/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Estrella Fugaz

Kathleen Creighton

La pistola que le apuntaba al pecho no le dejaba otra alternativa… C.J. Starr sabía que había hecho lo correcto llevando a Caitlyn a la policía, pero no entendía por qué le había dolido tanto… y por qué ella había tenido que pagar un precio tan alto. Caitlyn Brown no esperaba volver a ver a C.J. después de todo lo sucedido. Jamás habría imaginado que se sentiría más fuerte con sólo oír su voz, recordar su sonrisa o sentir el suave roce de su mano. No le importaba que la protegiera de un peligro que ella ni siquiera veía ya, pero no podía olvidar que él había prometido cumplir la ley. La misma ley que ella estaba dispuesta a romper siempre que hubiera víctimas inocentes que necesitaran su ayuda.

Kathleen Creighton

Estrella Fugaz

Estrella fugaz (15.08.2005)

Título Original: Shooting Stara. (2003)

Serie: 1º Familia Starr

Capítulo 1

Carolina del Sur, a principios de otoño.

Incluso con los hematomas, era el rostro más hermoso que él había visto nunca. Apoyado contra la almohada, no necesitaba de adorno alguno. Enmarcados en vendas blancas, los rasgos eran limpios, elegantes, exquisitos.

Era un rostro propio del mundo de los sueños o de los cuentos de hadas. La Bella Durmiente, tal vez, Blancanieves…

La princesa encantada esperando que su Príncipe Azul la despertara con un beso.

«Ojalá pudiera ser tan fácil», pensó él.

La mujer que había tumbada en la cama se movió ligeramente. Unos ojos de color gris azulado muy claro, parecidos al agua bañada por el sol, lo observaron.

Él sintió que se le cortaba la respiración y que a continuación, el aire se le escapaba entre los labios con suspiros entrecortados.

Al escucharlo, ella murmuró:

– ¿Quién está ahí?

Él se aclaró la garganta y se inclinó hacia delante para tocarle la mano.

– Soy yo, C.J. Starr.

Ella cerró los ojos y apartó el rostro. Después de lo que pareció una eternidad, volvió a retomar la palabra.

– ¿Por qué está usted aquí?

C.J. Starr se sentó y se miró las manos, que tenía entrelazadas entre las rodillas y trató de pensar cómo podría responder a aquella pregunta sin hacer que el peso de su culpa recayera sobre ella. Al final, se encogió de hombros y musitó:

– Quería estar aquí.

– No lo culpo, ¿sabe? -respondió ella. C.J. Starr levantó los ojos y comprobó que ella lo estaba mirando-. Usted hizo lo que tenía que hacer. Yo conocía los riesgos.

– Si yo no hubiera estado allí… -susurró él. Sentía un peso en el pecho del que no lograba desembarazarse.

– Yo habría escogido a otra persona a la que secuestrar. De todas las paradas de descanso para camiones -añadió, tras lanzar una risotada suave e irónica-, ¿por qué tenía usted que detenerse precisamente en ésa?

Él miró hacia la ventana. El cielo estaba limpio y azul, con el color translúcido que sólo adoptaba en el otoño, cuando los árboles se tiñen de tonos dorados. Era la estación favorita de su madre.

Suspiró y volvió a recostarse sobre la silla.

– Supongo que tendré que echarle la culpa a la tormenta -dijo.

En lo que respecta a las tormentas, aquélla no estaba nada mal. La manta de agua que caía era impresionante, del modo en que sólo puede hacerlo en el sur en primavera, por lo que la visibilidad era nula. Además, era la tercera vez que el todoterreno que tenía delante se detenía prácticamente en seco, por lo que él no hacía más que frenar, rezar y maldecir lo suficientemente alto como para superar el estruendo que la lluvia producía sobre el techo de la cabina del camión.

Como, al contrario de los deseos de su madre, no había estado rezando lo suficiente últimamente y quizá había utilizado una buena parte de la porción de Ayuda Divina que se le había adjudicado para toda la vida, decidió que se detendría en la próxima parada de descanso que viera. Cuando vio la señal, puso el intermitente y abandonó la autopista.

Un buen número de conductores había tenido el mismo sentido común, por lo que la parada estaba llena. Tuvo la suerte de encontrar el último espacio adecuado para un camión de dieciocho ruedas y aparcó. Cuando se hubo puesto el impermeable, salió del camión y se dirigió hacia la zona de servicio.

Le parecía que había dejado de llover tan fuerte, aunque podría ser que tuviera esa impresión porque ya no tenía que soportar las salpicaduras de las ruedas del resto de los camiones y vehículos, que siempre hacían que pareciera que lloviera más de lo que llovía en realidad. Se había levantado un desagradable viento, por lo que a excepción de dos mujeres que estaban tratando de utilizar un teléfono móvil, la mayoría de los conductores habían optado por permanecer en sus vehículos.

C.J. tenía la intención de hacer lo mismo, una vez que hubiera utilizado los aseos y las máquinas expendedoras. Pensaba hacerse con un buen surtido de comida basura para que lo ayudara a pasar el tiempo, que era algo que los camioneros hacían con frecuencia y la razón principal de que la mayoría de ellos tuvieran unas barrigas tan grandes y estuvieran tan obesos. Al menos, eso le había dicho su hermano Jimmy Joe, que era también su jefe.

A pesar de todo, C.J. se había dado cuenta de que aunque su hermano llevaba casi veinte años conduciendo camiones, estaba tan esbelto y tan delgado como siempre, lo que le había hecho pensar a C.J. que ambas eran cualidades que compartían todos los miembros de la familia Starr, al igual que el color chocolate de sus ojos y los hoyuelos en el rostro.

De todos modos, no lo preocupaba mucho. Empezó a meter monedas en las máquinas y se llenó los bolsillos de patatas fritas y de golosinas. Lo que más le importaba era llegar a tiempo a Georgia para poder hacer el examen que tenía tres días después. A continuación, sólo le quedaría el examen final y por fin, habría terminado sus estudios en la facultad de Derecho después de diez años, es decir, si se contaba los años de la facultad y el tiempo que había tardado en aprobar las asignaturas que le quedaban del instituto, dado que había tenido la mala cabeza de dejar los estudios cuando sólo le quedaba un año para terminar.

Ni un solo minuto de aquellos diez años le había resultado fácil. Muchos, e incluso él mismo, se habían sorprendido de que hubiera llegado hasta allí.

Mientras hacía malabarismos con una lata de refresco y una bolsa de bolitas de queso, se metió el cambio en el bolsillo de los vaqueros y se dirigió de nuevo al camión. Una vez más, pasó al lado de las dos mujeres, que seguían tratando de hablar con alguien con un teléfono móvil y evidentemente, sin mucha suerte.

La que tenía el teléfono móvil parecía tener unos catorce años. Era alta, esbelta y de huesos finos y llevaba puestos unos vaqueros y una sudadera con capucha, que llevaba sobre la espalda. Tenía el cabello rubio y corto, peinado con el estilo revuelto y de punta que tanto parece favorecer a las mujeres jóvenes. Tenía el dedo metido en la oreja que no estaba cubierta por el móvil y no hacía más que moverse de un sitio a otro, del modo que suelen hacer los que tratan de evitar las interferencias de los móviles. La otra mujer era mayor, de poco más de treinta años y era muy hermosa, de cabello castaño rojizo, largo y rizado. Parecía muy nerviosa. No hacía más que abrazarse y observar a la muchacha mientras miraba por encima del hombro.

C.J. se percató de que había una tercera persona, acurrucada contra las piernas de la mujer de más edad. Era una niña, con cabello oscuro y flequillo y los- ojos más grandes y más negros que C.J. había visto jamás. Estaba mirando directamente a C.J., por lo que él le sonrió. Ella siguió mirándolo fijamente, sin parpadear, con los ojos como profundos estanques negros.

C.J. sintió que se le hacía un nudo en el pecho y de repente, le pareció que lo más importante del mundo era conseguir que aquella niña sonriera. Esbozó una sonrisa aún más amplia, mostrando los famosos hoyuelos de los Starr y dijo:

– Hola, bonita. ¿Qué tal estás?

De repente, se dio cuenta de que la niña podría haberle visto comprando todas aquellas golosinas de las máquinas y le pareció que la pequeña podría tener hambre.

– ¿Quieres? -le preguntó, mientras le ofrecía las bolitas de queso.

C.J. habría sido el primero en admitir que no sabía mucho sobre niños, pero de todos modos, lo sorprendió mucho que la pequeña tratara de esconderse un poco más entre las piernas de la mujer. No era la reacción que él estaba acostumbrado a recibir cuando sonreía de aquel modo.

Transfirió la sonrisa a la madre y se explicó rápidamente.

– Lo siento, señora. No tenía intención de asustar a la pequeña.

La mujer le dedicó una tensa sonrisa y musitó algo entre dientes, algo que a C.J. le sonó parecido a: «No importa, pero no necesitamos nada».

No parecían personas muy simpáticas. C.J. estaba a punto de proseguir con su camino cuando, por alguna razón, volvió a mirar a la muchacha que tenía el teléfono móvil. Coincidió justo con el momento en el que ella se daba la vuelta y sus miradas se cruzaron. El corazón de C.J. volvió a tensársele en el pecho. La muchacha no era tan joven como había pensado en un principio. Era joven, pero no era una niña. Tenía unos ojos fascinantes. A pesar de la pobre luz artificial del parapeto, habría jurado que eran plateados.

No sabía lo que tenía aquella mujer, pero fuera cual fuera el piropo que había pensado en dedicarle, éste se le olvidó por completo. Le dedicó una cortés sonrisa y susurró:

– Señora… Que tengan buen viaje.

Entonces, se arrebujó en el impermeable y salió del parapeto. A los pocos pasos, empezó a correr.

Cuando estuvo de vuelta en su camión, se olvidó de las dos mujeres y de la niña mientras almacenaba sus provisiones en los lugares habituales y abría la lata de refresco. A continuación, encendió la luz y sacó el montón de libros de Derecho que llevaba siempre en el asiento del pasajero. El examen estaba muy cerca y su futuro dependía del resultado, por lo que cada minuto que pudiera dedicar a estudiar era importante.

El rugido del viento despertó a C.J. «Maldita sea. La tormenta ha vuelto a arreciar», pensó.

Enseguida, comprendió que no se trataba del viento. Eran camiones. La parada de descanso se estaba vaciando rápidamente. En los retrovisores, comprobó lo vacío que estaba el aparcamiento, a excepción de un todoterreno gris que estaba aparcado en la parte de atrás. Alguien más se había quedado dormido.

Se estiró, recogió todas las bolsas de aperitivos y la lata de refrescos y saltó del camión. Iría al aseo por última vez y regresaría inmediatamente a la carretera.

El aire era cálido, como se suponía que debía de ser en primavera. Sin embargo, esa estación no era la favorita de C.J. Como su madre, Betty Starr, él prefería el otoño, la estación de cielos azules y un indefinible toque de melancolía en el ambiente.

Se echó a reír ante tales pensamientos, aunque sabía que su madre no se habría reído. Betty Starr era maestra y había educado a sus hijos, tres chicas y cuatro chicos, para que disfrutaran de la lectura y de los libros tanto como de la caza y de los coches, para que supieran gozar de los aspectos más sutiles de la naturaleza igual que con los rifles o los motores de gasolina. A pesar de todo, dados los círculos en los que C.J. se había pasado la mayor parte de su vida, él tenía por costumbre guardarse para sí sus nociones poéticas.

– Perdóneme, señor…

C.J. estaba sumido en sus pensamientos mientras se sacudía las manos para secárselas tras salir del aseo. Se llevó un buen susto cuando la esbelta figura emergió de detrás de la pared que protegía la entrada y se colocó delante de él. La mujer tenía las dos manos metidas en el bolsillo frontal de la sudadera. Su cuello parecía tan frágil como el tallo de una flor.

– ¡Vaya! -exclamó él. Inmediatamente, esbozó una de sus fulgurantes sonrisas para que ella supiera que no lo había molestado-. Señora, creo que se ha equivocado de puerta. El aseo de señoras está al otro lado.

Habría seguido con su camino, pero la mujer parecía decidida a permanecer donde estaba. Ella no le devolvió la sonrisa.

– Siento molestarlo…

– No es molestia alguna. ¿Qué puedo hacer por usted?

C.J. irradiaba encanto por todos los poros de la piel, lo que no tenía nada que ver con el hecho de que acabara de descubrir que la mujer era mucho más hermosa de lo que había pensado en un principio. Era delicada, con suaves labios y una piel tan fina que parecía iluminarse desde el interior. De todos modos, C.J. se habría mostrado igual de encantador con cualquiera. Él era así.

– Tengo que pedirle un favor… Un favor muy grande.

A C.J. le llamó la atención lo tensa que estaba la mujer, como si fuera un ciervo en el momento antes de salir huyendo hacia las profundidades del bosque.

– Estaré encantado de ayudarla, señora -respondió C.J., aunque estaba empezando a intranquilizarse. Lo último que necesitaba en aquellos momentos eran más retrasos.

– Mi coche no arranca. Creo que podría ser el alternador. Me preguntaba si usted…

– Estaré encantado de echarle un vistazo -respondió él, aliviado de que se tratara de algo que podría solucionarle sin dedicarle demasiado tiempo. Automáticamente, se dirigió al único vehículo que quedaba en el aparcamiento aparte del suyo-. Es ése, ¿verdad? ¿Tiene las llaves? No tardaré ni un minuto…

– No hay razón alguna para que lo mire -afirmó la mujer. No se había movido. Seguía en el lugar en el que C.J. se la había encontrado, con las manos aún metidas en el bolsillo de la sudadera-. Estoy segura de que no va a arrancar. Lo que quería pedirle era si…

– ¿Ha llamado a Auxilio en Carretera? -le preguntó C.J. Se sentía más intranquilo, porque acababa de recordar el teléfono móvil y el aspecto de ansiedad que tenía la mujer pelirroja que la acompañaba la noche anterior. Sin desear hacerlo, también recordó a la niña que las acompañaba.

– No pueden venir. Me han dicho que ha habido muchos accidentes, supongo que por la tormenta. Los accidentes tienen prioridad, por lo que me han dicho que tendría que esperar dos horas. Eso fue hace una.

– En ese caso…

– Acabo de llamar otra vez. Ahora me han dicho que van a tardar otras dos horas. No podemos quedarnos aquí tanto tiempo. No podemos.

C.J. se rascó la cabeza y musitó:

– Bueno, señora, no sé qué decirle…

La verdad era que se encontraba en un callejón sin salida. Estaba seguro de adonde se dirigía aquella conversación y lo que ella estaba a punto de pedirle.

– Si pudiera llevarnos a…

Maldita sea. Ahogó aquella exclamación sacudiendo la cabeza y frotándose la nuca.

– Señora, ojalá pudiera… De verdad. No se me permite tomar pasajeros. Podría perder mi trabajo.

Aquello era más bien una mentira, al menos lo de perder su trabajo. Seguramente su hermano le echaría una buena bronca, pero no lo despediría. Por otro lado, la regla de no recoger pasajeros era algo que todos los camioneros de Blue Starr comprendían y aceptaban, especialmente porque tenía sentido. Era peligroso, especialmente si se trataba de mujeres. Podían complicarle la vida a un camionero de un modo que C.J. ni siquiera se atrevía a pensar.

Sin embargo, como era bueno por naturaleza y no le gustaba defraudar a nadie, miró a la mujer y esbozó otra de sus sonrisas, con hoyuelos y todo.

– A menos que sea cuestión de vida o muerte. Supongo que en ese caso sería diferente.

– Así es.

C.J. entornó los ojos. No dijo nada durante un par de minutos. Aquella mujer lo había pillado desprevenido. Sintió un pequeño cosquilleo en la piel, que lo hizo pensar en el modo en el que a un animal se le eriza la piel cuando se siente amenazado. No era capaz de decir por qué sentía peligro procedente de una mujer tan frágil.

– ¿Está metida en algún lío? -preguntó.

Ella realizó un sonido que a C.J. le habría parecido una carcajada si no hubiera sido porque no parecía que a ella le hiciera la menor gracia.

– Pensé que le había explicado claramente la situación. Mi coche está averiado. Necesito que usted me lleve… que nos lleve a la ciudad más cercana ahora mismo. Inmediatamente. ¿Me comprende?

La urgencia resultaba palpable en la voz de la mujer. La mente de C.J. se desató, tratando de buscar explicaciones que tuvieran sentido.

– Espere un momento… ¿Cómo…? ¿No estará alguien…?

Ella no esperó a que C.J. terminara la frase. Cerró los ojos, lanzó un suspiro y se sacó las manos de los bolsillos de la sudadera.

– ¿Herido o algo así?

Inmediatamente, levantó las manos casi sin que su cerebro le diera la orden para hacerlo. Era la respuesta natural al hecho de verse apuntado por una pistola.

– Maldita sea…

– Lo siento -dijo ella, con la misma voz tranquila y pausada-. No tengo tiempo de darle explicaciones. He dicho que nos tenemos que marchar de aquí inmediatamente. Esto -añadió, indicando la pistola que tenía entre las manos-es para que comprenda que hablo en serio. Le dispararé si…

Se interrumpió con una exclamación de exasperación

– ¡Por el amor de Dios! -añadió-. ¿Quiere hacer el favor de bajar las manos? Está ridículo con ellas así en el aire.

C.J. lanzó un bufido. Estaba muy enojado.

– Sí, bueno, me pareció lo más adecuado teniendo en cuenta que me están apuntando con una pistola. Siento haberle parecido estúpido, pero no sabía cómo reaccionar -dijo. Empezó a bajar las manos, aunque muy lentamente. Se sentía cada vez más enfadado-. Nunca habían amenazado con matarme.

– Yo no he amenazado con matarlo -replicó ella-. Sólo dije que le dispararía y me refería a hacerlo en un lugar que no resultara mortal, por supuesto. Tal vez una pierna o un pie, aunque en todo caso, estoy segura de que no le gustará. Tengo bastante buena puntería, pero siempre existe la posibilidad de que usted se mueva y me haga acertar en algún lugar importante, como una arteria o algo así. Por eso, le sugiero que no empiece a sopesar sus posibilidades. Además, le agradecería mucho que se guardara la ironía. Le aseguro que no hago algo así todos los días.

– Pues quien lo hubiera dicho -musitó C.J.-, porque se le da bastante bien.

– Mire, ya le he dicho que lo siento. No tengo tiempo de estar aquí discutiendo con usted ni de justificarme -repuso ella. Giró la cabeza lo suficiente como para poder llamar a las demás por encima del hombro sin quitarle a él la vista de encima-. Mary Kelly puedes salir. Nos va a llevar.

Después de un instante, C.J. vio salir a la mujer pelirroja de detrás del muro que protegía la entrada del aseo de señoras. Iba acompañada de la niña, que parecía muy asustada.

– Ahora, dése la vuelta y comience a andar hacia el camión -le ordenó de nuevo la rubia. Al mirarla, C.J. vio que las manos habían vuelto a desaparecer en el interior del bolsillo de la sudadera-. No quiero asustar a Emma y espero no tener que hacerlo -añadió-. Sigo teniendo la pistola y lo estoy apuntando. Ahora, muévase.

¿Qué podía hacer? ¿Algo valiente y heroico? No. Hizo lo que habría hecho cualquiera con un poco de sentido común. Se dio la vuelta y empezó a caminar. Estaba algo asustado, pero más que nada, se sentía muy enfadado.

A sus espaldas, podía escuchar el ruido de los pasos sobre el asfalto y el murmullo de la conversación que estaban teniendo las mujeres. No se volvió para mirar, pero seguía viendo a la niña abrazada a las piernas de su madre, con una mirada aterrada en los ojos. Aquello era lo que más lo enojaba.

Cuando llegó al lado del camión, se metió una mano en el bolsillo para sacarse las llaves, realizando todos los movimientos con gestos muy exagerados para que todas vieran lo que estaba haciendo. Abrió la puerta del pasajero y con cierta ironía, invitó a subir a sus «pasajeras».

Se sintió malo e infantil cuando la mujer pelirroja lo miró mientras ayudaba a la niña a subir al camión y murmuró:

– Se lo agradecemos mucho, señor. Gracias.

Tenía un marcado acento del sur, no de Georgia sino de algún lugar más hacia el oeste, como Arkansas o tal vez Oklahoma.

– Meteos en el compartimiento para dormir y cerrad la cortina -les dijo la rubia, como si el camión fuera suyo. Cuando C.J. le indicó que subiera, ella le dedicó una tensa sonrisa-. Después de usted.

A C.J. no le quedó más remedio que entrar en su propio camión por el asiento del pasajero. Atravesó la cabina y de camino, tiró al suelo los libros de Derecho. Una pistola. ¡Lo tenía apuntado con una pistola! Lo que le hubiera gustado hacer habría sido arrebatarle de un golpe el arma. Consideró intentarlo. Tendría su momento, tal vez cuando ella se estuviera subiendo a la cabina y tuviera las manos ocupadas en otros menesteres.

¡Dios Bendito! Lo estaba secuestrando una mujer que tenía el aspecto de haber salido de un cuento de hadas.

No podía atacarla. De eso estaba seguro. Jamás había pegado a una mujer y no iba a empezar en aquel momento, ni siquiera porque lo hubiera secuestrado. Además, estaba la niña. ¿Y si la pequeña resultaba herida en la refriega?

C.J. decidió refrenar su ira y se acomodó en el asiento del conductor. La secuestradora se subió con ligereza a la cabina, eso sí, sin sacarse una mano del bolsillo de la sudadera. Sólo dejó de mirarlo en una ocasión, cuando cerró la puerta y miró al exterior por el espejo retrovisor.

Entonces, lanzó un grito de alarma y en vez de acomodarse en el asiento, se agachó en el espacio que quedaba delante.

– Arranque -susurró-. ¡Ahora!

C.J. estuvo a punto de recordarle que no se podía arrancar con rapidez un camión tan pesado como aquél, pero en vez de hacerlo, se puso a mirar por los retrovisores para ver qué era lo que la había asustado tanto. Lo único que vio fue un sedán gris con cristales ahumados que avanzaba lentamente por el aparcamiento. El sedán aparcó al lado del único coche que quedaba aparcado allí. Salieron dos hombres por el asiento del conductor.

– ¿Las están buscando? -preguntó, sin dejar de mirar por el retrovisor.

– ¿Nos podemos marchar ya, por favor? -replicó ella. Por una vez, no fue una orden.

C.J. la miró y vio que estaba muy pálida. Sin decir una palabra más, arrancó el camión y lo hizo salir lentamente del aparcamiento. El corazón le latía alocadamente. Empezó a bajar la rampa que conducía hacia la autopista y entonces, cuando había alcanzado ya una cierta velocidad, vio a través de los retrovisores que el sedán gris se acercaba a toda velocidad. El corazón empezó a latirle aún más rápidamente, si aquello era posible. Entonces, vio que el sedán se colocaba en el carril izquierdo y lo adelantaba con rapidez. C.J. se imaginó que tendría que ir al menos a ciento sesenta kilómetros por hora.

Esperó hasta que el sedán hubo desaparecido para dirigirse a la secuestradora.

– Si quiere, ya puede salir -dijo, con voz tranquila-. Se han marchado.

Ella dudó, pero empezó a incorporarse muy lentamente girando la cabeza, como si se tratara de un periscopio para examinar la carretera. A continuación, se sentó con una exclamación que fue casi un suspiro de alivio. Después de mirar a C.J. para asegurarse de que él sabía que aún lo estaba apuntando con la pistola, se puso a abrocharse el cinturón de seguridad.

– Estos tipos las están buscando -dijo él. Aquella vez no era una pregunta-. ¿Por qué diablos…?

Ella hizo que se detuviera con un gesto de advertencia que realizó con la cabeza. Entonces, señaló el compartimiento que tenían a sus espaldas.

C.J. se sentía furioso, por lo que encendió la radio y conectó los altavoces del compartimiento, para que así pudieran hablar sin ser escuchados.

– Si están metidas en algún lío, me lo podrían haber dicho -protestó-. No tenía que apuntarme con una pistola.

– Creía que ya se lo había dejado todo muy claro.

– ¡Me refiero a lo que está ocurriendo aparte de la avería del coche, por el amor de Dios!

Como ella no respondía, C.J. la miró y vio que ella estaba observando la carretera. Tenía los labios muy tensos.

– No tuve tiempo de explicar nada. ¿Cómo iba a saber lo que haría usted? Sabía que ellos no tardarían en alcanzarnos.

– ¿Ellos? ¿Por qué quieren alcanzarlas? -preguntó.

– No son policías, si es eso lo que está pensando.

No era así. De hecho, a C.J. ni siquiera se le había pasado por la cabeza. Aquellos tipos le habían parecido más bien unos matones. Estuvo en silencio unos minutos y entonces, en el tono más amable que pudo encontrar, le dijo:

– Muy bien. ¿Quiere decirme en qué clase de lío están metidas? Tal vez pueda ayudarlas.

Ella lanzó una carcajada, aunque sin ninguna clase de buen humor en el gesto.

– Nos está ayudando del único modo en el que puede hacerlo. Cuanto menos sepa, mejor será para usted, créame.

Cuando terminó de hablar, giró la cabeza hacia la ventanilla. De soslayo, C.J. comprobó que todavía tenía la mano metida en el bolsillo de la sudadera. Aún lo estaba apuntando con la pistola.

Capítulo 2

– ¿Tiene hambre?

La secuestradora se sobresaltó, como si se hubiera olvidado, al menos durante unos minutos, de que C.J. estaba allí. Lo miró, pero no contestó.

– Tengo toda clase de aperitivos y cosas así -añadió él, pensando más que nada en la niña-. Si alguien tiene hambre, sólo tiene que decirlo.

Aquellos ojos plateados lo observaron durante un instante. Entonces, ella respondió muy suavemente.

– Gracias -dijo. Se desabrochó el cinturón de seguridad para poder darse la vuelta y asomarse por la cortinilla del compartimento trasero-. Están dormidas -añadió, con un cierto alivio en la voz-. Gracias a Dios. Estaban agotadas.

«¿Y usted?», pensó. Se le estaba empezando a formar una idea en la cabeza. Ya en voz alta, preguntó:

– ¿Cuánto tiempo llevan en la carretera?

– Desde ayer -respondió ella.

¿Serían imaginaciones suyas o era verdad que la mujer parecía un poco cansada? Se imaginó que si ella había estado conduciendo todo aquel tiempo, debería ser su secuestradora la que estuviera más cansada. Así lo esperaba.

– ¿De dónde vienen? -insistió.

– De Miami.

C.J. lanzó un silbido y asintió. Estaba empezando a tener una ligera idea de lo que podría ser todo aquello.

– ¿Se le ha ocurrido ir a la policía?

– No es una opción -respondió ella-. Mire, aunque no se lo crea, sé lo que estoy haciendo -añadió, con impaciencia-. Usted limítese a conducir y no me haga más preguntas. Por favor.

Reclinó la cabeza sobre el asiento, aunque no cerró los ojos. A través de la tela de la sudadera se adivinaba la forma de la pistola, que ella aún tenía fuertemente agarrada.

C.J. se concentró en la carretera y mantuvo la boca cerrada. Sin embargo, estaba empezando a enfadarse de nuevo. En primer lugar, no le gustaba que le dieran órdenes y mucho menos que se las diera alguien que lo estaba apuntando con una pistola. A eso, había que añadirle el hecho de que la persona que le daba las órdenes era una mujer y muy guapa por cierto… Lo sorprendió mucho que aquel detalle en particular lo molestara tanto, pero así era. No podía dejar de pensar que el hecho de haber permitido que le ocurriera algo así daba una mala imagen de su valor e incluso de su masculinidad.

Al resentimiento había que añadir una cierta sensación de culpa, sobre todo cuando pensaba en la niña. Maldita sea. La mujer tenía razón. Tenía que haberse dado cuenta de que tenían problemas desde el primer momento en el que las vio. De hecho, si se paraba a pensarlo, deducía que lo había sabido, pero que no había querido pensar al respecto. No había querido tomarse la molestia, por miedo a que sus problemas interfirieran con su apretado horario. La verdad era, que si les hubiera ofrecido su ayuda desde el principio, la mujer no habría tenido que utilizar una pistola.

Por supuesto, nada de esto la excusaba de lo que había hecho. C.J. no iba a soportarlo ni un momento más de lo que fuera necesario.

La cabina del camión estaba sumida en un absoluto silencio, sólo interrumpido por el zumbido del motor y la música que provenía de los altavoces traseros. La autopista resultaba muy monótona y el tráfico era muy escaso. Normalmente, la somnolencia se habría apoderado de él, pero no en aquella ocasión. Se sentía muy alerta, con todos los sentidos al cien por cien.

De soslayo, vio que su pasajera empezaba a dar cabezadas. Sabía muy bien lo que aquello significaba. Su secuestradora estaba tratando de no sucumbir al sueño.

C.J. condujo en silencio, tan suavemente como pudo. Había pensado en llegar a Atlanta para la hora de cenar. Tuvo suerte de poder atravesar las carreteras de circunvalación de la ciudad sin problemas. Cuando consiguió dejar atrás la ciudad y dirigirse hacia el noroeste, el crepúsculo ya había dejado paso a la oscuridad de la noche y el tráfico se había hecho mínimo, como siempre ocurría a esa hora. Ya sólo quedaban camiones en la carretera… y la secuestradora estaba dormida.

C.J. había tenido mucho tiempo de pensar qué era lo que iba a hacer y cómo iba a hacerlo. A pesar de todo, cuando llegó el momento de ponerlo en práctica, el corazón le latía tan fuerte que se temió despertarla y estropearlo todo.

Era uno de esos desvíos a ninguna parte, con rampas de salida y entrada a la autopista que van a dar a pequeñas carreteras de dos carriles, rodeadas de bosques y de pastos. Antes de eso, sin embargo, había una estación de servicio abandonada, un lugar donde un conductor cansado podía aparcar y echarse una siestecita cuando así lo necesitaba. C.J. lo había hecho en más de una ocasión.

Aminoró la velocidad gradualmente, con cuidado de no hacer movimientos bruscos que pudieran despertar a su pasajera, pero tomó la salida más rápido de lo que debería. Pisó el freno y contuvo el aliento.

Era entonces o nunca. Eligió el que esperaba que fuera el momento más adecuado. Apretó el freno y al mismo tiempo, soltó el cinturón de seguridad de su pasajera.

Todo salió del modo que había esperado. Con un profundo suspiro, el camión se detuvo. Como no tenía cinturón de seguridad que la sujetara, la mujer se dejó llevar por la inercia del movimiento. Habría terminado en el suelo, sin chocarse contra el parabrisas. Lo único que se lo podría haber impedido eran sus reflejos y los tenía muy buenos. Se despertó bruscamente e hizo exactamente lo que él había esperado que hiciera: extendió las manos para detenerse. Las dos manos.

Para entonces, C.J. ya había echado el freno de emergencia y se había soltado de su cinturón de seguridad. Se abalanzó sobre el salpicadero y aprisionó las esbeltas muñecas de la mujer con sus propias manos. Se aseguró de mantener las manos de la secuestradora lejos del bolsillo de la sudadera y rápidamente, aunque ella era muy fuerte, consiguió dominarla y la inmovilizó de espaldas sobre el salpicadero. Un par de segundos después, tenía la pistola en la mano y se había vuelto a sentar en su asiento, con la respiración acelerada como la de un caballo que acaba de ganar una carrera. La adrenalina que se había apoderado de él no lo dejó pensar en el delicado cuerpo ni en la pálida y cremosa piel de la mujer.

Mientras examinaba la pistola, vio que su secuestradora volvía a acomodarse contra el asiento. Había pensado que la pistola no estaba cargada, pero se había equivocado.

– Está cargada -dijo, escandalizado. Los pelos de la nuca se le pusieron de punta.

– Ya le dije yo que estaba cargada -replicó ella, con un bufido-. No miento nunca.

C.J. notó que ella no se frotaba las muñecas ni nada por el estilo, a pesar de que tenía unas marcas rojas en la piel. Se limitó a permanecer sentada con las manos en el regazo. Le había ganado aquella batalla, pero ella no se sentía derrotada.

Se sobresaltó cuando notó que la cortinilla del compartimiento trasero se abría. La mujer pelirroja sacó la cabeza. Parecía muy asustada.

– ¿Caitlyn? ¿Qué es…?

– No ocurre nada, Mary Kelly -respondió ella, tranquilamente, mientras C.J. se guardaba la pistola en el bolsillo del lado del asiento que quedaba junto a su puerta, por lo que ella tendría que superarlo a él para poder alcanzarla-. Sólo nos hemos detenido un momento. Todo está bien.

– Lo siento, señora -musitó C.J.

Caitlyn. Así se llamaba. Se alegraba de saber que podría pensar en ella en otros términos que no fueran «la secuestradora».

Se tensó cuando vio que ella se giraba en el asiento, pero se relajó al ver que sólo era para poder hablar mejor con la tal Mary Kelly.

– ¿Cómo está Emma? -preguntó.

– Sigue durmiendo -replicó Mary Kelly-. Creo que está completamente agotada.

– ¿Por qué no vas a ver si tú puedes dormir también un poco más? -le sugirió Caitlyn-. Proseguiremos nuestro camino dentro de un momento. El señor… el señor…

– Starr, C.J.

– Me alegro mucho de conocerlo -dijo Mary Kelly. Inmediatamente, extendió una mano para que C.J. pudiera estrechársela.

Mientras lo hacía, C.J. no pudo dejar de pensar lo extraño que resultaba estar dándole la mano con una pistola metida en el bolsillo.

– El señor Starr dice, que si tienes hambre, puedes comer algo.

– Sí, tome lo que quiera -dijo él.

Había vuelto a arrancar el camión. Se sentía muy aturdido, pero sabía que ya tenía casi bajo control la situación. Entró en la estación de servicio abandonada y aparcó. A continuación miró a su pasajera. La secuestradora. Caitlyn. Ella le devolvió la mirada sin decir nada.

– Usted y yo vamos a hablar -dijo él. Entonces, señaló la oscuridad que había al otro lado de los cristales de las ventanas.

Ella asintió y agarró la manilla de la puerta. C.J. pensó en la pistola que tenía en el bolsillo del asiento, pero decidió que estaba mejor donde estaba. Bajó y los dos se reunieron en la parte delantera del camión, entre la luz de los faros. C.J. dudó. Entonces, le agarró el codo y le indicó que echara a andar. Los dos se dirigieron a la pequeña tienda abandonada y se colocaron bajo unas luces que nadie se había molestado en quitar.

– Ya es hora de que me diga lo que está pasando aquí -dijo él.

Mientras esperaba que ella respondiera, le resultó extraño lo difícil que le resultaba mirarla. No era difícil exactamente, sino raro. Turbador. Era como observar una de esas fotografías en las que hay algo escondido que se supone que uno debe ver si se mira en cierto modo. C.J. nunca había sabido cómo hacerlo. Igualmente, aquella mujer era un enigma para él. Una mujer que no era lo que parecía. Lo había secuestrado a punta de pistola cuando parecía un ser frágil, delicado, al que C.J. deseaba proteger y defender.

– Muy bien. ¿Qué le parece si le digo yo lo que creo que está pasando? -añadió, cuando resultó evidente que ella no iba a responder-. Resulta evidente que está ayudando a esa mujer y a esa niña a huir de alguien del que tienen miedo, supongo que del marido. ¿Estoy en lo cierto? Ya veo que estoy en lo cierto -comentó, al ver que ella seguía sin responder-. Lo que quiero saber es por qué no van a la policía si ese hombre ha estado maltratándolas.

– Ya le dije que la policía no era, ni es, una opción.

– Vamos, no me venga con esas. Hay leyes…

– Que, en este caso, están todas de parte de él -lo interrumpió ella-. Mire, ya le dije que cuanto menos sepa, mejor. Nunca lo habría implicado a usted en este asunto si hubiera tenido elección. Si nos lleva a algún sitio en el que podamos alquilar otro coche…

– ¿Qué quiere decir con eso de que las leyes están todas de su parte? -preguntó C.J. Tenía una sensación muy extraña en el estómago.

Ella cerró los ojos. Cuando los abrió, tenían un brillo plateado, que C.J. reconoció como ira. Tal vez como frustración.

– Quiero decir que el esposo de Mary Kelly es un hombre rico y poderoso, muy poderoso -respondió, casi escupiendo las palabras-. También es un hombre encantador, inteligente, violento y peligroso. Muy peligroso. Ha aterrorizado a su esposa durante años, pero ella sólo consiguió el valor para dejarlo cuando la violencia empezó a afectar a su hija. Desgraciadamente, como suele ocurrir, cuando eso ocurrió es cuando el marido deja de ser simplemente violento para convertirse en mortal. Primero, dio todos los pasos legales necesarios para asegurarse la custodia plena de Emma. Consiguió que un montón de testigos estuvieran dispuestos a testificar que Mary Kelly no era una buena madre. Se hizo también con «pruebas» de infidelidad, de abuso de drogas… Todo. Mary Kelly sabía que no tenía posibilidad alguna de derrotarlo en los tribunales y que cuando él tuviera la custodia de Emma, la mataría. Fue entonces cuando nos llamó. Tuvimos que actuar con rapidez…

– ¿Qué quiere decir con eso de que «nos llamó»? -preguntó. Inmediatamente, se olvidó de aquella pregunta al asimilar el resto de la información que ella le había dado-. ¿Matarla, dice? Venga ya. ¿Quién es ese tipo? Ni que todo esto fuera parte del argumento de una película… -añadió. Sin embargo, no consiguió sacudirse la extraña sensación que le embargaba el pecho.

Ella se dio la vuelta y se alejó de él mesándose el cabello con un gesto de frustración.

– Por favor, no me haga más preguntas -le pidió, antes de volver a colocarse delante de él-. Mire, siento haberlo metido en esto, pero yo… nosotras necesitamos su ayuda en estos momentos. No hay nadie más a quien podamos recurrir. Se lo suplico.

Con aquellos ojos líquidos de lágrimas contenidas, C.J. necesitó una gran fuerza de voluntad para mantenerse distante y enfadado.

– Sólo dígame una cosa. ¿Quién tiene la custodia de la niña en estos momentos? Usted dijo que habían estado ya en los tribunales. ¿Dictó el juez sentencia?

Ella asintió, aunque sin mirarlo ni responder. No tuvo que hacerlo. Su silencio confirmó el peor temor de C.J.

– ¡Dios Bendito! El juez le dio al padre la custodia, ¿verdad? Y usted, a pesar de todo, se la ha llevado. Ha cometido una violación flagrante del dictamen de un juez. Maldita sea… Eso es secuestro, ¿lo sabe?

Empezó a pasear de arriba abajo, tratando de encontrar el modo de salir de aquel atolladero. Después de unos minutos, se detuvo y se dio la vuelta. Ella estaba donde la había dejado, iluminaba por el haz de luz de una de las lámparas, con la cabeza inclinada. No parecía una secuestradora, sino más bien una viajera perdida. Al verla, sintió que se le hacía un nudo en el estómago.

– No puedo hacerlo -dijo, tras regresar a su lado-. Lo siento. No voy a ayudarla a cometer un delito, dado que eso me convertiría a mí en culpable. No puedo hacerlo. Simplemente no puedo. Lo siento…

C.J. esperó que ella tratara de convencerlo, pero no lo hizo. Después de un instante, se encogió de hombros con resignación.

– He visto los libros en su camión. ¿Está usted estudiando Derecho?

– Sí. Lo intento. Ya casi he terminado. Estoy en el último semestre y sólo me queda realizar el examen final.

No lo sorprendió que ella pareciera comprender. Echaron a andar de camino al camión. Ella iba con la cabeza bajada y él con los pulgares enganchados en la parte superior de los bolsillos de los vaqueros. Se sentía culpable y malo. Cuando llegaron al lado del camión y llegó el momento de separarse para ir a sus respectivas puertas, C.J. sintió pocos deseos de hacerlo. Entonces, ella levantó el rostro para observarlo y para sorpresa de él, se le dibujó una sonrisa en los labios.

– Ya veo que he escogido el camión equivocado -dijo.

– Sólo por curiosidad -replicó él, sonriendo también-, ¿por qué me escogió a mí?

– Usted era el último. No podía tener testigos. Aunque no hubiera tenido que utilizar la pistola, alguien podría habernos visto entrar en el camión e incluso recordar la matrícula. Por eso, esperamos hasta que todo el mundo se hubo marchado. Usted era el único que quedaba. Además, se mostró amable con Emma -añadió.

C.J. lanzó un gruñido y obedeciendo una compulsión que no comprendía, le colocó las manos sobre los brazos, cerca de los hombros. Se sorprendió mucho al notar lo real que ella parecía, a pesar de parecer una belleza etérea, salida de un cuento de hadas. Aquel contacto le había demostrado que había una mujer bajo aquella sudadera, un ser de carne y hueso, rebosante de fuerza y vitalidad.

– Mire, las ayudaré a entregarse, ¿de acuerdo? Las llevaré a la comisaría más cercana y me encargaré de buscarles un abogado. Mi familia está muy vinculada a los abogados. Charly la esposa de mi hermano Troy es abogada. La llamaré en cuanto estemos en la carretera y haré que venga a nuestro encuentro…

– Gracias, pero no es necesario.

– Es lo mejor -insistió él-. Confíe en mí. No pueden seguir huyendo para siempre. Si ese tipo… ese…

– Vasily -dijo ella, con tristeza-. Ari Vasily.

– Si ese tal Vasily es un asesino y tiene la clase de recursos que usted dice que tiene, ¿qué les hace pensar que volverán a estar a salvo mientras ese tipo ande detrás de ustedes? Lo mejor es que se entreguen. Cuéntenle esa historia a la policía. Ellos podrán protegerlos. Entonces, nosotros le conseguiremos un buen abogado y…

– Gracias, pero ya ha hecho más que suficiente -replicó ella, con una sonrisa irónica que lo dejó a él sin palabras. La soltó y se colocó las manos debajo de los brazos. Algo avergonzado, observó cómo ella se levantaba la sudadera y se sacaba el teléfono móvil de la funda-. Me gustaría hacer un par de llamadas. Si no le importa… -añadió, al ver que él no captaba la indirecta.

