/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Navidades perfectas

Kate Hoffmann

Las Navidades son para todos. Alex Marrin sabía que Eric, su hijo de siete años, deseaba con todo su corazón que aquellas Navidades fueran perfectas… tal y como solían serlo antes de que sus padres se divorciaran. Tanto lo deseaba que había llegado a pedírselo a Papá Noel. Pero cuando la guapísima Holly Bennett apareció en su puerta, Alex no supo si aquella mujer era la respuesta a las oraciones de su hijo… ¡o a las suyas!

Kate Hoffmann

Navidades perfectas

Navidades perfectas (2002)

Título Original: Unexpected angel (2000)

Serie: 1º Navidades perfectas

Capítulo 1

Era exactamente igual que el año anterior. La valla blanca, la casita con el tejado puntiagudo, los pajes con gorros de fieltro y cascabeles en los tobillos… y el árbol de Navidad lleno de luces.

El corazón de Eric Marrin dio un vuelco y tuvo que apretar las manoplas para que no le temblasen las manos.

Nervioso, miró por encima de un niño gordito para ver al hombre de la barba blanca; el hombre que la mitad de los niños de Schuyler Falls, en Nueva York, habían ido a ver aquella tarde.

– Santa Claus -murmuró, con voz llena de emoción.

Mientras esperaba en la cola para sentarse en las rodillas de Santa Claus, se preguntó si su nombre estaría en la lista de los niños buenos o en la de los que recibirían carbón.

Entonces repasó su comportamiento durante los últimos doce meses…

En general, se había portado bien. Bueno, además de meter una culebra de agua en el fregadero y poner sus zapatillas llenas de barro en la lavadora junto con las mejores camisas de su padre… Y también lo pillaron con sus mejores amigos, Kenny y Raymond, colocando peniques en las vías del tren para que los aplastasen las ruedas.

Pero en general, en los siete años y medio de su vida, nunca había hecho nada malo a propósito… excepto quizá aquel día. Aquel día, en lugar de volver a casa después del colegio, había tomado un autobús para ir a los almacenes Dalton. Viajar solo en autobús era algo prohibido por su padre y seguramente acabaría sufriendo el peor castigo de su vida… Pero tenía una buena razón para arriesgarse.

Los almacenes Dalton eran considerados por todos los alumnos del colegio Patrick Henry como el santuario de Santa Claus. Desde el Día de Acción de Gracias hasta Nochebuena, riadas de niños subían a la segunda planta para sentarse en sus rodillas.

Raymond decía que el Santa Claus de los almacenes Dalton era mucho mejor que cualquier otro en Nueva York. Los otros, según él, solo eran ayudantes. Aquel era el verdadero y podía hacer que los sueños se convirtiesen en realidad. Kenny incluso conocía a un niño que había conseguido un viaje a Florida.

Eric metió la mano en el bolsillo del abrigo y sacó su carta. Después de escribirla con sumo cuidado a rotulador, la guardó en un sobre de color verde hierba. Y luego le puso unas cuantas pegatinas para asegurarse de que llamaba la atención entre todas las demás.

Aquella era la carta más importante que había escrito en toda su vida y haría lo que fuera necesario para que llegase a manos de Santa Claus.

Vio entonces que una niña con un abrigo de lana azul echaba su carta en el buzón. Era un sobre blanco escrito con muy mala letra. Eric sonrió. Su carta era más llamativa. Cerrando los ojos frotó su penique de la suerte, que llevaba en el bolsillo.

Todo iba a salir bien.

La fila de niños se movía y Eric tocó la carta de nuevo. Primero le explicaría su caso a Santa Claus y, si tenía oportunidad, le metería la carta en el bolsillo. Imaginaba al anciano de barba blanca encontrándola a la hora de cenar… estaba seguro de que la leería inmediatamente.

Entonces arrugó el ceño. Si quería hacer las cosas bien debía ir todos los días con una carta nueva… por sí acaso. Santa Claus se daría cuenta de lo importante que era aquello para él. Incluso cabía la posibilidad de que se hicieran amigos. Santa Claus lo invitaría a visitar el Polo Norte y él podría llevarlo al colegio para presentárselo a sus compañeros. La antipática de Eleanor Winchell se moriría de envidia.

Por supuesto, Eleanor había leído su carta en clase de la señorita Green, un recital de todo lo que necesitaba para pasarlo bien en Navidad: vestiditos, cuentos, muñecas… Y también informó a toda la clase que pensaba ser la primera en la cola en cuanto los almacenes Dalton recibieran a Santa Claus.

Secretamente, Eric esperaba que esa carta se perdiera entre todas las demás. O que Eleanor se cayera al río Hudson y la corriente se la llevara a miles de kilómetros para atormentar a otros niños. ¡Era mala y envidiosa y, si Santa Claus no podía verlo por su carta, no se merecía tener un trineo mágico!

Eric no había pedido un solo juguete. Y su regalo de Navidad no era nada egoísta porque servía tanto para su padre como para él.

Habían pasado dos años desde que su madre se marchó. Entonces tenía cinco y medio, casi seis. Ya habían puesto el árbol de Navidad en el salón… y entonces se marchó. Y después todo fue tristeza.

Las primeras navidades sin ella fueron difíciles, sobre todo porque Eric esperaba que volviese. Pero las últimas fueron peores. Su padre ni siquiera se molestó en poner el árbol. Dejaron a Thurston, su labrador negro, en una residencia canina y se fueron a Colorado a esquiar. Los regalos de Navidad ni siquiera estaban envueltos y sospechaba que Santa Claus no había pasado por allí porque estaban en un dúplex con una chimenea muy estrecha.

– Niño, tú eres el siguiente.

Una de las ayudantes de Santa Claus, vestida con una casaca de lunares rojos y mallas verdes, había abierto la verja y lo miraba con gesto de impaciencia. En la casaca llevaba una etiqueta con su nombre: Twinkie.

Él dio un paso adelante, tan nervioso que apenas recordaba lo que tenía que decir.

– ¿Qué vas a pedirle a Santa Claus? -le preguntó Twinkie.

Eric la miró, receloso.

– Eso es un secreto entre él y yo.

La ayudante soltó una risita.

– Ah, el viejo acuerdo de confidencialidad entre Santa Claus y los niños.

– ¿Eh?

– Nada, nada.

– ¿Tú lo conoces bien?

– Como todos sus ayudantes.

– Pues podrías echarme una mano -dijo Eric entonces, sacando el sobre del bolsillo. Si Santa Claus no recordaba quién era, a lo mejor Twinkie podría recordárselo-. Necesito que lea mi carta. Es muy, muy, muy importante -añadió, sacando un paquete de chicles del bolsillo-. ¿Tú crees que él…?

Twinkie observó el sobre.

– Eric Marrin, ¿eh? Lo siento, pero Santa Claus no acepta sobornos.

– Pero yo…

– Vamos, te toca -dijo ella entonces, empujándolo.

Eric repasó mentalmente todo lo que iba a decir mientras se sentaba sobre la rodilla de Santa Claus, respirando profundamente para darse valor.

Olía a menta y a tabaco de pipa y tenía la barriga muy blandita, así que se apoyó en ella y lo miró a los ojos. Al contrario que su antipática ayudante, Eric vio que aquel hombre era paciente y amable.

– ¿Eres Santa Claus de verdad?

Algunos niños del colegio decían que Santa Claus no era real, pero aquel señor parecía muy real.

El anciano sonrió.

– Claro que sí, jovencito. ¿Cómo te llamas y qué puedo hacer por ti? ¿Qué juguetes quieres para Navidad?

– Me llamo Eric Marrin y no quiero juguetes -contestó él, muy serio.

– ¿No quieres juguetes? Pero todos los niños quieren juguetes en Navidad.

– Yo no. Quiero otra cosa. Algo mucho más importante.

Santa Claus tomó su cara entre las manos.

– ¿Y qué es?

– Yo… quiero un árbol de Navidad con muchas luces. Y quiero decorar mi casa con renos de plástico y espumillón. Quiero galletas de Navidad y villancicos. Y en Nochebuena quiero dormirme delante de la chimenea y que mi padre me suba en brazos a la cama… Y el día de Navidad quiero un pavo y pastel de chocolate…

– Para, para, respira un poco -rió Santa Claus.

Eric tragó saliva, sabiendo que quizá estaba pidiendo un imposible.

– Quiero que sea como cuando mi mamá vivía con nosotros. Con ella la Navidad siempre era especial.

El anciano se quedó callado un momento y Eric pensó que iba a echarlo a empujones de su casita por pedir demasiado. Conseguir juguetes era algo muy fácil para alguien que tiene una fábrica, aunque sea en el Polo Norte, pero su deseo era mucho más complicado.

Pero si Raymond decía la verdad, el Santa Claus de los almacenes Dalton era la única oportunidad de hacer realidad sus sueños.

– ¿Dónde está tu mamá?

– Nos dejó en Navidad, hace dos años. Y mi papá no sabe cómo hacer las cosas… el año pasado ni siquiera teníamos árbol. Y quiere que nos vayamos a esquiar otra vez a Colorado, pero si no estamos en casa no podremos tener una Navidad de verdad. Puede ayudarme, ¿no?

– ¿Quieres que tu madre vuelva por Navidad?

– No -murmuró Eric-. Sé que no puede volver. Es actriz y viaja mucho. Ahora está en Londres haciendo una obra de teatro muy importante. La veo en verano durante dos semanas y me envía postales de todos los sitios a los que va. Y sé que usted no puede traerme una nueva mamá porque no puede hacer personas en su fábrica de juguetes.

– Ah, ya veo que eres un niño muy listo -sonrió Santa Claus.

– Me gustaría tener una nueva mamá, pero sé que no cabría en el trineo con todos los juguetes que tiene que traer a Schuyler Falls.

– No, es cierto.

– Además, tampoco cabría por la chimenea. Y a lo mejor a mi padre no le gusta y…

– ¿Qué es lo que quieres exactamente? -preguntó Santa Claus cuando Eric paró para tomar aliento.

– ¡Las mejores navidades del mundo! Una Navidad como cuando mi mamá vivía con nosotros.

– Eso es un poco complicado.

Eric se miró las botas de goma.

– Lo sé. Pero si no puede hacerlo usted, ¿quién va a hacerlo?

– ¿Tienes una carta para mí, jovencito? -sonrió el anciano.

– Sí, claro. Iba a echarla al buzón.

– ¿Por qué no me la das? La leeré después de cenar.

Ilusionado, Eric metió la mano en el bolsillo para darle la carta. ¿Santa Claus iba a convertir su sueño en realidad?

– Aquí está. Me llamo Eric Marrin, calle Hawthorne, número 731, Schuyler Falls, Nueva York. Es una granja y delante de la puerta hay un buzón donde dice Alex Marrin. Ese es mi papá.

– Ah, sí… Creo que he pasado por tu casa otras veces -sonrió el amable anciano-. Eres un niño muy bueno.

Eric sonrió.

– Lo intento. Pero si se entera de que mi papá me ha castigado por venir a verlo, no se enfade. Es que he venido en el autobús… Mi papá está muy ocupado trabajando y no podía pedirle que me trajese.

– Entiendo, no te preocupes. ¿Sabes cómo volver a tu casa?

Eric asintió con la cabeza. El autobús lo dejaría cerca de la granja y tendría que ir corriendo para llegar a la hora de la cena sin despertar sospechas.

Le había dicho a su abuelo que la madre de Raymond lo llevaría a casa, de modo que tendría que entrar sin que lo vieran. Afortunadamente, su padre solía ocuparse de los establos a esa hora y el abuelo estaría haciendo la cena mientras veía un programa de cocina en la televisión.

Eric se despidió de Santa Claus y comprobó emocionado, que se guardaba la carta en el bolsillo de la casaca roja.

– Algunos niños del colegio dicen que Santa Claus no existe, pero yo siempre creeré en usted.

Después de eso, salió corriendo a la calle. Había empezado a nevar otra vez y el suelo estaba muy resbaladizo. Cuando llegó a la parada del autobús había una larga cola, pero eso no lo preocupó. Estaba demasiado contento. ¿Y qué si llegaba un poco tarde a casa? ¿Y qué si su padre se enteraba de que había ido a los almacenes Dalton? Eso le daba igual.

Lo único que le importaba era que iba a conseguir el regalo de Navidad más maravilloso del mundo.

Santa Claus haría realidad su sueño.

– No me gusta esto. Algo huele a podrido en Dinamarca.

Holly Bennett miró a su ayudante, Meghan O’Malley.

– Y la semana pasada, el conserje de la oficina era un agente del FBI. Y el conserje de mi casa, un terrorista internacional -suspiró Holly-. Meg, tienes que dejar esa obsesión por las noticias. ¡Leer diez periódicos al día te está convirtiendo en una paranoica!

Mientras hablaba, su aliento se convertía en una nube frente a ella. Apretando el abrigo contra el pecho. Holly observó la pintoresca plaza del pueblo.

Desde luego, la situación era un poco rara, pero… ¿peligro en Schuyler Falls, Nueva York? Si casi podía creer que Santa Claus estaba a punto de aparecer por allí en su trineo.

– Me gusta estar bien informada -replicó Meghan, su brillante pelo rojo como una aureola alrededor de la cara-. Y tú eres demasiado confiada. Llevas cinco años en Nueva York, ya es hora de que te espabiles -suspiró entonces-. Quizá es la mafia… ¡Lo sabía! Vamos a trabajar para la mafia.

– Estamos a doscientos kilómetros de Nueva York -replicó Holly-. Y esto no parece un pueblo de mafiosos. Mira alrededor. Estamos en medio de la América más clásica.

Holly miró los copos de nieve, las farolas, el enorme árbol de Navidad en medio de la plaza… Nunca había visto nada tan encantador. Era como una escena de Qué bello es vivir.

A un lado estaban los almacenes Dalton, un elegante edificio de principios de siglo iluminado con alegres luces navideñas. Pequeñas tiendas y restaurantes ocupaban el resto de la plaza, todas ellas adornadas con muérdago y flores de Pascua.

Meg miró alrededor, recelosa.

– Eso es lo que quieren que pensemos. Pero están vigilándonos. Es como una de esas películas en la que el pueblo parece perfecto a primera vista, pero después…

– ¡Por favor! ¿Quién está vigilándonos?

– Esta mañana hemos recibido una misteriosa carta con un cheque firmado por un cliente fantasma. Nos han dado un par de horas para hacer la maleta, tomar un tren con destino a un pueblo desconocido y… sin saber para quién trabajamos. ¿Te parece poco? Quizá sea la CÍA. Ellos también celebran la Navidad, ¿no?

Holly miró a Meg y después puso su atención en la carta que tenía en las manos. Había llegado aquella misma mañana a su oficina en Manhattan, cuando acababa de descubrir que, de nuevo, terminaría el año contable con números rojos.

Había abierto la empresa cinco años antes y aquella Navidad era el momento definitivo. Tenía casi veintisiete años y solo trescientos dólares en su cuenta corriente. Si la empresa no obtenía beneficios, se vería obligada a cerrar y probar con otra cosa. Quizá volver a la profesión que había estudiado y en la que fracasó: diseñadora de interiores.

Sin embargo, aunque tenía mucha competencia, nadie en el negocio de la Navidad trabajaba más y de forma más original que Holly Bennett.

Era consultora de decoración, compradora personal de objetos de Navidad y cualquier otra cosa que quisieran los clientes. Cuando se lo pedían, incluso hacía galletas con dibujos navideños o preparaba menús especiales hasta para doscientos invitados.

Había empezado decorando casas en barrios residenciales y sus diseños eran famosos por su originalidad. Como el árbol de mariposas que hizo para la señora Wellington. O lo que hizo para Big Lou, el rey de los coches usados, combinando repuestos de coche pintados de purpurina y con bolas de colores.

Durante aquellos años había trabajado también para empresas, tiendas en Long Island y alguna boutique de Manhattan. La demanda de sus servicios requirió que contratase una ayudante.

Y, sin embargo, seguía en números rojos.

Pero a Holly le encantaban las navidades. Siempre le habían gustado, desde que era una niña. Quizá porque el día de Navidad era su cumpleaños.

De pequeña, en cuanto pasaba el día de Acción de Gracias, sacaba los adornos navideños del ático en su casa de Siracusa. Después, Holly y su padre cortaban un abeto y la fiebre de cocinar, decorar y comprar no terminaba hasta el día dos de enero.

Era el momento del año en el que se sentía más especial, como una princesa en lugar de la chica tímida y cortada que siempre había sido.

Hacía todo lo posible porque esas fiestas fueran maravillosas, obsesionada con los pequeños detalles, buscando la perfección. Su madre fue quien sugirió que usara su título de decoradora de interiores para especializarse en eso.

Al principio, Holly estaba emocionada con el extraño rumbo que había tomado su carrera y lo ponía todo en los diseños para sus clientes. Pero últimamente la Navidad se había convertido en sinónimo de negocio, beneficios y pérdidas, borrando así los felices recuerdos de la infancia.

Cuando sus padres se mudaron a Florida, empezó a pasar las vacaciones trabajando y, sin su familia, poco a poco perdió el espíritu navideño. Era imposible desplazarse hasta Florida y llevar el negocio a la vez.

De modo que las navidades se habían convertido en algo que empezó a aborrecer. Holly dejó escapar un suspiro. Lo que daría por unas navidades familiares, como antaño…

– ¡Ya lo tengo! -exclamó Meg-. El tipo para el que vamos a trabajar es un testigo protegido por el gobierno y ha dejado atrás a su familia para no cargarlos con sus problemas…

– ¡Ya está bien! -la interrumpió Holly-. Admito que esto es un poco raro, pero mira el lado bueno, Meg. Ahora que hemos terminado todos los encargos, no nos quedaba mucho que hacer.

Desde luego, podía encontrar tiempo para decorar la casa de un cliente que le pagaba quince mil dólares por un trabajo de dos semanas, aunque fuese un testigo protegido por el gobierno.

– ¿Que no nos quedaba mucho que hacer? Tenemos seis escaparates con renos mecánicos que mantener y ya sabes lo temperamentales que son esos renos. Y hay que vigilar el árbol que decoramos en Park Avenue, porque si no todos los adornos acabarán en el río. Además, tenemos que comprar un montón de regalos de empresa…

– No podemos rechazar este encargo, Meg. ¡Me he gastado la herencia intentando mantener el negocio a flote y mis padres ni siquiera han muerto!

– ¿Y cómo vamos a saber con quién debemos encontrarnos? Podría ser un psicópata…

– No seas ridícula. El cheque era de una fundación. Y la carta dice que llevará una ramita de muérdago en la solapa.

En ese momento, Holly vio a un hombre alto que se acercaba a ellas con la susodicha ramita de muérdago.

– No hagas más bromas sobre la mafia -le dijo a Meg en voz baja.

– Si salimos corriendo, podríamos tomar el tren antes de que nos mande a sus matones…

– Cállate.

El hombre llegó a su lado y Holly se fijó en el caro abrigo de cachemir y los suaves guantes de piel. Y cuando miró su rostro, se quedó sorprendida. Si aquel hombre era un mafioso, era el mafioso más guapo que había visto en su vida. Tenía el pelo oscuro, despeinado por el viento, y su perfil patricio parecía esculpido en mármol bajo la luz de las farolas.

– Encantado de conocerla, señorita Bennett -la saludó estrechando su mano-. Señorita O'Malley… gracias a las dos por venir.

– De nada, señor… lo siento, no me ha dicho su nombre -sonrió Holly.

– Mi nombre no es importante.

– ¿Cómo nos ha localizado? -preguntó Meg, suspicaz.

– Solo tengo unos minutos para hablar, así que será mejor que vayamos directos al grano -dijo él, sacando un sobre grande del bolsillo-. Toda la información está aquí. El contrato es por veinticinco mil dólares. Quince mil por su trabajo y diez mil para los gastos. Personalmente, creo que veinticinco mil dólares es demasiado, pero no ha sido decisión mía. Por supuesto, tendrán que quedarse en Schuyler Falls hasta el día después de Navidad. Eso no es un problema, ¿verdad?

Sorprendida, Holly no sabía cómo contestar. ¿De quién había sido la decisión y de qué decisión estaba hablando?

– Normalmente, soy yo quien sugiere un presupuesto y, una vez que ha sido aprobado, me pongo a trabajar. Yo… no sé lo que quiere ni cómo lo quiere y tengo una agenda muy apretada.

– El folleto de su empresa dice «Creamos la Navidad perfecta». Eso es todo lo que él quiere, unas navidades perfectas.

– ¿Quién?

– El niño. Su nombre es Eric Marrin. Todo está en el archivo, señorita Bennett. Y ahora, si me perdona, tengo que irme. Ese coche que está aparcado al otro lado de la plaza las llevará a su destino. Si tiene algún problema con el contrato, puede llamar al teléfono que aparece en el archivo y buscaremos a otra persona para que haga el trabajo.

– Pero…

– Señorita Bennett, señorita O'Malley, que pasen unas felices navidades.

Después de eso, se dio la vuelta y desapareció entre la multitud de gente que salía de los almacenes, dejando a Holly y Meg con la boca abierta.

– Guapísimo -murmuró Meg.

– Es un cliente -la regañó Holly.

– Sí, pero también es un hombre.

– Ya, bueno… tú sabes que estoy prometida.

Meg levantó los ojos al cielo.

– Rompiste con Stephan hace casi un año y no has vuelto a verlo. Ni siquiera te ha llamado. Eso no es un prometido.

– No hemos roto -replicó Holly, acercándose al coche que las esperaba al otro lado de la plaza-. Me dijo que me tomara el tiempo que quisiera para decidir. Y sí se ha puesto en contacto conmigo. El otro día me dejó un mensaje en el contestador. Me dijo que llamaría después de las navidades y que tenía algo muy importante que decirme.

– No estás enamorada de él, Holly. Es estirado, cursi y egoísta. Y no es nada apasionado.

– Pero podría amarlo -se defendió ella-. Y ahora que el negocio empieza a no perder tanto dinero, tendré cierta independencia…

Meg lanzó un gruñido.

– Mira, no quería decirte esto… especialmente antes de las navidades. Pero el mes pasado leí una cosa en el periódico…

– Si es otra historia sobre el mundo de la mafia…

– Stephan está comprometido -dijo su ayudante entonces-. Seguramente esa era la noticia importante que quería darte. Se ha comprometido con la hija de un millonario. Se casan en el mes de junio, en Hampton. No debería habértelo dicho así, pero tienes que olvidarte de Stephan. Se ha terminado, Holly.

– Pero si estamos prometidos -murmuró ella, atónita-. Por fin he tomado una decisión y…

– Y es absurdo. ¿Tú crees que uno puede tardar un año en decidir algo así? Es que no lo quieres. Algún día conocerás a un hombre que te volverá loca, pero ese hombre no era Stephan -dijo Meg entonces, dándole un golpecito en la espalda-. Así que vamos a concentrarnos en el trabajo, ¿eh? Acaban de ofrecernos quince mil dólares. Abre ese sobre y vamos a ver lo que tenemos que hacer.

Atónita, Holly abrió el sobre. En su corazón sabía que Meg estaba en lo cierto. No quería a Stephan, nunca lo había querido. Solo aceptó salir con él porque nadie más se lo había pedido.

Pero la noticia dolía de todas formas. Ser rechazada por un hombre… incluso un hombre al que no amaba, era humillante.

Nerviosa, respiró profundamente. Pasaría aquellas navidades sola, sin familia, sin prometido, con nada más que el trabajo para ocupar su tiempo. Sola.

Entonces sacó unos papeles del sobre. El primero era una carta, escrita aparentemente por un niño…

– Ay, Dios mío. Mira esto, Meg.

Su ayudante le quitó la carta y empezó a leer:

Querido Santa Claus:

Mi nombre es Eric Marrin y casi tengo ocho años y solo quiero pedir una cosa de regalo. Quiero pasar unas navidades tan bonitas como cuando mi mamá vivía con mi papá y conmigo. Ella hacía que las navidades fueran…

Meg dudó un momento.

– ¿Qué pone aquí, existenciales?

– Especiales -suspiró Holly.

Después miró el resto de los papeles. Era una larga lista de sugerencias para regalos, adornos, cenas y actividades navideñas, todo pagado por un benefactor anónimo.

– Tienes que aceptar el encargo, Holly. No podemos decepcionar a este niño. Eso es lo más importante de la Navidad -dijo Meg, mirando alrededor-. Los almacenes Dalton… El año pasado leí algo sobre esos almacenes en un periódico. El artículo decía que su Santa Claus hace realidad los sueños de los niños, pero nadie sabe de dónde sale el dinero. ¿Tú crees que ese hombre era…?

Holly volvió a guardar los papeles en el sobre.

– A mí me da igual de dónde salga el dinero. Tenemos un trabajo que hacer y vamos a hacerlo.

– ¿Y nuestros clientes de Nueva York?

– Tú volverás esta noche para encargarte de todo. Yo me quedaré aquí.

Su ayudante sonrió de oreja a oreja.

– La verdad, creo que es muy buena idea. Así no tendrás tiempo para sentirte sola, ni para pensar en el imbécil de Stephan. Tienes un presupuesto casi ilimitado para organizar unas navidades perfectas… Es como si te hubiese tocado la lotería.

Quizá era aquello lo que necesitaba para redescubrir el espíritu de la Navidad, pensó Holly. En Nueva York simplemente habría mirado caer la nieve desde su ventana. Pero allí, en Schuyler Falls, se sentía transportada a otro mundo, donde el mercantilismo de las fiestas no parecía haber llegado todavía.

La gente sonreía mientras caminaba por la calle y los villancicos de las tiendas se mezclaban con los cascabeles del coche de caballos que daba vueltas a la plaza.

– Es perfecto -murmuró. Pasar las navidades en Schuyler Falls era mucho mejor que celebrarlas enterrada en libros de cuentas-. Feliz Navidad, Meg.

– Feliz Navidad, Holly.

El antiguo Rolls Royce se apartó de la carretera general cuando Holly terminaba de leer el contrato.

El viaje desde el centro de Schuyler Falls había sido incluso más pintoresco que el viaje desde Nueva York, si eso era posible. Aquel sitio era una especie de enorme zona residencial para neoyorquinos ricos que querían disfrutar de las aguas termales del cercano Saratoga, con mansiones construidas a mediados de siglo.

