/ Language: Español / Genre:thriller,

Mágicos Momentos

Nora Roberts

Para Ryan Swan, a la que la vida le había enseñado que sólo podía confiar en sí misma, Pierce Atkins era el último hombre al que debía confiarle el corazón. Pero ante la presencia cautivadora de Pierce, todas sus defensas parecían desvanecerse como por arte de magia. A Pierce Atkins, obsesionado con huir de su pasado, no le costaría escapar del interior de una caja fuerte ante miles de espectadores. Pero, ¿estaba dispuesto a seguir huyendo toda la vida?, ¿o debía escuchar a su corazón y firmar el contrato de matrimonio que Ryan le ofrecía?

Nora Roberts

Mágicos Momentos

Título Original: This Magic Moment (1983)

Capítulo I

Había elegido la casa por el entorno. Ryan lo supo nada más verla sobre el acantilado. Era una casa de piedra gris, solitaria. Daba la espalda al océano Pacífico. No tenía una estructura simétrica, sino irregular, con diversas alturas que subían aquí y allá confiriéndole cierta elegancia salvaje. Situada en lo alto de una carretera sinuosa, y con un cielo enfurecido de fondo, la casa resultaba majestuosa y tétrica al mismo tiempo.

“Como salida de una película antigua”, decidió Ryan mientras ponía primera para iniciar el ascenso. Tenía entendido que Pierce Atkins era excéntrico. Y la casa parecía confirmarlo.

Ryan pensó que sólo le faltaban un trueno, un poco de niebla y el aullido de un lobo: nada más que un par de efectos especiales sencillos. Permaneció entretenida con tal idea hasta que paró el coche y miró la casa de nuevo. No sería sencillo encontrar muchas casas así a tan sólo doscientos kilómetros al norte de Los Ángeles. De hecho, se corrigió en silencio, no sería sencillo encontrar muchas casas así en ningún lado.

Al salir del coche, un golpe de viento tiró de ella y le sacudió el cabello, levantándoselo alrededor de la cara. Tuvo ganas de acercarse al dique y mirar el mar, pero echó a andar hacia las escaleras que subían. No había ido allí a contemplar el paisaje.

El llamador era viejo y pesado. Cuando lo golpeó contra la puerta, hizo un sonido sobrecogedor. Ryan se dijo que no estaba nerviosa en absoluto, pero se cambió el maletín de una mano a otra mientras esperaba. Su padre se pondría furioso si volvía sin que Pierce Atkins le hubiese firmado el contrato que llevaba. Aunque no, no se pondría furioso, matizó. Se quedaría en silencio. Nadie utilizaba el silencio con tanta eficacia como Bennett Swan.

“No pienso marcharme con las manos vacías”, se aseguró. Sabía manejarse con artistas temperamentales. Se había pasado años viendo cómo tratarlos y…

El pensamiento quedó interrumpido al abrirse la puerta. Los ojos de Ryan se agrandaron. Ante ella apareció el hombre más grande que jamás había visto. Medía cerca de dos metros y sus hombros cubrían la puerta de un extremo a otro. Y la cara. Ryan decidió que era, sin la menor duda, la persona más fea que había visto en toda su vida. Tenía una cara tan ancha como pálida. Era evidente que se había roto la nariz. Los ojos, pequeños, eran de un color marrón apagado como su densa mata de pelo. “Para dar ambiente”, pensó Ryan. Atkins debía de haber elegido a aquel hombre para remarcar el ambiente tétrico que envolvía la casa.

– Buenas tardes -acertó a saludar-. Ryan Swan. Tengo cita con el señor Atkins.

– Señorita Swan -respondió con una voz ronca y profunda, perfectamente a juego con él. Cuando el hombre se retiró para invitarla a pasar, Ryan descubrió que se sentía algo inquieta. Nubes tormentosas, un mayordomo gigante y una casa oscura en un acantilado. Desde luego, decidió Ryan, Atkins sabía cómo crear un ambiente tenebroso.

Entró. Mientras la puerta se cerraba a sus espaldas, Ryan echó un vistazo fugaz alrededor.

– Espere aquí -le ordenó el lacónico mayordomo justo antes de echar a andar pasillo abajo, a paso ligero para un hombre tan grande.

– Por supuesto, muchas gracias -murmuró ella, hablando ya a la espalda del mayordomo.

Las paredes eran blancas y estaban cubiertas de tapices. El más cercano ilustraba una escena medieval en la que podía verse al joven Arturo sacando la espada de la piedra y al mago Merlín destacado en segundo plano. Ryan asintió con la cabeza. Era una obra de arte exquisita, propia de un hombre como Atkins. Se dio la vuelta y se encontró con su propio reflejo en un espejo ornado.

Le disgustó ver que tenía el pelo enredado. Representaba a Producciones Swan. Ryan se apartó un par de cabellos rubios que le caían sobre la cara. El verde de sus ojos se había oscurecido debido a una mezcla de ansiedad y emoción. Tenía las mejillas encendidas. Respiró profundamente y se obligó a relajarse. Se estiró la chaqueta.

Al oír unas pisadas, se apartó corriendo del espejo. No quería que la sorprendieran mirándose ni con retoques de último momento. Era el mayordomo de nuevo, solo. Ryan contuvo su fastidio.

– La verá abajo.

– Ah -Ryan abrió la boca para añadir algo, pero él ya estaba yéndose. Tuvo que acelerar para darle alcance. El pasillo doblaba hacia la derecha. Los tacones de Ryan resonaban a toda velocidad mientras trataba de seguir el paso del mayordomo. De pronto, éste se detuvo con tal brusquedad que Ryan estuvo a punto de chocar contra su espalda.

– Ahí -dijo él tras abrir una puerta, para marcharse acto seguido.

– Pero… -Ryan lo miró con el ceño fruncido y luego empezó a bajar una escalera tenuemente iluminada. Era absurdo, pensó. Una reunión de trabajo debía tener lugar en un despacho o, por lo menos, en un restaurante adecuado. Pero el mundo del espectáculo era especial, se dijo con sarcasmo.

El eco de sus pasos sonaba con cada escalón. De la habitación de abajo no se oía el menor ruido. Sí, era obvio que Atkins sabía cómo crear un ambiente tenebroso. Estaba empezando a caerle rematadamente mal. El corazón le martilleaba con nerviosismo mientras cubría la última curva de la escalera de caracol.

La planta de abajo era amplia, una pieza desordenada, llena de cajas, baúles y trastos por todas partes. Las paredes estaban empapeladas; el suelo, embaldosado. Pero nadie se había molestado en decorarla más. Ryan miró a su alrededor con el entrecejo arrugado al tiempo que bajaba el último escalón.

Él la observaba. Tenía la habilidad de permanecer totalmente callado, totalmente concentrado. Era crucial para su arte. También tenía la habilidad de formarse una idea muy aproximada de las personas enseguida. Era una mujer más joven de lo que había esperado, de aspecto frágil, baja de estatura, de constitución fina, cabello rubio y una carita delicada. De barbilla firme.

Estaba irritada, podía notarlo, y no poco inquieta. Esbozó una sonrisa. Ni siquiera cuando la mujer empezó a dar vueltas por la sala, salió a su encuentro. Muy profesional, se dijo, con aquel traje a medida bien planchado, zapatos sobrios, maletín caro y unas manos muy femeninas. Interesante.

– Señorita Swan.

Ryan dio un respingo y maldijo para sus adentros. Al girarse hacia el lugar de donde había procedido la voz, sólo vio sombras.

– Llega pronto -añadió él.

Entonces se movió. Ryan lo localizó. Estaba de pie sobre un pequeño escenario. Iba vestido de negro y su figura se fundía con las sombras.

– Señor Atkins -saludó ella con irritación contenida. Luego dio un paso al frente y esbozó una sonrisa ensayada-. Tiene usted toda una casa.

– Gracias.

En vez de bajar junto a ella, permaneció sobre el escenario. A Ryan no le quedó más remedio que levantar la cara para mirarlo. La sorprendió observar que resultaba más dramático en persona que por televisión. Por lo general, ocurría todo lo contrario. Había visto sus espectáculos. De hecho, tras ponerse enfermo su padre y, de mala gana, cederle a ella la negociación del contrato con Atkins, Ryan se había pasado dos tardes enteras viendo todos los vídeos disponibles de las actuaciones de Pierce Atkins.

Sí, tenía un aire dramático, decidió mientras contemplaba aquel rostro de facciones angulosas con una mata tupida de pelo negro. Una cicatriz pequeña le recorría la mandíbula y tenía una boca larga y fina. Sus cejas estaban arqueadas, formando un ligero ángulo hacia arriba en las puntas. Pero eran los ojos lo que le resultaba más llamativo. Nunca había visto unos ojos tan oscuros, una mirada tan profunda. ¿Eran grises?, ¿o negros? Aunque no era el color lo que la desconcertaba, sino la concentración absoluta con que la miraban. Ryan notó que se le secaba la garganta y trató de tragar saliva en una reacción instintiva de autodefensa. Tenía la sensación de que aquel hombre podía estar leyéndole el pensamiento.

Decían que era el mejor mago de la década; algunos llegaban a afirmar que era el mejor del último medio siglo. Sus espectáculos eran un desafío para el espectador, fascinantes e inexplicables. No era extraño oír referirse a él como si fuera un brujo. Y allí, mirándolo a los ojos, Ryan empezaba a entender por qué.

Se arrancó del trance en que se había sumido y comenzó de nuevo. Ella no creía en la magia.

– Señor Atkins, mi padre le pide disculpas por no haber venido en persona. Espero…

– Ya se encuentra mejor.

– Sí… -dijo Ryan confundida-. Ya está mejor -añadió al tiempo que volvía a fijarse en la mirada de Pierce. Éste sonrió mientras bajaba del escenario.

– Me ha llamado hace una hora, señorita Swan. Una simple conferencia, nada de telepatía -comentó en tono burlón. Ryan no pudo evitar lanzarle una mirada hostil, pero ésta no hizo sino agrandar la sonrisa de Pierce-. ¿Ha tenido un buen viaje?

– Sí, gracias.

– Pero son muchos kilómetros -dijo Pierce-. Siéntese -la invitó apuntando hacia una mesa. Retiró una silla y Ryan se sentó frente a él.

– Señor Atkins -arrancó, sintiéndose más cómoda toda vez que las negociaciones estaban en marcha-. Sé que mi padre les ha expuesto ampliamente a usted y a su representante la oferta de Producciones Swan; pero quizá quiera repasar los detalles de nuevo. Si tiene alguna duda, estaré encantada de resolvérsela -agregó tras poner el maletín sobre la mesa.

– ¿Hace mucho que trabaja para Producciones Swan, señorita Swan?

La pregunta interrumpió su línea de presentación, pero Ryan se adaptó a la situación. Sabía por experiencia que, a menudo, convenía seguirles un poco la corriente a los artistas.

– Cinco años, señor Atkins. Le aseguro que estoy capacitada para contestar sus preguntas y negociar las condiciones del contrato en caso necesario.

Aunque había hablado con suavidad, en el fondo estaba nerviosa. Pierce lo notaba por el cuidado con el que había entrelazado las manos sobre la mesa.

– Estoy seguro de que estará capacitada, señorita Swan -convino él-. Su padre no es un hombre fácil de complacer.

Una mezcla de sorpresa y recelo asomó a los ojos de Ryan.

– No lo es -contestó con calma-. Razón por la que puede estar seguro de que le ofreceremos la mejor promoción, el mejor equipo de producción y el mejor contrato posible. Tres especiales de televisión de una hora de duración tres años consecutivos, en horario de máxima audiencia, con un presupuesto generoso para garantizar la calidad del espectáculo. Un acuerdo beneficioso para usted y para Producciones Swan -finalizó después de hacer una pausa breve.

– Puede.

La estaba observando con demasiada intensidad. Ryan se obligó a mantenerle la mirada. Grises, concluyó. Sus ojos eran grises… lo más oscuros que era posible, sin llegar a ser negros.

– Por supuesto, somos conscientes de que se ha ganado su prestigio en actuaciones en vivo, en teatros y pubs. En Las Vegas, Tahoe o el London Palladium, entre otros.

– Mis espectáculos no tienen el mismo valor por televisión, señorita Swan. Las imágenes se pueden trucar.

– Sin duda. Pero que los trucos hay que hacerlos en directo para que tengan fuerza.

– Magia -corrigió Pierce-. Yo no hago trucos.

Ryan abrió la boca, pero no llegó a decir nada. Aquellos ojos tan grises la estaban penetrando.

– Magia -repitió ella asintiendo con la cabeza-. Pero el espectáculo sería en vivo. Aunque se emita por televisión, actuará en un escenario con público. Los…

– No cree en la magia, ¿verdad, señorita Swan? -dijo Pierce. Una leve sonrisa curvó sus labios. Un leve tono divertido tiñó su voz.

– Señor Atkins, tiene usted mucho talento -contestó Ryan con cautela-. Admiro su trabajo.

– Diplomática -comentó él al tiempo que se recostaba sobre el respaldo de la silla-. Y cínica. Me gusta. Ryan no se sintió halagada. Se estaba riendo de ella sin hacer el menor propósito por ocultarlo. El trabajo, se recordó apretando los dientes. Tenía que centrarse en el trabajo.

– Señor Atkins, si no le importa que repasemos los términos del contrato…

– Yo no hago negocios con nadie hasta saber cómo es.

– Mi padre…

– No estoy hablando con su padre -interrumpió él con suavidad.

– Pues lo siento, pero no he caído en que tenía que escribirle mi biografía -espetó Ryan. Enseguida se mordió la lengua. Maldita fuera. No podía permitirse aquellos arrebatos de genio. Pero Pierce sonrió, complacido.

– No creo que sea necesario -dijo y le agarró una mano antes de que ella pudiera darse cuenta de lo que estaba haciendo.

– Nunca más.

La voz que sonó a sus espaldas sobresaltó a Ryan.

– Es Merlín -explicó Pierce mientras ella giraba la cabeza.

A su derecha había un papagayo enorme dentro de una jaula. Ryan respiró hondo y trató de serenar los nervios. El papagayo estaba mirándola.

– ¿Le ha enseñado usted a hablar? -preguntó sin dejar de mirar al pájaro de reojo.

– Digamos…

– ¿Quieres una copa, muñeca?

Ryan contuvo una risotada al tiempo que se giraba hacia Pierce. Éste se limitó a lanzar una mirada indiferente hacia el papagayo.

– Lo que no le he enseñado son modales.

Ella se obligó a no dejarse distraer.

– Señor Atkins, si pudiéramos…

– Su padre quería un hijo -atajó Pierce. Ryan se olvidó de lo que había estado a punto de decir y lo miró. Él la observaba con atención al tiempo que le sujetaba la mano con delicadeza-. Y eso le ha hecho las cosas difíciles. No está casada, vive sola. Es una mujer realista que se considera muy práctica. Le cuesta controlar su genio, pero va consiguiéndolo. Es una mujer muy precavida, señorita Swan. No es fácil ganarse su confianza, tiene cuidado con sus relaciones. Está impaciente porque tiene algo que demostrar… a su padre y a usted misma.

La mirada perdió parte de su intensidad cuando le sonrió.

– ¿Capacidad adivinatoria?, ¿telepatía? -prosiguió Pierce. Cuando le soltó la mano, Ryan la retiró y la colocó sobre su regazo. Él continuó, satisfecho por la expresión de asombrada de Ryan. Luego explicó-: Conozco a su padre, entiendo el lenguaje corporal. Además, no son más que conjeturas. ¿He acertado?

Ryan entrelazó las manos con fuerza sobre el regazo. La palma derecha seguía caliente del contacto con la de Pierce.

– No he venido a jugar a las adivinanzas, señor Atkins.

– No -Pierce esbozó una sonrisa encantadora-. Ha venido a cerrar un trato, pero yo hago las cosas a mi manera, a mi ritmo. Los artistas tenemos fama de excéntricos, señorita Ryan. Complázcame.

– Lo intento -contestó Ryan. Luego tomó aire y se recostó sobre la silla-. Pero creo que no me equivoco si digo que los dos nos tomamos en serio nuestro trabajo.

– Cierto.

– Entonces entenderá que mi trabajo consiste en conseguir que firme para Swan, señor Atkins -dijo ella. Quizá funcionara un poco de adulación, pensó-. Queremos que firme con nosotros porque sabemos que es el mejor en su campo.

– Lo sé -contestó Pierce sin pestañear.

– ¿Sabe que queremos que firme con nosotros o que es el mejor en su campo? -se sorprendió replicando Ryan.

– Las dos cosas -dijo él sonriente.

Ryan respiró hondo y se recordó que los artistas podían ser imposibles.

– Señor Atkins -arrancó.

Tras estirar las alas, Merlín salió volando de la jaula y aterrizó sobre el hombro izquierdo de Ryan. Se quedó helada, sin respiración.

– Dios… -murmuró. Ya era demasiado, pensó nerviosa. Más que demasiado.

Pierce miró al papagayo con el ceño fruncido.

– Curioso: nunca había hecho algo así con nadie.

– Suerte que tengo -murmuró Ryan, sin moverse lo más mínimo de la silla. ¿Los papagayos mordían?, se preguntó. Decidió que no le importaba esperar a descubrirlo-. ¿Cree que podría… sugerirle que se posara en otro lado?

Pierce hizo un ligero movimiento con la mano y Merlín levantó el vuelo.

– Señor Atkins, por favor, entiendo que los magos se sientan cómodos en lugares… con ambiente -Ryan tomó aire para intentar calmarse, en vano-. Pero me resulta muy difícil hablar de negocios en… una mazmorra. Y con un papagayo revoloteando alrededor -añadió al tiempo que sacudía un brazo.

La risotada de Pierce la dejó sin palabras. Apoyado sobre su hombro izquierdo, el papagayo escudriñaba a Ryan con la mirada.

– Ryan Swan, creo que me va a caer muy bien. Yo trabajo en esta mazmorra -dijo él de buen humor-. Es un lugar retirado y tranquilo. La magia necesita algo más que destreza; requiere mucha preparación y concentración.

– Lo entiendo, señor Atkins, pero…

– Hablaremos de negocios más convencionalmente durante la cena -interrumpió Pierce.

Ryan se levantó con él. No había previsto quedarse allí más de una hora o dos. Había media hora larga de curvas por la carretera de la colina hasta el hotel.

– Pasará aquí la noche -añadió él como si, en efecto, le hubiese leído el pensamiento.

– Aprecio su hospitalidad, señor Atkins -dijo Ryan mientras seguía a Pierce, con el papagayo aún sobre el hombro, de vuelta hacia las escaleras-. Pero tengo una reserva en un hotel. Mañana…

– ¿Ha traído equipaje? -Pierce se paró a tomarla del brazo antes de subir las escaleras.

– Está en el coche, pero…

– Link cancelará su reserva, señorita Swan. Se avecina una tormenta -dijo él, girándose para mirarla a los ojos-. No me quedaría tranquilo pensando que puede ocurrirle algo en la carretera.

Como dando énfasis a sus palabras, un trueno estalló cuando llegaban al final de las escaleras. Ryan murmuró algo. No estaba segura de querer pensar en la perspectiva de pasar la noche en aquella casa.

– Nada debajo de la manga -dijo Merlín.

Ryan lo miró con cierta desconfianza.

Capítulo II

La cena la ayudó a tranquilizarse. El salón era muy grande, con una chimenea enorme en un extremo y una vajilla antigua de peltre en el otro. Porcelana de Sévres y cubertería de Georgia adornaban la larga mesa.

– Link cocina de maravilla -dijo Pierce mientras el gigantón servía una gallina rellena. Ryan miró con disimulo sus enormes manos antes de que Link abandonara la pieza.

– Es muy callado -comentó después de agarrar el tenedor.

Pierce sonrió y le sirvió un vino blanco exquisito en la copa.

– Link sólo habla cuando tiene algo que decir. Dígame, señorita Swan, ¿le gusta vivir en Los Ángeles?

Ryan lo miró. Los ojos de Pierce resultaban cálidos de pronto, no inquisitivos y penetrantes como antes. Se permitió el lujo de relajarse.

– Sí, supongo. Es adecuado para mi trabajo.

– ¿Mucha gente? -Pierce cortó la gallina.

– Sí, claro; pero estoy acostumbrada.

– ¿Siempre ha vivido en Los Ángeles?

– Menos durante los estudios.

Pierce advirtió un ligero cambio en el tono de voz, un levísimo deje de resentimiento que nadie más habría captado. Siguió comiendo.

– ¿Dónde estudiaba?

– En Suiza.

– Bonito país -dijo él antes de dar un sorbo de vino-. ¿Fue entonces cuando empezó a trabajar para Producciones Swan?

Ryan miró hacia la chimenea con el ceño fruncido.

– Cuando mi padre se dio cuenta de que estaba decidida, accedió.

– Y usted es una mujer muy decidida -comentó Pierce.

– Sí. El primer año no hacía más que fotocopias y preparar café a los empleados. Nada que pudiera considerar un desafío -dijo ella. El ceño había desaparecido de su frente y, de pronto, un destello alegre le iluminaba los ojos-. Un día me encontré con un contrato en mi mesa; lo habían puesto ahí por error. Mi padre estaba intentando contratar a Mildred Chase para una miniserie, pero ella no cooperaba. Me documenté un poco y fui a verla… Eso sí que fue una experiencia. Vive en una casa fabulosa, con guardias de seguridad y un montón de perros. Como muy diva de Hollywood. Creo que me dejó entrar por curiosidad.

– ¿Qué impresión le causó? -preguntó Pierce, más que nada para que siguiera hablando, para que siguiera sonriendo.

– Me pareció maravillosa. Toda una dama de verdad. Si no me hubieran temblado tanto las rodillas, estoy segura de que le habría hecho una reverencia -bromeó ella-. Y cuando me fui dos horas después, tenía su firma en el contrato -añadió en tono triunfal.

– ¿Cómo reaccionó su padre?

– Se puso hecho una furia -Ryan tomó su copa. La llama de la chimenea proyectaba un juego de brillos y sombras sobre su piel. Se dijo que ya tendría tiempo de pensar más adelante en aquella conversación y en lo abierta y espontánea que estaba siendo-. Me echó una bronca de una hora. Y al día siguiente me había ascendido y tenía un despacho nuevo. A Bennett Swan le gusta la gente resolutiva -finalizó dejando la copa sobre la mesa.

– Y a usted no le faltan recursos -murmuró Pierce.

– Se me dan bien los negocios.

– ¿Y las personas?

Ryan dudó. Los ojos de Pierce volvían a resultar inquisitivos.

– La mayoría de las personas.

Él sonrió, pero siguió mirándola con intensidad.

– ¿Qué tal la cena?

– La… -Ryan giró la cabeza para romper el hechizo de su mirada y bajó la vista hacia el plato. La sorprendió descubrir que ya se había terminado buena parte de la suculenta ración de gallina que le habían servido-. Muy rica. Su… -dejó la frase en el aire y volvió a mirar a Pierce sin saber muy bien cómo llamar a Link. ¿Sería su criado?, ¿su esclavo?

– Mi amigo -dijo Pierce con suavidad para dar un sorbo de vino a continuación.

Ryan trató de olvidarse de la desagradable sensación de que Pierce era capaz de ver el interior de su cerebro.

– Su amigo cocina de maravilla.

– Las apariencias suelen engañar -comentó él con aire divertido-. Ambos trabajamos en profesiones que muestran al público cosas que no son reales. Producciones Swan hace series de ficción, yo hago magia -Pierce se inclinó hacia Ryan, la cual se echó hacia el respaldo de inmediato. En la mano de Pierce apareció una rosa roja de tallo largo.

– ¡Oh! -exclamó ella, sorprendida y halagada. La agarró por el tallo y se la llevó a la nariz. La rosa tenía un olor dulce y penetrante-. Supongo que es la clase de cosas que debe esperarse de una cena con un mago -añadió sonriendo por encima de los pétalos.

– Las mujeres bonitas y las flores hacen buena pareja -comentó Pierce y le bastó mirarla a los ojos para ver que Ryan se retraía. Una mujer muy precavida, se dijo de nuevo. Y a él le gustaban las personas precavidas. Las respetaba. También le gustaba observar las reacciones de los demás-. Es una mujer bonita, Ryan Swan.

– Gracias -respondió ella casi con pudor.

– ¿Más vino? -la invitó Pierce sonriente.

– No, gracias. Estoy bien -rehusó Ryan. Pero el pulso le latía un poco más rápido. Puso la flor junto al plato y volvió a concentrarse en la comida-. No suelo venir por esta parte de la costa. ¿Vive aquí hace mucho, señor Atkins? -preguntó para entablar una conversación.

– Desde hace unos años -Pierce se llevó la copa a los labios, pero Ryan notó que apenas bebió vino-. No me gustan las multitudes -explicó.

– Salvo en los espectáculos -apuntó ella con una sonrisa.

– Naturalmente.

De pronto, cuando Pierce se levantó y sugirió ir a sentarse a la salita de estar, Ryan cayó en la cuenta de que no habían hablado del contrato. Tendría que reconducir la conversación de vuelta al tema que la había llevado a visitarlo.

– Señor Atkins -arrancó justo mientras entraban en la salita-. ¡Qué habitación más bonita!

Era como retroceder al siglo XVIII. Pero no había telarañas, no había signos del paso del tiempo. Los muebles relucían y las flores estaban recién cortadas. Un pequeño piano, con un cuaderno de partituras abierto, adornaba una esquina. Sobre la repisa de la chimenea podían verse diversas figuritas de cristal. Todas de animales, advirtió Ryan tras un segundo vistazo con más detenimiento: unicornios, caballos alados, centauros, un perro de tres cabezas. La colección de Pierce Atkins no podía incluir animales convencionales. Y, sin embargo, el fuego de la chimenea crepitaba con sosiego y la lámpara que embellecía una de las mesitas era sin duda una Tiffany. Se trataba de la clase de habitación que Ryan habría esperado encontrar en una acogedora casa de campo inglesa.

– Me alegro de que le guste -dijo Pierce, de pie junto a ella-. Parece sorprendida.

– Sí, por fuera parece una casa de una película de terror de 1945, pero… -Ryan frenó, horrorizada-. Oh, lo siento. No pretendía…

Pero Pierce sonreía, obviamente encantado con el comentario.

– La usaron justo para eso en más de una ocasión. La compré por esa razón.

Ryan volvió a relajarse mientras paseaba por la salita.

– Había pensado que quizá la había elegido por el entorno -dijo ella y Pierce enarcó una ceja.

– Tengo cierta… inclinación por cosas que la mayoría no aprecia -comentó al tiempo que se acercaba a una mesa donde ya había un par de tazas-. Me temo que no puedo ofrecerle café. No tomo cafeína. El té es más sano -añadió al tiempo que llenaba la taza de Ryan, mientras ésta se dirigía al piano.

– Un té está bien -dijo en tono distraído. El cuaderno no tenía las partituras impresas, sino que estaban escritas a mano. Automáticamente, empezó a descifrar las notas. Era una melodía muy romántica-. Preciosa. Es preciosa. No sabía que compusiera música -añadió tras girarse hacia Pierce.

– No soy yo. Es Link -contestó después de poner la tetera en la mesa. Miró los ojos asombrados de Ryan-. Ya digo que valoro lo que otros no logran apreciar. Si uno se queda en la apariencia, corre el riesgo de perderse muchos tesoros ocultos.

– Hace que me sienta avergonzada -dijo ella bajando la mirada.

– Nada más lejos de mi intención -Pierce se acercó a Ryan y le agarró una mano de nuevo-. La mayoría de las personas nos sentimos atraídos por la belleza.

– ¿Y usted no?

– La belleza externa me atrae, señorita Swan -aseguró él al tiempo que estudiaba el rostro de Ryan con detalle-. Luego sigo buscando.

Algo en el contacto de sus manos la hizo sentirse rara. La voz no le salió con la fuerza que hubiera debido.

– ¿Y si no encuentra nada más?

– Lo descarto -contestó con sencillez-. Vamos, el té se enfría.

– Señor Atkins -Ryan dejó que Pierce la llevara hasta una silla-. No quisiera ofenderlo. No puedo permitirme ofenderlo, pero… creo que es un hombre muy extraño -finalizó tras exhalar un suspiro de frustración.

Sonrió. A Ryan le encantó que los ojos de Pierce sonrieran un instante antes de que lo hiciera su boca.

– Me ofendería si no creyera que soy extraño, señorita Swan. No deseo que me consideren una persona corriente.

Empezaba a fascinarla. Ryan siempre había tenido cuidado de mantener la objetividad en las negociaciones con clientes de talento. Era importante no dejarse impresionar. Si se dejaba impresionar, podía acabar añadiendo cláusulas en los contratos y haciendo promesas precipitadas.

– Señor Atkins, respecto a nuestra oferta…

– Lo he estado pensando mucho -interrumpió él. Un trueno hizo retemblar las ventanas. Ryan levantó la vista mientras Pierce se llevaba la taza de té a los labios-. La carretera estará muy traicionera esta noche… ¿La asustan las tormentas, señorita Swan? -añadió mirándola a los ojos tras observar que Ryan había apretado los puños después del trueno.

– No, la verdad es que no. Aunque le agradezco su hospitalidad. No me gusta conducir con mal tiempo contestó ella. Muy despacio, relajó los dedos. Agarró su taza y trató de no prestar atención a los relámpagos-. Si tiene alguna pregunta sobre las condiciones, estaré encantada de repasarlas con usted.

– Creo que está todo muy claro -Pierce dio un sorbo le té-. Mi agente está ansioso por que acepte el contrato.

– Ah -Ryan tuvo que contener el impulso de hacer algún gesto triunfal. Sería un error precipitarse. -Nunca firmo nada hasta estar seguro de que me conviene. Mañana le diré mi decisión.

Ella aceptó asintiendo con la cabeza. Tenía la sensación de que Pierce no estaba jugando. Hablaba totalmente en serio y ningún agente o representante influiría hasta más allá de cierto punto en sus decisiones. Él era su propio dueño y tenía la primera y la última palabra.

– ¿Sabe jugar al ajedrez, señorita Swan?

– ¿Qué? -preguntó Ryan distraída-. ¿Cómo ha dicho?

– ¿Sabe jugar al ajedrez? -repitió.

– Pues sí. Sé jugar, sí.

– Eso pensaba. Sabe cuándo hay que mover y cuándo hay que esperar. ¿Le gustaría echar una partida?

– Sí -contestó Ryan sin dudarlo-. Encantada.

Pierce se puso de pie, le tendió una mano y la condujo hasta una mesa pegada a las ventanas. Afuera, la lluvia golpeteaba contra el cristal. Pero cuando Ryan vio el tablero de ajedrez ya preparado, se olvidó de la tormenta.

– ¡Qué maravilla! -exclamó. Levantó el rey blanco. Era una pieza grande, esculpida en mármol, del rey Arturo. A su lado estaba la reina Ginebra, el caballo Lancelot, Merlín de alfil y, cómo no, Camelot. Ryan acarició la torre en la palma de la mano-. Es el ajedrez más bonito que he visto en mi vida.

– Le dejo las blancas -Pierce la invitó a tomar asiento al tiempo que se situaba tras las negras-. ¿Juega usted a ganar, señorita Swan?

– Sí, como todo el mundo, ¿no? -respondió ella mientras se sentaba.

– No -dijo Pierce después de lanzarle una mirada prolongada e indescifrable-. Hay quien juega por jugar.

Diez minutos después, Ryan ya no oía la lluvia al otro lado de las ventanas. Pierce era un jugador sagaz y silencioso. Se sorprendió mirándole las manos mientras deslizaban las piezas sobre el tablero. Eran grandes, anchas y de dedos ágiles. De violinista, pensó Ryan al tiempo que tomaba nota de un anillo de oro con un símbolo que no identificaba. Cuando levantó la vista, lo encontró mirándola con una sonrisa segura y divertida. Centró su atención en su estrategia.

Ryan atacó, Pierce se defendió. Cuando él avanzó, ella contraatacó. A Pierce le gustó comprobar que se hallaba ante una rival que estaba a su altura. Ryan era una litigadora cautelosa, aunque a veces cedía a algún arrebato impulsivo. Pierce pensó que su forma de jugar reflejaba su carácter. No era una adversaria a la que pudiera ganar o engañar con facilidad. Admiraba tanto el ingenio como la fortaleza que intuía en ella. Hacía que su belleza resultase mucho más atractiva.

Tenía manos suaves. Cuando le comió el alfil, se preguntó vagamente si también lo sería su boca, y cuánto tardaría en descubrirlo. Porque ya había decidido que iba a descubrirlo. Sólo era cuestión de tiempo. Pierce era consciente de la incalculable importancia de saber elegir el momento adecuado.

– Jaque mate -dijo él con suavidad y oyó cómo Ryan contenía el aliento, sorprendida.

Estudió el tablero un momento y luego sonrió a Pierce.

– No había visto ese ataque. ¿Está seguro de que no esconde un par de piezas debajo de la manga?

– Nada debajo de la manga -repitió Merlín desde el otro lado de la salita. Ryan se giró a mirarlo y se preguntó en qué momento se habría unido a ellos.

– No recurro a la magia si puedo arreglármelas pensando -dijo Pierce, sin hacer caso al papagayo-. Ha jugado una buena partida, señorita Swan.

– La suya ha sido mejor, señor Atkins.

– Esta vez -concedió él-. Es una mujer interesante.

– ¿En qué sentido? -contestó Ryan manteniéndole la mirada.

– En muchos -Pierce acarició la figura de la reina negra-. Juega para ganar, pero tiene buen perder. ¿Siempre es así?

– No -Ryan rió, pero se levantó de la mesa. La estaba poniendo nerviosa otra vez-. ¿Y usted?, ¿tiene buen perder, señor Atkins?

– No suelo perder.

Cuando volvió a mirarlo, Pierce estaba de pie frente a otra mesa, con una baraja de cartas. Ryan no lo había oído moverse y eso la ponía nerviosa.

– ¿Conoces las cartas del Tarot?

– No. O sea -se corrigió Ryan-, sé que son para decir la buenaventura o algo así, ¿no?

– O algo así -Pierce soltó una risilla y barajó el mazo con suavidad.

– Pero usted no cree en eso -dijo ella acercándose a Ryan-. Sabe que no puede adivinar el futuro con unos cartones de colores y unas figuras bonitas.

– Creer, no creer -Pierce se encogió de hombros-. Me distraen. Considérelo un juego, si quiere. Los juegos me relajan -añadió al tiempo que barajaba y extendía las cartas sobre la mesa con un movimiento diestro.

– Lo hace muy bien -murmuró Ryan. Volvía a sentirse nerviosa, aunque no estaba segura de por qué.

– ¿Manejar las cartas? No es difícil. Podría enseñarle con facilidad. Tiene usted buenas manos -Pierce le agarró una, pero fue la cara de Ryan lo que examinó, en vez de la palma-. ¿Saco una carta?

Ryan retiró la mano. El pulso empezaba a acelerársele.

– Es su baraja.

Pierce dio la vuelta a una carta con la punta de un dedo y la puso hacia arriba. Era el mago.

– Seguridad en uno mismo y creatividad -murmuró.

– ¿Se refiere a usted? -preguntó ella con fingida indiferencia, para ocultar una tensión que iba en aumento por segundos.

– Eso parece -Pierce puso un dedo en otra carta y le la vuelta. La Sacerdotisa -. Serenidad, fortaleza. ¿Se refiere a usted? -preguntó él y Ryan se encogió de hombros.

– Tampoco tiene misterio: no es difícil sacar la carta que se quiera habiendo barajado usted mismo.

Pierce sonrió sin ofenderse.

– Turno para que la escéptica saque una carta para ver pino acaban estas dos personas. Elija una carta, señorita Swan -la invitó él-. Cualquiera.

Irritada, Ryan agarró una y la puso boca arriba sobre la mesa. Tras un suspiro estrangulado, la miró en silencio absoluto. Los amantes. El corazón le martilleó contra la garganta.

– Fascinante -murmuró Pierce. Había dejado de sonreír y estudiaba la carta como si no la hubiese visto nunca.

– No me gusta su juego, señor Atkins -dijo ella retrocediendo un paso.

– ¿No? -Pierce la miró a los ojos un segundo y recogió la baraja con indiferencia-. Bueno, entonces la acompañaré a su habitación.

Pierce se había sorprendido con la carta tanto como Ryan. Pero él sabía que, a menudo, la realidad era más increíble de lo que pudiera predecir cualquier baraja. Tenía mucho trabajo pendiente, un montón de cosas que terminar de planificar para el compromiso que tenía en Las Vegas dos semanas después. Pero cuando se sentó en su habitación, fue en Ryan en quien pensó, no en el espectáculo que debía preparar.

La mujer tenía algo especial cuando reía, algo radiante y vital. Le resultaba tan atractivo como la voz baja y profesional que utilizaba cuando le hablaba de cláusulas y contratos.

En realidad, se sabía el contrato de delante a atrás y viceversa. No era de los que descuidaban el aspecto lucrativo de su profesión. Pierce no firmaba nada a no ser que entendiera al detalle cada matiz. Si el público lo veía como un hombre misterioso, extravagante y raro, perfecto. Era una imagen en parte ficticia y en parte real. Y le gustaba que lo vieran así. Se había pasado la segunda mitad de su vida disponiendo las cosas tal como prefería.

Ryan Swan. Pierce se quitó la camisa y la tiró sobre una silla. Todavía no sabía qué pensar de ella. Su intención no había sido otra que firmar, el contrato, hasta que la había visto bajar por las escaleras. El instinto lo había hecho dudar. Y Pierce se fiaba mucho de su instinto. De modo que tenía que pensárselo un poco.

Las cartas no influían en sus decisiones. Sabía cómo hacer que las cartas se levantaran y bailaran para él si así lo quería. Pero las coincidencias sí que influían en él. Le extrañaba que Ryan hubiese dado la vuelta a la carta de los amantes cuando él estaba pensando en lo que sentiría estrechándola entre sus brazos.

Soltó una risilla, se sentó y empezó a hacer garabatos en un cuaderno. Tendría que desechar o cambiar los planes de su nueva fuga, pero siempre lo había relajado dar vueltas a sus proyectos, del mismo modo que no podía evitar que la imagen de Ryan estuviese dando vueltas en su cabeza.

Podía ser que lo más prudente fuese firmar el contrato por la mañana y mandarla de vuelta a casa. Pero a Pierce no le importaba que una mujer rondase sus pensamientos. Además, no siempre hacía lo más prudente. De ser así, todavía seguiría actuando en locales sin capacidad para grandes públicos, sacando conejos de su chistera y pañuelos de colores en competiciones de magia locales. Gracias a que no siempre había hecho lo más prudente, había conseguido presentar espectáculos en los que convertía a una mujer en pantera y en los que atravesaba una pared de ladrillos andando.

¡Puff!, resopló Pierce. Asumir riesgos lo había ayudado a triunfar. Nadie recordaba los años de esfuerzos, fracasos y frustraciones. Lo cual prefería que siguiese así. Eran muy pocos los que sabían de dónde venía o quién había sido antes de los veinticinco años.

Pierce soltó el lápiz y lo dejó rodar por el cuaderno. Estaba inquieto. Ryan Swan lo ponía nervioso. Bajaría a su despacho y trabajaría hasta conseguir despejar la mente un poco, decidió. Y justo entonces, fue cuando la oyó gritar.

Ryan se desvistió despreocupadamente. Siempre se despreocupaba de todo cuando estaba enfadada. Truquillos a ella, pensó enfurecida mientras se bajaba de un tirón la cremallera de la falda. El mundo del espectáculo. A esas alturas ya debería estar acostumbrada a los artistas.

Recordó una entrevista con un cómico famoso el mes anterior. El hombre había tratado de mostrarse ocurrente, soltando toda clase de chistes y gracias durante veinte minutos enteros, antes de que Ryan consiguiera que se centrara en discutir la oferta que le proponía para intervenir en un espectáculo de Producciones Swan. Y el rollo de las cartas de Tarot no había sido más que otro montaje para impresionarla, decidió mientras se quitaba los zapatos. Un recurso para darse un baño de autoestima y reforzar el ego de un artista inseguro.

Ryan frunció el ceño al tiempo que se desabotonaba la blusa. No podía estar de acuerdo con sus propias conclusiones. Pierce Atkins no le daba la impresión de ser un hombre inseguro… ni sobre el escenario ni fuera de él. Y habría jurado que se había sorprendido tanto como ella cuando había dado la vuelta a la carta de los amantes. Ryan se quitó la blusa y la dejó sobre una silla. Claro que, por otra parte, era un actor, se recordó. ¿Qué si no era un mago, sino un actor inteligente con manos diestras?

Recordó entonces la forma de sus manos mientras movía las piezas negras de mármol sobre el tablero de ajedrez, su finura, su delicadeza. Optó por no dedicar un segundo más a recordar nada de aquella extraña visita. Al día siguiente lo obligaría a firmar y se marcharía con el contrato en la mano. Pierce había conseguido ponerla nerviosa. Incluso antes del numerito con las cartas del Tarot la había puesto nerviosa. Esos ojos… pensó, y le entró un escalofrío. Aquellos ojos tenían algo especial.

Aunque, en el fondo, la cuestión era muy sencilla, decidió: lo único que pasaba era que se trataba de un hombre con mucha personalidad. Tenía un gran magnetismo y, sí, no cabía duda de que era muy atractivo. Seguro que había ensayado su atractivo, de la misma forma que, evidentemente, había ensayado aquel aire misterioso y esa sonrisa enigmática.

Un relámpago iluminó el cielo haciendo respingar a Ryan. No había sido cien por cien sincera con Pierce: pues, a decir verdad, las tormentas le destrozaban los nervios. Aunque era capaz de racionalizar sus temores y entender que no tenían el menor fundamento, los truenos y los relámpagos siempre le encogían el estómago. Odiaba esa debilidad, una debilidad propia de las mujeres sobre todo. Pierce había acertado: Bennett Swan había deseado un hijo. Y ella se había ido abriendo hueco en la vida, luchando constantemente para compensar el hecho de haber nacido mujer.

“A la cama”, se ordenó. Lo mejor que podía hacer era acostarse, cubrirse hasta la coronilla con la manta y cerrar fuerte los ojos. Así resuelta, caminó con decisión para correr las cortinas. Miró a la ventana. Algo le devolvió la mirada. Gritó.

Ryan cruzó la habitación como un cohete. Las palmas de las manos se le empaparon tanto que resbalaron al agarrar el manillar. Cuando Pierce abrió la puerta, ella cayó entre sus brazos y no dudó en apretarse contra su pecho.

– Ryan, ¿se puede saber qué te pasa?

La habría apartado, pero ella le había rodeado el cuello, con fuerza. Era muy bajita sin tacones. Podía sentir las formas de su cuerpo mientras se aplastaba con desesperación contra él. De pronto, preocupado e intrigado mismo tiempo, Pierce experimentó un fogonazo de deseo. Molesto por tal reacción, la separó con firmeza y la agarró los brazos.

– ¿Qué pasa? -insistió.

– La ventana -acertó a decir ella, que habría vuelto a refugiarse entre los brazos de Pierce encantada si éste no la hubiese mantenido a distancia-. En la ventana junto a la cama.

La echó a un lado, entró en la habitación y se dirigió a la ventana. Ryan se tapó la boca con las dos manos, retrocedió un paso y, al tocarla, con la espalda, la puerta se cerró de golpe.

Luego oyó a Pierce soltar una blasfemia en voz baja al tiempo que abría la ventana. Instantes después, rescató de la tormenta a una gata muy grande y muy mojada. Ryan soltó un gemido de vergüenza y dejó caer el peso de la espalda contra la puerta.

– Estupendo. Vaya ridículo -murmuró.

– Es Circe. No sabía que estuviese fuera con este tiempo -Pierce dejó la gata sobre el suelo. Ésta se sacudió una vez y saltó sobre la cama. Después, Pierce se giró hacia Ryan. Si se hubiera reído de ella, no se lo habría perdonado nunca. Pero en sus ojos había una mirada de disculpa, antes que de burla-. Perdona. Debe de haberte dado un buen susto. ¿Te pongo un coñac?

– No -Ryan exhaló un largo suspiro-. El coñac no alivia la sensación de ridículo absoluto.

– No hay por qué avergonzarse de tener miedo.

Las piernas seguían temblándole, de modo que continuó recostada contra la puerta.

– Si tienes alguna mascota más, no dejes de avisarme, por favor -Ryan hizo un esfuerzo y consiguió esbozar una sonrisa-. Así, si me despierto con un lobo en la cama, puedo darme media vuelta y seguir durmiendo.

No contestó. Ryan vio cómo sus ojos se deslizaban de arriba abajo por todo su cuerpo. Sólo entonces reparó en que no llevaba nada más encima que un fino camisón de seda. Se puso firme como un palo, pero cuando la mirada de Pierce se detuvo sobre su cara fue incapaz de moverse, incapaz de articular el más mínimo sonido. Apenas podía respirar y antes de que él diera el primer paso hacia Ryan, ésta ya estaba temblando.

“¡Dile que se vaya!”, le ordenó a gritos la cabeza; pero los labios se negaron a dar forma a las palabras. No podía desviar la mirada de sus ojos. Cuando Pierce se paró ante ella, Ryan echó la cabeza hacia atrás lo justo para poder seguir manteniéndole la mirada. Notaba el pulso martilleándole en las muñecas, en la garganta, en el pecho. El cuerpo entero le vibraba de pasión.

“Lo deseo”, descubrió atónita. Ella jamás había deseado a un hombre como estaba deseando a Pierce Atkins en aquel momento. Respiraba entrecortadamente, mientras que la respiración de él permanecía serena y regular. Muy despacio, Pierce posó un dedo sobre el hombro izquierdo de Ryan y echó a un lado el tirante. El camisón le resbaló con soltura por el brazo. Ryan no se movió. Él la observó con intensidad al tiempo que deslizaba el otro tirante. La parte superior del camisón descendió hasta las puntas de sus pechos, donde quedó colgando levemente. Bastaría un ligero movimiento de su mano para hacerlo caer del todo a los pies de Ryan. Ella seguía quieta, inmóvil, hipnotizada.

Pierce levantó las dos manos y le retiró su rubio cabello de la cara. Dejó que sus dedos se hundieran en él pelo. Se acercó. Entonces dudó. Los labios de Ryan se separaron temblorosos. Él la vio cerrar los ojos antes de posar la boca sobre la de ella.

Los labios de Pierce eran firmes y delicados. Al principio apenas hicieron presión, sólo la saborearon un segundo. Luego se entretuvo unos segundos con un roce constante pero ligero. Como una promesa o una amenaza de lo que podía llegar, Ryan no estaba segura. Las piernas le temblaban tanto que no lograría mantenerse en pie mucho más tiempo. A fin de sostenerse, se agarró a los brazos de Pierce. Brazos de músculos duros y firmes en los que no pensaría hasta mucho después. En esos momentos estaba demasiado ocupada con su boca. Apenas estaba besándola y, sin embargo, la sensación resultaba abrumadora.

Segundo a segundo, Pierce fue profundizando la intensidad del beso en una progresión lenta y agónica. Ryan le apretó los brazos con desesperación. Él le dio un mordisco suave en los labios, se retiró y volvió a apoderarse de su boca ejerciendo un poco más de presión. Su lengua paseó sobre la de ella como una caricia. Se limitó a tocarle el cabello, aunque su cuerpo lo tentaba casi irresistiblemente. Pierce extrajo el máximo de placer posible utilizando nada más que la boca.

Sabía lo que era sentir necesidad… de alimentos, de amor, de una mujer; pero hacía años que no experimentaba un impulso tan crudo y doloroso. Necesitaba saborearla, sólo saborearla. Su boca era dulce y adictiva. Mientras la besaba, sabía que llegaría un momento en que llegarían más lejos. Pero por el momento le bastaba con sus labios.

