que a últimas palabras se refería.

– Siendo el tipo de mujer que usted es -contestó antes de que Farran pudiera abrir la puerta-, habría sido imposible que pensara otra cosa.

Farran casi llegaba a Banford antes de poderse calmar. Desde su punto de vista, Stallard Beauchamp era un tipo execrable. Después de llamarlo con todos los adjetivos y sustantivos más horribles y desagradables que se le ocurrieron, se percató de que en vez de gastar sus energías en él, debía concentrarse en la manera menos difícil de contarle a Georgia lo sucedido.

Al entrar en la casa, Farran vio primero a Henry Presten y entonces fue cuando se le ocurrió que la herencia de su padrastro también significaba mucho para éste. Quería tener un torno nuevo y, puesto que nadie pensó que la señorita Newbold hubiera podido cambiar su testamento, no una sino dos veces, Farran se dio cuenta de que quizá ya habría ordenado el torno nuevo.

– ¿Cómo estuvo todo? -inquirió el padrastro al dirigirse hacia el taller.

– El funeral estuvo bien, pero…

– Bien, bien -Henry no pareció oír el "pero" y siguió su camino.

Quizá, se imaginó la chica con cierta cobardía, sería mejor decírselo cuando Georgia estuviera presente. Quizá padre e hija se consolarían uno a otro por la pérdida de la fortuna.

Mas nada pudo consolar a Georgia cuando ésta llegó a casa. No pudo esperar hasta la hora de cenar y, tan pronto como entró en la casa, se dirigió a la sala de estar en donde estaba Farran.

– ¿Lo tienes? -esa fue la primera pregunta, evitando hacer toda alusión al funeral.

– Creo que será mejor que te sientes -replicó Farran y le narró, tan rápido como pudo, todo lo que sucedió desde que casi tuvo un infarto al oír la voz de Stallard Beauchamp que inquirió con suavidad: "¿Es esto le que busca?"

– No puedo creerlo -jadeó Georgia; palideció tanto que el rubor de sus mejillas sobresalió mucho. Acto seguido, le pidió a Farran que le contara todo de nuevo.

Después de la segunda vez, Farran sintió más simpatía por su hermanastra, ya que ésta no pareció molestarse al enterarse de que la tía Hetty la incluyó, en el primer cambio de testamento, para heredarle la tercera parte de la fortuna. Pero Georgia sí se molestó mucho al enterarse de que un perfecto extraño heredara la totalidad del dinero de la señorita Newbold.

Destrozada por lo que eso provocaría a su negocio, Georgia lloró de rabia.

– Debemos conseguir esa herencia. Además de haber pedido un amplio crédito en el banco, ya le he contado a demasiadas clientas y amigas mis planes, para retractarme ahora. Seré el hazmerreír de todo Banford si no sigo adelante con ellos.

Farran pasó casi todo el día siguiente entristecida por su hermanastra. Pero no dejó de admirar el estoicismo con el que Henry Presten recibió la noticia. Al principio se lamentó de no poder conseguir ahora un nuevo torno, pero pronto estuvo concentrado en otros asuntos… como el invento en que el trabajaba.

Cuando Farran no pensaba en Georgia o en su padrastro, recordaba a Russell Ottley y a ese otro reptil al que tuvo la desgracia de conocer el día anterior. Cuando pensar en Stallard Beauchamp sólo lograba enfurecerla, se concentraba entonces en el hecho de que era una desempleada. El entusiasmo que necesitaba para ir en busca de un empleo la evadió.

Cuando se acercó la hora en que su hermanastra llegaría a la casa, Farran esperó que Georgia hubiera ya empezado a aceptar que no recibiría la herencia de la tía Hetty. Y sí, le pareció que sus deseos se cumplieron al ver llegar a Georgia esa tarde a casa.

Farran estaba ayudando a la señora Fenner en la cocina, cuando Georgia entró en la casa. Farran se percató con alivio de que parecía estar mucho más contenta con su suerte que ayer.

Farran contuvo el impulso de hablar del tema que con seguridad estaba en la mente de todos. Era claro que Georgia intentaba olvidar el duro golpe recibido, al charlar con su padre acerca de la jornada. Farran decidió que no serviría de nada recordarle la fuerte desilusión.

– Si a nadie le importa -Henry Preston se dirigió a su hija y a su hijastra-, regresaré al taller… Debo resolver un problemilla… -murmuró y siguió murmurando cosas mientras salía de la habitación.

Después le llevaré una taza de café, pensó Farran con afecto. De pronto, se percató de que Georgia la miraba con fijeza, con un brillo de decisión sus ojos azules. Sabía que Georgia quería hacer algo. Algo que, al igual que en otras ocasiones, no le iba a agradar a Farran.

Estuvo segura de ello cuando Georgia dijo:

– Farran…

– ¡No! -interrumpió la aludida, pero con suavidad porque sabía que Georgia debió sufrir mucho por lo sucedido.

– Todavía no sabes de lo que quiero hablarte -sonrió Georgia.

– No, pero tengo la sensación de que lo remediarás de inmediato -contestó la chica. Su sonrisa desapareció al enterarse de lo que tenía en mente su hermanastra.

– La cosa es que hoy visité a mi abogado para ver si se puede rebatir el testamento de la tía Hetty.

– ¿Rebatirlo? -exclamó Farran al percatarse de que Georgia no dejaría en paz el asunto, como le pareció antes. El corazón de Farran se hundió, pues sabía, por su recuerdo, que Stallard Beauchamp no era un hombre a quien sería fácil combatir.

– No te preocupes, no tendremos líos en cortes ni juzgados… no irá tan lejos el asunto -aclaró Georgia-. Primero, porque nunca podríamos pagar si perdiéramos el caso y, como Stallard Beauchamp tiene mucho dinero, sin contar la fortuna de la tía Hetty, puede contratar al mejor de los abogados, así que tal vez de todos modos perderíamos. Yo…

– ¿Stallard Beauchamp tiene mucho dinero? -interrumpió Farran-. ¿Cómo lo sabes?

– Al parecer, todo lo saben… menos nosotros. De acuerdo con mi abogado, él es quien dirige a Deverill Group.

– ¿Deverill Group? -gimió Farran, atónita-. ¿Te refieres a los banqueros e industriales? ¿A los…?

– Así es. Es por eso que no puede necesitar la fortuna de la tía Hetty y, como tú ya lo conociste… -de pronto, dudó, como si, al llegar al punto culminante, buscara la manera más sutil de exponer el resto de su idea.

Por lo que había dicho hasta ahora, a Farran se le pusieron los pelos de punta. Sabía que no le agradaría la respuesta, pero de todos modos le hizo la pregunta.

– ¿Qué quieres que haga?

Georgia sonrió, como si no hubiera nada malo en el pedido que le haría.

– Quiero que vayas a ver a Stallard Beauchamp. Quiero que le señales que la tía Hetty era nuestra parienta y no la suya, y que le digas que, puesto que él no necesita el dinero y nosotros sí, por favor se porte como un caballero y rompa el último testamento de la tía Hetty para… que sea válido el anterior.

Farran tenía los ojos abiertos como platos cuando su hermanastra terminó de hablar.

– No hablas en serio… ¿verdad?

– Claro que sí -replicó Georgia.

Farran intentó que desistiera de la idea a la mañana siguiente, mientras desayunaban.

– ¡Pero nunca lo has visto! -protestó. La noche anterior ya había agotado todos sus argumentos-. No tienes idea de cómo es.

– Es un hombre, ¿no? También un soltero que, según me dijeron mis abogados, no parece dispuesto a sentar cabeza, pero tiene afición por las mujeres bonitas, según los rumores.

– Entonces tú ve a verlo -sugirió Farran con rapidez-. Eres muy hermosa y…

– Mi belleza es artificial -Georgia tenía una respuesta para todo-. La tuya es natural -prosiguió-. Te ves bien sin maquillaje, mientras que yo… no me pueden ver hasta que haya pasado media hora sentada frente al espejo del tocador.

– Exageras -Farran estaba sombría, pues sentía que, al final, haría lo que Georgia pedía.

– Tú recibirás una tercera parte de la fortuna, si él está de acuerdo en anular el último testamento.

– ¡Ja! -rezongó Farran sin el menor entusiasmo.

– No sé cómo puedes portarte así -Georgia ejerció aún más presión sobre Farran-. Ya te conté mis planes para ampliar mi negocio. Y sabes que mi papá desea mucho un torno nuevo.

Farran recordó, incómoda, que ni Georgia ni su padre le echaron nunca en cara el haberle dado un hogar cuando su madre la abandonó. Se le ocurrió que quizá podría devolverles el favor y pagarles su generosidad.

– ¿Cómo puedo ir yo? -Georgia intentó darle otra justificación-. Linda y Christy siguen enfermas. Sabes que trabajo mucho en el salón. Si tú estuvieras trabajando o estuvieras ocupada…

– ¿Qué le digo? -Farran mordió de inmediato el anzuelo-. ¿Cómo empiezo? ¿Qué?…

– Ya se te ocurrirá algo -sonrió Georgia, y antes de que la otra pudiera cambiar de opinión, hurgó en su bolso-. Anoté el numero de teléfono de su oficina -le entregó a Farran un pedazo de papel-. Supongo que si lo llamas como a las nueve y media…

Farran no estuvo nada contenta después de que Georgia se fue a trabajar. Al llegar las nueve y media se percató de que si no llamaba a las oficinas de Deverill Group, Georgia la llamaría para averiguar cómo le había ido.

Farran se armó de valor y, aunque tenía la sensación de que Georgia la forzó a hacerlo, llamó al número de la oficina.

– Un momento, por favor -dijo la recepcionista de Deverill Group cuando Farran pidió hablar con el señor Beauchamp. En ese momento, la mente de Farran quedó vacía.

Cuando el tono de llamar terminó se aferró al teléfono y oyó la voz serena de una mujer.

– Diana King.

– Ah… -Farran no logró pensar en nada que emitir más que ese sonido ridículo.

– Soy la secretaria del señor Beauchamp -la voz serena intentó obtener más información que sólo "Ah".

Un minuto después, luego de decirle que no podía hablar con Stallard Beauchamp, la secretaria anotó el número y nombre de Farran para que el señor Beauchamp le hablara cuando estuviera "disponible". Farran colgó el auricular. Una cosa estaba clara para la chica. Si Diana King estaba casada, entonces debió ser la señora King quien, siguiendo las órdenes de Stallard Beauchamp, se hizo cargo de todos los preparativos del funeral de la señorita Newbold.

¡Qué hombre tan descarado! ¡Haberle ordenado a su secretaria hacer algo parecido! Quizá entonces ya sabía que sería el único beneficiario en el testamento de la tía Hetty, pero, ¿qué derecho le daba eso para hacerse cargo de un funeral, en vez de que fuera la propia familia la encargada del asunto?

Segundos después, Farran recobró su sentido de la justicia. Como ningún familiar de la tía Hetty estuvo a su lado en el último año, quizá él pensó que, al no mostrar interés en ella cuando vivía, tampoco lo mostrarían ahora que estaba muerta.

En ese momento, el teléfono sonó. Nerviosa, consciente de que no sabía cómo empezar su conversación con Stallard Beauchamp, Farran descolgó.

– Hola -dijo.

– ¿Cómo te fue? -inquirió Georgia con ansiedad.

– No puede hablar con él. Me llamará luego -explicó Farran.

Por la tarde, el teléfono seguía sin sonar y Farran ya empezaba a dudar de que llamara. ¡Cerdo!, lo maldijo de nuevo. De seguro la señora King ya le habría dado el recado de que deseaba comunicarse con él.

Pobre Georgia, pensó Farran cuando dieron las cuatro. Georgia también debía estar muy tensa, pero no volvió a llamar, puesto que Farran le prometió, en la primera llamada, que se comunicaría de inmediato al salón cuando tuviera noticias de él.

A las cuatro y media, Farran se hartó de mirar su reloj. A las cinco, todavía no sonaba el teléfono. Como sabía que Georgia insistiría esa noche para que lo llamara de nuevo mañana, Farran empezó a odiar a Stallard Beauchamp. No quiso llamarlo hoy y tampoco querría llamarlo mañana… y de todos modos estaba muy endeudada con Georgia y su padre por su bondad con ella.

A las cinco y media, Farran supo que ya no la llamaría. Cuando el teléfono sonó a las seis, supuso que se trataba de Georgia, quien sin duda ya no soportaba más la espera.

– Hola -dijo al levantar el auricular.

– ¿Qué quería? -preguntó una voz dura que no le costó ningún trabajo reconocer a la chica.

– Ah, recibió mi recado -comentó, sin saber qué decirle después. Pero era obvio que Stallard Beauchamp no estaba de humor para este tipo de comentarios. No contestó nada y eso le dio la impresión a Farran de que pronto le colgaría-. De hecho -añadió con rapidez para impedir que se cortara la llamada, y se percató de que tenía que inventar algo para que no recibiera una réplica desfavorable-, no pude anotar la fecha del testamento de la señorita Newbold y… me preguntaba si usted podía dármela.

– ¿Qué no instruya a su abogado para que le entregara una copia? -fue una pregunta socarrona y a Farran ya no la sorprendió que algunos hombres fueran golpeados por algunas mujeres.

– No he visto a mi abogado -replicó con voz aguda.

– Para ser una mujer que nunca oyó hablar de mí, no le tomó mucho tiempo hallar a alguien para comunicarse conmigo, ¿verdad? -contestó, haciéndola rabiar.

– No fue necesario que consultara a un abogado para eso. Usted es más famoso de lo que cree -le informó Farran.

– Eso es obvio -murmuró él con sarcasmo.

– Bueno -Farran explotó esa vez-, ¿puede darme la fecha de ese testamento?

Para desgracia suya, Stallard Beauchamp parecía no haber oído hablar nunca de lo que era un subterfugio.

– Usted ya la sabe -señaló sin nada de burla-. Ahora, dígame usted el verdadero motivo de su llamada.

¡Maldito sea! Farran lo odió como nunca odió a nadie en su vida. Pero no podía darle la verdadera razón de la llamada.

– Tengo una propuesta que hacerle -eso fue lo mejor que se le ocurrió y casi colgó al oír el comentario de su interlocutor.

– Querida -la sorprendió al comentar-, apenas la conozco. ¿Acaso tiene la costumbre de hacerles propuestas a los hombres después de conocerlos con tanta brevedad?

Farran inhaló para calmarse y susurró entre dientes apretados:

– ¿Tiene caso que yo hable con usted?

– Si puede ser sincera, quizá lo tenga -replicó.

En ese instante, Farran oyó que Georgia estacionaba el auto frente a la casa y tuvo que aceptar la débil posibilidad de Stallard Beauchamp le ofrecía.

– Yo quiero…-empezó, pero fue interrumpida.

– Tengo que hacer otras llamadas -declaró, y le informó-: Tengo la intención de comer algo en mi club antes de ir a casa esta noche. Discutiremos lo que usted desea y lo que yo esté de acuerdo en ofrecerle, mientras cenamos -hizo una pausa para darle la dirección del club, y mientras Farran todavía jadeaba ante sus modales de señor feudal, añadió-: La veré allí en dos horas -y colgó.

Farran seguía sosteniendo el auricular cuando Georgia entró en la habitación.

– ¿Acaba de hablar? -al ver la expresión de Farran y el auricular, hizo la deducción correcta.

– Quiere que me encuentre con él… ¡en dos horas! -explotó Farran al colgar el teléfono.

– ¿En dónde? -Georgia mostró estar complacida.

– En Londres -Farran le contó cómo, después de muchas mentiras, acabó por decirle que tenía que hacerle una propuesta y que él no la creyó.

– Será mejor que te pongas algo especial -declaró Georgia cuando Farran terminó de hablar.

– No puedo ir -objetó la chica.

– Claro que sí puedes -afirmó Georgia-. Por el hecho de que Stallard Beauchamp ha estado de acuerdo en verte, es claro que está interesado.

En hacerme enojar, pensó Farran.

– Pero aun si tuviera una propuesta para él, lo cual no es el caso, nunca podré llegar en dos horas.

– No llegarás tarde si tomas mi auto -Georgia aplastó todas las protestas-. Mi auto es más rápido que el de papá. Vamos, ve a bañaría con rapidez mientras yo escojo algo en tu armario. Alégrate -prosiguió mientras subían por la escalera- de que no te sea necesaria media hora para maquillarte.

En menos tiempo del que creyó posible, Farran se bañó y se vistió con un vestido de lana negra. No se puso nada de joyas y pisó el acelerador por pedido de Georgia.

Por fortuna, era una excelente conductora y llegó a su destino sin mucho retraso.

De todas formas, no le habría sorprendido el que Stallard Beauchamp estuviera a punto de tomar su postre. Adoptó un aire de frialdad y elegancia y, tan pronto como entró en el club de los caballeros, su anfitrión salió a recibirla, no del restaurante, sino de una de las otras habitaciones.

Era tan alto como lo recordaba y su traje le sentaba de maravilla. Sólo para ponerla más nerviosa, el estómago de Farran le dio un vuelco. Él se acercó a la chica con zancadas largas y gráciles.

Sin decir nada, se detuvo frente a la chica y sus ojos grises recorrieron la silueta alta y delgada de la joven, desde la punta de su cabello café brillante hasta los zapatos negros de tacón bajo.

Durante un breve instante creyó ver un brillo de admiración en sus ojos, al observarla. Pero cuando lo miró a los ojos supo que estuvo equivocada, pues en éstos sólo había una fría cortesía.

– Hola, Farran -murmuró con suavidad.

Capítulo 3

– Siento llegar tarde -se disculpó Farran mientras Stallard Beauchamp la tomaba del brazo para guiarla por el área de recepción. Lo vio alzar una ceja y se sonrojó en su interior. Su disculpa fue hecha con la intención de ser igual de cortés y no de congraciarse con él, como era obvio que él lo pensaba-. No intenté ser hipócrita -con rapidez aclaró la situación al entrar en el restaurante.

– No lo pensé ni un momento -contestó con amabilidad y añadió, mientras se acercaba el capitán de camareros-: Quizá yo deba disculparme.

– ¿Usted? -exclamó con sorpresa, pues pensó que era un hombre que nunca se disculpaba por nada.

– Yo. Por subestimar el tiempo que tomaría venir de Banford hasta acá.

Ahora Farran lo miró de reojo… ¡Sabía dónde vivía ella! Quizá le habría preguntado cómo lo sabía, pero el capitán ya los llevaba a su mesa. Al sentarse, se alegró de no haberle hecho la pregunta, pues la respuesta era muy simple. El testamento previo de la tía Hetty estaba en manos de Stallard Beauchamp y la dirección de su padrastro, de Georgia y de ella debía estar anotada allí.

Farran estudió el menú, sin apetito y con el deseo de que la cena terminara aun antes de empezar. Escogió sopa de champiñones y salmón en croute.

– ¿Tienes preferencia por algún vino? -inquirió Stallard Beauchamp con cortesía. La chica deseó que no bebieran alcohol, pues sospechaba que se debía mantener la mente clara al lidiar con ese hombre.

Sin embargo, tuvo la sensación de que le adivinaba el pensamiento, así que sonrió de modo falso y, con frialdad, murmuró:

– Después tengo que conducir por carretera, pero quizá una copa de vino blanco no me haga daño.

Pensó que hizo frente a la situación con sensatez, mas cuando empezaron a comer el primer platillo, se percató de que cantó victoria demasiado pronto.

El único motivo de su presencia era anunciarle al hombre su propuesta. Como no tenía ninguna, todo lo que podía hacer era postergar el tema hasta que él lo tocara. Pero, al empezar con el segundo platillo, parecía que Stallard Beauchamp deseaba discutir de todo menos del único tema que Farran quería.

Estaban casi terminando el plato fuerte cuando tuvo la impresión de que Stallard Beauchamp se burlaba de ella. Hablaron de lluvia acida y de la contaminación del aire, pero estaba segura de que, a pesar de que los temas eran serios, jugaba con ella y sabía muy bien de qué quería hablar Farran.

No le agradó nada sentir que era sólo una marioneta en sus manos y olvidó la compostura al decir con rapidez:

– Señor Beauchamp, yo… -se interrumpió al ver la mirada sombría de los ojos grises.

Entonces se dio cuenta de que no estaba lista, y de que quizá nunca lo estaría, para pedirle que renunciara a lo que la señorita Newbold quiso dejarle. De inmediato, él la miró con solemnidad y le sonrió.

– Stallard.

– ¿Qué? -preguntó, concentrada en averiguar si su sonrisa era genuina o no.

– ¿Cómo puedo llamarte Farran cuando insistes en llamarme señor Beauchamp? -explicó con paciencia, algo que la chica no habría podido entender debido a su confusión.

Farran se dio cuenta de que era hora de que actuara con compostura. El bienestar de Georgia y del tío Henry dependía de esa reunión y no se podía dar el lujo de desconcentrarse.

– Stallard -sonrió y esperó que él tuviera el mismo trabajo para decidir si la sonrisa de ella era genuina o no-. Este vino es muy bueno -halagó su elección y fue un halago genuino, pues el vino estaba delicioso.

– Hablando de vino, ¿lograste estacionarte sin muchos líos? -le miró los hermosos labios que se curvaron en una sonrisa genuina, pues estaba divertida de que uniera el tema del vino al del estacionamiento.

Él también sonrió de modo genuino y Farran sintió una sensación muy rara al verle la boca bien formada.

– Tuve suerte, pues hallé un lugar justo afuera -desvió la mirada y añadió, sin motivo aparente-: Tomé prestado el auto de mi hermanastra.

– ¿No tienes auto propio?

– No, pero planeo comprar uno pronto -replicó y casi gimió al percatarse de que él ya no sonreía. Stallard parecía creer que quizá la chica pensaba comprar uno con su parte de la herencia. No le diría qué vendió el suyo ál ir a Hong Kong, que puso el dinero en un banco con a intención de comprar un modelo diferente al regresar. Sólo exclamó, desafiante-. ¡Tengo mi propio dinero!

– Entonces, dime -Stallard Beauchamp la miró con ojos duros cono el acero-, ¿por qué está tras mi dinero?

– No lo estoy -explotó la chica. De estar allí sólo por motivos prados, lo habría dejado solo en el restaurante; pero, por el bien de Georgia y del tío Henry, debía permanecer sentada.

Odió a Stallard Beauchamp más que nunca cuando éste inquirió con orna:

– ¿De veras?

Tuvo que contener su réplica y mantenerse callada.

– Quizá, Farran, ahora podrías decirme por qué estás aquí… y qué es lo que quieres -murmuró Stallard con burla.

– Quiero… -sintió un fuerte impulso de terminar con todo con rapidez, pero se detuvo. Trató de ensayar en su mente las palabras, pero parecieron avaras, oportunistas y codiciosas.

– Vamos, Farran. A partir de lo que he visto de ti, no diría que eres una chica tímida -urgió Stallard.

– ¿Qué estás implicando? -se enojó la chica.

– ¿Qué otra cosa, más que no noté en ti ninguna reticencia para entrar en uno de mis dormitorios y, sin que nadie pudiera impedirlo, abrir uno de los armarios de mi casa?

– No sabía entonces que la casa te pertenecía… que te fue heredada -se defendió Farran, acalorada.

– Pero desearías que no fuera así, ¿verdad?

– Por supuesto que sí -fue vehemente.

En ese momento, el camarero llegó para tomar la orden del postre y Farran aprovechó la pausa para recobrar la calma.

Por casualidad, Stallard y ella eligieron queso y galletas. Parece que sólo en esto estamos dé acuerdo, se irritó la chica. Se percató, al verlo de reojo, de que era ahora o nunca. Sabía que no volvería a preguntarle lo que quería, así que debía decírselo en ese preciso momento.

– Señor Beauchamp… Sta… Stallard -la pausa para recobrar la compostura no sirvió de nada.

– Señorita Henderson… Farran -la miró con malicia.

– Me preguntaste lo que quería -apretó los dientes-. Bueno, lo que quiero es… -el deseo de decirle que renunciara a la herencia luchó contra su orgullo-. Quería… -el orgullo era un obstáculo casi insalvable-, es decir, me preguntaba -insistió aunque no recibía ninguna ayuda dé su parte-. Me preguntaba… puesto que no necesitas el dinero…

– Así que sí has estado haciendo averiguaciones sobre mí -intervino él con sequedad.

– Y como no eres pariente de la señorita Newbold, me preguntaba si considerarías la posibilidad de devolver la fortuna a sus herederos legítimos -Farran terminó con la cuestión de una vez por todas.

– ¿Herederos legítimos? -inquirió con una mirada directa que parecía implicar que el testamento legal lo legitimaba como heredero.

– Sabes a qué me refiero -exclamó Farran, descubriendo que ese hombre tenía la habilidad de hacerle perder la paciencia.

– Estoy seguro de que así es -se burló-. Corrígeme si me equivoco o si he oído mal. Tú, que no eres pariente de la difunta, acabas de pedirme que renuncie a mi derecho, mi legítimo derecho, a la fortuna de la señorita Newbold.

¡Qué hombre! Farran contuvo la furia que amenazaba con explotar de nuevo. Aparte del comentario de que ella no tenía lazos de parentesco, el odioso hombre parecía estar divirtiéndose a sus costillas.

Nunca supo cómo logró permanecer sentada.

– Sí, eso es lo que pido -afirmó con sequedad. Intentó estar serena al sentir su escrutinio-. ¿Y bien? -inquirió. Casi deseó que se negara, para poder marcharse antes de que trajeran el café.

– Estoy pensándolo -replicó y sonrió con falsedad-. Dime, Farran, ¿qué es lo que te propones dar a cambio? -inquirió con voz sedosa.

– ¿Qué tienes en mente ahora? -eso la enfureció.

– No puedes imaginar lo que tengo en mente -desaparecieron la sonrisa y el tono sedoso-. Pero, a riesgo de ofenderte, nunca me ha atraído el que me presenten a una mujer en bandeja de plata.