El río Hudson corría paralelo a la carretera, el mismo río que veía desde su apartamento en Manhattan. Pero allí era diferente, más limpio, añadiendo un toque de magia al ambiente.

Su conductor, George, le contó la historia del pueblo, pero se negaba a revelar la identidad de quien lo había contratado. Sin embargo, le contó que su lugar de destino, la granja Stony Creek, era uno de los pocos criaderos de caballos que quedaban en la localidad. Y que sus propietarios, la familia Marrin, llevaban más de un siglo residiendo en Schuyler Falls.

Holly miró por la ventanilla y vio dos enormes establos rodeados por una valla blanca. La casa no parecía tan espectacular como otras que había decorado, pero era grande y acogedora, con un amplio porche y persianas verdes de madera.

– Ya hemos llegado, señorita -dijo George-. La granja Stony Creek. Esperaré aquí, si le parece.

Holly asintió. Pero, una vez allí, no sabía muy bien cómo iba a explicar el asunto.

Su contrato prohibía expresamente mencionar quién la había contratado o quién pagaba las facturas… aunque tampoco ella lo sabía. Y a los Marrin les parecería una intrusa, quizá una loca.

Pero Eric Marrin y su padre no tendrían más remedio que invitarla a entrar. O eso esperaba.

Cuando salió del Rolls Royce comprobó que la casa no tenía adornos ni árbol de Navidad, nada. Pero… ¿cómo iba a presentarse?

– Hola, estoy aquí para hacer tu sueño realidad -murmuró-. Me llamo Holly Bennett y me envía Santa Claus.

Podía decir que la enviaba el anciano de barba blanca. Al menos, eso decía el contrato.

– Esto es una locura. Me echarán de aquí a patadas.

Pero la posibilidad de acabar el año con beneficios era demasiado irresistible. Quizá incluso podría darle una paga extra a Meg.

Armándose de valor, Holly llamó al timbre. Oyó el ladrido de un perro y, unos segundos después, un niño de pelo rubio y ojos castaños abrió la puerta. Tenía que ser Eric Marrin.

– Hola.

– Hola -sonrió ella, nerviosa.

– Mi padre está en el establo, pero vendrá enseguida.

– No he venido para ver a tu padre. ¿Tú eres Eric?

El niño asintió, mirándola con curiosidad.

– Yo soy… soy tu ángel de Navidad. Santa Claus me ha enviado para hacer realidad tus sueños.

Sabía que aquellas palabras sonaban ridículas, pero por la cara de Eric, al niño le habían sonado de maravilla. La miraba con tal expresión de alegría, que el perro empezó a mover la cola emocionado.

– ¡Espera un momento! -gritó, corriendo hacia el interior de la casa. Volvió unos segundos después con un abrigo y unas manoplas-. Sabía que vendrías -dijo entonces, tomando su mano.

– ¿Dónde vamos? -preguntó Holly, mientras bajaban los escalones del porche.

– A ver a mi padre. Tienes que decirle que no podemos ir a Colorado estas navidades. ¡A ti tendrá que escucharte porque eres un ángel!

Corrieron por un camino cubierto de nieve hacia el establo más cercano y los zapatos de Holly se empaparon. A un ángel de verdad no le importaría tener los zapatos mojados, pero…

Tendría que comprar ropa de invierno en Schuyler Falls si iba a trabajar en aquella casa.

– ¿Has hablado con Santa Claus? -preguntó Eric.

Holly dudó un momento y después decidió mantener la ilusión del crío.

– Sí, he hablado con él. Y me ha dicho personalmente que debes tener unas navidades perfectas.

Cuando llegaron al establo, el niño levantó la falleba, abrió las dos enormes puertas y prácticamente la empujó dentro.

– ¡Papá! ¡Papá, está aquí! -gritó, corriendo hacia el fondo-. ¡Mi ángel de Navidad está aquí!

Era un establo enorme, con un larguísimo pasillo flanqueado por docenas de cajones donde dormían los caballos.

Un hombre muy alto apareció entonces a su lado y Holly dio un salto, llevándose la mano al corazón. Había esperado alguien de mediana edad, pero Alex Marrin no debía tener ni treinta años.

Y tenía los ojos más azules que había visto en su vida, brillantes e intensos, la clase de ojos que podrían derretir el corazón de cualquier mujer. Era muy alto, más de un metro ochenta y cinco, de pelo castaño, hombros anchos y brazos de músculos bien formados. Llevaba vaqueros, botas de trabajo y una vieja camisa de franela con las mangas subidas hasta el codo.

Él la miró un momento y después se volvió para buscar a su hijo con la mirada.

– ¿Eric?

El niño corrió hacia ellos, emocionado.

– Está aquí, papá. Santa Claus me ha enviado un ángel de Navidad. Ángel, este es mi padre, Alex Marrin. Papá, te presento a mi ángel de Navidad.

Holly tuvo que toser para llevar algo de aire a los pulmones.

– Me envía… Santa Claus. Estoy aquí para hacer realidad todos sus sueños… Quiero decir, los sueños de Eric. Los sueños navideños de Eric.

Alex Marrin la miró de arriba abajo, con gesto receloso. La mirada hizo que sintiera un escalofrío, pero no pensaba dejarse intimidar.

De repente, él soltó una carcajada, un sonido que Holly encontró sospechosamente atractivo.

– Esto es una broma, ¿no? ¿Qué va a hacer? ¿Poner algo de música y quitarse la ropa? -preguntó, alargando la mano para tocar un botón de su abrigo-. ¿Qué lleva ahí debajo?

– ¡Oiga!

– ¿Quién la envía? ¿Los chicos del supermercado? -preguntó Alex Marrin entonces, mirando por encima de su hombro-. ¡Papá, ven aquí! ¿Tú me has pedido un ángel?

Un hombre de barba gris asomó la cabeza por encima de uno de los cajones.

– No, yo no.

– Es mi ángel -insistió Eric-. No es una señora del supermercado.

Su abuelo soltó una risita.

– Yo que tú no rechazaría el regalo. Aquí hace falta un ángel.

– Es mi abuelo -explicó el niño.

– ¿Quién la envía? -preguntó el antipático de su padre.

– Santa Claus -contestó Eric-. Fui a verlo a los almacenes Dalton y…

– ¿Has ido a los almacenes? ¿Cuándo?

El niño lo miró, contrito.

– El otro día, después del colegio. Tenía que ir, papá. Tenía que darle mi carta -contestó por fin, tomando a Holly de la mano-. Mi ángel ha venido para hacer que tengamos unas navidades como las de antes. Ya sabes, como cuando mamá…

La expresión de Alex Marrin se endureció.

– Vete a la casa, Eric. Y llévate a Thurston. Yo iré dentro de un momento.

– No la eches de aquí, papá -le rogó el niño.

Pero la severa mirada de su padre lo obligó a salir del establo, cabizbajo. El abuelo murmuró una maldición, pero Alex Marrin no parecía dispuesto a echarse atrás.

– Muy bien. ¿Quién es usted? ¿Y quién la ha enviado?

– Me llamo Holly Bennett -contestó ella, sacando una tarjeta del bolso-. ¿Ve? Soy una decoradora profesional y me han contratado para hacer realidad el sueño de su hijo. Voy a trabajar para ustedes hasta el día de Navidad.

– ¿Quién la ha contratado?

– Me temo que eso no puedo decirlo. Mi contrato lo prohíbe.

– ¿Qué es esto, caridad? ¿O algún cotilla del pueblo pretende hacer de Santa Claus para expiar sus pecados?

– ¡No! En absoluto -exclamó Holly, sacando la carta de Eric del bolsillo-. Quizá debería leer esto.

Después de leerla, Marrin se pasó una mano por el pelo, abrumado.

– Debe usted pensar que soy un padre terrible.

– Yo… no lo sé, señor Marrin -dijo ella, tocando su brazo.

Al rozar su piel sintió una especie de descarga eléctrica y tuvo que meterse la mano en el bolsillo del abrigo, nerviosa.

– ¿Quién la ha contratado?

– No puedo decírselo. Pero alguien me ha pagado un dineral por hacer este trabajo y, si me envía de vuelta a Nueva York, tendré que devolver el dinero.

Murmurando algo ininteligible, Alex Marrin tomó su mano y la llevó hasta la puerta del establo. ¿Iba a echarla a la calle o tenía tiempo de convencerlo? No por ella, sino por el niño.

– Papá, vuelvo dentro de un minuto. Tengo que solucionar un asunto con este ángel.

Capítulo 2

– ¡Quiero que se quede!

Alex miró a su hijo, sentado en la cama. Con un pijama de conejitos, tenía los brazos cruzados sobre el pecho y se negaba a mirarlo a los ojos. Antes veía las facciones de Renee en Eric, los ojos castaños y la amplia sonrisa, pero cada día empezaba a verse más a sí mismo. Especialmente en la naturaleza obstinada del niño.

– Sé que he cometido errores desde que se fue tu madre, pero te prometo que intentaré enmendarlos. No necesitamos a esa señora para pasar unas navidades felices.

– No es una señora. Es un ángel. Mi ángel.

Alex se sentó al borde de la cama.

– Se llama Holly Bennett. Me ha dado su tarjeta de visita. ¿Cuándo has visto un ángel con tarjetas de visita?

– Da igual cómo se llame. Lo que cuenta es lo que puede hacer.

– ¿Y qué crees que puede hacer? -preguntó su padre-. Yo también puedo poner un árbol de Navidad.

– Pero tú no sabes hacer galletas ni colocar adornos y… ¡y la última vez que el abuelo hizo pavo sabía a zapato viejo! Además, es muy guapa. Como una modelo de las revistas. Y huele muy bien. ¡Es mía y quiero que se quede!

Alex no necesitaba que le recordasen lo obvio. Si no le hubiera dado la tarjeta, casi habría creído que Holly Bennett era, efectivamente, un ángel. Tenía cara de ángel, desde luego. Con una boca sensual de labios carnosos y unos ojos verdes bordeados por larguísimas pestañas. Su pelo rubio ondulado brillaba bajo las luces del establo, creando una halo luminoso alrededor de su cara y acentuando los pómulos altos y la nariz recta.

No, eso no le pasó desapercibido. Ni su propia reacción ante la belleza de aquella chica. Durante dos años había conseguido ignorar a todas las mujeres que se cruzaban en su camino, aunque no hubo muchas.

No salía casi nunca y vivía prácticamente para su trabajo. La última mujer a la que había tocado era la profesora de Eric, la señorita Green, pero solo para darle la mano en la reunión de padres. Pero la señorita Green tenía cincuenta años y olía a tiza.

Sin embargo, Holly Bennett no era una mujer fácil de ignorar. Recordó el escalofrío que había sentido al tomarla de la mano… y estaba en el piso de abajo, esperando que decidiera si se quedaba o no.

– Podría dormir aquí, conmigo -sugirió Eric.

– No pienso dejar que una extraña…

– Un ángel -lo corrigió su hijo.

– Por muy ángel que sea, no pienso dejar que duerma en mi casa.

– Pues entonces podría dormir en la casita de invitados. Además, al abuelo le gusta mi ángel.

– ¿Y tú cómo lo sabes?

– Porque lo sé -contestó Eric.

Alex se pasó una mano por el pelo. Si enviaba a Holly Bennett a su casa, Eric nunca se lo perdonaría. Ni su padre, seguramente. Y quizá no era tan mala idea tenerla allí. A él no le gustaba decorar la casa y tener que adornar el árbol de Navidad…

Además, las fiestas siempre le recordaban a Renee. Cada adorno, cada decoración le recordaba el tiempo que habían pasado juntos, cuando eran una familia, cuando tenían un futuro por delante. Cuando se fue, Alex tiró todos los adornos de Navidad, todo lo que le recordaba la traición de su mujer.

Pero tenía la oportunidad de empezar otra vez, de crear unas tradiciones navideñas que fueran solo suyas y de su hijo. Holly Bennett estaría por allí, pero solo sería una empleada, alguien que los ayudaría a decorar la casa para las fiestas. Y sentía curiosidad por saber quién le pagaba.

– Muy bien -suspiró por fin-. Tiene tres días para probar que la necesitamos. Si no, volverá por donde ha venido.

– Entonces, ¿este año no vamos a esquiar a Colorado?

– No, este año no iremos a Colorado. Pero tendrás que encargarte tú de ella. Es tu ángel.

Eric se lanzó sobre él, enredando los bracitos alrededor de su cuello.

– ¡Gracias, papá! ¿Puedo ir a decírselo?

Alex revolvió el cabello rubio de su hijo, con el corazón encogido. Costaba tan poco hacerlo feliz…

– Métete en la cama. Yo se lo diré.

Eric obedeció y, una vez arropado, su padre le hizo cosquillas en el estómago.

– ¿Quién te quiere más que a nada en el mundo?

– ¡Tú! -exclamó el niño. Alex iba a salir de la habitación, pero Eric lo detuvo en la puerta-. Papá… ¿echas de menos a mamá?

Él se volvió. No sabía qué contestar. ¿Echaba de menos las peleas, las broncas, la angustia que sentía cada vez que Renee se iba a Nueva York? No, eso no. Pero sí echaba de menos la alegría que veía en los ojos de su hijo cuando su madre se dignaba a visitarlo.

– Tu madre es una mujer de mucho talento y tuvo que marcharse de aquí para ser una gran actriz. Pero eso no significa que no te quiera tanto como yo.

Aunque su pregunta no había sido contestada, Eric sonrió.

– Buenas noches, papá.

Alex bajó la escalera preguntándose cómo había conseguido evitar una respuesta directa. Tarde o temprano, el niño exigiría una explicación y él no sabría cómo dársela. Pero, ¿podía seguir mintiéndole?

Holly estaba sentada en el sofá del salón, mirando el fuego de la chimenea. Se había quitado el abrigo y debajo llevaba una chaqueta roja y una faldita negra que dejaba al descubierto sus interminables piernas. Nunca había conocido a una chica tan sofisticada y que, a la vez, pareciese tan inocente.

– Siento haberla hecho esperar. Si me dice dónde están sus cosas, la llevaré a su habitación.

Ella levantó la cabeza al oír su voz y Alex tuvo que hacer un esfuerzo para apartar los ojos de sus piernas. Si iba a quedarse allí durante las navidades, tendría que evitar ciertas fantasías.

– Gracias.

– Debería ser yo quien le diera las gracias. Eric insiste en que se quede en casa…

– No, gracias. He reservado habitación en un hotel. Alquilaré un coche para ir y venir de Schuyler Falls.

– Le he dicho a mi hijo que podía quedarse con nosotros tres días; no creo que necesite más tiempo. Tenemos una casa de invitados con cocina y cuarto de baño… Y puede usar mi furgoneta para ir y venir, yo usaré la de mi padre.

– Pero me han contratado para quedarme hasta el día de Navidad -dijo ella entonces-. Sé que todo esto es un poco raro, pero quiero hacerlo bien y para eso necesito más de tres días.

– ¿Cuánto se tarda en adornar un árbol de Navidad? -preguntó Alex.

Ella lo miró como si le hubiera pedido que construyese el Titanic de la noche a la mañana.

– Señor Marrin, este trabajo necesita tiempo. No ha puesto ningún adorno de Navidad y, por lo que me ha dicho su padre, no tiene ninguno. Entre el exterior y el interior, necesito tres días solo para planificar lo que voy a hacer. Y con el presupuesto que tengo puedo hacer cosas preciosas. Además, quiero organizar los menús de Nochebuena y Navidad… Si quiere hacer una fiesta, también puedo organizarla. Estoy acostumbrada a organizar fiestas multitudinarias y…

– Un momento, señorita Bennett. ¿Por qué no esperamos tres días? Después decidiremos si su angelical presencia es necesaria o no. Pero antes me gustaría saber quién financia todo esto.

Holly se encogió de hombros.

– Ya le he dicho que no lo sé.

– ¿No lo sabe o no puede decírmelo?

– Ambas cosas.

Alex la miró durante unos segundos, en silencio. Y ella cruzó las piernas, incómoda.

– Mi mujer se fue hace dos años, dos días antes de Navidad. Era eso lo que quería preguntar, ¿no?

– Eso no es asunto mío, señor Marrin -replicó Holly-. No creo que sea necesario que me involucre personalmente con su familia. Estoy aquí para crear un ambiente navideño perfecto y soy muy buena en mi trabajo. No lo defraudaré.

– Esto es para mi hijo, no para mí.

– A él me refería, señor Marrin -replicó ella.

Alex carraspeó, incómodo.

– Eric echa de menos a su madre. Sobre todo en Navidad. Las cosas no han sido fáciles para él… la ve muy poco.

El significado de esas palabras estaba muy claro. No estaba buscando otra esposa y no quería que ella ocupase el lugar de la madre de Eric.

– Si no le importa, me voy a dormir. Mañana tengo muchas cosas que hacer.

– ¿Dónde están sus cosas?

– ¿Mis cosas?

– Las alas y todo eso -sonrió Alex.

Holly sonrió también.

– No tengo alas, pero sí una maleta. Está en el coche que me ha traído aquí.

– Muy bien. Venga conmigo, la llevaré a la casa de invitados.

– Señor Marrin…

– Alex -la interrumpió él, ayudándola a ponerse el abrigo.

Al hacerlo, rozó su pelo con los dedos. El sentido común le decía que apartase la mano, pero había pasado tanto tiempo desde la última vez que tocó a una mujer…

Nervioso, salió al pasillo y abrió la puerta, esperando que el frío le aclarase un poco la cabeza. Desde luego, era muy guapa. Pero lo último que necesitaba en su vida era una mujer y todos los problemas que llevaba consigo una relación sentimental.

No, mantendría las distancias con aquel ángel. Por muy guapa que fuese.

– ¡Es un ángel, te lo juro!

Por un momento, Holly pensó que era un sueño. Pero luego recordó que estaba en la casa de invitados de Alex Marrin. Era un edificio de madera con un dormitorio, cuarto de baño y un saloncito con chimenea y cocina francesa. La decoración consistía en fotografías de caballos, arneses y aperos de montar. En realidad, era un sitio muy agradable.

– Pero no tiene alas -dijo una voz que no le resultaba familiar.

Holly abrió los ojos y se encontró con dos caritas que la miraban muy de cerca. Una de ellas era la de Eric Marrin. La otra, de un niño con pecas que la observaba como si ella fuese un insecto al que estuviera examinando bajo el microscopio.

– ¿Puede volar? -preguntó.

– ¡No es ese tipo de ángel, Kenny! Es un ángel de Navidad. Son diferentes.

Sonriendo, Holly se incorporó.

– Buenos días.

Kenny se asustó, pero Eric se tumbó tranquilamente sobre el edredón.

– Hola, ángel. Este es mi amigo Kenny. Vamos juntos al colegio.

Ella se pasó una mano por el pelo, bostezando. A juzgar por la luz que entraba por la ventana, no debían ser ni las ocho.

Había dormido fatal. Había tenido un sueño rarísimo en el que la cara de Alex Marrin se mezclaba con un montón de luces de Navidad que no podía encender.

¿Por qué aquel hombre la fascinaba tanto? Hasta el día anterior había estado dispuesta a pasar el resto de su vida con Stephan. Pero Alex era guapísimo. Quizá lo que la atraía era su aspecto natural, de hombre de campo… O quizá el dolor que había visto en sus ojos y que intentaba disimular.

– ¿Tiene una varita mágica? -insistió Kenny.

Eric levantó los ojos al cielo.

– ¡Los ángeles no tienen varitas mágicas! Solo las hadas madrinas.

Holly debería explicarles que lo de «ángel de Navidad» había sido una metáfora, una forma de contar por qué estaba allí. También podría haberse llamado «genio de la lámpara».

– ¿Por qué no me llamáis simplemente Holly?

– Te hemos traído el desayuno -sonrió Eric-. Mi padre me ha dicho que tengo que encargarme de ti, así que te he traído galletas y mermelada. Cuando termines, te enseñaré la granja y…

– ¡Aquí estáis!

Holly levantó los ojos y vio a Alex Marrin en la puerta. Iba vestido más o menos como el día anterior, pero tenía el pelo húmedo y parecía recién afeitado. Cortada, se cubrió con la sábana para tapar el escote de la camisola.

– Hola, papá. Le hemos traído el desayuno al ángel.

– Vais a llegar tarde al colegio. Venga, os llevaré en la furgoneta.

– Pero tenemos que enseñarle la granja a Holly…

– Yo se la enseñaré cuando vuelva. Vamos, andando.

Los niños se despidieron y Alex la miró con un brillo enigmático en sus ojos azules.

– Volveré dentro de quince minutos. Disfruta de tu desayuno.

Cuando se quedó sola, Holly se levantó de la cama.

Alex Marrin la ponía muy nerviosa, pero… Stephan nunca había conseguido que su pulso se acelerase. Quizá fue el destino lo que impidió que aceptara su oferta de matrimonio. Quizá intuía que había un hombre en alguna parte que podría despertar en ella… Holly buscó la palabra adecuada… ¿pasión?

Pensativa, apoyó la cara en el cristal de la ventana. Nunca se había considerado una mujer apasionada; nunca pensó ser la clase de mujer que dejaría a un lado todas sus inhibiciones para entregarse completamente a un hombre. Pero quizá no había conocido al hombre adecuado.

¿Era Alex Marrin ese hombre?

Desde luego, tenía algo irresistible. Su forma de caminar tan masculina, su forma de vestir, el pelo un poco despeinado… cualquier mujer lo encontraría atractivo.

Pero había algo más. Cuando lo miraba, a su mente acudían imágenes de sábanas arrugadas y cuerpos desnudos.

– Es un cliente -murmuró para sí misma.

Aunque eso no era del todo cierto. Su cliente era el benefactor anónimo. En cualquier caso, lo mejor sería mantener las distancias. Aquello era un encargo estrictamente profesional.

Veinte minutos después, cuando llamó a la puerta, Holly se había vestido, peinado y puesto un poquito de brillo de labios.

– Entra.

– ¿Estás lista? -preguntó Alex, mirándola de arriba abajo. Llevaba un jersey de cachemir, una elegante falda negra y los zapatos de tacón del día anterior.

– No he traído nada más que esto. Tendré que ir al pueblo para comprar ropa de abrigo.

– No puedes salir con esos tacones. Espera un momento… -murmuró él. Salió de la casa y volvió poco después con un par de enormes botas de goma.

Holly las miró haciendo una mueca.

– Gracias, pero creo que estaré más cómoda con mis zapatos -dijo, arrugando la nariz.

– Como quieras. Empezaremos por los establos.

– No necesito ver los establos… a menos que también quieras decorarlos, claro -dijo ella, tomando el abrigo-. Preferiría ver la casa para medir las habitaciones y decidir qué estilo le va mejor. Yo creo que un estilo rústico sería lo ideal.

Alex la miró, confuso.

– Yo prefiero una decoración normal y corriente. Ya sabes, bolas y espumillón.

– ¿Bolas y espumillón? Por favor… se ha avanzado mucho en el campo de la decoración navideña -rió Holly.

– Bueno, haz lo que quieras. Pero antes voy a enseñarte los establos.

– No hace falta, de verdad. Además, los animales me odian. De pequeña tuve un desagradable encuentro con una vaca.

– Yo me dedico a criar caballos -suspiró Alex-. Y si piensas quedarte aquí hasta Navidad, será difícil evitar a los animales.

Resignada a su sino, Holly fue tras él con sus tacones enterrándose en la nieve. Antes de llegar a los establos, vio al padre de Alex sujetando las riendas de un caballo que daba vueltas en un recinto vallado.

– ¿Qué hace?

– Entrenarlo. Algunos tienen muy mal carácter.

– ¿Cuántos caballos tienes?

– Unos setenta -contestó él-. Cuarenta yeguas de cría, veintisiete potros que sacaremos a subasta en enero, tres sementales y dos pura sangre. En verano cuidaremos de otros veinte mientras corren en Saratoga.

– Esos son muchos caballos -suspiró Holly-. En realidad, uno solo ya es demasiado para mí.

– En la época de mi abuelo había más, pero tenemos buena reputación y nuestros potros se venden bien en las subastas.

Cuando entraron en el primer establo, Alex metió la mano en el bolsillo del pantalón y sacó dos azucarillos.

– Toma, dáselos a Scirocco. Como ya no puede pasarlo bien, se dedica a los dulces.

– ¿Por qué no puede pasarlo bien?

– Porque ya no tiene que montar a las yeguas.

– ¿Ah, no? Entonces, ¿de dónde salen los potros?

– Ahora todo se hace de forma científica. No necesitamos que el semental… haga el servicio, lo hacemos nosotros por él.

– ¿Cómo?

Alex apartó la mirada.

– Déjalo, sería difícil de explicar.

Con el ceño arrugado, Holly sujetó los azucarillos.

– Pobrecito. ¿Y sus necesidades? Este pobre caballo debe estar frustrado.

Aunque nunca le habían gustado los animales, a los que consideraba impredecibles, le daba pena que los pobres no pudieran tener… novia.

– Un macho no siempre tiene por qué dar rienda suelta a sus instintos.

Aunque la discusión era sobre animales, Holly empezó a pensar que había un significado oculto en sus palabras. Y se puso muy nerviosa.

Alargó la mano para darle los azucarillos a Scirocco, pero cuando vio sus dientes la apartó.

– Uy, qué miedo.

– ¿Por qué?

– Los animales me odian. Todos: los perros, los gatos, los caballos…

– Pues a Scirocco le caes muy bien.

Durante lo que le pareció una eternidad, ninguno de los dos se movió. Holly ni siquiera podría asegurar que su corazón estuviese latiendo.

Y aquella vez estaba segura de que no hablaba del caballo. Intentando controlar los nervios, se apoyó en la pared del cajón e intentó parecer tranquila, como si un hombre guapísimo le dijera esas cosas cada día.

– Si hemos terminado aquí, deberíamos… ¡Ay!

Holly se echó hacia atrás y, sin darse cuenta, metió el pie en un montón de… excremento de caballo.

– ¡Me ha mordido!

Oyó entonces una especie de relincho burlón y, cuando miró a Scirocco, le pareció que estaba sonriendo. El muy canalla.

– Lo siento -se disculpó Alex-. Scirocco se pone un poco agresivo cuando quiere azúcar. ¿A ver? Tenemos que limpiar esa herida.

