/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Profundo amor

Jessica Steele

Phinn Hawkins, una chica acostumbrada a llevar barro en las botas y briznas de paja en el pelo, no pensaba dejarse engañar por los encantos y la sonrisa de pecado del millonario Ty Allardyce… que, además, era imposiblemente engreído y antipático. Ty, un financiero londinense de gran éxito, había comprado Honeysuckle, la querida granja de Phinn en la que ella había pasado toda su vida. Creía que Phinn estaba haciendo las maletas, pero ella no pensaba ponérselo fácil.

Jessica Steele

Profundo amor

PROFUNDO AMOR

Título original: The Girl From Honeysuckle Farm

CAPÍTULO 1

PHINN tenía por costumbre buscar el lado bueno de las cosas, pero ya no podía encontrarlo de forma alguna. No había siquiera un reflejo de luz en la oscura nube que se cernía sobre su cabeza y, con expresión ausente, miraba por la ventana de su apartamento sobre los establos, sin fijarse en que Geraldine Walton, la nueva propietaria de la escuela de equitación, siempre elegante incluso en vaqueros y camiseta, ya estaba organizando las actividades del día.

Phinn se había levantado temprano para ver a su vieja yegua, Ruby… pobre Ruby.

Emocionada, se apartó de la ventana mientras recordaba la conversación que había tenido con Kit Peverill el día anterior. Kit era el veterinario de Ruby y se había mostrado tan amable como siempre. Pero, por muy amable que fuera, no podía esconderle la verdad: Ruby estaba tan frágil que no llegaría a final de año.

Phinn sabía que su yegua era muy mayor, pero aun así se había llevado un terrible disgusto porque ya estaban a finales de abril. Y, por supuesto, se negó a aceptar la sugerencia del veterinario de acelerar el proceso.

– No, eso nunca -le había dicho-. No estará sufriendo mucho, ¿verdad? -le preguntó después, angustiada-. Sé que a veces le inyectas algo para el dolor, pero…

– Esa medicina evita que sufra, no te preocupes -le había dicho el hombre.

Y Phinn no había querido saber nada más. Después de despedirse de Kit se había quedado un rato con la yegua, que había sido su mejor amiga desde que su padre la rescató de una granja en la que la maltrataban trece años antes.

Pero, aunque había mucho espacio en la granja Honeysuckle para un caballo, Phinn no podía tener uno como mascota.

Su madre, que era quien ganaba el dinero en casa, se había subido por las paredes al ver a Ruby. Afortunadamente, Ewart Hawkins no pensaba deshacerse de la pobre yegua. Y como había amenazado con denunciarlos si intentaban llevársela, sus propietarios se mantuvieron calladitos.

– Por favor, mamá -recordaba Phinn haberle rogado a su madre. Y Hester Hawkins, mirando sus llorosos ojos azules tan parecidos a los suyos, había dejado escapar un suspiro de derrota.

– Pero tú tendrás que darle de comer, atenderla y cepillarla -le había dicho con expresión severa-. Todos los días.

Ewart, contento de haber ganado esa batalla, le había dado un beso a su mujer mientras Phinn y él intercambiaban un guiño de complicidad.

Entonces tenía diez años y la vida era estupenda. Había nacido en una granja preciosa y tenía los mejores padres del mundo. Su infancia, aparte de los estallidos de su madre cuando Ewart hacía alguna de las suyas, había sido idílica. Aunque muchos años después descubrió que la relación entre sus padres no había sido tan buena como ella pensaba.

Su padre la había adorado desde el primer momento. Debido a las complicaciones del parto, su madre había tenido que permanecer en cama, de modo que fue Ewart quien cuidó de ella durante los primeros meses. Vivían en una de las casitas de la granja y sólo se mudaron a la casa grande cuando sus abuelos murieron. Ewart Hawkins se había enamorado de su hija inmediatamente y, sin el menor interés por la granja, se pasaba las horas con su niña.

Ewart, a pesar de haber recibido instrucciones estrictas de registrar a la niña como Elizabeth Maud, por la madre de Hester, decidió que ese nombre no le gustaba en absoluto. Y cuando volvió del Registro tuvo que dar muchas explicaciones.

– ¿Que le has puesto cómo? -exclamó Hester.

– Cálmate, cariño -su padre intentó tranquilizarla diciendo que con un apellido tan simple como Hawkins lo mejor era que la niña tuviese un nombre original.

– ¡Delphinnium!

– No quería que mi hija se llamase Lizzie Hawkins, de modo que le he puesto Delphinnium, con dos enes -anunció-. Espero que nuestra pequeña Phinn tenga tus preciosos ojos azules, del color de los delphinnium. ¿Sabes que tus ojos se vuelven oscuros como esa planta cuando te enfadas?

– ¡Ewart Hawkins! -había exclamado ella, negándose a dejar que la engatusara.

– Y te he traído un repollo.

«Te he traído un repollo», al contrario de «he comprado un repollo» significaba que lo había «tomado prestado» de alguna granja cercana, naturalmente.

– ¡Ewart Hawkins! -exclamó Hester de nuevo… pero sin poder evitar una sonrisa.

Hester Rainsworth había crecido en una familia muy convencional y trabajadora. Soñador, poco práctico, pianista con talento, ingeniero mecánico sin el menor interés por trabajar y a veces poeta, Ewart Hawkins no podía parecerse menos a ella. Pero se habían enamorado y durante algunos años fueron inmensamente felices.

De modo que, aparte de algunos altibajos, la infancia de Phinn había sido maravillosa. El abuelo Hawkins había sido el arrendatario de la granja que, tras su muerte, pasó a su hijo. Pero después de un año de mal tiempo y peores cosechas, Hester anunció que Ewart podía dedicarse a ser granjero mientras ella buscaba un trabajo que llevase dinero a casa.

Al contrario que su padre, Ewart no tenía el menor interés por la granja y le parecía un sinsentido trabajar día y noche sólo para ver cómo los cultivos se perdían debido al mal tiempo. Además, él prefería hacer otras cosas: enseñar a su hija a dibujar, a pescar, a tocar el piano y a nadar, por ejemplo.

Había una piscina en Broadlands Hall, la casa del propietario de la finca en la que estaba situada la granja Honeysuckle y la vecina granja Yew Tree. Supuestamente no deberían nadar allí, pero a cambio de que su padre fuese a tocar el piano en alguna ocasión para el señor Caldicott, el hombre había decidido hacer la vista gorda.

Y allí fue donde su padre la enseñó a nadar. En la finca había también un riachuelo con truchas donde supuestamente tampoco deberían pescar, pero según su padre eso eran tonterías de modo que pescaban… o más bien Phinn fingía pescar porque, incapaz de matar a un animal, siempre las devolvía al agua. Después de pescar, paraban un momento en la terraza del pub Cat and Drum, donde su padre la dejaba tomando una limonada mientras él charlaba con sus amigos. A veces le daba un traguito de cerveza y, aunque a Phinn le parecía horrible, siempre fingía que le gustaba.

Phinn suspiró recordando al soñador de su padre y preguntándose cuándo se habían torcidos las cosas. ¿Había sido cuando el señor Caldicott decidió vender la finca y las granjas que había en ella? ¿Cuando Tyrell Allardyce apareció en Bishops Thornby decidido a comprarla o…?

No, Phinn sabía que había sido mucho antes de todo eso. Sus ojos azules se oscurecieron al recordar un momento, tal vez seis años antes… ¿fue entonces cuando todo se torció para su familia?

Había vuelto a casa después de montar un rato a Ruby y cuando entró en la cocina encontró a sus padres peleándose amargamente.

Sabiendo que no podía tomar partido por ninguno, estaba a punto de salir de nuevo cuando su madre se volvió hacia ella.

– Esto te concierne, cariño.

– Ah, ya -murmuró ella, preocupada.

– Estamos en la ruina -anunció su madre entonces-. Yo traigo a casa lo que puedo, pero no es suficiente.

Hester trabajaba en Gloucester como asesora legal y Phinn nunca se había preocupado por el dinero hasta aquel momento. Ni siquiera había pensado en ello.

– Yo puedo buscar un trabajo -sugirió.

– Tendrás que hacerlo, cariño, pero para poder trabajar necesitas estudiar algo. Yo había pensado en una escuela de secretariado…

– ¡Eso no le gustará! -exclamó su padre.

– Todos… o casi todos tenemos que hacer cosas que no nos gustan -replicó ella.

La discusión había aumentado de volumen hasta que Hester Hawkins sacó el as que guardaba en la manga:

– O Phinn se pone a estudiar o tendremos que deshacernos de Ruby. Nosotros ya no podemos mantenerla.

– Venderemos algo -insistió Ewart.

– Ya no nos queda nada que vender -le espetó su mujer-. ¿Cuándo vas a crecer de una vez?

Pero ése era el problema: su padre no había crecido nunca porque nunca había visto razón para hacerlo y Phinn estaba de acuerdo. Sus ojos se llenaron de lágrimas entonces. Porque había sido el Peter Pan que vivía en aquel hombre de cincuenta y cuatro años lo que había provocado su muerte.

Pero no quería pensar en lo que ocurrió siete meses antes porque ya había llorado más que suficiente.

De modo que intentó recordar momentos más felices. Aunque no le gustaba estar lejos de la granja durante tantas horas mientras iba a la escuela de secretariado, se había aplicado mucho y después, más por el salario que por interés personal, había buscado trabajo en una empresa de contabilidad. Aunque su madre tenía que llevarla en el coche a Gloucester cada día.

Por las tardes volvía a casa en cuanto le era posible para ver a su querida Ruby. Su padre le había enseñado a conducir y cuando su madre empezó a hacer horas extras en el despacho fue él quien sugirió que comprase un coche.

Hester estuvo de acuerdo, pero insistió en que ella se encargaría de comprarlo. No quería que su hija acabase conduciendo algún viejo cacharro que Ewart hubiese encontrado en cualquier parte.

Phinn tenía la impresión de que su abuela materna había puesto el dinero para el coche. Y seguramente, pensó entonces, sus abuelos los habrían ayudado muchas veces cuando ella era pequeña.

Pero todo eso había terminado unos meses antes, cuando su madre anunció que se iba de casa porque había conocido a otra persona.

– ¿Quieres decir… a otro hombre?

– Sí, se llama Clive.

– ¿Pero… y papá?

– Ya lo he hablado con tu padre, cielo. Las cosas… en fin, hace tiempo que no van bien entre nosotros. Pediremos el divorcio en cuanto sea posible.

¡El divorcio! Phinn sabía que su madre cada día se impacientaba más con su padre, pero el divorcio…

– Pero, mamá…

– No voy a cambiar de opinión, Phinn -la interrumpió ella-. Lo he intentado… no sabes cuántas veces lo he intentado, pero estoy cansada de luchar tanto… -Hester se detuvo al ver un gesto de protesta en el rostro de su hija-. No, no voy a decir nada malo de él, no te preocupes. Sé que lo adoras, pero intenta entenderme, hija. Estoy cansada y he decidido empezar de nuevo, rehacer mi vida.

– Y ese Clive… ¿vas a rehacer tu vida con él?

– Sí, cariño. Algún día nos casaremos, aunque no tengo ninguna prisa por hacerlo.

– ¿Entonces sólo quieres… ser libre?

– Eso es. Tú ahora trabajas y tienes tu dinero, aunque sin duda tu padre querrá que lo compartas con él, y yo… -Hester la miró, dubitativa- he encontrado un apartamento en Gloucester. Voy a dejar a tu padre, cariño, no a ti. Tú puedes venir a verme o a estar conmigo cuando quieras.

Dejar a su padre era algo que a Phinn jamás se le hubiera ocurrido. Su casa estaba allí, en la granja, con él y con Ruby.

Fue entonces, pensó, cuando todo empezó a ir cuesta abajo.

Primero, Ruby se puso enferma. Aunque su padre se había portado maravillosamente cuidando de la yegua hasta que ella volvía de la oficina. Las facturas del veterinario empezaron a aumentar, pero el viejo señor Duke le había dicho que las pagasen cuando pudieran.

Pero desde que su madre se fue los días eran interminables. Phinn no tenía ni idea del trabajo que Hester había tenido que hacer cuando vivía en casa. Ella siempre había ayudado, pero estando sola tenía la impresión de que se pasaba el día recogiendo detrás de su padre.

En ese tiempo Phinn había conocido a Clive Gillam y, aunque estaba convencida de que no iba a gustarle, en realidad le había caído bien. Y un par de años después, con la aprobación de su padre, había ido a la boda.

¿Quieres irte a vivir con ellos? -le había preguntado Ewart cuando volvió.

– No, en absoluto -contestó ella.

– ¿Te apetece una cerveza? -había sonreído su padre entonces.

– No, gracias. Voy a ver cómo está Ruby.

Fue como si el matrimonio de su madre hubiera sido la señal para que todo cambiase. El señor Caldicott, el propietario de la finca y las granjas, había decidido venderlo todo y marcharse a un clima más cálido.

Y los hermanos Allardyce habían aparecido entonces en el pueblo para echar un vistazo. Todo sin que Phinn se diera cuenta. La granja Honeysuckle y la granja Yew Tree tenían ahora un nuevo propietario… y al pueblo llegó un ejército de arquitectos y constructores que empezaron a trabajar en la vieja mansión del señor Caldicott, Broadlands Hall, para reparar las antiguas cañerías, la calefacción y, en general, modernizar el interior.

Phinn había visto a los hermanos un día, cuando estaba descansando a Ruby detrás de unos setos. El más alto de los dos, un hombre de pelo oscuro, tenía que ser el Tyrell Allardyce del que tanto había oído hablar. Tenía tal aire de seguridad que no podía ser otro más que el dueño.

– ¿No te das cuenta, Ash…? -estaba diciendo mientras pasaba a su lado.

Ash también era alto, pero sin el aire de autoridad que exudaba su hermano.

Por lo que su padre le había contado, y por los rumores que corrían por el pueblo, Ty Allardyce era un financiero multimillonario que vivía en Londres y viajaba por todo el mundo. Él, decían los cotilleos, viviría en Broadlands Hall sólo cuando pudiese escapar de Londres mientras Ashley se quedaría en la casa para supervisar los trabajos y, en general, encargarse de la finca.

– Parece que vamos a ser «supervisados» -bromeó un día su padre.

La gente del pueblo decía que la señora Starkey, el ama de llaves del señor Caldicott, se quedaría en la casa para atender a Ashley. Por lo visto, Ashley Allardyce había sufrido un colapso nervioso y Ty había comprado Broadlands Hall para que su hermano se recuperase.

Pero seguramente serían cotilleos absurdos. La finca, con todas sus propiedades, debía valer millones. Y si Ashley de verdad había estado enfermo había clínicas y hospitales en Londres donde podrían tratarlo por menos dinero.

Aunque, aparentemente, el más joven de los hermanos Allardyce estaba viviendo en la casa. De modo que quizá la señora Starkey, a quien Phinn conocía de toda la vida, estaba atendiéndolo de verdad.

Todo había cambiado desde el año anterior. Para empezar, el viejo señor Duke, el veterinario, había decidido jubilarse. Era un alivio haberle pagado por fin todo lo que le debían, pero le preocupaba cómo irían las cosas con el nuevo veterinario. El señor Duke nunca había tenido prisa por cobrar y Ruby, que debía tener unos diez años cuando su padre la encontró, era ahora una anciana y no pasaba un mes sin que necesitase un tratamiento u otro.

Sin embargo, Kit Peverill, un hombre alto de unos treinta años y poco pelo, había resultado ser tan afable como su predecesor. Y afortunadamente sólo había tenido que llamarlo un par de veces.

Pero los problemas empezaron a llegar poco después. Phinn había encontrado una carta que su padre había dejado tirada sobre la mesa, como si no tuviera importancia. Era un aviso oficial para que pagasen los meses de alquiler que debían. De no hacerlo, el nuevo propietario de la finca iniciaría un procedimiento legal.

Atónita, porque no sabía que su padre no había pagado el alquiler últimamente, Phinn había ido a buscarlo.

– No hagas caso -le dijo él.

– ¿Cómo que no haga caso?

– No tienes por qué preocuparte -insistió su padre, mientras seguía intentando arreglar una vieja motocicleta.

Sabiendo que no habría formar de hacer que se concentrase en el asunto hasta que hubiera terminado con la moto, Phinn esperó hasta la hora de la cena.

– Estaba pensando ir al Cat a tomar una cerveza.

– Y yo estaba pensando que hablásemos de la carta.

– ¿Sabes una cosa, cariño? Cada día te pareces más a tu madre.

Uno de los dos tenía que ser práctico, pensó ella.

– ¿Qué haríamos si las cosas se pusieran feas y tuviéramos que irnos de aquí, papá? La pobre Ruby…

– No tendremos que irnos -la interrumpió él-. El nuevo propietario intenta asustarnos, nada más.

– Pero la carta es de Ashley Allardyce…

– Puede que la firme él, pero seguro que es cosa de su hermano.

– Tyrell Allardyce -murmuró Phinn.

Curiosamente, mientras Ashley Allardyce era una vaga imagen en su cabeza, recordaba perfectamente los rasgos de Tyrell.

– Así es como se hacen las cosas en Londres -siguió su padre-. Necesitan tener el papeleo bien documentado en caso de que fuéramos a los tribunales, pero no llegará a eso. Los Hawkins llevamos muchos años en la granja Honeysuckle y nadie nos va a echar de aquí, te lo prometo.

Lamentablemente, aquélla no había sido la primera carta que recibían porque la siguiente era de un bufete de abogados de Londres dándoles el mes de septiembre como plazo máximo para el desahucio. Y Phinn, que ya odiaba un poco a Tyrell Allardyce, empezó a detestarlo de verdad. El señor Caldicott nunca hubiera hecho algo así.

Pero, de nuevo, su padre no parecía preocupado en absoluto y mientras Phinn se consumía de angustia esperando que los alguaciles del Ayuntamiento llegasen en cualquier momento para desahuciarlos, Ewart no parecía tener una sola preocupación en el mundo.

Y cuando llegó el mes de septiembre, Phinn se encontró con otra preocupación más importante: Ruby se había puesto seriamente enferma.

Kit Peverill, que había ido a verla a mitad de la noche, le dijo que no sabía si saldría adelante y Phinn, olvidándose del trabajo, se había quedado con ella, cuidándola y vigilándola a todas horas… hasta que su querida yegua se recuperó.

Pero cuando volvió a la oficina y le contó a su jefe que había faltado al trabajo porque su yegua estaba muy enferma, la seca respuesta fue que las cosas no iban bien y estaban pensando recortar personal.

– No hace falta que te vayas inmediatamente. Tienes un mes para encontrar otro trabajo.

Pero Phinn no pudo trabajar el mes entero porque un par de semanas después todo su mundo se derrumbó cuando su padre, intentando demostrar a unos amigos lo que una vieja moto podía hacer por esos caminos de tierra, sufrió un accidente.

Había muerto antes de que Phinn llegase al hospital. Su madre acudió a su lado de inmediato y había sido ella, tan práctica como siempre, quien se había encargado del funeral.

Destrozada por la pérdida de su padre, tener que cuidar de Ruby era lo único que la consolaba un poco. Y Ruby, como si lo supiera, acariciaba suavemente su cuello con el hocico.

Ewart Hawkins había sido una persona querida en la zona, pero cuando llegó el día del funeral Phinn se quedó sorprendida al ver que tenía tantos amigos. Y parientes. Tíos y tías de los que había oído hablar pero a los que apenas había visto nunca acudieron para presentar sus respetos. Incluso Leanne, una prima lejana, había ido con sus padres.

Leanne era una chica alta, guapa… y con unos ojos que parecían ponerle precio a todo. Como las antigüedades de la familia habían sido vendidas una tras otra después de la marcha de Hester había poco en la granja Honeysuckle que tuviese algún valor y, sin embargo, Leanne se mostró amable con ella.

Amable, esto es, hasta que Ashley Allardyce apareció en el funeral. Phinn, a pesar de las pocas ganas que tenía de saludarlo, le dio las gracias por acudir. Pero Leanne, al notar el corte caro de la ropa que llevaba aquel hombre alto y rubio, inmediatamente se sintió atraída por él.

– ¿Quién es? -le preguntó.

– Ashley Allardyce -contestó Phinn.

– ¿Vive por aquí?

– En Broadlands Hall.

– ¿Esa mansión enorme rodeada de acres de terreno por la que hemos pasado para llegar aquí?

– Esa misma.

Un segundo después, Leanne había invitado a Ashley a tomar algo en la granja. Y, aunque Phinn hubiera querido negarse, una mirada a su expresión le dijo que sería imposible. ¡Ashley Allardyce estaba cautivado por su prima!

Sumida en el dolor, los días habían pasado después de eso sin que Phinn se diera cuenta. Su madre quería que fuera a vivir a Gloucester con ella, pero la idea le resultaba insoportable. Además, estaba Ruby.

Phinn se alegraba de tener a alguien a quien cuidar. Y también se alegraba de que su prima fuese a menudo a visitarla. De hecho, había visto más a su prima en esos meses que en toda su vida.

Leanne iba a la granja, o eso decía, para que no estuviera sola. Pero en realidad iba a pasar el rato con Ashley Allardyce, que estaba claramente loco por ella. Tanto que cuando su prima decidió pasar las navidades esquiando en Suiza, Ash decidió apuntarse.

Y, afortunadamente, el desahucio nunca se había llevado a cabo.

Como, sin trabajo, Phinn ya no necesitaba el coche decidió venderlo para pagar el alquiler atrasado. Además, prefería no arriesgarse a que Ashley hablase con Leanne sobre su situación financiera. No quería que nadie de la familia supiera que su padre había muerto debiendo dinero. De modo que vendió el coche y le envió un cheque al abogado de los Allardyce.

Pero después de pagar todas las facturas, incluidas las del veterinario, apenas le quedaba dinero, de modo que necesitaba un trabajo. Sin embargo, Ruby no estaba lo bastante bien como para dejarla sola…

Durante su última visita, Leanne le había contado que Ashley estaba a punto de pedir su mano y esa misma tarde había llamado desde Broadlands Hall para decir que no la esperase despierta porque iba a dormir allí.

Pero, a la mañana siguiente, su prima apareció en la granja y detuvo el coche frente al establo con un seco frenazo. Y Phinn tuvo que enfrentarse con una mujer furiosa que exigía saber por qué no le había contado que Broadlands Hall no pertenecía a Ashley Allardyce.

– Pues… no se me ocurrió, la verdad -había contestado, a la defensiva-. Pero sí te dije que Ash tenía un hermano…

– Claro que me lo dijiste. Y Ash también. ¡Pero lo que nadie me dijo es que Ash es el hermano pequeño y no tiene derecho a nada!

– Ah, has conocido a Tyrell Allardyce -suspiró Phinn.

– Pues no, aún no lo conozco. Siempre está viajando de un lado a otro… ha tenido que ser el ama de llaves quien me contase que Ash no es más que el gerente de la finca. ¿Te lo puedes imaginar? Allí estaba yo, tan contenta pensando que en cualquier momento iba a ser la propietaria de Broadlands Hall, y tengo que enterarme por un ama de llaves de que seguramente tendríamos que vivir en una de las casuchas de la finca. ¡Es intolerable!

Phinn dudaba mucho de que la señora Starkey hubiera dicho tal cosa, pero decidió no responder.

– Ven, vamos dentro a tomar un café…

– Sí, voy a entrar, pero sólo para llevarme mis cosas -contestó su prima-. Te aseguro que el pueblo de Bishops Thornby no volverá a verme.

– ¿Y qué pasa con Ash?

– ¿Qué pasa con él? -le espetó Leanne-. Ya le he dicho que yo no estoy hecha para la vida en el campo. Pero si aún no se ha enterado de que me marcho, despídete por mí.

Ash no fue a la granja a buscar a su prima y, poco a poco, todo volvió a la normalidad en la granja Honeysuckle. A excepción de su madre, que la llamaba por teléfono frecuentemente, Phinn no hablaba con nadie más que con Ruby.

Pero sabía que no iba a poder quedarse en la granja mucho más tiempo. Si su padre no había sido capaz de sacarla adelante con la experiencia que tenía, tampoco podría hacerlo ella. Y aunque el hombre al que su prima había dejado plantado empezaba a caerle bien, Ashley seguramente estaría deseando perder de vista a cualquiera que llevase el apellido Hawkins.

Phinn no quería que la echase de allí y no dejaba de preguntarse qué podía hacer y dónde podía ir. Aunque, de no ser por Ruby, no le importaría mucho.

Pensando en su yegua, se acercó una mañana a la escuela de equitación que dirigía Peggy Edmonds. Y, al final, resultó que esa visita había sido la solución a sus problemas. Porque Peggy no sólo podía alojar a Ruby sino que le ofreció un trabajo. Bueno, no era mucho, pero sabiendo que Ruby estaría atendida, Phinn hubiese aceptado cualquier cosa.