– Maldito seas, Stallard Beauchamp -explotó Farran, enfurecida por esa criatura odiosa y arrogante-. ¡Qué afortunado serías si ese fuera el caso! Aparte del hecho de que no me interesan los hombres, si…

– Si estuviera interesado en eso, te preguntaría por qué, pero como no lo estoy… -intervino él.

– Ni soñaría con decírtelo, de todas formas -Fardan se negó a que se saliera con la suya.

– Puesto que no tengo interés en ello -la ignoró-, ¿acaso intentas decirme que hiciste que te invitara a cenar…

– No hice nada -rabió la chica, pero fue ignorada de nuevo.

– … hiciste que te invitara a cenar sin ningún motivo más que el de pedirme que renunciara a mi herencia?

– Nunca pensé en acostarme contigo para conseguirlo -aclaró Farran antes de que él pudiera decir palabra y añadió-: De cualquier manera, no es tu herencia, es… -de pronto, se interrumpió.

– ¿No lo es?

– Bueno… -intentó fanfarronear-. Tal vez lo sea ahora, pero una vez que se rebata la validez del testamento…

– ¡Ah! -interrumpió-. ¿Así que vas a impugnar el testamento? -la miró con burla en sus ojos grises y Farran se percató de su error de intentar fanfarronear con el hombre equivocado-. Te deseo mucha suerte en tus trámites -sonrió con la sonrisa que la joven empezaba a odiar tanto como a él. Sobre todo, lo detestó cuando prosiguió-: Estoy seguro de que el juez quedará muy impresionado, cuando le digas que, en el último año de su vida, en el año en que la tía tuvo problemas de salud, ni una vez la visitaste o siquiera llamaste por teléfono para charlar con ella.

A Farran no le agradó que ese hombre los culpara a ella y a su familia. No podría defender a sus familiares, puesto que Stallard Beauchamp nunca entendería que su padrastro era tan distraído que sólo le importaban sus inventos, y que Georgia estaba demasiado ocupada en su negocio para visitar a la anciana. Así que tuvo que defenderse a sí misma.

– Ya te lo dije… ¡estaba en Hong Kong! -protestó. Ese hombre la molestaba mucho y más aún el hecho de que tuviera que defenderse frente a él.

– Así es -reconoció y continuó con cinismo-: Estoy seguro de que el juez se interesará mucho cuando, a pesar de que no pudiste volver ni una sola vez cuando la señorita Newbold estuvo enferma, apenas supiste que murió, regresaste en el primer avión disponible.

– No fue así -rabió Farran-. Ya te dije que no supe que estaba muerta sino hasta haber renunciado a mi trabajo y regresado a casa.

– ¿De veras? -Stallard Beauchamp se encogió de hombros.

– Sí, de veras -contestó Farran-. La señorita Newbold me agradaba. La quise mucho… le escribí varias veces mientras estuve en el extranjero.

– Pensaste que sólo bastaba con eso para apoderarte de su dinero.

– No -cortó-. Nunca pensé en su dinero ni en su testamento -cómo lo odiaba-. Le escribí por escribirle, eso es todo. Sucede que me entiendo bien con los ancianos y eso es la verdad -tomó su bolso y lo miró a los ojos grises-. Mi familia tiene mucho más derecho a todo que tú, y lo sabes -ya estaba de pie cuando añadió-: Espero que duermas tranquilo cuando hayas reclamado lo que por derecho es de mi…

– No he dicho que tengo la intención de reclamar nada -interrumpió Stallard Beauchamp con frialdad. Cuando Farran quedó muda, prosiguió con sorna-: Quédate aquí y quizá aprendas algo de provecho… para ti y para los demás herederos.

Farran lo miró con fijeza durante cinco segundos. Ya estaba harta de sus estúpidos juegos del gato y el ratón, pero, por otro lado, quizá podría soportarlo unos cuantos minutos más, por el bien de su familia. Reacia, se sentó de nuevo.

Si algo había aprendido en esa última hora, era que nunca debía subestimar a su interlocutor. Así que no se fue por las ramas, el tacto era cosa del pasado.

– Insinuaste que quizá no reclames lo que es tuyo. Pero no entiendo por qué renunciarías a algo que te ha sido legado gracias a un sentimiento filantrópico.

En ese momento, les trajeron el café.

– Tienes mucha razón -asintió Stallard Beauchamp cuando el camarero se fue-. Tengo una idea -le dijo contento, y fue su actitud lo que hizo que la chica se tornara suspicaz-. Una idea que quizá no se me habría ocurrido de no ser porque mencionaste que, además de no tener empleo ahora, también te entiendes con los ancianos.

Asombrada, Farran intentó ver a dónde quería llegar.

– ¿Acaso te imaginas que trabajaré en un asilo de ancianos? -le pareció que era la única respuesta lógica.

– Algo así -Stallard la sorprendió aún más al asentir-. Aunque de hecho no es un asilo, sino el hogar de una anciana.

– ¿Quieres… que trabaje para una persona mayor? -confirmó la chica. Lo vio asentir-. ¿Cómo su secretaria? -añadió aunque no le gustaba nada la idea-. Yo soy secretaria.

– Tus aptitudes secretariales no serán necesarias -negó con la cabeza-. Sólo tu talento para llevarte bien con los viejos. La dama de compañía de la señorita Irvine acaba de dejarla sola y necesita una compañera temporal, mientras yo hallo a alguien más tolerante que su última dama de compañía.

– ¿La señorita Irvine? -Farran no tenía deseos de acompañar a ninguna señora, quienquiera que fuera.

– Quizá recuerdes haberla visto en el funeral de la señorita Newbold -explicó.

– ¿La señora del sombrero? -inquirió Farran, adivinando y haciendo uso de toda su intuición.

– El sombrero negro -Stallard la miró con fijeza. Farran recordó la apariencia desagradable de la señora y supo que ni por su hermanastra aceptaría un puesto tan absurdo.

– ¿Es pariente tuya? -preguntó al acordarse de que al verlos juntos, pensó que quizá Stallard y la señora estuvieran emparentados.

– La señorita Irvine es… una amiga de la familia -le informó con frialdad y la miró con suspicacia.

Con amigos como ella, ¿quién necesita enemigos?, pensó Farran y tomó su bolso. En lo que ella concernía, la comida estaba terminada y se puso de pie por segunda vez. Esa vez, Stallard también se levantó, ella le agradeció la cena, cortés, y él la acompañó a la puerta.

– Te acompañaré a tu auto -anunció cuando la joven intentó despedirse en la puerta del club.

Era alta, pero Stallard era mucho más alto. Russell, se recordó, era más bajo que ella, pero eso no importó. Ella… Con rapidez, dejó de pensar en Russell al llegar junto al auto.

– Buenas noches -se despidió con frialdad al colocarse delante del volante.

– Llámame mañana por la noche -instruyó Stallard al darle su tarjeta personal, antes de que la chica pudiera cerrar la puerta-. Para entonces, ya le habré dicho a la señorita Irvine que tendrá que soportarte durante un tiempo -añadió para enfurecerla.

Farran cerró la puerta con el deseo de aplastarle los dedos, pero él estaba lejos del auto, fuera de peligro.

– Esperarás mucho tiempo si esperas que te llame -murmuró la chica y sé alejó con rapidez.

Pensó en Stallard Beauchamp en todo el trayecto hacia Banford, con furia creciente. Primero, le lanzó el anzuelo de que quizá estaría dispuesto a renunciar a su herencia; más tarde, al darse cuenta de que ella no tenía nada que proponerle a cambio, le sugirió que trabajara para ¡esa mujer insufrible!

El calificativo era adecuado, pensó Farran. Recordó a la amargada mujer que le impartió órdenes desagradables a la mujer cincuentona en el funeral de la señorita Newbold. ¡Sin duda, la otra mujer fue la dama de compañía de la señorita Irvine!

Farran llegó a Banford después de analizar cada comentario y palabra que intercambiaron ella y Stallard Beauchamp. Entró en la casa y estuvo segura de que no quería trabajar para esa anciana. ¡No viviría junto con la señorita Irvine si podría evitarlo… la anciana de aspecto más desagradable de todas las ancianas!

– Gracias a Dios que regresaste -comentó Georgia tan pronto como Farran entró en la casa.

– ¿Qué pasó? -Farran nunca había visto a su hermanastra en un estado tal de ansiedad.

– Tú dímelo -urgió Georgia. Al percatarse de que su ansiedad se debía a la espera, Farran se dio cuenta de que sería mucho más difícil contarle lo sucedido.

– No te va a gustar nada esto -anunció cuando se sentaron en la sala de estar-. Yo…

A Georgia no le agradó nada. Mas, para consternación de Farran, no le agradó el hecho de que Farran no tuviera intenciones de hacer lo que Stallard Beauchamp proponía. Lejos de estarse acuerdo en que era imposible que trabajara para la desagradable señorita Irvine, a Georgia no le pareció nada mala la idea.

– Pero te gustan las personas mayores -señaló Georgia-. Y las tratas muy bien.

– Lo sé, pero…

– Tampoco tienes trabajo por el momento… y sólo sería algo temporal.

– Sí, pero…

– Farran -gimió Georgia-, se trata de tu herencia, así como de la mía.

– Lo sé -replicó Farran, pero antes de que pudiera aclararle que el precio que tenía que pagar por el dinero era demasiado alto, Georgia ejerció más presión.

– Y si a ti no te importa el dinero, piensa en mí, piensa en mi papá. Sabes que mi padre desea mucho comprar un torno nuevo y creo que no es necesario decirte que me hallo en una situación desesperada.

Farran se acostó muy desdichada esa noche. No le agradaba que Georgia le señalara que se portaba con mucho egoísmo al negarse a acompañar a la señorita Irvine. Esa cierto que se entendía con los ancianos y que ahora le faltaba un trabajo, como lo señaló Georgia. Tampoco se negó de modo abierto ante Stallard Beauchamp a aceptar el empleo, recordó ahora Farran.

Farran supo a la mañana siguiente que sus preferencias personales no tenían cabida en el asunto. Amaba a su padre y a su hermana, y fue ese amor, no un sentimiento del deber, lo que no le dejó otra alternativa.

Quiso mucho a su hermanastra cuando ésta comentó de modo espontáneo, al ver el rostro demacrado de Farran:

– Linda, no pudiste dormir bien, ¿verdad?

– ¿Se nota? -Farran logró sonreír y se dio cuenta de que no quería que su hermanastra sufriera todo el día por su indecisión-. He decidido llamar a Stallard Beauchamp esta noche -y al ver la sonrisa de Georgia, Farran supo que estaba comprometida.

– No te arrepentirás -afirmó Georgia con alegría.

Farran trató de pensar en eso durante todo el día. ¿Cómo podría lamentar ser el elemento esencial para ofrecerle a su padrastro la pieza del equipo que le hacía falta? ¿Cómo podría lamentar ayudar de la misma manera a su hermanastra?

Cuando no pensaba en sus familiares ni en su amor por ellos, Farran trató de ser positiva. Le hacía falta trabajar y sabía que pronto debería empezar a ganar dinero. Era cierto que habría buscado un puesto de secretaria, pero… bueno, el trabajo era el trabajo, ¿verdad? Sabía que no engañaba a nadie más que a sí misma y deseó dar por terminado el asunto. No sentía deseos de llamar a Stallard, sobre todo al haberle dado la impresión de que nunca lo haría.

Como no sabía si Stallard Beauchamp trabajaba hasta tarde o terminaba su trabajo temprano, puesto que era viernes, decidió esperar a que dieran las ocho de la noche para llamarlo. Pensó que Georgia se quedaría en casa para apoyarla esa noche. Pero, cuando ésta llegó a casa, se dispuso a salir a algún sitio; al parecer, estaba segura de que nada podría salir mal.

– Es mi turno de salir a cenar esta noche -saludó a Farran con alegría.

Pudiste haber tomado mi turno anoche, pensó Farran con tristeza, aunque le dio gusto verla contenta.

– ¿Se trata de alguien a quien conozco? -inquirió, pues conocía a, varios de los amigos de Georgia.

– Acabo de conocerlo esta semana -sonrió Georgia con emoción-. Se llama Idris Vaughan. Es el arquitecto con quien discutí acerca de las alteraciones que deseo hacer.

Después de que Georgia se marchó, Farran volvió a ser torturada por los mismos pensamientos que la molestaron durante todo el día.

Al cuarto para las ocho, decidió que no tenía caso esperar otros quince minutos. Tomó la tarjeta que le entregó Stallard Beauchamp y llamó al teléfono, con los dientes apretados.

Para su desdicha, pareció que Stallard Beauchamp estuvo muy seguro de que llamaría por teléfono. No parecía nada sorprendido al oír su voz.

Farran contuvo su ira y decidió que quizá no habría llamado aún a la señorita Irvine, para avisarle que tendría que soportarla durante un tiempo, como él mismo lo dijo. Así que le preguntó:

– ¿Acaso ya le has comunicado a la señorita Irvine que tendrá una nueva, pero temporaria, dama de compañía?

– Ya lo sabe -se burló Stallard Beauchamp y Farran se tensó por la furia al sentir la confianza colosal que tenía en sí mismo.

– ¿No le parece que una chica de veinticuatro años es demasiado joven para el puesto? -inquirió Farran. Se percató de que buscaba escapar del compromiso y tuvo que retractarse cuando él le preguntó, a bocajarro:

– ¿Quieres el trabajo o no?

¡Cerdo!, maldijo en su interior.

– ¿Qué significa eso de "temporal"? -quiso saber la chica.

– Tres meses -le dijo sin dudarlo.

¡Tanto tiempo! Su corazón se hundió. Estaba a punto de señalarle que no le tomaría tanto tiempo hallar a una dama de compañía, pero recordó a la señorita Irvine. Se dio cuenta de que era muy afortunada, pues podrían ser necesarios seis meses para hallar a alguien adecuado para esa mujer amargada.

– ¿Y estás de acuerdo en que al término de ese plazo de tres meses, tú, a cambio, destruirás el testamento que te favorece?

– Tienes mi palabra de honor -replicó Stallard Beauchamp.

– ¿No crees que debería tener algo por escrito? -presionó Farran y sintió deseos de matar al hombre odioso a golpes cuando oyó su comentario sarcástico.

– No sé con qué clase de personas se mezcle, señorita Henderson, pero en los círculos en los que me muevo, mi palabra siempre ha sido suficiente.

Farran lo odió más por sentirse regañada. Ahogó su ira.

– ¿En dónde vive la señorita Irvine? -inquirió con frialdad-. ¿Acaso también vive en High Monkton?

– La señorita Irvine vive en Low Monkton -explicó con brevedad y mencionó un pueblo que estaba a tres kilómetros de casa de la señorita Newbold, como sabía Farran.

Después de eso, no pareció tener otra pregunta más que el saber cuándo empezaría a trabajar. Farran pensaba que cuanto más pronto empezara el maratón de tres meses, más pronto terminaría, puesto que ya estaba comprometida.

– Si todo sale bien, creo que el lunes podré tomar un tren hasta Dorchester -le dijo con la esperanza de que entendiera que estaba lista para empezar su trabajo.

De nuevo la enfureció cuando le dijo, con más arrogancia que nunca, y con la implicación de que ella no tenía ni voz ni voto en el asunto:

– Te llamaré a las diez de la mañana, mañana. Ten las maletas listas -y colocó.

¡Cerdo arrogante! ¿Y qué, si ella tenía otros asuntos pendientes mañana? Suspiró, tal como suspiró al marcar el número de teléfono. Antes pensó que no había nada peor que descubrir que el hombre a quien amó resultara ser un hombre falso… pero ahora empezaba a pensar que no era así.

Capítulo 4

Farran yacía despierta cuando, después de medianoche, oyó que Georgia regresaba de su cita con Idris Vaughan. Se alegró cuando, sin pensar en la hora, Georgia entró en su cuarto para saber cómo estuvo la llamada telefónica. Al ver las maletas al pie de la cama, supo que Farran no se arrepintió.

– ¿Cuándo?

– Mañana, a las diez -respondió Farran y por la expresión de Georgia se percató de que ésta tampoco pensó que empezaría a trabajar tan pronto.

– Bueno, no tienes una cita con el verdugo linda, así que alégrate -Georgia se sentó al pie de la cama-. ¿Qué fue lo que te dijo?

Henry Presten tomó el desayuno con Farran y Georgia la mañana siguiente. Farran, de acuerdo con Georgia, decidió que no tenía caso contarle los pormenores del asunto. De todas formas, cuando Farran le explicó a grandes rasgos sus planes, no pareció muy contento de tener que dejarla ir tan pronto, lo cual contentó a la chica.

– Pero si acabas de llegar a casa -protestó él.

– Esta vez sólo me iré durante tres meses -sonrió y esperó que su sonrisa ocultara la falta de entusiasmo que sentía al pensar en esos tres meses.

Cinco minutos después, Henry salió de la habitación, molesto porque casi no había visto a su hijastra desde su regreso. Georgia, quien era la única optimista esa mañana, se rió.

– Claro, todo es tu culpa -se dirigió a Farran-. Por lo que dice, tal parece que no pasa nada de tiempo en su taller -Farran sonrió de nuevo, pero su sonrisa desapareció al oír que su hermanastra proseguía-: Farran, lo he estado pensando y no me parece nada satisfactorio, desde nuestro punto de vista, que sólo tengamos la palabra de honor de Stallard Beauchamp de que romperá el último testamento de la tía Hetty cuando terminen tus tres meses.

– Le sugerí que debería darme algo por escrito… -aclaró Farran.

– Ya lo sé, pero creo que deberías insistir.

Farran pensó, después de que Georgia se fue al salón, que su hermanastra no conocía en absoluto a Stallard Beauchamp, si de veras creía que se podía insistir sobre cualquier cosa en lo que a él se refería.

Después del desayuno Farran bajó sus maletas y estaba en su cuarto cuando, a las diez, oyó el timbre. Supo que no podía dar marcha atrás cuando oyó que la señora Fenner invitaba a pasar a Stallard Beauchamp, y bajó por la escalera.

En el vestíbulo, Stallard la miró cuando ella estaba a media escalera y la chica hizo una pausa. Cuando sus miradas se encontraron, Farran perdió el aliento. No seas ridícula, por el amor de Dios, se regañó a sí misma, y creyó que la falta de aliento se debía a su natural nerviosismo.

Apartó la vista de la silueta alta y de anchos hombros. Hizo otra pausa al llegar al pie de la escalera, pues la señora Fenner le preguntó si quería tomar café.

Farran tenía demasiados buenos modales para no sentirse obligada a observar ciertas cortesías frente al ama de llaves. Miró a Stallard.

– ¿Quieres café antes de que partamos? -sonrió.

Stallard Beauchamp le sostuvo la mirada y su sonrisa fue lenta y natural, a diferencia de la de Farran.

– Prefiero que nos vayamos de inmediato, Farran, si no te importa -era obvio qué sus modales eran tan buenos como los de ella.

La señora Fenner entendió el mensaje y Farran se despidió de ella. Se preguntó si los buenos modales incluían que presentara a su padrastro con Stallard.

– Iré a despedirme de mi padrastro -le explicó-. Debe estar lleno de… aceite; de lo contrario te llevaría a su taller a que…

– No me importa un poco de aceite -replicó Stallard con una mirada burlona, como si supiera que estaba nerviosa por algo.

Farran bendijo a Stallard Beauchamp y lo condujo al taller.

– Tío Henry -llamó a la figura vestida de overol inclinada sobre la mesa de trabajo. Tenía una mancha de grasa en la frente, pero estaba presentable aparte de eso… todavía era muy temprano-. Te presento a Stallard Beauchamp -prosiguió Farran y dudó. De pronto, se dio cuenta de que fue un riesgo presentarlos. Tío Henry podía oponerse a sus planes si se enteraba de ellos-. El señor Beauchamp es mi jefe. Sta… Stallard, él es mi padrastro, Henry Preston -con nerviosismo terminó la presentación. Henry Preston se aseguró de que su mano estuviera limpia y estrechó la mano extendida del hombre alto, cuyos ojos grises no perdían ningún detalle. Farran añadió con rapidez-: Ya nos vamos.

Henry Preston esperó a que Stallard hubiera puesto las maletas en el portaequipajes del auto y a que se alejaran, antes de regresar a su taller, despidiéndose por última vez. Sólo entonces, sentada al lado de Stallard, Farran volvió a respirar con normalidad.

La enorme presión desapareció, pero Farran se tensó de nuevo al oír el comentario de Stallard.

– Estoy curioso por algo.

– ¿Ah, sí?

– Quisiera saber por qué, puesto que él también será un beneficiario de la fortuna, no le has dicho a tu padrastro cuáles son los pros y los contras de lo que te propones hacer.

– ¿Cómo sabes que no le he dicho todo?, -Farran intentó fanfarronear, olvidando que el hombre era un experto en darse cuenta de cuando las fanfarronadas no eran sinceras.

– ¿Lo has hecho?

¡Maldito sea!, se enfureció ella, no por primera vez. Pero se percató de que sólo deseaba que su padrastro no supiera los pros y contras de todo, así que no tenía caso fingir con el tipo que tenía al lado.

– De hecho, no -confirmó, cortada.

– ¿Por qué? -quiso saber.

– Porque… bueno, porque no hay ningún motivo en especial por el cual debería enterarse de esto.

– ¿Acaso sugieres que, ya que lo que harás dará por resultado que los tres hereden la fortuna esperada durante tanto tiempo, él no lo aprobaría? -Stallard estuvo a punto de enfadarse.

¡Cínico!, se enojó Farran para sus adentros y levantó un poco la barbilla para decirle con desdén:

– No estoy sugiriendo nada.

– Pero tu hermanastra lo sabe, ¿verdad? -no hizo caso de los esfuerzos de la chica para dar por terminado el asunto.

– ¡Sí! -exhaló Farran con fastidio-. Lo sabe.

– ¿Y tu madre?

Si su vida no dependiera del hecho de que Stallard conducía, Farran quizá lo habría golpeado con su bolso. Mas trató de controlarse.

– ¿Qué tiene que ver mi madre en todo esto? -rugió-. No la he visto desde que abandonó a Henry, a Georgia y a mí cuando yo tenía trece años.

Enfurecida por contarle, sin pensar, algo que costaba mucho trabajo comentar con cualquier otra persona, Farran miró el paisaje por su ventana.

Casi de inmediato se volvió a verlo, al oír que hablaba ya sin dureza, con una voz suave y algo burlona.

– Sabía que, si nos empeñábamos en buscar, descubriríamos que tenemos algo en común.

– Tú… ¿Acaso tu madre también se fue de la casa?

– Cuando era un nene -replicó, pero eso no pareció molestarlo.

Farran, sensible por naturaleza, habría querido saber por qué su madre lo abandonó a él y a su padre. Pero recordó que era un hombre detestable y ahogó su sensibilidad.

– Si me agradaras, quizá sentiría lástima por ti.

– Si me agradaras, quizá me importaría lo que te pasó -replicó él con rapidez. Y de pronto, ambos estaban… ¡riendo!

Cuando terminaron las risas, Farran pensó que ahora que Stallard estaba de buen humor, era el momento para sacar a relucir el tema que la preocupaba.

– He estado pensando que, desde mi punto de vista, no es muy satisfactorio que todo lo que tengo como garantía de que destruirás el testamento es tu palabra.

No pasó mucho tiempo para que Stallard Beauchamp trocara su buen humor por un enfado enorme, descubrió Farran.

– Maldito sea tu atrevimiento -gruñó con tono que no admitía réplicas-. Mi palabra es lo único que tendrás.

Con el deseo de estar en posición de decirle que la regresara a su casa en ese preciso instante, Farran mandó una tonelada de vibras de odio en su dirección y fijó la vista en el parabrisas.

¡Reptil detestable y odioso!, lo llamó y decidió que nunca más le volvería a hablar. Como él tampoco parecía de humor para charlar, no le costó ningún trabajo mantener firme su decisión.

Con disimulo observó que su expresión seguía dura y hosca, conforme recorrían los kilómetros.

Eso no le importó. Pero al acercarse cada vez más a Low Monkton, Farran se dio cuenta de que tendría que hablarle a aquel tipo, siquiera para saber qué se esperaba de ella en su nuevo empleó.

– ¿Qué es lo que tengo que hacer? -preguntó con frialdad.

– ¿Hacer? ¿A qué te refieres con "hacer"?

Dame fuerza, rezó la chica.

– ¿Cuáles serán mis deberes como dama de compañía?

– ¿Cómo diablos lo sé yo? -gruñó.

– Eres mi jefe… tú deberías saberlo -tuvo la alegría de molestarlo con su sarcasmo, pero Stallard pareció ignorarla. El silencio se hizo en el auto. De pronto, Stallard comentó con suavidad.

– Para ser una empleada, no lo has hecho muy bien hasta ahora.

– ¿Cómo?

– No me has preguntado cuánto te pagaré.

– No quiero tu dinero -rugió la chica.

– Me sorprendes -fue sarcástico y a Farran ya no la asombró que hubiera guerras en el mundo.

– Bueno, recibiré cien libras por semana. Y eso -añadió al recordar a la desagradable señorita Irvine-, es muy barato.

– Es un trato -aceptó él con rapidez, haciéndola perder la compostura.

Estuvieron frente a la puerta de la señorita Irvine antes de que ninguno de los dos pronunciara palabra de nuevo.

– ¿Tiene la señorita Irvine problemas de salud de los que yo deba estar enterada? -no tuvo otro remedio que hacerle la pregunta.

– Tiene un poco de artritis en un hombro, pero, por lo general, goza de buena salud -informó Stallard.

Farran tomó su última bocanada de libertad mientras Stallard llamaba a la puerta de la casa grande y esperaban a que la señorita Irvine abriera.

– ¡Stallard! -saludó con aparente alegría al verlo.

– Hola, Nona -replicó el aludido con voz mucho más cálida de la que usaba para hablar con Farran-. Te he traído a Farran para que se quede contigo un tiempo -le anunció. Al entrar en el vestíbulo, la anciana miró a la chica con severidad mientras Stallard las presentaba.

