/ Language: Español / Genre:love_contemporary,

Cena para Dos

Liz Fielding

Había dos cosas a las que Nick Jefferson no podía resistirse: un desafío y una mujer rubia. Así que, cuando se encontró con la última de sus rubias y ésta lo desafió a que preparase una cena romántica para ambos, no pudo negarse. Pero, lamentablemente, Nick era incapaz de freír un huevo, y tuvo que pedir ayuda a Cassie Cornwell. Cassie no era el tipo de Nick. Para empezar, era morena y, además, la primera mujer que lo había rechazado, aunque no muy convencida. Su primer matrimonio la había vuelto muy desconfiada, pero eso no la salvó de la decepción que sintió al saber que Nick la había llamado para que le preparara una escena de seducción, en lugar de querer compartir la cena con ella…

Liz Fielding

Cena para Dos

Cena para Dos (13.01.1999)

Título Original: Gentlemen Prefer… Brunettes (1998)

CAPÍTULO 1

CASSANDRA Cornwall sonrió cansada. No le habría hecho mal un poco de cafeína para animarse.

Alzó la vista, con la esperanza de encontrarse con la mirada de Beth, pero su amiga estaba demasiado ocupada echándose en brazos de un hombre que acababa de aparecer por la puerta.

– ¡Nick, cariño!

La exclamación de alegría de Beth hizo darse la vuelta a toda la gente de la tienda. Cassie se quedó mirando a Nick, que acababa de inclinarse desde su considerable altura hasta la mejilla de Beth para darle un beso.

En el movimiento, se deslizó un mechón de pelo color miel por la bronceada frente de Nick.

– ¡Beth, estás maravillosa! -su voz era dulce y cálida-. No sé cómo he podido dejarte escapar.

La exclamación de alegría de Beth estaba totalmente justificada, pensó Cassie. Nick era la seducción hecha persona. Tenía unas piernas larguísimas, una sonrisa seductora, y unos ojos negros que seguramente harían sentir deseable y hermosa a cualquier mujer. Es decir, el tipo de hombre al que sería una locura tomar en serio.

Beth lo sabía bien.

– Supongo que estabas muy ocupado -dijo ella riendo-. Veamos.

– Estaba Janine Grey, Georgia Thompson, Caroline Clifford… -Beth contaba con los dedos al mismo tiempo que nombraba a las mujeres-… y se corría el rumor de que Diana Morgan…

– ¡Bueno, ya está bien! Es suficiente -dijo Nick, levantando las manos como rindiéndose en broma-. Nunca lo he negado. Es que tengo una incurable debilidad por las rubias altas.

– Altas, guapas, esbeltas… -dijo Beth, mientras él la abrazaba-. Es una debilidad que te va a meter en un buen lío un día de éstos.

– ¿Es un augurio?

– ¡Eres increíble, Nick! ¿Cuándo vas a crecer?

Él sonrió pícaramente, como reconociendo lo que le acababa de decir Beth, pero no parecía Mostrarse arrepentido.

– Supongo que nunca -contestó Nick-. ¿Cómo está Harry?

– Harry anda muy contento con una pelirroja regordeta. Esperemos que siga así.

– Regordeta no, Beth. Con unas curvas magníficas -murmuró Nick.

Beth resopló. Cassandra sintió ganas de resoplar también.

– No cambiarás en la vida. Pero acuérdate de lo que te digo, un día de éstos, alguna mujer te robará ese corazón de play-boy. Cuando menos lo esperes.

– Las malas lenguas dicen que no tengo corazón para que puedan robármelo, Beth.

– Lo sé. Pero, ¿quién escucha las malas lenguas? -Beth lo tomó del brazo y se lo apretó-. ¿Has venido a hacerme una visita, cariño, o estás haciendo compras?

– Estoy buscando un regalo para Helen. Es su cumpleaños la semana próxima. Veo que tienes una persona famosa firmando libros… -Nick dirigió la mirada hacia la mesa con pilas de libros, y de pronto descubrió unos ojos color caramelo observándolo como si fuera un cachorrito travieso. Si hubiera sido un cachorro se hubiera echado panza arriba para que lo acariciara, pero como no lo era, simplemente se acercó más para mirarla mejor.

Al llegar a la oficina, había visto un cartel anunciando que aquel día Cassandra Cornwell, famosa por sus programas de cocina en televisión, firmaría ejemplares de su libro de once a doce de la mañana. Había enviado a su secretaria a las once, pero ésta había regresado diciendo que la librería estaba atestada de gente y que regresaría más tarde. Pero más tarde había estado ocupada tratando de resolver un problema para él.

Podría haber llamado a Beth y haberle pedido que se quedara con un ejemplar firmado para él, pero se le había ocurrido que si ella estaba tan ocupada no habría sido muy amable por su parte interrumpirla para que atendiera una llamada telefónica, cuando su oficina estaba apenas unos pisos más arriba de la librería. Así que había decidido ir en persona. Y se alegraba de haberlo hecho.

Si se le hubiera ocurrido imaginarse a Cassandra Cornwell habría pensado en una mujer de mediana edad, con canas, robusta y de mejillas coloradas, y mandona. Pero no era así. Tenía una piel clara traslúcida, cejas tupidas, unos ojos que parecían sonreír incluso cuando intentaban no hacerlo, y un pelo oscuro y sedoso, a punto de soltarse, de escaparse de un peinado que procuraba darle un aspecto cuidado y ordenado.

Además tenía una boca muy dulce, igual de risueña que sus ojos. Él sintió unas desconcertantes ganas de besarla. Seguramente sabría igual que las fresas que había robado una vez, de niño, del jardín de la cocina de su madre.

– … y ya sabes cuánto le gusta cocinar a Helen -dijo Nick, terminando la frase.

– No sé si me gustaría que me regalasen un libro de cocina para mi cumpleaños -dijo Beth, siguiéndolo hacia el almacén-. Pero no voy a rechazar el dinero de un cliente, especialmente uno como tú. Cassie, ¿conoces a Nick Jefferson? -Beth le hizo señas por detrás de él, señalando el bloque de oficinas de la planta de arriba, indicándole que se trataba de ese Jefferson.

Cassie intentó no reírse mientras Beth continuaba la pantomima, señalando su alianza y agitando su cabeza, y representando una escena dramática que Cassie interpretó como que él era el tipo de hombre por el que cualquier chica se moriría.

Probablemente Nick sospechó que pasaba algo a sus espaldas porque empezó a darse la vuelta. Pero entonces Cassie alargó la mano y dijo:

– No, no nos conocemos.

– ¿Cómo es posible? -dijo él, tomando la mano de ella tiernamente. Sus largos dedos rozaron la muñeca de Cassie-. Si vive en Melchester…

Cassie pestañeó. Era increíble la facilidad con que flirteaba.

– Es un lugar muy grande, señor Jefferson -dijo Cassie. Además ella evitaba ir a actos sociales.

– Nick. Llámeme Nick, por favor.

– Nick, ésta es Cassandra Cornwell, una mujer cuya pastelería podría conquistar tu corazón. Ella preparó la comida de mi boda, conoció a una presentadora con la que salía mi hermano, y lo demás es historia conocida.

Nick miró a Beth, que ya había terminado la representación del status de solterón de Nick Jefferson. En ese momento se encontraba apoyada en el mostrador de la caja.

– ¿Historia conocida?

– Me refiero a la historia de la televisión. Cassie tiene el mayor índice de audiencia de un programa sobre cocina en toda la historia de la televisión. Las mujeres miran su programa para aprender a cocinar como sus madres. Los hombres ven su programa y se les cae la baba -Beth miró a Nick con picardía-. Es posible que sea su tarta de toffee lo que los atrae, pero se me ocurre que no.

– No, yo tampoco creo que sea eso -dijo él.

– Acaba de regresar a vivir a Melchester.

– Tiene mucha suerte Melchester.

Aunque era más baja de lo que él solía exigir en una mujer, y rellenita, no era delgada como una modelo, Cassandra Cornwell, pensó él, era exactamente el tipo de mujer que un hombre desearía encontrarse en la cocina al final de un largo día en la oficina. Tibia, hogareña, cálida. Alguien para hacerte masajes en el cuello y servirte una cena digna de los dioses. En pocas palabras, el tipo de mujer con la que un hombre podría casarse para tenerla sólo para él. No era su tipo en absoluto, excepto por sus labios.

Cassie se dio cuenta de que se había quedado un poco atontada, tragó saliva y sonrió amablemente.

– Hola, Nick.

Nick debió soltar su mano después de estrecharla, pero no lo hizo. Cassie se dio cuenta de que empezaba a sentir un hormigueo en su piel. Miró en dirección a Beth para pedirle que la rescatase, pero ésta se había ido al fondo del local con un cliente y había desaparecido hacia la parte de atrás de la tienda. Al parecer, Nick no tenía intención de soltarle la mano. Ella empezó a sentir calor por todo el cuerpo.

Tal vez por eso Nick le tocó la comisura de los labios, y tal vez por ello fue que, cuando ella no había salido aún de su asombro por aquel inesperado gesto, la besó.

Fue un shock. O al menos debió de ser un shock. Porque él era un extraño, aunque los habían presentado. Ella debería haberlo frenado, lo sabía. El problema era que no era el tipo de beso que una chica quisiera cortar.

Él tampoco parecía tener prisa en dejar de besarla.

Los labios de Nick se movieron suavemente, pero con decisión, como si estuviera buscando algo muy preciado. Y cuando finalmente paró, ella se oyó un suspiro de arrepentimiento.

En ese momento se dio cuenta de que había sido ella la que había buscado prolongar el beso, levantando la cara a modo de invitación, entreabriendo los labios. Abrió los ojos y vio a Nick Jefferson observándola. Era la mirada de un hombre acostumbrado a las conquistas inmediatas.

– Tenía razón -dijo él, antes de que ella pudiera preguntarle qué diablos estaba haciendo. En realidad parecía sorprendido.

– ¿Razón? -dijo Cassie. Ella estaba indignada, pero él la había distraído de su indignación.

Entonces se dio cuenta de que estaba con la cara levantada, como si le estuviera pidiendo que la volviera a besar. Hizo un esfuerzo por recomponerse y repitió:

– ¿Que tenía razón acerca de qué? -Cassie intentó retirar la mano, pero él no la dejó.

Al darse cuenta de que la gente que había los estaba mirando, se quedó quieta para no hacer una escena.

– Tenía razón acerca de tu boca -dijo él-. Tiene sabor a fresa.

“¡A fresas!”, pensó Cassie, y rogó que no se pusiera colorada bajo la intensidad de su mirada. Estaba furiosa consigo misma. El hombre era incorregible; ella no tenía por qué animarlo.

Pero el contacto con su mano le había provocado un estremecimiento… Se le había olvidado la sensación de cosquilleo al sentirse atraída por alguien. Hacía tanto que no ocurría, que tal vez había creído que no volvería a suceder.

De todas formas, seguramente él lo habría dicho para impresionarla.

– ¿Fresas? ¿Qué tipo de fresas? -le preguntó ella.

Él sonrió seductoramente.

– Las pequeñas. Ésas que son bien rojas, y que al morderlas sueltan un zumo exquisito.

Evidentemente ella no había logrado que depusiera su actitud descarada.

– ¡Oh! -contestó Cassie. La imagen que había evocado era tan sensual que mejor se hubiera callado.

Nick se acercó a ella y se sentó en el borde de la mesa donde estaba sentada. Entonces se inclinó para tomar un libro de cocina, rozándola en el movimiento.

Ella se quedó paralizada al aspirar aquella tibia fragancia masculina, mezclada con olor a ropa limpia, jabón y un rastro de colonia.

Nick Jefferson, en cambio, hojeó las páginas como si nada. Ella sintió la tentación de darle con el libro en la cabeza, pero se reprimió. Sería mejor seguir su ejemplo y hacer como si nada.

Pero una cosa era decirlo y otra hacerlo. Sus labios se habían quedado temblando después de aquel beso, y ella se descubrió preguntándose qué sentiría si Nick Jefferson le tomaba la cara entre las manos y la besaba en serio.

Pero, ¿se estaba volviendo loca?, pensó ella.

– Estoy seguro de que a Helen le va a encantar el libro -dijo él, sobresaltándola.

– ¿Helen?

– Mi hermana -dijo él con una sonrisa malévola, como si hubiera intuido la pizca de celos en ella al oír el nombre de otra mujer. '

Él era un arrogante, sin duda, pero ella era idiota. -Bueno, no quiero convencerlo de que no compre uno de mis libros, pero estoy de acuerdo con Beth. No es el tipo de regalo que una chica puede esperar para su cumpleaños.

– Bueno, es sólo un regalo extra. A Helen le encanta cocinar. Colecciona libros de cocina, igual que otras mujeres coleccionan joyas. Es una fan suya, es por lo que al ver su póster fuera se me ocurrió la idea. Ahora que la conozco, comprendo por qué es su admiradora.

Cassie ignoró el cumplido. Sinceramente dudaba que él la hubiera oído nombrar, y además estaba segura de que él no era el tipo de hombre que se pondría a hablar de cocina con su hermana.

– A mí me gustaría más que alguien me regalase joyas para mi cumpleaños y los libros de cocina comprármelos yo -dijo ella.

– No se preocupe, Cassandra. Encontraré alguna bonita sorpresa para regalarle. No miro tanto el dinero.

Ella estaba segura de ello. Al contrario, seguramente sería muy generoso con lo que pudiera comprarse con dinero. Pero había algo en el interior de Cassie que le advertía que debía de ser tan miserable como Scrooge en cuestiones de compromiso emocional.

– ¿Quiere que le firme un ejemplar para su hermana? -preguntó ella, extendiendo la mano para que él le diera el libro.

Nick no parecía tener prisa, porque le dio el libro muy lentamente, asegurándose de que ella pudiera ver la foto que él había estado mirando.

– ¿Budín de Sussex en salsa? -preguntó él.

Ella estaba segura de que él no tenía ningún interés en las recetas, sino que perseguía seducirla.

Pero ella estaba decidida a no dejarse arrastrar por un hombre que, evidentemente, se creía irresistible, y que probablemente lo sería, para alguien que buscase una aventura. Pero ella no buscaba eso.

– ¿Lo ha probado? -preguntó ella después de un carraspeo con el que buscaba usar un tono más duro con él-. Es un postre tradicional inglés -le explicó ella como si estuviera tratando con un adolescente de catorce años-. La salsa se hace con zumo de limón y mantequilla que se pone en el fondo del molde, de manera que cuando se desmolda, cae por encima. Tiene muchas calorías, por supuesto, pero es delicioso -agregó-. Tal vez si la sorpresa gusta a su hermana, se lo prepare algún día.

– Es posible -dijo él, mientras seguía hojeando el libro-. ¿Y qué opina acerca de todas estas tartas y pasteles? -preguntó él, deteniéndose en una página al final del libro-. ¿Tienen calorías también?

Ella se encogió de hombros.

– Ciertamente tienen crema. Él cerró el libro y le dijo:

– Tal vez debería poner un letrero en la cubierta advirtiendo contra los riesgos para la salud -dijo él levantando el libro y sonriendo. Los pliegues alrededor de la boca se pronunciaron al hacerlo.

– También tienen fruta fresca dijo ella-. ¿No ha oído decir que no está mal permitirse un poquito de lo que se desea?

– Es verdad. Es una filosofía con la que sinceramente estoy de acuerdo. Pero no en cuanto a la comida. Además, yo creía que lo que se buscaba en este momento era comida baja en calorías y sin azúcar añadida, ¿no es así?

La sonrisa de aquel hombre era muy seductora, y no había duda de que era muy atractivo, lo malo era que él lo sabía. Además, ella no era una rubia alta y esbelta, así que seguramente él estaría practicando con ella hasta que apareciera una rubia a su gusto.

– Sinceramente, prefiero no dedicarme a ello. Además, no es cuestión de que se coman esas calorías todos los días. Uno se puede cansar de algo muy rico, como los postres -apuntó ella.

Beth, que acababa de terminar con el cliente, volvió justo cuando Cassie se había puesto colorada.

– Si crees que los postres son potentes, amigo mío, deberías probar la empanada de Cassie -comentó Beth.

– ¿Sí? -preguntó Nick, mirando a Cassie a los ojos directamente-. Si compro la carne, ¿la prepararía para mí?

– Puedes comprarte un ejemplar del libro, Nick -le dijo Beth-. Es una buena inversión. Algún día se te acabarán las mujeres a quienes seducir, y tendrás que aprender a cocinar.

– Jamás he seducido a una mujer por su talento en la cocina, Beth -dijo él, sin quitar la vista de Cassie-. Esta ciudad está llena de buenos restaurantes.

Nick se había dado cuenta de que ella se había ruborizado, a pesar de querer mantener un comportamiento frío con él. Estaba causando alguna impresión en Cassandra Cornwell, aunque no sabía cuál.

– Pero compraré el libro de Cassie, si me lo firma -agregó él.

– Por supuesto que te lo firmará -dijo Beth en tono profesional-. ¿Qué quieres que te ponga?

– ¡Oh! Eso se lo dejaré a Cassie. Estoy seguro de que sabrá qué poner -contestó él, ofreciéndole el libro.

– ¿Qué tal si pone: A Nick Jefferson, la experta… -dijo Beth.

– La más reconocida experta en cocina de la ciudad -Nick completó la frase de Beth antes de que ésta dijera algo fuera de lugar.

– Pero usted no sabe cocinar -le recordó Cassie con extremada cortesía.

Nick sintió que ella hubiera preferido arrojarle un libro a la cabeza. Una pila entera de libros, tal vez. Y pensó que le habría gustado verla en esa actitud.

– ¿Quiere decir que su libro no va a enseñarme a ser un perfecto cocinero en tan sólo unos minutos? -preguntó él, provocándola-. ¿Es ése el mensaje que quiere difundir?

– Al contrario. Cualquiera puede calentar una comida congelada de las que se venden en el supermercado actualmente -ella puso la mano encima de la pila de libros que estaba a su lado-. Mis libros tratan de la vieja cocina, una cocina que lleva tiempo y mimo preparar. Mis lectores cocinan por placer, Nick, y yo también. No tiene nada que ver con la satisfacción de una comida rápida.

– Ahora comprendo por qué su programa de televisión es tan popular, Cassandra. Es una cuestión de nostalgia, un valor en alza en la actualidad.

– ¿No añora nunca comer un budín de arroz como los que hacía su madre? Con mantequilla, nuez moscada y pasas de uva?

– No. Siempre he preferido las fresas recién recogidas del campo. Y más si son robadas…

Era evidente que él no hablaba de los budines.

– Eso también es una cuestión de nostalgia -lo interrumpió ella-. ¿Y qué me dice de los sueños que está vendiendo usted? -ella le hizo señas hacia los pisos de arriba, la torre de cristal de la central de Deportes Jefferson, que brillaba con el sol de verano y dominaba la ciudad-. Compre esta raqueta de tenis, o estos palos de golf, y será el campeón mundial. ¿Es ése su mensaje? ¿Qué tiene de verdad?

Beth carraspeó al oír la conversación. Ninguno de los dos se dio cuenta.

– No el campeón mundial -sonrió él seductoramente. Seguramente dejaría embobada a cualquier mujer con una sonrisa así-. Tal vez campeón de su club. Pero Deportes Jefferson vende más de un tipo de sueño. Vendemos cosas para disfrutar del aire libre. Artículos para camping, cañas de pescar, equipos para practicar deportes, en resumen, el antídoto para su tipo de cocina.

– Necesitas una tienda de campaña, ¿no es cierto, Cassie? -lijo Beth, antes de que la conversación degenerase totalmente-. Si se lo pides amablemente. Estoy segura de que Nick te enseñará todo lo que tiene -hizo una pausa, y sonrió pícaramente-. Nunca se sabe. A lo mejor te ofrece ponértela.

– ¿Va a ir de camping? -le preguntó Nick a Cassie.

– Seguro -dijo Beth-. De hecho, se va con tres hombres jóvenes adorables.

– Muchachos -aclaró Cassie para que Beth no siguiera con aquel juego de insinuaciones para despertar el interés de Nick por ella-. Y ya tengo una tienda de campaña.

– ¿Tres muchachos? -Nick miró la mano de Cassie. No tenía alianza-. ¿Sus hijos? -le preguntó.

– Mis sobrinos. Quieren salir un poco. Y como mi hermana y mi cuñado van a estar fuera una semana, me he ofrecido a llevarlos.

– ¿Sólo usted y los tres chicos? Beth tiene razón. Es posible que necesite a alguien que la ayude a poner la tienda.

– ¿Sí? ¿Es muy difícil?

– Una pesadilla si no sabe hacerlo.

– ¿Se lo advierte a sus clientes cuando les vende una de las tiendas de campaña de sus sueños?

– Les aconsejamos practicar en el jardín de sus casas antes de ir con ella al Amazonas. ¿Ha hecho eso, señorita Cornwell?

– ¿Ir al Amazonas?

– Practicar en el jardín.

– Aún no.

– Debería hacerlo. Este clima no va a durar siempre. Es posible que llueva o que haya mucho viento adonde vaya.

– ¿Se está ofreciendo a mostrarme cómo se monta una tienda, señor Jefferson? -estaba segura de que no era así.

Seguramente lo hacía siempre, pensó Cassie. No se trataba de algo personal. Él no estaba interesado en ella en absoluto. Simplemente no podía evitar seducir constantemente.

– Es posible. ¿Qué le parece si lo hablamos mientras almorzamos? -dijo él.

¿Almorzar? Realmente era increíble. ¿Se creería de verdad que se echaría en sus brazos por gratitud?

– ¿No va a estar demasiado ocupado persiguiendo rubias de piernas largas para preocuparse por mí y por tres niños? -le preguntó ella, y tomó uno de sus libros para firmarlo.

– ¿Quién ha dicho que persigo a alguien?

¿Qué insinuaba? ¿Que lo perseguían a él?

– El nombre de su hermana es Helen, ¿no es verdad?

– Sí.

Ella firmó el libro, se lo dio a Beth para que lo envolviera y esperó que él se marchase. Pero él no lo hizo.

– No se olvide de mi libro, Cassandra -le recordó él.

Ella supuso que la compra de su libro era parte del juego, y estaba segura de que así era, pero si él quería tirar el dinero, era cosa suya. Cassandra tomó otro ejemplar de la pila, lo abrió y se quedó mirando la hoja en blanco.

Luego escribió:

Para Nick Jefferson, un hombre al que se debe tomar sólo con una pizca de sal.

Lo firmó y se lo dio.

CAPÍTULO 2

NICK se quedó mirando la dedicatoria Luego le dio el libro y su tarjeta de crédito a Beth. Pero no hizo ningún comentario. Un hombre debía pagar sus placeres, después de todo. E intentar seducir a Cassandra Cornwell había sido algo especial. No estaba muy seguro de poder considerarlo un placer. A excepción de ese beso. Y realmente no había bromeado cuando había hablado de las fresas.

– Entonces, ¿dónde vamos a almorzar? -le preguntó a Cassie-. Estoy seguro de que debe de conocer los mejores restaurantes.

No tanto como él, ella estaba segura.

– Lo siento, Nick, tengo un compromiso a la hora del almuerzo -ella le ofreció su mano sin pensar-. Espero sinceramente que el libro le guste a su hermana.

– ¿Y qué me dice de mí? -le dijo él. Hizo un leve movimiento con el pulgar en la mano de ella, casi una caricia.

Cassie retiró la mano enseguida.

– No creo que vuelva a abrir el libro -le contestó abruptamente-. Lo dejará en un estante, y quizás ni siquiera eso. Quizás se lo regale a su secretaria en cuanto llegue a su oficina.

– No, con esa dedicatoria no sería capaz.

– ¿No le parece adecuada? Lo siento, Nick. ¿Quiere que le devuelva el dinero?

– No.

Cuando ella recogió su bolso él agregó:

– No veo la hora de leerlo más detenidamente.

– ¡Tonterías! Lo esconderá en el último cajón del escritorio y se olvidará de él para siempre. Va a ser un gasto inútil -ella abrió su cartera y sacó dinero para devolverle el precio del libro.

Nick le puso la mano encima de la de ella.

– Guarde su dinero. Le prometo que me llevaré el libro a casa esta noche y que lo estudiaré detenidamente. ¿Quién sabe? Tal vez usted me convierta y me sienta tentado de cocinar alguna vez.

– Ten cuidado de no convertirte en un fanático de las fresas, Nick-le advirtió Beth cuando le devolvió su tarjeta y le dio los libros en una bolsa-. Dale recuerdos a tu madre y no esperes al próximo cumpleaños de Helen para venir por aquí. Pasas por la puerta de la tienda todos los días.

– De acuerdo -le prometió él, mirando a Cassie, y salió.

– ¡Uf! -exclamó Cassie cuando la puerta se cerró detrás de él, agitando la mano como si se hubiera quemado los dedos.

Beth se rió.

– Eres imperturbable, Cassie. Yo diría que es algo nuevo para Nick que alguien rechace alguna invitación suya, sobre todo una invitación a almorzar en un restaurante caro.

– Entonces me consolaré con la certeza de que la experiencia será memorable para él -sonrió ella-. Al fin y al cabo yo no habría sido más que el plato del día para él si hubiera aceptado.

– Te comprendo. ¿Con quién vas a almorzar?

– Contigo. En eso habíamos quedado.

– ¿Has rechazado la invitación de Nick Jefferson para almorzar conmigo? Chica, debes pensar bien cuáles son tus prioridades.

– Sólo porque me haya hecho crepitar, Beth, no voy a caer rendida a sus pies.

– ¿Te ha hecho crepitar, entonces?

– Pero sólo como lo puede hacer una estrella de cine.

– ¿Sí?

– Cuando entras al cine, y las luces se apagan, el protagonista es todo tuyo. Luego te vas a casa tan tranquila. Los hombres son más inofensivos de ese modo.

– ¿No te parece un poco aburrida tanta seguridad?

– No. Además, ya lo has oído. Tiene una incurable debilidad por las rubias.

– Lo sé. Altas y rubias. El tipo frío de Grace Kelly. Acaba de entrar a trabajar una de ésas en el Departamento de Marketing de Deportes Jefferson, y he oído que los empleados han apostado cuánto tardará en sucumbir a los encantos de Jefferson. Pero, ¿sabes una cosa? Aunque haya perseguido a muchas rubias en los últimos años, jamás se ha visto tentado de casarse con ninguna de ellas. ¿No te da qué pensar eso?

– ¿Que son inteligentes?

– No seas tan cínica, Cassie.

– ¡Oh, sí! Lo soy -dijo ella. Pero se vio tentada por el cotilleo-. ¿Ni siquiera ha estado a punto de casarse?

Beth se encogió de hombros.

– Se compró un chalé fuera de la ciudad hace unos años, y todo el mundo supuso que iba a pasar algo.

– ¿Y?

– Resultó que se lo estaba pasando bien con una decoradora de interiores mientras tanto. Supongo que ella necesitaba practicar con alguna casa y él aprovechó la ocasión. Cuando ella terminó con el chalé, se mudó -Beth se sonrió-. O tal vez él la hizo irse.

– Eso parece más posible. Después de todo, ¿por qué va a molestarse en casarse si se lo pasa tan bien sin hacerlo?

Beth frunció el ceño.

– Nick no es así.

– ¿No? -Cassie negó con la cabeza-. Es un hombre atractivo, Beth, tal vez tengas razón y no sea tan cínico como parece, pero yo exijo algo más en un hombre.

– ¿Algo más?

– Más sustancia -contestó Cassie-. Es encantador, muy guapo, pero es un donjuán, y yo soy un cisne.

– ¿Un cisne?

– Los cisnes se emparejan para toda la vida -pero sus labios aún ardían por el fuego de aquel beso.

Beth la miró asombrada y enternecida a la vez. Parecía decirle que cinco años de duelo eran suficientes; que lo dejara ya.

– Sí, ya sé. Terminaré mi vida hablando con mi gato -dijo Cassie rápidamente antes de que Beth se lo dijera.

– Es posible. Pero ésa no es razón para no divertirse un poco con alguien así, mientras esperas que llegue otro cisne como tú. Tal vez estés a tiempo de volverte atrás y llamar a Nick para almorzar -Beth se empezó a mover hacia la puerta.

– Quédate donde estás, Beth Winslet. Nick Jefferson no es un hombre para mí.

– Es el hombre para cualquier mujer -sonrió pícaramente Beth.

– Exactamente. Y no está dispuesto a sentar cabeza con ninguna mientras pueda tener a disposición a todas ellas, ¿no crees? Así que, ¿adónde te llevo a almorzar?

Beth continuó desafiándola unos segundos más, luego se rindió.

– Es increíble la cantidad de gente que has atraído a la tienda esta mañana -le dijo cambiando de tema.

– Y algunos incluso han comprado el libro -dijo Cassie con una sonrisa mientras firmaba los libros de la pila de la izquierda.

– Sé que odias estas cosas. Es un honor que nos hayas cedido tu tiempo.

– Era lo menos que podía hacer. Después de todo, el preparar la comida de tu boda cambió mi vida…

– Almorzar con Nick Jefferson podría hacer lo mismo -apuntó Beth-. ¿Has pensado alguna vez que yo podría ser tu hada madrina?

– No insinuarás que Nick Jefferson puede ser el Príncipe, ¿verdad?

– ¡Dios me libre! No desearía el Príncipe Encantado a ninguna mujer. Simplemente, piensa. Ha conocido a todas las bellezas de la tierra, pero luego ha elegido a Cenicienta al probarle su zapato. ¿No es bonito?

– Dicho de ese modo…

– Sí. Debo admitir que tienes el pie más pequeño que he visto, pero me parece que Nick busca algo más que eso en una mujer.

– ¿Rubias? ¿Con cuerpo de modelo? -sugirió Cassie.

– Bueno, ¿qué saben los hombres? Como hada madrina que soy, te aconsejo que dejes que te invite a almorzar.

– Te aconsejo que dejes ese tema, Beth. Oye, he descubierto un restaurante estupendo junto al río. ¿Qué opinas?

– ¿Tengo que decirte gracias?

– Es una buena respuesta.

Veinte plantas por encima de la tienda de Beth, en la Torre Jefferson. Nick Jefferson se enfrentaba a otro problema. El problema tenía nombre de mujer, y en aquel momento se estaba acercando a él. Verónica Grant, una rubia alta, esbelta y de belleza glacial era una mujerona increíble que había entrado a trabajar allí como consultora en el Departamento de Marketing. Tenía a todos los hombres embobados, incluso a los más viejos y a los casados.

Ella no los animaba en absoluto, era muy profesional, y limitaba sus conversaciones a su trabajo. Parecía no ser consciente de la testosterona que movilizaba a su paso por el edificio. Al menos eso parecía. Nick Jefferson no estaba seguro de ello. Debía de ser fingido.

La tentación de averiguarlo era irresistible.

No era que su nombre hubiera impresionado a Verónica Grant. Ella lo trataba con la misma amabilidad distante que a los demás.

Sabía que no podía invitarla a cenar como lo habría podido hacer con cualquier otra empleada nueva. Muchos de sus compañeros habían cometido ese error, y ella les había contestado que no, sin molestarse siquiera en poner una excusa.

¿Sería que ella no mezclaba el placer con los negocios? ¿O estaría esperando a que se lo ofreciera el heredero del imperio de Deportes Jefferson?

Verónica lo saludó al entrar en el ascensor con él.

– Hola, Nick -aquél era el tono más personal al que podía llegar la conversación de Verónica.

– Verónica -contestó él distraídamente.

No la dejó pasar primero porque estaba seguro de que a ella no le habría gustado aquel comportamiento que daba por hecho que había un sexo débil.

– ¿Qué tal, Nick? Pareces preocupado.

– ¿Sí? ¡Oh, no! Es el cumpleaños de mi hermana la semana que viene. Acabo de comprarle un libro de cocina…

– Me he enterado de que Cassandra Cornwell firmaba los ejemplares.