– Oh… Oh, sí, claro -respondió C.J. Estaba a punto de marcharse cuando ella lo hizo detenerse con un gesto.

– ¿Adonde nos lleva para que nos entreguemos?

Al menos parecía que ella iba a llamar a un abogado. Le dijo el nombre de la siguiente ciudad de importancia que había en la autopista. Ella repitió el nombre y luego habló muy suavemente.

– No diga nada, ¿de acuerdo? Deje que sea yo quien se lo diga, por favor.

C.J. asintió y se dirigió hacia la puerta del camión. Cuando subió a la cabina, vio que la cortinilla estaba abierta. La mujer, Mary Kelly estaba sentada con su hija en brazos, acunándola. La pequeña estaba sollozando y trataba de ocultar el rostro contra el cuello de su mamá.

– ¿Qué es lo que pasa? -preguntó, con una fuerte sensación de culpabilidad en el corazón, que se incrementó cuando extendió la mano para tocar la espalda de la niña y vio que ella se encogía.

Su madre trató de esbozar una débil sonrisa.

– No es nada -susurró-. Acaba de tener una pesadilla. Las tiene algunas veces. Cree que los hombres malos vienen a hacerme daño.

La sonrisa desapareció de inmediato. La sensación de culpabilidad que C.J. sentía se incrementó aún más.

– Aquí no hay hombres malos, tesoro -le dijo a la pequeña-. Sólo yo, C.J.

Miró a su alrededor tratando de encontrar algo que pusiera fin a aquellas lágrimas. La mirada se le detuvo en un pequeño paquete que había sujeto bajo el quitasol. Era un juguete, una de esas figuritas que imitan a los personajes de dibujos animados de moda. Aquella reproducía a una niña muy pequeña, con grandes ojos negros que aparentemente, tenía superpoderes. La había comprado para su sobrina Amy Jo, la hijita de Jimmy Joe, a la que la volvía loca aquella serie. Se figuró que una niña no podía ser muy diferente de otra. Merecía la pena intentarlo.

La sacó de detrás del parasol y golpeó el brazo de la pequeña con ella.

– Mira lo que acabo de encontrar, tesoro. Es para ti.

La mamá pareció entender, por lo que exclamó:

– ¡Oh, Emma! ¡Mira! ¡Es tu favorita! ¿Qué se dice? Dale las gracias ahora mismo al señor Starr.

La niña se incorporó y tras ahogar un sollozo, susurró:

– Muchas gracias, señor.

Aquel gesto ayudó a romper el hielo. Cuando Caitlyn regresó a la cabina, Emma y C.J. eran buenos amigos. La pequeña le estaba contando quién era aquella supernena en particular, los nombres de sus amigas y las cosas tan estupendas que eran capaces de hacer. C.J. no había conseguido que la pequeña se le sentara en el regazo, pero ella estaba contra sus rodillas, ahogándolo con la profundidad de sus ojos, que eran muy parecidos a los de la pequeña muñeca. Se le hizo un nudo en el corazón al pensar lo dulce que era la pequeña Emma, la mala vida que había llevado hasta entonces y el hecho de que él estaba a punto de empeorársela, al menos durante un tiempo.

Sin embargo, estaba seguro de que estaba haciendo lo adecuado, lo mejor para su mamá y para ella. A lo largo de su vida había tenido roces con tipos de la calaña de aquel Ari Vasily y la experiencia le había enseñado que lo mejor era que los profesionales se ocuparan de personas como él. Sólo tenían que conseguir un buen abogado…

Aquel pensamiento le recordó la pila de libros que tenía bajo el asiento y el examen que lo esperaba en Georgia. Le había costado mucho trabajo llegar hasta allí y no quería ni pensar lo que significaría para el resto de su vida que fallara en aquellos momentos. Eso le dio fuerzas para arrancar el camión. Unos pocos minutos después estaban de vuelta en la autopista, avanzando poco a poco por Carolina del Sur.

La calle principal de Anderson, que atravesaba la ciudad, había sufrido una remodelación y la parte de la calle que atravesaba el centro de la ciudad estaba cerrada a los camiones. Siguiendo las señales que marcaban la ruta para vehículos pesados, C.J. consiguió aparcar a sólo una calle, junto a la puerta trasera de la comisaría. Miró a Caitlyn y trató de pensar en algo que decir para justificarse. Ella le dedicó una mirada de reproche, lo que no le facilitó la tarea.

Fue Mary Kelly quien rompió el silencio. Salió del compartimiento para poder mirar por la ventana.

– ¿Por qué nos hemos detenido aquí? -preguntó-. ¿Dónde estamos, Caitlyn?

C.J. abrió la boca para explicarse, pero antes de que pudiera hacerlo, notó que Mary Kelly ya sabía la respuesta. Lo observaba con el pánico reflejado en los ojos.

Caitlyn extendió una mano y se la colocó sobre el brazo con gesto tranquilizador.

– No pasa nada -murmuró-. Todo va a salir bien.

Mary Kelly no parecía muy dispuesta a creérselo. Se sacudió la mano de Caitlyn con el aspecto de un animal enjaulado. Entonces, miró alternativamente a C.J. y a su acompañante.

– ¡No! -exclamó, con el terror reflejado en la voz-. ¡No puedo entrar ahí! ¡No podemos ir a la policía! Nos harán regresar, lo sabes perfectamente. Nos encerrarán y se llevarán a Emma. Él se la llevará, lo sabes…

– Shh -susurró Caitlyn, señalando a Emma, que se acababa de despertar y parecía muy asustada por aquel escándalo-. Todo va a salir bien. Te lo prometo…

– Es lo mejor -apostilló C.J.-. No podía seguir huyendo eternamente. Tarde o temprano la policía las encontraría, o alguien peor, y ¿entonces, qué? Alguien podría resultar herido. Va a resultar muy traumático para su hija. ¿Quiere que ella vea a su mamá arrestada? ¿O herida? -añadió. Mary Kelly lo observaba muy atentamente hasta que, de pronto, una lágrima empezó a resbalarle por la mejilla-. Dios…

Se dio la vuelta para no tener que seguir mirando a Mary Kelly o a su hija. Notó que Caitlyn se quitaba el cinturón de seguridad y se ponía de rodillas sobre el asiento para poder mirar a madre e hija.

– Todo va a salir bien -dijo-. Os lo prometo. Venga, vamos. Emma, tú primero.

– ¿Quieren que…? -preguntó C.J. Se le había hecho un nudo en la garganta-. Tal vez yo debería entrar con ustedes.

– No será necesario -le aseguró Caitlyn.

– ¿Está segura de que no quieren que llame a mi cuñada? Está en Atlanta. Podría estar aquí en un par de horas.

Ella lo miró a los ojos. La plata de sus pupilas pareció centellear durante un instante. Entonces, apartó la mirada.

– Gracias. Estaremos bien.

Emma estaba de pie al lado del asiento de C.J., mirándolo atentamente. Él sintió que se le hacía un nudo en la garganta y al bajar la mirada, vio que la niña llevaba la muñeca que él le había dado en la mano. La agitó delante de él a modo de agradecimiento y despedida y pasó por encima del asiento para bajar de la cabina.

Mary Kelly siguió a su hija. Se movía como alguien que se estuviera dirigiendo a su propia ejecución. Al llegar a la puerta, se detuvo y se volvió para mirar a C.J.

– No lo culpo, señor Starr. Quiero darle las gracias por todo lo que ha hecho por Emma y por mí. Estoy segura de que no sabe lo que acaba de hacer.

Con eso, saltó al suelo. La puerta se cerró con un firme portazo.

C.J. permaneció sentado, observando cómo las tres recorrían el aparcamiento. Caitlyn tenía el brazo alrededor de los hombros de Mary Kelly y Emma iba aferrada a su mamá. No dejó de observarlas hasta que desaparecieron en el interior de la comisaría. Se sentía tenso, agotado. No parecía poder conseguir que los músculos se le movieran, ni siquiera para arrancar el motor del camión.

Tal vez aquello era lo mejor, porque, probablemente, era lo único que le impedía salir corriendo detrás de ellas para volver a meterlas en el camión, lo que sería la mayor equivocación de su vida.

Capítulo 3

«¿ Qué otra cosa podría haber hecho?»

C.J. se había pasado las últimas veinticuatro horas haciéndose aquella pregunta y no había logrado encontrar la respuesta. Mientras avanzaba por la autopista, su mente no hacía más que repetirle aquellas palabras una y otra vez, como si fueran la estrofa de una canción al ritmo de los dieciocho neumáticos de su camión. Estaba presente en sus pensamientos mientras descargaba sus mercancías en Jersey y se dirigía después a Wilmington. En aquellos momentos, cuando tenía que esperar una noche hasta que su nuevo cargamento estuviera preparado, estaba en la habitación de un motel, acompañado únicamente por sus pensamientos. Nunca se había sentido en peor compañía.

«¿Qué diablos se suponía que tenía que hacer? No me quedó elección». Tumbado sobre la cama en calzoncillos y camiseta, no hacía más que mirar al techo y discutir con su conciencia. «¿Qué te hubiera costado dejarlas en el aeropuerto? Allí, al menos podrían haber alquilado un coche. Lo más probable habría sido que nadie hubiera sabido nunca que tú estabas implicado en el asunto».

«Lo más probable…». C.J. no sabía cómo se sentía cómo con eso de «lo más probable».

El programa de televisión que había estado mirando sin ver había terminado. Estaban a punto de empezar las noticias de las once. Sin mirar la pantalla, agarró el mando a distancia para cambiar de canal. Estaba a punto de hacerlo cuando la voz del locutor se lo impidió.

– La sobrina del ex presidente Rhett Brown está en la cárcel en Carolina del Sur acusada de desacato a la autoridad después de negarse a cumplir la orden de un juez para que revelara lo que sabe sobre el paradero de la hija desaparecida de un millonario de Florida. Para obtener más información al respecto, nos vamos a…

C.J. se dio la vuelta, pero llegó demasiado tarde. Sólo consiguió ver muy brevemente la fotografía de una mujer joven antes de que la imagen cambiara para mostrar a una corresponsal frente a los escalones del juzgado.

– Así es, Tim. Todo está muy tranquilo aquí ahora, pero ésta era la escena a primera hora de la tarde, cuando Caitlyn Brown, sobrina del ex presidente Rhett Brown, fue sacada esposada de este juzgado de Carolina del Sur…

La imagen mostraba cientos de periodistas y de policías arremolinándose en torno a la esbelta figura de una mujer, que iba ataviada con una sudadera y que se había colocado la capucha de la misma para ocultar su rostro.

– Se ha decretado que la señorita Brown pase la noche en la cárcel después de que se haya negado a obedecer al juez Wesley Calhoun para que revelara el paradero de Emma Vasily de cinco años, que es la hija del multimillonario de Florida Ari Vasily. La niña lleva desaparecida desde el martes y es objeto de búsqueda por todo el país…

La pantalla de televisión mostraba en aquellos momentos la imagen de la mujer en el asiento trasero de un coche de policía. Entonces, giró la cabeza y miró directamente a la cámara. Durante un instante, unos ojos plateados brillaron con ira frente a los focos.

– Presuntamente, la madre de la pequeña, Mary Kelly Vasily se llevó a su hija de la escuela de Miami Beach sólo horas después de que un juez de Florida le hubiera concedido la custodia de la niña al señor Vasily. El juez también ratificó la petición del señor Vasily de que a la madre se le negara el derecho de visita. En este momento no se conocen muchos detalles más, pero según fuentes policiales, sobre las nueve de la noche de ayer, la señora Vasily acompañada por la señorita Brown, entró en la comisaría y se entregó. En aquel momento, la niña estaba con las dos mujeres, pero queda aún por confirmar lo que ocurrió a continuación. Según nos han informado, aparentemente la niña abandonó la comisaría con una mujer que se identificó como representante de los servicios sociales, pero ahora parece que esa mujer pudo haber sido una impostora.

«Esto es todo lo que sabemos hasta el momento. Más de veinticuatro horas después, ni la policía ni los servicios sociales tienen pista alguna sobre el paradero de la pequeña. Emma Vasily parece haberse esfumado sin dejar rastro. Igualmente, sigue sin aclararse la implicación de la señorita Brown en el caso, pero la policía tiene razones muy poderosas para creer que la sobrina del ex presidente conoce de algún modo el paradero de Emma porque esta mañana le pidió al juez que ordenara a la señorita Brown que confesara lo que sabe. Ella dispone del tiempo que falta hasta que se cierren los juzgados esta tarde para cumplir con esa orden. Si se niega, el juez Calhoun la enviará a la cárcel».

«Por otra parte, el señor Vasily que llegó esta misma mañana de Miami con la esperanza de reunirse con su hija, no ha realizado por el momento comentario alguno sobre la situación, aunque en una rueda de prensa justo antes de mediodía, el jefe de policía, visiblemente enojado, prometió una investigación a fondo en el departamento que se ocupa del caso y prometió que se había implicado personalmente en la búsqueda de la pequeña para devolvérsela a su padre. Devolvemos la conexión al estudio, Tim».

C.J. sintió que se le cortaba la respiración. Consiguió recuperarla al lanzar una maldición y apagar la televisión con un certero golpe sobre el mando a distancia. Se sentó en la cama y tomó su teléfono móvil. Mientras escogía un número de la agenda, sintió que el corazón le latía con fuerza contra el pecho.

– Hola, hermanito -le dijo a la somnolienta voz que respondió-. ¿Te he despertado?

– ¿Cómo? ¿Quién es? ¿C.J.? No, no me has despertado. Simplemente me había quedado un poco traspuesto viendo las noticias. ¿Qué ocurre? -preguntó, entre bostezos-. ¿Dónde estás? ¿Va todo bien?

– Estoy muy bien -respondió C.J.-. ¿Está ahí Charly?

– Aquí mismo. No estarás en la cárcel, ¿verdad?

C.J. decidió no prestar atención a aquel comentario, que reflejaba la pobre impresión que sus hermanos tenían de su carácter. En lo que a ellos se refería, había aceptado que iba a llevarle algún tiempo hacerles olvidar ciertas correrías de una juventud mal utilizada.

– Déjame hablar con ella, ¿de acuerdo?

Se produjo una pausa y a los pocos segundos, se escuchó el fuerte acento de Alabama de Charly.

– Hola, tesoro. ¿Cómo estás? ¿Qué es lo que ocurre?

– ¿Has visto las noticias de esta noche, Charly?

– Las estoy viendo en estos momentos. ¿A qué parte en particular te refieres?

– A la noticia de la sobrina del ex presidente, que ha sido encarcelada por desacato.

– Sí, claro que la he visto. ¿Y qué?

– Bueno, yo… Creo que estoy más o menos implicado en el asunto… o que podría estarlo.

– ¿Cómo dices? ¡Por el amor de Dios! ¿Cómo?

C.J. le contó toda la historia y luego esperó un instante, mientras Charly pensaba.

– Has hecho lo que debías, si es eso lo que me estás preguntando. No creo que tengas nada de lo que preocuparte. Probablemente la policía querrá hacerte algunas preguntas. Es de esperar. Si quieres que yo…

– No es… No estoy preocupado por mí mismo. Lo que me preguntaba… Estaba pensando que tal vez, podrías ir allí a ver si ella necesita algo -sugirió, mientras se frotaba las sienes con la mano que le quedaba libre.

– ¿Ella? ¿Te refieres a la madre? ¿Cómo se llama? ¿A Mary Kelly? Cielo, probablemente esa mujer se enfrenta a los cargos de secu…

– Bueno, a verla a ella y a Caitlyn.

– ¿A Caitlyn?

– A la señorita Brown, a la sobrina del ex presidente. Como tú quieras llamarla. No he visto indicación alguna en ese reportaje de que tenga abogado. Siempre están presentes, tratando de proteger a sus clientes de los periodistas. Yo le ofrecí… Bueno, le ofrecí conseguirle un abogado. Es decir… Cuando las entregué a la policía, me pareció lo menos que podía hacer -comentó, mientras se frotaba la frente.

– No tienes que culparte de nada -le recordó Charly-. Esas mujeres son adultas y han tomado sus decisiones, una de las cuales fue implicarte a ti en este asunto. No es culpa tuya que te eligieran a ti para escapar de aquel aparcamiento.

– Sí, bueno, ya lo sé, pero me sentiría mejor si supiera que tiene a alguien de su lado, eso es todo -insistió C.J.-. Sé que ella realizó al menos una llamada después de que le dijera que las iba a llevar a la policía y di por sentado… Ahora se me está ocurriendo que debió de ser entonces cuando lo organizó todo para que alguien fuera a llevarse a la niña. Si lo hizo, tal vez…

– C.J., es la sobrina del ex presidente, por el amor de Dios. ¿No crees que tendrá los mejores abogados que el dinero pueda comprar? -replicó Charly. C.J. guardó silencio, por lo que después de un momento, ella lanzó un suspiro de exasperación-. Muy bien, quieres que vaya a ver de qué me puedo enterar, ¿no es eso?

– Si no te importa -respondió C.J., muy aliviado-. Iría yo, pero tengo que quedarme aquí en Wilmington para esperar la carga. Lo más pronto que puedo llegar allí es…

– Es mejor que tú te mantengas al margen -le advirtió Charly-. Si ella te identifica como la persona que las llevó en el camión y la policía viene a buscarte para interrogarte, eso es otra cosa. Si no, te aconsejo como tu abogado, la esposa de tu hermano y por lo tanto, pariente tuya, que no te metas en esto. Las razones son muy variadas, empezando por el hecho de que si ese Ari Vasily es tan peligroso como afirman esas mujeres, no creo que te apetezca vértelas con él. Como te he dicho, no es que esa mujer no tenga recursos. Es la sobrina de un ex presidente.

– Sí -comentó él, con un cierto tono de amargura-. Se le olvidó darme ese detalle.

– ¿Y qué esperabas que hiciera? ¿Que te diera los buenos días, te informara de que iba a secuestrarte y que de paso, te dijera quién era?

– Más tarde tuvo todo el tiempo del mundo para hacerlo. No me dijo nada sobre sí misma, ni siquiera su nombre. Supe que se llamaba Caitlyn porque la otra mujer la llamó así.

– Probablemente sólo estaba tratando de mantenerte al margen del asunto todo lo que pudiera. Dudo que se sintiera muy contenta de tener que hacer lo que hizo.

– Has hablado como buena abogada de la defensa.

– Eso es precisamente lo que soy y la razón por la que me has llamado, cielo. Por cierto, si estás tan enojado con esa mujer, ¿por qué estás tratando de ayudarla?

Ojalá lo supiera. C.J. cerró los ojos, pensando lo mucho que le gustaría tener una cerveza, o incluso algo más fuerte, entre las manos en aquellos instantes. No era típico de él. Se había pasado sus años adolescentes viendo cómo su hermano Roy se enfrentaba al alcohol y eso había dejado huella en él.

– Mira a ver qué puedes hacer -suspiró-. Probablemente yo llegaré a casa mañana por la tarde a última hora, pero puedes llamarme al móvil.

– Realizaré algunas llamadas, pero no te prometo nada.

– Está bien, Charly… Gracias.

C.J. cortó la comunicación, pero permaneció sentado donde estaba durante mucho tiempo. Se sentía muy nervioso Había hecho lo correcto al entregarlas. Estaba seguro de ello. No era asunto suyo. Charly tenía razón. Lo mejor era que no se metiera más. Entonces, ¿por qué no podía sacársela de la cabeza? A ella. A las tres. A pesar de todo, no eran los ojos castaños de Mary Kelly los que veía cuando cerraba los ojos. Ni siquiera los de la pequeña Emma. No. El que lo perseguía era el rostro de ella, pálido y asustado entre las sombras del asiento trasero de un coche patrulla. Le parecía que aquellos ojos de color plata lo miraban a él, llegándole hasta la misma alma para lanzar un desesperado y mudo grito de socorro.

Estaba en algún lugar al sur de Richmond cuando el teléfono móvil empezó a sonar. Extendió la mano hacia el accesorio de manos libres y apretó el botón de recepción.

– ¿Sí? -gritó, por encima del ruido del motor.

– ¿C.J. eres tú? -preguntó la voz de Charly tenue y distante.

El corazón le dio un vuelco. Subió el volumen y volvió a gritar:

– Sí, Charly. ¿Qué has descubierto?

– Un par de cosas. En primer lugar, ella sigue sin hablar. La madre tampoco, por lo que las dos están de vuelta en la cárcel y parece que van a permanecer allí algún tiempo. El juez Calhoun parece decidido a mantenerlas en la trena hasta que digan dónde está la niña.

– ¿Y?

– Esa mujer no necesita ayuda, C.J., al menos tuya.

– ¿Te ha dicho ella eso? ¿Te lo ha dicho ella personalmente y no otro abogado? ¿Has hablado con ella?

– En una palabra, sí. Lo que ella me dijo exactamente fue que ya habías hecho más que suficiente. Y tiene razón, ¿sabes? Déjalo estar, cielo. Esto no es problema tuyo. Tienes otras cosas de las que preocuparte, lo que me recuerda otra cosa. ¿Cómo te va con los estudios? ¿Cuándo piensas establecerte aquí con Troy y conmigo?

– ¿Y por qué iba a querer yo hacer eso? -replicó, con una sonrisa-. Tendría que vivir en Atlanta. No me apetece demasiado.

– Espera a que apruebes el último examen y entonces ya veremos. Atlanta es donde se cuece el pastel, tesoro.

– Sí, sí, ya lo sé, pero no me estéis esperando -repuso, antes de desconectar la llamada.

La sonrisa que tenía en los labios le duró justo hasta aquel instante. Entonces, tomó aire y resopló antes de agitar los hombros como alguien al que han aliviado de un enorme peso. Charly tenía razón. Aquello no era asunto suyo. Debía entregar su carga, aprobar el examen y terminar el semestre. Tenía que conseguir su título de Derecho. Seguir con su vida.

En cuanto a una secuestradora con rostro de ángel y ojos inolvidables… Encontraría el modo de olvidarla.

Durante los siguientes cinco meses aproximadamente, C.J. se concentró con todas sus fuerzas en conseguirlo, lo que al menos tuvo un efecto beneficioso en sus hábitos de estudio. Consiguió aprobar sus exámenes en junio y se pasó el verano preparándose para el examen que lo convertiría en abogado y que estaba decidido a aprobar al primer intento. Aún tenía mucho que demostrar, principalmente a sí mismo.

Una de las cosas que aprendió durante aquel largo y cálido verano fue que una cosa era tratar de olvidar a alguien y otra muy distinta conseguirlo. El hecho de que casi no pasara ni un solo día sin escuchar el nombre de Caitlyn Brown o ver su rostro en las noticias no lo ayudó en absoluto. Parecía que aquella era una de las historias en las que la prensa había decidido hincar el diente. ¿Por qué no? Lo tenía todo. Un misterioso multimillonario, una esposa que había sido bailarina de striptease, una mujer joven vinculada a una de las familias más famosas del país y por supuesto, una niña desaparecida.

Todos los que tenían alguna relación con el caso, por pequeña que ésta fuera, habían sido entrevistados una y otra vez en programas de televisión y artículos de las principales revistas. Noche tras noche los periodistas posaban delante de fotografías de archivo del juzgado de Carolina del Sur y relataban una y otra vez la misma historia. La historia era más popular que la lotería.

C.J. había conseguido evitar los televisores hasta entonces. Sin embargo, aquella tarde en particular, estaba en una parada de camiones en Virginia almorzando. Por mucho que se esforzaba y mirara donde mirara, había una televisión en la pared del establecimiento. Allí estaba el reportero de siempre, delante del mismo juzgado y sin duda, diciendo más de lo mismo. Al menos, habían desconectado el sonido y no tenía que leer los titulares si no quería. Apartó los ojos de la pantalla y examinó el comedor.

Los ojos de todos los presentes estaban mirando fijamente lo que ocurría en las pantallas de televisión. Sin poder evitarlo, volvió a mirar una de las televisiones, temiendo lo que estaba a punto de ver.

Las letras en blanco y negro de los titulares desfilaban por debajo de la imagen:

La escena a primera hora de la mañana. Caitlyn Brown y Mary Kelly Vasily abandonaron los juzgados para regresar a sus celdas bajo una fuerte protección policial. Era la misma escena que se ha repetido una y otra vez durante los últimos meses, pero en esta ocasión, algo salió mal. Mientras las dos mujeres, flanqueadas por oficiales de policía, bajaban por los escalones del juzgado, resonaron unos disparos.

Las palabras siguieron apareciendo en la pantalla, pero C.J. ya no las leía. Tenía la mirada fija en las imágenes, que mostraban una escena de inesperada violencia. Imágenes de gente empujándose, cayendo al suelo, de rostros atenazados por el horror, de brazos agitándose, dedos señalando y de bocas profiriendo silenciosos gritos. El escalofrío que le recorrió la espalda le heló hasta los mismos huesos.

La escena de la pantalla dejó paso de nuevo al rostro del reportero. C.J. volvió a concentrarse en las palabras que aparecían al pie de la pantalla.

«…Del número exacto ni del estado de los heridos. Tenemos información de que, al menos, cuatro personas han sido trasladadas al hospital, pero este dato no se ha confirmado oficialmente. Tanto la policía como el personal del hospital se han negado a realizar comentario alguno sobre los testimonios de los testigos. Reiteramos que estos datos están sin confirmar, al igual que el hecho de que al menos una de las detenidas ha resultado muerta en este brutal ataque».

– ¿Sabe algo la policía sobre quién puede ser responsable de este ataque, Vicky?

– Como te puedes imaginar, todo sigue resultando bastante caótico aquí, Tim. Lo que sí parece confirmarse es que los disparos se produjeron desde el campanario de la iglesia que hay enfrente del juzgado y que a su vez, está a poca distancia de la comisaría. Sin embargo, por lo que nosotros sabemos, no se tiene ningún dato sobre el pistolero ni se ha encontrado el arma.

– ¿Se sabe algo sobre quién era el objetivo de este ataque?

– No, Tim y la policía se niegan a especular…

– Perdona, guapo, ¿quieres la cuenta?

– ¿Cómo?

C.J. miró a la camarera muy confuso. No sabía cuándo ni cómo se había puesto de pie. Parpadeó y miró lo que le quedaba de su bocadillo y musitó:

– Sí, gracias.

Sentía la piel fría y húmeda. Casi sin darse cuenta de lo que estaba haciendo, se sacó unos billetes del bolsillo del pantalón y se los dio a la camarera al tiempo que le decía que se quedara con el cambio. Inmediatamente, salió al exterior para sufrir las altas temperaturas de aquel día de septiembre. A pesar de todo, no consiguió entrar en calor. Le parecía que jamás lograría sacudirse el frío que lo embargaba.

Llegó a su camión, se sentó en la cabina. Se pasó los siguientes cinco minutos tratando de controlarse. Lanzó maldiciones una y otra vez. Cuando se quedó sin palabras, se pasó la mano por el rostro y agarró el teléfono móvil.

– ¿Charly? -preguntó, cuando su cuñada respondió la llamada-. Soy yo, C.J. ¿Te has enterado?

– Sí, hace un rato. Me ha llamado Troy.

– En la televisión han dicho que alguien ha resultado muerto y que hay varios heridos, pero no han dicho los nombres. ¿No sabrás tú…?

– No, yo no sé mucho más. He estado en los tribunales toda la mañana. Acabo de regresar a mi despacho. Se supone que va a haber una rueda de prensa en el hospital dentro de unos minutos. C.J., cielo, no tienes que culparte por lo ocurrido…

«No lo culpo a usted, señor Starr».

– No la creí -musitó él, temblando incontrolablemente-. Me dijo que él lo haría y yo no… Pensé que sólo estaba…

– ¿Ella? ¿Quién? ¿Qué fue lo que te dijo?

– Ella me contó que él iba a matar a su esposa, pero yo pensé que… Ya sabes.

– ¿Te refieres a Vasily? ¿Crees que él es el responsable? ¡Dios mío, C.J.!

– ¿Y quién si no iba a haber sido? -replicó.

– Mira, C.J., sé que el marido es siempre el primer sospechoso, pero eso asumiendo que el objetivo fuera la señora Vasily y aunque lo fuera… ¡Dios mío, C.J., ese hombre es multimillonario!. Amigo del gobernador. Ha cenado en varias ocasiones en la Casa Blanca. Es…

– No me importa quién sea -la interrumpió C.J.-. Estoy seguro de que él lo ha preparado todo. Puedes estar segura de ello.

– Aunque lo fuera, no hay modo de demostrar que…

– Lo sé… Mira, Charly tengo que dejarte. Hazme un favor, ¿quieres? Voy a tratar de sintonizar alguna emisora en la radio, pero si descubres algo, ¿te importaría llamarme para decírmelo? Llámame al móvil.

– ¿Qué vas a hacer? No estarás pensando en ir allí, ¿verdad?

– Tengo que hacerlo, Charly. Necesito saber qué es lo que está pasando.

– C.J., vas a seguir culpándote por lo ocurrido, ¿verdad?

C.J. no respondió. Cortó la comunicación y llamó a la operadora de la empresa para decirle que tenía que encontrar otro camionero que se hiciera cargo de las mercancías. A continuación, estuvo buscando una emisora en la radio. Encontró una de música en la que sabía que daban avances cada hora y arrancó el camión para regresar a la autopista.

Una hora más tarde, el teléfono móvil empezó a sonar, interrumpiendo así sus tumultuosos e inútiles pensamientos. Apretó el botón y rugió:

– ¡Sí!

– C.J., pensé que te gustaría saberlo. Están dando la rueda de prensa en el hospital. Ahora están realizando la ronda de preguntas, pero han dado la cifra oficial de muertos y heridos. Hay tres heridos, dos en estado crítico y un muerto.

– ¿Y? -preguntó, sin dejar de mirar la carretera. Agarró con fuerza el volante, para prepararse, como si aquello fuera posible.

– La señora Vasily ha resultado muerta.

Una oleada de fríos sentimientos lo atravesó por completo, como si fuera una brisa que ventilara una casa. Recordó el rostro de Mary Kelly con su típica belleza sureña, su cabello rojizo… «No lo culpo a usted, señor Starr».

A pesar de todo, sabía muy bien lo que significaba la fresca brisa que le ventilaba el alma y lo avergonzaba tanto que trató de negar lo que sentía. ¿Cómo podía sentirse aliviado de que una buena mujer hubiera sido asesinada? Así era. Se sentía aliviado de que no fuera Caitlyn Brown quien hubiera muerto.

– C.J., ¿sigues ahí?

– Sí.

– Lo siento… Sé cómo debes de estar sintiéndote. Yo me siento tan mal por esa niña…

– ¿Y los otros? -quiso saber él, tratando de no mostrar emoción alguna-. Dijiste que dos de los heridos se encontraban en estado crítico.

– Uno de los policías recibió un disparo en el brazo. No está grave. Otro recibió un tiro en el pecho y aún está en el quirófano.

– ¿Caitlyn? -susurró.

– Sólo dijeron que está en estado crítico. No han dado detalles. C.J., no hay razón alguna para que vayas allí. No hay nada que puedas hacer aparte de meterte en líos.

– Sólo quiero hablar con ella.

– Pero ¿qué dices? No van a permitirte verla. Eso ya lo sabes, ¿verdad? ¿Cómo van a permitir que un desconocido entre a verla después de que le han disparado? Y mucho menos tratándose de la sobrina de un ex presidente. No me extrañaría que estuviera ya metido en el asunto el Servicio Secreto, el FBI…

Ella se interrumpió y estuvo en silencio tanto tiempo que C.J. volvió a tomar la palabra.

– ¿Charly? -preguntó él, mientras apretaba botones temiendo que se hubiera desconectado la comunicación.

– C.J., voy a tener que dejarte -respondió ella. Parecía distraída-. No… no hagas nada hasta que yo me vuelva a poner en contacto contigo, ¿me lo prometes? Te hablo ahora como abogado.

– Sí -gruñó él-. Te lo prometo.

Desconectó la llamada y se reclinó contra el asiento, tratando de concentrarse en la carretera para no pensar en qué significaría exactamente aquello de «estado crítico». Tratando de no pensar en aquel rostro de cuento de hadas ni en aquellos ojos plateados, tan hermosos como una caricia. Lo que no tuvo que esforzarse mucho para evitar fueron los pensamientos sobre aquel hermoso rostro y esbelto cuerpo cubiertos de sangre, arruinados por la violencia. Su mente se protegió contra aquellas imágenes, igual que los ojos se esfuerzan por evitar el sol.

Aunque le pareció más tiempo, poco más de media hora después el teléfono volvió a sonar otra vez.

– C.J., soy yo -susurró Charly. Parecía tener prisa-. Voy a reunirme allí contigo, ¿de acuerdo? Si llegas allí…

– ¿Reunirte allí conmigo?

– En el hospital. Si llegas antes que yo, espérame, ¿de acuerdo? No hagas nada hasta que no tengas noticias mías. ¿Me has oído?

– Charly ¿qué estás planeando? No creo que vaya a necesitar un abogado para esto.

– Tal vez sí, tal vez no, pero conozco a alguien que puede conseguir que veas a Caitlyn Brown.

La mujer que había sobre la cama del hospital se movió. Sus dedos asieron la sábana como si deseara colocársela de nuevo sobre el pecho.

– La tormenta… -murmuró Caitlyn. Cerró los ojos. Después de un momento, volvió a hablar con voz abotargada y lenta-. ¿Qué es lo que quiere? ¿Absolución? Ya la tiene, ¿de acuerdo? Se lo dije. No debe culparse por nada. De hecho, supongo que tenía que ocurrir… algún día. Cuando uno se opone a personas violentas… Yo sólo…

La voz se le quebró y los labios empezaron a temblarle. Apartó el rostro.

– No esperaba que ocurriera así -añadió.

C.J. se aclaró la garganta y se inclino hacia delante. Había tantas cosas que deseaba preguntarle… tantas cosas que deseaba decir… No sabía por dónde empezar, por lo que murmuró:

– ¿Cómo creyó que iba a ocurrir?

Los ojos lo examinaron. Ya no eran plateados, sino que tenían un aspecto líquido y perdido. Entonces, presa de una incongruente reacción, ella se echó a reír.

– Bueno, en primer lugar, nunca esperaba quedarme ciega.

Capítulo 4

Caitlyn escuchó el silencio y notó cómo se despertaba la ira. Había habido una vez en la que ella había atesorado el silencio, lo había considerado como un don y en las escasas ocasiones en las que se había encontrado inmersa en él, había gozado con la experiencia como lo había hecho con un cálido baño con aceites aromáticos, una copa de vino y velas. En aquellos momentos, el silencio era su enemigo, una amenaza desconocida acechando en la oscuridad. El silencio hacía que se sintiera sola y aterrada.

Sin embargo, no era la clase de mujer que cedía al miedo. En aquel momento, la única arma de la que parecía disponer para enfrentarse a él era la ira.

– Diga algo, maldita sea -dijo. Se movió con cuidado. A pesar de los analgésicos que le habían dado, un dolor insoportable le atravesaba la cabeza cada vez que se movía.

Escuchó un sonido. Se había aclarado la garganta. A continuación, una voz sureña y cálida como un día de verano. Le había gustado aquella voz desde el primer momento en el que la escuchó. No había esperado volver a oírla.

– Lo siento. Supongo que no sé qué decir.

– Usted lo sabía, ¿verdad? -dijo, algo avergonzada-. Sabía que yo me había quedado ciega. Deben de habérselo dicho.

Se escuchó una tos y el suave sonido de unos pasos sobre el suelo de vinilo. Debía de sentirse incómodo. Tal vez había cambiado de posición sobre la silla. ¿Cómo sabía que estaba sentado? Porque su voz procedía de un punto a nivel de la de ella. Se alegraba de haber podido deducirlo.

– Me dijeron que tenía mucha suerte de estar viva -respondió él-. Me dijeron que esa bala no le voló parte de la cabeza por poco.

La brutalidad de aquellas palabras la sorprendió. Con cierta amargura, le respondió de igual manera.

– Sí, pero lo que pasó fue que sólo me rozó un poco y le dio a Mary Kelly en el corazón. Ella está muerta y yo tengo una inflamación cerebral de poca importancia que, desgraciadamente, me afecta al nervio óptico. Qué suerte.

– Me dijeron que podría ser que la ceguera no fuera permanente. Que su vista volvería a medida que sanen las lesiones o, que si no es así, se podría operar más adelante.

– Eso es lo que dicen…

Caitlyn cerró los ojos y giró la cabeza hacia el lado contrario de donde estaba aquel hombre sentado. Se sentía tan cansada… Si por lo menos él se marchara… Si pudiera relajarse y llorar…

– ¿Recuerda algo sobre el… sobre el tiroteo? -preguntó él.

Caitlyn negó con la cabeza. Mala idea. Trató desesperadamente de controlar las náuseas.

– Usted trató de proteger a Mary Kelly. ¿Lo sabía? -añadió. La emoción que se le reflejaba en la voz era ira. Sin duda. Aquello la dejó perpleja-. Se arrojó delante de ella. Por eso la bala que le impactó a ella en el pecho le dio a usted primero.

– ¿Quién le ha contado eso? -susurró. Tenía tantas ganas de llorar…-. ¿La policía? ¿Qué… qué le dijeron? ¿Qué es lo que saben?

– Usted lo sabía, ¿verdad? Supo que Mary Kelly era el objetivo en el momento en el que escuchó los disparos. Trató de decírmelo… Fue Vasily ¿verdad? Usted me dijo que él la mataría. Me lo dijo y yo no…

Sintió un movimiento. Unas manos la tocaron. Su tacto era suave y fresco.

– Mire, lo siento… Lo siento…

La voz de C.J. fue alejándose. Llegó la tranquilidad y la paz. Con un gemido de gratitud, Caitlyn se sumergió en la inconsciencia del sueño.

Tras armarse de valor, C.J. se enfrentó con las personas que esperaban en el puesto de enfermeras.

– Lo siento -dijo, tratando de no mirarlos a los ojos-. No quería disgustarla. Sólo quería decir… Lo siento -repitió, tras levantar una mano. Sacudió la cabeza-. Lo siento…

De las cuatro personas que había en el mostrador, dos, una atractiva pareja de mediana edad, asintieron en un mudo gesto de comprensión. C.J. se había dirigido a ellos. Eran los padres de Caitlyn. Los otros dos eran Charly su cuñada y abogada, y el agente especial Jake Redfield del FBI, el pariente político de su hermano Jimmy Joe. La primera le dio una palmada en el hombro y el segundo lo observaba con ojos cautelosos y perspicaces.

En aquel momento, salió una enfermera de la habitación en la que se encontraba Caitlyn.

– Estará durmiendo durante un rato -dijo-. Si lo desean, pueden bajar a la cafetería para tomarse un café o algo de comer.

La madre de Caitlyn agarró del brazo a su esposo, como si quisiera sacar fuerzas de aquel contacto y le preguntó a la enfermera:

– ¿Podría sentarme con ella?

– Por supuesto -respondió la enfermera-. Entre.

Mientras observaba cómo Chris Brown se alejaba de él, C.J. pensó que ya sabía a quién se parecía Caitlyn, aunque no en su gracia, en esa apariencia etérea que le daba un aspecto irreal, de cuento de hadas. Aunque era alta y esbelta como su hija, Chris Brown se movía como un potrillo, lo que le daba un aspecto mucho más joven de lo que era. Su rostro era el mismo óvalo perfecto de Caitlyn y su cabello del mismo tono rubio, aunque largo. El color de los ojos era el mismo, un pálido azul grisáceo, aunque sin los reflejos plateados que a C.J. le resultaba imposible olvidar.

Charly miró el reloj.

– Bueno, creo que voy a ir a tomarme esa taza de café. ¿Quiere alguien acompañarme?

El padre de Caitlyn sonrió amablemente y negó con la cabeza. C.J. se aclaró la garganta y dijo:

– Creo que voy a quedarme un rato por aquí.

Nadie le preguntó a Jake Redfield qué planes tenía. Ya se había marchado a hablar con el oficial uniformado que había frente a la puerta de la habitación que ocupaba Caitlyn. Charly se despidió de todos y se dirigió a los ascensores. C.J. se encontró a solas con el hombre cuya única hija había estado a punto de ser asesinada. Dado que lo había criado una madre que le había enseñado a enfrentarse a las consecuencias de sus actos, C.J. se cuadró de hombros y se dirigió a él.

– Señor Brown…

Antes de que pudiera seguir hablando, el padre de Caitlyn lo agarró por el codo.

– Es mejor que nos pongamos cómodos, ¿no le parece? -le dijo, en tono amable.

Lo condujo a la sala de espera. Allí, los dos hombres tomaron asiento. C.J. se inclinó hacia delante y con las manos agarradas con fuerza, volvió a comenzar.

– Señor Brown…

Una vez más fue interrumpido.

– Me gustaría que me llamaras Wood, como hace la mayoría de la gente. Me pusieron Edward Earl, como mi padre, pero la única persona que me llama así es mi hermana Lucy. Sólo mis alumnos me llaman señor Brown -añadió, con una media sonrisa, en los labios.

– ¿Eres profesor?

– Lo fui. Ahora soy subdirector de un colegio.

– Supongo que eso explica por qué me siento como si estuviera en el colegio, en el despacho del director -comentó C.J., con una sonrisa.

La sonrisa de Wood Brown se vio reemplazada por un gesto de desolación, que luego se transformó en compasión. Se inclinó hacia delante, en una postura idéntica a la de C.J.

– Hijo, sé que te sientes responsable por lo que le ha ocurrido a mi hija y a esa mujer, pero no lo eres. Chris, la madre de Caitlyn y yo no te culpamos, como tampoco creo que lo haga Caty. Ella te puso en una situación muy difícil y tú hiciste lo que creías que era lo correcto dadas las circunstancias. Eso es todo.

– Si lo que hice estuvo bien… -susurró C.J., con la mirada puesta en el suelo-, ¿por qué me siento tan mal?

Wood se reclinó sobre el respaldo de la silla con un suspiro y se pasó una mano por el espeso cabello grisáceo.