– Stallard me dijo por teléfono que tenías una relación de parentesco con Hetty Newbold -comentó Nona Irvine al conducirlos a la sala de estar-. Creo que recuerdo haberte visto en el funeral -añadió al sentarse en una silla e invitar a los otros a imitarla-. Estoy segura de que a ambos les sentará bien una taza de café después del viaje hasta aquí -prosiguió con elegancia-. Ahora lo preparo.

– Yo lo haré -Stallard le quitó a Farran las palabras de la boca-. Las dejaré a solas para que se conozcan -murmuró y a Farran le pareció que era mucho más imponente que diplomático.

Nona Irvine dejó su aspecto agradable tan pronto como Stallard salió de la habitación y adoptó su expresión amargada, tal como la recordaba Farran.

– ¿Alguna vez antes has actuado como dama de compañía? -preguntó con dureza.

Farran no sabía cuánto le habría contado Stallard a la señorita Irvine y si, como ésta era amiga de su familia, ella conocería el contenido del testamento de la tía Hetty.

– Soy secretaria profesional -explicó con cortesía, y sostuvo la mirada de la anciana-. Pensé que me gustaría tomar un descanso de mi trabajo acostumbrado.

– ¿Crees que el ser una compañía para mí será un descanso? -inquirió la señorita Irvine con brusquedad.

– Estoy segura de que no lo será -replicó Farran sin pensarlo.

En ese momento se percató de dos cosas: la primera, que la anciana no sabía nada del testamento de la tía Hetty, o la habría regañado por buscar un cambio de trabajo. La segunda, al ver que la señorita Irvine sonreía, ¡que la anciana sí tenía sentido de humor!

– ¿Tienes idea de cuáles serán tus deberes? -prosiguió Nona Irvine al adoptar de nuevo su expresión dura.

– Esperaba que usted me los dijera.

– Supongo que juegas al bridge.

– Me temo que no -tuvo que confesar y recibió una mirada de pocos amigos.

– Espero que sepas conducir -prosiguió la señorita Irvine.

– Sí… pero no tengo auto.

– Hay uno en la cochera. Stallard me lo compró cuando esa mujer Titmarsh, tu antecesora -rezongó-, dijo que debíamos tener uno.

Farran pensó que Stallard fue muy amable en comprarle a esa anciana nada amable un auto. Acto seguido, por los comentarios de la señorita Irvine, Farran se formó la idea de que ésta parecía creer que una persona estaba mal de la cabeza si no disfrutaba de un buen juego de cartas. En ese momento, Stallard llegó con el café.

Farran pronto descubrió que la señorita Irvine se ponía de excelente humor frente a Stallard, siempre que éste estaba presente.

– ¿Cómo te fue en la semana? -le preguntó él mientras los tres bebían café.

– Muy bien, gracias, Stallard -replicó la señorita.

– ¿Tuviste algún problema? -inquirió Stallard y Farran tuvo la impresión que, de ser así, él lo habría resuelto, como si estuviera decidido a que los últimos años de la señorita Irvine resultaran tan placenteros como fuera posible.

– Ningún problema -sonrió de nuevo-. Bueno, ningún problema que no pudiera resolverse, si alguien le enseñara a Joan Jessop las reglas básicas del bridge.

– ¿Joan Jessop es tu nueva compañera de bridge? -preguntó Stallard y la señorita Irvine asintió.

Farran pudo deducir que la tía Hetty debió ser la antigua compañera de bridge de Nina Irvine y que quizá fue así como Stallard conoció a la tía Hetty.

Durante la media hora que siguió, la conversación fue muy amable. Farran participó cada vez que algún comentario la incluía. Pudo darse cuenta de que no sólo Stallard parecía tener mucho tiempo para la anciana, sino de que la consideraba más como una parienta que como la amiga de familia que le dijo a Farran que ella era.

Fue claro que también visitaba con frecuencia la casa de Low Monkton y que tenía una invitación abierta para quedarse a pasar el fin de semana allí cuando quisiera… a pesar de lo cual, hasta ahora, nunca había hecho uso de la invitación. Con alivio, Farran se enteró de que tampoco se quedaría ese fin de semana.

– Creo que no te quedarás, ¿verdad? -dijo la señorita Irvine cuando Stallard se puso de pie para subir las maletas al cuarto de Farran.

– Ya he hecho planes para esta noche -sonrió.

– ¿Quién es la mujer afortunada de hoy? -inquirió la anciana con cierto brillo de malicia en los ojos azules, para sorpresa de Farran.

Farran se percató de que Stallard la miraba, así que alzó los ojos al techo, como para decirle que no le importaba mucho lo afortunada que fuera la susodicha… Casi los bajó por la impresión, ya que pudo jurar que Stallard estaba a punto de sonreír.

Claro, no sonrió, sino que fue al auto y regresó con una maleta en cada mano.

– ¿Qué cuarto usará Farran? -le preguntó a Nona Irvine.

– El que está más cerca de la escalera -contestó-. Si dejas las maletas en el vestíbulo, ella las puede subir después.

– Limitaremos el riesgo de accidentes si yo le enseño su habitación ahora -replicó y Farran se dio cuenta de que era una manera sutil de decirle que así, la anciana no tendría que tomarse la molestia de subir por la escalera.

Farran se levantó de la silla y Stallard la dejó pasar primero para subir al primer piso. Al llegar arriba, Farran se detuvo frente al primer dormitorio que vio.

– ¿Este? -esperó a que él asintiera y abrió la puerta. Ambos se detuvieron puesto que, al entrar, el cuarto todavía mostraba señales de ser habitado por su antigua ocupante. Farran miró el tocador que estaba manchado de maquillaje y polvo.

– ¡Lo siento! -exclamó Stallard-. La señorita Titmarsh, la anterior dama de compañía de Nona, se fue el miércoles pasado. Me equivoqué al pensar que la señora de limpieza de Nona venía los lunes, miércoles y viernes -hizo una breve pausa-. Te hallaremos otro cuarto -declaró con prontitud.

Pero Farran no tenía la intención de empezar mal con la señora de la casa. La querida anciana quiso que tuviera este cuarto y no le agradaría cambiar sus planes, cuando apenas hacía una hora que la chica empezó a trabajar en su nuevo puesto.

– Contrario a tu obvia creencia de que nunca en mi vida he tomado un plumero -Farran lo detuvo antes de que él llevara su equipaje a otro lado-, y a riesgo de arruinar la opinión que tienes de mí, te prometo que no me tomará mucho tiempo ordenar este cuarto.

Se percató de que su sarcasmo no le agradó a Stallard, pero logró el efecto deseado pues, después de mirarla con enojo, dejó sus maletas en el suelo. Farran le sonrió con dulzura.

Pero no sonrió mucho tiempo, pues vio que Stallard sacaba un cheque de su bolsillo y se lo entregaba. Después dedujo que debió escribirlo mientras esperaba a que el café estuviera listo.

– Este es el salario del primer mes -informó con los dientes apretados-. Espero que te hagan ganarte cada centavo -añadió con una sonrisa falsa, y la dejó sola, con la boca abierta.

En muy poco tiempo de haber empezado en su empleo como dama de compañía, Farran descubrió que era mucho trabajo. Aparte de tener que ser agradable para una persona insufrible, que parecía insistir en ser muy desagradable, no tuvo un minuto para sí.

Aunque descubrió que había cierta gentileza en la señorita Irvine, al pasar veinticuatro horas no la asombró que la señorita Titmarsh se hubiera marchado y tampoco la sorprendió que no tuviera tiempo de arreglar su cuarto. La maravilla habría sido que sí hubiera tenido tiempo de limpiarlo, se dijo a sí misma Farran el domingo por la noche al ir a acostarse.

Farran despertó el lunes con el propósito de que nada la deprimiría. Se enteró de que además de ser dama de compañía, era cocinera de medio tiempo.

Estaba ocupada en la cocina, preparando el potaje con que le gustaba iniciar el día a la señorita Irvine, cuando ésta vino a inspeccionar lo que Farran hacía.

– Asegúrate de que no tenga grumos -ordenó-. Tuvo grumos ayer -se quejó.

Farran sabía muy bien que no hubo grumos en el producto de sus esfuerzos de ayer y tuvo que recordar el motivo por el cual estaba allí, para no vaciar el contenido de la cacerola en la cabeza de la "querida anciana".

– ¿Durmió bien? -trató de arreglar la situación.

– Nunca duermo bien -replicó la señorita Irvine. Farran revolvió el potaje.

Ambas estaban sentadas, tomando el desayuno, cuando Farran notó con amabilidad:

– Stallard dijo que la señora que hace la limpieza viene tres veces por semana. ¿Vendrá acaso hoy? -se sorprendió un poco al notar en los azules ojos algo así como un brillo de culpa.

– ¿Qué tú no puedes usar una aspiradora? -inquirió Nona Irvine con cierta irritación.

Farran sintió que debía hacer más indagaciones.

– Claro que sí. ¿Acaso hay un motivo por el cual deba hacerlo?

– Estaremos hasta las orejas de mugre si no pasas la aspiradora -contestó la anciana y desapareció el sentimiento de culpa al explicar-. Despedí a la señora Lunn, por su insolencia, el viernes pasado.

– ¿Insolencia?

– Tuvo el descaro de llamarme una vieja maldita y remolona. ¿Qué te parece eso?

No me tiente, pensó Farran y también que tendría a su cargo las labores domésticas además de la culinarias, aparte de tratar bien a alguien que impacientaría incluso a un santo.

El martes fue el día de jugar al bridge. Tuvieron que comer temprano para que Farran llevara a la señorita Irvine a casa de Joan Jessop, a las dos de la tarde.

– Puedes tomar la tarde libre -la señorita Irvine fue magnánima al ser acompañada por Farran a la puerta de la casa. Farran decidió que era el pasajero de automóvil más fastidioso que jamás tuvo en su vida.

– ¿A qué hora quiere que venga por usted? -inquirió la chica.

– Te llamaré cuando esté lista -le informó. Si Farran pensó en dar un paseo, tuvo que regresar a la casa para poder oír el teléfono cuando éste sonara.

El miércoles todavía no había visto trazas del sentido de humor que creyó que poseía la señorita Irvine. Para entonces Farran ya se había acostumbrado y pensó que podría soportar los modos bruscos de su anfitriona sin perder la paciencia, al tachar los días en su calendario.

Aunque esa misma tarde, estuvo a punto de contestarle con la misma rudeza. Estaba viendo televisión, aun cuando "ver" era sólo un tecnicismo, pues la señorita Irvine tenía la manía de hablar durante todos los programas que le parecían interesantes a Farran, cuando la anciana de pronto exclamó.

– Este programa es una basura. Pásame el periódico.

Estaba atónita, puesto que el periódico estaba muy cerca de la señorita Irvine, mientras que Farran tendría que levantarse de su silla y agacharse para tomarlo. Estuvo a punto de decirle que un poco de ejercicio le haría mucho bien. De pronto, Nona Irvine sonrió.

Farran se preguntó si, al igual que los niños prueban a sus padres para ver cuáles son los límites, la señorita Irvine intentó hacer algo similar. ¿Acaso intentó empujar a Farran al límite de su paciencia? ¿Tal vez habría vislumbrado un brillo de amotinamiento en los ojos de la chica y por eso decidió que sería bueno sonreír?

Sin embargo, la señorita Irvine logró que Farran se avergonzara de sí misma, cuando le pidió con un pequeño suspiro:

– Ya que estás de pie, Farran, ¿podrías llamar al consultorio del doctor Richards? La artritis de mi hombro me duele un poco hoy… creo que será mejor que obtenga una repetición de mi última prescripción médica.

Farran estuvo de mejor humor la mañana siguiente. Pasó mucho tiempo llevando y trayendo cosas para la señorita Irvine, pero cuando no lo hacía, se aseguraba de que la anciana estuviera bien.

Una y otra vez se preguntó cómo pudo olvidar que Nona Irvine era muy vieja. Era cierto; la buena mujer parecía más un dragón que un parangón… pero esa mañana estaba de humor angelical.

Mas Farran tuvo que revisar su juicio acerca del humor angelical de la anciana antes de qué terminara la mañana. Decidió interrumpir sus tareas y tomar una taza de café con ella. Farran llevó la bandeja a la sala de estar. La señorita Irvine fue amable y el tiempo transcurrió. De pronto, empezó a hacerle preguntas sobre los amigos de la chica.

"Amigos" conjuró de inmediato el recuerdo de Russell Ottley. Supuso que en realidad nunca llegaron a ser siquiera amigos y trató de desviar el tema de sí misma.

– ¿Y usted? -como conocía a las tres señoras con quienes jugaba al bridge, añadió-: Parece que tiene muchas amigas, señorita Irvine -sonrió.

– ¡Conocidos! -replicó la señora-. Todo lo que tengo son conocidos. No tengo verdaderos amigos -suspiró con dramatismo y Farran deseó no haberle hecho la pregunta, pues Nona Irvine pareció deprimirse. De pronto, se alegró-: Salvo a Stallard, claro -declaró-. Él ha sido un gran apoyo para mí… un verdadero amigo.

Farran sintió que no quería hablarle de Russell Ottley, pero que tampoco quería oír cosas sobre Stallard Beauchamp o los elogios de la señorita Irvine. Fue por eso que, en un intento de desviar el tema, preguntó:

– Supongo que usted y su madre fueron grandes amigas, ¿verdad? -y se quedó boquiabierta al ver la transformación de los rasgos de su interlocutora.

– Esa mujer nunca fue amiga mía -habló con vehemencia y en sus ojos brilló un odio intenso.

– Ah, lo siento mucho -se apresuró a corregir Farran-. Stallard nunca me dijo que… sólo creí… -demonios, pensó la joven al ser el objeto de la mirada hostil de la anciana. Para alivio suyo, el timbre sonó-. Iré a abrir -y fue a abrir, azorada de que alguien pudiera odiar tanto como parecía detestar Nona Irvine a la madre de Stallard.

– Tad Richards… soy el doctor Richards -un hombre de cabello café y de mediana estatura, que parecía tener alrededor de treinta años, la miró con sus ojos azules y se presentó-. ¿Fue usted quien llamó anoche para que se repitiera la prescripción?

– Sí -contestó Farran-. Me dijeron que llamara de nuevo esta tardé.

– Supe que tenía razón al seguir mi instinto y venir a entregar la prescripción en persona -sonrió y notó que Farran no usaba anillo matrimonial-, señorita…

– Farran Henderson. Soy la nueva dama de compañía de la señorita Irvine.

– Y una gran mejora respecto de la última dama de compañía -replicó zalamero.

Farran notó que el doctor no era parco con sus halagos, pero le preocupo más el hecho de haber quizá lastimado a la señorita Irvine.

– De hecho, quisiera pedirle que la revisara si tiene usted tiempo -susurró con voz baja.

– ¿No está bien? -adoptó una actitud profesional.

– Un comentario que hice la entristeció -confesó Farran.

– No me preocuparía por un comentario -Tad Richards entró en el vestíbulo con una sonrisa-. ¿No ha visto cómo se enojan unas con otras cuando la señorita Irvine y sus amigas juegan cartas?

– El doctor Richards ha venido con su prescripción -anunció Farran a la señorita Irvine, quien tenía una expresión sombría.

– ¿Cómo está mi actriz favorita? -preguntó el médico a la paciente, lo cual dejó perpleja a Farran. Esta recogió las tazas para llevarlas a la cocina y notó al pasar que la anciana le sonreía con dulzura.

Farran seguía en la cocina, lavando loza y preparando la comida ligera que pronto comerían, cuando Tad Richards fue a buscarla allá.

– ¿Está bien? -inquirió Farran con rapidez.

– En plena forma, como de costumbre -contestó sin dudar.

– ¡Gracias a Dios! -suspiró Farran y el doctor sonrió de nuevo.

– No se lo tome tan a pecho -le aconsejó-. La vida no sería igual si Nona Irvine no se irritara de cuando en cuando.

– ¿De veras?

– ¿Sabía usted que ella actuó alguna vez? -inquirió el médico y al ver que Farran negaba, le contó cómo, aunque Nona Irvine nunca llegó a ser una actriz excelente, tuvo mucha demanda como actriz suplente antes de retirarse. Después de darle esa noticia, Tad Richards prosiguió-: Como es fácil ver que usted es nueva en esta zona, es claro que necesitará un guía para los restaurantes y teatros que tenemos. Quizá puedo ofrecerme…

– De hecho -lo interrumpió Farran con una sonrisa-, conozco el área muy bien -no le contó de su relación con la señorita Newbold ni de sus visitas a High Monkton-. ¿Así que no debo preocuparme por la salud de la señorita Irvine?

Tad Richards tuvo que sonreír y contestarle, a pesar de que quedaban destrozadas sus esperanzas de tener una cita.

– Ningún mal que la aqueje no puede ser curado con la cercanía de sus amigas de cartas -prometió-. Invite a sus amigas a tomar el té y pronto olvidará el dolor que sin querer usted le provocó.

Durante la comida, Farran siguió su consejo. Tuvo que hacer la proposición con mucho tacto y fue de gran ayuda el hecho de haber llevado a la señorita Irvine a casa de la señorita Jessop el martes pasado.

– Me preguntaba si, en caso de ser su turno de establecer la partida de bridge aquí el próximo martes, usted querría que le preparara algo por adelantado -sugirió Farran.

– ¿Preparar? -la señorita Irvine habló con frialdad.

– Me refería a comida -sonrió Farran. No sabía si la señorita Irvine tomó el té en casa de Joan Jessop, pero recordó que comió la cena con gran apetito al llegar a casa.

– ¿Comida? -preguntó Nona Irvine todavía con voz fría.

– ¿Nunca recibe invitados? -sonrió Farran-. ¿Nunca ofrece cenas o algo parecido?

– ¿Cómo puedo dar una cena? ¿Quién cocinaría para mí?

– Yo -ofreció Farran y al ver que Nona Irvine empezaba a sonreír, fue demasiado tarde para retractarse. Farran pensó en un té, pero Nona Irvine prefirió la idea de la cena… y no para el próximo martes, sino para la noche siguiente.

– ¿Estás segura de que no será demasiado trabajo para ti? -esa fue la única pregunta que le hizo. Cuando Farran volvió de la farmacia con las medicinas, descubrió que la señorita Irvine ya tenía listo el menú y que Lydia Collier, Celia Ellams y Joan Jessop aceptaron todas la invitación a cenar.

A Farran le agradó preparar la cena. La señorita Irvine ayudó, antes dé irse a descansar por la tarde, a poner la mesa.

La cena transcurrió muy bien, pero las cosas se deterioraron cuando Joan Jessop descubrió que había dejado en casa sus lentes para jugar cartas.

– Es demasiado tarde para ir a buscarlos ahora -gimió, y Nona Irvine la miró con furia por su estupidez.

– No pasa nada… Farran tendrá que jugar.

– Pero no sé jugar -Farran intentó protestar, pensando en las pilas de platos sucios de la cocina.

Lo que siguió fueron casi dos horas y media de pesadilla para Farran, que no sabía nada de juegos de cartas. Tuvo que morderse la lengua cuando la señorita Irvine la molestaba por algún error que cometía. Pero, a juzgar por las palabras rudas que intercambiaban Lydia Collier y Celia Ellams, parecía que ayudaba a jugar si se era algo pendenciero.

– ¿Puedo traerle una taza de café, señorita Jessop? -inquirió Farran cuando no participó en el juego y vio a Joan Jessop mirando el juego con expresión de tristeza.

– No, gracias -contestó Joan Jessop-. No podré dormir si la tomo -Farran estaba a punto de irse a la cocina cuando, por ser obvio que el rumor había corrido de que era parienta de la señorita Newbold, la anciana prosiguió-: Me imagino que ya estará repuesta de la muerte de la señorita Newbold. La querida Hetty, si no cambiaba su testamento, siempre le añadía cláusulas nuevas. Supongo que las cosas quedaron como debían quedar, ¿verdad?

– Estoy segura de que sí -sonrió Farran, con la sensación de que la noche no podía empeorar más.

– ¡A callar! -rugió Nona Irvine mirándolas a ambas-. Miren lo que me hicieron hacer… yo misma deshice mi propio truco.

Farran se fue a acostar esa noche azorada de que una cena que empezó tan bien, se hubiera deteriorado tanto al final. Los fracasos del juego de cartas seguían siendo criticados por las invitadas mientras que éstas se despedían.

Se levantó tarde el sábado por la mañana y supo que fue un error irse a dormir dejando los platos sucios en la cocina. La cocina parecía haber sufrido un bombazo. Pero, para ser sincera, se sintió tan agotada la noche anterior que no le causó nada de culpa dejar la cocina hecha un desastre.

Después de bañarse, Farran se puso unos pantalones y un suéter y bajó por la escalera. Descubrió que no sólo la cocina estaba hecha un desastre sino también la sala de estar.

La señorita Irvine bajó eventualmente y no estaba de muy buen humor.

– Iré a prepararle el desayuno -le dijo Farran e intentó hallar espacio en la cocina, antes de que Nona Irvine pudiera hacerle su recordatorio acostumbrado de que no quería que su potaje tuviera nada de grumos.

Farran no desayunó nada y decidió que primero debía limpiar la sala de estar, para que la señorita Irvine estuviera cómoda después del desayuno. Se apresuró como nunca para guardar cartas y colocar las sillas en sus lugares adecuados. Barrió la alfombra y media hora después el cuarto tenía su aspecto acostumbrado cuando Nona Irvine entró en él con paso majestuoso.

– Nunca serás una buena jugadora de bridge -rezongó al pasar.

Como pensaba que todo lo que hacían los jugadores de cartas era molestarse unos a otros por lo mal que jugaban, Farran no hizo caso al comentario y fue a la cocina a limpiarla.

Decidió que la señorita Irvine podría mantenerse ocupada leyendo el periódico y tratando de resolver el crucigrama, durante la hora siguiente. Entrojen la cocina y, al ver el desastre, pensó: "¡Diablos! ¿Qué demonios hago aquí?"

Como sabía muy bien qué hacía allí, Farran se rebeló durante un momento y no vio por qué no podría tomarse una taza de café antes de lavar sartenes, platos, platitos y cada pieza de la vajilla de porcelana con la que la señorita Irvine decoró la mesa, la noche anterior.

Acababa de meter las manos en el agua caliente y jabonosa cuando oyó que el timbre sonaba. Se secó las manos y fue a ver quién era.

– Sabía que no debería haberme despertado esta mañana -gruñó y abrió la puerta. Frente a ella se hallaba Stallard Beauchamp, quien la miraba con desdén. Él era lo único que le faltaba-. La señorita Irvine está en la sala de estar -comentó con acidez y dejó que cerrara la puerta mientras ella volvía a la cocina.

Para sorpresa y molestia de Farran, se percató de que él la siguió a la cocina.

Cuando Stallard vio que cada lugar disponible estaba cubierto por la sucia vajilla de porcelana, sus ojos reflejaron incredulidad.

– ¡Vaya! -exclamó al ver la pila de platos sucios en el secadero-. Al parecer, no has lavado nada en una semana.

Farran no estaba de humor para explicarle lo que pasó, y menos ahora que la miraba de modo acusatorio y reprobatorio.

– Sin nada de ayuda, lo que es imposible lleva más tiempo -replicó con enojo.

– Maldición, mujer -rugió Stallard-. Nona tiene ochenta años.

Farran no se refirió a la señorita Irvine, sino a la señora Lunn, la mujer de la limpieza a quien la señorita Irvine despidió y quien, de ser las cosas distintas, quizá habría ido a ayudarla a lavar. Sin embargo, no estaba de humor para explicarle el mal entendido. Pasó una semana desde que vio a Stallard Beauchamp, y al verlo de nuevo, la invadió otra vez el ansia física de desahogarse con él.

De pronto, Farran se percató de que todavía sostenía la toalla con la que se secó las manos. Sin pensarlo dos veces, se la lanzó a Stallard con furia.

– Puesto que te importa tanto la limpieza de una casa -explotó al dirigirse hacia la puerta de la cocina-. Tú lava.

– Así es como piensas ganarte tu herencia, ¿verdad? -gruñó antes de que la chica pudiera salir de la cocina.

– Vete al demonio -exclamó Farran y salió corriendo, sin importarle la herencia, ni otra cosa, un comino.

Capítulo 5

Farran se tranquilizó poco a poco. Estaba tan enojada con Stallard Beauchamp que la herencia no le importó nada. Pero cuando se enfrió su furia, se dio cuenta de que no podía decirle a ese detestable hombre que se fuera al demonio, pues no sólo se trataba de sí misma.

Tuvo que aceptar que estaba allí por el bien de Georgia y del tío Henry y que debía sacrificar su enojo y su orgullo.

Sin embargo, Farran seguía enojada con Stallard Beauchamp cuando de nuevo bajó sin entusiasmo alguno a la cocina. Oyó murmullos al pasar por la sala de estar y esperó que Stallard hiciera una visita aún más corta que la de la vez pasada. Con el desastre de la cocina, serían necesarias dos horas para limpiarla; con suerte, se habría ido antes de que ella terminara, y no tendría que verlo.

Estaba a punto de empezar a lavar, cuando la puerta se abrió y las picadas masculinas la hicieron decidir que ese no era su día de suerte.

Resolvió ignorarlo y empezó a lavar los platos del café.

Al poner uno en el escurridero, descubrió que Stallard no era un hombre al que se podía ignorar. Se volvió para verlo, al oírlo decir con indiscutible claridad:

– Te debo una disculpa.

– ¡Te estás disculpando! -exclamó. Su orgullo no estaba tan enterrado para no emitir algo de sarcasmo en su comentario.

– Me equivoqué -explicó con el aire de hombre que siempre se disculpa cuando comete un error.

– Debe ser la primera vez que te sucede -de nuevo halló otro comentario sarcástico y frío.

– ¿Siempre eres tan poco caritativa? -gruñó.