– Bueno, sí, éste es el regalo predecible. Ahora tengo que pensar en un regalo más especial.

– Envíale un cheque.

– ¿Un cheque? -él pensó que realmente sería una sorpresa para su hermana-. ¿No es un poco impersonal?

– Pero muy fácil. Y ahorra tiempo, transporte y zapatos. Créeme, es mucho mejor recibir un cheque impersonal que recibir algo que no te guste.

Su sinceridad era refrescante, si bien no era halagüeño en cuanto al buen gusto que pudiera tener él. Pero era la conversación más larga que habían tenido, desde que se había mudado a la oficina enfrente de la de él, al margen de las de marketing, claro.

– Es una idea tentadora, pero no creo que encaje muy bien con Helen. A las hermanas pequeñas les gusta que las malcríes un poco.

– ¿Sí? -lo miró intensamente-. No puede ser muy niña.

Él se encogió de hombros. Era una mujer dura. No se conmovía en absoluto por la preocupación suya de comprar un regalo para su hermana.

Pero sus largas piernas y su figura esbelta valían la pena el trabajo de ablandarle el corazón. Un verdadero contraste al pensar en Cassie.

– Supongo que no -dijo él-. Helen tiene cuatro hijos.

– ¿Cuatro? -preguntó Verónica sorprendida.

– Empezó muy joven. Y la última vez que quedó embarazada tuvo mellizos.

– En ese caso olvídate del cheque, simplemente quítale a los niños un rato el fin de semana, y dale un respiro a la pobre.

Él se rió. Pero recordó a Cassandra. Ella iba a llevar a sus sobrinos de camping. De pronto se la imaginó levantándose, desperezándose y luego volviendo a hacerse un ovillo en el calor del saco de dormir…

– Bueno, estoy segura de que un hombre con tu experiencia sabrá cómo lograrlo, Nick -dijo Verónica-. Conocerá algún modo de alegrarle el día a la pobre.

Nick interrumpió sus pensamientos acerca de abrazarse a Cassie y decidió dedicar toda su atención a Verónica.

Era la segunda vez que ella se refería a su hermana con ese calificativo. Le habría gustado que se atreviera a decirlo delante de Helen, su hermana la iba a poner en su lugar rápidamente.

Porque para su hermana la familia era lo más importante, mucho más que llevar una empresa. Eso no quería decir que no habría podido hacer ambas cosas si hubiera querido. Se las había ingeniado para competir en el maratón de Londres, aun rodeada de pañales y gorjeos de niños. Su papel de madre y esposa era prioritario para ella, pero no dejaba de ser una Jefferson.

– Estoy seguro de que tienes razón, Verónica -dijo cuando se abrieron las puertas del ascensor-. Pensaré en algo. Todas las mujeres tienen alguna debilidad -dijo Nick. Y seguramente Verónica tendría la suya.

En cuanto a la idea de Verónica de darle dinero a su hermana, ésta le habría dicho que el dinero se entregaba a la caridad, y no a una hermana, quien se merecía más dedicación.

A pesar de la dureza de Verónica, Nick tenía sus dudas. Sabía que él era el heredero de su tío, el número uno en Deportes Jefferson, y que era el blanco de muchas madres casamenteras de Melchester, así que tal vez ella no fuera inmune a ello.

Si ése era el objetivo de Verónica, iba a sufrir una decepción.

Una cosa era conseguir un beso, y otra muy distinta cambiar su modo de vida. Le gustaba su vida tal cual estaba, pero no podía dejar pasar un desafío.

Era cosa de familia. Su abuelo había sido un héroe de la pista, su padre había jugado al rugby en la selección nacional, y su tío había estado a punto de seguirle cuando éste se había lesionado. Los tres habían fundado Deportes Jefferson y esperaban que su heredero no los decepcionase.

Sus primos se habían dedicado a los deportes con entusiasmo, agregando gloria al apellido. Nick en cambio había decidido flexionar sus músculos en los negocios. Al fin y al cabo alguien debía ocuparse de ellos. No era que no le gustasen los deportes, pero prefería practicarlos por diversión.

Dejó el maletín en su escritorio, y decidió llamar a su cuñado.

Mientras esperaba la conexión, se acordó de Cassandra Cornwell. Frunció el ceño. No era su tipo. Era bajita. con muchas curvas y una cabellera negra tupida. Era la antítesis de las mujeres que le gustaban normalmente. No entendía por qué la había invitado a almorzar. Ni por qué se había molestado tanto cuando ella lo había rechazado. A no ser que fuera porque ella le hacía recordar a un osito de peluche que tenla de pequeño. Suave, blando, cálido…

De pronto se dio cuenta de que alguien le estaba hablando al oído por el teléfono.

– ¡Oh! Graham, soy Nick. Se me ha ocurrido una brillante idea para el cumpleaños de Helen. ¿Qué tal si lo pasáis los dos solos en París? Lo pago yo, por supuesto.

– Cuéntame cosas acerca de tus sobrinos, Cassie -le dijo Beth cuando se instalaron en el pequeño y elegante comedor con vistas al río-. ¿Por qué quieres llevarlos al bosque salvaje y presentarles a la naturaleza? ¿No sería mejor que lo hiciera su padre?

– Su padre tiene algo más importante que hacer. Y a mí no me importa, de verdad.

– Así se habla.

– No, va a ser divertido. Son chicos estupendos. Los he llevado a una fábrica de helados hace poco y nos lo pasamos muy bien. Me preocupan más sus padres que los niños -dijo Cassie-. Estoy segura de que mi hermana tiene problemas en su matrimonio. Sé que se pone de los nervios cuando se queda sola todo el día con los niños mientras su marido se pasa día- y noche trabajando.

– Todos tenemos que hacer sacrificios, Cassie. Es difícil salir adelante.

– Lo sé. Lauren también lo sabe, estoy segura de ello. Pero ya sabes lo que pasa. La tensión empieza a surgir sin saber muy bien cómo, o por algo tonto, y no hay quien la pare. Almorcé con ellos hace unas semanas y realmente el ambiente era muy tenso. Luego, cuando Lauren se enteró de que Matt le había prometido a los niños que los llevaría de camping unos días este verano en lugar de tener unas vacaciones familiares con ella, bueno… Decidí que tenía que hacer algo.

– ¿Así que te ofreciste a llevártelos tú? ¿No podrías haberlos invitado a Eurodisney?

– La madre de Matt los llevó en las vacaciones de semana santa.

– ¿Y?

– Hubiera sido demasiado evidente lo que intentaba hacer.

– ¿Y de este modo no?

– Los he convencido de que estaba organizando una serie de comidas al aire libre, y les rogué prácticamente que me acompañasen -Cassie sonrió-. Piensas que estoy loca, ¿no?

– Loca, pero generosa. ¿Estás segura de que podrás arreglártelas sola?

– ¿Quieres decir sin un hombre que me cuide? -preguntó Cassie.

– Bueno, es agradable tener alguno cerca, aunque nada más sea para poner la tienda o ir a buscar agua -Beth la miró con malevolencia-. Y para algún otro trabajo…

– Tal vez debería haber aceptado la invitación de Nick, ¡quién sabe adónde me hubiera llevado!

– ¡Oh! Estoy segura de que sí lo sabes. Aunque hayas elegido una vida de celibato, no creo que hayas perdido la memoria. ¿O sí la has perdido?

– No estarás pensando en un saco de dormir doble, ¿no?

– Sí. Pero no un saco de dormir cualquiera. Me refiero a uno de Deportes Jefferson, ya me entiendes. Piensa lo romántico que sería, con el saco de dormir debajo de las estrellas.

Cassie intentó no pensar en ello.

– ¿Con tres niños en medio? Creo que puedo arreglármelas sola, gracias. A no ser que quieras venir a una expedición de una semana a los bosques de Gales.

– ¿Yo? Yo tengo que ocuparme de mi librería. Los libros de cocina y los videos no se venden solos, ya sabes -Beth se quedó pensando y agregó-: En tu caso ha sido así, pero alguien tiene que cobrarlos -volvió a mirar el menú-. Voy a tomar las chuletas de cordero a las finas hierbas, patatas y guisantes -dijo, después de leerlo dos veces.

– ¿No te apetece probar los escalopes primero? -le preguntó Cassie.

– ¡Por favor! Esto es el almuerzo, si como mucho me quedaré dormida encima de la caja registradora.

– ¿Estás segura? Me han dicho que son la especialidad de la casa, y me gustaría probarlos.

– ¿Y esperas que me quede sentada mirando cómo comes? -protestó Beth-. No tienes piedad. Sabes que es como pedirle a un conejo que no coma estando frente a un campo sembrado de lechugas.

Cassie se sonrió.

– Deja la lechuga para la cena y mañana ven conmigo al gimnasio para compensarlo.

A Beth se le iluminó la cara.

– De acuerdo. ¿A qué hora?

– A las seis y media.

– ¿A las seis y media? Olvídalo. Después de todo un día en la librería lo único que puedo hacer es tomar una copa y poner los pies en alto.

Cassie se rió con picardía

– Yo decía a las seis y media de la mañana.

Beth se quedó con la boca abierta.

– No, gracias. He aprendido a estar contenta con mi cuerpo y si no te lo tomas a mal, te diré una cosa: Me parece que necesitas un hombre en la cama para que no te levantes tan temprano.

Cassie se dio cuenta de que Beth se había arrepentido enseguida de haber pronunciado aquellas palabras.

CAPÍTULO 3

CASSIE sintió pena por Beth.

– No te preocupes, Beth. Todos dicen lo mismo. Matt y Lauren han estado intentando presentarme a amigos suyos durante años.

– Oye, ya que hoy es un día en que digo las cosas que no debo, ¿puedo seguir?

– ¿Acaso hay alguien que pueda impedirlo?

– Es que… Bueno… ¿No se te ha ocurrido nunca que Jonathan tal vez no fuera un cisne después de todo? Cuando murió, sólo llevabas casada unas semanas. No es mucho tiempo para descubrir los defectos del otro. Y todos tienen defectos, ya sabes. Incluso el mejor hombre del mundo.

– Lo sé, Beth.

– Es injusto medir a todos los hombres comparándolos con él.

– Lo sé.

– Pero te da igual.

– Beth, no lo comprendes…

La camarera llegó y tomó nota. Cuando se marchó, las ganas de decirle a alguien la verdad sobre Jonathan parecieron evaporarse. Aquél era su secreto. Su vergüenza.

– ¿Estás segura de que no vas a venir al gimnasio?

– ¿A las seis y media? -Beth, igual que ella, pareció sentirse aliviada por cambiar de tema.

– Una hora en el gimnasio tres veces a la semana ayuda a contrarrestar los efectos de probar las nuevas recetas para encontrarles el punto.

– ¿Quieres decir que eres socia de un gimnasio para desgravar impuestos? -Beth estaba sinceramente impresionada por ello.

– No lo había pensado -le dijo Cassie.

– Consúltalo con tu contable, y cuéntame qué te dice. Me interesa saber si puedo hacer lo mismo. Al fin y al cabo uno tiene que estar en buena forma para llevar un negocio.

– Debes estar en forma para cualquier trabajo, y no creo que consideren ir a un gimnasio un gasto en salud. Tendrían que desgravarle a todo el mundo.

– ¿Y por qué no? Piensa lo que se ahorraría el Ministerio de Sanidad.

– ¿Sabes? Es un desperdicio que tengas una tienda. Deberías dedicarte a la política.

– ¿Vienes, Nick? Está a punto de comenzar la reunión -Verónica estaba en la puerta. Su vestido gris y blanco realzaba su esbelta figura.

Era un día caluroso y húmedo, pero Verónica se movía como si estuviera en una burbuja de aire acondicionado propio, con una elegancia increíble.

– Enseguida estoy contigo -le dijo él.

Realmente hubiera preferido que ella se marchase en lugar de que se quedara allí mirándolo revolver entre los papeles para encontrar una hoja con números que parecía haber desaparecido.

– ¿Se te ha perdido algo? -le preguntó ella sin moverse.

– Una de mis secretarias tiene al niño enfermo. Pero sé que preparó esa hoja antes de marcharse.

Verónica atravesó el despacho, se inclinó al lado del escritorio de Nick y recogió una hoja que se había caído debajo. Lo había hecho con una economía de movimientos exquisita. como solía hacerlo todo.

– ¿Es esto lo que estás buscando? -le dio la hoja.

– Esa es -contestó él-. Gracias Verónica -sonrió lamentándose de su despiste-. La he buscado por todos los sitios… -aquel papel de niño perdido solía enternecer a muchas mujeres. Tal vez conmoviera a Verónica Grant.

– El calor afecta a muchas personas.

Nick recogió los papeles, los ordenó y los unió a la carpeta con los detalles del nuevo proyecto en el que había estado trabajando. Debajo de la carpeta estaba el libro de Cassie Cornwell. No lo había abierto siquiera, pero al menos no lo había escondido en el cajón de abajo del escritorio.

Verónica levantó el libro y miró la foto de la contraportada.

– ¿Es éste el libro que vas a regalarle a tu hermana?

– Sí… y no. He comprado más de un ejemplar.

– ¡No me digas que los has comprado para regalárselos a todas las mujeres que conoces!

– Es una forma de ahorrarse tiempo y esfuerzo. ¿No es ése tu consejo?

– No exactamente.

– No… Bueno, en realidad he comprado un ejemplar para mí.

– ¡Oh, claro! Eres un nuevo hombre -le dijo escépticamente.

– ¿Te divierte la idea? -él se sintió molesto.

– No creerás que voy a creerme que te haces tú la comida.

– Los hombres también tienen que comer.

– En mi opinión, para eso se consiguen a una pobre mujer que les hace la comida.

– ¿De verdad?

Muchas mujeres que se habían ofrecido a cocinar para él distaban mucho de ser pobres. Pero seguramente Verónica no se refería al aspecto económico. Él se preguntó por qué despreciaba tanto a las mujeres que hacían tareas domésticas.

– Tal vez tengas que probar hombres mejores -le aconsejó él.

– ¿Es una invitación?

– ¿Una invitación?

Ella salió de la oficina precediéndolo. Se detuvo en el corredor y le dijo:

– Una invitación para cenar, Nick. No he conocido a ningún hombre que cocine. Y para serte sincera, no sé si creer que sabes cocinar. Pero estoy dispuesta a que me convenzas. Tengo libre el jueves por la noche, si tienes un hueco en tu agenda.

Él se quedó asombrado de lo fácil que había resultado. ¿O sería que ella no podía resistir el cazarlo en una mentira?

– Bueno, hay una reunión en el Palacio de Cristal. Se supone que debo ir. Patrocinamos uno de los actos.

Ella sonrió con aire de superioridad, como si esperase que él fuera a salirle con una excusa.

– Pero no creo que tenga ningún problema en conseguir que alguien vaya en mi lugar. ¿Te parece que te recoja alrededor de las ocho?

Ahora le tocaba sorprenderse a Verónica, pero no demostró haberlo hecho.

– ¿No vas a estar ocupado preparando alguna salsa?

Sinceramente no tenía ni la menor idea de cómo se hacía una salsa, pero no sería difícil, podría hacerla su madre.

– No lo sé hasta que decida qué voy a preparar. Quizás sea mejor que envíe un coche para que te recoja.

– ¿A las ocho? ¿Por qué no? No tengo nada que perder.

– ¿Un poco de cintura tal vez? -le preguntó él, acordándose de los comentarios de Cassie acerca de las calorías.

Ella lo miró incrédula antes de devolverle el libro. Luego se dirigió a la reunión recuperando su total dominio del papel de mujer de negocios.

En la reunión la descubrió mirándolo más de una vez, lo que hizo que él se reprimiera una sonrisa pícara. Toda mujer tenía alguna debilidad. Se preguntó cuál sería la debilidad de Cassie Cornwell. Seguramente no sería tan cínica como Verónica. Cassie tenía unos ojos que serían capaces de derretirse ante unos cachorros abandonados, o ante el paisaje de la nieve cayendo una mañana de Navidad. O ante un bebé recién nacido que le rodease un dedo con su manita.

– ¿Nick?

Nick se sobresaltó. Alzó la mirada y descubrió media docena de ojos mirándolo con expectación. Le llevó algunos segundos borrar de su mente las imágenes que acababan de pasar por ella. Y lo que finalmente lo logró fue la mirada depredadora con la que sorprendió a Verónica.

Duró un sólo instante. Luego recuperó su mirada fría y distante. Pero él comprendió que aquella mujer no se dejaba engañar por un nuevo hombre, y que si descubría su mentira jamás lo olvidaría.

Cassie llevaba toda la vida cocinando. Desde que había podido subirse a una silla y había sido capaz de amasar junto a su madre, y siempre le había resultado una terapia.

Pero desde que había rechazado la invitación de Nick a almorzar no había podido dejar de tener la sospecha de que había cometido un error. Y eso le daba rabia. Tiró la masa en la encimera para ahuyentar aquellos sentimientos. Nick Jefferson no era un hombre para ella. Y no lo sería jamás. Y ella tampoco era su tipo.

El tipo de mujer de Nick era alta, esbelta, de pómulos salientes. Seguramente viviría a base de lechuga y zumo de zanahoria. El tipo de mujer que no se atrevería a irse de campamento con tres niños.

Encima su cuñado se había reído del campamento que había elegido, con baños, duchas calientes, piscina, una tienda de alimentación, y actividades organizadas con monitores.

– Eso no es ir de campamento -le había dicho Matt-. Eso es un campamento de vacaciones.

Y había tenido que aguantar a su cuñado relatar recuerdos memorables de los campamentos a los que había ido de pequeño, en los que no había faltado la pesca, ni el nadar desnudo en algún río.

Ella se había desanimado, sobre todo porque los pequeños habían oído a su padre.

– No esperarás que mi hermana los lleve a un sitio así -había dicho Lauren-. Si no, tendremos que llevarlos a Portugal con nosotros.

– Creí que las vacaciones estaban planteadas para descansar de los niños -dijo Matt.

Mike, el niño mayor se había ido de la habitación ofendido.

– ¡Mike! -había exclamado Matt.

– ¡Déjalo! Este niño no da más que dolores de cabeza.

Cassie miró al niño, y se preguntó si habría oído a su madre. Pero quien más preocupaba a Cassie era su hermana. Era evidente que estaba esperando una excusa para provocar una discusión.

– ¡Por el amor de Dios, Lauren! Cualquiera diría que soy una inútil. Nos lo pasaremos muy bien. ¿No es así, niños?

Finalmente, para no dar el gusto a Matt de que siguiera menospreciando su plan, Cassie dijo:

– Tienes razón, Matt. Un campamento menos civilizado parece mejor idea. Reserva el sitio, señálalo en el mapa, y actuaremos como pioneros. ¿Qué os parece, niños? -había dicho.

Ella estaba segura de que eso suponía falta de duchas, servicios y otras comodidades. Pero valía la pena, si eso ayudaba a salvar el matrimonio de su hermana. Aunque pasaría por alto el capítulo de bañarse desnuda en un río helado de Gales.

Dejó la masa en un cuenco y lo cubrió con un trapo de cocina para dejarla subir.

Luego se puso a escribir una lista de compras que debía hacer para el viaje. Una larga lista. Debía de estar preparada para cualquier eventualidad.

Nick siempre se había apañado estupendamente para comer bien sin necesidad de desarrollar sus habilidades culinarias más allá de preparar una taza de café. Y si lo apuraban, también era capaz de hacer una tostada, e incluso un bocadillo. Pero siempre había considerado la cocina como un feudo de la mujer, y además la experiencia le había demostrado que las mujeres se morían por demostrarle sus artes culinarias, presumiblemente con la esperanza de conseguir el puesto en su cocina para siempre. Él nunca las había desanimado. Tampoco les había prometido nada. A él le gustaba la comida casera, como a cualquier hombre, pero no estaba dispuesto a perder su libertad por ella.

Pero todo eso iba a cambiar. Se sentó y abrió el libro de Cassie. Estaba perfectamente ordenado por primeros y segundos platos. Al dar vuelta las páginas se la imaginó en su cocina, envuelta en aroma de hierbas, pan reciente y rodeada de verdura fresca de su huerta.

Era una idea romántica y estúpida probablemente. Ella era una profesional y seguramente trabajaría en una cocina de acero inoxidable, con la atmósfera aséptica de un hospital.

Miró las sopas de verduras. No creía que Verónica fuera una mujer a quien le gustase mucho comer. Empezaría por algo sencillo. Algo frío que pudiera dejar preparado en la nevera. Su hermana siempre lo hacía.

¿Ostras? No. No quería quedar en evidencia. Salmón ahumado estaría mejor. Con esa mayonesa especial que solía preparar Helen. Y pan casero en finas rebanadas.

Se sintió satisfecho de sí mismo, y escribió una nota en un bloc.

¿Qué más? Algo más original. Como para que no sospechase que lo había hecho preparar a un cocinero. Le habría gustado pedirle consejo a Cassie, pero no tenía su número de teléfono. Beth lo sabría, pero despertaría su curiosidad si se lo pedía.

Llamó a su hermana.

– Helen, ¿cómo estás?

– Ocupada. ¿Qué quieres? -preguntó su hermana, desconfiada.

– ¿Te parece forma de hablarle a tu hermano mayor?

– Nick, cariño, yo no soy una de tus chicas, así que por favor no me untes. Te conozco demasiado para engañarme. ¿Qué quieres?

– Consejo. Voy a preparar una comida para alguien que viene a cenar mañana por la noche…-su hermana empezó a reírse antes de que terminase-. ¿Qué tiene de gracioso? -preguntó.

– ¡Oh, venga, Nick! ¿No lo sabes? Si eres incapaz de hervir agua sin quemarlo todo -de pronto, antes de que él contestase, dijo-: ¡Ah! Ya comprendo. Quieres que haga yo la comida y que me esconda entre plato y plato. Lo siento, cariño. Mañana tengo que preparar una cena para el jefe de Graham y su ascenso depende de mi arte culinario. Llama a un cocinero. O mejor, lleva a la chica a un restaurante romántico. Eso suele funcionar generalmente.

– ¡Helen!

– ¿No tengo razón?

– En este caso, no. Ella cree que sé cocinar.

– ¿Y de dónde lo ha sacado? -preguntó Helen riéndose-. ¿Le has mentido a la pobre?

Helen se había referido a Verónica como pobre mujer también, pensó Nick. Tal vez Verónica y Helen debieran conocerse y charlar amenamente.

– No. Encontró un libro de cocina en mi escritorio, y sacó esas conclusiones.

– ¿Un libro de cocina? ¿Qué diablos…? ¡Oh! ¿Era mi regalo de cumpleaños?

– Más o menos.

– Aun así. ¿Es tonta?

– ¿Es que tiene que serlo? Cocinar no debe de ser tan difícil. Las mujeres lo hacen todos los días de la semana.

– Supongo que es esa práctica la que nos hace perfectas -contestó Helen irónicamente-. Después de la cena, cuéntame qué tal te ha ido todo, Nick. Mejor incluso; saca fotos. Siempre vienen bien unas risas -Helen colgó.

– ¡Helen! ¡Maldita sea! -ni siquiera le había dado la oportunidad de preguntarle por la mayonesa y el pan. Haría su propia mayonesa. Lo haría todo él. Tenía un buen libro de cocina. Pero al hojear el libro de Cassie se dio cuenta de por qué había semejante mercado para los libros de cocina.

Al volver a casa pasó por el supermercado. No lo hacía muy a menudo. Tenía una mujer que le limpiaba la casa y le organizaba lo esencial, pero le había dejado claro desde el principio que no cocinaba. Y si le hubiera dicho que sí, tampoco se lo habría pedido. Estaba dispuesto a demostrarle a todas esas mujeres que era capaz de igualarlas.

Practicaría aquella noche. Al día siguiente Verónica tendría que tragarse sus palabras.

Llevó el carrito con una mano, y la lista de la compra en la otra. Encontró todo lo que le hacía falta.

Estaba mirando una pila de melocotones en almíbar en oferta cuando descubrió a Cassie Cornwell empujando un carrito lleno de comida.

Estaba distraída intentando controlar el carrito para que no se chocase con la pila de latas de melocotón, y no lo había visto. Nick sintió la tentación de mover levemente las latas, pero luego se dio cuenta de que aquélla era una oportunidad de oro, y entonces enderezó amablemente su carrito para que no se chocase.

Cassie alzó la vista con una anticipada sonrisa de agradecimiento.

– ¡Oh, es usted! -dijo al darse cuenta de quién era, y se puso colorada.

– Era yo la última vez que me miré en un espejo -el verla ruborizarse le gustó-. Supongo que esta montaña de comida es para el campamento. ¿O es una compradora compulsiva?

Cassie sintió la tentación de tirarle algo, por sorprenderla de aquel modo, y hacerla sonrojar.

– No -él tomó una caja de cereales y la miró-. No la imagino desayunando esto. Una chica como usted debe de considerar el desayuno la comida más importante del día. Me la imagino preparando algo más sustancioso. Huevos con beicon, tostadas, mermelada casera y café.

¿Le estaría diciendo que estaba gorda?

– ¿Todo ese colesterol y esa cafeína? ¿Qué tiene de saludable todo eso? Yo empiezo el día con yogur enriquecido, fruta fresca y té. Sin leche -contestó ella irritada.

– ¿Ni siquiera el fin de semana se permite otra comida? -dijo él decepcionado.

– Ni siquiera en Navidad -ella miró el carrito de Nick.

Había pechugas de pollo, dos cartones de nata, limones, uvas, y unas hierbas.

– Nick, ¿qué hace un solterón como usted en un sitio como éste? Creí que su esbelta rubia se encargaría de la cena.

– No debería hacer caso de todo lo que dice Beth. Además, ya le dije que iba a probar una de sus recetas.

– ¿El pollo con uvas?

Él asintió.

– Lleva comida para un regimiento. ¿Va a invitar a todo el vecindario para festejar su triunfo en la cocina?

– En realidad voy a probarlo yo primero, antes de que lo pruebe otro.

¿Estaría cocinando para la rubia?

La idea le habría resultado enternecedora de no ser porque sabía que sería un farol para impresionar a la chica. Si no hubiera sentido celos de que se molestase tanto para llevarla a la cama.

– Bueno, tenga cuidado con la salsa. Que no se espese demasiado -ella frunció el ceño y preguntó-: ¿Para qué son las hierbas? Lo que lleva la receta es romero.

– Para una mayonesa con mostaza y finas hierbas. He pensado empezar con salmón ahumado.

– Eso es muy socorrido -no lo dijo en tono de cumplido.

– ¿Socorrido?

– Se saca del paquete y se pone en el plato. No hay nada que poner al fuego.

– Sí, pero hay que hacer la mayonesa -dijo él.

– Compre una buena mayonesa, agregue un poco de nata, una cucharadita de mostaza y finas hierbas. No se enterará.

– ¿Es eso lo que hace usted?

– No, pero yo soy cocinera profesional. Y en mi opinión no debería usar estas hierbas -levantó el paquete de hierbas del carro de Nick y agregó-: Están pasadas.

– No había más hierbas que éstas. Y no había romero fresco. Yo buscaba hierbas secas.

– Está infringiendo la primera norma de la cocina, no usar ingredientes de segunda calidad. Y si no encuentra lo que busca, prepare otra cosa -ella lo miró y vio la cara de pánico de Nick. Se rió y dijo-: No se preocupe, yo tengo hierbas frescas en el jardín. Puedo darle un poco si quiere.

¿Por qué se lo había ofrecido? Se había vuelto a poner colorada.

– Es muy amable por su parte, Cassie.

– Bueno, usted ha comprado dos ejemplares de mi libro. ¿Le ha gustado a su hermana?

– No se lo he dado todavía. Su cumpleaños es el fin de semana que viene.

– Quizás debiera invitarla para hacerle una demostración de lo que trae el libro.

– No creo. No pienso hacer carrera con esto. Además ella está en París.

– ¡Qué suerte tiene! Yo en cambio haré un viaje a lo desconocido…

– ¿Adónde?

Ella se rió y negó con la cabeza. Estoy exagerando. Seguro que Morgan's Landing será un sitio estupendo.

– ¿Morgan's Landing? ¡Oh! Comprendo. Se refiere a su excursión a un campamento. Oiga, si necesita algo… Algo del equipo, o cualquier otra cosa -agregó.

– El equipo no es problema, Nick. Mi cuñado tiene todo lo que necesitamos -casi todo eran reliquias de la época de sus campamentos, cosas pesadas, anticuadas, pero no quería que Nick pensara que quería involucrarlo en su viaje.

– De acuerdo -dijo él, con la sospecha de que ella se había dado cuenta de sus intenciones.

– Si ya ha terminado de hacer la compra, tal vez sería mejor que saliéramos de aquí -dijo Cassie, dejando las hierbas en la montaña de cajas de cereales-. Si no le importa esperar a que yo pague todo esto, le daré las hierbas.

Y Nick decidió que no debía dejar pasar la oportunidad.

CAPÍTULO 4

NICK NO tenía idea de cómo podía ser su casa. Tal vez fuera un pequeño apartamento en un edificio mirando al río. Ése era el tipo de vivienda que solían escoger las mujeres con éxito en su vida profesional. Y ella debía de ser una mujer con éxito. Los libros de cocina solían venderse mucho.

Pero debía de tener más éxito del que se había imaginado. A juzgar por su casa. No era grande, pero era encantadora, cuidada y adornada, con pensamientos y geranios a los lados de la escalera del porche. Una vieja casa en el casco antiguo de la ciudad, cerca de la catedral, de ésas que no solían salir al mercado, y que cuando salían, se las quitaban de las manos.

– Es muy bonita -dijo él cuando subían las escaleras del porche.

– A mí me gusta -ella abrió la puerta, y dejó la compra.

– Es muy grande para una sola persona.

– Necesito bastante espacio.

Él había estado tanteando, y se había alegrado de que Cassie no hubiera usado un “nosotros” en lugar de un “yo”.

– ¿Lleva mucho tiempo viviendo aquí?

– Era la casa de mi familia. Mi padre era canónigo, en la catedral. En los últimos años la he alquilado.

– Sí, recuerdo que Beth comentó que había estado viviendo fuera.

– Sí, he estado viviendo en Londres. Allí es donde está el trabajo en esta profesión.

Ella no lo miró a los ojos, y él sospechó que había alguna otra razón oculta que ella no quería confesarle. ¿Habría sido un hombre la razón?

– Y la televisión -dijo él.

– Y la televisión -repitió ella.

– Entonces, ¿por qué ha regresado?

No le iba a contestar que porque debía enfrentarse a algunas cosas, o de lo contrario habría tenido que vender una casa que amaba. Eso habría sido admitir que Jonathan le hubiera quitado hasta eso.

– Porque ya no me dedico al servicio de comidas. Y la televisión supone unas pocas semanas rodando para toda una serie. No me hace falta quedarme en Londres para eso.

– Y éste es su hogar -Nick miró el elegante vestíbulo-. Comprendo por qué no ha perdido la oportunidad de regresar.

Pero ella ya no lo estaba escuchando. Se había puesto a sacar los comestibles del coche.

– Deje esas bolsas. Yo se las llevaré.

Cassie había aprovechado la excusa de la compra para no entrar en una conversación peligrosa.

Se sintió tentada de decirle que ella no necesitaba que un hombre le llevara la compra. Pero se reprimió. Al fin y al cabo. Nick no tenía la culpa de lo que le había hecho Jonathan, y hubiera sido grosera con él. -Gracias. La cocina está en la planta baja.

Nick vació el coche en dos viajes. Luego lo cerró. El coche de Cassie, un deportivo italiano, había sido otra sorpresa, junto con su casa.

Sin embargo su coche deportivo hacía juego con los ojos marrones llenos de pasión que había alzado cuando él la había besado.