Peggy tenía un serio problema de artritis y llevaba un año intentando encontrar comprador para lo que ahora eran más unos establos que una escuela de equitación. Pero nadie estaba interesado en hacerle una oferta y algunos días su artritis era tan dolorosa que apenas podía levantarse de la cama. Era entonces cuando Phinn se encargaba de los establos. Peggy no podía pagarle mucho, pero además de tener un sitio para Ruby, había una habitación para ella sobre los establos.

Era una habitación amueblada y no había sitio para los muebles de la granja, de modo que llamó a un viejo amigo de su padre, Mickie Yates, para que se lo llevase todo hasta que las cosas se solucionaran. Le dolió mucho despedirse del piano de su padre, pero no había sitio en la habitación para él.

De modo que a finales de enero, Phinn instaló a Ruby en su nuevo hogar y luego llevó la llave de la granja a Broadlands Hall.

Afortunadamente, Ashley no estaba en casa. Después de cómo lo había tratado su prima, seguramente hubiera sido muy incómodo.

– Sentí mucho lo de tu padre -le dijo la señora Starkey.

– Gracias -murmuró Phinn.

Parecía que las cosas empezaban a solucionarse pero, de repente, cuando estaba tan contenta porque tenía un trabajo y Ruby un establo en el que alojarse, todo se torció de nuevo.

Ruby, seguramente por lo mal que la habían tratado sus anteriores dueños, siempre había sido un animal muy tímido y los otros caballos del establo, más jóvenes y fuertes, la asustaban. Phinn la llevaba a pasear siempre que le era posible, pero tenía que atender su trabajo y no podía hacerlo tan a menudo como hubiese querido.

Entonces, contra todo pronóstico, Peggy encontró una compradora para los establos. Una mujer que quería tomar posesión en cuanto fuera posible, además.

– Hablaré con ella para ver si puedes quedarte -le dijo Peggy al ver su cara de preocupación.

Phinn ya había visto a Geraldine Walton, una mujer de pelo oscuro que se parecía un poco a su prima Leanne. La había visto cuando fue a ver los establos y le había parecido una persona muy seca, de modo que no tenía muchas esperanzas.

Y había hecho bien en no tener esperanzas, descubrió enseguida, porque no sólo no había trabajo para ella sino que tampoco había sitio para Ruby. Geraldine Walton le pidió que se fuera de su habitación y se llevara a Ruby con ella lo antes posible.

Ahora, a mediados de abril, mientras miraba alrededor pensando que tenía que ponerse a hacer las maletas, se fijó en la cámara fotográfica que su madre le había llevado el domingo anterior para que se la devolviera a Ashley Allardyce en nombre de Leanne.

Su madre le había dicho que seguramente Ashley no esperaba recuperarla nunca y sólo estaba usándola como excusa para seguir llamando a Leanne. Pero, por lo visto, su prima no tenía la menor intención de volver a hablar con él.

Sintiéndose culpable porque debía haberle prestado la cámara en el mes de diciembre, Phinn decidió llevársela inmediatamente. Además, así podría dar un paseo con Ruby para alejarla de los otros caballos, pensó.

Esperaba ser recibida de nuevo por el ama de llaves, y después de llamar al timbre, Phinn sonrió al oír pasos.

Pero cuando la puerta se abrió su sonrisa se evaporó de inmediato. Porque no era la señora Starkey quien estaba mirándola y tampoco Ashley Allardyce. Ash era rubio y aquel hombre tenía el pelo negro… y una expresión que no era amable en absoluto.

Era alto, de unos treinta y cinco años, y evidentemente no se alegraba de verla. Phinn sabía muy bien quién era porque curiosamente no había podido olvidar su rostro. Aquel rostro tan atractivo.

Pero su expresión seria no cambió al mirar a la delgada joven de ojos azules y coleta pelirroja que llevaba una cámara en una mano y las riendas de un caballo en la otra.

– ¿Quién es usted? -le espetó, sin ninguna simpatía.

– Soy Phinn Hawkins -contestó ella-. Y venía a…

– ¿Qué hace en mis tierras, Hawkins?

Phinn levantó una ceja, sorprendida.

– ¿Y usted quién es?

– Tyrell Allardyce -contestó él-. ¿Se puede saber qué quiere?

– De usted, nada en absoluto. Lo que quiero es que le devuelva esta cámara a su hermano -replicó Phinn, cada vez más enfadada.

Pero cuando mencionó a su hermano, Tyrell Allardyce la fulminó con la mirada, más enfadado que antes.

– Váyase de aquí -le dijo, con tono amenazador- y no vuelva nunca más.

Su mirada era tan malévola que Phinn tuvo que hacer un esfuerzo para no salir corriendo.

– Será posible…

Sin decir nada más, le entregó la cámara y se dio la vuelta tirando de las riendas de Ruby. Cuando salió de la finca se había calmado un poco… aunque estaba furiosa consigo misma por no haber tenido valor para decirle cuatro cosas a aquel grosero.

¿Quién creía que era el tal Tyrell Allardyce? Ella siempre había entrado y salido de allí cuando le apetecía. Sí, había zonas por las que no podía pasar, pero había crecido usando la finca Broadlands como todo el pueblo y no estaba dispuesta a dejar de hacerlo.

Lo mejor que Tyrell Allardyce podía hacer pensó, echando humo, sería volver a Londres y dejar a la gente de Bishops Thornby en paz.

¡Acababa de hablar con él por primera vez, pero desde luego esperaba no tener que volver a verlo en toda su vida!

CAPÍTULO 2

MIENTRAS se devanaba los sesos intentando encontrar una solución a sus problemas, Phinn no podía dejar de pensar en Tyrell Allardyce. ¿Cómo se atrevía a echarla de la finca?

Suspirando, salió de su habitación y decidió dar un paseo con Ruby. Y si se encontraba con Tyrell… peor para él, pensó. Porque esta vez no la pillaría desprevenida.

Pero antes de que pudiera dar un paso fuera del establo, Geraldine apareció en la puerta.

– Siento mucho tener que ponerme tan antipática -empezó a decir-, pero necesito que dejes libre el cajón de Ruby para finales de esta semana.

– Estoy en ello -asintió Phinn, nerviosa-. No te preocupes, a finales de semana nos habremos ido.

Había llamado a todo aquél que podría alojar a Ruby en el pueblo, pero nadie tenía sitio para ella y para la yegua. Y Ruby no soportaba que se separasen.

Angustiada, salió a dar un paseo con el animal, sin dejar de darle vueltas a la cabeza.

La majestuosa mansión de Broadlands Hall se veía entre los árboles, pero Phinn estaba segura de que Tyrell Allardyce estaría de vuelta en Londres. Aunque, por si acaso, cuando bordeaba los jardines de la mansión intentó apartarse todo lo posible.

Sin embargo, estaba paseando a la orilla del riachuelo en el que solía pescar con su padre cuando se encontró con un Allardyce: Ashley, afortunadamente.

Lo más natural era que se parase un momento para saludarlo, pero se quedó sorprendida por el cambio que se había operado en él desde la última vez que lo vio. Estaba pálido y parecía haber perdido al menos diez kilos.

– Hola, Ash -consiguió decir-. ¿Te han dado la cámara de fotos?

– Sí, gracias -contestó él-. ¿Has visto a Leanne últimamente?

– No, no… Leanne ya no viene por aquí -respondió Phinn, sintiendo pena por él.

– Imagino que no tiene dónde alojarse ahora que tú ya no vives en la granja. Y siento mucho que tuvieras que irte, por cierto.

– No podía quedarme -suspiró ella-. ¿Has encontrado nuevo inquilino?

– No, la verdad es que aún no sé qué voy a hacer con la granja -contestó Ash.

Y, de repente, a Phinn se le ocurrió que si aún no había encontrado inquilino para Honeysuckle, tal vez Ruby y ella podrían volver allí.

– Había pensado vivir allí yo mismo -seguía diciendo Ashley-, pero parece que aún no soy capaz de… tomar decisiones.

Esa confesión la dejó sorprendida. ¡Leanne otra vez! ¿Cómo podía su prima no haber pensado en los sentimientos de aquel hombre?

– Estoy segura de que la granja te vendría bien… si eso es lo que decides hacer.

– Creo que me gustaría trabajar al aire libre. Eso es mejor que trabajar en una oficina, ¿no? Intenté dedicarme al mundo de los negocios, pero no era lo mío.

– ¿No te gustaba?

Ash negó con la cabeza.

– No, ese tipo de trabajo es más para mi hermano Ty. Él es el genio de la familia, no yo -suspiró, mirando con expresión ausente hacia el otro lado-. Espero que hayas encontrado alojamiento, por cierto.

– Pues la verdad es que no… -Phinn no quería molestarlo viéndolo en ese estado, pero si no volvía a la granja no sabía qué iba a hacer.

– ¿No tienes sitio donde vivir?

– Geraldine, la nueva propietaria de los establos, me ha pedido que me marche.

– ¿Pero no trabajabas allí?

– En realidad no había mucho trabajo. Peggy me dejaba ocupar una habitación encima de los establos…

– ¿Entonces no tienes ni casa ni trabajo?

– Me temo que no. Ruby y yo tenemos hasta finales de esta semana para encontrar algún sitio en el que vivir.

– ¿Ruby? No sabía que tuvieras un hijo.

– No, no -sonrió Phinn, acariciando el cuello de la yegua-. Ella es Ruby. La pobre está un poco viejecita y… -cuando se volvió para mirar a su yegua vio que un hombre se acercaba por el camino.

Oh, no. Tyrell Allardyce.

– Bueno, será mejor que me vaya. Es hora de darle a Ruby su medicina. Me alegro de volver a verte por aquí, Ashley.

Y después de eso, desgraciadamente teniendo que ir en la dirección del insufrible Ty Allardyce, Phinn se dio la vuelta.

– Adiós -se despidió Ash, que aparentemente no se había molestado por su abrupta despedida.

Ruby caminaba tan despacio que era imposible evitar al propietario de Broadlands Hall, de modo que Phinn pensó en varias explicaciones mientras se acercaba, pero cuando Ty Allardyce llegó a su lado se le quedó la mente en blanco.

– Veo que ha vuelto de Londres -le dijo.

– Usted otra vez… ¿qué le ha estado diciendo a mi hermano?

– ¿Cómo?

Los ojos grises brillaban con tal furia que a Phinn no la habría sorprendido que hubiese intentando estrangularla

– Por lo visto, a las mujeres de la familia Hawkins no les importa un bledo ir haciendo daño por ahí…

– ¿Las mujeres de la familia Hawkins? -repitió ella, airada-. ¿Se puede saber qué quiere decir con eso?

– Que su reputación la precede, señorita.

– ¿Mi reputación?

– Su padre se quedó destrozado cuando su madre lo dejó…

Phinn empezó a verlo todo rojo. ¿Cómo se atrevía aquel hombre a hablar de su familia?

– Debería dejar de prestar atención a los cotilleos del pueblo, Allardyce -le dijo.

– ¿Está diciendo que su padre no sufrió? ¿Que no fue ésa la razón por la que no pudo pagar el alquiler de la granja?

Phinn no tenía la menor duda de que su padre habría dado a entender que ésa era la razón por la que no podía pagar el alquiler, pero no era cierto. El alquiler había dejado de pagarse porque el dinero que ganaba su madre ya no entraba en casa.

– Lo que ocurriese entre mi padre y mi madre no es cosa suya, Allardyce.

– Si afecta a mi hermano, todo es cosa mía, señorita Hawkins -replicó él-. ¿Es que no lo ha visto? ¿No ha visto cómo está después de que su prima lo dejase plantado? No pienso dejar que otra Hawkins se acerque a él, así que váyase de mis tierras y no vuelva a pasar por aquí. Es la última vez que se lo digo. Si vuelvo a pillarla por aquí le pondré una denuncia…

– ¿Ha terminado?

– Espero no tener que volver a hablar con usted -dijo él-. Y deje a mi hermano en paz.

– ¡No sé qué ha hecho la gente de Bishops Thornby para merecer a alguien como usted, pero el día que el señor Caldicott le vendió la finca fue el peor día para este pueblo! -Phinn se volvió hacia su yegua-. Vamos, Ruby, tú eres demasiado buena como para tener que escuchar a este energúmeno.

Y después de decir eso, se alejó con la cabeza bien alta. Desgraciadamente, la yegua caminaba tan despacio que no pudo hacer la salida triunfal que hubiese querido, pero esperaba haber dejado al imbécil de Allardyce con un palmo de narices.

¡Pero qué ogro de hombre!

Al día siguiente Phinn no perdió el tiempo y, después de dar de comer a Ruby, se dirigió a Honeysuckle. Pero hacía tres meses que nadie atendía la granja y tuvo que admitir que no tenía buen aspecto.

Había piezas de maquinaria oxidada por todas partes y un triste aire de abandono. Si su padre viviera habría reparado esas piezas y las habría vendido. Si su padre viviera…

Intentando no pensar que algunas de esas piezas llevaban años allí, y no sólo desde el mes de octubre, Phinn fue a echar un vistazo al viejo establo. La cerradura estaba rota, pero como su padre había dicho tantas veces, riendo, allí no había nada que mereciese la pena robar de modo que ¿para qué arreglarla?

Que su sentido de la lógica fuese diferente al de la mayoría de las personas había sido parte del hombre al que Phinn adoraba. Ewart Hawkins nunca había sido perezoso, sencillamente tenía otros intereses.

El establo olía a humedad y abandono, pero hacía un día soleado, de modo que Phinn abrió las puertas y se puso a trabajar. ¿Qué otra cosa podía hacer? Ruby, su tímida y encantadora Ruby, preferiría estar en el viejo establo que en cualquier otro sitio. Además, estaría mejor sola que con esos caballos jóvenes tan antipáticos. Y alrededor del establo había un campo por el que podía trotar. Estaba lleno de malas hierbas, pero no tardaría en limpiarlo y poner una cerca temporal.

Después de abrir las puertas para que se airease un poco, Phinn encontró una escalera de mano y pudo entrar en la casa por una ventana del segundo piso. Forzar la ventana no le fue difícil y, una vez dentro, miró con nostalgia la que una vez había sido su habitación.

También olía a moho y habían cortado el suministro eléctrico, de modo que tendría que vivir sin luz ni calefacción, pero estaba segura de que Mickie Yates le devolvería sus cosas. Mickie había sido un buen amigo de su padre y no le contaría a nadie que estaba allí en calidad de okupa… aunque el odioso de Tyrell Allardyce lo llamaría «allanamiento de morada».

Phinn se marchó de Honeysuckle intentando no pensar qué diría su madre si supiera cuál era su plan. Seguramente se quedaría horrorizada.

El jueves, Phinn seguía intentando decirse a sí misma que lo que iba a hacer estaba bien. Había ido a hablar con Mickie Yates y lo había encontrado en su taller, hasta los codos de grasa, pero con una sonrisa en los labios.

Y cuando le pidió prestada una de sus camionetas para llevar sus cosas de vuelta a la granja, el hombre se limitó a decir:

– ¿A las tres te parece bien?

– Me parece estupendo, Mickie.

Hacía una tarde sorprendentemente soleada y Phinn decidió dar un paseo con Ruby hasta el pueblo para que le mirasen las herraduras. Haría mucho más calor en la forja de Idris, de modo que se quitó los vaqueros y la camiseta y se puso un vestido sin mangas… pero cuando iba a salir se dio de bruces con Geraldine.

– ¿El sábado dejarás libre la habitación?

– Sí, no te preocupes. Ruby y yo nos iremos mañana mismo.

– ¿Ah, sí? Qué bien. En fin… espero que hayas encontrado algún sitio.

Como era prácticamente imposible esconder nada en un pueblo tan pequeño, Phinn sabía que no podría esconder su paradero durante mucho tiempo. Pero como su paradero estaba en las tierras de Tyrell Allardyce lo mejor sería no decir nada.

– Sí, he encontrado un sitio en el que vivir -le dijo.

Idris, una montaña de hombre que siempre parecía tener una cerveza a mano, la recibió con el mismo cariño que Mickie.

– ¿Cómo está mi chica? -murmuró, mientras comprobaba las herraduras de Ruby-. Toma un traguito de cerveza, Phinn.

A ella seguía sin gustarle la cerveza, pero hacía muchísimo calor y beber cerveza era algo tradicional en el pueblo, de modo que tomó un trago en homenaje a su padre.

Cuando terminó, Idris le dijo que no le debía nada y Phinn sabía que se enfadaría si insistía en pagarle así que, después de darle las gracias, Ruby y ella salieron de la forja.

Sin dejar de mirar a un lado y a otro por si se encontraba con el insufrible Tyrell Allardyce, iba charlando tranquilamente con Ruby y la yegua, que tenía un buen día, asentía con la cabeza.

Cuando pasaban por el riachuelo, Phinn sintió deseos de nadar un rato. No debería arriesgarse, pero hacía tanto calor… y el riachuelo estaba rodeado de árboles que daban sombra.

Pero cuando estaba a punto de dejarse llevar por la tentación ocurrió algo. De repente, en medio del silencio, escuchó un grito que llegaba desde el riachuelo… y era el grito de alguien pidiendo ayuda.

No tardó mucho en llegar a la orilla y descubrir qué pasaba… y al verlo se le heló la sangre en las venas. En la zona más profunda del riachuelo había un sitio al que llamaban «la zona oscura». Oscura porque, debido a la sombra de los árboles, el sol no llegaba nunca hasta allí. No sólo era oscura sino profunda y helada. Y todo el mundo sabía que no se debía nadar allí… pero había alguien… y ese alguien era ni más ni menos que Ashley Allardyce, a punto de ahogarse.

No había tiempo para pensar. Su padre le había enseñado las técnicas de salvamento y le había enseñado bien, pero Phinn nunca había tenido que salvar a nadie.

Sin embargo, mientras pensaba todo eso, estaba quitándose las sandalias y el vestido a toda prisa para tirarse al agua de cabeza.

Estaba helada, pero no había tiempo para pensar porque tenía que llegar hasta Ash lo antes posible. Nadando a toda velocidad, lo agarró como su padre la había enseñado a hacerlo y, sin aliento, le advirtió:

– No te muevas o nos ahogaremos los dos.

Alegrándose de que hubiera perdido tanto peso, tiró de él hacia la orilla más cercana, que resultó ser la que estaba al otro lado.

– Me ha dado un tirón en la pierna -consiguió decir él unos segundos después, exhausto y con la cabeza entre las rodilla.

Todo había ocurrido tan rápidamente que Phinn apenas se daba cuenta de nada. Lo único que sabía era que los dos estaban a salvo y que eso era lo único importante.

– ¿Cómo se te ocurre nadar aquí? Todo el mundo sabe que en esta zona del riachuelo no se puede nadar -de repente, le dieron ganas de llorar. Por el susto, seguramente.

Entonces recordó a Ruby y miró hacia la otra orilla… pero no vio a su yegua.

– No te muevas de aquí, vuelvo enseguida.

En lugar de tirarse al agua de nuevo, Phinn corrió hacia el viejo puente de madera que atravesaba el riachuelo. Y mientras corría se le ocurrió pensar si Ash habría querido suicidarse…

Pero luego recordó que le había dado un tirón en la pierna. No, pensó, había sido un accidente. Cuando estaba cruzando el puente vio, aliviada, que Ruby sólo se había alejado un poco para comer hierba… pero el alivio duró poco porque enseguida vio a Tyrell Allardyce.

Afortunadamente, él estaba de espaldas y aún no la había visto. Estaba mirando alrededor, tal vez buscando a su hermano… pero tenía las riendas de Ruby en la mano. Y entonces supo que no estaba buscando a Ash sino a la propietaria de Ruby, de modo que la propietaria de Ruby estaba en un aprieto.

Como si la hubiese oído llegar, Ty se dio la vuelta en ese momento. Y, como si no pudiera creer lo que veían sus ojos, se quedó inmóvil.

Y fue entonces cuando Phinn se dio cuenta de cómo iba vestida… o más bien desvestida. Peor que eso, la ropa interior mojada se había vuelto casi transparente, su cuerpo visible para el hombre que la miraba fijamente.

– Una persona educada se daría la vuelta -le espetó.

Ty Allardyce, sin embargo, no parecía dispuesto a darse la vuelta en absoluto.

– Lo haría… por una señorita educada -replicó.

A Phinn le entraron ganas de darle un puñetazo, pero no pensaba dar ni un paso más. Y él, mirándola de arriba abajo, se tomó su tiempo; su mirada insolente deslizándose por sus largas piernas, sus muslos…

Phinn había cruzado los brazos para taparse un poco pero, afortunadamente, Allardyce se dio la vuelta por fin.

En un segundo, Phinn recuperó su vestido y se lo puso a toda prisa. Y, una vez vestida, recuperó la confianza. Tenía que acercarse a él para quitarle las riendas y, aunque se sentía avergonzada, consiguió decir:

– Hacía un día precioso para darse un baño.

La respuesta de Allardyce fue darse la vuelta para mirarla fijamente, como si estuviera intentando decidir si debía perdonarla o volver a tirarla al agua.

– Le he advertido dos veces y no me ha hecho caso. Mañana mismo recibirá una carta de mi abogado.

– ¿Tiene mi dirección?

Ty Allardyce dejó escapar un largo y doliente suspiro.

– Ya está bien, señorita Hawkins. Si no desaparece de aquí en cinco segundos, yo mismo la escoltaré a usted y a ese animal lleno de pulgas…

– ¿Cómo dice? -lo interrumpió ella-. ¡No se atreva a tocar a mi yegua! -gritó luego, intentando quitarle las riendas y controlar las lágrimas al mismo tiempo. Insultar a la pobre Ruby… aún estaba a tiempo para recibir una patada.

– Por el amor de Dios… -más impaciente consigo mismo que con ella, Ty le devolvió las riendas-. ¡Váyase de aquí y deje a mi hermano en paz!

Sólo entonces Phinn se acordó de Ash. Y cuando miró hacia la orilla y vio que estaba incorporándose decidió que podía marcharse.

– ¡Encantada! -exclamó, alejándose de allí con Ruby.

No sabía cuánto tiempo había estado caminando, quizá quince minutos… no lo sabía porque a su reloj, por lo visto, no le gustaba el agua.

Le daba vergüenza haber estado a punto de llorar delante de aquel bruto. ¡Llena de pulgas Ruby! Claro que luego parecía haberse compadecido de ella…

Sí, seguro, pensó luego. Como que aquel grosero se compadecería de nadie. Insultar a Ruby… oh, cuánto le gustaría haberle dado una patada.

En fin, una cosa era segura: estaría encantada de escribir «dirección desconocida» en cualquier carta que llegase para devolvérsela después al remitente.

CAPÍTULO 3

EN CUANTO dejó a Ruby instalada en el establo de Geraldine, Phinn subió a su habitación para darse una ducha. Después, se puso una camiseta y un pantalón corto y se envolvió el pelo en una toalla para hacerse una taza de té… o de tila. Lo acontecido por la tarde la había dejado un poco angustiada.

Aunque no sabía qué la había turbado más: tener que salvar a Ashley Allardyce de morir ahogado o que su insolente hermano la hubiera visto medio desnuda.

Suspirando, empezó a hacer las maletas para estar lista cuando Mickie Yates fuese a buscarla al día siguiente. Después de guardar su ropa, envolvió en papel de periódico las piezas de la vajilla que había conservado y los pocos adornos que su padre no había vendido…

Estaba terminando de limpiar las estanterías cuando alguien llamó a la puerta. Pensando que sería Geraldine para comprobar que, efectivamente, iba a dejar libre la habitación para el día siguiente, Phinn abrió la puerta… y se quedó helada.

Porque ante ella estaba nada más y nada menos que Ty Allardyce. Y llevar ropa seca en lugar de estar medio desnuda no la hizo sentir más cómoda.

– Ah, el formidable señor Allardyce. ¿Quién está en mi terreno ahora?

– Me gustaría hablar con usted -se limitó a decir él.

– Pues lo siento, pero no. Así que váyase de mi… puerta.

Pero, para su sorpresa, Ty Allardyce entró en la habitación como si fuera suya.

– ¿Se marcha? -le preguntó, señalando las maletas.

– Sí, me voy -respondió ella, beligerante porque no veía razón alguna para mostrarse amable con aquel ogro.

– ¿Y dónde piensa ir?

– Pues… -nerviosa, Phinn se dio la vuelta para mirar por la ventana.

– Espero no despertar mañana y encontrarla acampada frente a mi casa, señorita Hawkins.

Esa idea le pareció divertida y, sin darse cuenta, sonrió. Además, lo de «señorita Hawkins» era mejor que «las Hawkins».

– Si quiere que le sea sincera, no se me había ocurrido.

– ¿Pero?

– Pero nada. Y tengo muchas cosas que hacer, señor Allardyce. Gracias por pasar por aquí -le dijo, señalando la puerta.

