/ Language: Español / Genre:love_contemporary

El Pirata

Kate Hoffmann

SU HONOR LE EXIGÍA VOLVER A SU ÉPOCA… ¡A MATAR A UN HOMBRE QUE HABÍA MUERTO HACÍA TRESCIENTOS AÑOS! Griffin Rourke: pirata, espía… quería vengarse del infame bucanero Barba Negra por haber matado a su padre. Y nada… ni siquiera una cautivadora mujer llamada Meredith iba a detenerlo. Meredith Abbott no podía creerlo cuando se encontró al duro Griffin Rourke en la playa. El guapísimo pirata era la personificación de todas sus fantasías. Pero Meredith no había contado con que su amante tuviera aquella sed de venganza…

Kate Hoffmann

El Pirata

El Pirata

Título Original: The Pirate (1996)

Sello / Colección: Tentación 190

Género: Viaje en el Tiempo

Capítulo 1

Un largo grito cortó la noche como el lamento de un alma en pena. Hizo vibrar las ventanas e inundó la casa borrándolo todo excepto los latidos acelerados de su corazón y el sabor del pánico en la boca. Meredith Abott se apretó contra la esquina del enmohecido armario donde se había escondido, escondió la cara entre las piernas y se tapó los oídos.

– Pasará enseguida. No puede durar para siempre. No puede -murmuró.

Era la pesadilla que la había perseguido durante toda su infancia; pero después de muchos años de sueño tranquilo, se había convencido de que no volvería. Al fin y al cabo, ahora era una mujer de casi veintinueve años. Una mujer que estaba reviviendo la noche más aterradora de su vida.

Mientras los otros niños soñaban con dragones bajo la cama o monstruos en las sombras, Meredith lo había hecho con el huracán Delia. Y ahora, mientras otra Delia gritaba tras las ventanas de la casa de piedra gris, sus temores regresaron con tal claridad que se preguntó si realmente los habría dejado atrás alguna vez.

– ¡Voto a bríos! ¡Raaac! ¡Por allí resopla!

– ¡Cállate, Ben!

El loro gris aleteó y la sombra de sus alas se proyectó en las paredes del armario. La electricidad se había cortado seis horas antes y lo único que tenía para espantar la oscuridad y a sus demonios era una vieja lámpara de queroseno, cuya llama temblaba por la corriente de aire que entraba por debajo de la puerta.

– ¿No tendrás por ventura un pedazo de queso? -preguntó Ben, antes de soltar otro graznido.

De no haber estado tan preocupada por sus miedos, probablemente habría estrangulado al loro en aquel mismo instante. Primero se dedicaba a recitar todos los clichés náuticos y ahora empezaba a parafrasear a Ben Gunn, el personaje de La isla del tesoro del que procedía su nombre. Pero, en el fondo, Meredith se alegraba de tener compañía. Ya se había enfrentado sola a un huracán cuando sólo era una niña y la experiencia la había perseguido hasta el día que tomó el trasbordador de Halteras y se alejó de la isla de Ocracoke.

– Jo, jo, jo! ¡Y una botella de ron!

– Ron. No me vendría mal un trago ahora. ¿Tienes una botella por ahí?

– ¡Me llevaré a Viernes conmigo!

– Vaya, ahora te da por Robinson Crusoe. Menuda suerte… comparto armario con un loro que ha leído más que la mayoría de mis alumnos.

– ¡Sí, mi capitán!

Tal vez hubiera cometido un error al regresar a Ocracoke, pero le había parecido una oportunidad perfecta para trabajar en su nuevo proyecto académico. Profesora de la Universidad de William y Mary, había pedido un año sabático para terminar su biografía de Barbanegra; pretendía ganar la beca Sullivan gracias al libro y acceder, después, a un puesto permanente. A fin de cuentas tenía intención de convertirse en la jefa de departamento más joven de la universidad.

La isla de Ocracoke se encontraba frente a la costa de Carolina del Norte. Meredith había llegado justo después del Día de los Trabajadores y había conseguido alquilar una espaciosa casita, por un precio razonable, con vistas a Pamlico Sound y a Teach's Hole, el canal donde el infame Barbanegra anclaba su navío, el Adventure.

Las tres primeras semanas habían sido idílicas. El ritmo tranquilo de la vida isleña volvía a asentarse en sus venas, y recordó el dicho de que un habitante de Ocracoke lo era para siempre. Por otra parte, la unida comunidad la había aceptado sin ningún problema, como si no se hubiera marchado de allí; no en vano, su padre también había nacido en la isla y los vecinos prácticamente la habían criado tras la muerte de su madre.

Meredith consideró la posibilidad de marcharse en el siguiente transbordador cuando supo que se acercaba una tormenta, y ahora pensaba que se había comportado de forma estúpida al decidir quedarse y afrontar sus miedos. Pero en su momento le pareció una buena idea; Horace sólo era una tormenta tropical, no un verdadero huracán como Delia, y la isla había soportado situaciones mucho peores.

Lamentablemente, la tormenta se transformó en huracán poco después y para entonces ya fue tarde: los transbordadores estaban anclados al abrigo de los puertos del continente y ella se quedó a solas con los vientos de ciento treinta kilómetros por hora, la lluvia torrencial y la galerna.

Se apoyó contra la pared del armario. Casi era medianoche y el viento y la lluvia seguían golpeando ferozmente la casa. No se sentía con fuerzas de abandonar la precaria seguridad que le ofrecía el interior del armario de su dormitorio, así que alzó la lámpara de queroseno y echó un vistazo a su alrededor, buscando algo en lo que ocupar su mente. Entonces vio un montón de libros y tomó el primero, que estaba lleno de polvo.

Olía a moho. Las letras doradas de la portada se habían oscurecido con el paso del tiempo, pero todavía se podía leer el título: Bribones a través del tiempo. En cambio, el lomo estaba tan desgastado que el nombre del autor resultaba ilegible, y una mancha oscura lo tapaba en la primera página.

Al manipularlo, el viejo volumen, encuadernado en cuero, se abrió por una magnífica reproducción en blanco y negro de un pirata. Meredith se estremeció. No era la primera coincidencia extraña que se le presentaba últimamente. Tenía la impresión de que una fuerza superior se había cruzado en su camino.

– Deja de asustarte sin razón -se dijo en voz alta-. Todo tiene una explicación lógica. Además, tú no crees en el destino.

Era cierto, pero comprendía que otras personas creyeran en él. Cuando volvió a la isla, el agente inmobiliario le dijo que su vieja casa de la calle Howard ya no estaba disponible, así que le dio las llaves de una casa más grande, situada en la costa, que se encontraba justo enfrente del lugar donde Barbanegra solía anclar su barco.

La segunda coincidencia fue el loro; pertenecía al dueño dé la casa, se llamaba Ben Gunn y habría sido el acompañante perfecto de un marino. La atmósfera del lugar y las frases del animal se combinaban de forma perfecta, como si estuvieran allí sólo para que ella pudiera escribir la biografía del pirata. Y en consecuencia, había estado escribiendo y trabajando mejor que en toda su vida.

La llegada de Horace fue la tercera coincidencia. La isla no sufría un huracán desde hacía doce años, aunque ese hecho no tenía nada de particular: los huracanes eran cíclicos y no podía achacar la situación al destino ni mucho menos a la buena suerte.

Pero ahora, mientras contemplaba la ilustración del pirata, Meredith sintió un intenso temor. De repente se sentía sin fuerzas, doblegada ante una fuerza oscura. Sentía que iba a pasar algo, podía notarlo en el ambiente, y la asustaba.

– ¡Basta! -gritó.

– ¡Basta! -repitió el loro.

– Este huracán me está poniendo tan tensa, que empiezo a imaginar cosas raras.

Intentó concentrarse otra vez en el libro y pasó un dedo por encima de la ilustración, absorbiendo cada detalle. De rasgos aristocráticos, el pirata tenía pelo largo y oscuro y llevaba pantalones bombachos, una camisa blanca de lino y un chaleco negro. Sobre el pecho se le cruzaban dos tiras de cuero que sostenían dos pistoleras; en la mano derecha llevaba un alfanje, y al cinto, una daga.

Le sorprendió la exactitud del dibujo, teniendo en cuenta que la imagen extendida por Hollywood incluía casi siempre un tricornio, una pata de palo, un parche en un ojo, un pendiente de oro y el inevitable loro en el hombro. Pero cuando miró la cara del pirata, se dijo que tal vez no fuera tan exacto; más que un pirata, parecía uno de esos modelos de ropa interior masculina.

Siempre había estado fascinada por las historias de piratas y bucaneros, de los implacables hombres que infestaban las aguas de Outer Banks y asaltaban barcos sin piedad alguna. Aquellas leyendas, que devoraba desde su infancia, eran responsables del amor por la Historia que había desarrollado con el paso de los años.

Pero, a medida que crecía, la fascinación había alimentado una extraña fantasía, tan contradictoria con su conservadora naturaleza, que ni siquiera se atrevía a pensar en ella. Era algo simplemente romántico, sin ninguna base real.

En sus sueños, un pirata diabólicamente atractivo se le acercaba a medianoche y se introducía en su dormitorio. Después, le tapaba la boca con una mano y ella hacía un esfuerzo, no demasiado convincente, por resistirse. Cuando ya le había atado las manos, el pirata se la cargaba al hombro y la llevaba a su barco. Y una vez allí, la fantasía adquiría tintes abiertamente eróticos y se convertía en una danza sensual entre un depredador y su presa.

Por desgracia, el sueño siempre terminaba en ese punto. Meredith despertaba antes de que empezaran a quitarse la ropa, y aunque había intentado seguir soñando en reiteradas ocasiones, nunca lo conseguía.

De todas formas, daba igual; sabía cómo terminaba: su miedo a la intimidad se haría insoportable y ella saldría huyendo, tal y como solía hacer en la vida real. Su vida había estado tan centrada en el trabajo, que no había mantenido ninguna relación digna de tal nombre; con el tiempo, comprendió que todos los años gastados en clavar los codos y estudiar cuando todas sus amigas se dedicaban a pensar en los hombres no la habían preparado para mantener relaciones reales. Sabía mucho menos del sexo opuesto que la mayoría.

– Nací demasiado tarde -murmuró mientras miraba la ilustración.

A Meredith le habría gustado nacer en otro siglo, cuando la vida era más inmediata, más excitante, cuando los hombres eran más caballerescos y heroicos. Pero dado que eso no era posible, se había decidido por estudiar Historia y pasarse la vida leyendo y escribiendo sobre el pasado. De hecho, su tesis doctoral había tratado sobre la historia naval estadounidense; y más concretamente, sobre los corsarios y piratas de los tiempos de la colonia.

– Llámame Ismael -imploró Ben. Meredith se sobresaltó al oír las palabras del loro.

– ¡Te llamaré estofado de loro como no cierres el pico! -exclamó, sonriendo-. Oh, sí, loro estofado… Ñam, ñam.

– Raaac… ¡Loro estofado! -la imitó-. Ñam, ñam.

Volvió a mirar la cara del pirata y pensó que se parecía sorprendentemente al hombre de sus sueños. Al levantar el volumen, sintió un extraño calor en las manos y de repente notó un temblor inesperado, casi como si el libro hubiera adquirido vida propia. Sobresaltada, Meredith lo cerró de golpe y lo volvió a dejar donde lo había encontrado.

Estuvo un buen rato mirándolo, hasta que Ben volvió a aletear. Sólo entonces, cayó en la cuenta de que un sobrecogedor silencio había caído sobre la casa. Ya no oía el sonido del viento y la lluvia ya no golpeaba el tejado. Cuando miró el reloj, vio que eran exactamente las doce en punto de la noche.

Abrió la puerta del armario, estiró sus entumecidas piernas y salió a la habitación en compañía del loro. La luz de la lámpara iluminaba la estancia proyectando enormes sombras en las paredes.

Echó un rápido vistazo a la casa y comprobó que no había sufrido más daños que un par de cristales rotos en el cuarto de baño. Después, dejó a Ben en su percha y se dirigió al porche; los muebles estaban caídos y había ramas rotas de los robles cercanos. Con cautela, Meredith descendió por la escalera que llevaba al jardín. Aquella calma resultaba desconcertante tras el caos que acababa de sufrir.

Las olas todavía rompían con cierta furia en la orilla, pero la lluvia se había transformado en una ligera llovizna casi primaveral.

Alzó la lámpara para ver mejor y entonces notó que había algo sobre la arena, a apenas un metro del agua. Pensó que serían restos arrojados por el mar y se acercó; durante un momento, tuvo la impresión de que se movía, pero pensó que habría sido un efecto óptico.

Aunque el sentido común le decía que sería mejor que volviera al interior de la casa, siguió avanzando. Y unos segundos después, descubrió que aquello no era ningún objeto, sino un hombre.

– Oh, Dios mío… -murmuró.

Meredith se arrodilló, dejó la lámpara en el suelo y movió al desconocido hasta ponerlo boca arriba. El hombre gimió suavemente, pero no recobró la consciencia. Su largo cabello estaba empapado y una barba oscura ocultaba sus rasgos; había algo extremadamente familiar, aunque indistinguible, en él:

Llevaba una camisa blanca, un chaleco bastante extraño y pantalones bombachos, además de botas altas, de cuero, que le llegaban a las rodillas. Y en el cinto, una vaina de espada, vacía.

Meredith gimió.

– Debería haberlo adivinado. Eres uno de los chicos de Tank Muldoon

Trevor Muldoon, más conocido en la isla como Tank, era dueño de un bar restaurante para turistas llamado Pirate's Cove. Todos sus camareros iban disfrazados de piratas, lo cual daba ambiente y ayudaba a la popularidad del local, pero la mayoría de los camareros eran estudiantes de la universidad que habían dejado la isla justo después del Día de los Trabajadores.

– ¿Qué estabas haciendo? ¿Dedicarte a tomar ron antes de disfrutar del huracán? – Preguntó, sacudiéndolo un poco-. Venga, despierta antes de que te arrastre la marea.

El desconocido gimió y la miró. Tenía sangre en la sien, pero la lluvia la borró de inmediato. Meredith maldijo su suerte. No podía dejarlo allí, pero por otra parte era demasiado grande y pesado como para llevarlo a la casa.

Pensó en llamar a la policía para que se hiciera cargo de él. En ese momento, la llama de la lámpara iluminó su rostro y Meredith pensó que, a pesar de la imagen extrañamente feroz que le daban la barba y el pelo largo, parecía vulnerable e indefenso.

Lentamente, estiró un brazo y le secó la lluvia de la frente. Estaba tan frío y quieto, que se sobresaltó, y se apartó, dominada por un mal presentimiento. Además, la Meredith Abbott de siempre no era una mujer demasiado valiente; la asustaba casi todo, especialmente los hombres. Y sin embargo, aquel hombre que yacía en la playa, medio muerto, no la asustaba.

La fuente de su miedo era bien distinta: temía a las fuerzas que lo habían dejado allí.

Se sentó en el suelo, muerta de frío y agotada. Su pirata estaba junto a ella, tumbado en el sofá donde finalmente había conseguido dejarlo después de arrastrarlo desde la playa. Ben los miró a los dos en silencio, como si desconfiara del desconocido.

El viento y la lluvia retomaron su anterior furia en cuanto Meredith cerró la puerta de la casa. Pero esta vez, no corrió a esconderse en el armario; aquel hombre no tenía muy buen aspecto y ella era la única persona que podía cuidar de él, de modo que recogió todas las velas y lámparas que pudo encontrar y las llevó al salón: los cortes eléctricos eran frecuentes en la isla y la casa estaba bien surtida.

El pirata, gimió de nuevo y murmuró algo que ella no pudo entender. Su expresión se volvió repentinamente amenazadora. Meredith se recordó entonces que podía ser peligroso; era un hombre alto, fuerte, de hombros tan anchos, que apenas cabía en el sofá.

Temblorosa, extendió una mano y le tocó la mejilla. Seguía helado y su respiración era casi imperceptible. La herida de la sien había dejado de sangrar, pero tenía otras heridas más importantes que aquel rasguño. Tras un reconocimiento rápido, descubrió que también tenía un chichón del tamaño de una pelota de golf en la parte posterior de la cabeza, además de varios cortes en la mandíbula, bajo la barba, y un corte profundo en la rodilla izquierda.

– ¿No podrías haberte emborrachado y haberte quedado dormido en tu propio sofá? -dijo ella-. No sé qué hacer, no soy médico… Y con esta tormenta no puedo salir a buscar ayuda.

Intentó llamar a la policía, pero el teléfono no funcionaba; y aunque lo hubiera hecho, el sheriff y su ayudante estarían ocupados con problemas más importantes que ése. En cuanto a los vecinos, no intentó avisarlos; todas las casas de la zona pertenecían a personas que sólo las habitaban en verano. Y por último, el único médico de la isla sólo pasaba una vez a la semana por la pequeña clínica.

De haber sido algo más valiente, tal vez habría salido. Sin embargo, las posibilidades de encontrar a alguien no habrían sido demasiado altas; la tormenta había empeorado otra vez y habría tenido que caminar medio kilómetro hasta llegar a la carretera para, una vez allí, cruzar los dedos y esperar que apareciera el sheriff.

Se frotó los ojos con cansancio. De repente, el caos exterior le parecía un asunto menor en comparación con lo que ocurría en el interior de la casa.

– ¿De dónde diablos has salido? ¿Y qué hacías en mi parte de la playa?

Meredith se inclinó para apartarle el pelo de la cara, y en ese momento, él abrió los ojos. Sus pálidos ojos azules se clavaron en ella como si no comprendiera nada, casi como si estuviera mirando a otra parte.

– ¿Puedes oírme? ¿Quién eres? ¿Qué ha pasado? -preguntó ella.

Él abrió la boca para decir algo, pero no pudo hablar. Después, cerró los ojos como si el esfuerzo le hubiera resultado doloroso.

– Ni siquiera sé cómo llamarte, pero debes de tener un nombre… Creo que te llamaré Ned. Ned el pirata. ¿Sabes? A Barbanegra lo llamaban Ned porque su verdadero nombre era Edward -declaró ella-. De todas formas no estás en condiciones de llevarme la contraria.

Meredith le quitó las botas y se quedó mirando una de ellas, sorprendida. Eran unas botas muy particulares, con un doblez a la altura de la rodilla. Le dio la vuelta y examinó la suela.

– Es una bota hecha a mano -murmuró-. Qué curioso. Este tipo de botas no se hacen desde principios del siglo XVIII… ¿Se puede saber qué zapatero te las ha hecho?

La confusión de Meredith fue en aumento cuando comprobó que sus bombachos también estaban hechos a mano, al igual que la camisa de lino, y que ninguna de sus prendas tenía etiqueta.

Le abrió la camisa para comprobar que no tenía más heridas y se quedó extasiada con la visión de su fuerte pecho bajo la luz de la lámpara. No tenía intención de quitarle la ropa aunque estuviera mojada. Sentía curiosidad y no podía decir que todos los días pudieran gozar de la presencia de un hombre en su sofá, pero su temeridad y sus habilidades como enfermera tenían un límite.

En lugar de desnudarlo, lo tapó con, una manta del dormitorio de invitados y se dispuso a encender el fuego. Cuando terminó, el desconocido había recobrado el color y su respiración era más pausada.

– Muy bien, Ned. Ahora que estás mejor, será mejor que me ocupe de tus heridas. Después, prepararé café e intentaré quitarte esa borrachera.

Se dirigió al cuarto de baño y tomó vendas, alcohol, unas tijeras pequeñas, una maquinilla y crema de afeitar. Acto seguido, puso una toalla sobre el cuello del hombre y comenzó a afeitarle la barba, con sumo cuidado, para poder curarle los cortes.

Cuando terminó, se apartó un poco y se llevó una buena sorpresa. Era muy atractivo. Hasta ese momento sólo había visto a un individuo extraño, de aspecto extraño y vagamente siniestro, pero ahora se quedó hipnotizada. Tenía una buena razón: no era la primera vez que lo veía. Lo había visto esa misma noche cuando contemplaba la ilustración del pirata en el viejo libro del armario.

Dejarse llevar por sus fantasías no le habría costado nada, pero intentó convencerse de que sólo era uno de los chicos de Tank Muldoon aunque la explicación tampoco era demasiado racional; no en vano, aquel era un hombre hecho y derecho, no uno de los jovencitos que contrataba Tank para servir las mesas. Y por otra parte, sabía que él no se habría tomado la molestia de comprar trajes de época auténticos para los camareros.

Asombrada, se inclinó para quitarle un poco de crema de afeitar que se le había quedado en la mandíbula y él la agarró rápidamente por la muñeca. Meredith gritó y quiso liberarse, sin éxito. Él la miró con sus pálidos ojos azules, que ahora parecían totalmente despiertos, y preguntó con frialdad:

– ¿Dónde estoy?

Ella intentó liberarse otra vez. Pero sólo consiguió que la apretara con más fuerza.

– Dime, mozuela… ¿Quién eres?

– ¿Mozuela? -preguntó, sorprendida por un término que allí era un arcaísmo.

– ¿Quién me ha traído a este lugar? Di la verdad, porque sabré si estás mintiendo – declaró con acento inglés.

– Te he traído yo. Estabas tendido en la playa y…

– ¿Dónde está la bolsa?

– ¿Qué bolsa? ¿Te refieres a mi bolso?

– La bolsa -insistió, aflojando su presa-. Tengo que entregar las pruebas… tengo que… vengar… mi padre.

Justo entonces, el desconocido la soltó y quedó inconsciente otra vez.

– ¡Cuidado! -exclamó el loro.

Meredith se apartó rápidamente del sofá y lo miró con miedo. No podía quedarse allí después de lo que había sucedido; tenía que salir en busca del sheriff. Pero cuando abrió la puerta de la casa, se dio de bruces con la realidad: el viento lanzó la puerta contra la pared y los objetos que arrastraba la golpearon como una lluvia de balas. Tuvo que echar mano de todas sus fuerzas para cerrarla de nuevo, y de toda su frialdad para asumir que estar con el pirata era menos peligroso que vérselas con el huracán.

Asustada, corrió a buscar algo con lo que poder defenderse. No encontró ningún arma, pero sí un rollo de cuerda en el armario.

– ¡Magnífico! Lo ataré tan fuertemente que no podrá moverse. Y cuando pasé la tormenta, llamaré al sheriff.

– ¡Átalo! ¡Átalo! -exclamó el pájaro.

Al terminar de atarlo, el pirata se parecía a Gulliver después de haber sido reducido por los liliputenses. Había dado tantas vueltas y revueltas a la cuerda, que Meredith supuso que ni el hombre más fuerte del mundo conseguiría liberarse.

A pesar de ello, se dirigió a la cocina y tomó un cuchillo como medida de protección añadida. Después, se sentó junto al fuego, en un sofá, y lo observó con cansancio.

Aquel hombre se había convertido ahora en su Delia. Meredith llamaba Delia a cualquier cosa que la asustara desde que aquel huracán los había sorprendido a su viudo padre, un marisquero, y a ella en la vieja casa de Ocracoke Village. Nunca había olvidado aquel día, aquel 11 de septiembre de 1976. El día había amanecido cubierto, pero tranquilo; sin embargo, el huracán se les echó encima al cabo de un rato y su padre salió de la casa para comprobar las amarras del barco por última vez.

Mientras su padre se ponía su chubasquero, ella le rogó que se quedara en casa. El se inclinó, sonrió y le dijo que permaneciera allí y que él volvería enseguida. Pero no volvió.

Meredith se había encerrado en el armario y había comenzado a llamar a gritos a su padre y a su madre, aunque Carolina Abbott sólo era un recuerdo vago para ella. Su padre resultó herido y tardó en recobrarse, pero sobrevivió. En cuanto al barco, sufrió desperfectos y tuvieron que pedir un crédito para arreglarlo y seguir faenando.

Desde entonces, las cosas fueron de mal en peor. El año en que Meredith cumplió los trece años, su padre perdió el barco porque no pudo pagar el crédito y Sam Abbott tuvo que abandonar Ocracoke con ella para buscar un empleo en Maryland. Todavía recordaba la silueta de la isla perdiéndose en el mar, tras el cabo de Halteras.

En el fondo, se había sentido aliviada; ya no tendría que enfrentarse a más huracanes. Pero su padre echaba de menos Ocracoke. El mar lo era todo para él y falleció, lleno de tristeza, cuando Meredith tenía veinticinco años.

En cierta forma, Meredith se había decidido a volver por él. Pero ahora su vida se había transformado en un infierno. Estaba atrapada en aquella casa con un individuo que podía ser un psicópata.

Sin embargo, intentó convencerse de que no tenía miedo. Era una mujer adulta y tenía un cuchillo, el atizador del fuego y muchos metros de cuerda.

Todo estaba bien. Lo tenía todo controlado.

Por lo menos, hasta que despertara el pirata.

Estaba seguro de haber muerto. Recordaba haber caído por la borda, aunque probablemente lo habían empujado; un hombre que se había pasado toda la vida en la mar no se caía así como así.

Sí, seguramente lo habían empujado. Y golpeado. Pero se dijo que si él, Griffin Rourke, hubiera estado muerto, no habría sentido aquel intenso dolor; y de haberse encontrado entre los ángeles, habría podido abrir los ojos para mirar a su alrededor. Sólo cabía otra posibilidad: que estuviera en el infierno.

Intentó mover los brazos y las piernas, pero le pesaban demasiado. Pensó que tal vez se hubiera emborrachado en una taberna y que el tabernero lo había llevado amablemente a alguna habitación del establecimiento, así que hizo un esfuerzo y consiguió, por fin, abrir los ojos.

Pero aquello no era ninguna taberna. Para empezar, no reconocía el sitio. Para continuar, lo habían atado y le había afeitado la barba.

La sala estaba iluminada con velas y lámparas que supuso de aceite, de tal manera que no podía ver nada que se encontrara en las sombras. Junto al fuego había una especie de sillón en el cual dormía una persona que no pudo distinguir con claridad. Por su tamaño, le pareció un chico. Así que hizo un esfuerzo y gritó:

– ¡Eh! ¡Chico!

El supuesto chico se despertó sobresaltado y se puso en pie blandiendo un cuchillo.

– Aparta esa hoja, chico -ordenó Griffin-. No tengo intención de hacerte daño a menos que me obligues a ello. Y ahora, desátame o atente a las consecuencias.

El chico negó con la cabeza.

– Será mejor que no me enojes… -dijo él, intentando liberarse de las ataduras

– No voy a desatarte hasta que respondas unas cuantas preguntas. ¿Quién eres? ¿Cómo te llamas?

El suave y dulce sonido de la voz del chico bastó para que Griffin entrecerrara los ojos y lo mirara con más detenimiento. En cuanto notó sus curvas, su estrecha cintura, sus pequeños senos y sus caderas, supo que era una mujer.

– ¡Maldita sea! ¡Me ha atado una simple mujer!

– ¡Contéstame! ¿Quién eres?

– Griffin Rourke -respondió-. ¿Y quién eres tú, muchacha?

– ¿De dónde eres?

– ¿Que de dónde soy? -preguntó él, mirándola-. ¿Quieres saber dónde nací?

– En efecto.

– Nací en la colonia de Virginia, en la habitación del fondo de la casa de mi padre.

– Vaya, veo que los británicos todavía no os habéis acostumbrado a que Estados Unidos se independizó. Virginia es un estado, no una colonia. Y además, ¿pretendes que crea que naciste en tu casa?

– ¿Y dónde quieres que naciera? Pero ahora, contéstame tú. ¿Cómo te llamas?

– Meredith. Meredith Abbott.

Él rió.

– Ah, entonces eres un chico.

– ¡No! -protestó ella.

– Pues tienes nombre de chico.

– Meredith también es nombre de mujer. Al menos, lo es desde hace bastante tiempo.

– ¿Y qué le ha pasado a tu cabello y a tus ropas? ¿Por qué vistes como un muchacho?

– Para tu información, el pelo corto en las mujeres resulta bastante chic. Y en cuanto a los vaqueros, no sabía que fueran exclusivos de los hombres. ¿De qué planeta has salido?

– ¿Planeta? No te entiendo -dijo Griffin-. ¿Cómo podía vivir en otro planeta? Además, ¿qué sabes tú de planetas? No he conocido a ninguna mujer cuyo pequeño cerebro sepa comprender las complejidades de Copérnico, Brahe o Kesler.

– Bueno, al menos no eres un extraterrestre -dijo ella con ironía-. Pero eres el tipo más machista que he conocido en mi vida. ¿Por qué te vistes como un pirata?

– Maldita sea, niña, ya estoy harto de este interrogatorio. ¡Desátame ahora mismo!

– ¡No!

Griffin cerró los ojos.

– Entonces dime dónde estoy. Y cuándo piensas liberarme.

– Apareciste en mi playa durante el huracán y yo te he arrastrado hasta mi casa. Sin mí, habrías muerto. – ¿Me has salvado la vida?

– Sí.

– ¿Y dónde estamos? ¿Dónde está la casa de la que hablas?

– En el camino de Loop, en la isla de Ocracoke.

– ¿En Occracock? ¿Estoy en Occracock? No puede ser… No hay casas en Occracock.

– Disculpa, pero la isla se llama Ocracoke, no Occracock -le corrigió-. Y claro que hay casas… todo un pueblo. Está aquí desde hace más de doscientos años.