– No siempre podemos elegir entre lo que está bien y lo que está mal. En algunas ocasiones, se trata de elegir la opción menos mala de todas. Cuando esto ocurre, basta con que uno haga todo lo que puede. Yo tenía una tía abuela que vivió hasta cumplir más de cien años. Ya ha fallecido, que Dios la bendiga. Mi tía Gwen siempre decía, que si uno espera lo suficiente, el tiempo hace que las cosas salgan como tienen que salir. Ella lo llamaba Providencia. Mírame a mí, por ejemplo. Conocí a mi esposa después de romperme las dos piernas en un accidente de camión en Bosnia. En aquel momento, me pareció el fin del mundo, el final de los deportes, de mi carrera, de todas las cosas que me gustaba hacer, pero si no hubiera sido por aquel accidente, no habría conocido a mi esposa. Ni hubiera estado allí cuando ella me necesitó para que le salvara la vida -comentó. C.J. lanzó una exclamación de sorpresa y Wood sonrió-. Es una larga historia, por lo que creo que la dejaremos para otra ocasión. Supongo que aún es demasiado temprano para saber cómo va a resultar todo esto, pero podría ser que tú estuvieras allí justo donde tenías que estar para que Caty te secuestrara. Nunca se sabe… -concluyó, encogiéndose de hombros.

Dado que C.J. no sabía qué responder, decidió guardar silencio. Sin embargo, se le ocurrió que tanto si Wood creía en aquello de la Providencia como si no, era una actitud notable para un hombre cuya única hija estaba en la cama de un hospital herida de bala y tal vez ciega de por vida. Se sintió muy agradecido aunque poco merecedor de aquella actitud, lo que le recordó lo que había querido decirle al padre de Caitlyn desde un principio. Aquella vez se lanzó con rapidez para no darle la oportunidad de que lo interrumpiera una vez más.

– Te agradezco mucho que no me culpes por lo que le ha ocurrido a tu hija, pero eso no cambia el hecho de que no estaría donde está si yo hubiera hecho lo que ella me pidió. No te pido que me perdones por eso, sino que me des la oportunidad de enmendarlo.

– ¿Y cómo piensas hacerlo, hijo?

– Atrapando al tipo que le ha hecho eso -respondió C.J., con la voz atenazada por la ira.

– Creo que sé cuánto deseas hacerlo. Yo también lo pienso, pero de eso debe encargarse la policía y el FBI, ¿no te parece? Seamos realistas, ¿de verdad crees que hay algo que puedas hacer?

– Yo solo no, pero tengo mucha ayuda. Ese hombre que estaba aquí antes es agente del FBI. Se llama Jake Redfield y da la casualidad de que también está casado con la hermana de mi cuñada. Creemos que podemos atrapar al responsable de todo esto. Tenemos un plan, pero implica que… Necesitamos a Caitlyn. Cuando tenga fuerzas suficientes, se lo contaremos todo y si ella está dispuesta…

Wood dejó escapar el aliento y una vez más, se pasó la mano por el cabello. Tenía la tensión reflejada en el rostro. Por primera vez, pareció un hombre enfrentándose a una terrible pérdida.

– Ella diría que sí, por supuesto -dijo-. Caty es así -añadió, bajando los ojos-. Estos últimos meses han sido un infierno, en especial para su madre. En estos momentos, lo único que Chris desea es llevarse a Caty a casa para poder cuidarla. Ha estado contando las horas… ¿Tienes hijos? -le preguntó a C.J. Éste negó con la cabeza-. Entonces, no sé si me vas a comprender. Un hijo siempre es un hijo, aunque ya sea un adulto. De hecho, eso empeora las cosas porque ya no se tiene control sobre lo que hace. Toma sus propias decisiones.

Se dio una palmada en las rodillas y se puso de pie de repente. Miró a C.J. y forzó una sonrisa.

– Bueno, supongo que ya está. En resumen, es decisión de Caty no nuestra. Si ella quiere seguir adelante con tu plan, nosotros no trataremos de detenerla. De hecho, no podríamos, aunque así lo quisiéramos.

C.J. también se puso de pie.

– Gracias, señor -murmuró extendiendo la mano.

Wood se la estrechó breve pero firmemente. A continuación, se dio la vuelta y comenzó a andar muy rápidamente, aunque, después de unos pasos, se dio la vuelta para mirar a C.J.

– Prométeme una cosa -le dijo, apuntándolo con el dedo índice-. Atrapa a ese hombre, ¿me oyes? Asegúrate de encontrar a ese canalla.

Caitlyn flotaba en un sopor que no era sueño, aunque tampoco la conciencia plena. Su mente viajaba a placer, tal y como lo hace en los sueños. Sabía que estaba soñando y la reconfortaba saber que podría despertarse cuando lo deseara.

Tenía la mente repleta de imágenes, de rostros de personas y de lugares, aunque principalmente lo que veía eran personas. Iban pasando una detrás de otra, como si se tratara de diapositivas mostradas a toda velocidad. Su pasado al revés, empezando por la última imagen que recordaba: la del pequeño centro comercial que había frente a los juzgados. Todo estaba invadido por un mar de reporteros y de cámaras. Un brillante cielo azul de septiembre.

A continuación, cuando unos minutos antes habían estado en el interior del tribunal. El rostro del juez, el de Mary Kelly esforzándose por sonreír…

Los días y semanas de antes. Su madre visitándola en la cárcel con ojos asustados. Su padre, tranquilo y animoso, como siempre, aunque limpiándose una lágrima cuando se volvió para marcharse al término de la visita.

Mucho más atrás en el tiempo. Una cálida noche de abril. Un camión azul. Un hombre de suave y espeso cabello rubio, con ojos tan oscuros como el chocolate e igual de seductores, una dulce sonrisa enmarcada por hoyuelos y unas manos fuertes, que le colocó encima de los hombros… Labios que se movían, que pronunciaban palabras tan dolorosas como los golpes de un martillo… «No puedo hacerlo… Lo siento».

El mismo rostro en un rápido montaje de imágenes, en el que volvía a aparecer el rostro de Mary Kelly… Los rostros de todas las mujeres temerosas y maltratadas que había conocido, hasta regresar al primero y más amado, el rostro de su propia madre, tan hermoso, tan joven, tan turbado…

También estaban los rostros de los niños e incluso los de algunos hombres entre las víctimas… Su primo Eric y su preciosa hija Emily en su desesperada huida hacia la seguridad, arrebujados el uno contra el otro para superar el frío invernal de Iowa… ¿Sería posible que aquello hubiera ocurrido las navidades anteriores?

Vio el rostro de Eric en tiempos más felices, junto con el de su hermana Rose Ellen… Los vio como los niños con los que ella había jugado en la granja de la tía Lucy y el tío Mike. También estaban los hijos del tío Rhett, aunque a ellos los veía con menos frecuencia. Eran mucho mayores que ella. Lauren, que adoraba los caballos, tenía once años más y el tímido Ethan, que era médico, siete. Además, vivían tan lejos…

Se vio a sí misma, una nerviosa adolescente, bailando con el tío Rhett, que acababa de ser elegido presidente de Estados Unidos, en medio del brillo y de la excitación del baile inaugural. A Dixie, la primera dama, sonriente y radiante. Se volvió a ver a sí misma de niña, montada en el tractor del tío Mike mientras Eric, que iba sentado al otro lado, se reía a carcajadas.

Se vio aún más pequeña, aterrada y muy emocionada, cuando su padre la llevó a dar una vuelta a la manzana a lomos de su Harley. Después, ella había aprendido a montar en moto y había tenido su Harley durante un tiempo, pero el paseo en moto que recordaba más vivamente era aquél, el primero.

Los rostros de sus padres, sus primeros recuerdos. La casa que tenían en Sioux City. Su dormitorio. Cuadros y más cuadros… Estaciones y colores… Lugares y rostros… Imágenes e imágenes…

En aquellos momentos, nada.

«Ahora estoy ciega. ¿Y si no vuelvo a ver nunca más? ¿Y si es para siempre y lo único que me quedan son los recuerdos?».

Se despertó envuelta en un sudor frío. El corazón le latía a toda velocidad. Muy cerca sonaba el pitido de un monitor. Una mano muy familiar le tocaba la suya y le acariciaba el brazo. El rostro. La voz de su madre resonó como si hablara con una niña muy pequeña.

– Tranquila, tesoro… Tranquila…

– ¿Mamá?

– Los dos estamos aquí, cielo -dijo su padre. Tocó suavemente la mejilla de Caitlyn y ella suspiró. Un momento después, el monitor quedó en silencio.

– ¿Me podéis dar un poco de agua?

Un momento después, sintió que la incorporaban de la cama. Una momentánea sensación de pánico se apoderó de ella. Controló la necesidad de extender la mano, de tratar de mantener alejado la nada que la rodeaba. Notó el tacto suave de la pajita en los labios, por lo que inclinó la cabeza y empezó a beber.

– Gracias -dijo. Se echó hacia atrás y se colocó en una postura más cómoda.

– ¿Cómo te encuentras? ¿Te podemos traer algo? -preguntó la voz de su madre, algo temblorosa. Aquello puso más nerviosa a Caitlyn dado que su madre, como físioterapeuta, estaba acostumbrada a los hospitales y a los enfermos. No se arredraba fácilmente.

– No, estoy bien -respondió, apretándole la mano con fuerza a su madre.

– Cielo, si te encuentras bien -dijo su padre-, hay unas personas aquí a las que les gustaría hablar contigo.

– Ya he hablado con la policía.

– No es la policía, sino… Es el camionero al que tú… Ha…

– ¿Sigue aquí? -preguntó Caitlyn, con voz irritada. No le apetecía tener que aliviar la culpabilidad que él tenía en la conciencia.

– Sí y ha… Ha traído a algunas personas que quiere… Caty -añadió, tras una pequeña pausa-, creo que deberías escuchar lo que tiene que decirte.

Antes de que pudiera responder, se vio distraída por un dolor muy fuerte que sentía en los dedos. Comprendió que era su madre, que se los estaba apretando con demasiada fuerza.

– Mamá… -murmuró.

La presión cesó inmediatamente. Entonces, notó la mejilla de su madre con la suya mientras ella hablaba.

– Creo que debo marcharme. Estaré fuera.

Notó un movimiento y enseguida, notó un vacío a su lado.

– Papá, ¿qué le pasa a mamá?

– Todo esto le ha resultado muy duro -respondió su padre-. Nos lo ha resultado a todos…

– Lo siento, papá… -musitó Caitlyn, entre lágrimas que no pudo contener-. Lo siento…

– Venga… -susurró su padre. El vacío que había al lado de Caitlyn quedó lleno por una calidez y un olor muy familiar.

– No te dije… No podía…

– ¿Decirme qué, tesoro?

– Lo que estaba haciendo. No podía… Sigo sin poder… Es tan importante… ¿Me comprendes? -preguntó, tratando de horadar la oscuridad. Hubiera dado cualquier cosa por poder ver. Cualquier cosa.

– No, no puedo decir que te comprenda -replicó él. Las manos que la habían abrazado la soltaron-. Y tú no ayudas, ¿sabes?

– Lo siento -repitió ella, presa de una terrible tristeza. La mano de su padre le colocó en la mano un puñado de pañuelos de papel-. No puedo correr el riesgo de delatar a los demás. Lo que hacemos es tan importante… La gente a la que ayudamos no tiene a nadie más a quien recurrir. Todo tiene que seguir adelante, aunque yo no pueda…

– Entonces… -dijo su padre. Caitlyn notó que él trataba de comprender- Supongo que es como esa organización llamada Vía Subterránea, de la Guerra Civil, sólo que vosotros ayudáis a las personas a escapar… ¿De qué? ¿De la violencia doméstica? ¿De abusos sexuales?

– De los que abusan de ellos. De los que la ley no puede ni quiere tocar. Algunas veces la ley y la justicia no van de la mano -afirmó-. A pesar de que en algunos casos contamos con el sistema de protección de testigos, no es suficiente para escapar. Algunas veces, la gente tiene que… desaparecer -añadió, con voz sombría.

– Caty lo comprendo. De verdad, pero ¿por qué? -le preguntó su padre. Inmediatamente, volvió a quedar en silencio. Entonces, lanzó una risotada-. Supongo que ya sé la respuesta, pero ¿cómo diablos te metiste en…?

– Por Internet. Durante el primer año de universidad. Yo me sentía sola, presa de la añoranza… Empecé a pensar en lo afortunada que era. Mamá y tú… en el modo en el que os conocísteis… -susurró-. Quería averiguar más, eso es todo. Violencia doméstica, abusadores, acosadores… Todo eso. Así fue como empezó. Lo siento.

– Caty hija, el que lo siente soy yo -musitó su padre, con la voz ahogada por la emoción.

Como no pudo encontrar palabras de consuelo para su progenitor, Caitlyn buscó a tientas su mano y la agarró con fuerza.

Desde el otro lado de la ventana de cristal, C.J. observaba las emociones que se dibujaban en el rostro de Caitlyn. Fue testigo de cómo Wood bajó la cabeza para ocultar la angustia de su rostro a unos ojos que ya no podían verla…

Había estado espiándolos descaradamente. Se le había hecho un nudo en el estómago del que no se podía librar. Sabía que no era responsable de lo ocurrido. Se lo había repetido una y otra vez. Caitlyn había tomado sus decisiones mucho antes de que los dos se conocieran, de que ella decidiera incluirlo en su cruzada sin ni siquiera preguntarle si quería que así fuera. Legalmente no tenía culpa alguna. Seguramente, éticamente tampoco. Lo sabía muy bien y también conocía, que más profundamente, había otra unidad de medida, de la que no sabía el nombre, pero que le decía que cuando hay que ayudar a un ser humano, un hombre no debe pararse a pensar en el coste que ello puede acarrearle a él mismo. Según esta última unidad de medida, había demostrado plenamente sus carencias y le costaba vivir con ese peso.

Además, sabía que no iba a poder olvidarlo hasta que no consiguiera enmendarlo.

En aquellos momentos, mirando a padre e hija juntos, sentía una angustia en el vientre que le hizo comprender que tal vez no habría modo de enmendar aquella situación. Nunca.

El hecho de haber escuchado la conversación no le daba mucho con lo que consolarse. Además, había mucho que ni siquiera había comprendido. Sin embargo, sí había oído lo suficiente como para estar seguro de que el asunto no era algo que ninguna de las dos partes en la conversación quisiera que supiera el FBI. Por eso, cuando vio que su concuñado, el agente especial Jake Redfield y Charly se acercaban, entró en la habitación y dio a conocer su presencia con una tos.

– C.J. -dijo Wood, con aspecto aliviado. Inmediatamente, le indicó que se acercara-. Le estaba diciendo a Caty… Bueno, más bien estaba a punto de decirle… Bueno, ¿por qué no te sientas? Cielo -añadió, dirigiéndose a su hija-. C.J. está aquí. Ya te he dicho que tiene algo de lo que le gustaría hablarte. Están todos aquí -se corrigió, al ver que Charly y Redfield también estaban presentes-. C.J., te dejo a ti las presentaciones.

Wood se echó a un lado, pero no abandonó la habitación. Se retiró a un rincón y lo observó todo como un centinela. Como un guardaespaldas, decidido a vigilar a su hija sin que ella se diera cuenta.

Con tantos pares de ojos en la habitación, C.J. se cuidó mucho de no observar a Caitlyn durante demasiado tiempo. Sin embargo, un vistazo le bastó para ver la expresión cautelosa y algo enojada que se había reflejado en aquellos rasgos delicados de princesa de cuento de hadas. Rápidamente, presentó a Charly y al agente especial Redfield.

Las manos que había apoyadas sobre las sábanas se apretaron hasta convertirse en puños.

– No voy a responder más preguntas -dijo, con voz remota, como si ya no le importara nada.

Sin inmutarse, Jake Redfield arqueó las cejas y miró a Caitlyn como si ella pudiera verlo. Se había colocado a su lado, al otro lado de C.J. Charly estaba los pies de la cama.

– No importa -dijo, muy tranquilamente-. No pienso hacerle ninguna, al menos ahora. Sin embargo, lo que sí que me gustaría es que escuchara lo que tengo que decirle. ¿Cree que puede hacerlo?

Capítulo 5

El silencio que reinaba en la habitación era muy intenso. Por el contrario, el mundo exterior vibraba con diferentes sonidos. C.J. era muy consciente de los sonidos y de los ruidos que se producían como si estuviera experimentando el mundo desde la perspectiva de una mujer postrada en una cama de hospital. Una mujer ciega.

Redfield miraba a Caitlyn atentamente y casi como si ella hubiera notado aquella mirada, estiró lentamente los dedos y rozó suavemente la sábana, como si estuviera avergonzada. Entonces, miró en dirección a Redfield y afirmó:

– Muy bien.

Cuando Redfield se sentó sobre la cama y empezó a mirar a Caitlyn como si ella pudiera verlo, C.J. sintió una turbadora sensación en el vientre. No quería pensar que fueran celos. Esperaba que no lo fueran. Nunca antes se había sometido a aquella clase de sentimientos. No obstante, experimentó una extraña presión en su interior cuando Jake volvió a tomar palabra con una voz suave, casi íntima.

– Me alegro de escuchar eso.

– Adelante -musitó Caitlyn.

– Muy bien -dijo Redfield, con voz mucho más profesional-. Éste es el trato. El hombre cuya hija te llevaste, Ari Vasily es un hombre muy peligroso.

– Dígame algo que yo ya no sepa -replicó Caitlyn, con un bufido.

– Nosotros, el FBI, estamos muy interesados en el señor Vasily. Llevamos algún tiempo muy interesados en él -dijo Redfield. Caitlyn lo escuchaba muy atentamente-. Llevamos tiempo observando algunos de los negocios del señor Vasily desde antes de los ataques terroristas del once de septiembre. Siempre hemos creído que ocupaba un papel fundamental en el negocio de drogas ilegales y de armas, que posiblemente sea la clave en Miami y casi seguro un eslabón fundamental entre los colombianos y los traficantes de Oriente Medio. Desde los ataques, al seguir el rastro del dinero de los terroristas, hemos encontrado indicios que sugieren que los vínculos que el señor Vasily tiene con Oriente Medio pueden tener que ver con mucho más que las drogas. Creemos que Ari Vasily puede ser responsable de haber canalizado cientos de millones de dólares a las cuentas bancarias de los terroristas.

– Si es eso lo que creen, ¿por qué no lo han detenido? -preguntó Caitlyn.

C.J. pasó de mirar las manos de Caitlyn para hacerlo con su rostro. Su voz había resonado tan débil, tan frágil, que no se sintió preparado para la expresión acusadora que se le había reflejado en el rostro.

«Si lo hubieran hecho, nada de esto habría ocurrido», parecía querer decir.

– Sabemos que los vínculos existen -prosiguió Redfield-, pero hasta ahora, no hemos podido encontrar los que apunten a Vasily. Es un hombre inteligente y cuidadoso y dispone de unos recursos casi ilimitados. Se protege debajo de tantas capas, que hasta el momento, nos ha sido imposible conseguir una línea de investigación que lo apunte directamente a él. Hemos conseguido encontrar y cerrar muchas, pero lo que no hemos podido hacer es conectar ninguna de esas líneas de investigación con el pez gordo, que creemos que es Vasily. Lo sabemos, pero no podemos demostrarlo -concluyó Jake, con voz atenazada por la ira y la frustración.

– ¿Y qué tiene que ver todo esto conmigo?

– Creemos que usted podría ser su primera equivocación -respondió Jake-. Nos gustaría averiguar si puede ser fatal.

– ¿Equivocación? -susurró Caitlyn-. ¿Cómo?

– Ésta ha sido la primera indicación que hemos tenido de que Vasily sea un ser humano -respondió Redfield-. Evidentemente, su hija es importante para él. Tan importante, que cuando se enfrenta con la posibilidad de perderla, parece estar dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de recuperarla, incluso corriendo un riesgo sin precedentes. Hablando en plata, creemos que Vasily ordenó que su esposa fuera asesinada. Creo que resulta evidente, aunque no haya manera de demostrarlo en un tribunal de justicia. ¿Por qué ha decidido hacer algo así, exponiéndose a la justicia, cuando ha logrado evitarla durante tanto tiempo? Porque se ve empujado por la frustración -dijo, respondiendo así él mismo a su pregunta-. Ha estado meses esperando que usted se desmoronara, sin poder hacer nada para recuperar a su hija, y finalmente se ha visto empujado a cometer una estupidez. Ahora, lo único que tenemos que hacer nosotros es aprovecharnos de esa equivocación.

– ¿Cómo van a hacerlo? -susurró Caitlyn-. Si no pueden demostrar que él lo hizo… que mató a Mary Kelly.

– Hizo que mataran a Mary Kelly por una razón, Caitlyn. Para mandarle un mensaje a usted. Mire, usted fue la que consiguió arrebatarle a su hija. Sabe que su esposa no tenía los recursos para hacerlo, así que evidentemente, usted es la que sabe dónde está.

– Pero yo no…

– Vasily probablemente se imaginó que usted se asustaría tanto por el tiroteo que cedería y le diría lo que sabe al juez -dijo Redfield, interrumpiéndola-, y que así, él podría recuperar a la niña. No contó con que usted se pusiera en la trayectoria de una bala.

– ¿Cómo puede estar tan seguro de eso? ¡Había balas volando por todas partes! -exclamó Caitlyn-. Otras personas resultaron heridas. ¿No podría haber sido, no sé… al azar? -añadió, con una mirada de niña perdida en el rostro.

– Todo es posible -afirmó Jake, aunque no muy convencido-, pero piense en esto. Los primeros disparos dieron a los guardias, pero sólo los hirieron. Entonces, una bala le dio a la señora Vasily en el corazón. La única razón por la que le dio a usted primero en la cabeza fue porque usted oyó esos primeros disparos y se le metió en la cabeza la alocada idea de proteger a Mary Kelly. Vasily debió de estar a punto de tener un ataque al corazón cuando lo vio. Le aseguro que hizo falta un verdadero tirador profesional para hacer algo así, pero en estos momentos, yo no daría ni un centavo por la vida de ese hombre. Vasily la quiere a usted y la quiere viva.

Caitlyn pensó que aquello debía de ser lo que se sentía cuando uno se está ahogando. Una oleada de miedo se apoderó de ella. Se vio envuelta en una negrura viva y asfixiante. A pesar de todo, mantuvo la mente muy lúcida.

– Creo que ya sé adonde va a ir a parar esta conversación -dijo, con tranquilidad-. Usted quiere tenderle una trampa a Vasily y desea que yo sea el cebo.

Se produjo un pequeño revuelo de sonidos en la habitación. Caitlyn trató de identificarlos: una protesta ahogada de su padre, la voz de C.J. gruñendo de incredulidad, las protestas de otra persona, una mujer que podría ser la cuñada abogada de C.J. Ésta última tomó la palabra.

– Por el amor de Dios, Jake, después de haber estado a punto de perder a Evie…

El hombre del FBI la interrumpió rápidamente, como si tratara de estar cubriendo algo.

– Por supuesto que queremos tenderle una trampa a Vasily. Si hay una cosa de la que él se ocuparía en persona en vez de dejársela a sus leales hombres, es la de recoger a su hija cuando se entere de dónde está. Sin embargo, lo último que deseamos es utilizarla a usted o a la niña como cebos. Hay demasiadas cosas que pueden salir mal -dijo Jake, tras aclararse la garganta-. Lo que queremos hacer es tenerla a usted aquí hasta que tengamos a Vasily en la cárcel. Para hacerlo…

– Tendrán que utilizarme -dijo Caitlyn, tranquilamente-. Usted mismo lo ha dicho: Vasily me quiere viva.

– No. Quiere a su hija -la corrigió Jake-. Usted tan sólo representa el medio de conseguirlo, en lo que a él respecta. Nada más. Nosotros crearemos la situación, pero ni Emma Vasily ni usted estarán en peligro, eso se lo aseguro. En estos momentos, lo que más nos preocupa es llevarla a usted a un lugar seguro sin que Vasily lo sepa.

Un lugar seguro… El pensamiento de Caitlyn se llenó de imágenes del dormitorio que tenía en la casa de sus padres, con sus paredes verde claro y cenefas de tulipanes rosas que contrastaban con los oscuros y misteriosos pósters de la Tierra Media de la fase de su adolescencia en la que había estado obsesionada por el mundo de Tolkien.

«Deseo ir a casa».

No podía hacerlo y lo sabía. A Ari Vasily no le costaría localizarla allí. No podía consentir que él descubriera dónde vivía su familia. Nunca. Se echó a temblar. Se sentía tan aislada. Tan sola…

Un ronco sonido la sacó de su caverna de soledad para devolverla a aquella habitación repleta de gente. C.J. se estaba aclarando la garganta y se había sentado al otro lado de la cama, frente al hombre del FBI. C.J., el camionero sureño con ojos de chocolate, dulce sonrisa y pícaros hoyuelos. El hombre al que ella había pedido ayuda y que la había defraudado, al que nunca había esperado volver a ver y que inexplicablemente, estaba siempre a su lado.

C.J. volvió a aclararse la garganta.

– ¿Qué os parece si ella se viene conmigo a la casa de mis padres en Georgia?

Se produjo un repentino silencio, tras el cual todos hablaron al mismo tiempo, mezclando sus voces en una sinfonía que le hacía vibrar los oídos como una caprichosa ráfaga de aire. C.J. consiguió imponer sus palabras.

– Mirad, es el lugar perfecto. Donde vivimos está en el campo…

– C.J. tiene razón -dijo Charly-. Allí, los únicos vecinos son familiares y amigos y todos se conocen los unos a los otros. Sería prácticamente imposible que ningún desconocido se acercara lo suficiente a Caitlyn como para poder hacerle daño. Además, no creo que haya nadie tan estúpido como para enfrentarse primero con hermanos y parientes políticos. Eso por no hablar de mamá Betty -añadió, con una carcajada-. Personalmente, si se enfrentara a cualquier pistolero, yo apostaría por Betty Starr sin dudarlo.

– En realidad, tiene muchas posibilidades -admitió Jake-. No hay modo de vincularte a ti con Caitlyn.

Por la claridad de la voz de Redfield, Caitlyn supo que la estaba mirando. A continuación, se escuchó la voz de su padre, cautelosa y distante.

– Cielo, ¿qué te parece?

¿Que qué le parecía? Le resultaba imposible pensar. El silencio la rodeaba, vibrante, esperando… ¿Dónde estaba C.J.? ¿La estaría observando, mirando su rostro para ver qué pensaba? Como no podía verlo, se sentía indefensa, vulnerable, desnuda.

– En caso de que necesite cuidados médicos, mi hermana Jess es enfermera y vive allí con mi madre -apostilló C.J., como para dar todo por sentado.

C.J. la había defraudado y la había entregado a la policía, lo que había provocado que Mary resultara muerta. ¿Cómo podía esperar que se marchara con él? ¿Que su familia y él cuidaran de ella? Se sintió como si la cabeza le fuera a explotar. Escuchó los comentarios de los demás, como si se tratara de la conversación de unas abejas enojadas.

– No es mala idea.

– En realidad, es una idea estupenda.

– El lugar no puede ser más adecuado.

– Estaría protegida…

– Es la solución perfecta.

– Tendríamos que llevarla allí sin que nadie lo supiera -afirmó Jake-. Y puntualizo lo de nadie. Sacarla de este lugar no va a resultar fácil. Los equipos de televisión y los periodistas están por todas partes…

– ¿Oigo a alguien tocando mi melodía? -dijo una voz desconocida, ligera y musical como el canto de un pájaro.

– ¡Eve! -exclamó alguien. Esta afirmación se vio seguida de exclamaciones de sorpresa y delicia-. ¿Cuándo has regresado? Creía que seguías en Afganistán.

El peso de Jake desapareció de la cama.

– Eh, Waskowitz -dijo una voz profunda, llena de intimidad-. ¿Acabas de llegar?

– Sí -respondió la recién llegada-. He venido en cuanto recibí tu mensaje.

– ¿Cómo fue tu vuelo? ¿Conseguiste dormir?

Llena de impaciencia, Caitlyn escuchó el intercambio de preguntas mundanas, pero esenciales entre compañeros y amantes. Resultaba evidente que los dos habían estado separados durante mucho tiempo. Miró fijamente la oscuridad que la envolvía y trató de penetrarla. Se sentía excluida, lo que la molestó mucho.

De repente, alguien le tocó una mano. La que le había cubierto la suya era esbelta pero fuerte, endurecida como si hubiera estado demasiado expuesta a vientos cálidos y secos sin cuidado alguno.

– Hola, me llamo Eve Waskowitz. Soy la esposa de Jake -le dijo la voz musical-. Usted es Caitlyn, ¿verdad?

Antes de que Caitlyn pudiera responder, un peso ligero, que seguramente correspondía a la mujer, se sentó a su lado.

– Me han dicho, que por el momento, no puede ver. Ni siquiera puedo imaginarme lo confuso que le estará resultando verse rodeada por un puñado de desconocidos que hablan todos a la vez. ¿Se encuentra bien?

– Sí, estoy bien -dijo Caitlyn. Por primera vez desde hacía mucho tiempo se sentía así-. Encantada de conocerla. ¿Ha dicho alguien que estaba en Afganistán?

– Sí, filmando. Es una larga historia, pero para resumirla un poco, me dedico a realizar documentales. Muy emocionante. Bueno -añadió, volviéndose para mirar a los demás, aunque sin soltarle la mano a Caitlyn-. ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Qué me he perdido?

– Estamos celebrando un consejo de guerra -bromeó Charly.

– Estupendo -gorjeó Eve.

– Estamos planeando una trampa para el malo -afirmó Caitlyn-, en la que yo voy a actuar como cebo.

– No vamos a hacer nada ni remotamente similar -afirmó Jake.

– Lo que tenemos que hacer es conseguir que se ponga bien -observó Charly-. Para hacerlo, la vamos a llevar a un lugar seguro donde los malos no puedan encontrarla.

– Y ya lo tenemos -la informó C.J.-. Lo que voy a hacer es llevármela a Georgia conmigo. Lo difícil es sacarla de aquí sin que nadie se entere. Los malditos medios de comunicación, perdóname Eve, tienen el hospital rodeado. Todos los canales del país tienen un camión aparcado ahí fuera.

– En ese caso, nadie se fijaría en uno más, ¿verdad? -comentó Eve, tras realizar un sonido parecido al ronroneo de un gato satisfecho.

Un segundo después, Jake murmuró:

– Eve…

– Es la solución perfecta -comentó Charly.

– Por supuesto que lo es. Y muy sencilla. La sacaremos de aquí como si fuera parte de mi equipo -afirmó Eve, antes de levantarse de la cama-. Tardaré unos días en conseguir que se presenten aquí, ya que siguen regresando muy poco a poco de Afganistán, pero vosotros no vais a estar preparados hasta dentro de unos días, ¿verdad? Al menos, ella tendrá que poder andar. Y esas vendas podrían ser…

– Eve -le dijo su esposo, con un fuerte tono de advertencia-. Nadie de tu equipo debe enterarse de esto.

– Claro que no. De estas cuatro paredes no saldrá ni una sola palabra -replicó Eve. Entonces, se inclinó para besar a Caitlyn afectuosamente-. No te preocupes, tesoro. Déjamelo todo a mí.

Durante un tiempo pareció que nadie tenía nada que decir. Fue Charly la que rompió el silencio.

– Bueno, supongo que ya está todo.

– Yo no diría eso -replicó Jake-. Yo aún tengo que ocuparme de muchas cosas, por lo que creo que será mejor que me vaya. Me mantendré en contacto -añadió, refiriéndose a Caitlyn, mientras se disponía a marcharse.

– Yo también voy a tener que irme -anunció Charly-. ¿Y tú, C.J.? ¿Te vienes?

C.J. negó con la cabeza y permaneció sentado en la cama. Charly y Jake se marcharon juntos. En aquel momento, Wood se acercó a la cama de su hija. Le tomó la mano y se la apretó suavemente.

– Muy bien, cielo. Creo que es mejor que vaya a ver qué es lo que está haciendo tu madre. Le contaré lo que hemos decidido.

A continuación, se inclinó sobre la cama de su hija y le dio un beso en la frente. Se marchó inmediatamente.

Aquél fue el momento que C.J. temía y ansiaba al mismo tiempo. Estar a solas con la mujer a la que, en el fondo de su corazón, sabía que había afrentado. Se sentía incapaz de hablar, pero no deseaba marcharse. Los segundos fueron pasando. La respiración de C.J. parecía ser lo bastante ruidosa como para despertar a los muertos.

– Sigues aquí, ¿verdad? -dijo Caitlyn, buscándolo en la oscuridad.

– Sí. ¿Necesitas algo? ¿Te puedo traer…? -musitó. Parecía muy incómodo.

– Estoy bien.

C.J. la observó atentamente, sin dejar de mirar el bulto morado que tenía en la frente, atravesado por una línea de puntos que marcaban el lugar exacto en el que se había golpeado con los escalones del juzgado. Sin saber por qué, sintió una inexplicable necesidad de tocarle aquel lugar con los labios. Tragó saliva y apartó la mirada rápidamente. Por una vez, se alegró de que ella no hubiera podido verlo.

– Sólo me gustaría saber por qué estás aquí -susurró ella. C.J. no sabía cómo responder aquella pregunta, por lo que no lo hizo-. ¿Qué es lo que deseas de mí?

– No quiero nada. Sólo trato de ayudarte.

– No quiero tu ayuda -replicó ella, con voz airada.

– Mira, vas a tener que aceptar la ayuda de alguien, por lo que ese alguien puedo ser muy bien yo. Te van a llevar a algún lugar seguro cuando te marches de aquí de todos modos. ¿Te habías parado a pensarlo? ¿Acaso preferirías estar con desconocidos?

– ¿Y qué crees que eres tú? -le espetó Caitlyn-. Tú y yo sólo somos unos desconocidos.

C.J. apretó los dientes. No sabía cómo decirle lo que él ya sabía, que Caitlyn no era una desconocida para él. Que durante los últimos meses, se había forjado un vínculo entre ellos que la ataba a él de un modo que ni siquiera comprendía.

– No, eso no es cierto -dijo-. Es verdad que no hace mucho que nos conocemos, pero nuestra breve relación ha tenido un efecto muy profundo en nuestras vidas.

Caitlyn volvió a soltar una carcajada y luego quedó en silencio. Tenía un gesto irónico en los labios y sus ojos sin vista lo observaban sin mirarlo.

– Vas a sentir mucha simpatía por ellos, ¿sabes? -dijo C.J., suavemente.

– ¿Por quiénes?

– Por mi familia. Son buena gente. Mi madre también era profesora. Como tu padre.

– Eso lo explica -replicó ella, con un suspiro.

– ¿Sí? ¿El qué?

– El modo en el que hablas. La mayoría de las veces, tienes muy buena gramática.

– Vaya -comentó C.J., muy asombrado de que ella se hubiera fijado en algo así.

– Cuando tu padre es profesor y te han inculcado buena gramática toda la vida, una se da cuenta -añadió ella, a modo de explicación-. ¿Y tu padre? ¿A qué se dedica?

– Murió cuando yo era pequeño. Tuvo un ataque al corazón.

– Oh, lo siento…

Caitlyn guardó silencio durante bastante tiempo, lo que le hizo pensar a C.J. que había llegado la hora de marcharse. Se disponía a hacerlo cuando ella extendió una mano. Lo estaba buscando.

Él sintió que el corazón le daba un vuelco y se preguntó si se atrevería a agarrar aquella mano. Sin embargo, antes de que pudiera decidirse, ella retiró la suya y la aprisionó con la otra entre las sábanas.

– Por favor -dijo-. Háblame de ellos. De tu familia.

Parecía nerviosa, como si no pudiera soportar que él se marchara. Como si no quisiera quedarse a solas en la oscuridad. C.J. volvió a sentarse, se aclaró la garganta y comenzó a hablarle de los suyos. Empezó por su madre, Betty Starr, una mujer menuda, que había trabajado en un colegio y había criado a siete hijos con voz suave y mano de hierro mientras su esposo conducía un camión por todo el país. Le habló también de su hermano Jimmy Joe, que se había hecho cargo del camión de su padre cuando murió y había logrado crear una empresa llamada Blue Starr Transpon y que le había dado a C.J. un trabajo para que pudiera estudiar Derecho al mismo tiempo.

– ¿Cómo van tus estudios? -lo interrumpió Caitlyn.

C.J. recordó aquella noche de abril en la que él le había confesado frente a los faros del camión que no podía ayudarla. Ella había comprendido la razón sin que él le dijera por qué.

Le respondió que iban bien, que había conseguido su título en el mes de junio y que estaba a punto de realizar los exámenes que lo convertirían en abogado. Lo que no le dijo fue, que probablemente, tendría que posponer la fecha de examen, que estaba programada para dos semanas después.

Siguió hablándole de sus hermanos y hermanas. Tracy la menos convencional, profesora como su madre y casada con Al, que era policía en Augusta.

Troy que estaba casado con Charly y era padre de dos hijos e investigador privado. Llegó a hablarle de su hermana Jess, la enfermera, madre de Sammi June, que tenía dieciocho años. Le estaba explicando que vivía con su madre desde que su esposo, Tristan, había muerto en una misión en Irak cuando la miró y se dio cuenta de que ella ya no lo estaba escuchando. Se había quedado dormida.

Se interrumpió en mitad de la frase y se cubrió la boca con una mano. Mientras lanzaba un suspiro, la miró atentamente. Con el rostro relajado y sin las líneas de expresión que la ansiedad y el estrés le habían dibujado en la piel, tenía una cara maravillosa, mágica, a pesar del bulto en la frente y los hematomas bajo los ojos. De hecho, todos resultaban invisibles a ojos de C.J.

Una profunda oleada de emoción se apoderó de él, despertando el caos en su estado de ánimo. De este caos, sólo pareció sacar un pensamiento coherente.

«No parece una secuestradora».

Capítulo 6

El día en el que Caitlyn Brown iba a ser dada de alta, el hospital celebró una rueda de prensa en la entrada principal. El administrador y el abogado del centro estuvieron presentes, así como el médico a cargo de la paciente, los padres de Caitlyn y el abogado que éstos habían contratado en nombre de su hija. Había representantes de diversas instituciones oficiales, como el FBI, la oficina del fiscal del distrito y el jefe de policía local.

A lo largo de la rueda de prensa, unos hombres con rostros sombríos y ojos acerados observaban desde los escalones que había delante de la multitud de periodistas. El aparcamiento del hospital estaba repleto de furgonetas con antenas parabólicas y logotipos de las cadenas de televisión más importantes. Después de todo, se trataba de una sobrina de un ex presidente del país.

C.J. observó la rueda de prensa desde un aparato de televisión que había en la sala de espera de la tercera planta del hospital. A excepción de un hombre que hojeaba un periódico, estaba solo. El volumen de la televisión estaba muy bajo.

Escuchó atentamente cómo el personal del hospital decía que la señorita Brown había recibido el mejor cuidado posible y lo contentos que estaban todos con su recuperación. Atendió a las detalladas explicaciones del médico sobre la hinchazón que Caitlyn tenía en el cerebro, que era resultado de la bala que le había rozado el cráneo y que le había producido una inflamación del nervio óptico. Oyó cómo el doctor decía, que en aquellos momentos, no había modo de saber si la ceguera sería permanente y que tendrían que esperar a que bajara la inflamación para saber si los daños eran irreparables.

En aquel momento, el hombre que estaba en la sala de espera con C.J. agitó el periódico y dijo:

– Menudo asunto, ¿eh?

C.J. asintió sin quitar los ojos de la pantalla y vio cómo tomaba la palabra el jefe de policía y confesaba que no había nuevas pistas sobre el pistolero que había asesinado a Mary Vasily y herido a la señorita Brown y a dos oficiales de policía. Declaró también que era demasiado pronto para determinar si el cuerpo de un hombre de unos cincuenta años que había sido descubierto muerto de un disparo y abandonado en un descampado tenía alguna relación con el caso.

A continuación, el fiscal del distrito se dirigió a los presentes para afirmar que se había tomado la decisión de no devolver a la señorita Brown a la cárcel y que el FBI la iba a tener en custodia protegida en un lugar que no se iba a revelar.

Cuando los periodistas preguntaron al respecto al representante del FBI, éste declaró que no tenía nada que comentar al respecto, por lo que la rueda de prensa pareció haber llegado a su fin. Justo cuando todos se disponían a marcharse, se produjo un cambio entre los asistentes. En aquel momento, la joven reportera rubia de la CNN apareció en la pantalla con un aspecto muy excitado y el micrófono en una mano. Tenía la otra junto a la cabeza, cubriéndose la oreja.

– …El rumor de que Caitlyn Brown está saliendo del hospital en este mismo instante. Tim, voy a acercarme allí para tratar de constatar la noticia.

Se produjo un rápido cambio de imágenes en la pantalla y luego una vista, parcialmente oscurecida, de la entrada de ambulancias del hospital. Allí, acababa de salir alguien en una silla de ruedas, que era empujada con celeridad hasta el lugar en el que tres coches con los cristales ahumados estaban esperando con los motores en marcha. Sólo se consiguió vislumbrar la silla y su ocupante, dado que iba rodeada de personal del hospital y de hombres trajeados. A pesar de todo, se podía determinar que la persona que iba en ella era muy frágil y esbelta. Ni la gorra de béisbol ni las gafas que llevaba sobre la cabeza conseguían ocultar las vendas que le cubrían el cráneo.

C.J. observaba atentamente la pantalla y trataba de seguir las imágenes. De repente, la puerta de uno de los coches se cerró y el cristal ahumado empezó a reflejar los rostros y los micrófonos que rodeaban el vehículo.

El hombre que había al lado de C.J. murmuró tristemente:

– Es una pena, ¿verdad? Una verdadera pena.

– Sí -respondió C.J., tras soltar el aire que llevaba conteniendo unos instantes-. ¿Me perdona? -añadió.

Se levantó y salió de la sala de espera. Echó a andar por un pasillo vacío y entró en una sala. Rápidamente, cerró la puerta.

– Muy bien -dijo, casi sin aliento-. Ya se han marchado. ¿Cómo va todo por aquí? ¿Estás lista?

– Sí -respondió Caitlyn, tan acelerada como él.

Levantó una mano para ajustarse el velo que le cubría la cabeza, al estilo de una mujer afgana. Sobre el regazo llevaba una cámara de vídeo.

Jake Redfield estaba a su lado, pero miraba atentamente a su esposa.