– Usted necesita un sitio en el que alojarse y donde poder alojar a su animal…

– Se llama Ruby -lo interrumpió Phinn-. El «animal lleno de pulgas», como usted la llamó, es Ruby.

– Le pido disculpas -dijo Ty entonces. Y eso la sorprendió tanto que parpadeó varias veces, como si no hubiera oído bien-. Pero no puedo dejar que vuelva a la granja Honeysuckle…

– ¿Cómo sabe que pensaba ir allí?

– No lo sabía. Quiero decir, no lo sabía hasta que usted me lo ha confirmado.

– ¡Ah, qué listo! Mire, señor Allardyce -dijo Phinn entonces, respirando profundamente-. Sé que está enfadado conmigo, quizá para siempre, pero yo no sería un estorbo en la granja y…

– No, eso está fuera de la cuestión.

– ¿Por qué?

– Para empezar, no hay luz.

– No me hace falta, tengo muchas velas. Y como hace calor, tampoco necesito la calefacción.

– ¿Y si llueve y hay goteras?

– No hay goteras. He estado allí y…

– ¿Ha estado allí? ¿Sigue teniendo la llave?

– Sí y no -suspiró Phinn, percatándose de que estaba metiendo seriamente la pata-. Sí, he estado allí y no tengo la llave.

– ¿Y cómo ha entrado?

Podría mandarlo a la porra, pero aún seguía esperando convencerlo de que la dejase vivir en Honeysuckle.

– Entré por una de las ventanas -le confesó.

– ¿Se ha subido a una escalera…? -Ty Allardyce inclinó a un lado la cabeza, incrédulo-. ¿Quiere incluir allanamiento de morada a su lista de agravios?

– ¡Estoy desesperada! -exclamó Phinn-. Ruby no está bien, es muy mayor… -no pudo terminar la frase, emocionada, y se dio la vuelta para que no la viese llorar. Estaba dispuesta a echarlo de allí, pero también dispuesta a suplicarle si hacía falta.

Pero entonces, atónita, descubrió que no tenía que suplicarle. Porque Ty Allardyce dijo:

– Creo que podemos encontrar un sitio mejor para usted.

Esas cosas no le pasaban a la gente como Delphinnium Hawkins… al menos últimamente, de modo que lo miró boquiabierta. Ty Allardyce la detestaba.

Entonces, ¿por qué…?

– ¿Y para Ruby también? -le preguntó.

– Para Ruby también.

– ¿Dónde?

– En mi casa. Puede usted vivir con…

– ¡Un momento! -lo interrumpió Phinn-. No sé quién cree que soy, pero deje que le diga…

– ¡Por el amor de Dios! -exclamó él, irritado-. Aunque reconozco que tiene usted las mejores piernas que he visto en mucho tiempo… y que el resto tampoco está mal, yo tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo que intentar seducir a una chica del pueblo.

¡Una chica del pueblo!

– ¡Ya le gustaría! -replicó Phinn, indignada. Pero, pensando en Ruby, decidió que no se lo podía permitir-. ¿Por qué quiere que viva en Broadlands Hall?

– ¿Podemos sentarnos?

Sus piernas se verían menos si estuviera sentada, pensó, dejándose caer en una de las sillas y señalando la otra con la mano.

– Hoy me ha hecho un favor por el que siempre estaré en deuda con usted -dijo Ty entonces.

– Bueno, yo no diría eso… -suspiró Phinn-. ¿Pero ve lo que puede pasar cuando uno se mete en unas tierras que no son suyas? No siempre tiene que ser algo malo.

– De no haber estado usted allí mi hermano podría haberse ahogado -murmuró Ty, apartando la mirada.

– Ash no sabía que no se debe nadar en esa zona del riachuelo, por lo visto.

– Pero usted sí sabía lo peligroso que era y, sin embargo, Ash me ha dicho que se lanzó de cabeza sin pensarlo un momento.

– De haber sido usted, seguramente no me habría tirado -intentó bromear Phinn. Y eso despertó una sonrisa en el estirado Tyrell Allardyce.

– Salvó usted la vida de mi hermano sin dudar un momento -siguió-, aun sabiendo que arriesgaba la suya.

– Bueno, me paré un momento para quitarme el vestido…

– No se me ha olvidado -la interrumpió él-. Y dudo que vaya a olvidarlo -luego carraspeó, incómodo-. Mi hermano ha perdido mucho peso, pero aun así es un hombre grande e imagino que no sería fácil para usted llevarlo hasta la orilla. Si hubiera empezado a luchar podrían haberse ahogado los dos… no quiero ni pensarlo.

– Pues no lo piense -suspiró ella-. Son cosas que pasan. Ash no estaba intentando suicidarse ni nada parecido.

– Yo sé que no era un intento de suicidio pero, por lo que veo, también usted se ha dado cuenta de que mi hermano es… muy vulnerable en este momento.

Phinn asintió con la cabeza. Sí, lo sabía.

– Sé que usted me echa a mí parte de la culpa, pero le aseguro que yo no pude hacer nada. No sabía que Leanne iba a romper con él como lo hizo.

– Sí, tal vez fue injusto por mi parte -asintió Ty-. Pero en fin… Ash me ha contado que no tiene usted trabajo ni sitio donde vivir y yo estoy en posición de ofrecerle ambas cosas.

¿Iba a darle una casa y un trabajo? Aquello era increíble.

– Mire, se lo agradezco, pero no quiero caridad.

– Es usted un poquito susceptible, ¿no? -suspiró él, irritado. Pero luego, al ver que tenía los ojos llenos de lágrimas, dio marcha atrás-. ¿No irá usted…? ¿Qué le pasa? ¿Está empezando a darse cuenta de lo que podría haber pasado en el riachuelo?

– No, no… mire, ¿puede volver a ser desagradable? Me entiendo mejor con usted cuando se porta como un ogro.

Ty sacudió la cabeza.

– ¿No tiene familia… alguien que pueda ayudarla?

– Mi madre vive en Gloucester, pero…

– Yo la llevaré allí.

– No, no quiero ir allí.

– Deje de discutir -le ordenó él-. No está usted en condiciones de conducir. Será más seguro que conduzca yo.

Aquel hombre era imposible.

– ¿Quiere dejar de decirme lo que tengo que hacer? Sí, estoy un poco… impresionada, pero no importa. Y no pienso ir a ningún sitio.

– Si no puedo llevarla a casa de su madre, tendré que llevarla a la mía.

– No pienso dejar a Ruby.

– Ruby estará perfectamente hasta mañana…

– ¡He dicho que no! Ruby irá conmigo donde quiera que vaya.

Ty Allardyce se quedó mirándola un momento, pensativo.

– Voy a hacer una taza de té.

De repente, Phinn soltó una carcajada. La situación era tan absurda…

– Perdone -se disculpó después-. Pero ya he tomado un té y no quiero más. Y, por favor, ¿puede aceptar que sé que está usted agradecido por lo que pasó esta mañana y olvidarse de ello de una vez?

– ¿Quiere que siga siendo el bruto que intentaba echarla de la finca?

Phinn asintió con la cabeza.

– Y yo seguiré siendo… la chica del pueblo. La chica del pueblo que cree que debería dejarme vivir en la granja hasta que la alquile.

– No.

– Pero es que tengo que irme de aquí mañana mismo. Geraldine quiere que deje libre la habitación y Ruby…

– Como le he dicho antes, eso no es un problema porque en Broadlands Hall hay sitio para usted y para Ruby. Por el momento el establo se usa como almacén, pero puede usted limpiarlo mañana.

– ¿Tiene agua?

– Claro.

– ¿Y hay más caballos?

– No, no hay caballos. Ruby tendrá una vida idílica allí. Además, hay un corral estupendo en el que puede trotar a placer.

Phinn conocía bien ese corral. Además de tener una parte llena de árboles que le daban sombra, había un cobertizo en el que Ruby podía entrar si hacía demasiado calor.

De repente, le dieron ganas de llorar otra vez. Todo sonaba tan maravilloso.

«Oh, Ruby, un sitio para ti».

– ¿Y sería un trabajo permanente? Quiero decir, si piensa echarme dentro de una semana…

– Digamos que sería un contrato de seis meses, renovable después de ese tiempo.

– Acepto -dijo Phinn entonces. Al menos tendría seis meses para encontrar otro trabajo y otro sitio donde vivir-. Puedo limpiar, cocinar, cuidar el jardín, catalogar su biblioteca…

– La señora Starkey lleva la casa y lo hace admirablemente bien y Jimmie Starkey tiene toda la ayuda que necesita en la finca.

– ¿Y no necesita que cataloguen su biblioteca?

– No, lo que tengo en mente para usted consiste en otra cosa -dijo Ty-. Mi trabajo me obliga a viajar constantemente, de modo que no he podido pasar mucho tiempo en Broadlands Hall…

– Supongo que se mantenía en contacto con Ash por teléfono.

– Pero eso no me preparó para la sorpresa que me llevé cuando vine hace un par de semanas. Supongo que también usted habrá notado el cambio que se ha operado en mi hermano.

– Sí, claro. ¿Está enfermo?

– No tiene ninguna enfermedad… nada que pueda curar un médico.

– ¿Es culpa de Leanne entonces?

Ty Allardyce asintió con la cabeza.

– Yo no sabía que una mujer pudiera hacerle tanto daño a un hombre, pero… en fin, el caso es que no puedo volver a Londres y dejarlo solo aquí. Por eso necesito su ayuda.

– Haré lo que pueda -dijo ella.

– Entonces, el trabajo es suyo.

Phinn miró a aquel hombre que, debía admitir, empezaba a caerle bien. Aunque no se fiaba del todo.

– ¿Y en qué consiste el trabajo exactamente?

– Quiero que sea la acompañante de Ash.

– ¿Quiere que sea la acompañante de su hermano? -repitió ella, perpleja.

– Le pagaré, por supuesto.

– ¿Me va a pagar por hacerle compañía?

Tyrell Allardyce suspiró, impaciente.

– Mire, aunque yo podría hacer parte de mi trabajo en el despacho de Broadlands Hall, a través del teléfono y de Internet, ciertos asuntos requieren mi presencia en Londres o en cualquier otra capital del mundo. Y no quiero dejar solo a mi hermano.

Phinn lo pensó un momento.

– ¿Y cree que yo sería buena compañía para Ash?

– ¿Se le ocurre una persona mejor que alguien que le ha salvado la vida?

– No sé…

– Mire, señorita Hawkins, yo sé que a mi hermano le cae bien. Él mismo me ha dicho que siempre es muy agradable. El otro día, por ejemplo…

– ¿El día que usted me dijo que lo dejase en paz?

– Sí, bueno, es que estaba enfadado -se disculpó Ty-. No quería que otra Hawkins terminase lo que la primera había empezado. Pero eso fue antes de saber que Ash sigue tan loco por Leanne que las demás mujeres no existen para él. Francamente, no se fijaría en usted aunque intentase seducirlo con sus encantos.

¿Seducirlo con sus encantos? Muy simpático, desde luego. Phinn estaba a punto de decirle que no quería el trabajo cuando pensó en Ruby, en el establo, en aquel corral tan agradable en el que podría trotar…

– Yo no sé qué se espera de una acompañante. ¿Qué tendría que hacer? Imagino que no querrá que lo lleve al pub a emborracharse por las noches.

– ¿Le gusta a usted la cerveza?

– ¡No!

– Pero hoy ha bebido. Cuando la vi en el riachuelo noté que olía a cerveza…

– ¡Pero bueno! -lo interrumpió Phinn, indignada-. Mire, Allardyce, yo odio la cerveza, pero en este pueblo es costumbre tomar un trago cuando te lo ofrecen y el herrero me ofreció uno esta mañana. Y no podía decirle que no porque estaba mirando las herraduras de Ruby sin cobrarme un céntimo.

– De modo que, para no herir sus sentimientos, tomó usted un trago de algo que no le gusta.

– Así es como se hacen las cosas por aquí.

– ¿Sabe una cosa? -sonrió Ty entonces-. Creo que es usted una buena persona.

Phinn se quedó sorprendida tanto por el cambio de tono como por el cambio de actitud.

– Sí, bueno… en fin, de modo que tendría que hacerle compañía a Ash mientras usted está de viaje.

– Yo creo que mi hermano necesita estar con alguien que lo escuche, alguien que sea capaz de distraerlo cuando se ponga melancólico.

– ¿Y cree que yo puedo hacer eso?

– Estoy seguro -asintió él.

– ¿Cree que Ash tardará seis meses en… en volver a ser el mismo de antes?

– Espero que no sea tanto tiempo, la verdad. ¿Quién sabe? En cualquier caso, estoy dispuesto a ofrecerle trabajo y alojamiento durante seis meses como mínimo.

– Muy bien -dijo Phinn.

– ¿Entonces empezará mañana mismo?

– Empezaré mañana. Y será mejor que me dé el número de teléfono de Ash -sonrió ella, contenta.

– ¿Para qué?

– Para pedirle que venga a buscarme. Iré a Broadlands Hall para ver el establo y luego llevaré a Ruby.

– ¿Quiere inspeccionarlo antes de instalarse?

– Podría pedirle a Mickie que me llevase…

– ¿Quién es Mickie?

– Un vecino del pueblo. Es un poco excéntrico, pero tiene un corazón de oro. Mickie… -Phinn no terminó la frase.

– ¿Mickie qué?

Ella dejó escapar un suspiro de resignación.

– Si tan empeñado está en saberlo… le pedí a Mickie que llevase las cosas de mi padre a la granja.

Ty Allardyce sacudió la cabeza, mirándola como si fuera una especie nueva para él.

– Sin decirle nada a nadie, claro.

– Pues no, no le habría dicho nada a nadie. Si no hubiera tenido que vender mi coche… en fin, tuve que venderlo y ya está. Así que llamaré a Mickie para decirle que…

– ¿Tuvo que vender su coche?

– Sí.

Phinn no dijo nada más. Ty Allardyce no tenía por qué saberlo todo.

– Según mi abogado, pagó usted todas las mensualidades de alquiler que se debían antes de entregar las llaves de la granja. Pensé que el dinero era de su padre, pero… parece que no, ¿estoy en lo cierto?

Phinn se encogió de hombros.

– ¿Para qué necesitaba un coche si ya no tenía trabajo? Además, no podía dejar a Ruby sola todo el día -luego lo miró, pensativa-. Por cierto, ¿le ha dicho a Ash que va a tener una acompañante?

– No.

– ¿Y cómo cree que va a reaccionar cuando lo sepa?

Ty se encogió de hombros.

– Mi hermano es una persona muy sensible. Yo creo que sería mejor que no supiera por qué está usted allí.

– Yo no sería capaz de mentirle -le advirtió ella.

– No tendría que mentir, no se preocupe.

Phinn miró aquellos ojos grises, perpleja.

– ¿Entonces? No puedo llamarlo así, de repente, y pedirle que venga a buscarme.

– Ash sabe que tiene que irse de aquí, así que le diré que vine a darle las gracias por lo que había hecho esta mañana… y aproveché para ofrecerle un puesto de trabajo y un sitio temporal en el que vivir.

– ¿Y Ash se lo va a creer? -preguntó ella, sarcástica.

– ¡Ah, me compadezco del hombre que se case con usted! -replicó Ty, irritado-. Bueno, en fin, la verdad es que también yo dudo que lo crea, pero en este momento Ash no se preocupa por casi nada. Además, él se siente aún más agradecido que yo por lo que ha hecho.

Ty sacó una tarjeta de la cartera y, después de anotar unos números en el dorso, se la entregó. Había anotado el número de su móvil, el de su oficina en Londres, el de su casa y el de Broadlands Hall.

– Tampoco hacía falta que se volviera loco -murmuró-. Yo sólo quería el teléfono de Broadlands Hall.

– Por si acaso -dijo él, levantándose. Ah, se refería a que debía llamarlo si le ocurría algo a su hermano, pensó Phinn-. Llámeme a cualquier hora si es necesario.

– Muy bien -asintió ella, levantándose a su vez. Pero le pareció que estaban demasiado cerca y dio un paso atrás, nerviosa.

– ¿Cómo se encuentra ahora?

– ¿Cómo me encuentro?

Ty tomó sus manos y la miró a los ojos.

– Parece que se ha calmado un poco.

– Sí, creo que se me ha pasado la impresión -le dijo. Sólo entonces se preguntó si se habría quedado tanto rato para estar a mano por si se desmayaba o algo parecido-. Es usted más amable de lo que imaginaba.

– Cuéntelo por ahí y tendrá que vérselas conmigo -bromeó Ty.

Y, después de decir eso, salió de la habitación sin decir una palabra más.

Atónita, Phinn se acercó a la ventana. Allí estaba, no lo había soñado. Tyrell Allardyce estaba en la puerta del establo, hablando con Geraldine Walton. Y Geraldine estaba sonriendo como nunca. Jamás la había visto tan animada.

De modo que tendría que añadir «encanto» a la lista de cualidades de su nuevo jefe, pensó. Ty y Geraldine entraron en el establo y, un minuto después, aparecieron de nuevo, cada uno con una bala de paja en la mano, y procedieron a cargarlas en la camioneta.

Desde luego, era un hombre de palabra. Ya estaba llevando las cosas de Ruby antes de que ella se mudase a Broadlands Hall…

Ty Allardyce necesitaba una persona que le hiciera compañía a su hermano y lo tenía todo preparado incluso antes de ir a verla. El plan era, por lo visto, ir a visitarla y hacerle una oferta que no pudiese rechazar.

Que había sabido que ella iba a decir que sí de antemano era evidente. Muy eficiente, desde luego. Un poco sorprendida, Phinn bajó al establo para ver a Ruby cuando la camioneta de Ty desapareció por el camino… y se encontró con Geraldine.

– No me habías dicho que te ibas a mudar a Broadlands Hall.

Phinn no sabía qué decir. Desde luego, no pensaba contarle que iba a ser la acompañante de Ashley Allardyce. Pero tampoco quería despedirse de malas maneras.

– Espero no haber olvidado mi trabajo como secretaria -contestó-. Bueno, voy a ver cómo está Ruby.

La yegua se acercó a ella en cuanto la vio y Phinn le contó que se mudarían al día siguiente a un sitio con un corral precioso. Ruby acarició su cuello, agradecida, y Phinn se relajó por primera vez en muchos meses.

Quince minutos después se le ocurrió que Ty ya habría tenido tiempo de decirle a su hermano que, a partir del día siguiente, ella viviría en la casa y, después de despedirse de Ruby, subió a su habitación y marcó el número de Broadlands Hall, esperando que Ash contestase. Pero se quedó sorprendida al oír la voz de Ty.

– Ah, hola, Ty… señor Allardyce -lo saludó, nerviosa.

– Llámame Ty. ¿Querías hablar con Ash?

– Si no te importa.

Un minuto después, Ash se ponía al teléfono.

– Iba a llamarte yo para darte las gracias por salvarme la vida. No tuve oportunidad esta tarde, pero…

– No te preocupes -lo interrumpió ella-. Ty pasó por mi habitación para darme las gracias en tu nombre. Supongo que te habrá contado que me mudo a Broadlands Hall mañana mismo.

– Y yo me alegro mucho de que mi hermano te haya invitado a venir, por cierto.

– ¿Entonces no te importa?

– ¡No, por Dios! Ty ha sugerido que limpie el establo mañana a primera hora.

– No, no, lo haré yo, no te preocupes. Lo que necesito es que alguien venga a buscarme mañana porque no tengo coche.

– ¿Te parece bien a las nueve?

– Me parece estupendo.

Phinn se fue a la cama esa noche un poco mareada. Cuántas cosas habían pasado ese día. Había tenido que sacar a Ash del riachuelo, su hermano le había ofrecido una casa, un trabajo y un sitio para Ruby… desde luego, aquel día había estado lleno de sorpresas.

Curiosamente, sin embargo, era Ty Allardyce en quien no dejaba de pensar. Podía ser antipático, tirano incluso, pero también podía ser amable y considerado. Un hombre complejo, desde luego.

Recordó entonces cómo había tomado sus manos… y el escalofrío que eso la había hecho sentir.

«No seas tonta», se dijo a sí misma. «Piensa que vas a tener una casa en la que vivir y un sitio para Ruby. Eso es lo único importante».

Desde su punto de vista, las cosas no podían ir mejor. Desde luego, lo de volver a la granja había sido una idea absurda. Ruby y ella estarían mucho mejor en Broadlands Hall. Sí, eran muy afortunadas.

Pero entonces, ¿por qué se sentía tan inquieta?, se preguntó. Como si algo… como si algo no encajase del todo.

CAPÍTULO 4

PHINN se levantó mucho antes de las nueve y, después de atender a Ruby, se dedicó a doblar sus mantas, colocar los arreos y limpiar el cajón para que Geraldine no pudiera quejarse de nada. Pero, aunque sabía que el establo de Broadlands Hall sería adecuado, quería comprobarlo antes de llevar a Ruby allí.

Poco después de las nueve, Ash la encontró esperando en la puerta. Parecía horriblemente cansado, pensó, como si no hubiera pegado ojo en toda la noche.

– ¿Lista? -le preguntó, con un intento de sonrisa.

– La verdad es que hay muchas cosas que guardar -se disculpó ella.

Casi habían terminado de cargar la camioneta cuando Geraldine apareció en la puerta y Phinn hizo las presentaciones de rigor.

– Tú te encargas de gestionar la finca, ¿verdad? -le preguntó ella.

– Algo así -murmuró Ash, mientras guardaba la última maleta-. ¿Queda algo más?

– No, ya está todo. Vendré más tarde a buscar a Ruby, Geraldine.

– No te preocupes, yo me encargo de ella. No hace falta que te des prisa.

Un minuto después, Ash y Phinn se dirigían a Broadlands Hall. De modo que su trabajo había empezado…

– ¿Ty ha vuelto a Londres? -le preguntó, más por entablar conversación que por verdadero interés por su hermano.

Pero Ash se volvió hacia ella para mirarla con lo que sólo podía describirse como una «mirada conspiradora».

– ¿Te llamó por teléfono antes de irse?

¿Pensaría Ash que Ty y ella…? No, imposible. Pero como no podían decirle cuál era la verdadera razón por la que iba a vivir en Broadlands Hall…

Phinn abrió la boca para decirle que entre Ty y ella no había nada, pero decidió guardar silencio. Y luego se alegró de no haber dicho nada. Ty saldría con chicas guapísimas en Londres, chicas ricas y sofisticadas, nada parecidas a ella.

Ash la llevó directamente al establo y se disculpó mientras señalaba el desorden.

– Debería haberlo limpiado antes de que llegases, pero… al final no me dio tiempo.

– No te preocupes, entre los dos no tardaremos nada.

En el interior había un montón de cajas y antiguos aperos, además de una vieja mesa de cocina y otros muebles, pero el establo era más que adecuado. En cuanto lo hubiesen limpiado un poco, sería una residencia de lujo para Ruby.

– Bueno, hora de ponerse a trabajar.

– ¿No quieres ver antes tu habitación?

– No hace falta, seguro que me gustará. ¿Te importa ayudarme un momento?

Ash empezó a mover cajas con cierta desgana pero luego, poco a poco, fue animándose.

– No, deja eso ahí -le ordenó, cuando intentaba mover un viejo mueble de cocina-, ya lo haré yo. De hecho, deberíamos tirar todo esto a la basura.

¿Tirarlo? Qué sacrilegio. Phinn sacó su móvil y marcó el número de Mickie Yates.

– Mickie, soy Phinn.

– No he olvidado tu voz -rió el hombre.

– Mira, ahora mismo estoy trabajando en Broadlands Hall y hay un montón de muebles todavía en buen uso… ¿conoces a alguien que necesite muebles de cocina?

– Llegaré dentro de una hora.

– Estupendo.

Después de colgar, Phinn guardó el teléfono en el bolsillo y se volvió hacia Ash, que la miraba con cara de sorpresa.

– ¿Vas a trabajar aquí?

– Pues claro -contestó ella, poniéndose colorada.

– Se pone colorada y mi hermano dice que intentará volver esta noche -murmuró Ash entonces. Y, después de eso, se puso a canturrear Love Is in The Air.

– Ashley -dijo ella, con tono de advertencia.

– ¿Qué?

– Nada.

– Perdona, ¿me estoy metiendo donde no me llaman?

No había respuesta para esa pregunta, claro. Evidentemente, creía que había algo entre Ty y ella. ¿Pero cómo iba a haber nada? Se habían visto tres veces y las dos primeras Tyrell Allardyce no había sido precisamente amable con ella. Y como no podía contarle la verdad, que estaba allí para hacerle compañía, tampoco podía hacer nada para disuadirlo de tal idea.

Cuando por fin terminaron de limpiar el establo y Mickie Yates se había llevado los muebles, Ash parecía estar de muy buen humor.

– Bueno, voy a buscar a Ruby -dijo Phinn.

– ¿Quieres que te lleve?