Cuando notó que había llegado a la frontera entre retirarse y poseerla del todo, Pierce separó la cabeza. Esperó a que Ryan abriese los ojos.

El verde de sus ojos se había oscurecido. Pierce comprendió que estaba asombrada y excitada a partes iguales. Supo que podría hacerla suya allí mismo, de pie, tal como estaban. Sólo tendría que besarla de nuevo, sólo tendría que despojarla de la delgada tela de seda que los separaba. Pero no hizo ninguna de las dos cosas. Ryan dejó de apretarle los brazos; luego apartó las manos. Sin decir nada, Pierce la sorteó y abrió la puerta. La gata saltó de la cama y se escapó por la rendija antes de que él llegara a cerrarla.

Capítulo III

A la mañana siguiente, el único rastro de la tormenta era el goteo de agua continuo desde el balcón que había al otro lado de la ventana de la habitación de Ryan. Se vistió con esmero. Era importante estar perfectamente preparada y tranquila cuando bajara. Le habría resultado más sencillo si hubiese podido convencerse de que todo había sido un sueño; de que Pierce no había entrado en ningún momento en su habitación, de que jamás le había dado aquel extraño beso demoledor. Pero no había sido un sueño en absoluto.

Ryan era demasiado realista para fingir lo contrario o inventarse pretexto alguno. Gran parte de lo que había ocurrido había sido por su culpa, admitió mientras doblaba la chaqueta del día anterior. Se había portado como una tonta, poniéndose a gritar porque una gata había querido entrar para guarecerse de la tormenta. Luego, presa de los nervios, se había lanzado en brazos de Pierce sin llevar más que un camisón casi invisible. Y, para rematarlo todo, lo peor había sido que no había protestado. Ryan no tenía más remedio que reconocer que Pierce le había dado tiempo de sobra para mostrar alguna señal de oposición. Pero ella no había hecho nada, no se había resistido ni forcejeado, no había emitido la menor protesta de indignación.

Quizá la había hipnotizado, pensó de mal humor mientras se cepillaba el pelo. Aquella forma de mirarla, la facilidad con que le había dejado la mente totalmente en blanco. Ryan exhaló un suspiro de frustración y tiró el cepillo dentro del neceser. No se podía hipnotizar a nadie con una simple mirada.

Si quería hacerle frente a la situación, lo primero que necesitaba era reconocer la verdad. Y la única verdad era que había sido la primera que había deseado aquel beso. Y cuando por fin la había besado Pierce, el sentido común había pasado a segundo plano y se había dejado arrastrar por las sensaciones. Ryan cerró el maletín y lo colocó junto a la puerta. Se habría ido a la cama con él. Tal era la cruda realidad y no había vuelta de hoja si examinaba los hechos con objetividad. Si Pierce se hubiera quedado en la habitación; ella habría accedido a hacer el amor. Habría estado dispuesta a acostarse con un hombre al que apenas conocía de unas horas.

Ryan respiró profundamente y se dio un momento para serenarse antes de abrir la puerta. Era una verdad difícil de aceptar para una mujer que se consideraba práctica y se preciaba de actuar con cabeza. Pero el objetivo de aquella visita no había sido otro más que conseguir que Pierce Atkins echase una firma sobre su nombre en el contrato que le había preparado, no acostarse con él.

Para colmo, ni siquiera había conseguido que echase aquella firma, se recordó con el ceño fruncido. Y ya había amanecido. Ya era hora de concentrarse en los negocios y de olvidarse de lo que había podido llegar a ocurrir la noche anterior. Ryan abrió la puerta y empezó a bajar las escaleras.

La casa estaba en silencio. Después de asomarse a la salita de estar y encontrarla vacía, se dirigió hacia el vestíbulo. Aunque estaba resuelta a dar con Pierce y a ultimar los flecos del negocio que la había llevado allí, una puerta abierta a la derecha la hizo detenerse. No pudo evitar la tentación de mirar dentro y le bastó un simple vistazo para soltar una exclamación entusiasmada.

Había paredes enteras literalmente llenas de libros. Ryan jamás había visto tantos libros en una biblioteca particular, ni siquiera en la de su padre. De alguna manera, tuvo la certeza de que aquellos libros eran algo más que una inversión, de que se habían leído. Estaba segura de que Pierce se sabría todos y cada uno de ellos. Entró en la habitación para inspeccionar la biblioteca con más detenimiento. Dentro, se percibía un olor miel y velas.

Magia y física recreativa, de Houdini; Los ilusionistas y sus secretos, de Seldow. A Ryan no le extrañó encontrar eso y decenas de libros más sobre magia y magos. Pero también había obras de T H. White, Shakespeare, Chaucer, los poemas de Byron y Shelley. Desperdigadas entre ellas, localizó cuentos y novelas de Bradbury, Mailer y Fitzgerald. No todos los volúmenes estaban forrados en piel ni eran ediciones antiguas y caras. Ryan pensó en su padre, que conocía de memoria lo que valía cada uno de sus libros, pero que apenas habría leído unos diez volúmenes de cuantos integraban la colección de su biblioteca.

“Tiene un gusto muy ecléctico”, pensó mientras deambulaba por la habitación. Sobre la repisa de la chimenea había unas figuras talladas con personajes de la Tierra Media de Tolkien. Y encima de una mesa se alzaba una escultura metálica muy moderna.

¿Quién era aquel hombre?, se preguntó Ryan. ¿Cómo era en realidad? Todo apuntaba a que se trataba de un hombre con sensibilidad, romántico, fantasioso y, al mismo tiempo, muy realista. La irritó sobremanera tomar conciencia de las ganas que tenía de descubrir totalmente su personalidad.

– ¿Señorita Swan?

Ryan se giró de golpe y se encontró a Link en la puerta de la biblioteca.

– Ho… hola, buenos días -dijo. Tenía la duda de si la expresión del mayordomo era de desaprobación o si no era más que la expresión normal de aquel rostro de facciones desafortunadas-. Perdón, ¿no debería haber entrado? -se disculpó.

Link encogió sus enormes hombros quitándole importancia a la intrusión.

– Pierce habría echado el cerrojo si hubiese querido impedir que entrara.

– Sí, cierto -murmuró Ryan, que no estaba segura de si debía sentirse insultada por la indiferencia con que la trataba Link o divertirse por lo peculiar que éste era.

– Ha dejado recado de que lo espere abajo cuando termine de desayunara

– ¿Ha salido?

– A correr -respondió Link con pocas palabras-. Corre siete kilómetros todos los días.

– ¿Siete kilómetros? -repitió ella. Pero el mayordomo ya estaba dándose la vuelta. Ryan cubrió la distancia hasta la salida de la biblioteca a paso ligero para dar alcance a Link.

– Le prepararé el desayuno -dijo éste.

– Sólo café… té -se corrigió al recordar que Pierce prescindía de la cafeína. No sabía cómo llamar al mayordomo, aunque comprendió que no tardaría en quedarse sin aliento por tratar de seguir su ritmo, de modo que no podría llamarlo de forma alguna. Por fin se decidió a darle un toque en el hombro y él se detuvo-. Link… anoche vi sus partituras en el piano. Espero que no le importe… Es una melodía preciosa. De verdad, una preciosidad.

El mayordomo, que al principio se había limitado a observarla con rostro inexpresivo y a encogerse de hombros, se ruborizó al oír el elogio a su melodía. Ryan se quedó de piedra. Jamás habría imaginado que un hombre tan grandullón pudiera ruborizarse.

– No está terminada -balbuceó mientras su feo y ancho rostro se ponía más y más rojo.

– Lo que está terminado es precioso -insistió sonriente Ryan, conmovida-. Tiene un talento maravilloso.

El mayordomo echó a andar de nuevo, murmuró algo sobre prepararle el desayuno y desapareció rumbo a la cocina. Ryan sonrió, observó la espalda de Link alejarse y entró en el salón donde habían cenado la noche anterior.

Link le llevó una tostada, explicando con una especie de gruñido que tenía que comer algo. Ryan se la terminó obedientemente y pensó en lo que Pierce había comentado sobre apreciar tesoros ocultos. Aunque fuera lo único que sacase de aquella extraña visita, algo sí había aprendido: Ryan estaba convencida de que nunca más volvería a formarse ideas precipitadas de los demás basándose en su aspecto físico.

A pesar de que desayunó con especial lentitud, Pierce seguía sin regresar cuando Ryan terminó la tostada. Como no le apetecía volver al cuarto de abajo, se resignó a continuar esperando mientras daba sorbos a un té que ya se había quedado frío. Finalmente, suspiró, se puso de pie, recogió del suelo el maletín y se encaminó hacia el despacho de la planta baja.

Ryan se alegró al ver que alguien había encendido la luz. La pieza no tenía suficiente iluminación; era demasiado grande para que la luz llegara a todas las esquinas. Pero al menos no sintió la aprensión que había experimentado el día anterior. Esa vez ya sabía qué esperar.

Divisó a Merlín en la jaula y caminó hasta el papagayo. La puerta de la jaula estaba abierta, de modo que Ryan permaneció a un lado, estudiándolo con precaución. No quería darle confianza y que volviese a posarse sobre su hombro. Y menos cuando no estaba Pierce delante para ahuyentarlo luego.

– Buenos días -lo saludó. Sentía curiosidad por averiguar si el papagayo le hablaría estando ella sola.

– ¿Quieres una copa, muñeca? -respondió Merlín mirándola a los ojos.

Ryan rió y decidió que el maestro del papagayo tenía un extraño sentido del humor.

– Así no ligarás nunca conmigo -dijo y se agachó hasta tener a Merlín frente con frente. Ryan se preguntó qué más cosas sabría decir. Estaba convencida de que le habrían enseñado más frases. Pierce tendría paciencia suficiente para hacerlo. Ryan sonrió, optó por hacer partícipe de sus pensamientos al papagayo y continuó la conversación-. ¿Eres un pájaro listo, Merlín? -le preguntó.

– Ser o no ser -contestó el papagayo.

– ¡Anda!, ¡si recita Hamlet! -Ryan sacudió la cabeza en señal de incredulidad.

Luego se dio la vuelta hacia el escenario. Había dos baúles grandes, una cesta de mimbre y una mesa alargada que le llegaba a la cintura. Intrigada Ryan dejó el maletín en el suelo y subió los escalones del escenario. Sobre la mesa había una baraja de cartas, un par de cilindros vacíos, copas y botellas de vino y un par de esposas.

Ryan agarró la baraja y se preguntó fugazmente cómo las marcaría Pierce. No consiguió ver ninguna señal, ni siquiera tras llevarlas a la luz. Las devolvió a la mesa y tomó las esposas. Parecían oficiales, como las que pudiera usar cualquier agente de policía. Eran frías, de acero, poco amistosas. Buscó alguna llave por la mesa, pero no la encontró.

Ryan se había documentado sobre Pierce a conciencia. Sabía que, en teoría, no había cerradura que se le resistiera. Lo habían esposado de pies y manos y lo habían encerrado en un baúl con tres cerrojos más. En menos de tres minutos, había conseguido liberarse sin ayuda de colaborador alguno. Impresionante, reconoció Ryan, sin dejar de examinar las esposas. ¿Dónde estaría el truco?

– Señorita Swan.

Ryan soltó las esposas, las cuales cayeron sobre la mesa ruidosamente. Al darse la vuelta, vio a Pierce de pie justo frente a ella. No entendía qué hacía allí. No podía haber bajado las escaleras. Tendría que haberlo oído, haberlo visto por lo menos. Era evidente que tenía que haber una segunda entrada a aquel despacho. De pronto se preguntó cuánto tiempo habría estado allí de pie observándola. Pierce seguía mirándola cuando la gata se le acercó y empezó a restregarse alrededor de sus tobillos.

– Señor Atkins -acertó a responder Ryan con suficiente serenidad.

– Espero que haya pasado buena noche -Pierce se acercó a la mesa hasta hallarse junto a Ryan-. ¿Ha podido dormir a pesar de la tormenta?

– Sí.

Para haber estado corriendo siete kilómetros, parecía de lo más fresco y descansado. Ryan recordó los músculos de sus brazos. Era obvio que no le faltaban ni fuerza ni energías. Sus ojos la miraban fijamente a la cara. No había, rastro de la pasión contenida que Ryan había advertido en él la noche anterior.

De repente, Pierce le sonrió y apuntó hacia la mesa.

– ¿Qué es lo que ve?

– Algunas de sus herramientas de trabajo -contestó ella tras mirar la superficie de la mesa de nuevo.

– Usted siempre con los pies en el suelo, señorita Swan.

– Entiendo que no tiene nada de malo -replicó ella irritada-. ¿Qué debería ver?

Pareció complacido con la respuesta y sirvió un poco de vino en una copa.

– La imaginación, señorita Swan, es un regalo increíble, ¿no cree?

– Sí, por supuesto -Ryan observó las manos de Pierce atentamente-. Hasta cierto punto.

– Hasta cierto punto -repitió él justo antes de soltar una pequeña risotada. Luego le enseñó los cilindros vacíos y metió uno dentro del otro-. ¿Acaso se pueden poner límites a la imaginación?, ¿no le parece interesante que el poder de la mente supere a las leyes de la naturaza? -añadió al tiempo que colocaba los cilindros sobre la botella de vino. Después se giró hacia Ryan.

Ésta seguía mirándole las manos, con el ceño fruncido en ese momento.

– Pero sólo en teoría -dijo ella mientras Pierce sacaba un cilindro y lo ponía sobre la copa de vino. Levantó después el otro cilindro y le enseñó que la botella de vino seguía debajo-. En la práctica no.

– No -Ryan continuó con los ojos clavados en sus manos. Pierce no podría engañarla observándolo tan de cerca.

– ¿Dónde está la copa, señorita Swan?

– Ahí -Ryan apuntó hacia el segundo cilindro.

– ¿Seguro? Pierce levantó el tubo. Y apareció la botella. Ryan emitió un sonido de frustración mientras dirigía la mirada al otro tubo. Pierce lo levantó, dejando al descubierto la copa de vino-. Parece que a los cilindros les resulta más viable la teoría -comentó antes de colocarlos de nuevo en su sitio.

– Muy astuto -murmuró ella, enojada por haber estado pegada a Pierce y no haber sido capaz de ver el truco.

– ¿Quiere un poco de vino, señorita Swan?

– No…

Y, al tiempo que hablaba, Pierce volvió a levantar uno de los cilindros. Allí, donde un instante antes había estado la botella, apareció la copa. Muy a su pesar, Ryan no pudo evitar reír entusiasmada.

– Es usted buenísimo, señor Atkins.

– Gracias -respondió él con sobriedad.

Ryan lo miró a la cara. Los ojos de Pierce parecían relajados y pensativos al mismo tiempo. Intrigada, se animó a probar suerte:

– Supongo que no me explicará cómo lo ha hecho.

– No.

– Lo imaginaba -Ryan agarró las esposas. El maletín, apoyado sobre el escenario contra una de las patas del escenario, había quedado relegado al olvido por el momento-. ¿Forman parte de su espectáculo también? Parecen de verdad.

– Son de verdad -contestó Pierce. La sonrisa había vuelto a sus labios, satisfecho por haberla oído reír. Sabía que siempre que pensara en ella podría recordar el sonido de su risa.

– No tiene llave -señaló Ryan.

– No la necesito.

Ella se pasó las esposas de una mano a otra mientras estudiaba a Pierce.

– Está muy seguro de sí mismo.

– Sí -dijo él. El tono divertido con que pronunció la palabra le hizo preguntarse que giro habrían tomado los pensamientos de Pierce. Éste estiró los brazos y le ofreció las muñecas-. Adelante, póngamelas -la invitó.

Ryan vaciló sólo un segundo. Quería ver cómo lo hacía… ahí, delante de sus propias narices.

– Si no consigue quitárselas, nos sentaremos a hablar sobre el contrato -dijo mientras le colocaba las muñecas. Levantó la cabeza para mirarlo con los ojos chispeantes-. No llamaremos al cerrajero hasta que haya firmado.

– No creo que vayamos a necesitarlo

Pierce levantó las esposas, abiertas ya, colgando de sus muñecas.

– ¿Pero…, cómo…? -Ryan no daba crédito a lo que acababa de presenciar. Sacudió la cabeza, incapaz de articular palabra. Había sido demasiado fácil. Se había liberado de las esposas demasiado rápido. Las agarró de nuevo. Pierce advirtió cómo cambiaba su expresión, pasando del asombro a la duda. Era justo lo que esperaba se ella-. Están trucadas. Se las han hecho especialmente para usted. Tienen que tener un botón o algo -murmuró Ryan mientras les daba vueltas inspeccionándolas a fondo.

– ¿Por qué no prueba a quitárselas usted? -sugirió y le cerró las esposas alrededor de las muñecas antes de que pudiera negarse. Pierce esperó a ver si se enfadaba, pero Ryan se echó a reír,

– La verdad es que me lo he ganado -dijo mirándolo sonriente. Luego se concentró en las esposas. Forcejeó con ellas, empujó con las muñecas hacia afuera desde distintos ángulos, pero las esposas siguieron firmes-. No le veo el truco… Si hay algún botón, tendría que dislocarse la muñeca para pulsarlo… Está bien, usted gana.. Son de verdad. ¿Puede quitármelas? -se rindió después de varios intentos más.

– Puede -murmuró Pierce mientras tomaba las muñecas de Ryan en sus manos.

– Una respuesta tranquilizadora -replicó ella con ironía. Pero ambos sintieron que el pulso se les aceleraba cuando Pierce le pasó el pulgar sobre una de las muñecas. Siguió mirándola con la misma intensidad de la noche anterior. Ryan se aclaró la voz, pero no pudo evitar que le saliera ronca-. Creo… creo que es mejor que… No -dijo cuando los dedos de Pierce se deslizaron por la vena de la muñeca, aunque no estaba segura de qué estaba intentando rechazar.

En silencio, Pierce le levantó las manos y le hizo pasar los brazos por encima de la cabeza de él, de modo que Ryan quedase pegada a su cuerpo.

No permitiría que volviese a suceder. Esa vez protestaría.

– No -Ryan trató de liberarse, en vano, pues la boca de Pierce ya estaba sobre la suya.

En esa ocasión su boca no fue tan paciente ni sus manos tan lentas. Pierce le sujetó las caderas mientras la instaba con la lengua a separar los labios. Ryan trató de vencer aquella sensación de impotencia; impotencia que tenía más que ver con sus propias necesidades que con las esposas que la tenían maniatada. Su cuerpo respondía plenamente a las atenciones de Pierce. Presionados por los de él, sus labios se abrieron hambrientos. Los de él eran firmes y fríos, mientras que los de ella eran suaves y se estaban calentando por segundos. Lo oyó murmurar algo mientras se la acercaba más todavía. Un conjuro, pensó mareada. La estaba hechizando, no quedaba otra explicación.

Pero fue un gemido de placer, no una protesta, lo que escapó de su boca cuando las manos de Pierce resbalaron por los lados de sus pechos. Lenta y agónicamente, fue trazando círculos concéntricos cada vez más pequeños, hasta que introdujo las manos entre los cuerpos de ambos para pellizcarle los pezones con los pulgares. Ryan se apretó contra él y le mordió el labio inferior pidiéndole más. Pierce hundió las manos en su cabello y le echó la cabeza hacia atrás para poder apoderarse por completo de los labios de Ryan.

Quizá él mismo era mágico. Su boca, desde luego, lo era. Nadie le había hecho sentir ese anhelo y ardor tan intensos con tan sólo un beso.

Ryan quería tocarlo, tentarlo, provocarlo hasta lograr que se sintiera tan desesperado como lo estaba ella. Una vez más, trató de zafarse de las esposas y, de repente, descubrió que sus muñecas estaban libres. Sus dedos podían acariciarle el cuello, recorrer el pelo de Pierce.

Entonces, tan deprisa como la había capturado, la soltó. Pierce le puso las manos en los hombros y la sujetó manteniéndola a distancia.

– ¿Por qué? -preguntó Ryan confundida, mirándolo a los ojos, totalmente insatisfecha por la interrupción.

Pierce no respondió de inmediato. En un gesto distraído, le acarició los hombros.

– Quería besar a la señorita Swan. Anoche besé a Ryan.

– ¿Qué tontería es ésa? -Ryan hizo ademán de retirarse, pero él la retuvo con firmeza.

– Ninguna. La señorita Swan lleva trajes conservadores y se preocupa por firmar contratos. Ryan lleva camisones de seda y lencería debajo y tiene miedo de las tormentas. Una combinación fascinante.

El comentario la irritó lo suficiente para sofocar el ardor de instantes antes y poder responder con frialdad:

– No he venido aquí para fascinarlo, señor Atkins.

– Un punto imprevisto a su favor, señorita Swan -Pierce sonrió, luego le besó los dedos. Ella apartó la mano de un tirón.

– Ya va siendo hora de que cerremos este acuerdo, para bien o para mal.

– Tiene razón, señorita Swan -dijo él, aunque a Ryan no le gustó el tono divertido con el que había enfatizado su nombre. De pronto, tenía claro que le daba igual si Pierce firmaba el contrato que le había llevado. Lo único que quería era alejarse de él.

– Muy bien -arrancó al tiempo que se agachaba para recoger el maletín-. Entonces…

Pierce puso una mano sobre la de ella, sin darle ocasión a que llegara a abrir el maletín. Le acarició los dedos con suavidad.

– Estoy dispuesto a firmar el contrato con un par de retoques.

Ryan se obligó a recuperar la serenidad. Los retoques solían estar relacionados con el dinero. Negociaría sus honorarios y se libraría de él de una vez por todas.

– Estoy dispuesta a considerar los retoques que quiera exponerme.

– Perfecto. Quiero trabajar con usted directamente. Quiero que usted sea mi contacto con Producciones Swan.

– ¿Yo? -Ryan apretó el asa del maletín-. Yo sólo me ocupo de conseguir clientes. Es mi padre quien se encarga de producir y promocionar los espectáculos.

– No voy a trabajar con su padre, señorita Swan, ni con ningún otro productor -sentenció Pierce. Su mano seguía reposando sobre la de ella, con el contrato entre medias-. Sólo trabajaré con usted.

– Señor Atkins, le agradezco…

– La necesito en Las Vegas dentro de dos semanas.

– ¿En Las Vegas?, ¿por qué?

– Quiero que vea mis actuaciones… de cerca. Nada mejor para incentivar a un mago que contar con la ayuda de una persona escéptica. Me obligará a perfeccionar mi espectáculo -Pierce sonrió-. Tiene un sentido crítico muy agudo. Eso está bien.

Ryan exhaló un suspiro. Siempre había creído que las críticas resultaban irritantes antes que atractivas.

– Señor Atkins, mi trabajo consiste en cerrar contratos, no me dedico a la producción de los espectáculos.

– Anoche dijo que se le daban bien los detalles -le recordó él con tono amable-. Si yo voy a hacer una excepción actuando para la televisión, quiero que alguien como usted supervise los detalles. De hecho, quiero que usted misma supervise los detalles -se corrigió.

– No es una decisión aconsejable, señor Atkins. Estoy segura de que su agente me daría la razón. Hay unas cuantas personas en Producciones Swan que están mejor capacitadas que yo para desarrollar el trabajo que me pide. Yo no tengo experiencia en ese sector del negocio.

– Señorita Swan; ¿usted quiere que firme el contrato?

– Sí, por supuesto, pero…

– Entonces encárguese de incluir los cambios que le digo -atajó Pierce. Se agachó, agarró a la gata y la colocó sobre su regazo-. La espero en el Palace dentro de dos semanas. Estoy deseando trabajar con usted.

Capítulo IV

Cuando entró en su despacho en las dependencias de Producciones Swan cuatro horas más tarde, Ryan seguía echando humo. Era un descarado, decidió. Era el hombre más descarado de cuantos conocía. Se creía que la tenía acorralada en una esquina. ¿De veras pensaba que era él único artista con talento que podía fichar para Producciones Swan? ¡Menudo presumido! Ryan golpeó la mesa de su despacho con el maletín y se desplomó sobre la silla que había detrás. Pierce Atkins iba listo: ya podía ir preparándose para una sorpresa.

Tras recostarse sobre el respaldo, entrelazó las manos y esperó a calmarse lo suficiente para pensar con un mínimo de claridad. Pierce no conocía a Bennett Swan. A su padre le gustaba hacer las cosas a su manera. Podía atender consejos, dialogar, pero jamás se dejaba forzar cuando había que tomar decisiones de importancia. De hecho, pensó Ryan, solía hacer todo lo contrario de lo que le decían si notaba que intentaban presionarlo. No le haría gracia enterarse de que estaban intentando imponerle a quién poner al mando de la producción de un espectáculo. Sobre todo, se dijo con cierta melancolía, si esa persona en concreto era justamente su hija.

Seguro que asistiría a uno de sus estallidos coléricos cuando le explicara a su padre las condiciones que Pierce exigía. Lo único que lamentaba era que el mago no estuviese presente para recibir el impacto de su furia. Swan encontraría a algún otro talento con el que firmar y dejaría que Pierce siguiese haciendo desaparecer las botellas de vino que le diera la gana.

Ryan dejó la mirada perdida en el espacio. Lo último que quería era tener que preocuparse de las llamadas, la organización del horario y los mil y un detalles más que formaban parte de la producción de cualquier espectáculo; por no hablar de la locura de tener que cubrir una actuación en vivo y, retransmitida al mismo tiempo por televisión. ¿Qué sabía ella de solucionar errores técnicos, decorar escenarios o seleccionar cámaras para alternar planos? El trabajo de producción tenía sus secretos y era complejo. No podía aprenderlo toda de la noche a la mañana y, sobre todo, ella nunca había querido meterse en ese terreno. Estaba más que contenta con su parcela, captando clientes y ocupándose de las gestiones de preproducción.

Ryan se echó hacia adelante, apoyó los codos sobre la mesa y dejó caer la barbilla sobre el cuenco que formaban las palmas de sus manos. Tratar de engañarse era una tontería, se dijo. Por otra parte, debía de ser muy satisfactorio dirigir un proyecto de principio a fin. Ideas no le faltaban…

Pero siempre que había intentado convencer a su padre para que le diese una oportunidad en el departamento creativo, se había dado de bruces contra el mismo muro inexpugnable. No tenía experiencia, era demasiado joven. Su padre se las arreglaba para olvidarse de lo que le convenía; en concreto, de que llevaba toda la vida en aquel negocio, había crecido en aquel entorno y el mes siguiente cumpliría veintisiete años.

Uno de los directores más talentosos del negocio había hecho una película para Swan y se había llevado cinco Oscars. Y ese director tenía veintiséis años, recordó indignada Ryan. ¿Cómo iba a saber Producciones Swan si sus ideas eran una mina de oro o simple basura si se negaban a escucharla? Lo único que necesitaba era una oportunidad.

Sí, a decir verdad, debía sentirse agradecida. Lo mejor que podía ocurrirle era poder seguir un proyecto desde la firma del contrato hasta la fiesta de celebración. Pero no ese proyecto. En esa ocasión reconocería alegremente que no estaba capacitada para tanta responsabilidad, rechazaría la condición que había añadido Pierce Atkins y se lo mandaría directo a su padre. Al parecer, tampoco a ella le agradaba que le pusieran ultimátums.

Que cambiara las condiciones. Ryan resopló por la nariz y abrió el maletín. Pierce se había excedido en sus peticiones. Era un prepotente. Primero pedía eso y luego acabaría… Dejó el pensamiento a medias y se quedó mirando los papeles, pulcramente apilados en el maletín. Encima de ellos había otra rosa roja de tallo largo.

– Pero… ¿cómo ha podido…? -Ryan no pudo evitar soltar una risotada. Se relajó contra el respaldo de la silla, se acercó la flor a la nariz y aspiró. Era un hombre con recursos, se dijo mientras disfrutaba de la fragancia de la rosa. Con muchos recursos. ¿Pero quién demonios era?, ¿qué cosas lo apasionaban?, ¿qué le tocaba la fibra? De pronto, sentada en su impecable despacho, Ryan decidió que tenía algo más que simple curiosidad por descubrirlo. Quizá mereciese la pena aguantar su arrogancia con tal de averiguarlo; con tal de conocerlo mejor.

Pierce Atkins tenía que ser un hombre muy interesante cuando era capaz de hablar sin abrir la boca y dar órdenes con una simple mirada. Seguro que era un hombre profundo, complejo, con muchas máscaras. La cuestión era: ¿cuántas capas tendría que pelar hasta llegar a su corazón y conocerlo sin disfraces? Sería arriesgado, decidió, pero… Ryan negó con la cabeza. Al fin y al cabo, se recordó, no le daría la oportunidad de descubrirlo. Swan lo convencería de que firmase el contrato de acuerdo con las condiciones previstas desde el principio por la productora o se olvidaría de él. Ryan sacó el contrato y cerró el maletín. Pierce Atkins había pasado a ser problema de su padre. Ya no era asunto de ella. Y, sin embargo, no quería soltar la rosa que le había introducido en el maletín.

El sonido del teléfono le recordó que no tenía tiempo para andar distraída con ensoñaciones.

– Dígame, Bárbara.

– El jefe quiere verla.

Ryan miró el interfono con aprensión. Swan debía de haberse enterado de que estaba de vuelta desde nada más pasar al guardia que custodiaba la entrada al edificio.

– Enseguida -respondió al cabo de unos segundos. Tras dejar la rosa sobre la mesa, Ryan salió del despacho con el contrato debajo del brazo.

Bennett Swan estaba fumando un puro cubano de lujo. Le gustaban las cosas caras. Pero lo que más le gustaba de todo era saber que el dinero que poseía podía permitirle comprar todos sus caprichos. Si en una tienda veía dos trajes con el mismo corte y de igual calidad, Swan elegía siempre el que tuviera el precio más elevado en la etiqueta. Era una cuestión de orgullo.

Los galardones que exhibía en su despacho también eran cuestión de orgullo. Hablar de Producciones Swan era tanto como hablar de Bennett Swan. Por tanto, los Oscars y los Emmy que la productora conseguía no hacían sino demostrar que él era un hombre de éxito. De la misma manera, los cuadros y las esculturas que su diseñador le había recomendado adquirir estaban ahí para enseñarle al mundo entero que, como buen triunfador, distinguía el valor de las cosas bien hechas.

Quería a su hija. Se habría quedado desconcertado si alguien dijera lo contrario. Para él, no cabía la menor duda de que era un padre excelente. Siempre le había proporcionado a su hija todo cuanto podía comprarse con dinero: las mejores ropas, una niñera irlandesa cuando su madre había muerto, una educación en centros carísimos y un hueco en la empresa cuando se había empeñado en trabajar.

No le había quedado más remedio que reconocer que la chica tenía más cabeza de lo que había esperado de ella. Ryan tenía una mente despierta y sabía cómo dejar a un lado las tonterías sin importancia para ir directa al fondo de las cuestiones. Lo cual no hacía sino demostrar que el dinero que había invertido en educarla en Suiza estaba bien empleado. No, no lamentaba haberle ofrecido a su hija la formación más exquisita. Lo único que le había exigido era que Ryan estuviese a la altura y obtuviese buenos resultados.

Miró el círculo de humo que se elevó desde la punta del puro. Su hija había cumplido con creces y por ello le tenía un gran aprecio.

Ryan llamó a la puerta. Después de esperar a que le dieran permiso para pasar, entró. Bennett la observó mientras cruzaba la tupida moqueta que cubría la distancia hasta la mesa de su despacho. Era una chica bien guapa, pensó. Se parecía a su madre.

– ¿Querías verme? -Ryan esperó a que la invitara a sentarse.

Swan no era un hombre muy grande, pero siempre había compensando esa falta de estatura con su facilidad para comunicarse. Le bastó un gesto para pedirle que tomara asiento. Seguía conservando ese rostro de rasgos duros que las mujeres solían encontrar tan atractivo. Y aunque en los últimos cinco años había ganado algunos kilos y se le había caído algo de pelo, en esencia seguía exactamente igual que en el primer recuerdo que Ryan pudiera tener de él. Al mirarlo, sintió una mezcla familiar de amor y frustración. Ryan sabía demasiado bien los límites del afecto que su padre podía llegar a profesarle.

– ¿Te encuentras mejor? -le preguntó. No daba la impresión de que el ataque de gripe que había sufrido le hubiese dejado secuela alguna. El color de su cara era lozano y saludable, sus ojos brillaban con lucidez. Swan dio por zanjada la conversación sobre su salud con otro simple gesto de la mano. No tenía paciencia con las enfermedades; menos todavía cuando el enfermo era él. No podía perder el tiempo con ellas.

– ¿Qué te ha parecido Atkins? -quiso saber en cuanto Ryan se hubo sentado. Era una de las pocas cosas para las que le pedía opinión; valoraba la intuición que su hija tenía para formarse una idea de los demás. Como siempre, Ryan se lo pensó con detenimiento antes de responder.

– Es especial. No hay dos hombres como él en el mundo -arrancó con un tono que habría hecho sonreír a Pierce-. Tiene un talento extraordinario y mucha personalidad. No estoy segura de si lo uno es debido a lo otro.

– ¿Es muy excéntrico?

– No, al menos no en el sentido de que se dedique a hacer cosas para fomentar una imagen excéntrica -Ryan frunció el ceño al recordar su casa, su estilo de vida. Como el propio Pierce había dicho, las apariencias podían engañar-. Creo que es un hombre muy profundo y que vive la vida de acuerdo con sus propias reglas. La magia es algo más que un trabajo para él. Está entregado a ella como los pintores lo están a sus cuadros.

Swan asintió con la cabeza y exhaló una nube densa de humo caro.

– Y es una garantía de éxito. Siempre revienta las taquillas con sus espectáculos.

– Sí -dijo Ryan sonriente mientras apretaba el contrato-. Lo que es normal, porque no creo que haya nadie mejor que él en lo suyo; además, es muy dinámico sobre el escenario y lo envuelve cierto misterio fuera de él. Es como si hubiese encerrado en un armario los primeros años de su vida y hubiese escondido la llave. A los espectadores les encantan los misterios y él es un misterio en persona.

– ¿Y el contrato?

Había llegado el momento de la verdad, se dijo Ryan armándose de valor.

– Está dispuesto a firmar, pero con ciertas condiciones. Es decir, quiere…

– Ya me ha contado sus condiciones -interrumpió Swan.

La disertación que con tanto cuidado había preparado Ryan se fue al traste de golpe.

– ¿Te lo ha contado?

– Me llamó hace un par de horas -Swan se sacó el puro de la boca. El diamante que llevaba en el dedo destelló mientras miraba a su hija-. Dice que eres escéptica y que eres meticulosa con los detalles. Parece ser que es justo lo que quiere.

– Simplemente, lo que pasa es que creo que, sus trucos no son más que el resultado de una buena puesta en escena -replicó Ryan, enfadada porque Pierce hubiese hablado con Swan antes que ella. Era una sensación incomoda, como si estuviese echándole otra partida de ajedrez. Y Pierce ya le había ganado la primera-. Tiene tendencia a incorporar su magia en el día a día. Tiene su encanto, pero distrae mucho para celebrar una entrevista de trabajo.

– Parece ser que insultarlo te ha funcionado -contestó Swan.

– ¡No lo he insultado! -exclamó Ryan-. Me he pasado veinticuatro horas metida en una casa con papagayos parlantes y gatas negras, y no lo he insultado. He hecho todo lo que he podido por conseguir que firme, salvo dejar que me corte en dos con la sierra. Estoy dispuesta a llegar muy lejos para conseguir un cliente, pero hay ciertos limites a los que no llego, por mucha taquilla que dejen sus espectáculos -añadió al tiempo que ponía el contrato sobre la mesa de su padre.

Swan tamborileó con los dedos y la miró a la cara:

– También me ha comentado que no le molestan tus arranques de genio. Dice que no le gusta aburrirse.

Ryan se tragó las siguientes palabras que acudieron a su cabeza. Con calma, volvió a recostarse sobre el respaldo de la silla.

– Vale, ya me has dicho lo que él te ha contado. ¿Y tú qué le has dicho a él?

Swan se tomó un tiempo en responder. Era la primera vez que alguien relacionado con el trabajo había hecho referencia al temperamento de Ryan. Swan sabía que su hija tenía carácter, y un carácter fuerte, como también sabía que siempre lo había mantenido bajo control en sus relaciones con los clientes. Decidió dejarlo pasar.

– Le he dicho que estaré encantado de complacerlo.

– Que le has dicho… -Ryan se atragantó, carraspeó y probó de nuevo-. ¿Has accedido?, ¿por qué?

– Queremos que trabaje para nosotros. Y él te quiere a ti.

Daba la impresión de que su padre no se había enfurecido con el ultimátum de Pierce, pensó Ryan, no poco confundida. ¿Con qué conjuro habría hechizado a su padre? Fuera el que fuera, se dijo irritada, ella no estaba bajo su influencia.

– ¿Tengo voz en esto?

– No mientras trabajes para mí. Llevas un par de años pidiendo una oportunidad como ésta -le recordó Swan después de echar un vistazo fugaz al contrato-. Pues bien, voy a darte esa oportunidad. Y te voy a estar vigilando de cerca. Espero que no la fastidies -añadió mirándola a los ojos.

– No voy a fastidiarla -repuso ella, apenas controlando un nuevo arrebato de furia-. Será el mejor espectáculo que la empresa produzca en toda su maldita historia.

– Ocúpate de que así sea -advirtió Swan-. Y no te excedas con el presupuesto. Encárgate de los cambios y mándale el contrato nuevo a su agente. Quiero su firma antes de que termine la semana.

– La tendrás -Ryan recogió los papeles del contrato antes de dirigirse a la salida del despacho.

– Atkins me ha dicho que formaréis un buen equipo -añadió Swan mientras ella abría ya la puerta-. Dice que salió en las cartas.

Ryan lanzó una mirada hostil por encima del hombro antes de marcharse, cerrando de un portazo.

Swan esbozó una pequeña sonrisa. Era evidente que la chica había salido a su madre, pensó. Luego pulsó un botón para hablar con su secretaria. Tenía otra cita.

Si algo detestaba Ryan era que la manipulasen. Cuando hubo dejado pasar el tiempo suficiente para serenarse, de vuelta ya en su despacho, comprendió la habilidad con que tanto Pierce como su padre la habían manejado. No la molestaba tanto por lo que a su padre tocaba, pues éste había tenido años para aprender que el hecho de sugerirle que no sería capaz de llevar a cabo una operación era la estrategia perfecta para asegurarse de que la llevase a cabo. Pero con Pierce era distinto. Ella no la conocía o, al menos, se suponía que no debía conocerla. Y, sin embargo, la había manejado a su antojo, con suavidad; con discreción, con esa maestría tipo “la mano es más rápida que el ojo” con la que había manejado los cilindros vacíos. Había conseguido lo que quería. Ryan redactó los nuevos contratos. Después de imprimirlos, se quedó pensativa.

Tampoco tenía por qué enfadarse. En realidad, debería celebrarlo, se dijo. Después de todo, ella también había conseguido lo que quería. Ryan decidió mirar la cuestión desde un ángulo nuevo. Producciones Swan amarraría a Pierce para tres programas especiales en horario de máxima audiencia, y ella tendría su oportunidad de dirigir una producción.

Ryan Swan, productora. Sonrió. Sí, le gustaba cómo sonaba. Lo repitió en voz baja y sintió un primer cosquilleo de emoción. Luego sacó la agenda y empezó a calcular cuánto tiempo podría necesitar en atar un par de cabos sueltos antes de entregarse por completo a la producción de los espectáculos de Pierce.

Llevaba una hora de papeleo cuando el teléfono la interrumpió:

– Ryan Swan -respondió con energía, sujetando el auricular entre la oreja y el hombro mientras continuaba haciendo anotaciones.

– ¿La he interrumpido, señorita Swan?

Nadie más la llamaba “señorita Swan” de ese modo. Ryan interrumpió la redacción, de la frase que estaba escribiendo y se olvidó por completo de ella.

– En efecto, señor Atkins. ¿Qué puedo hacer por usted?

Pierce soltó una risotada que no consiguió sino enojarla.

– ¿Qué le parece tan divertido?

– Tiene una voz preciosa cuando se pone tan profesional, señorita Swan -dijo él de buen humor-. He pensado que, a falta de concretar algún detalle, le gustaría tener las fechas en que tendrá que acompañarme en Las Vegas.

– Todavía no hemos firmado el contrato, señor Atkins -replicó ella con frialdad.

– La inauguración es el día quince -prosiguió él como si no la hubiese oído. Ryan frunció el ceño, pero anotó la fecha. Casi podía verlo sentado en la biblioteca, acariciando a la gata en su regazo-. Pero los ensayos empiezan el doce. Me gustaría que también estuviera en ellos. Y cierro el veintiuno -finalizó.

– De acuerdo -Ryan pensó fugazmente que el veintiuno era su cumpleaños-. Podemos empezar a diseñar la producción del especial la semana siguiente.

– Perfecto -Pierce hizo una pausa-. Me pregunto si puedo pedirle una cosa, señorita Swan.

– Pedirlo puede -respondió ella con prudencia.

Pierce sonrió y rascó las orejas de Circe.

– El día once tengo un compromiso en Los Ángeles. ¿Puede venir conmigo?

– ¿El once? -Ryan apretó el auricular con la oreja y pasó las hojas del calendario que tenía encima de la mesa-. ¿A qué hora?

– A las dos de la tarde.

– Sí, de acuerdo -dijo al tiempo que hacía una señal en el día-. ¿Dónde nos encontramos?

– Yo la recojo… a la una y media.

– A la una y media. Señor Atkins… -Ryan dudó. Luego agarró la rosa de encima de la mesa-. Gracias por la flor.

– De nada, Ryan.

Después de colgar, Pierce permaneció sentado unos segundos, sumido en sus pensamientos. Imaginó a Ryan sujetando la flor en aquel preciso instante. ¿Sabría que su piel era tan suave como los mismos pétalos de la rosa? su cara, justo a la altura de la mandíbula… todavía podía sentir vivamente su textura en la yema de los dedos. Los deslizó sobre el lomo de la gata.

– ¿Qué piensas de ella, Link?

El gigantón siguió ordenando los volúmenes de la biblioteca.

– Tiene una risa bonita -contestó sin darse la vuelta.

– Sí, eso mismo pienso yo -Pierce recordaba perfectamente lo melodiosa que era. La risa de Ryan lo había pillado desprevenido. Había sido todo un contraste con la expresión seria que había mostrado instantes antes. En realidad, lo sorprendían tanto su risa como lo apasionada que era. Pierce recordó la fogosidad con que su boca se había derretido bajo la de él. Esa noche no había sido capaz de trabajar ni un solo segundo. Se había pasado horas pensando en ella, sabedor de que estaba en la cama, cubierta por un simple camisón.

No le gustaba que nada lo distrajese o dificultase su concentración, pero la había hecho regresar. El instinto, se recordó. Él siempre se había fiado de su instinto.

– Dijo que le gustaba mi música -comentó Link sin dejar de ordenar la biblioteca.

Pierce levantó la vista, despertando de su ensimismamiento. Sabía lo susceptible que Link era cuando criticaban su música.

– Es verdad. Le gustó. Le gustó mucho. Dijo que la melodía de la partitura que había en el piano era preciosa.

Link asintió con la cabeza. Sabía que Pierce no le diría nada que no fuese más que la pura verdad.

– Te gusta, ¿verdad?

– Sí -respondió Pierce con tono distraído mientras acariciaba a la gata-. Creo que me gusta, sí.

– Y supongo que querrás hacer esa cosa para la tele.

– Es un desafío -contestó Pierce.

Link se giró.

– ¿Pierce?

– ¿Sí?

El mayordomo vaciló, temeroso de saber ya la respuesta.

– ¿Vas a incluir alguna fuga en el espectáculo de Las Vegas?

– No -Pierce frunció el ceño y Link se sintió inmensamente aliviado. Pierce recordó que había estado trabajando en ese número justo la noche que Ryan había pasado en su casa-. No, todavía no he ensayado suficiente. Haré la próxima fuga en alguno de los especiales -añadió.

– No me parece buena idea -comentó Link, cuyo alivio apenas había durado unos segundos-. Pueden salir mal muchas cosas.

– Todo saldrá bien -aseguró Pierce-. Sólo necesito ensayar un poco más para poder incluir el número en el espectáculo.

– Pero no tienes tiempo -insistió Link, a pesar de que no solía discutir por nada-. Podrías introducir algún cambio en el espectáculo o posponerlo. No me gusta, Pierce -repitió, aunque sabía que sería inútil.

– Te preocupas demasiado -dijo Pierce-. No habrá ningún problema. Sólo tengo que ocuparme de un par de detalles.

Pero no estaba pensando en el número de la fuga. Estaba pensando en Ryan.

Capítulo V

Ryan se descubrió mirando el reloj. La una y cuarto. Los días previos al once habían pasado muy rápido. Había estado hasta arriba de trabajo, con un montón de papeleo, con jornadas de diez horas diarias a menudo para intentar despejar la mesa de su despacho antes de partir hacia Las Vegas. Quería dejar resuelto el máximo posible de asuntos y no tener ningún problema pendiente de resolver una vez empezase a trabajar en la producción de los espectáculos de Pierce. Compensaría su falta de experiencia dedicándole al proyecto todo su tiempo y toda su atención.

Todavía tenía algo que demostrar… a su padre, a sí misma y, en esos momentos, también a Pierce. Para Ryan era algo más que un simple contrato con unas cláusulas que cumplir.

Sí, los días habían pasado a toda velocidad, se dijo, pero la última hora… ¡sólo era la una y diecisiete! Ryan emitió un suspiro de fastidio, sacó una carpeta y la abrió. Estaba mirando la hora como si estuviese esperando a un hombre en una cita a ciegas más que a un cliente del trabajo. Era absurdo. Con todo, cuando por fin llamaron a la puerta, levantó la cabeza como un rayo y se olvidó de la carpeta que acababa de abrir. Respiró profundamente tres veces para no parecer ansiosa y contestó con calma:

– Sí, adelante.

– Hola, Ryan.

Ésta ocultó la decepción que le produjo ver aparecer a Ned Ross, el cual la saludó con una sonrisa radiante.

– Hola, Ned.

Ned Ross: treinta y dos años, rubio y bien parecido, con cierto encanto californiano y estilo desenfadado. El cabello se le enredaba libremente por detrás de la nuca y lucía unos pantalones de diseño caros con una camisa de seda. No llevaba corbata, observó Ryan. Lo cual iba en contra de su imagen. Esta, por otra parte, se veía favorecida por la colonia fresca que utilizaba. Estaba claro que Ned era consciente de los efectos de su encanto y que lo usaba adrede.

Ryan se recriminó en silencio ser tan criticona y le devolvió la sonrisa, si bien la suya fue mucho más fría que la de él.

Ned era subsecretario de Bennett Swan. Y durante varios meses, hasta hacía unas pocas semanas, también había sido el compañero inseparable de Ryan. La había invitado a comer, a cenar y a salir de fiesta, le había dado un par de emocionantísimas clases de surf, le había mostrado la belleza de la playa durante una puesta de sol y le había hecho creer que era la mujer más atractiva y deseable que jamás había conocido. Descubrir que, en el fondo, su interés se había centrado en cortejar a la hija de Bennett Swan, antes que a Ryan por sí misma, había supuesto un doloroso desengaño.

– El jefe quería que viese cómo te van las cosas antes de que te marches a Las Vegas -Ned se sentó sobre la esquina de la mesa. Luego se inclinó para darle un beso fugaz. Todavía tenía planes para la hija del jefe-. Y yo quería despedirme.