– Podrías hincarte de rodillas -sugirió Farran. Se percató de que iba a sonreír, divertido, y que contenía la risa, y eso hizo que ya no estuviera tan enfadada con él-. ¿Qué fue lo que te hizo cambiar de opinión? -preguntó al volver a lavar. Su respuesta la dejó atónita.

– Acabo de oír las alabanzas que hace Nona de ti -le aclaró al acercar se al fregadero.

– ¿Nona? -gimió-. ¿La misma señorita Irvine, quien…? -se interrumpió y pensó que no valía la pena decirle que la anciana se portó con mucha rudeza y exigencia durante la semana.

– La misma. Me temo que a veces Nona es algo olvidadiza y se le olvidó decirme la semana pasada que había despedido a la señora de la limpieza.

– Bueno… debe ser difícil recordarlo todo -murmuró Farran, aunque la noche anterior fue testigo de la increíble memoria de la anciana, que recordó todas las cartas en el juego de bridge. Pensó que los olvidos de la señorita sólo se referían al hecho de que dos personas se marcharon de su casa por ser tan molesta.

– Nona me dijo que, además de acompañarla, hiciste la limpieza durante toda la semana y que ayer preparaste una espléndida cena para sus invitadas.

– No quisiera que pensaras que me pagas por no hacer nada -murmuró Farran. Todavía no sabía si cambiaría el cheque en el banco para tener dinero en efectivo.

– Creo que no debo preocuparme por eso, puesto que estás haciendo el trabajo de tres personas -señaló.

El ácido de Farran se disolvió por completo; cuando se lo proponía, Stallard podía ser muy encantador.

– ¿Quieres café? -no entendió por qué su pulso se aceleró al ver que sonreía y que tomaba la toalla.

– Cuando terminemos con esto.

– Tuve intenciones de hacerlo anoche -explicó Farran al volver a lavar-. Pero…

– La señorita Jessop olvidó sus anteojos y tuviste que suplirla -parecía que la señorita Irvine le contó todo a Stallard-. Le dije a Nona que buscara otra limpiadora. Recuérdaselo si lo olvida -añadió Stallard con naturalidad.

– Tú… no deberías hacer esto -le dijo Farran momentos después.

– ¿Por qué no?

– ¿No deberías charlar con la señorita Irvine? No es justo para ella que planees pasar la mitad de tu visita en la cocina.

– No pienso hacerlo.

– ¿No?

– Una hora o más no constituye la mitad de un fin de semana, ¿verdad? -añadió Stallard, mirándola con fijeza.

– ¿Te quedarás este fin de semana?

– Si no tienes objeción.

– Claro que no -comentó Farran y él se rió. Disfrutó oírlo reír y descubrió, con cierto azoro, que ya no le importaba que se quedara unos días bajo el mismo techo que ella.

Esa no fue la única vez que Stallard la ayudó con las labores domésticas. Pronto fue la hora de la comida, así que Farran preparó algo sencillo pues decidió que irían a cenar a un restaurante. La comida fue muy agradable y la señorita Irvine charló dé modo amable.

– Te ayudaré a lavar la loza -se ofreció Stallard cuando él y Nona Irvine ayudaron a levantar los platos.

– No es necesario, pero ya que insistes… -sonrió Farran mientras la señorita Irvine iba a dormir una siesta.

Le pareció increíble que ese hombre encantador y considerado fuera el mismo al que llamó cerdo y reptil no hacía mucho tiempo.

– ¿En dónde aprendiste a cocinar? -inquirió Stallard mientras secaba platos.

– Preparar jamón y ensalada no es muy difícil -contestó la chica, de buen humor.

– ¿Y los esfuerzos de anoche?

– La señora Fenner, nuestra ama de llaves, me enseñó algunos de sus secretos culinarios cuando fui adolescente -se sintió halagada.

– ¿Cocinabas mucho en Hong Kong? -preguntó él después de una pausa, y el buen humor de Farran desapareció al recordar a Russell Ottley y la actitud que adoptaba Stallard cada vez que hablaban de Hong Kong.

– A veces -contestó con brevedad, con el deseo de dar por terminado el tema, pero no fue así.

– ¿Por qué te viniste de Hong Kong con tanta precipitación, Farran?

Farran no logró hablar; por la impresión, durante medio minuto se percató de que la observaba con fijeza y bajó la vista. Esa era la primera vez que Stallard insinuaba que quizá no habría vuelto a casa para recibir su herencia, pero tampoco deseaba que se inmiscuyera en su vida privada.

– ¿Quién dice que salí de Hong Kong con precipitación? -contestó la pregunta con otra pregunta.

– Tú fuiste -afirmó.

– No es cierto -cortó Farran sin lograr recordar con exactitud qué fue lo que le dijo antes, y esperó que Stallard tuviera el mismo problema.

– Lo implicaste -replicó, revelando que era un hombre que no se perdía de ningún detalle-. Lo insinuaste al aclamar la forma como renunciaste a tu empleo y volviste a casa.

Farran lo miró con fastidio y siguió lavando con brío la loza.

– Fue debido a un hombre, por supuesto -añadió con frialdad Stallard.

– ¿Por qué "por supuesto"? -inquirió Farran, preguntándose a sí misma cuándo se le pudo ocurrir que Stallard Beauchamp no era un cerdo.

– Tengo la certeza de que sueles trabajar duro -no era un halago pues su voz no fue cálida-. Si te dedicas un ciento por ciento a un empleo de dama de compañía que no te gusta, no me imagino que te hayan despedido de un puesto de secretaria, que sin duda te agradó mucho más que esto.

– Bueno, es lógico que me esfuerce aquí, ¿no? -intentó no darle una respuesta-. La recompensa por este trabajo promete…

– Lo cual me hace suponer -cortó para fastidio de la chica-, que saliste de Hong Kong con tanta prisa porque estabas teniendo una aventura que…

– No tuve una aventura -explotó Farran sin pensarlo-. Me fui porque no quise tener una aventura -se detuvo y se arrepintió de haber perdido la calma.

– No debió ser porque eres frígida -comentó con frialdad, observando la mirada centelleante de la chica.

Farran tuvo enormes deseos de irse de la cocina, pero sintió una oleada de obstinación que la hizo mantener su posición.

– Me fui porque… porque… -de nuevo lo odió, pero de hecho le explicó-: Para ahorrarte el hacer deducciones, te diré que estaba casado -habló con sarcasmo.

– ¿Tienes la costumbre de tener aventuras con hombres casados? -de nuevo, su voz era helada.

– No -rugió con enfado-. ¿Qué no te acabo de decir que me fui porque…?

– Entonces, ¿qué tenía éste de especial? -gruñó.

– Me enamoré de él. Eso fue lo que tenía de especial.

– Claro que él quiso tener un romance contigo.

– Lo que él quiso -de pronto sintió náuseas en su interior-, fue tener una aventura, sórdida a espaldas de su esposa.

– ¿Habrías preferido que su esposa lo supiera? -inquirió Stallard con sarcasmo y dureza.

– Creí que se estaban divorciando -explicó Farran; sin embargo se percató de que no tenía que explicarle nada-. Está bien, yo me equivoqué pero no me di cuenta… no me di cuenta… -de pronto se enojó consigo misma, tanto como con Stallard, y terminó la conversación con sequedad-. Como no estaba disponible para tener ninguna aventura temporal… regresé a casa.

Siguieron lavando los platos en silencio. Stallard dio por terminado el asunto sólo porque obtuvo toda la información que deseaba saber, pensó la joven con enojo.

Pero estaba segura de que no la creía. Estaba convencida de que él, después de extraerle sus secretos más íntimos, estaba seguro de que el motivo de su regreso a Inglaterra fue la muerte de la señorita Newbold.

Farran terminó de lavar y empezó a limpiar el fregadero, mientras Stallard colgaba la toalla.

– Iré con Nona a dar un paseo en auto… ¿quieres venir?

– No, no quiero ir. Aun a los esclavos se les otorga algo de tiempo libre.

No la sorprendió que, después de mirarla con profundo desagrado, Stallard se fuera de la cocina. Quizá le molestó mi comentario, pensó la chica. Pero, ¿a quién demonios le importa? ¡A mí no! Stallard Beauchamp podría irse al demonio si quería, de preferencia para no volver.

Inspeccionaba la cocina con ojo crítico cuando oyó que la puerta se abría y se asombró mucho al oír la voz de la señorita Irvine.

– Farran -la chica se volvió y vio que la anciana tenía puesto su abrigo y otro de sus horrendos sombreros-, Stallard y yo nos vamos ya. Querida, ¿podrías, por favor, hacerle la cama en el cuarto de huéspedes mientras estamos fuera?

Farran se percató de la gentileza con la que le hizo el pedido. ¡De qué buen humor estamos hoy!, pensó la chica con cinismo. Supo que si no lo hacía, la viejecita de ochenta años le haría la cama a ese bruto, así que tuvo que acceder.

– Claro que sí -se preguntó en dónde, en Dorset en un sábado por la tarde, se podría comprar una cama de clavos-. Que se divierta -le deseó a la anciana y fue a hacer la cama, mientras murmuraba con rebeldía que Stallard Beauchamp era ya bastante mayor para hacerse la cama él mismo.

Farran se aseguró de que todo estuviera en orden antes de bajar a la cocina, para hacer unas galletas.

Disfrutó de ese momento a solas y, al terminar de hacer las galletas, se sintió incómoda. Se preguntó si no necesitaría hablar con alguien a quien le importara y se acercó al teléfono. Se dio cuenta de que no tenía caso llamar a casa: la señora Fenner siempre visitaba a su hermana el sábado por la tarde y el tío Henry, ocupado en el taller, no oiría el teléfono. Farran se arriesgó a llamar a Georgia al salón.

– ¿Todo está bien? -inquirió Georgia al contestar.

– Sí -Farran fingió alegría-. ¿Cómo va todo contigo?

– No podría estar mejor -Georgia pareció estar tan contenta que Farran se alegró de poder ayudar a su hermanastra, a pesar de Stallard Beauchamp-. Debo irme -añadió Georgia-. Dame tu número de teléfono y te llamaré cuanto tenga más tiempo.

Farran así lo hizo. Al colgar, se nuevo se sintió incómoda. Como no tenía otra cosa que hacer, decidió ir a bañarse y cambiarse de ropa.

Ya bajaba por la escalera cuando Stallard y la señorita Irvine regresaron. Observó que él recorría con la mirada su delgado cuerpo, pero parecía tan taciturno como cuando se fue.

– Has estado cocinando -observó la anciana al oler el aire.

– Sólo unas cuantas galletas -murmuró Farran-. ¿Le gustó el paseo?

– Stallard conduce muy bien -contestó la señorita Irvine mientras se quitaba el sombrero y el abrigo y charlaba de cada detalle sin importancia del paseo.

– Supongo que necesita una taza de té -mientras Farran iba a la cocina, después de guardar el sombrero y abrigo de la señora, se alegró muchísimo. Al parecer, por los comentarios de la señorita Irvine y la actitud sombría de Stallard, la viejecita adoptó su actitud más fastidiosa de pasajero, en el auto.

Mientras ponía agua a calentar, le costó trabajo contener la risa al imaginarse la escena. Tenía la certeza de que la señorita Irvine charló durante todo el trayecto y de que molestó a Stallard, tanto como la molestó a ella misma, ordenando que tomara en sentido contrario las calles, dando instrucciones inesperadas y esperando que el conductor viera lo mismo que veía ella por la ventana.

En ese momento, Farran casi sintió agrado por la señorita Irvine. Estaba a punto de poner mantequilla en las galletas cuando Stallard entró en la cocina.

– Nona quiere sus anteojos -anunció con brusquedad.

Farran cortó una galleta por la mitad con gran serenidad.

– Suele suceder -y lo oyó exhalar con impaciencia.

– ¿Los has visto?-se impacientó.

Farran lo miró con irritación.

– Busca en el bolsillo de su abrigo… está colgado en el vestidor -le dijo, pensando que quizá la anciana los habría metido allí antes de salir.

Gracias, muy amable, pensó Farran con furia al verlo salir de la cocina hacia el vestidor. Acababa de colocar el té y galletas en la bandeja cuando de nuevo regresó.

– Nona quiere su suéter -Farran lo miró con ojos inocentes-. No recuerda en dónde lo dejó -añadió Stallard, y la chica se percató de que le costaba trabajo no perder los estribos.

Como había pasado una semana en compañía de la señorita Irvine y suponiendo que esa vez era la primera que Stallard pasaba más tiempo con la anciana, Farran se percató de que no sabía cuan exigente podía ser ella. Así que le sonrió con dulzura.

– Su suéter está en su dormitorio. Lo colgué en su armario cuando encendí la calefacción, antes de que ustedes regresaran -le explicó con amabilidad.

Estaba apunto de salir con la bandeja, cuando Stallard entró una vez más en la cocina, con la apariencia de echar fuego por las narices en cualquier momento.

– Su tejido está al lado de la silla en donde suele sentarse -comentó Farran antes de que él abriera la boca.

– No quiere té -ignoró a la chica-. Quiere tomar leche -anunció. Se dispuso a irse, pero Farran sintió un impulso humano de venganza.

– Maldición, hombre, tiene ochenta años, sabes -ay, Dios, pensó cuando vio que Stallard se acercaba. Se preguntó si se disponía a golpearla como ella quiso hacer tantas veces. Pero, para alivio suyo, todo lo que hizo fue tomar de sus manos la bandeja pesada.

– Trae la leche -ordenó y la dejó boquiabierta.

Era muy contradictorio, pensó Farran al servir la leche en un vaso. Tenía la seguridad de que estaba harto y furioso, pero de todos modos su sentido innato de la cortesía le ordenó que él llevara la bandeja a la sala de estar en vez de Farran.

Farran se reunió con ellos. Stallard aceptó té y galletas y, viendo que la chica ya esta allí, se ocultó tras el periódico. Farran sonrió. Sabía muy bien que, si la señorita Irvine quería charlar, la barrera de un simple periódico no la detendría, y así fue.

– Estas galletas están deliciosas, Farran -la halagó-. ¿Verdad, Stallard? -se dirigió al periódico.

Farran creyó oírlo exhalar con exasperación y lo vio bajar el periódico. Las miró a ambas pero contestó con furia contenida:

– Están… bastante… ricas -y volvió a levantar el diario.

¡Cerdo! Farran sintió que tuvo ganas de ofenderla y no de halagarla con sus palabras. Casi amó a la señorita Irvine, pues ésta lo hizo bajar tres veces más el periódico antes de que Stallard se diera por vencido en sus intentos de leerlo.

En ese momento, la señorita Irvine halló un tema de discusión con Farran.

– ¿Puedes buscarme un punto? -dejó el vaso en la mesita de al lado-. Sé que al empezar tenía setenta y cinco puntos -le entregó el tejido-, pero, ahora que los conté, sólo hay setenta y cuatro.

Farran se alegró al notar que la señorita Irvine no tenía grandes pretensiones como tejedora. Halló el punto, que estaba como a veinticinco centímetros de la parte superior, y empezó a tejerlo con mucha paciencia, línea por línea.

– Ya esta -le entregó el tejido a la anciana. Se disponía a recoger la bandeja cuando se percató de que Stallard la observaba desde hacía rato.

Farran no tuvo idea de por qué su mirada le provocó un vuelco en el corazón. Pero estaba segura de que no sólo se debía a que parecía estar a punto de sonreírle.

Farran nunca supo si le sonrió o no, porque en ese momento sonó el teléfono que estaba cerca de la señorita Irvine.

– Hola -contestó la solterona. Farran estaba a punto de llevar la bandeja a la cocina cuando oyó que la anciana decía-. ¿Quién le digo que llama? -parecía ser una sirvienta educada.

En ese momento, Farran tuvo la certeza de que la señorita Irvine sí tenía sentido del humor, aunque sólo lo mostrara los sábados. Estaba a punto de irse a la cocina y dejar sólo a Stallard con la señorita, cuando se percató de estar equivocada al asumir que la llamada era para él.

– Te llama un señor Andrew Watson, Farran -la señorita Irvine le entregó el auricular con amabilidad.

Farran seguía sorprendida, pues se dio cuenta de que su viejo amigo Andrew Watson estaba al teléfono. Este había salido de Banford hacía algunos años y de alguna forma se enteró del paradero de Farran.

– ¿Andrew? -se alegró de oír la voz querida de su amigo.

– ¿Qué rayos estás haciendo en Dorset cuando éste es mi primer día de vuelta en Banford? -preguntó una voz con afecto.

– Estás en Banford…

– Estoy en casa de mis padres, pero sólo hasta que halle otro empleo -luego le explicó que, al ir a visitar a Farran a su casa, Henry le sugirió que se comunicara con Georgia-. Sabía que pasaría por cualquier cosa para encontrarte, Farran, pero no me pidas que alguna vez regrese a un salón de belleza para mujeres -dijo para hacerla reír.

– Bien, te lo prometo -rió y Andrew aclaró el motivo de su llamada.

– Georgia me dijo que tu trabajo implicaba que vivieras allí mismo, pero quería saber si la semana que viene podríamos vernos en tu día libre.

– Claro que sí -se alegró Farran y recordó que no tenía un día "libre". Miró a la señorita Irvine con la intención de preguntarle si podía ir a pasear unas cuantas horas la siguiente semana; pero se percató de que Stallard la miraba con ojos de asesino. Empezó a tartamudear y añadió con rapidez-: ¿Puedes llamarme la próxima semana? -sugirió.

– Por supuesto -Andrew colgó, después de despedirse, y Farran todavía intentaba saber qué significaba la mirada asesina de Stallard Beauchamp.

Decidió que lo ignoraría y se dispuso a llevar la bandeja a la cocina. Stallard se le adelantó. Se puso de pie y tomó la bandeja de manos de la joven.

– Permíteme -ofreció con amabilidad y Farran sintió que deseaba hablar a solas con ella, así qué lo siguió a la cocina.

– Gracias -agradeció al estar solos.

– ¿Acaso Watson es tu amante casado de Hong Kong? -preguntó Stallard Beauchamp sin preámbulos.

– No, no lo es -se enojó de inmediato al notar su descaro-. Por lo que sé, Russell Ottley sigue en Hong Kong y nunca fue mi…

– ¿Ha venido este Watson aquí a verte? -la interrumpió sin miramientos.

– No -rugió ella.

– ¿Y qué hay cerca de otros hombres? -insistió-. Te recuerdo que estás aquí para hacer un trabajo.

¡Qué injusto!

– Demonios -explotó Farran-. No he parado de trabajar desde que entré por esa puerta. En cuanto a otros hombres -eso la dejaba perpleja, pues ese mismo día fue cuando le contó de su amor por Russell-, he vivido la vida de un monja desde que llegué.

– El cambio no te perjudicará -gruñó y se fue antes de que Farran pudiera abofetearlo.

Farran añadió más adjetivos a la lista que ya le tenía reservada al odioso de Stallard y lavó todo con enojo. Por fortuna, nada salió dañado.

Después de estar media hora en la cocina, sintió que su furia había disminuido lo suficiente para entrar en la sala de estar y preguntarle a la señorita Irvine lo que deseaba cenar. Se alegró al notar que Stallard estaba a punto de marcharse.

– No te levantes, Nona -decía cuando Farran entró-, no es necesario que me acompañes a la puerta.

– Stallard ya se va -gimió Nona Irvine a Farran al verla-. Acaba de recordar que tiene que regresar de inmediato a Londres a resolver un asunto.

Farran decidió que no sería cortés mostrar su alegría frente a la anciana.

– Ay, Dios -murmuró y se enfrentó a un par de ojos grises que la observaban con dureza-. Qué triste -y sonrió con dulzura.

Se percató de que él sabía muy bien que ansiaba que se marchara cuanto antes. Tuvo la horrible sensación, a pesar de la frialdad de los ojos grises, de que sólo por el placer de borrar la sonrisa de su rostro, Stallard estuvo a punto de cambiar de idea acerca de la urgencia de regresar a Londres.

Pero no cambió de opinión. Mucho después de que se fue, Farran todavía se preguntaba el motivo de su partida. Su pretexto de tener un asunto pendiente en Londres era sólo eso: un pretexto. ¿Qué lo hizo cambiar de idea acerca de pasar el fin de semana en la casa? Aunque la señorita Irvine fue muy exigente ese día, Farran dudaba de que la anciana hubiera agotado de tal manera su energía que Stallard prefiriera marcharse.

Así que Farran dedujo que ella misma debía ser la culpable. A pesar de su alegría anterior, eso la fastidió y le desagradó. Estaba muy bien odiar a Stallard Beauchamp, pero el tener la certeza de que ella le resultaba tan desagradable que él ni siquiera podía pasar unas cuantas horas en la misma casa, era algo que la desconcertó mucho.

Capítulo 6

El domingo fue un día frío que estuvo de acuerdo con el humor de Farran. La chica suspiró al levantarse de la cama. Estaba a punto de bañarse, cuando se le ocurrió que quizá el motivo de su depresión era que no pudo intercambiar palabras amables con Stallard antes de que éste se marchara hacia Londres.

Farran reprimió el raro deseo de que Stallard Beauchamp no hubiera regresado ayer a Londres, y se concentró en sus gárgaras. Quizá el convivir con la señorita Irvine la estaba desequilibrando, se dijo con humor.

Para alegrarla, Georgia la llamó por teléfono después del desayuno, para disculparse por no haber podido charlar con ella el día anterior.

– No esperaba que lo hicieras -sonrió Farran-. Sólo hablé para saludarte. ¿Cómo van las alteraciones de la verdulería?

– Si no fuera por ese amor de arquitecto, ya me habría suicidado -exclamó Georgia.

– Dijiste que trabajarías con él para realizarlas -recordó Farran.

– Él… se… está interesando mucho por lo que hago -comentó Georgia, pero parecía dudar y no estar tan segura de sí misma como acostumbraba, Farran intuyó que quizá estaba enamorada del arquitecto.

– ¿Todavía… sales con él? -preguntó al recordar la cita anterior con el hombre. ¿Cómo se llamaba?… Sí, Idris Vaughan.

– Sí -era claro que prefería no hablar del asunto y cambió de tema-. Hablando de vida social, ¿qué haces allá para divertirte?

– Traté de jugar al bridge el viernes. Y Andrew Watson me llamó ayer.

– Vino al salón. ¿Estuvo bien darle tu número?

– Muy bien.

– ¿Y de veras estás bien allá?

– Claro -contestó Farran.

– ¿La querida anciana no es tan desagradable como pensaste?

– De hecho, me empieza a agradar -replicó Farran; después se arrepintió de ese comentario. Apenas colgó, la señorita Irvine salió de la cocina y se quejó mucho de que la había dejado sola limpiando los restos del desayuno.

Desde entonces, hasta el martes, pareció que Farran no pudo hacer nada bien para ella. Además, el martes fue el turno de la señorita Irvine para que el juego de cartas se realizara en su casa, pero ni el juego evitó que hiciera comentarios acres de cuando en cuando.

Para alivio de Farran, la señorita Irvine decidió acostarse temprano. Aun así, fueron las diez y media cuando Farran le subió su vaso de agua, su bolso y varios objetos más a la habitación.

Piensa en Georgia y en el tío Henry, se dijo Farran, al tener que bajar dos veces más por un libro y para cerrar con llave la puerta principal. Fue a revisar la puerta trasera y a apagar las luces. En ese momento sonó el teléfono.

Recordó que Andrew Watson la llamaría esa semana y también que tenía que pedirle a la señorita Irvine algo de tiempo libre, de estar la anciana de mejor humor.

– Bueno -sintió algo raro en el estómago al percatarse de que no llamaba Andrew sino Stallard Beauchamp.

– ¿Cómo está todo? -preguntó con sequedad.

– ¿Cómo esperarías que estuviera? -replicó Farran. Lo último que necesitaba era oírlo de mal humor ese día.

– ¿Cómo van las cosas entre Nona y tú? -rehízo la pregunta.

– No considerarías ponerla en un asilo, ¿verdad?

Hubo una pausa y el tono de voz fue menos duro, como si entendiera que Nona Irvine podría ser muy fastidiosa si se lo proponía.

– ¿Tan mal está la situación?

– No tanto -Farran se avergonzó de inmediato-. ¿Querías hablar con ella?

– En realidad, no -respondió Stallard y, para sorpresa de la chica, colgó. Farran se quedó perpleja, dándose cuenta de que Stallard no habló para charlar con la anciana.

Sonrió, porque entonces eso significaba que habló sólo para comunicarse con ella. Lo cual tal vez significaba que quizá no le desagradaba tanto como ella creyó. Apagó la luz y se fue a dormir.

Al día siguiente, las cosas mejoraron pues la señorita Irvine parecía estar de mejor humor.

Estuvieron tan bien que Farran le contó acerca de la llamada de Andrew del sábado pasado.

– ¿Es tu novio? -inquirió la señorita Irvine.

– No -replicó Farran-. Fuimos a la escuela juntos y como vivíamos muy cerca nos hicimos amigos. Como por ahora no trabaja, creo que podría venir cualquier día a Monkton -ya antes había mencionado que a Andrew le gustaría mucho verla.

– ¿Y te gustaría a ti verlo? -la señorita Irvine fue cordial.

– Creo que sí -sonrió la chica… y apenas dio crédito a lo que oyó.

– ¿Por qué no lo invitas a comer? -sugirió la anciana con amabilidad.

– Yo… -gimió Farran. Andrew no había pensado en comer con ella y con la octogenaria señorita Irvine, al decir que le gustaría ver a Farran. Pero la chica no quiso alterar el buen humor de la señora, así que recobró el habla-. ¿A usted no le importaría?

– En lo absoluto. Me encanta la compañía -sonrió la anciana-. ¿Te llamó tu amigo Andrew ayer por la noche? Creí oír el timbre justo después de ir a acostarme.

– Así es -asintió Farran-, pero no se trataba de Andrew, sino de Stallard…

– ¿Stallard? -interrumpió la anciana. Era claro que estaba triste por no haber hablado con él; sin embargo no mostró aspereza en la voz-. Deberías haberme llamado. Me habría puesto una bata para bajar.

