/ Language: Español / Genre:love_contemporary

Dulces Recuerdos

Lavyrle Spencer

La escultural Theresa Brubaker no está nada contenta con su cuerpo, los hombres se acercan a ella, pero ninguno de ellos quiere realmente conocerla. Su hermano Jeff lleva a su amigo, Brian Scanlon, a pasar unas vacaciones a su casa y por primera vez en su vida Theresa prueba el placer del amor. Pero sus pasadas experiencias crean muros en su relación y Brian debe ir con sumo cuidado sino quiere romper su relación antes de que ella tome la decisión más adecuada.

LaVyrle Spencer

Dulces Recuerdos

© 1984 Lavyrle Spencer.

Título original: Sweet Memories

Capítulo 1

Por fin, Jeff volvía a casa, pero no iba solo.

Observando cómo se detenía el jet, Theresa Brubaker sintió dos emociones opuestas: alegría de que su «hermanito» fuera a pasar dos semanas completas con ellos y enfado porque había invitado a un desconocido, que sería un estorbo durante las vacaciones familiares. A Theresa nunca le había gustado conocer extraños, especialmente cuando eran del sexo opuesto, y al pensar que ahora conocería a uno se sintió molesta.

La vibración de los motores fue disminuyendo hasta convertirse en un agudo zumbido que acabó por desaparecer. Los pasajeros descendieron por la escalerilla y Theresa clavó la vista en la entrada dispuesta en la pared de cristal. Cuando resonaron en el túnel los pasos de los primeros pasajeros, Theresa bajó la mirada para asegurarse de que su abrigo gris de lana estaba completamente abrochado. Apretó su bolso negro de piel contra su costado izquierdo de un modo que ocultaba parcialmente su pecho y le daba un motivo para cruzar los brazos.

La expectación hizo que se le acelerara el pulso… Jeff. El hermano joven y alocado, la alegría de la casa, volviendo al hogar para hacer de las Navidades lo que las canciones decían que debían ser. No hay nada como el hogar para pasar unas vacaciones. Jeff… cómo le había echado de menos. Theresa se mordió el labio y observó a los primeros pasajeros que llegaban: una madre joven llevando un bebé chillón, un ejecutivo con gabardina y maletín, un esquiador barbudo en vaqueros, dos militares de largas piernas vestidos con sendos uniformes azules. ¡Dos militares de largas piernas!

– ¡Jeff! -exclamó, levantando el brazo llena de júbilo.

Jeff alcanzó a verla al mismo tiempo que ella percibía cómo los labios de aquél formaban su nombre. Pero a los dos hermanos les esperaban una rampa con pasamanos de unos diez metros de longitud y lo que parecía la cuarta parte de la población de Minneapolis dando la bienvenida a los recién llegados.

– Ahí está -volvió a leer Theresa en sus labios, a la vez que le observaba abrirse camino hacia el final de la rampa.

Theresa apenas reparó en el compañero de su hermano cuando se lanzó hacia sus brazos. Rodeó el cuello de Jeff con los suyos mientras él la levantaba por los aires dando vueltas como un loco. Los hombros de Jeff eran anchos y duros, y su cuello olía a lima. A Theresa se le llenaron los ojos de lágrimas mientras él se reía abrazado a ella.

Jeff la dejó en el suelo, bajó la cabeza y sonrió.

– Hola, cara guapa -dijo emocionadamente.

– Hola, mocoso -respondió ella también embargada por la emoción.

Luego intentó reír, pero sólo consiguió emitir un sollozo sofocado y volvió a ocultar la cara en el pecho de su hermano, avergonzada repentinamente por la presencia del otro hombre.

– ¿No te lo había dicho? -oyó que decía Jeff con voz divertida.

– Sí, me lo habías dicho -contestó el desconocido con voz profunda.

Theresa se echó hacia atrás.

– ¿Qué le has contado?

Jeff la miró con expresión burlona.

– Que eres una tonta sentimental. Fíjate, lágrimas por todas partes, hasta en mi uniforme.

Jeff examinó la solapa de su guerrera, donde había una mancha oscura.

– Oh, lo siento -se lamentó Theresa-. Es que estoy tan contenta de verte…

Restregó la mancha de la guerrera mientras su hermano le pasaba un dedo justo debajo de un ojo.

– Lo sentirías más si pudieras ver cómo esas lágrimas hacen resaltar las arrugas que tanto te molestan.

Theresa apartó de un manotazo el dedo de Jeff y se frotó los ojos tímidamente.

– No te preocupes de eso, Theresa. Venga, voy a presentarte a Brian.

Jeff puso un brazo alrededor de los hombros de Theresa y se volvió hacia su amigo.

– Este es el faro de mi vida, que nunca me deja perseguir mujeres, fumar hierba o conducir cuando bebo. -Al decir esto último, guiñó un ojo descaradamente-. Así que será mejor que no le contemos lo que hicimos anoche, ¿de acuerdo, Scanlon?

Pellizcó el brazo a su hermana y le sonrió cariñosamente: sus burlas no disimulaban en absoluto la nota de orgullo que había en su voz.

– Mi hermana mayor, Theresa. Theresa, éste es Brian Scanlon.

Ella vio primero la mano, de dedos fuertes y alargados, extendida en ademán de saludo. Pero tenía miedo de levantar la vista y ver dónde reposaba su mirada. Afortunadamente, el modo en que Jeff había puesto el brazo le permitió esconderse a medias detrás de él, a la vez que extendía su propia mano.

– Hola, Theresa.

Ya no podía evitarlo. Levantó la vista hacia su rostro, pero él estaba mirándola directamente a los ojos, sonriendo. ¡Y qué sonrisa!

– Hola, Brian.

– He oído muchas cosas de ti.

«También yo he oído mucho de ti», pensó, pero contestó alegremente:

– No lo dudo, mi hermano nunca fue capaz de guardar un secreto.

Brian Scanlon se rió y sostuvo la mano de Theresa en un fuerte apretón.

De pronto comprendió con claridad por qué algunas mujeres perseguían a los soldados sin ningún pudor.

– No te preocupes, sólo me ha contado cosas buenas.

Theresa apartó la mirada de aquellos ojos verdes y cristalinos, que eran mucho más atractivos que en las fotografías enviadas por Jeff. Entonces Brian soltó su mano y se colocó a su otro costado mientras se dirigían a recoger el equipaje.

– Aparte de alguna de nuestras travesuras infantiles, como la vez que robaste un puñado de tabaco de pipa y me enseñaste a liarlo con esos papeles blancos que vienen en las permanentes caseras, y los dos nos mareamos con las sustancias químicas del papel; y la vez…

– Jeffrey Brubaker, yo no robé ese tabaco. ¡Fuiste tú!

– Bueno, tú eras dos años mayor que yo. Deberías haber intentado quitarme la idea de la cabeza.

– ¡Lo intenté!

– Sí, pero después de que nos hubiésemos mareado y aprendido la lección.

Los tres estallaron en carcajadas. Jeff le pellizcó el brazo una vez más, miró a Brian por encima de su cabeza y aclaró:

– Seré franco. Después de ponernos más verdes que dos aceitunas, ella nunca volvió a dejarme fumar. Lo intenté más de una vez cuando estaba en el instituto, pero ella siempre me armaba un escándalo y consiguió que me castigaran más de una vez. Pero a la larga, me salvó de mí mismo.

A la izquierda de Theresa resonó la risa de Brian. Ella percibió su tono melodioso y agradable y, al hablar, dicho tono se hizo más sonoro, más rico.

– También me ha hablado de otro incidente con permanentes caseras; cuando le hiciste una desobedeciendo las órdenes de tu madre y olvidaste programar el tiempo.

Mientras bromeaba, Brian estudió el cabello de Theresa. Jeff le había dicho que era rojo, ¡pero no se esperaba que tuviese ese tono tan intenso!

– Oh, eso -protestó ella-. Jeff, ¿tenías que contárselo? Casi me muero cuando le quité los bigudís y vi lo que le había hecho.

– ¿Que casi te mueres? Fue mamá la que casi se muere. En aquella ocasión eras tú la que deberías haber sido castigada, y creo que lo habrías sido si no hubieses tenido ya dieciocho años.

– Acabemos la historia, hermanito. A pesar de que parecías un silo después de una explosión, te ayudó a conseguir el puesto en el conjunto, ¿no? Echaron una mirada a la maraña de rizos y decidieron que encajarías perfectamente.

– Lo cual te puso a mal con mamá hasta que logré convencerla de que no iba a empezar a tomar cocaína y anfetaminas cada vez que diéramos un concierto.

Habían llegado a la escalerilla mecánica que conducía a la zona de recogida de equipajes, así que se vieron obligados a romper la línea mientras bajaban.

Observando desde atrás a los dos hermanos, Brian no pudo evitar sentir un poco de envidia por la camaradería natural que demostraban. No se habían visto durante un año y aun así se trataban como dos buenos amigos que se vieran a diario, burlándose el uno del otro cariñosamente y con toda confianza. «No saben lo afortunados que son», pensó.

Las cintas transportadoras de equipaje estaban muy concurridas, pues sólo faltaban dos días para la Navidad y el tráfico de viajeros pasaba por un momento álgido. Mientras esperaban, Brian permaneció detrás escuchando cómo los Brubaker intercambiaban noticias familiares.

– Papá y mamá querían venir a recogerte, pero al final me tocó a mí porque hoy era el último día de colegio antes de las vacaciones. Salí a las dos, justo después de que acabara el festival de Navidad, pero ellos tenían que trabajar hasta las cinco, como de costumbre.

– ¿Cómo están?

– ¿Tienes que preguntarlo? Absolutamente atolondrados. Mamá ha estado haciendo pasteles y guardándolos en el congelador, preocupada porque no estaba segura de que el de calabaza fuera aún tu favorito. Por otro lado, papá no dejaba de preguntarle: «Margaret, ¿has comprado alguna de esas tartas de jengibre que le gustan a Jeff?» Ayer hizo un bizcocho de chocolate y luego descubrió que papá había cogido un pedazo. Chico, entonces sí que se armó una buena. Cuando le regañó y le informó de que había hecho el bizcocho de postre para esta noche, papá salió cabizbajo y fue a la gasolinera para lavar el coche y llenar el depósito para ti. No creo que ninguno de los dos haya pegado ojo anoche. Esta mañana mamá estaba de lo más gruñona, pero ya sabes cómo se pone cuando está excitada… en el momento que te vea se le pasará. Sobre todo estaba enfadada porque tenía que trabajar hoy, cuando hubiera preferido quedarse en casa a prepararlo todo y luego venir al aeropuerto.

Estaba claro para Brian que aquel recibimiento había tomado las proporciones de un auténtico acontecimiento en los corazones de la familia, incluso antes de que Theresa continuara.

– Y no puedes imaginarte lo que ha hecho papá.

Jeff sólo sonrió interrogante.

– Prepárate para ésta, Jeff. Llevó tu vieja Stella a Viking Music para que le pusieran cuerdas nuevas y la limpiaran, y la ha dejado en el rincón de la sala donde siempre solías dejarla.

– ¡Bromeas!

– En absoluto.

– ¿Sabes las veces que nos amenazó a mí y a mi vieja guitarra de quince dólares con echarnos de casa si no dejábamos de castigar sus tímpanos con todo nuestro alboroto?

Justo entonces avanzó hacia ellos un petate militar y Jeff se inclinó hacia delante para recogerlo. Aún no lo había dejado en el suelo, cuando apareció la funda de una guitarra. Cuando se inclinó para cogerla, Theresa exclamó:

– ¡Tu guitarra! ¿Traes tu guitarra?

– Guitarras. Traemos los dos.

Theresa levantó la vista hacia Brian Scanlon, recordando que también él tocaba. Le cogió observándola a ella en vez de al equipaje y apartó la vista rápidamente.

– No podemos permitir que los callos se ablanden -explicó Jeff-, y en todo caso dos semanas sin tocar es más de lo que podemos soportar, ¿no es cierto, Scan?

– Cierto.

– Pero prometo que tocaré algo con la vieja Stella para papá.

Una segunda funda de guitarra bajó dando botes por la cinta transportadora, seguida de otro petate, y Theresa observó los anchos hombros de Brian cuando se inclinó a recogerlos. Una mujer joven que había justo detrás de él estaba echándole un vistazo cuando se incorporó y se dio la vuelta. El extremo de la guitarra rozó su cadera y Brian se disculpó inmediatamente.

La rubia le lanzó una sonrisa y dijo:

– Siempre que quieras, soldado.

Brian se detuvo por un momento, y luego murmuró discretamente:

– Perdona.

Se echó el petate al hombro y levantó la vista para encontrarse con la mirada de Theresa, la cual la desvió tímidamente.

– ¿Todo listo?

Ella le dirigió la pregunta a su hermano, porque Brian la inquietaba con aquellos ojos extraordinariamente bonitos para ser de hombre, porque, además, nunca bajaban más allá del cuello de su abrigo.

– Sí.

– Entonces, vámonos.

Al cruzar las puertas mecánicas del aeropuerto Minneapolis-St. Paul International, les recibió el frío aire de diciembre. Cuando entraron en el aparcamiento de hormigón y se acercaron a la fila correcta, Theresa anunció:

– Papá y yo hemos intercambiado los coches. Yo he venido en su furgoneta y él tiene mi Toyota.

– Dame las llaves. Me muero por estar detrás de un volante otra vez -declaró su hermano.

Metieron las guitarras y los petates por detrás y subieron dentro. A lo largo del recorrido de quince minutos al cercano barrio de Apple Valley, mientras bromeaban, ella intentó superar sus recelos hacia Brian Scanlon. Personalmente no tenía nada contra él. ¿Cómo iba a tenerlo? No le había conocido hasta entonces. Eran los extraños en general, más especialmente los extraños del sexo opuesto, los que procuraba evitar. Siempre había supuesto que Jeff lo intuía y lo comprendía. Pero al parecer se había equivocado, pues él había telefoneado a su madre para pedirle de modo entusiasta permiso para llevar a su compañero a pasar las Navidades. Luego había explicado que Brian no tenía familia, y Margaret Brubaker no había vacilado.

– Claro que puede venir. Sería indigno hacer a un hombre pasar las Navidades en unos barracones miserables de Dakota del Norte cuando tenemos camas de sobra y comida suficiente para un regimiento.

Escuchando por el teléfono supletorio, a Theresa se le fue el alma a los pies. Había deseado interrumpir a su madre y decir: «¡Un momento! ¿No opinamos los demás? También son nuestras Navidades».

Vivir en casa a los veinticinco años traía consigo algunos inconvenientes pero, aunque a veces Theresa anhelaba vivir en otra parte, la soledad que sufriría si lo hiciese siempre la refrenaba. Sí, la casa pertenecía a su padre y a su madre. Podían invitar a quien quisieran. Y, aunque le seguía doliendo la intrusión de Brian Scanlon, se dio cuenta de lo egoístas que eran sus pensamientos. ¿Qué clase de mujer se negaría a compartir la alegría de la Navidad con alguien sin hogar ni familia?

Aun así, mientras rodaban entre el tráfico de última hora de la tarde, aumentó la aprensión de Theresa.

Estarían en casa en menos de cinco minutos, y tendría que quitarse el abrigo. Y cuando lo hiciera, sucedería lo de siempre. Y desearía escabullirse a su cuarto y llorar… como hacía con frecuencia.

Estaban abrumándola esos pensamientos, cuando Brian dijo:

– Antes de nada, quiero daros las gracias por permitirme venir con Jeff a entrometerme en vuestras vacaciones.

Theresa sintió que la culpabilidad la acaloraba, y esperó que él no estuviera mirándola cuando mintió por ser cortés.

– No digas tonterías. Hay una cama de sobra en el sótano, y nunca falta comida. Todos estamos muy contentos de que Jeff te haya invitado. Como los dos comenzasteis juntos en el grupo, siempre oímos hablar de ti cuando telefonea o escribe. Brian esto y Brian lo otro. Mamá se moría de ganas de conocerte para asegurarse de que eran buenas las compañías de «su pequeño». Pero no debes hacerle caso. Prácticamente, solía obligar a sus novias a rellenar una instancia con sus datos.

Justo entonces se metieron por una calle con una hilera de árboles a cada lado, donde las casas eran tan parecidas que casi no se podía distinguir una de otra.

– Parece que papá y mamá no han llegado aún -observó Theresa.

Una película de nieve recién caída cubría la calzada. Sólo se veían las marcas de las ruedas de un coche que salían del garaje, pero había unas huellas de persona que conducían hacia la puerta trasera.

– Amy sí que debe estar en casa -añadió.

Las puertas de la furgoneta se abrieron de golpe y Jeff Brubaker salió y se quedó inmóvil por un momento, escudriñando la casa como para comprobar que todas las cosas familiares seguían en su sitio.

– Dios mío, es fantástico estar en casa -murmuró, aspirando profundamente el aire puro y frío de Minnesota.

Entonces se animó de repente, y se acercó casi corriendo al maletero del coche.

– Venga, vosotros dos, vamos a meter los trastos dentro.

Pensando cinco minutos por adelantado, Theresa se apropió de una de las guitarras. No sabía cómo lo haría pero, si las cosas se ponían mal, podría ocultarse tras ella.

De repente, una chica desgarbada de unos catorce años salió volando por la puerta trasera.

– ¡Jeff, por fin has llegado!

Con una abierta sonrisa, que mostró su aparato de ortodoncia plateado, Amy abrió los brazos en un gesto tan despreocupado que Theresa envidió. No pasaba un día que Theresa no pidiera al cielo que a su hermana le fuera concedida la bendición de crecer normalmente.

– Oye, bolita, ¿cómo estás?

– Soy demasiado mayor para que sigas llamándome bolita.

Se abrazaron efusivamente antes de que Jeff le diera un ruidoso beso en los labios.

– ¡Ay!

Amy se echó hacia atrás e hizo una mueca, mostrando luego sus dientes.

– Ten cuidado cuando hagas eso. ¡Duele!

– Oh, me había olvidado del aparato ése.

Jeff levantó con el dedo la barbilla de su hermana mientras ésta continuaba mostrando el aparato sin cohibirse en lo más mínimo. Observando, Theresa se preguntó cómo su hermana pequeña había logrado mantenerse tan encantadoramente desenvuelta y segura de sí misma.

– Le digo a todo el mundo que me han decorado los dientes justo a tiempo para las Navidades -declaró Amy-. Después de todo, me los han dejado del mismo color que las bolas del árbol de Navidad.

Jeff se echó hacia atrás y soltó una carcajada, luego lanzó una sonrisa a su amigo.

– Brian, es hora de que conozcas a la parte escandalosa de la familia Brubaker. Ésta es Amy, aquí está por fin… Brian Scanlon. Y, como podrás ver, hemos traído las guitarras para poder tocar un par de las fuertes para ti y tus amigas, como te prometí.

Por vez primera, Amy perdió la locuacidad. Metió las manos hasta el fondo de los bolsillos de sus ajustados vaqueros y mantuvo los labios cerrados para ocultar el nuevo aparato mientras sonreía y decía casi tímidamente:

– Hola.

– Hola, Amy. ¿Qué te parece?

Brian extendió la mano y sonrió a Amy como cualquiera de las estrellas de rock que llenaban las paredes de su dormitorio. Amy miró la mano de Brian, se encogió de hombros con un poco de vergüenza y finalmente, sacó una mano fuera del bolsillo y dejó que Brian la estrechara. Cuando la soltó, la mano de Amy se quedó extendida durante un buen rato.

Al contemplarla, Theresa pensó: «Qué maravilla sería tener catorce años otra vez, una figura como la de Amy y la total falta de malicia que le permite mirar a quemarropa con abierta admiración, justo como lo está haciendo ahora.»

– ¡Oye, hace frío aquí! -exclamó Jeff encogiendo los hombros exageradamente-. Vamos dentro a hincar el diente al pastel de mamá.

Llevaron los petates y las guitarras a la acogedora cocina de la casa. Se encontraba situada en la parte frontal y estaba empapelada de color naranja, con adornos de flores doradas que se repetían en los marcos de las contraventanas que flanqueaban la zona de comer. Una casa sencilla en una calle corriente. El hogar de los Brubaker no tenía nada excepcional que lo distinguiera, excepto un clima de amor familiar que Brian Scanlon percibió incluso antes de que llegaran el padre y la madre.

Sobre la mesa de la cocina se erigía un pastel de chocolate como para hacerse la boca agua. Cuando Jeff levantó la tapa de cristal que lo protegía, vio un papel en el hueco del trozo que faltaba. Lo cogió y leyó en voz alta:

– «Jeff, tenía un aspecto demasiado bueno como para poder resistirlo. Nos veremos pronto. Papá.»

Los cuatro compartieron las risas, pero durante todo el rato Theresa permaneció sosteniendo la guitarra de su hermano a modo de escudo protector. Era la anfitriona en ese momento. Debería pedirle a Brian su chaqueta y llevarla al armario del vestíbulo.

– Vamos, Brian -dijo Jeff-, pasa a ver el resto de la casa.

Pasaron a la sala, e inmediatamente sonaron cuatro acordes estridentes en el piano. Theresa hizo una mueca y miró a Amy, que a su vez arqueó las cejas expresivamente. Era el Concierto del Espacio Exterior, de Jeff.

Contuvieron el aliento al unísono, hicieron un gesto mutuo de asentimiento y bramaron simultáneamente:

– ¡Je-e-e-eff, déjalo, por favor!

Mientras las hermanas se reían, Jeff le explicó a Brian:

– Compuse esto cuando tenía trece años… antes de hacerme empresario.

Theresa colgó su abrigo y se escabulló sigilosamente a su cuarto. Buscó una rebeca azul claro y se la echó sobre los hombros sin meter los brazos por las mangas. Luego ahuecó la rebeca para intentar que la tapara el máximo posible pero, con consternación, descubrió que apenas disimulaba su problema. «Dios mío, ¿no podré acostumbrarme nunca?», pensó. Estiró los hombros, pero sin ningún resultado, y se resignó a volver con los demás.

El recorrido por la casa se había detenido en la sala, donde Jeff había descubierto su Stella. Estaba sacándole unos acordes metálicos y tarareando un viejo blues. Mientras, Theresa reunió todo su coraje para entrar allí. Sin duda, sucedería lo mismo de siempre. Brian Scanlon apenas miraría su cara antes de que su vista descendiera hacia sus senos y el panorama le dejara traspuesto. Desde la pubertad, la escena se había repetido demasiadas veces, innumerables veces, pero Theresa no había conseguido habituarse a ello. Ese instante horrible, cuando las cejas de un hombre se arqueaban en gesto sorprendido y la boca se le abría al contemplar los desproporcionados senos que tenía, por alguna desafortunada broma de la naturaleza. Para colmo, su complexión delgada los hacía resaltar aún más.

El último extraño que había conocido era el padre de uno de sus alumnos. A pesar de la situación, el pobre hombre había sido incapaz de recordar el protocolo al vislumbrar asombrado sus enormes senos. Había clavado los ojos en ellos incluso mientras ofrecía la mano a Theresa, y luego la tensión provocada por el incidente había hecho de la reunión un desastre.

Mirando con ojos aprensivos su imagen reflejada en el espejo, Theresa fue repasando desolada todos los defectos tan familiares para ella. ¡Por si fuera poco tener unos senos así, su pelo era del color del pimentón y su piel se negaba a broncearse! Y para colmo, se llenaba de granos, como si tuviera una erupción incurable, cada vez que el sol tocaba su piel. Y ese pelo… ¡oh, cómo lo odiaba! Si lo llevaba corto, parecía un payaso, y largo era un caos de rizos indomables. Así que había optado por una solución intermedia y el estilo menos llamativo que se podía imaginar, peinándoselo hacia atrás y recogiéndoselo en la nuca con un ancho pasador.

¿Y las pestañas? ¿No se merecía toda mujer unas pestañas que al menos pudieran ser vistas? Las de Theresa eran del mismo tono que su pelo; pálidos hilos que daban a sus párpados un aspecto rosado y sin gracia, a la vez que enmarcaban unos ojos que eran casi del mismo color que sus pecas, en tono marrón claro. Recordó las pestañas negras y el asombroso verde de los ojos de Brian Scanlon y una vez más observó sus senos, pensando que no podía seguir retrasando el terrible momento. Debía volver a la sala. Y si él se quedaba mirando sus senos con especulación lasciva, pensaría en los compases del Nocturno de Chopin, algo que siempre la tranquilizaba.

Amy y Jeff estaban sentados en el sofá-cama, mientras Brian se había acomodado en el banco del piano. Cuando Jeff la vio, rascó las cuerdas de la guitarra dramáticamente.

– ¡Por fin ha vuelto!

Imposible entrar discretamente, pensó Theresa.

Brian estaba a menos de tres metros de ella, todavía con la gorra puesta. La certidumbre de lo que sucedería inmediatamente se le atragantaba en la garganta como una píldora tomada sin agua.

Pero Brian Scanlon se levantó tranquilamente, irguiéndose hasta su metro ochenta de altura y le sonrió a Theresa.

– Jeff ha estado probando la vieja Stella. No suena demasiado mal.

«¿No vas a quedarte boquiabierto como todo el mundo?», pensó Theresa, sintiendo que comenzaba a sonrojarse porque no había mirado, y para disimularlo dijo lo primero que se le ocurrió.

– Como de costumbre, mi hermano pensando sólo en la música. Y tú aquí todavía con la chaqueta y la gorra puestas. Te enseñaré dónde dormirás, ya que ninguno de estos dos ha tenido la amabilidad de hacerlo.

– Espero no estar quitándole la cama a nadie.

– En absoluto. Vamos a ponerte en la cama del cuarto de abajo. Sólo espero que no te quite a ti la cama nadie, porque está enfrente de la televisión y la chimenea, y a papá le gusta quedarse levantado hasta después de las noticias de las diez por lo menos.

¡No había mirado! La emoción embargaba a Theresa mientras le conducía a través de la cocina hacia la puerta que llevaba al cuarto que había justo detrás de la pared del horno. Extrañamente, Theresa sentía con más intensidad la presencia de Brian por el hecho de que se abstuviera siempre de bajar la vista. Le guió por unas escaleras que conducían al sótano, que en realidad era un salón grande, con unas puertas corredizas de cristal con vistas al jardín trasero. Las paredes estaban cubiertas por completo de paneles de madera de pacana, que daba calor al cuarto. El suelo era de moqueta de un naranja intenso, que se avivó cuando Theresa encendió una lámpara de mesa.

Brian observó su cabello cuando se quedó parada al lado de la lámpara y luego echó una mirada al cuarto, que constaba de una mesa baja de pino, un sofá-cama y mecedoras de estilo colonial. Cerca de la chimenea había una televisión, y al fondo del cuarto, donde estaba Brian, había una mesa de pino con patas muy gruesas, situada ante el panel de cristal.

– Hum… me gusta este cuarto. Es muy acogedor.

Sus ojos volvieron a fijarse en los de Theresa mientras hablaba. Theresa se extrañó un poco al oír sus palabras, pues parecía un tipo de hombre al que le gustaría una decoración más moderna. Pero a la vez se sintió orgullosa, pues su madre había permitido que fuera ella la que eligiera la mayor parte de los colores y texturas de los muebles cuando volvieron a decorar el cuarto dos años atrás. Había disfrutado de lo lindo, y desde entonces deseaba con impaciencia ver el día en que pudiera ejercitar sus propios gustos en toda una casa.

Brian notó que ella tenía los brazos cruzados, apretados contra el pecho, y su habitual nerviosismo, que sólo estaba ausente cuando alguno de sus hermanos estaba cerca.

– Siento que no tenga armario, pero puedes colgar tus cosas aquí.

Abrió una puerta que conducía a una parte del sótano sin terminar, la cual contenía la lavadora y los accesorios de la misma.

Brian avanzó hacia ella, que retrocedió mientras él asomaba la cabeza por la puerta del cuarto de la lavadora. Había un colgadero con perchas vacías, que las corrientes de aire procedentes de la abertura de la puerta hacían tintinear.

– Aquí no hay baño, pero usa la bañera o la ducha de arriba siempre que quieras.

– Todo esto da cien vueltas al «POS» de la base, especialmente en Navidades.

Theresa observó lo bien hecho que estaba el nudo de su corbata, el modo en que la chaqueta azul perfilaba el pecho y los hombros, sobre el azul más claro de la camisa, lo bien que le quedaba la gorra de líneas rectas sobre su rostro de líneas igualmente rectas.

– ¿POS? -preguntó ella.

– Pabellón de Oficiales Solteros.

– Ah.

Theresa esperó a que los ojos de Brian resbalaran hacia abajo, pero no fue así. En cambio, Brian comenzó a desabrocharse los cuatro botones plateados con el emblema del águila y el escudo de la U.S. Air Force, dándole la espalda a Theresa y paseando por el cuarto mientras se quitaba la chaqueta. Con un movimiento lento y tranquilo se quitó la gorra, y Theresa vio su pelo por primera vez. Era de un tono castaño muy intenso, corto, de acuerdo con las normas militares; demasiado corto para el gusto de Theresa.

Sería mucho más atractivo si lo llevase un poco más largo.

– Es estupendo quitarse estas cosas.

– Deja que las cuelgue.

Cuando Theresa se acercó a coger la chaqueta, Brian le tendió la gorra también; el interior de la misma todavía conservaba el calor de la cabeza. Mientras se dirigía hacia el cuarto de la lavadora, aquel calor parecía abrasarle la mano. Cuando le dio la vuelta a la gorra para dejarla en el estante que había sobre el perchero, percibió el aroma de colonia que también tenía su chaqueta.

Cuando regresó al cuarto, Brian estaba de pie junto a las puertas de cristal, con las manos en los bolsillos, contemplando el crepúsculo en el jardín nevado. Durante un largo instante Theresa observó la espalda de su camisa azul cielo. Luego cruzó la habitación silenciosamente y encendió una luz exterior, que iluminó las perchas para pájaros de su padre. Brian pestañeó cuando se encendió la luz y luego volvió la cabeza para mirar a Theresa, que cruzó los brazos bajo la rebeca y se puso a su lado, observando el paisaje.

– Todos los inviernos papá intenta atraer a los pájaros cardenales, pero hasta ahora no lo ha conseguido este año. Este es su sitio preferido de la casa. Por las mañanas se baja su café y se sienta en la mesa con los prismáticos a mano. Se pasa horas aquí.

– Entiendo por qué.

La mirada de Brian se dirigió una vez mas al exterior, donde los gorriones picoteaban en la base de la percha en busca de semillas caídas. La luz le daba a la nieve un aspecto resplandeciente y cristalino. De repente, un arrendajo azul se lanzó de un árbol, graznando furiosamente. Al aterrizar, espantó a los gorriones, y luego contoneó la cabeza orgullosamente, desdeñando las semillas que con tanto celo guardaba.

– No estaba seguro de venir con Jeff. Pensaba que a lo mejor molestaba, ¿sabes?

Theresa sintió que sus ojos se volvían hacia ella y esperó no ponerse colorada mientras intentaba mentir de modo convincente.

– No digas tonterías, no molestas en absoluto.

– Un extraño en una casa en esta época del año es un estorbo. Lo sé, pero no pude resistirme a la invitación de Jeff, cuando pensé en pasar dos semanas sin nada que hacer aparte de mirar las paredes desnudas de los pabellones.

– Me alegra que no lo hicieras. Mamá no vaciló ni un momento cuando Jeff telefoneó y le sugirió la idea. Además, Jeff nos ha hablado tanto de ti en sus cartas que no podemos considerarte un extraño. De hecho, creo que hay «alguien» que está un poco atolondrado contigo, incluso antes de que bajaras del coche.

Brian se rió de buena gana y sacudió la cabeza mirando al suelo, como si estuviera un poco avergonzado.

– Menos mal que no tiene seis años más. Va a causar sensación cuando tenga veinte años.

– Sí, lo sé. Todo el mundo lo dice.

Brian no percibió rencor alguno en las palabras de Theresa, sólo un cálido orgullo fraternal. Y no necesitó bajar la vista para percibir que, mientras hablaba, inconscientemente apretó los brazos con más fuerza sobre sus senos.

«Gracias por prevenirme, Brubaker», pensó Brian, recordando todo lo que Jeff le había contado de su hermana. «Pero al parecer les ha contado tantas cosas de mí como a mí de ellos».

– Jeff nos dijo lo de tu madre -dijo Theresa con tono afligido-. Lo siento. Debió ser terrible cuando recibiste la noticia del accidente de avión.

Brian contempló la nieve una vez más y se encogió de hombros.

– En cierto modo sí y en cierto modo no. Nunca tuvimos mucho contacto desde que murió mi padre, y desde que volvió a casarse no tuvimos ninguno en absoluto. Su segundo marido pensaba que yo era un drogadicto porque tocaba música rock y no malgastó más tiempo en mí del que era absolutamente necesario.

Theresa pensó en su propia familia, tan unida, tan llena de amor, y reprimió el impulso de poner la mano sobre el hombro de Brian para confortarle. Se sentía culpable por las muchas veces que había deseado que Jeff no le llevase. Había sido algo completamente egoísta, reservar sus Navidades familiares, igual que el arrendajo guardaba las semillas que no quería comer.

Esta vez, cuando pronunció las palabras, Theresa las sentía verdaderamente en el corazón.

– Estamos muy contentos de tenerte con nosotros, Brian.

Capítulo 2

– ¡Están en casa! -dijo Jeff a voces, y luego asomó la cabeza por la entrada del sótano-. ¡Eh, vosotros dos, subid aquí!

Como observador exterior, Brian no pudo evitar el envidiar a Jeff Brubaker por la familia que tenía, pues el recibimiento que le dieron sus padres fue una emotiva muestra de amor sincero. Margaret Brubaker estaba saliendo del coche cuando Jeff se abalanzó sobre ella. La bolsa de la compra que llevaba cayó en la calzada nevada sin ninguna ceremonia y hubo un intercambio de besos y abrazos entremezclados con lágrimas de la emocionada madre. Willard Brubaker dio la vuelta al coche para hacer otro tanto, aunque con muchas menos lágrimas que su mujer, pero había un brillo innegable en sus ojos cuando se echó hacia atrás y dijo a Jeff:

– Es formidable tenerte en casa, hijo.

– Claro que lo es -añadió su madre, y entonces compartieron un fuerte abrazo entre los tres-. ¡Fijaos lo que he hecho con las compras! Willard, ayúdame a recogerlas.

Jeff los detuvo a ambos.

– Por ahora, olvidaos de las compras. Yo volveré por ellas en un minuto. Ahora quiero presentaros a Brian.

Con un brazo alrededor de los hombros de cada uno de sus padres, Jeff los guió hacia la cocina, donde Brian esperaba con las dos chicas.

– Estos son los dos que tuvieron el valor de tener un chico como yo… mi madre y mi padre. Y éste es Brian Scanlon.

Willard Brubaker estrechó la mano de Brian.

– Me alegra tenerte con nosotros, Brian.

– Así que éste es el Brian de Jeff -fue el saludo de Margaret.

– Me temo que sí, señora Brubaker. Aprecio sinceramente su invitación.

– Hay dos cosas que debemos dejar claras ahora mismo -afirmó rotundamente Margaret sin ningún prolegómeno, levantando un dedo acusador-. La primera es que no debes llamarme señora Brubaker, como si fuese un coronel de vuestra base. Llámame Margaret. Y la otra es… ¿no fumarás hierba, verdad?

Amy hizo una mueca de disgusto sin ningún disimulo, pero el resto de ellos compartieron unas carcajadas que sirvieron para romper el hielo incluso antes de que Brian respondiese sinceramente:

– No, señora. ¡Nunca volveré a fumar hierba!.

Primero hubo un momento de sorpresa, y, luego todo el mundo volvió a estallar en carcajadas. Y Theresa miró a Brian de un modo nuevo.

A Brian le daba la sensación de que en la casa de los Brubaker nunca reinaba la tranquilidad. Inmediatamente después de las presentaciones, Margaret se puso a repartir órdenes, mandando a los «chicos» a buscar las compras que había dejado en la calzada. A continuación organizó los preparativos de la cena y la cocina se llenó de ruidos cuando las patatas comenzaron a freírse en una sartén y se fueron colocando los platos con la vajilla de plata en la mesa. En la sala, Jeff cogió su vieja guitarra, pero después de unos pocos minutos, comenzó a dar voces.

– ¡Amy, apaga ese maldito tocadiscos! ¡Está retumbando en la pared como para volver loco a cualquiera!

El único tranquilo del grupo parecía Willard, que se instaló cómodamente en un sillón de la sala a leer el periódico vespertino como si el caos que le rodeaba no existiera. En menos de diez minutos, fue evidente para Brian quién llevaba los pantalones en la casa de los Brubaker. Margaret repartía órdenes como un sargento de instrucción, tanto si quería que la llamasen Margaret como si no. Pero dirigía a su prole con una lengua afilada que poseía tanto sentido del humor como carácter.

– Theresa, no frías las patatas hasta que se pongan más duras que la suela de un zapato, como a ti te gustan. Acuérdate de los dientes postizos de tu padre. Jeff, ¿no podrías tocar otra cosa? ¡Sabes que odio esa canción! ¿Qué ha sido de las viejas canciones bonitas como «Moonlight Bay»? Amy, saca dos sillas plegables del armario, y no te acerques a la crema de coco hasta la hora del postre. ¡Willard, no pongas ese periódico sucio en los brazos del sillón!

Para asombro de Brian, Willard Brubaker miró por encima de sus gafas y murmuró, demasiado bajo para que su mujer lo oyera:

– Sí, mi pequeña tortolita.

Luego miró a Jeff y los dos intercambiaron sonrisas. A continuación, la mirada de Willard se deslizó hacia Brian, le guiñó un ojo rápidamente y desapareció detrás del periódico, apoyándolo en el brazo del sillón.

La cena fue abundante y sencilla: Salchichas, judías con tomate y patatas fritas… la comida favorita de Jeff. Willard se sentó a la cabecera de la mesa, su mujer frente a él, las dos chicas a un lado y los dos chicos al otro.

Mientras cenaban, Brian observó las proporciones del pecho de Margaret y se dio cuenta de quién había heredado Theresa su figura. A lo largo de la agradable comida, Theresa conservó la rebeca sobre los hombros, aunque hubo ocasiones en que claramente le molestaba en sus movimientos. Ocasionalmente, Brian alzó la vista para descubrir a Amy mirándole con una expresión que revelaba un inminente enamoramiento de adolescente, pero Theresa no le miró ni una sola vez.

A mitad de la cena sonó el teléfono y Amy se levantó para cogerlo.

– Hola -dijo, luego tapó el aparato e hizo una mueca de disgusto-. Es para ti, Jeff. Me parece que es la sosa de «Ojos de goma».

– Cuidado con lo que dices, hermanita, o uniré las barras de arriba de tu aparato con las de abajo.

Jeff cogió el teléfono y Amy regresó a la mesa.

– ¿Ojos de Goma? -preguntó Brian mirando a Theresa.

– Patricia Gluek -respondió ella-, su antigua novia. A Amy nunca le gustó cómo se maquillaba, así que comenzó a llamarla Ojos de Goma.

Amy se sentó emitiendo un gruñido de exasperación.

– Solía ponerse tal cantidad de rimel que parecía que tenía pegadas las pestañas, por no mencionar cómo atosigaba a Jeff con todos sus arrumacos. Me pone enferma.

– ¡Amy! -exclamó Margaret, y la chica tuvo la delicadeza de desistir.

Brian arqueó las cejas mirando a Theresa, que una vez más le aclaró las cosas.

– Amy adora a Jeff. Le gustaría tenerlo para ella sola durante las dos semanas completas.

Justo entonces Jeff dejó el teléfono sobre su muslo y preguntó:

– Eh, vosotros dos, ¿os apetece pasar a recoger a Patricia después de cenar para ir al cine o algo así?

Brian estiró el cuello para mirar de lado a Jeff.

– ¿Quién, yo? -preguntó Theresa tragando saliva.

– Sí, Brian y tú -respondió su hermano con sonrisa indulgente.

Theresa ya podía sentir los colores ascendiendo por su cuello. Nunca salía con nadie, y menos con los amigos de su hermano, pues todos eran más jóvenes que ella.

Brian se volvió hacia Theresa.

– A mí me parece bien, si Theresa no tiene ningún inconveniente

– ¿Qué dices, cara guapa?

Jeff jugaba con el teléfono impacientemente, y las miradas de todo el mundo se volvieron hacia ella. Por su cabeza desfilaron un montón de excusas, todas ellas tan poco convincentes como las que solía inventarse en las extrañas ocasiones en que los profesores solteros del colegio le pedían que saliera con ellos. Notó que Amy estaba boquiabierta de envidia, sin ningún disimulo.

Brian se dio cuenta de que en la casa reinaba un silencio total por primera vez desde que había entrado, y deseó que todavía siguiera puesta la música en el cuarto de Amy. Era obvio que Theresa estaba en una situación apurada, donde la negativa sería grosera y, por otro lado, Brian podía darse cuenta de que no quería decir sí.

– Claro, parece que será divertido.

Theresa evitó la mirada de Brian, pero la sentía sobre ella mientras Jeff ultimaba los planes. Decidió retirarse yendo a buscar los platos de postre para la tarta de chocolate.

Cuando acabaron de cenar, Theresa estaba ayudando a recoger los platos, y aprovechó que su hermano pasaba por la cocina para arrinconarle por un momento.

– Jeffrey Brubaker, ¿qué demonios estabas pensando para sugerir una cosa así? -susurró enfadada-. Yo elegiré mis propios compromisos, si no te importa.

– Anímate, hermanita. Brian no es un compromiso.

– No lo dudes. ¡Debe tener cuatro años menos que yo como mínimo!

– Dos.

– ¡Dos! ¡Peor aún! Eso hace que parezca como…

– ¡De acuerdo, de acuerdo! ¿Por qué estás tan enfadada?

– No estoy enfadada. Me has puesto en un apuro, eso es todo.

– ¿Tenías otros planes?

– ¿En tu primera noche en casa? -preguntó enfáticamente-. Por supuesto que no.

– Fantástico. Entonces lo mínimo que sacarás del arreglo es ver una película gratis.

«¡Oh, no!» se dijo, sofocada, Theresa. «¡Prefiero pagar yo y seguir mi propio camino!»

Mientras se arreglaba para salir, Theresa no pudo sino admirar lo cuidadosamente que Brian había disimulado su incomodidad. Después de todo, ¿a quién le gustaría que le cargasen con una hermana mayor? Y peor aún, con una pecosa como ella. Intentó pasarse un cepillo por el pelo, pero era como cuerda de pita deshilachada, sólo que de un color mucho más horrible. «Maldito seas, Jeffrey Brubaker, no vuelvas a hacerme esto otra vez». Se recogió el pelo en una cola de caballo con una cinta azul marino y consideró la posibilidad de maquillarse. Pero lo único que poseía era una barra de labios, que deslizó por ellos sin ninguna delicadeza. «Me las pagarás, Jeff», pensó mientras escogía sin mucho interés el vestuario. Sabía que se pondría el abrigo gris y lo llevaría abrochado hasta que volvieran a casa.

No esperaba tropezarse con Brian en el vestíbulo, junto al armario de los abrigos. Cuando lo hizo, se sintió atrapada al no tener ninguna guitarra, rebeca o mesa para esconderse. Instintivamente, alzó una mano para tocar el cuello de la blusa… era lo único que podía hacer.

– Jeff está fuera arrancando el coche -le explicó Brian.

– Oh.

Nada más pronunciar la exclamación, Theresa se dio cuenta de que Brian se había despojado de su atuendo militar. Llevaba zapatos deportivos marrones, pantalones de pana beige y una camisa de rayas. En la mano llevaba una cazadora marrón de cuero, la cual se puso mientras ella le observaba traspuesta. Si Brian hubiera sometido a Theresa a una inspección tan descarada, ésta habría terminado llorando encerrada en su cuarto. Ni siquiera se había dado cuenta de lo fijamente que había estado observándole hasta que volvió a mirarle a los ojos. Se sentía de lo más ridícula.

Pero, si Brian se había dado cuenta, no dio la menor muestra de ello, aparte del indicio de una sonrisa que desapareció tan rápidamente como había nacido.

– ¿Lista?

– Sí.

Theresa cogió su abrigo gris, pero Brian se lo quitó de las manos y lo sostuvo para ella. A pesar de sentir que aquel gesto de cortesía la había sonrojado, no pudo sino deslizar los brazos por las mangas del abrigo, dejando a la vista sus senos, sin modo alguno de poderlo evitar.

Se despidieron de sus padres y de Amy y salieron a la fría noche invernal. Theresa había tenido tan pocas citas a lo largo de su vida, que le resultaba difícil resistirse a creer que aquella era una. Brian sostuvo abierta la puerta del coche mientras pasaba para instalarse al lado de Jeff. Y, cuando subió a continuación, deslizó el brazo a lo largo del respaldo. Theresa percibió en el aire la misma esencia que había detectado cuando le dio la gorra y, como no era mujer dada a ponerse perfume, el leve aroma a… a sándalo, eso era, fue percibido con toda claridad por su agudo olfato.

Jeff tenía la radio encendida, siempre había una radio encendida, y la puso más fuerte cuando surgió la voz grave de Bob Seger. La propia voz de Jeff tenía la misma aspereza que la de Seger, y el joven, que sólo se sabía el estribillo, se puso a cantar también.

– Tenemos que aprendernos ésta, Bry.

– Hum… está bien. La armonía de los coros es muy buena.

Cuando se repitió el estribillo, se pusieron a cantar los tres, haciendo un coro resonante y armonioso. Theresa oyó la voz de Brian por primera vez. Era nítida, melodiosa, la antítesis de la de Jeff… y la hizo estremecerse.

Cuando llegaron a la casa de Patricia Gluek, Jeff entró mientras Theresa y Brian se cambiaban al asiento trasero, dejando una distancia respetable entre ellos. La radio seguía puesta, y las luces del tablero de mandos producían una luz etérea dentro del coche.

– ¿Cuánto tiempo lleváis Jeff y tú tocando juntos?

– Más de tres años. Nos conocimos cuando estábamos destinados en Zweibrücken, y formamos un grupo allí. Después, tuvimos la suerte de que nos destinaran a los dos a la base aérea de Minot, en Dakota del Norte, así que decidimos buscar un bajista y un batería nuevos y mantener la cosa en marcha.

– Me encantaría escuchar al grupo alguna vez.

– Tal vez lo escuches.

– Lo dudo. Creo que no tengo demasiadas posibilidades de pasar por Dakota del Norte.

– Nos gustaría tener el grupo funcionando el próximo verano, cuando acabemos el servicio, contratar un manager y dedicarnos exclusivamente a la música. ¿No te lo ha comentado Jeff?

– Pues no, pero creo que es una idea formidable, al menos para Jeff. Ha querido ser músico desde que se gastó aquellos primeros quince dólares en su Stella y comenzó a aprender acordes de todo aquel que quisiera enseñárselos.

– A mí me ocurrió lo mismo. Llevo tocando desde que tenía doce años, pero quiero hacer algo más que tocar.

– ¿Qué más?

– Me gustaría probar a escribir canciones, componer. Y siempre he soñado con ser disc-jockey.

– Tienes voz para serlo.

Ciertamente la tenía. Theresa recordó la agradable sorpresa que se había llevado cuando comenzó a cantar. Brian comenzó a hablar de ella para apartar la conversación de sí mismo.

– Ya hemos hablado suficiente de mí. He oído que tú también estás metida en el mundo de la música.

– Doy clases de música en un colegio.

– ¿Te gusta?

– Me encanta, excepto en raras ocasiones, como la de ayer, durante el festival de Navidad, cuando Keri Helling y Dawn Gafkjen iniciaron una pelea porque no se ponían de acuerdo sobre quién debía llevar el traje rosa y quién el azul y acabaron llorando y dejando los disfraces de cartón hechos una pena -hizo una pausa y sonrió-. No, ahora en serio, me encanta enseñar a los más pequeños. Son inocentes, abiertos y…

«Y no se quedan sorprendidos», pensó, pero sólo dijo:

– Y aceptan a los demás.

Justo entonces Jeff regresó con Patricia y se hicieron las presentaciones. Theresa conocía a la chica desde hacía muchos años. Era una morena vivaz, que estaba en su segundo curso universitario, y que esperaba volver a ser la novia oficial de Jeff en el momento en que éste acabara el servicio, aunque habían acordado concederse la libertad condicional mientras durasen los cuatro años de separación. Pero, hasta entonces, la atracción no había disminuido, pues las tres veces que Jeff había vuelto a casa habían sido inseparables.

Cuando la atractiva morena se volvió hacia adelante, a Theresa le disgustó ver que ella y su hermano compartían un saludo más íntimo del que al parecer habían intercambiado en el interior de la casa. Los brazos de Jeff envolvieron a Patricia, que apoyó la cabeza en su hombro mientras se besaban de un modo que hizo que Theresa se avergonzase. A su lado, Brian estaba inmóvil, observando el beso de un modo tan directo que era difícil de ignorar.

«¡Por Dios! ¿Es que no piensan dejarlo?», pensó. El tiempo pasaba lentamente mientras la música de la radio no servía en absoluto para apagar los suaves murmullos procedentes del asiento delantero. Theresa sintió ganas de desvanecerse en el aire.

Brian se hundió en el asiento y se volvió con discreción a mirar por la ventanilla.

«Tengo veinticinco años», pensó Theresa, «y hasta ahora no sabía lo que implicaba una cita doble». Ella también decidió asomarse por la ventanilla.

Se oyó un leve susurro y, afortunadamente, se debía a que Jeff estaba apartándose de Patricia. El motor se puso en marcha y el coche comenzó a rodar por fin.

Ya en la taquilla, Theresa echó mano al bolso, pero Brian se interpuso entre ella y la ventanilla.

– Yo las sacaré.

Así que, antes que montar una escena por cuatro dólares, Theresa aceptó la invitación.

Cuando Brian se volvió, le dio las gracias, pero él no respondió. Sólo encogió los hombros mientras se guardaba la cartera en un bolsillo trasero. Este movimiento atrajo la atención de Theresa, que al observar aquella zona, donde la pana estaba más desgastada, se le secó la boca. Brian se volvió, la pilló, y Theresa deseó no haber ido jamás.

Las cosas empeoraron cuando se acomodaron en sus butacas y comenzó la película. Era una de las calificadas como «S», y salía carne suficiente para poner nervioso a cualquiera. A mitad de la película la cámara captó una espalda desnuda, pasando luego por unas caderas redondeadas y unas nalgas femeninas, sobre las que jugueteaban dos manos masculinas de largos dedos. Luego cambió de ángulo y enfocó el lado de un seno del tamaño de una manzana y ¡horror de los horrores! un pezón acariciado por la enorme mano. Un mentón barbudo entró en pantalla, y una boca se aproximó al seno.

En la butaca contigua a la de Brian, Theresa deseó más que nunca, sencillamente morir. Brian tenía los codos apoyados en los brazos de la butaca, las manos entrelazadas, y estaba acariciándose distraídamente los labios con los índices.

«¿Por qué no pensé que sucedería algo así? ¿Por qué no pregunté lo que íbamos a ver? Y sobre todo, ¿por qué no me quedé en casa?»

Theresa soportó el resto de la escena erótica y, según progresaba, una extraña reacción se abrió pasó a través de su cuerpo. Podía sentir el martilleo del pulso y aplastó inconscientemente el bolso contra su regazo. Se sentía invadida por una ansiedad que nunca había experimentado. Pero exteriormente, estaba sentada como si un hechicero la hubiera embrujado Ni movía ni una pestaña, sólo contemplaba hipnotizada el clímax, reflejado en las expresiones del hombre y la mujer y en los gemidos de satisfacción.

Hasta que no pasó ese momento, Theresa no se dio cuenta, de que el codo de Brian se apretaba al suyo con fuerza, y más fuerza, y más fuerza…

La escena cambió, Brian se agitó un poco y pegó el brazo al costado, como si sólo entonces cayera en la cuenta de lo que había estado haciendo. De hecho, a Theresa le dolía el brazo de la presión a que había estado sometido. Brian se deslizó nerviosamente en el asiento, apoyó una pierna sobre la otra y dejó caer distraídamente las manos entrelazadas sobre la cremallera de sus pantalones de pana.

Considerando lo que había sucedido en su propio cuerpo, a Theresa le quedaban pocas dudas de que a él le había ocurrido algo parecido. El resto de la película le pasó desapercibido: estaba demasiado pendiente del hombre que tenía al lado, y se halló preguntándose en quién habría estado pensando él cuando aumentó la presión del brazo. Se vio preguntándose cosas sobre la anatomía masculina que la cámara cuidadosamente había ocultado. Recordaba fotos que había visto en las revistas más atrevidas, pero le parecían tan frías y distantes como el papel sobre el que estaban impresas. Por primera vez en su vida, se murió de ganas de conocer cómo era el cuerpo de un hombre en realidad.

Cuando acabó la película, Theresa se protegió charlando con Patricia y asegurándose de caminar alejada de Brian lo suficiente como para que no se encontrasen sus miradas ni se tocasen sus codos.

– ¿Tiene hambre alguien? -preguntó Jeff cuando volvieron al coche.

Theresa se sentía un poco mal, sentada una vez más a pocos centímetros de Brian. No estaba segura de poder tragar la comida.

– ¡No! -exclamó.

– Sí, yo… -dijo Brian al mismo tiempo, antes de cambiar educadamente el curso de sus palabras-. Yo me he pasado toda la película pensando en la tarta de chocolate de tu madre.

«Sí, en dos tartas de chocolate», pensó Theresa.

Curiosamente, nadie habló de la película durante el trayecto hasta la casa de Patricia. Nadie habló demasiado. Patricia estaba acurrucada en el hombro de Jeff. De vez en cuando, él volvía la cabeza y sonreía a la atractiva morena con expresión apasionada. El hombro de Patricia se movió lentamente, y Theresa se preguntó dónde se encontraría su mano. Theresa se asomó por la ventana y enrojeció quizás por décima vez en aquel día.

Cuando llegaron a la casa de Patricia, Jeff apagó las luces y envolvió a Patricia entre sus brazos sin un momento de vacilación.

Los besos, descubrió Theresa, hacían más ruido del que se podía pensar. Del asiento delantero provenía el inequívoco sonido de la respiración agitada, los murmullos provocados por los cambios de posición y los lentos movimientos de las manos. El chasquido de una cremallera zumbó en el aire y Theresa pegó un salto. Pero se arrepintió inmediatamente de ello, pues era sólo la cazadora de Jeff.

– Theresa, ¿qué te parece si damos un paseo? -sugirió Brian.

Se encendió la luz del techo y Theresa salió precipitadamente por la puerta de Brian, tan aliviada que deseó arrojarse a sus brazos y besarle de pura gratitud.

Cuando la puerta se cerró tras ellos, Theresa se sorprendió a sí misma soltando un suspiro, contenido hasta entonces, y las últimas palabras que se hubiera imaginado.

– Gracias, Brian.

Él metió las manos en los bolsillos de la cazadora y sonrió.

– No tienes que dármelas. Yo también me sentía un poco incómodo.

Su confesión la sorprendió, pero la franqueza acabó con parte de la tensión.

– Veo que tendré que hablar con mi hermanito sobre el decoro. ¡No sabía dónde meterme!

– ¿Qué solías hacer cuando te sucedía algo parecido en una cita doble?

A Theresa le avergonzó tenerlo que reconocer.

– No había estado en una cita doble an… -se detuvo justo a tiempo y rectificó-. Nunca he estado en una.

– Bueno, no debes preocuparte por ellos. Ambos son adultos. Jeff la quiere… me lo ha dicho más de una vez, y tiene la intención de casarse con ella cuando acabe el servicio.

– Me sorprendes, ¿siempre te lo tomas todo a bien?

«Cielos», pensó Theresa, «¿hacen dos parejas cosas así en el mismo coche con tan pocos escrúpulos como mi hermano y se quedan tan tranquilos? Theresa se dio cuenta de lo ingenua que debía parecerle a Brian Scanlon.

– Es mi amigo. Yo no juzgo a mis amigos.

– Bueno, es mi hermano, y me temo que yo sí le juzgo.

– ¿Por qué? Tiene veintiún años.

– Lo sé, lo sé.

Theresa se sentía irritada consigo misma y violenta con el tema de conversación.

– ¿Cuántos años tienes, Theresa? Veinticinco, ¿no es así?

– Sí.

– Y deduzco que no has hecho con demasiada frecuencia este tipo de cosas…

– No.

«Porque cada vez que me metía en un coche con un chico, él iba sólo a por lo que iba, sin importarle la persona lo más mínimo».

– Estaba ocupada estudiando cuando iba al instituto y a la universidad, y desde entonces… bueno, no salgo demasiado.

Iban deambulando por una calle nevada, Theresa con su abrigo gris abrochado hasta arriba y las manos apretadas en los bolsillos. La nieve resplandecía bajo la luz de los faroles, y sus alientos formaban nubes vaporosas mientras el hielo quebradizo crujía bajo sus pies a cada paso.

– Entonces, ¿qué te ha parecido la película? -preguntó Brian.

– Me avergonzó.

– Lo siento.

– No es culpa tuya, sino de Jeff. La escogió él.

– La próxima vez nos aseguraremos antes de seguirle ciegamente, ¿de acuerdo?

¿La próxima vez? Theresa alzó la vista. Brian estaba sonriéndole con una relajada naturalidad que tenía por objeto tranquilizarla, pero que sólo imprimió a su corazón una extraña ligereza. Debería haber respondido «No habrá próxima vez», pero en cambio sonrió a su vez y aceptó.

– De acuerdo.

Volvieron sobre sus pasos y, estaban dirigiéndose hacia la calzada de los Gluek, cuando Jeff apareció con el coche y se detuvo junto a ellos.

– ¿Os importaría que os llevásemos a casa? -preguntó Jeff cuando los dos se instalaron de nuevo en el asiento trasero.

– En absoluto -respondió Brian por ambos.

– Gracias por comprender, Bry. Y tú, cara guapa, ¿te ocuparás bien de él, verdad?

Theresa sintió ganas de darle una bofetada a su hermano. ¡Desde luego, Jeffrey Brubaker daba por hecho bastante más de lo que había!

– Claro.

¿Qué otra cosa podía responder?

Cuando llegaron, Brian abrió la puerta y se encendió la luz. Patricia Gluek se volvió y apoyó el brazo en el respaldo del asiento.

– Oye, en Noche Vieja vamos a juntarnos un grupo de amigos en Rusty Scupper, y estáis invitados los dos. Cenaremos allí y luego nos quedaremos al baile. Habrá muchos amigos de la vieja pandilla… tú ya los conoces a todos, Theresa. ¿Qué decís?

«¡Demonios! ¿Tenía que preocuparse todo el mundo de arreglar citas para la pobrecita Theresa, que nunca salía con nadie?» Pero en el fondo sabía que Patricia sólo estaba procurando ser amable y también pensando en Brian, que era el invitado de Jeff y no podía ser excluido en modo razonable alguno. En esta ocasión Brian no la puso en un compromiso.

– Lo discutiremos y te contestaremos la próxima vez, ¿de acuerdo?

– Una gente del colegio hace una fiesta en su casa, y les dije que iría -mintió Theresa.

– Oh -Patricia parecía sinceramente decepcionada-. Bueno, en ese caso, vendrás tú, ¿no, Brian?

– Lo pensaré.

– Muy bien.

Brian hizo ademán de salir, pero Jeff le cogió del brazo.

– Oye, Scan, gracias. Supongo que debería estar contigo para hacer de anfitrión, pero nos veremos por la mañana a la hora del desayuno.

– Venga, venga. Diviértete y no te preocupes por mí.

Cuando se alejó el coche, Theresa buscó las llaves dentro del bolso. Las encontró y abrió la puerta, entrando a una cocina sombría, iluminada tan sólo por una bombilla que había sobre la cocina blanca. Reinaba el silencio… ni tocadiscos, ni guitarras, ni voces.

Ambos sabían a ciencia cierta lo que estarían haciendo Jeff y Patricia, y esto creó una inevitable tensión sexual entre ellos.

– Has dicho que te apetecía comer pastel. Queda muchísimo -murmuró Theresa para aliviar la tensión.

En realidad Brian no tenía hambre, pero no le desagradaba en absoluto la idea de pasar un rato más con Theresa, y el pastel parecía una buena excusa.

– Jeff me ha hablado mucho de ti, Theresa. Mucho.