– Huele muy bien -dijo él, oliendo una viga de la cocina.

No se parecía en nada a un hospital aquel lugar. Era un lugar para trabajar y para compartir ratos agradables con la familia y los amigos.

Había una especie de alcoba con un escritorio con un ordenador, un teléfono, un contestador automático y un fax. No había duda de que aquel lugar era el de una profesional. Intentó memorizar su número de teléfono.

En contraste con aquella modernidad, había un sofá muy antiguo apoyado sobre una pared. Un gato de pelo dorado dormía entre sus almohadones. Como si hubiera presentido a Nick, el gato abrió un ojo.

– He estado probando una receta nueva -dijo Cassie, metiendo la comida en la nevera-. No le haga caso a Dem. No le gustan los hombres -le dijo ella.

A Nick le habría gustado preguntarle por qué, pero su instinto le decía que sería una falta de tacto por su parte.

– Deje esas bolsas encima de la mesa, Nick. Luego las acomodaré.

– De acuerdo -él intentó identificar las distintas fragancias que perfumaban la cocina.

Parecía haber estado horneando una tarta. Inmediatamente llegaron los recuerdos de la cocina de su madre y del placer de rebañar la mezcla que quedaba en el cuenco después de volcarlo en el molde.

Eran unas fragancias que harían desear a cualquier hombre que lo invitasen a cenar, pensó Nick.

– ¿Tiene tiempo de tomar un café? -le preguntó ella- ¿O quiere que corte las hierbas y salir corriendo?

– ¿Cortar las hierbas y salir corriendo?

– Las tijeras están en el gancho que hay en la puerta. Puede hacerlo usted mismo, si quiere.

– ¡Oh, de acuerdo! ¿Cómo es el romero?

– Es gris… -lo miró pensando que tal vez le estaba tomando el pelo.

– Será mejor que yo haga el café mientras usted corta el romero -sugirió él.

Ella pensó que tal vez tuviera razón. No quería ver masacradas sus hierbas por un novato.

– El café está en el frigorífico -dijo ella poniendo el agua a hervir, y se dirigió hacia una puerta grande.

Nick se dio vuelta hacia la nevera. Al abrirla se encontró con el plato que había dado aquel aroma a la habitación. Su experimento. Verduras en salsa de tomate y hierbas.

Encontró el café y miró alrededor buscando el molinillo. Era un molinillo de madera antiguo, a juego con la cocina. Tardó más que con su molinillo eléctrico, pero tuvo la satisfacción de ir aspirando el aroma más lentamente.

Cuando terminó lo volcó en una cafetera y buscó el azúcar. Pero al ver que tenía los armarios vacíos, pensó que le agradecería la molestia de las hierbas colocando la compra en su sitio.

– Ha sido muy amable, Nick -Cassie, con un ramillete de hierbas en su pequeña mano, lo estaba mirando desde la entrada de la cocina.

Tenía un gesto que él no era capaz de descifrar. No estaba seguro de no haber cometido un error.

– Pensé que podía ayudarla mientras esperaba.

– ¿Sí? Bueno, en el futuro será mejor que usted se ciña a hacer el café, y que deje que sea yo quien piense. Él frunció el ceño. No sabía qué le había molestado.

– ¿Por qué? ¿Suele dejar la compra en la mesa de la cocina?

– No, la dejo a mano. Y, a no ser que piense alcanzarme cada uno de los ingredientes… -dijo ella.

– ¿Quiere decir que deja vacío el estante de arriba a propósito?

Ella no se molestó en contestar, porque la respuesta era evidente.

– ¿Porque no llega a esa altura? -dijo él, sonriéndose.

– Esos armarios son extremadamente altos -protestó Cassie.

– Demasiado altos para usted.

– Bueno, la vida sería muy aburrida si fuéramos todos iguales -ella pensó en “rubias todas iguales”.

– Tiene razón -dijo él, divertido.

Ella se puso colorada y sacó dos tazas.

Cuando el agua hirvió y ella fue a quitarla del fuego, él la paró y le dijo:

– Yo voy a hacer el café. Puede que sea inútil, pero sé hacer café.

– Es importante que uno sea bueno en algo -ella lo miró. Le sostuvo la mirada un instante, pero luego sintió la tentación de reírse tontamente. Tuvo que reprimirse-. El problema es que usted es bueno en demasiadas cosas -agregó ella.

– ¿De verdad? ¿Puede detallar en qué cosas? -dijo él.

– No

– Pero no era un cumplido, ¿verdad?

– No.

– Ya me parecía -comentó Nick.

Ella no le había perdonado el que la hubiera besado. Él se preguntó qué haría ella si la volvía a besar. Si él rodeaba esa cintura pequeña, la estrechaba en sus brazos y la besaba. ¿Emergería esa pasión a la superficie? ¿Lo besaría ella?

El se sintió seriamente tentado de hacerlo y averiguarlo. Porque al verla allí en medio de la compra, se, dio cuenta de que tenía una figura muy sensual, y de que su cintura era extremadamente pequeña. Y sintió unas ganas imperiosas de alzarla y…

Pero no podía tomarse ese atrevimiento en aquel momento. Sabía que ella lo rechazaría. Una mujer debía hacerse desear. Era parte del juego. De su juego favorito. Y por ello él conocía todas sus reglas. Así que resistió la tentación y apagó la cafetera antes de sacar la leche de la nevera.

– ¿Lo toma solo o con leche y azúcar?

A Cassie le encantaba el café cortado, pero había visto la mirada especulativa de Nick recorriendo su figura. No era el momento de la indulgencia con el azúcar, sino del control sobre sí misma, demostrar la fuerza de su carácter y… Nick Jefferson no debía sacar una impresión equivocada de ella.

– Solo.

Él sirvió el café y se lo dio.

– No he podido encontrar el azúcar.

Ella le dio el azucarero sin decir nada. Estaba prácticamente delante de él.

– ¡Oh! ¿Cómo no lo he visto?

– No lo sé.

Nick se sirvió dos cucharadas de azúcar bien colmadas y las volcó lentamente en la taza. Ella estaba segura de que lo había hecho a propósito.

– ¿Practica algún deporte? -le preguntó ella.

– ¿Cree que debería hacerlo?

– Sería bueno. Si siempre bebe así el café, y si se pasa todo el día sentado frente a su escritorio…

– Suelo correr -dijo él, antes de que ella le dijera que corría el peligro de engordar-. Todas las mañanas antes de ir a la oficina. Debería probarlo. Es más efectivo que el café sin azúcar.

Él no esperó a que ella le dijera nada y continuó hablando:

– Ya que estoy aquí, puedo ayudarla con la tienda de campaña examinándola, si quiere. Es un modo de devolverle el favor de las hierbas. Me molestaría mucho pensar que puede estar durmiendo sola en su saco dormir mientras le llueve en la tienda.

– No voy a estar sola, y creo que ya ha pensado lo suficiente por hoy. Puedo arreglármelas sola y además tiene que preparar el pollo -ella dejó la taza y le dio las hierbas como para invitarlo a marcharse-. Hay que añadir que ésta es una zona de aparcamiento sólo para residentes.

Nick se dio cuenta de que ella estaba incómoda a pesar de su aparente buen humor. Y pensó que sabía por qué. Se había dado cuenta al tomar las hierbas de su mano. Lo que no entendía era por qué se resistía tanto. Si no se sentía atraída por él, le sería fácil hacerlo, claro. ¿La habría tenido que besar para averiguarlo?

– Gracias por todo -le dijo él-. Estoy seguro de que le dará un toque especial al plato -se detuvo en la entrada y agregó-: Que se divierta en el viaje. Cuando me acuerde de usted, me la imaginaré enterrada en el barro, con tres pequeños.

Era demasiado.

– Espero que su salsa se espese -le dijo ella, entre dientes.

Él debió oírla porque se detuvo, se dio la vuelta y dijo:

– Y yo espero que su tienda de campaña se venga abajo en medio de la noche, con lluvia.

– ¡Oh! -Cassie casi explota, pero no le iba a dar el gusto. -

Él se rió. Se acababa de dar cuenta de por qué no se quitaba la idea de besar a Cassie Cornwell. Era porque ella tenía que alzar la cabeza todo el tiempo para mirarlo. Y al hacerlo parecía invitarlo a besarla. Y si alguien se obstinaba en ofrecer algo, era un poco tonto rechazarlo.

Fue entonces cuando él se inclinó para probar la fresa de sus labios.

– Le advierto que se va a quemar, Nick.

Cuando él se dio la vuelta para comprobar que estaba su coche, Cassie le cerró la puerta.

Ella se quedó apoyada en ella un momento, con el pulso acelerado. Creyó que él se iba a volver a golpear la puerta como un poseso, pero no lo hizo.

Tal vez le alcanzara la rubia.

De pronto se sonrió pensando en Nick dispuesto a cocinar para impresionar a una chica. Seguramente se trataría de eso. Era ese tipo de hombre.

Nick se volvió para golpear la puerta, pero el sentido común lo disuadió. Y una vecina que se había quedado mirándolo. A él no le importaba lo que pensara la gente. Pero se imaginaba que a Cassie no le haría ninguna gracia que llamara la atención de sus vecinos.

Debía de estar agradecido a Cassie, y no enfadado con ella. Ella había visto su intención de besarla y había retrocedido un paso. Había evitado que él quedase en ridículo. Además él tenía a la adorable Verónica en el punto de mira.

Entonces, ¿por qué diablos seguía pensando en Cassie? No tenía sentido.

Cassie oyó el coche de Nick abandonando su calle. Aliviada, respiró profundamente.

¿Qué se pensaban los hombres? ¿Que podían andar por ahí besando a la primera que se les cruzara? ¿Sólo porque sus labios le recordasen a las fresas?

¿Sería así?

Enfadada consigo misma por aquella muestra de vanidad volvió a la cocina. Miró los armarios que él había llenado con comida, acercó una silla y se subió a ella para vaciarlos, decidida a borrar todo rastro de la presencia de Nick Jefferson, tanto de la cocina como de su vida.

Nick, vestido con unos vaqueros y una camiseta viejos, estaba examinando su moderna cocina con disgusto. Cuando había comprado el chalé le había dado igual cómo fuera la cocina, y la había dejado en manos de la decoradora.

Cassie lo había dejado con la sensación de que la cocina debía ser un lugar donde un hombre pudiera sentirse en casa. Y la suya no lo era en absoluto.

Era tan impersonal y moderna como el supermercado.

Pensó que si la cocina hubiera sido más acogedora él tal vez habría pasado más tiempo en ella.

Pero era un lugar para trabajar y no para holgar. No había dónde sentarse a excepción de unas banquetas. En cambio la cocina de Cassie tenía hasta un sofá.

También le había gustado que la cocina diera a un pequeño jardín. Estaba seguro de que ella tomaría el desayuno allí los días de sol. La idea era muy atractiva. Él no solía demorarse mucho en el desayuno, pero si hubiera tenido una mujer como Cassie con quien conversar, probablemente le habría sido fácil adquirir esa costumbre. Miró alrededor.

Tal vez tuviera que cambiar todo. Ni siquiera tenía olor a cocina.

Abrió el libro de Cassie y miró la receta.

En primer lugar necesitaba una sartén grande.

Al menos sabía usar una sartén. Se sonrió recordando una propaganda que habían hecho para su tienda de deportes. Habían hecho un catálogo para el que se habían sacado fotos todos los miembros de su familia en lugar de contratar modelos. Sus parientes deportistas también habían participado.

Uno de los últimos productos que habían lanzado había sido una sartén para campamentos. Y la había probado.

Así que las sartenes no tenían ningún misterio para él. Y la receta parecía sencilla, al menos en su descripción. Y se podía preparar en treinta minutos. Así que no había problema.

Encontró un juego de sartenes aparentemente sin estrenar y eligió la más grande. Echó un poco de mantequilla y aceite y la puso al fuego. ¿A fuego fuerte? ¿Lento? Lo único que decía la receta era que calentase la mantequilla y el aceite en una sartén grande.

Subió el fuego y siguió leyendo para ver qué tenía que hacer después.

Sonó el teléfono que había en la pared.

– Nick, soy Graham. Hemos tenido un problema con nuestro viaje a París.

– ¿Qué tipo de problema? ¿Se ha enterado de la sorpresa Helen?

– No, no es un problema que tenga que ver con Helen. Es un problema de la abuela. Tu madre está demasiado ocupada para quedarse con los niños… -no dijo que como siempre, porque los dos sabían que a Lizzie Jefferson las obras de caridad le absorbían mucho tiempo-. Y mi madre se marcha con sus amigas una semana a Bournemouth. Ella me ha ofrecido cancelar su viaje, pero…

Pero la madre de Graham era siempre quien tenía que encontrar tiempo para sus nietos, mientras que su madre dedicaba su tiempo a causas que lo merecían más, pensó Nick, con acritud.

– No. Tu madre no tiene que anular su viaje, hablaré con mamá. Estoy seguro de que si se lo explico, ella encontrará tiempo para que su hija pueda disfrutar de unos días como regalo de cumpleaños. Al fin y al cabo, la caridad bien entendida empieza por casa.

– Pero Nick, no lo comprendes.

El olor a quemado entró de repente en la consciencia de Nick, y éste se dio la vuelta. La sartén estaba echando humo. Se quedó mirándola un momento sin poder creerlo, luego dijo

– Déjamelo a mí, Graham -tiró el teléfono y el libro de cocina de Cassie y corrió a quitar la sartén del fuego.

La sartén estaba negra y olía fatal.

Nick colgó el teléfono, recogió el libro de cocina de Cassie y puso el extractor de humos. Llenó la pila con agua caliente y sumergió la sartén. Se la dejaría a la mujer que iba a limpiar por la mañana. Entonces buscó otra sartén y con pesar decidió volver a empezar.

Aquella vez observó cómo se derretía la mantequilla en el aceite antes de agregar las pechugas en la grasa caliente. Hubo un chasquido satisfactorio al echarlas y la carne empezó a dorarse. ¿Qué seguía? Consultaría con el oráculo.

– Agregar la cáscara rallada de un limón más el zumo de éste, junto con el romero picado.

Le llevó un rato encontrar el rallador. Cuando empezó a rallar el limón se dio cuenta de que tendrían que haberle advertido que rallara el limón antes de empezar a cocinar el pollo. ¿Por qué diablos no decía nada el libro?

Alzó el rallador para observar cómo iba. La ralladura resultante era casi invisible y el pollo se había empezado a dorar muy rápido. Puso el rallador en la posición en la que rallaba más grueso y la piel del limón comenzó a salir más rápida. La echó en la sartén.

Zumo. Había un exprimidor en algún sitio. Pero no tenía tiempo de buscarlo. Entonces tomó el cuchillo que tenía más cerca y cortó el limón en dos. Luego lo exprimió fuertemente encima de la sartén. Cayeron algunas semillas, pero tampoco tenía tiempo de preocuparse por ello.

Picar el romero. ¿Cuánto romero? Empezó a picarlo: ¿Tendría que haberlo lavado primero? El burdo resultado lo echó al pollo. Bien. ¿Qué más?

– Añadir ciento cincuenta centímetros cúbicos de un buen caldo de pollo.

– ¿Caldo de pollo? Nick miró los ingredientes encima de la mesa. Había un cartón de nata líquida y un racimo de uvas. No había caldo de pollo. Ni bueno ni malo.

CAPÍTULO 5

CUANDO sonó el teléfono, Cassie estaba de pie en una silla, limpiando el armario. El limpiar armarios era una buena forma de no pensar demasiado.

Y una cosa en la que no debía pensar era en Nick Jefferson. Y en Jonathan. El problema era que desde que había conocido a Nick Jefferson, no podía dejar de acordarse de Jonathan.

No era extraño. No se parecía a Nick, pero tenía la misma sonrisa, el mismo encanto seductor. Y era igual de difícil de resistir.

A los veintidós años no había sentido ninguna necesidad de resistirse. Se había enamorado perdidamente. De eso se trataba la vida. Creces, te enamoras, te casas y eres feliz el resto de tu vida. Al menos se suponía que debía de ser así. Aunque a ella la felicidad no le había durado nada.

Cassie no bajó a atender el teléfono, prefirió dejar el contestador.

Oyó el mensaje grabado con su voz. Luego el pitido a partir del cual debían dejar el mensaje.

– ¿Qué diablos es eso del caldo de pollo, Cassie?

Cassie saltó al oír la voz enfadada de Nick Jefferson.

– Estoy siguiendo la maldita receta ésta, y de pronto me sale con un buen caldo. Dígame una cosa, ¿es que la gente usa un caldo malo deliberadamente?

– No. Quiere decir… -ella se calló.

El hablarle a un contestador no era una muestra de estar bien de la cabeza.

– ¿Y por qué no le advierte a la gente que prepare primero todas las menudencias? -agregó él.

– Porque cualquiera con dos dedos de frente lo sabría -contestó ella.

Luego frunció el ceño. ¿No era así? Sus libros estaban escritos para cocineros experimentados, pero… tal vez tuviera que aclarar esas cosas. O escribir un libro especial para principiantes; no todo el mundo aprendía a cocinar en el regazo de su madre.

Hubo un silencio en el contestador, probablemente él estuviera esperando que Cassie levantase el auricular y le contestase.

Ella, en cambio, se quedó pensando en la posibilidad de un programa en televisión para principiantes en la cocina.

– ¡Maldita sea! ¡Sé que está ahí, Cassie, así que será mejor que levante el teléfono y me conteste, o le escribiré a esa mujer de la televisión y le diré que usted y sus libros de cocina son fraudulentos!

– ¡Qué hombre! -murmuró ella irritada.

¿Cuánto tiempo iba a seguir quejándose? Iba a gastar la cinta entera del contestador. ¿Por qué no llamaba a su hermana y le preguntaba cómo hacer un caldo? ¿Y de dónde había sacado su número de teléfono? No estaba en la guía. ¿Lo había memorizado del teléfono cuando había estado en su cocina? ¿O había sido Beth, que seguía fantaseando con hacer de Celestina? Bueno, daba igual.

Porque le hubiera comprado dos libros de cocina, y le hubiera dado un beso, no tenía derecho a llamarla cuando le diera la gana, sobre todo cuando lo único que buscaba era que lo ayudase a impresionar a una rubia atractiva con su arte culinario.

¡Y encima la llamaba fraudulenta!

Ya era hora de que le dijera un par de cosas, y aquélla era una oportunidad como otra cualquiera.

Cassie se dio la vuelta, pensando en saltar y decirle lo que pensaba, pero la silla, que estaba inestable sobre el suelo de piedra, se movió y le hizo perder el equilibrio. En el intento de salvarse de la caída, no pudo apoyar el pie y se cayó hacia atrás.

Cassie chilló. Dem salió de debajo del sofá asustado. Cassie se agarró de la puerta del armario con ambas manos. Pero entonces la vieja puerta se desencajó y se arrancó del armario. Y Cassie se cayó definitivamente al suelo.

Nick esperó, seguro de que Cassie estaba en casa. La había visto hacía una hora y no parecía tener prisa por ir a ningún sitio. Sólo parecía tener prisa por desembarazarse de él. No le extrañaba. Ella lo ponía nervioso. Gritarle por teléfono no iba a hacer que se ganase su solidaridad ni su ayuda. Se pasó los dedos por el pelo y suspiró.

– Cassie, oye, lo siento. No debí gritarte, pero no te imaginas en el lío que me he metido… Por favor, levanta el teléfono y habla conmigo. Estoy desesperado.

Nada.

Bueno, ¿qué se había pensado? Después de haberle gritado de ese modo, era normal que no le contestase. No comprendía qué le había pasado.

Le enviaría flores para pedirle perdón, y entonces… Y entonces se olvidaría de ella. Cassie lo estaba distrayendo demasiado.

En el momento en que iba a colgar el teléfono oyó algo. Un ruido que parecía un golpe del aparato contra el suelo

– ¿Cassie?

– Compra un paquete de cubitos de caldo, y sigue las instrucciones -dijo ella en un tono tenso, como si le costase un gran esfuerzo hablar.

Luego hubo un ruido como si alguien le quitase el auricular. ¿Estaría con alguien? ¿Era por eso por lo que había querido quitárselo de en medio? ¿Estaría esperando a alguien?

Sintió un nudo en el estómago ante la idea de que hubiera un hombre que la abrazara, que la besara, que tal vez la desvistiera. Aquel pensamiento le hizo sentir desconsolado, desesperado, incluso enfadado. Sabía que debía colgar simplemente, pero no pudo hacerlo.

– Pero eso no es lo que tú harías, ¿no es cierto? -insistió él.

– Nick, créeme. Tú no quieres saber cómo hacer un caldo.

– ¿Es muy difícil?

– No, pero… Créeme. Ve a lo fácil. Todo el mundo lo hace.

– Yo no soy todo el mundo.

– Eso no es cierto. Déjalo, Nick, por favor. No puedo ocuparme de ello ahora.

No parecía muy interesada en el juego de la seducción. Más bien parecía…

– Cassie, ¿pasa algo malo?

Cassie se rió. Se había caído al lado del escritorio y estaba sentada en el suelo de su cocina, apoyada en la pared. Le dolía el tobillo. Se lo había torcido. Y un hombre pretendía que le diera una clase sobre cocina por teléfono. Bueno, no un hombre cualquiera. Nick Jefferson.

– ¿Si pasa algo malo?-repitió ella. Reprimió un grito de dolor cuando Dem se acercó y se frotó contra el tobillo, pero no lo logró del todo.

El se dio cuenta de que pasaba algo.

– ¡Espera, Cassie! ¡Voy enseguida!

– ¡No! ¡No hace falta!

Pero era demasiado tarde. Nick había colgado. Cassie gimió de dolor.

Dejó el teléfono tirado en el suelo y se dispuso a arrastrarse por la cocina para llegar a la caja de primeros auxilios. Dem se puso a su lado y comenzó a restregarse la cabeza en su mano.

Ella echó al gato.

No le preocupaba la inminente llegada de Nick Jefferson. No iba a poder entrar, a no ser que ella se arrastrase hasta la puerta para abrirle. Y como no podía hacerlo, se tendría que marchar.

Además, los hombres como Nick Jefferson no traían más que problemas.

A los veintidós años no lo había sabido. A los veintisiete no tenía la misma excusa.

Miró las pechugas quemadas con resignación. No parecían realmente comestibles. No se parecían en nada a la foto del libro de Cassie. Tal vez su hermana tuviera razón. Quizás no fuera mala idea confesar la verdad a Verónica y llevarla a cenar a algún restaurante caro.

Tal vez hasta se sintiera halagada por todas las molestias que se había tomado él para impresionarla. Sobre todo si ponía el énfasis en la parte cómica del asunto. Tal vez debajo de esa fachada de frialdad, Verónica tuviera sentido del humor.

El único peligro que tenía ese plan era que a Verónica le resultase demasiado gracioso y se lo contase a Lucy, su secretaria, y que finalmente se enterase toda la oficina. Todos se reirían a sus expensas.

¿Quién le habría mandado meterse en aquel lío? Daba igual. No pensaba sentirse derrotado por un trozo de pollo.

Pero antes de conseguir que el pollo se rindiese debía ir a ver qué le había pasado a Cassie. Tenía que averiguar por qué había gritado de dolor.

En menos de diez minutos llegó con su Porsche a la casa de Cassie. Aparcó detrás del Alfa de ella.

Golpeó la puerta y esperó impacientemente. Se apoyó en la barandilla para espiar el sótano, con la esperanza de poder ver la cocina. Pero la ventana era alta y estrecha y el ángulo no era el adecuado. Se echó para atrás. Pero aun así no era capaz de ver más que unos pies. Ella no fue a abrir la puerta, así que estaría allí tirada. Se habría hecho daño. Aquella idea lo alarmó. Tenía que hacer algo.

Miró hacia un lado y a otro de la calle. Luego dobló la esquina. Había una puerta en una pared no muy alta. El fondo de la casa de Cassie debía de lindar con aquel lugar. La puerta estaba cerrada, por supuesto, pero debía de ser la entrada trasera de la casa. Decidió saltar el muro.

Saltó hasta el borde de la pared, se aferró y trepó. Como se había imaginado, detrás de la puerta había un pasadizo entre dos casas, cada una de las cuales tenía una puerta que daba a un jardín. Pensó que las puertas estarían cerradas, así que no se molestó en bajar al pasadizo para comprobarlo. Directamente decidió hacer equilibrio por la pared.

Alguien le gritó preguntándole qué estaba haciendo, pero él no le hizo caso. Simplemente contó las casas hasta la de Cassie. Su jardín era inconfundible realmente. Estaba lleno de geranios, pensamientos y rosas. Y por si eso no le alcanzara para identificarlo, en él se respiraba el aroma del romero y la hierba buena.

Cassie no se había molestado en moverse. Se sentía un poco mareada y prefirió no arrastrarse. Además, Dem se le había echado encima de la tripa, y pesaba lo suyo. Le era imposible moverse.

De todos modos, el dolor del tobillo estaba cediendo un poco, así que tal vez lo mejor fuera quedarse quieta. El único problema era que veía cosas, o mejor dicho, gente. A Nick Jefferson, para ser más exactos. Y parecía estar caminando en el aire.

Pestañeó y Nick desapareció. Debía de ser cosa de su imaginación. Había estado pensando en él como en el caballero errante que fuera a rescatarla, pero en lugar de imaginarlo en su caballo, lo había imaginado en la versión moderna, es decir en un coche deportivo negro.

Pero Nick no habría sido un príncipe predecible y seguro. Un caballero predecible y seguro no le habría robado un beso, aunque probablemente sería un poco aburrido.

Estaba claro que Nick Jefferson no era un hombre aburrido, y seguramente por ello había perdido tanto tiempo pensando en él.

Hacía mucho que no la besaba nadie. No porque no hubieran querido, sino porque después de Jonathan no había querido tener relaciones que implicaran besarse.

Claro que Nick le había robado aquel beso. Y los besos robados, aunque fueran muy dulces, no contaban. Al menos no tanto como para estar alucinando en aquel momento.

Cerró los ojos un instante. Cuando los abrió vio una enorme sombra en la entrada, era la espalda ancha de un hombre quitando la luz del anochecer. Dejó escapar un grito de alarma y Dem salió corriendo a esconderse en algún sitio.

– ¿Cassie?

– ¿Nick? -preguntó Cassie cuando él encendió la luz. Se hizo sombra con la mano a modo de visera para que no la deslumbrase.

En ese momento lo vio perfectamente. No había estado alucinando. Era real. Entonces empezó a hacerse preguntas. Como qué se pensaba, qué hacía metiéndose en la cocina sin que lo hubiera hecho pasar… ¿Cómo había hecho para entrar, si su casa estaba rodeada por una pared de cerca de dos metros y medio? Estaba furiosa con él por haberla asustado de semejante manera, pero, ¿por qué se alegraba de verlo?

– ¿Qué ha pasado? -le preguntó Nick.

Realmente no necesitaba preguntar. La silla caída, la puerta rota del armario, le dejaba claro de qué se trataba. Y se imaginó cómo había ocurrido. Se habría subido a una silla para sacar las cosas que él había acomodado en el armario sin pensarlo bien. Y se habría caído. Y era culpa suya.

Cassie se dio cuenta de que él estaba preocupado. O quizás sólo estuviera enfadado. Se había mostrado muy irritado por teléfono. Todo ese lío por un caldo. ¿Qué les pasaba a los hombres? Siempre tenían que hacer un drama de cualquier tontería. Como ésa.

Se había caído de una silla. Simplemente. Podía arreglárselas sola.

Pero no le dio tiempo a decirle nada. Él se agachó a su lado, la tomó por la cintura, y le buscó el pulso. Ella no pudo contener la risa.

– ¿Qué tiene de gracioso? -le preguntó él.

– Tú eres gracioso. Me he torcido el tobillo, Nick. No te sirve de nada tomarme el pulso.

Él la miró con cara de enfadado.

– Me parece que tu pulso es un poco irregular -le quitó un mechón de pelo de la cara-. ¿Te has golpeado la cabeza? Será mejor que llame a una ambulancia -dijo, sin esperar la respuesta.

Ella podría haberle dicho que el único motivo por el que su pulso estaba alterado era porque él estaba inclinado sobre ella, a pocos centímetros de su mejilla. Si él se hubiera dado la vuelta y la hubiera mirado a los ojos, seguramente habría hecho lo que había estado a punto de hacer cuando ella le había cerrado la puerta: la habría besado. Y no podía negar que quería que lo hiciera. No podía mentirse a sí misma.

Ella había impedido que Nick la besara porque estaba asustada. Tenía miedo de que le hicieran daño. Lo que era ridículo. ¿Cómo podía hacerle daño? Sólo podía hacerle daño alguien a quien amase. Y ella se había jurado no volver a caer en la trampa del amor.

A esa distancia podía verle la sombra de la barba de un día. Y sabía perfectamente cómo sería sentirla sobre su piel. Sintió ganas de alzar la mano y tocársela. Y de pronunciar su nombre. Nick. Lo dijo para sus adentros, no en voz alta.

Si decía eso, él la miraría a los ojos y descubriría el deseo que la estaba traicionando.

Un tobillo torcido no sería excusa para lo que pasaría luego. Y eso le haría más daño que una torcedura.

– No seas ridículo. No necesito una ambulancia. Todo lo que necesito es un poco de aceite de avellana y una venda en el tobillo, y se me pasará.

Nick le frotó suavemente el tobillo con sus dedos. Ella se estremeció ante aquel contacto. Pero no por el dolor que le causaba precisamente.

– Al menos no está roto.

– Ya lo sabía. Pero agradezco la opinión de otra persona, doctor Kildare -le dijo ella entre dientes-. Ahora bien. si quieres hacer algo práctico. encontrarás la caja de primeros auxilios debajo de la pila. Estoy segura de que allí hay vendas.

– Sí, señora. Pero… ¿no debería hacer algo tan interesante como poner unas compresas frías primero? -la miró con una sonrisa seductora.

Aquello la desarmaba más que caerse de una silla.

– ¿Estás seguro? ¿Sabes qué es una compresa?

Nick dejó de sonreír.

– No tienes muy buena opinión de mí, ¿no es así Cassie?

– Estoy segura de que estás haciendo un gran esfuerzo por impresionarme, Nick. Lo que no me explico es por qué lo haces.

– Yo tampoco. Es un problema, ¿no? -él se puso de pie y fue a la nevera. Abrió el congelador y tiró de los cajones.

– ¿Qué estás haciendo?

– Buscando esto -sacó un paquete de judías congeladas-. No estaba seguro de que una cocinera renombrada como tú tuviera esto en la nevera.

– A mis sobrinos les gusta.

¡Oh! ¡El viaje que iba a hacer con ellos!, pensó ella.

– ¡Ay! -gritó ella cuando él le aplicó el paquete congelado encima del tobillo-. Parece que sabes qué es una compresa.

– Vengo de una familia de deportistas, tanto hombres como mujeres. Mi madre era una buena corredora en carreras de obstáculos. Se dedicó a ello hasta que aparecí yo y le quité las esperanzas de ser campeona olímpica. Pero aprendí el uso de las judías congeladas en su rodilla -cuando alzó la vista, la sonrisa pícara de Nick había vuelto a ocupar su lugar, y como consecuencia el pulso de Cassie volvió a dispararse-. Creo que sería más fácil si estuvieras en el sofá. Pon los brazos alrededor de mi cuello.

– Puedo llegar allí yo sola…

Ella dejó de discutir, se aferró al cuello de Nick, y él la llevó al sofá.

A ella le gustó cómo le había rodeado la cintura. Pero no debía animarlo más.

– Vas a hacerte daño en la espalda -le advirtió ella-. ¿Y entonces qué haremos?

– No mucho -dijo él.

Nick tenía la cara muy cerca y ella podía ver las pecas del iris del ojo, unas pecas oscuras que hacían que sus ojos grises parecieran negros.