– Ya he terminado todo lo que tenía que dejar preparado antes de irme -respondió Ryan con indiferencia al tiempo que interponía una carpeta entre los dos. Todavía le costaba creer que aquel rostro atractivo y bronceado de sonrisa amable ocultara a un mentiroso ambicioso-. Tenía intención de informar a mi padre en persona.

– Está ocupado -contestó Ned justo antes de quitarle la carpeta para echarle un vistazo-. Acaba de marcharse a Nueva York. A no sé qué sitio que quiere examinar él mismo para un rodaje. No volverá hasta finales de semana.

– Ah -Ryan bajó la mirada hacia las manos. Ya podía haberse tomado la molestia de llamarla un segundo, pensó. Después exhaló un suspiro. ¿Cuándo se había molestado en avisarla de nada? ¿Y cuándo dejaría ella de esperar que lo hiciera?-. Bueno, pues puedes decirle que todo está controlado. Le he redactado un informe -añadió mientras le arrebataba la carpeta de las manos.

– Siempre tan eficiente -Ned le sonrió de nuevo, pero no hizo ademán alguno de marcharse. Sabía perfectamente que había dado un paso en falso con Ryan y que tenía que recuperar terreno-. Bueno, ¿cómo llevas lo de estrenarte en producción?

– Es un desafío.

– Este Atkins -continuó él sin dar importancia a la frialdad con que Ryan lo estaba tratando-, es un tipo un poco raro, ¿no?

– No sabría decir; no lo conozco lo suficiente -contestó ella vagamente. De pronto, se dio cuenta de que no quería hablar de Pierce con Ned. El día que había pasado con el mago le pertenecía a ella, no quería compartirlo-. Tengo una cita en unos minutos, Ned; así que si no te importa… -añadió poniéndose de pie.

– Ryan -Ned tomó las manos de ella entre las suyas como tantas veces había hecho mientras habían estado saliendo; un gesto que siempre la había hecho sonreír-. Estas últimas semanas te he echado mucho de menos.

– Nos hemos visto unas cuántas veces -contestó Ryan, dejando que sus manos reposaran muertas sobre las de él.

– Ya sabes a lo que me refiero -Ned le masajeó las muñecas, pero no notó que le subiera el pulso lo más mínimo-. Sigues enfadada conmigo por esa estúpida sugerencia -añadió con un tono suave y persuasivo.

– ¿Quieres decir por lo de pedirme que utilizara mis influencias para que mi padre te asignara la dirección de la producción O'Mara? -Ryan enarcó una ceja-. No, Ned. No estoy enfadada contigo. Tengo entendido que al final le han dado el puesto a Bishop. Espero que no te resulte una desilusión muy grande -añadió incapaz de ocultar una pequeña sonrisa burlona.

– Eso no importa -contestó él, disimulando su desencanto con un gesto de indiferencia con los hombros-. Déjame que te invite a cenar esta noche. A ese pequeño restaurante francés que te gusta tanto. Podríamos dar un paseo por la costa y charlar -añadió al tiempo que se acercaba unos centímetros.

Ryan no se apartó. ¿Hasta dónde, se preguntó, estaría dispuesto a llegar Ned?

– ¿No has pensado que ya puedo tener una cita?

La pregunta frenó el avance de su boca para besarla.

No se le había ocurrido que pudiera estar saliendo con otro hombre. Estaba convencido de que seguía locamente enamorada de él. Había invertido mucho tiempo y esfuerzo en ello, de modo que la única conclusión razonable era que Ryan quería hacerse rogar.

– Anúlala -murmuró en tono seductor. Le dio un beso delicado, pero no advirtió que los ojos de Ryan seguían abiertos y gélidos.

– No.

Ned jamás habría imaginado una negativa tan directa y fría. Sabía por experiencia que Ryan era una mujer temperamental. Y hasta había desilusionado a una ayudante de dirección que se mostraba muy amistosa con él para volver a estar con Ryan. Tanta indiferencia lo había pillado desprevenido.

– Venga, Ryan -insistió, levantando la cabeza para mirarla a los ojos-. No seas…

– Si me disculpas -Ryan se quitó de encima las manos de Ned y miró hacia la entrada del despacho.

– Señorita Swan -la saludó Pierce acompañando sus palabras con un leve movimiento de cabeza.

– Señor Atkins -respondió ella. Tenía las mejillas rojas y encendidas de rabia por haber dado lugar a que la sorprendieran en una situación comprometida en su despacho. ¿Por qué no le había pedido a Ned que cerrase la puerta cuando había entrado?-. Ned, le presento al señor Atkins. Ned Ross es subsecretario de mi padre.

– Señor Ross -Pierce entró en el despacho, pero no le tendió la mano.

– Encantado de conocerlo, señor Atkins. Soy un gran admirador suyo -dijo Ned, esbozando una sonrisa para la galería.

– ¿De veras?

Pierce le devolvió una sonrisa educada que hizo a Ned sentirse como si acabaran de tirarlo dentro de una habitación muy fría y oscura.

Incapaz de mantenerle la mirada, Ned se giró hacia Ryan.

– Pásalo bien en Las Vegas -se despidió-. Y, lo dicho: un placer conocerlo, señor Atkins -añadió cuando ya estaba saliendo del despacho.

Ryan miró la apresurada salida de Ned con el ceño fruncido. Desde luego, no había sido la retirada del hombre confiado y seguro de sí mismo que solía ser.

– ¿Qué le has hecho? -preguntó ella cuando Ned hubo cerrado la puerta.

Pierce enarcó las cejas al tiempo que se acercaba a Ryan.

– ¿Qué crees que le he hecho?

– No sé -murmuró Ryan-. Pero sea lo que sea, no quiero que me lo hagas a mí.

– Tienes las manos frías, Ryan -dijo Pierce después de tomarlas entre las de él-. ¿Por qué no le has dicho simplemente que te deje en paz?

La ponía nerviosa que la llamara Ryan. Pero también la ponía nerviosa que la llamara señorita Swan en aquel tono ligeramente burlón que utilizaba. Ryan bajó la mirada hacia las manos entrelazadas de ambos.

– Lo he hecho… o sea… -Ryan no entendía qué hacía balbuceando para darle una explicación a Pierce-. Será mejor que nos demos prisa si quiere llegar a tiempo a su compromiso, señor Atkins.

– Señorita Swan -Pierce la miró con expresión risueña mientras se llevaba a los labios las manos de Ryan. Ya no estaban frías en absoluto-. Echaba de menos esa cara tan seria y ese tono tan profesional.

Así, sin darle opción a responder nada, le agarró un brazo y la condujo hacia la salida del despacho. Después de ponerse el cinturón de seguridad en el coche de Pierce y de introducirse en un mar de tráfico, Ryan trató de entablar algún tipo de conversación para romper el silencio. Si iban a trabajar codo con codo, lo mejor sería determinar lo más rápido posible la forma correcta de relacionarse. Peón de reina a alfil dos, pensó, recordando la partida de ajedrez que habían echado.

– ¿Qué clase de compromiso tiene esta tarde?

Pierce paró ante un semáforo en rojo y se giró a mirarla. Sus ojos se cruzaron con los de ella con breve pero potente intensidad.

– Es un secreto -respondió Pierce enigmáticamente-. El ayudante de su padre no le cae bien -afirmó sin rodeos.

Ryan se puso tensa. Él había atacado y había llegado su turno de defender.

– Es bueno en su trabajo.

– ¿Por qué le ha mentido? -preguntó Pierce cuando el semáforo se puso verde-. Podía haberle dicho que no quería cenar con él, en vez de fingir que tenía otra cita.

– ¿Qué le hace pensar que estaba fingiendo? -replicó impulsivamente Ryan, herida en su orgullo.

– Sólo me preguntaba por qué sentía que debía hacerlo -dijo él mientras bajaba a segunda para tomar una curva.

– Eso es asunto mío, señor Atkins -zanjó Ryan.

– ¿No crees que podíamos olvidarnos de tanto “señor Atkins y señorita Swan” durante esta tarde? -se animó a tutearla Pierce.

Entró en un aparcamiento y estacionó en un hueco libre. Luego giró la cabeza y le dedicó una de sus mejores sonrisas. Sin duda, decidió Ryan, era un hombre demasiado encantador cuando sonreía de ese modo.

– Puede -contestó sin poder evitar que sus labios se curvaran hacia arriba-: Durante esta tarde. ¿Pierce es tu verdadero nombre?

– Sí que yo sepa -dijo y salió del coche. Cuando Ryan se apeó, se dio cuenta de que estaban en el aparcamiento del Hospital General de Los Ángeles.

– ¿Qué hacemos aquí?

– Tengo que hacer un espectáculo -Pierce sacó del portaequipajes un maletín negro, parecido a los que pudiera utilizar cualquier doctor-. Son mis herramientas de trabajo. Nada de bisturís -le prometió al ver la cara intrigada de Ryan.

Después le tendió una mano. Se quedó mirándola a los ojos con paciencia mientras ella dudaba. Por fin, Ryan aceptó la mano y salieron juntos por la puerta lateral.

Había pensado en distintos sitios a los que Pierce podría haberla llevado a pasar la tarde, pero en ningún momento había imaginado que fueran a acabar en la sala de pediatría del Hospital General. Y fuera cual fuera la imagen que se hubiese formado de Pierce Atkins, tampoco había imaginado que conectase tan bien con los niños. Al cabo de los cinco primeros minutos, Ryan comprendió que Pierce les estaba ofreciendo mucho más que unos cuantos trucos. Se estaba entregando a sí mismo.

Al final resultaba que tenía un gran corazón, se dijo con cierta inquietud. Actuaba en Las Vegas, cobraba treinta y seis euros por entrada y abarrotaba los mejores escenarios; pero luego se iba a un hospital para hacer pasar un rato agradable a un puñado de niños. Ni siquiera había periodistas presenciando aquel acto humanitario para escribirlo en las columnas del día siguiente. Pierce estaba entregando su tiempo y su talento por el mero hecho de procurar felicidad a los demás. O, para ser más precisa, pensó Ryan, para aliviar el sufrimiento de los enfermos.

Fue justo en ese momento, aunque entonces no se dio cuenta, cuando Ryan se enamoró.

Lo miró mientras jugaba con una pelotita en la mano. Ryan estaba tan fascinada como los niños. Con un movimiento fulgurante, la pelota desapareció para reaparecer instantes después por la oreja de un niño que chilló entusiasmado.

Se trataba de un espectáculo sencillo, compuesto por pequeños trucos que cualquier mago aficionado podría haber realizado. Pero la sala era un tumulto de risas, exclamaciones de asombro y aplausos. Era evidente que a Pierce le resultaba mucho más satisfactorio que el éxito más atronador de cuantos podía cosechar tras un número complicado sobre el escenario. Sus raíces estaban ahí, entre los niños. Nunca lo había olvidado. Recordaba de sobra el olor a desinfectante y los ambientadotes florales de las salas de enfermos, la sensación de no poder salir de una cama de hospital. El aburrimiento, pensó Pierce, podía ser la enfermedad que más estragos causara entre los niños.

– Os habréis fijado en que me acompaña una ayudante guapísima -señaló Pierce. Ryan necesitó unos segundos para darse cuenta de que se refería a ella. Se le agrandaron los ojos de sorpresa, pero él se limitó a sonreír-. Ningún mago viaja sin acompañante. Ryan -la llamó extendiendo una mano, con la palma hacia arriba.

Entre risillas y aplausos, no tuvo más remedio que unirse a Pierce.

– ¿Qué haces? -susurró ella.

– Convertirte en estrella -respondió Pierce con naturalidad antes de volverse hacia su público de niños en camas y sillas de ruedas-. Ryan tiene esta sonrisa tan bonita porque bebe tres vasos diarios de leche, ¿verdad que sí, Ryan?

– Eh… sí -dijo ella. Luego miró las caras expectantes que la rodeaban-. Tres vasos diarios -repitió. ¿Por qué le hacía eso Pierce? Nunca había visto tantos ojos enormes y curiosos pendientes de ella a la vez.

– Estoy seguro de que todos sabéis lo importante que es beber leche.

Lo que fue respondido con algunas afirmaciones poco entusiasmadas y un par de gruñidos de protesta. Pierce metió la mano en el maletín negro y sacó un vaso que ya estaba medio lleno de leche. Nadie le preguntó por qué no se había derramado.

– Porque todos bebéis leche, ¿verdad? -continuó él. Esa vez arrancó algunas risas aparte de algún gruñido más. Pierce sacudió la cabeza, sacó un periódico y empezó a doblarlo en forma de embudo-. Éste es un truco difícil. No sé si podré hacerlo si no me prometéis todos que esta noche os tomaréis vuestro vaso de leche.

Un coro de promesas llenó la sala de inmediato. Ryan comprendió que Pierce era tan bueno con los niños como con la magia, tenía la misma destreza como psicólogo que como artista. Quizá no eran cosas distintas y el secreto de su arte consistía en conocer a su público. De pronto, advirtió que Pierce la estaba mirando con una ceja enarcada.

– Sí, sí, yo también lo prometo -accedió sonriente. Estaba tan encantada como cualquiera de los niños.

– Veamos qué pasa. ¿Te importa echar la leche en este embudo? -le preguntó Pierce a Ryan al tiempo que le entregaba la leche. Luego le guiñó un ojo al público-. Despacio, que no se caiga nada. Es leche mágica, ¿sabíais? La única que bebemos los magos.

Pierce le agarró una mano y la guió, manteniendo la parte superior del embudo justo sobre los ojos de Ryan. Tenía la mano caliente. Y lo envolvía un aroma que Ryan no acertaba a concretar. Era un aroma campestre, del bosque. Pero no era pino, decidió, sino algo más intenso, más próximo a la tierra. Su respuesta al contacto fue tan inesperada como indeseada. Ryan trató de concentrarse en volcar el vaso por la apertura del embudo. El pico de abajo goteó un poco.

– ¿Dónde se compra leche mágica? -quiso saber uno de los niños.

– La leche mágica no se compra. Tengo que levantarme muy temprano todos los días y hacerle un conjuro a una vaca -contestó Pierce con seriedad. Entonces, cuando Ryan terminó de verter la leche, él lo devolvió al maletín. Volvió a girarse hacia el embudo y frunció el ceño-. Ésta era mi leche, Ryan. Podías haberte tomado la tuya luego -dijo con un ligero tono de censura.

Antes de que ella pudiera abrir la boca para hablar, Pierce deshizo el embudo. Automáticamente, Ryan se retiró para que no le cayese la leche encima. Pero el embudo estaba vacío.

Los niños gritaron entusiasmados al tiempo que ella lo miraba perpleja.

– Es una glotona -le dijo Pierce al público-. Pero sigue siendo guapísima -añadió justo antes de inclinarse para besarle la mano.

– Yo misma eché la leche en el embudo -comentó Ryan horas después mientras recorrían el pasillo del hospital camino del ascensor-. Estaba goteando por abajo. Lo vi.

– Las cosas no son siempre lo que parecen -dijo él después de invitarla a entrar en el ascensor-. Fascinante, ¿verdad?

Ryan notó cómo empezaba a descender el ascensor. Permaneció unos segundos en silencio.

– Tú tampoco eres del todo lo que pareces, ¿no?

– No, ¿y quién sí?

– Has hecho más en una hora por esos niños de lo que podrían haber hecho una decena de médicos -dijo Ryan y él bajó la mirada-. Y no creo que sea la primera vez que haces una cosa así.

– No lo es.

– ¿Por qué?

– Los hospitales son un sitio espantoso cuando se es pequeño -se limitó a responder. Era la única respuesta que podía darle.

– Para estos niños hoy no ha sido así.

Pierce volvió a tomarle la mano cuando llegaron a la primera planta.

– No hay público más exigente que los niños. Se lo toman todo al pie de la letra.

Ryan rió.

– Supongo que tienes razón. ¿A qué adulto se le habría ocurrido preguntarte dónde compras leche mágica? -Ryan lo miró-. Pero has reaccionado enseguida.

– Cuestión de experiencia. Los niños te obligan a estar siempre atento. Los adultos se distraen más fácilmente -Ryan se encogió de hombros. Luego le sonrió-. Incluida tú. A pesar de que me estabas mirando con esos ojos tan verdes e intrigados.

Ryan miró hacia el aparcamiento cuando salieron del ascensor. Le resultaba casi imposible no fijarse en Pierce cuando éste le hablaba.

– ¿Por qué me has pedido que venga contigo esta tarde? le preguntó.

– Quería que me hicieras compañía.

– No sé si lo entiendo -dijo ella mirándolo a la cara.

– ¿Tienes que entenderlo todo? -repuso Pierce. A la luz del sol, el cabello de Ryan tenía el color del trigo. Pierce deslizó los dedos por él. Luego enmarcó la cara de Ryan, posando las manos en sendas mejillas-. ¿Siempre?

Ryan notó que el corazón le latía en la garganta.

– Sí, creo…

Pero la boca de Pierce cayó sobre la de ella y Ryan no pudo seguir pensando. Fue tal como había sido la primera vez. El beso, delicado, la desarmó por completo. Ryan sintió un pinchazo cálido y trémulo por el cuerpo mientras Pierce le acariciaba las sienes. Luego notó un cosquilleo delicioso justo bajo el corazón. De repente, el mundo parecía haber desaparecido a su alrededor. No había sombras ni mágicos fantasmas siquiera. Lo único que tenía solidez eran las manos y la boca de Pierce.

¿Era el viento o los dedos de él lo que sentía sobre su piel?, ¿le había murmurado algo o había sido ella misma? Pierce la separó. Los ojos de Ryan se habían nublado. Poco a poco, fueron despejándose y empezando a enfocar, como si estuviese despertando de un sueño. Pero Pierce no estaba preparado para que el sueño finalizase.

La atrajo de nuevo, volvió a apoderarse de sus labios y paladeó el sabor profundo y misterioso de su boca. Tuvo que contener el impulso de estrujarla contra su propio cuerpo, de devorar sus labios, cálidos y dispuestos. Ryan era una mujer delicada. De modo que, aunque el deseo lo desgarraba, luchó por controlarlo. A veces, cuando estaba encerrado en una caja oscura y sin oxígeno, tenía que resistir la necesidad apremiante de escapar y salir corriendo. En ese momento, sentía los mismos síntomas de pánico. ¿Qué le estaba haciendo aquella mujer? La pregunta cruzó su cerebro al tiempo que acercaba a Ryan un poco más todavía. Lo único que Pierce sabía era que la deseaba con una desesperación inconcebible.

¿Habría seda pegada a su cuerpo como la noche en que la había sorprendido con el camisón?, ¿alguna prenda fina, ligeramente perfumada con su propia fragancia femenina? Quería hacerle el amor, ya fuese a la luz de las velas o en medio del campo, con el sol iluminándola. Santo cielo, jamás había deseado tanto a una mujer.

– Ryan, quiero estar contigo -susurró él labio contra labio-. Necesito estar contigo. Vamos, Ryan, deja que te ame. No puedo esperar -añadió después de inclinarle la cabeza para besarla desde otro ángulo.

– Pierce -dijo ella con voz trémula. Notaba que se estaba hundiendo y peleaba por encontrar algún punto firme sobre el que mantenerse en pie. Se apoyó sobre él al tiempo que negaba con la cabeza-. No te conozco.

Pierce controló un súbito arrebato salvaje. Estuvo tentado de meterla en el coche y llevársela a casa. Llevársela a su cama. Pero logró mantener la compostura.

– Es verdad, no me conoces. Y la señorita Swan necesita conocer a un hombre antes de acostarse con él -dijo Pierce, tanto para Ryan como para sí mismo. La apartó unos centímetros, la sujetó por los hombros y la miró a la cara. No le gustaba el ritmo desenfrenado al que le latía el corazón. La calma y el control eran cruciales para su trabajo y, por consiguiente, para él-. Cuando me conozcas, seremos amantes -añadió con voz más serena.

– No -repuso Ryan, a la que no le disgustaba tanto la idea en sí de hacer el amor con Pierce como el hecho de que éste diese por sentado que acabarían haciéndolo-. No seremos amantes a menos que yo quiera. Yo negocio contratos, nunca mi vida privada.

Pierce sonrió; más satisfecho con aquella reacción de enojo de lo que habría estado de haberse plegado Ryan a sus deseos. Desconfiaba de las cosas que llegaban con excesiva facilidad.

– Señorita Swan -murmuró mientras le agarraba un brazo-, la suerte ya está echada. Lo hemos visto en las cartas.

Capítulo VI

Ryan llegó sola a Las Vegas. Había insistido en que así fuera. Después de lograr sosegarse y tras recuperar la capacidad de pensar con una mente práctica, había decidido que lo más inteligente sería no tener demasiado contacto personal con Pierce. Cuando un hombre se las arreglaba para hacer que el mundo desapareciera a su alrededor con un beso, lo mejor era guardar la distancia. Ése era el objetivo que se había marcado Ryan.

Durante la mayor parte de su vida, había estado totalmente dominada por su padre. No se había atrevido a hacer nada sin contar con su aprobación. Podía ser que Bennett Swan no le hubiese dedicado mucho tiempo, pero siempre le había dado su opinión. Y ella nunca había actuado en contra de la opinión de su padre.

Sólo a partir de los veinte años, Ryan había empezado a explorar sus talentos, a confiar en su criterio y a valorar su independencia. El sabor de la libertad había sido muy dulce. No estaba dispuesta a dejarse dominar de nuevo y, desde luego, no para someterse al imperio del deseo físico. Sabía por experiencia que los hombres no solían ser de fiar. ¿Por qué había de ser una excepción Pierce Atkins?

Después de pagar al taxista, Ryan se apeó y se tomó un momento para mirar a su alrededor. Era su primer viaje a Las Vegas. Aunque no eran más que las diez de la mañana, la ciudad despertaba el interés de los turistas, atentos, por ejemplo, a los estudios cinematográficos de la Metro Goldwyn Mayer. Y también los hoteles atrapaban la mirada de los paseantes con sus fuentes, carteles luminosos y fabulosas flores.

No faltaban vallas publicitarias con nombres de famosos en letras gigantes. Estrellas, estrellas y más estrellas por todas partes. Las mujeres más bellas del mundo, los artistas de más talento, lo más colorido, lo más exótico… todo se daba cita allí. Era como si hubiesen reunido todo tipo de atractivos en un mismo sitio: parques, desierto, montañas; el sol bañaba las calles durante el día, iluminadas por neones al caer la noche.

Ryan se giró hacia el Palace. Miró el hotel durante unos segundos: era enorme, blanco, opulento. Arriba, en letras enormes, podía leerse el nombre de Pierce y las fechas de sus actuaciones. ¿Cómo se sentiría un hombre como él, se preguntó, al ver su nombre anunciado por todo lo alto?

Levantó las maletas y las dejó sobre el pasillo mecánico que la transportó por delante de unas estatuas italianas y una fuente resplandeciente. En la paz de la mañana, pudo oír el agua cayendo. Supuso que las calles serían mucho más bulliciosas de noche, llenas de coches y personas.

Nada más entrar en el vestíbulo del hotel, Ryan oyó el tintineo y las musiquillas de las máquinas tragaperras.

Refrenó el impulso de visitar el casino para echar un vistazo y se dispuso a registrarse directamente

– Ryan Swan -se presentó después de dejar las maletas a los pies de la gran mesa de recepción-. Tengo una reserva.

– Sí, señorita Swan -el recepcionista le dedicó una sonrisa radiante sin consultar siquiera los archivos-. El botones se ocupará de su equipaje. Disfrute de su estancia, señorita Swan. Si necesita cualquier cosa, no deje de decírnoslo, por favor -añadió al tiempo que hacía una seña a un botones, antes de entregarle una llave.

– Gracias -Ryan aceptó las atenciones del recepcioncita sin darle mayor importancia. Cuando la gente sabía que estaba ante la hija de Bennett Swan, lo normal era que la tratasen como a una embajadora en visita oficial. No era nada nuevo y, a decir verdad, la irritaba un poco.

El ascensor la condujo con suavidad hasta la planta superior mientras el botones la acompañaba guardando un silencio respetuoso. La condujo pasillo abajo hasta su habitación, le abrió la puerta y luego se retiró, dando un paso atrás, para dejarla entrar.

La primera sorpresa de Ryan fue constatar que no se trataba de una habitación, sino de una suite. La segunda, que ya estaba ocupada. Pierce estaba sentado en el sofá, estudiando unos papeles que tenía desperdigados encima de la mesa que tenía delante.

– Ryan -dijo él al tiempo que se levantaba. Luego se acercó al botones y le entregó un billete-. Gracias.

– Gracias a usted, señor Atkins.

Ryan esperó hasta que el botones se marchó y cerró la puerta.

– ¿Qué haces aquí? -quiso saber ella.

– Tengo ensayo esta misma tarde -le recordó Pierce-. ¿Cómo ha ido el vuelo?

– Bien -contestó Ryan, insatisfecha con la respuesta, de Pierce e inquieta por su presencia.

– ¿Quieres una copa?

– No, gracias -Ryan examinó la suite, miró un segundo por la ventana y se giró hacia Pierce-. ¿Se puede saber que es esto?

Pierce enarcó una ceja, pero se limitó a responder con naturalidad:

– Nuestra suite.

– Ni hablar -contestó ella, sacudiendo la cabeza con firmeza-. Querrás decir tu suite -añadió justo antes de agacharse a recoger sus maletas y encaminarse hacia la puerta.

– Ryan.

Fue el tono de voz sereno lo que la hizo detenerse… y desquiciarla.

– ¡Qué truco más ruin! -Ryan soltó las maletas y encaró a Pierce-. ¿De verdad creías que podías cambiar mi reserva y… y…?

– ¿Y qué? -la presionó él.

– Y plantarme aquí sin que yo pusiese la menor objeción -finalizó fastidiada-. ¿De verdad creías que me iba a meter en tu cama sin rechistar sólo por prepararme una suite bonita? ¡Cómo te atreves!, ¡cómo te atreves a mentirme diciéndome que necesitas que vea cómo actúas cuando lo único que quieres es que te guarde caliente la cama!

Su tono había ido pasando de ligeramente acusador a colérico, pero se calló de golpe, sorprendida y alarmada, cuando Pierce la agarró por la muñeca.

– Yo no miento -contestó con suavidad, pero sus ojos la penetraban con más intensidad de la que jamás había visto Ryan hasta entonces en su mirada-. Y no necesito ningún truco para acostarme con una mujer.

Ryan no trató de liberarse. El instinto le advirtió en contra, pero no pudo controlar su temperamento.

– Entonces, ¿qué es esto?

– La mejor solución -Pierce notó que el pulso de Ryan se aceleraba.

– ¿Para qué?

– Tenemos que ver bastantes cosas juntos estos días -dijo él. Hablaba con frialdad, pero seguía agarrándola con fuerza por la muñeca-. No tengo intención de meterme en tu cuarto cada vez que tenga algo que decirte. He venido aquí a trabajar… y tú también -le recordó.

– Deberías haberme consultado.

– No lo he hecho -replicó Pierce tajantemente-. Pero tranquila, no tengas miedo: te aseguro que nunca me acuesto con una mujer a no ser que ella quiera.

– No me gusta que te hayas tomado la libertad de cambiar mi reserva sin hablarlo antes conmigo -insistió Ryan con firmeza, aunque las rodillas amenazaban con temblarle.

La furia de Pierce resultaba más amenazadora y contenida de lo que probablemente lo habría sido si le hubiese dado rienda suelta.

– Te dije que yo hago las cosas a mi manera. Si compartir suite te pone nerviosa, puedes meterte en tu habitación y echar el cerrojo -dijo él en tono burlón.

– ¡Como si fuera a servirme de algo contigo! Un cerrojo no impedirá que entres.

Pierce le apretó la muñeca hasta hacerle daño. Luego le soltó la mano.

– Puede que no -Pierce abrió la puerta de la suite-. Pero bastará con un simple “no”.

Se marchó antes de que Ryan pudiera decir nada más. Se recostó contra la puerta mientras notaba temblores por todo el cuerpo. Estaba acostumbrada a hacer frente a las explosiones coléricas o los silencios castigadotes de su padre. Pero aquello…

Había advertido pura violencia en la mirada gélida de Pierce. Ryan habría preferido mil veces una discusión a gritos con cualquier hombre antes que soportar aquella mirada congeladora.

Sin darse cuenta de que estaba haciéndolo, Ryan se frotó la muñeca. Le palpitaba en cada punto por el que Pierce la había tenido agarrada. Había acertado al decir que no lo conocía. Era un hombre mucho más complejo de lo que jamás había imaginado. Tras haber descubierto una de sus máscaras, no estaba totalmente segura de si podría seguir adelante con aquel proyecto. Ryan permaneció contra la puerta unos segundos más, esperando a que los temblores remitieran por completo.

Miró a su alrededor. Quizá se hubiera equivocado reaccionando tan enérgicamente por un simple cambio de reserva, decidió por fin. Después de todo, compartir una suite era casi lo mismo que tener habitaciones pegadas. Y si el cambio hubiese consistido en eso, no le habría dado la menor importancia.

Pero Pierce tampoco había actuado bien, se recordó. Habría bastado con que le hubiese comentado las ventajas de compartir una suite para que ella hubiese accedido sin poner pegas. Lo que en el fondo le había disgustado había sido la imposición. Tras volver de Suiza, se había prometido que nunca más permitiría que la dirigieran.

Por otra parte, la preocupaba lo que Pierce le había dicho: él nunca se acostaba con una mujer a no ser que ella quisiera. De acuerdo. Eso estaba muy bien. Pero Ryan era consciente de que ambos sabían que ella lo deseaba.

Un simple no bastaría para que Pierce no entrase en su habitación. Sí, se dijo mientras recogía las maletas. De eso no le cabía duda. Él jamás forzaría a una mujer, aunque sólo fuera, sencillamente, porque no tenía necesidad de hacerlo. Ryan se preguntó cuánto tiempo tardaría en olvidar decirle que no.

Negó con la cabeza. Aquel proyecto era tan importante para Pierce como para ella. No haría bien si empezaban peleándose por el alojamiento o preocupándose por posibilidades remotas. Al fin y al cabo, en ningún momento pasaría nada que ella misma no quisiera. Ryan se fue a deshacer las maletas.

Cuando bajó al teatro, el ensayo ya había empezado. Pierce estaba en medio del escenario. Una mujer lo acompañaba. Aunque llevaba unos vaqueros corrientes y una camiseta suelta, Ryan reconoció a la escultural pelirroja que ayudaba a Pierce en sus espectáculos. En las cintas de vídeo que había repasado, la mujer llevaba modelitos pequeños y brillantes o vestidos amplios. Como él mismo había dicho en el hospital, ningún mago viajaba sin una acompañante bonita.

Alto ahí, se frenó Ryan. No era asunto de ella. Despacio, avanzó por el pasillo y se sentó en medio del patio de butacas. Pierce no se dignó mirarla siquiera. De forma automática, Ryan empezó a pensar en encuadres, ángulos de cámara y montaje de escenas.

Cinco cámaras, pensó, y nada excesivamente llamativo al fondo. Nada brillante que pudiese desviar la atención de Pierce. Algo oscuro, decidió. Algo que realzara la imagen de mago o hechicero, más que la de showman.

Se quedó de piedra cuando la ayudante de Ryan se empezó a inclinar hacia atrás, muy despacio, hasta terminar tumbada por completo en el aire. Ryan dejó de planificar detalles de la producción y observó el espectáculo. En ese momento no había público al que entretener hablando; de modo que Pierce se limitaba a hacer gestos: gestos amplios y ágiles que recordaban a capas negras y candelabros. La mujer empezó a girar, lentamente al principio y luego a más velocidad.

Ryan había visto el número en vídeo, pero verlo en directo era una experiencia totalmente distinta. No había elementos de distracción, nada que le hiciese apartar la vista de las dos personas que estaban sobre el escenario: nada de música, nada de decorado, ningún juego de luz que reforzase el ambiente. Ryan descubrió que estaba conteniendo la respiración y se obligó a exhalar. La mata de cabello pelirrojo de la mujer se agitaba con cada vuelta. Tenía los ojos cerrados, una expresión de calma absoluta y las manos cruzadas con total tranquilidad sobre la cintura. Ryan miró con atención en busca de algún cable o alguna tabla transparente giratoria. Frustrada, se inclinó hacia delante.

No pudo evitar una pequeña exclamación de admiración cuando la mujer empezó a rotar sobre sí misma a la vez que daba vueltas de arriba abajo. Su rostro permanecía sereno e inmutable, como si estuviera durmiendo en vez de girando un metro por encima del escenario. Con un gesto, Pierce detuvo el movimiento y le hizo recuperar la vertical hasta que, lentamente, sus pies volvieron a tocar suelo. Después de pasar una mano sobre su cara, la pelirroja abrió los ojos y sonrió.

– ¿Qué tal ha salido?

Ryan no podía creerse que la ayudante pudiera hablar con el mareo que ella habría tenido si hubiese dado tantas vueltas.

– Bien. Quedará mejor con música -contestó Pierce sin más. Luego se dirigió al director de iluminación-. Quiero luces rojas, algo potente. Que empiece suave y vaya creciendo a medida que aumenta la velocidad. Vamos con la tele transportación -añadió, girándose de nuevo hacia su ayudante.

Durante una hora entera, Ryan observó la actuación de Pierce fascinada, frustrada y, sobre todo, entretenida. Lo que a ella le parecía una ejecución impecable de un número, Pierce lo repetía una y otra vez. Tenía sus propias ideas sobre los efectos técnicos que quería para cada número. Ryan pudo comprobar que su creatividad no se limitaba a la magia. Pierce sabía cómo sacar el mejor partido de la iluminación y los efectos sonoros para resaltar, remarcar o marcar contrastes.

Era muy perfeccionista, concluyó Ryan. Trabajaba con sosiego, sin el despliegue de movimientos con que animaba los espectáculos en directo. Por otra parte, no lo notaba con aquella relajación alegre que le había visto cuando había actuado para los niños. En ese momento estaba trabajando, así de sencillo. Sería un mago, pensó sonriente Ryan, pero cultivaba sus poderes con ensayos de muchas horas y repeticiones. Cuanto más lo observaba, más respeto sentía.

Ryan se había preguntado cómo sería trabajar con él. Pues ya lo estaba viendo. Era implacable, infatigable y tan obsesivo con los detalles como ella misma. Tendrían sus discusiones, no le cabía duda, pero empezaba a disfrutar sólo de pensarlo. Porque lo único seguro era que, al final, el resultado sería un espectáculo inmejorable.

– Ryan, ¿te importa subir, por favor?

Se sobresaltó al oír que la llamaba. Habría jurado que Pierce no había advertido su presencia en el teatro. Se levantó con aire fatalista. Empezaba a darle la impresión de que no había nada que escapara al control de Pierce. Mientras avanzaba hacia el escenario, él le dijo algo a su ayudante. Ésta soltó una risita sensual y le dio un beso en la mejilla.

– Bueno, esta vez he salido de una pieza -bromeó sonriendo a Ryan cuando ésta llegó junto a ellos.

– Ryan Swan, Bess Frye -las presentó Pierce.

Examinándola más de cerca, Ryan vio que la mujer no era guapa. Tenía unos rasgos demasiado grandes para ser considerada una belleza clásica. Su pelo brillaba y se revolvía en mil ondas alrededor de su cara alargada. Tenía ojos redondos, un maquillaje exótico y ropa corriente. Era casi tan alta como Pierce.

– ¡Hola! -la saludó Bess con entusiasmo. Luego extendió la mano para darle un apretón amistoso a Ryan. Costaba creer que aquella mujer, sólida como un tronco de caoba, hubiese estado dando vueltas en el aire hacía unos minutos-. Pierce me ha hablado de ti.

– ¿Sí? -Ryan miró hacia él.

– Ya lo creo -Bess apoyó un codo sobre el hombro izquierdo de Pierce mientras hablaba con Ryan-. Me ha contado que eres muy lista. Le gustan las inteligentes. Pero lo que no me había dicho era que fueses tan guapa. ¿Cómo es que te lo tenías tan callado, bribón?

Ryan no tardó en comprender que la ayudante de Pierce era tan cariñosa como extravertida.

– ¿Para qué te lo iba a decir?, ¿para que me acuses de que sólo me fijo en las mujeres por su físico? -Pierce metió las manos en los bolsillos.

Bess soltó otra risotada.

– Él también es listo -le dijo a Ryan en voz baja, corno si le estuviese confiando un secreto, al tiempo que le daba un pellizquito a Pierce-. ¿Vas a ser la productora de los programas que va a hacer para la tele?

– Sí -contestó Ryan, algo aturdida por la abrumadora amabilidad de Bess-. Espero que todo salga bien -añadió sonriente.

– Seguro que sí. Ya era hora de que hubiese una mujer al cargo. En este trabajo siempre estoy rodeada de hombres. Soy la única mujer del equipo. Ya tendremos ocasión de tomarnos una copa y conocernos.

“¿Quieres una copa?”. Ryan recordó a Merlín y sonrió ampliamente.

– Será un placer.

– Bueno, voy a ver qué se trae Link entre manos antes de que el jefe decida ponerme a trabajar otra vez. Hasta luego -Bess salió del escenario, una torre de entusiasmo exultante. Ryan la observó alejarse.

– Es fantástica -murmuró.

– Siempre me lo ha parecido -dijo Pierce.

– Con lo fría y reservada que parece en el escenario -Ryan sonrió-. ¿Lleva mucho tiempo contigo?

– Sí.

La calidez que Bess les había dejado se enfriaba por momentos. Ryan carraspeó y retomó la conversación.

– El ensayo ha ido muy bien. Tenemos que decidir qué números quieres añadir a los especiales de televisión y cuáles quieres desarrollar más.

– De acuerdo.

– Tendremos que hacer algunos ajustes para la tele, claro -continuó ella, tratando de no dar importancia a las respuestas monosilábicas de Pierce-. Pero, en general, supongo que la idea es una versión condensada del espectáculo que sueles hacer en los clubes.

– Exacto.

En el poco tiempo que hacía desde que conocía a Pierce, había llegado a saber que era un hombre de naturaleza amistosa y con sentido del humor. Pero en aquel instante había levantado una barrera entre ambos y era evidente que estaba impaciente por que se marchara. La disculpa que había pensado presentarle no podría tener lugar en ese momento.

– Estoy segura de que estarás ocupado -dijo ella con sequedad y se dio media vuelta.

Ryan descubrió que le dolía que le hiciese el vacío. Pierce no tenía derecho a hacerle daño. Por fin, dejó el escenario sin molestarse en volver la cabeza para mirarlo.

Pierce la observó hasta que las puertas traseras del teatro se abrieron y cerraron una vez hubo salido ella. Sin apartar los ojos de las puertas, apretó la pelota que tenía en la mano hasta aplanarla. Tenía mucha fuerza en los dedos, la suficiente para haber roto los huesos de la muñeca de Ryan, en vez de hacerle un simple moretón.

No le había gustado ver el moretón. Pero tampoco le gustó recordar que Ryan lo había acusado de intentar seducirla mediante engaños. Él nunca había forzado a ninguna mujer. Y Ryan Swan no sería la excepción. Podría haberla poseído aquella primera noche, durante la tormenta, cuando ella se había apretado contra su cuerpo.

¿Por qué no lo había hecho?, se preguntó Pierce al tiempo que tiraba la pelota al suelo. ¿Por qué no la había llevado a la cama y había hecho todas esas cosas que había deseado con tanta desesperación? Porque Ryan había levantado la cabeza y la había mirado con una mezcla de pánico y aprobación. La había notado vulnerable. Y Pierce se había dado cuenta, con algo parecido al miedo, de que también él se había sentido vulnerable.

Desde entonces, no había logrado quitársela de la cabeza. Cuando la había visto entrar en la suite esa mañana, Pierce se había olvidado de las notas que había estado tomando para uno de sus números. Había sido verla, con uno de aquellos condenados trajes a medida, y se había olvidado de todo. Había entrado con el pelo revuelto por el viento después del viaje, como la primera vez que la había visto. Y lo único que había querido había sido abrazarla, sentir aquel cuerpo pequeño y suave contra el suyo.

Tal vez había empezado a enfurecerse en ese mismo momento, a perder el control por las palabras y la mirada acusadora de Ryan.

No debería haberle hecho daño. Pierce bajó la mirada y maldijo. No tenía derecho a hacerle la menor marca en la piel. Un hombre no podía hacerle nada peor a una mujer. Ella era más débil y él había utilizado eso en su contra. Su fuerza y su genio, dos cosas que hacía muchísimo tiempo que se había prometido no usar nunca contra una mujer. En su opinión, ninguna provocación podía justificar un comportamiento así. No podía echar la culpa a nadie más que a sí mismo por aquella agresión.

No podía seguir pensando en ello ni en Ryan si quería seguir trabajando. Necesitaba estar concentrado. Lo único que podía hacer era dar marcha atrás y llevar la relación que Ryan había planteado desde el principio. Una relación estrictamente profesional. Trabajarían juntos. No tenía duda de que cosecharían un éxito en televisión. Pero eso sería todo. Hacía tiempo que había aprendido a controlar el cuerpo mediante la mente. Podía controlar sus necesidades y emociones del mismo modo.

Pierce volvió a maldecir. Luego se dio la vuelta para hacer un par de observaciones más al director de iluminación.

Capítulo VII

Las Vegas era una ciudad a la que resultaba difícil resistirse. Dentro de los casinos no había diferencia entre el día y la noche. Sin relojes y con el continuo tintineo de las máquinas tragaperras, no era difícil perder la noción del tiempo y reinaba una intrigante desorientación horaria. Ryan se encontró con personas vestidas con traje de noche a las que las apuestas las habían retenido junto a las máquinas hasta el amanecer. Los dólares cambiaban de manos por miles en las mesas de blackjack. En más de una ocasión, contuvo la respiración mientras la ruleta daba vueltas con una pequeña fortuna abandonada a los caprichos de una bolita de plata.

Descubrió que había ludópatas de todo tipo: fríos, desapasionados, desesperados, intensos; una mujer alimentaba la ranura de la máquina tragaperras constantemente mientras otro hombre se dedicaba a probar fortuna con los dados. Una nube de humo flotaba en el aire por encima de los sonidos de alegría y desencanto de quienes ganaban o perdían una apuesta. Las caras cambiaban, pero el juego continuaba. Otra tirada de dados, otra partida de blackjack.

Los años de formación en Suiza habían conseguido que Ryan no se dejara llevar por el apasionamiento en las apuestas que había heredado de su padre. Pero en esa ocasión era distinto. Por primera vez, Ryan se sintió tentada de coquetear con la Diosa Fortuna. Venció la tentación diciéndose que le bastaba con mirar. Tampoco tenía muchas más cosas que hacer.

Veía a Pierce durante los ensayos y, fuera del escenario, apenas tenía contacto con él. Resultaba asombroso que dos personas pudieran compartir una suite sin cruzarse casi en todo el día. Por muy temprano que se levantara, él había madrugado más y ya se había marchado. En una o dos ocasiones, después de llevar mucho tiempo acostada, Ryan había oído un ligero clic en el cerrojo de la puerta principal. Y cuando hablaban, sólo era para intercambiar ideas y discutir la mejor forma de adaptar a la televisión el espectáculo que solía llevar a cabo en los clubes. Eran conversaciones relajadas y técnicas.

Estaba intentando evitarla, pensó Ryan la noche del estreno, y le estaba saliendo de maravilla. Si se había propuesto demostrar que compartir una suite no tenía por qué suponer nada personal, lo había logrado con creces. Eso era lo que ella misma quería, por supuesto, aunque, por otra parte, echaba de menos la alegre camaradería que habían compartido. Echaba de menos verlo sonreír.

Ryan decidió seguir el espectáculo desde un lateral del escenario, oculta por el telón. Desde allí dispondría de una vista perfecta y podría tomar nota del ritmo con el que Pierce se movía y el estilo con el que realizaba los trucos. Los ensayos le habían dado la oportunidad de familiarizarse con sus hábitos de trabajo y desde el lateral del escenario podía supervisar su actuación desde un nuevo punto de vista. Quería ver más de lo que el público o las cámaras, pudieran captar.

Con cuidado de no estorbar a los tramoyistas, se acomodó en una esquina y observó el espectáculo. Desde los primeros aplausos, cuando el presentador lo anunció, Pierce se metió a los espectadores en el bolsillo. ¡Dios!, ¡era tan atractivo!, pensó mientras examinaba sus movimientos. Era elegante, dinámico y sabía dar tensión en los momentos adecuados. Tenía suficiente personalidad para mantener el interés del público con su mera presencia. El carisma que poseía no era un efecto ilusorio, sino que formaba parte integral de él igual que el color de su pelo. Iba de negro, como era habitual en Pierce. No necesitaba colores brillantes para conseguir que los ojos de los espectadores permanecieran pegados a él.

Hablaba mientras actuaba. Simple charlatanería, la habría llamado Pierce. Pero era mucho más que eso. Sus palabras y la cadencia con que las pronunciaba contribuían a crear un ambiente u otro. Podía alargarlas y espaciarlas mientras hacía que un péndulo oscilara en el aire sin nada que lo sujetara, y luego las agolpaba todas juntas justo antes de que saltara una llamarada de su palma desnuda. No se limitaba a ser pragmático, como en los ensayos, sino que cultivaba el aura de misterio que le había parecido percibir en él la primera vez que lo había visto.

Ryan siguió mirando mientras lo encerraban encadenado dentro de un saco atado, metido, a su vez, en un baúl cerrado a cal y canto. De pie sobre el baúl, Bess subió una persiana y contó hasta veinte. Cuando soltó la persiana, era Pierce quien estaba de pie sobre el baúl. Y, por supuesto, cuando abrió los cerrojos del baúl y desató el saco, Bess estaba dentro. Pierce lo llamaba tele transportación: A Ryan le parecía sencillamente increíble.

Sus fugas la ponían nerviosa. Ver cómo voluntarios del público lo encerraban en unas cajas diminutas y sin agujeros que ella misma había examinado la hacía romper a sudar. Podía imaginarse dentro de un espacio tan pequeño y casi sentía su propio aliento asfixiándola en los pulmones. Pero Pierce nunca tardaba más de dos minutos en liberarse.

Para terminar, encerró a Bess en una jaula, la cubrió con una tela y la hizo levitar hacia el techo del escenario. Cuando la bajó segundos después, Bess había desaparecido y, en su lugar, había una pantera. Observándolo, viendo la intensidad de su mirada, los hoyuelos y sombras misteriosas de su cara, Ryan casi creía que había vencido las leyes de la naturaleza. En ese momento anterior a bajar la cortina y descubrir que Bess se había convertido en pantera, Pierce tenía mucho más de hechicero que de artista.

Ryan quiso preguntarle, convencerlo para que le explicara ese número de alguna forma que le resultase comprensible. Cuando Pierce terminó el espectáculo y sus ojos se cruzaron, Ryan se tragó las palabras.

Tenía el rostro perlado de sudor debido a los focos y al esfuerzo de mantener la concentración. Ryan quiso acariciarlo. Descubrió, no sin asombro, que verlo actuar la había excitado. Sintió un fogonazo de deseo potentísimo, como jamás había sentido ninguno. Se imaginó que Pierce la hacía suya con aquellas manos ágiles e inteligentes. Luego imaginó su boca, aquella boca increíblemente sensual. Imaginó que aquellos labios se apoderaban de los de ella y la transportaban a ese mundo extraño e ingrávido que él conocía. Si se acercaba a Pierce en ese momento, se preguntó, si se ofrecía o le pedía que le satisficiese, ¿lo encontraría tan excitado como lo estaba ella? ¿Permanecería indiferente o le mostraría en silencio hasta dónde podía llegar su magia?