– ¡Yo no tengo la culpa de que ya no tengas relaciones sexuales! -exclamó Holly. Al ver la expresión atónita del hombre, se puso como un tomate-. Me refería a Scirocco, no a ti.

– Ya, claro -murmuró él, llevándola a un banco de madera-. Siéntate.

Se inclinó entonces para quitarle los zapatos. El estiércol había manchado también las medias y tranquilamente, sin pedir permiso, las rasgó de un tirón.

– Deberías haberte puesto las botas.

– Habría dado igual. Ya te he dicho que los animales me odian -le recordó Holly, con una voz más ronca de lo normal.

– Seguro que Scirocco lo ha hecho a propósito. Le gustan las chicas, pero es muy travieso.

– Ya lo he visto.

– Espera… vuelvo enseguida.

Alex entró en una alcoba que había al otro lado del establo y que debía ser el botiquín.

– Dicen que el excremento de caballo es el mejor tratamiento de belleza.

Holly miró hacia la derecha y vio al padre de Alex en la puerta. La noche anterior apenas habían intercambiado unas palabras, pero sabía que tenía un amigo en Jed Marrin.

– ¿Eso dicen?

– ¿Sabe una cosa, señorita Bennett? Es usted la primera mujer que pisa esta granja en dos años. Y me alegra decir que es usted mucho más agradable a la vista que estos jamelgos.

– Gracias, señor Marrin.

– Puedes llamarme Jed, si yo puedo llamarte Holly.

– Muy bien, Jed.

El hombre señaló sus pies.

– Por aquí llamamos a eso «la pedicura de Stony Creek».

– Cuando se lo cuente a mis amigas de Nueva York se van a morir de risa -sonrió ella, moviendo los pies.

Alex volvió entonces con un cubo de agua, una toalla, un botiquín de primeros auxilios y un par de botas.

– Yo sé de uno que ha olvidado limpiar el cajón de Scirocco -murmuró, mirando a su padre con cara de pocos amigos.

– Sí, una lástima -rió Jed.

Alex procedió a limpiarle los pies y su padre volvió al trabajo. Cuando pasó la toalla húmeda por sus piernas, Holly tuvo que tragar saliva. Nunca había considerado una pierna o un pie como zona erógena, pero tendría que revisar su opinión. Lo que Alex Marrin le estaba haciendo era un pecado.

– ¿Desde cuándo vives aquí… en la granja? -preguntó, para pensar en otra cosa.

– Toda mi vida. Era de mi bisabuelo y lleva en la familia desde 1900. Antes había más criadores en la zona, pero ahora somos los únicos -contestó él. Después de limpiarle y secarle los pies, le puso las botas-. Y ahora que estás limpita, vamos a ver la herida -dijo, tomando su mano-. No es nada grave. Con un poco de antiséptico y una tirita…

– ¿No debería ponerme la inyección del tétano?

– No te preocupes. Scirocco no tiene la rabia.

Holly sonrió. Le gustaba que un hombre la atendiese solícitamente. Incluso un hombre tan distante como Alex Marrin. Quizá ser mordida por un caballo no era tan malo después de todo.

– Ya está… ¿Mejor? -preguntó Alex, dándole un besito en el dedo.

Ella parpadeó, sorprendida. Y cuando levantó la cabeza, vio que también él estaba sorprendido por el gesto.

– Lo siento. Es que estoy tan acostumbrado a curar a Eric… la fuerza de la costumbre.

Holly sonrió.

– Ya no me duele.

Alex carraspeó entonces, incómodo.

– Bueno, será mejor que vuelva al trabajo. La casa está vacía, así que puedes hacer lo que quieras. Incluso un desayuno decente.

Después de eso salió del establo, dejándola con el dedo vendado y una mirada soñadora. Mientras iba hacia la casa, intentando no perder las botas, Holly se preguntó si algún día entendería a Alex Marrin.

Pero daba igual. Estaba allí para hacer un trabajo y nada de lo que él hiciese, aunque fuera besar su mano y limpiar sus pies, cambiaría en absoluto su vida.

Capítulo 3

– Es muy guapa. Y no me digas que no te has dado cuenta. Cada vez que me doy la vuelta te veo tocándola o mirándola con cara de bobo.

– ¿Yo?

– Anoche casi te tropiezas, tan entusiasmado estabas poniendo la mesa. Qué raro, ¿no? Cuando estamos solos nunca pones la mesa.

– Si cocinaras tan bien como ella, lo haría -murmuró Alex, sin dejar de cepillar a la yegua.

Llevaba diez minutos cepillando el mismo lado, distraído, pensando en la hermosa mujer que había aparecido repentinamente en su vida.

¿Cuántas veces se había sentido tentado a entrar en casa para tomar una taza de café o un bocadillo, con el solo propósito de verla? Según su padre, Holly se había pasado el día anterior con una cinta métrica y un cuaderno en la mano.

Y cuando Jed iba a hacer la cena, ella sacó del horno una deliciosa ternera en salsa; nada que ver con los filetes chamuscados que solía ofrecerles su padre.

Aquella mañana preparó un desayuno a base de huevos revueltos, beicon, pan casero…

Alex le había dado las llaves de la furgoneta, esperando que fuese al pueblo para comprar algo de ropa… y los ingredientes para otra cena extraordinaria. Pero la furgoneta seguía allí.

– No te hagas el tonto. He visto cómo la miras -dijo su padre entonces.

– ¿Y cómo la miro?

– Como si no todas las mujeres en el mundo fueran el anticristo. Como si hubiese llegado el momento de olvidar tu experiencia con Renee.

Alex contuvo una carcajada amarga. Nunca olvidaría su amarga experiencia con Renee. Cada día se recordaba a sí mismo que había fracasado como marido y que Eric estaba sufriendo por ello.

– Cometí un error al casarme con Renee. Casi no nos conocíamos cuando le pedí que fuese mi mujer.

– Así ha sido siempre con los Marrin -suspiró su padre-. Conocemos a la mujer de nuestros sueños y es amor a primera vista.

– Renee no era la mujer de mis sueños -murmuró Alex-. Y tampoco lo es Holly Bennett. No pienso cometer el mismo error.

– Esta es diferente. No se puso a gritar como una loca cuando metió el zapato en aquel montón de estiércol, ¿no? Solo una mujer especial mantiene la presencia de ánimo en una situación así.

– Es una neoyorquina, toda buenos modales y sofisticación. Yo creo que sabría comportarse en cualquier circunstancia.

– ¿Tú crees? Pues no te iría nada mal conocerla un poco mejor. Esa chica está trabajando como una loca por tu hijo. Me ha mandado dos veces a la tienda porque, por lo visto, piensa hacer una cena especial.

– Coq au vin -dijo Alex.

– ¿Y eso qué es?

– Pollo al vino.

– Ah, pues qué bien.

– Y tú no tienes por qué ir a la tienda. Le he dicho que puede usar mi furgoneta -dijo Alex entonces, tirando el cepillo al cubo.

En ese momento la recordó en la cama, despeinada y medio dormida, recordó cuando le besó los dedos… Había sido un gesto instintivo, pero su propia reacción lo sorprendió. La verdad, deseaba besarla para comprobar si el sabor de una mujer era tan poderoso como recordaba.

Alex masculló una maldición. Llevaba demasiado tiempo solo. Había conocido a Renee nueve años antes, cuando tenía veinte, y le había pedido que se casara con él tres meses más tarde. Pero llevaba dos años sin estar con una mujer. Quizá por eso encontraba a Holly tan atractiva. Era una mujer guapa, sofisticada… y estaba cerca.

Así era como había empezado todo con Renee.

– No estropees esto, hijo. Sé agradable con ella o se marchará.

Alex salió del establo sacudiendo la cabeza. Claro que sería agradable. Él no era ningún ogro. Podía mantener una relación cordial con Holly Bennett… sin desearla cada cinco minutos.

Pero no estaba preparado para lo que lo esperaba cuando entró en la casa. Villancicos en el estéreo, olor a canela, la chimenea encendida…

Y, en la cocina, bandejas de galletas por todas partes; cada una de un gusto diferente. Holly tarareaba Jingle Bells, con un guante de horno en la mano.

– Hola -sonrió al verlo.

– ¿Qué es esto?

– He hecho unas cuantas galletas. Le he pedido a tu padre que fuese a la tienda para comprar harina, azúcar, canela… ya sabes.

– ¿Unas cuantas galletas? Podríamos alimentar a un ejército con esto.

– Hay que hacer galletas de diferentes gustos. ¿Ves? Son de chocolate, de nueces, de almendras… Además, tienen que ser de diferente color para que queden bien en los platos. Mira, voy a enseñártelo.

Holly tomó un plato y colocó varias galletas alrededor. En el centro, un palito de canela y una corteza de limón.

Alex alargó la mano para tomar una.

– ¡No!

– ¿No?

– No, esa no. Primero prueba esta, la de nueces y coco. No es tan dulce como las otras.

Él obedeció, suponiendo que después tendría que darle la enhorabuena para quedar bien. Pero la galleta se derritió en su boca. No estaba rica, estaba exquisita. Nunca había probado algo tan delicioso. Además, las galletas que él compraba en el supermercado solían ponerse blandas porque nadie se molestaba en cerrar la bolsa.

– Voy a ponerlas en cajitas de regalo -dijo Holly, volviéndose hacia el horno-. Eric y yo podemos envolverlas con un papel rojo que he traído y después poner un lazo…

– ¿Por qué? -preguntó Alex, robando subrepticiamente un montón de galletas, que se guardó en el bolsillo.

Ella lo miró como si fuera un demente.

– No se regala galletas del supermercado a los amigos.

– Un momento. ¿Vamos a regalar estas galletas?

– Con todos los amigos y parientes que pasarán por la casa…

– No vendrán ni amigos ni parientes.

– ¿No? Pero si es Navidad. Todo el mundo recibe visitas en Navidad.

Alex se encogió de hombros.

– Aquí tenemos una vida muy tranquila.

– Pero entonces… ¿para quién estoy haciendo todas estas galletas? ¿Y la profesora de Eric? Sus compañeros del colegio, el conductor del autobús…

– Podríamos comérnoslas nosotros. Están riquísimas.

– Gracias. Por cierto… había pensado ir a los almacenes Dalton con Eric después de comer. Hay que comprar los adornos para la casa. ¿Te importa?

Alex estaba examinando otra variedad de galleta que le parecía muy atractiva… pero no tanto como ella. Holly Bennett era guapísima.

– Si ha terminado los deberes, de acuerdo.

– Yo hacía estas galletas con mi madre -murmuró Holly-. Su sabor me trae muchos recuerdos. Es curioso las cosas que uno recuerda de la infancia.

– Quizá es por eso por lo que Eric escribió la carta. La verdad, debería darte las gracias.

– ¿Por qué?

– Por todo esto -sonrió él, quitándole un poquito de harina de la nariz. Estaban muy cerca y hubiera deseado inclinarse, rozar sus labios…

– ¡Hala! ¡Mira esto!

Alex dio un salto al oír la voz de su hijo. Cuando se volvió, esperaba ver a Eric mirándolo con expresión de reproche por acercarse tanto a su ángel de Navidad. Pero el niño parecía muy ocupado admirando las galletas. Kenny estaba a su lado, con la misma cara de embeleso.

Entonces vio que Holly se había puesto colorada. Si su hijo no hubiera entrado en ese momento, la habría besado. ¿Y cómo podría explicarle eso a Eric? Lo último que deseaba era confundirlo. Holly Bennett estaría allí solo durante dos semanas. Y él no tenía intención de pedirle que se quedase.

– Tengo que volver al establo -murmuró, revolviendo el pelo del niño-. Holly va a llevarte al pueblo después de comer, Eric. Cuando termines los deberes.

– ¡Un momento! -exclamó ella-. No puedes irte, no hemos discutido mis planes.

– ¡Papá! ¡Tienes que discutir sus planes!

– Tenemos una agenda muy apretada y necesito que apruebes mis ideas sobre la decoración. Como te dije el otro día, he decidido que sea un tema rústico…

– Si a Eric le gusta, a mí también -la interrumpió Alex.

Después salió de la cocina, nervioso. Le quedaban un par de horas de trabajo, pero no le apetecía nada. Suspirando, metió la mano en el bolsillo y sacó una galleta de chocolate. Estaba tan rica como las demás. Pero no lo satisfizo.

Quizá era la pastelera y no las galletas lo que deseaba. Desgraciadamente, aquel era un deseo que tendría que contener.

Holly miraba caer los copos de nieve por la ventanilla de la furgoneta mientras se dirigían a Schuyler Falls.

A su derecha, Eric se removía en el asiento con inquietud. Nunca había conocido a un niño más dulce y más simpático. Su entusiasmo por las navidades se le había contagiado.

Alex sujetaba el volante con manos fuertes y capaces, evitando un patinazo en la helada carretera.

La verdad, no había querido ir con él a los almacenes Dalton. Después de su encuentro en la cocina, sabía que cualquier contacto con Alex Marrin era peligroso. En lugar de pensar en las galletas, se encontraba pensando en sus ojos, en sus hombros o en sus largas piernas. O en sus labios, aquellos labios tan tentadores…

Incluso entonces no podía dejar de mirar su atractivo perfil.

No debería acompañarlos, pero cuando le dijo que su furgoneta no tenía cambio automático, Holly no tuvo alternativa.

Alex había aceptado, protestando por lo bajo porque le quedaba mucho trabajo en el establo. Pero ella sabía que no quería ir a los almacenes Dalton. A los hombres, tener que ir de compras sencillamente les parecía un horror de proporciones bíblicas.

– ¿Ponemos música? -sugirió Holly, tocando el botón de la radio.

Esperaba oír villancicos, pero lo que salió fue una salvaje canción de Aerosmith. Sonriendo, Alex buscó una emisora con música navideña y Holly se puso a tararear Noche de reyes con los Teleñecos.

Eric y su padre la miraron como si estuviese loca.

– Es un villancico muy antiguo. De cuando la gente se daba los regalos la noche del cinco de enero.

– ¿Por qué? -preguntó el niño.

– Es una tradición cristiana. Por la visita de los Reyes Magos.

– ¿Quiénes son los Reyes Magos?

– Es una historia muy larga -sonrió Holly-. Te la contaré esta noche, ¿de acuerdo?

– De acuerdo. ¿Podemos comprar renos de plástico? Como los que Kenny tiene en su casa, con luces dentro. Papá, tú podrías colocarlos en el tejado.

Holly hizo una mueca. Renos de plástico… qué horterada.

– Quizá podríamos comprar algo menos…

– A mí me parece buena idea -la interrumpió Alex-. En el tejado quedarían muy bien. Y podemos poner otros en el jardín y alrededor de los establos. Sería como… ¡Las Vegas!

– ¡Eso, como Las Vegas! ¿Qué es Las Vegas? -preguntó Eric.

– Es un sitio donde van a morir los malos decoradores -suspiró Holly-. No creo que encontremos renos de plástico en los almacenes Dalton.

– En Dalton hay de todo. Raymond tiene unas luces en el árbol que parecen bichos. ¿Podemos comprar unas iguales?

– ¿Bichos? -repitió ella.

– Yo creo que un árbol con bichos sería perfecto -dijo Alex entonces-. Grillos, arañas, gusanos…

Holly lo miró, perpleja.

– Creí que no querías saber nada sobre la decoración.

Sus miradas se encontraron un momento y ella se quedó sin aire. En sus ojos había algo magnético, intenso, turbador. Nerviosa, apartó la mirada, esperando que no la hubiera visto ruborizarse.

– Eric quiere bichos -insistió Alex.

Ah, genial. Estaba intentando torpedear su decoración.

Pero era muy guapo cuando sonreía. Fuerte, vital y muy sexy. ¿Qué mujer dejaría a un hombre como Alex Marrin?

– De acuerdo, bichos -murmuró-. Soy flexible.

Aunque prefería hacer las cosas a su manera, también le habían tocado algunos clientes raritos.

Entonces miró su pierna, que rozaba la de Alex. Podía sentir el calor del cuerpo del hombre recorriendo el suyo, tanto que el frío casi desapareció.

Qué fácil sería pasar la mano por la gastada tela de sus vaqueros, sentir los firmes músculos que había debajo, deslizarla hasta…

– Tendremos que poner dos árboles. Uno más formal en el salón y otro… el de los bichos, en el cuarto de estar. Y podríamos poner otro en el estudio.

– ¡Eso, tres árboles de Navidad! -exclamó Eric-. A Santa Claus le va a encantar.

Holly se volvió hacia Alex para ver su reacción, pero él estaba mirando la carretera. Unos minutos después llegaban a los almacenes Dalton.

– Vendré a buscaros dentro de tres horas. Pórtate bien con la señorita Bennett, Eric. No te apartes de su lado.

– Sí, papá.

– Deberías comprar ropa de abrigo, Holly. Y un par de botas.

Estaban tan cerca, que podía sentir el calor de su aliento en la mejilla.

– ¡Mira los trenes! -exclamó Eric entonces, señalando el escaparate-. Y ese oso tocando un tambor…

Holly y el niño bajaron de la furgoneta, dejando a Alex muy serio. Era un hombre complicado, con extraños cambios de humor, pensó.

Cuando se volvió para mirarlo un segundo más tarde, la furgoneta había desaparecido y ella se sintió tontamente desilusionada. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que un hombre la miró con algo más que mero interés masculino. Y mucho más desde la última que a ella le importaba esa mirada.

– Vamos, hay que comprar muchas cosas.

Cuando entraron en los almacenes Dalton, Holly sintió como si hubiera sido transportada al pasado. Así solían hacerse las compras, con sonrientes vendedores y porteros uniformados que daban la bienvenida a los clientes. Los suelos de mármol brillaban como espejos y las paredes de madera olían a limón.

Entonces se fijó en el enorme árbol de Navidad, colocado en el centro de los almacenes. Había visto cientos de árboles. Pero, por alguna razón, aquel la hizo sentir como si fuera una niña de nuevo, llena de emoción ante las fiestas.

– Es precioso -murmuró-. Y es de verdad. ¿De dónde lo habrán sacado?

– Siempre ponen un árbol muy grande -dijo Eric, llevándola hacia las escaleras mecánicas.

– ¿Dónde vamos?

– Primero tenemos que ver a Santa Claus.

– Creí que ya lo habías visto.

– Sí, pero tengo que darle las gracias.

– ¿Por qué?

– ¡Por ti!

A Holly se le encogió el corazón ante el inocente cumplido. Solo llevaba un par de días siendo un ángel de Navidad, pero era el mejor encargo que había tenido nunca. Y hacer feliz a aquel niño no podía llamarse trabajo.

En la segunda planta se unieron a la larga fila de niños que esperaban para hablar con Santa Claus. Aquel sitio estaba lleno de juguetes, pero Eric no los miraba, concentrado como estaba en la puerta del reino mágico.

Mientras esperaban, Holly recordó su infancia. Con Eric de la mano, casi podía volver a creer en la magia de la Navidad y en el calor de una familia con quien compartirla.

– ¡Niño! ¿Qué haces aquí otra vez?

Los dos se volvieron al oír la exclamación. Era una joven con casaca de lunares y mallas verdes. Al verla, Eric apretó su mano un poquito más fuerte.

– Hola, Twinkie. Mira lo que he traído, es mi ángel de Navidad.

– ¿Qué?

– Mi ángel. Se llama Holly y me la ha enviado Santa Claus. He venido para darle las gracias.

La joven lo miró, pensativa.

– ¿Te la ha enviado Santa Claus? No lo dirás en serio.

Holly miró por encima de su hombro, incómoda.

– Vamos, Eric. Ya volveremos un poco más tarde. Hay que comprar muchas cosas.

– ¡Espere un momento! -gritó la joven, corriendo tras ellos-. Tengo que hacerle un par de preguntas.

La perdieron en la sección de ropa de cama, escondiéndose tras una pila de edredones.

– Quizá no es buena idea que le cuentes a todo el mundo que soy un ángel, Eric.

– ¿Por qué?

Holly intentó decir algo que sonase razonable.

– No querrás que todos los niños de Schuyler Falls pidan un ángel, ¿no? Hay muy pocos ángeles y no queremos que nadie se lleve una desilusión.

El crío asintió, solemne.

– Sí. Quizá sea lo mejor.

Ella revolvió el pelo rubio del niño y Eric levantó la carita con una sonrisa en los labios. «Qué diferente de su padre», pensó.

Mientras Eric Marrin mostraba todas sus emociones, Alex parecía esconderse bajo una máscara inescrutable. Eric era simpático y abierto, Alex distante e indiferente.

Holly dejó escapar un suspiro. Había entrado en la vida de los Marrin para hacer un trabajo por el que ganaría quince mil dólares. Pero aquello era más que un trabajo. Era una oportunidad para hacer realidad el sueño de un niño.

Aunque el anónimo benefactor cancelase el contrato, no podría marcharse de allí. Estaba empezando a caer bajo el hechizo de aquel niño.

Si pudiese evitar que le pasara lo mismo con el padre…

Había caído más nieve durante todo el día y, bajo los últimos rayos del sol, brillaba como si el suelo estuviese cubierto por millones de diamantes.

Alex respiró profundamente. Al mirar las colinas y los árboles cubiertos de nieve, sonrió. Aquella era su tierra, su futuro… y el futuro de su hijo. Nadie podría apartarlo de Stony Creek. Ni siquiera una mujer.

Renee había intentado obligarlo a vivir en Nueva York, pero él insistió en volver a la granja cuando quedó embarazada. Desde el primer día, todos supieron que aquel no era sitio para ella. Su partida seis años más tarde no debería haber sido una sorpresa, pero lo fue.

Entonces miró a Holly, que caminaba con Eric de la mano. Su hijo la miraba como si de verdad fuera un ángel enviado desde el cielo. Pero, en opinión de Alex, era una sirena enviada por el demonio para atormentarlo y tentarlo con su belleza. Aquel tampoco era su sitio. Incluso con botas y un grueso chaquetón de cuero, seguía pareciendo una elegante neoyorquina.

Había prometido mantener las distancias, pero ella siempre estaba haciéndole preguntas, buscando su ayuda para algo…

Tuvo que hacer uso de toda su fuerza de voluntad para no tocarla cuando volvían de los almacenes Dalton la noche anterior. Y cuando ella le dio las gracias por llevar las bolsas, le costó un mundo no besarla.

Seguía queriendo acercarse, tomarla en sus brazos y tumbarla sobre la nieve… pero tenía que buscar tres árboles de Navidad. Alex se paró para observar un abeto y esperó a que el ángel y su protegido llegasen a su lado.

– ¿Qué tal este?

Holly lo miró de arriba abajo y dio una vuelta para examinarlo de cerca. Había rechazado los últimos catorce y, si rechazaba otro, tendría que controlarse para no estrangularla.

– No sé… las ramas son muy delgadas. Sería más fácil ir a comprar los tres árboles a la vez. No tenemos tiempo para esto.

Él apretó los dientes, controlando una respuesta sarcástica. Por eso precisamente nunca iba de compras con una mujer. Buscar algo tan sencillo como un par de medias o algo tan complicado como un sofá, siempre lo convertían en una excursión de doce horas.

– Pondremos el lado más delgado contra la pared. Nadie se fijará.

– Yo me fijaré -replicó ella.

– No te gusta ninguno de los que te he enseñado…

– Porque no reúnen las condiciones necesarias.

– Pues no vamos a comprarlo. Los Marrin siempre cortamos un árbol en la granja. Es una tradición familiar.

– No tienes por qué enfadarte -dijo Holly-. Mi padre y yo a veces buscábamos durante días para encontrar el árbol perfecto.

– ¿Días? Llevamos tres horas, se está haciendo de noche y has visto cientos de abetos. ¿Por qué no me dices qué buscas exactamente?

– Busco algo especial -contestó ella, cruzándose de brazos-. Algo perfecto.

– Perfecto -repitió Alex-. Lo único perfecto que vas a encontrar por aquí es un perfecto lunático con un hacha perfecta. ¡Y una razón perfecta para asesinarte si no eliges un abeto ahora mismo!

– Si vas a ponerte tan beligerante, será mejor que vuelvas a casa.

– ¿Beligerante? ¿Yo soy el que se pone beligerante? -dijo él entonces, inclinándose para hacer una bola de nieve.

– Ni se te ocurra tirármela.

Por supuesto, Alex ignoró la advertencia. Al ver que se negaba a soltar la bola, Holly formó una más grande… con ayuda de Eric, el traidor.

– De acuerdo, de acuerdo. Me rindo. Pero tienes media hora para encontrar tres abetos. Ni un minuto más, te lo prometo.

– ¡Has hecho un pareado sin haberlo preparado! -exclamó su hijo.

Alex tomó el camino de nuevo, pero una bola de nieve lo golpeó en el cogote. Y cuando se volvió, los dos estaban muertos de risa.

Estaba a punto de mostrarle quién llevaba los pantalones en Stony Creek cuando Holly salió corriendo para esconderse entre los árboles.

– Eric, ¿estás conmigo o con ella?

– Es mi ángel y tengo que protegerla. ¡Y esto es la guerra!

Por supuesto, a partir de entonces se declaró una batalla campal. Su hijo lo bombardeaba con bolas y cuando fue tras él, Holly salió al rescate. Empapado y con nieve hasta en las córneas, decidió buscar otra estrategia. Se escondió detrás de un abeto, aguzando el oído, y cuando ella pasó a su lado la tiró al suelo para restregarle un puñado de nieve por la cara.

Y la guerra terminó entonces. Holly estaba muy quieta, mirándolo con sus pestañas cubiertas de diminutos diamantes. Y no gritó pidiendo la ayuda de Eric.

– ¿Te rindes? -murmuró Alex.

Ella asintió, con la mirada clavada en sus labios. Cuando apartó un mechón de pelo de su frente, Holly apoyó la cara en su mano, en un gesto de absoluta y total rendición. Conteniendo un suspiro, Alex se inclinó para buscar sus labios…

Pero un segundo antes de besarla oyó un ruido entre los árboles. Eric.

– Este niño siempre llega en el peor momento.

– ¡Suéltame! -gritó entonces Holly.

La tensión sexual que había entre ellos desapareció inmediatamente. Holly se levantó y empezó a quitarse la nieve del chaquetón.

– No deberías haberlo hecho -murmuró, sin mirarlo-. Yo… estoy aquí para hacer un trabajo. Espero que lo recuerdes.