Griffin la miró y pensó que estaba loca. Lo que decía no tenía ningún sentido. Sólo la locura podía explicar sus extrañas palabras y el hecho de que lo hubiera atado, aunque cabía la posibilidad de que el loco fuera él. Ni siquiera sabía cuánto tiempo llevaba en aquel lugar. Podían haber pasado varios días.

– ¿Qué día es hoy? -preguntó él. Ella frunció el ceño.

– Veintidós de septiembre.

Él cerró los ojos, aliviado. No estaba loco. Efectivamente, era veintidós de septiembre.

– De mil novecientos noventa y seis – añadió ella.

– ¿Mil novecientos noventa y seis? ¿Qué es eso?

– El año.

– Estás loca, rematadamente loca -murmuró-. Desátame ahora mismo o te juro por la tumba de mi padre que te mataré.

Capitulo 2

Meredith alzó la barbilla, desafiante, e intentó mantener la compostura.

– No estás en posición de amenazarme. En cuanto pase la tormenta, llamaré al sheriff para que te meta en una celda.

Griffin maldijo y tiró de las cuerdas, pero los nudos parecían bastante firmes. Al parecer, las clases que le había dado su padre en el barco pesquero habían servido de algo.

Cuando el enfado del pirata comenzó a desvanecerse, se acercó al sofá, lo miró y dijo:

– Si no te hubieras emborrachado y salido en mitad de un huracán, no te habría pasado esto. Amenazar con matarme no te va a servir de nada.

Él apretó los dientes.

– No te mataría. No sería capaz de matar a una mujer, aunque sea una arpía lunática. Y no estoy borracho, por cierto. Se necesita algo más que un dedo de ron para emborracharme.

– Entonces, ¿por qué saliste en mitad de un huracán?

– Yo no salí a ninguna parte. El cielo estaba totalmente despejado cuando caí por la borda -respondió, frunciendo el ceño-. Pero no recuerdo cómo acabé en el agua.

– ¿Me estás diciendo que te caíste de un barco? -Preguntó Meredith-. ¿Dónde?

– Nos dirigíamos a Bath Town y estábamos a punto de echar el ancla en la cala de Oíd Town Creek. Por eso tienes que desatarme, muchacha. Tengo que entregar la bolsa antes de que la echen de menos.

Meredith movió la cabeza en gesto negativo y pensó que el golpe le había afectado. Bath estaba a más de sesenta millas náuticas, en Bath Creek; no en Old Town Creek, como lo había llamado: ése era el nombre que había tenido en tiempos de la colonia.

Además, para acabar en su playa habría tenido que flotar hasta el río Pamlico y cruzar Pamlico Sound en mitad de un huracán, lo cual resultaba absolutamente imposible si no llevaba un chaleco salvavidas. Pero a pesar-de ello, decidió comportarse como si hubiera creído su historia. De ese modo, tal vez podría sonsacarle más información.

– ¿A qué bolsa te refieres?

– A la que está en mi chaleco -dijo, bajando la mirada-. ¿Pero dónde está mi chaleco?

Meredith dio la vuelta al sofá y recogió la prenda. Se lo había quitado justo antes de tumbarlo.

– Aquí no hay ninguna bolsa. Supongo que debiste perderla cuando caíste por la borda… si es que te caíste realmente de un barco, cosa que dudo.

– Eso no puede ser. Tengo que encontrarla -dijo con desesperación-. Tienes que encontrarla… Si descubre que se ha perdido, no descansará hasta averiguar quién es el culpable. Y cuando vea que no estoy, lo sabrá.

Ella negó con la cabeza.

– No pienso volver afuera. Además, has podido perderla en cualquier parte. Podría estar flotando en el Sound.

Él la miró con sus intensos ojos azules y dijo:

– Toma mi mano.

– No.

– Toma mi mano -repitió.

Su voz era tan seductora y persuasiva, que la determinación de Meredith flaqueó. Además, seguía atado y no tenía posibilidad alguna de soltarse.

Temerosa, avanzó hacia él e hizo lo que le había pedido. Su mano era cálida y fuerte, tanto que se preguntó cuánto tiempo había pasado desde la última vez que había sentido el contacto de un hombre. Pero sus recuerdos se desvanecieron ante la mirada del pirata. Su inmenso atractivo y su magnetismo hacían que perdiera la cabeza.

– Te juro por mi vida que no te miento -declaró él con suavidad-. Y te ruego que encuentres esa bolsa antes de que sea demasiado tarde.

Hipnotizada por su mirada, Meredith asintió. Parecía tan sincero, que se dijo que aquella bolsa debía contener algo realmente importante.

– De acuerdo -dijo, suspirando-. Saldré a buscarla. Pero, ¿qué aspecto tiene?

– Es de cuero, del tamaño de un libro pequeño, y está envuelta con un trozo de lona.

– Si hago lo que me pides, tendrás que prometerme que te portarás bien hasta que llegue el sheriff.

– Está bien, lo haré.

El viento ya no soplaba con tanta fuerza, pero la lluvia le golpeó la cara cuando salió de la casa. Se alejó, alzó la lámpara y miró hacia el lugar donde había encontrado al pirata. No tardó en distinguir un pequeño objeto sobre la arena. Era exactamente como lo había descrito: una bolsa de cuero envuelta en tela de lona.

Se la guardó en un bolsillo y regresó a la casa.

– La tormenta está pasando -dijo al entrar.

Entonces, se detuvo. Griffin estaba sentado en el borde del sofá, deshaciendo los nudos de sus piernas.

– No te molestes con el cuchillo -dijo él, sonriendo-. Si intentaras atacarme, te desarmaría en un abrir y cerrar de ojos.

– Me has engañado…

Meredith apretó la espalda contra la puerta, dispuesta a huir a la menor oportunidad.

– Siempre conviene que el enemigo crea que tiene un as en la manga. Hace que esté menos atento -declaró él-. Y no me mires con esa cara de susto, chica. Te he prometido que no te haría daño y soy hombre de palabra.

– Esa bolsa no te importa, ¿verdad? Me has mentido para conseguir que saliera de la casa.

Él se puso de pie y comprobó el estado de su rodilla herida. Hasta ese momento, Meredith no había sido totalmente consciente de lo alto que era. Medía alrededor de un metro ochenta y cinco y poseía un cuerpo delgado y atlético. De anchos hombros, resultaba un hombre tan atractivo como peligroso; pero, por alguna razón, sabía que podía confiar en él. Se notaba que tenía un gran sentido del honor.

– Te equivocas. Habría arriesgado la vida por recuperar esa bolsa -comentó él, extendiendo una mano-. Dámela.

Ella se negó.

– Si quieres, puedes ver su contenido.

Meredith desenvolvió la bolsa, la abrió y extrajo un libro pequeño, de pastas de cuero, y un manojo de cartas que parecían haber estado unidas con un sello de cera. Para su sorpresa, todas estaban secas.

Abrió el libro y dijo-.

– Parece una especie de viejo diario. O más bien el cuaderno de bitácora de un barco… Dios mío, debe de ser tan antiguo como valioso. No me extraña que estuvieras preocupado.

Él frunció el ceño.

– ¿Antiguo?

Ella asintió mientras lo leía.

– ¿De qué época es?

– ¿De qué época? -preguntó él-. De ésta, claro está.

– Venga… ¿en qué año fue escrito?

– Empieza hace un año, en 1717. Supongo que tendré que confiar en ti, aunque no sé por qué. Lo que tienes entre manos es justo la prueba que necesito contra el diablo en persona.

– ¿Contra el diablo?

– Sí. El pirata Barbanegra.

Meredith se quedó boquiabierta y volvió a mirar el libro con más atención. Estaba lleno de comentarios sobre posiciones náuticas y condiciones climatológicas, todas ellas escritas con los giros y usos habituales del siglo XVIII. Reconoció varias listas de lo que parecían ser botines capturados, y también muchos nombres: Israel Hands, el segundo de a bordo; Gibbens, el contramaestre; Miller, el intendente; Curtice, Jackson y muchos más.

– ¿Me estás diciendo que éste es el diario de Edward Teach?

Él asintió.

– En efecto. Y esas cartas demuestran que está asociado con Edén, el gobernador de Carolina del Norte. Los robé del camarote de Teach. Debía llevárselos al hombre de Spotswood esta noche y volver de nuevo al Adventure antes de que levara anclas. Es la prueba que necesito para acabar con ese pirata. Lo colgarán por esto.

Meredith negó con la cabeza y alzó una mano como para detenerlo.

– Espera un momento. ¿Quién ha organizado todo esto? Seguro que ha sido Katherine Conrad, ¿verdad? Haría lo que fuera para impedir que obtenga la beca Sullivan. Cree que la nombrarán jefa de departamento cuando se retire el doctor Moore, pero me nombrarán a mí. ¿Cuánto te ha pagado?

Griffin arqueó una ceja y la miró como si hubiera perdido la cabeza, pero se limitó a encogerse de hombros.

– Nadie me ha pagado nada.

Meredith cerró los ojos e intentó poner en orden sus pensamientos. No podía negar que las cartas y el libro eran los originales. Había visto documentos similares en los museos y además era una especialista en la vida de Barbanegra. O eran los auténticos o alguien había invertido mucho tiempo y dinero en conseguir imitaciones perfectas.

Por otra parte, siempre se había rumoreado que Barbanegra llevaba un diario y que guardaba cartas que demostraban su asociación con Charles Edén, gobernador de Carolina del Norte, quien lo protegía a cambio de un porcentaje de los botines. Pero todo se había perdido. Y si aquel hombre decía la verdad, ahora estaba en sus manos.

Sin embargo, el asunto: no era tan sencillo. Si el libro y las cartas eran auténticas, también lo era la historia de Griffin Rourke. Y no podía creer que hubiera viajado en el tiempo para presentarse en su casa.

– No es verdad, es imposible. Es una imitación y tú eres un impostor -declaró ella.

– Cree lo que quieras creer. No me importa -dijo él-. ¿Tienes un caballo?

– Estamos en la isla de Ocracoke. ¿Para qué te serviría un caballo?

Griffin abrió la boca para responder, pero la miró con condescendencia y no lo hizo. Meredith supo por qué: no creía que estuvieran realmente en la isla.

– Deja de mirarme de ese modo -protestó.

– ¿De qué modo?

– Como si no creyeras lo que te digo. Y por favor, dime quién eres realmente.

– Ya te lo he dicho, muchacha. ¿Quieres que te lo vuelva a decir?

– ¡Basta!

Él rió y negó con la cabeza.

– Está bien, Merrie -dijo, llamándola por su diminutivo-. Creeré lo que quieras que crea siempre y cuando me consigas un buen caballo y olvides que me has visto.

Meredith se aproximó lentamente a él y se sentó en el sofá.

– No estás mintiendo, ¿verdad?

– No.

– Oh, Dios mío, me voy a volver loca… Este huracán me ha sacado de quicio. No es posible. Tu historia no es posible. Debo de estar soñando… es la única explicación.

– El caballo. Necesito un caballo -dijo él, mirándola.

Merrie apartó la mirada e intentó tranquilizarse un poco.

– Griffin, quiero que me escuches detenidamente y que contestes con sinceridad. ¿Te consideras un hombre de mente abierta?

Griffin se acercó y la tomó por la barbilla, con suavidad. Ella se estremeció. Su contacto no la asustaba. Bien al contrario, la tranquilizó de inmediato.

– No te comprendo -dijo, frunciendo el ceño con preocupación-. ¿Qué significa de mente abierta?

– Un librepensador. ¿Te consideras un librepensador?

– Sí, supongo que sí.

– ¿Y qué me dices de la ciencia? ¿Piensas que hay muchas cosas que desconocemos y que sólo podrán ser descubiertas en generaciones futuras?

Él asintió con solemnidad.

– Sin duda. Estoy de acuerdo con esa teoría.

Meredith tomó aire y siguió hablando.

– Entonces quiero que consideres la posibilidad de que tú no pertenezcas a este lugar, de que hayas… no puedo creer lo que voy a decir, pero tengo que decirlo. En fin, quiero que consideres la posibilidad de que hayas viajado en el tiempo, por así decirlo.

Griffin asintió con indulgencia, recogió sus botas y comenzó a ponérselas.

– Por supuesto, Merrie. Es una idea muy interesante. Eres una jovencita muy inteligente.

– No estoy loca, Griffin, así que no me trates como si lo estuviera. Hablo en serio.

Griffin rió mientras terminaba de ponerse las botas y alcanzaba el chaleco.

– De eso no tengo ninguna duda, pero ahora tengo que marcharme.

– No puedes salir de aquí -dijo ella, tornándolo de la mano.

Él la tomó de los hombros y murmuró:

– La tormenta casi ha pasado. No te preocupes, estaré bien. Me he enfrentado a situaciones mucho peores y he vivido para contarlo.

Merrie lo miró y se preguntó cómo podía convencerlo de que estaba diciendo la verdad, de que había viajado en el tiempo y de que ahora se encontraba nada más y nada menos que en el siglo XX.

– Me has salvado la vida, Merrie, y no lo olvidaré nunca.

Entonces, él se inclinó sobre ella y la besó suavemente en la mejilla. El contacto de sus labios bastó para que Meredith se estremeciera de deseo. Sintió que las piernas se le doblaban y quiso llevar las manos al pecho del hombre, pero él ya se había alejado y se dirigía hacia la puerta.

– ¡Espera! -gritó-. Quiero enseñarte algo antes de que te marches.

Él sonrió de forma forzada y volvió al sofá.

– ¿De qué se trata?

Meredith comenzó a buscar a su alrededor, intentando encontrar algo que demostrara sus palabras. SÍ la electricidad no hubiera estado cortada, podría habérselo demostrado enseñándole la televisión, el microondas o simplemente las bombillas.

Entonces reparó en la crema de afeitar. Era un aerosol, así que le pidió que extendiera una mano y le echó crema en la palma.

– ¿Qué es esto? -preguntó él.

– Crema de afeitar. Lo llamamos aerosol, Griffin. Mira el bote… ¿cómo crees que puede caber tanta crema en un bote tan pequeño? ¿Hay algo parecido en el lugar del que procedes?

Él retrocedió con expresión recelosa, pero ella lo siguió y recogió una linterna que había dejado en el salón. Después, la encendió e iluminó sus ojos.

– ¿Qué es esto, Griffin? Pulso un botón y se enciende. Como ves, ni siquiera hay llama… en tu época todavía no conocíais la electricidad. Benjamin Franklin sólo era un niño entonces.

– Maldita sea, eres una bruja… Ella le tomó de las manos.

– Mírame, fíjate en la ropa que llevo. ¿Habías visto algo parecido? Me llamo Meredith Elizabeth Abbott y nací el 19 de marzo de 1968. Mil novecientos sesenta y ocho – repitió, despacio-, casi trescientos años después que tú. Ahí afuera hay todo un mundo nuevo, con automóviles y aviones y ordenadores. Nosotros ni siquiera pertenecemos ya a Gran Bretaña. Ahora somos un país independiente. Griffin… hace veinte años, el hombre llegó a la Luna. "Griffin se apartó y caminó hacia la salida.

– Te aseguro que no le contaré a nadie lo que me has dicho -dijo él-. Si lo hiciera, podrían quemarte por herejía.

– Griffin, por favor, no salgas. No hasta que comprendas lo que te espera. No hasta que me creas.

Sus miradas se encontraron durante un momento y ella supo que no la creía. Después, él cerró la puerta y se marchó.

Meredith se quedó helada, preguntándose qué podría haberle dicho para que la creyera; pero se dijo que tendría que descubrirlo él mismo. Además, sabía que no podría llegar muy lejos. Estaban en una isla muy pequeña y los transbordadores no saldrían hasta que mejorara el tiempo. Sólo podía hacer una cosa: esperar a que regresara.

Cansada, se frotó los ojos. Eran las tres de la madrugada y tenía sueño, así que se dirigió a su dormitorio, se metió en la cama e intentó tranquilizarse:'Tardó un rato en conseguirlo, pero por fin se durmió.

En algún momento de la mañana, poco después del amanecer, se despertó sobresaltada. Echó un vistazo a su alrededor, confundida, pero el suave sonido de las olas y el canto de los pájaros bastó para que supiera que la tormenta había pasado.

Entonces recordó al hombre de cabello largo y perfil perfecto que Vestía como un pirata. Gimió, se abrazó a la almohada y pensó que había estado soñando otra vez, aunque el sueño hubiera sido más real que nunca.

– Duérmete -murmuró-. Estás en casa, a salvo.

La luz del mediodía se colaba a través de las cortinas de la ventana del dormitorio. Meredith abrió los ojos, bostezó y extendió los brazos para estirarse; pero en lugar de sentir el colchón, uno de sus brazos chocó con algo cálido, duro y musculoso. Era la pierna de un hombre.

Merrie gritó, pero alguien le tapó la boca.

– No grites, soy yo…

Ella miró sus ojos azules y no pudo creerlo. No había sido un sueño. Estaba allí, con gesto de cansancio, sentado en el borde de la cama.

Cuando apartó la mano de su boca, presunto:

– ¿Griffin? ¿Eres tú? Griffín la miró, confuso.

– Te creo.

Él se echó, pasó los brazos alrededor de su cintura y apoyó la cabeza en su regazo antes de cerrar los hombros.

– Te creo -repitió con suavidad-. Ahora, encuentra una forma de devolverme a mi época.

Meredith le acarició el cabello para animarlo; era largo y suave como la seda. Después, posó la mano en su frente y la dejó allí, disfrutando del cálido contacto de su piel.

– Debería haberte creído, pero pensé que habías perdido el juicio -continuó él-. Y ahora empiezo a creer que soy yo quien está loco.

– Sé cómo te sientes. Créeme, lo sé. Pero no hay otra explicación.

Meredith estaba tan confusa como él. No había sido un sueño. Estaba allí, era real y se encontraba atrapado en una época a la que no pertenecía. Por increíble e irracional que fuera, el destino o la naturaleza o alguna fuerza mayor que ambos lo había arrastrado a través de los siglos hasta Ocracoke, hasta ella. Y aunque no estaba acostumbrada a encontrarse en situaciones tan íntimas con un hombre, no sintió ningún miedo.

Sabía que no estaba allí para seducirla y sabía que lo único que sentía Griffin en ese momento era miedo. Se aferraba a ella, apretando la cara contra su cuerpo, como si fuera la única persona familiar en el mundo. Le parecía extraño que un hombre tan fuerte y fiero pudiera demostrar tal vulnerabilidad.

Lo acarició de nuevo. Tocarlo era algo natural, casi como si se conocieran desde siempre.

– ¿Por qué estoy aquí? -preguntó él.

– No lo sé -respondió ella.

Meredith intentó encontrar alguna explicación, la que fuera. Y entonces sintió una intensa punzada en el estómago que la obligó a tumbarse de nuevo y a quedarse mirando el techo del dormitorio.

Cabía la posibilidad de que no hubiera sido cosa del destino, sino culpa suya; a fin de cuentas se pasaba la vida tan envuelta en fantasías de piratas, que aquello no parecía casual. Pero, por otra parte, eso no significaba en modo alguno que hubiera sacado a aquel hombre de su tiempo y lo hubiera llevado, por caminos incomprensibles, al siglo XX.

Aunque todas las explicaciones le parecían irracionales, había una que tenía cierta lógica. Tal vez estaba allí por razones profesionales, tal vez lo había atraído para que la ayudara con el libro sobre Barbanegra. Griffin y ella tenían una cosa en común: ambos habían estado espiando, o estudiando, al famoso pirata.

En cualquier caso, no supo qué decir.

– Nunca había visto nada parecido – murmuró él.

Merrie se estremeció. Griffin acababa de cambiar de posición y casi estaba rozando uno de sus senos de forma inadvertida.

– ¿A qué te refieres? -preguntó ella, sin aliento.

– En realidad no lo sé. Era como un carruaje pero sin caballos, que se movía solo. Lo miré con detenimiento por si tenía velas, pero no las tenía.

– Ah, eso es un automóvil. Henri Ford los popularizó en 1903 y funcionan con un motor, aunque no podría explicarte cómo. La mecánica de un coche es un secreto para la mayoría de las personas.

– ¿Has montado alguna vez en un carruaje como ése?

– Tengo uno, pero lo dejo en el continente cuando estoy en la isla. Casi todo el mundo tiene coche en Estados Unidos. Hay poco transporte público y en algunas partes del país las carreteras tienen seis carriles y los coches van a toda velocidad.

– ¿A cuánta velocidad?

– El límite autorizado está en cien kilómetros por hora.

Griffin frunció el ceño con incredulidad.

– ¿Y eso no es peligroso para la gente? ¿Esa velocidad no les arranca los pulmones?

– No, en absoluto. De hecho, tenemos aviones que… bueno, es igual, olvídalo.

Meredith prefirió no seguir agobiándolo con información innecesaria.

– Yo no pertenezco a este tiempo -dijo él, sentándose en la cama. Ella asintió.

– Lo sé.

– Tengo que volver y terminar lo que empecé.

– ¿Tienes algo contra Barbanegra?

– Juré sobre la tumba de mi padre que vengaría su muerte. Teach nos asaltó a mi padre y a mí, y quiero que pague por ese crimen y por muchos otros.

– ¿Cómo vas a hacerlo?

– Estoy enrolado en su barco, el Adventure. Digamos que soy una especie de espía… trabajo para Spotswood, el gobernador de Virginia, quien también está decidido a acabar con Barbanegra -explicó-. Esa bolsa contiene las pruebas que necesitamos para denunciar a Teach y conseguir que lo detengan y encierren. Lo colgarán por sus delitos. Y yo estaré allí para verlo.

– Bueno, yo sé algo sobre la vida de Barbanegra.

Meredith no quiso decirle todo lo que sabía. Si su propia conexión con la historia de Barbanegra estaba de algún modo relacionada con la aparición de Griffin en el siglo XX, no podía arriesgarse a hablar demasiado.

– Enseño historia en la Universidad de William y Mary -continuó ella-. Se me considera una experta en historia naval estadounidense.

– ¿Enseñas en la William y Mary? Ella cruzó las piernas y lo miró.

– Sí, yo, una mujer. En esta época, los hombres y las mujeres tenemos los mismos derechos, las mismas oportunidades educativas y podemos acceder a los mismos trabajos. Yo soy licenciada en Historia.

– Pero William y Mary es para hombres, no para mujeres…

Meredith sonrió.

– No, ya no.

– Entonces, ¿qué sabes de Teach? Ella sonrió.

– Que fue uno de los piratas más importantes de todos los tiempos. Todo el mundo ha oído hablar de Barbanegra.

– ¿Y vivió mucho tiempo?

– Falleció el viernes veintidós de noviembre de 1718, cuando dos barcos capitaneados por el teniente de navío Robert Maynard, que actuaba bajo las órdenes de Alexander Spotswood, gobernador de Virginia, lo atacaron en Ocracoke. La batalla se desarrolló justo aquí, en las aguas que se encuentran tras la parte trasera de la casa.

Griffin se tumbó y se tapó los ojos con un brazo.

– Magnífico. En tal caso, se hará de todas formas, conmigo o sin mí. La muerte de mi padre será vengada.

Meredith se mordió el labio inferior y se estremeció.

– Yo no estaría tan segura de eso. Él volvió a incorporarse.

– Explícate, por favor.

– Sólo es una teoría, pero imaginemos que el tiempo sea como una pared que se va elevando poco a poco, ladrillo a ladrillo, pero sin cemento. Si se quita uno de los ladrillos, la pared puede caerse. Todo dependería de la importancia que tenga en la estructura general -explicó ella-. Pues bien, tú podrías ser algo así como un ladrillo en la vida de Barbanegra. Si no estás en tu época, cabe la posibilidad de que su pared no se caiga.

– No lo entiendo. Tenéis automóviles que viajan muy deprisa, dices que habéis enviado hombres a la Luna… y sin embargo, ¿no tenéis una máquina que me pueda devolver a mi tiempo?

Meredith no dijo nada.

– Hay algún medio, ¿verdad? -insistió él.

– Griffin, podemos cruzar el Atlántico en unas pocas horas con un avión supersónico, pero me temo que todavía no hemos inventado una máquina del tiempo. Ahora bien, eso no significa que no exista un medio. Si conseguimos averiguar cómo has llegado al siglo XX, tal vez podamos encontrar la forma de devolverte a tu época.

– No tenemos mucho tiempo, Merrie – dijo, cansado.

– No, ya lo sé.

Meredith extendió un bra2o, lo acarició en la mejilla y sonrió. Él se acercó y se abrazaron con fuerza.

Estuvieron así un buen /ato, consolándose mutuamente. Meredith se preguntó cómo era posible que hubiera desarrollado tal afecto por Griffin en tan poco tiempo. Tal vez se debía a que se sentía culpable de lo sucedido. O tal vez había algo más. Pero fuera lo que fuera, tenía que ayudarlo. Se lo debía.

– Todo saldrá bien, ya lo verás -dijo Merrie.

Lentamente, Griffin la arrastró y los dos se tumbaron en la cama, pegados el uno al otro, Meredith se quedó muy quieta, con miedo de moverse, preguntándose por lo que iba a suceder. Sin embargo, él se durmió al cabo de unos minutos y ella pensó que había sido una tonta al pensar que podía desearla; sólo era un hombre confuso, perdido, que necesitaba el cariño y el apoyo de otro ser humano. Y ella estaba dispuesto a dárselos, a estar a su lado, hasta que llegara la hora de las despedidas.

Apretada contra él y mientras el sueño la vencía, comprendió que despedirse de un hombre como Griffin Rourke iba a resultar más difícil de lo que había imaginado.

Griffin estaba de pie en la playa, frente a la casa, mirando el mar. La misma brisa que adornaba de blanco las olas arrastraba también un puñado de nubes. Si contemplaba el mar durante el tiempo suficiente, podría olvidar que no estaba en su época. Podría creer que estaba en casa.

Aquel mar lo había sacado de su tiempo por motivos que no alcanzaba a comprender. Sintió la tentación de adentrarse en él, dejar que el agua inundara sus pulmones y que la corriente se llevara su cuerpo. Pero no sabía si eso lo devolvería a su mundo.

No era la primera vez que deseaba morir. Ya lo había deseado cuando unas fiebres se llevaron a Jane y al niño mientras él estaba embarcado. Entonces se dio a la bebida para apagar su dolor, pero tras la muerte de su padre, la necesidad de vengarse le sirvió de aliento.

Sus amigos le dijeron que espiar en al barco de Teach era un suicidio; sin embargo, a él no le preocupaba. Mucho más desgarrador era aquel extraño exilio en un mundo extraño, casi un infierno, donde se sentía impotente y donde no podría completar su plan.

Pero en el infierno había encontrado a un ángel, Merrie, su guardián y salvadora. Era una mujer excepcional, aunque supuso que tal vez no lo sería tanto en su época.

No se podía decir que-fuera particularmente bella en relación con los gustos del siglo XVIII, pero era esbelta y tenía cierto exotismo. Le encantaba su cabello y aquella piel clara, como de porcelana, libre de cualquier huella de envejecimiento o enfermedad.

Además, Merrie poseía muchas virtudes al margen de su belleza. Era una chica rápida e inteligente, educada, independiente y con dominio de la palabra. Tal vez no fuera del tipo de mujer con quienes se casaban los hombres de su época, pero sin duda alguna era de la clase de mujeres con quienes les gustaba hablar y divertirse.

Sin poder evitarlo, pensó en el contacto de su cuerpo. No había mantenido relaciones con una mujer desde hacía un año, sin contar aquel extraño salto en el tiempo. Tras la muerte de Jane, había empezado a beber y a acostarse con prácticamente cualquier cosa cálida y dispuesta; pero después, cuando consiguió recuperarse, se impuso una especie de celibato que había mantenido a rajatabla.

Sin embargo, deseaba a su ángel guardián, a Merrie. Y el hecho de que le pareciera un ángel caído, no alteraba aquello en absoluto. Le habría gustado creer que era pura y virginal, pero pensaba que no lo era; como hombre del siglo XVIII, sólo podía encontrar una explicación a su existencia solitaria en aquella isla: que la sociedad la hubiera condenado y expulsado por alguna razón. Seguramente por un hombre que había abusado de ella y que después la había abandonado.

Griffin se sentó en la arena de la playa y se dijo que podía hacerle un favor a cambio de haberle salvado la vida. Podía batirse en duelo con aquel individuo. No en vano, era un magnifico tirador y manejaba la espada con gran destreza.

Segundos después, notó una mano en su hombro. Era Merrie, que sonreía.

– Me preguntaba si tendrías hambre… ya hay electricidad, así que podría preparar algo. No has comido nada desde que llegaste.

Él dio un golpecito en la arena, a su lado, para que se sentara con él. Y Meredith lo hizo.

– He notado que eres mujer de pocas palabras, Merrie. Pero quiero preguntarte algo.

– Adelante -dijo ella, encogiéndose de hombros-. Pero ya te he dicho todo lo que sé sobre automóviles…

– No se trata de eso. Quiero saber si lo que te trajo a este lugar fue un hombre.

Meredith frunció el ceño.

– No. Fue un transbordador:

Griffin pensó que Merrie no había entendido lo que quería decir, así que decidió cambiar de estrategia.

– ¿Crees que es mejor que me marche, antes de que mi presencia comience a desatar habladurías? Me has ayudado y no querría causar daño alguno a tu reputación.

– No tienes que marcharte. Puedes quedarte aquí hasta que encontremos; la forma de solucionar este asunto.

– ¿Y eso es todo? ¿Vas a permitir que viva en la casa? ¿Contigo?