– No, no hace falta, iré dando un paseo. Pero podrías comprobar si hay latas viejas o hierbas venenosas en el corral.

Ty le había dicho que estaba en buenas condiciones y confiaba en él, pero al menos así Ash tendría algo que hacer.

En los establos, Phinn fue recibida por una sonriente Geraldine, que se ofreció a darle paja y heno para su yegua.

– Te lo doy por el precio que pagué yo, ni un céntimo más.

Sintiéndose animada, Phinn fue a buscar a Ruby.

– Hola, cariño. Tengo una sorpresa para ti.

A pesar del paseo hasta Broadlands Hall, Ruby no tenía mucho apetito y, después de quedarse un rato con ella para que se acostumbrase a su nuevo hogar, Phinn se dirigió a la casa. Entró por la cocina, donde la señora Starkey estaba pelando patatas.

– Ya he preparado tu habitación.

– No debería haberse molestado, señora Starkey. Podría haberlo hecho yo…

– No ha sido ninguna molestia, al contrario -sonrió el ama de llaves-. Normalmente la cena es a las ocho, pero te he hecho un bocadillo, por si acaso. O pondrías tomar un plato de sopa…

– No, con un bocadillo me conformo, gracias -sonrió Phinn-. Lo que necesito ahora es darme una ducha.

La señora Starkey se secó las manos en el delantal.

– Ven, voy a enseñarte tu habitación. Ashley ya ha subido tus maletas y he guardado las cajas en el trasero.

– Muchas gracias. ¿Sabe dónde está Ash?

La señora Starkey dejó de sonreír.

– Creo que ha ido a dar un paseo. No ha querido comer nada y apenas ha probado el desayuno. Yo no sé… -suspiró, más para sí misma que otra cosa.

Phinn no sabía qué decir, pero se salvó de tener que responder cuando el ama de llaves abrió una puerta en el piso de arriba.

– Ésta es tu habitación. Espero que te guste.

– ¡Es preciosa! -exclamó Phinn.

Y lo era.

– Bueno, te dejo sola para que te duches. Voy a hacerte el bocadillo.

Phinn se quedó parada en medio del dormitorio de techos altos que parecía más la suite de un hotel. Una de las paredes estaba ocupada por armarios empotrados, con una cómoda de cedro entre ellos… allí había mucho más espacio del que ella necesitaría nunca para guardar su ropa, pensó.

La cama era de matrimonio, con un edredón en tonos crema y dorado. Al pie de la cama había una otomana y, frente a ella, una chaise-longue con una mesita redonda a un lado. ¡Era un dormitorio de ensueño!

Recordando su habitación fría y húmeda en la granja Honeysuckle, donde estaría en aquel momento si Ty no le hubiese ofrecido alojamiento en Broadlands Hall, Phinn no podía creer lo que veía. Y ella había pensado que el establo de Ruby era lujoso…

Perpleja, y pensando que no querría irse de allí en seis meses, Phinn fue a inspeccionar el cuarto de baño. Y, por supuesto, no se llevó una desilusión.

Más fresca después de darse una ducha, se vistió a toda prisa y, pensando llevar a Ruby al corral, salió de su nueva habitación.

– ¿Te o café? -le preguntó la señora Starkey cuando pasó por la cocina.

– No, en realidad iba a llevar a Ruby al corral para que corriese un poco. Pero tomaré un vaso de agua.

– ¿No prefieres un zumo?

– Sí, gracias, un zumo sería estupendo.

El ama de llaves le había preparado un bocadillo, que envolvió en una servilleta de papel para que se lo llevara con ella.

– Gracias, señora Starkey.

De repente, la vida era maravillosa y Phinn se dio cuenta de que, por primera vez desde la muerte de su padre, se sentía contenta. ¿A quién tenía que darle las gracias por ello, a Ty, a Ash, a la señora Starkey?

Afortunadamente, cuando llegó al establo comprobó que Ruby había comido algo de su pienso especial, de modo que la llevó al corral y se sentó en la valla para comer el bocadillo mientras la yegua inspeccionaba su nuevo patio de juegos.

Un rato después, cuando vio que Ruby se encontraba cómoda, decidió ir a buscar a Ash. Según la señora Starkey estaba dando un paseo, pero había pasado más de una hora. Cuando se acercaba a la piscina vio algo azul entre los árboles. Si no recordaba mal, Ash llevaba una camisa azul esa mañana…

¿No sería mejor dejarlo en paz?, se preguntó.

Pero ella estaba allí precisamente para hacerle compañía, pensó luego. De modo que dio un paso adelante, haciendo ruido a propósito, pero cuando llegó a su lado y lo vio sentado sobre una piedra, con expresión ausente, se le encogió el corazón. ¿Cuánto tiempo llevaría allí, sin ver nada más que el rostro de su traicionera prima?

– ¿Te puedes creer que haga un día tan precioso?

– Ah, hola, Phinn. ¿Ruby ya está instalada?

– Sí, ya está instalada. Y el corral es maravilloso.

– Me alegro.

Phinn se sentó a su lado.

– ¿De verdad tú te encargas de gestionar la finca?

– En realidad, no hay mucho que hacer.

– ¿Tú crees? El otro día, cuando pasaba por el bosque de Pixie me di cuenta de que había que cortar algunos árboles viejos y plantar unos nuevos.

– ¿Dónde está el bosque de Pixie?

Phinn decidió aprovechar la oportunidad.

– Podríamos ir mañana, ¿te parece?

– Sí, claro -murmuró él-. ¿Sabes algo de Leanne?

– No, no sé nada de ella. No estamos en contacto. Con los parientes, a veces las cosas son así. No los ves nunca salvo en las bodas y en… -Phinn no terminó la frase.

– Lo siento, no quería recordártelo -se disculpó Ash-. Venga, vamos a ver qué tal lo está pasando Ruby en su nuevo corral.

Poco después Phinn estaba de nuevo en su habitación. Y cuando iba a guardar sus cosas en la cómoda le sorprendió encontrar un sobre con su nombre en uno de los cajones. Al abrirlo, comprobó que era un cheque firmado por Tyrell Allardyce con lo que, presumiblemente, era su primero sueldo.

Phinn se puso colorada al pensar que Ty debía conocer su ruinosa situación económica. Y que la cantidad fuese más de lo que ella había esperado dejaba bien claro lo importante que Ash era para su hermano.

Pensando que, como acompañante, seguramente tendría que cenar con Ashley, Phinn decidió ponerse unos pantalones blancos y una blusa azul.

Le parecía como si hubieran pasado años desde la última vez que se puso algo más que crema hidratante en la cara, pero se le ocurrió que un poquito de colorete y algo de brillo en los labios no sería mala idea. Pero por qué, mientras se aplicaba el colorete, no dejaba de pensar en Ty Allardyce, no tenía ni idea.

No lo había visto desde el día anterior y tampoco sabía si volvería a casa aquella noche. ¿Cenaría con ellos?, se preguntó. ¿Pero qué le importaba a ella si Ty aparecía o no?

Un golpecito en la puerta interrumpió sus pensamientos. Y cuando, al abrir, se encontró precisamente con el hombre en el que estaba pensando, de repente se sintió tímida.

– Hola. ¿Bajamos a cenar? -sonrió Ty.

– La señora Starkey me dijo que solíais cenar alrededor de las ocho -murmuró Phinn, levantando la mano para mirar el reloj… y recordando que había dejado de funcionar.

– Son las ocho y cuarto.

– ¿En serio? Pero bueno, ¿dónde se ha ido el tiempo?

– Suele ocurrir -sonrió Ty.

– ¿Has trabajado mucho? -le preguntó ella mientras bajaban al comedor.

– No tanto como tú, por lo que me han contado.

– El pobre Ash ha tenido que ayudarme a limpiar el establo.

– ¿Y tu amigo Mickie se ha llevado los trastos?

– ¿Te importa?

– No, ¿por qué iba a importarme? Al contrario -dijo él-. Por cierto, ¿dónde está tu reloj?

– Se estropeó cuando me tiré al riachuelo -suspiró Phinn.

– ¿Se te olvidó quitártelo cuando te lanzaste al agua para salvar a mi hermano?

– Una no puede pensar en todo -rió Phinn-. Pero no te preocupes, cuando se haya secado volverá a funcionar.

No era cierto, pero no quería que Ty se sintiera culpable. Al fin y al cabo, era un reloj barato.

– Como tú misma dijiste, no se te da bien mentir.

Phinn soltó una carcajada.

– El corral es precioso, por cierto.

Ty se limitó a sacudir la cabeza, como hacía cuando no sabía qué hacer con ella.

La cena fue muy agradable, aunque Phinn se dio cuenta de que Ash apenas probaba bocado.

– ¿Has encontrado tiempo para revisar el papeleo de la finca? -le preguntó su hermano.

– No, hacía muy buen día y no me apetecía encerrarme en la oficina -contestó él-. Además, creo que Phinn gestionaría este sitio mucho mejor que yo.

Ella abrió la boca para decir que no era verdad, pero Ty se adelantó:

– Estoy empezando a pensar que nada de lo que haga Phinn podría sorprenderme. Pero, ¿por qué lo dices?

– Porque mañana va a llevarme al bosque de Pixie… y yo ni siquiera sabía que aquí hubiera un bosque con ese nombre. Phinn dice que hay que cortar algunos árboles y plantar nuevos.

– Ah, ya veo.

Después de cenar Ty le pidió que fuera al salón con ellos y, aunque Phinn hubiera preferido ir al establo para ver a Ruby, por cortesía no podía marcharse.

De modo que, pensando que pasar diez minutos más con los hermanos Allardyce no le haría ningún daño, entró en el salón principal de Broadlands Hall y…

– ¡La mesa de mi abuela! -exclamó, atónita. Aquella preciosa mesa de nogal había sido una de las joyas de la casa hasta que su padre tuvo que venderla.

– ¿La mesa de tu abuela? -repitió Ash-. ¿Esta mesa era tuya?

– Sí… es preciosa, ¿verdad? -murmuró Phinn, sintiéndose incómoda.

– ¿Seguro que es tuya? Ty la compró en Londres.

– Sí, estoy segura. La vendimos… seguramente a alguna tienda de antigüedades.

– ¿Y la has reconocido?

– Pues claro. Yo tenía que limpiarla todos los sábados por la mañana. La he estado abrillantando desde que tenía tres años -sonrió Phinn-. Las iniciales de mi padre están grabadas debajo. Y los dos nos llevamos una regañina cuando me enseñó a grabar las mías. Mi madre intentó borrarlas, pero no pudo.

– Evidentemente, esta mesa tiene muchos recuerdos para ti -dijo Ty, pensativo.

– Sí, la verdad es que sí.

– ¿Y te llevaste un disgusto cuando tu padre la vendió?

Phinn lo miró, sorprendida. ¿Cómo sabía que la había vendido su padre y no su madre?

– Era suya y podía hacer con ella lo que quisiera.

– Ah, claro, tu padre no podía hacer nada mal.

Ella apretó los labios, molesta.

– ¿Os importa si voy a ver cómo está Ruby?

Ty se limitó a asentir con la cabeza y Phinn salió de la casa, enfadada. Estaba acariciando la cabeza de su yegua cuando Ruby levantó las orejas, clara señal de que tenían compañía.

– ¿Le gusta su nueva casa? -oyó la voz de Ty tras ella.

– Sí, está encantada.

– ¿Y tú?

– ¿Cómo no iba a gustarme? ¡Mi habitación es un sueño!

– ¿Has tenido algún problema… algo que necesites?

– No, no… -Phinn pensó entonces en los comentarios de Ash-. Pero hay una cosa… tu hermano parece creer que… en fin, que entre tú y yo… -nerviosa, y seguramente colorada como un tomate, no pudo terminar la frase.

– ¿Entre tú y yo qué?

– Bueno, creo que Ash piensa que hay algo entre nosotros.

Phinn esperaba que la mirase con cara de incredulidad pero, para su sorpresa, Ty estaba sonriendo. Y a ella se le aceleró el corazón.

– Me temo que es culpa mía.

– ¿Culpa tuya?

– Me di cuenta de que eso era lo que pensaba cuando le dije que ibas a vivir aquí durante un tiempo y no le saqué de su error. ¿Me perdonas?

– ¿Por qué no le contaste la verdad?

– No te enfades conmigo -sonrió Ty-. Tú sabes muy bien cuál es la razón por la que estás aquí.

– Para ser la acompañante de Ash, sí.

– Pero él no debe saberlo. No quiero herir su orgullo, Phinn.

– Ah, entiendo.

– Prefiero que piense que te he invitado a vivir aquí porque… me gustas.

Phinn lo entendía, sí. Ash no necesitaba más presiones en ese momento.

– Mientras no esperes que te abrace o te bese…

Nerviosa, se volvió hacia Ruby para acariciar sus orejas.

– Aunque estoy seguro de que eso sería muy agradable, intentaré contenerme -sonrió Ty entonces.

– ¿Vas a estar en casa mañana? -le preguntó Phinn, pensando que como era sábado no tendría que volver a Londres.

– ¿Quieres que vaya también al bosque de Pixie?

Phinn se encogió de hombros.

– No sé. Si te apetece…

– No te caigo bien, ¿verdad?

– Ni bien ni mal.

Él sonrió de nuevo, alargando una mano para acariciar la cabeza de Ruby.

– ¿Cómo está tu yegua?

– Bien -contestó Phinn-. Ha comido más que en mucho tiempo y el establo y el corral son un sueño para ella.

– Me alegro -Ty sacó un reloj del bolsillo y se lo ofreció-. Te hará falta hasta que el tuyo se seque del todo.

Phinn miró el bonito reloj masculino. Debía ser uno suyo…

– No puedo aceptarlo.

– Sólo es un préstamo. Venga, no seas tonta.

– Muy bien, de acuerdo. Pero te lo devolveré en cuanto el mío vuelva a funcionar.

Cuando Ty salió del establo, Phinn se preguntó qué tenía aquel hombre que la turbaba tanto. En realidad, nunca había conocido a nadie que la enfadase y le gustase tanto a la vez.

Por fin, le dio las buenas noches a Ruby y volvió a la casa. Pero cuando entró en su habitación se llevó una sorpresa. Porque la mesita que había al lado de la chaise-longue había sido reemplazada por la mesa de su abuela.

– No me lo puedo creer -murmuró.

«Bienvenida a casa» parecía decir. Y no tenía que preguntarse quién había hecho el cambio. Sabía que había sido Ty Allardyce.

De modo que Phinn se fue a la cama pensando que, en realidad, sí le caía bien.

CAPÍTULO 5

SEIS semanas después, Phinn estaba sentada en la valla del corral mirando a Ruby, que no parecía encontrarse muy bien, y pensando que Broadlands Hall se estaba convirtiendo en su hogar.

La mayoría de las habitaciones habían sido reformadas y redecoradas… salvo la sala de música, en la que a menudo se había sentado con el señor Caldicott mientras su padre tocaba el piano. La puerta sólo se abría cuando Wendy o Valerie, dos chicas del pueblo, iban a limpiar y, aparentemente, el señor Caldicott no se había llevado el piano. Tal vez Ty habría llegado a algún tipo de acuerdo con él.

Phinn acarició el cuello de Ruby, murmurando cosas cariñosas, mientras intentaba decirse a sí misma que no debería acomodarse tanto. En unos meses tendría que irse de allí y buscar algún sitio para las dos.

Pero mientras tanto, qué maravilloso era no tener esa nube negra sobre su cabeza. Aunque su problema inmediato eran las facturas del veterinario. El sueldo del mes anterior había desaparecido y el segundo, que Ty había dejado sobre la mesa de su abuela, se lo debía casi en su totalidad a Kit Peverill.

– No te preocupes -le había dicho Kit, tan amable como siempre-. Puedes pagarme cuando quieras.

También le había dado el pienso especial de Ruby y, para sorpresa de Phinn, Geraldine Walton apareció un día por allí con unas balas de paja. Y después llamó por teléfono para decir que le sobraban algunas más y que quizá Ash querría ir a recogerlas.

Pensando que Ash se animaba cuando tenía algo que hacer, Phinn decidió preguntarle si no le importaba ir a buscarlas.

– ¿Las necesitas?

– No, no, déjalo. No debería haberte preguntado.

Él la miró, contrito.

– Perdona, Phinn, sé que no soy precisamente buena compañía últimamente. Claro que iré a buscarlas. Y, con un poco de suerte, no tendré que ver a la pesada de Geraldine.

Phinn se preguntó si de verdad no le gustaba Geraldine o, a pesar de sí mismo, se sentía atraído hacia ella por su parecido con Leanne.

Phinn le hacía compañía siempre que le era posible, aunque a menudo se daba cuenta de que prefería estar solo. En otras ocasiones paseaba con él por la finca, charlando a veces, permaneciendo callada otras. Y cuando mencionó que le gustaba dibujar, se sentó a la orilla del riachuelo mientras Ash intentaba capturar la belleza del paisaje. Lo cual era un poco doloroso para ella, porque era allí donde su padre la había enseñado a dibujar.

Pero Ash estaba triste a menudo y a veces se preguntaba si su presencia en la casa servía de algo. Lo había comentado con Ty una semana antes.

– Pues claro que sirve de algo -había dicho él-. Aparte de que yo no podría volver a Londres tranquilo si tú no estuvieras aquí, Ash ha mejorado mucho.

– ¿Estás seguro?

– Absolutamente -contestó Ty-. Imagino que te habrás dado cuenta de que últimamente se preocupa más por la finca. El otro día me llamó para contarme que habías estado hablando con un jornalero…

– Sam Turner -dijo Phinn.

– ¿Hay alguien en este pueblo a quien no conozcas? -sonrió Ty.

Por un segundo, Phinn estuvo a punto de decir: «a ti». Afortunadamente, se contuvo a tiempo. Cualquiera diría que tenía interés por conocerlo.

– Crecí aquí, es lógico que conozca a todo el mundo.

– Y has crecido estupendamente, debo decir -murmuró él.

Phinn no sabía muy bien qué había querido decir con eso y se preguntó cómo serían las chicas con las que solía salir. Seguramente altísimas y guapísimas.

Pero ahora, recordando esa conversación, se le ocurrió que Ty iba mucho por Broadlands Hall. Aunque también era cierto que era viernes y no había aparecido por allí en toda la semana.

Sintiendo un cosquilleo en el estómago, se preguntó si Ty iría a la finca ese fin de semana. Tal vez se quedaría hasta el lunes… aunque no lo hacía siempre. Tal vez tenía alguna novia en Londres.

Pero no quería pensar en las posibles novias de Ty Allardyce.

A punto de saltar de la valla para ir a la cocina a buscar una manzana para Ruby, Phinn oyó el ruido de un motor por el camino y enseguida reconoció el jeep de Kit Peverill, a quien había llamado unas horas antes.

La pobre Ruby no las tenía todas consigo cuando la visitaba el veterinario, pero era demasiado educada como para poner objeciones, de modo que se pegaba a Phinn mientras el hombre la examinaba.

– Está mejor -anunció Kit.

– ¿Se ha puesto bien?

– Me temo que ya nunca va a ponerse bien -suspiró el veterinario-. Pero al menos se le ha pasado la infección.

Phinn bajó la mirada para intentar esconder el dolor que le producía la noticia.

– Gracias por todo -murmuró, mientras lo acompañaba al coche.

– Siempre es un placer verte -sonrió Kit. Un comentario que la sorprendió porque nunca le había dicho algo así. En realidad, siempre lo había visto como un hombre tímido, más interesado en los animales que en las personas-. De hecho… -el pobre carraspeó, nervioso- había pensado preguntarte si te apetecía que cenásemos juntos esta noche.

– Pues… -Phinn no sabía qué decir.

– Si no puedes hoy, ¿por qué no me llamas algún día? Sé que no quieres separarte de Ruby, pero podríamos cenar algo en el Kings Arms, en Little Thornby.

Phinn estaba a punto de decir que sí, pero algo la detuvo. Aunque si Ty volvía a Broadlands Hall ese fin de semana no tendría que hacerle compañía a Ash…

– Me lo pensaré -dijo por fin.

Cuando Kit se marchó, Phinn pensó que era hora de atender sus obligaciones y fue a buscar a Ash. El sonido de alguien golpeando con un martillo la llevó hasta el riachuelo y, para su asombro, se encontró con Ash colocando un cartel que decía: PELIGRO. AGUAS TRAICIONERAS cerca de otro poste del que colgaba un salvavidas de corcho.

– Pensabas que era un inútil, ¿eh? -sonrió al verla.

– Lo que pienso es que eres estupendo -rió ella, que sentía un gran afecto por aquel hombre tan dolido, tan frágil. Si tuviese un hermano, le encantaría que fuese como él.

Ashley sonrió y, por primera vez, Phinn pensó que su presencia allí servía de algo. Tal vez el corazón de Ash estaba empezando a curar por fin.

Después de comer empezó a llover y, aunque a Ruby no le importaba, llovía demasiado como para dejarla en el corral, así que la instaló cómodamente en el establo y subió a su habitación a cambiarse de ropa. Estaba bajando de nuevo cuando sonó el teléfono.

Phinn había visto a la señora Starkey alejándose en su coche quince minutos antes y como Ash no parecía estar por ningún sitio decidió contestar… con cierta esperanza de que no fuera Ty para decir que no iba a pasar por allí el fin de semana.

Fue un alivio escuchar la voz de Geraldine Walton, que le ofrecía más balas de paja.

– Ya no tengo sitio para tanta paja, así que si Ash pudiera pasar por aquí a recogerlas me haría un favor.

– Muchas gracias, Geraldine -sonrió Phinn, sabiendo con total certeza que la razón de esas llamadas era Ash y no ella-. Ash no está por aquí en este momento, pero se lo diré en cuanto lo vea. Y gracias.

Iba a salir a buscarlo, pero no tuvo que hacerlo porque Ash entraba en casa en ese momento.

– ¿No te apetece salir otra vez?

– ¿Necesitas algo?

– A Geraldine Walton le sobran más balas de paja…

No tuvo que decir nada más y Ash no parecía tan reticente como en otras ocasiones.

– Ahora mismo voy.

La casa le parecía más vacía que nunca y, sintiéndose inquieta, estaba a punto de ir al establo para charlar con Ruby cuando vio que la puerta de la sala de música estaba abierta. Wendy o Valerie debían haber olvidado cerrarla.

Estaba a punto de hacerlo, pero vaciló un momento. Aunque ella no tenía el talento musical de su padre, Ewart Hawkins la había enseñado bien.

Pero hacía siglos que no tocaba…

Phinn empujó la puerta y entró en la sala. Las teclas del piano parecían invitarla y, sin pensar, alargó una mano y pulsó una de ellas… y luego otra, recordando lo que su padre solía decir: «venga, cariño, vamos a asesinar a Mozart».

Se le escapó un sollozo al pensar en él, pero se sentó en el taburete y eso fue todo lo que hizo falta.

Estaba un poco oxidada por falta de práctica, pero las notas seguían en su cabeza… las recordaba bien. A su padre le encantaba Mozart y siempre que pensaba en él lo veía tocando alguna pieza suya, recordando su risa. Cuánto echaba de menos esa risa…

No sabía cuánto tiempo había estado allí, «asesinando» el Concierto 23 de Mozart. Y tampoco sabía cuándo los recuerdos de su padre se habían convertido en recuerdos de Ty Allardyce.

Pero cuando llegó al final del adagio notó que había alguien detrás de ella y, sin mirarlo, supo que era él.

– ¿Cuánto tiempo llevas ahí? -exclamó.

– El tiempo suficiente para descubrir que tienes un alma sensible y mucho talento para tocar el piano.

Phinn se levantó abruptamente.

– Hay que afinarlo.

– No sabía que tocases tan bien. Afinado o no, ha sido precioso.

Ty, alto y moreno, se interponía en su camino, como si no quisiera dejarla salir.

– Sí, bueno… pensé que estaba sola -consiguió decir Phinn, emocionada.

Él levantó una mano para tocar su cara.

– ¿Qué es esto? -murmuró. Y luego, con toda ternura, apartó una lágrima con su dedo-. ¿Te trae recuerdos tristes?

– Es que no había vuelto a tocar desde que mi padre murió…

– Ven aquí -Ty la abrazó entonces-. Creo que es hora de que alguien te dé un abrazo.

Y curiosamente, Phinn se dejó abrazar, disfrutando del calor de su torso. Pero no podía ser. Aquello no estaba bien, pensó.

– Has venido a casa en busca de paz y tranquilidad -empezó a decir-. No te preocupes, ya estoy bien.

Ty la soltó y dio un paso atrás, los ojos grises clavados en su cara.

– ¿Si te prometo llamar a alguien para que afine el piano, me prometes tú que volverás a tocarlo cuando te parezca? Ésta es tu casa ahora.

Demasiado emocionada como para decir algo, Phinn salió de la habitación y subió corriendo a su dormitorio. Pero no estaba pensando en su padre sino en Ty Allardyce y en lo complejo que era aquel hombre.