Alex sonrió, la evidencia de su deseo era muy clara bajo los pantalones.

– En el amor y en la guerra todo vale. ¿No dicen eso?

Eric apareció entonces, corriendo.

– ¡Hemos ganado! -gritó al ver a su padre cubierto de nieve.

– Por esta vez. Holly me ha pillado.

La «vencedora» sonrió de oreja a oreja.

– Será mejor que nos vayamos. Todavía tenemos que encontrar tres abetos -dijo, tomando la mano del niño.

Sin mirarlo, pasó a su lado y siguió adelante en su búsqueda de la perfección.

¿Qué habría pasado si hubieran estado solos en el bosque? ¿Habrían sucumbido a la atracción que sentían el uno por el otro? Ella quería que la besara, lo había visto en sus ojos, en su gesto.

¿Cuánto tiempo podrían seguir negándose a sí mismos esa atracción? Se deseaban de una forma primitiva, evidente.

– ¡Corre, papá! -lo llamó Eric-. ¡Holly ha encontrado un árbol que le gusta!

Por supuesto, era un abeto igual que otros mil abetos.

– Este es -murmuró ella, aparentemente convencida.

Alex dio la vuelta al árbol para ver qué tenía de maravilloso. Nada. Lo había elegido para escapar de su presencia y de la tentación del bosque, seguramente.

– ¿Las ramas no son muy delgadas?

– Podemos poner las más delgadas contra la pared -contestó Holly-. Ese otro de ahí, el grande, iría bien en el cuarto de estar. Y ese pequeño para el estudio. Si no te importa empezar a talar… tenemos que volver a casa.

Estaba enfadada, pero Alex no sabía por qué. ¿Habría entendido mal los mensajes? ¿Tanto tiempo llevaba sin una mujer que no podía ver la diferencia entre deseo y disgusto?

– Eric, ¿por qué no te vas a casa con la señorita Bennett? Parece que… tiene frío.

– Puedo ir sola -replicó ella.

– Ya lo sé. Pero prefiero que Eric te acompañe. El conoce este bosque tan bien como yo.

Los vio alejarse por el camino cubierto de nieve. Por mucho que se lo negara no podía esconder la verdad. No estaría tranquilo hasta que hubiera besado a Holly Bennett… larga y profundamente. Quizá entonces podría olvidar la fascinación que sentía por ella.

Esa era la solución, se dijo. En cuanto tuviera oportunidad, la tomaría en sus brazos y le daría un beso de tornillo. Y así se terminaría el asunto.

O quizá solo sería el principio.

Capítulo 4

Las llamas de la chimenea se estaban convirtiendo en brasas cuando Holly terminó de decorar el árbol del cuarto de estar. Eric se había aburrido de colgar adornos y estaba dormido en el sofá, con la cabeza sobre la tripa de Thurston.

Aunque Alex aparentaba estar leyendo el periódico, Holly sentía la mirada del hombre clavada en su espalda.

¿Cómo había podido ir la cosa tan rápido? Tres noches antes eran unos desconocidos y, de repente, se sentía como una quinceañera saturada de hormonas.

Nunca se había creído una mujer apasionada. Stephan y ella tuvieron una satisfactoria relación en la cama, pero nunca hubo trompetas, ni coros de ángeles…

Sin embargo, sabía que podría tener todo eso… con Alex Marrin. Cada vez que lo miraba, sentía como si se le encogiera el estómago.

Lo sensato sería mantener una simple relación profesional, pero su corazón le decía que había algo más. Después del revolcón en la nieve, solo podía pensar en terminar lo que habían empezado.

Pero, ¿dónde los llevaría un beso? Holly intuía que a un corazón roto, y eso era algo que debía evitar a toda costa.

Después de colocar el último adorno, dio un paso atrás. La idea de decorar un árbol con «bichos» no le hizo mucha gracia, pero debía reconocer que quedaba simpático. Habían encontrado mariposas, mariquitas y gusanitos de colores que, mezclados con ramas de muérdago, le daban un toque infantil muy inocente. Aunque no era un trabajo muy sofisticado, tenía su encanto.

– ¿Qué te parece? -preguntó, mirando el nido de pájaros que coronaba el árbol.

– ¿Perdona?

– ¿Qué te parece el árbol?

Alex miró a Eric.

– Será mejor que lo lleve a la cama.

El pequeño abrió los ojos bostezando, pero cuando vio las mariposas iluminadas por las luces de colores, se emocionó.

– ¡Qué bonito! -exclamó, abrazando a Holly.

– ¿Te gusta?

– Es el árbol de Navidad más precioso del mundo.

– Mañana adornaremos los otros. Buenas noches, cielo.

– Buenas noches.

Los vio salir juntos del cuarto de estar. El cariño que había entre padre e hijo era tan grande, que le calentaba el corazón. Ella había tenido el mismo cariño de sus padres. Y algún día tendría un hijo al que estaría unida por la misma relación de amor incondicional.

Pero cuando se imaginaba a sí misma como madre, la imagen ya no era borrosa. Eric era el niño que aparecía en su mente. Y Alex Marrin se había colado en el papel de marido.

Aunque no quería casarse con él, por supuesto. Qué tontería. Solo quería un hombre dedicado a sus hijos, un hombre de los pies a la cabeza, alguien en quien poder confiar.

Suspirando, apagó la luz del cuarto de estar para comprobar el efecto y se quedó un rato en la oscuridad, observando el árbol, respirando el aroma del abeto recién cortado…

– Una belleza.

Holly se volvió.

– ¿Te gusta?

– No estaba hablando del árbol -murmuró Alex.

Ella se puso colorada. Un simple cumplido podía desarmarla… especialmente si quien se lo hacía era Alex Marrin.

– Creo que lo de los bichos ha funcionado.

– ¿Quieres una copa de vino?

– Tengo que colgar la guirnalda en el estudio. Y también tengo que…

De repente, Alex tomó su cara entre las manos. Era algo tan inesperado, que Holly no supo qué hacer. Pero no estaba indignada, ni avergonzada, ni se sentía culpable. Todo lo contrario.

Al ver que no protestaba, él se inclinó para besarla, ahogando un gemido ronco. Al principio era un beso suave, apenas un roce, pero pronto se convirtió en una caricia llena de pasión.

– Llevo queriendo hacer esto desde la primera noche -murmuró, besando su cuello-. Dime que tú también lo deseabas.

– Yo… no estoy segura -musitó Holly, inclinando la cabeza a un lado para disfrutar de la caricia.

Quería mantener las distancias con Alex… pero deseaba demasiado sus besos.

– ¿Por qué lo niegas? Nos sentimos atraídos el uno por el otro. Es muy sencillo.

– Pero no lo es. Estoy aquí para trabajar y tengo que volver a Nueva York. Tengo un negocio y…

– No te estoy pidiendo que te quedes -la interrumpió él-. Esto no es una proposición de matrimonio.

Holly se apartó de golpe.

– Por eso no deberíamos besarnos.

– ¿Necesitas un anillo de compromiso para besar a un hombre?

– No seas ridículo.

– ¿Entonces?

Ella buscó una buena razón para no besar a Alex Marrin, pero no encontró ninguna. ¿Por qué no? Al fin y al cabo, ya no estaba prometida con Stephan. Era una mujer libre y podía besar a quien le diese la gana.

– Hay otro hombre -dijo entonces, agarrándose a la primera excusa que se le ocurrió.

– No lo habrá después de esta noche -murmuró Alex, acariciando su cuello.

– Lo digo en serio.

– ¿Estás comprometida? -preguntó él entonces, mirándola como si le hubieran salido cuernos.

– No… quiero decir, sí. Hace unos meses, Stephan me pidió que me casara con él.

No era una mentira… del todo.

– No veo ningún anillo de compromiso.

– No necesito un anillo para saber lo que siento.

– ¿Y qué sientes cuando estás con él, Holly? ¿Te hace sentir lo mismo que yo? ¿Te deja sin respiración, sin aliento? -preguntó Alex, tomándola por la cintura.

– Estáte quieto.

– Oblígame.

Y entonces se inclinó para besarla de nuevo. La besaba con ternura y, a la vez, con un deseo tan fiero que Holly podía sentirlo atravesando su cuerpo. Y cuando se apartó, dejándola sin aire, no supo cómo reaccionar.

– No puedes cambiar el pasado castigándome a mí. Yo no soy tu ex mujer, Alex. Y cuando me marche, no podrás echarme la culpa. No te abandonaré, sencillamente volveré a mi mundo.

Él dio un paso atrás, perplejo.

– Acabas de contestar a todas mis preguntas. ¿Necesitas ayuda para algo? Si no, tengo mucho trabajo en el establo.

– ¿Eso es todo? -preguntó Holly.

– No se preocupe, señorita Bennett. No pienso volver a besarla. A menos que me lo suplique, claro.

Después, tomó su chaqueta y salió de la casa.

Ella se llevó una mano al corazón, que latía con violencia.

– Me alegro de haberlo aclarado -murmuró para sí misma.

Se dispuso a guardar las cajas, pero le temblaban tanto las manos que tuvo que sentarse.

Alex no volvería a besarla, no volvería a mirarla con deseo…

Si pudiera convencerse a sí misma de que eso era lo que quería. Si pudiera concentrarse en el trabajo y no en la increíble atracción que sentía por Alex Marrin…

– Haz las maletas y vente para acá -dijo Holly, intentando contener la histeria-. Hay un tren que sale de Nueva York a las nueve y llega a Schuyler Falls alrededor de mediodía.

– ¿Mamá?

– ¡Soy Holly!

Al otro lado del hilo hubo un silencio. Y después, un largo bostezo.

– ¿Holly? Son las cinco de la madrugada.

– Sé qué hora es y quiero que estés aquí mañana. A partir de ahora, tú te encargas de esto.

La exclamación de Meg no la turbó lo más mínimo. Llevaba horas dándole vueltas a la cabeza y había decidido que no podía seguir en casa de los Marrin. Alex había dicho que no volvería a tocarla, pero estaba segura de que, tarde o temprano, ella le acabaría suplicando. Y entonces no querría solo besos. No, querría mucho más.

Pero no podía ser. Apenas lo conocía.

Había tardado casi un año en decidirse sobre Stephan y, a pesar de que le había salido el tiro por la culata, esa era su forma de proceder. Holly Bennett nunca tomaba decisiones precipitadas. Siempre había considerado sus opciones cuidadosamente.

Aunque una aventura con Alex Marrin sería muy excitante, también sería muy peligrosa. Sabía que no era el tipo de hombre que entrega su corazón a cualquiera. El divorcio le dejó cicatrices y había dejado bien claro cuáles eran sus sentimientos. Se sentía atraído por ella, pero no habría proposición de matrimonio ni final feliz. Solo sería… un revolcón.

– ¿Qué pasa? -preguntó Meg, medio dormida.

– Creo que es mejor que tú te encargues de este trabajo.

– ¿Por qué?

– Porque tú eres… eres más fuerte que yo.

– Si hay que levantar cosas pesadas, ¿por qué no contratas a alguien?

– No me refiero a eso -suspiró Holly.

– Entonces, ¿a qué te refieres? ¿Y qué te ocurre? Pareces muy alterada.

– Estoy bien.

– Estás mintiendo. Siempre sé cuando mientes, incluso por teléfono. ¿Qué ocurre?

– Es que hay un hombre… el padre de Eric Marrin, Alex. Y hay algo entre nosotros.

– ¿Hay algo? No te habrás puesto toda puritana y toda boba, ¿no? ¿Cuántas veces te he dicho que debes ser un poco más flexible?

– ¡No me he puesto boba! -exclamó Holly, sentándose sobre la cama-. Todo lo contrario. Hemos acabado besándonos.

– ¿Has besado a un hombre? -preguntó Meg, incrédula-. ¡Has besado a un hombre! ¿En los labios?

– Sí.

– Qué alegría.

– Pero tengo una reputación que proteger…

– Ya te estás poniendo boba.

– No puedo tener una aventura con un cliente -protestó Holly.

Esperaba que Meg no le recordase que, en realidad, Alex no era un cliente. Podría hacerle un striptease en la cocina si le daba la gana.

– Tienes que vivir un poco, mujer.

– Por favor, Meg, tienes que ayudarme. Si me quedo, no sé qué va a pasar.

– Ah, claro, podrías volverte loca y hacer el amor con ese hombre, qué susto. ¡Pero eso es precisamente lo que necesitas! Holly, tú tienes la vida planeada al detalle y creo que deberías hacer algo espontáneo por una vez.

– ¡No estamos hablando de mis defectos! ¡Estamos hablando de sexo! Sexo con un hombre que, seguramente, lo hace muy bien además. Y yo no. Y si quieres seguir colgando adornos de Navidad conmigo el año que viene, haz las maletas y toma el tren de las nueve.

– Pero es que tengo trabajo aquí -protestó su ayudante-. No puedo tomar un tren a las nueve de la mañana…

Holly no pensaba seguir discutiendo. Porque entonces tendría que convencer a Meg de que su reputación era más importante que un par de noches de tórrido sexo con Alex Marrin. Y, en aquel momento, no sería capaz.

Después de darle una serie de instrucciones, aceptó que tomase el tren de la tarde y colgó, ocultando la cara entre las manos. ¿Cómo se había metido en aquel lío? Si se hubiera apartado cuando la besó…

Pero se sentía atraída por Alex desde que lo vio en el establo la primera noche. En ese momento sintió algo extraño, un magnetismo salvaje. Se sentía dominada por el instinto, no por el sentido común.

Y ella no era así.

Nerviosa, tomó la guía y buscó el número de la empresa de taxis de Schuyler Falls. Aunque el tren no salía hasta las once, cuanto antes escapase de allí, mejor.

Un nombre contestó, medio dormido, pero aceptó ir a buscarla media hora después. Así tendría tiempo de hacer la maleta y dejar una nota para Eric.

Cuando salía de la casa apenas había amanecido y las luces de los establos iluminaban el camino cubierto de nieve. Pero en cuanto bajó los escalones del porche, se chocó contra alguien.

Con los nervios, se le cayó la maleta en el pie y lanzó un grito de dolor.

– ¿Dónde vas? -preguntó Alex.

Apretando los dientes, Holly tomó de nuevo la maleta y pasó a su lado, sin mirarlo.

– A Nueva York.

– ¿Ahora mismo?

– Solo querías que me quedase tres días y ya han pasado, ¿no?

– Pero te dije que…

– Da igual. Es mejor que me marche. He llamado a mi ayudante, Meghan O'Malley. Llegará mañana.

– Pero Eric te quiere a ti -dijo Alex, tomándola del brazo-. Tú eres su ángel de Navidad… ¿Es por el beso de anoche?

– No digas tonterías -le espetó Holly, muy digna.

Pero, al darse la vuelta, resbaló en la nieve y cayó de espaldas.

¿Qué pasaba en aquella granja? Metía los pies donde no debía, se resbalaba… estaba perdiendo los nervios.

– ¿Te has hecho daño?

– ¡No! ¡Y no quiero ser el ángel de nadie! -le espetó ella, levantándose de un salto-. A Eric le gustará Meg. Se le dan mejor los niños que a mí.

– A ti se te dan muy bien.

– ¿Tú crees?

– No te vayas -dijo él entonces-. Eric te echaría de menos y no quiero que el niño pague por mis errores.

– Entonces, ¿admites que besarme fue un error? -preguntó Holly.

– No he querido decir eso.

– ¿Qué quieres de mí, Alex?

Él apartó la mirada.

– ¿Y yo qué sé? No sé lo que siento por ti, Holly. Ni lo que quiero de ti. Y creo que tú tampoco. Pero no lo sabremos nunca si vuelves a Nueva York como un conejo asustado.

– Vine aquí para hacer un trabajo. Pero no puedo hacerlo si intentas besarme cada dos por tres.

– ¿Crees que has traicionado a tu prometido?

– ¿Mi prome…? Sí, claro. Mi prometido. Eso es lo que pasa.

– Una mujer que está a punto de casarse no va por ahí besando a otros hombres.

– ¡Yo no voy por ahí…! Me besaste tú. ¡Y no besas como un caballero!

Él soltó una risita.

– Me tomaré eso como un cumplido.

– ¿Lo ves? No eres un caballero -repitió Holly, dándose la vuelta.

Alex la tomó del brazo y cuando ella quiso apartarlo levantando la maleta… en sus prisas por marcharse de Stony Creek había olvidado poner el cierre de seguridad y su ropa acabó esparcida por la nieve.

Pijamas, jerséis, faldas… y braguitas negras de encaje.

Él tomó una con dos dedos, como si quemara.

– Dices que no soy un caballero, pero esto prueba que tampoco tú eres una dama.

Holly intentó quitárselas, furiosa.

Pero, además de la furia, había otro sentimiento mucho más poderoso. Un impulso, un deseo loco de echarse en sus brazos y besarlo hasta que se derritiera la nieve. De hacerlo sentir exactamente lo que ella sentía. Y había llegado el momento de dar rienda suelta a sus impulsos, decidió.

Dando un paso adelante, lo tomó por la pechera de la camisa y lo besó con todas sus fuerzas. Cuando estuvo segura de haber obtenido la reacción que esperaba, se apartó.

– Quédate con las braguitas. Puedes usarlas para decorar el árbol de Navidad.

Después de guardar la ropa en la maleta a toda prisa se dio la vuelta y, con cuidado para no volver a resbalar, tomó el camino que llevaba a la carretera.

Aunque no era una retirada muy digna, tendría que valer. Porque Holly Bennett no pensaba caer en las garras de Alex Marrin. Y ese beso lo había probado.

El primer tren de vuelta a Nueva York salía de Schuyler Falls a las once de la mañana. Como Kenny iba mucho por la estación se sabía los horarios de memoria, incluso las paradas entre Schuyler Falls y Nueva York.

Eric y él se habían escapado del colegio durante el recreo para ir a buscarla, rezando para llegar a tiempo. Y rezando para que sus padres no los castigasen.

Cuando llegaban, oyeron una voz por megafonía:

– Señoras y señores pasajeros con billete para Nueva York, con parada en Saratoga, Schenectady, Albany, Hudson, Poughkeepsie y Yonkers, pueden subir al tren.

– ¡Hemos llegado tarde!

– No -dijo Kenny-. Siempre sale quince minutos después del anuncio.

Eric abrió la puerta de la estación, apretando contra su pecho el regalo que llevaba. Pero su ángel de Navidad no estaba en el vestíbulo. Y cuando salieron al andén, tampoco la vio.

– ¡Debe haber subido al tren!

– Pues tendremos que subir. Si nos piden el billete, diremos que tu madre está dentro y que habíamos bajado para ir al servicio.

Eric se armó de valor. Aquel era su ángel de Navidad y tenía que hacer lo que fuese para recuperarlo.

– ¿Vais a Nueva York, niños? -les preguntó el revisor cuando iban a subir.

– No… digo sí -murmuró Eric.

– Con su madre -explicó Kenny-. Yo solo he venido para decirle adiós.

Eric le dio un codazo. Mentía bien, pero era un gallina.

– Muy bien. Sube muchacho.

Nervioso, subió al tren y empezó a buscar a Holly. La encontró un par de vagones más adelante, con los ojos cerrados.

– No puedes marcharte -le dijo, sentándose a su lado.

Cuando ella abrió los ojos, le dio unas flores de plástico y una chocolatina que llevaba en el bolsillo.

– ¿Qué haces aquí?

– He venido para llevarte de vuelta a mi casa. No sé por qué te has enfadado conmigo, pero…

– No estoy enfadada contigo, Eric. Es que tengo que arreglar unos asuntos en Nueva York.

– Te he traído las flores por si acaso estabas enfadada. Kenny dice que su padre siempre le lleva flores a su madre cuando está enfadada por algo.

– ¿Cómo has subido al tren? -le preguntó Holly.

– Le he dicho al revisor que estaba con mi madre.

– Tienes que bajar, cariño. Antes de que el tren arranque.

– No, pienso irme contigo a Nueva York. Quiero pasar las navidades en tu casa.

Podía imaginar cómo serían las navidades en casa de Holly… Tendría un enorme árbol de Navidad con millones de bombillas y cientos de regalos envueltos en papeles de colores. Pondría un platito de galletas y un vaso de leche en la ventana para Santa Claus, seguro. Lo dejaría acostarse a la hora que quisiera y después, el día de Navidad, haría tortitas con chocolate para desayunar.

– ¿Y tu padre? -preguntó ella-. Estará preocupado por ti.

– He venido con Kenny. Él sabe dónde voy y se lo dirá a mi padre y a mi abuelo. ¿Cuándo nos vamos? ¿Podemos ir al vagón restaurante?

Holly lo tomó de la mano.

– Tú no vas a ninguna parte. Y parece que yo tampoco. Voy a llevarte a casa ahora mismo.

Eric se levantó de un salto.

– ¡Sabía que volverías conmigo!

– Me has obligado a ello.

– ¿Qué ha sido, la chocolatina, las flores?

Holly bajó del tren y después ayudó al niño a bajar.

– Ha sido esa sonrisa tuya -murmuró, dándole un pellizco en la nariz-. Eres un crío encantador.

«No se parece a su padre».

Los dos se volvieron. Eric, con cara de susto. Su padre estaba en el andén y Kenny miraba el suelo, colorado como un tomate.

Se la había cargado. Ni videojuegos, ni televisión durante una semana. Y nada de jugar con Raymond o Kenny después de clase.

– Me han llamado del colegio para decir que Kenny y tú habíais desaparecido -dijo Alex, cruzándose de brazos-. La madre de Kenny estaba a punto de llamar a la policía.

Eric prácticamente se escondió bajo el abrigo de Holly.

– Es que estábamos en el recreo y… como la estación está cerca…

– Sí -asintió Kenny-. Solo queríamos venir un momentito.

– Pensábamos volver ahora mismo -dijo Eric. La mirada severa de su padre lo hizo suspirar-. Bueno, no es verdad, pero… me da igual que estés enfadado. Tenía que recuperar a mi ángel.

El revisor tocó el silbato entonces, anunciando el consabido «viajeros al tren».

– Holly tiene que irse a casa -dijo Alex-. Y su tren está a punto de salir.

– No -murmuró ella.

– ¿No?

Se quedaron en silencio durante largo rato.

Eric miró a cada uno de ellos. Allí pasaba algo muy raro. Holly miraba a su padre como Eleanor Winchell a Raymond cuando le decía que quería casarse con él. Y su padre miraba a Holly tan concentrado como Kenny cuando intercambiaba cromos de Michael Jordán.

– No tengo que irme a casa hasta después de Navidad -dijo ella entonces. Después, se dirigió al vestíbulo de la estación con la maleta en la mano.

Y se perdió el suspiro de alivio de su padre, que parecía haber estado conteniendo la respiración.

Kenny levantó las cejas cómicamente.

– Son novios -murmuró.

Eric arrugó el ceño. ¿Holly enamorada de su padre? ¿Su padre también estaría enamorado de ella?

– ¿Tú crees?

– Yo fui el que le dijo a Raymond lo de Eleanor Winchell. Yo sé mucho de chicas. Tu padre está enamorado y ella también.

Eric tardó un momento en digerir aquella información.

– Qué bien -murmuró, corriendo hacia Holly. Cuando llegó a su lado, la tomó de la mano, sonriendo.

– Cuando vuelva del colegio, ¿puedes hacerme unas tortitas? De esas que tienen sirope de fresa…

– Podemos hacer lo que tú quieras -dijo ella.

– Muchas gracias -sonrió Eric, mirando a su pecoso cómplice-. Por cierto, a mi padre también le gustan mucho las tortitas con sirope de fresa.

Capítulo 5

La casa olía a canela, a nata, a chocolate… En la televisión, los Teleñecos cantaban un villancico y Eric estaba subido en la mesa de la cocina, echando azúcar sobre unas galletas recién hechas.

Su falta de coordinación hacía que pareciesen recién salidas de una guerra de bolas de nieve, pero Holly empezaba a darse cuenta de que la perfección no siempre estaba en las apariencias. Todo lo contrario. La perfección estaba en la sonrisa alegre de aquel niño, al que cada día quería más.

– ¿Ya están todas? -preguntó Eric, metiéndose una galleta en la boca.

– No las comas, bobo. Están calientes.

– A mí me gustan así -dijo él, con la boca llena-. Pero tienes que hacer galletas con forma de niña.

– ¿Cómo?

– Estas tienen forma de niño. Hay que hacer galletas con forma de niña por si acaso los niños se ponen cachondos.

Holly se quedó paralizada.

– ¿Qué?

– No está bien que sean todo niños. Es como nosotros en la granja… yo, papá, el abuelo. Cuando somos todo chicos no es divertido. Nos ponemos un poco cachondos.

– ¿Cachondos? -repitió ella, intentando disimular los nervios-. ¿Dónde has aprendido esa palabra?

– Me la ha enseñado Raymond. Dice que, cuando su padre se va de viaje de negocios, se pone cachondo porque echa de menos a su madre.

– ¿Y qué crees que significa esa palabra?

Eric levantó los ojos al cielo.

– Pues que te sientes solo -contestó, sin dejar de echar azúcar a las saturadas galletas-. Yo creo que mi padre está cachondo. Por eso me alegro de que estés aquí.

Holly se sujetó a una silla para no caer al suelo. Sin experiencia con niños, no sabía muy bien qué hacer. ¿Debía explicarle lo que significaba esa palabra o preservar su inocencia? Al final, decidió que esa era misión de su padre.

– Ya, bueno…

– ¿Tú estás cachonda?

– ¡No! No, claro que no.

– Ah, entonces debe pasarle solo a los chicos -murmuró Eric-. Podrías llevarle unas galletas a mi padre. No ha cenado, así que debe tener hambre.

Holly consideró la sugerencia un momento. Alex probablemente tendría hambre y las galletas serían como una ramita de olivo. Además, si iban a estar juntos dos semanas, lo mejor sería llevarse bien.

– Tienes razón -murmuró-. ¿Por qué no terminas de hacer los deberes? Después, date un baño y quítate el azúcar del pelo. Dile a tu abuelo que te ayude, está en el estudio viendo la televisión.

– Muy bien -sonrió el niño-. Y no te olvides del café. A mi padre le gusta mucho el café. Con dos azucarillos y… ¿podrías quitarte el lazo del pelo?

Ella se quitó el lazo que sujetaba su coleta.