– Griffin, somos personas adultas y no tenemos que dar explicaciones a nadie.

Griffin malinterpretó a Meredith. Con sus códigos culturales, su respuesta sólo podía significar que estaba dispuesta a entregarse a él. Aquello hizo que la deseara con más fuerza, pero se contuvo. Le había salvado la vida y no estaba dispuesto a rendirse a sus instintos.

– ¿Cuántos años tienes? -preguntó él.

– Veintiocho, casi veintinueve.

– ¿Y no estás casada?

– No. Todavía soy demasiado joven. Además, he estado muy ocupada con mi trabajo.

– Entonces, ¿tienes un protector, un benefactor que cuida de ti?

– ¿Qué? Claro que no. Sé cuidar de mí misma.

Griffin cada vez estaba más confundido.

– ¿Y la gente del pueblo te respeta a pesar de eso y de que invitas a hombres a quedarse en tu casa?

– Si vas a seguir mucho tiempo en esta época, será mejor que te dé un consejo. Tranquilízate y tómatelo con calma. El mundo ha cambiado mucho desde el siglo XVIII. Muchísimo. Si quisieras, hasta podrías disfrazarte de mujer y pasearte por la calle principal sin que nadie te dijera nada. Seguramente, ni te mirarían.

– ¿Y por qué querría disfrazarme de mujer?

– No lo sé, pero lo importante es que podrías hacerlo y que nadie te detendría por ello. De hecho, es posible que lo encontraran divertido.

– Entonces, ¿en tu mundo no hay ningún hombre que quisiera batirse en duelo conmigo por tu honor?

– ¿Batirse en duelo?

– Sí.

Meredith se levantó. Estaba a punto de estallar en carcajadas.

– Gracias por la oferta, pero en este momento no se me ocurre a quién podrías matar por mí.

Griffin la siguió y la tomó de la mano.

– Si no hay nadie a quien matar… ¿qué hacemos ahora? -preguntó él.

– En cuanto funcione el teléfono, llamaré a Kelsey. Es una amiga mía, una profesora de la universidad.

– ¿Es médico?

– No, es física. Estudia electrónica, gravedad y un montón de cosas que yo no entiendo. Si no sabe nada sobre viajes en el tiempo, seguro que conoce a alguien que sí.

– En ese caso, será mejor que salgamos ya. ¿Cómo iremos? ¿Por tierra o por mar? ¿La universidad sigue estando donde estaba? Si es así, por mar sería más rápido… si los vientos nos son propicios, estaríamos allí dentro de una semana.

– Sí, sigue estando en Williamsburg, pero no tenemos que ir. Nos limitaremos a llamarla… por teléfono -dijo Merrie, a sabiendas de que no la entendería-. Mira, vamos a comer algo y te explicaré lo del teléfono mientras comemos. Después, iré al pueblo y te compraré ropa. Si vas a estar por ahí de día, será lo mejor.

– ¿Qué tiene de malo mi ropa?

– Que no está precisamente de moda.

– Pues no pienso vestirme de mujer. Me niego.

Merrie rió. Y fue una risa tan cálida y musical, que Griffin se estremeció, encantado.

– Tranquilízate. Los hombres del siglo XX no suelen vestirse de mujer. Pueden hacerlo si quieren, pero no es lo más habitual.

– Menos mal, porque yo no quiero hacerlo -insistió.

Ella sonrió con ironía.

– Te aseguro que no lo he dudado en ningún momento, Griffin Rourke.

Capitulo 3

– ¡No puedo ponerme eso! ¡Pareceré un idiota!

Meredith estaba en el exterior del cuarto de baño, con los brazos cruzados y apoyada en la pared.

– La ropa está bien, Griffin. No puedes andar por ahí vestido de pirata. La gente te miraría… Y ahora, vístete, que tenemos prisa.

La puerta se abrió y Griffin apareció sin más ropa que los calzoncillos.

– Si llevo esto, la gente también me mirará. ¡No puedo enseñar mis rodillas en público!

Meredith rió. Comprarle la ropa interior había sido lo más difícil. Como casi todo el mundo compraba en el continente, no había encontrado otra cosa que unos calzoncillos de seda que vendían en una tienda para turistas y que estaban decorados con cabezas de piratas, todos los cuales llevaban sombrero, parche en un ojo y una espada entre los dientes.

Al mirarlo, se estremeció. Griffin era tan atractivo y tenía un cuerpo tan perfecto que cualquier mujer habría reaccionado del mismo modo. Durante un momento estuvo tentada de decirle que, si quería vivir en el siglo XX, tenía que ir permanentemente en calzoncillos. Pero parecía tan incómodo que decidió decirle la verdad y no tomarle el pelo.

– Eso sólo es la ropa interior. También te he comprado unos pantalones, que naturalmente debes ponerte encima.

Griffin frunció el ceño, volvió al cuarto de baño y salió un par de minutos después con unos pantalones de algodón, de color caqui, en la mano. Los miró con detenimiento y se los puso delante de ella como si eso no le causara la menor vergüenza.

– ¿Mejor? -preguntó ella.

– Por lo menos tengo menos frío. Pero, ¿qué es esto? -Preguntó, al notar la cremallera-. No tienen botones…

– Eso es una cremallera. Agarra la pieza metálica y tira hacia arriba. Griffin lo intentó.

– No puedo… Hazlo por mí, por favor.

– No, no, será mejor que lo hagas tú…

– No puedo, de verdad. Muéstrame como se hace.

Con manos temblorosas, Meredith se inclinó y tiró de la cremallera. De haber sabido desmayarse, lo habría hecho sin dudarlo; pero no se había desmayado ni una sola vez en toda su vida.

– Ah, así es como funciona… -dijo él.

– En efecto. Y ahora, ponte la camisa de una vez para que podamos marcharnos. He reservado un ordenador en la biblioteca; quiero navegar por la Red para ver qué podemos averiguar sobre viajes en el tiempo.

Griffin la miró durante unos segundos, sin entender nada, y volvió al cuarto de baño.

Diez minutos más tarde, Griffin y Meredith caminaban por la carretera del faro en dirección a la pequeña biblioteca de la localidad. La compañía de Meredith llamó la atención de algunos vecinos, pero nadie se atrevió a preguntar directamente y ella se limitó a decir que era un amigo que estaba de visita. Algo bastante lógico, teniendo en cuenta que Ocracoke era una isla eminentemente turística.

Mientras avanzaban, Griffin no dejó de hacerle preguntas sobre todo tipo de cosas. Fueron por el camino largo, por el paseo marítimo y luego por la estrecha calle que llevaba al pequeño cementerio donde habían enterrado a cuatro marinos británicos en la II Guerra Mundial. Su barco había sido torpedeado por un submarino alemán, y por supuesto, Griffin quiso que se extendiera en los detalles.

– ¿Por qué vamos a la biblioteca? -preguntó él, al cabo de un rato.

– Ya te lo he dicho. Para echar un vistazo a la Red y ver si encontramos algo sobre viajes en el tiempo. En mi ordenador no tengo conexión.

– ¿ La Red?

– Sí, Internet. Es una red de información a través de ordenadores, por así decirlo.

– ¿Ordenadores?

– No preguntes, ya lo verás…

– Eh, cuidado…

Merrie notó que se refería a un coche que había pasado a bastante distancia de ellos. Griffin no dejaba de mirar los automóviles con preocupación, como si no tuviera nada claras las intenciones de sus conductores ni de las propias máquinas. Así que lo tomó del brazo, para que se sintiera mal seguro, y siguieron andando.

Era consciente de que se estaba encariñando con él. A fin de cuentas era un hombre encantador, fuerte, vital y con un enorme atractivo. Nunca se había sentido tan cómoda con alguien de su sexo, tal vez porque parecía aceptarla tal y como era. O más bien, tal y como creía que era: sabía que la consideraba una especie de perdida por vivir sola en aquella casa.

Poco después, entraron en la biblioteca. Meredith sonrió a la bibliotecaria, Trina, la hermana de Tank Muldoon, y acto seguido se dirigieron al ordenador que estaba en la esquina de la sala.

– ¿De quién son todos estos libros? – preguntó Griffin al pasar frente a las estanterías.

– Son de la comunidad. Es una biblioteca pública y todo el mundo puede leerlos.

– ¿Y encontraremos respuestas en esos libros?

– No lo creo. Sospecho que aquí no hay ningún texto que pueda ayudarnos.

Griffin se sentó a su lado y miró la pantalla del ordenador.

– Pensaba que íbamos a buscar información… ¿por qué estamos mirando esta caja? -preguntó él.

Merrie suspiró.

– Esto es un ordenador. Y te aseguro que encontraremos más información en él que en mil libros.

– No lo creo. Estás perdiendo el tiempo.

Ella sabía que Griffin se estaba impacientando. La noche anterior había estado bastante nervioso, como un tigre enjaulado, sin separarse en ningún momento de la bolsa de cuero. Era evidente que estaba muy preocupado, y aunque a Meredith le habría gustado hablarle sobre la vida de Barbanegra y conocer, a su vez, lo que él sabía, no se atrevía a hacerlo. En gran parte, porque se consideraba responsable de lo que había sucedido.

– ¿Cuándo has dicho que va a llamar esa amiga tuya?

– Te lo dije antes. Kelsey está en una conferencia en Wake Forest y llamará en cuanto regrese. Supongo que mañana o pasado mañana.

– ¿Y estás segura de que esa Kelsey encontrará la forma de devolverme a mi época?

– No, no estoy segura. Pero si sigues interrumpiéndome con preguntas, no avanzare nada… tengo que concentrarme. Esto es como navegar en un barco, salvando las distancias.

Griffin se levantó y empezó a caminar de un lado a otro.

– Me siento tan inútil… No estoy acostumbrado a andar cruzado de brazos. Necesito hacer algo.

– En nuestro siglo agradecemos el tiempo libre. De hecho, casi toda la gente viene a la isla para eso, para divertirse y descansar.

– Sí, bueno, pero yo no soy de este siglo

– comentó con sarcasmo.

Meredith suspiró, se levantó y sonrió a Trina a modo de disculpa. La mujer ya los había mirado un par de veces, extrañada con el comportamiento de su acompañante.

– Griffin, voy a hacer todo lo que pueda por ayudarte, pero tienes que ser paciente

– dijo, tomándolo del brazo para que se detuviera-. Esto es muy complicado.

Griffin la miró con enfado, cerró los ojos y se relajó un poco.

– Discúlpame. Estoy algo nervioso.

– Lo comprendo. Estoy pensando que tal vez podríamos divertirnos un poco y hacer un viaje a Bath, o Bath Town, como seguramente la conoces. Podría alquilar un coche y tomar un transbordador mañana por la mañana… Así podrás contarme cómo era la ciudad y decirme dónde estaba la casa de Barbanegra.

– ¿Para qué?

– Bueno, sólo he pensado que podría ser una buena idea…

– ¿Para que ocupe mi mente en algo? No necesito pensar en cosas triviales. Tengo problemas muy graves, Merrie. Debía entregar la bolsa al hombre de Spotswood y no lo he hecho…

– Hay una teoría sobre los viajes en el tiempo. Si la historia se ha alterado de algún modo, los libros sobre Barbanegra también habrán cambiado. Supongo que podríamos echar un vistazo y ver si hay alguna variación…

– ¿De quién es esa teoría?

– No lo sé, pero lo oí en una película lla¬mara Regreso al futuro.

– ¿Una película?

– Sí, es como una especie de obra de teatro que se ve en… bueno, digamos simplemente que es una especie de obra de teatro.

– Ah… ¿y esa obra fue escrita por algún científico conocido y respetado como tu amiga Kelsey?

– No exactamente. Las películas se hacen sobre todo para divertir. Pero nadie podría decir mucho más Sobre ese asunto. A fin de cuentas, nadie había viajado en el tiempo… hasta ahora.

Griffin la miró con intensidad.

– ¿Nadie?

– Pensaba que ya lo habías imaginado, Griffin. No, que yo sepa, tú eres la primera persona que lo hace.

– Dios mío… -dijo con suavidad-. Bueno, si he sido el primero en viajar al futuro, también lo seré en volver al pasado.

Meredith decidió ser valiente y hacer una pregunta necesaria.

– ¿Y si no puedes volver?

– No he considerado esa posibilidad. Tengo que volver. Debo hacerlo.

– ¿Es que te está esperando alguien? – preguntó ella, ruborizada-. Quiero decir… ¿Estás casado? ¿Tienes novia o prometida?

Griffin la miró con un gesto de intenso dolor. Merrie tuvo deseos de abrazarlo con fuerza, pero no se atrevió.

– ¿Entonces? -insistió ella-. ¿Te está esperando alguien?

– No, nadie -respondió al fin-. No tengo esposa, ni prometida, ni familia ni… nada.

Ella estuvo a punto de suspirar, aliviada, pero no lo hizo y se maldijo a sí misma por ser tan egoísta. Griffin Rourke no era un personaje de novela, sino un hombre de carne y hueso perseguido por sus propios demonios que ni siquiera pertenecía a aquella época.

– ¿Qué te parece si vamos a comer algo? -Preguntó ella, para aliviar la tensión- Puedo seguir investigando esta tarde, si te parece bien.

– No tengo hambre, pero me gustaría dar un paseo. Solo.

Ella asintió y lo tocó en un brazo. Comprendía que quisiera estar solo durante unos minutos.

– Está bien. En ese caso, nos veremos en mi casa…

Él asintió y se marchó sin mirar atrás.

– Deja que se vaya -se dijo ella para sus adentros-. De todas formas, se marchará para siempre más tarde o más temprano.

Meredith se llevó una mano al pecho y se preguntó si su corazón habría escuchado las palabras que acababa de pronunciar.

Los dos días siguientes transcurrieron de frustración en frustración. Griffin apenas podía controlar su impaciencia y Merrie no hacía otra cosa que seguir pegada al ordenador, intentando localizar alguna información que fuera de utilidad.

Casi siempre, Griffin la acompañaba, preguntaba sobre sus descubrimientos y le pedía toda clase de explicaciones, pero aquella mañana habían discutido durante el desayuno y ella se había marchado sola a la biblioteca. Además, Meredith empezaba a pensar que él tenía razón y que aquella línea de investigación no los llevaría a ninguna parte.

Decidió volver a casa, hablar con él y plantearle la posibilidad, nada remota, de que no consiguieran encontrar la forma de devolverlo al pasado. En el fondo se alegraba porque quería estar más tiempo con él, y por las noches no dejaba de soñar despierta, de pensar en su cuerpo, de imaginar que se acercaba a ella y la besaba.

Sin embargo, no quería hacerlo. Sabía que no debía hacerlo. Griffin Rourke había aparecido de repente y podía desaparecer del mismo modo en cualquier instante.

Casi había anochecido cuando regresó a la casa, pero la luz del crepúsculo bastó para que distinguiera una silueta en los escalones del porche. Al verlo, pensó que era

Griffin, se dijo que la estaba esperando, y sintió una profunda alegría.

– Eh, Meredith…

La persona que estaba sentada en los escalones se levantó. Meredith vio entonces, decepcionada, que no era Griffin. Pero al distinguir aquel cabello rubio, sonrió: era su mejor amiga, la doctora Kelsey Porterfield.

– ¡Kels! -exclamó-. ¿Qué estás haciendo aquí?

– ¿Y tú me lo preguntas? Mi ayudante me ha dicho que has llamado cuatro veces en los tres últimos días. ¿Qué ocurre? ¿Qué es tan urgente?

Meredith se detuvo junto a ella y sacó la llave de la casa con mucho cuidado, porque llevaba una bolsa con comida en un brazo. Después, abrió la puerta y se sintió aliviada al descubrir que Griffin no estaba allí. Tenía que explicar muchas cosas a su amiga y seguramente era mejor así.

– No era necesario que vinieras -dijo Meredith-. En realidad no es nada urgente… sólo quería hacerte unas cuantas preguntas.

Kelsey la siguió al interior de la casa.

– Vamos, Meredith, eso no es lógico en ti. Eres el colmo de la paciencia. Ni siquiera me llamaste para decirme que estabas en la lista de candidatos a las becas Sullivan y tuve que enterarme por esa bruja de Katherine Conrad y sus amigotas… ¡Me has llamado cuatro veces!

Meredith dejó la bolsa de la comida en la encimera de la cocina.

– ¿Cuatro? Lo siento, no pretendía asustarte.

– Regresaba de la conferencia en Wake Forest y decidí venir y ver qué te ocurría.

– No pasa nada -le aseguró.

Kelsey la miró durante unos segundos.

– Tienes buen aspecto, es cierto, pero eso no quiere decir que estés bien. ¿Por qué me has llamado con tanta insistencia?

– Sólo necesitaba cierta información sobre algo que tal vez sepas. ¿Quieres beber algo?

Kelsey frunció el ceño e hizo caso omiso de la pregunta.

– ¿De qué se trata? *É Merrie suspiró.

– Esperaba que me dieras alguna pista sobre… viajes en el tiempo.

– ¿Viajes en el tiempo? -preguntó, arqueando una ceja.

– Sí, viajes en el tiempo. Estoy escribiendo una novela y la acción gira alrededor de la posibilidad de viajar en el tiempo.

– Ya.

– ¿Es posible? ¿Se puede hacer?

– Mira, no sé qué diablos te pasa, pero será mejor que te lleve a tu casa ahora mismo. No puedo creerlo… ¿estás a punto de lograr esa beca y te da por escribir un libro de ciencia ficción? Cuanto antes vuelvas al ambiente académico, mejor que mejor.

– No me he vuelto loca ni tengo intención de marcharme. Simplemente dime lo que necesito saber. Por favor, Kelsey…

Kelsey la miró con extrañeza.

– Está bien, pero sólo si me dices lo que ha pasado. Sé que no se trata de ninguna novela.

– Me gustaría decírtelo, pero ni yo misma sé de qué se trata exactamente. Te prometo que te lo contaré en cuanto esté segura.

– No, de eso, nada. Explícame lo que sepas. Y hazlo de forma que pueda entenderlo.

– Por favor, Kelsey… Kelsey suspiró y se apartó un mechón de su rojo cabello.

– Teóricamente, viajar en el tiempo es posible. De hecho, todos lo hacemos-, pero lo hacernos en una sola dirección, hacia delante -explicó-. Sin embargo, la teoría de la relatividad implica que si pudiéramos superar la velocidad de la luz, podríamos viajar al futuro. Al menos, potencialmente.

– Comprendo. Entonces, sería necesario viajar muy deprisa. Como volar en el Concordé…

Kelsey alzó los ojos al cielo.

– ¿Es que no estudiaste física en el instituto? El Concordé sólo rompe la velocidad del sonido. La velocidad de la luz es de trescientos mil kilómetros por segundo.

– ¿Y qué hay de viajar al pasado? Kelsey negó con la cabeza.

– No, eso no es posible. Sobre los viajes al pasado no hay ninguna teoría.

– ¡Pero tiene que haberla! -Exclamó Meredith, desesperada-. Tiene que existir un modo…

– Bueno, está la teoría del agujero de gusano -dijo Kelsey, cada vez más extrañada.

– ¿Cómo?

– El agujero de gusano. Ya sabes, los agujeros negros… hay quien afirma que si se pudiera entrar en uno y sobrevivir, se podría viajar en el tiempo y en el espacio.

– Comprendo. Entonces, supongamos que alguien entra en uno de esos agujeros negros. ¿Podría hacerlo en el siglo XVIII, por ejemplo, y terminar en Bath, en Carolina del norte, en el siglo XX?

– Según esa teoría, supongo que sí. ¿Pero por qué querría viajar a Bath? ¿Esto tiene algo que ver con tu investigación sobre Barbanegra?

Meredith hizo caso omiso de la pregunta. Aquel asunto era crucial para Griffin y para ella misma y ya estaba planteándose todo tipo de posibilidades.

– Y dime, ¿es posible que tenga uno de esos agujeros en mi casa?

– ¿Se puede saber qué significa esto? – preguntó Kelsey, frustrada.

– Limítate a responderme, por favor.

– Sí, seguro que tienes docenas de agujeros, pero serán de gusanos de verdad. Además, esa teoría sólo es una fantasía. Nadie ha entrado nunca en un agujero negro.

– Me da igual si alguien lo ha hecho o no. Simplemente dime lo que sepas al respecto.

– ¿De verdad quieres que te lo explique? Meredith, no tienes ni idea de física. Todavía recuerdo la conversación que tuvimos hace unos meses sobre mecánica cuántica -declaró Kelsey-. Dijiste que te había producido una jaqueca. ¿Y quieres que te ayude a comprender el supuesto funcionamiento de un agujero negro?

– No necesito comprenderlo totalmente. Sólo tengo que saber si.-hay un agujero negro en mi casa.

– Cualquiera sabe. Todo es posible, supongo… -dijo, frotándose la frente como si le doliera la cabeza.

– También quiero saber si una persona podría viajar en el tiempo a través de ese agujero.

– Como ya te he dicho, hay quien afirma que sí.

Meredith sonrió.

– Entonces, no estoy loca… No sabes cuánto me alegro.

Kelsey tomó a su amiga de la mano y la miró con intensidad.

– ¿Has estado trabajando demasiado? Sí, seguro que sí. Te has pasado varios días aquí, sola, y tu mente ha empezado a divagar…

– No es eso.

– Entonces, ¿qué es? ¿qué te ocurre? No me digas que has sufrido un encuentro en la tercera fase…

Meredith se ruborizó. Pensó que la expresión era irónica y preguntó:

– ¿Un encuentro en la tercera fase? ¿Te refieres a si he estado con un hombre?

– No, tonta, me refiero a un extraterrestre.

Esta vez fue Meredith quien miró a Kelsey como si estuviera loca.

– No digas tonterías, Kels. No me he topado con ningún hombrecillo verde.

– Qué alivio, porque empezabas a preocuparme -declaró, mirándola con desconfianza-. Aunque espera un momento… ¿insinúas que has estado con un hombre de verdad?

Merrie optó por mentir. Si le decía la verdad, sabía que Kelsey la sometería a un interrogatorio en toda regla.

– No, en absoluto. Pero volviendo al tema de conversación, si alguien llegara al presente a través de uno de esos agujeros negros y quisiera regresar, ¿cómo podría hacerlo? Si los agujeros negros no se ven, ¿cómo podría encontrarlo?

– Me estás mintiendo, Meredith. Dime la verdad: ¿esto guarda relación con un hombre?

– Kelsey, por favor, dime cómo encontrar un agujero negro.

– No sé, tal vez podrías contratar a un pájaro carpintero gigante y pedirle que te haga uno -se burló.

– Muy gracioso. Venga, contéstame.

– Mira, soy una profesional brillante, pero hay cosas que están más allá de mis conocimientos.

– Entonces, formula una hipótesis. Eso es lo que hacéis los físicos, ¿verdad?

Kelsey se sentó en el sofá y echó la cabeza hacia atrás.

– Bueno, supongo que habría que emular las condiciones que provocaron el primer incidente. El viajero del tiempo tendría que estar en el mismo sitio, a la misma hora, y tal vez llevar la misma ropa y hacer el mismo tipo de cosas. No lo sé, Meredith.

Es pura elucubración.

– Eso es mejor que nada -murmuró Meredith.

– ¿A qué viene esto? ¿Es que tienes intención de hacerte un viajecito al pasado? Te lo preguntó porque, en tal caso, será mejor que tengas mucho cuidado -dijo.

– ¿Cuidado?

– Sí. Podrías cambiar el curso de la historia y provocar un sinfín de problemas. Pero si vas a darte una vuelta por siglos pretéritos, tráeme de regalo a uno de esos tipoí caballerescos, románticos y…

Kelsey se detuvo y la miró con renovado interés, como si acabara de caer en la cuenta de algo. Meredith, sin embargo, se ruborizó otra vez.

– Oh, Dios mío, Meredith… Estás empezando a asustarme. Dime qué ha pasado.

Merrie tomó a Kelsey del brazo y tiró de ella para que se levantara del sofá.

– Te lo diré cuando tenga algo que decir. Pero ahora será mejor que te marches o perderás el último transbordador a Halteras.

– Pensaba quedarme a pasar la noche… Meredith llevó a su amiga hacia la puerta.

– No puede ser. Tengo cosas importantes que hacer.

– No pienso marcharme de la isla. Si es necesario, reservaré una habitación en un hotel. Tenemos que hablar, Merrie. Quiero saber lo que pasa.

Meredith la soltó y gimió.

– Está bien. ¿Quieres saber la verdad? Hay un hombre conmigo, y si regresa mientras estás aquí, me estropearás el fin de semana. Quiero que subas a tu coche y que tomes el primer transbordador. Te prometo que te llamaré y te lo contaré todo en cuanto sepa algo más. ¿De acuerdo?

Kelsey sonrió.

– Lo sabía. No puedes ocultarme nada… sabía que estabas con un hombre. Y me parece maravilloso, por cierto. ¿Es bueno en la cama?

– Todavía no lo sé -dijo mientras la empujaba para que se marchara de una vez.

– Bueno, de acuerdo, como quieras… pero llámame y cuéntame cómo te ha ido. ¿Lo harás?

– Lo haré, te lo prometo. Meredith se detuvo un momento, abrazó a su amiga y añadió:

– Gracias por venir, Kels.

– De nada.

Kelsey sonrió, subió a su coche y se marchó.

Meredith cerró la puerta de la casa y se apoyó en ella. Si su amiga tenía razón, tal vez existiera una remota posibilidad de conseguir que Griffin regresara a su época. A fin de cuentas tenía una idea aproximada de lo que había provocado su viaje al siglo XX.

Estaba convencida de ser un elemento crucial en aquella historia. No podía ser una simple casualidad ni un error cósmico; ella estaba escribiendo un estudio sobre Barba-negra y Griffin conocía personalmente al pirata. Debía de existir algún tipo de lógica en todo aquello.

Lamentablemente, ahora también estaba preocupada por el comentario de Kelsey sobre los problemas que podía provocar un viaje en el tiempo. Podían cambiar la historia. Incluso podían hacerlo por el simple procedimiento de enviar de vuelta a Griffin.

Gimió, cansada, y se frotó los ojos. Una de las muchas razones por las que era historiadora, y no física, era que detestaba trabajar con hipótesis; no le divertía nada enfrentarse a paradojas y teorías como las que implicaba su problema actual. De hecho, estaba empezando a sentir un intenso y profundo dolor de cabeza.

Griffin se quedó mirando el cartel en el que aparecía la familiar imagen de un pirata con un parche en un ojo y una espada entre los dientes: el mismo dibujo de sus calzoncillos. Al empujar la puerta del local, oyó las voces mezcladas de los clientes y la música. Necesitaba relajarse un poco, tomar algo, desaparecer entre la multitud. Y aquel lugar, el Pirate's Cove, parecía perfecto para tal fin.

Se sintió aliviado al observar que nadie se fijaba en él. Distinguió un taburete vacío al final de la barra, en la oscuridad, y se sentó. Después, echó un vistazo a las botellas que se alineaban en los estantes y se maldijo por haber supuesto que aquello iba a resultar fácil; bien al contrario, supo enseguida que el simple hecho de pedir algo de beber podía terminar en una situación complicada. Él era de otra época y no conocía las costumbres de aquel siglo

Por otra parte, no quería hacer nada extraño, nada que provocara preguntas que no sabría responder. Sabía que a Merrie no le habría gustado; ya le había recomendado que no le dijera la verdad a nadie porque los viajes en el tiempo no eran normales y todo el mundo pensaría que estaban locos.

Al pensar en ella, sonrió. Durante los últimos días había aprendido a confiar plenamente en Meredith y le habría gustado hacer algo o darle algo que sirviera para pagar, de algún modo, lo que estaba haciendo por él. Sin embargo, sabía que sus emociones iban más allá del simple agradecimiento. Era su guía, su estrella del norte, pero también una mujer bella y de carácter por quien se sentía profundamente atraído, una mujer que había empezado a derribar sus defensas con su amabilidad, sus contactos ocasionales y el deseo que provocaba en él.

Segundos más tarde, el camarero interrumpió sus pensamientos. Se acercó a él y preguntó:

– ¿Qué quieres tomar? Griffin lo miró.

– ¿Qué tienes? é-

El hombre le dio una carta con las bebidas del local y Griffin se sintió muy aliviado. Era justo lo que necesitaba.

Echó un vistazo a la lista, y al reconocer un par de palabras, dijo:

– Tomaré esto.

El camarero arqueó una ceja.

– ¿Seguro que quieres tomar un Anne Bonny?

Griffin asintió, sacó el dinero que tenía y lo dejó sobre la barra. Sin embargo, el camarero hizo caso omiso.

Unos minutos más tarde, llegó su bebida. Le pareció un brebaje bastante extraño: de color rosa, servido en una copa de cristal bastante rara y con una especie de sombrilla. Griffin echó un trago y sonrió. Por lo visto, el ron se había convertido con el paso de los siglos en una bebida dulce y sutil apenas perceptible bajo el sabor de un zumo de frutas.

Se lo tomó todo de un trago y dejó la copa vacía.

– ¿Quieres otro? -preguntó el camarero.

– Sí, gracias.

El camarero le dio una segunda bebida. Y esa vez, Griffin se lo tomó con más calma.

– Eres amigo de Meredith, ¿verdad? Griffin lo miró. Sabía que su presencia en su casa habría generado especulaciones entre los vecinos y la pregunta no le sorprendió. Pero a pesar de ello, dijo:

– ¿Cómo lo sabes?