– Lo siento.

– No importa. ¿Dejó algún mensaje?

– No habló mucho tiempo… sólo quería preguntar por usted -Farran pensó que era preferible contarle una mentira blanca y no que Stallard preguntó cómo iban las cosas entre ella y la señorita Irvine. No la sorprendió la sonrisa de la señora, pero sí su comentario-: Es un hombre muy amable, muy parecido a su querido padre.

Impresionada por el tono amable, casi reverente, de la voz de la anciana, Farran lo comparó con el odio y la rudeza de la señorita Irvine cuando ésta se refirió a la madre de Stallard al decir: "Esa mujer nunca fue amiga mía".

– ¿Usted… es amiga del padre de Stallard? -Farran sintió que no era una pregunta impertinente. La respuesta la impresionó.

– Murdoch Beauchamp murió -suspiró y añadió con ternura-. Él y yo éramos más que amigos -implicaba que estuvo enamorada del padre de Stallard.

Antes de que la joven lograra captar que quizá fueron amantes, el teléfono sonó. La señorita Irvine fue a contestar.

– Es para ti -le dijo a Farran y suspiró con voz baja-: Es tu amigo Andrew. Invítalo a comer.

– Tengo todo el día de mañana a tu disposición -anunció Andrew.

– Ven a comer -Farran le susurró a la anfitriona, que esperaba a un lado-: Vendrá mañana, señorita Irvine. ¿Es eso conveniente para usted?

– Perfecto -declaró la anciana-. Iremos de compras -se dirigió a ponerse el sombrero y el abrigo, pero hizo una pausa-. A propósito, llámame Nona… "Señorita Irvine" me hace sentir vieja.

Fue bueno ver de nuevo a Andrew. Era una persona muy agradable y natural. Como la señorita Irvine mantuvo el mismo buen humor del día anterior, la comida fue excelente.

– Debes venir a visitarnos de nuevo, Andrew -comentó Nona Irvine cuando éste se despedía de la anciana y de Farran.

– Gracias, sería agradable repetir esto -aceptó él y se alejó en su auto.

Pero el hecho de que Nona Irvine no se había transformado en un manso corderillo fue evidente cuando, el viernes, Farran la sacó a dar una vuelta en el auto. Después de media hora, ya estaba harta. El paseo duró una hora y el respeto de la chica por Stallard aumentó mucho. Él había dado un paseo a Nona el sábado anterior… y eso duró dos horas.

De regreso en casa, Farran preparó café y mientras lo tomaba en la sala de estar junto con Nona, el timbre de la casa sonó.

– No hay paz para los malvados -comentó Nona con sequedad y, mientras iba a abrir, Farran se preguntó si de nuevo evidenciaba su sentido del humor. ¿Acaso estaba consciente de cómo destruyó la paz de la chica en el paseo?

Farran sonrió ante el sentido del humor raro de Nona. Seguía sonriendo cuando abrió la puerta para ver al doctor Richards.

– ¡Qué buena bienvenida! -saludó él.

– Pase -invitó la chica-. La señorita Irvine está en la sala de estar.

– ¿Quién dijo que vengo a ver a la señorita Irvine? -sonrió con descaro.

– No soy yo su paciente, doctor Richards -Farran intentó aparentar estar molesta.

– Qué bueno, Farran; de lo contrario tendría que pensarlo dos veces antes de llevarte a cenar esta noche.

Farran se dirigió a la sala de estar y, sin importarle qué pensara el médico, anunció:

– Aquí está el doctor Richards.

– Usted no era tan atento conmigo antes de que viniera Farran -comentó Nona de inmediato al verlos entrar.

– ¿Cómo puede decir eso? -rió él junto con Nona.

Después, cuando Farran despidió a Tad Richards, se había negado a cenar con él, pero aceptó llamarlo Tad. El resto del día transcurrió con tranquilidad. Nona se fue a dormir a las diez y media y Farran la acompañó para llevarle sus cosas. Volvió a bajar para asegurarse de que las puertas estuvieran bien cerradas. Al acostarse, se sintió rara, como si estuviera incómoda consigo misma y tensa al mismo tiempo.

Sin embargo, cuando Farran despertó el sábado logró saber el motivo de su incomodidad y tensión. ¡Estuvo esperando que Stallard Beauchamp fuera a visitarlas ayer!

Mientras se vestía, Farran intentó saber por qué la molestaba no saber si él las visitaría ese día o no.

Después de la visita del sábado pasado debería estar muy contenta si no volvía a verlo nunca más. Como ahora Nona estaba de mejor humor esos días, ¿acaso sería porque Farran extrañaba tener a alguien con quien discutir y reñir? Se percató de que en realidad nunca había discutido con Nona, así que no veía por qué debía de extrañar una discusión con ella o con Stallard.

Decidió que en general era una persona que amaba la paz y de pronto se le ocurrió que en su relación con Russell Ottley había sido una persona más plácida que pacífica. De pronto, de la nada, cayó en la cuenta de que, a pesar de haber salido de Hong Kong, desesperada, ¡hacía días enteros que no pensaba en Russell Ottley en absoluto! Se percató de que hacía un mes que su mente era ocupada por otro hombre y que ya no se sentía desdichada como antes.

Bajó a preparar el potaje de Nona, todavía incrédula. Aunque, al pensarlo, estaba segura de que conocer a Stallard Beauchamp y su áspera lengua tan pronto después de regresar a Inglaterra, no tenía nada que ver con el hecho de estar olvidando con tanta rapidez a Russell.

– ¿Vamos a la biblioteca a cambiar mis libros? -preguntó Nona Irvine en el desayuno.

– Claro -asintió la chica.

En la biblioteca, mientras Nona tardaba años en escoger otros libros, Farran comenzó a angustiarse por Stallard Beauchamp. Aunque decidió no pensar más en él miró con frecuencia su reloj. Y cada vez se acercó más la hora en que Stallard llegó el sábado anterior.

– ¡Vas muy rápido! -se quejó Nona cuando regresaban a la casa.

– No mucho -replicó Farran, pero pudo ahorrarse el comentario pues Nona ya le hacía otra observación.

– Cuidado con ese auto.

– Sí, ya lo veo.

– Estás demasiado cerca.

Cuando llegaron a la casa, no estaba el auto de Stallard en la puerta.

Farran preparó café y estuvo segura de que Stallard no tenía la intención de ir a Low Monkton ese fin de semana. Así que se dijo que a ella no le importaba, aun cuando a Nona le hubiera agradado verlo.

Farran dejó a Nona con sus libros y empezó a preparar la comida. De nuevo se sintió incómoda al preparar la ensalada. Quizá debí aceptar la invitación de Tad Richards, pensó. No le interesaba el médico, pero quizá salir con él reduciría el tedio de su exilio de tres meses.

Nona insistió por una vez en ayudar a secar los platos y Farran se avergonzó un poco por considerarla como la fuente de su tedio. Después, Nona volvió a su novela policiaca.

Como pensó que pronto dormiría una siesta, Farran se quedó en la cocina para no molestarla. Pensó en la armonía con la que Stallard y ella lavaron los platos el sábado pasado… ¡Maldita sea!, se dijo con enojo al percatarse de que una vez más pensaba en él. ¡Como si le importara! ¡No le importaba! No le importaba si nunca volvía a tomarse la molestia de visitar a una pobre anciana, dulce… En ese punto, Farran se detuvo. Nona Irvine era una anciana, pero no podría ser descrita como pobre ni dulce. Eso causó que Farran pensara que también el resto de sus pensamientos no era verdadero.

Decidió que tan sólo tenía un mal día. Para ser franca, no le importaba un comino si no volvía a ver a Stallard Beauchamp en su vida.

Así que la sorprendió mucho el que su corazón se acelerara el ver el conocido auto detenerse afuera. Vio la alta figura decidida de Stallard bajar del auto.

– ¡Qué bien! -exclamó Nona-. Iré a recibirlo, mientras tú preparas el té.

Farran preparó la bandeja y la tetera y oyó el murmullo de voces. Esperó a que él agua hirviera y de pronto la invadió cierta timidez de volver a verlo. Eso era raro, pues no era una chica tímida. Justo cuando se disponía a llevar la bandeja y se dijo que se dejara de ridiculeces, perdió el aliento al ver entrar a Stallard en la cocina.

– Hola -lo saludó con voz baja, de nuevo tímida.

– ¿Cómo está tu mundo? -inquirió con una sonrisa a medias que le agradó mucho a Farran.

– No me puedo quejar -devolvió la media sonrisa-. ¿Cómo está tu mundo? -preguntó a su vez con una sonrisa total. Vio cómo él le miraba la boca antes de fijar la vista en sus ojos.

– No necesita mejorías -murmuró y la hizo perder el aliento porque, aun cuando Farran no estaba del todo segura, tuvo la impresión de que no se refería a "su mundo" sino… a ella. Pero Stallard destruyó la ilusión al añadir-: ¿Está lista la bandeja?

– Puedo llevarla -pero supo que perdía el tiempo, pues Stallard ya la tomaba en sus manos.

– Pasa primero -instruyó.

Farran pasó primero y Nona sirvió el té con galletas. Farran los oyó entablar conversación y eso le dio tiempo para recobrar la compostura.

¿Qué rayos le pasaba para inquietarse tanto al verlo frente a ella? No había duda de que él no le agradaba; la mayoría de las veces se portaba como un cerdo con ella. Entonces, ¿por qué debía gustarle él?

Farran recordó a Russell Ottley y lo tonta que se portó con él. Decidió que no repetiría la experiencia… sobre todo con un hombre que tenía reputación de mujeriego. Por lo menos, de acuerdo con Georgia y con los rumores, Stallard Beauchamp era un hombre a quien le agradaban las mujeres bonitas.

– Lo siento -se disculpó al darse cuenta de que Nona la llamaba-. Me temo que…

– No te hablaba a ti, sino de ti -sonrió Nona-. Le he pedido a Stallard que se quede y le he recordado lo mucho que trabajaste el sábado pasado, mientras paseábamos nosotros, para tenerle el cuarto listo.

Farran no sabía que Nona se hubiera percatado de ese detalle, pero decidió que Stallard no la atraía y que no le importaba si se quedaba allí ese fin de semana.

– Bueno, está bien que de cuando en cuando se limpie esa habitación -fue un comentario nada comprometedor.

– ¿Preferirías que no me quedara? -inquirió Stallard de modo directo, pero sin parecer dispuesto a hacer nada que no le gusta hacer.

– ¿Cómo podría no querer que te quedaras? -sonrió Farran y dejó que él averiguara si era un comentario sarcástico o si ella, de todos modos, no tenía voz ni voto en una casa que no le pertenecía.

– Cierto, ¿cómo? -Farran se percató de que interpretó su pregunta como un reto. Stallard la ignoró, para preguntar-: ¿Qué cuarto es el mío, Nona?

Nona se lo dijo, encantada, y Stallard le pidió que no hiciera ningún alboroto y que él podría arreglárselas solo.

– Eres mandón, igual que tu padre -señaló Nona-. ¿Qué quieres de cenar? Farran es una cocinera de primera.

– Estoy seguro de ello -aunque habló con naturalidad, pareció que no lo creía en absoluto-. Pero estoy seguro de que ella también merece una noche de descanso. Cenaremos fuera -eso hizo que Farran estuviera segura de que por nada del mundo quería probar su comida, lo cual fue como una doble agresión.

– ¿También Farran? -Nona sorprendió a la chica al hacer la pregunta.

– Yo… -intentó decir que podía comer cualquier cosa en casa.

– Claro, Farran también -interrumpió Stallard-. Es inconcebible que cenemos sin ella -¡cerdo sarcástico!, pensó la chica para sus adentros antes de que él prosiguiera-: Bueno, como necesito una camisa nueva, ¿quieres acompañarme a escoger una, Nona?

Cuando se fueron, Farran tuvo que reconocer que Stallard podía ser muy encantador cuando quería. Era obvio que no necesitaba ningún tipo de ayuda para elegir una camisa, pero Nona quedó fascinada al pensar que él valoraba mucho su opinión.

"Que se los lleve el diablo", pensó la chica al subir por la escalera. Se lavó el pelo y lo cepilló hasta hacer brillar mucho las ondas color castaño oscuro. Decidió que se pondría un traje de dos piezas color crema con una blusa de seda roja.

Todavía estaba en su cuarto cuando oyó que Stallard y Nona regresaban. Pero, en un impulso rebelde, se quedó en su habitación. Sin embargo, al oír que Nona subía con lentitud por la escalera y que entraba en su habitación, recordó que la anciana tenía artritis y le remordió la conciencia. Así que Farran fue a su cuarto para ver si Nona necesitaba ayuda.

– ¡Que bonita estás! -exclamó Nona y le aseguró que podía arreglárselas sola. Farran volvió a su propio dormitorio y se miró en el espejo. Era cierto que su cabello brillaba, pero no estaba maquillad y su blusa tampoco era nueva. De todos modos, el halago inesperado y poco frecuente de Nona la alegró un poco.

La cena no fue un éxito esa noche, desde el punto de vista de Farran. Fueron a un excelente hotel y la comida estuvo muy buena, pero Farran sintió que crecía una enemistad entre ella y Stallard.

Hacía mucho que se dio por vencida para tratar de entender cómo se deterioraron las cosas desde que se saludaron en la cocina, y se dijo a sí misma que no le importaba que Stallard le hablara con más sarcasmo que amabilidad.

Cuando salieron de la casa para ir al restaurante, aunque quiso ser puntual, Stallard y Nona la esperaban y al pie de la escalera. Farran vio que Stallard recorría su silueta con la mirada y lo oyó comentar: "El color rojo te sienta", pero salió de la casa antes de que Farran pudiera contestarle algo. La joven no tenía dudas acerca de lo quiso implicar esa vez. Lejos de decirle que el rojo le quedaba bien, estaba insinuando, gracias a que ella antes le confesó su infortunado amor por un hombre casado, que el rojo, de costumbre asociado con la inmoralidad, le sentaba bien a ella.

¡Cerdo!, se enfureció la chica, pero gracias a su buena educación no riñó con él y pudo participar de cuando en cuando en la charla durante la cena.

Sin embargo, debido al desagrado mutuo entre ella y Stallard, terminaron el primer y segundo platillos sin decirse nada uno a otro. Al llegar el postre, Farran sintió la necesidad de comentar algo, no obstante, pidió pastel de manzana; Stallard, queso y galletas, y Nona un pastel de merengue de limón.

– ¡Qué rico está esto! -exclamó la anciana al tomar un segundo bocado. De pronto mostró una sensibilidad de la que Farran no la habría creído capaz-. Claro, el que tú hiciste cuando vino a comer ese muchacho estuvo tan…

– ¿De qué muchacho se trata?-interrumpió Stallard.

– De Andrew -contestó Nona-. Me pareció una persona amable. Por una vez, pareció que a Stallard no le interesaba lo que Nona pensara. Miró a Farran con frialdad y preguntó:

– ¿Quién lo invitó?

Farran casi perdió la paciencia y sus buenos modales, pero logró tenerse.

– No tienes alguna objeción, ¿verdad? -pero no tuvo que hacer ningún comentario sarcástico o irritante, pues Nona se le adelantó.

– Yo invité a Andrew -declaró-. Creí que sería algo agradable para Farran.

Esta le sonrió de modo triunfal a Stallard y esperó que dijera algo. Sin embargo, se llevó una sorpresa al oírlo cambiar de tema, como si el asunto no le interesara.

– ¿Ya encontraste a una nueva señora que ayude con la limpieza?

– En… eso estoy -contestó Farran y comió su pastel de manzana.

Se alegró de llegar a casa y acompañó a Nona a su habitación. Bajó a cerrar con llave, pero una voz la detuvo.

– Yo cerraré -gruñó Stallard a su espalda. La chica se volvió y lo vio parado en el umbral de la sala de estar.

– Siempre y cuando no pienses que desatiendo mis deberes -comentó con acidez antes de ir a acostarse.

El desagrado mutuo prosiguió la mañana siguiente. Cuando Farran le preguntó si se quedaría a comer, Stallard le dijo que podía dejar de cruzar los dedos, puesto que no comería allí. Farran deseó golpearlo y se alegró de que llevara a Nona a dar un paseó en auto. Cuando volvieron, hacia el mediodía, Farran acompañó a Nona a la sala de estar.

– Stallard ya se va -comentó la anciana, pero, justo en ese momento, su ojo derecho empezó a llorarle. Como no tenía pañuelo, Farran se ofreció a ir por uno, pues ya sabía donde los guardaba Nona. Subió con rapidez al cuarto de la señora, sacó un pañuelo del cajón de la cómoda y, al salir corriendo de la habitación, chocó contra el cuerpo musculoso y alto de Stallard, quien se dirigía a su propio cuarto.

– ¿Por qué demonios no ves por dónde caminas? -rugió al tomarla de los brazos para evitar que Farran cayera.

– ¿Por qué demonios no…? -empezó a protestar la joven, pero al sentir sus manos en los brazos, olvidó por completo lo que quería espetarle-. ¿Por… qué… no…? -intentó decirlo de nuevo, pero su furia desapareció y de pronto perdió el aliento otra vez… y eso no tenía nada que ver con el choque recibido.

Entre sueños, pensó que algo también transformaba a Stallard. Su expresión ya no era de dureza y le preguntó con suavidad:

– ¿Por qué no… qué, Farran? -entonces, mientras la atraía hacia sí, ya no hubo necesidad de palabras. De pronto estuvieron uno en brazos del otro. Con un ansia desesperada se besaron con furia y pasión.

Farran nunca experimentó una sensación como la que la inundó al sentir la boca cálida y exploradora de Stallard sobre la suya. Al separarse, sólo logró mirarlo con perplejidad.

Al ver los cálidos ojos grises, no supo qué era lo que los suyos reflejaron. De lo único que estuvo segura fue de alegrarse de que Stallard no necesitara alientos para besarla de nuevo.

Farran sintió más placer cuando Stallard, necesitando más que un beso, empezó a acariciarle los hombros y la espalda. La apretó más y ella se acercó a su cuerpo. Siguió besándola y Farran tuvo la sensación de que se movían, pero, como estaba en trance, sólo le importaba sentir la boca de él sobre la suya. Sin embargo, recibió una impresión algo fuerte cuando Stallard empezó a besarle el cuello y Farran abrió los ojos… ¡para descubrir que estaban en la habitación de Stallard!

– Stallard -murmuró con voz ronca cuando él le besó el cuello, apartando un poco el suéter.

– Farran -contestó, y esta vez se acercaron más a la cama.

La campana de advertencia se apagó en el cerebro de Farran cuando Stallard la besó de nuevo y le acarició un seno con la mano.

Al sentir la cama detrás de sus piernas, de pronto Farran tuvo un pensamiento lúcido al que se aferró para no perder el control: en ese momento, apretó la mano y se dio cuenta de que tenía allí el pañuelo de Nona. En ese instante, actuó. Estaba demasiado confundida para saber si era el miedo de que Nona, desesperada por encontrar un pañuelo, subiera para hallarlos juntos, o si el motivo fue el último resabio de fuerza de voluntad que le quedaba. Tampoco pudo saber si se alegraba de separarse de Stallard o si se entristecía al hacerlo. De cualquier forma, lo empujó y Stallard se tensó de pronto, la miró a los ojos y dejó caer los brazos.

No sabía si su confusión era obvia para él. Pero Stallard siguió mirándola a los ojos cuando retrocedió un paso y exclamó:

– ¡Dios! -habló como si no pudiera creerlo, y como si de todos modos sintiera que era cierto-. ¿Tú… no… nunca…?

Farran tragó saliva al percatarse de lo que quería decir.

– Nun… nunca -replicó con voz temblorosa y trató de sonreír-. Me estoy reservando.

Stallard no le devolvió la sonrisa y retrocedió un poco más. Pareció recobrarse de la sorpresa causada por la virginidad de Farran y comentó con suavidad:

– Espero que el hombre afortunado con quien te cases, sepa apreciarlo.

Farran volvió a tragar saliva y huyó del cuarto.

Capítulo 7

Después de irse Stallard, Farran quedó muy ansiosa. Nunca antes sintió una emoción tan fuerte, tanta pasión, como cuando estuvo en brazos de él. Así, no fue de extrañarse que pensara en Stallard durante el resto del domingo y todo el lunes. El martes, cuando despertó pensando en él, creyó que quizá ya no era normal que el recuerdo de sus besos estuviera aún tan vivo.

– ¿A quién le toca este martes? -inquirió Nona en el desayuno.

– Creo que a Lydia Collier -respondió Farran; sintonizó su frecuencia con la de Nona, pero de nuevo su mente se centró en Stallard. Después de dejar esa tarde a Nona en casa de Lydia Collier, mientras esperaba en casa a que la anciana la llamara para que la fuera a buscar, Farran recordó otra vez a Stallard.

Al entrar en la casa, seguía preguntándose por qué no podía dejar de pensar en él cuando de pronto de detuvo. Se aferró al respaldo de una silla y palideció. Se dejó caer en la silla y trató de ver qué fue lo que pasó, pues, una vez sola en la casa silenciosa, de pronto supo lo que era verdad en sus sentimientos.

Recordó sus palabras al hacer referencia al "hombre afortunado con quien te cases", y sin duda alguna estuvo segura de que quería que fuera él el hombre con quien se casara.

Media hora después, Farran todavía intentaba acostumbrarse a esa revelación. Pensó que no podía ser cierto, que aún amaba a Russell Ottley, pero al comparar lo que sintió por él con lo que sentía por Stallard, no tuvo dudas acerca de que nunca amó a Russell.

Además, sabía que lo que le provocaba Stallard no era tan sólo un simple enamoramiento. Tampoco era algo físico, nacido de la urgencia que ambos sintieron al besarse; era algo que se venía gestando hacía algún tiempo.

El tiempo transcurrió y Farran también reconoció que nada bueno podría salir de su amor por Stallard. ¿Cómo podría ser de otra forma? Aparte de los rumores acerca de que era un hombre que no parecía querer sentar cabeza, ella ni siquiera le agradaba, mucho menos la amaba. Quizá la besó y la deseó, pero seguía estando convencido de que era una mujer muy materialista… y nada de lo que Farran pudiera decir o hacer alteraría ese hecho. Farran estaba pensando que su dignidad le impedía suplicarle que él cambiara esa opinión de ella, cuando el teléfono sonó.

– ¿Puedes venir a recogerme, Farran? -pidió Nona.

– Salgo para allá -Farran miró su reloj y se percató de que durante horas sólo pensó en su amor por Stallard y nada más. Pero el descubrir que amaba a un hombre a quien creyó odiar no alteró la rutina del miércoles ni del jueves. Cierto, ahora Nona estaba de mejor humor, pero había días en que Farran no paraba de subir y bajar por la escalera para traerle cosas que la anciana creía necesitar.

– Necesito más lana para tejer. Iremos a ver tiendas -anunció Nona el viernes. Farran pensó que quizá su artritis ya no la molestaba tanto, puesto que durante los dos últimos días no se interesó en su tejido.

Farran también se sintió mejor ese día, más viva. La semana transcurrió con enorme lentitud, pero por fin mañana sería sábado. ¿Acaso Stallard las visitaría?

Stallard no fue a verlas ese sábado, y cuando fue a acostarse, Farran tenía los nervios deshechos de tanto estar esperando oír un auto acercarse y luego alejarse.

El domingo decidió que no sufriría el mismo tormento mental ese día.

– ¿Quiere ir a dar un paseo? -le preguntó a Nona durante el desayuno.

– Stallard puede venir mientras estamos fuera -señaló Nona, así que Farran tuvo que quedarse en casa… y estaba tensa al acostarse, pues ese día tampoco vieron a Stallard.

Logró dejar de pensar en el hombre a quien amaba cuando, al día siguiente, el doctor Richards llegó a la casa.

– Como es lunes, pensé que estaría ocupado atendiendo enfermedades de lunes por la mañana -comentó Nona tan pronto como vio al médico entrar en la sala de estar.

– Este fin de semana tuve que estar de guardia, así que el lunes al mediodía me dejan salir del hospital -sonrió el aludido.

– ¿Así que ésta no es una visita de rutina? -Nona estaba tan alerta como siempre.

– El venir a verla nunca es una rutina, señorita Irvine -replicó-. ¿Cómo está usted hoy?

– Me sentiría mejor se viniera a visitarme el hijo de un viejo amigo mío -contestó.

Diez minutos después, Farran acompañó al médico a la puerta, con la sensación de que también ella se animaría si Stallard fuera a verlas.

– Tengo dos entradas para una obra de teatro espléndida -le comentó Tad Richards en el vestíbulo.

– Quizá podría acompañarlo, pero, como la señorita Irvine no se siente muy animada hoy, creo que mejor me quedaré a acompañarla -Farran hizo uso del pretexto ofrecido por Nona, sin remordimiento alguno.

– Ni siquiera te he dicho para cuándo son las entradas -exclamó con molestia.

– Será otro día -abrió la puerta para no comprometerse más.

– No me daré por vencido -sonrió-. Me verás el próximo lunes… y el lunes dentro de quince días.

Pero Farran lo vio antes del lunes siguiente. Aunque, para empezar, la semana comenzó como de costumbre y esa vez la sesión de bridge tuvo lugar en casa de Celia Ellams.

Sin embargo, al llegar el viernes, Farran se animó de nuevo. Le pareció lógico que, como no fue la semana pasada, Stallard de seguro iría a Low Monkton ese fin de semana.

Pero el sábado, para su gran decepción, éste no apareció. El domingo por la mañana, estaba muerta de angustia por esperarlo. Al llegar la hora de la comida, Nona mostró desilusión y pareció pensar que tendrían que esperar otra semana, para ver si el próximo sábado Stallard iba a la casa.

– Creo que iré a acostarme un rato -anunció Nona de pronto.

– ¿Se siente usted bien? -Farran no se alarmó porque a veces Nona prefería dormir la siesta en su cama y no en la silla.

– Muy bien -le aseguró.

– Iré a buscar mi libro y la acompañaré -dijo Farran y las dos subieron por la escalera.