– Muy bien, entonces ya estamos -afirmó-. Eve, ya sabes que…

– Sí, cariño. Sé lo que tengo que hacer. Ya me he asegurado que todos los de mi equipo sepan que tengo una protegida afgana que va a pasar aquí unos días para aprender cómo filmar documentales. Se llama Jamille. Perfecto, ¿no te parece? -añadió. Entonces, se arrodilló al lado de la silla de ruedas y agarró a Caitlyn por el brazo-. Muy bien. Todo va a salir tal y como hemos planeado. Yo estaré a tu lado, pero si te sientes perdida o mareada, sólo tienes que pararte donde sea y no dejar de mirar por el objetivo de la cámara. Yo te sujetaré. No te preocupes por nada.

– No estoy preocupada -respondió Caitlyn-. Sólo tienes que decirme dónde apuntar el objetivo de este trasto para no parecer una idiota.

– Haremos lo del reloj, ¿de acuerdo? -repuso Eve, con una sonrisa-. Las doce en punto es enfrente, las dos es a la derecha, las seis detrás. Luego, alto o bajo…

– Bueno, tened cuidado -dijo Jake, antes de besar a su esposa-. Las dos. No tengo que deciros que…

– No -murmuró Eve-. No tienes que decirnos nada. Todo saldrá bien. No te preocupes.

– Creo que es mejor dejar la silla aquí -afirmó Jake-, no sea que os vaya a ver alguien saliendo del ascensor. ¿Te parece bien, Caitlyn?

– Claro -contestó ella. Inmediatamente, trató de levantar los reposapiés con los dedos.

C.J. se arrodilló y la ayudó a doblar los reposapiés. A continuación, se los bajó al suelo uno a uno, como si fueran objetos muy frágiles. Notó que llevaba sandalias y que tenía los tobillos esbeltos, pero fuertes. Se incorporó y le colocó una mano bajo el codo.

– Gracias -susurró ella, antes de permitirle que la ayudara a levantarse. La túnica que llevaba puesta le cayó hasta cubrirle los pies-. Estoy bien…

– A las dos en punto alta -le ordenó Eve. C.J. casi no tuvo tiempo de agacharse antes de que Caitlyn levantara la cámara de vídeo-. ¡Muy bien!

Jake estaba esperando muy impacientemente al lado de la puerta. Cuando su esposa se lo indicó, la abrió un poco y se asomó para inspeccionar el pasillo.

– Todo en orden -dijo.

C.J. salió de la sala y se dirigió al ascensor, que estaba enfrente, para apretar el botón de llamada. Pareció que las puertas tardaban una eternidad en abrirse.

– Vamos -susurró Eve, a sus espaldas.

Se dio la vuelta y vio que tenía el brazo entrelazado con el de Caitlyn. Él también deseaba tocarla para reconfortarla… ¿o sería para reconfortarse a sí mismo? No importó porque no lo hizo.

Cuando las dos mujeres estuvieron en el ascensor y se hubieron dado la vuelta, Eve le lanzó un beso a su esposo y le guiñó un ojo a C.J. Él quiso decirle que cuidara mucho de Caitlyn, pero una vez más, no se atrevió a hacerlo.

– Iremos detrás de vosotras -anunció Jake.

Mientras las puertas se cerraban, C.J. sintió una sensación muy peculiar en el pecho. Jake y él se dirigieron a las escaleras y bajaron los cuatro pisos con urgencia y silencio. C.J. lo miró y notó que el del FBI estaba tan tenso como él. ¿Por qué no iba a estarlo? Después de todo, se trataba de su esposa. Y Caitlyn era…

«Mi responsabilidad. Eso es todo», pensó.

Jake y él encontraron un punto de observación cerca de la entrada del garaje, desde el que podían observar la febril actividad de las furgonetas de las cadenas de televisión. Cerca de la puerta principal del hospital, algunos periodistas estaban realizando sus reportajes mientras otros realizaban algunas entrevistas.

– Ahí están -dijo C.J., de repente. Había visto cómo el sol se reflejaba en el cabello rubio de Eve y a su lado, el suave aleteo del chal azul claro que cubría el de Caitlyn. Vio que Eve se inclinaba sobre ella y señalaba. Inmediatamente, Caitlyn levantó la cámara de vídeo hacia un helicóptero que sobrevolaba la zona tal y como si pudiera verlo.

Jake guardó silencio, pero C.J. sabía que las había visto. Una fuerte tensión envolvía a los dos hombres. A pesar de que sólo habían coincidido en algunas reuniones familiares, C.J. no pudo evitar pensar cómo estaría y sobre todo, lo que sentiría por Eve.

De repente, empezó a pensar en sus hermanos y en las esposa de éstos. Jimmy Joe y Mirabella, Troy y Charly… Por primera vez en su vida, pensó en las personas que lo rodeaban y que estaban perdidamente enamorados de sus parejas y comprendió lo afortunados que eran. Por primera vez en su vida, sintió un vacío en su interior y supo que aquello era la soledad.

Lo que no lograba entender era por qué estaba teniendo aquellos pensamientos y sentimientos mientras seguía el lento avance de una mujer que, en todos los aspectos, era una desconocida para él. Una mujer increíblemente hermosa, que en aquellos momentos, ocultaba su rostro y su cuerpo bajo la túnica de una mujer de Afganistán.

Jake, que hasta entonces había estado escudriñando a todas las personas que había en la zona con ojos de águila, pareció empezar a relajarse. Lanzó un suspiro y susurró.

– Es espléndida, ¿no te parece?

– Así es -afirmó fervientemente C.J.

Estaba seguro de que estaban hablando de dos mujeres completamente diferentes, pero no le importó. Lo más probable sería que los dos tuvieran razón.

Permanecieron donde estaban hasta que vieron que Eve empezaba a dar órdenes a su equipo para que empezaran a recoger. Vieron que las dos mujeres se dirigían a la furgoneta, seguidas de otros miembros del equipo y que empezaban el largo proceso de recoger todo el material para cargarlo en el vehículo. Por fin, Caitlyn y Eve se subieron al vehículo, al igual que el resto del equipo. Nadie más que Jake y C.J. prestaron atención a la furgoneta que salía lentamente del aparcamiento del hospital.

– Ya está -suspiró Jake-. A partir de ahora, todo depende de ti.

– Así es…

Claro que dependía de él. Como si no lo supiera. No sólo debía mantener a salvo a Caitlyn sino ayudarla también a poner su vida de nuevo en marcha. Parecía mucho para un hombre del que la mayoría de la gente habría dicho que aún estaba intentando encontrar su rumbo en la vida. Estaban equivocados. No sabía cómo, pero así era.

Tampoco sabía describir cómo se sentía. Más viejo que unas semanas atrás, pero también más sabio, más fuerte… Volvió a pensar en los cuentos de hadas y le pareció que se sentía como uno de esos caballeros, que atrapados en su armadura, tomaban su espada y escudo y se iban a matar al dragón.

Caitlyn se despertó de un ligero sueño cuando los neumáticos del coche empezaron a crujir sobre la grava de un camino. De repente, todo se detuvo y sintió la mano de Eve sobre el brazo.

– Caty cielo, ya estamos aquí…

Oyó que Eve abría la puerta. Sintió la caricia de la brisa en el rostro, que transportaba un agradable olor a otoño y a atardecer, un frescor y una suavidad profundos, acompañados del rico aroma de las hojas. Ansiando experimentar más, buscó a tientas la manilla que abría la puerta sin esperar a que la ayudaran. Escuchó el suave ruido de las hojas al caer sobre el suelo y en la distancia, oyó puertas que se abrían y se cerraban, pasos y voces y los suaves ladridos de los perros.

Hizo girar las piernas y tocó el suelo por primera vez. Se puso de pie, pero tuvo que aferrarse a la puerta para no caerse. Se sentía algo mareada, tal vez por el trayecto en coche, pero principalmente por el agotamiento. Aunque había conseguido dormir un poco después de que cambiaran la furgoneta por el cómodo automóvil de Eve en Atlanta, habían pasado muchas horas desde que se marcharon de la tranquila habitación del hospital. Demasiado tiempo para que alguien que estaba recuperándose de una herida en la cabeza estuviera levantada.

– Espera un momento. Ya voy -dijo una voz, muy preocupaba. Se oyeron unos pasos que se acercaban-. ¿Cómo estás, cielo? ¿Bien?

– Sólo un poco cansada -murmuró Caitlyn. Odiaba la debilidad que sentía. No recordaba haber estado enferma en mucho tiempo. Al menos, no así-. Estoy bien…

– Ha sido un día muy largo -afirmó Eve, mientras entrelazaba un brazo alrededor de la cintura de Caitlyn-. No tienes por qué mostrarte valiente ni sociable. Nadie espera que sea así. Seguramente querrás irte directamente a la cama. Ya habrá tiempo mañana para las presentaciones… y para que aprendas cómo moverte sola. Ahora, agárrate a mí…

– Me duele la cabeza -susurró Caitlyn, maldiciendo una vez más la debilidad y el dolor.

Los oídos le zumbaban. Contuvo el aliento y se sintió a punto de confesar que simplemente no tenía fuerzas suficientes para dar un paso más. Pensó en lo humillante que sería desmoronarse delante de un montón de desconocidos.

– Espera… ¿qué demonios estás haciendo? -dijo una voz.

Caitlyn se echó a temblar y sintió la brisa que provocaba un rápido movimiento. Inmediatamente, notó la calidez de un cuerpo fuerte y de un brazo mucho más grueso que el de Eve. Éste se le enredó en la cintura al tiempo que otro se le colocaba detrás de las rodillas. Ella lanzó una exclamación de sorpresa cuando la levantaron por los aires y se pegó contra un fuerte tórax. Un cálido y terrenal aroma le inundó los sentidos. Le resultaba extraño y familiar a la vez… Una mezcla de jabón y de cocina sureña, de diesel y de hombre, con una nota de una colonia de la que nunca había aprendido el nombre.

– Ya te tengo…

– Suéltame -dijo ella, débilmente-. Peso demasiado…

– Tonterías. Pesas menos que una pluma -replicó C.J.

Caitlyn no protestó, lo que debería haberla sorprendido, dado que no formaba parte de su naturaleza rendirse sin presentar batalla. Sin embargo, aquello no le parecía una rendición. Resultaba tan agradable…

¿Sería un pecado disfrutar tanto sintiendo los fuertes brazos envolviéndola, el latido de un corazón masculino contra la mejilla? No le importaba. Sólo sabía que le resultaba agradable reclinarse contra aquel pecho y dejarse acunar por los pasos que él iba dando sobre la grava. De repente, resonó el murmullo hueco de la madera bajo las botas y el chirrido de una mosquitera.

Voces suaves, amables…

– Tráela aquí ahora mismo, hijo. Pobrecilla. Seguro que está agotada.

– La habitación de Sammi June está preparada para ella, C.J. Es la que está más cerca del cuarto de baño y estará a mi lado para que yo pueda atenderla si necesita algo. Es la segunda.

– Sé cuál es -replicó C.J., con impaciencia-. Antes de pertenecer a Sammi June, esa habitación fue mía.

– ¿Tienes hambre? Tengo pollo asado, judías blancas, puré de patatas y salsa, además de una empanada de calabaza en la cocina.

Todos murmuraban del modo en el que las personas suelen hacerlo cuando están tratando de no despertar a un bebé. Caitlyn no estaba acostumbrada a ser tratada así, por lo que su orgullo trató de salir de aquel desacostumbrado letargo. El cuerpo se le tensó. C.J. lo comprendió, pero se sorprendió por aquella reacción, porque inmediatamente, relajó los brazos y la dejó de pie.

Desgraciadamente, no logró mantenerse firme. Mientras el mundo se tambaleaba a su alrededor, se aferró a uno de los brazos con una mano y extendió la otra.

– Hola -dijo, con voz tan firme como pudo-. Muchas gracias por acogerme. Me llamo Caitlyn Brown.

– Nos alegramos mucho de tenerte aquí -afirmó la dueña de unas manos pequeñas pero fuertes-. Yo soy la madre de Calvin. Llámame Betty.

Caitlyn parpadeó y bajó los ojos. Sin saber por qué, estos volvían a escocerle.

– Gracias -susurró. No pudo decir nada más por temor a echarse a llorar.

– Yo soy Jess, la hermana de C.J. Bueno, una de ellas -dijo otra voz. Parecía provenir de un lugar más alto que la altura de Caitlyn.

– Tú eres la enfermera -comentó, con una sonrisa, a pesar de que sentía un cierto temor. Le habría gustado tanto ver los rostros de aquellas personas…

– ¿Qué os parece si vamos todos a la cocina para cenar algo? -preguntó Betty sin soltar a Caty del codo-. Eve, es mejor que te quedes para que cenes un poco.

– Gracias -respondió ella-, pero es mejor que me vaya a casa antes de que mis hijos se olviden de que tienen madre. Últimamente no los he visto mucho. De todas maneras, muchas gracias, Betty. Jess…

Caitlyn sintió que la envolvían en un cálido abrazo. El cabello de Eve le acarició la mejilla y su voz le resonó suavemente en la oreja.

– Caty tesoro, todo va a salir bien. Cuídate. Vendré a verte muy pronto.

El murmullo con el que Caty le dio las gracias se vio envuelto en una algarabía de adioses y de buenos deseos para el viaje de vuelta. Eve se marchó a los pocos minutos.

– Ahora, vamos todos a la cocina -dijo Betty-. Caitlyn necesita sentarse un poco. Además, a todos nos vendrá bien cenar un poco. Calvin, sé que te encanta mi empanada de calabaza…

– Mamá, está cansada. Tal vez prefiera marcharse a la cama.

– Bueno, en ese caso un poco de sopa para darle fuerza. Un poco de sopa y… Ya lo sé. ¿Qué te parece un chocolate caliente? Eso es lo que la abuela solía prepararnos para…

– Creo que sólo quiero irme a la cama -la interrumpió Caitlyn, con un hilo de voz-. Si no te importa…

Su voz había sonado tan débil como la de una niña. Así era precisamente como se sentía. Sólo quería meterse en un rincón y llorar hasta que sus padres fueran a recogerla. A pesar de estar rodeada por personas bienintencionadas, sólo deseaba escuchar una voz familiar, sentir unos brazos conocidos a su alrededor y la caricia de unas suaves y cálidas manos.

– Por supuesto que no importa. Mamá, voy a ayudarla a…

– Muy bien. Yo voy a prepararle una taza de chocolate caliente. La llevaré dentro de un momento.

– ¿Crees que puedes subir las escaleras, cielo? Venga, agárrate a mi cintura.

– Ya la tengo yo -gruñó C.J.

Se produjo un momento de silencio y a continuación, un leve movimiento de aire. Aquellos brazos volvieron a rodearla en un gesto que le resultó casi familiar, uno debajo de las rodillas y el otro alrededor de la cintura. La levantaron y Caitlyn pudo sentir el aliento de él sobre la sien y el latido del corazón contra la mejilla. Olió aquella colonia y el resto de los aromas que adornaban su cuerpo y que de algún modo, también le resultaban ya familiares.

El miedo remitió un poco, pero no la oscuridad. Ni las ganas de llorar.

Capítulo 7

No podía ceder. Ni allí ni en aquel momento. Tensó los labios y musitó:

– No tienes que hacer esto.

No se produjo respuesta. Sintió que el pecho y el vientre de él se tensaban y que su respiración se profundizaba un poco más mientras subía las escaleras.

– Vas a matarte -dijo ella, tristemente, respirando casi con tanta dificultad como él.

C.J. lanzó una carcajada, que portaba una débil nota de orgullo herido.

– No tienes ni una pizca de fe en mí, ¿verdad?

– No quería insultarte, pero tú no eres ni un atleta ni nada por el estilo. Conduces un camión.

Sin embargo, a lo largo del costado de Caitlyn, se notaba la inconfundible resistencia de unos firmes músculos masculinos. Cerca del trasero, sentía el firme y liso vientre, que no tenía ni la más mínima apariencia del protuberante estómago de los camioneros. Una imagen le inundó la memoria y lo recordó caminando en una estación de servicio abandonada. Efectivamente, sus brazos parecían fuertes, como de acero. ¿Cómo podía haberse olvidado de la facilidad con la que la había sometido para quitarle la pistola?

Notó que llegaban a lo alto de las escaleras sin que él la tirara al suelo o pareciera agotado.

– Me mantengo en forma -musitó él.

Se escuchó el impacto de un pie sobre una puerta. Atravesaron inmediatamente el umbral. A los pocos instantes, Caitlyn sintió la blandura de un colchón debajo del trasero y sin que pudiera evitarlo, el pánico se apoderó de ella. Resultaba extraño que sintiera miedo de que la dejaran sola cuando sólo unos instantes antes había creído que era lo que más deseaba del mundo.

– Calvin -susurró, escuchando un gruñido como respuesta-. He oído que tu madre te llamaba así. Ahora ya sé qué significa la «C». ¿Y la «J»?

– James -respondió él, con un gruñido.

Al menos aquella breve conversación había servido para apartar la atención de C.J. del momentáneo ataque de pánico, que afortunadamente, estaba remitiendo.

«Sólo estoy ciega. No soy ninguna niña, no me encuentro indefensa. Simplemente no puedo ver», se reprendió.

C.J. se alegró de que ella no hubiera visto el gesto de incomodidad que había hecho. El enojo que sentía hacia Caitlyn se había evaporado. No estaba seguro de por qué se había producido y se alegraba de que se hubiera marchado. Se sentía avergonzado de que le importara el nombre que ella eligiera para llamarlo, por lo que la miró y pensó lo menuda y encogida que parecía. Le habría gustado saber qué podría hacer por ella. Se preguntaba si debía marcharse… Deseaba quedarse.

– Preferiría que no me llamaras así -dijo-. Mi madre es la única que me llama Calvin.

– ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo? Me encantaba ese cómic… ¿Cómo se llamaba? ¿El del niño y su tigre imaginario?

– Sí, a mí también me gustaba… Solía garabatear pequeños dibujos de la tira cómica en todo. Era como si fuera mi propia firma.

– ¿Entonces?

– No lo sé… Lo que era un nombre fantástico cuando era niño no me lo parecía tanto para un hombre hecho y derecho.

– ¿Y por qué no lo abreviaste simplemente a Cal?

– Lo hice durante un tiempo mientras estaba en el instituto. Creo que fue mi hermano Jimmy Joe el que me dio la idea de lo de C.J. Bueno, me pareció que era bastante…

– ¿Chulo?

– Sí -respondió él, con una carcajada.

Al ver que ella sonreía, C.J. sonrió también. Entonces, se le ocurrió que por primera vez en su vida, estaba en una situación con una mujer en la que sus hoyuelos y su sonrisa no le iban a servir de nada. Antes de que tuviera tiempo de seguir pensando en aquel detalle, se percató de que Caitlyn estaba frotando las manos contra la colcha sobre la que estaba sentada, casi como si estuviera acariciándola, lo que provocó que a C.J. se le secara la boca.

– ¿Has dicho que este dormitorio solía ser tuyo?

– Sí -respondió él-, pero de eso hace ya mucho tiempo. La decoración está al gusto de Sammi June, que es la hija de Jess.

– Me has hablado ya de ella. Me dijiste que no estaba aquí… ¿Está en la universidad?

– Así es. Y yo que creía que estabas dormida cuando te conté todo eso…

Se produjo una pausa en la que C.J. observó que estaba a punto de formarse una sonrisa en los labios de Caitlyn. Entonces, ella preguntó con voz ronca:

– Dime la verdad. ¿Es rosa?

– Sí.

– ¿Con capullos de rosa? -quiso saber ella, con un susurro de horror.

– No. Mariposas. Son pequeñas y de color amarillo.

– Yo tenía tulipanes -musitó, con una sonrisa en los labios que la hizo parecer más joven-. Rosas. De dos tonos diferentes. Chicle y pastel. Y con hojas verdes…

C.J. no supo si fue la sonrisa o el brillo que se le había reflejado en los ojos, pero de repente, sintió que se le hacía un nudo en la garganta y que nariz y ojos empezaban a picarle. Esta reacción, naturalmente, le hizo experimentar el típico deseo masculino de salir huyendo para no quedar en ridículo. Estaba tratando de pensar en lo que hacer cuando, como caída del Cielo, Jess entró en la habitación.

– Te he traído tus cosas -dijo Jess, tras dejar la pequeña bolsa de deportes a los pies de la cama.

– No puede ser mucho -repuso Caitlyn, mientras tanteaba la bolsa con la mano-. Supongo que las ropas que llevaba antes. Me proporcionaron lo básico mientras estaba en la cárcel y mi madre me llevó algunas cosas al hospital, pero…

– Bueno, yo me marcho -musitó C.J. Se dirigió de espaldas a la puerta hasta que se chocó con ella. Se agarró al pomo como si fuera el único remo en un bote que se hundía-. Voy a… Bueno, yo… Estaré en la cocina si me necesitáis.

Mientras se escapaba, oyó que Jess le decía a Caitlyn:

– No te preocupes por nada. Estoy segura de que podremos proporcionarte todo lo que necesites. Puedes tomar prestadas las ropas de Sammi June. A ella no le va a importar. A mí me parece que tenéis más o menos la misma talla.

Parecía que Jess tenía la situación controlada. Lo que C.J. no podía entender era por qué no se sentía más contento por el hecho de que todo estuviera saliendo como había planeado. Tal vez era egoísta por su parte, pero no había planeado lo que ocurriría a continuación y no le gustaba sentirse inútil.

Bajó a la cocina. Allí, vio que su madre estaba frente al fogón, removiendo un guiso de judías blancas. Al verlo, Betty le sonrió.

– Siéntate, hijo.

El estómago de C.J. empezó a gruñir al ver que su madre sacaba un plato del horno, que estaba bien repleto de pollo y puré de patatas. A continuación, añadió una cucharada de judías blancas y un poco de salsa sobre el puré de patatas antes de colocarle el plato sobre la mesa.

– Gracias, mamá. Tiene muy buen aspecto -dijo C.J. Inmediatamente, tomó el tenedor y empezó a comer con buen apetito.

Al cabo de unos instantes, se sirvió un buen vaso de leche y se lo tomó.

– Supongo que tenía más hambre de la que creía -comentó.

Empezó a pensar en Caitlyn, a solas en su habitación. Se preguntó si ella también tendría más hambre de la que había pensado. Se le ocurrió que podría subirle un plato en cuanto hubiera terminado.

Mientras su madre se servía también un vaso de leche, C.J. miró a su alrededor. Como siempre, había un montón de notas pegadas a la puerta del frigorífico con imanes y sobre la puerta de la alacena, seguían las marcas de las medidas de todos los hermanos desde mucho antes de que C.J. naciera. Había visto aquella cocina tantas veces sin preguntarse qué le parecería a un extraño, preocupándose sólo de los sentimientos que le producían en el corazón…

Sin embargo, en aquel momento todo le pareció muy diferente. Sentía una peculiar tristeza porque la mujer que había arriba no podía ver nada de todo aquello. Trató de imaginarse a sí mismo sin poder ver nada. Pensó cómo podría describírselo a alguien que estuviera ciego.

– ¿Estás cansado, hijo? -le preguntó su madre, sacándolo así de sus tristes pensamientos.

– No -respondió él, tras apartar de sí el plato vacío-. Mamá, te agradezco mucho lo que estás haciendo por Caitlyn.

– El Señor sabe que ésta no es la primera vez que he acogido en esta casa a algo o a alguien que vosotros creíais que tenía que ser protegido -respondió Betty agitando la mano para quitarle importancia.

– Sí, pero nunca antes te las has tenido que ver con una persona ciega.

– Tonterías. La abuela Calhoun estaba prácticamente ciega al final.

– La abuela era vieja y no hacía mucho más que estar sentada en su mecedora. Caitlyn es…

– ¿Qué es Caitlyn? -le preguntó su madre, al ver que no terminaba la frase.

– Bueno, de entrada no es vieja -contestó, casi sin saber lo que decir.

– Mira, hijo. Sé quién es esa mujer. He visto las noticias y he leído los periódicos. Sé que es la sobrina del presidente Brown y que es la que te secuestró la pasada primavera.

– Si sabes quién es, ¿cómo es que estás dispuesta a acogerla aquí?

Betty se dio la vuelta y tras dejar su vaso en el fregadero, sacó un plato y cortó una buena porción de pastel de calabaza, que coronó con una cucharada de crema.

– El hecho de que sea pariente de un ex presidente no significa nada para mí -respondió, aún de espaldas-, como tampoco que te secuestrara a punta de pistola -añadió, antes de volverse-. Eso no significa que apruebe lo que hizo. Tú me contaste que lo había hecho porque creía que no tenía otra elección, que temía por la vida de la mujer y de la niña. Ahora, Calvin James, dime la verdad. ¿La crees?

– Sí, mamá. Entonces no la creí, pero ahora sí. Por eso…

– Los periodistas no parecen decidirse a la hora de calificarla como una heroína por negarse a decir al juez dónde está la niña, e incluso llegar a ingresar en la cárcel por protegerla, o una loca que está separando a un padre de su hija. Quiero saber lo que piensas tú.

– Mamá -dijo C.J. mientras se reclinaba en el asiento-, lo que quieres saber es lo que hay en su corazón -añadió, sabiendo que aquello era lo más importante para su madre-. Si es buena persona y si tiene buen corazón.

– ¿Lo tiene?

– Sí, creo que sí.

– Entonces, con eso me basta -afirmó ella, después de dejar el plato con la empanada delante de su hijo. C.J. suspiró aliviado.

– Es muy importante que nadie sepa que se encuentra aquí.

– Eso va a ser un poco difícil, hijo. Ya sabes que aquí no hace más que entrar y salir gente. Tus hermanos, tus sobrinos… Es como una estación de tren -bromeó Betty-. No podemos mantener a una mujer tan hermosa en el desván, como si fuera una de esas novelas de suspense.

– No va a ser durante mucho tiempo -le aseguró C.J.-. Tan sólo será durante unos días, un par de semanas, mientras recupera las fuerzas.

«Y mientras los del FBI estén intentando atrapar a Ari Vasily», pensó.

– Además -añadió-, como Sammi June y J.J. acaban de empezar en la universidad, no van a tener muchos días libres hasta el día de Acción de Gracias. Por otro lado, Mirabella y Jimmy Joe están en Florida con los pequeños. Jake y Eve ya están en el ajo y Charly y Troy…

– ¿Qué quieres decir con eso de que ya están en el ajo, Calvin James? ¿De quién la estamos escondiendo? En las noticias han estado diciendo que fue alguien que tenía algo en contra de las autoridades locales el que efectuó los disparos y que desgraciadamente, esas pobres mujeres se vieron implicadas, pero no es cierto, ¿verdad? -quiso saber Betty. Estaba mirando a su hijo con los ojos entornados, como si sospechara algo-. Jake y tú, y por lo tanto también el FBI, pensáis que ha sido el padre de la niña, ¿no es así? Creéis que hizo que mataran a su esposa y que ahora va a por Caitlyn. Por eso tanto secretismo. ¡Dios Santo…! -concluyó, abanicándose.

– Mamá, ojalá pudiera decirte más -comentó C.J. Se sentía avergonzado por todos los problemas que le estaba ocasionando a su madre-, pero le prometí a Jake…

– Ya nos ocuparemos de todo como venga. No te preocupes, hijo. Lo que me gustaría saber es qué tiene todo esto que ver contigo.

– ¿Qué quieres decir? -preguntó él, sin comprender.

– Lo que quiero decir es que tú no le ofreces tu casa a alguien tan famoso para que se esconda sin una buena razón.

– Yo había pensado que resulta evidente que…

– Y por buena razón, no me refiero al hecho de que haya alguien tratando de matarla -lo interrumpió su madre-. El FBI es perfectamente capaz de ocultar a la gente en un lugar en el que nadie, ni siquiera un multimillonario, pueda encontrarla. Estoy segura de que lo habrían hecho muy bien sin tu ayuda, pero tú no querías que fuera así, ¿verdad? Tú querías que esa muchacha estuviera donde tú pudieras vigilarla. ¿Qué es lo que tiene esa mujer, Calvin James? ¿Qué significa para ti?

Por experiencia, C.J. sabía que no le iba a servir de nada mentir, pero aquello no significaba que no tratara de andarse por las ramas todo lo que le fuera posible.

– Es muy complicado, mamá.

– Te sientes responsable por ella -afirmó su madre, alcanzando, como siempre, sus propias conclusiones-. Por lo que le ocurrió.

– Bueno, sí -dijo C.J. No le quedó más remedio que reconocerlo-. Todo el mundo no hace más que decirme que no debería ser así, pero se equivocan. Sencillamente, ella me pidió que las ayudara y yo me negué. Las entregué a la policía. No me importa que fuera lo más adecuado en aquel momento. Si yo no lo hubiera hecho, no habría ocurrido nada de lo que ya ha pasado. No habría muerto una mujer y ella no estaría…

– Hijo -observó Betty con suavidad. Se sentó a su lado-. No puedes deshacer el pasado. Por mucho que lo intentes, no puedes.

– Ya lo sé. Precisamente por eso quiero hacer todo lo que pueda para compensarla. Para enmendar lo ocurrido.

– ¿Y cómo vas a hacerlo? No puedes devolverle la vista.

En aquel momento, C.J. se sintió demasiado furioso con su madre como para poder contestar. A pesar de todo, sabía que Betty tenía razón.

– Supongo, que con eso de compensarla, quieres decir hacer algo lo suficientemente importante como para hacerle olvidar el mal que crees que le has hecho -dijo su madre, tras estudiar el rostro de C.J. durante unos instantes-. Lo que deseas es convertirte en su héroe.

– Yo no soy ningún héroe -bufó C.J.

Efectivamente, su yo interior le decía que así era, pero reconocía que le gustaría serlo. Quería ser un superhéroe para poder corregir el mal del mundo, hacer que el tiempo volviera atrás y poder tener otra oportunidad de salvar a la mujer…

– No, no eres ningún superhéroe -afirmó su madre, como si al igual que ocurría en muchas ocasiones, le hubiera leído el pensamiento. Se levantó de la silla, tomó el plato y el vaso vacíos de C.J. y lo apuntó con el dedo índice-. Recuérdalo cuando ese… cuando ese Vasily venga a buscar a esa mujer, ¿me oyes, Calvin James? Tu cuerpo no es capaz de parar las balas.

Caitlyn se despertó para verse sumida en su oscuridad perpetua. Escuchó atentamente y trató de comprender qué era lo que tenía aquella mañana para ser diferente a las demás.

«Todo está tan tranquilo…».

Comprendió también que aquella tranquilidad era muy diferente del silencio. Tal y como había descubierto en el hospital, el silencio podía tener muchos matices. La tranquilidad, por otro lado, significaba paz.

Algo que hospitales y cárceles tenían en común es que no hay tranquilidad. Aquélla era la primera vez en muchas semanas que había tenido oportunidad de pensar de verdad en lo ocurrido y en lo que el futuro pudiera depararle, pensar sin pánico, sin el miedo acechándola… Era maravilloso poder despertarse sin sentirse aterrorizada. Era un misterio para ella, dado que seguía ciega, en peligro y en compañía de desconocidos, tal y como lo había estado el día anterior.

Como le resultaba imposible resolver aquel rompecabezas, lo apartó de la mente y se puso a pensar en el segundo detalle que le faltaba aquella mañana: el dolor. En realidad no había desaparecido del todo, pero al menos el terrible dolor de cabeza que había sido su compañero constante en los días posteriores al tiroteo se había convertido en una leve molestia.

Levantó las manos y empezó a tocarse las vendas, las cejas, la nariz, los pómulos, los labios… Estaba explorando la forma de su propio rostro. Aquello le resultó muy extraño, dado que jamás lo había hecho antes. ¿Seguiría hinchada y cubierta de hematomas? ¿Le habrían afeitado la cabeza? Se tocó la parte superior del cráneo y lanzó un suspiro cuando sintió el cabello entre los dedos.

Nunca había sido presumida, pero habría dado cualquier cosa por poder mirarse en el espejo y ver la imagen de su rostro. Jamás se le había ocurrido pensar lo vulnerable que podría sentirse una persona al no poder saber el aspecto que tenía antes de presentarse al mundo.

Apartó las sábanas y se sentó en el borde de la cama. Entonces, exploró su cuerpo de igual modo que lo había hecho con el rostro. Brazos, hombros, clavículas, senos… ¿Qué llevaba puesto? Oh, sí… Unas braguitas de algodón y una camisola que Jess le había dicho que era de Sammi June. Jess le había dicho que era rosa, color que parecía ser el favorito de su hija, con un pequeño borde de encaje. Al tocarse el cuerpo, notó que había perdido peso. No era de extrañar…

Se puso de pie con mucho cuidado y extendió las manos. A la izquierda, rozó algo. Era la pantalla de una lámpara. Estaba sobre la mesilla de noche, sí. Allí también estaban todos los frascos de plástico con su medicación, que Jess le había colocado allí antes de marcharse. Y un vaso de agua.

A tientas, empezó a recorrer la habitación. Localizó la puerta, una cómoda y otra puerta, que debía de pertenecer a un armario. También había una mecedora y un pequeño escritorio. Y una ventana. Tras examinarla con mucho cuidado, dedujo que era como la que había en la habitación que ella tenía en casa de sus padres, por lo que movió la palanca y trató de abrirla. Se deslizó suavemente e inmediatamente, Caitlyn notó en el rostro una fresca brisa. Lanzó una exclamación de alegría y los ojos se le llenaron de lágrimas. No había esperado volver a experimentar gozo alguno.

Se arrodilló y apoyó los brazos sobre el alféizar. Se preguntó cómo podría saber si era de noche o de día.

Dedujo inmediatamente que era de día por el cántico de los pájaros. Como confirmación, escuchó que se abría una mosquitera y que alguien, Jess, empezaba a hablar con los perros. ¡Deseaba tanto poder estar allí fuera! ¿Podría hacerlo? ¿Por qué no?

«¿Yo sola? ¿Me atreveré? ¡Claro que sí!», se dijo.

Lo que temía más que estar ciega era convertirse en un ser dependiente. Recordó el pánico que había sentido la noche anterior como si fuera un espectro que quisiera turbarla. Cerró los ojos y sintió la fuerza de los brazos de C.J., las sensaciones tan agradables que le habían transmitido, la soledad que sintió cuando él se marchó… Se echó a temblar. «Jamás. Prefiero estar muerta».

Se levantó y metódicamente, siguió explorando el dormitorio. Se encontró de nuevo a los pies de la cama y halló los pantalones que llevaba puestos el día anterior. Con cuidado de no ponérselos al revés, se vistió. A continuación, se sentó sobre la cama y se calzó. Se volvió a levantar muy satisfecha consigo misma.

«Ahora, lo que necesito es el cuarto de baño y algo de comer», pensó. La noche anterior, Jess le había mostrado dónde estaba el cuarto de baño. Allí, tenía su cepillo de dientes, colocado a las dos en punto. También había jabón y una toalla, éstos a las nueve en punto. Sería tan agradable poder asearse…

El estómago lanzó un gruñido. ¡Tenía tanta hambre!

«¡Sí! ¡Estás viva! Buenos días, Caitlyn Brown… Bienvenida al primer día del resto de tu vida».

Capítulo 8

Mientras bajaba las escaleras con mucho cuidado, Caitlyn escuchó voces y música. Siguió aquellos sonidos y el aroma del café, del beicon y del jarabe de arce para dirigirse a tientas a la cocina, tal y como Jess le había indicado la noche anterior. Tenía que hacer un cambio de sentido a los pies de la escalera y recorrer un largo pasillo, al que daban varias puertas, hasta el final.

La puerta de la cocina estaba abierta. Inmediatamente, notó el aire cálido y fragante. Mientras estaba allí, aspirando aquellos fantásticos aromas y vanagloriándose por su triunfo, oyó una voz. Era la de Jess.

– ¿Ves, mamá? ¿Qué te dije? Entra, cielo. Sigue todo recto unos seis pasos y llegarás hasta la mesa. Mamá quería que fuera a buscarte cuando oímos que estabas levantada, pero yo le dije que tú sabrías cómo llegar hasta aquí.

– Bueno -dijo Betty-, yo pensé que dado que éste es tu primer día aquí… -añadió. Inmediatamente, se puso de pie-. ¿Qué te apetece, tesoro? ¿Quieres tortitas y beicon o prefieres huevos? Jessie, baja la radio.

– No importa -comentó Caitlyn, aunque el volumen ya había bajado-. Una taza de café estaría genial -añadió. Dio los pasos que Jess le había indicado e inmediatamente, notó el respaldo de una silla-. Solo, por favor.

Cuando estuvo sentada, lanzó un suspiro de alivio.

– Lo estás haciendo muy bien, tesoro. ¿Cómo te encuentras esta mañana?

– Tengo mucha hambre -comentó Caitlyn, entre risas.

Se volvió a escuchar la voz de Betty.

– Aquí tienes el café. Te lo he puesto en una taza alta y sólo la he llenado hasta la mitad, para que no tengas que preocuparte de si lo derramas o no. ¿De verdad que no quieres un poco de leche?

– No, gracias. Así está bien.

– Mamá, deja de tratar de engordarla -dijo Jess-. A las doce en punto -añadió, en voz más baja-. Así…

Caitlyn había tocado la taza con los dedos. La agarró con fuerza y se la llevó a los labios. Calor y placer la inundaron al dar el primer sorbo de café y con ellos, la misma extraña alegría que había experimentado al notar la brisa de la mañana en el rostro.

– Qué bueno está -susurró.

– Bueno, ¿qué te apetece desayunar? -insistió Betty-. ¿Qué te parece…?

– Lo que tengas está bien. Por favor, no quiero molestar.

– Mamá siempre prepara beicon y tortitas cuando C.J. está aquí -observó Jess, riendo-. Normalmente, sólo tomamos tostadas y huevos o cereales o algo así.

Caitlyn levantó la taza, esperando que el sofoco que sentía fuera por el calor.

– ¿Dónde… dónde está? Creía… Me había dado la impresión de que él tenía su propia casa.

– Así es. Está a poca distancia de aquí. Mamá lo llamó cuando oímos que te habías levantado. Dijo que iba a meterse en la ducha y que estaría aquí enseguida. Debe de estar a punto de llegar. De hecho, está llegando ahora mismo -añadió, al escuchar que se abría la mosquitera.

Con mucho cuidado, Caitlyn dejó la taza de café sobre la mesa, pero no la soltó, para que así las manos no pudieran traicionarla tocándose la cara o el cabello. Volvía a sentirse vulnerable, expuesta. La preocupaba el aspecto que pudiera tener. «Debe de ser porque estoy ciega», pensó. Jamás la habían preocupado antes aquellos detalles.

Los latidos del corazón se le aceleraron inexplicablemente al escuchar pasos sobre el suelo de madera.

– ¡Calvin James! -exclamó su madre-. Estamos en el mes de octubre. ¿Dónde está tu camisa?

– La tengo aquí, mamá.

C.J. no estaba dispuesto a confesar que se la había quitado para no mancharla de sudor. No quería que Jessie ni ella pensaran que se estaba esforzando más de lo habitual por el hecho de que Caitlyn estuviera allí. Si fuera así, jamás dejaría de escuchar comentarios al respecto.

– Lávate, hijo. Las tortitas estarán listas dentro de un minuto.

C.J. agarró el paño de cocina que su madre le lanzó y se limpió la cara y el pecho con él. Después, observó a la mujer que estaba sentada frente a él, a la vieja mesa de roble de su madre. Nunca había visto a nadie con un aspecto tan tranquilo… ni tan increíblemente hermoso. Verla en la cocina de su madre le pareció casi irreal, como si fuera a desaparecer si parpadeaba.

– Buenos días -dijo, tras aclararse la garganta.

Se dispuso a sentarse en la silla que había al lado de Caitlyn y frente a su hermana.

– Buenos días -respondió ella. Sus ojos quedaban ocultos bajo una cortina de pestañas.

C.J. apoyó los codos sobre la mesa y trató desesperadamente de encontrar algo que decir, lo que no le resultaba fácil con Jess sentada frente a él, observándolo con la barbilla apoyada en una mano y un gesto muy interesado en el rostro. Él sintió la necesidad de lanzarle una patada por debajo de la mesa, como solía hacer cuando era un niño.

– ¿Cómo estás? -consiguió preguntar, tras concentrarse mucho.

Caitlyn tomó un sorbo de café y le contestó que estaba bien. La respuesta fue tan breve que casi no le dio tiempo a pensar en una continuación, pero por suerte, ya tenía su siguiente pregunta preparada.

– ¿Has dormido bien?

– Sí, muy bien. Gracias.

Afortunadamente, parecía que aquella vez Caitlyn iba a elaborar un poco más la respuesta, pero antes de que pudiera hacerlo, Betty se dio la vuelta con un plato de tortitas en la mano y dijo:

– Llegó a la cocina ella sola.

– No fue tan difícil -murmuró Caitlyn-. Jess me dio muy buenas indicaciones.

Sin darse cuenta de que tenía un plato de tortitas delante, Caitlyn trató de dejar la taza de café sobre la mesa.

– ¡Tienes un plato! -rugió Jess.

C.J. se apresuró a retirarlo, pero ninguno de los dos fue lo suficientemente rápido. El plato y la taza chocaron estrepitosamente. Caitlyn se sobresaltó y el café se derramó por encima de las tortitas y de las manos.

– ¡Oh, Dios, lo siento! -exclamó. En aquel momento, C.J. ya le había tomado las manos entre las suyas.

Le parecieron tan frágiles, tan delicadas… Además, estaban temblando… ¿o acaso era él el que temblaba?

– No te has quemado, ¿verdad? -le preguntó, mientras rescataba la taza. Ella se apresuró a negar con la cabeza-. En ese caso, no ha pasado nada -añadió. Sentía tantos deseos de tocarle el rostro, de borrar aquel gesto asustado con los dedos…

Betty tomó un paño y empezó a secar lo que quedaba del café encima de la mesa.

– Cielo, te puse el plato delante sin pensar. No sé en qué estaba pensando. No te sientas mal. No fue culpa tuya, sino mía. Te prepararé más tortitas enseguida.