El hombre, un tipo de buen tamaño, rió.

– Estás en una isla, amigo. Aquí no se puede ocultar nada… además, Meredith nació aquí. Su padre fue pescador durante años y su madre era prima de nuestro actual jefe de policía. En Ocracoke nos cuidamos los unos a los otros, si sábeselo que quiero decir.

– Sí, soy su amigo. O eso creo.

– ¿Qué pasa? ¿Os habéis peleado?

– ¿Cómo?

A Griffin no le gustó nada que el camarero insistiera en preguntar. No era normal en su época y le costó controlar su mal genio.

– Que si os habéis peleado.

– No, pero discutimos durante el desayuno -respondió-. Aunque, a decir verdad, no fue exactamente una discusión. Yo dije unas cuantas cosas y ella se limitó a escuchar.

– ¿Y qué haces? ¿Dormir en el sofá? Griffin frunció el ceño y lo miró con cara de pocos amigos.

– No te molestes por mi pregunta. Soy camarero y se supone que los camareros hacemos esa clase de preguntas -dijo el hombre, extendiendo una mano-. Me llamo Trevor Muldoon, aunque mis amigos me llaman Tank.

Griffin le estrechó la mano y dijo:

– Yo me llamo Griffin. Griffin Rourke, aunque mis amigos me llaman Griff.

– No pareces de aquí, Griff. Por tu acento, diría que eres británico…

– Sí, soy de Londres -mintió.

– Pues estás muy lejos de tu hogar -comentó Tank-. ¿Piensas quedarte por aquí? Griffin se encogió de hombros.

– Todavía no lo he decidido.

– ¿Y estás saliendo con Meredith?

– ¿Saliendo?

– Sí, ya sabes… que si ella y tú sois pareja.

– No estoy muy seguro de eso.

Griffin no entendía nada. Ni siquiera sabía qué entendían en aquella época por ser pareja.

– Está visto que con las mujeres nunca se sabe, ¿verdad? -comentó Tank.

Griffin hizo un esfuerzo y sonrió. No le agradaba hablar con un desconocido sobre su relación con Merrie. Sobre todo, porque tampoco sabía qué tipo de relación mantenían.

– ¿Cuánto tiempo lleváis juntos?

– No mucho -respondió Griffin-. Por cierto, antes me estaba preguntando qué hace la gente aquí para ganarse la vida…

– ¿Es que estás buscando un trabajo?

Griffin asintió. Durante los últimos días había estado considerando seriamente lo que podría depararle el futuro. Merrie no había encontrado nada que pudiera ayudarlo y su amiga todavía no había llamado. Él no podía limitarse a quedarse sentado, esperando; tenía que hacer algo útil con su tiempo o se volvería loco. Además, no quería vivir a costa de Merrie.

– Si finalmente decido quedarme en la isla, necesitaré un empleo. Tank negó con la cabeza.

– Encontrar trabajo en Ocracoke no es fácil. O se vive de los turistas o se vive del mar. No hay otra cosa… ¿a qué te dedicas?

– Al mar, precisamente. Estuve cruzando el Atlántico en un mercante.

– Bueno, puedo preguntar si hay trabajo en alguno de los pesqueros, pero no te prometo nada.

– Te lo agradecería mucho.

En ese momento, uno de los clientes llamó a Tank y el camarero se alejó. Griffin se alegró de que se marchara; así podía estar solo y pensar.

Al cabo de un rato, terminó la bebida y se dispuso a pagar. Pero Tank apareció de nuevo y le sirvió otro cóctel.

– Yo no he pedido nada -dijo Griffin.

– Lo sé. Éste corre a cuenta de aquella dama.

Tank hizo un gesto hacia una joven que estaba sentada al otro lado de la barra. La mujer sonrió a Griffin, se echó su melena rojiza hacia atrás y le indicó que se acercase.

En otros tiempos, tras la muerte de Jane, habría avanzado hacia ella, la habría besado, le habría introducido algunas monedas en el escote y la habría llevado a alguna habitación del local para hacerle apasionadamente el amor; pero esa vez se limitó a alzar su bebida a modo de brindis y echar un trago.

Sin embargo, la joven se levantó de su taburete y avanzó hacia él. Cuando llegó a su altura, se detuvo. Sus generosos senos rozaban uno de los brazos de Griffin y su denso perfume llenaba el ambiente.

– Hola. Eres nuevo aquí, ¿verdad?

Él la miró a los ojos y acto seguido admiró sus labios. No importaba en qué siglo estuviera; sabía lo que ella quería y sabía lo que él mismo, por otra parte, debía querer.

Lamentablemente, se sorprendió a sí mismo comparándola con Merrie; con la mujer que lo había salvado, con la mujer que olía a aire fresco y a jabón, con la mujer que no necesitaba mejorar sus rasgos con pinturas, con la mujer que no pedía nada y que lo daba todo.

– Gracias por la bebida y por la tentadora oferta, pero no puedo quedarme -dijo

Griffin-. Me temo que tengo que marcharme.

Griffin se levantó y se marchó, dejándola con dos palmos de narices. Merrie estaba esperándolo en la casa; y lo admitiera o no, encontraba más placentera la perspectiva de quedarse junto a su cama y contemplarla mientras dormía que la de perderse en el cuerpo de una desconocida.

Capitulo 4

Al cruzar el salón, se golpeó con la mesita. Había intentado recordar cómo se encendían las luces, pero lo había olvidado y no veía nada. Sus ojos tardaron unos segundos en acostumbrarse en la oscuridad; entonces, vio luz bajo la puerta del dormitorio de Meredith.

Se acercó, llamó suavemente y entró. Merrie alzó la mirada. Estaba sentada en la cama, con las gafas puestas y aquella caja que llamaba ordenador portátil, entre un montón de papeles. Le pareció tan maravillosa, que tuvo que resistirse al impulso de tomarla entre sus brazos. Necesitaba estar con una mujer. Con aquella mujer.

Sin embargo, consiguió controlarse y sonrió.

Ella le devolvió la sonrisa.

– Me alegra observar que no estás enfadada conmigo.

– ¿Enfadada? ¿Por qué tendría que estarlo? Él frunció el ceño.

– En mi siglo, a las mujeres no les gustaban los hombres que llegaban tarde a casa y entraban borrachos en mitad de la noche después de haber estado de juerga con los amigos.

– ¿Eso es lo que has estado haciendo? ¿Y cuál de tus amigos lleva perfume barato?

– Te he traído esto -dijo Griffin, mientras sacaba las sombrillas de cóctel que se había guardado-. No sé para qué sirve, pero me ha parecido interesante.

Merrie las tomó y sonrió.

– Gracias… ha sido muy amable por tu parte. Pero, ¿te has bebido seis de los cócteles de Tank?

Griffin contempló los labios de Meredith sin poder evitarlo. Deseaba besarla.

– Estaban buenos y no dejó de servirme uno tras otro. Rechazarlos no habría estado bien;

Merrie suspiró y lo observó con sus grandes ojos verdes.

– Siento que seas tan infeliz aquí. Me gustaría poder ayudarte, pero no sé cómo. Estoy haciendo lo que puedo.

Una vez más, Griffin se quedó asombrado con su belleza. Y esta vez no pudo evitarlo: extendió un brazo y le acarició suavemente el labio inferior.

– Sé que tengo mal genio, pero no quería ser grosero contigo. Siento haberme enfadado contigo esta mañana. Te estoy muy agradecido por todo lo que has hecho por mí, Merrie.

– Pero quieres volver a tu tiempo…

– No tengo otro remedio. Debo hacerlo. Merrie lo tomó de la mano.

– Mi amiga, Kelsey, ha estado aquí esta tarde. Decidió venir a verme.

– ¿Y qué te ha dicho?

– El único consejo que ha podido darme es que deberíamos repetir las condiciones que se dieron la noche de tu aparición. Puede que entonces encontremos el agujero negro por el que llegaste.

Griffin estuvo a punto de maldecir en voz alta.

– ¿Repetir las condiciones? ¿Y cómo podríamos crear un huracán? A menos que hayáis encontrado la forma de controlar el clima, sospecho que eso es imposible.

– Puede que no necesitemos un huracán, que nos sirva una simple tormenta…

– ¿Y qué hacemos? ¿Esperar una?

– Por ahoja, sí. Por lo menos, hasta que encontremos otra solución.

Él intentó controlar su desilusión. Sabía que Merrie no merecía otro de sus enfados.

– ¿Le has hablado a tu amiga sobre mí? Ella negó con la cabeza.

– No, sólo le he planteado una situación hipotética. Le he dicho que estoy escribiendo una novela -respondió-. Si le hubiera contado la verdad, habría pensado que he perdido el juicio.

Griffin comenzó a caminar de un lado a otro, nervioso. Podía sentir que Merrie lo seguía con la mirada.

– ¿A qué hora me encontraste?

– A medianoche.

– ¿En qué condiciones?

– Muy extrañas, la verdad. El huracán estaba en lo peor y de repente se detuvo. Todo se quedó tan tranquilo y silencioso, que me asusté.

– ¿Y cómo me encontraste? Ella frunció el ceño.

– No estoy segura, pero recuerdo que algo me empujó a salir al exterior. Y entonces, te vi en la playa.

Griffin se acercó a la ventana del dormitorio, corrió la cortina y miró hacia el mar.

– ¿Dónde exactamente?

– A unos metros del cedro grande, en línea recta. La marea estaba alta y las olas casi llegaban al jardín. ¿Pero sabes una cosa? Sospecho que el proceso no empezó en la playa. Creo que allí, en realidad, sólo terminó.

– No te entiendo…

– Da igual, eso no importa ahora -dije ella-. He alquilado un yate durante unos días, así que podríamos marcharnos mañana si hace buen tiempo. He pensado que podíamos navegar hasta el lugar donde dices que te caíste por la borda. Tal vez en centremos alguna pista… pero el viaje es largo, así que tal vez deberíamos anclar en Bath, pasar la noche allí y regresar al día siguiente.

– Es un buen plan. Pero, ¿sabes navegar?

– Mi padre me enseñó cuando era pequeña. Y lo que no pueda recordar, me lo recordarás tú. No creo que la navegación haya cambiado mucho en los últimos siglos.

Por primera vez, Griffin sintió que tenía alguna esperanza. Si conseguía regresar a su época antes de una semana, todavía pondrían acabar con Barbanegra.

Sin embargo, sabía que echaría de menos a Merrie. Cada día le sorprendía más su fuerza de espíritu y su carácter. No retrocedía nunca, ni siquiera cuando él se sentía dominado por la desesperación y se enfadaba. No lloraba, no pedía ayuda, no se escondía. En lugar de eso, lo retaba constantemente y lo animaba a ver lo bueno de aquella situación.

Era una mujer muy fuerte. Y en cuanto a él, ya no podía negar lo que sentía. Merrie le importaba. Quería que fuera feliz y desde luego no le agradaba la necesidad de abandonarla.

Volvió a cerrar la cortina de la ventana y se sentó en la cama, junto a ella. Después, se frotó los ojos y se pasó una mano por el pelo.

– ¿Qué pasará si no puedo volver? -murmuró él.

Meredith le puso una mano en el hombro. Griffin se sintió tan bien, que cerró los ojos para disfrutar de su contacto.

– Si se presenta ese problema, ya pensaremos en ello.

Emocionado por su actitud, se volvió hacia ella. Una vez más, su mirada se clavó en los labios de Meredith.

– ¿Por qué estás sola? -preguntó.

Merrie parpadeó, confundida.

– ¿Qué quieres decir?

– ¿Cómo es posible que ningún hombre te proteja? Cuando yo me marche, te quedarás sola. ¿No tienes miedo?

Ella sonrió.

– No necesito que nadie me proteja, Griffin. Soy perfectamente capaz de cuidar de mí.

– Pero ya has pasado la edad del matrimonio y…

– ¿De dónde te has sacado que soy una especie de vieja solterona? -se burló.

– ¿Es que te gusta vivir así? ¿Sola? Merrie se ruborizó levemente y se encogió de hombros.

– No lo sé, no he pensado mucho en ello. Pero, de todas formas, el mundo ha cambiado gracias a la revolución sexual y las mujeres tenemos ahora la oportunidad de ser independientes como los hombres, de poder elegir.

Griffin estuvo a punto de preguntarle sobre la revolución sexual, pero decidió concentrarse en lo que realmente importaba.

– Sea como sea, deberías buscar un marido. No esperes más tiempo.

– No es tan sencillo. Hay muchos asuntos que considerar…

– ¿Qué me dices de ese Muldoon? Parece un buen hombre, tiene salud y es dueño de un local con muchos clientes. Seguro que sería un marido decente… si quieres, puedo ir y hacerle una propuesta en tu nombre.

– ¿Tank Muldoon? -dijo Merrie, entre risas-. Sí, es un buen hombre, pero no me gusta.

Griffin tomó las manos de Merrie y las apretó con suavidad.

– Es un hombre fuerte y rico y su aspecto no es malo. Sé que para una mujer es importante que los hombres se bañen con frecuencia y que su dentadura se encuentre en buenas condiciones.

– Está bien, te lo diré de otro modo: yo no soy de la clase de mujeres que le gustan a Tank.

– Qué tontería. Si te tuviese, sería un hombre muy afortunado. Merrie apartó las manos.

– Griffin, no te preocupes por mí. Estaré bien cuanto te marches, en serio… ya estaba bien cuando apareciste.

Él asintió.

– Si yo fuera de tu época, querría estar contigo.

– Eres muy amable, pero no me gustaría que estuvieras conmigo a menos que me amaras de verdad.

– Muchas personas se casan sin estar enamoradas…

Griffin pensó que se había casado con Jane sin estar enamorado y sin que apenas se conocieran, lo cual no había evitado que su mundo se hundiera por completo cuando falleció. Tal vez porque, con el tiempo, había aprendido a amarla.

Jane había muerto sola en su pequeña casa de Williamsburg, tres días después de que las fiebres se llevaran a su hijo. Por entonces, él se encontraba en mitad del Atlántico, regresando desde Inglaterra, ocupado con sus responsabilidades como capitán del Spirit y contento por el precio que había conseguido por su cargamento de tabaco de Virginia.

– ¿Griffin?

– ¿Sí?

– ¿Te encuentras bien?

Lentamente, y sin decir nada, Griffin se inclinó y la besó en los labios. Ella entreabrió la boca, invitándolo a seguir; y al ver que no lo hacía, se decidió a adoptar una actitud más activa y lo lamió.

Lo que había comenzado como un gesto apenas perceptible, se transformó de repente en un acto cargado de sensualidad. Griffin deseaba besarla apasionadamente, hundirse en su cabello y en sus ojos. Pero, a pesar de ello, se apartó. No creía tener derecho a aceptar lo que le ofrecía; no podía hacerlo entonces ni podría hacerlo nunca.

– Lo siento -dijo ella.

– Soy yo quien debe disculparse. He actuado de forma impulsiva, sin pensar en tus sentimientos ni en tu honor.

Griffin se levantó de repente y se dirigió hacia la puerta.

– No tienes que marcharte…

– Debo hacerlo. Es casi medianoche y tu amiga dijo que debíamos repetir las condiciones de aquel día… tal vez no fuera el huracán, sino el momento o el lugar. Voy a ver qué pasa.

– ¿Crees que puede funcionar?

– No lo sé, pero no lo sabré si no lo intento. Duerme, Merrie… Y si cuando despiertas me he marchado, piensa que todo esto ha sido un sueño.

– Nunca creería que ha sido un sueño. Nunca te olvidaré -declaró, con voz temblorosa.

– Ni yo a ti.

Griffin se volvió y salió del dormitorio, dejándola sola. Merrie le había, dicho que estaría bien sin él, que ya vivía sola antes de que apareciera. Pero en el fondo de su corazón, sabía que dejaría algo precioso y mágico atrás cuando regresara a su época. Y también sabía que siempre se preguntaría por lo que podría haber sucedido si se hubiera quedado en el siglo XX.

Al decir que no la olvidaría, había dicho la verdad. Nunca dejaría de pensar en sus ojos, en su sonrisa, en el contacto de su piel y en su aroma.

No, nunca olvidaría a Merrie.

Meredith se tumbó y se tapó los ojos con las manos. Tenía ganas de llorar y no sabía por qué. Aquel hombre había aparecido en su vida con la fuerza de un huracán y estaba a punto de desaparecer del mismo modo.

Sabía que debía dejarlo marchar; aquella no era su época y, por otra parte, tenía que vengar la muerte de su padre. Sin embargo, no quería que se marchara; y por encima de todo tenía la sensación de que su relación no estaba ni mucho menos terminada, de que había algo inconcluso y de que Griffin no podía marcharse. Por lo menos, todavía.

Quería levantarse, salir corriendo y pedirle que no se marchara, pero 'se limitó a acercarse a la ventana del dormitorio y mirar al exterior. Griffin estaba mirando el mar, observando y esperando, apenas iluminado por la luz de la luna.

Nerviosa, Merrie miró el despertador. Eran las once y cincuenta y siete minutos. No podía soportar la tensión de la espera, de modo que se volvió a echar en la cama y se hizo un ovillo. Tenía miedo. Temía perderlo y temía no volver a sentir una atracción similar por ningún otro hombre. Y aunque intentó tranquilizarse y pensar que no podía hacer nada salvo ponerse en manos del destino, no conseguía conciliar el sueño.

Los minutos transcurrieron muy lentamente. Oía el sonido de las manecillas y al cabo de un rato perdió el sentido del tiempo. Ya no sabía qué hora era; cerró los ojos, convencida de que Griffin se había marchado para siempre, y poco después tuvo la sensación de que no estaba sola en el dormitorio. Él estaba allí, con ella.

Cuando Griffin se sentó, la cama se hundió bajo su peso. Acto seguido, se tumbó pegado a su cuerpo y paso un brazo alrededor de su cintura. Meredith sabía que sólo necesitaba estar con alguien, con cualquiera, pero se alegró de que la hubiera elegido a ella. Por primera vez, comprendió su profunda soledad, la sensación de estar lejos de su mundo. Había sentido lo mismo al verlo en la playa.

Griffin no tardó en quedarse dormido. Entonces, ella encendió la lámpara de la mesita de noche y lo observó durante un buen rato, admirando sus largas pestañas, su fuerte mandíbula, su sensual boca y su aristocrática nariz. Antes de salir de la casa se había puesto otra vez sus viejas prendas, pero al tumbarse en la cama se había quitado el chaleco y desabrochado parcialmente la camisa.

Incapaz de resistirse a la tentación, acercó a una mano a su pecho. No se atrevía a tocarlo, pero pasó los dedos a escasos milímetros de su piel; así podía sentir su calor e imaginar que lo acariciaba. Meredith había tenido varias relaciones con amigos de la universidad; sin embargo, nunca había sentido nada parecido y jamás le habían gustado tanto como para llegar hasta el final y dejar de ser virgen.

En muchos aspectos, Griffin era lo contrario de lo que pensaba que le gustaba en los hombres. Era un hombre de acción, no un intelectual, y desde luego no resultaba especialmente sensible. Pero 16 adoraba. Le gustaba tal y como era, con su arrogancia y su energía*sensual y sus ideas anticuadas.

En aquel momento, lamentó no parecerse a él. Dé haber sido un poco más atrevida, lo habría tocado. No habría esperado a que Griffin tomara la iniciativa, no se habría contentado con simples fantasías; habría actuado y le habría hecho el amor.

Poco a poco, el cansancio hizo mella en Merrie. Y antes de quedarse dormida, pensó que no importaba cuánto tiempo les quedara: nunca sería suficiente.

Sin embargo, tendría que serlo. A fin de cuentas, el año, la semana o el día que tuvieran por delante tendrían que servir por toda una vida.

La lluvia golpeaba suavemente el tejado de la casa. Griffin se encontraba junto a la ventana, contemplando el cielo gris y la oscura superficie del mar. La brisa mecía los árboles del jardín y a lo lejos se oían truenos.

Se volvió hacia Merrie, que estaba sentada en el sofá, y dijo:

– He navegado en aguas mucho peores que éstas. El viento es perfecto para navegar hasta el Pamticoe.

– Hasta el Pamlico, querrás decir. Y sí, no dudo que has navegado en sitios peores…

– Te aseguro que no estarás en peligro. Ella lo miró con desconfianza.

– No vas a conseguir convencerme de que salgamos con este tiempo, así que será mejor que te tranquilices.

– ¿Que me tranquilice? No puedo. Llevamos tres días esperando a que mejore el tiempo. Pero no pasa nada, sólo es lluvia…

Griffin estaba harto de esperar. No sabía qué hacer, y él viaje a Bath le daba esperanzas.

– Estamos en plena temporada de huracanes. No pienso salir al mar hasta que el cielo esté totalmente despejado -declaró ella-. Y por cierto, ¿no podrías dejar de caminar de un lado a otro como un tigre enjaulado? ¿Por qué no sales a pasear?

– No me apetece.

– ¿Qué hacíais en vuestra época para divertiros?

– Cazar zorros, ir a peleas de gallos…

– No me refiero a ese tipo de cosas.

– Bueno, también montamos a caballo, hacemos competiciones, asistimos a fiestas. Y por supuesto, bebemos.

Merrie frunció el ceño.

– Está bien, supongo que’ aquí no tienes mucho que hacer. En tal caso, tendremos que buscarte nuevas diversiones.

– ¿Para qué? ¿Eso mejorará mi vida?

– No lo sé, pero al menos me dará el tiempo necesario para hacer mi trabajo. Griffin suspiró. Sabía que tenía razón.

– Está bien, supongo que debería ocupar mi tiempo en algo.

– Veamos… ¿Qué sueles hacer en tu casa cuando llueve?

Él sonrió de forma lasciva.

– Sólo se me ocurre una cosa. Y supongo que eso es igual en tu siglo.

– Sí, bueno… ¿Y al margen de eso?

Griffin permaneció en silencio durante unos segundos, al cabo de los cuales movió la cabeza en gesto negativo. Además de acostarse con una mujer, no se le ocurría nada salvo subir a su barco y sentir la cubierta bajo sus pies. Había nacido para ser capitán y había heredado el sueño de su padre de construir un pequeño imperio con la venta del tabaco de Virginia.

Como hijo único, siempre había estado muy apegado a él. A los diez años ya lo sabía todo sobre el cultivo del tabaco y era plenamente consciente de la necesidad de invertir hasta el último penique en la plantación de los Rourke. Y a los doce, ya navegaba en el primer navío de la familia, el Betty, llamado así en honor a su madre.

Todavía recordaba la expresión de alegría de su padre cuando botaron aquel barco. El Betty se transformó en el centro de su vida, en lo único que lo empujaba a seguir adelante tras el fallecimiento de su esposa.

Pero, entonces, Teach se lo robó. El pirata lo atacó y lo capturó en la costa de Virginia cuando el padre de Griffin se encontraba a bordo. Y después de saquearlo, lo hundió.

– ¿Qué día es hoy? -preguntó Griffin, mirando al extrañamente silencioso loro.

– Veintiséis de septiembre.

– Ya ha pasado casi un año -murmuró, mientras acariciaba a Ben-. Este enredo comenzó por entonces.

– ¿A qué te refieres?

– A todo este asunto de Teach y de mi padre.

– ¿Puedes contarme lo que pasó? Griffin se apartó del loro y volvió a la ventana.

– Teach lo mató. No hay mucho más que contar.

– Es extraño…

– ¿Por qué?

– Porque a pesar de su fama, no ha pasado a la historia como un pirata especialmente sanguinario. Los marinos de la época pensaban que era una especie de demonio, pero ahora sabemos, por las distintas fuentes encontradas, que casi siempre capturaba sus cargamentos sin lucha de ninguna clase.

Griffin intentó contener su enfado. No podía comprender que Merrie defendiera a aquel canalla. Por lo visto, había pasado a la historia como una especie de héroe romántico.

– Mató a mi padre, Merrie -insistió.

– Lo siento, Griffin… ¿no quieres contarme lo que pasó?

– No hay más que decir.

– Pero, si hablaras de ello, tal vez…

– No, hablar no servirá para devolverle la vida.

– Está bien. Entonces, no hablaremos. Pero siéntate e intenta relajarte…

Griffin gruñó, pero lo hizo. Y Merrie le dio una revista de barcos para que leyera un rato.

– Me estás poniendo tensa…

– Es que relajarme no forma parte de mi naturaleza.

Meredith decidió tomar cartas en el asunto y le puso las manos en los hombros. Sus duros músculos estaban tensos, así que empezó a darle un masaje. Él cerró los ojos y la dejó hacer. Nunca le habían dado un masaje de ese tipo, y lo encontró maravillosamente agradable.

– Eres el hombre más impaciente que he conocido en mi vida. Griffin sonrió.

– Heredé esa característica de mi padre. Nunca estaba satisfecho con nada y todo lo quería para ayer. Mi madre solía enfadarse por eso y no le dirigía la palabra hasta que la sacaba de paseo en el carruaje.

– Parece que era una mujer muy sensata.

– Sí, lo era. Fue criada de mi padre, pero demostró ser tan sensata, que se casó con ella.

– ¿Fue su criada?

– Mi padre llegó a las colonias en 1670, cuando tenía veinte años. Había sido condenado por un pequeño robo y estaba preso, así que tuvo que trabajar durante quince años en una plantación, hasta que se ganó la libertad.

– Debió de ser difícil para él…

– Sí, pero no te detengas.

– ¿Que no me detenga?

– Me refiero a lo que estás haciendo con tus dedos. No pares, por favor…

Merrie siguió masajeándole la espalda. Griffin se sentía como un gato tumbado al sol y absolutamente feliz con su vida.

– Sigue, hablándome de tu padre -dijo ella.

– Cuando dejó la plantación, había aprendido dos cosas: la primera, plantar tabaco y sacar beneficios de ello; la segunda, odiar la esclavitud. Se negó a tener esclavos y sólo trabajaba con presos a los que daba la libertad al cabo de cuatro años además de ropa nueva, una pistola y suficiente dinero para que pudieran establecerse por su cuenta.

Griffin se detuvo un momento antes de continuar con la historia.

– Mi madre era huérfana, de Bristol. Cuando llegó a su mayoría de edad, se embarcó en Inglaterra y también vino a las colonias. Mi padre la vio aquel día en los muelles y se enamoró de ella, así que la contrató como criada para servir en su casa. Pero, cinco meses después, ya la había convencido para que se casaran.

– Es una historia preciosa, muy romántica…

Griffin le acarició los brazos y se dejó llevar por el placer de su abrazo. Merrie se las arreglaba para hacerlo feliz a pesar de las circunstancias, y él disfrutaba plenamente de aquella amistad que compartían.

Nunca había sido amigo de ninguna mujer, y por supuesto no lo había sido de ninguna mujer a la que deseara. En su época, las mujeres estaban en una situación muy distinta y él siempre las había considerado más débiles y más incapaces de afrontar las preocupaciones diarias que los hombres. Pero sin duda alguna, Merrie era tan capaz como cualquier hombre. Era decidida, fuerte, independiente, obstinada, y él sabía que podía confiarle sus dudas, sus esperanzas y sus sueños.

– Cuando mi padre ganó el dinero suficiente, vendió la plantación y ordenó que construyeran su primer barco. Lo llamó Betty en honor a mi madre, Elizabeth, y comenzó a comerciar entre las colonias e Inglaterra. Cuando cumplí los veintiún años, me dio mi propio barco y me encargó la ruta entre Norfolk y Londres.

– Era una gran responsabilidad. A esa edad, la mayoría de los chicos que conozco están más preocupados por sus estudios y por las mujeres que por ninguna otra cosa.

Apenas eras un nombre y ya capitaneabas tu propio barco…

– Sí, era su capitán. Pero para entonces ya había cruzado el Atlántico más veces que muchos de los miembros de mi tripulación. Ten en cuenta que me embarqué por primera vez a los trece años, como grumete – explicó Griffin-. A los diecisiete años me aparté un año entero del mar para estudiar. Y a los dieciocho, serví como lugarteniente en un bergantín que hacía el trayecto entre el río James y el Támesis.

– Eres muy valiente.

Merrie comenzó a frotarle el cuello con las manos, pero esa vez, el contado le pareció mucho más íntimo.

– No soy tan valiente. Pero en determinados momentos, me habría gustado serlo más.

– Supongo que debes de arder en deseos de vengarte de Teach para poder seguir con tu vida… -dijo, intentando ocultar su emoción.

Griffin tardó en hablar. En realidad, su futuro le parecía un terreno yermo, vacío, sin nadie a quien amar. Su madre había fallecido cuando él tenía catorce años. Después, había perdido a Jane y a su hijo recién nacido. Y finalmente, a la única persona que le quedaba: su padre.

Se volvió hacia ella lentamente y miró sus ojos verdes.

– No puedo quedarme, Merrie. Si pudiera, lo haría. Pero no puedo.

– No te estaba pidiendo que te quedaras.

– Has hecho tanto por mí, que siento que he contraído una deuda impagable.

– No me debes nada -dijo a la defensiva, como si se sintiera ofendida. Griffin la acarició en la mejilla.

– Me has salvado la vida y siempre te estaré agradecido-susurró-. Pero al margen de eso, te debo mucho más de lo que jamás podrás imaginar.

Griffin volvió a besarla en los labios. Fue un roce tan suave como el contacto del pétalo de una rosa. Sin embargo, esa vez no se contentó con una simple caricia; siguió besándola con abierto deseo y ella gimió y pasó los brazos alrededor de su cuello. Griffin saboreó el néctar de su boca, un sabor tan embriagador como el mejor vino de Madeira y tan adictivo como el opio de la China. Quiso detenerse, pero no podía.