Pierce se detuvo frente a Ryan y ésta dio un paso atrás, estremecida por sus propios pensamientos. La piel le ardía, la sangre corría como lava por sus venas, empujándola a dar un movimiento hacia él. Consciente de su excitación, pero reacia a sucumbir, se obligó a mantener la distancia.

– Has estado fantástico -dijo, pero se notó cierta rigidez en el halago.

– Gracias -se limitó a responder Pierce mientras pasaba de largo.

Ryan sintió que le dolían las palmas y se dio cuenta de que se estaba clavando las uñas. Aquello tenía que acabar. No podían seguir así, se dijo justo antes de girarse para dar alcance a Pierce.

– Ryan -la llamó entonces Bess, asomando la cabeza por la puerta del vestuario-. ¿Qué te ha parecido el espectáculo?

– Maravilloso -Ryan miró hacia el pasillo. Ya le había perdido el rastro a Pierce. Quizá fuese mejor así-. Supongo que no podrás contarme el secreto de cómo hacéis el número final, ¿verdad? -le preguntó.

– No si quiero seguir con vida -contestó Bess entre risas-. Venga, entra. Acompáñame mientras me cambio. Ryan accedió y cerró la puerta del vestuario. El interior, estaba impregnado de un olor mezcla de maquillaje y polvos.

– Tiene que ser toda una experiencia que te conviertan en pantera.

– ¡Si supieras! Pierce me ha convertido en todo lo imaginable, ande, repte o vuele; me ha cortado en pedacitos con la sierra y me ha hecho tumbarme sobre espadas. Una vez, me hizo dormir sobre una cama de clavos tres metros por encima del suelo del escenario -comentó Bess. Mientras hablaba, iba quitándose la ropa que había llevado durante el espectáculo con la inocencia de una niña de cinco años.

– Debes de confiar mucho en él -dijo Ryan mientras buscaba con la mirada una silla vacía. Al parecer, Bess tenía la costumbre de repartir sus cosas por todo el espacio que hubiese disponible.

– Quita lo que te estorbe -sugirió mientras se ponía un camisón azul que había dejado sobre el brazo de un asiento-. ¿Cómo no voy a confiar en Pierce? Es el mejor. Ya lo has visto durante los ensayos -añadió mientras se sentaba frente al espejo para limpiarse el maquillaje que se había puesto para el escenario.

– Sí -Ryan dobló una blusa arrugada y la puso a un lado-. Es muy perfeccionista.

– Cuida hasta el último detalle. Primero desarrolla los números que quiere incluir en los espectáculos sobre el papel, luego los repasa una y otra y otra vez en la mazmorra esa en la que trabaja antes de pensar siquiera en enseñarnos algo a Link o a mí -Bess miró a Ryan con un ojo lleno todavía de maquillaje y el otro ya desmaquillado-. La mayoría de la gente no sabe cuánto trabaja, porque hace que parezca muy fácil. Y eso es lo que Pierce quiere.

– Las fugas… ¿son peligrosas? -preguntó mientras estiraba algunas prendas de Bess.

– Algunas no me gustan -Bess se limpió con un pañuelito los últimos restos. A cara lavada, tenía un aspecto inesperadamente juvenil y fresco. Se encogió de hombros mientras se ponía de pie-. Una cosa es quitarse unas esposas o una camisa de fuerza, pero nunca me ha gustado cuando hace su propia versión de Houdini en el número de Los mil cerrojos.

– ¿Por qué lo hace? -Ryan apartó unos vaqueros de una silla, pero permaneció dando vueltas por el vestuario, intranquila-. Con los demás números ya sería suficiente.

– No para Pierce -Bess se quitó el camisón y se puso un sujetador-. Las fugas, la sensación de peligro… es importante para él. Siempre lo ha sido.

– ¿Por qué? -insistió Ryan.

– Porque quiere ponerse a prueba todo el tiempo. Nunca está satisfecho con lo que hizo el día anterior.

– Ponerse a prueba -murmuró Ryan. Ya le había dado esa impresión a ella, pero eso no significaba que comprendiese dicha actitud-. ¿Cuánto tiempo llevas con él, Bess?

– Desde el principio -respondió la ayudante al tiempo que se subía los vaqueros-. Desde el principio del todo.

– ¿Cómo es? -se sorprendió preguntando Ryan-. ¿Cómo es en realidad?

Una camisa colgaba de la mano de Bess, la cual se giró de pronto para lanzarle una mirada penetrante:

– ¿Por qué quieres saberlo?

– Por… -Ryan se quedó callada. No sabía qué decir-. No lo sé.

– ¿Estás interesada en él?

Ryan no contestó de inmediato. Quiso decir que no y zanjar la cuestión. No tenía el menor motivo para estar interesada en él.

– Sí -se oyó contestar sin embargo-. Me interesa.

– Vamos a tomar una copa -dijo Bess mientras se ponía una camisa-. Y hablamos.

– Dos cocktails de champán. Invito yo -dijo Bess después de tomar asiento en una mesa. Luego sacó un cigarro y se lo encendió guiñándole un ojo a Ryan-. No se lo digas a Pierce. Está en contra del tabaco. Bueno, de todo lo que perjudique la salud.

– Link me dijo que corre siete kilómetros al día.

– Una vieja costumbre. Pierce no suele romper las viejas costumbres -Bess exhaló una nube de humo con un suspiro-. Siempre ha sido muy disciplinado. Cuando se le mete algo entre ceja y ceja, no para hasta conseguirlo. Es así desde pequeño.

– ¿Conocías a Pierce cuando era pequeño?

– Crecimos juntos: Pierce, Link y yo-. Bess levantó la mirada hacia la camarera mientras ésta les servía los cocktails. Luego devolvió la atención a Ryan-. Pierce no habla nunca de esa época, ni siquiera con Link o conmigo. Hace como si no hubiese existido… o lo intenta al menos.

– Creía que lo hacía adrede para dar una imagen de misterio -murmuró Ryan.

– No le hace falta.

– No -Ryan la miró a los ojos de nuevo-. Supongo que no. ¿Tuvo una infancia difícil?

– No imaginas -Bess dio un trago largo a su copa-. Difícil es poco. Era un niño muy débil.

– ¿Pierce? -Ryan pensó en aquel cuerpo duro y musculoso y miró a la ayudante con cara de incredulidad.

– Ya -Bess soltó una risilla-. Cuesta creerlo, pero es verdad. Era pequeño para su edad y estaba más delgado que un fideo. Los chicos grandes lo atormentaban. Supongo que necesitaban alguien de quien burlarse. En fin, a nadie le gusta crecer en un orfanato.

– ¿Orfanato? -repitió atónita Ryan. Miró la cara amistosa y alegre de Bess y sintió una oleada de compasión hacia ella-. ¿Los tres?

– Bah -Bess se encogió de hombros, pero Ryan parecía súbitamente preocupada-. Tampoco era tan terrible. Teníamos comida, un techo bajo el que dormir, mucha compañía… En realidad no es como cuentan en el libro ése, Oliver Twist.

– ¿Perdiste a tus padres, Bess? -preguntó Ryan con interés, viendo que Bess no recibía de buen grado su compasión.

– Tenía ocho años. Y no había nadie más que pudiera cuidarme. A Link le pasó lo mismo -contestó Bess sin el menor asomo de lástima o autocompasión-. La gente adopta bebés, en general. Los chicos mayores es más difícil que encuentren una familia.

Ryan levantó su copa y dio un sorbo pensativamente. Debía de estar hablándole de hacía veinte años, antes de que aumentara el interés por adoptar niños de todas las edades, como sucedía entonces.

– ¿Y Pierce?

– Su caso es distinto. Él sí tenía padres, pero no daban permiso para que lo adoptaran.

– Pero… -Ryan frunció el ceño, confundida- ¿qué hacía en un orfanato si sus padres estaban vivos?

– El Estado les quitó la custodia. Su padre… -Bess soltó una larga bocanada de humo. Estaba arriesgándose al hablar de aquello. A Pierce no le agradaría si se enteraba de que lo había hecho. Sólo esperaba que mereciese la pena-. Su padre pegaba a su madre.

– ¡Dios! -exclamó espantada Ryan-. ¿Y… a Pierce? -añadió mirando a Bess a los ojos, como temiendo la respuesta.

– De vez en cuando -respondió la ayudante con calma-. Pero sobre todo pegaba a su madre. Primero le pegaba al alcohol y luego a su esposa.

Ryan se quedó sin aire, dolorida, como si le hubiesen dado un puñetazo en la boca del estómago. Se llevó la copa a los labios de nuevo. Por supuesto, era consciente de que ese tipo de cosas sucedían en el mundo, pero ella siempre había estado muy protegida de semejantes horrores. Podía ser que sus propios padres no le hubiesen prestado mucha atención durante buena parte de su vida, pero jamás le habían levantado la mano. Y aunque los gritos de su padre la habían asustado en ocasiones, nunca había ido más allá de alzar la voz o soltar alguna mala contestación fruto de la impaciencia. Jamás había tenido que soportar tipo alguno de violencia física. Por más que trataba de hacerse una idea de lo terrible que debía de ser una infancia como la que Bess le describía, era una experiencia demasiado alejada de la suya.

– Cuéntame -le pidió finalmente-. Quiero comprender a Pierce.

Era justo lo que Bess quería oír. Asintió con la cabeza, como dándole su aprobación a Ryan, y continuó:

– Pierce tenía cinco años. Esa vez, su padre le pegó una paliza, a su madre lo suficientemente grave como para que tuvieran que llevarla al hospital. Por lo general, solía encerrar a Pierce en un armario antes de arrancar con uno de sus ataques de cólera, pero en esa ocasión lo dejó inconsciente de un puñetazo antes de meterse con su madre.

Ryan controló la necesidad de rebelarse contra aquel abuso; quiso protestar contra lo que estaba oyendo, pero consiguió guardar silencio. Bess la miraba con atención mientras hablaba:

– Fue entonces cuando intervinieron los trabajadores sociales. Después del papeleo y las audiencias habituales, el tribunal declaró que no podían hacerse cargo de él y metieron a Pierce en un orfanato.

– ¡Qué horror! -Ryan sacudió la cabeza mientras trataba de digerir la información-. ¿Por qué no se separó la madre y se quedó con Pierce?, ¿qué clase de mujer…?

– No soy psicóloga -interrumpió Bess-. Que Pierce sepa, nunca abandonó a su marido.

– Y renunció a su hijo -murmuró Ryan-. Tuvo que sentirse muy rechazado, solo, asustado…

¿Qué secuelas dejaría algo así en un niño pequeño?, se preguntó. ¿Cómo compensaría aquellas experiencias tan dolorosas? ¿Su obsesión por liberarse de cadenas, baúles y cajas fuertes se debía a que de pequeño lo habían encerrado en un armario oscuro? ¿La razón por la que siempre trataba de conseguir lo imposible era que durante su infancia se había sentido impotente?

– Era muy solitario -prosiguió Bess después de pedir otra ronda-. Quizá por eso se metían con él los otros chicos. Al menos, hasta que llegaba Link. Nadie se atrevía a tocarle un solo pelo a Pierce cuando Link estaba cerca. Siempre fue el doble de grande que cualquier otro chico. ¡Y con esa cara! -añadió Bess, sonriente, disfrutando de esa parte de la historia.

De hecho, llegó a soltar una risilla y a Ryan no le pareció advertir que escondiera el menor rastro de amargura en ella.

– Cuando Link entró en el orfanato, nadie se acercaba a él. Sólo Pierce -continuó Bess-. Los dos estaban marginados. Igual que yo. Link siempre ha estado unido a Pierce desde entonces. Realmente, no sé qué habría sido dé él sin Pierce. Ni de mí.

– Lo quieres mucho, ¿verdad? -preguntó Ryan, conmovida por el relato de la exuberante pelirroja.

– Es mi mejor amigo -contestó Bess sin más. Luego sonrió por encima de la copa-. Me dejaron entrar en su pequeño club cuando tenía diez años. Recuerdo que al principio Link me daba mucho miedo. Nada más verlo, trepaba a un árbol. Lo llamábamos el Monstruo. -Los niños pueden ser muy crueles.

– Mucho. Pero, bueno, el caso es que justo cuando pasaba debajo de mí, la rama se rompió y me caí. Él me agarró al vuelo -Bess se inclinó hacia adelante y apoyó la barbilla sobre las manos-. Nunca lo olvidaré. Pensaba que me iba a matar y, de pronto, Link me había salvado. Levanté la cara para mirarlo. Estaba dispuesta a soportar sus gritos, a que se vengara por todas las veces que me había burlado de él. Entonces se rió. Me enamoré al instante.

Ryan estuvo a punto de atragantarse con el champaña. La mirada soñadora de Bess no dejaba lugar a mal interpretaciones.

– ¿Tú…? ¿Link y tú?

– La verdad es que yo sola -dijo Bess con una sonrisa de resignación-. Llevo veinte años loca por ese grandullón, pero él sigue viéndome como la pequeña Bess. Y eso que mido metro ochenta y cinco. Pero me lo estoy trabajando -añadió guiñándole un ojo a Ryan.

– Yo creía que Pierce y tú… -arrancó ésta, para dejar la frase en el aire.

– ¿Pierce y yo? -Bess soltó una de sus sonoras risotadas e hizo que varias cabezas se giraran hacia ella-. ¿Me tomas el pelo? Sabes demasiado del mundo del espectáculo como para hacer un emparejamiento así. ¿Acaso crees que soy el tipo de Pierce?

– No sé, yo… -Ryan se encogió de hombros, ligeramente abochornada por lo disparatada que le había parecido a Bess que la hubiese tomado por la pareja de Pierce-. En realidad no se me ocurre cuál puede ser el tipo de Pierce -añadió y Bess se echó a reír de nuevo.

– Una idea ya te harás -comentó ésta después de dar un sorbo a su copa-. En fin, la cosa es que siempre fue un chico tranquilo, un chico… concentrado, como metido en su mundo. Y tenía carácter, ¡vaya si lo tenía! Puso tantos ojos morados como le habían puesto a él durante su infancia. Pero con los años, poco a poco, fue controlándose. Era evidente que había decidido no seguir los pasos de su padre. Y ya digo: cuando a Pierce se le mete algo en la cabeza, no para hasta conseguirlo.

Ryan recordó la agresividad que había detectado en Pierce, la violencia que había captado en sus ojos, y empezó a comprender.

– A los nueve años, calculo que fue a los nueve, tuvo un accidente -Bess dejó la copa y frunció el ceño-. Al menos eso dijo él, que fue un accidente. Se cayó rodando por un tramo de escaleras. Todos sabían que alguien lo había empujado, pero él nunca dijo quién había sido. Creo que no quería que Link hiciese algo que pudiese haberlo metido en líos. La caída le provocó una lesión de espalda. Los médicos creían que no podría volver a andar.

– ¡No!

– Sí -Bess dio otro sorbo-. Pero Pierce dijo que andaría. Que correría siete kilómetros todos los días.

– Siete kilómetros -repitió Ryan.

– Se lo puso como objetivo. Se tomaba las sesiones de rehabilitación como si su vida dependiera de ello. Puede que lo hiciera -añadió Bess con aire pensativo-. Sí, puede que lo hiciera. Trabajó duro. Se pasó seis meses en el hospital.

– Entiendo -Ryan recordó a Pierce en la sala de pediatría, entregándose a los niños, hablando con ellos, haciéndolos reír… Ofreciéndoles su magia.

– Mientras estaba ingresado, una de las enfermeras le regaló un juego de trucos de magia. Ahí empezó todo -Bess brindó contra la copa de Ryan-. Un juego de cinco dólares. Fue como si Pierce hubiese estado esperando ese regalo, o como si el regalo lo hubiese estado esperando a él. Cuando salió del hospital, sabía hacer cosas con las que un montón de magos profesionales tenían dificultades. Lo llevaba en la sangre -finalizó con tanto amor como orgullo.

Ryan se imaginó a Pierce de pequeño, un chico solitario y atormentado en un hospital, totalmente concentrado con el juego de magia, perfeccionando, practicando, descubriendo.

– Era increíble: una vez fui a visitarlo y prendió la sábana de su cama -continuó Bess sonriente. Ryan puso cara de espanto-. Te juro que la vi ardiendo. Pero Pierce le dio una palmadita contra el colchón y la hizo desaparecer. No había fuego por ninguna parte. La sábana estaba intacta: ni quemadura ni agujero ni olor a humo. Ese diablillo consiguió asustarme -añadió.

Ryan se sorprendió riéndose, a pesar de la odisea que Pierce debía de haber sufrido. Pero había vencido. Se había sobrepuesto a todas las adversidades.

– Por Pierce -dijo y levantó la copa.

– Por Pierce -Bess completó el brindis y apuró el champán que le quedaba-. Se marchó del orfanato a los dieciséis años. Lo eché de menos una barbaridad. Creí que nunca más volvería a verlos, ni a Link ni a é1. Puede que fueran los dos años más solitarios de mi vida. Hasta que entonces, un día, estaba trabajando en un restaurante en Denver y entró. No sé cómo me localizó, nunca me lo ha dicho; pero entró y me dijo que dimitiera, que iba a trabajar para él

– ¿Así sin más? -preguntó Ryan.

– Así sin más.

– ¿Y qué le dijiste?

– No dije nada. Era Pierce -Bess sonrió e hizo una seña a la camarera para pedir más champán-. Dejé el restaurante. Nos echamos a la carretera. Bebe un poco, cariño, te llevo una de ventaja.

Ryan la contempló unos segundos, luego obedeció y se terminó la copa de un trago. No todos los hombres podían ganarse una lealtad tan inquebrantable de una mujer con carácter como Bess.

– No suelo tomar más de dos -comentó apuntando al cocktail.

– Esta noche sí -decidió Bess antes de continuar-. Siempre bebo champán cuando me pongo sentimental. No te creerías algunos de los lugares en los que actuamos aquellos primeros años… Fiestas de niños, despedidas de soltero, en fábricas. Nadie como Pierce para manejar un grupo revoltoso. Le basta mirar a quien sea para captar su atención; luego se saca una bola de fuego del bolsillo y lo deja mudo.

– Me lo creo -dijo Ryan y se rió imaginando la escena-. Para mí que ni siquiera le hace falta la bola de fuego.

– Exacto -contestó Bess complacida-. Lo cierto es que él siempre tuvo claro que triunfaría, y nos embarcó a Link y a mí en el viaje. No tenía por qué haberse ocupado de nosotros. Pero es así, no puede evitarlo. No deja que se le acerquen muchas personas, pero cuando te hace un hueco en su vida, eres su amigo para siempre. Link y yo no podremos seguir su ritmo de trabajo nunca, pero eso a él le da igual. Somos sus amigos -finalizó bajando la mirada hacia la copa.

– Creo que Pierce escoge muy bien a sus amigos -dijo Ryan con cautela y se ganó una sonrisa radiante de Bess.

– Eres una mujer encantadora, Ryan. Y una dama. Pierce es la clase de hombre que necesita a una dama a su lado.

De repente, a Ryan le resultó interesantísimo el color de su bebida:

– ¿Por qué dices eso? -preguntó desviando la mirada hacia abajo.

– Porque tiene clase, siempre la ha tenido. Necesita a una mujer con estilo y que sea tan cariñosa como él.

– ¿Es cariñoso, Bess? -Ryan levantó la vista y miró a Bess a los ojos-. A veces parece tan… distante.

– ¿Sabes de dónde salió la gata ésa que tiene? -preguntó Bess tras negar con la cabeza-. Alguien la atropelló y la dejó herida a un lado de la carretera. Pierce volvía de viaje después de una semana de actuaciones en San Francisco. Se paró y llevó a la gata al veterinario. Eran las dos de la mañana y no paró hasta despertar al veterinario y hacer que operase a una gata abandonada. Le costó trescientos dólares. Me lo dijo Link. ¿A cuánta gente conoces que haría algo así? -finalizó al tiempo que sacaba otro cigarro.

Ryan miró a Bess fijamente.

– Pierce se enfadaría si se enterase de que me estás contando todo esto, ¿verdad?

– Sí.

– ¿Por qué lo has hecho?

– Es un truco que he aprendido de él con los años -respondió Bess, con una sonrisa radiante-. Miras fijamente a los ojos a una persona y te das cuenta de si puedes confiar en ella.

Ryan le sostuvo la mirada y respondió con solemnidad:

– Gracias.

– Además -añadió Bess como si la cosa no tuviera la menor importancia después de dar otro trago de champaña-, estás enamorada de él.

Ryan se atragantó. Trató de contestar, pero las palabras no lograron salir de su boca. Empezó a toser. -Bebe, cariño. Nada como el amor para atragantarse. Por el amor -Bess brindó con la copa de Ryan-. Y buena suerte para las dos.

– ¿Suerte? -dijo Ryan casi sin voz.

– Con hombres como estos dos, la necesitamos.

Esa vez fue Ryan la que pidió otra ronda.

Capítulo VIII

Ryan reía abiertamente cuando entró en el casino junto a Bess. El alcohol la había animado, pero, sobre todo, la compañía de Bess la alegraba. Desde que había regresado de sus estudios en Suiza, Ryan se había dejado muy poco tiempo para cultivar amistades Haber encontrado una tan rápidamente la embriagaba más de lo que, pudiera hacerlo el champán.

– ¿De fiesta?

Ambas alzaron la vista y reconocieron a Pierce. Sus rostros compusieron esa expresión de culpabilidad del niño al que sorprenden con la mano dentro del bote de las galletas de chocolate. Pierce enarcó una ceja. Bess soltó una risotada, se acercó a él y le dio un beso pletorita de entusiasmo.

– Sólo estábamos hablando. Ryan y yo hemos descubierto que tenemos muchas cosas en común.

– ¿De veras? -Pierce miró a Ryan, la cual se había llevado los dedos a la boca para sofocar una risilla. Resultaba evidente que habían hecho algo más que hablar.

– ¿Verdad que es increíble cuando se pone tan serio e irónico? -le preguntó Bess a Ryan. Luego le dio otro beso a Pierce-. No he emborrachado a tu chica, sólo la he ayudado a que se relaje un poco más que de costumbre. Además, ya es mayorcita… ¿Dónde está Link? preguntó, apoyando una mano sobre el hombro de Pierce, después de echar un vistazo alrededor.

– Mirando a los jugadores de dados.

– Hasta luego -Bess le guiñó un ojo a Ryan y desapareció.

– Está loca por él -le dijo Ryan a Pierce en voz baja, como si le estuviese confiando un secreto.

– Lo sé.

– ¿Hay algo que usted no sepa, señor Atkins? preguntó ella dando un paso al frente, y le satisfizo observar que los labios de Pierce se curvaban hacia arriba-. Me preguntaba si volverías a hacer eso por mí.

– ¿Hacer qué?

– Sonreír. Hace días que no me sonríes.

– ¿No? -Pierce no pudo evitar sentir una oleada de ternura, aunque tuvo que conformarse con retirarle el pelo de la cara con delicadeza.

– No. Ni una vez. ¿Te arrepientes?

– Sí -Pierce la estudió con una mano puesta encima de su hombro y deseó que Ryan no lo mirara de aquella manera. Había conseguido contener sus necesidades a pesar de compartir la misma suite; pero, de pronto, en medio de tantas personas, luces y ruidos, el volcán del deseo parecía a punto de estallar. Apartó la mano-. ¿Quieres que te lleve arriba?

– Voy a jugar al blackjack -lo informó con decisión-. Hace días que quiero hacerlo, pero me recordaba que jugarse el dinero en un casino era una tontería. Por suerte, se me acaba de olvidar -añadió risueña.

Pierce la sujetó de un brazo mientras ella avanzaba hacia la mesa.

– ¿Cuánto dinero llevas encima?

– Eh… no sé -Ryan miró dentro del bolso-. Unos setenta y cinco dólares.

– De acuerdo -accedió Pierce. Aunque perdiese, pensó, setenta y cinco dólares no supondrían un agujero grande en su cuenta corriente. La acompañó.

– Llevo días mirando cómo se juega -susurró mientras se sentaba a una mesa de apuestas de diez dólares-. Lo tengo todo controlado.

– Entonces como todo el mundo, ¿no? -ironizó Pierce, de pie junto a ella-. Veinte dólares en fichas para la dama -le dijo al repartidor.

– Cincuenta -corrigió Ryan tras contar de nuevo los billetes.

Pierce asintió con la cabeza y el repartidor le cambió los billetes por fichas de colores.

– ¿Vas a apostar? -le preguntó ella.

– Yo no juego.

– ¿Ah, no? -Ryan enarcó las cejas-. ¿Y no te juegas el tipo cada vez que te encierras en un baúl?

– No me juego nada -Pierce esbozó una sonrisa suave-. Es mi profesión.

– ¿Es que está en contra de las apuestas y otro tipo de vicios, señor Atkins? -preguntó ella tras soltar una risotada.

– No -Pierce sintió otra punzada de deseo y la sometió-. Pero me gusta poner mis propias reglas. Nunca es fácil vencer a la casa en su propio juego -añadió mientras repartían cartas.

– Esta noche me siento con suerte -comentó Ryan.

El hombre que estaba sentado a su lado alzó una copa de coñac y puso su firma en una hoja. Acababa de perder más de dos mil dólares, pero se lo había tomado con filosofía y estaba comprando otros cinco mil dólares en fichas. Ryan vio el destello del diamante que brillaba en su dedo mientras repartían las cartas. Luego levantó el borde de sus naipes con cuidado. Vio que le habían salido un ocho y un cinco. Una rubia joven pidió una tercera carta y se pasó de veintiuno. El hombre del diamante se plantó en dieciocho. Ryan se arriesgó, pidió otra carta y se alegró al ver que era otro cinco. Se plantó y esperó con paciencia mientras otros dos jugadores pedían cartas.

La casa tenía catorce, dio la vuelta a un tercer naipe y se quedó en veinte. El hombre del diamante maldijo en voz baja y perdió quinientos dólares más.

Ryan sumó sus siguientes cartas, pidió una tercera y perdió de nuevo. Imperturbable, esperó a tener más fortuna a la tercera. Sacó diecisiete entre las dos cartas. Antes de hacer la señal de que se plantaba, Pierce se adelantó y pidió una tercera.

– Un momento protestó Ryan.

– Dale la vuelta -dijo él sin más.

Ryan resopló por la nariz, se encogió de hombros y terminó obedeciendo. Le salió un tres: Con los ojos como platos, se giró en la silla para mirar a Pierce, pero éste estaba mirando las cartas. La casa se plantó en diecinueve y pagó.

– ¡He ganado! -exclamó encantada con el montón de fichas que empujaron hacia ella-. ¿Cómo lo has hecho? Pierce se limitó a sonreír y siguió mirando las cartas. En la siguiente mano, le dieron un diez y un seis. Aunque ella se habría arriesgado, Pierce le tocó un hombro y negó con la cabeza. Ryan se tragó sus protestas y se plantó. La casa pidió una tercera carta, sacó veintidós y quebró.

Ryan rió, entusiasmada, y volvió a girarse hacia Pierce.

– ¿Cómo lo haces? -repitió-. No puedes recordar todas las cartas que salen y calcular las que quedan… ¿o sí? -añadió frunciendo el ceño.

Pierce volvió a sonreír y negó con la cabeza por toda respuesta. Luego condujo a Ryan a otra victoria.

– ¿Qué tal si me ayudas a mí? -el hombre del diamante soltó sus cartas disgustado.

– Es un brujo -le dijo Ryan-. Lo llevo conmigo a todas partes.

– Pues a mí no me vendrían mal un par de hechizos -comentó la rubia al tiempo que se recogía el pelo tras la oreja.

Ryan vio cómo la joven le lanzaba una mirada coqueta a Pierce mientras se volvían a repartir cartas.

– Es mío -dijo con frialdad y no vio a Pierce enarcar ambas cejas. La rubia volvió a centrarse en sus cartas.

Durante la siguiente hora, la suerte siguió acompañando a Ryan… o a Pierce. Cuando la montaña de fichas que había frente a ella era suficientemente grande, Pierce le abrió el bolso y las metió dentro.

– No, espera. ¡Si estoy calentando motores!

– El secreto de ganar es saber cuándo parar -contestó Pierce mientras la ayudaba a ponerse de pie-. Cámbialas en caja, Ryan, antes de que se te ocurra gastártelas en la ruleta.

– Pero yo quería seguir jugando -protestó ella, mirando hacia atrás, hacia la mesa que acababan de dejar.

– No por esta noche.

Ryan soltó un suspiro de resignación y volcó el contenido del bolso frente a la caja. Junto a las monedas aparecieron un peine, una barra de labios y un penique aplanado por la rueda de un tren.

– Me trae suerte -comentó ella cuando Pierce lo levantó para examinarlo.

– Así que supersticiosa -murmuró él-. Me sorprende usted, señorita Swan.

– No es superstición -replicó Ryan mientras guardaba los billetes en el bolso a medida que el cajero los contaba-. Simplemente, me da buena suerte.

– Ah, eso ya es distinto -dijo él en broma.

– Me caes bien, Pierce -Ryan le rodeó un brazo-. Creo que tenía que decírtelo.

– ¿De veras?

– Sí -respondió ella con firmeza. Eso podía decírselo, pensó mientras se dirigían a los ascensores. No era arriesgado y sí totalmente cierto. Lo que no le diría era lo que Bess había comentado de pasada. ¿Cómo iba a estar enamorada? Decirle algo así sería demasiado peligroso. Y, sobretodo, no tenía por qué ser verdad. Aunque… aunque mucho se temía que sí lo era-. ¿Yo te caigo bien? -le preguntó, girándose sonriente hacia él, cuando las puertas del ascensor se cerraron.

– Sí, Ryan -Pierce le acarició la mejilla con los nudillos-. Me caes bien.

– No estaba segura -dijo ella al tiempo que se le acercaba un pasito. Pierce sintió un cosquilleo por el cuerpo-. Como estabas enfadado conmigo…

– No estaba enfadado contigo -contestó él.

Ryan no dejaba de mirarlo. Pierce tenía la sensación de que el aire se estaba cargando, como cuando se cerraban los cerrojos de un baúl estando él dentro. El corazón se le disparó, pero, gracias a su capacidad y al control que había logrado ejercer sobre su mente, consiguió serenarse. No volvería a tocarla.

Ryan advirtió una chispa en los ojos de Pierce. Deseo. Ella también sintió calor bajo el estómago. Pero, sobre todo, tuvo ganas de acariciarlo, de mimarlo. Aunque él no fuese consciente, después de la conversación con Bess conocía lo mucho que Pierce había sufrido y quería darle algo, consolarlo. Levantó una mano con intención de posarla sobre su mejilla, pero él la detuvo, sujetándole los dedos al tiempo que la puerta del ascensor se abría.

– Debes de estar cansada -acertó a decir él con voz ronca mientras guiaba a Ryan al pasillo que daba a la suite.

– No -Ryan rió. Le gustaba sentir que tenía cierto poder sobre Pierce. Aunque sólo fuera un poco, Pierce le tenía algo de miedo. Lo notaba. Algo la animó a provocarlo; no sabía si el champán, el sabor del éxito o saber que Pierce la deseaba-. ¿Tú estás cansado? -le preguntó cuando él abrió la puerta de la suite.

– Es tarde.

– No, nunca es tarde en Las Vegas. Aquí el tiempo no existe. No hay relojes -Ryan dejó el bolso sobre una mesa y se estiró. Luego se levantó el pelo y lo dejó caer resbalando entre sus dedos-. ¿Cómo puede ser tarde si no sabes qué hora es?

– Será mejor que te acuestes -Pierce miró hacia los papeles que había sobre una mesa-. Además, tengo que trabajar.

– Trabaja demasiado, señor Atkins -respondió Ryan al tiempo que se quitaba los zapatos-. La señorita Swan emitirá un informe favorable de usted -añadió justo antes de echarse a reír.

El cabello le bailaba sobre los hombros y tenía las mejillas encendidas. Los ojos también le brillaban, chispeantes, vivos, seductores. La mirada de Ryan indicaba que los pensamientos de Pierce no eran ningún secreto para ella. El deseo lo azotaba, pero Pierce aguantó en silencio.

– Aunque a ti te gusta la señorita Swan… A mí no siempre -continuó Ryan. Se dejó caer sobre el sofá y agarró uno de los papeles que había en la mesa. Estaba lleno de dibujos, flechas y notas que no tenían el menor sentido para ella-. Explícame qué significa todo esto.

Pierce se acercó a Ryan. Se dijo que sólo lo hacía para impedir que revolviera en sus papeles.

– Es demasiado complicado -murmuró mientras le quitaba de la mano el papel y lo volvía a colocar sobre la mesa.

– Soy una chica lista -Ryan le tiró del brazo hasta que lo tuvo sentado a su lado. Lo miró y sonrió-. ¿Sabes? La primera vez que te miré a los ojos creí que el corazón se me paraba. La primera vez que me besaste lo supe -añadió al tiempo que llevaba una mano hacia la mejilla izquierda de Pierce.

Éste le detuvo la mano de nuevo, consciente de lo cerca que estaba de rebasar el limite. Pero Ryan todavía tenía una mano libre y la utilizó para deslizar un dedo por la pechera de su camisa hasta llegar al cuello.

– Ryan, deberías acostarte.

Podía oír el deseo velado en el tono rugoso de su voz. Podía sentir el pulso acelerado de Pierce bajo la yema del dedo. Su propio corazón empezó a desbocarse hasta acompasar el ritmo con el de él.

– Nadie me había besado así nunca -murmuró Ryan justo antes de dirigir los dedos hacia el botón superior de la camisa. Lo desabrochó y lo miró a los ojos-. Nadie me había hecho sentirme así. ¿Hiciste magia, Pierce? -preguntó después de desabrocharle los dos siguientes botones.

– No -Pierce levantó el brazo para frenar la curiosidad de aquellos dedos que lo estaban volviendo loco.

– Yo creo que sí -Ryan se giró y le dio un mordisquito delicado en el lóbulo de la oreja-. Sé que hiciste magia -añadió con un susurro que no hizo sino avivar el deseo que estaba gestándose en las entrañas de Pierce. Echaba chispas y estaba a punto de explotar. La agarró por los hombros y empezó a apartarla, pero Ryan posó las manos sobre su torso desnudo. Luego dejó caer la boca sobre su cuello. Pierce apretó los puños tratando de ganarla batalla intestina que estaba librando contra el deseo.

– Ryan… ¿qué intentas hacer? -preguntó, incapaz de serenar su ritmo cardiaco a pesar de su experiencia en controlar la mente.

– Intento seducirte -respondió con descaro ella mientras llevaba la boca hacia el pecho de Pierce-. ¿Lo estoy haciendo bien?

Ryan bajó las manos hacia las costillas y viró luego hacia el centro. Notar la excitación de Pierce la envalentonó.

– Sí, lo estás haciendo muy bien -admitió él casi sin aliento.

Ryan soltó una risotada. Fue un sonido gutural, casi burlón, que aumentó las palpitaciones de Pierce. Aunque él no la tocaba, ya no se resistía; ya no era capaz de seguir poniéndole freno. Sus manos lo acariciaban con libertad mientras le lamía provocativamente el lóbulo de la oreja.

– ¿Estás seguro? Quizá estoy haciendo algo mal -susurró Ryan al tiempo que le bajaba la camisa de los hombros. Trazó un reguero de besos hasta su barbilla y luego apoyó los labios fugazmente sobre la boca de Pierce-. Quizá no te gusta que te toque así… o así -añadió después de bajar el dedo hasta el cinturón de los vaqueros y, luego, tras darle un mordisquito en el labio inferior sin dejar de mirarlo a los ojos.,

No, se había equivocado. Eran negros: tenía los ojos negros, no grises. El deseo la consumía hasta tal punto que temía acabar devorada por él. ¿Cómo podía sentir un deseo tan intenso?, ¿tan potente como para que el cuerpo entero le doliese y vibrase y amenazase con estallar?

– Te deseé cuando bajaste del escenario esta noche -murmuró ella-. Allí mismo, cuando todavía me medio creía que eras un hechicero más que un hombre. Y ahora… ahora que sé que eres un hombre te deseo todavía más. Claro que quizá tú no me desees. Quizá no te excito -añadió para provocarlo. Lo miró fijamente a los labios y luego alzó la vista para encontrarse de nuevo con los ojos de Pierce.

– Ryan -dijo éste. Había perdido por completo la capacidad de controlar la cabeza, el pulso o la concentración. Había perdido hasta la voluntad por recuperar el control-. Ten cuidado. Si sigues así, no voy a poder aguantar más. De un momento a otro no habrá vuelta atrás.

Ella rió excitada, embriagada por el deseo. Puso los labios a un solo centímetro de los de Pierce.

– ¿Me lo prometes?

Ryan se deleitó en la fogosidad del beso. La boca de Pierce cayó sobre la de ella con fiereza, posesivamente.

De pronto se vio debajo de él a tal velocidad que no sintió siquiera el movimiento, sólo el peso de su cuerpo encima. Pierce la estaba despojando de la blusa, impaciente por deshacerse de los botones. Dos saltaron por los aires y aterrizaron en algún lugar de la moqueta antes de que Pierce se apoderase de uno de sus pechos con la mano. Ryan gimió y arqueó la espalda, desesperada por sus caricias. La lengua de Pierce no tardó en abrirse paso entre sus labios y enlazarse con la lengua de ella.

El deseo la abrasaba, era un azote sofocante de calor y color. La piel le quemaba allá donde Pierce la tocaba. Se encontró desnuda sin saber cómo había llegado a estarlo. Piel contra piel, notó que le mordisqueaba un pezón con suavidad. Ryan estaba a punto de perder el control cuando sintió su lengua acariciándole la punta, gimió y se apretó contra él.

Pierce notaba el martilleo de su pulso, el frenesí con que latía el corazón de Ryan. Casi podía saborearlo mientras giraba la cabeza para colmar de atenciones el otro pecho. Sus gemidos y los tirones suplicantes de sus manos lo estaban enloqueciendo. Estaba atrapado en un horno y esa vez no habría escapatoria. Sabía que su piel se derretiría con la de Ryan hasta que no hubiese nada separándolos. El calor, su fragancia, su sabor, todo le daba vueltas en la cabeza. ¿Excitación? No, aquello era mucho más que excitación. Era una obsesión.

Introdujo los dedos dentro de ella. La encontró tan suave, tan cálida y húmeda que no pudo contenerse un segundo más.

La penetró con un salvajismo que los asombró a los dos. Pero Ryan reaccionó enseguida y empezó a moverse con él, agitada y violenta. Pierce sintió el dolor de un placer imposible, convencido de que esa vez era él el encantado y no el encantador. Estaba totalmente entregado.

Ryan notó su aliento entrecortado contra el cuello. El corazón de Pierce seguía corriendo. Y era ella quien había conseguido que latiese así de rápido, pensó con una expresión soñadora en la cara mientras flotaba en el limbo posterior al orgasmo. Pierce era de ella, pensó de nuevo, al igual que cuando había marcado el territorio con la rubia en el casino. ¿Cómo había adivinado Bess lo que sentía antes de darse cuenta ella misma? Ryan suspiró, cerró los ojos y siguió fantaseando.

¿Cómo reaccionaría Pierce si le decía que se había enamorado de él? Por otra parte, debía de notársele, como si lo llevase escrito con letras de neón en la frente. ¿Sería muy pronto para decírselo?, ¿estaría precipitándose? Lo mejor sería esperar, decidió mientras le acariciaba el pelo. Se daría un poco de tiempo a acostumbrarse a ese amor tan novedoso antes de proclamarlo. En ese momento, tenía la sensación de disponer de todo el tiempo del mundo.

Emitió un gemido leve de protesta cuando Pierce retiró su cuerpo de encima. Abrió los ojos despacio. Tenía la cabeza agachada y se miraba las manos atormentado. Se insultó en voz baja.

– ¿Te he hecho daño? -le preguntó cuando se dio cuenta de que Ryan estaba mirándolo.

– No -aseguró ella sorprendida. Luego recordó la historia que Bess le había contado-. No me has hecho daño, Pierce. No podrías. Eres un caballero, delicado -le aseguró.

Pierce la miró con ojos angustiados. No era verdad, no se había portado como un caballero mientras le hacía el amor. Se había dejado arrastrar por la necesidad y una urgencia desesperada.

– No siempre soy delicado -murmuró atormentado mientras alcanzaba sus vaqueros.

– ¿Qué haces?

– Voy abajo. Pediré otra habitación. Siento que esto haya pasado -contestó sin dejar de vestirse. Entonces vio un río de lágrimas asomando a los ojos de Ryan. Algo se desgarró en su pecho-. Ryan… lo siento… Te juro que no iba a tocarte. No tenía que haberlo hecho. Has bebido demasiado. Yo lo sabía y debía haber…

– ¡Maldito seas! -exclamó ella y le apartó la mano con que Pierce le estaba secando una lágrima-. Me he equivocado. Sí que puedes hacerme daño. Pero no te molestes en buscar otra habitación. Ya me busco yo una. No pienso quedarme aquí después de cómo has convertido algo maravillosa en una equivocación -añadió mientras se agachaba para ponerse la blusa, que estaba vuelta del revés.

– Ryan, yo…

– ¡Haz el favor de callarte!-atajó ella. Al ver que faltaban los dos botones del centro, se volvió a quitar la blusa y se quedó de pie, mirando desnuda a Pierce, con los ojos llameando de cólera. Estaba tan sexy que le entraron ganas de tumbarla al suelo y poseerla de nuevo-. Sabía perfectamente lo que estaba haciendo, ¿te enteras? ¡Lo sabía de sobra! Si crees que bastan unas copas para que me lance en brazos de un hombre, te equivocas mucho. Te deseaba. Y creía que tú también me deseabas. Así que si ha sido un error, el error ha sido tuyo.

– Para mí no ha sido un error, Ryan -dijo él en un tono más suave. Aun así, cuando intentó tocarla, Ryan se apartó con violencia. Pierce dejó caer el brazo y escogió las palabras con cuidado-. Claro que te deseaba. Me parecía que quizá te deseaba demasiado. Y no he sido tan dulce contigo como me habría gustado. Me cuesta aceptar que no he podido contenerme de tanto como te deseaba.

Ryan lo miró en silencio unos segundos. Luego se secó las lágrimas que le corrían por las mejillas con una mano.

– ¿Querías contenerte?, ¿querías frenar?

– La cuestión es que lo he intentado y no he podido. Nunca me he portado tan egoístamente con una mujer. He tenido muy poco cuidado -murmuró Pierce-. Eres muy pequeña, muy frágil.

¿Frágil? Ryan enarcó una ceja. Nadie la había considerado una mujer frágil nunca. En otro momento, quizá se habría echado a reír, pero en aquel instante tenía la sensación de que sólo había una forma de tratar con un hombre como Pierce.

– Muy bien -arrancó tras respirar hondo para serenarse-. Tienes dos opciones.

– ¿Cuáles? -preguntó sorprendido él, enarcando las cejas.

– Puedes buscarte otra habitación o puedes llevarme a la cama y hacerme el amor otra vez -Ryan dio un paso al frente-. Ahora mismo.

– ¿No tengo más opciones? -preguntó sonriente, respondiendo a la mirada desafiante de ella.

– Supongo que podría seducirte de nuevo si te pones cabezota -dijo Ryan encogiéndose de hombros-. Lo que tú prefieras.

Pierce hundió los dedos en su cabello y la acercó hacia su cuerpo.

– ¿Y qué tal si nos quedamos con una combinación de las dos opciones?

– ¿De qué dos opciones? -respondió Ryan con recelo.

Pierce bajó la cabeza y le dio un beso suave en los labios.

– ¿Qué tal si yo te llevo a la cama y tú me seduces?

Ryan dejó que la levantara en brazos.

– Para que no digas que no soy una persona razonable -dijo ella mientras Pierce la llevaba al dormitorio-. Estoy dispuesta a que lleguemos a un acuerdo con tal de que me salga con la mía.

– Señorita Swan -murmuró él mientras la posaba con cuidado sobre la cama-. Me gusta su estilo.

Capítulo IX

Le dolía todo el cuerpo. Ryan suspiró, se acurrucó y hundió la cabeza contra la almohada. Era una molestia placentera. Le recordaba a la noche anterior: una noche que se había alargado hasta el alba.

Nunca había sabido que tuviese tanta pasión que ofrecer ni tantas necesidades que satisfacer. Cada vez se había sentido agotada, en cuerpo y alma; pero había bastado una nueva caricia, de ella a él o viceversa, para volver a sacar fuerzas de donde no creía que pudiera haberlas y, recuperado el vigor, sentir de nuevo las exigencias del deseo.

Al final se habían quedado dormidos, abrazados el uno al otro mientras los dedos rosados del amanecer se filtraban en el dormitorio. Sumida en un agradable duermevela, dormitando a ratos y recuperando la conciencia durante unos segundos minutos después, Ryan se giró hacia Pierce. Quería abrazarlo de nuevo.

Pero estaba sola.

Abrió los ojos despacio. Todavía adormilada, extendió la mano sobre las sábanas que había a su lado y las encontró vacías. ¿Se había marchado?, se preguntó Ryan confundida. ¿Cuánto tiempo llevaba durmiendo sola? Todo el placer del despertar se esfumó de inmediato. Ryan volvió a tocar las sábanas. No, se dijo mientras se estiraba; debía de estar en la otra habitación de la suite. No podía haberla dejado sola.

El teléfono sonó, despertándola por completo del sobresalto.

– Sí, ¿diga? -respondió sin dar tiempo a que sonara una segunda vez. Luego se retiró el pelo de la cara al tiempo que se preguntaba por qué estaría la suite tan silenciosa.

– ¿Señorita Swan?

– Sí, Ryan Swan al habla.

– Tiene una llamada de Bennett Swan, espere un momento.

Ryan se sentó y, en un movimiento automático, se subió la sábana hasta cubrirse los pechos. Estaba desorientada ¿Qué hora sería?, ¿y dónde, pensó de nuevo, estaría Pierce?

– Ryan, ponme al día.

¿Al día?, repitió en silencio ella, como oyendo un eco de la voz de su padre. Trató de despejarse y ordenar los pensamientos un poco.

– ¡Ryan! -la apremió Bennett.

– Sí, perdona.

– No tengo todo el día

– He visto los ensayos de Pierce a diario -arrancó por fin. Echaba de menos una buena taza de café y poder disponer de unos minutos para ponerse en marcha. Echó un vistazo a su alrededor en busca de alguna señal de Pierce-. Creo que, cuando lo veas, estarás de acuerdo en que tiene dominadas las cuestiones técnicas y la relación con su propio equipo. Anoche asistí al estreno: impecable. Ya hemos comentado algunas variaciones para adaptar el espectáculo a la televisión, pero todavía no hay ninguna decisión en firme. Es posible que incorpore algún número nuevo, pero de momento lo guarda en secreto.

– Quiero información más concreta en dos semanas como mucho -dijo él-. Es posible que tengamos que cambiar las fechas. Háblalo con Atkins. Necesitamos una lista con una descripción de los números que realizará y un tiempo estimado para cada uno.

– Ya se la he pedido -contestó con frid Ryan, irritada por la intromisión de su padre en su trabajo-. Soy la encargada de la producción -le recordó.

– Cierto -convino Bennett-. Te veré en mi despacho cuando vuelvas.

Tras oír que su padre había colgado, Ryan dejó el auricular sobre el teléfono con un suspiro de exasperación. Había sido la típica conversación con Bennett Swan. Decidió olvidarse de la llamada y se levantó de la cama. La bata de Pierce estaba doblada sobre una silla. La agarró y se la puso.