Pero él no siguió su advertencia. La alzó en brazos y la depositó en el sofá con tanta facilidad como si se tratase de una pluma.

– Al menos nada de lo que a mí me gustaría hacer contigo.

– ¿A qué te refieres? -le preguntó ella. Se puso colorada, pero él no pareció darse cuenta. Se había dado la vuelta para tomar el paquete de judías y volver a ponérselas en el tobillo sin mayor ceremonial.

– Te pondría encima de mis rodillas y te daría unos azotes por subirte a una silla vieja. ¿No tienes una escalera? -le preguntó.

– Se la he dejado a mi vecina.

– Tendrías que habérsela pedido -hizo una pausa y agregó-: Sostén esto en su sitio mientras voy a buscar la caja de primeros auxilios. Luego te pondré una venda.

– No veo la hora de que lo hagas -di ¡o ella. Prefería eso a que llamase a una ambulancia.

De pronto cambió de tema y le preguntó:

– ¿Cómo has entrado, Nick?

– Arriesgando mi vida -dijo Nick, agachándose para buscar debajo del fregadero.

La tela del vaquero se pegó a sus fuertes piernas. En traje era muy atractivo; pero en vaqueros y con una camiseta ajustada, era digno de admiración.

Nick alzó la cabeza y sonrió devastadoramente.

Ella se mordió el labio para no dejar escapar una exclamación.

– Al fondo, contra la pared -le indicó ella, al ver que él no encontraba lo que buscaba-. No tendrías que haber saltado. Te podrías haber caído.

– No te preocupes. No soy tan incompetente como tú. No me he hecho daño.

– No eres tú quien me preocupa -ella estaba furiosa con él. No por el insulto sino por su estupidez-. Podría haberte visto alguien del vecindario y tener en vilo a todo el barrio.

– De hecho alguien me ha gritado algo -confesó él.

– Entonces prepárate para que venga la policía -en ese momento se oyó que golpeaban a la puerta-. ¿Qué te acabo de decir?

Él se puso una mano en la oreja.

– No he oído sirenas.

– Será mejor que vayas a abrir y que le asegures a quien sea que no me están estrangulando, Nick. O llamarán de verdad a la policía.

Pero era demasiado tarde. Alguien había llamado ya a la policía, y un momento más tarde, Nick apareció con un guardia en la cocina.

– Cassie, cariño. El policía Hicks dice que una de tus vecinas denunció una entrada ilegal. Le he explicado lo que ha pasado, pero por supuesto él quiere asegurarse de que estás a salvo, y de que no soy un asesino en serie que le estoy contando una mentira.

«¿Cariño?», pensó Cassie. ¿A qué estaba jugando? Bueno, le demostraría que él no era el único que podía jugar. Se volvió al policía y le dijo:

– ¡Menos mal que ha venido, oficial! Este hombre es un absoluto desconocido. Ha trepado por la pared del fondo y ha entrado en mi casa sin mi permiso.

Fue un error. Ella no debió hacer eso. Se dio cuenta inmediatamente. El joven policía no sabía qué pensar y miró a Nick, con cara de confusión.

– Se lo he dicho, oficial. La señorita Cornwell se cayó de una silla. Estoy seguro de que se debe de haber dado un golpe en la cabeza, pero se niega a que la lleve a urgencias.

Estaba insinuando que estaba mal de la cabeza, pensó ella. De acuerdo, se lo merecía. Pero, ¿hacía falta que pusiera esa cara de piedad al decirlo?

– El señor Jefferson me ha dicho que usted se había caído de una silla, señorita -dijo el policía, tratando de empezar desde el principio para ordenar los acontecimientos-. Mmmm… ¿Se ha golpeado la cabeza? Quizás debiera seguir el consejo del señor Jefferson e ir al hospital a que la examinasen.

Nick miró a Cassie y alzó una ceja como diciéndole que ella se lo había buscado.

Tal vez él tuviera razón. Quizás estuviera loca. Realmente se sentía un poco mareada. Pero no por haberse hecho daño en la cabeza.

De todos modos era mejor que no se tomara a broma la situación.

El policía ciertamente no se estaba divirtiendo. Estaba mirando el tobillo de Cassie cubierto por un paquete de judías congeladas, y no esbozaba ni la más mínima sonrisa.

CAPÍTULO 6

– HOY, he sufrido una caída -confirmó Cassie-. Pero no me he golpeado la cabeza. Y Nick vino a rescatarme -agregó con una sonrisa, invitando al policía a compartir la broma con ella.

El policía rechazó su invitación frunciendo el ceño.

– Creí que había dicho que usted no conocía al señor Jefferson.

Ése era el problema con una broma de mal gusto. Tener que explicarla. Porque era muy, pero muy embarazoso.

– Lo sé, y lo siento mucho, oficial -maldecía la hora en que se le había ocurrido hacer aquella broma. Maldecía la hora en que se le había ocurrido ofrecerle unas hierbas a Nick…-. Era una broma. Sólo una broma -agregó ella enseguida al ver que el policía fruncía más el ceño.

La culpa la tenía Nick, por meterse en su casa. Aunque tenía que reconocer que había ido a rescatarla. Claro que, lo había hecho por interés propio, para que ella le solucionara el problema del caldo.

– Nick me ha llamado por teléfono, y me he caído al intentar llegar hasta él. No es nada serio. De hecho él estaba a punto de vendarme el tobillo.

– ¿De verdad? ¿Está segura de que no necesita atención médica? -le preguntó el policía.

– ¡Oh, no! Nick puede hacerlo perfectamente, oficial -ella tenía ganas de quitarse de en medio al policía, pero no si eso significaba que la llevaran a urgencias-. Las torceduras al parecer siempre han sido frecuentes en su familia -agregó.

– ¿Sí?

– Casi todos son deportistas -a excepción de Nick, que al parecer prefería otro tipo de juegos-. También mujeres… -añadió-. Es de Deportes Jefferson, ¿lo conoce, no?

– Sí, lo conozco-dijo el policía

Por supuesto que lo conocía. Todo el mundo conocía el edificio de los Jefferson.

– Bueno, será mejor que no retrase los primeros auxilios del señor Jefferson. Si es tan amable de darme algunos detalles para el informe… -le dijo el policía a Cassie. Luego se volvió hacia Nick y le dijo-: Por favor, ¿podría ir al coche de la patrulla y avisar a mi compañero que iré enseguida?

Nick se fue sin decir una palabra. Entonces el oficial miró la silla tirada, y la puerta rota del armario. Se volvió a Cassie y le dijo:

– ¿Alguna otra cosa antes de marcharme, señorita Cornwell?

– ¿No va a pedirme los datos personales?

– No, excepto que quiera elevar una queja.

– ¿Una queja? Creí que le había quedado claro…

– Será mejor que hable con una oficial, quiero decir…

un miembro femenino del cuerpo de policía. Yo me encargaré de ello.

Cassie no entendía nada. Tal vez se hubiera golpeado la cabeza después de todo.

– Lo siento, oficial. No comprendo…

– Con alguien del Departamento de Violencia Doméstica, quiero decir.

– ¿Qué?

¿Qué estaba insinuando? ¿Que Nick la había maltratado? ¿Que todo aquello era producto de una pelea doméstica?

– ¡Oh, no! ¡No! Nick no… Quiero decir, sinceramente. ¡Oh! Esto es muy embarazoso, sinceramente…

El joven policía permanecía imperturbable.

– Sólo le estaba haciendo una broma a Nick. Lo siento. Sinceramente, lo siento. No debí hacerlo, pero él… -no le iba a decir al policía lo que ella había sentido cuando él la había llamado «cariño»…-. Me caí de la silla cuando intenté atender el teléfono, de verdad. Él se dio cuenta de que yo me había hecho daño y vino corriendo a verme. Yo sólo le estaba tomando el pelo un poquito… -podía hacerle oír el contestador automático como prueba, pero se le ocurrió que aquel joven policía podría malinterpretar los chillidos de Nick.

– ¿Por qué ha entrado por la pared del fondo?

– Yo no podía llegar hasta la puerta, y él no tenía llave. Es un amigo, oficial, no es mi amante -era importante convencerlo de ello. Los amigos no te pegan-. No soy su tipo, en realidad.

– ¿No? -el policía sonrió finalmente-. No me lo explico. Yo hubiera jurado que usted podría ser el tipo de cualquier hombre que la hubiera visto por televisión.

La halagaba, teniendo en cuenta que ella debía de tener cinco o seis años más que él. Toda una vida, cuando se tenía la edad del oficial.

– Tal vez no vea mucho la televisión. Pero Nick ha sido muy amable. Ha arriesgado su vida trepando a una pared sólo para comprobar que me encontraba bien. De no haber sido por él, podría haberme quedado tirada en el suelo de la cocina hasta mañana, que viene una mujer a limpiar la casa.

– Bueno, ¿está segura? -parecía dudar el policía-. Nosotros no podemos hacer nada si no…

– Lo sé.

– ¿Y no necesita que la lleven a urgencias, realmente?

– No necesito que me lleven a urgencias. Gracias -se sintió aliviada al ver que el oficial cerraba su bloc de notas y se lo metía en el bolsillo-. Y gracias por venir tan rápido. Podría haber necesitado su ayuda, realmente. Debería agradecérselo a quien los haya llamado.

– Fue una de sus vecinas. Una tal señora Duggan, ¿puede ser?

– ¡Oh, sí! -la vecina que le había pedido la escalera. Era una casualidad del destino-. Es reconfortante saber que la gente se preocupa.

– Al parecer, usted no tiene problemas en ese sentido, señorita Cornwell.

– Es cierto.

Finalmente el policía se había convencido y se había marchado después de desearle buenas noches.

Cassie se había apoyado nuevamente en el cojín y había dejado escapar un suspiro de alivio.

– Eso te enseñará a no jugar con la ley -dijo Nick.

Cassie se dio la vuelta. Nick estaba apoyado contra el quicio de la puerta, con los brazos cruzados.

– Ha sido culpa tuya -le contestó ella-. No me habría pasado nada si tú no me hubieras llamado «cariño». ¿Por qué diablos me has llamado así?

– Me pareció buena idea hacerles creer que estábamos juntos. Ha sido un error por mi parte. El oficial me ha hecho marchar para averiguar si te había pegado, ¿no es cierto? -ella no le contestó, pero su gesto fue una confirmación-. Me lo he imaginado. De todos modos, al menos sirvió para algo.

Ella había estado a punto de pedirle perdón por poner riesgo su buen nombre, pero preguntó:

– ¿Sirvió para algo? -preguntó ella.

– Al menos para oírte decir que yo había sido muy amable. Y con esa sinceridad.

– Casi lloro de la emoción… Este accidente ha sido por tu culpa. lo sabes.

– ¿De verdad? -él atravesó la habitación, recogió la silla y la puso debajo de la mesa, luego apoyó la puerta del armario en la pared-. ¿No te sientes ni un poquito responsable? ¡Sólo a ti se te ocurre subirte a una silla tambaleante!

– No es tambaleante.

Nick golpeó el suelo con la silla para demostrar su opinión.

– Es el suelo el que está mal. Y yo no habría subido a una silla si tú no hubieras decidido poner la comida en el estante de arriba. Además, hasta que te has puesto a gritar por el caldo de pollo no me había pasado nada…

– Un error por el que te pido perdón. Lo estaba pasando muy mal con la receta en aquel momento. Con una de tus recetas.

– Ocurre a veces.

– ¿A ti?.

– A todo el mundo. Afortunadamente poca gente me llama por teléfono para echarme la culpa de ello. ¿Cuál era el problema?

– El problema era que no sabía qué estaba haciendo -admitió él-. ¿Puedes ayudarme, Cassie?

Ella no podía creerlo.

– Llévala a cenar fuera, Nick. De ese modo tendrás la posibilidad de disfrutar de un rato agradable.

– No puedo. No se trata de disfrutar.

– ¿No?

Él negó con la cabeza.

– Se trata de ganar -él se sentó en el borde del sofá y levantó el paquete de judías del tobillo de Cassie-. ¿Qué tal está?

– Soportable. ¿Siempre tienes que ganar?

– Soy un Jefferson. En mi familia o ganamos o morimos. Vas a tener que estar en reposo un día o dos dijo, y empezó a enrollar una venda alrededor de su tobillo-. No te conviene subir y bajar escaleras.

– Las escaleras no me preocupan tanto como otras cosas. Pasado mañana iba a llevar de campamento a tres niños rebosantes de energía.

– Tendrás que postergarlo.

– No puedo -alzó la vista. Vio que Nick fruncía el ceño-. Se lo he prometido a los muchachos.

– Bueno, no puedes irte sola. No estás en condiciones.

– Mike me ayudará -dijo con más convencimiento del que realmente sentía. Mike no había parecido muy entusiasmado cuando habían hablado del viaje. -¿Mike?

– El mayor de mis sobrinos.

– ¿Cuántos años tiene? No podrás conducir, ya sabes.

– Le pediré prestado el coche a mi cuñado. Tiene uno automático -dijo rápidamente ella.

– Bien, inténtalo, Cassie. Pero es el tobillo derecho el que te has torcido.

– ¿Has comido ya? -dijo ella, intentando cambiar de tema.

– No. Mi comida la ha arruinado un cocinero incompetente. ¿Y tú? -ella negó con la cabeza-. ¿Quieres que llame para que nos traigan comida hecha?

– No seas tonto. Tengo una nevera llena de comida…

– Y un tobillo mal -le dijo él.

– ¡Oh! Pero si te voy diciendo qué tienes que hacer…

– Ya he estropeado una cocina. ¿Qué prefieres? ¿Comida india? ¿China? ¿Una pizza?

– Lo que sea -nunca nadie le llevaba comida. Siempre esperaban a que cocinara ella, y de pronto se sintió halagada con aquel gesto.

– China. Hay una botella de vino tinto en la nevera. Me gustaría beber algo-dijo ella.

– No sé si es buena idea. ¿Y si has tenido un shock, o una conmoción cerebral?

– Te repito que no me he golpeado la cabeza. ¿Por qué no me crees?

– No sé por qué será. ¿Saca-corchos?

– En el primer cajón.

– ¿Copas?

– En el armario encima del fregadero.

– ¿Por qué no le gustan los hombres a tu gato?

Su pregunta la tomó completamente por sorpresa, y no supo qué contestarle. Después de un momento se le ocurrió decir.

– Tiene buen gusto, supongo.

– ¿No es un macho acaso?

– Técnicamente, no.

– ¡Ah!

– Por lo visto tú no has tenido nunca un gato macho -contestó ella-. O sabrías que es imposible vivir con ellos.

– Eso me han dicho.

Cassie respiró profundamente, luego intentó que su gato se acercase a ellos.

– Ven, Dem. Nick no te hará nada.

– ¿Dem?

– Demerara, como el azúcar -el gato salió de su escondite y saltó al sofá con ella. Su pelo dorado brilló con la luz.

– ¡Oh! Ya comprendo, por el color del pelo. Hace años mi hermana tenía un gato que se llamaba Miel. ¡Oh! ¡Maldita sea! Me acabo de acordar de algo… -le dio a Cassie una copa de vino-. ¿Puedo usar tus teléfono?

– Por supuesto.

Él marcó un número de teléfono, pero se encontró con un contestador automático. Hablar con su madre era como hablar con el primer ministro.

– Soy Nick. Graham me ha dicho que había hablado contigo para que te quedases con los niños de Helen, mamá. Mira, sé que estás ocupada, pero…

– Nick, cariño -dijo su madre levantando el receptor.

– ¡Oh! Me alegro de que estés aquí. Creí que te habías ido fuera.

– Me marcho en cinco minutos. Me voy a una conferencia a Nairobi. Lamento estropear tus planes, Nick. Otra vez será, cuando tenga más tiempo.

– Nunca tienes tiempo -le recordó él agriamente-. Y esta semana es el cumpleaños de Helen.

– Lo sé. El otro día he ido al pueblo y le he comprado el nuevo libro de cocina de Cassandra Cornwell, firmado por ella.

– Yo he hecho lo mismo.

– ¿En serio? ¡Oh, cariño! ¡Qué penal Además se lo he dado hoy porque no iba a estar aquí el día de su cumpleaños. Tendrás que pensar en otra cosa.

– No le habrás organizado un viaje a París también, ¿no es cierto?

– Por supuesto que no. Le he dado un cheque para que se compre lo que quiera.

– ¡Genial!

– Pareció contenta. Tú debiste hacer lo mismo. Habría sido más sencillo. Para todos.

– Me tomé el trabajo de organizarle un cumpleaños como es debido -dijo él.

– Sí, querido, me lo ha dicho Graham. Ha sido una idea encantadora. La pena es que no hayas pensado en los niños antes de reservar el viaje.

– Pensé que con dos abuelas disponibles no sería necesario.

– Las abuelas tienen también sus vidas, Nick. Si te preocupa tanto, ¿por qué no te tomas unos días y cuidas tú a las niñas? ¡Sabes bien lo mucho que te quieren! Debo marcharme ahora. El taxi me está esperando -y después de esa advertencia, su madre colgó.

– ¿Hay algún problema? -le preguntó Cassie cuando Nick colgó.

– Algo así. Cuatro problemas. Todos del sexo femenino.

– ¡Ah! Entonces no es nada que no puedas arreglar.

– No lo tengo tan claro. ¿Qué harías tú con cuatro niñas pequeñas durante cinco días, Cassie?

– ¿Cuántos años tienen?

– Entre cinco y ocho años. Muy monas y divertidas…

– Para pasar un rato agradable con ellas y luego dejárselas a su madre, ¿verdad? -ella lo comprendía.

– Una cosa es ir al McDonald's con ellas. Y otra pasar cinco días.

– Llévalas a algún sitio.

– ¿Y pasarme todo el tiempo explicando quiénes son y por qué estoy solo con ellas? -él levantó las dos copas y se sentó al lado de ella en el sofá, haciéndose sitio moviendo a Cassie suavemente por los hombros. Dem lo miró indignado-. ¿Crees que soy un egoísta? Tú te has ofrecido a llevar de campamento a tus sobrinos…

Estaban un poco apretados en el sofá. Y sintiéndolo tan cerca, a Cassie le era difícil pensar en nada. Sentía hasta el latido de su corazón.

– Y como si eso no fuera suficiente, mi madre le ha comprado a Helen un ejemplar de tu libro también. Firmado -agregó, como si de algún modo ella tuviera la culpa.

– Firmé una pila de libros antes de irme de la librería, para la gente que no pudiera ir por la mañana.

– Pero Beth sabía que yo había comprado uno para Helen.

– Estoy segura de que Beth no le habría vendido un libro a tu madre sabiendo que tú habías comprado uno, Nick. Al menos sin decírselo. Quizás tu madre fue a la tienda cuando salimos a almorzar.

¿Había rechazado su invitación a almorzar por ir con Beth?, pensó él. Suponía que era mejor que haberlo rechazado por otro hombre, pero no estaba seguro.

– Es posible. El caso es que ya se lo ha dado a Helen. Así que tendré que tirar el que le he comprado yo.

Cassie pensó que podría haber tenido más tacto diciéndolo de otro modo, pero no lo hizo.

– ¡Oh! -dijo ella con solidaridad burlona-. Y todavía te queda lo de la cena para ese ligue. ¡Pobre Nick! Tienes una mala semana, realmente.

– No ha sido todo negativo. Te he conocido a ti -dijo él, levantando la copa.

Era demasiado.

– No hace falta que finjas, Nick. Lo único que te interesa de mí es que te ayude a deslumbrar a tu rubia con la receta. Bueno, en lo que a mí respecta, te diré que no te servirá de nada que intentes seducirme.

– ¿No?

Ella recordó que para él lo importante era ganar. Así que no sería buena idea desafiarlo.

– ¿Por qué dices que no?

– Yo no flirteo.

Tal vez no lo hiciera conscientemente, pensó Nick. Pero con esas pestañas lograba seducir a cualquiera.

– ¿Es mejor que me ponga de rodillas para conseguirlo? Bueno, en realidad ella le había dicho que no fingiera. Aunque en realidad no necesitaba aquel consejo, porque había algo que ella había aprendido, y era que Nick Jefferson decía siempre lo que pensaba.

El caso era que él estaba sentado a su lado y parecía haber olvidado el motivo de su desesperada llamada telefónica, pero ella no lo había olvidado. No iba a bajar la guardia por algo sin importancia, aunque su pulso comenzara a acelerarse a su lado.

– ¿Es muy importante para ti impresionar a esa mujer? -le preguntó ella para recordarle el motivo que lo había llevado a contactar con ella.

– No te pediría ayuda si no fuera muy importante. Entonces, ¿qué? ¿Quieres que me humille a tus pies?

– Puedes intentarlo -dijo Cassie. Sería gracioso verlo-. Pero después te pesaría por haberla engañado.

– ¿Por qué no dejas que sea yo quien se preocupe por eso?

Sonreía con tanta facilidad, pensó Cassie. Era cierto. No le pesaría.

– Si es tan importante para ti, Nick, tómate el día de mañana, compra un montón de pollo y practica hasta que te salga bien. No es difícil, ¡por Dios!

– ¿Si? -la miró con desconfianza-. Bueno, agradezco tu consejo, pero mañana tengo un día lleno de reuniones.

– Cancélalas.

– ¡Oh, por supuesto! -dijo irónicamente-. Enviaré una memoria, ¿te parece? Dejaré la nueva línea de ropa para golf mientras practico mi arte culinario. Eso les dará motivo de conversación en la reunión.

– Les dará la oportunidad de hablar de algo interesante hasta que aparezcas.

– Sí, estoy seguro. Venga, Cassie, sé buena. Ayúdame.

– ¿Por qué?

– Ya sabes por qué.

¡Oh, sí! Sabía por qué. ¿Qué mujer podría resistirse a un hombre que se toma la molestia de preparar una cena especialmente para ella?

– No. Es decir, ¿por qué te has metido en esto? Nadie, y menos una rubia con clase, es capaz de creer que sabes cocinar.

– Es complicado.

– No, es muy sencillo. El problema es que tú, Nick. eres un desastre.

– Si admito que soy un desastre… y lo que sea -la interrumpió él-. Si te digo que soy un desastre y que me he metido en este lío por motivos muy poco nobles, ¿te quedarías satisfecha?

Era evidente que Nick era un actor consumado, pensó ella mientras veía aquella representación de humildad. Se estaba tomando muchas molestias con ella. ¿Para qué? ¿Para seducirla? Sería mejor que lo frenase a tiempo.

– Lo siento, Nick. Tengo un problema con estas cosas. Algo que tiene que ver con ser la hija de un clérigo, supongo. Preferiría no verme involucrada -ella se apartó unos centímetros de él.

No era suficiente. Igual se sentía envuelta en el olor a ropa limpia y fragancia varonil de su camiseta.

– ¿Podrías mover el paquete de judías? Se están descongelando encima del cojín favorito de Dem.

El no se movió, siguió con la vista fija en ella y dijo:

– Eres…

– ¿Una puritana? ¡Oh, por Dios, Nick! Si quieres llevarte a la cama a una mujer con la ayuda de una buena comida, unas cuantas copas de vino y una música romántica, me parece bien. Pero no quiero tomar parte en la historia.

“Celosa”, no “puritana” había estado a punto de decir él. Se le había ocurrido de repente. y había estado a punto de decirlo en voz alta. Debía de estar perdiendo facultades. Seguramente Cassie negaría los celos con todas sus fuerzas.

Nick sonrió.

– No te estoy pidiendo que toques el violín, Cassie. Simplemente que estés allí.

– ¡Estar allí! ¡Andar por tu cocina mientras tú seduces a una mujer y la despojas de sus braguitas!

– ¡Dios mío, Cassie! ¿Por quién me tomas? ¿En una primera cita?

Ella lo miró fijamente y le dijo:

– ¿Es realmente tan importante para ti?

– Ya te lo he dicho: ganar o morir en el intento.

– Debe de ser muy hermosa

“Celosa”, pensó él.

– ¿Verónica? Sí, lo es. Y muy inteligente -él vio que sus ojos se encendían al contestarle. Estaba muy celosa. La idea le dio una cierta satisfacción.

– No debe de ser tan inteligente si piensa que eres capaz de saber cocinar.

“Verónica”, pensó Cassie. Hasta el nombre estaba lleno de glamour.

– ¿Y por qué no la seduces con flores y restaurantes caros en lugar de exponerte a que te salga mal?

Él sonrió levemente.

– Las flores y los restaurantes caros son demasiado manifiestos. ¿No crees?

– Sí. Pero bonitos, en ciertas ocasiones -agregó ella-. ¿O para ti lo más romántico es caminar bajo la lluvia por una playa desierta?

– ¿Y no lo es? -Nick reconoció que aquélla era una idea original. La tendría en cuenta para el futuro. Al fin y al cabo nunca se sabía cuándo le haría falta tener a mano una fantasía original.

– Para serte sincero, Cassie, no pude elegir. Verónica vio tu libro en mi escritorio. Como soy un hombre sincero tuve que admitir que era mío. Y entonces se invitó a cenar.

– Le podrías haber explicado.

– Sí. Pero era una buena oportunidad. Como te he dicho, es una mujer encantadora. Y hasta entonces era inaccesible prácticamente.

Cassie no podía creerlo.

– ¡Es horrible, Nick…!

– Lo sé. No creas que no he luchado con mi conciencia… -sonó el timbre de la puerta, pero no muy fuerte-. Ésa debe de ser la cena -él se levantó del sofá y fue hacia las escaleras.

– En realidad, creo que ya no tengo tanta hambre -dijo ella.

– Demasiado tarde.

– ¡Oh! Vete, Nick, y llévate tu comida china a casa -le dijo ella, irritada.

– No hablas en serio. Además, no podré comérmela toda yo solo.

– Guarda la que te sobre para Verónica. La va a necesitar -dijo Cassie.

Él se rió. Ella se inclinó hacia adelante, recogió el paquete de judías congeladas y se lo tiró.

Él lo atajó sin dificultad y lo puso en la encimera.

– Te pagaré por el tiempo que has perdido -le ofreció Nick para provocarla más.

Aquellas chispas que ella echaba cuando estaba enfadada, anunciaban fuegos artificiales cuando fuera capaz de perder el control. Y a él le encantaban los fuegos artificiales.

– No podrías pagarme dijo ella-. Y aunque pudieras, no te aceptaría el dinero.

– ¿Quién ha dicho algo de dinero? Yo no hablo de eso -el timbre volvió a sonar, aquella vez más impacientemente-. Será mejor que vaya.

– Toma la cena y vete -le gritó Cassie, pero Nick ya había subido las escaleras hacia la puerta de entrada. De todos modos, sabía que él no haría lo que ella le había dicho.

Le había dejado claro que no cejaba en el intento hasta conseguir lo que quería. Y él la quería a ella. Su ayuda, se corrigió. Nada más.

CAPÍTULO 7

TAL VEZ en eso estuviera la clave. Si ella le aseguraba el éxito de su seducción con Verónica, no la molestaría más. Y de ese modo no tendría que estar luchando con los turbadores sentimientos que él le despertaba.

Era mejor mantenerlos enterrados, donde no pudieran hacerle daño.

Bien, si para ello tenía que facilitarle las cosas, así lo haría. Pero no se las haría tan fáciles. Le haría rogar para ganar su cooperación en aquella historia. Al fin y al cabo él había dicho que le pagaría su ayuda. Y no con dinero. Estaba segura de que podía pedirle el precio que quisiera.

Aprovechó su ausencia y puso el pie sano en el suelo. Si era capaz de sentarse a la mesa tendría un trozo de madera sólida que los separase. Se apoyó en el reposabrazos del sofá y se levantó. Al bajar el otro pie al suelo, su tobillo se vio resentido.

Le hacía falta un bastón, pero como no ten á ninguno, se valdría de los muebles para moverse. Se apoyó en el escritorio y dio un pequeño salto.

Volvió a sentir dolor. Pero se mordió el labio para no gritar.

Pensó que ya no podría volver a moverse, pero la alternativa era que Nick la viera tambalearse entre el sofá y el escritorio, y que la ayudase a volver al sofá.

Dio un pequeño salto hasta el borde de la encimera.

Otro a lo largo de ésta. Había un espacio vacío hasta la mesa, sin nada a qué agarrarse. Se concentró en el objetivo de una silla, y dio otro saltito. Se quedó allí, en medio, intentando no perder el equilibrio, apoyada en el pie sano. Pero entonces cometió el error de alzar la vista.

Nick, después de haber pagado al repartidor, se tomó su tiempo para volver a la cocina, pensando cómo convencer a Cassie de que lo ayudase.

Porque no había estado bromeando cuando le había dicho que ganar lo era todo para él. Y pura ello, no podía engañarse, necesitaba su ayuda. No obstante, en lo que se había equivocado era en ofrecerse a pagarle.

Era gracioso ver cómo reaccionaba a sus bromas, pero no quería que ella se enfadara. Quería que colaborase. Tal vez hubiera algo que ella necesitase, que él pudiera ofrecerle. Necesitaría un conductor si pensaba llevar a sus sobrinos de campamento. Y alguien que pusiera la tienda de campaña. Él no podía hacerlo, por supuesto. Estaba demasiado ocupado. Pero podía emplear a uno de los hombres que trabajaban para él. Sería un acto de amabilidad…

– ¿Qué diablos…?

Cassie estaba apoyada en un solo pie en medio de la cocina, balanceándose peligrosamente.

Nick soltó la caja que le había dado el repartidor y corrió a sujetarla.

Era increíblemente pequeña, pensó él, al apretarla contra sí. Pequeña, pero con formas, con una cintura realmente a la antigua usanza, como si fuera una invitación a que un brazo la rodeara. Era el tipo de mujer hecha para sentarse en el regazo de un hombre y para apoyarse en su pecho.

Tal vez por ello la había sujetado más tiempo del necesario para que no se cayese. Y de pronto se había visto acunándola en su pecho.

Y tal vez por ello le había parecido una brillante idea besarla.

– ¿Qué diablos estás haciendo? -exclamó Nick, intentando no dejarse llevar por las señales que le daba su cuerpo.

El besar a Cassie parecía una buena idea y en otra circunstancia no se lo habría pensado dos veces. Como le había pasado en la librería. Al fin y al cabo sólo se vivía una vez.

Pero aquella vez algo lo detuvo. Había algo que le decía que Cassie no jugaba a ese tipo de juego.

– ¿Y? -preguntó él-. ¿No te basta con un tobillo torcido. ¿Estás buscando torcerte los dos?

– ¿Qué pasa, Nick? -contestó Cassie con igual energía-. ¿Te preocupa que no esté bien por si no puedo ayudarte en tu cena de seducción?

La rabia, igual que cualquier otra emoción, podía servirle para disimular la ola de deseo que la había embargado al sentir el pecho de Nick. Había sentido la necesidad de abandonarse y dejar que la besara, que la abrazara, que le hiciera el amor. ¿Se estaría volviendo loca? ¿entonces, no había aprendido nada? Nick podría no ser Jonathan, pero también la utilizaría y luego se marcharía sin ningún reparo.

Hacía mucho que ella no sentía ese tipo de añoranza, pero aquellos sentimientos habían vuelto a -aparecer, con claridad y premura, como si fuera la primera vez. Y había vuelto a elegir al hombre equivocado.

Pero no importaba. Evidentemente un hombre como Nick no iba a perderse la oportunidad de besar a alguien, y menos a alguien que se moría porque él la besara.

– ¿Podrías bajarme, Nick? No, en el sofá, no… -pero él no la estaba escuchando. Fue hasta el sofá y la depositó encima de unos cojines, con una velocidad que daba a entender que no veía el momento de quitarse un desagradable peso de encima.

Dem, harto ya de que lo molestasen, arqueó el lomo y sopló furiosamente.

Nick lo miró. Luego se inclinó hasta que su cuerpo estuvo a la altura del cuerpo del animal.