– No, no por favor… -dijo Caitlyn. Apartó las manos de las de C.J. y agarró con fuerza el plato-. Éstas no tienen nada de malo. De verdad. Yo…

Levantó los ojos del plato y empezó a mirar hacia todas partes, de un modo que a C.J. lo hizo pensar en un pájaro asustado. Él observó cómo se ruborizaba y de repente, comprendió lo que le ocurría y por qué tenía un aspecto tan asustado e inseguro. Pensó que ya era lo suficientemente malo tratar de comer cuando la gente no dejaba de mirarlo a uno. ¿Cómo se debía de sentir una persona cuando tenía que hacerlo estando ciega?

– ¿Quieres que te ayude? -le preguntó. La mirada de desafío que ella le dedicó le hizo abandonar la idea de cortarle la comida. Decidido a no herir su orgullo, se limitó a echarle un poco de jarabe de arce sobre las tortitas-. El beicon está a las doce en punto. El cuchillo y el tenedor a tu derecha. Si colocas el tenedor en el borde del plato, creo que te resultará más fácil saber lo que has pinchado.

A continuación, empezó a comer. Cuando volvió a mirar a Caitlyn, vio que ella ya no tenía los labios fruncidos. De hecho, parecía que estaban a punto de sonreír. Una agradable calidez se le extendió por todo el cuerpo. Volvió a concentrarse en su comida con denodado interés, por si acaso su hermana lo estaba mirando. No obstante, de soslayo, siguió los progresos de Caitlyn. Vio cómo tomaba el cuchillo y el tenedor y los utilizaba para calcular dónde estaban las tortitas y el tamaño que éstas tenían. Cortó el primer trozo y empezó a comer. Cuando C.J. vio cómo se relamía un poco de sirope de arce de los labios, sintió que la boca se le hacía agua de una manera que no tenía nada que ver con la comida.

Con mucho cuidado, miró a su hermana y tal y como había previsto, comprobó que ella lo estaba observando como un halcón a su presa.

– Bueno -dijo, tras tragarse el último trozo de comida con un sorbo de café-, ¿entonces te las arreglas bien? ¿Te sientes bien? -añadió. Ella asintió-. ¿Cómo tienes la cabeza?

– Está bien. Me duele un poco, pero supongo que es normal mientras exista hinchazón. Los médicos me dijeron que me lo tenía que tomar con calma, dejar que sanara.

Caitlyn se tocó suavemente las vendas que le cubrían la cabeza. C.J. la observaba y decidió que le daban una apariencia muy infantil. Fascinado, no dejó de mirar cuando ella levantó los dedos y empezó a tocarse el cabello, que sobresalía por las vendas como la dorada cola de un gallo.

Estaba tan absorto mirándola que se olvidó de preocuparse de si Jess lo estaba vigilando o no hasta que su hermana participó en la conversación.

– Eso es, cielo. Sólo tienes que darle tiempo.

En aquel momento, C.J. decidió que no le importaba quién lo estuviera observando porque vio cómo Caitlyn fruncía el ceño. Él ya no pudo apartar los ojos.

– Me estaba preguntando… -dijo Caitlyn-. Me encantaría salir al exterior. ¿No creéis que sería…?

– No veo por qué no -afirmó Jess mientras se levantaba rápidamente de la mesa-. Mientras te apetezca. Yo tengo que irme a trabajar, pero C.J. o mi madre pueden sacarte un rato.

– Yo la acompañaré -anunció C.J., antes de lanzarle a su hermana una mirada con la que quería dejar claro que consideraba a Caitlyn su responsabilidad-. Estaba pensando en acompañarla a recorrer todo esto cuando a ella le apeteciera. Caitlyn, ¿quieres salir ahora?

– Claro -respondió ella. Se levantó al mismo tiempo que C.J. Entonces, recogió los cubiertos, la taza y el plato que había utilizado y se dispuso a llevarlos al fregadero.

– ¿Qué estás haciendo? -le preguntó C.J., después de interceptarla y quitárselo todo de las manos.

– Recoger lo que he utilizado. ¿Qué te parece a ti?

– Tú no… -replicó C.J., pero su madre le impidió que siguiera hablando.

– Ya habrá tiempo más tarde, cielo -dijo Betty-. Te lo agradezco mucho de todas formas. Ahora, vete con Calvin y deja que él te muestre todo esto. Es el momento perfecto para salir a dar un paseo. Hace muy buen tiempo. Calvin ya sabe que esta es la estación del año que más me gusta.

C.J. casi no escuchó lo que su madre le estaba diciendo. Estaba demasiado ocupado tratando de adivinar el significado del gesto que Caitlyn tenía en el rostro. Inmediatamente, comprendió que se trataba de perplejidad. Caitlyn acababa de darse cuenta de que sin saber cómo, había terminado apoyando las manos sobre los brazos de C.J. Él bajó los ojos y los vio allí, frotándose suavemente sobre el vello que le cubría el brazo, sobre la bronceada piel. Se quedó completamente helado en el sitio, aunque la palabra «helado» no fuera la más adecuada para describir cómo se sentía. Notaba un fuerte calor que le emanaba del vientre. No podía creer que le estuviera ocurriendo todo aquello mientras su madre y su hermana estaban a su lado.

– Idos ahora los dos -añadió Betty-. Calvin James, ponte la camiseta.

Caitlyn había apartado ya las manos de él y se las estaba frotando como si hubiera tocado algo que le disgustaba.

– Hace calor fuera, ¿verdad? -dijo, con un hilo de voz-. En ese caso, no necesitaré una chaqueta.

– No -respondió él, mientras se ponía una camiseta que había dejado colgada sobre el respaldo de una de las sillas. Se sentía furioso consigo mismo y se le notó en la voz cuando siguió hablando-. ¿Estás lista? Bueno, pues vayámonos.

Se sintió muy avergonzado por su brusquedad cuando vio el gesto que a ella se le dibujaba en el rostro, el modo en el que a tientas, extendió la mano hacia él. C.J. la agarró y se la colocó en el brazo.

– Bien -dijo, con más suavidad-, éste es el porche trasero. Ahora, ten cuidado…

La mosquitera se cerró con un golpe seco a sus espaldas. Caitlyn contuvo el aliento para retener una exclamación de delicia, de anticipación, de alegría en estado puro.

– Huele muy bien -dijo, tras bajar los escalones-. A otoño.

– Sí -respondió él. Inmediatamente se vieron rodeados por los perros-. Supongo que es mejor que te los presente -añadió. Caitlyn lanzó un grito de alegría al sentir los hocicos de los animales y cayó de rodillas en medio de una algarabía del saltos y lametones caninos-. El más grande y tranquilo es Bubba. Es un labrador de color chocolate y tiene ojos amarillos. Parece un león sin melena. Es el perro de mi hermano Troy el marido de Charly a la que ya conoces. Los dos viven en Atlanta y él es mucho más feliz aquí. No puedo decir que no lo entienda. Debe de tener unos diez años y normalmente, se porta muy bien. Es el más inteligente de todos. El otro es Blondie. Es una golden retriever muy joven y más tonta que una bolsa de piedras. Ese detalle lo compensa siendo bonita y muy dulce, pero no puedes contar con que ella vaya a traerte de vuelta a casa si te pierdes. Lo más probable es que te hiciera saltar a un estanque.

Aquellas palabras la sorprendieron, aunque dudaba de que él las hubiera dicho con la intención con la que ella las había interpretado. Tampoco era probable que supiera la esperanza de independencia que le habían proporcionado. «¿Podría yo hacerlo? ¿Podría ir a pasear con los perros? ¿Me atrevería?».

De repente, una enorme lengua le recorrió completamente la cara. Caitlyn se vio atrapada entre el instinto de pedir ayuda y las carcajadas.

– ¡Eh, Blondie! -gritó C.J.-. ¡Toma! ¡Tráeme esto!

C.J. emitió un pequeño gruñido de esfuerzo, que se vio respondido por un ladrido de alegría y un revuelo de garras sobre la grava.

Caitlyn se quedó sola tan bruscamente que estuvo a punto de perder el equilibrio. Se habría caído al suelo de no ser por un fuerte cuerpo peludo que se acercó a ella para sostenerla en el último momento. Bubba le lamió la barbilla afectuosamente, como para darle ánimos.

– Buen perro -murmuró ella-. ¡Qué perro más bonito eres! -añadió, abrazándose al enorme cuello del labrador para acariciarlo con mucho cariño.

Entonces, unas fuertes manos la agarraron por los codos y la obligaron a levantarse. El olor del perro se vio reemplazado por el de él. Durante un instante, Caitlyn sintió el breve contacto de la mejilla de él sobre la suya. Algo se le despertó en el vientre y le arrebató el aliento.

– ¿Te encuentras bien? -le preguntó él, con voz ronca.

– Sí, estoy bien -respondió Caitlyn. Se frotó las ropas y dio unos pasos atrás para apartarse de él. Trató de ocultar lo aturdida que se sentía con una carcajada.

– El suelo está algo desigual -le advirtió C.J., tras tomarle de nuevo la mano y volver a ponérsela sobre el hueco del brazo.

Caitlyn no respondió. Sus sentimientos estaban muy alborotados y confusos. Mientras caminaban, giró la cabeza para que C.J. no pudiera verlos escritos sobre su rostro.

«Caty decídete. ¿Qué es lo que quieres? Unas veces sueñas con poder salir sola y otras te aterroriza no sentir el contacto de él. Te asustaste mucho cuando te soltaste de él. Admítelo. Te sentiste muy segura cuando él volvió a tomarte la mano. ¡Segura!».

Sabía que la seguridad que dependía de otros era una ilusión. La experiencia le había enseñado que nadie podía garantizar la seguridad de otra persona, que la única protección real contra los monstruos y los miedos que sentía sólo podía proporcionársela ella misma. Sin eso, estaría completamente desprotegida.

«No debo perder ni mi fuerza ni mi independencia, por muy agradable que resulte sentir el contacto de sus brazos o caminar así a su lado. No debo permitir que me guste demasiado».

– Estamos bastante alejados de la carretera -dijo él, mientras caminaban-. La casa está rodeada de árboles, principalmente robles, por lo que las hojas aún no han empezado a acumularse sobre el suelo. Hay un viejo neumático colgado de uno de ellos. Yo solía jugar con él cuando era un niño.

– ¿Han cambiado ya las hojas de color? -preguntó ella, con una cierta tristeza.

– Muchas sí, pero no han alcanzado el color del otoño. Entre las verjas, hay jazmín de San José y buganvillas de día de color rosado y morado, además de muchas otras flores, principalmente girasoles… Al otro lado del camino, hay campos que se alquilan para plantar cosechas. Algunas veces es algodón, otras soja. Este verano el hombre que los tiene alquilados plantó cereales, pero ya los ha cosechado y ahora ya sólo quedan los rastrojos. A los pájaros les gusta. No hacen más que volar por todas partes, buscando las semillas que han quedado esparcidas en la tierra. A los pavos les encanta. Algunas veces, también se detienen a comer los gansos salvajes.

– ¿Gansos canadienses? -preguntó ella. La añoranza se le apoderó del pensamiento de tal manera, haciendo que se le humedecieran los ojos y la nariz.

– Sí, ahora no se ve ninguno. Lo siento -añadió, con voz ronca-. Tal vez en otra ocasión.

Los dedos de C.J. empezaron a acariciarle el reverso de la mano. De repente, ella empezó a preguntarse el aspecto que tendría en aquel momento en particular. Por supuesto, recordaba sus ojos color chocolate, la dulzura de su sonrisa… En aquel instante, no notaba alegría en su voz. No sabía interpretar lo que él estaba sintiendo. Tal vez era calidez, compasión… otras sensaciones que ella no podía identificar. La frustración se apoderó de ella.

De repente, notó que el cuerpo de C.J. se volvía hacia el suyo. Con un gesto, la obligó a ella a girarse también.

– A este lado, hay principalmente bosque, aunque también algunos pastos para las vacas y campos de heno. Más abajo, hay un estanque y un arroyo. Más allá, más bosques.

– ¿No hay casas?

– Ya te dije que estamos en medio de ninguna parte -comentó él, con una carcajada-. Miento. En realidad, mi hermano Jimmy Joe…

– ¿El que tiene la empresa de camiones para la que tú trabajas?

– Sí. Su casa está a medio kilómetro más o menos de aquí. Solía dirigir su empresa desde allí, hasta que se hizo demasiado grande. Ahora, tiene un local en las afueras de Augusta. A medio kilómetro en la dirección opuesta está mi casa. Está más cerca a través de los bosques, pero a mí me gusta venir por la carretera.

– ¿De verdad fuiste corriendo esta mañana a casa de tu madre?

– Ya te dije que me mantengo en forma.

– Sí, pero corriendo…

– Empecé a correr cuando estaba en el instituto. Ocurrió porque yo jugaba al fútbol. Era muy esbelto y tenía buena velocidad. Al final de la temporada, mi entrenador quiso que empezara a correr para mantenerme en forma. Supongo que creía que yo tenía potencial. Fuera como fuera, si lo tenía o no nunca lo descubrí, pero empezó a gustarme lo de ir corriendo a todas partes.

– ¿Y por qué no trataste de descubrir el potencial que tenías? -preguntó Caitlyn mientras caminaba a su lado. Le había parecido notar una cierta tristeza en su voz. Cuando C.J. no respondió, ella lo hizo por él-. Nunca llegaste a la universidad de Georgia, ¿verdad?

– No.

– ¿Por qué no?

C.J. se detuvo, por lo que ella también lo hizo. Por el sonido seco que escuchó, dedujo que él se había apoyado contra el tronco de un árbol. Entonces, se apartó de ella, por lo que Caitlyn se sintió completamente a la deriva.

Como necesitaba mantener el contacto con él, pero no quería admitir esa necesidad, extendió la mano y la apoyó contra el tronco del árbol.

C.J., por su parte, levantó los ojos para mirar las doradas hojas del árbol. Entonces, contuvo el aliento durante un instante y siguió hablando.

– Durante los entrenamientos de la pretemporada de mi último año en el instituto, me apartaron del equipo porque me desgarré el cartílago de la rodilla. Me dijeron que estaría lesionado durante toda la temporada, por lo que aquello terminó con mis esperanzas de conseguir una beca. Entonces, lo dejé todo.

– ¿Quieres decir que dejaste tus estudios? -preguntó ella, horrorizada. Después de todo, era hija de un profesor. En su familia aquello habría sido impensable-. ¿Por qué?

– ¿Que por qué, dices? -replicó él, pasándose una mano por el rostro-. ¿Y qué te puedo decir? Era un niño mimado, el más pequeño de la familia. Todo me había resultado siempre muy fácil y supongo que esperaba que sería siempre así. Cuando me lesioné, me pareció que mi vida se había terminado. Mis sueños de gloria y fama y lo de entrar sin problemas en la universidad se habían ido al garete. Me sentía enfadado, desilusionado… Me resultó más fácil mandarlo todo a paseo que construirme unos sueños nuevos.

Capítulo 9

– Unos sueños nuevos -susurró Caitlyn, mirando al vacío. La inexpresividad de su rostro dejó a C.J. sin palabras.

Se dio la vuelta para que él no pudiera verle el rostro y añadió con voz temblorosa:

– Eso es ridículo. A pesar de todo podrías haber conseguido tu sueño de ir a la universidad de Georgia si así lo querías. Si te hubieras esforzado, podrías haber encontrado el modo de hacerlo…

– Sí, bueno -respondió él. Contuvo el aire al notar que los hombros de Caitlyn se rozaban contra los suyos. Comprendió en aquel momento lo mucho que deseaba abrazarla-, tal vez. ¿Cómo voy a saberlo ahora? Como te he dicho, las cosas siempre me resultaron muy fáciles. Nunca se me había puesto a prueba y a excepción del fútbol, no tenía ni idea de lo que quería hacer con mi vida. Tal vez si hubiera conseguido entrar en la universidad habría realizado a duras penas mis estudios y me habría graduado sin saber lo que realmente quería. Tal vez dejar los estudios en ese momento fue lo mejor que pude hacer.

– Providencia -murmuró ella. Inclinó la cabeza suavemente hacia él.

– ¿Providencia?

Aquella palabra le provocaba un recuerdo que no sabía concretar. Tenía la cabeza de Caitlyn justo debajo de la nariz. Si se inclinaba un poco, los mechones le acariciarían los labios… En aquel momento, ella levantó el rostro, lo que provocó que él contuviera el aliento.

– Es algo que mi padre solía decir.

– Te refieres a lo de tu tía, ¿verdad? -afirmó, concretando por fin el recuerdo.

– En realidad, se trata de la tía abuela de mi padre -replicó ella, muy sorprendida. Levantó el rostro y lo miró con una sonrisa en los labios-. Vivió hasta más de los cien años. ¿Cómo lo sabes?

– Tu padre me lo contó en el hospital -susurró él. El corazón le latía a toda velocidad-. Me dijo algo sobre haber resultado herido y que como consecuencia de eso, había estado donde tenía que estar para salvar la vida de tu madre. Su tía lo llamó Providencia.

– ¿Mi padre te contó eso? -preguntó ella, con el ceño fruncido.

– Sí. ¿Es cierto?

– ¡Oh, sí…! Mi padre era marine y estaba destinado en Bosnia -respondió, más relajada. Se apoyó contra el tronco del árbol-. Había decidido quedarse allí aun después de haber abandonado el cuerpo para ayudar a una de esas organizaciones humanitarias conduciendo camiones -explicó. Un gesto de sorpresa se le dibujó en el rostro-. Transportaba comida y suministros médicos. Resultó herido cuando su convoy fue objeto de un ataque con granadas de mortero. Se rompió las dos piernas, por lo que le enviaron a casa para que se curara. Mi madre era su fisioterapeuta y justo en aquel momento, se estaba viendo sometida al acoso de su ex marido. La habría matado si mi padre no hubiera estado allí… o tal vez ella lo habría matado a él, no lo sé. Sea como fuere, mi padre le salvó la vida y eso que entonces, estaba en silla de ruedas.

– Una historia sorprendente -murmuró C.J. Notó que un sentimiento le henchía el pecho y rápidamente, lo identificó como envidia-. Tu padre es un verdadero héroe.

– Lo es -respondió ella mientras se apartaba del árbol-. Mi madre fue una de las que tuvo suerte. Así fue como yo…

C.J. se había colocado a su lado, para darle un punto de referencia o caminar con ella si eso era lo que deseaba. Cuando Caitlyn se dio la vuelta, extendió las manos impulsivamente, tal y como lo había hecho la noche de la estación de servicio abandonada, aunque en vez de los brazos, fue el torso lo que tocó en esta ocasión. Él la miró a los ojos y por primera vez en mucho tiempo, volvió a ver sus impresionantes reflejos plateados.

– C.J., ¿sabes a lo que me dedico? -le preguntó-. Es decir, ¿te lo has imaginado o lo has deducido?

– Creo que sí, poco más o menos, pero ¿por qué no me lo explicas tú misma?

– Bueno, así fue como empezó todo para mí, por la historia de mis padres -contestó ella-. Mis padres siempre fueron muy sinceros sobre lo que le había ocurrido a mi madre. Había sufrido abusos por parte de su padre cuando sólo era una niña y el único modo en el que pudo escapar de todo aquello fue casándose, lo que hizo cuando apenas tenía dieciséis años. Eso fue más de lo mismo. Su marido era un hombre violento y posesivo y cuando ella lo dejó, la buscó por todas partes y como te dije antes, la habría matado si no hubiera sido por mi padre. Yo solía pensar mucho en eso. Sobre las mujeres que no tienen la suerte de encontrar a alguien como mi padre. Ahora, las cosas son mucho mejores de lo que solían ser antes. Al menos hay más concienciación sobre el problema de la violencia doméstica y las leyes son más duras, pero sigue habiendo tantos casos… -susurró. Se detuvo un instante y empezó a sacudir la cabeza-. Realicé estudios de trabajo social, pensando que ése era el modo de ayudar. No tardé mucho en darme cuenta de que los servicios sociales no pueden hacer demasiado. Deben operar dentro de los límites que impone la ley y aunque ésta tiene buenas intenciones, a veces parece proteger a las personas equivocadas. Además, hay personas que no conocen la ley y a otras que no les importa. Y algunas que creen que tienen sus propias leyes -añadió, con voz dura.

– Como Vasily…

– Sí. No voy a decirte cómo encontré al grupo para el que trabajo… o mejor dicho, para el que trabajaba -comentó, con amargura-. Mi padre dice que son como los de la Vía Subterránea, ya sabes, el grupo que trabajó durante la esclavitud, pero en realidad se parece más a un programa de protección de testigos, aunque no está sancionado por ningún organismo gubernamental. Llevamos a las personas que están en un peligro inminente a un lugar seguro y luego los ayudamos a desaparecer.

– ¿Es eso lo que le ha ocurrido a Emma Vasily? ¿Que ha desaparecido?

– C.J…

– Supongo que no te puedo culpar por no confiar en mí -afirmó él, aunque se sentía herido.

– No es que no confíe en ti -repuso ella. Habían vuelto a echar a andar-. Lo más extraño de todo es que confío en ti por completo. Confío en que te comportes exactamente como lo has hecho hasta ahora, con honor e integridad. El problema es que tú y yo estamos en lados opuestos.

– No creo que eso sea cierto…

– ¿Sigues pensando ser abogado?

– Sí, claro.

– Entonces, como abogado, tú debes respetar la ley. No hay manera de negar el hecho de que yo, aun con toda la mejor intención del mundo, la he infringido en varias ocasiones. Así son las cosas. ¿Qué puedes tú hacer al respecto?

C.J. guardó silencio. ¿Qué podía hacer? ¿Qué podía decir? La respuesta era muy sencilla: absolutamente nada.

– Ahora, creo que me gustaría volver a la casa -añadió. Su cuerpo se le estremeció con un escalofrío, que C.J. notó porque, por casualidad, le estaba tocando el brazo con el suyo.

– ¿Tienes frío? -le preguntó. Ella se encogió de hombros.

Efectivamente, parecía hacer más fresco allí en la sombra o tal vez era… Lo único que C.J. sabía, era que hacía unos instantes, se había sentido tan cerca de ella que podría haberla tomado entre sus brazos. En aquellos momentos, Caitlyn parecía estar a un millón de kilómetros de distancia. Había dicho que estaban en lados opuestos y a él no se le ocurría cómo decirle que estaba equivocada. Si lo estaba, querría saber cómo podría ayudarla, tanto si aquello significaba estar disponible para ella, ser su héroe o simplemente estar a su lado para reconfortarla si ella lo necesitaba. ¿Cómo iba a poder hacerlo si estaban en lados opuestos?

– Hola, tesoro. ¿Qué estás haciendo aquí fuera?

La mosquitera chirrió y se cerró en seco. Los pasos de Jess resonaron sobre las planchas de madera del porche.

Era media tarde. El tercer día que Caitlyn pasaba en el hogar de los Starr estaba a punto de finalizar. Cada vez se sentía más cómoda y menos temerosa. Se movía por la casa con mucha seguridad y sus días estaban desarrollando una agradable rutina. Durante los paseos que solía dar con C.J., él trataba de describirle todo lo que los rodeaba con gran detalle y ella, por su parte, se esforzaba en memorizar lo que él le decía, aunque le ocultaba el hecho de que siempre iba contando sus pasos y localizando árboles y vallas.

Más tarde, cuando C.J. se iba a estudiar para su examen, ella solía ayudar a Betty con el trabajo de la casa o del jardín. Estaba aprendiendo a regar y a distinguir las plantas por el tacto.

Los momentos más difíciles eran los que pasaba a solas, como aquel preciso instante. ¿Qué podía hacer si se sentía demasiado inquieta como para echar una siesta? Leer y ver la televisión quedaban completamente descartados. No estaba acostumbrada a estar ociosa, pero hasta aquel momento, escuchar las cintas que Betty le había conseguido era la única actividad que había encontrado para llenar sus horas de soledad.

– ¿Tienes un minuto?

– Sí, claro -respondió. Inmediatamente, apagó el radiocassette. No quiso decirle a Jess que precisamente eran minutos lo que le sobraban para no darle pena-. Sólo estaba escuchando estas cintas que tu madre me ha prestado.

– ¡Vaya! -exclamó Jess-. Hace mucho que no escucho a Garrison Keillor.

– Mis padres solían poner esta música durante los viajes largos -comentó Caitlyn. Se inclinó para dejar el radiocassette en el suelo y sin querer, golpeó una pata peluda-. Lo siento, Bubba…

– Parece que te ha adoptado.

– Sí, lo sé. Resulta extraño -susurró ella, mientras volvía a reclinarse en la mecedora-. Parece como si lo supiera…

– Los perros tienen un sexto sentido para esas cosas, al menos los inteligentes -dijo Jess-. El día en el que descubrí que mi marido había sido derribado, el bueno de Bubba no se apartaba de mi lado -añadió, con una triste risotada-. Entró en la casa y no había modo de sacarlo… Y Bubba no es la clase de perro a la que le guste estar dentro de la casa. Aquella noche durmió sobre la alfombra que hay al lado de mi cama. Siguió haciéndolo durante mucho tiempo…

– ¿Derribado? -preguntó Caitlyn. Le parecía recordar que C.J. le había comentado algo, pero casi le parecía que lo había soñado-. ¿Quieres decir que…?

– Que está muerto -contestó Jess, con suavidad-. ¿No te lo ha contado C.J.? Tristan está oficialmente muerto, aunque jamás encontraron su cuerpo. ¿Cómo iban a encontrarlo? Lo derribaron en Irak.

– Lo siento mucho…

– No pasa nasa. De eso hace ya mucho tiempo. ¡Dios! Ocho años. Algunas veces no me lo puedo creer, pero he aprendido a aceptarlo.

– Pero no te has vuelto a casar o…

– ¿O? No, pero no es porque no haya… No es que no lo hubiera hecho si…

– Lo siento -repitió Caitlyn-. No es asunto mío.

– No, no pasa nada. Lo que ocurre es que hace mucho tiempo que no pienso en ello. Creo que lo habría hecho si hubiera encontrado a alguien con quien quisiera hacerlo. El problema es que resulta muy difícil hacerle sombra a Tris.

Caitlyn lo comprendía perfectamente aunque… ¿cómo iba a saberlo ella? Si consideraba sus propias perspectivas para encontrar un amor así, sólo vislumbraba un enorme y desesperado vacío.

– Pero -añadió Jess, rápidamente-, no es eso de lo que he venido a hablarte. He estado navegando por Internet en el trabajo y he encontrado muchas cosas que podrían servirte -comentó, revolviendo un montón de papeles-. Ya sabes, programas, servicios, aparatos… La tecnología es sorprendente, ¿no te parece? Por ejemplo, tienen este artilugio que se mete en la taza de café para que, cuando la llenes, pite para decirte que estás cerca del borde. ¿No te parece genial?

Genial. La sonrisa que Caitlyn había empezado a esbozar se le heló en el rostro. Sentía que si se movía, que si pronunciaba una sola palabra, se rompería en un millón de pedazos.

– No te creerías la cantidad de cosas que hay para ayudar a los ciegos a ser más independientes. Lo más importante es que te enseñan a hacer las cosas por ti misma. Hay escuelas, programas de asesoramiento… Incluso tienen personas que acuden a la casa de cada uno para ayudarlos a instalarse, a organizar la ropa y a enseñar cómo utilizar los objetos diarios como el fogón, el dinero, el bastón de ciego. Hay también perros guía… Cielo, ¿adonde vas? ¿Te encuentras bien?

Caitlyn no se encontraba bien y tampoco sabía adonde se dirigía. Sentía la necesidad desesperada de huir, de escapar de la voz amable y de las palabras bienintencionadas, de las imágenes intolerables e impensables que le pintaban para el futuro. Su futuro.

«No estoy ciega. Es imposible. No puedo estar así para siempre. Voy a recuperar la vista. Tengo que hacerlo».

El miedo se apoderó de ella como nunca lo había sentido. Estaba temblando.

– Caitlyn, cielo, ¿qué te pasa? ¿Quieres ir adentro?

– ¿Cómo? Oh, no. Yo sólo…

Sacudió la cabeza y extendió una mano. No podía ir a ningún sitio. Estaba atrapada en un vacío insoportable.

– Lo siento, tesoro. No quería disgustarte.

Sintió la mano de Jess sobre el brazo. Inmediatamente, empezó a guiarla de nuevo hacia la mecedora.

– No me has disgustado -respondió Caitlyn, con voz tranquila-. Ha sido muy amable de tu parte tomarte tantas molestias, pero… Sólo es que… No puedo hacer ninguna de esas cosas mientras esté…

– ¿Bajo la custodia del FBI?

– Así, algo parecido. Nadie debe saber dónde estoy así que no puedo ir a clases ni reunirme con ningún asesor…

– No, supongo que no. Bueno. No voy a tirar estos papeles dado que podrían resultar útiles más tarde. Sólo pensé… Ya sabes… Creí que te sentirías mejor al saber que puedes recibir ayuda. Que no estás sola. ¿Estás segura de que estás bien aquí? ¿No quieres volver a entrar en casa?

Caitlyn quiso lanzar un grito. «¡No, claro que no estoy bien, idiota! ¡No veo! Estoy ciega y me siento atrapada, aterrorizada. ¿Es que no lo ves?». Quería gritar, maldecir, pegarle una patada a algo. Quería tumbarse en el regazo de alguien y echarse a llorar.

– No, estoy bien. Creo que me sentaré aquí fuera un rato más -dijo. Extendió la mano y acarició el sedoso pelaje de Bubba.

– El sol se está poniendo. ¿Quieres que te traiga un jersey?

– No, estoy bien.

– Muy bien, cielo.

Después de un instante de duda, la mosquitera volvió a chirriar y a cerrarse de un golpe.

«El sol se está poniendo. Me pregunto dónde. No lo siento aquí. Debo de estar en el lado contrario. O tal vez sea por los árboles. Me pregunto si será una hermosa puesta de sol…».

Caitlyn se sentó y escuchó los rítmicos crujidos de la mecedora y el revuelo que hacían las ardillas sobre la hierba. Mientras se mecía, acariciaba la cabeza de Bubba y temblaba, temblaba, temblaba…

Desde el camino, C.J. la vio sentada sobre la mecedora del porche, con Bubba alerta y vigilante a su lado.

Cuando llegó a la hierba, aminoró la marcha hasta ponerse a andar, pero aquella vez no miró el reloj para ver el tiempo que había tardado. Debía de ser uno de los mejores, pero la verdad era que se le había olvidado poner el cronómetro cuando salió de su casa después de recibir la llamada de Jess. Si su hermana estaba lo suficiente atemorizada como para decirle que fuera inmediatamente…

Sabía que Caitlyn tenía que haber oído que se estaba acercando, pero ella no dio señal alguna de haberlo notado. Por eso, fue él quien tomó la iniciativa.

– Hola, ¿cómo estás? ¿Te apetece que vayamos a dar un paseo? -le preguntó, con mucho cuidado de no mostrar en la voz lo preocupado que estaba. Sin embargo, no consiguió engañarla.

– Supongo que Jess te ha llamado -le espetó. Tenía un gesto airado en el rostro y la mano no dejaba de acariciar el pelaje de Bubba.

– Sí, pero yo iba a venir de todos modos.

– No tienes que preocuparte por mí. Soy una mujer hecha y derecha, no una niña. No necesito nadie que me cuide. Y tampoco soy un perro. No tienes que sacarme a pasear dos veces al día.

El mal genio de Caitlyn le resultó muy divertido. Tal vez porque Jess le había advertido o porque se estaba acostumbrando a ella, ya no se sentía impresionado por el gélido tono de su voz. En aquellos momentos, sólo podía pensar lo mona que estaba con el cabello cayéndole por la frente y mejillas como los pétalos de una rosa. Se había quitado el vendaje aquella mañana, después de que Jess se lo consultara a un médico. Además, su madre le había cortado el cabello y se lo había lavado. Así, le cubría los hematomas y la herida, por lo que ya no parecía una convaleciente, sino una niña que se ha despertado de su siesta demasiado pronto.

– Me gusta tu cabello -dijo él.

Caitlyn levantó la mano con un gesto involuntario que a él le recordó el vuelo de una mariposa. Una serie de emociones enfrentadas se le reflejaron en el rostro. Por fin, se aclaró la garganta y musitó:

– Gracias.

C.J. le agarró la mano y la ayudó a levantarse de la mecedora, pero se la soltó cuando ella tiró. Sin su ayuda, Caitlyn buscó la barandilla y empezó a bajar los escalones. Bubba y C.J. la siguieron inmediatamente.

Empezaron a pasear por la hierba. C.J. notó un cierto olor a fresa y se preguntó si sería el champú que su madre habría utilizado para lavarle el cabello.

– ¿Adonde quieres ir? ¿Te gustaría ir al arroyo? Probablemente tengamos tiempo antes de que oscurezca.

Ella lanzó una amarga carcajada, pero no respondio inmediatamente. Entonces, levantó la cabeza y se quedó inmóvil, como si estuviera escuchando un ruido lejano.

– Quiero echar a correr -dijo.

– Muy bien -replicó él. Notó el gesto de sorpresa que se dibujaba en el rostro de Caitlyn.

La llevó al campo de heno. No había llovido desde hacía algún tiempo, por lo que el suelo estaba duro y seco. Entonces, le colocó las manos sobre los brazos y la dirigió hacia el campo abierto.

– Muy bien -murmuró-. No tienes nada más que hierba delante de ti. Adelante. Yo estaré a tu lado.

Caitlyn echó a correr antes de que él hubiera terminado de hablar. Al principio, echó a correr muy despacho, por lo que C.J. se quedó donde estaba, observándola. Entonces, Bubba lanzó un gemido. Cuando miró al animal, vio que éste lo observaba con un cierto reproche.

– No puede chocarse con nada -dijo, con una sonrisa-. Tiene todo el campo…

Antes de que pudiera terminar la frase, Bubba lanzó un ladrido y echó a correr tras Caitlyn. Cuando C.J. la miró, vio que corría como si la persiguiera el demonio.

– Maldita sea…

Echó a correr también. Ella corría mucho más rápido de lo que había imaginado, sobre todo para estar convaleciente de una herida de bala y se dirigía hacia el estanque, que estaba a una distancia que él había considerado segura. C.J. le gritó que se detuviera, pero aquello sólo hizo que corriera más rápidamente. Bubba no hacía nada para detenerla. ¿Y por qué iba a hacerlo?

Consiguió alcanzarla cuando estaba a pocos metros del estanque. Estaba sin aliento. C.J. estaba dispuesto a echarle una buena regañina por haberle dado aquel susto cuando ella se dio la vuelta y lo golpeó en el pecho con el puño. Estaba llorando.

– Déjame… déjame a solas… -sollozaba-. ¿Es que no puedes dejarme en paz? Te dije que quería correr, maldita sea. Tú me dijiste… ¿Por qué no puedes…?

– Maldita sea, lo estoy intentando.

– ¡Pues no lo intentes! No me ayudes. ¡Sólo quiero que me sueltes!

No la iba a soltar porque, sin duda, se iba a meter en el estanque de cabeza y estaba seguro de que ella no le iba a escuchar el tiempo suficiente como para que pudiera advertirle.

La verdad era que ella estaba empezando a darle miedo. Habiendo crecido rodeado de mujeres, no le resultaban extrañas las lágrimas femeninas, pero aquello iba mucho más allá. Si Caitlyn seguía así, era posible que fuera capaz de lesionarse.

– ¡Venga, tranquilízate, maldita sea! -le gritó-. ¿No te das cuenta de que estoy tratando de ayudarte?

– No me ayudes -le espetó ella, llena de furia-. No me ayudes. No puedes ayudarme. ¿Es que no lo comprendes? No puedes hacer nada para solucionar esto -añadió, señalándose los ojos llenos de lágrimas-. ¡No puedes conseguir que yo vuelva a ver! ¿Qué vas a hacer? ¿Ser mi lazarillo durante el resto de mis días? ¿De verdad quieres ayudarme? Bueno, pues te voy a decir una cosa. Es demasiado tarde. Es muy tarde. Te pedí ayuda y tú no me la diste. Ahora, Mary Kelly está muerta, yo ciega y tú… No puedes hacer nada. ¡No puedes hacer nada, maldita sea! -exclamó mientras le golpeaba el pecho con los puños.

C.J. no la culpaba por haber dicho aquellas palabras. ¿Cómo podía hacerlo, cuando él se había dicho lo mismo tantas veces?

Cuando la rodeó los hombros con un brazo, sólo lo hizo para reconfortarla. Nunca se habría imaginado lo que ocurriría a continuación. De repente, la calidez y la compasión que sentía se transformaron en un sentimiento muy diferente. Donde debería haber estado su siguiente aliento, no había nada.

Lo estaba buscando desesperadamente, cuando, antes de que se diera cuenta, salió volando por los aires. Las frías aguas del estanque se levantaron para golpearlo en la cara.

Capítulo 10

Caitlyn escuchó el chapoteo en el agua y unos roncos sonidos, seguidos por unas salpicaduras algo menores y el ladrido de un perro. La ira que la había estado envolviendo hasta entonces se resquebrajó como la cascara de un huevo. La furia se le escapó por aquel resquicio y la dejó vacía… fría…

– ¡C.J.!-gritó.

Le pareció que había chillado, pero lo único que escuchó fue un gemido ronco. Volvió a intentarlo una y otra vez mientras andaba a tientas en dirección a los sonidos que escuchaba, con las manos extendidas como el monstruo de Frankenstein.

El suelo pareció ceder bajo sus pies. El agua se le metió en los zapatos y fue subiendo a cada paso que daba hasta llegarle a la rodilla. El terror que le inundó el corazón era mucho más frío.

– ¡C.J.! -gritó-. Dios mío, C.J., ya voy. ¿Dónde estás? ¡Respóndeme, maldito seas! C.J…

Los sonidos que escuchaba se transformaron de repente en maldiciones.

– ¡Quédate ahí! No…

Cuando estaba a punto de dar un paso, Caitlyn se vio empujada por el agua. Desgraciadamente, un pie se le había quedado atascado en el fango, por lo que terminó hundiéndose en las frías aguas. La boca se le llenó de agua y entre toses y escupitajos, trató de volver a ponerse de pie. Sintió que algo se le subía por la cara y empezó a dar manotazos, imaginándose que sería una criatura salvaje. Sin darse cuenta, estaba golpeando también las manos que trataban de ayudarla.

– ¡Quieta! -le gritó C.J.-. Estás a salvo, maldita sea. Te tengo. Ya te tengo.

Caitlyn lanzó un grito de alivio y se lanzó contra él, sollozando.

– ¡Oh, Dios…! C.J… ¡Oh, Dios!

Sintió que él la estrechaba contra su cuerpo, por lo que contuvo el aliento. Durante unos segundos, estuvieron así, como bailarines en medio de un complicado paso.

– Quieta…

Estaba tan cerca de ella que Caitlyn podía sentir los labios de él contra la sien. El corazón le saltó en el pecho como si fuera un conejo asustado. Notó que él la abrazaba con más fuerza y durante un instante, creyó que él estaba a punto de besarla. Un segundo después, comprendió que él sólo la estaba colocando de modo que pudiera llevarla con más seguridad a aguas menos profundas.

Enseguida, salieron del estanque, chorreando agua y algas, abrazados el uno al otro mientras trataban de subir por la resbaladiza pendiente. Poco despues, Caitlyn comprendió por fin que volvían a estar en tierra firme.

Estaba temblando tan violentamente que casi no podía hablar. Se agarró con fuerza a él y le colocó una mano sobre el pecho, como si quisiera asegurarse de que aún latía un corazón allí abajo.

– Oh, C.J… No me puedo creer que haya sido capaz de hacer eso. Estoy tan…

– Sí, bueno, créeme si te digo que yo tampoco me lo puedo creer -musitó él, amargamente-. Vamos. Estás congelada. Vamos a…

– Lo digo de corazón. No me puedo creer que haya hecho eso, C.J. Lo siento.

– Olvídalo. Vamos a casa antes de que caigas enferma de neum…

Impulsivamente, ella deslizó las manos hacia arriba hasta cubrirle la boca con dedos temblorosos.

– No, por favor… Lo siento mucho, muchísimo. No suelo hacer cosas como ésa, de verdad. No sé lo que se apoderó de mí. Odio la violencia. Toda mi vida he estado luchando contra la violencia. Pensar que podría… que yo…

La siguiente palabra que iba a pronunciar quedó ahogada por unos fríos y duros labios.

C.J. no se había imaginado que fuera a besarla. Un minuto antes, había estado allí, temblando y apretando los dientes, pidiéndole a Dios que se callara y un segundo después, tenía los frescos y resbaladizos labios de Caitlyn bajo los suyos. Su forma y tacto estaban camino de dejarle una huella permanente en los sentidos.

Aquello lo sorprendió tanto que dejó de hacer lo que estaba haciendo y levantó la cabeza. Ella se apartó también de él y casi sin aliento, dijo:

– ¿Por qué has hecho eso?

– Estaba tratando de que te callaras -se oyó responder C.J., con una voz que casi no reconoció.

– Oh…

Durante un largo instante, ninguno de los dos dijo nada. Los únicos sonidos que se escuchaban procedían de Bubba, que estaba esperando pacientemente en un lugar cercano. C.J. se dio cuenta de que estaba temblando de pies a cabeza, pero no de frío. De hecho, parecía que lo que le fluía por las venas era lava líquida. Decidió que los temblores debían de ser por el esfuerzo que estaba haciendo para no besarla. Aún la tenía entre sus brazos y notó que ella estaba temblando casi tanto como él. Se aclaró la garganta.

– ¿Qué? -preguntó ella.

– Nada. No he dicho nada.

– ¿Para qué querías que me callara entonces?

Ya no se acordaba. Sin poder evitarlo, se echó a reír.

– ¿Qué es lo que pasa ahora? -quiso saber ella, algo más irritada.

– Nada. No pasa nada. Escúchate a ti misma -le dijo-. Te están castañeteando los dientes. Tengo que llevarte a casa antes de que te mueras de frío. Además, para que lo sepas, ha oscurecido. Tal vez eso a ti no te importe, pero creo que sería importante que, al menos uno de nosotros pudiera ver por dónde vamos.

Caitlyn se apartó secamente de él. C.J. tuvo que agarrarla con fuerza por la cintura para evitar que zafara de él.