«¡Cielos!», pensó. «¿Cuánto? ¿Cuánto? Jeff, que conoces mis miedos más íntimos. Jeff, que me comprende. Jeff, que no puede mantener la boca cerrada.»

– ¿Qué te ha contado?

Theresa procuró dominar el pánico, pero se filtró en su voz, dándole un matiz que no podía disimularse.

Brian se puso más cómodo, recostándose y estirando sus largas piernas para apoyar los pies sobre el asiento de la silla opuesta. Le brillaban los ojos mientras observaba especulativamente el rostro en sombras de Theresa.

– Cómo le cuidabas cuando era un crío. Me ha hablado de tu música. El violín y el piano. De los dúos que hacíais en las reuniones familiares para conseguir algunos centavos pasando la gorra.

Brian esbozó una leve sonrisa y movió en círculos el vaso de leche sobre la mesa.

– Oh, ¿eso es todo?

Theresa dejó caer los hombros aliviada, pero mantenía los brazos cruzados en la mesa, ocultándose tras ellos como mejor podía.

– Por las cosas que me contó, me imaginé que podría llevarme bien contigo. Tal vez me gustaras incluso antes de conocerte, porque a él le gustas mucho, y eres su hermana, y a mí él también me cae muy bien.

Theresa estaba poco acostumbrada a oír que le gustaba a alguien, a lo largo de su vida, unos cuantos habían intentado demostrar abiertamente lo que les «gustaba» de ella, pero de la forma descarada y grosera que tanto despreciaba. Al parecer, Brian admiraba algo más profundo, su forma de ser, su amor por la música, sus relaciones familiares. Todo esto, incluso antes de verla.

Pero ahora tenía la mirada fija en ella, y Theresa percibió el brillo de la misma en la semioscuridad.

– Me encantaría ir contigo a esa fiesta de Noche Vieja -prosiguió Brian.

Sus ojos se encontraron, los de Theresa muy abiertos por la sorpresa, los de Brian con expresión cautelosamente grave.

– Comeré un poco si tú comes también.

– Me parece bien.

Theresa se dirigió al vestíbulo, en el que reinaba la oscuridad total, y se desabrochó el abrigo sin encender ninguna luz. Una vez más, Brian estaba detrás de ella para ayudar a quitárselo. Ella le dejó murmurando las gracias y regresó a la cocina para poner dos vasos de leche y sacar tenedores y platos.

Brian se sentó con Theresa, escogiendo una silla que había junto a la de ella, y se quedaron comiendo en silencio durante un buen rato. En el ambiente débilmente iluminado, Theresa podía percibir que Brian estaba observándola.

– Entonces, ¿en Noche Vieja irás a una fiesta con tus compañeros?

– No, eso me lo inventé.

Brian levantó la barbilla sorprendido.

– ¿Sí?

– Sí. No me gusta que nadie tome decisiones por mí y, sobre todo, no hay necesidad de que cargues conmigo en Noche Vieja. Puedes ir con Jeff y sus amigos. Conoce algunas chicas muy…

– ¿Cargar contigo? -la interrumpió Brian con esa voz suave y profunda que provocaba escalofríos en su interior.

– Sí.

– ¿Esta noche te di la impresión de estar de mala gana contigo?

– Sabes lo que quiero decir. No has venido con Jeff para tener que llevarme a todos los sitios que vayas.

– ¿Cómo lo sabes?

Theresa estaba perpleja.

– Tú… yo… -balbució.

– ¿Te sorprendería si te dijese que en gran parte deseaba conocer a la familia de Jeff por ti?

– Pero tú… tienes dos años menos que yo.

Nada más hablar, Theresa deseó tragarse las palabras. Pero Brian preguntó impertérrito:

– ¿Eso te molesta?

– Sí. Yo… -hizo una pausa para lanzar un profundo suspiro-. Yo no puedo creer que esta conversación esté teniendo lugar.

– Pues a mí no me molesta lo más mínimo -prosiguió él inalterable-. Y no te quepa la menor duda de que no quiero ir solo a esa fiesta. Todo el mundo estará emparejado y no tendré a nadie con quien bailar.

– Yo no bailo.

Ese era el fondo de la cuestión. Bailar era un placer al que había renunciado.

– ¿Una mujer tan aficionada a la música como tú?

– La música y el baile son dos cosas diferentes. Nunca me he preocupado de…

– Aún faltan varios días para Noche Vieja. Hay tiempo de sobra para practicar. Tal vez consiga hacerte cambiar de opinión.

– Déjame pensarlo, ¿de acuerdo?

– Claro.

Brian se levantó y llevó los dos platos al fregadero. Por su parte, Theresa abrió la puerta del sótano y encendió la luz de la escalera.

– Bueno, no estoy segura de que mi madre haya hecho tu cama.

Theresa oyó los pasos que la seguían por la escalera enmoquetada y pidió al cielo que la cama estuviese hecha para poder darle las buenas noches y escapar rápidamente a su propia habitación.

Desgraciadamente, el sofá-cama ni siquiera estaba abierto, así que a Theresa no le quedó más remedio que cruzar el cuarto para comenzar con la tarea. Dejó a un lado los cojines, consciente de que Brian había encendido la lámpara y la habitación se había iluminado con una luz suave que la hizo perfectamente visible mientras sacaba el colchón plegado.

– Voy a buscar sábanas y mantas -explicó.

Luego se escabulló rápidamente al cuarto de la lavadora y bajó de un estante sábanas y mantas limpias. Brian había encendido la televisión en su ausencia, y en la pantalla podía verse una vieja película en blanco y negro. El volumen era sólo un murmullo cuando Theresa comenzó a hacer la cama y Brian se colocó en el lado opuesto del sofá para ayudarla.

Sus largos dedos manejaban la sábana con la destreza de un soldado acostumbrado a tener su camastro en estado de revista. Una sábana voló en el espacio que los separaba, y sus miradas se encontraron sobre la misma, pero se desviaron a continuación. Las imágenes de la escena erótica de la película surgieron en la mente de Theresa cuando estaban remetiendo las sábanas. Las manos de Brian se movían con mucha más habilidad que las de ella, que no podía evitar que le temblaran.

– Está tan bien estirada que una moneda rebotaría sobre ella -afirmó Brian con tono aprobador.

Theresa levantó la vista y descubrió que Brian no estaba mirando la cama, sino a ella, y se preguntó qué estaría haciéndole aquel hombre. En la vida había sido tan sexualmente consciente de un hombre como entonces. Los hombres no le habían procurado nada excepto vergüenza e intimidación, y los había evitado. Pero así estaban las cosas, y no podía apartar la vista de los ojos verdes de Brian Scanlon, con la cama a medio hacer, preguntándose lo que sería hacer con él las cosas que había visto en la película.

«Las pelirrojas se ponen feas cuando se ruborizan», pensó Theresa.

– La otra sábana -le recordó Brian, y Theresa se volvió, confundida, para cogerla.

Cuando la cama estuvo hecha por fin, el corazón de Theresa daba saltos de campeonato. Pero todavía le quedaba una obligación como anfitriona.

– Si quieres, sube arriba y te daré un juego de toallas limpias y una esponja, y te enseñaré dónde está el cuarto de baño.

– Jeff me lo enseñó después de la cena.

– Oh. Oh… bien. Bueno, siéntete libre de ducharte o… o lo que sea cuando quieras. Puedes colgar las toallas mojadas en el cuarto de la lavadora.

– Gracias.

Estaban de pie a ambos lados del sofá, y Theresa se dio cuenta repentinamente de que por primera vez permanecía frente a él sin ocultar sus senos. Desde que se habían conocido no le había visto mirándolos ni una sola vez. Sus ojos contemplaban las pecosas mejillas, luego ascendieron hasta su pelo, y Theresa cayó en la cuenta de que llevaba un buen rato sin mover un solo dedo.

– Bueno… buenas noches entonces -dijo con voz suave y temblorosa.

– Buenas noches, Theresa -respondió él con voz profunda y tranquila.

Theresa salió precipitadamente de allí, subiendo las escaleras como si la estuviera persiguiendo Brian con malas intenciones. Cuando ya estaba instalada en la cama con las luces apagadas, le oyó subir al baño.

«¡Theresa Brubaker, tápate la cabeza con la almohada!» exclamó para sí, pero escuchó todos los sonidos procedentes del baño, y se estuvo imaginando a Brian Scanlon ejecutando los rituales de la hora de acostarse preguntándose, por primera vez en su vida cómo se las arreglarían un hombre y una mujer en los momentos iniciales de su relación.

Capítulo 3

A la mañana siguiente, Theresa se despertó con el estruendo del tocadiscos de Amy. Echó una mirada al despertador y saltó de la cama como si ésta estuviese ardiendo. ¡Las diez! ¡Debería haberse levantado dos horas antes para preparar el desayuno de Brian y Jeff!

En pocos minutos estuvo lavada, peinada y vestida con unos vaqueros y una blusa holgada, blanca, además de una rebeca negra echada sobre los hombros.

Sus padres habían ido a trabajar muchas horas antes. La puerta del cuarto de Jeff estaba cerrada, y se podían oír sus ronquidos. Al parecer, Amy estaba aún en su cuarto, destrozándose el pelo con unas tenacillas eléctricas, mientras Theresa intentaba peinar sus indomables cabellos pasándose la mano por el infame amasijo de rizos que caían hasta sus hombros.

Se dirigió silenciosamente hasta la cocina, pero la encontró vacía. La puerta del sótano estaba abierta… Brian debía haberse levantado ya. Estaba llenando de agua la cafetera cuando él entró sin hacer ruido por la puerta que conducía directamente a la sala.

– Buenos días.

Theresa se dio la vuelta bruscamente, haciendo que el agua volara en todas direcciones, y se llevó la mano al corazón.

– ¡Oh! ¡No sabía que estabas aquí! Creía que todavía estabas abajo.

– Llevo mucho tiempo levantado. Es difícil romper la rutina.

– ¿Has estado todo el tiempo ahí solo?

Brian esbozó una simpática sonrisa.

– No. Con Stella.

– ¿Y qué tal te fue con ella? -preguntó Theresa devolviéndole la sonrisa mientras llenaba de café el filtro y ponía la cafetera al fuego.

– Es una chica vieja y descarada, pero le hablé con dulzura y respondió como una dama.

No era lo que decía, sino cómo lo decía, lo que hizo ruborizarse a Theresa. Había un leve indicio de burla en sus palabras, a pesar de ser absolutamente educadas. Theresa no estaba acostumbrada a oír ese tono de voz cuando hablaba con hombres, y ese tono, combinado con su vaga sonrisa, le daba escalofríos.

– No te oí tocar.

– Nos hablábamos en susurros.

Una vez más, Theresa no pudo evitar ruborizarse.

– Yo… yo siento que no estuviera nadie levantado para prepararte el desayuno. Es mi primer día de vacaciones, y creo que mi cuerpo decidió aprovecharse de ello. Jeff todavía está durmiendo, debió volver tarde.

– Alrededor de las tres.

Así que Brian no había dormido bien. Ella tampoco.

Brian se apoyó contra la puerta. Llevaba unos vaqueros desgastados y ajustados y una camiseta de rugby blanca que delineaba su cuerpo lo justo como para darle un aspecto tentador.

Theresa recordó lo mucho que le había costado dormirse después del extraño modo en que Brian había conseguido agitar sus sentidos, y se preguntó qué le habría quitado el sueño a él. ¿El recuerdo de las escenas más fuertes de la película? ¿Pensar lo que estarían haciendo Jeff y Patricia? ¿O tal vez recordar los momentos en que estuvieron en la cocina, en la penumbra?

– ¿Por qué no te sientas mientras te preparo un zumo de naranja?

Brian aceptó, aunque Theresa no se libró de su mirada ni siquiera después de darle el zumo. Los ojos de Brian la siguieron perezosamente mientras daba la vuelta al bacon, revolvía huevos y ponía pan a tostar.

– ¿Qué habéis planeado Jeff y tú para hoy?

– No lo sé pero, sea lo que sea, espero que vengas.

A Theresa le dio un vuelco el corazón, y se sintió decepcionada por lo que debía responder.

– Oh, lo siento, pero tengo mucho que hacer. Debo ayudar a mi madre a preparar las cosas para la cena de mañana, y por la tarde tendré que arreglarme para el concierto que damos.

– Ah, es cierto. Jeff me lo dijo. ¿Es la orquesta de la ciudad, no?

– Sí. Ya llevo tres años en ella y me encanta…

– Buenos días a los dos.

Era Amy, que apenas miró a su hermana; sólo tenía ojos para Brian. Aunque él ni siquiera pestañeó al ver a Amy, que iba con unos vaqueros ajustadísimos y un suéter igualmente ajustado. Llevaba el pelo muy bien peinado, rizado y hacia atrás, y eso le daba un aire ingenuo asombrosamente adecuado para una adolescente. Su maquillaje podría haberle enseñado un par de trucos a «Ojos de Goma» algunos años atrás.

– Yo creía que hoy en día las jovencitas se pasaban las vacaciones con cualquier cosa puesta -observó Brian, consiguiendo halagar a la chica sin alentar ninguna esperanza excesiva.

– Hum… -dijo Amy con sonrisa bobalicona-. Eso sirve para demostrar lo poco que sabes.

Pero Theresa sabía muy bien que, si Brian no hubiese estado allí, Amy no se habría tocado ni una pestaña, y tampoco habría salido de su madriguera hasta la una de la tarde.

Amy se acercó a la cocina con afectada elegancia y cogió un trozo de bacon, mordisqueándolo con un aire provocativo que sorprendió verdaderamente a su hermana. ¿Dónde habría aprendido a comportarse de aquella manera? ¿Cuándo?

– Amy, si vas a comer huevos con bacon, coge un plato -la regañó Theresa, repentinamente irritada por los flirteos de su hermana.

Aunque era consciente de lo estúpido que era enfadarse por la nueva faceta que su hermana estaba exhibiendo, no podía negar que estaba resentida. Quizás porque la jovencita no tenía una sola peca en la piel, tenía el pelo de color castaño, con reflejos cobrizos, y una figura que debía ser la envidia de la mayoría de sus compañeras de clase.

Desde la mesa, Brian observó toda la escena: el efímero destello de irritación que la hermana mayor no había podido disimular, la rebeca de «camuflaje», y hasta la expresión de culpabilidad que cruzó su rostro, provocada por los feos sentimientos que no había sabido dominar en aquel momento.

Brian se levantó, se puso a su lado y contempló sonriendo sus ojos llenos de perplejidad.

– Oye, déjame echar el café por lo menos. Me siento como un parásito sentado aquí, mientras tú no paras.

Cogió la cafetera mientras Theresa desviaba la mirada hacia los huevos que estaba sacando de una cazuela.

– Las tazas están…

Theresa se volvió y descubrió que Amy estaba observándolos.

– Amy te enseñará dónde están.

Estaban empezando a comer cuando Jeff salió de su cuarto arrastrando penosamente los pies descalzos. Llevaba unos pantalones viejos e iba rascándose el pecho y la cabeza simultáneamente.

– Me ha parecido oler a bacon -dijo.

– Y a mí me ha parecido oler a rata -replicó Theresa-. Jeff Brubaker, deberías estar avergonzado. Tener aquí a Brian como invitado, y haberle dejado de ese modo.

Jeff se arrastró hasta una silla y se dejó caer en ella.

– Oh, demonios, a Brian no le importó, ¿verdad, Bry?

– Claro que no. Theresa y yo tuvimos una agradable conversación, y me acosté temprano.

– ¿Qué te ha parecido la vieja «Ojos de Goma»? -interpuso Amy.

– Es exactamente tan atractiva como esperaba después de oír las descripciones de Jeff y ver algunas fotos suyas -contestó Brian.

– ¡Bah!

Jeff apoyó los codos sobre la mesa y estudió de cerca a su hermana pequeña.

– ¡Mirad quién habla! -dijo canturreando-. Anda que la mocosa no ha aprendido unas cuantas cosas de la vieja Ojos de Goma.

– ¡Tengo catorce años, Jeffrey, por si no lo habías notado! -exclamó mirando ferozmente a su hermano-. Y hace más de un año que me pinto.

– ¡Ah! -replicó Jeff recostándose de nuevo-. Le pido perdón, Irma la dulce.

Amy se puso de pie, y habría salido de la cocina hecha una furia si su hermano no la hubiese agarrado del brazo y la hubiese hecho aterrizar en su regazo, dónde se sentó cruzada de brazos obstinadamente y con una expresión de enfado y tolerancia a la vez.

– ¿Te apetece venir con Brian y conmigo a comprar los regalos para papá y mamá? Necesitaré que me ayudéis a elegirlos.

La irritación de Amy se disolvió como por arte de magia.

– ¿Sí? ¿Lo dices en serio, Jeff?

– Por supuesto que sí.

Jeff la levantó de su regazo y le dio una palmadita en el trasero.

– Arregla tu cuarto y saldremos en cuanto acabemos de desayunar.

Cuando se fue, Jeff se quedó mirando la puerta por la que había salido.

– Lleva unos pantalones demasiado ajustados. Mamá debería hablar con ella.

Cuando se quedó sola, Theresa recordó la conversación del desayuno con no demasiado buen humor. ¿Por qué era tan irritante que Jeff hubiese notado la naciente madurez de su hermana? ¿Por qué se sentía sola y abandonada y, tenía que admitirlo, celosa, porque su hermana estuviera acompañando a Brian Scanlon a unas inocentes compras navideñas?

Como tenía la casa para ella sola, se puso ropa más cómoda y se pasó el resto de la mañana hirviendo patatas y huevos para la enorme ensalada que llevarían a la reunión familiar fijada para la noche siguiente, que era Nochebuena. Por la tarde se lavó la cabeza, se dio un baño, se arregló las uñas y revolvió el cuarto de Amy en busca de una pintura de uñas un poco más atrevida que el brillo que usaba normalmente. Encontró una de su hermana y la probó, pero hizo una mueca al pintarse la primera raya. «Sencillamente, no soy una chica sofisticada», pensó. Pero acabó de pintarse la primera uña, y la sostuvo en alto para examinarla críticamente. Al final, se decidió.

Una vez pintadas las uñas, Theresa no se sintió segura de haber hecho lo correcto. Se imaginó la luz de los focos centelleando en sus manos mientras tocaba el violín. «Soy una persona tímida a la que la naturaleza le ha jugado una mala pasada», pensó, pero decidió dejarse las uñas pintadas.

Preparó un asado de carne para la cena y planchó la larga falda negra y la sencilla blusa blanca que componían el atuendo de las mujeres de la orquesta. La blusa se ajustaba a las líneas de su cuerpo, pero en los conciertos no podía disponer de ninguna rebeca para ocultarse.

Estaba sentada al piano haciendo escalas cromáticas para desentumecer los dedos, cuando regresaron Brian y sus hermanos de hacer las compras.

Jeff la llamó a voces y luego siguió la música hasta la sala. Se inclinó sobre el hombro de Theresa, tocó la melodía de Jingle Bells y se fue a continuación de la sala con dos bolsas llenas de paquetes y seguido por Amy, que iba también cargada. Brian apareció de pronto en la puerta, con las mejillas levemente sonrojadas por el aire invernal y la cazadora abierta. Se detuvo con una mano metida en el bolsillo trasero del pantalón y la otra sujetando una bolsa de papel marrón.

– ¿Por qué no tocas algo? -preguntó.

Inmediatamente, las manos de Theresa abandonaron el teclado.

– Oh, sólo estaba desentumeciendo los dedos para el concierto.

– Entonces, desentumécelos un poco más -replicó avanzando un paso más.

– Ya están desentumecidos.

Brian se dirigió hacia el sofá, y Theresa le siguió con la mirada.

– Magnífico, entonces toca una canción.

– No sé tocar rock.

– Ya lo sé. Eres una persona de clase.

Brian sonrió, dejó el paquete sobre el sofá y se quitó la cazadora, sin apartar la vista de ella ni por un momento. Theresa apretó con fuerza las manos.

– Una persona clásica; quería decir -rectificó con una vaga sonrisa-. Así que, tócame algo clásico.

Theresa se puso a tocar sin partitura, permitiéndose a veces cerrar los ojos y echar la cabeza hacia atrás, y Brian atisbo en algunos momentos su expresión de estar como embrujada. Cuando abría los ojos, no los fijaba en nada concreto, y a Brian no le cabía la menor duda de que se olvidaba completamente de su presencia. Volvió a observar sus manos. Frágiles, de dedos alargados y muñecas delicadas… Con qué sutileza se movían. En una ocasión Theresa sonrió, ladeando la cabeza mientras de las yemas de sus dedos brotaban unos acordes trepidantes y ella entraba en ese mundo cautivador que Brian tan bien conocía y comprendía.

Contemplar el lenguaje de sus manos, de su cuerpo, era como tener la canción no sólo expresada en sonidos, sino también en imágenes. Pensó que la música provocaba en Theresa el mismo efecto que un fuelle sobre unas ascuas, e intuyó las pasiones que yacían ocultas dentro de aquella mujer, cuya conducta normalmente tímida jamás daba el menor indicio de sentimientos tan ardientes.

Cuando acabó la canción, las manos se quedaron inmóviles sobre las teclas, y Brian supo sobre seguro que el corazón de Theresa debía estar latiendo con tanta fuerza como el suyo propio.

Brian puso una mano sobre el hombro de Theresa y ésta se sobresaltó, como si saliera de un sueño.

– Es una música muy agradable -la elogió suavemente.

Theresa sintió el calor de su mano en la carne.

– Creo recordar una película que utilizaba esa música como tema principal -añadió Brian.

– La historia de Eddy Duchin.

Brian apartó la mano, haciendo desear a Theresa que no lo hubiera hecho.

– Sí, eso es. Tyrone Power y…

– Kim Novak.

– Eso es. Kim Novak.

Brian observó la postura de Theresa, el modo en que doblaba los hombros para minimizar la exuberancia de sus senos, y tuvo que hacer un esfuerzo para mantener la mirada en su rostro.

– Es de Chopin, uno de mis compositores favoritos.

– Chopin. Lo recordaré. ¿Esta noche también tocarás algo suyo?

Brian estaba muy cerca de Theresa, y cuando ésta alzó la vista, se topó con su mirada. Desde aquel ángulo, la costura que cruzaba el suéter blanco otorgaba a su torso un aspecto desmesuradamente ancho y musculoso. Su voz era dulce y suave como la miel. La mayor parte del tiempo hablaba en ese tono, que era un bálsamo para sus oídos después de las ruidosas bromas de Jeff y la estridencia de las órdenes de su madre.

– No, esta noche será todo música navideña. Empezaremos con Joy to the World, y luego tocaremos un villancico francés muy poco conocido. Seguiremos con…

Theresa cayó en la cuenta de que probablemente a Brian le traería sin cuidado el programa del concierto y cerró la boca.

– ¿Con?

– Nada especial, las cosas típicas de Navidad.

A Theresa empezaba a desquiciarle los nervios la proximidad de Brian y la forma en que parecía estar analizando todas sus facetas, como si estuviera clasificando las cosas positivas y negativas en su mente. De repente, Theresa deseó saber pintarse tan bien como su hermana. Quizá así pudiera disimular sus pestañas tan claras, o realzar menos sus mejillas. En fin, todas esas cosas que Brian podría detectar a tan corta distancia.

– Tengo que pelar patatas para la cena.

Después de inventarse esa excusa, Theresa se levantó y huyó a la cocina, dónde se puso un delantal para proteger la blusa blanca mientras trabajaba.

Poco tiempo después regresaron sus padres del trabajo y en la confusión de la cena, el tranquilo momento con Brian pasó a un último plano en la mente de Theresa. Pero cuando estaba preparándose para salir corriendo con el violín bajo el brazo y el abrigo gris puesto, se quedó parada en el medio de la cocina. Allí estaba Brian, con un paño de secar la vajilla en las manos, y Amy, con los brazos hundidos en la pila y sin haber musitado ni una sola de sus acostumbradas protestas cuando le encargaban ese trabajo.

– Siento tener que salir corriendo, pero debemos estar en nuestros puestos y listos para afinar a las siete menos cuarto.

Jeff estaba hablando con Patricia por teléfono.

– Espera un momento -dijo, y tapó el aparato-. Oye, hermana, hazlo bien, ¿eh?

Theresa levantó el pulgar en señal de triunfo y se dirigió hacia la puerta, que Brian mantenía abierta con una mano mientras con la otra sujetaba el paño y el vaso que había estado secando.

– Buena suerte -dijo él suavemente, y sus ojos verdes se clavaron en su rostro de un modo que resucitó la intimidad que habían compartido junto al piano.

El aire frío se deslizaba por sus piernas, pero ninguno parecía notarlo mientras se miraban. Theresa sintió que la música de Chopin volvía a sonar en su corazón.

– Gracias -dijo por fin-. Y gracias también por sustituirme en recoger la mesa.

– Cuando quieras…

Brian sonrió y rozó con la mano la barbilla de Theresa con tanta suavidad que ella se preguntó si lo habría soñado cuando salió a la fría noche.

La gala anual de Navidad de la Burnsville Civic Orchestra se celebraba todos los años en el auditorio del Instituto de Enseñanza Media de Burnsville. Se abrió el telón cuando los músicos estaban abriéndose paso hacia sus puestos en medio del característico bullicio y el ruido de los atriles y las sillas. Salió el director y comenzó la afinación. El monótono sonido de las notas llenó el espacio abovedado del auditorio y poco a poco aumentaron los murmullos del público que iba llenando la sala. Todavía estaban apagadas las candilejas, y desde su puesto en primera línea, Theresa podía ver con claridad los pasillos.

Estaba deslizando su arco sobre un trozo de resina, cuando cesaron sus movimientos y sus labios se entreabrieron en ademán de sorpresa. Abajo, entrando en fila, estaba su familia al completo, además de Patricia Gluek y, por supuesto, Brian Scanlon. Se acomodaron en el centro de la cuarta fila, desprendiéndose de guantes y chaquetas, mientras a Theresa le comenzaban a sudar las manos. Prácticamente, llevaba toda la vida tocando el violín, y hacía muchos años que había perdido el miedo al escenario, pero en aquel momento sintió una desagradable sensación de aprensión en el estómago. Amy la saludó disimuladamente agitando la mano de forma apenas perceptible, y Theresa respondió con un saludo de la misma guisa. Luego miró hacia el asiento contiguo al de Amy y descubrió a Brian devolviéndole el saludo. «¡Oh, no! ¿Habrá pensado que le estaba saludando a él?», pensó. Veinticinco años y saludando igual que sus alumnos de primer grado cuando localizaban entre el público a sus padres.

Pero, antes de que pudiese ponerse más nerviosa, se encendieron las candilejas y el director dio unos golpecitos con la batuta en el borde de su atril. Se puso rígida y se apartó del respaldo de la silla, colocando el violín en posición cuando el director alzó los brazos y dio la nota de obertura de Joy to the World.

A mitad de la canción Theresa se dio cuenta de que jamás había tocado el violín tan bien. Luego, como solista, tuvo que ejecutar un solo y el instrumento pareció cobrar vida bajo sus dedos.

Comenzó tocando para él, pero acabó tocando para sí misma, como requiere la verdadera esencia de la música. Se olvidó de que Brian estaba entre el público y perdió las inhibiciones que la invadían en su vida cotidiana.

Desde la sala en penumbra, él la observaba… no veía a nadie sino a ella. El pelo rojo y las pecas, cuyo brillo le había resultado demasiado llamativo la primera vez que la vio, cobraban sentido debido al ardor apasionado con que se integraba en la música. Observó que sus ojos se cerraron varias veces. En otras ocasiones sonrió y, de alguna manera, Brian supo con certeza que no se daba cuenta de que lo estaba haciendo.

El concierto finalizó con un bis de Joy to the World y el último clamor de aplausos hizo que todos los miembros de la orquesta se pusieran en pie para inclinarse al unísono.

Cuando se encendieron las luces, la mirada de Theresa se deslizó a lo largo de la línea de caras conocidas que había en la fila cuatro, pero al final quedó fija en Brian, el cual estaba aplaudiendo con una sonrisa llena de orgullo, igual que los demás. Theresa le devolvió el gesto con una sonrisa de oreja a oreja, y había deseado que supiera que no era para los otros, sino sólo para él. Brian dejó de aplaudir y le hizo una seña de triunfo levantando los pulgares. Theresa sintió una grata sensación de satisfacción cuando volvió a sentarse para guardar el violín en su funda.

Estaban esperándola en el vestíbulo cuando salió con los guantes y el abrigo puestos, y el violín bajo el brazo.

Todos empezaron a hablar a la vez, hasta que al fin Theresa tuvo la oportunidad de preguntarles agradecida:

– ¿Por qué no me dijisteis que vendríais?

– Queríamos darte una sorpresa. Además, pensamos que podríamos ponerte nerviosa.

– ¡Bien, pues lo habéis conseguido! ¡No, no es cierto! Oh, no sé ni lo que estoy diciendo, excepto que saber que estabais entre el público ha hecho del concierto algo muy especial. Gracias a todos por haber venido.

– Lo has hecho muy bien, hermana -dijo Jeff abrazándola.

Entonces Margaret asumió el mando.

– Tenemos que adornar el árbol esta noche, y ya sabéis que vuestro padre siempre tiene problemas con las luces. ¡En marcha!

Se dirigieron hacia el aparcamiento y Theresa preguntó:

– ¿Viene alguien conmigo?

Se dio cuenta de que Amy estaba reservándose su respuesta hasta ver lo que decía Brian.

– Yo voy contigo -dijo Brian, poniéndose a su lado y quitándole el violín de las manos.

– Yo también… -comenzó Amy, pero Margaret la interrumpió en medio de la frase.

– Tú vendrás con nosotros, Amy. Quiero que vayas a comprar leche de camino a casa.

– ¿Jeff? ¿Patricia? -insistió Theresa, sintiendo que había obligado a Brian a decir sí, ya que nadie más lo había hecho.

– Patricia se dejó el bolso en el coche de papá, así que iremos con ellos.

Los dos grupos se separaron y, mientras se dirigía hacia su pequeño Toyota gris, Theresa tuvo la sospecha de que Patricia no se había separado de su bolso en ningún momento.

Se instalaron en el coche y Theresa puso una cinta. La música de Rachmaninoff los envolvió.

– Lo siento -dijo Theresa de pronto, quitando la cinta.

Sin ninguna vacilación, Brian volvió a ponerla.

– Me da la sensación de que crees que soy un fanático del rock duro. La música es la música. Si es buena, me gusta.

Rodaron a través de la noche iluminada por la luna con el encanto y la fuerza de Rachmaninoff acompañándolos, seguido por los compases mucho más suaves del Liebestraum de Listz. Cuando la dulce melodía resonó en sus oídos, Theresa pensó en su traducción, Sueño de Amor. Pero mantuvo la mirada fija en la carretera, pensando que tenía desatada la imaginación a causa del entusiasmo del concierto y la Navidad. Pero no era sólo el concierto y ni siquiera que Jeff estuviera en casa, lo que hacía que aquellas Navidades fuesen tan especiales. Era Brian Scanlon.

– Vi que seguías el ritmo con los pies -dijo en tono burlón.

– ¿Y?

– Signo evidente de una bailarina.

– Todavía estoy pensándolo.

– Estupendo. Porque ya no tengo muchas oportunidades de bailar. Siempre estoy promocionando la música.

– No te preocupes. Si yo no voy, habrá muchas chicas.

– Eso es lo que me preocupa. Chicas sin ritmo que me harán polvo los pies y no pararán de hablar.

– ¿No te gusta hablar cuando bailas?

Theresa siempre se había imaginado que las parejas aprovechaban la proximidad del baile para intercambiar intimidades.

– No especialmente.

– Yo creía que los hombres y las mujeres aprovechaban esos momentos para susurrarse… bueno, lo que se conoce como «dulces naderías».

Brian volvió la cabeza para observar su rostro, sonriendo por la anticuada expresión y preguntándose si conocía alguna otra mujer que la utilizara.

– ¿Dulces naderías?

Theresa intuyó que sonreía, pero mantuvo los ojos en la carretera.

– Yo no tengo conocimiento directo de ninguna, compréndelo.

– Lo comprendo. Yo tampoco.

– Pero pensaré lo del baile.

– Yo ya lo he hecho. Y no me parece una idea nada mala.

Theresa pensó que a pesar de no saber nada de dulces naderías, ella y Brian estaban intercambiándolas en aquel mismísimo instante.

Llegaron a la casa antes que los demás, y Theresa se excusó para marcharse a su cuarto a ponerse de nuevo los vaqueros, la blusa y la rebeca. Desde su cuarto podía oír las notas suaves e inseguras de una canción de moda que Brian estaba sacando del piano con un solo dedo. Estaba de pie, con un pulgar enganchado en el bolsillo trasero de los pantalones, mientras pulsaba distraídamente las teclas con el dedo índice. Alzó la vista. Theresa se cruzó de brazos, y se quedó pensando en todo lo que le gustaba de él… la forma de sus cejas, su forma de hablar pausada, que hacía que se sintiera mucho más a gusto cuanto más tiempo pasaba con él…

– Me ha gustado mucho el concierto.

– Me alegro.

– Es la primera vez que veo a una orquesta en directo.

– No es nada en comparación con la Minneapolis Orchestra. Tendrías que oírla.

– Tal vez la oiga algún día. ¿Tocan cosas de Chopin?

– ¡Oh, tocan de todo! Y el Orchestra Hall es definitivamente increíble. La acústica de la sala es mundialmente famosa. El techo se compone de grandes cupos blancos de todos los tamaños que parecen haber sido lanzados allí y pegados en ángulos extraños. Las notas rebotan en los cubos y…

Theresa había alzado la vista como esperando que el techo de la sala estuviera compuesto por los mismos cubos que estaba describiendo, y en su animación no se dio cuenta del aspecto tan juvenil y atractivo que tenía, ni de que había abierto los brazos de lado a lado.

Cuando bajó la vista, descubrió a Brian sonriendo divertido.

La puerta de la cocina se abrió de golpe y el alboroto comenzó una vez más.

Cuando la familia Brubaker decoraba su árbol de Navidad, la escena era como un circo con Margaret en el papel de directora. Repartía órdenes a diestro y siniestro: decía qué lado del árbol debía dar al frente, quién debería recoger las agujas de pino esparcidas por la alfombra, quién debería decorar el árbol… El pobre Willard tenía problemas con las luces del árbol, eso era cierto, pero su mayor problema era su mujer.

– Willard quiero que coloques esa luz roja debajo de la rama en vez de encima. Hay un hueco muy grande allí.

Jeff cogió a su madre por la cintura, la balanceó jugueteando y luego le dio un beso silencioso.

– Sí, mi pequeña tortolita. Cierra la boca, mi pequeña tortolita -se burló, ganándose a cambio una sonrisa.

– Habla a tu madre de ese modo, Jeffrey. Pero no olvides que aún te podría dar una buena zurra -le dijo, pero con una sonrisa de oreja a oreja-. Patricia, quítame a este chico de encima.

Patricia se abalanzó sobre Jeff y los dos acabaron en el sofá haciéndose cosquillas entre risas.

Margaret había puesto música navideña en el tocadiscos de la sala, pero Amy también había encendido el suyo en su cuarto, como de costumbre, con rock a todo volumen, y aunque tenía la puerta cerrada las músicas se entremezclaban creando una gran confusión. Jeff canturreaba ambas alternativamente con su voz profunda y áspera y, cuando llegó el momento de colocar los adornos, el teléfono había sonado cuatro veces por lo menos… todas para Amy.

Brian podría haberse sentido fuera de lugar si Patricia no hubiese estado allí también. Cuando llegó la hora de repartir los adornos, para que todos los colocaran a Patricia le dieron un montón, lo mismo que a él. Haber dicho que no era también su árbol de Navidad hubiera sido grosero. Así que Brian se encontró junto a Theresa colgando las relucientes tiras plateadas en las ramas altas mientras ella hacía otro tanto en las más bajas. Patricia y Jeff se habían colocado en el otro lado del árbol, y los señores Brubaker se sentaron para observar aquella parte de la decoración. Amy seguía hablando por teléfono, interrumpiendo de vez en cuando su conversación para ofrecerles algún consejo oportuno.

Acabaron aquella velada tomando sidra y rollitos de canela alrededor de la mesa de la cocina. Eran casi las once cuando terminaron de comer. Margaret se levantó y comenzó a recoger los platos sucios.

– Bueno, creo que ya es hora de que lleve a Patricia a su casa -declaró Jeff-. ¿Queréis venir vosotros dos?

Theresa y Brian alzaron la vista y contestaron a la vez.

– No, yo me quedaré aquí para ordenar esto un poco.

– A mí no me apetece salir otra vez con el frío que hace.

Theresa relevó a su madre de la tarea que había comenzado.

– Estás cansada, mamá. Yo terminaré de recogerlo todo.

Margaret asintió agradecida y se fue a la cama con Willard, ordenando a Amy que se retirase también. Cuando la puerta se cerró tras Jeff y Patricia, sólo quedaban Theresa y Brian en la cocina. Ella llenó el fregadero de agua espumosa y comenzó a fregar los platos.

– Yo los secaré.

– No hace falta; hay muy pocos.

Rechazando su propuesta, Brian cogió el paño y se puso a su lado. Theresa percibía que Brian se sentía a gusto en silencio, a diferencia de la mayoría de la gente. Podía pasarse largos ratos en silencio sin sentir la necesidad de llenarlos de palabras. Sólo se oía el murmullo del agua y el sonido metálico de los platos.

Después de colgar los paños mojados y apagar todas las luces excepto la pequeña que había sobre la cocina, Theresa sacó un bote de crema de un armario, consciente de que Brian observaba en silencio mientras extendía la crema sobre sus manos.

– Vamos a sentarnos un rato en la sala -sugirió Brian.

Theresa iba delante y se sentó en un extremo del sofá, mientras que Brian se sentó en el opuesto. De nuevo reinó el silencio, y de nuevo fue más relajante que incómodo. Con las luces del árbol, Theresa se sentía como si estuviese dentro de un arco iris.

– Tienes una familia maravillosa -dijo Brian por fin.

– Lo sé.

– Pero empiezo a comprender por qué tu padre necesita de vez en cuando pasar un rato tranquilo mirando los pájaros.

Theresa dejó escapar una risa.

– A veces hay un poco de jaleo. Sobre todo cuando Jeff está en casa.

– Pero me gusta. Yo no recuerdo ningún ruido alegre de mi casa.

– ¿No tienes ningún hermano?

– Sí, una hermana, pero tiene ocho años más que yo y vive en Jamaica. Su marido se dedica a un negocio de exportación. Nunca intimamos demasiado.

– ¿Y tus padres? Tus verdaderos padres, quiero decir. ¿Qué tal te llevabas con ellos?

Brian se quedó mirando las luces del árbol, pensando la respuesta. A Theresa le gustó el detalle. Nada de respuestas impulsivas a preguntas importantes.

– Con mi padre no me llevaba mal; con mi madre, no me llevaba.

– ¿Por qué?

– No lo sé. ¿Por qué hay algunas familias como la tuya y otras como la mía? Si alguien supiera la respuesta, el mundo tal vez sería más feliz.

Su respuesta hizo que se volviera y se encontrara directamente con sus ojos.

Había cosas dentro de aquel hombre que hablaban de una profundidad de carácter que Theresa admiraba cada vez más. Aunque en realidad tenía solamente dos años más que Jeff, parecía mucho mayor que Jeff… incluso mayor que ella misma, pensó. Quizás el haber perdido a su familia había provocado esa madurez temprana. De repente, Theresa pensó en lo horrible que debía ser no tener ningún lugar al que llamar hogar. Ella misma llevaba anclada en su casa más tiempo del aconsejable. Pero lo suyo era otra cosa. Brian dejaría las Fuerzas Aéreas el verano siguiente, y entonces no habría ninguna madre esperándole con pasteles de chocolate. Ningún hermano con el que bromear o ir de compras. Ninguna vieja amiga esperándole con los brazos abiertos…

Pero, ¿cómo estaba tan segura?

– Entonces, ¿no te queda nadie en Chicago?

– Como ya hemos descartado a padres y hermanos, supongo que te refieres a viejos amores.

Theresa bajó la mirada, esperando que las luces rojas del árbol disimulasen el calor que ascendía por su cuello.

– No, no hay ninguna chica esperándome en Chicago.

– Yo no…

– Da lo mismo. Tal vez sólo quería que lo supieras.

El silencio que siguió no podía considerarse relajado, a diferencia de lo que había sucedido anteriormente. Estaba lleno de inquietud.

– Creo que voy a acostarme ya -anunció Brian tranquilamente, sorprendiendo a Theresa.

Ella no era absolutamente candida. Ya había estado sentada en sofás con hombres en otras ocasiones, y después de conversaciones como esa siempre se había producido el «salto».

Pero Brian se puso de pie y se quedó contemplando el árbol un minuto más. Luego contempló a Theresa por un tiempo similar, antes de levantar la mano y murmurar suavemente:

– Buenas noches, Theresa.

Capítulo 4

Brian Scanlon se tumbó en la cama pensando en Theresa Brubaker, considerando qué era lo que le atraía de ella. Nunca le habían gustado especialmente las pelirrojas. Pero ésta sí le gustaba, aunque su pelo era tan naranja como el de una muñeca. Una muñeca pecosa, por supuesto. Cuando se ruborizaba, y lo hacía con frecuencia, parecía iluminarse como el árbol de Navidad.

Brian había estado tocando en grupos desde los tiempos en que estudiaba en el instituto. Y entre el público siempre había chicas que no podían resistirse cuando el guitarrista bajaba del escenario en el descanso. Le rodeaban como polluelos alrededor de la madre. Había tenido lo suyo. Pero siempre había preferido las rubias y las morenas, las chicas más bonitas, con maquillajes perfectos y largas melenas… mujeres que sabían cómo tratar a los hombres.

Pero Theresa Brubaker era completamente diferente. No sólo en su aspecto, sino en su modo de comportarse. Era sincera e interesante, inteligente y cariñosa. Y absolutamente ingenua; Brian estaba convencido.

Aun así, había un gran apasionamiento detrás de aquella ingenuidad. Surgía siempre que estaba con su familia, especialmente con Jeff, y siempre que hacía música. Brian recordó su voz cuando los tres hicieron coros en el coche, y la energía que irradiaba cuando tocaba el violín o el piano. Hasta había conseguido que escuchara música clásica con un oído nuevo y tolerante. Entrelazó las manos bajo la cabeza recordando los compases conmovedores del Nocturno de Chopin, pensando en el aspecto que tenía con la larga falda negra y la blusa blanca. La blusa, por una vez, sin rebeca alguna que la cubriese.

Se preguntó cómo se podría tener el valor suficiente para tocar unos senos como los suyos. Cuando eran tan grandes, no eran realmente… atractivos. Sólo intimidaban. Había sentido un miedo de muerte la primera vez que había tocado los senos de una chica, pero desde entonces había acariciado otros muchos, y todavía sentía escrúpulos ante la idea de acariciar los senos de Theresa. A pesar de que ella concedía pocas oportunidades para vislumbrarlos, en algunas ocasiones había conseguido observarlos furtivamente. Y no era algo que le atrajese.

«Olvídalo, Scanlon. No es tu tipo», se dijo.

A la mañana siguiente, cuando Brian se levantó a su hora de costumbre y subió descalzo y sin hacer ruido las escaleras hacia el baño, se topó con Theresa en el vestíbulo.

Ambos se quedaron inmóviles, observándose. Él llevaba unos vaqueros azules; nada más. Ella, una bata verde menta; nada más. No se oía un ruido en la casa. Todos los demás estaban dormidos todavía, pues era la víspera de Navidad y sus padres no tenían que trabajar.

– Buenos días -susurró Theresa.

– Buenos días -susurró él a su vez.

La puerta del baño estaba justo detrás de ellos. Theresa también iba descalza, y ni siquiera hacía falta mirar para darse cuenta de que no llevaba nada bajo la bata de terciopelo.

– Pasa tú primero -dijo Theresa, haciendo un ademán hacia la puerta.

– No, no, pasa tú. Yo esperaré.

– No, yo… en realidad iba a hacer café primero.

Brian estaba a punto de hacer otra objeción cuando Theresa pasó junto a él como una bala en dirección a la cocina, de modo que se apresuró a entrar al baño sin perder más tiempo, y luego se dirigió a la cocina para decirle que el baño estaba libre. Estaba delante de la cocina, esperando a que el café comenzase a salir, cuando él se acercó silenciosamente hasta ella.

El sol no estaba alto todavía, pero ya daba al cielo un tono gris opalescente y proporcionaba suficiente luz para que Theresa pudiese ver con claridad el vello oscuro que cubría el pecho desnudo de Brian. Los únicos pechos masculinos desnudos que había visto en su casa eran el de su padre y el de Jeff, pero aquél no tenía nada que ver con ellos. Su visión le trajo vivos recuerdos de la película que habían visto dos días antes. Theresa bajó la vista después de la más breve de las miradas, pero abajo descubrió más vello. Y de repente no pudo soportar estar un minuto más a su lado, con él medio vestido y ella misma sin nada bajo la bata.

– ¿Te importaría vigilar el café un momento?

En el baño, encendió la luz que había sobre el tocador y se miró en el espejo. ¡Cómo no, roja como un tomate! Aquel horrible color rojo. Se apretó las mejillas con la palma de las manos, cerró los ojos y se preguntó lo que sería ser normal y toparse con un hombre medio desnudo como Brian Scanlon en la cocina. ¡Cielos, por qué la aturdía de aquella manera!

¿Qué hacían las demás mujeres? ¿Cómo dominaban la primera atracción que sentían? Debía ser mucho más sencillo con catorce años, como Amy, y llevando un ritmo natural: un primer intercambio de miradas, un primer roce de las manos, el primer beso, y luego las primeras exploraciones de la sexualidad naciente.

«Pero a mí me dejaron fuera de combate en el primer asalto», pensó desolada, mirando sus pecas y su pelo horrible, que por sí solos hubieran bastado para hacer desistir a cualquiera sin necesidad de los otros obstáculos aún mayores. «La naturaleza me jugó una mala pasada, y aquellas primeras miradas que podían haber conducido al resto, para mí sólo contuvieron asombro o lascivia. Y ahora aquí estoy, a mis veinticinco años, y sin saber cómo comportarme la primera vez que siento atracción hacia un hombre».

Se dio un baño, se lavó la cabeza y no regresó a la cocina hasta que estuvo debidamente vestida en un tono que utilizaba en son de reto: el morado. A Theresa le encantaba, pero si llegaba cerca de su cabello los dos colores se declaraban la guerra y parecía una ensalada de zanahoria y remolacha. Así que separó los pantalones de pana morados de su cabello por medio de un suéter blanco precioso que Amy le había regalado las pasadas Navidades y que nunca se había puesto, a pesar de haber estado tentada en muchas ocasiones. Tenía bolsillos para calentarse las manos en la parte frontal, se cerraba con cremallera y a lo largo de las mangas corrían dos rayas, una azul marino y la otra morada.

Lo sacó del armario, se lo puso y se colocó ante el espejo mientras cerraba la cremallera. Pero la imagen que surgió ante sus ojos le hizo desear llorar. Sus senos resaltaban mucho más con aquella prenda. Por nada del mundo se enfrentaría a Brian con eso puesto.

Irritada, se lo quitó y lo arrojó a un lado, reemplazándolo por una camisa de tono blanco grisáceo y mangas largas, sobre la cual se echó la sempiterna y odiada rebeca.

Se salvó de volverse a encontrar a Brian con el pecho desnudo porque él entró en el baño mientras ella estaba recogiéndose el pelo. Recogido era un poco más discreto al menos.

En el baño, Brian también se observó en el espejo. «Te tiene miedo, Scanlon, así que el problema está resuelto. No tienes que pensar en la posibilidad de enamorarte de ella.»

Pero en el cuarto abundaban detalles femeninos: el aroma a flores del jabón flotando en el aire húmedo, la manopla para lavarse que goteaba colgada de la barra de la cortina y que Brian se quedó contemplando un buen rato cuando la cogió para cerrar las cortinas… Haciendo un esfuerzo, intentó olvidarse de ella. Pero, mientras estaba bajo el chorro de agua caliente enjabonando su cuerpo, volvió a pensar en ella, y en la película, y no pudo evitar el preguntarse lo que sería estar en la cama con aquel cuerpo pecoso, aquellos senos exuberantes y aquella cabellera roja.

«¡Scanlon, es Navidad, no seas pervertido! ¿Qué demonios haces pensando en acostarte con la hermana de tu mejor amigo?»

Pero ésa no era la única razón por la que no podía quitársela de la cabeza, reconoció al instante. Era una persona maravillosa. Interiormente, que era lo importante.

Premeditadamente, Brian actuó con ligereza cuando volvió a encontrarse con Theresa en la cocina. Pero fue más fácil, pues el resto de la familia comenzaba a levantarse, y fueron apareciendo uno a uno para tomar café o zumo de naranja. Una vez que todos se sentaron a desayunar, la perspectiva del día había cambiado.

Todo eran preparativos. Habría una reunión familiar en casa de los abuelos y todo el mundo llevaría algo para la cena. Además, al día siguiente el grupo iría a la casa de los Brubaker para la comida de Navidad, así que Margaret, Theresa y Amy estarían todo el día ocupadas en la cocina.

Margaret estaba en plena forma, dando órdenes como un sargento de instrucción mientras sus hijas las ejecutaban. Willard se pasó parte del día a la busca de pájaros cardenales, y Jeff y Brian sacaron sus guitarras por fin. Al oír el sonido de las guitarras desde la cocina, Theresa dejó lo que estaba haciendo y se acercó a la puerta de la sala para ver a Brian tocando por primera vez. Se quedó quieta observando cómo afinaba y luego daba un acorde aumentado suave y vibrante, con la cabeza pegada al instrumento, escuchando atentamente mientras las seis notas se apagaban. Estaba sentado en el banco del piano, de cara al sofá, donde se había instalado Jeff, y no sabía que Theresa estaba detrás de él.

Jeff tocaba la guitarra solista, Brian la rítmica y, cuando las discordancias preliminares cristalizaron en la introducción de una canción, Theresa percibió una maravillosa comunicación entre ellos. No se habían hecho ninguna señal de ninguna clase. Sencillamente, el galimatías de la afinación se había resuelto en una canción convenida silenciosamente.

Entre músicos puede haber una comunicación, al igual que entre amigos, que les permite adivinar el estado de ánimo del otro. Es algo que no puede ser dispuesto ni acordado. Entre los miembros de un grupo, dicha comunicación establece la diferencia entre tocar simplemente notas al mismo tiempo y crear una afinidad de sonidos.

Ellos dos la poseían. Casi había una cualidad mística en ella y, mientras Theresa escuchaba desde la puerta de la cocina, sintió escalofríos por los brazos y las piernas. Habían comenzado a tocar Georgia on My Mind. ¿Dónde estaba el rock estridente? ¿Dónde los ásperos acordes que tanto gustaban a Jeff? ¿Cómo se había perfeccionado tanto?

Ni Brian ni Jeff se miraban mientras tocaban. Tenían la cabeza ladeada, la mirada perdida, la actitud concentrada que Theresa conocía tan bien.

Jeff comenzó a cantar, su voz sumamente áspera evocaba la interpretación inmortal que Ray Charles hacía de esa canción. A Theresa se le hizo un nudo en la garganta. Amy se había colocado detrás de ella silenciosamente, y las dos estaban inmóviles. Jeff hizo una improvisación entre dos estrofas, y Theresa contempló sus dedos flexibles volando sobre los trastes, con una agilidad que no le había visto antes. Cuando tocaron los acordes finales, Theresa se volvió y vio los ojos desmesuradamente abiertos de Amy.

Las miradas de Jeff y Brian se encontraron y ambos sonrieron a la vez.

– Jeffrey -murmuró Theresa al fin.

Él levantó la vista sorprendido.

– Oye, cara guapa, ¿cuánto tiempo llevas ahí?

Brian le dio la vuelta al banco del piano, y Theresa le dedicó una sonrisa de aprobación al pasar, pero se dirigió hacia su hermano, para abrazarle.

– ¿Desde cuándo tocas así de bien?

– Hace más de un año que no me oyes, casi un año y medio. Brian y yo hemos estado trabajando duro.

– Eso está claro.

Theresa se volvió hacia Brian.

– No me interpretes mal, pero creo que estáis hechos el uno para el otro.

Todos se rieron, y luego Brian le dio la razón a Theresa.

– Sí, pensamos algo parecido la primera vez que tocamos juntos. Simplemente sucedió, ¿sabes?

– Lo sé. Y se nota.

Amy, con las manos metidas en los bolsillos de sus vaqueros, avanzó hasta el lado de Brian.

– ¡Chico, cuando la panda oiga esto…!

Theresa no pudo resistir la tentación de burlarse.

– ¿Es Amy Brubaker la que está hablando? ¿La misma Amy que nos destroza los tímpanos con sus discos y se burla de cualquier cosa más suave que Rod Stewart?

Amy se encogió de hombros sonriendo tímidamente.

– Sí, pero estos tíos son excelentes, buenísimos. Y, de todas maneras, Jeff prometió que tocarían algún rock, ¿no es verdad, Jeff?

En lugar de responder, Jeff hizo sonar un acorde con un ademán triunfal, miró a Brian, y el siguiente acorde cortó el aire con la impetuosidad del más puro rock. Amy se puso en medio y empezó a mover las caderas al ritmo de la música.

– ¡Síiii! -exclamó Amy, y Brian le dirigió una sonrisa distraída.

Luego dirigió la misma sonrisa a Theresa, que se encogió de hombros a modo de réplica, mientras disfrutaba de cada nota, fuera rock o no, y de cada movimiento de caderas de Amy.

Cuando acabó la canción, Margaret y Willard comenzaron a aplaudir desde la puerta.

A última hora de la tarde, todos se dirigieron a sus respectivos cuartos para arreglarse. Cuando se reunieron en la cocina para cargar el coche, Margaret sugirió:

– ¿Por qué no lleváis las guitarras? Cantaremos algunos villancicos. Ya sabéis cómo les gustan a los abuelos.

De modo que en la furgoneta fueron entrando sucesivamente dos guitarras, una ensalada de patatas, jalea de arándano, un montón de regalos, y seis personas.

Willard llevó la furgoneta. Theresa se encontró en el asiento trasero apretujada entre Jeff y Brian. A pesar del grueso abrigo que llevaba, Theresa podía sentir el calor del cuerpo de Brian y, cuando Jeff comenzó a conversar con él, disfrutó del atrayente aroma a sándalo de su loción de afeitar, pues Brian había deslizado el brazo a lo largo del respaldo y se echaba hacia delante continuamente para ver a Jeff.

Si Brian había pensado en algún momento que se sentiría fuera de lugar, indudablemente se le quitó la idea de la cabeza a los pocos minutos de llegar. La casita, de mediados de los años cuarenta, estaba abarrotada hasta los topes de familiares de todas las edades y tamaños. El abuelo estaba sordo y cuando Jeff llevó a su amigo para presentárselo, se produjo una escena divertida.

– ¡Abuelo! -exclamó a voz en grito-. Este es Brian, mi amigo, el que está en las Fuerzas Aéreas conmigo.

El anciano asintió.

– Le he invitado a pasar las Navidades con nosotros -prosiguió en el mismo tono.

El abuelo asintió una vez más.

– Tocamos en el mismo grupo, y hemos traído las guitarras para cantar unos cuantos villancicos esta noche.

Su cabeza calva se movió asintiendo una vez más. Luego el anciano agitó un dedo en el aire, al parecer en son de aprobación, pero no dijo una palabra hasta que Jeff y Brian hicieron ademán de marcharse. Entonces preguntó con voz aguda y temblorosa:

– ¿El que toca el violín?

Jeff se volvió de nuevo hacia su abuelo, inclinándose más cerca de él.

– La guitarra, abuelo, la guitarra.

El viejo asintió y ya no volvió a abrir la boca; apoyó una mano en la otra, sobre un bastón negro con empuñadura de plata y pareció caer en un ensueño.

Cuando Brian y Jeff se alejaron, aquél preguntó al oído a su amigo:

– ¿Funciona el aparato auricular que lleva?

– Lo baja cuando le da la gana. Cuando comience la música, no se perderá una sola nota.

Los treinta y tantos tíos, primos y sobrinos comieron en una mesa sobre la que había de todo. Brian no había visto tanta comida junta. Después de la cena, se repartieron los regalos y todo el mundo se sentó donde pudo para cantar los villancicos de siempre. A Theresa la convencieron para que acompañase a las guitarras tocando un viejo órgano de roble. Después de cantar Jingle Bells, alguien gritó:

– ¿Dónde está Margaret? Venga, Margaret, te toca a ti.

Para asombro de Brian, la rolliza y dictatorial Margaret salió al centro de la «pista» e interpretó admirablemente «noche de Paz», acompañada al órgano por su hija. Cuando acabó la canción, Theresa vio que Brian arqueaba las cejas sorprendido y le susurró:

– Mamá era mezzo-soprano en una compañía de ópera ambulante antes de casarse con papá.

– Entonces, ya sólo queda Amy.

– Yo sólo heredé el ritmo, pero no la voz -replicó Amy-, así que toco la batería en el grupo del colegio.

– Y bailas, supongo.

– Sí. Espera a verme.

Theresa sintió un poco de envidia. Amy podía asfixiar a cualquiera que pretendiese seguir su ritmo endiablado. Lo que había hecho aquella mañana en la sala había sido solamente una pequeña muestra del ritmo que había en su cuerpo flexible de adolescente. Theresa siempre había estado muy orgullosa del talento para el baile de Amy, y más aún de su carencia de inhibiciones para ponerse en movimiento siempre que sonaba cualquier tipo de música. A diferencia de ella misma, que siempre había sentido deseos de bailar y nunca se había atrevido.

Debería haber crecido habituada al baile; de ese modo ahora no le importaría hacerlo. Ella ponía todos sus sentimientos en la música, y ésta le daba las satisfacciones que se le negaban en otros campos de expresión.

Theresa se tragó la mezquina envidia que había llegado a odiar de sí misma y elogió a su hermana.

– No conozco a nadie que baile tan bien. Es una pena que no tenga unos cuantos años más para ir contigo a la fiesta de Noche Vieja.

Brian sólo sonrió esperando que Theresa se decidiera al final a ir con él.

En el camino de vuelta, dejaron a Jeff en casa de Patricia, donde también había una fiesta familiar. Cuando el resto del grupo llegó a su destino, el matrimonio se retiró a la cama mientras los tres más jóvenes encendían las luces del árbol y se sentaban en la acogedora sala intercambiando anécdotas sobre las Fuerzas Aéreas, los bailes de colegio, el abuelo y un sinfín de temas que les tuvieron despiertos hasta bien pasada la medianoche. Jeff se unió a ellos, anunciando que acababa de llegar volando en su trineo a reacción y que no llenaría ningún calcetín de regalos hasta haber encontrado un vaso de leche y galletas.

Cuando Theresa se durmió aquella noche, soñó con los largos dedos de Brian deslizándose por los trastes de la guitarra, tocando una canción de amor cuyas palabras ella se esforzaba en oír.

A la mañana siguiente, Amy despertó a Theresa dando saltos en su cama y riéndose.

– ¡Venga, chica, vamos a por esos dos!

– Amy, el cielo está todavía más negro que el carbón.

– ¡Ya son las siete!

– ¡Ooohhh! -rezongó Theresa, tapándose la cabeza.

– Venga, sal de ahí y vamos a despertar a los demás.

– ¿Quién está armando todo ese jaleo? -se oyó gritar a Jeff-. ¡Aquí no os atreveréis a intentarlo!

Amy saltó de la cama para atacar a su hermano, y los chillidos que se oyeron a continuación daban fe de la pelea a muerte de cosquillas que estaba aconteciendo. El escándalo no tardó en despertar a Margaret y Willard. Los golpazos en el suelo hicieron otro tanto con el invitado, y en menos de diez minutos todos se habían reunido alrededor del árbol de Navidad, vestidos con batas cerradas precipitadamente, vaqueros, camisas a medio abrochar y zapatillas. Todos tomaban café o zumo de naranja mientras se repartían los regalos.

Brian estaba compartiendo unas Navidades como nunca había visto en la vida. Aquella familia ruidosa y llena de cariño estaba enseñándole muchas cosas. Los regalos también hablaban de ese amor, pues no eran muchos pero bien escogidos.