Farran entró en su cuarto y tomó el libro, pero se preguntó cómo podría entender algo puesto que seguía pensando en Stallard. Resolvió intentarlo y salió al pasillo cuando le pareció oír un gemido.

Corrió al cuarto de Nona y vio a la anciana aferrada a la cómoda de cajones.

– Tuve un mareo -comentó tan pronto como Farran entró.

– ¿Cómo se siente ahora? -Farran ocultó su preocupación.

– Muy bien -declaró Nona, pero dejó que la chica la ayudara a sentarse en la cama.

– ¿Le duele algo?

– No -sonrió Nona, pero alarmó a Farran al añadir-: Pero creo que me meteré en la cama en vez de quedarme encima.

Un cuarto de hora después, ya que hubo ayudado a la anciana a meterse en la cama, Farran bajó. Como seguía preocupada, llamó a Tad Richards.

– Siento llamarlo el domingo por la tarde -se disculpó la joven y le contó lo sucedido.

– Iré a verla -contestó con naturalidad-. Llegaré en cinco minutos.

En efecto, estuvo en la casa en cinco minutos. Farran ya lo esperaba con la puerta abierta, para que Nona no pensara que se trataba de Stallard si el médico tocaba el timbre.

– No le he dicho a la señorita Irvine que le pedí que viniera -le advirtió al hacerlo pasar.

Nona estaba despierta cuando entraron en su habitación y Farran descubrió que Tad dio un excelente pretexto para justificar su presencia en la casa un domingo por la tarde.

– ¿Qué es lo que me hace? -bromeó al acercarse a la cama-. Aquí vengo, dispuesto a pedirle a la encantadora Farran que venga a cenar conmigo, y me dice que mi otra amiga favorita no se siente bien.

– No tengo nada malo -protestó Nona, pero no se opuso a que el médico la revisara.

– Perfecto -concluyó Richards al revisarle el corazón-. Pero como no suele tener mareos, creo que su cuerpo le pide un poco de descanso. ¿Va a complacerme y quedarse en la cama durante unos cuantos días?

– Puede… que sí -replicó y cerró los ojos.

– ¿De veras está tan bien como le dijo? -inquirió Farran al despedir al médico en la puerta.

– Vivirá muchos años todavía, aunque, igual que todos nosotros, puede haber días en que no se sienta del todo bien. Me parece que está demasiado cansada, así que la cama es el mejor lugar para ella. Ahora -adoptó su aire mundano-, ¿me harás ver como un mentiroso o vendrás a cenar conmigo?

– ¿Cómo podría, Tad? -sonrió Farran-. No puedo dejar sola a la señorita Irvine mientras está indispuesta.

– ¿Qué es lo que he hecho? -se llevó una mano a la frente.

Farran dejó de sonreír al subir la escalera. Todavía le preocupaba la salud de Nona.

– No estoy dormida -Nona abrió un ojo cuándo Farran asomó la cabeza.

– ¿Cómo se siente?

– Si vas a armar un alboroto, me levantaré -amenazó la señorita, aunque no tenía la misma voz de enojo que de costumbre.

– Entonces dejaré de armar un alboroto -sonrió Farran-. ¿Quiere dormir, hablar o le traigo un té con galletas?

– Hablando de comida, ¿vas a cenar con el doctor Richards hoy por la noche?

Farran se dio cuenta de que si le daba la misma razón a Nona que al doctor Richards, la anciana se levantaría de la cama.

– No -negó con la cabeza y se sinceró-: Hace poco que tuve una decepción amorosa con un hombre. Por ahora, no me interesa mucho el otro sexo -aunque eso ya no fue tan sincero.

– El amor puede ser una atadura -comentó Nona, como si hablara por experiencia. Cerró los ojos y se durmió.

Farran bajó y trató de no alarmarse por ella. Pero aunque Nona no parecía estar enferma, tampoco tenía al ánimo de costumbre. Volvió a preocuparse cuando, al subir de nuevo, Farran se dio cuenta de que la señora estaba despierta. Le preguntó si quería charlar un rato, a lo cual la anciana se negó… ¡Algo rarísimo en ella! Más tarde, le llevó la cena a Nona. Aunque ésta solía tener un apetito fenomenal, apenas tocó la comida… eso sí que preocupó a la joven.

Durante media hora se preguntó qué debía hacer. Sabía que tenía que llamar a Stallard; pero no deseaba hacerlo. Entonces, ¿llamar a Tad? Pero, ¿para qué? La condición de Nona no había cambiado; sin embargo, no cenó casi nada y eso sí que era extraño.

Después de media hora, Farran no dudó de que no debía llamar a Tad Richards sino a Stallard, aun cuando no quisiera hacerlo, puesto que éste la empleaba para cuidar de la anciana.

¡Diablos! Sin vacilar más, fue hacia el teléfono y lo llamó.

– Beauchamp -contestó una voz conocida.

– Habla… Farran -logró decir, después de una pausa en que sintió las entrañas como de gelatina.

Después de otra pausa, Farran intentó recobrar la compostura mientras Stallard le preguntó con dureza, como si no recordara haberla besado con pasión jamás:

– ¿Qué quieres?

– Para mí… nada -habló con frialdad. Se sintió herida al darse cuenta de que, mientras ella pensó en él durante dos semanas, parecía que no le importó a él ni un comino-. Sólo te llama para avisarte que Nona no se siente bien.

– Creo que sería mejor que llamaras a un médico -replicó Stallard, cortante.

– Ya vino el médico -rugió Farran herida por su tono frío e impersonal, después de la calidez que compartieron.

– ¿Qué le pasa?

– Está muy fatigada y necesita estar en reposo en cama -Farran consideró que eso era suficiente y colgó el auricular de golpe. ¡Cerdo! se enfureció. Al pasársele el enojo, se preguntó a sí misma qué fue lo que deseó de él. Era un hombre de mundo y era probable que estuviera acostumbrado a besar a mujeres sin pensar mucho en ellas después… mucho menos a recordar esos momentos íntimos y cálidos.

Farran subió a su cuarto con la certeza de que Stallard nunca la amaría. Triste, al percatarse de que ella pensaba todo el tiempo en Stallard y que no debía pasarle lo mismo a él, fue al cuarto de Nona.

– Bueno, ¿quiere que la acompañe un rato? -sonrió a la anciana.

Cuando Farran se fue a dormir, su preocupación por la señorita disminuyó mucho. Le pareció que había recobrado su ánimo de costumbre, pues antes de que Farran se acostara, la señorita Irvine le pidió que le subiera una docena de cosas que estaban en el piso de abajo y que prefería tener a la mano.

Cansada, Farran por fin dejó a Nona acostada para dormir. Fue a su propio cuarto con la intención de leer. Pero durante media hora no logró sumergirse en la trama, pues una parte de sí misma insistía en pensar en Stallard y en que, después de besarse así, de seguro él hubiera podido ser menos frío por teléfono.

¡Maldito sea! Farran apartó el libro y, segura de que no podría leer esa noche, trató de dormir. Estaba alargando la mano para apagar la lámpara de noche cuando se detuvo al oír que algo golpeaba el cristal de la ventana. Miró con fijeza el vidrio y el sonido se repitió.

Farran trató de no hacer caso a su acelerado corazón y pensó que no podría tratarse de Stallard. Mas cuando se levantó de la cama para investigar, no la sorprendió que él fuera la primera persona en quien pensó… de todos modos estaba en su mente todo el tiempo.

– Se puso una bata rosa y miró por la ventana. Su corazón latió desaforado al ver con alegría al hombre alto, afuera.

Se apartó de la ventana y, ejerciendo un gran control sobre sí misma, bajó de puntillas por la escalera. Al abrir la puerta, su corazón estaba rebosante de alegría, aun cuando habló con dureza:

– Espero que tengas buenos motivos para hacer que la gente decente salga de su cama -saludó a Stallard cuando él entró en el vestíbulo.

– ¡Qué primor! -murmuró él al mirarla a la luz del vestíbulo.

Farran se alejó con rapidez y, como no quería que el sonido de sus voces despertara a Nona, se metió en la cocina. Todavía intentaba saber si Stallard quiso decir que su saludo fue un primor o si fue el verla sin una gota de maquillaje lo que era primoroso, cuando se dio cuenta de que él la siguió a la cocina.

– Supongo que no esperas que te prepare la cena -su tono siguió siendo duro, pero la sorprendió la réplica de Stallard.

– No me atrevería -mientras Farran ponía agua para hacer café, prosiguió-: Se me ocurrió que como has estado cuidando de Nona durante todo el día, era justo que yo viniera a hacer el turno de noche. Mañana conseguiré a una enfermera -ya no hablaba con burla.

– No hará falta una enfermera.

– ¿No?

Farran le contó todo lo sucedido y la visita del médico.

– No quise alarmarte cuando hablé por teléfono -aclaró al percatarse de que logró preocupar a Stallard lo bastante para que fuera a Low Monkton esa noche. Le dio una taza de café y se le ocurrió algo-. ¿Tenías la intención de pasar la noche aquí? -intentó aparentar que eso no le importaba, pero en su interior ansiaba saborear todos los momentos posibles a su lado.

– No veo cómo habría podido ser enfermero nocturno de no ser así -replicó, pero, para alegrar a Farran, no hubo sarcasmo en su voz.

– De todas formas, ¿planeas quedarte, ahora que… bueno, que ya no son necesarios tus servicios como enfermero? -inquirió la joven, esperanzada.

– ¿Echarías a un hombre en una noche como ésta? -la diversión lo hizo sonreír.

Farran no veía nada malo en la noche y también sonrió. Vio que Stallard le miraba la boca y sintió el peligro. Todo lo que él tenía que hacer era alargar una mano y estaría perdida… lo sabía.

– No tiene nada que ver conmigo el que te quedes o te marches -comentó con pudor y aunque quería seguir charlando, se dio la vuelta-. Iré a cerrar y…

– Creo que eso me lo puedes dejar a mí -murmuró Stallard-. De todas maneras he de sacar mi maleta del auto.

– Entonces, buenas noches.

– Buenas noches, Farran -habló con suavidad.

Al llegar arriba, Farran seguía con el corazón acelerado. En ese momento, al oír la voz de Nona, se dio cuenta de que había una tercera persona en la casa.

– ¿Acaso llegó Stallard? -preguntó la anciana.

– Este… sí -replicó Farran y añadió, al darse cuenta de que Nona debía tener una intuición brillante-. Está sacando su maleta del auto y luego subirá. Supongo que vendrá a verla antes de irse a dormir. ¿Necesita algo, Nona?

– Ahora no -contestó-. Buenas noches, querida.

Farran durmió mejor esa noche que lo que había dormido desde hacía dos semanas. Sin embargo, a la mañana siguiente despertó temprano, para bañarse y vestirse con rapidez. Stallard tenía que recorrer largo camino para llegar a Londres y quería verlo antes de que se fuera a su oficina.

Pero al bajar a la cocina se percató de que Stallard despertó aún más temprano. Ya bebía una taza de café y leía el periódico.

– Buenos días -saludó la joven cuando Stallard bajó el periódico para verla.

– Buenos días -volvió a ver el periódico.

Farran se percató de que Stallard había vuelto a llenar la cafetera para ella, y la encendió. Luego, preparó el potaje para Nona y empezó a hacerse un huevo tibio. Se preguntó si debía hacerle el desayuno a Stallard. Lo miró con disimulo y se sobresaltó al darse cuenta de que ya no leía el periódico sino que observaba con detenimiento cada movimiento de ella.

– Este… ¿a qué hora te vas? -preguntó para ocultar su momentánea timidez.

– ¿Intentas deshacerte de mí? -inquirió con sorna y Farran sintió un gran amor por él. Eso era lo último que quería pero, como él no debía saber lo mucho que significaba y que le importaba volverlo a ver, habló con naturalidad.

– No -intentó implicar que no le importaba si se quedaba o no y prosiguió-: Lo que pasa es que, como tienes que atender un negocio…

– Espero que el negocio pueda sobrevivir un par de días sin mí -interrumpió Stallard con suavidad.

El corazón de Farran le dio un vuelco al oír que Stallard insinuaba que se quedaría en Low Monkton un par de días. Tuvo grandes dificultades para mantener su rostro impasible pero, al preparar la bandeja del desayuno de Nona, pensó que lo había logrado. Tomó una flor de las que había en un jarrón en el alféizar de la ventana y la colocó en la bandeja.

Tomó la bandeja y se dirigió a Stallard, quizá porque él ya la había ayudado antes con bandejas.

– Bueno, sé útil: llévale esto a Nona.

En ese momento supo que se enfurecería, pues no era un hombre a quien le gustara recibir órdenes. Stallard se acercó a la chica, miró la bandeja y la flor y clavó la vista en los ojos de la joven.

– Qué bonito -comentó con un murmullo y Farran no logró evitar sonrojarse. Se dio cuenta de que Stallard la vio ruborizarse y éste continuó-: Me refería al arreglo de la bandeja.

Farran apartó la bandeja y habló con aspereza.

– ¿A qué otra cosa podrías referirte? -se hubiera marchado de no ser porque Stallard la hizo levantar la barbilla con un dedo.

– Sin embargo, si hablara de ti, mi querida Farran -los ojos grises miraron los cafés temerosos de la joven-, habría usado la palabra "hermosa".

El corazón de la chica le dio otro vuelco y ésta pensó que ya nunca más le latiría con normalidad. Nunca supo cómo logró aparentar frialdad.

– De todos modos, te prepararás tú mismo el desayuno.

Su corazón siguió inundado de alegría cuando Farran lo oyó reír y le llevó el desayuno a Nona. Estaba feliz por estar bajo el mismo techo que él y eso la alegró en todo lo que hizo durante las horas siguientes. Estuvo consciente de que Stallard hizo unas llamadas de negocios mientras ella iba a ver cómo seguía Nona.

– Estoy fresca como una lechuga -declaró Nona y amenazó-: Creo que voy a levantarme.

Después de prometer que le haría su pollo favorito para la comida, Farran logró que la señorita se quedara en cama y ella volvió abajo.

Contenta, limpió la sala de estar y empezó a escribir una lista para ir de compras. Estaba inmersa en los ingredientes del pollo, cuando Stallard se le acercó por detrás para ver qué hacía, emocionándola mucho.

– ¿Todo eso es para hoy?

– Sólo son unos cuantos víveres -comentó la chica.

– Yo iré de compras, si quieres -se ofreció, pero Farran pensó que no sería una buena idea, ya que no parecía haber ido al mercado nunca, y le sonrió.

– Estoy segura de que Nona preferiría que la acompañaras -comentó con tacto y, al ver su maravillosa sonrisa, se dio cuenta de que no lo engañaba ni un momento.

Farran tardó un poco más de tiempo con las compras, debido a que ese día había un invitado muy especial en casa. Una vez que acabó, se apresuró a llegar a casa, pero tuvo que reconocer que el motivo no era Nona.

Como de costumbre después de ir de compras, descargó las bolsas en la puerta principal. Y esta vez, gracias al ansia que la invadía de entrar en la casa, no metió el auto en la cochera sino que lo estacionó junto al de Stallard.

Sin embargo, se olvidó del auto por completo una vez que entró en la casa y oyó voces provenientes de la sala de estar. Nona, a riesgo de perder una suculenta comida, se había levantado de la cama.

Farran dejó las bolsas de la compra en la cocina y fue a la sala de estar. Consciente de que Stallard estaba sentado frente a Nona, le habló con dureza fingida a esta última.

– ¿Acaso sirve de algo decirle que descansará mejor en su cama que aquí?

– Stallard ya me dijo todo eso -sonrió Nona y no mostró ningún arrepentimiento al preguntar-: ¿Acaso comeré sólo pan y agua?

Farran se rió y al regresar a la cocina, oyó cómo Nona le explicaba a Stallard que había intentado mantenerla en cama valiéndose de un soborno alimenticio.

La comida fue espléndida y muy alegre. Nona comió muy bien y la conversación se mantuvo viva y animada. A veces, mientras Nona se dirigía a ella, Farran se percataba de que Stallard la miraba y tuvo que hacer un esfuerzo para limitar el número de veces que lo observó.

Cuando Nona fue a su silla favorita en la sala de estar, Farran sintió que su felicidad se desbordaba cuando Stallard empezó a limpiar la mesa.

– Puedo hacerlo sola -le pareció que era cortés protestar, pero se dio cuenta de que Stallard también podía ser muy considerado cuando lo oyó comentar.

– ¿Adónde más puedo ir para no molestar a Nona mientras duerme su siesta?

Farran estuvo en el quinto cielo cuando Stallard la ayudó a lavar los platos. Estaba tan enamorada de él que no logró hallar un tema de conversación. Por fortuna, Stallard le anunció que, como al parecer ni ella ni Nona hacían nada para encontrar ayuda doméstica, él habló esa mañana por teléfono a un anuncio del periódico local.

– No es necesario -protestó la chica.

– Claro que lo es -replicó él. Farran se dio cuenta de que no se quejaba de que la casa estuviera sucia, sino de que le pagaba por hacer ese trabajo.

Al recordar el cheque que le dio, se preguntó si también pagaría el salario de la afanadora. ¿Acaso él pagaba todas las cuentas? Pero no era una pregunta que le podía hacer. En ese momento, todos sus pensamientos acerca de Nona y sus necesidades desaparecieron al oír la voz de Stallard.

– ¿Sería impertinente preguntarte si tu amigo Watson ha venido a comer recientemente?

A Farran le pareció que nunca antes Stallard se preocupó de ser impertinente, pero contuvo cualquier réplica acerba pues no quería romper la armonía que sentía entre ambos.

– Sólo vino una vez… esa vez de la que Nona te informó -contestó-. Quizá no vuelva a ver a Andrew en más de un año.

– ¿Y te molesta eso?

Farran estuvo a punto de preguntarle si no tenía amigas que no fueran más que hermanas para él, pero se percató de que sería una pregunta tonta, pues estaba segura de que no era así. Como no quería romper la armonía existente, le dio una explicación sencilla.

– Considero a Andrew de la misma forma que consideraría a un hermano… si tuviera uno.

Hubo una breve pausa.

– ¿Eres hija única? -preguntó Stallard.

Durante el tiempo que limpiaron la cocina y lavaron la loza, Stallard le hizo preguntas acerca de ella y su familia y Farran también lo interrogó a su vez. Cuando la cocina estuvo limpia y se reunieron con Nona en la sala de estar, Farran pensó que, no sabía gran cosa además de lo que ya conocía. Si sus cálculos eran correctos, a partir de lo que podía intuir, Stallard tenía treinta y seis años. Su padre se casó de edad madura y tenía cincuenta años cuando Stallard nació, como le reveló este último. Murió hacía seis años, a la edad de ochenta años.

– Debo haberme quedado dormida -sonrió Nona al oírlos regresar a la sala de estar-. ¿En dónde?… Farran, hazme un favor y sube para buscar mi tejido… -se interrumpió al oír el timbre de la puerta principal. Farran se levantó a abrir antes de que nadie pudiera adelantarse.

– ¡Tad! -exclamó al abrir la puerta y ver al médico-. ¡Qué amable de tu parte que hayas venido a ver a la señorita Irvine!

– Nada de amable -sonrió-. Tengo un par de entradas al teatro que ansían ser usadas. ¿No crees que?…

– Por aquí -interrumpió Farran y lo condujo a la sala de estar. Abrió la puerta de la sala cuando él intentó detenerla.

– Farran -suplicó-, ríndete… podríamos cenar después de la obra -sugirió cuando la chica entró en la habitación.

Farran sonrió a Nona y anunció con alegría:

– El doctor Richards ha venido a verla -se hizo a un lado y Tad Richards adoptó su actitud profesional al acercarse.

Farran se imaginó que todos tendrían la vista fija en el doctor, así que le pareció que podía mirar a Stallard sin peligro. Lo hizo de inmediato y se quedó congelada, al percatarse de que Stallard no veía a Tad Richards sino que la observaba a ella con expresión de enorme frialdad. Atónita por el brillo asesino de sus ojos, Farran se percató de que desapareció cualquier armonía que imaginó que existía entre ambos.

Perpleja ante ese cambio brusco de armonía a odio, apartó la mirada. ¿Qué he hecho ahora?, se preguntó.

Capítulo 8

Farran seguía perpleja y no sabía qué hizo para que Stallard quisiera matarla con la mirada. Oyó que Nona le presentaba al médico y que Tad le hacía unas cuantas preguntas a la anciana. Como seguía conmocionada, no pudo hacer otra cosa más que actuar como una observadora distante.

¡Qué tonta fue al pensar que la enemistad entre Stallard y ella había terminado! Qué estúpida fue al imaginar, por un momento siquiera, que sólo porque ese día Stallard se portó como un caballero, así sería para siempre.

Farran tuvo que reprimir sus ilusiones y su dolor cuando Tad estuvo a punto de marcharse.

– Señorita Irvine, desearía que algunos de mis pacientes cincuentones tuvieran tan buena condición física como usted -comentó a la paciente después de observarla y de oír las respuestas a sus preguntas y de saber que la anciana no tenía ningún efecto del mareo del día anterior-. Vendré a verla otra vez -prometió al dirigirse hacia la puerta de la sala de estar.

Farran también lo acompañó, obedeciendo al impulso natural de acompañarlo por cortesía. No pudo evitar mirar en dirección de Stallard, pero la mirada de arrogancia helada que éste le dirigió, la hizo bajar la vista.

Deprimida, fue al vestíbulo. ¡Nunca lo imaginó, Stallard sí la odiaba!

– Acerca de las entradas al teatro… -mencionó Tad cuando Farran abrió la puerta.

– Llámame -sin pensarlo, le dio más aliento del que quiso, aun cuando Tad Richards fuera la última persona en quien pensaba.

– De acuerdo -exclamó, y se fue, muy contento.

Farran deseó sentir la misma alegría y se detuvo después de dar dos pasos en dirección de la sala de estar. Sabía que algo molestaba a Stallard y, a pesar de que no la atacaría verbalmente frente a Nona, no tuvo ánimos para sentarse con ellos y recibir las malas vibraciones de él.

Recordó que Nona le pidió su tejido y fue a buscarlo. Sabía que eso le tomaría un par de minutos, pero por lo menos recuperaría la compostura, pues se sentía muy temblorosa.

Encontró el tejido y justo cuando Farran salía del cuarto, oyó la puerta de la sala de estar que se cerraba. Se detuvo, segura de oír las pisadas de Stallard. Como no deseaba encontrarse con él, se metió en su propio cuarto.

Estaba a punto de cerrar la puerta del dormitorio, cuando lo oyó subir por la escalera. Como no quería que oyera que cerraba la puerta y que supiera en donde estaba, se alejó de la puerta.

Se encontraba en el otro extremo de la habitación cuando oyó que Stallard se detenía. Ella dejó de respirar. Aunque no sabía qué demonios tenía, contuvo el aliento mientras esperaba a que Stallard fuera a su propio dormitorio.

Tenía la vista fija en la puerta cuando la vio abrirse de pronto. Con la boca abierta, observó como Stallard entraba de un par de zancadas, furioso. Se detuvo aun metro y medio de la chica.

Habló con aspereza, sin esperar a que ella pronunciara palabra.

– Así que aquí es donde estás refunfuñando.

Farran tragó saliva, pero sintió que la adrenalina le corría por las venas.

– ¿Refunfuñando? -retó y habló también con sarcasmo-. Corrígeme si me equivoco, pero creo que tengo, más derecho de estar en mi cuarto que tú… sobre todo sin que nadie te haya invitado.

– Asumo que invitas con más frecuencia a Richards -replicó Stallard y le hizo perder el aliento. ¿Cómo había mezclado a Tad Richards en el asunto?

– Algunos hombres son más agradables que otros -gruñó, llena de enojo. Ya no se retractaría, no ahora.

– Ya lo noté -cortó Stallard y entrecerró los ojos, revelando desagrado por las respuestas de Farran. A ésta tampoco le gustó el siguiente comentario de Stallard-. Quizá no te hayas dado cuenta, por tu avaricia, pero estás aquí para ser una compañía y una ayuda para la señorita Irvine, no para llamar a su médico a cualquier hora del día o de la noche para no aburrirte.

– Para no… -Farran se quedó sin palabra durante un instante al oírlo-. ¿Cómo te atreves a decir eso? -exclamó-. Sabes muy bien que sólo llamé a Tad porque… -se interrumpió cuando Stallard dio un paso amenazador hacia ella.

– ¿Con qué lo llamas Tad?

– Así es.

– Pues qué bonito -se enojó antes de dejarla proseguir-. Mientras que cualquier cosa podría sucederle a Nona, tú y Tad hacen de tórtolos en el vestíbulo.

– No es verdad -gritó Farran, pero no sirvió de nada porque Stallard la tomó de los antebrazos con fuerza.

– ¿Cuántas veces has salido con él? -exigió saber. Mientras Farran se daba cuenta de que el motivo de la furia de Stallard era que pensaba que dejaba sola a Nona todas las noches, él prosiguió-: ¿Acaso has olvidado para qué estás aquí?

De hecho, como Farran ahora se entendía bien con Nona, la razón de su presencia en la casa ya no tenía importancia. Pero no quiso que Stallard supiera que, durante dos semanas, ella estuvo vigilando por la ventana, esperando verlo.

– No es algo probable, contigo siempre en la puerta, al acecho -replicó con ira.

Por la forma en que Stallard le apretó los brazos, se percató de que su respuesta lo disgustó.

– Claro, preferirías que me mantuviera lejos. Al estar aquí, es obvio que caigo en la cuenta de lo que sucede. De no estar aquí hoy, nunca me habría enterado de que, a expensas de una anciana, tú tienes un coqueteo con su doctor.

– Eres injusto -explotó Farran.

– ¿De veras? -retó Stallard y al verlo, gracias a la mandíbula tensa, los ojos duros y fríos, Farran se percató de que, aunque lo repitiera una y otra vez, nunca la creería.