– ¿Por qué?

– No, por nada. Es que así estás más guapa -contestó Eric.

Un segundo después, había desaparecido silbando por el pasillo.

Holly colocó varias galletas en un plato, llenó un termo de café y se puso el chaquetón.

Cuando entró en el establo, miró a un lado y otro del pasillo, pero no parecía estar en ninguna parte. Iba a darse la vuelta cuando apareció Alex, despeinado y con la camisa desabrochada. Sus antebrazos brillaban, sudorosos.

– Hola.

– Te he traído un poco de café y unas galletas. Eric me ha ayudado a hacerlas.

Alex se quitó los guantes.

– Gracias -dijo, sentándose en una bala de heno.

Ella se frotó las manos, nerviosa.

– Bueno, tengo que irme. Debo…

– Quédate un rato, por favor.

– De acuerdo. ¿Por qué no has ido a casa a cenar?

– Pensé que preferirías no verme.

– Es tu casa, Alex. Yo solo soy una invitada.

– Entonces, dime, ¿qué debemos hacer? -suspiró él.

Holly miró las balas de heno. Mejor eso que mirar aquel torso desnudo, con una fina capa de vello oscuro desde las clavículas hasta… perderse bajo el botón del vaquero.

– Yo creo que podríamos ser amigos. Voy a estar aquí hasta Navidad y, si piensas evitarme, vas a tener que pasar mucho tiempo en el establo.

– Aquí no se está tan mal. Tengo muchas cosas que hacer. Y aunque me encantan mis caballos, no siento la tentación de besarlos.

Holly sonrió.

– Ya me imagino.

– Las galletas están buenísimas. ¿Hay más?

– Sí, en la cocina. ¿Qué haces aquí tantas horas?

– ¿De verdad quieres saberlo? No pensaba que pudiera interesarte una granja… después de tu experiencia con la pedicura de Stony Creek.

– Una vez que te acostumbras al olor, no está tan mal. Y ahora llevo un par de botas a prueba de estiércol. Aunque en este sitio haría falta un poco de popurrí.

– ¿Popurrí?

– Es una mezcla de diferentes flores y hierbas. Se pone en bolsitas y le da un olor muy agradable a las habitaciones. Y también puede guardarse en el cajón de la lencería.

– Ah, claro. Siempre he pensado que el cajón de mis calzoncillos necesitaba un poco de… ¿cómo se llama?

– Popurrí, tonto -rió Holly-. También puede hacerse con ramas de abeto o con canela.

– Sí, eso sería estupendo. Un establo con olor a canela… Los caballos se comerían las bolsitas.

La alegró que Alex bromease. Quizá podrían ser amigos después de todo.

– ¿Quieres que te enseñe el establo? -preguntó él entonces-. El primer día no pude enseñarte mucho.

Holly asintió y Alex alargó la mano para tomar la suya, pero después pareció pensárselo mejor. Era preferible que no se tocasen.

Uno al lado del otro, caminaron por el pasillo flanqueado por cajones mientras le presentaba a sus caballos. Holly se subió a un escaloncito para admirar a un animal marrón con cara de bueno, al contrario que el malvado Scirocco.

– ¿Cómo se llama?

– Jade. Es una yegua. En realidad se llama Greenmeadow Girl, pero la llamamos Jade. Todos nuestros caballos tienen un apodo, en general un nombre de gema o de flor.

– Eric acaba de quejarse porque en la granja no hay chicas. Se le han olvidado las yeguas.

– ¿Se ha quejado?

– Pues sí. Y, por cierto, explícale lo que significa la palabra «cachondo». El pobre cree que significa solitario.

Alex la miró con los ojos como platos.

– ¿De qué cosas habláis mientras haces galletas?

– Eso queda entre nosotros -suspiró Holly-. ¿Jade va a tener un bebé?

– Un potrillo, sí.

– ¿Quién la ayuda, un veterinario?

– Las yeguas lo hacen solas. Aunque a veces necesitan mi ayuda o la del veterinario. Espero que lo tenga antes del uno de enero.

– ¿Por qué?

– Si nace antes del uno de enero, será considerado como un potro de dos años en la subasta del año que viene.

– ¿Y de todo esto os encargáis tu padre y tú?

– Un par de chicos del instituto vienen a ayudarnos los fines de semana. Además, si te gusta, no es un trabajo duro.

– Ya, claro.

Holly iba a bajarse del escaloncito, pero se le enganchó la suela de la bota y Alex la sujetó por la cintura. Pero no se apartó una vez la hubo dejado en el suelo. Lo que hizo fue deslizar suavemente las manos por su espalda… haciéndola sentir un escalofrío.

Fue ella quien rompió el hechizo. Ella quien dio un paso atrás.

– Tengo que limpiar la cocina. Dejaré unas galletas en la mesa para ti.

Alex asintió.

– Supongo que nos veremos mañana.

– Mañana, claro -murmuró Holly.

Con el pulso acelerado, se dio la vuelta y prácticamente corrió hacia la casa.

Podía sentir el calor de las manos de Alex Marrin en su cintura, como si siguiera tocándola…

«Si esto es lo que unas simples galletas y una taza de café le hacen a este hombre, será mejor que no le ofrezca mi famosa tarta de nata».

Alex entró por la puerta trasera quitándose la nieve de las botas. Estaba a punto de hacer algo que no había hecho desde la partida de Renee y que a Eric le hacía mucha ilusión: dar un paseo en trineo.

Jed y él habían estado todo el día limpiando los asientos de cuero del viejo trineo y cepillando a Daisy hasta que su piel brillaba como el cobre.

En la cocina lo recibió un delicioso olor a galletas, como siempre. Holly Bennett había convertido su casa en un escaparate de Navidad, lleno de preciosos adornos, luces, velas y flores. Aun así, la furgoneta de los almacenes Dalton seguía llevando bolsas todos los días.

Y su hijo estaba encantado.

Encontró a Holly cocinando, como siempre.

– ¿Qué haces? -preguntó, mientras se lavaba las manos en el fregadero.

– Pastel de ciruelas. Mira, he encontrado este molde en el armario. Debe tener unos cien años… Un coleccionista pagaría una cantidad exorbitante por algo así.

– En la casa hay muchas cosas que usaba mi bisabuela. Deberías ver el ático.

– Este es un molde inglés, especial para el pastel de ciruelas.

– ¿Y de dónde has sacado las ciruelas? -preguntó Alex.

Holly lo miró entonces como si acabara de darse cuenta de que estaba en la cocina. A veces se concentraba tanto en su trabajo, que perdía el contacto con la realidad.

– No hay ciruelas en el pastel de ciruelas. Es un pastel que se hace con higos y pasas, y solo se come el día de Navidad.

– ¿Y por qué se llama pastel de ciruelas?

– Ni idea.

– ¿Y por qué lo haces ahora si vamos a comerlo el día de Navidad?

– Porque hay que guardarlo envuelto en un paño empapado en coñac hasta ese día. Luego se calienta y se echa canela por encima.

– No sé, no sé… ¿no estará duro?

– Te garantizo que estará riquísimo.

– Entonces, ¿vas a quedarte también el día de Navidad? -preguntó Alex, sin mirarla.

– Mi contrato exige que me quede a menos que tú no quieras, claro.

– No, no. Por mí puedes quedarte -dijo él. Después permaneció en silencio unos segundos, incómodo-. Tendrás que ponerte un jersey grueso. Hace mucho frío.

– ¿Un jersey grueso? ¿Dónde vamos? -preguntó Holly.

– ¿No te lo ha dicho Eric?

– No.

– Vamos a dar un paseo en trineo en cuanto vuelva del colegio.

– ¡En trineo!

– Daisy ya está preparada. Además, esta noche hay luna llena, así que podremos ver el paisaje.

– ¡Qué maravilla! -exclamó ella.

Estaba colorada por el calor de la cocina y llevaba el pelo sujeto en un moño del que caían varios mechones. Era la mujer más hermosa que había visto en toda su vida.

En ese momento, Alex oyó la puerta y los pasos de Eric por el pasillo arrastrando la mochila.

– Hola, papá. Hola, Holly.

– Hola, hijo. ¿Nos vamos a dar una vuelta en trineo?

Eric miró a su padre y luego a Holly.

– No puedo, papá. Kenny quiere que lo ayude con los deberes de ciencias. Voy a cenar en su casa.

Alex observó a su hijo. Tenía la impresión de que estaba mintiendo. Sonreía tímidamente, como cuando llevaba una nota de la señorita Green diciendo que hablaba mucho en clase.

– ¿Seguro que no quieres venir? Pensé que te hacía mucha ilusión.

– No es que no quiera ir, es que no puedo. Kenny no sabe nada de ciencias y tengo que ayudarlo. ¿Por qué no vas con Holly? -preguntó el niño, poniendo cara de inocente.

Alex entendió entonces lo que estaba pasando. Y su corazón dio un vuelco. Debería haber esperado aquello. Era imposible que Eric no viese a Holly como una madre en potencia. Era una mujer inteligente, guapa, tierna… todo lo que un niño como él querría en su vida.

Pero no debía hacerse ilusiones. Había tardado un año en superar la deserción de su madre y Alex no quería que volviese a pasar por eso.

– Muy bien. Iremos otro día.

– ¡No! -gritó Eric-. Quiero decir que hoy es un día perfecto. ¿Y si se derrite la nieve?

– La nieve no va a derretirse, hijo.

– Sí, bueno, nunca se sabe…

Entonces oyeron una bocina.

– Es la madre de Kenny. Tengo que irme -dijo el niño, corriendo por el pasillo.

– ¡Dile que te traiga a casa antes de las nueve! -gritó Alex.

– Adiós, papá. Adiós, Holly. ¡Que lo paséis bien!

Cerró de un portazo y Alex se apoyó en mesa, con los brazos cruzados.

– ¿Quieres que vayamos de todas formas?

– Sí, ¿por qué no? Yo ya he terminado mis deberes -sonrió Holly.

– Entonces, ponte las manoplas y vámonos.

– Espera. Voy a echar chocolate caliente en un termo.

– Muy bien. Nos vemos en el establo -dijo Alex-. No tardes.

Salió de la casa silbando una alegre versión de Jingle Bells y encontró a Jed ajustando los arneses de Daisy.

– ¿Dónde están Holly y el niño?

– Eric tenía que ayudar a Kenny con los deberes y Holly vendrá enseguida.

Su padre levantó una ceja.

– ¿Eric no va con vosotros?

– No. ¿Quieres venir tú como carabina?

Jed soltó una carcajada.

– ¿Quieres que vaya? Si te da miedo estar solo con Holly…

– No le tengo miedo -lo interrumpió Alex-. Nos llevamos muy bien ahora que hemos llegado a un acuerdo.

– ¿Ah, sí? ¿Un acuerdo para fingir que no sientes nada por ella? Eso es lo más bobo que he oído en mi vida.

– Eso es lo que Holly quiere.

– Eso es lo que dice que quiere, hijo. A veces las mujeres dicen una cosa y quieren decir otra, ¿es que no lo sabes?

– Lo único que sé es que no voy a besarla… a menos que ella me lo pida. Y no espero que lo haga, la verdad.

Su padre sacudió la cabeza.

– Esconderte en esta granja durante dos años no te ha servido para nada. Si de verdad te gusta, díselo. Tarde o temprano, ella te dirá que siente lo mismo que tú.

– ¿Y qué es lo que siento?

– Sospecho que estás enamorado, hijo. Pero aún no te has dado cuenta -sonrió Jed, dándole un golpecito en el hombro.

– Pero si apenas la conozco… -protestó Alex.

– Los Marrin no necesitamos mucho tiempo. Así fue con tu bisabuelo, con tu abuelo y conmigo. Cuando vemos una chica que nos gusta, arreglamos el asunto rápidamente.

– Pero mira lo que pasó con Renee… Me casé con ella unos meses después de conocerla y fue un desastre.

– Eso era predecible. Tardaste demasiado tiempo en tomar una decisión… tres meses. Estaba cantado desde el principio.

Alex murmuró una maldición cuando su padre salió del establo. Aunque intentaba ocupar sus pensamientos con los preparativos para el paseo, no podía dejar de recordar sus palabras. ¿De verdad estaba enamorado de Holly Bennett? Era imposible. No podía enamorarse en una semana.

Nervioso, se pasó una mano por el pelo. A solas con Holly, envueltos en una manta en la oscuridad… Aquel era un paseo para amantes.

– Quizá no ha sido buena idea -murmuró.

Holly se animó cuando el trineo se puso en marcha. Los cascabeles de la yegua y el ruido sordo de sus cascos sobre la nieve eran una polifonía deliciosa bajo la luz de la luna.

Tenía la nariz helada, pero el resto de su cuerpo estaba cubierto por la manta. Y Alex le daba calor.

Deslizándose por la blanca pradera sentía el espíritu de las fiestas como cuando era una niña. Poco después llegaron cerca de un río que no se había helado y cuyas aguas saltaban cantarinas sobre las rocas cubiertas de nieve, como en una antigua postal de Navidad.

– Parece un sueño.

– Es verdad. Y cada estación trae algo nuevo. Al otro lado del río hay un huerto al que yo iba de pequeño para robar melocotones. Y mi madre me hacía una tarta deliciosa con ellos.

– ¿Eric también roba melocotones?

– No. Ni mi padre ni yo sabemos hacer tarta de melocotón.

Holly dejó escapar un suspiro.

– Yo podría volver un fin de semana. Nunca la he hecho, pero seguro que me sale bien.

– ¿Lo harías? -preguntó Alex, mirándola fijamente, como si quisiera leer sus pensamientos.

– Claro que sí. ¿Por qué no?

– Pensaba que volverías a la ciudad y te olvidarías de nosotros para siempre.

Ella se puso colorada.

– No creo que pueda olvidar este sitio. Me ha devuelto la Navidad, ¿sabes? Durante los últimos dos años ya casi había perdido el espíritu navideño con tanto trabajo, tantas decoraciones… Además, mis padres viven en Florida y ya no las pasamos juntos, así que para mí se han convertido en unas fiestas tristes.

– A mí me pasa igual. Intento entusiasmarme por Eric, pero las navidades solo me traen malos recuerdos.

– Pero estas son diferentes -sonrió Holly.

– ¿Por qué?

– Porque me siento feliz.

Alex estaba mirándola a los ojos y en su expresión había algo que la asustó.

– Yo también me siento feliz -murmuró, apartando un mechón de pelo de su cara.

Holly no necesitaba preguntar cuál era la causa de su felicidad. Estaba en su expresión, en su sonrisa, en el brillo de sus ojos.

Si la hubiera besado en aquel momento, no habría opuesto resistencia. Quería que la besase.

¿Por qué no lo hacía? Estaba poniéndoselo fácil. Pero no pensaba suplicarle, eso desde luego que no.

– Vamonos -dijo en voz baja.

Alex levantó una ceja.

– ¿Quieres conducir tú?

Holly tomó las riendas. Si quería que ella controlase, lo haría.

– Muy bien. Esto no parece tan difícil. No hay marchas… ¿Qué tengo que hacer?

Él le pasó un brazo por los hombros.

– Sujetar las riendas firmemente, pero sin tirar. Daisy debe saber que tú mandas.

– Muy bien. ¡Vamos, Daisy!

La yegua empezó a moverse y Holly intentó concentrarse en el camino. Pero no podía dejar de notar el brazo de Alex sobre sus hombros, el calor de su cuerpo tan pegado a ella, el olor de su colonia… Nunca había conocido a un hombre que oliese tan bien como Alex Marrin.

Mientras se deslizaban por la nieve recordó sus anchos hombros, sus largas piernas, la estrecha cintura, el vello suave que cubría su torso. Pieza a pieza, iba quitándole la ropa hasta que…

– ¿Cómo se para esto? -preguntó, con voz ronca.

– ¿Parar?

– ¡Sí! ¿Cómo se para el trineo? Quiero parar ahora mismo.

– Tira de las riendas -dijo Alex, sujetándolas con una mano.

Cuando el trineo se detuvo, Holly se volvió para mirarlo.

– Alex…

– ¿Quieres volver a casa?

– No.

– ¿Qué es lo que quieres?

– Yo… quiero que me beses -dijo ella entonces.

Hasta aquel momento había escuchado a su cabeza y no a su corazón. Pero, de repente, su corazón y su cabeza empezaban a ponerse de acuerdo.

¿Por qué no iba a tener lo que quería? Había pasado toda su carrera planeando el futuro. Era el momento de vivir un poco.

– No voy a pedírtelo otra vez. Así que, si quieres besarme, hazlo ahora o perderás la oportunidad.

Alex sonrió.

– ¿Crees que quiero besarte?

– ¿No quieres?

Él se encogió de hombros.

– No estoy seguro. No lo había pensado, la verdad.

Holly apretó los labios, cortada. Solo quería un besito. ¿Por qué tenía que ponérselo tan difícil?

– Pues entonces, nada. Me da igual. Solo pensaba que querías besarme.

– Es posible que quiera -sonrió Alex, levantando su barbilla con un dedo.

– ¿Es posible?

– La verdad es que quiero besarte. Pero quiero besarte cuando quiera y donde quiera. Quiero abrazarte y quiero que me devuelvas los besos, que enredes los brazos alrededor de mi cuello y me acaricies el pelo.

– Yo… podría hacer eso -tartamudeó Holly, mirándolo a los ojos-. Creo que sí.

– Entonces, podríamos intentarlo, ¿no?

Mareada, esperó aquel momento exquisito cuando sus labios rozaran los suyos, cuando sintiera su lengua poseyendo su boca…

Y ocurrió, el beso que había esperado durante toda su vida, el beso del hombre al que había estado buscando desde que tuvo uso de razón.

El beso fue creciendo en intensidad, volviéndose apasionado, frenético casi. Alex le robaba el aliento, haciendo que su pulso latiera cada vez más rápido.

Holly se sentía mareada, rara; tanto, que dejó de pensar y empezó solo a sentir. Entonces todas sus dudas se desvanecieron. Con dedos temblorosos, apartó la cazadora vaquera y acarició el torso masculino a través de la camisa de franela.

Pero eso no era suficiente. Quería tocarlo, tocarlo de verdad, sentir su piel. Desabrochó la camisa y él metió las manos por debajo de su jersey… y siguieron acariciándose hasta que parecían a punto de arrancarse la ropa el uno al otro.

Holly había terminado de desabrochar la camisa cuando se encontró con otra barrera: la camiseta. Alex tiró de ella hacia arriba y, tomando sus manos, las puso sobre su torso desnudo para que pudiera sentir los latidos de su corazón.

Después la echó hacia atrás sobre el asiento, tirando de la manta para taparlos. Mientras la besaba en el cuello, Holly abrió los ojos y vio una estrella en el cielo. Sonriendo, intentó pedir un deseo, pero supo que no deseaba nada más que lo que tenía en aquel momento.

O quizá quería algo más. Estar desnuda con él debajo de las sábanas, el peso de Alex sobre su cuerpo… un deseo tan intenso, que nada lo satisfaría más que el último acto de pasión. Aunque eso no ocurriría aquella noche, supo que ocurriría pronto.

Había dado el primer paso y nada podría evitar lo inevitable. Pero no tenía miedo. Aunque se separasen el día de Navidad, siempre recordaría unas navidades perfectas con Alex Marrin y su familia. Unas navidades llenas de alegría y de pasión. Llenas de vida.

– Quizá deberíamos parar un poco -murmuró entonces.

Alex se apartó, sonriendo. Estaba dispuesto a esperar hasta que ella dijera la última palabra y eso la hizo desearlo aún más.

– He aprendido una cosa de ti, Holly Bennett -murmuró.

– ¿Qué?

– Que cuando me ofreces comida, sería un idiota si la rechazase.

Holly soltó una carcajada.

– ¿Y cuando te ofrezco besos?

– Si tengo que elegir entre una cosa y otra, creo que rechazaría las galletas, los pasteles, el pollo al vino y cualquier otro manjar. El camino para llegar a un nombre no siempre es el estómago.

Capítulo 6

– Un poquito a la izquierda… no, un poquito a la derecha. Así, así… Un momento, espera. Espera, no te muevas.

Alex se sujetó a la escalera con una mano, en la otra la guirnalda que Holly había comprado para la puerta principal. Ya habían colocado otras en las ventanas y en la puerta de atrás, pero aquella estaba siendo más difícil de lo que esperaba.

Se rascó la nariz porque el olor a muérdago le daba alergia y, al hacerlo, perdió el equilibrio y tuvo que soltar la guirnalda para no caer al suelo.

– ¿Qué haces? ¿Por qué la has tirado?

Alex miró la maldita guirnalda sobre los arbustos que rodeaban el porche.

– Yo creo que ahí está muy bien. Además, me duelen los brazos.

Holly volvió a dársela, sacudiendo la cabeza.

– Tiene que colgar igual de los dos lados. Tiene que estar…

– Perfecta, ya lo sé -suspiró él.

– Haremos un trato. Si la cuelgas bien, cuando bajes de la escalera seré muy, pero que muy buena contigo.

– ¿Y lo expresarás con un beso?

– Tendrás que esperar para verlo.

– Eres muy mala -rió Alex.

Los tres últimos días habían sido perfectos. Holly siguió decorando la casa, haciendo platos que ellos recibían prácticamente con aplausos y colocando velas de olor por todas las habitaciones.

Y cuando terminaba el día y Eric estaba en la cama, se sentaban frente a la chimenea y charlaban como si se conociesen de toda la vida.

No sabía el porqué de aquel cambio en su actitud, pero no pensaba cuestionarlo. Se sentía como un adolescente, robándole besos cuando podía. Aunque le resultaba difícil contenerse porque solo deseaba hacerla suya en cuerpo y alma. Pero no quería arriesgarse a un rechazo. Una nueva deserción, y no sería capaz de volver a intentarlo.

– ¡Ya está! -gritó Holly entonces-. Así, no te muevas.

Cuando la guirnalda estaba, por fin, perfectamente colocada sobre la puerta, Alex bajó de la escalera y rodeó su cintura con los brazos.

– Y ahora, el beso.

La besó larga, profundamente. Y cuando terminó, volvió a besarla por si acaso no tenía oportunidad de hacerlo hasta la noche. Pero en ese momento llegaba el autobús del colegio.

– Eric ya está en casa.

Holly apretó su mano, sonriendo.

No habían hablado sobre su relación. Aunque Alex estaba seguro de que era una relación, hablar de ella la haría más real, más frágil.

Además, una cosa estaba clara: debían mantenerla en secreto. Era lo mejor. No quería que su hijo se hiciera ilusiones sobre la permanencia de Holly.

Sabía que ella tenía su vida en Nueva York, llena de fiestas, de teatros y amigos sofisticados… y un prometido del que no había vuelto a hablar. Le encantaría que se quedase, pero dejar su carrera por una granja y convertirse en madre de un niño de siete años no sería precisamente un sueño para una mujer como ella.

Tenía que disfrutar el tiempo que estuvieran juntos. Cuando las fiestas terminasen, Holly volvería a Nueva York.

– ¡Papá! Tengo que hablar contigo -dijo Eric, arrastrando su mochila por la nieve-. En privado.

– ¿Voy a recibir una llamada de la señorita Green?

– No es eso -murmuró el niño-. Son cosas de hombres.

Holly tomó la caja de herramientas.

– La cena estará lista a las ocho -dijo, sonriendo.

– ¿No puede ser a las nueve? Mi padre y yo tenemos cosas que solucionar.

Alex y Holly se miraron, atónitos.

– De acuerdo.

Cuando ella desapareció dentro de la casa, Alex se sentó en el porche, pero Eric tiró de su mano.

– Tenemos que irnos ahora mismo.

– ¿Dónde?

– De compras. Tenemos que comprar el regalo de Holly. Va a quedarse hasta el día de Navidad y no tenemos ningún regalo para ella. Tenemos que ir a los almacenes Dalton ahora mismo, papá.

Tenía razón. Conociendo a Holly, seguro que había comprado regalos para todos… pero, ¿qué podía comprarle a una chica que no era su novia ni su mujer y que pronto se marcharía de allí? Tardaría tiempo en encontrar un regalo para ella. Y tendría que ser nada menos que perfecto. Algo que dijera lo suficiente sobre sus sentimientos, sin decir demasiado.

– Entonces será mejor que nos pongamos en marcha.

– Solo quedan ocho días hasta Navidad -le recordó Eric.

Alex abrió la puerta de la furgoneta y el niño subió de un salto.

– Tenemos que comprarle un regalo precioso.

– ¿Perfume, por ejemplo? ¿Un jersey bonito? -preguntó su padre, abrochándole el cinturón de seguridad.

– No, tiene que ser algo especial. Si le compro un regalo especial, a lo mejor se queda.

Alex iba a decirle que no se hiciera ilusiones, pero la verdad era que él mismo se las hacía, por mucho que quisiera evitarlo.

¿Habría alguna posibilidad de que Holly se quedase o estaba soñando despierto?

– Debemos comprarle algo porque ha sido muy buena con todos nosotros y porque ha hecho realidad tu sueño de tener una Navidad perfecta. Pero no puedes esperar que deje su trabajo en Nueva York para quedarse aquí, Eric.

– Podría ser. A lo mejor le gusta mucho vivir en una granja.

Alex arrancó el coche, pensativo. Siempre supo que, cuando apareciese una mujer en su vida, tendría problemas con Eric.

– ¿Te gustaría tener una nueva madre?

– Sé que mamá nunca vivirá con nosotros… Y creo que tú necesitas una esposa.

– No te preocupes por mí. Yo estoy contento con mi vida.

Estaba nevando cuando llegaron frente a los almacenes Dalton. Eric ni siquiera se paró a mirar el escaparate, tan decidido estaba a encontrar un regalo para Holly.

– ¿Qué habías pensado comprarle?

El niño tomó su mano para llevarlo directamente a la sección de joyería. Allí puso la nariz en un cristal tras el que había un montón de pendientes.

– Esos son bonitos.

– Y un poco caros -rió Alex.

– ¿Cuánto valen? -preguntó Eric.

– Cien dólares.

– Yo tengo dos dólares y noventa céntimos -dijo el niño-. ¿Tú puedes poner el resto?

Su padre soltó una carcajada.

– No sé si le gustarán…

– Podrías comprarle un anillo de diamantes. ¿Tiene usted anillos de diamantes? -preguntó Eric al dependiente.