Para Willard, sus hijos habían comprado un telescopio que tendría su sitio ante las puertas de cristal de abajo, y para Margaret una pulsera de oro con las fechas de nacimiento de sus tres hijos grabadas en tres dijes, y que luciría orgullosamente en su mano derecha. Y además les dieron un «vale» por un fin de semana en la pintoresca «Posada de Schumaker», situada en un pueblecito llamado New Prague, a una hora en coche de las «Ciudades Gemelas».

De sus padres, Jeff, Amy y Theresa recibieron respectivamente un billete de avión para volver a casa en Semana Santa, un par de entradas para un concierto de rock y un abono para el «Orchestra Hall».

Para asombro de Brian, todos los Brubaker tenían un regalo para él. Margaret y Willard le regalaron una cartera; Amy, cintas vírgenes para que grabase canciones de la radio; Jeff, una armónica Hohner de la que habían estado hablando en una tienda de instrumentos musicales y de la que Brian había comentado que siempre había querido tener; y Theresa, un disco de música clásica que incluía el Nocturno en Mi bemol de Chopin.

Cuando abrió el último regalo, levantó la vista sorprendido.

– ¿Cómo has conseguido comprarlo en tan poco tiempo?

– Secreto -respondió ella.

Pero su mirada se desvió maliciosamente hacia su padre, y Brian recordó que Willard había salido el día anterior a comprar «las cosas de última hora».

Afortunadamente, Brian también había comprado regalos. Para el matrimonio Brubaker había comprado una botella de Chianti y un surtido de quesos; para Amy, unos auriculares, que fueron recibidos con un clamoroso aplauso del resto de la familia; para Jeff, una cinta ancha para la guitarra con su nombre grabado; y para Theresa, una figurilla de peltre: una rana sonriente tocando el violín.

– ¿Cómo sabías que coleccionaba figurillas de peltre?

– Secreto.

– Mi querido hermano, que no puede guardarse nada. Y, por una vez, me alegro de que no pueda. Gracias, Brian.

– Gracias a ti también. Quizás consigas educar mi oído con el disco.

Lo cual era una ironía, pues Brian estaba lejos de tener mal oído.

Theresa contempló la rana de ojos saltones y sonrisa suficiente y dirigió una sonrisa similar a Brian.

– La llamaré Maestra.

La rana violinista se convirtió en una de las posesiones más queridas de Theresa y ocupó un lugar de honor en la estantería de su cuarto que contenía la colección. Era el primer regalo que recibía de un hombre que no fuera de su familia.

Aquel día de Navidad lleno de ruidos, comida e invitados, a Brian y Theresa se les pasó de repente. Estaban más pendientes el uno del otro que de cualquiera de los demás. Los familiares comieron y luego les entró pereza, volvieron a comer y a la larga fue reduciéndose el grupo. A primeras horas de la noche, hubo un resurgimiento de ánimo. Como la mayoría de los días en aquella casa donde la música era la reina suprema, aquél habría resultado incompleto sin ella. Eran las diez de la noche y ya sólo quedaban unos doce, cuando de repente aparecieron las guitarras y se hizo evidente que la familia tenía sus temas favoritos, que pidieron a Jeff y Theresa. Margaret y Willard estaban acurrucados en el sofá como dos adolescentes, y no cesaban de aplaudir y pedir más canciones. Después, Brian y Jeff hicieron un potpurrí de canciones rock al que se unió Theresa, tocando el piano estilo Elton John. De repente, a Jeff se le ocurrió una idea.

– ¡Oye, Theresa, saca el violín!

Ella sacó el hermoso instrumento que había heredado de su bisabuela, la cual había sido una violinista de mucho talento.

Brian se quedó asombrado de oír a los dos hermanos tocando una simpática versión de una canción popular, Noche de Sábado en Luisiana, y todos los demás comenzaron a dar palmas y a bailar, dando fuertes pisotones en el suelo. A Brian le sorprendió que Theresa conociese la canción, tan diferente de sus clásicos.

Siguieron con otros bailes alegres del mismo estilo, y el usualmente reservado Willard cogió a Margaret y los dos ejecutaron unos pasos improvisados en medio del corro.

– ¡Tócanos Pavo entre la paja! -gritó alguien.

Brian descubrió una nueva faceta de Theresa cuando interpretó con su clásico Storioni de 1906 una alegre versión de la tradicional melodía granjera, dando a la vez taconazos en el suelo y observando cómo sus padres daban vueltas y aplaudían mientras ella cantaba con voz clara como el agua:

Oh, yo tenía una gallinita
que no me ponía un huevo
Le eché agua hirviendo entre las patas
y la gallinita aulló
y la gallinita suplicó
y la condenada gallinita
puso un huevo duro.

Acabaron la canción gritando todos al unísono: «¡Boom-tee-dee-a-da… pícara gallinita!»

Brian se unió a los entusiastas aplausos y silbidos que siguieron. Mientras se reía con los demás, vio una vez más a la Theresa oculta que parecía dejarse entrever sólo con la música y sus seres más queridos. Se tapó sus acaloradas mejillas con ambas manos, con el violín y el arco todavía entre los dedos, y su risa brotó dulce y fresca como el agua primaveral.

Era única. Era limpia. Era refrescante como la alegre música popular que acababa de sacar del inestimable Storioni de su bisabuela.

Observó como Theresa repartía abrazos de despedida entre sus familiares. Se había olvidado de sí misma y levantaba los brazos alegremente. Brian ya sabía lo poco frecuente que era aquel estado de ánimo de Theresa. La música hacía la diferencia. La transportaba a un plano de inconsciencia de sí misma que ninguna otra cosa podía conseguir.

Brian se volvió y regresó pensativo a la sala desierta, preguntándose cómo podía lograr que se comportase con la misma naturalidad con él. Se sentó al piano y comenzó a tocar con un solo dedo una melodía inolvidable, una de sus favoritas, y luego comenzó a añadir suavemente notas armoniosas. Pronto se vio absorto en la dulce canción.

La casa estaba tranquila. Amy estaba en su cuarto con sus auriculares puestos. Willard estaba abajo montando su telescopio. Margaret se había ido a la cama, agotada.

Sólo quedaban tres en la sala, donde brillaban las luces del árbol de Navidad.

– ¿Qué estás tocando? -preguntó Theresa, deteniéndose detrás de Brian y observando sus largos dedos.

– Una vieja canción, Dulces recuerdos.

– Creo que no la conozco.

– Tócala para ella -dijo Jeff entrando en escena.

Cogió la vieja Stella y se la ofreció a Brian, que le miró sonriendo evasivamente.

– Haz un favor a la vieja guitarra -insistió Jeff.

Brian pareció pensárselo durante un largo rato, luego asintió y le dio la vuelta al banco para ponerse de cara a la habitación, y cogió la guitarra. El primer acorde, dulce y suave, estremeció a Theresa.

Jeff se sentó en el borde del sofá, inclinado hacia delante, con los codos sobre las rodillas.

La voz de Brian le puso a Theresa la carne de gallina. Se dio cuenta de que no le había oído cantar antes a él solo.

Era una canción cuya elocuente sencillez llenó de lágrimas sus ojos y le hizo un nudo en la garganta. Estaba absorta, sentada en el suelo, frente a él.

Mi vida es un río,

oscuro y profundo.

Noche tras noche el pasado

invade mis sueños.

Los días son una cadena infinita

de soledad, vacío sólo agitado

por los recuerdos.

Dulces recuerdos…

Dulces recuerdos…

Sus miradas se encontraron cuando Brian comenzó a entonar la última estrofa.

Anoche ella se deslizó

en la oscuridad de mis sueños.

Deambulando de cuarto en cuarto,

encendiendo cada luz.

Su risa brota torrencial

y me maravilla; como siempre fue.

Señor, se desmorona la tristeza

y me agarro a su recuerdo.

Dulces recuerdos…

Dulces recuerdos…

Theresa había cruzado las piernas, con las rodillas en alto envueltas por sus brazos, y contemplaba fijamente a Brian. Cuando éste miró en las profundidades de sus ojos castaños, iluminados por una limpia emoción, se dio cuenta de que Theresa no era ninguna «fan» sentimental y aduladora. Era algo más, mucho más. Y, cuando la canción llegó a su fin silenciosamente, descubrió que había encontrado el modo de traspasar las barreras de Theresa.

En el cuarto reinaba el silencio. Había lágrimas en las mejillas de Theresa.

Ni ella ni Brian parecían recordar que Jeff estaba detrás.

– ¿De quién es?

– De Mickey Newbury.

A Theresa le conmovió pensar que había un hombre llamado Mickey Newbury cuya música susurraba en su corazón y le hablaba a su alma.

– Gracias, Brian -murmuró.

Él asintió y se volvió para devolver la guitarra a Jeff, pero éste había desaparecido. Brian dirigió la mirada hacia Theresa una vez más. Seguía acurrucada a sus pies, su cabello había adquirido la alegre tonalidad de las luces de colores que había tras ella, y en la semioscuridad sólo eran visibles los bordes de la nariz y los labios.

Brian se deslizó al suelo, apoyándose sobre una rodilla, y dejó la guitarra sobre la alfombra. No podía ver la expresión de su mirada, pero sentía que era el momento adecuado… para ambos. La respiración de Theresa era entrecortada, y el aroma que Brian había percibido en el vaporoso cuarto de baño parecía flotar en su piel… una esencia limpia y fresca muy distinta de las que había conocido hasta entonces.

Apoyando el codo sobre la rodilla, Brian se inclinó para rozar aquellos labios tiernos e inexplorados con los suyos propios. Theresa tenía la cara levantada cuando sus alientos se mezclaron, luego Brian se dio cuenta de que estaba conteniendo el aliento. El beso fue tan inocente y sencillo como el Preludio de Chopin, pero en el momento en que Brian se separó ella inclinó tímidamente la cabeza. Brian deseaba un beso más pleno; aún así, aquél ingenuo e inexperto le produjo una extraña satisfacción. Y con una mujer como Theresa, no se podían precipitar las cosas. Más que una mujer, parecía una jovencita. Su candido beso fue el más reconfortante que había experimentado en la vida.

Brian se echó hacia atrás, irguiéndose.

– Feliz Navidad, Theresa -murmuró cálidamente.

Ella alzó la cabeza para mirarle.

– Feliz Navidad, Brian -contestó con voz temblorosa.

Capítulo 5

La semana que siguió fue una de las más felices de la vida de Theresa. Tenían pocas obligaciones concertadas, la ciudad a sus pies y dinero para divertirse. Ella y Brian disfrutaban estando juntos, aunque no estaban solos muy a menudo. A todos los sitios iban con Jeff y Patricia, y con Amy, que solía apuntarse con frecuencia.

Se pasaron un día entero en el nuevo zoo, que estaba situado a menos de tres kilómetros de distancia, en la zona este de Burnsville. Allí pudieron ver a los animales en su entorno natural de invierno, y luego estuvieron paseando y tomaron perritos calientes y café.

Era un día sin sol pero luminoso. La escarcha resplandecía sobre el suelo nevado y el paisaje de robles era un espectáculo para la vista. Los animales se movían perezosamente, pero los osos polares estaban muy animados, moviéndose de aquí para allá. Brian y Theresa se detuvieron ante su cercado, con los brazos apoyados en la barandilla, uno junto a otro. Los osos deambulaban, sus pieles eran tan claras e incoloras como el día. Un macho gigantesco levantó el hocico, un punto negro entre toda aquella blancura.

– Fíjate -dijo Brian, señalando-. Las únicas cosas negras que tiene son los ojos, la boca, el hocico y las zarpas. En un témpano de hielo del Ártico son prácticamente invisibles. Pero son lo suficientemente astutos como para saber que su hocico se ve. Una vez vi una película en la que un oso polar se acercaba sigilosamente a una confiada foca tapándose con una pata la nariz y la boca.

Era una nueva faceta de Brian Scanlon: amante de la naturaleza. Theresa estaba intrigada. Se volvió y le miró fijamente.

– ¿Funcionó?

La mirada de Brian se apartó de los osos y se posó en ella.

– Por supuesto que funcionó. La pobre foca nunca supo lo que había pasado.

Se miraban intensamente. Theresa era cada vez más consciente del contacto de sus brazos sobre la barandilla. Brian echó una breve mirada al lugar donde estaban los demás por encima del hombro de Theresa, luego la deslizó hacia sus labios, antes de comenzar a estrechar el espacio que había entre ellos. Pero Theresa era demasiado tímida para dejarse besar en público y se volvió rápidamente para mirar a los osos. Brian continuó con la mirada fija en ella por un momento, antes de erguirse murmurando:

– En otra ocasión.

Al poco rato estaban contemplando las blancas pieles de los visones, cuando Theresa se volvió hacia Brian diciendo:

– Yo creo que no sería capaz de ponerme…

Brian estaba a pocos centímetros de ella, agazapado, tapándose con una mano la nariz y la boca, sus ojos brillaban divertidos.

Theresa sonrió y retrocedió.

– ¿Se puede saber qué haces?

– Probar el truco del oso.

Theresa estaba riéndose cuando Brian la cercó contra la barandilla. Un beso fugaz cayó sobre sus labios entreabiertos. El beso fue un fracaso por lo que respecta al contacto, pues sus narices frías chocaron y la risa se mezcló entre sus labios. Después del breve contacto, Brian permaneció como estaba, formando con los brazos y el cuerpo una acogedora prisión, mientras ella se pegaba a la barandilla con las manos apoyadas sobre el pecho de su guardián.

– ¿Has visto? -dijo Theresa con voz jadeante-. No funcionó. Vi cómo te acercabas.

– La próxima vez no me verás -prometió Brian.

Y ella deseó que así fuese.

Patricia les enseñó, henchida de orgullo, los bosques del campus universitario de Normandale. Iban paseando por una senda que serpenteaba entre dos edificios con Jeff y Patricia a la cabeza, cuando aquel rodeó el cuello de su novia con el brazo y la estrechó cariñosamente, besándola mientras continuaba caminando. Los ojos de Brian se deslizaron hacia los de Theresa, interrogantes. Pero Amy estaba con ellos y el momento quedó incompleto.

La noche siguiente fueron al famoso «Science Omnitheater» de St. Paul y se instalaron en unos asientos muy reclinados, rodeados por un hemisferio completo de imágenes proyectadas, que les transportó al espacio. Pasaban como centellas entre las estrellas y los planetas con un realismo total, que producía hormigueo en el estómago. Pero la sensación vertiginosa producida por la pantalla circular de 180 grados no era nada en comparación con la causada por Brian cuando cogió la mano de Theresa en la oscuridad, se inclinó hacia ella y extendió su otra mano hacia la mejilla de ella para hacer que le mirase. Durante unos instantes Brian no se movió, permaneciendo recostado sobre la butaca con la luz de la pantalla iluminando su rostro con resplandores plateados. Sus ojos parecían negros como los del oso polar. La poderosa fuerza de gravedad los pegaba a la butaca, y Brian no podía levantar la cabeza sin hacer un verdadero esfuerzo.

La nariz de Brian tocó la de ella una vez más y sus ojos permanecieron abiertos cuando los cálidos labios se rozaron, se acariciaron, y luego exploraron con dulzura la recién descubierta ansiedad que moraba en el interior de ambos. La sensación de impotencia producida por su posición le causó a Theresa una extraña alegría. Los deseos insatisfechos crecían en su interior con cada incursión.

El beso acabó cuando Brian mordisqueó levemente sus labios antes de volverse a recostar en la butaca, observando su reacción.

– No es justo que me marees -murmuró ella.

– ¿Seguro que no es la película?

– Eso creía al principio, pero ahora estoy mucho más mareada.

Brian sonrió, sin apartar la mirada de ella ni un instante. Levantó la mano que apretaba entre las suyas y se la llevó a los labios, humedeciéndola con la lengua al besarla.

– Yo también -dijo Brian suspirando.

Luego se llevó la mano al vientre y la sostuvo allí, envuelta entre las suyas, antes de comenzar a acariciar la delicada piel con las yemas de sus dedos encallecidos y volver a prestar atención a la pantalla. Theresa intentó hacer lo mismo, pero con poco éxito, pues el vuelo espacial le resultaba insípido comparado con el cielo estrellado abierto por el sencillo beso de Brian.

Una noche Brian y Jeff dieron la sesión de rock prometida, a la que Amy invitó a su numerosa pandilla. La casa fue invadida por un tropel de ruidosos adolescentes, que dieron su aprobación al concierto por medio de un silencio repentino y absorto en el instante en que comenzó la música.

A Theresa la engatusaron para que los acompañase al piano y, en menos de diez minutos, los chicos y las chicas estuvieron moviendo el esqueleto en la cocina, porque Margaret había entrado en la sala decretando:

– ¡Nada de bailes en mi alfombra!

Parecía haber olvidado que la semana anterior ella y su marido habían bailado un zapateado sobre ella.

Aun así, la noche fue un éxito rotundo, pues todos los amigos de Amy se fueron convencidos de que Jeff y Brian pronto estarían grabando un disco en Nashville, y Amy no cabía de contento, se sentía la estrella de la película.

El día posterior a la fiesta no había ningún plan acordado. Los cinco estaban reunidos en la sala, charlando y oyendo música. Tenían puesta la radio del equipo estereofónico y, cuando comenzó a sonar una conocida canción, Brian se levantó inesperadamente.

– ¡La canción perfecta para aprender a bailar! -exclamó.

Hizo una exagerada reverencia ante Theresa y extendió la mano.

– Tenemos que enseñar a esta chica a bailar antes del sábado.

– ¿Qué pasa el sábado? -preguntó Amy.

– Noche Vieja -respondió Patricia-. He invitado a estos dos a que vengan a una fiesta que haremos con un grupo de amigos.

– Pero tu hermana alega inexperiencia como bailarina y se niega a venir -añadió Jeff.

Theresa apartó la vista de la mano que Brian mantenía extendida en ademán de invitación.

– Oh, no, por favor, no puedo…

Se sentía de lo más ridícula, con veinticinco años y sin saber bailar.

– Nada de excusas. Es hora de que aprendas.

Theresa replicó lo primero que le vino a la cabeza.

– ¡Nada de bailes en la alfombra!

– Oh, vamos -dijo Amy, reconociendo a continuación-: Las chicas y yo siempre bailamos aquí cuando mamá está trabajando. No se lo diré.

– ¡Eso! -dijo Theresa mirando a Brian y sintiendo que se había puesto colorada-. Baila con Amy.

Para alivio de Theresa, Brian aceptó de buena gana.

– De acuerdo.

Brian dirigió el gesto cortés hacia la más joven de las hermanas.

– Amy, ¿quieres bailar conmigo? Haremos una demostración a la cabezota de tu hermana.

Amy sonrió encantada.

– Creía que no me lo ibas a pedir nunca -replicó descaradamente.

Al observar la escena, Theresa se sintió mucho más joven que Amy, que con catorce años podía levantarse de un salto, responder con un gesto coqueto y disponerse a bailar. Theresa deseó ser tan confiada y abierta como su hermana pequeña. Jeff y Patricia se unieron a la demostración.

– Ahora, fíjate bien -le dijo Jeff a su hermana-. A la una… a las dos…

Como siempre, Jeff consiguió que Theresa se mondara de risa con sus payasadas, pues cogió a Patricia con expresión remilgada y tieso como un palo, manteniéndose a medio metro de ella, haciendo una parodia de la posición tradicional de baile, hasta que la chica se hartó y declaró entre risas:

– Eres un caso perdido, Jeff. Búscate otra pareja.

Jeff no preguntó, sino que entró en acción. En un momento Theresa estaba sentada en el banco del piano mirando, y en el siguiente de pie y aprisionada entre los brazos de su hermano. Con recelo, vio cómo Brian observaba su progreso. Al bailar con su hermano, se hizo patente que tenía un talento natural para el ritmo. Sus pies la llevaban hasta donde se lo permitía su timidez. Pero, después de un rato, comenzó a moverse con más garbo al son de la música.

Jeff y Brian le habían tomado el pelo, pensó después. Probablemente habían estado conchabados desde el principio, pues apenas llevaba un minuto siguiendo el paso de Jeff cuando Brian la cogió de la mano.

– Mi turno, Jeff.

Después de aquello, el asunto de la fiesta pareció quedar resuelto. Y cuando Theresa se llevó subrepticiamente a Patricia para preguntarle lo que se iba a poner el día de la fiesta, la cosa pareció zanjada.

El viernes Theresa llamó a la puerta de Amy y, al no recibir respuesta alguna, asomó la cabeza. Su hermana estaba en trance, tumbada sobre la cama con los ojos cerrados y, cómo no, los auriculares puestos.

Theresa entró, cerró la puerta y tocó a Amy en la rodilla.

– ¿Sí? -preguntó levantando un auricular.

– ¿Te importaría quitarte ese chisme un momento?

– Claro que no. ¿Qué sucede?

Amy se quitó los auriculares y se incorporó.

– Tengo que pedirte un gran favor, cariño.

– Cualquier cosa… dispara.

– Necesito que me acompañes a hacer unas compras.

– ¿Qué clase de compras?

Incluso antes de pedir el favor, Theresa se había dado cuenta de lo irónico que era pedir consejos a una hermana once años, menor que ella.

– Algo para ponerme mañana por la noche.

– ¿Vas a ir a la fiesta?

Por un momento, Theresa temió que Amy fuera a ponerse celosa. Pero, cuando asintió con la cabeza, su hermana saltó alegremente de la cama.

– ¡Fantástico! ¡Ya era hora! ¿Cuándo nos vamos?

Una hora después, las hermanas estaban recorriendo el centro comercial de Burnsville, que constaba de tres plantas de establecimientos. En la primera tienda, Theresa se probó un vestido de terciopelo negro que la hizo estremecerse de ansiedad. Pero nada más meter la cabeza se hizo patente su sempiterno problema: de caderas para abajo tenía la talla nueve, de caderas para arriba habría necesitado una dieciséis.

Theresa vio la mirada de Amy reflejada en el espejo. Nunca habían intercambiado una palabra de su problema. Pero, desolada, la hermana mayor se deprimió repentinamente y adoptó una expresión sombría.

– Oh, Amy, nunca encontraré un vestido con estos malditos pechos.

– ¿Te lo ponen difícil, eh? -preguntó con tono comprensivo.

– Difícil no es la palabra. ¿Sabías que no he podido comprar un solo vestido sin retocar desde que tenía tu edad?

– Sí. Yo… bueno, hablé con mamá una vez de eso… Lo que quiero decir es que, si es difícil para ti… bueno, a mí también me podría pasar.

Theresa se volvió y puso las manos sobre los hombros de su hermana.

– Oh, Amy, espero que no te ocurra jamás. A mí también me preocupas. No le desearía mi tipo a una elefanta embarazada. Es horrible… no puedes ponerte nada… te aterroriza bailar con un hombre y…

– ¿Quieres decir que por eso no querías bailar con Brian?

– Es la única razón. Yo… -Theresa se lo pensó un momento y luego prosiguió-. Tienes catorce años, Amy. Eres lo suficientemente mayor para comprenderlo. Ya sabes que los chicos te miran con curiosidad desde que empieza a crecerte el pecho. Sólo que cuando el mío comenzó a crecer no paró hasta que llegó hasta estas proporciones, y los chicos no tuvieron compasión. Y cuando los chicos se convirtieron en hombres, bueno…

Theresa se encogió de hombros.

– Me figuraba que esa era la razón por la que te ponías esa ropa tan horrible.

– Oh, Amy, ¿tan horrible es?

Amy parecía arrepentida.

– ¡Jo, Theresa! No quería decir eso, sólo que… bueno, sé que nunca te pones el suéter que te regalé el año pasado. Era mucho más bonito que cualquiera de las cosas que tenías; por eso te lo compré.

– Me lo he probado un montón de veces, pero siempre me dio miedo salir de mi cuarto con él puesto.

– Oh… -se lamentó Amy, comprendiendo los dilemas cotidianos que su hermana tenía que afrontar.

– Bueno, podemos elegir piezas separadas y hacer una combinación aceptable, como una falda y un suéter, o algo así.

– Un suéter no, Amy. No me sentiría cómoda.

– ¡Pero no puedes ir a la fiesta con unos pantalones de pana, una blusa blanca y una rebeca de la abuela sobre los hombros!

– ¿Crees que yo quiero?

– Bueno… ¡tiene que haber algo mejor que eso, demonios!

Amy lanzó una mirada horrorizada a la falda pasada de moda que Theresa acababa de descartar.

Theresa recobró su buen humor repentinamente.

– «¿Demonios?» Supongo que mamá no sabe que dices cosas así, lo mismo que no sabe que bailas en la alfombra, ¿eh?

Theresa sabía perfectamente que, a los catorce años, Amy experimentaba con una gama de palabrotas mucho peores que la que acababa de proferir… estaba en una edad en la que se podían esperar tales experimentos.

De repente, el brillo de los ojos de Amy aumentó:

– Oye, ¿y si vemos el suéter del que te hablé? No digas nada hasta que te lo pruebes, ¿de acuerdo? Es ideal -dijo entusiasmada-. ¡El suéter más divino que te puedas imaginar! Le tengo echado el ojo desde antes de Navidades, pero estaba pelada y no me lo pude comprar. Pero, si les queda alguno de una talla más grande, ¡te va a encantar!

Un cuarto de hora después, Theresa estaba delante de un espejo diferente, en una tienda diferente, y luciendo una prenda que resolvía todos sus problemas, además de estar a la moda.

Era un suéter ligero y holgado, de tejido acrílico y color ciruela. Como más que ajustarse a su cuerpo, colgaba del mismo, disimulaba parcialmente su silueta.

– ¡Oh, Amy, es perfecto!

– ¡Ya te lo dije!

– Pero, ¿y los pantalones?

Amy echó el guante a unos pantalones de corte elegante y color indefinible: suave, sutil, entre gris y violeta. Luego se echó hacia atrás para contemplar a su hermana mayor y proclamó con la palabra más utilizada por la gente de su edad:

– ¡Divino!

Theresa giró ante el espejo y dio un abrazo a su hermana.

– ¡Lo es! Es perfecto.

Amy estaba radiante de orgullo y continuó dirigiendo la expedición.

– Ahora, los zapatos. Te saca casi una cabeza, así que no te vendrán mal unos cuantos centímetros de propina. Buscaremos unos elegantes y atrevidos, ¿qué te parece?

– Zapatos… ¡a por ellos!

Theresa estaba sacando la cabeza por debajo del suéter cuando recordó la última cosa con la que necesitaría ayuda.

– Amy, ¿te parece que llamaría demasiado la atención si me pusiera un poco de maquillaje?

La sonrisa de Amy se amplió.

– ¡Ya era hora de que te decidieses! -declaró.

– Espera un momento, Amy -dijo Theresa al ver el brillo de los ojos de su hermana-. Todavía no me he decidido…

Pero aquella noche sucedió algo que cristalizó su decisión. Estaba en su cuarto con la puerta abierta, examinando su suéter nuevo, cuando tuvo la sensación de que estaba siendo observada. Levantó la vista y descubrió a Brian en la puerta, mirándola. Era la primera vez que veía su cuarto, y sus ojos recorrieron perezosamente la habitación, deteniéndose en el estante que contenía su colección de figurillas y descendiendo a continuación a la cama, hecha con esmero. Luego regresaron a Theresa, la cual se había apresurado a guardar el suéter en el armario.

– ¿No he conseguido todavía que cambies de opinión respecto a la fiesta?

Brian se cruzó de brazos y se apoyó con indiferencia contra el marco de la puerta.

Theresa nunca había sido objeto de tanta atención por parte de un hombre, tardaría algún tiempo en acostumbrarse. Era desconcertante tenerle examinando su cuarto, que era un lugar demasiado íntimo para encontrarse con él. No sabía a dónde mirar.

– Sí, lo has conseguido, pero no esperes que baile tan bien como Amy.

– Lo único que espero es que en algún momento de la noche me mires a los ojos.

La mirada errante de Theresa revoloteó hasta los ojos de Brian, percibió un brillo burlón y se apartó una vez más, desconcertada.

– Así que ésta es tu guarida -dijo adentrándose en la habitación y haciendo un gesto con la cabeza hacia el estante de las figurillas-. Ya veo que la rana se ha unido a los demás. Me da mucha envidia su posición, mirando a tu almohada.

Brian se detuvo cerca de ella.

Theresa buscó una réplica sin encontrarla, y tragó saliva al sentir cómo le subía el rubor.

– ¿Sabes? Jeff tenía razón -se burló Brian con expresión divertida.

– ¿Ra… razón? ¿En qué?

– El rubor disimula las pecas. Pero no para nunca.

Brian acarició dulcemente con la yema de un dedo su mejilla.

– Es irresistible -añadió.

Luego se volvió y salió del cuarto tranquilamente, dejando a Theresa con la mano sobre la piel que tan suavemente había acariciado. El hormigueo perduraba sobre su mejilla. El roce había sido ligero como una pluma, pero Theresa había notado los callos de los dedos. Aquella sensación y sus bromas la habían dejado con la cabeza llena de mil emociones vertiginosas y el corazón palpitando de excitación.

Aquella noche, más tarde, Theresa llamó suavemente a la puerta de Amy y luego pasó.

– Necesito tu ayuda, Amy. Tienes que enseñarme a maquillarme, y tendrás que dejarme tus pinturas, si no te importa.

Por toda respuesta, Amy esbozó una sonrisa aprobadora y arrastró a su hermana dentro de la habitación, cerrando la puerta decididamente.

Estuvieron haciendo pruebas hasta las tantas. Sentada ante el espejo del tocador de Amy, Theresa experimentó con toda la gama de atrevidos colores adolescentes que había echado en falta en sus sueños de pubertad. La sesión de maquillaje tuvo dos ventajas: no sólo ayudó a la mariposa a salir del capullo, sino que también acercó a las dos hermanas. Dada la disparidad de edades, no habían tenido demasiadas oportunidades de compartir experiencias de aquel tipo.

Amy comenzó utilizando los colores primarios, haciendo un arco iris sobre la cara de su hermana, hasta que Theresa exclamó:

– ¡Parezco un cuadro de la abuela!

– Más bien pareces su paleta -corrigió Amy.

Compartieron unas risas y luego prosiguieron la tarea, buscando el toque adecuado para disimular las pecas y darle un aire sutil y resplandeciente.

Después les tocó el turno a los ojos pero, cuando Amy se inclinó sobre el hombro de Theresa y examinó críticamente en el espejo la pintura azul con que habían untado uno de sus párpados, estallaron en carcajadas una vez más.

– ¡Puaj! ¡Quítamela! Es como llevar manteca en un ojo, y parece que me lo han puesto morado.

– ¡Es verdad!

A continuación probaron una sombra de ojos verde, pero hacía que Theresa pareciese un semáforo, así que también la eliminaron. Al final se decidieron por un tono malva casi transparente que no ofrecía un mal contraste con el color de su piel y su cabello.

La primera vez que Theresa probó a usar la tenacilla de las pestañas se pellizcó y lanzó un grito de dolor.

– ¡Es como intentar rizar el pelo a una oruga! -se quejó-. Son tan cortas que casi no se ven, y para colmo son tan claras…

– Solucionaremos ese problema.

Pero las lágrimas resbalaron bajo sus castigados párpados, y pasaron varios largos y dolorosos minutos antes de que aprendiera a manejar con soltura la tenacilla. Luego aprendió a darse rimel en las pestañas con un cepillo. Los resultados, la sorprendieron incluso a ella misma.

– ¡Cielos, no sabía que tuviese unas pestañas tan largas!

– Eso es porque nunca habías visto sus puntas.

Eran una maravilla… largas y muy seductoras, y le daban a todo su rostro un aspecto brillante y… sensual.

El colorete resultó un absoluto desastre. Lo quitaron más rápido de lo que lo habían puesto, decidiendo que el color natural de Theresa no se podía destacar más y que lo mejor sería dejar sólo el tono primario.

Hasta entonces, Theresa sólo había utilizado una pintura de labios transparentes que les daba brillo, pero en esta ocasión probó varios tonos, y Amy le enseñó a mezclar hábilmente dos colores y a acentuar el atractivo contorno de su labio superior con un tono más brillante.

Con el maquillaje completado, Theresa parecía otra. Era un cambio drástico, y Amy sonrió ante el espejo.

Aun así, Amy no estaba satisfecha del todo.

– Ese pelo -gruñó irritada.

– Bueno, no puedo cambiar el color y ya sabes que no hay manera de peinarlo.

– Ya, pero podrías ir a la peluquería y ponerlo en manos expertas, a ver qué se les ocurría.

– ¿A la peluquería?

– ¿Por qué no?

– Con todo este maquillaje ya voy a llamar la atención bastante. ¿Qué va a pensar él si aparezco con un peinado diferente?

– ¡Oh, tonterías! Pensará que es increíble.

– Pero yo no quiero que parezca… bueno, que voy a una cita.

– ¡Pero es una cita!

– No, no lo es. Él tiene dos años menos que yo. Voy sólo de relleno, eso es todo.

Pero, a pesar de sus protestas, Theresa recordó las bromas de Brian y tuvo que reconocer que parecía muy satisfecho de ser su acompañante.

Varios minutos después, de pie delante del amplio espejo del tocador del baño, tuvo que morderse el labio inferior para contener la sonrisa de aprobación que quería surcar sus rasgos. Dejó de reprimirse y sonrió de oreja a oreja. ¡Le gustaba su cara! Por primera vez en su vida, le gustaba de verdad. Casi parecía un sacrilegio tener que quitarse la pintura.

Cuando de mala gana abrió el grifo y cogió la barra de jabón, le dio la sensación de que la noche siguiente no llegaría jamás.

Pero el último día del año llegó por fin, y Theresa consiguió hora para una peluquería, aunque era un día muy difícil. Por la tarde regresó a su casa convertida en la orgullosa poseedora de un nuevo peinado.

El consejo de la peluquera había sido muy sencillo: dejar los rizos sueltos con su forma natural y suavizar su tono con un tinte. El color rojo parecía menos chillón y tenía un aspecto más discreto y elegante.

Cuando colgó el abrigo en el armario del vestíbulo, Brian la saludó desde la sala.

– Hola.

Pero Theresa evitó una confrontación directa y salió disparada hacia su cuarto musitando sólo otro breve «hola».

Todo el mundo estaba arreglándose para la fiesta, y en el baño especialmente el ajetreo era muy denso. Theresa se dio una ducha rápida y se metió a su cuarto para echarse unos polvo de talco para después del baño que se había aventurado a comprar. Tenían un suave aroma a flores que recordaba a la mezcla de perfume que se ponían las mujeres antiguamente. Sutil, femenino.

Se detuvo con la borla en la mano y ladeó la cabeza. Por la pared que daba al baño estaban filtrándose diferentes sonidos. Oyó una tos masculina y reconoció que era de Brian. El agua de la ducha corrió durante varios minutos, durante los cuales se oyeron dos golpes, como los de un codo golpeando la pared, mientras las imágenes se sucedían velozmente en la mente de Theresa. Siguió el zumbido de un secador, luego un largo silencio, seguramente del afeitado, después del cual comenzó a tararear Dulces Recuerdos. Theresa sonrió y se dio cuenta de que llevaba un buen rato desnuda, pendiente de lo que sucedía en el baño.

Al volverse para buscar un sostén, vislumbró su impresionante figura en el espejo, y deseó por milésima vez en otros tantos días no haber tenido aquellos horribles senos. Se apartó del espejo y buscó un sostén limpio. Se lo puso con cara de pocos amigos, contemplando la prenda en el espejo. ¡No tenía ningún atractivo femenino! Los tirantes, tenían anchos refuerzos en los hombros para impedir que el peso dañara su carne, pero era inevitable que quedaran marcas. La prenda estaba hecha de un tejido blanco «extra-resistente». ¡Cómo odiaba esas palabras! Y cómo odiaba a la industria de la lencería. Debían una explicación a las cientos de mujeres con su misma talla, por no ofrecerlas un solo sujetador de color melocotón, azul celeste, malva o cualquier otro tono femenino. Aparentemente se suponía que las mujeres de sus mismas proporciones no tenían sentido del color cuando se trataba de elegir ropa interior.

Una sola vez, ¡oh, tan sólo una vez! cómo le habría gustado husmear en los mostradores y de ropa interior femenina con braguitas diminutas y sostenes a juego y experimentar lo que se sentía con unas prendas tan provocativas y femeninas sobre su piel. Pero desgraciadamente no le habían concedido la oportunidad.

Una vez puesta la ropa interior, cubrió el sostén de algodón con el suéter e inmediatamente se sintió más benevolente con ella misma y con la industria textil. El suéter era elegante y atractivo y le ayudó a recobrar su excitación. Los pantalones, de suave matiz violeta, se ajustaban perfectamente a sus caderas bien proporcionadas, y los zapatos de tacón alto con finas tiras de piel que había elegido añadían el toque adecuado de frivolidad. Theresa nunca había sentido demasiada afición por las joyas, especialmente por los pendientes, pues sólo servían para hacer más llamativo el rostro de una mujer. Pero, su nuevo tono de uñas merecía algo especial, así que se puso una delicada pulsera de oro alrededor de la muñeca izquierda. Finalmente, cogió un pequeño broche de oro con la forma de una clave de sol y lo insertó en el escote del suéter.

Luego cruzó el vestíbulo y se metió en el cuarto de Amy para reproducir el maquillaje ensayado la noche anterior. Pero a Theresa le temblaban tanto las manos que apenas podía manejar los cepillos y demás utensilios.

Amy se dio cuenta y no pudo resistir la tentación de burlarse.

– Considerando que no es una cita, no deberías estar en ese estado de nervios.

– Oh, ¿se nota? -preguntó consternada.

– Quizás deberías dejar de frotarte las manos en los muslos cada medio minuto, porque si no tus pantalones nuevos van a parecer muy pronto los pantalones de trabajo de un fontanero.

– Es ridículo, lo sé. Desearía parecerme más a ti, Amy. Eres ingeniosa e inteligente, incluso cuando hay chicos delante pareces saber qué decir y cómo actuar. Oh, estas cosas deben parecerte absurdas, viniendo de una mujer de mi edad.

De algún modo, el siguiente comentario de Amy fue el ideal para calmar los nervios de su hermana.

– A él le va a encantar tu nuevo peinado, y tu maquillaje, y también tu conjunto, así que deja de preocuparte. Anda, dame esa sombra y cierra los ojos.

Pero, cuando Theresa echó la cabeza hacia atrás e hizo lo que se le había ordenado, su hermana se halló ante la difícil tarea de aplicar maquillaje en unos párpados temblorosos. Aun así, consiguió reproducir el efecto mágico de la noche anterior, y cuando Theresa se miró en el espejo del tocador de Amy con el maquillaje acabado, se llevó una mano al pecho inconscientemente, en ademán de asombro.

Sonriendo, Amy la animó.

– ¿Lo ves? Te lo dije.

Y, en aquel precioso instante, Theresa la creyó. Se volvió impulsivamente para abrazar a su hermana, pensando en lo feliz que se sentía porque todas aquellas cosas no hubiesen sucedido antes. Era maravilloso experimentar aquellos primeros sentimientos de Cenicienta a los veinticinco años.

– Buena suerte, ¿eh?

La sonrisa de Amy era sincera.

Como respuesta, Theresa le lanzó un beso cariñoso desde la puerta. Cuando se volvió para salir, Amy añadió:

– ¡Ah! Y no te olvides de ponerte un poco de perfume.

– Oh, perfume. Pero no tengo nada. Compré unos polvos de talco, pero se supone que no deben poder olerse.

– Anda, prueba éste.

Escogieron una fragancia sutil y seductora de entre los botes esparcidos sobre el tocador de Amy. A Theresa ya sólo le restaba enfrentarse a Brian Scanlon. Y aquél iba a ser el momento más difícil de todos.

De vuelta en su cuarto, Theresa se movió de un lado a otro, guardando ropa suelta, mirando su reloj cada poco rato. Podía oír las voces de Jeff y Brian en el otro extremo de la casa, juntó con las de su padre y la de Amy. Todos estaban esperándola y, repentinamente, deseó haberse arreglado antes para no tener que hacer la entrada triunfal. Pero ya era demasiado tarde. Sin importarle si estropeaba los pantalones o no, se frotó las manos sobre los muslos por última vez, respiró profundamente y salió.

Todos estaban en la cocina. Sus padres estaban sendos en la mesa tomando café. Amy estaba de pie con las manos en los bolsillos contándole a Jeff que aquella noche iba a cuidar unos niños. Brian estaba junto al fregadero, llevándose un vaso de agua.

Theresa entró nerviosa como una colegiala. Jeff la vio y su reacción fue instantánea.

– Vaya, vaya, mira lo que tenemos aquí… creo que me equivoqué de pareja esta noche.

La envolvió entre sus brazos y la llevó en un remolino a lo Fred Astaire y Ginger Rogers mientras sonreía maliciosamente. Luego hizo una imitación muy convincente del habla lenta y pesada de Bogart.

– Oye, muñeca, ¿qué tal si lo hacemos esta noche?

Brian volvió la cabeza para mirarla, y el vaso de agua se detuvo a medio camino de sus labios.

Cuando Jeff soltó a su hermana, ésta estaba riéndose, consciente de que Brian había tirado el agua sin beber una sola gota. Se apartó del fregadero y dejó caer pesadamente la mano sobre el hombro de Jeff.

– Mala suerte, Brubaker. Yo se lo pedí primero.

Su mirada aprobadora se posó en Theresa, creando un halo de ilusiones en su corazón.

– ¿No es formidable su nuevo peinado? -inquirió Amy-. Y el conjunto se lo ha comprado especialmente para esta noche.

«Amy Brubaker, podría estrangularte», pensó Theresa.

– ¿De verdad? -preguntó Jeff con mucha guasa.

Luego fue el turno de Margaret.

– Theresa, por favor, date la vuelta. Todavía no he visto lo que ha hecho la especialista en maquillaje.

«¿Tenían que contarlo todo en aquella casa?»

Para mayor mortificación de Theresa, el veredicto de su madre fue:

– Deberías haber hecho eso hace años.

– Estás guapísima, cariño -añadió Willard.

Poco acostumbrada a ser el centro de atención, Theresa sólo podía pensar en escapar.

– Es hora de salir.

Jeff miró su reloj.

– Es cierto. Vosotros podéis ir delante. Patricia llegará en cualquier momento. Vendrá a recogerme en su coche.

Theresa se volvió de golpe, sorprendida.

– ¿No vamos todos juntos?

– No, Patricia tiene miedo de que me pase con la bebida y, como presume de no perder la cabeza jamás, hemos decidido que me deje ella en casa en lugar de al revés.

Theresa se dio cuenta de que debía dar la impresión de que no le apetecía demasiado quedarse a solas con Brian. Pero él fue a coger su abrigo al armario del vestíbulo, y Jeff la empujó hacia la puerta. Así que salió y dejó que Brian le echara el abrigo sobre los hombros. Él llevaba unos vaqueros azules nuevos y un jersey sin cuello azul celeste. Bajo el jersey llevaba una camisa blanca. Cuando estaba intentando meter los brazos por las mangas de su chaquetón de pana de color marrón, Theresa reaccionó educadamente y le ayudó en la tarea. Experimentó un inesperado estremecimiento de placer, ejecutando aquel insignificante acto.

– Gracias -dijo Brian.

Luego se ajustó el chaquetón con un gesto peculiarmente masculino que a Theresa le hizo sentir debilidad en las rodillas. Además Brian olía muy bien. Y repentinamente Theresa sólo deseó salir de la casa y refugiarse en la oscuridad del coche, la cual disimularía los sentimientos que la estaban haciendo enrojecer y palidecer alternativamente.

Dio un beso de despedida a sus padres, que iban a pasar la Noche Vieja en casa, viendo la celebración de Times Square por la televisión. Luego se volvió hacia su hermana y descubrió que estaba siguiendo sus movimientos con expresión melancólica.

– Amy… gracias, encanto.

Su hermana esbozó una débil sonrisa por toda respuesta. Se apoyó de nuevo en el borde de un armario de la cocina y siguió con la mirada los pasos de ambos hacia la salida.

– ¡Oye, sois estupendos los dos! -gritó justo antes de que la puerta se cerrase.

Ellos le dijeron adiós sonriendo y un momento después se vieron envueltos por el frío y el silencio de la noche.

Brian la cogió del brazo mientras caminaban sobre el pavimento helado y, repentinamente, a Theresa se le quitaron las ganas de conducir.

– ¿Te importaría llevar el coche, Brian?

Él se detuvo. Estaban delante del coche, dirigiéndose hacia la puerta del conductor.

– En absoluto.

En vez de dejarla allí, Brian la acompañó al lado del pasajero, abrió la puerta y esperó a que se acomodara.

Cuando Brian subió al coche cerrando la puerta de golpe, los dos comenzaron a reírse.

Sus rodillas estaban clavándose en el panel de mandos.

– Lo siento -dijo Theresa-, tienes las piernas más largas que yo.

Brian revolvió en la oscuridad, encontró el nivelador adecuado y dejó escapar un suspiro de alivio cuando el asiento comenzó a retroceder.

– ¡Buf! ¡Casi no lo cuento!

Theresa le dio las llaves y una vez más revolvió en la oscuridad, buscando a tientas la ranura para el encendido.

– Aquí -dijo Theresa.

En la oscuridad, sus manos se rozaron cuando se inclinó para indicarle el lugar. El roce fugaz le produjo a Theresa una sensación de hormigueo en la mano, luego entró la llave y el coche arrancó por fin.

– Gracias por dejarme conducir. Uno lo echa de menos.

Brian ajustó el espejo retrovisor, metió marcha atrás y se pusieron en movimiento.

El silencio era encantador. El aroma que Theresa recordaba emanaba del cabello y de la ropa de Brian, mezclándose con su propio perfume. Las luces del tablero iluminaban el rostro de Brian, y Theresa deseó volverse para contemplarlo, pero miró hacia adelante resistiendo la tentación.

– Así que ahí es donde fuiste esta tarde… a la peluquería. Me preguntaba dónde habrías ido.

– Amy y su bocaza.

Pero Theresa sonrió en la oscuridad, y él se rió de buena gana.

– Me gusta. Te queda muy bien.

Ella miró hacia la izquierda y le descubrió observando su pelo tenuemente iluminado, por lo que desvió la mirada rápidamente.

– Gracias.

Theresa deseaba decir que a ella también le encantaba su pelo, aunque verdaderamente el pelo de un hombre le gustaba más largo de lo que permitían las Fuerzas Aéreas, pero le encantaba el olor del suyo, y su color. Aprobaba la ropa que había elegido aquella noche pero, antes de que se decidiera a decírselo o no, Brian sugirió:

– ¿Por qué no pones un poco de música clásica? Luego nos hartaremos de escuchar rock.

La música llenó el incómodo silencio mientras circulaban bajo las indicaciones de Theresa. En menos de un cuarto de hora llegaron al Rusty Scupper, un club nocturno frecuentado por jóvenes, muchos de ellos solteros. Se ayudaron mutuamente con los abrigos y los dejaron en el guardarropa. Luego los llevaron a una larga mesa dispuesta para un grupo grande. Theresa reconoció a alguno de los amigos de Jeff e hizo las presentaciones, observando cómo Brian estrechaba la mano a los hombres y era mirado con admiración por alguna de las mujeres. Theresa observó las miradas de las mujeres y con un sobresalto se dio cuenta de que algunas examinaban a los hombres del mismo modo que éstos hacían con aquéllas. Se sintió confundida cuando una atractiva morena llamada Felice miró a Brian descaradamente, dándole su visto bueno, y le sonrió de forma provocativa.

– Reserva un baile para mí, ¿de acuerdo, Brian? Y asegúrate de que sea uno lento.

– Lo haré -replicó él cortésmente, soltando la mano que había retenido la suya más de lo normal.

Volvió al lado de Theresa, sacó una silla para ella y luego se sentó en la de al lado.

– ¿Quién es? -preguntó Brian en un tono que sólo podía oír ella.

A Theresa no le hizo mucha ilusión oír la pregunta.

– Felice Durand. Es amiga de Jeff y su pandilla desde que estudiaban en el instituto.

– Recuérdame que debo estar monopolizado por ti durante los bailes lentos -replicó con ironía, llenando a Theresa de una inmensa sensación de alivio.

Ella tenía poca experiencia en el terreno de la vida social, y el atrevido examen al que había sometido el cuerpo de Brian Felice, seguido por su invitación a quemarropa, la habían puesto muy nerviosa. Pero, al parecer, no todos los hombres se dejaban pescar por cebos tan obvios como aquel lanzado por Felice. El respeto que Theresa sentía por Brian aumentó otro poco.

Entonces llegaron Jeff y Patricia y la mesa se llenó de conversaciones animadas y risas. Poco después llevaron varias cartas, y Theresa se quedó horrorizada al ver los precios que habían puesto por ser Noche Vieja, pero se dijo a sí misma que una velada con Brian valdría la pena.

Distribuyeron unas cuantas jarras de vino por la mesa, se llenaron las copas y se propusieron brindis. Tocando con su copa la de Jeff, Brian exclamó:

– Por los viejos amigos…

Y tocando la de Patricia y finalmente la de Theresa, añadió:

– Y por los nuevos.

Su verde mirada se clavó en los ojos de Theresa y permaneció estática cuando ella bajó la vista tímidamente hacia el líquido de color rubí y lo bebió.

La cena fue bulliciosa y abundante y, durante su mayor parte, Brian y Theresa escucharon las bromas sin tomar parte. Theresa se sentía aliviada de que Brian, al igual que ella, fuera más bien un extraño. Se sentía unida a él, en un agradable segundo plano.

Cuando acabara la cena empezaría el baile.

El baile. El pensamiento por sí solo llenaba a Theresa de una mezcla de aprensión e impaciencia. No había sido tan complicado girar entre los brazos de Brian aquel día en la sala. Allí, la pista de baile estaría rebosante de gente; nadie se fijaría en ellos. Debería ser fácil someterse al abrazo de un hombre atractivo como Brian, pero al pensarlo, sintió un escalofrío. «Está cargando conmigo», pensó.

En aquel preciso instante se acercó la camarera y habló al grupo desde un extremo de la mesa.

– En cuanto comience el baile, cerraremos el servicio de restaurante, así que, si no les importa, arreglaremos la cuenta de la cena ahora. Muchas gracias.

Automáticamente, Theresa cogió su bolso, al mismo tiempo que Brian sacaba su cartera. Entonces, la mano de Brian se cerró sobre la suya.

– Tú vienes conmigo -dijo simplemente.

Los ojos de Theresa volaron hacia los de Brian. Estaba observándola fija, insistentemente, sus dedos fríos todavía descansaban sobre los de ella, cuyo corazón palpitaba alocadamente.

«Sí», pensó Theresa, «verdaderamente voy contigo.»

– Gracias, Brian.

Él le pellizcó la mano y luego apartó la suya y, por primera vez, Theresa sintió que realmente formaban una pareja.

Capítulo 6

El conjunto encargado de animar la fiesta tenía mucho talento. Se componía de cinco músicos y una cantante. Toda su música tenía un ritmo rotundo y certero que animaba a la gente a salir a bailar para regresar al rato a las mesas a refrescarse. Mientras la mitad del grupo había dejado la mesa en favor de la pista de baile, Theresa y Brian continuaron sentados compartiendo el silencio, observando a los bailarines.

El grupo comenzó a ritmo trepidante una canción de moda y Theresa se vio hipnotizada por la perspectiva de las caderas en movimiento de Felice Durand. Llevaba un vestido de color rojo encendido muy ajustado. Sus movimientos eran felinos y seductores; sin perder nunca el ritmo utilizaba manos, brazos, hombros y pelvis en una provocativa combinación que invitaba a la lujuria. Mirándola, Theresa sintió una punzada de celos.

De repente, Felice dio media vuelta, dando la espalda a su pareja, y dirigió una mirada provocativa, con los labios entreabiertos, a Brian. Dos balanceos más y sus ojos espiaron a Brian. La silla de éste estaba medio vuelta hacia la pista, y una breve mirada bastó a Theresa para darse cuenta de que llevaba algún tiempo observando a Felice.

Sin perder un solo compás, la mujer consiguió de algún modo centrar toda su atención en Brian. Sus caderas evocaban el giro de un sacacorchos; fruncía los labios formando un puchero y sus manos de uñas rojas y brillantes transmitían mensajes incitantes. Theresa desvió de nuevo la mirada hacia Brian y vio cómo sus ojos descendían desde el rostro de Felice hasta sus senos y de éstos a las caderas, quedándose fijos en éstas.

Un momento más tarde, Felice giró hábilmente y se puso de cara a su pareja, luego se perdió entre la multitud, como diciendo: «si quieres más, chico, ven a por ello.»

Brian se volvió hacia Theresa y la pescó mirándole. Ella desvió rápidamente la vista hacia su ropa, sintiendo que se ruborizaba y que estaba fuera de lugar. Las multitudes jóvenes y animadas no eran para ella. Jeff encajaba allí, puede que hasta Brian, pero ella no.

Justo en aquel momento cambió la música. El teclista tocó la característica introducción de The Rose… lenta, melancólica, romántica.

Por el rabillo del ojo, Theresa captó un destello rojo encendido disparado hacia Brian, pero antes de que hiciera diana, aquél se levantó de un salto, cogió a Theresa de la mano y la llevó hacia la pista de baile. Apenas habían dejado sus sillas cuando fueron interceptados por Felice y su pareja, que regresaban a la mesa.

La belleza morena tenía un aspecto atractivo, acalorada y jadeante por el esfuerzo hecho, cuando detuvo a Brian poniéndole una mano en el pecho.

– Pensaba que este baile sería mío.

– Lo siento, Felice. Es nuestra canción, ¿no es así, Theresa?

Demasiado aturdida para responder, Theresa se dejó llevar entre la multitud hacia la pista, donde se vio balanceada entre los brazos de Brian.

– ¿Lo es? -preguntó ella con sonrisa maliciosa.

– Ahora sí.

La propia sonrisa conspiradora de él alivió el desconcierto que sentía desde que le vio observando a Felice.

– Se me ocurre que en menos de dos semanas hemos reunido suficientes canciones nuestras para dar un concierto.

– Imagínate la mezcla que sería. El Nocturno de Chopin y Dulces Recuerdos de Newbury.

– Y The Rose -añadió Theresa.

– Y sin olvidar «Oh, yo tenía una gallinita que no me ponía un huevo…»

Los dos soltaron una carcajada al unísono. La de Brian era un sonido melodioso que hizo estremecerse a su pareja. Algo maravilloso había sucedido. Mientras bromeaban, sus pies habían estado deslizándose inconscientemente al ritmo de la música. La musicalidad natural de Theresa se había impuesto. Distraída por Felice y la conversación, Theresa había olvidado llevar su timidez a la pista. Seguía los expertos pasos de Brian con libertad jubilosa. Era un bailarín increíble. Moverse a su ritmo fluido no precisaba esfuerzo alguno, aunque Brian mantenía una distancia respetable entre sus cuerpos.

¿Cuándo habían muerto sus risas? Los ojos verdes de Brian no habían abandonado los de Theresa, sino que contemplaban su cara alzada mientras bailaban en silencio.

– Brian -dijo suavemente-, no me importa que bailes con Felice.

– Yo no quiero bailar con Felice.

– Vi que la mirabas.

– Eso es algo difícil de evitar.

Brian frunció el ceño por un instante, en ademán irritado.

– Mira -prosiguió-, Felice es como las innumerables chicas que hay siempre al pie del escenario para intentar ligar con los músicos, cualquiera que sea el grupo que toque esa noche. Las hay a cientos, pero eso no es lo que quiero esta noche, ¿de acuerdo? No cuando tengo algo mucho mejor.

Al pronunciar sus últimas palabras, Brian cerró su abrazo apretándola con fuerza. Ahora Theresa se hallaba en esa situación sobre la que se había preguntado a menudo con temor y fascinación a la vez. Sus senos estaban suavemente aplastados contra el pecho de Brian y sus muslos sentían los rítmicos empujones de los pasos del mismo. Sobre su cintura descansaba una mano firme y segura, mientras las suyas palpaban un hombro fuerte y musculoso y una mano extendida y fría respectivamente. Brian apoyaba la barbilla sobre su sien.

«Estoy bailando estrechada por un hombre. Y es delicioso». Theresa se sentía liberada, quizás porque, a pesar del hecho de que sus cuerpos se rozaban, la presión de Brian era sólo la necesaria para guiarla. Las caderas del joven permanecían a una distancia discreta, mientras que las otras zonas donde sus cuerpos se tocaban parecían vivas y cálidas.

Brian tarareaba la canción dulcemente, y las suaves vibraciones de su voz temblaban en su pecho y se filtraban en los senos de Theresa. Olía a limpio, a una fragancia sutil y masculina, y Theresa pensó: «miradme, todo el mundo. Estoy enamorándome de Brian Scanlon, y es absolutamente maravilloso.»

La canción terminó y Brian se apartó un poco, reteniéndola todavía suavemente. Su sonrisa era tan placentera como las sensaciones que Theresa acababa de experimentar. La de ella era asustadiza.

– Bailas muy bien, Theresa.

– Tú también.

El grupo comenzó sin pausa alguna otra canción lenta, y se hizo patente que bailarían otra vez. Brian la llevó contra su cuerpo, esta vez hundiendo la cabeza un poco más, mientras Theresa levantó la suya un poco más también. Y, de algún modo, fue portentoso que la canción comenzase con la palabra «amor».

– Theresa, esta noche estás tan bonita como te imaginé la primera vez que Jeff me habló de ti.

– Oh, Brian… -comenzó a protestar.

– Cuando te vi en la cocina, no me lo podía creer.

– Amy me ayudó. Yo… bueno, tengo poca experiencia en arreglarme para ir a fiestas.

– Mucho mejor -susurró.

Y la siguiente cosa que Theresa supo fue que su rostro estaba anidando en la curva cálida y fragante del cuello de Brian. De algún modo, de algún mágico modo, sus caderas se habían unido, y Theresa sintió por primera vez el contacto del vientre de Brian, de la cálida piel que buscaba la suya. El brazo de Brian rodeaba firmemente su cintura, apretándola y manteniéndola pegada a él.

Theresa probó a cerrar los ojos y descubrió que ya estaba mareada de las sensaciones que la proximidad de Brian agitaba en su interior, y las vueltas que daban lentamente aumentaban su vértigo. Entreabrió los ojos y vio a través de sus pestañas el pulgar de Brian acariciando su mano al ritmo de la música. Ella mantenía la palma apretada contra el duro pecho, percibiendo los latidos uniformes de su corazón. Luego notó lo encallecidos que estaban los dedos que acariciaban su mano, y recordó aquella mano izquierda de largos dedos deslizándose por el mástil de la guitarra mientras su dueño cantaba para ella. Sus ojos volvieron a cerrarse mientras se regocijaba en las maravillosas sensaciones que le producía estar donde estaba, con quien estaba. La clase de hombre que era…

En esta ocasión, cuando acabó la canción, ninguno de los dos se movió de inmediato. Brian la abrazó con más fuerza y acarició su espalda. Luego se echó hacia atrás, sin soltar nunca su mano, mientras abría el camino hacia la mesa y el grupo anunciaba un descanso.

Theresa se sentó en la silla que él le ofrecía. Sus sillas estaban juntas, ligeramente vueltas de espalda a la mesa y, cuando Brian se sentó, apoyó el tobillo sobre la rodilla de tal modo que una pierna rozaba el muslo de Theresa. Se quedó en esa posición intencionadamente, pensaba Theresa, un leve contacto que les mantenía unidos mientras renunciaban a bailar.

– Bueno, háblame un poco de lo que es enseñar música a unos críos.

Theresa le habló de su trabajo y le contó más cosas de las que nunca había compartido con ningún hombre.

Y, mientras hablaba, Brian observaba su rostro, sus expresiones cambiantes risueñas, pensativas y sanas… «Sí, sanas», pensó Brian. «Esta mujer es sana de un modo que no he visto en ninguna otra mujer. Ciertamente, en ninguna de las Felices, cuyos ofrecimientos he aceptado siempre que me ha venido en gana.»

«Las mujeres como Felice, con sus vestidos rojos y sus caderas provocativas, son para una noche. Esta mujer es para toda la vida. ¿Cómo será en la cama? Ingenua, insegura y muy parecida a una virgen. Completamente opuesta a las tigresas que saben atraer a un hombre para excitarle con habilidad de expertas». No, Theresa Brubaker sería tan fresca y pura como… como el Nocturno de Chopin.

– Bueno, y tú cuéntame lo que es estar trabajando para las Fuerzas Aéreas durante el día y tocando en el club de oficiales por las noches.

Brian se lo contó.