Después de haber intentado echarla de allí en un par de ocasiones, ahora le decía que estaba en su casa… evidentemente, se refería a una casa temporal, claro, pero aun así…

Recordaba el roce de su mano en la cara, el calor de su torso… y quería volver a estar allí, entre sus brazos.

En fin, le gustaba, no le gustaba, lo odiaba, quería verlo… si él era un hombre complejo, ¿qué era ella? Sólo entonces se dio cuenta de lo contenta que estaba de que Ty hubiese vuelto a Broadlands Hall.

De modo que era completamente absurdo seguir en su habitación. ¿Tímida ella? Nunca. Phinn miró su reloj. El reloj de Ty…

¿Qué demonios le hacía aquel hombre?

Nada. Nada en absoluto, se dijo a sí misma.

Sin embargo, aunque había estado rodeada de hombres casi toda su vida, Tyrell Allardyce era diferente a todos ellos. Debía ser por eso por lo que se sentía tan rara con él.

Y, como había vuelto, no había ninguna razón para bajar porque ya no tenía que hacerle compañía a Ash.

Sin embargo, sí fue al establo a ver a Ruby y se quedó un rato con ella. Pero después volvió a su dormitorio y, aunque nunca había pensado mucho en la ropa que llevaba, pasó algún tiempo preguntándose si debía ponerse un vestido para cenar.

Diez minutos después, sin haber tomado una decisión, Phinn pensó que estaba perdiendo la cabeza. Un pantalón y un jersey habían sido más que suficiente durante toda la semana. ¿Por qué demonios quería ponerse un vestido sólo porque Ty estuviera en casa?

A las ocho menos cuarto, con un pantalón y un polo de manga corta, Phinn bajó al salón, donde los dos hermanos estaban charlando.

Ty no mencionó el asunto del piano y ella se lo agradeció.

– ¿Quieres tomar algo?

– No, gracias.

– Entonces lo mejor será que vayamos a ver qué nos ha preparado la señora Starkey.

Lo que les había preparado la señora Starkey era una soberbio suflé de queso y trucha con almendras.

– Phinn me llevó a pescar ayer -comentó Ash-. ¿Has visto el riachuelo que he dibujado? Está medio escondido detrás de Long Meadow.

– ¿Long Meadow?

– Una pradera que hay detrás de la casa -dijo Phinn.

– ¡Deberías ver a Phinn tirando la caña! Ha prometido enseñarme a pescar con mosca.

– ¿Hay algo que no sepas hacer? -rió Ty.

– Muchas cosas. Pero al señor Caldicott le gustaban las truchas…

Ty miró su plato.

– ¿No me digas que las habéis pescado vosotros?

– ¡Las he pescado yo! -exclamó Ash-. Phinn pescó unas cuantas, pero las devolvió al agua. Aunque las que yo pesqué no eran tan grandes…

– Nunca serás un pescador como Dios manda -rió Phinn, sabiendo que todos los pescadores exageraban el tamaño de sus presas. Claro que, evidentemente, la señora Starkey debía haber ido a la pescadería esa mañana.

– ¿Qué más cosas habéis hecho esta semana?

– He paseado mucho -contestó Ash-. He hecho algunos recados para Phinn… y he puesto un cartel de Peligro en esa zona del riachuelo en la que casi me ahogo. Ah, y Phinn dice que soy «estupendo».

Phinn soltó una carcajada, pero cuando miró a Ty le pareció que se había puesto serio de repente. Casi parecía enfadado y no entendía por qué.

Cuando terminaron de cenar se disculpó para ir a ver a Ruby y no esperó a ver si les parecía bien o mal. Estar al lado de Ty la ponía nerviosa y sólo estar con su yegua la calmaba. Y, mientras se calmaba, empezó a entender esa mirada hostil…

Leanne le había roto el corazón a su hermano y Ty, viendo que Ash y ella se llevaban tan bien, debía tener miedo de que le hiciera lo mismo. No había otra explicación.

Bueno, pues no tenía que preocuparse. Ash y ella sólo eran buenos amigos y debería decírselo. Pero antes de que se diera la vuelta vio que Ruby levantaba las orejas y supo que no tendría que ir a buscarlo.

– Quería hablar contigo, Phinn.

Por un momento pensó que iba a pedirle que se fuera de Broadlands Hall pero, incluso asustada, el orgullo hizo que se mostrase a la defensiva.

– ¿Qué he hecho ahora?

– Pero bueno… ¿quién ha dicho que hayas hecho nada?

– Baja la voz, estás asustando a Ruby.

Ty sacudió la cabeza.

– Desde luego, eres increíble -murmuró, sacando algo del bolsillo del pantalón-. Toma, esto es para ti.

Phinn se quedó asombrada al ver que era un reloj. Un reloj precioso, además.

– El que te presté es demasiado grande para una muñeca tan delicada como la tuya.

Cuando Phinn vio que era de una marca muy conocida, y muy lujosa, se puso colorada.

– No puedo aceptarlo… es demasiado caro.

– ¿Cómo que no puedes aceptarlo?

– ¡Es demasiado caro, Ty!

– No seas ridícula.

Eso la enfureció.

– ¡No me llames ridícula! Mi reloj sólo costó unas cuarenta libras y no me quiero ni imaginar lo que te habrá costado éste. Si quieres que te devuelva el tuyo…

– Quédatelo -suspiró Ty-. ¿Te he ofendido, Phinn? No era mi intención.

Y, en ese momento, Phinn supo sin la menor duda que estaba enamorada de él.

– No, no es eso. Es un regalo demasiado caro.

Él la estudió un momento, en silencio, antes de guardar el reloj en el bolsillo.

– Nunca había conocido a nadie como tú.

– Pues entonces debes mezclarte con gente muy dudosa -rió ella-. Bueno, en fin, la verdad es que también yo quería hablar contigo.

– ¿Qué ocurre?

– Pues… -Phinn no sabía cómo empezar la conversación. No era fácil decirle que aquella Hawkins no estaba interesada en Ash Allardyce… ni en ningún otro Allardyce porque tenía otros pretendientes-. ¿Vas a estar aquí mañana?

– ¿Me estás pidiendo una cita?

Phinn levantó los ojos al cielo para disimular su nerviosismo.

– Ya te gustaría. No, no te estoy pidiendo una cita. Kit, el veterinario, me ha preguntado si quiero cenar con él mañana.

– ¿El veterinario ha estado aquí?

– Varias veces. Ruby no se encuentra bien.

– ¿Pero ahora está mejor?

– Todo lo bien que puede estar, la pobre. Y si vas a estar en casa este fin de semana, había pensado que podría salir un rato mañana.

Ty la miraba como si la conversación no le gustase nada.

– Mi querida señorita Hawkins, ¿cómo puede haberlo olvidado?

Ella lo miró, desconcertada.

– ¿Olvidar qué?

– Que no puedes salir con él.

– ¿Por qué no?

– ¿Cómo vas a salir con él cuando, supuestamente, estás conmigo?

Phinn lo miró, perpleja. Pero entonces recordó que Ty no quería que su hermano supiera la verdadera razón de su estancia en Broadlands Hall.

– Ah, claro, de modo que soy tu novia…

– Tú lo has dicho -de repente, con un brillo travieso en los ojos, Ty la tomó entre sus brazos. Y luego, sin la menor prisa, inclinó la cabeza para buscar sus labios. Y, mientras su corazón latía frenéticamente, Phinn se dio cuenta de que no quería separarse nunca de él.

Una discreta tosecilla en la puerta del establo hizo que se apartaran, pero Ty no la soltó mientras se volvían para mirar a Ash.

– Lamento interrumpir -les dijo, aunque no parecía lamentarlo en absoluto-. Ha llamado el veterinario para preguntar si podías salir con él esta noche.

– Ah, gracias -Phinn carraspeó, nerviosa.

– Le he dicho que le devolverías la llamada en cinco minutos.

– Muy bien -murmuró ella-. Voy a llamarlo ahora mismo.

– Iré contigo -se ofreció Ty.

Mientras Ash se alejaba, silbando la canción Love Is in The Air, Phinn rezó para que su hermano no entendiese la broma.

Estaban en el pasillo, a un metro del teléfono, cuando él la tomó del brazo.

– Llama desde aquí y dile que no puedes salir.

– ¿Quién eres tú para decirme con quién tengo que salir? -exclamó ella.

Ty se negaba a soltar su brazo y el asunto quedó solucionado cuando sonó el teléfono. Pero fue él quien contestó.

– Dígame… sí, Phinn está aquí -lo oyó decir antes de que le pasara el teléfono-. Díselo.

Ella lo fulminó con la mirada mientras tomaba el auricular.

– ¿Sí?

– Espero que no te importe que vuelva a llamar -dijo Kit-. ¿Has pensado en la cena?

Phinn se sentía incómoda con Ty a su lado y se giró un poco, tapando el auricular con la mano.

– Veras, Kit, me temo que no voy a poder…

– Bueno, quizá en otra ocasión entonces -respondió el veterinario, sin poder disimular su decepción.

– Es que tu invitación me pilló por sorpresa. Lo cierto es que he empezado a salir con alguien y…

– Ah, ya veo. Lo siento, no lo sabía. Pero en fin… si lo vuestro no saliera bien, llámame.

– Sí, claro -dijo ella, sintiéndose fatal mientras colgaba-. ¿Satisfecho?

– No te enfades conmigo, Phinnie. Ese hombre no significa nada para ti.

– ¿Y tú cómo lo sabes? Podría ser que Kit y yo estuviéramos hechos el uno para el otro.

Ty sacudió la cabeza.

– Te he besado y tú me has devuelto el beso. No me lo habrías devuelto si estuvieras enamorada de ese veterinario.

Phinn se puso colorada hasta la raíz del pelo.

– ¿Cómo sabes tanto sobre las mujeres? -le espetó, sin saber qué decir-. No, déjalo, no me lo cuentes. No quiero saberlo.

Y, después de decir eso, se dio la vuelta para salir del establo.

Pero la verdad era que Ty tenía razón. No le hubiera devuelto un beso a Kit porque no sentía nada por él. Más aún, estando enamorada de Ty Allardyce, la idea de estar en los brazos de otro hombre le resultaba intolerable.

¿Por qué había tenido que enamorarse precisamente de él? Era absurdo. Un hombre como Tyrell Allardyce, millonario y sofisticado, no se enamoraría nunca de una chica de pueblo como ella.

Phinn volvió al establo para charlar con Ruby, sin saber qué hacer con esos recién descubiertos sentimientos. Y había otro problema aún más grave: ¿cómo iba a escondérselo a Ty durante el resto de su estancia en Broadlands Hall?

CAPÍTULO 6

EL SÁBADO amaneció lluvioso, pero Phinn no podía permanecer en la cama ni un segundo más. Se había pasado prácticamente toda la noche en blanco hasta que, por fin, se quedó dormida al amanecer. Pero cuando despertó sabía que sus sentimientos por Ty no eran cosa de su imaginación. Y aunque se encargaría de escondérselo, le daba una gran alegría saber que él estaba allí, en casa.

No quería pensar en cómo serían las cosas cuando volviera a Londres, pero decidió que por el momento se limitaría a disfrutar sabiendo que estaban bajo el mismo techo.

Después de ducharse y vestirse, con el pelo sujeto en una coleta, bajó al establo para saludar a Ruby. Y mientras charlaba con su yegua se dio cuenta de que había empezado a enamorarse de Ty cuando le ofreció su casa. Un sexto sentido parecía haber estado advirtiéndole entonces que aquello iba a costarle caro.

Pero ya era demasiado tarde para hacer nada. Se había enamorado de él y ese amor estaba allí para quedarse.

Cuando volvió a la casa, Ty y Ash estaban desayunando y Phinn subió corriendo a su habitación para asearse un poco.

– Habíamos pensado a dar una vuelta por la finca cuando deje de llover. ¿Quieres venir con nosotros? -le preguntó Ash.

En circunstancias normales nada le habría gustado más, pero Phinn pensó que quizá los dos hermanos querían estar solos para charlar un rato.

– No, yo tengo una cita con… -traviesa, miró a Ty con gesto de desafío- una pala y una carretilla. Tengo que limpiar el establo.

– Ah, si prefieres limpiar el establo antes que pasar la mañana en fascinante compañía…

Phinn sonrió, contenta al ver a Ash tan animado. Con un poco de suerte, pronto recuperaría los diez kilos que había perdido.

– ¿Has dormido bien? -le preguntó Ty.

– ¿Por qué lo dices, tengo mala cara?

Como respuesta, Ty la estudió en silencio durante unos segundos.

– No, estás preciosa.

Parecía tan sincero que Phinn se puso colorada hasta la raíz del pelo.

Pero se recuperó enseguida y, pensando que sólo lo había dicho porque Ash estaba delante, contestó:

– De todas formas, no pienso ir.

Una vez de vuelta en su habitación después de desayunar, se miró al espejo. Quería estar preciosa para Ty, sí. Quería que él pensara que lo era. ¿Pero una nariz recta, unos ojos de color azul delphinnium, unas cejas de un tono más oscuro que su pelo rubio, una barbilla simpática y una piel que algunas personas habían descrito como «de porcelana» la acreditaban como «preciosa»?

El sonido de su móvil interrumpió tales pensamientos.

Era su madre.

– ¿Cómo va todo, cariño? ¿Y cómo está Ruby?

– Yo estoy bien y Ruby va mejorando.

Era estupendo hablar con su madre otra vez y charlaron durante largo rato.

– ¿Cuándo vamos a verte, hija?

Después de prometer que iría a verla pronto, Phinn colgó, pensando que su madre tenía ahora una vida muy diferente a la que había tenido en Honeysuckle.

Había dejado de llover cuando, en vaqueros y camiseta, Phinn sacó a Ruby del corral para llevarla de vuelta al establo. Pero antes de que pudiera ponerse a trabajar apareció Ty.

Estaba loca por él, pensó, con el corazón acelerado. Pero Ty no debía saberlo nunca.

– Ahora que ha dejado de llover podréis ir a pasear -le dijo.

– ¿Has llamado a Peverill? -fue la respuesta airada de Ty.

¿Qué había sido del «estás preciosa» de unas horas antes?

– ¿Desde que hablé ayer con él por teléfono? No, ¿por qué lo preguntas?

– Cuando pasé por delante de tu habitación estabas hablando por el móvil.

Oh, qué orejas tan grandes tenía Ty Allardyce. Por un momento, Phinn casi pensó que estaba celoso. Bueno, estar enamorada hacía que una viera cosas que no existían, pensó entonces.

– Estaba hablando con mi madre. Hacía siglos que no hablaba con ella.

Ty dejó escapar un suspiro.

– Ya he vuelto a portarme como un bruto, ¿verdad?

– No lo puedes evitar, está en tu naturaleza -bromeó ella.

Pero no lo creía ni por un momento. Lo que estaba en su naturaleza era cuidar de su hermano, evidentemente.

Ty no se ofendió por el comentario; al contrario, pareció divertirlo.

– Por cierto, en la casa hay varios coches. Puedes usar cualquiera de ellos para visitar a tu madre -dijo entonces-. O si lo prefieres, puedo llevarte yo.

– No, muchas gracias.

– ¿Por qué no la invitas a cenar un día de éstos? Así podría ver…

Phinn lo interrumpió entonces:

– ¿Sabes una cosa, Ty? Cuando olvidas que eres un bruto, a veces puedes ser incluso encantador.

– Espero que te des cuenta de que si sigues por ahí corres peligro de que vuelva a besarte.

Oh, cómo podía hacer que su corazón se acelerase. Y, aunque estaba deseando que la besara, para qué iba a negarlo, sabía que era un peligro.

– Un beso en veinticuatro horas es más que suficiente para una chica de pueblo como yo -intentó bromear.

– Nunca vas a dejar que olvide ese comentario, ¿verdad?

– No, nunca -rió Phinn-. Pero si quieres echarme una mano, creo que hay otra pala por ahí.

– Desde luego, sabes cómo deshacerte de un hombre -rió Ty, diciéndole adiós con la mano.

Después de eso, el tiempo pasó volando. Ty y Ash volvieron de su paseo y Ty comentó que le parecía muy bien la sugerencia de Sam Turner de mantener saneado el bosque. Y, después de comer, dijo que iba a visitar la granja Yew Tree.

– ¿Alguien quiere ir conmigo?

– Ve con Phinn -sugirió Ash-. Si Phinn me presta su caña, yo voy a intentar pescar algo otra vez.

– Pero yo no… -empezó a decir ella.

– Muy bien, entonces te veo en la puerta en veinte minutos -la interrumpió Ty.

Phinn abrió la boca para protestar, pero Ty la miraba con expresión seria y, probablemente porque estaba deseando ir con él, volvió a cerrarla sin decir nada. Si Ty quería que Ash pensara que había algo entre ellos, ¿para qué iba a discutir?

– ¿Ruby se encuentra bien? -le preguntó él veinte minutos después, mientras cerraba la puerta del coche.

– Hoy parece un poco más alegre.

– ¿No lo está siempre?

– Pobrecita mía, no. A veces está bien durante semanas y luego, de repente… últimamente ha tenido más días malos que buenos.

– ¿Y por eso viene tanto el veterinario por aquí?

– Sí, claro. Kit es muy amable.

– Sí, seguro -murmuró Ty-. Bueno, háblame de ti.

– ¿De mí? Pero si ya lo sabes prácticamente todo.

– Lo dudo mucho.

– ¿Qué quieres saber?

– Podrías empezar por decirme qué significa Phinn.

¿Y que se riera de ella? No, de eso nada.

– Es mi nombre.

– Pero Phinn no empieza por D -dijo él entonces. Y Phinn se preguntó cómo demonios sabía que su nombre empezaba por esa letra-. Las iniciales de tu padre eran E.H y las otras iniciales que había grabadas en la mesa son: D.H.

– ¿Lo miraste?

– Vi las iniciales grabadas cuando la compré, evidentemente. Y como fui yo quien la subió a tu habitación…

– Por cierto, aún no te he dado las gracias por eso -lo interrumpió Phinn-. Fue un detalle precioso.

– Bueno, ¿vas a decirme qué significa la D? -insistió Ty.

– Hablemos de mí -suspiró Phinn-. Nací en la granja Honeysuckle y era adorada por mis padres y mis abuelos -empezó a decir, para cambiar de tema-. Mi madre sufrió mucho durante el parto, de modo que mi padre tuvo que cuidar de mí. Y no dejó de hacerlo cuando mi madre se puso bien.

– Tu padre te adoraba y tú lo adorabas a él -dijo Ty.

– Exactamente. Era un hombre maravilloso, un pianista estupendo y…

– ¿Fue él quien te enseñó a tocar?

– Sí, claro. Como me enseñó tantas otras cosas. Pero no creo que eso te interese.

– No te habría preguntado de no estar interesado -sonrió él-. ¿Qué más cosas te enseñó tu padre?

– ¿Aparte de entrar en fincas que no eran mías? -bromeó Phinn.

– Eso te lo enseñó muy bien, desde luego.

– También me enseñó a respetar la propiedad de los demás, a no pescar cuando no era temporada de pesca, dónde nadar y dónde no nadar.

– ¿Y también te dio clases de socorrismo?

– Sí, eso también se lo debemos a él.

– Ah, entonces le perdono cualquier cosa que hubiera hecho mal -sonrió Ty-. Pero el valor que tuviste para hacerlo… eso es cosa tuya.

– Sí, bueno, ya te dije que lo había hecho sin pensar. Mi padre solía enseñarme las cosas que no me enseñaban en el colegio. Me llevaba a museos, a galerías de arte… íbamos juntos a todas partes, a conciertos, a la ópera. También me llevaba por el bosque y me hablaba de los animales, de la Naturaleza. Me enseñó a dibujar, a pescar, a tocar el piano, a apreciar a Mozart -sonrió Phinn-. Y yo solita aprendí a tomar un trago de cerveza sin poner cara de asco. Claro que en el pub también me enseñaron a decir palabrotas… a mi madre casi le da un infarto.

– Ya me imagino.

– Bueno, es tu turno.

– ¿Mi turno?

– Yo te he contado cosas sobre mí, ahora te toca a ti.

– Pero no creo que tú…

– ¿Esté interesada? Pues lo estoy.

– ¿Interesada en mí?

Phinn tragó saliva.

– Tú te has interesado por mí y yo hago lo propio -consiguió decir-. Según Ash, eres un genio de los negocios.

– Los negocios van bien en este momento -dijo él, modestamente en opinión de Phinn-. Pero ocupan gran parte de mi tiempo.

– Y a ti te encanta.

– Le pone un poco de adrenalina al día, sí -admitió Ty-. Por cierto, la semana que viene estaré fuera del país.

A Phinn se le encogió el corazón.

– Ash te echará de menos.

– Contigo aquí sé que puedo irme tranquilo. Ash no podría tener mejor compañía.

Pensando que Ty había conseguido no hablar de sí mismo, Phinn estaba a punto de preguntarle dónde había estudiado cuando se dio cuenta de que se dirigían a la casa de Nesta y Noel Jarvis, los arrendatarios de la granja Yew Tree. Y cuanto más se adentraban en la finca, más veía las diferencias entre esa granja y Honeysuckle. Los Jarvis debían haber pasado por los mismos malos tiempos que sus padres y, sin embargo, la propiedad tenía un aspecto fabuloso. Allí no había ningún aire de abandono, ni herramientas oxidadas tiradas por todas partes.

Recordando el aspecto triste de Honeysuckle, Phinn no quería salir del coche. Y tal vez no tendría que hacerlo, pensó. Ty había dicho que quería «pasar» por allí, de modo que quizá no estaría mucho tiempo.

Pero no fue así. Ty le abrió la puerta del coche, de modo que no tendría más remedio que ir con él.

– Si quieres ir solo, a mí no me importa…

– ¿Qué ocurre? -preguntó él, arrugando el ceño.

Antes de que ella pudiera contestar, Nesta y Noel Jarvis habían salido a la puerta de la casa a recibirlos.

– Ya conocen a Phinn, imagino.

– Sí, claro que sí. ¿Cómo estás? -sonrió Nesta Jarvis-. Nos han dicho que estabas trabajando en Broadlands Hall. ¿Qué tal te va todo?

– Bien, gracias.

– Estaríamos perdidos sin ella -añadió Ty.

Mientras él iba con Noel al estudio para hablar sobre la granja, Phinn se quedó con Nesta en el salón tomando una taza de té y charlando sobre sus hijos, que ya se habían casado.

Cuando se despidieron de los Jarvis y volvieron al coche, Phinn iba tan callada que Ty, preocupado, giró el volante para parar un momento en el arcén.

– ¿Vas a decirme qué te pasa?

Phinn podría haberle dicho que no era cosa suya, pero seguramente le debía una explicación.

– Yo te odié cuando recibimos la notificación de desahucio. Pero estabas en tu derecho porque debíamos varios meses de alquiler y… la granja estaba hecho un asco, además.

– Eso no era culpa tuya.

– Sí lo era. Debería haber hecho un esfuerzo, debería haber animado a mi padre para que trabajase las tierras, pero no lo hice. Y he tenido que ver la granja de los Jarvis y lo bien que les va para darme cuenta.

– Tú tuviste que llevar una casa siendo una cría, Phinn. Nadie esperaría que te pusieras al volante de un tractor. ¿A tu padre le habría gustado que hicieras su trabajo por él?

No, seguramente no. Su padre no tenía el menor interés por la granja y tampoco quería que lo tuviera ella. Y si le hubiera dicho que tenía trabajo que hacer cuando él quería llevarla a algún sitio o salir a dar un paseo… en fin, se habría reído de ella.

– ¿Cómo es que siempre sabes lo que tienes que decir? -le preguntó.

Ty sonrió, apretando su mano.

– Seguro que Noel Jarvis no sabe tocar el piano como tu padre.

«Oh, Ty».

Cuánto lo quería.

– Y seguramente tampoco habrá llevado nunca a sus hijos a la ópera -sonrió Phinn.

– ¿Te encuentras mejor ahora?

– Sí -asintió ella-. Y gracias.

Le pareció que el mundo era un sitio maravilloso cuando, inclinándose hacia delante, Ty depositó un casto beso en su mejilla.

– Vamos a casa. A ver si Ash ha conseguido pescar alguna trucha.

Pero lo que encontraron al llegar a Broadlands Hall fue un viejo coche aparcado en la puerta. Y, al entrar, Phinn escuchó lo que era innegablemente un afinador de pianos haciendo su trabajo.

– ¿El señor Timmins?

– El señor Timmins -asintió él.

El señor Timmins no trabajaba nunca los sábados por la tarde. ¡Por nadie! Claro que era lógico que lo hiciera por Ty Allardyce porque era un hombre maravilloso.

El domingo Phinn se llevó una alegría al saber que Ty había decidido no volver a Londres hasta el lunes, pero el día pasó a toda velocidad.