Nunca se había sentido tan atraído por ninguna mujer. En poco tiempo se había convertido en su puerto, en un lugar tranquilo a donde huir de las terribles tormentas que acechaban su corazón. Quería quedarse allí, a salvo, pero debía vengarse del pirata que había matado a su padre y por otra parte no quería hacerle daño. Así que, finalmente, se apartó.

– Lo siento -murmuró-. Me he vuelto a aprovechar de tu amabilidad.

– No me importa en absoluto… no te has aprovechado de mí -confesó con timidez-. Me gusta. Me encanta que me beses. Quiero que me beses. Te deseo, Griffin.

Griffin se levantó y se alejó a una distancia prudencial del sofá.

– Mi comportamiento es inadmisible. Creo que será mejor que salga a dar un paseo.

Meredith se levantó también y se plantó ante él, bloqueándole la salida.

– No soy ninguna niña, Griffin. Estamos en el siglo XX y las mujeres ya no somos elementos pasivos. Esto es cosa de dos, de ti y de mí, y puedes estar seguro de que no beso a nadie si no quiero hacerlo.

Acto seguido, se marchó del salón y lo dejó plantado ante la puerta.

Griffin frunció el ceño, confundido con el súbito arrebato de Meredith y por el deseo que sentía. No sabía qué hacer.

Cansado, miró a Ben Gunn, que lo miraba con desconfianza desde su percha, y dijo:

– Parece que he vuelto a meter la pata.

– Ten cuidado -dijo el loro.

– No es mal consejo -observó Griffin-. Tal vez sea mejor que salga a dar ese paseo.

Capitulo 5

Meredith se sintió aliviada cuando vio que amanecía despejado y que las previsiones eran buenas durante los cinco días siguientes. Tras el beso de la noche anterior, había hecho todo lo posible por mantenerse alejada de Griffin. Estaba tan ansiosa como él de salir de viaje, aunque sólo fuera para evitarse la vergüenza de sus propios e inútiles intentos de seducción.

Se sentía muy mortificada. No sabía cómo se había atrevido a tanto si él ya había dejado claro que no tenía intención de llevar su relación a ese extremo. Habían dormido juntos dos veces, pero Griffin no había hecho nada por seducirla; Merrie estaba convencida de que sus besos eran simplemente amistosos, una simple expresión de gratitud.

No quería pensar en ello, así que se concentró en los preparativos para salir de viaje al día siguiente. Griffin la acompañó al puerto y echó un vistazo al pequeño velero que había alquilado, encantado con la perspectiva de marcharse de la isla. Por supuesto, ninguno mencionó lo sucedido la noche anterior.

Mientras él examinaba la embarcación, ella fue a la tienda de Jenny, un ultramarinos que se encontraba en un destartalado edificio blanco, para comprar provisiones.

El edificio tenía un gran porche en la entrada, y las dos mecedoras y el banco estaban ocupados por el grupo habitual de las mañanas. El marido de Jenny, Hubey Hogue, descansaba en la mecedora más grande. Early Jackson, el enjuto propietario de la tienda de pesca Happy Jack, estaba en la otra. Junto a ellos se encontraban Lyle Burleswell, con sus sempiternas gafas, y el pelirrojo Shep Cummings; Lyle era dueño del hotel Sandpiper y Shep era el manitas de la isla. Todos estaban tomando café y bollos.

– Buenos días, Meredith -dijo Early, llevándose una mano a la gorra de capitán-. He oído que has alquilado un velero para salir mañana

Meredith sonrió. La única forma de mantener un secreto en Ocracoke era marcharse al continente. Y aun así, siempre se especulaba sobre los motivos de un viaje.

– ¿Vas a Bath? -preguntó Hubey.

– Sí, va con su amigo -dijo Lyle.

– Griffin Rourke -informó Shep.

– Es cierto, nos marchamos…

– Al amanecer, lo sé -dijo Early-. Se supone que mañana hará buen tiempo. Nada de huracanes, por fortuna.

Lyle asintió.

– Todos sabemos cuánto te disgusta el mal tiempo -dijo.

– Pero parece que has sobrevivido a Horace sin ningún problema -comentó Shep.

– Bueno, sólo era un huracán de categoría baja -observó Hubey-. No se parecía al Delia.

Meredith estaba deseando escapar de aquel tribunal de la Inquisición, de modo que dijo:

– Perdonadme, tengo que comprar algunas cosas.

– Hemos oído que tu amigo está buscando trabajo -intervino Hubey.

– ¿Cómo? -preguntó, cuando ya tenía una mano en el pomo de la puerta.

– Tank Muldoon dijo que tu amigo le preguntó «por posibles trabajos el otro día, cuando estuvo en su local.

– Parece que Rourke tiene intención de quedarse una temporada -dijo Lyle. Shep negó con la cabeza.

– Encontrar trabajos en la isla es muy difícil.

– Cuando volváis de vuestro viaje, dile a tu amigo que pase por nuestro muelle – dijo Early-. Los chicos y yo hemos comprado un viejo marisquero. Vamos a arreglarlo para vendérselo a un tipo de Georgia, y si a Rourke no le asusta el trabajo duro, podría ocuparse de ello.

– Se lo diré. Gracias…

Meredith entró en el viejo establecimiento, asombrada por lo que acababa de oír.

No podía creer que Griffin se hubiera resignado a quedarse en Ocracoke. Le parecía tan extraño, que pensó que Early había malinterpretado las palabras de Tank. No en vano, pensaba que si Griffin hubiera decido permanecer en la isla," ella habría sido la primera en saberlo.

– Buenos días, Meredith -dijo Jenny al verla-. He oído que tu novio está buscando trabajo…

Merrie estuvo a punto de dejar caer la lata de atún que había tomado de un estante. La dueña del establecimiento la estaba observando desde el mostrador, por encima de sus gafas y del crucigrama que había estado haciendo hasta entonces.

– Sí, eso tengo entendido.

– Entonces, ¿os vais a quedar mucho tiempo en la isla?

– Bueno, yo voy a estar todo el mes de diciembre, pero no sé qué piensa hacer Griffin.

– ¿Es que tenéis algún problema? Tank me dijo que Griffin y tú habíais discutido – comentó.

Meredith gimió sin poder evitarlo. Definitivamente, no había forma humana de guardar un secreto en Ocracoke; y mucho menos con un grupo de personas que eran como de la familia; todos ellos habían ayudado a su padre a criarla, y en consecuencia no podía enfadarse por sus intromisiones. Sólo querían que fuera feliz.

– No, no tenemos ningún problema – aseguró con una sonrisa.

Una vez más, pensó en el beso de la noche anterior. No había dejado de revivir el momento, sobre todo porque estaba casi segura de haber percibido deseo en él. Ciertamente, Griffin había corrido a alejarse de ella, pero ya no sabía qué pensar.

– Es un joven muy atractivo -dijo Jenny-. Aunque lleva el pelo demasiado largo.

– Sí, es atractivo. ¿Pero crees que necesita un corte de pelo?

Jenny consideró la pregunta durante unos segundos. Después, sonrió y respondio:

– No, qué va. Está muy bien así.

Jenny volvió entonces al periódico y a su crucigrama, de manera que Meredith también pudo regresar a su compra y a sus fantasías.

No entendía nada. Griffin había afirmado que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de volver a su época, y sin embargo, todos decían que estaba buscando trabajo. Si eso era cierto, cabía la posibilidad de que hubiera cambiado de opinión, e incluso de que estuviera respondiendo a la innegable atracción que existía entre ellos.

Mientras hacía la compra, intentó controlar el optimismo que había renacido en su corazón. No quería hacerse ilusiones, aunque era consciente de que tenía una oportunidad si Griffin seguía a su lado.

Diez minutos más tarde, pagó la cuenta y salió de ultramarinos con dos bolsas cargadas de comida. Griffin estaba sentado en el puente del velero, echando un vistazo a una carta de navegación.

Ella se detuvo, dejó las bolsas en el muelle y lo miró. Era devastadoramente atractivo, y por lo visto, no había sido la única mujer de la isla que lo había notado; todas ellas, desde las adolescentes a las abuelas, le lanzaban miradas de apreciación.

Al pensar en ello, la alegría de Merrie desapareció. Incluso si llegaba a quedarse en la isla, nunca le faltaría la compañía femenina. Y pensaba que ella, una aburrida profesora de Historia de la universidad que además no era precisamente una especialista en el arte de la seducción, no conseguiría retenerlo durante mucho tiempo.

– Hola, Merrie -dijo él al verla.

Meredith tuvo que hacer un esfuerzo para dejar sus pensamientos a un lado y volver a la realidad.

– Hola…

– Es un velero magnífico. Con este barco, podría cruzar el Atlántico yo solo.

– Bueno, sólo vamos a Bath.

– Ah, pero si pudiéramos hacerlo, te llevaría por todo el mundo. Sólo tendrías que subir a bordo y nos marcharíamos en este preciso momento.

Meredith se estremeció. Eran demasiadas posibilidades, demasiados sueños sin base real.

– Venga, sube, vamos a dar una vuelta por el puerto. Tengo que practicar.

Ella asintió, recogió las bolsas y subió al barco.

– Está bien, como quieras. Tú eres el capitán.

– Y tú serás un excelente segundo oficial, Merrie. Y ahora, pásame ese cabo, por favor -ordenó.

Merrie arqueó una ceja, pero lo hizo. Iban a navegar un rato para divertirse, pero al día siguiente, cuando salieran hacia Bath, lo harían para encontrar la forma de devolverlo a su época.

Y si lo conseguían, Griffin desaparecería de su vida. Para siempre.

La brisa levantaba pequeñas olas en la superficie del río Pamlico. El cielo estaba casi despejado y tenía un intenso color azul: el reflejo del mar que acababan de dejar atrás.

Meredith estaba sentada en el puente mientras Griffin se hacía cargo del timón y de las velas. Habían salido al amanecer, cruzado el Sound y virado para ascender por el río. El día anterior, Merrie lo había puesto al tanto de los avances tecnológicos necesarios y él se había acostumbrado de inmediato; era evidente que se había pasado toda la vida en el mar.

Hablaron mucho. Meredith le contó historias de los días cuando salía en el barco con su padre y ella se dedicaba a aprender navegación o a estudiar, envuelta en una manta, mientras él trabajaba. Él amaba el mar; ella, las cosas relacionadas con el mar.

Pero a diferencia de su padre, su amor tenía un límite porque no había conseguido superar su fobia al mal tiempo.

Ahora llevaban un buen rato en silencio. Meredith alzó la vista al cielo y miró a una gaviota que parecía flotar en el viento. La brisa se había hecho más suave y el sol había empezado a calentarlos en cuanto viraron para ascender por el Pamlico, de modo que decidieron detenerse a comer cerca de Pamlico Point, el lugar donde el río desembocaba en el Sound.

Llegaron a Bath Creek a última hora de la tarde. Bath Creek era un afluente del Pamlico que también daba nombre a la ciudad, una antigua localidad colonial que en el siglo XVIII había sido el prirícipal puerto de la zona y la sede del gobierno colonial inglés en Carolina del Norte.

Griffin se quedó muy quieto de repente. De no haber sido porque la brisa removía su cabello, habría parecido la estatua de mármol de un antiguo dios.

– ¿Reconoces algo? -preguntó ella.

– Algunas cosas. La orilla ha cambiado un poco.

– Ten en cuenta que en trescientos años han sufrido muchas tormentas terribles.

– Hay más casas en unas zonas y menos en otras, pero definitivamente ha cambiado. Y ese puente no estaba allí.

– Me temo que ninguna de las estructuras de tu época han sobrevivido, aunque tal vez podamos encontrar pistas… Barbanegra vivía allí, en Plum Point, ¿verdad? -preguntó, señalando el sitio.

Él asintió.

– Sí, se construyó una mansión muy elegante para ser un pirata. A Teach le gusta comportarse como si fuera un caballero. Da fiestas en su casa y afirma que no hay ningún lugar en la colonia donde no sea bienvenido -declaró con amargura.

A Meredith le resultó muy extraño que alguien hablara de Barbanegra como si estuviera vivo. Pero por otra parte, sentía una intensa satisfacción por las explicaciones de su acompañante; de repente quería saberlo todo sobre el pirata.

Además, se le ocurrió que podía utilizar la excusa de Barbanegra para conseguir que Griffin permaneciera más tiempo a su lado. Estaba escribiendo un libro sobre él, de modo que tal vez sería mejor que olvidara sus escrúpulos e interrogara a Griffin. Él podría contarle historias y ella las apuntaría/Así, su extraño viaje al futuro habría tenido un sentido.

– Un poco más adelante hay ruinas de aquella época -explicó ella-. Y en un campo llano entre este punto y Bath encontramos un ladrillo que creemos que perteneció a un horno usado por Barbanegra para calentar el alquitrán para calafatear los barcos.

– Sí, conozco ese horno. Cuando está encendido, el alquitrán se huele a muchas millas de distancia.

– Ya no queda casi nada del horno. Iban tantos turistas a verlo, que estropearon los sembrados del dueño del campo y lo destruyó. Pero al otro lado todavía se pueden ver las ruinas de la mansión del gobernador Edén.

– Sí, todo esto me resulta familiar. Pero ha cambiado tanto…

– ¿Crees que podrás encontrar el lugar donde caíste por la borda?

– Claro que sí. Fue aquí.

– ¿Aquí?

Griffin maniobró para arriar las velas; después, ella echó el ancla. El barco se detuvo suavemente y Griffin sonrió.

– ¿Por qué no me habías dicho nada? – preguntó Merrie.

El la miró con tanta intensidad, que ella añadió:

– ¿Qué ocurre?

– No sé. ¿Qué ocurre?

– Te estás riendo de mí -protestó, ruborizada.

– No, en absoluto. Es que eres una excelente marinera, Merrie.

– ¿Y te parece extraño?

– En mi época, las mujeres no navegaban. Y tus habilidades me parecen bastante útiles, muy… prácticas.

– Gracias por el extraño cumplido, capitán Rourke. Siempre he querido ser útil a los hombres -dijo con ironía.

Él gimió y negó con la cabeza.

– Me has vuelto a malinterpretar. Aunque eso también me parece admirable… eres una mujer de muchos talentos.

– Sí, capitán, lo soy.

Griffin aseguró la barra del timón y se sentó frente a ella, mirando hacia la localidad.

– En mi época, Bath Town es un sitio mucho más animado. Ahora casi parece desierto.

– Los grandes barcos ya no anclan aquí, así que no hay demasiado comercio… sólo quedan unas cuantas casas antiguas, una iglesia encantadora y doscientos habitantes permanentes. Pero es uno de los lugares más bonitos y tranquilos de Carolina del Norte. Yo he venido muchas veces para investigar sobre mi:

Merrie prefirió no dar más detalles.

– Bueno, sea como sea, será mejor que vayamos a lo nuestro antes de que se haga de noche.

Griffin se puso de pie, se quitó las zapatillas y acto seguido hizo lo mismo con la camisa. La luz de la tarde iluminó su duro pecho y sus músculos, y ella deseó acariciarlo, asegurarse de que era un hombre de carne y hueso.

Pero cuando vio que también pensaba quitarse los pantalones, preguntó:

– ¿Qué vas a hacer?

– Tirarme al agua, Merrie. Date la vuelta… No me gustaría incomodarte.

Griffin dejó los pantalones en el suelo y ella cerró los ojos.

– ¡No puedes desnudarte y saltar así como así!

– ¿Por qué no? Si puedo disfrazarme de mujer y pasear por Ocracoke como si tal cosa, dudo que bañarme desnudo en Bath Creek pueda provocar algún problema.

Un par de segundos después, Meredith oyó que se había tirado al agua. Griffin reapareció enseguida en la superficie.

– Está muy fría… -dijo.

Ella se asomó por la borda y lo miró. Era impresionante, sobre todo sin ropa. Deseó haber tenido la valentía de mirarlo cuando estaba desnudo en cubierta, pero dado que no lo había hecho, intentó ver a través del agua. Lamentablemente, él se alejó nadando.

– ¿Y bien? -preguntó Griffin en la distancia.

– ¿Y bien? ¿Qué?

– Me caí en este lugar y más o menos a esta hora. ¿No ves nada extraño?

– No veo ni la mitad de lo que me gustaría.

– ¿Cómo? -preguntó, frunciendo el ceño.

– ¿Qué se supone que debo ver? ¿Qué viste aquella noche?

– No lo sé. Recuerdo que estaba en la cubierta del Adventure y que creí oír algo a mi espalda. Me volví, y cuando volví a abrir los ojos, estaba en el sofá de tu casa.

– Bueno, tal vez sea mejor que nades un rato… lentamente.

Griffin hizo lo que Merrie había sugerido y nadó alrededor del velero, muy despacio. Ella lo observó con detenimiento mientras el sol se acercaba al horizonte y comenzaba a desaparecer tras las ruinas de la plantación Thistleworth, la mansión del gobernador Edén, el amigo de Barbanegra.

– Parece que no pasa nada -dijo él.

– ¿Qué sientes?

– Nada en especial. Estoy mojado y tengo frío, pero sólo eso -respondió con evidente frustración.

– Tal vez sea mejor que vuelvas al barco. Lo siento, Griffin. Al menos lo hemos intentado…

Griffin miró a su alrededor y de repente se sumergió.

– ¡Griffin! ¿Dónde estás? ¡Griffin!

Meredith contó los segundos con creciente nerviosismo. No lo veía por ninguna parte. Pero cuando ya estaba a punto de rendirse a la desesperación, Griffin apareció en cubierta, por detrás, y la abrazó.

– ¿Pensabas que me había ahogado?

Se apretó tanto contra ella que Meredith pudo sentir todo su cuerpo en la espalda y más abajo. Giró el cuello para mirarlo, pero la sonrisa de Griffin desapareció inmediatamente.

Entonces, la besó.

Ella no lo dudó ni un instante. Se dejó llevar y empezó a acariciarlo. Estaba dominada por el deseo y por la maravillosa constatación del deseo de Griffin. Aunque no lo admitiera, sus sentimientos eran recíprocos.

Sin embargo, él retrocedió enseguida.

– Maldita sea, no puedo resistirme a la tentación… tienes que impedir que vuelva a suceder.

– ¿Que lo impida? ¿Por qué? No lo entiendo…

– No me preguntes por qué. No sabría explicarlo -dijo él-. Tal vez sea una cuestión de honor… no me gustaría estropear más tu reputación.

– ¿Mi reputación?

– Eres una mujer apasionada, Merrie, y una mujer con experiencia. Sé que para ti es difícil, pero no podemos permitirnos ciertos placeres.

– ¿Por qué no?

– Uno de estos días me marcharé. No sé cuándo, pero no quiero que más tarde te arrepientas.

Meredith se inclinó y recogió sus pantalones.

– Será mejor que te pongas esto.

Griffin se los puso y ella se dirigió al puente, decepcionada y confundida. Cerró los ojos, se abrazó a sí misma e intentó recordarse que tenía razón. En efecto, Griffin debía regresar a su época.

Pensó que tal y como estaban las cosas era mejor que aprovechara su presencia para interrogarle sobre Barbanegra y avanzar con la investigación. Y entonces, se le ocurrió la idea de que tal vez el destino le había enviado a Griffin para atormentarla.

– ¿Qué te ocurre, Merrie? ¿Estás bien? – preguntó él, al notar su gesto de tristeza. Ella se estremeció pero no lo miró.

– ¿Ya te has vestido?

– Nunca habría imaginado que fueras tan puritana, Merrie -comentó en tono de broma, para animarla-. Te preocupas por eso cuando tú misma te pasas la vida enseñando las rodillas y hasta los muslos en público.

– Eso es distinto -dijo ella-. Además, no deberías haberme asustado de ese modo. He pensado que te habías ahogado de verdad… ni siquiera he notado cómo subías al barco.

– Es un viejo truco de pirata. Y resulta muy útil, ¿no te parece? Ella sonrió.

– ¿Es que has abordado muchos barcos sin más ropa que una sonrisa y la intención de seducir a una mujer?

Él frunció el ceño y simuló estar pensativo, pero sólo era otra broma.

– Digamos que he estado con muchas mujeres, pero con ninguna como tú.

Meredith lo miró a los ojos y le tocó el pecho con la mano. El contacto volvió a desatar su deseo, pero no la apartó.

– Siento que no haya funcionado, Griffin. Tal vez deberíamos intentarlo en otra parte.

– Tal vez, aunque empiezo a dudar que encontremos una salida.

– Lo haremos, no te preocupes -le aseguró-. Por cierto, tengo hambre. Podemos comer en el barco o bajar a tierra si lo prefieres. Hay un hotel donde se puede comer y pasar la noche.

– Preferiría quedarme aquí. Me siento más cómodo en un barco.

Meredith lo observó mientras él se alejaba hacia la proa. Durante un instante, habían experimentado el sencillo placer de estar juntos y compartir una pasión; pero después, el pasado los había asaltado como una especie de monstruo marino para recordarle que, por mucho que deseara lo contrario, había grandes posibilidades de que Griffin no llegara a ser suyo.

Los primeros rayos del sol llenaron de tonos rojizos el cielo de levante. La luz parecía como de otro mundo y los cantos de los pájaros se mezclaban con el suave sonido del agua al chocar con los costados del barco.

Griffin estaba en la proa del velero, contemplando Bath, y Merrie seguía dormida en el camastro del diminuto camarote. Él había intentado conciliar el sueño, pero no lo había conseguido; estaban tan cerca el uno del otro, que no dejaba de dar vueltas a las posibilidades más lúdicas de la situación.

Se pasó una mano por el pelo y se dijo que el tiempo jugaba en su contra. A medida que transcurría el tiempo, su decisión de acabar con Barbanegra iba desapareciendo ante la vida que había iniciado en aquel siglo; pero el pirata permanecía en lo más profundo de su ser, esperando.

Merrie apareció unos minutos más tarde. Llevaba una manta sobre les hombros, para protegerse del fresco de la mañana.

– ¿Te encuentras bien? Al despertar he visto que te habías marchado…

– Lo siento, no pretendía asustarte. Ella lo tocó en un brazo y dijo:

– Estás helado. ¿Es que has vuelto a bañarte?

Él asintió.

– Sí, lo hice hace un rato, guando todavía no había amanecido. No puedo creer que esté aquí… yo solía alojarme en una taberna que ya no existe y que estaba justo en la base de ese puente -explicó, señalando la construcción.

– Estar lejos de tu casa debe de ser muy duro…

Griffin se encogió de hombros.

– Mi hogar es el mar. Siempre lo ha sido. Y el mar no ha cambiado nada en trescientos años.

– ¿Nunca pensaste en asentarte en algún lugar, en tener una familia?

Él la miró y sonrió. Le gustaba la franqueza de Merrie.

– Sí, lo pensé en cierta ocasión. Pero el destino se encargó de recordarme que hay cosas que no son para mí.

– No te entiendo. ¿Qué quieres decir con eso?

– Yo vivo en el mar, Merrie, y la familia es algo restringido a tierra firme. No sería buen marido ni buen padre.

– No digas eso. ¿Cómo puedes saberlo si no lo has intentado?

Griffin apartó la vista y contempló el río. Pensó que debía decirle la verdad, pero no quiso hacerlo porque Merrie lo tenía _en alta estima y creía que lo despreciaría al saberlo.

– Lo sé -dijo mientras le pasaba un brazo por encima de los hombros.

Estuvieron así un buen rato, contemplando el horizonte y sin hablar. Se encontraba tan bien a su lado, que Griffin consideró la posibilidad, por primera vez, de que el destino hubiera querido unirlos. En aquel momento le pareció el motivo más lógico de entre todos los que podían explicar su presencia en aquella época. Pero, naturalmente, rechazó la idea.

– Creo que te equivocas -observó ella.

– ¿Que me equivoco?

– Sí, sobre lo que has dicho antes de la familia. Él rió.

– No me conoces, Merrie. No creas que soy una especie de héroe mítico con un corazón de oro.

– Nunca te he tomado por tal. Pero sí creo que eres un hombre ¿e honor y una

Buena persona.

– ¿En serio?

– Sí.

Griffin la acarició.

– No, no me conoces. Si soy un hombre de honor, ¿por qué deseo besarte ahora mismo?

Ella parpadeó, sorprendida.

– No lo sé. Pero tal vez deberías besarme y descubrirlo.

Griffin negó con la cabeza.

– Me estás tentando de nuevo. Ten cuidado o lo haré.

Meredith se inclinó hacia él y le apartó un mechón de pelo de la frente.

– Estás en mi siglo, Griffin, no en el tuyo. Y en este siglo, un beso es solamente un beso.

– ¿Y crees que eso hace de mí un hombre diferente? Yo me siento igual; no puedes esperar que cambie mis normas y mis costumbres -declaró él-. Te deseo, Merrie. Que Dios me perdone, pero te deseo. Sin embargo, tomarte sería injusto. No puedo prometerte nada.

Ella pasó los brazos alrededor de su cintura y se apoyó en su pecho.

– Tú no me tomarías; nos entregaríamos los dos, el uno al otro. Y por otra parte, no espero promesa alguna.

Griffin suspiró.

– Tengo que terminar lo que empecé, y aunque no sé por que estoy aquí, debo seguir creyendo que es importante que regrese a mi época para cumplir mi cometido. Pero, al hacerlo, te dejaré sola. Y no quiero que te arrepientas del tiempo que hemos estado juntos.

Meredith se ruborizó y se cerró la manta, con fuerza, alrededor del cuerpo. Como si pudiera protegerla de sus palabras.

– Si mi presencia te resulta demasiado dolorosa, puedo marcharme.

– No, no lo hagas. Te entiendo y entiendo tus sentimientos. No es preciso que te marches.

– Me alegro mucho -dijo con una sonrisa-. He aprendido a depender de ti y sin ti me sentiría impotente y perdido. Seamos amigos, entonces…

– Amigos -repitió ella con tristeza.

– Venga, no pienses más y vuelve al camarote a dormir. Será mejor que regresemos a Ocracoke. Yo me encargaré del barco, y cuando despiertes, te estará esperando un desayuno.

Griffin le dio un beso en la frente y Merrie regresó al camarote.

Sin embargo, Griffin no hizo ademán de levar el ancla. Bien al contrario, se desnudó de nuevo y se arrojó al agua, donde estuvo nadando varios minutos, hasta agotarse.

Entonces, se sumergió de nuevo y aguantó la respiración todo lo que pudo, esperando que se abriera la puerta del tiempo. Pero no pasó nada. Y cuando ya no podía aguantar más, regresó a la superficie.

Mientras flotaba de espaldas, miró el cielo y se dijo que tal vez no regresara nunca a su tiempo.

Capitulo 6

– ¡No quiero que me pongan sanguijuelas!

Meredith miró a Griffin, que estaba sentado en el consultorio del doctor Kincaid. La enfermera había aparecido unos minutos antes y le había ordenado que se quitara la camisa, no sin antes dedicarle una mirada de evidente deseo y ponerle un termómetro en la boca.

Ahora estaban solos de nuevo. Meredith, con la irresistible visión del pecho desnudo de Griffin; y Griffin, con un nerviosismo que indicaba claramente su desconfianza hacia los médicos. Era obvio que no confiaba en los matasanos de su época.

– Vuelve a ponerte el termómetro en la boca -ordenó ella.

– Ya, bueno. ¿Y qué hay de las sanguijuelas?

– ¿Has visto alguna sanguijuela por aquí? -preguntó, impaciente-. Olvídate de eso.

Merrie pensó que la iba a volver loca. Llevaba varios días tosiendo y estornudando. Era obvio que se había acatarrado por culpa de sus chapuzones en Bath, pero a pesar de ello se había resistido a ir médico e insistía en no tomar más medicina que el whisky.

A regañadientes, Griffin obedeció y devolvió el termómetro a su boca.

– De acuerdo, no hay sanguijuelas. Entonces me sangrarán, seguro -dijo, pronunciando con dificultad-. Lo único que saben hacer los médicos es abrir en canal a la gente.

– Tranquilízate, te prometo que este médico no intentará abrirte en canal. Sólo te dará una medicina contra el catarro.

– Pero si no estoy acatarrado…

– Por supuesto que sí.

– De todas formas, conozco un medio infalible para curar los catarros: una cataplasma de mostaza y unos cuantos tragos de whisky.

– Eso puede servir para un catarro normal, pero si tienes alguna infección será mejor que tomes antibióticos.

– ¿Antibióticos? ¿Qué es eso?

– Nada, olvídalo. Pero no vuelvas a mencionar las sanguijuelas y deja que responda a las preguntas del médico.

– Puedo responder yo mismo.

Meredith quiso discutírselo, pero la puerta del consultorio se abrió y apareció el médico en persona. O casi.

– Hola, soy la doctora Susan McMillan. El doctor Kincaid está de vacaciones y lo estoy supliendo… Normalmente trabajo en la clínica de Kitty Hawk.

Griffin miró a Merrie con asombro. Evidentemente, la idea de ponerse en manos de una mujer no le agradaba demasiado.

– Bueno, ¿qué le sucede, señor Rourke?

– Llámame Griffin. O Griff, si lo prefieres -respondió con una sonrisa.

La doctora parpadeó con sorpresa. Por lo visto no era inmune a los encantos de Griffin, pero no esperaba esa actitud.

– Muy bien, Griff. ¿Cuál es el problema?