Y, mientras hablaba, Theresa se imaginó a las Felices que miraban al guitarrista desde el pie del escenario, pues el grupo de Jeff y Brian actuaba también en las cantinas a las que los hombres alistados podían llevar a sus novias. Theresa pensó en lo que había dicho acerca de las innumerables chicas que intentaban ligar con los músicos. Pero había añadido que eso no era lo que quería esa noche. ¿Esa noche? La insinuación era evidente. De vuelta en la base habría sin lugar a duda otras que atraerían la atención de Brian, otras con vestidos de color rojo encendido y caras y cuerpos como los de Felice Durand. Un hombre como él se cansaría enseguida de una inocentona como ella.

Se imaginó a Brian saliendo al escenario, aceptando las proposiciones de alguna admiradora, acostándose con ella.

Y, si a Brian no le faltaban oportunidades, era de suponer que a su hermano tampoco. El pensamiento le enfrió los ánimos.

Theresa regresó de su ensueño cuando Brian comenzó a hablar con voz grave.

– Theresa, en junio, cuando Jeff y yo acabemos el servicio, pienso venir a vivir por aquí para poder formar otro grupo con él.

– ¿En serio?

La agitación comenzó una vez más a hacer estragos en su interior. ¿Brian regresando para quedarse toda la vida?

– Pero… ¿y Chicago?

– No hay nada que me ate a Chicago. Nadie que me importe. La gente que conocía serán prácticamente unos extraños después de cuatro años.

– Jeff mencionó que habíais hablado de seguir juntos, pero, ¿y el resto del grupo?

– Buscaremos aquí un batería y un bajo, y puede que también una cantante. Nos gustaría introducirnos en el mundo de las fiestas privadas, pero tendremos que pasarnos un par de años tocando en bares y locales nocturnos antes de poder conseguirlo.

Brian parecía estar esperando su aprobación, pero Theresa se había quedado sin habla.

– Bueno…

Theresa gesticuló vagamente, le dirigió una sonrisa brillante, intentó razonar lo que aquello podría significar para su futura relación con él.

– Esa no es exactamente la reacción que esperaba.

Theresa bajó la vista hacia su regazo y sin necesidad se alisó el pantalón sobre su rodilla izquierda mientras Brian proseguía:

– Ya te lo he dicho en otra ocasión; lo que verdaderamente quiero ser, en el fondo, es disc-jockey. Quiero entrar en el Brown Institute, ir a clase por las mañanas y actuar por las noches. A Jeff le parece estupendo. ¿Y a ti?

– ¿A mí?

Theresa alzó sorprendida sus ojos castaños y sintió que su corazón palpitaba alegremente a la expectativa.

– ¿Y por qué necesitas mi aprobación?

Brian no movió ni una pestaña durante un largo instante. Observó detenidamente a Theresa con sus deslumbrantes ojos verdes, pero en los mismos se leían muchas cosas no dichas.

– Creo que sabes por qué -respondió por fin con voz profunda.

Un acorde resonante anunció la continuación de la actuación, y Theresa se salvó de tener que contestar gracias al estallido de sonido que llenó la sala. Estaban todavía mirándose a los ojos cuando la insistente Felice surgió de la nada y cogió a Brian por el brazo, levantándole de la silla mientras él continuaba con la mirada fija en Theresa.

– ¡Vamos, Brian, veamos de qué eres capaz, encanto!

– De acuerdo, pero sólo uno.

Desgraciadamente, Theresa se vio sometida a la prolongada tortura de observar a Felice apropiándose de su pareja durante tres largas y trepidantes canciones. En menos de un minuto de observación se le secó la boca. Y en un tiempo similar volvió a humedecérsele.

Brian movía su cuerpo con la naturalidad de un profesional del escenario, y lo hacía sin ninguna afectación. Cuando movía las caderas, el movimiento era tan sutil, tan atractivo, que Theresa se quedó boquiabierta sin darse cuenta. Su rostro adoptaba una agradable expresión de contento cuando ocasionalmente mantenía contacto visual con Felice. Ella se movía a su alrededor en un viaje provocativo que acababa cuando casi le tocaba con los senos. Felice dijo algo, y Brian se rió.

La canción terminó y Brian puso una mano en la cintura de Felice, como para sacarla de la pista, pero ella se volvió, poniendo ambas manos sobre el pecho de Brian y levantando la vista hacia su rostro. Brian echó una breve mirada hacia la mesa, y Theresa desvió rápidamente la suya. Comenzó otra canción de ritmo salvaje y, cuando Theresa volvió a mirar hacia la pista, rabiaba de celos. Observando los deslizamientos y oscilaciones del cuerpo esbelto de Brian, sintió una extraña ansiedad en el suyo, y pensó que era tan humana como los hombres que se quedaban mirándola cuando entraba en algún sitio.

Felice consiguió entrelazar su brazo con el de Brian al final de la canción y le presentó a alguien que había en la pista, incitándole luego a seguir bailando y Theresa vio que no oponía ninguna resistencia.

Cuando la pareja volvió a la mesa, Felice dijo a Theresa con voz arrulladora:

– Chica, si fuera tú, no le soltaría. Es pura dinamita.

Luego se volvió hacia Brian.

– Gracias por el baile, encanto.

Los celos eran algo nuevo para Theresa, así como el sentimiento de atracción sexual. De repente supo lo que significaba que te gustara un hombre. Tenía que ser aquella consciencia maravillosa y alocada de su virilidad y de su propia feminidad; aquella sensación de que el corazón va a estallarte en cualquier momento; aquella hipersensibilidad que permite percibir cada movimiento de los músculos, cada cambio de expresión, hasta los movimientos de la ropa sobre el cuerpo. Theresa observó con una fascinación nueva para ella cómo se sentaba. Le dio la impresión de que cada uno de sus movimientos eran algo peculiar de él, como si ningún otro hombre se hubiera sentado en la vida de modo tan atractivo y personal. ¿Esto era normal? ¿La gente que se enamoraba sentía un orgullo y una posesividad tan desproporcionados? ¿Encontrarían a su elegido impecable, único y maravilloso al ejecutar los movimientos más triviales, como por ejemplo sentarse en una silla y apoyar el tobillo sobre la rodilla?

– Lo siento -murmuró Brian, centrando toda su atención de nuevo en Theresa.

– No parecía que estuvieras muy apenado. Más bien parecía que estabas pasándolo en grande.

– Felice baila muy bien.

Theresa arrugó los labios en gesto desaprobador.

– Mira, siento haberte dejado aquí sentada durante unos cuantos bailes.

Theresa desvió la mirada, encontrando difícil asimilar los sentimientos recién descubiertos. Brian cogió un trozo de hielo y se lo metió en la boca. Cuando se volvió hacia la pista, Theresa aprovechó para observarle.

Cuando Brian se volvió para mirarla, desvió rápidamente la vista. Theresa tenía el brazo apoyado en la mesa, y de pronto, la cálida mano de Brian se posó sobre él.

Sus miradas se encontraron. Brian le dio un apretón en el brazo una vez, suavemente, y a Theresa le dio un vuelco el corazón. Aunque no habían hablado una palabra más sobre Felice, el asunto quedó zanjado.

Cuando el ritmo de la música se hizo más lento, Brian se levantó sin decir una palabra y la cogió de la mano. En la pista, envuelta entre sus brazos, percibió que el movimiento había aumentado el calor y el aroma de su piel. La palma de su mano también, estaba más caliente que antes.

Jeff y Patricia pasaron bailando a su lado, y Jeff se inclinó hacia Brian.

– Oye, tío, ¿cambiamos de pareja en el próximo baile? -preguntó.

– No te ofendas, Patricia, pero ni por casualidad.

Brian reanudó su abrazo íntimo, y Theresa se asomó por encima del hombro de su pareja para mirar a su hermano, que le dirigió una sonrisa de oreja a oreja y le hizo un guiño.

Durante el resto de la noche, Felice intentó varias veces pescar a Brian para un baile lento, pero él se negó a morder el anzuelo otra vez. Durante las canciones rápidas se sentaban, bailando sólo las lentas. Theresa era cada vez más consciente de que se aproximaba la medianoche.

Estaban en la pista cuando acabó una canción y Theresa se volvió hacia la mesa, pero fue detenida por la mano de Brian, que cayó pesadamente sobre su hombro.

– No tan deprisa, jovencita.

Cuando se volvió hacia él, estaba mirando su reloj.

– Ya sólo faltan cinco minutos, pero vamos a quedarnos aquí hasta el momento triunfal, ¿de acuerdo?

Theresa sintió que la invadía una aguda agitación sexual. Sin darse cuenta, se había quedado mirando absorta los labios de Brian. Su boca era muy hermosa, muy sensual, el labio inferior levemente más grueso que el superior, aquellos labios entreabiertos que ahora brillaban tentadoramente, como si acabase de pasar la lengua sobre ellos… Recordó las breves ocasiones que habían rozado los suyos y el torbellino de emociones que sus besos fugaces habían provocado en su corazón. En aquel instante comenzó la misma reacción, causada tan sólo por mirar sus labios.

Alzó la vista para encontrar la de Brian fija en su propia boca. La prolongada mirada contenía una promesa de sensualidad que nunca había soñado encontrar en un hombre. En su vida, había besado a muy pocos hombres, y a todos ellos en privado. La idea de hacerlo en público aumentó su timidez. Miró a su alrededor: había cierto grado de anonimato en la pista, donde la multitud estaba apretujada hombro con hombro prácticamente.

Justo en aquel momento alguien dio un empujón a Theresa. Ésta se volvió para encontrarse a una camarera que estaba abriéndose paso a codazos entre el gentío, repartiendo sombreros y matasuegras, confeti y serpentinas. A Brian le tocó un sombrero de copa de cartón verde que habría hecho las delicias de Fred Astaire. Se lo puso de lado y se dio un toque en el ala con pinta de desear tener unos guantes blancos y un bastón para completar el conjunto. Luego miró a Theresa arqueando las cejas.

– ¿Qué aspecto tengo?

– Pareces un chino disfrazado de escocés.

Él soltó una carcajada.

– ¿Un poco caballero y un poco bribón?

– Exacto.

– ¿Y tú no vas a ponerte tu diadema?

– ¡Oh!

Theresa levantó la diadema y arrugó la nariz, disgustada. Estaba cubierta de un horrible polvillo rosa y brillante que combinaría desastrosamente con su pelo. Pero levantó las manos y se la colocó con gesto juguetón sobre la cabeza. Cuando palpó la diadema con la mano para ver si estaba bien puesta, Brian la sustituyó en la tarea.

– Anda, déjame.

Apartó la mano de Theresa y luego ajustó el adorno chillón entre sus fuertes y elásticos rizos. Su toque pareció incendiar la cabellera de Theresa. La sola proximidad de aquel hombre hacía las cosas más diabólicas a sus sentidos.

– ¿Y yo, qué aspecto tengo? -preguntó Theresa procurando dominar sus sentimientos y bromear con ligereza.

– Parece que los ángeles te han rociado con polvo de estrellas.

Brian acarició suavemente su frente, y para Theresa fue como recibir una descarga eléctrica.

– Pero supongo que no hay nada de malo en un poco de polvo de estrellas -añadió-. Te lo pondré mejor.

La acarició de nuevo, en esta ocasión en la mejilla, deslizando el dedo lentamente hacia la barbilla, antes de dejar caer la mano entre los dos, atrapando las de ella sin apartar la mirada de sus ojos asombrados. Los suyos eran penetrantes, estaban llenos de admiración y parecían radiar mensajes muy similares a los que ella era incapaz de disimular.

– Será mejor que cierres los ojos, Brian, o todos estos colores te darán dolor de cabeza -le advirtió, dándose cuenta del aspecto tan chillón que debía tener con la llamativa diadema de color bermellón y el polvillo rosa brillante destacando sus mejillas cubiertas de pecas.

El batería comenzó un redoble. A Theresa y Brian les pareció que el sonido provenía del otro lado del universo, de lo ensimismados que estaban. Él apretaba sus manos con tanta fuerza, que se olvidó de todo excepto de los ojos verdes que no cesaban de mirarla. Toda su vida había anhelado ver en la mirada de un hombre, de un hombre especial, lo que ahora estaba viendo. Alrededor de ellos, la multitud comenzó a corear la cuenta atrás hacia las doce.

– ¡Cinco… cuatro… tres… dos… uno!

El grupo atacó el primer acorde de Auld Lang Syne, y ni Theresa ni Brian se movieron durante varios segundos.

Luego, dos brazos fornidos y cálidos envolvieron a Theresa y fue arrastrada contra un duro pecho y unos labios inquietos.

Una serpentina rosa surcó el aire y cayó a través del ala del sombrero verde de Brian, descendiendo sobre la oreja y el mentón, pero a él la cosa le pasó absolutamente desapercibida. Una lluvia de confeti cayó sobre el pelo y los hombros de Theresa, pero ellos sólo eran conscientes el uno del otro, de la intimidad que al fin habían conseguido. Tenían los ojos cerrados mientras se besaban y unían sus lenguas de una forma que hizo estremecerse a Theresa. Las manos de ella se deslizaban ásperamente por la espalda musculosa de Brian, que metió una de las suyas bajo la nube de cabello, para posársela con intimidad en el cuello.

La boca de Brian era cálida, húmeda y tentadora. La exploración de su lengua provocó la respuesta de la de ella, y las dos se enzarzaron en un baile lleno de sensualidad.

Brian comenzó a moverse como arrastrado por un embrujo del que no pudiera escapar, balanceando a Theresa al ritmo de la canción nostálgica. Sus cuerpos se unieron, se apretaron y oscilaron juntos, aunque sus pies apenas se movían. Brian movió la cabeza en una abierta invitación sensual a profundizar el beso, con sus labios abarcando los de Theresa más plenamente. La respuesta de ella fue tan natural como el baile evocador que estaban compartiendo: sus propios labios se abrieron completamente. Theresa sentía el erótico resbalar de los labios y la lengua de Brian, un calor húmedo que encendía todo su cuerpo.

A Theresa nunca le había sucedido algo así. A los besos del pasado les había acompañado la timidez o la morbosidad, y a veces, una rápida sucesión de ambas. Dejó que Brian frotara las caderas contra las suyas, brevemente al principio, con presión creciente después hasta que el movimiento se convirtió en una evocación de abrazos más íntimos. Finalmente, Brian la abrazó con tal fuerza posesiva que le hizo sentir un dulce dolor en las costillas. Y el beso se prolongaba…

Brian comenzó a tararear la canción en la boca de Theresa, que respondió haciendo lo mismo, y con el nuevo año algo también nuevo nació entre ellos. Antes de que Theresa pudiera darse cuenta de lo que estaba sucediendo, sintió que el cuerpo de Brian se endurecía, pero permaneció pegada contra él, maravillándose de que al fin alguien le hubiese abierto las puertas del lado hermoso del contacto físico.

Auld Lang Syne llegaba a su fin, y en algún rincón de su conciencia Theresa supo que la canción se había convertido en otra cuando Brian levantó la cabeza, pero no las manos. Brian la envolvía en un cálido abrazo mientras se balanceaban mirándose a los ojos.

– Theresa, esto comenzó antes de que te viera, ¿lo sabías? -murmuró con voz apasionada.

– ¿An… antes de que me vieras? -preguntó quedándose con los labios entreabiertos.

– Jeff solía contarme cosas de ti que me dejaban tumbado en la cama por la noche preguntándome cómo serías. Habría sido el hombre más decepcionado del mundo si no hubieras sido exactamente como eres.

Theresa bajó los ojos hacia los hombros de Brian, cubiertos de confeti.

– Pero, yo…

– Tú eres perfecta.

Sin salir de su asombro, Theresa se dejó llevar durante el resto de la canción, percibiendo inequívocamente el estado de excitación de Brian.

Cuando acabó, Brian se echó hacia atrás, pero mantuvo los brazos entrelazados alrededor de la cintura de Theresa.

– Vámonos de aquí -sugirió Brian con voz ronca y suave.

– Pe… pero si sólo son las doce -balbuceó ella, horrorizada al sentir una repentina ansiedad sexual.

Brian desvió la vista hacia su cabello, espolvoreado de confeti. La diadema se había descolocado y Brian se la quitó, sonriendo a sus labios entreabiertos.

– Vámonos a casa.

– ¿Pero, y Jeff, y…?

– ¿Tienes miedo, Theresa?

Ella desvió la mirada sintiendo unas alocadas palpitaciones en el pecho, pero Brian levantó su barbilla, forzándola a mirarle a los ojos.

– Theresa, ¿estás asustada de mí? No debes estarlo. Quiero estar a solas contigo, aunque sólo sea una vez antes de irme.

«Pero, Brian, yo no hago cosas así. No soy una de tus admiradoras.» Las palabras cruzaron por su cabeza, pero no por sus labios. Habría quedado como una boba integral si las hubiese dicho y las intenciones de Brian fuesen buenas. ¡Aunque Brian no le había dejado lugar a dudas sobre su estado de excitación! Y ella era una virgen de veinticinco años, atormentada por aquella traumática primera vez que muy bien podría repetirse si aceptaba la sugerencia de Brian.

En vez de esperar su respuesta, Brian la volvió hacia el borde de la pista dejando la mano sobre la espalda de Theresa mientras ésta abría el camino hacia la mesa. Después de coger su bolso, no se atrevió a mirar a Jeff a los ojos mientras se despedían.

Por acuerdo tácito volvió a conducir Brian. Dentro de su cálido abrigo de lana, Theresa estuvo estremeciéndose durante la mayor parte del camino, incluso a pesar de que la calefacción estaba encendida al máximo. En la calzada de la casa, Brian aparcó el coche apagó el motor y devolvió las llaves a Theresa en la oscuridad. Ella hizo ademán de salir pero Brian la detuvo cogiéndola con fuerza por la muñeca.

– Ven aquí.

La orden fue pronunciada suavemente, pero estaba empapada de ronca emoción.

– Ha pasado mucho tiempo desde que besé por última vez a una chica en un coche. Me gustaría volver a la base llevándome ese recuerdo.

Había sido más sencillo en la rebosante pista de baile, donde la proximidad era algo prácticamente inevitable. Esta vez Theresa tenía que inclinarse por propia voluntad. Vaciló, preguntándose cómo aprenderían las mujeres a cumplir su papel en aquellos ritos que a ella la inhibían a cada momento.

Brian ejerció una leve presión en la muñeca de Theresa y la atrajo lentamente hacia sí, ladeando la cabeza para recibir sus labios en una nueva clase de beso que, aunque no envolvía exigencias, no dejaba de ser sensual. Fue un beso fugaz que hizo a Theresa anhelar más.

– Tienes la nariz fría. Vamos adentro a calentarla -sugirió Brian.

Capítulo 7

El silencio reinaba en la casa. La luz pequeña que había sobre la cocina estaba encendida una vez más, y Theresa se apresuró a pasar junto al cono de luz que proyectaba para adentrarse después en las sombras del pasillo que llevaba al vestíbulo, consciente de que si Brian veía su rostro se daría cuenta de lo terriblemente insegura y asustada que se sentía de repente. Percibió cómo las manos de Brian le quitaban el abrigo, aunque no se había dado cuenta hasta entonces de que él estaba siguiéndola tan de cerca. A Theresa se le ocurrieron un montón de temas de conversación, pero se diseminaron en mil pedazos como los cristales de un calidoscopio. Incapaz de articular palabra sin hacer evidente que estaba poco menos que petrificada, estaba preparándose para despedirse brevemente y escabullirse a su cuarto, cuando Brian se volvió del armario y envolvió una mano de Theresa entre las suyas.

– Parece que tus padres ya se han acostado.

– Sí… sí, hay un silencio mortal.

– Vamos abajo.

Theresa intentó responder, pero tanto el sí como el no se le atragantaron en la garganta. Brian entrelazó los dedos entre los suyos y se volvió, llevándola con él, hacia la escalera.

Theresa se dejó llevar, pues era el único modo en que podía aproximarse a la seducción que flotaba en el aire.

En la parte de arriba de las escaleras encendió la luz pero, una vez abajo, Brian soltó su mano y fue a encender una lámpara de luz tenue y a apagar distraídamente a continuación la potente luz del techo.

Theresa se quedó inmóvil junto a las puertas corredizas de cristal, asomada al rectángulo negro de oscuridad, frotándose los brazos.

Desde atrás, Brian observó:

– Parece que tu familia tenía la chimenea encendida. Todavía hay ascuas.

– ¿Sí? -preguntó Theresa distraídamente, sabiendo lo que él quería, pero poco dispuesta a prestarle una ayuda.

– ¿Te importa si pongo un poco más de leña?

– No.

Theresa oyó las puertas de cristal del hogar que se abrían, luego el sonido vibrante de las cortinas de malla metálica siendo apartadas. El carbón vegetal se rompió y crujió cuando Brian echó un nuevo tronco al fuego y cerró la pantalla protectora. A todo esto, Theresa seguía junto a las puertas encogida de miedo, abrazándose mientras le temblaban las rodillas.

Estaba tan absorta en sus emociones que se sobresaltó y se volvió de golpe hacia Brian cuando éste reapareció y comenzó a correr las cortinas. Mientras lo hacía, la miraba a ella en lugar de a los tiradores de las cortinas. Theresa se humedeció los labios y tragó saliva. Detrás de Brian, el tronco llameó crepitando y ella se sobresaltó otra vez, como si las llamas hubieran anunciado la llegada inminente de Lucifer.

Las cortinas quedaron cerradas. Reinaba el silenció. Brian mantenía su desconcertante mirada clavada en Theresa. Dio dos pasos más hacia ella y extendió la mano, ofreciéndosela.

Theresa la miró, pero sólo se abrazó con más fuerza.

La mano permaneció en el aire, con la palma hacia arriba, inmóvil.

– ¿Por qué me tienes tanto miedo? -preguntó Brian en el más suave de los tonos.

– Yo… yo…

Theresa sintió que su mandíbula se movía, pero parecía incapaz de cerrar la boca, de responder, o de ir con él.

Brian se inclinó hacia delante y cogió a Theresa de la mano, llevándola hacia el extremo opuesto del cuarto, donde el sofá estaba colocado de cara a la chimenea. El fuego ya ardía vivamente y, al pasar junto a la lámpara Brian la apagó, dejando el cuarto iluminado sólo por el tono naranja de las llamas parpadeantes. Luego se sentó llevando suavemente a Theresa consigo, y mantuvo con firmeza el brazo derecho alrededor de sus hombros. Se hundió en el sofá en una posición bastante baja, apoyando los pies en la brillante mesa de arce que había delante de ellos.

Bajo su brazo, Brian sentía a Theresa encogerse. Todo había cambiado durante el viaje de vuelta a casa. Ella había tenido tiempo de considerar en lo que se estaba metiendo. Su retirada había causado a Brian una sensación vacilante a su vez, la cual él esperaba estar disimulando bien. En una situación tal como aquella, con que uno de los dos estuviera nervioso había más que suficiente. Brian no sabía a ciencia cierta si debía besarla otra vez para intentar quitarle el miedo. Sabía que ella no había estado muy a menudo en situaciones así, y Jeff le había dicho que los hombres le daban pánico, que rechazaba la mayoría de las invitaciones que le hacían. Y también le había explicado el motivo. Ese conocimiento se cernía sobre él como una gigantesca pared de agua a punto de caer sobre su cabeza. Se sentía como si estuviera saboreando la última bocanada de aire antes de ser tragado por las olas.

Brian Scanlon tenía miedo. Pero Theresa Brubaker no lo sabía.

Permanecía sentada de costado, con la cabeza apoyada en el hombro de Brian, pero mantenía los brazos cruzados como si llevara una camisa de fuerza.

Con la mano que rodeaba los hombros de Theresa, Brian le acarició suavemente el brazo. Su cabello olía a flores y creaba un cálido halo de intimidad. Brian tomó entre sus dedos el puño del suéter de Theresa, apartándolo de la sedosa piel.

– ¿Es verdad que compraste todo este conjunto sólo para esta noche?

– Amy es peor aún que Jeff. No puede guardar ningún secreto.

– Me gusta el conjunto. Combina estupendamente con el color de tu pelo.

– No me hables del pelo, por favor.

Theresa se tapó la cabeza con la mano, ocultando la cara en el pecho de Brian.

– ¿Por qué? ¿Qué le pasa?

– Lo odio. Siempre lo he odiado.

Brian alzó la mano y cogió un mechón, acariciándolo mientras la observaba con mucha parsimonia.

– Es del color del sol naciente.

– Del color de las zanahorias.

– Es del color de las flores… muchas clases diferentes de flores.

– Es del color de los ojos de un pollo.

Theresa sintió bajo su mejilla el pecho de Brian vibrando mientras se reía silenciosamente, pero, cuando habló, lo hizo con gravedad.

– Es del color del Gran Cañón cuando el sol cae más allá de las laderas rojizas de las montañas.

– Es del mismo color que las pecas. Apenas se puede distinguir dónde acaba una y empieza la siguiente.

Con el dedo índice alzó la barbilla de Theresa.

– Yo sí puedo. Y, en todo caso, ¿qué tienen de malo las pecas?

Brian deslizó las yemas encallecidas de sus dedos por la mejilla de Theresa.

– Besos de ángel -murmuró, deslizando los dedos sobre su nariz respingona, los labios y la barbilla, y descendiendo después hacia el cuello, dónde el pulso latía a un ritmo trepidante.

Theresa intentó decir: «Manchas asquerosas», pero de su boca sólo surgió un aliento entrecortado.

Brian levantó la cabeza del sofá y sus ojos verdes se clavaron en los de Theresa.

– Besos de ángel -volvió a murmurar, cerrando los ojos de Theresa con cálidos besos-. ¿Te han besado los ángeles, Theresa?

– Nadie excepto tú, Brian.

– Lo sé -susurró finalmente antes de besar sus dulces labios.

El beso disolvió en parte los recelos de Theresa, animándola a hacer una incursión en el desconocido mundo de la sensualidad, pero sus brazos cruzados continuaron levantando una barrera entre ellos. La lengua de Brian descubrió rincones de su boca que su propia lengua parecía ignorar. Recorrió valles cálidos y húmedos provocando pequeñas explosiones de placer en los sentidos de Theresa. Brian disminuyó la presión, cogiendo el labio superior de Theresa entre los dientes para mordisquearlo.

– Abrázame como lo hiciste cuando bailamos.

Brian aguardó, midiendo la vacilación de Theresa por el número de palpitaciones de su corazón, que podía percibir a pesar de la muralla formada por sus brazos. Justo cuando comenzaba a perder la esperanza Theresa movió llena de vacilación una de sus manos Brian permaneció en silencio hasta que finalmente los brazos de la joven rodearon sus hombros.

– Theresa, no temas. Yo nunca te haría daño.

Ella iba a decir: «¡Brian, no!», pero la boca de Brian impidió que las palabras se formaran. Sintió que su cuerpo se deslizaba de costado, bajo la presión de las manos y el pecho de Brian, el cual la acomodó, sin separar los labios de su boca, hasta que quedó extendida bajo él. El pánico y la sexualidad parecían tirar de ella en direcciones opuestas. «Que me bese, que se tumbe sobre mí, pero por favor, por favor, que no toque mis senos», pensaba.

Después de cubrirla por completo con su cuerpo, Brian separó las piernas, de modo que el cuerpo de Theresa quedaba aprisionado entre sus muslos. La hebilla del cinturón y la cremallera oprimían con fuerza el muslo de Theresa, recordando a ésta imágenes de la película, que era su principal punto de referencia en cuanto al físico de un hombre. Aquello era más de lo que había permitido nunca a ningún chico. Estaba recordando los momentos que había estado observándole bailar en la pista, cuando las caderas de Brian adoptaron el mismo movimiento que la había excitado en la fiesta. La magia funcionó una vez más, provocando una corriente de excitación interior que fue la respuesta al movimiento del cuerpo de Brian sobre el suyo.

– Theresa, he pensado en ti durante meses y meses, desde mucho antes de conocerte.

Los ojos de Brian, cuando éste se apartó sólo lo suficiente para mirar los de Theresa, no sonreían ni pestañeaban. Theresa observó maravillada y aturdida que Brian estaba contemplándola con expresión casi reverente.

– Pero, ¿por qué? -murmuró.

Con una mano, Brian le acarició el cuello, mientras con la otra trazaba lentamente los contornos de su rostro.

– Sabía más cosas sobre ti de las que un hombre tiene derecho a saber de una mujer que no ha visto jamás. A veces me sentía culpable por ello pero al mismo tiempo me sentía irremediablemente atraído hacia ti.

– Así que Jeff te ha contado más cosas de lo que has insinuado hasta ahora.

Brian rozó con los labios entreabiertos la nariz de Theresa, luego volvió a mirarla a los ojos.

– Jeff te quiere tanto como un hermano puede querer a una hermana. Comprende por qué haces lo que haces… y lo que no haces. Yo te imaginaba como una dulce profesora de música rodeada de niños pecosos, pero, hasta que te vi, no tenía ni idea de que tú misma te parecerías tanto a uno de ellos.

Theresa intentó apartarse.

– No.

Brian apresó la barbilla de Theresa, acariciando con el índice su mejilla.

– No te vayas. Ya te he dicho que me gustan tus pecas y tu pelo y… y todo lo tuyo, sólo por el hecho de ser tuyo.

Involuntariamente, Theresa se puso rígida cuando la mano izquierda de Brian se apartó de su cuello y descendió por su espalda. Brian percibió su rigidez y, en vez de deslizar la mano hacia sus costados, la llevó a lo largo de su brazo hasta entrelazar los dedos con los de ella. Luego subió las manos, todavía entrelazadas con las suyas, hasta el espacio que había entre su pecho y los senos de Theresa; su brazo oprimió uno de ellos ligeramente.

Brian pensó en las horas que Jeff y él habían pasado tumbados en sus camastros hablando de aquella mujer. Sabía que algunas veces había vuelto a casa con los ojos llenos de lágrimas por las burlas de algún chico; y las amargas experiencias habían comenzado cuando sólo tenía catorce años. Y sabía también que él se hallaba en una situación en la que nunca había estado ningún hombre. Y comprendía que, si daba un paso en falso, podría causar un daño terrible a Theresa y a sí mismo.

Brian procuró tranquilizarla con palabras cariñosas, hablando con el corazón.

– Nunca había conocido a una mujer con un olor tan especial como el tuyo.

La mordisqueó en el cuello, sus besos eran como perlas encadenadas en un hilo de seda.

– Y bailas justo como me gusta que baile una chica.

Dejó caer un beso en la comisura de sus labios.

– Me encanta tu música…

Luego en la nariz.

– Y tu inocencia…

La besó en los ojos.

– Y tus dedos revoloteando en las teclas del piano.

Ahora les tocó el turno sucesivamente a los nudillos de una de sus manos.

– Y estar contigo cuando comienza el nuevo año.

Por fin la besó en la boca, introduciendo la lengua entre los tiernos e inocentes labios, uniéndose a ella en la celebración del nuevo descubrimiento de saber que podían comenzar juntos una vida muy distinta…

Theresa se sentía elevada, transportada más allá de sí misma, como si fuera otra la mujer envuelta por los brazos de Brian Scanlon, otra la que oía las palabras susurradas.

Pero era Theresa. Una ingenua llena de dudas que no sabía actuar con naturalidad. Deseaba levantar los brazos para rodear el cuello de Brian y devolverle sus besos, pero bajar la guardia que había mantenido en alto durante tantos años no era cosa fácil. La experiencia le había enseñado con demasiada claridad que creer que podía atraer a alguien a causa de sus cualidades espirituales era sólo un sueño imposible. Cada vez que así lo había hecho, el hombre en quien puso sus esperanzas resultó tan poco honesto como el chico que ocho años atrás había convertido el baile de fin de curso en un recuerdo desagradable de vergüenza y repulsión. Desde entonces se había asegurado de que no volviera a sucederle algo parecido.

El brazo de Brian estaba apoyado sobre su seno derecho, presionándolo de una forma casi indiferente que a Theresa le pareció natural y aceptable, hasta que él comenzó a mover la muñeca a modo de caricia. Todavía tenía los dedos entrelazados, y Brian movió las manos de ambos de modo que sólo el envés de la suya quedó en contacto con los senos.

«No temas. No te resistas. Déjale. Déjale tocarte para ver si reaccionas como la mujer de la película», pensó Theresa mientras Brian seguía besándola sensualmente. Al cabo de un momento se echó hacia atrás, acariciando el borde de sus labios con un leve roce de los suyos.

– Theresa, no temas.

En la chimenea danzaba el fuego, irradiando calor hacia ellos. Theresa tenía los ojos cerrados, inconsciente de la expresión preocupada de Brian. Estaba tumbada debajo de él, pálida e inmóvil, y respiraba con gran dificultad. Sus labios reflejaban el sentimiento de recelo que la embargaba.

Theresa tenía la piel caliente bajo el suéter, y unas costillas sorprendentemente bien proporcionadas, su piel era tersa y suave. Brian se dio cuenta de que tenía una constitución a la que le correspondían unos senos mucho más pequeños que aquellos con los que estaba dotada. «Confía en mí, Theresa. Eres tú, tu corazón, tu alma sencilla lo que estoy aprendiendo a amar. Pero amarte significa amar tu cuerpo también. Y debemos comenzar con eso. Alguna vez debemos comenzar.»

Brian elevó una mano por el costado de Theresa, y finalmente posó las yemas de los dedos en la concavidad formada directamente bajo uno de sus senos. La acarició con suavidad, lentamente, concediendo tiempo a Theresa para que aceptase el hecho de su exploración inminente. Bajo su mano, Brian percibió un temblor anormal, como si Theresa estuviera conteniendo el aliento para no gritar.

Por si acaso, Brian cubrió los labios de Theresa con los suyos, y luego se deslizó hacia un lado lo suficiente como para tener acceso a sus senos. Para no intimidarla, recorrió el espacio restante con toda la lentitud de que era capaz.

La primera caricia apenas rozó el borde del sujetador. Brian deslizó las yemas de los dedos siguiendo la curva pronunciada que iba desde el centro del pecho hasta la zona situada bajo el brazo.

Theresa se estremeció y se puso más tensa.

Brian suavizó el beso hasta que fue más una mezcla de alientos que otra cosa, una anticipación de la suavidad que tenía guardada para ella.

Pero los recelos embargaban a Theresa impidiéndole disfrutar de las caricias de Brian. Aguardaba, por el contrario, como una mártir condenada a morir en la hoguera, hasta que al fin Brian asió uno de sus senos con firmeza, plenamente, deslizando el pulgar a lo largo de su sujetador. Theresa lo consintió por el momento, permitiendo a Brian descubrir la amplitud, elasticidad y calidez de sus senos.

Mientras la mano acariciaba y exploraba, Theresa esperaba agonizante, deseando responder a Brian de un modo del que no se sentía capaz. Deseaba relajarse y ponerse en una postura indolente, incitarle a seguir, esbozar un susurro de placer como la mujer de la película… Quería gozar como las demás mujeres cuando sus senos eran acariciados.

Pero sus senos nunca habían sido fuentes de placer, sino de dolor, y Theresa se vio recordando innumerables escenas insultantes y groseras, sintiéndose empequeñecida por dichos recuerdos a pesar de que Brian siempre le había otorgado un trato del máximo respeto y delicadeza. Y, cuando Brian deslizó el suéter hacia arriba, se sintió paralizada.

Brian lo percibió, pero siguió adelante, descendiendo centímetro a centímetro hasta que apoyó las caderas sobre el sofá, entre las piernas abiertas de ella; luego bajó la cabeza y besó los senos de Theresa a través del rígido algodón que los separaba de sus labios.

El aliento de Brian era caliente y provocaba oleadas de sensación en sus senos, acabando por endurecer sus pezones. A través del sujetador, Brian mordisqueó con suavidad, y el dulce dolor causado hizo que Theresa se estremeciera.

Brian levantó la cabeza, pero Theresa no se atrevía a abrir los ojos y mirarle. Recordó escenas en las duchas del instituto, los pezones pequeños y delicados de otras chicas, la envidia que sentía por su feminidad, y su terror creció. Si hubiera podido estar segura de que Brian no iría más lejos, quizás se habría relajado y habría disfrutado de la sensación estremecedora que provocaban sus besos. Pero sabía que no podría soportar el siguiente paso. No se atrevería a desnudarse ante los ojos de ningún hombre. Tenía unos senos cubiertos de pecas, nada atractivos y demasiado caídos como consecuencia del tamaño.

«Oh Brian, por favor, no quiero que me veas de ese modo. No volverías a mirarme jamás», se dijo para sí.

El fuego iluminaba sus cuerpos y Theresa sabía que si abría los ojos vería con demasiada claridad lo inevitable. Brian le producía un calor que le cortaba el aliento, mordisqueándole a través del rígido sujetador, cuyo mismísimo roce parecía incitarla a sucumbir.

Pero, cuando Brian deslizó las manos sobre su espalda para desabrochárselo, Theresa pensó que no permitiría por nada del mundo que la viera desnuda.

– ¡No! -murmuró violentamente.

– Theresa, yo…

– ¡No! -repitió, apartando los brazos de Brian-. Yo… por favor…

– Sólo iba a…

– ¡No, tú no vas a hacer nada! Por favor, déjame.

– No me has dado opor…

– ¡Yo no soy de esa clase, Brian!

– ¿De qué clase?

Inexorablemente, Brian impidió que se moviera.

– De las fáciles y… y frescas.

Theresa hizo un esfuerzo para liberar sus miembros doloridos del peso de Brian.

– ¿Crees verdaderamente que pienso eso de ti?

Los ojos de Theresa se inundaron de lágrimas.

– ¿No es así como piensan todos los hombres?

Theresa vio el dolor relampaguear en los ojos verdes de Brian y su mandíbula crisparse momentáneamente.

– Yo no soy todos los hombres. Creía que ya habías tenido tiempo más que suficiente para darte cuenta. No comencé esto para ver lo que podía sacar…

– ¿Ah, no? Considerando dónde están tus manos ahora mismo, diría que tengo buenos motivos para dudarlo.

Brian cerró los ojos, sacudiendo lentamente la cabeza en gesto de exasperación a la vez que dejaba escapar un suspiro. Retiró las manos, deslizándose hasta sentarse en el borde del sofá. Pero las piernas de ambos continuaban enlazadas, y Theresa estaba en una postura forzada y vulnerable, con una rodilla atrapada bajo la pierna de Brian y la otra entre el respaldo del sillón y su espalda.

Se arqueó hacia arriba y se bajó el suéter hasta la cintura mientras Brian suspiraba frustrado, y se pasaba una mano por el pelo. Luego él se inclinó hacia delante y apoyó los codos sobre las rodillas, dejando las manos inertes en el aire mientras contemplaba el fuego con expresión ausente, fruncido el ceño.

– Déjame levantarme -susurró Theresa.

Brian se movió como si sólo entonces se diera cuenta de que tenía a Theresa en una postura no demasiado elegante. Theresa se desenredó y se acurrucó en un extremo del sofá, no demasiado acobardada, pero protegida por el habitual escudo de sus brazos cruzados.

– Verdaderamente, eres una mujer difícil de tratar, ¿lo sabías? -dijo con tono malhumorado-. ¿Podrías decirme qué demonios pensabas que iba a hacer?

– ¡Justo lo que intentaste!

– ¿Y en qué me convierte eso? ¿En un pervertido? Theresa, por el amor de Dios, somos adultos. No puede considerarse una perversión hacerse unas cuantas caricias.

– Yo no quiero ser manoseada como una cualquiera.

– Vamos, ¿no exageras un poco? Estás haciendo un drama de esto.

– Para ti un drama, para mí es… es un trauma.

– ¿Quieres decir que no has permitido en la vida que un tipo te quitara el sujetador?

Theresa desvió la mirada sin decir palabra. Por su parte, Brian la observó en silencio durante algunos segundos, antes de preguntar:

– ¿No has pensado nunca que eso no es exactamente normal ni saludable para una mujer de veinticinco años?

– ¡Ah! Y supongo que tú te ofreces voluntario a curarme por mi propio bien, ¿no es así?

– Tendrás que reconocer que podría ser bueno para ti.

Theresa soltó un bufido, mientras Brian se sentía cada vez más enfadado con ella.

– ¿Sabes? Estoy comenzando a hartarme de que cruces los brazos como si yo fuera Jack el Destripador… y de que pongas en tela de juicio mis motivos cuando, tal y como lo veo, soy yo el que tiene impulsos normales aquí.

– ¡Pues a mí ya me han dado lecciones de sobra respecto a los llamados impulsos normales de los hombres!

Los dos se quedaron inmóviles durante varios minutos largos y tensos, mirando hacia delante, decepcionados de que aquella noche que había comenzado tan maravillosamente estuviese acabando así.

Por fin, Brian suspiró y se volvió hacia ella.

– Theresa, lo siento, ¿de acuerdo? Pero yo siento algo por ti y pensaba que tú sentías lo mismo por mí. Entre nosotros todo fue perfecto esta noche y pensé que lo natural era terminar así.

– ¡No todas las mujeres del mundo estarían de acuerdo contigo!

– ¿Te importaría mirarme… por favor?

La voz de Brian era suave, dolida. Theresa apartó la mirada del fuego, que despedía un calor muy diferente del que sentía en la cara. Le miró a los ojos para encontrarse con una expresión herida que la desconcertó. Brian tenía un brazo apoyado a lo largo del respaldo del sofá, la mano estaba a pocos centímetros del hombro de Theresa.

– No tengo mucho tiempo, Theresa. Dos días más y me habré marchado. Si tuviera semanas o meses para ganarme tu confianza, la cosa sería diferente, pero no los tengo. No quiero volver a Minot y pasarme los próximos seis meses preguntándome qué sientes por mí.

Brian rozó con las yemas de los dedos el hombro de Theresa, muy levemente, produciéndole un escalofrío.

– Me gustas, Theresa, ¿no puedes creerme?

Theresa se mordió los labios y le miró, derrotada por sus palabras, por su sinceridad.

– Tú. La persona, la hermana de mi amigo, la mujer que comparte conmigo el amor a la música. La chica que no dejaba hacer barbaridades a su hermano pequeño y se ríe cuando toca un zapateado popular con su violín de 1906, que comprende lo que siento tocando una canción de Newbury. Me gustas porque tuviste que acudir a tu hermana de catorce años para maquillarte, por tu forma de entrar en la cocina con la refrescante timidez de una gacela. En realidad, no se me ocurre nada tuyo que me disguste; pensé que lo sabías, que comprenderías la razón por la que intenté expresar mis sentimientos del modo que lo hice.

Theresa se sentía emocionada; tenía seca la garganta, enrojecidos los ojos. Palabras como aquéllas, creía ella, sólo se oían en las películas de amor, eran dichas a las otras chicas, las guapas con figura de maniquí y cabellos sedosos.

– Y te comprendo -replicó.

Deseaba con todo el corazón alargar la mano y acariciarle la mejilla, pero sus inhibiciones estaban demasiado arraigadas en ella y le llevaría algún tiempo superarlas. Así que intentó explicarle a Brian lo mucho que le remordía la conciencia en aquel momento.

– Oh, Brian, siento haberte dicho todo eso. Y no era verdad. Lo dije porque estaba asustada, dije la primera cosa que se me ocurrió para detenerte. Pero no lo pensaba.

Los dedos de Brian seguían acariciando su hombro.

– ¿Crees que no sabía que tenías miedo?

– Yo…

Theresa tragó saliva y desvió, la mirada.

– Antes de verte por primera vez, ya te conocía. Luego te he visto esconderte detrás de violines, bolsos y rebecas, pero tenía la esperanza de que, si no me precipitaba y te demostraba que para mí otras cosas son lo primero, tú…

Hizo un gesto expresivo con las manos y Theresa sintió que se le calentaba la cara otra vez. Le parecía imposible estar hablando del tema… y con un hombre.

– ¡Theresa, mírame, demonios! Yo no soy ningún pervertido que quiera aprovecharse de ti, y lo sabes.

Las lágrimas inundaron los ojos de Theresa y cayeron por sus mejillas. En aquel momento de su confusión, junto las rodillas con fuerza, las rodeó con los brazos, bajó la cabeza y dejó escapar un solo sollozo.

– Pe… pero tú no comprendes lo… lo que es.

– Comprendo que cuando se siente algo tan intenso como lo que yo siento por ti es natural expresarlo.

– Puede que para ti sea natural, pero para mí es terrible.

– ¿Terrible? ¿Que yo te acaricie es terrible?

– No, no es que seas tú, sino… ahí. Mis senos; yo… yo sabía que ibas a hacerlo, y estaba tan… tan…

– ¡Por Dios, Theresa! ¿De verdad crees que no lo sabía? Hasta el más ciego vería cómo los escondes. Entonces, ¿qué debería haber hecho?, ¿qué habrías pensado de mí? Ya te lo he dicho, quería…

Brian dejó de hablar repentinamente, miró el fuego, se pasó una mano por la cara y gruñó, casi para sí mismo.

– ¡Oh, maldita sea!

Parecía estar acelerando sus ideas. Al cabo de un rato se volvió hacia Theresa y puso las manos sobre sus hombros, obligándola a mirarle a la cara. Los ojos de Theresa estaban todavía empañados de lágrimas y los de él denotaban enfado, o quizás frustración.

– Mira, conocía tu problema antes de bajar del avión. Yo mismo he estado luchando a brazo partido con él desde que estoy aquí. ¡Pero, maldita sea, me gustas! Y en parte es por tu físico, y así debe ser. Los senos son parte de ti. ¡Me gustas entera! Y creo que yo también te gusto, pero, si vas a escurrirte cada vez que intente tocarte, tenemos un verdadero problema.

A Theresa le sorprendió la franqueza de Brian al tratar el asunto. Incluso oír la palabra «senos» le había dado toda la vida vergüenza. Y ahí estaba Brian, pronunciándola con la naturalidad de un sexólogo. Pero Theresa podía ver que no comprendía lo difícil que era para ella barrer el manto de timidez, que se cimentaba en los dolorosos recuerdos de sus años adolescentes. Y a él, Brian Scanlon, alto y atractivo, perfecto, que contaba con la admiración de incontables mujeres, difícilmente se le podía exigir que comprendiese lo que llevaba consigo tener su figura.

– No puedes comprenderlo -dijo Theresa de modo inexpresivo.

– No dejas de repetir la misma canción. Dame una oportunidad al menos…

– Tienes razón. Tú eres… eres de los afortunados. Mírate; alto, delgado, atractivo y… bueno, no le das importancia a ser normal, como todo el mundo.

– ¿Normal? -exclamó frunciendo el ceño-. ¿Acaso crees que tú no eres normal a causa de tu tipo?

– ¡Sí, lo creo!

Theresa le miró desafiante y luego se enjugó una lágrima de un manotazo.

– Es imposible que lo entiendas… Empecé a tener pecho cuando tenía trece años, y al principio las otras chicas me tenían envidia porque fui la primera en estrenar un sujetador. Pero a los catorce años dejaron de envidiarme y se quedaron… pasmadas.

Extrañamente, Brian nunca se había parado a pensar cómo la tratarían las chicas. Aquél era un dolor secreto que ni siquiera conocía su hermano.

– En el colegio, cuando teníamos que ducharnos, las chicas se quedaban mirándome como si fuera una marciana. La clase de gimnasia era uno de los horrores de mi vida. Correr…

Theresa sonrió tristemente.

– Correr no sólo me daba vergüenza: también me hacía daño. Así que… dejé de correr a una edad en la que es algo natural tener ganas de moverte y actuar libremente.

– ¿Y te resientes? ¿Te sientes engañada?

¡Lo comprendía! ¡Lo había comprendido!

– ¡Sí! No podía…

Theresa sollozó.

– Tuve que renunciar a tantas cosas que quería… a cambiar vestidos con mis amigas… bañadores bonitos… deportes… bailes…

Sollozó más profundamente.

– Chicos -finalizó con voz débil.

Brian le frotó el brazo.

– Vamos, cuéntamelo -dijo para darle ánimo, y Theresa volvió los ojos hacia él.

– Chicos -repitió, mirando fijamente las llamas-. Había dos clases: los pasmados y los lanzados. Los pasmados eran los que se ponían en trance por el solo hecho de estar en el mismo cuarto conmigo. Los lanzados eran… bueno…

Theresa desvió la mirada, roto el hilo de su voz. Brian comprendía lo difícil que le resultaba hablar del tema. Pero tenían que hacerlo para despejar el terreno entre ellos. Brian le hizo una caricia.

– ¿Los lanzados eran…?

Theresa se volvió hacia él y desvió la mirada una vez más al proseguir.

– Los lanzados eran los que te echaban miradas obscenas y disfrutaban soltando palabrotas.

Brian sintió una oleada de calor e indignación y se preguntó, con la conciencia algo intranquila, si en su juventud habría atormentado a chicas como Theresa en alguna ocasión.

– Salí con chicos un par de veces -prosiguió-, y fue más que suficiente. Su parte del asiento del coche apenas se había calentado cuando ya estaban en la mía para ver si podían echarle un tiento a la… la famosa Theresa Brubaker. ¿Sabes cómo me llamaban, Brian?

Él lo sabía, pero sólo la miró para que se desahogara por completo.

– Theresa «La Interminable». Tetas sin fin, esto era lo que decían que tenía.

Se rió tristemente. Por sus mejillas resbalaron lágrimas como diamantes rojos lanzados por el fuego, pero ella pareció no darse cuenta.

– Otras veces me llamaban «Tetazas Brubaker», «La Globos»… oh, cientos de cosas insultantes, y yo las conozco todas.

A Brian le dolía el corazón por ella. Jeff ya le había contado muchas de aquellas cosas, pero era infinitamente más impresionante oírlas de su propia boca.

– Los lanzados… -repitió, como reuniendo todo su coraje para afrontar un recuerdo peor que el resto-. Una tarde, cuando tenía quince años, un grupo de chicos me cogió en el vestíbulo al salir de clase. Recuerdo perfectamente lo que llevaba por… porque llegué a casa y lo tiré al… al fondo de la bolsa de basura.

Theresa cerró los ojos amargamente, y Brian observó cómo se esforzaba en proseguir. Ya conocía la historia y le entraron ganas de impedir que continuara. Pero, si Theresa compartía con él sus malos recuerdos, significaba que confiaba en él, y esto era algo que deseaba con todo el corazón.

– Era una blusa blanca con botoncitos como perlas y un cuello redondo bordeado con encaje rosa. Yo… yo le tenía mucho cariño porque era un regalo de la abuela. Bueno, el caso es que llevaba un montón de libros cuando ellos… me cogieron. Los libros se desparramaron por el suelo cuando me acorralaron en una esquina… recuerdo que la pared estaba muy fría.

Theresa se estremeció y se frotó los brazos.

– Dos de los chicos me agarraron por las muñecas y me hicieron extender los brazos mientras los otros dos me… me sobaban.

Sus ojos se cerraron, sus labios temblaron. Brian le estaba acariciando la nuca con fuerza, pero ella estaba perdida en el recuerdo y el dolor que aquél hacía revivir. Theresa dejó escapar un suspiro profundo, tembloroso, y continuó.

– Estaba demasiado… demasiado asustada para contárselo a mamá, pero ellos habían destrozado los ojales de la blusa y yo…

Se encogió de hombros en ademán de impotencia.

– … yo no habría sabido cómo responder a sus preguntas, así que decidí deshacerme de la blusa.

A Theresa se le escapó un sollozo al final, pero inmediatamente apretó los labios y alzó la barbilla.

Brian no pudo soportarlo más y con dulzura la atrajo hacia sí. Rodeó su cuello con un brazo y la amoldó a la curva de su cuerpo. Theresa temblaba horriblemente. Brian apoyó la mejilla en su cabello y cerró los ojos al sentir una punzada de dolor.

– Theresa, lo siento.

Le besó el cabello, deseando vanamente poder cambiar sus recuerdos por otros más felices. Ella permaneció muy acurrucada dentro del círculo formado por los brazos de Brian. Una vez más prosiguió con voz trémula, jugando inconscientemente con el borde del suéter de Brian.

– Dos años después conocí a un chico que no tenía nada que ver con esos otros. Me gustaba mucho. Era callado, dulce y yo… yo le gustaba mucho. Podía verlo. Llegó el tiempo del baile de fin de curso y un día le pillé mirándome fijamente desde el otro lado de la clase. No miraba mis senos, sino mi rostro. Sabía que quería pedirme que fuera su pareja, pero al final se amedrentó. Sabía que tenía miedo de mis… mis increíbles proporciones. Pero… otro chico sí que se atrevió. Se llamaba Greg Palovich. Parecía simpático y era atractivo y verdaderamente educado… hasta… hasta que acabó la fiesta y estuvimos en el co… coche.

Reinó un silencio de muerte durante un largo y tenso momento.

– Él no… no me destrozó el vestido -concluyó con voz apenada-. Tuvo mucho cuidado de no hacerlo. Oh, Brian, fue tan… tan humillante, tan degradante. Todavía me dan escalofríos cuando oigo hablar de bailes de fin de curso.

Brian le acarició el cabello, manteniendo en ademán protector el rostro de Theresa apretado contra su pecho. Una vez más tuvo el profundo deseo de volver a ser un adolescente para poder invitar a Theresa a un baile de fin de curso y dejarle un recuerdo maravilloso sólo para ella. Hizo alzar la cabeza a Theresa y con el pulgar enjugó las lágrimas que humedecían sus mejillas.

– Si ahora estuviésemos en el colegio, me aseguraría de que tuvieses algunos recuerdos felices.

Theresa le miró con expresión de gratitud.

– Oh, Brian -dijo suavemente-. Creo que lo harías. Pero nadie puede cambiar el pasado, y tampoco se puede cambiar la naturaleza del hombre.

– ¿Sigue sucediendo? -preguntó Brian con voz tranquila.

Como Theresa continuó mirando el fuego distraídamente, sin responder, Brian levantó con un dedo su barbilla, forzándola a mirarle a los ojos.

– Mírame, Theresa. Cuéntame el resto para que el asunto deje de interponerse entre nosotros. ¿Sigue sucediendo?

Ella desvió la mirada.

– Sucede cada vez que entro a un sitio donde hay un hombre que no me había visto antes. Me digo a mí misma que no sucederá. Que esta vez será diferente. Cuando Jeff nos presentó, tú me miraste a la cara. Pero nunca un hombre me mira a los ojos cuando me conoce. Su mirada siempre desciende directamente a mis senos.

– La mía no.

– Ibas sobre aviso.

Brian no podía negarlo, como tampoco podía negar el hecho de que, si no lo hubiera estado, era muy probable que hubiera abierto los ojos sorprendido desviándolos hacia sus senos.

– Sí, lo reconozco. Estaba advertido.

– Jamás había hablado de esto con nadie.

– ¿Y tu madre?

– ¿Mi madre?

Theresa sonrió tristemente, apoyó la cabeza en el respaldo del sofá y cerró los ojos. Brian observó la línea curva de su garganta mientras hablaba.

– La respuesta de mi madre al problema era que todo lo que necesitaba era un sostén reforzado. Oh, Dios mío, cómo los aborrezco. Llevar ropa interior bonita fue otra de las cosas a las que tuve que renunciar. No se hace ropa interior bonita para chicas como yo, y cuando intentaste…

Theresa levantó la cabeza pero no le miró a los ojos.

– Bueno, antes, no pude soportar la idea de que me vieras con sostén o sin él. No es algo digno de verse en ninguno de los dos casos.

– Theresa, no digas eso.

Brian se acercó más a ella y enredó una mano entre sus rizos brillantes y sedosos, acariciándolos dulcemente.

– Pues es verdad. Y no podía hablar del problema con mi madre. Ella también tiene unas proporciones fuera de lo corriente y, una vez, cuando tenía catorce años y acudí a ella llorando por lo que estaba sucediéndome, trató el problema como si fuera algo que superaría con los años. Solía decir: «Al fin y al cabo, yo lo he superado». Cuando le pregunté si podía ver a otra persona, como nuestro médico o un psicólogo, me contestó: «No seas tonta, Theresa. No hay nada que no puedas hacer sino aceptarlo.» Creo que nunca se ha dado cuenta de que su personalidad no se parece en nada a la mía. Ella es… bueno, decidida y dominante. Una persona como ella puede superar sus complejos con más facilidad que alguien como yo.

Se quedaron sentados en silencio durante varios minutos. Finalmente, Brian dejó escapar un profundo suspiro.

– Bueno, ¿y cómo te sientes ahora que has hablado de ello conmigo?

– Yo… verdaderamente sorprendida de haberlo hecho.

– Me alegra que confíes en mí, Theresa.

Esta vez Theresa le observó tan fijamente como Brian lo hacía con ella.

– Brian, dime una cosa. Esta noche en el baile dijiste que Felice te recordaba a las chicas que rondaban cerca del escenario con la esperanza de… de ligarse al guitarrista después del concierto. Dijiste…

Theresa tragó saliva, asombrada de su propia temeridad, pero, en cierto modo, descubriendo una nueva sensación de confianza en sí misma.

– Bueno, dijiste que había cientos de ellas, pero que eso no era lo que querías… esta noche. ¿Significa esto que has estado con montones de chicas como Felice en otras ocasiones?

– Con algunas -contestó con sinceridad.

– Entonces, ¿por qué?… bueno, yo no poseo… la experiencia de esas chicas. ¿Por qué ibas a querer estar conmigo en vez de con ellas?

Brian se acercó más a Theresa, con un brazo apoyado en el respaldo del sofá, y la otra mano acariciando su hombro.

– Porque en el amor no cuentan los cuerpos, sino las almas.

– ¿En el amor? -preguntó mirándole con los ojos muy abiertos por la sorpresa.

– No hay razón para que te sientas tan amenazada por la palabra.

– Y no me siento amenazada por ella.

– Pues lo pareces.

– Pues no lo estoy.

– Si te enamorases, tendrías que afrontar lo inevitable tarde o temprano.

– Pero no me he enamorado, así que no me siento amenazada.

Tenía que negarlo… después de todo, Brian en realidad no había dicho que la amase.

– Bueno, ahora contéstame tú a una de las mías. Y quiero una respuesta sincera.

Pero Theresa se negó hasta a oír la pregunta.

– ¿Por qué te tomaste la molestia de comprar ropa nueva, de aprender a usar el maquillaje y de ir a la peluquería antes de nuestra cita de esta noche?

– Yo… yo pensé que ya era hora de que aprendiese.

Brian sonrió por un momento, luego volvió a observarla con sus condenados ojos penetrantes. Se acercó más a ella, que tuvo que levantar la cabeza para mirarle a los ojos.

– Eres una mentirosa, Theresa -afirmó con voz tan sosegada que la desarmó- Y, si no te sintieras amenazada, no habríamos tenido la discusión que acabamos de tener. Pero tú no tienes nada que temer de mí.

– Brian…

Theresa contuvo el aliento cuando él se movió sin vacilar para envolverla entre sus brazos.

– Baja tus condenadas rodillas y deja de apartarte de mí. Yo no soy Greg Palovich, ¿de acuerdo?

Pero Theresa estaba demasiado aturdida para moverse. ¡Brian no se atrevería! ¡Otra vez no! Theresa estaba comenzando a abrazarse con más fuerza cuando, con un rápido movimiento de la mano, Brian le hizo bajar las rodillas. Con precisión mortal, Brian la cogió por las axilas con sus fuertes manos y la subió hasta tenerla contra su pecho.

– Ya estoy hartándome de verte con los brazos cruzados sobre el pecho. Vamos a volver al principio, donde deberías haber comenzado cuando tenías catorce años. Imagínate que esa es la edad que tienes y que todo lo que quiero es un buen beso de despedida de la chica que llevé al baile.

Antes de que el asombro de Theresa pudiese convertirse en palabras, la joven se vio fuertemente aprisionada contra el duro pecho de aquel hombre al que le sobraba experiencia en el arte de la seducción. La boca cálida y húmeda de Brian invadió la de Theresa, mientras la mano del mismo se deslizaba por el cuello hasta perderse entre los rizos exuberantes. La lengua de Brian acariciaba la suya con una experiencia que proyectó oleadas de sensualidad a través de todo su cuerpo. Luego alivió la presión de sus labios sólo lo necesario para ser oído mientras sus lenguas seguían tocándose.

– Voy a ser condenadamente bueno para ti, Theresa Brubaker. Ya lo verás. Ahora tócame como has estado deseando hacerlo desde que dejamos la pista de baile.