– ¿Qué es lo que te molesta, gato? -le preguntó.

Los ojos dorados de Dem parecieron echar veneno. Pero como Nick no se amedrentó, el gato se sentó súbitamente y comenzó a lamerse el lomo.

Cassie respiró profundamente.

– Lo has molestado -dijo.

– No me extraña. Tiene unos modales horrorosos.

– Es macho, ¿qué esperabas?

Nick se quedó inmóvil, con el ceño fruncido. Luego se puso de pie.

– Quédate ahí. Cassie -le tocó levemente el hombro-. Voy a buscar unos platos y vuelvo.

Cassie pensó decirle que la olvidase, que se marchara y la dejara sola con su gato. Pero como iba a ser totalmente inútil, dijo:

– Están en el armario, al fondo… -pero él ya los había encontrado. Cassie se volvió hacia el gato y le acarició el lomo. Dem le lamió un dedo afectuosamente y se siguió lavando-. Encontrarás los tenedores… -pero también los había encontrado, y estaba ocupado abriendo los paquetes de comida.

– ¿Llevo todo para allí?

– ¿Qué es?

– Pato. ¿Quieres todo en tu pan chino?

– ¿Por qué no?

Ella esperó a que él preparase los panes.

– Ya ni me acuerdo de la última vez que pedí comida a domicilio.

Él se puso cómodo en el sofá al lado de ella.

– No creo que favorezca tu reputación el que te vean comer comida rápida. Tampoco creo que te guste demasiado.

– Al contrario. Está deliciosa. ¿De dónde es?

– De La Flor del Lotus.

– ¿De Lotus? No me extraña que sepa bien. La Flor del Lotus tiene varias medallas, estrellas y recomendaciones en las guías de comidas. Más que otros restaurantes chinos y de otras nacionalidades. No sabía que preparaban comida para llevar.

Nick se encogió de hombros.

– El dueño me debe un favor. Le encontré a su hija un entrenador de tenis. Tiene once años, Cassie, por si te estás preguntando… y es una jugadora de primera.

– No es asunto mío cuántos años tiene. Te vendría bien pedirle que te consiguiera una entrenadora de cocina

– ¿Para qué, si te tengo a ti? ¿Quieres más vino? -el teléfono empezó a sonar-. ¿Lo atiendo? -antes de que ella contestase, él levantó el auricular y dijo-: McIchester 690016, como quien se sabe el número de memoria-. Bueno, está echada en este momento. ¿Es urgente? -Cassie casi se tiró del sofá para arrebatarle el teléfono, pero él lo retiró para quitarlo de su alcance. Luego, sin molestarse en tapar el receptor dijo-: Es alguien llamado Matt. ¿Quieres hablar con él? ¿O quieres que le diga que te llame mañana por la mañana?

– Dame el teléfono -susurró ella enfadada.

El sonrió pícaramente y le dijo-:

– Sólo estaba bromeando.

Ella le arrebató el teléfono y dijo:

– ¿Matt? ¿En qué puedo ayudarte? Su cuñado chasqueó la lengua y dijo:

– Me parece que interrumpo algo, Cassie. Te llamaré cuando no estés tan… mmm… ocupada.

– No estoy ocupada en absoluto -miró a Nick furiosa-. ¿Qué sucede?

– Nada nuevo. Sólo quería advertirte que Lauren sigue intentando escabullirse del viaje a Portugal -la voz de Matt dejó todo rastro de humor-. Creo que va a usar cualquier excusa…

– Entonces no le des ninguna.

– No, no comprendes. Te está utilizando a ti. Sigue diciendo que tú no vas a ser capaz de manejarte con los niños, que yo no debí haber insistido en que tú fueras a Morgan's Landing, ya sabes, lo de siempre…

– ¿Habéis tenido otra discusión?

– Sí. Cualquiera diría que me gusta trabajar catorce horas al día.

– Tal vez para ti sea más fácil que volver a casa pronto en este momento.

– Tengo que ganarme la vida.

– Haces mucho más que eso. Pero cuando hayas ganado el primer millón y puedas vivir lujosamente, ¿valdrá la pena haber perdido un matrimonio y ver a los niños una vez a la semana? -hubo un silencio al otro lado del teléfono-. Vas a tener que valorar tus prioridades. No puedes seguir así. Lauren no va a poder aguantarlo.

– Fue ella quien quiso que la nueva casa fuera grande, un coche para ella sola, colegios privados para los niños…

– Pero no a expensas de tu matrimonio. Habla con ella, Matt. Dile cómo te sientes y lo que piensas -Matt no contestó-. Intenta recordar cómo era todo antes de empezar a darle cosas a Lauren, en lugar de entregarte tú mismo. No soy más que la tía de los niños en esta historia, y mi propio matrimonio no me sirve de ejemplo, fue demasiado corto y tampoco creo que sirva de modelo a nadie, pero sé que hay que luchar por ello.

– ¿Se lo has dicho a ella? -le preguntó Matt.

– Da igual quién dé el primer paso. El caso es que alguien lo dé.

– Deberías de haberte casado nuevamente, Cass. Tú sabes muchas cosas. ¿Quién es el hombre que ha atendido el teléfono? ¿Tiene alguna posibilidad?

– Ninguna. Espero que me traigas a los niños el viernes por la mañana -intervino ella, cambiando de tema- realmente espero que busques una excusa para ser tú mismo quien los traiga.

– ¿Por qué?

– He tenido una especie de accidente. Nada importante. Pero si Lauren me ve cojeando…

– ¿Cojeando? ¡Oh, Dios! Va a ser un desastre. Lo sé.

– Es sólo una torcedura en el tobillo -dijo ella-. Nada que merezca preocupación. Pero, bueno, tú lo has dicho. Es mejor no facilitar más excusas a Lauren.

– ¿Estás segura?

– Por supuesto.

– Gracias, Cass. Es una suerte contar contigo.

– Espero que sirva de algo.

– ¿Tu hermano? -preguntó Nick, cuando ella colgó el receptor.

La estaba mirando con curiosidad. Ella sabía que no se le había escapado el dato de que había estado casada, y de que no llevaba alianza. Ella conocía el significado de aquella mirada. La había visto en muchos hombres que intentaban adivinar si era una viuda alegre o una frívola divorciada, para intentar deducir cuánto tiempo tardarían en llevarla a la cama.

– Mi cuñado -contestó rápidamente ella.

– Y el padre de los tres muchachos que llevas de campamento, ¿me equivoco?

Ella lo miró un poco tensa. Él se dio cuenta de que estaba esperando que le preguntase por su marido, y de que no quería hablar sobre ello. Se preguntó por qué.

– Comprendo por qué te has ofrecido a llevarlos, pero no sé cómo vas a arreglártelas.

– Me las- arreglaré -le aseguró.

– ¿Cómo? -insistió él.

– Ya pensaré en algo.

– No hace falta que te exprimas el cerebro, Cassie. Yo tengo una solución.

– ¿Sí? ¿Por qué te preocupas por mis problemas?

Él se encogió de hombros.

– ¿Y? -insistió ella.

Él se tomó su tiempo para comer su pan con comida china. Luego se chupó los dedos, y bebió un sorbo de vino.

– ¡Nick! -exclamó ella, ansiosa.

– Alguien tiene que hacerlo. Te hago un trato. Te facilito una persona que haga de conductor y que te ponga la tienda de campaña, y que se asegure de que tienes todo lo que necesitas. Luego te irá a buscar cuando quieras.

– ¿Y por qué vas a hacerlo?

– ¿Cargo de conciencia, tal vez? -dijo él, haciendo señas con la cabeza hacia su tobillo-. Hay varios jóvenes en Deportes Jefferson que se mueren por demostrar su iniciativa. Se alegrarán de tener la oportunidad de ayudarte.

– ¿De verdad? -preguntó ella irónicamente-. ¿Estás seguro? A mí me da la impresión de que se van a sentir obligados a ayudarme. Y sigo preguntándome, ¿qué vas a sacar tú de todo esto, Nick? -dijo ella, como si no lo supiera-. No me creo que sea sólo por cargo de conciencia.

– ¿No? -él rió pícaramente-. Entonces…¿qué te parece si se trata de tu ayuda en la cocina?

Él pensó que ella se iba a negar, pero no parecía que fuese a ser así.

– Dejemos las cosas claras, Nick. Tú quieres que yo prepare la comida de una fiesta de seducción y a cambio me ofreces a alguien que me lleve a Gales y que me instale la tienda de campaña

– Me parece un trato justo.

– Pero tú tienes un interés personal. Sinceramente, prefiero pagarle a alguien para que lo haga.

– ¿A un extraño? ¿Y estar con él en un lugar tan aislado del mundo? ¿Y tú caminando a duras penas con un bastón en compañía de tres niños a los que tienes que cuidar?

Dicho de ese modo no parecía buena idea.

– El hombre que envíes tú también será un extraño -apuntó ella.

– Un extraño con garantías, del que yo puedo darte referencias, y que será un hombre diestro en el manejo de tiendas de campaña.

Cassie detestaba el modo en que Nick estaba conspirando. Pero no podía engañarse diciendo que no necesitaba ayuda. Y si cocinando la cena para Verónica, podía probarse a sí misma y a Nick Jefferson que no le importaba el modo en que él se comportaba, no era un mal trato.

Y presumiblemente, Verónica, una vez seducida, lo mantendría ocupado y alejado de ella. No creía que Nick fallase en su propósito.

Nick sonrió al ver que Cassie iba cediendo lentamente.

– Bueno, ¿hacemos el trato? -dijo él, ofreciéndole su copa para brindar.

– Trato hecho -contestó ella, acercando su copa.

– Bien, ahora cuéntame la historia de ese marido tuyo. ¿Se fue corriendo o lo echaste tú?

Cassie suspiró. ¡Qué términos empleaba! ¡Y qué táctica! Primero la hacía entregarse confiada, y luego, ¡zas! le daba el zarpazo.

Entonces ella le dio un empujón que lo hizo tambalear en el sofá. El vino se derramó de su copa, y le manchó la cara y él cuello.

– ¿Te parece una buena respuesta? -le preguntó ella.

– Supongo que sí -dijo él, levantándose la camiseta para limpiarse con el borde. En el movimiento dejó expuesta una parte de su vientre liso.

– Bien. Y ahora vete a casa, Nick -dijo Cassie, irritada.

Nick la recogió a las seis de la tarde del día siguiente y la llevó en coche hasta el pueblo donde él vivía. Cassie había decidido comportarse de forma estrictamente profesional, pero no pudo evitar sentirse impresionada por su casa. Beth le había dicho que era hermosa, y no había exagerado en absoluto.

Era un chalet pintado de blanco y can adornos en roble. Estaba formado por un grupo de antiguos pequeños chalés, convertidos luego en una casa grande en medio de la quietud del campo.

El exterior de la casa era estilo antiguo, pero la parte interior era moderna.

– ¡Dios! -dijo Cassie, de pie en la entrada de la cocina-. Esto es… No me lo esperaba.

– Lo sé. No tiene que ver con la parte de fuera, ¿no?

– Tú lo has dicho ¿Quién perpetró este crimen? -preguntó ella. Luego recordó a la arquitecta con glamour.

– Una decoradora de interiores que conocía.

– ¿Una decoradora rubia y alta?

– Tenía que practicar en algún sitio. Este sitio era un desastre cuando lo compré. Y como yo no entendía nada de decoración, lo dejé en sus manos.

– Supongo que debe de haber sido muy agradecida.

– Digamos que fue una relación donde ambos estuvimos recompensados, y que siguió su curso natural.

Cassie entró en el salón. Estaba decorado en negro, gris y cromado.

– Beth pensó que tú habías comprado la casa con la idea de que fuera una residencia permanente -dijo ella, mirando alrededor.

– ¿Si? En realidad tenía que dejar mi piso alquilado. Se cumplía el contrato, y era un buen momento para comprar. Me gustó este sitio. ¿Quieres ver el resto?

Ella intentó imaginarse el dormitorio.

– No; gracias.

Él sonrió.

– Tienes razón. Tengo que conseguir alguna mujer que sepa qué hacer con esto -le puso la mano en el codo-. Ven. Es mejor que no apoyes el peso sobre ese pie-. Luego me irás dando indicaciones.

– Pensé que venía a hacer la comida -dijo ella.

– Tú estás aquí para controlar que no cometa ningún error. Quiero mirar a Verónica a la cara y decirle que he cocinado esto.

– De acuerdo.

Era agradable estar en la cocina en compañía de Cassie, pensó Nick, a pesar de la fría eficiencia de la decoradora. Cassie había traído consigo su propia calidez. Se había sentado en una banqueta en el mostrador central y le había contado cosas acerca de su programa de televisión, los desastres y aciertos mientras él troceaba y rallaba los ingredientes siguiendo sus instrucciones. Se dio cuenta de que evitaba hablar de su vida personal.

– No dejes nada de la parte blanca de la cáscara en la rodaja de limón -le advirtió ella, al verlo dispuesto a rallarlo con la parte gruesa del rallador-. Le dará gusto amargo al plato.

– Pero no pasa nada si uso la parte fina -protestó él.

– Con la ralladura y un poquito de entusiasmo, ocurre el milagro. Ahora exprime el zumo y está todo listo.

– ¿Qué pasa con el caldo?

– He traído un poco del mío.

– ¿De verdad? Pero, ¿no es…?

– ¿Qué?

– ¿Trampa? -terminó de decir él.

– Probablemente, pero no se lo diré a nadie.

Él se encogió de hombros.

– Bueno, espero que sea un buen caldo.

Ella lo miró.

– Está en mi cesta. Dámela, ¿quieres?

Nick alzó la pequeña cesta pasada de moda y la puso en la encimera. Ella sacó una jarra con un tapón de corcho y pasó el líquido a una jarra para medir.

– Y ahora, ¿no sería mejor que te fueras a poner la mesa?

– Sí, señora.

– Y no te olvides de poner flores en la mesa -le gritó cuando él se alejó.

– ¿Flores?

– Se te ha olvidado. Arranca unas pocas del jardín. Tienes una rosa roja trepando por el viejo manzano que tienes al fondo. Con eso bastará.

– Las rosas rojas son un poco… -él se interrumpió, e hizo un gesto de sentirse perdido.

– ¿Evidentes? -dijo ella.

– Sí.

– ¿Y no quieres darle a entender a esa pobre mujer que te importa de verdad? Tienes razón. El amarillo irá mejor con todo ese gris -y en el lenguaje de las flores significaba falta de sinceridad, pero no se lo dijo-. ¿Quieres que te prepare alguna cosa de entrada mientras haces eso?

Él miró su reloj.

– ¿Te importaría? Ando mal de tiempo, y me gustaría darme una ducha… -se interrumpió y dijo-: ¿Quieres dejar de mirarme de ese modo?

– ¿De qué modo?

– Como si quisieras reírte, pero no lo haces por educación.

– ¡Oh! Lo siento. Intentaré tomármelo seriamente. Dame una mano, ¿quieres?

Nick atravesó la cocina y le puso la mano en la cintura, ignorando la mano que ella había extendido para que la ayudase. La levantó de la banqueta, y la puso suavemente en el suelo.

– Gracias -dijo ella.

– De nada.

“¡Maldita sea!”, pensó él. En realidad no quería a Verónica Grant en su mesa. Quería a Cassie. La deseaba tanto que si en ese momento no la dejaba, se apartaba y se iba a dar una ducha, haría algo realmente estúpido. Como decirle que la amaba. Lo que era ridículo. El no podía decir semejante cosa. Apenas la conocía. Lo único que sabía de ella era que había estado casada y que ahora ya no lo estaba. Y que no quería hablar de ello.

– Vete -le dijo Cassie empujándolo suavemente-. Tu rubia va a venir de un momento a otro. No, espera. Mejor enséñame dónde me voy a esconder en caso de que entre en la cocina para controlarte.

Él la miró sorprendido.

– No lo hará, ¿no?

– Es posible que lo haga -le advirtió Cassie

Nick se pasó la mano por el peló nerviosamente. Ella se sintió satisfecha al verlo preocupado. Parecía más tierno. Lo que, sumado a su encanto y a su sonrisa, agravaba la situación.

– Yo lo haría-agregó ella.

– Bueno, hay una despensa. Allí -él abrió la puerta para mostrarle una vieja despensa llena de estantes inutilizados que ella hubiera llenado con jamones y conservas.

– ¿Y adónde da esa puerta? -le preguntó ella, indicándole otra puerta a un lado.

– A un cobertizo, y luego al jardín -dijo él, mostrándoselo.

La decoradora no había llegado hasta allí. Las tejas eran viejas y las paredes estaban pintadas desde hacía mucho tiempo. Había una chaqueta vieja colgada de un gancho, y unas botas de lluvia que parecían sin estrenar.

– Pensé intentar arreglar el jardín. Pero no tengo mucho tiempo -dijo él al ver la expresión de ella.

– Bueno, al menos podré salir sin que me vea tu invitada -dijo Cassie, abriendo una puerta que daba a un aseo. Una segunda puerta daba a unas escaleras-. Será mejor que me vaya de aquí antes de que aparezca tu invitada.

– ¡Cassie!

– ¿Qué?

– Esas son las escaleras de atrás. La escalera principal está… -él se dio cuenta de que ella había estado bromeando y no siguió.

– Son las dependencias del servicio -dijo ella-. Muy apropiado.

El pareció sonrojarse, probablemente por primera vez desde su adolescencia, pensó ella.

– No te preocupes, Nick, en cuanto sirvas la cena me iré de aquí -sabía qué pasaría después de la cena, y no quería ver confirmadas sus sospechas-. ¿Has pedido un taxi para mí?

– Sí. Pero no estaba seguro a qué hora acordar que te recogiera. No tienes más que llamar por teléfono cuando estés lista. Ya está pagado -hizo una pausa y dijo-: No te he agradecido tu ayuda suficientemente, Cassie.

– No te preocupes. Estoy segura de que tu joven empleado lo hará por ti, eficientemente. Y ahora, ¿no te parece que deberías ir a arreglarte antes de que aparezca la chica con la que tienes la cita? -le dijo con dulzura fingida-. Tienes que arreglarte un poco después de haber estado tanto tiempo al lado de un horno caliente. No querrás que Verónica piense que no te has molestado suficientemente, ¿no es verdad?

Verónica no era una chica con la que tenía una cita. Era un desafío. Pero Nick sabía que si lo decía no iba a mejorar la opinión de Cassie sobre él. La verdad era que tampoco él tenía una gran opinión sobre sí mismo. Verónica era una brillante profesional del marketing, y si estropeaba su relación laboral por una estúpida apuesta… Beth tenía razón. Era hora de crecer. Y aquel era un buen momento para empezar.

Verónica se había invitado a cenar. Y la cena era lo único que le iba a dar. En cuanto a Cassie, bueno, tenía que pensar por qué su opinión le importaba tanto.

– ¿Puedo ofrecerte una copa antes de que me vaya?

– Sólo los cocineros varones de la televisión pueden beber mientras trabajan, Nick -respondió ella.

Era una pena. Aunque estaba segura de que una o dos copas no la ayudarían en absoluto en lo que le quedaba de noche.

CAPÍTULO 8

ELLA NO veía la hora de que Nick la dejara sola en la cocina. Pero en el momento en que se marchó, Cassie lo echó de menos. Lo que era una tontería. Ella no le importaba en lo más mínimo. En realidad a él no le importaba nadie, pensó Cassie, mientras colocaba salmón ahumado y gambas en una bandeja. Para decorarlas añadió dos rodajas de limón, y pepino. Pero Nick no le había mentido. Había preparado aquella cena para otra mujer. Una de esas rubias que él encontraba tan atractivas.

Cuando estaba preparando la mayonesa con especias apareció él.

– ¿Está todo bajo control? -preguntó Nick, poniéndole una mano en el hombro. Se inclinó sobre la mezcla y la probó con un dedo-. Le hace falta más mostaza.

Ella, irritada, le pegó en la mano con una cuchara.

– ¿Quién está cocinando?

– Yo. Al menos, en teoría. Y definitivamente le pondría más mostaza -él le ofreció el dedo para que ella lo lamiera. Tenía dedos largos con una yema muy sensible. Ella tragó y le puso otra cucharada de mostaza.

– De acuerdo -dijo ella, mezclando la mayonesa con más fuerza de la necesaria.

La otra mano de Nick seguía apoyada en su hombro y ella se giró levemente para mirar el reloj. Tenía una muñeca gruesa cuyo vello brillaba con el sol. Era la muñeca de un hombre que jugaba al tenis o al golf. Cualquier mujer disfrutaría frotando su mejilla contra ella, pensó Cassie.

Cassie cerró los ojos. ¿Qué diablos le estaba pasando? En cinco años no había sentido la más mínima tentación, y ahora, a partir de un beso de Nick Jefferson, la asaltaban los recuerdos de lo que sentía cuando la abrazaban, cuando la tocaban, qué sentía al ser besada, amada…

– ¿A qué hora va a venir Verónica?

– En cualquier momento.

– Entonces empecemos ahora. Supongo que querrás que ella huela algo en la cocina cuando llegue, si no pensará que sólo lo has calentado en el microondas. Enciende el horno -ella se bajó de la banqueta e hizo un gesto de dolor al apoyar el pie, entonces sacó de la cesta unos panecillos listos para poner en el horno y se los dio a él.

– Normalmente, también hago yo el pan. Pero sinceramente he pensado que eso sería demasiado para ti, y que podría hacerla desconfiar de tanta perfección. Pon éstos en una bandeja y luego los metes al horno. Le dará a la casa olor a hogar, Nick. En el paquete pone a qué temperatura.

Nick no se movió.

– ¿Qué pasa? -preguntó ella.

– No estoy seguro de que pueda hacer esto -hizo un gesto, señalando todo lo que lo rodeaba-. Voy a tener que decírselo.

¿Después de todas las molestias que se había tomado por él?, pensó Cassie.

– ¡Oh, venga, Nick. No finjas que de pronto te ha asaltado el cargo de conciencia. No vas a impresionarme con eso -sonó el timbre-. ¿No es mejor que vayas a abrir? Puedes preocuparte por tu conciencia… y por el riesgo de chantaje, mañana por la mañana. Estoy segura de que entonces valdrá la pena.

– ¿Chantaje? -él siguió sin moverse.

– Ve -dijo ella-. Sólo estaba bromeando. No le diré nada a nadie. Tengo que pensar en mi reputación, ya sabes. La prensa amarilla tendrían mucho trabajo si se enterasen de esto. Y como no creo que tú tengas conciencia…

– ¿Estás bromeando otra vez? -la interrumpió con una mirada cálida.

Ella lo miró sorprendida de que se ofendiese.

– Supongo que no he podido evitarlo… -dijo ella. Pero no se iba a disculpar por ello-. Ahora, si no te importa, intenta que tu invitada no se acerque a la cocina…

Él la seguía mirando. ¿Estaría tan enfadado?

– Estoy segura de que sabrás c8mo entretenerla -agregó Cassie distraídamente.

– Estoy seguro de que puedo hacerlo -contestó Nick.

Al sonar nuevamente el timbre, Nick se dio la vuelta y salió de la cocina.

Bueno, eso era lo que ella quería, ¿no?

Cassie cerró sus oídos a los ruidos que venían de la entrada y encendió el fuego debajo de la sartén. En media hora se iría de allí, se prometió. Y también se prometió que jamás volvería a hacer algo como aquello.

– Verónica, ¡cuánto me alegro de verte! -Nick puso una voz especialmente cálida al hablar, por si Cassie lo oía. Aunque no creía que estuviera escuchando. Había dejado muy claro que él era un ser casi despreciable para ella.

– ¡Oh! No me habría perdido esto por nada del mundo, Nick -dijo Verónica al entrar en el vestíbulo, mirando todo alrededor.

Nick le quitó el chal y la condujo al salón.

– Tienes una casa muy bonita -dijo Verónica.

A él no le parecía tanto. Había demasiada piel y poca comodidad.

– Necesita bastantes arreglos.

No se molestó en contarle que no había elegido él la decoración. En realidad no le importaba nada lo que Verónica pensara de él. De hecho no veía la hora de desembarazarse de ella.

– ¿Quieres una copa?

– Una copa de vino, por favor. Vino blanco o algo seco.

– No hay problema. Ponte cómoda.

Ella se quedó de pie.

– ¿Puedo echar un vistazo?

Nick recordó la advertencia de Cassie de que Verónica podría querer verlo todo.

– Por supuesto. Te traeré una copa y veré cómo van las cosas en la cocina.

Él abrió la puerta, pero la cocina estaba vacía. Sólo se oía el ruido de la carne en la cazuela, que le aseguraba que Cassie estaba en algún sitio.

Él tomó una botella de Chardonnay del frigorífico y le quitó el precinto. Luego miró ansiosamente la cazuela, recordando lo que le había pasado cuando había intentado preparar él solo el plato. Cassie seguramente pensaría que era despreciable, pero no se habría atrevido a marcharse, ¿no?

– ¿Cassie? -la puerta de la despensa se abrió un centímetro, y ella espió por ella. Estaba un poco colorada, y se había despeinado un poco. Al contrario que Verónica, que jamás tenía un pelo fuera de su sitio.

– ¿Qué diablos estás haciendo ahí?

– ¿Tú qué crees? -le preguntó ella en un susurro furioso-. Escondiéndome de tu chica.

– ¿Mi qué?

– Casi me rompí el cuello al entrar aquí. ¿No podrías haberme silbado para avisarme de que venías?

– Supongo que Verónica hubiera sospechado algo si hago eso, ¿no te parece? -él tenía el presentimiento de que Verónica desconfiaba, de todos modos-. Además, estaba solo.

– Yo no sabía eso.

– Puedes mirar a través de los agujeros para ventilación… -él miró hacia la puerta, que tenía tres agujeros pequeños arriba-. Si te subes a una silla -añadió al ver la altura.

– ¿Nick? -era la voz de Verónica por el corredor.

– Estoy en la cocina -contestó Nick. Le sonrió a Cassie. Ella seguía de su parte, aunque lo hiciera de mala gana-. Si no quieres que te descubra vuelve a hacer tu acto de desaparición -le advirtió él.

Cassie lo miró y dijo:

– Pon el limón. Ahora -y se metió nuevamente en la despensa.

Verónica apareció en la puerta de la cocina.

– ¡Dios mío! ¡Qué cocina más grande! -exclamó Verónica al entrar en la cocina-. ¿Puedo hacer algo?

– Si quieres. Encontrarás un par de platos de salmón ahumado en el frigorífico. Puedes llevarlos al comedor mientras abro el vino.

– ¿Salmón ahumado? -Verónica abrió el frigorífico-. Y fresas, también. ¡Qué encantador!

– ¿Y qué fácil?

– No he querido decir eso.

– No, pero lo has pensado -le dijo él, mientras terminaba de abrir el vino y de servirlo en dos copas.

Cassie acercó la cabeza a la puerta.

– ¿Se ha marchado?

– Sí, pero vuelve enseguida.

– Rápido, pon el romero, y remuévelo un poco.

Él hizo lo que ella le indicó.

– ¿Y ahora qué?

– ¿Y ahora qué, qué? -preguntó Verónica.

Nick se dio la vuelta. Verónica estaba apoyada en el mostrador central, bebiendo su copa. Nick tuvo que hacer un gran esfuerzo por no mirar a la despensa nuevamente.

– Mmm… Estaba hablando solo. Acabo de poner el romero, pero no me acuerdo qué tengo que poner luego, ¿el caldo o la nata líquida? -sonrió y luego como si se le acabara de ocurrir dijo-: El caldo -la jarra con la medida de caldo estaba al lado del guiso. Volcó el caldo en él, e improvisando, le dio varias vueltas.

– ¿Qué es? -preguntó Verónica inclinándose sobre el guiso-. ¡Oh! Pollo. Huele muy bien.

– Esperemos que sepa bien -dijo él, irguiéndose y tomando la copa.

– ¿No lo sabes? -le preguntó Verónica, mirándolo como si fuera un gato mirando su presa. Nick recordó haberse sentido del mismo modo hacía unos días, en la sala de reuniones.

– No, en realidad, no. Es la primera vez… eh… que hago este plato.

– Y pan casero también -dijo ella.

– ¿Pan? -Nick recordó los panecillos de repente-. ¡Oh! Sí. Pero no es casero. No he llegado a tanto -dejó su copa y sacó los panes del horno, echándolos rápidamente en una cesta que había aparecido mágicamente-. Éstos son sólo panes para hornear -continuó, maravillándose de que Cassie estuviera en todos los detalles. Era una profesional-. Pero dame tiempo, y verás.

Detrás de Verónica, alrededor de la puerta de la despensa vio la mano de Cassie moverse frenéticamente, haciéndole señas de que se fuera de la cocina.

– Le daré la vuelta a esto y podremos irnos y empezar a comer, si tienes hambre.

– Bueno. Había pensado pararme a comer una hamburguesa por el camino, por si acaso. Realmente no pensé que fueras capaz de hacer esto -miró alrededor, como si todavía no pudiera convencerse.

– ¿No? -la invitó a ir al comedor-. Espera, y verás.

No has visto nada aún -y con esas palabras, miró hacia la despensa y guiñó el ojo.

Cassie tenía ganas de gritar, pero como no podía hacerlo, simplemente volvió a la cocina con el pulso acelerado.

Puso el arroz lavado en un plato, listo para meterlo en el microondas y resistió la tentación de acomodar todo y limpiar mientras esperaba que la tetera hirviera. Ella era la cocinera, no la friegaplatos. Además, pondría a Nick en un aprieto si tenía que explicarle a Verónica cómo se había colocado todo solo.

Desde la despensa había podido echar una buena ojeada a la rubia de Nick. No parecía el tipo de mujer dispuesta a creer en cuentos de hadas.

Cassie pinchó el pollo para ver si estaba tierno. Le faltaba muy poco. Le debería haber recordado a Nick que volviera pronto a la cocina mientras su invitada estuviera ocupada con el salmón ahumado.

Si Verónica sospechaba algo, lo seguiría a la cocina constantemente. Y se daría cuenta de que el pollo había desaparecido mágicamente del fuego. La tetera comenzó a silbar muy fuerte. Se alegró de ello, porque haría acudir a Nick.

– No, tú no te molestes, Verónica. Come tranquilamente. No tardaré nada -oyó a Nick.

– ¿Qué diablos es eso? -preguntó al llegar a la cocina.

– La tetera. La has puesto antes. ¿No te acuerdas? Es el momento de poner el arroz -dijo ella mientras volcaba el agua hirviendo y ponía el microondas-. Haz algo. Nick. Quita el pollo del fuego y ponlo en un plato. Nick pinchó la carne y la puso en un plato.

– ¡Maldita sea! -exclamó al mancharse la camisa con la salsa.

Cassie le dio un trapo de cocina sin decir nada.

– No te preocupes. Te dará credibilidad -dijo ella con la mejor de las sonrisas.

– ¿Estás seguro de que no puedo ayudarte en nada, Nick? -gritó Verónica.

– No. Simplemente relájate. Enseguida estoy contigo -gritó él, evitando mirar a Cassie-. ¡Oh! ¡Dios! Esto es una pesadilla. Parezco mi madre en la Nochebuena.

– Mientras no te dé por cantar villancicos… -dijo Cassie subiendo el fuego de la salsa-. Vete. Llevas demasiado tiempo aquí. ¿Quieres que venga a buscarte?

Tal vez quisiera que fuera así. Tal vez fuera posible que sintiera cargo de conciencia.

– No quiero que me encuentre, Nick.

Él recogió la botella de vino de la encimera. Luego se inclinó y le dio un beso a Cassie en la mejilla.

– Gracias, Cassie.

Ella se quedó perpleja y se volvió hacia él. Se quedaron mirándose un momento. Entonces él la besó nuevamente, pero esta vez en la boca.