– Que no quiero estar aquí. Merrie cree que estoy enfermo, pero como ves, me encuentro perfectamente bien.

– Lleva tosiendo una semana -explicó

Merrie-. Y desde hace tres días, tiene fiebre.

La doctora se aproximó a Griffin, lo tocó

Y dijo-

– Sí, su temperatura es elevada. Después, tomó el estetoscopio y lo plantó en el pecho del hombre.

– Respira profundamente…

Griffin obedeció y respiró profundamente. Mientras la doctora lo auscultaba, Meredith empezó a preocuparse. Cabía la posibilidad de que fuera algo más que un simple catarro. Incluso cabía la posibilidad de que su organismo no resistiera las enfermedades del siglo XX.

Un par de minutos más tarde, Susan McMillan sacó una palita de madera y dijo:

– Abre la boca.

– ¿Pretendes que me coma eso?-preguntó Griffin.

– Abré la boca…

Griffin lo hizo, pero a regañadientes.

– Ábrela más. Sé que a algunas personas les disgustan mucho estas cosas, pero necesito ver cómo está tu garganta.

Cuando terminó de examinarlo, la doctora se sentó detrás de su mesa, tomó algunas notas y acto seguido miró a Griffin.

– Voy a recetarte antibióticos. Eso debería ser suficiente, pero si sigues igual, tendré que hacerte más pruebas. De momento te voy a poner una inyección y luego tendrás que tomar pastillas durante diez días.

Vuelvo enseguida.

Meredith se estremeció. Si Griffin se enfadaba con una simple palita de madera, no quería ni pensar en cuál sería su reacción ante una jeringuilla y una aguja.

– ¿Qué va a hacer? ¿Me va a sangrar? Meredith hizo caso omiso de la pregunta.

– Griff, no está bien que coquetees con ella. Puede que en tu época fuera normal, pero en este siglo no está bien visto que los pacientes hagan ciertas cosas con sus médicos.

– Yo diría que estás celosa… -bromeó.

– No estoy celosa -mintió-. Simplemente no quiero que te pongas en evidencia… Y ahora, será mejor que te advierta sobre lo que va a hacer. Vas a sentir un pinchazo, pero no te preocupes, no es nada, no hay motivo para asustarse. A los niños les ponen inyecciones todo el tiempo y ni se quejan.

– ¿Asustarse? Oh, Dios mío…

– Bueno, las inyecciones se ponen con una aguja. Generalmente en un brazo o en el trasero, pero…

– ¿Qué?

– Confía en mí. Sólo será un segundo y es la vía más rápida para librarte de ese catarro o lo que sea. Vamos… un hombre que se dedica a la piratería no puede tener miedo de una simple aguja.

Griffin tomo su camisa se levanto.

– Nos vamos de aquí ahora mismo. No tengo intención de seguir con esta tortura.

En ese preciso instante reapareció la doctora; y antes de que Griffin pudiera reaccionar, se acercó a él, le clavó el agua en el brazo derecho y le puso la inyección.

Griffin se quedó mirándola, confuso. Pero Susan McMillan parecía más confusa que él.

– Qué extraño. No tienes la típica señal de la vacuna de la viruela…

– En mi época no tenemos esa enfermedad -dijo Griffin.

Meredith decidió intervenir para evitar el desastre.

– En realidad, Griffin se refiere a que fue un niño algo inusual. No le pusieron las vacunas normales, aunque tal vez puedas hacerlo tú…

– No, no, no creo que eso sea necesario -protestó él.

– No es ningún problema-dijo Susan-.

Aunque te hubieran vacunado antes, no pasaría nada por hacerlo de nuevo.

– En ese caso ponle todo el lote, todo lo que necesite -intervino Meredith-. Ya sabes, viruela, sarampión, polio, difteria…

Susan asintió.

– Le pondré todas las vacunas típicas para niños, pero me temo que ya no tenemos vacuna contra la viruela. Hace tiempo que esa enfermedad dejó de existir en nuestro país y está prácticamente erradicada en el resto del mundo. Sin embargo, si piensas viajar a algún país tropical, deberías vacunarte contra la fiebre amarilla.

– ¿La fiebre amarilla? ¿Hay una vacuna contra eso? -preguntó Griffin.

– Claro, aunque aquí no tenemos ese tipo de vacunas. Tendría que pedirlas a algún hospital del continente y ponértela otro día.

– Y después de pincharme con esa aguja, ¿ya no podría contraer esa enfermedad?

– No. Al menos, no durante diez años – respondió la médico-. Ya puedes ponerte la camisa, y si quieres, habla con Linda y te dará hora para la semana que viene.

Griffin se puso la camisa y Meredith y él se salieron de la consulta tras despedirse de Susan McMillan. Acto seguido, se detuvieron en recepción para pedir hora.

– Siento que te haya hecho daño, pero era necesario -dijo ella cuantío salieron a la calle-. En cuanto a la consulta de la semana que viene, sé que es posible que no estés aquí… de hecho, he insistido precisamente porque en algún momento volverás a tu época.

– ¿Qué quieres decir?

– Si te vacunan contra todas esas enfermedades, estarás protegido y al menos no morirás por nada que tenga curación en mi siglo. Así me sentiré más segura.

– No lo había pensado, pero te lo agradezco mucho, Merrie -declaró, forzando una sonrisa-. Y ahora, ¿qué te parece si vamos a probar esos famosos pasteles de cangrejo de Tank Muldoon? Creo que deberíamos comer algo.

– Griffin, sé que estás preocupado por algo. ¿Por qué no me lo cuentas? Expresar tus sentimientos no tiene nada de malo y desde luego no te haría menos hombre.

– No estoy preocupado -dijo, encogiéndose de hombros.

Ninguno de los dos volvió a hablar hasta varios minutos después, cuando se sentaron en una de las mesas del Pirate's Cove, junto a las ventanas que daban al mar.

La camarera se acercó, los saludó, miró a Griffin con sumo interés y dejó una carta.

Griffin estudió la carta durante unos segundos. Pero, repentinamente, la apartó.

– Hablar no me resulta fácil, Merrie. Tú insistes una y otra vez en ello, pero para mí no es algo normal.

– No pretendo que me cuentes todas tus intimidades y secretos. Es que llevamos casi dos semanas juntos y sé muy pocas cosas de ti. Si verdaderamente fuéramos amigos, hablarías conmigo.

– Me apetece tomar una cerveza -dijo él.

– ¿Lo ves? Ya lo estás haciendo otra vez.

– Creo que ya no tengo hambre. Griffin se levantó de la mesa y Meredith alzó los ojos al cielo, desesperada.

– Pues yo tengo hambre y voy a comer -declaró-. Así que puedes sentarte de nuevo y hablar conmigo o puedes buscarte un lugar tranquilo y pasar solo el resto de la tarde.

– Está bien, está bien…

Él se sentó de nuevo. La camarera se acercó a la mesa, tomó nota y regresó poco después con dos cervezas y un plato con tortitas de maíz.

Cuando se quedaron a solas, Griffin tomó una de las tortitas. Pero se limitó a mirarla y a devolverla a su sitio. -

– Mi esposa murió de fiebre amarilla – dijo.

– ¿Tu esposa? -preguntó ella, absolutamente sorprendida.

– Sí, Jane. Ella y mi hijo murieron hace cuatro años. Hubo una epidemia en la zona del río James.

– ¿Tú también enfermaste? Griffin rió con amargura.

– No, yo estaba en el mar, en el Spirit, regresando de Londres. Estaba tan contento… había vendido a buen precio el cargamento de tabaco de Virginia y había comprado uno de té de la China. Cuando llegué a Williams-burg, mi padre me estaba esperando en el muelle -explicó él-. Me contó que Jane había tenido un hijo mío, y acto seguido, añadió que los dos habían fallecido tres días antes.

– Cuánto lo siento… Es algo terrible.

– Apenas nos conocíamos cuando nos casamos, pero llegué a quererla de verdad. Era una gran mujer. Siempre se despedía de mí con una sonrisa y un beso y nunca se quejaba. Por mucho que quiera, jamás podré olvidarla.

– En tu época, la vida era aún más frágil que ahora.

– No te puedes ni imaginar la cantidad de tonterías que se hacen en mi tiempo para intentar acabar con las fiebres. Lo intentan todo, pero nada funciona.

– Deberíais eliminar todas las aguas estancadas y no utilizar barriles con agua de lluvia. La fiebre se extiende por culpa de un mosquito.

– ¿Por un mosquito? Todo esto es increíble. He venido a una época donde los médicos pueden curar una enfermedad que se llevó a mi esposa y a mi hijo. Qué ironía.

– Bueno, ahora tenemos curas para muchas enfermedades, pero hay muchas otras que todavía no se pueden curar. Eso no ha cambiado mucho.

Permanecieron en silencio un buen rato. Meredith todavía estaba sorprendida por la confesión de Griffin, que parecía muy angustiado.

– Gracias por habérmelo contado, por ayudarme a comprender -dijo ella.

Griffin no dijo nada. Se limitó a contemplar el mar.

Meredith lo observó y notó un brillo familiar en sus ojos azules. Ahora sabía que su sentido del honor no era lo único que se interponía entre ellos. Había otro elemento, un enemigo aún más duro: el sentimiento de culpabilidad. "

El sol de la tarde calentaba la espalda de Griffin mientras daba otra mano de pintura al casco del viejo mariscador. Llevaba más de una semana trabajando en aquel barco y se alegraba de tener algo en lo que ocupar su tiempo y gastar energías. Además, el empleo le proporcionaba la excusa perfecta "para mantenerse alejado de Meredith, aunque la intensidad de su deseo no había disminuido.

Early Jackson se encontraba en la cubierta inferior, trabajando en los motores, así que Griffin se dejó llevar por los recuerdos. Los barcos le fascinaban desde pequeño, desde que trabajaba con su padre; incluso había llegado a pensar que preferiría construirlos en lugar de navegar en ellos, y más tarde, durante su paso por la universidad de William y Mary, estudió Matemáticas para mejorar su comprensión del diseño náutico. Por eso, trabajar en aquel viejo pesquero y contribuir a recuperarlo le producía cierta satisfacción. Hasta pensó que podía dedicarse a ello.

Se alejó un momento para contemplar lo que había hecho durante la mañana y se dijo que, si el barco hubiera sido suyo, lo habría tratado con más cariño. Para empezar, le habría quitado toda la pintura y lo habría dejado tan suave como una pieza de seda. Después, habría arreglado todas las piezas y habría puesto dos planchas de madera, una a cada lado de la proa, con el nombre del barco labrado a mano.

Griffin sonrió al pensarlo. El nombre era evidente: lo llamaría Merrie.

– Hola, marinero. ¿Te apetece comer?

Al oír la voz de Meredith, Griffin se volvió. Llevaba un vestido de algodón con un estampado de flores, de color azul, y unas sandalias que dejaban ver los dedos de sus pies. Todavía no se había acostumbrado a verla así en público porque en su época era como ir desnudo, pero eso no evitó que apreciara lo que veía.

– ¿Es que no tienes hambre? -insistió ella.

Meredith dejó una cesta con comida en el suelo y él corrió a ver lo que contenía.

– ¿Que si no tengo hambre? Estoy hambriento.

– Dime una cosa: ¿qué vas a hacer cuando vuelvas a tu época y no puedas tomar refrescos no sé, tal vez sea mejor que me quede. La perspectiva de vivir sin refrescos se me hace insoportable.

Ella rió y él se alegró de verla contenta, aunque no se sentía precisamente feliz. A esas alturas, era consciente de que se había acostumbrado a Merrie, a su voz musical, a su rostro luminoso, a su sonrisa. No podía imaginar un mundo sin ella.

– Si tienes tiempo, podemos comer aquí.

– No, tengo una idea mejor -dijo Como ya he terminado, ¿qué te parece si salimos a dar una vuelta?

Griffin tomó la cesta y le indicó que lo siguiera al exterior. Meredith lo hizo y se sorprendió al ver que se detenía frente a una motocicleta.

– Oh, no, no sé conducir motocicletas – dijo ella.

– Pero yo sí. Early me enseñó hace unos días y ya he ido varias veces a buscar materiales a la ferretería. Es apasionante…

– No puedes conducir sin carnet, Griffin.

– ¿Qué es un carnet? -Preguntó él, frunciendo el ceño-. Early no dijo nada de eso…

– Es un documento oficial que te permite conducir por las calles y carreteras. ¿No le has dicho a Early que no tienes?

Griffin se encogió de hombros.

– ¿Cómo iba saber que necesitaba uno? Pero olvídate de eso y vamos a dar una vuelta.

– No me parece una buena idea.

– Venga, nos divertiremos. Y te prometo que no iré deprisa.

Merrie sonrió a regañadientes y montó en la moto con él, con la cesta sobre sus muslos.

Griffin cumplió su palabra y no fue deprisa al principio, pero a medida que se alejaban del pueblo, él aceleró y ella se sorprendió disfrutando del viento, de la velocidad y del paseo.

– No puedo creer que esté haciendo esto… -dijo, encantada.

Casi toda la isla era parque nacional. Cuando se lo habían dicho, Griffin no había entendido lo que quería decir; sin embargo, sabía que significaba que no había casas ni gente más allá del pueblo y que el resto de Ocracoke seguía igual que trescientos años antes.

Minutos más tarde, Griffin salió de la carretera principal y tomó un caminó de tierra. No tardaron mucho en detenerse.

– Es maravilloso. Como montar en un caballo muy veloz -dijo él.

– Nunca he montado a caballo, así que no puedo opinar. "

– Pues créeme, esto es mejor. Venga, vamos a comer a la playa… Quiero relajarme un poco. Hoy he trabajado bastante.

Se tomaron de la mano y ascendieron por una duna. Al llegar al otro lado se encontraron en una playa interminable y totalmente vacía, sin más compañía que unas cuantas gaviotas.

Griffin extendió en la arena la anta que Meredith había puesto en la cesta y los dos se sentaron, felices. Durante la última semana no habían pasado mucho tiempo junto. Él trabajaba del alba al anochecer, y por la noche, se quedaba dormido en el sofá.

De una u otra forma, los dos intentaban mantener las distancias. Pero eso no evitaba que Griffin se despertara de madrugada, que paseara por la casa pensando en ella y que incluso se asomara a veces al dormitorio para admirarla mientras dormía. Cada noche, esperaba que sucediera algo que lo devolviera a su época. Y cada noche, se sentía atrapado entre Merrie y la necesidad de volver al pasado.

– ¿Lo ves? -preguntó él.

– ¿Qué tengo que ver?

– Mira allí, al horizonte…

– No veo nada.

– Inglaterra está allí, en alguna parte.

– ¿En alguna parte? Si ni siquiera sabes dónde está con exactitud, creo que no me fío de tus habilidades como navegante – bromeó.

Griffin sacó un emparedado de la cesta y dio un bocado.

– Creo que me gustaría ver Londres en tu época. Debe de haber crecido mucho…

– Sí, por supuesto.

– ¿Has estado alguna vez?

– Varias veces, pero te aseguro que yo preferiría verla en tu siglo, sin tantos coches y sin tantos edificios modernos.

– Entonces, tal vez sería mejor que yo me quede aquí y que te envíe a ti a vértelas con Barbanegra. Seguro que conseguirías que se rindiera con una simple sonrisa.

– Se dice que era todo un mujeriego…

– Sí, se dice que se ha casado con muchas mujeres. Hay quien habla de diez o doce, aunque no se sabe… Hace unos días, Early me contó una historia sobre una fiesta muy animada que supuestamente dio Teach aquí, en la isla, a principios de septiembre de 1718. Según él, sólo es una leyenda. Pero cuando me caí por la borda, Barbanegra pensaba dirigirse a Ocracoke.

¿Tú también has oído hablar de esa leyenda?

Merrie asintió.

– Entonces cuéntame lo que sepas. Quiero saberlo todo.

– Sé que anclaron los barcos en Teach Hole y que desembarcaron en el sur de la isla. Charles Vene estuvo allí, y también Calicó Jack Rackham, Robert Deal e Israel Hands. Asaron unos cuantos cerdos y vacas, bebieron mucho ron, bailaron, cantaron, se divirtieron… Pero cuando la historia llegó al gobernador Spotswood, se había transformado hasta el punto de hacerle creer que los piratas planeaban construir una fortaleza en la isla. Fue entonces cuando se decidió a capturar a Barbanegra.

– Sabes muchas cosas…

– No soy la única que lo sabe. Es una leyenda popular que conoce todo el mundo -dijo a la defensiva.

Él frunció el ceño.

– He estado pensando que tal vez no sea necesario que regrese a mi época. Es posible que todo se arregle sin mí.

– Nadie puede estar seguro de eso.

– No, pero empiezo a pensar que de todas formas no hay camino de vuelta. Lo hemos intentado todo y no ha funcionado.

– ¿Sentirías mucho quedarte aquí? -preguntó con inseguridad.

– Bueno, he invertido tanto tiempo y esfuerzo en capturar a Barbanegra… me gustaría terminar lo que he empezado y vengar la muerte de mi padre. Pero, ahora, no sé qué decir. Ni siquiera sé por qué estoy en tu tiempo.

– Griffin, creo que debo decirte algo.

– ¿De qué se trata?

Ella se mordió el labio inferior.

– Te vas a enfadar conmigo. Griffin se acercó y la acarició en la mejilla.

– ¿Por qué dices eso?

– Bueno, yo…

Suavemente, él le pasó una mano por detrás de la nuca y la atrajo hacia sí. Sin previo aviso, descendió sobre ella y la besó; pero en esta ocasión no fue un beso corto y dulce, sino largo y apasionado. La deseaba con toda su alma. La deseaba tanto, que comenzó a desabrocharle los botones del vestido, uno a uno, incapaz de controlarse.

Entonces, se quedó helado. Las mujeres de su época siempre llevaban varias prendas debajo de los vestidos y naturalmente esperaba encontrar algo más; por lo menos, una camisa y un corsé. Pero al abrirle el vestido e introducir una mano por debajo de la tela, su mano se había posado directamente en tino de sus senos desnudos.

Asombrado, suspiró. Una y otra vez se había repetido que no hacer el amor con ella era la mejor forma de honrarla. Ahora, en cambio, estaba seguro de haberse equivocado: entregarse a ella, hacerlo totalmente y sin reservas, era el mayor honor que podía imaginar.

Inclinó la cabeza, la beso en el cuello y acarició con dulzura uno de sus pezones.

Ella gimió y susurró su nombre, apretándose contra él, mientras Griffin intentaba mantener la situación bajo control; estaba tan excitado, que no confiaba en lo que pudiera pasar si entraba en ella en aquel preciso instante, así que decidió tomárselo con calma, tratarla con inmenso cuidado, aumentar su deseo y esperar a que estuviera, al menos, tan deseosa como él.»

Le acarició un muslo y ascendió poco a poco hacia su sexo.

– Te necesito, Merrie. Tal vez sea un loco, pero creo que he venido a esta época únicamente para hacerte el amor. No se me ocurre ninguna otra explicación, por más que lo pienso.

Meredith lo miró a los ojos con intensidad. Era evidente que también lo deseaba, pero retrocedió.

– No puedo hacer esto, no puedo. Lo siento, yo… Ha sido culpa mía, pero no puedo.

– Merrie, por favor, no pretendía…

– Será mejor que nos marchemos -dijo de repente mientras se ponía en pie-. Te esperaré en el camino.

Merrie empezó a abrocharse el vestido y se alejó a toda prisa. Griffin no sabía lo que -había pasado. El mundo había cambiado mucho en trescientos años y cabía la posibilidad de que hubiera hecho algo que en su época se considerara ofensivo, o tal vez había sido un inepto y no había estado a la altura de sus anteriores amantes. Pero en cualquiera de los casos, no había imaginado su deseo.

Griffin gimió. Se sentía impotente y confuso como un niño.

Sin embargo, su dilema tenía una solución. Sabía que las probabilidades de regresar a su época eran escasas, y por mucho que deseara lo contrario, tendría que labrarse un porvenir allí, en el siglo XX. Por tanto, se sentía obligado a hacer lo que consideraba correcto, lo único que en su opinión podría, solucionar todos sus problemas: casarse con ella.

Meredith estaba sentada en la mecedora del porche, disfrutando del canto de los grillos y del sonido de las olas al romper en la playa. Pero sus ojos no se apartaban de la figura que se encontraba más adelante, junto a la orilla, iluminado por la luz de una media luna.

Griffin había estado paseando desde que llegaron a la casa y ahora se había detenido a contemplar el horizonte. Llevaba unos vaqueros desgastados y la camisa que usaba para trabajar. Había guardado la ropa de su época en el armario y Meredith sabía que había empezado a considerar la posibilidad de quedarse allí, con ella. Pero en lugar de sentirse feliz, estaba confusa y dominada por el remordimiento.

Suspiró y cerró los ojos durante unos segundos. Deseaba acercarse a él y explicarle por qué había huido horas antes. Sin embargo, eso implicaba una confesión completa y no estaba segura de que él estuviera preparado para escucharla. Además, ni siquiera sabía si sería capaz de decirle que creía ser la causa de su viaje en el tiempo.

Era la única explicación que tenía sentido. Durante los últimos días lo había interrogado varias veces sobre Barbanegra y en todas las ocasiones le había sorprendido lo poco que sabía de él. Al fin y al cabo, no era tan extraño… En el siglo XVIII las noticias viajaban muy despacio; no había periódicos ni televisión y la mayoría de los delitos del pirata se conocían únicamente por rumores.

Definitivamente, se sentía perdida.

– No sé qué hacer -murmuró.

– Podrías empezar por explicar lo que ha pasado entre nosotros, Merrie.

Meredith alzó la vista y se sorprendió al ver que Griffin se había acercado, en silencio.

– Tampoco sé qué decir.

– ¿Es que he hecho algo malo?

– No, es culpa mía. Supongo que no estaba preparada. Hay cosas de las que deberíamos hablar antes de…

– Digas lo que digas, la culpa es mía. Te he presionado.

– No es verdad. Verás, Griffin, yo… Griffin le tapó la boca con un dedo.

– Merrie, creo que sé lo que vas a decir.

– Griffin…

– En mi opinión sólo hay una solución para nuestro problema: casarnos.

– ¿Qué? -preguntó, más asombrada que nunca.

– Quiero que seas mi esposa -insistió.

– ¿Quieres que me case contigo? Él asintió.

– Sí. Después de lo que ha pasado esta tarde, me parece lo más razonable. Mi comportamiento ha sido muy inapropiado. Y aunque a ti no te importe tu virtud, a mí sí me importa.

– ¿Y crees que casándote conmigo protegerás mi virtud? ¿Te has vuelto loco? – preguntó.

– No, estoy en plena posesión de mis facultades mentales. Meredith rió.

– ¿Quieres casarte conmigo porque nos hemos besado en una playa? ¡Pero si no hemos hecho nada!

– Hemos hecho bastante. ¿Y bien? ¿Quieres casarte conmigo?

– No, claro que no.

– No lo entiendo… ¿por qué?

– Griffin, piensa lo que estás diciendo. ¿Qué pasará cuando vuelvas a tu época? Es una idea absurda. Y no podemos casarnos únicamente para que no te sientas culpable cuando hagamos el amor.

– Sinceramente, no creo que vuelva a mi época -dijo él, tomándola de la mano-. Cada día me parece más evidente.

– No puedes estar seguro de eso.

– Cásate conmigo -insistió.

– No puedo casarme contigo.

Entonces, Meredith se apartó de él y entró en la casa con intención de dar un portazo. No podía creer que Griffin le hubiera hecho una propuesta tan ridícula por culpa de un insostenible concepto del honor.

– Maldita sea, Merrie, espera…

– ¡Déjame en paz, Griff!

Meredith entró en su dormitorio y se tumbó en la cama. A pesar de que su idea le pareciera absurda, había estado a punto de aceptar. En el fondo sólo quería estar a su lado; pero, por otra parte, quería que su relación se basara en el amor y estaba convencida de que Griffin no la amaba.

Suspiró, triste, y pensó que no debía seguir engañándose. Fuera como fuera y pasara lo que pasara, él seguía siendo Griffin Rourke, un hombre cuyo corazón y cuya alma pertenecían al pasado.

Capitulo 7

Meredith pensó que Griffin iría a su cama aquella noche, pero no lo hizo. A lo largo de la madrugada, se despertó un par de veces y creyó oír que paseaba por el salón y que se detenía junto a su puerta, a punto de llamar. Sin embargo, eso fue todo.

Al final consiguió conciliar el sueño y no volvió a abrir los ojos hasta un buen rato después del amanecer. Oyó que el loro estaba hablando solo en su percha y se levantó; supuso que Griffin se habría marchado a trabajar y se alegró: al menos no tendría que enfrentarse a él y a sus ridículas propuestas de matrimonio. Pero estaba a punto de llevarse una sorpresa.

Se puso unos vaqueros y una camiseta, salió del dormitorio y se dirigió a la cocina con intención de prepararse un café.

– ¡Buenos días! -dijo Ben.

– Buenos días…

En ese momento, vio que no estaban solos. Griffin se encontraba frente a la chimenea del salón. Se había puesto unos vaqueros, como ella, y una camiseta.

– Es muy tarde. ¿Por qué no has ido a trabajar?

Griffin se limitó a observarla.

– ¿Cuándo pensabas decírmelo, Merrie?

– ¿Decirte qué?

Él tomó los folios que Meredith había dejado en su escritorio y se los enseñó.

– Esto. Tu trabajo. El tema central del libro que estás escribiendo.

– ¿Has estado rebuscando entre mis cosas?-preguntó, incrédula.

– Por supuesto que sí. Olvidas que soy espía. Cuando necesito información, la busco.

– No tenías derecho a…

– ¿Que no tenía derecho? -la interrumpió-. Tenía todo el derecho del mundo. ¿Cuándo pensabas decírmelo?

Meredith dio un paso atrás, asustada.

– Dímelo, Merrie. Dime -que estás escribiendo un libro sobre ese canalla, que serías capaz de hacer cualquier cosa con tal de saber más sobre el hombre que más odio en el mundo. Dime qué tu eres la razón de mi presencia en tu época. Tú me trajiste, Merrie… Y ahora, ¡dime cómo lo hiciste! -exigió.

– No lo sé, te juro que no lo sé. He dado vueltas y más vueltas a ese asueto y no sé por qué estás aquí. Pero desde luego, no es por mi trabajo.

– Entonces, ¿por qué?

– Si te lo digo, no me creerás.

– Maldita sea… tengo derecho a saberlo. Meredith dudó, pero debía decirle la verdad.

– Está bien, Griffin. Creo que estás aquí porque eres el hombre de mis sueños.

– ¿Cómo?

– Verás… hace años que tengo sueños eróticos con un hombre, con una especie de pirata. Sólo eran fantasías y naturalmente no les di ninguna importancia -explicó, avergonzada-. Pero yo no quería hacer daño a nadie. Y, desde luego, no pretendí traerte a mi tiempo.

– Esto es increíble. Es una de las cosas más absurdas que he oído en toda mi vida. ¿Insinúas que he viajado en el tiempo sólo para acostarme con una mujer?

– Si no es así, ¿qué otra explicación se te ocurre? Por mi trabajo no puede ser, porque sé más de Teach que tú. Al principio pensé que podía ser por eso y preferí no darte más detalles porque Kelsey me advirtió sobre el peligro de cambiar la historia. Pero después…

– Ya has cambiado la historia. Me has traído a tu época y me has apartado de mi objetivo.

– No sé qué es lo que ha pasado, Griffin, pero lo siento. Si pudiera hacer algo para arreglar las cosas, lo haría.

– Si realmente no ha sido por tu trabajo, tiene que existir otra explicación. Has debido de pasar algo por alto… -dijo en tono acusador.

– ¿Crees que no te devolvería al pasado si pudiera?

– No lo sé. ¿Lo harías?

– ¿Cómo puedes preguntarme eso? Griffin maldijo en voz baja.

– Tengo que regresar. No puedo estar condenado a esta vida…

– ¿Tanto te molesta? ¿Tan repugnante te parece mi época? -preguntó, frustrada.

– No es eso. Pero yo tenía una vida propia en mi época y no puedo olvidarlo así como así.

– ¿Una vida? Tú único objetivo era vengarte de Barbanegra. ¿Y llamas a eso vida? -espetó-. Además, si la venganza era tan importante para ti, ¿por qué no lo mataste en el barco mientras dormía?

– Yo no soy un asesino como él. Quiero que lo juzguen y que pague por sus delitos.

– En tal caso, tendrás que convencerme de ello. Según los datos que tengo, Barba-negra no era un asesino sanguinario…

– No, claro que no. Él no mataba directamente, no fue su mano la que acabó con la vida de mi padre. Daba órdenes a otros para que lo hicieran. O provocaba sus muertes de otro modo.

– ¿De otro modo? ¿Qué quieres decir?

– Cuando atacó el barco de mi padre, llevó a toda la tripulación a tierra firme. Mi padre contempló la escena desde la playa y vio cómo hundían el Betty. Por entonces ya estaba bastante mal; no se había recuperado de la muerte de mi madre y aquello empeoró su estado. Los médicos intentaron salvarlo y le dieron calomelanos, pero murió meses después.

– ¿Calomelanos? ¿Ese brebaje se utilizaba para purgar? ¿Estás seguro?

– Sí, ¿por qué?