La lengua de Brian retornó plenamente a su boca, excitante, acariciando la de Theresa con promesas de placer. Pero no por ello cambió los brazos de posición, manteniendo uno sobre la espalda de Theresa y el otro alrededor de su cuello. Sus manos sólo jugueteaban en la espalda, acariciándola lentamente, recorriéndola de parte a parte, mientras Theresa le otorgaba el mismo tratamiento. Una de las manos de Theresa deambuló hasta el cuello de Brian, hasta el pelo corto y suave que todavía emanaba el aroma masculino que había percibido por primera vez cuando cogió su gorra militar. Theresa recordó unos versos de la canción de Newbury: «Deambulando de cuarto en cuarto, él va encendiendo cada luz…» Y sintió que Brian estaba mostrándole la luz, de cuarto en cuarto, poco a poco. El beso se hizo más profundo; Brian dejaba escapar roncos susurros de satisfacción y Theresa deseó pagarle con la misma moneda, dar voz a las sensaciones explosivas que estaba experimentando por primera vez en su vida. Pero, justo en aquel momento, Brian la empujó suavemente.

– Nos veremos mañana, ¿de acuerdo, bonita? Yo sólo puedo ser bueno hasta cierto punto.

Brian se levantó, llevándola con él. Con el brazo sobre sus hombros la acompañó hasta la escalera. La detuvo justo cuando había subido el primer peldaño, así que ahora los ojos de ambos estaban al mismo nivel. En la oscuridad, Brian la cogió por la cintura y la volvió hacia él. Luego la envolvió en un cálido abrazo una vez más, buscó sus labios para darle un último beso prolongado, sensual y, finalmente, la empujó suavemente hacia arriba con un «buenas noches» tan dulce, que a Theresa le dio un vuelco el corazón de emoción.

Capítulo 8

A lo largo de aquel día, Theresa y Brian no estuvieron solos el tiempo suficiente para hablar de nada que hubiese sucedido la noche anterior o de cualquier otro asunto íntimo. Fue un día perezoso. Todos se levantaron tarde, y se dedicaron a echar sueñecitos recostados en los sillones, a ver los partidos de rugby de Año Nuevo por la televisión o, sencillamente, a no hacer nada encerrados en sus cuartos. Prácticamente hasta la hora de cenar, ninguno de ellos se espabiló. Incluso entonces formaban un grupo bastante alicaído, pues sólo faltaba un día para que Jeff y Brian se fueran y se podía percibir la tristeza en el aire ante la inminente despedida.

A la mañana siguiente, Theresa se despertó poco después de amanecer y se quedó tumbada contemplando la ranita que Brian le había regalado. Recordó todo lo que había sucedido entre ellos desde la primera noche que se habían sentado juntos en el cine, con el codo de Brian oprimiendo el suyo a lo largo de toda aquella escena de amor extremadamente sensual.

¿A quién pretendía engañar? Casi estaba predestinada a esa atracción que sentía hacia Brian Scanlon. Estaba enamorándose de un hombre dos años más joven que ella, el cual admitía haber tenido encuentros sexuales con un número indefinido de admiradoras. La idea de que Brian fuese un hombre de mundo y con experiencia a Theresa la hacía sentirse pueril e insegura. Una vez más se preguntó qué vería Brian en una mujer introvertida y asustadiza como ella. Su atractivo físico la intimidaba, pues al compararle con ella pensaba que no podía sentirse atraído por sus encantos según afirmaba él. ¿Cómo iba a estarlo? Con mujeres como Felice adulándole, acechándole, deseando compartir con él algo más que un simple baile, ¿por qué iba a interesarse Brian Scanlon por ella?

Suspiró, cerró los ojos e intentó imaginarse a sí misma desnuda en la cama con Brian Scanlon, pero le resultó imposible. Era demasiado tímida, demasiado pecosa, demasiado pelirroja para encajar en el papel. Deseó tener una figura esbeltísima, piel rosada y pelo castaño rojizo. Deseó haber conocido en algún momento a lo largo de su vida a un hombre capaz de traspasar el muro de su timidez y darle una idea de lo que podía pasar si permitía que Brian se tomase más libertades con ella.

Eran las siete y media. Oyó a sus padres que salían a trabajar, pero en el resto de la casa reinaba el silencio. Se levantó pesadamente de la cama, se vistió e hizo café, y aún seguía sin levantarse nadie más. Al día siguiente Brian y Jeff se marcharían, y la casa parecería desierta. El solo pensamiento la llenó de amargura. ¿Qué iba a ser de ella sin Brian a su lado? Era injusto que debiera partir justo entonces, cuando acababan de descubrir su atracción mutua. Absorta en sus pensamientos, se dirigió al baño y recogió las toallas sucias, colgando unas limpias. Luego entró a su cuarto y añadió al montón su propia ropa sucia. Se preguntó cuánto tiempo pasaría antes de que pudiese poner la lavadora para lavar la ropa de Jeff, de modo que éste pudiera llevársela limpia y así ahorrarse una cuenta de lavandería.

Durante la última semana, nadie se había preocupado excesivamente de las tareas caseras, y el montón de ropa sucia sería monstruoso.

Theresa esperó hasta las diez antes de bajar las escaleras sigilosamente, como una ladrona, pues temía que los peldaños crujiesen y se despertase Brian, el cual estaba tumbado boca abajo con la cabeza apoyada en uno de sus brazos. Theresa se detuvo, observando a través del cuarto en penumbras su espalda desnuda, el contorno de las caderas y las piernas bajo la manta verde. Tenía la pierna derecha extendida y la izquierda doblada, con la rodilla asomando por el borde de la cama. Hasta entonces, los únicos hombres que había visto en la cama eran su padre y Jeff. Pero ver a Brian allí, escuchar el rumor de su respiración uniforme, tuvo en ella un efecto decididamente sensual. Se acercó de puntillas a la puerta del cuarto de la lavadora, giró el picaporte sin hacer ruido y cerró la puerta tras ella del mismo modo.

Hizo seis montones de ropa, clasificándola por el tejido y el color, y luego metió el primer montón en la lavadora. Hizo una mueca al girar el disco selector, el cual hacía un ruido estridente, como una metralleta. Cuando apretó el botón de entrada de agua, le dio la impresión de estar al lado de las cataratas del Niágara. Detergente, suavizante, y luego se abrió paso entre las montañas de ropa, saliendo al cuarto donde dormía Brian.

Acababa de conseguir cerrar la puerta sin hacer ruido una vez más, cuando Brian, todavía boca abajo, levantó la cabeza, gruñó y se rascó la nariz con el revés de una mano. Theresa se quedó traspuesta, observando su espalda iluminada por los rayos del sol, recorriéndola lentamente sobre los omoplatos hasta el borde de la manta. Brian se aclaró la garganta, levantó la cabeza otra vez e intuitivamente la volvió hacia ella.

Theresa se quedó petrificada. Agarró con fuerza el picaporte que había tras ella y sintió que se ruborizaba al haber sido descubierta observándole.

– Buenos días -dijo Brian con voz ronca.

El saludo fue acompañado por una vaga sonrisa que curvó sus labios de una forma simpática y muy atractiva. Perezosamente, se dio la vuelta y apoyó la cabeza sobre su brazo, dejando al descubierto su pecho.

– Buenos días -susurró Theresa.

– ¿Qué hora es?

– Más de las diez. Siento haberte despertado con la lavadora, pero quería comenzar la colada. La ropa de Jeff… está… él…

A Theresa no le salían las palabras y se quedó mirando aquel hombre medio desnudo, un hombre que hacía que todo su interior se estremeciese.

– Ven aquí.

Brian no se movió; tan sólo sus labios seductores hicieron la invitación. Tenía la nuca apoyada en el brazo derecho. El izquierdo sobre el estómago. Una pierna extendida y la otra levantada, de modo que formaba un triángulo bajo las sábanas.

– Ven aquí, Theresa -repitió con más suavidad que la primera vez, levantando una mano hacia ella.

La expresión aturdida de Theresa reveló a Brian que se había inventado una excusa incluso antes de que comenzase a hablar.

– Tengo que…

– Ven.

Brian se movió y, durante un instante terrible, Theresa pensó que iba a levantarse para cogerla. Pero sólo alargó la mano hacia ella.

Theresa avanzó lentamente, pero se detuvo a medio metro del borde de la cama. La mano de Brian permaneció abierta, esperando.

Brian se incorporó sólo lo necesario para coger a Theresa de la mano y arrastrarla hacia él. Ella apoyó las rodillas en el borde de la cama y perdió el equilibrio, aterrizando en una posición extraña sobre el pecho desnudo de Brian.

– Buenos días -dijo Brian.

Su sonrisa era intensa, excitante, y parecía iluminarlo todo. Brian deslizó un brazo entre ella y la manta, poniéndose de costado de cara a ella, hasta que sus vientres estuvieron al mismo nivel. Theresa recordó entre fascinada y confusa haber leído que los hombres se despertaban a menudo completamente excitados, pero era demasiado ignorante para saber si a Brian le estaba sucediendo aquella mañana. Él le acarició la mejilla con los nudillos de la mano y habló con voz encantadoramente ronca.

– Me resulta difícil de creer que todavía quede una mujer en este mundo que se ruboriza con veinticinco años.

Bajó la cabeza para mordisquearle los labios sensualmente.

– ¿Y sabes otra cosa?

Pasó un dedo por sus labios, haciendo que se entreabrieran y que su dueña contuviera el aliento.

– Algún día voy a verte con el rubor como único vestido.

Bajó la cabeza de nuevo y, cuando sus labios se unieron, volvió a Theresa boca arriba cubriendo la mitad de su cuerpo. Bajo la palma de la mano, la espalda de Brian se percibía tersa, cálida, y no pudo evitar acariciársela.

El pecho desnudo oprimía sus senos, aplastándolos de una forma absolutamente maravillosa. Theresa llevaba una gruesa camisa a cuadros negros y blancos, muy amplia. Completaban el conjunto unos vaqueros muy ajustados. La camisa la dejaba en una situación de lo más vulnerable, pensó, justo en el momento en que Brian levantó una rodilla sobre sus muslos, moviéndola arriba y abajo repetidamente hasta que rozó suavemente el centro de su femineidad. Sin dejar de besarla, cogió el brazo con el que se protegía los senos y se lo pasó por encima del hombro. Luego deslizó una mano por debajo de la camisa de algodón, y acarició su estómago, hasta el borde del sujetador. Entonces abarcó uno de sus senos con la mano con tanta decisión, que no dejó lugar a protesta alguna. La apretó con una fuerza que le produjo a Theresa un dolor extraño, pero placentero en cierto sentido.

Theresa sintió que los nervios se le disparaban en las profundidades de su vientre, pero controló el impulso de resistirse. La caricia fue breve, casi como si Brian estuviera probándola, diciéndole: «¡Acostúmbrate a ello, pruébalo, sólo este poquito, sin prisa!» Pero, para su asombro, cuando los dedos dejaron su seno descendieron directamente por su vientre, a lo largo de la dura cremallera de los vaqueros, abarcando toda la zona palpitante y ardiente de su cuerpo.

Dentro de los ajustados vaqueros, su carne respondió al instante con un calor tan intenso que la cogió desprevenida. Suspiró entrecortadamente y sus párpados se cerraron de golpe. Arqueó la espalda y el fuego se extendió a través de todo su cuerpo. Las caricias eran duras, resueltas; Theresa sentía las rítmicas acometidas, una vez, dos veces, como si Brian estuviera marcándola con el sello de su posesión.

Antes de que pudiera decidir entre luchar o rendirse Brian apartó la mano. Se quedó tumbada contemplando los ojos llenos de pasión de Brian, que la tenía aprisionada en una celda de fuego.

– Theresa, voy a echarte de menos. Pero seis meses pasan pronto… y volveré, ¿de acuerdo? -dijo con voz ronca de deseo.

¿Qué preguntaba? La respuesta a la ambigua pregunta se le atragantó.

– Brian, yo… yo no estoy segura.

Theresa pensaba que no podía hacer una promesa como aquélla, en caso de que Brian quisiera decir lo que ella suponía.

– Entonces, piénsatelo tranquilamente, ¿de acuerdo? Y, cuando llegue junio, ya veremos.

– Pueden suceder muchas cosas en seis meses.

– Lo sé. Sólo que, no…

La mirada preocupada de Brian se desvió hacia su cabello. Se lo echó hacia atrás casi con violencia, luego volvió la mirada hacia los asombrados ojos castaños de Theresa, enviando un mensaje de apasionada posesión, tan rotunda como la caricia que acababa de hacer.

– No busques a nadie, Theresa. Quiero ser el único, porque te comprendo y sé que seré bueno para ti. Es una promesa.

Justo en aquel instante la voz de Jeff atronó desde arriba.

– ¡Eh! ¿Dónde está todo el mundo? Brian, ¿estás despierto?

– Sí, estoy vistiéndome. Ahora mismo subo.

Theresa echó a Brian a un lado y saltó de la cama. Pero, antes de que pudiera escapar, él la capturó por la muñeca, y volvió a tumbarla.

– Theresa, ¿me besarás una vez al menos sin parecer asustada de muerte?

– Yo no soy muy buena en nada de esto, Brian. Creo que serías mucho más feliz si te olvidaras de mí -susurró.

– Nunca -contestó, mirando directamente a los ojos llenos de inseguridad de Theresa-. Nunca te olvidaré. Regresaré, y ya veremos si somos capaces de hacerte pasar de los quince años.

¿Cómo podría una persona tener tanta confianza en sí misma a los veintitrés años?, se preguntaba Theresa, mirando los ojos de Brian.

Brian la besó brevemente.

– Sube tú primero -dijo-. Haré la cama y esperaré unos cuantos minutos antes de seguirte.

Aquella noche tuvieron una velada tranquila y hogareña. Patricia fue para estar con Jeff. Margaret y Willard se sentaron juntos en el sofá, y Jeff se sentó en el suelo. Brian se hizo con el banco del piano. Y los dos estuvieron tocando la guitarra y cantando. Theresa estaba hecha un ovillo sobre un sillón, Amy en otro, y Patricia se sentó justo detrás de Jeff, unas veces con la cabeza apoyada en su hombro, otras acariciándole o tarareando las canciones…

Theresa sólo miraba a Brian cuando éste se quedaba absorto con las cuerdas de su guitarra o desviaba la mirada hacia cualquier otra parte del cuarto. Estaba esperando la canción que a ciencia cierta llegaría tarde o temprano y, cuando Jeff la propuso, se le aceleró el corazón.

En esta ocasión Brian tocaba su propia guitarra, una clásica Epiphone Riviera de sonido dulce y suave. Contempló la guitarra moldeada al cuerpo de Brian y se imaginó lo cálida que debía estar la caoba al contacto con su piel.

Mi vida es un río,

oscuro y profundo.

Noche tras noche el pasado

invade mis sueños…

Las palabras penetraban directamente en el corazón de Theresa. Mucho antes de que la canción llegara a la segunda estrofa, Brian y Theresa clavaron las miradas el uno en el otro.

Aquella noche se deslizó

en la oscuridad de mis sueños.

Deambulando de cuarto en cuarto,

encendiendo cada luz.

Su risa brota torrencial

y me maravilla, como siempre fue.

Señor, se desmorona la tristeza

y me agarró a su recuerdo.

Theresa bajó la vista hacia los labios de Brian, Le pareció que temblaron levemente al formar las siguientes palabras.

Dulces recuerdos…

Dulces recuerdos…

Brian cerró los labios cuando tarareó suavemente las últimas ocho notas de la canción, y Theresa no se dio cuenta de que Jeff se había callado, dejando que cantara a dúo con Brian.

Cuando el último acorde se apagó y reinó el silencio, Theresa percibió que todo el mundo estaba observándoles, procurando atisbar lo que estaba sucediendo entre ellos.

Jeff rompió el encantamiento.

– Bueno, tengo que hacer el equipaje -dijo, comenzando a guardar su guitarra en la funda-. Lo mejor será que lleve a Patricia a su casa. Mañana tenemos que salir de aquí a las ocho y media.

Patricia y Jeff partieron y poco después todos los demás se retiraron a sus respectivas habitaciones.

Theresa se quedó tumbada en la oscuridad sin poder conciliar el sueño. Los versos de la canción resonaban en su corazón… Noche tras noche el pasado invade mis sueños… Ahora sabía lo que era sentir un verdadero deseo. Hormigueaba en cada poro de su cuerpo, y todo era más tentador por el hecho de que él estaba acostado en el cuarto situado justo debajo del suyo, probablemente tan despierto como ella y por la misma causa. Pero el deseo y el abandono eran dos cosas diferentes, y en aquel momento Theresa no habría bajado las escaleras para acostarse con Brian en la casa de sus padres más de lo que lo hubiera hecho cuando tenía catorce años. Nunca podría tener una relación sexual con un hombre a menos que hubiera primero un compromiso pleno entre ellos.

Pero la sensación de hormigueo la invadió nuevamente cuando recordó los momentos que había pasado tumbada con Brian aquella mañana, sus caricias íntimas. Gimió, se puso boca abajo y se abrazó a una almohada. Pero pasaron algunas horas antes de que la venciera el sueño.

A la mañana siguiente compartieron el último desayuno, y luego hubo besos de despedida para Margaret y Willard, que se fueron a trabajar con lágrimas en los ojos.

Theresa era la encargada de llevarlos al aeropuerto, pero en esta ocasión Amy los acompañaría. Durante todo el camino, reinó en el coche una atmósfera triste y deprimida, como si el avión ya hubiera despegado. Por tácito acuerdo, Brian y Theresa habían ocupado el asiento delantero y, de vez en cuando, ésta sintió la mirada que tanto amaba clavada en ella.

En el aeropuerto cada uno llevó algo de equipaje. Lo pesaron y luego pasaron a una explanada verde a través del control de seguridad. El número de su puerta se vislumbraba delante de ellos pero, justo antes de llegar, Brian cogió a Theresa de la mano y la detuvo.

– Vosotros adelantaos. Ahora mismo os cogemos -les dijo a los otros.

Sin vacilar, la llevó a una zona solitaria en la que había varias filas de sillas azules que miraban a una pared de cristal. Cogió la guitarra que llevaba Theresa y la dejó en el suelo, junto a su petate, luego la llevó al único lugar discreto que había: un rincón junto a un enorme distribuidor automático. Puso las manos sobre los hombros de Theresa con expresión de dolor. La miró fijamente a la cara, como si estuviera memorizando cada uno de sus rasgos.

– Voy a echarte de menos, Theresa. Dios mío, no sabes cuánto.

– Yo también te echaré de menos. Ha sido maravilloso… yo…

Sintiéndose disgustada consigo misma, comenzó a llorar. Casi al mismo tiempo, se vio apoyada contra el duro pecho de Brian, que la envolvió en un abrazo apasionado y posesivo.

– Dímelo, Theresa, dímelo para que pueda recordarlo durante los próximos seis meses -le dijo al oído con voz ronca.

– Ha sido ma… maravilloso estar co… contigo.

Theresa se abrazó a él con todas sus fuerzas. Las lágrimas estaban empapándolo todo y había comenzado a sollozar. Brian buscó los tiernos labios de Theresa, que estaban entreabiertos. Ella alzó la cabeza para ser besada, fascinada por la fuerza maravillosa que solamente puede dar el primer amor… no importa a qué edad. Theresa saboreó la sal de sus propias lágrimas y percibió una vez más el aroma masculino que había llegado a reconocer tan bien durante las últimas dos semanas. Brian la balanceaba, y sus bocas eran incapaces de dar por acabada aquella despedida.

Cuando Brian levantó la cabeza por fin, rodeó el cuello de Theresa con ambas manos, acariciándola, observándola con expresión interrogante.

– ¿Me escribirás alguna vez?

– Sí.

Theresa cogió una de las manos de Brian y la apretó firmemente contra su rostro. Brian acarició con las yemas de los dedos sus párpados cerrados, antes de que Theresa bajase su mano para cubrirla de besos.

Por fin Theresa alzó la vista. Los ojos de Brian estaba llenos de dolor, de tanto dolor como ella misma sentía. Curiosamente, Theresa nunca había pensado que a los hombres les afectaran los sentimientos tanto como a las mujeres, pero a Brian parecía dolerle mucho tener que separarse de ella.

– De acuerdo. Nada de promesas. Nada de compromisos. Pero, cuando llegue junio…

Brian dejó que sus ojos dijeran el resto y luego la envolvió en un fuerte abrazo para un último y prolongado beso, durante el cual sus cuerpos experimentaron la ansiedad más intensa que habían sentido en toda su vida.

– Brian, tengo veinticinco años, y nunca había sentido nada parecido.

– Puedes dejar de recordarme que tienes dos años más que yo, porque no me importa lo más mínimo. Y, si te he hecho feliz, soy feliz. No lo olvides y no cambies en nada hasta junio. Quiero volver y encontrarte justo igual que estás ahora.

Theresa se puso de puntillas, incapaz de resistir el impulso de darle el último beso. Era la primera vez en su vida que besaba a un hombre en vez de al contrario. Luego puso la mano en su mejilla, echándose hacia atrás para contemplar el rostro que amaba y grabarlo en su memoria.

– Mándame una foto tuya.

Él asintió.

– Y tú haz lo mismo.

Ella asintió.

– Tienes que irte. Ya deben estar subiendo al avión.

No se equivocaba. Jeff estaba esperándolos con aspecto nervioso en una rampa. Observó los ojos enrojecidos de Theresa e intercambió una mirada de complicidad con Amy, pero ninguno de los dos dijo nada.

Jeff dio un abrazo a Theresa y Brian hizo otro tanto con Amy. Luego los dos se marcharon a toda prisa, y Theresa no sabía si echarse a llorar o regocijarse. Brian se había ido. Pero le había encontrado. ¡Por fin!

La casa parecía embrujada, como un teatro vacío. Él estaba en cada cuarto. Abajo, Theresa encontró su cama convertida de nuevo en un sofá y las sábanas esmeradamente dobladas sobre un montón de mantas y almohadas. Cogió una de las sábanas y la olió, buscando su aroma, apretándola contra su cara. Se dejó caer en el sofá y volvió a estallar en lágrimas. Se enjugó las lágrimas con la sábana y se abrazó a la almohada, hundiendo la cara en ella y preguntándose cómo pasaría los meses siguientes. Experimentaba el profundo sentimiento que parecía ser la verdadera medida del amor: la firme creencia de que nadie había amado tan intensamente antes, y de que nadie lo haría después.

Así que esto era lo que se sentía.

Y Theresa sintió lo mismo durante los días que siguieron. Comenzó el colegio y se alegró de salir de la casa que guardaba tantos recuerdos de Brian, de volver con los niños, los horarios, las caras conocidas de sus compañeros de trabajo… Todo esto le ayudó a apartar sus pensamientos de él.

Pero nunca por mucho tiempo. En el instante en que se quedaba desocupada, él regresaba. En el instante en que entraba en el coche o la casa, él estaba allí, llamándola. Nunca se había imaginado que la soledad pudiera ser tan intensa. ¡Cómo le añoraba! Se había deshecho en llanto en la cama la noche de su marcha. Le costaba sonreír en el colegio. A menudo meditaba tristemente. Y soñar despierta, en otro tiempo algo extrañísimo en ella, se convirtió en algo constante.

Al día siguiente de irse Brian, Theresa regresó del colegio y vio una nota en la puerta: La floristería Bachman's ha dejado algo en mi casa porque en la vuestra no había nadie. Ruth.

Ruth Reed, la vecina de al lado, recibió a Theresa con un alegre saludo y una sonrisa de oreja a oreja.

– Me parece que hay alguien que está muy enamorado. Es un paquete enorme.

Estaba envuelto en papel de regalo, al que habían pegado un cuadradito de papel con la concisa orden de entrega: Brubaker… 3234 Johnnycake Lane.

– Gracias, Ruth.

– No hay de qué. Esta es la clase de entregas en las que me alegra tomar parte.

En el camino de vuelta a casa, a Theresa le dio un vuelco el corazón. Recorrió a toda prisa los últimos metros y entró en la cocina disparada, sin detenerse siquiera a quitarse el abrigo antes de abrir el paquete. Era un ramo precioso, lleno de color. Había claveles, margaritas, rosas y violetas, con abundante hiedra fresca entre ellas. Las flores se mecían dentro de una gran copa de cristal verde y transparente. A Theresa le tembló la mano cuando cogió un sobrecito que había entre las flores.

Su sonrisa aumentó, al igual que su impaciencia por ver el nombre de Brian en la tarjeta.

En efecto, ahí estaba el nombre de Brian, pero el suyo no. La tarjeta decía: Para Margaret y Willard. Con todo mi agradecimiento por su hospitalidad. Brian.

En lugar de sentirse decepcionada, se sintió más encantada que nunca. Así que además era considerado.

Observó la escritura y se dio cuenta de que no era de Brian, sino de algún empleado de la floristería. Pero daba igual: el sentimiento era suyo.

La primera carta de Brian llegó tres días después de su marcha. Theresa la encontró en el buzón, pues siempre era la primera en volver a casa. Cuando descubrió entre los sobres uno que llevaba las alas azules en la esquina superior izquierda, le dio un vuelco el corazón. Se llevó la carta a su cuarto y se sentó en la cama para leer las palabras de Brian.

Pero su foto fue la primera cosa que salió del sobre. Iba de uniforme, con un aspecto impecable. No sonreía, pero sus ojos verdes miraban directamente a los suyos. Volvió la fotografía. Con amor, Brian, había escrito. A Theresa se le aceleró el corazón, y el calor se extendió por todo su cuerpo. Cerró los ojos, suspiró profundamente y apretó la foto contra su pecho, contra las alocadas palpitaciones que la imagen de Brian había provocado. Luego dejó la foto boca arriba sobre una de sus rodillas y comenzó a leer.

Querida Theresa:

Te echo de menos, te echo de menos, te echo de menos. Todo ha cambiado de repente. Yo solía ser muy feliz aquí, pero ahora me siento como en una prisión. Solía coger la guitarra al final del día para relajarme, pero ahora, cuando la toco, pienso en ti y me pongo triste, así que no la he tocado mucho. ¿Qué me has hecho? Por las noches me cuesta conciliar el sueño recordando la Noche Vieja y el aspecto que tenías cuando entraste a la cocina maquillada, con la ropa y el peinado nuevos, todo por mí, y entonces deseo olvidar la imagen porque hace que me sienta desgraciado. Dios mío, esto es un infierno. Theresa, quiero disculparme por lo que sucedió aquella mañana en mi cama. No debería haberlo hecho, pero no pude evitarlo, y ahora no puedo dejar de pensar en ello. Oye, bonita, cuando regrese no voy a presionarte en ese tema. Después de todo lo que habíamos hablado, no debería haberlo hecho, ¿de acuerdo? Pero no puedo dejar de pensar en ello, y eso es lo que hace que me sienta peor. Desearía haber sido más paciente y comprensivo contigo aunque, por otro lado, desearía haber llegado más lejos. ¡Maldita sea, este lugar está volviéndome loco! Soy un manojo de nervios y me siento confuso. Sólo puedo pensar en tu casa, en ti sentada al piano. Anoche puse el disco de Chopin pero no pude resistirlo y tuve que apagar el tocadiscos. Cuando me encuentre mejor grabaré en una cinta Dulces Recuerdos y te la mandaré, ¿te parece bien, bonita? Esa canción lo dice todo. Tú, deslizándote en la oscuridad de mis sueños y deambulando de cuarto en cuarto, encendiendo cada luz. Creo que no podré aguantar hasta junio sin verte. Probablemente me escaparé y apareceré en la puerta de tu casa. ¿Tienes vacaciones de Semana Santa, no? Entonces, ¿no podrías venir? Bueno, tengo que irme. Jeff y yo actuamos esta noche, pero nada de chicas después. Es una promesa.

Te echo de menos.

Brian

Theresa se pasó media hora leyendo la carta sin parar. Aunque la emocionaba cada una de sus líneas, volvía una y otra vez a la pregunta sobre las vacaciones de Semana Santa. ¿Qué dirían sus padres si decidía ir? El pensamiento la irritaba y le producía un profundo malestar. A su edad, y tener que contárselo a sus padres. Nunca se había imaginado que los hombres escribieran cartas así, sin ocultar en lo más mínimo sus sentimientos.

No quería enviar a Brian una foto suya. Pero, ahora que sabía el alivio que le produjo ver su foto, sentirle más cerca, se dio cuenta de que probablemente a él le sucedería lo mismo. Sacó una de sus fotos, pero vaciló por un momento. Era una foto en color, y ella habría preferido una en blanco y negro. La cámara había registrado cada una de sus pecas cobrizas, cada uno de sus horribles rizos rojos y la amplitud de sus pechos. Aun así, era el mismo aspecto que tenía cuando la conoció y, al parecer, Brian había descubierto en ella que le agradaba. Junto con la fotografía, Theresa envió la primera carta de amor de su vida.

Querido Brian:

La casa me parece vacía desde que te fuiste. Las clases me ayudan pero nada más cruzar la puerta de la cocina, me invaden los recuerdos y de repente desearía vivir en otro sitio para no verte por todas partes. Las flores que has mandado son, sencillamente, hermosas. Me gustaría que hubieses visto la cara que puso mamá al verlas (y la mía al ver que no eran para mí). Naturalmente, a continuación se pegó al teléfono y llamó a toda la familia para contarles lo que había enviado «ese chico tan considerado».

En realidad no me ha disgustado que las flores no fueran para mí, porque lo que recibí dos días después fue más precioso que cualquier maravilla de la naturaleza.

Gracias por tu foto. La he puesto junto a «La Maestra» que la guarda fielmente. Cuando leí tu carta me sorprendió bastante ver cómo te sentías, pues exactamente así me siento yo. Tocar el piano es horrible; mis dedos quieren encontrar las notas del Nocturno pero, en cuanto toco unos cuantos compases, tengo que dejarlo. Las canciones de la radio que escuchamos juntos me producen un efecto parecido. Me he distanciado de mis padres y de Amy, a pesar de lo mal que me siento encerrada en mi cuarto por las noches. Pero, si no puedo estar contigo, no me apetece estar con nadie.

Es realmente duro para mí sacar a relucir este tema, pero quiero dejar las cosas claras. Sé que soy muy ingenua e inexperta y, cuando pienso en lo gazmoña que soy con cosas tan inocentes como las que hicimos, me doy cuenta de que estoy paranoica y… bueno, ya me comprendes. Quiero ser diferente para ti, así que he decidido hablar con la psicóloga del colegio de mi «problema».

¿Decías en serio lo de Semana Santa? He leído esa parte de tu carta cientos de veces, y en todas ellas el corazón comenzó a saltarme en el pecho. Si fuera, me temo que esperarías de mí cosas para las que no estoy segura de estar preparada todavía. Sé que debe parecerte que estoy hecha un lío, diciendo en un renglón que quiero cambiar y en el siguiente que estoy chapada a la antigua. Pero sé también que mis padres se llevarían una sorpresa si su pequeña Theresa anunciase que se iba a pasar la Semana Santa con Brian. Mamá ya me pone histérica a veces tal y como están las cosas, dándole motivos sería peor.

Te mando mi horrible foto, sacada en octubre, en el colegio con los alumnos de mi clase. Tú dices que mi pelo es del color de las flores, pero yo sigo opinando que es del color de las zanahorias. En todo caso, ahí la tienes. Te echo mucho de menos.

Afectuosamente,

Theresa.

P.D. Un abrazo para Jeff.

P.P.D. Me gusta que me llames «bonita».

Querida «Bonita»:

Todavía no puedo creer que no hayas rechazado mi proposición directamente. Ahora no paro de soñar con la Semana Santa. Si vienes, serás tú quien fije las reglas. Sólo estar contigo será suficiente para ayudarme a salir del bache. Sé que a lo mejor piensas que no debería entrometerme en tus asuntos, pero creo que una persona de veinticinco años ni siquiera debería vivir con sus padres, y mucho menos tener que contar con su visto bueno para salir un fin de semana. Tal vez estés protegiéndote detrás de la falda de tu madre para no tener que enfrentarte al mundo. Señor, ahora probablemente pensarás que soy un maniaco sexual y que lo único que quiero es traerte aquí para entonces actuar como aquel tal Greg. No seas mal pensada, ¿de acuerdo, bonita? Consulta con la psicóloga a ver qué te dice. Los bordes de tu foto están arrugándose de tanto cogerla. Por favor, ven. Te echo de menos.

Con amor,

Brian.

La psicóloga se llamaba Catherine McDonald. Tendría unos treinta y cinco años, siempre llevaba ropa informal aunque muy de moda, y siempre lucía una sonrisa. A pesar de no haber dispuesto de muchas ocasiones de trabajar juntas, habían compartido muchos ratos agradables en el comedor de los profesores, y Theresa había llegado a respetar el aplomo innato de la mujer, su objetividad y su profundo conocimiento de la psicología humana. Catherine McDonald desempeñaba a la perfección su trabajo y era sumamente respetada por todos sus compañeros.

Como Theresa no quería reunirse con ella en el colegio, propuso que se encontraran en el restaurante Buena Tierra un martes a las cuatro. Theresa fue conducida, pasando a través de las mesas y sillas danesas del comedor principal, a un nivel elevado de cabinas privadas. Todas las cabinas estaban situadas al lado de un gran ventanal, y ya estaba esperándola Catherine en una de ellas. Se levantó de inmediato, estrechando la mano de Theresa efusivamente. Quizás la primera cosa que había admirado de ella era su modo de mirar a la persona con quien hablaba, prestándole una atención absoluta que inducía a confiar en ella y a creer que se preocupaba hondamente por los problemas que la gente le confiaba. Los ojos azules de Catherine, grandes y penetrantes, permanecieron clavados en Theresa mientras se saludaron, se acomodaron y pidieron té de hierbas. Luego pasaron a la causa esencial de su encuentro.

– Catherine, gracias por perder el tiempo conmigo -comenzó Theresa en cuanto la camarera las dejó solas.

Catherine agitó una mano quitando importancia al asunto.

– Me alegra que acudieras a mí. Siempre que quieras. Sólo espero poder ayudarte en el asunto en cuestión.

– Es algo personal. No tiene nada que ver con el colegio. Por eso te propuse reunirnos aquí en vez de en tu despacho.

– El té de hierbas tiene un efecto relajante… Esto es mucho más agradable que el colegio. Has hecho una buena elección.

Catherine removió el azúcar que había echado en su té, dejó la cucharilla y levantó la vista para mirarla fijamente.

– Dispara -dijo lacónicamente.

– Mi problema, Catherine, es sexual.

Theresa se había pasado dos semanas ensayando la frase de apertura, pensando que, una vez soltada la última palabra, las barreras podrían romperse y sería más sencillo hablar del tema que tan fácilmente la ruborizaba y le hacía sentirse como una adolescente.

– Adelante, cuéntamelo.

Catherine apoyó la cabeza -prematuramente canosa- en el alto respaldo del pequeño recinto circular, adoptando una actitud relajada que, de algún modo, animó a Theresa a relajarse a su vez.

– Tiene que ver con mis senos principalmente.

Sorprendentemente, la mujer no apartó la mirada de los ojos de Theresa.

– ¿Me equivoco al pensar que es por su tamaño?

– No, son… yo…

Theresa tragó saliva y, de repente, la venció la vergüenza. Se sostuvo la frente con la mano y se quedó pensativa. Catherine alargó la mano y rodeó la muñeca de Theresa con sus dedos fríos y resueltos, acariciando con el pulgar la piel sedosa para tranquilizarla. El contacto fue algo extraño y nuevo para Theresa. Nunca le había cogido la mano una mujer. Pero el firme apretón le inspiró confianza de nuevo, y muy pronto prosiguió.

– Son así desde que tenía quince años más o menos. Sufrí todas las persecuciones de costumbre, las que podrías esperar en los años adolescentes… las burlas de los chicos, las miradas horrorizadas de las chicas, los inevitables motes, e incluso los celos equivocados de algunas de las otras chicas. En aquel tiempo le pregunté a mi madre si podría hablar del problema con un médico o un psicólogo, pero ella tiene unos senos casi tan grandes como los míos y su respuesta fue que no se podía hacer nada al respecto, así que debería asumirlo… y comenzar a comprar sostenes reforzados…

– ¿Todavía vives con tus padres, no es así? -la interrumpió brevemente Catherine.

– Sí.

– Perdona. Continúa.

– Mi crecimiento sexual natural se vio… perjudicado por mi figura anormal. Cada vez que conocía a un chico que me gustaba, le espantaba el tamaño de mis senos. Y cada vez que salía con alguien, siempre se lanzaban hacia el mismo sitio. Una vez oí rumores de que en el instituto corría una apuesta entre los chicos concediendo una copa de veinticinco dólares al que consiguiera mi sostén.

Theresa bajó la vista reviviendo el doloroso recuerdo. Luego lo apartó de su mente y se irguió.

– Bueno, no querrás escuchar todos los detalles sórdidos, y en realidad ya no son tan importantes como en otro tiempo. Resulta que… hay un hombre que… parece mirar más allá del exterior…

Theresa bebió un sorbo de té.

– ¿Y?

Aquella era la parte más peligrosa.

– Y… y… -balbució, levantando la vista con desesperación-. ¡Y soy virgen, con veinticinco años, y tengo un miedo de muerte a hacer algo con él!

– ¡Estupendo! -exclamó suavemente Catherine, provocando la perplejidad de Theresa.

– ¿Estupendo?

– Sí, que lo hayas soltado de un tirón. Era difícil de decir, eso puedo asegurarlo.

– Sí que lo era.

Pero Theresa estaba sonriendo, relajándose y sintiéndose con más ganas de hablar.

– De acuerdo, ahora vamos al fondo de la cuestión. Cuéntame por qué sientes ese miedo de muerte.

– Oh, Catherine, llevo tantos años soportando estos senos y me han causado tantos sufrimientos… los aborrezco. La última cosa del mundo por la que desearía pasar es que el hombre que creo querer me viera desnuda. A mí me parecen horribles. Pensé que cuando él… que si él me viera desnuda no querría volver a mirarme otra vez. Así que yo… yo…

– Le rechazaste.

Theresa asintió.

– Y de paso te negaste tu propia sexualidad.

– No lo había visto desde ese punto de vista.

– Pues empieza.

– ¿Que empiece? -exclamó, pasmada por el consejo.

– Sí, exactamente. Desarrolla una ira buena y sana por todo lo que te han quitado. Es el mejor modo de descubrir lo que mereces. Pero primero déjame dar un paso atrás y hacerte una pregunta sobre ese hombre.

– Brian.

– Brian. ¿Te ofendió su reacción al ver tus proporciones?

– ¡Oh, no, al contrario! Brian ha sido el primer hombre que no se quedó mirando mis senos cuando nos presentaron. Me miró directamente a los ojos y, si supieras lo raro que es, comprenderías lo que significó para mí.

– Y, cuando le rechazaste, ¿se enfadó?

– No. Realmente, no. Me dijo que había llegado a descubrir cosas más profundas en mí que las meras superficialidades, y que le habían gustado.

– Parece que es un hombre maravilloso.

– Yo creo que sí, pero hay algo… bueno, tiene dos años menos que yo.

– La madurez no tiene nada que ver con la edad.

– Lo sé. Ha sido una tontería sacar este tema.

– En absoluto. Si es una de tus preocupaciones, haces bien en contármelo. Ahora, sigue, porque he vuelto a interrumpirte.

Durante una hora y cuarto, Theresa le habló de todos sus sufrimientos acumulados a lo largo del tiempo. Le explicó la desolación producida por todas las cosas a las que había renunciado a causa de su problema. Reconoció que se había metido en el campo de la enseñanza porque pensaba que los niños discriminaban menos que los adultos. Admitió que Brian la había acusado de ocultarse de distintas maneras… Todo salió a la luz y, una vez que Theresa se hubo librado de la carga de todos los pensamientos acumulados durante tantos años, Catherine apartó a un lado su taza, cruzó los brazos sobre el borde de la mesa y miró a Theresa de modo penetrante.

– Voy a hacerte una sugerencia, Theresa, pero quiero que no olvides que sólo es una sugerencia, y una que deberías pensarte durante algún tiempo. Hay una respuesta a tu problema que a lo mejor no has considerado. Creo que con el tiempo superarás tu timidez. Y, por lo que me has contado de Brian, creo que será una ayuda para ti, pues parece un hombre que quiere ir sin prisas contigo, ayudándote a ganar confianza en ti misma. Pero, aunque consigas tener una relación sexual sin complejo con Brian, los otros problemas no desaparecerán. Te seguirá molestando la ropa que te verás forzada a llevar, tus proporciones de modelo de Rubens, las miradas de los desconocidos… Mi sugerencia es que consultes en una clínica especializada sobre un procedimiento quirúrgico muy moderno conocido corrientemente por cirugía reductora de pechos.

Theresa se quedó boquiabierta.

– Ya veo que no habías oído hablar de ello.

– No, esto… ¿cirugía reductora de pechos? -dijo con algo de recelo-. Pero esa clase de cirugía es para gente más frívola. Actrices y demás.

– Ya no. La cirugía se ha convertido en un tratamiento adecuado no sólo para actrices cuarentonas. Me da la sensación de que el tamaño de tus senos te produce más molestias físicas de las que crees, y la cirugía está utilizándose para eliminar muchos achaques físicos.

– No sé… tendré que pensarlo despacio.

– Por supuesto. No es algo que pueda decidirse sobre la marcha. Y tal vez no sea la solución adecuada para ti, pero, ¡demonios, Theresa! ¿Por qué vas a pasarte toda la vida sufriendo de dolores de espalda, irritaciones y sin poder disfrutar de las cosas agradables a disposición de las mujeres de proporciones más modestas? ¿No te las mereces tú también?

«Sí», fue la inmediata respuesta táctica. «Sí las merezco. Pero, ¿qué pensarían los demás? Mamá, papá los compañeros de trabajo… Brian.»

– Si te decides a informarte más a fondo, conozco a una mujer que se operó, y sé que no tendría inconveniente en darte el nombre de su cirujano, y que además estará deseando compartir sus sentimientos contigo. Se pasó la vida soportando las mismas ignominias que tú, y la operación no sólo transformó su imagen, sino su salud general. Deja que te dé su nombre.

Catherine sacó de su bolso un cuadernillo de notas y un lápiz, escribió el nombre y luego alargó la mano para tocar la de Theresa.

– Por ahora, sólo piénsalo, sin prisas, considerando todas las posibilidades y sus consecuencias. Y no debes tener miedo a enfrentarte con la gente, si ese es el caso. Es tu vida, no la de ellos. Ni de tu madre, ni de tu padre, ni de nadie.

Los perspicaces ojos azules se encendieron.

– ¡Ajá! Veo que he tocado un punto delicado. No debe importarte lo que piense la gente, Theresa. Esta es una decisión tuya, sólo tuya.

Cuando salieron del restaurante la mujer de cabellos plateados se volvió hacia la pelirroja.

– Si te apetece volver a hablar conmigo, llámame. Siempre estoy disponible.

Aquella noche, en la cama, Theresa consideró las tentadoras ventajas de la «Vida Tras La Operación». Pensó lo que sería caminar orgullosamente con los hombros erguidos, llevando un vestido elegante y ajustado… y levantar los brazos para dirigir a los chicos sin soportar el peso de sus senos. Soñó con librarse de las dolorosas escoceduras causadas por los tirantes del sujetador. Se imaginó el puro regocijo que sentiría comprando ropa interior más provocativa, y cuando Brian la viese con ella, y luego sin ella…

Brian. ¿Cómo reaccionaría si se decidía a hacerlo?

Luego estaba su madre. De algún modo intuía que no lo aprobaría, y ya conocía su postura fatalista. Y los compañeros de trabajo, ¿qué pensarían? ¿Cuántas veces en su vida le habían dicho las mujeres, ignorantes de los muchos inconvenientes de tener tanto pecho, que serían felices si estuvieran dotadas como ella? Su actitud se debía a la influencia de la preferencia generalizada por los senos abundantes, así que no podía culparlas por su falta de información.

Pero, una vez plantada la semilla de la sugerencia, aquellos comentarios y dolores del pasado habían cesado de atormentarla tanto.

Sin embargo, ¿y si le parecía mal a Brian? Siempre volvían sus pensamientos a Brian, Brian, Brian. ¿Cómo sería tenerle, contemplándola desnuda y en una actitud orgullosa en vez de avergonzada?

Capítulo 9

Theresa no mencionó el asunto a Brian en ninguna de sus cartas, aunque mantuvieron su correspondencia. Se escribían semanalmente, pero en muchas ocasiones intercambiaban más de dos cartas en siete días. Brian le envió la cinta de Dulces Recuerdos y la primera vez que la escuchó experimentó una sensación de soledad dolorosa y nueva para ella. Cerró los ojos y se imaginó a Brian tocando la guitarra y cantando la conmovedora canción. Sintió una vez más sus besos, anheló verle, tocarle… En una de sus cartas, Brian le había propuesto que se encontraran en Fargo, lugar a mitad de camino entre la base aérea y su casa, y todavía no le había dado una respuesta. Lo deseaba, ¡oh, cómo lo deseaba…! pero temblaba al pensar en contar el plan a sus padres. Y, a pesar de lo que Brian decía en sus cartas, estaba segura de que esperaría disfrutar en el fin de semana de algo más que de su compañía.

A principios de marzo, Theresa estaba cruzando el aparcamiento del colegio, cubierto de una fina capa de hielo, cuando uno de los tacones de sus zapatos resbaló hacia un lado y le hizo caer de espaldas. Los libros volaron, esparciéndose sobre el suelo y Theresa quedó tendida de cara al cielo plomizo.

Joanne Kerny, una de sus compañeras, vio la caída y se apresuró a ayudarla. La incorporó con un gesto de preocupación en el rostro.

– ¿Theresa, te has hecho daño? ¿Quieres que busque ayuda?

– No… no -balbució temblorosa-. No, creo que estoy bien. Resbalé y caí tan rápidamente que no me di cuenta hasta que mi cabeza pegó contra el suelo.

– Mira, no te muevas. Voy a buscar a alguien para ayudarte a entrar.

La caída le produjo dolor de cabeza a Theresa, pero no por ello dejó de dar las clases que le quedaban. También trabajó al día siguiente, pero al tercero se vio forzada a pedir que la sustituyeran temporalmente: tenía unos dolores atroces en la espalda. Fue a ver al médico y en el reconocimiento se vio que no tenía nada roto, sino algunos músculos muy magullados, para los cuales le recetó un calmante muscular. Pero, durante el reconocimiento, el doctor Delancy le hizo algunas preguntas que no le había hecho nunca.

– Dime, Theresa, ¿tienes dolores de espalda con regularidad?

– Sí, pero irregularmente, y los hombros me duelen más que la espalda.

El médico le preguntó cuál era la frecuencia, la localización, cuál creía que era la causa, la edad que tenía cuándo comenzaron… Y, cuando se detuvo en la puerta y le dio la siguiente orden, Theresa sintió un miedo de muerte.

– Me gustaría hablar contigo en mi despacho cuando te hayas vestido.

Cinco minutos después, el médico le dio su diagnóstico sin ningún preámbulo.

– Creo, jovencita, que cada vez tendrás más dolores de espalda a menos que se haga algo para eliminar la causa que los produce. Tu problema debe ser tratado o, si mi diagnóstico es correcto, con el tiempo aumentarán la intensidad y la frecuencia de los dolores.

Ante la expresión alarmada de Theresa, el doctor se apresuró a añadir:

– Oh, no pongas esa cara. La caída sólo te producirá molestias pasajeras. El verdadero problema es la tensión producida por el peso de tus pechos, que es la causa de los dolores de espalda, rodillas y hombros. Tu estructura ósea es demasiado débil para soportar tanto peso. Te voy a recomendar un especialista muy bueno para que hables con él, porque existe una solución a tu problema, una solución mucho menos drástica, arriesgada y dolorosa que las operaciones de espalda a las que te tendrías que someter a la larga si ignoras el problema.

Theresa sabía de lo que estaba hablando el doctor incluso antes de preguntárselo.

– ¿Se refiere a una operación para reducir los pechos?

– Oh, así que ya te lo habían sugerido…

Theresa salió de la consulta sintiéndose predestinada, como si la caída en el aparcamiento le hubiera proporcionado un motivo más válido para considerar la posibilidad de operarse. Ciertamente, su madre aceptaría la idea con más prontitud si le decía que se lo había aconsejado el doctor Delancy, y que no lo hacía sólo para librarse de complejos sexuales y poder ponerse ropa de su gusto…

Querido Brian:

Me ha sucedido la cosa más tonta del mundo: resbalé y me caí en el aparcamiento del colegio. El suelo estaba helado y llenaba un poco de tacón, así que me pegué un buen golpe. Tengo que quedarme dos días en casa (órdenes del médico), pero sólo tengo unos cuantos músculos magullados, que sanarán enseguida. Mientras tanto, disfrutaré de unas cortas vacaciones, por así decirlo, aunque me gustaría que estuvieras aquí para pasarlas conmigo.

Theresa dejó la pluma y su mirada vagó hasta la ventana. Hacía un día gris, un poco deprimente. Las nubes pasaban veloces soltando su carga de aguanieve que formaba hilos de agua en los cristales.

¿Qué pensaría Brian si le escribía que había decidido operarse para reducir el tamaño de sus senos?

Hasta ese momento Theresa no se había dado cuenta de que estaba considerando en serio la posibilidad. Pero había muchas preguntas que debían ser respondidas antes de que pudiera tomar una decisión. Y, de algún modo, le parecía que era demasiado pronto para hacerle a Brian una revelación tan íntima.

Salió de sus meditaciones y volvió a coger la pluma.

He pensado mucho en la Semana Santa. Yo quiero ir, pero estás en lo cierto: me da un poco de miedo decírselo a mis padres…

Dos días después, el teléfono sonó a las cuatro de la tarde.

– ¿Sí?

– Hola, bonita.

A Theresa le dio la sensación de que el viento y las lluvias de marzo se disolvían y que brotaba por todas partes la primavera.

– ¿Brian… Brian?

– ¿Te llaman bonita otros hombres?

– Oh, Brian -gimió, y repentinamente las lágrimas le quemaron los ojos.

Todavía le dolía la espalda. Estaba deprimida. Le echaba de menos. Oír su voz fue la medicina más dulce de todas.

– Oh, Brian, eres tú.

Él se rió.

– ¿Cómo estás? ¿Qué tal la espalda? -preguntó con voz débil.

– Ahora mucho mejor -contestó sonriendo entre lágrimas, imaginándose el rostro de Brian-. Mucho, mucho mejor.

– Acaba de llegar tu carta. Oh, cariño, estaba tan preocupado… yo…

– Estoy bien, Brian, de verdad excepto…

Excepto que su vida no era en absoluto como desearía que fuese. Le daba miedo operarse. Le daba miedo no hacerlo. Le daba miedo hablar de ello con sus padres… encontrarse con Brian en Fargo… que sus padres lo desaprobasen…

– ¿Excepto qué?

– Oh, yo… no sé. Es… es una tontería. Yo…

– Theresa, ¿estás llorando?

– N… no. ¡Sí! Oh, Brian, no sé por qué. ¿Qué me está sucediendo?

Theresa procuró contener los sollozos para que Brian no los oyera.

– Cielo, no llores -le pidió con la voz embargada de emoción.

– Nadie me había… llamado ci… cielo nunca.

– Pues lo mejor será que te vayas acostumbrando.

La ternura de su voz tuvo eco en el palpitante corazón de Theresa. Se enjugó las lágrimas con el envés de la mano libre y se quedó pegada al teléfono. Tantas cosas que decir y ninguno de los dos abría la boca. Sus intensos sentimientos parecían transmitirse a través del cable. Theresa no estaba acostumbrada a tener emociones de aquella magnitud. Darles voz por primera vez le producía horror, pero era esencial. No podría vivir con aquel dulce dolor en el pecho.

– Yo… te he echado de menos como… como nunca pensé que se pudiera echar de menos a nadie.

Theresa oyó un gemido ronco, profundo e imaginó a Brian con los ojos cerrados con fuerza por el dolor. Sintió una repentina necesidad de tenerle cerca… un calor líquido en sus entrañas.

– Yo sólo puedo pensar en ti -dijo Brian por fin con voz atormentada, casi gutural-. En ti y en la Semana Santa.

Pero Brian seguía sin preguntar y ella sin responder.

– Brian, nada parecido a esto…

Tuvo que tragar saliva para contener un sollozo.

– ¿Qué? Theresa, no te oigo.

En toda su vida llena de sufrimientos, burlas e insultos, nada le había dolido nunca tanto como aquella inmensa ansiedad.

– Na… nada parecido a esto me había sucedido en la vida.

– A mí tampoco. Es horrible.

– Sí, horrible. Ya no sé qué hacer conmigo misma.

– A mí se me olvidan mis obligaciones.

– A mí me horroriza estar aquí, en esta casa.

– Yo estoy pensando en escaparme…

– ¡Oh, no, Brian, no debes hacer eso!

– Lo sé… lo sé.

Theresa oyó su respiración fatigosa. ¿Estaría pasándose la mano a través del pelo? El silencio reinó una vez más.

– ¿Theresa? -dijo por fin con voz muy débil-. Creo que estoy hundiéndome.

Theresa cerró los ojos, rozando el teléfono con los labios entreabiertos. Sentía agudas punzadas de dolor en su interior… se sentía vacía y atormentada.

– Oye, bonita, tengo que dejarte ya -dijo con desenfado, indudablemente forzado-. Descansa y cuídate esa espalda, ¿lo harás por mí? Recibirás una carta pasado mañana más o menos. Y te prometo que no desertaré. Saluda a todo el mundo de mi parte… ¡Oh, Theresa, no puedo soportar más esto! Debo irme, pero no te diré adiós. Sólo… dulces recuerdos.

La línea se corto. Theresa se apoyó contra la pared, hundida, sollozando. ¿Por qué no le había dicho que iría? ¿De qué tenía miedo? ¿De un hombre tan dulce y cariñoso como Brian? De repente se preguntó si sufrirían todos los que aman de ese modo.

Quizás fue el vacío y la infelicidad lo que finalmente animó a Theresa a llamar a la mujer cuyo nombre le había dado Catherine McDonald. Necesitaba desesperadamente hablar con alguien que comprendiera lo que le estaba pasando.

Varios días después, cuando estaba marcando el número, el estómago se le puso rígido y se sintió insegura, sin saber si sería capaz de hacer las preguntas que había ensayado tantas veces durante los días que había estado en cama recuperándose.

Pero, desde el momento en que Diane DeFreize contestó al teléfono y la saludó afablemente, diciéndole que Catherine ya le había dicho que tal vez la llamaría, las perspectivas de la vida de Theresa comenzaron a cambiar. Diane DeFreize irradiaba felicidad por el cambio producido en su vida por la operación. En muy poco tiempo hizo que Theresa se sintiera impaciente por dar el primer paso.

Fue un día de la tercera semana de marzo cuando conoció al doctor Armand Schaum. Era un cirujano delgado y larguirucho, que pasó a engrosar el creciente número de personas que Theresa estaba conociendo que miraban directamente a los ojos. El médico tenía el pelo más negro que había visto en su vida y unos ojos castaños muy penetrantes. A Theresa le agradó el primer momento. Obviamente, estaba acostumbrado a tratar con mujeres recelosas. Theresa, como la mayoría, al principio se sintió cohibida en la agradable consulta, como si hubiese ido a pedirle algo perverso y criminal.

En cinco minutos, su actitud cambió drásticamente y se sintió asombrada de lo ignorante y poco informada que había estado durante todos aquellos años. Había mantenido el mismo punto de vista anticuado que el resto de la sociedad: operarse para disminuir el tamaño de los senos era algo innecesario, consecuencia de la vanidad.

El doctor Schaum le explicó las molestias físicas que probablemente tendría en el futuro si seguía como estaba.

¿Vanidad? ¡Qué poca gente lo comprendía!

Pero había dos factores negativos de los que el doctor le habló con toda claridad. Su rostro alargado y anguloso adoptó una expresión grave.

– En este tipo de operación, se hace una incisión alrededor de toda la aréola, la zona más oscura que rodea el pezón. El método antiguo consistía en quitar el pezón por completo y colocarlo en una posición más alta. Ahora, con el nuevo método, podemos hacer la operación sin cortar el nervio. No se puede reducir el tamaño tan radicalmente, pero en cambio aumenta considerablemente la probabilidad de conservar la sensibilidad del pezón. En todo este tipo de operaciones, dicha sensibilidad se pierde temporalmente como mínimo. Y, aunque no podamos garantizar su recuperación, si no cortamos el nervio hay muchas probabilidades de éxito. Pero es muy importante que comprendas que siempre cabe la posibilidad de perderla para siempre.

El doctor se inclinó hacia adelante.

– El otro factor que debes considerar es si deseas amamantar a tus futuros hijos. Utilizando el nuevo método se han dado algunos casos en los que la madre ha podido dar de mamar a sus hijos después, pero las probabilidades son muy remotas. En resumen, si decides operarte, debes tener muy claro que hay dos cosas importantes en juego: la capacidad de los pechos para producir leche y para responder a la estimulación sexual. Es casi seguro que tendrás que renunciar a lo primero, y cabe la remota posibilidad de perder lo segundo.

De modo que también había sus riesgos. Theresa estaba desolada. Se quedó tumbada en la cama con los ojos muy abiertos, sintiéndose más insegura que nunca. Le producía horror la idea de perder la sensibilidad. Recordó la sensación de hormigueo que le causaba el más ligero roce de Brian, y se preguntó lo que pensaría él si le privaba de la capacidad de excitarla de ese modo tan particular y a sí misma de la capacidad de responder.

Se llevó las manos a los senos, y no se estimularon. Rozó los pezones con el suave tejido de su pijama y no sucedió nada. Pensó en los labios de Brian… y todo comenzó.

La llenó una dulce ansiedad que le hizo acurrucarse. ¿Y si se veía privada de aquella poderosa reacción femenina sin ni siquiera haber llegado a conocer las dulces sensaciones producidas por los labios de un hombre en esa zona tan sensitiva?

Lo único que sabía sobre seguro era que una vez… por lo menos una vez, debía tener esa experiencia, antes de jugársela.

Brian contestó al teléfono con tono seco, de aire militar.

– Teniente Scanlon al habla.

– Brian, soy yo, Theresa.

Reinó el silencio y ella percibió la gran sorpresa de Brian. No estaba segura de haber hecho bien llamándole a media mañana.

– Sí, ¿en qué puedo ayudarla?

Su sequedad fue un jarro de agua fría. Luego, Theresa lo comprendió… Brian no estaba solo.

– Puedes ayudarme si me dices que no te has olvidado de mí y que no es demasiado tarde para aceptar tu invitación.

– Yo… -vaciló, aclarándose ruidosamente la garganta-. Podemos proceder con los planes tal y como discutimos.

– ¿Te parece bien el viernes? -preguntó Theresa con el corazón saltándole de emoción.

– Perfecto.

– ¿En el hotel Doublewood de Fargo?

– Afirmativo. A las doce.

– ¿De… de la mañana, Brian?

– Sí. ¿Se lo ha notificado ya a los interesados?

– Tengo la intención de contárselo esta noche. Deséame suerte, Brian.

– La tendrá.

– Vuelve la cara hacia otro lado si estás con alguien, porque creo que vas a sonreír. Teniente Scanlon, creo que me he enamorado de ti.

Hubo un silencio.

– Y creo que ya es hora de que haga algo positivo.

Tras una breve pausa, Brian se aclaró la garganta.

– Afirmativo. Yo me encargo de todo.

– De todo, no. Ya es hora de que viva mi propia vida. Y quiero agradecerte toda la paciencia que has tenido mientras me decidía.

– Si hay algo que podamos hacer en este punto para facilitar las cosas…

– Te veré dentro de dos semanas y media.

– Conforme.

– Adiós, querido Teniente Scanlon.

Brian se aclaró la garganta, pero aún así tartamudeó al decir la última palabra.

– A… adiós.

Aquella noche, Theresa abordó a sus padres antes de que pudiera echarse atrás. Sin darse cuenta, Margaret le proporcionó la introducción perfecta.

– Este año, la cena de Semana Santa será en casa de la tía Nora -les informó.

Acababan de cenar y estaban sentados en la mesa de la cocina. Amy había ido a estudiar a casa de una amiga.

– Arthur y su familia vendrán de California a pasar las vacaciones. ¡Cielo santo, deben haber pasado siete años por lo menos desde la última vez que estuvimos juntos! El abuelo celebrará su cumpleaños número sesenta y nueve ese sábado también, así que prometió que haría el pastel y tú tocarías el órgano, The…

– Yo no estaré aquí en Semana Santa -la interrumpió con tono sereno.