– No hay problema -replicó ella, con voz gélida-. Bubba nos puede guiar a casa, ¿no es verdad, Bubba? ¿Dónde estás, muchacho? -añadió. Inmediatamente, el perro, que también estaba empapado, empezó a frotársele contra las piernas-. Oh, aquí estás. Sí, eres un buen perro. Vamos a casa, Bubba. Buen chico…

El perro echó a caminar y ella hizo lo mismo. A C.J. no le quedó otra opción que imitarlos.

– Estaba bromeando -murmuró, tras rodearle los hombros con un brazo-. Maldita sea, veo lo suficiente como para llegar hasta la casa.

– En ese caso, seguramente también estabas bromeando en lo de caer enferma de resfriado. ¿Acaso no sabes que los resfriados no se producen por estar mojado sino por los gérmenes?

– ¿De verdad, doctora Brown?

– Así es. Y no seas sarcástico.

– Bueno. No voy a discutir con una mujer que me ha arrojado a un estanque.

– ¡Oh, Dios, C.J! Lo siento tanto… No sé…

– No empieces otra vez con eso. Sólo quiero saber una cosa. ¿Cómo lo hiciste? Es decir, ¿donde aprendió alguien que parece…? -se interrumpió. Las imágenes de princesa de cuento de hadas volvieron a adueñársele del pensamiento-. ¿Dónde aprendiste a moverte así?

– Oh, no tiene ningún mérito. He dado clases de defensa personal. En mi trabajo, es poco más o menos una necesidad, dado que tratamos con personas muy violentas. Y como a mí no me gustan las pistolas…

– Pues me habías engañado -replicó él, recordando cómo lo había apuntado ella precisamente con una.

– Oh, C.J., créeme…

– ¡Pero si me apuntaste con una! ¡Me secuestraste! Me apuntaste con una pistola cargada. ¿Te has parado a pensar cómo se siente una persona cuando la apuntan con una pistola? ¡Te aseguro que hubiera preferido que no me ocurriera algo así!

– Tienes todo el derecho del mundo a estar enfadado conmigo -suspiró ella, mientras caminaban-. Jamás te habría disparado, ¿sabes? Sólo he ido armada en esa ocasión y fue por Vasily porque sabía lo peligroso que era. Ahora, me arrepiento de ello y desearía no haberlo hecho, pero… Lo único que puedo decir es que, en aquel momento, me pareció lo mejor.

– En eso sí que te entiendo -replicó él-. No hago más que repetirme lo mismo cuando pienso en que os entregué a la policía. En su momento, me pareció lo mejor. Parece que los dos nos equivocamos.

Caitlyn no respondió. Siguieron caminando en silencio, ya los dos solos. Como las luces de la casa ya se adivinaban en la distancia, Bubba parecía haber decidido que ya había cumplido con su misión.

Los escalofríos aún convulsionaban el cuerpo de Caitlyn de vez en cuando. Tal vez fuera por la oscuridad, que la convertía en una presencia sin rostro, pero C.J. ya no pensaba en lo hermosa que era, sino en lo humana que resultaba.

En algún momento del camino, ella le había deslizado el brazo alrededor de la cintura y en aquel momento, llevaba los dedos enganchados en las trabillas del pantalón. C.J. pensó en lo agradablemente que encajaba contra su cuerpo y justo en aquel momento, comprendió lo mucho que la deseaba. Fue una sensación tan intensa que le pareció que llevaba haciéndolo mucho tiempo.

¿Cuándo había ocurrido? No podía haber sido en el primer momento en el que la vio, dado que entonces, le había parecido una frágil muchachita. Poco después, había empezado a apuntarlo con una pistola y lo había secuestrado, lo que no era exactamente algo que excitara la libido de un hombre. Sin embargo… la había encontrado muy excitante. De un modo muy extraño, ella lo había fascinado por completo. Recordaba perfectamente el modo en el que había sentido el cuerpo de Caitlyn debajo del suyo cuando le arrebató la pistola, tal esbelto, tan bien musculado… Después de todo, era humano.

A continuación, habían venido las semanas de dudas sobre lo correcto de su decisión de entregarlas, semanas en las que no pudo olvidar su voz ni las miradas de reproche que aquellos ojos mágicos le habían dedicado. Entonces, se había producido el tiroteo y el hospital. No le gustaba pensar en el hospital, sobre todo en las primeras horas, en la que la había visto tumbada sobre una cama, magullada, vendada y ciega. El dolor que había sentido era aún demasiado vívido.

¿Cuándo había ocurrido? ¿Cuando la llevó a su antiguo dormitorio o en la cocina de su madre, cuando ella le tocó el pecho desnudo? Sin embargo, la lujuria que entonces le encendió el pecho ya le había resultado familiar.

Suponía, que en realidad, no importaba cuándo hubiera ocurrido. El hecho era que la deseaba. Deseaba tenerla en su cama, entre sus brazos. Quería sentir su cuerpo desnudo, cálido y tembloroso, enredado con el suyo del modo en el que lo hacen dos cuerpos de amantes. Las fibras de su ser lo habían sabido desde hacía mucho tiempo y en aquel momento, también lo reconoció su cerebro. Lo único que no sabía era lo que iba a hacer al respecto.

Aquella noche, por primera vez desde el tiroteo, Caitlyn soñó con Ari Vasily, o mejor dicho, soñó que la perseguían hombres sin rostro. El sonido de los disparos restallaba a su alrededor y las personas a las que más amaba en el mundo caían a su alrededor en medio de charcos de sangre.

Se despertó empapada en sudor y el corazón latiéndole tan deprisa, que por un momento, se temió que C.J. tuviera razón y que después de todo, hubiera terminado por contraer una terrible gripe como castigo por haberlo tirado al estanque. Su debilidad la asustaba. Acababa de salir del hospital y su habitual buena salud se había visto tan afectada que estuvo a punto de llamar a Jess.

Sin embargo, mientras trataba de reunir el valor suficiente para levantarse de la cama, el pulso se le fue tranquilizando. Respiró profundamente y se concentró en relajar cada parte de su cuerpo, aunque no pudo volver a conciliar el sueño. Cada vez que cerraba los ojos, veía los charcos de sangre… Sangre viscosa y exageradamente roja.

Se levantó de la cama y se envolvió en la colcha. A tientas, se dirigió hacia la mecedora y tras abrir la ventana, se acurrucó sobre ella hasta que oyó cómo los pájaros anunciaban la llegada del alba.

No quería contarle a C.J. lo que había soñado. No se lo diría. Sólo era un sueño y ella no era una niña. No necesitaba que nadie la ayudara a olvidar sus pesadillas. No lo necesitaba a él. Sin embargo, el contacto de sus brazos, caldeándole el húmedo y tembloroso cuerpo como un buen fuego, el tacto de su boca… Aquellos recuerdos eran como una enojosa pieza de música que se le había metido en la cabeza y que por mucho que ella se esforzara por olvidarlos, reaparecían cuando menos lo esperaba.

Era domingo. Regresaban de su paseo el uno junto al otro, pero sin tocarse. Caitlyn se había sentido muy asustada la primera vez que lo hicieron y no había hecho más que extender la mano para tocarle el brazo y encontrar el valor que le faltaba. No obstante, poco a poco había dejado de sentirse como si estuviera a punto de caerse por un precipicio y había aprendido a hacerlo sola. También estaba empezando a caminar con la cabeza levantada, con el sol en el rostro y la brisa en el cabello.

Normalmente, aquello la habría hecho sonreír, pero aquella mañana, se sentía muy tensa. Se decía una y otra vez que no le hablaría del sueño, que no necesitaba que él la reconfortara ni que la abrazara.

Estaban acercándose al patio. Caitlyn lo sabía porque notaba la sombra de los árboles que daban refugio a la casa y porque los perros habían echado a correr, dejándolos solos.

– Quiero recoger algunas flores para llevarlas a la casa -anunció ella, de repente. Dio unos pasos en dirección hacia la cerca cuando notó el contacto del cuerpo de C.J. El corazón le dio un vuelco en el pecho.

«No puedo dejar que me toque. No puedo dejar que vuelva a tocarme… No puedo».

– Espera -murmuró él. Su voz resonó muy cerca del oído de Caitlyn. Sintió que los brazos de él se extendían a lo largo de la cara exterior de los de ella-. Muy bien. Ahora, gira a la izquierda, a las diez en punto. Un par de pasos más…Ya lo tienes. ¿Lo notas?

Caitlyn asintió. Estaba tocando los tallos de las plantas que crecían en el enrejado. Trató de concentrarse y de ver con las manos. Una extraña excitación se apoderó de ella, poniéndole la piel de gallina.

C.J. lanzó un ronco sonido, pero ella lo silenció con una fuerte inclinación de cabeza.

– No, no me lo digas. Déjame a mí…

Tomó una flor y tras medirla con su antebrazo, la cortó. Repitió la operación con un par de flores más. Enseguida, agarró otra más y notó que era una margarita. ¡Sí! La cortó con la mano derecha y la añadió a la colección que tenía en la izquierda. Siguió cortando flores hasta que ya no pudo encontrar más.

– Déjame que te las lleve yo…

Ella negó con la cabeza. El tacto cálido del cuerpo de C.J. le rozó la espalda, el hombro, el brazo. Su aroma, ya tan familiar, se mezcló con el de las flores. Sabía que si se daba la vuelta, él estaría justo allí. La imagen de su rostro se le dibujó con toda claridad en el pensamiento.

«Hoyuelos… Sí. Recuerdo que tiene hoyuelos».

– Es muy bonito -comentó él-. ¿Crees que ya tienes suficientes?

Por alguna razón, Caitlyn no pudo responder.

Sintió que los labios se le separaban y se le volvían a cerrar.

– ¿Estás lista para regresar a casa? -le preguntó él, tras agarrarla firmemente por el codo.

Caitlyn asintió, pero no pudo moverse. Un temblor la sacudió de la cabeza a los pies.

– Anoche soñé con Vasily.

Había hablado de repente, sin saber por qué se lo había confesado. Sintió que él contenía el aliento y que le rodeaba los hombros con los brazos. Ella se apartó de aquella promesa de consuelo y comenzó a andar de nuevo. Sintió que él avanzaba a su lado, sin decir nada y sin volver a tocarla. Caitlyn trató de engañarlo con una suave carcajada.

– Es la primera vez, ¿te lo puedes creer? La primera vez desde el tiroteo.

– No me parece que sea nada malo. No creo que sea muy agradable soñar con él.

Se habían acercado a los árboles. Caitlyn sintió el contacto de algo duro contra la cadera. Extendió la mano y se agarró a la cuerda de la que pendía el viejo neumático como si fuera un salvavidas en vez de un columpio infantil. Desde allí, sabía perfectamente cómo volver a la casa. Estaba exactamente a veinte pasos del porche.

C.J. la observaba atentamente, aunque ya no veía hadas o fantasmas al mirarla. Tampoco lo suave o firme que sería su piel, que se asomaba a hurtadillas por debajo de la sudadera. Había algo que la estaba hundiendo. Una tristeza tan palpable que casi se podía ver, como si tuviera una pesada red por encima. Esperaba que ella le dijera de qué se trataba. Confiaba en que lo haría si tenía la paciencia suficiente.

– Yo no he… Ni siquiera he pensado en él -susurró Caitlyn, al cabo de unos instantes-. Ni en él ni en el tiroteo. Aunque hayamos hablado de lo que pasó, no he pensado en ello. Lo he sentido aquí -añadió, soltando la cuerda para tocarse el pecho.

– Es comprensible -dijo C.J. Quiso acercarse a ella, pero se lo pensó mejor-. Supongo que has tenido otra cosa en la que pensar.

– ¿Sí? ¿En qué otra cosa podría pensar? -replicó Caitlyn. Entonces, lanzó una exclamación de desprecio y empezó a alejarse de él-. No hago más que pensar en mí. Nada más. En que estoy ciega. No hago más que pensar si volveré a ver. Maldita sea… -añadió. Se detuvo y levantó los brazos al tiempo que lanzaba un grito que era prácticamente un sollozo-. ¿Dónde están?

C.J. no prestó atención a la pregunta, que para él no tenía ningún sentido.

– Venga ya, Caitlyn. ¿Por qué no ibas a pensar en eso? Es un golpe muy duro para cualquier persona.

– ¿Sí? -le espetó ella-. Estoy ciega. Vaya cosa. Al menos estoy viva. ¿Y Mary Kelly? ¿Dónde está ella? Muerta -añadió. Se apartó de C.J. y siguió murmurando-: ¿Dónde están los malditos escalones? He contado. Deberían estar aquí. Maldita sea, ¿dónde…?

– Estás algo desviada -dijo él, aliviado. Al menos aquello era algo de lo que podía ocuparse-. Te has escorado unos tres metros. Si te giras… digamos a las dos en punto…

Caitlyn se dio la vuelta, pero no se dirigió hacia la casa, sino hacia él. Se encaró con C.J. y con el rostro lleno de pena, le espetó:

– Mary Kelly está muerta. Su sangre cubrió mi cuerpo. Yo no… Yo nunca…

Una terrible mueca se le dibujó en el rostro. Con un grito de angustia, se dio la vuelta y se alejó de él, huyendo a ciegas por el patio. Las flores quedaron esparcidas a los pies de C.J.

Capítulo 11

Él estaba sentado en la mecedora del porche delantero cuando su madre salió ataviada con el vestido de los domingos para decirle que se marchaba a la iglesia.

– Vaya, ¡qué bonitas! -exclamó, al ver las flores que él tenía en el regazo.

– Sí. Las cortó Caitlyn.

– ¿Ella sola?

– Sí.

– Que Dios la bendiga. ¿Dónde está? -preguntó Betty tras examinar el patio vacío-. No la he oído entrar en la casa.

La mecedora crujió cuando C.J. se inclinó hacia delante. Miró fijamente las flores y musitó:

– No sé. Está por ahí, en alguna parte.

– ¿Sola?

– Sí -respondió él. La mecedora volvió a crujir cuando se reclinó de nuevo sobre el respaldo para enfrentarse con la mirada de desaprobación de su madre.

– ¿A ti te parece que eso es buena idea?

C.J. se encogió de hombros y mientras miraba las flores, frunció el ceño. Se estaban marchitando. Tomó una mustia margarita y notó que un fuerte peso le hundía un poco más el corazón.

– Probablemente no. Sin embargo, ella no desea que yo la acompañe. Está sufriendo mucho. Por Mary Kelly -añadió, tras respirar profundamente.

– ¿Es ésa la mujer que fue asesinada? -preguntó su madre. C.J. asintió-. Bueno, yo diría que a pesar de lo que ella te haya dicho, necesita que alguien la reconforte.

– No fue lo que me dijo, sino el modo en el que se comportó.

Se sorprendió mucho cuando su madre se echó a reír.

– Hijo, me temo que tú no sabes mucho de mujeres.

– Venga ya, mamá -replicó C.J. No le había gustado aquel comentario de su madre-. Sé perfectamente cuándo no se me quiere ni se me necesita.

– ¿Tú crees?

– Sí, lo creo -replicó, harto de ser el blanco de las mofas de su madre-. Es la mujer más fuerte, independiente y cabezota que…

– Para, para. Ésas son muchas características para que una mujer pueda serlas todas. Además, no son necesariamente malas.

– Tampoco diría que son buenas.

– ¿Significa eso que querrías que esa mujer fuera débil, dependiente y sin personalidad alguna?

– ¿Después de haber crecido en el seno de esta familia? -repuso él-. Mamá, no he conocido nunca a una sola mujer que encajara con esa descripción. No -añadió, tras una pequeña pausa-. No es eso lo que deseo. Por supuesto que no. Sólo quisiera…

Se detuvo lleno de frustración porque no sabía cómo decirlo. De hecho, ni siquiera sabía si quería decirlo, al menos en voz alta. «Ser querido, necesitado… Ser al menos para una persona alguien muy importante, un superhéroe, un caballero con reluciente armadura… la luz de los ojos de una mujer en particular».

– Lo que tú quieres ser es su héroe -dijo su madre, terminando la frase por él.

– Mamá, no haces más que decir lo mismo -observó él, exasperado-, pero no es eso lo que quiero decir. Me contentaría sólo con ser su amigo, si ella me lo permitiera. Lo único que deseo hacer es ayudarla a superar todo esto. Por supuesto, me encantaría solucionar todo lo ocurrido, hacer que todo volviera a ser como era entonces. Sé que no voy a poder hacerlo, pero al menos me gustaría… me gustaría estar a su lado para ayudarla. ¿Me comprendes?

– Calvin -dijo su madre. Se incorporó y se acercó a él-. ¿Qué diablos crees que significa ser un héroe para una mujer? -añadió, tras colocarle suavemente la mano en la nuca.

C.J. levantó la mirada y frunció él ceño. Su madre le sonrió y tras darse la vuelta, se dispuso a bajar los escalones. Él estaba a punto de protestar porque ella lo hubiera dejado con aquella frase cuando Betty se dio la vuelta. La protesta que C.J. estaba a punto de formular se le heló en los labios. Nunca antes había visto el gesto que se había dibujado en el rostro de su madre.

– Hijo, tu padre no dejó de ser mi héroe ni un solo día de su vida. ¿Necesitaba yo que me cuidara? Por supuesto que no. Cuando lo conocí, yo era una mujer fuerte e independiente, con un título universitario y un buen trabajo en la docencia. ¿Lo necesitaba? No más que los rayos del sol o el aire para respirar. Tu padre era muy trabajador. Estaba fuera mucho tiempo conduciendo camiones y Dios sabe que menos mal que yo soy una mujer fuerte e independiente porque si no, no sé cómo habría podido criar a siete hijos con él estando fuera la mayor parte del tiempo. Sin embargo, él me amaba a mí y a sus hijos y si me permites que te lo diga, nunca pensó que era demasiado hombre como para preparar una comida, cambiar un pañal o lavar la ropa. Por supuesto, tenía sus defectos. No era perfecto, pero eso jamás me importó. Soy capaz de perdonarle cualquier cosa a un hombre, si cuando me mira, le brillan los ojos.

Con eso, Betty terminó de bajar los escalones y sin mirar atrás, se dirigió al lugar en el que estaban aparcados los coches. C.J. permaneció sentado donde estaba, con los brazos apoyados sobre las rodillas y un ramo de flores ajadas entre las manos, observando cómo se alejaba el coche. Después de un rato, respiró profundamente y se frotó algo que se le estaba deslizando por las mejillas. Se convenció a sí mismo de que era un bichito. Sí, eso era. Tenía que serlo.

«Cobardica», se dijo Caitlyn. La voz que resonaba en el interior de su cabeza lo hacía al mismo ritmo con el que sus pasos avanzaban por el sendero de grava. «Cobardica, cobardica. Tienes miedo de la oscuridad».

No le daba miedo la oscuridad, o al menos, nunca se lo había dado antes, ni siquiera de niña, cuando jugaba con sus primos en el granero de su tía Lucy en oscuras noches sin luna. «Esto no es diferente», se dijo. «No debería serlo, aunque sea de día y sienta el calor del sol en la cara. No debería serlo, pero lo es».

En aquella oscuridad no había niños escondidos y dispuestos a saltar sobre ella para asustarla, sino hombres despiadados y armados que no habían dudado en disparar sobre una mujer inocente. En aquella oscuridad, no había ventanas iluminadas que la ayudaran a regresar a casa. En aquella oscuridad estaba completamente sola.

«No tienes que estarlo».

La voz que le había susurrado aquellas palabras era sugerente, insidiosa. La apartó sin piedad. No podía permitirse pensar de aquel modo ni siquiera por un instante.

Se preguntó si habría soñado la noche anterior con Vasily por alguna razón en concreto. Porque C.J. la hubiera besado, porque le hubiera gustado tanto estar entre sus brazos, porque resultara tan tentador ceder y dejar que otra persona cuidara de ella, que se ocupara de Vasily. Sin embargo, no podía hacerlo. Aquélla era su batalla, su guerra y no quería que otra persona pudiera resultar herida por pelear en su nombre. Podía aprender a vivir con su ceguera, pero no con aquello.

Una vez más, volvió a ver los rostros pálidos de los que amaba yaciendo en charcos de roja sangre, ojos muertos mirando hacia el cielo. Sus padres, la tía Lucy el tío Mike… La sorprendió darse cuenta de que uno de los rostros era el de C.J. ¿En qué había estado pensando al huir de él de aquella manera?

«Querías que viniera detrás de ti», le dijo la voz traidora que le hablaba desde dentro de la cabeza. «Esperabas que lo hiciera».

De repente, empezó a pensar que no debería estar allí sola. Se sentía tan indefensa como uno de los patitos de una galería de tiro. ¿Y si los hombres de Vasily estaban allí en aquellos momentos? ¿Y si la habían estado observando y sólo estaban esperando su oportunidad para atraparla?

Si la mataban, Jake no tendría a nadie a quien utilizar como cebo para atrapar a Vasily. Él se saldría con la suya. No pagaría por haber matado a Mary Kelly.

«No debería estar aquí. Tengo que regresar».

¿Regresar adonde? Hacía mucho tiempo que había perdido la cuenta de los pasos. En aquel momento, se dio cuenta de que ya no estaba caminando por el sendero de grava, sino sobre esponjosas hojas caídas. Estaba en el bosque. Nunca había tratado de orientarse en el bosque. Era demasiado grande, demasiado confuso. Todos los troncos de los árboles eran muy similares.

El miedo se apoderó de ella de repente. Un sudor frío le cubrió la piel y le provocó un escalofrío. El vello se le erizó en los brazos y en la nuca. El corazón le resonaba tan fuertemente en los oídos que tardó unos instantes en darse cuenta de que los gemidos que escuchaba eran suyos.

Oyó un leve susurro entre las ramas de los árboles y sintió cerca de ella un golpe seco. Sin poder contenerse, salió huyendo, tropezándose entre las raíces de los árboles y protegiéndose el rostro con los brazos. Una rama se le enganchó en la ropa y le rasgó la piel. Caitlyn se enfrentó a ella como si fuera un animal salvaje que la estuviera atacando con inteligencia e intencionalidad. Tratando de zafarse, se dio la vuelta, pero sólo consiguió sentirse más confusa y aterrorizada. Más perdida. Aquello era mucho peor que estar perdida en la oscuridad. Estaba inmersa en un vacío en el que sólo habitaban los miedos producidos por su propia imaginación.

Estuvo vagando por los bosques durante mucho tiempo, no supo cuánto. Probablemente sólo fueron unos minutos, tal vez incluso segundos, pero a ella le parecieron horas. Todo terminó de repente cuando el pie se le metió en un agujero y el dolor se apoderó de ella. Entonces, empezó a rodar por una pendiente hasta que se detuvo en seco.

Permaneció unos minutos tumbada donde había caído. Se sentía en paz. El miedo, las pesadillas, parecían haberse evaporado tan rápidamente como se habían apoderado de ella. Se cubrió el rostro con las manos y empezó a reír en silencio, en parte de alivio, pero principalmente, de vergüenza y pena. El pánico se había apoderado de ella por completo. No le había ocurrido en toda su vida. Se sentía como una estúpida.

Escuchó atentamente y pudo oír el tintineo musical del agua corriendo. Extendió una mano y notó cómo el frío líquido se le deslizaba entre los dedos. En aquel momento, se dio cuenta de que tenía los vaqueros empapados. Estaba en el arroyo.

«Al menos ya sé donde estoy». Había estado allí con C.J. en varias ocasiones. Creía poder encontrar el camino de vuelta al sendero desde allí.

No obstante, cuando trató de ponerse de pie, el dolor del que se había olvidado volvió a adueñársele de la pierna. Lanzó un gemido. La cabeza empezó a darle vueltas y tuvo que sentarse con más rapidez de la que se había levantado. Entonces, recordó que había metido el pie en un agujero. No le parecía que se lo hubiera roto. Probablemente sería sólo un esguince. Si era capaz de levantarse, tal vez podría ir avanzando poco a poco a pata coja.

De repente, comprendió la realidad de su sitúación. Se reclinó sobre el suelo y una vez más, levantó las manos para taparse el rostro. ¡Odiaba tanto sentirse indefensa! Sin embargo, no podía cambiar el hecho de que así era. Le gustara o no, iba a tener que permanecer allí sentada hasta que alguien fuera a rescatarla.

– Muy bien, Bubba, muchacho -dijo C.J., tras acariciar el cuello del perro-, vamos a encontrarla. ¿Dónde está Caitlyn? Vamos, grandullón. Vamos a encontrarla. Encuentra a Caitlyn.

Lo sorprendió escuchar lo tranquila que había sonado su voz, porque en su interior se sentía muy preocupado. Mucho más que eso. Estaba muerto de miedo. Jake le había asegurado que Vasily no tenía ni idea de dónde se encontraba Caitlyn y no había notado la presencia de ningún desconocido acechando la casa, pero ninguno de los dos pensamientos logró tranquilizarlo. Tenía la sensación de que no volvería a descansar hasta que Ari Vasily estuviera muerto o entre rejas.

Bubba le dio un lametazo en la muñeca y echó a correr hacia el bosque. C.J. suspiró y echó a correr detrás del perro. Cuando llegó al bosque, perdió de vista al animal, aunque oía cómo rebuscaba entre las hojas a pocos metros de él.

– Eh, Bubba, ¿adonde vas, muchacho? -dijo-. ¡Caitlyn! -añadió, con una cierta sensación de rubor-. ¿Estás ahí?

Ella no respondió, pero en medio de aquel completo silencio, escuchó cómo Bubba gimoteaba cerca del arroyo. Se dirigió hacia aquella misma dirección, diciéndose que el corazón le latía con tanta fuerza por el hecho de haber estado corriendo, aunque sabía que no era así.

De repente la vio, principalmente porque el rabo de Bubba marcaba su localización como si fuera una bengala. Estaba allí, al lado del arroyo, con una pierna debajo de ella y la otra en el agua. Hacía mucho tiempo que había dejado de pensar en ella en relación con los cuentos de hadas, pero en aquel momento, no pudo evitarlo. Ella lo hacía pensar en cosas que ni siquiera era consciente de que sabía, como ninfas, elfos y espíritus de la naturaleza, que según las leyendas, habían poblado la Tierra mucho antes que el hombre.

– Hola -dijo ella, haciendo que la visión se desvaneciera.

Cuando C.J. vio los arañazos que le cubrían el rostro, la ira que sintió hacia ella por su locura se desvaneció como el polen en el viento. Tras lanzar un gruñido de alivio, se sentó justo por encima de donde ella estaba. Lo sorprendió descubrir que no podía confiar en sus piernas.

Bubba le dio un último lametazo al rostro de Caitlyn antes de lanzarse al arroyo para ver si podía encontrar allí algo interesante. La mano de Caitlyn trató de retener al animal y entonces, un gesto de incertidumbre le cubrió el rostro.

– ¿C.J.? -susurró, con la voz teñida de miedo-. Eres tú, ¿verdad?

– Sí -respondió él, con cierta amargura-. Por suerte para ti, soy yo. ¿Cómo diablos has bajado hasta aquí?

– Me caí. Debió de ser un verdadero espectáculo. Es una pena que te lo perdieras…

Sin pensar en lo que estaba a punto de hacer, C.J. se acercó al arroyo y tras introducir los dedos en el agua, le limpió a Caitlyn la mejilla muy suavemente. Ella tembló un poco al sentir el pulgar de él extendiéndole agua fresca por la mejilla como si fuera un bálsamo.

– Te has herido -dijo él.

– Oh… Sí, creo que sí -replicó Caitlyn. Se tocó la mejilla y apartó al mismo tiempo la mano de él. Su voz sonaba ronca y sin aliento-. Creo que también me he torcido un tobillo. Metí el pie en un agujero… Por eso me caí. No creo que tenga importancia alguna, pero no puedo apoyarme sobre él. Traté de subir a gatas por la ladera porque pensé que podría llegar a casa si…

– Caitlyn… ¿Qué voy a hacer contigo?

– Bueno, estaba esperando que me llevaras a casa.

– No me digas que vas a dejar que te ayude… -dijo él, sin una pizca de humor en la voz.

– Creo que no me queda elección, ¿no te parece?

C.J. lanzó un suspiro de exasperación y agarró la pierna que Caitlyn tenía extendida.

– ¿Es este el tobillo que te has lastimado? -preguntó.

Ella asintió y en silencio, se preparó para lo que estaba a punto de producirse. No emitió sonido alguno cuando él se colocó el tobillo en el regazo y muy suavemente, le apartó la tela húmeda. A continuación, le quitó el zapato y el calcetín y le tomó el pie desnudo entre las manos.

Al hacerlo, a C.J. le extrañó que nunca se hubiera dado cuenta de lo vulnerables y tiernos que eran los pies de una mujer. De hecho, no recordaba haberse fijado nunca en los pies femeninos. El pie de Caitlyn estaba fresco y era tan suave como el de un bebé. Era una sensación increíblemente íntima y debía de ser aquella intimidad lo que la hacía parecer tan erótica.

– Sí, te lo has torcido -dijo él, con voz ahogada, mientras se quitaba el pie del regazo y lo colocaba sobre una piedra cubierta de musgo-. No es nada grave. Seguramente el agua fresca del arroyo ha evitado que se te hinchara demasiado. Dime una cosa -añadió, tras meter el calcetín en el zapato. A continuación, se sentó a su lado-. ¿Por qué lo odias tanto? Me refiero a lo de pedir ayuda. Diablos, ni siquiera pedirla, sino simplemente aceptarla cuando se te ofrece.

– No lo sé -dijo ella. Había girado el rostro para que no estuviera frente al de él-. Supongo que simplemente es mi modo de ser.

– Ésa no me parece respuesta -replicó él, tratando de contener la exasperación-. Lo que te estaba pidiendo en realidad es que me dijeras cuál es tu modo de ser.

La contempló en silencio y se sintió derrotado. Entonces, mientras le observaba el cuello, notó que ella tenía el vello de punta. Aquello resultó una verdadera revelación para él. «Tiene miedo. Mucho más de lo que tengo yo», pensó.

Le colocó la mano en la espalda, entre los omóplatos y empezó a moverla con un relajante ritmo. Caitlyn guardó silencio, pero después de un momento, bajó la cabeza. C.J. cerró los ojos lleno de gratitud porque ella hubiera aceptado aquel pequeño gesto y empezó a subir la mano suavemente hasta el cuello de la sudadera y más allá. Bajo las puntas mojadas de su cabello, tenía la piel suave y fresca. Él pensó lo frágil y delicado que era aquel cuello entre sus dedos. El deseo se despertó dentro de él.

– ¿Qué te parece?

– El Paraíso.

C.J. sintió una minúscula sensación de triunfo. Le colocó la otra mano en el hombro y se incorporó ligeramente. A continuación, comenzó a darle un suave masaje sobre las clavículas, justo donde la tensión más le atenazaba los músculos. Notó el suave aroma a fresas que le emanaba del cabello y tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no enterrar el rostro en él.

Caitlyn dijo algo que él no pudo oír, por lo que se inclinó un poco más sobre ella.

– ¿Cómo dices?

– He dicho que las sensaciones son increíbles -murmuró-. Nunca me había dado cuenta de… Creo que nadie me ha dado un masaje así antes.

– ¿De verdad? -replicó él, sin poder reprimir una sonrisa-. Me alegro de ser el primero.

Caitlyn también se echó a reír. Entonces, se produjo un silencio casi imposible, mientras la mente de C.J. empezaba a viajar por senderos remotos.

«Ojalá… Ojalá, hubieras sido tú el primero», pensó Caitlyn.

Su primero no había sido una elección muy acertada. De hecho, ni siquiera había sido su elección. Todo había ocurrido después del baile de graduación del instituto, en el asiento trasero del coche de sus padres. Él había bebido demasiado y ella… Bueno, tal vez ella no había bebido lo suficiente. Recordó que se había sentido asustada y abrumada, demasiado consciente de que él era dos veces mayor que ella y de que no había esperanza de que pudiera impedirle hacer lo que tan decidido estaba a realizar. Recordó haberle suplicado, aunque tal vez sólo lo había hecho en su cabeza. En cualquier caso, él ni había oído ni escuchado. Caitlyn recordaba el dolor y lo que era peor aún, la indefensión y la humillación.

No se lo había contado nunca a sus padres a pesar de que ellos siempre se habían preguntado por qué no había querido volver a salir con aquel chico. Él no había dejado de insistir nunca hasta que llegó el día en el que ella se marchó a la universidad. Sin embargo, desde aquella noche no había podido volver a mirarlo a la cara sin sentir repulsión y había tenido mucho cuidado de no volver a quedarse a solas con él.

Los que siguieron a continuación tampoco habían sido mucho mejores, aunque al menos ella sí los había elegido. No obstante, siempre se había asegurado de mantener sus emociones bajo un estricto control. Con aquello se había contentado y se había sentido siempre satisfecha… hasta aquel momento.

«Ojalá…». Colocó las manos encima de las de C.J. y detuvo su seductor movimiento.

– Creo que ésa es precisamente la razón por la que odio necesitar ayuda.

– ¿Cuál? -preguntó él. Su aliento le revolvió ligeramente el cabello de encima de la oreja, lo que provocó que se echara a temblar y que los pezones se le pusieran erectos.

– No quiero necesitar a nadie. No puedo… Tengo miedo…

– ¿De qué tienes miedo? -quiso saber él. Ignorando la presión de las manos de Caitlyn, las suyas volvieron a movérsele suavemente por encima de los hombros.

– Supongo… -susurró. La voz se le hizo un nudo en la garganta-. Supongo que un psicólogo diría que tengo miedo a perder el control. A ser débil.

– Necesitar a otra persona no hace que una persona sea débil, sino sólo más humana. De hecho, yo diría que todo el mundo necesita a alguien…

Una carcajada desesperada se apoderó de Caitlyn. Empezó a tararear las palabras de una canción.

– Eveybody needs somebody sometime…

C.J. levantó un poco más la mano y comenzó a acariciarle la garganta y la barbilla. La última nota de la canción se ahogó entre los labios de Caitlyn cuando él la besó. El aliento que no había tenido tiempo de exhalar le hinchó el pecho. Los senos se le irguieron y el vientre le empezó a temblar.

Las yemas de los dedos de C.J. le acariciaban la tensa curva de la garganta. Sus labios no se apartaron, sino que siguieron acariciando suavemente los de Caitlyn. Tan inmersa estaba ella en las sensaciones, que se olvidó de que necesitaba aire, de que no podía ver. La luz, dorada y deliciosa, la envolvió por completo.

– Supongo -susurró ella, buscándolo en aquella luz-, que has hecho eso para hacerme callar…

C.J. no respondió con palabras. Caitlyn sintió su calidez y notó que la boca volvía a acercarse. Él separó los labios y los de ella siguieron su ejemplo en cuanto sintió su contacto.

– Pero yo no…

– Calla.

Volvió a besarla e incrementó la presión con una exquisita lentitud mientras le colocaba la mano debajo de la barbilla para que ella la levantara. El hecho de que le introdujera la lengua en la boca pareció sólo una progresión natural de aquella presión… Una consumación y no una intrusión.

El cuerpo de Caitlyn comenzó a calentarse. La piel le ardía con mil minúsculos puntos de calor. Se sentía tan débil como una recién nacida, tanto que estuvo a punto de sollozar cuando sintió la calidez del cuerpo de C.J. Los brazos de él la rodearon. Jamás se había sentido tan débil, tan indefensa… Sin embargo, no deseaba que aquella sensación terminara nunca.

Capítulo 12

Cuando C.J. notó que ella empezaba a perder el control, sus instintos respondieron a aquella rendición con una sensación de triunfo típicamente masculina. Sin embargo, ella empezó a temblar y aquello lo derrotó. Lo que deseaba no era la rendición de Caitlyn. Tampoco deseaba que perdiera nada.

Con tristeza, se dio cuenta de que se había estado mintiendo cuando trató de convencerse de que sólo quería ayudarla, devolverle lo que se le había arrebatado. La vida, la vista, la sensación de seguridad. En realidad, así era, pero había comprendido que lo que realmente deseaba entregarle a Caitlyn era a sí mismo.

Ni siquiera aquello le iba a bastar porque quería también que ella le entregara algo a cambio, que le diera las cosas que precisamente ella, no deseaba entregarle y que lo hiciera de buena gana, sin reservas.

Quería que ella lo deseara. A pesar de lo que le había dicho su madre, ansiaba que Caitlyn lo necesitara. Deseaba que ella compartiera su vida con él. Deseaba que lo amara.

Trató de negarlo. La parte más primitiva de su ser, segura de que en aquellos momentos podría conseguir lo que quisiera, no dejaba de enfrentarse al ser humano inteligente que sabía que no sería victoria alguna aprovecharse de la mujer que temblaba entre sus brazos. Poco a poco, la sangre se le fue helando en las venas y la pasión se convirtió en vergüenza cuando se apartó de ella y le miró el rostro. Como siempre, la belleza en estado puro de aquellos rasgos le quitó el aliento, pero en aquella ocasión, le produjo también dolor.

«¿En qué estabas pensando?», se preguntó con amargura. «¿No era ya bastante difícil que ella te perdonara como para que también quieras que te ame? ¿Después de lo que le hiciste? ¿En qué estabas pensando?».

Con un gran esfuerzo, hizo que ella se incorporara y se apartó de su lado.

– Estás herida. Es mejor que te lleve a casa.

Caitlyn asintió muy tranquilamente. Suponía que estaba en estado de shock. Temblaba y sentía que el frío la atenazaba por dentro. Sus pensamientos eran tan confusos como sus sentimientos y le resultaba imposible poder enfrentarse a ellos. Notó que él le colocaba algo entre las manos. Era el zapato, con el calcetín guardado en su interior. Lo aferró con fuerza contra su pecho mientras él la agarraba por los codos.

– Tranquila -murmuró él, mientras la levantaba-. No apoyes tu peso sobre ese pie… Ahora, colócame las manos sobre los hombros. Te voy a poner sobre la orilla…

El corazón de Caitlyn comenzó a latir con fuerza. Se preguntó si él podría leerle en el rostro el efecto que había producido en ella. Cuando sintió las manos de C.J. alrededor de la cintura, el estómago le dio un vuelco. Él la levantó y la colocó encima del terraplén sin esfuerzo alguno.

De repente, sintió que la ira se apoderaba de ella. Se sentía profundamente humillada, casi tanto como el día en el que le arrebataron su virginidad en el asiento trasero del coche de su padre. Lo que C.J. le había quitado no tenía nombre. Era algo que ni siquiera se había imaginado que pudiera poseer. «Virginidad emocional. ¿Existía aquel concepto?». Agarró con fuerza el zapato y dio unos saltitos para recuperar el equilibrio.

– Si me das algo, puedo andar…

– No seas estúpida -replicó él. Entonces, la tomó en brazos sin muchos miramientos. Inmediatamente, echó a andar a grandes pasos-. No obstante, me ayudaría que no estuvieras tan rígida. Relájate un poco. ¿Crees que podrías rodearme el cuello con los brazos?

– Por supuesto -contestó ella. Con un ademán exagerado, Caitlyn levantó el brazo y se lo colocó por encima de los hombros-. ¿Mejor así?

C.J. lanzó un gruñido y tras colocarse a Caitlyn más cerca del cuerpo, siguió andando. Caitlyn notó como los dos corazones latían con fuerza el uno contra el otro. No sabía cuál de los dos latía con más fuerza. C.J. estaba haciendo todo el trabajo. ¿Cuál era su excusa?

– La casa está muy lejos -dijo-. Vas a conseguir que te dé un ataque al corazón.

– Preferiría que dejaras de preocuparte sobre mi salud -le espetó él-. Hay modos de llevarte mucho más fáciles, ¿sabes? ¿Preferirías que te echara por encima del hombro, como hacen los bomberos?

– No especialmente.

La ira que sentía había empezado a esfumarse, lo que dejaba más al descubierto el dolor que tanto se había esforzado por enterrar. ¿Por qué había tenido que besarla C.J. de aquella manera para luego comportarse como si hubiera hecho algo vergonzoso o peor aún, como si no hubiera hecho nada en absoluto?

– Dime una cosa -dijo por fin, con gran esfuerzo-. ¿Tienes costumbre de besar a las mujeres inesperadamente, cuando a ti te conviene? ¿Cuando te apetece?

– Sólo a las guapas -replicó C.J., sin inmutarse.

Caitlyn se tragó la réplica que había pensado en darle. Seguía presa de los temblores, pero una nueva excitación se había apoderado de ella. Era un placer secreto. «¿Cree que soy guapa?».

Notó que la piel del cuello de C.J. estaba muy caliente y que por debajo, vibraban unos poderosos músculos. Descubrió que, sin darse cuenta, había empezado a acariciársela como si fuera el lomo de un animal.

Ella misma también tenía la piel muy acalorada, aunque sólo donde él la tocaba. Sentía cómo los músculos de C.J. se flexionaban, cómo le vibraban los nervios y cómo le fluía la sangre por las venas. Tuvo que hacer un gran esfuerzo por no sonreír.

La luz la acribilló de repente, como si hubiera pasado de una oscuridad total a mirar cara a cara al sol. Lanzó un grito y escondió el rostro contra el pecho de C.J.

Aquel grito de dolor le partió a él el corazón. La ternura, acompañada de otras emociones que no era capaz de nombrar y que no había sabido que poseía, emergió a través de él y sacudió los cimientos de su alma. Cuando habló, la voz le temblaba profundamente.

– Ya casi hemos llegado. Aguanta, tesoro… -susurró, con los labios pegados al cabello de ella.

Se sentía furioso consigo mismo y a la vez con ella. ¿Cómo podía haber sido tan estúpido? ¿Cómo no se había imaginado que terminaría enamorándose de ella? En aquellos momentos le parecía tan evidente que se preguntó si se habría dado cuenta todo el mundo menos él.

Bubba y Blondie acudieron a saludarlos cuando entraron en el patio. Bubba no hacía más que ladrar, como si les estuviera preguntando por qué habían tardado tanto. Blondie, por su parte, estaba haciendo todo lo posible por lamerle el rostro a Caitlyn.

– Baja, tonta -rugió C.J., aliviado por tener algo en lo que descargar su ira.

Caitlyn estaba temblando entre sus brazos. Sentía tantos deseos de consolarla, de reconfortarla… Como pudo, esquivó al comité de bienvenida canino y empezó a subir los escalones del porche. A continuación y después de hacer malabarismos para no soltarla, consiguió abrir la puerta y entrar en la casa.