– Griffin, no puedes culpar a Teach de la muerte de tu padre. Por una parte, murió meses después de que abordara su barco; y por otra, es muy probable que lo mataran los médicos al darle eso. Por lo que me has contado, tu padre sólo estaba deprimido.

– No, no puede ser. Me aseguré de que lo trataran los mejores médicos de Wílliamsburg.

– El calomelanos se hacía con cloruro de mercurio, una sustancia venenosa. El propio George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, murió por un tratamiento parecido.

– ¿Insinúas que fue culpa mía?

– No, en modo alguno. Fue culpa de la medicina de la época. Pero tal vez debas reconsiderar tu intención de vengarte de Barbanegra.

– ¿Reconsiderarla? ¿Qué significa eso? Ese hombre es el diablo en persona, Merrie, y alguien debe detenerlo.

– Sí, yo también creo que alguien debe detenerlo. Pero no estoy segura de que debas ser tú.

– ¿Por qué? ¿Porque tus libros de historia dicen algo diferente? ¿O porque prefieres pensar que Barbanegra es un personaje romántico?

Ella suspiró y negó con la cabeza.

– Es posible que tu presencia en este siglo tenga otra explicación.

– ¿Otra explicación?

Meredith se acercó a su escritorio, abrió una carpeta y sacó un documento que dio a Griffin.

– Esta es una copia de una carta dirigida al Almirantazgo británico. En ella se relata la batalla en la que los hombres de Robert Maynard acabaron con los de Teach. Pues bien, parece que uno de los hombres de Maynard murió por los disparos de un soldado de la Royal Navy que lo confundió con un pirata.

– ¿Y eso qué tiene que ver conmigo?

– ¡Que ese hombre podrías ser tú! Intenté encontrar el nombre de la víctima, pero no lo conseguí. Sólo sé que lo tomaron por un pirata, lo que quiere decir que vestía como ellos. Y la única persona que se encontraba en esas circunstancias eras tú.

Griffin se encogió de hombros.

– Podría ser, pero no es seguro.

– ¿Qué más pruebas necesitas? Ahora ya sabemos que algo te envió al futuro para salvarte la vida.

– ¿Algo? Fuiste tú.

– ¿Y eso qué tendría de malo? ¿Es que te molesta que una mujer te salve la vida?

– No, pero soy perfectamente capaz de solucionar mis propios problemas. Y por supuesto, no me gusta molestar a los demás con ellos.

– ¿A los demás? ¿Es que de verdad te importan los demás? -Preguntó con amargura-. Dime la verdad, Griffin… Si pudieras volver al pasado en este mismo instante, ¿lo harías?

Griffin cerró los ojos durante un momento. Después, la miró y dijo:

– Sí. Lo haría.

– En ese caso, comprende que no me tome muy en serio tu propuesta de matrimonio.

– Eso no tiene nada que ver con mi deseo de regresar para terminar lo que he empezado. Son dos cosas distintas.

– ¿Y qué soy yo? ¿Un obstáculo en tu camino? ¿Una contingencia más?

– ¡Maldita sea, Merrie, no pongas a prueba mi paciencia! ¿Qué quieres que te diga? Pides que te diga la verdad, y cuando soy sincero, no te gusta lo que tengo que decir.

Tú me importas. Me importas mucho más de lo que me ha importado ninguna otra mujer en toda mi vida. ¿Eso no es suficiente?

– Si eso es verdad, ¿por qué quieres volver?

Griffin se acercó a ella y le acarició los brazos.

– No sería un hombre si no cumpliera mi obligación con Teach. Barbanegra y tú sois cosas distintas.

– Olvídalo. No quiero seguir hablando de ese asunto.

Griffin se apartó y se pasó una mano por el pelo.

– En eso estamos de acuerdo, así que no volveremos a sacar el tema. Me voy a trabajar.

– Ah, no, nada de eso -dijo ella-. Seguiremos hablando cuando vuelvas a casa.

Griffin se detuvo un momento. Pero, después, negó con la cabeza, abrió la puerta y se marchó.

– ¡Maldito cabezota! -exclamó Meredith.

– ¡Maldito cabezota! -repitió Ben.

Griffin se alejó a buen paso. La brisa de la mañana era fría, pero ni siquiera lo notó.

– Es increíblemente obstinada -murmuró-. Nunca había conocido a ninguna mujer como ella.

Al parecer, Meredith siempre quería salirse con la suya y tener la última palabra. Aquello lo confundía porque las mujeres de su época no se atrevían a tanto; eran más sumisas y pensaban que los hombres tenían más experiencia y autoridad. Jane jamás se habría comportado de ese modo. Pero, por otra parte, sabía que comparar a su difunta esposa con Merrie era injusto para ambas. Eran personas de mundos absolutamente distintos.

Griffin quería a Meredith y sabía que en el fondo también la quería por ser tan obstinada. No la habría amado de ser una mujer tímida y recatada que se limitara a dejarse llevar. Amaba su fuego y su pasión, su inteligencia y su arrojo.

En ese momento, sus pensamientos adquirieron un rumbo muy distinto. Estaba pensando en ella en términos que no se había planteado hasta entonces. Por extraño e incluso inconveniente que fuera, se había enamorado de ella; y aunque intentara negarlo, no tenía fuerzas para luchar.

Pero, a pesar de todo, quería volver a su tiempo. Se preguntó por qué y sólo encontró una respuesta: que en el siglo XX se sentía incompleto. Había dejado algo importante en el pasado, un círculo que debía cerrar y que en realidad no era Teach. Barbanegra sólo era un instrumento de su verdadero objetivo, una forma de despedirse definitivamente de su padre.

En el caso de Jane y de su hijo, había habido una razón para sus muertes, una razón contra la que él no podía luchar. Pero en lo relativo a su padre, había contemplado su lenta caída hasta la muerte y no había podido hacer nada. Acabar con Teach era una forma de dar sentido a su muerte.

Sin embargo, no sabía cómo explicárselo a Meredith, cómo hacerle comprender que tenía un profundo sentido del deber y del honor y que todos sus actos estaban regidos por él. Pensaba que no lo entendería.

Cuando llegó al muelle de Early Jackson, el puerto ya estaba lleno de gente. El mariscador se encontraba donde siempre, fuera del agua, pero prácticamente habían terminado con las labores de raspado del casco.

Se aproximó a la embarcación, la admiró durante unos segundos y la golpeó con el puño como para comprobar su solidez.

– Buenos días, Griff…

Era Early.

– Buenos días, Early. No te había visto.

– Esta mañana has llegado tarde…

– Oh, lo siento. Me quedaré hasta la noche.

– No, no te preocupes por eso. Has trabajado muy duro durante los últimos días y no me gustaría robarte más tiempo del necesario. Seguro que a Meredith le gustaría verte más a menudo.

Griffin asintió con cierta tristeza y se inclinó para recoger una espátula y seguir raspando. Early lo miró con expresión divertida.

– ¿Tienes algún problema con ella?

– ¿Por qué lo preguntas?

– Porque te has puesto a raspar como si te fuera la vida en ello. Si sigues haciéndolo con tanta fuerza, harás un agujero en el casco… Seguro que te sientes mejor si hablas de ello.

Griffin dejó lo que estaba haciendo y lo miró.

– ¿Estás casado, Early?

– Sí. Llevo cuarenta años de matrimonio -respondió, frotándose la barbilla.

– ¿Puedo hacerte una pregunta?

– Claro, adelante…

– ¿Quién tiene la última palabra en tu casa? ¿Tu esposa, o tú?

– Ella, desde luego.

– Creo que no me has entendido. Me refiero a quién da las órdenes.

– Ella -insistió.

– Sigues sin entenderme… Veamos: ¿tomas en consideración sus opiniones en todas las cosas que haces?

Early rió.

– ¿Estás loco? Por supuesto que sí.

– Ah, entonces es lo normal…

– Mira, Millie y yo creemos en una relación de iguales. Yo cedo un poco y ella cede otro poco. Hace que las cosas sean más interesantes y más justas.

– ¿Una relación de iguales?

– Cuando nos casamos, mucha gente pensaba de otro modo; pero Millie dejó bien claro que no se casaría conmigo si no respetaba su independencia. Yo lo hice, evidentemente. Y luego llegó el movimiento de liberación de las mujeres y todo el mundo empezó a comportarse como nosotros. Millie y yo nos adelantamos a nuestro tiempo.

– ¿Y no te molesta ceder el control? ¿No es como gobernar un barco con dos capitanes?

– No, en absoluto. Además, nunca quise tener el control -dijo él-. Pero no te preocupés… me consta que Meredith es tan obstinada como una muía: lo heredó de su padre. Pero tiene un corazón grande, como su madre.

– Sí, es verdad -dijo con una sonrisa.

– Como estoy seguro de que arreglaréis vuestros problemas, supongo que te quedarás más tiempo en la isla. Pues bien, me estaba preguntando si necesitas más trabajo -dijo Early, cambiando de tema-. Los chicos y yo hemos encontrado dos mariscadores más y no tenemos tiempo para trabajaren los dos a la vez. Podrías encargarte de uno y luego repartiríamos los beneficios de la venta. ¿Te parece bien?

Griffin dudó antes de responder. Seguía sin saber cuánto tiempo permanecería en aquella época y si realmente quería quedarse.

– Me parece justo, pero dame unos cuantos días para pensarlo -dijo al final.

– Claro, claro, ya imagino que tendrás que hablar de ello con Meredith. Griffin asintió.

– Sí. Y ya que lo dices, creo que voy a contárselo ahora mismo. Volveré dentro de unas horas…

– Tómate todo el tiempo que quieras -afirmó, sonriendo-. En lo relativo a las damas, no hay que ir con prisas…

– Gracias, Early, aprecio mucho tu comprensión.

Griffin volvió tan deprisa a la casa, que tardó menos de la mitad de lo normal. Subió los escalones del porche, abrió la puerta principal y gritó:

– ¡Merrie! ¡Merrie! ¿Dónde estás?

– ¡Merrie! ¡Merrie! -repitió el loro.

Meredith apareció en la puerta del cuarto de baño, con el pelo mojado y una toalla en la mano.

– ¿Se puede saber por qué gritas? ¿Y por qué no estás trabajando?

– He venido para disculparme -respondió mientras caminaba hacia ella. Ella sonrió.

– No hace falta que te disculpes.

– Claro que hace falta. Y lo siento mucho,

– Nunca quise arrancarte de tu tiempo, Griffin. Si pudiera cambiar lo sucedido, lo haría.

– Lo sé.

– Pero tampoco puedo decir que me sienta decepcionada -puntualizó-. Soy muy feliz de tenerte aquí. Sobre todo si, de paso, te he salvado la vida.

– Y yo también soy muy feliz.

– ¿En serio? -preguntó sorprendida.

– Sí, y creo que ha llegado el momento de asumir la situación. Dudo que vaya a regresar.

– Lo sé -dijo, asintiendo.

– Por eso, he decidido seguir viviendo aquí y hacer planes para los dos. Early Jackson me ha ofrecido un trabajo con el que podría mantenerte. Incluso podríamos quedarnos a vivir en la isla.

– ¿Cómo?

– Por supuesto, me gustaría conocer tu opinión.

– Comprendo…

– Y si quieres, podríamos casarnos. A mí me parece que es el paso más lógico. No podemos seguir viviendo así, no sería apropiado.

Ella se quedó mirándolo, boquiabierta, sin poder creer lo que acababa de oír. Pero no tardó en reaccionar. Y cuando lo hizo, le arrojó la toalla a la cara.

– Vuelve al trabajo, Griffin, porque si te quedas en mi casa un segundo más, ¡te juro que te devolveré a patadas a 1718!

Tras su súbita declaración, Meredith giró en redondo y se marchó a su dormitorio, cerrando la puerta con tanta fuerza, que la casa tembló.

Griffin bajó la cabeza y se frotó los ojos.

Por lo visto, para comprender a las mujeres de aquel siglo iba a necesitar más de una conversación con Early Jackson.

Al principio no podía dormir. Todo lo que había pasado a lo largo del día parecía conspirar contra su sueño, así que Meredith no hizo otra cosa que dar vueltas y más vueltas en la cama, aferrada a la almohada y maldiciendo a Griffin por su comportamiento.

Pero al final se durmió y tuvo un sueño, uno que había tenido muchas veces en el pasado. Sin embargo, esta vez fue diferente. Ya no era una imagen vaga que se evaporaba enseguida, sino un hombre de carne y hueso, su fantasía hecha realidad.

En ese momento, sintió que la cama se hundía a su lado y notó la respiración y el calor de Griffin. Sus ojos se encontraron con los ojos azules del hombre que deseaba mientras la luz de la luna, que entraba por la ventana, iluminaba su rostro.

– No digas nada, Merrie. No sé si debería estar aquí, y si dices algo, es posible que me arrepienta y me marche.

Al notar su indecisión, Meredith le acarició. El eco de sus discusiones y de sus diferencias desapareció de inmediato y ella supo, sin duda alguna, que se había enamorado de aquel pirata orgulloso y arrogante, de aquel hombre de honor.

Tocó su cara lentamente, explorando su fuerte mandíbula, sus labios, como si fuera la primera vez. Después, lo atrajo hacia sí y lo besó. Sabía que ya no podía volver atrás; llevaba toda la vida esperando a Griffin y no podía ni quería pensar en las consecuencias de lo que estaba a punto de hacer. Sus lenguas se encontraron y el sabor de Griffin le pareció adictivo, una droga que despertaba todos sus instintos. Aquel beso ' no se parecía nada a los anteriores; contenía la promesa de la pasión que iban a compartir y no desató ninguna de sus inseguridades. Bien al contrario, se sentía feliz entre sus brazos. Se sentía bella, completa, capaz de cualquier cosa.

Griffin se tumbó a su lado y se apretó contra ella, frente a frente.

– Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuve con una mujer -le advirtió él.;^

– Sí, casi trescientos años. Eso es mucho tiempo, no hay duda -observó mientras pasaba una mano por debajo de su camiseta.

Al sentir el contacto de su piel y de sus duros músculos, Meredith deseó desnudarlo.

– No estoy seguro de cómo son las cosas en este siglo, así que tal vez será mejor que procedamos lentamente…

– Lentamente -repitió Meredith, cada vez más segura.

– Lentamente, sí.

Griffin se levantó entonces de la cama y se quitó la camiseta, dejándola caer al suelo. Bajo la luz de la luna, parecía una estatua de mármol. Pero la visión de su cuerpo no era suficiente, así que ella decidió ir más lejos. Quería sentir la piel de Griffin contra su piel.

Empujada por un impulso irrefrenable, se quitó el camisón sin timidez alguna. Él se adelantó y empezó a lamerle los senos.

– Eres tan bella… Meredith se estremeció.

– ¿De verdad? Cuando nos conocimos, dijiste que parecía un chico.

– Acababan de darme un golpe en la cabeza. Pero ahora pienso con absoluta claridad.

– En ese caso, hazme el amor, Griffin. Quiero demostrarte que soy una mujer… tu mujer.

Los dos empezaron a acariciarse y a murmurar palabras de afecto mientras se exploraban poco a poco. No pasó mucho tiempo antes de que se desnudaran completamente, y para entonces, Meredith se sentía dominada por una necesidad que no había sentido en toda su vida. Cada caricia era perfecta. Aquélla era la pasión que se suponía que debía existir entre un hombre y una mujer. No se parecía nada a las experiencias nerviosas que había tenido en el pasado.

Sin embargo, sentirlo contra su cuerpo ya no le parecía suficiente. Ahora quería sentirlo dentro, así que se arqueó y lo tocó como nunca había tocado a ningún hombre. Cerró la mano alrededor de su sexo y él gimió, susurró su nombre y le devolvió el placer de forma tan íntima que se asustó un poco y se apartó.

– No tengas miedo de mí, Merrie. Deja que te lleve a un lugar perfecto.

Meredith se relajó y cerró los ojos, rindiéndose a su delicadeza. Empezaba a sentir un delicioso calor por todo su cuerpo. Su pulso y su respiración se habían acelerado y ya no había nada en el mundo salvo la sensación de su contacto.

– Sigue, por favor. Sigue -le rogó-. Te deseo, Griffin.

Griffin apartó los dedos, se situó sobre ella y la penetró lentamente. Sólo entonces, comprendió lo que sucedía.

– No puede ser -murmuró él.

– Sí, Griffin, tú eres el primero. Llevo esperándote toda mi vida.

La confusión de Griffin se transformó enseguida en comprensión y comenzó a moverse sobre ella.

– Puede que te duela, Merrie, pero te aseguro que será la primera y la última vez que te duele.

Ella asintió.

– Te necesito, Griffin.

– Y yo te necesito a ti, mi amor…

Él se detuvo un momento para que pudiera acostumbrarse a su presencia, pero acto seguido retomó el ritmo. Primero, lentamente. Después, con más intensidad.

Meredith susurró su nombre y se dejó llevar por las sensaciones que recorrían su cuerpo, ascendiendo cada vez más, subiendo y subiendo hasta que pensó que estaba a punto de perder el sentido de la realidad.

Cuando llegó al orgasmo, gritó y supo que sus corazones y sus almas se habían fundido en una sola. Y en ese glorioso instante, también supo que pertenecía íntegra y totalmente a aquel hombre, a Griffin Rourke.

Siempre había sido suya.

Capitulo 8

Meredith suspiró, satisfecha, y e intentó perderse en el mundo de los sueños. Su fantasía se había hecho realidad y había sido perfecta. El pirata había entrado en su dormitorio en mitad de la noche, la había tomado con pasión desenfrenada y ella se había entregado en cuerpo y alma a él hasta convertirse, los dos, en uno solo.

Se apretó contra él y sonrió al sentirlo. Definitivamente no había sido un sueño. Griffin estaba allí, desnudo, y por primera vez se sintió completa.

Estaba tan contenta, que abrió los ojos y lo miró. Dormido, parecía casi vulnerable.

Pero a pesar de ello, se preguntó si alguna vez llegaría a conocerlo de verdad o si siempre mantendría oculto su pasado.

Desvelada, se levantó de la cama con cuidado de no despertarlo y decidió apartar las sábanas para admirar su cuerpo y conocer hasta el último de sus secretos. Después, le acarició el pecho. Pero una cosa llevó a la otra y al final terminó algo más abajo.

– Mmm… Ya me gustaría despertar así todos los días, Merrie.

Ella alzó la mirada y se sorprendió al ver que la estaba observando.

– No pretendía despertarte… Él le tomó la mano y la besó.

– Puedes seguir tocándome, no tengas miedo. Quiero sentirte.

Nunca se había sentido tan cómoda con nadie. Tenía la sensación de que no podía hacer nada que le disgustara y sabía que era la persona que había estado esperando, el hombre con el que quería pasar el resto de sus días.

Cerró la mano sobre su sexo y comenzó a moverla suavemente, arriba y abajo. Mientras lo hacía, comenzó a comprender que en aquel momento tenía un enorme poder; con una simple caricia podía controlar su deseo y avivar las brasas de la pasión hasta convertirlas, otra vez, en un ruego.

– Dios mío, Merrie, me vuelves loco…-murmuró él, con los ojos cerrados.

Lentamente, ella bajó la cabeza y lo besó. El calor de su erección marcó sus labios y él gimió y le acarició el cabello.

Meredith conocía las cosas que podían hacer un hombre y una mujer, pero nunca las había intentado hasta ese momento. Ahora todo le parecía natural y ya no tenía miedo, así que empezó a lamerlo y siguió masturbándolo hasta que notó que estaba a punto de alcanzar el clímax.

Griffin reaccionó, la tornó por la cintura y la penetró con un movimiento rápido y grácil.

– Oh, Dios… – dijo ella. -No te muevas, por favor, espera un momento…

Ella obedeció, pero no tardó en recobrar el ritmo. Cada vez se acercaban más al borde del precipicio, pero Meredith hizo un esfuerzo por esperarlo y se concentró en sus reacciones, en sus gestos de placer, en sus gemidos. Poco después, notó que Griffin alcanzaba el orgasmo y también ella se dejó llevar.

Los dos permanecieron abrazados, disfrutando del instante e intentando recobrar el aliento.

– Ninguna mujer me había hecho nada parecido -confesó él-. Ha sido asombroso, extraordinario.

– Me alegra que sea la primera vez para ti.

– Y a mí me alegra que sea tu primera vez. Ella sonrió.

– Siempre pensé que había sido una tonta por esperar tanto tiempo, pero ahora sé que te estaba esperando a ti.Sabía que llegarías en algún momento. Primero entraste en mis sueños y luego en mi vida real… Creo que estamos hechos el uno para el otro.

– Eso es difícil de discutir después de lo que hemos compartido.

– ¿Tienes hambre, por cierto?

– Bueno, me tomaría un refresco y un trozo de la pizza que ha quedado.

– ¿Para desayunar? -Preguntó entre risas-. Veo que no has tardado mucho en acostumbrarte a la comida del siglo XX. Pero creo que te prepararé algo más apetecible. Tienes que recobrar fuerzas.

Ella salió de la cama y comenzó a recoger la ropa que había dejado caer al suelo. Estaba totalmente desnuda, pero no se sentía incómoda.

– Hace frío -dijo.

– Entonces vuelve conmigo. Encontraré la forma de calentarte -dijo él.

– No, yo también tengo hambre. Cierra los ojos y duerme un rato. Prepararé el desayuno y comeremos en la cama.

– Está bien, Merrie. Pero sólo lo haré para descansar un poco y asegurarme de que esa sonrisa siga en tu cara…

Merrie cruzó la habitación y abrió la puerta del armario. Mientras buscaba su bata, tropezó con una caja que se encontraba en el fondo y notó que algo caía a sus pies. Se inclinó, lo recogió e inmediatamente se quedó helada. Había reconocido el olor a moho.

Nerviosa, se aferró a la puerta para no perder el equilibrio. De repente recordó todos los acontecimientos de aquella noche, desde la lluvia hasta el viento, desde el miedo que había sentido hasta el viejo libro que había encontrado y que ahora tenía en las manos: Bribones a través del tiempo.

A través del tiempo.

Se volvió hacia la cama, aterrada, y sintió un intenso alivio al ver que Griffin seguía allí.

– ¿Quieres un café? -preguntó con ansiedad.

– Sí… Un café y un zumo de naranja. Ah, y una de esas tostadas con mermelada.

Ella hizo un esfuerzo por sonreír y salió a toda prisa del dormitorio. Cuando llegó a la cocina, intentó tranquilizarse y se dijo:

– No, no puede ser, ahora no. Por favor… Se sentó en una silla, subió los pies al asiento y se abrazó a sus piernas.

– No puedo decírselo. No debe saberlo. Ha viajado a través de los siglos para estar conmigo y ahora es feliz. No quiero renunciar a él…

Tiró el libro a la basura, pero enseguida se sintió culpable. No podía hacer eso. Aunque Griffin había dicho que quería quedarse con ella, tenía derecho a saberlo y a tomar una decisión.

Empezó a llorar, se puso en pie y avanzó hacia el dormitorio muy despacio, como si estuviera en trance. Cuando abrió la puerta, vio que Griffin se había dormido y estuvo observándolo durante un par de minutos. Pero al final se acercó y lo despertó.

– ¿Ya está listo el desayuno? Griffin abrió los ojos y la miró.

– ¿Que ocurre? ¿Por qué estás llorando?

– Por esto -respondió, enseñándole el libro.

– ¿De qué estás hablando?

Meredith abrió el viejo volumen y le enseñó la ilustración del pirata.

– Mira. Esto explica por qué viniste a mi época.

– No lo entiendo. Sólo es un dibujo…

– Pero estaba mirándolo la noche del huracán. Me concentré en él para intentar superar el miedo y el libro se calentó de repente y pareció tener vida propia. Entonces, el viento dejó de soplar y yo salí del armario tan rápidamente como pude… Poco después, te encontré en la playa.

Griffin volvió a mirar la ilustración, sorprendido.

– ¿Por eso estoy aquí? ¿Por este libro?,

– Lo siento, lo siento de verdad. Había olvidado lo sucedido y no lo he recordado hasta hace un momento, cuando he tropezado con él.

– Dime qué significa todo esto.

– Tú lo sabes tan bien como yo.

– No, no, quiero oírtelo decir.

– Creo que significa que puedes regresar si quieres hacerlo.

– ¿Y tú? ¿Qué quieres tú?

– No me preguntes eso. No me pidas que tome decisiones en tu nombre, porque no puedo.

– Está bien, Merrie… pero por favor, no llores. Todo saldrá bien, te lo prometo – dijo, intentando animarla."

Sin embargo, las palabras de Griffin no consiguieron animarla. Sabía que, a pesar de todo, se marcharía. Y que, cuando lo hiciera, su vida no volvería a ser la misma.

Pasaron el resto del día en la cama, haciendo el amor, durmiendo y volviendo a hacer el amor. Pero, a pesar de todo, Meredith no consiguió liberarse de su profunda sensación de tristeza.

Ninguno de los dos mencionó el libro. Sin embargo, estaba presente entre ellos como una tormenta en el horizonte y ambos sabían que debía marcharse y regresar a su época. Además, no hacía falta que lo mencionaran. A medida que pasaban las horas y se acercaba la medianoche, las nubes se iban cerrando a su alrededor.

Por fin, cuando se aproximaba el momento de su marcha, Griffin la besó en la frente y aspiró el dulce aroma de su cabello.

– Dime que lo comprendes -murmuró.

– No, no lo comprendo.

– Parte de, mí sigue en el pasado. Hay algo que debo terminar, una deuda contraída con mi padre. Y hasta que no acabe con Teach, no podré vivir aquí. No estaré… completo.

– Pero él no es responsable de la muerte de tu padre. Griffin asintió.

– Cierto, ahora lo sé. Pero, a pesar de ello, tengo un trabajo que hacer y alguien debe detenerlo. Si no soy yo, es muy posible que no lo consiga nadie. Y en tal caso, podría hacer daño a otras muchas personas.

– Debí dejar el libro en el cubo de la basura. No debí decírtelo…

– Pero lo hiciste y es lo correcto.

– No quiero que te marches.

– Merrie, jamás me marcharía si no estuviera seguro de que puedo volver.

– Pero no estás seguro de eso. Ni siquiera estamos del todo seguros de que el libro sea realmente el causante de tu extraño viaje.

El la abrazó con fuerza. También temía no poder regresar, pero prefirió tranquilizarla.

– Lo que compartimos transciende el tiempo y el espacio y me niego a creer que no podremos estar juntos. Si no es en esta vida, será en otra.

– ¿Y qué voy a hacer sin ti?

– Eres una mujer fuerte, Merrie. Más fuerte que el resto de las mujeres que he conocido.

– Ahora no me siento fuerte -declaró, con voz rota.

Permanecieron así, abrazados, durante muchos minutos. No hicieron otra cosa que mirarse y acariciarse, pero al final se apartaron, como si ambos supieran que había llegado el momento.

Griffin se sentó en la cama y se pasó una mano por el pelo. *~

– Te prometo que todo saldrá bien.

– Tu ropa y tus botas están en el armario del pasillo -dijo ella, sin más.

Griffin salió del dormitorio muy despacio, sacó su ropa del armario y se vistió. Después, recogió la bolsa de cuero y volvió a la habitación.

Ella estaba sentada, envuelta en su bata. Parecía más pequeña y frágil que nunca.

– ¿Es la hora? -preguntó Meredith, sin fuerzas para mirar el reloj.

– Todavía no.

– No puedo hacerlo, Griffin. Por favor, no te vayas…

– Puedes y lo harás. ¿Recuerdas cómo hacerlo?

– No lo sé, dímelo tú.

– Haz exactamente lo mismo que hiciste aquella noche, la noche en que aparecí.

– ¿Y luego qué? Si funciona, ¿qué hago para que vuelvas?

– Me dijiste que Barbanegra encontrará su final el día veintidós de noviembre. En ese caso, debes invocarme en la medianoche de ese mismo día, tal y como lo hiciste durante aquel huracán.

– ¿Y si no regresas?

– Lo hiciste una vez y lo harás de nuevo. Volveré.

– Sí, a menos que te hayan matado… Prométeme que no morirás y te prometo que no me moriré de tristeza si no regresas -dijo, desesperada.

– Merrie, ha llegado la hora -dijo, apretándole una mano con fuerza-. Tienes que ser fuerte y hacerlo por mí.

– Está bien. Voy a cerrar los ojos, y cuando los abra de nuevo, quiero que te hayas marchado. Odio las despedidas… prefiero pensar que todo ha sido un sueño.

Griffin se quedó de pie junto a ella, mirándola, y al cabo de unos minutos se inclinó y la besó en la frente.

– No quiero que esto funcione… -dijo Meredith.

La luna, ahora llena, iluminaba la playa.

Una suave brisa mecía las copas de los robles y de los cedros. Griffin salió de la casa y caminó hacia el mar; quería volver dentro y abrazarla, pero se limitó a mirar hacia la ventana del dormitorio y a imaginarla allí.

– Tranquilízate, Merrie, todo saldrá bien. Sé que puedes hacerlo.

Esperó, contando los segundos que faltaban para la media noche. De repente, el aire se quedó extrañamente quieto y todo quedó en silencio. No oía nada, nada en absoluto.

Alzó los ojos al cielo, pero ya no pudo ver las estrellas. El viento comenzó a soplar con fuerza y se vio arrastrado a una especie de pozo profundamente oscuro. Estaba muy asustado, pero cerró los ojos y se abrazó a sí mismo, preparándose para morir.

Y entonces, justo cuando estaba a punto de estrellarse, se arrepintió y sintió el intenso deseo de regresar, abrazar a Meredith y quedarse con ella.