La expresión de Margaret decía: «no seas ridícula, cariño, ¿en qué otro lugar ibas a estar?».

– Voy a pasar la Semana Santa en Fargo… con Brian.

Margaret se quedó boquiabierta. Luego frunció el ceño y desvió rápidamente la mirada hacia Willard, volviéndola con igual velocidad hacia su hija.

– ¿Con Brian? -repitió secamente-. ¿Qué quieres decir con eso?

– Exactamente eso. Vamos a encontrarnos en Fargo para pasar tres días juntos.

– Así de sencillo, ¿no? ¡A pasar tres días con un hombre!

Theresa sintió que se ruborizaba y que crecía a la vez su indignación.

– Mamá, tengo veinticinco años.

– ¡Sí, y eres soltera!

– ¿No crees que está dando por hecho muchas cosas? -preguntó Theresa con tono acusador.

Pero Margaret llevaba demasiado tiempo gobernando la casa para dejarse detener cuando «sabía que tenía razón». Tenía la cara colorada como un tomate y los labios temblorosos cuando exclamó:

– Cuando un hombre y una mujer se van a pasar varias noches juntos, ¿qué otra cosa puede pensarse?

Theresa echó una mirada breve a su padre. También tenía la cara algo colorada, y estaba mirándose las manos. Repentinamente, a Theresa le molestó la debilidad de su carácter. Deseó que dijera algo en uno u otro sentido en lugar de dejarse apabullar siempre por su dominante esposa. Theresa se volvió de nuevo hacia su madre. Aunque tenía el estómago revuelto, habló con voz relativamente tranquila.

– Podrías haber preguntado, mamá.

Margaret gruñó y desvió la mirada desdeñosamente.

– Si vas a darlo todo por hecho no puedo hacer nada. Y a mi edad, no pienso que tenga obligación de darte explicaciones. Voy a ir, y eso es todo.

– ¡Sobre mi cadáver vas a ir!

Margaret saltó de la silla pero en ese momento, asombrosamente, intervino Willard.

– Siéntate, Margaret -ordenó, cogiéndola del brazo.

Margaret volvió su ira hacia él.

– ¡Si vive en nuestra casa, vive conforme a lo que dicta la decencia!

A Theresa le escocían los ojos. Era como si hubiera sabido que sucedería algo parecido. Con su madre no había nada que discutir. Le había pasado cuando tenía catorce años y acudió a ella buscando consuelo a sus problemas y ahora la historia se repetía una vez más.

– Margaret; tiene veinticinco años -razonó Willard-. Casi veintiséis.

La mujer apartó la mano de su marido con rabia.

– Sí, y será un excelente ejemplo para Amy.

Esas palabras le dolieron profundamente a Theresa, por lo injustas que eran.

– Yo siempre he sido…

Pero, una vez más, Willard salió en su defensa.

– Amy es una chica estupenda, ¿no crees, Margaret? Justo igual que Theresa cuando tenía su edad.

Margaret miró a Willard echando fuego por los ojos. Era la primera vez en la vida que Theresa le veía enfrentarse a su madre. Y, ciertamente, la primera que les veía discutir.

– Willard, ¿cómo puedes decir eso? Sabes que cuando tú y yo nos…

– Lo que sé es que cuando teníamos su edad ya llevábamos dos años casados y teníamos nuestra propia casa. Y, por supuesto, ni tus padres ni los míos nos decían lo que debíamos hacer y lo que no. ¡Y estábamos en 1955!

Theresa podría haber besado las enrojecidas mejillas de su padre. Era como descubrir a una persona oculta, muy parecida a ella misma, que había permanecido escondida en el interior de Willard Brubaker durante tantos años. Qué revelación verle al fin defender sus principios.

– Willard, ¿cómo puedes atreverte a dar permiso a tu propia hija…?

– ¡Ya basta, Margaret!

Willard se levantó y llevó a su mujer hacia la puerta sin demasiados miramientos.

– ¡Me he dejado dominar por ti durante demasiados años y creo que ha llegado el momento de discutir este asunto en privado!

– Willard, si tú… ella no puede…

Él se la llevó farfullando por el vestíbulo hasta que el sonido de su voz se apagó.

Más tarde, durante aquella noche, Theresa no sabía que estaban en la cocina cuando salió desvelada de su cuarto, para ver si bebiendo algo conciliaba el sueño.

Estaban sentados con las manos entrelazadas en la mesa de la cocina cuando Theresa se detuvo en la oscura entrada, dándose cuenta de que llegaba en un momento inoportuno.

Cuando Theresa desapareció entre las sombras y regresó sigilosamente a su cuarto, oyó la risa de su padre, que parecía la de un joven de veinte años.

A la mañana siguiente, no se mencionó la palabra Fargo. Tampoco a Brian Scanlon. Margaret no parecía enfadada y dio los buenos días a Theresa antes de marcharse al cuarto de baño canturreando con una taza de café. El zumbido de la máquina de afeitar de Willard se hizo más fuerte al abrirse la puerta. Luego, desde la distancia, Theresa oyó risas.

Al final de aquel día, Willard subió al cuarto de Theresa.

– ¿Piensas ir a Fargo en coche? -preguntó con voz sosegada desde la puerta.

Theresa levantó la vista, sorprendida.

– Sí.

Su padre se rascó la barbilla pensativamente.

– Bueno, entonces lo mejor será que eche un vistazo a tu coche por si necesita algún arreglillo.

Dicho esto, se volvió para marcharse.

– ¿Papá?

Willard se volvió a tiempo de ver cómo su hija se abalanzaba sobre él con los brazos abiertos.

– Oh, papá, te quiero.

El hombre acarició con ternura paternal sus cabellos.

– Pero creo que a él también le quiero -añadió Theresa.

– Lo sé, cariño, lo sé.

Willard le había dado a Theresa una lección sobre el poder del amor.

Capítulo 10

El viaje en coche desde Minneapolis a Fargo fue el más largo que Theresa había hecho sola en toda su vida. Duró cinco horas. Al principio le preocupaba la posibilidad de atontarse mientras conducía, pero enseguida vio que su mente estaba demasiado activa para adormecerse. Imágenes de Brian, recuerdos de las pasadas Navidades y la expectación por los días venideros colmaban sus pensamientos. A veces sonreía de oreja a oreja, contemplando el paisaje, como si las emociones recién liberadas le hubiesen abierto los sentidos a cosas que hasta entonces le habían pasado desapercibidas: lo verdaderamente hermosa que podía ser la tierra negra labrada, el verde de la hierba fresca…

Los lagos de color zafiro de Alexandría daban paso a los campos ondulantes de Fergue Falls. Luego la tierra se aplanaba poco a poco y aparecía el gigante delta del río Rojo, que se extendía perdiéndose en el horizonte. Los campos de patata y algodón se alargaban hasta el infinito a ambos lados de la autopista. Moorhead, ciudad del estado de Minnesota, surgió en el horizonte, y, cuando Theresa cruzó el río que la separaba de Fargo, su ciudad hermana de la orilla de Dakota, los nervios la hicieron temblar.

Aparcó el coche en el aparcamiento que había frente al hotel Doublewood, y luego se quedó sentada durante un minuto contemplando el lugar. Era la primera vez que Theresa entraba sin familia en un hotel.

«Sólo es el nerviosismo de última hora, Theresa. Que en el cartel ponga Motel no significa de por sí que vayas a hacer una cosa indigna entrando en él», se dijo para tranquilizarse.

El vestíbulo era muy amplio. Estaba decorado con muebles claros y abundantes plantas de interior.

– Buenos días -la dijo el recepcionista.

– Buenos días. He hecho una reserva.

Theresa se sentía un poco incómoda y de repente deseó que tras el mostrador hubiese una mujer en vez de un hombre.

– Me llamo Theresa Brubaker.

– Brubaker -repitió el recepcionista, mirando el libro de reservas.

Luego, en un abrir y cerrar de ojos, le dio una tarjeta para que la firmase y la llave.

– Por cierto, señorita Brubaker, su amigo ha llegado ya -dijo alegremente, sorprendiéndola-. El señor Scanlon está alojado en la habitación 108, justo al lado de la suya.

Theresa miró el número de su llave: 106. De repente, sintió que se ruborizaba y le dio las gracias al recepcionista, dándose la vuelta para que no pudiera ver su confusión.

Condujo el coche a la parte trasera del hotel; preguntándose si sus cuartos darían a ese lado del edificio. Si Brian estaría observándola desde una de las ventanas. Pero no se atrevía a mirar: ni Brian estaba viéndola, ni quería saberlo. Ya en el interior, se detuvo ante la habitación 108. Al observar el número de la habitación de Brian le pegó un vuelco el corazón. Las maletas comenzaban a pesarle y amenazaban con resbalar de sus manos sudorosas. Estaba allí dentro, a muy pocos metros de ella. Era extraño pero, ahora que estaba allí, sintió miedo de verle. ¿Y si alguno de los dos había cambiado? ¿Y si la atracción se había desvanecido?

La puerta de su habitación estaba a medio metro de la de Brian. Theresa la abrió y entró en un cuarto con el suelo de moqueta en el que había una cama bastante amplia, un armario, una consola, un espejo y una televisión. Nada extraordinario, pero a Theresa, que saboreaba la independencia por primera vez, le pareció suntuoso. Dejó su equipaje en el suelo, se sentó al pie de la cama, fue al baño, cruzó el amplio cuarto principal para abrir las cortinas, encendió la televisión, la apagó, abrió la maleta para colgar unas cuantas prendas en el armario y luego miró a su alrededor llena de incertidumbre.

«Sólo estás retrasando lo inevitable, Theresa Brubaker. Bueno, unos minutos y me calmaré. Lo mejor será que revise el maquillaje», se dijo, mirándose en el espejo. Todo estaba en perfectas condiciones, excepto los labios, que precisaban unos retoques. Sacó la barra y se pintó con mano temblorosa. La pintura sabía un poco a melocotón y producía puntitos dorados que brillaban cuando le daba la luz. «No hay que ponerse pintura de labios cuando deseas que un hombre te bese, boba». Sacó un pañuelo de papel y se limpió los labios rápidamente dejando tan sólo un leve toque de color. Los pañuelos eran ásperos y le dejaron los labios un poco irritados y agrietados por el borde. Nerviosamente, destapó la barra y se volvió a poner la pintura de tono melocotón.

Se miró los ojos: los tenía como platos a causa de la expectación. Pero no sonreían. Se miró los senos, ocultos bajo la blusa azul celeste que había comprado para la ocasión. Aquel día no llevaba rebeca y se sentía desnuda sin ella. «Una llamada en su puerta y se acabará esta odiosa incertidumbre», pensó.

Un minuto más tarde llamó dos veces a la puerta 108. El tercer golpe no llegó a su destino, pues la puerta ya estaba abriéndose. Theresa se quedó paralizada, con la mano en el aire, mirándole en silencio. Sólo veía su rostro, los interrogantes ojos verdes, los labios levemente entreabiertos, las mejillas tan recién afeitadas que todavía brillaban…

Theresa se sentía emocionada, entusiasmada, pero su incertidumbre no acababa de desaparecer. Quería sonreír pero se quedó inmóvil, observando a Brian como si éste fuera una aparición.

– Theresa -fue todo lo que dijo.

Luego alargó la mano y cogió la de Theresa llevándola hacia el interior sin vacilar. Brian tampoco sonreía, pero buscó la mano libre de Theresa y la retuvo junto a la otra sin dejar de mirarla fijamente a los ojos por un momento. Luego cerró la puerta con el pie.

– Estás aquí realmente -dijo con voz ronca.

– Sí…

¿Qué fue de todos los saludos encantadores que Theresa había ensayado tantas veces? ¿Y de la entrada suave y relajada que les debía haber hecho sentirse cómodos desde el primer momento? ¿Por qué sus labios no podían sonreír? ¿Por qué no le respondía la voz? ¿Por qué no dejaban de temblarle las rodillas? De repente, Brian la envolvió en sus brazos y apretó su cuerpo con fuerza para apoderarse de sus labios en un beso pleno, posesivo y ardiente. No había ningún indicio de las viejas familiaridades, pero la confianza aumentaba mágicamente entre ellos con toda su fuerza, capaz de provocar un torbellino de pasiones en su interior. Theresa puso los brazos alrededor del cuerpo de Brian sin apenas darse cuenta, apretando con las manos la cálida espalda. Comprobó con placer que el corazón de Brian latía tan fuertemente contra ella que podía percibir hasta la diferencia entre latido y latido.

Al principio Brian la forzó a pegarse contra él, como si no le bastara su proximidad. Sus bocas se unieron y Brian comenzó a hacer amplios círculos con las manos sobre la espalda de Theresa. Luego, como si fuera la cosa más natural del mundo, las deslizó simultáneamente hacia arriba por sus costados y apretó sus senos. Brian llevó de nuevo el brazo izquierdo sobre su espalda, ladeándose lo suficiente como para abarcar uno de sus senos. Luego empezó a acariciárselo a través de la blusa a la vez que la besaba en la boca. Theresa sintió escalofríos. Era tan natural, tan perfecto… Theresa no tenía la menor intención de detener sus exploraciones.

El beso continuaba y continuaba. Brian apoyó las manos en las caderas de Theresa y la atrajo hacia su cuerpo sin vacilar. Sin darse cuenta, Theresa comenzó a recibir rítmicamente las acometidas de las caderas de Brian, apretándose contra él, poniéndose de puntillas porque él era mucho más alto que ella y anhelaba sentir su excitación.

Brian dejó de besarla, soltó sus caderas y la abrazó con tanta fuerza que le impidió cualquier movimiento. Apoyó la frente contra la de Theresa y sus alientos jadeantes se mezclaron, mientras sus húmedos labios se buscaban una vez más.

Theresa seguía con las manos apoyadas en la espalda de Brian, sin moverlas. Sintió cómo se tensaban los fuertes músculos que palpaba cuando Brian apretó con firmeza sus caderas. De repente, le chocó la facilidad con que ocurrían esas cosas, su presteza al abrazarse a él… el don de la oportunidad que poseía la Naturaleza, haciendo responder instintivamente en ocasiones comprometidas.

Se le ocurrió que Brian ahora podría pensar que había ido allí sólo por cuestiones sexuales y la idea le causó cierta desazón. Pero no era cierto, lo sabía.

– Me daba tanto miedo llamar a la puerta… -reconoció Theresa.

Brian separó la frente, puso las manos sobre sus mejillas y la observó.

– ¿Por qué?

– Porque pensé… ¿y si las cosas han cambiado entre nosotros, y si ya no… no somos los mismos?

– Niña tonta -murmuró, antes de besarla una vez más.

Theresa volvió a ponerse de puntillas, pero en esta ocasión sus cuerpos apenas se rozaron. Las manos de Brian abarcaban las mejillas de Theresa mientras saboreaba con los labios y la lengua la dulce boca que tanto había anhelado.

– Oh, Theresa. Nada ha cambiado para mí, nada en absoluto. ¿Y para ti?

Era increíble que hubiera hecho la pregunta. Él, que tan seguro de sí mismo parecía ante los enamorados ojos de Theresa… Cuando Theresa le observó de nuevo, la realidad hizo que le comenzasen a temblar las rodillas. La expresión de su mirada decía que había sentido tanta incertidumbre como ella. Theresa deslizó las manos por sus fuertes brazos hasta llegar a las muñecas.

– Nada -murmuró.

Cerró los ojos a la vez que besaba una mano a Brian, haciendo otro tanto con la otra a continuación.

– Nada -repitió, mirando el rostro serio de Brian, observando cómo cambiaba su expresión por otra llena de ligereza y alivio.

– Tienes más pintura en los labios que yo -dijo Theresa echando una mirada a sus labios.

Brian sonrió, la abrazó con más fuerza y acercó los labios a su boca de manera que apenas se podía discernir sus palabras.

– Entonces, límpiame.

La lengua de Theresa se vio impulsada hacia sus labios por alguna fuerza mágica, con lo que conoció por vez primera el placer de llevar la iniciativa en el beso.

– Ah… qué bien sabes -se aventuró a decir Theresa, echándose hacia atrás sólo lo suficiente para deslizar un dedo sobre su mejilla-. Te acabas de afeitar.

Brian sonrió.

– Igual que un colegial el día de su primera cita.

– ¿Cuándo has llegado?

– Hará unos veinte minutos. ¿Y tú?

– Hace diez minutos. Estuve en mi habitación, pintándome los labios, quitándome la pintura, volviéndomela a poner… y preguntándome qué sería mejor. Estaba tan nerviosa…

De repente, ambos se dieron cuenta de lo aprensivos que habían sido y se echaron a reír. Mirándose a los ojos y, sin previo aviso, se abrazaron fuerte, muy fuerte. Las manos de Brian acariciaron la espalda de Theresa; las de ésta, su cabello.

– ¿Qué te apetece hacer primero? -preguntó él.

– No lo sé. Sencillamente… mirarte un poco más -dijo encogiéndose de hombros con timidez-. No sé…

Brian no movió ni un músculo durante un prolongado y silencioso momento. Luego la empujó suavemente hacia atrás y puso las manos sobre sus hombros.

– Entonces, ven aquí. Vamos a disfrutar un poco.

Brian apoyó una rodilla en la cama y luego se tumbó, llevando consigo a Theresa. Los dos quedaron con un codo apoyado en la cama. Brian le acarició a lo largo de su costado. Sus miradas se encantaron mutuamente…

Increíble. Llevaban menos de cinco minutos juntos y ya estaba tumbada con él. Pero no tenía la menor intención de levantarse o protestar. Brian levantó la cabeza lentamente. Cubrió los labios de Theresa con los suyos, forzándola a que los abriera, y luego su lengua exploró lenta, sensualmente, su boca. Pero, después de explorar hasta saciarse, se quedó tumbado como anteriormente.

A Theresa le pareció que lo mejor sería dejar las cosas claras inmediatamente. La timidez hizo que el rubor sonrojara su rostro y que su voz sonara natural.

– Brian, yo… yo no he venido aquí porque estuviese preparada para llegar hasta el final contigo.

– Lo sé. Y yo no he venido para forzarte a ello. Pero no por eso dejo de quererlo. Lo sabes, ¿no?

– No estoy preparada para eso, Brian, a pesar de que… bueno, de que podría haberte inducido a creer otra cosa cuando nos hemos besado.

– Entonces me parece que nos espera un fin de semana de miedo. No va a ser fácil. Parece ser que tu conciencia y tu libido no están muy de acuerdo -afirmó, cogiendo la mano libre de Theresa-. Y, en cuando a mi libido… bueno, no hay modo de ocultarlo, ¿no te parece?

Sin ninguna ceremonia, llevó la mano de Theresa sobre la cremallera de sus pantalones blancos de algodón. Sucedió tan rápidamente que no tuvo ni el tiempo ni el impulso de retirarla. En un momento la mano estaba descansando sobre su cadera; en el siguiente, a lo largo de la cremallera. Soltó la mano de Theresa y se acercó más a ella, hablando roncamente, con la boca pegada a su garganta.

– Lo siento si soy demasiado directo, pero quiero que sepas que… haremos lo que tú decidas, sea lo que sea, mucho o poco, lo que tú quieras. Sería un mentiroso si te dijera que no he estado pensando en hacerte el amor desde las Navidades pasadas cuando te dejé llorando en el aeropuerto.

Mientras él hablaba, Theresa percibía los movimientos ondulantes de su cuerpo en la palma de la mano, pero la deslizó de mala gana hacia arriba. Le acarició apasionadamente el pecho y sintió los latidos enloquecidos de su corazón.

– Chsss… Brian, no digas eso.

– ¿Por qué? -preguntó, echándose hacia atrás y clavando la mirada en ella-. ¿Porque a ti también te sucede lo mismo?

– Chsss…

Theresa puso un dedo sobre los labios de Brian, el cual la observó en silencio hasta que, las llamas de sus ojos se apagaron finalmente. Entonces, se llevó la mano de Theresa a los labios, besó su palma y entrelazó a continuación sus dedos con los de ella.

– De acuerdo -dijo-. ¿Tienes hambre?

– ¡Canina! -respondió Theresa sonriendo.

– ¿Te parece bien si comemos algo y luego nos vamos a ver todos los lugares interesantes de Fargo?

– Me parece perfecto.

Con un movimiento, Brian se puso al borde de la cama, apoyando un pie en el suelo y la rodilla en la cama. Pegó un suave tirón a Theresa para que se incorporara. Ella se quedó de rodillas, con los brazos alrededor del cuello de Brian, el cual puso las manos sobre sus nalgas. La besó brevemente y luego frotó la punta de su nariz con la suya.

– Es un sueño estar contigo otra vez. Vamos a salir de aquí antes de que cambie de opinión.

Estaban paseando cogidos de la mano por Broadway Mall, una calle céntrica de Fargo, cuando los dos se pararon de repente y se miraron de arriba abajo, estallando en carcajadas a continuación.

– Llevas…

– ¿Te has dado cuenta de que…? -dijeron a la vez, riéndose de nuevo.

Los dos llevaban pantalones blancos, y el tono azul celeste de la blusa de Theresa era muy parecido al del jersey de Brian. Theresa calzaba unas zapatillas deportivas blancas y Brian unos zapatos de piel del mismo color.

– Si nos hemos vestido para complacernos, creo que hemos hecho un buen trabajo -dijo Brian sonriente-. Me gusta tu blusa.

Volvieron a reírse, cogiéndose de la mano al proseguir su paseo por la alameda que unía la Gran Avenida con la Segunda. En su extremo sur, se pararon a contemplar la escultura de Luis Jiménez, que representaba a un campesino tras un arado de dos bueyes. Deambulando hacia el otro extremo, se dieron cuenta de que la forma curva de la alameda evocaba la del río Rojo, y de que a ambos lados de la calle había bloques esculpidos de granito, que representaban las ciudades que flanqueaban al gran río en su curso a lo largo de Dakota del Norte.

Al pasar delante del viejo Broadway Café, se asomaron y decidieron hacer una parada en el famoso lugar. El suelo antiguo de madera crujió cuando la camarera les llevó dos platos de solomillo grueso y jugoso con guarnición de patatas, zanahorias y pimientos.

– No has dicho una sola palabra sobre tus padres -dijo Brian, observándola fijamente-. ¿Cómo reaccionaron cuando les dijiste que pasarías las vacaciones conmigo?

Theresa notó la seriedad de Brian y decidió contarle la verdad.

– Mamá pensó lo peor. No fue una escena muy agradable.

Theresa bajó la vista hacia su plato y empezó a juguetear con un trozo de carne.

Bajo la mesa, Brian rozó con su pierna la de Theresa para confortarla y detuvo la mano que jugueteaba con el tenedor. Theresa levantó la vista hacia él.

– Lo siento.

– No lo sientas -contestó Theresa, acariciándole la mano-. A causa de la discusión ocurrió algo magnífico. ¿Querrás creer que mi padre se enfrentó con mi madre?

– ¿Willard? -preguntó Brian sorprendido.

– Willard -confirmó Theresa-. Le dijo a mamá que se callara de una vez y…

A Theresa le costaba mucho trabajo disimular la satisfacción.

– Y se la llevó a su cuarto, dio un portazo y, cuando volví a verles, estaban como dos tortolitos. Ese fue el final de la discusión.

– ¡Aleluya! -exclamó Brian alzando los brazos.

Todavía estaban riéndose del asunto cuando regresaron por la alameda. En el extremo norte del paseo descubrieron un cine en el que ponían El Banco, una película muy antigua de Charlie Chaplin.

– ¿Te gustan las películas mudas? -preguntó Brian esperanzado.

– Me encantan.

– ¿Qué te parece si venimos a ver a Charlot esta noche?

– Me parece una idea genial.

– Entonces ya está decidido.

Brian le dio un apretón en la mano y luego la llevó al otro lado del paseo, por donde deambularon mirando los escaparates. En una tienda había un maniquí con un traje de novia y, sin darse cuenta, Theresa se detuvo y se quedó contemplándolo. La vista del vestido blanco y el velo, símbolos de pureza, le hicieron pensar en la noche que se acercaba, en la decisión que debería tomar. Pensó en la posibilidad de conocer otros hombres en su vida, en lo que pensarían si no era virgen, pero le resultó imposible imaginarse a sí misma haciendo el amor con alguien que no fuera Brian.

Mientras Theresa miraba el traje de novia, pasaron dos jóvenes. Brian vio cómo se quedaban mirando los senos de Theresa descaradamente, sin disimular su fascinación, y en el primer momento se sintió irritado. Luego observó los senos como lo haría un extraño y sin poderlo evitar, se sintió levemente avergonzado. De inmediato, la vergüenza fue sustituida por un sentimiento de culpabilidad. Pero, al proseguir el paseo, se fijó en las miradas de los hombres que se cruzaron. Sin excepción alguna, bajaron la vista hacia los senos de Theresa.

«Brian, eres un hipócrita», pensó, avergonzado, así que puso un brazo alrededor del cuello de Theresa y la mantuvo apoyada contra su cuerpo durante el resto del paseo. Al llegar al coche, le dio un tierno beso a modo de disculpa. Cuando Theresa abrió los ojos, éstos tenían una expresión soñadora y, por un momento, Brian se sintió pequeño y mezquino. Se daba cuenta del daño que le habría hecho si hubiera notado que se había sentido avergonzado de sus generosas proporciones. Brian deslizó un dedo siguiendo el contorno de sus labios.

– ¿Qué te parece si nos apartamos de la gente un rato?

– Creía que no lo ibas a preguntar nunca.

Brian sonrió, la dio un beso en la nariz y abrió la puerta del coche. Cruzaron el río y llegaron a Moorhead, cogiendo la autopista que se dirigía hacia el este. Luego la dejaron para deambular por carreteras comarcales, entre prados, campos amarillos y lagunas. La primavera estallaba por todas partes. Se podía sentir en la calidez del sol, en el olor a tierra mojada, en el alegre canto de los pájaros…

Descubrieron unos parajes de vegetación exuberante al llegar al río Buffalo por una carretera de gravilla. Brian detuvo el coche.

– Vamos a dar un paseo -propuso.

Theresa le dio la mano alegremente, dejándose conducir por los bosques. Vagaron sin rumbo fijo, siempre cerca de la orilla del río. Todo despedía aroma a fecundidad, a frescura, Brian saltó encima de un árbol caído que atravesaba el río y luego ayudó a subir a Theresa. Recorrieron el tronco hasta su punto más alto y contemplaron el agua que se deslizaba a sus pies. Desde atrás, Theresa posó con suavidad las manos en las caderas de Brian, que permaneció inmóvil, absorto. Luego Theresa apoyó la cara y el pecho contra la dura espalda de Brian, que así pudo percibir los pausados latidos de su corazón. Él le acarició los brazos, cálidos por los rayos de sol, y dejó escapar un suspiro echando la cabeza hacia atrás, sin hablar. Theresa le dio un beso en la espalda. Era suficiente.

Después de un rato, prosiguieron su deambular por los bosques dorados. Mientras paseaban, conversaron de la vida que habían llevado durante los últimos tres meses. Brian le contó anécdotas de Jeff y de los rigores de las Fuerzas Aéreas, del conjunto de la música que habían estado preparando. Theresa le habló de su hermana, de los incidentes del colegio, de sus planes para los conciertos de primavera.

Pero nada de ello importaba. Para ellos, estar juntos era lo único que tenía sentido.

Regresaron cuando comenzaba a caer la tarde y el hambre dictó su voluntad. En el pasillo, antes de entrar en sus habitaciones respectivas, Brian dijo:

– Pasaré a recogerte dentro de media hora.

Un beso breve y se separaron.

Capítulo 11

Una llamada a la puerta anunció la llegada de Brian. Vestía unos vaqueros ajustados de color marrón, una camisa de cuello abierto a cuadros marrones y un chaquetón del mismo color. Theresa le echó una mirada y sintió que todo su ser se estremecía.

– ¡Guau! -exclamó en un suspiro.

Brian sonrió tímidamente y bajó la vista para mirarse.

– ¿En serio estoy bien? -dijo.

Luego cerró la puerta, se apoyó contra ella cruzado de brazos y sonrió.

– Ven aquí y repíteme eso.

Theresa sintió que se ruborizaba pero le siguió el juego.

– Yo no soy una de tus fans, pequeño.

Estaba asegurando el cierre de su pulsera de oro cuando las fuertes manos de Brian se cerraron sobre sus muñecas para colocárselas alrededor del cuello. Los ojos de Brian despedían fuego.

– Hay veces que desearía que fueras una de ellas…

La boca de Brian, húmeda y cálida, rozó la de Theresa. Su lengua se deslizó alrededor de la pintura de labios recién aplicada y luego presionó los dientes hasta que se abrieron. De repente, Brian se echó hacia atrás, no dejando lugar a dudas respecto al precio que estaba pagando para controlarse. Sus ojos apasionados buscaron los de Theresa. La tormenta pasó y Brian pareció relajarse.

– ¿Vamos a ver qué nos tiene preparado Charlot? -sugirió ella con voz ronca.

Una vez en la sala, se sintieron más relajados, dispuestos a disfrutar de la película. Durante ella, Theresa descubrió lo reconfortante que era ver reír a Brian.

La sesión fue animada por un miembro de la American Theater Organ Society, el cual acompañó las escenas de la película con un órgano inmenso y maravilloso qué surgió del suelo en un elevador neumático.

Cuando acabó la película y salieron a la calle, Brian se puso a imitar a Chaplin, andando con las piernas hacia fuera.

Qué fácil fue para Theresa olvidar sus inhibiciones y adoptar el aire de una heroína de película muda, abatida por la desgracia.

Brian llegó hasta ella, se miró tímidamente los pies, hizo una torpe reverencia y luego, con un ademán, indicó a su heroína que entrara en el coche. Ella sonrió afectadamente y se metió.

Cuando Brian se instaló a su lado y simuló que tocaba una bocina imaginaria a la vez que hacía «moc-moc», ambos estallaron en carcajadas. Era maravilloso estar juntos y compartirlo todo.

Tomaron una cena italiana en un restaurante elegido al azar y estuvieron hablando de películas antiguas, pero ninguno dejaba de pensar en el final de la noche. ¿Acabaría con las buenas noches o los buenos días?

La risa había desaparecido cuando caminaban lentamente hacia sus habitaciones. Se detuvieron en el espacio que había entre ambas puertas.

– ¿Puedo pasar? -preguntó Brian por fin.

Theresa observó sus ojos inquisitivos y le acarició el pecho suavemente.

– ¿Sabes lo difícil que es para mí tener que responder no?

Brian aspiró profundamente y dejó caer la cabeza a la vez que cerraba los ojos. Theresa se sintió infantil y despreciable; las lágrimas comenzaron a enrojecer sus ojos.

Brian lo vio y la abrazó, apoyando la barbilla en su cabello.

– Lo siento, bonita -murmuró-. Tienes razón, pero esto no hace las cosas más fáciles.

– Bésame, Brian.

Él envolvió la cara de Theresa entre ambas manos y la alzó, comenzando un beso hambriento y profundo. Pero la presión que ejercían sus manos en las mejillas de Theresa revelaba la pasión contenida. Theresa tenía las manos en sus muñecas, donde se sentía fácilmente el pulso acelerado. Por fin se separaron mirándose con expresión de inquietud.

– Buenas noches -dijo Brian con tono desolado.

– Buenas noches -fue la respuesta vacilante de ella.

Ninguno de los dos pudo dormir bien, según se confesaron mientras desayunaban. Las horas del día que les esperaba pasarían rápidamente, daba igual lo que hicieran. Aunque, si lo consideraban a la luz de lo que estaban negándose, aquellas mismas horas parecían infinitas. Por la mañana pasearon por el Centro Comercial West Acres, mirando los escaparates. Comieron una hamburguesa porque sus estómagos así lo exigían, pero a ninguno de los dos le preocupaba lo más mínimo la comida. Deambularon por las verdes colinas de Island Parle, y por la noche cenaron en el hotel. Luego se acercaron al casino, donde la nueva legislación permitía jugar con una apuesta límite de dos dólares. Pero, mientras Brian jugaba en una mesa al blackjack, un hombre de pelo negro y brillante, vestido con un traje impecable, se acercó a Theresa, deslizó las manos hasta sus caderas y le susurró al oído:

– ¿Estás sola, encanto?

Sucedió tan repentinamente que Theresa no tuvo tiempo de reaccionar hasta que el aroma empalagoso de su loción de afeitar pareció invadirla y sus manos pegajosas estuvieron sobre ella.

Brian apareció en aquel mismo instante.

– Aparta las manos de ahí -dijo con voz seca, agarrando la hombre por el brazo y separándolo bruscamente de Theresa, cuyos ojos expresaron el pánico que la invadió.

El hombre se libró de la mano de Brian, se alisó la elegante chaqueta y deslizó la mirada hacia los senos de Theresa.

– No puedo culparte por lo que has hecho, amigo. Si fueran mías esta noche, tampoco tendría demasiadas ganas de compartirlas.

Theresa vio cómo se tensaba la mandíbula de Brian. Sus puños se cerraron.

– ¡No, Brian!

Theresa se interpuso entre los dos hombres y agarró a Brian del brazo para intentar llevárselo.

– Ese hombre no vale nada -insistió, pero el brazo de Brian continuaba rígido-. ¡Por favor!

El rostro lívido de Brian apenas dio muestras de que la hubiera oído. Se movió con decisión, apartando sin mirar la mano de Theresa. Luego, lenta y amenazadoramente, asió al hombre por las solapas de la chaqueta y lo levantó hasta que sus pies apenas rozaron el suelo.

– Ahora mismo vas a disculparte ante la señorita -dijo con rabia-, o te aseguro que vas a comerte unos cuantos dientes.

– De acuerdo, de acuerdo. Lo siento, señorita, no sabía…

Brian le alzó un par de centímetros más.

– ¿Llamas a eso una disculpa, cretino? A ver si se te ocurre algo mejor.

El tipo había comenzado a sudar y miraba a Brian con ojos llenos de terror.

– Yo… yo lo siento de verdad, se… señorita. Estaría encantado de invitarles a otra copa si me lo permiten.

Brian le soltó de golpe con expresión de repugnancia y le empujó, haciendo que fuera tambaleándose hasta una de las mesas.

– Échate tus asquerosas copas en los pantalones, insecto. Quizás así te relajes. Vámonos de aquí, Theresa -dijo volviéndose hacia ella.

Sus dedos eran como garras de acero cuando la guió hacia la puerta del casino. Ella tuvo que correr para mantener su paso. Pasaron por el vestíbulo del hotel sin decir palabra, y Brian comenzó a revolver los bolsillos de sus pantalones en busca de la llave de su habitación mucho antes de que llegaran a la puerta. Cuando se inclinó para meter la llave de la 108, no cabía la menor duda respecto a dónde esperaba que fuese ella. La puerta se abrió y Brian la cogió de la mano, llevándola dentro. Se oyó un ruido sordo y luego se hizo la oscuridad absoluta. Los brazos de Brian la envolvieron apasionadamente, cobijándola, balanceándola mientras, hablaba con voz ronca contra su pelo.

– Lo siento, bonita, Dios mío, cuánto lo siento…

– Brian, no hay nada que sentir.

Pero Theresa todavía temblaba y se sentía vulnerable. Ahora que todo había acabado, tenía ganas de llorar. Pero el abrazo protector de Brian erradicó la repentina necesidad de hacerlo.

– ¡Me entraron ganas de matarle!

– Brian, no tiene importancia… por favor, estás haciéndome daño.

Brian disminuyó la presión de su abrazo, sobresaltándose como si le hubieran pegado un tiro.

– Lo siento… lo siento…

Su voz estaba embargada de dolor. Entonces comenzó a acariciarla con dulzura, buscando su rostro en la oscuridad. Las yemas de sus dedos se deslizaron por sus sienes y su pelo, a la vez que los labios de ambos se encontraban.

– Theresa… Theresa… yo nunca te haría daño, pero te deseo; lo sabes. Dios mío, no soy mejor que él -concluyó con voz desolada.

Brian tomó la boca de Theresa con un abandono que envió oleadas de fuego hasta las entrañas de ella. Apartó las manos de su espalda y las deslizó hacia arriba por los costados, apretando con fuerza, con demasiada fuerza, como si estuviera siendo arrastrado de forma inexorable. Theresa se pegó contra él, sin desear detenerle todavía, bendiciendo la oscuridad.

La caricia descendió hacia la cintura y luego hacia las caderas, donde sus manos se posaron con firmeza para apresar el cuerpo de Theresa y aplastarlo contra el suyo. Más tarde volvieron a ascender por sus costados, hasta llegar a la altura de los senos. A Theresa sólo le importaban las maravillosas sensaciones que podían producirle aquellas manos cálidas.

En la densa oscuridad, sintió que era elevada del suelo. Instintivamente rodeó el cuello de Brian con los brazos. En cuatro zancadas, él llegó hasta la cama y la dejó sobre ella, tumbándose a su lado a continuación.

– Brian, deberíamos dejarlo… -susurró contra su boca.

– Lo dejaremos en el momento que quieras -contestó él mordisqueando sus labios.

Los besos y las caricias de Brian hicieron que Theresa guardara silencio. Cubrió con ambas manos sus senos, para acariciarlos con firmeza. Luego buscó la mano de Theresa en la oscuridad se la llevó a los labios y se la besó apasionadamente.

– Siente -murmuró, llevando la mano de Theresa hacia su propio seno.

El pezón estaba turgente. Incluso a través del sujetador y el suéter Theresa podía notarlo.

– Deja que yo lo toque también. Deja que te demuestre lo maravilloso que puede ser.

Theresa no podía ver nada en la inmensa oscuridad, pero la falta de este sentido agudizaba el resto. El aroma de Brian, su sabor, el leve temblor de su voz… el atractivo de todo ello estaba puesto de relieve. Pero, sobre todo, Theresa tenía agudizado el sentido del tacto. El aliento de Brian era como la caricia de una pluma en su cara, la humedad que había dejado su beso le producía frío en los labios, los duros contornos de su virilidad casi adquirían forma visible en la imaginación de Theresa… la convicción con que sus manos se movieron hacia el cierre del sujetador fue percibida por Theresa como si proviniera de otra dimensión exclusivamente sensitiva.

Theresa gimió y levantó los hombros. El cierre se abrió y sus senos quedaron libres. Pero los codos de Brian no se apartaron de sus costados; en ellos se apoyaba Brian para mantenerse sobre ella. Rozó y mordisqueó la cara de Theresa con la nariz, la barbilla, los dientes… con todos y cada uno de sus rasgos, incluso con las cejas. Los roces se hicieron más evocadores, y aumentaron la tensión que Theresa sentía en el estómago. Brian extendió las manos sobre la piel de su espalda.

– Theresa… eres tan suave -murmuró-. Tan inocente.

Con un suave movimiento Brian le quitó el sujetador y el suéter y apoyó firmemente el vientre sobre ella. Entonces los senos de Theresa se convirtieron en el centro de su sexualidad naciente al ser cubiertos por las manos de Brian… piel con piel, un hombre sobre una mujer.

Aquello era tan maravilloso y delicioso, que hizo a Theresa anhelar lo prohibido.

Los dedos de Brian, que tan íntimamente la estaban acariciando, lo hacían también con una delicadeza maravillosa. Le acariciaba los pezones causándole tal placer, que cuando dejaba de tocarla, Theresa erguía los hombros y se acercaba hacia él, como diciendo: «por favor, no me dejes todavía.»

Brian permanecía con las caderas inmóviles sobre ella, pero estaba completamente excitado, no cabía duda. Por su parte, Theresa estaba demasiado absorta en las dulces sensaciones provocadas por las primeras caricias de Brian para pensar en otra cosa. Brian ladeó la cabeza y comenzó a rozar suavemente con el cabello los pezones de Theresa.

– Oh… -gimió ella, encantada, enredando los dedos entre el pelo que la acariciaba, guiando la cabeza, experimentando por primera vez la textura sedosa del cabello de Brian sobre su carne excitada. Luego fue la mejilla la que ocupó el lugar del pelo. Las manos de Theresa ni dirigían ni desanimaban, sino que vagaban perezosamente entre el cabello de Brian mientras esperaba… esperaba…

Y entonces sucedió; por primera vez la boca de Brian rozó uno de sus senos, fue un beso breve, suave, que le produjo una sensación inexpresable. Poco a poco Brian fue entreabriendo los labios hasta que por fin introdujo plenamente uno de los pezones en su boca, donde todo era húmedo, cálido y suavemente resbaladizo.

– Oh… Bri…

Theresa no acabó de pronunciar su nombre, perdida en aquella pasión tan intensa, que no cesaba de aumentar.

– Mmm… -murmuró Brian, con un gemido que hablaba de su satisfacción.

Acariciándole el pelo, Theresa dirigió los movimientos de su cabeza.

– Oh, Brian, es tan delicioso… -murmuró-. Todos estos años que he perdido…

Brian subió deslizando las caderas sobre los muslos de Theresa hasta que sus bocas se unieron una vez más.

– Los recobraremos -prometió-. Chss… sólo siente… siente…

Cuando Brian llevó la boca de nuevo hacia uno de sus senos, era plenamente consciente de la necesidad de Theresa. Sabía muy bien hasta dónde podía llegar para estimular sus sentidos sin herirla. Capturó otra vez el pezón entre los dientes, hasta provocar una dulce punzada que hizo gemir a Theresa. Entonces llegó un momento en el que Theresa sintió que la excitación de los senos por sí sola no le bastaba. Se alzó y se apretó contra él, que se balanceó sobre Theresa hasta que las rodillas de ella se separaron espontáneamente al ritmo del movimiento.

– Brian, por favor… no puedo hacer esto.

Theresa no había pronunciado palabras más difíciles en toda su vida.

– Lo sé… lo sé -respondió él con voz ronca.

Pero cubrió los labios de Theresa con los suyos a la vez que proseguía moviéndose sensualmente, haciendo que el deseo hiciera arder su cuerpo y su corazón.

– Brian, por favor, no… o muy pronto no seré capaz de pararte -dijo cogiéndole del pelo y haciendo que echara la cabeza hacia atrás-. Pero debo hacerlo, ¿no lo comprendes?

Brian se quedó inmóvil, rígido.

– No te muevas -dijo secamente-. Ni una pestaña.

Se quedaron tumbados en silencio. Sus alientos jadeantes se mezclaron hasta que, profiriendo una maldición, Brian saltó de la cama y se dirigió en la oscuridad hacia el cuarto de baño. La luz del baño proyectaba su sombra en una pared. Estaba inclinado sobre el lavabo mojándose la cabeza.

Theresa estaba completamente inmóvil. Tenía los ojos cerrados y el corazón palpitante con un ritmo enloquecido. Brian regresó y se hundió al pie de la cama, apoyando los codos sobre las rodillas a la vez que se pasaba ambas manos por la cabeza. Entonces, con un gruñido, se echó hacia atrás.

Theresa cogió una de sus manos y la acarició. Los dedos de Brian apretaron con fuerza su mano.

– Lo siento -dijo Brian con voz apagada.

– Y yo también lo siento si te incité a esperar más.

– Tú no me has incitado a nada. Desde el principio me advertiste que no habías venido aquí pensando en el sexo. Fui yo el que forzó las cosas después de haber prometido no hacerlo. Pensaba que tenía el suficiente dominio de mí mismo para conformarme con unos cuantos besos.

Dejó escapar una risa triste y suave y apoyó la frente sobre un brazo.

Pero Theresa sí que había entrado a la habitación de Brian pensando en el sexo, al menos hasta lo que había experimentado. Había deseado vivir esos preciosos momentos porque, si decidía hacerse la operación, podría perder la posibilidad de disfrutar de ellos otra vez. Sintió una punzada de culpabilidad, pues le daba la impresión de que había utilizado a Brian para sus propios fines. Y él estaba disculpándose por tener unos deseos tan naturales… Consideró la posibilidad de explicárselo, de contarle lo de la operación, pero ahora que había saboreado la pasión producida por sus labios se sentía doblemente insegura respecto al asunto. Y, aún más, a Theresa le costaba creer que cuando llegara junio y Brian volviera al mundo civil, no habría innumerables mujeres que encontraría más atractivas. Junio era una palabra clave mencionada en las cartas de ambos con frecuencia, pero Theresa sabía lo fácil que era para un hombre solo hacer promesas respecto al futuro. Y cuando llegase dicho futuro con toda probabilidad sus planes se transformarían en otros muy distintos… El pensamiento le hizo daño a Theresa, pero lo mejor era ser sincera consigo misma.

No se habían hecho ninguna promesa. Y, hasta que se las hicieran, debía evitar situaciones como aquella.

– Brian, es tarde. Debería volver a mi habitación.

Él se puso boca arriba sin soltar la mano de Theresa.

– Podrías quedarte si quieres… sólo dormiremos juntos.

– No, creo que no podría resistirlo…

Cuando Theresa se incorporó para alisarse la ropa, sintió que Brian estaba observándola y deseó que la luz del baño estuviese apagada. Estaba despeinada; le temblaban las manos.

– Theresa…

Brian se acercó a ella.

– Déjame marcharme sin más discusiones, por favor -le pidió Theresa-. Estoy a punto de cambiar de opinión, y si lo hiciera creo que los dos nos sentiríamos disgustados con nosotros mismos.

Brian dejó caer la mano que había alzado. Saltó de la cama, ayudó a levantarse a Theresa y luego caminaron silenciosamente hacia la puerta. Se abrió y los dos se quedaron mirando la moqueta del suelo.

Brian rodeó el cuello de Theresa con un brazo y le dio un beso en la sien.

– No me has decepcionado -dijo con voz grave.

Theresa se sintió débil y aliviada al mismo tiempo. Se apoyó contra él.

– Eres muy sincero, Brian. Eso es lo que me gusta de ti.

Brian clavó la mirada en sus ojos con expresión inquieta, todavía con un relampagueo de deseo en las verdes profundidades.

– Mañana será muy duro separarnos tal y como están las cosas. Habría sido peor todavía si nos hubiéramos rendido.

Theresa se puso de puntillas y rozó los labios de Brian con los suyos, acariciándolos luego suavemente con las yemas de los dedos.

– Había comenzado a creer que nunca te encontraría en este mundo, Brian…

Pero no continuó porque habría estallado en lágrimas, así que se adentró en la soledad de su propia habitación y cerró la puerta que los separaba.

Capítulo 12

El último día fue horrible. Perdieron horas preciosas pensando en la soledad que sentirían al separarse y estuvieron contando las semanas de separación que les quedaban por delante. La risa era extraña y forzada, seguida de largos silencios y miradas pensativas. Se sentían más insatisfechos que nunca.

Pagaron la cuenta del hotel a las once de la mañana y vagaron en el coche sin rumbo fijo hasta la una. Brian debía coger un avión, así que Theresa le llevó al aeropuerto, donde se sentaron en una mesa de la cafetería, incapaces de alegrarse o consolarse.

– El viaje que te espera es largo. Creo que deberías marcharte.

Theresa le miró asombrada.

– No. Esperaré a que te vayas tú primero.

– Pero tal vez no coja un avión hasta última hora de la tarde. Ya sabes que estoy apuntado a la lista de espera…

– Pero… yo…

Comenzaron a temblarle los labios, así que los apretó.

– Lo sé -dijo Brian suavemente-. Pero, ¿será más fácil si ves despegar el avión?

Theresa sacudió la cabeza llena de desolación y se quedó mirando su taza de café con los ojos inundados de lágrimas. La mano de Brian cubrió la suya, apretándola con fuerza.

– Quiero que te vayas ya -insistió Brian-. Y quiero que lo hagas sonriendo. ¿Prometido?

Theresa asintió y el movimiento hizo que las lágrimas resbalaran por sus mejillas pecosas. Se las enjugó frenéticamente y esbozó la sonrisa que Brian le había pedido.

– Tienes razón. Es un viaje de cinco horas…

Cogió el bolso, comentando cosas triviales y simulando que tenía ocupadas las manos en cosas importantes. Brian sonreía tristemente. Se quedó callada a mitad de una frase, se mordió los labios y procuró tragar el enorme nudo que se le había formado en la garganta.

– ¿Me acompañas al coche? -preguntó con voz tan débil que Brian apenas pudo oírla.

Sin decir palabra Brian dejó unas monedas sobre la mesa y se levantó. Theresa caminaba un paso por delante de él, pero sentía su mano en el codo. Dicha mano se deslizó hasta la suya y los dedos de ambos se entrelazaron. Brian se los apretaba con más fuerza por momentos.

Se detuvieron ante el coche. Brian levantó la mano de Theresa y se quedó mirándola, a la vez que la acariciaba con el pulgar.

– Gracias por haber venido, Theresa.

Theresa comenzó a sofocarse.

– Yo… yo tenía una buena…

Pero no pudo acabar y, cuando rompió a sollozar, Brian la abrazó apasionadamente.

– Conduce con calma -dijo con voz más grave que de costumbre.

– Da recuerdos a… a… Jeff.

– Antes de que podamos darnos cuenta, estaremos en junio.

Pero Theresa tenía miedo de pensar en junio. ¿Y si al final Brian no volvía junto a ella? Brian la tenía tan aplastada que lo único que podía ver entre sus lágrimas era el tejido gris claro de su camisa.

– Ahora voy a besarte; luego subirás al coche y te pondrás en marcha, ¿comprendido?

Theresa asintió frotándose la mejilla en la camisa de Brian, que ya estaba mojada con sus lágrimas.

– No pienses en el presente. Piensa en junio.

– Lo… lo haré.

Sus labios se unieron en un último beso de despedida. La mano de Brian presionaba su nuca con la misma fuerza que sus labios presionaban las mejillas mojadas de Theresa, como si deseara llevarse algo suyo en su interior.

De repente Brian se separó bruscamente de ella y abrió la puerta del coche. Luego esperó a que arrancara. Theresa metió marcha atrás resueltamente, salió del espacio de aparcamiento y luego sacó el brazo por la ventanilla al dirigirse hacia delante. Los dedos de ambos se rozaron cuando se alejó, y un momento después sólo vio la imagen de Brian aparecer y desaparecer rápidamente en el espejo retrovisor.

Theresa esperaba que su madre le hiciera un interrogatorio a conciencia, pero extrañamente, sólo le hizo preguntas impersonales. «¿Cómo está Brian?» «¿Te contó algo de Jeff?» «¿Había mucho tráfico en la carretera?» Tanto Margaret como Willard parecían comprender a su hija cuando deambulaba por la casa melancólicamente como si tuviera quince años. Hasta Amy, percibiendo la desazón de su hermana, se mostraba especialmente amable.

En un calendario, Theresa enumeró los días que faltaban para que llegara el 24 de junio y, como seguía sin decidirse respecto a la operación, cada vez estaba más irritable.

Llegó mayo, con su tiempo cálido, y los niños se volvieron incontrolables en el colegio. Estaban tan inquietos que apenas podía contenerlos en la clase.

La primavera era la estación de los conciertos, y Theresa estuvo muy ocupada durante las dos últimas semanas de clase, tiempo en el que se hacían meriendas para los padres de los alumnos y festivales en los que actuaban los coros y la orquesta del colegio. Después de las horas de clase tenían que hacer reuniones para organizar los programas. Era una época de actividad febril y triste al mismo tiempo. A Theresa le daba mucha pena tener que despedirse de algunos de los alumnos de sexto grado que ya no estarían en el colegio al año siguiente.

Tres de éstos se enteraron de algún modo del día en que cumplía los veintiséis años y le llevaron una tarta a la clase dicho día. La tensión de las semanas pasadas se desvaneció a la vez que Theresa sentía el corazón rebosante de afecto por sus alumnos.

Y su alegría aumentó cuando llegó a su casa y encontró flores y una nota de Brian: Con amor, hasta el 24 de junio, cuando te lo pueda decir en los labios. Las flores rompieron la rutina de la familia. Amy se quedó asombrada y un poco celosa tal vez. Margaret insistió en ponerlas en el centro de la mesa donde comían, a pesar de que era imposible ver algo entre las hermosas rosas rojas. Willard sonreía más de lo acostumbrado y daba palmitas a Theresa en el hombro cada vez que se cruzaban.

– ¿Qué es esto de junio? -le preguntó.

Theresa le dio un beso pero no respondió, pues ni siquiera ella misma sabía qué sucedería en junio. Sobre todo si decidía hacerse la operación.

Aquella noche a las nueve y media sonó el teléfono. Amy contestó, como de costumbre.

– ¡Es para ti, Theresa!

A Amy le brillaban los ojos de la excitación. Nerviosamente, le dio el teléfono a su hermana y exclamó:

– ¡Es él!

A Theresa le palpitaba el corazón de emoción. Desde su estancia en Fargo sólo habían intercambiado cartas. Esa era la primera llamada telefónica. Amy se quedó cerca, observando con vivo interés. Theresa se llevó al oído el teléfono y contestó sin aliento:

– ¿Brian?

– Hola, bonita. Feliz cumpleaños.

Ella se llevó la mano al corazón. ¡Era él, realmente él!

– ¿Me oyes, Theresa?

– ¡Sí… sí! Oh, Brian, las flores son preciosas. Gracias.

Amy seguía a un metro escaso de distancia.

– Perdona un momento, Brian.

Theresa bajó el teléfono y lanzó una mirada penetrante a su hermana. Amy hizo una mueca de disgusto, se encogió de hombros y se fue de mala gana a su cuarto.

– Ya estoy aquí, Brian. Tenía que librarme de un estorbo.

Las risas sonoras de Brian llegaron a su oído, y Theresa le imaginó con sus ojos verdes brillando de contento.

– ¿La niña?

– Exactamente.

– Estoy imaginándote en la cocina, apoyada en el mueble y Amy pegada a tu lado, toda oídos. He vivido de recuerdos como ése desde que te vi por última vez.

Los diálogos amorosos eran algo extraño para Theresa. Reaccionó ruborizándose, sintiendo que un calor intenso recorría todo su cuerpo.

– Oh, Brian… -murmuró, y cerró los ojos, imaginándose su rostro de nuevo.

– Te echo mucho de menos.

– Yo a ti también.

– Desearía estar allí contigo. Te llevaría a cenar y luego a bailar.

El recuerdo de estar envuelta en sus brazos hizo que el cuerpo le doliera de ansiedad de verle otra vez.

– Brian, nunca me había enviado flores nadie.

– Eso demuestra que el mundo está lleno de tontos.

Ella sonrió, cerró los ojos y apoyó la frente contra las frías baldosas de la pared.

– Tus dientes son como estrellas… -Brian se quedó en silencio, a la vez que la sonrisa de Theresa se hacía más ancha.

– Sí, conozco el chiste… salen cada noche.

– Y tus cabellos son como rayos de luna -añadió Brian, continuando la broma.

– ¡Oh! Eso no lo había oído nunca.

Estallaron en carcajadas al unísono. Luego Brian adoptó un tono grave una vez más.

– ¿Qué estabas haciendo cuando te llamé?

– Estaba en mi dormitorio, escribiéndote una carta para darte las gracias por las flores.

– ¿De verdad?

– De verdad.

Reinó el silencio durante un buen rato. Cuando Brian habló, lo hizo con voz ronca, levemente teñida por el dolor.

– Theresa, te echo de menos. Quiero estar contigo.

– Ya no falta mucho tiempo…

– A mí me parecen seis años más que seis semanas.

– Lo sé, pero para entonces ya habré acabado las clases y podremos estar juntos mucho tiempo, todo el tiempo del mundo… si tú quieres.

– ¿Que si quiero? -Después de una pausa, añadió en tono profundo-: Desearía que pudieras sentir lo que le está pasando ahora mismo a mi corazón.

– Creo que lo sé. Al mío le está pasando lo mismo. Me siento como… como si hubiera estado corriendo dos horas… es como si tuviera un motor en el corazón.

– Ahí quiero estar, en tu corazón -dijo con voz bastante agitada.

– Oh, Brian, lo estás -replicó ella entrecortadamente.

– Theresa, ahora me arrepiento de no haber llegado hasta el final contigo en Fargo. Pero, cuando vuelva, lo haré. Quiero que lo sepas.

Hubo un largo silencio. Theresa cerró los ojos y se llevó una mano al pecho, haciendo leves movimientos con los dedos. Sintió escalofríos. De repente se acordó de la operación y abrió la boca para preguntar a Brian qué pensaría si al regresar la encontraba con unos senos de tamaño normal, pero qué tal vez no respondieran a los estímulos físicos. Pero él se adelantó.

– Theresa -dijo con voz desolada-. Tengo que irme ya. Acaba la carta y cuéntame todo lo que estás sintiendo ahora mismo, ¿de acuerdo, bonita? Nos veremos dentro de seis semanas. De momento, ahí va un beso. Ponlo dónde quieras -hizo una breve pausa y concluyó emocionadamente-: Adiós, Theresa.

– ¡Brian, espera!

– Sigo aquí…

– Brian, yo…

– Lo sé, Theresa. Yo siento lo mismo.

Debería haber sabido que era un hombre de los que colgaba sin avisar.

«Cuando vuelva, lo haré. Quiero que lo sepas.» Las palabras de Brian resonaron en su corazón durante los días siguientes, a la vez que ella continuaba sopesando la posibilidad de operarse. Tuvo una conversación con el Doctor Schaum, el cual le dijo que el momento era perfecto, justo al comenzar las vacaciones de verano, en época de menos tensiones y contacto social… ambas cosas deseables. También se había enterado de que no tendría que pagar nada por la operación, debido al diagnóstico del médico, que establecía que el tamaño de sus pechos podría causarle graves trastornos de espalda con el tiempo.

Había recibido un folletín del doctor que explicaba el procedimiento de la operación. Las molestias que se podían esperar eran mínimas, pero esto era la última preocupación de Theresa. Ni tampoco le preocupaba especialmente la idea de renunciar a dar de mamar a sus hijos… los niños le parecían algo muy lejano. Pero la posibilidad de perder la sensibilidad de una parte tan especial de ella misma le producía malestar, sobre todo cuando recordaba los labios de Brian y la maravilla de su propia reacción femenina.

Y debía tomar una decisión cuanto antes. Faltaban dos semanas para las vacaciones, y cinco para que Brian volviera. La idea de recibirle con una camisa de verano seductora le dio nuevos ánimos… ¡qué increíble poder elegir el tamaño de senos que prefiriese! La idea la seducía, pero le daba pánico.

Una semana antes de las vacaciones tomó la decisión. Cuando se lo contó a sus padres, el rostro de Margaret registró inmediatamente asombro y desaprobación por partes iguales. El de su padre expresó pena, quizás porque el cuerpo que había legado a su hija no hubiera resultado el adecuado.

Como esperaba Theresa, Margaret fue la primera en hablar.

– No comprendo cómo… cómo quieres jugar con el cuerpo que te ha sido dado, como si no fuera suficientemente bueno.

– Porque puede ser mejor, mamá.

– ¡Pero no es necesario, y sería un gasto tremendo!

– ¡Qué no es necesario! ¿Tú piensas que no lo es?

Margaret se ruborizó y frunció los labios levemente.

– Tengo motivos para pensarlo. He vivido con una figura como la tuya toda la vida y me ha ido muy bien.

Theresa se preguntó las molestias que ocultaría su madre. De hecho sabía que sufría de dolores de espalda y hombros.

– ¿De verdad te ha ido tan bien, mamá? -preguntó con voz muy sosegada.

A Margaret se le ocurrió de repente que había algo muy importante que requería atención a sus espaldas y se volvió, sólo para encontrarse con la mirada de su hija.

– Qué pregunta tan ridícula. Las actrices y las mujeres de vida libertina hacen cosas así, no las chicas como tú -volviéndose, añadió-: ¿Qué dirá la gente?

A Theresa le dolió que su madre, con su falta de tacto habitual, pudiera elegir un momento como aquél para sacar a relucir su miedo más profundo: las repercusiones que tendría la operación en su vida. Además, a su madre le preocupaba tanto la opinión de los demás que no veía las verdaderas razones de su decisión. Suspirando, Theresa se hundió en la silla.

– Mamá, papá, por favor, quiero explicaros…

Y así lo hizo. Retrocedió en el tiempo hasta la edad de catorce años y les relató todos los problemas y desilusiones producidos por culpa de su figura desproporcionada, el pronóstico del doctor Schaum respecto a su futuro. Omitió los detalles sobre sus miedos y complejos sexuales, pero les explicó por qué siempre se ponía rebecas, se ocultaba tras el violín y había decidido trabajar con niños para evitar a los adultos.

Cuando concluyó, Margaret miró a Willard.