– Ya me puedes bajar -dijo ella.

– Enseguida -replicó él. Observó la escalera. Caitlyn tenía razón. Iba a conseguir que le diera un ataque al corazón-. Ya casi estamos.

Casi sin saber cómo, consiguió subir la escalera. Por suerte, la puerta de la que una vez había sido su habitación estaba abierta. La atravesó con un gesto de triunfo. Las piernas y los brazos le pesaban como el plomo, pero consiguió recorrer la distancia que los separaba de la cama y depositar a Caitlyn sobre la colcha rosa con mariposas amarillas. Fue entonces cuando descubrió que ella se estaba riendo.

Se alegraba de que no estuviera llorando y de que no sintiera dolor. No sabía cuál era la causa de tanta hilaridad, pero decidió que no le importaba. Jamás había visto nada que le provocara un regocijo mayor. Se dio cuenta de que jamás la había visto reír, al menos de aquella manera.

– Me alegro de que lo encuentres tan divertido -comentó, cuando pudo recuperar el aliento.

«Ojalá pudiera decírtelo», pensó Caitlyn. «C.J., sé qué voy a volver a ver».

Deseaba más que nada en el mundo poder compartir aquella alegría con él, pero no podía hacerlo todavía. Dado que estaba empezando a recuperar la vista, comprendió que había llegado el momento de tenderle la trampa a Vasily. A pesar de todo, aunque no pudiera contarle la razón de su alegría, quería compartirla con él. Quería que él se tumbara a su lado y que la tomara entre sus brazos, que su gozo se convirtiera en algo completamente diferente, en lo más perfecto y profundo que se podía compartir con una persona. Deseaba que C.J. le hiciera el amor.

– Lo siento -dijo. Se cubrió los ojos con el brazo para que él no pudiera ver cómo respondía a la luz-. No me estaba riendo de ti… Ha debido de ser una reacción inconsciente a todo lo ocurrido. Debes admitir que el hecho de que me marchara presa de una pataleta, que me torciera el tobillo y que me cayera al arroyo es bastante ridículo…

– Ridículo no sería precisamente como yo lo llamaría. A mí más bien me parece que es una estupidez. No quiero ni pensar lo que te podría haber pasado. ¿Qué creías que estabas haciendo?

¿En qué había estado pensando? En aquellos momentos, le resultaba muy difícil recordar la pena que había sentido sólo hacía unas pocas horas. Lanzó un suspiro y se incorporó. Se frotó el rostro con las manos y a continuación, se cubrió los ojos mientras trataba de pensar qué era lo que iba a decir a continuación, qué podía hacer para que él supiera lo mucho que deseaba que se le acercara. No le resultaba fácil ni en la mejor de las circunstancias, dado que se había pasado toda la vida tratando de evitar las atenciones de los hombres y no sabía cómo seducir.

«Si por lo menos pudiera mirarlo, si pudiera ver su rostro…». Nunca se había dado cuenta de lo importantes que eran los ojos como herramienta en el arte de la seducción. Abrumada por emociones que no era capaz de expresar, se limitó a sonreír y a sacudir la cabeza como tácita disculpa.

– ¿Qué les ha pasado a mis flores? -preguntó.

– Creo que están en el porche -respondió él, tras lanzar un bufido que ella no supo interpretar-. Tienen un aspecto bastante triste.

– Bueno, supongo que tendré que recoger más -dijo ella. Cerró los ojos y recordó el contacto del cuerpo de C.J., su olor… De hecho, en aquellos momentos la habitación parecía haberse llenado de su masculino y limpio aroma.

– Sí, supongo que sí. ¿Qué tal tienes el tobillo? -le preguntó, tras sentarse al lado de Caitlyn sobre la cama. Sintió que el corazón le echaba alas.

– Me molesta un poco.

Se agarró con fuerza a la colcha al notar que él le tomaba el tobillo y se lo colocaba sobre el regazo. No se había dado cuenta hasta entonces de lo mucho que deseaba que él la tocara, en otros lugares, por todas partes… No obstante, sabía que aquello no iba a ocurrir, al menos en aquel momento. ¿Ocurriría alguna vez? Sin poder evitarlo, se echó a temblar.

– Te sigue doliendo, ¿verdad? -dijo él, al tiempo que se apartaba el pie de Caitlyn del regazo y se ponía de pie-. Voy a por un poco de hielo.

Caitlyn oyó que los pasos de C.J. atravesaban la habitación y que la puerta se abría… para cerrarse inmediatamente. Ya a solas, se volvió hacia la ventana y respiró profundamente. Entonces, con un profundo temor, abrió los ojos. El aliento se le escapó del cuerpo mediante un largo y tembloroso suspiro. Sí, se había producido. El milagro, un rectángulo de luz con forma de ventana que iluminaba por fin su oscuridad.

C.J. estaba de pie, delante de la puerta abierta del frigorífico, cuando su madre regresó de la iglesia. Tenía una bolsa de cubitos de hielo en la mano y la observaba con amargura mientras trataba de decidir a qué parte de su anatomía iba a aplicársela.

– ¿Estás tratando de refrescar la casa entera? -le preguntó Betty.

C.J. cerró el frigorífico y se dio la vuelta.

– Es para Caitlyn. Se ha torcido el tobillo.

– ¡Oh! ¿Y cómo ocurrió?

– Metió el pie en un agujero que había en el suelo del bosque.

– ¿En el…? No habrás consentido que fuera allí sola, ¿verdad? -replicó su madre, tras dejar el misal sobre la mesa con un golpe seco.

– Mamá, no fue…

– Calvin James, no te excuses conmigo. Estabas sentado en el porche tratando de aplicar un bálsamo a tu orgullo. Eso es lo que estabas haciendo. Sabes muy bien que no debiste dejar que se marchara sola y mucho menos cuando esos hombres aún andan buscándola.

– Lo sé -admitió C.J., con un suspiro-. Creo que ya ha aprendido la lección. No creo que vaya a volver a repetirlo en un futuro próximo.

– Bueno, espero que no. ¿Vas a subirle el hielo antes de que se derrita?

– Esperaba que lo hicieras tú, dado que ya estás aquí. Creo que por el momento, está bastante harta de mí.

– ¿Cómo es eso? ¿Es que os habéis estado peleando?

– No, nada de eso. Sólo es que me parece que la molesto. Se defiende muy bien ella sola y creo que no necesita que yo cuide de ella constantemente.

– Bueno, eso es cierto.

– Por eso, estaba pensando que… -dijo C.J. Dejó la bolsa de hielo sobre la encimera de la cocina y la observó atentamente, tratando de parecer relajado-estaba pensando, que si Jess y tú vais a estar por aquí durante los próximos días, yo podría llamar a Jimmy Joe y preguntarle si tiene un cargamento para mí.

– Creo que deberías hacerlo -replicó su madre, tras recoger la bolsa y el misal.

– No puedo estar sin hacer nada. Tengo facturas que pagar -argumentó, mientras seguía a su madre al pasillo.

– Hijo, tienes razón -afirmó Betty mientras empezaba a subir las escaleras-. Después de todo, tal y como tú dices, Caitlyn es una mujer hecha y derecha que no necesita que la cuiden como si fuera un bebé y tú eres un hombre con responsabilidades. Deberías volver a trabajar. Hazlo, no te preocupes por Caitlyn. Jessie y yo cuidaremos de ella. Estará bien.

– Bien… Entonces, bueno.

C.J. observó cómo su madre desaparecía al llegar a lo alto de la escalera. Se dio la vuelta y regresó a la cocina para mirar durante unos instantes el lugar en el que había estado la bolsa de hielo. Tenía la sensación de haber pasado algo por alto, pero no tenía ni idea de qué podía ser.

Dado que la formica no parecía proporcionarle respuesta alguna, salió al exterior.

«Es lo mejor», se dijo, tratando de hacerse creer que se sentía muy contento con la decisión que había tomado. Después de lo ocurrido aquel día, iba a ser un verdadero infierno estar con Caitlyn y tener que recordarse a cada paso que él no era la clase de hombre que se aprovechaba de una mujer tan vulnerable. Al menos, esperaba que así fuera. Cuando recordó que la había besado en el bosque y el tiempo que había estado deseando hacerlo, lo mucho que deseaba repetirlo y dejarse llevar por lo que, naturalmente, venía a continuación, sintió un escalofrío y notó que el estómago se le ponía boca abajo. No la había llevado allí para eso, ¿verdad?

No.

Lleno de furia, consultó la hora en su reloj y echó a correr. Desgraciadamente, descubrió que las piernas no le respondían y que ya tenía acelerados los latidos del corazón. Tras recorrer unos doscientos metros, se detuvo y se marchó andando a su casa.

– Caitlyn, cielo. Jake quiere saber si estás segura de que puedes hacerlo. ¿Lo estás o es demasiado pronto?

La voz de Eve estaba llena de preocupación.

En el pequeño despacho que había entre la cocina y el comedor, donde Betty Starr guardaba todos sus papeles y en el que estaba el único teléfono de la casa, Caitlyn agarró con fuerza el teléfono y habló con decisión.

– Estoy bien, de verdad. Los dolores de cabeza han mejorado mucho. Me siento muy fuerte.

No era cierto. Nunca se había sentido más frágil. Ella, que siempre había mostrado tanta seguridad en sí misma, ya no podía confiar en sus propios sentimientos ni en su buen juicio. Sentía que el suelo que pisaba no dejaba de temblar.

– La inflamación ya casi ha desaparecido. Tengo un aspecto bastante normal, o por lo menos eso es lo que me dicen. Aún no puedo ver todos los detalles, sino tan sólo luz y siluetas. Después de todo, acaba de pasarme, pero los médicos me dijeron, que una vez que empezara a ver, podría recuperar la vista bastante rápido. Por eso, se me había ocurrido…

– Caitlyn, es una noticia fantástica -dijo Eve, muy contenta-. Debes de estar muy feliz. Me alegro mucho por ti, igual que Jake. Me apuesto algo a que C.J. es el hombre más feliz de Georgia.

Caitlyn apoyó un codo sobre la mesa y se sujetó la cabeza. La casa estaba vacía. Jess estaba trabajando y Betty se había ido a una cena que se celebraba en la iglesia. Tanto silencio la agobiaba y se sentía como si estuviera a punto de lanzarse al lado más profundo de la piscina. Sin embargo, ya era demasiado tarde para echar marcha atrás. Para bien o para mal, había tomado su decisión. Al día siguiente, Eve pondría en movimiento la primera parte del plan del FBI. En dos o tres días, todo habría terminado. Para bien o para mal.

– Él no lo sabe -murmuró-. No se lo he dicho.

– ¿Y por qué no? -repuso Eve, con el tono de voz que se utilizaba para los que han perdido la cabeza-. Ya sabes que se ha tomado muy personalmente lo que te ha ocurrido.

– Eve, precisamente por eso no se lo puedo decir. Cree que es responsable de todo lo que ocurrió, a pesar de que yo le he dicho mil veces que no lo es. Sé que si supiera lo que tengo intención de hacer, haría todo lo posible para impedírmelo.

– Tal vez tenga razón. Sé que a Jake tampoco le hace mucha gracia. Hay otros modos…

– No, no los hay. Conozco a Vasily y tú no. No es ningún imbécil y no va a dejarse engañar por nadie. Tengo que ser yo. Además, el plan está muy bien pensado. No van a dejar que me ocurra nada. No te preocupes.

– No estoy preocupada -replicó Eve, en tono no muy convincente-. Está bien. Pasaré a recogerte mañana para la entrevista. ¿A qué hora?

– A última hora de la mañana. Jess estará en el trabajo y Betty se marcha los lunes a esa hora para llevar comidas a los ancianos, por lo que aquí no habrá nadie para ponerme trabas.

– ¿Y C.J.? ¿Cómo se lo vas a ocultar a él?

– No creo que eso sea ningún problema -respondió Caitlyn, con voz neutral, mientras trataba de ocultar sus sentimientos-. Probablemente ni estará aquí. He oído que le decía a su madre que va a regresar a trabajar. Seguramente a esa hora ya se habrá marchado de viaje, pero si no…

– Si no, avísame y recurriremos al plan B. Muy bien, si no tengo noticias tuyas, te iré a recoger mañana por la mañana.

– Muy bien.

Las dos mujeres se despidieron y colgaron sus respectivos teléfonos. Entonces, Caitlyn permaneció sentada durante un instante mientras los nervios la corroían por dentro. A continuación, se levantó y atravesó la puerta que comunicaba la estancia con la cocina.

La estancia estaba llena de luz. Estaba casi segura de que no había encendido ninguna lámpara. ¿Para qué iba a hacerlo? No podía ver.

Contra la luz de la ventana, se adivinaba la silueta de una persona. Estaba sentada a la mesa, con algo entre las manos. Era un periódico. Caitlyn se quedó helada. «¡Dios mío! C.J…».

Inmediatamente, comprendió que se había equivocado. El olor a hospital, tenue pero inconfundible… El alivio estuvo a punto de doblarle las rodillas.

– Jess, ¿eres tú?

– Sí -respondió. El periódico crujió y la silueta se volvió para mirarla.

– No te he oído entrar -susurró Caitlyn. Se sentía sin aliento, como si hubiera estado corriendo-. ¿Cuánto… cuánto tiempo llevas aquí?

– El suficiente-respondió Jess.

Capítulo 13

Caitlyn se acercó a la mesa. A tientas, encontró el respaldo de una silla, pero no tomó asiento. Como por arte de magia, ya no se sentía nerviosa, sino inmersa en una extraña tranquilidad.

– ¿Cuánto has oído?

– Lo suficiente para saber que has recuperado la vista -respondió Jess-. Es una noticia estupenda. Me alegro mucho por ti.

– Gracias.

– También me he enterado de que estás a punto de hacer algo que sería peligroso para un miembro de las fuerzas de seguridad con una vista perfecta.

– Es… Es algo que tengo que hacer -musitó Caitlyn mientras observaba las sombras grisáceas que eran sus manos.

– Sí. Eso fue lo que dijo mi marido cuando se marchó a Irak -musitó Jess, con la voz quebrada-. ¿Nos lo ibas a decir a alguno de nosotros? ¿A mi madre o a mí? ¿O acaso te ibas a limitar a marcharte con Eve mañana sin decirnos nada?

– No lo sé -admitió Caitlyn, tras tragar saliva-. Por favor, no pienses… No es por vosotras. Simplemente no puedo… No puedo dejar que se entere C.J. Le daría un ataque. No me pierde de vista… Es como una gallina con sus polluelos, tal y como diría mi tía Lucy. Se comporta como si yo fuera un ser completamente indefenso, como si tuviera miedo de que me rompiera. Nunca va a…

– ¿Y qué esperabas? ¡Está enamorado de ti!

– …Dejarme que… ¿Cómo has dicho?

– He dicho que C.J. está enamorado de ti. No me digas que no lo sabías.

Caitlyn negó rápidamente con la cabeza. Se sentía como si el suelo le temblara bajo los pies, por lo que tiró de una silla y se sentó.

– Ya veo que en esto también has estado ciega. Todos nos dimos cuenta desde el primer día. Desde el momento en el que insistió en subir contigo las escaleras a lo Rhett Butler.

– ¿A lo Rhett Butler? -susurró Caitlyn, aún sin poder creérselo-. Yo creía que simplemente se sentía culpable… Que creía que yo era su responsabilidad por lo que ocurrió.

– Tal vez, pero créeme. Conozco a mi hermano pequeño y si cree que tú eres su responsabilidad, no es porque se sienta culpable, sino porque en lo que a él se refiere, tú eres suya y no está dispuesto a consentir que te ocurra nada. Al menos, si él puede evitarlo.

Caitlyn se cubrió los ojos con las manos, pero ya no pudo detener lo que estaba ocurriendo. Para su desolación, había empezado a llorar.

– ¡Oh, Dios! -susurró. Sorbió por la nariz y se limpió las mejillas con las manos. A continuación, se aclaró la garganta y se levantó de la mesa-. Jess, ¿qué hora es? ¿Crees que él estará en su casa? -añadió, sin esperar a que Jess respondiera a su pregunta.

– Cuando pasé por delante, sí que estaba. Su furgoneta estaba aparcada frente a la puerta y las luces de la casa encendidas. ¿Por qué? -quiso saber Jess. Ella también se había levantado-. ¿Quieres que vaya a llamarlo?

– No. Tengo que decirle algo, pero no puede ser por teléfono. Tengo que ir a verlo antes de…

«Antes de marcharme. Si algo sale mal, si Vasily me mata, jamás tendré oportunidad de decírselo. Nunca lo sabrá. Yo nunca lo sabré…».

No había hablado en voz alta, pero Jess pareció comprender. Tocó suavemente el brazo de Caitlyn y le dijo:

– ¿Quieres que te lleve?

– Oh… ¿Te importaría? Te lo agradecería mucho.

– Claro. Deja que encuentre mis llaves -dijo Jess. Caitlyn escuchó cómo rebuscaba en el bolso-. Ya las tengo. ¿Estás lista? -añadió. Caitlyn asintió inmediatamente-. ¿Estás segura de que no necesitas una cazadora?

Caitlyn negó con la cabeza y las dos juntas bajaron los escalones del porche. No era el frío lo que la hacía temblar.

La breve distancia que separaba la casa de C.J. de la de su madre pareció ser eterna, pero a la vez, resultó ser demasiado corta. No dejaba de pensar en las razones por las que no debería hacer lo que estaba haciendo. «¿Y si no está en casa? ¿Y si ya es demasiado tarde?¿Y si Jess se equivoca? ¿Y si me estoy poniendo en ridículo?».

No lo comprendía. Jamás se había sentido tan insegura ni tan asustada. Ella, que se había enfrentado a hombres que habían maltratado a sus esposas, que habían abusado de sus hijos, que eran mucho más corpulentos que ella y que en ocasiones, estaban armados… ¿Cómo podía temer a un hombre que sólo albergaba bondad en su corazón? «Tal vez porque nunca antes ha habido tanto en juego, porque tienes miedo de tener esperanzas…».

– Parece que está en casa -dijo Jess-. Su furgoneta está allí -añadió, mientras se detenía frente a la casa-. ¿Quieres que te acompañe? ¿Necesitas ayuda para encontrar la puerta?

Caitlyn negó con la cabeza. Podía distinguir la puerta y los escalones contra la vivienda.

– Mientras no se apaguen las luces antes de que llegue, estaré bien -respondió, tratando de bromear-. ¿Hay algún obstáculo en la hierba que yo no sea capaz de distinguir?

– Nada. El camino está despejado. A pesar de todo, esperaré hasta que estés dentro para estar segura.

Caitlyn asintió y salió del coche. Mientras avanzaba hacia la casa, el corazón le latía con fuerza contra el pecho. Con mucho cuidado, empezó a subir los escalones de la casa y atravesó el pequeño porche. Como no pudo encontrar el timbre, llamó suavemente a la puerta. ¿La habría oído C.J.?

Notó que se le hacía un nudo en la garganta cuando oyó que se abría la puerta. Apareció un rectángulo de luz y en él, una sombra que le resultaba muy familiar. En aquel momento, se escuchó el sonido del motor del coche de Jess alejándose en la distancia.

– ¡Caitlyn, oh Dios mío…!

Debía de estar volviéndose loco. Era imposible que Caitlyn estuviera allí, frente a su puerta, como respuesta a un sueño adolescente. Como no sabía qué era lo que la había llevado a su puerta, contuvo el impulso de tomarla entre sus brazos.

– Estaba… Sólo estaba haciendo unas tortitas. Entra, por favor. ¿Cómo has llegado aquí? ¿Era esa Jess? ¿Por qué no ha…? -preguntó, mientras la tomaba por el brazo y la hacía entrar-. Me estaba preparando unas tortitas de queso fundido. Las hago bastante bien. ¿Te apetece una?

– Gracias -contestó ella-. Me apetece mucho. Tienes una casa muy bonita -añadió, mientras él la guiaba hacia la cocina.

– ¿Cómo lo sabes? -quiso saber C.J., lleno de curiosidad.

– Tienes papel pintado -comentó ella, tocando suavemente las paredes-. Y suelos de madera.

– Sí… Supongo que es bonita, pero no es mía. Sólo la estoy alquilando. Como los dueños son conocidos de mis padres y además, ella es prima lejana de mi madre, me la dejaron a muy buen precio. No tiene sentido comprar una casa, al menos hasta que pase mis exámenes y decida dónde voy a instalarme, ¿no te parece?

– ¿Dónde te gustaría instalarte? ¿En Atlanta?

– No, si puedo evitarlo -comentó él, con una carcajada. Como ya habían llegado a la cocina, la condujo hacia la mesa y sacó una silla. Caitlyn tomó asiento y él regresó al fogón-. No. Las personas que viven en ciudades más pequeñas también necesitan abogados.

– Entonces, ¿es eso lo que te gustaría hacer? ¿Vivir en una ciudad pequeña?

– Vivir, ejercer el Derecho, fundar una familia… No espero hacerme rico, de eso estoy seguro -le aseguró, mientras echaba un poco de mantequilla en la sartén-. Supongo que lo que quiero ser es el equivalente en la abogacía del médico de familia de una ciudad pequeña. ¿Sabes lo que quiero decir?

Esperó durante un tiempo interminable a que ella respondiera y cuando no lo hizo, se golpeó las manos, se las frotó y con el corazón algo abatido, siguió hablando.

– Ya está. Van teniendo muy buena pinta. ¿Qué te parece un poco de sopa para acompañar a las tortitas? -sugirió, mientras abría uno de los armarios-. Veamos, tengo…

– Tomate -dijo Caitlyn-. La sopa de tomate va muy bien con las tortitas de queso.

– Pues de tomate será.

Sacó una lata y la abrió, para luego echar el contenido en una cacerola. Había repetido mil veces aquellos gestos, pero sin embargo aquella noche, tenía que pensárselo antes de hacerlo. Le resultaba imposible concentrarse. No hacía más que preguntarse qué sería lo que Caitlyn estaría haciendo allí. Estuvo a punto de preguntárselo en más de una ocasión, pero cada vez, se mordía las palabras, pensando que sonaban demasiado bruscas e incluso groseras. Tal vez incluso no tenía prisa alguna por escuchar la respuesta porque se temía que no fuera la que él deseaba.

¿Qué era lo que quería? En realidad, nada diferente a lo que desearía cualquier otro hombre. Conseguir que la mujer de la que estaba enamorado lo amara también a él. Nada fuera de lo corriente. Entonces, ¿por qué se sentía como si estuviera pidiendo la luna?

– Mi madre solía prepararme esto para comer cuando era pequeña -dijo Caitlyn, mientras se tomaba la sopa-. Cuando regresaba a casa del colegio en días fríos de invierno y tenía la nariz tan fría que casi no podía sentirla, mi madre me preparaba tortitas de queso y sopa de tomate… Siempre consigue que me lloren los ojos y que me gotee la nariz.

Se limpió la nariz con la servilleta que tenía en el regazo y tras dejarla encima de la mesa, la miró sin saber qué hacer. Los ojos aún le estaban llorando.

– ¿Caitlyn? -preguntó C.J., sin comprender.

– Lo siento -susurró ella-. Lo siento mucho. Sé que tienes que estar preguntándote por qué me he presentado aquí de esta manera. Eres… eres demasiado educado como para preguntar.

– Caitlyn…

C.J. se levantó de la silla y trató de tomarla entre sus brazos, pero ella se había puesto de pie al notar lo que iba a hacer y lo eludió. A tientas, lo empujó para que se apartara.

– No, no lo hagas. Quería decirte algo… Me has hecho una pregunta y yo… yo no te he contestado. No sé por qué no… Quería decirte… Quiero que sepas que… Creo que deberías saber…

– Por el amor de Dios, Caitlyn. ¿Decirme qué? Sea lo que sea…

– Me preguntaste por qué no puedo soportar que me ayuden y yo… Creo que te dije que es porque temo mostrarme débil… La verdad es que temo perder el control… por algo que me ocurrió hace mucho tiempo. Nunca se lo he contado a nadie. La noche del baile de fin de curso del instituto, el chico con el que había acudido a la fiesta me violó. Era mucho más corpulento que yo… mucho más fuerte. No quiso escucharme. Yo no podía hacer nada para detenerlo, pero tomé la decisión de que jamás me iba a volver a mostrar débil e indefensa. Y así ha sido. Hasta ahora. Por eso me resulta… me resulta muy difícil. Di algo, maldita sea -añadió, al ver que C.J. no reaccionaba.

Él se inclinó sobre ella y la tomó entre sus brazos. Con gran dulzura, acurrucó la cabeza contra la increíble suavidad del cabello de Caitlyn. Al cabo de unos instantes, cuando sintió que ella lo abrazaba también, le pareció la sensación más increíble que había experimentando nunca.

– Vas a tener que perdonarme -dijo, con voz ronca-. Aparentemente, no sabes lo que supone para un hombre escuchar algo así sobre la mujer de la que…

Tosió y no pudo terminar la frase.

– No quería conmocionarte -musitó ella.

– Pues lo has hecho…

Sin embargo, lo que más lo había sorprendido había sido descubrir que podía albergar el deseo de matar a alguien. Jamás se había creído capaz de algo semejante. Se apartó ligeramente de Caitlyn y contempló su rostro. Durante un instante, aquellos ojos plateados parecieron devolverle la mirada, lo que le provocó un nudo en la garganta. Entonces, ella cerró lentamente los párpados.

– Sin embargo -añadió-, supongo que sabrás que yo nunca… que no tienes que preocuparte… Es decir, yo nunca te forzaría. Ni siquiera te pediría que…

– Lo sé -afirmó ella. Entonces, se puso de puntillas y le acarició los labios muy suavemente con los suyos-. C.J… eres el hombre más honrado que he conocido nunca, aparte de mi padre. De hecho, eres la quintaesencia del caballero sureño, pero… Maldita sea, C.J., algunas veces una mujer prefiere a Rhett Butler en vez de a Ashley Wilkes.

C.J. frunció el ceño.

– ¿Rhett Butler? Ah, sí, el de Lo Que El Viento Se Llevó, ¿no? Lo siento, es que no he visto la película ni he leído el libro.

Caitlyn le colocó las manos sobre el pecho, justo en el lugar en el que los dedos podían acariciarle la piel a través de la abertura del cuello de la camisa. Su sonrisa era sugerente y su voz un murmullo.

– Hay una escena muy famosa en la que Rhett toma en brazos a Scarlett… ¿Sabes quién es Scarlett O'Hara? Bueno, la toma en brazos y sube con ella un enorme tramo de escaleras para llevarla al dormitorio y… Si no me equivoco, tú has debido de tener mucha práctica…

Notaba los latidos del corazón de C.J. a través de la tela de la camisa. Él tenía el cuerpo muy tenso y el interior le hervía como lava.

– Sólo hay un problema -susurró él-. Aquí no hay escaleras.

– En ese caso, así será mucho más fácil.

El valor se apoderó de ella. Se mordió el labio inferior y observó atentamente el borrón en el que la sonrisa de C.J. destacaba sobre todo lo demás. Entonces, impaciente por no poder verlo, le colocó los dedos sobre los labios y sintió que sonreían. A continuación, él inclinó la cabeza ligeramente y se introdujo en la boca las yemas de los dedos de Caitlyn una a una. Ella sintió que el deseo se le despertaba en el vientre y que las piernas se le doblaban.

– Creo que ha llegado el momento de que imites a Rhett Butler -susurró ella, con voz entrecortada.

C.J. sonrió y con un rápido movimiento, aplicó la presión de sus labios contra la palma de la mano de Caitlyn. Ella gimió y muy lentamente, fue tirando de la mano y de los labios de él hacia los suyos. Cuando los notó sobre la boca, su incipiente visión le falló. Presa de dulces sensaciones, cerró los ojos y notó cómo éstas hacían vibrar lugares que estaban muy separados físicamente.

C.J. le acarició la espalda con una mano, mientras que bajaba la otra por la espalda. Encontró sólo piel desnuda cuando se la introdujo por la cinturilla de los vaqueros. Ella le acariciaba suavemente la mandíbula y le mesaba el cabello con los dedos. La mano de él seguía bajando hasta que llegó hasta la parte más inferior de la espina dorsal. Allí, la apretó con fuerza y la levantó contra él. Ella se le enganchó a la cintura con las piernas y a través de la tela de los vaqueros, sintió la esencia de su masculinidad. Su feminidad pareció recordar lo que aquello significaba y vibró para darle la bienvenida.

Sentía que se estaba moviendo. Supo que él la estaba transportando a algún sitio, pero antes, había algo que quería decirle. Rompió el beso, pero C.J. habló antes de que ella pudiera formar las palabras.

– Supongo que no fue precisamente así como Rhett Butler lo hizo…

– Así es mucho mejor…

Cuando trató de encontrar la boca, se echó a reír sin saber por qué. A él le había ocurrido lo mismo. Recordando lo mucho que había deseado reírse así con él, se aferró a los fuertes hombros y dejó que él la transportara al dormitorio. Seguramente, las risas eran como una especie de válvula de escape para tanta estimulación, para tantas emociones.

– Nunca he estado así antes -dijo, cuando C.J. la dejó en el suelo.

– ¿Así? ¿Cómo?

«Excitada, atontada, asustada… feliz». Se encogió de hombros. Tenía la mano sobre el pecho de C.J., por debajo de la camisa y los dedos exploraban y acariciaban con avaricia.

– No sé… así.

C.J. no dijo nada. Bajó la cabeza hasta que tocó la frente de Caitlyn con la suya y le colocó ambas manos alrededor del cuello. Con mucha suavidad, le hizo bajar la cabeza para que sus labios le tocaran suavemente los párpados primero, luego la nariz y por último, de nuevo la boca.

Al principio, apenas la rozaron. Eran como delicados pétalos que la acariciaban como ligeras plumas. Poco a poco, igual que había hecho en el bosque, fue incrementando la presión, hasta introducirse dentro de ella y llenarla tan completamente que Caitlyn no pudo imaginar cómo iba a terminar. Cuando lo hizo, gimió de desesperación, como si le hubieran arrebatado una parte de su ser.

– Yo tampoco…

Las manos de Caitlyn temblaban cuando se las metió por debajo de la camisa y muy lentamente, se la fue levantando. Quería que su piel tocara la suya. El deseo la hacía caer en la desesperación. Harta de sentirse de aquel modo, enterró el rostro contra el pecho de C.J. y empezó a lamérselo. Su piel olía bien, sabía bien… La exploración a la que lo sometieron sus dedos sólo encontró un poco de vello en el centro del torso y alrededor de los pezones.

– ¿No has encendido la luz? -preguntó. Deseaba tanto verlo…

– No -respondió él. También le estaba levantando la camisa, hasta que con la ayuda de Caitlyn, consiguió sacársela por la cabeza. Los senos se le irguieron cuando el fresco aire entró en contacto con la caldeada piel.

– Hazlo. No me importa.

– No… -susurró él, mientras le agarraba los senos con las manos y se los besaba suavemente-. No es justo.

– ¿Qué no es justo?

El aliento se le heló en la garganta. El corazón empezó a latirle con fuerza. Mente y sentimientos se envolvieron en un torbellino creado por la colisión de dos fuerzas opuestas, el gozo y la desesperación.

En aquel momento, Caitlyn comprendió que lo amaba con todo su corazón, mente y fuerza. En aquel mismo instante supo que lo que estaba a punto de hacer podría provocar que lo perdiera para siempre.

Capítulo 14

El grito de Caitlyn, como el de un animal herido, le rompió el corazón. La ternura que sentía hacia ella era tal que era capaz de suavizar los bordes de su pasión. Las manos se mostraron suaves y seguras. La urgencia y la sorpresa se esfumaron.

– Hay otras maneras de ver -murmuró, con una sonrisa en los labios-. Puedo tocarte, verte con mis manos…

Al principio, los senos le habían parecido pequeños y virginales, perfectos, como los esculpidos en marfil de una escultura clásica. Sin embargo, le llenaban las manos con inesperada voluptuosidad y profunda delicia. Por el contrario, los músculos de su torso eran fuertes y elásticos.

Ella también lo estaba «viendo» a él. C.J. sentía que las manos de Caitlyn le recorrían los costados, la espalda… Por donde lo tocaban, dejaban un rastro febril y le aceleraban la respiración. Estaba perdiendo poco a poco la habilidad para concentrarse en delicadezas. El tigre que habitaba en él se estaba despertando y necesitaba toda la concentración de la que disponía para mantenerlo a raya. Tenía que controlarlo. Tenía que hacerlo. Si no lo conseguía, si ella le decía que no, tal vez no podría escucharla.

– Caitlyn… Caty ¿estás segura? -le preguntó, mientras volvía a deslizar los dedos por la cinturilla de los vaqueros.

– Sí, estoy segura -susurró ella. También le había enganchado los dedos en los vaqueros-. ¿Y tú?

– Sólo hay una cosa -musitó, tras besarla una vez más.

– ¿Sí?

No supo cómo consiguió pronunciar aquellas palabras. Le resultó muy difícil. Sufría por ella de un modo en el que jamás había sufrido antes.

– No te he traído aquí para esto…

Así era. Sabía que lo que acababa de decirle a Caitlyn era cierto. Si lo que hubiera tenido en mente hubiera sido la seducción, al menos se habría asegurado de estar preparado. En aquel momento, no sabía si sentirse aliviado o avergonzado por estar tan poco preparado.

– Lo que quiero decir es que no sé si tengo algo. Ha pasado algún tiempo desde…

– ¿Estás seguro de que no…? -susurró ella, tras un momento.

– No, tengo que mirar. Será sólo un momento…

Se levantó de la cama y se dirigió a la cómoda. Abrió el cajón superior y mientras rebuscaba a ciegas entre la ropa interior, sintió las manos de Caitlyn sobre la espalda, acariciándosela.

– Tal vez no quieras hacer eso… aún -dijo, riendo.

La boca de ella estaba demasiado ocupada explorándole el torso, besando, mordisqueando, saboreando, pero murmuró algo que C.J. no pudo entender y sacudió firmemente la cabeza. Él se preguntó si lo que habría querido decir era que tenía plena confianza en él o que simplemente no le importaba que tuviera preservativos o no, algo que no encajaba con su carácter. Caitlyn no era el tipo de mujer que corría riesgos alocadamente. Sin embargo, había notado que sí era muy testaruda. Cuando decidía hacer algo, lo hacía fuera cual fuera el coste.

– Tengo uno -musitó él, muy aliviado.

«Me pregunto qué habría hecho yo si no lo hubiera tenido», se preguntó ella, llena de agradecimiento. Le rodeó el cuello con los brazos y mientras C.J. la besaba, notó que él le abría el botón superior del pantalón. La tela dejó paso a las caricias de las manos de él. Donde la tocaba, la piel echaba chispas, como si estuviera ardiendo. Como pudo, se bajó los vaqueros, pero antes de que pudiera quitárselos, C.J. la agarró por el trasero y la pegó a su cuerpo. Caitlyn dejó escapar un murmullo de sorpresa y de profundo gozo. Echó la cabeza hacía atrás y él comenzó a besarle la garganta que ella le ofrecía. Mientras C.J. se arqueaba encima de ella, la levantó hacia él. Caitlyn separó las piernas y lo rodeó con ellas tal y como había hecho antes.

Las manos de C.J. no dejaban de moldear la sensible piel del trasero y de la parte posterior de los muslos. La firme columna que se le adivinaba por debajo de los vaqueros se le apretaba contra la más tierna parte de su cuerpo. El deseo se le había despertado en el vientre y le vibraba entre las piernas.

Cuando él la depositó sobre la cama, estaba sollozando, abrumada por sensaciones que no había experimentado nunca. El miedo desapareció al notar que él se tumbaba a su lado. Se aferró a él y dejó que comenzara a acariciarla. Poco a poco, separó los muslos y se preparó para recibir su peso, lo que deseaba desesperadamente. Se sorprendió al notar sólo el cosquilleo que le producía el cabello de C.J. sobre la piel. Brevemente, éste le acarició el vientre y los muslos. A continuación, notó la boca. Las sensaciones de placer la atravesaron como una lanza de acero.

Emitió un grito de sorpresa. El cuerpo se le arqueó, se convulsionó, pero él la contuvo. Le había agarrado con fuerza los muslos, pero la boca era increíblemente exquisita y delicada. El cuerpo se le tensó y todo en su interior pareció derrumbarse como un castillo de naipes. El pecho se le desgarró con un sollozo y trató de aferrarse al cuerpo de C.J. en la oscuridad.

– Por favor, por favor -susurró, aferrándose a él desesperadamente.

Cuando se sobrepuso, se tumbó encima de él. El cuerpo aún le palpitaba y temblaba. Una mezcla de placer y dolor le vibraba por todas partes. Respiró profundamente y la furia se apoderó de ella. Trató de incorporarse entre el círculo de los brazos de C.J. y lo golpeó en el pecho con los puños apretados.

– ¿Por qué has…? Yo quería… Tú…

– Tranquila, tranquila… -susurró él.

– Yo quería…

– Tú querías controlarlo todo, ¿no es cierto? -dijo él. Entones, le colocó la mano sobre la nuca e hizo que ella se inclinara para poder besarla muy profundamente.

– Yo también lo deseaba -susurró él-. Y ahora lo estás. Soy todo tuyo, nena. Haz conmigo lo que…

Ella le impidió que siguiera hablando con la boca, riendo. C.J. pensó en lo mucho que había ansiado aquel instante, el hecho de poder reírse con ella en brazos.

Caitlyn levantó la cabeza y lanzó un gruñido de felicidad. Después, muy lentamente, dejó caer su peso para deslizarse sobre él con una perezosa caricia.

C.J. se mantuvo completamente inmóvil, a excepción de las manos. Con ellas, no dejaba de acariciarle repetidamente espalda y trasero. Sin embargo, ella se lo impidió y fue dejándole un rastro de besos ardientes sobre la piel. C.J. lanzó un gruñido, temiéndose lo que iba a acontecer a continuación.

Caitlyn debió de haberse dado cuenta porque, después de dejarle las huellas de sus besos sobre el abdomen, se volvió a colocar a horcajadas encima de él y lo acogió sobre su húmeda feminidad. Él volvió a lanzar otro gruñido de placer.

– Nena…-susurró.

– Yo también te deseo dentro de mí -musitó ella-, pero no sé… no sé si puedo así. Hace tanto tiempo…

Al final, no fue ni el control de ella ni el de él, sino de la unión mutua. No resultó fácil, ni indolora, dado que ella estaba muy tensa y él muy duro. También había pasado mucho tiempo para él.

Mientras reían, C.J. la colocó sobre él y dobló las rodillas para convertir su cuerpo en una pequeña cuna para el de Caitlyn. Entonces, comenzó a acariciarla por todas partes.

Tenía la mente llena de imágenes de Caitlyn, pero ninguna de ellas superaba las sensaciones tan reales que estaba experimentando. Todo era real. Su feminidad cálida y vibrante acogiéndolo, su fuerte y esbelto cuerpo, sus labios tiernos y suaves… No era princesa ni fierecilla, secuestradora ni santa. Sólo era una mujer, una mujer poderosa, vulnerable y humana. Y era suya.

Aquel pensamiento empezó a arderle en el pensamiento y salió volando hacia el cielo como una estrella fugaz. Se olvidó de todo a excepción de lo mucho que la amaba y del milagro que suponía que ella estuviera allí, con él en su cama, cálida y real y que hubiera acudido a él por deseo propio.

Presa del gozo, abrió el corazón, la mente, el cuerpo y el alma y le devolvió aquel regalo del único modo que conocía.

Mientras conducía su camión por las Montañas Azules de camino al norte, C.J. Starr era un hombre feliz. Lo tenía todo. Buen tiempo, un motor fuerte y poderoso, un tráiler cargado de manzanas de Carolina del Norte y la mujer que amaba, la mujer más hermosa que había visto nunca, esperándolo en Georgia. Muy pronto, aprobaría su examen, encontraría una pequeña y acogedora ciudad en la que ejercer su profesión de abogado, se compraría una enorme casa con una hermosa escalera y muchos dormitorios y se casaría con Caitlyn para poder llenar muy pronto todas aquellas habitaciones de niños.

Cuando pensaba en niños, no podía evitar recordar la única sombra que se cernía sobre su felicidad. El rostro pálido y delgado de una niña, su cabello negro y sus ojos oscuros, unos ojos hambrientos y asustados como los de un refugiado. Tal vez el primero de aquellos niños podría ser adoptado.

«Sí, cuando todo esto termine, cuando Vasily esté en la cárcel y Caitlyn a salvo, encontraremos a Emma y nos la llevaremos a vivir con nosotros».

El otro nubarrón que empañaba su cielo azul no era tan fácil de definir ni de disipar. Tenía que ver con el modo en el que las cosas habían terminado con Caitlyn la noche anterior.

Había querido que ella se quedara a su lado. Le habría encantado pasar la noche durmiendo con el cuerpo de ella acurrucado al lado del suyo y poder despertarse a la mañana siguiente para ver su rostro sonriente por encima de una taza de humeante café. Sin embargo, ella había insistido en que C.J. la llevara de vuelta a casa de Betty.

Antes de que ella entrara en la casa, la había besado una vez más bajo la luz del patio. Cuando estaba a punto de decirle que la amaba, ella se lo había impedido colocándole las yemas de los dedos contra los labios. Aquellos ojos plateados lo habían mirado durante un intenso instante a los suyos, casi como si pudieran ver. A continuación, se había puesto de puntillas para besarlo y con un tono de voz muy extraño, le dijo:

– Muchas gracias por esta noche.

«Como si no esperara volver a tener otra», pensó C.J.

Aquel pensamiento le paralizó el corazón y le debilitó las rodillas, por lo que abandonó la autopista en la siguiente parada de descanso. Seguramente estaba haciendo una montaña de un grano de arena. Lo más probable sería que sólo necesitara descansar un poco.

Se sentó en el restaurante para cenar. La televisión estaba sintonizando el canal de noticias de la CNN. Habían estado hablando de la guerra en Oriente Próximo y del último huracán en Cuba cuando empezaron a mostrar unas imágenes, que al principio, no pudo creer. Cuando fue consciente de que eran reales, estuvo a punto de atragantarse con el trozo de filete de pollo que acababa de meterse en la boca.