– ¿Pierce? -Ryan salió al salón de la suite, pero lo encontró vacío-. ¿Pierce? -lo llamó de nuevo mientras pisaba uno de los botones de la blusa que había perdido.

Se agachó distraída a recogerlo y se lo guardó en el bolsillo de la bata mientras recorría la suite.

Vacía. Pierce no estaba por ninguna parte. Sintió una punzada en el estómago y el dolor se expandió por todo el cuerpo. La había dejado sola. Ryan negó con la cabeza y volvió a registrar las habitaciones con incredulidad. Seguro que le había dejada una nota en la que le explicaba por qué y adónde se había marchado. No podía haberse despertado y abandonarla sin más, después de la noche que habían compartido.

Pero no. había nada. Ryan tembló. De pronto, se había quedado fría.

Era su sino, decidió. Se acercó a la ventana y miró hacia un neón apagado. Quisiera a quien quisiera, se enamorase de quien se enamorase, los demás siempre la abandonaban. Y, sin embargo, todavía mantenía la esperanza de que alguna vez las cosas pudiesen ser de otra manera.

De pequeña, había sido su madre, una mujer joven, cariñosa y con mucho estilo, la que había seguido a Bennett Swan por todo el mundo. Solía decirle que ya era una chica grande, capaz de valerse por sí misma; que volvería en un par de días. Que acababan convirtiéndose en un par de semanas, recordó Ryan. Siempre había habido una asistenta o algún miembro del servicio doméstico que había cuidado de ella. No podía decir que le hubiese faltado comida ni ropa o que hubiese sufrido algún tipo de abuso. Simplemente, se olvidaban de ella, como si hubiese sido invisible.

Luego había sido su padre, todo el rato corriendo de un lado para otro y yéndose de casa sin apenas avisar. Por supuesto, se había asegurado de contratar a alguna niñera fiable a la qué había pagado un sueldo generoso. Hasta que la habían metido en un barco y la habían mandado a Suiza, al mejor internado posible. Su padre siempre había celebrado que estuviese entre las mejores alumnas.

Y tampoco le habían faltado regalos caros el día de su cumpleaños, junto con una tarjeta remitida desde una dirección a miles de kilómetros, en la que le decían que siguiera estudiando. Cosa que Ryan había hecho, por supuesto. Jamás se habría arriesgado a desilusionar a su padre.

Nada cambiaba y todo se repetía, pensó Ryan mientras se giró para mirarse al espejo. Ryan era fuerte. Ryan era una mujer práctica. Ryan no necesitaba todas esas cosas que las demás mujeres sí necesitaban: abrazos, dulzura, amor.

Así era mejor, se dijo. Además, no tenía por qué sentirse dolida. Se habían deseado, habían cedido a sus instintos y habían pasado la noche juntos. ¿Para qué teñirlo de romanticismo? No tenía derecho a pedirle explicaciones a Pierce. Y ella tampoco tenía el menor compromiso con él. Ryan se llevó la mano al cinto de la bata y la desanudó. Luego se la quitó, dejándola caer hombros abajo, y, ya desnuda, se dirigió a la ducha.

Puso el agua caliente, ardiendo, con el chorro a toda presión contra su piel. No quería pensar. Se conocía bien. Si conseguía dejar la mente en blanco un rato, cuando volviese a ponerse en marcha sabría lo que debía hacer.

El baño se había llenado de vapor y humo cuando salió para secarse con la toalla. Ryan se movía con prisa. Tenía trabajo que hacer: anotar ideas, planificar los programas de televisión. Ryan Swan, productora de Producciones Swan. En eso debía concentrarse. Ya iba siendo hora de dejar de preocuparse por gente que no podía o no quería darle lo que ella anhelaba. Tenía que labrarse un nombre en el sector. Lo único de lo que debía preocuparse era de su carrera profesional.

Mientras se vestía, todo indicaba que había recobrado la calma por completo. Los sueños eran para las horas de dormir y ella estaba más que despierta. Tenía que encargarse de un montón de detalles. Tenía que concertar entrevistas, reunirse con directores de diversos departamentos. Había que tomar decisiones. Ya llevaba demasiado tiempo en Las Vegas. No conocería el estilo de Pierce mejor por quedarse más días. Y, lo más importante para ella en esos momentos, sabía perfectamente el producto final, que quería conseguir. Sólo tenía que volver a Los Ángeles y empezar a concretar las ideas que tenía y ponerlas en práctica.

Era la primera producción que le encomendaban y se había jurado que no sería la última.

Ryan agarró el cepillo y se lo pasó por el pelo. La puerta se abrió a su espalda.

– Estás despierta -dijo Pierce, sonriente, justo antes de avanzar hacia ella.

La mirada de Ryan lo detuvo. Se notaba que estaba dolida y furiosa.

– Sí, estoy despierta -contestó con falsa indiferencia mientras seguía cepillándose-. Llevo un rato de pie. Mi padre me ha llamado hace un rato. Quería que lo informara de cómo van las cosas.

– Ah -murmuró Pierce. Pero era evidente que la frialdad de Ryan no tenía que ver con su padre, decidió sin dejar de observarla-. ¿Has pedido algo al servicio de habitaciones?

– No.

– Querrás desayunar -dijo él, animándose a acercarse otro paso. No se atrevió a más, al captar el muro que Ryan había levantado entre los dos.

– No, la verdad es que no tengo hambre -Ryan sacó el neceser y empezó a maquillarse-. Ya me tomaré un café en el aeropuerto. Me vuelvo a Los Ángeles esta misma mañana.

El tono cortante y distanciado de la respuesta lo obligó a apretar los dientes. ¿Podía haberse equivocado tanto?, ¿tan poco había significado para ella la noche que habían pasado juntos?

– ¿Esta mañana? -preguntó Pierce con la misma indiferencia-. ¿Y eso?

– Creo que ya me he hecho una idea suficientemente aproximada de cómo trabajas y de lo que necesitarás para los especiales de televisión -contestó Ryan sin dejar de mirarse al espejo-. Conviene que vaya ocupándome de las gestiones preliminares y ya fijaremos una cita cuando vuelvas a California. Me pondré en contacto con tu agente.

Pierce se tragó las palabras que habría deseado decir. Él nunca ataba a nadie. Al único al que encadenaba era a sí mismo.

– Si es lo que quieres.

Ryan guardó el neceser.

– Los dos tenemos trabajo que hacer. El mío está en Los Ángeles; el tuyo, de momento, aquí -dijo mientras se giraba al armario.

Pierce la detuvo poniéndole una mano sobre el hombro. La retiró al instante al notar que se ponía tensa.

– Ryan, ¿te he hecho daño?

– ¿Daño? -repitió ella camino del armario. Se encogió de hombros, pero Pierce no pudo ver la expresión de sus ojos-. ¿Cómo ibas a hacerme daño?

– No lo sé -contestó él hablándole a la espalda. Ryan estaba sacando la ropa para hacer la maleta, pero Pierce la obligó a darse la vuelta-. Pero te lo he hecho. Te lo veo en los ojos -añadió cuando por fin pudo mirarla.

– Olvídalo -dijo Ryan-. Yo lo haré -agregó. Hizo ademán de retirarse, pero Pierce la sujetó con firmeza.

– No puedo olvidarme de algo si no sé de qué se trata -contestó. Aunque no apretaba con fuerza, el tono de voz mostraba que estaba irritado-. Ryan, ¿qué pasa? Dímelo.

– Déjalo, Pierce.

– No.

Ryan trató de soltarse de nuevo, pero Pierce siguió reteniéndola. Se dijo que debía mantenerse calmada…

– ¡Me has abandonado! -explotó y tiró la ropa al suelo. Fue un estallido tan inesperado que Pierce se quedó mirándola atónito, incapaz de articular palabra-. Me he despertado y te habías ido, sin decirme una palabra. No estoy acostumbrada a tener aventuras de una noche -añadió y los ojos de Pierce se encendieron.

– Ryan…

– No, no quiero oírlo -se adelantó ella, negando con la cabeza vigorosamente-. Esperaba otra cosa de ti. Me he equivocado. Pero no importa. Una mujer como yo no necesita que la traten como a una reina. Soy experta en sobrevivir. ¡Y suéltame! Tengo que hacer la maleta -dijo tras intentar zafarse una vez más, en vano.

– Ryan -Pierce la atrajo contra su cuerpo todavía más, a pesar de las protestas de ella. Era obvio que se sentía dolida y que él no era el origen de aquel dolor tan profundo-. Lo siento.

– Quiero que me sueltes, Pierce.

– Si lo hago, no me escucharás -contestó él al tiempo que le acariciaba el pelo, todavía húmedo por la ducha-. Necesitó que me escuches.

– No hay nada que decir -dijo Ryan con la voz quebrada.

Parecía como si estuvieran a punto de saltársele las lágrimas. Pierce se sintió culpables ¿Cómo podía haber sido tan obtuso?, ¿cómo no se había dado cuenta de lo importante que podía ser para ella despertar sola?

– Ryan, tengo mucha experiencia en aventuras de una noche -dijo él. La había apartado lo justo para poder mirarla a los ojos-. Y lo de anoche no ha sido una aventura para mí.

Ella negó con la cabeza con fiereza, luchando por mantener la compostura.

– No hace falta que seas diplomático.

– Yo nunca miento -afirmó Pierce al tiempo que subía las manos hacia los hombros de ella-. Lo que hemos compartido esta noche significa mucho para mí.

– Cuando desperté, te habías ido -Ryan tragó saliva y cerró los ojos-. La cama estaba fría.

– Lo siento. Bajé a pulir un par de detalles antes de la actuación de esta noche.

– Si me hubieras despertado…

– No se me ocurrió, Ryan -dijo él con serenidad-. Como no imaginé que te afectaría tanto despertar sola. Pensaba que seguirías durmiendo un buen rato, además. El sol ya estaba saliendo cuando te dormiste.

– Estuviste despierto hasta la misma hora que yo -replicó ella. Intentó liberarse de nuevo-. ¡Pierce, por favor…! Suéltame -finalizó en voz baja después de un primer grito desesperado.

Pierce bajó las manos y la miró mientras recogía la ropa del suelo.

– Ryan, yo nunca duermo más de cinco o seis horas. No necesito más -trató de explicarse. ¿Era pánico lo que estaba sintiendo al verla doblar una blusa en una maleta?-. Pensaba que te encontraría dormida cuando volviese.

– Eché la mano hacia ti -dijo Ryan sin más-. Y te habías ido.

– Ryan…

– No, no importa -Ryan se llevó las manos a las sienes, apretó un par de segundos y exhaló un suspiro profundo-. Perdona. Me estoy comportando como una idiota. Tú no has hecho nada, Pierce. Soy yo. Siempre me hago demasiadas expectativas y luego me vengo abajo cuando no se cumplen. No pretendía montarte una escena. Olvídalo, por favor -añadió mientras volvía a ponerse con la maleta.

– No quiero olvidarlo -murmuró Pierce.

– Me sentiría menos tonta si supiera que lo haces -dijo ella, tratando de imprimir un toque de buen humor a su voz-. Atribúyelo a la falta de sueño o a que me he levantado con el pie izquierdo. De todos modos, tengo que volver a Los Ángeles. Tengo mucho trabajo.

Pierce había visto las necesidades de Ryan desde el principio: su respuesta a las atenciones caballerosas, la alegría de recibir una flor de regalo. Por mucho que se esforzara por no serlo, era una mujer emocional y romántica. Pierce se maldijo para sus adentros pensando lo vacía que se habría sentido al despertar sola después de la noche que habían pasado juntos.

– Ryan, no te vayas -1e pidió. Le costaba mucho hacer algo así. Él nunca le insistía a una mujer para que se quedara a su lado.

La mano de Ryan pareció dudar, suspendida sobre los cierres de la maleta. Al cabo de un segundo, la cerró, la dejó en el suelo y se giró:

– Pierce, no estoy enfadada, de verdad. Puede que un poco abochornada -reconoció con una sonrisa débil-. Pero, en serio, tengo que volver y poner en marcha un montón de cosas. Puede que haya un cambio de fechas y…

– Quédate -1a interrumpió, incapaz de contenerse-. Por favor.

Ryan se quedó callada un momento. Algo en la mirada de Pierce le hizo un nudo en la garganta. Sabía que le estaba costando pedirle que no se fuera. De la misma forma que a ella iba a costarle preguntar:

– ¿Por qué?

– Te necesito -Pierce respiró profundamente tras realizar lo que para él suponía una confesión asombrosa-. No quiero perderte.

– ¿De verdad te importa? -Ryan dio un paso adelante.

– Sí, claro que me importa.

Ryan esperó un segundo, pero no fue capaz de convencerse para darse la vuelta y salir de la habitación.

– Demuéstramelo -le dijo.

Pierce se acercó a Ryan y la estrechó con fuerza entre los brazos. Ésta cerró los ojos. Era justo lo que necesitaba: que la abrazaran, simplemente que la abrazaran. Apoyó la mejilla contra el muro firme de su torso y disfrutó del calor del abrazo. Sabía que la estaba sujetando como si tuviese entre las manos algo precioso. Frágil, le había dicho Pierce. Por primera vez en la vida, quería serlo.

– Lo siento. He sido una idiota.

– No -Pierce le levantó la barbilla con un dedo, sonrió y la besó-. Eres muy dulce. Pero no te quejes cuando te despierte después de cinco horas de sueño bromeó.

– Jamás -contestó ella riéndose antes de rodearle el cuello con las manos-. Bueno, quizá me queje un poquito:

Ryan sonrió, pero, de pronto, los ojos de Pierce la miraban con seriedad. Éste le colocó una mano en la nuca antes de bajar la boca sobre la de ella.

Fue como la primera vez: la misma ternura, esa presión de terciopelo capaz de inflamarle la sangre. Se sentía absolutamente impotente cuando la besaba de ese modo, incapaz de abrazarlo con más fuerza, incapaz de pedirle nada más. Sólo podía dejar que Pierce siguiera besándola a su ritmo.

Y él lo sabía. Sabía que esa vez tenía todas las riendas en sus manos, Las movió con suavidad mientras la desnudaba. Dejó que la blusa le resbalase hombros abajo, rozándole la espalda, hasta caer al suelo. La piel de Ryan se estremecía allá donde él iba posando los dedos.

Pierce le desabrochó los pantalones. Luego dejó que cayeran por debajo de la cintura mientras sus dedos jugueteaban con un trapito de encaje que apenas cubría los pechos de Ryan. En todo momento, su boca siguió mordisqueando los labios de la de ella. La vio contener la respiración y después, al introducir un dedo bajo el sujetador, la oyó gemir. No sacó el dedo, sino que optó por plantar la mano entera encima de su pecho para acariciarlo y pellizcarlo hasta que Ryan empezó a temblar.

– Te deseo -dijo ella con voz trémula-. ¿Tienes idea de cuánto te deseo?

– Sí -Pierce la besó con suavidad por toda la cara-. Sí.

– Hazme el amor -susurró Ryan-. Hazme el amor, Pierce.

– Sí -repitió éste antes de apoyar la boca sobre el cuello de ella, que latía a toda velocidad.

– Ahora -le exigió Ryan, demasiado débil como para intentar apretarlo contra su cuerpo.

Pierce soltó una risotada gutural y la depositó sobre la cama con cuidado.

– Anoche me volvió loco con sus caricias, señorita Swan -Pierce situó un dedo en el centro de Ryan, deteniéndose justo en el suave monte que se elevaba entre sus piernas. Muy despacio, casi con pereza, su boca fue bajando por todo el cuerpo hasta colocarla donde había puesto el dedo anteriormente.

La noche anterior había sido una auténtica locura para él. Jamás se había sentido tan impaciente y desesperado. Aunque la había poseído una y otra vez, no había sido capaz de saborear toda aquella pasión. Era como si hubiese estado hambriento y la gula le hubiese impedido paladear el festín. En aquel momento, en cambio, aunque la deseaba con la misma intensidad, podía refrenar la urgencia. Podía disfrutarla y saborearla.

A Ryan le pesaban los brazos. No podía moverlos. Lo único que podía hacer era dejar que Pierce la tocara y acariciara y besara donde quisiese. La fortaleza que la había impulsado a seducirlo la noche anterior había quedado reemplazada por una debilidad almibarada. De la que no le importaba empaparse.

La boca de Pierce merodeaba por su cintura. Su lengua circulaba más abajo mientras las manos la recorrían con suavidad, siguiendo el contorno de sus pechos, acariciándole el cuello y los hombros. Más que poseyéndola, estaba estimulándola.

Agarró la cinta elástica de las braguitas entre los dientes y la bajó unos centímetros. Ryan se arqueó y gimió. Pierce saboreó la piel de su muslo, deleitándose hasta llevarla al borde de la locura. Ryan se oyó jadear el nombre de Pierce, un sonido suave y urgente, pero él no respondió. Su boca estaba ocupada haciéndole maravillas en las corvas.

Ryan notó la piel fogosa de su torso rozándole una pierna, aunque no tenía la menor idea de cuándo o cómo se había quitado la camisa. Nunca había sido tan consciente de cada centímetro de su cuerpo. Jamás había creído posible experimentar un placer tan celestial y adictivo.

La estaba levantando, pensó Ryan en medio de una bruma de sensaciones, aunque tenía la espalda sobre el colchón. La estaba haciendo levitar, estaba haciendo flotar la cama. Sí, le estaba enseñando los secretos de su magia, aunque aquel trance era real, no escondía truco. Los dos estaban ya desnudos, enredados mientras la boca de Pierce viajaba de vuelta hacia la de ella. La besó despacio, con profundidad, hasta dejarla floja, sin fuerzas. La estimulaba con los dedos. Ryan no sabía que la pasión pudiera llevarla en dos direcciones distintas: hacia un fuego infernal y hacia un cielo brumoso.

Aunque ya estaba jadeando, Pierce siguió esperando. Le proporcionaría todo el placer posible. Le mordisqueó y chupó los labios y esperó hasta oír el gemido final de rendición,

– ¿Ahora, amor? -le preguntó él mientras le daba besitos por toda la cara-. ¿Ahora?

No podía responder. Estaba más allá de las palabras y de la razón. Que era justo el lugar al que había querido conducirla. Orgulloso, Pierce rió y pegó la boca al cuello de ella.

– Eres mía, Ryan. Dilo: eres mía.

– Sí -sucumbió ella en un susurro casi inaudible-. Soy… tuya… Tómame -añadió contra los labios de Pierce.

Aunque, en realidad, ni siquiera llegó a oír que había pronunciado las palabras. O quizá habían sido producto de su imaginación. Pero Pierce obedeció y, de pronto, estaba dentro de ella. Ryan contuvo la respiración y arqueó la espalda para darle la bienvenida. Por temor a hacerle daño, él se movió con una lentitud insoportable. La sangre le zumbaba en los oídos mientras Pierce la empujaba hasta el precipicio. Sus labios se apoderaron de los de ella, capturando cada aliento entrecortado.

De repente, aplastó la boca contra la de Ryan y se acabaron las delicadezas, las provocaciones. Ella gritó al tiempo que Pierce la poseía con súbita fiereza. El fuego los consumió, fundiendo sus cuerpos y labios hasta que Ryan pensó que ambos habían muerto.

Pierce yacía sobre ella, reposando la cabeza entre sus pechos. Bajo la oreja, podía oír el ruido atronador de su corazón. Ryan no había dejado de temblar. Lo rodeaba con los dos brazos como si no pudiese sostenerse ni sobre la cama. No podía moverse. Y él tampoco quería hacerlo. Quería detener el mundo y mantenerlo así: los dos solos, desnudos. Ryan le pertenecía, se dijo. Lo sorprendió la vehemencia de aquel deseo de poseerla. Él no era así. Nunca había sido así con ninguna mujer. Hasta Ryan. La atracción era demasiado potente como para resistirla.

– Dilo otra vez -le exigió, levantando la cabeza para poder mirarla.

Ryan abrió los ojos despacio. Estaba embriagada de amor, saciada de placer.

¿El qué?

Pierce la besó de nuevo, primero con ansiedad, luego más sereno, pero extrayendo hasta la última gota del néctar de sus labios. Cuando se apartó, tenía los ojos brumosos de deseo.

– Dime que eres mía, Ryan.

– Soy tuya -murmuró antes de cerrar los ojos de nuevo-. Tanto tiempo como quieras -añadió entre bostezos.

Pierce frunció el ceño e hizo intención de hablar, pero se paró al ver que Ryan se había quedado dormida. Respiraba tranquila y relajada. Pierce se echó a un lado de la cama, se tumbó junto a ella y la abrazó.

Esa vez esperaría a su lado hasta que despertase.

Capítulo X

Ryan nunca había tenido la sensación de que el tiempo pasara a una velocidad tan vertiginosa. Debería haberse alegrado de que fuera así. Cuando terminaran las actuaciones de Pierce en Las Vegas, podrían empezar a trabajar en los especiales para la televisión. Estaba ansiosa de ponerse manos a la obra con esos programas, tanto por ella como por él. Sabía que podría suponer un punto de inflexión en su carrera dentro de Producciones Swan.

Aun así, no podía evitar desear que las horas no se fueran volando y pasasen más despacio. Las Vegas tenía algo especial: los casinos relucientes, las calles ruidosas, la falta de relojes… Allí, en medio de aquella ciudad mágica, le parecía natural amar a Pierce, compartir la vida que él vivía. Y no estaba segura de que fuese a resultarle igual de sencillo una vez regresaran a la pragmática realidad de Los Ángeles.

Los dos estaban viviendo al día. En ningún momento habían hablado del futuro. El arranque de posesividad de Pierce no se había repetido y Ryan se preguntaba por qué. Casi creía que había soñado con aquel ruego profundo e insistente: “Dime que eres mía”.

Nunca había vuelto a pedírselo ni le había dedicado palabras de amor. Era atento, a veces en exceso, con palabras, gestos y miradas. Pero no parecía totalmente relajado. Como tampoco se sentía tranquila Ryan. Confiar no era tarea fácil para ninguno de los dos.

La noche de la última actuación Ryan se vistió con esmero. Quería que fuese una velada especial. Champaña, decidió mientras se metía en un vestido vaporoso con un arco iris de matices. Llamaría al servicio de habitaciones y pediría que subieran champán a la suite después del espectáculo. Tenían una última y larga noche para disfrutar juntos antes de que el idilio finalizase.

Ryan se examinó con atención en el espejo. El vestido tenía transparencias y era mucho más atrevido, advirtió, de lo que solía ser su estilo. Pierce diría que era más propio de Ryan que de la señorita Swan, pensó y sonrió. Tendría razón, como siempre. En ese momento, no se sentía en absoluto como la señorita Swan. Ya habría tiempo de sobra a partir del día siguiente para los trajes de negocios.

Se echó unas gotitas de perfume en las muñecas y luego otra más al hueco entre ambos pechos.

– Ryan, si quieres que cenemos antes de la actuación, vas a tener que darte prisa. Son casi… -Pierce enmudeció al entrar en la habitación. Se paró a contemplarla. El vestido flotaba por aquí, se ceñía allá, ajustándose seductoramente a sus pechos.

– Estás preciosa -murmuró, sintiendo un cosquilleo por la piel que empezaba a resultarle familiar-: Como si fueras la protagonista de un sueño.

Cuando le hablaba así, el corazón se le derretía y el pulso se le disparaba al mismo tiempo.

– ¿De un sueño? -Ryan avanzó hacia Pierce y entrelazó las manos tras su nuca-. ¿En qué clase de sueño te gustaría verme?, ¿podrías hacer un hechizo para encontrarnos en sueños? -añadió justo antes de darle un beso en una mejilla y luego en otra.

– Hueles a jazmín -Pierce hundió la cara en el cuello de Ryan. Pensó que jamás había deseado nada ni a nadie tanto en toda su vida-. Me vuelve loco.

– Hechizos de mujer -dijo ella, ladeando la cabeza para ofrecer más libertad a la boca-: Para encantar al encantador.

– Pues funciona.

– ¿No fue el hechizo de una mujer lo que terminó perdiendo a Merlín? -Ryan se apretó un poco más.

– ¿Has estado documentándote? -le susurró Pierce al oído-. Ten cuidado: llevo más tiempo que tú en el negocio… y no es aconsejable enredarse con un mago añadió después de posar los labios sobre los de ella.

– Creo que me arriesgaré -Ryan le acarició el pelo de la nuca-. Me gustan los enredos.

Pierce sintió un tremendo poder… y una tremenda debilidad. Siempre le pasaba igual cuando la tenía entre sus brazos. Pierce la apretó contra el pecho y Ryan no opuso resistencia. Tenía muchas cosas que ofrecerle, pensó ella. Muchas emociones que brindarle o reprimir. Nunca estaba segura de la opción por la que Pierce se decantaría en cada momento. Por otra parte, ella tampoco era un libro abierto. Aunque lo amaba, no había llegado a pronunciar las palabras en voz altas Por más que su enamoramiento crecía día a día, no había sido capaz de decírselo.

– ¿Verás la actuación de esta noche con los tramoyistas? -le preguntó Pierce-. Me gusta saber que estás ahí cerca.

– Sí -Ryan echó la cabeza hacia atrás y sonrió. No era frecuente que le pidiese nada-. Uno de estos días acabaré pillándote algún truco. Ni siquiera tu mano va a ser siempre más rápida que el ojo.

– ¿No? -Pierce sonrió. Lo divertía el empeño constante de Ryan por descubrir sus trucos-. En cuanto a la cena… -arrancó al tiempo que le bajaba la cremallera del vestido. Empezaba a preguntarse qué llevaría debajo. Si por él fuera, el vestido estaría en el suelo en un abrir y cerrar de ojos.

– ¿Qué pasa con la cena? -preguntó Ryan haciéndose la inocente, pero con un brillo pícaro en la mirada.

Pierce maldijo al oír que llamaban a la puerta.

– ¿Por qué no conviertes en un sapo al que se haya atrevido a interrumpirnos? -le sugirió Ryan. Luego suspiró y apoyó la cabeza sobre un hombro de Pierce-. No, supongo que sería poco cortés.

– Pues a mí no me parece mal -contestó él y Ryan soltó una risotada.

– Yo contesto. Me remordería la conciencia haberte dado la idea -dijo. Al ver que Pierce se abrochaba el botón superior de la camisa, Ryan enarcó una ceja-. No olvidarás lo que estabas pensando mientras lo echo, ¿no?

– Tengo muy buena memoria -dijo Pierce sonriente. Luego la soltó y la miró caminar hacia la puerta. El vestido no había sido elección de la señorita Swan, decidió, como confirmando lo que Ryan había pensado mientras se vestía.

– Un paquete para usted, señorita Swan.

Ryan aceptó la cajita, envuelta con papel de regalo, y la tarjeta que le entregó el mensajero.

– Gracias.

Después de cerrar la puerta, dejó el paquete sobre una mesa y abrió el sobre de la tarjeta. La nota era breve estaba escrita a máquina:

Ryan:

Conforme con tu informe. A falta de una revisión exhaustiva cuando vuelvas. Reunión dentro de una semana a partir e hoy. Feliz cumpleaños.

Tu padre

Ryan leyó la nota dos veces. Luego miró hacia el paquete. No podía olvidarse de su cumpleaños, pensó mientras pasaba los ojos sobre las letras mecanografiadas una tercera vez. Bennett Swan siempre cumplía. Ryan sintió una punzada de ira, de desaliento, de impotencia. Con todas las emociones que la hija única de los Swan arrasaba desde pequeña.

¿Por qué?, se preguntó. ¿Por qué no había esperado su padre a darle algo en persona? ¿Por qué le había enviado una nota impersonal, que parecía un telegrama, y un detallito que seguro que habría elegido su secretaria? ¿Por qué no le podía haber dicho simplemente que la quería?

– ¿Ryan? -Pierce la llamó desde la puerta del dormitorio. La había visto leer la nota y había visto la expresión de vacío de sus ojos-. ¿Malas noticias?

– No -contestó ella, negando rápidamente con la cabeza. Acto seguido, guardó la nota en el bolso-. No es nada. Vamos a cenar, Pierce: Estoy hambrienta -añadió tendiéndole una mano.

Ryan sonreía, pero el dolor que asomaba a sus ojos era inconfundible. Sin decir nada, Pierce tomó su mano.

Mientras salían de la suite, miró de reojo hacia el paquete, que no había llegado a abrir.

Tal como le había pedido, Ryan siguió la actuación con los tramoyistas. Había bloqueado cualquier pensamiento relacionado con su padre. Aquélla sería su última noche de total libertad y no estaba dispuesta a dejar que nada se la arruinase.

Era su cumpleaños, se recordó. Y lo iba a celebrar en privado. No se lo había dicho a Pierce, al principio por qué no se había acordado del cumpleaños hasta recibir la tarjeta de su padre y, en esos momentos, sería una tontería mencionarlo. Al fin y al cabo, tenía veintisiete años, ya era bastante adulta como para ponerse sentimental por el paso de un año.

– Has estado increíble, como siempre -1e aseguró a Pierce cuando éste salió del escenario, acompañado por una salva de aplausos atronadora-. ¿Cuándo vas a contarme cómo haces el último número?

– La magia, señorita Swan, no tiene explicación.

– Resulta que me he dado cuenta de que Bess está en el vestuario en estos momentos -contestó Ryan- y la pantera…

– Las explicaciones desilusionan -interrumpió Pierce. Luego le agarró una mano y la condujo a su propio camerino-. La mente es paradójica, señorita Swan.

– Ah, eso lo aclara todo -contestó con ironía Ryan, convencida de que Pierce no le explicaría nada.

Éste consiguió mantener cierta expresión de solemnidad mientras se quitaba la camisa.

– La mente quiere creer en lo imposible -continuó mientras se dirigía al baño-. Pero no lo consigue. Ahí está la clave de la fascinación. Si lo imposible no es posible, ¿cómo puede suceder delante de tus ojos y de tu nariz?

– Eso es lo que te estoy preguntando -protestó Ryan por encima del sonido de la ducha. Cuando Pierce salió, con una toalla colgada del hombro, Ryan lo miró con descaro-. Como productora, mi deber es…

– Producir -atajó él mientras se ponía una camisa limpia-. Yo me encargaré de los imposibles.

– Pero me da rabia no saberlo -murmuró con el ceño fruncido, aunque le abrochó los botones de la camisa ella misma.

– ¿Verdad que sí? -se burló Pierce, sonriente.

– Bah, no es más que un truco -dijo ella, encogiéndose de hombros, con la esperanza de irritarlo.

– Sólo eso -contestó Pierce sin perder la sonrisa.

Ryan suspiró. No le quedaba más remedio que aceptar la derrota.

– Supongo que estarías dispuesto a sufrir todo tipo de tortura antes de revelar tus secretos.

– ¿Estás pensando en alguna en especial?

Ryan rió y apretó la boca contra los labios de Pierce.

– Esto sólo es el principio -le prometió en tono amenazador-. Voy a llevarte arriba y te voy a volver loco hasta que hables.

– Interesante Pierce le pasó un brazo alrededor de los hombros y la condujo hacia el pasillo-. Es probable que el tema lleve su tiempo.

– No tengo prisa -respondió con alegría Ryan.

Llegaron a la planta de arriba, pero cuando Pierce fue a meter la llave en la cerradura de la suite, Ryan lo detuvo, sujetándole la mano:

– Es tu última oportunidad antes de que me ponga dura -le advirtió-. Pienso hacerte hablar.

Pierce se limitó a sonreír y abrió la puerta.

– ¡Feliz cumpleaños!

Los ojos de Ryan se agrandaron llenos de asombro. Bess, todavía con el vestido de la actuación, abrió una botella de champán y Link hizo lo que pudo por recoger en una copa el chorro que salió despedido. Ryan los miró incapaz de articular palabra.

– Felicidades -Pierce le dio un beso suave.

– Pero… -Ryan se separó para poder mirarlo- ¿cómo te has enterado?

– Toma -Bess le plantó una copa de champán en la mano y le dio un pellizquito cariñoso-. Bebe, cariño. Sólo se cumplen años una vez al año. Gracias a Dios. El champán lo pongo yo: una botella para ahora y otra para luego -añadió guiñándole un ojo a Pierce.

– Gracias -Ryan miró hacia su copa desconcertada-. No sé qué decir.

– Link también tiene algo para ti -anunció Bess.

El grandullón cambió el peso del cuerpo sobre la otra pierna al ver que todos los ojos se centraban en él.

– He traído una tarta -murmuró después de carraspear-: Tienes que tener una tarta de cumpleaños.

Ryan se acercó y vio una tarta decorada con amarillos y rosas delicados.

– ¡Es preciosa, Link!

– El primer trozo lo tienes que cortar tú -indicó él.

– Sí, sí, enseguida -Ryan se puso de puntillas, agachó la cabeza de Link y le dio un beso en la boca-. Gracias.

El gigantón se puso rojo, sonrió y miró a Bess ruborizado.

– De nada.

– Yo también tengo algo para ti -terció Pierce-. ¿Me darás otro beso? -le preguntó.

– Después del regalo.

– Qué avariciosa -bromeó él mientras le entregaba una cajita de madera.

Era vieja y estaba tallada. Ryan pasó un dedo por encima para sentir los sitios que el paso del tiempo había suavizado.

– Es muy bonita -murmuró. Luego abrió la caja y vio una cadena con un pequeño colgante de plata-. ¡Me encanta! -exclamó emocionada.

– Es egipcio -explicó Pierce mientras le ponía el collar-. Es un símbolo de vida. Y no es una superstición; sólo trae buena suerte -añadió con solemnidad.

Ryan recordó su penique aplanado y se lanzó en brazos de Pierce riendo.

– ¿Es que nunca te olvidas de nada?

– No. Y ahora me debes un beso.

Ryan accedió. Se olvidó incluso de que no estaban solos.

– Oye, que queremos probar la tarta -Bess pasó un brazo alrededor de la cintura de Link y sonrió cuando Ryan puso fin al beso.

– ¿Estará tan rica como parece? -se preguntó ésta en voz alta mientras agarraba un cuchillo para partir la tarta-. No sé el tiempo que hace que no pruebo una sarta de cumpleaños. Toma, el primer trozo para ti, Link.

Éste tomó el platito con la tarta y Ryan se chupó los dedos.

– Está buenísima -dijo mientras partía otro trozo-. No sé cómo te has enterado. Yo misma me había olvidado hasta que… ¡has leído la nota! -exclamó en tono acusador.

Pierce puso cara de no saber nada.

– ¿Qué nota?

Ryan resopló disgustada sin advertir que Bess le había quitado el cuchillo para seguir partiendo la tarta ella.

– Miraste en el bolso y leíste la nota.

– ¿Qué? -Pierce enarcó una ceja-. De verdad, Ryan, ¿crees que podría hacer algo tan indiscreto?

Se quedó pensativa unos segundos antes de responder:

– Sí.

Bess soltó una risilla mientras le entregaba una ración de tarta a Pierce.

– Los magos no necesitan rebajarse a meter mano en los bolsos de los demás para conseguir información.

Link soltó una risotada alegre que sorprendió a Ryan.

– ¿Lo dices por la vez que le quitaste la cartera del bolsillo a aquel hombre de Detroit? -le recordó a Pierce.

– ¿O por los pendientes de la mujer de Flatbush? -añadió Bess.

– ¿En serio hizo eso? -Ryan miró a Pierce, pero éste se limitó a meterse un trozo de tarta en la boca.

– Siempre lo devuelve todo al final del espectáculo -continuó Bess-. Pero suerte que no se decidiera por hacerse delincuente. Si es capaz de abrir los cerrojos de una caja fuerte desde dentro, imagínate de lo que sería capaz estando fuera.

– Fascinante -convino Ryan-. Contad más, contad.

– ¿Te acuerdas de cuando te fugaste de la cárcel ésa de Wichita, Pierce? -prosiguió Bess-. Sí, que te habían encerrado por…

– ¿No te apetece más champán? -interrumpió Pierce al tiempo que inclinaba la botella para llenarle la copa.

– Me habría encantado ver la cara del comisario al descubrir que la celda estaba vacía, con cerrojo y todo -añadió Link sonriente.

– ¿Te fugaste de una cárcel? -preguntó asombrada Ryan.

– Houdini lo hacía a menudo -Pierce le sirvió una copa de champán.

– Ya, pero lo ensayaba primero con los policías- Bess sonrió por la mirada con la que Pierce le contestó y cortó otro trozo de tarta para Link.

– Así que carterista y ex presidiario -dijo Ryan. Le hacía gracia la expresión incómoda que notaba en los ojos de Pierce. No solía verse en situaciones de ventaja con él y no estaba dispuesta a dejar pasar la oportunidad-. ¿Algo más que deba saber?

– En mi opinión, ya sabes más de lo necesario -comentó Pierce.

– Sí -Ryan le dio un beso sonoro-. Y es el mejor cumpleaños que he tenido en la vida.

– Vamos, Link-. Bess levantó la botella medio vacía de champán-. Ya nos terminamos esto y la tarta por ahí. Que Pierce se las arregle como pueda para salir de ésta por su cuenta… Tendrías que contarle lo del comerciante aquél de Salt Lake City.

– Buenas noches, Bess -la despidió Pierce con paciencia y se ganó otra risotada de su ayudante.

– Feliz cumpleaños, Ryan -Bess le lanzó una sonrisa radiante a Pierce y sacó a Link de la suite.

– Gracias, Bess. Gracias, Link -Ryan esperó hasta que dos hubieron salido antes de girarse hacia Pierce-. Antes de ver lo del comerciante de Salt Lake City, ¿cómo te apañaste para acabar en la cárcel? preguntó con tono burlón, mirándolo por encima de la copa.

– Fue un malentendido.

– Eso dicen todos -Ryan enarcó una ceja-. Un malentendido con un marido celoso, ¿quizá?

– No, con un agente de policía al que no le sentó bien encontrarse atado a un taburete de un bar con sus propias esposas -Pierce se encogió de hombros-. No se mostró nada agradecido cuando lo solté.

– Me lo creo -dijo ella, conteniendo las ganas de echarse a reír.

– Fue una pequeña apuesta-explicó Pierce-. Y perdió él.

– Pero, en vez de pagar, te metió en la cárcel -concluyó Ryan.

– Algo así.

– Así que estoy ante un delincuente peligroso. Supongo que estoy a tu merced -Ryan exhaló un suspiro. Luego dejó la copa y se acercó a Pierce-. Gracias por organizarme esta fiesta. Ha sido un detalle precioso.

– Tenías una cara tan seria -murmuró él justo mientras le echaba hacia atrás el pelo que le caía sobre la cara. Después la besó sobre los párpados. No podía quitarse de la cabeza la expresión de dolor que había percibido en el rostro de Ryan después de leer la carta de su padre-. ¿No vas a abrir el regalo de tu padre?

Ryan negó con la cabeza y apoyó una mejilla sobre el hombro de Pierce.

– Esta noche no. Mañana. Los regalos importantes ya los he recibido.

– No se ha olvidado de tu cumpleaños.

– No, él jamás cometería un error así. Seguro que lo tiene marcado en el calendario -contestó con amargura-. Perdona. En el fondo, sé que me quiere.

– A su manera -Pierce le agarró las manos-. Lo hace lo mejor que puede.

Ryan le devolvió la mirada. Su ceño desapareció, dando paso a una expresión más comprensiva:

– Sí, es verdad. Nunca lo había pensado desde esa perspectiva. Lo que pasa es que no dejo de esforzarme por complacerme con la esperanza de que algún día me diga que me quiere y que está orgulloso de ser mi padre -Ryan suspiró-. Lo sé, es una tontería, ya soy mayor. Pero, aun así, ¡me gustaría tanto!

– Nunca se deja de desear que los padres nos quieran -dijo Pierce al tiempo que la abrazaba con fuerza. Ryan pensó en la infancia de Pierce, que a su vez estaba preguntándose por la de ella.

– Seríamos personas diferentes si nuestros padres se hubiesen portado de otra forma con nosotros, ¿no?

– Sí -contestó Pierce-. Seguro que sí.

– No me gustaría que fueses diferente. Eres justo lo que quiero -dijo ella antes de ir al encuentro de su boca con avidez-. Llévame a la cama. Y dime en qué estabas pensando hace unas horas antes de que nos interrumpieran -añadió susurrando.

Pierce la levantó en brazos con agilidad. Ryan se colgó, recreándose en la potencia de sus músculos.

– Lo cierto -arrancó él camino del dormitorio- es que me preguntaba qué llevarías debajo del vestido. Ryan rió y apretó la boca contra el cuello de Pierce.

– La verdad es que no hay mucho debajo por lo que preguntarse.

La habitación estaba a oscuras y en silencio. Ryan estaba acurrucada junto a Pierce mientras éste le acariciaba el cabello con los dedos. Estaba muy quieta, debía de haberse dormido. Pero a Pierce no le importaba estar despierto. De ese modo, podía permitirse el lujo de disfrutar del tacto de su piel contra el cuerpo, de la textura sedosa de su pelo. Mientras dormía, podía tocarla sin excitarla, simplemente para consolarse confirmando que Ryan estaba a su lado. No le gustaba la idea de no tenerla en su cama la noche siguiente.

– ¿En qué piensas? -murmuró ella, sobresaltándolo.

– En ti -Pierce la abrazó-. Creía que estabas dormida.

– No…, yo también estaba pensando en ti -respondió ella mientras abría los ojos. Levantó un dedo y lo deslizó por el mentón de Pierce-. ¿Cómo te hiciste esta cicatriz? Seguro que te la hizo alguna hechicera en una pelea -añadió al ver que Pierce no respondía. No había sido su intención, pero debía de haber metido el dedo en alguna herida abierta del pasado. Lamentó no poder dar marcha atrás a la pregunta.

– No fue tan romántico. Me caí por unas escaleras de pequeño.

Ryan contuvo la respiración unos segundos. No había imaginado que Pierce fuera a estar dispuesto a confiarle nada concerniente a su pasado, ni siquiera un detalle tan pequeño. Se giró para apoyar la cabeza sobre el pecho de él.

– Yo una vez me caí de un taburete y se me aflojó un diente. Mi padre se puso hecho una furia cuando se enteró. Me aterraba que pudiera caérseme y dejase de reconocerme como hija suya.

– ¿Tanto lo temías?

– Disgustarlo, sí. No quería enfadarlo y sentirme rechazada. Supongo que era una tontería.

– No -Pierce miró hacia el techo a oscuras de la habitación-. Todos tenemos miedo de algo -añadió sin dejar de acariciarle el pelo.

– ¿Incluso tú? -preguntó ella en tono medio de broma-. No puedo creerme que algo te dé miedo.

– Me da miedo no poder salir cuando estoy dentro -murmuró.

Sorprendida, Ryan levantó la cabeza y captó el brillo de los ojos de Pierce en la oscuridad.

– ¿Quieres decir en las fugas de tus actuaciones?

– ¿Qué? -preguntó Pierce, como despertando de un sueño. No se había dado cuenta de que había hablado en voz alta.

– ¿Por qué haces ese número si las fugas te dan miedo?

– ¿Crees que los miedos desaparecen si no te enfrentas a ellos? -contestó con calma-. De pequeño, me encerraban en un simple armario y no podía salir. Ahora me encierro en hornos y cajas fuertes y me escapo.

– Lo siento-dijo ella con compasión-. No tienes por qué contarme nada si te hace sentirte incómodo.

Pero algo lo impulsaba a hablar. Por primera vez desde que era un niño, Pierce se atrevió a poner voz a sus traumas infantiles.

– No sé, a veces creo que la memoria olfativa es la que más perdura. Siempre he recordado a la perfección el olor de mi padre. Pero tuvieron que pasar diez años desde la última vez que lo vi para que me diera cuenta de que olía a ginebra. No puedo decirte cómo era físicamente, pero siempre he recordado ese olor.

Siguió con la vista perdida en el techo mientras hablaba. Ryan sabía que Pierce se había olvidado de ella mientras escarbaba en su pasado.

– Una noche, tendría unos quince años, estaba abajo en el sótano. Me gustaba explorar por ahí cuando todos estaban en la cama. Me encontré con el vigilante desmayado en una esquina con una botella de ginebra. Aquel olor… Recuerdo que me quedé paralizado unos segundos sin saber por qué. Pero me acerqué, agarré la botella y, entonces, me di cuenta. Dejé de tener miedo. Pierce guardó silencio durante un buen rato y tampoco Ryan dijo nada. Esperó. Deseaba que siguiese abriéndose a ella, pero sabía que no podía pedírselo. El único sonido que se oía en la habitación era el de los latidos de Pierce bajo su oreja.

– Era un hombre muy cruel. Estaba enfermo -murmuró Pierce y Ryan supo que se estaba refiriendo a su padre-. Durante años, estuve convencido de que eso significaba que yo tenía la misma enfermedad.

– Tú no eres nada cruel -susurró ella apretándolo con más fuerza-. Nada.

– ¿Creerías lo mismo si te contara de dónde vengo? -se preguntó Pierce en voz alta-. ¿Estarías dispuesta a dejar que te tocase?

Ryan levantó la cabeza y se tragó las lágrimas.

– Bess me lo contó hace una semana. Y estoy aquí -dijo con firmeza. Pierce no dijo nada, pero dejó de acariciarle el pelo-. No tienes derecho a enfadarte con ella. Es la mujer más cariñosa y leal que he conocido en mi vida. Me lo dijo porque sabe que me importas, que sabía que necesitaba entenderte.

– ¿Cuándo te lo contó? -preguntó con mucha tranquilidad.

– La noche… la noche del estreno -contestó ella tras dudar unos instantes y respirar hondo para darse valor. Habría dado cualquier cosa por poder ver la expresión de Pierce, pero la oscuridad se lo impedía-. Cuando te conocí, dijiste que seríamos amantes. Acertaste… ¿Te arrepientes? -añadió con voz trémula.

Le pareció que transcurrió una eternidad antes de que él respondiera:

– No -Pierce se giró hacia ella de nuevo y le dio un beso en una sien-. ¿Cómo iba a arrepentirme de ser tu amante?

– Entonces no sientas que sepa quién eres. Eres el hombre más maravilloso que he conocido en mi vida. Pierce soltó una risotada, medio irónica, medio conmovido. También se sintió aliviado, descubrió. Un alivio tremendo que lo hizo volver a reírse.

– Ryan, ¡qué cosas más increíbles dices!

Ella levantó la cabeza. Se negaba a llorar delante de él.

– Es verdad, pero no lo repetiré delante de ti después de esta noche. Se te subiría a la cabeza -Ryan le acarició una mejilla con la palma. Luego posó la boca sobre sus labios-. Pero, por esta noche, que sepas que me gusta todo lo tuyo: me gusta cómo se te elevan las cejas por los extremos… y me gusta cómo firmas -añadió después de besarlo de nuevo.

– ¿Cómo qué?

– En los contratos -contestó ella sin dejar de darle besitos por la cara. Le dijo que era una firma muy elegante y notó una sonrisa en las mejillas de Pierce-. ¿Qué te gusta de mí? -le preguntó entonces.

– Que tienes buen gusto -respondió al instante-. Excelente.

Ryan le mordió el labio inferior, pero él la volteó y convirtió el castigo en un beso de lo más satisfactorio.

– Sabía que se te subiría a la cabeza -dijo con tono de fastidio-. Me duermo.

– Creo que no -Pierce buscó de nuevo la boca de Ryan.

Y, una vez más, tuvo razón.

Capítulo XI

Despedirse de Pierce fue de las cosas más difíciles que había hecho en toda su vida. Había estado a punto de desentenderse de todas sus obligaciones, de todas sus ambiciones, y pedirle que la dejara ir con él. ¿Qué eran las ambiciones, sino metas vacías, si no podía estar con Pierce? Había querido decirle que lo amaba y que lo único que importaba era que permaneciesen juntos.