Ella se quedó sin palabras, demasiado impresionada para poder decirle algo. Él desapareció por la puerta de la cocina.

¿Cómo se atrevía a besarla cuando se tomaba semejantes molestias para seducir a otra mujer?

Alzó la mano y se limpió la boca con ella. Pero sus labios se quedaron temblando. ¡Maldita sea! ¡Qué arrogante! Le estaría bien empleado dejarlo solo y que terminase él de cocinar.

Pero no fue capaz. preparó una docena de uvas y las picó, quitándoles las pepitas primero.

Nick apareció con los platos sucios.

– No te preocupes. Verónica está mirando los compact-discs.- Tenemos un minuto.

Ella lo miró.

– Entonces será mejor que veas cómo está el arroz, mientras yo termino con el pollo.

Ella se apartó de él, y se concentró en el pollo con salsa de uvas.

– El arroz está hecho -dijo él, sobresaltándola-. Lo pondré en una fuente, ¿te parece?

Ella se dio la vuelta y le dijo:

– Nick…

– ¿Sí?

– Nada -preguntarle a un hombre por qué la había besado era absurdo. Y si lo hacía le demostraría cierto interés por su parte.

– Cassie, esto no es… es decir, yo no soy…

– ¿Qué? ¿Qué te pasa, Nick? ¿No te basta con una sola mujer?

– Nick… -era la voz de Verónica, que no podía esperar, al parecer.

– Mejor que no la hagas esperar. Parece que has conseguido tu objetivo con ella.

– ¡Maldita sea, Cassie!

– Cuidado. Puede oírte -Cassie le dio los platos calientes-. Ve antes de que se enfríe el pollo.

– ¿Y el arroz?

– Vas a tener que venir a buscarlo. A no ser que tengas tres manos.

– Con dos mujeres a quienes contentar, me harían falta, ¿no te parece?

No tenía dos mujeres, pensó ella, furiosa. Pero no pudo decírselo. Ya se había marchado.

Cuando él volvió a buscar el arroz, ella no levantó la vista de las fresas y la nata.

¿Qué pasaba que él la ponía tan nerviosa? Ella era una mujer ocupada, tenía una profesión. ¿Qué más quería? Ella se había jurado no volver a caer con un hombre, y menos con uno como Nick Jefferson.

Cassie intentó no oír el murmullo de voces ahogadas por la música de Mozart. No quería imaginarse qué estaría diciendo o haciendo Nick.

Le molestaba sudar como una esclava encima de un horno para otra mujer. Pero no necesitaba un hombre para sentirse completa. Y menos un hombre como Nick Jefferson.

Ella se secó una lágrima y agregó tazas de café a la bandeja, junto con la nata y el azúcar. Nick había comprado una caja de bombones caros. Como se sentía tremendamente infeliz la abrió, y se comió dos. No la ayudaron en nada, y los espacios que dejaron en la caja la señalaron acusadoramente. Entonces puso los bombones en un plato pequeño que encontró en el armario. Y como Verónica no habría comido chocolate en su vida y no lo iba a echar de menos, se comió otro bombón. Eso la hizo sentir peor.

En ese momento oyó movimientos en el comedor. Como estaba harta de esconderse en la despensa, corrió al aseo. Por lo menos allí podría sentarse y llorar, si quería. Pero no lo iba a hacer, se dijo firmemente, moqueando lo más silenciosamente posible.

Idiota, murmuró, mirándose al espejo.

Se sonó la nariz con papel higiénico haciendo el menor ruido posible, se lavó la cara con agua fría y se dijo firmemente que dos besos no eran nada para un hombre como Nick Jefferson. Era un hobby para él. Algunos hombres jugaban al críquet, o pescaban. Él besaba. a las mujeres. Los rumores decían que las prefería altas y rubias, pero al parecer, se conformaba con bastante menos a veces.

Cuando finalmente salió del cobertizo, Nick y Verónica habían terminado las fresas y el café. Era hora de marcharse. El tobillo, que gracias a los analgésicos y la venda le había dolido de manera soportable, empezaba a molestarle. Decidió llamar por teléfono para pedir un taxi. El número estaba pegado en un pequeño bloc amarillo colgado de la pared. El rato que tardaron en atender el teléfono le pareció interminable.

– Venga -se dijo.

Al no estar allí, dejaría de pensar en Nick y en Verónica. De ese modo podría engañarse pensando que Verónica llamaría a un taxi y se iría a una hora respetable. Aunque no fuera cierto.

– Melchester Taxis -contestó una voz.

Pidió un taxi y le dijeron que estaban todos ocupados, que tardarían unos veinte minutos en recogerla. Ella estaba furiosa consigo misma por no haber pensado cuánto tiempo le iba a llevar conseguir un taxi. Pero no podía hacer otra cosa que esperar.

Cassie decidió que sería mejor esperar fuera de la casa en lugar de soportar un segundo más en la cocina, mientras Nick cortejaba a otra mujer.

El cerrojo de la puerta de atrás era viejo y estaba duro. Ella se inclinó para hacer más fuerza, moviéndolo hacia arriba y hacia abajo. Todavía estaba intentando que el cerrojo cediera cuando oyó los tacones de Verónica a través del suelo de cerámica de la cocina.

– Claro que te ayudaré a fregar-dijo.

La oyó tan cerca que le pareció que estaba en el cobertizo con ella.

– Es lo menos que puedo hacer después de una cena tan maravillosa.

– No hace falta, de verdad -Nick protestó-. Tengo una persona que viene a limpiar. Lo hará mañana por la mañana

– Eso es desagradable. Sólo un hombre sería capaz de dejar los platos sucios de la noche para que los lave otra persona. Esto se friega en un momento.

Se oyó el ruido del agua corriendo.

– Empiezas tú, Nick. Iré un momento al aseo. Luego si quieres, secaré los platos que hayas lavado.

Al menos no sería ella la que se ensuciaría con los platos y el detergente, pensó Cassie.

La idea dé ver a Nick con la camisa remangada la divirtió.

Cassie se puso erguida. Si Verónica se iba arriba, podría marcharse.

– Dime dónde está-dijo Verónica.

– Por allí.

¿Por dónde le habría indicado?, se preguntó Cassie. Al oír la puerta del cobertizo tuvo la respuesta.

¡Oh! ¡Dios bendito! ¡Él creía que ella ya se había ido!

Cassie, desesperada, volvió a forzar el cerrojo. Hizo ruido, pero no pudo abrir.

¿La habría oído Verónica? Aparentemente, no. Pero Nick debía de haberla oído, porque lo oyó moverse rápidamente a través de la cocina.

– Ése es un cuarto de baño un poco pequeño -dijo-. Quizás estés más cómoda en el de arriba, Verónica.

Verónica se rió.

– ¡Por Dios, Nick! No tiene importancia. Un aseo pequeño es suficiente.

– Quizás no haya toalla -improvisó él-. O jabón. Será mejor que vaya a ver.

– ¡Cielos, Nick! ¡Cualquiera diría que tienes alguien escondido allí! Esqueletos en los armarios o algo así…

Nick rió forzadamente su broma.

– ¿No tienes un chef escondido ahí, por casualidad? -¿Un chef? -Nick pudo reír, aunque le costó un gran esfuerzo-. ¡Qué desconfiada eres, Verónica!- Si eso es lo que piensas, será mejor que vayas a verlo tú misma.

En ese momento, Cassie dejó de escuchar tras la puerta y tomó la única salida posible. Se quitó los zapatos, abrió la puerta hacia las escaleras y, haciendo caso omiso al dolor de su tobillo, las subió corriendo.

CAPÍTULO 9

NICK estaba de pie en la cocina, contemplando un fregadero lleno de platos sucios, preguntándose cuánto tardaría en convencer a su invitada, a quien ya no deseaba en su casa, de que se marchase. De pronto tuvo una idea.

Después de una llamada oyó un ruido arriba. Había alguien. ¿Sería Cassie?

Él había pensado que Cassie se había marchado hacía mucho tiempo. Había dejado muy claro que se marcharía en cuanto tuviera oportunidad.

¿La habría oído Verónica también?, se preguntó él.

– ¿Hay dos escaleras, Nick? -preguntó Verónica. Su cara jamás expresaba lo que pensaba. Al contrario que Cassie, cuya mirada la traicionaba.

– Sí. Una para subir, y otra para bajar. Originalmente había más escaleras. Una para cada uno de los pequeños chalés. Ésta la dejó una pareja que vivió aquí para que los niños no entrasen con barro a la casa.

– Buena idea. ¿Puedo ir arriba? Como me has dicho que podía echar un vistazo…

El se encogió de hombros. Su cerebro parecía estar funcionando con lentitud, como si inconscientemente se negase a encontrar una excusa razonable para detenerla.

– Claro. Te mostraré la parte de arriba cuando hayamos fregado los platos.

– Eso nos llevará un rato. Ven -ella le extendió la mano. Nick miró la mano, la sonrisa burlona que dibujaba la comisura de la boca de Verónica.

Una semana antes él habría aceptado aquella invitación sin dudarlo un instante. Pero ahora descubría que prefería la frialdad y la distancia de Verónica:

– Será mejor que subas por la escalera principal con esos zapatos de tacón -le dijo él-. Ésta está un poco gastada y vieja.

– No hay problema -Verónica se quitó los zapatos, le tomó la mano y empezó a subir las escaleras.

A él no le quedó otra alternativa que seguirla y esperar que el crujir de la madera le advirtiera a Cassie que estaban subiendo.

Cassie, en lo alto de la escalera, había estado observando el laberinto de pasillos estrechos, las infinitas puertas a sus lados. Deseó haber aceptado la invitación de Nick de dar una vuelta por la casa y ver todo aquello. De ese modo podría haber encontrado la salida por la escalera principal y escapar. Ahora no podía hacer otra cosa que esperar a que Verónica abandonase el cobertizo. Pero no fue así.

Escuchó con atención los movimientos y palabras de la otra mujer. La voz de Nick no se oía bien. Pero no necesitaba mucha imaginación para saber cuál habría sido la respuesta de Nick a la proposición de Verónica de ir arriba. Cuando lo oyó subir, corrió por el pasillo más cercano buscando desesperadamente las escaleras principales de la casa.

– ¡Este sitio es tan pintoresco, Nick! ¿Cómo era aquella vieja canción? Había un hombre tortuoso que construyó una casa tortuosa…

– No creo que sea así en este caso -dijo Nick.

– ¿No? ¡Oh! Bueno… -Verónica dejó de mirar la pequeña ventana redonda al final de las escaleras-. ¡Y qué jardín tan bonito! ¿Es otro de tus insospechados hobbies?

– Verónica…

– ¿Es ésa una rosa de Bourbon? ¿Ésa color rosa?

– No lo sé. No tengo tiempo para dedicarme al jardín. Viene una persona a arreglarlo una vez a la semana.

Sus voces estaban terriblemente cerca. Cassie abandonó la búsqueda de las escaleras y abrió la primera puerta que encontró, deseando desesperadamente que no fuera un trastero o un armario. No lo era. Entró y se quedó apoyada en la puerta tratando de recuperar la respiración. Luego miró alrededor y casi soltó un grito de horror. Era la habitación de Nick. Tenía que serlo. La cama era baja y muy grande. Las sábanas eran negras. La alfombra, gris claro. La diseñadora monocromática había vuelto a poner su firma. Pero al menos su peor pesadilla no se había vuelto realidad. La cama no estaba cubierta con la piel de algún animal exótico, sino con un edredón negro normal, si era posible llamar normal a la ropa de cama negra.

– ¿Es ésta tu habitación, Nick? -oyó una voz femenina.

También oyó el movimiento de un dedo en el picaporte y sintió que alguien empujaba la puerta. Se puso detrás de ésta y se pegó a la pared, para que cuando entrasen quedara oculta detrás de la puerta.

– ¡Oh, sí! -comentó Verónica al verla.

– Como te he dicho, toda la casa necesita una nueva remodelación y decoración.

– Realmente, me gustan las sábanas negras -Verónica entró en la habitación-. Son muy especiales. Puedes imaginarte exactamente qué tiene en mente el hombre que las ha elegido.

– No las he elegido yo.

Verónica no escuchó su respuesta y siguió:

– ¿Son de satén? -atravesó la habitación y las tocó-. No. ¡Oh! Bueno, no puedes estar en todo.

– Verónica…

Cassie podía ver todo desde la rendija entre la puerta y el arquitrabe. Verónica estaba al lado de la cama. Se dio la vuelta y sonrió a Nick. Luego se apartó el pelo con un gesto seductor.

– Todavía no te he agradecido tu maravillosa cena, ¿no es verdad, Nick?

– No ha sido nada. De hecho…

– ¿Sabes? Te he juzgado mal. Oí todas esas historias sobre ti, pero en realidad no eres en absoluto como te describe Lucy…

– ¿Lucy?

– Mi secretaria. Ella me advirtió acerca de ti. Me dijo que los empleados varones habían hecho una apuesta acerca de cuánto tardabas en llevarme a la cama.

– ¿De verdad? -Nick carraspeó-. ¿Y te lo has creído?

– ¿No es cierto? -Verónica estaba coqueteando realmente-. ¡Qué desilusión!

– Bueno… Ya sabes cómo son.

– ¡Oh! Sí, Nick. En cuanto se juntan unos cuantos hombres, se comportan como si fueran unos críos.

– No buscan hacer daño, realmente.

– Ése sería un bonito epitafio para todo el sexo masculino -dijo Verónica secamente.

– Tú te has invitado aquí, Verónica. Y has sido tú quien ha querido echar una ojeada a la casa.

– Bueno, flirtear en la oficina es de mal gusto, ¿no te parece?

Cassie no aguantaba más ser testigo de todo aquello. Tenía que hacer algo. Advertir a Nick de que ella estaba allí antes de que las cosas llegasen más lejos. Pero él no estaba mirando en su dirección, así que no podía hacer nada para llamar su atención sin que Verónica la descubriese. Lo único que se le ocurría era rascar la puerta suavemente con la uña.

– ¿Qué ha sido eso? -dijo Verónica, dándose la vuelta.

– Ratones -contestó él, dudando.

Cassie supo que había captado su mensaje. Pero su respuesta había sido equivocada. Con una suave exclamación de terror, Verónica se echó en brazos de Nick.

Lamentó que la descubriesen en el momento en que se cerrase la puerta. Ella, con sus mejillas sonrojadas, despeinada y sin maquillaje alguno. Nick las vería juntas y las compararía. Y a ella no le apetecía competir con la elegante y exquisita Verónica Grant. Aunque fuera cobarde frente a los roedores. Seguramente era una farsa. Un ratón era una buena excusa para echarse en brazos de un hombre.

Cassie no comprendía por qué Nick la había besado en la cocina. Tal vez simplemente por gratitud, por haberlo salvado aquella noche. Pero no podía engañarse. Cuando las viese juntas en la misma habitación, no volvería a besarla a ella.

¿Y no era eso lo que quería? Entonces, ¿por qué dudaba?

Bueno, debía dejar de pensar en eso. Tenía que pensar en Verónica. La pobre mujer se sentiría mal de saber que se estaba echando en brazos de un hombre delante de otra mujer.

¿Y qué hacía ella en el dormitorio de Nick?, se preguntó Cassie. En realidad era el último lugar adonde hubiera deseado estar. Llevada de la desesperación, volvió a rascar la puerta un poco más fuerte.

– Deben de ser ratas -dijo Nick, improvisando-. Se deben de adueñar de la casa cuando estoy fuera -Verónica se aferró más a su cuello-. Supongo que es una de las cosas con las que tienes que contar cuando compras un chalet. Los escarabajos son una pesadilla también. Siempre se caen en la bañera. Sigo oyendo el ruido… -Cassie volvió a rascar, esta vez por obligación-. Mira, ¿por qué no vamos abajo y te sirvo un coñac o…? -sonó el timbre de la puerta de entrada-. ¡Oh! ¡Ya es tarde! -dijo él con cara de sentirlo sinceramente-. Ése debe de ser tu taxi.

Verónica frunció el ceño. Para satisfacción de Cassie, ésta vio que su frente se fruncía igual que la de cualquier persona del pueblo llano.

– ¿Taxi? Yo no he pedido un taxi.

– Lo sé, pero se me ha olvidado decirte que es un verdadero problema conseguir un taxi en esta zona por la noche, así que yo te había reservado uno -él mentía con tanta facilidad, pensó Cassie. Debía recordarlo-. Yo te habría llevado, pero he bebido una copa de vino -él se quitó los brazos de Verónica de su cuello y la llevó hacia la puerta-. Ha sido una noche estupenda, Verónica. Ha sido muy amable por tu parte arriesgarte a comer la comida preparada por mí. Soy un poco novato en esto, lo debes haber notado…

– Parecías un poco preocupado -dijo Verónica-. Sobre todo contando con la ayuda de una experta.

– ¿Ayuda? -preguntó él.

Verónica atravesó la habitación y cerró la puerta, dejando al descubierto a Cassie, quien, a pesar de estar pegada a la pared había quedado a la vista.

– Yo soy una de sus más grandes admiradoras, señorita Cornwell. Ha sido un privilegio comer algo preparado por usted personalmente. Lamentablemente, no es tan rápida con los pies como con la batidora.

– ¿Me ha visto?

– Dos veces. Una vez cuando se escondió en la despensa, y otra, hace un momento, cuando subió las escaleras corriendo.

No tenía sentido negarlo.

– Me he torcido el tobillo. No puedo correr rápido.

Verónica se volvió hacia Nick y dijo:

– Es una vergüenza por tu parte, Nick, que esta mujer se tome tantas molestias, cuando está lesionada.

A Cassie le entró una duda y preguntó:

– ¿Sabía que yo estaba aquí, durante todo el tiempo que ha estado en la habitación?

Verónica se encogió de hombros elegantemente y contestó:

– Bueno, había algo sosteniendo la puerta la primera vez que empujé para entrar. Y en cambio, la segunda vez, no. Podrían haber sido los esfuerzos combinados de las ratas, los ratones, y los escarabajos… -dijo irónicamente.

Entonces la pantomima del horror a los roedores había sido una representación para ella, y para tomar el pelo a Nick.

El timbre volvió a sonar.

– En realidad, ése es mi taxi -intervino Cassie-. Nick tiene razón, tardan mucho en venir aquí. Si me permiten…

– ¿Le importaría mucho si lo tomo -le preguntó Verónica-. La cena estuvo perfecta, pero realmente es hora de que me vaya -le extendió la mano a Cassie-. No sabía que usted seguía preparando comidas para particulares, señorita Cornwell. Había pensado hacer una pequeña reunión con unos compañeros de trabajo, pero soy un desastre en la cocina. Me gustaría mucho contar con usted, ¿me ayudaría a organizarla? -no esperó la respuesta. Se volvió hacia Nick y dijo-: Nick, gracias. Hacía mucho que no pasaba una velada tan entretenida -le dio dos golpecitos suaves en la mejilla-. Lo que más me ha gustado ha sido lo de los escarabajos -y con un guiño a Cassie, abandonó la habitación.

Nick la miró desesperado y corrió detrás de Verónica. Cassie apenas pudo contener la risa; se tiró en la cama y enterró su cara para ahogar sus carcajadas en el edredón negro.

– ¡Verónica!

La encontró en el cobertizo poniéndose los zapatos.

– Siento no poder fregar los platos, Nick -sonrió y se dirigió a la cocina.

– Soy yo quien debe disculparse. Lo siento. Ha sido estúpido por mi parte.

– Pero predecible -recogió su bolso del comedor y se volvió hacia él-. ¿Sabes? No había ninguna mujer en la oficina que arriesgase un centavo por la posibilidad de que fuera cierto que fueras a cocinar tú mismo. Dime, Nick. ¿No está un poco mal de la cabeza la señorita Cornwell?

– Verónica, por favor… Cassie no quería hacer esto. Sólo lo ha hecho para ayudarme a preparar la comida porque… ¡Oh! Es muy complicado de explicar. Pero debes saber que no es…

– Sí. Pero supongo que tendrás algún modo de convencerla para que prepare la comida para mi fiesta. Quiero decir, supongo que no querrás que las mujeres de la oficina se enteren de que tenían razón, ¿no es verdad?

– Sinceramente, Verónica, en lo que a mí respecta, puedes contarle al mundo entero lo que ha pasado, escribir un informe y pegarlo en el tablón de anuncios, si quieres -abrió la puerta de entrada-. No merezco otra cosa por ser tan idiota. Pero Cassie no tiene la culpa de esto, así que me temo que tendrás que buscar otro cocinero para tu reunión.

Nick se acercó al taxista y le dio un billete de diez libras. Abrió la puerta y esperó a que Verónica entrase. No se estaba comportando incorrectamente. Sólo quería que se marchase para aclarar las cosas con Cassie.

Pero Verónica no parecía tener apuro. Se quedó mirándolo un momento y le dijo:

– Tienes razón, Nick, eres un idiota -luego se inclinó y le dio un beso en la mejilla-. Y ahora, ¿no sería mejor que entrases y que le dijeras a esa mujer lo que sientes por ella?

– ¿Cassie? -Nick estaba de pie en la puerta de su dormitorio, mirándola, mientras ella intentaba sentarse. secándose los ojos llorosos de risa-. ¿Por qué estás aquí todavía?

– Lo siento, Nick -tuvo que reprimir otra serie de risas-. Sinceramente. Debe de haber sido…

– ¿Embarazoso?

– Decepcionante. ¡Después de tantas molestias!

– ¿Lo has hecho a propósito? -le preguntó él-. Me refiero al sabotaje.

Cassie se puso colorada.

– Por supuesto que no. ¿Por qué iba a querer estropear tu noche después de haberme tomado la molestia de ayudarte tanto? Es que no he podido abrir la puerta de atrás y entonces he decidido usar el aseo del cobertizo para esconderme, y entonces… Bueno… No me ha quedado más remedio que subir.

Nick no dijo nada.

– Además, ella ya me había visto. ¿Estaba muy enfadada?

– Creo que se ha divertido más de lo que se ha enfadado.

– Lo siento.

– No lo sientas. No ha sido culpa tuya. No debí dejar que sucediera nada de esto.

– Y yo no debí ayudarte a engañarla.

– Te has visto en la obligación.

– ¿Va a suponer algún problema para ti?

Él se quedó pensando un momento.

– No. No lo creo. Aunque me ha presionado para que prepares la comida de una reunión que va a…

– ¡Oh, no!

– Eso es lo que le he dicho yo. No te preocupes por ello.

– No. Será mejor que llame a un taxi.

– No te preocupes. Yo reservé un taxi para Verónica -se aflojó la corbata y se sentó al borde de la cama-. Relájate, Cassie. No apoyes el peso sobre el tobillo -dijo él al verla moverse-. El taxi tardará veinte minutos, por lo menos.

Nick siguió su propio consejo y se estiró en la cama al lado de ella. El peso de su cuerpo se hundió en la cama e hizo que ella se fuera contra él.

Cassie se sintió confusa al sentir que su cuerpo chocaba con el de Nick. Las suaves curvas de su cuerpo femenino se amoldaron contra él, el pelo de Cassie le rozó las mejillas y el cuello.

Él no había pensado en aquello cuando se había echado. ¿O se estaba engañando a sí mismo?

Había deseado deshacerse de Verónica, pero no había pensado más allá de eso. A pesar del consejo que ésta le había dado, tenía que pensar antes de hablar con Cassie. Pero cuando ella empezó a levantarse, se dio cuenta de que Cassie era exactamente lo que quería.

Y no la iba a dejar escapar.

– Relájate, Cassie -repitió, deslizando un brazo por debajo de ella.

Cassie hizo un nuevo movimiento para levantarse, pero entonces él le sujetó la muñeca y le dijo:

– Tengo que hablar contigo.

– ¿Hablar?

– Sí, sólo hablar. Confía en mí, Cassie.

– Ni lo sueñes.

Pero el problema no era él. Nick no era el tipo de hombre que pudiera abalanzarse sobre una mujer si ésta decía que no. El problema era ella, confiar en sí misma.

No había saboteado la noche de Nick, pero le habría gastado hacerlo. Había sentido unos celos terribles. Y eso también le molestaba.

Había rechazado a todos los hombres que habían querido salir con ella, y ahora se dejaba impresionar por un Don Juan. Ella, que era un cisne fiel.

Y en ese momento él le estaba rodeando la cintura, y ella estaba tumbada a su lado, con la cabeza echada en su hombro, la muñeca sujeta por la mano de Nick; debía pararlo, escapar de esa situación. Pero no le era fácil. Hacía mucho que no la abrazaba un hombre… Y ahora que tenía la cabeza contra sus costillas, y que oía el latido de su corazón, tenía la sensación de haber vuelto al hogar.

Aquel pensamiento la turbó.

Alzó la cabeza para mirarlo. Su cara parecía expresar el mismo asombro de ella. Él dejó de acariciarle la muñeca. Sonrió, le tomó la mano, y comenzó a darle suaves besos desde la muñeca hasta el codo. Era un poco turbador, pero delicioso a la vez.

Su cuerpo respondió al tacto de Nick. El sentido común le decía que debía parar, irse de allí en ese mismo momento, antes de que fuera demasiado tarde. Pero el sentido común no sabía lo que era el deseo, ¿Sabría lo que era el amor?

Nick quitó el brazo que la rodeaba. Puso una almohada debajo de la cabeza de Cassie. Ella echó hacia atrás la cabeza. Él se apoyó sobre un codo para mirarla, mientras le acariciaba la mejilla con el dorso de la mano. Ella se estremeció y se relamió nerviosamente los labios secos. Hacía años… Era una locura… Cerró los ojos.

No ocurrió nada, y después de un momento, los volvió a abrir. En ese momento, él la besó. Pero no fue el delicado beso de la librería, ni el tierno beso que le había dado en la cocina.

Aquél era un beso de verdad, caliente, el beso de un adulto, un beso que no fingía ser otra cosa, una ola de deseo que subía la temperatura de su cuerpo, que la excitaba peligrosamente, que le quitaba la voluntad y la arrastraba a la rendición. Cuando él paró, la cabeza de ella pareció quedarse dando vueltas, su corazón latía sin cesar, y todo su cuerpo se quedó temblando por aquella sensación de temor y éxtasis al mismo tiempo.

Él debió ver todo aquello en su cara, porque la volvió a besar, suavemente, tiernamente, murmurándole palabras al oído para tranquilizarla, mientras le abría el primer botón de su camisa.

Ella echó hacia atrás la cabeza, invitándolo a probar su piel. Él le dio un cálido beso en el cuello mientras seguía abriendo botones. La besó entre los dos pechos, en su vientre, y sólo paró al encontrarse con la cintura de sus vaqueros. Cuando él traspasó esa barrera, ella gimió, y dejó que la lengua de él jugase con su ombligo.

– Te deseo, Cassie -dijo Nick.

Aquellas palabras no expresaban compromiso alguno, pensó Cassie. La deseaba. Deseaba su cuerpo. No lo disfrazaba con nada romántico. “Te deseo”. Y todo lo que deseaba un Jefferson lo conseguía. Ganar o morir. ¿Sólo significaba eso ella para él? ¿Otro desafío?

Verónica se había marchado, pero ella seguía allí, a mano para engrosar la lista de deseos cumplidos. Entonces, repentinamente dijo él:

– Creo que me estoy enamorando de ti…

– ¡Oh, no!

Podía creer que fuera deseo. Pera no amor. Era una palabra que podía usar cuando todo lo demás hubiera fracasado para conseguirla. ¡Y él mentía con tanta facilidad!

Cassie, que había estado momentáneamente enajenada por aquellos besos, pareció verlo todo claro. Apartó el pecho de Nick y se giró para levantarse de la cama.

Y mientras él se quedó intentando imaginar qué habla ocurrido, ella corrió hacia la puerta, subiéndose los vaqueros, haciendo caso omiso al dolor del tobillo.

Cassie descubrió que las escaleras principales estaban cerca de allí. Si las hubiera encontrado antes no habría pasado nada de todo aquello.

“¡Maldita sea!”, pensó, mientras se abrochaba el botón del pantalón. Bajó las escaleras y se dirigió a la cocina, a llamar por teléfono.

– ¿Qué diablos ha ocurrido? -preguntó Nick cuando ella estaba marcando el número.

Se dio la vuelta, y extendió las manos como desafiándolo a no acercarse. Luego, al darse cuenta de que tenía la blusa abierta, se la cerró con las manos.

– “Confía en mí”, me has dicho. Y luego… ¿Cómo has podido? Hace menos de media hora estabas pensando en llevar a Verónica a tu cama…

– No es cierto.

– Pero ella se dio cuenta de cómo eres. Bueno, yo también. Un poco tarde, puede ser, pero no tengo demasiada experiencia en este tipo de cosas. Aunque la poca que tengo debería haberme puesto en guardia.

– ¿De verdad? -los ojos de Nick brillaron peligrosamente-. ¿Y de qué me acusas, Cassie?

– No has pedido un taxi, ¿verdad, Nick? Verónica se había marchado, pero como estaba yo, no hacía falta cambiar de planes.

– ¿Has terminado? -él se movió hacia ella.

– ¡No! -luego dijo menos vehementemente-: Sí. ¿Qué más hace falta decir? -después frunció el ceño al oír una voz en el teléfono.

– Taxis Melchester, ¿qué desea?

– ¡Ah! Sí, ¿puede enviarme un taxi a Avonlea Cottage, Little Wickham?

– ¿Avonlea Cottage? Espere un momento, por favor -Nick y Cassie se quedaron mirándose-. Hemos enviado un taxi a esa dirección hace unos diez minutos. Debe de estar a punto de llegar.

– No, ese taxi ya se ha ido… -la voz de Cassie se fue apagando al oír el timbre de la puerta. Se dio la vuelta lentamente, y a través de la ventana de la cocina vio una luz reluciente con la palabra “Taxi” en un coche que esperaba a la puerta-. ¡Oh! -exclamó avergonzada.

– ¿Señorita?

Cassie negó con la cabeza. No podía hablar; Nick tomó el receptor para disculparse por la confusión y colgó.

– ¿Qué estabas diciendo, Cassie? le preguntó Nick. Se apoyó en el frigorífico, cruzó los brazos y la miró intensamente, como esperando una explicación.

¿Qué podía decir ella? ¿Que lo sentía? ¿Que no se le daba muy bien lo de las relaciones y que por eso hacía lo que podía por evitarlas?

Pero no creía que él estuviera dispuesto a escuchar sus historias de fracasos. Así que se abrochó cuidadosamente los botones de la blusa.

– Será mejor que me vaya. Adiós, Nick.

Cuando estaba a medio camino de la cocina le dijo Nick:

– ¿No se te olvida algo, Cassie?

Ella recogió su cesta inmediatamente.

– Yo me refería a los zapatos -agregó él, y se rió.

¡Maldita sea! Se reía de ella.

– Cuélgalos en la pared, como recuerdo -dijo ella sin darse la vuelta. Y se fue directamente al taxi.

Ella había creído que él iba a seguirla con los zapatos en la mano, pero la puerta se cerró a sus espaldas y no volvió a abrirse.

– A College Close -le dijo al taxista.

Sólo miró atrás una vez. Pero en ese momento Nick estaba muy ocupado haciendo la primera de varias llamadas telefónicas, y no pudo verla.

CAPÍTULO 10

CASSIE apenas durmió esa noche. Por momentos pensaba que tenía todo lo que necesitaba. Prefería pensar en cualquier cosa con tal de no pensar en lo que había pasado.

El bajar las escaleras de la casa de Nick a toda prisa no le había hecho ningún bien a su tobillo, y estaba claro que había perdido la posibilidad de contar con la ayuda de alguien que condujese hasta el campamento y que le pusiera la tienda de campaña.

Pero aquél no era ningún problema comparado con la forma en que había respondido a Nick. Su propio deseo la había aterrorizado.