Era Caitlyn. Allí estaba, hablando con un periodista. Durante un instante, C.J. esperó que se tratara de imágenes de archivo, pero no. El cabello rubio no lograba ocultar la cicatriz ya curada que tenía sobre la frente.

La cámara se apartó de ella y C.J. vio que estaba sentada sobre un sofá que parecía el tipo de mueble que solía aparecer en los estudios de televisión. A su lado, estaba Charly. Enfrente de ellas había alguien más que él conocía. Eve Waskowitz, la realizadora de documentales de televisión. La esposa del agente especial del FBI Jake Redfield.

Caitlyn estaba hablando. Por fin, C.J. apartó los ojos de la imagen y se centró en los subtítulos.

…Nueve en punto de mañana por la mañana.

Entrevistadora: ¿Va usted a revelar el paradero de Emma Vasily?

Caitlyn Brown: Mi postura sobre ese aspecto no ha cambiado. He dicho que no sé dónde está y sigo sin saberlo. No pienso revelar el nombre de mis contactos, por lo tanto…

Entrevistadora: ¿Está usted preparada para regresar a la cárcel?

Caitlyn Brown: Supongo que eso dependerá de lo que el juez decida.

Entrevistadora: Señorita Brown, ¿qué la hizo entregarse? Si no tiene intención de obedecer al juez Calhoun…

Caitlyn Brown: Jamás he tenido la intención de pasarme el resto de mis días como una fugitiva. Sólo necesitaba un tiempo para recuperarme de haber sido disparada, de la muerte de Mary Kelly… y de haber perdido la vista. No sabía si iba a quedarme ciega…

Entrevistadora: Según tengo entendido, ha recuperado la vista.

Caitlyn Brown: Así es. Todavía no completamente, dado que sólo veo formas y no distingo los colores. Veo más o menos lo que se ve cuando no hay mucha luz, pero va mejorando constantemente. Los médicos me dijeron que existía la posibilidad de que regresara a medida que fuera bajando la hinchazón y parece que tenían razón.

Entrevistadora: Debe de estar usted muy contenta.

Caitlyn Brown: Bueno, aliviada creo que sería una palabra mucho más adecuada. ¿Cómo voy a estar contenta cuando Mary Kelly está muerta? Ella sí que no se va a poner mejor nunca…

De repente, el rostro de Caitlyn desapareció de la pantalla. Un titular decía:

“Pueden escuchar el resto de la entrevista exclusiva de Eve Redfield esta noche en…”

C.J. no vio nada más. Casi sin darse cuenta, se puso de pie, dejó un poco de dinero sobre la mesa y salió al exterior. Más tarde, recordaba haber apoyado la cabeza sobre la fría chapa de la cabina de su camión esperando que el suelo dejara de temblar bajo sus pies. «Esto no puede estar ocurriendo otra vez. No puede ser…».

Estaba a punto de subirse al camión cuando su instinto se lo impidió. No estaba en condiciones de conducir. Respiró profundamente para tranquilizarse y a continuación, rodeó el tráiler para comprobar las luces y los frenos, obligándose a concentrarse en aquella inspección de seguridad. Poco a poco, la mente se le fue aclarando y la sensación de conmoción y de traición se fueron alejando de él. Entonces, se dio cuenta de que no estaba enfadado con Caitlyn. De hecho, ni siquiera estaba sorprendido.

«Gracias por esta noche». Tenía que habérselo imaginado.

Se sentía tan desilusionado… Desilusionado por el hecho de que ella no hubiera querido compartir con él la buena nueva de la recuperación de la vista. Aquello le dolía mucho más de lo que quería admitir. También lo desilusionaba el hecho de que no hubiera confiado en él lo suficiente como para decirle lo que estaba a punto de hacer.

«¿Y por qué iba a hacerlo? ¿Acaso no fuiste tú el que la entregó a la policía cuando confió en ti por última vez? ¿Acaso no habrías tratado de detenerla también esta vez?».

Sin embargo, el sentimiento que más lo embargaba era el de miedo. Sabía exactamente lo que Caitlyn estaba tratando de hacer al anunciar al mundo su intención de entregarse e incluso dando el lugar y la hora exacta. Se estaba colocando como cebo, poniéndose como un cordero en el claro de un bosque para atraer al tigre. Seguramente funcionaría y el tigre, Vasily acabaría cayendo en la trampa. Sin embargo, lo triste era que el cordero moría la mayoría de las veces.

«A las nueve en punto de mañana por la mañana».

A esa hora, la mujer que amaba iba a ponerse a tiro de un asesino. Él estaba a más de novecientos kilómetros de poder impedírselo. Novecientos kilómetros. Su única esperanza de llegar allí a tiempo era conducir sin parar durante diez horas y rezar por que el tiempo fuera bueno y no hubiera atascos.

Sacó su teléfono móvil y marcó el número de Charly. Le saltó el buzón de voz, pero no dejó ningún mensaje. Como no tenía el número de Jake Redfield, llamó a información y consiguió el de la centralita del FBI en Atlanta. Después de que lo pasaran de una extensión a otra en un par de ocasiones, alguien le dijo que el agente Redfield estaba en una misión. Cuando le preguntaron si había alguien más que pudiera ayudarlo, C.J. dio las gracias y colgó.

Cuando se subió al camión, tenía la mente clara y tranquila. Unos minutos después, estaba de nuevo en la autopista, aunque, en aquella ocasión, se dirigía hacia el sur.

Los dioses del tiempo debían de estar en su contra. Un frente frío se había topado con las montañas y había decidido dejar su carga de lluvia y granizo allí mismo. Por consiguiente, el tráfico era muy lento y además, había restricciones de velocidad. Cuando por fin dejó la autopista al llegar a Anderson, C.J. estaba tan nervioso que podría haberse devorado las uñas.

El estómago le dio un vuelo al recordar las imágenes del día en el que dispararon a Mary Kelly y a Caitlyn al salir del juzgado al que él se dirigía en aquellos momentos. «No va a dispararle otra vez. Ella es la única que sabe dónde está Emma. No va a dispararle… No lo hará…». No dejaba de repetir aquellas palabras, casi como si fueran una oración.

Estaba a punto de llegar al aparcamiento que había directamente detrás del juzgado. «Voy a llegar a tiempo», pensó, tras mirar el reloj. Desgraciadamente, en aquel mismo instante, el semáforo se puso en ámbar.

«Maldita sea». Piso con fuerza el freno y detuvo el camión con un profundo chirrido. Mientras esperaba, empezó a tamborilear los dedos contra el volante. Un sudor frío le caía sobre el pecho. A través de la ventanilla abierta de la cabina, oyó cómo el campanario que había al otro lado del juzgado empezaba a dar la hora.

«Vamos, vamos, maldita sea… Ponte verde».

En aquel momento las vio. Caitlyn y Charly. Allí estaban, cruzando la calle a poco más de una manzana de donde él se encontraba. Caitlyn llevaba puesto un traje sastre que Charly le debía de haber prestado, pero habría reconocido su cabello y su modo de andar en cualquier parte.

El corazón estaba a punto de salírsele por la boca. Asió con fuerza el volante, casi como si pudiera arrancarlo de cuajo.

«¡Espera, Caitlyn!¡Espera!», gritó mentalmente, aunque sabía que sería inútil.

Tan centrado estaba en las dos mujeres que no se dio cuenta de que un sedán blanco con cristales ahumados se dirigía lentamente hacia ellas desde la dirección opuesta. No se percató de su presencia hasta que se detuvo, se abrió una puerta y descendió un hombre. Atónito, C.J. se dio cuenta de que el hombre llevaba puesto un pasamontañas.

Todo ocurrió muy rápidamente. El hombre no dudó. Se dirigió directamente a las dos mujeres, agarró a Caitlyn por detrás y al mismo tiempo, pegó una salvaje patada a Charly en la parte posterior de las piernas. Mientras ésta última se desmoronaba sobre la acera, el hombre empezó a arrastrar a Caitlyn hacia el vehículo.

C.J. no tardó en reaccionar. Pisó a fondo el acelerador. No sabía exactamente lo que iba a hacer, pero Caitlyn estaba en peligro. Como un héroe, se dispuso a rescatarla con la única arma que tenía.

No sabía si el semáforo se había puesto en verde o no. El poderoso motor diesel rugió y atravesó la intersección. A través de la ira que lo envolvía, C.J. vio que el hombre del pasamontañas se volvía para mirarlo completamente atónito. También observó cómo Caitlyn observaba la escena muy pálida. En menos de un segundo, el camión arrolló al sedán blanco.

Durante un instante, C.J. se mantuvo inmóvil, observando la destrucción que había causado a través de la ventanilla. La verdad era que se sentía bastante atónito por lo que había hecho, aunque el conductor del sedán no parecía estar herido. Lo vio saliendo del coche como pudo.

Lo que no vio fue a Caitlyn ni al hombre del pasamontañas, al menos hasta que la puerta se abrió de repente y ella apareció en la cabina de un empujón. A sus espaldas, estaba el hombre del pasamontañas… con algo en la mano. Por segunda vez en su vida, C.J. se encontró frente a frente con el cañón de una pistola.

Capítulo 15

– Arranca -le ordenó el hombre del pasamontañas, tras cerrar la puerta con fuerza-. ¡Ahora mismo!

«Me han secuestrado otra vez. No me lo puedo creer», pensó C.J. «Esto no puede volver a estar ocurriéndome».

Aquella ocasión no tenía la sensación de haber vivido ya antes aquella situación. El individuo del pasamontañas difería mucho de la hermosa mujer que sólo lo había hecho para tratar de salvar la vida de una mujer y de una niña. Sin embargo, aquel hombre no se iba a andar con miramientos. C.J. sabía que era un asesino a sangre fría.

– Ya voy, ya voy -dijo. Inmediatamente, metió la marcha atrás del camión.

Mientras el enorme vehículo se separaba del destrozado sedán blanco con otro chirrido, C.J. se giró para mirar a Caitlyn. Estaba a punto de preguntarle si se encontraba bien cuando vio que ella abría los ojos de par en par y movía la cabeza ligeramente. Imperceptiblemente, trató de decirle que no lo hiciera.

– Siento mucho lo de su camión, señor -dijo ella, dirigiéndose a él con el tono de voz que utilizaría una desconocida.

– ¡Cállate y agáchate! -le espetó el del pasamontañas. Entonces, la empujó hacia abajo hasta que ella estuvo de rodillas entre sus piernas. Con la pistola que tenía en la mano la estaba apuntando en la cabeza.

Al ver aquella escena, C.J. sintió una gélida sensación que lo embargaba de la cabeza a los pies. En el exterior, las sirenas anunciaban la llegada de coches de policía y de vehículos de emergencia. El tráfico estaba empezando a hacerse muy lento.

– Toma la radio -le dijo el del pasamontañas-. Diles que es mejor que nos dejen pasar. Si no, voy a empezar a disparar y dado que te necesito a ti para que conduzcas, tendré que cargarme a la rubia.

C.J. asintió y tomó el micrófono. Estaba tranquilo. Estaba casi seguro de que aquel tipo no iba a matar a Caitlyn, al menos no por el momento. Ella era la única que sabía dónde estaba Emma. Si le disparaba, no lo haría en ningún órgano vital, aunque aquello no importaba a C.J. en absoluto. Sintonizó el canal 9 y empezó a hablar.

– Canal 9 de emergencias, le habla el conductor de Transportes Blue Starr pidiendo ayuda. Cambio.

Después de una tensa espera, la voz tranquila y profesional de una mujer resonó en el receptor.

– Sí, Blue Starr, te oímos. ¿Cómo está todo el mundo ahí?

– Bien por el momento -respondió C.J., tras mirar a Caitlyn-. Tenemos… tenemos una situación de emergencia aquí. Tengo un par de pasajeros… Un tipo con un rehén. Él tiene una pistola, que dice que va a utilizar si no nos dejan vía libre para salir de aquí. ¿Hay alguna posibilidad de que me podáis echar una mano en este aspecto?

Se produjo otra pausa, aquella más larga y más tensa. C.J. sentía que el corazón lo golpeaba con fuerza contra el cinturón de seguridad.

– Muy bien, Blue Starr, ¿hacia dónde os dirigís?

– Hacia el modo más rápido de salir de la ciudad -contestó. El del pasamontañas asintió.

– Muy bien -comentó-. Diles que no nos sigan -añadió-. En cuanto vea un policía, empezaré a disparar.

– No nos van a dejar huir -replicó C.J.-. ¿Crees que nos van a dejar marchar así como así?

– Por tu bien, espero que así sea -concluyó el del pasamontañas.

C.J. apretó los dientes y volvió a hablar con voz pausada. Así, transmitió la orden y el ultimátum. Tras la habitual pausa, la voz respondió:

– Muy bien, Blue Starr, van a facilitarte un pasillo de salida. Ahora, ten cuidado…

Entonces, se produjo el silencio. Muy sorprendido, C.J. colgó el micrófono y se concentró en conducir.

Arrodillada aún contra el suelo, Caitlyn cerró los ojos y escuchó la voz de C.J. hablando por la radio y la operadora respondiéndole también con tranquilidad. Vio que el pistolero sacaba un teléfono móvil y que marcaba un número. Escuchó atentamente la conversación y sintió que el alivio se apoderaba de ella. Evidentemente, el hombre estaba hablando con su jefe para relatarle el cambio del vehículo de huida.

Todo iba a salir bien. Todo podía aún salir como habían esperado. Desgraciadamente, lamentaba que C.J. se hubiera visto implicado en el asunto.

El plan del FBI había tenido en cuenta todos los detalles excepto aquél. Tal vez había sido un error no haber hecho a C.J. partícipe de sus planes. Tal vez habría tratado de impedir que Caitlyn tomara parte en aquello, pero no se habría presentado allí como un héroe, como un caballero con reluciente armadura. «Ojalá no lo hubieras hecho».

Vasily no la mataría a ella, de eso estaba segura, al menos hasta que volviera a tener a Emma entre sus manos. Mucho antes de que eso ocurriera, el FBI lo tendría en las suyas. Sin embargo, respecto a C.J… No dudarían en matarlo cuando ya no lo necesitaran más ni a él ni a su camión. Caitlyn no sabía cómo podría impedirlo. Sólo sabía que tenía que hacerlo.

Revivió una vez más las imágenes de su pesadilla… La gente que más amaba del mundo yaciendo muerta en un charco de sangre.

Cuando llegó a la autopista, C.J. empezó a respirar con más facilidad. Evidentemente, la policía se había tomado muy en serio las amenazas de su secuestrador. El camino había estado completamente despejado y hasta el momento, no había notado que nadie fuera siguiéndolos. Aquello no significaba que la policía no estuviera tras ellos, sino que lo hacían a una distancia prudencial esperando a ver cómo se desarrollaba la situación.

Había escuchado la conversación que el del pasamontañas había tenido con su jefe y después de que éste le ordenara salir de la autopista para tomar una carretera secundaria hacia las montañas, había comprendido lo que iban a hacer. Se dirigían a un punto de encuentro en el que, probablemente, cambiarían de vehículo. Aquello significaba que lo necesitaban a él hasta llegar a aquel punto. Con la maraña de carreteras que atravesaban las montañas, la policía no tendría manera de saber en qué vehículo estaban ni qué camino habían tomado.

C.J. comprendió, que con coche y conductor nuevos, ya no iban a necesitarlo a él. Sabía perfectamente lo que aquello significaba para su futuro. Como no sabía adonde se dirigían, decidió que tenía que actuar con rapidez, haciendo todo lo posible por evitar que Caitlyn o él murieran en el intento.

Mientras el camión avanzaba por la carretera, C.J. no dejaba de pensar. Cuanto más se acercaban a las montañas, más rápidamente daba vueltas a la situación. Se estaban quedando sin tiempo. Tenía que hacer algo, pero ¿qué?

Atravesaron un pequeño pueblo e inmediatamente la carretera empezó a hacerse más empinada. Llovía con más fuerza, por lo que había muy pocos coches. Sin duda, la lluvia había quitado las ganas de subir a la montaña a los excursionistas.

«En cualquier momento», pensaba C.J. «Estamos a punto de llegar al punto de reunión…».

Casi podía escuchar los latidos de su corazón. Eran como el tic tac de un reloj que estuviera contando los últimos segundos de su vida. ¿Qué le ocurriría a Caitlyn si lo mataban a él? Vasily la tendría en sus manos. ¿Lograrían rescatarla a tiempo los del FBI?

Recordó la primera vez que vio a Caitlyn en la parada de descanso de la autopista. Recordó la conmoción que sintió cuando ella se sacó la pistola del bolsillo. ¿Cómo se iba a haber imaginado entonces, que seis meses después, estaría luchando para salvarle la vida… las vidas de los niños que habrían de tener en el futuro?

La adrenalina empezó a correrle por las venas. «Esto sí que me ha ocurrido antes. Ya le he quitado la pistola a una persona en otra ocasión. Puedo volver a hacerlo».

La tranquilidad se apoderó de él. Miró a sus pasajeros y comprobó que con las prisas, al del pasamontañas se le había olvidado ponerse el cinturón de seguridad. O eso o no había querido inmovilizar sus movimientos. Por su parte, Caitlyn estaba bien protegida en el pequeño espacio que había entre el asiento y el salpicadero. Tan segura como un bebé en su silla de seguridad.

Podía hacerlo. Si pudiera tomar un poco más de velocidad…

– En el siguiente desvío, gira a la derecha -le dijo su secuestrador.

– Bien.

El corazón le latía con fuerza. Vio que Caitlyn levantaba la cabeza y que lo observaba con atención. Él le devolvió la mirada y asintió casi imperceptiblemente.

La carretera que tomaron estaba bien pavimentada, aunque era muy estrecha. Serpenteaba entre laderas cuajadas de helechos, rododendros y laureles. Unos altos árboles enmarcaban ambos lados a cierta distancia.

– Tranquilo -rugió el del pasamontañas-. ¿Es que estás tratando de matarnos?

– Lo siento -murmuró C.J.

Frente a él, vio que la carretera se hacía recta durante unos cientos de metros antes de una acentuada curva a la izquierda. «Perfecto». Repasó una vez más lo que tenía que hacer y tras entonar una oración, pisó con fuerza el freno.

Se escuchó un profundo silbido, como el de una caldera gigantesca, al tiempo que, en la cabina, todo lo que no estaba sujeto salía despedido hacia delante por la fuerza de la inercia. El golpe más fuerte fue el de la frente del hombre del pasamontañas contra el parabrisas del camión. C.J. trató de no fijarse mucho en aquel sonido. Esperaba sinceramente no volver a escucharlo en toda su vida.

Además, durante los próximos minutos tenía demasiadas cosas de las que ocuparse como para pararse a pensar en el hecho de que podría haber matado a un hombre.

Con gran alivio, vio que Caitlyn salía del pequeño cubículo con mucho cuidado, como si no estuviera segura de estar bien. El del pasamontañas se había desmoronado sobre la puerta y no había modo de saber si estaba vivo o no. Caitlyn tenía su pistola entre las manos.

– ¿Te encuentras bien? -le preguntó, con voz ronca.

– Sí -susurró ella. Entonces, miró hacia la inerte figura que había contra la puerta-. ¿Está…?

– No lo sé, pero creo que no deberíamos esperar a comprobarlo. Fuera quien fuera con quien estuviera pensando reunirse…

– Tu camión…

– No va a moverse. El tráiler se ha atravesado y la carga se ha desplazado. Vamos. Tenemos que… -dijo, mientras trataba de abrir la puerta-. Por aquí no podemos. Tendrá que ser por aquí -añadió. Entonces, se incorporó sobre el salpicadero.

– Oh, Dios, no irás…

Tratando de no notar la expresión horrorizada que había en el rostro de Caitlyn, C.J. se estiró por encima del cuerpo del pistolero y abrió la puerta. Como si fuera a cámara lenta, el hombre empezó a deslizarse y cayó fuera del camión. C.J. se sintió enfermo al escucha el golpe seco que se produjo cuando el cuerpo cayó sobre el asfalto.

– Ahora tú -le dijo a Caitlyn, medio empujándola hacia la puerta-. Yo voy detrás de ti.

Trató de no pensar en el cuerpo que había sobre el asfalto cuando pasó por encima de él. Vio que Caitlyn lo estaba esperando tan lejos del hombre del pasamontañas como le era posible. C.J. se dirigió a ella y sin mediar palabra, la tomó entre sus brazos.

– Supongo que tenías que hacerlo -murmuró ella, apartándose ligeramente de él para mirarlo al rostro-. Creo que te iba a matar en cuanto llegáramos a… ¡Oh, C.J…! ¿Por qué tuviste que regresar? ¿Por qué no puedes dejar… dejar de ayúdame, maldita sea?

Lo golpeó una vez en el pecho y se alejó de él. Se zafó de él cuando C.J. trató de volver a tomarla entre sus brazos y se cubrió los ojos con una mano. Aún tenía la visión borrosa, pero no le hacía falta ver perfectamente para reconocer la conmoción y la sorpresa que se le había dibujado en el rostro. Se sintió fatal. El corazón le dolía como si se le hubiera partido en dos.

– Tú preparaste todo esto. Jake Redfield y tú, ¿no es así? Esperabais que Vasily moviera ficha. Esperabas que te secuestraran -dijo C.J., con una amarga sonrisa-. Y yo… yo lo he estropeado todo.

– ¡Oh, no, C.J.! Estuviste magnífico -exclamó ella-. Jamás me podría haber imaginado un rescate más espectacular…

Caitlyn reía y lloraba al mismo tiempo. Inmediatamente, regresó al lugar en el que quería estar, entre sus brazos. C.J. empezó a besarla alocadamente, manchando las bocas de ambos con las lágrimas de ella. Caitlyn lo abrazó con todas sus fuerzas y sintió los temblores que él trataba tan valientemente de ocultar.

– Es sólo que ahora tengo que preocuparme de mantenerte con vida -añadió-. No sé lo que haría si…

– Sí, bueno. Esto no habría ocurrido si no hubieras tratado de mantenerme al margen. Si no me hubieras mentido…

– Lo sé, lo sé. Lo siento. Te juro que jamás volveré a hacerlo. Es que eres tan protector…

– ¡Pues claro que lo soy! ¡Estoy enamorado de ti, maldita sea!

– ¡Oh, C.J…! ¿Qué vamos a hacer ahora?

– Buena pregunta. Creo que éste sería un buen momento para hacerme partícipe del plan.

Caitlyn suspiró. Los dientes le castañeteaban. Había dejado de llover, pero el viento era bastante fresco.

– En realidad, todo es muy sencillo. Nos imaginamos que Vasily trataría de secuestrarme. Sigue pensando que yo sé dónde está su hija.

– ¿Es que no lo sabes?

– No. No lo sé. Sé cómo ponerme en contacto con las personas que sí lo saben, pero no puedo llevarle a él adonde está su hija.

– ¡Oh, Dios…!

– No importa. El plan era que yo fingiera que lo sabía y que lo llevara a una trampa, a una casa segura en la que lo estarían esperando los agentes del FBI. C.J… -dijo, al escuchar el gruñido que él soltaba-. C.J., escúchame. Todo habría salido bien. Vasily no se arriesgaría a matarme mientras no supiera dónde está Emma. Sigo siendo su única esperanza de recuperarla.

– Sí, bueno… En este momento tenemos que preocuparnos por nosotros. Supongo que no sabes dónde está la caballería en estos momentos, ¿verdad?

– Me imagino que bien al margen. No se van a arriesgar a asustar a Vasily.

– Sí, claro… Y hablando de Vasily. No sé a qué distancia de aquí se iba a producir el encuentro con él, pero el camión ha hecho mucho ruido al detenerse. Si están cerca, hay una gran posibilidad de que lo hayan escuchado. No podemos saber cuánto tiempo tardará alguien en presentarse aquí. ¿Tienes algún modo de ponerte en contacto con los del FBI? No, supongo que no… -añadió, con una triste sonrisa-. Entonces, yo diría que…

Se quedó helado, igual que ella. Los dos lo habían escuchado al mismo tiempo. Un vehículo con un potente motor estaba subiendo por la carretera. Los dos echaron a correr instintivamente, pero se detuvieron después de unos pocos pasos y se aferraron el uno al otro.

– ¿Dónde está la pistola? -preguntó C.J.

– Vete -dijo Caitlyn, prácticamente al mismo tiempo-. Me quieren a mí… ¡Oh, no…! -añadió, tras una exclamación de horror-. La dejé en el camión.

– ¿Estás loca? -exclamó él-. No pienso dejarte aquí. Ni lo pienses.

– C.J., te van a matar.

– En ese caso, supongo que es mejor que los dos salgamos pitando de aquí, ¿no te parece? -dijo él. Agarró la mano de Caitlyn. Ella se resistió, aunque sólo fue por un instante-. Alégrate. Tal vez sean los federales.

No era así. Caitlyn lo sabía mucho antes de ver el capó de un coche de color gris pasando por delante del camión.

– No podemos ir más rápido que ellos -susurró C.J., sin aliento-. Si pudiéramos llegar al bosque…

Desgraciadamente, había al menos una distancia de cincuenta metros hasta el lugar en el que podrían perderse entre los matorrales y los árboles. C.J. podría haberlo conseguido, pero Caitlyn no, dado que iba vestida con falta y zapatos de tacón. No estaba dispuesto a dejarla sola.

El sedán gris fue avanzando poco a poco hasta colocarse detrás de ellos. Aceptando lo inevitable, Caitlyn fue aminorando la marcha y después de un minuto, C.J. siguió su ejemplo. El coche pasó por delante de ellos y se detuvo más allá. La puerta trasera se abrió y salió un hombre que les hizo un silencioso gesto con la mano. En la otra, tenía una pistola.

– Estoy empezando a odiar esas cosas -musitó C.J., mientras se agachaba para montarse en el asiento trasero del vehículo.

Caitlyn lo siguió, pero, involuntariamente, tropezó debido a la tenue luz que reinaba en el interior del vehículo. Sintió que C.J. le agarraba una mano y el miedo que habitaba en su corazón remitió un poco… sólo un poco.

El pistolero le indicó que se moviera hacia el centro del vehículo para que él pudiera entrar también y colocarse entre C.J. y ella.

El silencio se apoderó de los cinco ocupantes del vehículo. Muerto de miedo, C.J. se fijó en el hombre que ocupaba el asiento del copiloto. El hombre se había dado la vuelta en el asiento y los observaba con una malévola sonrisa.

– Estoy encantado de haberla conocido por fin, señorita Brown -dijo el hombre, pronunciando las palabras con un leve acento de Europa del Este. A pesar de que el día estaba nublado, llevaba unas gafas con cristales de espejo. Con una mano, le indicó al conductor que arrancara-. Como probablemente se habrá imaginado, soy Ari Vasily. Llevo mucho tiempo esperando este momento. Usted tiene algo que me pertenece, según creo. O tal vez, sería más adecuado decir que usted sabe dónde puedo encontrarlo. Sin embargo, antes de que lleguemos a eso, ¿podría preguntarle qué es lo que han hecho con Lorenzo?

– Si se refiere al tipo que me secuestró -dijo C.J.-, no ha salido demasiado bien parado del… accidente.

Las gafas de Vasily se giraron para mirar a C.J., como si hasta aquel momento, lo hubiera considerado de poca importancia. Después de un interminable momento, volvió a tomar la palabra.

– Ah, entiendo. Una pena. Resulta difícil encontrar empleados de fiar. Bueno -añadió, volviendo a mirar a Caitlyn-, en ese caso, nos pondremos inmediatamente a hablar de negocios. Mi querida señorita Brown, Caitlyn, por supuesto me vas a decir dónde tienen a mi hija. Y rápidamente. Estoy seguro de que las autoridades no estarán muy lejos.

Había hablado como si aquel hecho lo divirtiera. Caitlyn observó con frialdad el brillante borrón que eran para ella los ojos de Ari Vasily. Aquél era el momento para el que se había estado preparando. Todo dependía de si ella podía llevarlo a cabo o no.

Respiró profundamente. No tuvo que esforzarse mucho para que la voz sonara tímida y asustada.

– Yo no sé dónde está Emma. Lo juro…

– Caitlyn… Caitlyn, por favor, no nos hagas perder el tiempo. Si tú no sabes exactamente dónde está mi hija, debes de saber cómo ponerte en contacto con los que sí lo saben. Quiero esa información y voy a hacer lo que sea preciso para obtenerla tan rápido como sea posible. ¿Me comprendes?

Caitlyn no podía responder. El corazón le latía demasiado deprisa y la lengua parecía habérsele pegado al paladar. Después de mirarla un momento, Vasily sacudió la cabeza y suspiró.

– Estás en lo cierto al pensar que no te voy a matar dado que eso daría al traste con mis propósitos, pero, por supuesto, hay muchas maneras con las que puedo obligarte a que me digas lo que quiero sabe sin dañarte un cabello de tu preciosa cabecita. Por ejemplo, sé que eres una persona que se preocupa mucho de los demás. Sin duda, hasta te preocupas de este desafortunado camionero que ha tenido la mala cabeza de interferir en mis asuntos.

Las gafas de sol enfocaron al pistolero que había sentado entre ambos. Con la misma indiferencia de alguien que se está sacudiendo una mosca de encima, Vasily añadió:

– Mátalo.

Capítulo 16

Caitlyn se convulsionó como si hubiera sentido el impacto de una bala sobre su propia carne.

– No, espere, por favor… -susurró. No tuvo que fingir los violentos temblores que le atenazaban el cuerpo.

Vasily agitó una mano. Caitlyn notó que el pistolero se relajaba inmediatamente.

– ¿Sí, Caitlyn? -ronroneó Vasily-. ¿Acaso has cambiado de opinión? ¿Hay algo que desees contarme?

– Yo… Hay una casa segura -musitó, casi sin poder hablar. El corazón le latía en el pecho como si fuera una estampida, lo que le dificultaba la respiración-. Probablemente la hayan llevado allí. Con todo el mundo buscándola, es el lugar más cercano… No está lejos de aquí, cerca del parque forestal de Blue Ridge, pero no sé si podré encontrarla. Sólo he estado allí en una ocasión…

– Por el bien de tu amigo el camionero, espero que la encuentres. Dominic, si haces el favor…

Completamente enferma, Caitlyn cerró los ojos y reclinó la cabeza sobre el asiento. No podía mirar a C.J., pero mentalmente, trataba de transmitirle su angustia. «Oh, C.J., siento tanto haberte metido en esto… Por favor, perdóname. Te amo… Lo siento tanto… Perdóname…».

El coche avanzaba con facilidad por la carretera, trazando sin problemas las curvas. Faltaban quince, tal vez veinte kilómetros para llegar. El FBI estaría allí, esperando. Arrestarían a Vasily y todo habría terminado. «Todo va a salir bien», se decía constantemente.

Sólo había un contratiempo en aquel razonamiento. Los agentes que estaban esperando en la casa sólo esperaban a un rehén, al que Vasily tenía buenas razones para no hacer daño. No contaban con C.J.

«C.J., lo siento… Te amo».

– Gira aquí.

La voz resonó como un latigazo en el interior del coche. Caitlyn se incorporó de repente y vio que el coche empezaba a girar hacia la derecha en un cruce de carreteras.

– ¿Por qué giramos aquí? -preguntó, atónita-. El parque…

– Es una trampa, por supuesto -dijo Vasily con voz gélida. Se dio la vuelta en el asiento y observó a Caitlyn como si fuera un insecto-. ¿No es así, Caitlyn? ¿De verdad creíste que iba a tragarme una mentira tan evidente? No he llegado adonde estoy por ser un estúpido. Ahora, volvamos al principio e intentémoslo de nuevo. Sean, dame tu pistola.

Caitlyn se quedó boquiabierta. Las palabras se le helaron en la garganta al ver que el pistolero que había sentado a su lado le entregaba la pistola a Vasily. Horrorizada, vio cómo él empezaba a apuntar a C.J.

– Muy bien, Caitlyn, una vez más. ¿Dónde está mi hija?

– ¡No lo sé! -sollozó Caitlyn-. Ésa es la verdad. No lo…

La explosión que resonó en tan reducido espacio fue ensordecedora. El grito de Caitlyn se fundió en horrible armonía con la exclamación agónica que profirió C.J. mientras se doblaba sobre sí mismo y se aferraba con fuerza el muslo. Caitlyn intentó llegar hasta él por encima del regazo de Sean, pero una mano la agarró por el pelo y tiró de ella con fuerza y sin miramiento alguno.

– Te aseguro que la próxima bala le dará en un lugar mucho más importante -dijo Vasily tranquilamente-. Te lo pregunto una vez más. ¿Dónde tienes a mi hija?

– Se lo diré, lo prometo -dijo Caitlyn, con voz ronca-, pero va a tener que dar la vuelta. Va por en dirección equivocada.

A excepción de la preocupación que sentía por C.J., ya no sentía miedo alguno. La rabia se había apoderado de ella. Tenía que hacerle creer a Vasily que lo llevaba al lugar en el que se escondía Emma. Lo único que necesitaba era darles el tiempo suficiente a los agentes que seguían la señal que emitía con el dispositivo de búsqueda que llevaba instalado en la hebilla del cinturón para que se dieran cuenta, de que como iban en la dirección contraria, el plan había salido mal. Así, ellos podrían entrar en acción.

Sí. Sólo necesitaba tiempo, pero ¿cuánto tiempo le quedaba a C.J.? Vasily no dudaría en matarlo. Incluso sin otra bala, su vida corría peligro dado que sangraba abundantemente. Se agarraba con fuerza la herida y tenía el rostro tan pálido como las nubes que adornaban el cielo. Después de mirarlo una vez, Caitlyn no pudo volver a hacerlo.

El coche dio la vuelta y aceleró, avanzando por la carretera a velocidad aterradora.

– Voy a vomitar -anunció Caitlyn, con voz tensa.

No estaba bromeando, pero al mismo tiempo, se le estaba empezando a formar un plan desesperado en la cabeza.

– ¡Lo digo en serio! -añadió-. Voy a vomitar. ¡Paren el coche! ¡Paren el coche!

La autenticidad de su súplica era inconfundible. Vasily realizó un pequeño gesto y el coche se detuvo. Caitlyn golpeó la puerta con las manos hasta que escuchó que abrían el seguro. Entonces, agarró con fuerza la manilla que abría la puerta y se lanzó justo a tiempo al aire libre.

Se sentía muy débil, pero al mismo tiempo, más fuerte en cuerpo y alma de lo que había estado nunca. Como si fuera otra persona, se oyó decir.

– Estaré bien si puedo caminar un poco. ¿Puedo salir un momento?

Vasily miró a Sean inmediatamente.

– Ve con ella -le dijo, lleno de asco.

Caitlyn se vio de pie al lado del coche. Estaba de espaldas al vehículo mientras respiraba profundamente. A sus espaldas, Sean estaba saliendo del coche. Volvía a tener la pistola en la mano.

Con la misma distancia que antes, Caitlyn notó que se daba la vuelta y que la pistola salía por los aires. No sintió el impacto del pie contra la cabeza de Sean, pero lo oyó. Fue un golpe seco y desagradable.

Mientras se lanzaba sobre la pistola, la distancia pareció disminuir. Sintió como si volviera a meterse en su cuerpo y entonces, atónita, escuchó unos confusos y alarmantes sonidos que procedían del coche.

– ¡Calvin!-gritó.

Se lanzó hacia la puerta abierta y vio que él salía de cabeza, medio arrastrándose, medio cayéndose. Por detrás de él, vio que la cabeza de Dominic había caído sobre el volante. En aquel momento, comprendió que los alarmantes sonidos que había escuchado estaban producidos por el claxon del coche.

– Sal, Vasily -gritó, mientras agarraba la pistola con fuerza y apuntaba hacia el cristal tintado-. Todo ha terminado. El FBI viene de camino.

En aquel momento, contempló boquiabierta cómo la puerta del conductor se abría de repente. El cuerpo de Dominic salió rodando y desapareció. El coche empezó a deslizarse hacia delante y las puertas se cerraron por causa del movimiento. Entonces, el vehículo empezó a bajar la carretera, dejando a Caitlyn de pie en medio de tres cuerpos inertes. Entre sollozos, se arrodilló al lado de uno de ellos.

– C.J… Eres un idiota -susurró, mientras se colocaba la cabeza de él sobre el regazo-. ¿Por qué has tenido que hacer eso? ¿Por qué siempre estás tratando de ayudarme? Si te desangras y te mueres, ¿qué voy a hacer yo? Respóndeme a eso… ¿Qué voy a hacer sin ti?

C.J. levantó la mirada en medio de un mar de sombras y vio que unos ojos plateados lo observaban. Unos ojos plateados que relucían con las lágrimas.

– ¡Oh, Dios…! Si estás llorando debo de estar muriéndome -dijo-. Eso o estás enamorada de mí.

– ¡No te vas a morir! -gritó Caitlyn.

C.J. esbozó la famosa sonrisa de los Starr, completando el efecto con sus hoyuelos y cerró los ojos. En la distancia, se empezó a escuchar el rugido de las sirenas.

Prologo

Mediados de noviembre, Grand Central Station.

Nueva York.

– Son casi las dos -dijo C.J. Tenía la voz tensa por los nervios que sentía-. El correo electrónico decía a las dos en punto. No la veo. ¿No crees que…?

– Ya llegará -le aseguró Caitlyn-. ¿Te encuentras bien? Tal vez deberías sentarte…

– Estoy bien -replicó él, con cierta irritación.

No había recibido el alta del hospital hacía tanto tiempo, pero estaba más que cansado de que la gente no hiciera más que preocuparse por él. Se pondría muy contento cuando pudiera tirar aquel maldito bastón. Lo meneó para demostrar que sólo lo utilizaba para agradarle a ella, pero la verdad era que aún tenía que apoyarse en él más de lo que le hubiera gustado.

– Este lugar es enorme -musitó, tras mirar por encima del hombro a las dos mujeres que lo seguían a discreta distancia, Charly y la señora Gibson, de los Servicios Sociales de Florida.

Aquel momento le parecía muy especial, un milagro, pero a pesar de todo, no podía deshacerse del miedo que le inundaba el corazón. Habían ocurrido tantas cosas que tendría que pasar mucho tiempo para que volviera a considerar que los que amaba estaban a salvo. Vasily estaba en la cárcel sin fianza. Su imperio estaba siendo desmantelado trozo a trozo, pero a pesar de todo…

– Ahí está -dijo Caitlyn, muy suavemente. Apretó con fuerza la mano de C.J. y empezó a avanzar hacia la niña que estaba sentada sola en una larga fila de asientos.

Al principio, C.J. no la reconoció. No lo hizo hasta que la pequeña levantó la cabeza para ver quién se detenía para hablar con ella y la llamaba por un nombre ya medio olvidado. Tenía el cabello castaño y no negro, muy largo y sujeto con una horquilla de plástico. Sin embargo, los ojos eran inconfundibles, unos ojos llenos de miedo, oscuros como la noche. Ojos de refugiado. Él sintió una extraña sensación en el corazón.

– Hola, Emma -susurró Caitlyn, tras sentarse al lado de la niña-. Soy Caitlyn, ¿te acuerdas de mí?

La niña asintió. Con algo de miedo, observó a C.J. y a continuación, con un hilo de voz, preguntó:

– ¿Dónde está Myrna? Ella me dijo que esperara aquí. Me dijo que íbamos a ir a Disneyworld.

– Así es. C.J. y yo vamos a llevarte a Disneyworld, pero Myrna no puede venir, cielo. Lo siento.

– ¿Por qué no? -quiso saber la pequeña, con los ojos llenos de lágrimas.

– Es que tiene que marcharse, Emma -respondió Caitlyn, muy suavemente-. Ella ya no puede estar contigo.

– ¿Como mi mamá?

Caitlyn dudó y a continuación, asintió.

– Sí, más o menos.

Emma sorbió por la nariz. Una vez más, levantó unos ojos completamente atónitos.

– Entonces, ¿quién me va a cuidar?

– Nosotros -contestó Caitlyn-. C.J. y yo -añadió, tomándolo a él de la mano-. Te acuerdas de C.J., ¿verdad?

Emma lo contempló en silencio. Él le devolvió la mirada, lleno de un nerviosismo y de un miedo que jamás había sentido antes. Se cambió el bastón de mano para poder abrir la bolsa de plástico que llevaba en la mano. Sacó un objeto, la pequeña figura de una niñita con superpoderes y oyó que Emma contenía el aliento.

– No sé cómo se llama ésta -dijo él-. Supongo que me lo tendrás que decir tú.

Emma extendió la mano. Tenía los ojos muy abiertos. Volvió a mirar a C.J. Él asintió y la pequeña le quito el juguete de la mano para estrecharlo contra su pecho. Se levantó de la silla y al mismo tiempo, extendió la mano para tomar la de C.J.

Al sentir la manita de la niña en la suya, él sintió que el corazón le temblaba.

– ¿Te has hecho daño? -le preguntó Emma. Estaba mirándole el bastón.

– Sí, un poco -respondió él, tras aclararse la garganta.

– ¿Te vas a poner bien?

– Oh, sí -contestó C.J., mirando a los ojos de Caitlyn-. Claro que me voy a poner bien.

– Entonces, supongo que no importará -comentó Emma. Lo miró y por primera vez, él la vio sonreír-. En Disneyworld hay que andar mucho, ¿sabes?

C.J. no se consideraba un machote, pero no lo volvía loco la idea de llorar en público. Presa del pánico, miró a Caitlyn y vio que ella le estaba sonriendo y que sus ojos plateados rebosaban todo el amor que un hombre podría desear nunca.

– En ese caso, es mejor que nos marchemos -anunció Caitlyn-. El camino a Disneyworld es muy largo.

– Y después, ¿adonde iremos? -quiso saber Emma. Una vez más, se mostraba insegura.

Habría merecido la pena esperarla diez años…

– A casa -afirmó C.J. Aún seguía mirando a Caitlyn. Estaba pensando en su deseo, en su sueño imposible y en el milagro que se le había concedido. ¿O acaso habría sido la Providencia?

Los ojos de Caitlyn se suavizaron y lo mismo le ocurrió a su sonrisa.

– Sí, a casa -dijo-. Tienes que estudiar para tu examen de abogado y además, tenemos que preparar nuestra boda.

KATHLEEN CREIGHTON

***