Esa noche, durante la cena, aunque habría querido quedarse un rato más en el salón con Ty, Phinn se levantó del sofá.

– Me voy a la cama -se despidió-. Que tengas un buen viaje, Ty.

Él se levantó para acompañarla a la puerta… sólo para que lo viese Ash, naturalmente.

– Espero verte el viernes que viene -murmuró.

– Yo también. Adiós.

– Adiós, Phinn -sonrió Ty. Y entonces, de repente, se inclinó un poco y le dio un beso en los labios.

Phinn se dio la vuelta después sin decir una palabra, como si fuera lo más normal del mundo. Pero cuando llegó a su habitación y cerró la puerta, se llevó los dedos a los labios…

Broadlands Hall no era lo mismo sin él. El verano se había esfumado temporalmente y el lunes no dejó de llover. Recordando que Ash tenía tendencia a la melancolía, sobre todo por las tardes, Phinn lo buscó y se ofreció a enseñarle a pescar con mosca.

Pero el martes era ella quien estaba triste porque Ruby se encontraba mal. Kit Peverill se portó tan bien como siempre y le recomendó una medicina que no habían probado aún, pero que era muy cara.

– Me parece bien -asintió Phinn, aunque no tenía ni idea de cómo iba a pagarla.

– No te preocupes por el precio -le dijo Kit que, aunque nunca lo habían hablado, parecía conocer su situación económica.

Pero Phinn se preocupaba. Antes de que el veterinario le preguntase si quería salir con él, el asunto de las facturas la había preocupado, pero ahora que se lo había pedido y ella lo había rechazado la deuda le parecía más personal.

El jueves, sin embargo, Ruby empezó a mejorar y Phinn supo que costase lo que costase la medicina, su yegua iba a tenerla.

Llovía de nuevo a la hora de comer y, aunque estaba contenta por la mejoría de Ruby, Phinn no podía dejar de pensar en su deuda con Kit.

Así la encontró Ash en los establos por la tarde. Y tampoco él parecía muy alegre, de modo que Phinn tuvo una idea.

– Si fueras muy bueno, Ashley Allardyce, podríamos ir al pub a tomar una cerveza -sugirió, más alegre de lo que estaba en realidad.

– Y si tú te comportas, yo podría ir -dijo él-. ¿Vamos en la camioneta?

El pub Cat and Drum estaba lleno de gente, pero encontraron una mesa libre.

– Siéntate, yo voy a pedir las cervezas a la barra.

– No, iré yo -dijo Ash.

– Bueno, en realidad quería hablar un momento con el dueño.

– Criatura engañosa -rió él.

Después de llevarle su cerveza, Phinn le dijo a Bob Quigley que quería hablar un momento con él. Y unos minutos después, cuando se dio la vuelta, vio que Ash estaba charlando con Geraldine Walton.

Aunque al principio había pensado que Geraldine no le caía bien, en aquel momento parecía encantado hablando con ella. De hecho, tenía un aspecto muy alegre. ¿Iría Geraldine a menudo por el pub o habría sido una coincidencia?

Mickie Yates se acercó entonces a ella y le dio un abrazo.

– ¿Qué haces en este tugurio, jovencita?

– ¡Mickie!

Poco después Jack Philips, un viejo amigo de su padre, se unió al grupo y más tarde Idris Owen. Phinn podría haber estado charlando con ellos todo el día.

Pero, por fin, Ash se acercó para preguntarle si podían volver a casa. Y cuando salían del pub, le preguntó si había visto a Geraldine.

– Sí, la he visto hablando contigo, pero no quería molestaros.

Ash no dijo nada y Phinn no quiso preguntar.

Ruby seguía progresando y Kit Peverill pasó por allí el viernes por la mañana para ponerle otra inyección, pero el día le pareció larguísimo. Ty podría llegar por la noche, pero no sabía cómo llenar las interminables horas que tenía por delante. Entonces se le ocurrió otra idea.

Uno de los edificios que habían modernizado desde que compraron la propiedad era ahora la oficina, pero no había estado nunca en el interior y dudaba que Ash hubiera pasado muchas veces por allí.

Pensando que, según los rumores que corrían por el pueblo, Ash había sufrido un colapso nervioso mientras trabajaba en una oficina, Phinn decidió ser prudente. Pero, aun así, fue a buscarlo. Lo encontró en el salón, mirando la lluvia por la ventana.

– Acabo de pasar por el edificio de la oficina y se me ha ocurrido que nunca he estado en el interior.

– Ojalá yo no tuviese que ir -suspiró Ash-. Pero la verdad es que tengo una montaña de papeles que revisar.

– ¿Sabes una cosa? Hoy podría ser tu día de suerte. Yo he estudiado secretariado y tengo un certificado según el cual se me da bien el trabajo administrativo.

Ash la miró, sorprendido.

– ¿Lo dices en serio?

– Sí -contestó ella-. Seguro que entre los dos podemos deshacernos de esa montaña de papeles en nada de tiempo.

– ¡Ahora mismo!

Unos minutos después estaban en el interior del edificio, revisando las cartas que se acumulaban sobre el escritorio.

Trabajaron sin parar durante toda la mañana, con Phinn vigilando a Ash… por si el trabajo tuviera un efecto nocivo. No fue así, al contrario; cuantos menos papeles había sobre la mesa, más animado parecía.

– Ty ya se ha encargado de eso -le dijo, cuando Phinn le mostró una carta de Noel Jarvis en la que preguntaba si su hijo y él podrían comprar la granja-. Creo que lo llamó a la oficina de Londres al no recibir respuesta.

– Ah, seguramente por eso fuimos a verlo el otro día.

– Aparentemente, el antiguo propietario de Broadlands siempre se había negado a dividir la finca, pero como yo voy a quedarme con Honeysuckle, a mi hermano no le importa. Además, dice que la han trabajado muy bien durante todos estos años y se lo merecen… -Ash hizo una mueca al darse cuenta de lo que había dicho-. Phinn, lo siento, no quería decir…

– No te preocupes -lo interrumpió ella.

Una semana antes se habría enfadado si alguien hubiese comparado las dos granjas. Pero el sábado anterior, al ver la de los Jarvis, se había dado cuenta de las diferencias. Honeysuckle era un desastre y siempre lo había sido porque su padre tenía otros intereses. Ésa era la verdad. Pero Ty la había ayudado a ponerla en perspectiva.

Qué ganas tenía de que llegase. No sabía qué iba a hacer si Ty no iba por allí ese fin de semana. ¡Y no quería ni pensar en la semana siguiente!

Después de descansar un momento para ver a Ruby, Phinn volvió a la oficina y sonrió, contenta, al ver todo lo que habían hecho aquel día. Sólo había que archivar algunos papeles y escribir algunas cartas y la oficina estaría prácticamente al día.

Ash había salido a tomar un poco el aire y ella estaba terminando la última carta cuando la puerta se abrió. Con los ojos clavados en la pantalla del ordenador, Phinn pensó que era Ash y no se molestó en levantar la mirada.

Sin embargo, unos segundos después, como permanecía en silencio, por fin se volvió… para encontrarse con Ty.

Pero no se le ocurría nada que decir y sólo esperaba no haberse puesto colorada.

– Phinnie Hawkins -murmuró él-, nunca dejarás de asombrarme.

– Me alegro -dijo ella-. Pero antes era secretaria.

– ¿Trabajabas además de encargarte de tu casa?

Como millones de mujeres, pensó ella.

– ¿Qué creías, que me dedicaba a pasar un plumero por encima de los muebles?

– El interior de la granja estaba como los chorros del oro el día que fui a verla -dijo él-. Pero, además de eso, eras tú quien llevaba comida a la mesa.

– No, eso no es verdad. Mi padre era muy inteligente -protestó Phinn-. Podía hacer, reparar y vender todo tipo de cosas. También él llevaba dinero a casa.

– No tienes que defenderlo. Habiendo tenido una hija tan encantadora como tú, sólo podía ser un hombre formidable.

Sí, Tyrell Allardyce sabía cómo hacer que una chica se emocionase, desde luego.

– ¿Querías algo?

– Vi la luz encendida y pensé que era mi hermano. ¿Qué tal ha pasado la semana?

– Está bien -le aseguró Phinn-. Bueno, a veces parece un poco triste, pero cada día mejora un poquito más. He estaba observándolo hoy y parecía encantado con el trabajo de la oficina.

– ¿Habéis estado aquí todo el día?

– Gran parte del día, sí. Hemos limpiado el escritorio de papeles…

Ash, que entraba en ese momento, saludó a su hermano con un abrazo.

– ¿Qué te parece mi nueva ayudante? Es realmente estupenda. De hecho, si no estuviera con nadie yo mismo le pediría que me tuviese en cuenta.

Phinn sonrió. Sabía que estaba de broma y se alegraba de verlo tan animado. Pero cuando, aún con la sonrisa en los labios, miró a Ty, algo en su expresión le dijo que él no estaba tan contento.

Un segundo después, sin embargo, Tyrell Allardyce volvió a sonreír.

– No te acerques a ella -le advirtió a su hermano.

– Ésta es la última carta, Ash -dijo Phinn, fingiendo estar más interesada en el trabajo que en el mayor de los Allardyce-. Si no te importa firmarlas, yo misma las llevaré a la oficina de Correos.

Esa noche, antes de cenar, de nuevo Phinn se vio asaltada por las dudas. ¿Debía ponerse un vestido? Ty nunca la había visto con un vestido… bueno, salvo aquella tarde memorable, cuando la pilló en ropa interior y luego con el vestido empapado. Pero ella siempre iba en pantalones y temía que Ash lo dijese en voz alta delante de su hermano.

Como siempre, Ty y Ash estaban en el comedor antes que ella y cuando ocupó su sitio en la mesa sintió cierta ansiedad. Quería hablar con Ty más tarde, a solas, pero no sabía cómo iba a reaccionar.

– ¿Te ha contado Phinn que me llevó al pub ayer?

– Nada de lo que haga Phinn me sorprende ya. ¿Piensas llevar a mi hermano por el mal camino, jovencita?

– En mi opinión, Ash es perfectamente capaz de meterse en líos sin que yo lo ayude -contestó ella-. ¿Qué tal tu viaje?

– Bien, gracias.

Ash empezó a hacerle preguntas sobre los negocios y Ty se disculpó, diciendo que no quería aburrir a Phinn… cuando en realidad ella quería saberlo todo sobre su trabajo.

Pero empezó a ponerse nerviosa cuando la cena terminó.

– Ty -lo llamó cuando iba a entrar en el salón.

– Dime.

– Ahora tengo que ir a ver a Ruby, pero después… ¿podría hablar contigo un momento?

La expresión de Ty se oscureció de inmediato.

– Si estás pensando en marcharte, olvídalo.

Ella lo miró, perpleja.

– Pero yo no…

– Estaré en mi estudio -la interrumpió Ty.

Como siempre, estar un rato con Ruby la calmó un poco. Y, en realidad, ahora que lo pensaba, que Ty pareciese tan en contra de que se fuera era muy halagador. Aunque no había sido muy amable al respecto, claro.

– Nos quedaremos, Ruby. Además, no tenemos ningún otro sitio al que ir. Sé que el establo te encanta y entre tú y yo, se me rompería el corazón si tuviera que irme.

Unos minutos después, Phinn entró en el lavabo del piso de abajo para lavarse las manos, peinarse un poco y ensayar lo que iba a decirle a Ty. No sabía por qué estaba tan nerviosa. Ty no iba a decirle que no. ¿Por qué iba a hacerlo?

Cuando iba por el pasillo vio que la puerta del estudio, siempre cerrada, estaba ahora abierta y le pareció un gesto de bienvenida. En fin, Ty siempre tan considerado, pensó.

– Siéntate -dijo él, cuando Phinn asomó la cabeza.

– No tardaré mucho…

– ¿Has cambiado de opinión sobre lo de marcharte?

– ¡Pero si yo no he dicho que quisiera marcharme!

– ¿Ah, no?

– No, eso lo has dicho tú.

– Pues a mí me parece que te sientes culpable por algo… ¿ha estado el veterinario por aquí?

– Pues claro que ha estado por aquí -contestó ella, poniéndose colorada porque quería hablarle precisamente de su deuda con Kit-. Ruby no se encuentra bien y…

– Te has puesto colorada.

– Si me he puesto colorada es porque tengo que pedirte algo y me da vergüenza.

– ¿Te da vergüenza… a ti?

– Cállate ya -dijo Phinn entonces-. ¿Te importaría si buscase un trabajo a tiempo parcial?

– Ya tienes un trabajo aquí.

– Pero sólo sería por las tardes.

– ¿Con el veterinario? -preguntó Ty.

– ¡No! -exclamó ella-. Qué manía con el veterinario… no tiene nada que ver con él. Pero he pensado que Ash está ahora mucho mejor y como tú vienes los viernes a casa para hacerle compañía…

– Si no es Peverill, ¿con quien más estás en contacto? -la interrumpió Ty.

Phinn se negó a contestar y él se cruzó de brazos, esperando.

– Ayer estuve hablando con Bob Quigley…

– ¿Bob Quigley? ¿Otro de tus amigos?

– Es el propietario del Cat and Drum, el pub del pueblo -suspiró ella-. El caso es que le pregunté a Bob si tenía un trabajo para mí…

– ¿En el pub? ¿Detrás de la barra? -exclamó Ty.

– Sí.

– ¿Has trabajado alguna vez en un pub?

– No, pero Bob me dijo que le vendría bien un poco de ayuda…

– ¡Desde luego que sí!

– ¿Te importaría dejar de interrumpirme?

– ¿Cómo esperas que reaccione? Imagino que lo que buscas no es compañía, de modo que el problema es que yo no te pago lo suficiente.

– Me pagas más que suficiente. Además, tengo una habitación gratis y un establo para Ruby. El problema es que empiezo a deberle mucho dinero a Kit Peverill. Las medicinas de Ruby son muy caras y… el pobre me ha dicho que le pague cuando pueda, pero… me ha pedido que saliera con él y yo le he dicho que no, así que me siento incómoda.

Ty se echó hacia atrás en la silla.

– Phinn Hawkins, ¿qué voy a hacer contigo? ¿Nos dejarías solos por las tardes sólo porque a Peverill le gustas?

Phinn imaginó que Ty estaba bromeando. Tenía que estar bromeando.

– Sí, bueno, algo así.

– Entonces, evidentemente, tengo que aumentarte el sueldo.

– No, por favor -protestó ella-. Creo que me pagas demasiado.

– Y yo creo, querida Phinn, que Ash y yo estaríamos perdidos sin ti.

– ¡Tonterías!

– Por no decir que esa montaña de papeles de la oficina ha desaparecido gracias a ti. Y como yo no te había contratado para hacer de secretaria, estoy en deuda contigo.

– Eso no es verdad y tú lo sabes.

– Al menos te mereces una paga extra -siguió él, como si no la hubiera oído-. Mira, Phinnie, intenta verlo desde mi punto de vista: supongo que entenderás que mi novia no puede estar trabajando en el pub cuando yo vengo de Londres para verla.

Cómo latía su corazón cuando le decía esas cosas, pensó ella. Aunque no fuese verdad. Sonaba como si lo dijera en serio… afortunadamente, el sentido común le hacía ver la realidad.

– De hecho -siguió Ty-, he decidido llamar a Peverill para decirle que me envíe a mí las facturas de Ruby.

– ¡No vas a hacer nada por el estilo! -exclamó ella.

– Pienso hacerlo.

Y, para demostrar que la conversación había terminado, se dio la vuelta y se puso a trabajar en su ordenador.

Phinn se quedó mirándolo, perpleja. Podría haber protestado hasta que le doliese la boca y el resultado habría sido el mismo de modo que, dejando escapar un suspiro, salió del estudio.

Pero estaba subiendo a su dormitorio cuando se dio cuenta de algo: Ty entendía que no quisiera estar en deuda con el veterinario porque Kit había demostrado cierto interés por ella. Pero no había ningún problema en que estuviera en deuda con él porque, evidentemente, Ty no tenía ningún interés.

Phinn se fue a la cama sabiendo que no lo tenía ahora y no lo tendría nunca. Y pasó una noche en vela pensando que no era lo bastante sofisticada como para atraer a un hombre como Tyrell Allardyce.

CAPÍTULO 7

EL TIEMPO mejoró durante el fin de semana y, después de llamar a Bob Quigley para decirle que, al final, no iba a necesitar el trabajo, Phinn estaba sentada en la valla del corral el domingo por la mañana observando a Ruby, contenta al ver que su yegua parecía más animada.

Poco después Ty fue a buscarla y se quedó observándola un rato sin decir nada. Hasta que, al final, Phinn tuvo que dejar escapar un suspiro para disimular su nerviosismo.

Aquel hombre al que tanto amaba conseguía hacer que ella, que nunca había sido tímida, se mostrase así.

– ¿Qué he hecho ahora?

– ¿Quién ha dicho que hayas hecho algo malo?

– Bueno, no has venido aquí para hablar del tiempo.

Ty se encogió de hombros.

– Había pensado que, para darle un poco de realidad a esta supuesta relación nuestra, podría invitarte a cenar esta noche.

El corazón de Phinn se volvió loco. Nada le gustaría más que cenar con él, pero sería una cita sólo para que lo viera Ash, no una de verdad.

– Nosotros no tenemos una relación.

– No te pongas difícil -protestó él-. Ya sabes lo observador que es mi hermano e imagino que debe estar preguntándose por qué tú y yo no…

– No hay un tú y yo. Además, la señora Starkey es la mejor cocinera de por aquí.

– Mira que eres difícil… ¿ha conseguido alguien salir contigo?

– El veterinario estuvo a punto -bromeó ella.

Ty sonrió también.

– En realidad, Ash y yo pensábamos ir a la granja Honeysuckle. ¿Sería muy doloroso para ti acompañarnos?

– Prefiero quedarme, si no te importa.

– Es muy posible que Ash se la quede.

– Y seguro que le irá muy bien.

– ¿No te importa, de verdad?

– Prefiero que sea Ash -contestó ella. Ty se quedó mirándola de nuevo sin decir nada-. ¿Qué?

– ¿Sabe, señorita Hawkins, que es usted guapa por dentro y por fuera?

Nerviosa, Phinn se dio la vuelta para mirar a Ruby.

– De todas formas no pienso ir a cenar contigo -murmuró, mirándolo por encima del hombro. Pero tuvo que agarrarse con fuerza a la valla cuando Ty apartó su coleta para darle un beso en el cuello antes de alejarse.

Las horas le parecieron eternas mientras los hermanos Allardyce estaban de visita en la granja, pero volaron cuando Ty volvió… aunque sólo para marcharse por la mañana. Phinn estaba deseando que volviese por la tarde, pero no volvió a verlo hasta el miércoles. Iba a la oficina para comprobar el correo cuando oyó que la llamaban… pero no por el diminutivo habitual.

– ¡Delphinnium!

Se quedó helada. Y, al darse la vuelta, se encontró con Ty mirándola con una sonrisa de oreja a oreja.

– ¿Cómo lo has adivinado?

¿Y de dónde había salido? No lo había oído llegar.

Ty, disfrutando de su estupefacción, seguía sonriendo.

– Pasaba por delante de la iglesia y me encontré con el vicario, quien muy amablemente me dejó mirar los registros de bautismo.

– Si se lo cuentas a alguien…

– ¿Qué me darás si no digo nada? ¿Y de dónde sale un nombre como ése, por cierto?

– Culpa de mi padre -suspiró ella-. Supuestamente debería haberme puesto Elizabeth Maud, pero decidió cambiarlo a última hora… consiguiendo así que su única hija permanezca soltera para siempre.

– ¿Por qué? -rió Ty.

– Con un nombre como el mío es imposible que me case. Me lo puedo imaginar: toda vestida de blanco delante del sacerdote, diciendo: Yo, Delphinnium Hawkins… y los invitados muertos de risa.

– Tu nombre será nuestro secreto -dijo Ty, con tono conspirador-. Y hablando de vestidos, y no necesariamente de uno blanco, ¿tienes alguno?

– ¿Quieres que te lo preste? -bromeó Phinn para disimular los nervios. ¿Estaba diciendo que se había cansado de verla con pantalones?

– Aparte de que es hora de que a esas fabulosas piernas tuyas les dé un poco el aire, el sábado tendremos invitados a cenar… y un par de ellos se quedarán a dormir.

– Yo puedo cenar con la señora Starkey…

– ¿De qué estás hablando?

– Imagino que no querrás que yo esté molestando mientras cenas con tus invitados…

– Ay, Señor, dame paciencia. Por si no te habías enterado, Delphinnium Hawkins, tú eres de la familia ahora.

– ¿No soy una simple empleada? ¡Y no me llames Delphinnium!

Ty dejó escapar un suspiro.

– A veces no sé si debo darte un par de azotes o besarte hasta que supliques piedad.

– No te enfades conmigo -sonrió Phinn. Pero como él no parecía dispuesto a perdonarla, se inclinó un poco hacia delante y le dio un beso-. Si insistes, cenaré el sábado con vosotros. Y me pondré un vestido.

Los ojos grises de Ty se clavaron en los suyos mientras la tomaba suavemente por la cintura.

– Será mejor que te vayas… antes de que yo empiece a besarte.

Y Phinn, con el corazón acelerado, se dirigió a la oficina.

Ty volvió a casa otra vez el jueves por la tarde y de nuevo el viernes. El sábado, Phinn ya sabía los nombres de las personas que irían a cenar esa noche. Eran dos hermanos, Will y Cheryl Wyatt. Cheryl había vendido su apartamento y, por el momento, se alojaba con su hermano hasta que encontrase una casa de su gusto.

Ruby no se encontraba bien el sábado, de modo que Phinn estaba en el establo con ella y se perdió la llegada de los dos hermanos. Después subió a su habitación para arreglarse y luego, en albornoz y con una toalla en el pelo, buscó algo en el armario.

No tenía muchos vestidos y los que tenía eran regalo de su madre, pero gracias a ella todos eran de buena calidad.

El que más le gustaba era uno de seda en color rojo oscuro, pero ella no tenía bisutería bonita y el escote pedía algo. Y no podía hacerse una coleta. De repente, Phinn empezó a ponerse nerviosa. Lo cual era absurdo porque ella nunca se había puesto nerviosa por conocer a gente nueva.

Pero esos invitados eran amigos de Ty, gente con la que hacía negocios, y quería estar presentable. Por fin, se echó un último vistazo ante el espejo…

¿Ésa era ella?

Sin los pantalones y la camiseta no era la cría de todos los días sino una mujer esbelta con curvas en los sitios adecuados.

El vestido era más corto de lo que recordaba, por encima de la rodilla… le parecía como si hiciera siglos que no se veía las rodillas. ¿El escote era demasiado exagerado? Ella sabía que no, pero no estaba acostumbrada a mostrar sus encantos. Tal vez podría ponerse las perlas de su abuela, rescatadas por su madre antes de que su padre pudiera venderlas…

Se había maquillado prudentemente, pero sus ojos parecían mucho más grandes. Suspirando, Phinn se tocó el moño sujeto con horquillas.

En general, le parecía que iba bastante bien. Imaginaba que los amigos de Ty serían sofisticados y no quería hacerlo quedar mal. Al fin y al cabo, él mismo le había pedido que se pusiera un vestido. ¿O no? ¿Lo habría dicho de broma y estaría demasiado vestida?

Estaba a punto de cambiarse cuando alguien llamó a la puerta. Era Ty, guapísimo con un traje oscuro.

– ¡Vaya! -exclamó al verla-. ¡Estás preciosa!

– Tú tampoco estás mal -sonrió Phinn. Llevaba tacón alto, pero aun así Ty le sacaba una cabeza.

– No sé si debería dejarte bajar así. No quiero que te mire nadie más que yo.

Phinn tuvo que hacer un esfuerzo para no llevarse una mano al corazón. Pero, a partir de ese momento, no había nadie más en el mundo que Tyrell Allardyce.

– Me gustaría… -empezó a decir él. Pero en ese momento oyeron ruidos abajo-. Salvada por la campana. Pero veo que no llevas reloj. Si te encuentras incómoda, podrías ponerte éste -Ty metió la mano en el bolsillo del pantalón y sacó el reloj que Phinn había rechazado unos días antes.

– ¡Deberías haberlo devuelto a la relojería!

– Lo intenté, pero no lo querían.

– ¡Ty Allardyce!

– Dime, dulce Delphinnium.

Phinn, a regañadientes, tomó el reloj.

– Te lo devolveré por la mañana.

– De acuerdo -asintió él.

– Si no llevase los labios pintados te besaría.

– No dejes que nada te lo impida -rió Ty.

– Oigo voces abajo. Creo que tus invitados están esperando.

– Maldita sea -murmuró él, tomando su mano.

Y, en ese momento, empezó la noche más bonita de su vida.