Pero de todos modos seguía enojada, así que se frustró:

– Vete al demonio -no obstante, de inmediato se dio cuenta de que, debió mantenerse callada, pues su respuesta no le agradó en absoluto a Stallard, quien empezó a acercarse-. No -exclamó la joven con pánico, pero sabía que su protesta era inútil. En cualquier momento le haría pagar caro su comentario.

Sucedió antes que eso. Forcejeó contra él pero, un segundo más tarde, Stallard la atrajo hacia su cuerpo con fuerza y la besó.

No hubo suavidad en el beso, sólo furia. Farran luchó para liberarse.

– No -logró exclamar de nuevo cuando Stallard se separó un momento de ella. Pero la separación fue sólo momentánea, pues volvió a besarla y, con una fuerza superior a la suya, la condujo hacia donde quería.

El hecho de que ese lugar fuera la cama, sólo aterró más a la joven.

– Detente -ordenó cuando él la empujó sobre el colchón, pero, debido a que en su interior sólo había contradicciones, su voz apenas fue audible.

De todas maneras, Stallard no pareció oír su protesta. De nuevo capturó su boca con la suya y evitó que escapara al yacer sobre ella.

De todos modos, Farran intentó alejarse, pero cuando su cuerpo se movió contra el suyo, lo único que pasó es que se dio cuenta de que sólo le provocaba un deseo mayor a Stallard.

– Sigue así, linda -apretó los dientes-, y puede ser que te viole.

– ¡Ja! -se burló ella pero era sólo fingimiento y se inmovilizó.

De pronto, toda la agresión pareció desaparecer en Stallard, sus besos se suavizaron y Farran descubrió que dejaba de forcejear contra él. Toda su voluntad de luchar contra Stallard se desvaneció.

Quiso decirle que "no" de nuevo, pero cuando la besó con gentileza otra vez, casi a modo de disculpa, olvidó lo que tuvo intención de decirle.

– ¡Stallard! -jadeó con suavidad cuando sus bocas se separaron y él la tocó con ternura y sus ojos grises miraron con calidez los suyos.

– Farran -su voz estaba ronca y le volvió a separar los labios con los suyos. Transfirió sus besos a su mejilla y le acarició el cuello.

Farran, con el deseo de besarlo en la boca, lo abrazó. Sintió que la acariciaba desde el cuello al seno y se aferró a Stallard con un movimiento convulso.

La besó de nuevo y ella le entregó sus labios y se arqueó para acercarse más; lo oyó gruñir. Farran se olvidó de todo menos de él y le devolvió beso por beso. Una gran felicidad la invadió al sentir sus besos en el cuello y detrás de las orejas.

La siguiente vez que le acarició el seno, Farran gimió de la impresión, ya que, sin que se percatara de nada, estaba ocupada en devolverle los besos. Stallard le desabrochó la blusa y ahora tenía los dedos en el sostén de la chica.

Desesperada, al sentir cómo su pasión crecía, Farran lo asió con fuerza de los hombros. No protestó cuando Stallard le desabrochó el sostén. Suspiró de placer al sentir que su mano se amoldaba a su seno.

– Stallard -exclamó con voz ronca.

Lo deseó como nunca cuando Stallard inclinó la cabeza y le besó la punta sonrosada del seno.

Farran estaba atrapada en un torbellino de deseo cuando, mientras Stallard le besaba y acariciaba los senos, sintió que con la otra mano él le desabrochaba los pantalones. Entonces, aun cuando no quiso negarle nada, una timidez repentina la invadió cuando Stallard le tocó el plano estómago.

No tuvo que preocuparse. Cuando se movió por instinto, tal vez Stallard lo interpretó como rechazo o tal vez tuvo la intención de rechazarla desde siempre, Farran ya no estaba segura de nada; de cualquier manera, en el instante en que sintió la mano de Stallard en la piel sedosa de su vientre plano… todo terminó.

Farran no entendió qué sucedía cuando Stallard le quitó las manos de encima y se puso de pie, con movimientos bruscos.

– Cúbrete, Farran -ordenó desde su posición cerca del tocador-. No queremos que te dé pulmonía, ¿verdad?

Su tono de voz, como un balde de agua fría, hizo que Farran recobrara la sensatez y que se cubriera con la blusa los senos hinchados y expuestos. Se levantó de la cama. Se estaba abrochando los botones cuando empezó a entender sus palabras y su tono de voz sarcástico; se estremeció.

– ¿Qué…?

– Demonios, Farran -prosiguió cuando la joven lo miró sin entender-, ¿acaso he cometido un error?

Lo miró con fijeza, oyó su voz con burla y volvió a la realidad. Empezó a darse cuenta de que, por muy doloroso que fuera, ella se perdió a todo menos a sus besos y caricias, y Stallard sólo tuvo la intención de excitarla para luego abandonarla.

– ¿Error? -repitió, llena de furia una vez más.

– Asumí que tu interés materialista estaba dirigido hacia el pobre médico -retó-. ¡Cuánto me equivoqué, querida Farran! -se burló, pero prosiguió con agresión-: Estás en busca de un pez mucho más gordo de lo que él es -declaró con dureza.

Farran inhaló hondo y apenas pudo creer que después de la ternura compartida, pudiera hablarle así. Su furia se salió de control y de pronto, contuvo su dolor para enojarse.

– ¡Dios mío! Jamás me casaría contigo, Stallard Beauchamp, aun si…

– ¡Casarte! -interrumpió, pasmado-. ¿Quién rayos habló de casamiento? -inquirió y, mientras Farran se daba cuenta de que para él el matrimonio era mucho más alarmante que emocionante, Stallard se recuperó de la impresión, se burló y ridiculizó-: No esperes por mí, linda. No soy del tipo de los que se casan.

– Tú… -Farran empezó a hablar, acalorada, pero oyó con claridad la voz de Nona desde abajo. -No olvides mi tejido cuando bajes, Farran -pidió. Farran vio que la bolsa del tejido yacía en el suelo y fue a recogerla. Encaró a Stallard.

– Tómala -gritó-. Necesito bañarme para quitarme la sensación de tus caricias antes de que pueda bajar por esa escalera -le lanzó el tejido y lo miró con rabia. Al ver cómo tensaba la mandíbula, pensó que había herido a Stallard. Se dio cuenta de su equivocación al ver que tan sólo la miraba con enojo y salía de la habitación.

Farran no corrió a darse un baño sino que permaneció de pie recordando la expresión pasmada de Stallard al oír hablar de matrimonio. ¿Por qué se le ocurrió hablar de casarse?

Apenada, herida, Farran estaba muy tensa. Con el corazón roto, se percató de que Stallard debió notar, gracias a su respuesta, que estuvo a punto de entregársele. Peor aún, ¿acaso se había dado cuenta de que lo amaba? Ay, ¿cómo podría mirarlo de nuevo a los ojos?

De pronto, el poco orgullo que le quedaba acudió en su ayuda. No tenía por que verlo de nuevo en su vida. Sacó sus maletas y empezó a guardar sus pertenencias. Más tarde, con un gran esfuerzo, bajó por la escalera sin hacer ruido con el equipaje.

En silencio pasó frente a la puerta de la sala de estar y oyó el televisor encendido. Esperó que el ruido ocultara su salida. Dio gracias a Dios por no haber metido el auto en la cochera; pero pasaron varios kilómetros antes de darse cuenta de que… ¡no era su auto! Era casi como si lo hubiera robado.

Recordó que Stallard pagó ese auto y ya no le importó haberlo tomado. Un par de kilómetros después, Farran trató de reprimir su dolor ante la decepción amorosa.

Cuando llegó a Banford, aunque sabía que seguía enamorada de Stallard, con un resabio de enojo lo maldijo con desesperación. ¡Cerdo!, sollozó para sus adentros. ¡Todo era por su culpa! No debió besarla. No debió… ¡Maldito sea!

Farran abrió la puerta de su antiguo hogar cuando se percató de que, debido a estar tan molesta y triste por Stallard, se había olvidado por completo de Nona.

Sin embargo, recordó que Stallard dijo que no iría a trabajar durante dos días. ¡Que él acompañara entonces a Nona!

– ¡Farran! -sonrió su padrastro al verla-. Qué bueno que estás en casa. ¿Te quedarás esta vez?

– Sí, tío Henry. Esta vez me quedo -lo abrazó.

Llevó sus maletas a su habitación y mantuvo a Stallard lejos de sus pensamientos, al intentar dilucidar si debía escribirle una carta a Nona y qué pasaría con su hermanastra cuando supiera lo que hizo.

Sin embargo, cuando Georgia llegó del salón de belleza, Farran se alegró al descubrir que su hermanastra era menos dura que antes.

– ¿Qué haces aquí? -esa fue la primera pregunta de Georgia.

– ¿Yo…? -de pronto, perdió la voz en un sollozo y apartó la vista.

– Linda -exclamo Georgia pues era la primera vez en años que veía en ese estado a Farran-. Esto es mucho peor que lo del tipo de Hong Kong, ¿verdad? -fue muy intuitiva.

– Creo que he aprendido la diferencia entre el amor y el enamoramiento -tartamudeó Farran.

– ¿De quién se trata?

– Stallard Beauchamp -Farran exhaló.

– Ay, Dios -se lamentó Georgia, mostrándole a Farran que también pensaba que no había esperanzas en amar a un hombre así-. ¿Qué pasó?

– No mucho. Reímos, nos peleamos, me enamoré de él… y espero con toda mi alma que no haya adivinado que lo amo porque, como dijiste, no es dé los que sientan cabeza -hizo una pausa e inhaló hondo-. No puedo regresar, Georgia -habló con sinceridad.

– Lo sé -Georgia pareció pensativa.

– No parece que te importe mucho -Farran intervino-. Quiero decir, esto termina con la probabilidad de que Stallard destruya el último testamento de la tía Hetty.

– Me importa muchísimo -exclamó Georgia, mostrando su parte dura. Se suavizó y confesó con un murmullo-: Pero, entre tú y yo, también estoy bastante enamorada de cierto tipo y en lo que a él se refiere tampoco actúo con gran sensatez.

Farran aceptó la opinión de Georgia de que quizá no actuó con mucha racionalidad en relación con Stallard. Al parecer, Georgia sufría la misma decepción que ella misma.

– ¿Es Idris Vaughan?

– Así es -confirmó Georgia.

– ¿No te ama?

– Si me ama no me dice nada y yo no se lo preguntaré -contestó Georgia-. Pero volvamos a nuestro problema. Tiene que haber una solución -opinó.

– No hablaré nunca más con Stallard -aclaró Farran con rapidez.

– Ya me doy cuenta -sonrió Georgia-. Pero hay que ser prácticos; ¿de veras crees que sería tan malo como para cobrarse lo pactado?

– No te entiendo.

– Bueno, te quedaste con la anciana durante un mes -señaló Georgia-. Con la tercera parte de la herencia podría cubrir los gastos necesarios.

Pasaron el martes y el miércoles y Georgia seguía tratando de hallar la manera de exigir lo que le pertenecía por derecho. Farran no fue de mucha ayuda pues le preocupaban otras cosas, como el auto que seguía estacionando frente a la casa desde el lunes.

Pasó el jueves y Farran no hizo todavía nada para devolverlo. Tampoco le escribió una carta a Nona. Empezó a sentirse mal por no hacerlo, pero se justificó diciéndose que estaba demasiado deprimida para hacer algo al respecto.

Con humor negro, se preguntó si en Low Monkton se habrían dado cuenta de que su baño se prolongaba demasiado. Pero se percató de que quizá no la extrañarían tanto. Nona tenía una opinión tan buena de Stallard, que tal vez no pensaría en nadie más mientras éste estuviera acompañándola.

Pero la prueba de que alguien supo que había desocupado el baño de Low Monkton vino al día siguiente, por la tarde. Farran estaba arreglando las flores en un florero de la sala cuando el teléfono sonó.

– ¿Bueno? -contestó y de pronto su corazón pareció recobrar vida.

– Tienes algo que me pertenece -rugió una voz muy conocida.

Santo Dios, pensó la chica al reconocer la voz de Stallard y tuvo que tragar saliva antes de poder contestar. Su corazón comenzó a acelerarse y asió el teléfono con fuerza.

– Dime dónde quieres que te lo entregue y me las arreglaré.

– ¿Acaso estás siendo graciosa? -inquirió con dureza y eso reavivó la vida en Farran.

– ¿Acaso parece que estoy bromeando? -replicó.

– Maldición -rugió Stallard y Farran escuchó cómo colgaba con estrépito.

¡Maldición!, se enfureció también y colgó a su vez. Pero durante el resto del día se mantuvo muy inquieta. ¿Qué rayos quiso decir con eso de "¿Acaso estás siendo graciosa?"

El sábado por la mañana despertó con la decisión de hacer algo con ese auto. Como no podía reunir suficiente valor para devolverlo en persona, lo mejor era contratar a alguien para que lo hiciera. Sin embargo, el único problema con eso fue que, como era fin de semana, nadie quería trabajar.

Con menos decisión, Farran colgó su última llamada hacia el mediodía. Tomó la decisión de que el lunes lo devolvería, cuando el teléfono sonó en ese momento.

– Bueno -contestó con algo de temor, aun cuando no pensaba en realidad que Stallard la llamaría de nuevo.

Sin embargo, su alivio estuvo matizado por la decepción al oír una voz femenina.

– Bueno… ¿Farran?

– ¿Nona?

– ¿Cómo estás? -inquirió Nona sin un átomo de censura en la voz por la forma en que Farran la abandonó.

– Muy bien, gracias -contestó Farran con calidez puesto que había empezado a querer a Nona-. ¿Está todo bien con usted? ¿No ha tenido ningún mareo o…?

– Estoy en perfectas condiciones -declaró Nona-. Pero te extraño, querida y me pregunto si hoy podrías venir a tomar una taza de té conmigo por la tarde -eso asombró mucho a Farran.

– Bueno, no creo… -Farran trató de negarse con tacto.

– Sé que es un recorrido muy largo para venir a tomar una taza de té -interrumpió Nona y a Farran le pareció que sollozaba antes de volver a recuperar el control-. Estoy muy sola ahora.

– ¿Está sola? -preguntó Farran con rapidez.

– Stallard me halló otra dama de compañía, pero no llegará aquí sino hasta el lunes. Y como él se fue al extranjero, no lo veré hasta dentro de un mes, y…

– ¿Stallard… se fue de viaje? -Farran la interrumpió para hacer la pregunta, a pesar de haber decidido que no preguntaría por él.

– Se fue anoche -confirmó Nona y por su tono de voz, a Farran le pareció que la anciana estaba muy solitaria-. Me alegraría mucho poder verte hoy.

Farran se suavizó de inmediato. Incluso se le ocurrió que, si iba a Low Monkton, podría devolver el auto.

– Ponga el agua a calentar, Nona, salgo para allá -sonrió.

Farran tan sólo se puso un vestido, en vez de sus pantalones, fue al taller para avisarle a su padrastro a dónde iba, fue a comentarle algo a la señora Fenner y se metió en el auto.

Mientras conducía, intentó no pensar en Stallard… Estaba segura de que, sin importar en qué país se hallara, no estaría pensando en ella. Farran se detuvo para comprarle unas flores a Nona y se preguntó con qué frecuencia saldrían los trenes de Low Monkton hacia Banford, puesto que tendría que regresar en tren.

A punto de llegar a su destino, a Farran se le ocurrió preguntarse cómo halló Nona su número telefónico. La única solución era que Stallard debió dárselo.

Meditó un momento en los motivos que él tendría para hacer algo así, pero, como sabía que a Stallard le importaba mucho la anciana, era obvio que debió dárselo para que no se sintiera sola mientras él estaba fuera del país.

Farran se dio cuenta de que Stallard debía saber lo que ella sentía por Nona y que se podía confiar en la chica para charlar por teléfono cada vez que la anciana llamara.

Farran sintió mucho amor por Stallard al acercarse a la casa de Nona. Durante un segundo, trató de ver si debía estacionar el auto en la cochera o no. Pero recordó que Nona se sentía muy sola y decidió que sería mejor hacerlo después. También era probable que Nona la hubiera visto llegar desde la ventana. Farran tomó las flores, salió del auto y llamó a la puerta principal.

La inundaba todavía cierta calidez al pensar cosas agradables de Stallard cuando la puerta se abrió, como si Nona ya hubiera estado tras ella, esperándola. Y Farran casi se desmayó. El individuo alto y fornido que le abrió no se parecía en nada a la persona que esperaba ver. No se trataba de Nona sino de un hombre que, de acuerdo con la información recibida, había salido de Inglaterra anoche.

– ¡Tú! -gimió Farran y desapareció toda sensación de calidez por pensar en él.

– El mismo -Stallard habló con frialdad-. Entra.

Capítulo 9

Farran asió las flores con fuerza e intentó recobrar la compostura, pero estaba tan atónita por ver a Stallard que no lo consiguió.

– ¿En dónde está… Nona? -inquirió casi sin aliento.

Sintió miedo por la anciana cuando, a modo de contestación, Stallard la tomó de la mano para hacerla entrar en la casa. Farran supuso que todavía debía estar demasiado perpleja, puesto que aceptó la ayuda. Pero él la siguió tomando del brazo para conducirla a la sala de estar y Farran temió aún más que Nona estuviera enferma.

– ¿En dónde está? -cuestionó, soltándose de él al percatarse de que Nona no se encontraba en la sala de estar.

– En este preciso momento -Stallard la miró con fijeza a los ojos-, yo diría que está jugando con alegría al bridge -Farran abrió mucho los ojos y él prosiguió-: Creo que me llamará como en tres horas, cuando quiera que vaya a buscarla para traerla a casa.

– Pero… pero -Farran meneó la cabeza como si esperara que al hacerlo se le aclararan las ideas-. Pero Nona me está esperando.

– Corrección -señaló Stallard, confundiéndola más que nunca-. Yo te estaba esperando.

– ¿Tú…? -de pronto su cerebro empezó a funcionar y se percató de que, si Stallard hubiera estado en el extranjero, no habría tenido tiempo de regresar tan rápido al enterarse de que Nona estuviera enferma-. Se supone que estás fuera del país -acusó Farran con frialdad, al recobrarse un poco de la impresión.

– Como puedes ver, no lo estoy -la miró de frente-. Puedo preguntarte, Farran, ¿por qué te negaste a venir a ver a Nona hasta que ella te dijo que yo estaba de viaje?

Farran apartó la vista y trató de recordar la charla que sostuvo con Nona.

– Yo… -por fortuna, la rabia la ayudó-. Tú no tienes nada que ver en esto -vio que se tensaba y su silencio la forzó a continuar-: Puede que no lo creas -intentó hablar con el tono de la máxima indiferencia-, pero quiero a Nona y…

– Entonces, ¿por qué, ya que la quieres, huiste de su lado como lo hiciste?

– ¿Acaso debí quedarme para que me insultaras? -explotó Farran y de inmediato lamentó sus palabras.

Pero era demasiado tarde para culparlo a él de hacerla enojar, o a sí misma por perder el control, pues Stallard la miraba con gran detenimiento.

– Entonces estás de acuerdo en que yo tengo parte en esto, ¿verdad? -la pregunta fue hecha con lentitud.

– Estoy de acuerdo en que, desde mi punto de vista, parece que Nona y tú me han puesto una trampa -replicó Farran con mucha tensión-. Aunque no entiendo por qué se tomaron la molestia. Aunque no me importan sus motivos -añadió con rapidez al ver que Stallard iba a interrumpirla. Se dirigía a la puerta, cuando se percató de que todavía tenía las flores en la mano-. Ten, tú dáselas a Nona, con mis felicitaciones.

– Dáselas tú misma -rugió Stallard y en un segundo se interpuso entre la puerta y Farran, impidiéndole la salida a ésta con gran eficacia.

– Si crees que permaneceré aquí durante tres horas más, te equivocas -Farran se negó a ser intimidada por la apariencia hostil y agresiva de Stallard-. Quítate de mi camino -las palabras salieron a borbotones de su boca-, tengo que tomar un tren -ese pensamiento trajo otro y, nerviosa, ya no pudo dejar de hablar-. Toma también las llaves de tu auto -hurgó en su bolso de mano-. Nunca tuve la intención de conservar el auto, así que pudiste haberte ahorrado la llamada de ayer…

– No te llamé ayer por el maldito auto -interrumpió Stallard con rabia, pues le pareció que sólo así podía hacerla callar-. Vaya ¿qué…?

– Casi me engañas -rugió la chica, con el deseo de que se alejara de la puerta; no obstante se sentía demasiado nerviosa para acercarse más y forzarlo a apartarse.

Fue extraño pero, aunque ella era la que estaba nerviosa, vio cómo Stallard inhalaba hondo, para calmarse. Después de un momento habló con una voz mucho más calmada y tranquila.

– Me he engañado a mí mismo durante mucho tiempo… así que no me sorprende que también te haya engañado a ti.

Farran no sabía qué pensar al respecto y se mantuvo inmóvil, en espera de que él aclarara su declaración.

Mas, al oír de nuevo a Stallard, ya no estuvo tan segura de desear una aclaración.

– ¿Vamos a sentarnos? Estoy seguro de que estarás mucho más cómoda…

Antes de que ella pudiera hacer o decir algo, Stallard tomó las llaves del auto y las flores y las puso en una mesa. Después, hizo el intento de tomarla por el codo, pero Farran respingó y fue a sentarse en una silla de la sala de estar.

Creyó verlo sonreír cuando ella cayó en la silla con la expresión de que quizá sería una buena idea sentarse durante un momento. Al levantar la vista, lo vio sentarse con mucha seriedad.

Sin embargo, cuando Stallard empezó a hablar, no explicó por qué dijo que se "engañó a sí mismo", sino que habló con mucha naturalidad.

– Fue una fuerte impresión la que recibí el lunes, cuando volví de dar un paseo a pie con la intención de considerar ciertas cosas bajo una nueva perspectiva, al descubrir que el auto ya no estaba estacionado frente a la casa y…

– Te he traído el auto de vuelta -le recordó Farran con rigidez mientras caía en la cuenta de que, mientras ella bajaba sus maletas, Stallard no veía televisión con Nona en la sala de estar, sino que había ido a pasear.

– Por favor, no menciones más ese maldito coche -pidió Stallard-. Como iba diciendo antes de que interrumpieras -prosiguió con frialdad, ignorando la mirada de rabia de la joven-, fue una fuerte impresión darme cuenta de que te habías marchado. Una impresión aún más fuerte por el hecho de que te marcharas sin pensar que arriesgabas la herencia por la cual trabajabas…

– No me importa la herencia -interrumpió Farran de nuevo.

Esa vez, Stallard no le pidió que guardara silencio sino que casi la mató de un infarto al señalar:

– Cierto, nunca te importó a ti.

– ¿Cómo…? -lo miró con fijeza-. ¿Cómo lo sabes? -interrogó.

– ¿Acaso crees que estoy ciego? -replicó a su vez y, como la chica no dijo palabra, continuó-: No hubo nada mercenario ni premeditado en tu manera de trabajar aquí, desde un principio -señaló-. No tenías por qué limpiar la casa… no te contraté para eso y de todos modos…

– ¡Diablos! -exclamó Farran. La molestaba que, además de todo lo que pensaba de ella, la considerara apta para vivir en una pocilga-. Sabes, aun a las mujeres que van en busca de un pez más gordo les molesta la condición en la que se halle el lugar en donde van a vivir.

De inmediato, Farran se arrepintió de haberlo dicho y de haberle recordado el comentario de Stallard, de que ella estaba en busca de un pez más gordo al referirse a Tad Richards.

Pero, aun cuando ella quería enojarse con Stallard, éste la dejó pasmada al hablar con inconfundible sinceridad.

– Si me lo permites, te ofrezco una disculpa, no sólo por ese comentario vil, sino por todos los comentarios que te he hecho y que te han herido.

Farran estuvo a punto de decirle que en ese caso se estarían allí unos cuantos siglos. Pero, a tiempo, se percató de que eso le indicaría a Stallard que sí tenía el poder de lastimarla.

– Así que -musitó después de un momento de reflexión-, ¿ya no crees que regresé a Inglaterra desde Hong Kong con la sola intención de pedir la tercera parte de la herencia que dejó la tía Hetty?

– No tienes ni un gramo de avaricia en el cuerpo -de nuevo, Stallard la impresiono al hacer una afirmación tan categórica. Pero se tornó sombrío al preguntar con dureza-: ¿Sigues enamorada de él?

– ¿De quién? -bromeó con fastidio.

– Del hombre del que huiste en Hong Kong. Ottley, el hombre que tanto te deprimió el día del funeral de la señorita Newbold, lo cual yo, con mi sabiduría superior -se encogió de hombros para burlarse de sí mismo-, mal interpreté como una muestra fingida de dolor por la mujer a quien nunca te molestaste en visitar en el tiempo en que yo la conocí.

– Yo… -Farran se sintió débil en su interior. Mas, con premura, añadió con frialdad-: No es asunto de tu incumbencia el que ame o no a Rusell Ottley. Además -prosiguió con decisión-, no veo por qué debo quedarme aquí puesto que Nona está ausente.

Se puso de pie con rapidez. Por desgracia, Stallard fue más rápido y la tomó del brazo. La hizo perder el equilibrio y sólo tuvo que tirar de ella con suavidad para hacer que Farran se sentara en el sofá, a su lado. La miró con fijeza para inmovilizarla en su sitio, cuando se dio cuenta de que la chica no tenía intenciones de quedarse quieta.

Farran echaba chispas por los ojos y abrió la boca para protestar y de nuevo Stallard fue más rápido.

– ¡Vaya! Nunca he tenido que llegar a los extremos a que he llegado contigo para que vengas aquí… y sólo piensas en marcharte -gruñó-. Lo único que deseo es hablar contigo. Necesito hablar contigo…

– Entonces, llámame por teléfono -exclamó la chica.

– Ya lo intenté -gruñó él, y de pronto su voz se tornó muy serena y tranquila-. Todo… salió mal.