El hombre miró a Alex, indeciso. Pero él se encogió de hombros. Sentía curiosidad por saber el precio de un anillo de compromiso. Cuando se casó con Renee no tenía mucho dinero y solo pudo comprarle un brillante diminuto.

– Tenemos esmeraldas, rubíes, topacios, diamantes… todo montado en platino u oro blanco.

– Vamos a verlos.

El dependiente sacó una bandeja que dejó sobre el mostrador.

– Yo creo que a Holly le gustaría ese -dijo Eric, señalando el anillo con el diamante más grande.

– ¿Cuánto vale? -preguntó Alex.

– Es un diamante cortado en talla esmeralda de impecable color, montado en una banda de platino. Vale nueve mil dólares.

– Nueve mil dólares -repitió él, atónito-. Eric, creo que deberíamos buscar algo un poco más barato. Una pulsera, por ejemplo. O un jersey de cachemir. A Holly le gusta mucho el cachemir.

El niño dejó escapar un suspiro.

– Podríamos comprar un frasco de colonia. Holly siempre huele muy bien.

El dependiente llamó a Eric con el dedo.

– ¿Por qué no le compras sales de baño? A las mujeres les encantan esas cosas.

– Qué buena idea. Seguro que tienen cajas de regalo en la sección de perfumería -dijo Alex.

Eric volvió a mirar los anillos, suspirando de nuevo.

– Será lo mejor. Un anillo es algo muy pequeño y podría perderlo.

Su padre dejó escapar un suspiro de alivio. Pero seguía pensando en los anillos de compromiso.

¿Cuál le gustaría? Holly tenía unos gustos muy sofisticados y parecía más bien una chica clásica. Había un anillo con un diamante cuadrado que…

Pero sacudió la cabeza, irritado consigo mismo. ¿Se estaba volviendo loco? Apenas habían intercambiado un par de besos y ya estaba pensando en un anillo de compromiso.

Entonces suspiró de nuevo. Si sabía lo que era bueno para él, iría a la sección de pañuelos.

Holly miró el reloj de la cocina mientras se secaba las manos con un paño. Acababa de terminar una guirnalda con piñas para la chimenea. Eric estaba tumbado en el sofá, viendo La guerra de las galaxias y Alex llevaba tres horas en el establo.

– Son las diez, cielo. Hora de irse a la cama.

El crío no protestó. Le dio un beso en la mejilla y después salió corriendo escaleras arriba. Holly no tenía ninguna experiencia con niños, pero con Eric todo salía de forma natural.

Eran amigos, pero había conseguido mantener un cierto respeto entre ellos. Eric la escuchaba y hacía todo lo posible para agradarla. Y las raras veces que se había portado mal en su presencia, solo tenía que mirarlo y el niño cambiaba de actitud.

Pero había descubierto algo más. Holly no tenía duda de que la quería. Y el sentimiento era mutuo.

Y cuando pensaba en el día que abandonase Stony Creek no pensaba solo en dejar de ver a Alex, sino en decirle adiós a Eric. Cuando se despidiera de él, lo haría con lágrimas en los ojos… pero decidió no pensar más en ello.

Echando sidra caliente en un termo y con unas cuantas galletas envueltas en un paño, se dirigió al establo antes de irse a dormir.

Esperaba encontrar a Alex trabajando, pero lo vio con los codos apoyados sobre un cajón, mirando fijamente a un caballo.

– ¿Va todo bien?

– No lo sé. Es Jade… está rara.

Era la yegua preñada. A la que Holly daba azucarillos cada noche.

– ¿Está enferma?

– No lo sé. Puede que esté a punto de parir.

– ¿No le habré dado demasiado azúcar? -preguntó ella, asustada-. Le doy un par de azucarillos todas las noches. No sé si debería…

– No te preocupes. Eso no le ha hecho daño.

Holly suspiró, aliviada.

– Entonces, ¿qué ocurre?

– Debería parir en enero, pero el año pasado lo hizo en noviembre y perdió el potrillo. Es una yegua muy buena y, si llega al final de la gestación, podríamos tener un caballo estupendo.

– ¿Puedo hacer algo? ¿Quieres que llame al veterinario?

– Con los caballos es mejor dejar que la naturaleza siga su curso. Solo puedo esperar -suspiró Alex.

Parecía distante, preocupado. Y Holly no sabía qué hacer. ¿Debía quedarse con él para animarlo o sería una molestia?

– Bueno… me voy. Eric ya está en la cama. Te he traído unas galletas y un poco de sidra caliente -dijo, dejando el termo sobre el heno-. Me voy a dormir.

– Gracias -murmuró él, distraído.

– Buenas noches.

Se volvió para salir del establo, pero Alex la tomó por la cintura.

– Lo siento -murmuró, acariciando su pelo-. Quédate. No quiero que te vayas.

– Pero si estás ocupado…

– Mirarte hace que olvide los problemas -sonrió él-. ¿Te apetece un revolcón en el heno?

– ¿Por qué no empezamos por un beso? Ya veremos dónde nos lleva.

Alex buscó sus labios y a Holly se le doblaron las rodillas. Nunca podría negarle nada, pensó. Cada día lo necesitaba más… y no solo en el aspecto físico. Quería contarle cosas, compartir sus pensamientos con él.

Unos días antes estaba convencida de que podría marcharse después de Navidad, que podría hacer la maleta y tomar el tren como si no hubiera pasado nada…

Pero era imposible. No podría marcharse sin dejar parte de su corazón en aquella granja. Y cuando se fuera, no volverían a verse.

Holly enredó los brazos alrededor de su cuello y lo besó profundamente, intentando grabar aquel beso en su memoria. Algún día querría recordarlo… ¿o intentaría borrar los recuerdos? Daba igual porque no podría olvidar a Alex Marrin. Ni la distancia, ni el tiempo, ni siquiera otro hombre lograrían que lo olvidase.

Él respondió a su pasión inmediatamente, tomándola en brazos para llevarla hacia las balas de heno.

– Este sitio no parece muy cómodo.

– Pica un poco y se te meterá en el pelo -sonrió Alex.

– Pero todas las chicas deberían darse al menos un revolcón en el heno, ¿no?

Riendo, él la tiró sobre las balas y, al hacerlo, levantó una nube de polvo que la hizo estornudar.

– Ay, qué horror. En las películas parecía tan romántico…

– Puede ser romántico -rió Alex, besando su cuello-. Deja que te lo demuestre.

Entonces le quitó el chaquetón y el jersey. Después se quitó la cazadora, la camisa de franela y las tiró sobre la pila de ropa.

Holly cerró los ojos mientras él desabrochaba su blusa. Nunca habían llegado tan lejos, nunca habían entrado en territorio tan íntimo.

¿Era eso lo que quería? ¿Podría seguir adelante como si nada después de haber hecho el amor con Alex?

Pero cuando sintió los húmedos labios del hombre sobre sus pezones a través de la tela del sujetador, decidió no hacerse más preguntas.

Acariciando su espalda, intentaba memorizar cada músculo, cada tendón bajo la suave piel. Los sueños que la habían turbado todas aquellas noches se convirtieron en una realidad imposible de negar. Necesitaba a Alex, necesitaba sus manos, sus besos, sus caricias. Su corazón.

– Sí, esto puede ser muy romántico -le dijo al oído.

Él la miró a los ojos.

– Aquí es donde besé a mi primera chica.

– ¿Sobre estas balas de heno?

– No, tonta. Eran otras. Se llamaba… no me acuerdo de su nombre.

– ¿Y recordarás el mío? -preguntó Holly entonces.

La sonrisa desapareció del rostro de Alex, que se apartó como si lo hubiera insultado.

– ¿He dicho algo malo?

Él negó con la cabeza.

– En cuanto a eso…

– ¿En cuanto a qué?

– Cuando te marches. No hemos hablado de eso. La verdad, creo que estamos evitándolo.

– No necesito que me hagas promesas. No quiero promesas que no puedas cumplir.

– No se me da muy bien eso de «y fueron felices y comieron perdices», la verdad. Sé que al final yo lo estropearía y tú te marcharías de aquí de todas formas -murmuró Alex entonces, pasándose una mano por el pelo-. Quizá esto es un error. No deberíamos… acercarnos demasiado. Solo hará que todo sea más difícil.

Holly tomó el jersey del suelo. Un simple revolcón en el heno se había complicado de forma extraordinaria.

– Tengo que irme. Hasta mañana.

Después de ponerse el chaquetón, salió del establo a toda prisa. ¿Por qué habían tenido que hablar del futuro? Los dos sabían que no había futuro para ellos.

Cuando llegó a su habitación, se miró al espejo y rezó para que Alex no la hubiera seguido. Tenía que olvidarse de él. Quedaba una semana para Navidad, una semana para reparar los errores.

Pero no lamentaba haberle hecho esa pregunta. ¿La recordaría cuando se hubiera ido o se olvidaría de ella? ¿Se convertiría en una especie de fantasía de Navidad? ¿En algo que, poco a poco, dejaría de ser real?

– Tengo que concentrarme en el trabajo -se dijo.

Pero, ¿cómo podía hacer eso con Alex Marrin tan cerca? En su corazón sabía que estaban hechos el uno para el otro.

Pero, ¿sería capaz de hacer que olvidase a su ex mujer?

Holly dejó escapar un suspiro. Podía intentarlo. Pero si fracasaba… ¿sería capaz de aceptar las consecuencias?

Los últimos rayos del sol entraban por las ventanas cuando Alex volvió del establo. No había nadie en la cocina, pero Holly y Eric tocaban el piano en el cuarto de estar.

Un piano que nadie había tocado en dos años. Renee había pensado que conseguiría más papeles si aprendía a cantar y él le compró el piano unas semanas antes de que lo abandonase.

– Ahora tú tocas la melodía y yo la armonía -estaba diciendo Holly-. ¡No tan fuerte, Eric!

Tocaba, se reían, volvían a intentarlo, muertos de risa.

Holly nunca perdía la paciencia con el niño, todo lo contrario. Parecía pasarlo bien con él.

«Sería una madre estupenda», pensó Alex. Para su hijo… y los hijos que podrían tener juntos.

Cuando por fin consiguieron tocar Jingle Bells más o menos decentemente, Holly empezó a aplaudir y Eric hizo una reverencia.

Entonces ella empezó a tocar un villancico clásico, sorprendiéndolo con su elegante ejecución. ¿Habría estudiado piano de pequeña? Sabía tan poco sobre ella, sobre su infancia, sobre sus padres, sus sueños…

Pero sí sabía lo más importante. Holly Bennett era una mujer buena, generosa, vulnerable y fuerte a la vez, una mujer apasionada y, sin embargo, práctica. Se había acostumbrado a su necesidad de perfección y le parecía encantadora. Todas esas cualidades hacían que se hubiese enamorado de ella…

– ¿Tocamos otra?

– Quiero que te quedes aquí para siempre -dijo Eric entonces-. Podrías enseñarme muchas canciones.

– Eso estaría bien -sonrió Holly.

– ¿Te quedarás?

– Eric, tengo que volver a Nueva York. Yo trabajo allí y… allí vive mi prometido.

El niño la miró, atónito.

– ¿No vas a casarte con mi padre?

Entonces fue ella quien lo miró perpleja.

– No creo que tu padre quiera casarse otra vez… por el momento. Pero algún día encontrará a una mujer perfecta que te querrá mucho y seréis una familia feliz.

– Pero tú eres la mujer perfecta, Holly. Eres un ángel.

Alex entró entonces en el cuarto de estar y Eric saltó del banco para darle un abrazo.

– ¡Papá, Holly me ha enseñado a tocar Jingle Bells! ¿Quieres oírla?

– Sí, claro. ¿Por qué no esperas a que el abuelo venga del establo? No, mejor… ¿por qué no vas a buscarlo? Es casi la hora de la cena y tengo que hablar un momento con Holly.

El niño salió corriendo de la habitación. Unos segundos después oyeron el consabido portazo y Alex se apoyó en el quicio de la puerta.

– No creo que debas hacer eso.

– ¿Hacer qué? -preguntó Holly-. ¿Tocar el piano? Los conocimientos musicales ayudan a los niños con las matemáticas y…

– No creo que debas dejar que Eric te tome demasiado cariño. Le dolerá mucho cuando te vayas.

– Yo no puedo controlar sus sentimientos, Alex. Tu hijo siente lo que quiere sentir.

No era el único, pensó él.

– No quiero que sufra. Y lo hará si se encariña contigo.

– ¿Y qué quieres que haga?

– No lo sé.

– ¿Quieres que me marche?

– Yo no te pedí que vinieras aquí. Estábamos muy bien los tres solos -contestó Alex, sin mirarla.

– ¿Qué te pasa? ¿Es por lo de anoche? -preguntó Holly, irritada.

– No.

– Pensé que nos entendíamos. Yo he venido aquí a hacer un trabajo y cuando termine volveré a Nueva York. Eric tiene que aprender que conocerá a mucha gente en su vida y que no hay necesidad de llorar cuando se marchan.

– Tú no estabas aquí cuando su madre se marchó. No sabes por lo que tuvo que pasar.

– Yo no soy su madre.

– Pero podrías serlo -replicó Alex-. Y mi hijo lo sabe.

– Entonces, tendrás que hablar con él. Tendrás que explicárselo.

– Eric te quiere. Tú eres su ángel y cree que le perteneces.

– No seas bobo. Él sabe que tengo que volver a Nueva York.

– ¿Tú crees? Entonces, ¿por qué quería que te comprase un anillo de compromiso?

– ¿Qué?

– Ayer, cuando fuimos a los almacenes Dalton, me pidió que te comprase un anillo de compromiso.

– Yo no le he pedido un anillo, como te puedes imaginar. Además, no me casaría contigo aunque me ofrecieras uno -replicó Holly.

– Tampoco yo quiero casarme contigo.

– ¡Yo no me casaría contigo aunque me ofrecieras un millón de dólares!

– ¡Y si yo tuviera un millón de dólares no te los daría para que te casaras conmigo!

– ¿Por qué estamos gritando? -preguntó Holly.

– No lo sé -suspiró él, dándose la vuelta.

No podía seguir mirándola porque deseaba tomarla en sus brazos y olvidar su indecisión y sus dudas. ¿Por qué todo tenía que ser tan difícil?

– ¿Quieres que me marche?

– No -contestó Alex-. No quiero que te marches, pero no sé cómo puedes quedarte sin hacerle daño a Eric.

Aquello pareció tomarla por sorpresa, pero tenía que decir la verdad. ¿No se daba cuenta de lo que sentía? ¿No era evidente? ¿O llevaba tanto tiempo escondiendo sus sentimientos que había construido una barrera imposible de penetrar?

– Ten cuidado, ¿de acuerdo?

– Muy bien -dijo Holly, muy seria-. Si no tienes nada más que discutir conmigo, me voy a hacer una ensalada.

– No me gusta discutir contigo.

– Pues no discutas -replicó ella-. Solo queda una semana para Navidad y es absurdo que nos pasemos el día gritándonos el uno al otro.

– También lo es ponerse a hacer una ensalada en medio de una discusión.

– Tenemos que cenar -dijo Holly pasando a su lado.

Solo entonces Alex se dio cuenta de que no habían resuelto nada. Empezaron con un problema, siguieron con una discusión y, al final, estaban enfadados.

La siguió a la cocina y observó en silencio mientras hacía la ensalada. Ella no lo miraba siquiera, dispuesta a ignorarlo por completo.

Le temblaban un poco las manos y, al abrir una cajita de piñones, se le cayeron sobre la repisa, pero los recogió y empezó a partirlos tranquilamente.

– La gente no suele utilizar frutos secos en la ensalada, pero es la mejor forma de comerlos. Le dan un sabor especial al mezclarse con la lechuga y el tomate… y son muy ricos en calcio. Una ensalada con yogur y piñones es sencillamente… perfecta.

– ¿Quieres hablar de gastronomía? -preguntó Alex-. Tengo la impresión de que quieres decirme otra cosa.

– ¿De qué quieres hablar? ¿Del asado, de las galletas, de las guirnaldas? Aparentemente, la comida y los adornos son los únicos temas por los que no discutimos.

– Eso no es verdad.

– Pues debería serlo. Para eso estoy aquí -replicó Holly-. Para adornar tu casa, para que tu hijo coma lo mismo que los otros niños en Navidad, para comprar toallitas con abetos y colocar velas por todas las habitaciones. En eso es en lo que se ha convertido mi vida y, la primera vez que salgo y comparto mis sentimientos con alguien, resulta que me he pillado los dedos. Me concentraré en decorar tu casa y llenar la despensa de galletas. Así, todos contentos.

– Holly…

– Y ahora, si me perdonas, tengo cosas que hacer y no quiero distracciones.

Alex se quedó callado, sin saber cómo reparar el daño que había hecho. Nunca la había visto tan dolida…

Le gustaba que fuese cariñosa con Eric, pero no quería que su hijo sufriera otra vez.

Al final, decidió que lo mejor era desaparecer. Y hasta que supiera qué hacer para verla sonreír de nuevo, no pensaba hacer nada.

Porque intuía que Holly y él estaban en el umbral de algo para lo que ninguno de los dos estaba preparado.

Y no quería ser él quien diera el primer paso.

Capítulo 7

Llevaban casi veinticuatro horas sin dirigirse la palabra. Holly se negaba obstinadamente a hablarle y Alex parecía decidido a ignorarla. La tensión entre ellos era tan grande, que podía cortarse con un cuchillo.

Alex estaba enfadado porque era simpática y cariñosa con Eric. ¿Qué quería, que fuese una bruja? Aunque ser cariñosa con el niño no estaba en el contrato, lo era porque le parecía lo más lógico. Y porque lo sentía. Y porque era una cualidad fundamental en un ángel de Navidad.

Además, ¿quién no se enamoraría de Eric Marrin? Y en cuanto a su padre, empezaba a creer que se había equivocado con él. No debería haberle pedido que la besara en el trineo. Deberían haber seguido manteniendo una relación profesional, sencillamente.

Entonces oyó un golpe en el techo. Cuando Eric estaba en su habitación solía pegar saltos en la cama como cualquier otro niño, pero estaba en el establo.

Entonces oyó más golpes y salió al porche a ver qué pasaba. Había una escalera apoyada en la pared y Alex estaba en el tejado, intentando colocar unos renos de plástico.

– ¡Ten cuidado!

Él la miró por encima del hombro.

– No necesito tus consejos. Puedo colocar estos ocho renos sin que tú supervises el trabajo.

– Deben ser nueve, no ocho. Santa Claus lleva nueve renos en el trineo -dijo Holly-. Y esos renos de plástico son muy poco finos, por cierto.

– No los pongo para ti, los pongo para Eric. Para que vea que yo puedo decorar tan bien como tú.

– ¿Dónde está, por cierto?

– Ha ido a buscar un alargador al establo.

– Ese reno está muy bajo.

– Está perfectamente.

– Pues parece que se va a caer.

Alex murmuró algo por lo bajo. Pero colocó bien el reno, que era de lo que se trataba. Después, bajó para tomar el siguiente.

Pero eligió el que tenía la nariz roja.

– Ese es Rudolf, tiene que ir el primero.

– Pues va a ir el segundo -dijo él.

– Eric se dará cuenta. Se le enciende la nariz como un farol y todo el mundo sabe que Rudolf, el de la nariz roja, va el primero.

– ¿Has venido para amargarme la vida o tenías algo que decir?

– Pues sí, tengo algo que decir. No he visto los juguetes de Eric. O los tienes escondidos o aún no has comprado nada -dijo Holly, sacando un papel del bolsillo de los vaqueros-. He hecho una lista con los que ha ido mencionando de pasada o que ha visto en la tele. Puedo ir a comprarlos yo si quieres, pero cada uno tiene que ser envuelto con papel diferente y…

– Lo haré yo, muchas gracias -la interrumpió Alex, quitándole el papel.

Después, volvió a subir por la escalera. Colocó el reno en la segunda posición, pero a Rudolf no parecía gustarle y cayó al suelo.

Holly, que nunca había visto volar un reno hasta aquel momento, tuvo que soltar una risita.

– No le gusta ir el segundo porque sabe que debe estar en la primera posición.

– ¿Sois amigos íntimos?

Ella tomó el reno y se sentó en los escalones del porche. Como esperaba, Alex se sentó a su lado un segundo después.

– ¿Cuándo piensas ir de compras? Algunos de los juguetes podrían desaparecer si esperas mucho.

– Creo que puedo comprar los juguetes para mi hijo sin que me den consejos. Sé muy bien lo que quiere.

– Solo intento ayudar. Para eso estoy aquí.

– ¿Y cuánto tiempo te quedarás? -preguntó él-. Supongo que estarás deseando volver a Nueva York. ¿Tu prometido no quiere pasar las navidades contigo?

– ¿Mi prometido?

– Ayer te oí hablando de él con Eric.

– ¿Estabas escuchando?

– Es mi hijo y tengo que protegerlo. He pensado que, si te quedas el día de Navidad, será más duro para él cuando te marches.

– Yo no quiero hacerle daño -dijo Holly.

– Lo sé, pero cada día que estás aquí se encariña más y más.

Ella se levantó enfadada.

– Entonces, me marcharé. Dejaré hecha la comida de Navidad y solo tendrás que calentarla en el horno.

Alex no intentó convencerla de que se quedara. Simplemente, se levantó con el reno en la mano para subir de nuevo al tejado.

– ¿Lo quieres? -preguntó entonces.

– ¿A Eric? Por supuesto. Es un niño maravilloso.

– Me refería a tu prometido.

Holly consideró la respuesta durante unos segundos. Debía mentirle. Para proteger su corazón y para castigar a Alex por su grosero comportamiento.

– Supongo que sí. Me ha pedido que me case con él y es la única oferta que he recibido por el momento.

– Pues, entonces, supongo que deberías casarte.

– Sí, claro -murmuró ella.

Evidentemente, Alex no iba a pedírselo. Su trabajo en Stony Creek era lo que había esperado: un encargo profesional. Nada más.

– Bueno, me voy. Tengo muchas cosas que hacer si quiero terminar antes del día de Navidad. ¿Alguna petición especial para la cena de Nochebuena?

Alex negó con la cabeza.

– Lo que tú quieras.

Lo había dicho con un tono frío, indiferente. Y Holly se preguntó si significaba algo para él.

Cuando llegó a la cocina, se apoyó en la repisa respirando profundamente para calmarse.

– Haz tu trabajo. Simplemente, haz tu trabajo y todo irá bien.

Haría un pavo para el día de Navidad y un asado con patatitas francesas para Nochebuena. Y estarían tan deliciosos, que Alex lamentaría haberla echado de su casa.

Y, además, daría los últimos toques a la decoración y dejaría la residencia de los Marrin como para salir en las páginas de una revista.

– Lamentará haberme dicho que debo irme -murmuró-. Cuando pruebe mi pavo relleno, no podrá olvidarse de mí.

– ¡Pero tienes que venir! -exclamó Eric-. Vamos vestidos de Santa Claus y la señorita Green me ha dicho que yo lo hago muy bien. Y Eleanor Winchell parece un tomate con patas.

Alex había intentado convencerlo de que Holly tenía muchas cosas que hacer, pero Eric no se rendía.

– Tiene mucho trabajo, cariño. Quizá quiera descansar un poco.

– Pues sí, tengo mucho trabajo -dijo ella con retintín.

Aunque Alex no podía imaginar qué quedaba por hacer. Los regalos estaban comprados, la casa decorada de arriba abajo y Holly llevaba días metida en la cocina.

Y cada vez que se encontraban por el pasillo, ella miraba hacia otro lado.

Para ir a la función de Navidad, en lugar de los vaqueros y la camisa de franela, se había puesto un jersey de cuello alto y pantalones de color caqui. Incluso se había peinado cuidadosamente y, en lugar de las botas, llevaba unos mocasines de ante. Aunque seguramente no era tan sofisticado como su «prometido», muchas mujeres lo encontrarían atractivo.

Pero Holly lo miraba como si fuese una mofeta.

– Tienes que venir -insistió Eric.

– Nos gustaría mucho que vinieses -dijo Alex entonces. Aunque la invitación era genuina, su voz sonaba forzada.

Durante aquellos días se comportaron como si nunca se hubieran besado, como si nunca se hubieran acariciado. Pero Holly había dejado de cenar con ellos y se preparaba la cena en la cocina de la casa de invitados.

Cada noche, Eric y ella discutían sobre un nuevo adorno o un nuevo proyecto para que las navidades fueran perfectas. Alex se iba al establo y solo volvía a la casa cuando veía encendidas las luces de su habitación.

Debería estar contento. Después de todo, fue él quien sugirió que se distanciase del niño.

Pero el ambiente en la casa había cambiado y era de todo menos festivo. Eric lo notaba y parecía triste. Igual que su padre. Igual que Holly.

Ella puso una mano sobre la cabeza del niño.

– Me gustaría mucho ir, pero tengo que terminar un pastel y acabar con el relleno del pavo. Quieres tener unas navidades perfectas, ¿no?

Alex se aclaró la garganta.

– Eric, ve por tu abrigo. Y ponte las botas. Tenemos que irnos dentro de cinco minutos.

Cuando el niño salió de la cocina, se volvió hacia Holly.

– A mi hijo le gustaría mucho que vinieses a ver la función.

– ¿Estás pidiéndome que vaya por Eric o porque tú quieres que vaya?

– Las dos cosas.

Ella consideró la invitación durante unos segundos.

– De acuerdo, iré. ¿Debería cambiarme de ropa?

– Estás muy bien así.

Holly llevaba un cárdigan verde de cachemir y una falda de pana negra. Con el pelo suelto y apenas un poco de brillo en los labios, a Alex le parecía perfecta.

– Vamos. No quiero llegar tarde al debut de mi hijo como cantante.

– Muy bien.

Ella tomó su chaquetón del perchero y Alex la ayudó a ponérselo.

– Te lo agradezco mucho.

Holly no dijo una palabra mientras se dirigían al colegio, ni cuando la ayudó a quitarse el chaquetón, ni cuando la tomó del brazo para ir al salón de actos. Había tantas cosas que decir, que ninguno de los dos quería aventurarse a ser el primero.

¿Cuántas veces había tenido que hacer un esfuerzo sobrehumano para no tomarla en sus brazos, para no decirle lo que pensaba, para no rogarle que volviesen a estar como antes?