Los amigos de Ty iban desde los veintitantos años a los cuarenta y tantos. Había siete en total e intentó recordar todos los nombres mientras se los presentaba. Afortunadamente, ninguno de ellos cuestionó quién era o por qué estaba allí.

Eran diez personas sentadas a la mesa del comedor. Phinn estaba sentada frente a Ty y cada vez que lo miraba, él estaba mirándola a su vez. Pero debía ser su imaginación, pensó, concentrándose en charlar con Will Wyatt, más o menos de la misma edad que Ty, que estaba sentado a su derecha. A su izquierda había un invitado algo mayor, Kenneth.

Hablando con los dos hombres, Phinn se dio cuenta de que sus conocimientos sobre el mundo y la cultura en general eran más amplios de lo que había pensado y supo que se lo debía a su padre porque, además de llevarla a museos y galerías de arte, siempre la había animado a informarse y a hacer preguntas.

– ¿Qué te parece Leonardo? -le preguntó Kenneth.

– Un genio -contestó Phinn, que siempre había admirado a Leonardo da Vinci.

Kenneth y ella estuvieron charlando durante un rato hasta que Will Wyatt lo acusó de monopolizarla.

– Me aprovecho porque estoy casado -rió él, señalando a su mujer, que charlaba con el invitado de su izquierda-. Y por lo tanto Phinn está a salvo conmigo. Tú, por otro lado…

Cuando miró a Ty, Phinn descubrió que él no estaba sonriendo en absoluto. Tampoco parecía enfadado. Sólo estaba… mirándola. Pero cuando Cheryl Wyatt puso una mano en su brazo, de repente Phinn se vio asaltada por otra emoción. Una emoción que sólo había experimentado en otra ocasión y que no le gustaba nada: los celos.

Fue lo único malo de la noche.

Wendy y Valerie, las ayudantes de la señora Starkey, se encargaban de servir la cena y cuando todos pasaron al salón Phinn fue a la cocina.

Estaba diciéndole a la señora Starkey lo bien que había ido todo cuando Ty apareció.

– Gracias, señora Starkey, todo ha sido perfecto -le dijo. Y el ama de llaves sonrió, complacida.

Phinn salió al pasillo, sintiéndose absurdamente incómoda, y un segundo después Ty se reunió con ella.

– No quiero que pienses… quiero decir, ya sé que yo no soy la anfitriona.

– Serías una anfitriona estupenda.

– Sólo quería darle las gracias a la señora Starkey. No sabía si a ti se te ocurriría hacerlo.

– Me parece muy bien. ¿Quién mejor para hacer los honores que el miembro adoptado de nuestra familia?

– Oh, Ty… -suspiró ella.

Pero no sabía qué pensar. Si la incluía en la familia porque se sentía obligado hacia ella, no quería ser de la familia. Si, por otro lado, la veía como alguien de la familia porque disfrutaba viviendo bajo el mismo techo, aunque fuese temporalmente, entonces nada le gustaría más. Pero no podía contárselo a él sin arriesgarse a que supiera cuánto lo quería.

– Por cierto, quería darte las gracias. Kit Peverill me ha dicho que lo llamaste para pedir que te enviase a ti todas las facturas.

– ¿Has visto a Peverill?

– Pues claro que lo he visto. Ha venido varias veces para atender a la pobre Ruby -suspiró ella-. Y, por cierto, me dijo que no se le había ocurrido pensar que eras tú con quien estaba saliendo hasta que lo llamaste para pedir que te enviase a ti las facturas. Pero cuando iba a sacarle de su error tuvo que marcharse corriendo para atender una urgencia, así que no pude decirle nada. Además…

– ¿Hay algo más?

– No, bueno, es que éste es un pueblo muy pequeño y los rumores corren como la pólvora. Kit sólo tendría que decir de pasada que tengo novio y todo el mundo se pondría a especular.

– No te preocupes, tengo la espalda ancha.

– Muy bien -murmuró ella-. ¿Te importa si voy un momento a ver a Ruby?

– Te echaremos de menos.

El corazón de Phinn hizo una ridícula pirueta al pensar que Ty pudiera echarla de menos de verdad.

– Esta noche estás encantador.

Cuando salió a la puerta descubrió que Will Wyatt había salido un momento para tomar el aire.

– ¿Dónde vas?

– Al establo. ¿Qué haces tú aquí?

– Cuando desapareciste del salón decidí salir a curar mis penas con un buen puro -sonrió Will-. ¿Puedo ir contigo?

– ¿Te gustan los caballos?

– ¡Me encantan!

Will se mostró amable y cariñoso con Ruby y seguían con la yegua cuando Ty apareció… con Cheryl Wyatt del brazo.

– Ty dijo que os encontraríamos aquí. ¿Ese caballo es tuyo?

– Sí, pero es una yegua. Me la regaló mi padre.

– Es preciosa.

Unos minutos después, Ty se despidió:

– Te dejamos un rato a solas con Ruby.

Pero Will no pareció entender la indirecta, de modo que fue la propia Phinn quien le dijo:

– Saldré enseguida.

Los amigos de Ty eran muy agradables y el tiempo pasó volando hasta que todos, salvo Will y Cheryl, se despidieron. Phinn miró su reloj y se quedó sorprendida al ver que era más de medianoche.

– Bueno, creo que me voy a dormir.

– ¿Tienes que irte ya? -preguntó Will.

– Tengo que levantarme temprano.

– Entonces, yo también.

Y descubrió que hablaba en serio porque fue con ella al establo a las seis de la mañana.

– ¿Sueles ir a Londres?

– No, no voy mucho.

– Si te apetece, me gustaría llevarte al teatro algún día. Y podrías quedarte a dormir allí.

Ella lo miró, perpleja.

– Mi hermana también estará en casa, por supuesto. No quería decir…

Phinn estaba dándole las gracias por una invitación que no podía aceptar cuando Ty entró en el establo.

– ¿No podías dormir?

– Sí, claro que sí, la cama es maravillosa -sonrió Will-. Estaba preguntándole a Phinn si querría ir conmigo al teatro algún día.

– No creo que Phinn quiera dejar a Ruby sola.

– Ash o tú podrías encargaros de ella por una noche, ¿no?

– Prefiero quedarme -sonrió Phinn.

– La señora Starkey ya tiene preparado el desayuno -dijo Ty entonces.

Will no insistió sobre la invitación, pero se colocó a su lado cuando salieron todos a dar un paseo.

– Ash me ha dicho que conoces la zona mejor que nadie.

– Sí, bueno, es que crecí aquí.

Los hermanos Wyatt se marcharon después de cenar y Will se despidió con un beso en la mejilla. Y, en cuanto todo volvió a la normalidad en Broadlands Hall, Phinn pasó un momento por el establo para ver a Ruby y luego subió a su habitación.

Estaba en pijama, con la cara lavada y el pelo sujeto con una cinta blanca, cuando recordó el reloj. Ty iba a dormir allí esa noche, pero seguramente se marcharía muy temprano. Podría dejarlo en su habitación, pero…

¿Por qué no? Ty llamaba a la puerta de la suya muchas veces. Además, él estaba en su estudio, trabajando, y sólo tardaría un momento.

De modo que, después de ponerse una bata, Phinn llamó con los nudillos a la puerta y entró un segundo después pensando que seguiría en el estudio…

Y se quedó helada. La luz estaba encendida y Ty estaba allí, descalzo, con la camisa desabrochada.

– Ay, perdona… perdona -se disculpó, con la cara encendida-. Pensé que estabas abajo. Sólo quería devolverte el reloj antes de que volvieras a Londres…

Ty, como si las mujeres entrasen en su dormitorio todos los días, la invitó a pasar.

– No voy a morderte… bueno, no suelo hacerlo.

Aunque nada le hubiera gustado más que charlar un rato con él, Phinn estaba en pijama y no le parecía apropiado.

– ¿De qué quieres hablar? -le preguntó, sujetando la puerta.

– Bueno, podrías decirme qué tal lo has pasado este fin de semana, por ejemplo.

– Muy bien.

– ¿Te han gustado mis amigos?

– Sí, mucho. Kenneth me hacía reír y su mujer, Rosemary, es un encanto.

– Tú también les has gustado mucho -dijo Ty, dando un paso hacia la puerta.

– Esto… no vas a intentar seducirme, ¿verdad?

Él soltó una carcajada.

– ¡Eres una delicia! No, no era ésa mi intención, pero… -Ty dejó la frase sin terminar-. Me gustaría saber qué vas a decirle a Will Wyatt cuando te llame.

– ¿Por qué crees que va a llamarme?

– Estoy seguro. Lo tienes cautivado.

– Sí, bueno, es un chico muy agradable.

– Pero no vas a salir con él.

– Como diga el señor -bromeó Phinn.

– ¿Quieres salir con él? -preguntó Ty, dando otro paso adelante.

Phinn no tenía que pensarlo siquiera. El único hombre con el que quería salir estaba delante de ella.

– Ya sabes que no quiero dejar a Ruby, así que no, no voy a salir con él.

– Pero eso no responde a mi pregunta.

– Lo sé.

– Y también sabes que podrías volver loco a un hombre.

– Dices unas cosas tan bonitas -bromeó Phinn.

Ty la miró en silencio durante unos segundos.

– Será mejor que te marches -dijo abruptamente, dando un paso adelante para abrir la puerta del todo. Pero Phinn ya se había dado la vuelta y acabaron chocando…

Él la tomó por la cintura y entonces, cuando se miraron a los ojos, fue como si ninguno de los dos pudiera resistirse.

Ty dejó escapar un gemido ronco antes de abrazarla.

– Quiero besarte.

Phinn negaba con la cabeza y, sin embargo, lo que salió de sus labios fue:

– Si no recuerdo mal, besas de maravilla, Tyrell Allardyce…

No pudo terminar el resto de la frase porque Ty se apoderó de sus labios.

Fue un beso muy satisfactorio, pero por fin él levantó la cabeza.

– Tú tampoco besas mal -murmuró, mirándola a los ojos.

– Hago lo que puedo.

– ¿Probamos otra vez?

Aunque Phinn no sabía muy bien qué quería decir con eso, lo que sí sabía era que estar en sus brazos era maravilloso y no quería apartarse nunca.

De modo que se puso de puntillas para besarlo y ésa fue toda la respuesta que Ty necesitaba. Podía sentir el calor de su cuerpo a través de la tela de la bata, pero quería estar aún más cerca…

Phinn sentía las manos de Ty en la espalda mientras enterraba la cara en su pelo y cuando sus labios se encontraron de nuevo supo que él la deseaba tanto como ella.

Durante varios minutos estuvieron besándose sin decir nada. Phinn no sabía dónde iba aquello, sólo sabía que no quería apartarse. Sin embargo, empezó a ponerse nerviosa cuando Ty tiró de ella hacia la cama. Afortunadamente, él pareció notar su vacilación porque se detuvo de inmediato.

– ¿Ocurre algo?

– No, no, pero… tengo la impresión de que sí estás intentando seducirme.

Ty sonrió.

– ¿Lo crees? ¿Es que no lo sabes?

Phinn sonrió también. Lo amaba. ¿Qué otra cosa importaba? Se preguntó entonces si debería decirle que nunca había estado con un hombre, pero no quería que pensara que era una cría, de modo que siguió besándolo.

Se emocionó cuando empezó a quitarle la bata y se puso a temblar cuando Ty se quedó mirando la camisola y el pantalón corto del pijama sin disimular su admiración.

– Eres preciosa -murmuró, deslizando las manos por su espalda.

Cuando esas manos se deslizaron hacia delante y, por fin, capturaron sus pechos, su gemido de placer se mezcló con el de él.

Ty la besó de nuevo, acariciando sus pechos mientras lo hacía. Pero, como atormentado por el deseo de seguir tocándola, se apartó un poco.

– Quiero verte -dijo con voz ronca.

Phinn tragó saliva para disimular su timidez.

– Yo también quiero verte -contestó. Y su deseo se hizo realidad cuando Ty empezó a quitarse la camisa.

Tenía un torso magnífico, muy masculino, que Phinn miró, sorprendida, antes de inclinarse un poco hacia delante para posar en él sus labios. Ty tiró entonces de su camisola con manos ansiosas.

– Cariño… -murmuró, mientras miraba las cumbres rosadas de sus pechos-. Eres exquisita -dijo luego, inclinando la cabeza para tomar un pezón entre los labios.

Phinn cerró los ojos para disfrutar de sus caricias.

– Oh, Ty, te deseo tanto…

– Y yo a ti -murmuró él.

Estuvo a punto de decirle que lo amaba, pero intuyó que eso no era lo que él quería escuchar.

– Yo… en fin…

Las palabras se le atragantaban.

– ¿Quieres hacer el amor conmigo, pero te da vergüenza?

– ¿Tú sabes lo que me haces?

– Si es lo mismo que tú me haces a mí, yo diría que es muy interesante -contestó Ty, con una sonrisa en los labios.

– Pero es que… yo no sé bien cómo se hacen estas cosas… y me siento un poco tonta porque no sé si necesitas saberlo o no -era horrible, estaba medio desnuda y no era capaz de formar una frase coherente-. No sé si tienes que saber que nunca he estado con un hombre -dijo por fin, impaciente consigo misma.

Ty se quedó mirándola con cara de sorpresa.

– ¿Qué estás diciendo exactamente, que eres virgen?

– ¿Eso importa? -Phinn hizo una mueca, intuyendo que sí importaba.

– En este momento te deseo más de lo que puedo decirte… -nervioso, se inclinó para tomar la bata del suelo-. Por favor, tápate. Te deseo, pero necesito… pensar con claridad.

Ella lo miraba sin saber qué hacer. Pero enseguida supo la verdad: que no iba a compartir su cuerpo con Ty, el hombre del que estaba enamorada.

Pero un segundo después, frustrada, su orgullo empezó a despertar. ¿Ty necesitaba pensar si iba a rechazarla o no? ¡Rechazarla!

– Tómate el tiempo que quieras -le dijo, enfadada-. Yo me marcho.

– Phinn, no quiero que…

– ¡No te preocupes! -lo interrumpió ella, dirigiéndose a la puerta-. ¡Yo tampoco quiero!

CAPÍTULO 8

PHINN no podía dormir y la noche le parecía interminable. Ty había dicho que la deseaba, pero que tuviera que pensar si se acostaba con ella o no demostraba que no la deseaba tanto.

Su reloj, el reloj de Ty, mostraba que eran las cuatro de la mañana cuando lo oyó salir de la casa. Y ella quería marcharse también y no volver nunca más.

Le había dicho que lo deseaba. ¿Qué más prueba necesitaba de que quería estar con él? Estaba medio desnuda… y Ty la había rechazado.

Mortificada al pensar que podría saber que estaba enamorada de él, Phinn quería esconderse en algún sitio y no volver a verlo. Pero no podía marcharse de allí. ¿Qué haría con Ruby?

No dejaba de darle vueltas a la cabeza, pero cuanto más lo pensaba más se daba cuenta de que para Ty hacer el amor con ella no podía significar mucho.

Suspirando, se levantó temprano para bajar al establo y esa mañana estuvo muy ocupada con llamadas de teléfono. Su madre llamó para insistir en que debía ir a visitarla y Will Wyatt llamó también para pedirle que no se olvidara de él y decirle que tenía un plan para que Ty lo invitase a pasar otro fin de semana en Broadlands Hall.

En un momento de debilidad, Phinn se preguntó si Ty la llamaría, pero era una fantasía porque nunca lo había hecho. ¿Y por qué iba a hacerlo? Él vivía en Londres, en un mundo sofisticado donde abundaban las mujeres sofisticadas. Tyrell Allardyce no tenía ni tiempo ni inclinación, aparentemente, para educar a una chica de pueblo.

Pensando que su convicción de que Ty la había rechazado estaba amargándole la existencia, Phinn decidió olvidarse del asunto. Aunque no iba a ser fácil.

– ¿Dónde vas, Ash? -le preguntó.

– A estirar las piernas un rato mientras pienso en los asuntos de la finca.

– ¿Quieres que vaya contigo?

– Si quieres…

Eso fue el lunes.

El martes, con Ruby más animada, Phinn fue con Ash a Honeysuckle. Para entonces, con Ty constantemente en sus pensamientos, su aversión a volver a la granja en la que había crecido le parecía algo secundario.

Y como le pagaban por hacer compañía a Ash, cuando lo vio dirigirse a la camioneta el miércoles, se acercó a él. Pero antes de que pudiera decir que quería acompañarlo, Ash se adelantó.

– Querida Phinn, como hermana honoraria que eres te quiero mucho. ¿Pero te importaría si por una vez fuera solo?

Ella lo miró, sorprendida. La verdad era que Ash parecía mucho más animado en las últimas semanas. Había engordado un poco, tenía mucho mejor color de cara, nada que ver con el alma en pena de unos meses antes.

– Depende de donde vayas.

– Pues había pensado ir a ver a Geraldine Walton para preguntarle si quiere cenar conmigo el sábado.

Phinn sonrió de oreja a oreja.

– Oh, Ash. ¡Qué alegría!

– ¡Pero si aún no me ha dicho que sí!

– Te deseo suerte, de verdad.

Después de despedirse, Phinn fue a charlar un rato con Ruby. Aparentemente, su trabajo en Broadlands Hall había terminado… y era un problema porque seguía sin tener dónde ir. Pero no sabía cómo iba a seguir aceptando un salario cuando ya no había nada que hacer.

Por la tarde, sin embargo, tenía una preocupación más importante: Ruby había dejado de comer. Intentando no asustarse, Phinn llamó a Kit Peverill.

– No tiene buena pinta -le dijo el veterinario después de examinar a la yegua.

Phinn tuvo que apretar los labios para contener las lágrimas.

– ¿Siente mucho dolor?

– Voy a ponerle una inyección para que no le duela -dijo él-. Servirá para que aguante un par de días, pero llámame en cuanto me necesites.

Phinn se dirigía a la casa cuando vio que Ash volvía en la camioneta.

– ¿Cómo ha ido?

– Como tú misma sabes, ¿quién se puede resistir a los encantos de un Allardyce? -rió él.

¿Quién, desde luego?

– ¿Ése que se iba era el jeep del veterinario?

– Sí, acaba de examinar a Ruby -suspiró Phinn-. No está bien, Ash. Me ha dicho que ya no puede hacer nada.

Ash la acompañó al establo, pero Ruby parecía debilitarse por segundos y Phinn pasó el resto de la tarde con ella.

Tuvo que volver a llamar al veterinario el jueves y su expresión le dijo lo que ella ya sabía. Phinn se quedó con Ruby todo el día y toda la noche…

Y su querida Ruby murió el viernes por la mañana.

No sabía cómo iba a poder soportarlo, pero Ash se portó maravillosamente bien. Él se encargó de todo y Phinn le estaría agradecida por ello para siempre.

– Voy a llamar al veterinario para que se encargue de todo mientras tú te despides de ella, cariño. De todo lo demás me encargo yo.

Una hora después, Phinn se despidió de Ruby para siempre y, dejándolo todo en manos de Ash, salió a dar un paseo.

No sabía cuánto tiempo había estado dando vueltas por los caminos que tantas veces había recorrido con Ruby, pero estaba a kilómetros de la casa cuando se encontró con el tronco de un árbol caído que su yegua había saltado un par de meses antes, mirándola después como diciendo: «¿has visto eso?».

Cuando volvió al establo, horas después, Ruby había desaparecido y Ash se dirigía hacia ella.

– Se la han llevado con todo el cuidado del mundo, como tú querías. Y he pedido que nos enviasen sus cenizas… he pensado que podrías querer esparcirlas por sus lugares favoritos -dijo Ash, apretando su mano-. Pero pareces tan cansada… ven, la señora Starkey ha hecho tu sopa favorita.

Como un autómata, Phinn lo siguió hasta la casa y tomó algo de sopa antes de subir a su habitación. Durmió un rato, no sabía cómo, pero cuando despertó estaba exhausta y con el corazón encogido. Después de darse una ducha se cambió de ropa pensando que debía hacer algo, pero no sabía qué.

No quería ir al establo, pero sus piernas la llevaron allí de todas formas. Y allí fue donde la encontró Ash unos minutos después.

– No sé qué puedo hacer para animarte -le dijo-, pero si quieres que vayamos a dar un paseo o que te lleve a algún sitio…

– Oh, Ash -suspiró ella, enterrando la cara en su pecho.

Pero sólo un momento porque enseguida vio un coche aparcado delante de la casa, un coche al que no había oído llegar.

Era el coche de Ty y él estaba de pie, a su lado… y parecía furioso. Pero no sabía por qué. Había estado preguntándose cómo reaccionaría cuando volviera a verlo y también si él la miraría con ternura, pero la miraba como si quisiera estrangularla.

– Te has portado muy bien conmigo, Ash -le dijo-. Nunca lo olvidaré.

– Voy un momento a la oficina. ¿Quieres venir?

– No, no.

Se sentía perdida y no sabía qué quería hacer. El santuario de su habitación era tan buen sitio como cualquiera, pero antes de que pudiese llegar allí se encontró con Ty en el pasillo.

– Vamos a mi estudio -le ordenó, con tono malhumorado.

«Vete al infierno y llévate tus órdenes contigo», pensó ella. Pero como era evidente que estaba furioso por algo, sería mejor terminar con el asunto lo antes posible.

Pero apenas había entrado cuando él cerró de un portazo.

– ¿A qué crees que estás jugando?

Phinn dejó escapar un suspiro. Aquello era lo último que necesitaba en ese momento. Quería odiarlo, pero enfadado con ella o no, lo amaba de la misma forma.

– No te entiendo.

– ¿Cómo que no? Puede que te hagas la ingenua, pero yo no te creo. ¡Estás aquí para cuidar de mi hermano, no para hacerle lo que le hizo tu prima!

– ¿Se puede saber de qué estás hablando?

– ¿Cuál es tu plan? ¿Entrar en su dormitorio una noche, cuando esté medio vestido e intentar perder tu virginidad con él también?

Sin darse cuenta de lo que estaba haciendo, más furiosa y dolida que nunca, Phinn levantó la mano y le dio una bofetada. Nunca en toda su vida había pegado a nadie, pero puso en ese golpe todas sus fuerzas.

El sonido de la bofetada seguía en el aire cuando por fin recuperó el sentido común. Y no sabía quién estaba más sorprendido, Ty o ella.

– Lo siento -se disculpó-. Yo nunca… lo siento de verdad, es que estoy muy disgustada.

– ¡Tú estás disgustada!

– Ruby… -empezó a decir Phinn. Y aunque hasta ese momento había logrado contener las lágrimas, ya iba a ser imposible-. Oh, Ty…

– ¿Ruby?

– Ruby ha muerto esta mañana.

– Oh, cariño -Ty la tomó entre sus brazos, apretándola contra su corazón y Phinn empezó a llorar con toda su alma. Mientras lloraba, él acariciaba su pelo y su espalda, intentando consolarla.

– Lo siento mucho -se disculpó luego-. No había llorado en todo el día, pero…

– Yo también lo siento. Y me alegro de haber estado aquí para que llorases conmigo.

– Ash ha sido maravilloso -logró decir Phinn, entre lágrimas-. Él se ha encargado de todo.

– Cuando está en forma, mi hermano es bueno en momentos de crisis.

– Sí, es verdad… -Phinn se secó las lágrimas con el dorso de la mano-. Ya estoy mejor.

– ¿Seguro?

Ella asintió con la cabeza.

– Ahora debo estar hecha un asco.

– Estás preciosa.

– Mentiroso.

Ty la miró a los ojos y luego, como si fuera la cosa más natural del mundo, inclinó la cabeza para besarla. Poco después Phinn salía del estudio para subir a su habitación.

Pero las lágrimas no habían terminado. Ahora que se habían abierto las compuertas no parecía capaz de cerrarlas y lloró durante largo rato. Esa noche no bajó a cenar y los hermanos Allardyce, discretamente, enviaron a la señora Starkey a su habitación con la cena.

Al final, durmió mejor que en mucho tiempo, seguramente por el cansancio y la pena. Despertó temprano, como era su costumbre, pero sus ojos se llenaron de lágrimas al pensar que ya no tenía que bajar al establo para ver a su querida Ruby.

No olvidaría nunca a su dulce y tímida yegua, pero quería recordar los momentos felices, cuando era joven y galopaban por Broadlands, el viento revolviéndole el pelo, Ruby tan feliz como ella.

Entonces recordó que había pegado a Ty… ¿cómo podía haber hecho algo así después de lo bien que se había portado con ella… y con Ruby? En fin, no quería pensar en cosas desagradables. Estaba levantándose de la cama cuando oyó un golpecito en la puerta y, un segundo después, Ash asomó la cabeza en su dormitorio.

– La señora Starkey ha pensado que querrías desayunar en la cama.

– No, de eso nada -protestó ella, poniéndose la bata-. Pero todos estáis siendo muy amables conmigo.

– Porque te lo mereces. ¿Dónde dejo la bandeja?

– En la mesa.