Gritó su nombre, desesperado. Después, perdió la consciencia.

La brisa de otoño acariciaba los pies de Meredith. Era inusualmente cálida para mediados de noviembre, sobre todo después de varias noches de intenso frío que habían

cambiado el color de las hojas de los árboles, dándoles una tonalidad rojiza.

Estaba sentada en un banco de madera, mirando hacia Crim Dell, el puente que cruzaba el estanque que se encontraba en mitad del campus. Al otro lado había varias parejas que se besaban o reían, e intentó recordar su leyenda.

– Dicen que si una mujer cruza el puente sola, estará condenada a convertirse en una solterona. Es una lástima que nadie me lo dijera antes de que me diera por salir sola a correr.

Meredith sonrió al reconocer la voz de Kelsey.

– Hola, Kels…

Kelsey se sentó a su lado y la abrazó.

– Imagínate la sorpresa que me he llevado esta mañana al recibir tu mensaje -dijo mientras le daba un vaso de plástico-. Es un capuchino con aroma de almendra. Tú preferido…

Meredith lo miró y preguntó:

– ¿Descafeinado?

Kelsey rió.

– ¿Desde cuándo te preocupas tanto por esas cosas?

– Desde que intento reducir mi dosis diaria de cafeína -respondió Meredith.

Kelsey se encogió eje hombros.

– Como quieras. Pero, ¿qué estás haciendo aquí? Te imaginaba feliz y contenta en tu isla; a fin de cuentas no he vuelto a saber nada de ti desde que pasé a visitarte en septiembre. ¿Cómo te ha ido? Cuéntamelo todo…

– No me digas que llevas dos meses especulando con mi vida sexual.

Kelsey asintió. L

– He pensado bastante en ello en los descansos de mi trabajo. El sexo y la física de partículas tienen muchas cosas en común… Pero cuéntame.

– Sí, bueno, yo…

Los ojos de Meredith se llenaron de lágrimas.

– ¿Se puede saber qué te ocurre? -preguntó su amiga, preocupada-. Será mejor que me lo digas, porque tarde o temprano lo averiguaré de todas formas.

Meredith suspiró. Conocía a Kelsey y sabía que tenía razón. Era tan insistente, que al final se salía siempre con la suya.

– Ha sido maravilloso. Mucho mejor que lo que había imaginado.

– ¿Y qué ha ido mal?

– Que se ha marchado.

– Oh, no, lo siento tanto…

– Se marchó hace más de un mes, y para;i empeorar las cosas, estoy embarazada.

Meredith había empezado a sospecharlo varios días antes, pero hasta esa misma mañana, cuando fue al ginecólogo, no lo había confirmado.

– ¿Y qué piensas hacer?

– Supongo que tener el niño.

– ¿Serás capaz de hacerlo sola?

– Sí, aunque espero que no sea necesario.

– ¿Él lo sabe?

– No, todavía no.

– ¿Y dónde está? Dime al menos cómo se llama…

– Se llama Griffin, Griffin Rourke. Tuvo que marcharse a su casa, para solucionar ciertos asuntos.

– ¿Qué tipo de asuntos? -preguntó.

– Problemas familiares.

– Pero entonces va a volver… Meredith se mordió el labio inferior e inatentó controlarse.

– No lo sé. Lo sabré mañana a medianoche.

– ¿A medianoche? ¿Por qué?

– Porque mañana es día veintidós y se supone que debo… llamarlo.

– Eso quiere decir que sabes dónde está…,

– No exactamente.

– Pero tienes su número de teléfono. Has dicho que vas a llamarlo.

– Puede que no esté allí. Por eso he decidido volver… si no consigo localizarlo, me quedaré aquí. He hablado con el doctor Moore y le he dicho que quiero dar ese seminario sobre Historia el próximo semestre.

– Ya. Así que, en lugar de afrontar tus problemas, prefieres encerrarte en tu trabajo. Si yo estuviera en tu lugar, iría a buscarlo.

– No puedo hacerlo. Y tú tampoco pondrías.

Kesley rió con incredulidad.

– ¿Ah, sí? ¿Y se puede saber dónde está?

– Si te lo dijera, no me creerías.

– Inténtalo. Me han contado tantas historias raras, que puedo creer cualquier cosa. Digas lo que digas, te prometo que lo creeré.

Meredith suspiró y pensó que tal vez fuera lo más adecuado. Kelsey era científica y cabía la posibilidad de que supiera cómo ayudarla.

– ¿Recuerdas lo que te pregunté sobre los viajes en el tiempo?

– Sí, por supuesto que lo recuerdo.

– Pues se trata de eso.

– ¿Cómo?

– De viajes en el tiempo.

– ¿De qué diablos estás hablando?

Meredith decidió que sería mejor no decirle nada. Seguramente la tomaría por loca, o se asustaría y se preocuparía innecesariamente por ella.

– Bueno, verás… no voy a escribir una novela. Todo el mundo sabe que los viajes en el tiempo son imposibles.

– Eso ya te lo dije en septiembre, cuando nos vimos.

– Es verdad. Así que he decidido concentrarme en mi libro sobre Barbanegra y dar más clases el semestre que viene para ahorrar dinero para el niño.

– ¿Estás segura de que podrás criarlo sola? Ya es bastante duro entre dos personas…

– Amo a Griffin y sé que él me ama a mí, y aunque no estemos juntos, sé que tendré fuerzas porque lo llevo en mi interior.

– ¿Él te ha dicho que te ama?

– No, pero lo sé. Me ama, Kelsey.

– ¿Y por qué se ha marchado?

– No tuvo otra elección, pero a pesar de todo soy feliz. El tiempo que compartimos fue maravilloso y nunca me arrepentiré de lo que pasó.

– ¿Cómo puedes ser feliz si tu vida es un caos? Me preocupas, Meredith. Siempre has sido una mujer fría que sabía controlar sus emociones, y ahora tienes tan mal aspecto, que parece que no has comido desde hace una' semana.

– Es verdad que no he comido demasiando. Así que, ¿por qué no me invitas a comer en ese salón de té de la calle Prince George? Luego, tendré que marcharme a Ocracoke. Le pedí el coche a Tank Muldoon y tengo que devolvérselo mañana por la mañana.

– Quédate aquí, no te vayas.

– No puedo. Todavía debo terminar el libro. Pero si estás tan preocupada, puedes pasar a buscarme antes de Navidad.

– No debí permitir que te marcharas a esa isla, porque ahora me siento culpable de lo sucedido. Debí convencerte para que te quedaras en Williamsburg a escribir ese maldito libro.

– Pero ya sabes que nunca te hago caso, Kels…

– Sí, lo sé.

– A pesar de ello, eres mi mejor amiga y siempre lo serás.

Las dos mujeres se levantaron del banco y se alejaron caminando. Meredith se sentía a salvo allí y hasta llegó a pensar que conseguiría salir adelante, de algún modo, si Griffin no regresaba.

Sin embargo, su vida había dado un vuelco. Siempre había estado concentrada en su i trabajo, totalmente centrada en él, y no se había dado cuenta de que había cosas mucho más importantes.

Cuando pasaron frente al edificio Wren, se detuvo. Los ventanales de la elegante estructura de ladrillo rojo brillaban bajo el sol de la mañana.

– Es muy antiguo, ¿verdad? -murmuró-. Resulta difícil de creer que haya durando trescientos años.

– Nunca he conocido a nadie a quien le gusten tanto los edificios viejos -observó Kelsey.

– Sí, bueno. Siempre me pregunto qué aspecto tuvieron cuando eran nuevos.

Griffin, por supuesto, lo sabía de sobra; y ella no dejaba de pensar en él en ningún momento. Pero si finalmente no regresaba a su lado, tendría que asumirlo y concentrarse en el hijo que estaba esperando.

Sólo esperaba que fuera feliz, estuviera donde estuviera.

De todas formas, aún le quedaba una carta por jugar. Al día siguiente, a medianoche, lo convocaría. Y en el fondo de su corazón, estaba convencida de que regresaría. Por ella y por el niño.

Capitulo 9

El viento soplaba en el exterior de la casa; las olas de un mar intensamente negro rompían en la playa y en el cielo brillaba la luna, ocultándose de vez en cuando tras las nubes.

Meredith echó la cortina del dormitorio y miró el despertador. Eran las doce menos cinco, casi la hora.

Cerró los ojos, apretó el libro contra su pecho y susurró:

– Por favor, por favor, que funcione.

Que vuelva a mí.

Llevaba un mes repitiéndose que Griffin no había muerto. Incluso había comprobado todos los registros y datos históricos sobré la época intentando encontrar alguna mención de su nombre. Y cuando encontró el nombre del marinero que había fallecido por equivocación, lloró de alegría: no era Griffin Rourke.

Cada noche, salía a la playa y esperaba un buen rato, como si algún milagro pudiera devolvérselo. A veces se tranquilizaba y se decía que volvería; a veces, se dirigía a él como si estuviera a su lado y hablaba sobre el niño y sobre el feliz futuro que los esperaba.

Encendió la lámpara de queroseno con dedos temblorosos. Ben ya estaba en el armario, aunque no parecía muy contento por ello, y ella se había puesto la misma ropa que llevaba durante el huracán. Sabía que seguramente era una exageración, pero había intentado que todo estuviera igual; incluso había apagado las luces de la casa y desconectado el teléfono.

– Ven a mí, Griffin. Ven a mí… ahora.

Se sentó en el fondo del armario, abrió el viejo libro y contempló la ilustración del pirata que se parecía tanto a Griffin.

– ¡Voto a bríos! ¡Raaac! ¡Por allí resopla! -exclamó Ben.

– Ven a mí, vuelve…

Meredith siguió repitiendo la letanía, una y otra vez. Minutos más tarde, se detuvo y notó que ya no se oía el sonido del viento.

Inmensamente aliviada, salió corriendo del armario. Ben la siguió,

– ¿Griffin? ¡Griffin!

Buscó por toda la casa, pero no encontró nada y salió al exterior. Aunque el viento se había detenido, las olas seguían rugiendo al romper en la playa. Durante un momento, la luna reapareció detrás dé una nube y ella creyó ver algo en la playa.

– ¡Griffin!

Corrió hacia el lugar, pero no había nadie y sus ojos se llenaron de lágrimas.

vio el libro de nuevo y volvió a mirar la ilustración. La luna iluminó el rostro del pirata.

– No puedes estar muerto. Lo sé. Sé que no lo estás… Te amo, Griffin. Siempre te he amado y siempre te amaré, allá donde te encuentres.

En ese momento, un terrible trueno interrumpió sus palabras. Meredith quedó en silencio, aterrada. El cielo había adquirido un intenso color azul y la superficie del agua parecía plata líquida. Varias siluetas de varios aparecieron ante ella y Meredith comprendió que lo que acababa de oír no era un trueno, sino un cañonazo. Y de repente, se encontró en mitad de un caos de gritos y disparos.

Asustada, se arrojó al suelo; pero el sonido cambió de nuevo y, cuando abrió los ojos, ya no era de noche, sino de día. Y no se encontraba en la playa, sino en un barco que llevaba una bandera fácilmente reconocible: negra y con una calavera.

A su alrededor, docenas de piratas se afanaban en disparar los cañones. Muchos estaban heridos.

– ¡Acabaremos con ellos!

Meredith se volvió hacia la voz que acababa de oír. Era un hombre alto que se elevaba en mitad del puente, un hombre al que sólo había visto en su imaginación y en las ilustraciones de los libros. Barbanegra en persona. Y estaba vivo. – Edward Teach era un hombre fuerte, de anchos hombros y barba y bigote negros. Llevaba una pistola en una mano y una espada en la otra.

– ¡Maldita sea! -Exclamó el pirata-. Duro con los cañones!

Meredith observó la escena. La batalla de Ocracoke se estaba desarrollando ante sus propios ojos tal y como decían los libros de historia. Se preguntó donde estaría Griffin; tal vez allí, o tal vez en alguno de los barcos de Maynard. Sólo sabía que ella había viajando al pasado por alguna razón. Quizás, para salvarle la vida.

El barco comenzó a alejarse de la costa y de los bancos de arena. Los dos navíos de Maynard lo siguieron; uno estaba bastante dañado, pero el otro aguantaba y se acercaba rápidamente al Adventure. Meredith miró hacia el segundo y tuvo qué frotarse los ojos para convencerse de que no estaba soñando cuando distinguió el rostro de Griffin.

Se preguntó si él también la habría visto e intentó recordar el resto de la batalla.

Casi todos los hombres de la tripulación de Maynard habían desaparecido misteriosamente, pero en realidad se encontraban en la cubierta inferior. Era una estratagema para que Barbanegra se confiara, y a su debido momento, saldrían para acabar con el pirata.

– ¡Ya los tenemos! -Exclamó Barbanegra-. ¡Preparados para abordar!

El navío se pegó al barco de Maynard y los piratas lo abordaron, capitaneados por Barbanegra en persona. A través del humo de los disparos, Meredith vio que los hombres de Maynard salían de la cubierta inferior para enfrentarse a los asaltantes.

A pesar de que ahora se encontraba en; inferioridad de condiciones, Barbanegra no se rendía. Ya había matado a varios hombres con su espada cuando Maynard se enfrentó a él; lucharon con destreza, hasta que en determinado momento, el pirata logró v desarmarlo y el inglés cayó a la cubierta. Parecía que estaba condenado a morir y Teach ya se aprestaba a hundirle la hoja de su espada. Pero, en ese momento, Maynard gritó:

– ¡Rourke!

Un hombre alto apareció de repente y se arrojó contra Barbanegra.

Al igual que Maynard, Rourke se batió con valor. Bloqueó las arremetidas del pirata y siguió luchando mientras su amigo inatentaba levantarse para ayudarlo. Entonces, Meredith cometió un error y llamó al hombre que amaba, incapaz de contenerse por más tiempo:

– ¡Griffin!

Griffin la miró y se detuvo, asombrado. Barbanegra alzó la espada para aprovechar el momento.

– ¡No! -gritó Meredith. Griffin reaccionó a tiempo, sacó su pistola y disparó. El pirata cayó hacia delante.

Sin embargo, la batalla no había concluido. El resto de la tripulación de Barbanegra siguió luchando y Griffin no pudo hacer otra cosa que defenderse. En cierto momento, estuvo tan cerca, que Meredith decidió tocarlo; dejó el viejo libro en un bote, debajo de unas lonas, y justo -cuando extendía el brazo, un pirata se aprestó a disparar a su amado por la espalda.

Tuvo tiempo de empujarlo y de salvarle la vida otra vez. Luego, sintió un intenso dolor en el brazo y vio qué su camisa se llenaba de sangre. Sin embargo, sonrió. El dolor no le importaba; al menos sabía que aquella sangre no era de Griffin.

Después, las rodillas se le doblaron y perdió la consciencia.

Griffin maldijo en voz alta y corrió junto a Merrie, haciendo caso omiso del combate que se desarrollaba a su alrededor.

– ¿Qué diablos estás haciendo aquí, Merrie? ¿Cómo es posible que hayas terminado en el barco de Teach?

Meredith no dijo nada.

– ¿Merrie? Dios mío, no… Griffin tuvo miedo por primera vez. Tenía que sacarla de allí como fuera. Entonces vio que el Adventure estaba casi vacío, puesto que la batalla se desarrollaba en el barco de Maynard. Sólo se veía a unos cuantos criados y al médico, que permanecían allí para no luchar.

– ¡Eh, tú, ven aquí! -Ordenó Griffin al médico-. ¡La han herido! ¡Ven a ayudarla!

El viejo médico movió la cabeza en gesto negativo y desafiante.

– No puedes dejar que se muera. Eres cirujano… ¡Haz tu trabajo!

– No pienso trabajar por un traidor ni por la mujer de un traidor. Que se muera. Yo no moveré un dedo por ayudarla.

Griffin sacó su pistola y le apuntó a la cabeza, pero el viejo se limitó a reír.

Por lo visto, tendría que ser él quien la salvara. Pero ante todo tenía que alejarse de la batalla y de aquel barco, así que se dirigió a la pequeña embarcación que los piratas usaban para desembarcar cuando anclaban en el mar.

Dejó a Merrie tumbada en la cubierta y sacó el cuchillo para cortar las sogas que ataban la barca. La embarcación cayó al mar unos segundos después y nadie se dio cuenta. Acto seguido, tomó en brazos a Merrie y se arrojó con ella al agua; no fue fácil, pero consiguió llegar a su objetivo y alejarse en la barca hacia el sur de la isla de Ocracoke, a salvo.

– No deberías haber venido. Te dije que me esperaras…

Griffin no había dejado de arrepentirse por haber tomado la decisión de volver a su época. Sabía que su sitio estaba con ella, no en ninguna venganza absurda, y ahora se sentía culpable por haberla puesto en peligro.

Remó con todas sus fuerzas, y tras un periodo de tiempo indeterminado, que le pareció una eternidad, alcanzó la playa. Aún podía oír los disparos en la distancia y no podía saber quién iba a ganar, pero debía confiar en los libros de historia de su Amanda. De ser así, los piratas serían capturados y Merrie y él estarían a salvo.

– No me dejes, Merrie. He viajado por el tiempo para encontrarte y no pienso perderte ahora.

Al examinar su herida, observó que no era tan grave como había pensado. La bala le había atravesado el brazo, pero sin rozar el hueso, y ya no sangraba tanto.

Sacó el barril de agua que siempre llevaban en la barca y lo abrió. El olor a ron llegó hasta él.

– ¡Maldita sea, espero que el otro barril tenga agua! Pero usaré el ron para curarte.

Afortunadamente, el otro barril sí tenía agua. Le limpió la herida y rompió su propia camisa para vendaría. Cuando terminó, se aseguró de que estuviera tan cómoda como fuera posible.

– Mañana por la mañana pasará algún pesquero y nos verá, pero me temo que esta noche estaremos tú y yo solos… Despierta, Merrie, abre esos preciosos ojos verdees que tienes. Despierta y mírame, por favor.

El sol de la tarde era bastante cálido, y la brisa, apenas perceptible. Sin embargo, sabía que dé noche refrescaría y se alegró de que en la barca también hubiera algunas mantas.

Entonces, ella abrió los ojos y lo miró.

– ¿Griffin?

– Hola, Merrie…

– Estás vivo… te he echado tanto de menos…

– Y yo a ti. ¿Pero cómo te sientes? Meredith frunció el ceño.

– Me duele el brazo… ¿Qué ha pasado?

– Nada por lo que debas preocuparte ahora. Estarás bien. No dejaré que te ocurra nada malo.

– Bien…Estoy bien… el niño y yo estamos bien…

Ella empezó a hablar con dificultad, como si apenas pudiera mantenerse consciente. Y enseguida, se desmayó.

Mientras ella dormía, Griffin encendió un fuego en la base de una duna. Era lo suficientemente grande como para calentarlos, pero no tanto como para llamar la atención en la distancia.

Habían transcurrido varias horas cuando Meredith abrió los ojos de nuevo y se sentó.

– Pensé que te habías marchado…

– Estoy aquí, contigo. No te abandonaré, te lo prometo -dijo él. Griffin la abrazó y añadió:

– No, nunca te abandonaré. Cuando perdí a Jane, me quedé sin fuerzas, sin motivos para, seguir viviendo. Buscaba una forma de apagar mi dolor, así que me dio por beber y por acostarme con todas las mujeres que podía, y después, por perseguir a Teach. Pero tú tenías razón. Él no fue responsable de la muerte de mi padre. Y creo que lo he sabido desde el principio.

Él la acarició y se detuvo un momento antes de continuar. Meredith se había vuelto a desmayar, pero siguió hablando de todas formas.

– Cuando te encontré, todo cambió. Me salvaste la vida y hoy lo has vuelto a hacer, pero lo más importante es que me has salivado con tu amor. Te amo, Merrie. Y espero poder decírtelo muchas veces, cuando puedas oírme.

El estado de Meredith empeoró durante la noche. Tenía fiebre y decidió quitarle una de las mantas, pero empezó a temblar de tal forma, que se la puso otra vez. Hablaba en sueños. Decía cosas inconexas sobre piratas y bebés, sobre Kelsey y sobre el huracán Delia.

Por fin, se relajó un poco y su sueño se hizo más tranquilo. Pero, a pesar de ello, Griffin no se durmió. Permaneció allí, mirándola, hasta el amanecer. Y en algún momento, empezó a rezar y a pedirles a todos los dioses que salvaran a la única mujer que había amado. A la mujer que tenía su corazón y su alma en un puño.

Meredith abrió lentamente los ojos y se preguntó dónde estaba. Sintió el contacto de las mantas, suspiró y pensó que sería mejor que siguiera durmiendo un poco más; pero una fría ráfaga de viento golpeó su rostro, y para empeorar la situación, las gaviotas no dejaban de chillar.

Le dolía la cabeza. Pero aún peor que la

Jaqueca era el intenso dolor que sentía en su brazo derecho.

– ¿Qué ha ocurrido?

– Te has despertado… ¿Cómo te sientes?

– ¿Griffin? ¿Eres tú? -preguntó.

– Claro que soy yo, mi amor.

– Oh, Griffin…

Griffin se arrodilló a su lado y le acarició el pelo, mirándola con preocupación.

– ¿Dónde estamos?

– En Ocracoke. Pero me temo que en mi Ocracoke, no en la tuya -respondió él.

– ¿Y qué ha pasado?

– Te hirieron durante la batalla y esta noche has tenido fiebre, pero ahora estás mejor.

– Ah, sí, ahora lo recuerdo. Viajé en el tiempo como tú. Te estaba esperando y pensaba que no volverías, que te había perdido para siempre… Pero, de repente, el cielo cambio de color y me encontré en el Adventure.

Él la besó con suavidad.

– Cuando te vi., no pude creerlo. Estaba muy enfadado contigo, por haberme desobedecido y por haberte puesto en peligro.

– No te he desobedecido. Anoche fui a la playa, como habíamos quedado, para esperarte. Pero el destino decidió jugarnos

Una mala pasada… Y aunque te hubiera desobedecido, te recuerdo que soy libre de hacer lo que me venga en gana. Griffin rió.

– Sí, ya veo que estás mejor; vuelves a ser la misma de siempre -declaró-. Además, creo que me alegro de que hayas venido. Es posible que me hubieran matado si no llegas a aparecer en el barco. Es posible que me hayas salvado la vida por segunda vez.

– Por supuesto. No quería perderte. No quiero volver a alejarme de ti, Griffin.

– Ni yo de ti, mi amor.

– Bueno, no te preocupes. Ahora estoy a tu lado y no pienso marcharme a ninguna parte -dijo, apretándose contra él-. Por cierto, ¿cuánto tiempo llevamos aquí?

– Desde la batalla -respondió él. Instintivamente, Meredith se llevó una mano al vientre.

– ¿Y el niño? ¿Está bien?

– Merrie, estás delirando. Aquí no hay ningún niño.

– Por supuesto que sí; El nuestro.

– Creo que será mejor que vuelvas a cerrar los ojos y que sigas durmiendo. Es evidente que aún estás bajo los efectos de la fiebre.

– ¿Es que no te he dicho lo del niño? – preguntó ella-. Ya no soy capaz de distinguir los sueños de la realidad… Estaba segura de habértelo dicho, pero si no es así, te lo digo ahora: Griffin, estoy embarazada.

Griffin la miró con verdadero asombro.

– ¿Embarazada? ¿Estás segura?

– Completamente segura. Fui a ver al médico ayer… bueno, no «exactamente ayer -dijo, sonriendo-. Más bien mañana, pero dentro de doscientos setenta y ocho años.

Al ver que Griffin la miraba con preocupación, añadió:

– ¿No estás contento?

– Si he de ser sincero, no. Esto no es lo que había pensado para ti.

– Oh, no… Ya estás pensando otra vez en mi reputación.

– No, en absoluto. Eso se puede solucionar muy fácilmente. Sólo tenemos que cansarnos, si quieres.

– ¿Y si no quiero casarme contigo? Él la miró y arqueó una ceja.

– Te casarás conmigo. De eso puedes estar segura.

– Pues lo siento, pero la decisión es mía.

– Vaya forma más extraña de declararse a alguien -dijo ella con ironía.

Griffin gimió y se pasó una mano por él pelo, desesperado.

– Meredith Abbott, te amo, maldita sea… ¿Me harás el honor de casarte conmigo? Ella sonrió.

– Está bien, te perdono. Y sí; me casaré contigo.

Griffin rió entonces y la besó en la mano.

– Quiero pasar el resto de mi vida contigo, Merrie.

– ¿Y el niño? ¿Qué me dices de él?

– También lo quiero, por supuesto. Es que… bueno, es que quiero hacerme viejo a tu lado.

– ¿Y qué tiene eso que ver con nuestro hijo? -preguntó ella-. Ah, ahora lo comprendo. No se trata de mí, sino de Jane…

– Es verdad. Tengo miedo de perderte como la perdí a ella. Sé que me moriría. Ella lo acarició para tranquilizarlo.

– Descuida, no pienso morirme. No hasta que hayamos pasado cincuenta años en este mundo y toda una eternidad en el siguiente.

– Las cosas son distintas en esta época, Merrie. Ya sabes que la medicina está muy poco avanzada… habría preferido que nos encontráramos otra vez en tu tiempo. Al menos sabría que nuestro hijo y tú estaríais a salvo.

– Pero no tenemos que quedamos aquí…

Meredith lo había dicho sin pensarlo, aunque algo le decía que era verdad. Y entonces, al ver el bote en la playa, sonrió. Era el mismo bote donde había dejado el libro.

– Me temo que no podremos volver – dijo él, muy serio-. No sé dónde está tu libro. Supongo que se quedó en tu tiempo o en el barco.

– Tú no lo sabes, pero yo sí. Está en el bote, bajo unas lonas.

– ¿Cómo lo sabes?

– Porque lo puse ahí.

Griffin la miró con extrañeza, como si pensara que definitivamente se había vuelto loca. Sin embargo, se levantó, se dirigió a la embarcación y regresó con el libro y con una enorme sonrisa.

– Es verdad, podemos volver a tu tiempo.

Lleno de alegría, se inclinó sobre ella, la abrazó y la cubrió de besos.

– Podemos regresar -repitió-. Estaremos a salvo y viviremos juntos y felices durante muchos años.

– ¿Eso es lo que quieres? ¿De verdad – quieres vivir en mi época?

– Sí. No debí haberme marchado.

– ¿No quieres quedarte aquí?

– Te amo más que a nada en este mundo. Y si estar en tu época significa que viviéremos más años, que estaremos más tiempo juntos, quiero estar allí -respondió.

Meredith tomó el libro y lo apretó contra su pecho antes de mirar al hombre que había viajado en el tiempo para encontrarla.

Griffin tenía razón. Estaban hechos el uno para el otro, destinados a vivir juntos, y nada volvería a separarlos.

Pasó los brazos alrededor de su cuello y le besó.

– En ese caso, creo que ha llegado el momento de que regresemos a casa, Griffin Rourke. Tenemos todo un futuro por delante, una larga aventura, y quiero empezar ahora mismo.

Epílogo

Meredith estaba sentada en el suelo del salón de la casa de Ocracoke. La suave brisa del otoño entraba por la puerta abierta y jugueteaba con su cabello mientras ella introducía sus libros en cajas de cartón. A su lado, el pequeño Thomas Griffin Rourke, llamado así en honor a su abuelo, jugaba con un balón.

– ¿Hay alguna razón para que tengamos que traer todos esos libros todos los veranos? -preguntó su marido.

– Sí, por supuesto que sí. De esa forma no tienes más remedio que ir de la casa al coche para cargar y descargar y yo puedo admirar tu increíble trasero.

Griffin rió y se arrodilló a su lado para tocar su hinchado abdomen.

– Te recuerdo que la última vez que me admiraste en exceso, te quedaste embarazada de nuevo.

– Pero fue divertido, ¿no?

– Oh, sí, mucho. Pero habría preferido que sólo tuviéramos un hijo. No me gusta ponerte en peligro.

– ¿Cuándo vas a entender que tener un hijo tuyo es el mejor regalo que puedo darte?

– Y el mejor que puedo darte a ti, supongo…

Los dos se volvieron al mismo tiempo para mirar al pequeño de dos años, que había empezado a jugar con las cajas.

– Si tu hijo no deja de tirarlas, nunca saldremos de aquí -dijo Griffin.

– ¿Por qué no te lo llevas afuera? En realidad sólo voy a llenar dos cajas. Una es nuestra y otra es para la biblioteca de la localidad. Trina elegirá los libros que quiera y regalará el resto.

– Está bien, pero no tengas prisa. Te espero en la playa.

Meredith sonrió y recogió el viejo volumen que se encontraba á su lado, en el suelo. Era Bribones a través del tiempo.

Si aquel huracán no la hubiera asustado y si ella no se hubiera escondido en el armario, nunca habría conocido a su pirata.

Ese libro había cambiado su vida. Y entonces, tomó una decisión: en lugar de guardarlo con sus libros, lo hizo en la caja destinada a la biblioteca.

– Puede que alguien tenga suerte y también encuentre su alma gemela en algún lugar del pasado -dijo con suavidad-. Y quién sabe, tal vez algún día sean tan felices como nosotros.

Satisfecha con la decisión que había tomado, cerró las dos cajas y llamó a su marido.

No, ya no necesitaba el libro. Todas sus fantasías se habían hecho realidad.

Kate Hoffmann

***