Pero una vez en el aeropuerto, se había obligado a sonreír, le había dado un beso de adiós y se había marchado. Ella tenía que ir a Los Ángeles y él seguía ruta por la costa. El trabajo que los había unido también los mantendría separados.

En ningún momento habían llegado a hablar del futuro. Ryan se había dado cuenta de que Pierce no hablaba del mañana. Pero el hecho de que le hubiese hablado del pasado, por poco que fuera, le daba fuerzas. Era un paso, quizá más grande de lo que ninguno de los dos sabía.

El tiempo diría, pensó Ryan, si lo que habían compartido en Las Vegas crecería o terminaría desdibujándose hasta desaparecer. En ese momento, empezaban un periodo de espera. Ryan sabía que si Pierce se arrepentía, lo descubriría entonces, estando separados. La distancia no siempre acrecentaba el cariño. También permitía que la sangre y el cerebro se enfriaran. Las dudas tenían la manía de formarse cuando había tiempo para pensar. Cuando Pierce fuese a Los Ángeles a la primera de las reuniones, tendría la respuesta.

Ryan entró en su despachó, miró el reloj y tomó conciencia, a su pesar, de que el tiempo y los horarios volvían a formar parte de su mundo. Sólo hacía una hora que se había despedido de Pierce y ya lo echaba de menos una barbaridad. ¿Estaría él también pensando en ella justo en ese momento? Si se concentraba lo suficiente, ¿se daría cuenta Pierce de que estaba pensando en él? Ryan suspiró y se dejó caer sobre el asiento situado tras la mesa de despacho. Desde que estaba con Pierce, se había vuelto más permisiva con la imaginación. A veces, tenía que reconocerlo, creía incluso en la magia.

"¿Qué le ha pasado, señorita Swan?", se preguntó. Tenía que volver a poner los pies en la tierra, como correspondía. ¿Sería el amor lo que la tenía levitando? Ryan apoyó la barbilla sobre el cuenco de las manos. Cuando se estaba enamorada, nada era imposible.

¿Quién podía asegurar qué fuerzas misteriosas habían hecho que su padre enfermara y la hubiese mandado a ella al encuentro de Pierce?, ¿qué impulso oculto le había hecho elegir aquella carta fatídica de la baraja del Tarot? ¿Por qué había intentado resguardarse la gata de la tormenta justo por su ventana? Desde luego, existían explicaciones lógicas para cada uno de los pasos que habían ido llevándola hasta el momento en que se encontraba. Pero a las mujeres enamoradas no les gustaba la lógica.

Porque había sido mágico, pensó Ryan sonriente. Desde la primera vez que se habían cruzado sus miradas, lo había sentido. Simplemente, había necesitado algo de tiempo para aceptarlo. Toda vez que ya lo había hecho, ya sólo podía esperar y ver si duraba. No, se corrigió: no era momento para la pasividad; ella misma se encargaría de que aquella relación se consolidase. Si le requería paciencia, sería paciente. Si le exigía acción, tomaría la iniciativa. Pero haría funcionar la relación, aunque tuviera que inventarse su propio hechizo particular.

Ryan sacudió la cabeza y se recostó sobre el respaldo. En el fondo, no podía hacer nada hasta que Pierce volviese a irrumpir en su vida. Y para eso faltaba una semana. Mientras tanto, tenía trabajo pendiente. No podía echarse a dormir y aguantar en la cama a que pasaran los días. Tenía que llenarlo. Ryan abrió las notas que había ido tomando sobre Pierce Atkins y empezó a transcribirlas. Al cabo de menos de media hora, el interfono la interrumpió:

– Dime, Bárbara.

– El jefe quiere verte.

– ¿Ahora? -preguntó Ryan, mirando con el ceño fruncido el revoltijo de papeles que cubría su mesa.

– Ahora.

– De acuerdo, gracias.

Ryan maldijo en voz baja, apartó los papeles que necesitaba llevar consigo e hizo una pila con los demás. Ya podía haberle dejado un par de horas para organizarse, pensó. Pero la realidad era que iba a tener a su padre vigilándola de cerca durante todo el proyecto. Todavía le quedaba mucho para que Bennett Swan confiara en ella. Suspiró resignada, metió los papeles en una carpeta y salió en busca de su padre.

– Buenos días, señorita Swan la saludó la secretaria de Bennett Swan cuando Ryan entró-. ¿Cómo ha ido el viaje?

– Muy bien, gracias.

Ryan se fijó en cómo miraba la mujer los pendientes caros y discretos que colgaban de sus orejas. Ryan se había puesto el regalo que su padre le había hecho por el cumpleaños, sabedora de que éste querría asegurarse de que había acertado y de que ella se lo agradecía.

– El señor Swan ha tenido que salir un momento, pero estará en seguida con usted. Ha dicho que lo espere en su despacho, si hace el favor. El señor Ross ya está dentro.

– Bienvenida, Ryan -Ned se puso de pie cuando Ryan entró en el despacho. Llevaba una taza de café humeante en la mano.

– Hola, Ned. ¿Participas en esta reunión?

– El señor Swan quiere que colabore contigo en este proyecto -contestó él con una sonrisa seductora y medio de disculpa-. Espero que no te importe.

– En absoluto -dijo ella con frialdad. Dejó la carpeta con el expediente de Pierce Atkins y aceptó el café que Ned le ofrecía-. ¿En calidad de qué?

– Seré coordinador de producción -respondió-. Sigue siendo tu bebé, Ryan -añadió para tranquilizarla.

– Ya -murmuró ella. Sólo que, de repente, iba a ser como “un grano en el culo”, pensó con amargura.

– ¿Qué tal por Las Vegas?

– Fantástico -contestó Ryan mientras se acercaba a la ventana.

– Espero que sacaras algo de tiempo para probar suerte en algún casino. Trabajas mucho, Ryan.

– Jugué al blackjack -Ryan acarició el colgante egipcio y sonrió-. Y gané.

– ¿De verdad? ¡Enhorabuena!

Después de dar un sorbo, dejó la taza de café.

– Creo que tengo una base sólida para conseguir un resultado beneficioso para Pierce, Producciones Swan y la televisión -arrancó Ryan-. No necesita mucha promoción para subir la audiencia. Creo que más de un artista invitado sería excesivo. En cuanto al escenario, tengo que hablar con los decoradores, pero ya tengo una idea bastante definida. Respecto a la financiación…

– Ya hablaremos de negocios luego -la interrumpió Ned. Se acercó a Ryan y le acarició las puntas del pelo. Ryan permaneció quieta, mirando por la ventana-. Te he echado de menos. Ha sido como si hubieses estado fuera varios meses.

– Qué curioso -comentó ella mientras observaba el vuelo de un avión que estaba surcando el cielo-. A mí nunca se me había pasado tan rápida una semana.

– Cariño, ¿cuánto tiempo vas a seguir castigándome? -Ned le dio un beso en la coronilla. Ryan no sentía resentimiento alguno. No sentía nada en absoluto. Lo raro era que Ned parecía sentirse más atraído desde que lo había rechazado. Como si notase algo diferente en ella que no lograse controlar y, de repente, le resultara un reto reconquistarla-. Si me dieras otra oportunidad…

– No te estoy castigando, Ned -atajó Ryan. Se dio la vuelta para mirarlo-. Lo siento si te da esa impresión.

– Sigues enfadada conmigo.

– No, ya te he dicho que no estoy enfadada contigo -aseguró Ryan. Luego suspiró. Sería mejor aclarar las cosas entre ambos, decidió-. Al principio estaba furiosa. Y dolida. De acuerdo. Pero no me duró mucho. Nunca he estado enamorada de ti, Ned.

– Sólo estábamos empezando a conocernos -insistió él. Cuando fue a agarrarle las manos, ella negó con la cabeza.

– No, creo que no me conoces lo más mínimo -respondió sin rencor Ryan-. Y si somos sinceros, tampoco era ése tu objetivo.

– Ryan, ¿cuántas veces tengo que presentarte disculpas por esa estúpida sugerencia? -replicó Ned con una mezcla de arrepentimiento y dolor.

– No te estoy pidiendo que te disculpes, Ned. Intento dejarte las cosas claras. Cometiste un error al suponer que podía influir en mi padre. Tú tienes más influencia en él que yo.

– Ryan…

– No, escúchame -insistió ella-. Pensaste que, como soy la hija de Bennett Swan, haría cualquier cosa que le pidiese. Pero la realidad no es así y nunca lo ha sido. Se apoya más en sus socios que en mí. Has perdido, el tiempo tratando de ganarte mi favor para llegar hasta él. Y, al margen de eso, no me interesa un hombre que se fija en mí para utilizarme como trampolín. Estoy segura de que formaremos un buen equipo, pero no tengo intención de verte fuera del despacho.

Ambos se sobresaltaron al oír que la puerta se cerraba.

– Ryan. Ross -Bennett Swan se acercó a su mesa y se sentó.

– Buenos días -lo saludó Ryan antes de tornar asiento. ¿Cuánto habría oído de la conversación?, se preguntó. Su cara no reflejaba nada, así que Ryan optó por centrarse en el trabajo-. Tengo un esquema con ideas y anotaciones para Atkins, aunque no he tenido tiempo para hacer un informe completo.

– Dame lo que tengas -Bennett Swan hizo un gesto con la mano para que Ned se sentara. Luego se encendió un puro.

– Tiene un repertorio muy variado -Ryan entrelazó los dedos para que las manos no le temblaran-. Ya has visto los vídeos, hay de todo: desde trucos de magia con cartas a efectos especiales espectaculares o fugas de entre dos y tres minutos. Las fugas lo tendrán fuera de cámara ese tiempo, pero el público cuenta con ello. Por supuesto, somos conscientes de que habrá que realizar alguna modificación para la televisión, pero no veo ningún problema. Es un hombre increíblemente creativo.

Swan emitió un gruñido que podía interpretarse como de aquiescencia y extendió la mano para que Ryan le entregara el esquema que llevaba preparado. Ésta se puso de pie, se lo entregó y volvió a tomar asiento. No estaba de un humor especialmente bueno, advirtió. Alguien lo había contrariado. Por suerte, ese alguien no había sido ella.

– Es muy fino -comentó Bennett con el ceño fruncido, sujetando el dossier entre dos dedos.

– No lo será al final de este mismo día.

– Yo mismo hablaré con Atkins la semana que viene -dijo Swan mientras echaba un vistazo al dossier-. Coogar será el director.

– Perfecto, me encantará trabajar con él. Quiero que Bloomfield se encargue de la escenografía -comentó ella de pasada y luego contuvo la respiración.

Swan levantó la vista y la miró. Él también había pensado en Bloomfield como escenógrafo. Lo había decidido hacía menos de una hora. Ryan le mantuvo la mirada sin temblar. Swan no estaba seguro del todo de si le agradaba o disgustaba que su hija fuese un paso por delante de él.

– Lo pensaré -dijo y volvió al informe. Ryan soltó con suavidad el aire que había estado conteniendo.

– Atkins traerá su propio director musical -prosiguió ella, pensando en Link-. Y a su equipo y los aparatos para los trucos. De haber algún problema, será que colabore con nuestra gente de pre-producción y sobre el escenario. Le gusta hacer las cosas a su manera.

– Eso siempre tiene arreglo -murmuró Swan-. Ross será el coordinador de producción -añadió y de nuevo miró a Ryan a los ojos.

– Eso tengo entendido -contestó con firmeza ella-. No estoy en posición de cuestionar tu elección, pero creo que si soy la productora de este proyecto, debería ser yo quien elija con qué equipo trabajo.

– ¿No quieres trabajar con Ross? -preguntó Swan como si Ned no estuviese sentado al lado de ella.

– Creo que Ned y yo trabajaremos bien juntos. Y estoy segura de que Coogar sabe qué cámaras quiere que trabajen con él. Sería absurdo no atender a sus preferencias. Sin embargo -añadió imprimiendo cierta dureza en el tono de voz-, yo también sé con quién quiero trabajar en este proyecto.

Swan se recostó en el sofá y soltó una bocanada del humo del puro. El color de sus mejillas presagiaba un estallido de ira.

– ¿Se puede saber qué sabes tú de producción? -le preguntó.

– Lo suficiente para llevar este especial y hacer de él un éxito -contestó Ryan-. Justo lo que me dijiste que hiciera hace unas semanas.

Swan había tenido tiempo para arrepentirse del impulso que le había hecho aceptar las condiciones que Pierce había impuesto.

– Aparecerás como productora en los créditos -dijo Swan secamente-. Pero harás lo que se te mande.

Ryan sintió un temblor en el estómago, pero no perdió la compostura.

– Si no me necesitas en el proyecto, sácame de él ahora -Ryan se levantó despacio-. Pero si me quedo, no me voy a conformar con ver cómo sale mi nombre en la pantalla. Sé cómo trabaja este hombre y sé cómo funciona este mundo. Si esto no es suficiente para ti, búscate a otra persona.

– ¡Siéntate! -le gritó Swan. Ned se hundió un poco más en su asiento, pero Ryan permaneció de pie-. No te atrevas a ponerme ultimátums. Llevo cuarenta años en este negocio. ¡Cuarenta años! ¿Y tú dices que sabes cómo funciona este mundo? Sacar adelante un espectáculo en directo no es como cambiar un maldito contrato. No puedo permitir que una niña histérica me venga corriendo cinco minutos antes de estar en el aire para decirme que hay un fallo técnico.

Ryan contuvo la rabia que sintió al oír las palabras de su padre, tragó saliva y respondió con frialdad.

– No soy una niña histérica y nunca he ido corriendo a ti para pedirte nada.

Swan la miró totalmente estupefacto. La punzada de culpabilidad no hizo sino echar fuego a la mecha.

– Te estás sobrepasando -le advirtió al tiempo que cerraba la carpeta del dossier-. Te estás sobrepasando y no te va a servir de nada. Vas a seguir mis consejos y punto.

– ¿Consejos? -replicó Ryan. Los ojos le brillaban con una mezcla conflictiva de emociones, pero su voz permaneció firme-. Siempre he respetado tu opinión, pero hoy todavía no he oído ningún consejo. Sólo órdenes. No quiero ningún favor de ti -concluyó al tiempo que se daba la vuelta y se encaminaba hacia la puerta.

– ¡Ryan! -la llamó iracundo su padre. Nadie, absolutamente nadie, dejaba a Bennett Swan con la palabra en la boca-. ¡Vuelve aquí y siéntate ahora mismo, jovencita! -gritó en vista de que ella no obedecía.

– No soy ninguna jovencita -respondió Ryan, girando el cuello-. Soy tu empleada.

Bennett la miró desconcertado. ¿Qué podía responder a eso? Movió una mano con impaciencia apuntando hacia una silla.

– Siéntate -repitió. Pero Ryan siguió plantada en la puerta-. Que te sientes -insistió con más exasperación que genio.

Ryan regresó y volvió a su asiento.

– Toma las notas de Ryan y empieza a elaborar un presupuesto -le dijo a Ned.

– Sí, señor -contestó éste, agradecido por la oportunidad de salir del despacho.

Swan esperó a que cerrase la puerta antes de mirar de nuevo a su hija.

– ¿Qué es lo que quieres? -le preguntó por primera vez en su vida. Ambos se dieron cuenta de semejante verdad al mismo tiempo.

Ryan se dio unos segundos para separar los sentimientos personales de lo profesional.

– El mismo respeto que le muestras a cualquier otro productor.

– No tienes experiencia -señaló él.

– No -concedió Ryan-. Ni la tendré nunca si me atas las manos.

Swan exhaló un suspiro, vio que el puro no tiraba más y lo soltó en el cenicero.

– Hay una fecha provisional para la emisión: el tercer domingo de mayo, de nueve a diez.

– Eso sólo nos deja dos meses de plazo.

– Quieren que sea antes de la temporada de verano -contestó Swan tras asentir con la cabeza-. ¿Para cuándo puedes tenerlo listo?

– A tiempo -respondió Ryan sonriente-. Quiero a Elaine Fisher de artista invitada.

– ¿Eso es todo? -preguntó él con reservas, escudriñándola con la mirada.

– No, pero es un comienzo. Tiene talento, es guapa y tiene tan buena acogida entre las mujeres como entre los hombres. Además, tiene experiencia en teatro y actuaciones en directo -contestó Ryan mientras su padre fruncía el ceño sin decir nada-. Esa mirada cándida es el contraste perfecto para Pierce.

– Está rodando en Chicago.

– La película termina la semana que viene -contestó con seguridad Ryan-. Y tiene contrato con Swan. Si el rodaje se retrasa una semana o dos, tampoco pasa nada. Además, sólo la necesitaremos unos días en California. El reclamo principal sigue siendo el propio Pierce -añadió en vista de que su padre permanecía callado.

– Tiene otros compromisos -comentó Swan al cabo de unos segundos.

– Hará un hueco.

– Llama a su representante.

– Enseguida. Organizaré una reunión con Coogar y volveré a informarte después -Ryan se levantó de nuevo. Dudó un instante, pero se dejó llevar por un impulso, rodeó la mesa y se puso junto a la silla de su padre-. Llevo años viéndote trabajar: no espero que tengas en mí la misma confianza que en ti mismo o en alguien con experiencia. Y si me equivoco en algo, no quiero que me pasen nada por alto. Pero si hago un buen trabajo, y te aseguro que voy a hacer un buen trabajo, quiero tener la certeza de que he sido yo quien lo ha hecho, no aparecer en los créditos simplemente.

– Quieres que sea tu espectáculo -dijo él sin más.

– Exacto Ryan asintió con la cabeza-. Hay muchas razones por las que este proyecto es especialmente importante para mí. No puedo prometerte que no vaya a cometer errores, pero sí te prometo que nadie va a trabajar más que yo.

– No dejes que Coogar te maree -murmuró Bennett después de un momento-. Le gusta volver locos a los productores.

– Ya me lo han contado, tranquilo -Ryan sonrió. Luego, una vez más, hizo intención de marcharse. Pero se acordó: tras un instante de vacilación, se agachó para darle un beso a su padre en la mejilla-. Gracias por los pendientes. Son preciosos.

Swan los miró. El joyero le había asegurado a su secretaria que eran un regalo adecuado y una buena inversión. ¿Qué le había puesto en la nota que le había enviado?, se preguntó. Abochornado por no recordarlo, decidió que le pediría una copia a la secretaria.

– Ryan…

Swan le agarró una mano. Ella parpadeó, sorprendida ante aquel gesto de afecto, y él bajó la mirada hacia sus propios dedos. Había oído toda la conversación entre Ned y su hija antes de entrar en el despacho. Lo había irritado, perturbado y, en ese momento, al ver a su hija tan asombrada por estar agarrándole la mano, le resultaba frustrante.

– ¿Lo has pasado bien en Las Vegas? -preguntó finalmente, no ocurriéndosele otra cosa que decir.

– Sí -contestó Ryan. No sabiendo qué decir a continuación, decidió volver a los negocios-. Creo que ha sido un acierto ir. Ver trabajar a Pierce me ha dado la oportunidad de tener una buena perspectiva. Me he dado una imagen mucho más global de lo que puede abarcarse viendo sólo cintas de vídeo. Y he tenido ocasión de conocer a la gente que trabaja con él, lo que no nos vendrá mal cuando tengan que colaborar conmigo… Mañana te presentaré un informe mucho más conciso finalizó tras bajar un instante la mirada hacia las manos de ambos, aún entrelazadas.

Swan esperó hasta que su hija hubo finalizado.

– Ryan, ¿cuántos años cumpliste ayer? -1e preguntó. Los ojos de Ryan pasaron de expresar confusión a inquietud: ¿estaría enfermo?, ¿le empezaba a fallar la memoria?

– Veintisiete -respondió en tono neutro.

¡Veintisiete años! Swan exhaló un largo suspiro y soltó la mano de Ryan.

– Me he perdido algunos años en alguna parte -murmuró. Luego agarró unos papeles que había sobre su despacho-. Venga, ve y ponte en contacto con Coogar. Y llámame después de hablar con la representante de Fisher.

– De acuerdo.

Por encima de los papeles, Swan miró a su hija salir del despacho. Cuando se hubo marchado, se recostó en el asiento. Le resultaba mortificante tomar conciencia de que se estaba haciendo viejo.

Capítulo XII

Ryan descubrió que el trabajo de producir la mantenía igual de hundida en montañas de papeles que el que había realizado hasta entonces ocupándose de los contratos. Se pasaba los días detrás de la mesa, al teléfono o en el despacho de algún colega. Era un trabajo duro y exigente, con poquísimo encanto. Con todo, tenía la sensación de que valía para producir. Después de todo, era la hija de Bennett Swan.

Swan no le había dado carta blanca para que actuara con absoluta libertad, pero la discusión de la mañana de su regreso a Los Ángeles había tenido consecuencias beneficiosas. Su padre la escuchaba. Y, en general, se mostraba sorprendentemente conforme con sus propuestas. No se oponía de forma arbitraria a nada, como había temido que sucedería, sino que introducía algunas variaciones de vez en cuando. Swan conocía el negocio desde todos los ángulos. Ryan tomaba nota y aprendía.

Las jornadas eran inacabables. Pero más eternas se le hacían las noches. Ryan ya había supuesto que Pierce no la llamaría por teléfono. No era su estilo. Lo más probable fuera que estuviese en su sala de trabajo, abajo, planeando, practicando, perfeccionando sus números. Quizá ni siquiera se diera cuenta del paso del tiempo.

Por otra parte, siempre podía ser ella la que lo llamara, pensó Ryan mientras daba vueltas por su vacío apartamento. Podía inventarse unas cuantas excusas creíbles para hacerlo. Había habido un cambio en las fechas de grabación. Con eso bastaba, aunque sabía que su agente ya lo tenía al corriente. Y había como poco una decena de detalles que podían repasar antes de la reunión de la semana siguiente.

Ryan miró hacia el teléfono pensativamente, pero terminó sacudiendo la cabeza. No era por nada relacionado con los negocios por lo que quería hablar con él y no quería utilizarlos como excusa. Ryan fue a la cocina y empezó a prepararse una cena ligera.

Pierce revisó el número del agua por tercera vez. Le salía casi a la perfección. Pero casi no era suficiente. No era la primera vez que se recordaba que el ojo de la cámara era mucho más fino que el de cualquier persona. Cada vez que se había visto por televisión, había encontrado defectos. Le daba igual que sólo él supiese dónde mirar para verlos. Lo importante era que había fallos. Repasó el número de nuevo.

La sala de trabajo estaba en silencio. Aunque sabía que Link estaba arriba tocando el piano, no le llegaba el sonido. Aunque tampoco lo habría oído si hubiesen estado en la misma habitación. Con ojo crítico, se miró en la superficie de un gran espejo mientras el agua parecía relucir dentro de un vaso sin fondo. El espejo lo reflejaba sujetándolo, por arriba y abajo, mientras el agua fluía de una palma a otra. Agua. Sólo era uno de los cuajo elementos que quería depurar para el especial de Ryan.

De Ryan. Pensaba en el especial como si fuera de ella más que suyo. Pensaba en ella cuando debía estar concentrado en el trabajo. Con un gesto ágil de las manos, Pierce devolvió el agua a un jarro de cristal.

Había estado a punto de llamarla una decena de veces. En una ocasión, a las tres de la mañana, había llegado a marcar los primeros dígitos de su número. Sólo oírla, le habría bastado con oír su voz. Pero había colgado sin terminar de marcar, recordándose su voto personal de no presionar nunca a nadie. Llamarla significaba que esperaba que Ryan estuviese en su casa para contestar. Pero ella era libre de hacer lo que quisiera. No tenía derecho a pedirle nada. Ni a ella ni a nadie. Hasta la jaula del papagayo estaba abierta todo el tiempo.

Jamás había habido nadie en su vida con quien se hubiese sentido ligado. Los trabajadores sociales le habían impuesto disciplina y se habían mostrado compasivos, pero, en el fondo, para ellos no había sido más que un nombre en un expediente. La ley se había encargado de proporcionarle alojamiento y cuidados adecuados. Y la ley lo había mantenido atado a dos personas que no lo serían, pero que tampoco permitían que otras personas lo adoptaran.

Ni siquiera en sus relaciones con aquellos a quienes quería, como Link y Bess, imponía ataduras a los demás. Quizá ésa fuera la razón por la que seguía planeando fugas cada vez más complicadas. Escaparse era una demostración de que nadie podía permanecer preso para siempre.

Y, sin embargo, pensaba en Ryan cuando debía estar trabajando.

Pierce agarró las esposas y las examinó. Habían encajado perfectamente en la muñeca de Ryan. Durante unos instantes, la había retenido. Pierce se esposó la muñeca derecha y jugó con la otra, imaginando que esposaba una mano de Ryan junto a la suya.

¿Era eso lo que quería?, se preguntó. ¿Atarla a él? Pierce recordó lo cálida que era, los sofocos que a él mismo le entraban tras una simple caricia. ¿Quién estaría encadenado a quién? Pierce se liberó con la misma facilidad con que se había puesto las esposas.

– Más difícil todavía -dijo el papagayo desde la jaula.

– Tienes toda la razón -murmuró Pierce, mirando a Merlín, mientras se pasaba las esposas de una mano a otra-. Es arriesgado, pero no me digas que no es una mujer irresistible.

– Abracadabra.

– Exacto -dijo Pierce con tono ausente-. Abracadabra. La cuestión es: ¿quién ha hechizado a quién?

Estaba a punto de meterse en la bañera cuando oyó que llamaban a la puerta.

– ¡Vaya, hombre!

Irritada por la interrupción, Ryan volvió a ponerse el albornoz y fue a contestar. Incluso mientras abría la puerta, ya estaba pensando en cómo ingeniárselas para librarse de la visita antes de que el agua de la bañera se enfriase.

– ¡Pierce!

Éste vio que los ojos de Ryan se agrandaban asombrados. Luego, con una mezcla de alivio y placer, notó que se alegraba de verlo. Ryan se lanzó a sus brazos.

– ¿Estás aquí? -preguntó como si no se creyese que Pierce fuera de carne y hueso. Pero no le dio tiempo a responder, sino que se precipitó sobre su boca para beberlo con una pasión sólo igualable a la de él-. Cinco días. ¿Sabes cuántas horas hay en cinco días? -murmuró apretándose contra su torso.

– Ciento veinte -Pierce la separó lo justo para poder tirarla y sonreírle-. Será mejor que entremos. Tus vecinos tienen que estar divirtiéndose mucho con esta escena.

Ryan tiró de Pierce y cerró la puerta empujándola entra ella.

– Bésame -le exigió-. Fuerte. Un beso que me dure ciento veinte horas.

Pierce bajó la cabeza hasta capturar la boca de Ryan. Esta notó sus dientes mordisqueándole los labios mientras él emitía gruñidos, la apretaba y luchaba por recordar su propia fuerza y la fragilidad de Ryan. Ella lo provocó con la lengua, exploró su cuerpo con las manos. Reía con esa risa rugosa y sexy que lo volvía loco.

– Has venido -dijo suspirando antes de apoyar la cabeza sobre un hombro de Pierce-. Eres real.

¿Lo sería ella también?, se preguntó Pierce, algo aturdido por el beso.

Después de un último abrazo, Ryan dio un pasito atrás.

– ¿Qué haces por aquí? No te esperaba hasta el lunes o el martes.

– Quería verte -dijo él sin más mientras levantaba la vano para acariciarle una mejilla-. Tocarte.

Ryan le agarró la mano y se la llevó a los labios. Pierce sintió que una chispa prendía fuego en la boca de su estómago.

– Te he echado de menos -murmuró mirándolo a los ojos-. No imaginas cuánto. Si hubiese sabido que desear verte iba a traerte antes, te habría deseado con más intensidad todavía.

– No estaba seguro de si seguirías libre.

– Pierce -Ryan reposó las manos sobre el pecho de él-, ¿de verdad crees que puedo querer estar con otro hombre?

La miró sin decir palabra, pero ella notó que el corazón le latía a más velocidad.

– Interfieres en mi trabajo -dijo finalmente.

– ¿Sí? -preguntó confundida Ryan-. ¿Cómo? -No te me vas de la cabeza.

– Lo siento -dijo ella, pero sonrió, mostrando claramente que no lo lamentaba en absoluto-. Así que te he impedido concentrarte.

– Sí.

¡Qué pena! -respondió Ryan con voz burlona y seductora al tiempo que subía las manos hacia la nuca de Pierce-. ¿Y cómo vas a solucionarlo?

Pierce la tumbó en el suelo por toda respuesta. Fue un movimiento tan veloz e inesperado que Ryan se sobresaltó; pero no llegó a salir ruido alguno de su boca, capturada por la de Pierce. Todavía no había recuperado el aliento cuando descubrió que ya le había abierto el albornoz. La llevó a la cumbre tan deprisa que Ryan no tuvo más opción que sucumbir a aquella recíproca y desesperada necesidad que los unía.

La ropa de Pierce desapareció a velocidad de vértigo, pero éste no le dio tiempo para explorar su cuerpo. De un solo movimiento, la volteó hasta ponerla encima de él y luego, levantándola por las caderas como si no pesara nada, la bajó para introducirse dentro de Ryan hasta el fondo.

Ella gritó, sorprendida, encantada. La velocidad era mareante. Rompió a sudar por todo el cuerpo. Los ojos se le agrandaban a medida que el placer iba incrementándose más allá de lo imaginable. Podía ver la cara de Pierce, bruñida de pasión, con los ojos cerrados. Podía oír cada respiración desgarrada mientras hundía los dedos en sus caderas para acompasar su movimiento con el de él. De pronto, notó como si una película velase sus ojos, un velo brumoso que le nublaba la visión. Apretó las manos contra su torso para no caerse; pero estaba cayendo, más y más bajo, cada vez más desfondada.

Cuando la bruma se despejó, Ryan se encontró entre los brazos de Pierce. Sus cuerpos pegajosos estaban fundidos todavía en uno.

– Ahora sé que tú también eres real -murmuró él hundiendo la cabeza en el cabello de Ryan-. ¿Cómo te sientes? -le preguntó tras darle un besito en los labios.

– Abrumada -respondió ella sin aliento-. Genial.

Pierce rió. Se puso de pie y la levantó en brazos.

– Voy a llevarte a la cama y voy a volver a hacerte el amor antes de que te dé tiempo a recuperarte.

– Buena idea -Ryan le acarició el cuello con la nariz-. Debería vaciar la bañera primero.

Pierce enarcó una ceja. Luego sonrió. Con Ryan adormilada entre los brazos, vagabundeó por el apartamento hasta encontrar el cuarto de baño.

– ¿Estabas en la bañera?

– Casi -Ryan suspiró y se acurrucó contra él sin abrir los ojos-. Iba a librarme de quienquiera que fuese a irrumpirme. Estaba muy irritada.

Pierce giró la muñeca y abrió a tope el grifo de agua caliente.

– No me he dado cuenta.

– ¿No te has fijado en cómo he intentado librarme de ti? -bromeó ella.

– A veces no me entero de nada -confesó Pierce-. Supongo que el agua se habrá enfriado un poco.

– Probablemente.

– Está claro que te gustan las burbujas-comentó al ver las esponjosas montañas de gel de baño que se habían formado en el agua.

– Sí… ¡ah! -Ryan abrió los ojos de golpe y se encontró metida en la bañera.

– ¿Está fría? -le preguntó él, sonriente.

– No -Ryan estiró un brazo y apagó el grifo para que no siguiese saliendo agua ardiendo. Durante unos segundos, dejó que sus ojos se dieran un festín contemplando el cuerpo atlético de Pierce, sus músculos fibrosos, las caderas estrechas. Ladeó la cabeza y metió un dedo entre las burbujas-. Si es tan amable de acompañarme -dijo, invitándolo a compartir la bañera con ella.

– Será un placer.

– Por favor, póngase cómodo -dijo Ryan-. He sido muy descortés. Ni siquiera le he ofrecido una copa -añadió esbozando una sonrisa pícara.

El agua subió cuando Pierce se metió en la bañera. Se sentó a los pies, frente a Ryan.

– No acostumbro a beber -le recordó.

– Cierto -Ryan asintió con la cabeza-. No fuma, no suele beber, casi nunca dice palabrotas. Es usted un ejemplo de virtud, señor Atkins.

Pierce se llenó una mano de burbujas de gel y se las lanzó.

– En cualquier caso -continuó ella después de quitarse las burbujas de la mejilla-, quería hablarle de unos bocetos para la estenografía. ¿Le acerco el jabón?

– Gracias, señorita Swan -Pierce aceptó la pastilla que Ryan le había ofrecido-. De modo que quiere hablarme de la estenógrafa…

– En efecto. Creo que aprobará los bocetos que he preparado, aunque es posible que quiera introducir algunos pequeños cambios -Ryan cambió de postura y suspiró cuando sus piernas rozaron las de él-. Le he dicho a Bloomfield que quería algo mágico, medieval, pero no muy recargado.

– ¿Nada de armaduras?

– Nada, sólo elementos ambientales. Algo… -Ryan dejó la frase a medias cuando Pierce le agarró el pie con la mano y empezó a enjabonárselo.

– ¿Sí? -la invitó a continuar él.

– Algo en tonos apagados -dijo mientras sentía un escalofrío de placer por toda la pierna-. Parecido a tu sala le trabajo.

– ¿Sólo un decorado? -quiso saber él.

Ryan tembló dentro del agua humeante cuando notó los dedos de Pierce masajeándole las pantorrillas.

– Sí, he pensado… que el tono principal… -Ryan se quedó sin respiración cuando Pierce empezó a enjabonarle uno de los pechos.

– Sigue -dijo él, mirando la cara que Ryan ponía mientras le acariciaba el vértice de los muslos con la mano libre.

– Algo sexy -Ryan contuvo la respiración-. Eres muy sexy sobre el escenario.

– ¿Ah, sí? -preguntó divertido Pierce.

– Mucho. Sexy, atractivo y teatral. Cuando te veo actuar… -Ryan hizo una pausa para intentar meter algo de aire en los pulmones. La fragancia embriagadora de las sales de baño la mareaban. Notaba un leve oleaje del agua contra sus pechos, justo bajo la astuta mano de Pierce-. Tus manos…, -acertó a susurrar, retorciéndose de placer.

– ¿Qué les pasa? -preguntó él, haciéndose el inocente, justo antes de meter un dedo dentro de ella.

– Son mágicas -balbuceó Ryan-. Pierce, no puedo hablar cuando me haces estas cosas.

– ¿Quieres que pare? -le ofreció él. Hacía tiempo que Ryan no lo miraba. Había cerrado los ojos. Pero él observaba cómo cambiaba la expresión de su cara cada vez que utilizaba los dedos para estimularla.

– No -Ryan encontró la mano de Pierce debajo del agua y se la apretó contra ella.

– Eres preciosa -murmuró Pierce mientras se inclinaba para darle un mordisquito en un pecho. Luego la besó-. Tan suave… De noche, cuando estaba solo, no dejaba de verte. No paraba de imaginar cuándo sería la siguiente vez que podría tocarte así, como ahora. No podía resistirme.

– No te resistas -Ryan le acarició el pelo con ambas manos y lo besó de nuevo-. Yo también estaba ansiosa. Hacía tanto tiempo que te esperaba…

– Cinco días -murmuró Pierce al tiempo que le separaba los muslos.

– Toda la vida -contestó ella.

Las palabras de Ryan desataron algo en su interior que Pierce, cegado por la pasión, no pudo analizar. Tenía que poseerla, eso era lo único importante.

– Pierce -murmuró ella casi sin voz-, vamos a hundirnos.

– Toma aire -contestó él, justo antes de penetrarla.

– Seguro que mi padre querrá verte -le dijo Ryan a la mañana siguiente mientras Pierce estacionaba en su plaza de los aparcamientos de Producciones Swan-. Y supongo que tú querrás ver a Coogar.

– Ya que estoy -accedió Pierce después de apagar el motor-. Pero que conste que he venido a verte.

Ryan sonrió y se inclinó para darle un beso.

– No sabes cuánto me alegro de que lo hayas hecho. ¿Puedes quedarte el fin de semana o tienes que volver?

– Ya veremos -Pierce le puso detrás de la oreja un rizo que le caía sobre la cara.

Ryan bajó del coche. No podía haber esperado una respuesta mejor.

– La primera reunión no estaba prevista hasta la semana que viene, pero seguro que te harán un hueco para ir conociéndoos en persona -comentó ella mientras entraban en el edificio-. Yo me encargo de avisar a los interesados desde mi despacho.

Ryan lo condujo a través de los pasillos a paso ligero, asintiendo con la cabeza o respondiendo brevemente cuando alguien la saludaba. Nada más atravesar la puerta del edificio, advirtió Pierce, se había transformado en la señorita Swan.

– No sé dónde está Bloomfield ahora mismo. Pero si lo está disponible, puedo enseñarte los bocetos y repasarlos contigo yo misma -continuó ella mientras pulsaba el botón del ascensor-. Podíamos ir calculando los tiempos también. En total, tenemos que llenar cincuenta y dos minutos y…

– ¿Le apetece cenar conmigo esta noche, señorita Swan? -la interrumpió él después de dejarla pasar al ascensor.

Ryan se olvidó de lo que estaba diciendo y vio que Pierce le estaba sonriendo. La miraba de un modo que apenas podía recordar los planes que tenía para él durante el día. Sólo se acordaba de lo que había ocurrido la noche anterior.

– Creo que podré hacerle un hueco en mi agenda, señor Atkins -murmuró ella al tiempo que se abrían las puertas.

– Consúltelo, no vaya a darme plantón -Pierce le levantó la mano y se la llevó a la boca para besarla.

– De acuerdo… pero no me sigas mirando así durante el día -dijo ella sin aliento-. Si no, no podré concentrarme.

– ¿De veras? -Pierce le cedió el paso al salir del ascensor-. Sería una venganza justa por todo el tiempo que me has impedido trabajar.

– Si queremos que este espectáculo salga adelante…

– Tengo absoluta confianza en la responsabilísima señorita Swan -dijo Pierce mientras entraban en el despacho.

Pierce se sentó en una silla y esperó a que ella tomara asiento detrás de la mesa.

– No me lo vas a poner fácil, ¿verdad?

– No creo.

Ryan arrugó la nariz, descolgó el teléfono y pulsó varios botones:

– Ryan Swan -se presentó, manteniendo la vista alejada de Pierce-. ¿Se puede poner?

– Espere un momento, por favor.

Poco después, oyó la voz de su padre al otro lado del teléfono:

– Cuéntame rápido lo que sea -dijo impaciente-. Estoy ocupado.

– Siento molestarte -contestó Ryan automáticamente-. Pierce Atkins está en mi despacho. He pensado que te gustaría verlo.

– ¿Qué hace aquí? -preguntó Swan y añadió sin dar tiempo a que Ryan respondiese-: Dile que suba -dijo y colgó, de nuevo, sin esperar contestación.

– Quiere verte ahora -dijo Ryan tras colgar el teléfono.

Pierce asintió con la cabeza y se levantó a la vez que ella. Aquella breve llamada le había proporcionado mucha información. Y, minutos después, tras entrar en el despacho de Swan, aprendió muchas cosas más.

– Señor Atkins -Bennett se puso de pie y rodeó su enorme mesa de trabajo con la mano extendida-. Qué agradable sorpresa. No esperaba reunirme con usted hasta la semana que viene.

– Señor Swan -Pierce aceptó la mano que Bennett le había tendido y se fijó en que éste no se molestó en saludar a su hija.

– Por favor, siéntese -dijo Swan-. ¿Quiere beber algo?, ¿café?

– No, gracias.

– Es un honor para Producciones Swan contar con su talento, señor Atkins -dijo Swan, parapetado de nuevo tras su mesa-. Vamos a hacer todo cuanto esté en nuestra mano para que este especial sea un éxito. Ya hemos puesto en marcha la promoción y a los medios de comunicación.

– Eso tengo entendido. Ryan me tiene al corriente.

– Claro -Swan asintió con la cabeza y la miró de reojo fugazmente-. Rodaremos en el estudio veinticinco. Ryan puede encargarse de enseñárselo hoy mismo si lo desea. Ella se ocupará de cualquier cosa que quiera mientras esté aquí -añadió al tiempo que le lanzaba otra mirada.

– Por supuesto -aseguró ella-. He pensado que el señor Atkins podría estar interesado en ver a Coogar y Bloomfield si están localizables.

– Ocúpate de arreglarlo -le ordenó, echándola del despacho-. Bien, señor Atkins. He recibido una carta de su representante. Hay un par de puntos que me gustaría comentar antes de que conozca a los creativos de los equipos artísticos de la compañía.

Pierce esperó a que Ryan saliese del despacho.

– De acuerdo. Pero luego lo discutiré con Ryan, señor Swan. Accedí a firmar el contrato a condición de trabajar con ella.

– Cierto -dijo Bennett, desconcertado. Por norma, los artistas solían sentirse halagados cuando era él quien los atendía-. Le aseguro que está trabajando mucho para que este proyecto salga lo mejor posible.

– No lo dudo.

– Ryan será la productora, tal como pidió -dijo Bennett, mirando a Pierce a los ojos.

– Su hija es una mujer muy interesante, señor Swan. Profesionalmente hablando -especificó al ver la expresión de sorpresa de Bennett-. Confío plenamente en su capacidad. Es observadora, inteligente y se toma su trabajo muy en serio.

– Me alegra saber que está satisfecho con ella -respondió Swan, que no estaba muy seguro de si las palabras de Pierce ocultaban algún mensaje oculto.

– Tendría que ser muy estúpido para no estar satisfecho con ella -replicó Pierce y prosiguió antes de que Swan pudiera reaccionar-. ¿No lo complace trabajar con personas profesionales y con talento, señor Swan?

Éste estudió a Pierce unos segundos. Luego se recostó en su asiento.

– No dirigiría esta empresa si no fuese así -contestó con sequedad.

– Entonces nos entendemos -dijo Pierce con suavidad-. ¿Qué puntos quería comentarme?

Eran las cinco y cuarto cuando Ryan consiguió terminar la reunión con Bloomfield y Pierce. Había estado el día entero a la carrera, organizando encuentros improvisados y sacando adelante el trabajo que había previsto para ese día. No había tenido ocasión de quedarse a solas con Pierce. Por fin, mientras avanzaban por el pasillo tras salir del despacho de Bloomfield, exhaló un suspiro:

– Bueno, parece que ya está todo. Nada como la aparición inesperada de un mago para que todo el mundo se vuelva loco. Con lo tranquilo que es Bloomfield, parecía como si estuviese todo el tiempo esperando a que sacases un conejo de la chistera.

– No llevaba chistera -señaló Pierce.

– Como si eso hubiese sido un problema para ti -dijo Ryan riéndose. Luego consultó la hora-. Tengo que pasar por mi despacho y solucionar un par de cosas; llamar a mi padre, decirle que hemos tratado al artista como se merece y luego…

– No.

– ¿No? -repitió sorprendida Ryan-. ¿Quieres ver algo más?, ¿hay algo que no te haya gustado?

– No -dijo él de nuevo-. No vas a ir a tu despacho a solucionar nada ni vas a llamar a tu padre.

Ryan rió otra vez y siguió andando.

– No será nada. En veinte minutos he terminado.

– Le recuerdo que accedió a cenar conmigo, señorita Swan -dijo Pierce.

– En cuanto despeje mi mesa.

– Puedes despejarla el lunes por la mañana. ¿Hay algo urgente?

– Bueno, no, pero… -dejó la frase a medias al sentir algo en la muñeca. Luego bajó la mirada y vio que la había esposado-. ¿Qué haces? -Ryan tiró del brazo, pero estaba encadenado al de Pierce.

– Llevarte a cenar.

– Pierce, quítame esto -le ordenó con una mezcla de exasperación y buen humor-. Es absurdo.

– Luego -le prometió Pierce antes de meterla en el ascensor. Esperó a que llegara a la planta en la que estaban mientras dos secretarias lo miraban a él, miraban las esposas y miraban a Ryan.

– Pierce -dijo ésta en voz baja-. Quítame esto ahora mismo. Nos están mirando.

– ¿Quién?

– ¡Pierce!, ¡estoy hablando en serio! -Ryan gruñó cuando las puertas se abrieron y vio a varios miembros más de Producciones Swan en el ascensor. Pierce entró en la cabina, obligándola a seguirlo-. Ésta me la pagas -murmuró ella, tratando de no prestar atención a las miradas intrigadas de sus compañeros.

– Dígame, señorita Swan -dijo Pierce con un tono de voz amistoso-, ¿siempre es igual de difícil convencerla para que acuda a una cita a cenar?

Tras soltar otro gruñido ininteligible, Ryan miró al frente y permaneció en silencio hasta que salieron del ascensor.

Todavía esposada a Pierce, Ryan avanzó por el aparcamiento.

– Muy bien, se acabó la broma -insistió ella-. Quítame esto. No he pasado tanta vergüenza en la vida. ¿Tienes idea de cómo…?

Pero Pierce acalló su acalorada protesta con la boca.

– Llevaba todo el día deseando hacer esto -dijo y volvió a besarla antes de que Ryan pudiese responder. Aunque hizo todo lo que pudo por seguir enfadada, la boca de Pierce era demasiado suave. Y la mano que le sujetaba el talle no podía ser más delicada. Ryan se acercó a él, pero cuando fue a levantar los brazos para rodearle el cuello, las esposas le impidieron el movimiento.

– No, no te vas a librar de ésta tan fácilmente -dijo con firmeza, al recordar el bochorno que le había hecho pasar. Se apartó, dispuesta a ponerle los puntos sobre las íes, pero Pierce la venció con una sonrisa-. ¡Maldito seas! Anda, vuelve a besarme -se resignó.

Fue un beso muy suave.

– Se pone muy guapa cuando se enfada, señorita Swan -susurró Pierce.

– Estaba enfadada -reconoció ella, devolviéndole el beso-. Sigo enfadada.

– Y sigue usted muy guapa.

– ¿Ya? -dijo Ryan con impaciencia cuando llegaron d coche. Pierce abrió la puerta del conductor y la invitó a ocupar el asiento del copiloto-. ¡Pierce!, ¡quítamelas! no puedes conducir así -exclamó exasperada.

– Claro que puedo. Sólo tienes que pasar por encima de la palanca -le indicó él, dando un pequeño tirón hacia adelante para que entrase.

Ryan se sentó al volante un momento y miró a Pierce de mal humor.

– Esto es absurdo.

– Sí -convino él-. Pero muy divertido. Muévete.

Ryan consideró la posibilidad de negarse, pero decidió que Pierce la habría levantado en brazos y la habría sentado él directamente donde el copiloto. Con tan poco esfuerzo como elegancia, consiguió llegar hasta el otro asiento. Pierce le sonrió de nuevo mientras metía la llave en el contacto para arrancar.

– Pon la mano en la palanca de cambios y todo irá bien.

Ryan obedeció. Notó la palma de Pierce sobre el dorso de su mano cuando éste metió marcha atrás.

– ¿Cuánto tiempo vas a tenerme con esto puesto si puede saberse?

– Buena pregunta. Todavía no lo he decidido -Pierce salió del aparcamiento y puso rumbo hacia el norte. Ryan sacudió la cabeza y, de pronto, se echó a reír.

– Si me hubieras dicho que tenías tanto hambre, habría venido sin resistirme.

– No tengo hambre -contestó Pierce-. Había pensado parar y comer algo de camino.

– ¿De camino? -repitió Ryan-. ¿De camino adónde?

– A casa.

– ¿A casa? -volvió a repetir ella. Miró por la ventana y vio un cartel que apuntaba hacia Los Ángeles, justo en dirección contraria al apartamento de ella-. ¿A tu casa? Hay más de doscientos kilómetros -añadió con incredulidad.