– ¿Cómo estás?

– Un poco mejor, gracias.

– Estupendo. Cómete los huevos revueltos antes de que se enfríen -dijo Ash entonces, inclinándose para darle un beso en la mejilla.

Sólo había sido un gesto de simpatía, pero el hombre que observaba la escena desde la puerta no parecía pensar lo mismo.

– ¡Ashley!

Phinn miró de uno a otro, sorprendida. Nunca había visto a Ty hablándole en ese tono a su hermano.

– Buenos días.

Cuando él entró en la habitación, Ash discretamente salió de ella.

– ¿Mi hermano suele traerte el desayuno a la habitación?

– No. Me lo ha traído hoy porque se lo ha pedido la señora Starkey… y para preguntarme cómo estaba.

– Haz el favor de dejar en paz a mi hermano.

– ¿Que le deje en paz… yo?

– No quiero tener que recoger las piezas de su corazón otra vez…

– ¿Pero qué estás diciendo? -lo interrumpió Phinn.

– Te da igual a quién le hagas daño, ¿verdad?

– Me parece que tienes muy poca memoria. Que yo sepa, me contrataste para que le hiciese compañía…

– Parece que tampoco tú tienes buena memoria -la interrumpió él, tomándola por la cintura-. Hace una semana podría haberte hecho mía -le dijo, atrayéndola hacia sí para buscar sus labios. No con ternura o cariño sino de manera brusca, furiosa.

– ¡Suéltame!

Phinn intentó empujarlo. Quería sus besos, pero no de esa manera.

– ¿Por qué voy a hacerlo? -le espetó él, acariciándola con manos ansiosas.

– ¡No, Ty… así no!

Algo en su tono le dijo que hablaba completamente en serio porque la miró a los ojos y, al ver que estaban empañados, dio un paso atrás, pálido como un cadáver.

– Dios mío… perdóname… no sé qué me pasa.

Un segundo después salía de la habitación como alma que lleva el diablo.

Era el fin y Phinn lo sabía. No tenía ni idea de qué podía haber empujado a un hombre civilizado como él a hacer lo que había hecho y, aunque podría perdonarlo, tenía la impresión de que Ty no sería capaz de perdonarse a sí mismo.

Y todo por Ash. Ty no sabía que ella no sería capaz de hacerle daño a su hermano… de hacerle daño a nadie. Estaba convencido de que era como su prima, que no le importaba nada salvo ella misma. ¿Cómo podía creer eso?

Hundida de repente, Phinn supo que había llegado el momento de marcharse de Broadlands Hall. ¿Para qué iba a quedarse? Ash ya no la necesitaba y seguramente Ty aplaudiría su decisión.

Sin probar el desayuno que Ash le había subido en una bandeja, Phinn fue a darse una ducha y casi había terminado de hacer las maletas cuando oyó el motor de un coche. Era el de Ty alejándose por el camino, comprobó después de acercarse a la ventana. Y entonces, con el corazón encogido, pensó que nunca volvería a verlo… aunque quizá era lo mejor.

Ash le había ofrecido el día anterior llevarla a cualquier sitio y necesitaba que alguien la llevase a Gloucester, a casa de su madre.

No sabía cómo se tomaría su repentina aparición, pero estaba segura de que ni ella ni Clive pondrían objeción alguna. De hecho, su madre le había pedido cien veces que fuera a vivir con ellos.

Pero, sabiendo que lo dejaría todo para ir a buscarla si la llamaba, decidió pedirle el favor a Mickie Yates porque Ash ya había hecho demasiado por ella. Desgraciadamente, Mickie Yates no contestaba al teléfono, de modo que tendría que ir en autobús… si los autobuses seguían parando en Bishops Thornby en sábado. Llamaría a Mickie en otro momento para que fuera a recoger sus cosas.

Cuando dejó el reloj de Ty sobre la mesa de su abuela suspiró al recordar el detalle. Lo había hecho para que se sintiera como en casa. Luego, después de una última mirada alrededor, tomó la maleta en la que había guardado lo más necesario y salió de la habitación.

Le pesaba el corazón, pero intentó recordarse a sí misma que siempre había sabido que su estancia en Broadlands Hall sería temporal.

Había llegado al pie de la escalera cuando un ruido a su izquierda la hizo girar la cabeza…

¡Ty! Y ella había pensado no volver a verlo nunca…

– Creí que te habías ido.

– ¿Dónde crees que vas con esa maleta?

– Me marcho -contestó Phinn… esperando su aplauso.

Pero no llegó. Al contrario, Ty dio un paso adelante y le quitó la maleta de las manos.

– Eso ya lo veremos -murmuró, dirigiéndose al salón.

Phinn vaciló durante un segundo, sin saber qué hacer.

– Mientras no me pongas las manos encima -dijo por fin.

No sabía qué quería decirle Ty o por qué retrasaba su partida. Lo único que esperaba era poder marcharse de allí sin pegarlo otra vez y con su orgullo intacto.

CAPÍTULO 9

TY SE había calmado un poco cuando Phinn entró en el salón tras él. La maleta estaba en el suelo, a su lado, y Ty estaba de espaldas a ella, pero su expresión cuando se volvió para mirarla era definitivamente hostil.

– ¿Quieres que me disculpe?

Phinn se encogió de hombros.

– Haz lo que quieras.

– ¿Dónde crees que vas?

– No es que sea asunto tuyo, pero…

– ¿No es asunto mío? -repitió él-. Vienes a mi casa, vuelves loco a todo el mundo…

– Un momento -lo interrumpió Phinn-. Vine aquí porque tú me ofreciste un empleo y un sitio en el que alojarme, no fue idea mía… -de repente, sus ojos se llenaron de lágrimas. Era horrible terminar así con él, no podía soportarlo.

– Oh, Phinn… como siempre estoy metiendo la pata. Tienes el corazón roto por Ruby y lo único que yo hago es hacerte sufrir más.

– Mira, me voy. Tengo que tomar el autobús en el pueblo…

– ¡El autobús! -exclamó él, escandalizado-. Olvídate de eso, Phinn Hawkins.

– Ty, escúchame…

– No, escúchame tú. Sé que éste no es el mejor momento para ti y sé que durante este año has recibido un disgusto tras otro. Te admiro mucho por haber soportado todo eso pero, a riesgo de disgustarte aún más, me temo que no puedo dejar que te marches hasta que hayamos hablado de… nuestro problema. Y te aseguro que, pase lo que pase, no vas a ir a ningún sitio en autobús.

Oh, Dios, ¿se habría dado cuenta de que estaba enamorada de él y ése era «el problema» del que quería hablar?

– Si insistes en marcharte -siguió-, yo te llevaré donde quieras ir, pero primero siéntate. Le pediré a la señora Starkey que nos traiga un café.

– No quiero café, gracias.

Y tampoco sabía si quería sentarse, pero al final lo hizo.

– Sé que estoy en deuda contigo -empezó a decir Phinn, sin mirarlo-, pero pienso buscar un trabajo y en cuanto pueda te pagaré lo que te debo…

– ¡Por el amor de Dios! -exclamó Ty-. ¿No te das cuenta de que después de lo que has hecho por Ash somos nosotros los que estamos en deuda contigo?

– Estoy hablando de dinero. A mí no me gusta deberle dinero a nadie -insistió ella-. Acepté que tú pagases las facturas del veterinario por las circunstancias, pero… Ty, sé que tú crees que yo le haría daño a tu hermano, pero jamás se lo haría. Aparte de que Ash no está interesado en mí ni yo en él, yo no soy como mi prima…

– ¿Ash no está interesado en ti? ¡Pues cualquiera lo diría!

– ¿Por qué? ¿Porque me ha dado un beso? -replicó ella, enfadada-. Y era un beso de simpatía, nada más.

– ¿Suele besarte a menudo?

– ¡No, eres tú quien me besa! -exclamó Phinn-. Mira, sé que estás preocupado por Ash, pero te aseguro que yo nunca le haría daño. Ash es como un hermano para mí. Y él me ve como a una hermana. ¿Es que no habláis nunca de vuestras cosas?

– Aparentemente, no -murmuró Ty.

– Pues Ash está interesado en otra chica.

– ¿Qué? Pero si apenas miró a Cheryl Wyatt la otra noche…

– No es Cheryl -suspiró Phinn-. Bueno, espero que no sea un secreto, pero Ash ha quedado con Geraldine Walton para cenar.

– ¿Geraldine Walton? ¿La dueña de la escuela de equitación?

– Exactamente. Así que no tienes que preocuparte de que yo le rompa el corazón porque es imposible.

Ty dejó caer los hombros y sólo entonces Phinn se dio cuenta de lo tenso que estaba.

– Y si yo soy hermana de Ash -dijo entonces, traviesa-, eso me convierte también en hermana tuya.

– No, de eso nada. Yo no te quiero como a una hermana.

A Phinn le dolió tanto que dijera eso que se levantó de un salto, intentando controlar las lágrimas.

– Bonita manera de ponerme en mi sitio -murmuró-. En fin, si ya te has quedado tranquilo sobre Ash, me marcho.

Pero no llegó muy lejos. Para su sorpresa, no había llegado a la puerta cuando Ty se interpuso en su camino.

– No hemos solucionado nada.

– ¿No?

– No, en absoluto. Yo tengo para ti un sitio mucho más especial.

– ¿Ash te ha dicho lo bien que se me da la oficina? ¿Vas a ofrecerme un trabajo?

– Hay un trabajo para ti… si todo lo demás falla.

– ¿Qué clase de trabajo?

¿Uno en el que pudiera verlo todos los días? No, gracias, decía su orgullo. Sí, por favor, decía su corazón.

– Cuando Ash se traslade a la granja Honeysuckle me hará falta alguien que gestione la finca.

– ¿Yo? -exclamó Phinn-. Pero si vas a vender la granja Yew Tree y tu hermano se va a ocupar de Honeysuckle… aunque tardará algún tiempo en ponerla en marcha.

– Supongo que conocerás a alguien que pueda echarle una mano.

– Pues sí, Jack Philips, que ha trabajado estas tierras durante toda la vida. Se retiró hace un año, pero empieza a aburrirse y cuando fui con Ash al pub me dijo que estaba buscando algo que hacer. Pero aun así… llevar la finca a partir de ahora no sería un trabajo de ocho horas diarias. Y yo no tengo experiencia.

– Sí la tienes. Vas a dar un paseo por el campo y sabes exactamente qué árbol hay que cortar y cuál hay que replantar. Llevas el campo en la sangre. Por no decir que puedes controlar una oficina con los ojos cerrados.

Phinn tuvo que sonreír. Sí, eso podía hacerlo bien y le encantaría quedarse… pero en Broadlands Hall no había más que dos o tres días de trabajo a la semana.

– Y no olvides que hay un par de casas alquiladas de las que hay que ocuparse.

– No, lo siento, tengo que irme.

Ty la miró en silencio durante unos segundos.

– Soy yo, ¿verdad? Te has cansado de mi actitud tiránica.

– Yo…

– ¿Te quedarás si prometo comportarme… y pedirte perdón por cada impertinencia?

– No es eso -suspiró ella. En realidad, podría perdonarle cualquier cosa porque estaba enamorada-. A veces has sido muy espléndido… y muy cariñoso.

– ¿De verdad? Lo de esta mañana… no sé cómo pedirte disculpas.

– Es mejor que no hablemos de eso -lo interrumpió Phinn-. Me refería más bien a detalles como subir la mesa de mi abuela a mi habitación, por ejemplo. O llamar al señor Timmins para que afinase el piano. O que… -no terminó la frase. Iba a decir que le prestase el reloj, pero no quería recordarle lo que había pasado cuando fue a su habitación a devolvérselo.

– ¿Y los buenos tiempos cuentan más que los malos?

– Sí, claro que sí. No sé qué habríamos hecho Ruby y yo si tú no nos hubieras ayudado.

– Cuando pienso en lo que tú has hecho por Ash y por mí, eso no tiene la menor importancia.

– Bueno, vamos a dejarlo ya o tendremos que crear una sociedad de admiración mutua -intentó bromear ella-. Gracias por todo, de verdad. Gracias por hacer que los últimos meses de Ruby fuesen tan agradables. Te lo agradeceré siempre -poniéndose de puntillas, Phinn le dio un beso en la mejilla.

Era un simple gesto de despedida, pero cuando intentó dar un paso atrás descubrió que Ty sujetaba sus manos.

– ¿Debo entender que… te gusto?

Phinn lo miró, perpleja.

– ¡Tú sabes que me gustas! -exclamó-. Yo pensé que… en fin, de verdad es hora de marcharme.

– No, aún no -insistió él con tono firme-. Antes me has acusado de no hablar nunca con mi hermano…

– Yo no te he acusado de nada.

– Bueno, has dicho que Ash y yo no hablamos de nuestras cosas y tienes razón. Pero creo que tú y yo también deberíamos empezar a hablar… abiertamente.

– No sé si…

– ¿De qué tienes miedo? -sonrió Ty-. Yo puedo decirte que, aunque sé que te he herido alguna vez con mi actitud, prometo no volver a hacerlo nunca más. Ven, siéntate a mi lado.

– Pero tengo que irme…

– Como he sido un bruto en el pasado, vas a tener que perdonarme -siguió él, como si no hubiera dicho nada-. Pero, en mi defensa, diré que cuando volví de Londres y vi en qué estado se encontraba mi hermano…

– ¿Él te habló de Leanne?

– No, en realidad lo supe casi todo por la señora Starkey. Y cuando la pobre mujer me lo contó, yo no estaba de humor para ser amable con nadie de la familia Hawkins.

– Me pediste de muy malas manera que me fuera de tus tierras.

– Y hasta el día de mi muerte te estaré agradecido por no haberme hecho caso.

Phinn sintió un abrumador deseo de besarlo en ese momento, pero decidió que no sería buena idea.

En cualquier caso, Ty ya sabía que le gustaba y lo mejor sería no hacerlo pensar que había algo más.

– Creo que empezaste a gustarme aquella tarde, en el riachuelo.

– ¿Empecé a gustarte?

– Pues claro. Y cuanto más te conocía, más me gustabas.

A Phinn se le quedó la boca seca.

– ¿En serio? -consiguió decir-. Me alegro mucho.

– Pero ahí fue donde empezaron los problemas.

– ¿Qué problemas?

– Pronto descubrí que hacías con mi hermano las cosas que a mí me hubiera gustado hacer contigo…

Ella parpadeó, cada vez más sorprendida.

– ¿De verdad?

– Por eso volvía a Broadlands Hall siempre que me era posible.

– Por Ash, quieres decir.

– Si sólo es por Ash, ¿por qué quiero que me lleves también a mí a pescar? ¿Y por qué me sentó tan mal cuando Ash me dijo que a ti te parecía «encantador»?

Phinn sólo podía mirarlo, perpleja.

– ¿Quieres que diga que tú también eres encantador?

– Me conformaría con que dijeras que soy simpático, agradable… o con la mitad de las sonrisas que le dedicas a mi hermano.

– ¿Entonces estás…?

– Celoso, la palabra que estás buscando es celoso, sí.

– No puede ser.

– Sí puede ser, Phinn. Yo nunca había tenido celos de mi hermano, te lo aseguro. De hecho, es como una segunda naturaleza para mí cuidar de él. Por eso no entendía mi deseo de volver aquí siempre que me era posible. No era para ver a mi hermano, era para verte a ti. Siempre parecíais pasarlo tan bien que quería quedarme en casa y pasarlo bien contigo. Incluso el trabajo empezaba a perder atractivo para mí. Fue entonces cuando supe que estaba en un aprieto.

Phinn tragó saliva, nerviosa.

– ¿Qué quieres decir?

– Al principio quería que estuvieras aquí para ayudar a mi hermano a salir de su depresión, pero cuanto más te conocía, querida Phinn, más te quería en esta casa por mí y sólo por mí. Sabía que no tenía ningún sentido esperar hasta el lunes por la mañana para volver a Londres cuando siempre tengo toneladas de trabajo, pero esperaba hasta el último momento posible…

Esperaba por ella.

Phinn pensó que estaba soñando. Era tan increíble que tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para controlarse.

– Mira, yo… sé que no quieres que me marche, pero no tienes que…

– ¿Es que no me has oído? Claro que no quiero que te vayas. No dejo de pensar en ti a todas horas…

– Un momento -lo interrumpió Phinn-. Tuviste una oportunidad conmigo, Tyrell Allardyce. Si crees que vas a poder convencerme para rechazarme otra vez…

– ¿Cuándo te he rechazado?

– ¡Tienes muy mala memoria! ¿No recuerdas lo que pasó en tu habitación? Yo no era lo bastante sofisticada…

– ¿Qué? Serás tonta -rió Ty entonces-. ¿Que no eras lo bastante sofisticada? ¿Es que no sabes que tu inocencia es un tesoro para mí? Escúchame… esa noche, el domingo por la noche, yo ya no podía pensar con la cabeza. De repente me lanzaste esa bomba y me encontré en una situación absolutamente nueva para mí. Tenía que pensar con claridad… pero no podía hacerlo.

– ¡Ya! -replicó ella, desdeñosa-. ¿Qué tenías que pensar?

– Oh, Phinn… amor mío. Los dos estábamos demasiado emocionados. Necesitaba un momento para pensar qué era lo mejor para ti.

– ¿Para mí?

Phinn no parecía capaz de hacer algo más que repetir cada frase, tan atónita estaba.

– Para ti, cariño. Tenía que irme a las cuatro de la mañana y no sabía cuándo podría volver a Broadlands Hall. Tenía que pensar, reflexionar… ¿era demasiado pronto para decirte lo que sentía por ti? ¿Cómo ibas a reaccionar si te lo dijera? Lo único que sabía en ese momento era que quería lo mejor para ti. ¿Pero te tendría el tiempo suficiente en mis brazos como para hacerte entender lo especial que eras para mí? Incluso sentí miedo de asustarte si te decía la verdad…

– ¿Lo especial que era para ti?

– Muy especial -contestó él-. Pero no quería marcharme dejándote con dudas. Y antes de que pudiera pensarlo, tú y tu enorme orgullo os levantasteis en armas y prácticamente me dijiste que me olvidase del asunto.

A Phinn le daba vueltas la cabeza.

– Sí, veo que… deberíamos haber hablado más abiertamente. Pero desde que te fuiste no hemos tenido oportunidad…

– Quería llamarte por teléfono el lunes, el martes. Tuve el teléfono en la mano un millón de veces, pero no sabía qué decirte -siguió él-. Y ya estoy cansado de hablar -dijo luego, abruptamente-. Dime una cosa, Phinn: si prometo no reírme, ¿estarás a mi lado en una iglesia, delante de un sacerdote diciendo: yo, Delphinnium Hawkins, te acepto Tyrell Allardyce?

Phinn no podía pensar, no podía respirar siquiera. ¡Ty la quería no como una hermana sino como esposa! Jamás habría soñado que aquello pudiera pasar. Tan nerviosa estaba que empezó a pensar que había oído mal.

¿De verdad le había pedido que se casara con él o era cosa de su imaginación?

– ¿Qué…? -empezó a decir-. ¿Qué clase de proposición es ésa? -le preguntó, con la poca voz que pudo encontrar.

– La proposición que quería hacerte y que he ensayado de cien maneras posibles es otra -suspiró Ty entonces-. Pero temía que te rieras de mí… en fin, allá va: Phinn Hawkins, te quiero tanto que no puedo soportar estar lejos de ti.

– ¿Me quieres?

– Te quiero tanto, cariño mío, que estás en mi cabeza noche y día. En mis sueños, cuando estoy trabajando… vaya donde vaya no dejo de pensar en ti y mi mayor deseo es casarme contigo.

El aliento pareció abandonar el cuerpo de Phinn en ese momento. La quería. Ty, el hombre del que estaba enamorada, la quería.

– ¿No vas a decir nada?

¿Lo sabría?, se preguntó. ¿Sabría que ella había estado enamorada de él desde el primer día?

– No sé…

– Ah, eso me hace concebir esperanzas.

– ¿Lo dices en serio, de verdad?

– El amor no es algo sobre lo que se deba bromear.

– No, no, o… es que me ha pillado por sorpresa.

– ¿Por sorpresa? -repitió él-. Pensé que lo sabías… Phinn, por favor, dame una respuesta de una vez.

Ella sonrió, su respuesta allí, en esa tierna sonrisa.

– Si no te importa que diga Delphinnium en voz baja para que no me oiga nadie… nada me gustaría más que casarme contigo, Tyrell Allardyce.

Ty no esperó un segundo más. Más feliz que nunca, la envolvió en sus brazos para besarla con toda la ternura que tenía guardada para ella.

– ¿Eso es un sí?

– Oh, sí, sí…

– ¿Me quieres?

– Yo tenía miedo de que te hubieras dado cuenta.

– Dilo.

– Te quiero, Ty

– Cariño -murmuró él, besándola de nuevo-. ¿Desde cuándo sabes que no me odias como merezco?

– No te he odiado nunca, tonto. El día que me encontraste tocando el piano…

– Ese día te abracé.

– Y me abrazaste otra vez por la tarde, en el establo. Y fue entonces cuando me di cuenta de que estaba enamorada de ti -le confesó Phinn.

– Durante toda esta semana he estado atormentado, deseando llamarte y temiendo hacerlo. ¿Habría leído demasiado en tu inocente respuesta? ¿Sería sólo una atracción física por tu parte? No me atrevía a esperar que de verdad me quisieras.

– No me extraña. Te di una bofetada -le recordó Phinn.

– Y me la merecía. Después de decir lo que dije, yo mismo me quedé estupefacto. No sabía cómo pedirte perdón… anoche quise ir a tu habitación para hablar contigo, pero sabiendo lo que me pasa cuando te veo en pijama decidí que no era buena idea. Por eso esta mañana me enfadé tanto cuando Ash te dio un beso.

– Sólo era un beso fraternal.

– Ahora lo sé y me siento avergonzado de mis celos. Y más avergonzado de cómo me porté después de eso -Ty buscó sus labios entonces-. Luego esperé en el estudio a que bajaras para decirte lo que sentía…

– Y yo aparecí con la maleta.

– ¡Y diciendo que te ibas de aquí en autobús!

– ¿Cuándo supiste que me querías? -sonrió Phinn, echándole los brazos al cuello.

– Supongo que desde el primer momento. Porque desde el primer día lo único que deseaba era volver a Broadlands Hall en cuanto me era posible.

– Pero viniste con Cheryl Wyatt… y la verdad es que me puse un poco celosa al verte con ella. Ya ves, los celos no son tu prerrogativa.

– ¿En serio?

– No tienes que poner esa cara de alegría, tonto.

– Me avergüenzo de lo que hice -rió Ty-. Yo esperaba que Ash mostrase algún interés por Cheryl… pero me salió mal. Traje a los Wyatt pensando emparejar a Cheryl con mi hermano y lo que conseguí fue que Will se volviese loco por ti.

– Qué exagerado.

– ¿Exagerado? -rió Ty-. Cariño, ¿tú tienes idea de lo que siento por ti? -había tal amor en su voz que los ojos de Phinn se empañaron-. Durante esa cena no podía dejar de mirarte. Nunca me había quedado hipnotizado de esa forma.

– Yo tampoco podía dejar de mirarte -le confesó ella.

Se besaron entonces y luego Phinn apoyó la cabeza en su pecho.

– ¿Has llorado mucho por Ruby?

– Mucho, sí -asintió ella-. Estuvimos tantos años juntas… nunca la olvidaré. La echo de menos cada minuto del día.

Ty la apretó contra su corazón.

– ¿Vas a casarte conmigo, Phinn?

– Oh, Ty… claro que sí.

– ¿Pronto?

– Cuando tú quieras.

– Primero tenemos que contárselo a mi hermano… y pedirle que sea el padrino, si te parece bien -Ty la miró, como esperando que pusiera alguna objeción, pero Phinn no lo hizo; al contrario, parecía encantada-. Luego iremos a Gloucester para darle la noticia a tu madre.

– ¿Vamos a ver a mi madre?

– Mi ayudante se casó el año pasado y tardó dieciocho meses en organizar la boda… con ayuda de su madre. Pero me temo, querida Delphinnium, que yo no puedo esperar tanto tiempo. Así que iremos a ver a tu madre y le pediremos su aprobación para casarnos antes de un mes.

– ¡Ty! -exclamó ella, con el corazón acelerado-. ¡Eso es… maravilloso!

– ¿No te importa?

– No, al contrario. Me encanta.

– Estupendo -sonrió Ty-. Puede que Ash ya no te necesite, pero yo no puedo vivir sin ti.

Y, después de decir eso, la estrechó contra su corazón para volver a besarla. Seguían besándose cuando Ash entró en el salón… y al verlos sonrió de oreja a oreja.

– ¿Qué es esto? -exclamó.

– Hola, Ash -lo saludó Ty-. Ven, hermano, saluda a tu futura cuñada.

Jessica Steele

***