– No sé -dijo-. No sé…

Pero Theresa sí que lo sabía. Había ganado confianza al enfrentarse con sus padres por el viaje a Fargo, y ahora estaba convencida de que debía operarse. Percibió que su madre suavizaba su postura y que su propia resolución estaba cambiando la opinión de la misma.

– Hay sólo una cosa más -prosiguió, mirando sin pestañear los ojos interrogantes de su madre-. ¿Podrías tomarte vacaciones el lunes de la operación para acompañarme?

Margaret sintió que la hija que lenta pero decididamente iba despegándose de sus faldas todavía necesitaba su comprensión maternal. Quizás porque había habido momentos en su vida en los que deseó tener el coraje que en aquel instante estaba demostrando su hija, se tragó las dudas y los recelos y respondió:

– Si no cambias de opinión, sí, estaré allí.

Pero, cuando se quedó sola, Margaret se apoyó contra la puerta del baño, sintiéndose muy débil, embargada de dolor por su hija. Abrió los ojos y dejó caer las manos que había mantenido alrededor del pecho, suspirando profundamente, consciente del valor que poseía Theresa por haber tomado una decisión así.

El día anterior a la operación, Theresa se lavó la cabeza ella sola por última vez en dos semanas al menos; no podría levantar los brazos durante algún tiempo después de la operación. En la maleta guardó un camisón de talla muy holgada y tres pijamas sin estrenar de talla media. Se puso el sostén blanco de siempre, pero guardó varios de unas tallas menos. Estos no eran azules, ni rosas, ni siquiera de encaje… los bonitos tendrían que esperar. Debería llevar un sostén duro día y noche durante un mes. Se puso un vestido de primavera muy holgado, pero metió en la maleta uno sin estrenar, también de talla media, que a Theresa le parecía hecho para una muñeca en lugar de una mujer.

A la mañana siguiente, Margaret estaba allí cuando llevaban a Theresa en camilla a la sala de operaciones. Besó a su hija en la mejilla y envolvió una de sus manos entre las suyas propias, diciendo:

– Nos veremos dentro de un rato.

Tres horas y media después, Theresa fue llevada a la sala de recuperación, y una hora más tarde abrió los ojos y sonrió débilmente a su madre, la cual se inclinó y echó hacia atrás el pelo rojizo que caía sobre su frente.

– Mamá… -susurró con voz cansada.

– Cariño, todo ha ido bien. Ahora debes descansar. Yo estaré aquí.

Pero Theresa levantó una de sus manos pecosas, deslizándola sin rumbo fijo sobre las sábanas.

– Mamá, ¿estoy… guapa? -preguntó con expresión soñolienta.

– Sí, cariño. Pero siempre lo has estado. Chisss…

Theresa esbozó una sonrisa.

– Brian… no lo sabe… todavía…

Su voz se apagó y entró en el dulce mundo de los sueños.

Un rato después recobró la lucidez y se encontró sola en la habitación. Le habían dicho que no debía hacer movimientos con los brazos, pero no pudo resistir la tentación de explorar sus nuevos senos. Mirando al techo, pasó delicadamente las manos sobre el rígido sostén. Al percibir la transformación, cerró los ojos. No sentía dolor, pues todavía estaba bajo la influencia de la anestesia. En cambio, su júbilo crecía por momentos. ¡Era increíble cómo los habían reducido! La invadió una repentina ansiedad de ver su nueva figura, pero de momento tendría que contentarse con imaginársela.

Amy la visitó aquella noche, cargada de sonrisas y un poco cohibida ante la trascendental decisión que había tomado su hermana. Sacó una carta con una escritura muy familiar para Theresa, y volvió a ser la de siempre y empezó a airearla ante los ojos de su hermana.

– Hum… parece propaganda o alguna tontería así.

– ¡Dámela!

– ¿Dámela? -dijo haciendo una mueca de disgusto-. ¿Esos son los modales que enseñas a tus alumnos?

– Dámela, mocosa. Estoy incapacitada y no podré pelear hasta que me quiten esta armadura y se cierren bien las cicatrices.

En realidad, con el paso del día, las molestias de Theresa habían ido creciendo, pero la carta de Brian hizo que se olvidara de ellas durante algún tiempo.

Querida Theresa:

Faltan menos de cuatro semanas. ¿Y sabes cómo vamos a ir a casa? ¡En la furgoneta que me he comprado! Es fabulosa, por supuesto, una Chevrolet de un color parecido al de tus ojos, con cristales ahumados y espacio suficiente para llevar el equipo de todo un grupo. ¡Ya verás cómo te gusta!

Te daré una vuelta en cuanto llegue allí, y tal vez podrás ayudarme a buscar apartamento, ¿eh? Bonita, me muero de impaciencia… por todo: la vida civil, el nuevo grupo, las clases… tú. Sobre todo, tú. Jeff y yo saldremos de aquí el 24 por la mañana, así que deberíamos llegar a la hora de cenar. Jeff me ha encargado que le digas a tu madre que quiere «cerdos-entre-sábanas» para cenar, sea lo que sea eso. ¿Y yo? Yo quiero Theresa-entre-sábanas después de cenar. Sólo bromeaba, cariño… ¿o no?

Te quiero

Brian

Theresa guardó la carta bajo las sábanas en lugar de ponerla sobre la mesilla de noche. Alzó la vista y encontró a Amy arrellanada en uno de los sillones para las visitas.

– Brian se ha comprado una furgoneta. Jeff y él vendrán en ella.

– ¡Una furgoneta! -exclamó la chica incorporándose-. ¡Fantástico!

– Y Jeff encarga que le digamos a mamá que quiere cerdos-entre-sábanas de cena.

– ¡Chica, me muero de impaciencia!

– ¿Qué tú te mueres de impaciencia? A mí cada día me parece una eternidad.

– Sí… -dijo Amy echando una mirada a la sábana que ocultaba la carta-. Brian y tú… bueno, parece que habéis intimado mucho.

– No exactamente. Pero…

– Pero lleváis cinco meses de correspondencia, y te envió flores, y telefoneó, y todo lo demás. Creo que las cosas están poniéndose calientes entre vosotros.

Theresa se rió inesperadamente. Sintió una punzada de dolor y se apretó las costillas con la mano.

– Oh, no hagas chistes, Amy. Me duele muchísimo.

– Lo siento, hermanita. No quería fastidiarte los puntos.

Theresa volvió a reírse, pero esta vez, al apretar la sábana contra su cuerpo, cogió a Amy observando su nueva figura con expresión de curiosidad.

– ¿Te has… te has visto ya?

– No, pero me he tocado. Tengo la sensación de estar en el cuerpo de otra persona. De alguien que posee el tipo que yo siempre soñé.

– Se nota incluso a través de las sábanas.

– Dentro de poco me verás.

Amy pegó un salto inesperadamente, metió las manos en los bolsillos traseros de sus vaqueros y comenzó a pasear de un lado a otro. Parecía incómoda, pero después de dar una vuelta alrededor de la cama, se detuvo ante su hermana y le preguntó a quemarropa:

– ¿Se lo has dicho a Brian?

– ¿A Brian?

Amy asintió.

– No.

– Oh, quizá no debería haber preguntado eso.

– No pasa nada, Amy. Brian y yo… nos gustamos de verdad, pero no pensé que nuestra relación fuera lo suficientemente profunda como para consultarle. Y me da miedo volverle a ver porque no lo sabe.

– Sí… pero podrías avisarle antes de que viniera.

– Lo sé. He estado considerando esa posibilidad, pero me da pánico. Yo… no sé qué hacer.

El rostro de Amy se iluminó de repente.

– Bueno, una cosa es segura. En cuanto salgas de aquí, iremos de compras. A la caza de prendas provocativas, elegantes y diminutas, ¿de acuerdo?

– De acuerdo. Tan pronto como pueda levantar los brazos para probármelas.

A la mañana siguiente, el doctor Schaum fue a reconocerla.

– Entonces, ¿cómo está hoy nuestra Theresa? ¿Te has visto ya en el espejo?

– No… -respondió ella sorprendida.

– ¿Y por qué no? No ha pasado por todo esto para quedarte preguntando ahora el aspecto que tiene la nueva Theresa Brubaker. Vamos, jovencita, lo solucionaremos ahora mismo.

Y así Theresa vio sus senos operados por primera vez, mientras el doctor observaba su reacción.

Los puntos no habían cicatrizado del todo, pero la figura era sorprendente. De algún modo, Theresa no estaba preparada para la realidad. Era… normal. Y con el tiempo, cuando le quitaran los puntos y las cicatrices desaparecieran, sin la menor duda habría ocasiones en las que se preguntaría si alguna vez había tenido una figura distinta.

Pero, por el momento, una Theresa de ojos asombrados y labios sonrientes se contempló en el espejo sin articular palabra.

– ¿La sonrisa significa que te satisface el resultado? -preguntó el médico ladeando la cabeza.

– Oh… -fue la única respuesta, a la vez que continuaba observando su imagen.

Pero, cuando alargó la mano para tocarse, el doctor le advirtió:

– No conviene que te toques hasta dentro de unos días, cuando te hayamos quitado los puntos.

Theresa regresó a su casa al cuarto día, aunque todavía no le habían quitado los puntos. Amy le lavó la cabeza y la atendió con una solicitud que le llegó al corazón. Como le habían prohibido hasta levantar los brazos para coger una taza de café, tuvo que requerir con frecuencia la ayuda de Amy, y durante los días siguientes se hizo más profundo el lazo de unión entre las dos hermanas.

Al final de la segunda semana pudieron hacer las esperadas compras, después de que el Dr. Schaum le hiciese un reconocimiento.

Aquel día dorado de mediados de junio, fue como un cuento de hadas que se hacía realidad para la mujer que hasta entonces había mirado la ropa de moda con los mismos ojos que un niño observaría las luces lejanas de un carnaval.

– ¡Camisetas! ¡Camisetas! ¡Camisetas! -exclamó alegremente-. ¡Creo que voy a llevarlas durante un año entero por lo menos!

Delante de un espejo, probándose la primera prenda que escogió, una blusa de tirantes de un tono verde alegre y veraniego, Theresa se preguntó si alguna vez se había sentido tan feliz como entonces. La blusa no era nada extraordinario; no era cara, ni siquiera verdaderamente seductora. Sólo era femenina, pequeña, atractiva… y absolutamente favorecedora.

– ¡Oh, Amy, mira!

Amy sonrió a su hermana, poniéndose seria de repente al hacer un descubrimiento.

– ¡Oye, Theresa, pareces más alta!

– ¿Sí? -dijo, ladeándose para apreciar su figura-. ¿Sabes? Eso es algo que Diane DeFreize me advirtió que sucedería. Y tú eres la segunda persona que me lo dice.

Theresa se dio cuenta de que el asunto se debía en parte a que sin tanto peso caminaba más erguida. Se miró satisfecha y añadió:

– Sí que lo parezco.

– ¡Espera a que te vea Brian!

A Theresa le resplandeció la mirada al preguntarse lo que diría Brian. Todavía no se lo había contado.

– ¿Crees que le gustará el cambio?

– No lo dudes. El verde te sienta de miedo.

Theresa sonrió.

– Creo que debería ser tu primera compra. Y que deberías ponértela cuando venga Brian -añadió Amy.

El pensamiento produjo a Theresa sensación de vértigo. «Cuando venga Brian. Sólo una semana más.»

– Me la llevo. Y ahora quiero comprar un vestido. ¡No, ocho vestidos! La última vez que compré uno que no necesitase retoques, tenía menos años que tú. El doctor me dijo que la talla nueve me sentaría a las mil maravillas.

Y así fue. A un vestido rosa de verano le siguió otro de flores rojas, blancas y azul marino, y a éste un vestido largo de noche, de corte clásico, a modo de túnica, de un elegante tono blanco grisáceo. No compró ni una sola prenda con el cuello cerrado, ¡nada de cuellos cerrados para Theresa Brubaker en esta ocasión!; incluso se dejó tentar por una provocativa blusa diminuta que se abrochaba justo debajo de la línea de su busto y dejaba al aire su vientre. Las joyas, algo que Theresa nunca se había atrevido a ponerse en el cuello por miedo a atraer la atención hacia el tamaño de sus senos, la entusiasmaron al comprarlas tanto como su primer par de medias.

Eligió una delicada cadena de oro con un corazón diminuto que tenía un aspecto maravilloso, incluso entre las pecas rojas de su pecho. Pero hasta las mismísimas pecas habían dejado de parecerle horribles. La elección del color de la ropa ya no estaba limitada por la talla de la misma, así que pudo seleccionar tonalidades que disimulaban el color de las pecas.

Cuando acabó el día, Theresa se sentó en su cuarto entre montañas de ropa maravillosa. Se sentía como una novia con el ajuar nuevo. Sosteniendo en alto su prenda favorita, la blusa verde de tirantes, se la ajustó al pecho y comenzó a bailar y a dar vueltas. Luego cerró los ojos y suspiró profundamente.

«Date prisa, Brian, date prisa. Por fin estoy lista para ti.»

Capítulo 13

Era un día de junio sorprendente. El cielo sin nubes de Minnesota era de un azul limpio y brillante como los colores de las flores que llenaban la calle de los Brubaker. Ruth Reed, la vecina de la casa de al lado, estaba en su jardín comprobando si habían brotado ya las judías verdes que había plantado. En la calle había niños pequeños pedaleando en sus triciclos, haciendo con la boca ruidos de motores. Los aromas que salían de las cocinas se mezclaban con el de la hierba fresca. Los hombres regresaban de trabajar, y algunos se ponían a cortar la hierba antes de comer, quizás por abrir el apetito. En el jardín de los Brubaker, un aspersor giraba regando la hierba.

Era una escena cotidiana, en una calle corriente, al final de un día de trabajo ordinario.

Pero en el hogar de los Brubaker reinaba la excitación. Los rollos de col rellenos de arroz y carne picada estaban poniéndose a punto en el horno. Los muebles del baño estaban relucientes y en los toalleros colgaban toallas recién puestas. En la sala había un ramo de flores sobre el piano. En la mesa de la cocina había platos y cubiertos para seis, además de una tarta de dos pisos ligeramente ladeada, en la que habían escrito con crema: «Bienvenidos a casa». Amy ajusto el plato de la tarta una vez más en un esfuerzo por hacerla parecer menos torcida de lo que estaba. Luego se echó hacia atrás y se encogió de hombros.

– Oh, maldita sea. Bueno, no queda mal del todo.

– Amy, cuidado con lo que dices -le advirtió su madre, añadiendo a continuación-: La tarta está perfecta, así que quiero que te olvides de ella.

Afuera, Willard estaba arreglando el seto con una tijera de podar. Daba un corte aquí y otro allá, aunque realmente no había una sola hoja fuera de lugar. De vez en cuando se llevaba una mano a la frente y oteaba la calle. Las ventanas de la cocina estaban abiertas de par en par sobre su cabeza. Miró su reloj y luego gritó:

– ¿Qué hora es, Margaret? Creo que se me ha parado el reloj.

– Son las seis menos cuarto, y a tu reloj no le pasa nada, Willard. Funcionaba hace siete minutos, cuando preguntaste la hora otra vez.

En su cuarto, Theresa se dio los últimos retoques de maquillaje. Se puso un par de sandalias blancas de finas tiras, sin tacón, y observó con ojo crítico la pintura que se había puesto en las uñas de los pies… era la primera vez que se las pintaba. Se pasó una mano por el muslo, sobre los ajustados vaqueros blancos que estrenaba, y se observó en el espejo mientras se alisaba su blusa verde favorita. Sonrió satisfecha y se puso la cadena de oro con el corazón. Se adornó la muñeca con una sencilla pulsera y por último se puso unos pendientes pequeños, también de oro. Estaba cogiendo el perfume cuando oyó gritar a su padre desde la otra puerta de la casa.

– Creo que son ellos. Es una furgoneta, pero no puedo distinguir de qué color es.

Theresa se llevó una mano al corazón. Todavía no se había acostumbrado a la nueva proporción de sus senos. Volvió a mirarse en el espejo con ojos inquietos. «¿Qué pasará cuando me vea?», se dijo.

– ¡Sí, son ellos! -exclamó su padre.

– ¡Theresa, corre, están aquí! -gritó Amy.

Theresa sintió una punzada de nervios en el estómago y debilidad en las rodillas. Salió corriendo a través de la casa y cerró de un portazo la puerta trasera del jardín. Luego esperó detrás de los demás, observando cómo aparcaba la furgoneta de color canela. Jeff tenía la cabeza asomada por la ventanilla y les saludaba alegremente. Theresa tenía los ojos clavados en el otro lado de la Chevrolet, esforzándose en vislumbrar el rostro del conductor. Pero el cristal de la ventanilla sólo reflejaba el cielo azul y las ramas verdes de los olmos.

La furgoneta paró y Jeff abrió la puerta de golpe. Abrazó a la primera persona que encontró en su camino, Amy, alzándola por los aires alegremente antes de hacer otro tanto con Margaret, la cual vociferó exigiendo ser dejada en el suelo, aunque no pensaba ni una sola de las palabras que dijo. Con su padre intercambió un fuerte abrazo, y Theresa fue la siguiente. Se vio elevada por los aires antes de que tuviera tiempo de decir a su hermano que no lo hiciera. Pero la leve punzada de dolor que sintió valió la pena.

Mientras ocurría todo esto, Theresa era consciente de que Brian había bajado de la furgoneta, se había quitado unas gafas de sol y estaba estirando los músculos. Había dado la vuelta al vehículo para observar los saludos, y tomar parte en los mismos a continuación. Theresa observó los vaqueros desteñidos que llevaba, la camisa medio desabrochada que dejaba al descubierto su pecho, el pelo oscuro, corto como de costumbre, los ojos verdes, que sonrieron cuando Amy le dio un sonoro beso en la mejilla, Margaret un abrazo maternal, y Willard un apretón de manos y una cariñosa palmada en el hombro.

Ya sólo faltaba Theresa, cuyo corazón palpitaba alocadamente. Él estaba allí, tan atractivo como siempre; y su presencia la hacía sentir impaciencia, nervios, optimismo…

Sólo los separaba dos metros escasos y se quedaron parados, mirándose fijamente.

– Hola -dijo Brian.

– Hola -contestó ella con voz insegura y temblorosa.

Eran los dos únicos que no se habían abrazado. Los labios temblorosos de Theresa estaban ligeramente entreabiertos; los de Brian esbozaron una lenta sonrisa. Él extendió las manos hacia ella, que apoyó a su vez las suyas sobre las mismas, observando aquellos ojos verdes que en las últimas Navidades tan cuidadosamente evitaron descender hacia sus senos. En esta ocasión, cuando miraron hacia abajo, se abrieron de sorpresa.

Su mirada perpleja regresó rápidamente a sus ojos, y Theresa, como de costumbre, comenzó a ruborizarse.

– ¿Cómo estás? -dijo Theresa, y la pregunta sonó trivial hasta a sus propios oídos.

– Bien.

Brian soltó las manos de Theresa y se echó hacia atrás, poniéndose de nuevo las gafas de sol. Theresa se sintió observada por sus ojos, ocultos tras los cristales oscuros.

– ¿Y tú? -añadió Brian.

Estaban hablando maquinalmente, comportándose con mucha timidez de repente. Ambos intentaban en vano recobrar la calma.

– Como siempre.

Nada más pronunciar las palabras, Theresa se arrepintió de haberlas elegido. No era en absoluto la misma.

– ¿Qué tal el viaje?

– Bien, pero cansado. Lo hemos hecho de un tirón.

Los demás se habían adelantado, así que iban andando solos. Aunque Brian iba ligeramente detrás de Theresa, ésta podía sentir su mirada ardiente abrazándola. Pero seguía sin saber el efecto que le había producido. ¿Le habría gustado el cambio? Indudablemente le había dejado perplejo, pero aparte de esto sólo podía hacer suposiciones.

Adentro, la casa seguía tan ruidosa como siempre. Jeff estaba en el centro de la cocina con los brazos extendidos imitando el grito de Tarzán; mientras, en algún lugar del otro extremo de la casa sonaba un rock de los Stray Cats y en el salón los coros armoniosos de los Gatline. Margaret estaba metiendo algo en el horno cuando Jeff la rodeó con sus brazos por detrás, haciéndole cosquillas con la barbilla en el hombro. Margaret comenzó a soltar chillidos y a reírse alegremente.

– Demonios, mamá, eso huele a podrido. Deben ser mis cerdos-entre-sábanas.

– ¡Mira el niñito; decir que mis rollos de col huelen a podrido!

Levantó la tapa de una cazuela humeante y Jeff aprovechó para probar el contenido.

– ¿No te han enseñado modales en las Fuerzas Aéreas? ¡Lávate las manos antes de venir a picar!

Jeff ladeó la cabeza para guiñar el ojo a Brian.

– Creía que al recoger la cartilla de licenciados se acabarían las órdenes de los mandos para nosotros, pero según parece estaba equivocado.

Dio a su madre una palmadita en el trasero.

– Pero me da la sensación de que este mando es todo boquilla.

Margaret se volvió para intentar asestar un cucharazo en la mano a su hijo, pero falló el golpe.

– ¡Pesado, déjame tranquila de una vez! No creas que porque seas un grandullón no voy a atreverme a coger la vara si es preciso.

Pero Jeff ya se había puesto fuera de su alcance. Miraba con ojos traviesos el pastel, y dio un silbido de admiración parecido al que se daría al ver pasar una mujer atractiva.

– Fíjate, Brian. Parece que alguien ha estado ocupado.

– Amy -dijo Willard orgullosamente.

Amy sonrió de oreja a oreja, sin importarle enseñar su aparato dental.

– Lo malo es la inclinación a estribor -se lamentó, y Jeff le dio un cariñoso apretón en el hombro.

– No te preocupes, no estará inclinado por mucho tiempo. Yo diría que veinte minutos como mucho.

Entonces pareció ocurrírsele una idea.

– ¿Es de chocolate?

– Sí.

– Entonces menos de veinte minutos. ¡Chsss! No se lo digas a mamá.

Cogió un cuchillo y cortó un trocito del piso alto de la tarta, comiéndoselo antes de que nadie pudiera detenerlo.

Todo el mundo estaba riéndose cuando Margaret se dirigió hacia la mesa llevando con dos bayetas una fuente de barro humeante.

– Jeffrey Brubaker -le regañó-, ¡deja esta tarta ahora mismo o perderás el apetito! Y, ¡por todos los santos, que todo el mundo se siente antes de que este niño me obligue a sacar la vara al final!

Brian casi se sentía parte de la familia Brubaker. Era fácil ver que Jeff era el detonante del buen humor, el que los estimulaba y generaba bromas y alegría. Era fácil sentirse a gusto allí; Brian se sentía como un pez en el agua… hasta que se sentó frente a Theresa y se vio obligado a considerar su transformación.

– Siéntate donde siempre -invitó Willard a Brian, sacando una silla mientras todos se instalaban para la cena.

Durante la media hora siguiente, mientras comían los rollitos de col con puré de patata y perejil, Brian observó disimuladamente los senos de Theresa con toda la frecuencia que le fue posible. Y lo mismo hizo durante la siguiente hora, mientras comían tarta y bebían té con hielo, intercambiando información sobre los acontecimientos más sobresalientes que les habían sucedido. En una ocasión, Theresa levantó la vista de forma inesperada y le cogió mirando su pecho. Sus miradas se encontraron y se desviaron rápidamente.

«¿Cómo?», se preguntaba Brian. «¿Y cuándo? ¿Y por qué no me lo dijo? ¿Lo sabría Jeff? Y, de ser así, ¿por qué no me lo advirtió?»

Hacía mucho calor en la cocina y Margaret sugirió que salieran al pequeño patio que estaba situado entre la casa y el garaje. Al momento todos se pusieron de pie y salieron al patio, donde estaban las hamacas.

Mientras conversaban, Theresa no dejaba de percibir la mirada de Brian. Había vuelto a ponerse las gafas, incluso a pesar de que el sol ya se había ocultado detrás del tejado. Y cuando le miraba sonriendo, aunque los labios de Brian le devolvían la sonrisa, le daba la sensación de que la misma no inundaba de alegría sus ojos, ocultos tras los cristales.

– ¡Ah! -exclamó Amy de repente-. Ha llamado «Ojos de Goma» y dijo que la llamaras en cuanto llegases.

Jeff apuntó con un dedo acusador a su hermana.

– Mira, mocosa, si no das por concluido el asunto de «Ojos de Goma», le diré a mamá que saque la vara, pero para usarla contigo.

– Oh, Jeff, ha sido sin querer. De verdad. Ella no me disgusta. Las pasadas Navidades llegó a caerme bien. Pero la he llamado así desde que tengo memoria, ¿lo comprendes?

– Bueno, algún día se te escapará cuando esté a tu lado, ¿y entonces qué harás?

– Disculparme y explicarle que cuando estaba aprendiendo a pintarme procuraba hacerlo exactamente igual que ella.

Jeff simuló lanzarle un puñetazo a la barbilla, y luego se apresuró a entrar a la casa para hacer la llamada. Regresó a los pocos minutos.

– Voy a acercarme a traer a Patricia -anunció-. ¿Se viene alguien conmigo?

Theresa guardó silencio, recordando el encuentro apasionado al que habían asistido Brian y ella la última vez. Por otro lado, no quería quedarse si Brian decidía ir. Él parecía estar esperando su respuesta, así que tuvo que elegir.

– Yo me quedo con mamá y con Amy a recoger la cena.

– Yo te llevaré, Jeff -ofreció Brian, levantándose y siguiendo los pasos de Jeff hacia la furgoneta.

Theresa le observó alejarse. Por detrás llevaba el pelo demasiado corto. La visión de su cuerpo esbelto y musculoso y la cadencia que tenía al andar le produjo a Theresa una sensación de ansiedad en el estómago.

«Está enfadado. Debería habérselo dicho» pensó pero luego rectificó:

«No, no tenías ninguna obligación de confiárselo. Era tu propia decisión».

En la furgoneta, los dos hombres recorrieron la calle, en la que las sombras del crepúsculo se alargaban sobre el verde césped. Brian conducía sin prisa, deliberadamente, preguntándose cómo sacar el tema decidiendo al final no andarse con rodeos.

– Jeff, ¿por qué no me lo dijiste?

Jeff esbozó una sonrisa.

– Tiene un aspecto magnífico, ¿eh?

– ¡Demonios, claro que lo tiene! Pero, cuando la vi con… sin… ¡oh, maldita sea, han desaparecido!

– Sí. Siempre supe que había una belleza oculta en mi hermanita.

– Deja de disimular, Jeff. Lo sabías, ¿verdad?

– Sí, lo sabía.

– ¿Te escribió y te pidió que no me lo dijeras?

– No, lo hizo Amy. Pensó que debería saberlo para poder prevenirte si creía que era lo mejor.

– Bien, ¿y por qué diablos no lo hiciste?

– Porque pensé que no era asunto mío. Vuestra relación no tiene nada que ver conmigo, aparte del hecho de que tengo la suerte de ser su hermano. Si Theresa hubiera deseado que lo supieras, te lo habría contado ella misma.

– Pero… ¿cómo?

– Cirugía reductora de pechos.

– ¿Qué? -exclamó perplejo-. No sabía que existiera tal cosa.

– Para ser sinceros, yo tampoco, pero Amy me lo explicó en su carta. Se operó hace tres semanas, justo después de comenzar sus vacaciones. Oye, Brian… ella es… bueno, no quiero verla sufrir.

– ¿Sufrir? ¿Crees que yo le haría daño?

– Bueno, no lo sé. Tú pareces… bueno, como decepcionado. No sé ni estoy preguntando lo que sucedió entre vosotros, pero actúa con calma con ella, ¿de acuerdo? Si piensas que debería haber confiado en ti, ten en cuenta que es una persona muy tímida. Para alguien como ella, tiene que haber sido muy duro decidirse a operarse, y escribir a un hombre para discutir el asunto lo habría sido mucho más… te repito que no me importa saber a lo que habéis llegado.

– De acuerdo, lo recordaré. Yo no seré brusco con ella. Supongo que me quedé petrificado al verla, pero fue como un jarro de agua fría.

– Sí, lo comprendo.

Permanecieron en silencio durante algunos minutos y, cuando estaba aproximándose a la casa de Patricia, Jeff se volvió hacia Brian y le dijo con voz preocupada:

– ¿Puedo hacerte una pregunta, Bry?

– Sí, dispara.

– Exactamente, ¿qué piensas respecto a Theresa?

Brian aparcó frente a la casa de Patricia, se quitó las gafas y se volvió hacia su amigo.

– La amo -contestó a quemarropa.

– ¡Caramba! -exclamó Jeff sonriendo.

Luego abrió la puerta y salió como una bala hacia la puerta de la casa. Pero Patricia debía haber visto la furgoneta, porque abrió la puerta de golpe y salió a su encuentro. En el centro del jardín Jeff envolvió a la joven entre sus brazos. Patricia entrelazó los brazos alrededor de su cuello y se besaron, abrazándose con fuerza. Brian, que observó toda la escena, pensó que esa era precisamente la forma en que había planeado saludar a Theresa.

Los padres de Patricia salieron para saludar a Jeff.

– ¡Hola, Jeff! Bienvenido a casa. ¿Vas a quedarte esta vez?

– ¡Por supuesto que sí! ¡Y voy a secuestrar a vuestra hija!

– Creo que a ella no le importaría demasiado -replicó la señora Gluek.

Patricia subió a la furgoneta y le dio un beso en la mejilla a Brian.

– Hola, Brian. Hacía ya tiempo que no nos veíamos.

Jeff estaba justo detrás de Patricia.

– Ven aquí, mujer, y pon tu culito donde tiene que estar, en mi regazo.

La furgoneta delante sólo tenía dos asientos. Jeff arrastró sobre su regazo a Patricia, que se rió alegremente, besándole cuando la furgoneta comenzó a rodar.

La cena ya había sido recogida cuando aparcaron frente a la casa de los Brubaker por segunda vez. Los tres fueron al patio, donde Margaret, Willard y Amy estaban esperándoles. Cuando Theresa salió de la cocina, Brian estaba esperándola.

A Theresa le dio un vuelco el corazón, y la agitación comenzó en su interior. Brian extendió una mano hacia ella, que le ofreció la suya, sintiendo un gran alivio, pues al fin él estaba tocándola.

– Ven aquí, quiero hablar contigo. ¿Crees que a tus padres les importaría que diéramos una vuelta?

– En absoluto.

– Díselo entonces. Quiero estar a solas contigo. ¿Se te ocurre algún sitio?

– Hay un parque a dos manzanas de aquí.

– Estupendo.

Mientras caminaban por la acera, de la mano, no dijeron una sola palabra más.

– Hola, Theresa -gritó una mujer que estaba sentada en la entrada de su casa.

– Hola, señora Anderson -dijo alzando su mano libre en ademán de saludo y explicando seguidamente-: Solía cuidar a los niños de los Anderson cuando tenía la edad de Amy.

Brian no podía parar de pensar en el asunto. Echaba una mirada furtiva a los senos de Theresa siempre que tenía ocasión, preguntándose qué secretos ocultaría su ropa, las cosas por las que habría tenido que pasar, si tendría molestias… Pero, sobre todo, se preguntaba por qué no había confiado en él lo suficiente para contárselo.

Una vez en el parque, Brian se detuvo a la sombra de un roble, volviendo a Theresa hacia él.

Ella levantó la vista hacia sus ojos, pero se topó con las gafas de sol.

– Todavía llevas las gafas puestas.

Sin decir palabra, Brian se las quitó.

– Creo que estás un poco enfadado conmigo, ¿verdad? -dijo con voz algo temblorosa.

– Verdad -reconoció él-, ¿pero no podemos dejar ese asunto para luego?

Brian apretó con sus fuertes manos los hombros de Theresa, atrayéndola hacia sí. A ella le latía alocadamente el corazón. Se pegó a Brian, procurando contestar de este modo a su pregunta.

«¿Era esa la mujer que recordaba?»

Brian abrió levemente los labios antes de besarla. Los de Theresa aguardaban expectantes. Entonces, cuando sus bocas se fundieron, Theresa se vio embargada por una sobrecogedora sensación de alivio. Lo que ya habían encontrado el uno en el otro dos veces con anterioridad, seguía estando allí, tan atrayente como siempre y aumentando por el tiempo de la separación.

La boca de Brian poseía la calidez de junio. Además, a Theresa siempre le parecía que Brian sabía a verano, a todas las cosas que amaba… a flores, música, tierra mojada… Theresa recordó el aroma de algo que se ponía en la cabeza, pero Brian se había pasado nueve horas metido en la furgoneta, y ahora su ropa arrugada por el viaje despedía un olor que desconocía… el olor de Brian Scanlon, masculino, atrayente, intenso, un poco agrio, pero todo virilidad.

El beso fue tan ardiente como algunas de las canciones de rock que le había oído cantar, una vertiginosa sucesión de caricias, apretones y movimientos de cabeza que le produjo escalofríos. Theresa puso en el beso todos sus sentimientos, igualando la pasión de Brian. Ella apreció vagamente una diferencia en la sensación de sus senos aplastados contra el pecho de Brian… su pequeñez, la nueva tirantez de los mismos, la capacidad de abrazarla más plenamente…

– Theresa… -le dijo al oído-, tenía que hacer esto primero…

– ¿Primero?

– Me da la sensación de que tenemos que hablar de algo, ¿no crees?

– Sí -contestó bajando la vista, comenzando a ruborizarse.

– Vamos.

Cogiéndola de la mano, se dirigió hacia una zona cercana donde había unos columpios solitarios, los mismos que durante el día hacían las delicias de los escandalosos niños del barrio. Un tobogán proyectaba su sombra en la hierba. En el cielo surgían las primeras estrellas. Brian soltó la mano de Theresa y se sentó en un banco; ella se puso a su lado.

– Entonces… -comenzó Brian, dejando escapar un suspiro y apoyando los codos sobre los muslos-. Ha habido algunos cambios.

– Sí.

Brian se quedó callado durante algunos momentos, soltando a continuación una exclamación de impaciencia.

– ¡Demonios! -estalló por fin-. No sé qué decir, por dónde comenzar…

– Yo tampoco.

– ¿Por qué no me lo dijiste?

Ella se encogió de hombros de un modo muy infantil para ser una mujer de veintiséis años.

– Me daba miedo. Y… yo no sabía qué… bueno, nosotros no…

– ¿Estás intentando decirme que no sabías cuáles eran mis intenciones?

– Sí, supongo que sí.

– ¿Después de lo que compartimos en Fargo, de nuestras cartas, y dudaste de mis intenciones?

– No, no dudé. Sencillamente pensé que no llevábamos juntos el tiempo suficiente para poder considerar seria nuestra relación.

«Ni siquiera estaba segura de que vendrías…», añadió para sí.

– Para mí, Theresa, no cuenta la cantidad de tiempo, sino su intensidad, y nuestro fin de semana en Fargo para mí fue muy intenso. Creía que a ti te había pasado lo mismo…

– Y así es, pero… pero, Brian, sólo hemos… bueno, ya sabes lo que quiero decir. Entre nosotros no hay ningún compromiso, tú…

Theresa no acabó la frase. Era la conversación más difícil que había tenido en su vida.

De repente Brian se puso de pie, dio unos cuantos pasos y se volvió hacia ella.

– ¿No confiabas en mí lo suficiente para decírmelo, Theresa?

– Quería hacerlo, pero me daba miedo.

– ¿Por qué?

– No lo sé.

– ¿Quizás pensaste que era un maniaco sexual que sólo iba detrás de tus senos enormes? ¿Es eso? ¿Pensaste que si me decías que ya no los tenías dejarías de interesarme?

Theresa estaba horrorizada. Nunca se le había ocurrido la idea de que él pudiera considerar semejante posibilidad. Las lágrimas inundaron sus ojos.

– No, Brian, yo nunca he pensado esas cosas, ¡nunca!

– Entonces, ¿por qué diablos no has confiado en mí? ¿Por qué no me dijiste lo que planeabas hacer, dándome tiempo para hacerme a la idea? ¡Por todos los demonios! ¿Sabes la sorpresa que me llevé cuando te vi?

– Sabía que te sorprenderías, pero pensé que sería una sorpresa agradable para ti.

– Lo sé, lo fue… Pero, santo cielo, Theresa, ¿sabes cómo han sido los últimos seis meses de mi vida? ¿Sabes cuántas noches me he quedado despierto en la cama pensando en tu… problema, pensando la manera de liberarte de tus inhibiciones, diciéndome que debía ser el amante más paciente del mundo cuando hiciéramos el amor por primera vez para no causarte ningún temor ni agravar tus complejos? Quizás no hayamos tenido tiempo de compartir muchas cosas, pero hubo algo muy íntimo entre nosotros, nos confiamos nuestros sentimientos más profundos, y pienso que eso me daba derecho a tomar parte en tu decisión, a compartirla. Pero ni siquiera me diste la oportunidad.

– ¡Espera un momento! -exclamó Theresa levantándose de repente-. No tienes ningún derecho a exigirme nada, ningún derecho a…

– ¡Claro que lo tengo!

– ¡Mentira!

Theresa no se había peleado con nadie en su vida y se sorprendió a sí misma.

– ¡Verdad! ¡Te quiero, maldita sea!

– Bonita manera de decírmelo, ¡vociferando como un loco! ¿Cómo iba a saberlo?

– Acababa todas mis cartas diciéndotelo, ¿no es así?

– Bueno, sí… pero eso sólo es un modo típico de acabar una carta.

– ¿Sólo lo tomabas por lo que acabas de decir?

– ¡No!

– Entonces, si sabías que te quería, ¿por qué no confiaste en mí? ¿No te has parado a pensar que hubiera podido ser algo que me habría encantado compartir contigo? ¿Algo que me habría sentido orgulloso de compartir? Pero no me diste la oportunidad, tomando la decisión sin decirme una sola palabra.

– Me duele tu actitud, Brian. Es… es posesiva y demuestra tu desconocimiento de mi problema.

– ¿Mi desconocimiento? ¿Quién tiene la culpa de eso, tú o yo? Si te hubieras tomado la molestia de informarme, ahora no estaría tan desquiciado.

– Lo discutí con gente que no perdió los nervios, como tú ahora. Una psicóloga del colegio, una mujer que se había hecho la operación, y el cirujano que después me operaría. Ellos me dieron el apoyo emocional que necesitaba.

Brian se sentía muy dolido. Ahora que sabía que Theresa había acudido a otras personas antes que a él, insinuando que la habían ayudado más de lo que habría hecho él, se sentía incomprendido. Había sacrificado muchas horas de sueño durante los últimos seis meses pensando en el mejor modo de solucionar los problemas de Theresa. Y ahora, al encontrarse que ya no había nada que resolver, se sentía engañado. ¡Ni siquiera sabía cuánto tiempo debía esperar para hacer el amor con ella! ¡Y, demonios, cómo lo deseaba!

– Brian -dijo ella suave, tristemente-. No quería decir eso. No es que pensara que no apoyarías mi decisión. Pero me parecía… presuntuoso mezclarte en algo tan personal cuando no existía ningún compromiso entre nosotros.

Theresa le tocó el brazo, pero permaneció rígido con el ceño fruncido, así que volvió a sentarse en el banco.

Brian estaba muy enfadado. Y dolido. Y se preguntaba si tenía derecho a estar así. Se volvió hacia el banco, dejándose caer sobre el mismo a cierta distancia de Theresa. Se recostó y se quedó mirando las estrellas, procurando aclarar sus pensamientos, controlar sus sentimientos.

Por su parte, Theresa se sentía desolada. Había soñado tantas veces con el día del encuentro… imaginando que en él sólo habría sitio para la emoción y la alegría de verse otra vez… Y ahora se sentía insegura, sin saber cómo afrontar el enfado de Brian. Tal vez tuviera derecho a estar enfadado; tal vez, no. Ella no era psicóloga. Debería haber consultado el problema con Catherine McDonald, haberle preguntado si debía o no contar sus intenciones a Brian.

En cualquier caso, tenía los ojos llenos de lágrimas y se volvió para enjugárselas sin que la viera Brian.

Pero, de algún modo, él lo percibió y acarició a Theresa su brazo desnudo, atrayéndola a continuación.

– Vamos -dijo con dulzura-. Ven aquí… Perdóname, Theresa. No debería haberte gritado.

– Yo también lo siento.

Theresa sollozó y al instante los brazos de Brian la envolvieron.

– Oye, bonita, ¿me concedes un par de días para acostumbrarme? Demonios, ya ni siquiera sé si puedo mirarlos o no. Si los miro, me siento culpable. Si no lo hago, me siento más culpable aún. Y tu familia, todos evitando el tema como si nunca hubieras tenido otra figura. En todo caso, creo que puse más ilusiones de las que debía en esta noche, en lo que iba a ser verte otra vez.

– Yo también. Desde luego, no pensaba que discutiéramos de este modo.

– Entonces, no discutamos nunca más. Regresemos a ver si hay alguien tan agotado como yo. Llevo veinticuatro horas casi sin pegar ojo. Anoche estaba demasiado excitado para poder dormir.

– ¿Tú también? -preguntó, dirigiéndole una sonrisa temblorosa.

Brian le devolvió la sonrisa, le acarició una mejilla y la besó de modo fugaz.

Sólo tenía la intención de darle ese breve beso pero al final no pudo resistir la tentación de llevarse consigo un recuerdo más intenso. Lenta, deliberadamente, volvió a deslizar los labios hacia la boca de Theresa, hundiendo la lengua en los cálidos lugares secretos que tan gustosamente se le abrían. El cuerpo de Brian cobró vida; le temblaron los hombros y sintió un escalofrío en el estómago. ¡Las cosas que deseaba hacer a Theresa! Quería sentir con ella al unísono, fundir sus pasiones. ¿Cuánto tiempo tendría que esperar? El beso se prolongó, produciendo a ambos una sensación de vértigo.

La forma en que Theresa estaba recostada sobre el banco perfilaba sus senos a la luz de la luna. Nunca la había visto tan encantadoramente atractiva, y sintió una intensa necesidad de tocarla. No necesitaba tocarle los senos, sobre los que se sentía tan inseguro… su vientre tenía un aspecto lo suficientemente bueno, y sus pantalones blancos, muy ceñidos, hacían de sus muslos algo muy tentador. Le entraron ganas de deslizar la mano por su costado, explorar el cálido y anhelado rincón que había entre sus piernas… Pero una cosa podría conducir a otra, y no sabía si ella se encontraba bien, si tenía puntos todavía, cicatrices, ni dónde, ni cuántas…

Y, siempre que comenzaba algo, le gustaba llegar hasta el final.

Pero en último extremo consiguió contentarse con el beso. Cuando concluyó el mismo, Brian se apartó de Theresa con mala cara, arrastrándola con él a través del parque sombrío, rumbo a la casa donde podrían mezclarse con la gente y no tendrían que afrontar la asignatura pendiente… al menos por un tiempo.

Capítulo 14

Los otros estaban dentro tomando una segunda ración de tarta cuando regresaron. Iban a entrar en la cocina, cuando Brian puso una mano sobre el hombro de Theresa.

– Espera un momento, había muchas cosas que quería decirte esta noche, pero…

– Lo sé.

– Y que no te las haya dicho no quiere decir que siga enfadado, ¿de acuerdo?

Theresa estaba observando el pecho de Brian, que estaba de cara a ella y a la luna. Los botones de su camisa brillaban, mientras el rostro de ella permanecía entre sombras. Brian le acarició la barbilla, haciendo que levantara la cabeza.

– ¿De acuerdo? -repitió.

– De acuerdo.

– Y probablemente no te veré durante algún tiempo después de esta noche, porque Jeff y yo tenemos un montón de cosas que hacer. Debo encontrar un apartamento y comprar algunos muebles, y queremos comenzar a trabajar en el grupo de inmediato. Tenemos que buscar un batería y un bajista, y quizás alguien que toque teclados. En todo caso, voy a estar muy ocupado estos primeros días. Quería que lo supieras; eso es todo.

– Gracias por decírmelo.

Pero en el fondo de su corazón, Theresa sintió una gran desolación. Ahora que había vuelto y quería estar con él todo el tiempo… En sus cartas, Brian había sugerido que podría acompañarle a elegir los muebles, pero ahora parecía haberla excluido de la tarea. Ella podía comprender que tuviera muchas cosas que hacer, que ella no pudiera intervenir en el asunto de seleccionar a los nuevos músicos, pero se había imaginado que reservarían algún tiempo de cada día para estar juntos, solos… Aun así, esbozó una sonrisa, procurando disimular su decepción.

– Te llamaré en cuanto haya aterrizado.

– Muy bien.

Theresa hizo ademán de entrar pero Brian la detuvo por segunda vez.

– Un momento. No voy a dejarte escapar sin que me des otro beso.

Cuando los labios de Brian cayeron sobre los suyos, sintió repentinamente deseos de acariciar la piel desnuda de su pecho. Con movimientos vacilantes, deslizó la mano hasta encontrarla, y entonces acarició su piel, cálida entre el sedoso vello, antes de continuar ascendiendo por el cuello. El martilleo del pulso de Brian en el cuello la sorprendió. Suave, muy suavemente, le acarició. Brian profirió un sonido ronco, gutural, y la besó en los labios más apasionadamente.

Theresa se sentía embargada por una nueva sensación. Nunca, en toda su vida, había provocado el estímulo sexual de un hombre. En cambio, siempre había estado ocupada parando los pies a los caraduras que iban a por lo de siempre. Ahora, por vez primera, ella tocaba… sólo una caricia vacilante, pero la respuesta que generó en Brian fue a la vez sorprendente y reveladora. Lo único que había hecho era acariciarle el pecho y el cuello, y él había reaccionado como si hubiera ido mucho más lejos. El beso se transformó completamente; de repente se hizo sensual, apasionado, dejando de ser un sencillo beso de buenas noches.

Era asombroso pensar que ella, Theresa Brubaker, tímida y retraída, amante inexperta, podía provocar una reacción tan inmediata y apasionada con sólo la más breve de las caricias. Especialmente cuando consideraba que él era un hombre que había reconocido abiertamente haberse relacionado con muchas chicas. Debía haber conocido a muchas mujeres expertas, mucho más expertas que ella. Aun así, sus caricias inexpertas le estremecieron, y este hecho estremeció a su vez a Theresa.

Dándose cuenta del poder que poseía para estimular a Brian, sintió de repente una gran impaciencia por experimentarlo más profundamente. Pero no tuvo ocasión, pues nada más crecer la excitación de Brian, él mismo la controló, levantando la cabeza para respirar profundamente el aire húmedo de la noche y separándola con suavidad.

– Mujer, ¿no te das cuenta de lo que me estás haciendo?

– ¿Yo? -preguntó sorprendida.

– Tú.

– Yo no se nada de estas cosas; apenas he practicado.

– Pues remediaremos el problema en cuanto llegue el momento oportuno. Pero, si te perfeccionas con la práctica, no sé si seré capaz de aguantarlo.

Las palabras de Brian hicieron sonreír a Theresa, que se ruborizó de placer.

– ¿No sabías que no está bien comenzar cosas como ésta cuando no se tiene la intención de llegar hasta el final? -le preguntó Brian con voz ronca y burlona.

– Yo no he empezado esto. Has sido tú. Iba a entrar en casa cuando me detuviste.

Sonriendo, Theresa se volvió una vez más hacia la puerta.

– No tan rápido -dijo Brian, deteniéndola también una vez más-. Ahora mismo no puedo entrar.

– ¿Qué? -exclamó Theresa volviéndose hacia él.

– Necesito un par de minutos.

– ¡Oh!

De repente Theresa comprendió y le dio la espalda a Brian, apretándose con las manos las acaloradas mejillas. Brian soltó una carcajada y le dio un beso en el cuello. Luego le cogió una mano.

– Anda, vamos a dar una vueltecita por el jardín. Eso debería tranquilizarme. Tú puedes hablar del colegio y yo hablaré de las Fuerzas Aéreas. Son dos temas seguros…

La franqueza con que Brian trataba los temas sexuales asombraba a Theresa, que se preguntaba si alguna vez sería tan abierta como él en dichos temas. Sentía una gran sensualidad en su interior… Estaba tan excitada como él. ¡Gracias al cielo, en las mujeres no se notaba!

Entraron a la cocina cinco minutos después y cogieron dos sillas para reunirse con los demás. Margaret les cortó un par de trozos de tarta y la conversación continuó. Cuando eran las diez y media, Jeff se levantó de la mesa.

– Bueno, tengo que irme ya a buscar a Patricia.

– ¿Quieres llevarte la furgoneta?

– Gracias, me encantaría.

Brian le lanzó las llaves.

– Mejor será que saquemos las maletas primero -sugirió Brian-. Quiero acostarme ya y necesitaré algunas cosas.

Mientras descargaban el equipaje, Theresa se escabulló a la parte baja de la casa para preparar la cama de Brian. Experimentó una maravillosa sensación de dejadez recordando las intimidades que había compartido con él en aquel sofá-cama. De algún modo, se dio cuenta de que lo mejor sería no encontrarse con él allí, con la cama abierta entre ellos, lista para utilizarse. Así que salió dejando la luz encendida y en la cocina dio las buenas noches a Brian y a su familia, antes de que cada uno se retirara a su respectiva habitación.

Por la mañana, cuando se levantó, Theresa se desilusionó al ver que Brian y Jeff ya se habían marchado. Eran casi las nueve, así que debían haber madrugado. El día que había por delante le produjo una sensación de vacío que no se esperaba. Muchas veces se había parado a pensar cómo la ausencia de una sola persona podía dejar un hueco tan enorme. Pero era cierto: saber que Brian estaba en la ciudad hacía que estar lejos de él la entristeciera más. Le daba la sensación de que Brian nunca estaba ausente de sus pensamientos más de una hora antes de que su imagen apareciera de nuevo en su mente, hablando, gesticulando, compartiendo íntimas caricias, y enfadado también.

Era la primera vez que le había visto enfadado y, como la mayoría de los amantes, Theresa encontró estimulante el aspecto que tenía en dicho estado. Conocer aquella nueva faceta fue casi un alivio para ella. Todo el mundo tiene sus malos momentos y, tal y como eran sus sentimientos por Brian, encontraba imperativo conocer sus cualidades y sus defectos, y cuanto antes mejor. Se había enamorado locamente de aquel hombre. Si él le pidiera que se comprometiese a cualquier cosa en aquel instante, lo haría sin vacilar.

Pero pasó el primer día, y un segundo, y un tercero, y seguía sin verle. Jeff les informó de que había encontrado un apartamento de un dormitorio en el cercano barrio de Bloomington. Estaba desocupado, así que Brian se instaló de inmediato. Los dos hombres, sin perder ningún tiempo, habían ido a una tienda de muebles para comprar lo único que era esencial: una cama. Una cama de agua, dijo Jeff. La noticia hizo que Theresa lanzase una breve y aguda mirada a su hermano, pero éste continuó su relato, diciéndoles que habían transportado la cama en la furgoneta. Luego habían pedido una manguera prestada al conserje. No habían dispuesto de tiempo suficiente para que el calentador pusiera el agua a una temperatura agradable, así que Brian había acabado durmiendo con su juego de cama nuevo sobre el suelo enmoquetado de la sala.

Theresa le imaginó allí, solo, mientras estaba sola en su cama, preguntándose si él la recordaría con la misma intensidad. Junio tocaba a su fin; las noches eran cálidas y sofocantes y producían a Theresa un molesto insomnio. Le daba la impresión de que nunca volvería a dormir una noche de un tirón. Se despertaba varias veces y se pasaba horas y horas mirando la calle y las estrellas, pensando en Brian, preguntándose cuándo le vería otra vez.

Él telefoneó al cuarto día. Theresa supo quién era al escuchar las palabras de Amy.

– ¿Diga…? ¡Oh, hola…! Ya sé que has encontrado un apartamento… Debe tener un aspecto un poco desangelado sin ningún mueble… ¿Que tiene piscina…? ¿En serio…? ¿Puedo llevar a una amiga…? Seguro que puede… Sí, está aquí a mi lado, espera un momento.

Amy tendió el teléfono a Theresa, que había estado escuchando y esperando llena de impaciencia.

La sonrisa de Theresa empequeñecía al sol de junio. El nerviosismo le hizo respirar entrecortadamente y hablar en un tono más agudo de lo normal.

– ¿Hola?

– Hola, bonita.

– ¿Quién es? -preguntó ella en son de broma.

La risa de Brian resonó en el receptor y Theresa sonrió de oreja a oreja.

– Es tu guitarrista, pecosa burlona. Acaban de instalarme el teléfono y quería estrenarlo, aprovechando de paso para darte el número.

Theresa se sintió decepcionada, pues tenía la esperanza de que llamase para salir con ella.

– Un momento -respondió-. Voy a por papel y lápiz.

– Es el 555 87 32 -dictó.

Theresa lo anotó, doblando repetidas veces el papel a continuación.

– El apartamento está bastante bien, pero todavía está un poco vacío. Aunque he comprado una cama.

Si Brian hubiese proseguido hablando, Theresa quizás no se habría sentido tan aturdida. Pero él no lo hizo, dejando que el silencio se filtrara en la piel de Theresa sugestivamente, provocando pequeñas explosiones de excitación al dejar que evocara la imagen de su cama con él dentro. Theresa echó una mirada a Amy, que estaba junto a ella, y esperó que no hubiera escuchado las palabras de Brian.

– ¡Oh, eso está muy bien!

– Sí, muy bien, excepto porque es un poco fría la primera noche.

– ¡Oh… eso está muy mal!

– Esa noche dormí en el suelo, pero ahora el agua ya está calentita.

Como una idiota, continuó contestando naderías.

– Qué bien.

– ¡Pero que muy bien! ¿Has probado alguna vez una cama de agua?

– No -replicó con voz apenas perceptible, y se aclaró la garganta para repetir más fuerte-: No.

– Te dejaré probarla alguna vez para que veas lo que se siente.

Theresa estaba tan colorada que Amy la miraba con perplejidad. La mayor de las hermanas tapó con la mano el micrófono del aparato, hizo un gesto de desesperación a la pequeña y dijo que voz siseante:

– ¿No tienes nada que hacer?

Amy se marchó, lanzando a Theresa una última mirada inquisitiva.

– También hay piscina.

– Oh, me encanta nadar.

Era uno de los pocos deportes de los que no se había privado.

– ¿Puedes nadar?

– ¿Que si puedo nadar? -replicó algo perpleja.

– Sí, quiero decir que si… ya te lo permiten los médicos.

– Oh, sí, ya puedo hacer de todo. Lo peor fue el primer mes después de la operación.

A continuación siguió un extraño silencio, y Theresa se preguntó a qué se debería.

– ¿Por qué no me lo dijiste la otra noche?

Theresa ya tenía aclarada la duda. ¡Brian había estado esperando que le diera el visto bueno para seguir adelante! La idea le causó cierta inquietud, pero ansiaba profundizar su relación con él, a pesar de que sabía sin lugar a dudas que habría pocos días de total inocencia una vez hubieran comenzado a verse con regularidad. Su clásico sentido de la propiedad la ponía de por sí en una situación vulnerable, una en la que muy pronto se vería forzada a tomar algunas decisiones muy críticas.

– Yo… no se me ocurrió pensar en eso.

– A mí, sí.

Ahora fue cuando Theresa cayó en la cuenta… la delicadeza con que Brian la había abrazado, como si fuera de frágil cristal… ni en los momentos más ardientes la había oprimido con fuerza, como en otras ocasiones.

El silencio reinó durante un rato. Brian lo rompió, hablando con voz más profunda de lo usual.

– Theresa, me gustaría que pasáramos juntos el próximo sábado… aquí. Trae un bañador y yo me encargaré de comprar algo de comer. Nadaremos, tomaremos el sol y hablaremos, ¿de acuerdo?

– Sí.

– ¿A qué hora paso a buscarte?

Le había echado tanto de menos… solo podía darle una respuesta.

– Pronto.

– ¿A las diez?

«No, a las seis de la mañana», pensó ella, pero respondió:

– Muy bien. Estaré preparada.

– Entonces, el sábado nos veremos. Y… ¿bonita?

– ¿Sí?

– Te echo de menos.

– Yo también.

Era viernes. Theresa no había podido dormir bien, considerando las posibilidades que se abrían ante ella con respecto a Brian. Pensaba no sólo en la tensión sexual existente entre ellos, sino también en las responsabilidades que la misma acarreaba. Nunca se le había ocurrido la idea de tener una relación sexual plena fuera del marco del matrimonio, pero la breve experiencia en Fargo la había prevenido de que, cuando los cuerpos están excitados, las actitudes morales tienden a disolverse y olvidarse ante la plenitud del momento.

«¿Le dejaría? ¿Me lo permitiría a mí misma?» La respuesta a ambas preguntas, descubrió, era un rotundo sí.

Por la mañana fue a una droguería para comprar una crema bronceadora, sabiendo que tendría problemas si no protegía su piel pecosa y delicada en la cual sentía una sensación hormigueante con sólo oír la palabra «sol». Escogió una cuya etiqueta decía que tenía un alto índice de protección y luego se acercó a un mostrador lleno de gafas de sol. Pasó un rato agradable probándose todas las gafas por lo menos dos veces, antes de decidirse por un par bastante elegante y moderno, cuyos cristales cambiaban de color con la luz. El llevar ocultos los ojos le daba a los labios un aspecto más atrayente y vulnerable.

Vagó entre los mostradores cogiendo las cosas que necesitaba: desodorante, suavizante capilar… De repente se quedó paralizada ante una estantería llena de diferentes productos anticonceptivos.

En el subconsciente, vio el rostro de Brian como proyectado en una pantalla de cine. Parecía inevitable que se convirtiera en su amante. Entonces, ¿por qué le parecía una infamia considerar la posibilidad de comprar el anticonceptivo por adelantado? De algún modo, enfriaba la cálida temperatura del amor y le hacía sentirse taimada y superficial.

Sin darse cuenta de que lo había hecho, se puso las gafas de sol para ocultarse tras ellas, a pesar de que la etiqueta con el precio colgaba aún de una patilla.

«¡Theresa Brubaker, tienes veintiséis años! Vives en la América del año 2.000, donde la mayoría de las mujeres toman esta decisión antes de los dieciocho años. ¿De qué tienes miedo?», se preguntó a sí misma.

¿Del compromiso? En absoluto. Sólo de la innegable atracción sexual, pues una vez que se hubiera rendido, no habría vuelta atrás. Era una decisión irreversible.

«No seas boba. Tal vez él quiera pasarse todo el día en la piscina y todas tus preocupaciones habrán sido en vano.»

¡Pero eso era muy poco probable! Si la tenía todo el día al sol, parecería un ladrillo que alguien olvidó en el horno. Y ya había insinuado que la llevaría al dormitorio para que probase su cama de agua.

«¡Así que compra algo! Al menos lo tendrás si lo necesitas. Coge uno y lee la etiqueta.»

Pero, antes de hacerlo, Theresa miró el pasillo en ambas direcciones. Hasta las instrucciones de la etiqueta la ruborizaban. ¿Cómo iba a afrontar el hecho de que tendría que usar esas cosas si estaba con un hombre? ¡Se moriría de vergüenza!

Estudió los diferentes productos y finalmente se decidió por uno. Pero, de camino a la caja, cogió un Cosmopolitan y puso dicha revista distraídamente sobre el resto de las compras en el mostrador. Cosmopolitan, pensó, «¡qué apropiado!». Pero otra clase de mujer le habría reprochado no poner los anticonceptivos sobre la revista en vez de al revés.

En su siguiente parada en el centro comercial de Burnsville, decidió que necesitaba un bolso más grande para guardar aquellas cosas, sobre todo los anticonceptivos. Se rió para sus adentros al pensar que fuera precisamente la compra de sus primeros anticonceptivos lo que le había llevado a comprar algo que había deseado toda su vida: un bolso para llevar al hombro. Sus hombros habían soportado más peso del que debían en los años pasados, y Theresa nunca había sentido la necesidad de cargarlos con un peso adicional, a pesar de que a menudo había deseado tener un bolso de esa clase. Pues ahora iba a comprárselo.

Pero la razón principal por la que había entrado en una tienda de ropa era para comprarse un traje de baño, otra de las prendas con las que se había ensanchado su horizonte de posibilidades, pues los que había llevado hasta entonces eran de una sola pieza y retocados para que le sirvieran.