– Más o menos, sí -convino Pierce-. Pero no tienes nada que hacer en Los Ángeles hasta el lunes.

– ¿Hasta el lunes?, ¿pretendes que pasemos allí el fin de semana? No puedo -Ryan no había imaginado que podría exasperarse más de lo que lo estaba-. No puedo montarme en un coche y desaparecer de buenas a primeras un fin de semana.

– ¿Por qué no?

– Porque… -Ryan dudó. Pierce actuaba con tal naturalidad que parecía que la rara era ella-. Porque no. Para empezar, no tengo ropa. Además…

– No te va a hacer falta.

Eso la dejó sin palabras. Ryan lo miró mientras sentía que un escalofrío de pánico y excitación le recorría la espalda.

– Creo que me estás secuestrando.

– Exacto.

– Ah…

– ¿Alguna objeción? -preguntó él.

– Ya te lo diré el lunes -contestó y se recostó sobre el respaldo, lista para disfrutar de su secuestro.

Capítulo XIII

Ryan despertó en la cama de Pierce. Abrió los ojos al sol radiante que se colaba por la ventana. Apenas había amanecido cuando Pierce la había despertado para susurrarle que se bajaba a la sala de trabajo. Ryan alcanzó las almohadas de él, se las apretó al pecho y remoloneó unos minutos más en la cama.

Aquel hombre era una caja de sorpresas, murmuró. Jamás habría imaginado que fuese capaz de hacer algo tan descabellado como esposarla a él y secuestrarla para pasar un fin de semana sin más ropa que la que llevaba encima. Debería haberse enfadado, estar indignada.

Ryan hundió la nariz en la almohada de Pierce. ¿Cómo iba a enfadarse?, ¿cómo molestarse con un hombre que, con una mirada o una caricia, no hacía sino demostrarle constantemente cuánto la deseaba y necesitaba? ¿Se podía indignar alguien con un hombre que te quería tanto como para hacerte desaparecer de tu ciudad y poder hacerte el amor como si fueses la criatura más preciosa sobre la faz de la Tierra?

Ryan se estiró para desperezarse y agarró el reloj que había sobre la mesita de noche. ¡Las nueve y media!, exclamó para sus adentros. ¿Cómo podía ser tan tarde? Parecía que apenas habían pasado unos segundos desde que Pierce se había ido. Salió de la cama de un salto y corrió a ducharse. Sólo tenían dos días para estar juntos, de modo que no era cuestión de desperdiciarlos durmiendo.

Cuando volvió a la habitación, con una toalla alrededor de la cintura, Ryan miró su ropa con cierta reticencia. Aunque eso de que la secuestrara un mago tuviese su encanto, reconoció, realmente era una lástima que no le hubiese dejado meter un par de prendas en una maleta antes. No quedándole más remedio que tomárselo con filosofía, empezó a ponerse la ropa que había llevado al trabajo el día anterior. Pierce tendría que encontrarle algo distinto que ponerse, decidió; pero, por el momento, tendría que conformarse.

Para colmo de incomodidades, Ryan se dio cuenta de que ni siquiera tenía su bolso. Se había quedado en el cajón inferior de la mesa de su despacho. Arrugó la nariz a la imagen que le devolvió el espejo. Tenía el pelo revuelto, la cara sin maquillar. Y no llevaba encima ni un peine ni una barra de labios, pensó y exhaló un suspiro. Pierce tendría que hacer aparecerlos por arte de magia. Con ese pensamiento en la cabeza, bajó a buscarlo.

Cuando llegó al final de las escaleras, vio a Link, el cual estaba preparándose para salir.

– Buenos días -lo saludó Ryan, vacilante, sin saber bien lo que decir. Al llegar la noche anterior, no lo había visto por ninguna parte.

– Hola -Link le sonrió-. Pierce me ha dicho que habías venido.

– Sí… Me ha invitado a pasar el fin de semana -contestó, no ocurriéndosele una forma más sencilla de explicarse:

– Me alegra que hayas vuelto. Te ha echado de menos -dijo él y los ojos de Ryan se iluminaron.

– Yo también lo he echado de menos. ¿Está en casa?

– En la biblioteca. Hablando por teléfono -contestó Link. De pronto, sus mejillas se sonrojaron.

– ¿Qué pasa? -le preguntó ella, sonriente.

– He…, he terminado la canción ésa que te gustaba.

– ¡Qué bien! Me encantaría oírla.

– Está en el piano -Link, tímido y vergonzoso, bajó la mirada hacia las puntas de sus zapatos-. Puedes tocarla luego si quieres.

– ¿Yo? -Ryan quiso agarrarle la mano como si fuese un niño pequeño, pero tuvo la sensación de que sólo conseguiría ponerlo más colorado-. Nunca te he oído tocar.

– No… -Link se puso como un tomate y le lanzó una mirada fugaz-. Bess y yo… bueno, ella quería ir a San Francisco -añadió tras aclararse la garganta.

De pronto, Ryan decidió aprovechar la situación para intentar echarle una mano a Bess.

– Es una mujer muy especial, ¿verdad que sí?

– Sí, no hay nadie como Bess -convino Link de inmediato, justo antes devolver a bajar la mirada hacia los zapatos.

– Ella siente lo mismo por ti.

– ¿Tú crees? -Link la miró a los ojos un segundo y luego deslizó la vista hacia sus hombros-. ¿Seguro?

– Segurísimo -contestó Ryan. Aunque tenía unas ganas tremendas de sonreír, mantuvo un tono de voz solemne-. Me ha contado cómo os conocisteis. Me pareció una anécdota muy romántica.

Link soltó una risilla nerviosa.

– Es guapísima. Hay muchos hombres que se dan la vuelta para mirarla cuando vamos juntos.

– Normal -dijo Ryan y decidió infundirle un poco de confianza-. Pero creo que a ella le gustan los músicos. Los pianistas. Hombres que sepan escribir canciones bonitas y románticas. Hay que aprovechar el tiempo, ¿no te parece?

Link la miró como si estuviese intentando descifrar sus palabras.

– Sí… sí, sí -contestó por fin. Arrugó la frente y asintió con la cabeza-. Supongo. Voy a buscarla.

– Una idea estupenda -lo animó Ryan. Esa vez sí que le agarró la mano para darle un pellizquito cariñoso-. Pasadlo bien.

– Gracias -Link sonrió y se giró hacia la puerta. Tenía ya la mano en el pomo cuando se paró para preguntar-: Ryan, ¿de verdad le gustan los pianistas?

– Sí, de verdad que le gustan, Link.

Link sonrió de nuevo y abrió la puerta.

– Adiós.

– Adiós, Link. Dale. Un beso de mi parte a Bess.

Cuando la puerta se cerró, Ryan permaneció quieta unos segundos. Era un hombre realmente dulce, pensó, y cruzó los dedos por Bess. Formarían una pareja estupenda si conseguían salvar el obstáculo de la timidez de Link. En fin, se dijo Ryan con una sonrisa complacida en los labios, ella había hecho todo lo que había podido en aquel primer intento de emparejarlos. El resto dependía de ellos.

Ryan dejó atrás el vestíbulo y se dirigió hacia la biblioteca. La puerta estaba abierta, lo que le permitía oír la voz suave de Pierce. Su mero sonido bastaba para excitarla. Pierce estaba ahí con ella y estaban a solas. Cuando se paró en el umbral de la entrada, los ojos de Pierce se encontraron con los de ella.

Éste sonrió y siguió con su conversación, al tiempo que le hacía gestos para que entrase.

– Te mandaré todos los detalles por escrito -dijo mientras miraba a Ryan pasar y acercarse a unas estanterías. ¿Por qué sería, se preguntó, qué verla con uno de esos trajes de trabajo lo excitaba siempre?-. No, necesito tenerlo todo para dentro de tres semanas. No puedo darte más plazo… Necesito tiempo para probarlo antes de estar seguro de que puedo utilizarlo -añadió, con los ojos clavados en la espalda de Ryan.

Ésta se dio la vuelta, se sentó en el brazo de un sofá y lo observó. Pierce se había puesto unos vaqueros y una camiseta de manga corta. Tenía el pelo enmarañado, como si se hubiese pasado las manos por él. Ryan pensó que nunca había estado más atractivo, sentado en un asiento mullido, más relajado que de costumbre. Aunque conservaba su energía, esa corriente magnética que irradiaba sobre el escenario o fuera de él. Pero, por bien que se desenvolviese sobre las tablas, era evidente que en ningún lugar se sentía tan a gusto como en su casa.

Pierce seguía dando instrucciones a quienquiera con quien estuviese hablando, pero Ryan notó que, de tanto en tanto, se paraba a mirarla. Se le ocurrió una travesura. Quizá pudiera hacer algo para perturbar la calma de Pierce.

Se levantó del sofá y empezó a dar vueltas por la biblioteca de nuevo. Se descalzó. Sacó un libro de un estante, le echó un vistazo y volvió a ponerlo en su sitio.

– Necesito recibir aquí la lista entera… Sí, justo eso es lo que quiero -dijo Pierce mientras veía cómo Ryan se quitaba la chaqueta del traje. La dobló sobre el respaldo de una silla y empezó a desabrocharse la blusa. Al ver que Pierce dejaba de hablar, se giró para sonreírle-. Si te pones en contacto… cuando tengas… todo… yo me encargo del transporte -añadió, luchando por mantener la concentración y recordar lo que estaba diciendo mientras la blusa caía al suelo y Ryan se bajaba la cremallera de la falda.

Después de quitársela, se agachó para sacarse las medias.

– No…, no hace falta… -prosiguió Pierce mientras ella se echaba el pelo hacia un lado y le lanzaba otra sonrisa. Se mantuvo mirándolo durante varios segundos de infarto-. Sí… sí, perfecto -murmuró al aparato.

Ryan dejó las medias junto a la falda. Luego se enderezó. Llevaba un corpiño que se abrochaba por delante. Con un dedo, tiró del lacito que había entre sus pechos hasta que se aflojó. Mantuvo la mirada sobre los ojos de Pierce y volvió a sonreír al advertir que éste miraba hacia abajo a medida que iba desanudando los demás lazos del corpiño.

– ¿Cómo dices? -Pierce sacudió la cabeza. La voz del hombre no había sido más que un zumbido ininteligible. Ryan se echó mano a las braguitas-. Perdona, luego te llamo -dijo, incapaz de resistir más aquella provocación, y devolvió el auricular a la base del teléfono.

– ¿Ya has terminado? -preguntó ella acercándose despacio a Pierce-. Quería hablarte de mi vestuario.

– Me gusta lo que llevas puesto -Pierce la condujo al sofá y se apoderó de su boca.

Ryan saboreó los labios de él, abandonándose a aquel ataque salvaje.

– ¿Era una llamada importante? -preguntó cuando Pierce bajó hacia su cuello-. No quería distraerte.

– Seguro que no -contestó él. Llegó hasta sus pechos y gruñó de placer cuando los coronó-. ¡Dios!, ¡me vuelves loco! Ryan… no puedo esperar -dijo con voz rugosa al tiempo que la tumbaba en el suelo.

– Sí -murmuró ella justo antes de sentir cómo la penetraba.

Pierce temblaba encima de ella. Tenía la respiración entrecortada. Nadie, pensó, nadie había perturbar su autocontrol de ese modo. Era aterrador. Una parte de él quería levantarse y alejarse, demostrar que todavía podía alejarse. Pero se quedó donde estaba.

– Eres peligrosa -le susurró al oído antes de repasarle el lóbulo con la lengua. La oyó gemir-. Eres una mujer muy peligrosa.

– ¿Y eso por qué? -preguntó ella con coquetería.

– Conoces mis debilidades, Ryan Swan. Puede que tú seas mi debilidad.

– ¿Y eso es malo?

– No lo sé -Pierce levantó la cabeza y la miró-. No lo sé.

Ryan levantó una mano para apartarle con ternura el pelo que le caía sobre la frente.

– Hoy no importa. Hoy sólo estamos nosotros dos.

Pierce le lanzó una mirada profunda y penetrante, tan intensa como la primera vez que se habían cruzado sus ojos.

– Cuanto más estoy contigo, más tengo la sensación de que sólo estamos nosotros dos.

Ryan sonrió y lo estrechó entre los brazos.

– La primera vez que me besaste me pusiste el mundo patas arriba. Creía que me habías hipnotizado.

Pierce rió y estiró una mano para deslizarla sobre sus pechos. Le pellizcó el pezón y Ryan se estremeció.

– ¿Tienes idea de las ganas que tenía de llevarte a la cama esa noche? -preguntó, recordando lo seductora y vulnerable que la había encontrado durante la noche de la tormenta. Pierce le froto el pezón hasta conseguir alterar la respiración de Ryan-. No podía trabajar, no podía dormir. Estaba ahí tumbado, incapaz de quitarme de la cabeza cómo estabas con aquel camisón de seda.

– Yo también te deseaba -confesó Ryan con voz ronca, avivada la llama de la pasión-. No podía creerme cuánto te deseaba cuando te había conocido hacía unas pocas horas.

– Te habría hecho el amor como ahora esa misma noche -Pierce posó la boca sobre la de ella.

La besó usando los labios solamente, hasta que notó suaves, cálidos y ávidos los de Ryan. Entonces, le apartó el pelo que le caía sobre la cara, y metió la lengua con delicadeza.

Era como si fuese a estar besándola eternamente. Ryan emitía gemidos suaves y separaba y cerraba los labios una y otra vez mientras Pierce la sometía a una tortura insoportablemente dulce; le acariciaba los hombros, le rozaba los pechos con la yema de los dedos y seguía besándola. El mundo entero se había reducido a los labios de Pierce.

Por más que la tocase en otras partes, su boca no se separaba de la de ella. Podía recorrerla con las manos por donde eligiera, pero en ningún momento interrumpía el contacto con sus labios. Parecía anhelar su boca más que el oxígeno. Ryan le agarró los hombros y le clavó las uñas en la piel sin darse cuenta. Lo único de lo que era consciente era de que deseaba que aquel beso durara toda la vida.

Pierce sabía que la tenía dominada y que podía tocarla donde más placer les producía a ambos. Le bastó una ligera insinuación para que Ryan separara las piernas. Luego paseó un dedo por el interior del muslo izquierdo, hacia abajo, hacia arriba, recreándose en su textura sedosa y en la trémula respuesta del cuerpo de Ryan. Pasó por el centro de ella brevemente de camino al otro muslo y en todo momento sus labios siguieron jugando con los de ella.

Le dio mordisquitos, la lamió y luego posó los labios nada más. Ryan murmuraba el nombre de Pierce en un delirio de placer mientras éste le acariciaba las caderas, la curva de la cintura. Tenía unos brazos suaves como la seda. No le habría importado pasarse toda la vida acariciándoselos. Ryan era suya, pensó de nuevo y tuvo que controlar un impulso explosivo de penetrarla al instante. Consiguió transmitir toda su pasión a través de un nuevo beso; un beso que expresaba necesidades oscuras y profundas, así como una ternura infinita.

Incluso al introducirse dentro de Ryan, siguió paladeando el sabor de su boca. Se hundió lentamente, esperando a que su cuerpo se acostumbrara, refrenando su pasión hasta que le resultó imposible seguir conteniéndola.

Sus bocas seguían pegadas cuando Ryan gritó con la última oleada de placer.

No había una mujer igual, pensó aturdido Pierce mientras aspiraba el aroma del cabello de Ryan. No había una mujer igual. Los brazos de Ryan lo rodearon para mantenerlo cerca de su cuerpo. Estaba atrapado.

Horas después, Ryan puso dos filetes en la parrilla. Se había vestido con unos vaqueros de Pierce, ceñidos con un cinturón y con los bajos doblados varias vueltas para ajustar el tamaño a su estatura. La camiseta le bailaba ampliamente alrededor de las caderas. Ryan se arremangó por encima del codo mientras lo ayudaba a preparar la cena.

– ¿Cocinas igual de bien que Link? -le pregunta mientras lo miraba añadir unos cuscurros a la ensalada que estaba haciendo.

– No. Cuando una es secuestrada, señorita Swan, no puede esperar comidas de alta cocina.

Ryan se acercó hasta estar junto a él y lo rodeó por la cintura.

– ¿Vas a pedir un rescate? -preguntó justo antes de suspirar y apoyar la mejilla sobre la espalda de Pierce. Jamás en la vida había sido tan feliz.

– Es posible. Cuando me canse de ti.

Ryan le dio un pellizco, pero él ni se inmutó.

– Malo -dijo cariñosamente. Luego metió las manos bajo la camisa de Pierce y le acarició el torso. Esa vez sí notó que lo hacía temblar.

– Me distraes, Ryan.

– Eso esperaba. No es sencillo, ¿sabes?

– Pues a ti se te da de maravilla -comentó Pierce mientras ella recorría sus hombros con las manos.

– ¿De verdad puedes dislocarte los hombros para escaparte de una camisa de fuerza? -se preguntó en voz alta mientras sentía su potencia.

– ¿Dónde has oído eso? -respondió él, divertido, sin dejar departir taquitos de queso para la ensalada.

– No sé, por ahí -dijo ella evasivamente. No estaba dispuesta a reconocer que se había leído todos los artículos que habían caído en sus manos sobre él-. También he oído que tienes control absoluto sobre tus músculos-añadió mientras los sentía vibrar bajo sus dedos curiosos.

Ryan se apretó contra la espalda de Pierce e inspiró la delicada fragancia de su piel.

– ¿Y no has oído que sólo como algunas hierbas y raíces que recojo durante las noches de luna llena? -dijo Pierce en broma justo antes de meterse un pedacito de queso en la boca y girarse para recogerla entre sus brazos-. ¿O que aprendí a hacer magia en el Tibet cuando tenía nueve años?

– He leído que fuiste torturado por el fantasma de Houdini -repuso ella.

– ¿En serio? Ésa es nueva. No la conocía.

– Realmente, disfrutas con las cosas que se inventan sobre ti, ¿verdad?

– Por supuesto -Pierce le dio un beso en la nariz-. Tendría muy poco sentido del humor si no lo hiciera.

– Además, como la realidad y la ficción se entremezclan, nadie sabe cuál es cuál y cómo eres de verdad -señaló Ryan.

– Exacto -Pierce jugueteó con un rizo de su cabello-. Cuantas más cosas publican sobre mí, más protegida queda mi intimidad.

– Y proteger la intimidad te importa mucho.

– Cuando tienes una infancia como la mía, aprendes a valorarla.

Ryan pegó la cara contra el torso de Pierce. Éste la apartó unos centímetros, le puso una mano bajo la barbilla y le levantó la cabeza. Los ojos de Ryan se habían humedecido.

– No tienes por qué sentir pena por mí -le dijo con suavidad.

– No -Ryan sacudió la cabeza. Entendía que Pierce no quisiera inspirar compasión. Bess había reaccionado la misma forma-. Lo sé, pero me cuesta no sentir pena por un niño pequeño.

Pierce sonrió y le acarició los labios con un dedo.

– Era un niño fuerte. Se recuperó de todo -dijo y se apartó un paso-. Venga, dale la vuelta a los filetes. Ryan se ocupó de la carne, sabedora de que Pierce quería dejar el tema zanjado. ¿Cómo explicar que estaba ansiosa por cualquier detalle sobre su vida, por cualquier cosa que pudiera acercarlo a ella?

Por otra parte, pensó, quizá se equivocaba por querer sondear en el pasado cuando tenía miedo de hablar del futuro.

– ¿Cómo te gustan? -preguntó finalmente, con los clavados en la parrilla.

– Que no estén muy hechos -contestó Pierce mientras contemplaba la vista que Ryan le ofrecía al inclinarse para cuidar de los filetes-. Link tiene un aliño especial para las ensaladas. Está muy rico -comentó entonces.

– ¿Dónde aprendió a cocinar? -quiso saber Ryan.

– Fue cuestión de necesidad -respondió Pierce mientras ella le daba la vuelta al segundo filete-. Le gustaba comer. Y al principio no teníamos muchos recursos. Resultó que se manejaba mucho mejor que Bess o yo con las latas y los sobres de sopa.

Ryan se giró y lo miró con una sonrisa en los labios.

– ¿Sabías que se han ido juntos a pasar el día en San Francisco?

– Sí -Pierce enarcó una ceja-. ¿Y?

– Está igual de loco por ella que ella por él.

– Ya, eso también lo sé.

– Podías haber hecho algo para facilitarles las cosas: después de todos estos años -comentó, empuñando un tenedor-. Al fin y al cabo, son tus amigos.

– Razón por la que no he interferido -explicó-. ¿Qué has hecho?

– No he interferido -respondió a la defensiva Ryan-. Sólo le he dado un empujoncito en la dirección adecuada. Le comenté que Bess tenía cierta inclinación por los hombres que saben tocar el piano.

– Entiendo.

– Es tan tímido -dijo ella exasperada-. Tendrá edad para jubilarse y no se habrá atrevido todavía a… a…

– ¿A qué? -preguntó Pierce, sonriente.

– A nada -dijo Ryan-. Y deja de mirarme así.

– ¿Así cómo? -Pierce se hizo el inocente, como si no fuera consciente de que la había mirado con deseo.

– Lo sabes de sobra. En cualquier caso… -Ryan contuvo la respiración y soltó el tenedor al sentir que algo le rozaba los tobillos.

– Es Circe -la tranquilizó Pierce sonriente. Ryan suspiró aliviada. Él se agachó a recoger el tenedor mientras la gata se frotaba contra las piernas de Ryan y ronroneaba-. Huele la carne. Va a hacer todo lo que pueda para convencerte de que se merece un trozo.

– Tus mascotas tienen la fea costumbre de asustarme.

– Lo siento -dijo él, pero sonrió, no dando la menor sensación de que realmente lo lamentara.

– Te gusta verme descompuesta, reconócelo -Ryan se puso las manos en jarras sobre las caderas.

– Me gusta verte -contestó Pierce simplemente. Soltó una risotada y la agarró entre sus` brazos-. Aunque tengo que admitir que verte con mi ropa mientras cocinas descalza tiene su punto.

– Vaya, el síndrome del cavernícola.

– En absoluto, señorita Swan -Pierce le acarició el cuello con la nariz-. Aquí el esclavo soy yo.

– ¿De veras? -Ryan consideró las interesantes posibilidades que tal declaración le abría-. Entonces pon la mesa. Me muero de hambre.

Comieron a la luz de las velas. Pero ella apenas saboreó un bocado. Estaba demasiado saciada de Pierce. Había champán, fresco y burbujeante; pero podía haber sido agua, para el caso que le hizo. Jamás se había sentido tan mujer como en ese momento, con esos vaqueros y una camiseta que le quedaba inmensa. Los ojos de Pierce le decían a cada momento que era preciosa, interesante, deseable. Era como si nunca hubiesen hecho el amor, como si nunca hubiesen intimado. La estaba cortejando con la mirada.

Pierce la hacía resplandecer con una simple mirada, con una palabra suave o un roce delicado en la mano. Nunca dejaba de complacerla, de abrumarla incluso, que fuese un hombre tan romántico. Tenía que saber que estaría con él en cualquier circunstancia y, aun así, disfrutaba seduciéndola. Las flores, las velas, las palabras susurradas… Ryan se enamoró de nuevo.

Bastante después de que ambos hubiesen perdido todo interés en la comida, seguían mirándose. El champaña se había calentado, las velas se estaban acabando. Pierce se contentaba con mirarla sobre la llama temblorosa, con oír la caricia de su voz. Podía aplacar cualquier impulso con deslizar los dedos por el dorso de su mano. Lo único que quería estar junto a Ryan.

Ya habría tiempo para la pasión, no le cabía duda. Por la noche, a oscuras en la habitación. Pero, por el momento, le bastaba con verla sonreír.

– ¿Me esperas en el salón? -murmuró él antes de besarle los dedos uno a uno.

Ryan sintió un escalofrío delicioso por el brazo.

– Te ayudo con los platos -respondió, aunque su cabeza estaba a años luz de cualquier asunto práctico.

– No, yo me encargo -Pierce le agarró la mano y le besó la palma-. Espérame.

Las piernas le temblaban, pero consiguió mantenerse en pie cuando Pierce la ayudó a levantarse. No podía apartar los ojos de él:

– No tardes.

– No -le aseguró Pierce-. Enseguida estoy contigo, amor -añadió justo antes de besarla con delicadeza.

Ryan fue hacia el salón como si estuviera sumida en una nube. No era el beso, sino aquella palabra cariñosa lo que había disparado su corazón. Parecía imposible, después de lo que ya habían compartido, que una palabra suelta le provocara tales palpitaciones. Pero Pierce elegía con esmero las palabras.

Y hacía una noche de ensueño, pensó mientras entraba en el salón. Una noche para el amor y el romance. Se acercó a la ventana para contemplar el cielo. Hasta había luna llena, como si todos los elementos se hubiesen puesto de acuerdo para embellecer la velada; una velada suficientemente silenciosa como para oír el sonido de las olas.

Ryan imaginó que estaban en una isla. Una isla pequeña, perdida en algún mar profundo. Y las noches eran largas. No había teléfono, no había electricidad. Llevada por un impulso, se apartó de la ventana y empezó a encender las velas que había distribuidas por el salón. Había leña en la chimenea, de modo que encendió una cerilla para que ardiese. La madera seca crepitó con el fuego.

Luego se incorporó y miró a su alrededor. La luz estaba tal como quería: tenue, proyectando sombras cambiantes. Le añadía un toque de misterio a la noche y parecía reflejar sus sentimientos hacia Pierce.

Ryan bajó la cabeza para mirarse y se frotó la camiseta. Era una lástima no tener algo bonito que vestir, algo blanco y delicado. Pero tal vez la imaginación de Pierce fuese tan productiva como la de ella.

Música, pensó de repente y miró en derredor. Seguro que Pierce tendría algún aparato estéreo; pero no tenía ni idea de dónde buscarlo. Inspirada, se acercó al piano.

La partitura de Link estaba esperándola. Entre el fulgor de la chimenea a su espalda y las velas que había sobre el piano, Ryan podía ver las notas con suficiente claridad. Se sentó y empezó a tocar. Sólo tardó unos segundos en quedarse prendida por la melodía.

Pierce estaba de pie, en la entrada del salón, mirándola. Aunque los ojos de Ryan estaban clavados en la partitura que tenía delante, parecían estar soñando. Nunca la había visto así, tan absorta en sus propios pensamientos. A fin de no interrumpirla, se quedó donde estaba. Podría haberse quedado mirándola toda la vida.

A la luz de las velas, su cabello caía como un manto de niebla sobre sus hombros. Los ojos le centelleaban, conmovida por la pieza que estaba tocando. Pierce aspiró el olor de la madera quemada y de la cera derretida y supo que, por más años que viviera, jamás olvidaría aquel momento. Podrían pasar años y más años y siempre podría cerrar los ojos y verla así, oír la música y oler las velas encendidas.

– Ryan.

No había querido hablar en voz alta; de hecho, sólo había susurrado el nombre, pero ella se giró a mirarlo. Ryan sonrió, pero la luz trémula captó el brillo de las lágrimas que asomaban a sus ojos.

– Es preciosa.

– Sí -acertó a decir Pierce. Casi no se atrevía a hablar. Una palabra, un paso en falso rompería el embrujo. Al fin y al cabo, cabía la posibilidad de que lo que veía y estaba sintiendo no fuera más que una ilusión-. Por favor, tócala otra vez.

Ni siquiera después de que Ryan retomase la melodía, se atrevió a acercarse. Pierce quería que la escena siguiese exactamente tal como estaba. Ryan tenía los labios separados. Incluso de pie, pudo saborearlos. Sabía lo suave que sería acariciar su mejilla si se acercaba y posaba una mano sobre su cara. Ryan levantaría la cabeza, lo miraría y sonreiría con esa luz cálida tan especial que iluminaba sus ojos. Pero no quería tocarla, prefería absorber con todo detalle aquel momento único más allá del paso del tiempo.

Las llamas de las velas se consumían serenamente. Un leño se movió en la chimenea. Y, de pronto, Ryan había terminado la melodía.

Pierce se acercó.

– Nunca te he querido tanto -dijo en voz baja, casi susurrando-. Ni he tenido tanto miedo de tocarte.

– ¿Miedo? -preguntó Ryan, cuyos dedos reposaban todavía sobre las teclas-. ¿De qué tienes miedo?

– Temo que si intento tocarte, mi mano pase a través de ti. Temo que no seas más que un sueño.

Ryan le agarró una mano y se la llevó a la mejilla.

– No es un sueño -murmuró-. Para ninguno de los dos.

Su piel tenía tacto y temperatura reales. Pierce sintió el azote de una oleada increíble de ternura. Le agarró la otra mano y la levantó, sujetándola como si fuese de porcelana.

– Si tuvieras un deseo, sólo uno, ¿cuál sería, Ryan?

– Que esta noche, por esta noche, no pensaras en nada ni en nadie más que en mí.

Los ojos le brillaban en la tenue luz cambiante del salón. Pierce la levantó y le puso las manos a sendos lados de la cara:

– Desperdicias tus deseos, Ryan, pidiendo algo que ya es realidad.

Pierce la besó en las sienes, le besó las mejillas; dejó los labios de Ryan temblando, anhelando el calor de su boca.

– Quiero meterme en tu cabeza -dijo ella con voz trémula- para que no haya espacio para nada más. Esta noche quiero ser la única que habite tus pensamientos. Y mañana…

– Chiss -Pierce la besó para silenciarla, pero fue un beso tan suave que pareció, más bien, la promesa de lo que estaba por llegar. Ryan tenía los ojos cerrados y él posó los labios con delicadeza sobre sus párpados-. Sólo pienso en ti. Vamos a la cama. Deja que te lo demuestre murmuró.

Le agarró una mano y la condujo por el salón a medida que iba apagando las velas. Sólo dejó encendida una, la levantó con cuidado y dejó que su luz se abriese paso mientras avanzaban enamorados hacia el dormitorio.

Capítulo XIV

Tenían que volver a separarse. Ryan sabía que era necesario mientras duraran los preparativos del especial. Cuando se sentía sola porque lo echaba de menos, le bastaba con recordar la mágica última noche que habían compartido. Tendría que aguantar con eso hasta que pudiera verlo de nuevo.

Aunque lo vio de tanto en tanto a lo largo de las siguientes semanas, sólo era para tratar asuntos de trabajo. Pierce regresaba para asistir a una reunión o revisar algunos detalles del espectáculo. Lo llevaba con mucho secreto. Ryan no sabía nada sobre la construcción de los aparatos y accesorios que utilizaría. Estaba dispuesto a darle una lista detallada con los números que llevaría a cabo, su duración y el orden en que los realizaría; pero se negaba a darle explicación alguna sobre su mecanismo.

A Ryan le resultaba frustrante, pero apenas tenía otros motivos para quejarse. El escenario se estaba configurando de acuerdo con las pautas que Bloomfield, Pierce y ella misma habían establecido. Elaine Fisher había firmado para aparecer como artista invitada. Ryan había conseguido defender sus ideas durante las diferentes reuniones, siempre duras, y también Pierce había logrado imponer su criterio, recordó Ryan sonriente.

Decía más con sus largos silencios y con un par de palabras calmadas que una decena de jefes de departamento histéricos que no hacían más que discutir. Pierce escuchaba con tranquilidad sus preguntas y quejas y terminaba saliéndose siempre con la suya.

Se negaba a utilizar a un guionista profesional para que le preparase lo que tenía que decir cuando se dirigía al público. Y no había más que hablar. Y se mantenía en sus trece porque sabía que él se las arreglaría solo. Tampoco permitía intromisiones en la música. Él tenía su músico y punto. Como también tenía su director y un equipo que lo acompañaba. Por más que le insistieran en lo contrario, Pierce insistía en trabajar con su gente. Del mismo modo, rechazó seis bocetos de traje con un giro indiferente de la cabeza.

Pierce hacía las cosas a su manera y sólo se plegaba a otras sugerencias si estimaba que le convenía plegarse. Con todo, Ryan notaba que los creativos de la plantilla, por mucho que se enfadaran a veces, apenas tenían queja alguna sobre Pierce. Sabía cómo, ganárselos, pensó Ryan. Tenía don de gentes y podía engatusarte o poner barreras con una simple mirada.

Bess tenía que ser la que tuviera la última palabra sobre la ropa con la que saldría al escenario. Pierce lo argumentaba diciendo que ella sabía mejor que nadie lo que le sentaba bien. Se negaba a ensayar salvo que el escenario estuviese cerrado. Y luego se camelaba a los tramoyistas con un juego de manos o un truco de cartas. Sabía cómo mantener el control sin enemistarse con nadie.

A Ryan, en cambio, le costaba manejarse con tantas restricciones como le ponía a ella y a su gente. Trataba de hacerlo ceder razonando, discutiendo, rogando. Pero no la llevaba a ninguna parte.

– Pierce -Ryan lo acorraló en el escenario durante una pausa de un ensayo-. Tengo que hablar contigo.

– Espera… -contestó distraído mientras miraba a su equipo colocar unas antorchas para el siguiente número-. Tienen que estar a veinte centímetros exactos de distancia -les indicó.

– Es importante, Pierce.

– Sí, te escucho.

– No puedes echar a Ned del escenario durante los ensayos -dijo Ryan al tiempo que le daba un tirón del brazo para conseguir que le prestara total atención.

– Sí que puedo. Ya lo he hecho. ¿No te lo ha contado?

– Sí, me lo ha contado -Ryan exhaló un suspiro de exasperación-. Pierce, como coordinador de producción, tiene razones de sobra para estar aquí.

– Me estorba. Aseguraros de que hay un pie entre hilera e hilera, por favor.

– ¡Pierce!

– ¿Qué? -contestó con un tono encantador mientras se giraba de nuevo hacia ella-. ¿Le he dicho que está usted muy guapa, señorita Swan? Le sienta muy bien el traje -añadió después de acariciarle la solapa.

– En serio, Pierce, tienes que darle a mi gente más margen de maniobra -Ryan trató de no fijarse en la sonrisa que iluminaba los ojos de Pierce y siguió adelante-. Tu equipo es muy eficiente, pero en una producción de estas dimensiones necesitamos más manos. Tu gente sabe hacer su trabajo, pero no conocen cómo funciona la televisión.

– No puedo permitir que tus chicos vean cómo preparo los números. Ni que estén dando vueltas mientras actúo.

– ¡Santo cielo!, ¿qué quieres?, ¿qué hagan un juramento de sangre de no revelar tus secretos? -contestó Ryan-: Podemos arreglarlo para la próxima luna llena.

– Buena idea, pero no sé cuántos de tus chicos estarían dispuestos. Seguro que el coordinador de producción no, en cualquier caso -añadió sonriente.

– ¿No estarás celoso? preguntó entonces Ryan, enarcando una ceja.

Soltó una risotada tan grande que a Ryan le entraron ganas de pegarle un guantazo.

– No seas absurda. No es una amenaza.

– Ésa no es la cuestión -murmuró ella-. Ned es muy bueno en su trabajo y difícilmente puede hacerlo si no eres un poco más razonable.

– Ryan, yo siempre soy razonable -contestó Pierce, con una expresión de asombro convincente-. ¿Qué quieres que haga?

– Quiero que dejes que Ned haga lo que tiene que hacer. Y quiero que dejes que mi gente entre en el estudio.

– Perfecto -convino él-. Pero no mientras estoy ensayando.

– Pierce -dijo Ryan en tono amenazante-, me estás atando las manos. Tienes que hacer ciertas concesiones para la televisión.

– Soy consciente, Ryan, y las haré. Cuando esté preparado -Pierce le dio un beso en la frente y continuó antes de que ella pudiera responder-. No, primero tienes que dejarme trabajar con mi equipo hasta que esté seguro de que todo sale bien.

– ¿Y cuánto va a llevar eso? -preguntó Ryan. Sabía que Pierce le estaba ganando el pulso, como se lo había ganado a todos los que habían intentado doblegarlo.

– Unos días más -Pierce le agarró una mano.

– Está bien -se resignó ella-. Pero a finales de semana el equipo de iluminación tendrá que estar en los ensayos. Es imprescindible.

– De acuerdo -Pierce le estrechó la mano con solemnidad-. ¿Algo más?

– Sí -Ryan se puso firme y lo miró a los ojos-. El primar número dura diez segundos más de lo establecido. Vas a tener que modificarlo para que se ajuste a los bloques de anuncios programados.

– No, tendrás que modificar los bloques de anuncios para que se adapten a mi número -respondió Pierce. Luego le dio un beso ligero y se marchó.

Antes de que pudiera gritarle, Ryan descubrió que tenía una rosa en el ojal de la solapa. Una mezcla de placer y desesperación le impidió reaccionar hasta que ya era demasiado tarde.

– Es especial, ¿verdad?

Ryan se giró y se encontró con Elaine Fisher.

– Muy especial -convino Ryan-. Espero que esté satisfecha con todo, señorita Fisher. ¿Le gusta su vestuario? -añadió, sonriendo a la pequeña rubita.

– Está bien -Elaine esbozó una de sus encantadoras sonrisas-. Aunque el espejo tiene una bombilla fundida.

– Me encargaré de que la cambien.

Elaine miró a Pierce y soltó una risilla.

– La verdad es que no me importaría encontrármelo en mi vestuario -le dijo a Ryan en confianza.

– No creo que pueda arreglarlo, señorita Fisher -respondió con prudencia.

– Cariño, podría arreglarme yo sola si no fuera por cómo te mira -Elaine le guiñó el ojo cordialmente-. Claro que si no estás interesada, podría intentar consolarlo yo.

Era difícil resistirse a la simpatía de la actriz.

– No hará falta -contestó Ryan sonriente-. Los productores tienen que asegurarse de que el artista esté contento, ya sabe.

– Ah, pues entonces podías intentar buscarme un clon para mí -bromeó antes de dejar a Ryan y acercarse a Pierce-. ¿Empezamos?

Viéndolos trabajar juntos, Ryan comprobó que su instinto no le había fallado. Se combinaban a la perfección. La belleza rubia y el encanto ingenuo de Elaine ocultaban un talento agudo y una enorme veta cómica. Era el contrapunto exacto que había buscado para Pierce.

Ryan esperó, conteniendo la respiración mientras encendían las velas. Era la primera vez que veía aquel número por completo. Las llamas flamearon hacia arriba un momento, lanzando una luz casi cegadora, hasta que Pierce extendió las manos y las sofocó. Luego se giró hacia Elaine.

– No quemes el vestido -bromeó ella-. Es de alquiler.

Ryan anotó la ocurrencia para incluirla en el guión del espectáculo y, de pronto, Pierce hizo levitar a Elaine. En cuestión de segundos, la tenía flotando encima de las llamas.

– Va bien -dijo Bess.

Ryan se giró y sonrió a su amiga.

– Sí, con lo puntilloso que es Pierce, es imposible que las cosas no vayan bien. Es infatigable.

– Dímelo a mí -contestó Bess. Permanecieron en silencio unos segundos. Entonces, Bess le dio un pellizquito en el brazo-. No puedo esperar. Tengo que decírtelo -susurró para no desconcentrar a Pierce.

– ¿Decirme qué?.

– Quería contárselo primero a Pierce, pero… -Bess sonrió de oreja a oreja-. Link y yo…

– ¡Enhorabuena! -la interrumpió Ryan y corrió a abrazarla.

Bess se echó a reír.

– No me has dejado terminar.

– Ibas a decirme que vais a casaros.

– Bueno, sí, pero…

– Enhorabuena-dijo Ryan de nuevo-. ¿Cuándo te lo ha pedido?

– La verdad es que ahora mismo, prácticamente -Bess se rascó la cabeza, como si siguiera un poco aturdida por la noticia-. Estaba en el vestuario preparándome cuando ha llamado a la puerta. No se animaba a entrar. Estaba ahí, cambiando el peso del cuerpo de un pie a otro como tratando de decidirse. Y de pronto me ha preguntado si quería casarme. Me ha sorprendido tanto que le he preguntado con quién -añadió tras soltar otra risotada.

– ¡No habrás sido capaz!

– De verdad. Mujer, una no espera que le hagan esa pregunta después de veinte años.

– Pobre Link -murmuró Ryan sonriente-. ¿Y qué ha dicho entonces?

– Se ha quedado de pie simplemente, mirándome y poniéndose de todos los colores. Hasta que ha dicho que, bueno, que suponía que con él -contestó Bess-. Ha sido muy romántico.

– Qué bonito -dijo Ryan-. Me alegro mucho por los dos.

– Gracias -Bess exhaló un suspiro y luego se giró hacia Pierce de nuevo-. No le digas nada, ¿de acuerdo? Creo que dejaré que se lo cuente Link.

– No le diré nada -prometió Ryan-. ¿Os vais a casar pronto?

Bess sonrió de oreja a oreja.

– Eso espero. Por lo que a mí respecta, ya llevamos veinte años de novios: creo que es tiempo más que suficiente -Bess dobló el bajo de su camiseta con los dedos-. Supongo que esperaremos a terminar este especial luego nos lanzaremos.

– ¿Seguiréis con Pierce?

– Por supuesto -aseguró Bess-. Somos un equipo. Lógicamente, Link y yo viviremos en mi casa, pero por cada del mundo nos distanciaríamos.

Ryan asintió con la cabeza. Luego miró con expresión de preocupación a Pierce, que seguía trabajando con Elaine.

– Bess, hay algo que quiero preguntarte. Es sobre el número con el que se cierra el espectáculo -arrancó despacio-. Lo lleva muy en secreto. Sólo ha dicho que será una fuga y que necesitará cuatro minutos y diez segundos en total. ¿Tú sabes algo?

– No suelta prenda porque aún tiene que perfeccionar algunos flecos -Bess se encogió de hombros, pero su rostro revelaba cierta inquietud.

– ¿Qué flecos? -insistió Ryan.

– No sé, de verdad. Lo único… -Bess vaciló; dividida entre sus propias dudas y su lealtad hacia Pierce-. Lo único que sé es que a Link no le gusta.

– ¿Por qué? -Ryan puso una mano sobre un brazo de Bess-. ¿Es peligroso?, ¿peligroso de verdad?

– Todas las fugas pueden ser peligrosas, Ryan; salvo que hablemos de camisas de fuerza y esposas. Pero Pierce es el mejor -Bess miró a Pierce mientras éste bajaba a Elaine al suelo-. Me va a necesitar de un momento a otro.

– Bess -Ryan apretó el brazo de la pelirroja-. Dime qué sabes.

– Ryan, sé lo que sientes por Pierce, pero no puedo -contestó Bess mirándola a los ojos-. El trabajo de Pierce es el trabajo de Pierce -añadió tras dar un suspiro.

– No te estoy pidiendo que rompas el código deontológico de los magos -protestó Ryan impaciente-. Antes o después, tendrá que decirme en qué consiste el número.

– Entonces, ya te lo dirá -Bess le dio una palmadita en la mano y se retiró.

El ensayo duró más de lo previsto, como era habitual con los ensayos de Pierce. Luego, después de asistir a una reunión a última hora de la tarde, Ryan decidió esperarlo en el camerino. La inquietud por el número final la había perseguido todo el día. Por más que hubiese tratado de olvidarla, Ryan no había podido quitarse de la cabeza la preocupación que había advertido en los ojos de Bess.

El camerino de Pierce era amplio y acogedor. Tenía una moqueta gruesa y un sofá mullido suficientemente ancho para utilizarlo como una cama. Había un televisor enorme, una cadena estereofónica de música y un mueble bar que Pierce no habría estrenado. En la pared había un par de litografías muy buenas. Era la clase de camerino que Producciones Swan reservaba para los artistas especiales. Aunque Ryan dudaba que Pierce pasara más de media hora al día en su interior durante su estancia en Los Ángeles:

Ryan abrió la nevera, encontró un cartón de zumo de naranja y se sirvió un vaso antes de desplomarse sobre el sofá. Por entretener la espera, agarró un libro que había en la mesa. Era de Pierce, dedujo. Otra obra de Houdini. Ryan lo abrió y empezó a hojearlo.

Cuando Pierce entró, la encontró acurrucada en el sofá, a mitad del libro.

– ¿Documentándote?

– ¿De verdad hacía todas estas cosas? -preguntó ella directamente-. El rollo éste de que se tragaba unas agujas y un ovillo y que luego las sacaba enhebradas, en realidad no lo hacía, ¿no?

– Sí -Pierce se quitó la camisa.

Ryan lo miró con los ojos bien abiertos.

– ¿Tú puedes hacerlo?

Pierce se limitó a sonreír.

– No suelo copiar los números de otras personas -respondió-. ¿Qué tal el día?

– Bien. Aquí dice que algunas personas creían que Houdini tenía un bolsillo en la piel.

Esa vez, Pierce soltó una carcajada.

– ¿No crees que si yo tuviera uno, ya me lo habrías encontrado?

Ryan dejó el libro sobre la mesa y se levantó.

– Quiero hablar contigo.

– De acuerdo -Pierce la estrechó entre los brazos y empezó a cubrirle la cara de besos-. Dentro de unos minutos. Se me han hecho muy largos estos tres días sin ti.

– Fuiste tú el que se marchó le recordó Ryan antes de besarlo en la boca.

– Tenía que perfeccionar unos detalles. Y aquí no consigo trabajar en serio.

– Para eso tienes tu mazmorra -murmuró ella y buscó de nuevo los labios de Pierce.

– Exacto. Esta noche cenamos juntos. En algún restaurante con velas y rincones oscuros.

– Mi apartamento tiene velas y rincones oscuros -dijo Ryan-. Podemos estar a solas.

– Intentarás seducirme.

Ryan rió y olvidó lo que había querido hablar con él.

– No lo dudes. Y estoy segura de que lo conseguiré.

– No sea tan presumida, señorita Swan -Pierce la separó unos centímetros-. No siempre soy tan fácil.

– Me gustan los desafíos.

Pierce se frotó la nariz contra la de ella cariñosamente.

– ¿Te ha gustado la rosa?

– Sí, gracias -Ryan le rodeó la nuca con las manos-. Consiguió que dejara de acosarte.

– Lo sé. Al final te está costando trabajar conmigo, ¿eh?

– Mucho. Pero ay de ti como dejes que produzca otra persona tu próximo especial: te sabotearé todos los números.

– Entonces, me temo que no me queda más remedio que seguir contigo para protegerme.

Rozó sus labios con dulzura y Ryan sintió una oleada de amor tan intensa y repentina que se le encogió el corazón.

– Pierce, léeme el pensamiento -le dijo entonces. Cerró los ojos y apoyó la cara sobre su hombro-. ¿Puedes leerme el pensamiento?

Sorprendido por el tono ansioso de su voz, la separó para estudiarla. Ryan abrió los ojos y Pierce vio que estaba un poco asustada, un poco aturdida. Y vio algo más que hizo que el corazón se le desbocase.

– ¿Ryan? -Pierce le acarició una mejilla. Le aterraba pensar que sólo estaba imaginándose lo que veía.

– Tengo miedo -susurró ella. La voz le temblaba, así que se mordió el labio inferior para serenarla-: No me salen las palabras. ¿Puedes verlas? Si no puedes, es normal. No tiene por qué cambiar nada.

Sí, claro que las veía; pero Ryan se equivocaba: una vez que las pronunciara, todo cambiaría. No había querido que sucediera, pero, de alguna manera, había sabido que llegarían a esa situación. Lo había sabido nada más verla bajar las escaleras que daban a su sala de trabajo. Había sabido que Ryan sería la mujer que lo cambiaría todo.

– Ryan -Pierce dudó un instante, pero sabía que ya no podía contenerse ni negar lo evidente por más tiempo-, te quiero.

Ella exhaló un suspiro de inmenso alivio.