Pero cada vez que iba hacerlo, volvían las dudas. No quería cometer otro error. Divorciarse de Renee había sido horrible, pero amar a Holly y perderla sería insoportable. Y podría destruir la confianza que Eric tenía en él.

Cuando entraron en el salón de actos, Alex comprobó que todas las cabezas se volvían. Su vida social era asunto de interés general en el pueblo, evidentemente. Por detrás de Thomas Dalton, el propietario de los almacenes, él era considerado como el soltero de oro de Schuyler Falls.

Y, de repente, aparecía en la función escolar con una mujer bellísima del brazo.

– ¿Por qué nos miran? -susurró Holly.

– Están mirándote a ti.

– ¿Por qué?

– Es la primera vez que me ven en público con una mujer desde que la madre de Eric me dejó.

– ¿No has salido con nadie en dos años? ¿Por qué?

– Porque no he encontrado a nadie con quien quisiera salir… hasta ahora.

– Esto no es una cita -dijo ella.

Alex sonrió.

– Podríamos aparentar que lo es. Así las solteras de Schuyler Falls me dejarán en paz durante algún tiempo. Pero tendrías que besarme…

– De eso nada.

– Pues, entonces, mirarme con cara de adoración, como si cada palabra que digo fuera la más interesante que has oído en toda tu vida.

– ¿Y qué pasará cuando tengas que volver a salir?

– No sé… contrataré una acompañante o algo así. O quizá no vuelva a salir en un par de años -contestó él, ofreciéndole el programa-. ¿Has visto una función escolar alguna vez?

– No, la verdad.

– Por muy mala que sea, no te rías. Puedes sonreír, pero no reírte. Puedes morderte los labios, eso te ayudará. Y créeme, va a ser malísima. Los niños de siete años son incapaces de actuar de forma natural delante del público. Y el coro de la señorita Green no va a quitarle el puesto a los niños cantores de Viena. No cantan, aúllan.

Holly sonrió.

– Creo que voy a pasarlo estupendamente.

Poco después se apagaron las luces y salió el primer grupo de niños. Eran los más pequeños y, en lugar de prestar atención al coro, se dedicaban a buscar a sus padres entre el público, a darse codazos o a tirarse de la ropa. Afortunadamente, solo cantaron una canción antes de salir corriendo del escenario.

La clase de Eric era la siguiente. Holly apretó la mano de Alex para darle valor. O al revés.

– ¿Estás bien?

– Estoy un poquito nerviosa, la verdad. Lleva una semana hablando de su solo y creo que está asustado.

– Eric no se asusta.

– Claro que sí. No lo dice en voz alta, pero yo sé que quiere hacerlo lo mejor posible.

Alex se quedó pensativo un momento. Siempre había creído que Eric era un niño con mucha confianza en sí mismo. No le importaba equivocarse y fracasar. Y nunca se le ocurrió pensar que podría estar escondiendo miedos o inseguridades, quizá intentando ser el ideal de masculinidad que veía en su padre.

Una madre notaría esas cosas… si Eric tuviese una madre que se ocupara de él.

Holly sería una madre maravillosa, pensó. Viéndola allí, con una sonrisa de ánimo en los labios, nerviosa… Quería a su hijo, eso estaba claro. Con una mujer como ella, Eric podría experimentar lo más dulce de la vida, los abrazos, las risas, la complicidad, los besos cuando tuviera miedo…

– Ahí está -dijo Holly entonces, moviendo la mano. Al verla, el niño sonrió de oreja a oreja-. Deberíamos haber traído la cámara de vídeo. Está graciosísimo con ese traje de Santa Claus.

Eric empezó bien, pero olvidó la letra y miró a su profesora, que le hizo un gesto con la cabeza para que empezase otra vez. Y cuando logró terminar la canción, Holly se levantó para aplaudir.

– ¡Bravo!

Alex comprobó que el resto de los padres la miraban extrañados.

– Siéntate, esto no es el Madison Square Garden.

– Lo ha hecho muy bien, ¿verdad? Se le ha ido la letra un momento, pero enseguida ha vuelto a retomar la canción perfectamente. Yo creo que tenía la estrofa más larga, ¿no? Y la más difícil, desde luego.

Sin poder resistirlo, Alex le pasó un brazo por los hombros.

– No te había visto tan contenta desde que encontraste el molde inglés para el pastel de ciruelas.

– Lo siento, no debería…

– No, me alegro de que te importe tanto -la interrumpió él.

El resto del programa consistía en varios grupos de niños cantando canciones navideñas con más o menos talento y, al final, todos los padres cantando I wish you a merry Christmas.

Se encontraron con Eric en el pasillo, al lado de su clase. El pobre estaba emocionado, esperando que le dijeran lo bien que lo había hecho.

– Has cantado fenomenal -dijo Alex, tomándolo en brazos.

– Ha sido maravilloso -sonrió Holly-. El mejor, tienes una voz preciosa.

– Me he equivocado al principio -admitió Eric.

– ¿Ah, sí? Yo no me he dado cuenta. No creo que nadie se haya dado cuenta, ¿verdad, Alex? Has cantado como un profesional.

– ¿De verdad? ¿Cómo algo que verías en Nueva York?

– Igual, igual. Bueno… mucho mejor que lo que se ve en Nueva York.

De la mano, fueron hasta la puerta del colegio, charlando sobre su «grandiosa» interpretación. Alex los miró. Su hijo y la mujer de la que estaba enamorándose.

– Pues si la quieres, vas a tener que convencerla de que tiene que quedarse -murmuró para sí mismo-. O eso o soportar las iras de un niño de siete años.

Holly estaba en su cama, mirando el techo con los brazos cruzados. Decir que estaba confusa era decir poco. Alex Marrin se había convertido en el maestro de los equívocos. Primero le decía que tenía que marcharse antes de Navidad y luego…

Cuando volvieron a casa después de la función escolar se despidió para irse a dormir, pero Alex le pidió que se quedara con ellos un rato. Pusieron una película navideña que vieron con el abuelo en el cuarto de estar, riendo como si fueran una familia…

Y cuando por fin Eric se fue a la cama y Jed dijo que él también se iba a dormir, Holly se levantó arguyendo que estaba agotada.

¿De qué había tenido miedo? ¿De que Alex la besara de nuevo? Pues sí, de eso. En su estado mental, era imposible volver a besarlo. Tenía que volver a Nueva York inmediatamente si quería olvidarse de Stony Creek y de los Marrin.

Pero, ¿estaría rindiéndose demasiado pronto?

Sus pensamientos se vieron interrumpidos por un golpecito en la puerta. Holly miró el despertador. Eran las doce y solo una persona llamaría a su puerta tan tarde.

Y no sabía si debía contestar.

Alex volvió a llamar y ella se cubrió los ojos con la mano. No quería abrir. No podía abrir. Por fin, a la tercera tuvo que levantarse de la cama.

Por supuesto, Alex estaba al otro lado de la puerta con un montón de bolsas y paquetes en los brazos.

– Como tenías la luz encendida, he pensado traer todo esto…

Holly le quitó un Lego de las manos para verle la cara. ¿Por qué estaba haciendo eso? ¿No habían dejado las cosas claras?

– Dijiste que tú mismo envolverías los juguetes.

– Sí, pero me resulta muy difícil. He pensado que podríamos hacerlo juntos y dejarlos aquí hasta el día de Navidad, para que Eric no los vea.

Ella dejó escapar un suspiro.

– Supongo que puedo hacerlo mañana, antes de marcharme.

– ¿Te marchas mañana? -preguntó Alex.

– Mañana es Nochebuena.

– Ah, claro. Es verdad.

– Ya.

Ninguno de los dos sabía qué decir. Holly esperó que dejase los juguetes en el sofá; pero, en lugar de hacerlo, prácticamente los tiró al suelo y la tomó en sus brazos.

Un gemido escapó de sus labios, pero era un gemido más de sorpresa que de protesta. Nada la había preparado para la intensidad de aquel beso tan exigente, tan desesperado.

A Holly se le doblaban las rodillas y Alex la tomó por la cintura para llevarla a la cama. Sin decir nada, la dejó sobre el edredón y se tumbó a su lado.

– Lo siento -murmuró por fin-. Lo he estropeado todo.

– No -musitó ella, poniendo un dedo sobre sus labios-. No te disculpes. Esto es todo lo que importa. Esta noche. No necesito nada más.

– Pero tengo que decirte…

Holly interrumpió sus palabras con un beso y Alex se colocó encima, con un ardor que no podía disimular y que la excitaba como nunca.

El sentido común le decía que debía parar aquello antes de que llegasen demasiado lejos. Pero el sentido común perdió la batalla porque su olor, sus caricias, su sabor… eran demasiado embriagadores.

Se dejó llevar por la magia del momento, por el deseo de ser suya, de poseerlo a la vez. Y aquella noche tenían todo el tiempo del mundo.

Alex jugaba con los botones de su cárdigan sin dejar de besarla, pero cuando metió las manos por debajo del jersey para acariciar sus pechos, Holly lo detuvo. Entonces se incorporó y empezó a desabrochar los botones uno por uno. Alex prácticamente gruñía de deseo, pero ella no le permitió moverse hasta que el cárdigan se deslizó por sus hombros. Entonces entendió el poder de su feminidad. Con un solo movimiento o una sonrisa sugerente lo tenía en sus manos. Ningún hombre la había deseado tanto como Alex. Podía verlo en sus ojos, en el ligero temblor de sus manos.

Cuando iba a desabrochar el sujetador, él la sujetó.

– No. Déjame hacerlo.

Tomó el cierre del sostén y lo abrió lentamente para admirar sus pechos. Holly no se sentía avergonzada por su desnudez, todo lo contrario. Entonces le quitó el jersey y empezó a acariciar su torso, despacio, de arriba abajo. Después se tumbó sobre él, piel contra piel, el calor del cuerpo del hombre traspasándola.

Como si estuvieran en otro mundo, un mundo de noches interminables, se quitaron la ropa el uno al otro. Cada movimiento les daba tiempo a explorar, a tocarse hasta que ninguno de los dos pudo esconder la pasión que sentía. Cuando ambos estuvieron desnudos, lo miró con fuerza y, a la vez, con vulnerabilidad. En ese momento, supo que él era el hombre que quería.

Suaves gemidos se mezclaban con susurros y suspiros ahogados. Los sentidos de Holly estaban embriagados de su olor, del roce de los labios húmedos sobre sus sensibles pezones y del sonido de sus jadeos. No hacían falta palabras y, cuando él sacó un paquetito de la cartera, lo tomó y se lo puso ella misma.

Parecían responder el uno al otro de forma instintiva, como si hubieran estado esperando aquel momento toda la vida, el momento en que se convertirían en uno solo. Y cuando entró en ella, lo miró a los ojos. Todo lo que sentía estaba reflejado en ellos: la pasión, el amor, el deseo… y su corazón se encogió.

No necesitaba oírlo decir que la amaba porque lo sabía. Aunque no lo dijera nunca, sabría que por una noche había sido la mujer de sus sueños.

Él se movía despacio al principio, pero después una fiebre incontrolable los poseyó a los dos. Holly sentía la tensión creciendo con cada embestida, un deseo que necesitaba ser satisfecho. Y cuando él metió la mano entre sus piernas para tocarla, gritó por la intensidad de la sensación. Entonces llegó arriba, a lo más alto, y Alex llegó con ella, pronunciando su nombre una y otra vez, estremecido.

Más tarde, después de haber hecho el amor una vez más, acarició su cara sudorosa. De jovencita, había soñado con conocer a un hombre al que pudiese amar profundamente, con fiera pasión. Pero dejó a un lado esos sueños por una idea más pragmática del amor.

Con Alex se había convertido en una mujer de verdad, una mujer llena de vida, de luz y de amor que estaba por encima de cualquier duda, de cualquier inhibición.

– Te quiero -murmuró tan bajito que, si Alex lo oía, podría pensar que había sido un sueño-. Y aunque esta sea la única noche que tengamos, seguiré queriéndote siempre.

Lo miró durante largo rato, hasta que tuvo que cerrar los ojos vencida por el sueño. Y cuando por fin se quedó dormida, con la cabeza apoyada sobre su hombro, durmió plácidamente. Mejor que nunca.

Capítulo 8

No había salido el sol cuando se despertó. Alex respiró profundamente el olor del pelo de Holly… Durante la noche se había dado la vuelta y estaba abrazado a ella por la cintura. Había dormido de maravilla; era como si estuvieran hechos para empezar y terminar el día de esa forma.

Cuando llevó los juguetes por la noche no planeaba terminar en la cama. Solo quería ver su cara otra vez antes de irse a dormir, como si tuviera que asegurarse de que seguía allí. Pero entonces ocurrió lo inevitable.

Había pasado tanto tiempo desde la última vez que estuvo con una mujer, que se preguntaba si sabría darle placer.

Entonces recordó cuando estaba dentro de ella, el segundo en que los dos llegaron al clímax. «Perfecto», pensó. Nunca había hecho el amor sintiendo aquella conexión, aquel lazo invisible. El acto parecía haber sellado un pacto entre los dos, un pacto que no podría romperse.

Alex miró el despertador de la mesilla. Eran las cinco de la mañana y su padre estaría a punto de levantarse para empezar a trabajar.

Si se iba en aquel momento, podría entrar en la casa y cambiarse de ropa antes de que lo viera. Pero la cama estaba calentita y el cuerpo de Holly era tan suave… estaría loco si se fuera.

Qué cambio. Había decidido no creer en la profundidad de sus sentimientos, convencido de que ella le haría tanto daño como Renee. Pero era mayor y sabía mucho más. Y no miraba a Holly a través de un velo de inocencia. La veía como lo que era, una mujer a la que podría amar toda la vida.

Acarició su pelo entonces, preguntándose qué le depararía la mañana. ¿Lamentaría ella lo que había pasado o se daría cuenta de que estaban hechos el uno para el otro?

Alex besó su hombro y Holly se movió un poco, pero estaba profundamente dormida.

No tenía derecho a esperar nada. ¿Qué había dicho ella? «No quiero promesas que no puedas cumplir». Había jurado no hacerle promesas a ninguna mujer… pero la idea de prometerle amor y respeto para siempre no le parecía tan horrible en aquel momento. Todo lo contrario.

Alex se levantó y la cubrió con la manta, rozando su espalda con los dedos. Tuvo que resistir la tentación de despertarla y hacerle el amor de nuevo. Solo se habían dormido un par de horas antes. Holly y él tenían muchas cosas de qué hablar, pero tendría que esperar a que se despertase.

Saltó de la cama y buscó su ropa por el suelo. Cuando estuvo vestido, apartó un mechón de pelo de su cara y la miró durante unos segundos. Nunca había visto una mujer más bonita. No porque hubieran hecho el amor, sino porque sabía que era la mujer de su vida.

– Despierta, cariño.

Holly abrió los ojos, medio dormida.

– ¿Por qué te vas? ¿Pasa algo?

– No, todo está bien. Pero tengo que volver a casa. Mi padre estará a punto de levantarse y luego… Eric. Siempre soy yo quien despierta al niño.

– ¿Volverás cuando se haya ido al colegio?

– Te lo prometo -sonrió Alex-. Si me prometes no moverte de aquí hasta que vuelva.

– Te lo prometo.

Entonces la besó larga, profundamente.

– Volveré -dijo en voz baja.

Con desgana, abrió la puerta y recorrió el camino helado hasta la casa. La cocina estaba a oscuras y…

– Te has levantado muy temprano.

La voz de su padre lo sobresaltó. Jed siempre estaba vestido, como si durmiese con la ropa puesta, pero no se había afeitado.

– Buenos días, papá.

– O a lo mejor no te has ido a la cama todavía. ¿No llevas la misma ropa que anoche?

– ¿Te has convertido en un experto en moda? Nunca te habías fijado en mi ropa.

– Esa no es la ropa de trabajo -sonrió su padre-. Pero claro, hasta ahora nunca había habido una chica guapa en la casa de invitados… Quieres que se quede, ¿verdad?

Alex se pasó una mano por el pelo.

– Sí, creo que sí. Pero me da miedo pedírselo.

– ¿Por qué?

– Porque tengo miedo de que me rechace. O peor, que acepte y volver a estropearlo todo como hice con Renee.

– Hijo, tú no lo estropeaste con Renee. Hiciste todo lo que estuvo en tu mano para que ese matrimonio funcionase. ¿Cuántos hombres aceptarían que su mujer viviese en Nueva York la mitad del año? Ella no era para ti. Quizá ahora has encontrado a tu alma gemela.

– Yo pensé que Renee era la mujer de mi vida.

– No, tú pensabas que Renee era guapísima, elegante y sofisticada. Estabas embobado. Y Renee pensó que eras lo suficientemente rico como para financiar su carrera artística. Era una egoísta. Y si no se hubiera quedado embarazada dos meses después de casaros, seguramente no habríais durado ni un año.

– Eso solo prueba que no sé elegir a las mujeres. Hasta este momento, yo pensaba que Renee se había casado conmigo porque me quería. Gracias por abrirme los ojos, papá.

Jed sonrió, irónico.

– Para eso estamos.

Alex volvió a pasarse una mano por el pelo.

– ¿Cómo voy a saber si me equivoco o no? Solo conozco a Holly desde hace dos semanas. No sé nada de su familia, ni qué perfume usa, ni cuál es su color favorito.

– Pero hay muchas cosas que sí sabes.

– No sé si quiere vivir en una granja. Es una chica de Nueva York… sus amigos están allí, su trabajo, todo. ¿Qué va a hacer en Stony Creek?

– Tú sabes lo que hay en tu corazón, Alex. Eso es lo único importante.

– ¿Y qué hay en el corazón de Holly?

– Eso no lo sabrás hasta que le preguntes. Pero te digo una cosa, hijo, si dejas que se vaya sin decirle lo que sientes, siempre te preguntarás qué habría pasado -murmuró Jed, pasándose una mano por el mentón-. Espera un momento. Tengo algo que podría ayudarte.

Su padre salió de la cocina y Alex se sirvió una taza de café. Si tuviera un poco más de tiempo… un mes o dos. Entonces se libraría de las dudas. Todo parecía tan simple cuando la tenía en sus brazos…

Pero si no se arriesgaba, ¿cuál iba a ser su futuro? Una larga vida de soledad, una cama helada y un corazón vacío. Criar a un hijo sin su madre, no llenar nunca la casa con un montón de niños, como siempre había deseado…

Alex sonrió. Holly y él tendrían unos hijos preciosos. Quizá una niña de ojos verdes como los suyos. Y un hermanito como Eric. Si Holly se quedase, su vida significaría algo.

– Llevo algún tiempo queriendo darte esto -dijo Jed entonces, entrando de nuevo en la cocina con una bolsita de terciopelo negro-. Pero estaba esperando que llegase el momento adecuado.

Alex tomó la bolsita y de ella sacó un anillo de diamantes.

– Era de mamá.

– Era de tu abuela. Y antes, de la madre de esta. Tu mujer debería llevarlo, ¿no crees?

– Renee era mi…

– Ella no se lo merecía -lo interrumpió su padre-. Pero creo que ese anillo quedaría muy bien en el dedo de Holly.

– Casarme… ese es un paso demasiado grande. No estoy preparado, papá. No pienso pedirle a Holly que se case conmigo en solo dos semanas.

Pero miraba el anillo con ternura. Quedaría precioso en el dedo de Holly. Y a ella le encantaría. Le gustaban mucho las tradiciones y las cosas antiguas…

– Eres un Marrin. No debes esperar. Si ella es la mujer de tu vida, tienes que decírselo.

– Yo creo que esa tradición familiar debería terminar conmigo, papá. Tengo que pensar en Eric. ¿Y si las cosas no salen bien? Tú sabes lo que sufrió cuando Renee se marchó… no quiero volver a hacerle daño.

Jed puso las manos sobre los hombros de su hijo.

– No pierdas el tiempo, Alex. Si dejas que Holly se vaya, puede que no vuelva nunca.

Su padre tomó el chaquetón y salió de la casa, dejándolo pensativo. Pero, por mucho que pensara, no se le ocurría un plan lógico.

Quizá el amor no era lógico. Quizá era algo loco e irracional. Resultaba mucho más fácil cuando se era joven, la decisión clara, las consecuencias todavía desconocidas.

Alex volvió a guardar el anillo en la bolsita de terciopelo y subió a su dormitorio. Cuando se miró al espejo de la cómoda, comprobó que tenía cara de sueño y el pelo aún revuelto por los dedos de Holly. Pero también vio algo que no había visto antes: una paz y una calma nuevas, como si finalmente hubiera encontrado lo que buscaba.

Si pudiera hacer que durase para siempre…

– ¡Holly, Holly! ¿Estás ahí?

Ella abrió los ojos y alargó la mano para tocar el sitio donde había dormido Alex. Pero estaba vacío. Se había marchado al amanecer…

Holly sonrió, recordando. Se sentía relajada, saciada… miró entonces por debajo de la sábana. Y muy perversa. Nunca antes había dormido desnuda.

– Holly, soy yo, Eric. ¿Puedo entrar?

Ella se sentó en la cama al recordar que Alex no podría haber cerrado la puerta por fuera.

– ¡Espera un momento! -gritó, buscando su ropa.

A toda prisa, se puso el jersey del día anterior y los pantalones del pijama. Había juguetes tirados por el suelo y, con la precisión de un jugador de fútbol, los pateó debajo de la cama.

El picaporte empezó a girar.

– ¿Estás despierta? ¿Puedo entrar?

Holly corrió para tomar un robot y esconderlo debajo del jersey. Un segundo después, Eric entraba en la habitación como una tromba. En la mano llevaba un ramo de flores.

– ¡Mira, te han mandado flores! ¡Acaban de llegar! Y no son de plástico, son de verdad. Creo que son rosas.

– Alex -murmuró ella.

Qué maravillosa forma de empezar el día… Entonces oyó un pitido saliendo por debajo de su jersey… el robot, el robot se había encendido.

– ¿Qué es eso? -preguntó Eric.

– Nada, mi estómago. Es que tengo hambre.

El niño hizo una mueca.

– Mi estómago no hace ese ruido.

– ¡Buenos días!

Ambos levantaron la mirada al oír la voz de Alex en la puerta. Llevaba la ropa de trabajo y tenía nieve en el pelo.

– ¡Papá, mira, a Holly le han mandado flores!

Sus ojos se encontraron y, al hacerlo, renacieron los recuerdos de la noche anterior. El deseo, la necesidad de tocarse, la rendición final por parte de los dos. Holly se puso colorada. Y se preguntó cuándo volverían a compartir cama. ¿Dormiría con ella por la noche o robarían algunas horas durante el día?

– Gracias -murmuró, sonriendo.

– Yo no te he enviado las flores -dijo Alex.

Ella parpadeó, sorprendida.

– ¿No has sido tú? Entonces… ¿quién me ha enviado dos docenas de rosas?

– A lo mejor hay una tarjeta -sugirió él.

Eric miró entre las flores y sacó un sobrecito.

– ¡Mira, aquí está! ¿Quieres que la lea?

– Si sabes hacerlo.

– Claro que sé. Soy el mejor de mi clase -murmuró el niño, ofendido-. Aquí dice… Feliz Navidad. Llámame. Te quiero, Step… Step… hand. ¿Quién es Stephan?

Holly le quitó la tarjeta de las manos.

– ¿Stephan? -repitió-. Pero no lo entiendo…

¿Habría cambiado de opinión? ¿Habría dejado a su prometida, la hija del millonario?

– ¿Quién es Stephan?

– Eric, ve a ayudar a tu abuelo en el establo. Está en el box de Jade.

– Pero…

– Haz lo que digo -lo interrumpió su padre, muy serio.

El niño salió de la habitación, suspirando. Alex no se movió y no dijo una palabra, como si esperase una explicación.

Pero Holly no podía dársela. No sabía por qué Stephan le enviaba flores… especialmente en aquel momento. A menos que quisiera volver con ella.

– Esto no tiene sentido -murmuró.

– Flores de tu prometido. Qué raro, ¿no?

– No estoy prometida, Alex -suspiró ella-. Stephan me pidió que me casara con él y le dije que lo pensaría. Estuve casi un año pensándolo y hace poco me enteré de que se había prometido con otra mujer.

– Entonces, cuando me dijiste que estabas prometida…

– Era una pequeña exageración -sonrió Holly-. Bueno, una mentira. Pero tenía mis razones.

– Pues evidentemente tu «casi» prometido ha cambiado de opinión.

– No puede ser. Se supone que va a casarse en junio. No he hablado con él en nueve meses. ¡Ni siquiera sabe que estoy aquí!

– ¿Estás enamorada de él?

– ¡No! -exclamó Holly-. ¿Tú crees que habría hecho el amor contigo si estuviese enamorada de otro hombre?

– No te conozco lo suficiente como para saber lo que harías o dejarías de hacer -replicó Alex.

– Stephan no puede creer que voy a casarme con él. Aunque, en realidad, nunca le di una respuesta… ¿Podría haber interpretado eso como un sí?

– Yo lo interpretaría como un clarísimo no, desde luego. ¿Sabes una cosa? Cuando me dijiste que estabas prometida, pensé que no era verdad. Que solo lo decías para preservar tu virtud.

Holly miró la tarjeta, perpleja.

– Pues ya sabemos lo que me ha durado la virtud contigo.

Alex tiró las flores al suelo y tomó su cara entre las manos.

– Olvida a ese hombre. Lleva un año fuera de tu vida. Lo que hay entre nosotros es real, es auténtico… Holly, quiero que te quedes aquí. No solo para las navidades, sino para siempre.

– ¿Qué dices?

– Yo te necesito, Eric te necesita. Y quiero que te quedes.

– ¿Quieres que me quede? Pero… pensé que…

– Sé que no he dejado muy claro cuáles eran mis sentimientos, pero te quiero, Holly. Y quiero que seas parte de mi vida.

Ella no sabía qué decir. Aunque había soñado con oír aquella frase, nunca pensó que sería algo más que un sueño. En realidad, se había convencido a sí misma de que era imposible. Pero Alex no le había pedido que se casara con él. Solo le había dicho que se quedase en Stony Creek.

Se habían conocido solo dos semanas antes, era lógico que no hablase de matrimonio. Pero, ¿podía abandonar su vida y su trabajo en Nueva York por la mera posibilidad de vivir con él? ¿Podría ser su amante y la madre de Eric sin saber qué sería de su futuro?