Fue su voz más baja, su mirada más tranquila, esa mirada que de alguna forma lo hacía aparecer inseguro de sí mismo, lo que hizo que la furia y la agresión de Farran desaparecieran. Si era duro o áspero con ella, Farran podía hacerle frente. Pero estaba enamorada de él, lo amaba tanto que contuvo la réplica dura que iba a decir y se suavizó.

– ¿Qué -soltó sus manos de las de Stallard sin prisa alguna- fue exactamente lo que no salió bien?

– ¿Qué fue lo que salió bien? -preguntó él a su vez-. Desde el principio, me equivoqué contigo.

– Me percaté de ello -murmuró Farran y de pronto se alegró de estar sentada, pues de lo contrario se habría desmayado por la impresión de oír lo que Stallard acababa de admitir-. Pero… pero… ¿cuándo… te diste… cuenta?…

– Fue obvio casi desde el principio -le explicó Stallard-. Pero el problema fue que, una y otra vez, justo cuando empezábamos a entendernos, me tenías que hacer enojar.

– ¡Yo hacerte enojar a ti! -exclamó Farran, endureciéndose de nuevo-. Se supone que debo quedarme sentada, tranquila y medrosa…

– Nunca hubo nada tranquilo ni medroso en ti, Farran Henderson -la interrumpió Stallard-. Tus hermosos ojos cafés echaban chispas desde la primera vez que hablé contigo. Recuerdo muy bien tu aire altanero, tu…

– ¡Mi aire altanero! -exclamó Farran-. Santo cielo -prosiguió, sin olvidar nunca la ocasión en que Stallard fue a buscarla al dormitorio de la tía Hetty y la halló tratando de encontrar el testamento-. Tú sí que podrías dar clases de arrogancia.

– ¿Arrogante? ¿Yo? -inquirió Stallard y Farran tuvo ganas de matarlo. Se contuvo y Stallard murmuró-: Debe ser el efecto que ejercemos uno sobre otro.

A Farran, eso no le gustó nada. Estaba segura de que no quería que él pensara que ejercía cierto efecto sobre ella. Mas, si lo aclaraba, sería como darle demasiada importancia al asunto. Así que decidió que lo mejor era cambiar de tema.

– Me estabas diciendo que…

– Intenté disculparme contigo -corrigió Stallard-. Traté de explicarte -prosiguió y de pronto pareció escoger muy bien sus palabras antes de decirlas- por qué, gracias a circunstancias que eran nuevas, demasiado nuevas para mí, me he portado tan mal contigo.

Farran nunca esperó que él admitiera algo así y lo miró de inmediato a los ojos. Abrió mucho los suyos al percatarse de que en los ojos grises que la observaban había una calidez enorme.

– Ah -aunque su vida dependiera de ello, no creyó ser capaz de decir otra palabra.

Pero no tuvo que añadir nada puesto que Stallard, todavía observándola con calidez, se refirió, como si sólo le importara disculparse por completo con ella, al momento antes de que se conocieran.

– Las cosas estuvieron bastante confusas cuando la señorita Newbold murió. Nadie parecía saber en dónde vivía alguno de sus familiares y Nona estaba muy tensa, pues quería que su amiga tuviera un funeral respetuoso y adecuado. Así que yo me encargué de ello para ver qué se podía hacer. Después supe que la señora Allsopp hacía la limpieza para la señorita Newbold. Fue ella quien me dio la caja de galletas que contenía los documentos personales de la señorita Newbold, y entonces me enteré de los nombres y direcciones de sus familiares, así como de que, en el último testamento, yo era el heredero único.

– ¿No… no lo supiste hasta entonces? -inquirió Farran con un hilo de voz.

– Fue una sorpresa total -explicó Stallard-. Claro, de inmediato me percaté de que la señorita Newbold había cambiado el testamento a mi favor por capricho, pero antes de tomar las medidas necesarias para anular ese testamento…

– ¿Tenías la intención de anular ese testamento? -exclamó la chica-. ¿Antes de que yo te llamara, antes…?

– Me temo que así es -confesó.

– Entonces… entonces… -tartamudeó Farran- no era necesario que Georgia se preocupara o hiciera averiguaciones sobre ti. Y… yo cené contigo para nada, vine aquí para…

– No fue tan sencillo como eso -declaró Stallard al ver que ya no estaba tan, atenta y que comenzaba a enojarse-. Al principio, como la señorita Newbold se tomó la molestia de hacer que el último testamento fuera un documento con validez legal, pensé que tenía el deber con ella de averiguar si había un buen motivo por el cual desheredara a sus parientes.

– ¡Hiciste averiguaciones sobre nosotros!

– No tuve que hacerlas. Perdóname, Farran, pero pensé que podría sentarme con tranquilidad a esperar. Estaba convencido de que, de modo directo o a través de abogados, pronto recibiría noticias de cualquiera de los tres herederos mencionados en el testamento anterior.

– ¿Así que no te sorprendió que te llamara y que dejara dicho con tu secretaria que, por favor, me llamaras tú a tu vez?

Stallard negó con la cabeza y aclaró, dejando atónita a Farran:

– Tú y yo ya nos habíamos conocido en el funeral de la señorita Newbold y confieso que me agradó pensar que te volvería a ver -al oír eso, el corazón le dio un vuelco a Farran, quien mantuvo la vista fija en Stallard mientras él proseguía-: Pero cuando te llamé y oí que mentías acerca de que no habías visto la fecha del testamento, descubrí, para sorpresa mía, que en vez de que me molestara ese engaño, de hecho me estaba divirtiendo mucho.

– ¿Qué? -se sentía toda temblorosa por dentro y trató de recobrar la compostura.

– Al principio, sí -confirmó, y confesó con lentitud-: De hecho, no pude sacarte de mi mente desde el funeral -Farran tragó saliva y escuchó-. Tendrás que perdonarme de nuevo, querida -la voz baja, la mirada serena y el "querida" descontrolaron tanto a la joven que apenas pudo evitar tragar saliva de nuevo.

– ¿Ah, sí? -cuestionó-. ¿De qué?

– Porque, a pesar de pensar en ti, decidí que no te caería mal esforzarte un poco, al igual que a tu familia, por haber descuidado a la señorita Newbold.

– Ya veo -musitó Farran y su corazón pareció hundirse, al darse cuenta de que Stallard sólo pensó en ella para hacerle pagar el hecho de que nadie visitó a la señorita Newbold durante el último año de vida que le quedó-. Bueno, pues funcionó, ¿verdad? -habló con dureza-. Que yo recuerde, hallaste la forma de "hacerme sufrir" cuando te revelé que no sólo no tenía empleo, sino que me llevaba bien con la gente mayor.

– Sé justa conmigo, Farran -pidió Stallard con voz baja-. Mis motivos me parecieron sensatos en ese momento. De veras necesitaba una dama de compañía para Nona. Me equivoqué, pero me pareció que como deseabas tu herencia, no había ninguna razón para que no te esforzaras para conseguirla.

– ¡Gracias! -habló con frialdad y, esa vez, Farran se levantó del sofá y se dirigió con decisión hacia la puerta. Pero antes de que pudiera salir, Stallard la detuvo.

– Si esto te consuela, pronto me confundiste por completo -lo miró a los ojos de inmediato y Stallard la tomó de las manos con suavidad y añadió-: Muchas cosas de ti empezaron a entibiar mi corazón.

– ¡Calla! -exclamó Farran alarmada, y trató de soltar sus manos de las suyas.

– ¿Por que? -la miró con intensidad a los asustados ojos cafés y se negó a soltarle las manos.

– Porque… porque… ¡maldita sea! -se dio cuenta de que no llegaba a ningún lado. Se percató de que la mirada de Stallard era cálida y suave, como si le dijera: "No temas, confía en mí, no te lastimaré". De pronto, superó sus temores-. ¿Qué… qué clase de cosas empezaron a entibiar tu corazón? -inquirió sin aliento.

Lo vio sonreír de alivio, pero no supo si era porque ya no le temía o porque le dio alientos para proseguir.

– Cosas como cuando fui por ti a tu casa para traerte aquí -explicó Stallard-. Te admiré cuando, aunque sabía que me aborrecías, tus buenos modales frente a tu ama de llaves te obligaron a ofrecerme una taza de café, ¿recuerdas?

– Me pareció algo natural -jadeó y casi sufrió un fuerte mareo al oírlo decir que la admiraba.

– Sí, sería algo natural para ti, porque eres encantadora -sonrió Stallard-. Ese día, en el trayecto, nos reímos, y me di cuenta de que me gustaba tu risa.

– No reímos al final del viaje -musitó Farran y pensó que quizá se molestaría por el comentario. Pero Stallard siguió de humor alegre y amistoso:

– Me atacaste en un punto vulnerable -también recordó-. En mi negocio, un apretón de manos es lo único que se necesita para que se confíe en mi palabra al hablar de fuertes sumas de dinero. Pero tú cuestionaste mi palabra, no una sino dos veces, en algo que, en comparación, es una bagatela.

– Ay, Dios -murmuró Farran al percatarse de lo mucho que debió ofenderlo-. ¿Podrás perdonarme?

– Te perdono cualquier cosa -contestó con calidez, pero añadió-: Aunque ahora me he dado cuenta de que no lo hiciste por iniciativa propia.

– Sí lo hice así la primera vez -confesó Farran-. Pero Georgia…

– No importa -sonrió Stallard-. Aunque eso me fastidió lo bastante para acortar mi visita de ese sábado.

– Te fuiste antes de lo que planeabas… ¿sólo por mí?

– Sí, no me gustó en absoluto que una mujer a la que apenas conocía pudiera desequilibrarme tanto.

– Ah, -la voz de Farran temblaba.

– Pero olvidé el incidente el sábado siguiente. Sin saberlo, Farran, ansiaba verte.

– ¿De veras? -tartamudeó la chica.

– Sí. Pero en ese momento no acepté que vine mucho antes a Low Monkton de lo que suelo hacer.

Farran carraspeó para aclararse la garganta y trató de mantenerse en pie.

– No creo que quisieras verme tanto así -frunció el ceño al recordarle-: Esa noche te ibas a quedar en casa, pero no lo hiciste.

– Si recuerdas eso, querida, también te acordarás de que ese día fue de mal en peor.

– Nona estuvo un poco… exigente ese día -murmuró Farran mientras intentaba calmar a su alborotado corazón al oír que por segunda vez la llamaba "querida".

– No sé qué le pasó a Nona ese día… pero no hablaba de ella, sino de cómo empeoraron las cosas entre tú y yo. Primero me mandaste al demonio después de que te dije que habías holgazaneado toda la semana.

– Lo recuerdo.

– Más tarde, me disculpé contigo y me divertí. Pero al preguntarte acerca de tu estancia en Hong Kong, me enfurecí cuando me contaste tu decepción amorosa.

– ¿Te enojaste sólo porque te dije que amaba a Russell Ottley?

– Sí, mucho -contestó Stallard-. Aun cuando no sabía por qué me sentía como si me hubieran apaleado, no me gustó nada ese dato.

– Ah, -Farran intentó hacer frente al torbellino de emociones que la invadía.

– Al llevar a Nona a dar un paseo en auto, traté de considerar las cosas desde una nueva perspectiva, pero me hizo la vida insoportable durante el trayecto al hacer toda clase de comentarios superficiales y darme una serie de órdenes al conducir. Eso me dio una idea de lo que debiste soportar esa semana. En ese momento te admiré por ser tan paciente con ella, cuando, entonces, habló un hombre y creí que era tu amigo casado de Hong Kong.

– Era Andrew, mi…

– Sí, tu amigo, como hermano, ahora lo sé. Pero no lo sabía entonces y me puse celoso y…

– ¿Celoso? -se atragantó con la palabra.

– Sí, esa palabra fue la que dije, mi querida Farran -y le acarició el rostro con un dedo-. Aunque en ese momento no pensaba que esa palabra pudiera aplicarse jamás a mí. Y después de cuestionarte acerca de tus amigos y visitantes hombres, me di cuenta de que necesitaba alejarme para aclarar mis ideas.

– Ese día… creí que te fuiste porque te desagradaba tanto que no soportabas estar ni siquiera unas cuantas horas bajo el mismo techo que yo.

– Si ese fuera el caso, ¿por qué supones entonces que el domingo desperté con el deseo de estar en Low Montkton? -Farran recordó que, esa misma mañana, deseó que Stallard no se hubiera marchado-. Si ese fuera el caso, ¿por qué supones que el martes siguiente, cuando estaba seguro de que tú contestarías y no Nona, llamé obedeciendo al impulso de oír tu voz?

– Al principio… no pareció que quisieras oír mi voz.

– Me sentí incómodo -reconoció Stallard de inmediato-. Por primera vez en mi vida me invadían sensaciones nuevas. ¿Acaso te sorprende que yo no supiera qué pasaba conmigo?

– Supongo… que no -replicó. No sabía á dónde quería llegar Stallard, pero por nada del mundo lo detendría-. ¿Acaso… sabías lo que te pasaba cuando viniste el sábado siguiente?

– Claro que no -sonrió-. Tú y yo peleamos ese día y yo estaba furioso por el hecho de que Watson hubiera venido a comer a la casa y de que quizá hicieras lo mismo con media docena más de amigos.

Farran pasó por alto el hecho de que al día siguiente se besaron con pasión y murmuró:

– Tú… no viniste el fin de semana siguiente.

– ¿Te diste cuenta? -habló con mucha suavidad.

– Te… extrañé -reconoció la chica y quedó cautivada al ver la ternura amorosa que transformó las facciones de Stallard.

– Yo también te extrañé, mi querida Farran -su voz estaba ronca, como si lo sobrecogiera una profunda emoción. La atrajo hacia él y le dio un beso tierno en la boca.

– ¿Qué dijiste? -Farran tuvo que hacerle la pregunta cuando él la apartó con gentileza para mirarla a los ojos.

– ¿No lo sabes? -y pronunció las palabras que casi la mataron de la emoción-. Te amo -la tomó de las manos y la chica se aferró a él-. Te amo con todo mi ser, mi amor -mientras una gran alegría embargaba a Farran, se tensó-. ¿Todavía amas a Ottley? ¿Acaso me equivoco al pensar que, después de responder a mis besos como lo haces, no puedes estar todavía enamorada de él?

Farran se emocionó mucho al descubrir que Stallard no pensaba que su calidez y pasión por él fueron fingidas y que estaba enamorada de otro hombre.

– Sin pensar en todo lo que te equivocaste acerca de mí, por lo menos, en eso tienes razón.

– ¿No lo amas? -urgió.

– No. Cuando me enamoré de verdad me di cuenta de que por él sólo sentí un enamoramiento.

– ¿Entonces de quién estás enamorada? -le apretó los antebrazos, muy tenso.

– En este momento estoy mirando a mi amado -Farran lo observó con amor.

Stallard se relajó y la abrazó con ternura, murmurando su nombre una y otra vez.

Farran no supo cuánto tiempo permanecieron así, sólo estaba consciente de la alegría que inundaba su corazón. Stallard la apartó un poco, la miró a los ojos y se quedaron así, frente a frente, largo rato.

– ¿Es cierto?

– ¿Qué te amo? -Farran asintió con la cabeza-. Sí, es cierto.

En ese momento fue cuando Stallard la besó. Fue un beso mágico, maravilloso, en donde ambos hallaron consuelo al dolor sufrido, uno en brazos de otro.

Stallard se apartó y murmuró, al acariciarle la nariz:

– Creo que si tengo interés en mantenerme cuerdo, sería mejor que charláramos.

– Como quieras -suspiró Farran con una sonrisa-. Quizá podamos empezar con que me aclares por qué, si tanto me extrañabas, ese fin de semana no viniste.

– ¿Acaso no te he dicho ya que eres la criatura más encantadora y adorable que he conocido jamás? -Stallard la besó de nuevo con pasión y Farran le devolvió un beso fogoso-. Para contestar a tu pregunta, entonces no sabía que estaba enamorado de ti. En ese momento, lo único que sentía era que me irritabas…

– ¿Irritarte?

– Me irritaba que no pudiera sacarte de mi cabeza aunque quisiera. Pero, como estaba decidido a no pensar más en ti, resolví que no vendría a Low Monkton durante un tiempo.

– Ah -comentó Farran-. Pero el domingo de la semana siguiente te llamé para avisarte que Nona no estaba bien y por Nona sentiste que debías…

– Nona no tuvo nada que ver con el hecho de que viniera -interrumpió Stallard.

– ¿De veras?

– Vine ese mismo día sólo porque al oír tu voz me descontrolaste tanto que ya no sabía dónde me hallaba -sonrió Stallard.

– ¿Es cierto? -Farran lo amó con toda su alma.

– Sí, mí amor -susurró con ternura-. Tu, mujer, me has convertido en un mentiroso.

– ¿Cómo?

– Tuve que mentir para ocultar mi ansia de verte e inventar que haría las veces de enfermero nocturno. Pero ya sabía que no pasaba nada malo con Nona y que ella no necesitaba cuidados ni ayuda profesional.

– ¿Cómo? -replicó Farran.

– Porque llamé al médico después de que colgaste y él me confirmó que no tenía nada de gravedad.

– Bueno, creo que es la mentira más bonita que he escuchado -sonrió Farran y le dio un beso-. ¿Acaso tuve algo que ver con tu decisión de pasar unos cuantos días lejos de tu trabajo?

– Zorra -sonrió Stallard-. Apenas pude creer que te insinué que faltaría al trabajo, cuando es algo que jamás hago, truene, llueva o relampaguee. Claro, como has adivinado, todo fue por ti.

– Ojalá lo hubiera sabido entonces -suspiró Farran.

– Ojalá yo hubiera sabido qué me pasaba para actuar de ésa forma, tan poco usual en mí -murmuró Stallard.

– ¿No sabías que me amabas?

– No, estaba ciego -sonrió-. Pero ese lunes me percaté de la forma tan tierna y natural con la que tratabas a Nona al hablarle o ayudarla en algo. Cuando nos sentamos a comer, sentí una alegría que no experimenté mientras tú estuviste fuera, de compras. Sólo después, mi amor, me percaté de que mi felicidad se debía a que estabas en el mismo cuarto que yo. Sólo después me di cuenta de que mi felicidad sólo puede ser posible si estás en el mismo cuarto que yo… durante el resto de mi vida.

– Stallard -exclamó Farran y lo besó con pasión al oír la declaración más bella de su vida. Stallard se separó después de un momento y habló con algo de tensión.

– Diablos, querida, ¿te das cuenta de lo que me haces? Creo que no oiré el teléfono cuando Nona llame, si seguimos así.

– Estabas diciendo… -Farran intentó descender de su nube para recordar la conversación.

– Te decía que me embargó una gran felicidad ese lunes durante la comida -retomó Stallard.

– Pero no duró, ¿verdad? -recordó la forma en que hizo su equipaje y las palabras y acciones de Stallard que propiciaron su huida.

– ¿Cómo podía durar? Yo, que nunca he sido celoso en mi vida, acababa de recibir una fuerte dosis de celos. Si no se trataba de Ottley, entonces era Watson y, bajo mis propias narices, ese médico trató de invitarte a salir con él. Como sabía que la condición de Nona no era grave, no había necesidad de que su médico fuera a verla… pero allí estaba.

– Quisiste asesinarme con la mirada -murmuró Farran-. Me pregunté qué fue lo que hice mal.

– ¡Pobrecita! -gruñó-. Me he portado muy mal, ¿verdad? Estaba tan celoso de Richards que perdí toda sensatez. No pensaba con claridad cuando, después, subí a tu cuarto, pero estaba tan enojado que te habría acusado de cualquier cosa. Sólo después me pregunté qué demonios se había posesionado de mí de esa forma.

– ¿Por fin… te diste cuenta… de que yo te importaba?

– Me importas, te amo y te adoro -declaró Stallard con ternura-. Pero tuvieron que pasar cuatro días y cuatro noches de rabia y de pensar en ti antes de que, ayer por la tarde, me diera cuenta de la verdad.

– ¿La verdad?

– Fue como un rayo que me cayó encima. Al recordar eso que me dijiste, que nunca te casarías conmigo, en ese momento me percaté de que te amaba, y no sólo eso, sino que además quería casarme contigo y sólo contigo.

– ¿Fue por eso que me llamaste ayer por la tarde? -inquirió la chica con alegría.

– Acababa de comprenderlo -confesó-, y te llamé por teléfono, casi sin saber lo que hacía, pero con un ansia desesperada de ponerme en contacto contigo.

– Dijiste que tenía yo algo tuyo -recordó Farran con voz ronca.

– Lo sé -sonrió-. Pero estaba todavía bajo los efectos de la impresión y hable sin pensar y con dureza. Pero, si hubieras preguntado qué era eso, te habría contestado que era mi corazón.

– Ay -exclamó Farran, horrorizada-. Y yo pensé que te referías al auto.

– No podías saberlo -la tranquilizó Stallard-. Pero eso me dio una buena lección por haberme imaginado que, después de la forma como te traté, podía ganarte con tanta facilidad. Claro, después me puse a reflexionar sobre el asunto.

– ¿Y cuáles fueron tus conclusiones? -sonrió la chica.

– Algo muy sencillo, aunque nada agradable. Primero, que como no hice nada para ganarme tu amor, era probable que me cerraras la puerta en las narices si iba a verte a tu casa.

– ¿Así que decidiste pedir ayuda a Nona?

– No por nada fue una buena actriz -replicó-. Además de que sabía que tienes un corazón muy generoso y se aprovechó de eso.

Farran nunca estuvo más agradecida a Nona que en ese instante.

– Recuérdame que le dé las gracias cuando la vea -sonrió.

– Bastará con que nos vea felices y juntos. A veces creo que me considera como al hijo que nunca tuvo.

Farran sintió una gran simpatía por él y pensó que ahora ya podían compartirlo todo.

– Tu madre te abandonó cuando eras muy pequeño y…

– Así es -sonrió Stallard y le explicó todo-: Se fue antes de que tuviera seis meses de edad, pero crecí con la certeza de que se casó con mi padre sólo por dinero.

– Me dijiste que tu padre se casó cuando ya no era muy joven -recordó Farran, con voz ronca.

– Casi tenía cincuenta años -confirmó Stallard-. Siempre lamenté mucho que, después de trabajar tanto para hacerse rico, la única alegría que le redituó su trabajo fue el casarse con una mujer que sólo buscaba su riqueza.

– Pero te tuvo a ti como hijo -comentó Farran y Stallard la abrazó con ternura.

– Hace un año, me dio mucho gusto saber que Nona era su amiga -prosiguió Stallard.

– Ella… me mencionó un día que era muy amiga de tu padre -susurró Farran.

– Más que eso. Antes de que se casara, Nona fue su amante y lo siguió siendo durante años.

– Pero no supiste nada de eso hasta hace un año, ¿verdad?

– Nada. Siempre lamenté mucho que mi padre fracasara en su matrimonio, pero hace un año recibí una carta inesperada de Nona en donde ella, alegando que era amiga de mi padre, decía que no tenía a quién recurrir para arreglar sus finanzas ahora que mi padre había muerto.

– Claro que fuiste a verla -sonrió Farran.

– Sí, y nunca me he alegrado tanto de haber tomado una decisión -reveló Stallard.

– Te diste cuenta de que tu padre sí pudo ser feliz en su vida.

– Al principio no, pues sólo me concentré en sus finanzas. Cuando le dije que unas acciones que debió vender ya no valían nada ahora, replicó con dignidad: "No podía venderlas, pues Murdoch me las regaló". Así que, a juzgar por la cantidad invertida, me percaté de que debió ser una amistad muy especial.

– ¿Nona te lo confirmó?

– Al principio, no quiso hacerlo. Pero vi unas fotos de ellos juntos, riendo, y leí unas cartas en donde mi padre habla muy bien de ella. Luego de dos horas, supe que, después de haberse peleado, se separaron. Pero mi padre tuvo veinte años de felicidad por haber conocido a Nona.

– Yo también me alegro de eso -sonrió Farran y lo besó con suavidad-. ¿Acaso nunca pensaron en casarse en esos veinte años?

– Al principio, ambos eran demasiado ambiciosos para sentar cabeza. Cuando mi padre tuvo éxito y Nona no, ella no quiso casarse con él. Fue algo raro, pero cuando se separaron ambos se casaron con personas diferentes.

– ¿Nona estuvo casada?

– Su matrimonio tampoco funcionó. Años después, mi padre y Nona se encontraron de nuevo y cultivaron una hermosa amistad hasta que él murió. Lo que más gusto me dio fue ver la última carta que mi padre le escribió y en donde le dijo: "Si alguna vez estás en aprietos y no estoy a tu lado… comunícate con mi hijo".

– ¡Amor! -exclamó Farran y supo que fue una recompensa enorme para Stallard leer eso, además de saber que su padre logró ser feliz en su vida-. Así que después la visitaste tanto como te fue posible.

– Así es, y con frecuencia la llevé a que visitara a su amiga enferma, con quien jugaba a las cartas -explicó Stallard.

– Y fue así que conociste a la tía Hetty -murmuró Farran.

– Y, más tarde, que me topé con mi futura esposa -afirmó Stallard-. ¿Te vas a casar conmigo, verdad? -Farran se sorprendió mucho de que todavía lo dudara.

– Claro -y añadió al verlo sonreír-: Fue así que me di cuenta de que te amaba.

– ¿De qué hablas? -Farran se rió al verlo intrigado.

– La primera vez que me besaste, comentaste algo acerca de lo afortunado que sería el hombre con quien me casara -por su expresión de ternura, se percató de que recordaba esa conversación, y se apresuró a añadir-: De cualquier forma dos días después, cuando intentaba descubrir por qué demonios no te podía sacar de mis pensamientos, me di cuenta de que, al pensar en el hombre con quien quería casarme, deseaba que fueras tú porque… estaba enamorada de ti.

Durante algunos segundos, Stallard le miró los hermosos ojos cafés y exclamó:

– Mi encantadora y maravillosa Farran -jadeó. Y una vez más la abrazó con ternura, acercándola a su corazón.

Jessica Steele

***