– ¡Dios!, ¡tenía tanto miedo de que no quisieras verlo! -Ryan se lanzó a sus brazos-. Te quiero tanto. ¡Tanto! No es malo, ¿verdad? -preguntó con voz trémula.

– No -Pierce notó que el corazón de ella latía tan desacompasado como el suyo-. Es muy bueno.

– No imaginaba que se podía ser tan feliz. Quería habértelo dicho antes -murmuró contra el cuello de Pierce-. Pero me daba mucho miedo. Ahora parece una tontería. Los dos teníamos miedo -Pierce la apretó más fuerte, pero seguía sin ser suficiente-. Hemos perdido mucho tiempo.

– Pero me quieres -susurró ella, deseosa de volver a oírselo decir.

– Sí, Ryan. Te quiero.

– Vamos a casa, Pierce -Ryan le besó el cuello-. Vamos a casa. Te necesito.

– Yo también… Ahora.

Ryan echó la cabeza hacia atrás y rió.

– ¿Ahora?, ¿aquí?

– Aquí y ahora -convino Pierce, fascinado con el brillo perverso que iluminó los ojos de Ryan.

– Podría entrar alguien -dijo ésta al tiempo que retrocedía unos pasos.

Sin decir nada, Pierce fue a la puerta y echó el cerrojo.

– No lo creo.

– Vaya -Ryan se mordió el labio, luchando por no echarse a reír-. Parece que me van a secuestrar otra vez.

– Puedes pedir auxilio le sugirió mientras le quitaba la chaqueta.

– Socorro -dijo en voz baja mientras Pierce le desabotonaba la blusa-. Creo que no me han oído.

– Pues entonces no podrán salvarte.

– Menos mal -susurró ella mientras dejaba que la blusa cayera al suelo.

Se acariciaron y se echaron a reír por la alegría que les producía estar enamorados. Se besaron y abrazaron como si el mundo fuese a acabarse ese mismo día. Murmuraron palabras delicadas y suspiraron de placer. Incluso cuando la pasión creció y el deseo empezó a gobernar sus movimientos, permaneció una sensación de felicidad serena e inocente, compartida.

“Me quiere”, se dijo Ryan mientras deslizaba las manos por su potente espalda. “Me pertenece”, pensó mientras lo besaba con fervor.

Se entregaron el uno al otro, se vaciaron y absorbieron hasta que fueron más uno que dos. Una pasión creciente los unía, una pasión infinita, una libertad recién descubierta. Cuando terminaron de hacer el amor, siguieron riéndose, felices por saber que para ellos aquello sólo era el principio.

– ¿Sabes? Yo creía que era el productor el que seducía al artista -murmuró Ryan.

– ¿No ha sido así? -Pierce deslizó los dedos por el cabello de ella.

Ryan rió y le dio un beso entre los ojos.

– Sí, pero se suponía que tenía que dejarte pensar que habías tomado la iniciativa -contestó justo antes de levantarse y alcanzar la blusa.

Pierce se incorporó y le acarició la yema de un dedo.

– ¿Vas a algún sitio?

– Está bien, señor Atkins, le daré la oportunidad de hacer una prueba para Producciones Swan -bromeó Ryan. Pierce le dio un mordisquito yen el hombro y ella dio un grito pequeño-. Pero no me vuelva a atosigar hasta que lleguemos a casa.

Se alejó unos pasos y terminó de ponerse la blusa. Mientras lo hacía, miró de reojo el cuerpo desnudo de Pierce:

– Más vale que se vista. Podrían cerrar el edificio y obligarnos a pasar la noche dentro.

– Los cerrojos no son problema para mí -le recordó sonriente él.

– Hay alarmas.

– Ya ves tú -contestó Pierce riéndose.

– Definitivamente, es una suerte que no decidieras hacerte delincuente -comentó Ryan.

– Es más sencillo cobrar por abrir cerrojos que robar lo que hay dentro de las casas. A la gente le encanta pagar simplemente por ver si puedes hacerlo -Pierce se levantó-. Pero si saltas un cerrojo gratis, no le encuentran la gracia.

Ryan inclinó la cabeza y le preguntó intrigada:

– ¿Te has encontrado con algún cerrojo que no hayas podido abrir?

– Es cuestión de tiempo -dijo Pierce mientras recogía su ropa-. Si dispones del tiempo apropiado, todos los cerrojos pueden abrirse.

– ¿Sin herramientas?

– Hay herramientas y herramientas -respondió él, enarcando una ceja.

Ryan frunció el ceño.

– Voy a tener que examinar tu piel otra vez en busca de ese bolsillo.

– Cuando quieras -accedió Pierce con buenos modales.

– Podías ser bueno y enseñarme aunque sólo sea una cosa: cómo te libras de las esposas, por ejemplo.

– De eso nada -Pierce negó con la cabeza mientras se ponía los vaqueros-. Podrían serme de utilidad otra vez.

Ryan se encogió de hombros como si le diera igual y siguió vistiéndose.

– Por cierto, quería hablar contigo sobre el número con el que cierras.

Pierce sacó una camisa limpia del armario.

– ¿Qué pasa?

– Eso es justamente lo que quiero saber -contestó Ryan-. ¿Qué pasa en ese número exactamente?, ¿qué tienes planeado?

– Es una fuga, ya te lo he dicho -respondió él mientras se ponía la camisa.

– Necesito algo más concreto, Pierce. El espectáculo será dentro de diez días.

– Estoy perfeccionándolo.

Ryan percibió el tono hermético e intransigente de Pierce y dio un paso al frente para plantarle cara.

– No, éste no es uno de tus espectáculos, en los que vas por libre. Aquí la productora soy yo, Pierce. Tú mismo lo pediste. Pues bien, puedo pasar por alto algunas de tus exigencias sobre el personal. -arrancó Ryan y siguió sin darle ocasión de contestar-. Pero tengo qué saber exactamente qué vamos a emitir en directo. No puedes mantenerme en la ignorancia a falta de menos de dos semanas para la grabación.

– Voy a salir de una caja fuerte -contestó él sin más al tiempo que le acercaba un zapato a Ryan.

– Vas a salir de una caja fuerte -repitió ella-. Hay algo más, Pierce. No soy tonta -añadió mientras se ponía el zapato.

– Tendré las manos y los pies atados.

Ryan se agachó a recoger el otro zapato. La reticencia de Pierce a hablar del número la estaba poniendo nerviosa. Pero no quería que se le notara el miedo, así que esperó unos instantes antes de hablar de nuevo.

– ¿Qué más, Pierce?

Éste no dijo nada hasta que se hubo abotonado la camisa.

– Es como un juego de muñecas rusas. Estaré en una caja dentro de una caja dentro de una caja. Nada nuevo.

– ¿Tres cajas? -preguntó Ryan con aprensión-. ¿Una dentro de otra?

– Exacto. Cada una más grande que la otra.

– ¿Tienen las cajas algún agujero para respirar? -preguntó asustada.

– No.

Ryan se quedó helada.

– No me gusta.

– No tiene por qué gustarte, Ryan -dijo él tratando de calmarla con la mirada-; pero tampoco tienes por qué preocuparte.

Ryan tragó saliva. Sabía que no podía perder la cabeza.

– Todavía hay más, ¿verdad? No me lo has contado todo.

– La última caja es pequeña -contestó él sin más.

– ¿Pequeña? -Ryan sintió un escalofrío-. ¿Cómo de pequeña?

– No habrá problemas. Ya lo he hecho otras veces.

– Pero es peligroso. No puedes hacerlo.

– Puedo -afirmó Pierce con rotundidad-. Llevo meses ensayando y calculando el tiempo.

– ¿Tiempo?

– Tengo oxígeno para tres minutos.

¡Tres minutos! Ryan respiró profundo. No podía perder el control.

– ¿Y cuánto necesitas para fugarte?

– Ahora mismo, un poco más de tres minutos. Bastaría con agotar el oxígeno y aguantar sin respiración unos segundos.

– Es una locura -dijo ella-. ¿Y si sale algo mal?

– No saldrá nada mal. Lo he repasado muchas veces.

Ryan se dio la vuelta, pero se giró hacia Pierce de nuevo.

– No voy a permitirlo. Se acabó. Utiliza el número de la pantera para cerrar; pero esto no. Me niego.

– Voy a usar la fuga -replicó él con tanta calma como rotundidad.

– ¡No! -Ryan lo agarró por los brazos, presa del pánico-. No voy a dejarte. Este número se queda fuera, Pierce. Utiliza otro o invéntate uno nuevo, pero olvídate de éste.

– No puedes quitarlo -repuso Pierce sin alterarse-. Yo tengo la última palabra. Lee el contrato.

Ryan se puso blanca y dio un paso atrás.

– ¡Maldito seas! Me importa un rábano el contrato. Sé perfectamente lo que dice. ¡Lo he redactado yo!

– Entonces recordarás que no puedes quitar la fuga -insistió Pierce inexorable.

– No voy a dejarte -repitió Ryan. Los ojos se le poblaron de lágrimas, pero pestañeó para que no llegaran a saltársele-. No puedes hacerlo.

– Lo siento, Ryan.

– Encontraré una manera de suspender el espectáculo -lo amenazó con una mezcla de rabia, temor e impotencia-. Seguro que encuentro algún modo de romper el contrato.

– Es posible -Pierce le puso las manos sobre los hombros-. Pero aun así, haré la fuga. Si no para el especial, el mes que viene, en Nueva York.

– ¡Por favor, Pierce! -Ryan lo abrazó desesperada-. Podrías morirte. No merece la pena. ¿Por qué tienes que intentar algo así?

– Porque puedo hacerlo. Ryan, tienes que entenderlo: éste es mi trabajo.

– Yo lo que entiendo es que te quiero. ¿Es que eso no importa?

– Sabes que sí -contestó Pierce con vehemencia-. Sabes lo mucho que me importa.

– No, no sé cuánto te importa -Ryan le dio un empujón enojada-. Lo único que sé es que vas a hacer esta locura por mucho que te suplique que no la hagas. Pretendes que me quede ahí de pie, mirando cómo arriesgas la vida a cambio de unos aplausos o una reseña en un periódico.

– Esto no tiene nada que ver con aplausos ni reseñas -replicó él. Empezaba a enfurecerse por momentos-. Deberías saberlo a estas alturas.

– No, no sé nada. No te conozco -dijo desquiciada-. ¿Cómo quieres que entienda que te empeñes en hacer algo así? No es necesario para el espectáculo ni para tu carrera.

Pierce se obligó a mantener la serenidad.

– Es necesario para mí -contestó.

– ¿Por qué? -preguntó furiosa Ryan-. ¿Por qué necesitas arriesgar la vida?

– Ése es tu punto de vista, Ryan; no el mío. Para mí, esto es parte de mi trabajo, parte de lo que soy -Pierce hizo una pausa, pero no se acercó a ella-. Tendrás que aceptarlo si me aceptas a mí.

– No es justo.

– Puede que no -convino él-. Lo siento.

Ryan tragó saliva. No quería romper a llorar.

– ¿En qué situación nos deja esto?

Pierce la miró a los ojos.

– Eso depende de ti.

– No pienso mirar. ¡Me niego! No pienso pasarme la vida esperando el momento en que vayas demasiado lejos y te equivoques. No puedo -Ryan se dio la vuelta y corrió hacia la puerta. Las lágrimas resbalaban por su mejilla cuando descorrió el cerrojo-. ¡Maldita sea tu magia! -se despidió sollozando.

Capítulo XV

Nada más dejar a Pierce, fue al despacho de su padre. Por primera vez en su vida, Ryan entró sin llamar antes a la puerta. Swan, molesto por la irrupción, interrumpió lo que estaba diciendo y la miró con el ceño fruncido. Nunca había visto a Ryan tan descompuesta: pálida, temblando, con los ojos brillantes a punto de romper a llorar.

– Luego te llamo -murmuró y colgó el teléfono. Ryan seguía de pie en la puerta y Swan se encontró en la extraña situación de no saber qué decir-. ¿Qué pasa? -preguntó -con tono imperativo y se aclaró la garganta a continuación.

Ryan se apoyó contra la puerta hasta que estuvo segura de que las piernas tenían suficiente firmeza para andar. Con un esfuerzo sobrehumano por mantener la compostura, se acercó hasta la mesa de su padre.

– Necesito… quiero que canceles el especial de Atkins.

– ¿Qué? -Swan se levantó como un resorte y le lanzó una mirada furibunda-. ¿A qué viene esto? Si has decidido rendirte porque no puedes con la presión, buscaré a alguien que te sustituya. Ross puede producir el proyecto. ¡Maldita sea! Debería habérmelo imaginado antes de ponerte al mando -añadió furioso al tiempo que daba un manotazo contra la mesa.

Acto seguido, alcanzó el auricular de nuevo.

– Por favor -lo detuvo Ryan-. Te estoy pidiendo que liquides el contrato y canceles el espectáculo.

Swan soltó un exabrupto, volvió a mirar a su hija con atención y se acercó al mueble bar. Sin decir nada, echó un buen chorro de coñac francés en una copa. ¡Maldita cría!, ¿por qué lo hacía sentirse tan torpe?

– Toma -gruñó al tiempo que le acercaba la copa a las manos-. Siéntate y bébete esto -añadió.

Como no sabía cómo actuar con una hija que parecía destrozada e impotente, se limitó a darle una palmadita en un hombro antes de volver a sentarse tras su mesa. Una vez en su asiento, sintió que recuperaba un poco el control de la situación.

– Y ahora dime qué pasa. ¿Problemas en los ensayos? -continuó, esbozando lo que esperaba que Ryan recibiese como una sonrisa comprensiva-. Seguro que no es para tanto. Llevas mucho tiempo en este mundo y sabes que estas cosas forman parte del juego.

Ryan respiró profundamente y se tomó un trago de coñac. Dejó que pasara por la garganta y el pecho, quemando todos sus miedos y preocupaciones. La siguiente vez que respiró ya estaba más calmada.

– Pierce está planeando una fuga para el cierre del espectáculo -dijo por fin mirando a su padre a los ojos.

– ¿Y qué? Ya lo sé -contestó Swan con impaciencia-: Lo he visto en el guión.

– Es demasiado peligroso.

– ¿Peligroso? -Swan entrelazó las manos apoyando los cantos sobre la mesa. Si eso era todo, podría salvar la situación, decidió-. Ryan, ese hombre es un profesional. Sabe lo que hace -añadió al tiempo que giraba la muñeca con disimulo para mirar la hora. Todavía podía entretenerse con Ryan otros cinco minutos.

– Esta vez es diferente -insistió ella. Por no gritar, estranguló la base de la copa. Swan nunca le haría caso si se ponía histérica-. Esta fuga no le gusta ni a su equipo.

– A ver, ¿qué tiene planeado?

Incapaz de articular palabra alguna, Ryan dio otro trago de coñac.

– Tres cajas fuertes. Una dentro de otra. La última… -Ryan hizo una pausa para que la voz no le temblara-. La última no tiene ventilación. Sólo tendrá oxígeno para tres minutos una vez esté dentro. Y acaba de decirme que está tardando algo más de tres minutos en conseguir liberarse.

– Tres cajas -murmuró Swan, apretando los labios-. Muy llamativo.

Ryan dejó la copa sobre la mesa de un golpe.

– Sobre todo si se asfixia. ¡Seguro que la audiencia se dispararía! Igual hasta le dan un Emmy a título póstumo.

Swan frunció el ceño ominosamente.

– Cálmate, Ryan.

– No pienso calmarme -contestó al tiempo que se ponía de pie-. No podemos dejarle que haga esa fuga. Tenemos que rescindir el contrato.

– No podemos hacerlo -Swan se encogió de hombros, como descartando plantearse siquiera tal posibilidad.

– No quieres hacerlo lo corrigió ella irritada.

– No quiero -reconoció Swan, igualmente enojado-. Nos jugamos mucho.

– ¡Nos jugamos todo! -gritó Ryan-. Estoy enamorada de él.

Swan había empezado a ponerse de pie para devolverle el grito, pero aquella noticia lo desconcertó por completo. La miró fijamente y vio las lágrimas de desesperación que asomaban a sus ojos. De nuevo, se sintió perdido.

– Ryan -Swan suspiró y sacó un puro-. Siéntate.

– ¡No! -Ryan le arrebató el puro de entre los dedos y lo tiró al suelo-. No voy a sentarme. No voy a sentarme y no voy a calmarme. Te estoy pidiendo que me ayudes. ¿Por qué no me miras? ¡Mírame! -le exigió descontrolada.

– ¡Te estoy mirando! -rugió Swan para defenderse-. Y no me gusta nada lo que veo. Ahora, haz el favor de sentarte y escucharme.

– No, estoy harta de escucharte y tratar de complacerte. He hecho todo lo que has querido que haga, pero nunca ha sido suficiente para ti. No puedo ser tu hijo: lo siento, no puedo cambiar eso -Ryan se cubrió la cara con las manos y se vino abajo por completo-. Sólo soy tu hija y necesito que me ayudes.

Sus palabras lo dejaron mudo. Las lágrimas lo desarmaron. No recordaba haberla visto llorar antes y, en todo caso, seguro que nunca lo había hecho tan apasionadamente. Se puso de pie y se sacó el pañuelo del bolsillo.

– Tranquila… -Swan le puso el pañuelo en las manos y se preguntó qué debía hacer a continuación. Carraspeó y miró impotente a su alrededor-. Yo siempre… yo siempre he estado orgulloso de ti.

Al ver que Ryan respondía recrudeciendo el llanto, metió las manos en los bolsillos y guardó silencio.

– Da igual -dijo ella contra el pañuelo. Se sentía avergonzada por lo que había dicho y por estar llorando-. Ya no importa.

– Te ayudaría si pudiese -murmuró Swan entonces-. Pero no puedo impedírselo. Aunque cancelase el programa y asumiese las demandas que la televisión y Atkins presentarían contra Producciones Swan, acabaría haciendo esa fuga en otro espectáculo.

Ryan se negaba a aceptar la cruda realidad.

– Tiene que haber alguna forma…

Swan dio un pasito hacia adelante. No se sentía cómodo hablando de esas cosas:

– ¿Él está enamorado de ti?

Ryan respiró hondo y se secó las lágrimas.

– Da igual lo que sienta por mí. No puedo pararlo.

– Hablaré con él.

– No, no serviría de nada. Perdona -Ryan negó con la cabeza-. No debería haber venido así. Estaba aturdida. Siento haber montado este numerito -añadió bajando la cabeza, al tiempo que arrugaba el pañuelo.

– Ryan, soy tu padre.

Ella lo miró a los ojos, pero mantuvo una expresión impenetrable.

– Sí.

Swan se aclaró la garganta y descubrió que no sabía qué hacer con las manos.

– No quiero que te disculpes por venir a verme -dijo. Ryan siguió mirándolo con frialdad. Swan se decidió a tocarle un brazo-. Haré lo que pueda para convencer a Atkins para que no haga esa fuga, si es lo que quieres.

Ryan exhaló un largo suspiro antes de sentarse.

– Gracias, pero tenías razón. Lo hará en otro espectáculo, de todos modos. Él mismo me lo dijo. Es que no soy capaz de aceptarlo.

– ¿Quieres que te sustituya Ross?

– No -Ryan sacudió la cabeza-. No, acabaré lo que he empezado. Esconderme no cambiará nada tampoco.

– Buena chica -dijo él complacido. Luego se quedó callado, vacilante, tratando de escoger las palabras adecuadas. Tosió y se ajustó la corbata-. En cuanto… el mago y tú… ¿Estáis pensando…? O sea, ¿debería preguntarle qué intenciones tiene?

Ryan no había imaginado que su padre fuese a ser capaz de hacerla sonreír en esos momentos.

– No, no hace falta -contestó. Vio la expresión de alivio de Swan y se levantó-. Me gustaría tomarme unas pequeñas vacaciones cuando todo esto termine.

– Por supuesto, te las has ganado.

– No te entretengo más -Ryan se giró, pero su padre le puso una mano en el hombro. Ella lo miró sorprendida.

– Ryan… -Swan no tenía muy claro qué quería decirle. De modo que se limitó a darle un pellizquito cariñoso-. Te invito a cenar.

Ryan se quedó boquiabierta. ¿Hacía cuánto que no cenaba con su padre? No conseguía recordarlo y, fuera como fuera, seguro que habría sido en una fiesta de empresa o en la gala de alguna entrega de premios.

– ¿A cenar? -repitió con cautela.

– Sí -contestó incómodo Swan, tan sorprendido con la invitación como Ryan. Por fin, le pasó una mano alrededor de la cintura y la acompañó hasta la puerta. ¡Qué pequeña era!, pensó de pronto-. Anda, lávate la cara. Te espero.

A las diez de la mañana siguiente, Swan terminó de releer el contrato con Atkins. Un asunto complicado, pensó. No sería fácil romperlo. Aunque tampoco tenía intención de llegar a ese extremo. No solo sería un mal negocio, sino un gesto inútil. Tendría que convencer a Atkins de alguna otra forma. Cuando sonó el interfono, puso el contrato boca abajo.

– El señor Atkins lo espera, señor Swan.

– Hágalo pasar.

Swan se puso de pie cuando Pierce entró y, tal como había hecho la primera vez, cruzó el despacho con la mano extendida.

– Pierce -lo saludó jovialmente-, gracias por venir.

– Señor Swan.

– Bennett, por favor -contestó éste al tiempo que lo invitaba a tomar asiento.

– Bennett -accedió Pierce mientras se sentaba. Swan ocupó un asiento frente a él y se recostó.

– Bueno, ¿satisfecho con cómo va todo? Pierce enarcó una ceja.

– Sí.

Swan sacó un puro. El señor Atkins parecía hermético, pensó malhumorado. No iba a ser una conversación sencilla. Lo mejor, decidió Swan, sería abordar el tema mediante una aproximación indirecta.

– Coogar me ha dicho que los ensayos van viento en popa. Está preocupado -dijo sonriente-. Es muy supersticioso. Le gusta que haya muchos problemas antes de rodar. Dice que casi te las arreglas tú solo para dirigir el espectáculo.

– Es un buen director -comentó Pierce con tranquilidad mientras lo observaba encenderse el puro.

– El mejor -enfatizó Swan-. Estamos un poco preocupados con el número que está preparando para cerrar la actuación.

– ¿Por?

– Esto es televisión, ya sabes -le recordó Swan con una amplia sonrisa-. Esa fuga es demasiado larga.

– No puedo hacerla en menos tiempo -contestó Pierce-. Estoy seguro de que Ryan te lo habrá dicho.

Swan lo miró a los ojos.

– Sí, me lo ha dicho. Vino a verme anoche. Estaba desquiciada.

Pierce se puso un poco tenso, pero mantuvo la mirada de Bennett.

– Lo sé. Lo siento.

– Mira, Pierce, somos personas razonables -Swan se echó hacia adelante y soltó una bocanada de humo-. Esa fuga tiene una pinta fantástica. El reto de las tres cajas fuertes es apasionante; pero con una pequeña modificación…

– Yo no modifico mis números.

La contundencia de Pierce irritó a Swan.

– El contrato no está grabado en piedra -lo amenazó.

– Intenta romperlo si quieres -contestó Pierce-. Te traerá muchos más problemas a ti que a mí. Y al final no cambiará nada.

– ¡Maldita sea!, ¡la chica está muerta de miedo! -Swan dio un puñetazo sobre la mesa-. Dice que está enamorada de ti.

– Lo está -confirmó Pierce con serenidad, tratando de no dar importancia al nudo que se le había formado en el estómago.

– ¿Y se puede saber qué piensas hacer?

– ¿Me lo preguntas como padre o como director de Producciones Swan?

Swan frunció el ceño y soltó un gruñido ininteligible.

– Como padre -respondió finalmente.

– Estoy enamorado de Ryan -Pierce mantuvo la mirada de Swan-, Si ella quiere, pasaré el resto de mi vida a su lado.

– ¿Y si no? -replicó Swan.

Los ojos de Pierce se oscurecieron, algo frágil tembló en su interior, pero no dijo nada. Todavía no había querido pensar en esa posibilidad. Swan captó la indecisión de Pierce y decidió aprovechar aquel momento de vulnerabilidad.

– Una mujer enamorada no siempre es razonable -arrancó sonriente-. El hombre tiene que adaptarse.

– Son pocas las cosas que no haría por Ryan -contestó Pierce-. Pero no puedo cambiar lo que soy.

– Estamos hablando de un número -insistió Swan impaciente.

– No, estamos hablando de mi forma de vivir. Podría olvidarme de esta fuga -continuó sin dejarse intimidar por el ceño de Swan-. Pero después de ésta, habrá otra y luego otra. Si Ryan no asume esta fuga, ¿cómo aceptará las que vengan después?

– La perderás -advirtió Swan.

Pierce se levantó, incapaz de permanecer sentado ante tal perspectiva.

– Puede que nunca la haya tenido -contestó. Podría soportar el dolor, se dijo. Ya sabía cómo hacerle frente. Cuando continuó, había conseguido tranquilizarse-. Ryan tiene que tomar sus decisiones. Y yo tendré que aceptarlas.

Swan se puso de pie y le lanzó una mirada furiosa.

– Vaya forma de hablar para estar enamorado.

Pierce respondió con una mirada gélida que lo hizo tragar saliva.

– En una vida de ilusiones -dijo con voz rugosa-, ella es lo único que es real.

Luego se dio la vuelta y salió del despacho.

Capítulo XVI

La actuación se emitiría a las seis en punto de la tarde. A las cuatro, Ryan ya había tenido que serenar a todo el equipo, desde atender las exigencias del director de iluminación a tranquilizar los nervios de uno de los estilistas de la peluquería. Nada como un programa en directo para desquiciar hasta a los profesionales más experimentados. En palabras de un tramoyista catastrofista, todo lo que pudiera ir mal, iría mal. No era el tipo de opiniones que Ryan quería oír en esos momentos.

Pero los problemas, las quejas, la locura que envolvía los últimos preparativos del especial la mantenían ocupada, sin darle ocasión a tirarse a llorar por las esquinas. La necesitaban y no le quedaba más remedio que mostrarse a disposición de los demás. Ryan sabía que si lo único que iba a quedarle después del espectáculo era una carrera prometedora, tenía que esforzarse al máximo por conseguir que el programa fuese un éxito.

Llevaba diez días evitando a Pierce, tratando de guardar las distancias para protegerse. Aunque estaban obligados a coincidir de vez en cuando, siempre era por motivos de trabajo. Por su parte, Pierce no había hecho el menor intento por salvar las barreras que ella había interpuesto entre ambos.

Estaba destrozada. A veces la asombraba cómo podía estar sufriendo tanto. Pero, aun así, prefería el sufrimiento. El dolor la ayudaba a reprimir el miedo. Habían recibido las tres cajas fuertes. Tras obligarse a examinarlas, había comprobado que la más pequeña tenía menos de un metro de altura y poco más de medio metro de ancho. Imaginar a Pierce doblado a oscuras en el interior de la caja le revolvía el estómago.

Estaba de pie, mirando el complejo sistema de seguridad de la cerradura de la caja más grande, cuando había intuido la presencia de Pierce detrás de ella. Al girarse, se habían quedado mirándose en silencio. Ryan había deseado abrazarlo, decirle que lo amaba; pero también se había sentido impotente y había terminado marchándose. Pierce no le había pedido que se quedara ni con gestos ni con palabras.

Desde entonces, Ryan se había mantenido alejada de las cajas fuertes, concentrándose en repasar y supervisar los últimos detalles de producción.

Había que revisar el vestuario. Un foco se había roto en el último momento. Había que sustituir a un técnico que se había puesto enfermo. Y el tiempo, el elemento más crucial de todos, había que ajustarlo al segundo.

Parecía que los imprevistos no tenían fin y Ryan no podía sino dar gracias de que surgieran. De ese modo no tenía tiempo para pensar. El público ya había ocupado sus asientos en el estudio.

Con el corazón en un puño, pero sin dejar que su rostro reflejara sus nervios, Ryan esperó en la cabina de control mientras el director de escenario daba la cuenta atrás final.

El espectáculo empezó.

Pierce estaba sobre el escenario, tranquilo, con todo controlado. El decorado era perfecto: todo estaba limpio y una tenue iluminación le daba un toque misterioso. Vestido con su traje negro, Pierce era un hechicero del siglo XXI, sin necesidad de varitas mágicas ni sombreros de copa.

El agua fluía entre las palmas de Pierce, sus dedos disparaban llamaradas de fuego. Ryan miró cómo clavaba a Bess en la punta de un sable; luego le hacía dar vueltas como una centrifugadora, hasta que le quitaba la espada y Bess seguía girando sin ningún punto de apoyo.

Elaine levitó sobre las llamas de las antorchas mientras el público contenía la respiración. Pierce la encerró en una burbuja de cristal transparente, la cubrió con una tela roja y la elevó tres metros por encima del escenario. Luego la hizo balancearse al compás de la música de Link. Cuando la bajó y retiró la tela, Elaine se había transformado en un cisne blanco.

Alternaba números espectaculares con otros más sencillos pero bellos. Controlaba los elementos, desafiaba a la naturaleza y apabullaba a todos con su maestría.

– Va sobre ruedas -oyó Ryan que decían-. Espérate que no nos den un par de Emmys por este programa. Treinta segundos, cámara dos. ¡Dios, qué bueno es este tío!

Ryan salió de la cabina de control y bajo a un lateral del escenario, junto a los tramoyistas. Se dijo que se había quedado fría porque el aire acondicionado estaba muy fuerte en la cabina. Seguro que haría algo más de calor cerca de Pierce. Los focos daban tanta luz como calor, pero su piel siguió helada. Ryan miró mientras Pierce realizaba una variante de la tele transportación que había hecho en Las Vegas.

Aunque en ningún momento miró hacia ella, Ryan intuía que Pierce notaba su presencia. Tenía que saberlo, pues nunca había pensado en alguien con tanta intensidad.

– Todo va bien.

Ryan levantó la cabeza y vio a Link a su lado.

– Sí, de momento, perfecto.

– Me ha gustado el cisne. Ha sido bonito.

– Sí.

– Quizá debieras ir al vestuario de Bess y sentarte -sugirió Link, que estaba sufriendo al verla tan pálida y preocupada-. Puedes verlo por la tele.

– No, no. Me quedo.

Pierce había sacado un tigre al escenario; un tigre atlético que no paraba de dar vueltas en una jaula. La cubrió con la misma tela que había utilizado para la burbuja. Cuando la quitó, el tigre había desaparecido y fue Elaine la que apareció enjaulada. Ryan sabía que aquél era el último número antes de la fuga. Respiró hondo.

– Link -Ryan le agarró una mano. Necesitaba un sostén en el que apoyarse.

– No le pasará nada -1e aseguró Link al tiempo que le apretaba la mano para darle ánimos-. Pierce es el mejor. Sacaron la más pequeña de las cajas fuertes. Abrieron la puerta y la giraron hacia un lado y otro para enseñarle al público su solidez. Ryan saboreó el amargor del miedo. No oyó las explicaciones que Pierce iba dando a los espectadores mientras un capitán del departamento de policía de Los Ángeles lo esposaba de pies y manos.

Ryan tenía los ojos pegados a la cara de Pierce. Sabía que su cerebro ya estaba encerrado en la caja fuerte. Pierce ya estaba liberándose. No le quedaba más remedio que aferrarse a eso y a la mano que Link le tendía.

Apenas cabía dentro de la primera caja. Los hombros le rozaban los laterales.

“No puede moverse”, pensó de pronto, presa del pánico. Cuando cerraron la puerta, dio un paso hacia el escenario. Link la sujetó por los hombros.

– No puedes, Ryan.

– Pero no puede moverse. ¡No puede respirar! -exclamó mientras observaba horrorizada cómo lo metían en la segunda caja fuerte.

– A estas alturas ya se ha quitado las esposas -la tranquilizó Link, aunque tampoco a él le había gustado ver cómo encerraban a Pierce dentro de la segunda caja-. Seguro que ya está abriendo la puerta de la primera. Trabaja rápido. Tú lo sabes, lo has visto trabajar -añadió para consolar a Ryan tanto como a sí mismo.

– ¡Dios! -exclamó acongojada ella cuando vio que enseñaban la tercera caja. Ryan notó un ligero desvanecimiento y se habría caído al suelo si Link no la hubiese estado sujetando.

La tercera de las cajas engulló las dos más pequeñas y al hombre que había dentro. La cerraron, le pusieron el cerrojo. Ya no había forma de escapar.

– ¿Cuánto llevamos? -susurró Ryan. Tenía los ojos pegados a la caja-. ¿Cuánto tiempo lleva dentro?

– Dos minutos y medio -Link sintió que una gota de sudor le resbalaba por la espalda- Tiene margen de sobra.

Link sabía que las cajas estaban tan pegadas que sólo permitían empujar las puertas lo suficiente para que un niño saliese a gatas. Seguía sin entender cómo podía Pierce doblarse y retorcerse como lo hacía. Pero lo había visto hacerlo. A diferencia de Ryan, Link había visto ensayar a Pierce aquella fuga infinidad de veces. El sudor seguía corriéndole por la espalda.

El ambiente estaba cargado. Ryan apenas podía meter aire en los pulmones. Así debía de sentirse Pierce dentro de la caja: sin oxígeno… sin luz.

– ¿Cuánto, Link? -exclamó, temblando como una hoja. El gigantón dejó de rezar para responder.

– Dos minutos cincuenta. Ya casi ha terminado. Está abriendo la tercera caja.

Ryan entrelazó las manos y empezó a contar segundos mentalmente. Los oídos le zumbaban. Se mordió el labio inferior. Aunque nunca se había desmayado, sabía que estaba muy cerca de hacerlo. Cuando se le nubló la visión, apretó los ojos con fuerza para despejarse y se obligó a abrirlos de nuevo. Pero no podía respirar. Pierce se había quedado ya sin aire, igual que ella. En un arrebato silencioso de histeria, pensó que se moriría asfixiada allí de pie mientras Pierce se asfixiaba dentro de las tres cajas. Entonces, vio que se abría la puerta, oyó el suspiro de alivio de todo el público y la salva de aplausos inmediatamente posterior. Pierce estaba de pie, dominando el escenario, sudoroso y respirando profundo.

Ryan perdió el equilibrio. No veía. Durante unos segundos, perdió el conocimiento. Pero lo recuperó al oír que Link la estaba llamando, tratando de reanimarla.

– Ryan, Ryan, ya pasó. Ha salido bien. Está fuera. Está bien.

Ryan se agarró al gigantón y sacudió la cabeza en un intento de despejarse.

– Sí, está fuera -murmuró. Luego miró hacia Pierce un instante, se dio la vuelta y se marchó.

En cuanto dejaron de grabar las cámaras, Pierce salió del escenario.

– ¿Dónde está Ryan? -le preguntó a Link.

– Se ha ido -Link vio una gota de sudor resbalando por la cara de Pierce-. No se encontraba bien. Creo que se ha desmayado unos segundos -añadió al tiempo que le ofrecía la toalla que tenía preparada para él.

Pierce no se secó el sudor ni sonrió como hacía siempre después de finalizar una fuga.

– ¿Adónde ha ido?

– No sé. Simplemente, se ha ido.

Sin decir palabra, Pierce fue a buscarla.

Ryan estaba tumbada, bronceándose bajo un intenso sol. Sentía un ligero picor en el centro de la espalda, pero no se movió para rascarse. Permaneció quieta y dejó que los rayos del sol penetraran su piel.

Había pasado una semana en el yate de su padre bordeando la costa de Saint Croix. Swan la había dejado ir sola, tal corno ella le había pedido, sin hacerle ninguna pregunta cuando Ryan se había presentado en su casa para pedirle el favor. Se había ocupado de todo y la había llevado en persona al aeropuerto. Más tarde, Ryan se dio cuenta de que había sido la primera vez que no la había metido en una limusina y la había mandado sola a tomar el avión.

Llevaba varios días tostándose al sol, nadando y tratando de dejar la mente en blanco. Ni siquiera se había pasado por su apartamento después del espectáculo. Había ido a Saint Croix con lo puesto. Si necesitaba algo, ya lo compraría en la isla. No había hablado con nadie, salvo con la tripulación del yate, ni había mandado mensaje alguno a Estados Unidos. Durante una semana, sencillamente, se había borrado de la faz de la Tierra.

Ryan se dio la vuelta y, tumbada ahora sobre la espalda, se cubrió los ojos con las gafas de sol. Sabía que si no se obligaba a pensar, la respuesta que necesitaba surgiría espontáneamente con el tiempo. Cuando llegara, sería la decisión acertada y actuaría en consecuencia. Mientras tanto, esperaría.

Estaba en la sala de trabajo. Pierce barajó las cartas del Tarot y cortó el mazo. Necesitaba relajarse. La tensión lo estaba consumiendo.

Después de la grabación, había buscado a Ryan por todo el edificio. En vista de que no la localizaba, había roto una de sus normas fundamentales y había hecho saltar el cerrojo del apartamento de Ryan. La había esperado allí durante toda la mañana siguiente. Pero no había regresado a casa. Pierce se había vuelto loco, había dado rienda suelta a toda su rabia para que ésta bloquease el dolor de la pérdida. La rabia, la rabia que siempre había mantenido bajo control, lo desbordó. Link había soportado su genio en silencio.

Había necesitado varios días para estabilizarse. Ryan se había ido y tenía que aceptarlo. Sus propias normas lo dejaban sin opción alguna. Pues, aunque supiese dónde localizarla, no podría recuperarla.

Durante la semana que había transcurrido, no había trabajado nada. No había tenido fuerzas. Cada vez que había intentado concentrarse, se había encontrado con la imagen de Ryan. Había recordado el sabor de su boca, el calor de tenerla entre los brazos. Era todo cuanto podía evocar. Tenía que sobreponerse. Pierce sabía que si no retomaba su ritmo, no tardaría en estar acabado.

Se había quedado solo mientras Link y Bess disfrutaban de su luna de miel en las montañas. Tras recuperarse del impacto inicial, había insistido en que siguiesen adelante con sus planes. Los había expulsado de casa con una sonrisa en la boca, obligándose a mostrarse feliz y transmitirles alegría mientras un vacío absorbente se cernía sobre su propia vida.

Ya era hora de volver a lo único que le quedaba. E incluso eso le daba un poco de miedo. Ya no estaba seguro de que le quedara algún resto de magia.

Pierce dejó las cartas a un lado y se dispuso a preparar uno de sus números más complicados. No quería ponerse a prueba con algo sencillo. Pero no había hecho sino empezar a concentrarse y estirar las manos cuando levantó la cabeza y la vio.

Pierce miró fascinado el espejismo. Jamás se le había presentado una imagen tan vívida de Ryan. Hasta podía oír sus pasos por la mazmorra camino del escenario. Cuando percibió su fragancia, el corazón empezó a palpitarle. Se preguntó, casi con indiferencia, si estaba volviéndose loco.

– Hola, Pierce.

Ryan lo vio sobresaltarse, como si lo hubiese despertado de un sueño.

¿Ryan? -la llamó él, pronunciando el nombre con suavidad, dudando todavía de su presencia.

– La puerta no estaba cerrada, así que he entrado. Espero que no te importe.

Pierce siguió mirándola, incapaz de articular palabra. Ryan subió los escalones que daban al escenario.

– ¿Estabas ensayando?, ¿interrumpo?

Pierce siguió la mirada de Ryan y vio el frasco de cristal que tenía en la mano y los cubos de colores que había sobre la mesa.

– ¿Ensayando? No…, no importa -Pierce dejó el frasco. En el estado en el que se encontraba, no habría sido capaz de realizar ni el juego de cartas más elemental.

– No voy a tardar mucho -dijo ella sonriente. Nunca lo había visto tan descompuesto y estaba convencida de que jamás volvería a verlo así-. Quiero que hablemos de un contrato nuevo.

– ¿Contrato? -repitió Pierce, como hipnotizado por los ojos de Ryan.

– Sí, he venido por eso.

– Entiendo… Tienes buen aspecto -comentó. Estaba deseando tocarla, pero mantuvo las manos sobre la mesa. No volvería a tocar lo que ya no le pertenecía. Por fin, consiguió reaccionar y le acercó una silla-. ¿Dónde has estado?

Aunque sonó como una acusación, Ryan se limitó a seguir sonriendo.

– Fuera -contestó sin entrar en detalles. Luego dio un paso al frente-. Dime, ¿has pensado en mí?

Pierce dio un paso atrás.

– Sí, he pensado en ti.

– ¿Mucho? -preguntó Ryan al tiempo que avanzaba hacia él de nuevo.

– ¡Ryan, no! -dijo Pierce a la defensiva, retrocediendo otro paso más.

– Yo he pensado mucho en ti -continuó ella como si no lo hubiese oído-. Constantemente, aunque intentaba evitarlo. ¿Es posible que también hagas pócimas de amor?, ¿me has hechizado, Pierce? Porque he intentado odiarte y olvidarte con todas mis fuerzas, pero ha sido inútil ante el poder de tu magia -añadió, dando un nuevo paso hacia él.

La fragancia de Ryan le embriagaba los sentidos.

– No…, no tengo poderes sobrenaturales. Sólo soy un hombre, Ryan. Y tú eres mi debilidad. No me hagas esto -Pierce negó con la cabeza y se obligó a controlarse-. Tengo que seguir trabajando.

Ryan miró hacia la mesa y jugueteó con uno de los cubos de colores.

– Ya tendrás tiempo. ¿Sabes cuántas horas hay en una semana? -preguntó sonriente.

– No. Ya basta, Ryan… -dijo Pierce. La sangre le palpitaba en las sienes. La necesidad aumentaba hasta límites inmanejables.

– Ciento sesenta y ocho-susurró ella-. De sobra para recuperar el tiempo perdido.

– Si te toco, no dejaré que vuelvas a marcharte.

– ¿Y si te toco yo a ti? -Ryan le puso una mano en el pecho.

– No -la avisó de inmediato-. Deberías irte mientras puedas.

– Volverás a hacer esa fuga, ¿verdad?

– Sí… Maldita sea, sí -respondió Pierce. Los dedos le cosquilleaban, ansiosos por acariciarla-. Ryan, por favor, márchate.

– Así que la harás -prosiguió ésta-. Y en algún momento harás otras fugas, probablemente más peligrosas o, como poco, que den más miedo. Porque así es como eres. ¿No fue eso lo que me dijiste?

– Ryan…

– Pues ése es el hombre del que me enamoré -afirmó ella con calma-. No sé por qué pensé que podía o debía intentar cambiarte. Una vez te dije que eras exactamente como quiero y era verdad. Pero supongo que he tenido que aprender lo que eso significaba. ¿Todavía me quieres, Pierce?

Éste no respondió, pero ella vio que los ojos se le oscurecían, notó que el corazón se le aceleraba debajo de su palma.

– Puedo marcharme y llevar una vida muy tranquila y rutinaria -prosiguió Ryan, dando un último paso hacia Pierce-. ¿Es eso lo que me deseas?, ¿tanto daño te he hecho como para que me desees una vida de aburrimiento insufrible? Por favor, Pierce, ¿no puedes perdonarme? -murmuró.

– No hay nada que perdonar-contestó él mirándola a los ojos-. Por Dios, Ryan, ¿no ves lo que me estás haciendo? -añadió desesperado al tiempo que le retiraba la mano que le había puesto en el pecho.

– Sí, y me alegro mucho. Tenía miedo de que me hubieses expulsado de tu corazón. Voy a quedarme, Pierce. No puedes hacer nada para echarme -Ryan entrelazó las manos tras la nuca de Pierce y dejó la boca a un centímetro de la de él-. Dime otra vez que me vaya.

– No… No puedo -Pierce la aplastó contra su torso. Luego bajó la cabeza y se apoderó de su boca. Devoró sus labios en un beso ardiente y doloroso y notó que Ryan respondía con la misma fiereza-. Es demasiado tarde… No volveré a dejarte la puerta abierta, Ryan. ¿Entiendes lo que te digo? -murmuró sin dejar de abrazarla.

– Sí, te entiendo -Ryan echó la cabeza hacia atrás para verle los ajos-. Pero también estará cerrada para ti. Y pienso asegurarme de que no puedas saltar este cerrojo.

– Nada de fugas. Ninguno de los dos -dijo justo antes de capturar su boca de nuevo con tanta fogosidad como desesperación-. Te quiero, Ryan. Te amo. Lo perdí todo cuando me dejaste -afirmó mientras le cubría la cara y el cuello de besos.

– No volveré a dejarte -aseguró ella. Luego le sujetó la cara entre ambas manos para detener sus labios-. Me equivoqué pidiéndote que no hicieras la fuga. Me equivoqué al salir corriendo. No confiaba suficientemente en ti.

– ¿Y ahora?

– Te quiero, Pierce, tal como eres.

Éste la abrazó de nuevo y posó la boca sobre su cuello.

– Preciosa Ryan, eres tan pequeña, tan delicada. ¡Dios, te deseo tanto! Vamos arriba, a la cama. Deja que te haga el amor como es debido.

El pulso se le disparó al oír las palabras roncas y serenas de Pierce. Ryan respiró profundo, le puso las manos en los hombros y se apartó.

– Tenemos que resolver lo del contrato.

– A la porra el contrato -Pierce trató de abrazarla de nuevo.

– Ni hablar -Ryan dio un paso atrás-. Quiero que esto quede zanjado.

– Ya te firmé el contrato: tres especiales en tres años -le recordó Pierce impaciente-. Venga, ven.

– Éste es nuevo -insistió ella sin hacerle caso-. Un contrato en exclusiva para toda la vida.

– Ryan, no voy a atarme a Producciones Swan para toda la vida -contestó él frunciendo el ceño.

– A Producciones Swan no -repuso ella-. A Ryan Swan.

La respuesta irritada que colgaba de la punta de su lengua no llegó a materializarse. Ryan vio que el color de sus ojos cambiaba, se intensificaba.

– ¿Qué clase de contrato?

– Un contrato entre tú y yo, en exclusiva, para toda la vida -repitió. Ryan tragó saliva. Empezaba a perder la confianza que la había impulsado hasta ese momento.

– ¿Qué más?

– El contrato tiene que entrar en vigor de inmediato e incluir una ceremonia oficial y una celebración que tendrá lugar lo antes posible. El contrato incluye urca cláusula sobre descendencia -añadió y vio que Pierce enarcaba una ceja-. El número de descendientes es negociable.

– Entiendo -dijo él al cabo de un momento-. ¿Alguna cláusula de penalización?

– Sí, si intentas romper alguna de las condiciones, tengo derecho a asesinarte.

– Muy razonable. Su contrato es muy tentador, señorita Swan. ¿Cuáles son mis beneficios? -preguntó Pierce.

– Yo.

– ¿Dónde firmo? -Pierce la estrechó entre los brazos de nuevo.

– Justo aquí -Ryan suspiró y le ofreció la boca. Fue un beso delicado, prometedor. Dio un gemido y se apretó contra Pierce.

– Esa ceremonia, señorita Swan -Pierce le mordisqueó el labio inferior al tiempo que le recorría el cuerpo con las manos-, ¿cuándo cree que tendrá lugar?

– Mañana por la tarde -contestó Ryan y soltó una carcajada-. No pensarías que iba a dejarte tiempo para fugarte, ¿no?

– Vaya, veo que he encontrado la horma de mi zapato.

– Totalmente -Ryan asintió con la cabeza-. Te advierto que tengo algunos ases debajo de la manga -añadió al tiempo que agarraba las cartas del Tarot. Ryan sorprendió a Pierce barajándolas con destreza. Llevaba meses practicando.

– Muy bien -Pierce sonrió-. Estoy impresionado.

– Todavía no has visto nada -le prometió ella sonriente-. Elige una carta. La que quieras.

***