Aunque se llevaba muy bien con el niño, la responsabilidad de ser su madre… ¿Y si no sabía hacerlo? ¿Y si cometía errores y le destrozaba la vida? Su padre nunca se lo perdonaría.

Y Alex… Aunque estaba enamorada de él, apenas lo conocía. ¿Y si sus sentimientos se enfriaban? ¿Y si se daba cuenta de que había cometido un error y le pedía que se marchase? ¿Podría soportar el dolor de dejar a Alex y Eric después de ser parte de la familia?

– ¿No vas a responder?

– Esta no es una proposición de matrimonio, ¿verdad?

Él apretó los labios.

– Ya sabes que lo del matrimonio no se me da bien.

Holly arrugó el ceño.

– Yo… tendré que pensarlo.

– ¿Igual que pensaste la proposición de ese otro hombre? ¿Vas a hacerme esperar durante un año? Yo no pienso cruzarme de brazos, Holly. Quiero una respuesta ahora mismo.

Ella respiró profundamente.

– No puedo darte una respuesta ahora mismo. Hay que tomar en cuenta muchas cosas.

– ¿Lo de anoche no significó nada para ti?

– Claro que sí. Lo de anoche fue maravilloso, Alex. Nunca había sentido una pasión así, pero no puedo cambiar toda mi vida por una sola noche de pasión. Soy una persona muy práctica. Si me conocieras, lo entenderías -suspiró Holly, tomando una rosa del suelo-. Además, aunque quisiera aceptar ahora mismo, no puedo hacerlo. Tengo que volver a Nueva York para hablar con Stephan. Hasta que lo haga, no podré darte una respuesta.

Alex la miró enfadado.

– Debería haberlo sabido. Debería haber confiado en mi instinto -murmuró, abriendo la puerta-. Cuando tengas una respuesta, házmelo saber. No quiero estar un año esperando.

Holly se levantó de la cama, pero él ya había salido de la habitación. Entonces miró las rosas. ¿Cómo podía haberle hecho eso Stephan? Por fin se enamoraba de un hombre, un hombre que le había pedido que formase parte de su vida y, de repente…

Pero tenía que volver a Nueva York para decirle lo que debería haberle dicho un año antes. No se casaría con Stephan. Si se casaba con alguien, sería con Alex Marrin. El único problema era que él no se lo había pedido.

Pero, ¿por qué quería volver a Nueva York? No tenía por qué darle una respuesta. Había pasado un año y, según Meg, él había encontrado a otra mujer. La hija de un millonario, ni más ni menos.

Y lo único que la esperaba en la ciudad era un trabajo que había empezado a odiar y un negocio que apenas se mantenía a flote.

Holly suspiró. Quizá solo necesitaba una excusa, unos días para pensar. Pero Alex era el hombre de su vida, el hombre del que estaba enamorada, el hombre con el que quería pasar el resto de sus días.

Cerrando los ojos, intentó calmar el caos de su cabeza. Había soñado con eso y, cuando era capaz de tocarlo con las manos… no podía creer que fuese real.

Agitada, se dejó caer sobre la cama y pensó en la noche anterior, sintiendo un escalofrío al recordar los sentimientos que habían compartido. Sentimientos profundos. Sentimientos que podrían durar una vida entera si se daba una oportunidad a sí misma.

Pero, ¿podía basar su futuro en una pasión abrumadora, en un amor desesperado? ¿O tenía que haber algo más?

Holly miró la cocina por última vez, un sitio que le resultaba tan familiar como la palma de su mano. Había colocado cada cosa a su gusto y era «su» cocina. Aunque seguramente pronto volvería a ser un caos.

Había terminado de hacer los preparativos para la cena de Nochebuena y la comida de Navidad, ocupando su cabeza con recetas en lugar de lamentos.

– El asado Wellington con patatitas francesas es un poco complicado -le dijo a Jed-. Pero solo tienes que calentarlo en el horno a 125 grados y cortarlo luego rápidamente, antes de que se ponga duro.

El hombre no parecía muy convencido.

– No sé…

– No te preocupes, esto es lo más difícil. El pavo de Navidad será coser y cantar. Solo tienes que rellenarlo… el relleno está guardado en la nevera, en un bol de color verde, y meterlo en el horno.

– Espero poder hacerlo.

– Aquí están las instrucciones -dijo Holly entonces, dándole un papel-. No olvides cambiar las velas. Rojas por la noche, blancas para la comida.

– ¿Eso es importante? -preguntó Jed.

– Mucho. He planchado todos los manteles y las servilletas… el que tiene el estampado con la flor de pascua es para esta noche, el de color crema para mañana. La verdad, podría poner la mesa ahora mismo y así no tendrías que hacerlo tú.

– ¿Y por qué no te quedas? Yo nunca he metido un asado Burlington en el horno y nunca sé si la carne está dura o blanda.

– Wellington -lo corrigió Holly-. Y no puedo quedarme, Jed. Tengo que volver a Nueva York.

– Te ha pedido que te quedes, ¿verdad?

– Prefiero no hablar de ello. Ahora mismo estoy un poco confusa y cuanto más lo pienso, más confusa estoy. Necesito un poco de tiempo… esta es una decisión muy importante.

– Pues él no está mejor. Ha limpiado tan bien los establos, que podríamos celebrar la comida de Navidad en el suelo.

Evidentemente estaba enfadado porque no le había dado una respuesta, pero nada la haría cambiar de opinión. Siempre se había tomado su tiempo para decidir las cosas y no pensaba mudarse a Schuyler Falls por una noche de pasión, por muy maravillosa que hubiera sido.

Tenía que considerar todas las opciones, todos los detalles hasta que supiera que esa unión sería perfecta. Por supuesto, no existía la perfección en las parejas, pero…

– Bueno, mi maleta está en la puerta y el tren sale en media hora. Tengo que irme, Jed -suspiró ella-. No te preocupes, todo saldrá bien. Y el asado Wellington estará riquísimo. Voy a despedirme de Eric. ¿Sabes dónde está?

– Esperando en el porche. Despídete de él mientras yo subo tus cosas a la furgoneta.

Holly encontró a Eric sentado en los escalones del porche, con Thurston a su lado. No la miraba y se dio cuenta de que estaba a punto de llorar.

– Lo hemos pasado bien, ¿verdad? -murmuró, poniéndole un brazo sobre los hombros-. Has conseguido las navidades que querías, ¿no?

– Serían mejores si te quedases. Podrías ser mi mamá… si quisieras -dijo el niño.

– No sé lo que me deparará el futuro, Eric. Quizá algún día sea tu mamá. O quizá tu padre conozca a una mujer maravillosa que te hará muy feliz. Pero eso no significa que yo vaya a dejar de quererte.

– Sí, ya -murmuró él, incrédulo-. Eso es lo que dijo mi madre cuando se fue.

A Holly se le encogió el corazón. ¿Por qué aquel niño tenía que sufrir por sus indecisiones? ¿Por qué no podían ser una familia feliz?

– Imagina que soy un ángel de verdad y que estaré mirándote desde Nueva York.

Eric sacó entonces una caja del bolsillo.

– Es mi regalo de Navidad. Te había comprado sales de baño, pero luego pensé que esto te gustaría más.

Holly abrió la cajita de plástico. Dentro había una cadena de la que colgaba un penique aplastado, tan fino como el papel.

– Es precioso. Muchísimas gracias.

– Es mi penique de la suerte. Yo y Kenny y Raymond los ponemos sobre las vías del tren para que los aplasten las ruedas. Tenía este penique en el bolsillo cuando fui a ver a Santa Claus, cuando le pedí que vinieras. Pero quiero que te lo quedes tú. Para que te dé suerte.

Ella se puso el colgante con el corazón encogido.

– Gracias, cariño. Es el regalo más bonito que me han hecho nunca.

Eric le echó los brazos al cuello.

– Es para el mejor ángel de Navidad del mundo.

Por fin la soltó y se metió corriendo en la casa.

Conteniendo las lágrimas, Holly acarició el penique aplastado. Jed la esperaba en la furgoneta y, mientras iba hacia ella, esperó que Alex apareciese milagrosamente y la tomase en sus brazos para no dejarla ir. Eso era lo que quería, ¿no? No estaba preparada para tomar una decisión, pero no quería marcharse. Con doscientos kilómetros entre ellos, temía que la atracción se enfriase, que la pasión que habían compartido desapareciera. Temía no volver nunca a Stony Creek.

Cuando abría la puerta de la furgoneta, se volvió y… vio a Alex en el porche, con el pelo despeinado por el viento. Y casi tuvo que llevarse una mano al corazón, como la primera vez que lo vio.

– Supongo que esto es un adiós.

– Supongo que sí, por el momento.

– ¿Vas a volver con él?

– No -contestó Holly-. No estoy enamorada de él y voy a decírselo.

– ¿Y después? ¿Volverás para darme una respuesta? -preguntó Alex.

– Te prometo que lo haré.

Después, sin pensar, por instinto, corrió hacia el porche y le dio un beso en los labios.

– Feliz Navidad, Alex.

– Feliz Navidad, Holly.

Lo observó por la ventanilla de la furgoneta mientras se alejaba por el camino. Antes de que la casa desapareciera de su vista, él levantó una mano para decirle adiós.

– Volveré -murmuró con un nudo en la garganta-. Te lo prometo.

Pero no estaba segura del todo. Aquello había sido un encargo profesional, un trabajo para no terminar en números rojos como todos los años. No debería haberse enamorado.

Capítulo 9

El viaje de vuelta a Nueva York le pareció eterno. Intentaba entusiasmarse por volver a Manhattan, a su vida normal. Pero no podía hacerlo. Cada kilómetro que pasaba era un puñal en su corazón.

Durante dos semanas había vivido otra vida, rodeada de cariño, de afecto, de sueños de futuro… ¿Qué la esperaba en la ciudad sino caros adornos navideños? Una chica no puede meterse en la cama con un adorno de Navidad, por muy clásico o elegante que sea.

Mirando el paisaje, recordó su noche con Alex, recordó la carita de Eric, las bromas de Jed…

Después de vivir en Stony Creek, su vida en la ciudad le parecía banal, vacía, sin sentido. ¿De verdad le importaba el muérdago más fresco, el adorno más exclusivo? ¿Le importaba que estuvieran hechos de maderas nobles o de plástico? Y si tenía que convencer a otro cliente de que el espumillón estaba pasado de moda… se pondría a gritar.

Angustiada, dejó escapar un suspiro.

– Las navidades son difíciles para todos, querida.

Holly miró a la anciana que iba sentada a su lado. Había subido en Schenectady y olía a uno de esos perfumes antiguos, típicos de las abuelas.

– Estoy bien, solo un poco cansada.

– ¿Vas a visitar a tus parientes? Yo voy a ver a mi hija. Vive en Brooklyn. A lo mejor la conoces, se llama Selma Godwin.

Ella negó con la cabeza.

– No, no la conozco.

– Lleva una vida muy emocionante en Nueva York. Siempre trabajando y cuidando de su familia. A veces creo que no tiene tiempo de vivir de verdad. ¿Y tú?

– ¿Si tengo una familia?

– Si vives de verdad.

– No -contestó Holly-. No lo creo. De hecho, por eso viajo en este tren. Si viviese de verdad estaría cenando con la familia Marrin, no tomando una cena fría en Manhattan. Y si pasar la Nochebuena sola no fuera suficientemente patético, mañana tengo el premio doble: Navidad y mi cumpleaños.

– Tómate una copa de coñac, querida. No te sentirás tan sola. En mis tiempos no usábamos antidepresivos cuando estábamos tristes. Sencillamente, tomábamos una copita de coñac -rió la mujer-. ¿Por qué no me cuentas qué te pasa? A lo mejor te ayuda.

De repente, Holly sintió la necesidad de contarle su vida. Además, quizá un punto de vista objetivo la ayudaría, ya que ella era incapaz de tomar una decisión.

– Todo empezó cuando me ofrecieron un trabajo como… bueno, algo así como un ángel de Navidad.

Le contó la historia mientras el tren recorría los kilómetros que la separaban de Nueva York, con la anciana asintiendo sin hacer comentarios.

– Al principio no nos llevábamos bien, pero luego todo cambió. ¿Usted cree en el amor a primera vista?

La mujer se encogió de hombros.

– Si es amor, es amor. Sea a primera vista o no. Lo que sé del amor es que debes escuchar a tu corazón, cariño. Cuando yo conocí a Harold me volví loca, pero él ni siquiera se había fijado en mí. Cuando por fin se molestó en mirar… se enamoró. Más tarde me enteré de que me ignoraba porque me tenía miedo. ¿Te lo puedes creer? Miedo de mí. Pero yo siempre supe que me quería.

– ¿Y de qué tenía miedo?

– Supongo que de no tener lo que hacía falta para hacerme feliz. Pero estar con él me daba toda la felicidad que necesitaba -suspiró la anciana-. ¿Estás enamorada de ese hombre?

– Sí. Y él también de mí. Pero, ¿eso es suficiente? ¿Cómo voy a saber si el amor durará? Tengo tantas preguntas… y ninguna respuesta.

El tren se detuvo entonces y Holly se dio cuenta de que habían llegado a Nueva York.

– Solo tú sabes cómo hacer realidad tus sueños -sonrió su acompañante, levantándose-. Si escuchas a tu corazón, no te equivocarás. Bueno, querida, ha sido un placer conocerte. Que tengas unas felices fiestas.

– Espere -dijo Holly. Después de una conversación tan íntima, no podía marcharse así como así-. Ni siquiera me he presentado. Me llamo Holly Bennett. ¿Y usted? Podríamos tomar un café…

No quería ir a su solitario y frío apartamento. Ni siquiera había puesto un árbol de Navidad.

La anciana le guiñó un ojo.

– Me llamo Louise, pero puedes llamarme… tu ángel de Navidad.

La enigmática Louise bajó del tren y, antes de que Holly pudiera reaccionar, se había perdido entre los pasajeros que llenaban el andén.

– Solo tú sabes cómo hacer tus sueños realidad -repitió en voz baja-. Podría hacer mis sueños realidad ahora mismo si no fuera tan cobarde… Podría escuchar a mi corazón y cambiar el curso de mi vida.

De repente, su corazón se inundó de alegría. Era como si hubiesen encendido todas las luces de Nueva York. Holly bajó al andén y corrió hacia la taquilla. Si no había billete de vuelta a Schuyler Falls, alquilaría un coche… iría andando si hiciera falta. Aquellas podrían ser las mejores navidades de su vida, sin preguntas, sin presiones, sencillamente haciendo lo que le dictaba el corazón.

– ¡Holly!

– ¡Meg! ¿Qué haces aquí?

– He llamado a la granja y Alex Marrin me ha dicho que habías tomado el tren -contestó su ayudante, metiéndose las manos en los bolsillos del abrigo.

– ¿Qué ocurre? ¿Ha pasado algo?

– No, es que… he hecho algo que no debería haber hecho, pero ha sido con la mejor intención. La verdad, no esperaba que volvieses. Pensé que te darías cuenta de que estás enamorada de él y te quedarías en la granja, pero me ha salido mal.

– Meg, ¿qué has hecho?

– Yo envié las rosas -contestó su ayudante, mirando al suelo-. Soy una mala amiga y entiendo que quieras despedirme inmediatamente. Pero pensé que si te veías obligada a elegir…

Holly soltó una carcajada.

– ¿Tú enviaste las flores? Gracias a Dios… ¿Sabes lo que eso significa?

– ¿Que estoy sin trabajo?

– No, tonta. Significa que no tengo que ver a Stephan para decirle que nunca he querido casarme con él.

– Entonces, ¿sigo teniendo trabajo?

– No podría despedirte. Además, a partir de ahora te asciendo a la categoría de directora general…

– ¿Cómo?

– Me voy a Schuyler Falls, Meg. Voy a vivir con el hombre del que estoy enamorada.

– ¿Vas a casarte con Alex Marrin?

– Bueno, aún no me lo ha pedido, pero pienso convencerlo de que seré una esposa fantástica. Debería haberme quedado, pero el viaje en tren me ha hecho ver que estaba cometiendo un error.

– ¿Y eso?

– Es una larga historia… Pero cuanto más me alejo de los Marrin, más necesito verlos. Estoy enamorada de Alex y quiero vivir con él. Y pienso volver a Schuyler Falls ahora mismo para ser parte de su familia.

– ¿A qué hora sale el tren? ¿Tú crees que Holly se alegrará de que vayamos a verla? ¿Puedo sentarme al lado de la ventanilla?

Alex observó a su hijo paseando de un lado a otro del andén, nervioso. Tan nervioso como él.

En cuanto la furgoneta desapareció por la carretera, Alex maldijo su orgullo y su cobardía por no pedirle que se casara con él. Pero todo eso iba a cambiar, pensó entonces, tocando la bolsita que llevaba en el bolsillo. Afortunadamente Eric lo había desobedecido, yendo a la estación sin su permiso. De modo que los dos acabaron allí, esperando el siguiente tren a Nueva York.

– ¿Cómo has podido dejarla ir, papá?

– Fue un momento de locura -suspiró él-. Como tú, cuando viniste a la estación sin pedirme permiso -añadió, mirándolo con expresión severa.

– Pero me encontraste. Aunque no te dije dónde iba, sabías que estaría aquí.

– Tus viajecitos a los almacenes Dalton y la estación van a terminarse, amigo. O estarás castigado hasta que cumplas los quince años.

– Es que merecía la pena, papá. Vamos a buscar a mi ángel de Navidad… Puedes devolver todos mis juguetes si quieres. Y puedes quedarte con el coche que el abuelo pensaba regalarme cuando cumpliera los dieciséis.

– ¿Tanto deseas que vuelva Holly?

El niño asintió.

– Quiero que viva con nosotros para siempre. Y que me haga galletas y me lea cuentos y me enseñe a tocar el piano… y a hablar con las chicas.

Alex sonrió.

– ¿Habéis hablado de chicas?

– Hemos hablado de todo. Holly sabe mucho de chicas… seguramente porque ella es una.

– Sí, claro, eso ayuda. Es difícil entender a las mujeres.

– Sí -asintió Eric-. Y a ti no se te da bien, papá. Así que será mejor que esto funcione. No quiero que vuelvas a meter la pata.

– ¿Y si no funciona? -preguntó Alex-. Yo no puedo obligarla a volver. No se puede obligar a nadie para que te quiera.

– Pero Holly nos quiere -protestó Eric.

– ¿Cómo lo sabes? ¿Te lo ha dicho?

– No tenía que decirlo, lo sé. Además, lo he visto en cómo te mira. Pone cara de tonta, como Eleanor Winchell cuando mira a Raymond.

– ¿En serio?

– Sí. Además, Kenny se dio cuenta enseguida.

Alex se sentó de nuevo en el banco. Debería haberle pedido que se casara con él, debería haberle dicho que no podía vivir sin ella. Debería haber olvidado sus miedos.

– ¡El tren! -exclamó Eric.

– No es ese, cariño. Ese viene de Nueva York. Nuestro tren no sale hasta dentro de media hora.

– ¿Cuánto tardaremos en llegar?

– Unas tres horas. Será muy tarde cuando lleguemos a casa de Holly y puede que esté dormida.

– ¿Seguirá siendo Nochebuena?

– No, ya será el día de Navidad.

Eric suspiró desilusionado. Alex lo miró un momento y después desvió su atención al tren que entraba en la estación. Veía por las ventanillas a los pasajeros bajando sus maletas y, por un momento, le pareció ver a una mujer que se parecía mucho a Holly, pero… la veía por todas partes, no podía dejar de pensar en ella.

¿Qué le diría cuando llegasen a su casa? Tendría que disculparse por despertarla, por aparecer sin avisar y probablemente por todo lo que había hecho mal durante las últimas dos semanas. Después, le hablaría de sus sentimientos e intentaría convencerla de que abandonase su vida en Nueva York para vivir con él en Stony Creek.

Si ella insistía en vivir en Nueva York, tendría que encontrar la forma de mantener la granja hasta que Eric tuviese edad para heredarla. No sería fácil, pero tampoco imposible. Lo único que sabía era que, fuese como fuese, tenía que estar con ella.

Eric tiró entonces de su manga.

– ¡Papá, mira!

– Todavía no es la hora, hijo.

– ¡No, mira! -exclamó el niño, señalando a los pasajeros.

– ¿Qué?

– ¡Es nuestro ángel de Navidad!

Holly se materializó entre los pasajeros como por arte de magia.

Alex se levantó y dio un paso hacia ella, sin saber si era real o solo un sueño. Fuera lo que fuera, era la mujer más bella que había visto en su vida. Y, fuera lo que fuera, sabía algo con certeza, sabía que estaba mirando su futuro.

El andén estaba lleno de gente cuando Holly bajó del tren. Y entonces no estuvo segura de lo que estaba haciendo. Todo le había parecido tan claro en Nueva York, con el billete de vuelta en la mano… Pero una vez allí no estaba tan segura.

Eran las nueve e imaginó que Alex, Eric y Jed estarían preparando la cena de Nochebuena. O quizá habrían ido a la iglesia.

– Llamaré primero -murmuró, volviéndose para buscar una cabina-. Pero quizá no debería llamar. ¿Y si me dice que vuelva a mi casa?

Tenía que haber taxis en la puerta de la estación. Aparecería en Stony Creek sin avisar y…

Entonces vio a Alex en el andén. Temblorosa, dejó caer la maleta sin darse cuenta. Habría querido echarse en sus brazos, pero no podía moverse.

Alex se acercó y todo, la estación, los pasajeros, las luces, todo desapareció. Solo oía los latidos de su corazón, solo veía los ojos azules del hombre que amaba.

– Estás aquí. ¿Cómo sabías que iba a volver?

– No lo sabía -contestó él, sacando dos billetes del bolsillo-. Eric y yo pensábamos ir a Nueva York a buscarte.

Los ojos de Holly se llenaron de lágrimas.

– ¿Pensabais ir a buscarme?

– Sé que lo he hecho todo mal, pero voy a compensarte, te lo juro -dijo Alex, sacando una bolsita de terciopelo-. Debería haberte dado esto cuando te pedí que te quedases, pero me alegro de poder hacerlo ahora. Holly, te quiero -dijo, poniendo un anillo en su dedo-. Y nunca dejaré de hacerlo. ¿Quieres casarte conmigo?

– ¿Casarme contigo?

– Te quiero en mi vida y en la vida de Eric… para siempre. Cásate conmigo, amor mío. Haz que mi vida sea perfecta.

Holly miró el anillo, estupefacta. El diamante brillaba con mil colores bajo las luces del andén.

– Este anillo era de mi bisabuela. Y quiero que sea tuyo.

Sus ojos estaban llenos de lágrimas y lo veía todo borroso, como si fuera un sueño. Pero era real. Ya no tenía ninguna duda. La escena era perfecta, con los tres en el andén, villancicos sonando a través de los altavoces y copos de nieve cayendo alrededor…

– Por favor, di que sí -murmuró Eric, tomando su mano-. Por favor, Holly.

– Sí -dijo ella-. Sí, Alex. Me casaré contigo.

El niño lanzó un grito de alegría cuando su padre la besó. Después, tomó a Eric en brazos y los tres salieron de la estación.

Holly siempre había trabajado tanto para que las navidades de los demás fuesen perfectas… Y en aquel momento, junto a Alex y Eric, se dio cuenta que unas navidades perfectas no tenían nada que ver con el árbol y los adornos.

Unas navidades perfectas estaban llenas de amor, de felicidad… con una familia y un hogar. Y para Holly, aquellas fueron sus navidades perfectas.

Epílogo

Eric estaba tumbado frente a la chimenea del cuarto de estar, escribiendo una carta. Los juguetes habían dejado de interesarle porque acababa de oír algo mucho más interesante: preparativos de boda y una luna de miel para tres en Disneylandia.

El abuelo estaba dormido en su sillón, Thurston tumbado cerca de la ventana, y su padre y Holly abrazados en el sofá, hablando en voz baja.

Habían pasado la noche en el establo porque Jade se puso de parto. Y por la mañana, durante el desayuno, después de cantarle el Cumpleaños Feliz a su ángel de Navidad, su padre le dio un regalo muy especial: el potrillo recién nacido.

Eric sonrió. Holly ya no podría marcharse porque tenía un caballo en Stony Creek. Incluso le había puesto nombre: Diamante.

Entonces volvió a concentrarse en su carta. Cuando pidió unas navidades perfectas, no esperaba que Santa Claus le llevase una nueva mamá. Pero no podía imaginar mejor regalo que Holly.

Eric apretó el bolígrafo con fuerza. Aquella carta tenía que ser tan perfecta como la anterior. Más todavía, porque aquella vez estaba pidiendo algo realmente serio. Afortunadamente, tenía un año entero para redactarla como era debido.

El problema era que no sabía escribir…

– ¿Cómo se escribe hermanito?

– ¿Por qué quieres saberlo? -preguntó Alex.

El niño se sentó en el suelo. Quizá sería mejor decirle a su padre y a Holly lo que estaba pidiendo.

– Estoy escribiendo una carta a Santa Claus para que me traiga un hermanito.

– ¿Un hermano? -repitió Holly, atónita.

– Sí. Quiero un hermano pequeño… pero que no vomite y no llore.

– No hemos hablado de eso todavía -murmuró su padre-. ¿Verdad, Holly?

– ¿Qué tal una hermanita? -preguntó ella.

Eric los vio besarse por enésima vez aquel día. Tendría que acostumbrarse, pensó, levantando los ojos al cielo.

– ¿Una chica? Si no quedan chicos, supongo que tendré que aguantarme… mientras no sea como Eleanor Winchell.

– Yo creo que sería igual que Holly -sonrió su padre-. Rubia, de ojos verdes, con cara de ángel…

– Entonces, me gusta.

– Trae esa carta, enano. Hay que archivarla.

– ¿Por qué?

– Como recordatorio. Tenemos que ponernos a trabajar esta misma noche.

Eric tomó otro papel, pensativo. Después de dejar arreglado el asunto del hermano, decidió arriesgarse un poco más. Quizá podría pedir dos.

– Sí, dos niños estaría bien -murmuró-. Mellizos, un niño y una niña. ¡Esas sí que serían unas navidades perfectas!

Kate Hoffmann

***