Se prometió no volver a dejarse llevar por su corazón. A partir de ese momento sería su cabeza quien le dictase su vida. Por otra parte, como ella no servía para tener una aventura, siempre había pensado que una parte de su ser había muerto con Jonathan. Y en cierto modo había sido así. Porque nunca más había podido creer en la palabra de un hombre cuando la miraba a los ojos y le prometía la luna.

Desde entonces se había volcado en su profesión. Y a fuerza de esfuerzo y mucha suerte había logrado llegar a lo más alto en su trabajo. Ella amaba su profesión. Y hasta aquel momento le había bastado con eso. Pero aquel día había deseado a Nick, tanto como para tirar por la borda todos aquellos años de precaución. Pero no tenía sentido. Que ella se hubiera equivocado en lo del taxi no cambiaba nada. A Nick le valía más una chica en sus manos que varias rubias no disponibles. Nick Jefferson no era un hombre en quien se pudiera confiar.

Pero al parecer sus hormonas no comprendían esas cosas. Y parecían hacerla reaccionar como a una adolescente deseosa de diversión y libertad, que se negaba a entrar en razón.

Se levantó en cuanto el cielo empezó a clarear. Se había acostado automáticamente, por costumbre, aun a sabiendas de que iba a ser un tiempo perdido, y se alegró de que saliera el sol y la rescatase de su desdicha.

Preparó café, y salió al pequeño jardín a observar el comienzo de un nuevo día. Dem la acompañó, haciéndose un ovillo en la otra silla y dándole una sensación de menor vacío.

Alargó la mano para acariciarlo. Era una gran compañía, pero no le alcanzaba. Hasta entonces parecían haberle bastado sus ronroneos y su calor para que no se sintiera sola. Pero de pronto su hermosa casa le pareció vacía.

Claro que aquello no iba a durar mucho. En una hora aproximadamente iría Matt con los chicos, y debía prepararse. Se daría una ducha caliente, ¡Quién sabe cuándo volvería a ducharse en condiciones! Desayunaría como era debido. Pero no se engañaba. Aquello era consolarse con la comida…

La llegada de Matt con los niños le levantó un poco el ánimo, pero su cuñado presintió que algo no, marchaba bien, y supuso que debía de ser su pie.

Cuando se despidió de los niños la miró frunciendo el ceño y le preguntó por quinta vez:

– ¿Estás segura de que puedes arreglártelas sin problemas?

Ella estaba por asegurarle que no había problema cuando de pronto vieron aparecer un minibús.

A pesar de lo que había pasado, al parecer Nick le había enviado un conductor.

Cuando el coche se fue acercando ella descubrió que era Nick quien conducía.

Había pensado que no quería volver a verlo, pero ahora que lo tenía frente a ella se daba cuenta de que lo que la había hecho sentir tan desgraciada la noche anterior había sido la idea de no verlo nunca más.

– ¿Estáis todos listos? -preguntó Nick abriendo la puerta y saltando del minibús.

– ¿No es Nick Jefferson? -murmuró que tú y él… -Matt se sonrió.

– No, no es así -contestó ella.

– ¿Lo sabe Lauren?

– Por supuesto que no. ¿Lo conoces? -le preguntó, asombrada.

– Lo he visto en alguna cena de negocios -se rió pícaramente-. ¡Te lo tenías guardado, Cass! ¡Con razón no veías la hora de deshacerte de mí! Verás cuando se lo cuente a Lauren…

Iba a decirle que no había nada que contarle, pero pensó que sería inútil. Matt no le creería.

– ¿Qué diablos estás haciendo aquí? -le susurró furiosa a Nick.

Nick se encogió de hombros.

– Tienes que ocuparte de tres chicos, y como yo he tenido que ocuparme de mis sobrinas, pensé que sería buena idea combinar nuestros esfuerzos, ¿no crees?

– ¿Niñas? -preguntó Cassie, y se dio cuenta de que la estaban mirando cuatro pares de ojos grises.

– Sadie, Bethan, Emily, Alice -dijo Nick, presentándolas-. Saludad a Cassie, niñas.

– Hola, Cassie -contestaron tímidamente a coro. Realmente eran adorables, pensó Cassie. El problema eran Mike, Joe y el pequeño George, a quienes disgustaría probablemente la idea de ir de vacaciones con unas niñas.

– Quedaos ahí, niñas, mientras cargamos el minibús -sonrió Nick a las niñas-. Luego se acercó a Matt, le dio la mano y dijo-: Eres Matt Crosbie, ¿no es cierto?

Miró a los niños. Éstos todavía no habían visto a las niñas. Los más pequeños miraron a Nick con cierta desconfianza. Mike, que sabía el motivo de aquel viaje, ignoraba a su padre y tampoco estaba muy simpático con ella. En su rostro se podía adivinar una expresión que decía que ni el mismo Jefferson en persona lo impresionaba.

Aunque aquella actitud de indiferencia ante todo no le duraría mucho, pensó Cassie, cuando se enterase de la existencia de las cuatro niñas. Ante la idea no pudo reprimir una sonrisa.

– Mike, Joe, George, éste es el señor Jefferson.

– Ésa es una presentación demasiado formal. ¿Por qué no me llamáis simplemente Nick? -les dijo-. Espero que no os importe nuestra compañía, pero pensé que vuestra tía necesitaba que le echasen una mano.

Los pequeños sonrieron alegres, en cambio Mike se quedó mirando el suelo.

– ¿Qué os parece si le lleváis a vuestra tía estas cosas a la camioneta? -les preguntó Nick.

Cassie negó con la cabeza, pero Nick no le hizo caso, y abrió la parte de atrás de la camioneta. Joe y el pequeño George se abalanzaron sobre los bultos para cooperar. Mike permaneció a un lado.

– ¿Podrías traer esa caja, Mike? -preguntó Nick, señalando una caja grande de comida que Joe estaba tratando de levantar-. Es muy pesada para Joe.

Mike miró a su padre, a Cassie, luego apartó a su hermano y levantó la caja y se la pasó a Nick. Este no se la recibió, y dejó al niño con la caja.

– Hay bastante sitio ahí -le dijo-. Asegúrate de que todo esté bien acomodado. No te molestes en traer todas esas cosas para acampar, Joe. Tengo todo lo que nos hace falta -luego se acercó nuevamente a Matt que se había quedado mirando con ansiedad la procesión de mercadería que iba desapareciendo al meterla en la camioneta.

– Espero que no haya nada frágil en las cajas -dijo Matt.

– Huevos -dijo Cassie.

– Si los chicos las rompen, se van a quedar sin desayuno -dijo Nick al ver que Mike prácticamente había tirado las cajas-. Pero como tú no comes más que yogurt enriquecido y bananas para desayunar, no te importa, ¿no es cierto? -le dijo a Cassie.

Cassie se puso colorada al ver que Matt sonreía pícaramente. Le habría gustado decirle que Nick sabía lo que desayunaba porque ella misma se lo había dicho, y no por ninguna otra cosa. Pero sabía que no merecía la pena decírselo. No le creería.

– Cassie me ha dicho que te vas a Portugal, Matt -comentó Nick.

– Sólo unos días. Oye, Nick, me alegro mucho de que se te haya ocurrido esta idea. Si te soy sincero, Lauren estaba un poco preocupada por Cass. La idea de que se fuera sola con los chicos no la dejaba tranquila, y encima ahora, con el tobillo torcido…

– Eso es lo que he pensado yo.

– ¿Podrías dejar de hablar como si yo no estuviera presente? -preguntó Cassie.

– Si te ofende, ¿por qué no das una vuelta y te aseguras de que has cerrado bien la casa? Cualquiera podría trepar esa pared y entrar.

Ella lo miró.

– Está puesta la alarma. Y si lo intentasen, nuestro vecindario se ocuparía de ellos.

Era una pena que no vendiesen alarmas para el corazón, pensó Cassie, aunque había jurado que no le harían falta.

Cassie abrazó a Matt y le dijo:

– Vete. Vas a perder el avión. Dale mis cariños a Lauren, y también los tuyos -agregó significativamente.

– Sí. Será mejor que me marche. No te hará falta mi coche -le dijo Matt con las llaves del coche colgando de la mano.

– ¡Oh, pero…!

Matt miró el minibús y sonrió:

– No vas a necesitarlo ahora, ¿no es cierto?

Ella le habría gritado que sí, pero Matt ya se había alejado de ella. Pensó que siempre le quedaba la alternativa de alquilar un coche.

O seguir con el loco plan de Nick. Al fin y al cabo parecía haber perdido el interés de seducirla. Ahora parecía contentarse con hacerla sentir mal. Como si lo necesitase, pensó.

– Adiós, niños. Portaos bien -dijo Matt revolviéndoles cariñosamente el pelo, mientras se subía al Mercedes grande que ella había estado a punto de pedirle prestado para el viaje. Mike permaneció imperturbable, e intentó evitar el contacto de la mano de su padre.

– Que lo paséis bien -gritó Cassie, haciendo saludar a los niños con la mano.

Nick fue hasta la camioneta a controlar si estaba todo cargado.

Ella entró en la casa, pero no para asegurarse de que hubiera cerrado bien la casa, sino para no seguir mirándolo. Aquel pelo que brillaba con el sol, aquel torso perfecto cubierto por su polo la atraían poderosamente.

– ¿Estás lista? -le preguntó él, sobresaltándola-. Deberías tomar algo para esos nervios.

– No me pasa nada con los nervios. Sólo estaba pensando.

– ¿Sí? Pagaría un penique por saber qué pensabas.

– No seas avaro. Si tienes en cuenta la inflación, pagarías una libra al menos.

– Acabas de hacer un buen negocio, pero sigue, me sorprendes.

– No habrá comida suficiente para todos -dijo ella, resguardándose en cuestiones prácticas.

– Puedo ir al supermercado -dijo él-. Creo que he empezado a aficionarme.

– No has probado hacerlo con siete niños.

– Puedes atarlos con una cuerda para que no se te escapen…

– No tenías que haberte molestado, Nick. Es muy amable de tu parte, después de cómo me le comportado anoche…

– Mejor no hablemos de la pasada noche -él alargó la mano para tocar el brazo de Cassie, pero luego se lo pensó mejor al ver que ella se apartaba-. Hemos hecho un trato -dijo él abruptamente-. Tú has cumplido tu parte. Yo estoy aquí para cumplir con la mía.

– Pero anoche… Al final no conseguiste lo que querías.

– Eso ha sido culpa mía, Cassie, no tuya.

Él se había pasado la noche pensando en lo que le había dicho Beth, que no iba a crecer nunca, y había sentido que había llegado el momento de hacerlo. Esperaba que no fuera tarde. Durante aquella interminable noche no había dejado de darle vueltas a la idea de cómo convencerla de que la amaba. Ella no le había creído cuando se lo había dicho. Pero era normal. Después de la estúpida historia con Verónica, era lógico que ella pensara que él sólo quería llevarla a la cama.

– Jamás debí meterme en semejante engaño -dijo ella.

– Yo no debí pedírtelo -contestó él.

– Supongo que le habrás enviado a Verónica un ramo de flores por el daño -dijo ella.

– Las flores son demasiado fáciles, ¿no crees?

– Supongo que son bastante explícitas -dijo Cassie. Y él nunca hacía algo tan explícito, pensó ella-. ¿Qué has hecho, entonces?

– En realidad la llamé anoche, y le he dicho que mi tío estaba de acuerdo en darle un puesto en el consejo de administración, si ella trabajaba con nosotros de forma estable. Supongo que algunos errores necesitan grandes gestos para borrarse.

– ¿Y surtió efecto? -preguntó ella.

– No me contestó todavía. Se lo va a pensar-dijo él.

¿Se lo tenía que pensar? ¿Verónica estaba loca?

– Tiene su propia consultora actualmente. Dejaría muchas cosas. Pero supongo que será un buen arreglo para ambas partes. Cambiando de tema, ¿cómo te las ibas a arreglar si yo no venía?

– Matt se iba a llevar el Alfa y me iba a dejar el coche grande. Pero ése no es tu problema.

– ¿No? A Matt no le pareció que te sobrase el minibús cuando lo vio aparecer… -luego dejó ese tema y agregó-: Bueno, ¿Qué te parece si os llevo a los niños y a ti hasta donde vais, como te he prometido?

– Tú me habías prometido que me enviarías un conductor que me ayudaría a poner la tienda -le recordó.

– Tengo más de treinta años, pero aún puedo poner una tienda, Cassie.

– Sí, pero…

– Si a las niñas les gusta el sitio, nos quedaremos. Si hace falta al otro lado del campo, si así estás más contenta.

– No les va a gustar.

– Entonces no tienes nada de qué preocuparte, ¿no? Si no les gusta, las traeré a casa y te iré a recoger cuando me digas.

Dicho así, ella no podía objetar. La alternativa sería alquilar un coche y conducir ella misma. Pero eso les llevaría toda la mañana. Y además estaba el problema de su tobillo…

Claro que podían quedarse en casa, y hacer excursiones de un día con los niños, pero después de haberles prometido ir de campamento, no se iban a conformar de ese modo.

Mike ya estaba bastante malhumorado sin necesidad de añadirle más contratiempos. El niño sabía bien lo que estaba pasando, y seguramente sería un alivio para él poder compartir aquel problema con alguien. Le resultaría más llevadero aquel peso.

Mike entró en la cocina y exclamó disgustado:

– ¡Hay cuatro niñas en el minibús! ¡Cuatro!

Nick lo miró solidariamente y le dijo:

– Aproximadamente el cincuenta por ciento de la población del mundo son mujeres, Mike. Debes acostumbrarte a ello.

Mike lo miró y dijo:

– ¿Tenemos que ir con ellas, Cassie?

– Bueno, supongo que podemos quedarnos aquí, y hacer unas excursiones en autocar.

– ¡Excursiones en autocar!

– Me he torcido el tobillo -ella levantó levemente el pie-. Así que no puedo conducir. No quería estropear las vacaciones de tus padres, y supongo que tú tampoco -ella esperó.

– No. Supongo que no -Mike decidió aceptar el mejor de los dos males al parecer.

– Entonces, vamos -dijo ella.

Durante el primer tramo del viaje los niños se quedaron sentados a un lado del minibús y las niñas al otro. Cassie y Nick tampoco conversaron mucho.

Pero después de un rato los niños y las niñas llenaron el vehículo de voces y ruidos. El único que seguía callado era Mike, que tenía puesto un walkman en los oídos. Sadie no le quitaba los ojos de encima, sus enormes ojos grises. Cassie sospechó que la niña tal vez lo mirase como a un héroe o algo así. Y deseó que eso ablandase a Mike.

Cassie sonrió. Nick también sonrió al verla. Él se había preguntado qué tendría que hacer para contentar a las niñas y convencerlas de disfrutar de un sitio tan salvaje, sin agua corriente y esas comodidades. Pero al parecer no le iba a resultar tan difícil. Los niños parecían empezar a hacerse amigos. Sadie miraba a Mike con mucha curiosidad. No lo perdía de vista.

La pasada noche, después de haber llamado a Graham para comentarle sus planes, Nick había llamado a Beth y le había dicho lo que sentía. Ella le había dicho: ¿Enamorado? Estás bromeando -se había reído.

El no culpaba a Beth por ello.

– Me gustaría estar enamorado.

– ¿Quién es la afortunada?

– Cassie Cornwell -Beth se había dejado de reír-. Beth, por favor. He cometido un gran error y quisiera saber…

– ¿Qué?

– Lo que sea. Cualquier cosa que pueda ayudarme. Cuéntame cosas sobre su marido. ¿Qué sucedió?

– Si Cassie no quiere contártelo…

– ¡Beth!

– Es muy frágil emocionalmente, Nick. No pues tratarla como a una de tus conquistas ocasionales.

– Beth, estoy hablando en serio. Quiero casarme con ella. Pero cuando le dije que la amaba, ella pareció no creerlo.

– ¿Y la culpas por ello? Tu reputación es desastrosa.

– Jamás le he mentido a una mujer acerca de mis sentimientos, Beth. Me he divertido mucho, pero nunca le he dicho a una mujer que la amaba, hasta ahora… Con Cassie… Simplemente ha ocurrido…

– ¡Eh! Te ha picado fuerte, ¿no es cierto?

– Sí. ¿Vas a ayudarme? -no esperó la respuesta-. Háblame de su marido. ¿Le pegaba?

– ¿Pegarle? ¡No, Dios santo! ¿Qué es lo que te hace pensar eso? Cassie y Jonathan estaban enamorados. Daba envidia verlos. No veían la hora de casarse.

– Ya.

– Si sus padres hubieran estado vivos habrían tirado la casa por la ventana, pero como no fue así, simplemente se casaron por lo Civil.

– Entonces, ¿por qué no vivieron felices?

– Porque él murió tres semanas más tarde. Había estado en un sitio del norte, en una carrera. Él se dedicaba a los caballos.

– ¿A los caballos?

– Compraba y vendía caballos de carrera.

– ¡Oh, sí!

– Nadie sabe exactamente qué pasó. Simplemente perdió el control del coche y se chocó contra un puente de una autopista.

Nick murmuró algo por lo bajo.

– Creí que Cassie se iba a morir de tristeza en aquel momento -continuó Beth-. Si no se volvió loca fue gracias a su trabajo, pienso yo. La salvó el que ella no quisiera decepcionar a la gente y continuase trabajando y viviendo. Y entonces conoció a esta mujer en mi boda, que le pidió que apareciera en un programa de televisión de la tarde. Se fue a Londres y se hizo famosa.

– ¿Cuánto hace de eso?

– Cinco años.

– ¿Y no ha habido nadie en todo ese tiempo?

– Ella dice que es un cisne. Al parecer los cisnes se emparejan para toda la vida. Así que si no quieres algo serio, Nick, déjala sola -le advirtió-. Por favor -le había dicho Beth.

Ahora que viajaban en su minibús, Cassie parecía absorta en sus pensamientos. A él le habría gustado saber en qué pensaba.

– Vamos a salir de la autopista muy pronto -dijo él.

Ella lo miró. Había algo oscuro en su dulce mirada. Algo que le daba un aire de tristeza. Él hubiera parado el minibús para estrecharla en sus brazos, y para asegurarle que no dejaría que nada ni nadie le hiciera daño, porque él la amaba, y moriría por ella si hiciera falta. Pero no se atrevió a decirle nada. La idea de siete niños como público no le gustaba.

Antes de declararle su amor debía ganarse su confianza. Debía demostrarle que podía creerle. Le daba igual cuánto tiempo le llevase.

– ¿Tienes el mapa a mano? -le preguntó Nick.

CAPÍTULO 11

MORGAN'S Landing era asombrosamente bonito. Una suave colina cubierta de hierba bajaba hacia un lago donde había un pequeño embarcadero de madera. A poca distancia, una isla brillaba en el calor de la tarde, rodeada de montañas que parecían poder tocarse con las manos.

Cassie descubrió que sus sospechas acerca de la falta de servicios eran infundadas, puesto que había un edificio que tenía un par de duchas y baños.

– Tenemos suerte de tener este sitio para nosotros en esta época del año -dijo Nick, mirando alrededor.

– Creo que Matt lo sabía. Conoce al dueño.

– ¡Oh! Ya veo -Nick asintió-. ¿Qué pasa con el bote de goma? ¿Podemos usarlo?

– Matt lo ha alquilado pensando en que iba a venir él con los niños. Supongo que se habrá olvidado de cancelar la reserva.

– ¿Tú no navegas normalmente?

Ella negó con la cabeza.

– ¿Y tú Mike?

– Yo he navegado un poco -dijo el niño, mirando el bote con interés-. Papá dijo que iba a enseñarme un poco -pateó la hierba-. Es un buen marinero. Ha ganado algunas copas incluso.

– Bueno, no creo que pueda igualarlo, pero haré lo que pueda.

– A mí me gustaría aprender, tío Nick -dijo Sadie muy interesada, lo que le valió una mirada desdeñosa por parte de Mike.

– Yo también. Yo también -gritaron los niños más pequeños, rodeándolo con excitación.

– Bueno, así dejaremos tranquila a Cassie -dijo él, pensando en que ella lo quería lejos.

Se miraron un instante por encima de las cabezas de los niños.

– Pero lo primero que tenemos que hacer es poner esta tienda de campaña y acomodar las cosas. Si todos colaboramos un poco, no tardaremos mucho.

En pocos minutos los niños estaban descargando el minibús. Mike se había unido a ellos en el entusiasmo. Cassie estaba mirando a Nick cuando éste se giró hacia ella y la miró.

– Parece que hemos encontrado el modo de que las cosas vayan mejor, ¿no?

– Sí. No sé qué habría hecho sin ti, Nick.

– Me alegro de que pienses eso -dijo él.

Ella se puso seria, como si se hubiera arrepentido de lo que acababa de decir.

¿O estaría pensando en cómo habrían sido las cosas si su marido no se hubiera muerto?

Pero el modo en que ella había respondido a él, la forma en que se había entregado a su abrazo…

Nick sonrió.

– Parece que vas a quedarte con nosotros mientras dure la guerra… -dijo ella-. Espero que no te arrepientas.

– No, en… ¡George! ¡Ésa, no! Es demasiado… -Nick vio al niño tambalearse con una caja de huevos, pero no logró llegar a tiempo-…pesada -terminó de decir Nick cuando la caja se cayó al suelo.

El niño empezó a llorar. Antes de que Cassie fuera a consolarlo, una de las niñas le había puesto el brazo en el hombro, lo había abrazado y le había empezado a ayudar a recoger las provisiones desparramadas.

Después de cuatro días de espléndido sol, el último día completo que iban a pasar allí empezó a llover durante la hora del almuerzo. Bajó notablemente la temperatura, y el lago, que hasta ese momento había sido un amable estanque en donde Nick se había pasado el tiempo enseñando a navegar a los niños, se había puesto gris.

– Podemos recoger las cosas ya -sugirió Nick, cuando estaban comiendo en una de las tiendas más grandes.

– Hasta mañana, no… -dijeron Mike y Sadie, y los más pequeños los secundaron.

– El pronóstico ha dicho que la lluvia pasará -agregó Sadie, como para convencerlos-. Lo he oído en mi radio.

– Es cierto-dijo Mike.

– ¿De verdad? -Nick miró a los dos niños-. ¿Habéis estado compartiendo los auriculares?

Mike se puso colorado y contestó:

– ¡Por supuesto que no! -miró a Sadie-. ¡Ella me lo ha dicho!

– Cassie, ¿tú qué opinas?

– Bueno, yo había planeado una especie de fiesta en el campamento. Supongo que sería una pena que nos la perdiéramos.

– Lo que tú digas -dijo Nick.

Nick se estaba comportando amablemente, con estricta cortesía, pensó Cassie. Aquello inexplicablemente la ponía triste, inexplicablemente. Cuatro días de tanta cordialidad y cortesía le estaban helando el corazón.

Pero no podía quejarse. Él había hecho mucho más de lo que ella le hubiera pedido.

Había puesto la tienda, había organizado el campamento, había solucionado el problema de las avispas, las arañas, y otros insectos sin quejarse. Había llevado a los niños a buscar leña y había mantenido encendido el fuego durante la noche cuando se reunían a beber un chocolate con leche. Había sido un tío perfecto tanto para los niños como para las niñas. Y un absoluto caballero con ella.

Ya no le había vuelto a robar besos.

Y la única vez que la había tocado había sido cuando habían caminado hasta la granja para ir a buscar huevos y leche.

Normalmente Mike y Sadie se ocupaban de esa tarea, pero la perra de la granja había tenido cachorros y entonces habían invitado a los más pequeños a ir a verlos.

En lo alto del terreno había una cerca. Nick había ayudado a los niños a saltarla, ayudándolos a trepar y bajándolos al suelo. Cuando le había tocado el turno a ella la había ayudado a no perder estabilidad al subir, y luego le había dado las manos para ayudarla a bajar. Su pie se había resentido, y había estado a punto de caerse, de no ser por los brazos de Nick, que la habían sujetado. Entonces su corazón se había acelerado al tenerlo tan cerca.

El corazón de Nick también había parecido latir más deprisa. Cuando por fin ella se había atrevido a mirarlo, había tenido la sensación de que él iba a besarla, ahí mismo, frente a los niños. Pero en cambio le había tomado el brazo y había caminado con ella por la cuesta hasta la granja.

Un perfecto caballero.

Pero a partir de entonces, ella había estado deseando no sólo los besos robados sino aquéllos que le habría dado gustosa.

Sin embargo la única señal de que él podría haber estado deseando lo mismo la había tenido en un momento dado, cuando ella, cansada de no poder dormirse, había ido hasta el lago, inmediatamente después del amanecer, y lo había visto nadando a lo lejos.

Ella debió de estar loca al aceptar quedarse después de haber tenido la oportunidad marcharse. Cuanto antes se fuera a casa y volviera a la realidad, sería mejor.

– ¿Qué vais a hacer esta tarde si sigue lloviendo? -preguntó Cassie.

– Ya pensaremos en algo -dijo Sadie, riéndose tontamente-. Venid todos a la otra tienda. Se me ha ocurrido una idea.

– ¿No se te olvida fregar los platos? -le recordó Nick.

– Déjalos marchar. Es el último día -Cassie empezó a recoger las tazas y los platos.

– También es nuestro último día. Deja eso, Cassie. Quiero hablar contigo.

– ¿Sobre qué? -ella siguió levantando la mesa.

Entonces él le puso una mano en un brazo y la miró intensamente, casi con desesperación.

– ¿De qué se trata, Nick?

– Beth me ha contado lo de tu marido -él no sabía qué le iba a decir realmente, pero tenía que decirle algo-. Me advirtió que si no iba en serio no debía intentar tener una relación contigo. Y tengo que decirte en este mismo momento que jamás he ido tan en serio en mi vida.

– ¿Y Verónica?

– ¿Verónica?

– Le vas a dar un puesto directivo. Creí que eso también era algo muy serio.

– No quería que ella…

– ¿Te pusiera en ridículo?

– ¡Dios santo! No me importa. Cuando te portas como un imbécil, debes asumir las consecuencias. Lo que a mí me importaba era tu reputación, Cassie. El puesto en el consejo de dirección se lo iban a ofrecer de todos modos. Se lo he ofrecido porque de ese modo dudaría en comentar los cotilleos con las mecanógrafas, ahora que iba a tener un puesto fijo en la empresa. Y cuando le he dicho lo del puesto de dirección, también le he dicho que quería casarme contigo. Si tú me aceptabas.

Cassie lo miró con gesto inexpresivo. Él no sabía qué podía estar pensando.

– Cassie, deja eso -le dijo-. Salgamos de aquí y vayamos a dar un paseo.

– No podemos dejar a los niños -ella empezó a recoger el resto de los platos. Pero él se inclinó y le sujetó su mano temblorosa.

– Venga. Sólo daremos una vuelta por el lago. Veremos a los niños si se acercan al agua.

– Nick, está lloviznando -dijo ella, casi con desesperación.

– Creí que estábamos de acuerdo en que un paseo al lado de la playa en un día de lluvia era lo mejor para iniciar un romance.

“¿Romance?”, pensó ella.

– No hay playa, realmente. O poca playa.

– Imagínala. Toma, ponte mi chaqueta. Así no te mojarás -él le puso la chaqueta como si estuviera vistiendo a un niño, y le subió la cremallera hasta el cuello.

– ¿Y tú?

– Sobreviviré -dijo él, mientras abría la puerta de la tienda. Luego le tomó el brazo.

– Será mejor que compruebe si… -empezó a decir Cassie tímidamente.

Entonces se oyeron risotadas desde la otra tienda.

– ¡Oh! Parecen estar pasándoselo muy bien.

– Sí, están muy bien.

Caminaron hasta el lago en silencio. Pero cuando empezó a llover y se mojaron el pelo, Cassie dijo, mirando las gotas de lluvia caer en el lago:

– Esto es una locura.

– Probablemente -los dos sabían que no estaban hablando del tiempo. Entonces Nick se volvió hacia ella y le dijo-: Esperaré, Cassie. El tiempo que necesites. Quiero que estés tan segura como yo de esto. Pero quiero que sepas que no me alejaré de ti, a no ser que tú me digas que no tengo ninguna esperanza. Y si me dices eso, no te creeré.

– ¿Crees que eres tan irresistible? -le dijo ella, con gesto altivo.

– No, Cassie. Eres tú quien se está resistiendo a mí desde que aparecí en la tienda de Beth, y creo que vas a seguir haciéndolo. Pero me parece que te está resultando más difícil de lo que quisieras. Y una o dos veces, cuando has bajado la guardia, se te han escapado tus verdaderos sentimientos. ¿Quieres hablarme de ello?

– Estoy segura de que Beth te habrá dado todos los detalles.

– Beth me ha dicho lo que ella creía que era la verdad. Que estabais muy enamorados y que aquel amor terminó en tragedia. Y que aquello te destrozó el corazón. Pero yo no me lo creo. Al menos lo del amor ideal.

Ella se giró y lo miró con temor.

– ¿Puedes mirarme a los ojos y decirme que me equivoco? -le preguntó él.

Ella abrió la boca para hablar, pero luego la cerró. Él había visto una tormenta en sus ojos. Hubiera querido decirle que no importaba todo aquello. Le daba igual lo que hubiera pasado. Pero hasta que ella no se enfrentase al pasado, no tendría un futuro. Sólo una profesión.

– ¿Cassie? -insistió suavemente.

– No, no te equivocas. Yo pensé que era un amor único e ideal. Pero me había equivocado.

Como él sabía que a ella le resultaría más fácil hablar sin mirarlo, empezó a caminar por la orilla del lago.

– Te pegó, ¿verdad?

Hubo un silencio incómodo que le indicó que estaba en lo cierto. Luego oyó la respiración entrecortada de Cassie debajo de la lluvia.

– No, no me pegó, Nick. Pero lo habría hecho si Dem no se hubiera abalanzado sobre él y le hubiera arañado el brazo. ¿Cómo lo has adivinado?

– Tú me dijiste que a Dem no le gustan los hombres. Eso me despertó la curiosidad de saber por qué. Y luego cuando te senté un poco bruscamente en el sofá, vi que el gato reaccionaba como un tigre -la miró. Cassie estaba con la cabeza bajada y el pelo mojado.

– Podría ser un gato con mal carácter simplemente.

– Podría. Pero cuando el policía te preguntó si querías ponerte en contacto con el Servicio de Violencia Doméstica, te pusiste blanca. Creo que fue por eso que el policía insistió tanto en el asunto.

– ¡Se supone que tú le tenías que estar dando un mensaje a su compañero, y no escuchando detrás de la puerta!

– Lo sé. Luego me sentí mal por hacerlo -le tomó la mano. Ella no lo rechazó-. ¿Qué es lo que marchó mal, Cassie?

– No fue nada complicado, ni que tuviera una intensidad especial. No hubo otras mujeres, ni otros hombres -agregó-. Se trató de dinero -Nick no dijo nada al oír esas palabras-. Jonathan era un jugador empedernido y se casó conmigo por mi dinero. Cuando descubrió que no tenía dinero para pagar sus deudas, se sintió acorralado -un escalofrío le recorrió todo el cuerpo.

Él la abrazó y ella se dejó abrazar.

– Yo me preguntaba por qué habíais tenido tanta prisa por casaros.

– Fue idea suya, por supuesto. Y yo estaba tan enamorada que no se me ocurrió cuestionar sus motivos -lo miró-. No le he contado a nadie lo que pasó, Nick, ni siquiera a mi hermana.

Nick vio un tronco en el suelo y le preguntó:

– ¿Nos sentamos?

Ella asintió.

– No se lo diré a nadie, Cassie. Puedes confiar en mí.

– ¿De verdad? -le preguntó ella, dudándolo.

Él la comprendía. Un hombre la había defraudado, y él tampoco le había demostrado ser un santo.

– Es posible que yo no sea perfecto, pero no soy un cotilla. Nada de lo que me cuentes saldrá de mí.