Ahora, comoquiera que sea, se lo probó todo, hasta los bikinis más provocativos. Eligió un modelo de dos piezas muy normal que, sin ser escandaloso, tampoco era una cursilada pasada de moda. Tenía el mismo color que la hierba de su jardín, y parecía de cuero mojado y reluciente cuando la luz se reflejaba en él. Aquel tono verde brillante era algo que en épocas pasadas nunca se habría atrevido a contrastar con su cabello, pues había pensado inmediatamente en la vieja historia del semáforo verde y rojo. Pero desde la operación, su confianza había aumentado. Y la entrada de Brian en su vida había centuplicado dicha confianza. Aquel regalo de Brian era algo que pretendía devolverle de algún modo algún día.

A la mañana siguiente, se despertó poco después de las cinco. El sol naciente estaba asomándose por el Este, coloreando el cielo de un tono rojizo. Cerrando los ojos, Theresa sintió que los rayos de sol penetraban en su cuerpo. Se puso boca abajo, saboreando la satisfacción que un simple acto como aquél le proporcionaba. Esbozó una sonrisa perezosa, sintiéndose ligera, flexible. Ya no había nada que le molestara bajo su cuerpo esbelto.

Después de cierto tiempo se puso boca arriba, mirando al techo y al despertador a continuación. ¿Se había roto, o habían pasado solamente cinco minutos desde que se despertó? ¿Se le haría la mañana tan larga hasta que llegara Brian?

Sí se le hizo a pesar de que perdió todo el tiempo que pudo arreglándose casi con el mismo esmero que lo haría una novia el día de su boda.

Se depiló las piernas… hasta arriba del todo por primera vez en su vida. Redondeó las uñas de los pies con una lima y luego se las pintó. Se hizo una manicura completa y cuidadosa, dándose tres capas de pintura en las uñas. Se lavó la cabeza y se peinó con un esmero que era positivamente estúpido, considerando que iba a saltar a la piscina poco después de llegar allí. Pero no se maquilló con menos esmero. Planchó un chándal blanco con una fina raya azul en las mangas y en los laterales de los pantalones. Luego se dio un baño y finalmente, cuando ya sólo faltaba media hora, ordenó su habitación. Luego se quitó su bata de baño y cogió el bikini verde. Se puso la diminuta parte inferior y se miró al espejo. La prenda daba a sus firmes nalgas un aspecto atractivo y tentador, y Theresa no habría cambiado de sitio ni un ápice de carne, incluso aunque hubiera podido.

Cuando se volvió a poner de cara al espejo con el sostén del bikini en la mano, se quedó observando sus senos. Las cicatrices en forma de media luna que había bajo cada uno de ellos habían desaparecido casi por completo, y de las circulares de alrededor de los pezones no quedaba ni rastro. Las que seguían siendo muy visibles eran las que iban verticalmente desde la parte inferior de los senos hasta los pezones. El médico le había dicho que éstas tardarían seis meses por lo menos en desaparecer por completo, pero le había garantizado que lo harían. Además, padecía de picores en ambas. Theresa cogió un bote de crema de cacao y se echó una buena cantidad del bálsamo calmante a lo largo de cada una de las cicatrices. Pero, al terminar, los dedos de la mano permanecieron sobre su seno izquierdo. No eran las cicatrices lo que veía, sino una mujer cambiada. Una mujer cuyos horizontes se habían extendido en infinitas direcciones desde su operación. Una mujer a la que ya no le preocupaban las pecas ni el color de su cabello. Una mujer que consideraba sus senos casi hermosos.

Una sonrisa alegre y orgullosa iluminó su rostro.

«Soy femenina. Soy tan hermosa como me siento. Y hoy me siento absolutamente hermosa.»

Se puso la parte superior del bikini y contempló su aspecto. Parecía increíble lo bien que sentaba. Deslizó las yemas de los dedos por el escote, lleno de pecas. Ya no eran odiosas, sino que le daban un toque simpático a sus atractivos contornos.

Le disgustó tener que ponerse encima el chándal blanco. ¡Oh, gloriosa liberación, qué fantástico era sentirla dentro!

Metió en una bolsa de lona un bote de champú, la crema bronceadora, productos de maquillaje, la crema de cacao, unos vaqueros y un sujetador sin estrenar de color azul claro, con encajes. Ya se habían acabado sus días de sujetadores horribles.

Cuando dieron las diez, Theresa no sólo estaba preparada, sino que también era una mujer satisfecha de sí misma.

La furgoneta apareció en la calzada y Theresa salió a la puerta. Le vio sonreír y levantar un brazo. Luego apagó el motor, bajó y se dirigió hacia ella.

Llevaba las gafas de sol, un bañador blanco ajustado y una camisa azul marino desabrochada, que tenía tres bolsillos de cremallera. Tenía remangada la camisa hasta los codos. Se aproximó a ella y se detuvo a su lado. Miró hacia arriba, pues Theresa estaba dos peldaños por encima de él. Perezosamente, se quitó las gafas, mientras Theresa sentía cada poro de su piel electrizado por la presencia de Brian.

– Hola, bonita.

– Hola, Brian.

A Theresa le habría encantado llamarle algo cariñoso, aunque el modo expresivo en que pronunciaba su nombre era cariñoso en sí mismo.

¿Quién hizo el primer movimiento? Theresa sólo sabía que en un instante estaba dos peldaños por encima de él y en el siguiente envuelta entre sus brazos compartiendo un beso bajo el brillante sol de junio. Ella, la chica tímida e introvertida que tantas veces se había preguntado por qué unas mujeres consideraban normales y sin importancia estas escenas, frecuentes en sus vidas, mientras que otras sólo podían tumbarse en sus camas vacías y soñar con tal éxtasis.

No fue un beso apasionado. Ni siquiera muy íntimo. Pero la levantó del suelo y la lanzó contra el pecho parcialmente desnudo de Brian, al que rodeó el cuello con ambos brazos. Brian alzó los labios, rozando con ellos los de Theresa, y luego bajó la cabeza para cubrir de besos el triángulo pecoso que dejaba expuesto la abertura del chándal.

– Mmm… hueles muy bien.

Brian relajó su abrazo sólo lo suficiente para que Theresa resbalase hacia abajo, pegada contra su cuerpo. Luego, ella alzó la mirada, sonriéndole, contemplando sus atractivos ojos.

– Mmm… tú también.

Brian apoyó las manos sobre sus caderas. Theresa percibió el movimiento con toda claridad, a pesar de que estaban mirándose a los ojos sin moverse, a plena luz del día, de modo que cualquier vecino podría verlos.

– ¿Estás lista?

– Desde las seis de la mañana.

Brian soltó una carcajada, deslizó ambas manos hacia arriba por los costados de Theresa y la volvió hacia la puerta.

– Entonces coge tus cosas y no perdamos un minuto más.

Capítulo 15

Los apartamentos Village Green eran edificios de estuco que formaban una especie de herradura, dentro de la cual había una piscina fabulosa. Los patios y jardines estaban arbolados con viejos olmos cuyas ramas repletas de hojas colgaban inertes en la cálida mañana de verano. Brian aparcó frente a la parte trasera del segundo edificio.

En el interior, el vestíbulo tenía suelo de moqueta y las paredes estaban cubiertas por un discreto y elegante papel pintado. Caminando junto a él, Theresa no pudo evitar observar cómo flexionaba sus pies desnudos a cada paso que daba. Estar con un hombre descalzo tenia algo innegablemente íntimo. Theresa se fijó también en sus piernas. Brian tenía unas piernas musculosas, cubiertas de vello. Él se detuvo ante el número 122, abrió la puerta y se echó hacia atrás.

– Todavía no es gran cosa, pero lo será.

Theresa entró en una sala con suelo de moqueta de color hueso. Justo enfrente de la puerta principal había otra corrediza de cristal, de unos dos metros y medio, que tenía la cortina corrida y permitía contemplar la vista de la piscina y la zona verde que la rodeaba. En el cuarto había una silla de despacho de color marrón, una lámpara de pie junto a ella, y nada más excepto aparatos musicales: guitarras, amplificadores, altavoces enormes que le llegaban a Theresa por el hombro, micrófonos, un magnetofón de varias pistas, un tocadiscos, una radio, cintas y discos.

Formando una L en yuxtaposición a la sala había una pequeña cocina con un mostrador que la separaba del resto del salón. Un corto pasillo conducía probablemente al dormitorio y al cuarto de baño.

Theresa se paró en el centro de la sala. Parecía un lugar muy solitario y vacío, y se puso triste al imaginarse allí a Brian, solo, sin ninguna de las comodidades de un hogar, sin nadie con quien hablar o compartir la música… Pero se volvió y sonrió alegremente.

– Dicen que el hogar está donde está tu corazón.

Brian también sonrió.

– Eso dicen. Aun así, podrás ver por qué te invité a nadar. Creo que es todo lo que puedo ofrecer.

«Oh, yo no diría eso», pensó Theresa impulsivamente. Pero se encogió de hombros y miró a su alrededor una vez más.

– La natación es uno de los pocos deportes que he podido practicar toda mi vida. Me encanta desde que era pequeña. ¿Son tuyos todos estos aparatos?

– Sí.

– ¡Tienes un equipo magnífico!

Brian observaba a Theresa mientras ésta iba mirando cada cosa, sin tocar nada, hasta que vio en el suelo un cuaderno de anillas junto a una vieja guitarra acústica. Se arrodilló, leyó las palabras escritas a mano y alzó la vista.

– ¿Tu cuaderno de canciones?

Brian asintió.

Theresa pasó las páginas lentamente, deteniéndose de vez en cuando para tararear unos cuantos compases.

– Debes haber tardado muchos años en recopilar todas estas canciones.

Las hojas atraían a Theresa simplemente porque contenían su escritura, la cual se había convertido en algo muy familiar para ella durante los seis meses pasados. Las canciones estaban ordenadas alfabéticamente, así que Theresa no pudo evitar la tentación de pegar un salto hasta la «D». Allí estaba: Dulces Recuerdos.

Los dulces recuerdos de Theresa se hicieron presentes. Y a Brian, que estaba cerca, observándola, le sucedió igual. Recordaron las Navidades, el baile inolvidable que compartieron, la conversación y los besos ante el fuego de la chimenea… Pero eran poco más de las diez de una mañana de junio, y Brian había invitado a Theresa a nadar, así que salió de la absorta contemplación de la mujer que estaba arrodillada ante él y preguntó:

– ¿Quieres que te enseñe dónde puedes ponerte el bañador?

– Ya lo llevo puesto. Lo único que tengo que hacer es quitarme esto.

Pellizcó con ambas manos los pantalones del chándal y le sonrió a Brian.

– Bueno, pues podemos bajar a la piscina cuando quieras.

– Sólo un momento. Creo que dejaré las sandalias aquí.

Theresa se sentó en el suelo con una rodilla levantada y comenzó a desabrochar la pequeña hebilla de una de las sandalias. Mientras lo hacía, Brian se acercó a ella. Su proximidad hizo que Theresa se inquietara; las piernas de Brian quedaban a la altura de sus ojos, y sus pies descalzos estaban pegados a su cadera.

– Yo no te habría tomado por una mujer que se pintase las uñas de los pies.

Theresa se quedó inmóvil por un momento, luego dio un tirón y salió la primera sandalia.

– Últimamente estoy probando muchas cosas que hasta ahora no me había atrevido a hacer. ¿Por qué? ¿No te gusta?

De repente, Brian se inclinó y apoyó una rodilla en el suelo, cogió el pie descalzo de Theresa y comenzó a quitarle la sandalia.

– Me encanta. Nunca había nadado con una violinista que tuviera unos pies tan bonitos.

La sandalia cayó al suelo. Asombrada, Theresa observó cómo Brian se llevaba el pie a los labios y besaba la parte inferior del pulgar y a continuación la sensitiva piel del empeine. Theresa abrió los ojos desmesuradamente y comenzó a ruborizarse. Brian sonrió y despreocupadamente retuvo el pie, acariciándolo suavemente.

– Bueno, dijiste que estabas probando muchas cosas nuevas, y pensé que podrías añadir ésta a tu lista.

Esta vez, cuando mordisqueó la sensitiva piel de su empeine, Theresa entreabrió los labios.

Observó a Brian. La garganta se le había secado y se sentía incapaz de moverse. Cuando él levantó su pie, perdió el equilibrio y cayó hacia atrás, apoyando ambos brazos en el suelo. De repente se dio cuenta de que estaba agarrando con mucha fuerza los hilos de la moqueta. Aunque tenía fija la mirada en el rostro de Brian, cada vez era más consciente de la postura del mismo. Estaba sentado frente a ella, con las rodillas levantadas, y Theresa se esforzaba por no mirar hacia abajo. A pesar de no haber mirado, sabía intuitivamente que la parte interior de sus muslos no estaba cubierta de vello, como las rodillas. Los músculos de sus piernas sobresalían, duros como el acero. La camisa desabrochada caía libremente a la altura de la parte superior de los muslos. El tejido elástico de su bañador blanco se moldeaba a sus muslos y delineaba su cuerpo viril.

Tragando saliva, Theresa recogió el pie.

– ¿Por qué no bajamos ya a la piscina? -sugirió con voz agitada.

– Muy bien.

Brian se incorporó y abrió la puerta de cristal. Theresa salió al sol delante de él. Sus sentidos estaban tan plenamente despiertos por su cercanía que apenas podía controlarlos. Qué extraño salir al calor de junio sintiendo escalofríos y con la carne de gallina…

Como era tan temprano, no había nadie en la piscina. Las sombrillas de rayas blancas y amarillas estaban cerradas todavía, y las sillas y hamacas plegadas esmeradamente bajo las mesas, el rectángulo de hormigón estaba rodeado por una amplia zona de hierba espesa y, cuando Theresa la cruzó, el frío césped le hizo cosquillas en los pies.

El agua estaba increíblemente clara y reflejaba los rayos del sol lanzando destellos brillantes. Brian se agachó y metió un pie en el agua.

– Está estupenda. ¿Entramos ya para eliminar las grasas del desayuno?

– Yo estaba demasiado nerviosa para desayunar.

Al darse cuenta de lo que había dicho, se mordió los labios y, cómo no, se puso roja como un tomate. Una mirada fugaz le bastó para ver que Brian estaba mirándola con expresión entre comprensiva y complacida.

– ¿De verdad? -dijo.

– Creo que nunca seré una mujer fatal. Supongo que no debería haber confesado eso.

– Una mujer fatal ocultaría sus sentimientos para mantener al hombre en vilo. Una de las primeras cosas que me gustó de ti fue que tú no lo hacías. Yo puedo leer tus sentimientos con la misma facilidad con que acabas de leer la letra de Dulces Recuerdos. Es esto lo que estabas leyendo, ¿verdad?

– Sí.

– Me pregunto cuántas veces la habré tocado durante los últimos seis meses.

Brian estaba tan cerca, que a Theresa le dio la impresión de que sólo podía sentir el vello castaño de sus brazos mezclándose con el suyo rojizo, mucho más escaso y sedoso. La expresión de los ojos de Brian era una combinación de sinceridad y deseos controlados. Sobre el frío suelo de baldosas, Brian levantó un pie unos centímetros y lo deslizó sobre uno de los de Theresa, provocando mil sensaciones en su interior. Ella se preguntó qué sentiría haciendo el amor con él si aquel ligero toque provocaba en ella una reacción tan intensa.

– Bueno, no te preocupes. Estamos empatados -observó Brian-. Sea cual sea el equivalente masculino de la mujer fatal, yo no lo soy. Yo no quiero ocultarte ninguno de mis sentimientos. Nunca quise, desde el día que te conocí.

– Brian, vamos a nadar un poco. Estoy muerta de calor… no sé por qué.

– Buena idea. Además, tenemos la piscina para nosotros solos.

Brian se dirigió a un extremo de la piscina y abrió una de las sombrillas. Theresa dejó la bolsa sobre la mesa, se quitó la chaqueta del chándal y la dejó en el respaldo de una silla. De espaldas a Brian se quitó los pantalones y los dejó junto a la chaqueta.

Oyó cómo los botones y cremalleras de la camisa de Brian caían sobre la mesa haciendo un ruido metálico, intuyó que él estaba observándola. Había soñado con aquel momento durante años. Ella, Theresa Brubaker, vestida con un bikini que dejaba a la imaginación sólo lo necesario, estaba a punto de volverse hacia el hombre que amaba. Y no tendría que cruzar los brazos sobre el pecho, ni ocultarse con una toalla…

Se volvió y Brian estaba mirándola, como se había imaginado. Ninguno de los dos se movió durante un buen rato. Brian lucía su ancho y musculoso pecho. Tenía los labios entreabiertos. La mirada de arriba abajo, de abajo arriba, como si estuviera analizando cada detalle de su cuerpo.

– ¡Guau! -exclamó en un suspiro.

Y por increíble que pudiera parecer, incluso ella misma, le creyó. La exclamación de admiración era lo único que precisaba para confirmar que era deseable. Pero también podía imaginarse las condenadas pecas resaltando en sus mejillas acaloradas, así que se volvió para sacar del bolso la crema bronceadura.

– Probablemente cambiarás de opinión en menos de una hora, cuando veas lo que sucede cuando el sol y mi piel se encuentran.

Abrió el bote de crema y se echó una buena cantidad en la palma de la mano.

– ¿Quieres un poco?

– Gracias.

Brian cogió el bote, y los dos se dedicaron a esparcir la crema de dulce aroma por los brazos, las piernas y la cara. Cuando Theresa estaba extendiendo la crema en el escote formado por el bikini, sintió que la mirada de Brian seguía los movimientos de su mano. Levantó la vista. Él también estaba poniéndose crema en el pecho. Bajó la mirada hacia los largos dedos que se deslizaban sobre la firme musculatura, dejando el vello resbaladizo y brillante. Brian cogió otro poco de crema y pasó el bote a Theresa. Los dos se quedaron mirando las manos del otro. Las de Brian recorrieron su duro vientre, deslizándose a lo largo de la banda elástica del bañador; las de ella pasaron sobre delicadas costillas antes de descender hacia sus firmes caderas.

Observando las manos de Brian brillando sobre su piel, Theresa se imaginó lo que sería tenerlas sobre la suya. Se dejó caer en una silla y comenzó a darse crema en las piernas, sintiendo que la mirada de Brian seguía todos sus movimientos al extender la crema en la zona interior de los muslos. Mantenía apartada la mirada, pero por el rabillo del ojo vio cómo se sentaba apoyando un pie en el borde de una hamaca y comenzaba a ponerse crema en la pierna. Se había puesto de lado, así que Theresa disfrutó de una ocasión de observarle sin ser vista.

Su mirada recorrió su espalda musculosa, descendiendo hasta el muslo que tenía levantado y la unión de las piernas, donde aguardaban los secretos. De repente, Theresa pensó que en tiempos victorianos se prohibía a los hombres y a las mujeres estar juntos en las playas. Era algo decididamente sensual observar a un hombre en bañador.

Apartó la vista, preguntándose si debía sentirse culpable por la nueva e inesperada curiosidad que albergaba. Pero no se sentía culpable en absoluto. Tenía veintiséis años… ya era hora de que saciara su curiosidad.

– ¿Me echas crema en la espalda? -preguntó Brian.

– Claro, date la vuelta -contestó alegremente.

Pero cuando estaba sujetando el bote, le temblaba la mano extendida. Brian tenía la espalda suave, y varios lunares. Los hombros anchos y la cintura estrecha. La piel, tersa y saludable. Cuando Theresa curvó los dedos sobre ambos costados, él se estremeció, levantando levemente los brazos para darle acceso. Por un momento, Teresa tuvo la tentación de deslizar las manos alrededor del bañador y apretar la cara contra su pecho, pero se dominó y le echó crema en los duros hombros, en el cuello, y hasta un poco en el pelo. Ya tenía el pelo más largo, lo cual agradó a Theresa. Nunca había sentido demasiada simpatía por los «pelados» militares, pues se imaginaba que si llevara el pelo más largo, se curvaría en mechones rizados. Cuando le acarició el cuello, Brian echó la cabeza hacia atrás y profirió un sonido ronco y gutural. Theresa sintió como si se hubiera encendido un fuego en sus entrañas.

Fue peor, o mejor, cuando Brian se volvió y cogió el bote de sus dedos resbaladizos.

– Ahora es mi turno; date la vuelta -dijo con voz sosegada.

Theresa así lo hizo, apartándose de la ardiente mirada de Brian. Entonces sintió las grandes manos extendiendo la fría loción sobre su piel desnuda. Luego, con la fricción y el contacto, su piel comenzó a calentarse. Las caricias le hacían respirar con dificultad, y le hacían imposible controlar el alocado ritmo de su corazón. Curvó los dedos sobre sus hombros, ascendiendo bajo su cabello, forzándola a echar la cabeza hacia adelante. Luego descendieron lentamente para deslizarse por el borde del bikini, entreteniéndose sobre las caderas. Las manos resbalaban sensualmente sobre su piel, y le provocaban estremecimientos.

Entonces, se acabó el masaje. Theresa oyó cómo cerraba el bote y lo dejaba sobre la mesa de aluminio. Pero no se movió. No podía. Sentía que no iba a volver a moverse en toda su vida, a menos que se apagara el fuego que ardía en sus mejillas. Si esto no sucedía, se quedaría allí y se quemaría hasta convertirse en cenizas.

– El último que entre es un gusano -gritó Brian.

Entonces Theresa se lanzó hacia la piscina corriendo y se tiró al agua al mismo tiempo que él. La impresión fue fortísima. A Theresa le dio la sensación de que la temperatura de su cuerpo había descendido cincuenta grados de repente. Nadó sin parar hasta el otro extremo de la piscina con fuerza y estilo. Cuando llegó a su meta, la temperatura de su cuerpo ya se había estabilizado.

Hicieron juntos ocho largos y, a mitad del noveno, Theresa comenzó a dar palmadas en el agua y declaró:

– Adiós, creo que me voy a ahogar.

Entonces de hundió en el agua y, cuando volvió a sacar la cabeza, Brian estaba allí parado, esperando.

– Mujer, no he acabado contigo todavía. Lo siento, nada de ahogos hasta entonces.

Y sin más ceremonias desapareció, surgiendo en la posición perfecta para coger a Theresa en un simulacro de salvamento, con el brazo izquierdo rodeando el pecho de Theresa y colocado detrás de ella. A continuación la remolcó hasta el borde de la piscina.

Theresa se dejó llevar gustosamente, sintiendo una gran sensualidad, y abandono. El brazo de Brian apretaba uno de sus senos y le producía una sensación maravillosa.

Al llegar al borde, ambos se agarraron con los dos brazos a él y apoyaron las mejillas sobre las muñecas, el uno frente al otro, moviendo los pies perezosamente en la superficie del agua azul.

– Estás derritiéndote -observó Brian sonriendo, y deslizó un dedo bajo el ojo derecho de Theresa.

– ¡Oh, el maquillaje!

Volvió a hundirse y se frotó los ojos antes de volver a salir. Entonces le preguntó a Brian si seguía manchada.

– Sí, pero déjalo. Te pareces a Greta Garbo.

– Eres un nadador estupendo.

– Tú también.

– Como ya te he dicho, es prácticamente el único deporte que me resultaba agradable cuando estaba creciendo. Pero a la larga también lo dejé, cuando iba camino de los veinte, porque tenía miedo de que… bueno, de que desarrollara desproporcionadamente mi musculatura.

Brian estaba observando detenidamente su cara mojada.

– Parece que hay muchas cosas a las que tuviste que renunciar que yo no hubiera sospechado nunca.

– Sí, pero eso ya se acabó. Ahora soy una persona nueva.

– Theresa, no… bueno, ¿estás segura de que puedes hacer ya tanto ejercicio? Has nadado mucho, y me preocupa aunque hayas dicho que ya estás completamente recuperada.

Como para demostrárselo, Theresa se agarró al borde de la piscina y salió de un salto, girando para sentarse frente a él.

– Completamente recuperada, Brian.

Él se sentó a su lado. Theresa se echó hacia atrás el cabello con un movimiento de la cabeza, sintiendo que la mirada de Brian no perdía detalle.

Brian se pasó las manos por el rostro para secarlo un poco, y luego a través de cabello, echándolo hacia atrás. Se quedó mirando el agua con expresión pensativa.

– Theresa, ¿te daría reparo contestarme algunas preguntas sobre la operación?

– Quizás. Pero pregunta de todos modos. Estoy intentando con todas mis fuerzas superar la timidez… Pero, si no te importa, voy a echarme un poco de crema primero. El agua se ha llevado casi toda.

Se levantaron, dejando huellas húmedas sobre el hormigón al dirigirse hacia el extremo opuesto de la piscina. Theresa se secó la cabeza y luego extendió su toalla sobre la hierba, sentándose para echarse crema en la cara una vez más. Cuando acabó, se tumbó boca abajo, pensando que sería mucho más fácil responder a las preguntas de Brian si no le miraba.

Las manos de Brian recorrieron su espalda, extendiendo crema de nuevo mientras preguntaba.

– ¿Cuándo decidiste operarte?

– ¿Te acuerdas cuando te escribí diciéndote que me había caído en el aparcamiento del colegio?

– Sí.

– Pues justo después de eso. Cuando el doctor examinó mi espalda, me dijo que debería preocuparme de resolver mi problema para siempre.

– ¿El de la espalda?

– Los pechos muy grandes producen muchas molestias en la espalda y los hombros que la gente desconoce. Los hombros son especialmente delicados. Pensé que probablemente te habrías fijado en las marcas… todavía se notan un poco.

– ¿Éstas?

Brian acarició uno de sus hombros, y Theresa sintió un escalofrío que recorrió su cuerpo de punta a punta.

– Antes no estaba mirando tus hombros precisamente -prosiguió Brian-, pero ahora veo las marcas. ¿Qué más? Quiero saberlo todo. ¿Fue muy duro para ti? Psicológicamente, quiero decir.

Boca abajo sobre la toalla, con la cara apoyada en el envés de una mano y los ojos cerrados, Theresa le contó todo. Le habló de las discusiones que tuvo con sus padres, de sus miedos e incertidumbres, omitiendo el hecho de que los pezones no habían recuperado aún la sensibilidad. Todavía no se atrevía a compartir dicha intimidad con Brian. Si llegaba un momento en que fuera necesario, se lo contaría, pero entonces no dijo una palabra del tema, al igual que tampoco le mencionó que tal vez no podría amamantar a sus hijos.

Cuando concluyó su relato, Brian seguía sentado a su lado con un brazo apoyado sobre la rodilla alzada.

– Theresa, siento haberme enfadado contigo la noche que llegué -dijo con voz suave y encantadora-. Había muchas cosas que no comprendía entonces…

– Lo sé. Y yo siento no haber escrito por lo menos a Jeff para que pudiera decirte cuáles eran mis planes.

– No, hiciste bien. No tenías ninguna obligación conmigo. Aquella primera noche, cuando salimos a dar un paseo, reconozco que parte de mi problema era que tenía miedo. Pensé que tal vez, ahora que habías dado el gran salto, desearías algo mejor que un pobre músico jovenzuelo, cuyo pasado no es tan puro como tú te mereces.

Theresa levantó la cabeza al oír sus palabras. Apoyándose sobre un brazo, se volvió para mirarle.

– Hace bastante tiempo que dejé de dar importancia a la diferencia de nuestras edades. Tú eres más maduro que la mayoría de los hombres de treinta años que trabajan en el colegio. Quizás por eso fuiste tan… no sé. Comprensivo, supongo. Desde el primer instante, noté que eras diferente a todos los hombres que había conocido, que me veías como una persona y me juzgabas por mis cualidades y defectos interiores.

– ¿Defectos?

Brian se tumbó boca arriba, poniéndose prácticamente debajo del pecho levantado parcialmente de Theresa, y acarició los mechones rizados que cubrían uno de sus oídos.

– Tú no tienes ningún defecto, bonita.

– Oh, claro que los tengo, como todo el mundo.

– ¿Dónde los escondes?

Theresa sonrió, se miró un brazo y contestó.

– Varios miles de ellos estaban ocultos justo debajo de mi piel y están saliendo ahora mismo.

Y en realidad no mentía. Con el sol, sus pecas estaban creciendo tanto que se unían unas con otras.

Brian apoyó la cara sobre la toalla y se llevó un brazo de Theresa a los labios, besando la delicada piel de la parte interior.

– Besos de ángel son tus pecas -dijo, volviendo a besarla-. ¿Has sido besada por ángeles últimamente?

– No todo lo que habría deseado -contestó impulsivamente.

– Entonces, ¿qué te parece si lo remediamos?

Brian se levantó ágilmente, extendiendo la mano para ayudar a Theresa a hacer lo mismo. Recogió la ropa y las toallas y le dio la bolsa a Theresa, la cual le siguió de buena gana sobre la hierba mullida. Brian abrió la puerta de cristal y dejó que ella pasara primero. El interior estaba fresco y sombrío. Theresa oyó a Brian cerrando la puerta y corriendo la cortina. La sala quedó semioscura. Ella pensó de repente que su pelo tendría un aspecto horrible y el maquillaje estaría todo corrido. Oyó a sus espaldas un «click» metálico y luego el zumbido inequívoco de la aguja del tocadiscos deslizándose sobre un disco. Ella estaba revolviendo frenéticamente en el interior de la bolsa buscando el peine, cuando una suave introducción de guitarra llenó lentamente la habitación. Una mano insistente tiró del bolso, apartándolo de los nerviosos dedos de Theresa. Parecía que Brian no aceptaría ninguna demora, ningún reparo, ninguna excusa…

Mi vida es un río,

oscuro y profundo…

A la vez que las emotivas palabras se filtraban en sus oídos, Theresa se vio atrapada por unos dedos fuertes y duros que se cerraron sobre sus hombros. Brian buscó las manos de Theresa, mirándola con ojos penetrantes, y las llevó alrededor de su propio cuello. Movía el cuerpo al ritmo de la música tan levemente, que Theresa apenas percibía el balanceo. Pero una fuerza mágica hizo que su cuerpo respondiera al movimiento casi imperceptible de Brian. Lenta, muy lentamente, la piel de sus cuerpos se fundió. El tejido del bikini rozó el vello del pecho de Brian. Brian deslizó las manos sobre su espalda desnuda, y la apretó suavemente. Haciendo la más leve de las fuerzas, atrajo las caderas de Theresa más cerca, y más cerca, hasta que sus vientres desnudos se tocaron. Luego comenzó a balancearse lentamente, como invitándola a unirse a él.

Theresa al principio respondió con un movimiento vacilante, hasta que sintió el cuerpo de Brian completamente aplastado contra el suyo. El aliento que llegaba a los labios de Theresa era cálido. Primero la besó en la punta de la lengua, luego con los labios. Entonces comenzó a tararear la canción y Theresa sintió la dulce melodía cosquilleando en su boca. Brian levantó la cabeza y ella se sintió abandonada, pero se alegró enseguida cuando comenzó a cantar la frase que llevaba en su corazón desde el día que le había oído cantar la canción con la vieja guitarra de Jeff.

Dulces recuerdos…

Dulces recuerdos…

Cuando acabó la canción, Theresa estaba completamente pegada al cuerpo de Brian, sintiendo cada milímetro de su piel.

En el leve silencio que reinó hasta el comienzo de la siguiente canción, el duro cuerpo de Brian y su dulce voz se combinaron en un mensaje de latente pasión.

– Theresa, te amo tanto… tanto.

Era difícil de asimilar para ella… Sus cuerpos dejaron de moverse, pero parecían fundidos. El aroma a coco de la crema bronceadora evocaba islas tropicales, playas exóticas… los sentidos de Theresa sólo sabían de Brian, de su olor, de su calor y firmeza, pero sobre todo de su tersa piel.

– Brian… mi amor, creo que comencé a enamorarme de ti cuando bajaste de aquel avión y me miraste a los ojos.

Había comenzado otra canción, pero ellos no se enteraron. Sólo oían los latidos de sus corazones, separados tan sólo por dos diminutos triángulos verdes de tejido. El beso se hizo más ardiente, convirtiéndose en un intercambio de susurros y quejidos, en un baile sensual de dos lenguas ansiosas de placer. Las inhibiciones de Theresa se disolvieron, y se puso de puntillas para moldearse mejor al cuerpo de él.

Brian echó la cabeza hacia atrás, sus ojos ardían con el fuego de una pasión contenida demasiado tiempo.

– Bonita, te prometí que cuando volviera no te forzaría a nada. Dije que me lo tomaría con calma y te daría tiempo para…

– Tengo veintiséis años, Brian. Tiempo más que suficiente.

– ¿Hablas en serio? ¿Estás segura?

– Absolutamente segura. Oh, Brian, creía que iba a asustarme y a sentirme insegura cuando llegara este momento, pero no es así. En absoluto. No sé, cuando se ama, se sabe.

Theresa le miró con expresión maravillada, acariciándole los labios con las yemas de los dedos.

– Simplemente se sabe… -concluyó en un suspiro.

– Sí, mi vida, se sabe…

Brian obligó a Theresa a echarse hacia atrás, y prosiguió mirándola apasionadamente.

– Quiero que mires a tu alrededor -dijo, y Theresa se vio girada por unas manos resueltas hasta que su espalda desnuda quedó pegada al musculoso cuerpo de Brian.

Él cruzó los brazos sobre el vientre de Theresa.

– En esta habitación no hay muebles porque quiero que los compremos juntos. Pensaba decírtelo más tarde, pero de repente he cambiado de opinión. Quiero saber algo primero… ¿Te casarás conmigo, Theresa? ¿En cuanto podamos? Y luego podremos llenar este lugar de muebles, música y quizás una pareja de críos… y procurarnos dulces recuerdos durante el resto de…

– ¡Sí!

Theresa se dio la vuelta y lanzó los brazos alrededor del cuello de Brian, interrumpiendo sus palabras con aquella exclamación y un beso.

– ¡Sí, sí, sí! No sé si quería que me lo preguntaras antes o después, pero probablemente es mejor antes, porque seguro que no lo haré muy bien… no tengo experiencia en estas cosas -concluyó con voz insegura.

Brian, después de mirarla con el ceño fruncido, la cogió en brazos y se dirigió hacia el dormitorio.

– Confía en mí. Confía en tu instinto…

Desde la puerta del dormitorio, donde Brian se detuvo, Theresa vio por primera vez su cama de matrimonio. Parecía una cama normal. La colcha tenía un estampado geométrico azul y marrón, y las sábanas eran blancas, de seda.

– No quería preguntártelo hasta que tuviéramos una cama de agua, tanto si te gusta como si no.

– ¿Puedes marearte en ella?

– Espero que no.

– Bueno, de todas formas he traído un bote de biodramina por si acaso…

Capítulo 16

El trayecto hasta la cama en los brazos de Brian fue para Theresa como cruzar un arco iris entre la tierra y el cielo.

De la sala se filtraron las melodías de las canciones de amor, ahora distantes, pero románticas y sugerentes. Brian se movió silenciosamente sobre la moqueta y se sentó en el borde de la cama sin dejar por un momento de mirar a Theresa, la cual aterrizó con las piernas sobre su regazo. Ella sintió que una débil oleada líquida los elevaba por un momento. Con un suave movimiento, Brian la dejó extendida a través de la cama y se recostó a su lado.

Se apoyó sobre un codo, sonriéndole y deslizó la punta del dedo índice sobre su labio inferior. Theresa, por su parte, había dejado de sonreír, y sus ojos muy abiertos revelaban su aprensión.

– ¿Tienes miedo? -preguntó Brian suavemente.

Theresa tragó saliva y asintió.

– Un poco.

– ¿Respecto a algo en particular?

– Mi falta de experiencia, entre otras cosas.

– La experiencia no será ningún problema, te lo aseguro. ¿Cuáles son las otras cosas?

– Yo… yo no… Oh, Brian -dijo, cubriéndose el rostro con ambas manos-. Esto es tan difícil, y sé que estoy colorada como un tomate, y que no hay nada menos favorecedor para una pelirroja que ruborizarse, y yo nunca…

– ¡Theresa! -la interrumpió, apartando las manos de su rostro-. Te amo. ¿Ya lo has olvidado? No hay nada que no puedas decirme. Sea lo que sea, buscaremos la solución entre los dos, ¿de acuerdo? Y, por cierto, las pelirrojas tienen un aspecto encantador cuando se ruborizan. Ahora, ¿te importaría comenzar otra vez?

Theresa tragó saliva y luego soltó la parrafada de un tirón para que no le diera tiempo a cambiar de opinión.

– No quiero quedarme embarazada, así que ayer compré algo, pero las instrucciones dicen que tengo que utilizarlo media hora antes y no sé antes de qué ni cuánto tiempo se tarda porque es la primera vez que lo hago y ¡por favor, suéltame las manos, para que pueda taparme la cara!

Llena de perplejidad, Theresa observó cómo Brian comenzaba a reírse adorablemente y la envolvía entre sus brazos.

– ¿Eso es todo? Oh, dulce Theresa, eres encantadora -dijo acariciando su mejilla y besando su muy colorada nariz-. Yo tuve la misma idea, así que también vine preparado. Eso quiere decir que puedes elegir, bonita: Tú o yo.

Theresa intentó responder «yo», pero la palabra se le atragantó en la garganta y sólo asintió.

– Bueno, ahora es el momento.

Brian se incorporó llevando a Theresa con él. Theresa salió a la sala en busca de su bolsa y luego se metió en el baño.

Cuando regresó, Brian estaba tumbado boca arriba a través de la cama, inmóvil, con los brazos cruzados sobre el pecho, el bañador por única prenda… Mucho antes de que Theresa se acercara a él, extendió la mano en ademán invitador.

– Ven aquí, bonita.

Theresa apoyó una rodilla sobre el borde de la cama y le dio la mano, dejándose arrastrar hasta que cayó en el hueco formado por el brazo y el costado de Brian, sobre su pecho. El agua se agitó bajo ellos y luego se aquietó. Brian tenía la cabeza apoyada sobre el brazo derecho, pero con el otro abrazó a Theresa hasta que quedó extendida sobre su cuerpo musculoso y viril. Theresa bajó la cabeza para rozar sus labios, y el beso comenzó con un encuentro tan ligero como las nubes. Las puntas de las lenguas se tocaron breves, tentativa… prometedoramente. Casi sin darse cuenta, ambos fueron atreviéndose más y más… Las lenguas se buscaron, se acariciaron, se persiguieron, recorrieron los rincones más profundos, devoraron… Los sentidos de Theresa jamás habían estado tan despiertos. Percibía cada caricia, sonido, imagen, olor o sabor; nada le pasaba desapercibido. La postura relajada de Brian daba a su pecho musculoso, el cual se elevaba y descendía, un aspecto que invitaba a acariciarlo.

Theresa primero deslizó una mano sobre su cuello, recordando que dicho gesto le produjo una excitación sorprendente en otra ocasión. Bajo sus dedos, el martilleo de las aceleradas palpitaciones no podía pasar desapercibido. Había vuelto a suceder. Theresa se maravilló de lo fácil que podía estimular a aquel hombre. Bajó la mano hacia la firme elevación del pecho, enredando los dedos entre el áspero y rizado vello, acariciando un pezón diminuto… Luego bajó la cabeza para saborear su cálida piel. El sabor era sensual, masculino… Theresa deslizó la lengua lentamente sobre el delicioso pecho.

Levantó la cabeza. Se sentía como drogada por las sensaciones que brotaban con el ímpetu de la primera vez. De repente quiso conocerlo todo, descubrir todas las texturas, tonalidades y aromas que poseía el cuerpo de Brian.

– Brian -dijo con voz sofocada, mirándole a los ojos-, me siento como un niño saboreando su primer caramelo. Nunca había tenido estas sensaciones. ¡Tengo mucho que aprender!

– No tengas tanta prisa; tenemos setenta años por lo menos.

Una sonrisa cruzó el rostro de Theresa, pero se desvaneció rápidamente, barrida por aquel nuevo y apasionado interés en el cuerpo de Brian, el cual había cerrado los ojos.

Como una niña impaciente, Theresa se incorporó, apoyándose sobre la palma de una mano para disfrutar de una mejor perspectiva de aquel cuerpo que tanto amaba.

– ¡Eres… exquisito! -exclamó maravillada-. Nunca pensé que un hombre pudiera ser exquisito, pero tú lo eres.

Theresa deslizó la mirada hacia su vientre, liso y duro, descendiendo hasta el lugar cubierto por el bañador, donde su excitación se hacía más que evidente. Se preguntó si le molestarían aquellas apreturas.

Levantó la vista hacia sus ojos, descubriendo que él había estado observándola.

– Mi niña amada -dijo esbozando una sonrisa encantadora.

Lentamente deslizó un dedo a lo largo de una de las cintas del bikini hasta llegar al valle formado por sus senos. Theresa se estremeció de placer.

– No creo que yo sea el exquisito.

Recorrió suavemente la piel desnuda de sus senos, y Theresa pensó que iba a explotar de gusto. Las leves caricias le pusieron la carne de gallina. Cerró los ojos cuando volvió a deslizar el dedo a lo largo de la cinta, pero esta vez pasando también sobre el bikini para pellizcar delicadamente el pezón oculto. Esto le produjo una sensación ardiente que se extendió hasta su punto más íntimo y femenino.

Theresa abrió los ojos de golpe.

– ¡Brian!

Él malinterpretó su exclamación y la miró con expresión preocupada.

– ¡Brian, no he perdido la sensibilidad!

– ¿Qué?

– ¡Tengo sensibilidad ahí! Cuando me tocaste, sucedió de repente. Sentí un estremecimiento que se extendió por todo mi cuerpo hasta… ¡oh, Brian!, ¿no te das cuenta? El médico me dijo que a veces se perdía la sensibilidad de los senos, y me daba pánico pensar que pudiera ocurrirme a mí.

– No me lo habías dicho…

– Ahora lo he hecho pero, oh, Brian, eso ya no importa. ¡Por favor, hazlo otra vez! -le pidió excitadamente-. Quiero asegurarme de que no han sido imaginaciones mías.

– No te haré daño, ¿verdad? -preguntó él con el ceño fruncido.

– No -susurró Theresa.

Brian movió a la vez una mano y la boca. La primera acarició; la segunda besó. La presión con que acariciaba fue aumentando poco a poco, y finalmente buscó el pezón, el cual exploró suavemente a través del bikini.

Theresa entreabrió los labios y relajó los hombros sobre la cama cuando las sensaciones comenzaron una vez más, aunque con menos intensidad que la primera vez. Pero a ella le daba igual. Se concentró profundamente para revivir aquella intensidad, guiando la mano de Brian al lugar exacto que pensó que detonaría su excitación.

Encima de ella, Brian observó la variedad de expresiones que cruzaron su rostro y finalmente buscó el cierre del bikini. Theresa abrió los ojos al darse cuenta de que tenía suelto el bikini y detuvo la mano de Brian antes de que pudiera bajarlo.

– Brian, tengo cicatrices, pero por favor, no dejes que te detengan. Las tendré varios meses más, pero luego desaparecerán. Y no me duelen; sólo me pican algunas veces.

La mirada de Brian le contestó que lo comprendía y aceptaba. Entonces apartó el primero de los triángulos hacia abajo, mientras Theresa observaba su mirada, la cual descendió sobre la cicatriz vertical para volver rápidamente a los ojos castaños de Theresa. Sin decir una palabra, Brian hizo lo mismo con el otro triángulo.

¿Qué había sido de su terrible vergüenza? Se había desvanecido ante el impacto producido por la adorable preocupación que emanaba del rostro de Brian.

Él deslizó las manos bajo la espalda de Theresa y las sacó con la pieza del bikini, que arrojó sobre las almohadas.

– ¿Cómo es posible que no te duela?

Suavemente envolvió con una mano su seno derecho, deslizando el pulgar sobre la cicatriz, y delicada, muy delicadamente, alrededor del pezón.

– ¿Te hicieron una incisión aquí?

– Sí, pero ya está completamente cicatrizada.

– Oh, Theresa, me duele pensar lo que te hicieron.

Brian bajó la cabeza para recorrer con los labios la cicatriz que circundaba el seno.

– Brian, ya ha pasado todo, y no fue tan terrible como piensas. Además, si no me hubiera operado, quizás no habría superado todos mis complejos y no estaría aquí contigo. Me siento tan diferente, tan…

Él alzó la cabeza y la miró con expresión atormentada.

– ¿Cómo te sientes? Tan… ¿qué?

– Hermosa -reconoció con voz algo tímida, recuperando de inmediato la confianza-. ¿Te lo imaginas? Theresa Brubaker, la pelirroja pecosa, sintiéndose hermosa. Pero esto se debe a ti en parte. Por tu forma de tratarme en Navidades. Me convenciste de que tenía derecho a sentirme así. Me diste todo lo que había soñado encontrar en un hombre.

– Te quiero -dijo con una voz extraña, ronca y profunda.

Hundió la cabeza y rozó con los labios las pecas que había entre sus senos.

– Adoro tus pecas, tu pelo rojo -prosiguió, deslizando los labios sobre uno de los senos-. Cada uno de los poros de tu piel…

Finalmente sus labios envolvieron el oscuro pezón. Deslizó la lengua con infinita delicadeza sobre él, provocando una oleada de emociones en el interior de Theresa.

– ¿Qué te pasa? -preguntó Brian al ver su expresión absorta.

– Nada, sólo que estoy enamorándome de tu cuerpo, y de mi cuerpo, y de lo que pueden hacerse mutuamente… Estoy volando a través del espacio… sólo que es muy extraño… estoy cayendo hacia arriba.

Brian volvió a deslizar la lengua sobre el pezón, cerrando los labios, gimiendo placenteramente a la vez que deslizaba ambas manos sobre sus nalgas.

– Mmm… sabes a verano…

– ¿A qué sabe el verano? -preguntó ella, enredando los dedos entre el cabello de Brian y sintiendo un apetito insaciable por oír sus palabras.

– A playas exóticas y a la más dulce de las frutas… -contestó él con una leve sonrisa-. A moras y coco…

Brian resbaló hacia abajo y acarició con su lengua la sensitiva piel de su vientre.

– A mangos y kiwi… Hay algo más aquí, espera… déjame ver…

Metió la lengua en el ombligo de Theresa, haciendo movimientos circulares llenos de sensualidad.

– Mmm… creo que es la fruta de la pasión.

Theresa sintió que Brian sonreía y sonrió a su vez.

La boca de Brian era cálida y estimulante, y su aliento calentaba el sedoso triángulo de tejido que aún la cubría. Apoyando el pecho sobre sus muslos, Brian mordisqueó la prenda… el tejido, el vello y un poco de piel. Theresa se arqueó hacia arriba, dejando escapar un gemido lleno de deseo. Brian acarició la sensitiva zona posterior de la rodilla y con la boca acarició su piel, cuya temperatura subió a niveles insospechados por Theresa. Ella tembló y levantó las caderas de la cama, ofreciéndose plenamente. Brian la besó a través del sedoso tejido, frotando lentamente con la barbilla hasta que Theresa se encontró moviéndose hacia él, buscando algo… algo…

Y cuando el deseo de Theresa llegó a su plenitud, Brian se movió hacia arriba para besarla en los labios, deslizando las manos a lo largo del elástico del bikini y luego adentro para abarcar sus firmes nalgas. Al mismo tiempo deslizó todo su peso sobre ella e inició un lento vaivén con las caderas. Sus bocas se fundieron en un beso de mutuo deseo.

Brian se alzó un poco, y Theresa sintió cómo la diminuta prenda resbalaba sobre sus muslos. Luego Brian tuvo que dejar de besarla para terminar de quitarle el bikini, que también arrojó sobre las almohadas.

Theresa estaba impaciente, no se sentía en absoluto intimidada por las caricias de Brian. El amor, ese regalo de los dioses, acababa con toda la inseguridad, con toda la timidez, con toda la vergüenza, y le proporcionaba libertad para expresar su personalidad femenina recién descubierta del modo que había soñado durante tanto tiempo.

De su garganta surgió un sonido suave y apasionado. Se estiró de modo que Brian tuviera acceso total a los rincones más profundos de su cuerpo, temblando a veces, sonriendo otras. Su corazón palpitaba con un ritmo salvaje.

Pero nada más llevarla al borde del éxtasis, Brian se recostó. Y entonces le tocó explorar a Theresa.

Buscó al apretado elástico de su bañador y deslizó una mano por dentro, encontrando fría la piel del final de su espalda a causa de la leve humedad del tejido.

Sus caricias se vieron limitadas por la ajustada prenda, aunque Theresa vibró de excitación al palpar su carne tersa y firme. Brian alargó una mano hacia atrás, cogió el brazo de Theresa y lo llevó hacia delante, presionándolo contra su sexo. Se movió rítmicamente contra la palma de la mano de Theresa, iniciándola con más profundidad en el contacto sexual.

– Brian, por favor, quítate el bañador -pidió con voz ronca, sorprendiéndose a sí misma.

Sus palabras fueron parcialmente apagadas por los labios de Brian, que levantó la cabeza sonriendo.

– Cualquier cosa que me pidas, amor.

Brian se deslizó al borde de la cama y Theresa se puso de costado, acurrucada, observando cómo se ponía de pie, sacaba del bañador un nudo que hasta entonces había estado oculto, lo desataba y se quitaba la prenda. Luego volvió junto a ella.

Brian era hermoso y, de algún modo, a Theresa le pareció la cosa más natural del mundo extender la mano para acariciarle.

– Oh, Brian, eres suave… y tu piel está tan caliente…

– La tuya también. Pero creo que así es como se supone que la debemos tener.

Brian deslizó una mano por los muslos de Theresa, y subió hasta el centro de su feminidad para empezar a acariciarle suavemente, con un ritmo que disparó una oleada de sensaciones deliciosas en sus entrañas. Ella cerró los ojos y movió las caderas al ritmo de sus caricias.

– ¡Brian, me está pasando una cosa!

– Chss…

– Pero… pero…

Ya era demasiado tarde para preguntarle si fue tormento o placer, pues en el instante siguiente quedó respondida su pregunta. Se estremeció, sintiendo espasmos procedentes de los lugares más profundos de su cuerpo.

– Oh, mi dulce amor. La primera vez. ¿Sabes lo raro que es esto?

– No… Por lo que vi en las películas, pensaba que le sucedía a todo el mundo.

– Pues no le sucede a todas las mujeres la primera vez. Normalmente sólo a los hombres. Debes haber estado almacenándolo durante todos estos años, esperando a que yo llegara para liberarlo.

– Así ha sido.

Brian le dirigió una sonrisa llena de adoración, luego la besó en los dos ojos, en la nariz, en los labios… y mientras lo hacía, se elevó sobre ella, presionando firmemente con todo su cuerpo.

– Te amo, mi vida… recuérdalo si te hago un poco de daño.

– Te quiero, Bri…

Nunca acabó de pronunciar la palabra, pues en aquel preciso instante Brian la penetró y sus dos cuerpos se fundieron, pero Theresa no sintió ningún dolor. Sólo sintió sensaciones placenteras, cada vez más intensas mientras Brian movía lenta, deliberadamente las caderas. Él alargó la mano hacia abajo para incitarle a levantar las rodillas y de este modo formar un cálido nido que envolvió sus caderas.

Y así, Brian también estalló, recibiendo su parte en la consumación del amor que se tenían. Cuando apretó los puños y se estremeció, Theresa abrió los ojos y vio los suyos cerrados en éxtasis. Theresa observó el rostro adorado de Brian… los párpados temblorosos, los labios apretados cuando brotó sudor en su espalda y sus músculos se tensaron en el momento del clímax… Finalmente, Brian se estremeció durante un momento interminable, gimió y se relajó.

«Así que ésta es la razón por la que nací mujer y Brian Scanlon nació hombre, por la que estábamos destinados a buscarnos y encontrarnos en este mundo de extraños», pensó, Theresa, y le acarició la espalda, presionando con fuerza, estrechándola contra su propio cuerpo.

– Oh, Brian, ha sido tan maravilloso…

Brian se puso de lado y abrió los ojos. Levantó una mano que parecía demasiado agotada para lograr su propósito: acariciar su mejilla. Pero lo consiguió.

Entonces dejó escapar una risa sonora y profunda, volvió a cerrar los ojos y suspiró, quedándose inmóvil.

Theresa le observó fijamente. Se sentía plenamente mujer por primera vez. Sonrió y echó hacia atrás unos mechones despeinados que caían sobre la sien de Brian. Él no abrió los ojos, y ella no movió la mano.

– ¿Sabes cuándo comenzaste a intrigarme? -preguntó él de repente.

– ¿Cuándo?

Seguían abrazados, y Brian aumentó la presión mientras hablaba, como para proteger su tesoro más querido.

– Cuando Jeff me dejó leer una de tus cartas. Decías que habías salido con alguien llamado Lyle que resultó ser «Jack el Sobador».

Theresa se rió, recordando la carta y la desastrosa cita.

– ¿Desde hace tanto tiempo?

– Sí, señora. Dos años o más. En todo caso, nos reímos mucho, y yo me pregunté qué clase de mujer habría escrito la carta. Comencé a hacer preguntas a Jeff sobre ti. Poco a poco, me fui enterando de todo. Supe que eras pelirroja…

Deslizó los dedos por entre el espeso cabello.

– Que tenías pecas…

Acarició su mejilla.

– Y todo lo demás -concluyó, pasando la mano sobre uno de sus senos-. Las desdichas que te ocasionaban tus proporciones, las clases de música que dabas, lo bien que tocabas el violín y el piano, cómo te adoraba tu hermano y lo mucho que deseaba que fueras feliz y encontraras algún hombre que te tratase como te mereces…

– ¿Hace dos años? -repitió sorprendida.

– Aún más. Casi tres. Desde que estuvimos en Alemania. En cualquier caso, poco después vi una fotografía tuya. Llevabas una rebeca gris echada sobre los hombros y una blusa blanca. Hice muchas preguntas a Jeff, y la foto hizo que intuyera tu problema. Ha habido ocasiones en las que incluso he sospechado que Jeff me daba todos los detalles sobre ti con la esperanza de que, cuando te conociera, fuera el primer hombre que te tratara como te mereces y acabara haciendo exactamente lo que acabo de hacer.

– ¿Jeff? -exclamó sorprendida.

– Jeff. ¿Nunca has sospechado que él tramó todo el asunto desde el principio? A mí siempre me hablaba de su maravillosa hermana, que nunca había tenido novio, pero que poseía infinitas cosas que podía ofrecer a un hombre… al hombre adecuado.

Theresa se apoyó en un codo y se quedó pensativa.

– ¡Jeff! ¿Lo crees de verdad?

– Sí. De hecho, lo reconoció en el avión, cuando volvimos a la base. Sospechaba que había algo entre nosotros y me soltó a quemarropa que había estado pensando y que había llegado a la conclusión de que no le importaría tenerme como cuñado.

– Recuérdame que le dé al viejo Jeff un gran beso de agradecimiento la próxima vez que le vea, ¿de acuerdo? -dijo sonriendo complacida.

– ¿Y tú? ¿Cuándo comenzaste a considerarte una amante en potencia?

– ¿La verdad? -preguntó mirándole con expresión maliciosa y coqueta.

– La verdad.

– Aquella noche en el cine, cuando la escena erótica. Nuestros respectivos codos compartían un brazo de las butacas y cuando la mujer llegó al clímax, estabas clavándome el codo con tanta fuerza que casi me rompes el mío. Y cuando acabó la escena, perdiste el ánimo.

– ¿Que yo perdí el ánimo? ¡No me lo creo!

– Pues es cierto. Yo estaba muerta de vergüenza, y entonces tú bajaste las manos para tapar tu regazo y a mí me dieron ganas de esconderme debajo de las butacas.

– ¿Lo dices en serio? ¿De verdad hice eso?

– Por supuesto que hablo en serio. Estaba tan nerviosa y excitada que no sabía qué hacer. En parte se debía a la película y en parte a ti y tu brazo. Después no pude evitar preguntarme cómo sería hacerlo contigo. De algún modo, tuve el presentimiento de que serías bueno y dulce, justo lo que necesitaba una pelirroja pecosa para sentirse como Cenicienta.

– ¿Yo hago que te sientas como Cenicienta?

Theresa se quedó mirándole durante un prolongado momento, deslizó un dedo sobre sus labios y asintió con la cabeza. Brian capturó el dedo y lo mordisqueó, cerrando los ojos. Se quedó muy quieto, apretando las cuatro yemas de los dedos de Theresa contra sus labios.

– ¿Qué estás pensando? -murmuró Theresa.

Brian abrió los ojos, pero no respondió de inmediato. Entrelazó los dedos de una mano con los de Theresa con lentitud deliberada, apretando posesivamente sus dedos.

– Pienso en mañana. Y en los días que vendrán después. Y en que ya nunca tendremos que volver a estar solos. Siempre podremos contar el uno con el otro. Y también habrá bebés… ¿quieres tener hijos, Theresa?

Brian percibió que la mano de Theresa dejaba de hacer fuerza, soltando la suya a continuación.

– Theresa, ¿qué te pasa?

Ella le acarició el pecho, observando los movimientos de sus propias manos para no tener que mirarle a los ojos.

– Brian, hay algo que no te he contado respecto a la operación.

Él pensó lo peor, lo cual se reflejó en su rostro. Quizás la operación había causado más daños de los que se veían a simple vista y nunca podrían tener hijos. Theresa leyó sus pensamientos.

– Oh, no, Brian. No es eso. Puedo tener todos los hijos que quiera. Y quiero tenerlos. Pero… pero nunca podré amamantarlos.

Por un momento, Brian se había quedado inmóvil, esperando lo peor.

– ¿Eso es todo? -preguntó aliviado.

Theresa no se dio cuenta de que Brian había estado conteniendo el aliento hasta que lo soltó de golpe contra su sien, a la vez que la abrazaba con fuerza, balanceándola entre sus brazos.

– A mí no me importa, pero pensé que deberías saberlo. Algunos hombres quizás me considerarían sólo… media mujer o algo así.

Brian se echó hacia atrás bruscamente.

– ¿Media mujer? No vuelvas a pensar eso.

Sus miradas se encontraron, la de Brian expresaba su total admiración y cariño.

– Piensa en esto…

Brian moldeó a Theresa a la curva de su cuerpo, poniéndose de costado. Estaba tan pegado a Theresa que ésta oía los latidos de su corazón resonando en su pecho.

– Piensa en todo lo que tendremos algún día… una casa donde siempre habrá música y una pandilla de traviesos pelirrojos que…

– Pelirrojos, no. Con el pelo castaño -le interrumpió sonriendo.

– Pequeñajos pelirrojos con un montón de pecas que…

– ¡Oh, no! ¡Pecas, no! Si tenemos niños pelirrojos con pecas, Brian Scanlon, yo…

– Pecosos pelirrojos que tocarán el violín…

– La guitarra -insistió ella-. En un conjunto. Y su pelo será castaño oscuro, como el de su papá.

Theresa pasó una mano a través del cabello de Brian. Sus miradas se encontraron, llenas de deseo una vez más. Sus cuerpos se apretaron mutuamente, sus labios se encontraron…

– Vamos a comprometernos -sugirió Theresa, apenas sabiendo lo que decía, pues las caderas de Brian habían comenzado a moverse contra las suyas.

Brian comenzó a hablar, pero tenía la voz ronca de ansiedad.

– Haremos un trato. Algunos pelirrojos, algunos con el pelo castaño, unos que toquen el violín, otros que to…

Los labios de Theresa le interrumpieron.

– Mmm… -murmuró ella sobre sus labios-. Pero hará falta practicar mucho para hacer todos esos niños.

Provocativamente, apretó los senos contra el pecho de Brian, balanceándose sin ninguna inhibición, con un abandono pleno y jubiloso, con la libertad recién descubierta.

– Enséñame cómo lo haremos…

Sus labios entreabiertos se fundieron. El fuerte brazo de Brian la llevó sobre su cuerpo.

– Hazme el amor -ordenó con voz ronca.

En el corazón de Theresa irrumpió la timidez. Pero el amor guió sus pasos.

Sus sonrisas se encontraron, titubearon, se disolvieron. Cuando Theresa se instaló firmemente sobre él, Brian dejó escapar un gemido de satisfacción, que fue respondido por otro más suave. Experimentalmente, Theresa se alzó, se dejó caer, animada por las manos que asían sus caderas.

Echándose hacia atrás, Theresa vio que seguía con los ojos cerrados y le temblaban los párpados.

– Oh, Brian… Brian… te quiero tanto… -susurró, con los ojos llenos de lágrimas.

Brian abrió los ojos. Por un momento, calmó con las manos los movimientos de las caderas de Theresa. Luego alargó la mano para bajar la cabeza de Theresa y la besó en los ojos.

– Y yo te amo, bonita… siempre te amaré -murmuró antes de besarla en los labios para sellar la promesa.

En la sala, un disco olvidado giraba y