Ella lo miró con desconfianza aún.

– Creo que deberías contárselo a alguien.

Ella lo miró y se encogió de hombros.

– No hay nadie más aquí, así que supongo que ese alguien tienes que ser tú.

Tardó un momento en hablar.

– Él andaba detrás de la casa. Ha estado en manos de mi familia durante generaciones y cuando murieron mis padres en un accidente de autocar, quedó en manos de Lauren y mías. Mi hermana estaba casada por aquel entonces. Mike tenía uno o dos años. Joe estaba en camino y ella quería un jardín. A ella nunca le gustó vivir en la ciudad. Yo todavía estaba viviendo con mis padres, así que le pagué una renta por la mitad de la casa y empecé el negocio de las comidas con el dinero que nos dio el seguro por el accidente -suspiró-. Supongo que Jonathan debió de enterarse de la indemnización por el accidente en el diario local y pensó que yo sería fácil de engañar. Luego descubrió que yo estaba viviendo en la valiosa casa, y decidió jugárselo todo a una sola carta. Como te he dicho, era jugador.

– ¿Cómo te conoció?

– En una comida. Me dijo que era un comerciante de caballos de carrera, dijo los nombres de algunas personas de aquel mundillo, y con su encanto y entusiasmo logró lo demás. Ahora que lo pienso, era demasiado bueno para ser real. Nadie es tan perfecto. Tenía que ser una farsa.

– Al parecer, engañó a todo el mundo. ¿Qué pasó con su familia?

– Vivían fuera del país, en Sudáfrica. Me prometió que iríamos a verla en una larga luna de miel, cuando no estuviera tan ocupado. Eso al menos fue verdad. Recibí una carta encantadora de su madre cuando él murió, agradeciéndome haberlo hecho tan feliz en sus últimas semanas de vida, e invitándome a visitarlos.

– ¿No sabían ellos cómo era Jonathan?

– Tal vez, sí. Tal vez estuvieran fingiendo no saberlo, como yo frente a ellos -lo miró. Tenía los ojos llenos de lluvia o lágrimas, el pelo pegado a la frente-. Lo primero que me alertó de que algo iba mal fue una llamada del banco para preguntarme si yo quería un crédito para cubrir el saldo deudor de mi cuenta. Hasta ese momento yo no sabía que tenía un descubierto en el banco. Pero él había sacado todo el dinero de mi cuenta del banco, de nuestra cuenta. Yo había puesto la cuenta a nombre de los dos al casarnos. Claro que él tuvo una excusa muy verosímil para justificarlo, diciéndome que lo había hecho para cubrir el coste de la compra de un caballo hasta que pudiera cobrar el cheque del nuevo dueño. Pero cuando llamé al banco para arreglar las cosas con ellos, descubrí que había sacado el título de propiedad de la casa de la caja fuerte.

– Pero no podía vender la casa sin que te enterases.

– No podía venderla. Pero necesitaba las escrituras para cubrir una deuda con un corredor de apuestas profesional. Entonces fue cuando su farsa llegó a su fin. Estaba esperando que llegase a casa para acusarlo por lo que había hecho, pero él no esperó a que sucediera eso. El corredor de apuestas le había dicho que no alcanzaba con las escrituras. Quería su dinero.

– ¿Y qué pasó con las escrituras?

– Está en manos de un administrador a nuestro nombre. Si quisiéramos venderla, tendríamos que ponernos de acuerdo todos, Lauren, los fideicomisarios y yo.

“Entonces Jonathan le había dicho la verdad. Que no tenía trabajo, que jugaba y que a veces perdía. Le había dicho que ella no le importaba en absoluto, que su intenso romance había sido provocado por su urgente necesidad de dinero. Y más concretamente por su casa, que usaría como garantía para cubrir una deuda. Si ella no convencía a su hermana y a los fideicomisarios de que debían vender la casa, él iría a prisión.

– ¿Y tú dijiste que no?

– Fue como una revelación para mí. Empecé a ver quién era en realidad: un desgraciado envuelto en un hermoso cuerpo y descubrí que el amor a primera vista podía ser un engaño. No me fue difícil decir que no.

Así había sido como Doctor Jekyll se había convertido en Mister Hyde, y éste le habría pegado, de no ser por Dem, que al verlo levantar el brazo se le había tirado y lo había arañado. Jonathan había tirado al gato al medio de la habitación y se había marchado. Dos días más tarde la policía había llamado para decirle que había tenido un accidente contra un puente de una autopista de Yorkshire.

– ¿Fue un suicidio?

– No lo sé. El veredicto fue muerte accidental, pero el día de su funeral, echaron las escrituras en el buzón en un sobre marrón. A veces me pregunto si decidieron usarlo como ejemplo para otros como él.

Nick dijo algo breve.

– No me extraña que tu familia haya temido por tu salud mental.

– ¿Es cierto eso?

– Beth me dijo que lo único que había impedido que te volvieras loca había sido tu trabajo.

– La herencia de Jonathan fueron un montón de deudas, Nick. Las deudas por juego mueren con el jugador, pero las compañías de tarjetas de crédito no se guían por el mismo principio. No trabajé duro para olvidar. Trabajé duro para no hundirme hasta el cuello.

– Ahora comprendo por qué te cuesta tanto confiar en alguien nuevamente.

– ¿Realmente crees que ése es el problema? ¿No te das cuenta, Nick? Yo creí que estaba enamorada de Jonathan. Me casé con él, ¡Por el amor de Dios! Pero si de verdad hubiera estado enamorada de él, me habría quedado a su lado, habría hecho cualquier cosa para ayudarlo. No soy particularmente inteligente, pero es lo que hacen las mujeres enamoradas. Pero yo no quería seguir a su lado. Yo sólo quería que él saliera de mi vida.

– Eso es un sentimiento de culpa.

– Es posible. Yo no le deseaba la muerte, sólo que se marchase, pero no lo lamenté… sólo sentí alivio.

– No debes ser tan dura contigo misma. Él no tuvo ningún reparo en destruirte. Y si dejas que él te arrebate la posibilidad de una vida feliz, en cierto modo ha podido contigo.

– Él no me arrebata nada -era cierto. Se acababa de dar cuenta-. Yo lo he estado culpando por ello todo el tiempo, diciéndome que no podría volver a confiar en un hombre, pero no es cierto -se tocó las mejillas-. ¡Oh! ¿Cómo he podido ser tan tonta? El motivo por el que no puedo tener otra relación es porque tengo miedo a volver a equivocarme. Yo creía que estaba enamorada… -lo miró a los ojos-. ¿Lo comprendes? No podría volver a creer en mi juicio.

– No volverás a cometer el mismo error dos veces.

– ¿Estás seguro? ¿Realmente quieres arriesgarte conmigo?

El extendió la mano y le tocó la mejilla.

– Ahora mismo asumo ese riesgo, Cassie. Pero yo no soy quien necesita que lo convenzan.

– No creo que pueda estar segura nunca…

– Sí. Un día cualquiera. Ya te darás cuenta -él se puso de pie, le tomó la mano y tiró de ella hacia él-. Ven. Será mejor que vayamos a ver qué están haciendo los niños.

– ¿Cassie? ¿Cassie? -Era la voz de Bethan. Llevaba dormida unos segundos, o eso fue lo que le pareció a ella.

Abrió un ojo.

– ¿Ha vuelto Sadie?

– ¿Sadie? -repitió ella atontada-. ¿Ha ido al servicio? Pensó que la niña se estaba haciendo más valiente, si había sido capaz de atravesar el campo en la oscuridad. Cassie se sentó, completamente despierta ya, y buscó la linterna.

– ¿Quieres ir tú, cariño? Espera que encuentre mi chaqueta.

– Sadie no ha ido al servicio, Cassie. Se ha ido a alguna parte con Mike, se lo he oído decir…

Las tres de la madrugada no era la mejor hora para pensar con claridad, pero la preocupación en la voz de la criatura la despertó como una ducha de agua fría.

Alumbró un instante los sacos de dormir, y confirmó sus temores. Sadie se había ido con su saco de dormir.

– Quédate ahí, Bethan.

Abrió la tienda. No estaba lloviendo exactamente, pero estaba muy húmedo, como si lloviznase casi imperceptiblemente.

Corrió hasta la otra tienda, la abrió e iluminó a los ocupantes. Eran sólo tres. No estaba Mike.

– ¡Nick! -susurró ansiosa.

Este se puso la mano en los ojos para no deslumbrarse con la luz de la linterna.

– ¿Qué diablos…? -exclamó Nick, sobresaltado.

– Se trata de Mike y Sadie. No están en las tiendas.

CAPÍTULO 12

– BETHAN, cariño, intenta recordar. ¿Qué has oído decir a Mike exactamente?

– Dijo…dijo -la niña bostezó.

– Está medio dormida, Nick.

– Bethan. Es muy importante que nos digas lo que has oído.

– He oído a Mike. Ha dicho… que se iba a escapar y que se iba a ir a vivir a una isla -la niña sollozó.

– Pero, ¿por qué?

– Porque dice que le da dolor de cabeza a su madre. Y que cuando su madre tiene dolor de cabeza, su padre es desgraciado.

– Debí de suponerlo -dijo Cassie furiosa con su hermana por dejar que las cosas llegasen a ese extremo-. Él finge que nada le importa, pero no es así.

– ¿Y Sadie? -preguntó Nick-. ¿Por qué se ha ido?

– Sadie le dijo que si no la llevaba con él, lo contaría todo.

– Eso lo explica todo, señorita -se dirigió a Cassie y le dijo-: Acuéstala, Cassie. Iré hasta el bote a ver si están allí.

– Pero no es posible que… Está muy oscuro.

– Si el bote está allí, volveré.

– ¿Y si no está? -susurró ella, con un nudo en la garganta.

– Llamaré a la policía. Pueden organizar una búsqueda en cuanto sea de día.

– ¿Nick?

Él la abrazó un instante para tranquilizarla.

– Todo saldrá bien, cariño. ¿Por qué no pones agua a calentar para un té? Seguramente tendrán frío… -él se interrumpió.

La temperatura había bajado con la lluvia. Tendrían frío. Y si no se daba prisa, se congelarían.

Cassie llevó a Bethan a su saco de dormir. La niña se quedó dormida enseguida.

Luego Cassie fue a la tienda de campaña que funcionaba como cocina, encendió el hornillo y puso la tetera a calentar.

Sabía que Nick le había dicho que preparase té para mantenerla ocupada y que se preocupas! menos. Pero tenía razón, si encontraba a los chicos, éstos estarían helados.

Pero, ¡los encontraría!, pensó angustiada. No podían haber ido a la isla estando tan oscuro. No era posible que fueran tan traviesos. Si les pasaba algo…

Oyó a Nick.

– Se han llevado el bote.

– ¡No! -gritó ella, desesperada-. ¡Deben de estar tan asustados! -exclamó abrazándose a él.

– Llamaré a la policía ahora mismo -la miró a los ojos y le dijo-: Estarán bien, Cassie. Te lo prometo.

Ella quiso creerle, y por un instante lo creyó; al menos mientras estaba abrazada a él. Pero en el momento en que él se separó de ella para hablar por el teléfono móvil la asaltaron todas las dudas. Su pobre hermana. Helen. Los niños. ¿Cómo saldría todo aquello?

Pero debía dejar de pensar en todo lo peor.

– ¿Va a venir la policía a rescatarlos?

– Van a estar aquí en cuanto haya algo de luz.

– Pero faltan horas hasta entonces.

– Es así, Cassie -le dijo él-. Al menos faltan dos horas. Pero no pueden hacer otra cosa. He pensado en ir con el minibús hasta el lago y encender las luces para iluminarlo. Tal vez veamos algo. Al menos, si tienen miedo, sabrán que estamos haciendo algo para encontrarlos.

– ¡Pero no estamos haciendo nada! ¡Estamos aquí sin hacer absolutamente nada! -exclamó ella, desesperada.

– Iré a buscar el minibús.

– Voy contigo.

Iluminaron el campo primero y luego el lago. Había mucha niebla.

– ¿Qué es eso? -dijo ella, saliendo de la camioneta. Sus pies sonaron sobre la madera del embarcadero al correr convencida de que había visto algo con las luces.

– Es la niebla, Cassie -dijo Nick, yendo detrás de ella.

– No. Estoy segura de que he visto una vela.

– No irán muy lejos con una vela. El viento ha cesado. Me temo que si quieren llegar a la isla, tendrán que remar -caminó hasta la orilla del embarcadero, luego se dio la vuelta abruptamente y dijo-: ¿Tienes los prismáticos para ver de noche en tu tienda?

– Creo que sí. ¿Por qué? ¿Qué has visto?

– Probablemente nada. Pero me gustaría mirar mejor.

Ella fue a buscar los prismáticos. Emily se despertó y tuvo que tranquilizarla. Buscó los prismáticos, pero no los encontró. Se le ocurrió que Sadie se los podría haber llevado. Se preguntó qué más se habría llevado.

No veía a Nick en el embarcadero al volver. Sadie y Mike se habían llevado lo que quedaba de comida enlatada. Al parecer tenían idea de pasar bastante tiempo adonde hubieran ido. Pero se habían olvidado del abrelatas. También se habían llevado una rebanada de pan, pero detrás de su sitio habían dejado una nota.

Nick no estaba en la camioneta. Lo llamó a gritos, iluminando el sitio haciendo un arco con la linterna. Suspiró aliviada al ver algo al otro extremo de la orilla. Pero al acercarse se dio cuenta de que no era Nick.

En un primer momento no fue capaz de distinguir qué era. Luego se dio cuenta de que era una pila de ropa. Corrió hacia ella, con la esperanza de que se hubiera equivocado. Pero no lo estaba. Al recoger la camiseta gruesa de Nick olió su especial fragancia mezclada con el olor a humo de leña. En los días que habían pasado allí, parecía que su fragancia la había penetrado hasta los poros para que no se olvidara de ella.

Nick había ido a buscar a los chicos. Ella se había quejado de que no estaban haciendo nada, así que Nick había buscado una excusa para alejarla y había ido a buscar a los niños.

– ¡Nick! -gritó-. ¡Nick! -era un grito lleno de desesperación.

El sabía nadar. Ella lo sabía. Lo había visto nadar como un pez. Pero en la oscuridad, y con tanta niebla, perdería el sentido de la orientación, no daría con la isla y se agotada nadando inútilmente. Y lo había hecho por ella. El sabía que ella se desesperaría en la espera; que para ella habría sido una pesadilla interminable. Pero también sabría que ella le habría impedido ir tras los niños.

El día antes Nick le había dicho que ya se daría cuenta de cuándo podría confiar en sus propios sentimientos. ¿Se había referido a ese dolor y ese miedo tremendo que ella sentía en aquel momento en su interior?

Con Jonathan había sido todo fiestas y regalos después del shock que había supuesto la repentina muerte de sus padres. La había hecho sentir viva nuevamente. ¿Habría podido ser tan cínico?

Le daba igual. Lo único que le importaba era que los niños estuvieran a salvo. Que Nick estuviera a salvo. Iluminó a lo lejos con las luces de la camioneta. No veía nada.

– ¡Nick! -gritó en la oscuridad-. Te amo. ¡Maldita sea! ¿Me estás oyendo? -se cayó de rodillas y repitió aquellas palabras una y otra vez.

¿Cuánto le llevaría llegar a la isla? ¿Cuánto le llevaría volver con los niños? Eran las tres de la mañana. Empezaría a clarear en menos de una hora. ¿Volvería Nick antes de que llegara la policía?

Esperó oír cualquier ruido en la oscuridad. Pero lo que le había parecido un silencio absoluto, se llenó de pequeños ruidos de la noche. Los ladridos de los perros de la granja. El movimiento del aire en las ramas de los árboles.

El cielo empezó a clarear imperceptiblemente, pero el lago siguió oscuro.

– ¡Oh, Nick! Mi querido… ¿Dónde estás?

De pronto empezó a oír el ruido del agua. Se puso de pie. Podría haber sido el golpe del agua contra la orilla…

– ¿Cassie? -apareció Joe en pijama y con botas de goma y un anorak-. ¿Qué estás haciendo? ¿Dónde están Mike y Nick? -se frotó los ojos con las manos. Luego se dio cuenta de que no estaba el bote-. ¡Se han ido en el bote por la noche! ¡Sin decir nada!

– Lo sé -Cassie le secó algo húmedo de la mejilla al niño-. Algún día serás mayor tú también y verás qué cosas se te ocurren -dijo en tono fingidamente tranquilizador-. Hoy va a ser un día muy duro, cariño. ¿No crees que deberías volver a la cama?

– Esperaré a Mike -luego alzó la cabeza y dijo-: ¿Qué es eso?

Había algo. Algo bastante cerca. Por fin lo vio. El bote de goma, con dos personas de espaldas remado desesperadamente para sacar el bote de goma, pero no con el ritmo adecuado. Tenían que ser Mike y Sadie. Habían desistido de su plan. Volvían. Tal vez hasta pensaban que nadie había notado su ausencia.

Joe también los vio y se puso de pie.

– ¡Han tenido que remar!

Cassie se puso de pie, pero con menos excitación que Joe. Mike y Sadie estaban a salvo. Pero, ¿dónde estaba Nick?

“¡Oh, cariño! Debiste esperar. Al menos hasta que hubiera podido decirte que tenías razón, que yo te amaba… Que confío en ti…”, pensó Cassie.

El bote chocó contra el final del embarcadero y Joe fue corriendo a tirar de la soga y atarla. Ése fue el momento en que ella lo vio. Nick estaba en el agua, nadando detrás del bote, como si no hubiera nada de qué preocuparse. Como si ella no estuviera desesperada…

– ¿Qué diablos estás haciendo? -le preguntó ella, enfadada, ante la mirada sorprendida de los niños-. ¿Cómo eres tan irresponsable? ¿Cómo se te ocurre hacer algo tan estúpido?

Nick había apoyado sus codos en el embarcadero de madera y la estaba mirando entre confundido y satisfecho.

¡Ella lo amaba tanto! ¡Lo deseaba tanto! Y en lugar de decírselo, estaba allí, rezongándole como una esposa malhumorada.

– ¿Has terminado? -le preguntó él demasiado amablemente para los nervios de ella.

– No, no he terminado, Nick Jefferson. ¿Tienes idea de la angustia que he pasado?

Nick miró a Mike y a Sadie.

– Ya veis, ya os dije que no os gritaría a vosotros.

– Nadie va a gritar a ninguno -gritó Cassie-. Pero si te crees que me voy a quedar callada después de lo que he pasado…

– Mike. ¿por qué no vais a poneros ropa seca? Enseguida iremos -dijo Nick.

– Sí, rápido, y tú Joe, vete también-dijo Cassie. Mike miró a Nick con la sensación de que debía decir algo, dar alguna explicación a su tía.

– Ahora no, Mike -le dijo Nick, y con un movimiento de cabeza le indicó que se marchase.

El niño, aliviado, salió del bote dándole una mano a Sadie.

– Y ahora, cariño mío, estoy a tu entera disposición -dijo él cuando se quedaron solos-. ¿Qué quieres decirme exactamente?

Ella se dio la vuelta para mirarlo y gritó:

– Sal del agua…

– ¿Estás segura?

– Tengo que decirte unas cuantas cosas, y no quiero decírtelas contigo ahí abajo.

– Lo que quieras, cielo -apoyó las manos en el embarcadero y salió del agua.

Entonces, cuando Nick alargó la mano y se puso el vaquero, Cassie se dio cuenta de por qué había permanecido en el agua todo el tiempo. Estaba completamente desnudo, pero no se preocupó por ello.

– ¡Y no me digas “cielo”! -dijo ella, dándole un puñetazo suave en el hombro mientras se agachaba para recoger su camisa. Luego le golpeó el pecho cuando él se levantó-. ¡Eres un idiota! Irte de ese modo, sin decirme nada. ¿Es que no tienes consideración? ¿No sabías que iba a estar preocupada por miedo a que estuvieras perdido en la oscuridad?

– Yo creí que querías que volvieran los chicos.

– Sí. Pero podrías no haberlos encontrado. Podrías haberte perdido… Podrías… -su voz se quebró con un sollozo.

– Podrían haberme comido los parientes del monstruo del lago… -sonrió él.

– ¡No es gracioso!

– Lo sé, amor mío, lo sé -dijo él, mientras ella volvía a golpearle el pecho. Él le sujetó la mano, la estrechó en sus brazos contra su cuerpo frío y húmedo durante un instante y le preguntó-: ¿Y te habría importado tanto que fuera así?

– Por supuesto.

– ¿Sí? -insistió él.

– ¡Por supuesto que sí, tonto! -contestó ella, recobrada ya del susto-. ¿Quién crees tú que nos habría llevado hasta casa si te hubieras muerto jugando a ser un héroe?

– ¿Sabes? Me decepcionas, Cassie. Si eso es lo único que vas a decirme, habría sido mejor quedarme en el lago. Cuando estaba nadando hacia la orilla hubiera jurado que te oí gritar algo…

– Tal vez fuera sólo el rumor del agua.

– Dos veces lo oí. Claro que si me dices que estoy equivocado, es posible que me dé la vuelta, me vuelva a la isla, y me haga un ermitaño.

Él se empezó a abrochar el botón del vaquero, pero ella extendió la mano y la puso encima de la de él. Él esperó.

– Te morirías de hambre en una semana sin nadie que te hiciera la comida.

– Posiblemente -sus ojos grises se ablandaron-. ¿Eso es un ofrecimiento?

Hubo un momento de silencio.

– Sabes que sí.

– Entonces dilo, Cassie. No des rodeos. No te escondas.

– Creo… Es decir, estoy segura…

– ¿Tan segura? -él no la iba a ayudar.

– Te amo. ¡Maldita sea! Ya está. ¿Te vale eso?

– Te amo. ¡Maldita sea! -sonrió él-. ¡Maldita sea! Yo también te amo.

– Te amo. Te amo. Te amo. ¡Ahí tienes! ¿Satisfecho?

– Mmm… Realmente estoy seguro de haberte oído la primera vez. Simplemente quería que me lo dijeras a la cara. ¿Qué es lo que te ha convencido finalmente?

– ¡Tú!

– ¿Sí?

– Te amo. Eso es todo. Tenías razón cuando dijiste que me daría cuenta de ello. El pensar que podías morirte ahí en el lago, el pensar que habría preferido morirme yo en tu lugar, el saber que jamás me perdonaría por no haber tenido el coraje de enfrentarme a mis sentimientos por temor. El miedo a no tener la oportunidad de decir todo esto. Y el darme cuenta de que la vida es riesgo, que podría estar más segura con mi corazón metido en una caja fuerte, pero que también sería infinitamente más pobre de ese modo. Todo eso me ha convencido.

– Bueno. He vuelto, Cassie, así que puedes contarme lo que sientes cuando quieras. Te prometo no cansarme de oírte.

– Te amo, Nick. Y gracias a ti, estoy preparada para asumir el riesgo del amor.

– ¿Estás segura ahora? -le preguntó riéndose. Ella sonrió.

– Bueno, ya sabes. No está mal alcanzar algo de lo…

– …que uno sueña -terminó de decir él.

– Y lo cierto es que he fantaseado contigo desde que te vi en la librería de Beth.

– Se te veía en la cara.

Ella abrió la boca para protestar por semejantes palabras, pero él la acalló con un beso dulce y tierno.

– ¡Oh! ¡Se están besando!

Nick y Cassie se dieron la vuelta y descubrieron un numeroso público de niños, con dos policías disfrutando también del espectáculo.

– ¿No deberíais estar haciendo algo útil, como hacer las maletas? -sugirió Nick.

Los pequeños salieron corriendo y riéndose.

– ¿Todo en orden, señor Jefferson? -dijo uno de los policías.

– ¡Oh! ¡Dios! ¡Sí! Lo siento. Debí llamarlos enseguida…

– Pero estaba ocupado, señor -el policía sonrió a Cassie-. Es comprensible.

– ¿Les apetece un té? -preguntó Cassie rápidamente-. Estaba a punto de prepararlo.

– Es muy amable, señorita, pero no podemos quedarnos -sonrió y le dijo a Mike y a Sadie, que estaban en el embarcadero-. No volváis a hacer algo así otra vez. ¿Me habéis oído?

Los niños asintieron solemnemente.

Después de que se hubieran ido los policías, Nick les dijo:

– ¿Y? ¿Qué tenéis que decirnos?

Mike dio un paso al frente.

– Lo siento, tía Cassie.

– Yo también -Sadie estaba a punto de llorar.

Cassie la abrazó y la acunó.

– No ha sido culpa suya -dijo Mike.

– Nick, ¿puedes quedarte con Sadie? Quiero hablar un momento con Mike -dijo ella.

Nick asintió y dijo.

– Tómate tu tiempo. Iré a poner la tetera.

– He encontrado tu nota. Mike -dijo Cassie cuando estuvieron solos-. Sólo la he visto yo.

El niño estaba con la cabeza gacha.

– No te culpo, ¿sabes? Porque tu madre y tu padre están pasando un mal momento. Es un problema de adultos, algo que pasa a veces cuando la gente está tan ocupada que se olvida de decirle al otro lo mucho que lo quiere. Es posible que tu madre se ponga impaciente contigo, pero te quiere mucho más de lo que te imaginas, Mike. Te aseguro que te está echando de menos. Mike la miró dudoso.

– ¿Van a separarse? Los padres de algunos de mis compañeros se han separado.

– No lo sé, Mike. Pero ahora han tenido la oportunidad de hablar. Tal vez eso haya sido lo que les hacía falta. Pero eso es problema suyo, y no tuyo -ella lo abrazó-. Venga. Vayamos a desayunar. Debes de estar muerto de hambre. ¿Has remado todo el camino desde la isla?

– No. Empezamos bien. Pero luego el viento cesó y nos quedamos en el medio. Después perdimos el tiempo tratando de encontrar un poco de viento, pero era imposible. Sólo hemos estado remando unos diez minutos, hasta que llegó Nick.

– ¡Oh!

– No ha querido subir al bote y ayudarnos. Ha dicho que nosotros nos hemos metido en este lío, y que nosotros tendríamos que salir de él, si no, no aprenderíamos nunca.

– Eso es cierto.

– Sí, excepto que no ha dicho la verdad exactamente.

– ¿No?

– No subió al bote por Sadie. Lo he visto nadando en el lago. No tenía ropa. Supongo que se sentiría incómodo.

Estaban desayunando cuando oyeron un coche por el campo. Joe corrió a investigar.

– Son mamá y papá -gritó excitado-. Han venido a recogernos.

Matt aparcó al lado del minibús. Lauren casi bajó del coche en movimiento para abrazar a los tres niños.

– ¡Dios mío! ¡Cuánto os he echado de. menos! -exclamó riendo.

– En cuanto aterrizó el avión, Lauren insistió en venir directamente aquí, en lugar de ir a casa -dijo Matt.

– En ese caso, será mejor que toméis un desayuno -sugirió Nick-. Quédate y conversa con ellos -agregó poniendo un brazo alrededor del hombro de Cassie al ver que ella se disponía a levantarse-. Creo que puedo arreglármelas para freír unas lonchas de beicon sin quemarlas.

– Ven a ver el bote, papá -dijo Mike-. Nick me ha enseñado a navegar, y quiero apuntarme al club de vela. ¿Puedo hacerlo, papá?

Lauren sonrió al ver que Mike se llevaba a su padre. Los otros niños los siguieron hasta el lago.

– Es un encanto, Cassie.

– Sí, lo es.

– Me alegro por ti, Cassie. ¡Y este sitio es tan bonito! No tenía ni idea de que fuera así. Matt hablaba de él de una manera tan… Bueno, ya sabes, todas esas historias de grupos de hombres tan fuertes, en fin…

– Debe de ser porque nunca estuvo aquí con una mujer. Te lo recomiendo.

– Realmente te ha dado un brillo especial en la cara, hermanita.

– Tú también pareces contenta. ¿Qué tal en Portugal?

– ¡Oh, ya sabes!

– No. Cuéntame.

– Hemos tenido tiempo de conversar, tiempo de relajarnos. Tiempo para todo. Se me había olvidado cómo era eso. Y Matt ha estado maravilloso. ¿Sabes? Hace una semana estaba dispuesta a tirar todo por la borda y marcharme.

– ¿De verdad? -preguntó Cassie, escéptica.

– Últimamente he estado terrible, ¡pobre Matt!

– Mike ha estado sufriendo también. Necesita que le den seguridad. Que le hagáis comprender que, pase lo que pase con vosotros dos, lo queréis.

– No sé qué me ha pasado.

– No has sido sólo tú. Los dos habéis perdido de vista el significado que tiene el matrimonio, querida. Demasiado trabajo y muy poca diversión. Todas las parejas necesitan un tiempo juntos, y solos.

– ¿Sí? -Lauren abrió los ojos y miró con interés a su hermana-. En ese caso, ¿puedo hacerte una sugerencia? ¿Qué te parece si nos quedamos unos días aquí con los niños? -dijo Lauren, aceptando una taza de café de Nick-. Mientras vosotros dos os tomáis un descanso, ¿no?

Nick sonrió pícaramente.

– Lauren, ¿te ha dicho alguien alguna vez, que tienes todas las trazas de una cuñada perfecta?

– No, pero soy muy susceptible a los halagos.

– En ese caso, no te importará que yo proponga otra alternativa, ¿no es verdad? ¿Por qué no te llevas a todos los niños a casa, y nos dejas Morgan's Landing a Cassie y a mí?

Cassie se puso colorada. Él le tomó la mano cariñosamente.

– Mira, Lauren, tengo un nuevo saco de dormir que probar, y con siete niños a nuestro alrededor será imposible.

– ¿Está engordando Helen? -le preguntó Nick a su cuñado mientras el órgano de la catedral anunciaba la llegada de la novia.

Graham se rió.

– Es lo que tú llamarías un souvenir de París. Pero yo se lo advertí. Si esta vez no es un varón, me rindo.

– Las vacaciones son peligrosas, parece. La hermana de Cassie también está embarazada, pero en su caso es un souvenir de Portugal. Creo que ella está desesperada por tener una niña -sonrió Nick-. Podríais hacer un cambio.

– Muy gracioso. ¿Adónde vais de luna de miel, Nick? -le preguntó Matt.

Antes de que Nick pudiera contestar el organista tocó un acorde, poniendo de pie a todo el mundo

Nick se dio la vuelta. Descubrió a Verónica Grant entre la gente y ésta le guiñó un ojo. Él se alegraba de que ella hubiera decidido quedarse a trabajar con ellos.

Detrás de Verónica había un montón de rubias que se parecían todas, con quienes había salido alguna vez, pero la mayoría estaban casadas ya. Una de ellas lo miró como diciendo: Ya lo ves, Nick Jefferson. Finalmente has encontrado a tu pareja y estamos aquí para aplaudirte.

Entonces, se oyó un murmullo mezclado con una obra de Wagner, Lohengrin. Era Cassie, del brazo de Matt, que parecía flotar caminando hacia el altar. La seguían Sadie, Beth, como dama de honor, y el pequeño George que iba de su mano.

Cassie le dio el ramo a Beth, luego se giró hacia Nick, sus ojos dorados brillaban con felicidad al levantarse el velo. Ella era su pareja, pensó él. En todo sentido. Era increíble que él se hubiera pasado años saliendo con mujeres que parecían la mujer ideal para él, y sin embargo jamás había entregado su corazón hasta conocer a Cassie, tan distinta a ellas.

No había podido evitar enamorarse de ella, simplemente.

– ¿Qué ocurre? -susurró Cassie-. ¿Por qué me miras así?

Él negó con la cabeza.

– Estaba pensando en nuestra luna de miel y en lo bien que nos lo vamos a pasar intentando traer un souvenir.

Entonces el obispo carraspeó para que le prestasen atención.

– Queridos hermanos, estamos aquí…

Liz Fielding

***